• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Frontispiece
 Title Page
 Introduction
 Main
 Apendice - La alfareria del arroyo...
 Indice analitico
 Back Cover














Group Title: Entre los mocobies de Santa Fe : segun las noticias de los misioneros jesuitas, Joaquin Camano, Manuel Canelas, Francisco Burges, Roman Arto, Antonio Bustillo y Florian Baucke
Title: Entre los mocobíes de Santa Fe
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00024822/00001
 Material Information
Title: Entre los mocobíes de Santa Fe según las noticias de los misioneros jesuitas, Joaquín Camaño, Manuel Canelas, Francisco Burgés, Román Arto, Antonio Bustillo y Florián Baucke
Physical Description: 233 p. 1 l. : col. front., plates (2 col.) maps, facsim. ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Fúrlong Cárdiff, Guillermo, 1889-
Carabajal, Raúl
Publisher: S. de Amorrortu e hijos
Place of Publication: Buenos Aires
Publication Date: 1938
 Subjects
Subject: Mocoví Indians   ( lcsh )
Indians of South America -- Argentina -- Santa Fe (Province)   ( lcsh )
History -- Santa Fé (Argentina : Province)   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: "Bibliografia principal": p. 227.
Statement of Responsibility: por Guillermo Fúrlong, S. J.; con un apéndice sobre los hallazgos del Arroyo de leyes, por Raúl Carabajal, S. J.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00024822
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000657817
oclc - 11731427
notis - ADJ7963
lccn - 40031368

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 1a
    Half Title
        Page 2
    Frontispiece
        Page 2a
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Introduction
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Main
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 16a
        Page 16b
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 32a
        Page 32b
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 48a
        Page 48b
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 64a
        Page 64b
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 80a
        Page 80b
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 96a
        Page 96b
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 112a
        Page 112b
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 128a
        Page 128b
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 144a
        Page 144b
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 160a
        Page 160b
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 176a
        Page 176b
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 192a
        Page 192b
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 208a
        Page 208b
        Page 209
        Page 210
    Apendice - La alfareria del arroyo de leyes
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 224a
        Page 224b
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
    Indice analitico
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
    Back Cover
        Page 234
Full Text



'4.


Entre los Mocobies




deSantaFe <


MILLER U

GUILLERMO FURLONG


rC' -. .

I, 5 -J





*
L ..r



..
'*
't


4.


a


lb
a *''


X


Ffe5e


or

ff
f.






'I




."
















UNIVERSITY
OF FLORIDA
LIBRARIES























ENTIRE LOS MOCOB[ES DE SANTA FE















F'

nl


--- a .


..... ,...,.. .i

Carreta rioplatense, segin Baucke.
"Carreta paraguaya o vag6n de carga con la ca~a decorada con plumas de avestruz de diferentes colors.
Hace en una hora una milla espahola que es en millas alemanas tres cuartos de milla."











ENTIRE LOS MOCOBIES


DE SANTA FE


SEGIN LAS NOTICIAS DE LOS MISIONEROS JESUITAS
JOAQUIN CAMANO, MANUEL CANELAS, FRANCISCO BURGES, ROMAN ARTO 4"
ANTONIO BUSTILLO Y FLORIAN BAUCKE

FOR >-* '
GUILLERMO FURLONG)t S. J.

CON UN APENDICE
SOBRE LOS HALLAZGOS DEL ARROYO DE LEYES
POR
RAOL CARABAJAL, S. J.


BUENOS AIRES 1938 SEBASTIAN DE AMORRORTU E HIJOS







































































Nil obstot.-Thomas Trovi, Praep. Prov. Arg.-3-IX-37
Imprimi potest. Antonlus Rocca, Vic. Gen. et Ep. Auson. 16-IX-37























M odificando tan s6lo los nombres propios de per-
sonas y localidades, pudi6ramos hacer entera-
mente nuestras aquellas lines que estamp6 un cro-
nista ingl6s del siglo XIII, al principio de una cr6nica
rimada por 61 compuesta:
"Y acaeci6 que vivi6 en la tierra inglesa un sacerdo-
te par nombre Layamon. Era hijo de Leovenath, a quien
Dios tenga en su gloria. Layamon vivia en Emby, en
una hermosa iglesia a orillas del Severn. Ley6 muchos
libros y le vino la idea de poner par escrito las nobles
hazafas de los ingleses. Para esto hizo viajes en una
y otra direcci6n, en busca de libros que le fueran de
provecho. Par fin tom6 el libro en ingl6s que San Be-
da escribi6, tom6 otro en lengua latina que habia com-
puesto San Albino y se vali6 tambi6n de un tercer li-
bro que escribi6 un cl6rigo francs Ilamado Wace. La-
yamon coloc6 estos tres libros delante de si y di6 vuelta
las p6ginas. Los contempl6 y ley6 con amor. Tom6
despu6s la pluma y escribi6 sobre hojas de vitela, y
de los tres libros hizo un nuevo libro."
Esta es la forma en que Layamon compuso su cr6-
nica rimada y es la forma en que nosotros hemos com-
puesto este libro sabre los indios mocobies de la pro-
vincia de Santa Fe.
En 1921, y en una biblioteca de Barcelona, tuvimos
la singular suerte de dar con un valioso tomo de ma-
nuscritos rioplatenses, entire los que habia tres mono-









E N T R E L O S MO C O B I E S


grafias referentes a los mocobfes de Santa Fe. Fu6 el
Padre Joaquin Camaio quien pens6 1 componer una
vasta encyclopedia 6tnica y, al efecto,-recogi6 mate-
riales de primer orden al solicitor de los mismos misio-
neros que habian convivido con los indigenas riopla-
tenses una relaci6n de sus recuerdos, de su labor y de
sus experiencias personales. i
"Misiones del Chaco. M6rtires y Tonkin" es el tf-
tulo del manuscrito o colecci6n de manuscritos a que
aludimos. Constituye un volume en 49 (120 x220
milimetros) y comprende quince interesantes mono-
grafias compuestas por jesuitas que hasta 1767 ha-
bian trabajado entire los indigenas americanos y a la
saz6n (1769-1772) se hallaban desterrados en las
hospitalarias ciudades del norte de Italia. Dos de los
monografias de este volume se refieren direct y ex-
clusivamente a los indios mocobies de Santa Fe y
son las que escribieron los Padres Canelas y Burg6s,
y cuyos titulos dicen asi:
"Origen de la Naci6n Mocobi y relato de sus usos
y costumbres", por el Padre Manuel Canelas;
"Relaci6n de la fundaci6n del pueblo de San Ja-
vier de los Mocobies" por el Padre Francisco Burg6s.
La primera monografia comprende las p6ginas'177-
347 del referido volume; la segunda se extiende des-
de la p6gina 354 hasta la p6gina 374.
Adem6s de estas monografias exclusivamente rela-
cionadas con los mocobies, existen otras dos que con-
tienen datos y noticias nada despreciables.
Asi el Padre Joaquin Camafo en su studio pre-
liminar sobre las "Naciones del Chaco" (pp. 1/40),
dedica un breve capitulo a los mocobies, y el Padre
Rom6n Arto es el autor de una interesante "Relaci6n
de los indios Tobas y Mocobies" (pp. 377-392).

1 V6ase nuestro studio sobre "Joaquin Camafo y Boz6n, car-
t6grafo, lingUista e historiador", en el Boletin del Instituto de In-
vestigaciones Hist6ricas, afo VII, n6mero 38, pp. 272-277. Buenos
Aires, 1928.









D E S A N T A F E 7

Pero much m6s interesante que estas postreras re-
laciones y comparable con las dos que primeramente
mencionamos, es la que hallamos en 1924 en el Ar-
chivo de Loyola, Azpeitia. Es una extensa relaci6n,
toda ella referente a los mocobies, compuesta por el
Padre Antonio Bustillo, que fu6 uno de los misioneros
que m6s trabajaron en las reducciones de aquellos in-
digenas.
Personalmente transcribimos, y en today su integri-
dad, las tres extensas cuanto valiosas relaciones de
Canelas, Burg6s y Bustillo, con el fin de darlas, algin
dia, a la publicidad.
En ese empeFo nos hall6bamos cuando por inter-
media de la "Bibliotheca Scriptorum Provinciae Aus-
triacae" supimos que en el monasterio cisterciense de
Zwettl, cerca de Viena, existia un extenso manuscri-
to referente a los mocobfes y compuesto por el Padre
Flori6n Baucke.
Gracias a la gentileza del sefor Abad, doctor Leo-
poldo Schmid, y del bibliotecario Padre Luis Wagner,
nos enteramos de que ese manuscrito constaba de m6s,
de mil hojas de letra pequefa y en alem6n antiguo,
de suerte que era muy dificil su transcripci6n y tra-
ducci6n. Como para compensar esta novedad desagra-
dable nos fu6 informado que ilustraban dicho manus-
crito m6s de cien 6Iminas o dibujos, obra del mis-
mo Padre Baucke y referentes a los mismos indios mo-
cobles.
Gracias al Padre Avelino Ignacio G6mez, S. J., pu-
dimos obtener copias fotogr6ficas de ciento diez y
ocho dibujos, y gracias a la casa Domingo Viau y Cia.
es ya del dominio pGblico el lote m6s egregio y m6s
valioso de los mismos, como puede verse en el volume
editado a fines del afo 1936.1
No hemos podido obtener copia complete del ex-
1 Flori6n Baucke: "Iconografia colonial rioplatense. Costum-
bres de espaFioles e indios". Con una introducci6n del Padre Gui-
lermo Furlong, S. J. Buenos Aires, 1936.










8 ENTIRE L OS MOCOB I ES

tens manuscrito de Baucke,1 pero hemos podido apro-
vecharnos de parte, a lo menos, de su contenido y eso
mediante tres conducts: 19, per el compendio que en
712 p6ginas hizo del manuscrito de Baucke el Padre
Andr6s Kobler en 1870; 29,: pr el extract de esta
obra de Kobler que en 1900 y en lengua castellana
public el Padre Juan Auweiler; 30, por los fragmen-
tos manuscritos y fotogr6ficos que expresamente para
nosotros tom6 el jesufta Miguel Bullrich Cantilo a
quien fu6 dado consultar detenidamente la extensa y
valiosa relaci6n manuscrita del citado Baucke.2
Tales han sido los elements 6ditos e ineditos que
informan esta obra que hoy dams a la publicidad y
que justicieramente debe ser considerada como un
complement de la "Iconograffa colonial rioplatense"
a que antes nos hemos referido.

1 Estando estas p6ginas componiendose, nos inform el Padre
Alois, del Monasterio de Zwettl (17 de diciembre de 1936), que
el Ibero Amerikonische Institut de Berlin, enterado par nuestra ci-
tado "Iconografia", de la existencia y valor del manuscrito de
Baucke, lo habia solicitado para troscribirlo, y en 4 de junior de
1937 nos escribia el mencionado Padre Avelino J. G6mez que dicho
Institute piensa editor la obra en lengua alemana con todas las
16minas que la ilustran.
2 Proceden del manuscrito de Baucke las 16minas y figures que
adornon esta edici6n, como tambi6n la tricromia que va al frente
de este volumeri. Esta est6 tomrda del original de la 16mina de
Baucke que nos remiti6 el mencionado Padre Alois y se hall ac-
tualmente en poder del doctor Adolfo M. Diaz, resident en esta
ciudad de Buenos Aires.
























Ls boscosas Ilanuras que, inici6ndose al oriented de Salta, Ile-
gan hasta las puertas de 1a ciudad de Santa Fe, comprendien-
do en su omplitud, adem6s de los territories del Chaco y Formosa,
todo el noreste de Santiago del Estero, norte de Santa Fe y par-
te oriental de la provincia de C6rdoba, constituyeron desde los
primeros tiempos de la conquista hisp6nica el temido e impene-
trable Chaco.
El Chaco Ileg6 a ser para los atrevidos conquistadores de anta-
fo lo que el Atl6ntico, "mare tenebrosum", para los antiguos
marinas. Era fama que quien se aventuraba a desplegar las ve-
las de su embarcaci6n sobre las devoradoras olas atl6nticas o se
atrevia a penetrar en la enmarafiada selva chaquefia desaparecia
de entire los vivos, tragado por las aguas o devorado por las fieras.
Seg6n parece, estaba el Chaco sin indios algunos cuando arri-
baron a estas regions los primeros europeos. Aquellas selvas im-
penetrables, pobladas de terrible alimafas, cubiertas en grandes
zonas por esteros malsanos, no podian ser el "habitat" ordinario
de indigena alguno. Duefo 6ste de las vastas y alegres Ilanu-
ras, las dominaba par entero y s6lo ocupaba las zonas pr6ximas
a los rios, particularmente las riberas del Paran6.
Bajo la benefica sombra de quebrachos, algarrobos, timb6s,
laureles y guayocanes que en las zonas extensas de la periferia
chaqueia ofrecian al indio abundante miel para su alimentaci6n y
defense contra los tigres, ubicaban sus rusticos "habitats". Aun el
indio, poseedor de todos los secrets de la naturaleza, debi6 de in-
timidarse ante la perspective de avanzar en la enmarafada selva
done ni los rayos del sol podian penetrar y tenfan su guarida las
fieras m6s voraces y las alimaias m6s destructoras.
Pero las circunstancias cambiaron. Lleg6 una raza de hombres
cuyas flechos invisibles eran tan certeras como mortales; una ra-
za de hombres de genio superior y de recursos m6s abundantes y
m6s terrible. Ante ellos no se dobleg6 el indigena, pero huy6
adonde el hombre blanco no pudiera exterminorle ni aun dominarle.
La impenetrable selva chaquefia fu6 su salvaci6n.
Asi so pobl6 el Chaco al convertirse en la guarida forzosa
del india. En medio de una selva intrincada form6se una eclec-
tica agrupaci6n de indios de todas las facciones, de todos los
idiomas y de todos las procedencias. La comirn defense contra
el invasor com6n los uni6, no obstante todas sus diversidades
ktnicas y gl6ticas.


El gran
Chaco


F
"Habitat"
indigent










10 E N T R E L O S MO C B I E S

Alli ciertamente se reunieron tribes procedentes del norte y
del sur, del este y del oeste. Del sur eran ciertamente los cha-
rr~as que Ilegaron hasta las selvas ichaquefias; del norte eran
los tobas, los obipones y los mocobies que, cruzando el Berme-
J o, penetraron en el Chaco hasta Ilegar a las puertas mismas
de la ciudad de Santa Fe.
Seg6n las comprobaciones etnogr6ficas m6s autorizadas, per-
tenecian a cuatro grandes ramas las diversas tribus que Ilega-
ron a poblar el Chaco en toda su extension y amplitud. Esas
cuatro ramas eran la de los mataco- nataguayos, la de los cho-
rates, la de los chiriguanos y la de los guaycur6es.
Los A esta l6tima rama pertenecian los ya mencionados tobas y
guaycurues mbayas, abipones y mocobies. Ninguno de los historiadores pri-
mitivos, al consigner los diversos pueblos que poblaban el Cha-
co, mencionan a estos indios, y menos aon indican que tenfan
sus moradas o "habitats" en tierras actualmente santafesinas.
Al referirse a 6stas s6lo mencionan los historiadores primi-
tivos a los d6ciles guaranies, a los indomables charruas, a los
mocoret6s y mepenes, a los gandules y corcavaes, a los calchi-
nes y quiloazas, a los curundas y chan6s, pero nada nos dicen
de aquellos otros indios que habian despues de hacerse tan te-
midos de los pacificos moradores de Santa Fe.1
Los jesuitas, en su celebre mapa de 1647, s6lo seialaron una
tribu indigent en el territorio actualmente santafesino; la de los
chan6s.2 Tal vez no andaban errados al eliminar a tantos otros
pueblos y s61o consignar a aquel, ya que es cosa muy probable
que todos ellos no eran sino parcialidades, ramas, secciones de la
gran familiar chan6. La imprecisi6n de la ciencia etnogr6fica entire
nosotros no nos permit precisar puntos tan importantes comao ste.
Pero ese mismo mapa jesultico que en territorio santafesino
s6lo consigna a los indios chan6s, establece que al norte, y s6lo
al norte del Bermejo, tenian su "habitat" los guaycur6es, o sea,
los tobas, mbayas, abipones y mocobies. Alli se hollaban esos
indigenas a principios del siglo XVII, aunque pronto habion de
comenzar a cruzar el citado rio y penetrar en la selva chaquefia.
Asi el Padre Joaquin Camafo 3 en su "Mapa del Gran Chaco",
Los indios tan ponderado por Boggiani y por Lafone Quevedo, ubic6 a los
mocobies tobas sobre entrambas m6rgenes de aquel rio, entire los parole-
los 20 y 22, a los abipones entire los paralelos 19 y 21, y en
media de unos y atros, tambien a entrombas m6rgenes del Ber-
mejo, ubic6 a los mocobies. Y Io que estamp6 Camaio en su
mapa, lo consign6 en su preciosa monografia etnogr6fica:
"La sexta naci6n es la mocobi, o indios mocobies, nos dice
el. Habiton a uno y otra banda del rio Grande, o Bermejo, m6s
arriba de los tobas sus confinantes, y algunas de sus parciali-
dades est6n algo retiradas de dicho rio hacia el Salado, que es

1 Guillermo Furlong, S. J.: "La Memoria de Diego Garcia" (1526-1527),
pp. 59-60. Montevideo, 1935.
2 Idem: "Cartografia jesuitica del Rio de la Plata", t. I, pp. 26-30, y
t. II, 16minas II y III. Buenos Aires, 1937.
3 Idem: ibidem, t. I, pp. 125-129, y t. II, 16mina XLVIII.











S A N T A F E 11


decir hacia el sudoeste. Ser6n por todas unas dos mil o tres mil
almas; si no hay algunas m6s escondidas en los bosques dis-
tantes de dicho rio Grande hacia el Pilcomoyo. Son muy vale-
rosos, guerreros, d6ciles, y de genio e inclinaci6n nobles." 1
En otro de sus escritos etnogr6ficos asevera el mismo y egre-
gio historiador que una parcialidad de los mocobies vivia en la
banda sur del rio Grande sobre el pozo Apegnet, mientras el ca-
cique Guenogodin con unos 200 indios moraba en el parade lia-
mado Cotegue. Otros various caciques, entire ellos Exagantin y Pa-
taiquin, a quienes obedecian unos 600 indios m6s, tenian su ubi-
caci6n unas cinco leguas m6s al sur.
Asi estaban las cosas a mediados del siglo XVIII, que es cuan-
do CamoAo se ocup6 de recoger materials para su magna obra
sabre etnografia rioplatense.
Nada consigna Camaio acerca de las frecuentes irrupciones
que sobre la ciudad de Santa Fe y sobre las estancias circunve-
cinas hacian aquellos mocobies, unas veces solos, otras en com-
paiia de sus fines y aliados los tobas y abipones, pero sabemos
par multiples relates que desde mediados del siglo XVII fu6
aquella indiada una terrible pesadilla para la ciudad de Santa
Fe. Asi la primer como la segunda ubicaci6n de aquella ciu-
dad se prestaba a ser la victim de los belicosos indios, que en-
contrando impossible la vida en la selva enmorafada e insolu-
bre, trataban de extender sus correrias hacia el sur.
La ciudad y sus pacificos vecinos estuvieron en continue zo-
zobra desde 1592. En 1620 y en 1625 fueron indios chaque-
fios quienes invadieron las estancias, Ilevando la muerte a sus
moradores y robando las caballadas y el ganado vacuno. Doce
aoos m6s tarde estaba la ciudad tan terriblemente angustiada
que Mendo de la Cueva orden6 al general Crist6bal de Garay
que saliera a combatir a los indigenes. No encontrando solda-
dos espafoles pidi6 tropas a los pueblos de guaranies y al efec-
to se pusieron a sus 6rdenes 230 indios de Misiones. Con esta
tropa y cien espafoles pudo Garay dar una fuerte batida y ali-
viar a los vecinos de los continues sobresaltos que entonces les
atormentaban.
Pero a los dos aios eran nuevamente los indios chaquefos el
terror de los pacificos moradores santafesinos. El mismo gober-
nador Mendo de la Cueva, al frente de 600 indios de las Re-
ducciones jesuiticas y en compafiia de sus copellanes, los Padres
Alonso Arias y Pedro Romero, sali6 en persecuci6n de los indios,
pero no pudo dar con ellos. Conforme a su vieja y bien pensada
t6ctica habianse fugado ellos a su ordinario refugio.
Quisieron los espaioles Ilegar hasta su escondite intimo, pero
les fu6 impossible. "Con sufrimientos horribles y penurias de to-
do close, la expedici6n apenas podia avanzar, pues debilitados
en coballos y por las largas jornadas, hasta el alimento falt6les,
teniendo que recurrir a toda close de bichos, hasta viboras, sapos
1 Guillermo Furlong: "La etnografia rioplatense y chaquefia segln el
Padre Joaquin Camafo y Bazdn, S. J." en la Revista de la Sociedad de los
Amigos de la Arqueologio, t. V, pp. 309-343, 1933.


Santa Fe
y los indios
























Mendo de la
Cueva


D E










ENTIRE LOS MOCO B I ES


y culebras, para sostenerse", describe un historiador santafesino.1
Mendo orden6 la construcci6n del fuerte de Santa Teresa, a
las puertas de Santa Fe y con el fin de defender la ciudad con-
tra las malocas de la indiada, pero de nado sirvi6 aquel recur-
so. Lo cierto es que en 1653 estaban las cosas peor que nunca.
En ese aoio envi6 el gobernador Pedro Ruiz de Baigorri un ej6r-
cito de 600 indios jesuiticos y 40 soldados espaFoles en persecu-
ci6n de los indios, y dos aios m6s tarde hizo que se repitiera esa
operaci6n, pero eran remedies efimeros y hasta contraproducentes.
Fub deseo general el trasladar la ciudad a una zona m6s ale-
La nueva jada del Chaco y ubicarlo de suerte que pudiera m6s f6cilmen-
Santo Fe te defenders contra los ataques de la indiada. Yo se planeaba
la nueva ciudad cuando en 1655 y 1656 volvieron los indios a
invadir las estancias y atemorizar a sus pobladores. Poco pudo
con ellos el maestre de campo Arias de Saavedra. Tambibn en
esta oportunidad fueron los indios de las Misiones jesuiticas los
valerosos defensores de la ciudad de Santa Fe, coma en carta
a Su Majestad lo consignaba don Pedro Ruiz de Baigorri.2
La nueva ciudad de Santa Fe qued6 emplazada entire los rios
Salado y Santa Fe, y al sur de la laguna de Guadalupe. Su po-
sici6n casi insular era, asi parecia a o menos, una garantia de
seguridad, sosiego y prosperidad. Aunque qued6 official o juri-
dicamente fundada el 16 de mayo de 1651 no se hizo el tras-
lado sino lentamente durante un period de unos diez aoos.
En 1662, cuando todavia quedaban algunos vecinos en la
Santa Fe "vieja" y se hallaba la mayor porte en la Santa Fe
"nueva", Ilegaron los indios a poner en aprieto ombas locali-
dades. En marzo de 1662 el Cabildo se mostraba nervioso, pues
aun en la nueva ubicoci6n peligraba igualmente la ciudad. Envia
chasques al gobernador, requiriendo socorro, increpa al teniente de
gobernador, Lorenzo Flares de Santa Cruz, por su falta de previ-
si6n, ordena recoger el ganado para el sustento de los habitantes de
la ciudad y prohibe a los mismos alejarse del casco de la misma.
Nuevos El 3 de abril de 1662 se tuvo un gran consejo military. La ubi-
peligros caci6n casi insular de Santa Fe no era una garantia de seguri-
dad, como se habia credo. La nueva ciudad, coma la ciudad
vieja, iban a ser el blanco de las malocas e incursiones de la in-
diada. Los militares determinaron entonces hacer una entrada
al Chaco para acabar de uno vez par siempre con el nido de
tantos indigenas. Al gobernador de Buenos Aires le pareci6 bue-
na la idea, pero asever6 que serif de mayor provecho si los Pa-
dres jesuitas, maestros en el arte de dominar a los indios, toma-
ran carts en el asunto y par medics pacificos se esforzaran en
ganar la voluntad de los mismos.
Mientras en esto se pensaba, poniendo toda la atenci6n en el
Chaco, terrible esfinge sin soluci6n possible, ascendi6 del sur e
invadi6 las estancias y rode6 a lo indefensa ciudad otro pueblo

1 M. Cervera: "Historia de la ciudad y provincial de Santa Fe", t. I,
p. 364. Santa Fe, 1907.
2 Fechada en Buenos Aires a 19 de mayo de 1656: Archivo de la
Asunci6n, Paraguay: Ass. vol. LXI, n. 17, fol. 41.










S A N T A F E


indigena, el de los charr6as. Tan terrible e inesperada fu6 esta
invasion que se pidieron urgentes socorros a Buenos Aires, y fue
impossible celebrar aquel afo la tradicionol fiesta de San Jer6-
nimo ni aun la fiesta de la Inmaculada. Los enemigos estaban
a la puerta y la poblaci6n en angustias mortales. Fu6 reci6n
en 1678 que se pudo pactar con los charr6as una paz de 35
ofios, paz conseguida a precio de rescates, de vinos, caballos,
armas y municiones, paz que no fu6 sino un armor al enemigo
y envalentonarlo m6s con sus victorias pacificas, no menos do-
lorosos que las que consegufa en los campos de la refriega.1
FuB en aquel afo de 1662 y cuando Santa Fe estaba estre- Abipones
chada por tantos indigenas, procedentes unos del norte y, otros y mocobies
del sur, que en las regions del Tucum6n hacian acto de pre-
sencia y caian sobre la indefensa ciudad de Talavera los indios
abipones y mocobfes. Ya habian pdsado el Bermejo, ya habian
salido del Chaco y pretendian abrirse camino por el noroeste.
Reci6n en 1666, despu6s de muchos afoos de vida inquieta y des-
pu6s de una compaof de nueve meses, pudo Tucum6n tranqui-
lizarse viendo su territorio libre de aquellos terrible indios y
sus fronteras defendidas con los nuevos fortines de Talavera y
Esteco, reconstruidos.
Casi al propio tiempo cafan tambien sobre Corrientes los mis-
mos indios abipones y mocobies, Ilegando a dominar en casi toda
su extension las amenas riberas del Paran6. Su proyecto o am-
bici6n era el extenderse hocia el sur y este, y durante muchos
ofios intentoron realizar sus deseos, pero fueron una y otra vez
batidos par los espoaoles de Corrientes y par los indios de las
Reducciones jesuiticas.
"Contra Santa Fe seguromente, aRo a afo preparaban los mo-
cobies sus molocas e invasiones, asevera el doctor Cervera, y
aunque faltan algunos aFos en las actas del Cabildo y documen-
tos, vemos que de nuevo en 1666, prepar6base una gran inva-
si6n, pues la ciudad resolvi6 que al mando de Antonio de Vera Antonio
y Mujica soliera una nueva expedici6n al valle (asi lamado del de Vera
Gran Chaco), en febrero de 1667, expedici6n que no pudo efec- y Mujica
tuarse entonces,. por no haber Ilegado la gente de Corrientes, la
que casi siempre ayud6 en estas expediciones, pues ambas ciu-
dades eran las m6s inmediatamente amenazodas".2
No se realize por entonces la expedici6n, pero peri6dicamen-
te promulgaba el Cabildo several ordenanzas a favor de la se-
guridad comin, hasta obligor a los forasteros a estar armados
y preparados para rechazar cualquier ataque.
Cuando subi6 ol poder el teniente de gobernador Antonio de
Vera y Mujica, determine acabar con ese estado de cosas. Sa-
li6 al encuentro de los indios, les ofreci6 la paz y la vida en
nombre de Su Majestod, prometi6 el perd6n de los agravios re-
cibidos y les ofreci6 tierra para que en elias se formara una re-
ducci6n. Vista debia fundarse en el paroje del Salado Grande,
1 Juan F. Sallaberry: "Los charroas y Santa Fe", p. 130. Monte-
video, 1926.
2 Cervera: op. cit., t. I, p. 400,


D E










14 E N T R E L OS M O C O B I E S


y donde tuvo su estancia Miguel Martin, o en el sitio de Cayost6,
Sdonde estuvo ubicada la vieja ciudad de Santa Fe.
j Estos eran los proyectos que s6lo parcialmente Ileg6 a efec-
tuar don Antonio de Vera y Mujica. En 1672 termin6 su man-
dato y ol afio hall6base Santa Fe en la mayor zozobra. A 3 de
febrero del aio siguiente de 1673, se; di6 un bando ordenando
que todos los varones de diez oaos para arriba recibieran ins-
trucci6n military, que coda vez que sonora la caja de guerra de-
bian todos los vecinos acudir de inmediato a las puertas del Ca-
bildo para recibir 6rdenes, que nadie saliera de la ciudad sin
permiso del Gobernador. Quien contravenia esta postrera orden
incurria en la pena de diez dias de c6rcel y multa de diez pesos.
Asegurada, al parecer, la ciudod, se determine en agosto de
aquel mismo afio de 1673 que diversas partidas armadas reco-
rrieran los pagos del Salado y del Rinc6n, a fin de libertar las
estancios de las depredaciones indigenas. Poco o nada fu4 el
fruto obtenido. Aio tras oiio, pero principalmente en 1680, en
1686 y en 1700, Ilegaron los indios a poner la ciudad en el trance
de su total destrucci6n. En los afos siguientes, como en 1708, en
1709, y en 1715, buscoron los santafesinos armas, municiones y
aliados, y con esos recursos hicieron los esfuerzos m6s grandes.
Con la Fu6 en este l6timo aiio 1715 que la ciudad solicit la ayuda
ayuda de de los jesuitas y 1.500 indios misioneros, en cuya compaoia iba
los jesuitas el Padre Policarpo Dufo, pasaron a Entre Rios y se pusieron a los
6rdenes del vecino de Santa Fe, don Francisco Garcia de Piedro-
buena. El resultado de esta expedici6n, como de todas las an-
teriores, fu6 nulo y hasta contraproducente. En presencia de las
armas de fuego, huian los indios infieles y se escondian en las
selvas, pero ol mismo paso que las tropas volvian satisfechas a
sus pagos, volvian los infieles a invadir los estancias y asediar
las ciudades y pueblos.
M6s atrevidos y crueles que nunca aparecieron en 1726, asi
los abipones como sus consanguineos los mocobies. Cometieron
una series de asesinatos en las fronteras de Santa Fe y Santiago
del Estero, ocuporon el paraje denominado Mercedorios, se ex-
tendieron a lo largo de la costa del Salado Grande y ocuparon
la estancia de los jesuitas y el sitio de Cayast6, donde aun que-
daban restos de la vieja ciudad santafesina.
Parece que la terrible batida que en 1710 el gobernador del
Tucum6n, Esteban de Urizar, llev6 en forma bien organizada y
bien eficiente contra los abipones y mocobfes, hasta alejarlos
de la ciudad y jurisdicci6n tucumanas, fu6 la ocasi6n de que dichos
indios penetraron resueltamente en [a jurisdicci6n de Santa Fe, Ile-
gando su audacia a ser, afio a aoio, m6s atrevida, sus incursiones
m6s frecuentes y sus depredaciones y matanzas m6s espantosas.
S El decenio El decenio 1730-1740 fue terrible en este sentido. Ajo a afo,
1730-1740 y casi dia a dia, las alarmas tenian en continue sobresalto a la
/ pacifica poblaci6n. "El 17 de febrero de 1732, asaltaron los in-
dios la ciudad matando tres soldados e hiriendo a otros, robando
caballos y ganados; en el mismo mes, los defensores del fuerte de
Santo Tome se quejaban de que era dicho fuerte insuficiente para










S A N T A F E 15


la defense, debiendo derribarse y levantorse otro, m6s cerca del rio
y m6s apropiado al n6mero de defensores. La muerte de estos, y
los continues asaltos de dia y de noche efectuados par los indios
no cesaban; el 28 de abril, fu6 asaltada nuevamente la ciudad,
pudiendo rechazarse a los indios por la guarnici6n y vecinos, pero
hubo necesidad de traer m6s defensores del partido m6s cercano,
al mismo tiempo que se ordenaba a los religiosos de la Compaiiia
de Jes6s, los que por la peste de sarampi6n reinante salian de no-
che a confesar a los enfermos, el que no lo hicieran a esas horas,
por el continuado peligro de sus vidas, ante los ataques nocturnes
de los enemigos.
"Por ,ltimo, habiendose avistado algunos grupos de indios en
el Saladillo, cercano a la ciudad, orden6se que todos los vecinos se
aprestaran a repelerlos, y se envi6 al Paran6 por socorros, al alcal-
de de Hermandad, y avis6base al Gobernador, del apurodo trance
en que se hallaban los santafesinos. En el mes de mayo, el capi-
t6n Martin Jos6 de Echaurri sali6 con los vecinos y caballos, que se
le entregaron, a atacar a los indios, mientras otras partidas sueltas
de defensores procuraban desalojar de las islas circunvecinas a la
ciudad, a un grupo de indios que desde ellas incomodaban sin ce-
sar y elev6base al mismo tiempo un informed al rey, dando cuenta
del triste estado de la ciudad, sin comercio, defense ni vecinda-
rio",1 pues los propios moradores de la ciudad fugaban de la mis-
ma en cuanto podian, restando asi brazos para la defense y Ile-
vando el desaliento a todos los espiritus. Fu6 en verdad terrible el
decenio 1730-1740.
El Padre Lorenzo Casado, que cruz6 nuestras pampas pocos afios
despubs, escribia que "los indios mocobies tenian por los aios de
1730 y 1740 de este siglo a la ciudad de.Santa Fe tan reducida,
que no podian ir al rio a lavar ni traer agua, estando ... invadi-
dos los campos y sus cominos. Ya estuvieron los pobladores para
despoblar la ciudad, la que mantuvo el Padre Jos6 Benavidez, pro-
curador del colegio, trayendo el ganado de su estancia con escolta,
que tenia el colegio en el paraje que Ilaman el Carcarafial. Ca-
minando yo con cuatro Padres el aiao de 45 para esa ciudad [de
Santa Fe], para de alli subir al Paraguay, Ilevamos escolta de in-
dios calchaquies estando despoblado todo hasta Ilegar a la ciudad
por veinte leguas y sus contornos".
Afois antes habia pasado por Santa Fe el Padre Ignacio Chom6,
de quien son estas lines escritas en 1730: "Hicimos sesenta le-
guas casi sin peligro alguno fen nuestro viaje de Buenos Aires a
Santa Fe]; pero no fu6 asi de las veintid6s que nos quedaban para
llegar a Santa Fe. Los b6rbaros guaycur6es [esto es, abipones y mo-
cobies] se han hecho duefios de todo el pais; corren continuamen-
te el campo, y m6s de una vez intentaron sorprender la ciudad de
Santa Fe. No dan cuartel a los que caen en sus manos y les cortan
al instant la cabeza: la despojan de los cabellos, y de la piel, y
erigen de ellas otros tantos trofeos. .."

1 Cervera: op. cit., t. I, p. 483. VWanse tambien los pp. 437, 456
y 448.


Testimonios
de contempo-
r6neos


Duefios
del pais


D E










ENTIRE LOS MOCO B I ES


"No son esos b6rbaros naturalmente valientes. Se ponen en em-
boscadas para acometer a sus enemigos; pero antes dan terrible
aullidos, que intimidan de tol manera a los que no est6n acostum-
brados, que los m6s animosos se asustan y quedan sin defense ...
Nos tuvieron estos infieles por tres noches en continues sustos, y
si no se nos hubiera enviado una escolta, que hacia continuamente
la rondo, no hubibramos escapado de sus monos. Venian de cuan-
do en cuando algunos a ver si est6bamos en vela, y en buena dis-
posici6n; pero en fin Ilegamos felizmente a Santa Fe." 1
El procurador general de la ciudad de Santa Fe acrecentaba los
negros colors de esta descripci6n al aseverar cuatro ofis m6s tar-
de que estaban las cosas en situaci6n tan critical que "hay que
guardar el ganado con escolta.i Los indios ocupan las campiias,
rios, islas, y se mueven y asechan con today impunidad, y aprove-
chan los menores descuidos. Son adem6s poderosos".2 Asi se ex-
presaba don Juan Jos6 de Lacoizqueta en 1734.
La naci6n mocobi, escribia 6ofos m6s tarde el Padre Antonio
Bustillo, Ileg6 a dominar de tal suerte today la jurisdicci6n de Santa
Santa Fe Fe y de las provincias limitrofes que hicieron "los caminos improc-
en peligro ticables para todo comercio, cerr6ndolos para el transport mutuo
entire ellas y el Per6 y Chile. Pas6 a tanto su insolencia que en la
ciudad de Santa Fe de Vera Cruz con poca reserve se paseaban
par sus calls, obligando a sus moradores a no poder salir de ellas
sin arms en las manos, y a no dejarlas ni aun para oir misa; y
en las dem6s encerr6ndolos de tal suerte que no salfan de ellas,
aun prevenidos de arms, sin peligro manifiesto de la vida.
"Llegaron tltimamente los vecinos de esta ciudad, por la falta de
viveres continues, y m6s vigorosos arrebatos de los infieles al estodo
de querer ya desampararla. Acudi6 en este aprieto la Compaifa
de Jesus, enviando por el rio Paran6, de la hacienda del mismo
/ Colegio de Santa Fe de Vera Cruz, nombrada San Miguel [o Car-
caraif6], en abundancia bastimentos a la ciudad, y el senor don
Francisco Javier de Echague y Andia, teniente gobernador, justicia
mayor y capit6n de guerra, con su extraordinario valor e industrial
peculiar en el manejo de las armas contra tales enemigos, a de-
fender cual nunca su patria, obligando a los b6rbaros par el miedo
a contenerse y a que par el mismo lo respetasen y amosen por su
trato benevolo y cortes con ellos. Con estas dos fuertes arms del
valor y humanidad, consigui6 al cabo de tiempo dejasen por con-
ciertos la paz descansar 6nica entire todas las dem6s a su ciudad
de Santa Fe de la Vera Cruz y haberse con ella las dos marciales e
ind6mitas naciones, mocobi y abipona. Pero no teniendo coma
pr6ctico este loable capit6n par s6lidas aquellas paces, y segura a
su ciudad de today irrupci6n enemiga, si no se ratificaba con los
establecimientos en pueblos de estas dos referidas naciones sujetas
a vida cristiana y politico, habl6 sabre este punto celoso a los ca-
ciques prometiendoles misioneros a su arbitrio, y haciendoles otras
promesas, capaces a rendir 6nimos no tan sujetos a brutoles ope-

1 Carto de 1730 en Weltbott, n. 559.
2 Autos diversos, t. I, f. 18, Archivo de los Tribunoles, Santa Fe.

































































Tatuaje mocobf, seg6n Baucke.
































































Tatuaje mocobi, segin Baucke.










S A N T A F E


titos. En este tiempo los jesuitas del Paraguay, como siempre so-
licitos de la propagaci6n de la fe, servicio de su monarca y tran-
quilidad de la Rep6blica, hicieron tambibn par su parte pora fun-
dar, y fundaron por el mes de julio de 1743, con algunos moco-
bies menos protervos y m6s d6ciles, a costa de innumerables tra-
bajos, el pueblo de San Francisco Javier, hoy floreciente de la naci6n
mocobi, coadyuvando eficazmente a los cat6licos intentos del so-
bredicho se~or don Francisco Javier de Echague y Andia."
No se crea exagerado este elogio. La historic santafesina ha
coronado de gloria inmarcesible la memorial de ese distinguido mi-
litar, sabio y prudent gobernador, perfectisimo caballero y cat6-
lico cabal.
"Nuestro gran Echague",1 coma le ha Ilamado el Padre Salla-
berry, ocupa sin lugar a duda uno de los m6s honrosos sitiales en
la galeria de los pr6ceres argentinos, como digno precursor de los
egregios mandatarios y experts militares que surgieron despu6s de
la revoluci6n de mayo.
Era don Francisco Javier de Echague y Andia natural de la mis- El esfuerzo
ma ciudad de Santa Fe, donde naci6 el 19 de septiembre de 1693, de Echagiie
siendo sus progenitores el general Francisco Pascual de Echague y y Andia
Andia y doia Maria M6rquez Montiel.
"Apenas terminados sus studios en el colegio que los jesuitas te-
nian en su ciudad natal, dedic6se al ejercicio de las arms, para
el que habiale Dios dado singulares prendas. Ya en 1711 aparece
entire los que salen contra los indios que asediaban la ciudad, y
opens se conserve lista de soldado en la que no figure este sol-
dado afortunado y gobernante probo como simple soldado primero,
coma official y general despues.
Todos los testigos e historiadores est6n acordes en que los
dos hombres que m6s contribuyeron en libertar a Santa Fe del
tenoz asedio de los indios fueron don Manuel de la Sota y
don Francisco Javier de Echague y Andia. Citar6 a este respect,
describe el Padre Sallaberry, algunos p6rrafos de diferentes testi-
gos. "Los que m6s se seoalaron, dice don Pedro Aguior, en el ser-
vicio de Su Majestad y bien de esta ciudad, fueron don Manuel de
la Sota y don Francisco Javier de Echague y Andia, el primero de
los cuales habiendo sido obligado... a ejercer el cargo de moes-
tre de campo general .. tom6 con tanto empero el perseguir a
los infieles, que a m6s de muchos servicios que, en defense de esta
ciudad ejecut6 en ella, sali6 con tropa de gente y persigui6 a di-
chos infieles hasta el Gran Chaco, comin habitaci6n de ellos; y
que habiendo despues obtenido el empleo de teniente don Fran-
cisco Javier de Echagie y Andia, asimismo con tanto empefio cas-
tig6 a los infieles, que a su continue esfuerzo, desvelo y cuidado,
debe esta ciudad ver a sus perseguidores reducidos en pueblos y
gozai de la tranquilidad que le resulta" 2
"De los tenientes, que en aquel gobierno gobernaron esta re-
p6blica, aoade don Carlos de la Rosa, ninguno se.esmer6 con tan


S"Los charrGas y Santa Fe", p. 30.
2 Tribunates de Santa Fe, E. C. t. 32 (1768-1769), n. 325, f. 32.


D E










E N T R E LOS MO CO B I ES


Era un bravo eficaz celo y vigilancia, que don Francisco Javier de Echagiue y
soldode Andia, quien despues de haber perseguido a los infieles enemigos,
que tension hostilizada esta ciudad, habiendoles reducido a termi-
nos de dar paces; como para las capitulaciones no quisiesen venir
los indios caciques al campamento espaofol, deseoso el dicho te-
niente de la tranquil paz de esta ciudad y sosiego de sus vecinos,
se arroj6 solo con el lenguaraz [o interprete] al campamento ene-
migo, y metido entire ellos, hizo sus capitulaciones y los trajo a
esta ciudad, donde les hizo muchos donativos a costa de su propio
interns, para mejor traerlos a la amistad y conservaci6n de la paz,
que habian pactado, debi6ndose al valor y esfuerzo de este jefe,
la permanencia [esto es, la misma, conservaci6n y existencia] de
esta ciudad." 1
.. "La hazaia de Echague y Andid de entrar solo en el compa-
mento enemigo la sefialan various testigos, todos ellos con admira-
ci6n y con loa, rasgo aventurado y peligroso que lo hizo popular
y simp6tico a los indios y a los espafoles. Don Ram6n Moreyra
afiade estos detalles: los enemigos eran 800. Echagie y Andia ha-
bia tornado un prisionero y lo devolvi6 Ileno de donativos que le
hizo de su propio caudal "a pedir las paces al cacique de ellos".
El cacique no quiso destacarse de sus tropes, y par eso Echague y
Andia avanz6 solo, exponiendo, dice Moreyra, su vida por el bien
Expone de esta ciudad, su patria, a cuyo lance se hall6 el declarante pre-
su vida senate: y que asimismo es testigo de que hobiendose concertado las
paces, los trajo a esta ciudad; y les hizo muchos regales, a costa
de su propio interns, 6nicamente con el fin de atraerlos y conte-
nerlos, debiendole esta ciudad la pacifica tranquilidad que hoy
goza desde aquellas paces".2
"Estas paces no fueron tan halogiiefas como las pinta Moreyra,
pero no hay duda de que ellas salvaron par entonces a Santa Fe.
Echagie y Andia subi6 al gobierno de Santa Fe el 12 de julio de
1733, y esas famosas paces tuvieron lugar al aFo siguiente. Pa-
saron aon nueve afios antes de que empezosen las reducciones de
mocobies y abipones" que habian de ser la pacificoci6n de la in-
diada y el comienzo de la prosperidad de la ciudad sontafesina.
Durante esos nueve aoios "los indios cumplieron mal las capitula-
clones, cometiendo mil fechorias que hubieron de tolerar los es-
paoioles" pero es innegable que 'lo paz firmada en tan azarosas
circunstancias fu6 un golpe de genio con sus ribetes teatrales".3
Fue un golpe de genio, pero habria sido un golpe in6til si no se
hubiese planeado en forma y realizado todo un plan de reduccio-
nes que bordeando el Gran Chaco contuvieran a los b6rbaros en sus
depredaciones y los encaminaran por las sends del amor cristiano.
Esta fu6 la maravillosa obra realizada por los jesurtas entire
1743 y 1767. En aquel afo y a las puertas de la ciudad de San-
to Fe fundaron la reducci6n de San Francisco Javier, compuesta
de indios mocobies; en 1748 y sabre la margen austral del Arroyo
del Rey erigieron lo reducci6n de San Jer6nimo, constituida par in-

1 Tribunales de Santa Fe, E. C.jt. 32 (1768-1769), f. 33-33 v.
2 Ibidem, 36 v.
3 Sallaberry: op. cit., pp. 29 y 30.










D E


S A N T A F E


dios abipones; en 1749 form6se otra reducci6n de obipones, de- Los
nominadoaLa Concepci6n, y ubicada sobre el rio Dulce, y al aio reducciones
se fund un tercer pueblo de abipones, Ilomodo San Fernando y es
hoy la pr6spera ciudad chaquefia de Resistencia. En 1751 inician
los jesuitas el pueblo de Valbuen a o San Juan Bautista, integrado
par indios isistines y toquistines; en 1756 dan comienzo los misio-
neros jesuitas al de San Ignacio o Ledesma, constituido por indios
tobas y motaguayos; en 1760 los mayas o guoycur(es siguen ol
Padre Jose S6nchez Labrador y forman el pueblo de Bel~n o Nues-
tra Seiiora de Belen; en 1763 surgeon los pueblos de Ortega o Nues-
tra Sefora del Buen Consejo, integrado por indios omoompas, y el
de Macapillo o Nuestra Seiora del Pilar, poblado por indios pasai-
nes. En 1765 se construy6 el segundo pueblo de indios mocobies
sobre el rio Ispin-Chico, ofluente del Saladillo, y distante tan s6lo
ochenta leguas de la ciudad de Santa Fe. Llam6se este pueblo
Son Pedro, en honor de don Pedro Cevallos. En 1767 fund6se la
reducci6n de San Juan Nepomuceno, de indios chan6s, y se pensa-
ba fundar un tercer pueblo de indios mocobies, cuando la Real
Pragm6tica de Carlos III avent6 a los cuatro vientos today la in-
gente labor de media centuria y solt6 nuevamente sabre la ciudad
y jurisdicci6n de Santa Fe las eum6nides chaqueias.1

1 Con anterioridad a la fundaci6n de estos pueblos hubo otros, ounque Pueblos
al sur de la ciudad de Santa Fe. He aqui una list de los mismos que interior
nos ofrece el Padre Jos6 S6nchez Labrador, en uno de sus libros inbditos t res
aon:
Collastas a Coyastas: Estuvo este pueblo situado cerca del brazo del
Paran6, Ilamado Collastin6, que llega hasta cerca de la ciudad de Santa
Fe. Su rio particular era el Solado, veinte leguas m6s arriba de Santa Fe.
Sdbese que este pueblo fue muy numeroso; pero se ignore si estuvo al
cargo de cl6rigos, o religiosos en sus principios. Despubs se alternaron
unos y otros. Si no fuera par haber quedado el nombre de Collastine, ni
memorial hubiera de este pueblo: h6bose de destruir presto.
Chanas: Llom6se el pueblo de los Chanas, San Bortolom6. Estuvo situado
m6s abajo de Santa Fe, junto al Paran6, en el sitio Ilamado Gaboto. Fu6
de much gente. Estuvo al cuidado de franciscanos. Destruy6se, porque
unos de sus vecinos fueron muertos por haberse amotinado, y otros se
huyeron. A la otra banda del rio Carcorafial, esto es, a la banda del
Norte, se ven algunos vestigios de este pueblo, que son algunos paredones
maltratados del tiempo.
Calchines, Mocotes y Colastines: Fueron tres pueblos muy numerosos, que
cuidaron cl6rigos y franciscanos. Estuvieron situiados delante de la isla
que forma el rio Salado con el Parand. Fueron asaltados de los calcha-
quies, y ton maltratados de los encomenderos, que los tres se destruyeron.
Calchaquies: Estuvo el pueblo sobre el rio Carcoraoal, del cuol cuidan
los franciscanos. Lleg6 a contar dos mil almas. No han quedodo sino
como sesenta indios.
TimbGes: Cerca del mismo Carcaraiay, que hay se llama Carcaraoial,
estuvieron los timbues. Fu& pueblo de ocho mil indios. No se sabe
qui6nes fueron sus curas. Lo cierto es que, maltratados los indios, se acab6
el pueblo, y hoy ni hay tales indios, ni seriales de su establecimiento.
Charrias: Es un pueblecito de sesenta y cuatro families, situado cerca
de Santa Fe, en un sitio Ilamado Chujusta. Est6 al cuidado de los francis-
canos. Son indios muy inconstantes, y poco obedientes a sus p6rrocos. El
ario 1751 se fund6 cerco de la ciudad de Santa Fe otro pueblecito: son
indios conquistados par armas. Los pueblos de charrias, de que hace
menci6n la cr6nica de San Francisco del Peru, no se sobe en donde estu-
vieron, ni si en verdad los hubo.










20 ENTIRE LOS MOCOB I ES

Fueron la La fundaci6n de estas reducciones fu6 la salvaci6n de Santa Fe.
salvaci6n de Aun el historiador Cervera, que par Id general no se muestra muy
Santa Fe favorable a los jesuitas, Ilega a la conclusion de que "las reduccio-
nes facilitaron la ocupaci6n inmediata de grandes extensions de
terrenos para estancias, al norte y en los alrededores de la ciu-
dad ." 1 M6s que el testimonio del historiador modern vale la
pena recorder el de aquel contempor6neo, del cual nos habla
Dobrizhoffer en su celebrado libra sobre los indios abipones: "Ha-
116ndome yo [en Santa Fe en el curso del 1750, y estando] para-
do junto a la puerta de nuestra iglesia, par6se junto a mi un noble
caballero espanol, y medio Ilorandol de pura emoci6n me dijo:
iOh Padre! iC6mo estaban nuestras] cosas pocos aros hace! Par
ley se nos habia sido prohibido venir a esta iglesia, si no era
armada. Ni a la calle podiamos salir sin peligro de la vida." 2
La primer y la pen6ltima de las poblaciones arriba mencio-
nadas fueron, cronol6gicamente hablando, las de San Javier y
San Pedro, y ambas estaban formadas por indios mocobies. Son
ellas las 6nicas dos poblaciones de las que nos vamos a ocupar
en estas p6ginas.
Despu6s de aquella fomosa paz firmada por el teniente de
gobernador, Francisco Javier de Echagie y Andia, y que tuvo
efecto en 1734, bajaban los indios a la ciudad ya solos, ya en
compaiia de sus esposas e hijos. Llev6los la curiosidad a ver el
colegio de los jesuitas y fueron tan bien atendidos par los reli-
giosos allf existentes, que la casa del senor Gobernador y el co-
legio de la Compaoia de Jesis erari sus puntos de reuni6n y de
descanso.
Desde el dia 13 de diciembre de 1732, era rector de ese Colegio
el jesuita paraguayo Padre Miguel Benavidez y supo este socer-
dote ganarse de tal suerte los corazones de los bravos abipones y
belicosos mocobies, que casi de continue tenia alguno o algunos
de ellos que le asediaban, ya en lo rectoria ya par los corredores
o patios del colegio. Los obipones muy especialmente se prenda-
roa de 61, de tal suerte, que uno de sus m6s c6lebres caciques,
Ichoalai, cambi6 su nombre y tom6 el de Benavidez, con el que
le recuerda la historic.
S Jesuitas Hablando de las visits que al Colegio de Santa Fe hacian los
y mocobies mocobies, describe Charlevoix que los dichos indigenas Ilegaron
a formarse un alto concept de los jesuitas y 6stos, a su vez,
"no dejaban pasar ocasi6n alguna para inspirarles afici6n a la
religion cristiana, y hallaron en ellos una docilidad que los dej6
sorprendidos.
"Su primera conquista fu6 un cacique que se llamaba Ana-
caigui, el cual, no bien se hubo rendido, fu6 a buscar al teniente
general de la plaza, don Francisco Javier de Echagie ... Dijole
el cacique que si le querian dar un Padre de la Compafia y terreno
para former un pueblo, 61 juntaria todos los de su naci6n que
dependian de 61. Abraz61e el teniente general, dijole que iba a


1 Cervera: op. cit., t. I, p. 509.
2 Martin Dobrizhoffer: "De Abiponibus", t. III, p. 17.










S A N T A, F E


trabajar con todo su poder para hacer que lograse cuanto deseaba, Se seioala
.y le seial6 un paraje hacia el punto donde antes habia estado el parade
edificada la ciudad de Santa Fe." 1
Esto describe Charlevoix, pero ignoraba sin duda que hacia a9os
que un venerable var6n, el Padre Francisco Burg6s, se esforzaba
en convencer al senior EchagUe que la formaci6n de reducciones,
andlogas a las de los guaranies, seria la mejor manera de poner
un dique a las molocas y dar asi principio a uno s6lida y permanen-
te pacificaci6n. Echague era un excelente patriota a la par que
cristiano fervoroso, pero un pesimismo infundado le retraia de acep-
tar los buenos servicios de los jesuitas e iniciar con ellos y por
media de ellos las salvadoras reducciones.
Felizmente supo sobreponerse a todos los prejuicios y poner en
pr6ctica la 6nica soluci6n possible. Contaba, y fu6 una bendici6n
para Santa Fe, con el hombre m6s apto para tan necesaria em-
presa.
El Padre Francisco Burg6s, fundador del primer pueblo mocobi y
misionero intrepido y fervoroso, nos ha relatado extensamente los
primeros pasos en esta obra. De su ameno y sabrosa relaci6n
nos hemos de valer en esta historic, pero no la vamos a reproducir
sin precederla de algunas lines sabre su egregio author. Las figures
m6s culminantes en esta historic de los mocobies santafesinos son,
sin lugar a duda, don Francisco Javier de Echague y Andia, el je-
suita espaiol Padre Francisco Burges y el jesuita alem6n Flori6n
Baucke.
Entre los jesuitas que trabajaron en el Rio de la Plata hubo dos
que Ilevaron el mismo nombre y apellido de Francisco Burg6s. Am-
bos fueron misioneros e insignes misioneros. El uno era catal6n y
habia nacido en Urgel en el curso de 1641; el otro era navarro y
habia nacido en Pamplono en el curso de 1709; el catal6n pas6 a
America en 1663, el navarro en 1729. El primero falleci6 en C6r-
doba en 1725; el segundo termin6 sus dias en Faenza de Italia el
dia 28 de diciembre de 1777. Algunos historiadores y bibli6grafos
coma Torres Saldamando, Sommnervogel, Uriarte y Lencina, han uni-
ficado lastimosamente a esto, dos misioneros.
El gran misionero de moc bies fu6 el Padre Francisco Burgis,
oriundo de Pamplona. Alli nac,6 el dia 2 de febrero de 1709, siendo El Padre
sus progenitores Nicol6s Burges y Maria Antonia Amunarriz y Nova- Francisco
rro. Ingres6 en la Compaori de Jesis el 23 de septiembre de 1728, Burg96
en la provincia de Castilla, y siendo aun novicio logr6 former parte
de la expedici6n que con destino a las Misiones rioplatenses disponia
en Europa el Padre Jer6nimo Herr6n.
Curs6 sus studios en nuestra Universidad cordobesa y una vez
"concluida la Teologia, y despues de L acto general de ella, le
seiial6 la obediencia para leer filosofia en aquella Universidad y
Colegio, pero pidi6 licencia y la obtuvo para convertir a los infieles".
Asi escribia el Padre Pedro Calatayud, que conoci6 y trat6 muy de
cerca at Padre Burg6s.2

1 "Historia del Paraguay", t. 5, p. 139. Madrid, 1916.
2 Charlevoix consigna el mismo hecho con la solar variante de que
debia "leer Teologia", no filosofia.


D E










E N T R E L O S M OCO B I E S


Fervoroso Obtuvo lo que deseoba, y desde 1743 hosta 1762, trabaj6 el
misionero gran misionero en forma verdaderamente heroica. Uno de sus con-
misioneros recuerdo admirado c6mo el Padre Burg6s, no bien vi6
abierta la puerto de sus anheladas misiones entire mocobies, meti6se
Centre los infieles sin defense alguna humana, y falto totalmente de
ai inteligencia de su dificilisimo idiomaly de todo precepto paro
conseguirla, como lo estaban tambi6n los dem6s jesuitas de la Pro-
vincia, y los espaooles todos, menos tal cual, que cautivo algunos
afios, habia vivido entire ellos. Aplic6se tanto este fervoroso misio-
nero a aprender la lengua de los indios, en fundamentarlos en las
m6ximas de nuestra santa fe, en purgarlos de sus vicios y b6rbaras
costumbres, y en aumentar su n6mero, estableci6ndolos a pueblos
en sitios saludables y a prop6sito para una poblaci6n deliciosa de
indios y aun de espaooles, que a los nueve anos de este su minis-
Reconocido terio se hall con m6s que median pericia en la lengua mocobi,
lengiista y dej6 a sus sucesores algunos apuntes de ello, para que con menor
dificultad la entendiesen y hablasen, y al pueblo con muchas almas,
y tan instruidas, que las m6s, o casi todas, eran ya cristianos, y
muchas casadas "in facie Ecclesiae", y en un lugar f6rtil, en que hoy
se hall despues de tres fundaciones, Ilamado en lengua mocobi
Cazomogot, y en la espaiola de las Barrancas, sabre el rio Dulce,
a la costa del Paran6 y distant de la ciudad de Santa Fe de Vera
SCruz 40 leguas a su norte y algo inclinado al Oriente. Todo esto
1'es del Padre Antonio Bustillo.
Diez y nueve afos pas6 Burg6s entire; los mocobles de San Javier,
al cabo de los cuales destin6ronle los Superiores al Colegio de Santa
Fe y le encargaron la procaduria de los pueblos fundados por 61
y por los dem6s jesuitas entire tobas,! abipones y mocobies. Alli
se desvel6 el buen Burg6s para servir con esmero a los que le habian
reemplazado y que tanto tenian que padecer a fin de conservar y
adelantor aquellas reducciones.
En 1762 encontramos al Padre Burg6s en la Asunci6n del Para-
guay y ocupado en la fundaci6n del pueblo de San Carlos, Ilamado
tambi6n de El Rosario, y m6s com6nmente conocido con el apelo-
tivo indigent de El Timb6. Fund6se efectivamente en 1763 con
unos 350 indios abipones. Efectuada esta fundaci6n pas6 Burg6s
con el Padre Jos6 Mas a trabajar centre los indios mbayas, se-
gun consigna el Padre Andreu en lai vida que escribi6 del Padre
Ugalde.1 Ambos, seg6n el citado Andreu, eran "muy experts mi-
sioneros".
En 1767, al sobrevenir la expulsion colectiva de los jesuitas, ha-
116base Burg6s en la ciudad de la Asunci6n. En obril de 1768 zar-
paba para Europa en la fragata de guerra "La Esmeralda" y desde
su arribo a Italia hasta su deceso, acaecido el 28 de diciembre de
1777, mor6 en la ciudad de Faenza.
Era un var6n santo y un misionero abnegado. El cat6logo se-
creto de 1740 nos informa que tenia un "buen car6cter, bastante
prudencia, juicio equilibrado" y agrega que era "optisimo para toda
Close de ministerios entire espafioles e indios".

1 "Vida del P. Francisco Ugalde", p. 85. Madrid, 1781.









D E S A N T A F E 23

Durante su destierro en Italia compuso Burg6s una "Relaci6n de Burges
la fundaci6n del Pueblo de San Javier de Mocobies", relaci6n que historiodor
ha Ilegado hasta nosotros en sendas copias contempor6neas, ha-
biendo pertenecido una de dichas copies al Padre Pedro Calatayud
y otra al Padre Joaquin Camaoo.
Junto con la copia de la "Reloci6n" que posey6 el Padre Calata-
yud existe un "Diccionario Mocobi", incomplete. El fragmento exis-
tente s6lo consta de catorce folios y comprende desde la letra L
hasta la letra T. Muy probable es que sea Burg6s el author de este
descalabrado y on6nimo diccionario.
No nos consta que sea suyo este 16xicon, pero es indiscutiblemente
suyo el precioso relate en el que consign con gran riqueza de
noticias la fundaci6n del pueblo de San Javier, que fu6 el primer
pueblo de mocobies que se fund y el primer baluarte contra las
asechanzas de la indiada. He oqui c6mo comienza Burges su re- Origenes del
lato: "Porque en lo future querr6 algin historiador dar raz6n del pueblo de
pueblo de San Francisco Javier de la naci6n mocobi, de sus princi- Son Javier
pios y progress, con today exacci6n y verdad; he querido dar esta
reloci6n breve, que quiz6 otro no la ha de poder dar tan exacta,
por haberme hallado present a sus principios, y haber manejado
aquel pueblecito ocho aios y nueve meses desde su principio: por
eso no dire cosa que no haya pasado por mi vista, o que no la sepa
con today certidumbre."
Asi inicia Burg6s su relaci6n, y despues de recorder a continuaci6n
los asaltos y estragos que causaban los mocobfes en las estancias
y bienes de los santafesinos, y despues de relator las paces firmadas
por Echagie y Andia con los terrible y temidos indigenas, prosigue
asi su relato:
"Hechas las paces con ambas naciones dieron los indios en Ile-
garse a Santa Fe, come a su casa, si- recelo, y el buen teniente
los acogia en su casa y daba de cor Rr, c uanto ellos podian desear.
Con esto, si antes le temian y respetabc por su valor y esfuerzo,
despues le amaban y querian, coma a j' padre y buen amigo,
de modo que en todas sus quejas y sentim nitos acudian a 61 coma
a su juez y a su defensor. Vali6se don "avier de esta voluntad
y confianza que de su amistad hacian los indios para tratar con
ellos de su conversion a nuestra santa fe. Habl6 muchas veces
par medio de lenguaraz con el cacique principal de la naci6n mo-
cobi, Ilamado entonces Anadiacaiquin (que mudado despues a su
usanza el nombre se llama Chitalin, y por este nombre le conoce-
remos en adelante) acerca el abrazar nuestra santa ley y el vivir
en pueblo, coma los cristianos, mostrando con razones caseras las
conveniencias de la mudanza, asi para esta vida, coma para la
otra. El cacique que es bien capaz, hizo reflexi6n de las razones
que oia y cavando en ello, se determine a abrazar el partido que
le proponia su buen amigo: y entrambos esperaban buena ocasi6n
para poner en pr6ctica lo tratado.
"El afio de 1742 Ileg6 a Santa Fe el provincial Antonio Ma-
choni, de vuelta de las Misiones; acudi6 a su Reverencia el teniente
don Francisco Ilevando consigo al cacique Chitolin y entire los
tres trataron de la conversion de la naci6n, y el Padre Provincial









E N T R E LOS MOCO B I ES


ofreci6 dar Padres para el efecto. Con esto el indio parti6 pora su
tolderia a dar noticia a los suyos de lo tratado. Y el Padre Pro-
vincial me escribi6 dicikndome que luegoI ao punto bajase a Santa
Fe (pues estaba yo al tiempo en C6rdobo) a disponer la fundaci6n
del nuevo pueblo de mocobies. Piseme luego en camino y llegu6
Inconstancia a Santa Fe a 24 de junior del mismo a6o. HablW con el senior Ge-
de Chitalin neral y le habl6 opesadumbrado porque Chitalin no parecia oa
tiempo seialado y temia no se hubiere trocado; no obstante lleg6
Chitalin a fines de julio y aunque estuvo con el teniente y conmigo
con muestras de estor a lo tratado, la verdad es que venfa total-
mente trocado, como lo dijo con today ingenuidad al lenguaraz;
porque habiendo Ilegado a su tolderia y propuesto a su gente lo
que habia tratado con el Teniente de Santa Fe acerca de ponerse
en pueblo y de hocerse cristiano 1l y su gente, le afearon las viejas
su determinaci6n, dici4ndole que si no sabia lo que en aoios pasados
habian hecho los espafioles con sus parientes que habiendolos jun-
tado en pueblo cerca de Esteco con dos Padres, a poco tiempo se
echaron sobre ellos y los repartieron entire si; que quiz6s esto mismo
querian hacer con 6l y con los suyos; y que no pensase en seme-
jante determinaci6n, ni cumpliese la palabra que habla dado al
Teniente.
"Este rozonomiento trastorn6 totalmente al indio y le hizo mudar
de parecer como se vi6 por el efecto; pues al otro dia que lleg6
a Santa Fe trat6 de retirarse y diciendole el Teniente c6mo se iba
tan presto, sin primero ir a vet el sitio del nuevo pueblo conforme
a lo que habian tratado, respondi6 que ibo a ver el poso de las
vacas en el Collastin6, que luego volveria, pero no apareci6 m6s.
S "Viendo que el cacique ya no volvia, y oyendo lo que decia el
i j lenguaraz acerca de su mudonza, desconfiamos totalmente de la
conversion pretendida. Este mismo aoo, a 2 de octubre, falleci6
Muerte el buen teniente don Javier de Echagle, con sentimiento de today
de Echague la ciudad y much m6s mio, pues me pareci6 que con un muerto
y Andio se imposibilitaba totalmente la conversion de los mocobies. Entr6
de teniente el senior don Francisco Antonio de Vera Moxica, al
principio del aio 1743 y el Padre Provincial, Pedro de Arroyo,
desconfiando tombien de la conversion de los mocobies, me Ilam6
para Buenos Aires. Pero como la gentilidad es obra propia de
Dios e independiente de ascendientes humans, dispuso la con-
versi6n de esta pobre naci6n por donde menos se pensaba.
"Alitin, cufiado del cacique Chitalin, fu6 uno de los que afearan
a este cacique la resoluci6n de hacerse cristiano y ponerse en
pueblo, pero de 6ste se vali6 Dios paro la fundaci6n del pueblo.
Fub el caso que enojado Alitin con su cufiado, se apart de su
tolderia, Ilev6ndose consigo a su hermana, mujer del cacique, y
anduvo por las tolderias de abipones, hasta que acompaoado de
otros indios baj6 a Santa Fe a aventurar algin robo de caballos
Alitin o vacas; pero saliendo a tiempo los soldados con el lenguaraz
en Santa Fe Faustino de Casco, pillaron a los indios y los despojaron de cuanto
tension. Con esta ocasi6n habl6 Casco con Alitin, afe6ndole su
vida desdichado, y proponi4ndole las conveniencias de la vida
cristiana y sosegada en compaoiia de los Padres, coma le habia









D E S A N T A


propuesto a su cuFado Chitalin; tanto le supo decir que el india
hacienda reflexi6n de las palabras de Casco, volvi6 a su tolderia
y hallando a su gente, que era de diez a doce families, baj6
con todos ellos a Santa Fe, resuelto a pedir Padres y no volver
sin ellos.
"Lleg6 a 19 de obril de 1743; fuese derecho a una sefora len-
.guaraz que vivia en la casa del difunto don Javier de Echaguie,
dijola su determinaci6n y la lenguaraz lo remiti6 a nuestro Co-
legio en compafia de don Melchor de Echague, hijo del difunto
teniente. Dijome don Melchor que aquel india me buscaba y me
querfa hablar; ~l me habl6, m6s no -le entendi su lengua, aunque
bien conoci que me hablaba de Io que traiamos entire manos. Para
certificarme de lo que el indio queria, ful en persona a verme con
la lenguaraz; y me dijo esta que el india venia a buscar Padres
que fuesen con 61 para hacer pueblo, y que estaba resuelto a no
moverse de Santa Fe, ni 61 ni su gente, hasta Ilevar consigo Padres
que le enseiasen lo que convenia para ser cristiano.
"Di parte de la buena disposici6n de los indios al sefor teniente
Vera, quien se alegr6 much y me dijo que me acordase que al
principio de su gobierno viendome desconfiado de conseguir mi
pretension, me dijo: "Que no me desconsolose, que los mocobles
se habian de convertir y hacer pueblo"; y asi fu6 que me lo dijo.
Avis6 tombi6n al Padre Provincial Pedro de Arroyo, quien con
mi oviso revoc6 mi asignaci6n para Buenos Aires y me encarg6 la
fundaci6n del nuevo pueblo.
"Entretanto se fueron disponiendo las cosas para la nueva fun-
daci6n. El Padre Jer6nimo Nfiez, que era el procurador de esta
misi6n, hizo su deber con todo empefio, de modo que a 27 de
junior pudimos solir para la nueva fundaci6n. Solimos con el senior
General, que iba con sus soldados y peones, el Padre N6Fez y yo.
Llegamos al pueblo viejo de Santa Fe, que dista del nuevo coma
diez y ocho leguas, y alli cerca en una loma limpia, se hizo la
poblaci6n. Hizo el senior General con su gente una capilla de
tapia francesa, dos aposentos para dos Padres, y otro aposento
a un lado para vivienda de los lenguaraces; hizo tambien algunos
ranchitos para los indios y, concluido todo, se retire con toda su
gente y con el Padre NWiez; y qued4 yo solo con los mocobies, y
algunos guaranies conchabados.
"A pocos dais se fueron Ilegando Chitalin con su gente, y otros
caciques, y asi ha ido cada dia en aumento el nuevo pueblo. Co-
menc6 desde luego a juntarlos todas las mafanas en la capilla,
para platicorles par media de interpretes, acerca del fin de ha-
berlos juntado, y de los bienes que trae consigo el ser cristianos,
asi para esta vida coma para la otra; de los desengaios del demonio,
con que los ha tenido perdidos, Ilev6ndolos ol inferno a cuantos
han muerto hasta ahora de su naci6n; afe6ndoles la borrachero,
y los hurtos y homicidios y otras cosas, acomod6ndome a su estado
y capacidad. Platic6bales tambi6n de nuestros sagrados misterios,
de la Unidad y esencia de Dios Nuestro Sefior; de la Trinidad les
trataba muy por encima, porque no estaban capaces de tan su-
blime misterio, y par otra porte temi no foriasen en sus cabezas




LA


Llega al
Colegio






















Hacia
el norte










Siii



Principios
religiosos


,/


/2%)I
/7 I,


A~'7 )/~/1~iE (


/v~c'-A


F E 25










E N T R E LOS MOCO B I ES


una trinidad de dioses; del misterio de la Encarnaci6n, de los
mandamientos de la ley de Dios habl6bales, exhort6ndoles a que
reparasen cu6n conformes eran con la misma raz6n natural. Todo
lo cual oian los indios con toda atenci6n; la desgracia fu6 que
los interpretes no siempre hablaban a los indios conforme a lo
que yo deseaba, coma despu6s lo experiment claramente.
Con el Padre "A mediados de agosto del mismo aio, despach6 el Padre Vice-
Gaete rrector Miguel de Cea al Padre Jos6 Gaete, para que me acompa-
iase, y al Hermano Agustin Almedina para que me ayudase en
lo que se ofrecia de hacer ranchos, ch6caras, etc. Vinieron en-
trombos con el Padre N6Fez, que se volvi6 presto, dejando a los
dos. El Hermano Agustin se aplic6 con empeio a trabajar ranchos
para los indios, que iban viniendo y a las dem6s faenas; pero logr6
poco este olivio; porque entrando a ser Provincial el Padre Ber-
nordo Nusdorffer, al punto mand6 que el Hermano Agustin se
restituyese ol Colegio en done hacia much falta. Con esto que-
damos solos el Padre Goete y yo. Pero no pude gozar much
tiempo de la compaFioa y consejos de tan antiguo y experimentado
misionero; porque a los tres meses, a 27 de octubre, lleg6 a este
pueblo el Padre Provincial Nusdorffer trayendo consigo al Padre
Jos6 Cardiel, para que quedase conmigo.
Con el Padre "Hizose la visit, ordenando el Padre Provincial algunas cosas
7 Cardiel que parecian necesarias para aquellos principios, y dejando gustosos
a los indios, di6 la vuelta Ilevando consigo al Padre Gaete. Pro-
seguimos el Padre Cardiel y yo con las faenos del pueblo, e ins-
trucci6n de los indios, y especialmente el Padre Cardiel, que sabia
la lengua guarani, se aplic6 al manejo de los conchabados; y
entrambos, por semanas, a las pl6ticas de los mocobles, par medio
de int6rprete. Pero aun esto dur6 poco, porque ppenas estuvo el
Padre Cardiel cuatro meses cuando fu6 Ilamado a Santa Fe y vino
en su lugar el Padre Jaime Bonenti, pero tan enfermo que a los
dos meses hubo de morir en aquella soledod; avis4 luego a Sanra
Fe y el Padre Rector Gabriel Novat despoch6 bote en que fu6 lle-
vado al Colegio, en donde muri6 a los ocho dias de Ilegado.
Con el Padre "Fue par esto seialado el Padre Miguel de Cea par cura de este
Cea pueblecito adonde lleg6 a 2 de julio de 1744. Trabaj6 con much
Sempeio, especialmente en la chacareria, de done oprendieron
los mocobies a hacer ch6coras grades. En tiempo del Padre
Miguel nos sucedi6 un trabojo que para la pobreza del pueblo
Sfue bastante otraso. Fu6 el caso que el Padre Cardiel comenz6 a
edificar dos aposentos grandes para nosotros; y aunque los dej6
par acabar, acab6los el Padre Cea; ya estuvieron del todo ha-
bitables para el dia 13 de septiembre; pasamos ese dia a ocu-
parlos; m6s a los cinco dias, a la media noche del dia 18, se peg6
fuego par descuido de un espaiool lenguaraz, a los nuevos apo-
Ssentos, sin poder estorbar su furia, par ser el viento recio y los
techos de pojo, con que quedamos en media plaza; y fu6 menester
con much trabojo y atraso de otras faenas, ir edificando de nue-
vo capilla, y vivienda para nosotros; pero todo lo facility la diligen-
cia y empefio del Padre Cea.










S A N T A F E


"Al aio siguiente de 1745, comenc6 a bautizar a los adultos; en
que no hubo dificultad alguna; pues ellos mismos to deseaban mu-
cho antes. La mayor dificultad que suele experimentarse en el bau-
tismo de adults infieles es el que son obligados a dejar la plurali-
dad de mujeres, y contentarse con una; pero en esto tuve yo poco
que trabajar, pues de todos los casados del pueblo s6lo uno mostr6
alguna repugnancia a dejar sus mujeres antiguas; mas de alli a po-
co se sujet6 como todos y se bautiz6. En lo que tuve yo mayor re-
paro fu6 en bautizar a los muchachos y muchachas de nueve a ca-
torce afios; porque 6stos y 6stas, aunque a mi juicio tienen bostan-
te edad y conocimiento para sus picardias y para pecar mortalmen-
te, no la tienen para conocer el mal que hacen y para arrepentirse
de coraz6n y pedir perd6n a Dios; por esto fui dilatando su bautis-
mo cuanto pude, hasta que tuve noticia que en Santa Fe y sus con-
tornos iban picondo las viruelas; con esto y para no exponerlos a
mayor peligro me resolve a bautizarlos, disponi6ndolos para este sa-
cramento lo mejor que se pudo. Llam6los a todos a la capilla, dije-
les lo que era el pecado, cu6nto se ofendia a Dios contra el que le
compete, y c6mo le arrojoba ol infierno, y que por esto ellos y ellas
le habion de pedir perd6n de los que habion cometido, para que Dios
los perdonase por el bautismo. Fuera de eso la misma tarde del bau-
tismo los Ilev6 a todos a la capilla, y haci6ndolos hincar de rodillas
les dije que pidiesen perd6n a Dios de sus pecados en voz alta,
guiando yo mismo la forma del acto de contrici6n, confiado en que
despu6s de estas diligencias supliria el SeFor Io que no alconzaba
su corta inteligencia, y asi los fui bautizando. Con esto y con el em-
peio que ponia el Padre Miguel de Cea en adelantar las ch6caras, y
lo dem6s de lo temporal, se hacian gustosos los trabajos forzosos de
esta nueva reducci6n, cuando a fines de 1746 fu6 Ilamado el Pa-
dre Cea para vicerrector de La Rioja; y por m6s que yo clam6 propo-
niendo la falta que hacia en este pueblecito para su adelantamien-
to el dicho Padre, no fui ofdo, y asi sali6 de aqui a 2 de noviembre
de dicho aio.
"A principios del aoo 1747 vino el Padre Naval6n y estuvo con-
migo hasta julio del aio 48, en que sali6 para la fundaci6n del pue-
blo de San Jer6nimo de abipones. En este tiempo se restableci6
la estancia en el rinc6n que Ilamon del Calchines, de que cuidaban
como diez families de mocobies; y aunque a los principios no pare-
ci6 bien a algunos que me fiase de los mocobies para el cuidado de
la estancia, pero se desenganaron presto, pues a poco tiempo acer-
c6ndose ocho abipones a la estancia a hurtar vacas, sali6 el capatoz
contra ellos y despu6s de haberlos flechado, se echaron sobre 61 y
le mataron. Con esto se desenga~aron todos y conocieron la fide-
lidad y cuidado de los mocobies en la guard del ganado.
"Habiendo salido el Padre Naval6n para la fundaci6n del pueblo
de San Jer6nimo, vino a 6ste de San Javier el Padre Jos6 Garcia, a
fines de 1748. Empei6se el Padre Jos6 en el cuidado de los mucha-
chos, y fu6 el primero que los puso en escuela, ensei6 a dyudar a
misa, y a conocer las letras, y los tenia todo el dia bien ocupados.
A principios de 1749 vino tambi6n el Padre Manuel Canelas, y des-


27


D E


Primeros
boutismos














Modo de
prepararlos












Con el Padre
Naval6n










1

K










E N T R E LOS MOCO B I ES


Le primer de luego se aplic6 con todo empefo en oprender la lengua mocobi,
escuela en y a cuidar de la escuela de los muchachos. De alli a poco fu6 me-
San Javier nester mudar el pueblo m6s al norte, porque con la paz tan desea-
da iban los de Santa Fe, recobrando sus tierras, y poblando sus an-
tiguas haciendas, se iban acercando a nuestra estancia. Por eso de-
terminamos mudar el pueblo como a siete leguas m6s arriba, sobre
el rio Dulce, y para esto quedando yo solo con los mocobies, que
eran necesorios para la siembra del trigo de ese oao, partieron los
Padres Canelas y Garcia con el resto del pueblo al rio Dulce; alli hi-
cieron capillo y aposentos para nosotros, y ranchos para los indios.
Yo, acobada la siembra del trigo, part tambien al mismo paraje, de-
jando el pueblo viejo y todo lo trabajado.
S "Pero aun alli en la nuevo poblaci6n no estuvimos seguros; pues
no bien habiamos concluido las casas, capilla y las chacras, cuando
por febrero de 1750 vino la creciente del Paran6 tan sobresaliente
que nos hubo de anegar; y nos vimos precisados a dejarlo todo, y
salir a today prisa del media de tan furioso inundaci6n. Estuvimos
diez y nueve dias en media del compo con todo el pueblo hasta que
hallamos paroje a prop6sito para la fundaci6n del pueblo seis le-
guas m6s arriba, cerca del monte de Silva.
"Antes de esto, por septiembre de 1749, Illeg6 el Hermano Do-
mingo Hugarte, enviado del Padre Provincial, para ayudarme en
tantas fatigas, como se ofrecian y para ensefior a los mocobies la
carpinteria. Par diciembre del mismo aoo de 49 sali6 de aqui
el Padre Canelas, el Hermano Domingo y yo. Despubs de haber
estado (como dije) diez y nueve dias en media del campo, par-
timos con todo el pueblo y ganado de la estancia al paraje sobre-
dicho; y alli fue menester hacer todo de nuevo y por manos de solos
mocobies. Hicimos de pronto unos ranchos de cueros para nos-
otros, y una capillita corta de tapia francesa. Entretanto se iba
trabajondo la capilla y aposentos en el paraje m6s c6modo.
Baucke "En el siguiente ai o de 1751, por abril o mayo, vino el Padre
y la m6sica Flori6n Baucke, destinado para enseior la m6sica a los indieci-
tos; y desde luego emprendi6 su ministerio, asi en ensefiarles el
canto como a toner instruments. Entretanto iba Ilegando gen-
te de nuevo, y aunque algunos se volvion a sus tierras, otros
quedaban gustosos. De esta manera ibamos trabajando, hasta que
por abril de 1752 hube yo de dejor el pueblo y mis mocobies, Ila-
modo par el Padre Provincial para el Colegio de Santa Fe, con el
oficio de procurador de estos pueblos nuevos.
"Cuando los mocobies pidieron Padres, hubieron de d6rselos nues-
tros superiores, porque no quedase par nosotros su conversion a
nuestra santa fe, m6s con muy poca esperanza de que gente tan
b6rbara, guerrera y cruel entrase par el camino de la santa ley
de Dios; por eso pidiendo Padres al mismo tiempo y para el mis-
mo fin los indios omoampas, gente de a pie, mansa y humilde,
juzgaron que 6stos y no aqu6llos estaban m6s dispuestos para re-
cibir nuestra santa fe, y con esta persuasion, dej6ndome a mi en
SSanta Fe, para que entrase a los mocobies, parti6 el mismo Padre
Provincial para Santiago del Estero a tratar la reducci6n de los










D E S A N T A


omoampas. Seial6 para este efecto a los Padres Joaquin de Yegros Respeto
y Juan de Arizaga; aplic6 todas las limosnas y puso todo el empefio a las
para el logro de la reducci6n; pero sucedi6 muy al contrario de lo misioneros
que pensaron; pues la reducci6n de los omoampas ni fu6 oida, y ni
vista, y la de los mocobies tuvo el efecto que se est6 viendo de pre-
sente; pues los mocobies desde luego se sujetaron al Padre, le tra-
taron con sumo respeto y se hicieron capaces del bien que se
les procuraba. Fub tal el respeto que desde los principios tuvie-
ron al Padre que yo mismo no lo hubiera creido; referir6 tal cual
casito.
"Aun no tenia el pueblo ocho meses, cuando un dia tuvieron una
insigne borrachera (este vicio no se pudo atajar del todo a los
principios, sino que poco a poco lo han ido dejando); hall6bame
yo con el Padre Bonenti oyendo sus gritos y disparates; dijele al
Padre Bonenti: "vamos a la huerta". Estuvimos retirados en la
huerta hasta que coy6 la tarde y volviendo a nuestros aposentos,
vi que alli cerca estaban dos borrachos bramando por venirse a
las manos el uno contra el otro, y les detenian las mujeres y mo-
citos; Ilegu6me a ellos y les dije: "Ya basta; anda t~ a tu casa y
ta a la tuya." Al punto bajaron los dos las cabezas, y se retira-
ron cada cual para su casa, sin hablar una palabra. Admirado yo
mismo de este buen suceso ful en busca de los otros borrachos, y
antes de que yo Ilegara a ellos, viendome las mujeres, decian:
"mira que el Padre viene", y ellos al punto dejando sus peleas y
voceria se retiraban a sus ranchos. Cosa que no acababa de ad-
mirar y alabar a Nuestro Sefor en una gente tan guerrera, recien-
te en la reducci6n y fuera de juicio con la borrachera.
"Y si no fuera tanto el respeto, y la sujeci6n que los mocobies
tenian a los Padres, 2c6mo hubi6ramos ejecutado tantas mudan-
zas de pueblo? En el primer paraje cerca de Santa Fe "la vieja"
estaban los mocobies contentisimos; porque adem6s de tener por
alli cerca much algarroba, estaban sobre un rio caudaloso, brazo Obediencia
del Paran6, por donde entraban a camino de Santa Fe los barcos a los mismos
de los pueblos guaranies, los cuales daban alli fondo, y descansa-
ban uno o dos dias; con 6stos tenfan los mocobies sus tratos, ven-
di6ndoles cueros de ciervo y venado, y otras cosillas por camisas,
calzoncillos, etc. Por esto repugnaron sumamente dejar aquel pa-
raje y mudarse a otro sitio; no obstante viendo que era gusto de
los Padres dej6ronlo todo, y se mudaron.
"Despubs, cuando poco tiempo de hobernos mudado, hubo de
anegar al nuevo pueblo la creciente del Paran6 y nos vimos pre-
cisados a desampararle, clamaron los mocobies por volver al anti-
guo pueblo; hicieron cuantas instancias pudieron, ponderando las
incomodidades que se ofrecian m6s al norte para fundar pueblo,
pero viendonos firmes en no querer volver al pueblo viejo sino en
pasar adelante, callaron y se sujetaron.
"La mayor prueba del respeto y rendimiento de los mocobies
para con los Padres es el haberse sujetado al azote. Primero pro- j
bamos con los muchachos y tan lejos estuvieron de sentirse sus
padres que muchas madres, cuando sus hijos se hacian remolones


F E










30 E N T R E L O S MOCO B IE.S

para la escuela, ellas mismas los train y los acusaban al Padre,
Sporque decion que los espaooles quieren much a sus hijos, y con
todo eso los azotan, porque sean buenos. Despubs pasamos a los
grandes de uno y otro sexo, y aunque a ellos les dolian los azotes
y sentian que los azotasen, pero conociendo el amor paternal que
les tenian los Padres, y que ol hacion solamente por su bien, ja-
m6s quedaban resentidos ni ellos, ni sus parientes.
Hasta "En cierta ocasi6n vino a mi aposento un indio de los princi-
el axote pales, y me dijo: "Padre, :por qu6 no tienes grilles?" Respondile
pare qu6 queria yo los grills. Me dijo: "para sujetar a los malos,
y para que te teman". Dijele: "yo no quiero que me teman, sino
que me omen coma buenos hijos". No obstante, ofiadi6 el indio,
no todos son iguales. Toda esta arenga y preludios se enderezaron
al fin de persuadirme a que azotase a una sobrina suya, mucha-
cha grande, que habia hecho no se qu Itravesura. Dijele que no
la queria azotar, que no era delito para que la azotase; m6s tanto
me inst6 y porfi6 que le dije que no tenfa quien la azotase. Dijo
l6: "pues yo enviar6 a mi hermana, para que la azote"; y al punto
la envi6 y ozot6 a su sobrina. Y para que se vea el concept que
esta gente tiene del Padre y de su amor para con ellos, y c6mo
conocen que el ozotarlos es para su bien spiritual, dirn Io que
me pas6 con una india casada. Era 6sta una de aquellas que de
tierna edad fu6 cautivada de los santiaguehos, cri6se en Santiago
hasta cerca los diez y ocho o veinte aios, y de esta edad la des-
pach6 con otras a este pueblo el Teniente de Santiago; pero ve-
nia tan maleada que daba no poco esc6ndalo a las recien conver-
tidas. Llambla, la reprendi y afe6 su demasiada liviandad, tor-
peza y esc6ndalo que daba. Con esto soseg6 totalmente y vi-
via bien. El dia antes que yo soliese del pueblo, hice a todos
una pl6tico, d6ndoles cuenta de mi partida y de las razones para
ella, etc. Acabada la pl6tica, me retire a mi aposento, vino tras
mi la china y luego que se vi6 solo comenz6 a lloaro amargamente
diciendome: "Ah, Padre me cuidar6?" Procure consolarla, diciendole que ahora ya estaba
casada y enmendoda de to pasado, que esperaba que en adelonte
habio de vivir bien y que el Padre que quedaba, la cuidaria co-
mo yo, pues la tenia much composi6n.l Con esto qued6 conso-
lada. Por donde se ve que esta conocia bien asi el amor que el
Padre la tenia como-el provecho que habia hecho a su alma los
azotes.
Engoios "Una de las mayores tentaciones con que el demonio suele en-
del demonio gaFar a las nuevos cristiandades es poniendoles horror al santo
4-" bautismo; porque de ordinario a los principios no se confiere este
sacramento sino a los que est6n en peligro de muerte, y como ven
que los m6s (especialmente p6rvulos) que se bautizan, mueren,
se persuade que el bautismo les quite la vida; y de aqui proviene
en muchas reducciones nuevas el esconder de la vista del Padre
las crioturas enfermas, con peligro manifiesto de morir sin bau-
tismo. Pero esta tentaci6n ha hecho poca mella en los mocobies,
porque decian bien que los espaoioles todos est6n bautizados, y no











S A N T A F E


se han muerto con el bautismo, y asi sus mismos padres y parien-
tes de las criaturas enfermas venian a ovisar al Padre del peligro
en que se hollaban sus hijos, lejos de esconderlos ni recelarse del
bautismo. .
"Aunque ha sido grande el respeto y sujeci6n de los mocobles
para con los Padres, no han faltado ocasiones de tener much que
ofrecer a Dios con ellos; porque su barbarie y falta de cultivo les
hacia hacer de las suyas, cuando hallaban oportuna ocosi6n; pero Un alboroto
aun en estos casos se echaba de ver su buen natural de los mo-
cables pare ajustarse a la raz6n. Lo mostrare con algunos casitos.
Aun no tenia tres meses este pueblecito cuando los abipones die-
ron en querer hurtar el ganado del gasto; por esto quince mocobies
tomaron sus caballos y armas y formaron un piquete en media
campo en un lugar eminente que domino toda la campaia; 6stos
par haber visto que los soldados de Santa Fe mataban las reses
del gasto de su piquete, quisieron hacer lo mismo; y asi odem6s
de las reses que se mataban en el pueblo para todos, iban ellos
matando en su piquete a discreci6n. Yo lo supe, Ilam6 al vaquero
(que era un india guarani) y le hice cargo de este desorden;
dijome que 61 no lo podia estorbar; porque el cacique Chitalin
mandaba motor las reses. Dijele que si otra vez querian motor,
me avisase luego; en esto qued6. Al atro dia andaba yo a caba-
llo, en no s6 que faena, cuando al caer la tarde volvi al pueblo; vi
apeados en 6l a los del piquete y sentados en sus casos a otros
mocobfes, a quienes habia mandado carter estantes, para hacer
un corral. Extrafiando la novedad, Ilegu6me a la lenguaraz y la
pregunte por qu6 los indios habian dejado sus faenas y venido a
sus casas. Respondi6: "Padre, los mocobies est6n alborotados y
enojados, y se quieren ir tierra adentro, porque queriendo ellos ma-
tar una res, el vaquero les ha cortado el lazo y les ha dicho que
V. R. no quiere que los indios maten vacas en el campo." Por,
esto llamo al cacique a mi aposento y no quiso venir. Hiceme des-
entendido y al cerrar la noche vino a mi aposento el fundador Ali-
tin y me dijo: "Padre, este cacique se quiere ir a su tierra, djiolo
que vayo; no le ruegues, no sea que despues diga que est6 en el
pueblo porque t6 le rogaste." Segui puntualmente el consejo de
Alitin. Aquella noche todo fu6 de bull y tropel de caballos que
iban juntando para partirse al otro dia. Par la mafiana vino a mi
aposento la lenguaraz que amaba much al cacique par haber es-
tado cautiva en su casa y me dijo: "Padre, de ir este indio?" Dijele: "que se vaya si no se quiere sujetar a la Justa
raz6n, que no hay rent para comprar vacas si cada india ha de severidad
motor cuando se le antoja, y asi dejele que se vaya". Torn6 otra
vez a mi aposento la lenguaraz a pedirme que hiciese Ilamar al
cacique: dije que le Ilamase. Vino el cacique a mi aposento, y
delante del Padre Jose Gaete y el Hermano Agustin Almedina le
pregunte par la causa de tanto alboroto. A que me respondi6:
que la causa eron los lenguaraces, pues cuando trajeron las vacas
al pueblo le dijeron los lenguaraces que las vacas no eran del Pa-
dre sino de los mocobles; par eso matamos, coma cosa nuestra;


D E











E N T R E LOS MOCO B I ES


dijele: "las vacas son para vosotros, pero a mi disposici6n se han
de motor las reses que me parecieren y no m6s; si esto te parece
bien quedate en buena hora, pero si asi no quieres, te puedes ir
cuando quisieres"; dijo el cacique que le parecia bien lo que yo
decia y qued6 sosegado.
"DespuBs en el aoo de 1746 hubo otro alboroto por lo que dire:
en una de las tolderios eran las mujeres sobremanera andariegas y
apenas paraban en el pueblo, pasando ya por el compo ya por
Santa Fe en busca, como 6stas decian, de lana para sus ponchos.
Yo que siempre he procurado estorbar las idas de 6stos y espe-
cialmente de mujeres a Santa Fe por el mismo daio que reciben
con to que yen y oyen entire espaooles, procure con buenas razones
disuadirles de las idas a Santa Fe; pero no por eso dejaban sus
paseos.
El aro de 46 las hable con m6s resoluci6n; dijelas que si no
iban a Santa Fe yo les daria lana las tardes al tiempo de tras-
quila de las ovejas, pero que si daban en ir a Santa Fe no tenian
que esperar que yo les diese lana; rieronse de mis palabras, enten-
Con los diendo que no habia de hacer con ellas lo que amenazaba; y asi
mujeres de alli a poco tomaron el camino de la ciudad. Lleg6 el dia 2 de
andariegas noviembre en que se hacia trasquilar las ovejas; llame a todas las
indias del pueblo, menos a estas andariegas, al corral de las ove-
jas; para que fuesen trasquilando para si coda una, cuantas pu-
diesen. Viendo las andariegas que no las Ilamaba, y a tal cual de
ellas que quiso Ilegar al corral la corr de alli diciendola que fuese
a Santa Fe par lana, acudieron con sus quejas al viejo cacique de
la tolderia; 6ste al punto fue a verse con |el cacique Chitalin y le
dijo: "Mira que este Padre no hace caso de nosotros, y s6lo tiene
cuidado de Alitin y de su gente; m6s de ti y de tu gente no cuida
noda; ni llama a nuestras mujeres a la trasquila de las ovejas."
Chitalin sin hocer m6s averiguaci6n mont6 en c6lera y mand6 que
se retirasen del corral de las ovejas sus hijas y sus parientes que
estaban trasquilando. Yo que estaba en el corral vela que las mu-
jeres dejaban las ovejas y se iban saliendo para sus casas, mas no
sabia el motive de aquella novedad hasta que el muchocho me
dijo: "Mira, Padre, que Chitalin est6 malo, y se quiere ir tierra
adentro, por eso ha Ilamado a sus hijas y a sus parientes." Pre-
guntele cu61 era el motive de su enojo; mas no me pudo dar raz6n;
con esto me retire a mi aposento y mand6 Ilamar al cacique; vino
6ste ardiendo en c6lera y sin darme lugar a que le preguntase la
causa de su enojo, me dijo todo sublevado: "Si, Padre, si; cuidas
de Alitin y de esos pocos que est6n con 61. Estos no m6s son tus
hijos y tus queridos; los dem6s no son de tu gusto"; y por m6s
que yo quise ponerle en raz6n no quiso dar oldos. Tal estaba de
col6rico. Viendo yo que no valian razones con el b6rbaro, calle y
Io dej6 que se fuese, y al punto mand6 a su gente que le siguie-
El caso de sen; sigui6ronle los m6s de malisima gana y algunas mujeres iban
Chitalin Ilorando, y a su hijo por que no queria dejar al Padre y seguir a
su padre Io hubo de motor. Fub oa deserci6n tal que de las tres
parties del pueblo apenos qued6 una; quedando yo con la pesadum-
bre y sentimiento que se puede discurrir. Caminaron todo el dia
















// 1J



I .
Tzsj


Adornos y arte de tejer entire los mocobies, seg6n Baucke.









I ~~ VCJ^ X~~,:~T^- '*,.,, ''. I' '""L^'' '_ _'E ""
~isZ~7- "",'-"-T
-. ... .


..LZ ,. ,-----L----, --
p .r.. "









/ f---.) *;1*
it>-i


_. ,':." -"'li -. -- -- "w .. I
.. -- c ...




C -- ,',. .
' *^ ^ : .. ^ : :^






A s t a' D -, --
2 Or
"S .,,r--,, ,-.- .3 ? ", : ;,-' "



r i N
;*< j .. .. "' .* /'"^**"^' ^y
. ..... -*
I ,nstrmnto d o ur d
i~ r ---.--""-



... .. . -. ..--
I t m, .' c, : n
-,,z ... '. ..
Intutsd aayger d o o~s e~ ace










S A N T A F E


y a la otra mafiana levant6ndose un buen viejo pariente de Chi-
talin dijo a todos: "&Qu6 es esto? &Por qu6 dej=mos al Padre?
jQu6 vamos a buscar tierra ddentro? El que quisiere pasar adelante,
v6yose, que yo me vuelvo otra vez io pueblo a estar con el Po-
dre." No fu6 menester m6s para que todos, hasta el cacique Chi-
talin, dijeran Io mismo; y en efecto todos se volvieron.
"El afio de 1749, cuando est6bamos recientemente poblando so-
bre el rio Dulce como dije, y afanados en hacer todo de nuevo, hubo
de haber otro alboroto; fu6 la ocasi6n el haber sabido mis moco-
bies que a los abipones de San Jer6nimo daban en Santa Fe cuanto
ellos pedian, hierros para herror sus animals, sables, escopetas,
tropillas de vacas para los particulars, etc., cosas que yo jam6s
quise conceder a los mocobies; por esto estaban todos sentidisimos
y decian en sus corrillos: "JEs possible que a estos picaros abipones
que ni se sujetan ni jam6s se sujetar6n a los Padres les esten dando
cuanto piden y a nosotros, sujetos desde el principio y obedientes a
los Padres, no nos quieren dar siquiera hierros para horror nuestros
animalitos?" Esto y otras cosas a este tono hablaban entire si los
mocobies de que yo por entonces estaba ignorante totalmente. Vino
un dia el cacique a mi aposento y me entreg6 su bast6n de capit6n
diciendome: "Padre, yo tengo verguenza de venir con este bast6n
a pedirte tabaco, yerba, etc.; por eso ya no quiero el bast6n. No
tendr6 vergienza de venir a pedirte cualquier cosa. ZDe qu6 sirve
que yo sea capit6n y cacique si no tengo cosa alguna que dar a mi
gente?" Como yo no sabia la raiz de esta novedad y de estas
quejos, procure con buenos razones sosegarle y persuadirle a que
Ilevase el bast6n, pues era capit6n. Recibi6lo, pero en saliendo de
mi presencia alborot6 a su gente diciendo que dejasen el trabajo en
la mayor necesidad, y fuesen al campo a correr yeguos; asi lo fue-
ron hacienda. Extrafiando yo aquella novedad me dijeron que asi
se lo habia mandado Chitalin. Hiceme desentendido y me vali de
Alitin y de su gente pare mis faenas. Entretanto Chitalin se de-
jaba decir que queria ir a Buenos Aires a hablar al senior Gober-
nador para que le diese muchas cosas como a cacique. Yo callaba
a todo, hasta que la vispera del die, que queria partir, le envi6 a
pedir el bast6n, que lo dejase en mi aposento hasta la vuelta. Vino
al punto 61 mismo y me dijo: " bast6n?" Dijele yo: "Yo no he dicho que te lo quiero quitar, sino
que lo dejes aquf hasta la vuelta." Dijome: "sB que t6 no me
quieres bien, y por eso me quieres quitar el bast6n"; esto decia casi
fuera de si de c6lera. Yo que estaba reventando por explicarme
con 61 de sus tonteras y altanerias, le dije: "Chitalin, ppara que
te han dado ese bast6n? eTe lo han dado, par ventura, para que me
alborotes la gente y la eches al campo a correr yeguas cuando esta-
mos en el ardor de tantas foenas, cuando debieras ayudar al Padre
y hacer que todos lo obedezcan y trabajen en lo que el Padre les
manda? jEs esto ser capit6n del pueblo? Ea, deja ese bast6n y ca-
mine a donde quieres." Dej6 el bast6n y sali6 turbado de mi pre-
sencia. Al otro dia camin6 para Santa Fe, pero todas sus brabatas
y amenazas pararon en que se fu4 Ilorando al senior Teniente y al
Padre Rector dici6ndoles que el Padre Francisco se habia enojado


/













El bast6n
de Chitalin



























Retirado del
cacique


D E









34 E N T R E LOS MOCOBI ES

de balde con 61, y que le habia quitado el bost6n, y que le suplicaba
me escribiesen para que le volviesen el bast6n. EscribiBronme los
dos; el mismo Chitalin trajo las cartas; dile otra vez el bast6n y
se acob6 todo el olboroto.
La dificultad "De estos y otros sinsabores no han faltado en este pueblo de
con los mocobies; mas todo se hacia lievadero con la esperanza de lograr
lenguaraces su enter conversion a nuestra santaife. Lo que si se han hecho
pesadisimos a los principios, hari sido la mala voluntad de los len-
guaraces, asi para enseiar la lengua mocobi, como para hablar a
los indios.
"Tuve conmigo dos desde el principio: una muchacha casada y
un mozo soltero; m6s puedo asegurar con toda verdad que no me
dieron tanto que hacer y tantos sinsabores los mocobies infieles y
b6rbaros, como estos dos lenguaraces cristianos y espafioles. La
mujer que mejor sabia la lengua y Ilevaba buena pago por su
oficio, era menester rogarle muchas veces para que me ensefiase
algunas palobras y para que hablase a los indios, lo que yo decia:
y aun despues de bien rogada, lo hacia de mala gana, y sabe Dios
lo que les decia. Lo cierto es que en las pl6ticas, que por medio de
ella hice en la iglesia a los mocobfes, hicieron bien poco fruto, pues
despues de muchas pl6ticas se experiment que no sabian las co-
sas m6s triviales, que les repetia, lo m6s de los dias. En una de
estas pl6ticas iba yo sugiriendo lo que les habia de decir de los
misterios de nuestra santa fe y adverti que el auditorio, especial-
mente las mujeres, mostraban inquietud; pregunte a la lenguaraz
qu6 les habia dicho, y me respondi6 '(respuesta ordinaria suya) les
he dicho to que V. R. me ha dicho.' Averiguando bien lo que les
decia, era reprender a algunas indias porque no quisieron acom-
paoar a su marido al monte. Este fu6 el misterio, asunto de aque-
Ila pl6tica; y por el efecto se vi6 que poco m6s o menos asi seria
de las dem6s pl6ticas. Pues acerca'de ensefarme la lengua, tuve
much dificultad asi por su mala voluntad coma par su infidelidad.
Hice por su media un vocabulario de palabras mocobies desde la
letra a hasta la z, pero tan infiel que despues queriendo repasarle,
Dos hall que no tenia pies ni cabeza, y hube de tirarle, y hacer otro
vocabularios de nuevo con much trabajo.
"El otro lenguaraz, que era un mozo soltero espafol, no sabia
bien la lengua mocobi y la castellana menos; y su ignorancia la
queria encubrir con decir que los mocobfes no tenian la palabra
que yo le preguntaba; pregunt6balei c6mo decian los mocobies "tu"
y me respondia: "cqu6 es t6, Padre?" Deciale que si no sabia lo
que es "tu"; si no habia oido jam6s "t6" y "yo". Y respondia:
"Padre, tutyugo est6 en la laguna", aludiendo a un pajarraco Ila-
mado tuyuyo. Pregunt6bale c6mo decian pantorrilla, y respondia:
"No, Padre, no tienen los mocobies esta palabra." Pregunt6bale
c6mo decian paladar y me respondia lo mismo. Inst6bale yo: "Pues
hombre no tienen los mocobies paladar? no tienen pantorrilla?"
Respondia francamente que no tenian y lo bueno es que se eno-
jaba contra mi porque no le daba cr6dito y me decia que era yo
tan porfiado que todo el dia le estaba mareando. Con estos len-
j










S A N T A


guaraces cc6mo podia yo aprender la lengua mocobi tan dificil y
tan divers de cuantas sabemos y ofmos, ast en el sonido como en
la pronunciaci6n? Finalmente tanto me aburrieron, y fue tan poco
lo que me sirvieron estos lenguaraces que me vi precisado a des-
pedirlos, el uno a los tres meses, y la otra a los siete meses. Vino
en su lugar de Santa Fe Faustino Casco. Este aunque no sabia ha-
blar la lengua mocobi, pero la entendia bien y hablaba la lengua
abipona que entienden los mocobies. En esta lengua haca las pl6-
ticas, y aunque en tiempo de este poco pude yo adelantar en la
lengua mocobi, mas tenia el consuelo que era fiel en platicar a
los mocobies lo que yo le iba sugiriendo. Y lo que no pude con-
seguir antes por medio de lenguaraces mocobies, que es compo-
ner en esta lengua las oraciones y doctrine cristiana, lo conseguf
por medio de Casco, aunque con alg6n trabajo; porque fu6 pre-
cise valerme juntamente de un mocobi que me dijese en su len-
gua lo que Casco me decia en abip6n; y de esta manera pude
componer el Persignar, Padre Nuestro, Ave Maria, Credo, Manda-
mientos y un Catecismo breve, de que nos hemos valido en ade-
lante; bien que ha sido menester ir corrigiendo algunas palabras,
conforme ibamos abriendo los ojos en la inteligencia de la lengua
mocobi.
"Cuando sali de este pueblo, ano de 1752, a principios de abril,
quedaron en 61 como 14 families, las m6s ya bautizadas. Otras
iban prepar6ndose para el bautismo."
Tal es la magnifica relaci6n que sobre la fundaci6n de San
Javier nos ha dejado su mismo fundador. Ante document de tan-
to valia eclfpsanse todos los dem6s relates que hasta el present
habianse publicado. Felizmente podemos continuar nuestro relato
con documents de an6loga autoridad.
A principios de abril de 1752 abandon el pueblo de San Javier
su benemerito fundador, pero hacia ya como un ano que se hallaba
en el pueblo el insigne jesuita que supo Ilevar adelante y en for-
ma la m6s halogLieia, la magna obra comenzada por el Padre
Francisco Burg6s.
Ese benemerito jesufto, digno sucesor de Burg6s, llam6base Flo-
ri6n Baucke.1 Habia nacido el 24 de septiembre de 1719 en la
villa de Witzig (en la Silesia), no lejos de la ciudad de Breslau,
y entr6 en la Compaoiia de Jesus el 9 de octubre de 1736, en la
ciudad de Bohemia. Segin el "Catalogus Missionariorum" de 1748,
habia cursado, antes de esa fecha, la filosofia y estudiado la teo-
logia durante dos afios, adem6s de haberse empleado cuatro ofos
en la ensefanza de las letras.
Era ya sacerdote y se hallaba en Moravia cuando en 1748 le
lleg6 de Roma la orden de partir para el Paraguay. Al efecto, 61
y veintis6is alemanes m6s abandonaron su patria el dia 5 de enero

1 Aceptamos la grafia Baucke y no Paucke por hallarla ast en los
mismos escritos del buen misionero. "En el manuscrito de sus memories
sale una solo vez su nombre, al hablar de lo entrega de la nueva reduc-
ci6n de San Pedro al cacique Elebogdin, describe el Padre Kobler, y alli
tambi6n se lee Baucke y no Paucke."


D E


F E


35


Con Foustino
Casco































El P. Boucke,
sucesor do
Burges










E N T R E LOS MOCO B I ES


klege el Rio de aquel mismo aio y a los dos meses y medio 1 se hallaban en Lis-
de la Plate boa donde los esperaba el Procurador del Paraguay, Padre Ladislao
Orosz, en cuya magna expedici6n, que arrib6 a Buenos Aires a
principios de enero de 1749, vino Boucke y con lI Dobrizhoffer, Mu-
riel, Miranda, Kogler y tantos otros preclaros misioneros.
Aunque sea apart6ndonos algin tanto del tema central de esta
monografia, vamos a consignor las impresiones que tuvo Baucke
de nuestro pais que 41 conoci6 coma pocos y en el que trabaj6
con tanto sacrificio y abnegaci6n.
Despubs de relator su viaje desde Europa hasta la Colonia del
Sacramento nos dice en sus memories Ilenas de onecdotas y obser-
vaciones agudas que "los misioneros no permanecieron much tiem-
po en la Colonia. El primero de enero arrib6 alli un barco para
conducirlos a Buenos Aires, casi en frente, al otro lado del rio, y
que en aquel entonces era la capital del Paraguay. El rio tiene en
aquella parte de nueve a diez legias espaholas de anchura; un
viento fuerte hincha la mnica vela del barco; en un t6rmino de unas
seis horas, habiamos terminado felizmente nuestro viaje. La lie-
gada de los nuevos misioneros entire los cuales habia 26 sacerdo-
tes, se habia anunciado ya antes en la ciudad y en el atracadero
les aguardaban no s6lo el Padre Provincial que era el Padre Ma-
nuel Querini, con la mayor parte de los Padres de nuestro Cole-
gio, sino por algunos centenares de espafioles entire los cuoles se
En contaban los m6s conspicuous de la ciudad. Al voltear de las cam-
Buenos Aires panas de todas las iglesias, cruzaron de dos en dos los misioneros,
la ciudad, dirigiendose a la iglesia del Colegio, done se cant6
un solemne Te Deum, dando los nuevos misioneros las gracias a
Dios par el feliz termino del viaje; a continuaci6n tomaron posesi6n
de sus habitaciones en el Colegio.. Aqui fueron obsequiados con
todo desprendimiento durante los ocho primeros dias coma hubs-
pedes; hasta en el mismo suelo del comedor se habian esparcido
flores e hinojo de agradable olor; las mesas estaban repletas de
toda close de dulces, de manzanas, higos, melones y otras frutas
par el estilo"; con todo, nota el Padre Baucke, "los manjares no eran
tantos coma se podia esperar"; lo que si le lIam6 much la atenci6n
fud la sucesi6n de los mismos, de suerte que ocord6ndose del verso
del poeta no pudo menos de exclamar: "Risum teneatis amici".
SDurante el banquet tocaron en el antecomedor los negros del
Colegio algunas piezas de m6sica;! terminada la comida entraron
en la sola y ejecutaron algunos balles; intercal6ronse algunos dis-
cursos de felicitaci6n y bienvenida a los nuevos misioneros; la m6-
sica le pareci6 al Padre Baucke excelente y los bailes elegantes.
Con el Al dfa siguiente de su Ilegada hicieron los misioneros su visit
Gobernador al Gobernador: Ilam6base Andonaegui. Entret6vose con ellos muy
cordialmente, en especial con los jesuitas alemanes, con quienes
habl6 de various generates alemanes a quienes habio conocido en
las guerras de N6poles. Despidi6se de ellos prometiendoles su
benevolencia y protecci6n y, despubs de los ocho dias en que fue-
ran albergados en el Colegio, 41 rnismo los invite a su mesa.
1 Asi en el Archive de Indias: 4 -2-6/9, donde se dice adem6s que
gost6 en el vioje 258 reales.










S A N T A F E


"La segunda visit se hizo.naturalmente al Ilmo. senor Obispo,
que era un hombre verdaderamente apst61ico. Su autoridad era
muy grande, pero su porte era muy ser illo. Todo su servicio en
palacio se reducia a un sirviente que era, 'n negrito, un cochero y
dos familiares. Igualmente sencillo era su vestir: una sotana mo-
rada de tela ordinaria, con una capital de igual color, un sombrero
revestido de tafet6n verde, rodeado de un cord6n grueso de seda
verde del cual pendian dos borlas iguolmente verdes. Cuando solia,
los animals de tiro eran dos mulas. Era muy edificante en el des-
empefio de su oficio pastoral", y el Padre Baucke hace nominalmente
menci6n honorifica de 61, como tambien de otros dos obispos, ad-
virtiendo "que eran muy solicitos en predicar al pueblo, en especial
al administrar el santo sacramento de la Confirmaci6n, siendo
muchos los centenares de leguas que tenian que andar para el
desempefo de su oficio pastoral. Como no pocas veces, ora la
edad, ora la enfermedad impedia a los obispos visitor las distan-
ciadas estaciones de sus di6cesis, o bien por faltar el 6nimo a
algunos a exponerse a los miles de peligros al penetrar en parajes
salvajes, todos los misioneros tenian el privilegio de poder admi-
nistrar el sacramento de la Confirmaci6n en la hora de la muerte;
empero el Superior de todas las misiones, quien las visitaba varies
veces y con regularidad, podia administrar ese sacramento aun
fuera del caso de peligro de muerte."
Por lo que respect a la ciudad de Buenos Aires nos hace de
ella el Padre Baucke la descripci6n siguiente: "De todo el Pa-
raguay, Buenos Aires es la ciudad m6s hermosa e important;
es m6s grande que Praga, y aunque no es tan suntuosa, est6
m6s regularmente edificada que la capital de Bohemia. Las calls
son tan rectos que desde la plaza se puede ver el campo abier-
to; a entrambos lados de la calle hay jardines que est6n rodeo-
dos por una especie de cactus que en Europa solamente se ven en
invernaderos de principles, y por cierto no tan grandes como crecen
en America. En esos jardines hay pequefas casitas, de ordinario
de un solo piso, a manera de casa de campo, rodeadas de un muro
en el cual hay pequefos orificios para que en ellos aniden las palo-
mas; tambi6n se encuentran en esos jardines pequefos cuadrados
de muro bajo con un tejido met6lico encima: sirve para los conejos
que los espa'oles prefieren a las liebres, y par eso se presentan en
la mesa con frecuencia. Las habitaciones son aseadas y holgodos;
las m6s de las veces con todo sin ventanas de yidrio; de dia est6
todo abierto y durante la noche se cierran las ventanas con pos-
tigos de madera; los techos est6n frecuentemente enladrillados de
suerte que se puede pasear sobre ellos, sobre todo en verano para
tomar el fresco. La ciudad tiene una plaza grande y despejada;
alli est6 el Ayuntamiento, con una alta torre; contiguo est6 el pa-
lacio episcopal y la cathedral con dos torres; frente del ayuntamien-
to est6 la fortaleza rodeada con trincheros y bien provista de ca-
fones; en esa fortaleza est6 la principal guarnici6n integrada par
treinta hombres de infanteria y 16 de caballeria; en ella reside
tambi6n el Gobernador el cudl al salir va siempre escoltado por 8
dragones con espada desenvainada.


Con el
Sr. Obispo






















Lo que era
Buenos Aires


















Las casas y
habitaciones


D E











E N T R E LOS MO C O B I ES


Las iglesias "La ciudad cuenta con diez buenas iglesias, entire las cuales
junto con la Catedral y la Iglesia Parroquial, sobresalen la de los
jesuitas y la de los franciscanos por sus respectivas c6pulas. Ade-
m6s de los religiosos arriba mencionados habia en Buenos Aires
I por aquel tiempo, dominicos, Hermanos de la Merced fundodos
Spor San Pedro Nolasco para Io redenci6n de los cautivos, recoletos
de San Pedro de Alc6ntara, betlemitas o jer6nimos, Ilamados tam-
bidn por su barba barbadinos, los cuales tenian el cuidado de los
enfermos y se sustentaban solamente de limosnas; a estas 6rdenes
se iaodian dos monasteries de monja$: el de las copuchinas, y el
de las monjas Ilamadas de la Esperanza, por ocuparse en la ense-
ianza de las niias. El Colegio de los jesuitas era de dos pisos y
con sus tres alas encerraba por el cuarto lado la iglesia con un
jardin contiguo; habiao adem6s un patio sombreado por altos olives."
Adem6s de este Colegio tenfan tambi6n los jesuitas en Buenos Ai-
res una residencia la cual se transform en Colegio cuando el Padre
Baucke estaba ain en el Paraguay. Junto a esa residencia tenian
los jesuitas otra casa formada por tres alas con una iglesia desti-
Snoda para albergue de aquellos que hacian los Santos Ejercicios: un
rico espafol vecino de Buenos Aires la habia edificado y provisto
de todo lo necesario.
Su puerto "La ciudad, sito a orillas del Plata tiene es verdad un puerto,
pero muy poco profundo, especialmente en tiempo del reflujo, de
suerte que los barcos mayores no podian entrar; estos han de que-
dar dos leguas del puerto y han de tener pequefos botes para
comerciar con la ciudad." Esto describe el Padre Baucke, pero ad-
vierte tambien el mismo historiador que "a su Ilegada a Buenos Aires
(1749) habia tan s6lo un barco anclado el cual estaba, hacia much
tiempo, esperando su cargamento; tan muerto estaba en aquel tiem-
po el comercio de Espafa con Paraguay; la causa era la poca gnann-
cia que proporcionaba; por eso el principal articulo commercial que
eran las pieles, se conducian oa puerto portugu6s de Montevideo 1
a pesar de la several prohibici6n de no Ilevar nada a los portugueses.
Con todo, noto a6n el Padre Baucke, aunque en otros tiempos en
cada dos o tres aios se cargaba alg6n barco, en estos l6timos tiem-
pos entraban todos los afos dos oatres barcos, a cada 16 de mes
salfa de Espafia para Buenos Aires'un paquete con las ordenanzas
reales, cartas, Gacetas, etc."
S/' Como Baucke no habia o6n terminado sus studios cuando lleg6
a nuestras playas, destin6ronle los superiores a C6rdoba donde ha-
bria de terminarlos. Al efecto emprendi6 viaje a fines de marzo
de aquel mismo afio de 1749 y en compaFifa de otros Padres y de
Camino a otros estudiantes. "Los misioneros, describe Baucke, habian ya visto
C6rdoba bastante en Buenos Aires y lo que deseaban era Ilegar pronto al
punto de su pr6ximo destiny, cuando Ileg6 la noticia de que el Padre
Carlos Gervasoni, procurador de la Provincia del Paraguay, acom-
paiado del Padre AndrBs Astina, estaba por Ilegar con una cara-
vana de 95 carretas. Muy pronto tuvieron lists sus bales a fin
de poder emprender con esa caravana su viaje a C6rdoba. Las ca-


1 Alude a la Colonia del Sacramento.










S A N T A


rretas estoban en la Chacarita de los jesuitos, pr6xima a la ciudad,
y en el dia de la partido vinieron todavia muchos de los principles
espafioles para despedirse de los misioneros, a quienes enviaron sus
coaches y criados para Ilevarlos a la Chacarita donde estaban las
carretas. A todo esto aiadieron multitud de regolos consistentes en
vinos, bizcochos, chocolate, azicar y tabaco, y asi pudieron por fin
emprender su viaje a C6rdoba a fines de marzo."
Vale la pena que transcribamos aqui en today su extension la
descripci6n que hace Baucke de nuestras carretas coloniales, tanto
m6s cuonto que a 61 debemos la ilustroci6n m6s antigua que se co-
noce del hist6rico vehiculo national.
"No es f6cil, describe Boucke, darse cabal idea de las prolijidades
y dificultades de semejonte viaje en aquel tiempo. Figur6monos c6mo
una de aquellas caravanas cruzaba las llanuros de la pampa de Tu-
cum6n. Los vehiculos se dividian en carretas que eran propiamente
los de cargo, y en carretones en los cuales se acomodoban los vioje-
ros con sus equipajes. Los vehiculos son de dos ruedas, las que sobre-
pasan la altura de un hombre; las ruedas tienen uno anchura de un
palmo y no est6n guarnecidas con ninguna Ilanta; asimismo en el
resto del vehiculo no se encuentra pieza alguna de hierro, pues todo
est6 ajustado a fuerza de cuias; la carroceria consta de la lanza y
de dos palos paralelos unidos entire si por los travesaoos; sobre este
armaz6n descansa lo choza hecha de coaizos con un toldo above-
dado formodo por pieles cosidas entire si. Cada una de esas chozas
contenia una cama a tal oltura del suelo que debajo de ella se
podia poner todavia bales y cajones; delante de la coma hay tod6-
via espacio para el conductor; detr6s habio asiento para los viajeros.
M6s c6modos son los vehiculos propiamente de viajeros, los cuales
est6n revestidos interiormente de delgadas tablas de madera; de-
lante hobia una pequeia abertura y detr6s una puerta de dos hojas,
que se podian cerrar seguromente. Cada vehiculo tiene cuatro bue-
yes de tiro; para guiarlos y ozuzarlos se usa uno caFa (picana)
grande y otra chica con una punta de hierro o de hueso. Los conduc-
tores usan de noche una trompeto formada par una coia de 4 6 5
pies de largo, cuyos nudos se extirpan con facilidad; en el extreme
m6s ancho terminal en un cuerno que sirve de bocina; el tono dei
esa trompeta es muy intense y se oye desde lejos. Toda caravana
est6 provista de armas de fuego y de sables, y cada vehiculo Ileva
a su costado adem6s una lanza para su defense contra los indios.
Como estas caravanas han de hacer con frecuencia viajes de dos-
cientas y hasta de cuatrocientas leguas (4 leguas espariolas equi-
valen a tres leguas alemanas), y con frecuencia por regions yer-
mas y desiertos donde no se encuentra lefa alguna, han de Ilevar
por cualquier contingencia una provision de lanzas, radios, pivas,
etc., como tambi6n la cantidad necesaria de lefa combustible. Si
algun vehiculo se estropea de suerte que no se puede reparar, su
peso de cargo se reparte por igual entire los restantes, abandonando
la estropeada carreta. Fuera de esto al lado de coda carreta cuelga
una escalerita para subir o bajar del carret6n; en la parte posterior
est6 el c6ntaro importado de Chile, para contener el agua necesaria
paro beber y para la comida, pues to caravana ha de pasar dos,


Las carretas



ti

















Su
construcci6n











I








C6mo se
viajaba


D E


F E










E N T R E L OS MO CO B I E S


tres o m6s dias en esas Ilanuras sin que se encuentre una gota
de agua. La cargo que uno de los vehiculos puede soportar oscila
entire treinta y cuarenta quintales; si es que tienen capacidad pue-
den soportar una carga de unas ciento veinte a ciento cincuenta
pieles de cuarenta a cuarenta y tres libras coda una.
En comino "Despues dc haber ordenado todas las cosas, pusose en march la
caravan con direcci6n a C6rdoba. Delante de todos iba el capatoz
montado a caballo y a continuaci6n, correta tras carreta formando
una gran column. Un viaje semejante traoa consigo muchas inco-
modidades a pesar de haberse preparado con todas las comodidades
y protegido contra el viento y tempestades. Prescindiendo de los
golpes y traqueteos, el color se hace naturalmente insoportable en
esas chozas ambulantes; en tiempo h.imedo y tempestuoso se lena
la carreta de mosquitos que dia y noche atormentan a los viajantes
produciendo con sus picaduras dolorosas ronchas. Estas no dismi-
nuyen en nada con el vestido que por otra porte ha de ser siempre
de pa~o delgado." Dice el Padre Baucke: "con el tiempo se puede
acostumbrar uno al traqueteo de la carreta pero a las picaduras
de los mosquitos es impossible Debido ol enervante color el viaje
S se interrumpia ordinariamente desde las nueve hasta los cuatro
de la tarde, y durante la noche se interrumpia solamente un par
de horas. En esos parodas se formaban tres fuertes con las corretas,
esto es, las corretos de la gran caravana se dividia en tres grupos
en forma de circulo a fin de poderse defender asi y los animals
La comida detr6s de esas palizadas de carros en caso de ser atacados par los
y la cena indios, y tombidn encerrar a los animals una vez pastados en la
pradera, evitondo asi que se desparramaran. La comida y ceno
estaba pronto preparada. Dos barras de hierro de ocho a nueve
pies de largo, puestas sobre una zanjas sostenian las ollas: debajo
se prendia fuego y pronto estaba todo cocido; coma la carreto de
las provisions era siempre uno de las primeras de la caravan,
sucedia casi siempre que la comida estaba hecha, antes de Ilegar
la l6tima correto. La frugal comida se tomaba de ordinario debajo
de una carpa; a continuoci6n echaban los espaioles su siesta en la
carreta o debajo de ella, o como decia el Padre Baucke, eran po-
sefdos del demonio meridiano; entretanto los olemanes podian rezor
/ su breviorio a la sombra de las carretas. Libres los espafioles del
demonio meridiano, sonaba la trompeta de coia, se examinaban
las corretas, sustituyendo o componiendo lo que hacia falta; si
era menester se engrasaban los ejes o se cubrion con carnosas hojas
de higuera; se uncian los bueyes y la caravana se ponia nueva-
mente en march hasta altos horos de la noche hoci6ndose luego
la cena. Adem6s del avonce por jornadas se hacia con lentitud.
El trayecto de una legua espaFiola de camino requeria hora y
media.
Pasando par "A unas 20 leguas de Buenos Aires Ileg6 la caravona a Luj6n,
Luojn que es una poblaci6n m6s grande de espaFoles, donde se venera
una milagrosa imagen de la Virgen en una linda iglesia. Los via-
jeros satisficieron alli su devoci6n y por la tarde continuaron el vioje
que dur6 siete dias y siete noches sin encontrar persona alguna o
vivienda humana; con todo los espaooles estaban siempre prepara-










S A N T A F E


dos contra cualquier acometida par parte de los indios. Par fin
lleg6 la coravana a una Ilonura cubierta de alfalfa en todo el
espacio que alcanzaba la vista y como los misioneros jesuitas a los
cuales se habion juntado 12 franciscanos y 11 clerigos estaban can-
sados de tanto traqueteo, muy pronto se form una cuadrilla de
unos 28 jinetes a caballo, entire ellos 15 negros y se pusieron en
persecuci6n de una manada de ciervos que divisaron en aquelra
Ilanura, dieron caza a dos de ellos que fueron carneados. Sobrevi-
no la noche, los jinetes abandonaron sus caballos y se escondieron
en sus carretas pues habia amenazas de una fuerte tempestad.
La caravana recibi6 orden de detenerse y former un parapeto de
carretos; muy pronto estall6 la tempestad con toda furia acompa-
iiada de fuerte aguacero; un rayo tras otro cola en torno de
nuestro fuerte, sin causar dafo alguno. Debajo de una gran carpa
se habfa preparado la cena, pero todo el que queria algo se lo
habia de buscar par si mismo; aunque el Ilegar a la carpa era difi-
cil atravesando charcos y barrizales, ofuscados por el continue cen-
tellear de los rayos, m6s to fu6 el encontrar desde ella el camino
a su propia carreta; por medio de constant Ilamar y responder fue
possible que coda cual Ilegara otra vez a su carreta." Dice el Padre
Baucke: "Yo no creo haber tenido jam6s en la mar un miedo igual
al de aquella noche, y eso que yo no soy un timorato. El dia
siguiente fua otra vez espldndido, y el sol con un refrescante viento
sec6 muy pronto el suelo.
"Habiamos andado ya ochenta leguas y aun nos faltaban cua-
renta. AI segundo dia despubs de la mencionada noche de torment
Ileg6 la caravana a uno guarnici6n de espaiioles Ilamoda Fuerte
de Pergamino. Todo el fuerte consistia en un cuadrado de unos cien
Spasos, rodeado de una fuerte palizada; en medio habia tres caba-
fias olargadas de madera, y para el centinela habia un puesto le-
vantado sabre cuatro pastes, de seis brazos de altura; a 61 Ilega-
ba el soldado vali6ndose de una escalera, y desde ese sitio de ob-
servaci6n divisaba el terreno muchas leguas a la redondo.1 El
fuerte se habia erigido contra unos indios que vagaban par esos
contornos."
No sin ironia asevera el Padre Baucke: "Los soldados no des-
decian del fuerte; s6lo uno que otro tenia arma de fuego; los res-
tantes tenian lanzas; su vestuario consistia en un pantal6n de lana
y comisa con una chaqueta de franela colorado encima; no tenfan
zapatos; s61o Ilevaban polainas hechas de piel de buey o tigre o
ciervo. El comandonte del fuerte no se diferenciabo en nada de
sus subordinados; por lo menos el comer, beber, dormir, jugar
y blasfemar to hacia tan bien coma ellos. Toda la labor de la
guarnici6n de Pergamino se reducia a reconocer diariamente una
legua a la redonda, para lo cual estaban provistos de un gran
n6mero de caballos. Para ir contra los indios que no combaten
con regularidad sino que buscan motor al enemigo cuando, don-
de, y como pueden, estaba muy en su punto una semejante tropo
regular.

1 De esta torre y del puerto en general nos ofrece Boucke un curioso
dibujo que puede verse en la mencionada "lconogrofia Colonial".


Caza de
ciervos


















El Fuerte de
Pergamino


I
















Tropa
criolla


D E










E N T R E LOS MOCO B I ES


"En ese fuerte de Pergamino se remudoron los animates de tiro.
Aunque 6stos son tan fuertes en America como en Europa; con todo,
dado lo dificultoso del camino, la escasez del agua necesaria para
beber en los fuertes colores y la pesada cargo, agota de tal suerte
a los animals que se hace de todo punto necesaria una renovaci6n.
Para today a caravan compuesta de 15 carretas se necesitaban unos
100 bueyes; pues coda carreta habia de Ilevar 10 bueyes, cuatro
para el tiro, cuatro para la muda y dos de repuesto por si alguno
se hacia inservible y para que una carreta no detuviera today la
caravan. A todo esto hay que oiadir los animals de consume,
1 ya que en semejantes viajes la care es el inico alimento, y puesto
que del pan no se puede hablar, y para coda viajero hay que contar
de cinco a seis kilos de care por dia y en la caravan iban 170
personas. Uno se moravilla de semejante raci6n de crne; ya se
atribuya al hambre canina y apetito insaciable de los indios, mu-
lotos y negros, oro al aire penetrate o bien tambien al agua, eso
no basta para una explicaci6n satisfactoria. Lo cierto es que la
A trav6s de came en estas regions no es tan sustanciosa como en Europa, y la
la pampa causa de ello est6, porte en el past, porte tambien en la manera !
de carnear las reses. Como los animates se crion semisalvajes por i
tenerlos siempre en libertad, cuando se quiere corner alguna res,
primero hay que agarrarla, lo cual no se puede hacer sin fatigorla
much, y luego se la deja dos o trees dias sin alimento antes de sa-
crificarla. La care de un animal consado de esta suerte es ina-
petente y tan desabrida como paja"; y aiade el Padre Baucke:
"yo quisiera presenter a cualquiera de Europa una care seme-
jante, que de seguro no probaria un bocado. No en vano se vo-
cea en Buenos Aires caree fresco descansada". Esta es muy
sabrosa, gorda y buena, aunque nunca tan alimenticia como la de
las regions europeas. Sea lo dicho uno nota anticipada para lo
que todavia hay que relator sobre el extraordinario apetito de los
indios."
Despubs de haberse provisto la caravan de nuevos animals de
tiro y para lo matanza, prosigui6se el viaje. Par espacio de treinta
leguas tuvieron que atravesar de nuevo una region inculto, hasta
Ilegar a un riachuelo que los espafioles Ilaman Rio Segundo. Al otro
lado del rio hobia una poblaci6n de s6lo espafoles. Tenian una
capillita done celebraban los domningos y dias de fiesta los oficios
t divinos.
La caravan cruz6 el rio y continue viaje a Io largo del mismo;
ocurri6se at Padre Baucke y a su inseparable compaFero franciscano
Fray de las Huertas, ir en busca de los indios, que como habian oldo
acampaban en las riberas. Asi montaron a caballo y tomaron ca-
Incidentes mino rio arriba sin preocuparse m6s de la caravona. Algunos con-
ductores Io advirtieron y adivinaron su intenci6n. Para asustar a
los audaces y verles huir enviarori delante tres jinetes que se habian
de esconder detr6s de un motorral par el cual habian de pasar los
dos; estos, por supuesto, no sabin nada de la jugada, que llegados
cerca del matorral al verlo movers quisieron hacer fuego; los que
estaban agazapados saltaron fuera del matorral y pidieron a los
dos Padres volvieran a la caravana par aquel paraje que en realidad











S A N T A F E


no estabo seguro, y ellos podian correr riesgo en sus vidas de parte
de los indios merodeadores. Y asi efectivamente volvieron en com-
paoia de algunos otros que se divertian en la caza de perdices
cordobesos. "Estas, dice el Padre, se parecen a los codornices gran-
des de Alemania, tienen tambien el mismo color y andan y vuelan
aislodamente y no en bandadas y cuando est6n quietas en el past
no se las ve, pero cuando andan su silbido las descubre. La manera
m6s f6cil de cazarlas es de a caballo. Al levantarse uno perdiz
se la persigue hasta que de nuevo se posa; se dan algunas vueltas,
dos o tres, al sitio done pos6 a tal distancia que se pueda Ilegar
con una larga cafa en cuyo extreme se ha adaptado un lazo hecho
con un cai6n largo de pluma de avestruz dividido por la mitad. Al
dar vueltas teme la perdiz y se agazopa; entonces se puede con
facilidad enlazar la cabeza y hecho eso con el mismo extreme de
la caPia se toca a la perdiz, 6sta remonta el vuelo. Con frecuencia
se cazan de cuarenta a cincuenta perdices en un dia, matando asi
el tiempo.
"Hacia la noche, aun antes de que se detuviera la caravana, un Mala
pequefo animalito hizo una mala jugada a uno de los misioneros. jugada
Cansado este del traqueteo segufa a pie a poca distancia a la ca-
rreta cuando he aqui que junto al camino divisa un animalito del
tamaoo de una marta, de color negro con dos listones blancos a
ambos lados a lo largo del lomo; la cola era bastante larga, po-
blada de pelos m6s largos en el extreme. Al misionero le gust6
aquel animalito y para agarrarlo ya se habfa acercado tanto que
to podia tocar con su bast6n, cuando he aqui que el animalito se
vale de su arma natural para defenders de su atrevido perseguidor,
roci6ndole de suerte que al punto se percibi6 un olor pestilente en
todo el derredor. Al punto gritaron los espafioles: izorrino!, izorri-
no!, pues el olor no les era desconocido; ese animalito pestilente
Io Ilaman los espaooles "zorrino" o "zorrillo"; los mocobies lo
Ilaman "inigzai". Los dem6s misioneros querian saber de boca del
mismo agraciado el process de lo sucedido, pero a esa distancia no
le podian aguantar; tenian que huirle como excomulgado y solito
tuvo que tomar su cena en su carreta; por fortune pudo cambiar
de sotana y 6sto al cabo de 14 dias de haberla tenido extendida
al aire libre habia perdido tan poco de su olor pestilente, que no
hubo m6s remedio que arrojarla juntamente con su bast6n. Cuando p
alguno de estos animals rocfa alg6n perro este se revuelca por el
suelo arrojando baba y espuma por la boca como si fuera rabioso.
A pesar de eso los indios saben hacer con las pieles de esos animals,
unas mantas lindas y grandes, sin que se perciba nada de ese olor
repugnante; cazan con much habilidad esos animals agarr6ndolos
con ligereza por la cola, lo levantan en alto y con la otra mano El zorrino
lo matan. Hay otra especie de esos animals pestilentes que viven
bajo tierra y se alimentan con huevos de waves no perdonando a los
polluelos; aunque el olor de estos animals es diferente, es con todo
tan repugnante que en sus cercanias no aguantan el hombre ni otro
animal.
"Por fin, andodas ya unas ciento veinte leguas a trav6s de una
Ilanura casi completamente deshabitada, comenzaron a encontrar


D E










EN T R E LOS MOCO B I ES


viviendas aisladas de espaioles que pastoreaban en la pradera los
Sanimales, to cual era serial de que ya no est6bamos lejos de C6rdoba.
En las TambiBn notaron ya pequefios bosquecillos y en lontanonza divisa-
cercanias de ron una elevada montaiia. Tropezaron tombi6n con pequeros arro-
C6rdoba yos, encontrando agua fresco para beer y al mismo tiempo se
podia comprar come mejor; por segunda vez tuvo la caravana que
cruzar el Rio Segundo, Ilegando en breve los misioneros frente a
una gran cabafa de paja, donde fueron recibidos por el Padre Rector
I del Colegio de C6rdoba, que era el Padre Pedro de los Arroyos.
La recepci6n se hizo con m6sica y con una alocuci6n muy cordial
del Padre quien los invit6 a la mesa que tenia preparada dentro
de la cabala. La noche la pasaron en aquel paraje que apenas
dista dos leguas de C6rdoba, en la cual entraron solemnemente al
dia siguiente a las 9 de la mahana.
/ f "El pueblo los aguardaba por ambos ilados del camino; el Magis-
trodo y los principles de la ciudad salieron al encuentro de los
Smisioneros acompaoi6ndolos a la iglesia del Colegio al son del re-
pique de todas las campanas de la ciudod y en ella se cant6 un
solemne Te Deum. Luego fueron los jesuitos al mismo Colegio don-
de como en Buenos Aires fueron nuevamente obsequiados durante
ocho dias. Como en Buenos Aires, estaba en C6rdoba tambien ador-
nado el refectorio como en las mayores fiestas, y como habia estu-
d;antes ellos tuvieron los discursos y las poesias en latin y caste-
Ilano dando asi la bienvenida a los misioneros. Qui6n pensora
entonces que esos hombres, recibidos con tanto agasajo habian de
Sabandonar con igual dolor y de unao manera m6s vergonzosa el
Paraguay, desterrados por aquellos por cuya tranquilidad y segu-
Sridad hobian venido a trabojar por la salvaci6n de los pobres
indios."
Lo que era Cuando el Padre Baucke Ileg6 a C6rdoba del Tucum6n, "la ciudad
C6rdoba no era muy grande aunque tampoco era de las m6s pequeiias,
pues tenia calls regulars, edificios decentes aunque no muy altos,
y tenia sede episcopal con un Capitulo integrado por ocho con6-
nigos; el Gobernador hacia tiempo habia trasladado su residencia
de C6rdoba cerca de la frontera de Per6. Adem6s de la grande y
hermosa cathedral tenia la ciudad otras ocho iglesias y tres con-
ventos de religiosos, a saber, de los dominicos, franciscanos y mer-
cedarios; dos conventos de religiosas y un gran colegio de los je-
suitas. La iglesia de este Colegio Ilamaba la otenci6n por Io grande,
digna y por la riqueza de su ornamentaci6n en los dias de fiesta.
Tenia un antependium de plata pura repujada; el tabern6culo fu6
hecho en Italia con cristales de hermosos colors, todos los cande-
labros eran tambien de cristal y de preciosa ornamentaci6n con bor-
dados de oro sobre fondo de plato, con flores de seda; se valuaba
en ocho mil florines en moneda de aquel tiempo; coda procurodor
que iba a Europa por asuntos de la Orden o para reclutar nuevos
misioneros traia a C6rdoba alguna cosa valiosa. El mismo Colegio
cuyo edificio era de dos pisos tenia una biblioteca, aunque no muy
escogida; dentro de sus muros tenia tambi6n una formacia, una
panaderia y oficinas de herreria, encuadernaci6n, carroceria, zopa-
teria, sastreria y telares." Unido al Colegio estaba el Noviciado don-










S A N T A F E


de el Padre Baucke tenia que hacer su tercera Probaci6n; la casa
antigua del noviciado se hobia transformado en casa de Ejercicios.
"Frente al Colegio habian levantado los jesuitas un convictorio que Los studios
se Ilamabo de Monserrat y tenia una fundaci6n; en aquel tiempo y los
habia en dicho convictorio 70 estudiantes, de los cuales la mayor estudiantes
:porte, hijos de families m6s ricas y nobles de la ciudad, vivion a su
propia costa pues tambien habia algunas becas. Estos estudiantes
frecuentaban las aulas de filosofia y teologia del Colegio que tenia
el derecho de dar grades en esas dos facultades. El vestido que
Ilevaban era la sotana con dos fajas de paoo rojo que partiendo del
pecho, y posando por los hombros, caia por la espolda. Por la
forma de esas fajas se distinguion entire si los que ya habian reci-
bido algun grado en filosofia o teologia. En el comedor colgaban
de las paredes los retratos de los prohombres salidos de esa insti-
tuci6n; entire ellos habia muchos obispos y arzobispos. Adem6s
de ese convictorio de los jesultas habia en C6rdoba otro convictorio
episcopal, pero con una fundaci6n para s6lo seis alumnos. Estos
vestian una sotana azul celeste con las fajas arriba mencionados
de color violeta oscuro."
Con esta ocasi6n de hablar de C6rdoba relate el Padre Baucke
las entradas de los obispos de C6rdoba y de Buenos Aires. "Aquel
percibe 6.000 pesos (a dos florines) y este 26.000, una suma respe-
table al parecer", como anota el Padre Baucke que tanto oy6 ponde-
rar esas cantidades. "AdviBrtose que exceptuando la manutenci6n,
el vestido, el servicio y en especial todo cuanto viene de Europa es
enormemente caro. Plata y oro habia es verdad en M6jico y Per6
pero en el Paraguay exceptuando algunas ciudades que posefan
puerto, o sea aquellas que eran comerciales, el com6n de la gente
tenia tan poco oro y plata que los products m6s bien se canjeaban
mutuamente, y en las mismas ciudades los products europeos eran Temas
espantosamente cars. Y asi par un cuchillo que en Europa se con- econ6micos
sigue par 24 kr. vale oqui dos pesos y medio, o sea cincb florines.
Una pieza de tela de lino que en aquel tiempo costaba en Alemania
16 florines, valia en el Paraguay 120 pesos." El Padre Baucke habia
comprado en Italia un violin por dos florines y en America un afi-
cionado le ofreci6 40 pesos, o sea 80 florines. Dice el Padre Baucke,
"cuando en 1769 nos embarcamos en Buenos Aires 170 jesuftas,
entire todos hicimos una colecta para comprar una flauta y asi en-
tretenernos en el viaje por mar con musica; en Alemania openas
hubieran dado tres florines por ella y alli nos cost 15 pesos o sea
30 florines. El mismo pan era carisimo; una media de harina que
en Alemania costaba una kr. valia aqui un real de plata o sea 15 kr.
Pero ya entonces, como tambien en la actualidad se difundia par
Europa los rumors m6s extravagantes sobre las riquezas en oro y
plato de America para atraer asi gente y poblar las inmensas ex-
tensiones. Un dia se me present un joven espaiiol en extre-
ma necesidad y que habia determinado irse al Peru para bus-
carse alli la vida; en Espafia le habian hablado tanto de la abun-
dancia de plata que habia en el Paraguay, que le Ilegaron a decir
que hasta los caballos se herraban con plata. Pero volvamos de
nuevo a nuestros misioneros."


45


D E










46 E N T R E L O S MOCO B I E S

Los ocho dios durante los cuales fueron obsequiados como hu6s-
pedes, se habian pasado y empezaban los dios de trabajo. El Padre
Boucke tenia que estudiar todovia su cuarto aio de teologia, dar
su iltimo examen y hacer luego su tercer oaio de Probaci6n; a todo
Musicos y esto se afiadi6 el cargo de la m6sica en ia iglesia de los jesuitas.
cantores El coro de esa iglesia estaba formado por 20 negros que cantaban
bien y tocabon diversos instruments; pero no habia ni uno solo
que conociera los notos; solamente algunos pocos sabin leer la
letra; exceptuando el organista, todds juntos contaban y tocaban
s6lo de aidas, Io que a fuerza de oir y diligente ensayo habian
aprendido; las notas, con todo, las tehian siempre delante o en sus
manos.
Faltaban todavia cuatro meses para la fiesta de San Ignacio, y
el Padre Rector pidi6 al Padre Baucke que compusiero una Misa
y Visperas y las ensayara con los negros. El tiempo le pareci6 muy
corto s6lo para la composici6n y con mayor raz6n para ensayar la
composici6n, y cuando acosado par las peticiones que le venian de
todas parties hubo compuesto alguna cosa y quiso que le tocaran
los negros m6sicos, advirti6 que ninguno de sus m6sicos sabia las
La Misa notas; se le cay6 el alma a los pies. Con todo quiso ver lo que podria
y Visperas hocerse con sus negros, y asi compuso la Misa y Visperas y empez6
por ensayarlos. Faltaba todavia un mes para la fiesta y los negros
se to habian aprendido todo; el Padre Baucke sigui6 con sus ensayos,
teniendo algunos ensayos generates en la misma iglesia; de esta
suerte con gran afluencia de oyentes se estren6 la composici6n en
la fiesta de San Ignacio y la ejecuci6n fu6 tan a satisfacci6n que
el senior Obispo que oy6 la misa cantada y las Visperas, al salir de
la iglesia, vuelto hacia el coro dijo en alta voz: "iVivan los 6ngeles
que hoy he oido!", d6ndoles la bendici6n repetidas veces.
Un mes despu6s de esa fiesta tuvo el Padre Baucke su examen
y quiso comenzar su tercer aoia de Probaci6n, pero pronto advirti6,
to que se pretendia con 61 y recibi6 algunas indicociones de otros
que conocian su grande anhelo por las misiones: los superiores le
querian retener despu6s del tercer 'fio de Probaci6n, en el Colegio
de Monserrat, de C6rdoba, como ministry. El Padre Rector procu-
raba inclinarle a ello y asi le di6 permiso para un mes a fin de que
pudiera visitor la estancia del Colegio de C6rdoba, detenerse y de-
jarse obsequiar el tiempo que le pluguiera; otros dos jesuitas le ha-
bian de acompaiar, y olgunos negros debian ir con 61 para aten-
derle. El Padre Baucke acept6 con gusto la oferta y asi se fueron
En Alta en primer lugor a la estancia de Alta Gracia, paraje Ilamado Puesto
Gracia de Antonio, distant cinco leguas espaiiolas, y pertenecian a ella
tres malas cabafas sits entire altos montes peiascosos y pelados;
en ellas vivian cinco negros que hbbian de cuidar ocho mil yeguos
y tres mil mulas, todos potrillos de aquellas yeguas. Los leopardos
y tigres causaban durante el aio no pocos estragos entire esos co-
ballos y mulas; los negros por su porte no dejaban de perseguir a
esos animals de rapiia, matando muchos de los mismos. El Padre
Baucke not6 en aquella ocasi6n, sobre la polizada unos cuarenta
esqueletos de cabezas de le6n, ensartados. A aquella estancia per-
tenecia todavia una altiplanicie rodeado de altos pefascos, rica en










S A N T A F E


manantiales y espl6ndido past; aqui pastaban unas 14.000 piezas
de ganado vacuno, al cual acosaban duramente los tigres que vivian
en los escondrijos de las montaFias circundantes. Alli habia un
mulato de fuerza y destreza maravillosa para matar los tigres. De
ordinario tomaba en su derecha un largo fac6n de unos dos dedos
de anchura, la mano izquierda la envolvia con un pafo de algod6n;
ol arrojarse el tigre sobre 61 con las fauces obiertas le metio en
ellas la mono izquierdo y con la derecha le clavaba el puial en el
coraz6n. Dice el Padre Boucke: "Otros hombres impert6rritos he
encontrado como este mulato entire los espafoles e indios, quienes
toman como un entretenimiento la caza de tigres."
"En Alta Gracia se puso a disposici6n de los hu6spedes las me-
jores cabalgaduras, a fin de que los condujeran a la estancia de [a
Candelaria. Por la Iluvia se habia vuelto resbaladizo el camino;
el animal que montaba [el Padre Baucke] tropez6 y arroj6 por la ca-
beza a su jinete que qued6 sin sentido sin que lo notaran sus com-
paferos que ya habian doblado detr6s de una peia; repuesto pronto
se adelant6 y alconz6 a los otros, Ilegando con ellos felizmente a
Candelaria donde fueron fraternalmente recibidos por un Padre y
un Hermano Coadjutor. Hacia ya unos dias que estaban alli cuan-
do un dia a eso de las tres o cuotro de la mariana se desencaden6
una fuerte tempestad, cayendo un rayo en el cuarto donde estaba
aposentado el Padre con sus tres compaiieros. La caja de una esco-
peta que yacia a mis pies fu6 hecha astillas; "un perro que ya-
cia alli cerca se puso como rabioso muriendo al tercer dia; el
marco de la puerta fu6 deshecho; una linterna de lata se fun-
di6"; el Padre Baucke qued6 cubierto con los escombros que caye-
ran del techo y el rayo chamusc6 los pelos del lado izquierdo de uno
de los jesuitas que estaban a su lado; por lo dem6s ninguno qued6
aturdido, Ilam6ndose en seguida todos mutuamente por su nombre.
En una alcoba contigua dormia otro Padre; tambi6n a 6ste Ilamaron
pero no recibiendo contestaci6n alguna temieron que el rayo le
habia alcanzado. Por fin a las repetidas y m6s fuertes Ilamadas
despert6 preguntando lo que pasaba, no queriendo career que el rayo
hubiese caido tan cerca de 61; tan profundo fu6 su suefio. A la
maiona fueron todos a misa la cual empezaba con estas palabras:
"Terribilis est locus iste". "Terrible es este lugar". "Desde este
suceso, dice el Padre Baucke, comenc6 a tener tal miedo a las tor-
mentas, que a cualquier nubecilla comenzaba a temer, perdiendo
todo apetito, no pudiendo casi hablar con nadie." F6cilmente se deja
entender que despu6s de un semejante susto no tuvieron 61 y sus
acompaiantes, m6s ganas de prolongar su estadia. Volvieron asi a
la estancia de Alta Gracia y como tambi6n aqui fueron sorprendidos
por una terrible torment, advierte el Padre Baucke "que por otra
vez se hart6 de estancias en Am6rica, volviendo a C6rdoba para
empezar su tercer aio de Probaci6n y remover asi el ultimo estorbo
que se le ponfa en el camino de la consecuci6n de sus m6s ardientes
deseos".
De car6cter muy en6rgico y al mismo tiempo de un temple muy
alegre, sin arredrarse por nada, se someti6 el Padre Baucke a todas
las pruebas de ese aio, en las cuales m6s de una cosa le venia bien


Matando
tigres














Estancia de
la Candelaria




















Tormenta
singular


D E










48 E N T R E L O S MO C O B IE S

En tercera cuesta arriba, con tal fervor que despu6s de unos meses, al ofrecerle
probaci6n ir a las misiones, libremente escogi6, como dice 61, quedar otros seis
meses en su sayo. Porque el vestido en Am6rica, tanto de los novi-
cios como de los tercerones, era diferente del de los dem6s jesuitas;
el paio era grueso, de algod6n fuerte de color caf6 claro, como un
h6bito de copuchino; resultaba sumamente molesto en aquellos
parajes en los grandes calories. A todo esto se anadia que el vestido
del Padre Baucke era tan tieso que aun cuando nadie estuviera
dentro se mantenia derecho, intentando 61 con diferentes medios
dorle alguna flexibilidad. Verdad es que este vestido lo llevaba
solomente los dias de trabajo y en casa, o tambi6n cuondo con la
escoba bajo un brazo y un caldero de sopa para los pobres en el otro,
visitoba los hospitals y c6rceles para ocuparse alli en los servicios
m6s bajos. "Yo empero, describe el Padre Baucke, Io Ilevaba todo
con alegria y siempre con igual temple, con el pensamiento de que
coda dia acortaba el afio de Probaci6n, y coda dia crecio la espe-
ranza de ver satisfecho mi anhelo y poder emprender mi viaje a
k las misiones. No lo deberia decir, pero nadie tomar6 a mol mi
franqueza; este onhelo de Ilegar pronto a misiones de indios me
ha costodo miles de 16grimos."
Destinado oa Tol era el hombre providenci6l que Dios habia enviodo al Rio
los mocobies de la Plata para que fuera el ap6stol de los mocobies de Santa Fe.
Terminado el studio de la tealogia y la tercera Probaci6n, parti6
Baucke a la ciudad de Santa Fe para trasladarse desde alli a sus
ambicionadas misiones. Fu6 ciertamente un gran acierto de los
superiores el consograr a las mismas a un var6n tan habilidoso y
celoso.
De su viaje desde C6rdoba hasta Santa Fe, y desde esta pobla-
ci6n hasta la reducci6n de San Javier, nos ofrece el mismo Baucke
interesantisimas noticias. Nos dice 61 que el rector de C6rdoba no
quiso dejarle partir para su nuevo destine sin que antes pasara
a visitor a los amigos que tenialen las estancias cercanas a la doc-
ta ciudad. Al buen Padre se le hizo pesado ver retrasada su par-
tida, pero no rechaz6 la amistosa oferta, y menos se arrepinti6 de
ello despu6s que se encontr6 con dones y regalos que tonto le ha-
bran de servir en su nuevo pueblo.
Hechas estas visits, emprendi6 su viaje con rumbo a Santa Fe.
En una c6moda carreta y con ocho buenos caballos de montar em-
prendi6 su viaje, teniendo que cruzar una comarca desierta y muy
peligrosa por los muchos indios salvajes que vagaban por alli. Ha-
Peligros cia poco que esos irndios habi n asaltado una pequefia poblaci6n
en el camino cerca de Jes6s Maria, matando a muchos hombres y mujeres y Ile-
vando prisioneros a los ninios. De igual suerte habian asaltado al
SPadre misionero Francisco Herrera, que de C6rdoba iba a Santa
Fe, mat6ndole de cinco lanzadas; el Padre Baucke encontr6 toda-
via un paquete de m6sica y dos pedazos de 6boe que el misionero
muerto se Ilevaba a la misi6n; entire los papeles de m6sica encontr6
todavia un bucle de pelos de la cabeza del m6rtir.
Por todos estos antecedentes, el Padre Baucke emprendi6 su via-
je no sin miedo: habia de C6rdoba a Santa Fe sus noventa a
cien leguos espaiolas. Su provision consistia en un octavo de c6n-














i -~~r-- ~~'c "XT-;i


Banquetes y banos fluvioles entire los mocobies, sequLn Baucke.


j__,1'-"-~ ~Y~e


11~ ~j_


~~3-3,
di~c~ IFL x t;

--e
~Qa ~~ii~
-~C1~SF~-
































































Recolecci6n de miel y ceremonies funerarias entire los mocobies,
segqn Baucke.










S A N T A F E


taro de vino, dos corderitos, un saco de yerba mate paraguaya, un Provisiones
saco de charqui o came de carnero desecada. de viaje
Para preparer 6sta, nos informa el mismo Baucke, se toma un
pedazo gordo, y todo entero sin dividirlo y se pone en un horno
bien caliente, luego se despega la corne, se deshilacha y seca al
sol; por fin se deshace en el mortero y se mezcla con pedacitos de
ajo y cebolla, con pass, sal, pimienta y jengibre; hirviendo en agua
un puiado se tiene con rapidez una comida no del todo desagra-
dable. La vajilla de cocina consistia en una cazuela de hierro,
una cacerola, un plato y una pequefia sopera. Adem6s se habia
Ilevado el Padre Baucke doce libras de tabaco y unas cuatro libras
de jab6n, un cuarto de sal, seis paquetes de agujas, algunos ro-
sarios y medallas. Este era todo el equipo del nuevo misionero.
Al Ilegar a una pequefia aldea donde habian de hacer alto para
mudar los bueyes de tiro, se acerc6 al Padre Baucke un espaiol
pidi6ndole un poco de yerba y tabaco: el Padre le di6 y el espa-
fiol lo ogradeci6 con much cortesia, pero muy pronto volvi6 con
un caballo, que el Padre Baucke, a pesar de su resistencia, tuvo
que aceptar como muestra de su agradecimiento: 6se era el pre-
cio que en aquel tiempo tenia un caballo en el Paraguay.
Llegado a Santa Fe, tuvo tiempo suficiente para visitor la ci La ciudad de
dad que no le pareci6 muy important. En ese tiempo era co- Santa Fe
.mandante de la ciudad don Francisco de Vera y Mujica; aqu6-
Ila no estaba cefiida con muro alguno, sino que situada a la som-
bra de altos 6rboles, ofrecia un aspect espl6ndido. Los jesuitas
tenian alli un colegio con una linda iglesia: cerca de ella habia
dos iglesias parroquiales, una para los espafioles, otra para los
mulatos, etc.; a 6stas se afiadian tres conventos, el de los domi-
nicos, de los franciscanos y Hermanos de la Merced.
Situada Santa Fe junto al Paran6, tenia tambi6n su pequefio
puerto o atracadero, Ilamado el puerto precise, porque todas las
embarcaciones que subian o bajaban par el Paran6 habian de ha-
cer alto y pagar derechos de aduana: cudntas veces la ciudad de
Paraguay entabl6 par esto algun process, gan6 siempre el pleito
la ciudad de Santa Fe.
Despu6s de haber tenido que esperar el Padre Baucke en esta
ciudad y no sin grande pena de su porte, par las grandes ansias
que tenia de ver a sus indios lleg6 par fin de la reducci6n de
San Javier el Padre Manuel Canelas, acompafiado de algunos in-
dios, con el fin de saludar al nuevo misionero y Ilev6rselo a su
residencia; el acompaiiamiento consistia en doce j6venes de edad El P. Baucke
madura y cinco muchachos de escuela. Dice el Padre Baucke: con los indios
"hago constar que la vista de esos indios me caus6 tal alegria y
consuelo que no la hubiera cambiado con ninguna otra a no ser
con la del cielo, y deseaba ardientemente poder pasar toda mi vida
entire ellos". Los indios mismos notaron muy pronto la afici6n y
amor que el Padre Baucke les tenia y asi iban en busca de 61, y
con 61 se quedaban con gusto no queri6ndose partir de su lado
sino muy entrada la noche; coma algunos de esos indios sabian
algo de espafol, el Padre Baucke podia entretenerse con ellos, y
ellos mismos le servian de int6rprete para los dem6s.


D E










50 E N T R E L OS MO C O B I E S

El Padre Baucke tenia diversos instruments de m6sica y los
indios, coma muy amantes de la musica, no cabin en si de ale-
gria al oir tocar al Padre esos instruments. Con much inge-
nuidad cuenta 61 mismo: "si hubiese sido yo un perro no hubie-
ran podido portarse m6s locamente conmigo, coma en realidad lo
hacian. Pues ora tenia que tocar el violin, ora la flauta, ora la
espineta (un instrument de m6sica de cuerda), ora la bocina,
y cuando hube tocado alguna pieza, loi indios lanzaban una es-
La m6sica y truendosa carcajada de alegria". El Padre Baucke, par su parte,
el espejo tenia su mayor consuelo en poderles proporcionar semejante ale-
gria. Una vez se puso la flauta sobre el labio superior soplando
de abajo arriba. Quedaron los indios maravillados de ello y cre-
yeron que el Padre soplaba la flauta con la nariz y todos los in-
dios, uno tras otro, esper6 su turno para tomar la flauta y de-
mostrar la misma habilidad; soplaban ellos con toda las fuerzas
de sus pulmones, pero sin sacar, coma era natural, sonido alguno.
Con esto creci6 su admiraci6n por el misico europeo.
4- Otro suceso excit6 aun m6s a unb de los indios. El Padre
Baucke tenia un espejo, e inopinadamente se lo puso a un indio de-
lante de la cara. "lqui, Iqui, mi espiritu, mi espiritu", grit6 6ste
y de susto cay6 en el suelo. Una vez repuesto y habiendose le-
vantado quiso el Padre, para quitarle el miedo, explic6rselo todo,
pero fu6 in6til, pues no fu6 possible hacer que se mirara de nuevo
en el espejo, antes par el contrario hacienda un gran circulo fue
a ver to que habia detr6s del espejo y coma no vi6 nada, empez6
a palpar con sus manos detr6s del mismo, para apresar a su espi-
ritu, quedando con esto en la convicci6n de que el Padre era un
J gran hechicero.
Con semejantes entretenimientos fu pasando el tiempo hasta
Ie 1 1 de junio par la tarde, en que debian de emprender el viaje
a la reducci6n. En otras ocasiones se hacia ese viaje de treinta y
/ cuatro leguas de Santa Fe a San Javier en tres dfas con carreta;
Sa caballo en veinticuatro horas y aun en trece o catorce horas
cuando se podia remudar caballo en el camino; pero esta vez
dur6 el viaje once dias. Durante ese tiempo los caballos en n6-
mero de ochenta y los bueyes de tiro tuvieron que estar vadeando
arroyos la mayor parte del tiempo, Ilegando no pocas veces el
agua hasta la silla del jinete; los rios habian salido de madre
y llovi6 casi sin interrupci6n, ni escasearon las tempestades.
De dia iba tambien a caballo el Padre Baucke, pero de noche
se escondia en su carreta lamentanrdo el que sus indios tuvieran
que pasarse la noche a caballo cuidando de los caballos y bue-
Viaje a yes, a fin de que no se desparramaran y se perdieran. A pesar
San Javier de todo, en una noche oscura no pudieron evitar un desbande
general de los animals asustados por los continues rayos; al dia
siguiente tuvieron que recorrer todos los contornos en busca de sus
animals, pero no consiguieron reunir m6s que una tercera porte
de los caballos. El mismo Padre Baucke perdi6 en esa ocasi6n
seis de los ocho caballos de montar que tenia. Todas las moles-
tias de un tal viaje se lo endulzaron los indios, quienes procura-
ban siempre suavizarlas. Una noche Ilegaron al riachuelo llama-









S A N T A F E


do el Saladillo, el cual, aunque de ordinario tiene unos treinta
pasos de anchura, estaba en esa ocasi6n tan hinchado que habia
que nadar unos sesenta pass para alcanzar la ribera opuesta;
tambien esta parte estaba inundada y apenas habia alg6n que
otro islote donde se podia acampar. Los indios querian no obs-
tante cruzar el rio porque querer pasar la noche en esa parte
era lo mismo que tener que retroceder hasta el mediodia si-
guiente.
El Padre Baucke fu6 el primero en ser transportado y por pri- Embarcoci6n
mera vez subi6 a una embarcaci6n verdaderamente indigena. indigent
Consistia ella en uno piel de buey sin curtir, seca, arremangada
un palmo por todos sus costados; en ella echaron los indios la
montura y equipaje que el Padre Baucke Ilevaba sobre su coba-
Ilo, luego hubo de entrar 1l mismo. Asi fue Ilevado al rio y des-
pubs de haber introducido en el agua la emborcaci6n y de haber
puesto en equilibrio el peso, un indio de unos quince oaos at6 a la
embarcaci6n una cuerda pequena y tom6ndola con los dientes se
ech6 al agua desnudo coma estaba y arrastrando a nado la em-
barcaci6n, Ilegaron felizmente a la otra orilla.
Quisieron luego los dem6s pasar con sus caballos y bueyes,
pero fue impossible, porque los bueyes al notar la profundidad del
rio, retrocedian inmediatamente. El Padre Baucke tampoco po-
dia volver ya, porque coma Ilovia fuertemente, la embarcaci6n se
podia Ilenar r6pidamente de agua e irse a pique. Preocupados los
indios por su misionero, le mandaron dos cueros secos a fin de
que se pudiera armar un refugio para la noche; ellos en cambio
hicieron una fogata en una lomada cerca de un bosque. El Pa-
dre Baucke todo empapado en agua y tiritando de frio y sin un
trocito de pan para acallar el hambre, se puso a arreglar su cama:
una de las pieles hacia las veces de colch6n y la otra de manta,
mas esta estuvo pronto mojada y tanto par su mal olor coma
par su peso, se hizo muy pesada. El indio se habia acostado en
otra coma igual y estaba con ella bastante a gusto y coma en-
tendia algo de espaool, los dos solitarios se consolaban mutua-
mente.
A medionoche se rasg6 el nublado y opareci6 la luna; el indio
dijo al Padre Baucke que mirara la luna. "&Qu6 novedad advier-
tes en ella?" le pregunt6 el Padre al chico. Este le respondi6:
"iOh! Cno ves que los perros han comido la luna?" El Padre
Baucke se fij6 en la luna y not6 que estaba eclipsada: la res-
puesta del chico caus6 risa al Padre, pero muy pronto se troc6
esa risa en espanto.
En sus solitarios refugios quedaron ambos sobrecogidos por el Con las
aullido de un tigre, al cual contest muy pronto otro. "Yo pen- fieras
saba, describe el Padre Baucke, en el indio que habia dicho que
los perros habian comido la luna y me temia que el tigre nos co-
miero a los dos." Permanecer quietos era lo 6nico que podian
hacer, pues el menor movimiento les podia costar la vida. La
fiera se fu6 tambien alejando poco a poco y con la luz del dia
desapareci6 tambien el miedo, y los indios del otro lado se dis-
pusieron a pasar el rio.


D E










E N T R E L OS MO CO B I ES


Por seis veces tuvieron Que cruzar el rio ida y vuelta hasta
pasar todas las cosos; tan s6lo oa mediodio dieron fin a la ruda
labor y en seguida tuvieron que buscarse sitio apropiado para
acampar esa noche y lo encontraron en un espeso bosque, el cual
por su lado norte tenia una gran laguna de unas sesento leguas
de largo que habian de cruzar al otro dia.
Para defender aquella noche a su misionero, armaron r6pida-
mente los indios una choza con rams' de 6rboles que cubrieron
con yuyo y junco y encima de todo pusieron adem6s unas pieles
de buey; hecho esto, se escondi6 cadaluno en su escondite, ex-
cepto cuatro indios destinados a custodior los animals.
Al siguiente dia, en la barca de cuero, cruzaron la laguna que
tendria una media hora de anchura. Millares de patos de espe-
cies y tamaios diferentes habitaban las orillas. El Padre Baucke
mat6 varies y los indios se divertfan en grande, andando en bus-
ca de los patos heridos. En seguida buscaban con curiosidad las
municiones y quedaban maravillados de que un grano tan pequefio
fuera capaz de matar moves tan grande.
S Llega Baucke La caravan se acerc6 despues otras cuatro leguas a la reduc-
---- a San Javier ci6n y a la maiana siguiente, a primera hora, se escabulleron
algunos de los acompaFantes para dar en el pueblo la noticia de
la proximidad de la Ilegada del nuevo misionero. Muchos hom-
bres y muieres salieron al encuentro del que Ilegaba, aunque la
mayoria le esperaba junto a la iglesia, cuya campanita daba con
sus notas la bienvenida a los recien Ilegados. El viejo misionero
de esa reducci6n, Padre Francisco Burg6s, con j6bilo salud6 al que
venia a colaborar con 61 en el arduo trabajo, abraz6le con 16gri-
Smas en los ojos, acompao6le a la iglesia primero y despues a su
habitaci6n.
Si es sublime el encuentro de dos hombres grandes que a la
sombra de un mismo ideal se conocen y se estiman, sublime por
cierto en los anales del pueblo santqfesino fu6 el encuentro de
estos dos hombres singularmente dotados para todo lo grande y
heroico.
Antes de ocuparros de la vida indigena en San Javier primero
y en San Pedro despues, vamos a consigner los preciosos datos
que various de los misioneros de dichos pueblos nos han dejado so-
bre la fauna y flora de la region y sobre las costumbres de los
mocobies que ellos tanto conocieron y amaron y por quienes tan-
to se sacrificaron.
No vamos a presentar una sintesis cientifica de la flora y fau-
na existente eri las regions ocupadas por los mocobies, sino al-
gunas notas entresacadas de las que nos han dejado los Padres
Flori6n Baucke y Manuel Canelas y comenzaremos por la fauna
sobre la que nos ofrece tantas noticias el Padre Baucke.
En su tiempo eran tan numerosos los tigres en ambas orillas
del Paran6 y del Plata, que los espaooles que hacian alguna
caceria por el lado oriental de esos dos rios, frecuentemente en-
viaban a EspaFa cuatro mil pieles de tigre al afo: un indio les
vendia una de esas pieles por un mal cuchillo, ellos empero las
vendian de ordinario por un florin o doce reales de plata.










S A N T A F E


Puede uno figurarse lo peligroso e inseguro que era viajar con
tantos enemigos en asecho y la facilidad con que se acercoba uno
a ellos sin notarios. Par lo coman el tigre asecha en el basque,
o bien cerca del agua entire cahaverales o en altos pajonales, par
los cuales se arrastra y desliza con tal destreza que no se le ad-
vierte. Si uno est6 a caballo puede escaparse f6cilmente, porque
debido a su corpulencia se cansa pronto el tigre y no persigue
sino par espacio de unos trescientos pasos; en campo abierto teme
par lo comun al hombre y huye de 61: de noche se suelen encen-
der grandes hogueras para defenders del tigre, quien de noche
o al amanecer o anochecer suele salir en busca de la presa, mien-
tras al mediodid acostumbra descansar. A fin de que el caballo
o el perro venteara con m6s seguridad al tigre, solian los in-
dios untarles la cabeza y cuello con sangre de tigre y a los pe-
rros restregarles tambi6n las narices con la care de un tigre
muerto.
El indio cuando tenia que pasar por alg6n bosque peligroso
a causa de los tigres, solia tomar dos pieles de oveja cosidas
entire si y las colocaba sobre el caballo a espaldas del jinete, de Tigres en los
suerte que colgaban por ambos lados y se metian algo por debajo alrededores
de la montura para que asi al asaltar el tigre al caballo que-
dara solamente con la piel de sus garras y el jinete se pudiese
escapar.
Causaban los tigres grandes matanzas en las numerosas ma- '
nadas de ganado vacuno y caballar, que libremente pastaba por
las praderas sontafesinas. Como los caballos tienen sus dehesas
preferidas y en ellas los vados comunes por el cercano rio o pan-
tano; el tigre se aposta.en su cercania y par lo general asalta al
caballo par delante y le muerde en el cuello: una vez muerto el
caballo, le come el pecho y lo arrastra luego bajo un 6rbol o
matorral hasta uno distancia de dos o trescientos posos; alli lo
abandon hasta que empiece a pudrirse volviendo entonces to-
das las moaanas o noches a su banquet.
El Padre Baucke asegura que 61 mismo sigui6 varies veces
las huellas sangrientas desde el punto donde el caballo habia sido
asaltado par el tigre hasta el punto donde 6ste habia arrastrado
a su presa, pues casi no podia career que un tigre pudiese desorro-
liar tanta fuerza. Los indios le contaron que yendo ellos una
vez de coza, al pasar por un matorral, un tigre asalt6 a uno
de los jinetes y clavando una de sus garras en la parte trasera
del caballo y la otra par las crines, lo dobl6 en forma de arco, mor-
diendo y quebrando el muslo al indio.
"Yo he visto muchos espofioles e indios,'escribe el Padre Flori6n
Baucke, lastimosamente destrozados por tigres, deshechos esponto-
samente en el rostro y cuerpo y con los brazos y piernas que-
brados: lay del hombre que Ilega a las cercanias de un tigre
que haya gustado alguna vez sangre humana!, un tigre seme-
jante persigue por much tiempo y con suma avidez la huella del
hombre." Lo notable es que en la alternative de atrapar algin
negro a mulato o espaiol o entire estos dos l6timos, ataca siem-
pre al negro o al mulato, probablemente par el mal olor de los


D E










E N T R E LOS MOCOBI ES


La lucha con
los tigres























Cases
ocurrides con
los tigres


mismos. El tigre ataca tambien a los cocodrilos; los sorprende
cuando duermen en la ribera, salta sobre el lomo de los mismos
y les muerde y quiebra la nuca: cuando el cocodrilo no queda
muerto en el acto y salt al agua, el tigre to deja y se retire, pero
vuelve m6s torde encontrando casi siempre a su presa muerta en
la playa. El tigre es tambien h6bil en la pesco; en esta opera-
ci6n tuvo ocasi6n el Padre Baucke en sus muchos viajes de ob-
servar a! tigre: mientras los cachorrillos jugaban en la ploya co-
mo los gatos, los viejos se ocupaban en la pesco para lo cual
metian una pata en el agua movidndola suavemente, atrayendo
asi a los peces: al Ilegar alguno a suficiente distancia, lo arroja
a la playa y le da un buen mordisco; vuelve despues a su trabajo:
los cachorrillos comenzaban por lo com6n a, comer en seguida,
yendo los viejos a segunda mesa.
"Mucho tendrio para contar, dice el Padre Baucke, si quisiera
relator todos los peligros en que me he encontrado por causa de
los tigres." Asi, con ocasi6n de un Viaoe por el Paran6, salt6 uno
vez a tierra y con un indio iba a,lo largo del rio para ver los
6rboles del cercano bosque y el caiaveral, cuando de repente el
perro que les acompafiaba comenz6 a gruhir: a veinte pasos de
ellos estabo echado un tigre con dos cachorros. No podian pro-
seguir porque el tigre los hubiera perseguido, pues cuando tiene
cachorros es especialmente bravo y m6s todavia si nota que es
temido: como tampoco tenian arms se retiraron poco a poco y
Ilamaron a sus compafieros de la borca; atrocaron pronto y salta-
ran con sus lanzas a tierra. Asustado el tigre por el ruido, se en-
aomin6 al bosque con sus dos cachorrillos.
En otra ocasi6n habia salido el Padre Baucke con otros indios
en busca de caias; Ilegaron a un punt donde habia cafia linda,
gruesa y alta; saltaron al punto de sus caballos para cortarla. El
Padre Baucke lleg6 muy cerca de una fosa que estaba de tal suer-
te cubierta de yuyo que el Padre no advirti6 su existencia, pero
not6 que el yuyo se movia much; crey6 que provenia del corte
de la cafia, cuando de repente al advertirlo los indios, salieron
apresuradamente del caiaveral dando voces al Padre a fin de que
saliero inmediatamente, pues a sus pies habia un tigre.
"Yo me espant6, dice el Padre Baucke, y no sabia qu6 hacer.
Al fin .retrocedi despocio hasta alcanzar mi cabollo tomando en
seguida asi yo como todos mis indios r6pida huida, pues to-
dos habiamos dejado nuestras lanzas en nuestros campamentos."
Con frecuencia sucedio que el Padre Baucke pasaba con sus in-
dios catorce o m6s dias en medio del bosque para cortar madera
de construcci6n; el Padre quedaba de ordinario en el campamen-
to y los tigres espantados por el derrumbamiento de los 6rboles
y por lo griteria de los indios pasaban no pocas veces por su lado
a una distancia de diez pass. En una de esas ocasiones en que
estuvo con los suyos catorce dios ocupados en el corte de 6rboles,
mataron noda menos que diez y ocho tigres, porte con la lanza
y porte con arms de fuego; y dice el Padre Baucke "que esos
eran solamente los que se habian puesto a tiro alli donde traba-
j6bamos; icu6ntos hubirramor podido motor si hubiesemos or-










S A N T A F E


ganizado una verdadera caceria de tigres." Una caza semejan-
te tiene su interns peculiar, aunque naturalmente sus peligros
1 propios.
El espaiiol para no maltratar la piel, caza de ordinario ol ti-
gre con el lazo. Es 6ste una cuerda de muchos brazos de largo
< y en un extreme terminal en un lazo estando el otro sujeto a la
montura: con much pericia arroja ese largo lazo desde una dis-
toncia de veinte a treinta pasos al cuello del tigre fugitive, suelta
luego las riendas al caballo arrastrando y ahogando su presa. En
su estancia to caza de otra manero, con una especie de trampa
formado por una tranca que tiene en un extreme un lazo y en el
otro un peso grande y por encima de una rama se balance junto
at tronco. El lazo se sujeta en el suelo de una manera especial,
colocando detr6s del mismo la carroia. Tan pronto como el tigre
to ataca se levant la trance, quedando el ladr6n colgado del
lazo.
Otra close de trampa saben armar a los tigres los espafioles. En
el punto donde el tigre ha muerto un caballo o ternera, constru-
yen un cerco fuerte con s6lidos pastes sirviendo para la entrada
dos pastes, entire los cuales se coloca la puerto trampera que coe
tan pronto coma el tigre toca la carrofia que est6 dentro del cer-
co. La presa se mata luego a tiros. Algunos mulatos y espafioles
to hacen con m6s simplicidad. En la mono toran pimienta o sal
molida, en la derecha una maza o un cuchillo largo y cortante.
Al ser asaltado por el tigre, le arrojan en los ojos la pimienta o
ol sal y clavan entonces el cuchillo en el vientre o le dan un ma-
zazo en los ijares.
El indio ataca at tigre con su lanza, porque poco le import la
piel, pues s61o la usa coma cuero para montar o para hacerse con
ella un cuir6s para regular, d6ndose por muy bien pagodo si consi-
gue por ella un mal cuchillo. El tigre empero tiene una habilidad
muy grande para atajar con las garras las flechas que se disparan
contra 61 si las Ilega a divisor; par eso el india que va a asechar
olgin tigre, a unos diez pasos le aguarda, y a esa distancia desea
recibir el asalto: si tarda demasiado en hacerlo, el mismo india
provoca at tigre al salto gritando y arroj6ndole trozos de lefa.
Para esas cacerias son necesarios varies indios.
El Padre Baucke refiere c6mo uno vez, pasando a caballo con
siete indios por un caaveral, los perros rastrearon un tigre. Los
indios saltaron al punt de sus cabalgoduras y se prepararon con
sus lanzas para recibir a la fiera, pero coma 6sta no queria salir,
prendieron fuego al pajonal; tan pronto coma el fuego comenz6
a chamusquearle el pelo salt6 fuera par el lado opuesto. El Padre
Baucke, que aun estaba a caballo, le persigui6, siguidndole los
indios, quienes alcanzaron al tigre que se habia echado bajo un
6rbol. Apenas tuvieron tiempo para prepararse, pues el tigre se
arroj6 como un rayo sobre ellos con las fauces abiertas; los indios
le clavaron sus lanzas, pero cuatro de 6stos se partieron en dos;
las otras tres a duras penas pudieron sujetar sobre la tierra al
rabioso tigre hasta postrarle par complete. Cuando el tigre en-
cuentra un 6rbol grueso trepa al mismo y s6lo se le puede bajar


C6mo cozon
al tigre
los espaioles






















C6me lo
cazan los
indies


D E










E N T R E L OS MO CO B I E S


i :

r
'


Sde un balazo, pues ataja todas las lanzadas; en el 6rbol delgado
no puede clavar sus garras.
En algunas ocasiones el indio usa tambien el lazo. Una vez
cruzaba el Padre Baucke con various indios por una planicie en
la cual, de cuando en cuando, habia un pequefio matorral. Detr6s
de uno de esos matorrales rastrearon los perros a una tigre con
dos cachorrillos. Atacaron los indios a la tigre, la cual se arroj6
contra ellos y como ellos volvian| ligeramente con sus caballos,
volvia tombien la tigre a sus cachorrillos hasta que en una de
Cozando esas salidas, atrap6 a un caballo clav6ndole las garras. El Padre
tigres con Baucke grit6 a los indios que se valieran de los lazos, pero ton
lo s61o al cabo de varies ataques, al salir la fiera del matorral em-
prendiendo la fuga, el jinete del caballo herido le arroj6 el lazo
y a galope la arrastr6 par la Ilanura hasta ahorcarla. Volvieron
luego los indios a los dos cachorros que ya eran algo mayores que
un gato grande y los agarraron, a pesar de que se defending Io
mejor que podian y con pertinencia.
El Padre Baucke hizo cortar las ufas a los cachorros, y para
que no pudieran order les puso un buen tarugo en la boca su-
jet6ndolo al cuello. Por tres meses los retuvo el Padre atados con
una cadena en el patio de la casa: jugaba con frecuencia con ellos,
procurando pincharlos con la lanza, pero a pesar de la rapidez
y disimulo fue impossible porque siempre desviaban la lanza a
un lado. Como tampoco se amansaban, antes por el contrario su-
cedia, aln despues de tres meses, que si alguien se acercaba a
ellos rechinaban los dientes y se disponfan para el salto; el Padre
Baucke asest6 un tiro a coda uno, los mat6 y se guard la
La came de piel; di6 la carne de uno de los cachorros a los indios y la del
tigre otro la puso en vinagre fuerte y la hizo asar: 61 y su colego
el Padre Pedro Poole, que era ingles, tuvieron came para algu-
nos dias.
e, La care del tigre es blanca y buena para comer; solamente
el olor desagrada y depend de su regimen de alimentaci6n, asi
sabe a bravo o a pescado, seg6n que se haya alimentado de ca-
ballos, caza o de pesca. Aunque el Padre Poole se acostumbr6
Sf6cilmente a la care de tigre y de iguana, no le sucedi6 Io mismo
con su sucesor en la misi6n, el Padre Manuel Canelas, que era
criollo de nacimiento, pues el Padre Baucke al principio tuvo que
Svalerse de la astucia para hacerle comer un asado de tigre; pero
no bien hubo acabado con el prejuicio lleg6 al convencimiento de
que comia de la mejor care de cordero y perdido el asco se apro-
vechaba bien de la care de tigre, siempre que los indios le pre-
paraban una gorda tajada de algunitigre recien muerto.
Las heridas que el tigre inflige con sus dientes son muy peli-
grosas; por lo comin, la herida empieza a hincharse muy pronto
y no pocas veces sobreviene con rapidez la rigidez espasm6dica.
Tambien entonces tenia que hacer de medico el misionero y aun-
que nos hagan reir los medios que usaba, cierto es que Ilegaba a
curar a los enfermos. Una vez un tigre di6 un mordisco en el
brazo a un indio fractur6ndole el brazo. El indio tenia setenta
aios de edad y la herida comenzaba ya a gangrenarse. El Padre


S56


' fi ^ "











S A N T A F E


Baucke oplic6 al infeliz durante algunos dias una cataplasma de la
corteza de nainic o ceibo (del cual se hablar6 m6s adelante); sac6-
le asi unas cincuenta astillitas del brazo fracturado; cuando la
emanaci6n del pus cedi6 olgin tanto, aplic6 sobre la herida un
fomento preparado con graso de tigre, de leopardo, de ovestruz,
de cordero y de ciervo mezclado con cardenillo.1 "En tres sema-
nas, dice el Padre Baucke, estuvo el brazo sano aunque torcido.
Aunque sin studios superiores un cirujano puede asi, aon hoy en
dia, presentarse en p6blico." Son palabras del misionero.
Hay tambien, dice el Padre Baucke, tigres blancos que los indios Los tigres
Ilaman polio y no lidiagatgaic que es el nombre del tigre comun. bloncos
Esos tigres blancos son algo menores que los comunes, a los cuales
se parecen en lo dem6s, aunque algo m6s 6giles y no tan peligrosos
para el hombre, del cual m6s bien huyen que asechan. Son tambi6n
m6s f6ciles de matar. En cierta ocasi6n, como relata el Padre'
Baucke, atravesaba a caballo con sus indios un bosque cuando oye-
ron a dos de esos tigres que se peleaban no lejos del camino. Entre
tigres comunes es eso un espect6culo terrible. Los indios acudieron
a la contienda y le pusieron fin matando a los dos. "Por lo dem6s,

1 "La lengua del tigre se usaba entire los indios como un remedio muy
bueno contra la epilepsia: se cortaba de las fauces la lengua y se lo
dividia en tajadas muy delgadas, las que se secaban al sol y luego se
pulverizaban; el polvo se suministra al enfermo en agua o bien en una
sopa. El polvo de las garras de tigre quemadas y pulverizadas y mezcla-
das con alumbre igualmente quemado y pulverizado lo usaba el Padre
Baucke en muchos casos, como dice 61 mismo, para calmar los dolores de
muela, para lo cual echado aquel polvo par sobre algod6n lo metia en la
oquedad de la muela; prescindo de si las garras de tigre eran necesarias Utilidedes
para eso". Todo esto es del Padre Bustillo. Acerca de la caza del tigre
nos ofrece el Padre Canelas algunos pormenores que confirman o amplian teropeuticas
los consignados en el texto. Dice osi el citado misionero: "Quiso la Divina
SProvidencia templar o contener la ferocidad de esta bestia con dos timi-
Sdas cualidades, porque si no es cebada o parida, no acomete si no es
provocada, y huye cuando ve gente. Cuando tiene cachorros brama, o sin
Sbramar salta al que se acerca; y cuando ha probado came humana, sabe
emboscarse y al improvise se abalanza. Se ha observado que m6s le
gusta la carne del negro que del indio, y m6s la de 6ste que la del
blanco o espaool, porque en varias ocasiones han concurrido unos y otros,
primero ha saltado al negro que al indio, y a 6ste que al espaiol. Es esta
fiera de delicado gusto, la crne m6s tierna es la que m6s le gusto, y
ninguna come sino manida. Cuando mata ovejas de pronto les desmenuza
de una dentada el casco, c6mese los sesos, y con el resto hoce Io que
con los dem6s animals, los arrastra hacia.un bosque o pajonal; t6palo
# con hierbas y lo deja manir para combrselo. En estos sus topados ponen
trampas los espafioles para atraparlos vivos.
S"El modo ordinario de agarrar estas fieras es 6ste. Si huye, lo siguen
y enlazan. Si se encasillo en algin pajonal o bosque, 6chanle los perros
y ellos echan todo vestido y se ponen en fila con lanza en mano a espe-
rarlo. Al acercarse los perros, brama, tirales manotadas, do dos o tres
pass hacia ellos y vuelve a su sitio. Hasta que montado en c61era, sin
temer perros ni dardos, salta contra ellos como un rayo. Su celeridad
es imperceptible, y aqui se hace admirable la destreza y prontitud de los
indios. Porque romper el tigre y verlo cosido contra el suelo con los dardos,
es cosa de un instant. Al sentirse en este estado es tanto su coraje,
furor y rabia, que a veces per las mismas lanzas se arroja contra los que
tienen trospasodo, y les asienta sus garras; y son finalmente tales sus
bramidos y saltos que da, y los visajes y esfuerzos que hace, cuantos los
diera e hiciero un demonio, si se viera envasado".


D E









58 E N T R E L O S MO C O B I E

dice el Padre Baucke, no tengo m6s conocimiento de eso fiera de
come blanca y por eso me content con lo dicho."
El le6n En el Gran Chaco coma en el Paraguay muy especialmente, abun-
chaqueiio da muchisimo el le6n americano, que hace grandes estragos entire
el ganado lanar, pues con frecuencia mata en una noche de cua-
renta a cincuenta ovejas, las que luego simplemente abandon. En
el correr es tan r6pido coma el mismo avestruz: ni a caballo se le
podria alcanzar si no tuviera la costumbre, cuando huye, de detener-
Sse y esconderse en el arbusto o motorral m6s pr6ximo. "Es, dice el
Padre Baucke, muy temeroso y cobarde y sin defense: yo lo he
Sperseguido muchas veces con mis indios, al alcanzar algLn matorral,
se metia en 61 y sentado sobre sus patas posteriores rechinaba los
dientes hacia nosotros." En una de esas cazas baj6 una vez un
indio de su caballo e intent par cinco veces herir con su lanza al
le6n sin conseguirlo, por estar embotada la lanza; el animal no le
puso otra resistencia que mostrarle sus dientes. Salt6 tambien en-
tonces de su caballo el Padre Baucke y le clav6 al animal una bala
en la cabeza: y advierte el Padre Baucke "que desde tan poca dis-
tancia y de a pie no se hubiera atrevido a disparar contra un tigre".
Esos leones cazados pequeios, son f6ciles de domesticar. El Padre
tenia en su casa uno de esos leoncitos con el que jugaba coma con
un gato, y tenia much cuidado de no lastimar ni con sus u5as
ni con los dientes, la mono del misionero, aun cuando se la ponia en
la boca. La care del le6n es blanca, sabrosa y blanda, much
mejor que la del tigre; la grasa es muy buena para curar heridas;
i la piel (como los espoaoles me lo han asegurado) es un remedio
Sprobado contra la ci6tic a o los dolores del nervio ci6tico.
La gran El alce que los espaooles Ilamon gran bestia y los mocobies alol-
bestia gac, vive al norte del Paraguay y en los bosques m6s espesos del
Gran Chaco, los cuales ellos atraviesan sin dificultad y sin lasti-
marse: es un animal informed, tiene pezuia partida y es m6s grande
que un ciervo, tiene una piel extraordinariamente gruesa. "Una vez,
dice el Padre Baucke, un indio me trajo un rebenque hecho con
cinco tiras cortadas de cuero de alce, diciendome al entreg6rmelo:
"aqui le traigo un azote para los chicos negligentes del pueblo".
Yo me qued6 maravillado por to grueso del cuero, jam6s habfa
visto cosa semejante. Recibi el rebenque pero de Bl no hice ningln
uso; con s6lo enseiarlo hubiera mantenido en orden a los chicos,
pues su aspect era mortal." Segun el Padre Baucke, "en este alce
se encuentra el bezoarr noble", del cual hablaremos todavia m6s
adelante; en el est6mogo de various animals se encuentra de esas
piedras a las que hasta mediados del siglo pasado se atribufa una
maravillosa fuerza de curaci6n, de suerte que par una de ellas se
pagaba muy bien.
Los guanacos "Muchas piedras bes6dicas se hallan especialmente en el est6-
mago del guanaco, que es una especie de la llama que vive en los
limits de Chile y el Peru y andan por las brefas a la manera de
la gamuza y del capr6n months de los Alpes", como dice el Padre
Baucke. "Los indios de las reducciones hacen con gusto excursions
a caza de esos guanacos, con cuya piel se visten en invierno; oun-










S A N T A F E


que muchos Ilevan patios hermosamente tejidos o bien un vestido
con varies pieles entrecosidas del mencionado zorrino. Los indios
comen tambien la care de esos guanacos. Los mulatos, en cam- Piedras
bio, y los espaoioles, la comen solamente cuando est6n de caza bezoares
y no tienen otra." En cuanto a los piedras bezoares que se encuen-
tran en esos animals, describe el Padre Baucke lo que sigue: "Yo
he visto much de esos bezoares que se hobian formado en esos
animals, y los entendidos observaban que eran legitimos. Por su
parte externa, son lisos como una pulida piedra, de color pardo
verdoso tirondo a gris; constant de sobrepuestas capas del espesor
del lomo de un cuchillo, su centro est6 formado por una substancia
endurecida como si fuero de past. Algunos bezoares son redon-
deados, otros alongados; en mis manos tuve uno que pesaria sus
dos libras; y alguien me cont6 que habia visto alguno de tres
libras. En las ciudades de America la gente usa esas piedras
bezoares para fines medicinales." Hasta aqui el Padre Baucke,
quien parece que creia muy poco en la virtud sanitaria de esas
piedras.
Mayor era el uso que hacia el Padre Baucke de la cornamenta de
ciervo. "Los ciervos que los mocobies Ilaman epelve, abunda much
en el Gran Chaco. Par lo comun se detienen junto a los rios a
bien en las islas de los rios o bien en los grandes baiados cubiertos
de juncos; son m6s pequeios que los europeos y tienen una came
blanca y muy sabrosa. Cuando un cazador a caballo los persigue,
corren r6pidamente hacia los rios o lagunas para cruzarlos aun-
que tombin, en especial los machos, acometen resueltamente al
jinete si se acerca demasiado, atropellando afrentosamente con su
cornamenta a caballo y caballero. Par eso suele el india arrojar
su lazo a los cuernos, procurando echarlo de espaldas y quebrarle Los ciervos
la cerviz o cortarle las venas de las patas posteriores. Al indio le o epelve
gusto much la care de ciervo y much m6s todavia el tuttano";
par eso, dice el Padre Baucke, "que los indios viejos cuentan a los
pequeros toda clase de f6bulas para que desistan de querer comer
tubtano a fin de que ellos disfruten del bocado regalado".
"No menos que los ciervos abundan los corzos, y que suelen ir
en grupos de hasto treinta. Unos viven siempre en la campiiia, no
huyendo nunca a los bosques ni siquiera cuando se les empuja
hacia uno de ellos, pues buscan siempre el campo despejado; otros
en cambio, huyen siempre a los bosques cuando se les persigue y
serian dificiles de czar si no quedaran par much tiempo mirando
como aturdidos al hombre que se les ocerca antes de tomar las
de Villadiego. Los corzos campestres tienen el color de la harina
con el vientre blanco; los machos tienen una cornamenta pequefia
y final pero con muchas ramificaciones; la piel la tiene poblada de
pelos finos y abundantes, oprovech6ndola los indios para vestirse;
la came de los machos no es comestible, debido a su repugnante Los corzos
olor; par eso los mocobies los Ilaman "diogu6", que significa pes- compestres
tilente; a lo cabra la Ilaman "avenec" y en plural "avenca", sien-
do su care muy sabrosa.
"Los mencionados corzos son sumamente veloces y dan unos saltos
de cinco a seis pasos, de suerte que un solo cazador a caballo no


D E










E N T R E L OS M OCO B I ES


los puede cazar sino rara vez. Los indios les cortan las pezuioas
y se los atan a sus pies encima de los tobillos, pues tienen la creen-
cia de que asi podr6n cominar mejor.
"La otra close de corzos tiene un color pando. El mocobi los llama
"acoguodet6"; el macho cabrio es liviono yisu care es igualmente
comestible y sabrosa como la de la cabra. La piel de estos anima-
les es muy fuerte y duradera y de ella los indios corton tiros para
Los sus arcos o bien revisten con la misma los tambores que ellos cons-
acaguodet6 truyen de la siguiente y singular manera: toman un trozo de tron-
co de ceibo de la altura de un tambor ordinario; excavan del centro
un hoyuelo y en ella ponen brass; con una concha raspan la porte
quemada y luego ponen de nuevo brass y asi repiten la mismo
operaci6n hosta que la porte internal del tronco tenga la anchura
convenient; extienden luego encima la piel de corzo y el tambor
queda listo para prestar sus servicios particularmente en las bo-
rrocheras."
Los indios tienen un placer especial en la caza de los jabolies, de
los que distingue el Padre Baucke tres species: "unos que andan
en manadas de hasta cien o m6s; otros que andan de dos a tres
parejas juntas, y finalmente aquellos que vagan solitarios; los mo-
cobies distinguen esas tres closes con los nombres de "jogongaec",
"iol6" y "alimagze". Estos 6ltimos, pequefios y m6s 6giles que los
restantes y tienen la mejor came; los de la segundo close son menos
valiosos y son tombi6n m6s dificiles de cozar, porque estando pro-
vistos de colmillos, que sobresalen del hocico, acometen en seguida
contra las pantorrillas.
La caza "La principal diversion est6 en ja coza de los jobolies de la pri-
de jabalies mera close. Son de color negro, mientras que los de las otras dos
closes son pardos. Son de alza median, con una cabeza gran-
de, aunque el hocico no lo es much. En la espaldo, cerca de las
patas traseras, hacia la primer vertebra lumbar, tienen estos ja-
? balies entire la piel y la care una gl6ndula de olor muy repug-
nante, que se puede extirpar con facilidad. Es menester extirparla
Ssi se quiere que la came sea comestible.
"Estos jabalies no viven en algCn punto determinado sino que en
manadas vagan por todas parties, par eso una rama n6mada de
mocobies era Ilamada "jogongoec". Les daban este nombre los in-
dios que vivian m6s de asiento. Cuando los indios descubren en el
bosque el rostro de alguna manada de jab6lies, dejan todas sus co-
sas y se atan a la cintura una pequefia piel de ciervo o alg6n pe-
dazo de franela o de lienzo, si tienen algo de eso, y luego siguen
la pista con los perros." Cuando el Padre Baucke se encontraba
con ellos, tenia que quedarse con alguin chico para guardar los
Es una caballos, pero de ordinario tenia m6s trabajo en retener al chico
diversion que en custodiar los cuadr6pedos. "Cuando los perros Ilegan a la
el cazarlos vista de los jabolies los acometen lodrando y aullando; vu6lvense
los jobalies contra los perros y entonces se arrojan los indios entire
los jobalies matando a derecha e izquierda con sus cachiporras;
los onimales emprenden luego la huida siguiendoles los perros y
detr6s de estos los indios y al acometer de nuevo los jabalies a los










S A N T A F E


perros, se ejecuta una segunda matonza, hasta que los indios se
cansan y retroceden para recoger las piezas muertas. Llegaban en-
tonces los indios trayendo en caoias su botin y descarg6ndola em-
pezaban a asar y comer entire toda close de'chistes y pasatiempos
aunque a ellos les chorreara la sangre por caderas y piernas. De
ordinario se Ilevaban las pieles a sus casas para hacer mochilas y
sacos."
A los monos Ilaman los mocobies "cosiquiagua", que quiere de- Los monos
cir "en la cara parecido a nosotros". De ellos encontr6 el Padre
Baucke s6lo tres species en las regions del gran Chaco, una tan
pequefia, dice, que se podian encerrar dos en la fund de un bre-
viario; de ellos ya habia visto algunos en Lisboa adonde habian
sido transportodos desde el Paraguay; otra especie, dice el Padre
Baucke, tiene una magnitude igual a la de los monos que se suelen
ver en Alemania, aunque el macho es negro y tiene una barba y
una cola larga con la que se suspended libremente en la rama,
especialmente cuando quieren arrojarse de rama en rama o de 6r-
bol en 6rbol. Cuando est6n encaramados par los 6rboles, es dificil
divisarlos, porque se ocultan entire las hojos. En una isla del Pa-
rand hall una vez los drboles repletos de estos monitos.
Esos graciosos habitantes de los bosques hacen todos los dias,
al rayar el alba, un concerto muy singular, porque empezando pri-
mero con un suave murmullo va 6ste intensific6ndose poco a poco
hasta estallar luego en gritos; al cabo de un roto empiezan de
nuevo y dura durante un cuarto de hora. Una vez restablecida la
calma, empez6 el Padre con los indios una verdadera caza de mo-
nos. Al principio no los distinguian porque se escondian h6bilmen- La caza
te detr6s de las hooas, hasta que uno de los monos se vendi6, por- del mono
que saliendo al descubierto, el Padre Baucke lo baj6 de un tiro,
los restantes emprendieron al punto la fuga y los pequenos se aga-
rraron con tal fuerza en las espaldas de sus madres que ni uno solo
cay6, al saltar ellas de un 6rbol a otro. Al fin se encontraron ol-
gunos monos en un punto del bosque donde los troncos eran del-
gados, bajos y f6ciles de sacudir. Apenas habia pasado un mono
a uno de esos 6rboles cuando se pusieron los indios a sacudirlo,
hasta que con el tambaleo cay6 al fin el mono y fu6 hecho prisio-
nero. De esta suerte cazaron cuatro monos entire los cuales habia
una hembra con sus pequeois. "Al principio, dice el Padre Baucke,
yo me alegre de eso, pero gritaban y aullaban tan tristemente asi
de dia como de noche que los solt6 de nuevo." La tercera especie
de monos la traian ordinariamente los indios desde las misiones
guaraniticas; el color es al igual de los otros monos, pero alrede-
dor de la core tienen una banda de pelos blancos.
"Los indios se valen del ordid siguiente para cazar los monos: Maneras
toman una calabaza con cuello largo, la vacian de tal suerte que de cazarlos
el animal pueda meter sus garras y dentro de la calabaza ponen
maiz: viene el mono y mete su mono en la calabaza para sacar el
maiz, pero la mano Ilena de maiz no puede pasar par el cuello de
la calabaza y el infeliz antes de soltar el grano se deja agarrar.
Otra manera de czar, es 6sta: hacen una especie de pequeaos bo-


D E










E N T R E LOS MOCO B I ES


tas de cualquier paio, 6ntanlas bien interiormente con pez o resina
y col6conlas en el bosque delante de los mismos indios y luego sacan
y ponen sus propias botas: el mono que ha observado esta opera-
ci6n baja del 6rbol y mete su mono en una de esas pequeias bo-
tas y antes de poderse desprender de ellas es atrapado."
El oso Un animal muy especial que habitat en las regions del gran
hormiguero Chaco es el oso hormiguero, que el Padre Baucke describe de esta
suerte: "en comparaci6n de su cuerpo tiene una cabeza muy peque-
fia, la cual se aguza en forma de un hocico que con frecuencia
tiene hasta dos pies de largo: las orejds son muy pequefias y apun-
tadas; los ojos son alargados y est6n como vueltos sobre el maxi-
lar; la boca en el extreme del hocico tendr6 apenas una pulgada
de obertura; dientes no necesita, pues se alimenta tan s61o de hor-
migas. El color del animal es pardo con dos bandas negras de cua-
Stro dedos de ancho, que corren par ambos lados desde la espalda
hasta la cola; 6sta tiene dos pies de largo, poblada de pelos muy
largos y recios a manera de cerdas. Con esos pelos los indios ha-
cen una especie de pincel de dos pulgadas, con el cual se peinan la
cabeza o mejor dicho se la cepillan. Este animal para alimentorse
introduce su lengua en un hormiguero y la recoge luego juntamen-
te con los hormigas que se hayan prendido de ella y esto opera-
ci6n la va repitiendo hasta quedar satisfecho. Todo el cuerpo tie-
ne unaoestructura robusta con patas algo cortas; en las garras an-
teriores tiene los dedos provistos de ufios pequefas coma las de un
perro, pero junto a ellas tiene uno muy grande de unas tres pul-
gadas, de la que se vale para defenders contra los perros o para
trepar por los 6rboles; esta ura la suele encoger al andar. Lleva
constantemente sobre sus espaldas a su cria, la cual se agarra con
tal habilidad que cuando la madre sube par algin 6rbol no se cae."
Su corne No lejos de un bosque encontr6 en una ocasi6n el Padre Baucke
a una osa hormiguera con su cria sobre la espalda. Eran dos ositos
muertos y quemados probablemente porque no se pudieron salvar
del campo que los indios incendiaron; los indios que acompaiaban
al Padre consumieron muy pronto a la cria. En otra ocasi6n he-
116bose el Padre Baucke con sus indios en el bosque; era ya de
noche y aun no habian comido nada coliente. Mientras estaban
junto al fuego con sus est6magos hambrientos, lleg6 un indio que
de la reducci6n de San Javier venfa a visitor a los suyos. Precisa-
mente ese dia habia cazado un oso hormiguero, cuya care Ilevaba
colgada por uno y otro lado del caballo. Con gusto di6 el indio
part de su caza a los hambrientos y el Padre Baucke se alegr6 de
ello, pero les dijo el indio: "hay no probor6n m6s, moinona por la
maoiana podr6n gustar algo". Triste consuelo por cierto para un
est6mago hambriento el tener que esperar once o doce horas m6s
para la comida. La paciencia y el sueno habian de contribuir a
aguantar y despu6s de haber estado as6ndose la care toda la no-
che junto a un buen fuego, result ella tan dura que s61o con tra-
bajo se podia partir: le fu6 al Padre Baucke impossible cortar con
los dientes un trocito y para poder probar algo le fue menester di-
vidir finalmente Io suyo; y afode el Padre: "todo esto yo lo tendria
por invenci6n, si yo mismo no lo hubiera experimentado."











S A N T A F E


Cuando un zorro se pone a tiro, constitute el hecho un entre-
tenimiento muy especial para los mocobfes. Por el color del pela-
je distingue el Padre Baucke tres species de zorros: unos son ro-
jizos, otros grises y otros de color obscure. "Los primeros se Ilaman
en mocobi "coaalac" y son del tamaho de un lobo, con orejas gran-
des y anchas, patas largos, hocico puntiagudo al igual de un perro Con
grande, con pelo de un dedo de largo y una cola con pelos largos, los zorros
su andar es 6gil y dan grondes saltos. Los mocobies cuando matan
uno de estos zorros, los cuelgan de un 6rbol, le meten en la boca
una larga pipa y lo visten con today close de harapos; de estos zo-
rros colgados, he encontrado, dice el Padre Baucke, various en los
bosques. Los mocobTes solamente aprovechan sus unias, Jas cuales
aguzan y afilan para puntas de flecha.
"Las otras dos species de zorros Ilamados "novagaiga" en mo-
cobi, se parecen a los nuestros, con excepci6n del color."
Omitiendo lo que el Padre Baucke nos dice de las martas,
comadrejas, liebres y conejos, no podemos dejar de recorder lo que
consign acerca del armadillo, del cual distinguen los espaioles tres
species segun Baucke: "las bolitas, por arrollarse en una bola al
igual de los erizos; los mulitas, por sus largas orejas, y los peludos,
por los pelos que present su caparaz6n; estas tres species se de-
nominan en mocobi "natognayV", "etopinic" y "sinit". Ese animal
vive en cuevos que hace en los bosques; su frente est6 protegida
por una placa c6rnea; una coparaz6n protege su espalda y sus
dos costados hosta una distancia de dedo y medio y est6 provisto
de figures de relieve como si fueran fundidas en algun molde; la
cola es de un dedo de largo pero encerrada entire las patas; el
abdomen y las pots quedan libres estando 6stas protegidas con
una piel m6s recia. Las patas anteriores las tiene provistas de
uias de casi una pulgada de largas, con las cuales se hace con El armadillo
rapidez la cueva en tierra; una vez qUe la cuevo Ilega a tener
una profundidad igual a lo longitud de su cuerpo, se mantiene
en ella con tal tes6n que un hombre ha de tirar con toda su
fuerza para sacarlo, en caso de haberlo podido atrapar por sus
patas troseras. Si se le alconza cuando huye, se encoge al sentir
que le atropan formando una pelota con la que acostumbran jugar !
los indios; pero jay de aquel que Ilega a meter el pulgar u otro
dedo entire el coparoz6n al arrollarse!, pues el animalito no lo suel-
to hasta que le maten. Los perros, sobre todo, han de pagar muy
coro el aprendizaje al querer sujetar el animolito por el vientre,
porque al encogerse se le prende del hocico, como candado, de
suerte que ellos se fatigan in6tilmente para desprend6rselo corrien-
do, aullando de un lado para otro. La care de estos animalitos la
consume los indios con gusto. DespuBs de deshacerle la cabeza
con la piedra para bolear y extraerle las visceras, lo ponen junto al
fuego con el caparaz6n hasta que 6ste golpedndolo con el dedo o
la uia suena a hueco; y en este caso lo vuelven sobre la espalda
y ponen sobre el vientre brasas hasta que tambi6n esta parte est6
bien; a continuoci6n le arrancan el caparaz6n de la espalda ha-
Ilondo en 61 una grasa muy opetitosa.
"Los animals de la segunda especie que tienen un caparaz6n


D E










E N T R E LOS M O C O BI ES


Las mulitas no tan duro, despu6s de dividirselo en dos, lo atraviesan con el
y los peludos asador y lo clavan junto al fuego. Viven 6stos de preferencia en
los campos quemados." Refiere el Padre Baucke c6mo en un viaje
a Santa Fe, en uno de esos compos quemados, caz6 con sus mo-
cobies en el espacio de dos horas tal cantidad de esos animalitos
que 61 pudo recoger con sus chicos 64 piezas, sin contar las de los
otros indios, algunos de los cuales habian agarrado cinco o m6s
piezas. "Los animals de la tercera especie son mayores que los de
las otras dos, ounque su care no es tan sabrosa. Gustan con todo
de ella asi el indio como el comin de los espaioles; los indios les
arrancan de ordinario los caparazones antes de asarlos y los usan
para fuentes.
"Si pasamos ahora a las waves que pueblan el gran Chaco hemos de
decir que abundan en gran manera, pues hay muchas perdices, chi-
cas y grandes, poco menos que las gallinas y algunas de compete.
Gallinetas asi Ilamadas por su semejanza a las gallinas. Faisanes
y muchas species de patos, ya chicos ya grandes, y de various co-
lores, pies y picos; unos que al volar se les blanquea por debajo
pecho y alas. Son entire todas sabrosisimas y muy tiernas. Cohitas
hay en abundancia. Sus pichones por ventura son el bocado m6s
delicado que dan las aves. Se encuentran muchos c6ndores, cuer-
vos, caranchos, garzas, cigiienos, alciones y otras muchas species
Aves diversas de p6jaros de various, bellos y sainetescos colors. Entre 6stos s6lo
hago menci6n particular de unos cuervos por hediondos, y de' otros
pajarillos por hermosos. Hay unos cuervos pequeios, con el pes-
cuezo y cabeza del todo pelada, y de color moreteado: de cerca no
es sufrible su hediondez, y hay unos pajarillos pequeRos que Ilaman
cardenales, unos con compete, otros sin 61, pero todos con el compete
y cabeza de color tan vivo y peripuesto que arrastra los ojos."
Esto describe sintiticamente el Padre Canelas, pero el Padre
Baucke nos ofrece abundantes noticias sobre todas esas aves, singu-
larmente sobre el avestruz, Ilamado "amanic" en mocobi. "El aves-
truz, dice el Padre Baucke, tiene un cuerpo pequero, cuello y patas
largos, cabeza aplanada, ojos grande y pico ancho; en coda pata
tiene tres dedos provistos de uias robustas. El plumaje es gris en-
tremezclado con plumas blancas: en el cuello son finos, cortos y de
color gris, en el pecho son mayores ylnegruzcos; las plumas de las
alas no se adhieren sino que penden; carece de cola el avestruz."
Los indios referian al Padre Baucke hober visto en la Pampa aves-
truces enteramente colorados.
"En el Gran Chaco andan los avestruces en bandadas de veinte a
treinta, multiplic6ndose muy r6pidamente; no es raro encontror se-
El avestruz tenta huevos en un solo nido y por eso no se advierte merma alguna
a pesar de la caza intense ejercida por los indios. Para cazar un
avestruz, dice el Padre Baucke, tienen que reunirse de cuatro a cin-
co indios y ni aun asi pueden dar alcance y cazarlos con sus ca-
ballos, si a la distancia de veinte a treinta pasos no les arrojaran
sus boleadoras a les quebraran el cuello a las patos al tirarles un
palo. Porque el avestruz al ver muy cerca de si al jinete le hace
la gambeta, ganondo asi una buena delantera, si6ndole impossible
al jinete volver con tanta rapidez; m6s si los jinetes son various, no






























































TT II


El arte de los mocobies para cazar toros y caballos, segin Baucke.


- 1 -- RM





























































El arte de los mocobies para cazar tigres y langostas, seg~n Baucke.










S A N T A F E


le vale esa mafia. Los mismos pichones que andan todavia con la Peripecias
madre saben engafiar muy bien a sus perseguidores"; el Padre con los
Baucke se diverti6 m6s de una vez al contemplar la coza de un pe- avestruces
quefo avestruz. Porque el india en el mismo moment de extender
su mano para atrapar a su segura presa, 6sta le hacia la gambeta,
cayendo de bruces el que le persegufa y cuando Ilegaba a levan-
tarse, el ovestruz estaba ya Dios sabe d6nde. Iguales peripecias se
repetion cuando el Padre Baucke salia al campo con quince a vein-
te chicos y topaban con una bandada de cuarenta a cincuenta aves-
truces; el Padre mandaba a sus acompafiantes que separaran pri-
meramente a los pequeios de sus madres, los reunieran, se apearan
de'sus caballos y a pie dieran caza a los avestrucitos: los mucha-
chos los acometian coma lebreles, pero tambidn los avestrucitos
daban sus saltos engaoadores y cuando alguno los alcanzaba, de
suerte que creia tener la presa en sus manos, con una gambeta se
desviaba a un lado el animal, yendo el cazador de bruces al suelo,
lo cual era el termino ordinario de esa coza. Iguales movimientos
graciosos suele ejecutar cuando en medio de su orgulloso juego,
comienza a saltar y gambetear como para desviarse de uno piedra
o palo que se le hubiese arrojado; no es raro que en esos broncos y
evoluciones se quiebre una o ambas patas.
Dice el Padre Boucke que dificilmente se encontraria otro ani- Porticularido-
mal que tan r6pidamente se domestique y que deponga con tanta des de los
facilidad su salvajismo como el avestruz. Los indios cuando cazan avestruces
algin avestrucito, Io encierran en una empalizada; en medio de
6sta extienden una piel de un animal cualquiera, a la cual acuden
en mosa los moscas, que a su vez son atrapodas por los avestruci-
tos encerrados en la empalizada. Si Ilevan alguna pieza al pueblo
ya no se han de preocupar m6s par su sustento ulterior, pues con
facilidod encuentran esas waves con abundancia su alimento, ya que
no suelen ser muy delicados en la selecci6n del mismo; tampoco
hay peligro de que se escapen despues de haber estado por algu-
nos dias encerrados en sus prisiones; aun cuando hogan sus solidas
par el campo vuelven fielmente de nuevo al pueblo.
Dicen com6nmente que el avestruz puede digerir hasta piedras
y hierro, en Io cual advierte el Padre Baucke que ha visto muchos
centenares de avestruces y que l1 mismo habfa tenido en su casa
seis de ellos y observado bien que tragaban hierro, terrones duros
de tierra, virutas, etc., y hosta herramientas, las cuales siempre
volvi6 a encontrar; y asi les gusto much tragar los cocos y duraz-
nos tal como los encuentran; con todo no se puede hablar de una
digesti6n de los carozos.
Dicese tombien que el avestruz da patadas como un caballo; C6mo peleo
"infinidad de veces he presenciado, describe el Padre Baucke, la caza,
el aprisionamiento y motanza de avestruces y con todo jam6s ob-
serve semejante patada. El defenders con sus patas y con sus ufias
rasgufiando los pies descalzos de los indios que les clavaban el pu-
Fial en el cuello, una vez tumbados en el suelo, era cosa de todos
los dias". Igualmente niega el Padre Baucke el dicho com6n de que
el avestruz americano abandon sus huevos en la arena para que
el sol los incube; "m6s bien pone sus huevos en camino abierto, en


D E










ENTIRE LOS MOCO B I ES


pajonales, en verdaderos nidos y la hembro encoba los huevos sien-
do substituida per el macho cuando ha de ir en busca de su ali-
Su carne mento; el macho permanece sobre los huevos hasta que la hembra
vuelve, yendo l1 entonces en ibusca de su alimento. Los indios co-
men la care de las alas y de las patas cort6ndolas en menudos
pedazos, hirviendola y mastic6ndola e impregn6ndola en la grasa
obtenida del avestruz y recogida en una olla grande; solamente
asi preparada la care, que de suyo es amorga, es apta para ser
comida", y segun el Padre Baucke, frecuentemente no tenia otra co-
so para comer cuando en los bosques pasaba cinco o seis dias. "Tiene
un gusto a care de ternero, aunque algo dulzaino, y coma dicen
los indios se parece a care humana.
"El est6mago se asa y sabe al de ganso: la part internal tiene
una gruesa t6nica que se arranca, deseca y se pulveriza y tom6n-
dolo en ese estado es un remedio eficacisimo contra los restos in-
digestos que quedan en el est6mago, en especial cuando uno ha
comido en demasia huevos de avestruz. Para los indios la carne
mejor es la de las alas, y losa indios viejos paganos todavia (pues
los cristianos no creen en esas patraoas), suelen contor ciertos le-
yendas para disuadir a los solteros de comer de esa came, al estilo
segin dijimos que lo hacian respect al tuitano de los ciervos.
Los huevos "Tienen los indios una afici6n muy grande por los huevos de aves-
de avestruz truz, de tal suerte que aun encontrando el huevo empollado, se
contentan con sacar el embri6n, cociendo el rest. En la temporada
de la cria salen los indios al campo en busca de huevos, de los que
traen siempre una buena cantidad a caso, a pesar de la cantidad
inmensa que ellos consume inmediatamente en el mismo campo;
ounque un huevo basta para un europeo, no sucede lo mismo para
el indio. Para endurecerlos se ponen los huevos junto al fuego con
ceniza caliente, cambiando con frecuencia de posici6n a fin de evi-
tar que reviente, o bien se abre en la porte superior del huevo un
agujero y sirviendo de cuchara la parte de la c6scara quitada, se
revuelve varias veces el contenido del huevo que se pone junto al
fuego; si el huevo se expone demasiado tiempo al fuego, revienta
con un estallido y buena porte del contenido ir6 a la cara del co-
cinero.
"Del ovestruz oprovechan tdmbien los indios los huesos de las
patas y los basales de las alas, con los cuales se construyen grandes
pitos mediante los que, antes de acometer al enemigo, hacen un
Uso de ruido infernal. Tinen las plumes blancas de varies colors para su
las plumes propio adorno a para sus penachos; con las grandes y cenicientas se
fabrican unas sombrillas que usan en sus excursions cuando ca-
balgan o se detienen en los campos abiertos; el tallo de las plumas
los raspan quitando la barbilla, Io tifen hermosamente v lo trenzan.
luego h6bilmente, hacienda cabestros, con los cuales hacen lucir
los espaioles sus grandes cabalgatas. Con la piel del cuello se fa-
brican los indios sus petacas para el tobacco; con frecuencia quitan
al avestruz today la piel juntamente con las plumas, en especial las
de las alas. Lo hacen secar y Id usan para colocarlo sobre el caba-
llo y espantar ast con las plumad a las moscas y a los t6banos.
"Para una tierra donde hay manadas tan grandes de ganado y










S A N T A F E


en la que el animal queda abandonado donde cae, son de gran
utilidad las waves de rapiioa que se alimentan de esos despojos, cuya
abundancia, en especial junto a las ciudades y poblados, bastaria Aves
para opestar constantemente el ambiente con los restos en putre- de rapiia
facci6n"; y en la abundancia de esas aves no sin raz6n vela el Pa-
dre Baucke la sabia providencia de Dios en estas regions del nue-
vo mundo. "La mayor de esas waves de ropifa, es el c6ndor, que
vive en las cumbres m6s elevadas. Junto a C6rdoba, que est6 cerca
a la cordillera, dice el Padre Baucke, he visto muchos de ellos." ...--
El Padre Baucke describe otras dos species de aves de rapiia
que se mantienen de la carrofa. "La una es Ilamada por los mo-
cobfes "doteguezan" y es el double en magnitude que el cuervo ma-
yor de Alemania. Su plumaje es enteramente negro, pero en el
cuello y la cabeza tiene uno piel negra y arrugada. Para un ave
tan grande, su cuello es muy delgado. Tiene cabeza pequeia, con
pico de unas dos pulgadas de largo, encorvado hacia abajo en parte
anterior; las patas son negras y cortas. La otra especie se dife-
rencia de la primera solamente en que la piel del cuello y cabeza
no es negro sino algo colorado. Dondequiera haya corroaa, est6n
esas moves en gran abundancia posando en los 6rboles de los alrede-
dores, de suerte que suelen ser una serial para los indios de que
en las cercanias ha de haber alg6n tigre y para cerciorarse-van Los
derecho a examiner la carro~a, para ver si tiene seiales de las chimangos
garras y asf empiezan la b6squeda de la misma fiera."
Habia espafioles que aseguraban al Padre Baucke que un ave
rapaz percibia el olor de la came o carroia desde distancia de
tres a cuotro leguas; de si mismo cuenta el Padre Boucke que mu-
chas veces habia cruzado bosques y Ilanuras grandes sin divisor ni
una solo ave de rapifia; pero cuando se detenia al mediodfa para
comer y ponia su care al fuego, muy pronto estaba rodeado de
gran cantidad de aves de rapina en busca de todos los desperdi-
cios. Y ast cuando los misioneros de San Javier quisieron trasla-
dar la reducci6n seis leguas m6s ol norte y fueron a116 para exami-
nor el sitio, no encontraron a su Ilegada ningin ave rapaz ni otro
p6jaro alguno, pareciendoles un sitio muy triste; pero apenas hu-
bieron empezado los indios a carnear, aparecieron luego 6sas y
otras waves carnivores. Los cuervos no s6lo se alimentan de carrofia
sino que suelen causar grandes perjuicios, en especial entire los cor-
derillos,- a los que arrancan los ojos cuando descansan tendidos
sobre el past.
Dice el Padre Baucke que "un oficio igual al de los cuervos es el Govilones
de los halcones, que los espaooles Ilaman carocar6s y "yacade" los
mocobfes: son grandes moves de rapiia con plumaje pardusco, con
un compete de plumas en la cabeza, uoias agudas, con patas y pico
rojizos, amarillentos o azulodos. Hay otras moves en el Paraguay
que se sustentan de la caza de las muchas serpientes que hay por
allf, siendo asf muy tiles y beneficiosas para la tierra. Una espe-
cie de ese g6nero de aves de rapiia se parece much a los gavila-
nes. Tiene plumaje perlado de blanco y negro, uias largos y muy
agudas: los ejemplares de esa especie, de magnitude de un gallo,
hacen caza especialmente de serpientes y viboras, Ilev6ndoselas en


D E










68 E N T R E L OS MOCOB IE S

alto y mat6ndolas en el vuelo, pos6ndose luego en algin 6rbol alto
para devorar tranquilamente su presa. Otras waves de ese grupo son
tan grandes como las 6guilas y atacan las viboras mayores, sobre
las cuales se lanzan como flecha desde las mayores alturas. Con
su pico desnucan primero la victim, que agarran por el cuerpo con
las garras, llev6ndosela par el aire donde las matan completamen-
te y devoran. Las plumas de estas waves de rapifa las usan los in-
dios con preferencia para gula de sus flechas.
"Muy provechoso para el Paraguay bajo otro aspect, y muy cu-
rioso par su forma es el "tunka" de los guaronies o "cotao" de los
mocobies." A ochenta leguas hacia el norte de su reducci6n en el
Chaco encontr6 el Padre Baucke de esas aves y mat6 una. "Valia
la pena, dice el Padre, motor una para asi examinarla de cerca y
poderlo embalsamar; su descripci6n es como sigue: se posan siem-
pre en la copa de los 6rboles m6s altos, el plumaje de la espalda y
de los lados es completamente negro, algunos tienen plumas blan-
cas que se extienden desde la garganta hasta la cola y tienen un
pico verde; otros, en cambio, tienen la garganta toda negra y de-
bajo de la cola las m6s hermosas plumas purpureas; otros tienen el
Tucanes pecho y vientre enteramente amarillo con un pico amarillo rosado.
Lo que m6s llama la atenci6n son sus hermosos ojos, preciosamente
radiados en colors various y tambien el pico tan raro que es mayor
y m6s largo que todo el ave. Siendo el ave de la magnitude de la
m6s pequefia ramera o chova, su pico alcanza a tener un buen
cuarto de varo, esto es, seis pulgadas de largo y tres pulgadas y
media de ancho. Este pico arranca inmediatamente del v6rtice de
la cabeza y tiene la punt encauzada hacia abajo, el borde lateral
de uni6n de la porci6n superior e inferior es aserrado como serru-
cho; el extreme del pico es de color rojo vivo, la part media ama-
rillo claro y la base junto a la cabeza nuevamente rojo. En torn
de los ojos de hermosos colors, como el arco iris, tiene plumas muy
pequefias de color azul celeste. El grito de esa ave es fuerte y pa-
recido al que emite la hembraldel pinz6n cuando va al nido. El
provecho que esta ave acarrea consiste en la diseminaci6n de la
Syerba paraguaya, a la cual contribute muchisimo, porque trogando
la semilla de esa plant se libra de ella par las vias naturales y
donde quiera que caiga una de esas semillas con su abono corres-
pondiente, alli nace una planta"
Loros Una close muy caracteristica de habitantes del Gran Chaco la
y papagayos constituyen los papagayos, de los cuales hay una gran abundan-
cia "de diversas species y magnitudes y de colors raros y pre-
ciosos", pero no son buenos hu6spedes para una reducci6n. Asi
opina el Padre Baucke, porquel cayendo a centenares sobre los mai-
zales no s6lo comian lo necesdrio sino que destruian m6s de Io que
comian, de suerte que debajo de los troncos de maiz quedaba todo
sembrado de semilla partida y carcomida. El Padre Baucke solia
disparar sobre ellos su arma de fuego, enviaba sobre ellos a sus
chicos con sus flechas y ponia guards especiales, pero siendo muy
extensos los campos, los papagayos al levantarse de un extreme se
posaban de nuevo en otro y "asi, dice el Padre, todos los afios tenia
yo la peste papagaya". Para aminorar en lo possible ese perjuicio










S A N T A


todos los afos, en el mes de febrero, cuando la cria vestia ya el
plumaje, iba el Padre con cincuenta de sus chicos por los algarro-
bales circunvecinos para destruir gran n6mero de nidos juntamente
con la cria que contenfan.
"Esos nidos, construidos con las ramitas espinosas del algarrobo,
son redondos como un globo, con tres o cuatro puertas, de la mag-
nitud exacta para que el popagayo pueda entrar y salir; si alguna !
ave de rapifia se sitia delante de una puerta, la hembra se asoma
por la puerta opuesta y da tales gritos, que los papagayos acuden
de todos lados, rodean al ropaz y lo aturden tanto que 6ste em-
prende la retirada.
"Con manojos de pajas encendidos en el extreme de largas ca-
fias se prendia fuego a los nidos que estaban en los 6rboles, de
cada uno de los cuales pendian unos cinco o seis; las crias que cooan,
si aun no estaban muertas, se mataban, amontonaban y Ilevaban
a casa para uno comida para los chicos, pues la came de los papa-
gayos es muy sabrosa y suculenta. Por lo dem6s los indios aman
a esos animalitos, porque algunos aprenden a hablar con facilidad,
como por ejemplo: los verdes, los cuales tienen Io magnitude de un
tordo, y en mocobi se Ilaman "iquilic". Otra especie de papagayos El "iquilic"
verdes, pero notablemente mayores que los mencionados, que se
encontraban al norte del Gran Chaco y los mocobfes Ilamaban
"ecl", especie no muy apreciada en la reducci6n de San Javier.
La train por Io comtn como regal los indios que vivian m6s al
norte. No era necesario trobajo alguno para adiestrar a dichos pa-
pagayos; bastaba ponerlos sobre un polo delante de la casa, para
que oyeran a la gente hablar, reir y silbar, y de esta manera lo
imitaban todo y hablaban con tanta claridad que se les entendia
perfectamente.
"Uno de esos papagayos, describe el Padre Baucke, se encontraba
junto a mi habitaci6n; charlaba todo el dia; de pronto lo oia lla-
mar y luego Ilorar como los nifios, a quienes se castiga; ya imitaba
la risa, ya la voz humana; y todo esto lo hada tan perfectamente,
que al principio salia yo con frecuencia de mi cuarto creyendo que
alg6n nifio era castigado en demosia o que debia poner orden entire
los chicos.
"El color de esos popagayos es verde; en la garganta y el pecho
tienen un color amarillo claro. Las plumas remeras tienen entre-
mezcladas hermosas plumas azules, rojo vivo y amarillas. Cuando Color de
j6venes tienen sobre la cabeza plumas verde-obscuras; 6stas se los estas ayes
arrancan los indios y en su lugar les nacen otras amarillas. Con
las plumillas de la base del pico se hacen los indios frecuentemente
flecos y borlas para sus sombreros."
De otra ave nos habla tambi6n el Padre Baucke, aunque 61 nunca
pudo verla. La oy6 muchas veces en los bosques, en especial de
noche; su grito es igual al de un hombre que pide auxilio.
Cuando por primera vez la oy6 el Padre Baucke durante la no-
che, en un bosque, despert6 a los indios que estaban con 61, quie-
nes le respondieron: "Qu6dese tranquilo, no es m6s que un ave
que confunde de noche a las gentes con las bestias." Otra ave
de esa close silba como un hombre y los mocobies paganos estaban


D E


F E 69










70 E N T R E LiO S MO C O B IE S

en la persuasion de que pronto hobia de morir el primero que per-
cibiera el silbido; era como si gritara: "Ameloqui-atipinic" esto es:
"Huye lejos, ser6s tragado por la !tierro."
Otras ayes "En los bosques del gran Chaco hay adem6s foisones, de los cua-
les algunos se domestican f6cilmente y, por tanto, resultan muy
,tiles, puesto que levantan y destruyen todas las sabandijas de la
casa. Otra especie se distingue Ipor su movilidad extroordinaria:
estos faisanes no est6n un moment quietos; andan saltando cons-
tontemente de un 6rbol a otro. !Su plumaje es pardo rojizo, con
cola larga; el macho tiene un compete como el pavo real y la hem-
bra y el macho andan siempre juntos. Su care es blanca, pero muy
seca. Muy de maiana, al rayar el alba, empiezan a gritar en los
bosques las parejas de faisanes, y:de tal suerte, que al terminar una
comienza otra, y con tanto orden que parece que coda pareja sabe
ya cu6ndo ha de gritar: dura la funci6n durante unos siete minutes,
quedondo luego todo en reposo.
"Foltan por mencionar las palomas, de las que hay tontos en los
bosques como en los campos"; tries son las species que distingue el
Padre Baucke: "La verdadera paloma salvaje es parecidoa las de
Alemania y sumamente abundante; las t6rtolos, que tombi6n se
encuentran con las primers en los maizales: habitat preferente-
mente en los lugares donde se estruja la uva, ya que es extraordi-
nariamente 6vida del orujo. Los mocobles Iloman a las primeras
"covinir", y a los segundas "covinigodoli"; con este mismo nombre
designan tambien una tercera especie de paloma muy pequefia y de
la magnitude de una emberiza; esta tercera especie de paloma es
muy rara, no anda en bondadas como las otras dos, puesto caso
que. las t6rtolas son con frecuehcia tan grandes que de una sola
perdigonada se suelen motor de quince a veinte.
"No es extraio que con una riqueza tan grande en rios, logos y
lagunas, como tiene el Chaco, hubiese tambien grande abundancia
de aves acu6ticas, y en especial patos y gansos salvajes. Donde
quiera que hay una laguna, se encuentran ya cuatro o cinco pare-
jas de photos salvajes." A distancia de un cuarto de hora de la re-
ducci6n de San Javier hobia una laguna, en cuyas playas hormi-
Aves gueaban esos patos. "Hubiera sido impossible, dice el Padre Baucke
acu6ticas que una solo munici6n de una perdigonada no acertara." Coma
ning6n cazador los molest, no se espanton y si en un extreme de
la laguna se ahuyenton, se posan al otro, despues de dor unas vuel-
tas sobre la laguna o bien se poson a la laguna m6s pr6xima. M6s.
f6cil era la caza de los patitos, cuando aun antes de poder volar
se iban con sus padres por el agua.
El Padre Baucke no hacia m6s que enviar a algunos de los mu-
chachos, quienes muy pronto volvian con abundante botin, captu-
rado mientras nadaban los patitos. "Los patos solvajes, que en mo-
cobi se Ilaman "decovi", no son alli tan grandes como los de Ale-
mania, y hay de ellos varias species: una, que los mocobies Ila-
man "bilibi", tiene plumaje pardo, patas y pico negro, garganta
blanca y un estrecho anillo del mismo color en el cuello; estos patos
salvojes est6n en la orilla de la laguna, por centenares, muy bien










S A N T A F E


alineados; uno queda siempre coma centinela completamente solo,
separado de los dem6s unos seis pasos.
"Esto lo he observado siempre, dice el Padre, ri6ndome no po-
cas veces de ello. Si uno o alguna bestia se acerca, el centinela Patos
do el grito de alerta, los dem6s, que quiz6 duermen, levantan su
cabeza y gritan. Si el espantojo se acerca, emprenden todos el
vuelo, pos6ndose de nuevo en la orilla opuesta de la laguna. Aun-
que la care de los patos salvajes sea buena y sabrosa, los indios la
comen raras veces, o por lo menos, no a gusto; s6lo les gusta otra
especie de patos negros, que aparece en los rios en gran abundan-
cia en otoio e invierno. Estos patos, que se alimentan exclusiva-
mente de peces, cuando andan nadando por el agua meten un rui-
do especial, que no es nada agradable, m6xime de noche.
"Los nidos nunca los hacen en los pajonales, sino siempre en 6r-
boles altos y secos, que ya no tienen hojas ni corteza y en 6rboles
que est6n junto al agua. Con frecuencia se puede contor m6s de
cincuenta nidos en un mismo 6rbol, y desde lejos se oye la algara-
bia, tanto de los viejos como de los pichones." Cuenta el Padre
Baucke que yendo una vez por el rfo Paran6 a la ciudad de Co-
rrientes, encontraron various 6rboles con tales nidos. "Los indios no
podian pasar de largo; tenian que atacar, gritando "jepeyec", para
imitor a esos patos: no se entretenian en subir a los 6rboles y sacar
la pichonada, sino que volteaban sencillamente el 6rbol y acudian
a los nidos, ahogando a los pichones. Una vez cont4 m6s de dos-
cientos patitos que los indios echaban en la barca (y por cierto que
no despedian un olor nada agradable), pero para complacer a mis
indios hube de collar. La preparaci6n era sumomente sencilla: los
indios les arrancaban m6s a menos la mitad del plum6n y los cha-
musqueaban en el fuego, y sac6ndole la mitad de las visceras, se
inyectaba el pato en el asad6n o se coda en la caliente ceniza;
hecho esto, les quitaban la piel y devoraban luego los repugnantes
patitos. Al ver semejante comida, como dice el mismo misionero,
le sobrevenfa grande asco, mas cu61 no seria su asombro ol ver que
uno solo de esos indios devoroba de cinco a seis patos, dando cuen-
ta de todos ellos con el mayor apetito.
"En cuanto a los gansos salvajes, describe el Padre, he visto dos Gansos
species: una enteramente blanca; la otra, en cambio, tiene la ca- salvajes
beza y cuello y las puntas de las alas negros, siendo en lo restante
blancos como las primeras. Se diferencian de los gansos europeos
por su cuello largo, que con todo no Ilego a lo longitud del de los
cisnes; su graznido no se asemeja ni al del ganso dombstico, ni al
del salvaje de Europa. Los indios tienen gran inclinaci6n a deno-
minar a las waves por su canto o graznido; asi los indios charr6as
Ilaman a esos gansos salvajes "godgororoy", pues asi suena el graz-
nido del macho; los mocobies en cambio, "naqueteta", ya que el
groznido m6s alto y clara de la hembra parece Ilamar al macho con
la voz "naquetetadi". Vuelan en grandes bandadas, graznando
tambien durante el vuelo; para matarlos a tiros hay que apuntarles
a la cabeza, puesto caso que en el resto del cuerpo no penetra una
munici6n.


D E










E N T R E L O S MO C O B I ES


El pelicano "Por la multitud y variedad de gallaretas (cuyo relate exigiria
demasiado tiempo), s6lo mencionaremos aquf unas de las aves m6s
grandes y otras pequeiias. Sea el primero el pelicano o picocucha-
ra, el cual es enteramente diferente a qquel que se ve por Hungria.
El del Paraguay tiene el pico rojo carmin y es corpulento; tiene el
cuello y el pico largos con dos species de cucharas redondas y
pianos en la extremidad, las cuales se sobreponen exactamente.
Cuando quiere pescar, mete en el agua su pico y lo va moviendo
de uno a otro lado; no se puede notar to que pesca, porque todo
cuanto atrapa lo traga inmediatamente debajo del agua; tampoco
se le ve nadar. i
Grzot "Otra ave mayor que el picocuchara tiene plumas de color rojo
vivo, carece de cola, tiene cuello y patas largas, con un pico negro,
el que tiene junto al es6fago con tal torcedura que no se com-
prende c6mo come, como quiera que la parte superior cubre com-
pletamente a la inferior, que es mur corta. Pertenecen a este gru-
po las diferentes species de garzas, que se parecen en todo a las
europeas; las hay blancas y grises, grandes y pequeias; son ode-
m6s, delgadas en las patas, con cuello y pico largos. Cuando una
de esas garzas, que los mocobies Ilaman "atigmaec", pasa en su
vuelo por algunas de esos poblaciones y grita, creen (los que to-
davia son paganos) que les anuncia la muerte pr6xima de uno de
los habitantes del pueblo." I
CigUefias Conviene mencionar las cigGieias. El Padre Baucke distingue tres
species: primerr, unas se parecen en todo a las de Alemania, con
la ~nica diferencia que en el Paraguay abundan m6s, Ilegando a
veces a centenares; segundo, otras son pequefias, blancas, con el
extreme de las alas negras, el pico y patas igualmente negros; los
indios dicen que vienen del cielo, porque nunca han encontrado ni-
dos ni huevo alguno de ellas; las cigjefias del tercer grupo son ma-
yores que las mencionadas, Ilamadas "notegonac" par los moco-
btes. Su plumaje es blanco, tienen ancho pico de color negro in-
tenso, con el extreme encorvado hacia arriba, siendo su longitud
de dos pies; la cabeza y cuello est6n revestidos par una piel negro,
gruesa, lisa y desprovista de plumas. Desde un palmo del pecho
hasta la mitad del cuello, esa piel tiene un color rojo intense, que
palidece completamente con la muerte.
El nido "Cuando esta cigiueia est6 excitada repliega su cabeza sobre el
lomo y produce con su pico un rechinar que se percibe a larga dis-
tancia. El nido lo construye en los 6rboles m6s elevados y en el ex-
tremo de la copa; al efecto, busca los 6rboles que esten ya despro-
vistos de hojas a bien que tengan muy pocas; de ordinario se en-
cuentran dos o cuatro pichones en uno de esos nidos, que en Io
dem6s se parecen a los de las ciguefias comunes. Una vez, continia
el Padre Baucke, baj6 uno de un balazo; coma las municiones no pe-
netran, no qued6 muerta instant6neamente, sino que todavia so-
brevivi6 tres horas, otada a un 6rbol. Estaba de pie coma si no
estuviera lesionada, picoteando a los indios; 6stos buscaron la bala
al morir la ciguiefia, y encontraron que le habia atravesado el co-
raz6n. C6mo fu6 possible, se pregunta el Padre Baucke, que si-
guiera viviendo?










S A N T A F E 73


"El enemigo m6s terrible para esta ciguefia es un gato salvaje, que Su enemigo:
se le ocerca sin ser notado, cuando est6 junto al aguaa o sbre el el gato
nido; salta sobre su lomo, clav6ndole las garras de tal suerte que salvaje
la infeliz ciguieia ya no se puede desprender del gato; si emprende
el vuelo, el gato le muerde la nuca y chupa la sangre hasta que cae
ol suelo, donde la devora completamente. Los indios quitan a esas
ciguefias la piel por encima del cuello y cabeza, haci6ndose con ella
sendos zurrones, en los que Ilevan consigo la yerbamate. Tambi6n
suelen cortar la piel por la mitad del cuerpo, quit6ndola entera con
la ancha, aunque corta cola; esa piel se la ponen luego en la ca-
beza para que se omolde a ella. Resultan de esta suerte uno espe-
cie de gorras, a las que cosen tambien unas .nchas alas; esos go- Uso de la
rros los Ilevan cuando salen a los campos o cuando quieren hacer piel
alguna parade."
Siendo tan extraordinariamente abundante los animals de ma-
tanza y la caza de todo g6nero, no es de maravillar que los indios
mocobfes se preocuparan poco o nada de la cria de waves dombs-
ticas. "Aun en las ciudades, afirma el Padre Baucke, se consegufa
un par de gallinas par algunas ogujas o por un poco de jab6n." El
mismo Padre intent hacer un parque avicola cerca de su reduc-
ci6n, mas la familiar que habia puesto a su frente para el cuidado,
se consumia tranquilamente la provision de ma[z que les habia dado
para el alimento de los animals.
El Padre Boucke nos describe otras aves pequefias que se en- Ruiseiores,
cuentran en abundancio en el Gran Chaco. "Sus colors son con fre- cardenales
cuencia tan met6licos y encantadores, que apenas se puede con-
templar debidamente en el sol. A las waves cantoras pertenece en
primer lugar el ruisefior, que en el Paraguay no tiene un timbre tan
sonoro, como el de Alemania; viene luego el cardenal, conocido
par los espafoles con el nombre de copetuda y los mocobies "doto-
zale"; su color es ceniciento. Los espaaoles Io aprecian much y
pagan bien por su canto." De estos cardenales habia bandadas cer-
ca de la vivienda del Padre Baucke, y como a el no le agradoba
tanto su canto coma a los espaoioles, enviaba jaulas Ilenas de ellos
a Santa Fe, a fin de adquirir con su precio cosas m6s provechosas
para su reducci6n.
"Otro pdjaro es el hornero, del tamaFio de un tordo, con el lomo
borroso-castdio y pecho amarillento. Es Ilamado carpintero par los El hornero
espafioles y "pioguac", par los mocobies; "pioguac" significa bru-
jo, y los indios Io Ilaman asi por su habilidad en construir su nido.
Este lo construye de barro al igual que las golondrinas, pero sobre
los 6rboles en el encuentro de las ramas, y con tanta presteza que
en dos dias suele terminar. Una vez seco el nido, resisted a todas
las Iluvias y cuesta destruirlo; el interior del nido se parece a un
carocol, con lo que defiende a su cria de las aves de rapiia, y para
defenderla tombien del viento frio, oriental siempre hacia el norte la
entrada del nido. Los indios, cuando est6n reunidos en delibera-
ci6n, en cuanto divisan a uno de esos p6jaros, le echan Io que tie-
nen en las monos y cuanto pueden alcanzar, pues tienen la creen-
cia de que ellos son los que revelan cuanto ellos tratan entire si,
y de esta manera, todo nido que topan ha de venir al suelo.


D E










E N T R E LOS MO C O B I ES


El pequeio "Finalmente, merece mencionarse el pequefo colibri, con sus ma-
colibri ravillosos juegos de colors. Los espafoles a 6ste, el m6s peque6o
de los p6joros, lo Ilaman picaflor por buscar su alimento entire las
flores; mantienese en suspension y libre delante de las flores mien-
tras mete en las mismas su largo pico, para pasar luego con la
rapidez del rayo a otra flor. Mientras permanece en suspension
produce con sus alas un suave ruido, por lo cual los mocobies lla-
man al pajarillo "nilimiagdona" o "nilimiagua", que significa rui-
do. El mismo nido de ese colibri es una maravilla, pues est6 entre-
tejido con fibras y pajas." En cierta ocasi6n encontr6 el Padre
Baucke uno de esos nidos en el exterior de una choza, y estaba col-
gado con una crin de caballo con el travesaoio de una pared lateral.
Todo el nido tendria dos pulgadas de di6metro y tenia dentro cin-
co huevecitos, salpicados de manchas verdes; su tamafio no pasaba
del de una cuenta de rosario: por esto ie puede conjuror el tamaio
del pajarillo.
Peces: De los peces que habia en las aguas del Paran6 y en las de al-
Los dorados gunos otros rios santafesinos hace menci6n el Padre Manuel Cane-
las, aunque en forma harto concisa. Aludiendo al rio Paran6, es-
cribia que "cria dorados, que ellos Ilaman "achioaznac"; crecen
hasta cuatro palmos y su cabeza puede servirse a un principle.
Cria pacuz que Ilaman "docop"; su care es much, s6lida, y muy
sabrosa; su larger Ilega a tres palmos,' su anchura a m6s de uno.
Cria tambien zurubies que nombran "achioaznac", pez de ocho y
nueve palmos, de much substancia y de tanta fuerza que se arras-
tra los hombres. Aunque no criara m6d peces que los de estas tres
species, hubieran tenido en este solo rio con que mantenerse, y
aun regalarse, pero teniendo estos en abundancia y otros muchos
m6s como bogas, pescado de singular gusto; royas, redondos y
grandes como ruedas mayores de un coche; s6balos, anguilas, ba-
gos y otros, no se sustentan de ellos.
"Sus riberas, con las campaias y bosques que se extienden hacia
el poniente por muchas leguas, no son igualmente f6rtiles, antes
bien se encuentran espacios muy infecundos. Es tierra muy igual,
y sin caida para la corriente de las aguas que se detienen dej6n-
dola intransitable por alg6n tiempo, lo que aprovecha esta naci6n
contra el espaAol enemigo, que no puede entonces.penetrar hasta
sus rancherias, tanto le daai, porque lelimposibilita la caza de que
Frutales se mantiene. No se sirven de los muchos espacios fecundos, qae
logran, para siembras, dej6ndose solamente servir de ellos con Io
que dan de suyo. Tienen algarrobales inmensos que son las visas
que les suministran el vino, y much chafar que es fruto que ape-
tecen. De estas dos species de frutales hace su economic toda y
su 6nica posesi6n, cuyos frutos guard en los mismos bosques en
pir6as de madera, tejidas de paja, sin otro que los guard que la
Sfidelidad que guardian entire si y que pudiera ser de gran confu-
Ssi6n a la poca lealtad que se usa a veces entire cristianos. No hay
ejemplo que unos tomen de las pir6as de otros ni una vaina de
algarroba, ni grano de chafiar.
"Despubs de convertidos y fundados cerca de las poblaciones de
los espaFioles, prosiguieron a hocer estas provisions en los bosques










S A N T A F E 75


y montes adonde tambi6n los hacdan ellos sin que les ofreciese re-
celo alguno. Experimentaron en breve la deslealtad de los espaio-
les, porque les robaron sus pir6as, y arrojaron por el suelo lo que
no pudieron cargar; y fu6 tal el sentimiento y el esc6ndalo que
padecieron, que estuvieron a pique de perderse y fue necesario mu-
chos pass para sosegarlos. Con 6stos y otros semejantes a estos
ponen los espaooles a termino de deshacerse las nuevas reduc-
ciones.
"Hay tambien inmensos bosques de fortisimos maderas, y muy a
prop6sito para varias f6bricas. Hay quebrachos colorados, made-
ra que excede en el peso y fortaleza ol roble y emula al fierro.
Su grosor de di6metro se extiende ya a tres y a cuatro, y a seis
palmos, y crece coma a sesenta. No se pudre, antes se endurece
m6s clavado en tierra. Hay espinillos, que en el peso y fortaleza
no les ceden. Hay polo blanco bien semejante al roble. Polo espi-
na: 6ste brota a trechos par todo el tronco de dos y tres espinas
juntas, todas de a palmo o poco menos. Lapacho de que se hacen
ruedas para los carros y cuya dureza no hace muy necesario el fie-
rro. Ibapai que no se quiebra, aunque le carguen much peso; sola-
mente se arquea. Palo de lanza divers del que hacen dardos;
madera fortisima que reducido al grosor de un pufo, sirve de ejes
en los carros, sustentando today la madera de que se forma el caj6n
del carro y 150 arrobas de carga. Hay otro de figure rara. Del-
gado abajo, conforme va creciendo se va engrosando hacia arriba,
luego se contrae y queda con la figure de botija. Hay otros mu-
chos, mas todos in6tiles para ellos, porque no los necesitan.
"S6lo se valen del "etareguec", de que hacen sus dardos; palo de
bellisimas cualidades. Comunmente nace de la tierra en un solo
brote, y, sin echar ramas, se va derecho elevando hacia arriba, y
cuando Ilega a la altura de 24 6 30 palmos o algo m6s, se corona
con algunos gojos; otras veces nace en dos o tres brotes, que sin
pegarse unos con otros crecen como los otros. Es madera fortisima
y pesadisima: tiene el coraz6n rojo y el resto blanco: uno y otro
duro, pero aquel m6s. Para hacer sus dardos, lo gastan hasta el
coraz6n, y aun adelgazan 6ste hasta que quede manejable.
"De palmas hay tres species: la principal se llama "ahalic"; la
segunda "laciquic", la tercera no me acuerdo. La primera es s6lida,
las otras no. Aqu6lla, aun rajada, sirve para tijeras de casas y caba-
ias o, quitado su s6lido coraz6n, sirve de tejos. Crece m6s que las
otras, y Ilega hasta sesenta palmos. Sus cogollos son delicadisimos;
c6mense crudos; en la olla exceden a los nobos, y de ellos crudos
o cocidos se hacen ensaladas a que no har6n desd6n los m6s deli-
cados paladares. Los indios por falta de hachas, con que sacarlos,
o porque es trabajoso el hacerlo, raro vez lo comen. Servirianles
estas palmas de much, si ellos no fueran para poco.
"Tienen caos, y unas venenosas, de que hacen las puntas de sus
flechas. Tienen pencas de chaguar: y de l1 teen primorosamente
paoos para cubrirse las viudas la cabeza, que es su luto, y bolsas
para guardar sus cosas que Ilaman "coteoqui". Le dan various tintes
principalmente negro y morado, con zumo o agua de astillas de
ciertos palos que ponen en infusion.


Las despensas
de los indios















Bosques
y maderas


Closes
de polmeras.





'^


D E










76 E N T R E LOS MOCO BI ES

"Logran hasta nueve species de abejas, todas de diversos colo-
res, tomafios y panales. Unas no crian cera, otras, si, ya blanca,
ya negro, ya media. Tenia escrita con prolija individualidad todas
sus cualidades, m6s en esta inundaci6n con otros se me mojaron
estos papeles. La miel es una de estas species, que ellos Ilamon
Species "conital6", que quiere decir abejas amarillas; puede quitarle la
do obejas vanidad al m6s puro almibar. Individuar6 las cualidades de la
especie que Ilaman "alobanat6", que por singulares tengo presen-
tes. Son estas abejas en figure y color como las moscas, bien que
m6s tenues que las m6s pequefias. Fabrican su panal dentro de los
troncos del quebracho colorado. Lo horadan con su agudo aguij6n,
hacienda un agujero, por donde s61o cabe una de ellas. Dos juntas
no pueden entrar por 61, sino una tras otra. Dejando esta estre-
chisima puerto, van cavando por dentrol del tronco, hasta que tienen
el buque bastante para su panal, que es m6s de un palmo de alto,
oncho a proporci6n. Tiene la figure de un racimo grande de mos-
catel que Ilamamos romano. Todo 61 es de solo cera parda, y casi
negro. Comp6nese de varies bolsitas sutiles de cera, que unidas
unas a otras, como los granos de uva, se pueden despegar sin
romperse. Estas bolsitas lienan de miel, y cabe en ellas tanta que
cogida una en la boca, y apret6ndola contra el paladar, se rompe
y llena la boca de tanta miel, que no se puede detener en ella sin
arrojarla o tragarla. La miel es de bello gusto, bien que en un
mismo bosque se encuentra diversidad de dulzura. El modo de
sacar estos panales es ir desbastando el tronco alrededor del pe-
quefio agujerito; necesitando el hombre de instrument de hierro
para desbastar un polo que cavo tan itenue animalito con su agui-
j6n o pico.
Caimanes "A los caimanes nombran "anankc". No son tan grandes ni tan
bravos coma los del Orinoco. Crecen hasta ocho o diez palmos.
Estimonlos par sus dientes y colmillos, no por su come, que no
la gustan, y par su suave almizcle de que no hacen oprecio alguno.
La virtud de sus dientes y colmillos contra veneno, malos aires y
Sanimoaes ponzofiosos, principalmente viboras, es grande, es cierta
y probada. Un misionero con s6lo ponerle delante y cerca uno vi-
bora, uno de estos colmillos, al quererle asaltar la hizo retroceder
varias veces. Colgado uno a uno de dos perros a quien se di6 un
mismo veneno, el que tenia el colmillo lanz6 el veneno y el que
no, muri6 luego. Di6 un mal aire a un jesuita que Ilevaba al
pecho un diente, este se parti6 dando un estallido y 61 qued6 sin
dafo. Una niFa aun pasada ya de un mal aire, con tomar el diente
en polvos qued6 sana.
"El modo singular de andar de estos animoles es 6ste, que una
vez Io logr6 ver: a poca distancia del agua debajo de un 6rbol,
habian levantado tierra sobre el suelo poco m6s de un palmo en
Las cries circulo, que de di6metro tenia coma de seis palmos. Sabre este
terrapl6n habia puesto sus huevos, eran doce o doce (sic) del ta-
maoio, figure y color de los de pato; despubs los habian cubierto
con m6s de dos palmos de tierra en alto; y sobre este mont6n es-
taba echado el caim6n. No pude cdescubrir lo que hacen cuando
han de solir del huevo.










S A N T A F E


"La primer diligencia si que hacen las madres, cuando ya los
han sacado del mont6n de tierra es ir a nadar con ellos en el agua.
Es cosa de gusto y admiraci6n, ver aquellos serpentones, figures
vivas de demonios, seguidos de los chicos caimancitos, que en poco
tiempo han de venir a ser tan horrorosos como ellos.
"Yerbas medicinales hay muchas y tantas que han asegurado al- Yerbos
gunos bot6nicos que muchas que se traen de afuera las hay, y que medicinales
en equivalentes hay cuantas necesita la medicine. El famoso t6
se ha descubierto y a juicio de un insigne medico es el que se
trae de afuera; y cuando en la figure difieren, en la virtud no se
diferencia. Hay tamarindos, como se lo oi a un insigne bot6nico:
6ste con una vuelta que daba por tres o cuatro cuadras fuera de
la ciudad de Santa Fe provela su botica de various medicamentos.
Purgantes como el mechuac6n y otros hay en abundancia. Para
corregir la sangre hay much como chicorias, apio, parietaria,
culantrillo, canchalagua, y 6sta, aunque en el color es inferior, en
la virtud es superior a la de Chile. La jarrilla que para liquidar
la sangre, hacerla circular, por ventura es la m6s eficaz medicine,
hay muchisima. A uno que de una rodada de caballo qued6 por
m6s de echo dias sin sentidos, tom6ndola a los echo dias lo hizo
volver en si y san6 luego. Tambien se encuentra la jaqueca que
para hacer correr la orina es eficacisima. El coro que estos Ilman
"nazobedec", yerbas que tienen las mismas cualidades del tabaco y
como tal la toman o mason. Por fin hay la yerba que Iloman "guo-
cur." que tiene muchas virtudes.
"Flores silvestres hay por todas portes, y se encuentran campa-
fias y valles que parecen alfombras variadamente motizadas, en
que cuanto le falta al olfato de recreo, le sobra a la vista; bien
que se encuentran bosques y valles donde no queda el olfato que- Fleres
joso. Entre todas sobrepuja la granadilla o floor de la pasi6n, en curiosas
cuya misteriosa formaci6n tiene en que ocuparse a satisfacci6n
el alma; pues se ve renacer en 6sta con los instruments los pa-
decimientos de Nuestro Redentor, quebrando en sus colors toda
aquello viveza que alegra para introducirlos con m6s ternura al
coraz6n. En este sitio proveido de m6s comodidad para la vida de
aquella a quien aspira esta naci6n, se encontr6 el siglo 16, en que
fue primero descubierta; ni hay entire ellos memorial de haberse
visto establecida en otro. La mejor porte de ella estaba a la banda
occidental del dicho rio Bermejo desde los 23 grades, en que em-
pieza a correr de Norte a Sur; y muy pocos a la Oriental."
Son del Padre Manuel Canelas estas 61timas p6ginas que acaba
de leerse y son suyas tambien e integramente suyas las que re-
producimos a continuaci6n sobre el car6cter, dotes intelectuales,
ideas espiritualistas, casamientos, educaci6n de los hijos, vestidos,
alimentos y ocupaciones diversas de los indios mocobies.
Canelas fue el 6nico misionero de mocobies oriundo de estas re- El Padre
giones del nuevo mundo. Habia nacido en la ciudad de C6rdoba, Canelas
el 24 de abril de 1718, e ingresado en la Compaiia el 3 de marzo
de 1730. Su labor sacerdotal fu6 casi exclusivamente desarrollada
entire los mocobies a quienes conoci6 durante afios y par quienes
tenfa grandes simpatias. Hall6base radicado en el Colegio de


D E










ENTIRE LOS MOCOB I ES


Santa Fe cuando sobrevino la expulsi6n en 1767 y hall6base ra-
dicado en Faenza cuando termin6 santamente sus dias el 22 de
marzo de 1773. Aros antes habia escrito la relaci6n, valiosisima
por cierto, que hay tenemos la satisfacci6n de dar a la publicidad.
Nada encontrard el investigator m6s complete y m6s fidedigno so-
bre el car6cter y las costumbres de los indios mocobies.
"Junta la naci6n mocobi con un porte nada arrogante, un espi-
ritu muy belicoso. Fuera de los encuentros son unos corderos; en
El car6cter de ellos unos leones. Su hablar por lo comin bajo, y s6lo en las
los mocobies borracheras alto. Su genio suave y d6cil, y nada enojadizo. Entre
los varones la rifia es rarisima. Ocultan los sentimientos, y los
vengan con el desvio. Cuando anos recogiamos a Ejercicios nos
daban par enojados, y fue necesario explicarles la causa del reco-
gimiento para disipar el temor en que estaban. No se oyen entire
los varones cuentos ni murmuraciones; los tienen por cosa propia
de mujeres, y miran con desprecio a los dados a ellos. Son algo
reconcentrados, mas no traidores, bien que para los que juzgan
no series convenientes usan del disimulo y con 61 engafian. Mien-
tras que su "si" no es pronto y claro, no hay que hacer caso de 61.
Mas cuando lo es, son fieles en su cumplimiento, y aunque despues
encuentren dificultades en 61, est6n a su palabra, y tienen por
Grande vileza el no cumplirla. Sucedi6nos muchas veces disuadirles
la ejecuci6n de palabras dads iy confesar series m6s convenient
el no estar a ellas y conocer a1 desobligaci6n de cumplirlas, con
todo insistian en que una vez dada, seria deshonor suyo, el no
cumplirla: en Io que se mantienen m6s firmemente cuando la
Spalabra es entire nobles.
"Sucedi6me este pasaje. Vino al pueblo un cacique abip6n y
me dijo que deseoba detenerse par unos cuatro o cinco dias. Con-
Cumplen con cedi6sele. Pos6 el t6rmino y como su detenci6n no era al pueblo
su polabra convenient, hablele de esta suerte: Yo siempre he creido que sois
uno de los caciques m6s nobles, pero estos dias me ha estado vi-
niendo este pensamiento. Los nobles de mi pueblo primero muer-
tos que no estar a la palabra dada, y este capit6n siendo tan
noble y habidndome dicho que s6lo estoria cuatro o cinco dias,
ya ha pasado de ellos. Dijome: dices bien Padre; luego me irW.
Asi lo cumpli6, y segtn tengo especie, el mismo dia que le ha-
bl se fu6. Llam6base Cobachichi; y aunque estuvo algunos aoios
en el pueblo de San Jer6nimo al cabo muri6 sin consentir en bau-
tizarse.
Idiosincrasias "Cuando no les place lo que se les dice, escupen destilado o
si esperan algun emolumento, regoldando el paladar del que indaga;
arrebat6ndoles el interest o el complacer de tal suerte, el si y el no
que me solian parecer indeliberados. Y si cogidos en la falsedad se
ven reconvenidos, dan la respuesta que antes con today sinceridad, y
sin rubor olguno, o dicen tambi6n "moli zatenatili", de balde de
solo dejando caer la saliva, sin orrojarla, y est6n hacienda royas
en el suelo con la punta del pie y; cuando esto hacen bien se puede
desistir de persuadirles, Io que se les propane, porque nada les
entra, y divierten la atenci6n de lo que se les dice. Estar6n dando
con la boco y cabeza el "si" y noda cumplir6n, porque ni atienden










S A N T A F E


al si. Y osi reconvencido despues de la palabra, satisfacen dicien-
do: "maliaca iginapec o molizazat", que quiere decir: s6lo lo dije
por decir, o s6lo quise decirlo, y se da por satisfecho el engafado.
"Si se les pregunto olguna cosa, principalmente acerca de otros,
est6n a lo que juzgan que gusto el que pregunta, y much m6s
engafie; y se quedan muy serenos. Por tanto solomente responded
con verdad cuando se les pregunta con total indiferencia, y no
descubren ellos la inclinaci6n del que inquiere.
"Su sociabilidad padece unos intervalos, que los ocupa un tal Poco
destemple que los vuelve intratables. Cuando se hallan en esta sociables
interior revoluci6n, amorran de tal suerte, que ni con amenazas
ni caricios se les sacar6 ni una solo palabra. Ni est6n para ins-
truidos, ni para aconsejados, ni recibe luz alguna su obscurecido
entendimiento hasta que de suyo se disipa el destemplado humor
que los predomina. Pasi6n que aun de los muchachos se apodera.
"El sentir o no sentir ganas de hacer o dejar de hacer cualquier
cosa, no s6lo tiene para ellos fuerza de motive para su ejecuci6n,
u omisi6n, sino que tambien tiene toda la virtud de raz6n para que
otros los den por legitimamente desobligados. M6ndeselo a convi-
desele para alguna cosa, si no tiene ganas de ello no lo hard, dice
"calagan nati dijitem magic", que quiere decir: pero si no tengo
ganas, y nadie insta, todos lo dan por excusado. Sucedianos man-
darles alguna cosa a alguno, sentirse sin ganas de hacerla y ne-
garse. Instarle a que la haga y salir otros en su defense diciendo:
Padre, c6mo la ha de hacer, si no tiene ganas. Asi Ilega en ellos
a obtener la brutal inclinaci6n todos los fueros de la raz6n. Cu6nto
costar6 reducir a 6sta contra la propia propensi6n a un gentio que
siempre vener6 su inclinaci6n en el tribunal de la raz6n. No se
alcanza este triunfo en pocos afios, ni con ordinarios medios.
"Su entendimiento al paso que en la mayor parte de ellos no es Dotes
tardo para concebir, es en todos ineptisimo para prever. Son ver- intelectuales
daderamente m6s despiertos que otras naciones, y de genios m6s
alegres. Su conversar es m6s seguido, y sazonado con sus sales.
Para pintar cualquiera acci6n en un simil es su talent singular, y
si es para zaherirse a burlar o s61o reir, es singularisimo; en Io
que las chinas, cuando se riFen, Ilevon la palma. Cuando con el
comercio de los espaioles empezaron a ver y ofr cosas de que
antes tenian alguna, luego las representaban en un tal simil, de las
que ellos tenfan especie, que las pintaban vivamente.
"Se encuentra en uno y otro sexo personas de gran locuacidad,
acompaiiada de acci6n tan viva, que dan a entender con las mo- Son focuaces
nos, lo que dicen con la boca. Estar6 un indio o india de 6stos
razonando por m6s de una hora con voz en cuello, cuando quie-
ren persuadir algo al pueblo, sin cespitar ni faltarles que decir.
Y produce cosas tan bien dichas, que si no las hubiera oido, no
hubiero credo que entendimientos tan sin cultivo pudieran pro-
ducir species tal al intent y proseguir en la persuasion de uno
cosa por tanto tiempo. Las muchochas muestran m6s despejado
su entendimiento, y m6s pronto su lengua, que los muchachos,
bien que conforme van creciendo pierden much el despejo y tan-
to de la locuacidad.


D E










E N T R E LOS MOCO B I ES


A veces son "La flojedad del mocobi es grande, y no tanto como la de
activos otros indios. No proviene de falta de actividad, ni de agilidad,
ni tampoco de habilidad para obrar: siho de falta de ganas, de cos-
tumbre, y de aquel no cuidar, a maneras de brutos, sino de lo
present. Y asi cuando les viene ganas de emprender alguna cosa,
son activos, 6giles, h6biles para ponerla en ejecuci6n y Ilevarla
al cabo, sin que les acobarde dificultad, ni venza el cansancio.
Todo est6 en que les acompaFe la gana; cuando 6sta asisteles son
para todo, cuando no, son para nada. El trabajo es en meterlos
en ganas de trabajos; y no es trabajo pequefo porque es tan gran-
de cuanto es inveterada la costumbre de vivir ociosos, a su capri-
cho, y no cuidar de lo future.
"Esta su active agilidad y habilidad se conoci6 en los que cau-
tivaban los espaooles; decian que ni los esclavos y esclavas que
habian criado consigo eran tan serviciales, y tan para todo, como
los cautivos y cautivas mocobies. En poco tiempo se imponian
en todas las obras dom6sticas, y a6n de pulimiento. Y por esto
se sintieron sumamente el deshacerse de su servicio, cuando des-
pu6s convinieron en que los mocobies les volviesen los cautivos que
les habian tornado y ellos los que les tenian. Y sucedi6 que vueltos
los cautivos mocobies a su libertad, volvieron a aquella su inacci6n
antigua o b6rbara voluntariedad, y esto aun estando en el pueblo
de los reducidos; sin que hoya de buscarse otra roz6n a esto, sino
que entire espaioles se reconocian coutivos, y en el pueblo libres;
pues en 6ste se tratan como tales, y entire los espafoles como
esclavos.
"Entre 6stos estaban a la voluntod de los amos, en el pueblo a
la suya; alli forzados, aqui rogados para el trabajo; a116 finalmen-
te sin posibilidad para volverse a sus tierras, y en el pueblo en
campo abierto para el regreso a su antojo.
Recelosos por "Son tambi6n de genio sospechoso, y muy f6ciles a la creencia
naturaleza de cualquiera cosa que a su juicio frise con lo que temen; de don-
de se original mil temores y alborotos en los pueblos: no cedien-
do sino dificultosamente a persuasiones en contra, por tenerlos
totalmente dominados el temor y despecho. Son tambien sensi-
bilisimos cuando se les falta a lo que juzgan que se les debe, ni se
sujetan a hacer lo que tienen por cosa vil. Y aqui era el trabajo
en los principios alcanzar qu6 sea lo que tengan por vileza, por
contraria a sus fueros; pues los veaomos que hacian mil cosas que
para nosotros eran viles y se desdefiaban de Io que nadie entire
nosotros se desdeia. Y aqui para sujetarlos a hacer algunas co-
sas que conviniendo hocerse, ellos las tenian por viles, no habia
otro medio que el persuadirlos que no lo eran, y traerles ejemplos
de virtud en los espafoles. De modo que la vanidad y presunci6n
tanto se hall bajo de sus sucios quijapis como bajo de las mejo-
res 6gatas, y reside en sus viles rpnchos como en los magnificos
palacios.
"Para la providencia y economic son totalmente inh6biles. Pue-
do a toda verdad aseverar que entire los muchos que en diez aoos
he tratado no he encontrado uno solo pr6vido y econ6mico, ni
capaz de gobernarse por si solo. A continues instancias y repeti-
















































I




















La Iglesia de San Javier (cementerio, patio central, iglesia, patio
de los tolleres; detr6s, la casa de los Padres y la huerta de los
mismos), y la construcci6n de paredes de adobe entire los mocobies,
seg6n Baucke.


































































Una parade military y la agricultural entire los mocobies, segun
Baucke.










S A N T A F E


dos persuasiones se alcanzaba de uno u otro tal cual reserve de Les folta
comestibles. Procuran si alguna cosa con instancia, con trabajo previsi6n
y por alcanzarla se privan de otras. ObtiBnela y al punto, se des-
hacen de ella.
Vendian sus cosas, y por poco no se vendian a si mismos
por lograr alg(n ganado; logr6bonlo y hambreaban por aumen-
tarlo; y de repente lo disipaban; compraban una casaca o un
sombrero a m6s de Io que valia; poniindoselo unos dias, y des-
pues andaba la casaca por todo el pueblo mudando de amos y
dueios coda dia. No hay testimonio m6s convincente de su inac-
ci6n, que siendo su propensi6n a la chicha exorbitante y pudien-
do con facilidad lograrla todo el ano, por no reservar sus ingre-
dientes s61o la been mientras que se lo guardian y dan los 6r-
boles; y produciendo como ellos confesaban fuertes y prolongadas
hambres, en tiempo de las Iluvias, con todo nada reservaban y
por much care que lograsen en tiempos buenos, today 6sta ca-
zabon y se acababan.
"Tienen entire si, aunque b6rbaros, sus urbanas observancias.
Saludanse con esta expresi6n: "la", repitiendo el saludo "la"
y a veces "lala". Tambien con 6sto: "la ayim", retornando esta:
"la acani" o con esta: "la acami" si se saluda a uno; "la aca-
miji" si a muchos, volviendo esta "la ajim" si a uno; "locon" si
son muchos los saludados. Si los que soludan son muchos dicen
"locom" y se les responded "la comiji". "La ajim" quiere decir
aqui yo o aqui estoy yo; "la acami" aqui t~ o aqui est6s t6;
"lo acami" aqui nosotros o aqui estamos nosotros; "la camiji"
aqui vosotros o aqui est6is vosotros. O si no quieren decir: yo sa-
ludo, yo te saludo.
"Los nobles se saludan y son saludodos en esta forma. El var6n
noble saludaba asi: "layimqui". La mujer noble "layimquen".
Al var6n noble se decia: "la acami"; a la noble "lacamen". Los Cuando
de ciertas circunstancias que despues se explicar6n, se saludan en se visitan
esta forma: al var6n "la acamin". A la mujer: "la comett.
Nadie entra al; rancho sin saludar ni sin que se le salude, y digan
que entire. Ni se apea del caballo sin que despues de la saluta-
ci6n se le diga que se opee. El que recibe la visit, ni se para, ni
da su asiento. Sentado la visit, le do asiento y sentado la des-
pide, aunque sea la visit de un noble. Danse si segin su predi-
camento la derecha. Si al que entra se le pregunta que quiere o
busca: ha de responder primero que nada, ounque venga a al-
g6n negocio, y despues que respond que nada, dice a lo que vie-
ne. Al despedirse el que se va dice "la achic", me voy, y se le
responded "loqui", andad. Si muchos se despiden "locolac", nos
vamos y se les retorna: "laquiji", andaos.
"Por lo que respect a su idioma, le tienen agradable y rico en
expresiones. No es comln a otros pueblos sino propio. Aun los
mocobies y abipones vecinos, los m6s cercanos, tienen expresiones
diversas. Asi los primeros dicen "lachic", yo me voy ahora; los
otros "lahic". Los mocobies dicen "licgdic", t6 eres un infeliz; los
abipones dicen "lichiegaric".
"La mayor parte de las palobras ni se parecen. Asi "el perro"


D E










82 ENTIRE LOS


entire los mocobies es "ipicg"; entire los abipones es "cotinigor" y
entire los indios charrnas es "lochan", Entre los mocobfes "lindo"
se dice "udiaec", entire los abipones "ariahic", entire los gua-
ranies "iponor" ("iponor et6" = muy lindo), entire los charubas
"bilu".
- El idioma "Uno encuentra entire los indios, describe el Padre Baucke, len-
mocobi guas tan complicadas e incomprensibles que el pobre misionero si
no fuera par especial auxilio de Dios, jam6s las pudiera entender
ni hablar. Cuando hablan algunos indios apenas se perciben las
silabas pues s6lo se oye como un murmullo de gansos u otros oni-
males. M6s de una vez les dije a mis indios que todo hacia career
que fu6 el demonio quien les ensen6 tales idiomas, a fin de impe-
dir al misionero su labor apost61ica."i
La dificultad grovisima, a lo mends entire los abipones y moco-
bies era la diferencia grande y frecuente que existia entire los que
hablaban esas mismas lenguas.
Muchos indios Ilevaban nombres de animals, Ilam6ndose el uno
avestruz, el otro agujo, etc. Pero existia entire los citados indios
Sla costumbre de que si un indio que. Ilevaba nombre de animal
moria, se cambiaba entonces el nombre del animal. Esto hacian
para respetar al muerto y a fin de que el nombre del animal no
trajera a la memorial el recuerdo del fallecido.
"Durante los primeros afios que estuve entire los mocobies, es-
cribe el Padre Baucke, fallecieron tres caciques que tenian par
nombre Ana, Aloatagangaiquin y Amaniquin. Pero "Ana" signi-
fica aguja, "Aloatagangaiquin" viene de "Zaloat" que quiere
decir "motor" y "Amaniquin" viene de "amanic" que significa
avestruz. Pues pas6 que a la muerte de dichos caciques la aguja
en mocobi ya no se llam6 m6s "ana" sino "nevadagancato", ni
"zaloat" signific6 morir ya que se reemplaz6 en tan triste oficio
"zatetahat" y el avestruz dej6 de Ilamarse de ahi en adelante
"amanic". No recuerdo ahora el nuevo nombre o apelativo que
le dieron."
Cambiaban Una costumbre tan trastornadora coma 6sta provocaba una r6-
los voices pida evoluci6n lexicogr6fica y ponia en series aprietos sobre todo
a los misioneros poco experts en el idioma e idiosincrasias de los
indigenas. Sucedi6 algo muy curioso cuando falleci6 el segundo de
los caciques antes mencionados. El domingo siguiente a su muer-
te el pueblo se congreg6, coma de costumbre en la iglesia, y oy6
la predicaci6n que vers6 sobre la Ley de Dios. El predicador di-
sert6 sobre los diez mandamientos y dijo entire otras cosas y en
voz alta: "Totan aloatagano" que es el texto del quinto manda-
miento: no matar6s. Hasta entonces todos habian coreado con el
predicodor los cuatro randamientos anteriores, ahoro emperor to-
dos callaron y aportaron sus miradas del misionero.
ExtraF6se de todo esto el Padre Baucke, pero insisti6 una y dos
veces en que todos repitieran aquel mandamiento. In6tiles fueron
sus empeios. Pregunt6 despues a una vieja la raz6n del suceso y
6sta le dijo que cuando muri6 aquel cacique muri6 tambien la voz
matar y que en su lugar se habia de decir "totan otitahat6" y no
"totan aloatagano" coma antes. Hizo el experiment la vez si-


M 0 C 0 B I E S









S A N T A F E


guiente y al Ilegar al quinto mandamiento no hubo aspavientos y
oposici6n como anteriormente sino que todos respondieron sin tro-
piezo alguno. Era una de las maneras de manifestar el duelo por
sus difuntos enterrar con ellos hasta los vocablos m6s comunes si
habian ellos en vida validose de los mismos.
Esta era una dificultad para aprender el idioma, pero otra es- Habloban en
tribaba en el hecho ya indicado de que hablaban en muy baja voz, voz bojo
de suerte que apenas se les oia. Cuenta Baucke un caso casi
incredible. Unos indios que deseaban reducirse y former puebTo
conversaron sobre el asunto con el misionero y determinaron traer-
Ie: su cacique. Asi lo hicieron. El Padre Baucke, que a la saz6n
hablaba el idioma con today facilidad y exactitud, dirigi6 la pala-
bra al cacique reci4n Ilegodo y to hizo dentro de su cuarto y de-
lante, de muchos indios. El cacique no otendi6 a las palabras del
misionero y todo el tiempo estuvo mirando ya hacia arriba, ya
hacia abajo, ya a un lado o al otro, como si quisiera ver muy bien
aquella pieza, pero sin prestar atenci6n alguna a las palabras que
se le dirigian.
Pregunt6le por fin el misionero qu6 tenia que observer a lo
dicho, y el cacique entonces se volvi6 a los otros indios que estaban
presents y les dijo que nada habia entendido porque el Padre
habia asi gritado. Volvi6se despues al misionero y le dijo que
cuando 61 hablaba con alguien y queria que le entendiera hablaba
siempre en voz muy baja.
"Y asi es: hablan en voz baja y confuse y para mayor desgracia
abrevian entonces las palabras o letras y silabas, de suerte que
se hace muy dificil oprender el idioma." Puede suponer el lector
cu6n ingente fu6 la labor que realizaron los misioneros al empe-
iarse en reducir a reglas tales idiomas comenzando por las pola-
bras radicales o races de las mismas.
"Pero hay todavia otras rarezas gl6ticas entire los mocobies. En
primer termino tienen diferencias de lenguaje segin sean las per-
sonas con quienes hablan. Si no se habla a los distinguidos del
pueblo, a sea a los valientes, se usa el lenguaje corriente y comnn, Curiosidodes
pero no asi con las personas de distinci6n, pues en este caso hay gl6tkas
t6rminos adecuados. De una manera habla un indio con el hijo
del cacique, de otra con una mujer casada, de otra divers tam-
bi6n con una mujer soltera. "Acami" significo "t6", pero ol hijo
del cacique.se le dice "ocamiji" y a una persona de distinci6n or-
dinaria "acamin", a una casada ."acamet" y a una no casada
"acamen". Otro caso: "Moagaji" significa oyes tW?, pero se dir6
seg6n los casos antes dichos: "Moagonjin" o "moagajitedopec",
"moogajet" y "moagojen". "Elacata" significa "61 -luerme" pero
seg6n sea la persona que duerme se dir6 "elacainta" "elacaetet".
"Lolo eda" significa "de 61", pero se modifica er "lalain eda-
din" o "laloet edadet" segin sea la categoria de i personas a
que se refiere uno.
"Con los pronombres sucede otra cosa curiosa, pues no solamente
son diversas sus forms como entire nosotros que decimos 6ste, Bse,
aqu6l, sino que varia hasta indicar si la persona a que uno se
refiere est6 present o ausente, si va o viene, si est6 de pie, sen-


D E










84 E N T R E LOS MOCO BI ES

Variedodes tada a acostada. Asi el mocobi dice "edon" que significa "6ste",
en los cuando se refiere a una persona del vulgo; "edadin" es este cuan-
pronombres do se refiere a personas de distinci6n; "edodet" si es persona ca-
soda y "ada" si es soltera. Si la persona es masculine y est6
sentada se dir6 "ini" o "inidin", si es femenina y est6 sentada
se dir6 "ani" o "anidet"; si est6n recostadas se dice "idi" a
"anidin" o bien "ado" o "adodet". AquBl, aqu6lla, trat6ndose
de personas ausentes se dice "eca" y "ecadin" a "aca" y "aco-
det". Si la persona se acerca o viene hacia el que habla se dice
"ena" o "enadin", y si se ausenta "ana" o "enadet". Si es per-
sona que se aleja y est6 ya a bastante distancia se dir6 "esso" o
"essodin" o bien "asso" y "assodet".
"Todos los pronombres, adjetivos,' sustantivos, nombres propios
y las palabras todas, tienen conjugdci6n o declinaci6n. Para for-
mar los tiempos de un verbo tienen sufijos. "Quet" agregada a
una palabra la transform en prethrito imperfecto, "nalliacata" y
"nalliaca", constitute de igual manera los preteritos perfectos,
"nalliacon" forma los pluscuamperfectos, la silaba "o" constitu-
ye el future y anteponiendo "nozagdi" se tiene el optativo de un
verbo.
"Veamos un ejemplo: "ajin" significa yo, o bien, yo lo soy. "Ajin-
quet" significa yo fui, o exist, 'ajinquen" significa yo pongo
cuidado de serlo, de existir, esto es, yo me preocupo de serlo.
"Ajinquen nalliacata", yo lo he sido; "ajinquen nalliacon", yo
lo habia sido; "ajim6", yo lo ser6 y "nozagdi ajimqet", si yo lo
fuera.
Los sufijos "En forma an6loga y por medio de sufijos, se expresan las cosas
y su riqueza m6s diversas. "Zalat" quiere decir yo me arrojo, pero "zalatoibo"
yo lo he sido al suelo o a ja tierra, "zalatini" o "zalatiqui" yo lo
he arrojado hocia arriba, "zalatichiquen", yo lo he' arrojado muy
alto, "zazalatichiquenque" yo lo he arrojado debajo de algo, "za-
latot" yo lo he arrojado alrededor; de algo, "zalatezop" yo lo he
arrojado sobre o por encima de algb, "zolatelec" (plural "zalatel-
got") yo lo he arrojado hacia fuera, "zalatebec" yo lo he arrojado
en algo (como en el pozo, en el canasto, etc.), "zalatabo" yo lo
he arrojado del centro, "zalataboquin" yo lo he arrojado en el
mont6n (de papeles, por ej.).
"Otro caso: "zilogjachiquem" quiere decir yo estoy acostado so-
bre la espalda, mientras "zilogjani" yo estoy acostado sobre el
vientre o boca abajo, "zaticaton" a "zaticatodi" yo estoy triste,
"notenatan" yo estoy triste a causa de la ausencia de mi amigo,
"zcatenatan" yo estoy furioso o encolerizado, despu6s de haber
bromeado con otro.
"Cualquiera tendria par cosa cierta que el idioma de un pueblo
que ha vivido en la barbarie serial un idioma b6rbaro, y par ende
pobre y sin ductilidad. Pero no es ese el caso del idioma mocobf,
ni de los 9tros idiomas indigenas. No hay parte alguna del cuer-
po human o del cuerpo del bruto, hasta las arteries y tendones,
que no tenga su nombre propio y particular. Par otra porte una
Smisma palabra adquiere diversos' significados seg6n se le destiny
a este o a aquel usa. Asi "ana" significa aguja, pero si es pequeia









D E S A N T A F E 85

se dice "anatole", si es de closer "ivadagontate" y si es para pin- Riqueza
char se dice "ivadagoncate". Un vaso para agua se llama "ni- en su
vuma", pero si es para beber se dice "netoggui" y si es para verter vocabulario
su contenido sobre algo o sobre alguna cosa se dice "jocadagguic"
y si es un vaso para con 61 sacar agua de un recipient se dice
"iliviaggui". Tres palabras mocobies indican casa o morada de
uno: "ibo", "inec" y "jeggui". No tenian casas pero no bien las
vieron supieron acutar palabras apropiadas y saben hacer con
tal arte que los terminos son adecuados a la representaci6n de
la cosa.
"Nunca hobion visto una iglesia ni habia en su vocabulario b6r-
baro, palabra alguna para representarla. No obstante bien pronto
tuvieron nombre para ella. La denominaron "natumnagui", esto
es, Casa de Dios. Tambien solian decir "Dios labo", que equivale
a lo mismo. A la campano la Ilamaron "natoina" y al sonar de
todos las campanas "natoinigui" y al hecho de hacerlas sonar
"natoiniguilo".
"Algo curioso en el mocobi es el hecho de carecer de las conso-
nantes F y R. Podria uno career a veces que tienen o usan de ellas,
pero es un engafio. En las palabras extranjeras tampoco las pro-
nuncian y para salir de apuros reemplazan la F por una P y la F
por una L o por otra consonante. Asi no decian Santa Fe sino
Santa Pe, ni decian Florian su gran misionero el Padre Boucke sino
Llorian Baucke.
"Hecha esta disgresi6n sobre el idioma de los mocobies, volvamos
a lo que relat6bamos sobre la forma que usan al hacer o recibir
visits. Si concurren con un cacique, o por acaso o por convite a F6rmulas
comer algCn asado, el asador con el asado se le pone al cacique a de cortesia
clav6ndolo en tierra o tenidndolo otro. Corta el cacique y no lo
peor para si, o deja intact lo que quiere para si, y va cortando el
rest y dando a los otros, y luego se come lo que cort6 o reserve
para si. Si es came o races hervidas come todo en una cazuela,
p6nese ante el cacique, y la circunstan los presents; empieza el
cacique y siguen los otros. Si no hay m6s que una concha para
todos, coge en ella el cacique el caldo, bebe, y va dando la vuelta
la concha.
"Cuando se convidan con mascada de tabaco, o con el coro, raiz
que era antes su tabaco, lo hacen con toda esta asquerosa pulidez. i
Coge uno el tabaco, m6scalo, unto luego la palma de la mano con
sal, o pone solamente sal en la mano; saca el tabaco mascado de
la boca, p6nelo sobre la sal, am6salo con ella, y hoce una bolo.
Luego con much pulidez hace tantas parties cuantos son los pre-
sentes; d6les con cortesia a cada uno su porte, y ellos con su
"naatic", que es la expresi6n del agradecimiento, la reciben, sin
asco la meten a sus bocas, y prosiguen mascando y sabore6ndose
con ella.
"Los plebeyos no osan hombrearse con los nobles, y 6stos se des-
defian de juntarse con ellos. Teniendo sobre sus personas s6lo aque-
Ila manta que suele dar la vileza; y asi suelen servirse de ellos, y
ellos mal o bien de su agrado, se les someten. Crianse desde nifios
con esta diferencia de respetos; y -es precise distinguirlos en el









EN TR E LOS MOCO B I ES


Plebeyos trato, para que no se resientan. Y no s6lo unos a otros entire si
y nobles sino que oun los mayores, oncianos, nobles y caciques, y lo que
todavfa m6s, los mismos padres y padres tratan a sus hijuelos par
pequefos que sean, con todos aquellos t6rminos de respeto y no-
blezo que se dan a los nobles y grandes; observancia rara en que
son m6s exactos los padres y madres por dar a entender a todos
su nobleza.
"Mucho tiraniza al mujeriego la murmuraci6n. Parece que viven
de ella, y que les es el aire que respiran en su trabojosisimo vida.
Pasan luego a la boca lo que perciben los ojos y oidos, y entire ellas
se puede contor por una maravilla un defecto oculto. Desde chicas
se enseian a ella y se perfeccionan cuando crecen y refinan cuando
envejecen. De 6sto principalmente se original las riias continues
entire chicas y grandes. Por una vez que rifen los varones, riien
mil los mujeres, y se tiran al rostro cuahto se han reparado, con
dichos que penetran; y zahiriendose tanto que o de pronto se em-
Sprenden o se desafia a la lucha.
"Para 6sto salen de sus ranchos, con los cuerpos de la cintura
arriba descubiertos, blandeando sus dos armas que por lo comin
son sus dos brazos. Tol vez traen a la cinta alg6n cuchillo. Avis-
tarse y soltar sus lenguas como viboras es la primer entrada. A
las voices sale y las circunsta el pueblo que no hace otro oficio que
Cuando riien ver y celebrar. Luego se acometen, no tanto a pufetes, cuanto a
las mujeres aroheos y como perros de oreja, tiranse a las suyas, metibndose los
dedos par los agujeros de los pendientes y~ raj6ndolos. Las heridas
nunca son mortales, y aunque se hieran con los cuchillos, no tanto
se penetran hasta se rosgan. Quedan si, bien ensangrentadas y
rasgufiadas. Rara vez hay indio que las aparte porque gustan su-
mamente verlas en el palenque. Y sucede, como lo he visto, que
estando la mujer peleando a la puerta, el marido se est6 mir6ndola,
sentado o tendido sin moverse a la defense de Io esposa, aunque
la otra la Ileve vencida. Algo se resistian a nuestra interposici6n;
menos d6ciles en estas peleas que los varones en sus borracheras,
quit6ndoles la c61era el respeto que no uuitaba a los varones la
chicha. A veces era precise sosegarlas a palos, y no falt6 tal vez
alg6n india que por su resistencia, las apartase a riendazos fuer-
temente asentados en sus desnudas espaldas, quedando coma locas
por la pena de las cuerdas. Acabada la pelea, los circunstantes se
volvfan con bastante material para reir y conversar por muchos dfas,
y ellas cuidaban sus rasgaduras y rasgadas orejas, con s61o cefir un
pedazo a colgajo con otro y atarlos con un hilo. Par ventura tambidn
de estos fuertes tirones que se dan de las orejas provendr6 el cre-
cerles tanto que algunas envejecidas en este marcial mujeril en-
cuentro les Ilegan casi a los hombros, como yo mismo lo he visto
con mis ojos.
"Socorrido y content su cuerpo, con que tengan que comer y
vestir, no tenian m6s cuidados de sus almas que el que tienen los
brutos de su vida. Ellos las han credo inmortales, y con todo, s61o
les han sabido el cuidado de mantenerla en el cuerpo, porque no
les falte vida. Estaban en que despubs de muertos, iban sus almas










S A N T A


a otras parties, y lo dem6s no sabian explicar, y decian algunos que
eran unos parajes donde habia lagunas de buena agua y mejor
vista. Pero no se las imaginaban tan abundantes y felices que no
temieron en ellas algunas necesidedes y trabajos, no como pena
de delitos sino como accidents propios de aquella vida. Por esto
provelan los sepulcros de viveres para sus almas y Iloraban sus
difuntos por temerlos en algunos infortunios. Mas ninguno en vida
hacia ni mandaba provision para si, ni temia padecer despu6s de
muerto; dejando esta provision y este temor a la Providencia y
composi6n de los otros."
Parece referirse a la creencio en la otra vida lo que cuenta Sou-
they haber leido en unas "Noticias del Paraguay", que tenia entire
sus papeles: "Los mocobies fingian un 6rbol, que en su.idioma
Ilamaban nalliadigna, de altura tan desmedida que Ilegaba desde
la tierra al cielo. Par 61, de rama en rama, ganando siempre mayor
altura subian las almas a pescar en un rio y lagunas muy grandes,
que abundaba de pescado regaladisimo. Pero un dio que el alma
de una vieja no pudo pescar cosa alguno y los pescadores la ne-
garon el socorro de una limosna para su mantenimiento, se irrit6
tanto contra la naci6n mocobi que transfigurada en capiguara tom6
el ejercicio de roer el 6rbol par donde subian al cielo y no desisti6
hasta derribarlo en tierra con incredible sentimiento y dapio irre-
parable de today la naci6n." 1
"Se ha advertido por los misioneros, escribia el Padre Bustillo,
Sque fu6 uno de ellos, m6s observadores sobre este punto, no hallarse
entire las dos c6lebres naciones mocobi y abipona deidad alguna,
a quien prestaran, coma a tal, el m6s minimo culto; creen que
partidos de esta vida viven en la otra y en ella ejercen las mismas
operaciones que en 6sta, por lo que acostumbran en su infidelidad
al expirar hacerse motor los mejores caballos para tener, segun
S ellos dicen, con qu6 en ella andor a caballo, correr animoles y
buscar su comida."
S Confirma estos asertos el Padre Canelas en la valiosa relaci6n
que publicamos. "El simple conocimiento de la inmortalidad del
alma, describe este jesuita, trae toda su inutilidad de la falta total
que tuvieron del conocimiento de deidad alguna. No se descubre
ni en sus usos, ni en los vocablos de su lengua, rastro alguno de re-
ligi6n. No hay costumbre suya que parezca rito ni palabra que
indique Dios. Finisimos ateistas. Bien es verdad que tienen esta ex-
presi6n: inimca abapegdi "el que nos cri6", pero es subsecuente
a la noticia de la creaci6n que se les di6. Tambi6n tienen 6sta:
ini namalican jecatanapec: "el que nada no puede", pero tambi6n
es consiguiente al conocimiento de la omnipotencia. Pudi6rase sos-
pechar que a las estrellas que Ilamamos cabrillas tuviesen par su
criador: asi por el nombre gdoasudalgae que les dan y quiere decir:
nuestros abuelos, coma por el alborozo con que las celebran al
descubrirse en sus tierras. Pero en esto no hay m6s que misterio,
que coma 6stas se muestran al entrar la primavera, las celebran
coma serial de la proximidad de los frutos, no coma causa de ellos;


1 "A tale of Paraguay", p. 580, n. 15.


Conocimlento
de lo
spiritual





















No conocieron
deidad alguna


F E 87


D E










E N T R E L O S M 0 CO B I E S


y asi, pasado aquel primer alegr6n ya no' se acuerdan m6s de
ellas hasta que ol aofo siguiente vuelven a aparecer en su hemis-
ferio. Y asi el Ilamarlas nuestros abuelos no es creencia de serlo
sino acomodaci6n de t&rminos que usan much.
"Tambien al demonio algunos Ilamaban cota, que quiere decir
nuestro padre, mas no por hacerlo criador sino s6lo por reconocerlo
bienhechor. Examinados despues de ilustrados con la fe si habian
tenido antes alg6n conocimiento de Dios, siempre respondieron que
no. Con ocasi6n de esto me refiri6 un indio!capaz, que estando una
noche algunos de sus viejos mirando al cieto y sus estrellas, empe-
zaron a decir: cC6mo ser6 este cielo y estos astros? guno que los haya hecho? y que en esta curiosa ignorancia par6 su
corto entendimiento. Parece irrefragable que conocimiento de Dios
no lo tuvieron, pero si fueron infelices por no conocer a Dios por
Dios, digo felices fueron par no reconocer a criatura olguna por
Dios."
El cielo Y agrega a este prop6sito el Padre Canelas: "Dieron al cielo el
nombre de ypiquem, que quiere decir arrib a o I de arriba, porque
no arrib6 a m6s su entendimiento que loI que alcanz6 su vista.
Juzgaban que por los horizontes pegaba kn la tierra; y despu6s que
se les explic6 lo que era y c6mo estaba, era necesaria bastante ins-
trucci6n para satisfacer a las preguntas que hacian. Al sol Ila-
maban dazo6 y a la luna cidaigo, invirtiendo el genero y dando el
femenino al sol y el masculine a la luna. Su nacimiento ocaso ex-
plican con la expresi6n de nacer y entrar. Su estar en el zenit con
esta nataamcatigni que dice: derecho hacia la tierra. Par la luna
regulan los meses y cuentan par primaveras los afios. Cuando hay
luna nueva, salen los muchachos a celebrar su nacimiento dando
gritos y alaridos y estir6ndose las ndrices; coma son algo fiotos
querian que con la luna crezcan. Cuando se eclipsaba juzgaban
que la asaltan ciertos perros. A una estrella que aparece a veces
muy junta a la luna Ilaman "su amiga". Al lucero dicen neetegce
que quiere decir, la que va antes del dia. Al crucero Ilaman ama-
nic, esto es, avestruz. Cuentan que corriendo un mocobi a un
avestruz hasta el horizonte, el avestruz trep6 por el cielo donde
qued6 luciendo, como las estrellas, y que de su lucimiento se for-
ma el crucero. A la via 16ctea Ilaman naadic, y significa ca-
mino. Tienen experimental conocimiento de los orientes y occi-
dentes de las estrellas, y al mismo tiempo en que salen y entran.
Par ellas se gobiernan en sus viajes de noche con acierto que
admiral.
"Una naci6n coma esta, privadaipor una parte del conocimiento
de Dios, y por otra castigada del demonio y regida por los m6s efi-
caces parciales de este, cuales son la pesima raza de los brujos,
No eran parecia que habia de correr a rienda suelta tras los m6s abomi-
inmorales nobles vicios; pero Dios que la tenia para formarse de ella una
pequeia grey, en que gustoso estableciese su reino, supo ponerle
freno a ella y a sus mortales instigadores para que no se precipi-
tasen en tantas iniquidades como de otras naciones se leen y se ex-
perimenta, ni viviese tan ciega y obscure, que no la ilustren las
luces de la raz6n algunas de sus operaciones.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs