• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Preface
 Metodo para el cultivo del arbol...
 Adicion al anterior tratado
 Metodo para el cultivo del tabaco,...
 Manual para el cultivo del maiz...
 Prados Artificiales
 Manual para el cultivo del...
 El cafe de Cuba
 Los cafetales
 La pita y el henequen
 Cultivo del henequen
 Manual para el cultivo del...
 Cultivo y descortezamiento del...
 Indice: de las materias contenidas...






Group Title: Biblioteca de "La Propaganda literaria". Tomo II.
Title: Tesoro del agricultor cubano
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00025084/00003
 Material Information
Title: Tesoro del agricultor cubano manuales para el cultivo de las principales plantas propias del clima de la isla de Cuba ..
Series Title: Biblioteca de "La Propaganda Literaria"
Alternate Title: Manuales para el cultivo de las principales plantas profpias de los climas calidos
Physical Description: 3 v. in 1 (390, 438, 440 p.) : ; 18 cm.
Language: Spanish
Creator: Balmaseda, Francisco Javier, 1833-1907
Publisher: La Propaganda literaria
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1890-96
 Subjects
Subject: Agriculture -- Cuba   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por D. Francisco Javier Balmaseda, ampliados con estudios sobre el porvenir de varios productos agrícolas, los mejores mercados de su consumo, etc., y un tratado sobre cría de aves domésticas ... también se incluye algo sobre apicultura ... ganadería ... etc.
General Note: Subtitle varies.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00025084
Volume ID: VID00003
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002811435
oclc - 14817984
notis - ANT9924

Table of Contents
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Preface
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    Metodo para el cultivo del arbol del cacao
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
    Adicion al anterior tratado
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    Metodo para el cultivo del tabaco, segun su practica en la vuleta-abajo de Cuba
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
    Manual para el cultivo del maiz en Cuba y para la formacion de potreros de yerba de Guinea
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
    Prados Artificiales
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    Manual para el cultivo del cafeto
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
    El cafe de Cuba
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
    Los cafetales
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
    La pita y el henequen
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
    Cultivo del henequen
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
    Manual para el cultivo del algodonero
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
    Cultivo y descortezamiento del ramie
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
    Indice: de las materias contenidas en este tomo
        Page 391
Full Text










*ii
TSO DAIT B
'; ." -M y-;A `:.. .- ~ .' '' '' *- -* *1 i "1;^&& ,













-O










TESORO DEL AGRICULTOR CUBANO














.










**1 ^ 1! '




































No puede reimprimirse en castellano
la parte original de esta obra en los
dominios espaoles, por ser propiedad
del Editor, quien ha hecho el depsito
que marca la ley.





BIBLOTHCA DE "LA PROPAGANDA LTrERARIA"


TESORO
DEL

AGRICULTOR CUBANO
MANUALES
PAA EL CULTIVO DE LAS PRINCIPALES PLINTAS PROPIIS DEL CLIMI
DE LA
ISLA DE CUBA
ESCRITOS t COLECCIONADOS POR

DON FRANCISCO JAVIER BALMASEDA
AMPLIADOS
CON ESTUDIOS SOBRE EL PORVENIR DE VARIOS PRODUCTOS AGRICOLAS,
LOS MRJORES MERCADOS DE SU CONSUMO, ETC., Y UN TRATADO
SOBRE CRiA DE AVES DOMSTICAS
EL GALLINERO DE CLIMAS CALIDOS
TAMBIN SE INCLUYE ALGO SOBRE
APICULTURA, HOLTICULTURA, GANADERIA, ENFERMEDADES DE LOS
ANIMALES, FORMAtIN DE POTREROS, FLORICULTURA, ETC.



TOMO I
CACAO-TABACO-CAFE-MAIZ-HENEQUEN-ALGODON-RAMIE.

SEGUNDA EDICION CORREGIDA Y AUMENTADA

HABANA
LA PROPAGANDA LITERARIA
IMPRENTA-LIBRERIA--MUSICA-PAPELERIA-IENCUADERNACION
Calle de Zulueta nm. 28
1890




















parando para la transformacin agrcola, cuya proxi-
midad se anuncia en todas las manifestaciones de los
hechos que vienen sucedindose.
Puede sentarse este dilema: o se efecta un cambio
en los cultivos, o quedar este pas sujeto a frecuen-
tes y ruinosas perturbaciones econmicas, como la ac-
tual. El azcar, en adelante, no puede ser el todo, sino
una parte de la riqueza pblica.
De aqu nace la conveniencia de las obras didcti-
cas que sirvan de gua a los que formen cacagules,
naranjales, cafetales, plantos de henequn, &., y al
mismo tiempo generalicen en los campos las buenas
prcticas, que cuando llegan a ser patrimonio del pue-
blo esparcen el bienestar, simplifican el trabajo y'dupli-
can la produccin.
Es muy til aconsejar a los pequeos propietarios
que se dediquen, con sujecin a las mejores reglas, al
cultivo de plantas anuales de productos exportables, co-
mo el tabaco, el maz la patata y el trigo.
Los grandes capitalistas que quieran invertir sus fon-
dos en la agricultura, ms atentos a lo venidero que a
las exigencias del presente, siempre tan apremiantes pa-
ra el pobre, harn bien en fundar plantos de cacao
con semilla de la isla inglesa Trinidad de Barlovento,
de naranjos, de henequn de cautchue, &.
i Cun prdiga ha sido en esta Isla la naturaleza, y





6 6
cmo desperdicin los hombres sus donesi El rbol del
cautchuc, que parece originario de esta tierra, segn la
lozana con que en ella crece, es rico en una goma que
tiene multitud de aplicaciones, yies el artculo ms va-
lioso y de ms esplndido porvenir que hay en el mundo.
El trigo puede cultivarse con toda confianza, prefi-
rindose la semilla de climas clidos, muy comn en An-
daluca, llamada moruna; su calidad es, como la del
candeal. En las cercanas de la IIabana se ha cultiva-
do con la nombrada de Chacn, traida de las provincias
de la Mancha (Espaa) y el xito fu feliz. Tambin
debe tenerse presente que en la antigedad los vecinos
de la provincia de Santa Clara se provean de harina
criolla. Haremos notar que sembrado el trigo en estas
latitudes en el mes de Octubre hasta el 15 de Noviem-
bre, se halla libre de aljorra, y que el suelo le es tan
propicio, que suele daarle la superabundancia de lo-
zana, pues brotan de muchas matas hasta cincuenta es-
pigas, que no todas contienen granos.
El henequn (agave americano) vive ms de la at-
msfera que de la tierra; prospera en los lugares are-
nosos y estriles donde otras plantas no hallaran ele-
mentos de vida; as es que se le ve en las playas nacido
espontneamente.
Nos apresuramos a decir, por lo urgente e importan-
te del aviso, que la variedad comn, llamada maguey,
de hoja ancha, muy abundante en parnquima y esca-
sa de fibras, no es la que debe'sembrarse, sino la de ho-
jas ms delgadas, conocida en Yucatn, Estado federal
mejicano, con el nombre de henequn. Es sensible que
varios cultivadores cubanos hayan adoptado para sus
plantos el maguey, de que sacan en Mxico el agua-miel
para el pulque, y nunca la materia textil.
Recomendamos muy particularmente el cultivo del
henequn. Ninguno le excede en las utilidades que rin-
de, ni en menos cpstos de produccin, ni en necesitar
menos cuidados, ni en garantas de su valor cambiable
en la actualidad y en los futuros tiempos, pues se funda
esa garanta en el creciente consumo de cordeles para
la marina del amundo. Es competidor del abac, mu-
ssea (pltano) del que se saca una fibra muy resisten-




7
te. El abac, propio de este clima, constituye la prin-
cipal riqueza del Archipilago Filipino. Nos admira que
no se haya introducido en Cuba; y de paso diremos
que hemos obtenido filamentos muy fuertes de plta-
no manzano, que tanto abunda. Ojal quese practi-
quen ensayos; sus fibras no pueden menos de ser apli-
-ocables a ms de la cordelera, al tejido de ciertos lien-
zos, como lo son las del abac y el henequn.
IHay algunas variedades de pltanos que se conser-
va el fruto ms del tiempo suficiente para su esporta-
cin a los mercados del Norte, bastando decir que los
distintos vapores que conducen este art~nlo del Itsmo
de Panam (Coln, Aspinwall) a New York, emplean
por lo regular nueve das, y que de la Habana demoran
siete horas a Key West. Nada hay tan pintoresco como
los platanales de las frtiles orillas del Chagres, con
sus hermosos racimos y sus hojas color verde esneral-
da. El racimo, puesto en el embarcadero se vende a
cuatro y cinco reales plata, y no pocos cultivadores han
formado en corto tiempo grandes capitales en esta in-
dustria lo mismo en el Itsmo que en Livingston, em-
bocadura del ro Dulce (Guatemala). Una empresa
de este gnero tiene perspectiva lisonjera en las costas
cubanas, o en el interior de la Isla donde sea fcil el
trasporte por ferrocarril al embarcadero. Por lo de-
ms los platanales no requieren otras atenciones que
una o dos limpiezas al ao, y entresacar los vstagos,
que, como en todas las musseas, brotan en crecido n-
mero de la yema matriz, se privan unos a otros de la
cantidad de aire y de luz necesaria, y apropindose la
savia que deba nutrir el rbol y correr hacia el fru-
to, lo esterilizan para la produccin; ms dejndose-
les tres renuevos, darn estos no solo pinges cosechas,
sino que triplicado el nmero de individuos desde el
segundo ao, quedar triplicado tambin el nmero de
racimos.
El algodn es digno de ser atendido, y el Gobierno
poda establecer una fbrica de telas blancas, o alen-
tar con una subvencin al que la funde. Esto trae-
ra un gran ahorro en los gastos del pas, y ya se sabe
que un real ahorrado es un real ganado, lo mismo para






tin particular que para un pueblo. Hasta se puediera
haeer ina comnbinacin en que lejos de gravarse el Es-
td~o, lia fbrica de tejidos de algodn le proporcionase
tina renta.
Como esta gran isla tiene la figura geogrfica de
ina lengua de pjaro y las molculas de agua salada
se elevan a muchos metros de altura, por la evapora-
cin solar y por el choque de las olas en las rocas, la
brisa las arroja sobre la tierra y se puede decir que es
donstant el riego que reciben casi todos los campos.
El algodonero y el cocotero tienen una particularidad:
les hacen tanto beneficio esas molculas salitrosas, que
especto a btras plantas pudiera compararse su accin
la de los aguaceros primaverales. No olvido que los
plantos de algodn corren el riesgo de verse devorados
por los insectos, a veces en solo una noche; ms no
existe este mismo inconveniente en los Estados Unidos,
que son-los principales productores del que se consume
bi el mundo y que representa una suma fabulosa en
el cuadrb de la sorprendente riqueza de aquellos prs-
peros Estados? No compensan estas prdidas even-
tuales las cosechas-que se logren? No podan empren-
drse estudios para extirpar esas plagas, o por lo me-
nios disminuir sus desastrosos efectos? En la costa atln-
tica del Continente y en diversos puntos de Amrica
en pocas ocasiones se pierden las cosechas, y los labrado-
es ms pobres .traen al mercado muchas bestias car-
gadas de algodn en rama, que el comerciante manda
a empacar y remite a Europa, o vende a los industria-
(ls del pas, como que desde los ms remotos tiempos de
ios Incas, los Aztecas y los Zipas fu conocido por los
ameri anos el tejido de algod y de seda; formaban tan
primorosos lienzos que excedan en arte y belleza a los
fabricados en Europa.
Es muy censurable que se importe en Cuba man-
teca de Chicago, pagndose un pesado tributo a los Es-
tados Unidos, siendo as que en estos campos abunda
somo produccin espontnea la almendra de la Horeo-
doxa regia (palma real), tan nutritiva para los cerdos;
y pudiera adems cosecharse maz, no slo para las ce-





9
bas, y que stas abasteciesen el mercado de manteca,
sino para exportar en cantidades considerables.
La cra de abejas es en extremo productiva; Cuba
toda es una floresta. Bien dijo Coln: "Es la tierra
ms hermosa que ojos humanos han visto."
Un pueblo inteligente debe afanarse por importar po-
co y exportar mucho, y tambin en exportar diferen-
tes artculos, para no vivir expuesto por las oscilaciones
de los valores en los mercados a prdidas que pueden
traer hasta la falta de recursos para los gastos necesa-
rios a su existencia como sociedad civilizada.
Tocante al ganado vacuno, al repoblarse la Isla des-
pus de la guerra separatista, han debido introducirse
tipos reproductores de la raza de cuernos cortos de
Durham. Es verdad que son caros; pero el cruzamien-
to y a la vez la conservacin de la raza pura cuatri-
plicaran el peso de las reses que hoy se consumen, bas-
tando decir que ya desde 1790 un buey, hijo del toro
"Hubback" y-de la vaca "Favorita", pes 1,370 kilo-
gramos, o sean ciento nueve arrobas y quince libras.
La genealoga de esta raza bovina, tan perfeccionada
por la seleccin desde el tiempo de Carlos Collin, se
conserva en Inglaterra con prolijo esmero, emplen-
dose una verdadera herldica. Qu cosa ms natural
que declarar libres de derechos de aduana, para siem-
pre, los ejemplares que viniesen al pas para la cra,
de esa raza, y de otras igualmente selectas, y aun es-
tablecer el Gobierno por su cuenta establos donde acu-
diesen los agricultores a fecundar sus vacas, pagando
un mdico impuesto?
Del fomento del ganado vacuno nacen dos industrias
poco desarrolladas en esta Isla: la fabricacin de que-
sos y de mantequilla.
Tiempo es ya que los ganaderos cubanos arreglen sus
procedimientos a los adelantos de la poca. El siste-
ma cooperativo, que es la forma ms comn y fcil del
principio de asociacin, debe implantarse inmediata-
mente en estos campos. El tiene su mayor elogio en las
fbricas centrales de queso y mantequilla, cuyo costo
se gradua en los Estados Unidos en tres mil pesos, que
se reunen all por lo regular en acciones de 25 pesos.


./





10
El dueo de una lechera de muchas o pocas vacas, no
tiene que hacer otra cosa que ordearlas y esperar que
el Director' de la fbrica (que debe ser persona muy
inteligente) mande por la leche. Al principio, cuan-
do se establecieron en aquellos Estados estas fbricas
centrales, hoy tan numerosas, produca cada vaca trein-
ta pesos oro, anuales; se calcula que al presente produ-
ce ochenta. Esto que proponemos obedece al mismo
principio de los ingenios centrales, que al desaparecer
el trabajo forzado de la Isla han salvado la riqueza p-
blica, consistente en la produccin del azcar.
Las fuerzas cooperativas (colectividad, reunin de
fuerzas) son la palanca de Arqumedes del siglo en que
vivimos.
Y qu.dir de la perfeccin e la raza de ganado ca-
ballar por medio de las casas de monta, lo cual sera de
tanto provecho? Qu de la porcina por medio de la
seleccin y el cruzamiento, tenindose como asunto prin-
cipalsim la medicina profilctica y curativa, sobre to-
do la profilctica, para impedir las frecuentes grandes
epizotias?
Qu dir de la cra de aves domsticas, que tiene el
mrito de ser alcanca de las familias pobres, y que pue-
de figurar en la exportacin con una suma respetable,
as en aves como en huevos?
Qu dir, volviendo a los productos vegetales, de al-
gunas vituallas y legumbres que por la variedad del cli-
ma pueden llevarse al Norte en los meses de invierno, y
venderse con mucha estimacin?
Qu dir, en fin, de las frutas, estando esta Antilla
a las puertas de un poderoso mercado demms de sesen-
ta millones de consumidores?
Hllanse aqu todas las variedades de las auranci-
ceas: naranjas, toronjas, limas, etc. El limn agrio (ci-
trus limonium, Linneo) es silvestre; hllanse cbmo en
su natural domicilio la pia (Bromelia), el cocotero etc.
El cocotero (cocos Nucfera, Linneo), cuya explotacin
vedan el empirisno, la inercia y la falta de buenas le-
yes. Da lstima, se contrista el nimo, al contemplar
los miles y miles de troncos secos, ltimos y pasajeros re-
presentantes, si no se pone remedio, de los pintorescos





S11

plantos atacados fieramente por un insecto, por un hon-
go, o por causas atmosfricas, que nada se sabe con fi-
jeza. (1) i Qu rbol tan til y admirable! En verdes
urnas ofrece al hombre en los climas intertropicales sua-
ve nctar que mitiga la sed, y al mismo tiempo una al-

(1) No se saba cuando escrib este prlogo en 1884: hoy
existe una teora que parece muy fundada.
El enemigo de los cocoteros es, segn ella, un insecto de la fa-
milia de las cochinillas, a la que pertenecen el Coccus del naran-
jo, el Aphis lpuli, que destruye en algunos aos los campos de
lpulo de Inglaterra, el Aphis langera, que cae sobre el manza-
no, etc.
Este descubrimiento se debe a mi malogrado e inteligente ami-
go el Dr. D. Federico Glvez, que lo llam Cococvoro vandli-
cus, segn puede verse en la extensa carta que me dirigi, y que
se halla en el 29 tomo de esta obra.
Present a la Academia de Ciencias mdicas, fsicas y natura-
les de la Habana el fruto de sus observaciones, y se le impugn
por un acadmico, prevaleciendo la opinin del Dr. Ram9s de que
el autor del dao era un uredo, opinin apoyada por el venera-
ble Poey: mas ste ha rectificado, porque el Dr. D. Carlos de la
Torre, notable naturalista, asegur el ao ltimo (1889) ante
la misma Academia que en efecto se trataba de un Aphis, y que
el Dr. Glvez haba tenido razn.
El Dr. La Torre no ha expresado el medio prctico de extir-
par esta plaga, por lo cual sealar el que me parece ms ade-
cuado, y tal vez es el nico, dado que realmente se trate de un in-
secto. Echesele al cocotero en el cogollo flor de azufre mezcla-
da con cal y pngansele lienzos con sal, a manera de saquitos, .n
las axilas, o sea unin de las pencas y el tronco. Dos saquitos a
uno y otro lado en las pencas ms inmediatas al cogollo para que
desleda esa sustancia con el sereno de la noche la absorba el r-
bol. A este le es tan beneficiosa la sal que bajo su influencia no
slo crece con rapidz y lozana cuando es pequeo, sino que rin-
de riqusimas cosechas.
Preparado de este modo el cocotero enfermo, se amontona brus-
ca a su pie, media vara alrededor del tronco, y se le da fuego,
para que el humo y el calor maten el parsito, que se halla es-
parcido en todas las pencas.
En un gran planto se amantona manigua, para que quede el
campo del cocal en los lugares invadidos, como una roza, cuando
ya se han derribado las yerbas y arbustos, y en este estado se le
aplica el fuego.
Los cocoteros se vern mstios, al parecer moribundos, si ha si-
do mucho, cual conviene, el fuego; mas pronto vuelven en s cu-
rados del mal. Si esto no se hace, la plaga no dejar uno solo
con vida; todos, todos morirn. Advierto que cuando amarillean
las hojas y se seca el cogollo, debe derribarse el rbol y reducir-
se a cenizas paraevitar el contagio, que es voltil y recorre gran-
des distancias.


"(





12

ienndra alimenticia abundantsima en una grasa que
en muchos paises se aplica a los condiments en lugar
de la manteca de cerdo, y para el alumbrado, teniendo
adems muy apreciables propiedades medicinales.
Si el cocotero desapareciese de la haz de la tierra, so-
brevendran espantosas epidemias, por inanicin, en los
numerosos puntos del globo habitados por tribus salva-


En el jardn de la casa de la seorita Maria Surez y Franchi
Alfaro, en San Antonio de los Baos, haba cuatro cocoteros con
las hojas amarillas, seal caracterstica de esta enfermedad, y
uno de ellos tena el cogollo seco. Hallndome en aquella villa en
Enero de 1890 aconsej que se derribase e incinerase este ltimo,
y que a los tres restantes se le aplicase el azufre, cal y sal en el
orden que dejo indicado. No fu posible la incineracin porque las
fuertes brisas podan causar el incendio de la casa; pero se le
aplic el hacha al cocotero que poda considerarse incurable, me-
jor dicho, ya muerto, y se le pusieron a los otros los saquitos de
sal, regndoles cal y flor de azufre en el cogollo. Al mes ha-
ban perdido la amarillez y estaban sumamente lozanos.
Se me-ocurre lo siguiente: si el insecto estaba esparcido en las
hojas cmo pudo morir con la cal y azufre que solo se regaron
en la yema terminal? En el pedazo de la penca que examin so-
lo haba una tela compacta, como de algodn, del tamao de me-
dio real, que encerraba en su seno o cubra, un cuerpo redondo,
algo aplanado, poco ms grande que un grano de pimienta y que
pareca un deposito de huevecillos. Las hojas estaban salpicadas
de pequeas e innumerables listas moradas en todas direcciones,
a manera de araazos en la piel humana. Falto de instrumentos
apropiados y convaleciente de una grave enfermedad, no ampli
la observacin, y ahora pienso que sea o n exacta la teora del
Dr. Glvez, ratificada por el Dr. La Torre (por exacta la tengo),
puede suceder que un crecido nmero de los cocoteros que sucum-
ben no sean vctimas del parsito, sino que mueren anmicos por
falta de las sustancias nutritivas de la tierra, que ya han ago-
'tado. En este caso la sal, que es un alimento tan codiciado por
sta planta, fu la que realiz la curacin de los tres individuos
que embellecen el jardn de la Srta. Surez.
En fin, en mi afn por salvar los plantos de cocoteros de Cu-
ba, y por ser asunto de inters universal, he consultado el caso
con el Depatamento de Agricultura del Gobierno de Washington
en 1886, y ste me contest que" de las varias opiniones expresa-
das en el 29 tomo de esta obra,'las que le parecen ms fundadas
son las de los Dres. D. Felipe Poey y D. Sebastin Alfredo de
Morales; el primero atribuye el mal a fenmenos atmosfricos y
el segundo al fermento de la savia, que se convierte en vinagre.
Respecto a remedios curativos, el Departamento opin que la
cal y el azufre, que yo le indicaba, son los mejores.-(Nota del
autor).





13
jes, que casi no conocen otro elemento de subsistencia
que la delicada almendra.
El comercio de cocos de esta Antilla-con los Estados
Unidos podra elevarse a una cifra que hasta ahora no
ha sido ni siquiera imaginada, porque nadie ha pensado
aqu en otra cosa que en sembrar caas de azcar; si ex-
ceptuamos la comarca de Baracoa, cuyo bienestar de-
pende de ese cultivo y es probable que lo pierda con la
terrible plaga.
No queda la ms leve duda de que no existe otra em-
presa en que con mayor descanso y con menos gastos
puede asegurarse a los cinco aos una renta pinge, sin
ms trabajo que recoger el coco seco, que cae como una
incesante lluvia en los grandes cocales, y despojarlo de
su concha. El empirismo no estudia, no preve el mal,
o mejora, y no conserva, y siempre es sorprendido
cuando la desventura toca a su puerta; el empirismo es
la muerte, la ciencia es la vida.
Se ha dicho que la agricultura es la nodriza de las
naciones, y pudiera agregarse, que la ciencia es la no-
driza de la agricultura.
Suplicamos al lector nos permita una digresin para
hablar de-un proyecto ntimamente relacionado con el
asunto que vamos tratando, y de cuya realizacin se
derivaran muchos y grandes bienes.
En el Ministerio de Fomento del Gobierno de Ma-
drid existe un expediente que promovimos en aquella
corte, a fines de 1883,. proponiendo la celebracin de
un congreso internacional entomolgico, congreso ne-
cesario, que interesa a la agricultura del mundo, mer-
mada todos los aos por los insectos, que a veces, en al-
gunos puntos, dejan destruidas las cosechas por com-
pleto, presentndose entonces el hambre pblica, ge-
neradora de pestes y de graves males sociales, morales
y polticos.
Los pueblos, triste es decirlo, viven ms del pan que
del espritu. El hambre quita al ser racional los ins-
tintos del bien.
En aqul tiempo nos hallbamos fuertemente impre-
sionados, al contemplar las provincias de la Mancha in-
vadidas por la langosta; a la Francia, en sus viedos,
por la filoxera, etc.





14
Tambin influa en nuestra mente el haber dejado a
nuestra patria adoptiva, Colombia, y a casi toda la
Amrica del Sur, sufriendo los estragos del espantoso
ortoptero que desol el Egipto en los tiempos bblicos.
Parecinos que convocndose a los sabios del univer-
so se lograra por medio de la asociacin de las ideas
y la proteccin de los gobiernos, el aprovechamiento de
los estudios efectuados aisladamente en todos los pa-
ses cultos, y que vendran a ser, en' conjunto, el fru-
to casi divino de los esfuerzos del genio humano.
La lucha de la. inteligencia con la naturaleza en de-
fensa de nuestra especie, es la guirnalda resplande-
ciente que cien las naciones que aspiran a grandiosos
destinos. La nacin ms feliz no es aquella que tie-
ne mayor nmero de habitantes,, ni mayor nmero de
hroes, sino la que ms influya en el bien de la huma-
nidad. Este congreso hubiera ensanchado el crculo
de los conocimientos actuales, mejorado la suerte de di-
versos pueblos, unido la accin de los gobiernos 'or-
el atractivo de un inters comun, y dado renombre
imperecedero al jven monarca que lo patrocinaba.
La idea fu acogida con entusiasmo en las altas re-
giones oficiales, se celebraron numerosas reuniones en
la Sociedad Matritense, y trabajaron sin descanso por
realizarla reputados naturalistas y hombres de buena
voluntad, tales como el Dr. Letamendi, catedrtico de
San Carlos, que fu nombrado presidente de la comi-
sin ejecutiva y que acaba de hacer notables experi-
mentos respecto de la tenacidad de vida de las bacte-
rias; el doctor Azcrate, cuya palabra, como un jorren-
te, apenas alcanza las rpidas ideas que pasan como
relmpagos por su imaginacin cuando penetra en el
campo de las ciencias naturales; el joven D. Ignacio
/ Bolvar, laborioso entomlogo, que personifica la mo-
destia y promete das de gloria a su patria; Dres. Mes,
tre de San Juan, Tejada y Espaa, Galagarza; don
Miguel Rodrguez Ferrer, que ha publicado obras de
relevante mrito sobre Cuba: el doctor D. Emilio Fe-
rrer de Couto, excelente mdico, secretario de la Junta
organizadora del congreso y autor de la luminosa Me-
moria presentada al Gobierno resumiendo los trabajos





15
preparatorios y desenvolviendo el plan que deba se-
guirse, etc.
Habase acordado traspasar los lmites de la entomo -
loga y presentar al congreso como una de las tesis que
deba resolver, si el clera y la fiebre amarilla eran o
n enfermedades parasitarias, y si lo eran, de qu mo-
do deban ser combatidas.
Ya entonces corra como cosa sabida entre aquellos
distinguidos espaoles, segn lo haba enseado el emi-
nente Pasteur, Davaine y otros sabios, que esas en-
fermedades y otras muchas, provienen de seres micros-
cpicos que se apoderan del organismo; sobamos to-
dos con el descubrimiento de grandes verdades, y con
hallarnos frente a un inmenso mundo de tomos vi-
vientes; y esperbamos, llenos de cierta confianza, que
el congreso devolvera a los hombres su condicin de
cosmopolitas, que han perdido en determinadas regio-
nes de Amrica, donde la terrible fiebre abre el sepul-
cro a los nacidos en climas frios.
El espediente qued ultimado, coino suele decirse en
el lenguaje de las oficinas; slo faltaba expedir la Real
orden covocando a los gobiernos para que enviasen sus
representantes a Madrid en la fecha que se fijase; pe-
ro los ministerios duran poco en Espaa, y la poltica
de corto alcance, la poltica bizantina, lo absorbe todo...
Presentse al Sr. Sagastae Presidente del Consejo,
una, respetable comisin; la acogi con la mayor bene-
volencia, aplaudi el pensamiento con entusiasmo y ofre-
ci que se celebrara el congreso en el trmino necesa-
rio para las convocatorias, an cuando no haba suma
incluida en el presupuesto.... El Sr. Sagasta, a los
pocos das, dej de ser Ministro.
Sucedile el Sr. Posada Herrera, y presentsele otra
comisin, de la que formamos parte. Omos de sus la-
bios un brillante discurso que nos admir por los va-
riados conocimientos de que di claras muestras aquel
docto y venerable anciano; ms a los pocos das dej
tambin de ser Ministro.
Ocup su puesto uno de los hombres de Estado no-
tables de Europa, el Sr. Cnovas del Castillo, obligado
a prestar atencin a estas cosas por la fuerza de su





1'6

genio y por su fervoroso culto a las ciencias; ms lle-
gala estacin del calor, la Corte, como de costumbre,
qued desierta y regresamos a Amrica, quedando en
olvido, probablemente para siempre, tan til proyecto.
Muy pronto el terrble viajero del Ganges apareci en
Francia y despus en Italia y en la misma Espaa.
i Cun acertado, cun prudente hubiera sido oir.las
opiniones de las notabilidades contemporneas!
A ms del impulso qde hubieran tenido las ciencias
naturales, se hubieran acordado reglas sanitarias, que
llegaran a ser obligatorias para todas las naciones, co-
mo la parte ms importante del derecho de gentes, sen-
tndose as principios invariables en lo que ms intere-
sa a la familia humana: la higiene universal.
Apenas se concibe que los hombres pblicos que de-
terminaron las conferencias sanitarias de Constantino-
pla, no pensasen en estas reglas, pues con ellas es evi-
dente que no sufrira el comercio del mundo de tiempo
en tiempo, esos trastornos que ocasionan tanta ruina,
provenientes del diverso criterio de los gobiernos res-
pecto a las cuarentenas.
Vase, pues, con cuntos ttulos el congreso interna-
cional entomolgico, o mejor dicho, mdico entomolgi-
co, hubiera sido un fausto acontecimiento, digno de re-
yes y de sabios.
Al presente, el Sr. Conde de Tejada de Valdosera, es
Ministro de Ultramar, con amplias autorizaciones otor-
gadas por las Cortes, y parece dispuesto a emprender
una serie de provechosas mejoras; abrigamos la espe-
ranza de que active el espediente, aunque no correspon-
da a su Departamento, siquiera para salvar los pocos
cocales que quedan en Cuba, fomentar nuevos plaiitos,
libertar el tabaco de la multitud de insectos que devora
la mitad de las cosechas, y favorecer las islas Filipinas,
donde esos enemigos del reino vegetal aminoran todos
los aos la produccin.
Adems: los campos de la misma Pennsula no se
hallan actualmente desolados por la langosta, que re-
duce a la miseria las provincias de la Mancha y amena-
za estenderse a todo el territorio de la nacin? No des-
truye la filoxera las vides y puede hacer desaparecer la





17
mayor riqueza de Espaa? Nose multiplican los he-
mipteros, los lepidcteros y otros muchos insectos que
atacan- todas las plantas?
Los gastos del congreso hubieran sido pocos, puesto
que cada gobierno sufragaba los de su representante.
Volvamos a Cuba: esta Isla est sufriendo una trans
formacin social, poltica y econmica, ineludible. Cuan-
do esta transformacin se complete, tornarn los tiem-
por normales, y se gozar de bienestar ms slido.
El nuevo movimiento que debe imprimirse a la agri-
cultura, exije, a fin de no dejarla sin rumbo, la crea-
cin de un Departamento especial del ramo en el Go-
bierno Superior civil, tomndose por modelo el delos
Estados Unidos. Sera una preciosa rueda, que engrana-
da en la mquina administrativa, pronto, muy pronto,
dejara sentir su accin benfica. A ese Departamen-
to, y a lau Juntas de Agricultura, que funcionan des-
de los das del inmortal Jorge Washington, deben su
prosperidad aquellos Estados, as como a la laboriosa
Comisin Entemolgica, para la que todo elogio es cor-
to; y en Espaa son conocidas esas Juntas hace ms de
unsiglo: el gran Rey D. Carlos III las estableci en to-
dos los pueblos, y fueron un fuerte elemento de la ri-
queza nacional, que tom entonces gran vuelo.
Tambin hara bien el seor Ministro en comunicar
a la labor de la tierra carcter cientfico, creando esta-
ciones agronmicas, como lo ha practicado Inglaterra..
Es muy conveniente declarar texto forzoso de los.ins
titutos de primera enseanza la mejor cartilla agraria
que se presente en concurso, sealando un premio a su
autor, cartilla que debe contener algunas nociones de
geologa, fsica y qumica.
i Cun triste es que los jvenes salgan de los colegios
sin conocer siquiera los rboles de su pas, ni las pro-
piedades del suelo, ni los fenmenos metereolgicos que
tanto influyen en la salud y la vida, as del hombre co-
mo de las plantas! AI mismo tiempo sera muy opor-
tuno ofrecer sumas en metlico, que no bajen de diez
mil pesos, a los agricultores que formen nuevos plan-
tos, decierta extensin, de cacao, de naranjos, de kiro-
ca; (planta que produce la paja llamada jipijapa), bos-
ques artificiales de cautchuc, de tgua (marfil vejetal),
a2





18
(1) etc. Tambin declarar libres de todo derecho mu-
nicipal y del Estado por un nmero de aos esas util-
simas empresas; y, por ltimo, celebrar peridicamente
exposiciones agrcolas e industriales, dirigidas por la
benemrita Sociedad Econmica, a la que tntos y tan
grandes beneficios debe la Isla.
Hemos aceptado con gusto el ofrecimiento que nos ha
hecho el Sr. Director del Diario de la Marina para pu-
blicar algunos captulos de este libro en las columnas
de su peridico, pues as syr ms brevemente conoci-
do; y el Sr. D. Alejandro Chao, dueo de LA PROPA-
GANDA LITERARIA, solcito por el bien general, har una
edicin econmica, a fin de que se halle al alcance de
los labradores pobres, para quienes principalmente es-
cribimos. En sus pginas hallarn estos, y tambin los
grandes propietarios, interesantes mtodos para la siem-
bra del cacao, el caf, el tabaco, el algodn, el naranjo,
el cocotero, la hiraca, el cacaguate'(man), el henequn
y otras plantas propias de este clima; algo sobre gana-
dera, apicultura, horticultura, cra de aves domsticas,
formacin de potreros, etc.; hemos recogido lo mejor
que hemios encontrado escrito por varios autores. (1)
SHacemos este presente a los agricultores, aprovechan-
do el corto tiempo que hemos de'aspirar el aire grato
y vivificante de nuestra patria nativa, a la que tal vez
no volveremos a ver; y si no hemos tenido acierto en la
eleccin de los materiales que componeit-este libro; si
carece del mrito apetecido, no por eso dejara de ser
injusto desconocer que nos ha guiado el amor y el vehe-

S(1) La tgua, es decir, el fruto del rbol Phytelephas na-
crocarpa, que lleva aquel mismo nombre, pudiera regarse en los
Sbosques de tierras bajas y pantanosas de las costas de esta Isla
que no utiliza la agricultura. Tardara muchos aos en- dar co-
aechas apreciables; ms sera un beneficio hecho a las genera-
ciones futuras. Las sociedades humanas no deben trabajar slo
para s y para el presente, y si se prodigan a los rboles los cui-
dados del cultivo, fructificarn en pocos aos; pero no sera una
empresa de un todo provechosa, por la competencia de Colom-
-bia, Venezuela, Brasil, el Ecuador, etc, pases de los cuales se
exportan considerables cantidades de este marfil vejetal, que se
produce silvestre en los vastsimos bosques de esas naciones.
(N. del A.)





19
mente deseo de que se generalicen los conocimientos
agronmicos, que tanto contribuyen a -la prosperidad
pblica.
Feliz Cuba, si llena de aliento y de esperanzas, ci-
fra su bienestar en la agricultura, santifica el trabajo,
y busca en las buenas costumbres y en la instruccin del
pueblo el indestructible fundamento del rden y de la
libertad !
Habana, 19 de Noviembre de 1884.
FRANCISCO JAVIER BALMASEDA.




















(-) Fu mi propsito cuando determin publicar esta obra,
que cre reducida a un tomo, ser simplemente coleccionador, y
por eso le puse el inmodesto ttulo de 'Tesoro del agricultor
cubano". Pronto conoc que no existen mtodos aplicables a este
clima para varios cultivos importantitisimos, tales como el del
maz, la patata, etc., as como para la cra de aves domsticas,
que puede ser una rica fuente de bienestar y de riqueza, y me vi
en el caso de ser autor y de emprender al mismo tiempo un tra-
bajo mprobo para reformar algunos manuales, como el del al-
godn. De trabajo en trabajo, encantado por el bien que le re-
,ulta a mi suelo natal, he formado tres libros de numerosas p-
ginas y letra compacta.
(N. del A.)
















METODO PARA EL CULTIVO
DEL ARBOL DEL CACAO
POR D. C. MARTINEZ RIBON

'Un cacagual es una mina de
oro, y un caal es ana de hierro."
Labat.
Gran gloria para Amrica, ser
cuna de la quina, la patata, el
maiz y el cacao.
Balmaseda.


De la planta y del terieno que le conviene
Theobroma, palabra griega que significa bebida de los
dioses, es el nombre botnico de esta planta.
Jussieu y grannmero~de botnicos la colocan en la
familia de las Malvceas; algunos otros la ponen en
la de las Bytneircias.
Este gnero comprende unas 16 especies que perte-
necen a las ms clidas regiones de la Amrica, y sera
largo enumerarlas. Estudiarmos las dos ms impor-
tantes y comunmente cultivadas entre nosotros, con lo
cual se tendrn los conocimientos generales y suficien-
tes para dedicarse a cultivar cualquiera de las otras
que se den en otros terrenos.
CACAO ROJIZO, llamado comunmente cacao morado.
Arbusto de 4 o 5 metros de elevacin, de ramas ende-
rezadas y delgadas, hojas cortamente pediculadas, lar-
gas como de 20 a 25 centmetros, oblongas u ovaladas





-22
oblongas, acuminadas, alternas, muy enteras, lampi-
as, del mismo color en ambas fases. Estpulas linea-
res y caducas. -Flores amarillas o rojizas, muy peque-
as, numerosas, en cimas caulinares, ramales o exilares.
Fruto rojizo mas o menos encendido o amarillento, lam-
pio, de diez estrias o canales, afectando un poco la for-
ma del fruto del pepino, pero con extremidad acumina-
da. Simiente ms gruesa que una almendra.
CACAO VERDOSO, llamado vulgarmente cacao blanco.
Arbusto de dos o tres metros de elevacin cuando se
cultiva; pero que en estado silvestre llegara de 8 a 10
metros, de ramas extendidas y horizontales. Hojas
Siguales a la de la clase anterior, un poco moradas. Fru-
to verde claro, muy arrugado, parecido a la fruta lla-
mada balsami (1). Simiente como la de la clase ante-
rior e igualmente apreciada, pero menos grasosa. ..
Enumeremos algunas otIas de las distintas clases que
se conocen en Amrica.
Cacao comun (theobroma cacao, Linneo), Arbol de
3 a 4 metros de elevacin cultivado en las Antillas.
Cacao de la Guayana (theobroma guyanensis). Ar-
busto de 5 metros.
Cacao bicolor (theobroma bicolor de Humboldt y
Bonpland). Arbusto de 3 a 4 metros.
,Cacao cimarrn (theobroma silvestris). Arbusto de
5 metros.
Cacao elegante (theobroma speciosa) que crece en el-
Brasil.
Cacao blanquecino (theobroma subineapa),-que se
halla en los bosques a orillas del Amazonas.
Cacao de fruta pequea (theobroma mierocarpa) que
crece en las orillas de Rio Negro.
Cacao de hojas angostas (theobroma agustifolia) que
se halla en Mjico.
Cacao de hojas ovaladas (theobroma ovalifolia) que
crece en Guatemala.
Refundiendo los datos de los distintos tratados que
tenemos a la vista, vemos que todos convienen:
19 Que el cacao es'una planta originaria o indgena
de Amrica.
29 Que crece a la sombra de los bosques y que se de-




23

sarrolla con feracidad en los terrenos situados en ve-
gas de cordilleras, regadas por quebradas o arroyos pe-
rennes, o a orillas de un ro, cuyas riberas sean de te-,
rreno mezclado con arena y barro, o sean los terrenos
llamados comunmente negros o de aluvin y
39 Que necesita una temperatura que no baje de 249
centgrados.
Por lo dicho ya, puede deducirse que el rbol del ca-
cao necesita para su desarrollo sombra, calor y humedad.
En un terreno bajo, a orillas de un ro, es decir, en
un terreno de aluvin, puede cultivarse sin riesgo de
que se aniquile en las grandes sequas, siempre que
est asiduamente cultivado. En un terreno de esta es-
pecie, aunque tiene el peligro de las inundaciones, pue-
de conservarse sin que stas le daen, siempre que
se tenga especial cuiddo de procurar que el agua co-
rra y no profundice ms de dos decmetros en la ma-
yor corriente y que no queden depsitos estancados que,
calentndose con el sol, o pudrindose daen el planto.
En un terreno firme o amarillo ser imposible sos-
tener el cacagual en una seca fuerte sin que perezca,
sino es hmedo naturalmente el terreno, por estar cru-
zado por arroyos o por estar en vega de cordillera, o
convenientemente dispuesto a ser regado con oportu-
nidad por alguna corriente prxima de agua, que se
haga derramar en la sementera, para humedecerla ca-
da quince das.
El cacao se desarrolla y produce con lozana en los
terrenos que sean propios para el-pltano, planta bien
estudiada y conocida entre nosotros.
Exige su cultivo por lo regular un terreno de bos-
que virgen; pero si este no puede conseguirse, uno de
manigua, descansado, en que se calcule obtener una
buena casecha fle maz o de pltano.
"Las riberas del Magdalena, en la Repblica de Co-
lombia, dice Humboldt, son de un terreno inmejora-
ble para el cultivo del cacao, y la calidad del fruto
Sque en ellas se produce puede competir con el mejor
llamado de Caracas.''


(1) Momordica balsamina, de Linneo.




*24
II.
Modo de sembrarlo

La generalidad de nuestros cultivadores, obediente
a la rutina seguida desde los antiguos tiempos para
el cultivo de esta planta, aconseja que los plantos es-
tn a la sombra de grandes platanales. Lo mismo acon-
sejan en sus tratados Humboldt, Bonpland, Boussin-
gault y Rosignon. Aquellos por hbito o por ignorar
otro mtodo mejor, y estos naturalistas porque forma-
ron sus tratados reuniendo datos que adquirieron de
ligero en sus excursiones cientficas, y carecan de los
conocimientos que da la experiencia del cultivo de una
planta de nuestro clima, estudiada por personas de-
dicadas a su siembra.
He tenido oportunidad de estudiar prcticamente
los dos mtodos que paso a explicar en este tratado y
reconocer las ventajas del segundo, por ofrecer mayo-
res economas y menos cuidados.
Antes de eso ser preciso dar una idea sobre el ca-
cao destinado para semilla, y la manera de prepararlo
para la germinacin, as como la de formar los semi-
lleros.
Para la semilla de un cacagual, han de escojerse los
granos de mazorcas bien maduras las cuales se abren
cuidadosamente para no dafiarlos.
Si la siembra se efectuare en un lugar en que pueda
adquirirse la semilla, se tomarn las mazorcas ms ma-
duras y hermosas que haya en los rboles; pero si la
consecucin de ella demanda tiempo por la distancia
a que se encuentra, se cojeran mazorcas no muy madu-
ras, procediendo a preparar los granos tan pronto se
llegue al lugar donse se vaya a plantar.
Para esto se hienden las mazorcas, como se ha dicho
antes, se sumergen los granos en una vasija con agua
y se dejan all por 24 horas. Esta operacin es para
facilitar la mondadura de las almndras. En efecto,
en ese trmino se nota ya la mayoi' parte con la pelcu-
la gruesa que las cubre, rajada, y hay que proceder a
desmondarlas completamente de dicha pelcula pata
facilitar o acelerar la germinacin, dicen unos, o para





25
librar a la planta de la plaga de hormigas, dicen otros.
Cada almendra que se monda; debe ponerse en un de-
psito de agua muy limpia, donde permanecer hasta
que sea fijada en la tierra, pero teniendo cuidado de
no retardar esto, pues tan luego tomen un color roji-
.zo se pierden.
La siembra se efecta en semillero, o en puesto fijo.
Un buen semillero es la base de un hermoso planto.
Este se forma tomando un terreno que tenga un me-
tro y cuarenta centmetros de ancho (1.40) por todo el
largo que se quiera.
Se cubre con una enramada que impida la penetra-
cin del sol, pero que d paso a la lluvia. Se prepara
el terreno arndolo bien, y procurando que quede con
surcos atravesados distantes 2 decmetros unos de otros.
Se toman las simientes ponindolas a un decmetro de
distancia una de otra, y colocndolas en la parte supe-
rior del surco, es decir, en el lomo del aporcado. El gra-
no se coloca entonces, dejndole fuera menos de la mi-
tad, y enterrndolo de manera que quede para abajo un
botoneito que asoma a un extremo, y que es el embrin
de la raz.
El grano antes de enterrarlo tiene un color blanque-
cino o morado. Se cubren todos con hojas de pltano.
Se riegan a maana y tarde, sino llueve. Se levantan
las hojas a los diez das, poca en que ya principia el
grano a suspender notablemente, y en que teniendo un
color verde, muestra una tendencia marcada a su rpi-
do desarrollo. Se contina el riego hasta la poca de
la plantacin, que es a los seis meses, en poca de ple-
na lluvia. Conviene formar los semilleros en Noviem-
bre, para efectuar la siembra en Abril o Mayo. Para
una siembra formal no debe formarse un solo semillero,
sino varios, a distancia de cien metros, para tener dis-
ponibles y cerca las matitas a su tiempo, pues si se ha-
ce uno solo en el centro, habra que trabajar mucho pa-
ra el trasporte a las extremidades.
Llegada la poca del trasplante, se procede del modo
siguiente: Se escoje para la operacin una poca llu-
viosa. Se cava en el extremo y al travs del semillero
una fosa como de 50 centmetros de profundidad y an-
cho, de manera que efectundose por ella la extraccin,





26
se haga dndole al terreno del lado de las plantas cua-
tro cortes con un machete, al pi de cada matita, y sal-
gan ellas en un terrn cuadrado cada una sin habrse-
les daado las races. Con maestra en la operacin y
ejecutada en primavera, no peligra ninguna planta. De
all son trasportadas al lugar donde van a fijarse, sin
prdida de tiempo, colocndolas en hoyos cuadrados
y a propsito.
Para la siembra en un punto fijo, es decir, sin semi-
llero, se ponen tres granos en cada punto en que haya
de quedar el rbol del cacao. Se remueve un pequeo
cuadro del terreno y se colocan las tres simientes dentro
de un canuto de guadua (bamb, caa brava) que a la
vez que las libra de las hormigas, iguanas y conejos, les
sirve para activar la germinacin, pues por una ten-
dencia natural toda planta trata de salir pronto a la
luz, y resulta que en la mitad del tiempo que empleara
en crecer a la altura del canuto, sale fuera.
Donde no se consigue guadua, se seala el puesto de
cada rbol con una estaca.
Al tener 50 centmetros las tres matitas, si nacen to-
das, se arrancan las dos ms dbiles y se deja la ms
lozana.

Primer mtodo de siembra

Se acostumbra generalmente poner el cacao en los
primeros aos al abrigo de grandes platanales.
Nada ms natural si este mtodo se adopta, que fi-
jar el cacao en -un platanal nuevo.
Todos los cultivadores saben la manera como se siemr
bra un platanal comn; as solo nos resta advertir que
siempre que se hagan stos para el planto de cacao,
conviene no ponerlos a menor distancia de tres metros
y sesenta centmetros (41/2 varas) y dejar la roza des-
provista de toda la madera que no-se haya quemado.
Es cosa sabida entre los agricultores que el pltano
sembrado en veranillo es ms lozano y se eleva menos.
Conviene, pues, hacer la siembra del platanal en Agos-
to, y los semilleros en el ,mes de Noviembre prximo,
para sembrar el cacao en Abril o Mayo como se ha di-




27
cho. Cada rbol de cacao debe quedar colocado en
miedio de cada dos de pltano, siguiendo en hilera y_
en todas las filas. Como la sombra del pltano no es-
perenne o duradera, hay necesidad de plantar otros
rboles de corpulencia que mantengan la sombra cuan-
do perezca aquel. Estos se colocan en medio de las fi-
las de pltano saltando dos por medio. Se colocan
para el efecto en trechos de diez varas, (8 metros) se-
millas o rboles de caracol, guanos y guayabds silves-
tres, aunque algunos opinan qx las frutas atraen hor-
migas y pjaros en abundancia.
Lo mejor para evitar esto y facilitar las atenciones,
es poner en esos puestos maticas de un rbol muy ge-
neralmente usado para eso en Venezuela, que se llama
bucare o madreeacao (cantagallo) y otro no menos apa-
rente llamado azuceno, los cuales crecen pronto, y pue-
den sembrarse en rden e intercalados. A los cuatro
aos ya su follaje es suficiente a cobijar el cacao y es
hasta precisa la destruccin del platanal para su me-
jor desarrollo.
Adelante trataremos, en un captulo aparte, del de-
sarrollo del rbol del cacao.

Segundo mtodo de siembra

La mayor dificultad que puede presentarse en ste
mtodo es la adquisicin de un bosque virgen o artifi-
cial, que reuna a la principal condicin de un follaje
cerrado, las necesarias por el terreno y temperatura.
Si se han podido obtener en un bosque todas las condi-
ciones de un buen terreno, se ha obtenido una riqueza,
supuesto que con este mtodo y con esa adquisicin
puede efectuarse la siembra, en mi concepto, con 75
por 100 menos de valor de gastos, con menores moles-
tias, y ms seguridad. En efecto, habr mayor error
que poseyendo un bosque propio paia la siembra del
cacao, y pudiendo utilizar su sombro se aniquile el
trabajo de siglos de la naturaleza con el filo destruc-
tor del hacha, para luego ponerse a gastar dinero, tiem-
po y atenciones para levantar un bosque artificial, que
con gran trabajo y no pocos aos vendr a dar al cacao
el abrigo que aquel que nada nos costaba? Parece





28
una ilusin; pero no se haba caido en la cuenta de es-
te error, y la rutina ha guiado a todos los cultivadores
de cacao a la destruccin de los bosques, lo cual ha
sido prdida de capitales y rmora para esta clase de
plantos, pues a la mayor parte de los empresarios les
ha arredrado ms la ruda labor del penoso cultivo de
los platanales, que la demora en esperar sus produc-
tos. Hay, sin.embargo, quien a la simple enunciacin
del mtodo, lo cree fantstico, dudando de sus resul-
tados; pero sin alegar ms a su favor que la vana ra-
zn de que as no se ha acostumbrado. Para comprobar sp
posibilidad y sus ventajas, bastarn los siguientes ra-
zonamientos:
Qu diferencia hay entre el sombro de un bosque
artificial y el de uno natural ?
Obteniendo el cacagual debajo de un bosque natu-
ral, si se malogran, por ejemplo, unos 80 rboles de ca-
cao, y se resiembran crecern y producirn?
Bajo que platanal ha sido sembrado un rbol de
cacao de los que se multiplican en los bosques vrge-
nes por la dispersin de las semillas ?
Quin cuida ni cultiva esos rboles grandes de ca-
cao, que se encuientran en los bosques, abandonados y
produciendo
Quin ha sembrado esas selvas inmensas del cacao
cimarrn que crece en las Guayanas, y que se designa
en botnica con el nombre de Theobroma silvistrist.
Igualmente hay selvas extensas en los valles de Co-
lombia y el Brasil de un' cacao bicolor, que conocen los
indios con el nombre de Bacao, y as podran citarse
mil ejemplos.
El que estas lneas escribe, ha tenido ocasin de en-
sayar el segundo mtodo prcticamente, y por eso se
permite aconsejarlo.
En un platanal hay prdidas ocasionadas por acci-
dentes naturales, como los vientos, que con frecuencia
echan al suelo todo el planto, haciendo daos grand-
simos que exijen cuidados asiduos que solo el dueo
pudiera sobrellevar. En todo eso hay atrasos y daos
difciles de reponer y que vienen dando por resulta-
-do el aniquilamiento de la sementera y el desaliento
del propietario.




29
Adems, en un platanal se necesita un cuidado cons- .
tante porque no slo se tiene la atencin de la semen-
tera que da la sombra y de la que haya de darla luego,
sino la principal del cacao, y esto ocasiona ms gastos
y tiempo perdido.
La deshierba es mayor, necesitan como cuatro lim-
piezas o binazones cada ao, y los productos del pl-
tano con que se halagan algunos, n6 bastan para cubrir
ni los gastos dichos, ni las molestias que por l se pro-
porcionan.,
4 Quin acometera en un platanal la siembra de
diez mil rboles de cacao de un golpe, teniendo al fren-
te la perspectiva anterior? No slo le sera gravosa en
los gastos, y difcil de llevar a cabo, sino que manten-
dra en-el trabajo 20 hombres diarios por lo menos en
los cuatro primeros aos, lo cual hara la empresa di-
fcil y cara.
Sin embargo, no hay que desalentarse si no es fcil
la adquisicin de un bosque que reuna las condiciones
dichas y nos es preciso recurrir al medio de los plata-
nales. Como se ver al final, el cacao es una mina de
oro, como muy bien dice Labat, que pagar eso y mu-
cho ms.
Si la necesidad obliga a tomar ese medio, nada ms
fcil para una persona de recursos que solicitar un con-
tratista que anualmente ponga un nmero de rboles
y tomarlos al tiempo de florecer; y nada ms fcil tam-
bin para un pobre que tiene por fuerza que tener siem-
pre un platanal para el sostenimiento de su familia, que
intercalar cacao en todos los platanales que haga, para
formar sin saber cmo ni cundo, una riqueza que ms
tarde lo haga un hombre de medios con que sostener
una posicin ventajosa.
Seguiremos con la siembra en el bosque. Todo bos-
que que tenga las condiciones sealadas en el captulo
primero, es propio, y sin escrpulos de ninguna espe-
cie debe procederse a la siembra. Hay particularida-
des que muestran mas marcadamente la buena condi-
cin del bosque, por ejemplo: un bosque situado a ori-
llas de una corriente o depsito de agua, que sea de
tierra negra, mezclado con barro y arena, que tenga
hermosa arboleda de azucenos, caracoles, guacamayos,





30
espinos, guayabos silvestres, etc. y que por lo bajo se
le vean matas de hiracas, palma amarga y culantrillo,
Ses inmejorable. (1)
El nico gasto que demanda, es hacerlo limpiar por
debajo, repicando la madera menuda y entresacando
de los grandes rboles aquellos que mudan las hojas
en el invierno, como el jobo y las ceibas.
Limpio por debajo, cuya operacin debe hacerse en
Abril para impedir que pueda el monte incendiarse con
los fuegos del tiempo seco, debe procurarse repicar muy
bien toda-la palizada a fin de que no haya estorbos
para fijar una matca de cacao donde quiera que sea
conveniente.
As como una pampa no sera buena para esta semen-
tera, porque necesita el cacao sombra desde su nacimien-
to hasta su vejz, una sombra muy tupida como la que
pudiera darle un bosque de mangos, o un edificio te-
chado, le daaran igualmente, por lo cual ha de pro-
curarse que en el bosque que le cobije, penetre siem-
pre el aire y haya luz suficiente.
En un bosque virgen, limpio por lo bajo de los pe-
queos arbustos, no puede haber nunca carencia de estos
elementos, por la variedad del follaje; y caso que se note
ese defecto, fcil es hacer el gasto (una vez principiada
la poca de los productos), poniendo peones a podar
con cuidado y precauciones los rboles de sombra.
Sea en platanal o bosque que se haga la siembra, es
casi indispensable la adquisicin de las guaduas, o sea
caas bravas, por las razones que se han dicho, y para
mayor seguridad si se hace con semillas fijas. Limpio
el campo, se hace una trocha a lo largo o al travs-del
monte, por donde sea ms fcil, y se llena esa trocha de
miras o balizas para alinear perfectamente. Obtenido
sto, nada ms fcil que seguir la siembra. Las estacas.
se ponen a la distancia de 3,60 metros (41/2 varas).

(1) El autor se refiere a la costa atlntica de Colombia. La
mejor regla para situar un cacagual en Cuba es que el terreno
sea adecuado para el pltano.-N. de Balmaseda.




31

Se alistan dos palancas' de boga (varas delgadas) que
tengan el largo de 3,60 tambin y la operacin luego se
reduce a fijar las horquetas de las dos palancas en las
dos primeras estacas, y donde se encuentran las extre-
midades de las palancas, queda la primera matita de
la segunda fila. As se sigue con las 34 y 41, etc., teniendo
el slo cuidado de salvar los rboles y poniendo por tan-
teo las que no se puedan designar del mismo modo por-
que stos lo impidan. Primero es conveniente poner pe-
queas estacas en cada punto que se fije para luego
hacer la siembra en el da que se seale. Esta siembra
se har luego, segn lo quiera el dueo, o por trasplan-
tacin, o por semilla fija.
Haciendo la colocacin de esa manera vienen a quedar
los rboles sembrados en quincunce, formando tringulos
equilteros, y aproximando ms las filas, lo cual da or-
den y economa, pues los rboles quedan todos a 3,60
uno de otro, las filas a tres metros. De este-modo caben
en 100 metros cuadrados ochocientos cuarenta y ocho
rboles holgadamente (848). (1)
Si el procedimiento para la siembra ha sido elde, la
semilla fija, no cabe duda que es ms barata la opera-
cin; y si se considera que despus de sembrado un
bosque de cacao, puede el dueo dejarlo abandonado si
quisiera hasta seis meses para venir luego y ver los ar-
bolitos fuera de los canutos de caa brava, como a 50
centmetros de altura, se acabar por convenir que este
mtodo es el ms econmico, fcil y ligero. Resta slo
esperar cuatro aos para poseer una finca que d anual-
mente una pinge-renta.
El cuidado que demanda anualmente una sementera
as, es slo de dos limpiezas por ao, por estar el planto
bajo de bosque y no necesitar otra atencin.
Hay algunas plantas, como la del cacao, que necesitan
sombra para mantenerse lozanas y dar productos, y no
estar de ms enumerarlas por si conviniere a algn
empresario hacer combinaciones que aumenten sus pro-

(1) Por un procedimiento igual a ste, debe sembrarse el
pltano del primer mtodo para que quedando tambin en quin-
cunce los rboles, pueda colocarse el mismo nmero en una hec-
trea.




32
ductos. Tales .son las palmas amargas, hiraca, vainilla y
otras. Tambin podran obtenerse ventajas plantando
para sombra rboles de cosecha, como el naranjo y otros
frutales; pero creemos conveniente aconsejar que no se
deje el cultivador llevar por esas vanas utilidades, pues
los rboles frutales son para estos plantos muy perju-
diciales, porque las frutas atraen mayor nmero de p-
jaros dainos y porque al caer desprenden las flores y
frutos del cacao, causando una prdida positiva. No es
muy conveniente tampoco cargar de muchas plantas el
terreno, pues su pobreza, causada por el jugo que le
sustraeran, hara notable perjuicio a la empresa prin-
cipal.

III

Desarrollo de la planta

El rbol del cacao desde su plantacin hasta su fruc-
tificacin, se presenta bajo estas formas:
La.simiente, una vezpuesta. en la tierra, como dijimos,
hasta su mitad, comienza a desarrollar su vitalidad, si
ha sido colocada all bajo buenas condiciones. A los po-
cos das, en la primera semana, empieza a cambiar su
color blanquecino por el de verde vivoj Anunciada as
su vitalidad comienza a suspenderse del suelo hasta la
altura de 4 centmetros sostenida por el vstago que
seala la raz. A esa altura salen las primeras hojas en
pimpollo dejando en su camino la almendra que se abre.
Sigue elevndose como una simple vara llena de hojas
hasta la edad de diez y ocho meses, que tiene de 5 a 8
decmetros. A esa'altura, poco ms o menos, principia
a dar retoos laterales, y a los dos aos ya muestra cinco
ramas formando una horqueta. En este, estado se dice
que el cacao est horqueteado y fuera de riesgo. Conti-
na en lozana elevndose, y como'a los treinta meses co-
mienza a florecer; pero es indispensable quitarle esta
primera florescencia para obligar el rbol a aumentar su
corpulencia y dar frutos sazonados.
Esta operacin se ejecuta poniendo peones a frotar el
tallo de los rboles con un trapo de coleta gruesa, con
lo cual se gana en productos aunque a primera vista




33
parece que fuera prdida de tiempo. Con diez y ocho
meses de estar hacindose esta operacin, mensualmente
si fuere necesario, al tener el rbol cuatro afios, es vi-
goroso, su follaje espeso, y las flores que produce dan
frutos voluminosos y llenos.
Desde que el rbol tiene ya las cinco ramas laterales,
hay una tendencia viciosa de la planta a elevarse ms.
Esto nada tendra de particular si no se efectuara-con
detrimento de sus productos y de la misma planta. As,
nada ms preciso en todo el cultivo que cortar estas nue-
vas ramas, que con razn llevan el nombre de chuponas,
pues si se les deja desarrollar perece la primera horque-
ta, que es la ms vigorosa, y no cuajan fruto las flores,
ponindose el rbol, como dicen, afnachado. Siendo tan
esencial esta operacin, nada ms conveniente que dar
a conocer las muy marcadas seales que distinguen a
las chuponas.
La rama chupona nace en el rbol del cacao, o a un
lado de la primera orqueta o en las ramas laterales, en
cualquiera de esos puntos, aunque lo mjs comn es ver-
la en el nacimiento de la horqueta; pero donde quiera
es conocida por los siguientes caracteres: su marcha es
siempre en sentido vertical; crece, y a cierta altura, como
a un metro, produce nuevas ramas laterales, formando
una horqueta igual a la primitiva; de esa segunda hor-
queta nace otra rama chupona que da tambin horqueta
y es de la estructura de la otra rama chupona; de esa
sale otra, y as se va elevando la planta de tal manera,
que aunque slo haya tenido una sola rama chupona,
sera difcil cojerle sus frutos si los diera; es tambin
conocida porque el tronco y las ramas primitivas del
cacao tienen un color ms oscuro, mientras que la chu-
pona parece ms lozana y de un color claro o sea viche.
_.El rbol del cacao, a manera de la vid, no da pro-
'ductos ricos y abundantes si no se le poda; pero es
tan sencilla la operacin, una vez conocidas las ramas
chuponas, que basta pasarle al planto una revista men-
sual y quitarle las chuponas con los dedos (desgan-
chndolas si son chicas) para mantener la planta lo-
zana y productiva. Cuando ya se cosecha, es ms f-
cil an, pues los mismos peones cosecheros pueden ha-
cer esa polica.
3





34
A los cuatro aos puede dejarse libre la florescencia,
seguro el cultivador de obtener grandes remuneracio-
nes. El rbol se cubre de flores desde el cuello de su
raz hasta sus ramas. Sus productos van en aumento
hasta los ocho aos que llega su mayor plenitud, y con-
serva sta hasta los cuarenta aos de edad en que ami-
nora sus productos. Da dos grandes cosechas al ao
en los meses de Julio y Diciemnbre, y en cada una de
ellas produce de 2 a 3 kilgramos cada rbol, contn-
dose a veces hasta 150 a 200 mazorcas. Aparte de esas
dos grandes cosechas produce flores y frutos todq el
ao.
Los rboles del cacao blanco y del cacao morado, que,
como hemos dicho, son los generalmente cultivads en
Colombia, tienen un desarrollo distinto, que se carac-
teriza por el crecimiento de la horqueta. Las cinco ra-
mas que salen en la horqueta al cacao blanco se desa-
rrollan horizontalmente, y saliento stas como a la al-
tura de 1 metro 1-50, y- estando ordenado por la poda
el estirpamiento de la ramas chuponas, no pasa de ah
su altura: En esta especie las chuponas no salen en
otra parte ms que a un lado del vrtice de la horqueta
o en el tronco.
El cacao morado produce la horqueta a una altura
que no pasa de 1 metro, y sus ramas laterales son siem-
pre levantadas en un ngulo de 459 por lo regular.
Teniendo esa inclinacin las ramas, suspenden ms y
dan al rbol una altura a veces hasta de cuatro me-
tros. Las ramas chuponas en esta especie nacen no
slo en el pi de la horqueta, sino en las ramas latera-
les, pero siempre en sentido vertical.
En un terreno exuberante frtil puede muy bien
dar cosechas un rbol que tenga ramas chuponas; pero
este no es un argumento que demuestre que no es ne-
cesaria la poda; tanto mejor sera la cosecha si la plan-
ta estuviera cuidada como queda indicado.
No conviene disminuir la distancia de los rboles de
cacao a menos de 3.60 metros; por el contrario, si hay
posibilidad convendra darle 4 metros o ms, pues mien-
tras mayor fertilidad hay en un terreno, mayor puede
ser el desarrollo de la planta y es conveniente evitar
su aglomeracin. Adems, menor vida tendr un ca-





35
cagual en que, por aprovechar terreno, se hayan-pues-
to muy inmediatos los rboles.
Para un cacagutl abandonado, que est completamen-
te inutilizado por el gran nmero de ramas chuponas y
ramas nuertas, y que sea difcil por ese motivo hacerle
dar buenas cosechas, debe aguardarse el mayor rigor de
las lluvias y entonces desmochar los rboles bien aba-
jo para cultivar el primero y ms lozaho retoo que
produzcan. Cuidando esa cepa y abonando el terreno
con estircol, de ganado, regado en el planto, se obtie-
ne pronto una sementera hermosa y productiva.
Veamos" lo que dice Rosignon:
S"Existen en Mazatenango y Cayutenango (Guatema-
la), cacaguales sembrados en tiempo de los espaoles,
llenos de monte y de rboles inmensos, cubiertos de pa-
rsitas, que con poco trabajo se podran restablecer es-
tas siembras y obtener productos abundantes y de su-
perior calidad. Desgraciadamente, parece que no han
valorado aun la importancia de este cultivo y lo aban-
donan por el del caf y la caa."

IV

De las cosechas

El cacao-da al ao dos cosechas mayores, en Julio
y Diciembre, y diez menores en los meses restantes.
Todo el ao tiene flores y frutos.
El fruto emplea cuatro meses en desarrollarse y ma-
durar, contando desde el momento en que caen las
flores.
Es preciso fijarse bien para no cojer las mazorcas
que no estn en sazn, pues los granos verdes haran
desmerecer los productos.
Las mazorcas son unas bayas (vainas) de 15 a 25
centmetros de largo, de figura oblonga, esquinadas e
indehiscentes, que contienen de 20 a 40 almendras o
habas, anidadas dentro de una pulpa buitircea, que-
son las que se llaman propiamente cacao. Esta pulpa
es agradable al paladar y de sabor agridulce. De las
pelculas que cubren las almendras se hace un dulce
exquisito.




836

Cuando el fruto est maduro, se conoce por su co-
lor rojizo o amarillo.
El. rbol, a los cuatro aos, comi a a dar cosechas
abundantes, si se le ha hecho la poda de las primeras
flores, como queda dicho en el captulo 3Q.
Se trasportan las mazorcas a la casa y se amonto-
nan a la sombra, donde se las deja por ocho das para
que madluren -bien las que acaso no pudieran estarlo.
Se abren cuidando de no cortar las almendras inter-
nas, y stas se extraen con la mano o con un cuchillo
de madera.
La pulpa en que estn las almendras, como hemos
explicado, es agridulce y por consiguiente capaz de en-
trar en fermentacin, lo cual se ha aprovechado por
algunos para dar distinta apariencia y sabor a los gra-
nos despus de secos.
Si las almendras se ponen al siguiente da de extra-
das al sol, en trojes de tablas, el grano adquiere un co-
lor rojo que gusta en algunos mercados. En Neiva se
prepara as el que mandan para Bogot.
Por lo comn a la generalidad le gusta el cacao que
se presenta al mercado de un colotk oscuro y cubierto
de un moho blanco, sea por capricho o porque en la
fermentacin porque pasa, para adquirir esa aparien-
cia, pierda quizs el grano algn principio acre que
le haga dar otro aroma y sabor, y este es el cacao lla-
mado cacao soterrado o de Caracas.
Algunos opinan que pasando el cacao por esta fer-
mentacin, dura ms sin apolillarse.
Para obtenerla se depositan las almendras, una vez
extraidas, en un foso o bodegag subterrnea o en una
tina, cuba.o cajn que a tal uso se destine.
Se cubren con hojas de pltano, ponindoles encima
tablas con peso. Se dejan ah fermentando cuatro o
cinco das, teniendo el cuidado de menearlas por la
maana y tarde, y cumplido este trmino se ponen ex-
tendidas a secar al sol en un troje de tablas o en un
patio embaldosado, donde permanecern hasta que ten-
gan un sonido hueco al menearlas.
Entonces se guardan en sacos o cajas para buscarles
mercado lo ms pronto posible.





37
Los cultivadores tienen la creencia de que el cacao
eosechado en la menguante de la luna, dura ms tiem-
po sin picarse, lo cual tiene su razn.
Las conchas o vainas vacas, son aplicadas general-
mente para abono del mismo planto, en unos lugares,
y en otros se usan hervidas para hacer un chocolate
barato para la gente pobre.
Como abono, se usan arrojndolas simplemente al
pi de cada rbol, cuya operacin pueden hacer los
mismos peones que traen las cosechas cuando regresan
vacos.
Como alimento se usan en Irlanda.
Veamos lo que dice Mr. Laboulaye.
"Las vainas del cacao, no encierran materia al-
guna grasa; pero dan por una ebullicin prolongada
con agua, un extracto de color pardo de un sabor muy
agradable, y que por su bajo precio se emplea mucho
por la clase pobre, en vez de chocolate. As en Irlan-
da, pas en que es proverbial la miseria de sus habitan-
tes, el consumo anual de las vainas asciende a 300.000
kilgramos, al paso que del chocolate slo se consumen
2,000 kilgramos."
Los mismos peones que se emplean en la cosecha, pue-
den hacer la ploica a los rboles que tengan ramas
chuponas, ramas rotas o secas, y destruir con esmero
todas las yerbas nocivas quitando los musgos, lique-
nes y dems parsitas que se cran en la corteza. Es-
tos son los nicos cuidados que exige en todo el ao un
cacagual.

V

Usos del cacao
Mucho antes del descubrimiento de la Amrica, los
indios cultivaban el cacao. Llamaban la semilla caca-
hoatt y sabian tostarlo para preparar una bebida que
llamaban chocolatt, de donde se deriva el nombre de
chocolate que se ha conservado en todos los idiomas con
pocas modificaciones.
El chocolate, como todos saben, no es otra cosa que
una bebida de cacao tostado, que es muy alimenticia,





38
y que se aromatiza por lo comn con canela o vainilla
para hacerlo de ms fcil digestin.
Se comen las pastillas crudas y son de muy grandes
recursos en los viajes a regiones desiertas.
El grano tostado y cubierto con azcar, tambin es
ramo de confiteras.
De las pelculas de las habas acabadas de extraer,
~-tambin se hace un dulce, el ms exquisito que puede
ofrecerse en gusto y delicadeza. (1)
De las vainas hemos visto que tambin hacen us las
personas desvalidas.
La manteca de cacao, que todos conocemos y que
es de un uso comn en la medicina y la perfumera,
por la ventaja que tiene sobre todas las grasas, de no
enranciarse, es uno de sus principales productos y en
un planto de cacao, se extrae generalmente de los re-
siduos. Se apartan las semillas de cacao ms peque-
as, que los cultivadores llaman pasitas, y de las cua-
les se extrae tostndolas ligeramente y sometindolas
a una fuerte presin donde hay buenas mquinas, o
a una ebullicin que pronto la separa de la masa. Se
deja enfriar despus del tiempo que .la prctica da a
conocer, y se extrae de la superficie la grasa, que, so-
metindola luego al bao de maria, para separar sus
impurezas, y arrojndola en una vasija de agua fra,
se obtiene de la calidad ms exquisita.

(1) En la Isla de Cuba, hasta el presente, no se aprovecha
la cscara que cubre el grano del cacao, y se arroja a la basu-
ra en las casas particulares, o se destina en las chocolateras pa-
ra embase supliendo el aserrn o la paja. Con ella, sin embar-
go, se forma una bebida muy agradable y nutritiva, para lo
cual, una vez tostada y molida, se pone a hervir y se le echa
azcar. Si se quiere se le mezcla con leche; su sabor es el del
chocolate. En mi opinin es preferible al caf, especialmente
para las personas de naturaleza dbil, y ms aun para las del
bello sexo que sufren histerismo, porque el caf ejerce una in-
fluencia poderosa en el sistema nervioso, que excita, y por lo
tanto agrava aquel padecimiento. Los padres de familia que
presten atencin a la higiene harn bien en proveerse de estas
pelculas, que nada cuestan y que tanto favorecen la nutricin
y la salud. Parceme que las urnas en que se hallan encerra-
dos los granos en el rbol pueden utilizarse con el mismo obje-
to, ponindolas al sol para que se conserven.
(N. de Balmaseda.)





39
Segn anlisis hechos por sabios competentes, el ca-
cao de las Indias Occidentales encierra, sin incluir las
cscaras que contienen, un 15 por 100 del peso de las
habas.
Anlisis
Manteca de cacao ........................ 53-70
Materia oscura albuminosa que encierra el
principio aromtico del cacao ............ 16-70
A lm idn ................................. 10-91
M ateria gomosa ........................... 7-75
Fibras vegetales ........................ 0-90
Materia colorante roja..................... 2-01
Agua ............. ..................... 8-63

100-00
Lo cual nos suministra los datos suficientes para sa-
ber la cantidad de manteca que una porcin de cacao
produce aproximadamente. Hay unas clases que son
ms gomosas que otras. El cacao morado es reputado
como el ms rico en aceite.

Clculos
Un acaagual bien cuidado cuesta poco y produce
mucho. Para el cultico de 50,000 rboles que seria un
planto en alta escala, apenas se emplean 20 hombres
diarios y produce de 75,000 a 80,000 kilgramos por
ao (o seande 600 a 640 cargas de diez arrobas), cu-
yo producto es casi todo utilidad. Esto es lo que ha
hecho decir a Labat, que "un cacagual es una mina
de oro, mientros que un caal es una mina de hierro".
Concluimos recomendando la siembra del cacao a
todas las clases sociales, como la nica que puede, con
ventajas siempre, acometerse, en grande o en peque-
o. Considerando que sus productos sean por trmi-
no medio de 21/2 kilgramos por rbol, aunque los tra-
tados y la experiencia demuestren que un rbol bien
cuidado produce de cuatro a cinco kilgramos por ao,
tenenos que 1,000 rboles dan 20 cargas anuales, que
a $50 solamente, son $1,000, renta en nada desprecia-
ble, 10,000 rboles 10,000, y as sucesivamente.














"ADICION AL ANTERIOR TRATADO,

SOBRE
LAS GRANDES VENTAJAS QUE OFRECE EL CULTIVO
DEL CACAO, Y MANERA DE RECOJER LAS COSECHAS
Y PREPARAR EL GRANO PARA LA EXPORTACION
POR
Francisco Javier Balmaseda


Para completar el tratado del cacao, ponemos a con-
tinuacin algunos extractos de la obra que escribi el
inteligente agrnomo venezolano don Jos Antonio
Daz.
Venezuela es hoy el pas que ms se distingue por
la excelencia de ese fruto, y por lo tanto, el.ms digno
de ser imitado en sus prcticas.
Hace como cincuenta aos que all se introdujo la
semilla llamada de Trinidad, procedente de la isla in-
glesa de ese nombre, del grupo de las Antillas, y noso-
tros deseamos verla implantada en Cuba. El rbol
es ms corpulento que el comn, da ms producto, ca-
si no padece enfermedades, ni le persiguen los insec-
tos y es ms resistente a las inclemencias del tiempo.
Sensible es decir que el cacao cubano carece de cr-
dito en los mercados extranjeros, donde el poco que se
lleva siempre se cotiza a precios inferiores y es menos
solicitado que los de Venezuela, Guatemala y Ecuador.
En qu consiste? A principios de este siglo tuvo
fama en el mundo, y hubo en la Isla muchos y grandes
plantos.





42
Consiste en la degeneracin de la semilla, o en la
variedad a qlue pertenece?
Consiste en el modo de cultivarlo y cosecharlo ?
Esta ltima es la causa, a nuestro parecer, y he aqu
el motivo porque nos proponemos que sean conocidas
las buenas prcticas.
Existen en la Isla al presente gran nmero de caca-
guales abandonados, que si se podan en la primave-
ra, darn una abundante cosecha. Esta planta se cu-
bre de numerosas ramas, unas sobre otras a manera
de los cuernos del ciervo, de que es preciso despojarla
porque le absorben la savia que necesita para fruc-
tificar.
No quisiramos que se resembrase, ni que se hiciesen
nuevos plantos con la antigua simiente; nos declara-
mos partidarios de la trinitaria, .que ofrece tantas ven-
tajas; y al mismo tiempo opinamos que el cacao es uno
de los principales cultivos llamados a traer a Cuba
una poderosa inmigracin de hombres y de capitales.
Cun fcil es formar un cacagual por el sistema de
nuestro amigo el seor Martnez Ribn, que ha funda-
do uno en Colombia, el cual le produce pinges utili-
dades, de modo que sus palabras tienen la autoridad
que da el conocimiento prctico de lo que se dice, tan
diferente de los tericos!
Nos llama mucho la atencin el hecho de que los la-
bradores cubanos pueden sembrar en sus platanales to-
dos los aos un nmero db rboles con gran facilidad;
de cuyo modo asegurarn insensiblemente el bienestar
de sus familias, y llegar el da en que esas pequeas
cosechas, en conjunto, sean una parte considerable de
la riqueza pblica. (1)
Adems: los capitales es muy natural que busquen
empleo en un cultivo que exije tan pocas atenciones y
brinda tan grandes utilidades. En qu empresa pue-
de un hombre prudente fijar una suma con ms segu-

(1) Excitamos al comercio a que provea este mercado de semi-
llas de cacao de Trinidad de Barlovento. Debe hacerse el pedido
explicando que es para siembra, a Spanish Town, (Puerto Espa-
a), o a la Guaira, puerto de Venezuela, que est en contnuo
contacto con aquella Isla; tambin puede hacerse a Curazao.-
(N. de Balmaseda.)





43
ridad y recibir un inters ms crecido a los cuatro aos?
Tngase, sin embargo, presente, que a lo primero a
que debe aspirarse es a recuperar el perdido crdito,
lo cual se logra cultivando y cosechando con esmero.
Las diferentes y muy sencillas operaciones a que est
sujeto el cacao desde que se saca de la urna hasta que
se coloca en los sacos es asunto de la mayor importan-
cia. Cedemos la palabra al Sr. Daz, y pedimos al pas
que le preste atencin:

Cmo se cosecha el cacao
El cacao fructifica todo el ao; pero su mayor abun-
dancia y lo que llamamos cosecha, es en los meses de
Julio y Diciembre, o de otro modo, por San Juan y Na-
vidad; as es que todos los meses han de recojerse las
mazorcas sazonadas, lo que llamamos pasar vara, em-
pleando en este trabajo los operarios en proporcin al
grande o pequeo nmero de aquellas.
Como del mtodo y buen rden en los trabajos re-
sulta la economa y la utilidad, los peones o peonas
que se destinen a esta recoleccin han de ir hilera por
hilera de rbol por rbol; y despus de haber axamina-
do si hay algn insecto perjudicial, o dao en el rbol,
que pueda repararse, procedern a descargar el fruto,
armados de una desjarretadera enastada en una vara
que tenga nueve pis de alto, para con ella derribar las
mazorcas que no se alcancen con la mano dejndolas
caer al pi del rbol. Para esta operacin se escojen
los que sean ms inteligentes y de mejor vista, para que
acierten a derribar solamente las maduras y las ya
sazonadas,- aunque no estn en toda su madurez; de-
tras de cada vara irn una o dos mujeres, o acomoda-
dos, que no ganen el jornal entero, con un canasto re-
cogiendo las mazorcas del suelo, que irn depositan-
do y apilando en un punto dado, hasta que la distancia
requiera otro punto de depsito, procurando que es-
tos depsitos o montones sean los menos posibles en ca-
da ahilado. Concluido el paso de vara se procede al
desgrane; para sto se prepara el suelo cerca de la pi-
la, limpindolo y cubrindolo con hojas frescas de pl-
tano, que llaman cama. Este trabajo se divide en dos





44
operaciones, picando unos las mazorcas del montn, y
otros recibindolas en las camas para abrirlas y des-
granarlas: los picadores deben ir examinando las ma-
zorcas, desechando las podridas y picadas, ponindo-
las a un lado con las que no estn bien sazonadas, y
procurar que al darles los piquetes cruzados, no lle-
gue el corte a daar los granos.
Los desgranadores o desgranadoras procurarn que
en la cama queden los granos solos sin pedazos de con-
cha, y para facilitar esta operacin se armarn de una
paletica de madera que limpie las urnas en que estn
depositados. 'Concluido el desgrane se carga para la
casa el cacao fresco en baba, para reunirlo en el cuar-
to destinado para desbabadero, donde se acumula toda
la pasada de vara, y as se sigue de pila en pila hasta
concluir. Las mazorcas que se aparten por no estar
maduras se reunen y cubren con las mismas hojas en
un solo montn, y a los dos o tres das se pican, des-
granan y agregan al depsito, para sacarlo a secar to-
do junto. Al da siguiente, o al inmediato en que haga
buen spl, se echa en el patio de tierra, si est seco, pa-
ra que chupe y absorba la mdula del cacao, extendin-
dolo muy delgado, si el tiempo no es muy favorable;
si aunque no est lloviendo el tiempo est hmedo, se
echar en el de hormign o ladrillo, rastrillndolo a
menudo, cuidando sobre todo que no se moje con la
lluvia.
En esta primera tendida se recojen las pelotas en
que hayan quedado los granos unidos, para desunirlos.
Con el .primer da de sol se vuelve a poner en pila en
otro cuarto y se deja en l cuarenta y ocho horas, (se
trata del criollo); entonces vuelve al patio-de hormi-
gn donde se ha esparcido tierra colorada, ladrillo
molido o almagre: all se echa el cacao y se remueve
para que perciba con igualdad la. tierra; despus de
este segundo da en que slo se le darn cuatro horas
de sol, se le dan dos o tres horas al siguiente, y si aun
no queda bien seco se le da otro rato despus. El ca-
cao en condicin, debe estallar la concha al partirlo, y
la almendra en lo interior como en la superficie pela-
da, debe tener un color morado oscuro y que no pre-
sente ningun punto blanco interiormente. En este





45
estado se guarda en el almacn y est disponible para
su venta; pero antes se le despoja de la tripa y pasilla,*
o pedazos de oconcha, que ha trado del campo y se ha-
yan escapado durante la seca.
Antes no'se acostumbraba echarle tierra al cacao;
por el contrarid, se procuraba su mayor limpieza; pe-
ro de pocos aos a esta parte el comercio lo acepta y
an lo exije, y buscando la causa de este nuevo siste-
ma, no encuentro otra racional sino la de que esta es-
pecie de barniz le preserva un poco de la picadura, a
que es tan propenso antes de embarcarlo.
Sin embargo de esta precaucin; si se descubre en el
almacn alguna palomilla o grano picado, se le echa
un poco de sal molida, como una libra a cada cuatro
fanegas,. palendola de un estreImo a otro del almacn,
que debe mantenerse cerrado, mientras el cacao pueda
remitirse al mercado.

Cacao de Trinidad
Muchos aos hace que se introdujo esta semilla en
Venezuela.
El rbol es ms corpulento, ms abundante su pro-
duccin; por consiguiente, ocupa mayor espacio de te-
rreno; resiste ms la mala estacin, no padece enfer-
medades y no es tan acometido de insectos; tambin
requiere el cacao que produce, seis das de calentura
despus del primer da de sol, en lugar de dos que s-
lo necesita el criollo, para que el cocimiento penetre en
el grano, que es ms duro y ms amargo.
Los cultivadores del cacao trinitario pueden mejo-
rar su condicin de manera que no perjudique al
comprador ni el crdito del fruto. Es defecto del tri-
nitario tener como la cuarta parte de los granos muy
menudos y aplastados: separando stos para el consu-
mo, el resto obtendr mejor precio para la exportacin,
y la. asilla el mismo que alcanzara revuelto, vendido
al detall para el consumo interior. Esta operacin, si
es una gran cantidad la que se va a limpiar, se hace
fcilmente en una zaranda de cuero o de alambre, que
tenga los agujeros calculados para que pase el grano
menudo y queden sin pasar el grueso y el regular.




46-
El ms cocimiento o calentura que necesita este ca-
cao, patentiza la necesidad de no mezclarlo en la reco-
leccin, en los plantos en que est mezclada la arbole-
da con el criollo, porque en est caso, o se pasara de
cocimiento el uno o quedara crudo el otro. Despus
que cada uno haya recibido su respectiva condicin y
pasado el trinitario por la zaranda, quedan iguales y
pueden mezclarse sin perjuicio del comprador.
En lo dems, el beneficio del cacao de Trinidad es
igual al otro, y en su cultivo slo vara en las distan-
cias, que por ser el rbol ms corpulento, debe dr-
sele media vara o tres cuartas ms.

Usos diversos
El chorote, que tambin llamamos simplemente ca-
cao, es la bebida, criolla: se prepara tostando los gra-
nos y molindolos mientras est dctil; antes que se
seque se forman bollitos para guardar e irlos usando
cuando se necesiten. De dos maneras se prepara el
chorote, o cociendo estas bolas simplemente con agua
y azcar al tiempo de tomarlo, o cocindolas con anti-
cipacin con poca cantidad de agua para extraerles
el aceite, y con el residuo se vuelven a cocer con su-
ficiente agua y. azcar; esta ltima preparacin era la
que se acostumbraba antiguamente, es ms sana la be-
bida y deja el provecho del aceite, que se emplea en
varios usos medicinales.
El chocolate: la reina de las bebidas. Para ella se
tuesta mnos el cacao que para el chorote, se descon-
chan los granos, se mezclan con azcar y. canela pul-
verizada; a cada almud de cacao en grano entero, que
son diez libras sin concha, poco ms o menos, se le po-
nen doce de azcar y seis onzas de canela fina pulve-
rizada; todo bien molido, se hacen pastillas de una, on-
za de peso, que es lo que regularmente se le echa a una
taza.
El chocolate es una de las bebidas que es necesario
saber preparar: la misma cantidad, ms o menos her-
vida, da un resultado diferente. Pondr aqu el modo
de hacer un buen chocolate: para una taza que conten-
ga cinco onzas-de agua, medida el agua, se pone al




47
fuego con una pastilla de chocolate; cuando levante la "
espuma el primer hervor, se apea y. bate con el molini-
llo, bien batido, por espacio de medio minuto, y se vuel-
ve a poner al fuego: prontamente, si el fuego es vivo,
vuelve a hervir y a levantarse; se repite la misma ope-
racin de apearlo y batirlo volvindolo al fuego, y al
nuevo hervor se bate y vierte en la taza; en ella se de-
ja reposar un poco para tomarlo. -Los frailes espao-
les, que eran peritos para hacer un buen chocolate, po-
nan sobre el pocillo espumoso una patena de hojalata
yNencima unos carbones encendidos, cuyo fuego agita-
do, recalentando la patena, daba a la espuma un gus-
to especial que comunicaba a toda la bebida, lo que lla-
maban quemar la espuma. Muchas personas lo mez-
clan con vainilla y almendras, pero mejor es el que
se hace con azcar y canela solamente.
El aceite de cacao refresca y desinflama las hemo-
rroides. Las cataplasmas de los granos desconchados
y molidos, se aplican tambin en las pulmonas y dolor
de costado. Usase tambin el grano en la confitera,
ya en pasta ya en dulces: la conserva hecha con los gra-
nos tiernos del cacao, mucho antes de sazonar el fru-
to, es de los dulces ms exquisitos.
El Sr. J. M. Rodrguez, uno de los agricultores que
presetan mejor cacao en el mercado, nos ha favore-
cido con su mtodo, que publicamos a continuacin,
para ms ilustrar este asunto:

Oficina para el beneficio del cacao

"Debe procurarse tener corredores suficientes al Na-
ciente y Poniente, patios empanelados, un cuarto que
nombran desbabadero, (I) formando un cuadro, enla-
drillado, con un descenso proporcional al centro, don-
de se le formar un tanquecito con un enrejado de
hierro, de manera que pueda escurrir la baba sin pa-
sar el grano, con su caera subterrnea para darle
fcil salida. Esta pieza no debe tener ms luz que la

donde habite la familia; as lo exije la higiene.-(N. de Bal-





48
puerta y una claraboya alta para la respiracin: ha-
bya otra pieza seca para darle cocimiento al cacao des-
pus del da de sol.
Las personas que se destinan a desprender las mazor-
cas, deben tener conocimiento del estado de madura-
cin, colocndose en cada calle o hilera de matas, una
persona con la desjarretadera y a sta se le. agregan
dos escojedores muchachos, o mujeres, y un cargador
a la pila o cama, que se formar en medio del ahilado
que se est recogiendo; esa cama se prepara limpian-
do la tierra y tendindole hojas de pltano en propor-
cin de la cogida, y se ponen mujeres a picar las ma-
zorcas para desgranarlas, procurndose apartar de la
cama la mazorca que estuviere pasada o negra y la pi-
cada de pjaro, separndose esta clase para secarla
aparte, Luego que el cacao est desgranado se mide
por canastos para saberse el resultado de una cogida,
cargndose al desbabadero donde se depositar toda
una noche si la cogida es de algunos das seguidos; con-
viene no reunir ms de dos o tres das de cogida para
sacarlo al sol, siendo preferible sacar siempre la cogi-
da al da siguiente, tendindolo muy delgado en el pa-
tio, a fin de que se desbabe quedando hmedo y enjuto:
esta operacin se hace con un rastrillo, procurando que
la almendra no se reviente, lo mismo que para echarlo
en los canastos se debe usar una pala de madera: pre-
cisamente debe estar el cacao el primer da a todo sol,
y luego que se recoja se apila en otra pieza seca y se
abriga con sbanas de gnero grueso para que pase to-
da la noche en cocimiento, y al da siguiente se saca
en la maana, y tendido por partes en pequeas por-
ciones, con un cedazo fino se le esparce tierra colorada
en poca cantidad: al efecto se debe tener preparada
con anticipacin, pasndola por un piln o piedra de
moler, advirtindose que debe estar muy seca y muy
pulverizada: con esta operacin se logra el objeto, que
es darle color y barnizarlo restregando las almendras
por medio de los operarios: a falta de tierra colorada
se pone ladrillo o almagre; pero est probado que la
tierra colorada fina le d mejor color y es ms acep-
tado por los exportadores. Lueg que est hecha esta
operacin se saca al patio y se tiende bien abierto para-





49
que tome el sol, dndosele slo seis horas en este da
para recojerlo bien caliente, apilarlo en la pieza seca
y abrigarlo bien para que tome cocimiento el resto del
da y toda la noche. Al tercer da se saca al sol cua-
tro horas, se vuelve a recojer caliente, se abriga en la
pieza el resto del da y toda la noche y al cuarto da se
repite lo mismo que el tercero, y caso de notarse algu-
na humedad en el grano, se expondr al sol de la ma-
ana el quinto da, procurndose que no tome el ms
fuerte del da, porque este lo tuesta y adems se re-
vienta la almendra y lo hace disminuir en su peso.
Quedando ya el cacao en esta disposicin, se'ventea por
medio de bateas para quitarle la tripa seca y granos
vanos, a fin de que quede bien aseado para conducirlo
al mercado.
El mtodo arriba expresado, se entiende que es con-
tando con buen tiempo seco, pues si es lluvioso, deben
observarse las reglas siguientes:
Al sacar el cacao del desbabadero el primer da pa-
ra 'darle sol, debe procurarse que el da est bueno,
pues en caso de estar malo conviene no sacarlo, y para
que no se pierda se le echar cacao fresco de la hacien-
da para que la baba de ste lo refresque, hasta tanto
pueda secarse, pues, es de gran necesidad que el primer
da que salga al patio para tomar el sol quede desba-
bado; y al da siguiente se le hace su composicin de
tierra, como est dicho, y en el caso de no poder vol-
ver a salir al patio por mal tiempo, se deber tender
bien abierto en todos los corredores, a fin de que pue-
da recibir el aire, no debindose recojer mientras no
haya buen tiempo para sacarlo a los patios. porque si
se recoje y se apila en este estado se pone negro y todo
toma mal olor; tampoco se harn las pilas que necesi-
ten para su cocimiento mientras no haya llevado por
lo menos dos das de sol regular, procurndose no des-
perdiciar las horas tiles que se presenten para que
pueda tomar buen color y aroma.
El cacao que llaman trinitario, cuyo cultivo se est
generalizando, como es ms fuerte que el criollo, en su
cocimiento se le debe dar pila y abrigo todo el, tercer
da con su noche, adems de la calentura que lleva el
otro cacao.





50
Se advierte que cuando el cacao queda en disposi-
cin de mandarse al mercado, mientras no se haga la
remisin, conviene no tenerlo al aire, porque de esta
manera se preserva de la palomilla y se conserva me-
jor su aroma. Tambin se advierte que al estar el ca-
cao tendido en los patios no puede dejarse mojar, por-
que se pierde; slo el primer da que se saca es cuan-
do no tiene peligro, pero si se puede evitar que se hu-
medezca conviene mucho no dejarlo mojar."
Al mtodo anterior se nos ocurre observar que el ca-
cao trinitario puede no quedar suficientemente cocido
con los dos das de calentura. Para que el cosechero
lo conozca debe partir unos granos concluida que sea
la seca, para ver si estn en buen estado. Por supues-
to que esto no altera el consejo antes dado de benefi-
ciarlo separadamente del criollo. Si la almendra no
est igualmente morada por dentro y presenta al par
tirla puntos blancos, est cruda.
El ms o menos cocimiento 'en pila est tambin en
relacin a las siembras que se hayan repetido de la se-
milla trinitaria, pues que al paso que se-va aclimatan-
do y acercndose al criollo va necesitando menos ca-
lentura. La que se ha prescrito antes, de seis das, ha
sido practicada en cacao de segunda reproduccin.

Enfermedades, accidentes y animales dainos al
rbol del cacao
De la pasmazon.-Cuando llueve con exceso, que se
aguachina la tierra y la continuacin de las aguas no
da lugar al enjugue, se resfra el rbol y bota la co-
secha: lo nico que puede hacerse en este caso es pro-
fundizar los desages y darles corriente, de manera
que el agua no se detenga. Tambin se pierde la cose-
cha o parte de ella, cuando estando el suelo muy ca-
liente por haber hecho el sol muy fuerte, llueve repen-
tinamente; y cuando se riega en igual situacin, como
ya lo hemos dicho. La falta absoluta de humedad pro-
duce el mismo mal que el exceso.
La mancha.-Cuando el rbol del cacao es ya fruc-
tfero suele caerle esta enfermedad, que consiste en una
mancha negra que aparece en el tronco entre el suelo





51
y la corona y aun en las ramas; el remedio es extirpar-
la, sacando la corteza' con la mancha y echndole agua
en las heridas< La corteza extraida seregenera por es-
te procedimiento y el mal no progresa. Hay otra man-
cha plida de que se cubren los troncos y las ramas en
la parte leosa; pero sta no es una enfermedad, an-
tes por el contrario, es muestra de robustez y anuncia
buena cosecha. La hacienda de cacao ha de estar siem-
pre, fresca, enjuta y resembrada.
El gusno.-En todas las edades del rbol, y espe-
cialmente en su juventud, le ataca este insecto, intro-
ducindose en el tronco, y si no se extrae atiempo lo
enferma y mata: se le descubre fcilmente aun cuan-
do se haya introducido del todo, por la humedad o su-
puracin que sale del lugar donde est: se saca y mata:
para este oficio se destinan las mujeres y nios, que
revisarn constantemente la arboleda, y a quienes se
exigir presenten diariamente los gusanos que extrai-
gan, en cumplimiento de su encargo.
El roedor.-Al gusano sigue un insecto alado, esca-
moso, que llamamos roedor: es de color ceniciento y es-
t armado de cuernos que miran hcia arriba: ste roe
y daf el rbol y es menester mucha destreza para
atraparlo, porque cuando siente que se le acercan, se
deja caer y escapa volando.
El gusimn.-A entradas de agua viene ste otro in-
secto de cuatro pulgadas de largo y del grueso de un
dedo. Llmanle angarpola; ste se come las hojas y
no hay otro remedio que perseguirlo y matarlo.
En el verano aparecen los aserradores y los bachacos.
El aserrador, que ms propiamente pudiera llamar-
se acerador, porque rodea el tronco del rbol, comin-
dose la corteza, deja un surco anular o anillo, exacta-
mente encontrado. Es un pequeo escarabajo que no
se separa de su obra hasta no dejarla concluda, y se
deja sorprender en ella. Si por no habrsele extirpa-
do en tiempo se encuentra ya el rbol rodeado, convie-
ne hacerle varias incisiones en contorno, atravesando
el surco: se cubre despues con cieno atndole encima
una hoja de pltano para mantener la cura: de este
modo comunicndose la savia sin extraviarse, regenera
la corteza y evita la muerte del rbol.







Los bachacos devoran las hojas tiernas y las flores,
marchan en convoy unos tras otros en gran nmero, y
en su trnsito dejan abierta una senda destruyendo la
yerba: para aniquilarlos se les sigue en su retirada has-
ta llegar a la cueva; all se cava hasta encontrar la
cra, y se amasa el nido con tierra y agua. Aun hay
otro medio mejor que ste, y es, introducirles un poco
de arsnico por la boca de la cueva; se envenenan con
l, les ataca la hidrofobia y se matan unos a otios. (I)
A los insectos siguen los pjaros y cuadrpedos. Los
loros y los conotos, pjaros de vistoso plumaje, comen
el fruto, lo mismo que las ardillas. De todos los ene-
migos el ms perjudicial es la, ardilla, as por las mu-
chas mazorcas que dafa, como por que son muy nume-
rosas. En un cacagual ha de estar un hombre destina-
do exclusivamente a la destruccin de las ardillas por
medio de la escopeta.
Los ciervos, que gustan restregar sus cuernos contra
los troncos de los rboles, daan la corteza y destru-
yen las flores y el fruto. El mismo mal causa toda es-
pecie de ganado que logre. introducirse en la hacien-
da por falta de cercado, y todo esto debe cuidar y re-
mediar el celador. En cuanto a los monos, ya estn
ahuyentados y, slo invaden las haciendas ms solita-
rias y cercanas a los bosques." (2)


Despus de lo que se ha ledo, nada tenemos que de-
cir acerca de la mejor manera de cultivar y cosechar
el cacao; y slo nos resta repetir, que en nuestro con-

(i) Ensyese el mtodo para extirpar la bibijagua. Consis-
te en echar en el agujero o cueva una cucharada de bisulfuro
de carbono, y arrojarle un fsforo encendido. El liquido se
inflama, estalla, y todas mueren por asfixia. Slo escapan, co-
mo es natural, aquellas cuyas galeras no estn conexionadas con
el agujero donde se ech el bisulfuro de carbono, por lo que es
preciso practicar la misma operacin en, los agujeros por dn-
de se vea que no sale humo. Con este mtodo pueden extirpar-
se no solo las bibijaguas y los bachacos, sino los ratones y las
ratas. (Nota de Balmaseda).
(2) No hay ni monos, ni conotos, ni ardillas en los bosques
de Cuba. (Nota de Balmaseda).





53
cepto, es uno de los principales productos de esta Isla,
a la que atraer una corriente de inmigracin de hom-
bres y de capitales.
Sin embargo, al travs del tiempo, en medio de las
espesas nieblas del porvenir, creemos divisar una luz.
que baa un gran cuadro.
Parcenos que un exquisito sentimiento filantrpi-
co se apodera de las jvenes naciones Sur Americanas:
que sus gobiernos, responden a ese espritu de general
benevolencia con actos sublimes; que la civilizacin,
guiada por el amor y apoyada en la Cruz y el trfico,
sus dos ms fuertes elementos, se ensancha; y que en-
tran en su rdio los pueblos salvajes que habitan el
vasto territorio que se extiende entre Colombia, Vene-
zuela, Brasil, Per y Ecuador.
Parcenos que el hijo de la naturaleza, dejando la
cafia de la pesca y la flecha de la caza y de la guerra,
toma el arado, hace brotar de la tierra pimos frutos,
y se transforma en ciudadano, productor y consumidor.
Parcenos que numerosas naves surcan el Atllntico,
y entrando por el Orinoco o el Amazonas, dan la vuelta
por el Ro Negro, recorren miles de leguas en todas di-
recciones en aquella inmensa red hidrogrfica, sin igual
en el planeta y vuelven a salir al Atlntico por cual-
quiera de esas dos grandes vas fluviales, cargadas de
oro, de plata, de pedrera, de blsamos, de petrleo, de
maderas preciosas, de especies, de tabaco, de azcar, de
caf, de cautchuc, de pieles, de quina, etc.
Parcenos que en ese gran da, sujetos a buenos sis-
temas culturales los dilatados bosques de cacao silvestre
de la regin clida, vern caer sus coronas de ramas con
la poda, y se cubrirn de verdes urnas como si se vis-
tiesen de gala. Entonces, bueno es decirlo para que en
los futuros tiempos no cause penosa sorpresa, sufrir
descenso en los precios la sustanciosa almendra.
Pero aun cuando sustituyese al silencio de los bos-
ques el alegre ruido de la industria y apareciesen ciu-
dades en los desiertos; aun cuando conozcan las tribus
nmades los encantos de la vida civil, sientan necesi-
dades que no haban conocido, y traten de satisfacer-
las recojiendo y vendiendo su cacao, como en el Africa
Occidental recoje el etiope el aceite de palma, o el in-





54 /
dio del Anahuac el aguamiel del maguey, o la grana
del nopal; y en este caso s exporte para el antiguo
mundo el nutritivo grano en enormes cantidades, siem-
pre, lo aseguramos, siempre tendr un valor cambia-
ble que recompense al agricultor, porque esos grandes
hechos vienen seguidos de fuerzas niveladoras y ami-
nicas del mundo econmico. Cuando se aumenta el
producto, se aumenta el consumo, a menos que se tra-
te de artculos arrebatados a la tierra con crecidos gas-
tos en cuyo nmero no est el cacao, planta tan agres-
te, tan urafia, tan amiga de la soledad, de la sombra y
de la libertad, que se puede decir que no pide otros cui-
dados qu la poda y destruccin de las parsitas.
No consiste~el gran objeto y fundamento de la Agro-
noma, la ms til de las ciencias, en ensear la manera
de producir artculos caros, al contrario, buscando la
mayor suma de bienes para la humanidad, consiste en
abaratarlos por medio de la abundancia, para hacer-
los llegar al hogar del pobre, y logra estos fines, sin
dao del agricultor, disminuyendo los costos de pro-
duccin, gracias a la inteligencia en el dultivo y a la
accin liberal de los gobiernos, entrando como princi-
pal factor la naturaleza del producto; el que nos ocu-
pa debe colocarse en la categora de los alimenticios de
primera necesidad.
i Oh! Qu hermoso sera que el cacao fuese a mejo-
rar la triste condicin de las clases pobres europeas!
i Qu hermoso sera que el jornalero de Londres, Ma-
drid, Berlin, etc., consumiese el chocolate cuotidiana-
mente, en lugar del extracto de las vainas del grano,
que se consume en Irlanda!
Tenemos gran empeo en que comience la siembra de
tan precioso rbol en Cuba; pero debemos decir, que
desechamos el exclusivismo en los cultivos, y lo consi-
deramos funesto y peligroso. El bienestar pblico ne-
cesita para existir condiciones estables.
Gran desgracia es para un pas llevar a los merca-
dos un slo artculo: la caa, a pesar del actual dem-
rito del azcar; el tabaco, el caf, la patata, el maz, el
henequn, el coco, el algodn, la pifia, las naranjas, la
cera y miel de abejas, el man, el ame; el ganado va-
cuno, caballar, de cerda y cabro, etc., etc., todos son





55
productos valiossimos, a que se presta este clima, y
en que deben emplearse los capitales; y todos, sin em-
bargo, como el cacao, no hay para qu decirlo, estn
sujetos a la ley comn de la oferta y la demanda.
Como hemos recomendado muy especialmente la se-
milla de la isla inglesa la Trinidad,. terminaremos co-
piando la donosa descripcin que hace del admirable
rbol, Fray Jos Gumilla, de la compaa de Jess, en
su obra intitulada "Historia natural, civil y geogrfi-
ca de las misiones situadas en las riberas del Orinoco,"
impresa en 1741. Hablando de los bosques- de cacao
silvestre de la mencionada isla, situada en la emboca-
dura de aquel granro dice: "Advierto que entre los
rboles que Dios ha criado para utilidad de los morta-
les, no s que en este mundo antiguo se halle alguno que
pueda compararse en la copia de fruto que da a sus
dueos con el rbol del cacao. Los olivos y las vias
dan su cosecha anual y descansan lo restante del ao
para reforzarse y dar la del siguiente ao; no as el
acaao: da su abundante cosecha por el mes de Junio,
que llaman de San Juan, y al mismo tiempo estn ne-
vados de flores los rboles para la cosecha abundante
que dan por el mes de Diciembre. No lo he dicho aun
todo, porque este rbol es tan agradecido al que lo cul-
tiva, que todos los meses le paga al labrador su traba-
jo con singular puntualidad, porque de aquellas flores
que se adelantan y de otras que se atrasan, resultan
las cosechas intermedias de las mazorcas que todos los
meses van madurando. Ni se contenta este bello rbol con
recargarse tanto de frutos que es necesario apuntalar
sus ramas para que no se desgajen con la carga sino que
tambin arroja flores y mazorcas por tada la corpulen-
cia de su tronco. Y si acaso el tiempo y las lluvias han
descarnado y descubierto algunas races, por ellas arroja
sus frutos a borbotones; dgolo con esta frace, porque
este fecundo rbol, as como arroja sus flores, no de una
en una, sino a modo de ramilletes, as retiene las mazor-
car, de dos en dos, de tres en tres, y mucho ms."
No puede quedar duda de la gran conveniencia de ha-
cer venir a Cuba la semilla del cacao de Trinidad, en
nuestro concepto perteneciente, no lo afirmamos, a la
variedad Theobroma guayanensis.















METODO PARA EL CULTIVO DEL
TABACO,

SEGUN SU PRACTICA EN LA VUELTA-ABAJO DE CUBA

con algunas indicaciones de mejoras
que podran adoptarse.
ESCRITO POR MR. J. JENS,
comisionado al efecto por el Gobierno de Inglaterra
TRADUCIDO DEL INGLES POR
D. JUAN STEVENSON.


CAPITULO I.

Descripcin de la planta

El tabaco es indgena de Amrica. Segn relaciones
autnticas, lo conocieron los espaoles que primero de-
sembarcaron en la Isla de Cuba en 1492. Ellos le die-
ron el nombre de "tabaco", que vino del utensilio que
usaban los indios para aspirar su humo. El tabaco es
una planta de la familia de las Selenio Jussieu. Su ta-
llo es derecho, de tres o cuatro y medio pis de alto,
las hojas ovales y algo puntiagudas; las flores de co-
lor de rosa en elegantes ramos. Toda la planta tiene
un olor fuerte y acre y un sabor amargo. El tallo es
redondo y fibroso, como de una pulgada de grueso y





58
de una pulpa blanca. El color de las hojas cuando es-
tn maduras es verde amarillento, y moreno cuando
secas. Las flores producen unas cpsulas en forma de
bolitas en las que estn las semillas.
Los botnicos reconocen varias especies de tabaco;
pero nosotros nos concretaremos a tratar solamente de
aquella que se cultiva en Cuba, donde no obstante cree-
mos que existe ms de una especie, o a lo menos, varie-
dades de una misma especie; pero la calidad se la dan
el clima y el terreno, superioridad especial y esclusiva
de Cuba, cuyo tabaco no puede confundirse con el que
se produce en otros pases.
El tabaco de la Isla de Cuba, singularmente el de la
Vuelta-Abajo, ha sido altamente renombrado durante
la ltima media centuria, y parece imposible que lle-
gue el da en que pas alguno le dispute esta suprema-
ca. La produccin de esta planta est destinada a
tomar gran incremento y a ser uno de los frutos de
nuestra valiosa isla de Jamica, aumentar su agricul-
tura y vendr a sostener la,industria del pas, de lo
cual no hay la menor duda.

CAPITULO II.

De las diferentes clases de tabaco que se producen
en la Isla de Cuba
Se producen cuatro clases, cuyas diferencias, en to-
do sentido, estn bien marcadas. Estas son: Vuelta--
Abajo -Partido,- Departamento Central y Vuelta-
Arriba. Cada uno de estos nombres representa su pro-
cedencia y valor en atencin a su calidad especial. Has-
ta cierto punto la diferencia de estas cuatro clases pro-
viene del sistema de cultivo, de la mayor o menor per-
feccin en el modo de preparar la hoja, y principal-
mente, de la diferencia de los terrenos en que se cul-
tiva. En cada uno de estos departamentos hay terre-
nos donde se produce mejor tabaco que en otros.
Aunque lejos de serlo con perfeccin, las tierras ms
a propsito para cultivar tabaco son las de la Vuelta-
Abajo; y como ste es el distrito tabaquero ms im-





59
portante, al tratar este asunto nos concretaremos a,
describir los modos adoptados all, pues lo que se diga
en este "Mtodo" y lo que se indique para, su mejora-
miento, es aplicable a los otros distritos en que se pro-
duce.

CAPITULO III.
De los terrenos aparentes para el cultivo del tabaco
El terreno lijero con base de slice y materias vege-
tales en su superficie, es el ms aparente. Las plantas
que como el tabaco tienen la raz pequea, necesitan
esta clase de terrenos, que siendo porosos, faltos de con-
sistencia, flojos en fin, son accesibles al aire, al calor,
al agua -y en ellos penetran las races con facilidad.
Esta calidad de terreno es naturalmente dbil, y su
parte superficial, que est compuesta de sustancias ani-
males y vegetales, pierde su feracidad despus de pocos
aos de cultivo: entonces necesita abono, y si se abo-
na bien, viene a producir un tabaco fino, sedoso y fuer-
te, al que no le falta calidad, se enciende fclmente y
es agradable al paladar. Las siembras hechas en esta
clase de terrenos, se desarrollan fcilmente y con pron-
titud, dan una buena cosecha y requieren menos agua
que la que necesitaran en tierra dura.
Le sigue en calidad aquel recientemente desmonta-
do, que contiene una gran cantidad de sustancias vege-
tales, y adems barro y arena; pero de un subsuelo du-
ro donde las races penetran difcilmente. Esta ca-
lidad de terreno necesita- mucho riego; sin embargo,
S cuando se prepara y cultiva bien, la cosecha es segu-
ra y produce una hoja de superior calidad a la del te-
rreno suelto, grande aunque algo venosa. Las tierras
secas y duras en que predominan sustancias barrosas
no son buenas para tabaco; no obstante, esta planta
crece en todo terreno; el duro produce Una hoja gran-
de y ordinaria que slo es medianamente buena en afos
lluviosos, y tiene el inconveniente, de que como son de-
masiado compactos, las pequeas races en vez de pe-
netrar se extienden por la superficie y por tanto no se
alimentan' debidamente; sin embargo, estos terrenos
con ayuda de abonos en completo estado de descompo-




60
sicin, se vuelven porosos y vienen a producir un ta-
baco de buen porte y regular calidad; y si se les aade'
arena y residuos vegetales, se aflojarn y sern muy a
propsito para esta planta.
Las tierras en que de ninguna manera se debe sem-
brar tabaco, son aquellas de slo barro, pantanosas o
salobres, pues lo producen detestable. El que se siem-
bra en ellas es apagoso, se carboniza y rara vez se que-
ma hasta hacerse ceniza; tiene un sabor muy desagra-
dable y es generalmente conocido con el nombre de
"tabaco jorro". Algunas veces cuando est fresco, tie-
pe buena apariencia, pero a medida que se seca pierde
su elasticidad, y es cada da peor. Consideramos que.
este tabaco nicamente sirve para rap: para cigarros
no.
CAPITULO IV.
Semilleros
Desde los tiempos ms remotos vienen hacindose en
suelo virgen; varios motivos indujeron a los-vegueros
a escojer el monte como el mejor lugar para hacer se-
milleros. Entre otras razones, por la fertilidad y po-
rosidad consiguientes a esa capa superior de hojas se-
cas que todo monte tiene, y porque estn adems exen-
tos de esas yerbas viciosas que crecen rpidamente
en terrenos trabajados, e impiden o retardan el desa-
Srrollo de las pequeas matitas; y-tambin la necesidad
que los obligaba a hacerlos en aquellas localidades que
les daban mejores esperanzas de buenos resultados.
Adems, como era necesario desmontar, muy poco arries-
gaban con regar semillas donde con corto trabajo iban
a cosechar con abundancia.
Hoy han variado las circunstancias, porque las tie-
rras vrgenes, las a propsito para semilleros, cada da
se hacen ms difciles; y cuando se consiguen, es a
mucha distancia del-lugar de la sementera; la conduc-
cin, por tanto, viene a ser ms difcil y costosa, y de
aqu que el antiguo sistema no sea ya tan eficaz.
Por estas y otras razones bien conocidas de los que
se dedican a esta clase de cultivo, se ha hecho necesa-
rio variarla, y en cada tabacal preparan artificialmen-





61
te tierras especiales para semilleros, porque asi son
menos ecstosos y estn menos expuestos a contratiempos.
Es bien sabido que el buen resultado de las cosechas
depende de haber obtenido buenos semilleros; aquellas
no pueden ser buenas sin stos, y a lograr este fin y a
tiempo, debe dedicar el veguero grande atencin.
Hay pocos vegueros que no tengan entre sus terre-
nos alguna parte que por su situacin no se preste pa-
S ra un buen semillero artificial. La sola condicin que
requiere es, que se ponga donde no pueda perjudicarlo
la avenida de algn ro, y adems, que si posible es, el te-
rreno tenga algn declive. La clase del terreno es cosa de
grende importancia, aunque si no es de la mejor, puede
el veguero arreglarla con abono a su satisfaccin.
Lo que causa generalmente la prdida de los semille-
ros es: falta de lluvia a tiempo, o exceso de ella, orin-
fluencia de un sol ardiente, que seca las plantas chicas.
Adens de estas tres causas, se corre otro riesgo, el
de que los destruyan los gusanos o maltraten mucho;
pero este riesgo, considerado casi inevitable, puede en
nuestro concepto evitarse si el cultivador tiene bastan-
te cuidado y pone en tiempo, cal o algn otro especfi-
co, a fin de que si es posible se destruyan los insectos
en sus nidos, antes que se diseminen en los semilleros,
que quedaran destruidos completamente o a lo menos
en su mayor parte.
Hay varios modos de destruir las semillas de las
yerbas en los semilleros que se alistan para sempbrar;
uno de ellos, el ms seguro, es: arar el terreno a unas
tres pulgadas de profundidad, hacer caballetes alinea-
dos y quemar una cantidad de virutas o lea en .ellos.
Con esta operacin todas las semillas se destruyen. Otro
sistema eficaz es: tener la tierra cubierta con hojas o
pencas de palma, yaguas o cortezas de cualquier rbol,
de modo que los rayos del sol no penetren; as cuando
las semillas revientan y los retoos hacen su aparicin,
se pudren, y de esta manera, las semillas de las yerbas
se destruyen y el terreno se enriquece; y si su calidad es
buena, cuando sea tiempo de ponerle semilla de tabaco,
slo ser necesario remover lo que lo est cubriendo,
mover la tierra y arreglarla en eras, asolearlo y alistarlo
para recibir las semillas.




62
No ser del todo intil repetir, que toda tierra que se
use para semillero, debe ser abonada con sustancias ve-
getales en descomposicin, as como tambin, que si el
terreno es demasiado duro y compacto debe aadrsele
una pequea cantidad de arena para hacerlo ligero y
poroso. Si al contrario, fuere demasiado ligero y poroso,
puede ponerse de la consistencia que se desee aadin-
dole barro duro. As puede cada cual arreglar el terreno
de sus semilleros de la manera que le parezca ms adap-
table para asimilarlo a aquel a que va a trasplantar, y
de esta manera se evitan las inconveniencias que tienen
lugar frecuentemente por diferir el terreno de los semi-
lleros de aquel en que se va a trasplantar, razn porque
a veces no prenden bien las posturas; y por esto, la
tierra de los semilleros, en cuanto sea posible, debe ser
de las mismas condiciones de aquella en que se va a
sembrar.
Si en la poca del trasplante, por falta de lluvias, no
se considerase el terreno suficientemente hmedo para
hacerlo, esto es remediable con regar siempre despus
de esparcida la semilla haciendo uso de regaderas de
rosa muy fina, con el objeto de que la tierra ni se em-
pape ni se encharque, ni que una excesiva cantidad de
agua forme corrientes que arrastren de su lugar las se-
millas. Una cada artificial de agua tiende a acomodar
la semilla y a facilitar la germinacin, si la rosa de la
regadera es bien fina como queda dicho. Los semilleros
deben cubrirse y protegerse bien, tanto del sol fuerte co-
mo de los grandes aguaceros, porque por ambas causas
suelen destruirse totalmente, sobre todo cuando las semi-
llas estn reventando. Para cubrirlos y protegerlos in-
dicamos los medios siguientes:
Plan para semilleros artificiales de tabaco (1)
Despus de escojerse la localidad, debe formarse un
cuadrado de 33 yardas por cada lado. La tierra, si es
posible, debe tener una inclinacin en la direccin de
la salida y puesta de sol; a su alrededor debe hacrsele
una zanjita, con l objeto de impedir lo atraviesen co-
rrientes de agua que lo maltraten o que vengan a espar-
(1) Vase el Apndice.




63
cir en l las semillas de yerbas que arrastren. Este te-
rreno debe estar cruzado en la direccin de Norte a Sur
por cinco lneas dobles de rieles, formando cinco lneas
paralelas como para ferrocarril, el ancho de estos tramos
ser de cinco yardas en el espacio entre uno y otro; en
las diez y seis yardas del centro de cada una de estas l-
neas de rieles, se harn ocho eras de vara y media de
ancho y cuatro y media de largo, y en sus cabeceras
respectivas debe dejarse media yarda para el paso.
Las cinco lneas dobles de rieles vendrn as a conte-
ner cuarenta eras de seis yardas superficiales cada una,
total, doscientas cuarenta yardas en que poner semillas.
Sobre cada par de rieles se podran construir, sobre las
ruedas, cuatro armaduras, que techadas con palma y
procurando que tengan el menos peso posible, puedan
moverse sin gran esfuerzo hacia derecha e izquierda,
como uno las necesite.
En Cuba este aparatito cuesta 435 pesos. Aquellos que
no deseen hacer este gasto, pueden dejar cubiertos sus
semilleros con el insignificante de hacer barbacoas. Si
se hiciesen semilleros en todas las doscientas cuarenta
varas superficiales capaces de sostener quinientas mil
matitas, stas, al mdico precio de un peso el mil, cu-
briran los gastos del aparatito. Advierto otra vez que
todas las eras no deben sembrarse al mismo tiempo, sino
con intervalos de 10 a 15 das. As los primeros estarn
de trasplantarse a fines de Septiembre y los ltimos a
mediados de Noviembre. A medida que se desocupan y
previa estercolizacin y preparacin de la tierra, vuel-
ven a ponerse semilleros, en disposicin de trasplantarse
a fines de Enero, despus de cuyo mes no se trasplanta
ms-; pero si se deseare, fcil es seguir hacindolo.
Por este medio se obtiene cada ocho o diez das cien
mil plantitas, que bastan para una sementera de tres o
cuatrocientas mil matas, porque en los cuatro meses de
poca de trasplante, estos semilleros pueden producir un
milln de matitas.
Pasadas las siembras, el lugar que ocuparon los semi-
lleros debe cubrirse con yaguas, pencas, etc., para impe-
dir que la yerba se apodere de l, y para que se enriquez-
ca y venga a estar listo para la prxima cosecha.






Si se usaren los cobertores porttiles para los semi-
lleros, en la primavera es imprescindible hacer zanjas
para que corra el agua que viene por sus techos, pues de
no ser as, se inundarn las eras.
Para regularizar la cantidad de semillas que debe po-
nerse a cada era, no se olvide que deben distar entre s
tres cuartos de pulgada, de modo que cada era contendr -
trece mil ochocientas. En cada libra de buena semilla de
tabaco hay ms de cuatro millones nacederas; por tanto,
para una era, con un adarme hay suficiente; pero como
una cantidad tan pequea sera difcil regarla bien, es
mejor aadirle una cantidad de semilla vieja bien her-
vida y seca al sol. (2) Despus de bien mezcladas las
muertas con las frescas, deben dividirse en fracciones
como para media vara de era cada una, porque as se
siembran con bastante regularidad.
Para obtener semillas buenas y vigorosas, debern es-
cogerse y dejarse semillar cuidndolas con especial es-
mero veinte o treinta matas de las ms robustas, sin des-
pojarlas de las hojas; esas pueden dar ms de dos libras,
suponiendo que cada mata d una o dos onzas. No hay
vega que necesite media libra de semilla de la mejor
clase, que es la nica que debe usarse para semilleros.
Los semilleros deben regarse cada vez que lo necesiten;
esto se hace siempre por la tarde, luego que pasa el calor
del sol. Tngase cuidado de arrancar constantemente las
yerbas que crecen en ellos; y en los puntos en que las
matitas nazcan muy tupidas, deben arrancarse algunas
a fin de que se aproximen a la distancia de que se ha
hablado, y no olvidemos que deben protegerse de un sol
fuerte y de recios aguaceros.
Durante el tiempo en que tienene lugar todas estas
operaciones con las plantitas en los semilleros, cidese
mucho no pisar en las eras. Advertimos que cuando ya
las matitas estn de trasplante, la tardle antes de efec-
tuarse ste, si la tierra estuviese dura, cidese de regarla
abundantemente, a fin de que la tierra venga adherida
a las races y se desprendan stas fcilmente, sin daar-

(2) No hay necesidad de semillas hervidas: mzelense con las
semillas que van a regarse cuatro partes de arena iguales a su
volumen.-(Nota de Balmaseda.)





65
se al arrancarlas, operacin que debe hacerse de ma-
ana antes que la accin del sol endurezca la tierra.
Tengamnos presente que las plantitas dbiles y defectuo-
sas, deben abandonarse.

SCAPITULO V
Preparacin de las tierras y de los abonos
La tierra que se desea sembrar debe prepararse tan
pronto como sea posible. Es prudente arar algunas veces
antes de sembrar, de modo que las yerbas tengan tiempo
para podrirse y servir de abono. No es prudente trabajar
tierras demasiado hmedas, porque el trfico de los
peones y los bueyes las llenan de terrones, las esterilizan
y no dan cosechas. El terreno debe estar medio seco para
que con el arado se desmenuce y no forme terrones. No
obstante esta precaucin, las tierras barrosas y compac-
tas siempre forman terrones, que de la mejor manera
posible debe semi-pulverizar el rastrillo o la azada, hasta
convertirlas en sueltas, esponjosas y porosas.
Las races de las matas de tabaco son.por naturaleza
dbiles, y si el terreno no est bien flojo, no penetran
fcilmente y la mata perece o no se desarrolla por falta
de nutricin. Esto sucede cuando el terreno no est pre-
parado como se acaba de indicar; las plantas no arraigan
fcilmente ni obtienen por esta razn los elementos in-
dispensables para su nutricin y crecimiento.
Todo veguero debiera hacer un hoyo donde depositar
el estircol y hojas que pueda recojer, y antes de pasar
el arado al terreno por ltima vez, regarle el abono que
Se haya procurado. El abono que no est bien podrido,
perjudica ms bien que favorece a las plantas. Un pe-
dazo de terreno bien preparado produce cuatro veces
ms tabaco que uno que no lo est. Por consiguiente, no
hay trabajo ni gasto ms remunerativo que aquel que
se emplea para mejorar el terreno. Este es un punto
de grande importancia, que debe llamar la atencin de
los agricultores.
Los agricultores deban reconocer la ventaja de abo-
nar; en el cultivo del tabaco produce los ms brillantes
resultados; pero en la Vuelta-Abajo es muy difcil con-
seguirlo. Son excelentes los de yagua, y los residuos de
5





66

palmas, yerbas y toda clase de vegetales en descompo-
sicin; pero de stos se requiere tanta cantidad, que la
inmensa labor de recogerlos y prepararlos asusta a la
mayor parte de los vegueros, y oeosp tienen la perseve-
rancia necesaria.
Lo ms que algunos hacen es regar la tierra con estir-
col, para que se pudra y fertilice; sistema ineficaz, por-
que siendo tan poco pesadas las sustancias vegetales, las
fuertes lluvias arrastran, lo menos, las nueve dcimas
partes. Si se adoptara el sistema de depositar este abo-
no en hoyos o en excavaciones de donde pudiera remo-
verse cuando estuviese bien podrido y en buen estado
de usarse en el campo, producira mucho ms con menos
trabajo, pues aunque a primera vista parece que se dupli-
caria ste teniendo que acarrearlo dos veces, tambin de-
be tenerse en cuenta que una carretada de abono bien pre-
perado es mejor que diez o veinte de uno que no lo est.
Las dificultades que a cada paso se tocan para con-
seguir en cantidades suficientes las sustancias vegetales
de que se compone este abono, ha inducido a.algunos re-
cientemente a introducir guano peruano, que ha dado
excelentes resultados, y viene desde hoy a hacer cesar
las dificultades que se encontraban para abonar las
tierras en que se cultiva el tabaco. (1)

(1) Mr. Jens se equivoca: los resultados son fatales. El guano
hace crecer mucho las hojas, pero las priva de su aroma y sabor,
Sque es lo que constituye el gran mrito del tabaco cubano. Los
vegueros pueden sostener el monopolio de ese artculo mientras no
prefieran la cantidad a la calidad. La calidad es el todo. El tabaco
se produce en casi todo el mundo, y si se abusa del guano con
una ambicin necia, el tabaco de Cuba se igualar a los dems,
y ser ste el cuento de la gallina de los huevos de oro. El mejor
abono es el de los despojos vejetales, estircol de las reses y aves,
basuras, materias fecales, orines, etc., preparado en un hoyo, que
debe quedar a barlovento, algo distante de la casa donde habite
la familia, y echrsele cal cada quince das, para impedir las
exhalaciones miasmticas y matar los helmintos, entre los que se
distingue la lombriz solitaria, fan funesta, y cuyos anillos (pro-
glotides) semejantes a la semilla de calabaza, duran muchos aos
con sus cabecitas de tenias vivas dentro. Basta -que haya un
hombre que la padezca para que pueda inficionar todos los cerdos
de una comarca, y aun a todo un pueblo.
El guano, si se emplea, debe ser en pequea proporcin, menos
de la sealada en el Apndice, cuya lectura recomiendo a los ve-
gueros. (N. de Balmaseda.)





67
El guano peruano es el fertilizador ms eficaz que se
conoce y basta una pequea cantidad para fertilizar un
campo entero de tabaco. Su costo no es excesivo y con
frecuencia menor que el de acarrear otros abonos al pun-
do donde van a usarse. En terrenos arenosos y ligeros es
donde ms se nota la actividad del guano; favorece la
vegetacin, y la experiencia ha demostrado que aumenta
prodigiosanmente la cantidad y el valor de las cosechas.
Mucho recomendamos por tanto el uso del guano como
fertilizad6r de primer orden para tierra de tabaco. En
los terrenos que poseen en s las exigencias de esta plan-
ta, el guano viene a ser un estimulante poderoso.
Como la diferencia en los resultados del legtimo gua-
no peruano y el que con este nombre se importa de
Chile y de Africa es muy notable, pues este ltimo no
tiene sino dbiles propiedades como agente fertilizador,
damos el alerta para que no vayan algunos a perder,
con el mal guano, trabajo, tiempo y dinero.

CAPITULO VI
Preparacin y aplicacin del "guano" peruano

El guano del Per debe cernirse, y luego las piedras
y terrones que quedan deben machacarse y otra vez
cernirse; as todo se aprovecha; luego se mezcla con tres
o cuatro veces su peso de terreno seco y arenoso y no
se usa hasta seis das despus de mezclado; esta opera-
cin se hace bajo techo y la pila mezclada se cubre con
los mismos sacos vacos u otra cosa que llene el objeto
de evitar la evaporacin del lcali voltil que contiene.
Es mejor hacer la mezcla poco a poco, por partes, en
pilas, por ejemplo, de un saco de guano que pesa de 150
a 160 libras lo cual impide errores en las pilas. Haga-
mos el clculo de cmo debe mezclarse.
Tierras de buena calidad, que sin embargo de serlo
necesitan abonos, con una libra basta para una superfi-
cie de 15 a 20 yardas superficiales, o digamos: una pila
que en su composicin entr un saco de guano, basta
para una supermicie de 2,500 a 3,000 varas; o de otro
modo, una de estas pilas es suficiente para una super-
ficie que contenga de cinco a seis' mil matitas.





68
En tierras muy arenosas, estriles, o de sabanas im-
productivas, se necesita una libra de guano para una
superficie de 9 a 12 yardas; es decir, una pila para mil
quinientas o dos nril varas, o sea para tres o cuatro mil
matas.
Estas son las proporciones que se deben usar para el
primer ao; para el segundo y los siguientes, basta slo
las dos terceras partes de lo que se emple en el primero.
Cuando se cultivan maz y tabaco en unos mismos
terrenos, la mitad del abono debe ponerse a cada clase
de cultivo; entonces quizs se necesite de mayor canti-
dad. El abono se hace inmediatamente antes de trasplan-
tar, cuando el terreno ha sido bien arado y arreglado,
y dividido el espacio en secciones de cincuenta yardas
cuadradas. Entonces debe regarse y hacerlo penetrar
con ayuda del arado, para surcar y sembrar enseguida.
Con el sistema de aplicar guano peruano como abono,
se han obtenido los mejores resultados, y de todos los
procedimientos empleados, ste es el .ms sencillo y el
ms fcil de ejecutar.

CAPITULO VII

Siembra y cultivo de tabacales
Tan pronto como el campo se ha preparado, como
acabo de indicar, se surca a distancia de una vara entre
surco y surco, operacin que debe hacerse simultnea-
mente con la siembra y si posible es, siempre despus
de las tres de la tarde, o en das nublados, para impedir
que las pequeas matitas trasplantadas se chamusquen
con el sol. Los surcos deben tener la direccin del Norte
a Sur, porque as el sol maltrata menos las matitas, que
tambin reciben menos dao del viento fuerte que reina
en esa poca. En seguida, y detrs del hombre que vaya
surcando, otro le sigue sembrando matitas en el surco,
a distancia de pie y medio, teniendo cuidado de no do-
blar los tallos ni las races, y apretando ligeramente
stas con las tierra que. las cubre, lo que har con la
mano. Las plantitas se entierran hasta medio tallo, y si
ste es pequeo, hasta el nacimiento de las hojas. Debe
tenerse cuidado que no vengan adheridas a las races





69
partculas de barro seco, y que no les caiga tierra en el
centro o renuevo. Cuando se est sembrando, la tierra no
debe estar muy hmeda. Las matitas se siembran en el
lado del surco que queda hacia el poniente, de modo que
el sol, al salir, las bae, de cuyo modo quedan en parte
protegidas del sol de medio da para abajo.
Generalmente las matitas se marchitan despus de
transplantadas; pero al tercero o cuarto da comienzan
a revivir, y al quinto o sexto se pueden distinguir bien
las que no han de prender. Entonces, y sin prdida de
tiempo, se reemplazan, y este cuidado debe durar cinco
o seis das, a fin de que el puesto de las que se mueren
sea ocupado por otras y pueda el campo quedar lleno de
plantas prendidas. Esta es una de las operaciones de
ms importancia para asegurar una cosecha abundante,
porque l'misnma labor y atencin necesita un campo lle-
no y bien sembrado, que uno con espacios vacos, del cual
el rendimiento es menor, adems de otros inconvenientes
de que estn' bien enterados los vegueros prcticos.
Segn la opinin generalmente admitida entre buenos
cultivadores, un hombre puede cuidar muy bien doce
mil matas de tabaco. La prudencia aconseja sembrar
slo lo que pueda atenderse con esmero, y la experiencia
ha demostrado que si se le calcula ms de este nmero a
un hombre, en vez de ser productivo este cultivo, viene
a causar prdidas considerables. Si se siembra mucho,
de hecho hay que aumentar el peonaje; y si desgraciada-
mente el ao es malo, por haber gusanos u otras causas,
casi siempre sucede que el que siembra slo doce mil
matas por cada pen que cuenta, produce cuatro veces
ms tabaco y de mejor calidad que aquel que siembra
veinticinco o treinta mil matas por pen.
Cuando las sementeras estn en desproporcin con el
nmero de peones con que se puede contar, todos los
trabajos se hacen mal y despacio, y esto perjudica sensi-
blemente la cantidad y calidad de la cosecha, y por su-
puesto, los intereses del cosechero. Inmediatamente des-
pus de resembrados los tabacales, deben inspeccionarse
las matitas casi todos los das, a fin de exterminar los
gusanos y dems insectos que las perjudican, operacin
que debe hacerse siempre de maana, porque durante el
da, los gusanos se ocultan huyendo del sol fuerte, y





S70
adems las brisas mecen las plantas con demasiada fuer-
za, lo que impide andar con las hojas sin que se corra el
riesgo de quebrarlas o romperlas, especialmente si son de
porte regular.
Cuando la estacin es favorable, veinticinco o treinta
das despus de trasplantadas las matitas, comienzan a
desarrollarse; entonces es conveniente darles la primera
limpieza y aporque, pues ya la yerba ha crecido, opera-
cin que se hace por la tarde o por la maana temprano,
cando la tierra est fresca, y as es ms provechosa a
las plantas.
La segunda deshierba se le da justamente a tiemnpo
que el tabaco florea, y rara vez necesita ms de sta,
sobre todo si el terreno se ha preparado bien antes de
sembrarlo. Slo en el caso de que hubiese lluvias fuertes
y que aprieten mucho la tierra antes que el tabaco crezca,
sera conveniente remover sta para facilitar el creci-
niento de los retoos.
Las matas de tabaco debern podarse. Los pequeos
renuevos deben mocharse antes que se abran las hojas
que cubren la flor. Si se deja para ms tarde, se pierde
mucho del jugo que alimenta las hojas. La poda debe
confiarse a personas inteligentes, porque es necesario
saber qu nmero de hojas debe dej'arse a cada tallo te-
niendo en cuenta su robustez. Se disminuyen las pro-
babilidades de cometer un' error si solamente se les de-
jan diez o doce, nc contando en este nmero las intiles
del pie del tallo. A las matas dbiles se le dejan seis
u ocho hojas y a las ms robustas de catorce a quince.
Despus que el tabaco ha floreado, suelen salir de las
races algunos vstagos: stos se llaman chupones, y de-
ben arranearse dejando solamente uno al'pie de cada
mata, si el tallo de sta parece robusto y fuerte para ali-
mrentarlo; ste entonces florecer al mismo tiempo que
el tallo principal y se madurar al mismo tiempo que
l, o con pocos das de diferencia.
Los vstagos que nacen de los tallos, deben quitarse:
jams se deben dejar crecer ms de dos pulgadas. Si no
se hace as absorben. el jugo que necesitan las hojas y
cuya prdida perjudica mucho la calidad del tabaco.
A lo menos, en dos ocasiones, deben destruirse estos





71
vstagos o chupones, y ms a menudo, si reaparecieren
antes que el tabaco est de corte.
El tabaco est maduro y en sazn de cortarse, cuando
la hoja ha adquirido un color de naranja amarillo y en
su superficie se nota la vena gruesa. Si cuando est en
este estado llueve, vuelve a reverdecer, y ya entonces
hay que dejar pasar cuatro o cinco das, durante los
cuales vuelve el sol a madurarlo.
Si las lluvias continuasen, es conveniente aguardar,
aunque las hojas se pasen de maduras; es preferible a
cortarlas otra vez verdes y reviviendo, porque en este
estado el jugo de ellas no est bien repartido, y las hojas'
adquieren un color verde rayado, no tienen elasticidad
ni fuerza y s un mal sabor, y adems rinden poco: de,
modo que para no caer en dificultades cortando las hojas
a la ligera aunque no estn en completa sazn, lo que
perjudicara ms que aguardar diez, veinte, treinta das
hasta que cesen las lluvias, lo mejor es aguardar; con
esto la nica prdida consistira en menos capa, porque
muchas de las hojas se mancharan, pero siempre el
tabaco ser de mejor calidad, sabor y color que si se
hubiese cortado verde, porque no habra dado ninguna
o por lo menos pocas hojas de capa, y hasta la tripa
sera de mala calidad.

CAPITULO VIII

M,todo para cortar y secar el tabaco
Debe cortarse en la menguante; y aunque muchos ve-
gueros dicen que esto es imposible, porque las hojas co-
mienzan a madurar tanto durante la luna nueva como
durante la luna llena y por tanto se pasara de maduro
antes de la menguante, podemos no obstante asegurar
que conocemos personas que nunca cortan su tabaco du-
rante el primer cuarto ni cuando las lluvias lo han
reverdecido. Estas personas jams han encontrado di-
ficultades; al contrario, son ellas las que siempre ob-
tienen los mejores resultados monetarios. Cortar el ta-
baco durante el primer cuarto de la luna, o cuando la
vejetacin se renueva en las hojas, es una de las prin-
cipales causas porque se pica, lo que a menudo sucede





72
antes de trasportarlo de la vega al mercado (1). Al cor-
tar tabaco se observa generalmente el sistema de arran-
car a la planta de una vez las partes que se creen ma-
duras, aunque algunas slo aparentemente lo estn, y
colgarlas en las varas indistintamente, sin hacer separa-
cin de las mancuernas. Este sistema es extraordinaria-
mente perjudicial. Las hojas de una misma planta no
son todas de la misma calidad, ni todas se maduran a
un mismo tiempo. Las de la corona, o de ms arriba, in-
mediatamente seguidas de las flores o semillas, reciben
el sol directamente sobre la faz superior y son las prime-
ras que se maduran, mientras que las de abajo, que re-
.ciben sombra de las de arriba, no estn an maduras;
:ms todava; las hojas ms bajas del pie del tallo y hasta
':la cuarta o quinta mancuerna comparadas con las de la
primera, segunda y tercera mancuernas de arriba, son
:llamrseles hojas sin sustancia. El contacto de estas ho-
jas con las de la corona, frecuentemente es causa de una
:fermentacin ptrida en los cujes y en los sahorros, es-
_pecialmente si hay mucha humedad en la atmsfera.
Cuando esta desgracia sucede en un caney, las hojas
,dbiles se pierden, y las ms robustas sufren tanto, que
'la mejor capa se convierte en tripa de mala calidad.
La causa de esta destruccin, por la que-sufren los
vegueros en cada cosecha ms o menos prdidas, es fcil
de explicar. La cura del tabaco no es ms que una serie
,de fermentaciones. Fermenta en los cujes, en los pilones
:y en los tercios. Todas son necesarias para obtener buen
:olor y sabor, y es mejor que cada clase o consistencia
fermente aparte; el de buena calidad y fuerza, que es
eel de las coronas, naturalmente sufre una fermenta-
.,cin mayor, porque contiene jugo en'mayor proporcin.
Como las de abajo tienen menos sustancia, la fermenta-
cin es menos fuerte y de menos duracin; pero si las
hojas dbiles se ponen en contacto con las ms fertes,
stas alimentan la fermentacin, y resultar que las
primeras se pudren y las segundas se daan con el con'
tacto de las primeras. Pero si se separan desde el mismo

(1) Recomendamos especialsimamento el corte en mengualte.
9N. de Balmaseda.)




73

tabacal las hojas de cada clase que cada mata produce,
no slo se evita ste mal sino que se hacen imposibles
otros. Hay, pues, que hacer reformas en el modo de
cosechar. Lo mejor es: cortar el' tabaco cuando est
bien nmaduro y en la menguante, dividiendo los cortes
en tres secciones, y cada una de ellas debe ponerse en
vara separada, en cuartos y pilas aparte.
El primer corte debe ser el del par de hojas de la
corona, y las varas en que se cuelguen deben ponerse
en un ngulo sealado de la casa. Despus del primer
corte, y de tres o cuatro das de sol, los segundos y ter-
ceros pares de hojas estn maduras, stas pueden cor-
tarse a un tiempo, teniendo gran cuidado de ponerlas
,en varas y cuartos separados. Ultimamente, tres o cua-
tro das despus del segundo corte, se cortan las res-
tantes, excepto las que estn ms prximas a la tierra,
que ni sirven ni tienen valor como tabaco, al que de-
sacreditan, y vienen no obstante a aumentar el trabajo.
El tabaco se debe cortar en las horas ms calurosas
del da; cada par de hojas se va poniendo en el suelo con
la cara para abajo, para que el sol les d en el respaldo,
y se dejan as mientras se marchitan; despus se reco-
gen las mancuernas una por una, extendindolas con
cuidado sobre un brazo, con la parte de arriba hcia
dentro, as debe llevarse cada brazada y ponerse en las
varas que se tendr cuidado de tener cerca del lugar
del corte; esto es fcil fijando en el suelo dos horque-
tas fuertes sobre las que se pueden poner las varas. Des-
pus de colgadas las hojas cuidadosamente en las va-
ras y dejadas marchitar, se llevan al caney, ntes que
el sol las seque, operacin que pueden hacer dos mozos,
llevando dos varas a un tiempo, una sobre cada hom-
bro para que las hojas no se rocen y maltraten. Estas
varas, que se tendr cuidado de tener cerca del lugar
de apoyo ms bajos del caney, que nunca lo sern tan-
to que las hojas toquen el suelo, y a una distancia en-
tre s para que no se toquen unas con otras, lo que no
conviene mientras estn calientes como deben estar cuan-
do se quitan del sol. Si'el sol no estuviese suficiente-
mente ardiente para hacer.marchitar las hojas corta-
das, no se debe continuar cortando.





74
Se coloca en las varas el tabaco de modo que los co-
mienzos de las hojas se toquen ligeramente; pero sin
amontonarlas. Si hace un tiempo hmedo y si las ho-
jas son grandes, debe quedar entre cada tallo un espa-
cio pequeo. Los vstagos y, retoos deben apartarse del
resto del tabaco y no mezclarse con l ni en las pilas
ni en los empaques. El da siguiente a aquel en que se
cort y puso en el caney, las varas se juntan hasta ha-
cer una masa compacta, con el objeto de que por medio
del calor que el contacto produce, comience la fermen-
tacin llamada maduradera. De este modo estai tres'
o cuatro das, segn la consistencia del tabaco y el es-y
tado de la atmsfera. Por esta fermentacin adquiere
un color amarillento, uniforme el segundo o tercer da
a ms tardar, y sin prdida de tiempo deben separar-
se las varas y darles cuanta ventilacin sea posible,
para que cese la fermentacin y se facilite el secamien-
to de las hojas, teniendo cuidado de que no queden ex-
puestas al sereno, al sol, ni al agua que pueda pene-
trar con el viento, caso que llueva.
A medida que el tabaco va secndose, se van alzan-
do las perchas para dejar lugar abajo a las que s traen
del campo; esto no debe hacerse sino de maana cuan-
do las hojas estn flexibles y suaves; si se hace duran-
te el da se tuestan y rompen.
No es juicioso permitir que el tabaco se seque preci-
pitadamente exponiendolo a fuertes corrientes de aire,
porque adems de que el viento fuerte perjudica su cali-
dad, rompe muchas hojas y destruye esa apariencia se-
dosa, peculiar a la hoja buena y que es conveniente
preservar. Durante los fuertes. ventarrones, las puer-
tas deben cerrarse, as como tambin cuando la atms-
fera est4 muy hmeda, a causa de recias y continuadas
lluvias. La humedad es origen de enmohecimiento en
el tabaco, que comienza en los extremos'de las hojas y
las daa. Bajo estas circunstancias para remediar el
mal, es conveniente esparcir o separar un poco las per-
chas; y si continan las lluvias o el exceso de humedad,
debe ponerse humo en el caney, abriendo todas las
puertas y ventanas para facilitar la-circulacin del aire
mientras dure el sahumerio.




75

Despus que el tabaco est regularmente seco, se po-
nen ],as perchas en los tirantes ms altos de la casa,
donde vienen a quedar apretadas unas con otras. Es-
to se hace de maana, cuando las hojas estn suaves y
con objeto de preservarlas de los cambios atmosfricos.
Despus de esto se cierra la casa hasta que llegue la
poca de hacer pilas.

CAPITULO IX.

Montones'o pilas de tabaco.

Se amontona o apila el tabaco con el objeto de pro-
ducir una segunda fermentacin, para uniformar el
color de la hoja y destruirle el exceso de glten o ma-
teria resinosa que es natural a la planta. Esta fermen-
tacin pone las hojas ms sedosas y dctiles y les d
ms agradable sabor. El lugar de apilarlo debe esco-
gerse de antemano en uno o en varios de los cuartos
de los caneyes, donde se construyen trojes forradas con
yaguas en el fondo y en los costados, encima de las cua-
les se ponen las suficientes hojas de pltano secas, para
alcochonarlas interiormente.
En los meses de Abril y Mayo, que comienzan las
lluvias, se bajan las perchas altas y se guardan abajo,
pero algo separadas. Las puertas del caney se abren du-
rante la noche para dar entrada a la humedad de la
atmsfera, y cuando por la maana el tabaco est sedoso
y suave est listo para apilarlo. Las hojas entonces se
recojen a brazadas, con los pedacitos de tallo para un
mismo lado; las hojas que se notan arrugadas se ali-
san previamente y se colocan las brazadas en hileras
teniendo cuidado que el pedazo de tallo de las hojas
sea el que toque los lados; las siguientes se- colocan al
contrario y se contina as cruzndolas, hasta que el
tabaco se acaba o la troje se llena para que quede una
masa compacta de tabaco, protegida por los pedacitos
de tallos en todo el rededor, y nunca deben tocar las
hojas, ni tocarse mtuamente. Cuando las pilas estn
as arregladas, deben cubrirse con hojas de pltano se-
cas, o con cortezas de palma, y en su frente con hojas
de palma.




76
No debe enterciarse el tabaco cuando est muy h-
medo porque comienza una fuerte fermentacin, que
si se prolonga, pasa a ptrida. Slo se necesita que est
suave y flexible ntes del empaque, para producir cier-
to grado de calor. No conviene empacarlo demasiado
seco, porque no fermentar absolutamente y no habr
ningn resultado beneficioso. Cuando se ha empacado
suficientemente suave llega en el centro a un calor de
110 a 120 grados F.; al segundo o tercer da, si no tu-
viese este calor, es seal que se empac demasiado seco.
Ya hemos dicho que la cosecha o corte del tabaco,
debe efectuarse en tres pocas distintas, haciendo siem-
pre distincin. As, las hojas de la corona deben for-
mar pila o pilas aparte; las segundas y terceras jun-
tas, las cuartas y quintas lo mismo, y ltimamente las
capaduras tambin aparte. Este sistema, adems de las
ventajas ya mencionadas, facilita extraordinariamente
el apartado, una vez que las calidades ya lo estn, y ca-
si no deja otro trabajo por hacer que apartar las hojas
rotas.
Durante tres das, lo menos, debe estar el tabaco api-
lado; en seguida comienza el apartado o escogida, que
se principia por las pilas de calidad inferior.

CAPITULO X.

Apartado de las hojas.

Se reduce a clasificar, apartando separadamente las
hojas de la cosecha segn.su calidad.
Estas se denominan: Libra,-l1 calidad.-Quebrado,
-2s calidad. -Rotas. -Injuriado de 1l a 7* -Libra
de pi, y capadura.
Al hacer estas diferencias es preciso atender no slo
a la calidad de la lhoja, sino tambin a su porte, su es-
tado, si est entera o rota; rara vez hay exactitud en
estas clasificaciones, porque muy pocas personas po-
sen el tacto que requiere tan complicado modo de apar-
tar. Adems, la mala costumbre de mezclar todas las
hojas en el tabacal, hace muy difcil un buen apartado.





77
Esta especie de clasificacin y su nomencltura, es
absurda, y no representa calidades fijas, bajo cuya de-
nominacin se pudieran fijar precios que sirvieran de
gua tanto al comerciante como al cosechero. En una
palabra, los nombres con que hoy se designan las va-
rias clases de tabaco, nada significan y ridculo sera
en negocios regirse por ellos. Mientras no se varen es-
ta clasificacin y nomenclatura, es dificil cotizar los
precios del comercio por las diferentes calidades. Esta
confusin tiende a perjudicar tanto al productor como
al comerciante, e impide que se llegue a la perfeccin
a que debe aspirarse.
Ya hemos enseado que no debe seguirse en absoluto
la prctica de clasificar siete clases de-injuriados. Hay
mejores modos de apartar en que se clasifican ocho y
hasta nueve injuriados, y otros, la mayor parte, que s6-
lo separan cinco, de modo que la calidad que en un
apartado aparece como 54 la ms baja de la cosecha, se-
ra igual a 8* 9* si se escoje con ms cuidado; y las
5as, de un apartado, cuya ltima calidad fueran 7as.,
sera igual a las 3as. de otros apartados cuya ltima
calidad sera 5as., a pesar de que el tabaco de ambos
tabacales fuese de clases iguales.
Hay ms para afirmarnos en esta opinin. Supong-
mos dos cosechas iguales en todo respecto, y que cada
cosechero separe siete clases de injuriados. Esto no da
por resultado que el valor respectivo de cada calidad
sea igual, porque cada veguero tiene su modo particu-
las de considerar las diferentes clases, y unos apartan
ms cuidadosamente que otros. En este supuesto pue-
de suceder, y en efecto con frecuencia sucede, que el
veguero A. saca de su cosecha, que suponemos en 100
tercios, 2 de lo, 3 de 2", 5 de 34, 8 de 44, 12 de 5', 30
de 6* y 40 de 7';-mientras que el veguero B. saca de
la suya 4 de 14, 6 de 2Q, 10 de 34, 16 de 44, 32 de 5', 21
de 6' y 11 de 74-resultando de estos dos apartados,
que cada tua de las clases de la vega A, corresponde
a la inmedita superior de la vega B, como se demuestra
en el siguiente cuadro:





78

A.

2 tercios .......... a $ 120-14 $ 240
3 .......... a $ 100-2 $ 300
5 ......... a $ 80-3- $ 400
8 ........ a $ 60-4q $ 480
12 ......... a $ 40-54 $ 480
30 ............a $ 25-6Q $ 750
40 .......... a $ 20-7 $ 800

.100 $ 3.450

B.

4 tercios .......... a $ 100--1 $ 400
6 ......... a $ 80-21 $ 480
10 .......... a $ 60--3 $ 600
16 ........... a $ 40--4 $ 640
32 ......... a $ .25-54 $ 800
21 .......... a $ 20-6* $ 420
11 ......... a $ 10-7, $ 110

100 $ 3.450
Aqu puede verse que la 2* de A, vale tanto como la
14 de B.; la 3 de A., tanto como la 2' de B.; y as en
S las otras clases. Y como es de importancia que los nom-
bres representen objetos determinados, y que cada ca-
lidad represente su precio relativo, cremos que, el
apartado y clasificacin necesitan de una "reforma, que
sin duda traer ventajas al cosechero, al comerciante,
al fabricante y al consumidor.
La reforma en el apartado debe tener su origen de
otra reforma en el campo o sementera, principalmente
en el modo de cortar. Observando un sistema metdi-
co y bien calculado, cada operacin facilita la ejecu-
cin de la siguiente. En su lugar hicimos la indicacin
de que no se siembren ms de doce mil matas por~cada
trabajador que se tengaseguridad de ocupar, a fin de
que puedan ser atendidas y cultivadas cuidadosamente.
Si a todas estas matas se atiende igualmente, si el te-




-79
rreno ha sido bien preparado, y el tiempo le ha favore-
cido, es consecuencia natural que el fruto sea igualmen-
te bueno. Si despus el corte o cosecha se hace en tres
secciones, guardando siempre la separacin que hemos
recomendado, tendrmos naturalmente, no una mezcla
caprichosa de hojas, sino hojas en el rden establecido
por la naturaleza.
Cremos que nadie pondr en duda que las mancuer-
nas dadas de un tallo, son iguales a las mancuernas de
la misma denominacin del tallo inmediato; por ejem-
plo: las de las coronas todas son de igual calidad, las
de segundas lo mismo, y as sucesivamente. Esto sen-
tado, la clasificacin de calidades queda casi hecha en
el campo, faltando slo separar los portes y las hojas
sanas de las rotas, cosa que cualquiera persona puede
hacer. Esto prueba que pueden suprimirse las aparta-
doras, a quienes se les supone completo conocimiento
de las propiedades de las hojas. El apartado se hace,
pues, por clases, comenzando por las capaduras y ma-
mones que son de una misma.
No es necesario aadir, que si se adoptase este mtodo
de apartar, slo seran necesarias tres divisiones, cajas
o cuartos de yaguas, para depositar las respectivas ca-
lidades que se vayan separando, hasta que haya una can-
tidad suficiente para comenzar el betuneo, enmanilla-
do o engavillado, manojeo y enterciadura.
Los pedazos de hojas demasiado pequeos para ci-
garros de los varios apartados, se recogen y se hume-
decen para hacer picaduras; stas se guardan y al ao
siguiente se usan para hacer betn. Humedzcase el ta-
baco, o mejor, psesele ina esponja con una solucin
hecha de pedazos de hojas buenas y n con la que ha-
cen de tallos y tripas. El humedecimiento con este be-
tn, tiene idntico efecto que el que tiene la levadura
en el pan. Es el agente que se emplea para producir una
fermentacin rpida, de la que proviene ese aroma
fuerte y agradable, peculiar al tabaco de edad que ha
sido bien betunado, humedecido con esponja empapa-
da en infusin de tabaco. La infusin con tabaco fres-
co no es mala si se hace con cuidado; pero considera-
mos mejor la que es hecha de tabaco viejo porque le





80
comunica instantneamente a .las hojas su olor agra-
dable; pero sera mejor que esta infusin, que es la
que generalmente se usa, y ms aseada tambin, una
decoccin fuerte de picadura (los pedacitos de las ho-
jas mejores), que se usa cuando est fra, o el da des-
pus de hervida.
Si la preparacin se hace por infusin, deben teher-
se por lo menos dos vasijas. Se usa despus del terce-
ro o cuarto da de hecha, y debe renovarse apenas le
comience la fermentacin ptrida, razn porque se
tienen dos vasijas, a fn de que una a lo menos est en
estado de usarse, mientras la otra adquiere la fuerza y
el color de oro trasparente.
Las hojas se embetunan una a una y no como algu-
nos hacen, despus que estn en gavillas, como se lla-
man los hacesillos que se atan por un extremo de las
hojas. Es muy importante que las hojas reciban por
igual el beneficio del betn; esto es imposible si es-
tn ya atadas unas a otras. Los vegueros prcticos dan
su betn a cada hoja para evitar el gasto, otros lo ha-
cen de distinto modo, con gran perjuicio del aroma y
calidad y riesgo no pequeo de que el tabaco se manche
y llene de agujeritos; porque invariablemente la ho-
ja comienza a mancharse y picarse cerca de las cabezas
de las gavillas, a las que el betn no ha podido pene-
trar a causa de la atadura. Por tanto, cada hoja se de-
be embetunar por separado como hacen los vegueros
inteligentes. Las hojas se extienden una a una en hile-
ras sobre un banco con las cabezas para un lado; en-
tonces por medio de la esponja empapada en el betn,
pero exprimida antes, se les da este, pasndola ligera-
mente, a fin de comunicar a la hoja solo la humedad.
Al pasar la esponja por la hoja, debe hacerse al lar-
go de la vena, comenzando por el lado grueso, a fin de
que ste reciba la mayor parte de la infusin, que !e
comunicar a las trasversales.
Despus que se embetuna sobre el banco la primera
hilera, se pone otra encima de sta, colocando siempre
las hojas en la misma direccin; esta operacin se re-
pite, y cada vez se embetuna, hasta que la de donde se
han tomado las hojas se acaba.





81
A medida que aumenta la pila de hojas embetunadas,
se va comprimiendo ligerainmnte con la mano, y cuan-
do se acabe se cubre bign con las hojas verdes-de pl-
tano. Esta operacin se hace por la maana, y ya al ano-
checer el tabaco ha adquirido la suavidad necesaria y
absorbido la infusin,"de modo que las hojas, aunque-
muy flexibles, no tendrn apariencia de excesivamentei
hmedas. Si la tuvieren, se riegan para mediosecarlas,
porque si las porciones de hojas cuando se atan estn'
muy hmedas, pueden perderse por degenerar en p-
trida la fuerte fermentaci'n que probablemente resul-
tar. Las hojas deben tener una flexibilidad sedosa, pe-
ro no seal cierta de contener agua despus que han si-
do embetunadas.
Cuando el tabaco est bien suave, sigue o se hace la
operacin del cabeceo. Esta consiste en unir las hojas
por las cabezas, que queden perfectamente parejas, y
atar un nmero dado de cada clase. Las hojas se colo-
can sobre la palma de la mano izquierda y se les pasa
ligeramente la derecha por toda su extensin de la ca-
beza a la punta, atndoles las cabezas con un pedazo de
yagua, o majagua, o, como muchos acostumbran, con
una de las hojas. Esto se hace por la tarde, y a la ma-
ana siguiente se entercian, porque sera perjudicial ai
tabaco dejarlo secar en los manojos, ntes de enterciar-
lo, pues si se seca mucho, la fermentacin en los tercios
se retarda o es incompleta.
Hemos descrito la manera de lavar o teir, de ha-
cer las gavillas y de atarlas en mazos, como hacen los
vegueros prcticos. En esto no aconsejamos ninguna
innovacin, si se excepta la de hacer la infusin con
tabaco viejo en vez de fresco, y sustituir la decoccin
hervida, en vez de la infusin en agua fra. En lo que
s aconsejamos con calor una reforma, es en el apartado
y clasificacin, y que se ponga a cada gavilla un nme-
ro dado de hojas, que sirva de base, de donde partan los
clculos para las operaciones mercantiles. Creemos, por
tanto, que sera conveniente fijar en el rden siguien-
te el nmero de hojas que cada gavilla debe contener,
6





82
1 calidad........ Buenas, 25 hojas a cada gavilla
Rotas, 30 "
1 Para relleno, 40 '
2' calidad....... Buenas, 30 hojas a cada gavilla
Rotas, 35 .
^.'ca Para relleno, 43 ."
3 calidad ........ Buenas, 40 hojas a cada gavilla
Rotas, 45 "
SDesechos.
4, calidad......... Chupones.
[ Retoos.

Estas tres ltimas clases se engavillan sin contarse las
hojas, pero en gavillas uniformes en porte; y los ma-
nojos y tercios del mismo porte que las buenas y rotas
de 34 calidad, que pesan de 100 a 125 libras.
Si se sigue extrictamente este mtodo y se establecen
estas cantidades y calidades como bases para contratos,
-los defectos que se encontraren sern fciles de obviar,
y se podra hacer un clculo exacto del nmero de ci-
garros que dara un tercio luego que se examinara su
icondicin especial, y su valor exacto se podra calcular
por tercio, por manojo o por el peso.

CAPITULO XI.
Empaque.
Excepto los casos en que el extraordinario porte de
ilas hojas no lo permita, todos los tercios deben hacerse-
'de ochenta manojos; pero si.aquellas fuesen extraordi-.
nariamente- grandes, sesenta de las primeras clases de
la 19 calidad sern suficientes. Para los clculos con-
viene mucho el nmero fijo de ochenta manojos. Ya
-hemos dicho que en el da siguiente a aquel en que se
atan los manojos deben enterciarse, a fin de que no se
sequen demasiado, teniendo en cuenta que no se debe
comenzar a teir y atar manojos hasta que no haya una
cantidad de hojas ya apartadas para hacer a lo menos
un tercio. Si sobraren manojos despus del empaque,
deben guardarse protegidos del aire, hasta el nuevo da
de empaque.





83
No creemos necesarias ms explicaciones sobre el mo-
do de colocar las yaguas para hacer los tercios; pero s
es oportuno decir que nodeben ponerse tres hileras de
manojos al tercio, porque le da mala forma y apare-
cen ms chicos de lo que realmente son. Los tercios se
deben hacer de dos hileras, con las cabezas de los ma-
nojos hacia la parte exterior. Cuando se ha puesto la
primera cama a un lado del tercio, las cabezas de la
segunda deben quedar hcia la mitad, sobre las puntas
de las otras; y si el tabaco es pequeo, a cada hilera de
manojos se le cruzan dos manojos cuyas cabezas toquen
en las yaguas, de modo que el tabaco as acomodado en
el tercio pueda formar una masa igual y compacta,
donde el aire no penetre. Lo mismo se hace en las ca-
pas siguientes, cuidando mucho que en el centro sea
ms altita, a fin de que nunca queden- all huecos, se-
al evidente de empaque flojo y hcia el cual se abre
camino el aire impidiendo la fermentacin, la perfecta
preparacin y la adquisicin del aroma, porque el ta-
baco se seca muy pronto.
Despus que se cierran los tercios, se asolean hasta
hacer desaparecer la humedad de las yaguas. Luego se
estivan en tongas de a dos, que se invierten a los ocho
das para que fermenten y se compriman por igual.

APENDICE

OBSERVACIONES AL MTODO ANTERIOR, ESCRITAS POR DON
Jos BRITo Y BRITO, PRESIDENTE DE LA SOCIEDAD DE
BENEFICENCIA Y PROTECCIN AGRCOLA DE NATURALES
DE CANARIAS.

Noticioso de que el Sr. D. Jos Brito y Brito, antiguo
cultivador de tabaco de la Vuelta-Abajo, haca algunas
observaciones al Mtodo de Mr. Jens, hemos tenido el
placer de oirle, y habindonos parecido fundadas, le su-
plicamos que las escribiese para incluirlas como un apn-
dice a dicho tratado, pues nosotros buscamos el bien de
Cuba y no el triunfo de determinadas ideas.
La voz de 'n veguero, de un hombre laborioso, que
ha regado la tierra con el sudor de su frente, que ha





84
labrado una fortuna, formando una larga y virtuosa
familia y conquistado un puesto distinguido en la so-
ciedad, debindolo todo al cultivo del tabaco, es como
si dijsemos la voz de la experiencia, que jams debe
ser desatendida.
Unese a ste mrito el afan que hemos notado en el
seor Brito por la prosperidad de la Vuelta-Abajo; de
modo que sus observaciones son el resultado de la prc-
tica y al mismo tiempo una expresin de afecto hacia
sus convecinos y de gratitud al pas en que ha vivido
desde sus primeros, aos.
Hlas aqu:

OBSERVACIONES AL TRABAJO SOBRE EL CULTTIVO DEL
TABACO, QUE ESCRIBI MR. JENS.

Semilleros.
Los semilleros deben hacerse en tierras vrgenes,
siempre que sea posible, porque aglomerados en ellas
los cidos producidos por la combustin de los vegeta-
les, unidos a los agentes exteriores que arrastran las
lluvias en su descenso, forman, con la combustin len-,
ta que estas mezcls producen, mantillo o humus.
Adems, esas tierras vrgenes tienen la propiedad
de no compactarse con las lluvias, ni producir la ex-
cesiva y perjudicial cantidad de yerba que brota de
los terrenos ya labrados, y que impiden la germina-
cin de la semilla y el desarrollo, de las dbiles postu-
ras.
La postura de monte es inmensamente superior a
la de cualquier semillero artificial, por bueno que s-
te sea, por lo que creo conveniente que se formen mon-
tes artificiales, exprofeso para el logro de las postu-
ras, como una precaucin muy prudente.
No es eficaz el sistema de cubrir con ramas o yaguas la
tierra destinada a los semilleros, con el fin de que no
broten las semillas de las malas yerbas, porque cuan-
do se levanten esas yaguas o ramas, comenzar la ger-
minacin de aquellas; lo mejor, lo ms eficaz, es dar
a la tierra todas las labores que sean necesarias, hasta





85
que el veguero se convenza de que tales semillas no exis-
ten, y entonces puede cubrirse. Los mejores semille-
ros~sern aquellos que se hagan en las tierras de ms
profunda capa vegetal.
Guando el agua se empoza entre los semilleros, las
posturas languidecen y mueren al recibir el primer da
"de sol; como ellas no hay cosa ms delicada.
Es muy difcil destruir los insectos, que en nmero
inmenso se reproducen en los semilleros. El arsnico
y la cal producen buen efecto para el exterminio de
esta insoportable plaga, pero ofrecen el inconveniente
de que la lluvia y el sereno limpian de esos materiales
las hojas, y slo muere una parte de los insectos. La
manera de aplicar estos venenos es regar la cal sobre
las posturas, y el arsnico, disuelto en agua se riega
con una esponja. Adems, por medio de zanjitas se
aislan los puntos atacados, y de este modo muchas ve-
ces se salva el resto.
La sombra mata los semilleros; de modo, que no es
bueno tenerlos cubiertos, porque cuando se presenta un
temporal, el calor y la humedad los destruyen.
S En este clima, la prctica ha demostrado la conve-
niencia de empezar a arar las tierras a principios del
mes de Setiembre, y darle un hierro cada 15 das, con
el fin de que para mediados de Octubre tengan 4 hie-
rros. Yo siempre he dado principio a mis siembras del
15 al 20 de Octubre, y cuando no lo he hecho as, me ha
dado fatales resultados.
Dichos hierros tienen la ventaja de impedir que la
yerba nueva cubra el terreno que se va a sembrar, pues
casi siempre que esto sucede, las mariposas ponen all
sus larvas y despus sobrevienen plagas del gusano ca-
chazudo, que es un enemigo muy temible.

Abonos.
El sistema de abonos que he seguido, y el cual me
ha dado satisfactorios resultados, es el siguiente: en la
seca recojo el estircol de reses y caballos, en el campo,
y lo guardo donde no se moje, para que no pierda con
la humedad las sustancias que contiene; cuando se apro-
xima el tiempo de sembrar, lo pulverizo y mezclo una





86
4, 5' parte de su peso, con abono del peruano. Dis-
puesta la liga de este modo, hago montones que cubro
con sacos y conservo siempre bajo de techo por espa-
cio de 15 20 das. El mismo da de la siembra, dado
el ltimo.surco al terreno, mando regar el abono a to-
do lo largo de aquel, e inmediatamente lo tapo al co-
locar las posturas, para que dicho abono no pierda eva-
porndose los gases.que contiene.
Tngase presente que un saeo de guano de 5 6 arro-
bas, es lo que corresponde a cada 5,000 matas.

De la siembra.

Las distancias de las calles para la siembra del taba-
co, sern segn la calidad de la hoja que se quiera ob-
tener. Cuando se desea que salga ms fina, se estre-
chan los camellones a tres y media cuartas de espesor,
y se colocan las matasen el surco, guardando una dis-
tancia de media vara castellana de una a otra; y, si
por el contrario, se desea tabaco de hoja grande y grue-
sa, se le da la expansin indicada por Mr. Jens en su
interesante Mtodo.

Precauciones que deben tenerse.

Cuando una persona entra en un tabacal y deja la
huella de su pi en el terreno por efecto de la hume-
dad, no debe hacerse en la vega ninguna clase de labor,
porque siendo tan someras las races de la planta, que
casi todas se extienden por la superficie, reciben dao,
no slo de la pisada, sino de cualquiera labor que se
efecte.
El campo de tabaco que se guataquea estando el te-
rreno impregnado de humedad, en seguida amarillea
la planta, pierde su vigor, y se desvirtan las buenas
propiedades que debe tener.

El desbotonado.

Para desbotonar con acierto, es necesario: primero,
que el veguero tenga conocimiento de la cantidad de
hojas que puede alimentar la planta en buenas condi-




87
ciones, segn la calidad del terreno, y la lozana de ella;
y segundo, que al verificar esta operacin no se espe-
re a que el botn aparezca, sino que se debe quitar el
cogollo tan pronto tenga la mata el nmero de hojas
que se crea pueda sustentar. Recomiendo eficazmente
esta operacin, cuya importancia es tal, que slo pue-
de practicarla con acierto una persona muy inteligen-
te en la materia; pues sindolo, debe tomar entre el
pulgar y el ndice el cogollo, que tronchar sin que en
absoluto lastime las hojitas que lo abrigan.
Despus de desbotonada la mata y desarrolladas sus
hojas, empezar a echar retoos, los que, sin esperar a
que crezcan, sino que por el contrario, apenas se aper-
ciban y se les pueda cojer, deben quitrseles, para que
las hojas no pierden su jugo. Ms, si un ao de rigurosa
sequa nos hace desbotonar la mata de tabaco con muy
pocas hojas, en este caso se le pueden dejar crecer dos
hijos, de los que broten en las hojas superiores de arri-
ba, y desbotoJarlos a su vez, cuan7o tengan 4 hojas ca-
da uno..
Esta operacin tiene en ese caso dos ventajas: pri-
mera, reponer las hojas que dej de producir la pri-
mera mata, y segunda, impedir que crezcan demasiado
las hojas de abajo y se lastimen sacudidas por los vien-
tos, lo cual trae desmejoras de consideracin, pues aun-
que las ms rastreras son intiles, las otras sufren tam-
bin.
Vuelvo a decir que el tabaco no debe en modo algu-
no dejarse florecer, sino desbotonarlo segn queda in-
dicado, pues cuando florece pierde sus buenas cuali-
dades.
Despus de quitarles dos camadas de retoos que
echan las matas, salen de sus troncos y a flor de tie-
rra otros vstagos que se llaman 'mamones o chupones;
como a veces son muchos, debe tronchrseles, dejando
slo dos a cada mata, tanto por que stos dan muy bue-
na tripa; como porque al desbotonarlos, a la altura de
la mata que los sostiene, indican en sta la poca de
su corte, como que son formados para reemplazo de las
matas principales, quedan sujetos a las mismas reglas
que se siguen con estas de desbotonar y deshijar.





88

Del corte.

El tabaco en estado de cortarse debe presentar un
registro color algo amarillento; y en muchos casos hay
que cortarlo cuando los mamones, a que en el anterior
prrafo nos referimos, lo indiquen, aunque aparezca
verde, y segn la aplicacin que se le quiera dar a la
hoja. Si sta ha de usarse para brevas o tabacos madu-
ros, se deja que la'hoja amarille ms; y si se quieren
colores claros, debe contarse tan pronto se observe el
ms ligero amarilleo. Los vegueros llaman maduro-ver-
de a cierto color que presentan las hojas en-determina-
do perido, tan difcil de describir, como fcil de cono-
-cer por la inteligente mirada del veguero. Solo la prc-
tica da este conocimiento.
Si despus de una sequa pertinaz llueve lo necesa-
rio para que el tabaco reverdezca de nuevo, adquiren-
do los jugos indispensables a su desarrollo, no debe
cortarse hasta que no presente todos los carcteres de
la madurez. Si despus de este estado siguiere lloviendo,
no por. eso debe interrumpirse el corte, porque si se
esperase a una nueva nutricin, se secaran las matas,
y nada -adelantaramos con tan repetidas esperas.
El tabaco debe cortarse toda la mata de una sola
vez, separando las mancuernas superiores, que llama-
mos coronas, del resto de las matas; tanto porque se
secan mejor, cuanto porque facilitan la separacin de
hojas en la escogida, por ser stas superiores las que
dan capa, y las inferiores, la trip.a
Respecto a si el tabaco debe o no cortarse en la men-
guante, creo que no debe esperarse 12 15 das, si se
ha madurado al empezar la creciente; porque como esta
planta tiene tan poca vida, pasando 5 6 das des-
pus de maduro, se malean las hojas; es, sin embargo,
conveniente hacer el corte en menguante..
En la Vuelta-Abajo, y en la actualidad, clasificamos
de la manera siguiente: de 1* 7', junto; 81, 9*, y 10',
11' y 12*, separada cada cual; que equivalen 1', 2', 3*,
4', 51 y 68 clase; mas, dos quebrados que se nombran
quebrado limpio y quebrado sucio; entendindose en el




S89
primero las hojas menos rotas y defectuosas de la cla-
se ms inferior, y en el segunderlas ms malas.
Se notar la anomala que existe en juntar las cla-
ses 1' 7q, pero por costumbre establecida reciente-
mente y por los pactos entre los vegueros y comprado-
res, se vienen practicando as.
Cada manojo tiene cuatro gavillas, y las gavillas, de
1 7', 25 30 hojas; la 8', 40; la 9*, 45; la 10*, 50;
la 11', 55, y la 12' las necesarias para que puedan ser
abrazadas en la llave de una mano regular, ms nun-
ca que pasen de 60 hojas.











MANUAL PARA EL CULTIVO DEL MAIZ EN CUBA
Y PARA LA
FORMACION DE POTREROS DE YERBA
DE GUINEA
POR
FRANCISCO JAVIER BALMASEDA

Dos palabras al lector.

Cuando a poco de haber llegado de trnsito a esta
Isla, comprendimos la necesidad de una obra como la
presente, formamos el plan de ella, y tuvimos un edi-
tor, fu nuestro propsito, como hemos dicho en una
nota puesta al prlogo de esta segunda edicin, reunir
los mejores mtodos para el cultivo de sus principales
plantas, redactados por diversos agrnomos o por hom-
bres prcticos, y no vino a nuestra mente la idea de que
habamos de ser no slo coleccionadores, sino autores.
Ha sucedido que se di principio a la impresin y le
lleg- su turno al maz, que es a nuestro modo
de ver una de las ms ricas producciones de este
suelo, y nos hemos encontrado desprovistos de una mo-
nografa que llenase nuestro deseo, pues aunque las hay
excelentes, se refieren n su mayor parte a las zonas tem-
pladas. 'La naturaleza ha dado,a cada porcin del glo-
bo condiciones climatolgicas, distintas unas de otras,
que influyen poderosamente en el nacimiento, creci-
miento y fructificacin de las plantas. Hasta las en-
fermedades de stas, o reconocen por causa la tempe-
ratura, o sufren por ella grandes modificaciones; as
pues, los tesoros de sabidura que contienen las obras
escritas en el antiguo Continente no son- aprovecha-
bles en Cuba sino en cuanto a determinadas prcticas
y a las verdades fundamentales de la ciencia.




92
Tambin cada pueblo se ve colocado en diversas cir-
,cunstancias econmicas, y tiene sus mercados consumi-
dores, sus creencias, sus medios fciles o difciles de
trasporte, sus precios en el jornal, sus costumbres, sus
preocupaciones, sus ventajas geogrficas, sus tratados
internacionales, sus tarifas, sus errores y sus aciertos,
y todo debe ser objeto de exmen al fijar los cultivos
que le han de dar la savia del movimiento y de la vida.
En la Unin Norte-Americana, por ejemplo, la Agro-
noma se puede decir que es la ciencia del Estado y el
encanto de los pensadores; all el arado es el emblema
de la grandeza nacional, y son tan asombrosas las co-
sechas, principalmente de cereales, que como ellas no
las vieron jams los siglos. Inglaterra, la sabia Ingla-
terra, por distiito rumbo llega al mismo fin: recono-
ce en la extensin del Reino Unido el agotamiento de.
las sales trreas adecuadas a la produccin de cereales,
y aunque tiene de ellos tanta necesidad, prefiere ad-
quirirlos del extranjero y se dedica a la pradera. En
uno y otro caso la gran nodriza, la Agricultura, hace
brotar raudales de riqueza.
Esto que practican esas dos poderosas naciones es
lo mismo que debe practicar todo agricultor pruden-
te: cerciorarse de las propiedades de la tierra antes de
emprender el cultivo y calcular las probabilidades del
valor cambiable del fruto; y es lo mismo que debe ha-
cer Cuba, detenindose adems a investigar cules son
las plantas que en la actualidad merecen su predilec-
cin de las muchas que ostenta su flora.
Si se nos preguntase cules son esas plantas, contes-
taramos sin titubear: son numerosas; pero entre to-
das descuellan, como planta perenne, el caco; como
anuales, el tabaco, la patata, el trigo y el maz, el maz
cubano, ms que ningn otro abundante en fcula y
aceite, segn lo justifica el anlisis comparativo que
acaba de hacer Mr. Mutrie, notable qumico norte ame-
ricano.
Dando nosotros tanta importancia a tan precioso
grano, puede graduarse el desagrado con que veiamos
el vacio que quedaba en este libro. Cmo llenarlo No
haba ms remedio que escribir nosotros mismos todo




'93
lo que queramos decir a los habitantes de esta Isla; pe-
ro ni nos considerbamos con la necesaria competencia
cientfica, ni haba tiempo para emprender un trabajo
que exije estudio y meditacin. Sin embargo, querer es
poder, dijo el Gran Canciller de Inglaterra; era pre-
ciso improvisar un tratado sobre el maz, y lo hemos
improvisado. Qu-importan los defectos? Corrjalos
cada cual a su modo, mejor; sentiramos que no se
nos dispensasen los honores de la crtica. Esta no po-
dr ser muy acerba, puel hemos cumplido nuestro de-
ber hasta donde nos ha sido posible; cumplan el suyo
los varones verdaderamente doctos y enseen al pue-
blo del campo verdadesms provechosas.
Somos como el viajero que arroja una semilla en cam-
po fecundo y se aleja.
Francamente: este libro no podr menos de dar una
herida al exclusivismo del :tiltivo, tan antieconmico,
tan perjudicial, tan emprico, tan peligroso
Quin ho se deleita al ver las riqusimas plantas que
posee Cuba? Ser posible que casi todas sigan des-
preciadas, aun aquellas de inmediata utilidad, como
la que nos ocupa, que rinde en-este clima dos cosechas
y hasta tres al ao ? No, las colectividades humanas tie-
nen como el individuo, el instinto de la propia conser-
vacin, y como l sienten, piensan y obran. Las olec-
tividades humanas viven ms del porvenir que del pre-
sente. Un porvenir hermoso conforta el nimo y hace
soportables las penas, y el presentimiento de un porve-
nir triste destruye las mayores dichas. Ir a los merca-
dos, en el tiempo que corre, tiempo de grandes luchas
industriales, llevando un slo artculo que como el az-
car se produce en toda la zona clida y parte de las
templadas, y tiene adems la rivalidad de la remola-
cha y el sorgo, es, por lo menos, vivir- expuesto a cri-
sis peridicas.
Una crisis de este gnero desaparece, o se atena,
creando valores nuevos, y con esto nada se pierde; al
contrario, se gana mucho, pues si sucede que recobra
su importancia anterior el artculo que la motiv, que-
dan duplicadas las fuentes de la prosperidad.
No se olvide tampoco ese afan de los pueblos civili-





94,
zados de producir, competir y-buscar mercados para
el consumb, afan que jams habian experimeditado;
bien que en las edades que fueron no haba tantas nece-
sidades que satisfacer, ni se haba conocido que esa
es la clave de la dicha de las naciones, ni tena tanto al-
/ cance la qumica agrcola, ni habia, por ltimo, sta
ebullicin general de ideas,. sta difusin de las luces
por la 'imprenta, que imprime cierto tinte caracters-
.tico, cierta magestuosa grandeza, a este ltimo quin-
quenio del siglo. Victor Hugo dice que Pars es el ce-
rebro "del mundo; la frase no llena el pensamiento: el
mundo todo es un cerebro.
Slo en la variedad de artculos exportables sin ex-
cluir el azcar en los buenos sistemas culturales que
abaraten-la produccin, y en leyes sabias, puede en-
contrar firmeza el bienestar de Cuba.
Como la direccin que debe darse a la actividad del
pas, y el consiguiente empleo de los capitaes, en es-
tos momentos de transformacin agrcola y social, es
el punto econmico ms importante que puede venti-
-larse, sin que obste el hecho sorprendente de que nadie
haya prestado atencin.ni aqu ni en la Metrpoli a una
verdad de tanta trascendencia, hemos querido presen-
tar como en un-cuadro el conjunto de las principales
producciones de esta Isla, y ahora vamos a ocuparnos
del maz y tambin de los potreros Ile yerba de Guinea,
pues lapradera es una rama frondosa de la riqueza
pblica.
Aunque hayamos desempeado con fortuna escasa
la tarea que voluntariamente. nos hemos impuesto, es-
peramos que sean acogidas nuestras disculpas por ha-
ber acometido tan atrevida empresa, que en las c6sas
grandes y benficas a la humanidad 'basta el intentar-
las para merecer el galardn, que no es el acierto ni el
xito, sino la buena voluntad y lo desinteresado del
empeo lo que obliga a .los corazones generosos y trae
el sentimiento de la benevolencia. Las pginas de este
libro estn empapadas, no en ciencia, que nadie da lo
que no tiene, sino en amor.




95
Los bosques.

Antes de hablar del maz, (zea maz, Linneo) cose-
chado en tierras recientemente desmontadas, y de los
potreros, creemos oportuno decir algo acerca de la con-
veniencia de no seguir destruyendo los bosques:
Si el reino vegetal no existiera, la tierra por insana
sera inhabitable.
La constante movilidad de las aguas forma parte
imuy principal de la mquina del universo, y es nece-
saria a la vida de los sres organizados.
Corre el agua en las profundidades del mar, y corren
las olas en siq superficie; corre sobre la haz de la tierra
y en su seno; y corre por los tallos y las ramas de los
rboles.
i Qu movimiento tan incesante! i Qu. mecanismo
tan admirable!
El sol hace subir el agua'en forma de vapores, que
se condensan en la regin de las nubes, y descienden
convertidos en lluvia.
La evaporacin parte tambin de las hojas, de todo
ese manto verde salpicado de flores que la naturale-
za ha tendido sobre la parte slida del planeta, y que-
en Cuba es tan bello.
Cada rbol es una bomba absorvente; las esponjio-
las, o bocas de las races, chupan el precioso lquido, que
sube por los tubos del tejido vascular y al travs de
las clulas del tronco alas ramas; de las ramas a las
hojas, y de las hojas por los estomas, al aire; slo ba-
ja, o se reparte por todas las ramificaciones del miSm
sistema vascular, la savia necesaria a la existencia y cre-
cimiento de la planta.
Sin el vapor de agua no habra vejetacin, y sin ve-
jetacin seran imperfectas las funciones del vapor de
agua, que constituye una porcin considerable de la
atmsfera.
Los bosques tienen la propiedad de arrojar durante
el da gas bxgeno,-que da la vida a los seres animados,
y de recojer el cida carbnico que les da la muerte;
refrescan y purifican la temperatura; regularizan las
estaciones; con su agradable sombra conservan los ros




96
y las fuentes librndolas de una rpida evaporacin
solar; y por ltimo, sostienen el rgimen de las aguas,
e impiden desastrosas inundaciones, originadas por los
cambios que su destruccin ha trado en los fenmenos
meteorolgicos y en la superficie de la tierra.
Pocos son los bosques que quedan en Cuba, special-
mente en su parte Occidental, y es flegada la hora de
que el buen sentido pblico ponga trmino al afan con
que se lleva a cabo la obra funesta de destruirlos.
Slo deben hacerse desmontes cuando lo exija el
progreso agrcola, y no sean suficientes las tierras ara-
bles.
Esta generacin no tiene derecho para condenar las
venideras a la gran desventura de vivir en un suelo es-
terilizado por la sequedad; ni hay asunto ms digno de
una profunda atencin que la higiene de los pases.
Todo clima, y ms si es clido, se altera sensiblemen-
te en dao de la salud y la dicha del hombre, donde
quiera que desaparece en .vastas extensiones el follaje
de la arboleda.
Tambin se altera y disminuye la fructificacin de
las plantas, y hasta desaparecen las especies.
Pero en este tratado debemos ocuparnos de los di-
ferentes sistemas culturales seguidos en esta Isla, sean
o no errneos, y daremos principio con la.

Siembra del maz en tierras virgenes.

Derribado' el bosque, y bien picado, durante los me-
ses de Diciembre, Enero y Febrero, y dejando los r-
boles ms adecuados por su ramaje, o por su fruto, pa-
ra sombra y sustento del ganado, se le aplica el fuego
en Abril o Mayo, apenas se perciban los primeros in-
dicios de lluvia.
No dejarmos de decir que donde quiera que haya
un rio, o el ms pequeo manantial de agua, debe que-
dar en sus orillas intacto el monte, con sus arbustos y
sus herbceas, en una anchura, lo menos de un cordel
(24 varas castellanas) auno y otro lado.
Mintras ms voraz sea el fuego, ms limpio queda-
r el campo, y mayor ser la facilidad del cultivo.





97
Al otro da, si el sereno de la noche ha apagado el
carbn que qued ardiendo entre la ceniza, y se pue-
de penetrar en lo roza, se hacen palizadas con las ramas,
que no hayan ardido, y tambin se les da fuego.
Protestamos que somos simples narradores de la prac-
tica adoptada desde fines del siglo XV hasta hoy, y' que
en nuestro concepto, lo ltimo que debe hacer un pro-
pietario entendido es una tumba, porque destruye una
riqueza natural con perjuicio de la salubridad pbli-
ca, en los momentos en que la -escasez de madera para
todo--gnero de construcciones acrece el valor de los
rboles; en que hay que pensar seriamente en formar
bosques artificiales, y en que el combustible para los
usos de la vida representa un gasto de consideracin
para las familias en las ciudades.
i Qu triste es oir retumbar en la soledad del monte
el eco del hacha destructora! i Cmo caen los rboles gi-
gantescos para servir de pasto a las llamas! i Con qu
facilidad desaparece la obra maravillosa en'que emple
la naturaleza tantos siglos y para cuya formacin ha
puesto en juego .tantos y tan misteriosos elementos!
Sigamos.
Desde que cae el primer aguacero, la tierra est en
disposicin de recibir el igrano. Algunos labradores
siembran con anticipacin, y si lo efectan con dicha y
sobreviene en seguida la lluvia, la cosecha ser ms tem-
prana y regularmente ms abundante; pero esto es
muy aventurado, pues si las aguas se detienen debido
a los inconsiderados desmontes,. de que acabamos de
hablar, que van haciendo cada vez ms variables las
estaciones, el maz brotar raqutico, sucediendo a ve-
ces que ni siquiera comenzar la germinacin, a pesar
de que el retoo de la yerba en los prados, el canto de
las aves, lo difano de la atmsfera, y la alegra de to-
da la naturaleza anuncien que ha llegado el perodo de
la reproduccin vegetal.. Solo debe sembrarse despus
de haber llovido. La lluvia es indispensable para el cul-
tivo de esta planta, principalmente cuando nace, cuan-
do encaa y cuando los tiernos granos parecen perlas.
Interrumpamos aqu el hilo de la narracin, y ntes
de proceder a la siembra, puesto que lo primero que
7.





98
necesitamos es la semilla, ocupmonos de las enferme-
dades que sta lleva en s y se desarrollan en el vegetal,
y describamos los enemigos de la preciosa planta.
Enfermedades, accidentes y enemigos del maz.
He aqu un asunto ms importante que la mayor
parte de los problemas polticos que ocupan a los hom-
bres de Estado.
Las enfermedades que lleva eu s el grano del maz
son comunes a todos los cereales, y es intil aadir que
la prdida de las cosechas de trigo, centeno etc., traen
grandes privaciones y sufrimientos a las clases pobres,
principalmente en Europa.
Los pueblos seran menos desgraciados si se presta-
se a estas cosas ms atencin.
Se puede decir que cada grano de maz es una pe-
quea caja de Pandora; en su parte blanda y hmeda
viven esperando el momento favorable a su desarrollo
los grmenes de las criptgamas, plantas parsitas muy
diminutas que destruyen la mata alimentndose con su:
savia, as como puede suceder que tambin se halle el
grmen del gorgojo (Curculio), que tantos estragos hace.
Pasemos revista a los enemigos del maz.
El ms temible de todos en Cuba es la Palomilla, gu-
sano verde con listas blancas y azules y un cuerno tam-
bin azul con la punta.roja; perfora el tallo y devora el
cogollo, as como las mazorcas tiernas. Aparece en to-
das las matas en inmenso nmero, adelanta en pocos
das su funesta labor, pasa despus al estado de cris-
lida y se transforma en la mariposa Sphinx Carolina,
que tiene la figura de una paloma, de donde le viene
el nombre. Entonces sigue viviendo a expensas de las
hojas o va a otras plantas; en las del tabaco, segn
Pichardo, deja una larva verde, lo propio que en las
deL-maz.
"El Cachazudo, gusano de dos pulgadas de largo,
color cenizo, con listas amarillas, cabeza negra y dura,
y boca con dos dientes; es la larva que produce la ma-
riposa Hadena Androgea. (Gundlach)
"El pulgn (Aphis), familia numerossima, espar-
cida por todo el orbe. Hace con el maz lo que la filo-




99
xera con las vides: ataca las races. En Cuba es por
fortuna raro en esta planta y slo en tierras muy es-
triles.
"La bayoya (Leive vitatus)rden saurius, familia
de los lagartos, lagartija de ocho a nueve pulgadas de
largo, dQ hocico romo, color carmelita, con pintas blan-
cas, cresta en el lomo y rabo enroscado." (Riera.)
Contra el grillo y la bayoya, dice D. Juan Bautista
Jimenez, inteligente y laborioso autor de las "Aventu-
-ras de un Mayoral," no hay nada ms eficaz que las
buenas labores. Esto es indudable.
La "caries o tizn': (vredo caries) es un hongo que
pulveriza el grano; en Europa es ms temible que el
Carbn; pero los climas modifican las enfermedades, y
en Cuba es desconocido.
El Carbon, que De Condoll llam Uredo carbo, se
presenta en forma de tumor carnoso en el tallo, en las
axilas de las hojas, en las races y en la espiga. Al
principio es de color blanco rojizo y despus se con-
vierte en un polvillo negro untoso. Desprender los tu-.
mores es el remedio; pero como en esta Isla solo apa-
recen enfermas algunas matas en cada maizal, somos
de parecer que se arranquen y se arrojen al fuego.
Los agrnomos espaoles dicen que es enfermedad
tan contagiosa que basta un slo grano infectado para
que se trasmita a toda una generacin y a todo un
campo.
El "Cornezuelo, o espoln de gallo". Es un hongo
llamado por De Condoll Selerotium clavus y por Le-
veille Sphacelia segetium. Rompe la cubierta de la ma-
zorca y saca fuera un tallo de fea figura, el cual segn
Sha opinado un distinguido naturalista, es el rgano de
su reproduccin. Por l arroja el poln sutilsimo que
vaga en el aire y va a grandes distancias.
maz en Amrica; pero evidentemente se ha equivo-
cado, lo ataca tambin en Europa. Este hongo ofrece la
particularidad de hacer caer el pelo a los mulos que lo
comen y a las gallinas les hace poner huevos sin cs-
cara.
El Sr. Bachiller y Morales dice: "en Cuba suele ata-
car el grano del maz un hongo conocido en Europa con





100
el nombre de Cresta de gallo; se prolonga el grano di-
formemente, se pone negro y fungoso; los que han co-
mido los granos as perjujdicados, han sufrido en Euro-
pa enfermedades y la prdida de miembros. No sabe-
mos que en Cuba sea venenoso."
En efecto: el centeno con cornezuelo produce el er-
gptismo, enfermedad que a veces se limita a vrtigos,
fiebre y convulsiones; ms por lo comn sobrevienen la
hinchazn y el agrietamiento de pies y manos, se apo-
dera de ellos la gangrena y se desprenden como si fue-
sen piezas artificiales que no formasen parte de la ex-
tructura del cuerpo.
Es probable que en el maz tenga el cornezuelo pro-
piedades nocivas, y aunque no hay hechos que lo com-
prueben, tal vez por falta de observacin, en la duda es
prudente aconsejar a los campesinos que jams lleven
a las habitaciones de sus familias, ni dejen ir en el fo-
rraje (maloja) una mazorca con espoln de gallo. i Cuan-
tos de ellos, especialmente, cuntos nios habrn su-
frido el ergotismo en su forma ms terrible y bajado
al sepulcro por haber comido el maz daado, y des-
pus se habr atribuido a otras causas!
El mangle: es una mancha blanca que nicamente
se nota cuando hay escasez de lluvia y el terreno es
pobre de jugos. Es una criptgama sin elementos fa-
vorables a su desarrollo. Las hojas adquieren un color
verde claro, la planta languidece y slo sirve para
maloja. La escarda y el aporque suelen producir buen
efecto.
Hormigas. Estos heminpteros pertenecen a la fa-
milia de los aculeiferos, que se divide en algunas espe-
cies e incontables variedades.
En muchas haciendas de esta Isla se propagaban
tanto las hormigas de distintas especies que impedan
toda clase de cultivo, hasta que nosotros, hace algunos
aos, hemos generalizado el .uso del bisulfuro de car-
bono para extinguirlas, lo cual se logra con facilidad(l).
Algunas variedades atacan la matadel maz: sepa-


(1) Vase la nota que aparece en la adicin al Txatado del
cultivo de cacao.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs