• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Preface
 Cultivo de las patatas (papas)
 El naranjo y demas arboles confamiliares...
 Apendice
 Breve tratado sobre el Cocoter...
 Informacion
 El platano
 El cultivo de la cana
 Adicion
 Cultivo de la batata (Boniato)
 Cultivo de la arroz
 Apendice - la plaga de los...
 Cutlvio del trigo en Cuba
 Cutlvio de la hiraca (Pandanac...
 Cutlvio del mani (Cacahuete)
 La Vid
 Cultivo de la pina
 Apendice
 Cultivo del sorgo y fabricacion...
 Mamual del apicultor, traducido...
 Apendice - Relacion de las flores...
 Tratado sobre bosques artificiales...
 Index






Group Title: Biblioteca de "La Propaganda literaria". Tomo II.
Title: Tesoro del agricultor cubano
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00025084/00001
 Material Information
Title: Tesoro del agricultor cubano manuales para el cultivo de las principales plantas propias del clima de la isla de Cuba ..
Series Title: Biblioteca de "La Propaganda Literaria"
Alternate Title: Manuales para el cultivo de las principales plantas profpias de los climas calidos
Physical Description: 3 v. in 1 (390, 438, 440 p.) : ; 18 cm.
Language: Spanish
Creator: Balmaseda, Francisco Javier, 1833-1907
Publisher: La Propaganda literaria
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1890-96
 Subjects
Subject: Agriculture -- Cuba   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por D. Francisco Javier Balmaseda, ampliados con estudios sobre el porvenir de varios productos agrícolas, los mejores mercados de su consumo, etc., y un tratado sobre cría de aves domésticas ... también se incluye algo sobre apicultura ... ganadería ... etc.
General Note: Subtitle varies.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00025084
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002811435
oclc - 14817984
notis - ANT9924

Table of Contents
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Preface
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    Cultivo de las patatas (papas)
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    El naranjo y demas arboles confamiliares de las auranciaceas
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
    Apendice
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
    Breve tratado sobre el Cocotero
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
    Informacion
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
    El platano
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
    El cultivo de la cana
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
    Adicion
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
    Cultivo de la batata (Boniato)
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
    Cultivo de la arroz
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
    Apendice - la plaga de los corriones
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
    Cutlvio del trigo en Cuba
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
    Cutlvio de la hiraca (Pandanacea)
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
    Cutlvio del mani (Cacahuete)
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
    La Vid
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
    Cultivo de la pina
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
    Apendice
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
    Cultivo del sorgo y fabricacion de escobas
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
    Mamual del apicultor, traducido del ingles
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
    Apendice - Relacion de las flores mas utiles en los colmenares y las que son venenosas
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
    Tratado sobre bosques artificiales en Cuba
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
    Index
        Page 439
Full Text













4.



TEOR I'E AGR'CuLTOR 6U'ANQ




J3IBLIOTECA DE "LA >POPAGtANDA lITERAIA."

TE SO EO



AGRICULTOR CUBANO
MANUALES
PAR4 EL CULTIVO DE L48 PRINCIPALES PLANT4S
PROPIAS DEL CLIMA DE LA
ISL A. DE CUBA,
escritos por

D. FRANCISCO JAVIER BALMASEDA,
CABALLERO CONDECORADO
por el Gobierno de la Repblica francesa con la
CRUZ DEL MRITO AGRICOLA.
(Se incluyen trabajos de varios autores.)



TOMO IT.
2" EDICION CORREGIDA Y AUMENTADA.


Ptatas,-Naranjo.- Cocotro ,--Abjjas.-Pltano.--Caa& de aebcar.--Boniatos.
Arroz.-Pina.-Mani.-Sorgo.-Bosques artifciales, &.


HABANA.
LA PROPAGANDA LITERARIA,
Premiada en varias exposiciones,
IMPRENTA. LIBRERA. -PAPELERA. MSICA. ENCUADERNACIN.
ZUTLUETA NUMERB.O 28.
1892.



























No puede reimprimirse en castellano
la parte original de esta obra en los do-
minios espafioles, por ser propiedad del
Editor, quien ha hecho el depsito que
marca la ley.

















PROLOGO.
(De la primera edicin).


Creemos necesario trazar estas lneas para decir nuestros
lectores que les ofrecims algo sobre ganadera, horticultura, ve-
terinaria, etc., y nos hemos. visto sin espacio suficiente al termi-
nar este segundo tomo. Fcil nos hubiera sido incluir breves
artculos en que se hablase ligeramente-de esas ramas tan im-
portantes de la ciencia agrcola; mas hemos preferido presentar
el cuadro general de las principales producciones vejetales con
los mtodos para su cultivo, y ms adelante dar luz el tomo
3? y ltimo, que comprenda esas materias, y tambin la crianza
de aves domsticas, que es'una fuente de bienestar y de rique-
za (i).
Si la agricultura en Cuba ha de tomar carcter cientifico; si se
ha de emprender en cultivos nuevos, sin desatender por eso los
actuales en que hay tan grandes intereses creados, nuestro pro-
psito de coleccionar mtodos escogidos es digno de los mayo-
res aplausos y responde una necesidad de los presentes tiem-
pos y de los tiempos venideros, pues por un error econmico su-
mamente lamentable, se ha considerado la caa de azcar como

(I) Le hemos prestado tanta atencin que ms de haber compuesto un
extenso Manual "El Gallinero de los climas clidos", que puede verse en el
tercer tomo de esta obra, hemos escrito exprofeso un libro, que intitulamos:
"Ensayos sobre patornitologfa."
Muchas de las enfermedades de las aves son trasmisibles al hombre, es-
pecialmente la tisis y la angina membranosa.-N. delA.







la nica planta digna de los afanes del agricultor, y se han des-
preciado casi todas las dems, hasta el extremo de desconocer-
se hoy las ms sencillas prcticas aplicadas aquellas que, como
el cacao, ofrecen.con pocos gastos pinges utilidades y se pres-
tan ms al trabajo libre.
Coleccionar obras buenas de distintos autores es ms difcil
que escribirlas con mediano acierto.
Una vez acometida nuestra patritica labor bajo esa base, nos
hemos visto en el caso de dejar un lado la tarea de coleccio-
nadores, porque hemos tropezado con la dificultad de que en la
mayor parte de los "Manuales" se aconsejan y describen ope-
raciones agronmicas inadmisibles en este clima; y en vista de
esto, nos hemos transformado en autores.
El trabajo no nos ha arredrado, como puede verse; y hemos
logrado presentar al pblico una serie de tratados, no poco ex-
tensos, con los cuales, sin ms consulta, puede dirigirse la fun-
Sdacin de cacaguales, cafetales, algodonales, maizales, colme-
nares, piales, manizales, arrozales, naranjales, vegas de taba-
co, etc.
Tenemos el convencimiento de haber incurrido en numero-
sos errores en todo lo que ha salido de nuestra pluma; pero en
lo que hemos copiado hay tal caudal de conocimientos tiles,
que hacen esta obra una'de las ms importantes; y si esto se
agrega que absolutamente no nos ha guiado otro inters que el
deseo de la felicidad del suelo en que hemos nacido, se conven-
dr en que tenemos un derecho incontestable la benevolencia
general.
Hacemos presente que cuando determinamos la publicacint
de esta obra, procedimos en la creencia de que era una compi-
lacin que quedara reducida un volumen; de manera que no
hay una sola lnea nuestra que no haya sido, se puede decir,
improvisada; y nos hemos ido internando hasta el punto de for-
mar ya dos volmenes.
Razones son estas ante las cuales no habr quien nos tache
por haber emprendido unos trabajos que exigen conocimientos
enciclopdicos, que no posemos. Si alguien nos tacha, imite-





7
nos, y presente obras de mrito de esta clase, que harto se eri-
cesitan en Cuba y en todas las naciones de Amrica de origen
espaol.
Eliminando lo que hay original nuestro, este es un gran li-
bro. Este es un libro de estudio para los hombres de Estado
que rigen los destinos de esta Antilla, cuya administracin no es
posible que sea prspera si se desatiende la agricultura, y mal
podr sta desarrollarse si no son conocidas las principales plan-
tas productoras de la riqueza.
Este conocimiento debe ser analtico para el agricultor y sin-
ttico para el hombre de Estado, quien basta contemplar el
conjunto, como el que situado en una eminencia, dirige la vista
al llano cubierto de rboles y se detiene en aquellos cuyo folla-
je y flores ms cautivan su atencin.
Ao tras ao ir abrindose campo esta verdad, y el Cielo
quiera que no sea proclamada como uno de los principios fun-
damentales de administracin en este pas, cuando se deje ver
en toda su deformidad la miseria, que ya comienza ofrecer
escenas desgarradoras en el silencio del hogar de las familias.
Si esto sucede, ser dificil recobrar ni ahora ni en lo futuro
el puesto que ocupa Cuba como gran productora, dado que siga
reinando algn tiempo la rutina, pues se interpondr el muro
de granito de la competencia de inmenso nmero de pueblos
La penosa reorganizacin poltica y social de las naciones
Hispano-Americanas ha durado ms de media centuria, y con
algunas excepciones, no les ha permitido que atiendan con no
interrumpida perseverancia al desenvolvimiento de su riqueza
material; mas en la hora que corre, el progreso se insina en
ellas de tal modo, que dentro de algn tiempo el mundo ser
corto mercado para los productos de este Continente.
Esa competencia fu desconocida por las anteriores genera-
ciones: ella es la expresin caracterstica del ltimo cuarto del
presente siglo, que se despide derramando luz y dejando abier-
to el certmen de la inteligencia y la laboriosidad.
El pueblo que duerma despertar arruinado; el que, sea vir-
tuoso y activo, jams dejar de ser rico y feliz.






Es un error decir que la naturaleza favorece Cuba ms que
otros paises de idnticas condiciones climatricas y que
ocupan tan vasta porcin del globo. Esta es'una idea bellsi-
ma para el poeta, que expresa su amor y canta sus impresiones;
mas para el estadista, para el hombre de Estado, que recorre la
Historia, compara las leyes, las costuinbres, los tiempos; estudia
los fenmenos de las producciones especiales de las zonas; las
necesidades de cada pueblo, sus medios interiores de trasporte,
su organizacin social, sus aptitudes, sus adelantos, y mide de
una mirada las'distancias en el vasto camino del ocano, abierto
para todas las naciones, esta es una ilusin engaosa y perjudi-
cial, que coloca la ciega confianza donde debe hallarse la pre- '-
visin.
La naturaleza favorece Cuba cuando se trata de una lid
industrial, por ejemplo, con Europa, respecto los productos
intertropicales; y aun as, si la ciencia entra en el combate co-
mo aliada del Antiguo Mundo, la lucha se prolonga y la victo-
ria permanece indecisa, segn se est viendo que sucede con
el azcar de remolacha, que est muy distante de abandonar
el campo, como cren y esperan los que no meditan.
Qu diremos cuando se abra el Istmo de Panam, en cuya
obra gigantesca est empeado el honor de la Francia? Qu
diremos cuando las naves .de las prsperas Repblicas que bor-
dan las orillas del Pacific surquen el Atlntico y lleven sus
productos los mismos mercados que van los de Cuba, sin
trasbordes y sin remontar el Cabo de Hornos?
Las colonias espaolas del Extremo Oriente mandarn tam-
bin los Estados-Unidos, y traern las Antillas, artculos si-
milares los de stas.
Intil es agregar que California aprovechar la nueva ruta,
para remitir al Atlntico,-sin valerse del costoso ferrocarril en-
tre San Francisco y New-York, sus harinas, (mucho ms bara-
tas que las del Norte y las de Castilla), sus vinos, sus carnes, etc.
Al desprender la mquina de excavar el ltimo grano de tierra,
al hacer saltar la dinamita la ltima roca del Canal, el ruido
repercutir en los polos, y el Asia quedar vecina Cuba; el





9
Asia, cuna del gnero humano y donde la naturalez. agot el-
caudal de sus dones.
Estamos en vsperas de la gran lucha internacional de la in-
dustria, que ofrecer un espectculo glorioso y jams visto. La
seal del combate ser la unin de los dos mares. En esa hora .
solemne se acercarn d'os civilizaciones que hasta ahora apenas
se divisaban una otra en este lado del mundo: la asitica, gas-
tada, empobrecida, estacionada cuarenta siglos, en pueblos
sin vigor, envilecidos, quebrantados por la tirana; pero pueblos
que cuentan centenares de millones de almas; y la cristiana, que,
cuenta prximamente doscientos millones en diez y ocho na-
- ciones, jvenes, llenas de vida y de esperanzas, dueas del por-
venir, idlatras de la libertad y vidas de producir y buscar mer-
cados consumidores.
La agricultura cubana est en el caso de armarse como una
amazona y empunar el escudo de Minerva. Ella necesita ser
vivificada por estudios profundos, y necesita una proteccin de-
cidida de parte del Gobierno, poderoso impulsor de fa acti-
vidad individual, cuando emplea como elemento la libertad y
como estmulo lo moderado del impuesto.
Es ya tiempo de que se piense en puertos francos, as en Cuba
como en Puerto-Rico, y en tratados librrimos con las naciones -
consumidoras. Esta Isla puede ponerse en medio del movi-
miento comercial, quedarse un lado. Ay de ella si se queda
un lado! As como, si el Canal diese paso al volmen de
agua suficiente, las corrientes del Pacfico unidas las del At-
lntico, templaran el aire ms alla de las costas de Noruega y
en toda Europa aumentaran los grados de calor, modificndo-
se en este caso las leyes de la naturaleza que ha estado sujeto
el mundo desde su formacin; as la nueva ruta crear y aumen-
tar las corientes del comercio entre Amrica y Asia. El de
Cuba sufrir forzosamente cambios trascendentales. Se le abren
nuevos horizontes, le esperan nuevas grandezas, 6 la inmovili-
dad, que es la muerte.
Seguiremos discurriendo en el orden de nuestras ideas: estos
hechos grandiosos que anunciamos, esta prosperidad par Cuba






10
6 esta ruina, se enlazan con consideraciones de otro gnero que
debemos exponer.
En las sociedades humanas lo primero es existir; lo segundo,
cmo es que se existe. Pregunta es esta ltima que se hace el
sr dotado de razn al comenzar desarrollarse las facultades
de su espritu. Para existir son indispensables los frutos de
la tierra; el modo de existir depende del perfeccionamiento
poltico y moral, que es el que marca los grados de la dicha
pblica.
Estas son las dos grandes ruedas de la mquina social, que
cuando no engranan, no le permiten que funcione con regulari-
dad; estos son el pan y el espritu de la Sagrada Escritura.
Para llegar tan envidiable bienestar tcdo debe ser armnico:
de parte del pueble las buenas costumbres, el amor al trabajo,
el respeto las leyes, la mancomunidad de ideas en las cues-
tiones graves relacionadas con el bien general; de parte del Go-
bierno, la garanta de la libertad, tomada esta palabra en este
sentido: el hombre puede hacer todo lo que no sea daoso los
derechos de otro hombre. De este modo brotan la confianza,
el contento, y vuela lo ms alto, como el condor de los Andes,
el espritu de empresa, que se afixia con las ligaduras, y que si
stas se le quitan, realiza maravillas, transforma los paises y en-
grandece las sociedades.
Cuando se aspira este estado de dicha, el Gobierno es un
arquitecto que no se deja sentir sino para proteger y reprimir la
maldad; y sin embargo, dirige la construccin del edificio y se
recrea en adornarlo. El Estado es entonces rico, y el ms m-
nimo impuesto produce sumas enormes, del mismo modo que
los impuestos emormes al escasear las materias imponibles,
atacan y ahuyentan los capitales y secan las fuentes de su pro-
pia existencia.
Tenemos dicho en el prlogo que es indispensable crear un
Departamento especial de Agricultura en el Gobierno general
de esta Isla, modelado por el de los Estados-Unidos, y ahora agre.
garemos que es muy conveniente emplear en ensayos agrcolas
algunas sumas anuales sacadas de los fondos del Estado, para







que si los ensayos fracasan, como suceder varias veces, sea el
Estado el que pierda y no los particulares.
Esta teora parecer extraa: es la misma que sent Jorge
Washington como tna e las bases de su plan de administracin
al presidir el primer Congreso Americano. Cuntos manantia-
les de riqueza han brotado en los Estados-Unidos por efecto
de ese noble, sabio y generoso propsito de aquel genio bien-
hechor!
Hay en Madrid muchos hombres pblicos que desean con
anhelo acertar en los asuntos de Cuba, y veces se ven rodea-
dos de dudas; para ellos ponemos estas lneas.
Sepan que este pais, que sufre grandes quebrantos por distintas
causas, se halla en inminente peligro de perder su supremaca
en sus dos artculos predilectos, el azcar y el tabaco y que si
esta desgracia sobreviene, se deber en gran parte la ciega,
inmvil y funesta rutina; mas no debe llenarse el nimo de desa-
liento, sino prepararse para sa catstrofe, buscando con tiempo
en la variedad de'productos la solidez del bienestar, y la vez
' empearse en sostener esa misma supremaca perfeccionando y
abaratando aquellos artculos, lo cual se logra disminuyendo los
costos de produccin por medio de leyes benficas, de franqui-
cias, y de los principios cientficos aplicados los cultivos; sto
y los tratados pblicos es lo ms esencial.
El tabaco y el azcar, si as se procede, podrn ser permanen-
temente dos grandes elementos de prosperidad, mucho ms el
primero por no haberlo igual en el mundo; y si, como parece
indicado y debe temerse, las fluctuaciones de los valores ocasio-
nan crisis econmicas peridicas, que pueden traer al fin la ane-
mia social, es decir, la falta de fuerzas vitales para producir, y
la exclusin de Cuba de los mercados, cultvense la caa y la
planta nicotiana en buen hora; pero no exclusivamente, que ah
estn el cacao, el caf, el maiz, la pia, etc., etc.
iOh qu hermosa es Cuba, qu rica! Pero hay otros paises
tambin hermosos, tambin ricos, y hay en ellos otros pueblos
intertropicales en este mismo Continente en que abundan los
hombres de Estado hbiles, ms de lo que se cree en Europa,





12
son ms baratos los jornales y ms propicias otras circunstancias;
pueblos'que vendrn al concursouniversal del comercio con su
azcar, su caf, su tabaco, etc. El espritu del siglo flota so-
bre todos.
Oh habitantes de esta hermosa tierra! Separaos de la rutina,
que os lleva al abismo. Cres no es ya la diosa de la agricul-
tura, que lo es Minerva. Minerva, que hace brotar las espigas
hasta del polvo de la roca en que se forma el liquen. No lo
habeis visto? Segismundo Mararaff invent el azcar de re-
molacha; adrede hemos usado la palabra invent, porque ella
expresa la omnipotencia del genio y el poder de la ciencia.
Vosotros podeis duplicar, triplicar el producto de la caa, y .'
entonces vender mas barato. Esta duplicacin se halla en las
combinaciones de la qumica y en las propiedades sacarinas na-
turales de la planta, sostenidas y aumentadas por el inteligente
cultivo; os ofrecemos en este tomo, en el Tratado del Sr. Dod,
reglas muy tiles; os damos las clasificaciones de numerosas
variedades de esta preciosa planta hechas por el naturalista
Mr. Gallot, y os hemos llamado la atencin sobre las excelen'- .
cias de la caa de Salangore, de doble rendimiento que la de
Otahitiy que tanto facilita los abonos: haced ensayos. No bas-
ta eso:, la ecomoma rural es vuestro ngel custodio. Seguid el
sistema intensivo (cultivar poco,' pero bien:) l os pondr en es-
tado de competir y triunfar.
La qumica, la fsica, la estadstica, la geologa, la poltica, la
historia, los aconitecimientos; todas las ciencias, todo lo que
abarca el entendimiento hutnano, proyecta rayos de luz como
destellos de muchos soles, sobre la mente del pensador en Ale-
mania, en Francia, en Inglaterra, en los Estados Unidos, en
todo el mundo culto. No hay quien descanse, ni los sabios, ni
los pueblos, ni los gobiernos. Los gobiernos han asumido en
estos ltimos tiempos el carcter casi especial de impulsores
del progreso en la creacin de valores; y desechando la rutina,
buscan en los conocimientos y en incesantes estudios la solucin
de los grandes problemas que agitan la humanidad: la pro-
duccin, el consumo, el impuesto, el trabajo y el jornal, las leyes





13
misteriosas del valor cambiable; los medios, en fin, de producir,
buscar consumidores y hacer felices los pueblos.
En Cuba no pueden ser tratadas estas cuestiones sin ocupar-
se de la agricultura; ella es el todo. Cuba sin agricultura sera
una deidad cada de su pedestal.

-FRANCISCO JAVIER BALMASEDA.










Habana 12 de Marzo de 1886.











CULTIVO DE WAS PATATAS (PAPAS),
POR
Francisco Javier Balmaseda.

1.
PARMENTIER.

El rapto de Elena trajo la guerra de Troya; y la venganza
de Minerva y Plas su completa ruina, por haber adjudicado
Pris Venus en un banquete la manzana de oro destinada
la ms hermosa. Rendida la ciudad, Eneas parti para el
Lacio y fund el.imperio romano.
SJams hubo banquete de ms asombrosas consecuencias:
la desaparicin de un reino tan floreciente como el de Pramo;
la fundacin de un poder colosal sobre el macednico, y la
creacin de una nueva raza, la latina, dividiendo en dos la
caucsica, divisin que cndidamente hai aceptado las genera-
ciones, como si no fuese pura invencin de la musa de Virgilio.
En todo esto lo que hay de indudable es que Homero, Ga-
ribaldi de los antiguos tiempos, que us la lira en lugar de la.
espada, llenando.el mundo con sus cantos logr la unidad de
la Grecia, dividida ntes en numerosos Estados soberanos.
Otro banquete real y positivo, digno de los dioses inmorta-
les, presenci el mundo en los ltimos aos del siglo XVIII,
el que di Parmentier Franklin, es decir, el gran filntropo de
la Francia al gran gnio de Arrrica, "que arrebat el rayo al
cielo y el cetro los tiranos." Todos sus variadisimos manja-
res, todos los ricos postres, haban sido preparados con patatas
de mil modos condimentadas, y sacados los licores de ese pre-
cioso tubrculo. El clebre Lavoisier era uno de los asistentes.
El cultivo de la planta traida de las cordilleras andinas del
Per y Chile era el-bello ideal de Parmentier; queria probar
sus contemporneos sus excelentes propiedades nutritivas;
quera asegurar la alimentacin del pueblo, principalmente
durante la caresta de cereales, que se senta menudo cada






vez con ms fuerza medida que aumentaba la poblacin,
y se vea detenido por las preocupaciones del mismo pueblo y
por rigorosas leyes piohibitivas, pues se creia que la.patata
era el origen de la lepra.
iCuntas contrariedades encontr aquel sabio! cuntos in-
crdulosl de cuntas burlas fu objeto!
Asf le sucedi Coln, pobre loco, peregrino que andaba
de corte en corte ofreciendo los reyes un continente que veia
con los ojos de la ciencia, como Galileo sinti el movimiento
del planeta. Qu pequeos fueron, qu ignorantes y qu injustos
los cortesanos espaoles de fines del siglo XV, y los cortesanos
franceses de fines del siglo XVIII, qu grande, qu magestuosa
aparece en la Historia la figura de Da Isabel I; y qu sentimiento
de compasin despierta en el alma, al recordar estas cosas, el
desgraciado monarca cuya cabeza separ del tronco la cuchilla -
de la guillotina!
Luis XVI recibi con j bilo un ramo de flores de patatas que le.
remiti Parmentier; se declar entusiasta protector de sus ideas,
le seal un campo del Estado, que rode de guardias para
darle ms prestigio al pefisamiento de la propagacin, y sta
fu rpida en toda la Francia y en todo el orbe.
Coln y Parmentier. He aqu los dos bienhechores de la Eu-
ropa. El uno le present un Nuevo Mundo sus habitantes,
que en la necesidad de emigrar por el exceso del nmero, no -
tenan delante de si sino la inhospitalaria Africa, donde Portu-
gal habia realizado estriles conquistas; y el Asia, exuberante
en poblacin desde antes de Alejandro de Macedonia; -el otro
le ofreci el alimento cotidiano.
Parecen sucesos providenciales el descubrimiento de Amri-
ca, y el cultivo de la patata en el Antiguo Continente.
Oh! el da en que Europa y Amrica liquiden sus deudas de
gratitud, es verdad'que aparecer en la cuenta una partida que
la segunda no podr compensar, la civilizacin; pero solo la ci-
vilizacin fuente de tantos bienes, podr exceder al presente
casi divino de la quina, del maz, e: cacao, y sobre todo, al de
la patata. Un siglo ms sin patatas, y las epidemias por efecto
del hambre hubieran diezmado en cortos periodos a Europa,
cuya poblacin no alcanzara la cifra actual. Los alimentos sa-
nos, nutritivos y abundantes son los que determinan el aumen-
to de la especie humana y de todos los sres organizados; y tan
cierto es esto que ese mismo aumento puede traer con el tiem-
po igual estado de escasez, cuando el consumo sea mayor que
el producto de la tierra. Los grandes pensadores temen que
llegue este caso y se cumplan los pavorosos vaticinios de





17
Malthus qu tal si no existiesen la patata, el maz, y la Amrica,
lugar de cita de los europeos y teatro de las grandezas de los
veniderol siglos?
Los alimentos sanos, nutritivos y abundantes son no slo
necesarios al bienestar material de los pueblos, la paz y al
rden, sino que elevan la dignidad del ciudadano, alejndolo
de las ruines acciones que provoca la miseria.
El hambre es fuente del crimen, y causa de la anemia, de la
atrofia del organismo, d la muerte; y cuando es pblica nada
le excede en horror. As pues, dar todo un continente una
materia alimenticia desconocida en sus grandes propiedades, y
hasta perseguida; sacrificar el sosiego, emplear el talento y el
tiempo en convencer sus contemporneos de una verdad que
--, llevaba grabada en el corazn por la mano divina de la benefi-
cencia; y por fin, hacerla triunfar por medio de luminosos y
admirables escritos, y poder decir los hombres, imitando al
Gnesis: "Vivid, creced y multiplicaos" es, en toda la Historia,
el hecho ms digno de admiracin y de alabanza.
Nosotros no podamos haber tomado la pluma para hablar
de la patata sin rendir este homenaje la memoria de Antonio
Agustin Parmentier, el padre de los pueblos.

II.
NUESTRO PROPSITO.

Se dir que las ideas que acabamos de emitir, no son ade-
cuadas un escrito que tiene por objeto la enseanza del cul-
tivo de la patata; pero quin ha dicho que tratamos de ense-
ar, ni que nos proponemos ofrecer los lectores una mono-
grafa? Lo que vamos desarrollar ante el pas es un proyecto.
No tenemos tiempo para ms; escribimos sumamente festi-
nados, y estos trabajos exigen tiempo, meditacin y estudio;
mejor hubiera sido no emprenderlos; pero han llegado para
Cuba los dias de la reforma, y era imposible, absolutamente
imposible, que dejase de figurar en este libro ese don de los
cielos, esa planta para la cual el terreno y el clima de esta
Isla son tan propicios que su fruto es ms suave y ms agra-
dable que el de todos los climas del resto del mundo.
Pero como hay muchos labradores que no conocen la
manera de cultivar este tubrculo, del que puede hacerse
una gran exportacin en todos los inviernos al poderossimo
mercado de los Estados Unidos, daremos principio estable-
ciendo ligeramente algunas reglas, ntes de extendernos ha-





i8
blando de la base de nuestro plan, que consiste en hacer la
primera cosecha de semillas sacadas de las bayas, para fijar y
asegurar una variedad nueva, vigorosa y exenta de 'enferme-
dades.

III.
REGLAS TILES LOS LABRADORES.

No habr edificio alguno durable sin slido cimiento; ni hay
por lo comn, en el rden natural, planta alguna que no nazca
de simiente.
-La patata se reproduce de simiente y de tubrculo; pero del
primer modo se halla ms en harmona con la naturaleza.
Imitar y seguir la naturaleza es la ciencia del agricultor.
Las plantas agotan las sales de la tierra, y las especies-de-.
generan.
La renovacion es ley en todo lo creado.
Es preciso renovar las especies, renovando la semilla.
La renovacin de la patata trae nuevas clulas y por consi-
guiente un cambio en las funciones vejetativas, que le cortan
el paso las enfermedades provenientes del envejecimiento de
las clulas anteriores.
Las plantas que como la patata, *tienen dos medios de re-
produccin indican ellas mismas el sistema alternativ, es decir,
que sean reproducidas de una y otra manera en periodos de
aos.
La vejez llega cuanto existe.
Tomad las bayas de las mejores matas al rendir la cosecha;-
y si no teneis una buena variedad, pedid semiilas al Sur de los
Estados Unidos.
Nada os interesa tanto como establcer un campo experi-
mental, donde sembreis todas las variedades, para saber cual
es la ms propia del suelo y del clima.
Solo el primer ao sembrareis de semilla; desde el segundo
sembrareis de tubrculos, y hasta el tercero no tendreis fijada
la variedad, ni adquirirn aquellos el tamao que conservarn.
Formad canteros con excelente tierra vejetal mezclada con
estircol y alguna arena, si.vuestro campo es pequeo.
Regadlos todos los dias por la maana temprano.
Cuando las maticas tengan cuatro pulgadas podeis trasplan-
tailas al rayar la aurora aprovechando un dia nublado llu-
vioso.
Si vuestro campo es extenso, valeos del arado, y sembrad en





'9
medio del camelln, es decir, entre surco y surco, para que el
tubrculo no halle obstculo en las paredes de la tierra no re-
movida por el arado y quede libre en su crecimiento. Poned
los surcos de media media vara, y las maticas de tercia ter-
cia; pero no estimeis esta regla como invariable: hay terrenos
que son ms feraces que otros, y hay variedades de patatas,
que las matas ocupan mayor espacio y necesitan mayor sepa-
racin.
Llegada la mata su total desarrollo, ntes de que florezca,
podadla, para que la savia corra al truto. Esta operacin con-
siste en quitarle el cogollo. Se logra el mismo resultado doblan-
do el tallo y enterrndolo cerca de la punta.
Tened gran cuidado de cubrir el fruto que salga fuera de la
tierra, porque si se pone en contacto con el aire, ser inser-
-vible y la mata enfermar y morir.
El riego es indispensable esta planta cuando escasean las
lluvias.
Reservad para la siembra las mejores patatas; la costumbre
de reservar las ms pequeas debe desecharse; es una econo-
ma necia y perjudicial.
Cuando las yemas que han brotado del tubrculo se des-
prenden, este pierde la facultad germinativa; no lo sembreis.
No sembreis por ningun motivo en terrenos bajos donde se
encharque el agua, ni tampoco en el que sea muy seco, si no
disponeis fcilmente del riego. La patta quiere para su des-
arrollo y su salud terrenos altos, frescos, de gruesa capa veje-
tal y cargados de arena. Los muy 'bajos deben desecharse
porque son favoiables la gangrena hmeda, que la pudre, y
todas las parsitas criptogmicas que tienen su orgen en la
excesiva higroscopicidad del suelo.
Hay tambien gangrena seca, que es la labor morbosa del
hongo microscpico Fassisporium solani. No se conocen reme-
dios de segura eficacia contra una y otra gangrena, que hacen
terribles estragos, especialmente la primera, en los campos eu-
ropeos. Se sealan varios preservativos, tales como, por Mr. Ma-
lleval, introducir los tubrculos ntes de la siembra en una le-
chada de un kilgramo de cal viva y cinco de agua, adicio-
nada con un kilgramo de flor de azufre.
No olvideis el abono; la ceniza es el ms excelente para
esta planta. Es necesario devolver la tierra las sales que va
perdiendo con las cosechas.-Si no lo haceis as, las sales se
agotarn, y las plantas nacern raquticas; mas tratndose de
las patatas, no aboneis con imprudente exceso, porque ten-
dreis mucho ramaje y poco fruto,





20
Las tierras cuando empobrecen son muy propensas criar
insectos dainos, entre los cuales hay varios que atacan este
tubrculo.
Se nos olvidaba lo principal. Tenemos que recomendaros
muy especialmente que profundiceis el surco. Dadle la tierra
todas las labores que sean necesarias. Fijaos en esto: la tierra
ha de quedar muy desgranada, muy mullida; si es posible que
parezca pasada por un tamiz. Los tubrculos, por regla gene-
ral, no se extienden en tierras compactas, crecen luchando con
la dureza y sazonan sin haber adquirido su natural tamao,
lo cual disminuye su peso y el valor de la cosecha.
Labrar bien la tierra y un perfecto aseo es lo que ms exige
esta planta.
Escardad todo lo que fuere necesario; mas cuidad de que el
aire, ya lo hemos dicho, no llegue las raices, porque altera la *
labor de la naturaleza.
No aporqueis, menos que el' ao sea muy escaso de llu-
vias y noteis sequedad en el suelo.
Cuidad de no mezclar las variedades, excepcin de cuan-
do lo hagais de intento, ni pongais un campo de una variedad
cerca de otro de variedad distinta, porque vendr una confusa
hibridacin. Las plantas tienen rganos sexuales en sus flores,
y se fecundizan unas las otras llevando el plen el viento.
Vuestra variedad debe ser una; y despues. de la primera co-
secha de semilla establecereis.el sistema de la seleccin, es de-
cir, escogereis todos los aos las patatas ms hermosas y esas
sembrareis, divididas en dos, si son grandes, enteras si no lo.
son.
Si os place divididlas en pedazos; pero cuidad de que cada
pedazo tenga dos yemas, y nunca las partais en ruedas porque,
como dice Daz, privareis la planta de su primer alimento.
Si divids los tubrculos en pedazos tocadlos inmediatamente
en ceniza, con el fin de que no se escape la savia y lleven ese
abono.
Varios autores aconsejan que no se siembren tubrculos de
reciente cosecha sin ponerlos al sol, hasta que adquieran un
color verde.
Para sembrar debe esperarse que broten por s las yemas
en el depsito; y si han brotado, creemos que no deben poner-
se al sol porque sufriran los tiernos renuevos.
Las patatas destinadas para la siembra se guardan en lugar
seco y ventilado, cubiertas con paja y*cuidando que no queden
en contacto sino que la paja las separe.
Hay variedades de patatas que en terreno apropiado y con





21
un inteligente cultivo, pueden recolectarse abundantes cose-
chas los cuarenta dias; por lo comun emplean todas las va-
riedades de sesenta noventa dias.
En este clima la cosecha ms rica es aquella en que se ha
hecho la siembra en Noviembre; mas pueden lograrse dos co-
sechas sembrando para la primera en Septiembre, y para la se-
gunda en Diciembre 6 Enero
Es conveniente tener las patatas debajo de tierra mientras
est viva la planta. Algunos agricultores arrancan los tubrcu-
los ms desarrollados y dejan los dems para que sigan crecien-
do. No somos partidarios de esta prctica.
La poca de la recoleccin es cuando amarillea y se seca la
mata. Si se le deja ms tiempo, brotan las yemas reproductoras
Sno hay cosecha.
Si segus estas reglas podeis exportar patatas por valor de
centenares de miles de duros.
Qu ms quereis que tener frente esta Isla un mercado
inmenso, activo y rico sobre toda ponderacin, como la Unin
Americana, que os ofrece setenta-millones de consumidores y
de que Cuba, por obra de la naturaleza, es el invernculo?
Avergonzaos de colocar en barriles la patata de la exporta-
cin. Dejais ver atraso industrial y falta de economa. Formad
, cestos .canastos, como en muchos puntos del mundo. Esos
canastos se hacen con lianas 6 sean bejucos, que tanto abundan
en todos los montes del pas. Son- como una angarilla de las
que usan los aguadores en Jos pueblos de campo. El que sabe
hacer una angarilla, sabe hacer un canasto. Una angarilla con
tapa es un canasto, el ms adecuado para exportar patatas.
Este envase es mejor que el barril aun cuando este se le
abran agujeros, porque permite la entrada de mayor cantidad
de aire por los numerosos huecos del tejido; y sobre todo, el
barril no es produccin vuestra y cuesta caro. Si necesitais paja,
emplead el espartillo (Aristida americana), que tambien abun-
da en estos campos. Siempre, en todas vuestras empresas va-
leos en lo posible de los elementos que suministra vuestro
pas, y tened presente que el ahorro.en los costos de produccin
comunica estabilidad al valor cambiable del artculo, y es una
ganancia real y positiva.

ANLISIS DE LAS PATATAS.

Mr. Basset, en sus lecciones prcticas de agricultura, refi-
rindose trabajos hechos por Mr. Bousingault, dice lo
siguiente:





.22
"Los tubrculos de la patata contienen 76 por ioo de agua
y 22 de materia slida, por trmino medio.
En la parte slida:
Carbono..............................---- 43.72
Hidrgeno........................... 6.oo
Oxigeno.......................... .44.48
Nitrgeno............................ 1.5
Cenizas.. .. ................ ........- 3.90
Las cenizas, por cien partes de peso han dado:
Potasa ........ ... ......-........--.. 51.500
Sosa............... .. ............... huellas.
Cal............... ................. 1.8o
Magnesia ........................... 5.400
Slice............. ................. 5.600
Oxidos metlicos ................ .... 0.500
Acido fosfrico........ ...... ......... 11.300
Atido sulfrico.................... 7.100
Acido carbnico...................... 13.400
Cloro...... ....... ............ ....2. 2.700
Prdida ...... ...................... 0.700"
Los anlisis de las plantas son muy convenientes al agricul-
tor porque le sirven de gua para la aplicacin de los abonos.
En virtud del anterior puedo deciros: abonad las patatas con
cenizas, que felizmente es el abono que teneis ms mano. La
potasa es el principal elemento que entra en la composicin de
esta planta y las cenizas son en ella muy ricas.





.' --~~- -- .

















EL NARANJO.
Y
DEMAS ARBOLES CONFAMILIARES
de las
A. R.A CI AE. Ol A S-

UTILIDAD, ESPECIES, CULTIVO Y ENFERMEDADES
POR
.D EDUAROO ABELA Y SAINZ DE ANDINO,
Ingeniero agrnomo y Catedrtico de Agricultura del Instituto
del Cardenal Jimnez y Cisneros.

INTRODUCCION.
Buscbamos con el mayor empeo un tratado sobre el na-
ranjo parecindonos que hallndose Cuba siete horas de un
mercado tan poderoso como el de la Unin Norte Americana,
que tiene setenta millones de consumidores, no poda menos
de ser para ella el cultivo de ese rbol una fuente de inagota-
ble riqueza. Entristecianos la idea de que en otro tiempo hubo
grandes naranjales en esta Antilla, y casi todos los destruy el
Coccus, llamado vulgarmente guagua, y temamos aconsejar la
siembra de nuevo, si. habian de estar los plantos expuestos
los ataques de ese Hemifptero y de otros insectos y enfermedades,
en un pas en que tanto se descuida el estudio de la entomolo-
ga y de la patologa de las plantas.
En estas circunstancias lleg nuestras manos el bellsimo
opsculo que escribi el Sr. D. Eduardo Abela y Sainz de
Andino, catedrtico de Agricultura del Instituto del Cardenal
Jimenez y Cisneros. Ya conocamos al ilustre profesor por su





24
excelente obra "Programa razonado de Agricultura;" y cuando
hubimos .eido su trabajo sobre el naranjo y dems rboles
confamiliares de las auranciceas, sentimos un gran placer, se
disiparon por completo nuestras dudas, y nos pareci que aun
cuando el 2esoro del Agricultor cubano no tuviese sino esta
margarita sera un libro de grn mrito llamado influir .en el
.bienestar de este pas.
Para que nuestro goce sea mayor no solo podemos hoy pro-
bar apoyados en datos irrecusables que Andaluca ha sufrido
los estragos de los Coccidos,. de los Afididos, etc., lo cual no obsta
. para que conserve en notable progreso sus naranjales, sino que
el Sr. Abela con su reconocida competencia, se extiende algo
en la parte referente las enfermedades y enemigos de esa
planta, que es lo que ms interesa los cubanos.
No tenemos ya motivos para reservar nuestra opinin, y lle-
nos de f y de confianza excitamos los agricultores que sin
prdida de tiempo procedan fundar grandes naranjales y li-
monares.
La Pennsula ibrica export en 1874, que es el ao de que *
poseemos datos, lo cual sentimos porque la cifra se ha dupli-
cado, 589,805 millares, de naranjas y 4.097,076 kilgramos de
limones (limn francs, limas, toronjas, limon grio, etc.) que
han sido vendiaos de 15 r6 pesetas millar de naranjas y de
17 18 cada ioo kilgramos de limones.
Carecemos tambien de datos sobre la importancia de las
cosechas en otros puntos del Medioda de Europa, y hubira-
mos querido tenerlos, especialmente de Italia, donde el cultivo
del naranjo y sus congneres representa una gran riqueza.
Llamamos la atencin de los agricultores sobre el hecho no
poco elocuente, de que los industriosos norte-americanos han
embellecido en estos ltimos tiempos con las aurancitceas el
vecino pas de San Agustin de la Florida, donde hay ya vastos
plantos, y este ao han hecho la primera exportacin de na-
ranjas y limones New Orleans.
No existe terreno ms propio para el naranjo, ni clima que
le sea ms adecuado que el de Cuba, donde esta preciosa planta
comienza fructificar los tres aos; y respecto sus cong-
neres, bastar decir, que se venr bosques seculares extensos en
que entretejen sus ramas los limones grios, y forman en la
estacin correspondiente un lecho de limones, cuyo cido se
aplica tantos usos y es un artculo de tanto valor; se pierde
ese producto espontneo en la soledad y el abandono sin que
jams le haya tendido sus alas el gnio de la industria.
Hemos gozado muchas veces en otro tiempo de la sombra




25
,de uno de estos bosques, situado entre las haciendas de Guara-
cabuya y el Descanso, jurisdiccin entonces de la ciudad de
Remedios. No podemos asegurar que existe porque hemos
sufrido diez y seis aos de ostracismo; pero recordamos que
se levantaba rodeado de sabanas, en un terreno estril, cargado
de arena, sumamente accidentado, color amarillo oscuro, con
tnue capa vejetal y con subsuelo de lajas superpuestas.
Si en esas tierras tan pobres crece lozano y silvestre el Citrus
limonium, qu ser en las feraces? qu ser con los cuidados
del cultivo? Oh! La familia de las Hesperdeas merece no solo
carta de naturaleza, que de por s la tiene, sino una proteccin
franca, generosa y constante del pblico y del gobierno. Hum-
bold dice que toda la Isla parece haber sido en otro tiempo un
bosque de palmas, limoneros y naranjos. No hay duda: es esta
Suna inmensa riqueza velada por la inexperiencia de un pueblo
jven, que jams ha conocido la pobreza, que ahora ha tocado
sus puertas y que no podr imponerle sus privaciones y sus
acerbos dolores, si se aprovechan los dones naturales y se le-
vantar templos al inteligente cultivo.
Pero en las cosas que interesan al bienestar de las sociedades
hunmaas y arenudo influyen en sus destinos; cuando se trata
de asuntos que pueden traer la ruina la riqueza de aquellos
que emprendan en industrias nuevas, mxime en un pas que
se halla en un periodo de transformacin social, poltica y agr-
-cola, como lo est actualmente Cuba, es preciso llevar en la
mano el comps de la prudencia y emplear la ms profunda
reflexin ntes de darse los capitales; sin que el entusiasmo, ni el acendrado
amor, ni el dulce encantp de las imgenes que crea la mente
alucinada, vengan colocar un abismo cubierto de flores donde
debe hallarse la belleza de la realidad.
El naranjo y todas sus confamiliares auranciceas, pueden
llegar ser fcilmente un manantial fecundo de prosperidad,
dadas las ventajas de la situacin geogrfica de esta Isla y la
asombrosa feracidad de su suelo; pero las mismas causas que
traen la exuberancia de la vejetacin, establecen digmoslo
as, corrientes de vida: la naturaleza aqu no descansa; los bos-
ques jams se despojan de sus hojas y flores; no hay helados
inviernos; la primavera es constante, como las suaves brisas, y
bajo un cielo trasparente y bellsimo vierte sus rayos un agl de
fuego al travs de una atmsfera humedecida, fuerza la evapo-
racin, aviva el ptotoplasma de las plantas con el calor y la luz,
y comunica grandiosos elementos al desarrollo de todos los
seres organizados.





26
Los insectos y las parsitas criptogmicas participan de estos
beneficios; as es que desde que se siembra una. planta es pre-
ciso rodearla de cuidados.
No crea el lector por 1o que dejamos dicho, que en otros
paises, cualquiera que sea su temperatura, no se noten los mis-
mos 6 parecidos males. En todas partes la vida del agricultor
es una vida de combates en defensa del sembrado. Cada rbol,
por gigantesco que sea, y cada hierba por diminuta que parez-
ca, tiene sus enemigos, unos comunes todo el reino vejetal,
otros peculiares.de determinadas familias, y aun de determina-
das localidades; y lo mismo pued decirse del reino animal,
hasta con referencia los sres microscpicos.
El naranjo obedece esa ley general. Las tres familias 6
secciones de los Henipteros homdpteros, 6 sean los Afidilos, los
Coccidos y los Kermidos gallinsectos, suministran, dice el seor -
Abela y Sainz: de Andino, enemigos terribles los naranjos
y limoneros. "Todos estos pequefios sres van busc.ar sobre
los brotes herbceos 6 en los frutos, el alimento que necesitan
chupando el jugo de la planta. Las hojas de muchas especies
de auranciceas sirven de asiento la propagacin de los Ker-
mes, especialmente hcia el enves 6 cara de las hojas, sin que
dejen de percibirse adems sus colonias en las ramas y brotes
tiernos. Las numerosas picaduras de los insectos ocasionan la
abundante destilacin de savia alterada y melosa que buscan
con avidez las hormigas."
El Cocctts, familia de la cochinilla, es el que destruye el naran-
jo en Cuba; pero aunque Mr. A. Du Brenil dice que entre todos
los scres organizados causan notablemente mayor dao esa
planta varios Hemteros, un Dictero y algun Coleoptero, pode-
mos asegurar con relacin esta Isla que hay un Himenoptero,
que es enemigo formidable de todas las Hesperdeas, la hormiga
llamada en este pas Bibijagzta.
Nos ocuparemos de este insecto dejando al sabio maestro
que explique en el siguiente "Tratado" la manera de conocer
y combatir las dems plagas del naranjo.
Siempre hemos creido que uno de los grandes fines de la
entomologa es buscar en los elementos naturales los medios
de destruir esas plagas. Hay una multitud de sres animados
que son amigos y colaboradores del hombre, en general to-
dos .os insecticidas. Ms diremos: hay una multitud de
plantas tambien amigas del hombre: existe en la Amrica del
Sur un rbol, llamado caraa, del cual huyen los murcilagos,
especie de vampros, que chupan la sangre de las bestias repeti-
das veces hasta aniquilarlas y matarlas. Mr. Gruet dice que el




27

camo sembrado en los tabacales aleja las mariposas; en las lar-
vas de stas coloca sus huevos el Ichneumon y les da muerte; el
estornino reunido en bandadas de miles destroza entre sus garras
en el aire y en la tierra la siniestra langosta; el Syrphus microsc-
pico de que habla Mr. de la Blanchere y cita el Sr. Abela, sita
sus hijos cerca de los Coccidos para que se alimenten con los de
esa cochinilla; y la Cocinela innumerables insectos hacen una
guerra exterminadora al pulgon, sin cuya circunstancia las plan-
tas todas pereceran. En Cuba hay una hormiga llamada Botica-
ria, (i) gnero frmica, (Linneo), familia aculeiferos, la cual, ya
sea porque traslada su habitacin los huevos de las bibijaguas,
6 por el mal olor que exhala las ahuyenta. Es diminuta, muy vi-
va, sufre metamrfosis completa; color acanalado, se domicilia en
las casas sin molestar, y reduce polvo las velas de sebo. La bi-
bigagua es del tamao podo menos de una mosca comun, con
rganos de succin y masticaci6n; con una pinza didlica; es
roja 6 negra; divide las hojas en menudos pedazos como si
usase unas afiladas tigeras; tiene fuerzas relativamente. herc-
leas, que ejercita cargando objetos de triple peso y tamao
los de su cuerpo, y sufre tambien metamrfosis completa.
Frecuentemente emigran y fundan nuevas colonias; as es
que si se les deja pronto inundan todo el campo, como que
la hormiga madre pone ms de seis mil huevos diarios durante
S un periodo.
Forman una senda, perfectamente limpia, de media pulgada
de ancho desde el hormiguero al pi del rbol; cortan y apar-
tan los lados la menuda hierba, y pronto queda aplanada la
tierra con el fatigoso andar de aquel ejrcito de obreras, com-
puesto de cincuenta sesenta mil individuos, que es aproxima-
damente lo que tiene cada colectividad.
Hecha aquella via pblica, que as la llamaremos, y conse-
guida por consiguiente la facilidad del trasporte, ponen en
planta oh qu cosa tan admirable! la ley econmica de la di-
visin del trabajo: unas quedan de guardia cuidando la entrada
de la ciudad subterrnea, como la llama Letraille, y se dice
que comunican las dems cualquiera novedad que ocurra;
otras suben al rbol y dividen las hojas en menudos pedazos
que dejan caer; y otras, que se han quedado debajo, reciben
esos pedazos y los conducen la boca del hormiguero, y de all
por oscuras galeras lo ms profundo, donde rodeadas de
guerreros dispuestos la defensa, se hallan custodiados los
montones de larvas.

(i) Hay otra variedad aun ms terrible perseguidora de la bibijagua.





28
Despojado el rbol de todas las hojas suspenden la labor y
pasan otro rbol, y aquel queda mustio y de feo aspecto; mas
los pocos das se repone, aparecen hojas nuevas, y vuelven
atacarlo. Por segunda vez, y por tercera se repone, especial-
mente si es el tiempo de las lluvias; mas ya comienza mar-
chitarse; dejan de funcionar los tubos del sistema vascular que
corresponden las ramas ms lastimadas por donde ha habido
mayor escape de savia; y por ltimo, se secan haces enteros de
clulas del tallo, se presenta la putrefaccin, y se forma un
hueco ms 6 menos grande y prolongado en que suele estable-
cerse y fabricar sus galeras, un nuevo huesped, el Comejen
(Termes).
El naranjo sigue viviendo; pero muy extenuado y sin fructi-
ficar, hasta que al fin muere, regularmente derribado por el
viento, pues el tronco preseata muy poca resistencia all donde
se extiende la concavidad cuyas paredes han ido devorando y
ensanchando poco poco las Termitas.
Para que esto suceda es necesario que el rbol haya estado
en abandorno. El conejen se destruye en un da totalmente
ponindole In poco de azcar humedecida mezclada con ars-
nico; y la bibijagua desaparece fundando una colonia de Boti-
carias del modo que se dir al final de este "Tratado," en que
pondremos tambin la explicacin de otros medios que han
producido los mejores efectos (i).
Para la fundacin de un naranjal 6 limonar, lo primero que
debe hacerse es destruir esta perjudicialsima hormiga, que
abunda en unos lugares ms que en otros y busca por lo eomun
las tierras altas donde el agua est mayor profundidad para
conservar sus larvas en galeras secas. Afortunadamente ni por
su tamao ni por su nmero pueden inspirar el temor que inspi-
ra, por ejemplo, la flaxera, que ataca por millones las raices de
las vides y apenas es perceptible. La bibijagua es relativamente
corpulenta, y adems sus costumbres y recesidades la obligan
vagar por la superficie del suelo en la claridad del da sin
que huya ni se esconda del hombre, de modo que no puede ser
un obstculo serio para que el precioso rbol de que estamos
hablando perfume el ambiente con sus azahares y corone los
pintorescos campos cubanos con su verde follaje bordado de
oro.



(I) El mejor es el empleo del bistulfum de carbono.-Vase el apndice.












CAPITULO I.


Importancia del cultivo de los rboles


Sequtitur arborni cura, qu~e pars
rei riusticce vel maxima est.
COLUMEIA (lib. II).

Todos los agrnomos de las regiones meridionales han con-
cedido siempre una gran importancia los rboles. Razonado
se halla este modo de ver en las circunstancias de tales climas,
donde el cultivo de las plantas herbceas encuentra grandes
dificultades, y slo en los vejetales leosos, de largas races, se
ofrece segura providencia para el agricultor.
En los climas secos, una ley suprema de la naturaleza impo-
ne la necesidad de preferir los rboles que pueden extraer la
humedad de las profundas capas del terreno laborable. La vida
vejetativa es el resultado de fuerzas extremadamente variables,
con especialidad en las acciones del calor y de la humedad.
La diversidad de formas y de tamaos es inmensa desde el
ecuador los polos, de los llanos la cspide de las montaas,
y de los`parajes influenciados por la existencia de grandes ma-
sas de agua aquellos otros en que la sequedad es de sus ms
permanentes atributos.
Las ms delicadas organizaciones vejetales no salen de las
zonas templadas, donde coexisten el calor y la humedad en el
grado ms conveniente. En las regiones excesivamente ardien-
tes 6 demasiado frias, las hierbas disminuyen en notable pro-
porcin, y aumentan los vejetales leosos, de ms duros tejidos,
capaces de resistir las elevaciones 6 descensos de temperatura.
Rastreros 6 achaparrados representantes de la vejetacin ar-
bustiva hcia las zonas glaciales, y gigantescos rboles hacia
el ecuador, forman las avanzadas del mumeroso ejrcito veje-
tal sobre la superficie de nuestro planeta. Ms all de estos
lmites slo se encuentran los desiertos de nieve 6 los desiertos





30
de fuego, donde la vida se extingue 6 apenas demuestra em-
brional representacin.
Sin embargo de estas circunstancias, la ley de distribucin
del calor sobre la tierra, determinando un marcado descenso
de temperatura en sentido inverso de la latitud y de las altitu-
des, produce un aumento constante en la variedad de especies
y en la corpulencia de los vejetales desde los polos hcia el
ecuador. As en nuestro hemisferio es muy perceptible la cre-
ciente progresin de los rboles desde el Norte al Mediodia.
Recorrienda las cifras corespondientes los lmites de los
rboles ms frecuentes en huestra comarca, se esclarecen las
expresadas circuntancias. El naranjo, que apenas pasa de
los 370 de latitud al interior de los valles de Andaluca,
llega por las costas del Mediterrneo hasta montar los 420
En su proximidad se encuentran el olivo, la vid y otros muchos
que suben hasta ms altas latitudes. El olivo en efecto, lle-
ga unos 400 de latitud por Castilla, y por la costas hasta
los 450 La vid alcanza hasta los 5 1 junto al Rhin. cultivn-
dose en Persia los 200, y en las Canarias los 280 de lati-
tud. La encina y el haya subsisten en las costas occidentales
de la Escandinavia los 600, lmite septentrional de la zona
templada, por cima del cual suben el pino y el abeto hasta los
700 de latitud. Sin embargo, la mayora de estos gneros tienen
porcin de representantes en nuestros bosques, que pueblan
abundantemente las Amentceas y bastante las Confuras.
La regin de los cereales y de los forrajes se extiende por el
centro de Europa, en la zona templada fria. La suavidad de
la temperatura y la abundante humedad atmosfrica favorgcen
all el desenvolvimiento de las plantas herbceas, las cuales
por tal razon se les piden principalmente los materiales necesa-
rios para la'alimentacin y los vestidos. De tal suerte, el trigo
y el centeno proporcionan el pan, la remolacha d el azcar,
la patata su fcula, el lino y camo fibras hilables. En estas
comarcas tiene:su ms natural asiento la agricultura propiamen-
te cereal, con su alternativa de forrajes para alimentar una gran
masa de ganados, produciendo as carnes y pan.
Ms al Medioda, en la zona templada caliente, donde los
frutales salen de sus abrigos para vejetar al aire libre sin ries-
gos, y donde la via domina poderosamente los ms variados
terrenos, v hacindose muy difcil la conservacin de.los pra-
dos; la falta de lluvias mantiene secas dilatadas extensiones,
durante largos periodos, en los cuales la vejetacin herbcea
perece. El cultivo de las plantas anuales tiene, por consecuen-
cia, que limitarse las estaciones hmedas, en los parajes que





31
disfrutan de suficiente frescura y donde la higroscopicidad de
los terrenos permite ms larga duracin vejetativa. Estas cir-
cunstancias se acentan principalmente al Sud de la regin
que invaden el olivo, la higuera, el granado y el moral. En ta-
les climas, las hierbas pierden de su importancia cuanto ga-
nan los rboles. Aqu ya no se pide las semillas ni lquidos
oleosos, ni alcohlicos: el de oliva sustituye al aceite de colza
sus anlogos, y el vino reemplaza ventajosamente la" cerveza.
Bajemos algo ms, para recorrer las costas del Mediterrneo
bordadas por las Auranciceas, que dan los perfumados aromas
del azahar y la frescura insustituible de sus dorados frutos. Es-
ta cohorte de limoneros y de naranjos, entre la cual se insina
con incierto frutear la palmera, anuncia ya el principio de una
vejetacin tropical, exuberante y explndida. El maiz se pre-
senta dando abundantsimas cosechas; el sorgo sustituye la
remolacha; ya son grandes gramneas las que forman la menu-
da familia de esta vejetacin. Pronto los colosos de los rbo-
les pedirn el principal lugar en las zonas yuxtatropical y trri-
da, donde las plantas monocrpicas que no mueran sofoca-
das por el calor, han de mostrarse convertidas'en vivaces, con
mayor desarrollo, ms duras y ms leosas.
La mayor variedad de especies vejetales se muestra al entrar
en las zonas tropical y ecuatorial. Represntase en tales lati-
S tudes toda la gradacin vejetativa, desde las ardientes llanu-
ras hasta los hielos que blanquean en la cima de altisimas
montaas. Arriba, las rojizas tin*tas de las nieves son produci-
das por sencillsimas vejetaciones, como la del Protococus
nivalis, y donde los estrellados copos empiezan desaparecer,
se alzan las gencianas y las saxifragas con sus corolas blancas,
rosadas, azules verdosas. Abajo, aquellas que eran en los
frios sencillas organizaciones, se convierten en helechos arb-
reos y en una porcin de jigantes, cuyos verdes penachos for-
man una elevadsima bveda de hojas debajo de la bveda
azul del cielo. Aqu el trigo no puede ya madurar sus granos;
el maz y el arroz son los cereales aprovechables; la caa de
azcar se muestra con gran superioridad entre las gramneas.
Los rbolespreponderan por completo; la palmera, la higuera
de Indias, el cocotero y las ananas dan en sus frutos la base de
una alimentacin agradable; el Artocarpus incisa, merece el
nombre de rbol del pan por la nutricin de sus productos;
el moral y el algodonero proporciopan materias textiles.
De esta rpida ojeada sobre las influencias de los climas en
la distribucin de las especies vejetales, se deduce que, por
una admirable harmona de las leyes naturales, cada planta tie-





32
ne en la superficie de la tierra una habitacidn apropiada, que
la determina el conjunto de fenmenos meteorolgicos ms
favorables, as como la reunin de las propiedades fsicas que
ms le convienen en los terrenos, forman su estacin vejetativa.
De estos hechos resulta para el agricultor la enseanza de la
imperiosa ley que determina el inters de los cultivos ms ade-
cuados en cada clima y terreno, para que el resultado corres-
ponda al mayor producto de esos factores inmodificables. En
Europa, la agricultura de su zona templada caliente, que pre-
senta en proporcin de partes grandes semejanzas con la zona
yuxtatropical, no puede ser la misma que la agricultura de la
zona templada fria. En la primera dominan los cultivos arbus-
tivos, como el olivo, la vid, el granado, la higuera, el moral
y varios otros; en la segunda tiene su mejor asiento la explota-
cin cereal, con la asociacin de las hierbas. A medida que los
frutos de los rboles van siendo menos sabrosos y menos segu-
ros, las plantas herbceas encuentran natural dominacin; pero
inversamente, cuando las extremadas condiciones de calor y
sequedad de los climas dificulta el cultivo de las plantas anua-
les, hay que fundar en los arbustos las buenas bases de -la
agricultura productiva.
El que cruza nuestras campias en la mitad del verano, des-
de Sevilla Jerez, Crdoba, lo mismo que hcia Granada
Mlaga, tiene ocasin de examinar los efectos que de lo dicho
se desprenden. Los parajes poblados de rboles son verdaderos
oasis de verdes follajes en medio de los inmensos desiertos de
amarillentos rastrojos. En ellos aparece la triste monotona y
el silencio de la muerte, mientras que en las vias reina la ale-
gra y el movimiento del trabajo; en los olivares se disfruta de-
agradable sombra y del confiado reposo de seguras produccio-
nes, y donde se muestran los naranjos, con otros variados fru-
tales, se encuentra el xtasis de una eterna frescura, de em-
briagadoras fragancias y de los ms esquisitos frutos; es la vi-.
da, en fin, de una vejetacin nunca interrumpida.
Despues de las condiciones relativas al clima, es inminente
establecer las que conciernen la influencia de los terrenos.
Todava en este caso se representa en primer trmino la nece-
sidad de cierta dsis de humedad para mantener una vejeta-
cin continuada. La evaporacin de los vejetales leosos es
diferente segn las especies: el naranjo y el peral sufren donde
el olivo y la vid prosperan. Otro tanto podra decirse de mu-
chos -distintos. Por otra parte, la mayora de los rboles cuan-
do se hallan en un terreno excesivamente saturado de humedad
y especialmente cuando no est bien oxigenada el agua que






33
moja sus raices, muestran gran debilidad vejetativa, 6 perecen
si estas circunstancias se prolongan: tanto ms pronto si el agua
estuviese fuertemente cargada de cido carbnico. Los rboles
que.resisten esta accin de los terrenos uliginosos no son
comunes y tienen una organizacin especial.
Dice oportunamente el seor conde de Gasparin, que el em-
plazamiento de las raices de los rboles se forma una pro-
fundidad determinada por la naturaleza del terreno y del cli-
ma, profundidad suficiente para que el vejetal encuentre el
apoyo necesario y el agua aireada que diluya su savia, sirviendo
de vehculo los materiales de su nutricin radicular. Esta
profundidad vara segn las diversas situaciones y segn las
distinta especies arbreas. Precisa quela humedad media del
terreno, durante el curso del ao, se halle la altura corres-
pondiente al buen emplazamiento radicular de cada especie. La
excesiva profundidad de la capa hmeda produce debilidad en
los rboles, por las suspensiones de vejetacin durante los es-
tios, y cuando la humedad queda demasiado superficial, las
raices se extienden someramente, faltando al rbol la conve-
niente firmeza.
No mnos influyen la permeabilidad higroscopicidad de
los terrenos en el desarrollo y vejetacin de los rboles. Los
--terrenos excesivamente higroscpicos, ya sean arcillosos 6 li-
mosos, cuyas partculas ofrezcan mucha tenuidad, les causa
gran dao los rboles, porque la coherencia de las arcillas
dificulta el desarrollo de las raices, mantenindolas en estade
de excesiva humedad, y porque en los limos, la perjudicial
accin de su higroscopicidad se une el deletreo efecto que
producen robando oxgeno las aguas. De la influencia de es-
tas acciones se deduce el buen resultado que producen los te-
rrenos sueltos y porosos permeables, para el desarrollo y
salud de los rboles: en ellos estos vejetales extienden fcil-
mente su sistema radicular, profundidad bastante para resis-
tir los vientos, en condiciones de que sus raices respiren y
absorban los elementos de sutnutricin y en una palabra, lo-
grando el conjunto de acciones ms favorables su frondosidad
y buena produccin.
La influencia del subsuelo es tambien sumamente notable en
la vida de los rboles. A veces los terrenos guijarrosos, secos y
ridos en su superficie, ofrecen una frondosa vejetacin arb-
rea: el misterio debe buscarse en las entradas del subsuelo, cu-
yo buen fondo y conveniente permeabilidad deja extenderse
las raices en busca de la humedad que les falta en la capa su-
perior. Otras ocasiones, los ms frtiles limos, que crian pu-
3





34
jantes cosechas de trigo, no sirven para los arbustos; aquf
frecuentemente la tapa del terreno es de poco espesor, descan-
sando sobre un subsuelo duro y comdacto. Por regla general,
los subsuelos frtiles y sueltos favorecen notablemente los
rbloles. ..
.Por lo dems, la riqueza de las tierras en principos asimila-
bles influye sobre los rboles del mismo modo que sobre la
dams plantas. Una buena.alimentacin produce en todos los
vejetales un lozano desarrollo y mayor longevidad en los vi-
vaces. La pobreza de las tierras, con la incompleta nutricin
que suministran, se revela fcilmente en la languidez vejetati-
va y el manifiesto raquitismo de sus rloles. Los medios de
reponer la riqueza de las tierras, aumentando su. fertilidad, se
encuentran en los abonos, de los cuales es preferible hablar al
exponer las circunstancias peculiares cada una de las espe-
cies de rboles de la familia AURANCIXCEA, cuya descripcin
y cultivo ha de formar el objeto de este libro.

CAPITULO II..
Familia de las Auranciceas.

Esta bella familia botnica, la cual sirve de tipo el naranjo,
es de las que proporcionan mayoies atiactivos de vejetacin y
ms tiles rboles en los pases meridionales.' Se les denomina
tambien .Hesserdeas, por sus frutos carnosos llamados Ifespe-
ridios. Si existe relarelaci presumible entre el nombre de estos
frutos y el del jardin de las Hespridas, sus manzanas de oro
debieron ser naranjas, confirmando la antigedad del cultivo
de tan precioso rbol, que, aunque creado con infinidad de
variadas formas por la esplndida vejetacin del Asia tropical,
lo disfruta aclimatado la Europa desde remotos tiempos en
Crcega; en Sicilia y en el Medioda de nuestra Iberia.
Con verdad dice un galano cronista de la Exposicin.ma-
drilea de 1857, que la magnificencia, de las Aurancidceas, el
lustre y la alegra de su follaje, la blancura y aroma de sus flo-
res, las delicias y bellezas de sus trutos, les dan acaso el. pri-
mado de las plantas destinadas por la creacin embellecer la
superficie del globo.
El mismo escritor aade que Europa debe indudablemente
la civilizacin rabe el cultivo de los grios. En Sicilia se
hicieron extensos plantos de limoneros y de naranjos., Las
Cruzadas tambien parece que lograron la importacin devarie-
dades delicadas. El primer naranjo chino introducido en Eu-





35
ropa, se cree fu traido por Juan de Castro, hacia losalos
r520 6 1548, dand an justa celebridad- al jardin del Conde
-de San Lorenzo en Lisboa.
Italia se distingui y se distingue en el cultivo de estos r-
;boles. De las I70 variedades que ofrece el gnero Citrus en
Europa, los agrnomos italianos describen unas 150 en su te-
rritorio. Los naranjales de Roma y de Florencia disfrutan me-
recida nombrada. En el trio del convento de Santa Sabina,
-en la ciudad eterna, existe un naranjo que dicen fu puesto
por el mismo Santo Domingo hcia el ao 200o. En el monas-
terio de Tondi parece existir otro, puesto por Santo Toms de
'Aquino en 1278. Segun estos antecedentes, la duracin de los
naranjos puede pasar de 600 aos.
En Espaa los tenemos tambien de mucha antigiiedad, se*
gun la tradicin. El llamado del rey D. Pedro I, que existe en
el alczar morisco de Sevilla, se remonta la fecha de 1350
1366. Lo hemos examinado repetidamente, y en el ao 1874
se conservaba un pedazo de tronco carcomido, cuyo sector
'meda la cuerda de om,66; considerada sta slo como di-
metro, supone la circunferencia de unos dos metros. Algunas
ramas endebles ofreca en vejetacin este rbol, y tena un
hijo ramon del grueso ordinario de un naranjo de 20 aos,
. que quiz algun da pasar representar esta tradicin. Es
dudoso que el tronco, que hoy queda incompleto, sea del anti-
guo naranjo, y ms bien es posible que proceda de algin retoo
posterior, persistiendo solo las zuecas del naranjo antiguo, al
,cual la tradiciCn se refiere. El mtodo forzado de podar,
adoptado desde tiempo inmemorial en este jardin, sometido al
sistema de Parterres, hace difcil relacionar nada fijo entre di-
mensiones y edad. No obstante, se puede graduar que la vida de
Seste naranjose eleva ms de 51o aos. Mejor bien cultivados
'se hallan los naranjos del mismo jardin que se atribuyen la
ipoca del emperador D. Carlos I. No estn aprisionados como
.el anterior, bajo terreno enladrillado, sino que se hallan en
tierra libre y cultivada. Tambien se encuentran algo carcomi-
dos sus troncos; pero ofrecen bastante lozana en su ramaje,
con altura de unos 13 r5 metros. Miden la circunferencia
de i m,24 i m,40 y se les puede graduar la edad 340 aos. En
SAndaluca es frecuente hallar naranjos de esta misma y mayor
corpulencia, con mnos edad que los expresados.
Entre otros varios que hemos visto,.son bastante notables
algunos de los que existen en Alcal de Guadaira, en la ribera
izquierda, vertiente al rio de este nombre, propiedad de los se-
ores Portilla. Medida la circunferencia de estos naranjos, ,






36
un metro sobre el nivel del suelo, uno nos ha dado 2 m,50o y
el otro 2 m,6o: estos troncos se hallan ya huecos y anuncian la
antigiedad de dichos rboles, cuyas copas corresponden esca-
samente las dimensiones de los pis.
SMalta'y Npoles se distinguen tambin por sus colosales na-
ranjos, que rinden abundantes y esquisitos frutos. Se cuenta.
de alguno de estos rboles que ha producido treinta mil naran-
jas.. En Mairena del Alcor, hacienda llamada la Huerta Grande,
nos han asegurado que existen dos naranjos, que nombran los
Migueletes, que han llegado dar cada uno 38,000 naranjas.
Sus dimensiones son enormes, y con las faldas que forman sus
pendientes ramos circuyen bastante espacio de terreno.
"Los cidros y limas, deca Herrera, tienen pequea madera:
mas de los naranjos se sacan muy lindas tablas, de bello color, ---
para muy delicadas obras y muy recias, de mucha dura, que
ni se carcome ni hiende."
Es amarillenta, casi blanca, y ordinariamente sin venas; se
hacen con ella objetos de uso diverso, aunque los carpinteros
le achacan ser difcil de trabajar. Puede esto depender de que
las escasas maderas de naranjo que se encuentran en el comer.
cio proceden de rboles muertos, puesto que los vivos se con-
servan cuidadosamente para utilizar sus frutos y sus flores.
Aunque el aprovechamiento de los frutos es el que dA los
naranjos su mayor importancia, el perfume de sus flores, las
propiedades de sus hojas, y las cualidades de sus mismas ma-
deras acrecen su estimacin. La corteza de la naranja es tnica
y excitante, sirviendo para varias preparaciones oficinales. La
infusin de hojas de naranjo constituye un excelente antiespas-
mdico: dice tambien Herrera que las hojas de las cidras pues-
tas entre ropa le dan buen olor y quitan la polilla.
Para anlogos usos calmantes que las hojas se emplea el
agua de azahar, resultante de la destilacin de sus' flores. La
esencia del azahar es adems usada para la preparacin de
muchos cosmticos de tocador. Los frutos que el comercio no
aprovecha para el consumo alimenticio proporcionan la prime-
ra materia para la fabricacin del cido ctrico, industria que
debiera alcanzar un inters principalsimo en Espaa. Aade
an el mismo Herrera. "Oler los limones verdes las cidras:
ayuda mucho contra la pestilencia, y lavndose con lo acedo
de las naranjas la cara ateza el color y quita el pao, y alcoho-
lando con ello los ojos quitan el verdor del hictericia.'
El naranjo, pues, con justa razon, deben celebrarlo los agri-
cultores como lo ensalzan los poetas.






CAPITULO III.
Caractres de la familia y de los gneros comprendidos.

Los vejetales incluidos en las Aurancidceas son rboles 6
arbustos, comunmente lampios y provistos abundantemente
*de glndulas vesiculares llenas de aceite esencial. Sus hojas
son alternas, relucientes, coriceas y persistentes. Cada hoja se
halla compuesta generalmente de 3 7 foliolos imparipinados,
que e el gnero Oitrus y algunos otros se reduce la hojuela
terminal: en estos casos el peciolo es frecuentemente alado,
semejando el aspecto de una hoja trifoliada. Las siete hojuelas
las muestran las especies Glycosmis arboreay Fetonia elefhan-
tuim. Hay adems algunas en que el nmero de foliolos alcan-
S za 13 y r5 en cada hoja, como en la Clausena excavata.
Las flores pueden ser axilares 6 terminales, solitarias, corimbo-
sas 6 racimosas; blancas, rubicundas 6 amarillas y de gratsimo
olor en muchas especies; siempre regulares y hermafroditas.
Cliz libre, acorzado 6 campanudo, 3-5 dentado y marcescente
6 persistente. Corola con tres 6 cinco ptalos anchos por su
base, libres 6 algo entresoldados. Estambres en nmero
igual, doble 6 mltiple al de los ptalos. Pistilo con ovario
multiloculai.
Hesperidio uni-bi-plurilocular. Este hespiridio se constitu-
ye por una gruesa corteza vesiculosa, reunin del epicarpo y
mesocarpo, rodeando un endocarpo formado por delgados ta-
biques membranosos, los cuales alojan en su interior las semi-
llas anidadas en el tejido pulposo comestible.
Espermodermo formando una marcada cupulilla hcia su
-chalaza y rafe. Embrion recto, con la radcula doblada y vuel-
ta hcia la parte superior del hilo ombligo. Cotiledones gran-
'des, crasos y orejudos en su base. Plmula visible.
Espinas axilares en las ramas no envejecidas.
Si bien para el cultivo de los grios ms generalmente utili-
zados no ofrece. primordial inters la clasificacin botnica de
las Aurancdceas y el conocimiento descriptivo de sus ms im-
portantes gneros, los estudios relativos la aclimatacin de
especies nuevas son de gran conveniencia para el agricultor in.
teligente y le abren tiles horizontes para ampliar sus experien-
cias, y en definitiva para hacer ms provechosa su explotacin.
Por esto habremos de hacer ligeras indicaciones sobre dicho
,objeto.
Clasifica Mr. De Candolle las Aurancidceas entre las plantas
'-alamtiforas, enumerando los doce gneros siguientes:





38
r Atalantia. 7 Bergera.
2 Triphasia. 8 Clausena.
3 Limonia. 9 Glycosmis.
4 Cookia. o1 Feronia.
5 Murraya. 1x Egle.
6 Aglaia. I2 Citrus.

CAPITULO IV.
SFislologa y organizacin del naranjo.

Hemos dicho que el naranjo, pasando apenas de los 37 de
latitud al interior de los valles de Andaluca, llega por las cos-
tas del Mediterrneo hasta montar los 420. Este hecho se
subordina las modificaciones que en los climas produce la.
proximidad de las grandes masas de agua, templando las ele-
vaciones los descensos de temperatura. Todo el mundo sabe-
cuanto ms benignos son los climas de las islas y de las costas.
con relacin los del interior de los continentes, que se hallan
sujetos oscilaciones mucho ms extremadas de calor y de fro.
Estas son las circunstancias que ms temen casi todos los r-
boles de la familia de las Auranciceas, que para vejetar al
aire libre requieren normalmente una temperatura media in.
vernal de 90 ioo centgrados, sin descensos inferiores -4o -
Los hechos de resistir el naranjo mayores enfriamientos, nos
parecen fenmenos aislados, poco frecuentes, y sobre todo,
marcando circunstancias inapropiadas para el buen aprovecha-
miento natural de dicho rbol.
Perjudican mucho al naranjo los frios continuados, especial-
mente si penetran la tierra dos 6 tres centmetros de profun-
didad, y ms si fueren acompaados de nieve 6 de escarcha
que daan por su permanencia sobre el rbol. Tambien son de
temer las heladas tardas acaecidas cuando la savia se halla en,
movimiento por el efecto de un deshielo repentino, que altera
y desorganiza los -tejidos, ms intensamente en los vstagos
tiernos y jugosos.
Cuando la temperatura media alcanza la cifra de 50 6 169,
da principio la vejetacin aparente del naranjo, lo que suele
tener lugar en el mes de Marzo. El desarrollo de los nuevos-
vstagos se insina por un blando manojillo de tres hojuelas
con una pequea gemulilla en medio: la hojuela inferior es la.
ms grande y la ms pequea la superior, inmediata la ge-
mulilla; de la cual, siguiendo el desarrollo, broaota otra hoja
llevando en su axila nueva gemulilla. Se realiza este fenmetno





39
creciendo'el cortisimo meritallo-de la hoja inferior, separndo-
se las dos superiores al dibujarse la nueva que se desenvuelve.
Esto hace que siempre exista un aparente verticilo de tres ho-
jillas en la extremidad de los tiernos vstagos. -
Al desarrollarse las pequesimas hojitas que nacen, mues-
tran perfectamente desde luego su peciolo alado, con un dimi-
nuto apndice en su extremidad. As, pues, la'primera forma-
cion de la hoja es la del peciolo y posterior-la del limbo; sola-
mente que ste creciendo con mayor rapidez que el peciolo,
llega pronto igualarle y luego superarle.en magfitud. Un
fuerte hacecillo de fibras del tejido cortical y leoso constitu-
ye el'nervio medio del peciolo y limbo de la hoja, envuelto
en parnquima muy verde 6 cargado de clorofila. Este haceci-
11o de fibras muestra un tejido duro y blanquizco al exterior,
-. con mdula ms tierna y verdosa al interior.
El tallo verde y tierno es un tanto comprimido, insinuando
las mayores dilataciones de sus fibras en los nudos vitales, que
se presentan en disposicin trstica, as como las hojas que los
mismos emiten. En las axilas de cada hoja, que adquiere su
normal desarrollo, se muestra una yema, y junto ella una
espina estipular: veces en los chupones es tan rpido el cre-
cimiento, que no d lugar la buena nutricin de los rganos
primero formados, resultando hojas mucho mayores, al extre-
- mo de tales'ramas chuponas. En este caso suelen faltar las es-
pinas estipulares, donde las hojas no han podido completar su
desarrollo. Al lignificarse los vstagos van redondendose, 6
sea afectando una forma rolliza mejor marcada: sucesivamente
el tejido celular epidrmico se muestra interrumpido por lente-
jillas longitudinales, que se multiplican hasta hacer desapare-
cer la epidermis. Este viene' ser el principio de lignificacin
cortical de los tallos, que despues continan adquiriendo ma-
yor consistencia leosa y endurecindose.
SEl naranjo tiene una robusta raz ramosa, que penetra pro-
fundamente en tierra. Desde el desarrollo germinativo de la
semilla tiende la radcula esta direccin vertical y profinda,
que exige gran atencin de parte de los cultivadores para de-
dicar slo plantaciones de naranjo los terrenos de subsuelo
bien permeable y suelto, 6 convenientemente enmendados y
saneados por medio de caos secos altenores. En este hecho
de la organizacin radicular del naranjo es donde hay que bus-
car la causa del fenmeno, por la cual empiezan- desaparecer
rpidamente cierta edad de 30 6 40 aos las plantaciones de
naranjal, frescas y lozanas hasta el momento que una capa de
subsuelo impermeable y compacta, al par que impide el ulte-




40
rior crecimiento, baa las nuevas races en un exceso deihu-
medad altamente nocivo, que concluye por matar el rbol. En
otros rboles, como el olivo, en los cuales las races tienden
crecer superficialmente, no existe el mismo temor del acciden-
te indicado, pues el desfondo hecho al verificarse la plantacin
suele ser suficiente para permitir un largo crecimiento, y ade-
'ms las nuevas races se mantienen bastante cerca de la su-
.perficie 'del suelo, aireadas convenientemente y sin alterarse
las funciones de oxigenacin que exigen dichos rganos para
cumplir su.destino.
La florescencia del naranjo requiere una temperatura media
de 180 centgrados: las primeras flores aparecen en el mes de
Abril y contina el fenmeno darante todo Mayo frecuente-.
mente. Esta prolongada floracin forma uno de los mayores
encantos de los pases donde se cultiva tan preciado rbol.
Muestran sus flores en ramas secundarias y principalmente en
las terciarias; en general, de las formadas el ao anterior. Los
vstagos florecidos crecen, produciendo nuevas yemas y ra-
millas que han de florecer la siguiente primavera, al par que
muestran dorados frutos, los cuales pueden durar ms de un
ao sin desprenderse del pednculo. As, en este momento,
recrea agradablemente el rbol con la visualidad de tres bell-.
simos colores, verde, oro y blanco y extasa con la deliciosa
fragancia del azahar. Donde la utilizacin de este perfume cons- .
tituye extenso ramo de comercio, se grada, trmino medio,
que un naranjo de buena edad y desarrollo puede dar unos
diez kilgramos de flores. \ .
En cada corimbo de estas flores, pasado el despojo, selen
no quedar ms que dos, tres 6 cuatro ovarios lo ms, y es
frecuente que uno slo llegue su completa evolucin de fruto:
comestible. Este ovario es policarpelado, presentando de siete
doce celdillas pulposas y polispermas. En cada celdilla se
observan unidos los vulos al ngulo interno, por placentas
axilares, mientras que la superficie opuesta 6 parietal se halla
recubierta de pequeas vesculas clulas verdosas y alarga-
das que se multiplican sucesivamente hasta llenar la cavidad
del fruto, medida que el ovario se desarrolla, cambiando de
color y formndose en su interior jugos spidos, que llegan ..
constituir el tejido pulposo y tierno, sea la parte comestible
de la naranja. El desarrollo de los vulos es ms rpido que
dicha multiplicacin de clulas, operada durante el desenvol-
vimiento del pericarpio, por lo cual se advierten las semillas de
su tamao definitivo ntes que el fruto haya adquirido el vo-
lmen correspondiente, y ntes tambien de insinuarse el carm-





41
bio de coloracin, que empieza cuando la naranja deja de cre-
cer. Mintras el crecimiento del pericarpio se realiza, ste es
fuertemente verdoso y abundante en. clorofila su epicarpo,
blanquizco en sus partes del mesocaipo y endocarpo. Las c-
lulas verdosas del tejido pulposo van aclarndose medida
que se llenan de jugos, hasta que adquieren el color dorado
del epicarpo, cuando ste lo manifiesta en la corteza.
En el fruto maduro, que ya en Noviembre suele haber re-
corrido todas sus fases de desarrollo, cada celdilla slo presen-
ta de tres una 6 ninguna semilla, pendientes de sus placentas
axilares.
Desde que tales semillas adquieren su tamao normal, se
pueden distinguir en ellas dos membranas bien distintas, del-
gadas y blancas al principio, y posteriormente la exterior 6
t. lesta gruesa y coricea, y la interior 6 endopleura ms fina y
morena, recubriendo la ltima un albmen, tambien blanquizco
al principio, y despues verdoso y amargo. Este albmen es tier-
no y carnoso, dibujndose en su vrtice el embrion 6 grmen,
con su plumilla y cotiledones del mismo color que el albmen.
Tales son" las condiciones de vejetacin y organologa de
mayor inters en este rbol. Ahora concluirmos este captulo
consignando trminos aproximados de las partes constituyen-
tes de sus frutos. Nuestras observaciones se refieren nicamen-
te la naranjafina valenciana y la basta murciana. Separa-
da la cscara, la pulpa con sus membranas endocarpicas y las
semillas, nos han dado (i) las proporciones siguientes:

NARANJA FINA VALENCIANA. Gramos.
Cscara (epicarpo y mesocarpo).................... 30
Naranja mondada (pulpa jugosa y endocarpo)........ 33
Semillas (en nmero de rS)-........ .............. 4

Peso total..................... 167

NARANJA BASTA MURCIANA.
Cscara (epicarpo y mosocarpo) .................... 1oo
Naranja mondada (pulpa jugosa y endocarpo) ......... I6r
Semillas (en nmero de 19) ........................ 6

Peso total................ 267

(i) Observaciones hechas con naranjas cogidas de los rboles en el mes
de Diciembre.






La proporcin por too de peso, resulta de este modo:

NARANJA FINA VALENCIANA. Gramos.
Cscara .............. .................... .... 7,96
Naranja mondada........................ ..... 79,64
Semillas ........................................ 2,40

100,00

NARANJA BASTA MURC[ANA.
Cscara .................................. ..... 37,45
Naranja mondada ............................ 60,30
Semillas ........ ... ......................... 2,25

100,00

Aun conviene establecer que en la naranja fina valenciana,
por cada 1oo partes de pulpa fresca, resultan 22,55 de corteza
y 3 prximamente de semillas. En la naranja basta murciana,
por las ioo partes de pulpa en el mismo estado, existen, 62,10
de cscara y 3,73 de semilas.
Los mismos datos observados permiten deducir el peso de
i67 kildgramos para el millar de tales naranjas finas, y el de
267 para igual nmero de naranjas bastas.
Concuerdan mucho estos resultados con los trminos medios
de pesos que vemos consignados por D. Vicente Lasala y Pa-
lomares (i), de Carcagente (provincia de Valencia) y de Bu-
rriana (provincia de Castelln). Son estos, por millar de naran-
jas, como sigue:
EN CARCAGENTE. EN EUPRIANA.
Marcas. Kil6gs. Clases. Kilgs.
N! 6...............266 .................... 190
N? 5................ 224 2a................... 173
N? 4 .. ... ..... ... 190 3 ...................... 153
N? 3. ...... .... .... 173
Sin embargo, advierte que el peso medio general debe gra-
duarse en 140 kilgramos por millar, creyendo sea por la na-
ranja que se coge menos desarrollada.
S(i) Memoria sobre la fodiducciny el comercio de la naranja en Espaa.
Cuadro nm. 2.-Valencia.-1873.





43
CAPITULO V.

Terreno.

Las principales cualidades que avaloran los suelos para plan-
taciones de naranjos y sus congneres son: permeabilidad, fres-
cura y buen fondo. Reunidas las tres condiciones expresadas,
no importan gran cosa algunas diferencias de composicin; lo
cual explica el observarse hermosos y prsperos naranjales en
terrenos de muy variada naturaleza. Sin embargo, no es du-
doso que merecen preferencia los limos sueltos, y en general,
las tierras francas fertiles. Solo como ejemplo de algn inte-
rs citaremos la proporcin de componentes reconocidos, por
levigacin en una tierra de frondosos naranjos en la vega del
SGuadalquivir, provincia de Sevilla.

Arena........................ .... 43
Arcilla.................. ........ .. 3
Sales calcreas ....................... 15
Materias orgnicas.................... 1

TOTAL..................... 100

Pero al lado de este ejemplo podramos citar algunos otros,
en los cuales sin notables diferencias en la composicin del te-
rreno, la vida de los naranjos dejaba percibir desfavorables
condiciones, producidas por diversas propiedades fsicas. Al-
guna mayor tenuidad en las partculas arenosas ms conside-
rable proporcin del calcreo pulverulento, eran suficientes
originar profundos cambios en el aspecto de la vejetacin de
estos rboles.
Fciles de explicar son estos hechos relacionados con la ten-
dencia profundizar que ofrece la raz del naranjo, el que por su
misma organizacin no slo exige un suelo de bastante espesor,
sino que tambin y simultneamente las cualidades de porosi-
dad, en general de permeabilidad, que d fcil acceso al aire,
lo mismo que paso al agua, para que las funciones respirato-
ras de las pequeas raices, situadas gran profundidad, pue-
dan cumplirse sin obtculos. De tal suerte, un suelo compac-
to demasiado higroscpico produce anlogos efectos daando
el desarrrollo y la vida del rbol.
La condicin de frescura que, por otra parte, exigen los
agrios, reclama la existencia de un subsuelo que no deje esca-
par rpidamente la humedad, pues de lo contrario sera forzoso





44
atenderles con riegos demasiado frecuentes, que podran ha-
cer costoso el cultivo. Pero se comprende que un subsuelo de-
masiado impermeable, llegase producir efectos anlogos los
de las tierras excesivamente higroscpicas. En los casos de
presentarse alguno de estos defectos es cuando se halla ms
indicada la preparacin del terreno, por medio de atenores 6
caos secos.
Las observaciones que llevamos hechas, se hallan por lo de-
ms, enteramente conformes con lo que indica la mayora de
los agrnomos respecto dicho asunto.-El conde de Gasparin
dice que los rboles de esta familia prefieren una tierra media-
namente suelta y fresca, sin ser hmeda, y por su parte, Mr.
Boitard recomienda especialmente las tierras francas para este.
cultivo. Tenemos la persuacin de que serian superiores los
resultados que se obtuviesen del naranjo, si hubiera mayor cui---
dado del que e's costumbre en la eleccin de los terrenos que se
dedican esta clase de plantaciones. El auxiliar del riego sue-
le ocultar defectos que solo aparecen en circunstancias determi-
nadas, cuando los remedios que se procuran son tardfos ine-
ficaces.
En los comentarios al Herrera (i) encontramos bastante con-
firmadas nuestras apreciaciones acerca de los suelos concer-
nientes al naranjo. Dice de este modo: "Adems del tempe-
ramento, es preciso tambin elegir un terreno apropsito para
los que se cultivan en grande, pues de lo contrario los atacan
muchas enfermedades. El ms anlogo su constitucin y,
por consiguiente, en el que mejor prueban, es aqul que, ade-
ms de bastante sustancioso y frtil, es tambien algo ligero y
de modo que deje filtrar y escurrir la humedad para qne nunca
llegue encharcarse: en una palabra, el terreno que se com-
ponga de marga arenisca, 6 de una arcilla ligera cargada de
arena, es el ms adecuado para el culivo en grande de los na-
ranjos, limoneros y dems plantas de este gnero; pero an as,
deber abonarse con estircoles repodridos y pasados. La ar-
cilla compacta y las arenas puras son contrarias su vejeta-
cin: en la primera se estanca el agua, se embalsa en el raigam-
bre, y la sobrada humedad suspende la fermentacin necesaria
para que se perfeccione el jugo nutritivo; se alteran las races
capilares por falta de la.debida elasticidad, pasa el contagio
las mayores, y corriendo por ellas un jugo cueo y desustancia-
do, altera pronto el color de las hojas, las cuales se vuelven
amarillas y se caen, los ramos se secan, y al fin muere la plan-

(i) Edicin de i818, Tomo II, Pg. 307.





45
ta. Para su remedio rio queda otro arbitrio que abrir zanjas,
desaguar el terreno, cortar las raices daosas y abonar la tierra
con algo de cal, fin de que facilitando la evaporacin, coad-
yuve al restablecimiento del rbol; si los dos meses 6 poco
ms no se viese en las hojas el verdor que les es propio, puede
arancarse la planta,. pues es seguro que no alcanz el remedio,
y que probablemente no servir otro alguno."

CAPITULO VI.
Riegos.
Sobre este punto el comentarista al captulo 32 de Herrera
"dice: "Aunque todos los rboles de este gnero aman el riego,
tanto que sin l no pueden prosperar, tambin les daa cuando
no se grada con el mayor rigor, arreglndose las circunstan-
cias de la estacin, situacin y calidad de la 'tierra; de modo
que, por un timino medio, y contando con el terreno que con-
viene la vejetacin de estas plantas, bastar regarlos de vein-
te en veinte das en verano, siendo el riego de pi, y nada en
otoo invierno: si la tierra es algo compacta puede regarse de
tarde en tarde; pero si es ligera lo necesitan ms menudo."
Segn Boitard, el naranjo exige riegos abundantes durante la
S vejetacin, sobre todo al florecer, y muy. moderados en invier-
no. Este autor se refiere al cultivo forzado.
Mr. Moll dice que en Argelia se riega cada ocho das, em-
pleando 20o metros cbicos de agua por hectrea: las hojas
amarillean si los riegos son demasiado frecuentes y exceden las
necesidades del rbol.
En Niza se riegan los naranjales cada semana si se hallan en
tierras arenosas, y con intervalos de quince das los situados en
terrenos compactos: el agua debe poseer una temperatura algo
elevada, cuyo efecto depositan en albercas los cultivadores
de dicho pas las procedentes de los torrentes alpinos, para em-
plearlas sin peligro despus de reposadas y calentadas.
Hablando de los riegos de estos rboles en Calabria y Sici-
lia, dice el profesor de la Universidad de Pisa, Sr. Caruso, que
la temporada de regar dura desde Mayo Septiembre, con in-
tervalos de siete quince das cada riego, y no mayor fin de
que no padezca la planta. Grada que en un riego necesita reci-
bir cada pileta 6 alcorque del bergamoto unos 320 litros de
agua: teniendo en cuenta lo que se desperdicia por evaporacin
y filtracin de las acequias, y que habiendo 500oo rboles en la
hectrea, resulta el consumo total de j60 metros cbicos de
agua por riego y superficie de la hectrea, un poco escasa nos





'46
parece la cantidad indicada, aunque las cortas dimensiones de
los rboles que hace referencia explican el hecho. Adems,
recomienda como horas preferentes para estos riegos desde las
cinco las diez de la maana.
SEn general, el grado de humectacin que adquiera la tierra
debe ser suficiente mantener las hojas del naranjo tersas y dere-
chas, sin torcerse, aunque sin abusar del beneficio del riego que
excediendo de lmites prudentes podra llegar hasta ser daoso.
En Sevilla los riegos de naranjales no suelen empezar hasta
Spasado el despojo de la flor, habiendo bastantes prcticos que
recomiendan no dar principio regar hasta el mes de Julio:
aseguran stos que los riegos de Junio y meses anteriores casi
siempre perjudican. Se comprende, no obstante, que en esto
conviene arreglar el procedimiento las circunstancias de
mayor 6 'menor sequedad de la primavera. Empezados los
riegos, continan despus todo el esto, cada diez 6 quince das,
segun los terrenos, hasta que se presente la otoada, en cuyo
momento deben suspenderse.
Graduamos que en cada riego de naranjal en Sevilla no ha
de gastarse mnos de unos 300 metros cbicos de agua: existe
la creencia, que no juzgamos infundada, de que los riegos deben
ser copiosos y abundantes, en arreglada proporcin la elevada
temperatura de aquel clima y permeabilidad de los terrenos.-
Tampoco es indiferente el mtodo para distribuir los riegos:
el sistema frecuentemente empleado por medio de regueras y
alcorques 6 piletas, ofrece, en nuestro concepto, graves. incon-
venientes, por depositar al pi de los rboles un exceso de agua
bastante daoso al cuerpo de las raices principales, al par que
deja las capilares 6 cabellera sin humedad suficiente, por que-
dar secos los intermedios del suelo entre las regueras. Tiene en
su favor dicho sistema el consumir menor cantidad de agua, y
ser por consiguiente ms econmico, por lo cual las modifica-
ciones merecen reflexivo estudio; pero por lo menos seria :con-
veniente ensayar y calcular los beneficios que se obtuviesei. de
.extender el agua'en los riegos mojar casi toda la superficie,
para que el grado de humedad fuese ms uniforme y mejor
aprovechado por las pequeas raices.
CAPITULO VIL
Multiplicacin y desarrollo.
Los rboles de esta familia son fciles de propagar por mul-:-
tiplicacin natural 6 siembra,.y por multiplicacin artificial de
acodo y estaquillas, un sirviendo para este ltimo mtodo los





.47
Vstagos tiernos de consistencia herbcea. En la eleccin de
Unos 6 de otros procedimientos concurren circunstancias bas-
tante variables, lo cual explica el que existan diversidad de pa-
receres ,entre. los prcticos. En lo general la siembra de las
pepitas de naranjas 6 de limones proporciona rboles ms
robustos y de mayor duracin; pero la lentitud de su desarrollo
hace preferir en muchas ocasiones, como indica Fischer, la .
plantacin por renuevos 6 chupones de los que producen estos
rboles en el esto, acelerando por tal medio la produccin de
frutos. Estas condiciones son precisamente las que caracterizan
en la mayora de circunstancias las ventajas y los inconvenientes
de ambos mtodos, cuyos detalles expondremos con separacin.
Siembra.-La poca ms oportuna de verificar esta opera-
cin es en el mes de Abril, cuando la 'temperatura media de
Sla atmsfera sea de +, 18o centgrados. En tales circunstan-
.cias de temperatura y humedad convenientes, las pepitas del
naranjo germinan en menos de quince das. Prefirense para
estas siembras,- en Sevilla y muchos otros puntos, las semillas
de la.naranja agria, que se desenvuelven con mayor facilidad,
ingertando despus los arbolillos obtenidos de este modo. Ase-
gura, no obstante, Riso (i) que las plantas procedentes de pe-
pitas del naranjo chino, aunque de lento crecimiento, son de
pi ms robusto y resisten mejor los fros; dando luego, al
llegar la edad de fructificar, muy abundantes frutos de exce-
lente calidad y fina cscara. Dicen que en Portugal lo verifi-
can de este modo bastante frecuentemente, obteniendo rboles
que crecen muy pronto, llegando buen desarrollo y fructi-
ficacin en siete ocho aos; habindose observado que re-
sisten mejor las intemperies que los ingertos.
,En Italia es mtodo bastante comun el preparar las semillas
lavndolas en agua: este efecto se cortan las naranjas 6 los
limones en la primavera y se echan las pepitas en un barreo,
donde se lavan bien hasta privarlas de su viscosidad. Segui-
damente se esparcen las pepitas en el semillero, conveniente-
mente preparado, cubrindolas con mantillo mezclado de tie-
rra menuda. Tinese despus la precaucin de escardar mano
y regar frecuentemente el semillero. A la primavera siguiente
se trasplantan los arbolillos vivero, espacindolos 25 6 3o
centmetros. Aconsejan algunos despuntarles la gua al verifi-
-car este primer trasplante; pero creemos que esta operacin es
perjudicial en tales rboles, y que debe dejarse integro el brote
terminal. El plantel debe seguirse cuidando con las escardas

(i) Historia natural de los naranjos .





48
y riegos necesarios, despuntando los brotes laterales ms bajos,
pero siempre distancia de 2 6 3 centmetros de su insercin.
Mtodo y cuidados anlogos son los empleados en Sevilla
para estas siembras y planteras, las cuales suelen ingertarse de
escudo ojo durmiendo los cuatro 6 cinco aos, conservn-
dolos otros cuatro cinco ms en el vivero: as la plantacin
Sdel naranjo agrio ingertado se acostumbra efectuar los ocho
diez aos de la siembra.
Describiendo Boitard el mtodo jardinero empleado en Pa-
rs para multiplicar el naranjo, dice que la siembra debe ha-
cerse en Marzo 6 Abril, en cajoneras 6 en tiestos colocados en
cama caliente bajo campanas de cristal. Indica preferir las pe-
pitas del limn agrio, por que proporcionan patrones ms de-
rechos, ms vigorosos y de rpido crecimiento. A la primavera >.
siguiente separa los arbolillos nacidos para poner cada uno en
tiesto mayor, de 5 6 pulgadas de dimetro. A los dos 6 tres
aos del trasplante recomienda aplicarles el ingerto herbceo.
De este modo deja bajo campanas de cristal los que quiere
obtener enanos, que florecen al segundo 6 tercer ao de in-
gertados.
Nuestro estimado compaero D. Enrique Martn S,- Bonisa-
na, en una excelente Memoria que ha publicado sobre el
Estado actual de la agricultura en la irovineia de Castellon, dice
acerca de la propagacin de.los naranjos:-"Se hacen semille-
ros resguardados del viento Norte, 6 en cajones dentro de las
mismas casas, mezclando la tierra con suficiente abono; en
Marzo 6 Abril echan la semilla, cubrindola con una ligera ca-
pa de tierra suelta y regando alguna vez; los 30 6 40 das
nacen las plantas, aclarando por Octubre y escogiendo las ms
crecidas para llevarlas al plantel, bien abonado y labrado en
camellones, que se riega acto seguido; en Febrero concluyen
de trasplantarlas todas, permanecieiido en el vivero hasta Mar-
zo del ao siguiente, que se ingertan de escudete, dejndolas
hasta el invierno prximo, poca en que pueden ser trasplan-
tadas definitivamente."
Afultplicacion for estaca.-Segn Gasparin, este mtodo es
muy usado en Cerdea y en Sicilia, consistiendo en tomar lar-
gas ramas chuponas, producto de la vejetacin estival, para
hacer.dicha plantacin. Esta se verifica en Noviembre 6 Fe-
brero, permitiendo obtener naranjos francos de pi y de la va-
riedad que-se desea. Boitard combate este procedimiento por
dar lugar, lo mismo que el acodo, producir rboles ms d-
biles y de ms corta duracin. Fischer, como antes se ha indi-
cado, dice que en Valencia prefieren acelerar la produccin





49
plantando los nuevos cuyo efecto eligen los que ofrecen unos
3 centmetros de dimetro, ingertndolos al invierno, siguiente
de laplantacin, la altura de o1 centmetros sobre la saperfi-
cie del terreno. La costumbre de ingertar en este caso creemos
dependa por ser los elegidos vstagos renuevos de limone-
ros; pero ciertamente podra omitirse-esta operacin con esta-
quillas directamente cogidas de los naranjos.
Acerca del mtodo para efectuar la operacin, son intere-
santes las observaciones que hace el Sr. Girolamo Caruso, di-
rector del Instituto agrario de Pisa, en un reciente escrito pu-
blicado sobre el cultivo del bergamoto. Dice que al principio
de la primavera, cuando las yemas se preparan para brotar,
se cortan las estacas del limonero dulce, eligiendo para ello ra-
mas bien yemadas, que se hallen en desarrollo de uno dos
Saos. Deben cortarse de la longitud de unos 40 centmetros:
al plantarlas se entierran hasta su mitad prximamente. El
terreno del plantel debe estar convenientemente preparado, y
aconseja sealarlos en cuadro de 25 centmetros de lado. He-
cha la plantacin, al marco que resulta poniendo una estaca
en cada vrtice de los cuadros, debe regarse oportunamente y
conservarse limpia de malas hierbas. Al cabo de dos aos los
plantones alcanzan casi la altura de un metro y se pueden tras-
plantar de asiento.
- Ingerto.- La prctica en el cultivo de estos rboles ha de-
mostrado que el mejor ingerto es el que se les aplica en fin de
verano, 6 sea en lenguaje usual, el de escudo ojo durmiendo.
La operacin se efectua del modo corriente, y con las precau-
ciones que requiere la ejecucin de dicho ingerto en toda clase
de rboles. dejando sin desmochar el patron: en la primavera
siguiente se exarrinan los que van prendidos y dispuestos
brotar, cortando la gua 6 copa del rbol por cima del ingerto.
Por lo dems, queda indicado que en algunos puntos pre-
fieren poner naranjales de plantones sin ingertar, obtenidos por
la siembra.de las pepitas del naranjo- chino; asegurando Gas-
parin que la prctica de Setuval ha demostrado dichos cul-
tivadores portugueses la incontestable superioridad de los na-
ranjos as conseguidos. Aade que los nararjos ingertados
crecen lentamente, tardando quince 6 veinte aos en llegar
ser rboles, y que frecuentemente suelen quedar muy sensibles
la accin de los meteoros. Partiendo de estas observaciones
podra creerse que, tanto el ingerto como los dems mtodos
artificiales de multiplicar el naranjo, slo merecen preferencia
para conservar ciertas cualidades de variedad. Ciertamente es
punto el expresado que convendra esclareciesen los prcticos
4





50
de los paises donde los naranjos, limoneros, cidros y dems
congneres, forman uno de los ms importantes productos de
sus cultivos. De todos modos, creemos que han de hacer falta
experiencias comparativas directas para fijar tiles deducciones
fisiolgicas.
Recientemente, en el ao ltimo (1878), hemos adquirido
noticias que confirman la opinin de ser preferible la siembra
de las pepitas de naranja dulce. Debemos insistir, por conse-
cuencia, en que se hagan ensayos de este mtodo de propa-
gacin.
CAPITULO VIII.

Plantaciones.

El terreno que haya .de ponerse de naranjal debe irse prepa- .
rando y labrando convenientemente, siquiera con un ao de
anticipacin, cuyo perodo de tiempo no es perdido si durante
el mismo se cultivan raices 6 tubrculos que exijan remover
profundamente la tierra, compensando con sus productos los
gastos de las labores. Las tierras explotadas de huerta por algn
tiempo se hallan en.muy buena disposicin para poner agrios,
con cortos gastos y poco trabajo. En los suelos arcillosos,
6 en general demasiado higroscpicos, conviene el saneamien-
to por medio de atenores 6 caos secos, que enjugan la tierra -
de las ms prolongadas humedades, mantienen la capa veje-
tal en excelente estado de aireacin y de temperatura, y sus
buenos efectos en el lozano desarrollo de muchos rboles, se
hallan plenamente demostrados.
Cualesquiera que fuesen las circunstancias y naturaleza de
los terrenos, durante el verano anterior la postura, se deben
conservar secos, sin aprovechamientos de riego; utilizando el
perodo de calor para prepararlos con un buen desfondo 6
agostado. Si antes del endurecimiento de la corteza del suelo,
en Mayo 6 Junio, si hubiere hecho un labor de arado 30 6
36 centmetros de profindidad, en el mes de Agosto conviene
ultimar el trabajo con una cava que llegue 15 6 20 centmetros
de mayor hondura, y en total 50 centmetros prximamente.
Con esta cava se va limpiando de races la tierra y dejndola
en el mejor estado. Si an quedaren luego terrones, conviene
desterronar, y por ltimo, dar und 6 ms pases de grada para
allanar perfectamente, procurando concluir tales operaciones
ntes de las lluvias de otoo.
El sealamiento de los hoyos se debe practicar de seguida,
determinando para ello la distancia y disposicin, que deben





St
tener los rboles en la postura. Hablando de la distancia, el
conde de Gasparin dice que lQs naranjos en espaldera se pue-
den poner 2 metros, y al marco de 6 en la plantacin todo.
viento. Esto se halla directamente en relacin con el desarrollo
natural de los rboles en cada localidad y con la altura que
-se les deje crecer. En Sevilla el marco es frecuentemente de 8
metros de distancia entre los rboles y ciertamente no parece
excesiva: en comprobacin basta observar que as los naranja-
les quedan poco ventilados, sobre todo cuando alcanzan el'
trmino'hormal de su desarrollo, en cuyo momento llega ser
tal la espesura del ramaje, que l terreno se mantiene total.
Tient en sombra, sin el beneficio de-un rayo de sol. De aqu
se originan frecuentes enmohecimientos en las ramas, desen-
volvindose sobre las mismas una abundante vejetacin par-
sita, y que tengan lugar en el terreno lentas descomposiciones
mantillosas, las cuales baan en cido carbnico las races,
impidiendo su necesaria aireacin. No creemos exagerado
recomendar que donde el naranjo llega buena corpulencia,
como sucede en Andaluca baja, debe aumentarse el marco
hasta la equidistancia de 9 o1 metros.
A los 8 metros de distancia, acostumbrados en Sevilla, re-
sultan 156 naranjos por hectrea, puestos en marco real. Al
marco de 6 metros, usado en algunas zonas de Valencia y Cas-
tellon, corresponden 276 rboles en la misma superficie. El Sr.
Caruso dice, con referencia Italia, que se ponen los agrios
la distancia de 4m,53 5 metros, quedando'poblada la hectrea
con 400oo 450 rboles.
Respecto la disposicin indica el mismo profesor que la
de poner cuadro perfecto la considera poco conveniente la
buena ventilacin del naranjal: en tsis general pensamos del
mismo modo en este asunto, parecindonos preferible. la pos-
tura al tresbolillo trigona, que permite aprovechar mejor el
terreno y distribuir distancias exactamente iguales todos los
rboles. Basta considerar que en el marco 8 metros, resultan-
do al cuadrado 156 naranjos, en plantacin tringulo equil-
tero 6 tresbolillo s obtienen 72 rboles por hectrea, sin per-
judicar el buen desarrollo del naranjo.
Sealados los hoyos, no se debe tardar en abrirlos, cuando la
humedad 6 tempero del terreno permita efectuar sin mucho
trabajo la faena. Deben hacerse dichos hoyos de un metro de
profundidad y otro tanto en cuadro. Ocioso parece advertir
que la tierra de la superficie conviene dejarla en lado distinto
que la del fondo, para que la primera ocupe sitio inferior, junto
las races' del naranjo, al hacerse la plantacin. La poca





52
preferible para hacer sta es el mes de Febrero, cuando ms:
aletargada se halla la vejetacin de estos rboles, cuyo mo-
mento anuncia la disposicin caer la hoja antigua, y ntes
que el nuevo brote se insine. Para las posturas algo conside-
rables deben elegirse plantones de 8 io aos de edad, que
pueden resistir mejor los accidentes imprevistos y ofrecen la
ventaja de ponerse ms pronto fruto. Dichos plantones es
bien sabido que deben sacarse y trasladarse con cepellon, re-
cubierto con empleita y atado segn corresponde: los que se
sacan de vivero, cuya tierra fuere algo compacta, permiten ul
trasplante ms seguro y de mejor resultado. Para colocar el
planton debe formarse en el hoyo un asiento de unos 30 cent-
metros de la tierra superficial; despues se sienta el cepellon
encima, rellenndolo por todos lados con una mezcla de tierra
bien fina y sobre unos 20 30 kilgramos de estircol repo-
drido; se puede concluir de llenar el hoyo con la tierra restante,
por ms que en jardineria se suelen tomar mayores precaucio-
nes, que en grande escala saldran demasiado costosas. Entre
las precauciones sencillas de efectuar y que conviene tener
presente en estos traplantes, se halla la de no enterrar los na-
ranjos mayor profundidad de la que estaban en el vivero.
Tambin el desmoche dela copa es operacin imprescindible
para asegurar esta plantacin, aunque el traslado delos naran-
jos se haga con los mayores cuidados.

SCAPITULO IX.

Cuidados y labores.
En los climas apropiados para el cultivo de estos rboles, las,
nuevas plantaciones apenas exigen otros cuidados que los de
mantener'limp:a y mullida la tierra y el de conservarla en
oportuno estado de frescura por medio de riegos. Cuando el
clima no es tan favorab'e como en algunos puntos de Portugal,
crian los naranjos protegidos por cortinas de laureles cipre-
ses. Anlogamente podian emplearse los eucaliptus y otros
rboles de rpido crecimiento. El cultivo del maz, frutos
de tierra, como las cucurbitceas, y varias plantas leguminosas,
no perjudican las planteras de naranjo, en sus primeros pe-
rodos, con tal que se deje un espacio circular de un metro de
radio al rededor de cada tronco; de este modo,,los aprovecha-
mientos de los cultivos herbceos permiten cierta economa en
la crianza del rbol. Cuando su sombra va impidierdo el buen
desarrollo de las plan-tas menores, entnces debe prepararse





53
,definitivamente el terreno de la plantacin, disponindolo segn
la forma que ms convenga, atendido el desnivel y dems cir-
cunstancias. Frecuentemente esto sucede al sexto ao de la
postura 6 trasplante, en rboles de 15 x6 aos de edad.
La principal labor del naranjo y dems agrios conviene
darla fines de invierno, por Marzo, cuando los frios no fueren
de temer; entnces es oportuna una cava general de 30 cent-
metros de hondura prximamente, y deben renovarse las pile-
tas alcorques. Este es el momento oportuno de estercolar, lo
cual se hace extendiendo el estircol'al rededor de los rboles,
en zona de uno dos metros de radio, y ntes de dar la labor,
para dejar envuelto el estircol al efectuarla. Hacia fines de
Mayo se da la segunda labra, con la cual se dispone el terreno
para el riego, limpiando de hierba y renovando las piletas, y
- formando las tablas y regueras en que se haya de extender el
agua. En Agosto hace falta una bina, y rebinar en Septiembre
: Octubre.
Se facilitan las labores, con indudable economa, haciendo
uso de buenos arados para el laboreo de los naranjales.
Es conveniente adems el uso de la grada en el laboreo de
los naranjales, empleando este instrumento despues de cada
aradura 6 labor ms profundo. Se desmenuza la capa superficial
del suelo con tal trabajo, se reune y recoge la broza de raicesy
malas hierbas, y, en una palabra, se deja la tierra en ms perfec-
to estado de cultivo, favoreciendo la vejetacin de los rboles.

CAPITULO X.

Poda.

Esta operacin en los naranjos debe reducirse mera limpia
-6 escamonda, la cual se verifica en primavera, cortando las
ramas tortuosas, los brotes endebles, las ramas dbiles y las que
embarazan 6 nacen mal dirigidas, obstruyendo el interior del
.rbol: tambin se suprimen las espinas de los rboles jvenes,
en los que stas son ms numerosas y podran picar los frutos,
originndose con ello su alteracin. En lo general, el naranjo
siente mucho los cortes, por lo que las podas deben limitarse
ila bena direccin del rbol, haciendo la operacin todos los
aos, antes de insinuarse la nueva vejetacin de dichos rboles
en la primavera.
Boitard dice que no hay dificultad en someter los naranjos
una poda regular, dndoles la forma de bolas 6 abanicos. El
ejemplo que conocemos en los resultados de estas podas rigu-





.- 54.
rosas, para forzar tales rboles una direccin determinada, es
el de las espalderas de naranjos que existen en el rgio alczar
morisco de Sevilla, las cuales cuentan muchos aos y se hallan
en el mejor estado.-Los despuntes 6 deslechugados que se veri-
fican cuando ya los brotes van desarrollndose, pueden ser de
mucha utilidad para favorecer el objeto de la poda, evitando
muchos cortes que seran precisos en la siguiente primavera.
Tambin es de inters rascar con la podadera las ramas que
propenden cubrirse de vejetaciones parsitas, cuando les
falta luz y ventilacin.

CAPITULO XI.

ENFERME'DADES.

Acciones de la atm6sfera y daos externos.

Asunto vago y poco metodizado es el de la Patologa vejetal,
en el cual todava se marcha por vas empricas, pesar de. los
grandes esfuerzos y justos deseos de los agrnomos por formar
un cuerpo de doctrina cientfica. Restos dispersos y no siempre
bien definidos es lo que se encuentra sobre las enfermedades de
algunas plantas, en las obras de agricultura, ordinariamente
como-apndice de cada cultivo especial. Las tradiciones cuen-
tan poco acerca de tal objeto, y as cada da se caracterizan
nuevas enfermedades, que probablemente existiran tambien en
pocas ms mnos antiguas; pero que es forzoso juzgar como
desconocidas, con mayor motivo cuando los medios ms im--
portantes de investigaciones qumicas y micromticas son
relativamente muy modernos.
Entramos, de consiguiente, con inseguro paso en esta ma-
teria, en la que seguramente habrn de quedar bastantes he-
chos inexplicados 6 dudosos por falta de suficientes datos con-
cordados; pero no debemos dejar sin mencin asunto de tanto
inters, y si resulta defectiva la compilacin que nos propone- .
mos, consulanos el que acaso tales noticias agrupadas puedan
servir para mejores y ms seguros esclarecimientos en el por-
venir.
No conocemos tampoco ninguna buena clasificacin sobre
las enfermedades de las plantas, siendo unas anticuadas inad-
misibles, y pecando otras ms modernas por falta de mtodo
razonable. As es que, para el caso que nos ocupa, adoptare-
mos una divisin que nos proporcione al menos cierta claridad
en la forma siguiente: ia Acciones de la atmsfera y de la ,hu-




55.
medad. 2. Envenenamientos. 3* Heridas. 4a Alteraciones radi-
cales 5a Plantas parsitas. 6a Insectos dainos.
Acciones de la atmnsfera y de la humedad.- Las enfermedades
del naranjo, como las de otros rboles, pueden depender de
excesos de calor 6 de fro, de cambios bruscos de temperatura
6 destemplanzas, de meteoros acuosos, como el rocio, escarcha,
nieve, etc., de los vientos y en general de intemperies. Otras
proceden de falta de sobra de humedad en el suelo, dando
por resultado la marchitez en el primer caso, y la clorosis 6
palidez de las hojas en el segundo.
Intemperies.-Los naranjos temen sin duda mucho, ms las
heladas que las elevaciones de temperatura. Daan especial-
-mente los frios los cidros y limoneros, ms que los berga-
motos, limas y pampelmusa, resistiendo sobre todo los naran-
jos grios y dulces. Hacia la extremidad de los brotes tiernos
es donde se advierten ms pronto los efectos perjudiciales de
las bajas temperaturas, despues en la cada de las flores, la
desorganizacin de los frutos, la de las hojas y la alteracin de
ramas, tronco y an races. Los hielos contraen y desecan las
hojas, ennegrecen las flores y haten perder los frutos su bri-
llantez, su aroma y sus jugos, volvindolos amargos y hasta
causando su podredumbre y desarticulacin. Llegan las hela-
das intensas producir daos tambien en las ramas de los na-
Sranjos, que se encorvan 6 se ennegrecen y se agrietan, pu-
diendo ocurrir anlogos accidentes los mismos troncos.
La enfermedad que se origina en-este caso es la conocida
con el nombre de resquebrajadura. La masa.leosa se congela
y aumenta de volmen; al verificarse el deshielo hay contrac-
cin y se producen hendiduras en todo el espesor del cuerpo
leoso, desde el centro la superficie 6 corteza, que tambien
se desgarra. Consecuencias de tal accidente son la ulceracin
de las partes muertas y salida de los lquidos del vejetal, for-
mando gotera y concluyendo por la podredumbre. Para evitar
las consecuencias de estos daos, no hay ms remedio que
cortar lo vivo todas las partes alteradas del rbol, aprovechan-
do el perodo de primavera en que da principio el nuevo brote
de vstagos,ycubrir las heridas de estos cortes con algn ungen-
to 6 emplasto de ingeridores, como indicaremos ms adelante.
En todo caso, conviene beneficiar los naranjos, que han su-
frido tal contratiempo y heridas, abonndolos con las sustancias
ms adecuadas su vejetacin.
La historia de los naranjos en Europa registra algunos gran-
des desastres causados por intensos frios. corno los de 1709, en
que perecieron casi la totalidad de las .plantaciones existentes





56
en las costas del Mediterrneo, segn monsieur A. Du BreuiL
Aade este autor que an los naranjos y cidros de localidades
ms templadas sufrieron hasta el punto de haber sido precisd
cortar los rboles entre dos tierras, para obtener brote vigoroso
de la cepa 6 cuello de la gruesa raz. En 1763 ocurri otra
helada bastante general, aunque menos daosa; pues la morta-
lidad de rboles no fu'tan extensa. Tampoco los caus en
grado tan funesto el riguroso invierno de 1789, apesar de ha-
ber descendido en Niza el termmetro 60 Reaumur.
Las heladas tardas y los cambios bruscos de temperatura
perjudican ms frecuentemente los naranjales, por alterarse
bastante los tejidos de los rboles, consecuencia de la extra-
vasacin `de jugos que tiene lugar al deshielo. Efectos de cam-
bios de temperatura son an los de la nieve y escarcha, cuando
sorprende tiempo despejado despues de tales influencias 'de
humedad; la,viva accin 'de los rayos solares produce repentina
licuacin, y el contacto del agua helada altera los vstagos
tiernos. Para evitar estos daos se aconseja sacudir los rboles
y un formar fogatas, cortas distancias, quemando pequeos
montones de paja humedecida: el objeto es producir espesas
nubes de humo,para moderar la influencia de los rayos solares.
Varias especies, y con especialidad los limoneros y cidros,
ofrecen an distintas alteraciones, por efecto de tales cambios
bruscos de temperatura: esto se atribuye la enfermedad de la
gama, semejante la que padecen otros rboles frutales amigd-
linos. Se recomienda practicar incisiones lorigitudinales cerca
de las partes enfermas, para facilitar la circulacin de fluidos, y
cortar todo lo que se haya daado, cubriendo las hetidas con
ungento emplasto de ingerir.
Insolacidn.-Los rboles jvenes y de tallo elevado presentan
este accidente, que se revela por la separacin de la corteza
del tronco, hasta el punto de secarse y caer tales capas corti-
cales, dejando el leo al descubierto. Determina este dao la
influencia del sol de Poniente desde las tres de la tarde, por lo
general; cuando es muy espesa la savia insuficiente la canti-
dad de agua evaporada al efecto del enfriamiento. Las cortezas
ms calentadas por esta parte se endurecen anormalmente y
no se pueden constituir bien los vasos saviosos: Al ao siguiente
circula con dificultad la svia por -tales puntos y el calenta-
miento es mayor. A medida que estos daos se pronuncian
ms notablemente, llega el caso de desecarse la corteza y caer.
Estos accidentes pueden evitarse disminuirse sombreando
por la parte de Ponierite y cubriendo los troncos por este lado
con cal apagada en mezcla de arcilla, por partes iguales. Esta





57
proteccin conviene durante los ocho 6 diez aos primeros de
la plantacin, Para curar las partes descortezadas, se debe
cortar lo vivo y cubrir con resina.
Humedad atmdsferica.-Aparte de lo que perjudica el exceso
de humedad en la atmsfera durante el perodo de fecundacin
de las flores, se atribuye los rocos abundantes de primavera,
disipados con prontitud, el origen del dao que se conoce con
el nombre de quemaduras, y an tambin la especie de orn 6
roya que ataca las hojas de los naranjos. Las densas nieblas
dan lugar frecuentemente en Niza la enfermedad que all
conocen con el nombrepeteia, la cual se manifiesta por una
mancha rojiza que aparece en la corteza del fruto; despues esta
mancha se va oscureciendo, y el resultado final es la completa
Salteracin de la pulpa. Aunque los efectos de la escarcha y de
la nieve se atribuyen especialmente los expresados cambios
de temperatura, el ltimo de tales hidrometeoros puede perju-
dicar tambin mecnicamente y de un modo anlogo el grani-
zo, que desfigura los rboles y altera los frutos, hasta ocasionar
su podredumbre
Vientos.-El movimiento 6 agitacin del aire obra sobre los
naranjos por su temperatura y estado de humedad, como por
la fuerza de las corrientes, 6 sea por su velocidad: los efectos
que pueden resultar de tales acciones dependen de la situacin
y exposicin de los lugares. Son condiciones que no se pueden
'establecer de un modo general: en ciertos puntos son los vien-
tos ms frios y daosos los del primer cuadrante de N. E.; en
otras partes son ms temibles los del cuarto cuadrante, del
N. al O. Ordinariamente todas las extremidades de los tiernos
brotes que estn expuestos la acin de un viento frio y seco
se desecan rpidamente. Los tallos de algunas especies, como
son el naranjo agrio de fruto corniculado y el de fruto surcado,
el limonero de fruto rayado y an otros, segn Du Breuil, se
hienden longitudinalmente, bien causa de la contestura de
su madera, 6 bien por efecto de la dilatacin de los fluidos
interiores. Los vientos ms 'templados, del segundo y tercer
cuadrante, daan su vez por la impetuosidad con que se
*dejan sentir de ordinario en el Medioda de Europa, tronchan-
do y'desgajando ramas, etc Estos accidentales perjuicios solo
se remedian como las heridas y lesiones externas de que luego
hablaremos.
Marchitez.-Cuando falta humedad en la tierra, hallndose la
atmsfera saturada de vapor acuoso, la vejetacin paede soste-
nerse dbilmente expensas de la higroscopicidad de los tejidos.
Pero si la elevacin de temperatura acompaa, como lo es





58
frecuente, cierto estado de sequedad en el aire, viene pronto
la desecacin de la planta, que, sometida la influencia de
una activa evaporacin, no puede sostenerse sta con la absor-
cin de suficiente agua por sus races. Los rboles resisten
ms que las plantas herbceas estas contrarias acciones, por
hallar humedad en capas profundas del suelo, mediante sus.
largas races; pero tanto puede escasear el agua que sus yemas
se desequen, sus hojas se desarticulen y caigan, as como los
frutos formados, 6 que parezcan las races algo superficiales.
El naranjo, ms que otros rboles, necesita de abundante hu-
medad, como hemos dicho al ocuparnos de los riegos y como.
lo demuestra el que puede pasarse sin este beneficio cultu-
ral en las regiones ms apropiadas para su vejetacin; pero no
debe perderse de vista que el exceso de agua origina 'la enfer-
medad contraria de que .vamos ocuparnos (la clorosis), y si
falta en el suelo en el subsuelo la conveniente circulacin de
humedad, por estancarse la existente, las raices no respiran y
*se daan hasta podrirse.
Clolosis.-Los excesos de humedad, bajo la influencia- de
mucha luz y calor, activan'la vejetacin, cuanlto pueden llegar
debilitar la nutricin de los vejetales, determinndose facil-
mente lafilomana, la escasez de flores y frutos, monstruosida-
des en el crecimiento y hasta la putrefaccin de algunas partes.
La prolongacin de tal influencia de humedad superabundante
en el suelo, ocasiona el que los principios alimenticios que las
races absorben entren demasiado diluidos y no pueda nutrirse
bien el vejetal: de aqu la produccion de vstagos largos y
dbiles, la palidez 6 tinte amarillento de las hojas, y en una pala-
bra, la muerte de los naranjos, si no se remedia el dao mode-
rando los riegos y saneando el terreno. A veces tal estado de
aparente clorosis depende de falta de fertilidad en el suelO, y
entnces constituye una especie de anticipada decrepitud, cuyo
remedio debe buscarse en los abonos: lo ms frecuente es des-
calzar las races en un radio deun metro alrededor del rbol
enfermo, reemplazando la tierra con buen mantillo mezclado-
con materias vejetales en descomposicion. En ciertos casos se
corrije la palidez 6 decoloracion de las hojas regando por as-
persion stas y un las raices con una disolucin de sulfato
ferroso 6 vitriolo verde del comercio; pero cuidando que dicha
sal se halle bastante diluida en mucha cantidad de agua. An
puede ser la palidez de las hojas y vstagos verdes signo dudo-
so de diversas alteraciones 6 enfermedades, como se presenta,
en mayor 6 menor.grado, siempre que hay dao en las races
de los naranjos.





59
ENVENENAMIENTOS.

Los descuidos del hombre producen en los rboles otros
daos que se deben considerar como envenenamientos causa-
dos por sustancias corrosivas, liquidas 6 gaseosas, que se ponen
en contacto con las races 6 con las hojas. En la proximidad
de las fbricas de productos qumicos, muchos rboles langui-
decen, se desecan y al cabo de algunos aos los vejetales
mueren. Los humos 6 emanaciones gaseosas producidas por
la calcinacion de minerales cobrizos dan lugar la muerte de
muchas plantas, como sucede en Rio Tinto, provincia de Huel-
va, donde la zona esterilizada por tal influencia es muy consi,
derable, y justas en alto grado las quejas de los agricultores.
Crese tambien que bastantes rboles de los paseos pblicos
- ,y de las calles sufren y mueren por efecto de la proximidad de
los tubos conductores del gas para el alumbrado. Tales rboles
se ven irse marchitando, hasta perder sus hojas y morir rpida-
mente, por lo que se calcula que tal defecto se debe una fuga
de gas, que se extiende por el suelo y es absorbido ppr las
races. Esta creencia se halla tan arraigada en algunos puntos
de Francia, que en Burdeos hemos visto no se permite en ab-
soluto el alumbrar con gas su magnifico Jardin des plantes,
que es un paseo pblico muy concurrido en algunas noches de
verano. Acaso haya exageracion en estos temores, sobre todo,
adoptando las precauciones convenientes para la instalacion
de los tubos conductores del gas; pero en estos efectos puede
encontrarse quiz el origen de la mortandad y escaso desarrollo
de los naranjos en ciertos paseos pblicos de algunas pobla-
ciones de Andaluca. Lo que hemos observado en tales puntos
nes hace creer que los naranjos son ms delicados para estas
influencias que otros muchos rboles, y en nuestro concepto
debieran desterrarse por completo de las calles y plazas pbli-
cas, dejndoles solo lugar en agradables planteras y bosqueci-
llos, como se hallan frondosos y lozanos en las Delicias de Se-
villa, orillas del Guadalquivir.

HERIDAS.

Siempre que' se hiere un rbol hasta alcanzar el dao al
cuerpo leoso, y queda esta parte expuesta las influencias
del aire y de la humedad atmosfrica, obrando asimismo el
agua de las lluvias, que altera las capas exteriores de albura, se
determina la salida de un lquido acre y de color moreno. Esta
salida del lquido impide que se formen los rebordes en la he-





60o
rida 6 llaga, y de tal suerte la extension de dicha llaga aumen-
ta, crece sin cesar alterando sucesivamente la corteza circun-
dante y el cuerpo leoso; esta llaga puede interesar las ramas
y el tronco hasta el punto de producir la muerte del rbol. Es
la enfermedad que se conoce con el nombre de lcera 6 gotera.
Las lceras se manifiestan ms fcilmente cuanto las llagas 6
heridas presentan una superficie poco unida 6 astillada, y faci-
lita la detencin de las aguas llovedizas. Se corrigen estos daos
en los rboles, cortando lo vivo sobre la mader sana, ha-
ciendo desaparecer todo lo daado, y despues de uno dos
dias se cubre la nueva herida con el ungento 6 emplasto
que hemos hecho anterior referencia y del'cual vamos decir
breves palabras.
Puede conseguir buen efecto la mezcla, en partes prxima-
mente iguales, de arcilla y boiga, 6 el llamado ungento de
Forsyth, que se compone de las siguientes, por 1oo partes en
peso:
SBoiga de vaca ....... 48
Yeso molido ........... 24
Ceniza tamizada....... 24
Arena fina,........... 4

100

Extendida esta composicion sobre los cortes, conviene es-
polvorearla con una mezcla de io partes de ceniza tamizada y
z de huesos calcinados bien molidos. As selogra que adquiera
una gran consistencia la masa, hacindola impenetrable al aire
y la humedad. (i)
Cuando las lceras quedan mucho tiempo abandonadas si
mismas, dan ocasin otra enfermedad. El cuerpo leoso, al
descubierto y expuesto la accion del oxgeno del aire, que
descarboniza. y del agua de las lluvias, acaba por descompo-
nerse y corromperse. Este accidente es lo que se denomina

(i) Los comentaristas de Herrera (tomo 29, pgina 356) dicen acerca
del uso de esta misma composicin lo siguiente: "Tmese una fanega de
estircol de vaca, media idem de escombro de yeso de los tabiques viejos y
un mejor si fuere de los techos 6 cielo-rasos de los dormiturios, mediai dem
de ceniza de lea, y la sexta parte de una fanega de arena de ribera otra.
Psense por tamiz las tres referidas materias ntes de mezclarlas: luego se
baten bien con una esptula de madera, hasta que todo ello est perfecta-
mente unido. Esta composicin se puede emplear en consistencia de morte-
ro y en forma de emplasto; pero siempre ser mejor en una forma ms
lquida: pues de este modo se pega ms fuertemente al rbol y adhiere
mejor la superficie del corte, dejando tambin que la corteza crezca ms






caries. Si esta enfermedad hace progresos, todo el cuerpo le-
oso del tronco 6 de la rama, donde se manifiesta, v sucesi-
vamente descomponindose, de tal suerte que al cabo de cierto
nmero de aos, el rbol viene quedar enteramente hueco y
su duracion disminuye. Cuando la caries ha llegado este
punto, no es posible corregir los daos. Se puede, no obstante,
piolongar la vida del rbol impidiendo la accion del aire y de
la humedad sobre las partes daadas. A tal efecto, sellena la
cavidad del rbol con mortero ordinario de cal y arena, y si el
hueco fuere muy grande se van mezclando cantos 6 piedras,
como si se hiciera un muro. Se cierra de este modo hasta la
abertura del boquete, que se cubre con una capa gruesa de re-
siia. Antes de aplicar sta se deber cortar la corteza desecada
en los bordes de la llaga, para que la parte viva pueda ejercer
su fuerza de crecimiento en la cicatrizacion de tales bordes, y
despues procede el extender perfectamente la resina.

CAPITULO XII.

Alteraciones radicales.

Son variadas las causas que pueden ocasionar la alteracin y
la muerte de las races de los naranjos, como tambien de otros
S rboles. Es asunto poco estudiado y en el cual se confunden
con frecuencia las causas con los efectos, tomando algunos de
stos con orgenes del mal; pero tales daos se atribuyen: i?
A la falta de oxigenacin de las races (asfixia). 2? Al exceso
de humedad (podredumbre). 3? Al desarrollo de bisos 6 par-
sitas criptgamas. 4? A la propagacin de insectos radicicolas
(filoxeridos, segn Landever).
Asfixia -Algunas veces se advierte, en ciertas plantaciones,
que despues de haber prosperado los rboles durante algunos
Saos, cesan rpidamente en su desarrollo, languidecen y mue-
ren. Este resultado se nota siempre que el suelo se levanta
medio metro sobre su nivel primitivo, de un modo repentino,
facilmente. Para usarla se disuelve con orines y agua de jabn, hasta que
tenga la consistencia de pintura un poco espesa: se tiene cuidado de hacer
el corte bien llano, redondeando sus orillas lo posible, se aplica encimael
ungiiento con una brocha; despus se toma un polvo seco compuesto de
ceniza de leia y una sexta parte de huesos quemados: se pone en una caja
que tenga agujeros en la parte superior y se sacude encima de la composi-
cin hasta que la cubra perfectamente. Se deja as por espacio de media
hora, para que se absorba la humedad, y despus se pone ms polvo; se
abate aplasta ligeramente con la mano y se repite la aplicacin del polvo
hasta que todo el emplasto forme una superficie seca y llana."





62
como puede suceder en las avenidas 6 riadas. Se produce
entonces en los rboles una verdadera asfixia: las races quedan
en mal estado, sin poder recibir las influencias del aire, dejan
de funcionar y se pudren. Algunas veces, sin ermbargo, cuando
los rboles son jvenes, desefvuelven en la proximidad de la
superficie del suelo nuevas raicillas que reemplazan las prime-
ras, y el rbol se vigoriza,- completa 6 temporalmente. Aumen-
ta los daos la concuirencia de humedad excesiva y estancada,
acelerando la podredumbre de las races. Desde que los rbo-
les colocados en semejantes circunstancias presentan cierto
estado de languidez, se deber sacar toda la tierra que sobre-
carga el suelo, haciendo verdaderos alcorques profundos al
rededor del tronco de cada naranjo, 6 bien si los rboles son
de poca edad, se les saca 6 levantan con cepellon, para dejar
sus races ms prximas la superficie. Detallaremos an
ciertas consecuencias de tales efectos en el prrafo siguiente,
pero anotaremos aqu que la falta de respiracin radical
debe achacarse tambien el mezquino desarrollo y endeble
vejetaci6n de los naranjos en las calles y paseos pblicos,
donde el empedrado 6 firme hace escasa la penetracin del
aire en el suelo.
Podredumbre.-Las que experimentan las races pueden ema-
nar de muchas causas, originndose por la misma asfixia,
por el exceso de humedad y por la abundancia de materias
ternarias 6 mantillosas existentes en el suelo. La enfermedad
reconocida en los naranjales de Hyeres en 1850, parece haber
dependido, segn Mr. A. Du Breuil, del abuso de ciertos abonos
de orujos, de cacahuete, cuya materia conserva bastante riqueza
en aceite, ms 6 menos acre, que en gran cantidad es suscepti-
ble de producir tales daos. Adverta no obstante, Mr. Du
Breuil que la causa de esta enfermedad no se hallaba per-
fectamente conocida, formando por su parte el indicado juicio,
en vista de que los naranjales de Cannais, sometidos al mismo
cultivo, igual clima y anlogo terreno, pero que no reciban el
Sindicado abono de orujo, se hallan perfectamente intacto y
sin dao. La enfermedad se anunciab en Hyeres por la pa-
lidez de las hojas de los naranjos, despues por lceras purulen-
tas que se manifestaban hcia la base del tallo, y al fin por la
putrefaccin ms mnos avanzada de las races. En el ao
de 1855 haban desaparecido gran parte de los naranjos de
Hyeres consecuencia de dicha enfermedad.
Otra muy anloga hemos tenido ocasin de observar en al-
gunos naranjales de Sevilla, en el ao 1871. De los'reconoci-
mientos que practicamos y de las noticias recogidas de los





63
prcticos, en las fincas atacadas del mal, result que la inicia-
ci6n de la enfermedad proceda del estancamiento de las aguas
en las riadas, ofreciendo todas las races que se exlaminaron
signos muy evidentes de una putrefaccin hmeda; como su-
fren las maderas todas al alterarse bajo del agua, dando lu-
gar la formacin de turbas.
Junto huertos de naranjos completamente perdidos los ha-
ba tambien sanos, en los que los rboles anunciaban vigor y
robustez. La situacin de stos era en lo ms elevado de los
terrenos, casi exentos de la influencia de las avenidas del Gua-
dalquivir y cuya historia cultural haca ver que en las grandes
riadas hubo el cuidado de desaguar pronto el terreno, as como
la escrupulosidad de examinar bien todos los rboles, que no
anunciaban buena salud y que fueron pronto repuestos. En
-- cambio, los huertos de la parte ms baja y prximos la con-
fluencia del Guadaira con el Guadalquivir, haban sufrido fre-
cuentes crecidas de tales ros, permaneciendo el agua estancada
inundando el suelo, y en esta parte se manifestaban los naranjos
daados enteramente perdidos.
Estudiado el terreno en que radicaban' los naranjales indi-
cados, se vi que eran aluviones formados por sedimentos muy
tnues, que dan lugar limos bastante compactos, que podran
clasificarse de margo-gredosos, con bastante hierro y materias
humosas. Levigadas algunas muestras de esta tierra, sus ms
finas partculas se hallaban constituidas por todas la materia
calcrea existente y la mayor parte de la arcilla, y sus mate-
riales ms gruesos lo formaba slice muy fina ntimamente uni-
da con alguna proporcin de arcilla, cuya separacin fu
sumamente difcil. El peso especifico de esta tierra fu de 2,35
llegando su capacidad higroscpica retener 6o por roo de
humedad. En condiciones ordinarias un metro de profundi-
dad conservaba de-14 r5 por xoo de agua. La reaccin de
la tierra fu cida, enrojeciendo el papel de tornasol, y las pro-
porciones de sus componentes mineralgicos se pueden repre-
serrtar en la forma siguiente:

Materias orgnicas muy finas, en su mayor
proporcin...................... 2,33
Arcilla............................ .33,33
Slice, en fragmentos pequesimos....... 24,16
Calcreo pulverulento................ 30,18

Io0





64
Resulta de es.tas investigaciones que el terreno indicado,
siendo de cualidades excelentes para los cultivos cereales, so-
bre todo bajo la acci9n de procedimientos agrcolas que le
diesen mejores condiciones de permeabilidad, presentaba para
el naranjo circunstancias muy daosas, sobre todo por lo im-
permeable del subsuelo y por acumular excesos constantes de
humedad el defectuoso sistema de regadio. Bajo auspicios
tales y formando el cerrado ramaje de los naranjos en buena
edad una tupida bveda de verdura, inpenetrable casi los
rayos directos del sol, la tierra conservaba siempre una frescura
demasiado .grande; la falta de evaporacin terrestre impeda la
conveniente circulacin del lquido en las capas delsuelo; que
sometido un estancamiento de las aguas, era natural produ-
jese la putrefaccin hmeda de las races, faltas de la oxigena-
cin necesaria su vitalidad.
Alterados los rganos radicales absorbentes, la nutricin
del rbol tena que ser ms incompleta medida que avanzase
el mal, y sus-jugos, menos elaborados cada vez, fueran siendo
insuficientes para la formacin de sus diversas partes vejetati-
vas, convirtindose en secas ramas las que ntes constituian
verdes y lozanos brotes.
Este momento puede tardar, algo ms que en otros rboles
en el naranjo, porque su lenta vejetacin le permite ir produ-
ciendo races superficiales que entretiener un tanto la vida, -
mientras la alteracin putrescente de las races inferiores no
llega interesar el cuerpo principal de la raz. Estas circuns-
tancias dan satisfactoria explicacin del hecho observado al
labrar los pis de algunos de tales naranjos enfermos, cuya
muerte se ha acelerado por la remocin del suelo; mientras
que los rboles no labrados han resistido ms tiempo. Es que
tales rboles llegan subsistir algn tiempo ms espensas de
las races superficiales, y la destruccin de stas hace terminar
rpidamente la efmera vejetacin que conservaban.
No cabe duda que la misma alteracin de las races debe
dar lugar tambien que la absorcin sea, ms de incompleta,
inconveniente, poi trasmitirse al interior del naranjo sustancias
que han de contribuir la ms rpida destruccin de su zona
generatriz 6 tejido endodrmico: diferentes concausas tienen
que obrar, desde que roto el equilibrio vital pueden determi-
narse varios accidentes morbosos.
Los remedios ms indicados para corregir estos daos son
el saneamiento completo del terreno, la mezcla de escombros
y materiales calizos gruesos, sustancias carbonosas, y cuantas
puedan obrar como absorbentes, dando al mismo tiempo con-






diciones favorables de permeabilidad al suelo La incineracin,
en muchos casos, puede dar famosos resultados.
Moho d arasitismo criptogdmico -Las races de muchos rbo-
les son atacadas por una especie de moho blanquizco, que es ua
horgo del gnero Byssus. Aun ms que en el naranjo se presen-
ta esta enfermedad en el melocotonero. La criptgama envuel-
ve, agota y seca las races del rbol, que se mantien inalterable
al parecer mientras dura el perodo de humedad hasta que
al determinarse el movimiento vejetativo de primavera, y al-
gunas veces ms tarde, los pis atacados sucumben rpida-
mente. Es signo sospechoso de malestar el advertir cierta difi-
cultad en el brote y florescencia de los naranjos, acompaados
de palidez de las hojas y decaimiento vejetativo ms 6 menos
perceptible. Esto anuncia que el Byssus subterrneo v inva-
Sdiendo las races. Para resistir sus daos se. recomienda, desde
mucho tiempo, el descubrir enteramente las raices de los r-
boles contaminados, para limrpiarlos de la criptgama y echar-
les tierra nueva. Se procede haciendo un hoyo, y despus de
extraida toda la tierra que cubre las races principales, se ras-
can raspan las superficies enmohecidas, cortando las partes
en que el dao interese profundamente manifiesten putrefac-
cin: despus se ha acostumbrado lavar y un baar estas
races purificadas con agua en que se haya desleido boiga de
-. -vaca; pero en Valencia ha tenido buen xito el rociar las races
con hidrosulfuro de calcio 6 con disoluciones de sulfato de
cobre 6 de prctxido de hierro. El objeto es matar los filamen-
tos que forman el honguillo llamado- blanco de las races. Para
rrellerar el hoyo es precaucin conveniente el ir cribando la
nueva tierra destinada al objeto, fin de eliminar todos los
fragmentos de raices muertas o madera podrida, sobre cuyas
partes es donde primero se desarrolla este Byssus difundindo-
se las partes subterrneas de los vejetales vivos (i). En con-
tacto de las races limpiadas 6 curadas es bueno tambin echar
un poco d estircol repodrido de vacuno, y despues tierra
con mezcla de cal, cenizas lexiviadas y huesos pulverizados:
todas las materias que activen la vejetacin del naranjo, su-
ministrando principios minerales acomodados su naturaleza,
son para este caso de gran utilidad.
En Espaa esta enfermedad se mostr hace aos de un mo-
do alarmante, dando principio en la provincia de Castellon,
hcia 1867, que fu reconocida por una comision de la Socie-
dad de Agricultura valenciana, en Nules, punto de los ms ata-

(r) Nouvveazjaidcnee:.-1878, pg. 222. Flanc des rccincs.
*5





66
cados: Del-informe emitido por la aludida comisin tomamos
algunos pasajes ms interesantes, que dicen como sigue:
"Situado el pueblo de Nules en un llano ceido por una ele-
vada cordillera que en forma de anfiteatro se abre al mar, reci-
be las aguas y filtraciones de las tierras superiores, y de los pe-
quefos valles que forman los ltimos estribos del monte. Los
lechos profundos de algunos barrancos formados por las aguas
torrenciales, cruzan el extenso llano, yendo perderse en los
hmedos marjales que se extienden orilla del mar una legua
del pueblo.
"El suelo se halla formado por aluviones arcillosos, con
mezclas de arena caliza y piedra, predominando en gran can-
tidad la arcilla, y apareciendo aunque en corta escala algunos
lechos de cantos rodeados de poca potencia y extensin. La es-
casa elevacin sobre el nivel del mar, su vecindad y las fre-
cuentes y excesivas lluvias de este invierno, contribuyen
aumentar de un modo poco favorable la -humedad del suelo,
que es muy considerable solo un palmo de profundidad,
pesar de que segun las noticias que nos han suministrado, el
agua se encuentra siempre ms de 4o palmos, y en algunos
puntos ms de 1oo. La tierra herida por los rayos solares,
forma al desecarse una costra impermeable que impide 6 difi-
culta en gran manera la evaporacin de la humedad del suelo.
"Sobre este terreno hllanse plantados gran cantidad de
huertos naranjales, ricos y frondosos hasta hace pocos meses,
y atacados hoy en su generalidad del mal que esta comi-
sin tuvo el encargo de examinar, y que afecta preferentemente
los limoneros y naranjos ingertados sobre pi de aquel rbol,
en segundo lugar los naranjos de pi silvestre, sin respetar
tampoco los ingertados sobre pi de cidra que forman la
generalidad. Sin embargo, pesar de que los vecinos de la
poblacin aseguran que apenas existe ya algun limonero que
no haya perecido, vimos la entrada del pueblo y en un
huerto que perteneci las monjas, dos hermosos rboles car-
gados de fruto, sin que presentasen ningn sntoma de enfer-
medad, pero resguardados por una tapia bastante elevada, lo
que llam6.nuestra atencin, aunque la comisin no se atreva
asegurar que sea esta causa bastante para preservarles del mal.
Tambin ataca con preferencia los rboles jvenes de i 3
aos, que han perecido ya en su generalidad, aunque se en-
cuentren individuos de todas edades muertos enfermos.
"El huerto donde se present la enfermedad por primera vez
fu el de D. Jos Viola, prximo'al pueblo.
,"La comisin visit en primer lugar el huerto de D. Miguel

^, ;: '






Navarrete, examinando el trozo de ms de tres fanegadas si-
tuado la parte Norte del ferrocarril, y plantados de naran-
jos, limoneros y frutales de 3 41 ais de edad, hallando 24 6
25 naranjos muertos recientemente,y algunos de ellos que to-
va sostenan el fruto.
"La enfermedad no ha mostrado marcada preferencia al
atacar stos rboles, pues los hay de todas edades, y entre
ellos enormes limoneros de 41 aos, muertos ya y atrasados
hace unos tres meses.
"Levantada la tierra al pi del rbol, hallamos en 'el cuello
de la raz algunas pequeas manchas blancas y mohosas lla-
madas blanquetas por los labradores, que aparecen en, todos los
rboles atacados, y examinadas con fuertes lentes llevados al
efecto, se presentaban en forma de cabezuelas vellosas, im-
-- plantadas sobre la corteza del cuello de la raz que descompo-
ne sin que la comisin haya podido observar penetrasen en el
interior del cuerpo de sta: tienen cierta semejanza con las que
aparecen en la raz de la morera muerta, y su pequeez es tal
que apnas son visibles al ojo desnudo. Estas, extendindose
por su superficie, se unen y forman las costras blancas que en-
vuelven el cuello de la planta.
"Las races, desde el punto en que aparece la mancha hasta
el extremo, tienen descompuestos los tegidos corticales, que
forman una materia desorganizada y ftida. En algunos pis
poco atacados sl6 aparecen en estado de descomposicin las
races correspondientes la parte donde el ramaje indica la
enfermedad, hallndose en buen estado las dems races y la.
parte del rbol que corresponde estas.
"La corteza presenta frecuentemente resquebrajaduras al ni-
vel del suelo, 6 muy corta altura, con extravasacin de la savia,
y en algunos pis hallamos secreciones en los bordes de las
heridas, que analizadas despus qumicamente, result ser goma.
"El tronco y ramas del rbol enfermo no ofrecen ningn ca-
rcter distintivo; pero la hoja adquiere rpidamente un color
amarillo ferruginoso especial distinto del que se encuentra en
los tallos que han padecido por efecto de las heladas, y que
.comenzando por las venas de la hoja, se extiende por todas
ellas, marcndose algunos tintes violados junto al nervio cen-
tral. Ntase tambien en los rboles recientemente atacados,
una gran precocidad y cantidad excesiva de capullos de flor
en edad temprana, y algunos individuos que solo estn ataca-
dos en parte presentan este sntoma de debilidad natural, en
las ramas que corresponden la parte invadida en el cuello de
la caa, faltndoles las hojas en la mayor parte de los casos.'




68
En la segunda parte de su trabajo, la comisin trata de ex-
plicar el origen del mal, combatiendo las creencias de haber-
la atribuido resquebrajaduras causadas por intemperies, de-
fectos en la poda insectos, que no se descubrieron, y an se
esfuerza, con menos fortuna en negar la influencia de la hu-
medad en tales daos, pesar de decir que la tierra se encon-
traba poco menos que fangosa muy corta profundidad. stos
hechos entnces se veian contradictorios y oscuros, suponiendo
los autores del informe, que tal origen de humedad exigiera
cambio en las condiciones locales que no se haban advertido,
sin duda porque los antecedentes histricos recogidos no fueron
suficientes. Ha podido causar verdaderamente la epidemia el
blanco de las races, y, sin embargo, el primer origen de la
vejetacin criptogmica ha debido existir en alteraciones radi-
culares, debidas la putrefaccin hmeda. Los Byssus se
originan casi siempre en parte; muertas de las races de los
rboles, aunque despues de cielto desarrollo algo considerable,
su reproduccin sea naturalmente ms fcil y forme plaga capaz
de producir por si sola daos de consideracin. Por lo dems,.
h aqu la descripcin que hacan del parsito.
"La mucedinea se compone de una infinidad de filamentos
cruzados en todos sentidos que forman su miscelium; en gene-
ral estos son sencillos formados de celdillas alargadas en sentido,
longitudinal, yuxtapuestas unidas unas otras por su extremo,
semejanza oe los granos de un rosario.
"Estas celdillas son de paredes sencillas y trasparentes, sih
notarse interiormente ningn cuerpo en suspensin en el lquido
que las llena. A la extremidad de algunos de estos filamentos
se observa una celdilla mayor, globosa, irregular mnejor piri-
forme, que contiene una pcrcin de crpsculos redondos, na-
dando en un lquido que llena su cavidad, que la comisin
cree son los esporos de las. plantas, y por lo tanto la celdilla ser
el esporangio, como puede convencerse la Sociedad, observanw
do el dibujo sacado de una de las vistas microscpicas de la
planta que presentamos adjunto.
"Si al someter al microscopio un trozo de hongo se moja
con agua y se oprime ligeramente entre dos vidrios, todos estos
filamentos que hemos mencionado se dividen en las celdillas
que los componen. el sporangio suelta los corpsculos que
contena y el campo de observacin se encuentra cubierto de-
millones de cuerpos celulares y trasparentes, formados de una
celdilla simple infinitamente pequea, afectando una forma
imperceptiblemente arionada, 6 de habichuela, con la conca-
vidad muy poco marcada. Es muy probable que cada una de-






69
estas partes goce de la facultad de propagarse, lo que adquiri-
ria una fecundidad imposible de calcular, y capaz de aterrori-
zar la imaginacin por la gravedad que tal propiedad puede
dar al parsito, considerado como plaga, pues una lluvia
riego, una cava 6 cualquier operacin agrcola que remueva
la tierra, separa millones de estos corpsculos, dispuestos
llevar el contagio en alas de la brisa ms ligera."
Nuestro distinguido amigo el ingeniero agrnomo Sr. D. Ma-
nuel Sanz Bremon, ha tenido la bondad de proporcionarnos
los antecedentes ms concretos acerca de tal enfermedad. Ini-
ciad asta en los naranjales de Castelln de la Plana, y conti-
nuando luego por algunas plantaciones del partido de Sagunto.
en la provin,-ia de Valencia, lscanz sucesivamente hasta la
vega de la capital y huertos de la ribera del Jcar. Parece que
en esta ltima zona el mal no se ha mostrado con la intensidad
que en las primeras nombradas, consecuencia sin duda de la
naturaleza ms permeable del suelo. Despues nos aade el Sr.
Sanz Bremon:
"Han sido varias las opiniQoes sustentadas por los que en
su principio se dedicaron estdiar la enfermedad, pues mien,
tras unos crean que el origen del mal era debido una acu-
mulacin y detencin de la savia, descendente en la base del
tronco y que por efecto de dicho'estenuamiento y por la dureza
del terreno arcilloso, se produca la alteracin del mencionado
jugo y de los tejidos corticales, otros reconocan como causa la
poda efectuada en el mes de Mayo, etc, etc. La opinin ms
racional entre las primeramente omitidas fu, en mi concepto,
la del ilustrado inolvidable scio D. Augusto Belda, que atri-
buy el origen de la enfermedad la aparicin de un hongo
parsito sobre las races, propagndose ya subterrneamente
por contacto,ya"por contagio atmosfrico, mediante'los esporos.
Dicho scio al discutirse en el seno de la corporacin asunto
de tanta importancia, compar la enfermedad de nuestros na-
ranjos la aparecida en 1849 en las islas Hyeres (Var, Francia)
la cual en 185r haba destruido la mitad de las plantaciones,
haciendo notar la circunstancia de la analoga de caractres y
-el hecho de haberse cebado el mal en los naranjales que ocu-
paban los sitios bajos y prximos al mar, como aconteci en los
de Villareal y Burriana. Aconsejaba tambien como medio cu-
rativo el ensayo de las mezclas y composiciones del azufre,
sustancias que ms tarde han sido propuestas como -medio
eficaz para la destruccin del hongo.
"Afortunadamente la enfermedad que al iniciarse hizo temer
la casi total desaparicin de tan hermoso y fecundo rbol, ha





70
ido perdiendo la intensidad que tena ( lo cual habr coltri-
buido grandemente el cultivo perfeccionado) y se le combate,
con bastante xito con la aplicacin d los procedimientos
aconsejados, como son, el descubrir la base del tronco y prin-
cipales races, separando la tierra que las rodea, cortar todas
las partes enfermas y rociar con el hidrosulfuro de calcio 6 con
disoluciones de sulfato de cobre 6 de protxido de hierro, las:
superficies corticales afectadas. Entre las causas predisponentes,
la ms importante no dudar es el cultivo ms 6 mnos esme-
rado que se d la planta. En un mismo terreno plantado de-
rboles de igual edad y procedencia, hemos visto que tanto la
enfermedad como las heladas se han cebado en aquellos ejem-
plares mnos vigorosos y ms abandonados por el hombre; y
esta observacin tiende corroborar la idea tan admitida de
que el parasitismo viene sentar plaza, especialmente, sobre
sres prviamente enfermos por diferentes influencias, ya pro-
vengan stas del clima, del suelo 6 del cultivo.
"Pasando ocuparme ahora de la Memoria sobre la enfer-
medad del naranjo, presentada por el Sr. Otto Wolffenstein
la Sociedad Econmica y premiada en concurso de este ao,
dir que es altamente interesante; pero como todava no se ha
impreso y es algo extensa, no me ha sido posible sacar copia..
Tan luego se imprima remitir V. un ejemplar. A pesar de
ello voy tratar de dar alguna idea sobre dicho trabajo.
"Despues de hacer la historia de la enfermedad y decir que-
la presentada en 1865 en Mallorca es la misma que la de la,
regin valenciana, pasa detallar los caracteres, haciendo pre-
sente que algunos de los sntomas tomados por esenciales, como
son las exudaciones gomosas y ciertas manchas blancas, solo
son secundarios.
"Dice que la diferente resistencia la ehfermedad depende
de la especie 'que pertenece el pi sobre que el naranjo est
injertado, deduciendo de sus observaciones que el naranjo de
semilla es el mnos resistente; ste sigue el injerto sobre li-
monero, despues el de patrn de fruto agrio y coloca como
ms resistente el naranjo de pi de cidro (estaca).
"Respecto lo consignado en el prrafo anterior, siento no
estar conforme, pesar de la indicacin del Sr. Wolffenstein,
que aade que hoy da se han nivelado, puede decirse las re-
sistencias. Yo creo que la escala de resistencia debe ser la si-
guiente: pi de limonero, idem- de cidro, naranjo de semilla v
naranjo de pi grio. No creo deba anteponerse el naranjo de
pi de cidro al naranjo de semilla, pues el primero es slo la
continuacin de la vida de una planta, mientras que el segunda





71
es un nuevo sr y por lo tanto ms vigoroso. Adems, como
quiera que el cidro es una especie ms delicada y sensible que
el naranjo, he observado que cuando se emplean estacas como
patron, estn predispuestas enfermar, sobre todo cuando las
plantaciones alcanzan ms de 12 aos, y he tenido ocasion de
ver rboles que viven expensas de las raices procedentes del
injerto por haberse perdido por completo las del patron, y de
aqu que hoy se d la preferencia las plantas de semilla y en
caso de emplear la de cidro se coloquen ms profundas al ve-
rificar la plantacin, con el objeto de lograr races del injerto.
No ignoro que las numerosas plantaciones del valle Soller
(Mallorca) eran de semilla y que casi en su totalidad han desa-
parecido por la enfermedad; pero debe atribuirse esto poca
_-. resistencia 6 deben tambin haber influido circunstancias. loca-
les que aumentasen la intensidad del mal? Creo que alguna
parte debe atribuirse estas ltimas.
"Dando por terminada esta digresin, y continuando en la
resea de la Memoria, examina su autor las tres hiptesis que
pueden presentarse para encontrar la causa de la enfermedad,
saber: 6 es debida influencias interiores, condiciones
exteriores, parsitos vejetales animales. Niega sea pro-
ducida por las dos primeras, entre otras razones porque las en-
fermedades que pueden producir nunca tienen el carcter de
contagiosas, ni epidmicas en zonas tan grandes y distantes
como la que abraza la enfermedad de que tratamos, manifes-
tando luego que en efecto es un parsito la causa de la enfer-
medad, pues siempre se encuentra un micelio morado en los
tejidos enfermos, y donde no est, no hay enfermedad. Dicho
hongo ha sido clasificado por el micrlogo aleman Kudm que le
ha dado el nombre de Sphcerium Wolffensteiniani K. El fruto
de dicho hongo se forma fines de Julio 6 Agosto, conservn-
dose durante el invierno para propagar en la primavera sus es-
poros. Las labores y las aguas de riego facilitan su propagacin.
"Como remedios preventivos indica el quemar todas las
partes enfermas tan luego se corten, escasear los riegos, sanear
el terreno si es hmedo y evitar .el empleo de abonos poco
descompuestos y su aplicacin inmediata al rbol.
"Como curativos los indicados por la Comisin valenciana,
como son: la brea, hollin y sulfato de protxido de hierro que
obran como antispticos, la cal e polvo, la procedente de las
fbricas de gas y disoluciones de sulfato de cobre, como agen-
tes secativos.
"Estos remedios, manifiesta, solo aplicados racionalmente y
simultaneos con la operacin de descubrir las rafces y cortar





72
lo daado; dan resultados de alguna eficacia, pero no todo lo
que debe desearse.
"El verdadero especfico contra la enfermedad es, en opi-
nin del Sr. Otto, el cido sulfuroso acuoso; que segn dice,
reune las siguientes propiedades: ia matar todos los esporos;
2! que penetra en la.tierra profundidad suficiente sin cuidar-
se, y 3? que no perjudica los rboles en cuya parte subterr-
nea se emplea. La cantidad de io litros de disolucin, la cree
suficiente para un rbol mayor; pero faltan ensayos para fijar
la cantidad correspondiente cada planta, segn su porte.
Este remedio deber aplicarse en el mes de Noviembre con el
objeto de matar el fruto del hongo.
"A la memoria que, como he dicho al principio, trae detalles
muy interesantes, acompaan dibujos de las diferentes forma-
ciones hongosas observadas, tanto de la esencial causa de la
enfermedad, como de las accesorias y tambin de las diferentes
partes afectadas.
Las observaciones de nuestro amigo sonael mayor inters y
por extremo discretas, en cuanto se refiere lo que influye un
esmerado cultivo en la conservacin del buen estado de salud
de los naranjos, y la menor resistencia que ofrecen los rboles
mnos vigorosos al ataque y progresos de la enfermedad. Cree-
mos tambin sumamente'acertada su opinin, contraria la
del Sr. Wolffenstein en la escala de resistencia de las cuatro
especies de auranciceas ms cultivadas. En Granada se ha
advertido tambin, como en Valencia, que los naranjos ms
atacados de la expresada enfermedad han sido los injertos en
pi de cidro, segn noticias que hace poco nos suministraba el
Sr. D. Salvador de Fbregas, el cual abrigaba la persuasin de
poder corregir el mal en nvevas plantaciones que se propona
hacer con injertos hechos en pi de naranjo grio. As, pues,
del mismo modo que el Sr. Sanz Bremon, consideramos como
ms resistentes los naranjos injertados sobre dicho agrio y los
procedentes de semillas de fruto dulce, cuyo crdito es natural
que vaya tomando ms valor cada da.
No pudiendo ser ahora nuestro propsito discutir ciertas
ideas del Sr. Wolffenstein, pasamos por alto lo que se refiere
no poder influir en el origen de la enfermedad ciertas causas
externas, sobre todo del suelo excesivamente hmedo y falta
de oxigenacin de las races por estancamiento del agua. He-
mos dicho ntes lo suficiente acerca de este punto, y como
esencialmente despues de haber tomado incremento el Byssus,
este se puede propagar y causar daos, no tiene gran inters la
discusin, sobre todo para el objeto de este libro.





73
Insectos floxeridos.-Parece tambin que las races de los
naranjos y limoneros sufren, segn el Sr. Landerer, con la in-
vasin de pequeisimos filoxridos radiccolas, descubiertos en
las islas de Naxos y de Paros. Las noticias que tenemos acerca
-de este hecho son vagas-ciertamente, refirindose slo los
daos que causan tales hempteros microscpicos, que llegan
cubrir casi por completo las races de los naranjos que invaden,
y que marchitan y secan con bastante prontitud. El Sr. Lande-
rer recomienda el uso del agua fenicada 6 una preparacin de
azufre con cal, que se ha de esparcir al rededor de la planta
acometida. Creemos que de igual modo podian ensayarse algu-
nos de los insecticidas recomendados para combatir la filoxera
de la vid, como son el sulfocarbonato de potasa y el sulfuro
:de carbono; pero sin dejar de tener presente las dificultades
--que ofrece la accin de los insecticidas al estado lquido, por
las 'condiciones especialsimas que reune el agua fenicada, da-
remos breve idea de su obtencin econmica.
Se puede conseguir echando brea de hulla 6 alquitrn en
agua la temperatura de 20 grados, agitndola por algunos
minutos para que disuelva .a de las materias de la tbrea. La
agitacin da por resultado un depsito 'aceitoso ms denso
que el agua, luego que se deja en reposo, y una capa de otra
materia aceitosa muy ligera, que sobrenada. Aadiendo des-
Spues lentamente mayor cantidad de agua, hace verter todo
,el aceite superior de la vasija, y queda slo el lquido con el
aceite pesado, disuelto, que es el cido fnico impuro. Reco-
miendan emplear esta agua fenicada en la proporcin de-6,
para matar todos los parsitos, aplicndola con esponja empa-
pada, y con regadera se usa como insecticida.


CAPITULO XIII.

Plantas y animales daosos,


Aunque en el captulo anterior hemos hablado extensamente
'de las especies de plantas parsitas que se reconocen en sus
-ataques las races de varios rboles con la denominacin
genrica de Byssus 6 moho ile las races, debemos consagrar
un captulo especialmente la enumeracin de los parsitos
vivos que atacan diversas partes de los naranjos y limoneros,
suprimiendo en esta parte lo que ya se ha dicho referente las
,criptgamas radicales.






74.
PLANTAS PARSITAS.

El parasitismo vegetal que daia los naranjos se .manifiesta
principalmente en las plantaciones situadas en el fondo de los
valles, aunque no por esta circunstancia deban considerarse
como enteramente exentos sitios ms favorecidos y ventilados..
El ms comun y daoso es el hongo generalmente conocido
con el nombre de Deiathium monophyllum, 6 fumagina carbor
y tizne, que ataca inditerentemente los tallos, las hojas y los
frutos. Este hongo cree que debe pertenecer al gnero Trnida
de Person, nuestro querido amigo y compaero el Si. D. Ca-
sildo Azcrate, que ha observado sus efectos en Mongat (pro-
vincia de Barcelona), Denia (provincia de Alicante) y en
Huelva. Otros le llaman tambien Fumago citri, por el aspecto
ahumado de los vstagos que presenta la enfermedad. Parece-
un polvo negro cuyas partculas reunidas se extienden lateral-
mente y forman una especie de costra muy delgada que acaba
por cubrir todo el tallo y ramas. Infinidad de pequesimos y
finos pedicelos se elevan de dicha costra, llevando en su pice
una clula 6 esporangio negro que encierra los esporos 6 polvo
seminfero. Es un verdadero, hongo arthrosoreo en que los
rganos reproductores aparecen numerosos y confundidos con
los de la vejetacin de la criptgama: este fabuloso nmero de
grmenes hace que la reproduccin de la parsita sea rapidsi-
ma, sobre todo en los sitios sombros y hmedos; pero se ad-
vierte que es poco adherente las partes del naranjo. El
aspecto de un naranjal infestado de esta parsita, es triste y
desconsolador; el verdor claro y alegre de las brillantes hojas
de estos rboles desaparece, adquiriendo todas sus ramas y
follaje un matiz negruzco y sombro; los frutos pierden tambin
la coloracin amarilla 6 dorada, se recubren de oscuro sarro, 6
sea de la tizne ahumada y se caen alterados.
Otra criptgama, igualmente parsita, que hace daos al
naranjo. es un. liquen; acaso varias especies de lquenes, que
se extienden sobre las diversas partes del tallo, formando una
sustancia delgada, blanco agrisada 6 amarillosa, con promi-
nencias pequeas y numerosas, que parecen ser los rganos
frutescentes de la criptgama. Le ha llamado Du Breuil Lichen
aurantii, y considera que esta parsita es ms daosa para el
naranjo que la anterior; causa de la tenacidad con que se
adhiere las cortezas del rbol. Aade, adems, que su pre-
sencia es ms rara, lo cual nos hace creer en la existencia de
diversas especies de lquenes, como parsitos de los naranjos y
limoneros. Hemos observado con mucha frecuencia estos lque-





75
nes sobre las ramas de los naranjos, sin causar notables perjui-
cios ni en la vegetacin ni en la fructificacin de los rboles.
El parasitismo criptogmico de los rboles altera ms 6 m-
nos sus funciones vejetativas y estena sucesivamente su vigor
disminuyendo las cosechas de sus frutos; puede llegar, ve-
ces, hasta comprometer la vida. del vejetl. ELa humedad, falta
de luz y de corrientes de aires, favorecen tal desarrollo cripto-
gmico, que se encuentra ms en los naranjales muy cerrados
de follaje y en que los rboles estn poco espaciados, 6 sea
muy prximos. Claro es que los medios de corregir las tenden-
cias al desenvolvimiento de tales parsitas, se hallarn en
la ventilacin conveniente de las plantaciones, en que el mar-
co de postura sea suficiente para que los rayos solares pene-
tren travs de las ramas, y, en una palabra: en la fcil influZn-
cia de los agentes naturales, que favorecen la circulacin de
fluidos en el suelo y en la planta. Hemos visto remediar los
daos del parasitismo rascando raspando cuidadosamente
con la podadera todas las partes atacadas del tallo, y emplean-
do como complemento el pasar una brocha con lechada clara
de cal. En este caso, como en tantos otros, el esmero cultural
alcanza los ms indudables resultados

INSECTOS DAINOS.

Considera Mr. A. Du Breuil que entre todos los sres org-
nicos, perjudican ms notablemente al naranjo los insectos,
atacando sus races, sus tallos, flores y frutos. Causan especial-
mente mayores daos varios Hemiptetos, un Diptero y algn
Coledptero.
Las tres familias 6 secciones de los Hempteros hoimpteros,
6 sean los Afiddos, los Coccidos y los Keomidos 6 gallinsectos,
suministran enemigos temibles los naranjos y limoneros. To-
dos estos pequeos sres van buscar sobre los brotes herb-
ceos 6 en los frutos el alimento que necesitan chupando los
jugos de la planta. Empezaremos por los Kemidos, en los que
la pequea conchita protectora de sus hembras, es carcter que
diferencia bastante este grupo del gnero Coccus 6 cochinillas.
Las hojas de muchas especies de Au7ancidceas sirven de
asiento la propagacin de los Kermes, especialmente hcia
el envs cara inferior de tales hojas, sin que dejen de perci-
birse adems sus colonias en las ramas y brotes tiernos. Las
numerosas picaduras de los insectos ocasionan la abundante
destilacin de savia alterada y melosa, que buscan con avidez
las hormigas; llega facilmente el caso de mojarse el suelo en la.





* 76
base de los rboles como lo verifica el roco. Hojas y ramas
se muestran pegajosas, constituyendo la enfermedad denomina-
da ringue 6 mangla, cuya existencia va acompaada del de-
sarrollo criptogmico de la fumagina, tizne 6 carbn. As es
que esta se considera por muchos como mera consecuencia de
la invasin del Kermes, y cuando ste se destruye, tambin
desaparece la criptgama.
Sufren con los ataques de estos insectos, no solo los naran-
jos, sino tambien -los limoneros, bergamotos, cidros y li-
mas. Las principales especies reconocidas son:
Chermes Hesperdum, Linn.-Este gallinsecto presenta un
cuerpo oval, hemisfrico, de color moreno, algo luciente. En
primavera, la conchita de los individuos hembras slo contiene
un gran nmero de huevos, que reposan blandamente sobre ,.
una vellosidad 6 materia algodonosa blanca. Estos huevos
avivan bien pronto, y las pequeas larvas que escapan de su
envoltura se pasean sobre los vstagos, hojas y ramas, para pi-
car dondo hallan un tejido ms tierno y jugoso. Acaban por
fijarse en un punto donde permanecen, desarrollndose hasta
la siguiente primavera, en cuya poca dan lugar una nueva
generacin.
Chermes Oleoe, Ber.-Esta especie vive tambien sobre los
naranjos, aunque es propia y caracterstica del olivo. La con-
chita del individuo hembra es semiglobosa, de moreno agrisa-
do, ms mnos claro. La superficie se halla marcada por
dos gruesas arrugas trasversales que la hacen aparecer como
spera.
Cheimes Aurantii, Du Br.-Parece que lo han recnocido
en Pau y en Argelia. Es grueso, oval y muy alargado, de color
moreno negruzco, segun la Blanchere. La conchita del indi-
viduo hembra es tambin de forma largo-ovalada.
Ghermes coccineus. Du Br.-Es el llamado Kermes tojo, cu-
yo cuerpo es bombeado, de un rojo vivo, con dos antenas bas-
tante largas y muy mviles, y seis patas blancas. Este gallin-
secto pasa su vida sobre las hojas, donde pone diez quince
pequeos huevos, que dan nacimiento otras tantas pequeas
lrvas de un blanco nacarado. Cuando su desarrollo alcanza
medio milmetro toman el color rojo y se mueven ,veces con
gran rapidez al rededor de su morada, estableciidose en pe-
queas familias 6 colonias.
La destruccin de estos insectos y curacin de tal enferme-
dad se ha intentado por diversos medios. Se recomienda bas-
tante generalmente rascar y cepillar las ramas atacadas, quitar
toda la hojarasca y partes enfermas, untando despus las par-





77
tes limpias que se conservan con lechada clara de cal, segn
Du Brevil, 6 con vinagre fuerte, segn Mr. Goureau, vlindo-
se para ello, en todo caso, de una brocha. Desde el afio de
1865 hemos curado la mangla 6pringue en muchos frutales,
haciendo uso del azufrado: nuestras observaciones este pro-
psito han' sido confirmadas, en 1866, por el Sr. D. Diego Diaz
de Ubeda, operando sobre el olivo, y en 1867, por Mr. Barral'
de Francia, refirindose experimentos hechos por sus com-
patriotas Mres. Gasparin (Pablo), La Roche, Cormu v Rcu-
baud. Para esta faena en los rboles debe preferirse un fuelle
azufrador.
Aunque mayores analogas existen entre los Coccidos y los
Kermidos. que entre stos y los A}fdidos, contiuuaremos por
stos, en razn proseguir el historiado de los ataques que se
_ refieren los vstagos herbceos.
Es una sola especie de Aphir la que ataca los naranjos?
Mr. H. de la Blanchere indica el Apis Auranti, B,, y Mr. A.
Du Breuil menciona el Afhis Citri, sin designacin de autor.
Como la familia de los pulgones es tan dilatada, la cuestin no
dtja de ser dificil; pero sabemos que el ms reconocido pulgot
delnaranjo es pequeo, verde, variado de negro, con antenas
bastante largas y extremidades negras. Hcia el mes de Septiem-
bre-se observa bastante. Durante todo el perodo de templan-
__za primaveral y estival, se multiplican sin interrupcin estos in-
sectos, dando lugar muchas generaciones; hacen su postura
la extremidad de los tiernos brotes, y cierto nmero de indi-
viduos permanecen en el mismo punto. como aletargados,
mientras dura el invierno. Apenas hay plantas que no tengan
alguna especie de pulgon como declarado y constante enemigo;
la manera que los tiene el rosal, se encuentran pulgones en
el almendro, en el grosellero, en el manzano, en el peral, en el
melocotonero, en la vid, en los naranjos y limoneros, etc., etc.
Es un grupo numerossimo de sres, particulares y curiosos, en
los cuales quedan por averiguar hechos notables, pesar de lo-
mucho qtie sobre los mismos se lleva estudiado. Para destruir
estos microscpicos enemigos, an necesitamos de los fuelles,
si bien con particular disposicin para las fumigaciones de ta-
_baco, especfico muy recomendado por Mr. Du Breuil que
asegura basta muchas veces una sola operacin para matar los
pulgones; pero en caso de no ser suficiente una sola vez, se
repite hasta conseguir el resultado. Las aspersiones de aceites
esenciales diluido., el agua fenicada, etc., se han recomendado
tambin y merecen experimentarse en caso de necesidad.
Pertenece rden distinto, los Colebteros el insecto que





78
devora las hojas y brotes tiernos del naranjo, como los del oli-
vo. Es una especie de escarabajuelo 6 atelabo, al cual llam
mzeridional Mr. Boyer de Fonscolombe (Othiorhynchus meridio-
nalis, Schoenh), y cuya sinonimia se extiende los gneros de
otros autores Bynchites, Attelabus y Curculius. El animalillo es
bastante perceptible, de cerca de un centmetro de largo, ne-
gro rojizo y con estrias sobre litros. Durante el dia perma-
nece ocultndose en la tierra, que es donde se le puede perse-
guir y molestar, al llegar la noche trepa por los troncos y sube
hasta la parte ms elevada de los rboles, en busca de hojas y
tiernos brotes que devorar. No es por lo general, de los nis
temibles enemigos, por la facilidad de perseguirlo al pi de los
rboles.
Hasta aqu solo hemos examinado los daos que causan
sobre ramas y hojas algunos insectos; pero nos restan an los -
enemigos de los frutos. En algunos puntos se considera como
la mayor plaga de los naranjos, y especialmente de los limone-
ros, el hemptero conocido con el nombre vulgar de cochinilla,
que es la especie 'occus Citri, Latr.-Tiene el cuerpo valo-
oblongo, convexo por encima y un poco hinchado por debajo,
de color gris ceniciento, pasando al amarillo plido, cubierto de
un polvo algodonoso blanco, con algunos apndices hcia los
lados y las patas posteriores ms largas que las anteriores. El
macho difiere de la hembra por dos-largas alas trasparentes que
rebasan la longitud de su cuerpo; la hembra, por el contrario,
se cubre de una materia blanca algodonosa que va extendiendo
sobre las hojas, las flores y los frutos, y al fin hasta los brotes
de las extremidades ramosas. En medio de esta vellosidad es
donde pone dicha hembra de 150 400 huevos amarillos.
Cuando avivan estos huevos, las pequeas larvas eligen los'
ms tiernos brotes para tomar su alimento.
El desove no tiene pocas fijas, sucedindose durante todas
las estaciones del ao, con la sola diferencia de ser ms abun-
dante en los periodos estaciones de calor, y ritardarse
mientras se sienten los frios invernales. La gran propagacin
de estos insectos hace de mayor consideracin sus daos, con
la infinidad de picaduras que causan en los rboles, acelerando
su traspiracion. En los frutos se advierten ms pronto y consi-
derablemente los daos, reduciendo las cosechas la mitad
6 tercera parte, como ha sucedido en los departamentos fiance-
ses del Var y Alpes martimos. Dice Mr. A. Du Breuil que en
el principado de Mnaco muchos jardes de Menton se hallan
de tal modo infestados, que sus cosechas de frutos son casi in-
significantes, cuando antes constitua este producto.uno de sus




79
ms pinges recursos. Y sin embargo, hace notar Mr- H. de
la Blanchere que la cochinilla del naranjo tiene un gran enemi-
go en una especie de Syrphus, que coloca sus larvas al lado de
pequeas cochinillas, para que se alimenten con ellas, atribu-'
yndose este auxiliar precioso del hombre el que desapareciera
- la enfermedad de la morfea al principio de este siglo en algu-
nos puntos de la costa del Mediterrneo. Aunque hay varie-
dad en los autores respecto al origen de dicha enfermedad, la
morfea, Mr. Du Breuil la atribuye la cochinilla, que acaso
constituye dolencia parecida la misma fumagina tizne,
pesar que no dejan de advertirse algunas diferencias. Para
conbatir la enfermedad, recomienda el mismo autor las asper-
siones coirlechada de cal.
Como hay un Ditero bienhechor para el naranjo en el men-
. cionado Syrfhus, existe otro daoso, del cual habla Mr. Gou-
reau, denominndole Ceratilis hispanica, Bir., 6 sea la mosca del
naranjo. Su larva vive en la pulpa del fruto, que altera profun-
-damente y hace caer del rbol ntes de su madurez. El insecto
es de medio centmetro de longitud, de colot negro en el fon-
do, aunque con manchas y rayas amarillosas blanquizcas; sus
alas son. trasparentes y atravesadas por cuatro bandas amarilla-
y negras; el abdmen es pedunculado y redondo por detras.
La hembra lleva un taladro con el cual horada la piel 6 cas-
_ -cara del fruto, y coloca su huevo en el agujero as practicado:
sale de este huevo una larva que desorganiza la pulpa del fru-
to, y le hace caer para sufrir en el suelo sus ltimas metamr-
fosis. Aseguran que esta mosca puede causar extensos daos
-en las comarcas productoras de naranjos; pero el remedio debe
buscarse en las mismas costumbres del insecto, recogiendo an-
ticipadamente y destruyendo todas las naranjas en que se ad-
vierta iniciacin de tales daos. Con vigilante cuidado se
puede conseguir evitar su excesiva propagacin.

CAPITULO XIV.

Recoleccidn de productos,

Ofrecen las Aurancidceas, adems de sus sabrosos frutos, la
utilizacin de sus hojas y de sus flores.
Al verificarse la poda, se recogen las hojas de las ramas
cortadas, para la venta; las del naranjo grio son las ms esti.
madas.
La recoleccin de las flores del naranjo chino y del agrio se
efectua en Mayo y Junio, renovndose alguna vez en otoo.-





80
Para efectuar la operacin se extienden lienzos bajo de los
'rboles, y se sacuden con fuerza sus ramas. Esto se repite su-
cesivamente varios das mientras dura la florescencia, debiendo
tomarse la precaucin de verificarlo cuando el roco se ha disi-
pado. Las de los limoneros y cidros son poco estimadas.
Sobre un arbol de 25 30 aos bien cultivado, se pueden
recoger de 10 30okilgramos de flores pero lo general, es
contar con el mnimo indicado. Los naranjos grios dan
veces hasta 6o kilgramos de flores. El precio usual, en el
comercio de este producto, es de 2 francos por kilgramo.
Desde los cinco aos empieza florecer y fructificar el na-
ranjo. Segn Risso en todas las especies de Citrus los frutos
ms gruesos se obtienen en los rboles jvenes.
La recoleccin de los frutos se verifica en tres pe'odos. La.
primera en Octubre. cuando empieza amarillear; entonces -
todava no estn maduros y resisten largos viajes sin podrirse.
La segunda recoleccin se hace en Diciembre, en cuya poca
se cogen media madurez y son destinados al comercio de
exportacin. La tercera cogida se hace en primavera, cuando.
ya los frutos se hallan enteramente maduros.
Dice acerca de este punto Herrera: Las naranjas, -en co-
menzando venir el azahar, se daan algo; mas despues que
viene zumo las nuevas viene las viejas. Si es tierra ca-
liente, 6 estn cubiertas, pudense guardar en los rboles;
mas los naranjos reciben dao, que mientras ms pronto se las
quitan ms bien le hacen, y aun se pueden guardar entre paja
enyesadas bien."
En la Memoria antes citada del Sr. D. Vicente Lasala y
Palomares, se dice acerca de la faena de la recoleccion de los
frutos: "Merece mencionarse con algun detalle la cogida de
la naranja, pues con hacerla con pulcritud y parsimonia de-
pende que no se pudra en el trayecto hasta que llegue su
destino. Est encomendada esta operacin los hombres, los
cuales ganan el jornal de 1,75 hasta 2,50, pesetas, segun la des-
treza, confianza en su vrctica y conciencia en el trabajo. La.
naranja se coge mano indispensablemente con rabo, rom-
pindole y metindole en pequeas espuertas, se baja del rbol
para colocarla sobre paja en el suelo en el mismo huerto: luego
se cortan los rabos con tijeras, dejando solo la raiz 6 el .pezn,
cuyo trabajo est cargo de las mujeres. Despues colocan la
Snaranja en cajas grandes, con paja en el fondo, trasportndose
en esta forma los almacenes en caballerias 6 carros donde
se procede las operaciones del envase.'
Sobre ste, que hemos visto practicar tambien en el mismo






campo, dice el mismo seor:. 'Los compradores trasportan ta
naranja los almacenes que hay establecidos en los puntos de
gran produccin, donde se coloca la fiuta en pilas; despues se
escoge separando las manchadas, defectuosas y pequeas; luego
se clasifican pasndolas por varias medidas.en forma de anillos
de hojalata, de un dimetro determinado. La naranja de des-
echo se vende pa a el consumo interior de Espaa, 6 bien se
embarca para cabotage, 6 se exporta en ferro-carril y en carros.
Tambien el desecho se embarca granel para el extranjero, en
particular en buques de vela y con destino Marsella y la co-
lonia de Argel. La naranja, despues de escogida y clasificada,
segun las medidas, se envuelve una per una en papel de es-
tracilla de las fbricas de Buol (provincia de Valencia) si.va
con destino Francia, y en papel llamado de seda 6 francs,
Ssi va dirigida Inglaterra y denis paises. Luego de empape-
lada-se embala en cajas de igual cabida y dimensiones, aunque
encierren mayor 6 menor nmero (determinado) de naranjas,
segun la marca 6 sea la medida del fruto. La mtjor naranja se
expoita para Francia y los Estados Unidos. Es ciertamente un
golpe de vista agradable el que presentan los almacenes ates-
tados de enormes pilas de naranjas, donde en ocasiones se ven
centenares de mujeres escogiendo, clasificando, empapelando
y embalando con.suma actividad, operaciones propias del aseo
y de la viveza de las muchachas valencianas. Los jornales se
pagan de 0,50 0,76 y hasta unApeseta, que suelen ganar las
que embalan, cuya operacin se hace tambien destajo "
Respecto la cantidad de frutos producidos, se ha hecho ya
alguna indicacin. Hemos hablado de algunos rboles, que se
citan en Malta y Npoles, dando cada uno 30.000 naranjas.
Tambien hemos hecho mrito de los dos colosales naranjos
existentes en Nairena del Alcor (Sevilla), y que all conocen
con el nombre de Migueletes, de los que cada cual ha lle-
gado producir hasta 38,000 frutos. En lo general se grada
los rboles grandes 6 robustos de 2,000 5,000 naranjas, y
en los naranjales un poco extensos el conjunto no se puede
contar en ms de 800 i.ooo naranjas por rbol.
A los naranjales de Valencia les asigna el seor Lasala y
Palomares la produccin de unos i5,000 kilgramos de frutos
por hectrea, 6 sean sobre 107 millare-, al peso de 140 kil-
gramos por millar.
En la Memornia de la provincia de Castelln, anteriormente.
citada, se asigna el producto medio de 400 500 naranjas, en
los rboles de diez aos; pero dicha edad todava la produc-
cin no ha llegado sus condiciones normales, que se debe
6





82
contar generalmente desde los 16 los 20 aos de la siembra
nascencia.
Los limoneros rinden hasta unos 8,000 frutos. Los berga-
motos dan de 200 300.- Los cidros no suelen subir de 20
o3 frutos, y en analogla de producto se halla la pampelmusa.


-A. 1: 7N DI:E ,


FRANCISCO JAVIER BALMASEDA.


Diferentes rTtodos para extirlguir las bibijaguas.
Tenemos dicho en el prlogo del anterior tratado sobre el
cultivo del naranjo, que la diminuta hormiga llamada Bticariaz
trasporta su habitacin los huevecillos de las bibijaguas para
alimentar sus larvas, las ahuyenta con su pestfero olor.
Es muy importante propagar en los campos esta benfica
hormiguita, especialmente en los naranjales. Para lograrlo se
van introduciendo en una caja que tenga la tapa de lienzo para
que no se asfixien, y se recogen en papeles con azcar puestos
en diferentes puntos del lugar donde las haya. Se van llevando
oportunamente los papeles la caja, la cual tendr dentro una
pequea vasija con agua.
Cuando se considere que se han reunido mil 6 ms indivi-
duos, se trasporta la caja un rstico boho, que se habr cons-
truido al efecto en el centro del naranjal. All estar tres 6
cuatro das, al cabo de los cuales se abre y se dejan las hormi-
guitas en libertad, colocando cerca azcar en cantidad propor-
cionada para que no hagan excursiones peligrosas en busca.del
alimento, y para que se reproduzcan brevemente con la fcil
y abundante nutricin.
Este animalito es muy casero, y este es el motivo porque es
conveniente ponerlo al principio al abrigo de un boho.
Tambin establecen sus colonias al pi de la pia de ratn
(Bromelia finguin, Linneo) cuyas hojas salen en verticilos radi-
cales, y estas y las raices le ofrecen cmoda habitacin; de
modo que si la cerca vallado del naranjal fuese de esta planta
estara aun ms resguardado; y si no lo fuese, pueden sembrarse
algunas hileras de Bromelia lo largo de la misma cerca.
Se nos asegura que D. Luis de Litna ha sido gran propaga-
dor de las Boticarias, convencido de su utilidad. Si fuese cierto,





83
-bien merece que sealemos su nombre al agradecimiento p-
blico, que estas cosas son ms importantes de lo que-parece.
Tambin nos dicen personas dignas de crdito, que hay otra
hormiga, de color rojo, algo ms grande que la Boticoria, que
,es terrible perseguidora de las bibiyaguas, pues inmediatamente
que se le trasporta los bibijagieros, las ataca con fiereza. Abun-
da en Calimete, plantacin de caa "La Jeite," jurisdiccin
de Crdenas. Preserva tambien los boniatales; mas perjudica
la crianza de aves.
Los interesados harn bien en inquirir cual es la variedad
que ms conviene, pues nosotros no hemos tenido tiempo de
hacer un estudio detenido.
Debemos decir que la llamada hormiga brava destruye las
hbibijaguas; pero despues es necesario destruirlas ellas, pues
- son muy dainas y de picada aguda.
Si no fuese falso'lo que dejamos dicho del Sr. Lima, segura-
mente su predicacin finaliz cuando no tuvo objeto, es decir,
cuando otro enemigo del naranjo hizo desaparecer casi por
completo los plantos. Qu triste cuadro! el-coccus di muerte
los naranjales; un HIemitero, un Uredo, 6 un Coleotero, acaba
los cocoteros; numerosos insectos hacen casi imposible el culti-
vo del tabaco; la Palomilla destruye las cosechas de maz; la
larva de una nueva mariposa devora el boniato (convulvulus
batata), que era la Providencia de los campos; el ixodes de
Latreille (garrapata), aniquilala hierba de las sabanas y diezma
las piaras de ganado; en fin, casi todo el producto de la agricul-
tura se pierde en Cuba ao tras ao, debido la libre procrea-
cin de los insectos, sin que exista una comisin entomolgica
en el Gobierno, ni se pida consejo la ciencia, ni se procure
siquiera por medios empricos poner remedio tan graves
males
Sigamos hablando de la extirpacin de la bibjagua.
Nos recomiendan este otro mtodo: excavar con una barreta
siguiendo el hoyo hasta rdonde estn las larvas, vaciar all una.
botella de petrleo y tapar con una piedra 6 un madero lo ex-
cavado, y con tierra amasada con agua todos los conductos por
donde pueda haber respiradero.
Innecesario es decir que igual operacin debe practicarse ern
cada colonia.
Tambien puede hacerse lo siguiente: destinar ntes del
trasplante de los naranjitos un jornalero, exclusivamente, a
perseguir ese insecto, y con este fin se armar de un ma-
dero 6 rama que tenga liria, cativo-mangle 6 alquitran. Si
pone cerca del bibijagiera cortezas de naranjas, es segura





84
que aprisionar millones, que ir arrojando al fuego. Si no
ts tietnpo de naranjas puede poner hojas verdes y tiernas del
rbol que produce esa fruta. Estas hojas y las del ame son
las que ms agradan esa hormiga.
He aqu lo que dice "El Ferrocarril," peridico de la ciudad
de Cali, Repblica de Colombia: "ldestructor de las hormigas,
sea bisu/furo de carbono. Eficaz remedio para que sin perjudi-
car la vejetacin concluya esta plaga en los jardines, quintas y
campos, y que se recomienda por su poco precio y la gran
economa de trabajo, pues una persona sola puede destruir
cien hormigueros en veinte y cuatro horas. Mtodo para usarlo:
conocidas las bocas por donde salen las hormigas se echa en
cada una de ellas el contenido de una cuchara de sopa llena
del bisulfuro de carbono, hacindose esta operacin con pron-
titud, irmediatamente de concluida se aplica un fsforo en--
cendido en cada una de las b:icas donde se ha echado este l-
quido y al instante se produce una pequea explosin, la cual
se repite por si sola en todas las bocas donde se ha echado el
bisulfuro de carbono. (i) Si se excava en los hormigueros despues
de esta operacion, se ver que las hormigas y sus larvas se ha-
llan completamente muertas.
"Una botella de este veneno se considera suficiente para
destruir una media docena de hormigueros, y su precio est al
alcance de todos."
D. Juan de la Torre y Gutierrez posea en la jurisdiccin de
San Afitonio de los Baos un cafetal con naranjos alrededor de
los cuadros, y despues de ensayar numerosos sistemas para
perseguir tan destructora plaga logr alejarla del planto echan-
do todos los dias en los hormigueros el estircol de la caballe-
riza; de este modo abonaba al mismo tiempo el terreno.
Diremos tambien que el Sr. Torres destruia las dainas ba-
bosas caracoles, soltando manadas de cerdos en el cafetal,'y
decia que era el nico medio eficaz que habia encontrado.
(t) Basta echar ina cucharada de bisulfuro de ca bono en un agujero y
arrojarle un fsforo encendido; al momento estalla y mata por asfixia como
un rayo las bibijaguas y sus larvas, inutiliza los huevos. Se ha de ver salir
humo de los agujeros, y en aquel por donde no salga es preciso repetir la
operacin, pues es s fial de que no recibi el bisulfuro de carbono. En
nuestro concepto no hay un mtodo mejor para extirpar esa temible plaga.
Ha sido aplicado con el ms feliz xito en jardines y haciendas de esta Is-
la, y varios peridicos de Mxico, entre ellos "La Revista Agrcola," han
reproducido algnnos de nuestros escritos sobre este mtodo, y segn nues-
tras noticias tambien ha producido feliz xito. Allllaman la bibijyaga
hormiga arriera; en Venezuela creo que es conocida con el nombre de ba-
chaco, y en la Historia natural lleva el de Formica cephalotes, Linneo.-
IN. del A.





85
D. Alberto Chiappi, en su jardin de aclimatacin de plantas
situado frente al Paseo de Crlos III, en -esta ciudad -de la
Habana, emplea con buen xito el olor del azufre, por medio
-del sencillo mecanismo llamado de Caldern: (i) coloca una
caja de hierro que tiene carbn vejetal en su fondo (mejor
-es el mineral) y una abertura encima para que no se apague
el fuego, abertura que se tapa cuando comienza funcionar un
fuelle que introduce el aire por un agujero abierto al efecto de
un lado de la caja. Del otro lado hay un tubo de gutapercha
cuya punta se introduce en uno de los conductos por donde
entran y salen las bibijaguas. Cuando comienza funcionar
el fuel'e pronto sale el humo por los dems conductos del bibi-
jagiero, que se tapan en el acto con tierra amasada con agua.
De esta manera quedan asfixiadas todas las hormigas.
Esa caja puede construirse de barro y ser ms econmica;
hasta nos parece que en los establecimientos de alfarera donde
hay buenos materiales pudieran formarse y ponerse la venta
pblica con la seguridad de hallar compradores.
De paso.dirmos que en el mismo jardin hay una variedad
de la familia saurios iguanideos, de la que las mayores tienen
una cuarta de largo; abunda en la Chorrera y en las cercas de
B tomelia de las haciendas inmediatas esta capital. Tiene el
rabo enroscado, escamas en todo el cuerpo, listas blancas y
carmelitas, vive debajo de tierra, es de una extremada movilidad
y. ligereza, no sube los rboles, no ofende el sembrado y lo
-defiende de los grillos, con los cuales se alimenta.
Su mayor mrito consiste especialmente en perseguir este
insecto, que destruye los rosales y todas las plantas tiernas,
haciendo sus destrozos durante la noche. Tambien se alimenta
esta Iguana con mariposas, moscas, araas, y hasta con cara-
coles, si se siente, con hambre y no puede satisfacerla.
El grill de los rosales es pequeo, de color pardo, habita
en cuevas poco .profundas y cubiertas con la tierra que ha
-sacado. Se reproduce mucho dando de veinte y cinco treinta
hijos en cada postura; y para expresar su voracidad bastar
-decir que es un ortptero de la familia de las langostas. Si se
asociara sera tan temible como ellas.
La variedad sauriana de que hemos hablado es utilsima,
con especialidad en los jardines, lo cual nos ha estimulado
intercalar estas lineas en el presente apndice.
(2) D. Francisco Caldern y Kessel, agricultor, excelente patricio que
ya dej de existir. Fu en otro tiempo compafiero nuestro en varios im-
portantes trabajos de la "Sociedad Econmica," de que ambos eramos
miembros.-N. del A.





86
D. J. F. Noviatur public en la Habana en 1878 un intere-
sante opsculo intitulado: "Mtodo para el cultivo del tabaco'",
en cuyo final leemos lo que sigue:
"Medio seguro para extinguir la bibijagua.-Todos los agri-
cultoies saben los grandes perjuicios que causan las biijaguas,
no solo al tabaco, sino otras muchas plantas.
"Ensear los medios de libertarse de tan terrible plaga e's
muy beneficioso.
'Los ms grandes bibijagiieros se extinguen del modo siguien-
te: en el mismo lugar en que la bibijagua amontona mayor-
cantidad de tierra, se abre un hoyo de dos tercias de profun-
didad y diez pulgadas de ancho en cuadro; se notar que las
paredes interiores de esta cavidad, vienen salir tres 6 cuatro
cuevas subterrneas, que son otros tantos caminos cubiertos,.
formados por ellas y donde habitan, y en lo interior de la "
tierra se ramifican en varias direcciones, teniendo distintas
distancias resolladeros 6 sean salidas.
"Al fondo del hoyo se coloca una camada de carbon, encima
una de palitos de tabacos bien secos, y arriba una de azufre en
polvo fino; en seguida otra de carbon, otra de palitos de taba-
co y otra denazufre en polvo. As dispuesto, se tapa la boca del
hoyo con una plancha'de hierro de media vara en cuadro,
cerrando hermticamente los bordes de la plancha y suelo con
una mezcla de tierra y agua bien apisonada.
aLa plancha de hierro tiene hcia su centro dos aberturas,
una redonda donde se adapta un tubo de hierro encorvado,
que va parar su otro extremo y fijarse en la boca de un
fuelle de un metro de largo montado en dos banquillos; la otra
abertura de la plancha es cuadrada, de cuatro pulgadas, y sirve
para echar brasas de carbon bien encendido, la que se tapa
prontamente con otra planchita de hierro de seis pulgadas en
-cuadro de largo, cuyos bordes se cubren con barro amasado,
del mismo modo que las junturas del tubo encorvado en su
unin la plancha y fuelle, inmediatamente se 'hace funcio-
nar el fuelle. El aire que se introduce en el hoyo, no solo ali-
menta y aviva la combustin de los cuerpos inflamables que
se colocaron en l sino que produce mucho gas sulfuroso mez-
clado con el humo del tabaco, que son venenos muy activos
para estos insectos. Este gas comprimido por la fuerza del fue-
lle, se introduce por las cavidades subterrneas y distintas
direcciones y distancias del lugar en que se opera, y se ve salir
por los resolladeros un humo blanco; stos se tapan con tierra
amasada con agua, para que no encontrando salida el humo,
pueda reconcentrarse y penetrar en las ms recnditas galeras.





87
ocupadas por las bibijaguas y mueran todas. Una libra de azu-
fre en polvo es suficiente para cada hoyo, y adquirida la prc-
tica en el manejo de tan sencillo aparato, en.dos horas se hace
la operacin de destruir millones de tan perjudicial insecto.
"El que traza estos renglones, emple este procedimiento el
ao de 1858 por indicacion del Sr. D. Tranquilino Sandalio de
Noda, (i) en un gran bibijagiiero, en una finca de su propiedad,
y hasta el presente que han corrido 20 aos no ha vuelto
aparecer la plaga. Antes emple chapapote, aceite de carbn,
aguarrs, arsnico con naranjas, enterrar animales muertos en
el hormiguero y hasta candela, y todo fu infructuoso.
"Como hay terrenos pedregosos, en que es muy difcil
abrir hoyos, y en los cuales, aunque se abrieran, las cavidades
subterrneas no converjerian ellos, porque en estos terrenos,
las bibijaguas solo aprovechan las cavidades naturales de las
piedras; para estas localidades, la operacin de quemar el car-
bn, palitos de tabaco y azufre en polvo, se hace bajo de una
.caja de planchas de hierro, la cual tiene dos cominicaciones,
una con el fuelle y la otra con un tubo, que en su parte central
sea elstico, fin de introducir su pitn boquilla metlica en
los agujeros de las bibijaguas. El sabio naturalista cubano
Sr. D. Felipe Poey, en su importante obra "Respertorio fsico-
natural de la Isla de Cuba" publicado en 1865, en el tomo i0
pgina 265, recomienda como eficaz este procedimiento, que
dice vi practicar en el potrero Almirante del Sr. D. Francisco
Caldern y Kessel, en donde los alrededores de la casa de vi-
vienda y en una extensin de un naranjal de 0,000ooo rboles
no qued un solo nido de bibifaguas. Este mismo procedimien-
to se emplea para destruir las ratas, por que el gas sulfuroso
penetra las galeras ms profundas que ocupan y es mortal
tamb'en para ellas."
El Sr. Dau, en su peridico El Labrador nmero 14, de i:
de Julio de 1866, recomienda como eficaz la miel de purga,
citando el caso de un gran bibijagiiero, en donde casualmente
se derram miel de purga y observ que desparecieron com-
pletamente.
El Sr. D. J. de Luna pubUc en el peridico El Siglo de
24 de Junio de 1866, un articulo recomendando los agricul-,
tores el experimento que hizo de echar en los bibijagiieros miel
de purga (una botella en cada cueva hormigueroj consiguien-
do con esto que desaparecieran completamente.
(i) Cubano notable por sus talentos y por su amqr las ciencias. Naci6
en el .ampo, fu maestro de si mismo y lleg ser un sabio estadista.-
N. del A.





88
El Sr. Bachiller y Morales dice en su "Prontuario de Agri-
cultura general" lo que copiamos:
"Mr. Verardi ha escrito una obra en que solo trata de la des-.
truccin de animales perjudiciales la agricultura y economia
domstica: su libro contiene procedimientos para cada uno de
los diversos animales daosos, y aunque me aprovechar de sus
conocimientos en esta Seccion, no es ciertamente dicho autor
quien me hace tomar la pluma para redactar este artcu.o.
"Expresar medios que se apliquen la destruccin de las
bibijaguas y caracoles, es nuestro objeto, considerando que las
primeras son los sres ms temibles del campo, as como los se.
gundos los ms daosos .en los jardines. Las indicaciones de
que vamos hacer uso las he visto en el Semanario industrial
de Madrid y el Museo de familias de Barcelona. Es cierto que
Verardi dice que puede aplicarse con buen xito el gas hidr. _
geno sulfurado, con el auxilio de un tubo para la destruccin
de las hormigas; pero no se me ocurri que seria conveniente
este mtodo para destruir las bibijagiuas.-En Cuba he prac-
ticaclo el uso de aguarrs, con el fermento del maguey, pero es
necesario que el lquido toque al insecto para que lo destruya,
as que no es dudable que el gas produzca un efecto mucho
ms seguro, si se advierte que es tal su poder que un caballo
cae inmediatamente que aspira l aire con ,1 de hidrgeno
sulfurado, en menos de un minuto; un perro en el qu tenga
T- y un gorrin dura pocos segundos en el que encierre so0.
r Thenard, que fu el primero que crey aplidable este pro-
cedimiento la destruccin de animales daosos, ha conse-
guido muy buenos resultados respecto de los ratones, zorras
y dems que se ocultan debajo de la rierra, segun lo expres
la Academia. H aquf el procedimiento empleado que copia-
mos literalmente del Semanario industrial.
"Descubiertos cuantos .agujeros sea posible de las cuevas
donde habiten los bichos que se trata de destruir, si son pocos,
se aplicar cada uno de ellos el aparato que vamos explicar;
y si son muchos, se taparn algunos con yeso mezcla, dejan-
do los otros para operar.
"Si los agujeros son horizontales como en las paredes, se em-
plea una retorta de vidrio tubulada: si son verticales inclina-
dos como los que estn en piso, se usan matraces frAscos de
dos tubuladas, la una para la salida del gas, y la otra para echar
cido sulfrico, aceite de vitriolo.
"Mzclense muy prolijamente con la mano cuatro partes de
limadura de hierro, y tres de flores de azufre, en un mortero 6
.cacerola limpia. Esta mezcla se pone en un vaso de vidrio del




89g
-tamaoiconveniente, y se roca poco poco con cuatro partes
de agua hirviendo; al mismo tiempo se revuelve bien con una
esptula 6 varilla de vidrio 6 madera, hasta que est perfecta-
-mente humedecida.-.Muy pronto hay reaccin, ebullicin y
produccin de sulfuro negro de hierro: pasado un rato y cuanda
"empieza la accin debilitarse, se aaden otras cuatro partes
de agua en dos veces, la segunda mitad medio cuarto de hora
despues de la primera. Cuando la masa cubierta de una
capa de agua, no tiene sensiblemente ms calor que la mano,
se la va echando con una cucharita de hierro en la. retorta
frasco por uu embudo que estar en su tubulura superior En
una retorta 6 frasco de cabida de un cuartillo, 6 dos vasos comu-
nes, bastar una cantidad de sulfuro correspondiente cuatro
onzas de hierro, tres de azufre y ocho de agua. Tambien pue-
den echarse en la retorta, 6 frasco, el hierro y al azufre mezcla-
dos y aadirle all el agua para la formacin del sulfuro, como
va dicho.
"En esta disposicin se coloca en el agujero dela cueva el
cuello de la retorta, 6 el tubo inferior del frasco, enlodndolo
Sbien pira que no quede respiracin. En la tubulura superior se
ajusta un tubo de tres brazos, y por l se echa poco poco
cido sulfrico extendido en 5 veces su vulmen de agua. El
tubo.de 3 brazos impide la comunicacin del gas que ha de
formarse en la retorta 6 frasco con el aire exterior. En cuanto
'cae el cido sulfrico 6 aceite de vitriolo, se pToduce una viva
efervecencia, se forma mucho hidrgeno sulfurado, y va
introducirse por el agujero de la cueva. Sigase echando por
'arriba cido sulfrico, hasta que se vea que est deshecho todo
*el sulfro y no.se desprenden ya burbujas del gas.
'"Operando de este modo por diferentes agujeros la vez, es
seguro el efecto. Si por algun lado se notase que se escapa
algo de gas, cuyo olor es ftido y como de huevo. podridos, se
tapar inmediatamente la salida; si fuese dentro de un edificio,
*se disipar echando algunas gotas de ':ido sulfrico dbil 6
aguado sobre una-pequea cantidad de cloruro de cal; lo cual
dar lugar al desprendimiento del cloro, que es como' todos
saben, un desinfectante poderoso.
'"Para limpiar las ratortas frascos despues de la operacin,
1 se echar dentro otro poquito de cloruro: se retirarn entonces,
tapndose cuidadosamente los agujeros. Esta precausin den-
tro de las casas, libertar de las emanaciones -procedentes de
la descomposicin de los anmales muertos en sus-cuevas.
;."Creo esta aplicacin del hidrgeno sulfurado muy digna de
S laatencion de-los labradores, de los propietarios y aun de la





90
autoridad pblica, pues no faltan huertos, campos ni edificios;
de toda clase donde vendrfa perfectamente.
"Los daos que causan en la agricultura las bbijaguas, son
de tal consideracin, que cualquier mtodo que se ensaye para,
destruirlas es pagado con usura con tal que disminuya el maL.
En los jardines de la ciudad principalmente tienen otros ene-
migos las plantas, no menos perjudiciales: hablo de los caraco-
les. Su prodigiosa multiplicacin, la facilidad con que se ocultan
de las precauciones del jardinero por la misma naturaleza de
su organizacin, y su-voracidad, los hacen considerar como,
muy perjudiciales costando mucha perseverancia y celo su.
destruccin. Entre los medios que nos han indicado ms expe-
ditos para conseguirlo, nos parece el mejor, si lo comprueba la
experiencia, el que trae el Museo de familias en su resea delos
trabajos de agricultura y horticultura del mes de noviembre.--
del pr6ximo pasado ao, consiste en esto: se toman porcin de.
hojas de berza calentadas al horno cerca de brasas r-Se fro-
tan inmediatamente con mantec. dulce 6 grasa que no tenga
sal y se colocan en los lugares infectados de caracoles. A las.
pocas horas se cubren de ellos, y de esta manera se recogen y
matan. El procedimiento no puede ser ms sencillo, y si tiene
un buen exito, agradecern la noticia las seoras aficionadas a.
jardines, principalmente en los barrios extramuros, en que tanto.
abundan los caracoles (gasteropedes). El sistema de destruirlos
por la maana y tarde, cuando se presentan hacer sus des
trozos, tiene el inconveniente de exigir un tiempo que hace se-
destruyan miemtras tanto las siembras y semillas. Mr. Verardi
dice que pueden evitarse sus estragos regando alrededor de
Sla planta restos de la cubierta de caracoles y aun cal y ceniza,
pues se lastiman con aquellos, y no se acercan los lugares
resguardados con esta mezcla. Ambos procedimientos pueden
ensayarse, si bien lo mejor es el que vaya enderezado exter-
minar enemigos tan molestos."
Daremos conocer un procedimiento contra las hormigas,.
orugas, etc., muy usado en Holanda, pais en que ha hecho
. tan notables progresos la floricultura: llnese un tubo con tres
partes de agua (no recordamos exactamente la proporcin), y
una-de petrleo, btanse ambos lHouidos y riguese la planta.
invadida con una regadea. de rosa fina.
Si se tratase de un naranjo- en que hubiesen comenzado su
. .. labor las -funestas bibijaguas, 6 se quisiesen salvar algunos r-
Sboles de la familia de las auranciceas, tales como limas, to-
S -: "Tronjas etc., bastar baar el tronc-para que no suban; pero.
Apenas se disipe el mal olor vuelven a cargapor lo que nada





91
interesa tanto como hacer que desaparezca ese terrible enemigo
de la agricultura.
Cerraremos este pequeo Tratado excitando el patriotismo,
los sentimientos filantrpicos y el amor la ciencia, de los
naturalistas Poey, Bachiller y Morales, Reynoso, Lachaume,
Caro, Planellas, Llanos, La Torre, (D. Crlos),-Riera, Jimnez
(D. Juan Bautista y D. Francisco), Vilar, Morales, Padre Pio,
Padre Rosado, etc., para que escriban una obra de entomologfa
y de patologa vejetal, con aplicacin este clima, asocindo-
se al efecto; la asociacin de las ideas es como la de los capita-
les,el medio fcil de llevar cabo las ms grandiosas empresas.
Un diccionario enton,olgico cubano que comprendiese la
patologa de las plantas hace mucha falta, y ofrece tan impor-
tante labor un campo explndido de gloria y de provecho.



Al ocuparnos de los medios de destruir la bibagula, creemos
oportuno copiar lo que dice el peridico "El Pas", correspon-
diente al 4 de Noviembre del presenta ao (1892), hablando
de la actual produccin de naranjas y pias, en el Estado de
la Florida. Dice as:
"Una casa de esta plaza nos facilita los datos que insertamos
' continuacin, que le han sido enviados por uno de sus co-
rresponsales en el Estado de Florida; los que consideramos de
sumo inters para nuestros agricultores.
Varanjas.-La cosecha pasada produjo un total de 3.500,000
cajas. Estas eran de tres tamaos, con un contenido respecti-
vamente de 150, 180 y 200 naranjas cada una, que han dado
por resultado unos 818 820 millones de naranjas!
La cosecha actual se estima en dos millones quinientas mil
cajas, con un total prximamente de 442 millones de naranjas,
cuya calidad y tamao se presentan tan buenos como los de la
cosecha pasada, debido al esmerado cultivo de estos agricultores.
En la region del bajo se ha ofrecido los cultivadores desde
1.25 $ .40 por caja, recibir en los paraderos de ferrocarril,.
con buenos anticipos sobre la cosecha.
.Pias.-No son mnos sorprendentes los progresos que va
alcanzando en este Estado el cultivo de la piia. La cosecha
de 189 92 produjo 25,000 huacales con 1.750,000 pias,que
se colocaron fcilmente en los mercados precios satisfactorios,
por haber llegado en buenas condiciones de sazon.
La cosecha actual se estima en 75 80.ooo huacales que
darn unos cinco millones de pias.





92
El rea de cultivo se extiende cada dia y no pasar mucho
tiempo sin que la produccin llegue alcanzar una cifra
de consideracin."
Como se ve, los norte-americanos han hecho progresos admi-
rables en el tiempo trascurrido desde la fecha en que vi la luz
la primera edicin de esta obra.
Esto probar los agricultores cubanos la necesidad en que
se hallan de emplear el ms esmerado cultivo, y al Gobierno
la conveniencia de reducir el impuesto mnimas proporciones,
y aun suprimirlo completamente respecto determinados pro-
ductos agrcolas, aquellos que estn amenazados de desapare-
cer por efecto de la competencia. Esta no podr sostenerse si
no se aminoran los costos de produccin hasta el punto de que
concurran los mercados ms baratos que los extranjeros.
No cesar de repetir que vivimos en una poca de lucha in-
dustrial, lucha en que estn empeadas todas las naciones,
preocupa todos los gobiernos y dar por resultado final la
exclusin de los mercados y consiguiente ruina de aquellas que
sean indolentes, y el engrandecimiento cada vez mayor de las
que obren con laboriosidad inteligencia y tengan su frente
gobiernos previsores. Un gran ejemplo y enseanza muy pro-
vechosa ofrece el Estado de la Florida, ayer estril arenal y
hoy uno de los ms ricos de la Unin, gracias al desarrollo de
la actividad individual impulsada por la sabiduria de las leyes.
Agregaremos lo dicho, que en 15 del mismo mes de no-
viembre sali del puerto de Fernandina, en Florida, el her-
moso vapor Ethelw'old para Inglaterra con un cargartento de
15.000 cajas de naranjas. Si el ensayo, como lo 'cremos, al-
canza xito feliz, ser asombroso el nmero de naranjas que se
exportar de ese pas para Europa. Sentimos no poder dar
cuenta del resultado al entrar en prensa este pliego.
El pueblo de Feruandina ha celebrado con regocijo la salida
del Et/helzold, cuya primorosa litografia hemos visto.
La noticia de este suceso nada tiene de triste para los agri-
cultores cubanos, que tambien pueden exportar naranjas para
Europa; solo que en lugar de ponerlas en barriles, sin el menor
esmero, como acostumbran, para enviarlas al vecino merca-
do norte-americano, ser preciso colocarlas en cajas, cojerlas
con la mano para que no se lastimen; clasificarlas, segun su
tamao; dejarles una parte del peciolo (rabo) y.eivolverlas en
papel de seda llamado francs, conforme queda descrito en el
capitulo XIV del anterior tratado. Todas estas manipulacio-
nes del envase son propias de mujeres. Las naranjas lastima-
das con manchas deben dejarse para el consumo interior, 6





93
para i'emitir los Estados Unidos granel, adonde llegarn en
buen estado, mediante lo breve del viaje, principalmente si se
mandan por la via de Key-West.
La salida del Ethetwold abre nuevos horizontes, nuevos mer-
cados un fruto, para el que son muy propios el clima y el
suelo de Cuba.
Aconsejamos los exportadores de esta Isla, que se asccien
y su vez hagan un ensayo igual, prefiriendo un vapor- que
sea de andar rpido.










C-_i.5
















BREVE TPeATADO SOBkPE EL COCOTE1O.

SU 11PORTANCI4, SU CULTIVO, -

iitformacin sobre sus enfermedades,
POR PRANCISCO JAVIER BALMASEDA.

El Cocos NVucfera (Linneo) es uno de los rboles ms bellos
y tiles que adornan la faz de la tierra.
Esta variedad y la otra Buiyracea, que nace espontneamen-- -
te en el Africa occidental y de que tanto provecho sacan los in-
gleses, cuyas naves se ven por centenares en los puertos del
Golfo de Guinea cargando, con el palo de tinte y el marfil, el
aceite que produce, son las mas importantes de toda la nume-
rosa familia de las palmas.
Tambin el Cocos .Vucifera es silvestre en Amrica, por lo
menos, hay fuertes razones para presumirlo. Los indios de la
costa Atlntica de San Bls, Amrica del Sur, poseen dilatados
bosques de este rbol, recogen el fruto y lo venden los ingle-
ses y norte americanos, 6 los traficantes de Portobelo, que lo
exportan comunmente Baltimore.
La existencia de estos bosques indica que esta planta no vino
del Asia, corno se cree, sino que'es indgena de este Continente.
Quin la sembr en esa costa en tanta abundancia? Los
indios despus del descubrimiento y conquista? Los espaoles
que no poblaban aquel territorio? Para qu haban de sem-
brarla en aquel tiempo en que careca ese rico producto de las
grandes aplicaciones industriales y comerciales que hoy tienet
A veces ocurre lamente la idea de que todas las plantas
del Asia se hallen en el Nuevo Mundo, aunque muchas de





95
*,llas modificadas por la accin del clima, como la canela, que
,es menos fina y odorfica que la de Ceilan.
La preciosa produccin vejetal de que estamos hablando
parece formada por la naturaleza para brindar al hombre su
sombra y su nctar en los arenals de los desiertos de los cli-
mas ciidos. No hay, en efecto, nada que sea ms grato al via-
jero como encontrar en esas vastas soledades, sufriendo los ri-
gores de un sol de fuego y las angustias de la sed, un grupo de
estas palmeras, de verde y potico follaje, y cuyo fruto no slo
ofrece una bebida deliciosa sino una sustancia alimenticia.
Tan nutritiva es esa sustancia que con ella puede sostenerse
la vida y gozarse de com',leta s:lud. En las islas Maldivias, de
-la Oceana, es el nico alimento de los indgenas, y en los
Estados federales colombianos de Bolvar, Panam, y Magda-
-- -lena la racin diaria de un trabajador la.componen dos libras
-de arroz y un coco, y son notables su vigor, agilidad, robustez
y alegre disposicin de nimo para el trabajo. Rallan el coco,
lo exprimen con la mano, le echan la leche al arroz en lugar
,de manteca de cerdo cuando est medio hervir, y lo remue-
ven. Condimentado de este modo el arroz, sin ms aditamento
que la sal correspondiente, es un manjar que no falta jams en
,la mesa de los nacidos en aquellos paises, ricos y pobres, de
los extranjeros que habiendo vivido all algun tiempo, se han
i- --acostumbrado al gusto particular que le comunica esa grasa.
La siembra la hacen cuatro varas de distancia las plantas,
siendo esta una prctica en extremo perjudicial. Deben dr-
sele cinco metros, y an ms en los terrenos muy feraces,
porque algn dia se presentar all el terrible parsito, de
procedencia desconocida hasta ahora, que destruye los plantos
y que puede ser proveniente de una criptdgama, en cuyo caso
favorece sta la humedad que siempre existe donde quiera
que los cocoteros entretejen sus ramas y no penetranlos rayos
solares.
No dejen de tomar nota de esta indicacin los agricultores
de Sur Amrica, aunque no estn completos los estudios em-
prendidos para poder designar como destructores de los plantos
los sres utedianos con exclusin de los coccidos y otros insectos.
Cudase en el Estado de Bolvar de arrojar algunos granos
de sal comun en el hoyo antes .de sembrar el arbolito, lo que
recomendamos, pues la sal agrada tanto al cocotero que se
notar su rpido crecimiento ponindole una corta cantidad de
esa sustancia en la unin de las hojas y el tallo.
En el referido Estado, en el de Panam, etc., el coco es un
artculo de primera necesidad y se exporta para la Amrica del





96
Norte. Tambin se exporta de Centro Amrica para el mismo
mercado, y del Brasil, donde hay, dice Simmonds; bosques de-
doscientas ochenta millas de extensin; lo que es otra prueba
de lo que dejamos dicho acerca del origen de este rbol. Europa
se provee de Malabar, Java, islas de Malasia y de los Nave-
gantes. Cochinchina francesa y otros puntos de Asia y Africa,
debiendo advertirse que de Malabar y varias regiones asiticas
las exportaciones son de cocos en su estado natura], 6 de acei-
te, fibras, hilos y sogas.
En la provincia de Cartagena de Colombia hay grandes
plantos, los que no se prodiga otro cuidado que la limpieza,
la cual es sumamente fcil porque su piopia sombra aniquila
las hierbas espontneas. Los dueos de esas haciendas tienen
un nmero de. trabajadorer, veces considerable, dedicados
recoger todos los dias los cocos que han caido, mientras otros -
los van despojando de la concha, hecho lo cual quedan listos
-para ser conducidos bordo de algn vapor de la baha, 6 del
buque de vela que ha venido expiofeso por esa carga.
Los hombres ms sensatos cuando forman estos plantos lo
hacen halagados-por la bella idea de que afianzan su bienestar
-y el porvenir de sus hijos; y en efecto, los siete aos, que es
cuando este rbol se halla en aquel clima en la plenitud de su
fructificaci decir, sin tribijo ni gastos, renta que se trasmite sus descen- -
dientes durante un-siglo, slo que cuando el cocal pasa de
cincuenta aos el fruto empequeece, lo que sucede tambin
cuando las plantas no estn la conveniente distancia para
que haya ventilacin y luz. Esto nos sujiere la idea de acon-
sejar que se siga el sistema adoptado en Zanzbar (Afiica Orien-
tal, protectorado aleman), donde la siembra se hace cinco
metros, y por medio de la selecccin han conseguido los agri-
cultores una variedad de rboles que ensanchan mucho, se
elevan !oco y los tres aos dan hermosos racimos.
Por seleccin se entiende escojer la simiente ms hermosa
de los rboles robustos y jmenos elevados, y cuidar de que no.
queden los nuevos plantos cerca de otros que.no tengan esa
cualidad, para que no haya hibritiacin.
Algunos agricultores zanziberianos, para disminuir el creci-
miento queman con un hierro candente la parte ms tierna del
cogollo; pero esta es operacin peligrosisima que en ,uestro
concepto criginar por lo comun una general extepuacin y
muchas veces la muerte. Otros al formar los semilleros colocan
los cocos con los ojos hacia abajo, lo cual puede dar mejor
resultado, pues en el pltano se observa que sembrada la yema





97
de ese modo tarda algo ms la lzmuila en dar la vuelta para
tomar laposicin vertical y por consiguiente la fructificacin
de la planta es ms tarda pero ms abundante y aquella nace
ms hermosa y con raices ms profundas.
`Cun oportuno sera formar, bajo una rigorosa seleccin,
plantos de esos cocos monstruosos de que han venido varias
muestras la Habana! Hoy mismo, (r8 de Agosto de 885),
hemos leido lo siguiente en el importante peridico El Pais.
"Qu coco! En la finca del Mediecito (Quivican) se producen
cocos tan grandes como melones americanos calabazas de
cochino. A la vista tenemos uno de estos cocazos, ya seco. El
bicho ha respetado esos cocos quivicanenses: Misterios!"
Estar esa variedad libre de la plaga? Se ha presentado
sta en Quivican en los dems cocoteros comunes? digno es de
observacin v de estudio.
"La mejor semilla, dice Simmonds, es la del fruto completa-
mente maduro, con grandes ojos, y tomada de rboles de edad
mediana, no viejos, y de racimos de pocos cocos, que elegidos
en los meses de Febrero y Mayo, son los ms ricos en elemen-
tos de produccin. La semilla que proviene de cocoteros no
bien desarrollados, se pudre, y cuando germina, la planta crece
rpidamente despues del trasplante; pero su fruto se desprende
antes de adquirir consistencia y perece sin alcanzar una edad
-. mediana."
"Al escojerse los cocos para semilla es preciso evitarles todo
golpe que pueda ocasionarles fracturas que den entrada la
humedad y determinen la putrefaccin, que se raje la nuez y
el lquido se extravase; en la seguridad de que en el caso de
germinar en tal estado no dar buenos rboles, los renuevos
se aniquilarn, el fruto carecer de pulpa. Tampoco debe
procederse la siembra ntes de que las drupas se encuentren
bien secas, porque sembradas recien extraidas,-llevan el jugo
del pericarpio que con la humedad trae la putrefaccin, siendo
tambien perjudicial el trascurso de mucho tiempo de deseca-
cin, porque la infecundidad es consiguiente la vejez de la
semilla de esta planta.
"Los cocos deben ponerse en el semillero la larga, cubrin-
dolos con cuatro 6 cinco centmetros de tierra, y en posicin
horizontal. El riego cuando el tiempo se presenta muy seco es
indispensable, y el abono intil, si la tierra es buena. Sin em-
bargo, siempre convendr el uso de sal comun y cenizas de
sus cscaras.
"El trasplante. debe efectuarse el segundo tercer mes y
algunas veces al noveno; pero raras veces se deja para despues
7





98
del quinto. En los casos ordinarios se trasplantan las posturas
seis meses despues de haber nacido, y en los terrenos-bajos es
preferible esperar el ao. La operacin debe hacerse de Enero
Mayo, y tambien en Agosto y Noviembre, evitando los meses
de mucha humedad; los cocoteros sembrados en Junio y Julio,
cuando las lluvias son muy abundantes, apenas dan fruto; al
contrario de los plantados de Enero Junio que dan fruto
abundante.
"En los terrenos de escasa arena se ha de echar ntes de
colocar las plantas, el abono dicho en unin con cieno y tierra
de buena calidad; pero si el suelo est en la orilla del mar,
bastar slo la ceniza, y en los pantanosos, arena,
Simmonds aconseja que los hoyos tenganmetro y medio
cbico de capacidad; opinamos que es un exceso y un trabajo
inmenso; basta enterrar el coco y una pequea parte' del tallo; L.
este rbol extiende sus raices horizontalmente, y nunca las tiene
verticales y profundas.
En la Amrica ,del Sur el coco se coloca intacto en los semi-
lleros; pero si se les despoja de la cscara en la parte superior
brota el renuevo con igual lozana y con msbrevedad porque
no tiene que detenerse -romper la vestidura fibrosa.
Es indudable que si no existiese la plaga que destruye rpida
mente los cocales; si se le combatiese con empeo, perseve-
rancia inteligencia, no habra empresa ms pingiie que for-
mar plantios en las playas cubanas, all donde apenas se elevan
aislados arbustos y donde cualquier otro individuo arbreo no
hallaria elementos de subsistencia.
Los principios salinos constituyen, se puede decir, los ele-
mentos de vida de esta planta, que ostenta su hermosura com-
batida por las olas del mar, baada por el vapor de agua del
mismo, saturado de sal, y favorecida por el clima.
Son pues las-costas los lugares ms aparentes para este cul-
tivo; y no se teman los vientos; no existe bajo los trpicos un
punto donde con ms fuerza azoten las brisas de Marzo que en
la embocadura del Magdalena; hay dias que un hombre en
descampado no podra en ciertos momentos sostenerse de pi.
All hemos visto muchas de estas palmas altsimas, cargadas de
hermosos racimos, mecidas con tanta violencia que veces se
doblaban como un arco, y sin embargo, ni se partia el tallo, ni
caia el fruto. La naturaleza ha dado este rbol una resis-
tencia proporcionada al enorme peso que sobrelleva: su tronco
es duro como el hierro y sus raices muy fuertes, aunqueparez-
can dbiles comparadas con las de otras plantas.
Es cierto que la Providencia, para no prodigar todos sus





99
dones Cuba (la tierra que ha sido ms feliz bajo el punto de
vista de la naturaleza) la conden sufrir los espantosos ci-
clones, que peridicamente, en los equinoccios, arrasan los
campos; y para mayor desgracia suelen presentarse en estos
ltimos tiempos acompaados de inundaciones, fenmeno que
demuestra claramente un gran desirden meteorolgico, oca-
sionado por la desaparicin de los bosques en las Antillas, que
ha desnivelado el s.uelo y disminuido el oxgeno de la atms-
fera, anulando en parte la ley de la armona que se nota en
todo lo creado y trayendo la vez alteraciones del aire funestas
la salud y la vida del hombre.
Si alguien duda lo que decimos, citaremos como un ejemplo
las cabezadas del rio Sin (Colombia) doide se hicieron im-
prudentemente grandes desmontes, y al otro ao.ese rio, que
-- era navegable en una vasta extensin para embarcaciones ma-
yores dej de serlo hasta para las pequeas en muchas leguas.
Al paso que vamos en Amrica, llegaremos empobrecer la
tierra, cambiar las estaciones y sufrir enfermedades y plagas
que no conocieron los antiguos. Jams se planta un bosque
artificial, y los gobiernos y los pueblos miran como cosa balad
la destruccin de los bosques naturales.
Si se tratase seriamente algun dia de fundar estos bosques,
no habra rbol ms adecuado que el cocotero, tanto por
_. lo productivo cuanto por lo higinico, como que siendo propio
de las regiones ardientes, que son las ms impregnadas de cido
carbnico, disminuye la accin paldica de los cuerpos org-
nicos en descomposicin con sus grandes hojas absorbentes, y
contribuye de un modo poderoso desecar las tierras extra-
yendo de su seno y purificando una enorme cantidad de agua.
Su parte ramosa es digna de admiracin: toda ella est sujeta
un sistema de canales que conducen el agua, en la proporcin
debida y sin que haya estancamiento, una parte hcia el centro
del rbol donde baa la yema terminal, las axilas de las hojas,
el racimo y desciende al tallo; y la otra corre por el nervio prin-
cipal de la penca y las pinadas hojas, sin que quede absoluta-
mente porcin alguna que no participe de la benfica lluvia,
del rocio que por las noches forma gruesas gotas que ruedan
por esos canales.
Volviendo los trastornos meteorolgicos diremos, que el
agricultor prudente debe contar con que de tiempo en tiempo
habr en Cuba lluvias extremadas, fuertes huracanes y largas
sequas.
Para lo primerp debe prevenirse viendo que el suelo del plan-
to tenga declive, zanjendolo para que no haya estanca-





T00
miento de agua, que trae el desarrollo de criptdgamas, y ve-
ces la rpida podredumbre de las raices; para lo segundo no
existe rbol ms resistente que el. que nos ocupa. Cuando
silba el viento con fragor terrorfico, derriba los cedros secula-
res y azota furioso el vasto planto de cocoteros, stos se do-
blan y se apoyan unos con otros uniendo sus follages y for-
man una masa extensa, compacta invencible. Adems, las
columnas de aire pierden su fuerza medida que se dividen y
subdividen al chocar en las hileras de los troncos. Lo ms
que puede suceder es que se desprenda el fruto, 6 que sucum-
ba el cocotero de las primeras lneas que est en terreno
deleznable. Para lo ltimo, es decir, para las sequias, si no
se puede emplear el riego, debe limpiarse el cocal arrimando
al pi de cada planta las hierbas y tierra que remueva la aza.
da; y an seria ms beneficioso traer tierra vejetal del punto -
ms cercano, mezclada con una cuarta parte de estircol re-
podrido, y arrimarle tambien una cantidad proporcionada
cada pi. Este abono equivaldra algunos aguaceros; mas
sin emplearlo, si se le echase cada rbol en el cogollo
una cantidad de sal, la cosecha seria seguramente abundante
y ms hermosos los cocos. Operacin es esta que repetida
cuando el tiempo est algo seco, siquiera dos veces al ao,
conservara muy lozanos los cocoteros y el propietario reem-
bolsara con grandes creces el valor de la sal y del trabajo. _-
Verdad es que esta idea que se nos ocurre nunca se ha ejecu-
tado; pero todo aquel que conozca la avidez con que este rbol
recibe la sal, 6 lo vea en algunos lugares de estas costas lleno
de lozana y con las raices dentro del mar, no dejar de hacer
uso de esa sustancia, ya para estimular la vejetacin, ya para
duplicar las cosechas. 6 como un desinfectante insecticida.
Parcenos que las familias pobres de esta Isla deben prestar
atencin lo que hemos dicho acerca de la costumbre sur
americana de mezclar con el arroz la leche del coco, pues de este
modo en aquellos dias de incomparable angustia en que el ham-
bre toque sus puertas, podrn alimentarse con pocos centavos.
Si la necesidad obliga esas familias hacer el ensayo, res-
pondemos de que se establecer la costumbre, porque el arroz
con coco es un manjar nutritivo y agradable, muy diferente'de
aquel arroz amarillo que consumen los habitantes del Africa
Occidental condimentado con aceite de palma y que nos-
otros nos inspiraba repugnancia. Tngase adems presente que
la leche de coco es antihelmntica, propiedad en virtud de la
cual es muy saludable, especialmente para "los nios, tomada
como alimento del modo que queda explicado.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs