• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Table of Contents
 El gallinero de los climas...
 Tratado sobre la cria del paro...
 Tratado sobre cria de anades...
 Tratado sobre cria de palomas
 Apendice sobre las palomas...
 Ensayo sobre la cria de ganados...
 La cabra
 Cria del caballo en los Estados...
 Tratado sobre las enfermedades...
 Origen del carbunco del ganado...
 Tratado sobre el muermo y...
 Tratado sobre mordidas de perros...
 Tratado sobre las mordeduras de...
 Horticultura - Cultivo de hortalizas...
 Cartas sobre el cultivo de las...
 Pensamientos
 Adicion del Editor
 Abonos
 Guia para los maestros de...
 El aguardiente de cana
 Alcoholes cubanos
 Industria azucarera - Defecacion...






Group Title: Biblioteca de "La Propaganda literaria". Tomo II.
Title: Tesoro del agricultor cubano
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00025084/00002
 Material Information
Title: Tesoro del agricultor cubano manuales para el cultivo de las principales plantas propias del clima de la isla de Cuba ..
Series Title: Biblioteca de "La Propaganda Literaria"
Alternate Title: Manuales para el cultivo de las principales plantas profpias de los climas calidos
Physical Description: 3 v. in 1 (390, 438, 440 p.) : ; 18 cm.
Language: Spanish
Creator: Balmaseda, Francisco Javier, 1833-1907
Publisher: La Propaganda literaria
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1890-96
 Subjects
Subject: Agriculture -- Cuba   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por D. Francisco Javier Balmaseda, ampliados con estudios sobre el porvenir de varios productos agrícolas, los mejores mercados de su consumo, etc., y un tratado sobre cría de aves domésticas ... también se incluye algo sobre apicultura ... ganadería ... etc.
General Note: Subtitle varies.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00025084
Volume ID: VID00002
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002811435
oclc - 14817984
notis - ANT9924

Table of Contents
    Half Title
        Half Title
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Table of Contents
        Table of Contents 1
        Table of Contents 2
        Table of Contents 3
    El gallinero de los climas calidos
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
    Tratado sobre la cria del paro comun (Guanajo) y sus enfermedades
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    Tratado sobre cria de anades (patos)
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
    Tratado sobre cria de palomas
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    Apendice sobre las palomas indigenas
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
    Ensayo sobre la cria de ganados en la Isla de Cuba
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
    La cabra
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
    Cria del caballo en los Estados Unidos
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
    Tratado sobre las enfermedades de los caballos y sus remedios
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
    Origen del carbunco del ganado en Cuba
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
    Tratado sobre el muermo y los lamparones
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
    Tratado sobre mordidas de perros con rabia
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
    Tratado sobre las mordeduras de culebras venenosas
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
    Horticultura - Cultivo de hortalizas y legumbres
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
    Cartas sobre el cultivo de las flores en la Isla de Cuba
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
    Pensamientos
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
    Adicion del Editor
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
    Abonos
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
    Guia para los maestros de azucar
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
    El aguardiente de cana
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
    Alcoholes cubanos
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
    Industria azucarera - Defecacion de los guarapos
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
Full Text







~I~L~li m









IANUALES PARA EL CULTIVO
DE LAS PRINOIPALES PLANTAS PROPIAS DE LOS CLIMAS CALIDOS.

AMPLIADO EL PRESENTE TOMO
CON TRATADOS SOBRE CRA DE GALLINAS, PAVOS,
NADES Y PALOMAS;
SOBRE EL MUERMO, LA RABIA,
MORDEDURAS DE CULEBRAS VENENOSAS, FORMACIN
DE POTREROS, ABONOS, ALCOHOLES, &,
escritos coleccionados por

ID. Pruncisco oavier' Balmaseda.
Caballero condecorado por el Gobierno de la Repblica Francesa
con la Cruz de la Orden del Mrito agricola.




2a EDICION.
Tomo III y ltimo.




HABANA,
LA PROPAGANDA LITERARIA,
Premiada en parial exposioone6s,
ZULUE-TA NULMERO 28.
1896



























No puede reimprimirse en castellano
la parte original de esta obra en los do-
minios espaoles, p6r ser propiedad del
Editor, quien ha hecho el dqpsito que
marca la ley.






















~ ~~~~~~~~~ '.i *^

















DE U,$

MATERIAS Q.UE CONTIENE E'TE TOMO.


PAGINAS.
II Gallinero de los olimas olidos.-Manual para id
cra de aves d4mlstiras, por Francisco Javier Blmaseda.-Ma-
terias de este tratado:-Importancia de la crfa de gallinas en
Cuba.-Inconvenientes del sistema actual.-mHigiene del alli -
Snero.-Com debeser el gallinero del labrador pobre en Cuba.
-Plan de un establecimiento agricola industrial en las inme-
diaciones de la Habana para crar 4,00 gallinas.-Ocho gall
neros 6 secciones.-Tierras.-Cultivos.-Casa del- Admimnstra-
dor; lo que debe co~tener.-Patios 6 parques,-No se deben
mezclar las aves de distintas especies, ni las variedade de una
escie.- Dormitorios.- Nidos de las ponedoras.- Gallinas
echdas.--Orge de la gallina cabana.-?Cunles razas deben
preferse?-Cles desecharse?-Cruzannent.- Selecci6n.-
Albiismo.-Corno debe ser el gallo padre.-Sobre la conve-
niencia de disminuir los gallos en cierta poca del aflo,-Como
debe ser la gallina.-Capones criadores d- eilUls.-Pavas cria-
doras incbadoras.-Reconocimiento de los hnevos.--Preo-.
cupaciones.- Alimentos.- Incubacin natural.- Evoluciones
del grmen.-Incubacion artificial;-Los mejores aparatos has-
ta el ia.-Nuevo plan.-Proyecto de un bosque-gallinero, en
las inmediaciones de la Habalna, hasta para cien mil aves.-
-rasporte de pollitos reciennacidos por ferrocarriles.-Como
se practica la operacin de la capadura de pollos y gallos.-
Castracit de la gallina.-La ceba: como debe erse.-.Ho-
-rs de recreo de Cs aves.-Personal dele establecimiento agrco-
la i st ri aderos de gusanos de mostas, y de lqmbri-
cs a tier -Peligrodemplear restos de aniales mer-
tosde feriedades contaosas.-Gallineros por tiles, para
anquilarias biMs eagas.-Hospitales pata las gallinas (boMh',"
Tratado sobre. la oria de pao coma anai Lo) y
mans enrmadads, por Francisco Javier- Bal as------- 97 A 1o8




PGINAS.

STratado sobre la ora de ~*ades (Pas), por Francisco
Javier Balmaseda .................... *.......... 19
Tratado sobre la oria de palomas, por D. J. R. arregla-
do al clima de Cuba, por Francisco Javier Balmaseda.......- 126 134
Apndice sobre las palomas Indigenas, nombres pro-
vinciales de las introducidas, y especies que no hay en esta Isla,
por Francisco Javier Balmaseda............................ 135 1.38
Enaayo sobre la ora de ganados en la Isla de Cuba,
por D. Jos J. de Frfas.-Dos palabras, por Francisco Javier
Balmaseda.--Materias de este tratado:-Potreros.--Reformas
en los potreros.-Operaciones agron6micas para mejorar los
potreros.-Tierras labrantas para prados naturales.-Abonos.
-Diversidad de hierbas.-Del aprovechamiento de las hierbas
de los potreros.-Prados artificiales. -Heno de pastos natura.
les.-Siega y desecacin del forraje.-Almacenaje del heno.-
Distribucin del forraje seco.-Segunda parte.-Mejoramiento
de las razas en general.-Inconvenientes que ofrecen las razas
ex6ticas.-Cruzamiento de -las razas.-Eleccin de los padres
en la raza indgena -Tercera parte.-Del ganado vacuno.-
Medios de obtener las razas lecheras.-Mtodo de crear razas
propias para el matadero.-Medios de crear razas propias para
el trabajo ........ .................... .......... 139 220
La cabra, por Buffn. (Traducido para la Gaceta Agrcola
de Colombia).................. ..........221 a 227
SCra del caballo en los Estados Unidos.-Consejos tiles
traducidos de los mejores autores que se han ocupado de esta
importante materia. -El caballo: su importancia, su estructura,
sus cualidades.-Condiciones que deben tener el caballo padre
y la yegua madre.-Enfermedades hereditarias.--Las yeguas
en estado de prefez; cuidados que exigen.-Cruzamientos.-
Mejoramiento de las razas.-Doma del potro.............. 228 A 252
Tratado sobre las enfermedade de los caballos y
sus remedios, por D. Jos Antonio Diaz, con notas y un
apndice, por Francisco 'Javier Balmaseda .................. 253 281
Origen del carbunco del ganado en Cuba, por Fran-
cisco Javier Balmaseda..................................... 282 a 294
Tratado sobre el muermo y los lamperones, por id.. 295 303
Tratado sobre mordidaa de perros con rabia, por id. 304 314
Tratado sobre las mordeduras de culebras veneno-.
por id............ ...-.-....... ............ 315 332
Horticultura.-Cultivo de hortalisas y legumbrea,
por D. Antonio Bachiller y Morales ........................ 333 6 347
Cartas sobre el cultivo de las flores en la Isla de
Cuba, por D. Manuel Monteverde ........................ 348 387
Pensamientos, de Francisco Javier Balmaseda, sacados de
la "Gaceta Agricola de Colombia."..............t .......... 388 391
Adicin del Editor sobre asuntos industriales.-
Dos palabras.. ..................................--. 393 396
Abonos -El ingenio "Portugalete" del Excmo. Sr. D. Ma-
nuel Calvo.-Lo que debe ser un hacendado.-Generalizacin
de sus conocimientos.-Abonos: manera prctica de obtenerlos.
-La experiencia en el hacendado.-Utilidad del cultivointen-
sivo.-Comparaci6n del cultivo en la Guadalnpe y en Cuba, por
D. Alvaro Reynoso........ ........ .................... 397 403





PGINAS.

Gula para tos aestro de atdcar, por el Excmo. seor
D1. Manil Calvo o... ... .......................... 4 5 3 413
El aguiarda te de oafl--Su superioridad. -El mejor
procedimiento para destufarlo, pr el Dr. D. Antonio Caro... 415 422
Alcohoteuou bano, por D. Juan Jimenez ........... 423 i 425
Industria azuoarera.-Defecaci6n de los guarapos,
por D. .Roig ..................... ...............* 427. 440



Y\







































"- .'* ,. .. *' '














EL GALLINERO

DE LOS CLIMAS CALIDOS

Manual para la cria de aves domsticas
POR

FRANCISCO JAVIER BALMASEDA.


CAPITULO I.
Importancia de la cra de gallinas en Cuba.
Si la importancia de una ciencia debe medirse por lo que in-
fluye en el bien del linaje humano, preciso ser colocar la Ga-
llinicultura en un puesto de honor. Desde el principio del
mundo las aves han figurado en la Historia, ya produciendo el
huevo, smbolo de la vida de la naturaleza, ya ofreciendo sus
entraas los sacerdotes de Jpiter para descubrir los secretos
de lo venidero, 6 sirviendo de agradable y nutritivo alimento;.
pero ninguna ave iguala la gallina, cuya crianza es, se puede
decir con toda exactitud, la alcanca del pobre. No hay una
sola familia del campo que no tenga algunas gallinas, y que no
cuente como un recurso los huevos y pollos; y esto que sucede
en Cuba, sucede en el orbe entero; esa ave acompaa en todas
partes al hombre.
Pocos son los agricultores que en esta Isla han emprendido
en formar grandes gallineros; y sin embargo, es una industria,
poderossima, que tiene las siguientes ventajas: ia Poder ser
acometida con capitales relativamente pequeos. 2a Exigir
pocas atenciones, bastando en las haciendas que el gallinero, si
tiene un corto nmero de aves, sea asistido por un guardin,
1




2
que puede ser uno de los ms intiles para los trabajos recios.
Estaria perfectamente bien servida estaplaza hasta por una an-
ciana, siempre que reuniese la honradez el asiduo cuidado y
la inteligencia. 3 La seguridad de vender los productos, no
s6lo para la misma Isla sino para exportar los Estados Unidos:
y 4! lo favorable que es el clima para el desarrollo y salud de
toda clase de aves domsticas.
Asegurar la colocacin del producto es lo primero que de-
be atenderse en toda empresa industrial, y los huevos, los pollos,
los capones engordados, las plumas y las mismas gallinas ceba-
das, tienen en este pais el inmenso mercado consumidor norte-
americano pocas horas de distancia.
El estircol no debe desperdiciarse; es un guano de prpieda-
des fertilizantes, casi igual al del Per.
Los huevos, adems, poseen la especialidad de ser ms agra-
dables al gusto que los de aquellos Estados, debido, entre otras
causas, las mayores propiedades nutritivas del maz cubano,
el mejor del mundo, y con el cual se acostumbra alimentar las
aves, bien que en un establecimiento de este gnero se pueden
adoptar otras materias bastante alimenticias, tales como el millo
(Hocus sorgho, Linneo); el pltano, el boniato (Convulvuli ba-
tata) cocido y crudo; el comejn (Termes), que abunda en los
montes; la semilla del girasol (Helianthus annus); la zanahoria
hervida, que tanto recomiendan los franceses, diciendo que du-
plica las posturas y comunica las carnes un sabor dulce y ex-
quisito, etc.
En las grandes poblaciones de Francia, y principalmente en
Pars, dice D. Buenaventura Arag, "se hacen importantes es-
peculaciones en millares de gallinas, que se mantienen, sobre
todo, con la carne cocida de los animales muertos por padeci-
mientos no infecciosos. En Beneville, un establecimiento de
este gnero, contaba antes de la guerra franco-alemana de 187o,
hasta cien mil gallinas, y cada semana produca cuarenta mil
docenas de huevos. Daba ocupacin cuarenta hombres y
sesenta mujeres."
En estos monstruosos establecimientos cremos que siempre
debe seguirse el sistema de la incubacin artificial; y si el clima
es suave y nada se omite en punto asistencia y la atencin
que demandan las enfermedades, para prevenirlas y para curar-
las, la imaginacin se pierde calculando la renta del capital.
Para que los labradores cuyas manos llegue este libro, se
formen una idea del ramo de riqueza de que estamos hablando,
les diremos que en Lombardia y Bretaa (Francia), segn lee-
mos en el Scientific farmer, Boston, se han exportado en huevos





3
durante el ao dei885, slo para Inglaterra, por valor de siete
mnillones dduros. All se dedica una atencin prolija la cra
de gallinas en las fincas ms reducidas, que es lo que nosotros
pretendemos que suceda en Cuba, sin que esto impida que pue-
-da haber gallineros con muchos miles.
Esperamos llevar el convencimiento al nimo delos labrado-
tes cubanos, presentndoles el siguiente clculo de la multipli-
no suelta en el campo; y comenzaremos suponiendo comprados
en un duro, una de estas aves y un gallo.
"Supongamos que la gallina pone quince huevos, que es lo
ans comn, no en quince dias sino en treinta, es decir, que po-
ne un da s y otro no.
Se echar en seguida y los veintin das queremos que sa-
,que trece pollos y que no logre criar sino diez.
Supongamos que de estos diez pollos, cinco son machos y
cinco hembras (siempre nacen ms hembras que machos) y que
tarda en soltarlos mes y medio.
Tendremos, que entre poner, echarse y criar, ha invertido
noventa y seis das.
Sucesivamente har dentro del ao dos cras ms y resulta-
*an treinta individuos.
La primera cra pone los nueve meses; y como pueden ven
derse los machos y comprarse hembras, tendremos con dicha
cra, haciendo el mismo clculo que con la madre, cien pollos
los catorce meses.
La segunda cria los nueve meses estar poniendo.
Resultar como producto de la gallina madre, ciento treinta
aves los catorcetmeses, ms los huevos dela segunda cra.
Vendidas estas aves, darn:
De la primera cra diez gallinas medio peso.. $ 5
Pollos de estas diez gallinas los diez meses de
nacidos, 100 pollos tres reales............ 30
De la segunda cra 100 pollos de seis meses,
20 centavos............................. 20
Ultima postura de la gallina primitiva, io po-
llos o1 centavos ..................... 1

$ 56
Adems, el gallo y la gallina progenitores, y de la segunda
postura de la madre, diez gallinas poniendo.
Queremos rebajar para gastos y accidentes que sobrevengan,
la mitad; ms an, queremos rebajar casi el todo, dejando slo






tres pesos en lugar de los cincuenta y seis; an as producir er
capital el 2oo por 1oo.
Esta no es, en estos campos y en este clima, la fbula de la-
lechera; es la realidad, es, por lo menos, un hecho muy posible-
en el orden natural.
Gradese cuan grande elemento de bienestar y de riqueza.
puede ser la crianza de gallinas, pavos y patos en Cuba. Feli-
ces sus habitantes si abandonan la ciega rutina, tan daosa en
todas las esferas de-la actividad humana!

CAPITULO II.

Inconvenientes del sistema actual

La causa de que en esta Isla, tan favorecida de la suerte por
su situacin geogrfica, pues se halla entre el Atlntico y el Pa-
cifico y frente al gran mercado delos Estados Unidos, no pros-
pere la cra de gallinas y apenas baste surtir con escasez el
mercado interior, no es otra que el detestable sistema que se
sigue. Se ha suprimido el gallinero y donde lo hay se le pro-
digan pocos cuidados, y si bien es cierto que desde la choza ms
humilde hasta la ms rica plantacin de caa, lo primero que
se vn son las gallinas, stas vagan libremente y forman sus
nidos en el campo, espuestas perecer devoradas por el mtajd
(EpicraIes angulifer, Bibrn), la lechuza, el gaviln, la rata, el
perro monts, el cerdo, etc., y eso que afortunadamente no se
conoce aqu la zorra, de cuya astucia y rapacidad nos informan
Lafontaine, Samaniego y todos los fabulistas, ni tiene otro re-
presentante la larga y temible familia de los ofidios que el majd;
ni viven en los bosques esas fieras que en otros paises caen so-
bre los rebaos de ovejas y sobre las aves; ni hay absolutamente
un solo insecto venenoso que las dae, con excepcin de una.
mosca cuya picada les causa parlisis temporal; ms por fortu-
na es rara.
Notable en gran manera es el amor maternal que comienza
desarrollarse en esta ave desde que pone el ltimo huevo.
Ese amor, pesar de ser tan inofensiva, tan tmida, la convier-
te en la ms valerosa cuando defiende sus polluelos, y la esti-
mula permanecer veinte y un dias en el nido, hasta que sale
muy oronda y contenta rodeada de la tierna manada; es un
ejemplo de madres cariosas y solcitas. Pero hay un poder
superior, invencible, al cual obedecen sumisos todos los seres del
reino animal: el instinto de la propia conservacin. Pasan dias
y dias y la gallina slo se preocupa de la incubacin de los hue-





5
vos; ms el hambre la obliga dejar el nido para buscar peque-
os insectos y semillas, picar las hierbas y mitigar la sed. Ella
sabe donde est el agua que se halla ms menos distante; co-
rre hacia ella; escarba el suelo con afn vertiginoso, se alimenta
mal, apenas humedece el pico con el ansia de volver donde
la llaman sus hijos en embrin, llega al nido, y lo encuentra sin
sus queridos huevos! Esto es muy comn; pero supongamos
que no suceda as y que se echa en el nido; all est, plida, in-
movil, con las alas tendidas, llenando su funcin maternal; alli
est debilitada por la abstinencia y por los parsitos (piojillos y
sarcopte mutans llamado chinchilla en Cuba) que la van condu-
ciendo la anemia, desangrndola, sin que su dueo pueda
prestarle auxilio, pues ha escondido el nido entre la paja y las
ramas del solitario matorral. Numerosos enemigos recorren
aquel campo impulsados de instintos feroces y dotados por la
naturaleza, para la lucha por la vida, de exquisito olfato, de
vista perspicaz y de armas aparentes para el ataque. Durante
el dia en las sombras de la noche, viene el boa cubano, el
majd, llamado en la Amrica del Sur culebra boba, arrastrn-
dose lentamente entre las hojas, viene el perro monts, graz-
na la lechuza apenas comienza el crepsculo de la tarde, y re-
volotea alrededor del nido hasta que se arroja sobre la infeliz
madre y la destroza entre sus afiladas garras!
Cuando se adopta el detestable sistema que vamos comba-
tiendo, rara es la gallina que se presenta en la casa de la ha-
cienda triunfante de tantos males y seguida de su prole; casi
siempre-no vuelve- vrseles.
Hemos prescindido de las enfermedades que suelen atacar
las madres en el nido del campo, enfermedades que seran f.
ciles de curar, si hubiesen estado en un departamento del galli-
nero; y no es cosa singular que la desacertada eleccin del punto
en extremo hmedo en que sitan el nido, sea causa de que no
haya incubacin, en cuyo caso siguen largo tiempo echadas
sobre los frios huevos, que han perdido el grmen vital, se ex-
tenan aun ms, y cuando menos retrasan la siguiente postura.
Adems, las gallinas libremente sueltas son incmodas y des-
aseadas: vuelan sobre los muebles, quiebran la loza y los cris-
tales, depositan donde quiera su estircol y pican los cogollos
tiernos de las plantas. Cuando son muchas se extienden lar-
gas distancias, adquieren hbitos salvajes, huyen del hombre y
:acaban por perder su cualidad ms bella: la domesticidad.
Seria una locura intentar esta crianza en grande sin contar
,con el gallinero; con ste es el negocio ms productivo. Cuatro
amil buenas ponedoras asistidas con los cuidados que aconseja





6
la ciencia, son de mayor provecho que cualquiera otra empresa
agrcola; y doscientas representan el bienestar de una familia.
del campo.
CAPITULO III.
Higiene del gallinero.
La Higienel He aqu la palabra divina que grab Dios eri
el pecho del hombre para hacerle larga y dulce la vida; he aqu
la gran ley de la naturaleza cuyo quebranto aniquila nuestra es-
pecie; he aqu el pedestal de la dicha pblica, la madre de las
ciencias, el faro de los legisladores y el escudo de bronce que
preserva la humanidad de dolorosas enfermedades; ante sus ful-
gores nace la alegra, se sustenta la salud y huye la muerte.
iOhl Cmo podramos hablar de la Higiene aplicada la
conservacin y multiplicacin de las aves de corral, sin decir
algo de ese don del cielo en sus relaciones con el bien del hom-
bre? Cmo podremos:ocultar lo que se lastima nuestra alma
al ver familias inocentes del campo viviendo en tierras bajas y
anegadizas, lo cual equivale en este clima ardiente la infalible
prdida de la existencia en un plazo corto? Si la necesidad las
obliga por qu no cuidan, por lo menos, de elevar con tablas de
palmas, que nada cuestan, siquiera media vara el piso de las ca-
sas? Nunca se preservaran de crueles padecimientos; pero algo
neutralizaran la influendia funesta de la humedad y el calor.
iCun imprudente es el hombre que olvida la higiene del hogar!
Esto que sucede respecto al organismo humano, sucede igual-
mente con las aves domsticas. Cuando el 'gallinero es hme-
do, desaseado y con poca ventilacin, padecen con frecuencia
reumatismo, fiebres, hidropesa, disentera, viruelas y otras mu-
chas dolencias, y traen prdidas en lugar de utilidades, pues
suelen morir montones, principalmente si se desarrolla entre
ellas el clera, la angina membranosa y el higadillo.
La prueba ms patente que debemos presentar de que puede
existir un gallinero libre de epizotias, y que todo depende de
la Higiene, es el estado de salud y vigor en que constantemen-
te se hallan los miles de gallos de combate, que cuidan con ex-
quisito esmero los que llamaremos mdicos empricos de las
aves, los galleros. Nunca hemos pido decir que las pestes ha-
yan invadido las galleras sino en casos muy contados.
Una vez que el labrador elige el punto ms elevado del terre-,
no para construir la casa donde ha de habitar con su familia,.
no hay para l asunto ms importante que la situacin y con-
diciones higinicas del gallinero.





Esta importancia es mayor si s6lo dispone de poca cantidad
de terreno, pues as como sera una necedad destinar la cra
de aves vastas extensiones que pueden servir para potreros don-
de pasten muchas reses, es tambin una pretensin necia que-
rer criar reses en reducidos predios, que apenas son suficientes
para la labranza. All donde escasamente hay lugar para sta,
y el labrador se v en el caso de formar clculos para que le sea
posible emprender el cultivo de determinadas plantas, all oh
poder admirable de la industria! se puede fundar un estableci-
miento de la naturaleza del que nos ocupa, que rinda tantos
proventos como el ms rico potrero.
Agregaremos lo dicho, que en Normanda y Bretaa, que
hemos citado como modelos, los establecimientos de esta clise
existen con cortsimos terrenos anexos, y an sin ellos: los terre-
nos .anexos, mas del patio 6 parque, son sin embargo, suma-
mente provechosos, tanto para la salud de las aves que tienen
donde gozar horas de recreo, como porque la economa rural
proporciona con ellos notables ahorros, suministrando alimentos,
como hierbas expontneas, arenas, lombrices de tierra y otros
insectos, y tambin batatas, semillas de girasol, maz, pltanos,
zanahorias, y todos los dems productos alimenticios de las
plantas que se hayan sembrado.
El gallinero debe construirse de Norte Sur, fin de que lo
baen los vientos reinantes.
En otros tratados que se han escrito en Europa, se atiende
ms que todo al abrigo, lo cual sera un error de funesta tras-
cendencia en Cuba. En los climas frios el abrigo es indispen-
sable, en los clidos lo es la ventilacin; en aquellos se busca
el calor, en stos el fresco, con excepcin de los meses de Di-
ciembre, Enero y Febrero; as pues, el gallinero debe ser una
especie de jaula grande, abierta todas las corrientes atmosf-
ricas, segn lo describiremos ms adelante.
Prevista la ventilacin, y lo seco del suelo, debemos recomen-
dar el aseo como punto capital. Sin aseo no habr salud en
las gallinas, morirn muchas, y las que no mueran estarn siem-
pre enfermas y producirn poco, pues la salud es el primer
agente de la fecundidad.
Son estas aves muy desaseadas, por lo que todos los dias de-
be barrerse el gallinero, recogindose con una pala el estircol.
Suponemos el suelo de hormign, que es el mejor, elevado una
tercia y con declive para la salida del agua. Todas las sema-
nas, se le lavar; y si hubiese muchos insectos, esta operacin se
har con un cocimiento de palillos de tabaco, al cual se puede
agregar zumo de limn 6 de naranja agria. Es tambin inseq-




8
ticida el agua en que hubiesen estado en maceracin por tres 6
cuatro dias pencas de maguey (Agave americano, Linneo); y lo
es el cocimiento de hojas y cortezas del ciruelo (Espondia Lu-
tea, Linneo.)
El estircol se depositar para abono en un hloyo que se es-
cavar al afecto barlovento del gallinero y de la habitacin
de la familia, con el fin de aprovechar las basuras, los orines, &.
Es bueno echar las camadas alguna cal, y tenerlas cubiertas
con yaguas, para que no haya exhalaciones miasmticas, ni se
escape el lcali volatil. El estircol es oro, y el que no lo apro-
veche, no merece la prosperidad que aspira.
Llenas estas principales condiciones, hay otra de inmensa im-
portancia: el agua. Esta debe ser pura, cristalina y renovarse
dos veces al dia en verano y una en invierno. Las gallinas be-
ben mucho y es conveniente que no les falte este liquido que
contribuye poderosamente su salud, desarrollo, grosura y
multiplicacin.
Como ensucian el agua con las patas, es necesario colocar
en las vasijas unas listas de maderas para que introduzcan el
pico por los intersticios, y para que no se ahoguen los pollos
tiernos. Mejor que sto sera poner numerosos depsitos fabri-
cados exprofeso en las alfareras del pas y que tuviesen muchos
agujeros.
En diferentes puntos debe hallarse el agua, pues segn el n-
mero de gallinas debe haber de gallos, un gallo para cada do-
cena. Se habr observado que se dividen estas aves en seccio-
nes 6 bandadas, cada bandada compuesta de hembras y machos
jvenes con el gallo padre; y sera dar ocasin rias si se vie-
sen en la necesidad de reunirse menudo por no haber agua
en distintos rumbos.
En el curso de este escrito iremos indicando diversos puntos
relativos la salubridad, y cerraremos este captulo diciendo:
que cuando se trata del fenmeno de la vida y de la conserva-
cin y multiplicacin de las especies, desde el hombre hasta el
ser ms imperceptible, la Higiene es el todo, con la diferencia
de que cada ser tiene su modo de existir y sus leyes higinicas
especiales. Las aplicables las aves domsticas exigen en los
climas clidos que su habitacin sea amplia y ventilada; los ahi-
mentos sanos y dados con moderacin; el agua abundante y
pura, absolutamente sin partculas de tierra; el aseo perfecto; los
remedios para las enfermedades administrados tiempo, y en
las contagiosas una instantnea separacin; as se alejarn las
pestes y no habr industria que rinda mayores utilidades.






CAPITULO IV.
Como debe ser el gallinero del labrador pobre en Cuba.

Todo labrador cubano por pequeo que sea su sitio debe te-
ner un gallinero del mayor tamao que le sea posible, con un
nmero de gallinas que sea algo menor del que pudiera conte-
ner el edificio y patio, para que vivan desahogadas, y preferir
las de la ierra que tengan sangre de gallo panameo. En cada
cra escoger las pollas y gallos ms hermosos, fin de ir per-
feccionando esa variedad. Esto es lo que se llama sistema
de seleccin, que conduce resultados maravillosos, ya se trate
de aves, ya de ganado etc.
Cruzar con discrecin unas razas con otras, es tambin
muy conveniente; mas esa variedad comn del pais ya cru-
zada con la raza dicha es inmejorable aplicada la seleccin.
Las gallinas y gallos imperfectos se mandan al mercado, 6 se
destinan al gasto de la casa, 6 la ceba; lo mismo debe hacer-
se con las malas ponedoras, con las de carcter muy dscolo, y
con las que pican los huevos 6 las plumas de las compaeras,
porque estos defectos pronto se trasmiten.
El Gobierno de los Estados Unidos ha concedido patente de
invencin Mr. Loomis por un frenito como el de los caballos,
que sirve para impedir que las gallinas se piquen las plumas
unas otras. Consiste en un alambre dentro de la boca y que
pasa por la cresta, con el cual pueden comer, pero no abrir del
todo el pico. Llmase Loomis Poultry Bit. Tambin hay en
aquellos Estados una caja-trampa con patente para las picadoras
de huevos. El nido est en la caja y al caer rueda el huevo y
la gallina no lo ve. Estas menudencias dan una idea de lo mucho
que se atiende en aquel pas la cra de las aves domsticas.
Siguiendo las reglas que vamos proponiendo, puede llegar
poseer el labrador un nmero de gallinas que en ms de la mi-
tad del ao le produzca cada una un huevo diario, sin contar
los capones, pollos y pollas que se ceban fcilmente y que
siempre se venden con estimacin.
Bastarle construir una casa de techo pajizo, de nueve varas
de largo, seis de ancho y cuatro de altitud, sobre horcones de
madera slida, forrada con listones de palma colocados verti-
calmente y separados media pulgada unos de otros para que se
renueve el aire y no penetren las aves de rapia.
A una vara del suelo no existir esa separacin de los
listones 6 astillas; sino que quedarn cubiertos los intersticios 6
se pondr todo el rededor de la casa, esa misma altura, una





io
plancha de zinc, fin de que no puedan subir el majd y la rata,
Si no hay astillas de palma se formar un tejido con varas de
yaya, 6 de otra madera aparente.
El techo puede hacerse de guano real (guano, equivale
penca rama de palma, 6 sea de Horeodoxia regia:) de guano
de cana, (Sabal umbraculfera, Martin,) 6 de manaca (Gesmona
dulcis,) El primero dura cinco aos,'si se corta en menguante, y
abunda en toda la Isla; elsegundo veinte, y se hallaenlosterrenos
estriles de las sabanas; y la ltima en las cinagas de las cos-
tas y debe preferirse, no solo porque la cobija es til por ms
de cuarenta aos, sino porque en caso de incendio arde muy
lentamente.
Hay otros guanos aparentes para techos, todos de la familia
de las palmas.
Esta casa tendr una barbacoa de tablas de palma, corrida
todo su largo, y la que se subir por una cmoda escalera
construida con varas y travesaos de madera rstica.
En la barbacoa se pondrn los nidos delas incubadoras, lo
que es una ventaja, pues estas aves les agradan el aislamiento
y la oscuridad. De noche se conducen las cluecas los ni.
dos, y all quedan muy tranquilas.
No se olvide que hay que colocar una tabla de media vara
de alto en el cuadro de la entrada de la barbacoa, como me-
dia vara del canto de la abertura y formando la misma figura
del cuadro. Esto nos parece necesario para que los pollitos
no puedan caer antes de que sean recogidos en un cesto y
traidos la parte baja, lo cual debe hacerse al segundo da de
nacidos con el mayor esmero para no lastimarlos, y aprisionan-
do antes la madre, que dar inquietos revuelos y aun podra
maltratar la encargada de la operacin.
La gallina y su prole se llevarn al'departamento de los po,
llos tiernos, que estar un lado del patio y habr all un n-
mero proporcionado de jaulas de madera rstica, construidas
con palitos de una vara y cuarto de alto y una pulgada 6 algo
ms de dimetro, traidos del monte y clavados en el suelo for-
mando un cuadro de vara y media por cadalado. Como dos
pulgadas de la parte de arriba se pone lo largo, en los cuatro
lados, otro palito atado con bejuco, y sobre estos, entre palito y
palito, de los clavados, se tienden otros iguales que cubren la
parte superior.
Quedan las jaulas de modo que solo pueden entrar y salir
en ellas los pollos muy pequeos, y all se les echa maiz moli-
do, que comern sin ser molestados por las aves grandes, y
tambin se les pondr agua en vasijas en que no puedai aho-






garse. Estas vasijas deben ser manera de tinteros, y habti
una 6 dos en cada jaula cuidndose de que el agua sea pura.
Los pollitos acabados de nacer son muy delicados, y hay que
preservarlos, hasta que echen las plumas, de la lluvia que los
enfra y mata, y de los soles fuertes.
No debemos omitir una observacin: las gallinas pican los
pollos de que no son madres, y veces los dejan muertos.
Para evitar este inconveniente no hay ms cue un medio, el
cual es encerrarlos todos en una gran jaula, quedando fuera las
madres, y poiindose la parte baja una tabla que no permita
la salida de los pollos. La tabla se levanta al oscurecer, y cada
una recoje sus hijos. En una de las esquinas del gallinero, en
lo ms ventilado, puede construirse esta jaula, ahorrndose as
por dos lados el trabajo de clavar en la tierra los palitos que
han de servir de lineas dividentes. -Las manadas que se quiera.
se van dejando en libertad.
El patio ser de treinta varas de fondo y de quince veinte
de ancho; mientras mayor cantidad de tierra comprenda, me-
jor; estar cercado dejfiu, yait, 6 cualquiera madera durable.
En el centro habr algunos rboles de gran ramage y no al-
terosos, y tambin matas de pltanos. La morera es preferible
porque da una fruta apetecida de la gallina; igualmente es bue-
na la acacia y por sus ramas horizontales, el ateje.
A los rboles se les corta la rama central para que no se ele-
ven.
La casa tendr dos puertas nicamente, una de entrada y
otra que dar al patio; sta solo se cerrar por la noche. Las-
puertas deben ser de tres varas de alto y dos de ancho, lo mnos.
Preciso es precaverse de los ladrones nocturnos, que no fal-
tan en ningn pas, por lo que debe haber en el sitio uno 6 dos
perros, los cuales con la manera especial de sus ladridos, su
exasperacin y su fiereza, avisan la presencia de una persona
extraa, y puede enserseles perseguir los majaes y ratas,
de que pronto sern inmejorables cazadores.
Las dems reglas que pueden seguir los labradores pobres
las hallarn en seguida al ocuparnos de la cra en grande; cada
cual har las aplicaciones convenientes, segn sus recursos.
El labrador pobre harto har en llegar doscientas gallinas
buenas ponedoras; quinientas serian para l un capital vecino
la riqueza; mi), una riqueza. Por riqueza entendemos un va-
lor que produce una renta suficiente para atender con holgura
los gastos ordinarios de su dueo y un sobrante para aho-
rros; y consideramos como la parte ms esencial de la empresa
de que estamos hablando las cualidades personales del labra-





I2
dor y su familia. Sin actividad, celo, honradez, economa y
atencin de ste y de aquella; 6 sin un buen mercado consumi-
dor, mil gallinas no son una riqueza, ni darn siquiera el bienes-
tar. Los capitales valen segn el que los pose y el lugar en
que desenvuelven su natural multiplicacin.
Plcenos, y hasta nos llena de orgullo, el tipo ms comnde
la mujer de Cuba, si bella fsicamente, ms bella aun bajo el
punto de vista moral. Es naturalmente hacendosa, desconoce
la pereza, y su consagracin sus deberes de esposa y de madre
es completa; as pues, con una colaboradora de tales condi-
ciones es imposible, de todo punto imposible, que el gallipero
no sea para el labrador en estos campos la senda ms espedita
para proporcionarse el bienestar, y hasta para las legtimas y
nobles aspiraciones la riqueza, no ya como nosotros la enten-
demos y acabamos de definir, sino en sus ms altas preten-
siones y significacin.

CAPITULO V.

Plan de un establecimiento agricola industrial en las inmediaciones de la
Habana, para criar 4,000 gallinas.- Ocho gallineros 6 secciones.-Tie-
rras.-Cultivos.-Casa del Administrador; lo que debe contener.

No entrarmos tratar esta materia sin prevenir al lector
contra nuestros errores.' Nunca hemos poseido gallineros cien-
tficamente atendidos mientras fuimos agricultores en esta Isla,
ni los posemos actualmente en nuestra hacienda "Alcibia," en
Colombia. Siempre hemos criado esas aves sueltas, sin haber
fundado un establecimiento especial. Debemos decir, sin em-
bargo, que veces hemos tenido centenares, y que este recuer-
do nos hace observar que hay haciendas que por sus pastos,
temperatura y aguas son muy propicias la multiplicacin,
y otras en que las enfermedades son ms comunes y las hierbas
y aguas menos sanas y nutritivas.
Modifcanse sensiblemente de un modo favorable estas con-
diciones con los gallineros, y sin ellos influyen en el xito de
un modo muy marcado.
Indudablemente, si hubisemos de seguir Ala naturaleza,
que es la gran maestra del hombre, bien pudiramos adoptar
la crianza suelta: las aves todas viven en los bosques la in-
temperie, y all se multiplican y gozan de ms salud que las
encerradas en casa, aunque stas sean espaciosas y ventiladas;
mas la lucha por la vida, como observa Darwin, es una ley de
la misma naturaleza, y son tantos los enemigos de esta ave que





13
es materialmente imposible que su cra rinda grandes produc-
tos sin, someterlas un rgimen artificial, una vida metdica
y en comunidad.
Deseamos presentar nuestros lectores el proyecto de una.
hacienda, mejor dicho de un establecimiento agrcola indus-
trial donde haya por lo menos cuatro mil aves, y en que se
aproveche lo sobrante de las cosechas, llevndose al mercado,
que stas diversas entradas auxilian mucho el aumento de los
capitales y en nada perjudican la principal especulacin.
Comenzaremos pidiendo para realizar nuestro plan tres ca-
balleras de tierra, que sean altas, de gruesa capa vegetal, bien
que esto puede suplirse con el abono; que no tengan cinagas
inmediatas que arrojen efluvios (ni lejos si estn sotavento,)
y que por ellas pase un ferrocarril. En las cercanas de la Ha-
bana estaran ventajosamente situadas. Si recibiesen el agua
del acueducto sera cualidad muy recomendable, tanto para
el aseo cuanto para colocar diversos pequeos hilos en el edi-
ficio y el patio; y si se ha de hacer uso de pozo debe verse que
no participe de las propiedades deletreas que comunican las
minas de cobre, de yeso, etc. Cuando hay yeso en el subsuelo,
cosa algo comn en algunos distritos, el precioso lquido es da-
oso la salud, as de las aves como del hombre; y celebramos
la oportunidad de hacer esta indicacin, porque las materias
que suelen hallarse en el fondo de los pozos, y veces las
que arrastran los ros y arroyos pasando por ciertos lugares,
determinan los padecimientos fsicos que se notan en muchas
localidades, cuyos habitantes buscan intilmente la causa, sin
fijarse en lo ms digno de atencin, el agua. El agua es el
gran elemento de la vida, y el origen ms comun de todas las
enfermedades del hombre y los dems animales.
La sesta parte de esas tierras (media caballera) puede des-
tinarse la fundacin de un platanal, que vendra tener dos
mil cepas, sembradas cuatro varas de distancia, y muchas
ms desde el segundo ao, pues esta planta se multiplica por
yemas rpidamente, como todas las musceas. Puede dejarse
cada planta madre tres renuevos que los nueve meses fiuc-
tifican.
Son preferibles las variedades que constituyen la verdadera
Musa paradisiaca de Linneo, es decir, las nombradas en esta
Isla pltano hembra y pltano macho, que algunos creen con
fundamento que es una misma variedad, sosteniendo que la
influencia del clima y del suelo es lo que da mayor tamao al
macho.
Vemos claro que es exorbitante el nmero de cepas que que-





14
-remos; pero nos parece que estando esta hacienda inmediata 4
una poblacin no debe despreciarseese producto, que se ob-
-tiene sin ms trabajo, se puede decir, que sembrar la planta.
En el resto del terreno debe cultivarse maz como el princi-
pal articulo que necesita el establecimiento; millo, (r) gira-,
sol, (2) boniatos (3,) patatas, zanahorias, coles, lechugas, remo-
lacha, tomates, etc.
La gallina come de todo y la diversidad de alimentos con-
'tribuye su salud y sostiene su apetito.
En lo ms alto de la hacienda dpbe situarse la casa del Ad-
nministrador y su familia. En un cuarto donde penetre el aire
estar el almacen de huevos, y stos se irn colocando en ca-
jones llenos de paja para trasportarlos al ferrocarril cuando
haya el nmero suficiente.
Esto se har no sin separar los necesarios para las incu-
badoras.
Los huevos estarn en diversos cajones, y cada cajn tendr
su letreto: Vawiedad comun.-Cocincinina.-Raza de Naoudan, etc.
Muy oportuno sera marcar en el mismo huevo destinado
incubar la fecha del da en que fu recogido y el nmero del
nido.
Otro cuarto servir de biblioteca y all estarn las mejores
obras que se han escrito sobre cria de aves domsticas, y tam-
bin algunos peridicos agricolas, ingleses, franceses y norte-
americanos.
Al llegar aqu algunr lector rutinario estimar como intil el
gasto en libros y peridicos, y no podemos menos de decir
que es el ms necesario. Francia, el pas ms adelantado en
Ornitologia, lo debe los muchos tratados que se han escrito
ilustrando al pueblo. Nada interesa tanto ste como el co-
nocimiento de los medios de proporcionarse el bienestar. En
los Estados Unidos Inglaterra la lectura de obras instructivas
y publicaciones peridicas entra en las necesidades de la vida.

(I) El millo se debe sembrar en esta Isla principios de Octubre;
cuando se retrasa la siembra, crece raqutico; y cuando es temprana, se le
corta y d segunda cosecha. Se aprovechan: el grano para las aves, las
espigas para escobas (se vende hoy el quintal ocho duros,) y el resto es
un alimento excelente para las bestias.
(2) Se siembra principios de Mayo regado sobre el surco; 6 como el
maiz, separadas media vara las matas; se hace con l harina, que se mez-
cla con la de trigo, es rico en aceite, y muy nutritivo para las aves.
(3) Antes de sembrar chese en cinco galones de lejia libra y media
de alcaparrosa; se sumerje all el bejuco como un minuto; y de este modo
no aparecer el insecto llamado Tetudn, que actualmente casi ha hecho de-
saparecer los boniatales.





En esas naciones los hombres de Estado se ocupan con pro-
funda atencin del ms pequeo descubrimiento que aumente
.los productos de su pafs, y as los poderosos por sus encum-
brados puestos, como los poderosos por sus talentos 6 su posi-
cin pecuniaria, no dejan, por decirlo as, que descanse la na-
turaleza: la siguen, la interrogan, la fatigan, le arrebatan sus
secretos. La Reina Victoria, que empua el cetro de los ma-
res y cuya magestad brilla aun ms por sus cualidades perso-
nales que por ceir la corona de Inglaterra, no desdea ser
poseedora inteligente de la mejor cria de aves. Manda sus
productos las exposiciones, disputa el triunfo como cualquier
criador, lo obtiene 6 no, y los ingleses, que estn habituados
estas grandes cosas y saludables costumbres, ni siquiera se
aperciben de todo lo que encierra de sublime y de influyente
en el bien pblico aquel ejemplo de su Reina.
Los Lores la imitan, se dedican la perfeccin de todas las
especies de animales y plantas tiles, y por este camino ha
llegado Inglaterra al ms alto grado de prosperidad.
Es indispensable un microscopio. Lo es tambin un boti-
quin que contenga los medicamentos mas usuales segn los
adelantos de la ciencia, para detener el progreso de las enfer-
medades, especialmente las epidmicas.
Las enfermedades epidmicas son en un gran gallinero un
fantasma aterrador; ms pueden impedirse 6 detenerse, si se
observan las leyes higinicas, y se aplican con oportunidad los
-remedios ms indicados por el estudio y la esperiencia.
El Administrador debe, por lo menos, ser aficionado la
Historia Natural.
No dudamos proponer los capitalistas para estas plazas
los galleros, que unan sus conocimientos prcticos la honra-
dez. Carecen de estudios: pero acostumbrados cuidar los
gallos, todos los dias, todas horas; asistirlos en sus enferme-
dades, y estudiar el modo de darle salud y vigor para
que alcancen la victoria en las lides, han llegado familiari-
zarse con esas aves y esperimentan hcia ellas un sentimiento afec-
tuoso; las tratan como si fuesen personas, les ponen nombres
de hroes, y se llenan de entusiasmo cuando describen sus
hazaas.
Estos hombres cifran su bienestar en esa profesin, y aunque
en el fondo es cierto que predomina en ellos el deseo del lucro
y sus afanes tienen por objeto participar de las apuestas de ese
juego cuando vencen sus campeones, tambin lo es que van
siguiendo con febril inquietud las alternativas del combate sin-
gular y que en ese sentimiento toma parte el amor, pues





16
menudo las apuestas son insignificantes y solo tienen por pre-
mio la gloria del triunfo.
Un gallero entendido y honrado multiplicaria pronto los ca-
pitales empleados en un gallinero, pues en esto lo principal es
prevenir las enfermedades, conocerlas y combatirlas, como su-
cede en las gallerias aunque solo con el apoyo del empirismo.
Se acerca el tiempo en que la juventud cubana cultive la
Ornitologia, que abre espacios al sabio y campo al hombre
de negocios.
Se levantar un plano gusto del dueo, con tal de que en
el centro est en una pequea plaza la casa del Administrador.
Habr ocho casas ms para ocho gallineros, cada una con su
patio de 0oo varas por cada lado.
Las casas y patios formarn calles, embellecidas stas con
flneas de millo, girasol, etc.
Estos gallineros tendrn diez y seis varas de largo, siete de
ancho, siete de puntal y un caedizo hcia el patio.
El techo ser de tejas comunes puestas en vago para que
haya alguna entrada de aire; mnos las tres primeras carreras
y las' tres ltimas, que llevarn mezcla para asegurar el
tejado. Se les formarn sobretechos, 6 respiraderos, de dos va-
ras en cuadro y tres cuartas de alto, forrados con un tejido de
alambre.
Los listones tendrn una pulgada de grueso, tres de ancho y
tres de separacin unos de otros, 6 ms, si lo permite el largo
de la teja, que se medir.
Los listones sern de cedro, no de pino blanco, porque el ce-
dro por ser amargo es antiptico al caro, al piojillo, al co-
mejen, y todo insecto, y el pino blanco los atrae.
Estas casas descansarn sobre fuertes horcones y entre estos
se levantar una pared de medio ladrillo con ventanas corridas
en la parte superior, las cuales debern ser de una vara y me-
dia de alto todo el largo y todo el ancho de la casa, pen-
dern de goznes, cubrirn la red de alambre, y se asegurarn
con pis de amigos m9vibles, cuando se abran.
Mejor ser en lugar de paredes de ladrillos poner listones de:
cedro de tres pulgadas, con intersticios de media pulgada, y
colocar alrededor la plancha de hojalata que hemos descrito.
Si asi se hace se suprimirn las ventanas por innecesarias.
Los listones deben pintarse con albayalde, aceite de linaza,,
aguarrs y una parte proporciopada de arsnico, para que no
sirvan de abrigo los insectos.
Mr. Sunmer, agrnomo norte-americano, y lo mismo los
agrnomos ingleses, franceses, holandeses y espaoles, se fijan.





'7
mucho-en la entrada del aire, que es un gran peligro en los
climas frios; mas aunque convenimos en que el aire hmedo de
la noche cuando se recibe directa y repentinamente, puede oca-
sionar la prdida de la salud, somos de opinin que mayores
daos ocasiona el excesivo calor. Nada hay tan delicioso, ni
que cause tanto bienestar, tanto agrado, en los climas intertro-
picales, como el fresco del aura de la noche, portadora del apa-
cible sueo; ni nada hay tan penoso, tan insano, tan propenso
al insomnio, la asfixia y numerosas enfermedades como el
calor en piezas donde estn encerrados muchos animales, pues
estos consumen pronto el gas oxgeno que absorben; solo que-
da el carbono que exhalan al respirar, y adems aumentan
con su propio calor el de la atmsfera que les rodea.
Tales consideraciones nos hacen pensar que salvo en las
noches de invierno y aquellas lluviosas y de vientos fuertes, de-
ben permanecer abiertas todas las ventanas, y esta opinin la
apoyamos en que el ave por su naturaleza, nace, crece y vive
mejor la intemperie que en una habitacin cerrada. Del
hombre no podemos decir otro tanto; l nace, crece y vive
preso, y el ms leve uso de la libertad le ocasiona enfermeda-
des que menudo lo llevan al sepulcro.
Resumiendo: todos nuestros planes para la salubridad y
consiguiente prosperidad de los gallineros cubanos los funda-
mos en ta contraposicin de lo que se practica en Europa res-
pecto edificios abrigados.
Nosotros queremos que las aves habiten en los gallineros de
esta tierra como si estuviesen en el bosque, es decir, gozando
del aire libre, y para eso proponemos que no falten numerosas
ventanas.
Se dir que son perjudiciales en estos establecimientos las
corrientes de aire; tambin las hay en el bosque y ningn da-
o hacen; la cuestin se reduce que todo depende de la cos-
tumbre. Habituadas las gallinas del gallinero cierto grado
de calor es natural que le causen impresin las transiciones re-
pentinas atmosfricas, y que una rfaga de viento fro y hme-
do las enferme; mas si el gallinero se construye de modo que
tenga constantemente mucha ventilacn, solo podra daarlas
el fro del invierno.
Nuestras observaciones nos obligan decir: que los galline-
ros en las ciudades, en sus cercanas, cuando carecen de esas
condiciones, son peligrosos la higiene pblica, pues suelen
convertirse en focos de infeccin y de muerte; y no estar de
ms hacer presente las familias pobres de los pueblos, que el
encerrarse ellas para dormir, en sus pequeas-habitaciones con
2





18
gatos, perros, gallinas, cotorras, etc., es el origen de la mayor
parte de sus enfermedades, pues pronto se impregna aquel es-
pacio de carbono, que es gas irrespirable.
Terminemos diciendo que aunque hemos descrito un galline-
ro de todo lujo, nos parece mejor que el techo de las casas sea
pajizo, lo cual es ms saludable para las aves, introduce una
gran economa en los gastos de construccin.
Con varas de rboles del bosque descortezadas pueden tam-
bin formarse las peredes exteriores. Si dirige la obra persona
curiosa y entendida quedar hecho un enverjado por donde no
puedan penetrar la lechuza, las ratas, etc., y que ofrezca bella
perspectiva.
CAPITULO VI.

Patios 6 parques.

SEn cada patio parque de los ocho gallineros, habr, como
hemos indicado, un nmero de rboles de gran ramaje y no al-
terosos; se pondrn en el centro. Estos rboles se escojen en
el bosque desechando los de mucha edad, y se trasplantan en
Mayo en das nublados. Se escavar su alrededor y se saca-
rn cuidadosamente con Ja tierra que cubre las raices, la cual
se asegura con ariques de yaguas humedecidos para que estn
flexibles, 6 con majagua; as se colocan en las carretas, se
llevan al parque y se siembran, echando debajo la tierra
vegetal del suelo y encima la del hoyo; y si esta fuese rida,
se le mezclar estircol repodrido. En nada los perjudicarn
las gallinas.
Recomendamos que los hoyos se abran con unos das de
anticipacin, tanto para que el terreno removido quede aereado
como porque las gallinas escarban en l y se aprovechan de
las lombrices, que les agradan y alimentan mucho.
Como el estircol de los patiqs, cscaras de pltanos,
y dems residuos 6 basuras, forman capas que favore-
cen el desarrollo del caro y piojillo y exhalan miasmas de-
letreos, es necesarisimo dar surcos que levanten el piso, cru-
zar, sembrar maiz Goleo y volver surcar para cubrirlo.
El arado puede suplirse con la azada para levantar las capas;
pero con ms trabajo, pues aquellas deben quedar debajo.
Durante las siembras los dos pastores que habr en la ha-
cienda, cuidarn de alejar las gallinas, 6 se aprovecharn las
horas de recreo en que los patios estn sin ellas, por haber
salido al campo.




I9
Los mismos pastores cuidarn de que no desentierren el maiz,
para aguardar al tercero 6 cuarto da, en que si ha llovido, 6
se le riega, asomarn las hojitas, en cuyo caso es mas agrada.
ble y sano y de ms volumen y peso.
Por mucho que escarben las gallinas siempre quedan nume-
rosas maticas, que van creciendo con gran lozana por no estar
-tan juntas; y con esta sencilla operacin se liberta el terreno de
la plaga de insectos, se le sanea, y tienen las aves donde picar
un vegetal tierno y nutritivo, ms de las lombrices. Esto es
para ellas de la mayor utilidad y regocijo.
Si hay dificultad para cruzar, se siembra chorrito y se cu-
ibre el grano con la azada.
En varios lugares del parque se arrojar ceniza de la que
deja la leja, 6de cualquiera clase; esto interesa mucho porque
-se revuelcan en ella como un remedio que se aplican instintiva-
mente para matar los earos y piojillos, que las atormentan
y aniquilan. Cuando estos sean en cantidad crecida por un
indisculpable descuido, dbense arrojar sobre la ceniza polvos
de azufre. El azufre es un ponderoso insecticida, y el remedio
-comn para destruir el arador, aracnido de la misma familia
del caro, que produce en el hombre la sarna.
No debe olvidarse, por ser cosa indispensable, hacer escava-
,:iones y llenarlas con arenas, gruesa y fina. En cuanto la arena
granada, dice D. Jos Montellano del Corral, "su destino no
puede ser el mismo que el de la gruesa, las gallinas se la co-
men. Cuando gozan de salud inyectan en su estmago dos 6
tres granos de arena calcrea silicosa al da. Los naturalistas
-opinan que las gallinceas comen esas arenas para facilitar la
digestin; pero es ms probable que su principal objeto sea
proporcionar por su disolucin en el jugo gstrico del tercer
estmago las sales de alumina, slice y cal que necesitan. Esta
opinin ha sido confirmada por los experimentos que hemos
hecho. Privando durante tres cuatro meses de esas arenas
algunas gallinas, hemos observado que la cscara de los hue-
vos era ms delgada y la clara mucho ms lquida en los hue-
vos de las que no experimentaron aquella privacin. No pa-
rece probarnos este hecho que las gallinas buscan las arenas,
principalmente las de carbonato de cal, para proporcionar su
economa las sales indispensables .su existencia, y sus hue-
vos los elementos propios para la formacin de la cscara?"
Habr un lugar limpio, sin hierbas, y apisonado para repartir
la comida.
Cada propietario, segn sus recursos, sus gustos, sus conoci-
anientos, y aun sus caprichos, dejamos ya dicho que puede ha-





20
cer alteraciones en el orden de la colocacin de las casas, co
tal de que tenga cada.una un patio 6 corral mplio.

CAPITULO VII.
No se debe mezclar las aves de distintas especies, ni las
variedades de una especie.
Es perjudicial poner en estos gallineros, mezclados, pavos,
(guanajos) faisanes, gansos, patos, etc. Cuando se crien debe
ser aparte. No podemos decir lo mismo respecto los capones
aunque, pesar del parentesco, son mirados con dio y despre-
cio por las gallinas y hasta perseguidos. Ellos parece que tie-
nen conciencia de su vil condicin de eunucos. Buscan la so-
ledad como avergonzados; mas el dia en que prohijan una ma-
nada de pollos, salen con ellos cloqueando como una gallina,.
muy envanecidos y alegres. Oprase en estos animales moral.
mente un cambio de sexo, y nace en ellos el amor paternal
tierno y poderoso, como si fuesen verdaderos padres. Sera
injusto negarle el derecho de vivir en la comunidad, de-
recho que existe tambin todos sus hijos adoptivos. Ni dire-
mos tampoco otro tanto de las pavas criadoras. Advertimos,
sin embargo, que la cria de pavos debe ser en su departamento,.
y que los capones se pondrn en dormitorio aparte, pues las
gallinas al verlos su lado les dan picotazos.
Las razas dorking, fleche, gueldre, houdan, cochinchina,
negra de Mozambique, (carni-prieta,) americana, etc., tendr.
cada uua su lugar separado, pues si as no se hace habr un
ncio, confuso, y perjudicial cruzamiento, sin que el dueo
pueda fijar una variedad provechosa. Toda variedad estar
tambin aparte.

CAPITULO VIII.

Dormitorios.
Hay diferentes sistemas para construir los dormitorios. Unos
autores dicen que deben ser elevados, quedando una vara
del techo, y de la figura plana de una parrilla, y subirse por
varias escaleras; otros que convienen bajos y.tambin como una
parrilla.
Su principal cualidad es que el estircol de las aves de arriba
en ningn caso caiga sobre las de abajo, y esa clase de cons-
truccin manera de parrillas llena esta conveniencia, y evita





2r
que al perder una de stas aves el equilibrio, sadesplome sobre
otra y varias vengan al suelo y reciban golpes que les causen
lesiones.
En nuestro concepto la altura de las varas se relaciona con
la variedad gallincea que se haya adoptado, pues es evidente
que los individuos de la raza cochinchina, brahma-poutra,
etc., que son corpulentos, les convienen varas bajas, y los de
la raza comn, que son de movimientos tan rpidos, de tanta
vivacidad y de cuerpo pequeo, les convienen varas altas,
las que suben fcilmente, procurando situarse en lo ms eleva-
do, y cuando asoma el da bajan, no por los escalones, sino
volando, lo cual no ofrece peligro, como lo ofreceria en esas
otras razas corpulentas.
Las perchas deben componerse de listones cuadrados de
pulgada y media de dimetro, y de dos pulgadas para aves de
razas enormes, no alisados con cepillo ni con filos en las esqui-
nas, y deben ser movibles para quitarlos y limpiarles los caros
y piojillos.
Nosotros cremos que la mejor construccin de las perchas,
sea srie.de varas, es en figura de tijera, y puestos los listones
la distancia conveniente, para que no caiga estircol sobre,
las aves que queden debajo.
Puede comenzar la srie de listones media vara del piso y
concluir una vara del techo; y as, cuando vienen al dormi-
torio, van posesionndose las primeras que llegan de los pues-
tos ms altos y las ltimas de los que hallan desocupados; y
-si alguna se siente molesta por alguna dolencia reumtica pa-
sajera se posa en los primeros escalones.
Aunque los listones, 6 varas, deben ser movibles para quitar.
Jos cuando se quiera y limpiarles el estircol insectos, es pre-
ciso asegurarlos con tornillos que tengan su tuerca fin de
,que queden fijos. Cuando el listn queda en vago, 6 no es
proporcionado al tamao de los dedos del ave, le produce in-
comodidad, se halla espuesta caer cuando se duerme, y en
su afn de sostenerse emplea para el equilibrio una suma de
fuerzas que la debilita; y en todo caso ese mismo afan le trae
el insomnio, que es sumamente perjudicial, pues para la gallina
*el sueo no interrumpido es necesarsimo su salud. En esto
se diferencia del gallo, que despierta, aletea y canta cada hora
,de la noche, por lo que se le ha llamado el reloj de la aldea.
Aun hay, en nuestra opinin, otro sistema preferible por lo
cmodo: formar escaleras, como las de los albailes; pero de
*ms de una vara de ancho, con travesaos adecuados y fijos, y
poner tantas cuantas span necesarias; tendran la ventaja de





22
poderse sacar fcilmente fuera cada vez que se quisiese para
limpiarlas.
CAPITULO IX.
Nidos de las ponedoras.
Deben ponerse en un lado del edificio, manera de entrepa-
os y tener veinte pulgadas de ancho, veinte de altitud y otras-
tantas la tabla dividente. Los nidos del departamento de las&
cochinchinas y de las pavas incubadoras tendrn mayores di-
mensiones; la holgura en todos es condicin muy recomenda-
ble. El primer nido debe quedar raiz del suelo; los dems
hasta dos y tres varas de alto; pero desde el tercero, deber
ponrseles un pasadizo mplio imitando un balcn, por el cual
vayan las gallinas cada cual al suyo. Para que no se equivo-
quen se pintarn unos de negro, otros de blanco, otros rojos, etc.
Diferentes pequeas escaleras facilitarn la subida los pa-
sadizos.
Una tabla varias, como un techo, cubrir el ltimo de arri-
ba, para que no se humedezca con la lluvia que el viento haga.
entrar por las ventanas, por los intersticios de los listones.
Los nidos se harn redondos, de hojas secas de pltanos, ase-
gurados con majagua, y siempre habr un repuesto de algunos.
centenares. Se les echarn de esas hojas secas en su fondo, plu-
mas, etc., sin olvidar los palillos de tabaco cortezas de cedro.
En cada nido suelen poner varias gallinas, unas despus de-
otras, y veces dos tres un tiempo. Es, pues, preciso re-
coger los huevos todas las tardes para que con el calor de las
ponedoras no comience desarrollarse el grmen. Cuando
esto sucede el huevo se inutiliza para la reproduccin y se po-
ne huero.
La encargada ir recogiendo los huevos, ponindolos en un
cesto, y como hemos dicho antes, marcando la fecha con un
lpiz, si se les destina la incubacin, y slo dejar en el nido
un cascarn relleno de yeso, qne no faltar en ninguno.
Cuando abunde el caro y piojillo los nidos se renuevan, y
los usados se queman fuera del gallinero.
En Europa son muy comunes los nidos colgantes de las pa-
redes. Son unos cestos que se encalan cuando hay insectos.
Nos parecen que deben adoptarse, mucho ms si se nota esca-
sez respecto al nmero de ponedoras. Estos nidos, dice Jac-
que, de treinta centmetros de ancho y veinte de profundidad,
colgados en la pared cuarenta cincuenta centmetros de al-
tura, son los mejores.




23
CAPITULO X.

Gallinas echadas.

Este departamento estar en alto, en la barbacoa, la cual
se subir por escaleras. Hablamos de las gallinas comunes;
tratndose de la razas gran malaya, cochinchina, etc., debe
quedar en el piso bajo.
El estado de debilidad en que se ven las gallinas por efecto
de su abstinencia cuando estn incubando; la dejacin, puede
decirse as, que hacen de si mismas para ocuparse slo de los
huevos; lo sucio del nido donde va quedando depositado su
estircol; el desarrollo de insectos; el peligro que corren los po-
llitos cuando prxima la gallina salir con la manada carecen
de fuerza para picar y romper la cscara y es preciso ayudarles
con delicadeza, esmero y gran cuidado de no causarles la muer-
te con el mas leve golpe, todo, todo exige la mayor atencin
en este departamento.
Debe estar perfectamente aseado. Nunca cremos haber re-
comendado suficientemente el aseo.
Se procurar que la gallina salga una vez al da comer, y
durante su ausencia, que ser de media hora algo ms, la
encargada asear los nidos, los renovar si fuese necesario, y
barrer el piso.
Las gallinas enanas no sirven para encubar porque rompen
los huevos.
Cada nido tendr su nmero, y se llevar un libro en que
conste el da en que se ech la gallina, de cuyo modo se sabe
-de antemano aquel en que habr nacimientos en este el otro
gallinero.
Cada raza tendr para su procreacin un departamento espe-
cial; el de las echadas puede ser comn para gallinas y pavas;
pero es mejor que stas se echen en el suyo, de que hablaremos
en el tratado sobre cra de pavos.
Las personas del bello sexo son las llamadas cuidar todos
los departamentos; como deben ser varias y distinguirse por su
honradez y aptitudes naturales, es bueno despertar entre ellas
una noble emulacin; as, pues, parcenos que un criador justo
y discreto deber dar todos los afios un premio de cien duros
en metlico la encargada de aquel gallinero que mayores
proventos le haya proporcionado.
Las jvenes conocern por sus nombres todas las gallinas, y
es de su competencia, como dira un legista, sentenciar ser





24
remitida al mercado la que sea perjudicial la comunidad por
sus malos hbitos; que est muy gruesa, etc.
Toda gallina muy gruesa est de mas en el gallinero y se
mandar al mercado, pues se halla expuesta sufrir el higadillo,
no es hbil para poner y rpesenta un valor que debe aprove-
charse, menos que pertenezca una raza preciosa, 6 posea la
cualidad de gran ponedora y se dese conservarla, en cuyo
caso se le sujetar un sistema diettico por unos dias para
disminuir sus grasas.
Las grandes ponedoras son las que interesan; en un buen
gallinero, si no hay incubacin artificial, se deja esta funcin
las pavas.

CAPITULO XI.

Origen da la gallina cubana.-Cules razas deben preferirse?
Cules desecharse?
La gallina comn cubana es buena criadora, buena incuba-
dora y buena ponedora. Estas cualidades son mas 6 menos
pronunciadas, segn las que poseyeron sus ascendientes casua-
les, es decir, se subordinan la influencia de los cruzamientos
impremeditados con otras razas, que han venido sucedindose,
de que ella muchas veces es el producto, y que casi le han he.
cho perder sus formas tpicas. Sera difcil reunir un nmero
de gallinas criollas legtimas de sangre pura, y el que trate de
fundar un gran gallinero har bien en irlas adquiriendo poco
poco, para que sean de nueve meses un ao de edad, corpu-
lentas, de bella figura, y que sus antepasados hayan tenido en-
laces con la raza panamea y de ningn modo con la que pro-P
duce los gallos de combate.
De dnde es originaria esta gallina?
Hernn Corts, en un informe que remiti Carlos V., des-
cribiendo las grandezas de Mxico habla de los jardines zool-
gicos que tena el Emperador Moctezuma para su recreo, en
los que haba grandes estanques de agua salada y de agua dul-
ce para los peces de mar y de ro, espaciosas salas con jaulas
llenas de leones, tigres, gatos, etc., y otras con aves de rapia,
"desde el cerncalo hasta el guila."
Tan asombroso era el nmero de animales de todas clases,
que en cada jardn haba 300 hombres destinados exclusiva-
mente su cuidado, y los que eran carnvoros se mantenan
nicamente con gallinas.
Esto prueba que los espaoles, su llegada Amrica, ha-





25
llaron muy generalizada la cra de esa ave, que tambin abun-
daba en el Per.
Cuba, tan inmediata Yucatn (dista 14 leguas de Cabo Ca-
toche), corresponda al Imperio de Mxico, y las piraguas de
los pescadores indios recorran las costas de ambos pases; de
manera que es imposible -que no hubiese sido introducida la
gallina llamada campechana, tipo de la indgena de Mxico, y
tambin, segn estas deducciones, de la de Cuba.
Es muy importante averiguar el origen de la gallina espaola
con la cual cremos que se mezcl la campechana.
Desde que D. Diego Velzquez conquist esta Isla no apor-
t ella una sola nave que no trajese esas aves, ya para pro-
veerse de huevos bordo, ya por el natural inters con que los
espaoles trasportaban. animales y semillas de vejetales de su
pas todo el Continente.
Pero tenia la Pennsula Ibrica al comenzar el siglo XVI
buenas razas de gallinas? S, indudablemente.
Los rabes acababan de entregar los reyes catlicos su l-
timo baluarte: Granada, y no hay necesidad de enaltecer el
grado de adelanto que haban llevado la agricultura y el co-
mercio. Sus naves frecuentaban entonces los mares conocidos,
y es muy lgico creer que introdujesen de la India las razas
mejores. Adems, Espaa haba estado sujeta al poder de los
Cartagineses en el principio de la Historia conocida y stos
eran grandes navegantes, como que Cartago vivia del comer-
cio. Los Romanos echaron los Cartagineses, y tuvieron en
la Pennsula un gobierno sabio y paternal por muchos aos, en
tales trminos que los espaoles adoptaron la nacionalidad ro-
mana olvidando toda tendencia separatista, como que podian
hasta ocupar, y ocuparon algunas veces, el slio imperial. La
agricultura nunca tuvo tiempos mejores en aquel pais que du-
rante el reinado de Augusto.
No olvidemos que Roma haba sido heredera de la civiliza-
cin griega, y que Alejandro conquist el Asia, y trasport
Grecia los cuadrpedos, aves y plantas ms tiles; era discipulo
del gran Aristteles, gradese si prestara atencin todas es-
tas cosas que los talentos vulgares miran con indiferencia y que
para los talentos superiores representan el bienestar y la gran-
deza de las naciones.
Por todos estos medios el Asia provey Espaa de las me-
jores razas.
Podemos decir que la gallina espaola, madre de la cubana,
desciende de razas asiticas, mezcl su sangre con ellas, si





26
existi indgena en el suelo espaol en la poda remota de los
celtas.
Es muy dificil descubrir cuales razas fueron las trasportadas;
seguramente varias.
Respecto Cuba, desde principios del siglo XVI, vino de
Espaa el gallo de combate, que se exhiba en el circo de Roma
desde el tiempo de los Csares, y que los romanos introdujeron
en la Pennsula. Esta raza mezclada con la comn ha contri-
buido poderosamente la disminucin del tamao de aquella.
Vino de las Antillas inglesas la de Bentham (quiquiriqu), cuyos
individuos son estimados por lo diminuto y graciosos, y caus
el mismo dao en menor escala. Tambin vino de las Bermu-
das la gallina, de Verruga, rara hoy, y que tiene la especialidad
de cubrir su cuerpo una especie de velln en lugar de plumas.
No sabemos la poca en que se introdujo la grifa, que es de
regular corpulencia y de plumas rizadas y por lo comn blancas;
tal vez vino de los Estados Unidos, donde se conserva la raza.
Cremos hallar otra lnea muy clara en la genealoga de la
gallina comn de Cuba. En la antigedad las naves espaolas
atravesaban el Pacfico y se dirigan Panam cargadas de oro
y plata del Per, por no remontar el Cabo de Hornos, lo que
ms de ser un viaje muy largo, ofreca el peligro de ser apre-
sadas por las armadas de Francia, Holanda Inglaterra, con
cuyas naciones estuvo Espaa en guerra en distintas fechas.
Llegadas Panam eran conducidos esos metales en mulas
la costa Atlntica, probablemente la embocadura del Chgres,
donde los esperaba anclada la flota que deba conducirlos
Espaa.
Cada vez que esta flota vena al Istmo era portadora de un
nmero de aves de razas enormes, procedentes, en nuestra
opinin, del Extremo Oriente. Vendan los tripulantes esas aves
los Istmeos, y llegaron ser tantas que fueron introducidas
en gran cantidad por los especuladores en esta Isla, con el
nombre impropio de raza panamea.
Por qu no vinieron directamente Cuba? Lo diremos:
Cuba entonces no tena la importancia poltica y comercial de
hoy; el Continente absorba la atencin de la Metrpoli, y la
explotacin de las minas ahogaba la agricultura.
Fortuna y grande fu la traida de la raza panamea, que es
una variedad de la cochinchina; ella cre el ms hermoso tipo
de la actual gallina criolla.
Los habitantes de esta Antilla agradecieron el presente, y
pusieron en sus patios los gallos de esa raza. Otros adoptaron
para padres los gallos de combate, llamados finos, observando





27
que las gallinas que nacen de este cruzamiento ponen muchor
y son tan buenas madres que defienden sus hijos hasta perder
por ellos la vida. Los polluelos, sin embargo, son sumamente-
delicados y ellas sumamente enfermizas. Llamose capirro este
producto, y no hay duda que poda ser aceptado por la belleza
de su plumage, la gallarda de sus formas y la suavidad de sus
carnes; ms la valenta de la raza fina de sangre pura es tal
que an mezclada con las ms pacficas les comunica el ardor
blico, y las capirras arman frecuentes rias en los gallineros,
que dan por resultado el desarrollo de las viruelas, el gogo de-
sangre y otras enfermedades.
Lleg por fin el hermoso da de la prosperidad de Cuba y su
mayor ilustracin, que lo fu el zo de Febrero del ao de 18x8,.
en que instancias de un gran hombre, nacido en la misma
Isla, D. Francisco Parreo y Arango, del Consejo de Indias,
concedi el Rey D. Fernando VII el comercio libre. Los
puertos, antes solo frecuentados por buques espaoles, vieron
flotar las banderas de todas las naciones, y la actividad indivi-
dual, tan poderosa y activa, trajo este pais todas las especies-
de aves conocidas en el orbe.
Los ensayos de aclimatacin han sido casi siempre fatales,
por falta de mtodo; menudo han venido individuos preciosos
de regiones tanto 6 ms clidas que Cuba, y al poco tiempo-
han dejado de existir. Otra bubiera sido su suerte si se les hu-
biese atendido con el esmero empleado en las galleras.
Tuvo sin embargo fortuna la raza malaya, que unida la
comn, d unas gallinas notablemente ponedoras y regulares
criadoras; por lo que, fijando nuestra atencin ms que todo en
los huevos porque aspiramos la incubacin artificial, nos de-
cidiramos por esta variedad, y no lo hacemos porque encon-
tramos el gravisimo inconveniente de su propensin la ria,
propensin tan marcada, que los hijos del gallo fino y la gallina
malaya, del gallo malayo y la gallina fina, son muchas veces
los hroes de las vallas, circo de las lides, representando con
exclusivismo el terrible papel de gallos de navajas, es decir, que
llevan dos puales de acero sumamente afilados, puestos en los
espolones, y cuyas profundas heridas son enconosas y casi siem-
pre incurables. No diremos quien es ms digno de censura, si el
ser irracional y por consiguiente irresponsable que consiente que
as se le arme, 6 el sr racional que haya placer en tales horrores.
Sentimos oponernos la opinin, generalmente admitida,
que califica la mezcla de la raza malaya con la llamada indis-
tintamente de la tierra, de Castilla, como la mejor. Nosotros
buscamos la verdad, no la aprobacin y el aplauso. Al ver





28
los individuos malayos de ambos sexos con su instinto feroz, su
siniestra mirada, su inquietud, su altivez, y su decisin por la
guerra, aunque no sean tan aptos para ella como los finos, no
podemos menos que apartarlos de nuestros imaginados galli-
neros, donde queremos caractres pacficos, aves fecundas,
corpulentas y buenas madres, y queremos al mismo tiempo que
produzcan carnes suaves.
Cremos encontrar estas condiciones en la gallina de la tierra
cruzada con la raza panamea.
Como hemos dicho, la raza fina, la de Bentham, la gallina
campechana, etc., han traido la disminucin del tamao de la
variedad comn, lo cual hace perder al criador mas de la mitad
de sus utilidades, sin disminuir los gastos de asistencia y ali-
mentacin; especialmente la primera ha causado este gran dao.
La gallina fina es pequea; baste decir que el gallo, luego
que pasa por los prolijos cuidados que le prodiga el gallero, y
estando lleno de salud y de vida, rarsima vez pasa de tres li-
bras y algunas onzas; verdad es que no se les deja engruesar
para que sean ms rpidos sus movimientos y se fatigue menos
en la lucha.
Desgraciadamente la funesta aficin las lides de estos va-
lientes animales, es general en la Isla, siendo intil que los pen-
sadores amantes de las buenas costumbres, condenen tan br-
bara diversin, que, como la de los toros, despierta en el pueblo
instintos crueles. Cada sitiero tiene su pequea cra, y menudo
un gallo de esta raza es padre de muchos hijos habidos con
gallinas comunes, hijos que han ido y van quitando la varie-
dad ms provechosa el mrito de la regular corpulencia, here-
dada de los gallos panameos y las dems razas asiticas intro-
ducidas desde, los ms remotos tiempos, 6 de la misma raza
espaola pura, traida al principio.
Grande ha sido la confusin de castas.
La gallina comn cubana constituye una variedad, no una
raza, pues las razas no se forman sino muy difcilmente, y es
una impropiedad llamar as animales que solo se diferencian
en algunas cualidades que no imprimen caracter especial; la
gallina de Cuba, decimos, es la misma de la Pennsula ibrica
con las modificaciones originadas por el clima y los enlaces
casuales y no meditados.
Esos enlaces han sido tan frecuentes y multiplicados, ha
habido tan poca atencin al ave mas til que posee el hombre,
que casi se ha perdido la forma tipica, y la gallina criolla apa-
rece por donde quiera mezclada con la fina, la de Panam, la
americana, la malaya, la campechana, la negra de Mozambique,






la de Bentham, etc., y hay ms gallinas capirras que del anti-
guo tipo.
Si siguen las prcticas actuales, si no se eliminan de los patios,
los gallos finos, que solo estarn bien donde se les crie expro-
feso, llegar un dia en que estas aves degeneradas en su tamao,
predispuestas gran nmero de dolencias, y con el defecto en
extremo ruinoso para el gallinicultor de una propensin tan.
sealada la pelea, dejen de ser un elemento de riqueza y de
bienestar.
Jams deber ser semental el gallo fino en los gallineros; el
semental debe escogerse entre los ms hermosos descendientes
del gallo panameo y la gallina comn, de brillante plumaje,
pecho dilatado, andar magestuoso, gallarda apostura, dulce
mirada y regular corpulencia.
El caracter apacible de ciertas razas es un gran mrito, de
que participa esta de Panam.
En ningn caso deben admitirse quiquiriquis, ni hembra ni
macho, ni gallinas campechanas, ni ninguna que sea pequea.
No debe el criador conformarse con obtener dos 6 tres libras
de carne en sus aves cuando con el mismo gasto puede alcan-
zar mas del doble.
Si se consiguiese la legitima gallina de la tierra, que es de
aquella raza que primero vino de Espaa, la aceptaramos con
gusto y tal vez hasta tendria cuenta criarla sin mezcla; ms
hay gran confusin y esto ofrece dificultades (r). Podemos,
pues, aproximarnos al primitivo tipo, mejorado, adquirindolas
en el pais con lentitud y escogidisimas, 6 cruzndolas con la
raza cochinchina; mas tngase presente que son preferibles los
cruzamientos remotos los inmediatos, porque vienen ya
marcados los rasgos caractersticos y no hay que temer influen-
cias climatricas.
Debemos aqu decir que la ciencia del gallinicultorconsiste
en formar por medio del cruzamiento una variedad que reuna
las cualidades que la naturaleza ha esparcido en diversas va-
riedades de una especie. Asi nosotros queremos tomar de la
raza panamea y agregar la vivacidad de la criolla, la corpu-
lencia, la fecundidad, la mansedumbre y el ciego afn de incu-
bar; pero advertimos que los enlaces remotos con la mencio-
nada raza panamea y otras, permiten hoy reunir un nmero
de individuos que no dejen que desear en cuanto belleza,
tamao y buenas cualidades.

(i) La gallina espaiola de sangre pura solo se halla en Holanda; es
toda de cclor negro, hermosa y buena ponedora.





30
Probablemente habr capitalistas que deseen criar razas
puras; les recomendamos la de Houdan.
La gallina de Houdan se halla en todos los gallineros de
Francia, lo mismo hacia el Norte que hacia el Medioda. Es
buena criadora y empollador, incansable en poner, de caracter
apacible, poco amiga de largas excursiones fuera del corral,
pesa de seis siete libras (el gallo de siete ocho); su carne
es muy exquisita, y sus pollos los cuatro meses, sin necesidad
de castrarlos, adquieren gran tamao y grosura.
Debemos al Sr. Montellano esta observacin: "El plumage
de la gallina de Houdan es invariablemente negro, blanco y
pajizo, y si hay rojo, el gallo es desechado sin remisin como
-de raza impura. Se compone invariablemente de pluma ora
negras, ora blancas; unas veces negras salpicadas de blanco en
los extremos, ora blancas salpicadas de negro?'
Esto debe tenerse muy presente para sostener tan apreciables
cualidades; la presencia de un gallo de otra raza las hara de-
saparecer.
Excitamos las sociedades de agricultura que en su celo
por el bien pblico, manden fundar un gallinero-modelo en las
cercanas de la Habana, en el que no falten estas aves, y se re-
partan gratis gallos, gallinas y huevos entre los labradores, no
sin que el Director del establecimiento les encargue el mas ex-
quisito celo, fin de que la raza se conserve en toda su pureza.
La apologa de la gallina de Houdan queda hecha diciendo
que el pueblo francs, tan inteligente, tan industrioso, le ha
dado la preferencia, y que de sus huevos salen los pollos mas
sanos y fuertes de la incubadora artificial.
Los gallos y gallinas de Houdan que vengan Cuba, deben
adquirirse en las provincias ms clidas de Francia y traerse al
comenzar la estacin fresca, para que cuando lleguen los calo-
res no solo estn aclimatados, sino que tengan muchos hijos
nacidos en el pas, y por consiguiente libres de los inconve-
nientes del cambio de temperatura.
Recomendamos especialmente las personas que disponen
de corto espacio para sus gallineros esta gallina francesa, que
vive perfectamente y siempre alegre en los ms reducidos co-
rrales; y terminarmos este capitulo expresando, que si ms"
del gallinero-modelo, que demanda cortsimo gasto relativa-
mente su importancia, se celebrase, siquieraacda dos aos,
una exposicin ornitolgica, para alentar los criadores con
los premios, muy pronto las aves domsticas llamaran la aten-
cin como uno de los principales ramos de la riqueza de este
pas.





31
CAPITULO XII.

Cruzamiento.-Seleccin.-Albinismo.

Hemos dicho que cada nido debe tener su nmero, cada raza
su departamento especial dividiendo al efecto el gallinero en
secciones; y cada huevo (de los destinados incubar), la fecha
en que lo puso la gallina, para lo que se llevar un libro.
Otro libro esplicar los cruzamientos, con los nombres de los
padres y su genealoga, si se sabe.
La herldica, que va cayendo en un justo olvido, por dar
pvulo la vanidad estableciendo diferencias entre los hom-
bres, cuando es una verdad que solo hay nobleza en las buenas
acciones, y que no existe legtima aristocracia sino en la virtud
y el talento, es importantsima aplicada los animales. Ella
influye poderosamente en la perfeccin de las especies, da
renombre las nuevas variedades, aumenta el estmulo creando
una atmsfera de gloria, y comunica valores increibles los
productos.
Cuando un criador de ganado 6 aves alcanza una merecida
fama y premios en las exposiciones, puede decir que tiene he-
cha su fortuna, y esto se logra sin dificultad con el cruzamiento
y la seleccin; y la seleccin se emplear siempre despus de
aquel, pues es claro que los hijos imperfectos que nazcan deben
desecharse, y solo podr conseguirse una variedad notable de-
jando de una generacin en otra los ms perfectos.
De este modo y mediante la ms exquisita asistencia, asi en
abrigo como en el alimento y habitacin, han conseguido los
norte-americanos, que los merinos espaoles trasportados su
pais sean inmensamente superiores los de Espaa; y de este
-modo fij Charles Collins la variedad de reses de cuernos cortos,
de la que se han vendido enestos ltimos tiempos en los Es-
tados Unidos para Inglaterra (de donde vinieron los nietos y
'biznietos del primer toro Hubback) algunos ejemplares hasta
en 25 y 30 mil duros.
Charles Collins por casualidad vi en un camino por donde
iba de paso un toro de dos aos, y le pareci tan hormoso, que
lo compr y lo mezcl con sus vacas, que eran escogidfsimas.
De aqu la celebrefamilia de los Durchan de que es progenitor
Hubback.
Cualquier criador de aves puede hacer lo mismo.
El triunfo alcanzado por Charles Collins contradice la teoria,
generalmente admitida, de lo daoso que son los enlaces entre
parientes.
.ay'





32
Nosotros creemos en la eficacia delcriamiento como medio
de mejorar las especies, y pensamos que para su feliz xito son
necesarios dos elementos: uno que llamaremos simpata de san-
gre; otro influencia favorable del clima. Cuando faltan estos
elementos, 6 no hay concepcin, 6 el ser que nace viene la
vida por corto tiempo y su organismo es por lo comn raqutico
y enfermizo. Prubanlo las mujeres negras de la isla de Fer-
nando Po, que por caso rarisimo tienen hijos con los espao-
les ingleses que all residen.
Los defensores del cruzamiento son muchos y muchos sus
detractores. Entre sus partidarios ms entusiastas y notables
figura Mr. Ch. Aub. He aqu la nota que insert en el
Boletn de la Sociedad de Aclimatacin de la Repblica Fran-
cesa:
"En una de las reuniones de la sociedad habl Mr. Guerin-
Meineville sobre las enfermedades que abruman al gusano de
seda y de los medios prcticos que se podran adoptar para
hacer frente un mal que tanto perjudica nuestra industria.
Mr. Guerin insiste con mucha razn sobre los medios preven-
tivos, los que se ha de conceder indudablemente la preferen-
cia sobre los que pueden considerarse como curativos. Siento,
sin embargo, que nuestro hbil colega no haya fijado su aten-
cin en un procedimiento que tuve la honra de indicar, puesto
en prctica por los italianos: hablo del cruzamiento de las ra-
zas. No creo haber dado en ese medio un agente infalible
contra todas las afecciones que pueden aquejar al gusano de
la seda; pero creo firmemente que, haciendo de l una juiciosa
aplicacin, se lograra hacer entrar en vigor ese insecto y ha-
cerle ms apto para resistir malignas influencias.
Al indicar el cruzamiento como un medio que puede contri-
buir evitar los gusanos de la seda la destruccin que parece
amenazarlos, no se crea que propongo una medida de aplica-
cin nica y restringida; antes al contrario, intento defender un
grande y universal principio. Con el permiso de los miembros
de la Sociedad, quienes me dirijo, me propongo examinarlo de
una manera general, y sealar los desastres que resultan de las
infracciones de las inmutables leyes de la naturaleza, que impe-
riosamente prohiben las sucesivas alianzas entre parientes, bajo
la amenaza de una completa destruccin.
Siempre que los animales, sin excluir de semejante ley al
hombre, abandonados si mismos en condiciones de restringi-
da secuestracin, se ven obligados, para corresponder al fin de
la naturaleza, unirse entre parientes, resultan en los produc-
tos alteraciones ms 6 menos profundas: en los mamferos, una
'<&> ** :





33
predisposicin la caquexia ganglionar y tuberculosa los hi-
dtides del hgado, etc.; en los dems animales, disminucin
de la talla, alteracin en las formas, estado enfermizo, y muchas
veces completa esterilidad. Ms lo que es digno de llamar
nuestra atencin es la tendencia harto marcada la degenera-
cin albina, que en tales casos se observa, sobre todo, en los
animales de sangre caliente.
Esa alteracin, frecuente en ciertas especies, con dificultad
se encuentra en otras; algunas, en fin, parece que la hayan elu-
dido completamente, si es que nicamente se quieren reconocer
albinos all donde ha desaparecido del todo el color, y donde
la materia colorante se encuentra en deficiencia. Por lo que
m toca, y tomando la cuestin bajo un punto de vista ms
vasto, tengo por albinos, por lo menos considero en va de
albinizacin, una gran parte de nuestras razas blancas, cuyos
tipos son siempre de color en la naturaleza. Lo que d fuerza
mi manara de ver, es que todas esas razas son ms pequeas,
ms ruines y de ms dificil crianza. Nuestra volateria blanca,
gallinas, pavos y patos, jams llega al estado adulto en las
mismas proporciones numricas que la volateria de brillantes
colores. He visto muchos de esos individuos albinos, y todos
procedan de uniones entre parientes cercanos. Hasta yo mis-
mo he hecho la experiencia: he hecho producir mi capricho
albinos, y lo he logrado la cuarta 6 quinta generacin en el
conejo casero, esa pobre victima que tan dcilmente se presta
todas nuestras experiencias de historia natural, de medicina
y de filosoffa.
Entre los animales encontramos individuos albinos en nues-
tros parques demasiado estrechos y en nuestros corrales, cuando
la reproduccin enteramente abandonada si misma, no recibe
direccin alguna. En 1848, en el mostrador de un fondista de
Paris, vi expuestos tras los cristales dos gamos albinos, que
procedan de la destruccin de la caza que en aquella poca
habia tenido efecto en el parque de Raincy. No vacilo en atri-
buir la causa que acabo de sealar el estado de dichos ani-
males.
Los conejos en sus madrigueras, los hurones en los toneles
en que los tenemos de ordinario encerrados, pasan muy pronto
al albinismo. El ltimo de estos animales se presenta aun con
ms frecuencia en el indicado estado que en el que la natura-
leza nos ofrece, hasta el punto que, al describirle Linneo y
despus de l Cuvier, el primero en su Systema nature y el se-
gundo en el Regne animal, le sealan por caractres un pelo de
un blanco amarillento y los ojos.rojos, mientras todo nos con-
3
a





34
duce creer que nuestro huron no es otra cosa en realidad que
el veso (mustela utMoius) desde largo tiempo domesticado.
Los pavos reales, faisanes y pintadas (gallinazas de Indias),
(i) que nosotros posemos nicamente como ornato de nuestras
casas de campo, y que contamos en reducido nmero, se albi-
han tambin muy prontamente. Yo poseo, y tengo actualmente
en mi casa, pintadas de plumaje matizado de blanco que pro-
vienen slo de una tercera generacin, y probable es que, si no
pongo remedio esa iniciada alteracin cambiando los machos,
este mismo verano el siguiente, he de tener albinos completos.
La singularidad del pasaje al blanco por intermediacin del
negro, es un fenmeno muy digno de atencin.
La degradacin albina no es exclusiva de la domesticidad
de los animales; se encuentra tambin igualmente en la natura-
leza, en donde, sin ser frecuente, no es con todo muy rara.
Aunque el albinismo debe ser generalmente rechazado de
nuestras crias, hay, sin embargo, casos excepciorles, en que
el hombre puede sacar de l un gran partido para obtener un
producto ms buscado de un precio ms subido; pero en el
caso en que los individuos deban ser conservados, es preciso
que con sabidura se dirija y se sepa contenerlo tiempo.
Tenemos todava un ejemplo del partido que se puede sacar
de los animales degenerados, en esas cras de volatera blanca
practicadas en grande escala por ciertos cultivadores de la Brie,
con el casi exclusivo objeto de sacarles las plumas dos veces,
y con frecuencia hasta tres, en el curso del ao, y vender esos
despojos precios que superan por lo comn el precio del ave
vendida como alimento. Hasta puede darse el caso en que
haya una necesidad de provocar el albinismo, cuando, por
ejemplo, fin de procurarse un producto enteramente especial,
el sacrificio del animal es indispensable, como sucede en el
empleo del cuero de conejo blanco, bien en clase de forro, bien
afelpando el pelo para la sombrerera.
De todo lo aqu apuntado y dems que contiene esta intere-
sante Memoria, concluye el autor de ella que "sin cruzamientos
ninguna especie de animales puede resistir, y debe necesaria-
mente desaparecer; que de' las alianzas sucesivas entre parientes
cercanos se sigue el albinismo, que tal vez no reconoce otra
causa que sta; que debemos con gran cuidado evitar este lti-
mo grado de degradacin fisica del animal, y que podemos
siempre evitarlo en nuestras crias de animales, supuesto que


(i) Gallina de Guinea (Numida-meleagris. Linneo.)
u '




35
para ello basta nuestro querer y tenemos siempre nuestra
mrano los medios para ello necesarios."
D. Buenaventura Arag copia lo trascrito en su interesante
-obra "Gallinas y dems aves de corral" y dice lo que sigue:
"Nosotros, nuestra vez, debemos recomendar nuestros
lectores, que la cria de gallinas otras aves de corral quieran
dedicarse, que no echen en olvido las ideas eue en esa Memo-
ria se contienen sobre el albinismo y los prudentes consejos
nosotros hemos dado, tienden ya de suyo este fin, como uno
*de tantos males contra los que procuramos precaver los galli-
neros. Debemos, con todo, hacer observar que no se vaya tan
all en las precauciones contra el albinismo, que caigamos en
la pueril mana de verlo donde quiera que asoma un color 6
una mezcla de color blanco. El determinar cuando se d 6 no
un verdadero caso de albinismo, no es tan fcil cosa como
primera vista parece: la misma Memoria extractada lo indica
bien claro. La regla ms segura para asegurarse de su verda-
dera existencia, se debe buscar en las noticias que se debe pro-
curar adquirir, de si han existido entre los ascendiente de los
animales cuyas buenas condiciones tratamos de examinar, los
ayuntamientos entre cercanos parientes: que cuando se trata
de conocer las cosas fondo y en su ntima naturaleza, sta es
la que conviene examinar, no los ascendientes, que son cosa
secundaria; y claro est que el modo ms seguro de venir en
conocimiento de la verdadera naturaleza de todas las cosas es
,el estudiarlas en sus causas.
Y creemos del caso descender estos particulares porque,
por lo general, se puede proceder sin ninguna prevencin con-
tra el color, cuando se trata de escoger buenas aves de corral.
Tan buena ponedora suele ser la gallina negra como la blanca,
la rubia como la gris, etc., sin que se encuentre sensible dife-
rencia en la calidad de los huevos; unas y otras suelen ser bue-
nas madres y procrear buenos hijos. No nos atreverfamos
asegurar que el blanco de la gallina es siempre un principio de
degeneracin y que no puede haber gallinas primitivamente
blancas de su naturaleza."
A lo dicho por el Sr. Arag agregaremos nosotros algunas
observaciones.
El albinismo, nuestro parecer, no proviene del color; lo
mismo nacen seres albinos en las aves blancas que en las ne-
gras; proviene de debilidad orgnica, y tiene su principio en el
feto por falta de concurrencia de la materia colorante y de la
sustancia oleosa con que las aves dan lustre y brillo las plu-





36
mas. Es un accidente raro y casual; jams ha habido una raza
de aves albinas, ni pueblos albinos, ni cuadrpedos albinos por
trasmisin y herencia.
En el hombre imprime cierta blancura especial en la epidr-
mis; pero no daa, ni las aptitudes fsicas, ni las intelectuales,
slo veces el rgano de la visualidad. Esto lo decimos porque
hemos visto un albino, corpulento y bien formado en Boni
(Africa), en medio de sus compatriotas color de bano; era como
un frijol blanco en un saco de frijoles negros. Se haba dedicado
la pintura y estaba la sazn pintando los hijos de un mag-
nate, muchos de los cuales tenan el cuerpo, cubierto de precio-
sos dibujos con bellas flores de colores resaltantes. Este pintor-
si hubiese sido llevado Italia hubiera llegado ser un grant
artista.
Los albinos suelen nacer con pintas blancas y negras.
Ser en este caso una variedad del vitilogo, una compli-
cacin con esta enfermedad?
No nos detendremos en esta investigacin, que exige mayor
competencia cientfica que la nuestra y nos desviarfa de nuestro
principal asunto. Adems, Mr. Ch. Aub se equivoc al creer
que el cruzamiento dara vigor al Bombys mori. La muscardina,
padecimiento que aniquilaba este lepidoptero, proviene del
hongo Butrytis basrana, descubierto por el inmortal Pasteur,
quien hall el medio de combatirlo, salvando as de una total
ruina, que se crea inevitable, una de las industrias ms podero-
sas de Francia, la fabricacin de la seda. Honor la cienciar
Honor al hombre ms grande de este siglo, Luis Pasteur!
En las plantas el color proviene de los rayos solares; la clo-
rfila sin ellos no adquiere el verde, sino que lo pierde. Una.
planta encerrada en un cuarto, privada absolutamente de la
luz, languidece y sus hojas se ponen blancas; pudiera decirse-
que se albina. El hongo crece, sin embargo, lozano en la os-
curidad; pero esto es por efecto de su propia naturaleza; si se le
pusiese al sol siempre seria blanco, por la misma ley que son
verdes las hojas de los rboles, blanca la garza y negro el cuervo.
La garza es blanca desde el principio de la creacin, y jams
ha degenerado. Las hay tambin azul celeste y azul turqu;.
ms estas no se han mezclado con aquellas.
Tampoco han degenerado las variedades de palomas silves-
tres y caseras que nacen por pares, procrean entre hermanas, y
muchas bandadas son blancas.
El albinismo no es trasmisible de padres hijos. Dos aves
albinas producen aves negras, pintadas, rojas, etc. No nos pa-
rece que haya una ditesis marcada y que confirme en esto la.





37
ley del atavismo; se han visto cuatro hermanos albinos; pero ha
,sido un suceso fenomenal (i).
Los criadores harn bien-en no desechar el blanco, y en
-adoptar la seleccin para la cra de la gallina comn, y cruzar
algunas de stas, las ms corpulentas y gallardas, con las razas
enormes. Estas pruebas son sumamente tiles y pueden condu-
cir la fijacin de una variedad valiosa. Quin, adems, no
tendr en un establecimiento en grande varios departamentos
para la raza pura Dorking, inglesa, cuya carne es tan delicada;
la de Houdan, de que hemos hablado; la gran malaya, que sus
individuos alcanzan por lo comn dos pis de alto y se logran
hasta de ms de una vara castellana; la raza de Crevecoeur, de
carne tan exquisita como la de Dorking y cuyos pollos se ponen
en ceba los tres meses y los quince dias pueden figurar en
la mesa del rico gastrnomo como una ave de gran tamao, y
tienen los cinco meses la hembra seis libras y el macho ocho
nueve, etc.?
Esta raza de Crevecoeur cruzada con la cochinchina, dice el
Sr. Montellano, "d mestizos magnficos de una corpulencia
algunas veces mayor que la de los grandes gallos de las razas
-orientales."
Poseer una variedad particular debe ser el objetivo del ilus-
trado agricultor que dedique sus capitales y su atencin la
cria de gallinas, y repetimos que hoy se pueden obtener los
tipos ms bellos en el pas y fijarlos por medio de la seleccin.

CAPITULO XIII.

Como debe ser el gallo padre.

El gallo padre, dice el comentarista de Herrera, "debe tener
buena talla, cuello erguido y cubierto de muchas plumas bri-
llantes; el pico corto y grueso, las orejas grandes y blancas; las
barbas de color de grana muy encendido; la cresta del mismo
color, grande y gruesa; las patas firmes, grandes, con buenas
uas, y un fuerte espoln en cada una; los muslos gruesos,

(i) "En Cartagena de Indias, en la hacienda de Majates, una negra,
casada con un negro, ambos esclavos de dicha hacienda, hasta el afo de
1738, llevaba ya de siete ocho partos, pariendo interpoladamente ya ne-
gros, ya blancos, de una blancura algo fastidiosa, por ser excesiva; de pelo
asortijado y tan amarillo como el mismo azafran: cuatro han sido los que ha
parido de este color, y los otros son tan negros como sus padres. (Historia
natural, civil y geogrflca de las naciones situadas en la ribea del rio Ori-
toco, pog el Padre Fray Jos Gumilla.)






38
largos y bien poblados de plumas; el pecho ancho, las alas
fuertes y la cola grande y encorvada en forma de hoz. Su as-
pecto, sin ser feroz, debe ser arrogante y severo, cual conviene.
un amante dspota en medio de un serrallo numeroso: tam-
bin ha de ser valiente y gran madrugador."
Esta pintura difiere en algunos puntos segn las razas.
El buen gallo padre, en fin, es aquel que puedi pisar en un.
dia hasta 50 gallinas; es este un animal muy lbrico.
Desde que se le suelta entre las hembras debe vrsele prodi-
gndoles las demostracioaes de su amor, gallardo y afectuoso;
el que permanezca fro indiferente no sirve para gallo padre.

CAPITULO XIV.

Sobre la conveniencia de disminuir los gallos en cierta pocar
del aflo.

Parece cosa averiguada que retirados los machos la fecun-
dacitn se extiende hasta diez huevos tiles para incubar-
Con gallo 6 n, las gallinas ponen el mismo nmero de huevos,
pues los llevan de por s en el ovario; de manera que en la es-
tacin en que no es provechoso criar pollos lo mejor es retirar
los gallos padres, especialmente los viejos, ahorrndose el gasto-
de alimentacin, y reponerlos oportunamente con jvenes de
dos aos que es la edad de la gran virilidad, la cual dura en
toda su fuerza unos dos aos ms; as es que el criador sacar
del gallinero todo gallo que pase de cuatro aos y en ningn
caso los capones buenos criadores incubadores.
Advertimos que en los cochinchinos la potencia reproduc-
tora dura cinco y seis aos.
Crese que los huevos no fecundados duran ms tiempo. In-
dudablemente son ms agradables que los fecundados.

CAPITULO XV.

Como debe ser la gallina.

Para la cria de las gallinas comunes, segun el mismo comen-
tarista, "deben preferirse las que tengan la cabeza gruesa y alta;,
la cresta muy colorada y caida de un lado; el cuello grueso; el
pecho ancho; el cuerpo grueso y fornido, las piernas amarillen-
tas y la pluma de cualquier color.
Las pollas se conocen en la cresta, que es ms pequea y
delgada que las de las gallinas, y en las patas, que estn lisas





39
y suaves pero lo que mAs las distingue es la disposicin de las
plumas inmediatas al ano, cuya parte termina en punta; y en
proporcin que van poniendo y envejeciendo, la masa de las
plumas se aparta y presenta una forma casi cuadrada.
Las gallinas tienen espolones, pero muy cortos; si alguna
le crecen, como suele suceder aunque es muy raro, se le debe
echar del corral porque se hace quimerista. Hay tambin ga-
llinas que cantan como el gallo y son poco ponedoras.
Las pollas no principian poner hasta que tienen un ao
(en Cuba ponen los nueve meses) Swamerdan limita cuatro
aos la fecundidad de la gallina; sin embargo de que este tiem-
po parece demasiado corto, es cierto que las gallinas son abso-
lamente estriles en los ltimos aos de su vida, y que en las
viejas se halla el ovario tan escondido que muchas veces cuesta
trabajo descubrirlo; as conviene, como aconseja Herrera, no
tener gallinas que pasen de tres aos y cuando mas cuatro."
Estimamos que debe hacerse una excepcin de esta regla
con aquellas que son muy buenas incubadoras y criadoras,
de razas exticas que se deseen propagar. En estas razas hay
varias en que la infecundidad no es tan temprana. No puede
establecerse una regla invariable para todas las razas, ni aun
para los individuos de una misma raza variedad.

CAPITULO XVI.

Capones criadores de pollos.

Los capones pueden ensearse incubar; ms son preferibles'
las pavas; se les estima mucho ms como criadores. Despus
de la castracin, dice el Sr. Casas Mendoza, "se ponen flojos,
tristes y melanclicos, avergonzados y confusos. El capn pa-
rece sentir durante algn tiempo el origen del vigor y de sus
placeres; se dira que siente toda la importancia de la prdida
que ha sufrido; de aqu el no tratar de presentarse las gallinas
durante algunas semanas. Repudiados por los gallos, despre-
ciados por las gallinas, se les puede hacer adoptar con pasin
y cario los polluelos, y entonces intenta aprender el cloqueo
para que le entiendan. Ms para lograrse esto necesita recibir
el capn cierta educacin, la cual es t1n sencilla como fcil.
Antiguamente se les hacia beber vino, se les alimentaba con
pan mojado en vino aguardiente, emborrachndolos de este
modo. Puestos en este estado, se les coloca en nidos cerrados
colocados en un paraje oscuro. A las dos tres horas de sueo





40
de la borrachera, se coloca un polluelo debajo de l, y al des-
pertarse le sorprende el sentir debajo de s el polluelo, cuyo piar
continuo comprende, y aquel procura recibir el-calor metindose
debajo entre sus plumas. Sea por la causa que quiera, lo cierto
es que el capon no hace el menor movimiento agresivo, se est
quieto temiendo sin duda espachurrar 6 maltratar al amigo
pequeo de su casta, cuya presencia inesperada parece que le
sorprende con placer. Cuando de este modo ha adoptado un
polluelo se le dan muchos sucesivamente; pero siempre en la
oscuridad. Segn su corpulencia, se le pueden dar hasta
treinta.
Algunos capones aprenden con dificultad cloquear, y se
suple ponindoles al cuello un cascabel: los pollos no tardan
en entender qu es lo que quiere decir este pequeo ruido.
El capon que despus de castrado estaba en el corral triste y
humilde, se presenta fiero y altanero con su squito, y tiene el
suficiente valor y energa para defender sus hijos adoptivos.
Hace todo gnero de investigaciones para facilitar alimento
los pollos; con el mayor cuidado descorteza un grano de avena
para no dar ms-que la almendra.
Otro medio de educar los capones conductores, consiste
en arrancarles las plumas del vientre y pegarles en este sitio
con ortigas 6 untarlesaguarrs para producir un escozor y calor
apreciables, parecido el ltimo al que da la red vacular pectoral
de la gallina que incuba. Para librarse de este escozor y calor
excesivo, el capon tapa al pollo y experimenta por su contacto
sumo placer para desarrollar pronto en l el sentimiento de la
paternidad.
Hay un medio muy sencillo, y puede emplearse en grande en
la cra de pollos, que consiste en colocar en una habitacin una
gallina con sus polluelos; se la meter en un canasto 6 cuvano.
Los pollos pueden salir al travs de los mimbres 6 del enrejado,
mientras que la madre se ve obligada permanecer encerrada.
Se meten en el mismo cuarto tantos capones como se quieran
ensear ser conductores. El cuarto no tendr travesaos
ni nada donde no puedan subirse los capones. Colocados stos
del modo aconsejado, escuchan y entienden el cloqueo de la
madre, el cual no tardan en imitar. Toman grande inters por
los polluelos, se echan alrededor del canasto, llaman los po-
llos, procuran atraerlos hcia s por un grito de llamada y con
el pico, y stos se meten debajo del vientre para calentarse.
En menos de dos 6 tres das todos los capones saben cloquear,
todos sienten el placer del pulmn de los polluelos, y todos
quieren socorrer los hijos adoptivos."





41
CAPITULO XVII.

Pavas criadoras & inoubadoras.

Las pavas, como dejamos dicho, son ms tiles que los ca-
pones en los gallineros; sirven no solo para criar sino para
empollar.
Pueden sacar hasta cuatro toadas una despus de otra; pero
al finalizar se hallan sumamente aniquiladas y mueren. Noso-
tros, sin embargo, creemos que no moriran si hubiese un gran
cuidado en su alimentacin y se les curasen los caros y piojillo
dndoles un bao de aguardiente con alcanfor cada semana 6
untndoles el cuerpo de alguna grasa, y no olvidando asear
los nidos y mudarlos poniendo otros nuevos y quemando los
antiguos.
Nada es mejor que echar palillos de tabaco en los nidos.
El autor que hemos citado dice: "En muchos sitios se sirven
de las pavas, no solo para conducir pollos, sino para incubar-
los. .Por medio de un alimento excitante y un local caliente,
tienen las pavas una tendencia incubar muy temprano. Como
los pollos precoces se venden siempre bien, se excita las pa-
-vas que incuben, de esta manera:
Se les arrancan las plumas del vientre, se les da con ortigas
6 se las frota con un poco de aguarrs; terminada la operacin
.se las emborracha con vino aguardiente y se las coloca en
un nido hondo que est en la oscuridad. Se colocan algunos
huevos en los nidos, y con una varita se las pega con suavidad
en el dorso para que se agachen. La frescura de los huevos
les es muy grata: la pava no tarda en demostrar el amor ma-
terno, incubando con tal asiduidad que porlo comn se dejara
morir de hambre si no se la vigilara para evitar las consecuen-
cias de este exceso de celo, obligndola que coma.
Una pava puede incubar hasta 30 huevos. Si no fusemos
tan abandonados, si se hubiese reflexionado sobre la mucha
salida que tienen los pollos tempranos y lo bien que se venden,
es seguro que en los corrales de las poblaciones de grande
consumo y pueblos prximos, se hara las pavas que incuba-
ran y criaran los pollos, dejando grandes utilidades.
Cuando una pava ha sacado una pollazn, se la deben quitar
los hijos para que contine con otra empolladura, una tercera
y algunas veces hasta la cuarta. Una ocupacin tan penosa y
tan asidua, exige que al animal se le cuide mucho: se la obli-
gar que se levante con ms frecuencia, y si no come lo su-
Aiciente,'se le dar de comer. A pesar de estos cuidados, la






42
pava enflaquece considerablemente, y algunas veces muere
despus de haber dado vida ms de 1oo pollos.
La educacin de las pavas conductoras de pollos se efecta.
del mismo modo que para acelerar su incubacin; pero en vez
de dejarlas incubar se reemplazan los huevos que han adoptado,
por polluelos.-La pava cree haberles dado vida, y esto basta,
para que tenga el mayor cuidado. Se da cada pava conduc-
tora hasta sesenta polluelos; se la pone un cascabel al cuello, y
cuando los pollos son bastante fuertes se le puede dar ms
libertad, cosa que no es dable hacer con las gallinas."
Como se ve, son muy apreciables las cualidades de las pavas.
Nosotros somos de opinin que jams pasen de dos, y cuando
ms tres, las veces que se les pongan incubar, si han de ha-
cerlo sin interrupcin, pues su persistencia en permanecer en
el nido las extena de modo que al finsucumben. Prescindiendo.
de lo que tiene de inhumano el sacrificarlas con el sufrimiento
largo y terrible del hambre, de la inanicin, no cremos que sea
un buen clculo, mirado el asunto bajo el punto de vista utili-
tario, puesto que la segunda tercera empolladura puede:
dejrseles gozar los placeres de la maternidad y salir con sus
manadas de pollitos, y una vez que los crien comenzar de nuevo
otra serie de empolladuras, que para entonces habrn adquirido.
la suficiente fortaleza.
Con este sistema no se perdera el valor de la pava, y se
obrara con espritu de caridad. El hombre debe ser siempre
justo, compasivo y agradecido con los animales. El es el dios,
de estos seres, que se hallan bajo su poder y que tanto contri-
buyen a su dicha. No podr ser aceptado como bueno, sino-
como malo y cruel, explotar un sentimiento tan noble, tan.
grande, tan digno de respeto, como el de la maternidad, y ex-
primirlo hasta el punto de hacer morir la madre sin que vea.
el fruto de sus privaciones y sus penas.

CAPITULO XVIII.

Reconocimiento de los huevbs.-Preocupaciones.

Nos parece muy acertado el consejo de Herrera de que al
cuarto da de echada una gallina se reconozcan los huevos al
trasluz. Si estn opacos han empollado; si estn transparentes-
estn hueros y deben quitarse del nido para que no se pierdas
la suma de"calor del espacio que ocupan. Plinio dice que se
pongan otros; pero si esto se hace, como observa el mismo






43
Herrera, tardarn en picar los pollos la cscara esos mismos.
cuatro das y la gallina los dejar.
El mislo Plinio escribi que deben colocarse en los nidos
pedazos de hierro y de laurel para preservarlos de los efectos!
del rayo. Como Herrera vulgariz en Espaa esta creencia las
labradoras de aquella nacin no echan jams una gallina olvi-
dando el pedazo de metal. Esta es una preocupacin, como
otras muchas, y en todo caso producira efectos contrarios .
los deseados; el hierro no ha sido preservativo de la electrici-
dad sino despus de que Flanklyn invent el para-rayos; la-
chispa elctrica funde los metales, y es claro que penetrando
en una pieza ir con preferencia donde est el pedazo de hierro
y dar muerte la gallina. Respecto al laurel, no posee, como
creian los antiguos, la propiedad de alejar el rayo. Tal vez fu
invencin de los poetas, para expresar en el lenguaje figurado
que aleja la desventura; es tambin todo lo contrario, la gloria,
que el laurel simboliza, trae la envidia, y pocos son los grandes.
hombres que la han gozado en vida y quienes sus contempo-
rneos han hecho justicia.
Es tambin una preocupacin esperar ciertos das de la se-
mana, la menguante la creciente; la poca de la incubacin
la seala la naturaleza, y es aquella en que la gallina se enclueca
y deja de poner; ella misma forma su nido para cumplr la ley
de la reproduccin.
Los huevos de las pavas sean guanajas se reconocen los
ocho diez dias. Si tienen un punto negro encima darn pa-
vipollos, si estn claros deben desecharse; estos y los de gallina-
pueden comerse.

CAPITULO XIX.
Alimentos.

He aqu un punto digno de la mayor -tencin:
Muchas victimas hace el exceso en la comida, y muchas la.
escasez; aquel trae la apoplega, la indigestin, la diarrea, el em-
buchamiento, y sta la falta de nutricin y una marcada ten-
dencia contraer gran nmero de padecimientos.
Es muy util establecer una regla que sirva de gua las j-
venes encargadas de los gallineros para que huyan de ambos.
extremos, y nos parece que esta es la mejor: debe darse al ave
que no est en ceba, todos los dias, lo necesario para llenar las-
dos terceras partes del buche, y nunca lo suficiente para que lo
llene de un todo.





44
Su primer comida ser al amanecer; la segunda las cuatro
*6 las cinco de la tarde, segun la estacin. Las que estn en
-ceba comern tres veces al da, con ms abundancia; pero sin
llegar la repletura; en las que no lo estn es perjudicial la
,crasitud tanto como la extenuacin; hay que sostener en
ellas un trmino medio, sin imponerles jams la pena del
.hambre.
No deben darse constantemente granos, ni tampoco vegeta-
les verdes y viandas, sino alternando; poro somos de parecer
que todos los das, en la maana, ser muy provechoso que
coman algun maiz, aunque sea una pequea cantidad cuando
se les repartan pltanos, boniatos, etc.
El maiz es muy sano, y debe adoptarse siempre para las ce-
bas. Le sigue en cualidades nutritivas el millo.
En Francia para el sustento ordinario se hace una pasta de
patatas hervidas, mezcladas con sangre muy sustanciosa; en
Cuba puede hacerse con patatas, boniatos, 6 pltanos.
Las viandas se dan cocidas y con alguna sal.
Los animales muertos de enfermedades contagiosas no se
.aprovecharn para las gusaneras; algo diremos ms adelante
*sobre este importante asunto.
El lugar de la comida, de que hemos hablado en el captulo
sobre los patios, debe estar en el del gallinero, y ser compacto,
.de suficiente extensin y muy limpio. No estara mal dentro
del edificio, principalmente en los meses de lluvia, siempre que
haya el cuidado de barrerlo antes del reparto de la comida.
'Tiene en ese lugar la ventaja de que se dejan encerradas las
gallinas con huevo, luego que acaban de comer, y se permite
las dems la salida al parque.
Las patatas, pltanos y boniatos cocidos, se traern al galli-
nero en varios depsitos de madera, que tendrn su borde, y
se deben formar con tablas; tambin se pueden hacer con raiz
dejagey (Ficus indica), 6 de cedro, enterizos; sern como unas
bateas, slo que pueden ser cuadrados y basta que el borde
tenga dos y media pulgadas; mientras ms grande ms cmo-
,damente subirn en ellos las gallinas con lo impaciencia que les
es natural. Estos depsitos los aconsejamos para el mayor aseo;
pero si el piso es de excelente hormign y muy limpio, pueden
suprimirse.
El maiz, el millo, 6 cualquier otro grano, debe regarse en
*ese lugar, como si fuese una lluvia. Si as no se hace, las ms
.audaces y fuertes sern las aprovechadas, y las dbiles queda-
rrn sin racin.
El comejn se trae del campo, se divide en pedazos el mon-





45
tn de celdas, y al momento salen las hormigas, se riegan por
el suelo, y las gallinas se las van comiendo sin dejar una; es
para ellas un apetecido manjar, y los pollitos les hace mucho-
provecho. Convendra esparcirlo en el patio, no dentro de la.
casa, porque las que escapen de estas hormigas formarn colo-
nias que destruirn la madera.
Las frutas del monte, con las cuales viven los pjaros, son:
todas adecuadas para alimentar las gallinas.
La caa de azcar dividida en pedacitos la comen con pla-
cer, y nos figuramos que dar sabor grato las carnes; se-
ra un trabajo mprobo prepararla; ms en caso de una gran
sequa hay que aceptar ese trabajo, que se simplifica con el.
aparato usado para triturar carnes y huesos. Con caas slo,
puede sostenerse un gran gallinero durante un perodo de es-
casez de granos.
Cuando se corten los racimos de pltanos, se traern al par-
que el tallo y hojas, se dividirn en pedazos, y se les echar
las gallinas. Para hacer esto, se irn desprendiendo las lmi-
nas del tallo. Les agradan sobremanera, con especialidad la.
vena central de la hoja, que es la prolongacin del peciolo,
mejor dicho, del pednculo floral. En todas las cavidades ce-
lulares de esta planta hay un lquido cargado de tanino muy
saludable esta ave.
El agua, como lo tenemos dicho, no debe faltar en distintos
puntos del patio y del edificio; debe ser pura y renovarse una
vez al dia en invierno y dos en verano. La sed origina muchos
padecimientos y es tan horrible como el hambre.
No se olvide echar arena en el suelo en el departamento de-
los pollitos tiernos. Describiendo como deben ser los parques
hemos dicho que es indispensable hacer escavaciones y llenar-
las de arena fina y gruesa. Esas escavaciones, que aparecern
en distintos lugares, son sumamente provechosas porque las.
arenas son elementos nutritivos, y sirven las gallinceas para
facilitar la trituracin en la molleja de los granos que pasan .
ella reblandecidos con la humedad del buche.
La persona que quiera convencerse de lo til que es este
consejo, abra la molleja de cualquier ave domstica 6 silvestre,.
y ver que tiene dentro arenas, lo que es una prueba de lo ne-
cesarias que son al organismo de esos animales. Siempre se
debep seguir las indicaciones de la naturaleza.





46
CAPITULO XX.

Incubacin natural.-Evoluoiones del grmen.

Tan grande es la pasin del ilustrado pueblo ingls la ga-
llinicultura que no ha faltado en l quien escriba un libro solo
para explicar cmo deben recogerse los huevos de los galli-
neros.
Si se ha hecho esto, que primera vista parece una escentn-
cidad cuntos libros podran escribirse sobre el fenmeno ad-
mirable del desarrollo del grmen en el huevo? Nada hay tan
curioso como la escala ascendente que va recorriendo hasta ad-
quirir completa forma.
Oigamos al afamado veterinario norte-americano Mr. Ro-
bert Fennings, que ha observado esas evoluciones:
"El perodo de incubacin es de tres semanas, aunque hay
pollos que nacen los i8 dias. Cuando la gallina no se echa
con constancia durante los dos tres primeros dias, al prin-
-cipio de la primavera, tarda algunas horas ms en sacar; pero
si es constante y la temperatura es caliente, se adelantar poca
cosa. Se sabe de pollos que han nacido los 27 dias.
Quizs no carezca de inters saber los cambios porque pasa
el huevo durante el periodo de incubacin. A las doce horas
.se ven ya vestigios de la cabeza y del cuerpo del pollito: al fin
del segundo dia toma la forma de una herradura, aunque toda-
va no se distingue nada rojo que indique sangre. A las cin-
-cuenta horas, se ven dos vesculas de sangre que son los rudi-
mentos del corazn, una de las cuales es encorvada en forma
de nariz y visiblemente pulstil; las setenta horas, se ven ya
las alas, y en la cabeza, el cerebro y el pico en forma de tu-
berculitos; hcia fines del cuarto da el corazn est ya ms
formado; al quinto se distingue el hgado, y al cabo de 130
horas empiezan los primeros movimientos voluntarios; en siete
.horas ms aparecen los pulmones y el estmago: en otras
cuatro, los intestinos los lomos y la quijada superior. Al
cabo de 144 horas se pueden notar dos gotas de sangre en el
corazn; en siete horas ms se nota en el cerebro alguna con-
sistencia. A las 190 horas el pico se abre y aparecen los ms-
culos del pecho, y seis horas despus empiezan formarse
las costillas por detrs. Al cumplirse 236 horas el pico toma
un color verde, y si se saca entonces el pollito del huevo, se
le v mover. A las 264 horas aparecen los ojos; las 288 es-
tn completas las costillas y las 331 el bazo se aproxima al
estmago y los pulmones al pecho; las 355 cierra y abre el





47
,pico con frecuencia. A los 18 dias se oye el primer gritico del
pollo, que gradualmente aumenta en fuerza hasta que puede
salir de su prisin.
A los 21 dias, poco ms 6 menos, el pollo sale del huevo.
Para romper la cscara tiene un tuberculito crneo sobre el
pico, ms duro que ste, tuberculito que cae los dos 6 tres
dias de haber nacido.
El pollo est enrollado dentro del huevo como una pelota,
con la parte anterior hcia la estremidad ms ancha, siendo el
pico el ms elevado y el tuberculito casi tocando la cscara.
Los primeros golpes que el pollito d con el pico en la cs-
cara producen una rajadura, ms cerca dela extremidad gruesa
que de la punta, y entonces se dice que el huevo est picado.
Despus de esto el pollito da vueltas alrededor gradualmente
de izquierda derecha, picando sucesivamente de una manera
circular, nunca oblicua. Todos no logran obtener este resul-
tado en el mismo tiempo; algunos pueden completar la obra
en una hora, otros necesitan dos tres, aunque el tiempo ms
general es de medio da. Otros, sin embargo, emplean un da
ms, y muy raras veces dos. Algunos tienen que pasar ms
trabajos que otros, puesto que todas las cscaras no son igua-
les en espesor y dureza.
Cuando los pollitos no pueden salir fcilmente, se les puede
dar una pequea ayuda; pero la dificultad est en saber cuando
debe drseles, y como, porque cualquier movimiento brusco
para romper la cscara, sobre todo hcia abajo, es acompaado
con frecuencia de un derrame de sangre, difcil de contener.
Mejor es no intervenir, hasta que no se vea que una parte de
la nidada ha nacido hace tiempo, y que los otros no pueden
lograr salir del huevo. Entonces se ver que todos los lqui-
dos que el huevo contena, yema y clara, han sido absorvidos
por el pollito, y que solo la debilidad es la que le haba impe-
dido salir. Las causas de esta debilidad son varias: veces
insuficiente calor por habrsele echado muchos huevos la ga-
llina, otras debilidad primitiva de la mancha germinativa; pero
con ms frecuencia, haberse empleado huevos recogidos y
guardados.
Las probabilidades de criar estos pollitos son muy remotas;
pero si sobreviven las primeras veinte y cuatro horas, pueden
considerarse salvados."
He aqu justificada la utilidad del libro del agrnomo ingls
sobre recoleccin de huevos; si no se dejan dias en el nido
donde varias gallinas estn poniendo; si se apunta en los mis-
mos huevos la fecha en que se recojieron, se llevan en un ces-





48
to, se colocan en lugar seco y ventilado, y se ponen los de un,
mismo dia cuando se eche la gallina, sin dejarlos envejecer,.
sino que sea los qnince dias cuando ms (ojal lo fuesen al
siguiente de hecha la recoleccin) es seguro que los pollitos:
nacern todos un tiempo sin que sea tan penoso para la ma-
dre su nacimiento, ni haya tantos peligros para los mismos.
pollitos.
En un gran establecimiento la falta de estos cuidados trae al
cabo del ao una prdida considerable.

CAPITULO XXI.
Incubacin artificial.--Los mejores aparatos hasta el da.

El Egipto se presenta en la Historia como un pueblo verda-
deramente admirable. No solo domin casi todo el mundo-
conocido en los dias de su mayor apogeo y tuvo monarcas
.como Sesostris y Amsis, sino que cultiv todas las ciencias,
produjo los ms grandes sabios y elev la agricultura un gra-
do de esplendor increible.
Tan acertadas fueron sus prcticas agrcolas, pesar del
azote de la langosta que arrasaba peridicamente sus campos,
que aun despus de hallarse en decadencia fu por seis siglos.
el granero de Roma.
Entre esas prcticas la ms digna de atencin es el arte de:
incubar por medio de hornos, arte tan perfeccionado que pro-
duca al ao ms de trescientos millones de pollos.
Hoy el Egipto, el poderoso Egipto, es un reino insignificante-
tributario de la Sublime Puerta y hundido en las tinieblas de la
ignorancia; sin embargo, aun se sacan de sus hornos unos trein-
ta millones de pollos anuales.
Los ingleses hicieron en distintas fechas inauditos esfuerzos
por establecer ese sistema de incubacin artificial en su pas;
pero intilmente, por lo que se lleg hasta creer que el clima
de la tierra de los Faraones es el principal agente para el desa-
rrollo del grmen contenido en el huevo.
Los franceses por su parte trabajaron sin descanso en el mis-
mo sentido; la canalizacin del Itsmo de Suez, que une el Me-
diterneo con el mar Rojo, llevada cabo por Mr. Ferdinand
Lesseps, atrajo la ribera africana gran nmero de aquellos,
entre los cuales no faltaban hombres eminentes, y es claro que
pronto estudiaron el asunto en todas sus fases con el mayor
entusiasmo, atraidos por el inters de la ciencia y por la utili-





49
dad que deba producir la Francia un medio tan espedito de
criar sin gallinas ni pavas.
Se haban hecho antes, desde 1415 reinando Carlos VII, re-
petidos experimentos en Ambais por cuenta del Estado; pero
todos sin fruto. El clebre Reaumur fu el primero que sac
pollos en Europa poniendo los huevos en barriles y cubrin-
dolos con estircol en fermentacin, que renovaba, sacando
todos los dias veinte minutos al aire los huevos para imitar
la gallina, y su sistema, tan econmico, aun tiene partidarios.
Mr. Castelo invent un aparato; otro Mr. Minasi, pero de gran
costo. Vinieron despus los de Mr. Carbonicier, Mr. Echoreder,
Mr. Brindley, del cual se hacen grandes elogios, y ltimamente
los de Mr. Adrien y Tricoche, Roullier Arnault, Voitellier, etc.
La importancia de este asunto nos obliga aducir datos pa-
ra que las personas que emprendan puedan con cabal conoci-
miento formar un juicio exacto de lo que deben practicar, pues
tener conciencia de lo que se hace es la primera condicin de
todo negocio para que alcance un xito feliz, mxime tratn-
dose de cosa nueva y no estudiada.
Tomaremos el hilo del asunto desde su principio con relacin
los renombrados hornos del Egipto, fin de que vea el lector
que la incubacin artificial lleg ser en aquel pais ocupacin
de ignorantes campesinos, que ni siquiera tenan medios de
medir los grados de calor, ni los miden hoy que se conoce el
termmetro, sino que se guian por su experiencia.
Daremos principio insertando lo que dice D. R. C. en su
curioso "Tesoro de la cra de gallinas," publicado en Madrid
en 1858, en el cual habla tambin del aparato de Mr. Grad.
"El uso de sustituir el calor artificial al natural de las gallinas
y dems aves domsticas para empollar sus huevos, es muy
antiguo, pues Aristteles y Plinio el naturalista refieren que los
antiguos egipcios se ocupaban en estas investigaciones, y
Diodoro de Sicilia habla con admiracin de este arte de los
egipcios.
Principiaron sus ensayos colocando los huevos que queran
empollar en ciertas vasijas que enterraban y calentaban por
medio del estircol. Poco poco perfeccionaron este arte
inventaron los famosos mamales hornos de pollos, de que aun
usan en el da, y con los cuales logran una prodigiosa cantidad
de aves. En Europa se han hecho en varios tiempos y lugares
tentativas para naturalizar este arte til de los egipcios; pero
como su buen resultado depende en gran parte del clima de
aquella regin, no es extra o que no hayan tenido buen xito
los ensayos.
4





50
Haremos la descripcin del aparato egipcio. El mamal
horno de pollos es un edificio rectangular cortado en su longi-
tud por un corredor, los lados del cual estn los hornos don-
de se efecta la empolladura artificial. Estos hornos tienen dos
pisos: el inferior es de tres pis de alto, seis de ancho y nueve
de largo, con una puerta que se abre hacia el corredor, y un
agujero circular bastante grande que comunica con el piso
superior: este ltimo tiene las mismas dimensiones, excepto que
es un poco ms alto: tiene cinco aberturas, dos laterales que
comunican con los hornos vecinos, una superior situada en
medio de la bveda y que puede dar paso al aire exterior, des-
pus una puerta que se abre hcia el corredor, y por ltimo,
inferiormente el agujero circular comun los dos pisos.
Contiguo al local que encierra los hornos est,el sitio donde
se prepara la lumbre que se hace con adobes compuestos de
paja menuda mezclada con estircol de camello, de caballo
de vaca. Tambin hay un aposento destinado recibir los po-
llos que salen del cascarn. Un almacn para los huevos y una
habitacin para el vigilante, completan el conjunto de las pie-
zas que constituyen un mamal egipcio.
Pasemos ahora los pormenores de la operacin, y para ms
claridad designemos los hornos situados cada lado del corre-
dor, por nmeros: los de la derecha con el 2, 4, 6, 8, o y 12, y
los de la izquierda, con el i, 5, 7, 9 y r. Se principia por
poner en actividad los nmeros 2, 6 y ro de un lado, as como
los 1, 5 Y 9 del otro. Para esto se depositan en los pisos infe-
riores de los hornos tres camadas de huevos sobre una capa de
paja muy menuda y de polvo, despus se lleva el fuego los
pisos superiores, colocando las brasas en una canal practicada
al rededor del agujero circular que comunica con los dos pisos:
el fuego se mantiene constantemente por espacio de diez dias.
Este es el primer perodo de la operacin.
Al cabo de los diez dias se deja extinguir el fuego, y se suben
los huevos del piso inferior al superior. Al mismo tiempo se
ponen en actividad los hornos intermedios, nmeros 4, 8 y 12
de la derecha, y 3, 7 y 11 de la izquierda, los cuales han estado
vacos hasta entonces, y en los que, como en los primeros, se
colocan los huevos en el piso inferior, y el fuego en el superior.
Este es el segundo periodo de la operacin, que dura igual-
mente otros diez dias. Al cabo de este tiempo salen los pollos
de los primeros huevos, que han continuado calentndose por
las aberturas laterales comunes todos los compartimientos del
piso superior.
Los pollos que han salido se retiran del horno y se depositan






por algn tiempo en una habitacin dondereina una tempera-
tura conveniente; y despus se entregan las personas encar-
gadas de criarlos.
Libre ya la primera srie de hornos, se repite otra nueva
hornada, poniendo los huevos en el piso inferior y el fuego en
-el superior, cambiando entonces de piso los huevos de la se-
gunda srie, y as consecutivamente. Se ve, pues, que la ope-
-racin total dura de veinte veinte y dos das, divididos en dos
periodos, y que cada diez once das el mamal produce cierta
-cantidad de pollos.
Haremos notar que este procedimiento de incubacin artifi-
cial, tiene el mrito de ser bastante exactamente calcado sobre
la naturaleza. El lector habr ya advertido que los huevos
nunca se calientan de abajo arriba; durante los primeros das
reciben el calor del piso superior, es decir, de alto abajo, como
sucede con los de las gallinas, y durante la segunda mitad de la
operacin se les mantiene en una atmsfera conveniente por
medio del aire caliente que les llega por los lados de los hornos
vecinos donde est la lumbre.
No ser intil hacer observar que el buen xito de la opera-
cin depende del tacto de los que calientan el mamal. Estos
-sencillos campesinos egipcios ignoran, sin embargo, que la
.temperatura necesaria para la empolladura es de unos 40 gra-
-dos prximamente del termmetro centgrado: por otra parte
el termmetro es para ellos un instrumento desconocido; pero
,tienen una prctica tan grande, que mantienen constantemente
-en sus hornos un calor de 35 40 grados.
Esta temperatura es inferior la que reina en los empolla-
dores modernos de Francia. El aparato Cautelo, por ejemplo,
mantiene los huevos en.una atmsfera de 40 42 grados. Por
-esto en el mamal egipcio salen los pollos los veinte veinte
y dos das, mientras que en el empollador Cautelo nacen fre-
cuentemente los diez y ocho 6 diez y nueve. Pero en cambio
los pollos que nacen en los aparatos modernos, son como las
plantas de estufa, de un temperamento tan delicado, que con
-dificultad pueden soportar la temperatura exterior.
El mamal egipcio, tan groseramente construido en la apa,
riencia, llena perfectamente las condiciones necesarias al objeto
para que ha sido destinado. Casi hundido en la tierra, experi-
menta muy poco.las variaciones de la temperatura exterior. El
dbil combustible que se emplea en l, se presta tal vez mejor
que otro ms fuerte, para suministrar un calor moderado y sufi-
cientemente hmedo. Las muchas aberturas que tiene el depar-
tamento donde se coloca el fuego, son tambin de mucha utilidad





52
para regular la temperatura: cuando el encargado de calentar
el mamal siente que hace un calor excesivo, abre las puertas; y
por el contrario, cuando conoce que la temperatura baja dema-
siado, intercepta toda comunicacin con el aire exterior.
Los pollos que se obtienen por este procedimiento exijen los
mayores cuidados, sobre todo durante las dos 6- tres primeras
semanas, y ordinariamente los cuidan mujeres. Cada una de
ellas atiende trescientos 6 cuatrocientos un tiempo, y los
mantienen lo ms abrigados y en la mayor sequedad que pue-
den, colocndolos en los terrados que cubren sus casas y abri-
gndolos durante la noche.
Ya que hemos descrito el antiguo procedimiento egipcio,
vamos dar conocer sucintamente una de las empolladoras
contemporneas, que consideramos como la mejor, y que fu
construida bajo la direccin de Mr. Grard, faisanero de Pars,
en 1854.
Esta empolladora se compone de una caldera cilindrica llena
de agua que se calienta una temperatura conveniente. Dela
parte superior de esta caldera un poco mas abajo del nivel del
agua, salen dos conductos de guta.percha, que se dirigen casi
horizontalmente, uno hcia la derecha, y otro hcia la izquierda,.
sobre una longitud que vara segn la importancia del aparato.
En virtud del principio que preside la construccin del sifn,
el agua de la caldera llena los dos conductos de guta-percha,
formando una columna de dos lineas de espesor y una vara de-
ancho. Despus de comunicar su paso el calor que contiene,
esta agua llega la extremidad de los conductos de guta-percha,
-desciende verticalmente en unos tubos de zinc, que encorvados-
y tomando luego una direccin horizontal, desaguan en la parte.
inferior de la caldera. El agua se calienta nuevamente; despus,
en virtud de una ley natural, asciende la parte superior y
entra en los conductos de guta-percha, donde vuelve princi-
piar su viaje, que es seguido de otros muchos.
Hay, pues, en el aparato una circulacin continua-de agua
caliente, que no puede compararse mejor que la circulacin-
de la sangre en el hombre y en los animales. La caldera y su.
fogon representan el corazn y los pulmones; los conductos de
guta-percha hacen el oficio de arterias, los tubos de zinc son
verdaderas venas que devuelven la fuente central del calrico
el liquido enfriado, despus de un curso en que ha exparcido
su paso el calor y la vida.
Pasemos ahora los pormenores y la aplicacin: Mr. G-
rard coloca los huevos en- cajones situados inmediatamente
debajo de los conductos de guta-percha, que llenan exacta-





53
,nente el oficio de una gallina clueca. Pero como laguta-percha,
dilatndose con el peso del agua, pudiera pesar desigualmente
sobre los huevos, Mr. Grard ha tenido el cuidado de soste-
nerla por medio de una funda de indiana. Adems, por un
mecanismo muy sencillo, se puede bajar y levantar los cajones
voluntad, de manera que los huevos reciban ms 6 menos
,directamente el calor, acercndolos 6 alejndolos de la columna
*de agua caliente. Para sustraer el aparato las variaciones de
la temperatura exterior, se ha cuidado de colocarle en una ha-
bitacin bien caliente, echando adems sobre todas sus partes
una capa bastante espesa de serrin, cuerpo mal conductor del
calrico.
SLa temperatura adoptada por Mr. Grard es inferior la de
,muchas empolladoras modernas: vara de 37 39 grados, y por
consiguiente se aproxima los de los mamales egipcios. Un
sistema ingenioso de vlvulas, impide que el calor pase de
cierto lmite. El nacimiento de los pollos se verifica casi siem-
pre los veinte y un da, algunas veces algo ms tarde, y muy
raras ms temprano.
Conformndose as con las leyes de la naturaleza, Mr. Grard
,obtiene pollos que nos han parecido tan vigorosos como los que
saca una gallina. Este aparato puede servir al mismo tiempo pa-
ra toda clase aves: basta con meter los huevos en uno de los
-cajones, y al cabo del tiempo requerido, se efecta el nacimiento.
En cuanto al nmero de huevos que se pueden poner em-
pollar un mismo tiempo, vara segn las dimensiones del
.aparato. El que Mr. Grard hizo funcionar en los Campos
Elseos, se compona de veinte y cuatro cajones, que podan
contener cerca de tres mil huevos. El gasto de combustible es
poco considerable: dos hectlitros de hulla bastan, y aun sobran
para veinte y un das.
Con respecto la prctica, diremos quela mejor empollado-
ra puesta en manos de un hombre negligente 6 incapaz, puede
convertirse en una mquina de cocer huevos.
Volvamos Mr. Grard y veamos como ha resuelto la se-
gunda parte del problema que consiste en criar sin madre los
polluelos sacados artificialmente. Apenas salen de la habitacin
en que est la empolladora, Mr. Grard coloca los pollos sobre
el csped, en un jardin bien abrigado. Los encierra en un pe-
queo parque rectangular, en una de cuyas extremidades se
halla suspendida pocas lneas del suelo una caja de zinc
:llena'de agua caliente, y guarnecida exteriormente con una
piel de cordero. Esta es la madre artificial, bajo la cual van los
polluelos instintivamente calentarse."






54
Mr. Vright, que acaba de dar luz en los Estados Unidos-
un libro sobre cra de aves, se expresa en estos trminos:
"Nosotros consideramos como los ms aceptables los siste-
mas de Mr. Carbonicier, de Mr. Brindley y de Mr. F. Echroreder,
por lo que de ellos haremos una resea, observando que el que
menciona Mr. Geyelin en su obra, no lo recomendamos.
El aparato de Mr. Carbonicier es tan sencillo que fcilmen-
te se puede comprender la construccin de l. El calentador
consiste en una lmpara cualquiera, que se coloca en uno de
los ngulos de una vasija de lata 6 cobre de un tamao cual-
quiera, que ha de contener el agua que ha de calentarse. La
lmpara ha de ser de suficiente tamao para que el quema-,
dor no se apague antes de un tiempo fijo, y ha de estar colo-
cada en un extremo del depsito de agua. El depsito de-
agua est constantemente lleno y con un termmetro dentro,
para saber cual es la temperatura.
Debajo del depsito hay una gaveta y dentro de ella se co-
locan los huevos con un poco de heno; pero no expuestos al
calor directo, y para evitarlo se cubren con un pao y sobre-
este pao se riega Y pulgada de serrin. El serrin que se ca-
lienta momentneamente comunica los huevos un calor suave
y natural cual en ningn otro aparato artificial que conozcamos.
En la gaveta debe colocarse otro termmetro como indicador
del calor que estn expuestos los huevos. Tngase presente
que el depsito de agua debe tener mayor extensin que el de
los huevos, para que stos reciban en todas las extremidades
igual calor, y evitar que los huevos de los extremos, por falta de
calor, se echen perder.
Estos aparatos se manejan con facilidad; colcasela lmpa-
ra de tal manera que el serrin conserva siempre una temperatu-
ra pareja la altura de o102 103o. Esto no debe descuidarse..
Cada da hay que exponer al aire los huevos por veinte minu-
tos; despus se vuelven colocar en su lugar, virndolos y re-
gando de nuevo serrin humedecido con agua calentada hasta:
los 0o5O. En esta operacin trtase de imitar en lo posible
la naturaleza, para que el resultado corresponda.
El aparato de Mr. Brindley consiste en una paila de cobre
que se calienta con gas 6 aceite de carbn; la lmpara para
aceite tiene un depsito anexo, construido de tal manera que,
constantemente est alimentando la mecha y queme siempre
parejo el quemador. De la paila de agua parten los tubos que-
contienen el agua caliente, stos estn arreglados horizontal-
mente entre dos lunas de cristal, con lo que se consigue for-
mar un depsito de aire calentado. Debajo de la plancha de-





.55
cristal que est por debajo, se encuentra la gaveta forrada de
fieltro en que estn los huevos. Colocados cada lado de la
lmpara hay receptculos 6 madres artificiales para los pollitos
cuando nacen, los que son llevados otro lugar al segundo da
para cuidarlos. El depsito calentado est provisto de una
vlvula de seguridad que opera por !a espansin del azogue, y
de esta manera se regula la temperatura que se necesita.
Una vlvula parecida fu la que emple Mr. Valles del Jardin
de Plantas de Paris, pero segn nuestro parecer la de Mr.
Brindley es superior. Es un absurdo creer que una vlvula
por si sola, pueda servir de reguladora de la temperatura.
Cuando la temperatura sube uno 6 dos grados la vlvula se
abre y el aire que entra refresca la atmsfera en el depsito y
hace que baje su estado normal; pero si por un descuido se
calienta el aire demasiado, aunque est abierta la vlvula, por
s sola no puede influir que baje la temperatura; lo mismo su
cede si la temperatura baja demasiado. Se comprende que
por el sistema de Mr. Brindley no es el agua calentada la que
opera directamente sobre la incubacin, sino que comunica al
depsito-calrico, el calor que necesita. Lo mismo que en
los dems sistemas, en este hay tambin que sacar los huevos
diariamente, refrescarlos y volverlos colocar en su lugar des-
pus de haberlos virado, y tambin hay que humedecerlos con
agua calentada.
El ltimo aparato que hemos de mencionar es el de Mr.
Echoreder. Este seor emplea una paila de distinto modelo,
que est en conexin por medio de dos tubos con el tanque de
agua caliente para la empolladura; un tubo es conductor y el
otro para la salida. El tanque est provisto de un tubo abier-
to para colocar en l un termmetro que indique la tempera-
tura, y de otro abierto arriba y abajo que sirve de ventilador.
Debajo del tanque ast colocada la gaveta para los huevos,
que tiene una forma circular. El fondo de la gaveta es de zinc
con agujeros; por debajo de todo hay otro tanque para agua
fra, el espacio por encima del tanque de agua caliente est
rodeada de zinc con agujeros, una parte se llena de arena para
la conservacin del aire caliente y ha de servir para los pollitos
recin nacidos; tambin est provisto de costuras alrededor
para que sirvan contra cualquier cambio de temperatura. Las,
gavetas se rellenan de paja otra cosa anloga sobre que
van colocados los huevos. El agua fra que contiene el tan-
que colocado por debajo, se va evaporando poco poco, por
la accin del calor y se consigue de esta manera una atmsfera
hmeda alrededor de los huevos, que se introducen por entre





56
la paja y el fondo de zinc perforado de la gaveta. La ventila-
cin se consigue por el tubo central, por cuyo motivo no es
necesario humedecer los huevos, solamente no hay que descui-
darse con el tanque de agua fra y tenerlo siempre lleno, y
hacer la misma operacin con los huevos, refrescarlos y virarlos
diariamente.
Los huevos que se deben escoger para las empolladuras ar-
tificiales, han de ser muy frescos: aunque los que se echan
las gallinas tengan 15 das, no puede esperarse por un
procedimiento artificial conseguir idntico resultado que lo que
la naturaleza concede. Adems hay que tener con el calenta-
dor mucho cuidado para que no produzca unas veces mucho
calor otras poco; tampoco debe procurarse el calor ms eleva-
do; hay quien opina por el mximun de o150, y nosotros cree-
mos que esta temperatara tan excesiva se deben los muchos
fracasos; tmase por consiguiente el mximun de iozo como
ms natural."
Tenemos la vista un libro que han publicado los Seores
Roullier-Arnoult y E. Arnoult (Guide pratique illustre our 1'
'closion et l'evage arificiels des oiseaux de chasse et de bassecour),
en el que describen las excelencias del aparato de su inven-
cin, que es indudablemente de los ms recientes y perfectos.
Tambin ha publicado una hoja suelta Mr. Martin, comisa-
rio del jardin de plantas de Pars, quien pose una fbrica de
pollos por el sistema Voitellier.
El Sr. Montellano del Corral, agrnomo espaol, visit hace
poco todos los establecimientos de esta naturaleza de la capi-
tal de Francia, y hace merecidos elogios del incubador de los
referidos seores y del de Mr. Voitellier.
He aqu lo que dice:
"Aparato de incubacin de Rouillier y Arnoult.-Es de in-
vencin muy reciente y tal vez el ms perfecto de todos los
conocidos hasta el da. Es una verdadera fdbrica de pollitos.
Cualquiera puede hacerlo funcionar y gobernarlo con acierto
mediante algunos das de prctica. Con estos sencillos apara-
tos se pueden fabricar 40,000 pollos al ao. Se les d muy
oportunamente el nombre de hydro-empolladores, y consisten
en una caja, manera de estufa, calentada por el vapor de
agua caliente. Los hay de cuatro distintas dimensiones:

Nmero 1-450 huevos.
Nmero 2-220
Nmero 3-ioo ,
Nmero 4- 50 ,





." 57
Estn 6 no provistos de cmara caliente para sacar los
-pollitos cuando rompen el cascarn. El aparato es simple-
zmente una caja de madera con uno 6 varios cajones donde se
*colocan los huevos, y uno 6 varios recipientes de agua caliente,
-que cede los huevos que estn debajo el calrico que pro-
duce, esta es la causa de los fenmenos fisiolgicos conse-
cuencia de los cuales la sustancia del huevo se transforma en
*el ser viviente de que se trata. El recipiente 6 caldera est ar-
mada de cinco tubos con un orificio en cada uno para distri-
'buir por igual el calor por todos los puntos de la cmara
-de empollacin. Este compartimiento lleva una tapa mvil
agujereada para abrir paso al aire exterior y sanear el del
interior.
No hay huevos, sea de la clase que fueren, que no los admi-
'ta este ingenioso aparato, desde los de la pava hasta los de go-
.rrin. Los resultados prcticos son igualmente favorables to-
dos, ya sean de ave domstica, ya brava; ya de oca, nade,
faisn, perdiz, pintada, pava real, ya del ms diminuto habitan-
'te del aire.
SEn el establecimiento donde vimos funcionar estas mquinas,
'habfa 16 en una sala y 7 en otra, conteniendo en junto 4,000
'huevos de gallina. Como se ve por esta cifra no es dificil
llegar la produccin de 40,000 pollitos al ao. Cada caja
~contiene un termmetro, instrumento tan indispensable para la
marcha regular y el buen-resultado final de la operacin, como
la brjula para el navegante.
En la composicin de esas cajas entra una gran diversidad
de materiales: madera, hierro, zinc, plomo, vidrio, cuero, caout-
,chouc, franela, serrin, corcho, mica, cobre, y todo para hacer
nacer sin arte de encantamiento, ni escamoteo, ni prestidigita-
-cin, y por el slo efecto de cierta d6sis de calor, producida
por cierta cantidad de agua, un pollito vivo y hermoso de un
.huevo fecundado y fresco.
Con la empolladora animada, los animalitos van naciendo
:uno tras otro y alguna vez por intrvalos bastante largos; con
el aparato de madera, siendo el nmero de huevos mucho ma-
yor, nacen de tres en tres, de dos en dos, pero en ambos casos
hay que vigilar los nacimientos, pata retirar: los recin naci-
-dos, fin de dejar los pollitos, que trabajan por romper el
cascaron que les oprime, y en el que no podran vivir por ms
tiempo, la facilidad de completar su obra sin que les estorben
y pisoten sus hermanitos mayores.
Al salir del incubador se pasan la pollera, llamada hidro-
:madre, en donde encuentran la dsis de calor que podra pro-





58
porcionarles la madre animada que los, empollara. Este se--
gundo aparato, sucursal del anterior, es una caja colocada en-
medio de un parque cercado en miniatura, bastando decir pa--
ra dar una idea de sus dimensiones, que la cerca dista cosa de
dos palmos de las paredes de la caja pollera. Este espacio est-
enarenado y sirve de paseo los pollitos cuando son bastante-
fuertes, y van all con tanto ms gusto, cuanto que encuentran.
entre la arena fina algunos granitos que son muy de su-
gusto.
Aquejados por el hambre, guiados por el instinto, van en'
busca de alimento que no tardan en encontrar en forma de-
pastel apetitoso, servido en forma piramidal y montado sobre-
una armazn de madera que le sirve de base y cuyo alrededor..
correctamente formados y sin cumplidos, pero con muy buen
apetito, hacen los honores al buen gusto del que prepar aquel
regalo en su intencin. La educacin del pico es bastante
breve, y la rapidez del crecimiento de esos hurfanos incons-
cientes, es indicio de su futura suculencia y de que pertenecen
una raza precoz. Cuando han llenado el buche y picoteado
su sabor las arenillas del parque en miniatura que rodea su
habitacin, se retiran descansar debajo los blandos abrigos
que se les tienen preparados, y all, apiados y contentos, se
duermen hasta que el hambre vuelve llamarles al refectoriot
de la vspera. Su experiencia es ya mucha, pues saben perfec-
tamente donde est la pitanza y donde han de dormir y pue-
den estar abrigados. En veinte 6 treinta horas esta parte de
la educacin del pollito es completa, y en tal estado puede ya
viajar ser expedido largas distancias, en la inteligencia, que-
en tan tierna edad, llegan sanos y salvos su destino."
"Aparato Voitellie.-Se compone de tres partes: la empollado-
ra, la'secadera y la madre artificial. Estos aparatos son los ms.
recientes que se conocen, y su sistema est tambin basado en.
el principio de la humectacin y calefaccin de la atmsfera.
por el agua caliente. No es un juguete empollador recreativo
intil para la produccin como algunos que conocemos; pero-
no es tampoco un instrumento de laboratorio, 6 de aquellos,
cuyo manejo requiera larga prctica y conocimientos especia-
les en quien haya de manejarlos; es, por el contrario, un ver-
dadero apero agrcola tan slido, .rstico y acomodado -la-
prctica como la hoz y el azadn. Puede confiarse su gobier-
no la aldeana de ms cortos alcances y la sirviente ms:
brusca y desmaada, sin temor alguno de que el uso cotidiano,
lo descomponga desbarate. En efecto, no tiene exteriormen-
te nada frgil que pueda descomponerse; ni cajones que debana





59
abrirse silenciosamente, ser atentamente observados y cerrarse-
con precaucin, ni tubos de vidrios exteriores que'rompindo-
se puedan interrumpir la marcha del aparato. En el de Voi-
tellier todo se hace, por decirlo as, la luz del da, holgada y,
abiertamente: lo nico que puede requerir alguna prctica, si
es gente rstica la que haya de manejarlo, ser la lectura de:
las divisiones del termmetro.
El aparato empollador se compone de una sola caja de ma-
dera, ms menos grande, segn el nmero de huevos que-
haya de empollar, y afecta generalmente la forma cbica, cu-
yos lados se juntan con tornillos fin de poderlo desmontar
fcilmente, para vigilar, inspeccionar y reparar las disposiciones.
interiores. En el interior se pone un recipiente de agua ca-
liente, simple bombo cilndrico de dobles paredes destinado
contener entre los tabiques el agua caliente que ha de producir
el calor necesario para el alumbramiento de los polluelos. No,
nos extenderemos en una descripcin detallada del mecanismo-
interior de este artificio por considerarlo innecesario, poco-
menos, cuando no se est en presencia del aparato mismo; di-
remos s nicamente, que los diversos rganos que componen
el que nos ocupa, estn perfectamente combinados y dispues-
tos, siendo la ms importante de las ventajas que no reune nin-
guno de los de su clase, el poder graduar y humedecer, segn,
convenga y tenor de la circunstancias y de la estacin, la.
vasta atmsfera que desarrolla.
La tapa, as como las otras piezas que constituyen la caja,.
se cierra tambin con tornillos, y tienen en el centro una vidrie-
ra de bastidor por la que se vigilan los nacimientos de los po-
lluelos, por las que se les saca medida que van rompiendo el
cascarn, se consultan los termmetros que marcan la tempe-
ratura interior, y se hace, en fin, el servicio completo del apa-
rato.
La empolladora Voitellier d las tres soluciones siguientes .
cual ms importante:
Atmsfera enorme, regularmente caldeada y matemtica-
mente humedecida.
Inspeccin contina, fcil instantnea de los huevos en
incubacin.
Por su sencillez es un instrumento de economa rural.
La caldera cilindro de que hemos hablado se llena de agua
unos cincuenta grados, bien, y esto es preferible, se llena
echndole una mitad de agua fra y otra hirviendo, de.suerte
que se obtengan 40 grados al interior. De las empolladoras
de 50 huevos se sacan dos veces al da, maana y tarde, de 5





6o
7 litros de agua, reemplazndolos por otros tantos de agua
hirviendo; de las de 1oo huevos, de xo 12 litros; de las de
150, de 22 15, de las de 250, de 15 20, rehaciendo siem-
pre con iguales cantidades de agua hirviendo.
La temperatura interior del aparato se mantiene entre los
38 y 4o grados centgrados. En ningn caso puede exceder de
los 41 ni bajar de los 37, mucho menos al comienzo de la in-
cubacin, pues entonces los grmenes del huevo no tienen to-
dava virtud propia para alentar.
La Secadera--Es otra caia con un recipiente de agua ca.
- liente y una llave para vaciarlo. Est formada interiormente de
pluma menuda muy miullida, al objeto de calentar y enjugar
los recin nacidos de la humedad y de las materias glutinosas
del huevo que han quedado pegadas al finsimo bozo nativo.
A los tres das en invierno y los cuatro en el verano, se tras-
ladan los pollitos 'la madre artificial; pero es mejor, lo me-
nos durante la primera semana, no dejarles en este aparato
:sino de da, y hacerles pasar la noche en la secadera.
La madre articial.--Es el complemento del grupo empo-
llador de Voitellier. Como los dos anteriores lleva un reci-
piente de agua para calentarla. Es muy cmoda, sana, y todo
est hbilmente combinado para el feliz y rpido desarrollo de
las tiernas aves que est destinada.
Quince juegos completos de estos aparatos de incubacin
-funcionan con el xito ms completo en Mantes. Es, en nues-
tro concepto, la verdadera, si no la nica empolladora agrco-
la, por la facilidad con que puede funcionar aun en manos de
personas rsticas, pues no es ms difcil su manejo que el de
-un instrumento cualquiera de labranza. En fin, diremos, para
concluir, que su autor ha sido premiado con medalla de oro y
plata en las nueve exposiciones en que ha exhibido su aparato,
y con una de primera clase por la Academia nacional de
Francia."
Aunque carecemos de competencia, debemos expresar que
nos decidimos por este aparato, atraidos por su solidez y sencillez,
-y opinamos que los que emprendan en Cuba deben adquirir uno
que incube 250 huevos, as cmo una secadera y una madre ar-
tficial, proporcionadas aquel nmero de huevos, que ser el
de pollitos que nazcan, con leve diferencia. Una vez que se
,vea que el ensayo corresponde, lo cual no puede ponerse en
duda, entonces se piden juegos para empollar los huevos que se
nquiera.
Ntese que hasta las personas de poco capital pueden ad-
quirir dos de estas incubadoras, y proporcionarse por su medio






una renta segura. Cun poco dan que hacerl Basta renovar-
les de 12 15 litros de agua al da.
No ser inoportuno que los que proyecten dedicarse la fa--
bricaci6n de pollos ocurran con una razonada instancia al Sr.
Ministro de Ultramar solicitando completa exencin de dere-
chos municipales y del Estado por diez 6 quince aos, para
introducir esta industria en beneficio del mismo Estado.
La incubacin artificial se relaciona mucho con el clima, y
creemos llenos de f y confianza que puede llegar ser un rico
manantial de riqueza en esta Isla, donde con poco esfuerzo po-
dan establecerse grandes fbricas de pollos, los cuales tendran
fcil venta en los Estados Unidos.
Cuba debe aspirar ser para esos Estados lo que el Egipto-
para Roma, aunque ellos su vez sean grandes productores.
Esto no importa, porque en los mercados lo que interesa es
perfeccionar el articulo y darle por su buena calidad mayor
valor cambiable, lo que se logra aplicando las ciencias la-
industria, y haciendo repetidos ensayos. La ciencia, interpuesta-
la perseverancia, es la vara de Moiss, que hace brotar los ca-
pitales, como brotaba el agua de la pea del desierto.
Aqu no seria un milagro crear esta riqueza, pues presentan-
ejemplo digno de imitacin hasta pueblos de notable inferiori-
dad respecto los conocimientos. En las orillas del ro Puzig,
en toda su extensin de tres leguas, desde la laguna Bay hasta.
la baha de Manila, se ven numerosas pequeas habitaciones,,
llamadas camarines, en las cuales hay una 6 ms canoas, que
se llenan de una capa de veinte centmetros de espesor de paja
de arroz, que alli nombranpalais. Sobre esta capa colocan una.
camada de huevos de patos, despus otra capa de paja igual,.
otra camada de huevos, y sobre sta otra capa de paja de arroz
de mayor espesor. Hecho esto cierran el camarin y no sabemos
si vuelven no remover los huevos, pero si que los treinta.
y ocho das cumplidos van y descubren las capas, porque ya
est formado el patico; entonces colocan una serie de huevos
endistintas canoas ponindoles la paja suficiente para que se
conserve el calor; y como las canoas tienen en uno de sus ex-
tremos una abertura en su fondo de la que parte una canaleta
que entra en el ro, donde se halla un corral, formado con ca-
as, para que los patos de distintos dueos no se confundan,.
apenas rompen los anadinos la cscara van al agua, que
buscan instintivamente. Ya este tiempo los dueos han atraido
de una legua 6 ms de distancia arenas y caracoles pequeos,
litorinas, que ellos llaman sosd y echndolos en el corral, en el
que nadan varias patas que hacen de madre adoptivas. Los-





62
,tiernos paticos zabullen en seguida hasta el fondo y se alimen-.
tan con los caracoles y arena.
Los huevos de esta ave necesitan cuarenta das para incu-
bar como los de todas las palmpedas, y los de gallina veinte
-y uno, de modo que en un clima similar al de Manila, como
.ste, debe ser aun mejor el sistema.
Esta industria de los indios d Manila, que les produce al.
ao millones de patos y de huevos, merece en esta Isla de Cuba
la ms seria atencin, y es una prueba de lo propias que son
las arenas y litorinas para la nutricin de las aves.
En China desde los tiempos mas remotos es tambin cono-
cida y practicada la incubacin artificial.
El sol es el gran vivificador.
Poco tuvieron que hacer los egipcios, los indios del Extremo
*Oriente y los chinos para aprender ese arte: la naturaleza lo
ensea. La tortuga y todas las variedades de los quelonios
entierran sus huevos en la arena y el sol los incuba; los sauros,
Sdesde la iguana hasta el cocodrilo hacen lo mismo; las ofdeos,
-desde la diminuta culebra hasta el boa constrictor. Los peces
-desovan en las piedras de la ribera del mar6 entre las fugitivas
olas, y confan el fenmeno del desarrollo del grmen al padre
de la luz. El mosquito deja tambin sus huevos en el agua; la
langosta bajo la arena, y el aphis, los coccidos y las cochinillas
forman manchas blancas rojas con los suyos en la corteza y
en las hojas de los rboles para que el calor del da los incube.
Oh! en este sistema llamadoegipcio van de mano el arte y la
naturaleza al gran fin de la reproduccin.
Si es cierto, como dice Empdocles, que todo tiene su or.
gen en un huevo, la vida es el calor, y debajo de los trpicos
son mayores, inmensas, las corrientes vitales.
En fin, para vigorizar nuestros argumentos favor de la in-
dustria de que estamos hablando, diremos que el aparato de
incubacin se aplica de un modo sumamente benfico nues-
tra especie. Todo nio nacido los siete meses, se coloca den-
tro del aparato, se le alimenta con leche, se le da aquel un
calor igual al del claustro materno, y los tres meses estar tan
hermoso, tan fuerte, como el que naci, en el periodo natural de
los nueve meses. Quin no rendir un homenaje de admiracin
la ciencia y la filantropa de nuestra edad? Esto es ms grande
que sacar pollos; sacar pollos no es tarea de sabios, es cosa
comn, fcil, olvidada de tan sabida; hoy mismo, en este ins-
tante, no podran contarse los huevos que estn incubando en
los mares, en los montes debajo de las piedras, en el suelo que
pisamos, en el aire. ..... Por qu no ha de sacar provecho el





63
hombre de lo que hace la naturaleza, sin esfuerzos para repro-
-ducir las especies?
CAPITULO XXII.
:Nuevo plan.-Proyecto de un bosque-gallinero hasta para
100,000 aves.
Acabamos de hablar de incubacin artificial y tenemos que
,hacer una parada para decir que si sta se establece ser con-
,veniente introducir reformas radicales en nuestro plan.
Con los juegos correspondientes de los aparatos de Mr. Voi-
tellier, 6 de Mr. Roullier y Arnault, se pueden obtener cada
12i dias, digamos cada mes, cuatro mil pollitos. Cmo se cran?
.Qu se practica para hacerlos crecer muy sanos y poderlos
vender los dos 6 tres meses cebados dos y tres pesetas,
ms, cada uno? En qu edificio los alojamos?
Criar cuatro mil pollitos al mes! Aun cuando concedamos
la prdida de trescientos, que es un exceso, por los huevos no
-frescos puestos en las incubadoras, enfermedades y otros acci-
dentes, se nos tendr por visionarios. Qu importa? quisira-
,mos serlo, si el pais no los tuviese. Ay del pueblo, hay del
,hombre que carece de ilusiones! De las ilusiones la realidad
,es veces muy corta la distancia.
El plan que hemos presentado tiene un defecto: la multipli-
-cacin de casas y su costo; pero este ltimo ser insignificante
,construyndolas rsticas con techo de manaca 6 de guano real.
Adems, se puede emprender sin casas y formar solo las de
;los empleados y una de refugio para cuando haya lluvia, con
maderas sin pulimento y tambin con techos de paja; nica-
,mente convendria que lo tuviese de tejas la destinada los
,aparatos, que puede ser muy pequea.
Un bosque servir de gallinero.
-Deber estar cercado y los rboles con escaleras.
Ser como un vasto patio.
Los nidos estarn al pi de los rboles, entre la hierba; un
.arroyuelo dejar oir su murmurio; y en esta imitacin de la
naturaleza todo parecer indicar rusticidad y abandono; ms
.en realidad habr un gran sistema de cra y un orden perfecto.
Y bien qu haremos con los pollitos reciennacidos? Si sali-
mos bien el primer mes qu haremos el segundo en qu habr
*ocho mil? Qu haremos el tercer mes, el cuarto, y el quinto
y el sesto?
Desde el segundo puede comenzar la venta y la exportacin;
pero siempre nos hallaremos con un exorbitante nmero de





64
aves, que si se quiere puede llegar en la totalidad cincuenta.
mil, cien mil.
Necesitaremos capones, 6 pavas conductoras. Un capn
cra treinta pollos; una pava hasta sesenta.
:Contigua la casa del aparato habr otra rstica, de cortas
dimensiones, sin ventanas, muy oscura, para que all prohijen
los pollitos esas aves.
No usaremos la madre artificial sino un dfa, 6 algunas horas;:
hasta pudieran secarse los recien nacidos bajo el suave calor
de sus bondadosos padres adoptivos. Ni el estambre, ni el al-
godn,- ni la lana, ni cuerpo alguno es para estas criaturitas co-
mo el grato seno plumfero del capn 6 de la pava.
Parecer un paraiso este gallinero; ms podremos contar
con que la gallina se acostumbre tanta rusticidad? De esto
no nos queda duda: las aves todas fueron en su principio sal-
vajes, y silvestres todas las plantas. Muchos aos pasaron des-
pus de la edad en que aparecieron los animales, que sigui
la de los vegetales formados con el polvo de las roscas, para
que hubiese gallinas domesticadas.
Qu personal necesita este gallinero suignerisY El de las
cercanas de Paris de que habla el Sr. Arag, tena cien mil
aves, y daba ocupacin cuarenta hombres y sesenta mujeres;
mil aves por persona. Hay pues una base para el clculo; h-
ganlo los que emprendan; nosotros damos la idea, y no entra-
mos en minuciosos detalles.
Diremos s que las casas de los jornaleros deben hallarse-
esparcidas rodeando el bosque, para preservar las aves de los-
ladrones; que debe haber varios perros enseados perseguir
los majaes, ratas y ratones; que habr un vijilante nocturno pa-
ra cazar las lechuzas; y que en el centro del bosque deber si-
tuarse la casa de refugio, la del aparato y la del administrador,.
en la que'no faltar nada de lo que hemos pedido en el primer
plan: microscopio, biblioteca, etc.
La biblioteca y los peridicos no pueden suprimirse: son los-
rayos de un segundo sol que penetran al travs de las ramas
para vivificar la inteligencia.
Sin el microscopio siempre ser de noche; poco de lo que-
ms interesa llegar saberse.:
Tampoco pueden suprimirse los hospitales (bohos con su.
patiecito), que estarn distantes y servirn principalmente para
las enfermedades contagiosas.
Nos vemos en la necesidad de situarnos lejos de la Habana,.
en lugar propsito, espacioso, con montes, y que le pase cerca-
un ferrocarril; el trasporte es asunto principalsimo.




65
La labranza tiene que atenderse.
Por ningn motivo dejar de darse maz diariamente A las
aves destinadas la exportacin, alternando cor boniatos, gi-
rasol, millo, etc.
Las muchachas cuidarn el bosque y sus alrededores, donde
vagarn los capones y pavas consus polluelos en los dias se-
renos; en los lluviosos permanecern en la casa de refugio.
Los jornaleros, no dedicados la labranza, sern pastores,
mejor dicho, vigilantes, en sus respectivas demarcaciones; y ten-
dr cada uno su machete y su escopeta para cazar aves de ra-
pia, perros y gatos monteses, etc.
Se comprar los vecinos libras de huevos de hormigas, y
uno de los jornaleros se ejercitar en recogerlos en la comarca.
De plceme estarn los labradores porque se aniquilarn las
daosas bibijaguas.
La casa de refugio se har como quiera; pero ser grande,
muy grande, en proporcin al nmero de aves. No importa su
altura, tres 6 cuatro varas bastan. Su techo pajizo, su forro de
tablas de palmas sin intersticios; su puerta una de cualquier
tamao.
Su objeto es servir de abrigo las aves cuando haya frio in-
tenso en Diciembre; all unas otras se comunicarn el calor;
tambin servir para los das tempestuosos y de mucha lluvia,
y especialmente se tendr cuidado de encerrar en ella los po-
llitos tiernos, que mueren con el enfriamiento. Tendr nume-
rosas varas de dormitorio, unas elevadas otras bajas.
Pero ya que poseemos esta casa, dmosle otra aplicacin:
llenmosla de nidos en las paredes; mil, dos mil, cuatro mil,
todos los que sean necesarios; puede graduarse un nido para
cada dos gallinas, y aun para tres, pues no todas ponen una
hora y varias suelen poner juntas.
Todas las que tengan huevos se encerrarn en esta casa.
No terminaremos sin aconsejar las personas que traten de
poner en prctica nuestras ideas que no emprendan en estos
establecimientos colosales sino cuando hayan ido aumentando
por grados el nmero de sus aves. No sabemos que el de las
inmediaciones de Pars, que existi antes de la guerra entre
Francia y Alemania en 1870, haya tenido buen xito; nos pa-
rece muy dudoso, por lo prolongado de los inviernos en aquel
pais y la necesidad del encierro. Si de algn modo puede fun-
darse un establecimiento de cien mil aves y obtener resultados
admirables es bajo el sistema del bosque gallinero, que hemos
descrito, y en clima clido, como el de Cuba, ir aumentando
los productos, perfeccionndolos en lo posible introducindo-
5





66
los en el mercado norte-americano. No se olvide que lo pri-
mero de todo es tener mercado consumidor.
Nosotros si acometisemos esta industria, adquiriramos 500
gallinas criollas escogidsimas, y con sus cras iramos poblan-
do, ya el gallinero dividido en secciones y cuyas casas seran
rsticas, ya el bosque-gallinero.

CAPITULO XXIII.

Trasporte de pollitos reciennacidos por ferrocarriles.

Ponemos este captulo como una adicin del anterior.
La industria es como un rbol que arroja sus semillas; stas
germinan, y nacen otros rboles que pronto forman un bosque.
La Empresa propietaria en la Habana de la gran incubadora
puede mandar sus pollitos por los ferrocarriles, los tres dias
de nacidos, Matanzas, Vjllaclara, Cienfuegos, etc.
Criarlos puede llegar ser la ocupacin de numerosas per-
sonas pobres de esas ciudades, y por consiguiente-un medio
para que se proporcionen el bienestar. En la misma Habana, -
pueblos y posesiones de campo inmediatos, sin duda repartira
un nmero superior al que mensualmente produjese el juego
de aparatos.
Por destituida de recursos que supongamos una familia, nun-
ca sera en tanto extremo que le faltase la suma necesaria para
adquirir, por ejemplo, diez pavas, que fcilmente amaestradas,
criara cada una cincuenta pollitos; de modo que cada tres 6
cuatro meses podra presentar quinientos en el mercado, grue-
sos y sanos.
Vemos la dificultad de proveerse de maiz, millo, girasol, etc.;
pero como la Empresa principal nececita esta colaboracin
como un gran elemento de su prosperidad, no dudamos que
facilite todo lo necesario.
La ayuda de las familias pobres representa un capital vasto
para esa empresa.
De Pars se trasportan en cajas especiales por los ferrocarri-
les Suiza, Blgica, Npoles, etc, y no vemos el motivo por-
que no suceda lo mismo en Cuba, que participa de un clima
ms suave.
Las cajas para el trasporte son sumamente sencillas: tienen
su techo de madera para cuando hay lluvia, y una ventana
(varias deben tener las de Cuba), que se abre cuando hay calor,
se cierra cuando la temperatura lo exije. En el piso se riega
paja menuda, plumas, si se siente algn frfo. Se coloca sobre





67
ain carro de carga, fuertemente atada por un cordel que pase
por debajo del carro y por encima de la caja, fin de impedir
todo movimiento que no sea el del mismo carro.
Los pollitos comen, duermen y estn muy bien durante el
-viaje, como dicen los Sres. Roullier Arnoult y E. Arnoult, en
'un libro que han publicado en Paris referente al aparato incu-
'bador que han inventado.
Intil es decir que se les debe alimentar con maiz molido, y
mno faltarles el.agua.
Si tenemos presente que una gallina de regular corpulencia
,cubre quince y veinte pollitos, podemos deducir que una sola
,caja, aun siendo de fcil trasporte, puede contener quinientos
y aun ms.
Si es en invierno, hay que escojer dias serenos, 6 verel modo
,de dar calor la caja. Esto puede hacerse conexionando un
tubo con la mquina de la locomotora, 6 tomar una dos
,veces agua hirviente de la caldera para derramarla en el dep-
sito que la caja tendr, del cual partir un tubo conductor del
-calrico. Tambin puede ponerse una estufa dentro de la caja.
Puntos son estos que debe investigar el dueo del aparato
incubador: y si el invierno presenta dificultades, todo quedar
:remediado suprimiendo esas expediciones en Diciembre, Enero
y Febrero; pero aun en estos meses, hay muchos dias en que
la temperatura se presta para llevarlas cabo con feliz xito,
,mucho ms cuando se trata de un viaje que rara vez pasar de
-doce veinte horas.
Volviendo las familias pobres que han de criar los pollitos,
parcenos que deben poseer una pieza muy seca y abrigada
donde ponerlos inmediatamente que lleguen.
No puede la pluma explicar la solicitud, el cuidado, y dig-
moslo as, la ternura, con que sern recibidos tan simpticos
huspedes. La mujer es mil veces ms propia que el hombre
para todo lo que necesita esmero y excita la sensibilidad, as es
que contando nosotros con estas cualidades que realzan la de
Cuba, y contando tambin con el clima, que es el principal co-
laborador, aseguramos que raros sern los casos de defunciones.
Nuestros trabajos no tienen otro objeto, .ni esperan otra re-
compensa, que contribuir, hasta donde nos sea posible, al bien-
estar de las familias pobres; y as no se extrae que entremos
en pormenores para ponerlas al corriente de lo que deben ha-
cer, si reciben los pollitos en invierno.
Hay varios medios de imitar la nataraleza. El uno es for-
mar lo que llamaremos gran gallina artificial, es decir, un apa-
rato con listones de madera revestido por debajo con pieles de





68
cordero, como los de Mr. Grard, para que los pollitos busquenr
all abrigo. Un tubo de plomo 6 de caucho, que partir de urr
depsito de agua hirviente, renovada dos veces al'da esparcir,..
el calor dentro del aparato, calor que no debe bajar, como
hemos visto en la empolladora Voitellier, de 380 centgrado, ni,
subir de 400.
La madre de familia que se dedique la cria de aves, debe-
instruirse en el manejo del termmetro, lo cual es tan fcil que
basta un minuto de aprendizaje. Esto interesa mucho, no so-
lo para lo que vamos exponiendo sino para el conocimiento de
la intensidad de las fiebres, que son siempre precursoras 6 com
paeras de las enfermedades, una enfermedad de por s. (Va--
se el capitulo que dedicamos las fiebres en nuestros "Ensa-
yos sobre Patornitologa.)"
Otro medio es encender una lmpara de mecha gruesa, ali-
mentada con petrleo, que comunique el calor las pieles de
cordero colocadas de un modo adecuado, es decir, estiradas y
clavadas en un cuadro de listones de madera, que servir de
fondo al aparato y que quedar media pulgada del suelo,
tocando al suelo, si se ve que el velln, limpio y flexible, per-
mite la entrada y salida de los pollitos. El suelo de tablas en
todo lo que abarquen las pieles, y regado de plumas suaves..
Podr tambin tendrsele una varias alfombras usadas (esta-
mos ahora ocupados de dar facilidades los pobres); o bien, y
es lo mejor, se consiguen pieles de patos, lo cual es fcil. Des-
pus de muertos stos para el consumo, se les quitan las plu-
mas, y quedan las pieles con un velln suavisimo. Si hubiese-
muchas de estas pieles, sin duda seran inmejorables para reves-
tir con ellas el aparato en su parte inferior y tambin el suelo,
pues con este abrigo por debajo y por encima, en nuestra opi-
nin, bastarla, aun sin la lmpara, el calor natural que se comu-
nican los mismos pollitos unos otros, para no enfriarse. Sif
la lmpara habra que cerrar la pieza y encender un anafe al-
gunas horas, y volverlo encender por la maana, si amanece
el da hmedo y frio.
Las precauciones que estamos indicando para evitar el en-
friamiento animalitos tan tiernos y que carecen del calor de
sus madres, no impide que recordemos que el abrigo en piezas
cerradas, cuando no es absolutamente necesario por el estado
de la atmsfera, es en gran manera perjudicial y produce gra-
ves enfermedades, especialmente el moquillo; bien que es pro-
bable que ste no se presente, si desde el primer da y de
tiempo en tiempo se les echa alumbre en el agua (dos gramos:
de alumbre para una botella de agua), remedio preventivo de





69
-muchos padecimientos. (Vanse nuestros citados "Ensayos").
Deben hacerse esfuerzos para criar sin capones ni pavas,
como los egipcios, y para lograrlo, lo primero es poseer un
parque 6 patio amplio, para que los pollitos estn en l con
toda libertad durante el da, y por la noche vayan dormir
.bajo la lana de la gallina artificial; y en este caso slo habra
que echar una sola vez, al anochecer, agua hirviente en el de-
-psito para que el aparato tuviese el calor necesario, 6 encender
las lmparas de que hemos hablado.
Pero como la gallina artificial tendra que colocarse en lugar
.abrigado, tememos que este sea un grave inconveniente, pues
la ventilacin es necesaria la salud de las aves.
Advertimos que el patio debe ser muy seco.
Cualquiera que sea el sistema que se adopte, es preciso pro-
ceder de modo que no sobrevenga el enfriamiento, que enferma
.los pollitos; y si,se trata de pavitos (guanajitos) los mata con
toda seguridad. Tngase al mismo tiempo presente que el
excesivo calor produce el mismo efecto. La temperatura nor-
mal de la gallina son 420 centgrado; ms ellos nunca llegaron
los egipcios, ni llegan los entendidos industriales franceses; el
calrico de sus aparatos es de 38 400, como ya dejamos dicho
con referencia al del sistema Voitellier.
Creemos que en un clima clido como el de Cuba, las ms
,eficaces precauciones deben tomarse contra el calor, no contra
.el fro; y as no dejaremos de decir que son aplicables las
piezas donde duerman los pollitos todas las reglas contenidas
en este tratado sobre las condiciones de los gallineros, respecto
. ventilacin.
Una gran ventaja seria criar sin madres artificiales, sin pavas
y sin capones, valindose solo de delicadas pieles (como las de
pato, de cordero, etc.), colocadas de modo-que bajo ellas dur-
miesen los pollitos abrigados.
La prctica puede dar de s la manera de realizar este gran
adelanto, que hara resonar el clarn de la fama de Cuba en todo
el orbe y cubrira de gloria y de riqueza quien lo consi-
guiese.
La prctica es tambin la que va enseando lo mejor en
-todas estas cosas. Nosotros solo damos las ideas, segn se nos
,ocurren; y no se figure el lector que es original nuestra la de
repartir los pollitos entre las familias pobres; ella es muchos
miles de aos anterior la era cristiana. Las azoteas de las
casas de Jerusalem, Jeric, Nazaret y. todas las ciudades de la
Palestina, aparecan cubiertas de pollitos acabados de sacar de
los hornos, y que criaban las familias pobres. Con esto vivan






o7
y este era el principal ramo de riqueza de la clebre y desven-
turada Israel, y de todo el Egipto.
Mucho se equivocan los que piensan que la paz, el orden,
las buenas costumbres, la riqueza, en una palabra, la ventura
de un pas, no estn en relacin directa con el bienestar de las
clases pobres, y ciertamente nada hay que ms generalice ese-
bienestar como la cra de aves domsticas.
Rstanos decir que la gallina egipcia es la ms mala madre;.
no le gusta incubar y cuida poco de sus hijos; pero en cambio
es la ms fecunda ponedora; ninguna otra le excede.- No pa-
rece sino que el ingenio humano supli con el arte lo que neg
esa ave la naturaleza.
Sera muy conveniente introducir esa raza en Cuba para pro-
veer de huevos las grandes fbricas de pollos.
Siendo este clima tan parecido al de Egipto, conocindose
los grados de calor que deben emplearse, y proveyndose de
esas gallinas, los pollos que de ellas procedan se criarn en.
Cuba como los criaban y cran las mujeres de aquella tierra, eni
las azoteas 6 en el campo, sin madres.
Indudablemente, hay unas razas de ms fortaleza que otras-
para la incubacin artificial; en Francia la de Houdan se lleva
la palma; y no nos sorprender que entre las muchas razas y
variedades que hay en esta Isla, exista alguna dotada de ese
poder resistente para el raquitismo y otras enfermedades, que
se puede decir es el que principalmente fija la buena suerte de
esa industria. Cuando funcionen algunos aparatos, digno es,
el asunto de una cuidadosa observacin.

CAPITULO XXIV.

Cmo se practica la operacin de la capadura de pollos y-
gallos.

No solo como criadores son estimados los capones; lo son
tambin por sus carnes.
No creeramos haber presentado nuestros lectores un trata-
do lo ms perfecto que nos ha sido posible si suprimisemos la
manera de efectuar esa operacin, en virtud de la cual el gallo
pierde su potencia reproductiva y adquiere una notable predis-
posicin engordar.
La poca de la castracin es cuando el pollo ha pasado de-
los,tres meses y comienza cantar, y el da anterior no se le
da alimento.
Mr. Roberto Fennings ha descrito esa operacin en siu





71
importante obra "Aves de corral" con ms maestra que la que
pudiramos emplear nosotros; y como nuestro anhelo se cifra
en poner al pueblo cubano al corriente de la ltima palabra de
la ciencia en todas estas cosas que tanto han de contribuir st
felicidad ahora y en los tiempos venideros, trasladaremos aqu
lo que dice aquel esclarecido autor. "Los instrumentos prefe.
ridos por los hbiles operadores consisten en dos pesos de cinco
siete libras para sujetar el ave; un escalpelo para cortar la
fina membrana que envuelve los testiculos; un dilatador de
plata para mantener abierta la herida mientras se opera-interior-
mente; un par de pinzas de resorte de filo agudo y cortante
semejante al de una trincha, con una rama de media pulgada
de ancho para hacer la incisin y sostener la membrana ya di-
cha; un instrumento en forma de cuchara con un gancho agu-
zado en un extremo para tirar y sacar los testculos, y una do-
ble cnula de plata para contener los dos extremos de un alam-
bre fino con el que se forma el lazo con el cual se han de des-
prender aquellos rganos. Estos instrumentos cuestan cerca
de seis pesos en New-York.
Se puede emplear una cuchilla en lugar de escalpelo, y los
dems instrumentos pueden encontrarse de construccin ms
barata.
Deben escojerse para capones los pollos de mayor tamao,
como los de dorking, cochinchinos, 6 gran-malayos; y puede
operarse en cualquiera poca despus que tengan un mes; pero
se considera la mejor entre dos y tres meses, y si es posible antes
del mes de Julio, porque los que se castran despus corren peligro.
Debe colocarse el pollo sobre una mesa, acostado sobre el
lado izquierdo, conlas alas estiradas hacia atrs, las patas ex-
tendidas tambin hacia atrs y la de arriba ms que la otra,
sujetndolo con los pesos, pero dejando el pescuezo y la
cabeza completamente libres. Se arrancan las plumas del lado
derecho inmediatas la coyuntura del muslo, entre sta y el
ala, en un espacio de pulgada y media de dimetro, segn el
tamao del pollo. Se diseca hacia atrs entonces la piel, para
que concluida la operacin, abandonada si misma, pueda
cubrir la herida. Se hace una incisin con el lado cortante de
la pinza entre las dos ltimas costillas, principiando como una
pulgada del espinazo, extendindola oblicuamente hacia abajo
como de una pulgada pulgada y media de largo, y de profun-
didad suficiente para separar las costillas, teniendo cuidado de
no herir los intestinos. Se coloca en seguida el dilatador, fijn-
dolo por medio del tornillo que contiene, y abrindolo lo sufi-
ciente para ver los rganos que se van extraer. Con el





72
escalpelo se abre la membrana fina que cubre los intestinos,
que si no estn suficientemente retraidos por la dieta que se
le habr sometido, se empujarn con el instrumento en forma
de cuchara, 6 con el mango de una cuchilla comn, hacia el
pecho. Descubiertos entonces los testculos, se ver que estn
adheridos al espinazo por una membranilla delgada que los
cubre. Se coje sta con las pinzas, s desgarra con el gancho
aguzado; se introduce la cuchara colocndola debajo del iz-
quierdo, que generalmente est ms cerca de la rabadilla que
el derecho; se pasa el lazo formado en la doble cnula por de-
bajo de la cuchara empujndolo con el gancho, hasta colocar-
lo en el lugar donde va efectuarse el desprendimiento. Ti-
rando de los extremos del hilo, como si fuera una sierra al
mismo tiempo que se empuja hacia la rabadilla la cnula, se
separa el testculo que cae en el hueco de la cuchara. Se hace
lo mismo con el otro; se limpia con la cuchara cualquier resto
de testiculo y la sangre que pudiera quedar en el fondo de la
herida. Se quita primero el testculo izquierdo para que no
oculte con la sangre que pudiera derramarse al otro, lo cual
dificultara la operacin- Si se hace con habilidad ocupa muy
pocos minutos, y se concluye extendiendo la piel sobre la heri-
da y cubriendo sta con las plumas que se haban arrancado.
En algunos pollos la parte anterior del muslo cubre las dos
ltimas costillas, en cuyo caso, se tiene cuidado de separar
bien los msculos de esa parte para no herirlos, porque el pollo
quedara cojo, 6 puede morir.
Para hacer el lazo lo mejor es una fibra de la corteza del
coco, que es spera y propsito para aserrar los testculos, y
si no, una crin de caballo.
Despus de operado debe colocarse en un lugar abrigado,
sin perchas donde encaramarse para que no se lastime al tratar
de hacerlo. Durante una semana el alimento debe ser suave:
harina de maiz cocida, alternando con pan mojado en leche y
toda el agua pura que quiera beber, siendo mejor un poco
quitado el fro.
Al cabo de ocho 6 diez das, la mayor parte, si se han esco-
gido fuertes y sanos, podr dejrseles salir con los dems.
En Francia acostumbran hacer poulards, 6 gallinas caponas,
lo cual es un disparate, sacndoles los ovarios por el mismo
mtodo; pero basta cortarles el oviducto con un cuchillo afi-
lado. En lo dems se tratarn como los capones. Estos se
engordan de la misma manera que las dems aves."
Es de sentirse que no haya en los campos de Cuba personas
dedicadas castrar aves y cuadrpedos.





73
CAPITULO XXV.

Castracin de la gallina.

Los romanos fueron grandes maestros en este arte; jams
~faltaron gallinas castradas en los banquetes de Lculo, ni en
las opparas mesas de Heliogbalo y Vitelio. Tambin sufran
-esta operacin no solo las aves y los cuadrpedos, sino hasta
las mujeres, lo cual constitua un delito, pues la Repblica,
desde el tiempo de Rmulo, dispensaba grandes premios y ho-
-nores los padres que tenan muchos hijos.
Lleg tanto extremo la castracin de la gallina que se dic-
t una ley prohibindola para que no se aniquilase la especie.
:El pueblo-rey, que encontr su muerte en la corrupcin de las
costumbres, apur como ningn otro los placeres gastronmicos.
Los romanos seguramente posean el secreto, que no cono-
cen los modernos, de capar las gallinas sin arrancarles el ova-
rio, operacin dolorosa y de gran peligro en que es muy comn
-que mueran, 6 les quede lastimada alguna entraa.
Mr. Fennings dice que es fcil caparlas cortndoles el ovi-
ducto con un cuchillo, y nosotros, con el respeto debido la
superioridad de conocimientos de aquel distinguido veterina-
Srio, negamos la eficacia y bondad de la operacin.
El oviducto es un tubo que parte del ovario la cloaca y
recibe el huevo, que en su trnsito adquiere la materia calcrea
de la cscara y la albuminosa de la clara, secretadas por el mis-
mo oviducto. Evidentemente queda interrumpida la funcin
de esa vscera, y veces sucede que el organismo del ave ab-
.sorbe las sustancias del huevo; pero en la mayora de los casos
aquellas, detenidas contra lo natural, forman un cuerpo extrao
y compacto que trae enfermedades y la muerte del ave. Este
peligro es mayor en las buenas ponedores que han sido fecun-
-dadas por el gallo y tienen racimos de globulillos agrupados
*en el ovario.
Inutilizado el oviducto los huevos siguen hasta cierto periodo
desarrollndose, sin darse cuenta la naturaleza de aquella inte-
,rrupcin, y la gallina, si bien pierde con esa lesin la facultad
*reproductiva, queda sujeta al ardor lbrico; de modo que la
operacin es intil ms de peligrosa.
Otros muchos sistemas se han puesto en planta, pero todos
han fracasado.
Sabios autores creen que la gallina no necesita ser castrada
,para adquirir grosura, por lo que bastar lo dicho. Preferi-
,mos hacernos eco de la opinin de una mujer notable, Mada-





74
ma Millet Robinat, autora de "Basse-Cour", la cual dice:" Esw
un error muy acreditado suponer necesaria la castracin de la
gallina para su ceba. La operacin es practicable sin duda;.
pero es de tal manera dificil que nunca me ha salido bien ni
aun en gallinas cloroformizadas que no podan hacer ninguna.
resistencia que pudiera perjudicar la operacin. Por otra parte,
s de cierto que ni en Fleche, ni en Mans, paises clsicos de las
pollas cebadas, se hace sufrir las gallinas esta cruel operacin."
Fcil es aislar las pollas vrgenes para que no tengan contac-
to con el macho, y de este modo se les ceba y adquieren una
carne tan tierna y de exquisito sabor como la mejor castrada,
sin hacer experimentar dolor tan agudo un ave que, por lo-
menos, tiene de comn con el hombre la sensibilidad.

CAPITULO XXVI.

La ceba Cmo debe hacerse.
A pesar de que en los campos de Cuba se cran sueltas y
sin vigilancia las gallinas y por consiguiente expuestas innu-
merables inconvenientes, siempre son un poderoso recurso para
las familias pobres, puede decirse, una Providencia. Con los.
huevos y los pollos, que son all una especie de moneda, man-
dan la tienda de vveres por azcar, caf, etc. Si les llega una.
visita, no hay con qu comprar carne, la gallina ms gruesa.
las saca del apuro; por ltimo, cuando vienen los especulado-
res les venden docenas enteras de pollos, gallinas, etc., y con
su producto compran calzado y vestidos.
Si se formase una cuenta de todo lo que al cabo del ao han.
producido esas pobres aves miradas con tan poca atencin, no
por descuido de las labradoras, que en este pas son en extre-
mo laboriosas y diligentes, sino del sistema, se quedara uno
admirado; y si se formase otra cuenta del valor de los huevos;
que se absorben el majd, el ratn y la rata en la manigua, las.
aves que devoran la lechuza, el perro monts y el gaviln; las
que se lleva el ladrn por las noches, y las muertas por no.exis-
tir un tratado de medicina que vulgarice los conocimientos so-
bre las enfermedades de las aves domsticas, (i) se quedara.
uno aun ms admirado, pues lo que hoy se pierde es el triple
de lo que se gana, y se gana mucho como dejamos dicho, no
obstante lo defectuoso del sistema. El sistema, si as puede lla-
marse, se aproxima la naturaleza, y ciertamente sera de urB

(I) Ya existe, escrito por elautor. N. del E.





75
todo aceptable, si se le aplicase el mtodo, como lo proponemos
en el proyecto del bosque-gallinero, es decir, si hubiese seguri-
dad en la recoleccin de huevos, garanta para la vida de las
aves, eficacia para curar sus enfermedades, estudio y aplicacin
de las reglas cientficas.
Pero entre las prdidas que sufren los labradores hay una de-
gran consideracin en que no se han fijado: la venta de sus
productos sin haberlos pasado por la ceba, que es tan fcil, tan
breve, tan poco costosa.
El maz de esta Isla tiene un once por ciento de aceite en su
composicin orgnica, y desarrolla rpidamente las grasas; as
es que un pollo de dos meses, que se vende, por ejemplo, en
el nfimo precio de cuarenta centavos, si se le ha dado ocho
dias maiz en abundancia en una pieza oscura, 6 harina de maiz
con leche de vaca de cabra, ser vendido con toda seguridad
en ms del doble.
Claro es que no quedar de un todo grueso, si en lugar de
escojer aquellos de ms carnes, que han sido preparados con.
buena alimentacin, se ponen cebar enfermos, hambrientos y
extenuados.
Este asunto de la ceba es importantsimo, porque-entrando,
las aves en el nmero de los artculos ms necesarios al susten-
to del hombre, interesa la higiene pblica que gocen de per-
fecta salud.
Nada hay que d una idea tan triste del atraso industrial de
un pais como ver aves flacas traidas al mercado para el consu-
mo; pierde el criador el duplo de su valor, y el arte culinario
no alcanza darles aquel exquisito gusto de las cebadas, y ms
si lo fuesen con maz al amanecer, y las doce y las cinco
harina de este grano mezclada con leche, aromatizada, los lti-
mos dias con hojas de albahaca. El primero y segundo da se'
les alimentar con carne de vaca fresca y cebollas muy picadas.
Varios son los sistemas de ceba; pero en todos ellos son ne-
cesarios: la inmovilidad, la oscuridad, la tranquilidad y el.
silencio.
La pieza destinada esta postrera operacin de la cra, que
va decidir del peso y del valor, debe estar completamente
oscura, con claraboyas formadas de modo que se renueve el'
aire y no penetre la claridad. Tendr una ventanilla que se
abrir nicamente para darles de comer, fin de que vean el
maz y el agua.
Se les dar de comer, como dejamos dicho, tres veces al dia:
al amanecer, las doce y las cinco de la tarde, cuidndose
de que no llenen de un todo el buche.





76
Tambin, antes de la hora de dormir, se les puede dar un
:pienso, de la misma harina con leche, que apresurar mucho la
-ceba; pero esto se har si el buche no est muy relleno.
El agua no debe faltarles, contribuye poderosamente la
.grosura.
Hay que tener especial cuidado con, el acaro y el piojillo,
pues si les caen les harn perder carne y grasa. Si se ve que han
,comenzado propagarse se riega azufre en el suelo y cada
ave se le d un bao de aguardiente con alcanfor.
En Francia algunos industriales sacan los ojos las aves pa-
ra engordarlas; pero esto rebaja el sentimiento esttico nacio-
nal, que es lo primero que debe atenderse, ,porque es claro
que el mundo no es una jaula de fieras dispuestas sacrificarlo
todo los instintos brutales, sino la mansin de seres raciona-
les y sensibles que deben procurarse los goces con el menor
dao de las dems especies.
La crueldad con los animales revela predisposicines al
crimen.
Pocos son los industriales de aquella ilustrada nacin que se
resuelven practicar este acto de barbarie, que deban prohi-
'bir las leyes, lo que casi todos hacen es colocar los pollos, ca-
pones, etc., en un cuarto oscuro y en una jaula en la que que-
dan privados de locomocin, lo cual: es menos terrible.
La jaula, que se pone pendiente de la pared, tiene unos
-agujeros para que el ave saque la cabeza, y estn calculadas las
casillas de modo que queda inmvil. El piso de tablas de la
parte trasera de la casilla se grada para que el estircol caiga
fuera. All se les tiene quince das, administrndoles una pas-
ta de harina de maz de trigo, con leche, tres veces al dia,
y se les priva del.agua.
Tngase presente que aquel es un clima frfo; en Cuba la su-
presin del agua hara inutil todo esfuerzo por lograr la ceba,
y traera la extenuacin del ave. A este prposito diremos que
los galleros cubanos acostumbran dar sus gallos cierta canti-
dad de aquel lquido, y la disminuyen cuando quieren amino-
rar el peso que debe tener cada combatiente, y tienen muy
graduada esa, disminucin para que corresponda matemtica-
mente sus deseos. El agua pasto es en este clima tan im-
portante como los mismos alimentos.
Cuando las aves de la jaula se desganan, lo cual sucede
siempre al cabo de varios dias de hartura, se les introduce la
pasta por medio de una jeringa, parecida la de rellenar cho-
riZOS.
Nosotros vamos indicando los usos essablecidos en los pai-





77
ses ms adelantados, y somos de parecer que el sistema ms
hacedero y de menos, trabajo es encerrar las 'aves de ceba en
una pieza oscura y darles all maz por la maana, al medio dia,.
y por la tarde, diez dias; pasarlas entonces las jaulas y admi-
nistrarles la harina de maiz con leche, de cinco ocho dias.
Los pollos de dos meses que estn sanos y algo gruesos, sin'
necesidad de esos diez dias de encierro, segn hemos indica-
do, en ocho quedarn cebados con la pasta, y como quiera que-
se condimenten sern un manjar preferido por los gastrnomos.
Cuando se quiere se reduce la ceba quince dias de maiz
en el cuarto oscuro; pero no habr tanta grosura.
Las gallinas viejas necesitan ms de quince dias.
Recomindanse, desde el tiempo de los romanos, como con-
diciones indispensables la tranquilidad y el silencio. En efecto,.
si en el cuarto hay una gallina de caracter dscolo, 6 un capn
mal castrado que las pise, traern el desorden y el movimiento-
de todas, con prdida de las grasas, y deben expulsarse.
Respecto al silencio, es tambin convenientsimo: el cacareo
de las dems gallinas, el canto estentreo de los gallos y todo-
otro ruido, perturban el sueo de las gallinas, pollos y capones,
que no dndose cuenta de cuando es de dia, creen que es de
noche al verse en la oscuridad. Por esta razn si se prestasen
comer sin que se les abriese la ventana, sera lo ms oportuno
entrar en su estancia con una linterna y que comiesen al favor
de la luz artificial. Esta debe usarse cada vez que haya que
andar con esas aves por algn motivo, pues se dejan cojer sin
la menor resistencia.
' Por lo que hace la inmovilidad es aun ms digna de reco-
mendacin: todo movimiento supone un empleo de fuerzas, y'
todo empleo de fuerzas disminuye las grasas. Atendiendo
esta consideracin no debe ser espaciosa la pieza, sino algo
reducida, en proporcin al nmero de aves que estn en ceba;
pero cudese de que no le falte ventilacin porque el oxgeno
del aire es un alimento, es, se puede decir, la vida.
En fin, debe procurarse que todas estn contentas en su pri-
sin y disfrutando de bienestar,. muy creidas de que es de no-
che, sin que nada las moleste, ni los insectos, ni el ruido desa-.
pacible, ni el hambre, ni la sed, ni la ria de una compaera.
dscola, ni el perro del hogar que suele seguir la muchacha,:
ni el gato, ni las ratas y ratones.
Un susto por la presencia del gato 6 del perro, las har per-
der no poco; y si viesen las del patio en medio de la difana-
claridad del dia regocijadas, por ejemplo, con el descubrimien-
to que hizo el gallo de algunos pequeos insectos y lo mirasen,





78
galante y geveroso llamndolas participar del hallazgo de que
l no se reserva una parte, pues todo es para ellas, es decir,
-para las que estn en libertad, es natural que sientan instinti-
vamente el peso de la opresidn y la injusticia y que el encierro
les parezca insoportable. Si los animales supieran espresarse
veramos que sufren mucho cuando se les contraria en aquellas
,cosas que les son propias.
Los sustos adems pueden traer casos de apoplega fulmi-
nante y otras enfermedades, lo propio que el alimento inmode-
rado desde el primer da; ste debe drseles gradualmente.
La ceba debe emprenderse en grande en los meses en que
comienza la veda de la caza. No perderemos lo oportunidad de
tributar un merecido elogio esa sabia y benfica ley, promul-
gada recientemente, y que ha venido poner las crias de ani-
males silvestres fuera del alcance de la insensatez y de la rapa-
cidad hamanas; y slo nos resta desear que las autoridades la
hagan cumplir con la misma rigidez que en Inglaterra, en Fran-
cia y en todos los paises cultos. Quede, pues, para los pueblos
semi-salvajes y para los gobiernos poco previsores matar la
gallina, como dice la fbula, para sacarle los huevos de oro.
Las crias espontneas de los bosques son una parte importanti-
:sima de la riqueza pblica.

CAPITULO XXVII.

Horas de recreo de las aves.

Hemos imaginado un establecimiento agrcola industrial
,en las cercanas de la Habana, y hemos creido que debamos
sealarle tres caballeras de tierra.
Nuestro propsito no ha sido fijar principios invariables, sino
dar en general una idea de lo que puede hacerse, y dejar vul-
garizada la regla de que esta cra no debe emprenderse en agru-
paciones de aves que pasen de quinientas, si han de dormir
encerradas; pero que se puede llegar muchos miles formando
ocho, diez, cincuenta gallineros, que por razones econmicas
no vemos inconveniente en que se construyan con maderas
rsticas y que se les ponga techo pajizo.
Se habr notado nuestro empeo de preservar estos estable-
cimientos de las pestes, y que el principal elemento que estas
oponemos es la pureza del aire dentro de los gallineros, y la li-
bertad posible de las corrientes atmosfricas para que baen
los dormitorios, exceptuando la estaci6n fria en los meses ms
criticos del invierno y los das muy lluviosos.





79
En los bosques-gallineros hay que soportar en parte estos
inconvenientes, y solo cuando haya en Diciembre fro intenso
.6 aguaceros torrenciales y prolongados se llevarn al dormito-
:rio provisional; en estos gallineros la casa es el rbol y el techo
,las ramas; en ellos, hasta cierto punto, se vuelve el ave su
rusticidad primitiva.
Refirindonos al plan de los ocho gallineros, diremos que
-pronto desaparecer de los patios la hierba, por lo que las
,cuatro de la tarde en todo dia apacible ser provechoso abrir
las puertas los gallineros de la variedad comn, y permitir
las gallinas que salgan libremente al campo.
Para establecer esta saludable costumbre ser preciso no
.cultivar sin cercado en los alrededores aquellas plantas que
puedan daar, como coles, tonates, lechugas, etc., y se habrn
puesto los platanales en todas direcciones; las yemas de estas
-musceas les agradan mucho, como que los pequeos renuevos
.son formados de celdas blandas llenas de un licor que beben
con delicia, picando al mismo tiempo las nacientes hojas y las
:tiernas fibras de los tallitos.
Se les llevar al terreno arado para que coman lombrices, y
. los puntos donde encuentren gramneas espontneas.
En los dias de lluvia estos paseos son perjudiciales.
Las gallinas con pollos muy tiernos no se dejarn salir; que-
*darn en el patio; y apenas haya amagos de lluvia se harn en-
trar en la casa de refugio; tenemos dicho que cuando se mojan los
pollitos se enfrian y mueren, y que el sol fuerte tambin los mata.
Segn van entrando las gallinas al regresar se les cuenta, y
:si falta alguna se le buscar; y si no pareciese se har sea
uno de los perros para que la busque, lo que har en el acto
con admirable acierto, y al hallarla comenzar ladrar. Esto
asustar la extraviada y ser tal vez daoso su salud, pues
estas aves se distinguen por su timidez; ms es un mal menor
-que el de perderla, si se quedase en el-campo. Raro ser que
-se presente un caso de estos, pues todas aman su dormitorio,
conocen la voz de la persona que las tiene su cargo, y vienen
. su llamado.
Estos paseos robustecen mucho las gallinas con el ejercicio,
les facilitan un aire siempre ms cargadode oxigeno que el del
gallinero, las alegra sobremanera, y proporcionan el aprove-
-chamiento de las arenas, insectos, semillas, etc., que son para
,ellas alimento variado, sano, nutritivo y hasta necesario.
Es grato verlas dando carreras llenas de regocijo: los gallos
-escarban en el surco, 6 al pi del arbusto, llamndolas; acuden
presurosas, y las ms ligeras que llegan primero toman el in-





8o
sectillo en el pico y huyen para devorarlo solas mientras las;
dems las siguen viendo el mnodo de arrebatrselo.
Es un cuadro digno de un gran pintor, embellecido por los
encantos del paisaje que ofrece la naturaleza en los campos de-
Cuba, siempre verdes y floridos.
Sensible es que las aves exticas de distintas razas no parti-
cipen de estos placeres. Se dira que el egoismo local, necio
y petulante, desechaba estas extranjeras; no es as, no concu-
rren porque ocasionaran un cruzamiento indiscreto; pero en
cambio cada una de esas razas, aislada 6 unida aquella con
que de intento vaya cruzarse, debe tener tambin sus horas
de recreo, horas mas plcidas por cuanto en dias serenos, al
rayar la aurora, despus del desayuno, puede drseles libertad,.
y hallar ellas el roco, aun no evaporado, formando perlas bri-
llantes sobre la hierba, perlas que se deshacen en la hoja tron-
chada por el agudo pico y que comunican al vegetal propieda-
des salutferas.
Escusado es encarecer la vigilancia que es necesario emplear,.
ya para que algn perro de la vecindad 6 monts, no venga y
se lleve alguna gallina 6 pollo, ya porque los gavilanes no se
descuidan, como que siempre construyen sus nidos cerca de
las cras y desde que se levantan al amanecer estn en acecho.
Esta ave de rapia es diurna, se recoje con el crepsculo; pero
entonces sale de las peas de la enmaraada maleza la lechuza,
que es nocturna, grazna lo lejos y veces, cuando se acerce,
remeda el piar de los pollos; ambas son muy temibles y es in-
dispensable cazarlas.
Sentimos condenar muerte dos aves insectvoras, y por
lo tanto tiles; pero tambin lo son en un grado eminente las
domsticas, cuyo progreso seria imposible si aquellas se propa-
gasen.
Advertimos que estos paseos son perjudiciales para las aves
destinadas la ceba, las cuales sera muy oportuno tener apar-
te para darles ms cantidad de alimentos y de los ms nutriti-
vos. Con las ponedoras, criadoras y gallos sucede lo contrario:
es conveniente que no engruesen, tanto porque las primeras.
acortarn sus posturas, cuanto porque todos adquieren una
notable predisposicin al higadillo, que es una enfermedad muy
temible y muy comn en el pas.






CAPITULO XXVIII.

Personal del establecimiento agricola 6 industrial.

Seguimos hablando de los ocho gallineros.
Este establecimiento necesita para su mejor asistencia: un
Director 6 Administrador, un mayordomo tenedor de libros,
ocho personas del bello sexo, y seis jornaleros; de ellos dos de
zo 12 aos para pastores.
A ms: los aperos de labranza;.caballos para el arado (pas
el tiempo de arar con bueyes) y para los usos de la hacienda,
tales como ir distancias por huevos de hormigas, etc.
Esperamos que la venta del maz sobrante, pltanos, legum-
bres, etc., si no cubren los gastos del personal sean una pode-
rosa ayuda; ms no olvide el Director que el objeto principal
de la hacienda es la crianza de aves, y que si se acepta. la la-
branza es como un medio de economizar el crecido gasto quq
traera el mantenimiento de aquellas si hubiese de comprarse
el maz, millo, etc., en el mercado.
Aunque se aprovechen las utilidades de esos cultivos son de
un todo accesorios; las utilidades estn en los huevos, pollos,
capones, etc. De ningn modo debern desatenderse los ga-
llineros para ocuparse de las siembras,.ni sembrarse ms de lo
conveniente, es decir, como si se tratase de urif explotacin pu-
ramente agricola.
Debemos insistir en este punto, porque contamos para el
fliz xito con que ni un slo da, ni una sola hora, falte las
aves una esmeradsima asistencia, la que ellas correspondern
agradecidas multiplicando los productos.

CAPITULO XIX.

Criaderos de gusanos de moscas, y de lombrices de la tierra.-
Peligros de emplear restos de animales muertos de
enfermedades contagiosas.

De qu modo darmos amenidad este captulo? De qu
modo trataremos este asunto sin que se note en nosotrs cierta
repugnancia? Preciso ser que olvidemos toda consideracin
subordinada al falso modo de ver la naturaleza, y que la bus-
quemos y admiremos en toda su grandiosa desnudez.
Figurmonos un antiguo cementerio abandonado, que es
hoy una huerta. All hallaron su ltima mansion, la virgen
cuya belleza brillaba en esplndidos salones, el anciano que





2
pas su vida aprendiendo y la termin sin saber nada; all el
poeta con su mundo de ilusiones y su fardo de penas y desen-
gaos; el rico banquero de alma helada, que tasaba el valor de
sus parroquianos, all el mendigo que se arrastraba en el cieno
de las calles.
Qu coles tan hermosas nacen en esta huerta! Qu abono
tan excelente es el cuerpo del hombre!
El tiempo ha batido sus alas sobre los sepulcros, y solo que-
dan de la virgen, del sabio, del poeta, del banquero y 'del
mendigo unos granitos de clorfila que dan verdor aquellas
coles; i aquellas coles que pronto cortar el hortelano y las
llevar al mercado, de donde irn la mesa frugal del pobre,
6 al suntuoso festn del pontentado!
Todo es transformacin; no se ve otra cosa en el inmenso
laboratorio de la naturaleza. Muere el caballo 6 la vaca; viene
la mosca y deposita sus huevos; pronto sale la larva; y antes
de ser insecto perfecto se la come la gallina y la devuelve en
forma de estircol, es decir, de una sustancia cargada del. amo.
niaco que pasa al organismo de una planta como una de sus
partes componentes; la planta pasa al de un herbvoro, y del
herbvoro al centro comn de lo creado, la madre tierra, de
donde brota de nuevo con ms formas que Proteo, en la suce.
sin de los tiempos....
Dicho esto, despojando al gusano de la mosca comn del
horror que inspira, como si el hombre pudiese vivir sin l, que
es el gran destructor de la podredumbre y purificador del aire,
entremos sin temor en el campo de la Economa poltica, y
tratemos de sealar entre los medios de formar capitales, la fuer-
za de la iniciativa, el espritu de asociacin y de empresa, y el es-
tudio de aquellas industrias que ms se presten los elementos
naturales de los pases, sus condiciones geogrficas y sus rela-
ciones mercantiles.
De este estudio resultar el convencimiento de que la incu-
bacin artificial es unode los bienes naturales de Cuba. Hay
en ellas dos garantas para el desarrollo de esta industria: clima
aparente y. mercado consumidor. No existe motivo alguno
para que no sea gran exportadora de huevos y d aves. Tiene
otra ventaja: las propiedades qumicas del maz de sus campos.
Para que las aves de esta tierra se acrediten en los Estados
Unidos y sean preferidas, es indispensable nutrir los pollos de
la exportacin con maz desde que tienen un mes, lo propio que
los capones, gallinas y pavos; mas en la primera infancia,
as de los pollos como de los pavipollos, nada es tan saludable
y econmico como los gusanos, alternando con el maz.





83
Esperamos que pronto, muy pronto, figure con una cifra
respetable esta industria en el cuadro de la riqueza general; y
como para mantener miles de pollitos, son las gusaneras el
recurso ms econmico, nos consideramos obligados dar
conocer el modo de formarlas.
La gusanera es una especie de estanque de un tamao pro-
porcionado al nmero de aves. Supongmosla de vara y me-
diade profundidad, tres de ancho, y el. largo que se estime
conveniente.
Se le situar barlovento y algo distante de la casa donde
habitela familia y del gallinero, pues su olor es pestfero y en-
fermizo, como que exhala miasmas ptridos.
Se har un hoyo de las dimensiones indicadas y se le apiso-
nar en su fondo y lados, fin de que se compacte fuertemente
la tierra. Hecho esto se le deja quince 6 veinte das expuesto
los rayos del sol para que se seque, y entonces se le echan
varios pedazos de troncos gruesos y haces de manigua y se les
prende fuego, lo cual da por resultado que queda endurecida
la superficie; casi con la consistencia del ladrillo. Esto es nece-
sario porque las larvas de las moscas cuando estn prximas
convertirse en crislidas, se asocian, buscan instintivamente lu-
gar adecuado donde dormir el sueo de la metamrfosis, y en ese
periodo perforan la tierra, salen la superficie, y huyen sin que-
dar una.
Si en la hacienda hubiese barro de alfarera, es conveniente
tres das antes de encender la lea, tapar con l las grietas
que haya formado la evaporacin de la tierra por efecto de los
-rayos solares, as como despus con barro muy amasado y gredo-
so toda grieta que aparezca.
Se le pondr al hoyo un borde de medio ladrillo de pocas
pulgadas de alto, que sirva para impedir la fuga de las larvas,
y en uno 6 ms puntos habr un tubo de madera (cuatro ta-
blitas de una vara 6 menos de largo y una cuarta 6 menos de
ancho, colocadas formando cuadro) que viene dar un hoyo
de una '6 ms varas de profundidad, en el cual se coloca una
tina, cualquiera otra vasija aparente, don'e caen esos insec-
tos cuando en su.afn de ausentarse penetran por el tubo. En
esa vasija sern conducidos al lugar en que se reparten las
gallinas y pollitos.
Otros tubos sin salida y ms 6 menos anchos se colocarn
en distintos puntos en las paredes del hoyo, llenos de tierra sin
apretar y humedecida con sangre. Sirven esostubos de escon-
drijo las larvas reproductoras, es decir, aquellas que se dejan,
especialmente desde que comienza el invierno, para que lleigen






84
Sser moscas y nunca falten larvas en el establecimiento, cual-
quiera que sea la estacin. En la del fro escasean las moscas
y es mas lento el desarrallo de las larvas.
La lluvia y los vientos fertes perjudican y aun matan estos
insectos, por lo que es preciso cubrir la gusanera con un techo
de guano real, cuyos horcones basta que sean de una
vara de altura, y se escavar una zanja alrededor del rancho-
para que el agua no penetre en los criaderos.
El rancho debe estar cubierto del lado de la brisa con ta-
blas rsticas de palma, 6 con yaguas.
Construida la gusanera conforme estas reglas, veamos c-
mo se procede. Se echan en el fondo hojas de maz desmenu-
-zadas, 6 matas de maz secas 6 verdes (las primeras son pre-
feribles;) esta capa tendr una cuarta; sobre esta otra de igual
espesor de estircol de vaca 6 de caballo, lo ms fresco posible;
y otra idem de tierra. Sobre esta se pondrn la sangre, las,
carnes, asaduras, etc. Los animales muertos se dividirn en
pedazos y se irn colocando para formar una cuarta capa,
Despus otra capa de hojas de maz 6 maloja, otra de estircol,
otra de tierra y la de carne, sangre, etc. Todas las capas desde
la primera, se irn regando con sangre. Se cubrirn con bue-
na tierra vegetal.
Advertimos que las capas no deben apretarse sino dejarse
flojas.
A los ocho 6 nueve das ya han llegado los gusanos su
mayor crecimiento, y los doce cambian el color blanco por el
amarillo, principia la metamrfosis y quedan sin movimiento.
En uno y en otro estado son igualmente muy provechosos las
aves, siempre que hayan adquirido su desarrollo natural y estn,
prximos la metamrfosis, pues si se sacan antes de tiempo se
hallan llenos de materias putrefactas que son daosas.
Hay otro medio de obtener gusanos: se echa estircol fresco
de vaca 6 de caballo en una vasija que se pone la sombra,
y los tres 6 cuatro das comienzan aquellos aparecer dimi-
nutos y en gran nrero, pronto crecen y es el mejor alimento
para los pollitos y pavipollos. No. existe sistema ms bvio
para el labrador que no puede entretener su tiempo en formar
criaderos. Si todos los das echa en la vasija el estircol de la
vaca, estar provisto constantemente, para levantar una cra
hermossima.
Aun hay otio medio de tener insectos, y es abrir varias
zanjas en el parque y enterrar maloja (i) y toda clase de hierbas

(r) El tallo del maiz.






,que no sean amargas 6 venenosas. Antes del mes habr
miles de lombrices, y si se dividen esas zanjas en secciones cada
una con su cerca, hay las necesarias, y se les entrega una cada
da las gallinas, sera un ahorro y tendran un excelente ali-
mento. Si se dificulta formar tantas, frmense al mnos algunas.
Dice el Sr. Casas Mendoza, autor del "Manual de la cra
de gallinas y dems aves de corral" que las carnes deben dar-
se cocidas y mezcladas con patatas y salvado (lo mismo sera
con boniatos y pltanos) y que deben triturarse para lo que se
usar el instrumento que emplean los fabricantes de salchichas,
con el cual en pocas horas quedarn algunas arrobas reducidas
menudos pedazos.
La vianda se tritura con la carne.
Agrega el referido autor: "que las carnes de los animales
que mueren de afecciones gangrenosas no deben darse crudas
las gallinas, y que cocidas no son nocivas."
Nos causa pena impugnar esta funestsima idea emitida por
quien ha escrito un libro tan til. Tanto las autoridades como
los criadores debe estar muy al tanto para disponer que se
entierre profundamente, 6 se incinere, que es lo mejor, toda res
que muera del tifus gangrenoso llamado cattle lague por los in-
gleses y Rimderest por los alemanes. Se comunica'al hombre,
y de tal manera es contagioso que puede hacer desaparecer
en poco tiempo casi todo el ganado de una nacin. As que-
d demostrado el ao 1873 en que el gobierno de Inglaterra
indrodujo en Londres 300oocaballos procedentes de Finlandia,
que venan infestados, y pronto se propag el mal las reses
vacunas, las que ataca con preferencia.
Alarmado el gobierno francs nombr entonces en comisin
los eminentes veterinarios Bouley y Reinal, de la escuela de
Alfort, para que estudiasen la enfermedad, y sus trabajos, es-
tractado por el distinguido veterinario de Buenos-Aires Don
Miguel Muoz, publicados en "El Uruguay" y reproducidos
por nosotros en la "Gaceta agrcola de Colombia," son los que
nos sirven de gua y van conocer nuestros lectores.
Empieza esta espantosa enfermedad por un periodo de in-
cubacin, que puede durar hasta diez das, en que el animal pre-
senta todos los caracteres de una perfecta salud.
Cuando el mal aparece recorre rpidamente sus periodos, y
lo ms vive el animal otro diez dias.
He aqu el resumen de los sntomas, dejando un lado por-
.menores accesorios: inmovilidad, espinazo encorvado; cabeza
echada hcia adelante; orejas cafdas hcia atras, mirada som-
bra, ojos llorosos, gran deyeccin por la nariz, boca espumo-





86
sa, cabeza temblorosa y vacilante, rechinamiento de dientes.
respiracin precipitada, ruido de bocina, temblor y estremeci-
miento general, diarrea abundante y ftida, elevacin de la re-
gin dorsal por gases desprendidos debajo de la piel, frialdad
en todo el cuerpo, debilidad extremada, estupor, coloracin
rojo-oscura con jaspeados en la mucosa vaginal, y agotamiento
de la leche en la vaca.
Las lesiones cadavricas ms notables, son: inyeccin y ul-
ceracin de las mucosas del tercer estmago; materias alimen-
ticias contenidas en l endurecidas; en el intestino delgado la
ulceracin es constante, y nunca falta si tiene la inyeccin'
general espacios vacios longitudinales y transversales que le
dan el aspecto de mallas de red de.pescar; esto le es caracte-
rstico. En el clon numerosas ulceraciones profundas, que
estn adheridos cuajarones pequeos d sangre que forman-
relieve; manchas petequiales y exquimosis en el corazn; enfi-
sema general del pulmn, inyeccin general de la mucosa de
las vas areas con exudaciones mucoso-purulentas, que se or-
ganizan en la laringe formando membranas falsas.
Nos detenemos algo en este grave asunto porque es com-
pleta, absoluta, la ignorancia que reina en los campos de Cuba.
acerca de esta enfermedad, que cuando se presenta toma ca-
racter epidmico y barre con las piaras. Adems, frecuente-
mente se introduce ganado extrangero, y sera prudentsimo
imponerle doce dias de cuarentena, puesto que el periodo de
incubacin dura diez dias, al decir de los dos clebres veteri-
narios citados.
Desgraciamente no hay remedio alguno conocido que sea.
eficaz. Nosotros nos atreveramos indicar al insinuarsela
enfermedad, un tratamiento hidroptico, es decir, zabullir la
res en un charco profundo y tenerla all tres 6 cuatro horas,.
haciendo lo mismo varios dias hasta que cediese eLmal. Pero
para qu afanarse en buscar remedio, si est herida de muerte
y el tifus es contagioso de la bestia al hombre por el contacto?
Para qu arrostrar este peligro? Lo ms prudente, lo ms ra-
cional, es llevarla inmediatamente que se presentan esos snto-
mas barlovento de la casa de la familia, tomar el fusil, apun-
tarle al pecho, matarla, y en seguida derramar en su cuerpo una.
botella de petrleo y darle fuego.
Cuidado con que 'ina gota de sangre caiga sobre la piel del
que esto haga. Nosotros, viviendo hace muchos aos en nues-
tra posesin de campo La Concordia, situada dos horas de la
ciudad de Remedios en esta Isla, hemos sido testigos de un
suceso lastimoso. Un joven lleno de salud, que ejerca el ofi-





87
cio de carretero, se acerc al cadver de un buey, que estaba
tendido un lado del camino, y una mosca de las que lo cu-
bran vino y le pic en una mano; qued inoculado, y los
pocos dias muri entre dolores desesperantes.
No solo no debe emplearse las carnes de reses muertas de
tifus, sino que la higiene pblica demanda reducirlas cenizas.
Cruzel dice que los cinco meses de haberse sacado del alma.
cen de un establo donde haba habido tifus una paca de heno
y llevdola otro establo, se declar6 en estela epidemia. Y
qu diremos de las fiebres carbuncosas-que son tanto ms
horribles? El mismo Cruzel escribe: "En el dia se admite que
las afecciones carbuncosas son virulentas y que pueden trasmi-
tirse no solo entre individuos de la'iisma especie, sino propa-
garse otra. .Hechos numerosisimos lo han comprobado y
demuestran, causa de que los veterinarios, matarifes, pastores,
etc., han adquirido el carbunco al abrir, descuartizar, wani-
pular los animales muertos de esta enfermedad, aunque algu-
nos no haban hecho ms que mancharse las manos con su
sangre, y otros lo han contraido por bracear el animal. Las
gallinas padecieron en Francia en 1856 epizotia carbuncosa.'>
Nos hemos desviado algo de la materia que venamos tra-
tando; ms no terminaremos sin decir que tampoco deben po-
nerse en las gusaneras las gallinas muertas del clera, de las
viruelas, del higadillo, del tifus, sea no carbuncoso, ni de
tisis tuberculosa, ni cadveres de ratas y ratones, porque en
ellos se ha encontrado la triquina, cuyos huevos como el bacilo
de la tisis, bien pueden trasportarse la larva, de la larva la.
gallina y de la gallina al hombre. (i) A muchos causar hila-
ridad esto que decimos; pues bien, la filaria sanguinis hominis,
lombriz tan diminuta como los glbulos de la sangre, y que ha
sido estudiada en la India por Meson, se trasporta por medio
de un mosquito amontonndose al rededor de su trompa cuan-
do ste pica para ser absorbida. Adems, si para descubrir la
triquina se necesita el microscopio, qu ser tratndose de
sus huevecillos? Y qu tiene de extrao que estos resistan esos
trasportes si poseen todas los micro-organismos una potencia
vital, increible, maravillosa; si parece que se les ha dado ese
privilegio negado los sres de un orden superior, en cambio
de una pequeez que se acerca al tomo? Situados en condi-
ciones favorables podran ser algo semejantes al uredo carbo, al
uredo caries y al cornezuelo, cuyos grmenes van veces los

(I) De 390 ratas, recogidas en distintos puntos de Austria, 38 resulta-
ron con triquina.






88
granos de maiz, avena, trigo y centeno y se desarrollan en la
edad adulta de la planta, ascendiendo desde la raz aI nuevo
grano al travs de las clalas, y empleando en este misterioso
y largo viaje el tiempo que necesita cualquiera de esos cereales
para su fructificacin. No es esto lo mas admirable: granos de
trigo sepultados por el Vesubio en tiempo de Plinio el mayor,
en el primer siglo de la era cristiana, han germinado, y en su
seno han podido tener, como es natural, esos sres uredianos.
Si el protoplasma de los vegetales es tan resistente qu mucho
que lo sea el soplo de la vida animal?

S CAPITULO XXX.

Gallineros porttiles, para aniquilar las bibijaguas.

Bien dice Bachiller y Morales: "la bibijagua es el sr ms te-
mible de los campos de Cuba." En pocas horas destruye los
rboles ms frondosos, y dode abunda es casi imposible el
cultivo de la tierra.
Nosotros leimos en un peridico de.Cali, Repblica de Co-
lombia, que echndose una cucharada de bisulfuro de carbono
cada hoyo del bibijagero y dndole fuego con un fsforo
encendido, moran todas, incluso las larvas. En efecto, el bi-
sulfuro estalla, recorre todos los agujeros conexionados, penetra
en las ms profundas galeras y las quema 6 asfixia. (i)
Publicamos la receta en el segundo tomo del "Tesoro del
agricultor," y muchas personas se ven ya por este medio libres
de esa plaga en sus haciendas y jardines;, ms hay extensos
campos en esta Isla ocupados casi exclusivamente por ese hi-
menptero, campos inutilizados para toda siembra y sera cos-
tosa la extirpacin, pues se necesitara gran cantidad de aquel
reactivo.
Mr. Giot tuvo un gallinero porttil, manera de esos toldos
que forman los prestidigitadores, y. descompuesto en piezas lo
conducan en un carro especial. Contena hasta 400 aves, que
llevaba los puntos abundantes en insectos.
No nos detendremos .describir aquel ingenioso aparato,
pues hacindonos cargo de la imposibilidad en que estn los
labradores pobres de hacer otro tanto, aunque sea en pequeo,
preferimos inventar un sistema parecido, econmico y facil.

(1) Es conveniente ir prendiendo fuego uno A uno los hoyos, para
esperar que estallen los que estn conexionados.
N. del A.





89
Cualquier labrador puede tomar pedazos de bamb (caa
brava) de dos varas y media de altura, dividirlos, 6 dgase, ra-
jarlos, en cuatro partes, atarlos media vara de distancia de la
punta por cada lado, y dejarles una pulgada 6 pulgada y me-
da de separacin entre unos y otros. Cuando tenga asi for-
mados cuatro lieuzos, de quince varas de largo cada lienzo, ya
puede cercar un cuadrado de quince varas por cada lado. Se
puede tambin reducir el largo; esto se relaciona con el nmero
de aves.
Los lienzos se llevan al lugar donde comienzan los promon-
torios de tierra formados por las bibijaguas; se levanta el cerca-
do asegurndolo con maderos clavados en la tierra, y uno 6
ms de esos promontorios quedarn dentro. Si no hay sombra
se pondr una enramada que la proyecte suficientemente.
Se habr construido de antemano una jaula para conducir
las gallinas y gallos, y se procurar que sea lo ms grande po-
sible, para que dejada en el terreno cercado, sirva para colo-
car nidos.
La jaula puede hacerse con los mismos listones de bamb,
menos el techo que ser de tablas.
Dentro del cercado se pondrn varas para dormitorio con
sus escaleras, y tambin vasijas de agua pura.
Conducidas all las gallinas en nmero proporcionado al es-
pacio que van ocupar, se escava con barretas en cuatro 6
seis puntos, siguiendo los agujeros hasta dar con los huevos y
larvas; entonces se suspende la operacin y se dejan penetrar
S-las gallinas.
Si no han comido el dia anterior sern mas voraces.
Luego que aquel bibijagero est agotado se encierran las
gallinas en la jaula, y se traslada el cercado en pocos momen-
tos, pues al efecto se pondrn otros horcones con anticipacin
y solo habr que trasladar los lienzos; en la tercera traslacin
Sse aplican los primeros horcones.
As se proceder hasta concluir con el ltimo bibijagero, no
habr necesidad de dar comida las gallinas, y los quince
dias de esta labor estarn cebadas.
Los huevos y las larvas de hormigas son un alimento inme-
jorable.
Este procedimiento demanda poqusimo trabajo, que queda-
r mpliamente recompensado con el ahorro de maz, millo, etc.,
con el ms valor de las aves, y con destruir esa plaga; pero si
el agricultor tuviese pavos (guanajos), entonces son estos los
que. deben extirpar ese insecto, segn se ver en nuestro tratado
sobre cria de esta ave.





9
CAPITULO XXXI.

Hospitales para las gallinas.

Distantes de los gallineros y barlovento, es de todo punt.
indispensable, es lo primero, construir varios bohips bastante
abrigados, con sus pequeos patios bien cercados, que sirvan de
hospitales para las aves atacadas de enfermedades contagiosas.
Habr slo uno inmediato los gallineros, en el que se pon-
drn las que hayan recibido heridas, las embuchadas, etc.
El hospital destinado las que sufran el clera quedar ais-
lado de los dems y muy distante.
En el de las virolentas no se pondrn las colricas, ni las
atacadas de higadillo, angina membranosa, tisis tuberculosa, ni
ninguna.
Las de moquillo tendrn tambin su hospital. n fin, dos
aves que padezcan enfermedades contagiosas distintas no se
tendrn jams juntas.
Una cosa tenemos que decir los labradores para poner
punto final este capitulo. Cada vez que pensamos en la suma
de bienestar que puede proporcionarles la cria de aves doms-
ticas, nada nos preocupa sino las enfermedades; y los medios
de combatirlas sern intiles si no existen los hospitales, princi-
palmente para detener el paso la viruela, el clera, el higadillo,
etc. Una buena asistencia y la oportunidad de los remedios,
reducen mezquinas proporciones la mortalidad.
No se olvide formar en los hospitales unos entrepaos de
una vara de alto, otra de ancho y otra de profundidad, para
atar all los gallos, Son necesarias esas dimensiones para que
puedan moverse libremente, sin verse unos otros. Si se vie-
sen, la inquietud producida por el ansia de combatir, hara im-
posible la convalecencia, pues este animal es el smbolo de la
ferocidad y aborrece de muerte todo sr de su sexo y de si
especie.

CAPITULO XXXII.

SCualidades y costumbres de las gallinas.

Las gallinas efectan actos y son susceptibles de sentimien-
tos de un modo superior las abejas y las hormigas, pues que
parecen dictados por la inteligencia, ms que por el instinto,
es decir, parece que expresan ideas. Los naturalistas, sin em-
bargo, siempre se han fijado en los himenpteros olvidando





91
esas tiles y entendidas compaeras que tiene el hombre desde
las regiones polares, en el lmite donde el frio permite la vida,
hasta los climas ms ardientes; desde la culta ciudad en que se
percibe el brillo de la Ornitologa hasta la choza del salvage
en los mas escondidos bosques.
Hablemos antes de todo de una cualidad moral, casi carac-
terstica en numerosas razas: son las gallinas tan excelentes
madres que se sacrifican por sus hijos, ms atentas las nece-
sidades de stos que las propias; aunque el hambre las ator-
mente, toman en el pico el insecto, la semilla 6 la flor, y la
dan su prole; arrostran por ella los mayores peligos, y no obs-
tante su proverbial timidez hacen frente en su defensa las fie-
ras ms temibles.
Tambin las hay crueles y desnaturalizadas, que prestan po-
ca atencin sus hijos, y los abandonan cuando aun necesitan
de sus'cuidados. Es lo mismo que resulta en la sociedad hu-
mana, con la diferencia de que en sta el quebranto de esa ley
de amor es efecto de la direccin del entendimiento, que lla-
mamos educacin, 6 de los vicios corruptores; y en el ave pro-
cede de la herencia mucho ms que de una idiosincracia parti-
cular. As pues, hay razas, como la egipcia, de malas madres;
las hay cuyos tipos se distinguen por su ciego afan de incubar,
como la cochinchina; y las hay que ofrecen modelos de ma-
dres, como la variedad comn cubana.
Existen gallinas sumamente generosas y llenas de bondad,
que comparten con sus compaeras cuanto encuentran; mien-
tras otras, ruines y miserables, rien cuando estn comiendo,
con la que se les acerca.
Se nota en estas aves muchas que son ejemplos de manse-
dumbre, y existen algunas de caracter maligno irascible, en
tales trminos que si son varias, el gallinero se convierte me-
nudo en un campo de Agramante.
Son sociables, y en ellas.ejerce poder la amistad y el trato,
Una gallina amiga 6 de la comunidad, ver siempre respetados
sus derechos, picar donde quiera, ser cortejada por el gallo-
sin excitar los celos de las dems, y vivir en paz y concordia
con todas; mas si es extrangera, si no es conocida, puede es-
perar alguos picotazos, hasta que residiendo unos cas en el
patio, adquiere, digmoslo as, carta de naturalizacin, se le
admite, se le estima, y se cuida de su existencia. Todas, todas
corrern hacia la nueva odalisca, si da un grito de socorro al
verse, verbi-gracia, frente al gaviln; y si el pavor no se lo per-
mite y huyen, jams el gallo dejar de acudir y exponer su vida.
por salvarla.





92
Estas aves poseen una especie de dialecto compuesto de gri-
tos, que pueden considerarse como palabras, y que expresan el
afecto, el odio, el placer, el dolor, el espanto, el peligro, la vi-
gilancia, el bienestar, los celos, el coraje y el orgullo. Tienen
mun modo particular de llamada, y entonan cantos de victoria y
alegra. Los primeros pertenecen al gallo cuando ha derribado
su rival; los segundos, especialmente la gallina cuando pone
el huevo. Cun grande es su regocijo!. Cun envanecida
sale cacareando, como diciendo las dems que un nuevo sr
vendr la vida y que :ha salido bien de aquella penosa fun-
cin maternal! El gallo no es insensible estos- trasportes de
placer, le llaman la atencin, se le acerca, y la acompaa bre-
ves momentos en su canto .
Expresan de un modo tan pattico el terror que hasta los
hombres lo infunden; as es que los romanos, tan dados los
ageros, y aun hoy las gentes del campo en las naciones ms
-civilizadas, sienten estremecimientos nerviosos si en el silencio
de la noche oyen el lgubre cacareo de la gallina.
El amor lo dan conocer de distintos modos. Qu gallardo,
qu dadivoso, qu corts ycumplido caballero, si se nos per-
mite la frase, es el gallo con sus hembras!
Nosotros no admiramos que estas aves se comprendan; esto
es comn, mas 6 menos, todos los animales de una especie,
particularmente los que se asocian: lo que admiramos es la va-
riedad de sonidos convencionales, manera de palabras com-
puestas, que emplean desde el col, colo/de la madre con el
-cual significa sus hijos que la sigan, hasta el ca-ca-ca-cacarid!
jca-ca-ca cacarid! del espanto, y el grito de agona quao/; des-
de la invitacin que con la voz hace el gallo escarbando el sue-
lo y moviendo la cabeza para indicar las gallinas que.vengan
picar donde l remueve la tierra, invitacin que con los mis-
mos sonidos y mmica hace la madre cuando llamando sus hi-
jos tambin escarba y halla algunos insectillos 6 semillas, hasta
la arrogante apostura y cntico estentreo que emplea el gallo
poseido de coraje, de valor y de fiereza en presencia de si rival.
El piar del polluelo es como el grito del nio, la expresin
de la pena y del desamparo. No aprende en toda su infancia
el idiom natural de sus padres; viene saberlo en-la edad vi-
ril, que para l comienza el dia en que canta.
Hay numerosos sres humanos que disponen de menos pa-
labras, y no ciertamente por lesiones orgnicas, no por que el
idiotismo haya apagado la antorcha de su inteligencia: esa
semi-mudez reconoce por causa la inercia por falta de ejercicio
-de las facultades del alma, en cerebros de formacin natural





93
poco adecuada las sublimes funciones de aquella. Plinio,
el naturalista, dice que Tacirn escribi "que hay unos pueblos-
salvajes llamados- Ceromandos, los cuales no tienen habla, pe-
ro hacen grandisimo estruendo; tienen el cuerpo lleno de cabe-
llo, los ojos verdes y los dientes de perro." Nosotros hemos
comido la carne del antlope con los salvages de Africa, y el
nade silvestre con los de .mrica, y podemos asegurar que
hay all miles de hombres capaces solo de pronunciar monos-
labos. En el mismo centro de Europa, hay un pueblo que ha-
bita en cuevas, no cultiva la tierra, vive de la leche de las ca-
bras que cria, no conoce el idioma de la nacin que pertenece,
y no admite trato con la gente civilizada, de'la que huye des-
pavorido internndose en el monte. Entre estos infelices, que
han llegado al mayor grado de degradacin de nuestra espe-
cie, casi como los trogloditas, existen muchos que apenas pue-
den manifestar sus necesidades.
En Aqua, en las riberas del Camarones, reino que colinda
con el otro de este nombre, donde hace aos tremola la ban-
dera del Imperio alemn, se ha establecido el telgrafo por me-
dio de tambores, valindose los aquanos, como las gallinas de
ciertos sonidos para trasmitir las ideas y qu habilidad en el
manejo del instrumento, qu eco tan lejano, que vibracin tan
clara, tan fuerte, en las ondas del aire! Cuando nosotros y tres-
compaeros llegamos all, el telegrafista dijo en el acto Bell
II rey camaronense que ejerca protectorado en Aqua: "Cua-
tro extranjeros han llegado al reino."
*Los idiomas, tales como los hablamos, y que tanto nos en-
grandecen llevndonos las regiones olmpicas con Ciceron y
Demstenes; los tropos y figuras de la retrica, la abundancia
de frases que llenan gruesos volmenes, son cosas en su mayor
parte suprfluas, es decir, se puede vivir sin ellas. El idioma
del sr humano en el estado verdaderamente natural llevado
su extremo, que es el que debemos estudiar en este momento,
solo le sirve para pedir las cosas necesarias su conservacin,
para comunicarse los sexos las impresiones del amor, indispen-
sables la perpetuacin de la especie, para dar la voz de alar-
ma al divisar al canival, para asociarse y defenderse de las
fieras, con las cuales vive en perenne lucha.
Verdad es que los talentos especiales que aparecen de tiem-,-
po en tiempo, aun entre las tribus errantes, y las mismas nece-
sidades, van enriqueciendo la fraseologa hasta llegar formar
lenguas, como la de los slivas y achaguas del Orinoco; pero
de cualquier modo cremos dejar comprobado que estas aves
hacen lo mismo que hacen los hombres cuando nacen y crecen






94
en el desierto sin una sola idea abstracta, y oyendo nicamente
los monosflabos de sus padres, el chillar 6 montomo martilleo
Pero si las gallinas se dan entender unas otras, notemos
que tambin comprenden ciertas palabras de la persona que
las maneja, conocen su acento y acuden su llamada.
Son tambin muy metdicas: ninguna faltar- la hora y lu-
gar en que se les reparte la comida; y se recojen con toda exac-
titud al comenzar el crepsculo de la tarde, sin cambiar de
dormitorio, sino siempre en el mismo punto.
Un criador curioso puede observar que veces una gallina
extiende el cuello y queda inmvil, como diciendo otra, 6 al
gallo: "te presto atencin." Entonces viene la que le queda al
lado, y con la misma gravedad parece que le dice algo al oido.
Esto se ve tambin en las hormigas, que son animalitos singu-
lares por su instinto. Una de ellas viene 'y otra v, ambas se
encuentran en el camino, se detienen, se aproximan, y parece
que se dan algn aviso importante, pues suelen, 6 seguir su
marcha cada cual, 6 retroceder una de ellas y continuar juntas.
El gobierno de las gallinceas de que estamos hablando, es
mionrquico absoluto, si la poblacin es pequea; y si es grande,
una especie de federacin monrquica. Cada bandada con su
gallo padre es un Estado soberano, que obra con independencia
de los dems; pero todos unidos hacen frente al peligro comn.
El Rey, 6 gallo padre de la bandada, est expuesto continua-
mente ser destronado. Cada vez que llegan su juventud
los pollos, hay entre ellos pretendientes al cetro; pero no pro-
mueven revoluciones buscando partidarios, ni la guerra es co-
lectiva, sino que termina brevemente en combate singular. Sis-
tema excelente si se adoptase entre los hombres, por lo menos,
seria beneficioso los pueblos. Si el pretendiente mata al Rey,
6 ste se le somete, queda'el victorioso adalid dueo del se-
rrallo, hasta que otro ms valeroso lo mide por la misma vara
que l midi su predecesor. Esto de constantes revueltas
en los gallineros es efecto del atavismo, pues hay razas ingo-
bernables, como la fina, y otras ms amigas de la paz y el r-
den, como las corpulentas.
El gallo padre no permite que otro alguno venga obsequiar
sus hembras donde l lo vea; este seria un delito de lesa-ma.
gestad; y si alguna le es infiel la reprende con ademanes y con
la voz (cro-a-ka), no se muestra rencoroso y dirije todas sus iras
al amante, que puede estar seguro de morir si no emigra lejos
del ofendido sultan; ms veces se trocan los papeles, y el
amante hace frente su poderoso rival, lo vence, lo humilla, y




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs