• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Front Matter
 Dos palabras del autor
 A mis compatriotas
 Algo sobre China y los Chinos
 Origenes del tratado Mexico-China...
 Caracteristicas del Chino
 Como llegaron los Chinos al...
 Como provocaron los Chinos la rebaja...
 Las pobres viudas sin ocupacio...
 Como empujaron a las mujeres a...
 Porque se han ido nuestros...
 Los primeros comerciantes...
 Los Tongs
 El capitalismo Chino
 Cuantos son los Chinos
 Por que se nacionalizan los...
 Los Chinos y la higiene
 Presupuestos de gastos de...
 Los Judas
 La mestizacion de nuestra raza...
 Las Chineras
 Segunda parte: Medios y recurso...
 Observaciones del autor
 Por que han Fracasado las campanas...
 Como combatir a los Chinos
 Como combatir a los Chineros
 El boycot
 La mujer en la lucha
 Los aboneros
 Chinos, Arabes y Turcos
 Proyecto de acta constitutiva para...
 Proyecto de estatutos para el regimen...
 Apendice
 Index






Group Title: problema chino en México
Title: El problema chino en México
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00025072/00001
 Material Information
Title: El problema chino en México
Physical Description: 290 p. : ; 16 cm.
Language: Spanish
Creator: Espinoza, José Angel
Publisher: s.n.
Place of Publication: México
Publication Date: 1931
Copyright Date: 1931
 Subjects
Subject: Chinese -- Mexico   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Mexico
 Notes
General Note: No more published?
 Record Information
Bibliographic ID: UF00025072
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - ANT9065
oclc - 20543252
alephbibnum - 002810578

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Title Page
        Page 4
        Page 5
    Front Matter
        Page 6
    Dos palabras del autor
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    A mis compatriotas
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    Algo sobre China y los Chinos
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    Origenes del tratado Mexico-China y sus consecuencias
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
    Caracteristicas del Chino
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    Como llegaron los Chinos al pais
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
    Como provocaron los Chinos la rebaja de jornales
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    Las pobres viudas sin ocupacion
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    Como empujaron a las mujeres a los prostibulos
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    Porque se han ido nuestros compatriotas
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
    Los primeros comerciantes Chinos
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Los Tongs
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
    El capitalismo Chino
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
    Cuantos son los Chinos
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
    Por que se nacionalizan los Chinos
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
    Los Chinos y la higiene
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
    Presupuestos de gastos de un Chino
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
    Los Judas
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
    La mestizacion de nuestra raza con la China
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
    Las Chineras
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
    Segunda parte: Medios y recurso de lucha
        Page 175
        Page 176
    Observaciones del autor
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
    Por que han Fracasado las campanas antichinas del pasado
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
    Como combatir a los Chinos
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
    Como combatir a los Chineros
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
    El boycot
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
    La mujer en la lucha
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
    Los aboneros
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
    Chinos, Arabes y Turcos
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
    Proyecto de acta constitutiva para la fundacio de ligae nacionalistas
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
    Proyecto de estatutos para el regimen y funcionamiento de las ligas nacionalistas de la republica
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
    Apendice
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
    Index
        Index 1
        Index 2
        Index 3
        Index 4
Full Text


JEIE~. AU;rL "P`


IIEPLEMIIA i
CH=IllOH
C-fl
NE-IEil(


'
ii ::
a~-i:;~il8o~"~~ r~


*






JOSE ANGEL


ESPIO ZA
,'>4 > u


EL PROBLEMA CHINO

EN MEXICO










I. TOMO

1931


MEXICO


VI,




















PROPIEDAD LITERARIA
ASEGURADA CONFORM
A LA LEY.






I












El Problema Chino en Mxico



DOS PALABRAS DEL AUTOR
Y algunas opinions sobre el problema chino


Muchos de mis amigos con quienes me unen
estrechos lazos de amistad, amistad que es ms
cierta cuando un ideal noble y levantado ha
zurcido los huecos de los prejuicios y refrenado
egosmos y preocupaciones, al hojear las p-
ginas de esta obra recordarn que alguna vez,
en esa especie de plticas ntimas donde uno
suele opinar sin reserves, llegu a sostener con
energa que el medio ms seguro para encausar
nuestros empeos pro-nacionalismo era el de
procural la organizacin, siguiendo con firme-
za un program de accin que abarcarse las di-
versas facetas del problema y los distintos as-
pectos de la complicada situacin que pre-
senta.
Y desde que arraig en mi espritu esa. con-
viccin, desde que palp con profunda amar-
gura la ineficacia de pasadas campaas anti-
chinas, me propuse, sin que mi incapacidad






8

fuese un obstculo, escribir.un libro que pu-
diera ser til en la gran obra de organizacin1
nacionalista.
Convencido de que hay que luchar contra un
enemigo bien organizado, fuertemente unido
y dueo de muchos recursos como el chino, he
considerado necesario idear, como media ele-(
mental, una forma de organizacin metdica y'
durable, serena y cientfica, para no volver ya
ms al lastimoso espectculo del escndalo p-(
blico, ni a la propaganda huracanesca, pues
-ya lo hemos visto- por ms que una labor,
de mar enbravecida y rugiente cuadre con
nuestro temperament encendido, con ello s-!
lo se consigue tutear a nuestros enemigos sin
abatirlos, cortar las corrientes de buena inte-
ligencia que deben existir entire las agrupa-
ciones nacionalistas y el gobierno y alejar de
la lucha a muchos elements de vala que, de
serenarse la contienda, seran muy tiles.
Y como mi modest obra "EL PROBLEMA
CHINO EN MEXICO" tiende a serenar la lu-
cha para hacer ms efectivos sus resultados, a,
levantar el ideal nacionalista de odios y ren-
cores, de bajas preocupaciones y necias fobias
para colocarlo en el lugar que corresponde a
las altas finalidades patriticas, no dudo que
en'estos empefos definitivos estarn conmigo
los antiguos luchadores que desde aos atrs
han venido aportando generosamente la con-









tribucin de su entusiasmo, el bolo valioso de
sus luces en pro del inmenso ideal nacionalista;
pero en todo caso, si el juicio de los que con
ardor y buena fe han ofrendado a la causa ca-
ros intereses no pe respalda, yo creo que mis
afanes no sern vanos.
Un espritu de justicia y admiracin que no
result extrao en un viejo luchador fuerte-
mente convencido de su causa, me impone la
obligacin de engalanar estas primeras pgi-
nas de mi obra con los nombres de los viejos
soldados del antichinismo, aquellos que con ese
desinters que cada da escasea ms en los
hombres, han sabido dar brillo y vida a los
ideales pronacionalismo y pido a mis lectores
que tengan presents siempre sus nombres, co-
mo un justificado culto al mrito:
Alejandro C. Villaseor, Walterio Pesqueira,
Felipe G. Corts, Filemn Garza, Ramn Galin-
do, Leonardo. B. Fierros, Aureliano y Feliciano
A. Anaya, Miguel A. Salazar, Bernab A. Soto,
Mariano Vzquez, Hiplito C. Mndez, Alejan-
dro C. Mendoza, Leovigildo Gmez, Luis Cam-
bustn, Francisco Ibez, Ramn Ros D., R-
mulo Daz Brown, Jos Mara Surez y las des-
tacadas y valerosas damas: Emlida y Mara
Carrillo, Tita Morales, Mara Vzquez F., y
Josefina R. de Huerta.

xxx







10

Con el objeto (le que la opinion pblica ten-
ga una idea sobre lo que piensan del problema
chino algunas caracterizadas personalidades
de linmpio relieve national, inserto en seguida
algunos juicios muy importantes y acertados,
con antorizacin de sus autores.



",Mi larga actuacin como Presidente de la
Cmara Nacional de Comercio de esta ciudad
y l:a actividades de ndole divers a que me
he dedicado durante mi vida, me han permiti-
do palpar y sentir en today su magnitude la fu-
nesta influencia moral, social, econmica y po-
ltica que ejercen las colonies chinas, ricas y
poderosas, en los destinos de nuestra Patria.
"Esta vieja conviccin me hizo en 1924, du-
rante mi actuacin como Diputado a la Legis-
latura sonorense, iniciar y conseguir la promul-
gacin de dos leyes .saludables: la nmero 29
y la 31. La 29 ordena la creacin de los "Ba'
rrios Chinos" y la 31 prohibe el matrimonio en-
tre chales y mexicanas.
"Diversas causes, por fortune bien conocidas
del pueblo, han venido obstaculizando la apli-
cacin tcita de dichas medidas legislativas,
pero su sola iniciacin prei de entusiasmo al
pblico y di origen a la cruzada antichina ms
seria que registra la historic.










"En aquella ocasin, juzgando que la lucha
requera una organizacin formal y metdica,
formul un proyecto de Estatutos que distribu
entre todas las organizaciones antichinas y ese
mismo proyecto, con muy acertadas modifica-
ciones, figure en la obra vigorosa de Jos An-
gel Espinoza.
"La naturaleza nuestra, tan propensa a em-
prender a obscuras las jornadas ms series y
peligrosas, ha sido la causa de que los empeos
pro-nacionalismo que arden en los pechos de
todos los mexicanos no hayan podido encau-
sarse por las rutas de la serenidad recta y fir-
me, por eso, cuando Jos Angel Espinosa me
comunic sus propsitos de escribir un libro
sobre el Problema Chino, puse en sus manos
mis documents y me apresur a cooperar con
l aportando el contingent de mis ideas y mi
experiencia.
"Yo tengo fe en que cuando "EL PROBLE-
MA CHINO EN MEXICO" sea conocido am-
pliamente en el pas, los ideales nacionalistas
no seguirn ya pidiendo limosna a las puertas
de la indiferencia pblica y la opinion nacio-
nal, enfilada hacia los rumbos del bienestar
que se alcanza por medio de la lucha, en un es-
fuerzo uniforme y sereno, modificar nuestra
condicin de explotados en verdaderos hijos de
Mxico y slo entonces nos ser possible disfru-
tar de los dones de nuestra amada tierra."










Nogales, Sonora, enero de 1931.

ALEJANDRO C. VILLASEOR.
President Municipal y de la Cmara Nacional
de Comercio.


"La resolucin de los grandes problems(
que fuertemente afectan a los pueblos, requie-
re apstoles dispuestos al martirio o cuando
menos exige una contribucin generosa de la
voluntad de hombres de fe.
"El Problema Chino, que aunque no reviste
an caracteres de alta trascendencia poltico-
social, s constitute una situacin seria que
afecta gravemente el future racial y econmico
del pueblo mexicano. Jos Angel Espinoza, en
su libro "EL PROBLEMA CHINO EN MEXI-
CO", seala toda la magnitude que dicho pro-
blema encierra y establece formas acertadas
para combatirlo, por lo que es de gran utilidad
en la lucha nacionalista.
"Combatir la inmigracin china, el mestizaje
de esta raza con la nuestra y su preponderan-
cia econmica, es una necesidad national, un
deber de todo mexicano que anhele la gran-
deza de su raza; por eso el libro de Espinoza
es un plausible esfuerzo en pro del inters
patrio."
Mxico, D. F., enero de 1931,









EMILIANO CORELLA M.
Dip. Por Sonora al Congreso de la Unin.


"...Los chinos que a nuestra Patria han ve-
nido, no han probado ser elements tiles sino
degeneradores de nuestra raza, no slo porque
en nada favorecen a la industrial, la agricul-
tura y el comercio s que tambin por sus
costumbres maleantes en toda la escala de la
vida social. Se alimentan con desperdicios y vi-
ven hacinados en viviendas insalubres como si
se tratase de animals, por lo que germinan di-
versas enfermedades antao desconocidas en
Mxico, como el beri-bery y otros padecimien-
tos ms. Agrguese a estos males sus vicios:
fumaderos de opio, el juego, la corrupcin de
la mujer, el fraude, los envenenamientos por
la adulteracin de mercancas y dems artima-
as que ponen en juego.
"Con much justicia los hombres que pien-
san serenamente abominan del peligro y des-
prestigio que para la Repblica entraan esa
clase de inmigrantes de razas no deseables y
gravemente perniciosas para la Nacin.
"Me he informado con positive inters y
agrado, de la labor patritica y eminentemente
nacionalista que ha venido desarrollando el se-
or don Jos Angel Espinoza y como fruto de
sus esfuerzos y afanosos studios, ha escrito un









libro de verdadero inters national, pues su
obra toca un problema latente y propende a
reafirmar en el alma colectiva valores morales
que era ya tiempo tocar.
"Rugole al seor Espinoza acepte mis sin-
ceras y calurosas felicitaciones y elogios por
su esfuerzo siempre al servicio de nuestra raza
amenazada por las contaminaciones exticas."

Mxico, 1. F., enero de 1931.

Gral. NORBERTO ROCHIN.



"Hace 30 aos que estamos protestando a
regaadientes contra los chinos. A veces he-
mos llegado al mitin escandaloso y exaltado
y en ocasiones la animosidad nos ha hecho es-
grimir el argument del garrote para castigar
la audacia y los abusos de las razas maleantes,
pero poco hemos conseguido, puesto que los
Schinos -siguen tranquilamente acumulando mi-
llones y haciendo farsa de nuestras protests
justas.
"El problema es serio y complicado, por eso
las medidas que se tomen para conjurarlo, de-
ben ser radicales, sin que se llegue a la exal-
tacin, pero sin que tampoco sg caiga en Ulla
cobarde inaccin.
"El libro de Jos Angel Espinoza intitulado









"EL PROBLEMA CHINO EN MEXICO", es
un haz de ardientes y grandes verdades, es una
formidable requisitoria contra la labor de in-
moderada especulacin de las razas asiticas,
principalmente de la raza china y, adems, co-
mo si el autor de trabajo tan important con-
siderase incomplete su tarea al exponer el pe-
ligro solamente, pone de manifiesto su afn pa-
tritico y, con terquedad de fantico, cimenta
las bases de una nueva y definitive cruzada
antichinista.
"El libro de mi conterrneo llevar a todos
los rincones de la Repblica un verdadero in-
cendio nacionalista y con la lectura de esas
pginas ardorosas y saturadas de amor tnico,
se lograr la reafirmacin de valores cvicos
que entire nosotros estn en bancarrota."

Mxico, D. F., enero de 1931.

MIGUEL A. SALAZAR, Diputado por Sonora
al Congress de la Unin.



"La superabundancia de inmigrantes chinos
present tres aspects a cual ms interesante
para un studio detenido y urgente: el tnico,
el econmico y el social.
"Mucho se ha dicho sobre el "peligro amari-






. 16


11o", lugar comn en su forma de frase este-
reotipada, pero que pocos conocen a fondo.
"Aconsejara a los interesados en el grave
problema asitico la lectura de Huxley, en to-
dos sus trabajos sobre biologa y etnologa; y
los artculos sobre inmigracin de Mr. James
J. Davis, actual Secretario del Trabajo en los
Estados Unidos; pero en el caso especial del
problema chino, la obra de Jos Angel Espino-
za result actual y utilsima.
"Por mi parte, sin incurrir en la falacia de
generalizar sobre la. mala calidad de ciertas
razas, a juzgar por un corto nmero de sus in-
dividuos; s puedo asegurar que la gran ma-
yora (le los cantoneses que componen la colo-
nia china en Mxico, no son elements que sig-
nifiquen un paso hacia el mestizaje ideal a que
tiende la humanidad, sino muy al contrario,
significant un retroceso en la escala antropol-
gica que busca al "HOMBRE TIPO".
"A pesar de todo lo que se diga en contrario,
los mestizajes o cruzas de razas, tanto en el
hombre como entire los brutos, revisten dos
formas principles: la de perfeccionamiento o
mejora de los especmenes y la de retrograda-
cin o degeneracin de los products hbridos.
Las pruebas de uno y otro caso son por dems
conocidas: el perfeccionamiento en los pueblos
europeos y en muchos americanos, donde ha te-
nido lugar la cruza de razas nrdicas y meri-








dionales y de criollos con indgenas. La dege-
neracin en la mayora de los pueblos mulatos,
el decrecimiento en estatura de las razas de
extremo de oriented, el curioso fenmeno obser-
vado entire algunos pueblos filipinos en que el
product de tercera generacin hbrida (de pro-
cedencia caucsica y aborigen), hombre o mu-
jer result estril en el sentido gensico y final-
mente los ejemplares de albinos, cambujos y
saltoatrs y otros que a menudo vemos surgir
como una protest de la naturaleza a la impre-
visin humana en la seleccin de simientes.
"El product chino-mexicano, afortunada-
mente no muy abundante, aunque por su exi-
giidad no nos proporciona material suficiente
para un studio complete, si nos demuestra en
sus tipos dbiles y feos que no es el que con-
viene a nuestro future tnico. Hasta la fecha,
'proporcionalmente, no han brotado retoos que
se distingan ni fsica ni intelectualmente en
alguna de las actividades de nuestra vida na-
cional.
"Por lo que v al aspect social, la hiper-
saturacin monglica que estamos padeciendo
en el Noroeste represent una de nuestras ms
grandes calamidades. El chino, sin dejar de
pertenecer a su grupo extico, anticuado, aman-
te de los secrets, de las "MAFIAS" misterio-
sas y de las sociedades tenebrosas; se mezcla
en lo que le conviene y cuando lo necesita, a








nuestros organismos sociales; pero sin adap-
tarse, sin identificarse, sin revelar su verdade-
ro fondo ni despojarse de la extica envoltura,
ni aun delante de la mujer mexicana que, por
hambrP o por compromise, se ha decidido a ser
su compaera de por vida. La inadaptabilidad
del chino como element de integracin social la
demuestra l mismo aun en su descendencia
que. habiendo dinero, la manda educar a su
pas.
"Econmicamente, no podemos encontrar
peor enemigo para nuestra ya crtica situacin.
El chino, salvo honrosas, aunque raras except.
ciones, es la quintaesencia del comerciante in-
competible. Contra su frugalidad, su tacaera,
su previsin y su cooperatismo (todas virtu-
des, pero por desgracia no en bien nuestro), es
impossible encontrar defense.
"Nuestro pueblo, prdigo, hospitalario, poco
presvisor; se constitute siempre en el contri-
buyente forzado de cada chino que llega a co-
brar, con la sonrisa en los labios, desde el im-
puesto que significa su ganancia considerada
como legal, hasta el derecho de "pernada",
que muy a menudo obtiene de nuestra clase
media y menesterosa.
"Soy el primero en reconocer muchas de las
cualidades individuals de los chinos, pero, por
las razones que he expuesto y por otras mu-
chas que he visto en los trabajos del seor Es-








pinoza; me apresto a luchar por la causa que
persigue, recordando, como sublime program
de patriotism y nacionalismo, psele a los que
nos considered egostas, el lema de "MEXICO
RARA LOS MEXICANOS".

Mxico, D. F., enero de 1931.
JOSE MARIA DAVILA
Diputado por el Distrito Norte de la Baja Ca-
lifornia al Congreso de la Unin.


"Leyendo el libro de Jos Angel Espinoza.
que toca hondos problems raciales, econmi-
cos y morales en defense de nuestra naciona-
lidad, viene a mi mente el bello apotegma del
insigne literato y poltico espaol: "Ningn es-
fuerzo por el progress universal se pierde".
As podemos decir parodiando la frase ilustre:
"Ningn esfuerzo por la proteccin de nuestra
nacionalidad se pierde". Y, seguramente, el es-
fuerzo del autor de EL PROBLEMA CHINO
EN MEXICO no se perder. lo deseamos ar-
dientemente, ya que es el primer trabajo serio
y bien documentado que se da a la publicidad
en defense de tan noble y grande causa.
"El esfuerzo de Jos Angel Espinoza, cuajado
en obra, llevar datos interesantsiihos a la
opinion pblica, no solamente sobre la seriedad
y el peligro que significa para los mexicanos
la presencia de millares de individuos de na-










cionalidad china que han invadido, sobre todo
determinadas regions que forman buena par-
te del territorio patrio, no solamente para que
juzgue sobre un problema de carcter nacio-
nal, serio, grave, pavoroso, lo mismo, en su as-
pecto econmico que en el social y etnolgico,
s que tambin para despertar en los hijos del
pas, de todos los elements sociales, un senti-
miento de cooperacin y de esfuerzo unido,
nica forma capaz de resolver situacin tan de-
licada, con la urgencia que el caso demand.
"La inmigracin constitute en los pases ms
adelantados, un ramo de la administracin p-
blica que tiene preferente atencin de los go-
beirnos, desde que se ciuda en esos pueblos el
mejoramiento de las condiciones fsicas, mora-
les y econmicas de sus nacionales, como base
de progress intensive de las naciones; por eso,
desde que han reconocido la inconveniencia de
recibir a individuos de otros pases, han esta-
blecido medidas rigurosas de inmigracin que
detienen en las fronteras a todos los inmigran-
tes que no reunan las condiciones de seleccin
establecidas como una media proteccionista a
los hijos del pas.
"En Mxico, por fortune, se ha venido dando
ltimamente today la importancia que tiene la
inmigracin, dictando el Gobierno medidas
enrgicas que, aunque no resuelven todava el
problema creado por numerosos extranjeros






....


perniciosos que por todos los puertos marti-
mos y fronterizos han penetrado al pas, se tra-
ducen tales medidas en la iniciacin de una po-
ltica de proteccin para los hijos de la Rep-
blica contra elements extraos.
"A tan patritico esfuerzo de nuestro Gobier-
no falta adunar el de la iniciativa particular
de todas las classes sociales; y, en seguimiento
de este ideal va el libro de Jos Angel Espino-
za. Ojal que se traduzca en hechos tan alto y
noble propsito, para bien de la Patria y para
satisfaccin muy just y muy merecida de su
autor."

Mxico, enero de 1931.

WALTERIO PESQUEIRA,
Diputado al Congreso de la Unin por el Esta-
do de Sonora.


"Nuestra Carta Fundamental, obra de emi-
nentes legisladores y legtimo orgullo national,
proclama el precepto humanista de "la igual-
,dad ante la ley", declarando bienvenidos a los
extranjeros de todas las nacionalidades que de-
seen venir a la Repblica; pero queda a las
leyes reglamentarias restringir, limitar y hasta
prohibir, en ciertos casos, la entrada de aque-
llos eitranjeros que, por sus costumbres re-


5







22

trgradas, por su civilizacin y sus mtodos de
vida han de constituirse en una amenaza de
contaminacin morbosa, en una "carga pbli-
ca" que ninguna necesidad tenemos los mexi-
canos de echarnos a cuestas.
"La imprevisin nuestra es la causa de que
hoy estemos soportando en el pas la accin
devastadora y calamitosa de las plagas asiti-
cas, entire las cuales figuran como abanderados
los chinos, que adems de estar destrozando
nuestro future racial, dedcanse a absorber las
principles fuentes de vida, en una competen-
cia inhumane y despiadada.
"Yo he odo el clamor sospechoso y dbil de
las colonies chinas cuando se quejan de la hos-
tilizacin de que son objeto de part de nues-
tros connacionales, pero esos misnos chinos que
protestan porqlue nos lamentamos de una do-
lencia, porque los combatimos en nombre de
caros intereses tnicos, morales y econmicos,
son los "boxers" que all en China, por el ao
de 1900 cercenaron cientos de cabezas de ex-
tranjeros, de europeos, en una desenfrenada
rabia nacionalista.
"Por eso las protests de estos "boxers" chi-
nos, hoy lerribles especuladores (le Mxico, no
cadran con sus antecedentes histricos, por
lo que tienen que orse como un rugido bur-
gus y nunca como una aspiracin hacia el bien
y el orden.









"Desgraciadamente la labor nacionalista, an-
tichinista, iniciada por algunos compatriotas,
siempre se ha visto entorpecida por la insana
y maleante accin de los chineros, elements
que en verdad constituyen el ms peligroso
enemigo: son los Judas, son los Picaluga que
no se quedarn quietos hasta que el golpe cer-
tero y efectivo de los patriots los aniquile.
"Juzgo que EL PROBLEMA CHTNO EN ME-
XICO, de Jos Angel Espinoza, es un noble es-
fuerzo que propende a fortalecer caros valores
patriticos, creando un nuevo sentido de la res-
responsabilidad de eada ciudadano, levantando
los ideals pro-Patria y pro-raza por encima
de la necia gazmoiern jiuridica a la que viven
postrados de hinojos un montni le "cultos-
tontos" que apualean a la `Patria en nombre
de cualquier torpe precepto.
Yo felicito calurosamente al autor de "EL
PROBLEMA CHINO EN MEXICO" y ojal el
pueblo mexicano acoja benevolente este esfuer-
zo plausible."

Mxico, D. F., enero de 1931.

Ing. RAMON RAMOS,
Senador por el Estado de Sonora.








Mxico, D. F., eenro de 1931.
Seor don Jos Angel Espinoza.-Presente.

Estimado correligionario y amigo:
"'Conociendo la labor nacionalista que ha ve-
nido used desarrollando, consider de justi-
cia, antes de referirme a la interesante obra es-
crita por usted, titulada "EL PROBLEMA
CHINO EN MEXICO", hacer una ligera expo-
sicin de los resultados que se obtuvieron de-
bido a la incansable labor, que en el mismo
sentido, llevar a cabo el inolvidable extinto
lder don Jos Mara Arana.
"Siendo el suscrito,,en aquella poca, Pre-
sidente Municipal de Cocorit, Son., R. Y., se-
cund esa labor con todo entusiasmo y dispuse
desde luego la colonizacin de los chinos all
residents, en uno de los barrios de aquel lu-
gar. Esta media preliminary que consider pro-
cedente, fu desechada por acuerdo del Pri-
mer Jefe del Ejrcito Constitucionalista, que
me comunic oportunamente el ciudadano Go-
bernador del Estado.
"Despus y con mi carcter de Diputado al
Congress local, en unin de mi compaero Ale-
jandro C. Villaseor, presentamos a la consi-
deracin de la H. Cmara, las iniciativas de las
Leyes nmeros 29 y 31 que, como usted sabe,
estn relacionadas exclusivamente con el pro-








blema chino y las cuales se aprobaron con be-
neplcito general del pueblo de Sonora.
"Tan pronto como dichas leyes fueron pues-
tas en vigor, nombr el Gobierno Federal un
comisionado que fu a sugerirnos su deroga-
cin, exponiendo que eran anticonstitucionales
y se haban expedido, segn nos afirm, al
calor de una pasin nacionalista que slo exis-
ti en el cerebro de los components del Go-
bierno del Estado. Con tal motivo, y encon-
trndose interinamente a mi cargo el Poder
Ejecutivo, convoqu a todos los Presidentes
Municipales a una Asamblea General que se
verific en presencia de dicho comisionado y
en esa Asamblea se patentiz de manera abso-
luta el sentir unnime del pueblo en favor de
las referidas leyes.
"La creacin de estos preceptos legales no
ha sido bastante para resolver, ni en aquella
entidad federativa, el problema que nos ocupa
y por consiguiente, era ya preciso y muy im-
portante poner en prctica medios eficaces pa-
ra emprender en todo el pas una labor enr-
gica y bien organizada.
"La obra escrita por usted, titulada "EL
PROBLEMA CHINO EN MEXICO, en la que
muy atinadamente comprende a toda clase de
extranjeros indeseables; por degenerados y per-
niciosos, llena cabalmente su cometido porque
est determinado en ella, de manera clara, se-








rena y precisa, el procedimiento que debe po-
nerse en prctica para obtener el xito que en
bien de la Patria hemos venido persiguiendo.
"Puede usted estar seguro de que hoy, como
ayer y siempre, aporta.r6 gustoso el contingen-
te de mis esfuerzos en esta idea y lo felicito
muy cordial y sinceramente, deseando que el
fruto de sus afanes sea acogido en el pas con
beneplcito y entusiasmo generalss"

Su compaiero y amigo que lo estima,
Dip. AURELIANO A. ANAYA.



"No puede pasar desapercibido para ningn
mexicano que se estime y que se interest por
los problems de su raza, la obra trascenden-
tal, desde todos los puntos de vista, intitulada:
"EL PROBLEMA CHINO EN MEXICO" de
que es author mi active y probo compalero, Jo-
s Angel Espinoza, sobre el problema de la in-
vasin china. pavoroso problema que ha sido
motivo de honda preocupacin en todos los
tiempos de nuestros gobiernos y pensadores.
"Los chinos, la mayora de los cuales entra-
ron subrepticiamente al pas, repugnantes por
sus lacras fsicas y pesados para el pueblo por
haber llegado en la nms absolute miseria, es-
tn constituyendo un problema complicadsi-
mo en los multiples aspects que present en la








Repblica. La fuerza econmica adquirida por
stos, muy principalmente en los Estados del
Noroeste; el cruzamiento desastroso de la raza
asitica con la nuestra y la influencia moral,
poltica y econmica que (le tal situacin se de-
riva han venido siendo, desde hace ms de 20
aos, motivo de protests pblicas y origen de
serious movimientos nacionalistas en los que, el
suscrito, como originario de una de las regions
fuertemente afectadas, del Estado de Sinaloa,
ha venido tomando part active en cumpli-
miento de un deber patritico.
"Es de ingente necesidad, pues, resolver es-
te problema en la forma ms prctica, recu-
rriendo a todos los medios licitos y ejerciendo
una accin popular serena, uniform y firme,
a fin de que en la busca de la resolucin de este
caso, no lleguemos a former nuevos peligros
que slo llegaran a complicar intilmente la
lucha.
"La experiencia que tengo en esto, me hace
ser, desde luego, enemigo de una labor de es-
cndalo, de ataques infundados, de insultos in-
eficaces a que a veces se llega por ofuscamien-
to y precipitacin indebidos, pues como se tra-
ta de una cuestin trascendental en la que se
versan intereses raciales, econmicos y mora-
les, es preciso que se levante el ideal, en la lu-
cha, a un plano de dignidad, de justicia, de
responsabilidad y de amor a nuestro pas.








"La falta de tiempo me priva de ocuparme
ampliamente de estudiar el libro "EL PRO-
BLEMA CHINO EN MEXICO", de que es au-
tor mi compaero Espinoza, pero las pginas
de su obra que he podido leer y estudiar han
bastado para convencerme de que se trata de
un trabajo serio que servir para crear la or-
ganizacin metdica del pueblo, para combatir,
de manera formal y definitive, a los malos ex-
tranjeros que nos explotan.
"El studio a que me refiero demuestra que
no convene la inmigracion de chinos por estas
razones torales: por sus costumbres retrgra-
das y su cultural inferior; por su miserable mo-
do de vivir; por sus vicios que culminan con el
uso de las drogas enervantes, y que constitu-
yen graves contagios; por su raquitismo fsico
y lacerante y porque, no traen los chinos nin-
guna enseanza que los pudiera hacer desea-
bles a la sociedad, cualquiera que sea de sta
el grado de cultural.
"En defense, pues, de la raza, en defense de
los intereses todos de la Nacin, econmicos y
morales, urge resolver en el terreno de la prc-
tica el pavoroso problema de la invasion de los
chinos en la Repblica, sobre todo en aquellos
Estados como Sonora y Sinaloa, que miran ha-
cia las costas amarillas de Hong Kong, donde
duerme una raza debilitada por el opio y por
sus vicious "








Mxico, D. F., enero de 1931.

Ing. JUAN DE DIOS BATIZ,

Diputado por Sinaloa al Congreso de la Unin
y Jefe del Departamento de Enseadza Tc-
nica Comercial e Industrial de la Repblica.



"Durante muchos aos, los mejores, los me-
nos amargos de mi vida, recorr extensas zonas
de la Costa Occidental en asuntos comerciales
y mi constant trato con fuertes y medianas
firmas mercantiles, me permiti apreciar, des-
de el punto de vista de los negociqs, el rpido
progress del comercio chino y el triste descen-
so de los giros nacionales.
"Honrados e inteligentes comerciantes de
nuestra raza iban a la quiebra, otros se soste-
nan en una escala nfima y los ms abandona-
ban la carrera para dedicarse a otras activida-
des debido a la competencia de los chinos; com-
petencia cruel, miserable, rapaz que reta al
hombre a convertirse en verdugo de su estma-
go, a renunciar a una vida medianamente hu-
mana y a no hacer partcipe de utilidad alguna
ni al empleado ni al sirviente.
"Avaricia, egosmo, ruindad. He aqu la fr-
mula china, la barrena que ha taladrado la








principal fuente de riqueza del pas! Sin em-
bargo, no es este el inico mal que los chinos
han injertado en las arteries de la vida nacio-
nal; hay algo ms serio, ms hondo, ms hi-
riente que dar origen a futures congojas: el
cruzamieto de nuestra raza con la monglica.
Queris las pruebas?
"Examinad, siquiera sea por encima de las
ropas, a esas criaturas que resultan de la unin
de las desesperadas de nuestra raza con hijos
de Confucio y veris que; slo por una irona
de la naturaleza, andan en dos pies.
"Por eso el que esto describe, en distintas po-
cas, desde Jos Mara Arana hasta Jos Angel
Espinoza ha luchado contra el auge de los chi-
nos, pero sea, por la falta de un plan de orga-
nizacin bien meditado o por la falta de accin
de otros gobiernos, los resultados no han sido
efectivos.
"En esta vez s; yo tengo confianza en que la
obra escrita por Jos Angel Espinoza, que re-
sume toda su experiencia en la lucha, su fe y
su dinmica, encausar las fuerzas en disper-
sin y lograr la finalidad que ansiamos todos
los sonorcnses, todos los mexicanos: que todo
lo que nos rodea, lo que se levanta sobre el sue-
lo de la Patria sea nuestro."


Mxico, D. F., enero de 1931.









Coronel TOMAS A. ROBINSON,
Senador de la Repblica.


"Todos los pobladores del Noroeste de Mxico
vimos llegar hace algunos aos, una hueste ex-
traa cuyo estado de miseria y ruina fsica cau-
saba lstima. Eran los chinos que, por descono-
cidos, fueron objeto de esa hospitalidad que
siempre se ganan aquellas gentes que tocan a
las puertas de la piedad pblica con visible
muestras de dolor. *
"Hoy esos mismos desconocidos que se salva-
ron por el bocado de la caridad, por medio de
una competencia inhumane y la prctica de un
sinnmero de formulas incivilizadas, son due-
os casi absolutos del comercio en los Estados
del Noroeste del pas, de las ocupaciones en que
la hurfana y la viuda hallaban pan y paz y,
como si el deseo de amortizar la deuda contrada
con los que les dimos limosna los movies, nos
estn adjudicando una simiente de mestizos que
ms bien que gentes son una protest airada de
la naturaleza.
"Por eso, slo el mexicano que no tenga cora-
zn o aquel que la cobarda y la indolencia lo
haga un ser inerte, puede permanecer indiferen-
te a esta lucha que ahora, con la divulgacin de
la obra de Jos Angel Espinoza, tiende a en-
causarse por un plano de firmeza y serenidad."








Mxico, D. F., enero de 1931.
Coronel LEOBARDO TALLECHEA,
Senador por el Estado de Sonora.



,"El problema chino en Mxico es demasiado
serio para abordarlo en unas cuantas lneas
que debido a la bondad del seor Jos Angel
Espinoza de mi han sido solicitadas.
"Aunque me he dado cuenta perfect de los
males que acarrea a nuestra Patria y princi-
palmente a nuestros Estados del' Noroeste la
raza amarilla, consider, sin embargo, al seor
Espinoza, much ms preparado para emitir
juicios sobre tan serio problema, y es por ello
que me limito tan slo a recomendar a mis
compatriotas la lectura de su obra y felicitar
al autor por su patritico trabajo".

Mxico, D. F., enero de 1931.


H. OBREGON.














A MIS COMPATRIOTAS


El problema creado por la expansion eco-
nmica de los chinos es tan grave, present
aspects tan desconsoladores y pavorosos y, es
tan alarmante que exige una pronta atencin
pblica con esa misma urgencia que una casa
que se consume por las llamas los chorros sal-
vadores de las mangueras. Por eso, para justi-
ficar la necesidad que viene a llenar este libro
no hace falta hacer evoluciones en el terreno
de la argumentacin, no es preciso amontonar
razones para probar aquello que los hechos,
con la elocuencia seca y definitive de las gran-
des verdades, tienen probado de sobra. Creo,
pues, que esta obra modest responded a una
necesidad urgente, a una exigencia imperative
y por eso la public.
El viajero que ha recorrido desde el tronco
hasta el extremo el cuerno territorial de la Re-
pblica, el habitante de la extensa zona fron-
teriza comprendida desde la Baja California
hasta el Estado de Tamaulipas y muy princi-
palmente la gente que puebla la Costa Occi-
.dental sienten sobre si el sofocante peso de es-








tas verdades amargas: Compatriotas que de-
jan esta tierra infortunada porque los corsa-
rios de piel amarilla han secado toda fuente de
vida; comerciantes nativos que reduce su co-
mercio hasta meterlo en un cesto o sientan pla-
za de taberneros ante la imposibilidad de com-
petir con los chinos; jvenes inteligentes que
han cifrado su porvenir en obtener un ttulo
commercial, ttulo que acaban por arrojarlo a la
basura cuando la realidad les dice que el co-
mercio es todo chino y los chinos no ocupan
empleados mexicanos; mujeres de nuestra raza
que el hambre o la desvergenza las arroja a
]os brazos de un chino como a un eterno pudri-
dero del cuerpo y del alma; criaturas inocentes
que adquieren todos los males que agobian al
asitico al recibir de sus manos la usura infec-
ta; niias adorables, de esta atormentada raza
nuestra, que pierden honra y salud engaadas
por el stiro (le ojos atravesados; series degene-
rados y llenos de lceras como product de la
mestizacin de las razas mexicana y china. He
aqu unas cuantas razones que bastan para con-
siderar que la situacin creada por los chinos
residents en nuestra Patria es un PROBLE-
MA NATIONAL Y DE URGENT RESO-
LUCION.


XXX









El seor General de Divisin don Juan An-
dreu Almazn, despus de efectuar un viaje
por la zona fronteriza de la Baja California,
movido por sano patriotism e inspirado, sin
duda, en ciertos precedentes histricos muy
amargos, inform al ciudadano Presidente de
la Repblica y a la Nacin entera, que las acti-
vidades de la Colorado River Company y otras
fuertes empresas estadounidenses, estn ame-
ricanizando vertiginosamente la rica peninsula
y, tiene razn el seor General Almazn y el
hecho de haber sido el primero en sealar con
energa una vieja dolencia national, lo coloca
por encima de muchas altas figures de nuestro
pas que meten ruido en todo, pero que jams
rompen una lanza en defense de los intereses
nacionales.
Otro de los problems que seala el viejo
revolucionario es el problema chino que, pre-
cisamente en la Baja California, present as-
pectos de calamidad pblica, y si la americani-
zacin de nuestro pas es una amenaza terrible
de orden econmico, la "chinizacin" es mil ve-
ces ms peligrosa, puesto que no se trata de
un problema puramente econmico sino tam-
bin racial y de salubridad.
El seor General Almazn muy justamente
se alarm de la situacin reinante en la penn-
sula donde las mejores tierras son explotadas
por norteamericanos, pero es que la accin del









capitalism yanqui "se ve" de lejos, hace bulto,
porque se trata de grades empresas sosteni-
das con millones de dlares y movidas por el
msculo de nuestros compatriotas, en tanto que
el problem chino "no se ve", porque no se re-
presenta en poderosas industries done el pen
mexicano puede ganar algn salario, pero se
siente, como una enfermedad incurable que
lentamente consume nuestros organisms, y, si
la yanquizacin de la zona Norte es un peligro
que nos amenaza, la labor desarrollada por los
chinos no slo en la Baja California, sino en
various Estados de la Repblica, es la de una
gusanera que lentamente consume los organis-
mos de la vida national.
Es, sin duda, un deber patritico del pueblo
y del Gobierno mexicano combatir la accin
egosta y absorbente de las grandes empresas
extranjeras que operan en el pas, pero si con-
denable es la labor de The Colorado River
Company que siquiera deja como compensa-
cin inmediata, aunque mezquina, los reduci-
dos salaries de que disfruta el peonaje native
Sno ser mil veces ms urgente contrarrestar
la accin de los chinos que todo lo absorbed y
que ni siquiera dejan, como inmediato prove-
cho para el pen o el empleado de nuestra raza,
el journal ms miserable?


xxx









El problema chino comienza ya a inquietar
a los hombres ms representatives de nuestro
pas. El seor Ingeniero don Pascual Ortiz Ru-
bio, Presidente de la Repblica, acaba de pro-
hibir la entrada de chinos a la Baja California,
y aunque tal prohibicin slo tiende a resol-
S ver un problema local que recrudecer la si-
tuacin va difcil por la abundancia de chinos
en Sonora, es de estimarse que el seor Presi-
dente siente preocupacin ante el problema
asitico.
El seor Coronel don Carlos Riva Palacio,,
desde que se hizo cirgo de la carter de Gober-
nacin, orden enrgicas razzias contra los chi-
nos que ilegalmente han entrado al pas y esta
campaa -que ojal continue con energa-
ha dado como resultado la expulsion de algu-
nos cientos de mongoles.
El seor General Calles, por su parte, confir-
mando sus viejas 'convicciones nacionalistas de
las que durante su acturacin como Gobernador
de Sonora di tntas pruebas, en decalaracio-
nes que hizo a unos periodistas en Villa Ju-
rez, Tamaulipas, y que aparecieron a principios
del mes de octubre en la prensa extranjera, co-
mentando el problema chino opin "que la
campaa deba intensificarse y censur la ac-
titud de los jueces de Distrito que la obstruc-
ciomna con amparos no siempre procedentes".









La Cmara de Diputados, por medio de los
representantes Walterio Pesqueira, Emiliano
Corella M. y Migiel Salazar, de Sonora; Inge-
niero Juan de Dios Btiz, de Sinaloa; Jos Ma-
ra Dvili, de la Baja California y otros mu-
chos cami ones del nacionalismo, ha comen-
zaido, por primera vez en la historic, a estudiar
de manera seria el problema chino en busca de
una formula inteligente para resolverlo y, to-
das estas demostraciones pro-nacionalismo, son
una prueba, evidence de que la peste monglica
es ya tan penetrate que mortfera e inquieta a
los hombres ms represenfativos de Mxico.
Sin embargo, el pueblo es el llamado a resol-
ver el problema chino, al pueblo queda la tarea
de la "intensificacin de la campaa" a que se
refera el gran ex-Presidente.
El Secretario de Gobernacin puede arrojar
del pas a no menos que un cincuenta por cien-
to de los asiticos que actualmente nos explo-
tan, porcentaje que aleanzan -por qu dudar-
lo- los one han entrado al territorio de la
Repblica subrepticiamente; pueden las C-
maras de la Unin, con fundamento en la crisis
porque actualmente atraviesa el pas y en ra-
zones de orden econmico, decretar que todo
asitico que intent penetrar al pas, debe con-
siderrsele como una carga pblica y, por lo
tanto, indeseable; tambin podra someterse a
los asiticos tanto por la Federacin como por









los Gobiernos locales, a fuertes exigencias en
material de higiene y salubridad, y todo esto se-
ra ya much hacer; pero queda al pueblo la
parte principal del program de accin anti-
monglica, prestando cada ciudadano su con-
tribucin de entusiasmo para organizarse, me-
dio por el cual puede conseguirse el aniquila-
miento complete del enemigo ms formidable
del progress econmico del pas y del mejora-
miento etnogrfico.
Para combatir con xito a un enemigo -dice
la experiencia- es preciso conocerlo. Y en
efecto, para derrotar a los grandes adversaries
hay que hacerles el avalo de su fuerza, estu-
diar sus medios, valorizar sin miopa sus re-
cursos, tener una idea de su psicologa y lue-
go de medir su tamaio con exactitud matem-
tica, atacar con energa los sectors ms dbi-
les usando de una buena tctica para demoler
los reductos mis fuertes.
Esta regla -tan vieja como la guerra- es
la que sirve de plan a esta obra. Por eso he en-
filado mi bajel de combat hacia estas finalida-
des esenciales:
Primero.-Probar con hechos evidentes que
los chinos no han merecido ni por razones de
orden econmico, ni por motivos etnogrficos,
las franquicias que durante siete lustros hubo
de concederles el Convenio de Amistad, Co-
mercio y Navegacin concertado en el ltimo









lustro del siglo pasado por el Gobierno del Ge-
neral )az.
Segundo.-Justificar que los chinos, desde
que comnenzaron a llegar al pas en grandes ma-
sas y a competir con nuestros jornaleros, ori-
ginaron la reduccin de salaries y la salida del
pas de muchos miles de mexicanos, muchos de
los cuales se han ido para siempre al extran-
jero.
Tercero.---Referir, con todos sus detalles, la
manera de cmo, debido a la competencia te-
rrible del asitico, sufre hoy una agona de-
sesperante el comercio national.
Cuarto.-No dejar dudas acerca de que por
haber los chinos invadido toda clase de servi-
cios domsticos, infinidad de viudas y pobres
hurfanas que se ganaban la vida honestamen-
te en el desempeo de tales quehaceres, des-
pus de amargos das de desesperacin, fueron
a parar a los prostbulos.
Quinto.-Evidenciar que los mongoles, por
sus marcada.s tendencies de absorcin econ-
mica, por la forma vil e ingrata con que han
correspondido a nuestra hospitalidad son ex-
tranjeros indeseables y, ms que eso, enemigos
furibundos del native, hecho este ltimo que
por s solo justifica la necesidad de comba-
tirlos.


XXX









Tengo previsto que este libro desatar el co-
raje desenfrenado de today esa cohorte lasti-
mosa de chinfilos centaveros que viven dando
bolaa" a las hediondas pantuflas asiticas, pero
si en las propias filas del enemigo,, por uno de
esos fenmenos que asombran, dentro del pe-
cho de algn tsico palpita un espritu ancho
y sereno, tiene que considerar mis arrests a
veces colricos, a veces quiz exagerados, como
product de una alta justificacin.
Como obra de combat, EL PROBLEMA
CHINO EN MEXICO puede tener inexactitu-
des y errors, pero si ha de apreciarse honra-
damente su conjunto, quien lleve en las venas
una gota de sangre mexicana sin contamina-
ciones de esa raza de vboras que vive eterna-
mente al servicio del mal. no vacilar en jus-
tificarme, mirando a travs de todas las rugo-
sidades dimanadas de un corazn encendido
una superficie lisa, un fondo inmenso de ver-
dad tan grande como nuestra querida Patria.
Yo s que no faltar juez o magistrado que
encuentre ms atrayente y sugestivo el oro de
los mongoles que las razones patriticas de es-
te libro, pero si algn da me veo envuelto en-
tre las redes tejidas con sutilezas y chicanas de
todos los malvados huizacheros vendidos al
oro chino y al fin result que la circulacin de
este libro, en nombre de la ms embustera de
las justicias es prohibida, ir al terreno que me









sealen las circunstancias, seguro que con la
oposicin slo logra r n los enemigos y explo-
tadores de mi pueblo arrimar a la hoguera una
poca de paja, levantando el quilataje de mi
modest obra.
Yo s6 que muchos chinfilos exclaman llenos
de pesimisbmo que la resolucin del problema
chino es impossible, pero tambin s que esas
pobres gentes, mientras no independicen su
criterio de sus tripas, cuyos gruidos se cal-
man por la limosna china, seguirn sufriendo
la ceguera del entendimiento y jams podrn
ver ni entender lo que slo puede abarcar el
ojo del hombre libre, el criterio del hombre in-
dependiente,, del patriota honrado.
Ellos, los chineros, no encontrarn en las p-
ginas de este libro ni preocupaciones patriti-
cas ni anhelos de mejoramiento tnico, pero
he-de aclarar que no ha sido un afn mo bus-
car el xito de mis opinions entire esa turba
de desvergonzados que, antes que renunciar
al bocado de chop suey que les avienta el chi-
no, fayuquean con la madre, con ]a madre Pa.
tria, posedos (le la fobia fariseaica de los gran-
des cnicos.
He querido expresar mis ideas sobre el pro-
blema chino, sin afanarme en constreir el pro-
ducto de mi observacin a ninguna burguesa
forma literaria que desconozco. Por eso he va-
ciado las ideas en unas cuantaa hojas de pa-









pel y han de surgir a la luz libres, salvajes, pa-
ra tocar, con el fuego que cura y cicatriza, las
grandes heridas de la Patria...
Digo lo que siento y como lo que siento es
que mi pueblo se est sumiendo en una miseria
espantosa a. causa de la progresiva expasin
del capitalism asitico, mi pequea obra no
est libre de tonalidades cortahtes como pua-
les de apache y apreciaciones alarmantes, como
alaridos de nufrago que se hunde.

xxx

Yo exhorto a mis compatriotas a una defi-
nitiva lucha contra los chinos que nos explo-
tan; les hablo en nombre de todos los dolores
nacionales y de la suerte future del pas. Ex-
horto a los hombres de corazn bien puesto, no
a los cobardes; a los audaces, no a los apocados;
al pueblo entero, a los burgueses que saben lu-
char, no a los egostas que no se resuelven a
batallar porque otro pueda disfrutar de los
beneficios conseguidos; exhorto a los buenos
mexicanos para que en cada poblacin de la
Repblica donde haya asiticos, funden desde
luego y sin vacilaciones una LIGA NACIONA-
LISTA, pero que no sea una simple agrupacin
de esas que tienen vida temporal, sino una ver-
dadera y respectable institucin fundada bajo
los nobles ideales pro-nacionalismo y regida









por Estatutos serious que reunan todos los me-
dios y recursos de lucha que sea possible esgri-
mir (1), y; que slo por ese camino ser po-
sible constiltir muy pronto una Federacin
de Ligas Nacionalistas, fuerte, seria, irresisti-
ble, no precisamente por el nmero de sus aso-
ciados sino por la altitude de sus ideales.
Aliento la esperanza de que esta exhortacin
habr de producer buenos resultados, pues en
casi todas las entidades del pas los chinos son
un problema que urge resolver como sea pre-
ciso.
He pensado asimismo efectuar una jira por
toda la Repblica, cuando mi libro EL PRO-
BLEMA CHINO EN MEXICO sea conocido en
todas parties. En esa jira deseo ser til a las
Ligas ya organizadas y en aquellos lugares don-
de no existan organizaciones yo mismo las or-
ganizar, cuando la cooperacin de mis compa-
triotas sea cierta, no vacilante y cobarde.
No se me escapa que hay muchos pesimistas
que juzgan intil toda campaa contra los chi-
nos. Hay quien sostenga que es imposbile ha-



(1) En el apndice de este libro, con el objeto de
facilitar la organizacin de Ligas Nacionalistas, apa-
rece una forma de acta do instalacin y un Proyecto
de Estatutos qrue son 1 product de concienzudo es-
tudio, aprovechando todo lo til de las campaas pa-
sa da s.









cer nada efectivo contra esa raza cuyos inte-
reses son ya inmensos, pero s tambin que los
individuos que tales ideas sostienen son aque-
llos que no han llegado a comprender que la.
situacin nos tiene colocados en esta disyunti-
va tremenda : LUCHAR O PERECER y, para
aquellos que constantemente huyen de las tra-
gedias creyendo salvarse, el enorme, Diderot
dej esta sentencia inmensa: "El que lucha
puede ser vencido, pero algn da llega a ven-
cedor; en cambio, el que no lucha, es vencido
siempre,

Nogales, Sonora, octubre de 1930.

EL AUTOR.














ALGO SOBRE CHINA Y LOS CHINOS


Los etnlogos y socilogos que han he-
cho studios sobre el celeste imperio, hoy Re-
pblica de China, en sus aspects histrico, so-
cial, poltico y dogmtico estn acordes en que
nada es ms difcil que descubrir los secrets
que encierran los empolvados archives de la
Ciudad Prohibida.
Asegrase que el chino de hoy no difiere
grandemente del -chino de la antigiiedad, por-
que pesan sobre l, como montaas, todas las
generaciones gimientes y subyugadas que ape-
nas pudieron resumrir su pensamiento en unos
cuantos caracteres, en una alfabtica limitad-
sima y precaria que hoy es incompetent para
hacer luces del pasado y poco se presta para
pasto de los investigadores.
La diversidad de lenguas y dialectos que se
hablaban en las provincias de China son, tam-
bin, algo que desconcierta a los hombres de
ciencia que pretenden leer en jeroglficos y sig-
nos prehistricos el pasado del pas del cielo,
por eso hay cosas que duermen y eternamente
seguirn durmiendo en el misterio.









Hace apenas una dcada que una autocracia
abyecta rega los destinos de la sociedad china
y las leyes humans, de carcter universal, no
podan encajar en un medio done todo ideal
de liberacin no germinaba. Por siglos los chi-
nos vivieron sumidos bajo el peso de una teo-
cracia abominable; vendados los ojos, envene-
nados los cerebros por las supersticiones, ata-
das las manos y las lenguas enseadas a pro-
ferir palabras de adoracin solamente, no po-
dan digerir las doctrinas de emancipacin
que ya envejecan en Occidente.
La dinasta que representaba el poder tem-
poral, corroda por la podre de los siglos, fu
recorriendo, cuesta abajo, una pendiente inter-
minable que hubo de arrastrarla al decaimien-
to complete, y el pueblo que representaba el
poder spiritual, enfermo de atraso y de abyec-
cin, lejos de levantar una muralla de ideali-
dades nuevas que contuviese la catstrofe, si-
gui su destino abrazado a sus fetiches, sin vo,
luntad, sin libre albedro, sin valor colectivo
hasta despertar al alarido vigoroso de un hom-
bre exceptional: El Doctor Sun Yat Sen, y
caer en lo nico que purifica a los pueblos y
despierta los valores morales y espirituales de
las razas: La Revolucin.
Pueblo indolente y fatalista, ignaro y super-
ticioso, idlatra y semi-salvaje, tena que rodar
al caos, para luego reaccionar, en parte, hacia








su reivindicacin y autonoma. Cayeron los em-
peradores de la vieja familiar manche y sur-
gi el caudillaje brbaro y sanguinario que
pudo piosperar en medio de un pueblo sin idea-
les y los chinos, jalando unos hacia la luz y
los ms hacia el obscurantismo, han comenzado
a vislumbrar su salvacin en salir de su patria
en busca de tierras mejores.
Y han venido a Amrica y en esta parte del
mundo, amorosa, rica y hospitalaria han podi-
do salvarse del hambre y enviar elements para
restaar muchas heridas de sus hermanos que
se han quedado en la patria catica y misera-
ble; por eso para poder salvarnos, es preciso
tender preferentemente nuestras ms urgen-
tes necesidades, nuestras exigencias ms "inme-
diatas y cuando en este continent no haya un
solo infeliz que perezca de hambre, estaremos
en condiciones de pensar en las dolencias
ajenas.
Una ley materialista, pero muy humana, que
practican los hombres de todos los pases que
han alcanzado xito, consiste en la prctica de
este proverbio al parecer de acuacin juda:
"Primero soy yo y luego los dems". Y es natu-
ral, puesto que tal ley tambin se practice en-
tre las families, ya que no hay, seguramente,
padre tan inhumano que d a un extrao el
bocado que ansiosamente le pide su hijo y, si es-
ta ley persiste entire las families no es lgica su









existencia entire los pueblos que no son otra co-
sa que families dentro d(i sus respectivas fron-
teras? No es just acaso y muy human que
antes de ocuparnos de las hambres ajenas de-
bemos de tender nuestras propias hambres?
Los mismos chinos, en sus guerras intestines
desde 1900 hasta el present, nos ofrecen gran-
des enseanzas y son e los, en un afn desme-
dido de combatir con el pual en la mano la
influencia de las razas extranjeras, los que nos
han enseado a ser nacionalistas.
La China revolucionaria result interesante,
puesto que desde el priirmr ciclo de la revolu-
cin que comienza en 1900 y que culmina con
la formacin del Partido Nacionalista, el chino
hace f de un profundo amor hacia su raza.
En 1900, ao en que acaeci el levantamiento
de los chinos del Sur, de los "boxers", contra
las colonies extranjeras y los chinos del Norte,
los cristianos a quienes los revolucionarios con-
sideraban aliados de aqullos, pudo el mundo
apreciar que los chinos pertenecen a la raza
ms nacionalista del universe, la que vive ms
unida dentro de su pas y an en el extran-
jero.
Los "boxers" no luchaban, como nosotros,
slo contra la influencia o preeminencia de las
razas extranjeras, sino contra la existencia mis-
ma de toda individualidad extica que pisaba
territorio chino; por eso los "boxers", como








posedos de hidrofobia, no combatan de ma-
nera pacfica la accin econmica, tnica o mo-
ral de las colonies extranjeras, sino que pro-
curaban el exterminio de ellas, al poner sitio las
chusmas "boxers" al "barrio de las legaciones"
de Pekin, durante dos meses, matando a ms
de doscientos cincuenta extranjeros.
Por eso las protests de los chinos contra la
accin de las organizaciones nacionalistas que
los combaten en este pas, no se compadece con
la casi reciente guerra de los "boxers"; pues
si los chinos tuvieron alguna razn para de-
gollar ventajosa y brbaramente a doscientos
cincuenta extranjeros que no cometan otro de-
lito que estarlos civilizando, no est.justifica-
do sobradamente que nosotros luchemos con-
tra ellos, que lejos de civilizarnos nos explotan,
que en lugar de traer dinero para ensanchar
la agriculture y la industrial vienen a competir
ventajosamente con el pen, el obrero y la co-
cinera ?
Si entire los "boxers" de 1900, entire los chi-
nos nacionalistas organizados por el genio de
Sun Yat Sen, por uno de esos fenmenos que
asombran hay algn hombre honrado y jus-
ticiero, ese extrao sr, de dudosa existencia,
tiene que estar de parte de las organizaciones
nacionalistas que luchan en Mxico contra la
influencia malfica de las razas asiticas.


XXX








Algunos sabios adjudican a los hijos del ce-
leste imperio un sinnmero de virtudes, atri-
buyndoles la prctica de todos los preceptos
de Confucio, el genio aburguesado que reco-
mendaba el cultivo de la morera y la baja su-
misin ante los patriarcas.
Los juzgan piadosos, compasivos, pacficos,
resignados, fraternales y respetuosos y to-
do porque el maestro chino predic durante
toda su vida la salvacin por la virtud, pero
en realidad, los chinos, en cada uno de los actos
de su video, niegan las doctrinas de] maestro co-
mo los judos el Evangelio del Crucificado.
Confucio deca: "Cultiva la paz y la concor-
dia con tus vecinos' con el objeto de evitar liti-
gios y pendencias". Y los discpulos de este
gran maestro, para cultivar la paz con sus ve-
cinos, se estn despedazando y han roto la ar-
mona con nosotros robndonos, mientras ellos
entire s, en nuestra propia tierra que los cobi-
ja, para evitar litigios y pendencias, se asaltan
a tiros con una furia de lobos.
Deca, tambin, el sabio de ojos atravesados:
"Condcete generoso con la humanidad, sem-
brando la armona y la benignidad" y los chi-
nos que aqu engordan a puro explotarnos, son
tan generosos con sus vctimas, que, para com-
pensarnos del mal que nos hacen, estn impul-
sando, con pasmoso afn, el cultivo no de la
morera ni del te, como quera el mentor, sino









el cultivo del opio, del microbio del tracoma y
el gonococo terrible.
Fu, asimismo, el discpulo de Loat-z fun-
dador del taoismo, el que predicaba a los chi-
nos: "Cudate de abrigar a los prfugos de la
justicia, para evitar que a t tambin se te cas-
tigue". Y los hombres de piel amarilla, para
cumplir con fanatismo las doctrinas del men-
tor, han aprendido a construir tenebrosas gua-
ridas subterrneas llenas de trampas inferna-
les, por lo cual los ms clebres bandidos de
otras razas resultan inofensivos corderos.
El mismo educator sola decir: "Procura
desterrar de tu alma los resentimientos y malas
voluntades, respetando la vida y propiedad
ajenas". Que perfectamente, en la prctica,
niegan los chinos este precepto del predicador
asitico! Confucio quera desarmar a los chinos
de resentimientos y malas voluntades, pero ellos
no lo admitieron y siguen ejerciendo odios,
venganzas y rencores y son de tan mala volun-
tad y tan.faltos de sentimientos de gratitud, que
el predicador chino, desde su tumba suntuosa de
Pekin, debe estar asombrado de la fidelidad
con que los hijos de su patria han seguido sus
mximas.

xxx

La vida y costumbres que los chinos prac-
ticaron por milenios y que an practical en








algunas provincial, es algo que sobrecogera
de espanto a los mismos canbales. El tormento
cruel, la pena de mutilacin de orejas, nariz,
pies y manos; la castracin y otras infamias,
todava no pueden desterrarse completamente
del centro de China.
La poligamia result una tragedia espan-
tosa, no por los resultados de desquiciamiento
familiar, sino porque las infelices mujeres, al
perder al marido, tenan que sucumbir irre-
mediablemente para ser sepultadas con l, que
era dueo absolute de sus destinos.
Las penas ms leaves, que todava se aplican
en el centro de China, consistent en terrible
azotainas con varas de bamb; a stas sigue
en orden el clsico castigo del cepo o canga
china que se coloca en los tobillos de los delin-
cuentes, a quienes se les obliga a sentarse en
el suelo con las manos atadas a las espaldas en
exhibiciones pblicas.
La canga es un aparato de tormento de re-
finada crueldad que no puede desmentir su ori-
gen chino; consiste en un pesado marco de ma-
dera con una media luna colocada en el inte-
rior de las cuatro piezas que forman un cua-
dro; estas piezas, como un torniquete, se abren
lo suficiente para que quepa la cabeza del reo
y- luego se cierran hasta oprimir el cuello del
infeliz, quien, adems, tiene que soportar un
peso de 70 kilogramos de da y de noche.









La muerte civil es una pena comn en China;
se aplica por cualquiera cosa y consiste en el
destierro perpetuo a parajes aislados donde los
condenados mueren de hambre. Tambin es tra-
dicional un raro castigo qu'e consiste en el ase-
rramiento del cuerpo de los condenados por
ciertos delitos y el exterminio de toda la pa-
rentela, incluyendo los recin nacidos. -
Otros muchos castigos eran comunes en Chi-
na hasta hace unos cuantos aos, en los distin-
tos rdenes de la delineuencia y el ms insig-
nificante de ellos sera brbaro y salvaje entire
nosotros. Por eso los chinos tienen un instinto
de crueldad muy desarrollado y superior al de
cualquiera otra raza.
El uso del opio, masticado o fumado en enor-
mes pipas, es traditional en los hijos del ex-
imperio del cielo y no hay un solo chale que
sea indiferente al uso de la droga, como tam-
poco existe ninguno que ignore su cultivo.
Consider, pues, suficientes estos brevos
apuntes, as como necesarios, antes de entrar
de lleno en el estudio de los distintos aspects
del problema que constituyen los chinos en la
Repblica. Con ello no he pretendido hacer
historic sino, apenas, unos apuntes sin orden,
pero plenos de verdad que sern, sin duda, ti.
les como prembulo de esta obra.













ORIGENES DEL TRATADO MEXICO-CHI.
NA Y SUS CONSECUENCIAS


Entre los jvenes y vigorosos Estados de
Amrica, Mxico ha ocupado siempre un lu-
gar prominent. Sus inmensas zonas vrgenes
atesoran una enorme cantidad de riquezas na
turales que slo requieren iniciativa y series
inversiones de capital, para producer rendi-
mientos incalculables.
El desarrollo de la riqueza en todas las na-
ciones del nuevo mundo fu possible debido a
la experiencia y disciplines tcnicas de los
hombres del viejo continent, por eso todas las
naciones americanas se disputaban las corrien-
tes inmigratorias de europeos emprendedores,
dando toda clase de facilidades y franquicias
a los hombres de empresa.
Mxico, apenas libre de la series de guerras
que siguieron a la de Independencia, intent
salir del estado de aislamiento y de atrofia en
que estuvo sumido, siguiendo el mismo trilla-
do camino, pero nico que les queda a las na.
ciones nuevas: el de estimular con franquicias
de todo gnero la inversin de capitals y la
inmigracin de hombres de empresa. Por eso se
decretaron durante el Gobierno de don Porfirio









Daz franquicias de diverse ndole, -exenciones
de impuestos y hasta subsidies pecuniarios a las
nuevas industries; pero estas medidas para con-
seguir el desarrollo de la riqueza pblica, no
siempre fueron inspiradas en sano patriotism
y se lleg a sancionar concesiones onerosas pa-
ra la nacin y a concertar Tratados de Amis-
tad que con el tiempo hubieran de original se-
rios problems.
El Gobierno mexicano buscaba por todos los
medios un cordial estrechamiento de relacio-
nes con todos los pases del mundo, pues la
Repblica requera para lograr su desenvol-
vimiento, el desarrollo de la riqueza pblica a
base de dinero y experiencia de las naciones
ms progresistas del orbe. Por eso se concer-
taron Tratados de Amistad, Comercio y Nave-
gacin con muchas naciones europeas, conve-
nios siempre desventajosos para Mxico, pero
que era urgente concertarlos por necesidades
de orden econmico y politico.
En casi todos, los convenios de amistad ce-
lebrados entire nuestro pas y otras naciones,
aparece la clusula de "nacin ms favoreci-
da", esa clusula que, segn el economist
francs Rield, asegura ventajas correlativas a
los Estados. pues mientras establece obligacio-
nes ineludibles a las naciones dbiles, para los
pueblos fuertes esas mismas obligaciones son
nominales y relatives.









Y si son desventajosos para Mxico los con-
venios de amistad concertados con los Estados
Unidos, Francia. Alemania, Holanda. etc., na-
ciones que han enviado a nuestro pas hombres
emprendedores que en convivencia con nos-
otros han impulsado el desarrollo de la riqueza
mediante inversiones de capital qu razn
puede justificar al Gobierno de nuestro pas
que celebr el Tratado de Amistad con China
el cual, como una sangrienta irona, se redact
a base de la estranguladora clusula de "na-
cin ms favorecida?"
Mxico peda al Exterior capitals y hom-
bres experimentados en el industrialismo mo-
derno, ofreciendo franquicias y grades faci-
lidades, y la China, atendiendo al llamado de
una nacin joven que quera prosperar, nos
aventaba con turbas de descamisados y ham-
brientos que llegaban sin un centavo en sus al-
forjas y sin una nocin til para el pas en sus
cerebros.
Mxico, para resolver urgentes problems de
falta de trabajo, abra las fronteras a los hom-
bres de empresa que trajeran la bolsa repleta
y una fire voluntad para abrir fuentes de ac-
tividad y vida en campos y ciudades y los hom-
bres de Confucio, al enterarse de que en Am-
rica haba un pueblo pobre que sufra angus-
tiosa crisis, se hicieron a la mar rumbo a M-
vico y, una vez en esta tierra, presentronse a









las pocas empresas que en aquella poca daban
ocupacin a unos cuantos peones, ofreciendo
sus servicios por la mitad de los jornales esta-
blecidos, con ]o cual, lejos de remediar el pro-
blema agudo de trabajo que se dejaba sentir,
acabaron por recrudecerlo y complicarlo.
Necesidades de orden econmico han hecho
a las naciones concertar Convenios de Amistad,
ya para atraerse inmigraciones tiles o bien
para asegurarse mutuas ventajas arancelarias,
pero ningn gobierno de la tierra tiene dere-
cho a celebrar convenios con naciones que slo
buscan ventajas y cuyos sbditos, egostas,
avaros y sin cultural han de hacer de los nati-
vos objeto de infame especulacin.
M. Eibel, partidario de la clusula de "na-
cin ms favorecida" tan en uso en Convenios
de Amistad. consider benfica dicha clusula
para los pauses limtrofes que, para ponerse a
salvo de la tutela de otras naciones, resuelven
concederse mutuas ventajas en los aranceles,
pero consider desastrosa esa misma clusula
para las naciones dbiles y desorganizadas,
aun siendo limtrofes de pueblos poderosos.
Por eso Mbxico, separado de China por to-
dos los mares del mundo, sin barcos en que
transporter para vender en aquel pas alguna
part de su rarutica produccin, no hia reci-
bido sino perjuicios durante la vigencia del
Tratado y el gobierno que lo celebr ha hecho









un papel tristsimo, ya que dicho document
beneficia a los chinos solamente, mientras que
a los mexicanos nos convierte en objeto de es-
peculacin y oprobio.
Nuestro pas, antes y despus de la celebra-
cin del Tratado, nada ha podido vender a
China; por otra part, no es possible encontrar
en ninguna parte a mexicano alguno que se
haya salvado del hambre emigrando a la tie-
rra de Confucio, pero si los propsitos del Pre-
sidente Daz al firmar el tantas veces citado
Convenio fueron los de nutrir los mercados me-
xicanos con products chinos, esos products
no pueden ser otros que los "triquis" y las nue-
ces de corteza blanda, ya que aparte de estas
mercaderas ningunas otras pueden encontrar-
se a la venta en nuestro pas.
Los chinos, en cambio, s tienen razn para
considerarse favorecidos por el Convenio des-
de todos los puntos de vista: Ellos vinieron a
Mxico hambrientos y desnudos y aqu han
enriquecido; venan enfermos de hambre y mi-
seria y de todo lhan curado hasta levantar sus
ricas tiendas sobre los escombros del comercio
national, amparados por la famosa clusula
que estableca que fuesen tratados como a los
sbditos de la "nacin ms favorecida".
Tambin .pueden ufanarse los chinos de ser
los importadores de lo mejor que produce M-
xico: de la plata, la plata sellada, slo que









ellos para apoderarse de nuestra moneda no la
compran como nosotros les compramos las nue-
ces y los "triquis": la escamotean, ejerciendo
una piratera pacfica en los mares del agio y
la usura.
El gobierno de China, para pagar al pueblo
mexicano la hospitalidad de que gozan sus sb-
ditos, ha colgado a las casacas bordadas de
muchos diplomticos que han desfilado por la
Secretara de Relaciones, vistosas medallas de
la orden de la Espiga de Oro. No pocos esta-
distas y fuicionarios pblicos, desde aquel que
pisa la tierra viva hasta el que tiene bajo las
suelas ricas alfombras, han podido sonar en
sus bolsillos relucientes monedas de procedencia
china. Este es un sistema que desde que conoci-
mos a los chinos estn practicando en nuestro
pas: es la poltica de la ddiva para doblegar
voluntades. Saben que son odiados por el pue-
blo y se apresuran a comprar la voluntad del
Gobierno, con el mismo oro que le roban. A
fuerza de ddivas esplndidas unccn a su carro
de triunfo a los que mandan y nada les import
provocar el coraje de los que obedecen. Por eso
cuelgan medallas a las casacas de quienes pue-
den aplastarlos y repletan los bolsillos de quie-
nes seran capaces de aplicarles el rigorismo de
la ley.








El Tratado Mxico-China ha sido, para nues-
tro pueblo, una gillotina que funciona incesan-
temente, en cambio, dicho Convenio fu, para
los chinos, una mina de diamantes.

xxx

Afortunadamente le viejo Convenio porfiris-
ta ha quedado cancelado, segn declaraciones
recientes que hizo el seor Licenciado Estrada,
Ministro de Relaciones, al Senado de la Rep-
blica. Ahora las Cmaras Federales pueden le-
gislar sin las cortapisas de ningn Convenio,
para contener la accin racial y econmica de
los mongoles, as como para evitar la inmigra-
cin de ms asiticos y la fatal mestizacin de
nuestra raza, que ha estado dando como pro-
ducto una especie degenerada y dbil, en vir-
tud de la enorme diferencia de cualidades so-
mticas y etnogrficas de las razas china y me-
xicana.












CARACTERISTICAS DEL CHINO


El chino, por la vida misteriosa y extraa
en que vegeta, por la impenetrable lengua en
que se expresa y por la complete desconeccin
social en que desarrolla sus actividades, subs-
trado del trato comni de las gentes, no es ta-
rea fcil hacer el studio de su psicologa y
menos fcil es, indudablemente, si la mentali-
dad que va a encargarse de tal studio es tan
precaria como la del autor de estas lneas; sin
embargo, para que este trabajo propenda a lle-
nar la misin y el objeto a que est destinado,
es preciso que, cuando menos, sean evidentes
los esfuerzos del author en un empeo sincero y
entusiasta, audaz pero humilde al abordar un
tema tan difcil.
El algn captulo de este libro sostengo que
no voy a ocuparme del chino que vive en Chi-
na, del chino de all sino del que se encuentra
aqu, el que nos explota, el que nos roba, el
que nos enferma, el que nos prime con los
Smismos elements y recursos que nos ha quita-
do en el ejercicio de una piratera pacfica. Res-
pecto de aqul, no nos interest saber cmo vive
y cmo piensa, pero en cuanto a ste s nos
atae conocerlo, estudiar sus costumbres, des-








nudarlo moral y socialmente para conocer su
tctica y luego combatirlo, ya que l, ingrato
a la hospitalidad que le brindamos, no ha que-
rido ser un amigo leal de esta pobre raza
nuestra.
Voy a limitarme, pues, a trazar, a grades
rasgos, un boceto acerca del carcter e instin-
tos de ese ser excntrico y arisco, reacio e inac-
cesible que viene de Asia.
El chino, como puntual enhiesto de una vie-
ja y apolillada raza cuya historic sin brillo se
pierde en la noche de los siglos en fantsticas
azaias piratescas y carniceras trogloditas, lle-
va en s un acervo de rutinas que aplica cons-
tantemente en la vida prctica.
Para l el saber human se reduce a unas
cuantas mximas de Confucio que se sabe de
memorial y les saca todo el provecho possible.
Profundo observador del medio que lo ro-
dea y de los hombres, libre de preocupaciones
filosficas sobre la verdad, el bien y la belleza,
indiferente a toda fuerza external que com-
pele a los hombres a expresar sus concepciones
anatematizaudo lo malo para defender lo buc-
no, libre de la influencia del "yo" individual
que es la cualidad preciosa que distingue al
ser pensante del animal comn, se aviene a to-
das las circunstancias, toma todas las formas,
cabe en todos los moldes cuando sabe que con
todo eso consigue un positive provecho.








Por eso el chino jams rompe una lanza en
defense de un ideal noble y en cambio, es ca-
paz de vaciar today una aljaba, cuando se trata
de atravesar el corazn de aquel que se atreve
a tocar sus intereses.
Es un enamorado fantico del dinero y este
gran amor es el foco de todas sus pasiones. Por
el amor al dinero piensa y trabaja; por el amor
al dinero pisotea las leyes y baila una danza
sobre las bases de la moral; por el amor al di-
nero paga impuestos y soborna a funcionarios
pblicos; por el amor al dinero roba y mata;
por el amor al dinero soporta burlas y, en fin,
por ese inmenso amor, el chino es chino.
Por la falta de ideales no cede a las emocio-
nes de lo grande y lo bello. Es indiferente a los
efectos plasticos de la naturaleza y a la influen-
cia esttica del arte y, por eso, para poder aso-
marse un poco ms all de sus personales in-
tereses, para substraer su pensamiento de la
tienda de abarrotes, tiene que tenderse sobre
el duro lecho del fumadero y order la caa
hueca de una pipa de opio.
Hijo de un pas agotado, donde las inmensas
estepas ridas no ofrecen grades rendimien-
tos al hombre y a done la civilizacin no ha
llegado ni llegar jams, el chino es un igno-
rante, un rutinario, un sr primitive, pero la
miseria misma en que por siglos ha vivido su-
mido, le ha hecho dueo de una intuicin ma-








temtica de lo til. No sabe analizar, pero sa-
be calcular con precision pasmosa. Ve siempre
lo que es necesario y poco le import lo que es
just.
Jfzgase al chino manso y bueno, resignado
y dcil y nadie piensa en que esa mansedumbri
se parece a la del gato que no desenfunda las
uas para no ahuyentar a los ratones. Es cere-
monioso y bueno con los que explota porque
de otra manera no los explotara.
Cmico inimitable, sabe pboner una cara de
pascuas frente a sus vctimas y les manifiesta
una bondad que est muy lejos de sentir, por-
que al exhibir en su cara los instintos de su
alma, difcil le sera conseguir lo que quiere.
Pero este mismo chino "de buen corazn y de
grades virtudes", como dijera hace aos un
cronista de Mazatln, tiene instintos feroces,
oculta en su alma impenetrable los grmenes
fulminantes del super-criminal, del. destripa-
dor fro y sanguinario que escape al anlisis
sorprendente de Lombroso y a la poderosa ima-
ginacin del Dante.
"El sr perverso -dice Lombroso- temero-
so de que los destellos siniestros de su mirada
de vbora lo denuncien, esquiva siempre el en-
cuentro fulgurante de otros ojos". Pero es que
el autor eminent de la teora de que "el genio
y la locura se dan la mano" no0 p tiSlOlj 10
criminals chinos, pues de haberlos conocido








tendra la humanidad un retrato magistral del
legtimo destripador fro y cientfico, del pisto-
lero implacable que con la misma frialdad con
que vende una melcocha hace cedazos de cuer-
pos humans y decora las paredes de su alcoba
con los sesos calientes de sus vctimas.
El chino --contra lo que afirma Csare Lom-
broso- mira de frente a todo el mundo con
ojos inocentes y tiene la rara facultad de es-
conder, quin sabe en qu rugosidades de su
S alma, sus brbaros instintos de bebedor de san-
gre humana.
En 1922 se libr en la Repblica formidable
batalla entire los dos "Tongs" chinos rivals
irreconciliables y hubo feroces combates en to-
dos aquellos lugares donde viven grupos de
asiticos. Muchas-poblaciones de Sonora, Baja
California, Coahuila y Tamaulipas, en el loco
desenfreno de los odios, se tieron de sangre.
Vimos entonces cmo el mesero sonriente e
inofensivo que nos serva fideos en los restau-
rants, se converta intempestivamente en rabio-
so matasiete que asaltaba a sus rivals en ple-
na va pblica y yaciaba todos los tiros de su
revolver con la misma devocin con que aten-
da la orden de un client.
SEn aquella ocasin los bandos beligerantes,
como posedos de una epidemia de rabia, se
atacaban furiosamente a tiros en las calls y
ni la polica ni el ejrcito podan evitar aque-








los duelos a muerte. Los mansos corderos, los
"ratas de bodegas" se haban convertido de
pronto en lobos hidrofbicos que se destroza-
ban sin piedad.
Nos sorprendi entonces la pasmosa rapidez
con que el chino se transform de risueo y
alegre soportador de burlas en morboso cri-
minal que no se detiene hasta que no destro-
za el corazn de su adversario.
Conocamos a esa especie de bandidos y cri-
minales que la ley y la sociedad tiene pros-
criptos y que nunca se purifican de sus culpas.
Conocamos asimismo a muchos tipos morbosos
entire los cuales abunda ese que, segn Lom-
broso, no mira de frente, pero desconocamos
por complete el tipo superior que, saltando so-
bre todas las reglas, se burla de todos los so-
cilogos y no tiene cabida en ningn texto de
Psicologa criminal: el asesino de raza china,
el extrao lobo que vive metido tranquilamen-
te en el albo velln del cordero.

xxx

Lo que ms pura y altamente acredita la ele-
vacin spiritual de un pueblo es su msica,
ese arte divino que embriaga de supremo gozo
todos lo corazones y sacude inefablemente to-
das las vsceras.
"La msica -sola decir Madame de Stael-









es la lengua transparent y universal en que
nos hablan las almas gradess. Veamos las
diafanidades sublimes con que se expresan los
chinos por medio de su msica.
Cualquiera que haya escuchado en una de
esas fiestas extraas de los chinos en que inter-
viene el "gong" y la gaita monglica, es, sin
duda, un convencido de que las ranas y los gri-
llos no son los peores msicos del mundo.
La gran algaraba de los festines chinos, las
notas sin ritmo, los ruidos srdidos, como can-
to de lechuza, que salen de las panzas de raras
gaitas de dos cuerdas; el siniestro sonido del
"gong" que hace ruido pero no msica y todo
ese lastimoso conjunto de alaridos y de sones
que mete alegra en las almas chinas, parece
una convivialidad en la que participant gatos
que maullan, ranas que croan, perros que la-
dran y grillos que cantan; por lo cual, todo
aquel que ha odo la msica de estos animals,
no necesita or a los artists chinos para tener
una idea de su msica y, si sta es la ms alta,
la ms sublime expresin del alma china, como
justamente debe ser, que cada uno de aquellos
que lean estas lneas se respond a s mismo.
En cuanto a lo dems, el chino es un cmico
maravilloso. Sabe rer sin ganas; sabe expre-
sar, con muecas de simio de circo, el asombro
que no siente y el dolor que no experiment.
Para mentir no lhay quien le iguale' y slo









por equvoco dice verdad alguna vez. Vctima
de este terco amor a la mentira fu cierto chino
all por la poca de la revolucin de noviembre
de 1910.
He aqu la historic:
Durante la revolucin maderista, fuerzas fe-
derales haban puesto silio a cierta plaza de So-
nora y los maderistas, encerrados en sus cuarte-
les, esperaban el asalto.
Los federales tenan puestos avanzados en
los suburbios de la ciudad y esto lo saban no
slo los hombres de Madero sino tambin la po-
blacin civil de la plaza sitiada, inclusive los
chinos.
El da del ataque y antes de salir el sol, un
buen chino, escudado en su carcter (le extran-
jero y vido de utilidades, sali en un carrito ti-
rado por aoso caballo a traer verdura a los su-
burbios.
De pronto un "peln" de la avanzada fede-
ral gritle:
-i Quin vive!
El chino no contest.
-; Quin vive! -repiti el soldado federal
una vez mas.
Y el chino, que conscience de que tena que
habrselas con los soldados del Gobierno, pudo
haber gritado: iPorfirio Daz!, pero habitua-
do como estaba a no decir jams una verdad,
grit, con today la fuerza de su gaznate rugoso









y amarillento:
-i Malelo!
Y... una descarga rpida acab con la vida
-no por cierto preciosa- del infeliz mentiroso
que cay vctima de un viejo vicio atvico de
los hombres de su raza.

xxx

Los chinos no poseen ninguna tica commercial
y son los fundadores de la peligrosa escuela
del soborno; los magWs del arte de robar en la
balanza y el metro, y sabios qumicos en la cien-
cia de falsificar todos los products y adulterar
todos los efectos.
No sienten ninguna preocupacin acerca de
la calidad de los efectos y mercaderas con que
comercian y el cumplimiento de las reglas mer-
cantiles y leyes fiscales, nada les importa.
Todo lo falsifican, todo lo transforman en pro-
vecho propio y cuando el juez o el inspector tie-
ne que ver con ellos, despus de aparecer el chi-
nito pobre e inocente que, no por mala fe sino
por ignorancia burla la ley, surge el chino obse-
quioso que ofrece dinero y silencio a cambio de
conculcaciones a leyes y reglamentos y como los
encargados del castigo saben que jams se in-
vestigarn sus procedimientos, aceptan ddivas
y perdonan a los chinos, para luego ser exigen.
tes e implacables con industriales y comercian'






74

tes de su propia raza ante quienes quieren apa-
recer pundonorosos y rectos.
Los chinos por naturaleza, por instinto, ope-
ran siempre en un plano de mixtificacin y fal-
sedad; por eso para comprenderlos es preciso
tener una conviccin invertida de lo que a pri-
mera vista parecen. Es decir, cuando un chino
dice que n hay que aferrarnos a la creencia de
que quiere decir que s.
Son estos los rasgos is sobresalientes que
caracterizan a los chinos.
a













COMO LLEGARON LOS CHINOS AL PAIS


Un pequeio peridico que se editaba en Ma-
zatln hacia fines le 1893, del cual guard bo-
rroso y amarillento pedazo, deca, refirindose
al desembarco de cuatrocientos chinos:
"Pisaron tierra silenciosos y tristes, como
aflorando la patria lejana. Vienen en lamenta-
ble estado de pobreza a juzgar por la misera-
ble indumentaria que visten y el fsico decado,
quiz por la anemia o la tuberculosis, acusa en
ellos muchos sufrimientos.
"Andando en hileras con la cabeza inclinada,
descalzos los ms y algunos arrastrando desco-
loridas y viejas pantuflas, dan la impresin de
una turba de miserables galeotes escapados de
las galeras.
"Acamparon en la playa y hablando en la
enigmtica lengua de Confucio dirigan in-
quietas miradas hacia los alegres caseros del
Puerto.
"Algunos chinos ya establecidos en la ciudad
les llevaron tantas raciones de arroz como chi-
nos haban desembarcado, y los viajeros, con
visible muestras de ansiedad, recibieron el ob-
sequio. Hicieron luego fogatas con basuras y
sin lavarse las manos ni hacerse la toilette de










la trenza, pusironse a cocinar, entire gran al-
garaba, el suculento grano, en viejas cacerolas
recogidas en los basureros.
"Casi ninguno trae equipaje, pero nadie ca-
rece de una gran alforja de trapo vaca y de
un color indefinible.
"Entre los recin llegados hay algunos m-
sicos quienes han confirmado aquel viejo refrn
de "barriga llena corazn contento, pues ape-
nas terminaron de comer, furonse a buscar en-
tre un montn de alforjas y trapos mugrientos,
extraos instruments musicales de larga dia-
pasn y mal forjados y enormes clavijones que
suenan ingratamente. La turba de viajeros se
ha puesto de fiesta, mientras los msicos, sen-
tados en cuclillas, tiemplan las dos o tres cuer-
das de sus instruments. Un moment despus,
los desconcertantes y lgubres sones que los
msicos arrancan a los lastimosos instrumen-
tos, aumentan el jbilo de la hueste. Trtase,
sin duda, de algn himno a Confucio, algn
canto guerrero de la lejana tierra o alguna dan-
za folklrica en homenaje al arroz o al te.
"Vienen a trabajar, a decir de sus paisanos
que viven entire nosotros, como peones en las
construcciones ferrocarrileras de las lneas del
Swl-p&iWfo o en lo que les sea possible, ya que
entire los recin llegados hay buenos cocineros,
magnficos lavanderos y competentes plancha-
dores de ropa.









"Los muchachos vagabundos hacen fiesta de
los recin llegados; les causa risa la trenza, los
ojos, el extrao color terroso. Imagnanse qui-
z los pilluelos en estos raros series de amplio
calzn y holgadas blusas a mujeres con pre-
tenciones varoniles; pero los chinos responded
a las burlas de los chicos con una risilla inocen-
te y un guio de ojos inteligente.
"Pobres chinitos. Parecen de buen corazn
y de grades virtudes....... !
Y en efecto, as llegaron los chinos a nuestro
pas; en esas condiciones lastimosas pisaron
por primera vez tierra mexicana: hambrientos,
desarrapados, piojosos, vaca -completamente
la alforja y sin la ms msera moneda de cobre
en los bolsillos.
As se presentaron los chinos al llamado de
un pueblo empobrecido y desorganizado que,
para lograr el desarrollo de la riqueza pblica,
peda capitals y ihombres aptos en oficios y
artes.
La China responda al llamado angustioso de
nuestra Patria, enviando barcos cargados de
corsarios, extraos sans-oulottes cuyo nico
capital era una lepra incurable; el tracoma, el
berri-berri y miles de extraos padecimientos
que venan a trasplantar a esta tierra infortu-
nada.
i Qu irona de la suerte! Los mexicanos nos
estbamos secando de hambre y los chinos se








presentaban en nuestro auxilio pidiendo li-
mosna.
Suframos una terrible crisis de trabajo y
los chinos llegaban a miliares solicitando aco-
modo; los jornales eran miserables y los chinos
retaban a los nativos a una vil competencia,
bastndose a s mismos con miserables mtodos
de vida.

xxx

Antes de que nuestro pas tuviera la desven-
tura de ser invadido por la plaga china, nos ha-
bamos acostumbrado a ver llegar del extran-
jero a hombres de empresa, caballerosos, de-
centemente vestidos que no acampaban en las
playas sino en los mejores hotels, ni se ali-
mentaban con arroz solamente, ni se lavaban
sus ropas. Eran. stos, hombres civilizados que
no venan a caesar lstima sino a fundar em-
presas y a invertir fortunes.
El norteamericano vena lleno de optimism
a explorer los bosques y las crestas de las sie-
rras y creaba centros de actividad ya tendien-
do rieles o iexplolando niinas; el alemnii vena
cargado do cicia y de a;tciilos de mlrceera
y daba ocupacin como empleados y operarios
a los nativos; el francs llenaba los mereados
del pas de preciosos gneros y conviva con
nosotros de buena voluntad y todos los otros









inmigrantes que conocamos se afanaban por
trasplantar en nuestra Patria el rbol del pro-
greso sin egosmos.
Traan nociones nuevas, mquinas industria-
les, sistemas perfeccionados para impulsar la
agriculture; venan artesanos que saban gol-
pear el hierro hecho ascua sobre los yunques
del trabajo; hombres de laboratorio y de ta-
ller; cientficos y buenos obreros que no venan
a competir con el native en una inhumane lu-
cha sino a ensearle artes y oficios.
Todos estos extranjeros venan a hacer for-
tuna, ciertamente, pero traan algo de su tie-
rra para abrir en nuestro pas centros de acti-
vidad done los obreros nativos aprendan un
oficio y ganaban un salario ms o menos regu-
lar. En cambio, los chinos, nada til trajeron:
ni arte ni ciencia, ni oro, ni voluntad de con- e
vivir con nosotros sin egosmos. Entre los pira-
tas que llegaban de Asia podan reclutarse co-
cineros, eros, a deros, desplumadores de polls,
remendones, sastres, mozos, cultivadores de
adormidera, fumadores de opio, pero no era po-
sible encontrar entire toda esa hueste mal
oliente ya no digamos -un profesionista, pero
ni siquiera un artesano, un obrero o un va-
quero.
La misin de estos recin llegados era la de
arrojar al extranjero a nuestros peones y hacer
peones a nuestros comerciantes, en una infame






80

y vil competencia.
I Qu bella perspective esperaba a Mxico
con la llegada de esos aventureros aventados
por la China como una maldicion eterna a
nuestra Patria dolorida!
Poda salvarse Mxico con esa inmigracin
lamentable?












COMO PROVOCARON LOS CHINOS LA RE-
BAJA DE JORNALES


Cada barco que vaciaba en algn puerto de
-Mxico un cargamento de chinos, asestaba un
golpe brutal a los jornaleros nativos que se ga-
naban la vida en los campos agrcolas y en las
construcciones ferrocarrileras, as como a los
zapateros, sastres, dueos de restaurants, ho-
teleros y comerciantes.
Los chinos traan al desembarcar a los
puertos mexicanos, urgentes problems que re-
solver: necesitaban vestidos y alimentos y por
eso, desde que pisaban tierra national, ponan
una angustiosa cara de limosneros para inspi-
rar piedad a todo el mundo. Lo que ms los
favoreca es que eran desconocidos y adunando
este motivo a la precaria situacin en que se
presentaban, no faltaron gentes piadosas que
les dieran proteccin y ayuda, facilitndoles
trapos viejos para que cubriesen sus desnude-
ces, sombreros ya en desuso, zapatos y alimen-
tos y hasta cobertizos y bodegones como asilo.
Fu as como lograron conseguir acomodo en
las casas de familiar ricas, sentando plaza de
cocineros, lavanderos, etc.; pero como no era








possible que en las ciudlades pudieran mantener-
se los miles y miles de chinos que llegaban, fue-
ron saliendo ]os que estaban de sobra en los
puertos de desembarco, en lamentables pere-
grinaciones por campos y villorrios en busca
de trabajo, mascullando apenas unas cuantas
palabras de la lengua castellana.
Eran objeto de risa y de burla en odas par-
tes; se les consideraba sumisos y mansos. An-
t.ojbansele a nuestro pueblo aquellas turbas
pestilentes que beban te y coman arroz, una
rara respecie de animals que se parecan a los
hombres, un trmino medio entire el hombre y
el orangutan, pero los chinos, moviendo sinies-
tramente sus ojillos vivarachos y tracomosos,
rean .... rean con una risa dc idiotas y el
pueblo se convenca de la comedian que los chi-
nos estaban representando para poder llegar
un da a ricos, y la gente segua mirndolos co-
mo blancas palomas incapaces de odiar al pr-
jimo ni experimental los sacudimientos salva-
jes del coraje.
Bajo estos favorables auspicios presentron-
se los chinos a los jefes de las empresas en bus-
ca de trabajo, pero stos, en virtud de que ha-
ba abundancia de braceros, se negaron a dar
ocupacin a los chinos. Entonces los recin lle-
gados ofrecieron sus servicios a las empress
conviniendo en percibir la mitad de los jorna-
les asignados a los nativos, y era natural que









los patrons comenzaran a ocupar chinos como
jornaleros y a desocupar mexicanos, pues a las
empresas no les convena seguir ocupando peo-
nes que ganaban un journal que bastaba para
pagar dos de chinos.
Los jefes y mayordomos de las compaas
constructoras de ferrocarriles pronto se con-
vencieron de que el chino era un trabajador
muy inferior al mexicano; les bastaba verlos
amontonados y bamboleantes cuando cargaban
un riel y rean (le verlos afanosos llevando a
pasos menudos la palada de tierra a los bordos,
en lugar de arrojarla desde lejos, como suelen
hacerlo los trabajadores de cualquiera otra na.
cionalidad que no sea la ebina.
Escasos de fuerza muscular debido a la mala
alimentacin con que nutren su organism, no
podan con las "tareas de los hombres", como
dicen nuestros campesinos. Tampoco eran ca-
paces de manejar un tiro de bestias, porque en
la China substituyen a stas en los cultivos de
S arroz por yuntas de imujeres; pero por otra par-
te, los bajos jornales que los chinos convenan
en ganar, representaban para las empress
grades economas y era esta la razn que fa-
voreca a los chinos que a millares trabajaban
en las haciendas y vas frreas. Y como cada
da llegabain cales en busca de trabajo, las
compaas optaron al fin por rebajar los sala-
rios y esta fu la razn que forz a nuestros







84

compatriotas a quedar sin trabajo.
El pen nativo disfrutaba de salaries entire
$ 0.75 a $ 1.50, pero desde que los chinos se
presentaron a trabajar, se establecieron jorna-
les de $ 0.25 y $ 0.50, razn esta que origin el
exodo de trabajadores mexicanos a los Esta-
dos Unidos, como se ver ms adelante.













LAS POBRES VIUDAS SIN OCUPACION


En todos los pases del mundo, pero en M-
xico quiz mis lque en ninguna parte, por las
frecuentes podas masculinas originadas por las
balas de las ametralladoras en nuestras gue-
rras intestines, abundant las viudas cargadas de
familiar que gimen desesperadas y enfermas de
un cruel abandon. Estas mseras mujeres a las
que hay que aadir todas las otras sin ventura:
las hurfanas y las que tienen por padres a se-
res incapacitados para trabajar, son las que
forman el gremio de las sirvientes.
Son mujeres del pueblo que empujadas por
la orfandad o la viudez, sirven como fmulas
en las casas de ricos, ocupndose de esos que-
haceres que entire nosotros consideramos pro-
pios de la mujer.
En estos servicios se amparaba siempre la
mujer humilde, encontrando en el trabajo do-
mstico de la casa ajena un modo honest de
vivir y de poner a sus hijos en condiciones de
enviarlos a la escuela.
Antes de que los chinos infectaran esta des-
venturada tierra, la pobre viuda agobiada por
el peso de una prole comedora y siempre nece-










sitada de trapos, vistiendo el delantal del tra-
bajo retaba al destino y sala victoriosa, por-
qlle conseill;i lioiirldai lcete, decentemente. el
medio de 1mani ienr a sus hijos: pero los viaje-
ros de piel ainarilla no s1lo venan a dejar sin
trabajo a nuestros peones, no era este el nico
nmero de mi criminal program : queran,
ademis, arrebalar el miedio le vida a las po-
bres sirvientes de la lierra que tan generosa
e iniimreeidaiimenti los acoga, y para culmplir
coin usta criminal misi. armronse de escobas
y sartenes y arrojaron de todas las cocinas a
las pobres mnujeres de uiestro pueblo que eran
sost(ni seguro de muchos lhurfau os desampla-
rados y de muchos iinvlidos enfermos e indi-
gentes.
Angustiosa fue, pues, la situacin creada con
el arribo de los chinos en muchos hogares don-
de antes reinaba una tranquil paz, en medio
de una. pobreza que nunca llegaba a ser alar-
mante.
Las pobres sirvientes fueron poco a poco
quedando sin ocupaicin; sus families desnudas
y sin bocado que les calentase el estmago. Mu-
chos invlidos menesterosos que coman gracias
a sus hijas abnegadas se durmieron para siem-
pre de hambre y se multiplic alarmantemente
el numero (de pordloseros, mientras los chinos
se bran p reparse bra e para el aniquila-
miento coipleto del comerciante national.






87

Se conformaban provisionalmente siendo
siervos porque as se preparaban para ser
amos; vean en aquellos tiempos a los funcio-
narios pblicos muy altos, pero pronto los ve-
ran a sus plants.
El program infame de los chinos se inicia-
ba. Los colils venenos s del siniestro dra-
g'6n no rompan an las encas, pero pronto los
mordiscos seran mortales para el pueblo me-
xicano.
Este fun el comienzo del program chino hoy
ya en pleno desarrollo.












COMO EMPUJARON A LAS MUJERES A
LOS PROSTIBULOS


Las pobres sirvientes que se vieron de pron-
to sin ocupacin en virtud de la competencia
de los chinos, no tardaron en ver en toda su
negrura una situacin pavorosa, sin embargo,
todas aquellas que eran substituidas por chinos
en los quehaceres domsticos, se conformaban
pensando en que pronto seran llamadas a sus
antiguos servicios, ante la incapacidad de los
chinos para tender las mltiples y complica-
das labores de casa, cuyas difciles formulas
slo ellas posean; pero los mismos chinos que
en los campos de construccin de vas frreas
eran peones detestables, en las cocinas torn-
banse en experts manejadores de la estufa y
seguros dictaminadores cuando una gallina es-
taba a punto de poner el huevo.
Cuando se esfum esta ltima esperanza, las
ingenuas y esforzadas mujeres recorran las
Scales y llamaban a todas las puertas en busca
de trabajo y dondequiera reciban la bofetada
salvaje de una negative rotunda. Los chinos se
haban posesionado completamente de las co-
cinas y no haba fuerza humana. capaz de sa-









carlos de esas barricades a las cuales penetra-
ron por el ms infame medio, dejando sin pan
a hurfanos y ancianos.
Viendo las infelices ex-sirvientes que era im-
posible ejercer de nuevo sus viejas ocupaciones,
trataron de conseguir trabajo en las fbricas.
(de ropa, pero cuando intentaron esto ya los
chinos estaban posesionados (le las factoras
confeccionando preudas de vestir, hacienda
ojales y cosiendo botones y las pobres y trist-
simas viudas, atormentadas por una nueva y
cruel derrota, regresaban a sus hogares con el
corazn despedazado y, llegaban sin pan ni es-
peranzas a un hogar sin lumbre, para encon-
trarse el eplogo trgico de un doliente drama
real. Cuadros enloquecedores y sublevantes su-
jetaban a la ltima prueba a aquellas padres
abnegadas y heroicas: grupos de andrajosas
y tiernas criaturas pedan pan imperativamen-
te, pues los nifios, ignorantes de los apuros de
sus padres, inconscientes de que el destino es a
veces cruel c impo, slo saben pedir lo que les
falta. Y ante estas lamentaciones y exigencias
urgentes Ide los series amados, por aquellos in-
felices que lenan hambre, salan las des-
venturadas mujeres le sus hogares y pedan
limosna y unas veces conseguan algo, otras
veces nada.
Al fin, acosadas por los macabros espectros
del hambre de sus hijos, vendan a cualquier








precio sus cuerpos insensibles y de ese modo ha-
can su entrada, vctimas del amor materno y
de un Tratado de Amistad que nuestro Go-
bierno ceelebr con China, a los antros de vicio,
a los eternos pudrideros del cuerpo, done mo-
ran para la sociedad en un supremo sacrificio
del ms puro y santo de los amores ...

xxx

Han pasado muchos afios desde aquella pri-
mera derrota de las pobres sirvientes. Ahora
nadie se acuerda de ese crime; todo ha sido
aceptado y sufrido. La prostitucin alarm ya
a todos; la mujer humilde, obligada por la fal-
ta de trabajo, a ido a caer a los tsicos brazos
de sus propios verdugos. El pudor tambin ha
dejado de existir y la vergiienza ya no colorea
las mejillas de muchas mujeres que aceptan por
maridos a quienes les destrozaron el porvenir.
Los chinos ahora son dueos de hotels, res-
taurants y burdeles. De los dos primeros ne-
gocios rechazan los servicios de la pobre mujer
que tiene necesidad de ganarse la vida, pero la
aceptan en los bnrdiels como care de placer
y de orga, para especular con sus pobres cuer-
pos engusanados por los padecimientos angus-
tiosos.
Era natural que-los chinos que arrebataban
el medio de vida las mujeres mexicanas hacin-





92

dolas caer en el pecado, pensaran en especular
con su desgracia; por eso en todas parties abun-
dan los prostbulos regenteados por chinos; las
"casas de citas", los stanos inmundos donde no
es possible soportar la peste a opio y a care
putrefacta de mujer.
Triste es, pues, la situacin reinante, y urge
aplicar un remedio drstico y eficaz.









VIII


PORQUE SE HAN IDO NUESTROS COM-
PATRIOTAS


En los ltimos lustros del pasado siglo, po-
cos eran los mexicanos que dejaban el pas pa-
ra ir a los Estados Unidos en busca de trabajo.
Desde la poca en que se descubrieron los fan-
tsticos placeres de oro en California, no se
haban visto nuevas peregrinaciones de com-
patriotas rumbo a tierra extranjera, pero en
los ltimos aos ha sido alarmante el xodo de
mexicanos que han abandonado la tierra, al-
gunos para siempre, para ir a aventurar al pas
extrao.
La tierra en aquella poca era ms amorosa
y los campesinos nativos tenan siempre una
mazorca en sus trojes y los obreros no sentan
todava la necesidad de ir a buscar a una Pa-
tria ajena la torta de pan que an encontraban
en la propia.
Haba, ciertamente, alguna escasez de tra-
bajo, pero la situacin no era extrema, pues la
industrial mineral comenzaba a desarrollarse a
la modern en todas las entidades del pas y
haba algunos ferrocarriles en construccin que
ocupaban muchos miles de braceros; pero ape-








nas desparramadas por el pas las turbas ama-
rillas que con hambre famlica llegaban de
China, comenz a sentirse una aguda crisis de
trabajo, razn por la cual los peones que fue-
ron quedando sin ocupacin por la competen-
cia de los chinos, comenzaron a abandonar el
pas yndose a los Estados Unidos, empujados
por necesidades imperiosas e ineludibles.
Salan del pas los compatriotas en propor-
cin al ni'imero de asiticos que iban entrando,
por lo cual, nuestro Gobierno fuc quien de-
cret el exilio de los mexicanos al sancionar la
entrada de chinos al pas.
No era possible entrar en competencia con los
recin llegados, pues mientras stos podan pa-
sar 24 horas con una exigua racin de arroz y
unas cuantas hojas de te que ellos mismos coci-
naban, nuestros paisanos necesitaban ganar lo
suficiente para proveer de ropas y alimentos
muy superiores a sus families, generalmente
numerosas. Por otra parte, mientras dos doce-
nas de chinos podan instalarse dentro de las
cuatro paredes de un pequeo cuarto, cada me-
xicano requera una casa ms o menos cmoda
para vivir con su familiar. Por eso los nativos
no pudieron aceptar el journal standard de 25 a
.(0 centavos que fij la competencia china y tu-
vieron que salir del pas.
Tan grande es el nmiero de mexicanos que
actualmente pueblan los Estados de Texas,








Nuevo Mxico, Arizona y California que el Go-
bierno de los Estados Unidos, apoyndose en
razones de orden econmico y en nombre de un
decidido proteccionismo a los nativos, ha le-
gislado para limitar la inmigracin, sancionan-
do la famosa ley que declare indeseables a los
extranjeros faltos de recursos que pueden cons-
tituir una carga pblica. (Pearson likely a pu-
blic charge).
El Gobierno mexicano, por su parte, se ha
visto forzado a erogar gruesas sumas del teso-
ro pblico, para repatriar a los miles de com-
patriotas que ya no pueden vivir en los Esta-
dos Unidos por la falta absolute de trabajo,
pero todo esto no es ms que el comienzo de
una situacin que cada da se est recrudecien-
do ms y que acabar por hacernos perder la
nacionalidad, mientras nuestro Gobierno siga
considerando, en nombre de criminals liber-
tades, ms patritico mantener abiertas las
fronteras a los chinos, que son los que han em-
pujado y siguen empujando fuera de Mxico
a los nativos.











LOS PRIMEROS COMERCIANTES CHINOS


Cuando el seor Licenciado don Manuel de
Azpirroz, investido por el General Daz con el
carcter de plenipotenciario firmaba en
Washington el Convenio de Amistad, Comercio
y Navegacin con China, durante el ltimo de-
cenio del pasado siglo, ya haba en la Costa
Occidental de Mxico algunos chinos que, con
recursos raquticos, se dedicaban al comercio.
Estos primeros chinos haban llegado de Cali-
fornia huyendo de las enrgicas razzias que
emprendan contra ellos nuestros vecinos, quie-
nes los han considerado siempre como unos
competidores inconvenientes en los campos del
c9mercio y del trabajo.
El comercio national por aquella poca era
floreciente (1896), y ninguna raza extranjera
disputaba a nuestros paisanos una just supre-
maca que en todas las naciones del mundo que
valen algo corresponde a los nativos.
Para el interior del pas el ramo de abarro-
tes era manejado, como es todava, por espao-
les, pero estos extranjeros manejan viejas for-
tunas amasadas desde la conquista y, por
otra parte, es una raza asimilada a la nuestra
desde hace siglos.









Haba tambin algunos comercantes fran-
ceses y alemanes; los primeros se dedicaban
a manejar el ramo de gneros de lana y telas
en general y los ltimos el de mercera y ferre-
tera, pero tanto unos como otros, entonces co-
mo ahora, giraban capitals que en buena par-
te eran mexicanos y en sus establecimientos
trabajaban empleados de nuestra raza de en-
tre los cuales no eran pocos los que, una vez
aptos para el comercio, se establecan por su
propia cuenta y llegaban a prosperar bajo la
proteccin de sus antiguos patrons.
Tal era la situacin de nuestro comercio
cuando aparecieron los primeros mercaderes de
Asia que aunque llegaban sin un solo centavo,
lograban abrirse paso gracias al crdito de las
empresas mercantiles nacionales.
Nuestros comerciantes que slo vean en
aquellos lhombrecillos con trenza a pobres e iio-
fensivos comedores de arroz, jams se imagi-
naron que andando el tiempo, haban de oca-
sionar quiebras ruidosas y una complete ban-
carrota del comercio national.
Cuando aparecieron en el pas grandes ma-
sas de chinos, conocimos al vendedor de "vilu-
la" y "fuluta", al vendedor ambulante pacien-
te y terco. Era el pen que apenas adquira
unos cuantos centavos resolva meters a co-
merciante, haciendo uso de ese invento neta-
mente chino que se usa para transportar far-








dos y que consiste en un burdo palo que, colo-
cado sobre el cogote, pueden colgarse a sus ex-
tremos canastos con mercancas.
El vendedor ambulante chino recorra desde
muy temprana hora las calls, llevando sus ca-
nastos repletos de artculos de consumo y ha-
ca gracia alas gentes con este estribillo mer-
cantil: vilula, malchante. .. tomato... joto...
velijn... lipollooo....
Surgieron tambin en aquel tiempo los malos
remendones de zapatos y los lavanderos que
recorran las ras citadinas solicitando zapa-
tos viejos que reparar y trapos sucios que la-
var, y el zapatero de nuestra raza fu otra de
las vctimas de la atroz competencia china.
Cuando las plagas de vendedores ambulan-
tes lograron reunir algunos cientos de pesos,
dejaron el campo a los chinos ms pobres y se
asociaronwpara establecer tendajones fijos, por
lo que aparecieron de pronto un sinnmero de
firmas comerciales chinas que fueron los ci-
mientos de los futuros "Tongs" mercantiles.
El problema, pues, para nuestros comercian-
tes, comenzaba a ser serio, ya que los chinos es-
tablecidos y los que se estaban estableciendo,
progresando constantemente, adquiran un posi-
tivo control mercantil.
Ante tal situacin resolvieron los nacionales
entrar en competencia con los chinos y pronto
se convencieron que en ese terreno era imposi- -









ble vencerlos, pues mientras los nuestros tenan
un alto presupuesto de gastos en empleados y
contribuciones y luego las exigencias de una fa-
milia decent, las obligaciones sociales y pbli-
cas, los chales no pagaban empleados, ni gas-
taban para alimentarse arriba de 20 centavos en
te y arroz cada 24 horas, que ellos mismos co-
cinaban. Lo: chinos, bien sabido es, se bastan
a s mismos, se remiendan y lavan sus propias
ropas; no tienen obligaciones sociales y si pagan
contribuciones, stas no llegan jams al monto
que justamente correspond conforme a las le-
yes fiscales, debido a la ocultacin de capital,
que ha sido siempre ina chinas.
La guerra commercial se iniciaba y era enco-
nada y dura, pero naturalmente, los nuestros
tenan la desventaja y aconteci lo que era de
esperarse: el comerciante mexicano fe lenta-
mente cediendo terreno a sus terrible competi-
dores, mientras stos se iban adueando del
campo hasta adquirir surtidores propios, alma-
cenes o bodegones repletos de cereales, y crdi-
tos ilimila1ados.
Nuesiros comerciantes entonces, previendo la
derrota en la desigual competencia entablada,
iniciaron una guerra tenaz contra los amarillos
pidiendo que se les fiiscalizara conforme a la
ley sus intereses, para que pagasen lo que justa-
mente corresponda; probaron sobradamente








que el chino era un bribn defraudador del Fis-
co y del pblico; un coyote que robaba en la
balanza y en el metro; un jurado enemigo de
la salubridad y la higiene, que expenda pan
y dulces con las manos sucias y llenas de mi-
crobios; un envenenador pblico que haca
chorizos de ratas y de gatos; pero los chinos,
que al iniciarse la primera guerra contra ellos
ya podan amarrar perros con longaniza, de-
rramaron un poco de oro en los bolsillos de al-
gunos funcionarios pblicos y siguieron impu-
nemente, tranquilamente, adquiriendo prepon-
derancia en el campo del comercio y nuestros
comerciantes arruinndose, por lo cual, muchos
de los que antes eran triunfadores en la pro-
fesin mercantil se vieron en la necesidad de
ocuparse en otras actividades y los ms pesi-
mistas dejaron la patria yndose para siempre
al extranjero.
Era inevitable el triunfo de los chinos que
durante el rgimen porfirista tenan ms apo-
yo que el propio national, por ciertas consi-
deraciones provenientes de un alto funciona-
rio: Nada menos que del Vice-Presidente.de
la Repblica, el jefe del partido cientfico, don
Ramn Corral!

xxx

No puedo cerrar este captulo sin hacer alu-









sin a las academias comerciales, por ser lo
nico que perdura despus del aniquilamiento
del comercio mexicano.
Cuando el comercio national era floreciente
en todas las provincias, no se conocan las es-
cuelas mercantiles y ahora que el comercio
mexicano es un difunto que apesta, abundan
las escuelas donde se prepare a la juventud
para las lides mercantiles.
Curioso caso este, pues de nada sirven los
comerciantes tcnicos donde no es possible ejer-
cer el comercio.
Qu hacen esos lastimosos mozalbetes que
salen de las academics acariciando un ttulo cu-
ya adquisicin les cost dinero y tiempo?
Cules son los establecimientos mercantiles
donde encontrarn acomodo? Qu van a
hacer con sus ttulos en las pobres provincias
done el comercio national ha muerto?
SQue son comerciantes porque para el ejer-
cicio de dicha carrera han hecho largos y pa-
cientes studios; que saben contar, que lo sa-
ben todo? Magnfico, pero qu hace el ente-
rrador cuando nadie se muere?
Que servirni de mozos o choferes, que tra-
bajarn en lo que les sea possible? Esta bien,
pero para el desempeo de estas ocupaciones
no se require un diploma commercial y, por lo
tanto, salen sobrando esas academias de pro-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs