• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Prelude
 Introduction
 I: Reminiscencias
 II
 III
 IV
 V
 VI
 VII
 VIII
 IX
 X
 XI
 XII: Epoca actual
 XIII
 XIV
 XV
 XVI
 XVII
 XVIII
 XIX
 XX
 XXI
 XXII
 XXIII
 XXIV






Group Title: Deslinde de los partidos : articulos publicados en el Imparcial
Title: Deslinde de los partidos
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00024793/00001
 Material Information
Title: Deslinde de los partidos artículos publicados en el Imparcial
Physical Description: 141 p. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Montúfar, Rafael, 1857-
Publisher: Unión tipográfica, R. Muñoz y cía
Place of Publication: Guatemala C. A
Publication Date: [1925]
 Subjects
Subject: Politics and government -- Guatemala   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por Rafael Montúfar, Guatemala, 1925.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00024793
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002781752
oclc - 02862603
notis - ANQ9903
lccn - 26020236

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Prelude
        Page 3
        Page 4
    Introduction
        Page 5
        Page 6
    I: Reminiscencias
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    II
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    III
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    IV
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    V
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    VI
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    VII
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    VIII
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    IX
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    X
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
    XI
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    XII: Epoca actual
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    XIII
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
    XIV
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    XV
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
    XVI
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    XVII
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    XVIII
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
    XIX
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    XX
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    XXI
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
    XXII
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
    XXIII
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
    XXIV
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
Full Text


,?.
h

J .~-
d
1


NOVIEMBRE DE 1925
I.

9 4 "


EL DESLINDE DE





LOS PARTIDOS


GUATEMALA, C. A.


F I


___







DESLINDE DE LOS PARTIDOS


ARTICULOS PUBLICADOS

EN


EL IMPARCIAL

POR


RAFAEL MONTUFAR


GUATEMALA, 1925


UNION TIPOGRAFICA
R. Mufoz y Cia.
8a Av. Sur, No. 3, Edificio Zadik.-Guatemala, C. A.

















LAh

AMRW


__4












AD VER TENCIA


No habia pensado escribir sobre el asunto con-
tenido en estas pdginas.
Tomd a broma que se tratara de confundir, de
buena fd, las tendencies political que han dividido
siempre a nuestra sociedad, a causa del odio que a
determinadas personas de reciente intervenci6n en
los asuntos pdblicos guatemaltecos, inspira la clasifi-
caci6n de LIBERALS Y CONSERVADORES;
pero al persuadirme de que se trata en serio de llevar
a cabo una campaia con ese objeto, tomdndose como
base del Campoo de combat, la aseveracidn de -que
el partido conservador ha desaparecido por haber
evolucionado todos y cada uno de sus miembros,
cambiJ de parecer, y determine hacer aclaraciones.
Ellas motivaron esta series de articulos.
A solicitud de varias personas que conservan
esos articulos recortados, he autorizado a la Unidn
Tipogrdfica para que los reproduzca en folleto.


Rafael Mont far.


.Guatemala, Octubre de 1925.

















*












z-












DESLINDE DE LOS PARTIDOS



Hojeando un peri6dico despues de la comida,
como tengo por costumbre, encontr6 una noche en la
secci6n editorial de EL IMPARCIAL, un articulo que,
por lo pedantesco de su titulo: APRES LA MORTE,
LA VIE (Despues de la muerte, la vida), lo lef con
suma curiosidad dreyendo seria product de la expe-
riencia y del saber; y tuve el desencanto de notar en su
lenguaje agresivo de sectario apasionado, contradic-
clones palmarias, desconocimiento de la psicologia de
nuestra sociedad, de nuestra idiosincrasia, de los por-
menores de nuestra historic, de los contrastes de nuestras
aspiraciones, y, sobre todo, del concept sociol6gico de
nuestro porvenir.
Esa producci6n exhibe al escritor en exceso audaz,
como carente de las nociones mds rudimentarias de la
vida evolutiva de los pueblos, y que, sin .autoridad de
dirigente,-n6tese bien,- y sin la preparaci6n necesaria
para conseguirlo, pretend encarrilagla opinion de la
naci6n guatemalteca, ignorando que 6sta ha tenido entire






6 RAFAEL MONTUFAR

sus mentores a hombres prominentes con fama por su
patriotism, experiencia y sabiduria, y que nunca sirvie-
ron intereses bastardos, prestAndose de instruments a
los enmascarados enemigos de la patria, quienes fingien-
do sentimientos de afecto, piensan s61o en explotarla,
debilitAndola con el descredito, para someterla, por ilti-
mo, a conveniencias-extraflas.
Bajo tan malas impresiones pens6 legado el mo-
mento de poner las cosas en su lugar, y dispuse escri-
bir al sefor Alejandro C6rdova, director de El Impar-
cial, pidi6ndole me facilitara las columns de su peri6-
dico para exponer mi opinion sobre la convenitncia de
deslindar la existencia de nuestros partidos politicos.
El senor C6rdova tuvo la amabilidad de contes-
tarme en el acto, accediendo a mi solicited, por lo cual
le reitero las gracias, que sinceramente le anticip6 en la
seguridad de que me complaceria; y comienzo mi labor
iniciando una serie-de cortos studios que, en mi con-
cepto, reclama el asunto.














REMINISCENCIAS

I.

Carlos V, no obstante su vano empefio en contrario,
lleg6 a reconocer la imposibilidad de unificar el criteria
de los hombres.
Felipe II, sin las dqtes de su padre, pero tan fervoroso
o mAs que su bisabuela Isabel la cat6lica, que habia fun-
dado el tribunal del santo oficio con la autorizaci6n de
su santidad Sixto IV, se aferr6 en no tolerar diferencias
de entendimiento, y celoso por la suerte de los habitantes
de sus nuevos dominios, crey6 convenient crear aquel tri-
bunal en America, con el objeto, decia su disposici6n, de
dar a conocer a Dios en estas regions, procurando que
aumentara la fe evang4lica libre de errors y de falsas
doctrinas, y que la fe se dilatara y fuera ensalzada en'to-
do el. mundo, manteniendose en la pureza y entereza
convenientes.
Era precise, por tanto, career en las divinas revelacio-
nes y en los augustos misterios, puestos al cuidado del san-
to oficio, ampliamente facultado para perseguir y corre-
gir, emplearndo en sus procedimientos, los medios mas des-
esperantes, y en sus castigos las penas mis dolorosas.
De esta manera fue extendiendose por este continente,
una doctrine que habia sido desconocida en absolute per


[= D= rc = 6 II I- I Lc FE 1 F =--:5 F S- 1 r -=-6- -=- 1





8 RAFAEL MONTUFAR

sus antiguos moradores, la cual arraig;6 en fuerza del auxi-
lio que le prestaron el espionaje y la delaci6n, elevados a la
categoria de virtudes, dando lugar a que adoptaran como
medio de legitima defense contra los riesgos que de conti-
nuo amenazaban, el disimulo y la hipocresia, efectos pro-
pios del terror infuindido pora el sistema de la mAs exage-
rada intolerancia.
A pesar de ese sistema que por mis de trescientos
afios sostuvo aquel tribunal, haciendo millones de vic-
timas, no'pudo evitar que en las conciencias de los pueblos
aparecieran opinions contrarias a las que se habia trata-
do de mantener inalterables.

Si no fuera cierto eso, despu6s de que Napole6n aboli6
aquella instituci6n de rigurosa crueldad y de contraprodu-
centes resultados, en Espafia no se habrian dividido log
espafioles Ilamandose liberals y' erviles como sucedi6 en
los afios de 1820 y 1821; ni en la America del Centro se
habrian conocido los partidos de cacos y gacistas prime-
ro, independientes y. anexionistas en seguidh; republica-
nos y monarquicos despues; y mas tarde, sucesivamente,
liberals o fiebres, y services o conservadores; unionistas
y separatists; liberals y services aristocraticos; libera-
les y services; panteristas y legales; liberals y cachure-
cos; unionistas y cabreristas o federalistas y liberals y
conservadores.

Todo ello demuestra que a pesar de los esfuerzos in-
quijitoriales, los pueblos que se encontraban bajo el peso
de la dureza del santo oficio, ya de una manera pr6ximla o
remote, no han podido someterse a la unidad de criterio
que se les quiso imponer, porque se han visto obligados a






DESLINDE DE LOS PARTIDOS 9

respetar !as exigencias de la naturaleza humana, que mar-
ca a todos los individuos de la especie, inclinaciones y ten-
dencias diferentes que los obligan a marcher por la send
del progress con reciproca utilidad.
Deducese de aqui que la amalgama de ideas contra-
rias o antag6nicas es irrealizable.
Los hombres convencidos, amunque se toleren entire si,
se respeten y se admiren, no pueden confundirse. La con-
fusi6n s6lo cabe entire aquellos que no tienen opinions de-
finidas.
Los partidos de principios opuestos, al mezclarse con
sus adversaries renuncian a existir, dejando el campo a los
mAs audaces o a'los que cuentan con mAs recursos.



























C













II

SEn mi anterior articulo me referi a la imposibilidad
absolute de conformar todas las opinions de una naci6n
sometiendolas a un molde determinado, ya que esa impo-
sibilidad procede de causes naturales.
SProcede de la diferencia esencial de tendencies o in-
clinaciones que se marcan entire los individuos; y esa mis-
tna diferencia es, a no dudarlo, de gran beneficio para la
sociedad humana, per conducir a progress y bienestar
conmn.
Sentado esto, de mAs esta agregar una palabra sobre
la necesidad de que las personas que profesan ideas si-
milares, formen agrupaciones que las sustenten, en opo-
sici6n de los que piensan lo'contrario, por career 6stos que
toda mezcla es possible, como si pudiera mezclarse el agua
con el aceite, o como si revueltos los colors negro y rojo,
no perdieran sus propios coloridos.
Lo mismo ocurre en la vida social.
Las mezclas de elements heterogeneos que se oponen
no pueden.ser mas que ligeramente transitorias, si no se
quiere que desaparezca en. favor de uno el carlcter dis-
tintivo de los otros elements.
La Sociologia, que es la ciencia abstract de la socie-
dad humana, y que investiga las relaciones entire el in-
dividuo y el ambiente, entire individuos e individuos, y en-
tre individuos y sociedad, tendiendb al descubrimiento de





12 RAFAEL MONTUFAR

esas relaciones entire si, nos eniseia lo que a esas relacio-
nes corresponde, mostrandb los factors extrinsecos e in-
tiinsecos de toda evoluci6n.
Segdn Hegel, la evoluci6X humana no es ms que el
camino de una idea, de un pensamiento, de una voluntad
en si y por si racional que acciona por si en la sociedad
y el Estado.
Su influjo se hace sentir como un movimiento per-
petuo en todos los 6rdenes de la vida.
Vivimos, pues, dentro de una evoluci6n permanent
de que no podemos eximirnos, y sentimos sus efectos.
Sin remontarnos a muchos afios antes de medio si-
glo, encontramos en comprobaci6n, que la humanidad ha
evolucionado de una manera sorprendente.
No hablemos de los extraordinarios progress mate-
riales que tanto asombran; no hablemos de los misterios
sorprendidos a los secrets de la naturaleza; fij6monos
solamente en el campo de las ideas y encontraremos cam-
bios iniexplicables.
Para el caso basta mencionar dos cosas, lo ocurrido
al Pontificado cat6lico, que todo lo tenia sometido a las
mAs rigidas disposiciones, y que ha llegado a tkansigir
con lo que 61 mismo habia condenado, y lo ocurrido tam-
bidn a los Gobiernos absolutos, que despues de mante-
ner sus dominios bajo ferrea mano, han desaparecido so-
portando la condenaci,6n de la historic y del poder sin li-
mites de sus antiguos subordinados.
Si pasamos a lo que nos corresponde inmediatamente,
encontramos parecidas manifestaciones.
El liberalismo de los primeros afios de la independen-
cia no es el mismo de nuestrps dias, pues ha avanzado Con-





DESLINDE DE LOS PARTIDOS 13

forme las exigencias sociales han variado; y al conserva-
tismo ha pasado lo mismo; pero eso no quiere decir que
no sigan por senderos distintos.
En otro studio mostrar6 las diferencias.
Por ahora me limitar6 a decir que corresponde hacer
los studios de la manera de efectuar lbs cambios respec-
tivos, a la ciencia con su sequedad y su prosaismo, por-
que la poesia con sus fantasticas creaciones, est6 excluida
de toda intervenci6n.
,Y si la poesia, es decir el poeta, no debe intervenir,
6 que dire del versificador?
Entre millones de 6stos, pocos son los que han subido
con merecimientos al Parnaso; y de estos pocos, no todos
han hecho algo en bien de la humanidad.
Algunos hay que, por el contrario, s6lo males han
causado, y no pueden repetir con Diaz Mir6n: "hay pluma-
jes que cruzan el pantano y no se manchan... Mi plumaje
es de esos." Y.permitaseme hacer una digresi6n para termi-
nar mi idea, Victor Hugo, Jos4 Zorrilla, pafael Bombo y
Jos6 Santos Chocano laureados en Paris, en Madrid, en Bo-
gota y en Lima, evidencian que no todos los poetas mere-
cen la apoteosis.
~uben Dario que glckific6 a Nicaragua y con esta a
Centro' Armbrica, adquiri6 gran renombre por su extraor-
dinaria fecundidad, y fue elevado por algunos a la cate-
goria de primer poeta del,. habla castellana en nuestros
dias, y aunque, sin duda, filigraniz6 el ritmo, su rastro lu-
minoso no deja huellas en los acontecimientos trascenden-
tales de nuestro progress.
Pedro Jovel puls6 la lira entire los costarricenses con
gran facilidad; y sin embargo s6lo queda alla Un vago re-
cuerdo casi olvidado de sus inspiradas composiciones; y






14 RAFAEL MONTUFAR

Pio J. Viquez, que entire los suyos, los mismos dostarricen-
ses, sobresali6 por su genio% apenas se le menciona. Su ia-
bor fue mas important en el periodismo, en el cual se mos-
tr6 original, chispeante, culto y agudo.
Domingo Estrada, no obstante ser una de nuestras
glorias literarias, casi es desconocido por la actual gene-
raci6n. Rimaba admirablemente, sentia con delicadeza y
pensaba alto. Su traducci6n "Las Campanas" hizo cono-
cer de manera bella en castellano, la hermosa producci6n
de Edgard Poe; y "Los Duentes", de Victor Hugo, que ver-
ti6 a nuestro idioma, pueden competir. sin detrimento de
su fama, con la c6lebre traducci6n de Andr6s Bello; y si
eso no bastara para dar idea de su talent y de su genio,
sobraria la composici6n "El Crepisculo," que escribid cuan-
tio sentia aproximarse sus iltimos instantes; pero la obra
de Estrada que yo admire tanto, no influy6 en la evoluci6n
a que he aludido. Sus producciones coleccionadas por el
doctor Ram6n A. Salazar no se encuentran, pues no me ha
sido possible obtener un ejemplar. Parece que hubiera el
prop6sito preconcebido de hacer que se le clvidara por
complete.
Por lo que se ve, para que el pceta intervenga en la
obra evolutiva de, las sociedades, es precise que ademAs
de sus merecemientos verdaderos, sea favorecido por las
circunstancias del moment.
Termino reproduciendo unos versos de Pepe Batres.
Dicen aludiendo a la patria:.
"Mas como otra no tengo, me parece
que debo amarla como el ave al nido,
y a los diablos me doy si consider
S que la quieren vender al extranjero."














III

SSe ha visto que es una necesidad de los hombres agru-
paise con aquellos a quienes estin ligados por similitud de
idales, de intereses y de aspiraciones.
'Pi.r consiguiente, entire mayor sea la diversidad de
opiiones que aparezcan en una sociedad, mayor serA el
nniero de los grupos que se formen para defender y pro-
pager esas opinions.
fDe ahi la raz6n de la existencia de los partidos que
dan nombre a esos mismos grupos, y ia imposibilidad de
hacE abstraccipn de ellos.
Son manifestaci6n inequivoca de la libertad en todas
sus ianifestaciones.
iDonde- no existen los partidos hay que decir, con se-
guridad, que predomina la intolerancia en cualesquiera de
sus formas; y la sociedad tiene que mantenerse en la inac-
ci6n, bajo el sometimiento abrumidor de impcsiciones
matadoras.
Esto lo reconocen hasta los mismos que entire noso-
tros abogan porque desaparezcan los nombres de las agru-
paciones hist6ricas en que ha estado dividida la opini6n de
los habitantes del pals, desde antes de la independencia.
Aquellos que de tal modo piensan, se olvidan de un
detalle importantisimo, que parece una perogrullada; pero
que debe tenerse muy present: que Ice partidos estin for-
mados por hombres; y si los partidos, como alguien ha di-





16 RAFAEL MONTUFAR

cho, son lacras que deben desaparecer, es indudable que
antes tienen que desaparecer los mismos hombres que Ics
formaron, por haber sido los causantes de esas lacras.
A obcecaci6n debe atribuirse que por odio o antipatia a
los riombres de las agrupaciones political, se pretend press
cindir de estas mismas agrupaciones, con el objeto de cr-
ganizar otra nueva, sin desistir de los hombres que forna-
ron las primeras, y que, por sus vicios, pasiones, errors,
intereses o aspiraciones, responsables son de los males que
causaron.
Supongamos por un moment que se llegara al acier-
do de borrar de nuestros anales, los nombres que tanto
preocupan a ciertos periodistas: los nombres de liberaies y
de conservadores.
Pregunto, i qub se lograria de convenient para la pa-
tria?
Nada.
Para proceder con orden conforme a ese acuierdo, ha-
bria de convccarse en seguida a las personas que habrian
de componer la nueva agrupaci6ri encargada de condutir al
pais por nuevos derroteros, per los de la honorabilidad y
de la sabiduria; y iqu6 personas serian esas- que no hu-
bieran intervenido, direct o indirectamente, en los sncesos
acaecidos, que no hubierani participado en mantener lcs
regimenes abominables? *
Np aparecerian; y no habiendo, otras, tendrian que
concurrir precisamente las mismas que han figurado du-
rante los iltimos veinte afics; y es dificil prever c6mo po-
drian presentarse tranquilamente, si no convinieran de an-
tenano en que se olvidara un pasado tan atormentadoi.






DESLINDE DE LOS PARTIDOS


De manera que si la nomenclatura con que se conocen
los partidos debe hacerse desaparecer para evitar que dafie
con su descr6dito al que trata de organizarse, ignore qu6
podria hacerse con los individuos miembros de esos parti-
dos, que todbs sabemos Ilevan sobre si la responsabilidad
de grandes brrores y de grades faltas.
Por lo tanto, no adivino lo que desean aquellos.que no
quieren que haya liberals ni conservadores.
No basta hablar con dureza y acrimonia de los unos y
de los otros, dejando en pie a los autores de los sucesos cau-
santes de las responsabilidades, para former con elements
idnticos y dafiados, una nueva agrupaci6n sin tacha.
Se dice con much seriedad que el liberalism no,ha
evolucionado y que el conservatism si lo ha hecho; y que,
por consiguiente, los liberals deben apartarse cediendo su
puesto a los conservadores evolucionados, reunidos en nue-
va agrupaci6n. Curiosa l6gica.
Desde el punto de vistasociol6gico, ocurre otra cosa:
que el liberalism en principios ha continuado su march
progresiva,. no obstafite que muchos de los hombres que
han figurado con gran influencia en la pri4nera linea de sus
filas, no son liberals ni se propusiernp otra cosa, que des-
acreditarlo, haciendo retrogrador al pais, bajo el nombre
del mismo liberalism; y de ahi las inconsecuencias injus-
tificables que se advierten en los procedimientos emplea-
dos; pero por este detalle tan trascendental, que precisa se
le tome en considerac&6n con el cuidado necesario, no es,
en verdad, responsible dicho liberalism, sino en una sola
cosa, en haber consentido que intervinieran activamente en
los actos realizados en su nombre, sus mis declarados ene-
migos.


17






18' RAFAEL MONTUFAR

.Sin embargo, los principios liberals no han sufrido
alteraci6n, y las responsabilidades por sus quebrantos, he-
chas las debidas clasificaciones, recaen, deben recaer, so-
bre sus autores o instigadores, y no sobre la agrupaci6n en
cuyo nombre se han querido ejecutar.
Llegado el instant de decirlo, debe decirse; y desgra-
ciadamente para ellos, pocos, poquisimos, son lcs que pue-
den levantar la frente, sin estremecerse de vergiienza, ante
la complicidad que les result en los hechos, motivo de los
cargos que se hacen al propio liberalism.
Pues tomando al azar a nuestros hombres m.s promi-
nehtes, todos se parecen; encuintranse mis o menos man-
chados, pero siempre manchados; y esto aconseja que en
vez de someterlos a juicio, se les trate indulgentemente y,
si es possible, se les absuelva desde luego, para no excluir-
los en la obra de la organizaci6n que se trata de Ilevar a
t6rmino.
El procedimiento que me ocurre de moment no pue-
de ser mAs sencillo. En primer lugar perdonar hasta don-
de sea dable las complicidades; despues exigir buena fe y
sinceridad, y, por filtimo, clasificacidn de los individuos
por sus verdaderas convicciones.














IV

Pululan, por desgracia, en nuestra organizaci6n poli-
ticosocial, defects que debemos a la mala educaci6n que
recibimos de la colonia, la cual nos configure en forma re-.
sistente y reducida que aun perdura. Esos defects no co-
rresponden, entonces, s6lo a Guatemala. Son defects de
los paises que fueron colonies espafiolas; los defects crio-
llos de que nos habla Bunge.
De manera semejante los reconoci6 hace pocos dias
"Nuestro Diario," al rectificar con una sinceridad que le
honra, el desfavorable juicio que habia emitido sobre la
influencia perjudicial que atribuia al indio en nuestro mode
de ser, y con motivo del libro de Marcelino Domingo, que
muestra a Espafia tal como fue mantenida y la mantiene
el absolutismo politico y religioso en que ha vivido ese
pais.
La acepci6n que ha querido dar el mismo diarip a la
palabra berrinche en concept de enojo infantil, como sin6-
nimo de capricho o sea idea o prop6sito formado sin raz6n,
tiene gracia.
Me parece que lo llamadno berrinche politico, con bas-
tante acierto, es muy censurable, y que el berrinche en
literature o en el periodismo, no tiene disculpa porque no
se funda en nada que de alguin modo pudiera justificarlo.


IL-~v-lllc~7llc~b=l1L-m--;llc~is~=BI=






20 RAFAEL MONTUFAR

Rectificar, reconociendo los errors o equivocaciones
en que se ha incurrido, es el fruto del saber, de la honora-
bilidad y del acierto.
Por lo mismo, el politico que no quiera rectificar cuan-
do debe, y que en vez de rectificar, se aferra en sus errors,
pone de manifiesto estar imbuido de terquedad o insensa-
tez, y forzadamente tiene que perderse. Asi el periodista
o el literate que no confiesa haber incurrido en algdn yerro
que estA a la vista de todos, se desacredita.
Por tales razones lei con mucho agrado la rectifica-
ci6n aludida presentada espontaneamente por "Nuestro
Diario", rectificaci6n que nos promete otras cuando las re-
clame la exactitud de los hechos, conforme sus ilustrados
redactores vayan notando la conveniencia de marcarlas en
reconocimiento de la verdad; y eso es muy consolador por-
que despierta la esperanza de que el berrinche no sera lo
que trace la norma de la conduct de tan important pu-
blicaci6n.
Y a prop4sito; en vista de una frase del mismo diario,
que establece diferencia entire j6venes y viejos, como base
para apreciar la competencia o incompetencia de los miem-
bros de una sociedad, quiero hacer algunas observaciones
conducentes.
Esa diferencia de tal modo establecida, ha tenido ori-
gen en el punto de un program adoptado para justificar
el ascenso o la intervenci6n intempestiva que pretendieran
los j6vene- de cierto circulo que intenta sobreponerse, me
nospreciando el studio, la observaci6n, la experiencia y
la calma, que son atributos adquiridos con el transcurso de
l1's afios, y de lo cual no se puede prescindir en ningin
caso.





DESLINDE DE LOS PARTIDOS 21

;Esta 6ltima afirmaci6n reclama prueba. La dar6 con
solo apelar a la historic de todos los tiempcs.
En ella encontramos que es muy corto,' asi impercep-
tible, el nfmero de j6venes que han figurado en primer tdr-
mino, y que son innumerables los viejos que han sobresalido
trabajando en bien de la hutanidad.
Hay entire los viejos muchisimos que, por sus ideas,
aparecen j6venes al conducir la march de los pueblos por
los nuevo' derroteros; y *que los pocos j6venes que
encontramos, parecen viejos por las causes que sustentan.
Entre los primeros citar6 a Voltaire, Delambert, Fran-
klin, Ernesto Heckel, Anatole France, Clemenceau, Sime6n
Cafias, Pedro Molina, Bartolom6 Mitre e Ignacio 'Ramirez
y entire los j6venes dichos, a Nerpn, HeliogAbalo, Miram6n y
Manuel de Portugal.
Esas citas son el argument en contrario de los que
quieren que sean fnicamnnte los j6venes, que aun no han
tenido tiempo para meditar sobre las condiciones del mun-
do y powder penetrar los arcanos del coraz6n human, los
que dispongan de la suerte de los pueblos, no obstante
que nadie niega que es la -prictica, con la sabiduria que
da el studio de aiips y, afios, y el juicio que produce las
decepciones, los que otorgan el derecho de encarrilar alas
sociedades aunque, por excepci6n muay bien calificada,
pueda aparecer de cuando en cuando, alg6n joven de su-
periores condiciones.
La excepci6n es muy significativa, para aquellos que
piden que sean j6venes exclusivamente los que deben in-
tervenir en el manejo de la cosa public.
Por mas que busco y rebusco entire la juventud, que
era donde se encontraba en otros tiempos la ilusin de los
maestros que confiaban en el porvenir, no encuen-





22 RAFAEL MONTUFAR

tro la fuerza necesaria de la-acci6n que reclama la
march evclutiva de nuestro pais; y, por tanto, que se
pueda ccnfiar s6lo-a su-labor, la direcci6n de los aconte-
cimientos que han de sucederse.
El trabajo que hemos de emprender exige la interven-
ci6n de todos los elements sanos, aprovechables, anima-
dos de patrictismo y, buenas intenciones.
Dos son los requisitos que se requieren: competencia
para dirigir, oualquiera que sea la edad de los directors,
y decisiOn para ejecutar. Una y otra se encuentran en to-
dos los guatemaltecos de buena voluntad, sin distinci6n, y
deben Ier aprovechadas.














VN -.

La supresi6n de los partidos politicos, como lo pre-
tenden los que quieren hacer desaparecer los nombres de
liberals y conservadores, no produciri entire nosotros,
mis resultadb que robustecer la plant malsana que ha
fruetificado en la generalidad de las naciones hispanoame-,
ricanas, con la costumbre de "deificar a los hombres me-
nospreciando los principios".
Esa costumbre tiene por base la falta de partidos doc-
trinarios, bien organizados, falta que da vida y mantiene
el caudillaje, causa de todos nuestros infortunios.
"El caudillaje, dice Espinosa, don Juan, ha salvajiza-
.do la pobre America, la ha .aniquilado, y le ha impedido
Ilenar sus destinos, una vez alcanzada la independencia."
En seguida exclama: I'.!Maiditos caudiltmos Despubs
que sumergen los pueblos en la miseria, les dicen que es
necesario ain mas sacrificios para obtener la libqrtad, el
derecho precioso de elegir sin coacci6n, de publicar sus
pensamientoo sin censura, de no pagar mis contribucio-
nes que las precisas; y las precisas son todas las que se
les quieren imponer."
JY aquella costumbre, La que la debemos?
.La debemos a una herencia fatal de que no podemos
desprendernos. La debemos a Espafa que sometida a la
inquisici6n y a la realeza, nos impuso su criteria y su








crueldad; a Espafia que nos infundi6 por la violencia, su
psicologia, tratando de grabar en nuestro ser las aberra-
ciones de la unidad political y religiosa, g6rmenes de la
intolerancia y de la tirania que han motivado nuestras
desgracias, porque de esos g6rmenes nace nuestro eterno
mal, mal que nos atormenta y nos aniquila.
Dicho mal produce el caudillaje, a cuyo rededor se
agrupan.los hombres que no se inspiran mAs que en sus
conveniencias personales; y del cual Bunge, en NUESTRA
AMERICA, dindole el nombre de cacicazgo, dice:
"Por derecho divino, el rey eurbpeo es rey, el cacique
manda por derecho human. El uno se impone por la vo-
luntad de:Dios, y el otro por la voluntad de los hombres
sin voluntad."
Y ese caudillo o cacique que por propia y, excesiva vo-
luntad se sobrepone a los demAs hombres sin voluntad, ab-
yectos, sumisos, es absolute, irresponsible, arbitrario, por
supuesto, mientras que nada menace su position, por-
que de otro modQ lay de 61! todo cambia convirti6ndolo en
el ser mis infeliz.
En el period favorable, dispone con beneplacito ge-
neral de lo que se le antoja, y recibe las adhesiones de to-
dos que con repugnant servilismo le 'expresan su entu-
siasmo y su admiraci6n por lo que le pertenece y por
lo que dispone.
El sistema se basa en la humillaci6n y la bajeza de
las mayorias; y a nadie le es permitido expresar senti-
mientos de independencia ni ideas de libertad.
Ese sistema tiene, sin embargo, un inconvenient qure
es una ventaja para los pueblos, y es que no a todos les es
dado ser caudillos en el sentido.propio de la palabra; nece-
sitan para ello de condiciones excepeionales.


24


RAFAEL MONTUFAR





DESLINDE DE LOS PARTIDOS 25

Por ejemplo, entire nosotros realmente hemos ,tenido
tres, que representaban sistemas diferentes: Carrera, ul-
tramontano; Barrios, reformador y Estrada Cabrera,
reaccionario.
Barillas, Reyna Barrios y Herrera, aunque dispusie-
ron de los elements para constituirse en hombres abso-
lutos o arbitrarios, se sirvieron de esos elements, para
manifestar sus pasiones y pequefieces, sin lograr consti-
tuirse en caudillos porque les faltaba much que no de-
pendfa de sus deseos e inclinaciones. Les faltaban las con-
diciones personales que exige el sistema, a pesar de que
dispusieron de la aquiescencia de los colaboradores eternos
de la tirania.
Los partidos que siguen a los caudillos son siempre
partidos personales, y los nombres con que se les distin-
gue son los nombres de los mismos caudillos.
Bunge en otra parte del libro citado, dice:
"En algunos instantes parece que los caciques his-
panoamericanos representan ideas; que son jefes de un
partido politico de principios.... Esto no es mas que una
ilusi6n de 6ptica, ibendita iluii6n!, que resPronde a cier-
tas necesidades regionales del punt donde radical la tol-
deria del cacique".
Esto significa que aun sabi6ndose que los partidos per-
sonales no tienen interns alguno por el triunfo de los prin-
cipios, ni les importa, sa ven en la necesidad de invocarlos
para justificar la raz6h de su existencia y de sus trabajos.
De manera que aun en esos casos se reconoce la ne-
cesidad de invocar los ideales que, aunque en el fondo
no se toman en cuenta, sirven para enganchar adeptos y
para embaucarlos.





26 RAFAEL MONTUFAR

La ciencia de la political indica cuAl es la forma de evi
tar esas irregularidades; y dice que precise hacer opinion,
y que &sta se divide en corrientes que se.contrabalanceen
para establecer el equilibrio de la sociedad. Advierte los
peligros de que sean los intereses particulares los que
arrastren a los individuals de una sociedad political, porque
entonces no serian los principios los que prevalecieran si-
no las conveniencias particulares,
Para salvar esas situaciones que amenazan y destru-
yen la libertad, no queda otro medio que mantener en per-
fecto orden las agrupaciones conocidas, introduciendo en
sus respectivos priogramas las alteraciones indicadas por
la evolucidn, y modificando por complete sus m6todos y
los sistemas, en conformidad con la rigidez de los princi-
pios que hubieren adaptado.
De ese modo las agrupaciones dichas darian por fin
ruerte a los partidos personales, dAndoles vida a los de
loe principios.
Los gobernantes saldrian de entire los candidates elec-
tos en la forma que estuviere-dispuesto en las respectivas
agrupaciones, y siempre serian los ciudadanos mas promi-
nentes y dignos de figurar al frente de la naci6n.














VI

Inexplicable seria que se intentara negar siquiera,
que eritre nosotros existe un grupo de personas que por
tradiciones de familiar y por una educaci6n sectaria per-
.fectamente sistematizada, ama de manera entrafiable to-
do aquello que inculc .la colonia por los medios mis ri-
gorosos de que pudo disponer.
Ese grupo existe, y existe compact, sin haber mcdi-
ficado en lo mas insignificant la parte esencial de su idio-
sincrasia. Sus creencias son las mismas; y esas creencias
han tenido arraigo en las ensefianzas cuidadosamente di-
fundidas por el fuego y el hierro, desde los primeros mo-
mentos de la dominaci6n espafiola en America.-
Nadie ignora que el hombre nace como el mis insig-
nificante de los series animados,, sin ideas ni sentimientos,
masa inactive de pocas libras de peso y de vida artificial,
que al amparo de auxilios extrafios puede adquirir las fuer-
zas que han de servirle para valerse por si mismo; y si
su desarrollo fisico depend como el de los demds anima-
les, de la nutricin, cualquiera que 6sta sea, no pasa lo
mismo con el desarrollo de lo que constitute el distintivo
caracteristico de su especie: la raz6n.
El hombre es product de su medio; por lo que no
participo de las ideas de Herbert Spencer cuando dice que
el grande hombre no es mas que el product de la sociedad
que le da crigen, un hijo de su pueblo y de su tiempo.





RAFAEL MONTUFAR


Los grandes hombres, en mi concept, pr lo. general,
aparecen como excepciones raras de los products de su
medio, a causa de que la superioridad de cue estAn dotados,
les permit ver a una distancia que los demas no pueden
aleanzar

Siendo el hombre product de su medio y siendo este
medio de innumerables condiciones, tiene que ser el mis-
mo hombre de condiciones tambinn innumerables.
He aqui otra de las razones por qNu los hombres pien-
san y sienten de maneras diferentes, sin embargo de los
empefios de unificar. su criteria.

No obstante la imposibilidad de lograr la unificaci6n
deseada, a cuyo servicio se han puesto las disposiciones
mis atentatorias que se creyeron mAs eficaces, indudable-
mente se ha conseguido mantener en estrecho vinculo a
las personas de espiritu sumiso, meticulosas, que no en-
contraron dificultad en dejarse dirigir para eyitarse el
trabajo de pensar; y esas personas forman el grupo aludido.

Ese grupo ha aspirado siempre a que la religion cris-
tiara, cat6lica, apost61ica, romana, se conserve en toda su
pureza como lo deseaba Felipe II al establecer la Inquisi-
ci6n en AmBrica: que tenga en apoyo las fuerzas del Es-
tado: que el clero secular y regular mantengan los fueros
y preeminencias conforme los cAnones de la Iglesia: que
se prohiba la introducci6n y circulaci6n de todo escrito que
sea contrario al dogma cat6lico: que la potestad" civil est4
subordinada a la potestad eclesiastica: que sea rigurosa
la previa censura: que la ensefianza sea sometida a la en-
sefianza religiosa: que se proscriba el matrimonio civil y
el divorcio absolute.





DESLINDE DE LOS PARTIDOS 29

Tales son los ideales del grupo a que me he referido,
el cual se ha llamado servil, cachureco y conservador.
No es cierto, entonces, como se ha dicho, que ese gru-
po ha evolucionado.
No hay tal, aunque sea verdad que algunos de sus
miembros desprendidndose de las extremosas exigencias,
lo hayan hecho, aceptando el precepto de la ciencia political
que ensefia que no debe mezclarse la religion con la political.
Este precepto es una necesidad imperiosa de la liber-
tad de conciencia.
No deben confundirse las manifestaciones del fuero
interno, que es asunto eminentemente privado, con los
actos externos de la vida social que no deben inmiscuirse
en el santuario intimo de los sentimientos.
Los campos de la religion y de la political soni distin-
tos porque sus fines son diferentes.
No lo olvidemos.
Si nos colocamos con firmeza en el terreno que co-
rresponde, no tendremos molestia alguna por las intromi-
siones indebidas, y habremos realizado una de las hermo-
sas aspiraci;ones de la 6poca present.
Si esto no fuera asi, no existirian los partidos poli-
ticos de los Estados Unidos tal como se encuentran orga-
nizados; ya que en dichos partides no se toman en cuen-
ta para nada las creencias religiosas.
En todos ellos hay indistintamente protestantes, ca-
t61icos, judios, mahometanos, etcetera, y ninguno se con-
sidera perjudicado.
En Nicaragua tenemos el ejemplo que nos ofrecen
el doctor CArdenas que siendo ateo, sub6 a la presidencia
de la. repdblica con el apoyo del partido conservador, y el





30 RAFAEL MONTUFAR

doctor Baca, que siendo iglesiero, como e1 mismo se llama-
ba, fue decano del partido liberal.
Entre nosotros tenemos un caso muy reciente. El
del licenciado don TAcito Molina; que habiendo declarado
ser ateo, desempeii6 con beneplicito del partido conserva-
dor, simultkneamentq, la presidencia de dos asambleas.

Lo cual me permit repetir sin aparecer intransigen-
te, que no debe mezclarse la political con la religion.

No se crea que el partido conservador por no haberlo
hecho antes, no puede evolucionar. Qub no evoluciona?
El fil6sofo londinense nos dice que el Cosmos en ge-
neral obedece a esa ley, segin los fen6men6s que forman
el objeto de la Astronomia y de la Geologia, y tambi6n
los que constituyen la material de studio de la Biologia,
la Psicologia y la Sociologia.
Que ese partido evoluciona, lo ha probado un sacer-
dote cat61ico de gran talent y energia. .El padre Murri,
quien con sus trabajos bastante recientes de la organiza-
ci6n de la Liga Democritica Nacional, ha aumentado su
creciente popularidad en toda Italia, tratando de marcar
nuevos derroteros al partido catolico.

El padre Murri dice que escs trabajos tratan de afirmar
de- un mod9 l6gico y continue, un cierto orden de ideas
sobre el mAs grave problema que obsesiona hoy a los
pueblos latinos-y no a estos solamente--; problema que
es la preocupaci6n constant de todo su pensamiento y
de todo su-espiritu.

Cuando no se quiere o no conviene comprender lo
que se lee, se tergiversa.





DESLINDE DE LOS PARTIDOS 31

Jamas he pensado y menos dicho que precisa figurar
en la p'litica para ser alguien. IJo que he dicho es que
amalgamar lo inamalgamable, es impossible. Lo que he di-
cho es que quienes quieren que desaparezcan los partidos
politicos que son la vida de las naciones, para former con
sus retazos una confusion desconcertante de los mismos
partidos, parecen desconocer la realidad. Tambi6n he di-
cho y lo repito, que las cuestiones politicosociales, no
deben dilucidarse con divagaciones po6ticas.




































j









1~














VII
) /
Fui en 1920 de los equivocados que creyeron que Gua-
temala habia evolucicnado instantAneamente, con motivo
de las manifestaciones populares hechas contra la admi-
nistracf6n de Estrada Cabrera, quien cay6 del poder con
sorpresa de todos, porque despues de tantos afios de fra-
casos habidos en intentonas revolucionarias, nadie aguar-
daba que una situaci6n cimentada sobre bases perfecta-
mente s6lidas, pudiera derrumbarse al primer impulso
homogene& de la voluntad unificada.
Al ver que se habia realizado, por fin, lo que sin la
mAs remota esperanza habiamos deseado, se lleg6 a career
que habia intervenido la fuerza invisible y poderosa
de la. resoluci6n preparada para llevar a cabo un cambio
ansiado por la opinion unanime de todo el pais, y esa
creencia fue.... una ilusi6n!
La verdad es la realidad de las cosas, dice Balmes; y
la realidad de las cosas fue diferente de lo que se habia
imaginado.
La caida de Cabrera no fue el product de ninguna
mejora social. Fue Ia consecuencia de una series de pe-
quefias circunstancias que aprovecharon aquellos preci-
samente que habian contribuido a que se mantuviera en
el poder, aquellos que habian sido-sus colaboradores, sus
favorecidos, lce que m~s habian medrado durante vein-







34 RAFAEL MONTUFAR

id6s afios; pero no los que habian sido sus enemigos, que
sufrieron por no doblegar la cerviz, por no manifestar
debilidad de carActer, por no convenir con un orden de
cosas normal y vergonzoso.
Cay6 ,Cabrera; pero continuaron a la cabeza de los
destinos de la naci6n sus c6mplices, quienes por no verse
arrollados se colocaron los primeros en la corriente para
encauzarla.
Hubo, pues, un solo cambio esencial, el de la persona
del gobernante, porque continuaron ejerciendo gran in-
fluencia, los mismos que la habian tenido al lado del
tirano.
Este fen6meno se realize porque el cambio era impe-
rioso, un suceso natural, un acto espontaneo del estado de
la opinion formada sin la intervenci6n de nadie, por el can-
sancio de un regimen que se habia hecho insoportable;
y por algo mAs .que parece incredible, por algo que nadie
esperaba; por la colaboraci6n del mismo Cabrera que de
tal modo contribuy6 en su contra, que fue el primero y
mas important factor del movimiento 'que le ocasion6 la
caida.
He aqui explicada la raz6n de lo ocurrido.
Sin embargo, aquello habia tenido como todos los
sucesos, un pretexto, una raz6n de ser aparente, una cau-
8a tangible que habia preparado el rumbo de los aconteci-
mientos que se sucedieron; y fue el acuerdo acertado so-
bre la manera de proceder, acuerdo que dict6 la necesidad
del moment recomendando la fusi6n de todas las volun-
tades, la compactaci6n de tqdos los esfuerzos, la unifica-
ci6n de todas las opinions.
El acuerdo tuvo uiA resultado maravilloso al hacer
que todos los hombres estuvieran en complete conformi-.




DESLINDE DE LOS-PARTIDOS 35

dad, sin diferencia de ninguna especie, en un solo prop6-
sito, un solo pensamiento, una sola aspiraci6n, la caida
del aut6crata que se habia hecho odioso para todos.
No puede desconiccerse la oportunidad y habilidad
ddl plan.
SEse plan tenia que ser la expresi6n del sentimiento
general, y lo fue. Por eso tuvo exito, un 4xito no espe-
rado ni por los mismos que lo habian concebidd y entire
quienes habia diferencias sustanciales; pero que suges-
tionados por el inico pensamiento prevaleciente en todos
los cerebros, se sometieron silenciosos, ejecutando como si
hubieran sido un solo hombre,
La discipline se impuso y el triunfo lleg6 much antes
de lo que se habia calculado.
El plan referido estaba Montenido en el ACTA DE
LOS TRES DOBLECES, la cual principia considerando que
por acercarse el centenario de la emancipaci6n de la Ami-
rica Central, era deber del patriotism laborar porque en
aquella fecha contemplara el mundo uhida la patria que
nos legaron nuestros mayores: que ese noble sentimiento
arde en el coraz6n de todos los buenos hijos de las cinco
repiblicas del centro del.continente americano; y que, por
tanto, se convocaba a todos los ciudadanos amantes de la
patria, sin dlistinci6n de opinions political o credos reli-
giosos, para que se agregaran y colaboraran por la gran
causa.
Como se ha visto, el plan dicho, estuvo perfectamen-
te cencebido, con amplitud de criterio, y esto fue lo que
en realidad le di6 vida.
Al tener conocimiento yo de aquella acta, express
desde lejos mi adhesi6n, aunque confieso que me hizo pen-






36 RAFAEL MONTUFAR

sar bastante la filiaci6n political de muchas de las personas
que habian suscrito la excitativa.
Dude de ia sinceridad de aquel important documen-
to; pero no manifesto mi duda. Por el contrario, demostr6
today mi confianza manifestando mi conformidad.
Cuando, regres6 al pais y pude enterarme de lo que
ocurria, comenc6 a preocuparme seriamente; pero tam-
poco lo di a ccnocer sino en los terminos que permitian las
condiciones en que se encontraba la sociedad: confusa y
apasionada.
Sin embargo, much de lo qie se manifestaba a im-
pulsos de aquella excitativa me lenaba de esperanzas, y
de confianza, la propaganda en favor de la uni6n de
Centro America.
Crei ingenuamente que habia llegado la hora hist6-
rica de efectuarla, y que debian buscarse los medios que
la oportunidad indicaba.
Lo expuesto y lo que sigue tiene aparentemente mu-
cho de personal, y aunque no quisiera tocarlo, me es im-
posible, en la necesidad de poner al lector en conocimiento
de lo oeurrido para que juzgue debidamente de los acon-
tecimientos relacionados.
Permitaseme, pues, rebcrdar esos pormendoes, que me
veo en la penosa obligaci6n de referir.















VIII

He dicho que crei que habia liegado el moment de
que se realizara la uni6n de Centro America; y me pare-
ci6 que para trabajar con ese fin, convenia aprovechar-la
convocatoria del Congreso de liberals centroamericanos
que habia de reunirse en la ciudad de Tegucigalpa.
Consider de mi deber asistir; y prepare el viaje por
mi cuenta y en mi propia representaci6n.
El partido liberal federalist nombr6 delegado al li-
cenciado Adrian Recinos, y tuvo a bien darme tambien la
representaci6n, no obstante que yo no habia sido ins-
crito entire sus miembros.
'Esto me hizo aparecer en otro carActer del que me co-
rrespondia.
Tuve tambien la honra de recibir la representaci6n
de agrupaciones de liberals salvadorefios, y asi figure en
aquel Congreso, con las representaciones de El Salvador y
Guatemala.
El Congress me confiri6 el honor de hacerme su pre-
sidente; pero sin el beneplacito del licenciado Recinos que
se declar6 contra ese nombramiento. Mis ligas fueron otras,
sin duda mfis importantes y definidas.
En aquellos dias no me preocupaba yo de nada mis
que de aprovechar la hora del instant, coloc8ndome den-




38 RAFAEL MONTUFAR.

tro del plan de trabajar por la gran causa con todos, sin
distinci6n de opinions political ii credos religiosos.
El peri6dico El Unionista, de esta ciudad, comenz6 a
combatir al Congreso, llamAndolo cabrerista, calificativo
que me impression porque hacia ver que no se tomaban en
cuenta mis desgracias ni las persecuciones de que habia
sido objeto.,
Pocos dias hace que conversando accidentalmente con
un caballero bien enterado de lo que en aquellos momen-
tos ocurria, me refiri6 que se le hizo tal cargo a) Congreso
porque habiendo sido yo una de las victims de Cabrera,
y Recinos uno de sus mAs favorecidos, se crey,6 con ex-
trafieza que caminabamos de entero acuerdo.
Ya he referido el m6vil de mi conduct.
El resultado de, los trabajos del Congreso fue satis-
factorio.
Acord6 al respect excitar a los Gobiernes de Centro
America para.que nombraran delegados con el fin de ir
a Washington y firmar el pact de uni6n en la oficina de
las republicas americanas.
En Honduras no s6lo me ocup6 de los quehaceres del
Congress, sirio que procure entenderme con los miembros
mis importantes de la oposici6n para que se pusieran de
acuerdo con el Gobierno, a fin de lograr unificar Ia acci6n
de ambos en favor de la uni6n.
Pas6 a El Salvador para dar cuenta del encargo con
que se me habia distinguido, y aprovech6 la oportunidad pa-
ra efectuar la misma labor: unificar Gobierno y oposici6n
para el caso de que se llegara'el moment de realizar la idea.
Para llevar a cabo estos trabajos me animaba una con-
fianza: la seguridad de que en Guatemala no encontraria








DESLINDE DE LOS PARTIDOS 39

dificultades a pesar de las manifestaciones de El Unio-
nista, torque gabia yo que en Tegucigalpa se habia tra-
bajado con todo el patriotism y desinteres, en 'favor de
la idea primordial del ACTA de veinticinco de Diciembre;
y no pude imaginarme que los miembros del Gobierno de
Herrera, ni 6ste se opondrian a que el mismo Herrera tu-
viera la gloria de realizar en poco tiempo, sin sangre ni
sacrificios, la unificaci6n, ni que 61 alcanzara el honor de
ocupar el primer puesto de la America Central.

Sucedi6, desgraciadamente, lo contrario de lo que yo
habia esperado.
Comunicada a Herrera la resoluci6n del Congreso li-
beral de Tegucigalpa, y encontrindosele prActica y proba-
ble, los eneiigos de la uni6n, temerosos de que aquella
pudiera realizarse en verdad, comenzaron a trabajar asi-
duamente para impedirla.
Una hoja suelta publicada inmediatamente despubs de
ser conocida la excitativa del Congreso Liberal de Teguci-
galpa, patrocinada por un funcionario de confianza del se-
flor Herrera, rompi6 el fuego en nombre del patriotism y
de la dignidad national, y se sigui6 diciendo que el pacto
de uni6n no debia firmarse fuera del territorio centroame-
ricano.
Para desacreditar lo propuesto por aquel Congreso
que, por cierto, era lo finico prActico que con 6xito inme-
diato podia hacerse, los fingidos unionistas, dando pruebas
evidentes de que les horrorizaba la idea de que se habian
querido aprovechar, lo combatieron energicamente y en
todas las formas. Interesaron a la Oficina Internacional
Centro-Americana para--que propusiera cambio del lugar





40 RAFAEL MONTUFAR

donde habrian de reunirse los delegados, y designaron con
ese objeto la ciudad de San Jos6 de Costa Rica.
Esta media destruy6 todos los trabajos, dando muerte
instantAnea a la oportunidad que se habia presentado a
Centro Am6rica para efectuar su acariciada uni6n.
Triunf6 el separatismo hip6critamente; y todo lo que
hizo en seguida a sabiendas, condujo a impedir que la gran
idea pudiera tener nuevas probabilidades de realizarse.
La historic nos lo dice resentida e indignada, al expo-
ner los m6viles que se pusieron en juego para contrarrestar
los patri6ticos y desinteresados esfuerzo del liberalism.
Muri6 la esperanza alimentada por la creencia en un
engrandecimiento pr6ximo; y muri6, por tiempo indefinido,
la ilusi6n de ver unida a la patria de nuestros mayores.
Sin embargo, aunque el tdmulo, con sus fdnebres des-
pojos, exponia la desgracia, los falscs unionistas segulan
esforzindose para representar torpemente un papel que no
podian.
Firmaron un pacto inconvenient que ademds requeria
la reform de nuestra Ley Constitutiva para que, entire
nosbtros, tuviera la fuerza necesaria; e hicieron que ese
Pacto fuera aprobado en Guatemala, sin que se llenaran los
requisitos indispensables para su validez.
Todo puso de manifesto que era verdad que la uni6n
les venia floja, como lo repetian constantemente prominen-
tes uniinistas que decian ya sin temor, que la quisieron
mientras les servia para atacar a Cabrera.
Ahora se quiere con nuevos y descabellados intentos,
hacer que -aparezcan responsables del fracaso, aquellos
que propusieron la manera de'conseguir que la uni6n se rea-






DESLINDE DE LOS PARTIDOS 41

lizara con firmeza y estabilidad; y que sean objeto de'ala-
banza los que se hicieron merecedores de la censura y del
reproche por su antipatri6tica labor.
Nada de esto debe sorprender.
Es aplicable a toda idea lo que describe el fil6sofo W.
James, citado por Le Bon: "Toda doctrine nueva atraviesa
por tres estados sucesivos. Primero se le ataca declardn-
dola absurda; despu&s, se admit 'que es cierta y evidence,
pero insignificant. Se reconoce por iltimo su verdadera
hnportancia, y sus adversaries reclaman entonces el honor
de haberla descubierto."



















IX

La armonia en que la sociedad habia permanecido des-
de marzo de 1920, produjo una confusion que lleg6 a ser
molesta para todos porque era insostenible; y los aconte-
cimientos fueron colocando las cosas sucesivamente en su
lugar, hasta que el horizonte politico se despejara dejando
que se distinguieran los nubarrones del pasado, de los arre-
boles del porvenir; que se destacaran las figures dominan-.
tes en sus propios coloridos y con sus ropajes verdaderos.
Cada cual se fue situando en el puesto que le corres-
pondfa.
En consecuencia, comenz6 a desbandarse el partido
que se habia denominado unionista, pues una vez Ilenado
el objeto de su aparecimiento, objeto patri6tico y popular,
tuvo que sufrir la dispersion exigida por la multiplicidad
de elements de que habia sido formado, iniciandose las
corrientes de la diversidad de opinions que existen en el
pais.
Se formaron las agrupaciones que las represeritaban,
con los elements similares que se buscahan en seguimien-
to de sus respectivos prop,6sitos.
Conforme estpo sucedia, la popularidad del senior He-
rrera disminuia de una manera muy notable.
Prefiri6 bambolear en la indecision de opuestas ten-
dencias, en la creencia de que complacia a todos a la vez;


F=3= 2-






44 RAFAEL MONTUFAR

creencia errada que siguen los que piensan que la falta de
cardcter y de resoluci6n, sirve para conquistar voluntades;
y no logr6 Aino lo que era 1gico esperar, hacerse elbvacio
a su rededor, encamindndose al precipicio que 61 mismo
habia preparado.
Cedi6 hasta el punto de haber adoptado la nueva for-
ma political que se acababa de dar a Guatemala, admitiendo
en sustituci6n del honroso y legitimo titulo de Presidente
de la Repiiblica, con que lo habian distihguido los pueblos,
el bastardo de Jefe de Estado que 01 de buen grado quiso
usurpar; y como esto, otras miuchas cosas que no permitia
la Ley Constitutiva, sin, haber sido reformada: conforme
las indifaciones de la misma.
Por someterse a las prescripciones del Pacto de San
Jos6 de Costa Rica, que no era abligatorio, quebrant6 las
promesas que habia hecho de respetar la Ley fundamental
de la naci6n, e incurri6 en loserrores juridicos y politicos
que fueron de trascendentales resultados. *
No quiso deshacerse del anillo de hierro que lo estran-
.gulaba.
No quiso evolucionar admitiendo las indicaciones que
lo habrian salvado sobre la conveniencia de cambiar algu-
nos de sus colaboradores, ni tampoco quiso complacer del
todo a 6stcs, que cada vez le exigian mAs y mis.
Unos y otros se sentian amenazados y la ansiedad au-
mentaba.
En esa situacin lleg6 la ncche del cinco de diciembre.
Nbche fatal que estaba designada por la suerte para
dar tkrmino a aquella situai6n, ya en la forma que ocurri6,
y que todos conocemos, o en la que otros preparaban, con
grades desventajas para Herrera.






DESLINDE DE LOS PARTIDOS 45

.El golpe del cinco de diciembre fue tan sencillo en la
apariencia y tan bien ejeoutado, que quienes desconocian
la manera de prepararlo, no se lo explicaban sino como re-
sultado de un acuerdo con el mismo Herrera.
Esta sospecha ha sido calumniosa.
Herrera hizo lo que debi6 haber hecho.
Tuvo que someterse a las circunstancias por necesidad,
por'fuerza, por la sencilla raz6n de que no le quedaba' otro
camino.
Cualquiera de sus compaileros de Gabinete, por energi-
co y valiente que fuera, habria hecho en su lugar exacta-
mente lo mismo. Se habria entregado del mismo modo, si
h,.biera querido proceder con cordura.
No es tampoco cierto que hubiera intervenido en el
plan que se realize el mismo cinco, el hermano del, senior
Herrera, don Salvador, porque. no es verdad que 6ste hu-
biera intervenido en nada de una manera direct contra
don Carlos.
En ctra parte he, referido que cuando estaba listo el
movimiento que se habia preparado para alentar a don Car-
los para levar a cabo el retire de las personas que no le
dejaban gobernar desapasionadamente, se le quiso avisar,
valiindose de su hermano don Salvador, a quien se le habia
tenido ccano persona de influencia decisive sobre su her-
mano: que las evasivas de don Salvador hicieron compren-
der la equivocaci6n en que se habia estado respect de la
estrechez de relaciones fraternales existentes entire los dos
hermanos; que no habia entire ellos la reciproca confianza
que se habia creidc; y que se habia perdido el tiempo las-
timosamente.
IDesde entonces se abandonaron los trabajos relatives
a obtener que don Carlos se rodeara de las personas que se
tuvieron por adecuadas; y se decidi6 efectuar el plan de
cinco de diciembre.













































































































































r.i.












X

Colocada la situaci6n political en el punto a que me
he referidol y que todos conocen perfectamente bien, el
golpe de cinco de diciembre apareci6 como el resultado de
un trabajo de preparaci6n de rectificaciones que se pens6,
con fundamento, no. se podrian obtener de otro modo.
Esas rectificaciones tendian al restablecimiento de la
Ley Constitutiva de la Repdblica, la cual habia- sid'o des-
pedazada por una series de actos ilegales ejecutados con el
pretexto de realizar la grandiose idea de unir la Patria,
pero sin consistencia alguna; y tambi'n a robustecer al
partido que tiene la obligaci6n de garantizar efectivamente
el fiel y exacto cumplimiento de la Carta Fundamental.
Ese golpe fue la manifestaci6n de una exigencia del
patriotism.
Asi lo comprendi6 la naci6n entera que, confiando en
las promesas que se le hicieron durante la propaganda,
acept6 con beneplicito el cambio a que di6 lugar.
Infortunadamente ese cambio no correspondi6 al es-
fuerzo realizado, por las razones que expone el libro Caida
de 'una tirania, que 'evidenci6 la carencia de sinceridad del
prceedimiento adoptado por el partido federalista, cuando
dispuso continuar sosteniendo aquellas irregularidades por
parecerle peligroso, segfin declaraban aus jefes, separarse






48 RAFAEL MONTUFAR

de la political de los unionistas que habia combatido. El
miedb o quiza la falta de convicci6n en los individuos que
tal aconsejaron, desvirtuaron por completeo todo el trabajo
consecuente y franco, emprendidbo honradamente por los
opcsitores de la administraci6n Herrera. Por eso no co-
rrespondi6 el golpe de cinco de diciembre a lo que se espe-
raba, y sus efectos han sido desastrosos para la causa li-
beral.
En la campaiia sostenida por la prensa contra los unio-
nistas, amparados 6stos por el poder, alareci6 el Partido
Federalista disponiendo del consejo y de las plumas de per-
sonas que no le pertenecian, y que colaboraron eficazmente
a los buenos resultados que acrecentaron el prestigio y
buen nombre de la agrupacibn.
SEsta circunstancia fue aprovechada en lo personal por
algunos de los directors de la Junta Central de dicho par-
tido, quienes disfrutando del triunfo que acababa de obte-
nerse, merced, en concept de muchos, a la exclusive inter-
venci6n del mismo partido, se colocaron al frente de los
sucescs, y abandonaron el plan que se habia seguido, sin
hacer caso de los ideales y menos de los compromises con-
traidos, en satisfacci6n de aspiraciones personales que no
tenian justificaci6n.
Entonces comenz6 a manifestarse la intriga, causa de
todos los dafics experinmentados.
Comenz6 esa intriga muy solapadamente, tratahdo de
cambiar el nombre de la persona que habia sido escogida
de antemano para que sustituyera a Herrera.

Ese nombre era el del general Orellana, para lo cual
se tom6 en cuenta su caricter moderado y su buen cpm-





DESLINDE DE LOS PARTIDOS 49

portamiento en los diferentes puestos que desempefi6 du-
rante la administraci6n de Estrada Cabrera; y, por lo mis-
mo, figure a la cabeza del Triunvirato military.

Al tratarse en seguida del nombramiento de los de-
signados que debia hacer la Asamblea, la intriga se enca-
min6 a impedir que recayera ninguno de esos nombramien-
tos en el General Orellana, para que 6ste, se decia, pu-
diera ser electo Presidente de la Repdblica sin-la menor
dificultad.

Esas intrigas contrarrestadas pcor las personas que
habian trazado el plan con anterioridad, no pudieron im-
pedir que el General Orellana fuera el primer designado.

En ejercicio del Poder Ejecutivo organize su gabine-
te con las personas que consider dignas de su confianza
de acuerdo con el partido federalista; y esa organizaci6n
no satisfizo a la mayoria de los individuos que habian
trabajado por el cambio sin, pertenecer al mencionado
partido; y vieron con much claridad el desvio de los pro-
p6sitos que habian perseguid'o.

El Gobierno de esa manera organizado, se identific6
de tal modo con el Partido Federalista, que a aste corres-
pondi6 per complete la responsabilidad de todos los actos
de la' administraci6n, sufriendo el correspondiente
desprestigio.

Por ese motive ese partido es responsible ante la opi-
ni6n de Iks empefios por que pasara el emprestito Blair,
de los errors de la ley de hidrocarburos, que han hecho
todavia problemAtica la existencia de petr61eo en nuestro
territorio, de la aprobaci6n del contrato del ferrocarril de




50 RAFAEL MONTUFAR

Zacapa, del de la Empresa Ei6ctrica, del tratado con Fran-
cia que el General Orellana tuvo a bien denunciarlo por in-
conveniente, de la resistencia al arreglo de la situaci6n eco-
n6mica, de las modificaciones a. la ley de imprenta, de las
6rdenes drAsticas contra los peri6dicos, etcetera, etcetera.
El partido federalist a los pocos meses, qued6're-_
* ducido a un pequefio grupo de j6venes que no podian so-
portar la menor observaci6n de personas que tuvieran un
mpoco mAs de experiencia, y les incomcdaba oir sus indica-
ciones.
Entonces declararon.guerra a muerte a todo el que
tuviera mas de cincuenta aies, y decian que todo aquel
que pasara de esa edad, deberia ser pasado por las armas.
Comentando esta opinion con el doctor Mariano Tra-
banino, me dijo saladamente un dia: "Opino del mismo mo-
do, con una sola condici6n. Que la media no tenga efec-
to retroactive.

















XI

Conocidos como lo son los efectos de la political adop-
tada por el partido federalista, el cual ha quedado reducido,
como dejo dicho, a un pequefio nfimerb de j6venes iriflu-
yentes por las posiciones oficiales que ocupaban algunos
de ellos, se apartaba a diario de los ideales que unificaron
la qpini6n antes del cinco de diciembre; y con motive de
significativas frases vertidas en la conmemoraci6n del 30
de junior de 1922, alusivas a las glorias del gran partido li-
beral, se crey6 oportuno volver a la compactaci6n de los
miembros disgregados de ese partido; y buscandose el me-
dio de obtenerla, se encontr6, procediendo de conformidad
con individuos del mismo partido federalist, a redactar de
acuerdo con algunos de ellos, el acta Ilamada de 14 de Julio,
c6lebre ya por las molestias que ha producido a ciertos pa-
triotas de nota.
Se desisti6 de llevar a cabo el pensamiento, porque
al ser discutida en una sesi6n especial del mencionado par-
tido federalista, algunos de sus miembros, declararon que
ellos preferian permanecer aislados, y asi han permanecido.
Al hablar de esa acta se impone la necesidad de dar-
la a conocer.
Precisa que se le tenga present para pdderla juzgar
como es debido; hay que hacer que los lectores inteligen-


~ __
ILaull-~lIc~1II~ ---ll-to--1I~Plc~






52 RAFAEL MONTUFAR

tes e ilustrados la recuerden con exactitud, con el fin de
que puedan apreciarla discerniendo sin pasi6n.
Como se vera, esa acta desde el punto de vista de los
principios que proclama, es inobjetable. Nadie que se pre-
cie de entendido puede comba'tirla aunque sea otro su cri-
terio, sino se siente lacerado por la doctrine que encierra.
Estiidiese con calma, sin rencores, sin odios, sin pre-
venciones, con pleno conocimiento de nuestro pais y de
nuestros hombres, y se encontrarA que es digna del aplau-
so del patriota liberal mas exigente.
Si.se le halla pecado original, porque se piensa que
no es possible dejar de recorder las personas que intervi-
nieran en su redacci6n, redimasele, purificAndcsele con las
aguas del Jordan de la caridad y de indulgencia, y apro-
v4chese de ella sus intentos que no pueden ser mas pa-
tr6ticoa ni humanitarios; pues aboga por el implanta-
miento sin restricciones convencionales, del sistema poll-
tico que di6 a conocer entire nosotros, el triunfo de la revo-
luei6n de 1871, la cual tiene el mnrito innegable, aunque asi
no lo quieran reconocer ni los que fueron favorecidos, por
ella de haber abierto los brazos a todos los hijos del pueblo,
sacAndolos de su antigua y desgraciada postraci6n para que,
por sus aptitudes pudieran sobresalir, ostentando sus mere-
cimientos, haci6ndose apreciar por su honorabilidad, sus
virtudes, y, sobre todo, por su cultural adquirida por los es-
fuerzos de aquel movimiento.
Esa acta comprueba como document hist6rico, que
siete meses despu6s. de. haber, principiado a gobernar el
partido federalista, habia dado motivo para que se pidie-
ran rectificaciones de algunos de sus actors; y que no se
trataba sino de ofrecerle nuevqs elements, para que co-
laborara en la realizaci6n del bien de la patria.






DESLINDE DE LOS PARTIDOS 53

Suplic6 a mis bendvolos lectures, tengan la bondad de
leerla con cuidado, y que la juzguen por las doctrinas que
la informan.
Tengo el convencimiento de que no encontrarin en
sus concepts rastro alguno de interns particular, ni ves-
tigio de sentimientos reprochables.

VWase.

ACTA DE REORGANIZATION DEL PARTIDO LIBERAL

Considerando

Que el esfuerzo uniform del pueblo todo de Guate-
mala para derrocar al gobierno que, por tantos afios man-
tuvo a la naci6n postrada bajo la mds atormentadora ar-
bitrariedad, produjo una confusion que no 'permitia fue-
Sran debidamente clasificados los hombres por sus verda-
deras ideas y antecedentes;
Que dicho hombre, simpAtico al pueblo porque sa-
bre de UNIONISTA, 'que se adopt para poder compactar
todos los elements utilizables en la lucha emprendida
contra aquel regimen.
Que dicho. nombre, simpitic4 al pueblo porque sa-
tisfacia a -incesante aspiraci6n de la mayoria de los gua-
temaltecos sobre la uni6n. de las cinco repiblicas de Cen-
tro America, fue aceptado sin reparo, dando ,lugar a-que
muchos de sus miembros, que eran miembros del partido
conservador, se ai oderaran sin la menor resistencia del
mando de la naci6n, proponi6ndose hacer desaparecer to-
do lo que habia adquirido esta por virtud de la revoluci6n
de 1871, tomando como pretext la aseveraci6n calumnio-







RAFAEL MONTUFAR


sa de que todo lo que aquella revoluci6n habia producido,,
habia dado apoyo al regimen caido, el cual sin lema ni
plan alguno, habia privado de la tranquilidad a todos los
habitantes del pals.
Que poco tiempo despu6s de la caida de dicho regimen,
el pueblo comprendi6 que habia sido victim de una trama
falaz, y comenz6 a trabajar para evitar los efectos de la
equivocaci6n en que se le habia hecho incurrir.

Que muchos de los que habian intervenidi en los tra-
bajos del grupo numeroso que de improvise se form para
caer sobre los cuantiqsos recursos que habia acumulado
la administraci6n derrocada, decidieron asociarse por se-
parado, para impedir que siguieran tomando cuerpo las
maniobras reaccionarias iniciadas solapadamente.
ni6 en la ciudad de Tegucigalpa un Congreso de liberals,
Que a consecuencia de una invitaci6n especial se reu-
con el fin de establecer las bases que habian de servir pa-
ra organizer el Partido Liberal Centroamericano, y aquel
Congress reconoci6 al mismo tiempo, la urgencia- de ;efec-
tuar la Uni6n de Centro America, por'medio de Delegados
que firmaran en el edificio de las repiblicas americanas
de la ciudad de Washington, el Pacto respective.

Que esta iniciativa fue objetada por el Partido Unio-
nista de Guatemala, diciendo que tal iniciativa era humi-
Ilante y antipatri6tica y que, en su lugar, debiera promo-
verse la reuni6n de una conferencia de plenipotenciarios en
San Jos6 de Costa Rica, la que en efecto, se verific6 a fines
del ailo de 1920.
Que de dicha conferencia naci6 un ccnvenio tendiente
a someter a las cinco secciones de la Ambrica Central al




DESLINDE DE LOS PARTIDOS 55

dominion de instituciones medioevales, debilitando o ani-
quilando a la vez a Guatemala.
Que se compactaron meses despubs, diferentes agru-
paciones de liberals de la repfiblica bajo la denominadi6n
del Partido Liberal Federalista, con el prop6sito de con-
trarrestar los trabajos del Partido llamado Unionista, sin
que pudiera suponerse que traicionaba la bandera del li-
beralismo guatemalteco que proclamaba la Uni6n de
Centro Amdrica.
Que terminada la misi6n que se impuso el mismo
Partido Federalista, surge la necesidad de ampliar la 6r-
bita de sus labores rectificando en lo que corresponde sus
procedimientos, comenzando por Ilamar a todos los indi-
viduos que han sustentado la causa liberal para que ar-
m6nicamente realicen sus ideales;


POR TANTO,


Los infrascritos acuerdan:

Primero.-Reorganizar el Partido Liberal, al que per-
tenecen todos los ciudadanos que profesan este credo, con
el objeto de procurar que se pongan en practica las prome-
sas hechas por dicho Partido en los siguientes documents:

L.-El manifiesto de 8 de mayo de 1871, dado por el
General Miguel Garcia Granados.
II.-La Constituci6n de 1879.
III.-El Programa del Club Liberal de 1885.
IV.-El Programa del Partido Liberal de 1891.





66 RAFAEL MONTUFAR

Segundo.-AdemAs de estas promesas, el mismo Par-
tido se compromete a resolver los problems que a conti-
nuaci6n se expresan:

a) Sobre el trabajo;
b) Sobre la inmigraci6n dejornaleros;
c) Aumento de la producc~6n agridola;
d) Apertura y mejora de caminos;
e) Fomento de vias baratas de transport;
f) Comunicaciones areas;
g) Restablecimiento del orden econ6mico, procurando
la nivelacion del presupuesto fiscal, con una racional eco-
nomia y recaudaci6n de los impuestos con exactitud y pu-
reza; restablecer el curso de la moneda metalica national
y suBituir los actuales billetes irredimibles de los bancos
per los billetes debidamente garantizados.

Tercero.-Hacer un Ilamamiento a todos los ciudada-
nos con ejecutorias liberals que esten de acuerdo en que
el pais sea gobernado conforme a estas ideas, para que ma-
nifiesten su adhesi6n al Partido Liberal y el deseo de cola-
borar para que la Repdblica advance por la senda perfecta-
mente definida del Progreso, de la Reforma y de la evolu-
ci6n politico-social.

Guatemala, 14 de julio de 1922.

Ya es tiempo de que con el objeto de preparar la or-
ganizaci6n del partido que conforme las instituciones pro-
gresistas rija el pais, figurando entire las naciones civili-
zadas, se analice cada uno de los puntoB del acta mencio-
nada, a fin de que se establezca la conveniencia de su
ac4ptaci6n.














EPOCA ACTUAL


XII

En la reminiscencia de la vida de Ics partidos han
quedado 6stos guardando la siguiente posici6n:

Conservadores y unionistas sin ligas, en realidad, es-
trechas por una identidad absolute de prop6sitos, forcejean
por volver al poder vali6ndose de medios gastadcs, y con-
tando con las facilidades que les proporciona el acopio de
puestos pdblicos que en diferentes ramos de la adminis-
trapi6n desempefian algunos de los suyos.
El partido federalista, del cual aun se hace menci6n
por los elements oficiales que le dan vida, se ha llegado
a dividir en varias fracciones por las simpatias a deter-
minadas personalidades que se rechazan entire si.
Esa division lo ha debilitado muchisimo y lo seguirA
debilitando mas, y la division dicha no se funda en di-
ferencias de principios politicos que no toma en cuenta,
sino en que A, B, C o D, lleguen a la presidencia porque
si, sin compromise alguno.
Otro grupo, sin duda grupo important, extenso y
cuyos components permanecen a la capa por no encon-
trar campo de operaciones dentro del program evolutivo
,que observa, es el liberal, sin otro distintivo b apellido.







58 RAFAEL MONTUFAR

El desea que se desista de los gobiernos persona-
listas o sea-del caudillaje que ha sido la causa de las des-
gracias del pais, y se rija por la prdctica de la doctrine que
recomienda el implantamiento de la justicia, de la liber-
tad y del bienestar econ6mico.
Dicha agrupaci6n ha encontrado poderosas resisten-
cias en las medianias o mediocridades que temen perder
sus posiciones usurpadas, en los intereses creados que se
sienten amenazar, y en los sostenedores del desorden que
les ccnviene se eternice.
Esa misma agrupaci6n, inspirada en el movimiento
actual del mundo, ha hecho esfuerzos porque se realice el
arreglo econ6mico del pals, de manera preferente, arreglo
que ni los unionistas, ni,los conservadores, ni los federalis-
tas han logrado. Tbdos ellos han encontrado dificultades
mAs o menos fdtiles, y con ellas se han opuesto a las in-
dicaciones racionales basadas en las circunstancias de Gua-
temala, que han sido consideradas por individuos de-
ese grupo.
He manifestado pleno cc~vencimiento de que Guate-
mala no necesita copiar a ninguin otro pais para marchar
sin ninguna clase de tropiezos a la Tierra de Promisi6n.
Lo he dicho varias veces al tratar de la cuesti6n eco-
n6mica, afirmando que contamos con ideas y recursos pro-
pios para resolver el mis intrincado de nuestros problems.
Lo mismo pienso respect de la political.
Guatemala tiene su idiosincrasia, como la tiene M&-
xica, como la tiene Colombia, como la tiene Argentina, co-
mo la tiene Chile, ,como la tiene Cuba, todos paises his-
panoamericanos de igual origen y educaci6n y, sin em-
bargo, difieren sustancialmente por las ,condiciones en
que se han desarrollado.





.. pESLINDE DE LOS PARTIDOS 59

De manera que aunque por su idioma, sus: costum-
bres, sus vicios y sus aberraciones son parecidos, no son
id6nticos, ni requieren los mismos recursos para llenar las
exigencias de sus necesidades.
Por esta raz6n imperative, no podemos ni debemos in-
tentar copiar servilmente disposiciones que esos otros pue-
blos hayan adoptado..
Los que encuentran, aquellos-que piensan que s6lo
otros son capaces de producer, y que hallan en las copias
el remedio de nuestros males, demuestran su incompeten-
cia al mostrar que desconocen lo que ensefian.la observa-
ci6n y el studio.
Se nos ha ensefiado a considerar la political como una
ciencia de observaci6n, de gran utilidad prActica, que se
ejercita de instance en instant, como una discipline so-
bre todos y cada uno de los miembros de una-jurisdicci6n
o Estado: que .esa ciencia reclarfia muchos conocimientos
que un autor ha enumerado haciendolos consistir en mu-
cha probidad y amor a la verdad y a la justicia; much
penetraci6n y filosofia para Idiscernir los resorts que
mueven las acciones de los hombres; grande eficacia para
llevar adelante un principio cuando ise ha adbptado por
bueno; tener convicciones y fe en las instituciones, per-
suadido de que s61o ellas pueden fijar la suertede las
sociedades; y, por filtimo, que la political no es aquello que
vive de enredos y mentiras, porque en political se debe an-
dar a paso fire, por camino real y de dia, para no tro-
pezar, para no enredarse, y para no perderse en vericuetos
que suelen conducir a pantanos infectos, en donde han que-
dado enfangados hasta el pescuezo mAs de ouatro politicos
que se creian muy habiles". -






60 RAFAEL MONTUFAR

Estas exigencias facilmente se comprende que no
pueden ser poseidas por la mayoria de los que se consideran
con derecho a figurar en primera line a la cabeza de los
grupos llanadcs partidos; y por eso los errors en que esos
grupos incurren con frecuencia.
La political tiene la tarea general de establecer, dice
el doctor Squillace, a la luz de la investigaci6n sociol6gica
los criterios supremos de la prActica social, o bien, los fines,
los limits y los modos posibles de la acci6n refleja humana
sobre las necesidades sociales,, o sea de las reacciones pric-
ticas a las necesidades hist6ricas, 6, como dice Comte, de
la modificabilidad social.
En este concept, no se Ilena la elevada misi6n de la
political, adictando al arbitrio per mera sugesti6n de
cualquiera, -in studio alguno, instituciones o leyes apli-
cadas con mas o menos buen resultado, eh otros lugares
que no reunen nuestras calidades.
La -misijn que a nosotros nos corresponde entonces
no puede desempefiarse sin trabajar en el orden de la so-
ciologia-y sin hacer las comparaciones que permiten apre-
ciar en su just vtlor, las medidas que hayan de convenir
para nuestro desarrollo y bienestar.















XIII

En la noticia de la vida y obras de Oliverio Goldsmith,
que se encuentra al frente de la traducci6n que hizo Fer-
,nAndez de los Rios, de la Historia de Inglaterra, se dice
que esta obra se distingue por su imparcialidad en una
6pca en que la historic de aquella naci6n se escribia bajo
tres influencias casi siempre ciegas y apasionadas, el es-
piritu de partido, el de la doctrine religious y un orgullo
national exagerado.
En vista de eso, cualquiera podria afirmar que nos
encontramos en Inglaterra a mediados del siglo XVII, a que
se refieren esas lines.
La imparcialidad nos es completamente desconocida;
el espiritu de lo que llamamcs partfdos, nos obsesiona de
manera sorprendente; la influencia de lo que tambi6n Ila-
mamos doctrine religiosa, prevalece contra el dictado de
toda verdad; y el orgullo national deslumbra tanto nuestro
sentido, que no permit que nos coloquemcs en nuestro
sitio.
Siguiendo el mismo orden de ideas, hallamos que entire
nosotras, como en los demds paises que Ilamar6 incipien-
tes, al hombre no se le juzga por lo que ha hecho y por lo
que es; no se toman en consideraci6n sus propias obras que
lo ponen de manifiesto haci6ndolo merecedor de la estima-
ci6n o del desprecio de sus contemporAneos. Se le juzga




62 RAFAEL MONTUFAR

contra toda justicia, per la consigna desvergonzada de los
convencionalismos apasionados, que se aprovecha de las
circunstancias de determinados moments, por cuyo mo-
tivo, rarisimas veces podemos conocerlo con exactitud.
La niisma historic que he mencionado explica por qu6
CMsar pudo apoderarse de Bretafia, no obstante la vigorosa
Tesistencia que opusieron y que trataron de opener los bre-
tones, cuando cuenta que los insulares nombraron jefe de
la defense a Cassibelauno, a .quien los pequefios principles
no quisieron secundar por envidia de su rango o descoifiar
de su fidelidad, prefiriendo someterse al dominio del con-
quistador romano.
Prefirieron aquellos insulares, en sus pequefias pasio-
nes, dar pAbulo a sus antipatias, dejAndose dominar per-
manentemente per un enemigo comin y peligroso, antes
que reconocer la superioridad temporal de uno de sus com-
pafieros.
La envidia ha hecho en la historic un horrible papel,
por lo cual ha sido presentada por los fil6sofos y poetas
de todos los tiempos, con caracteres horripilantes.
Es el exclusivismo extraviado en sumo grado; el su-
frimiento sin alivio.
Tener envidia, dice Roque Bircia, es siempre 'un vicio
y un pecado. 'Y este pecado no puede compararse con otro
'alguno, porque mAs que pecado, es una especie de demonio.
Si cobrara forma material y apareciera en medio de la tie'-
rra, el mundo entero arrojaria un grito de espanto.
Segfin Job, la envidia mata a los pequefios, y segin
Voltaire, el envidioso es un miserable sin talent.
El mismo libro nos refiere otro hecho que debemos
aprivechar, hecho producido per la misma envidia. Refie-








DESLINDE DE LOS PARTIDOS


re que la comedia de Goldsmith-titulada Los desprecios de
la noche, logro tan feliz 6xito que provoc6 los celos de un
autor envidioso y probablemente de un desconocido que hi-
zo insertar en un diario un articulo asaz injurioso contra
iGoldsmith, a quien sobreveniale a -veces access, aunque
pasajeros, de c6lera violent. Apoder6se de 61 tan terrible
indignaci6n con la lectura del articulo, que sin mas refle-
xi6n se idirigi6 a casa del que lo public, y sin.casi expli-
carle el motivo de su visit, le acometi6 -a hastonazos y
descarg6 scbre las espaldas del envidioso la c6lera que lo
dominaba. Al dia siguiente, dice el mismo autor, se lamen-
taron los peri6dicos de tan irregular manera de vengarse
y de tan manifiesta violaci6n del derecho de gentes, y que
Goldsmith algo calmado hizo insertar en un peri6dico esta
respuesta: "Como en ninguna de las Icircunstancias de mi
vida, ni en ning-uno de mis escritos he abusado iunca del
pIder de la prensa, que sieinpre he tenido por un deber el
respetar, me tomo la libertad de emitir aqui mi opinion.
"La prensa es a mis ojos la protectora mis real de nues-
tra libertad,, la 6nica guardian isegura y vigilante de los
derechos del d4bil, defendi6ndolos contra las usurpaciones
del fuerte. Pero por desgracia de poco tiempo a esta par-
te se ha ilvidado del interns piublico que es su verdadera
misi6n para extraviarse en el terreno de las personalida-
des.....; y despu6s de otras consideraciones terminal asi:
"Las injuries recibidas p6blicamente son las mas amargas
y sensibles; y no responder a ellas sino con el silencio del
desprecio, es no dar, al menos en apariencia, mAs que una
d6bil importancia a la cpini6n del mundo: recurrir a la
protecci6n de las leyes, es exponerlas demasiado a hacer
patente a la luz del medio dia su debilidad y su insuficien-


63






64 RAFAEL MONTUFAR

cia, lo que viene a ser una mortificaci6n y una amargura
mis para la sociedad. Por tanto, todos sus miembros de-
ben considerarse como guardianes del honr y de la liber-
tad de la imprenta, y esforzarse con celo en impedir la pre-
coz licencia de usurpar el lugar de la verdadera libertad."
De esta opini6n participa un crecido nimero de per-
sonas.
No pertenezco a ese ndmero. En mi concept, la pren-
sa ha llegado a ocupar tan elevado puesto en las socieda-
des modernas, que parece una paradoja decir, que ella no
dafia sino cuando inicamente emplea la verdad en el ata-
que. -Ninguno que sea injuriado por su medio, sin mo-
tivo, sufre por ese solo hecho en su.reputaci6n que, por el
contrario, adquiere mayor consistencia.
Soy de los enamorados constantes de esa instituci6n,
que profesan el principio de que la prensa con la prensa se
combat; y de los que creen que de ella debe servirse para
dar explicaciones a la sociedad, quien se sienta lastimado
por los concepts de alguna publicaci6n.
No creo que este derecho de defense sea ilimitado,
pues no alcanza hasta molester al pdblclo con refutaciones
de juicios personales que, aunque vertidos con toda mala
intenci6n, no hieren la epidermis .ms delicada.







r73 E:=== EL==E===1-


XIV


Demostrada la imposibilidad de lograr la unificaci6n
del criterio de los hombres, a pesar del rigor empleado para
obtenerlo, queda demostrado ccnmo consecuencia, tambien,
la imposibilidad de impedir la divergencia de pareceres
que da existencia a las agrupaciones por ouyo -medio se ma-
nifiestanr.
El choque ocasionado por los contrastes de esas diver-
gencias, produce la luz de la verdad, como el choque de los
fluidos opuestos de la electricidad, produce la flama que
irradia y consume.
Dentro de esas divergencias hay uniformidades igual-
mente indestructibles, de conglomerados de ideas congene-
res, que luchan entire si por prevalecer en vez de mezclar
sus prop6sitos diferenciales, lucha que produce el eterno
movimiento, que es la fuente de la vida:
La confusion de esas diferencias, no puede producer
nada, y la infecundidad de las unions de Ics indi-
viduos que profesan ideas contrarias, es igual a la infecun-
didad de las unions sexuales entire species diferentes, de
que habla Defosses.
Con el andlisis cualitativo de los components de la
sociedad humana, se hace incofprensible que pueda haber
quienes, de buena fe, pretendan fundir en uno los distintos
criterios; quienes quieran reducir a un solo cuerpo. las






66 RAFAEL MONTUFAR

opinions mAs opuestas, formando conjuntos deformes y
heterogeneos. He dicho que la causa de las diferencias y
de los contrastes que'muestran los individuos, se remontan
al origen de la diversidad de circunstancias que los rodea-
ron en sus primeros afios; a las nociones de moralidad que
recibieron, a las condiciones en que creciercn, al aprove-
chamiento que hubieran adquirido y hasta a los tempera-
mentos que se derivan de sus personales condiciones fisio-
16g~icas;
Tales-divergencias por tanto;-han existido, existen y
existirAn.
Son peculiares de la especie y jams pcdr-n desapa-
recer.
Algunos, sin embargo, screen que esas fusiones son po-
sibles; y otros opinan que si en realidad no son realizables
en political, en filosofia ni en religion, si lo son en lo eco-
n6mico, porque asi lo hacen career las malas interpretacio-
nes de algunas de las doctrinas divulgadas en los iltimos
tiempos;-
Pensar-de esa manera, es decir, pensar que nuestras
actividades debeni aplicarse finicamente en satisfacci6n de
las materialidades de la vida, come -fnico objetivo de la
existencia humana; y que a ese fin deben concurrir arm6-
nicamente las fuerzas unidas de todos, no es estar'en lo
cierto.
El hombre no puede subsistir sin alimento, abrigo,
mansi6n, reposo, en una palabra, bienestar.
La felicidad es un.sueiio, una quimera, aunque:segdn
Schiller, todos nacemos en la.Arcadia.
Comenzamos la vida aspirando a la dich4 y al placer;
pero una formula aristotklica de que habla Schopenhauer,
dice otra cosa.






DESLINDE DE LOS PARTIDOS 67

Dice que todo placer y toda felicidad, son de natura-
'leza negative, y que el dolor, por el oontrario, es de na-
turaleza positive, lo cual explica declarandor que la feli-
cidad de la vida no consiste en los goces y diversiones, sino
en evitar en lo possible los males innumerables de que estA
sembrada: dolores, sufrimientos, enfermedades, p6rdidas
y cuidados.
El hombre mis feliz dice el mismo Schopenhauer,
es el que esta exento de grades dolcres fisicos-y mora-
les, y no aquel que tiene de su parte las alegi-as mis
vivas y los goces mis intensos.
Conforme con estas ideas no puedo estarlo con los
que piensan que los gobiernics deben preocuparse inica-
mente en tratar de resolver los problems econ6micos, co-
mo principal fin de las aspiraciones del hombre.
Este es un complex de material y espiritu; y no po-
dria llenar su misi6n sin estar perfectamente bien dotado.
Precisa, pues, que pueda disponer de todo lo que en
su dualidad satisfaga las exigencias de su ser.
La soluci6n de los problems econ6micos es urgen-
tisima y de tanta importancia gara un pueblo bien gober-
nado, como la soluci6n de los problems que proporcionan
justicia, libertad y seguridad.
No s61p de pan vive el fhombre; y si asi no fuera, el
estado ideal de la vida seria la esclavitud en que, por cal-
culo, para aumentar las fuerzas del trabajador en prove-
cho de los amos, se le alimentaba bien.
Faltando en la sociedad una de aquellas condiciones
indispensables, pan, libertad, justicia, seguridad, carece el
hombre de algo muy esencial.
Por lo mismo, todas esas condiciones son igualmefite
necesarias, y todas deben ser atendidas con la misma
pertinacia.















































t*1































4'
















XV
El professor espafiol Gonzalez Hontorio describe: "Los
partidos, es decir, las agrupaciones que los individuos de
run pais organizan para determinarse ccncertada y perma-
nentemente frente a la forma de gobierno establecido, fren-
te al funcionamiento de las corporaciones p6blicas, frente
a los principles problems que por mano del Estado y de
los Poderes locales han de resolverse, son en estos tiem-
pos el mAs important propulsor de hechos politicos y re-
iformas sociales. Por su intermedio, en las modernas de-
mocracias, los pareceres se juntan, se disciplinan, se co-
rrigen uncis a otros, se concretaii en unog cuantos, se po-
nen en condiciones de que se escoja entire ellos, sin exce-
siva dificultad ni arbitrariedad."
Inglaterra que es la naci6n tenida por muchos por el
pais clasico de las libertades puiblicas, ensefia much a
ese respect.
Ensefia c6mo se organizan y se aprovechan esos par-
tidos, los cuales desde 1832 han cambiado de fisoncmia
admitiendo modificaciones esenciales.
En aquella fecha stories y whigs no estaban divididos
por grandes diferencias, pues, los whigs, a pesar de sus as-
piraciones a un regimen parlamentario, tenian un tem-
peramento tan conservador come los stories, defensores de
la supremacia de la Corona scbre el Parlamento.







70 RAFAEL MONTUFAR

Despu6s ceden sus puestos a conseryadores y liberals,
deponiendo prejuicios y amoldAndose al curso de las su-
cesivas reforms electorales que marcaron definidas orien-
taciones democriticas.
Moreno Recio, cuyos studios sobre los partidos poli-
ticos europeos, me sirven de,gula para escribir estas li-
neas, dice: "Los partidos ingleses no representan intere-
ses de classs, scp partidos esencialmente politicos, fac-
tores integrantes de un sisteni~ parlamentario de tipo' ini-
co, ingles, que en vano se ha pretendido trinsplantar al
continentt. Son partidos de gobierno que alternan seg6in
un "sistema de balanza" en el poder y en la .oposici6n."
Dice: "Los whigs arist6cratas junto a los burgueses
liberals, que eran dos factors antagbnicos, germen de
divergencias, constituyen por just posici6ni el partido li-
beral, que muy pronto se deshizo de sus elements whigs
arist6cratas moderados, al paso que su izquierda se niutria
de factors radicales, representantes de obreros y el an-
tiguo consorcio inestable de whigs y liberals se convierte
luego en coalici6n de liberals y radicales. Los stories al
mismo tiempo, abdican de suis ihtransigencias partidaris-
tas. Ya en.los dias cercanos a la transformaci6n political
algunos elements introdujeron en-el temperament tory,
rigido y sistemAticamente apegado a la tradici6n, un cri-
terio dictil y progresivo que se plegaba, flexible, a las cir-
cunstancias creadas por la vida misma; y el freno politico
te6ricamente atribuido al partido conservador no se ejer-
ci6 en adelante de modo sistematico, irracional y duro; di-
jarase que aceptaba ese conetido mr s por justificar su fun-
ci6n doctrinal que como afirmaci6n de su personalidad".






DESLINDE DE LOS PARTIDOS 71

Asi han venido en continue transformaci6n evolutiva
hasta el dia.
Hoy l sliberales, librecambistas de abolengo, admiten
reforms sociales y econ6micas con sentido radical avan-
zado; autonomia de Irlanda, Home Rule, y modifica-
ciones en la situaci6n priviligiada de la iglesia anglicana;
el partido conservador es en los filtimos tiempos, protago-
nista, hostile al Home Rule y partidario de la defense
imperial.
Ha surgido el Partido .laborista formado por obreros
que luchan contra las agrupacicies socialists, y el par-
tido irland s que defiende la autonomia de Irlanda; y jun-
tos se han aliado al partido liberal, sin alterar el mecanis-
mo de la balanza entire los partidos historicos que se dis-
putan el Poder de conservadores y liberals, compuestos
estos de liberals, irlandeses y laboristas.
En Inglaterra no pcdria verse sino como un atentado
a las instituciones tradicionales que garantizan sus liber-
tades, la proposici6n de que los partidos hist6ricos desapa-
S-cieran, borrando sus nbmbres de las paginas de la his-
toria, tan solo por los errors atribuldos a sus hombres
Dos partidos doctrinarios perduran como. manifesta-
ciones de sus tendencies political, precisamente porque na-
da tienen que hacer en ellos ni las aspiraciones personales
de los individuos, ni los errors que estcs hubieren
cometido.
Pasando al studio de lo que ocurre en Alemania, la
naci6n que en el filtimo medio siglo ha dado tanto en que
pensar a los estadistas, indkustriales y guerreros, encon-
tiamos que la organizaci6n de los partidos a contribuido de






72 RAFAEL MONTUFAR

manera muy eficaz, al desarollo de su pasado predominio
e influiri en la reconstrucci6n de su risuefid bienestar.
El partido conservador basado en el antiguo espiritu
prusiano, agrup6 a los arist6cratas contra los avances de-
mocrAticos de los bugueses progresistas, en la creaci6n de
barreras aduaneras y' presenter obst.culos de orden mo-
ral e intellectual que separaran al Imperio de las demAs
naciones.
Ese partido sufri6 alteraciones con la conformidad de
la uni6n de agricultores, en lo relative al implantamiento
del regimen proteccionista.
El partido liberal progresista, radical y anticlerical
mAs tarde di6 vida con buenos elements de que disponia,
sal partido national liberal que decidi6 colaborar en la obra
unitaria de Bismark, despuks se convirti6 en representan-
te de la gran industrial. El partido radical por disparidad
de criterio se fraccion6 en tres, Union liberal, liberal de-
m6crata y partido dem6crata de la Alemania del sur.
El partido socialista lo ha definido Bebel. al decir:
"queremos en political la repdblica, en economia el socia-
lismo y en religion el ateismo;" y ha tenido ramificaciones
mis o menos importantes.
En Alemania, pues, la opinion se ha manifestado en
La diversidad de partidos, y seria impossible lograr que lle-
garan a fusionarse, pues que vivenr de la oposici6n de sus
contrarios.
En Francia, a la caida del segundo Imperio, aprece
la repiblica parlamentaria dividida en dos grandes agru-
paciones, monArquidos y republicans, la misma division
que tuvo Centro Am6rica despues de la independencia.
Los monArquiccs se llamaban legitimistas, bonapartis-
tas y orleanistas. Los republicans carecian de unidad, y






DESLINDE & LOS PARTIDOS


dice Moreno Recio, eran una amalgaba indefinida de fac-
tores heterog4neos.
Ambas agrtipaciones sufrieron modificaciones a medi-
da que la republica se consolidaba, pues el convencimiento
que esa circunstancia extendia, hizo desistir de sus pro-
p6sitos a la mayoria de los antiguos adversaries del nuevo
r6gimen.
El partido socialist se revel6 en distintas formas des-
de los llamados codperadores hasta los anarquistas. Jau-
res intent unificarlo y Millerand quiso encontrar un te-
rreno comin como base del imaginado partido finico.
Despu6s de la intense agitaci6n en que durante tan-
tos afils estuvo Francia hasta el de 1870, era impossible
que en el pueblo existiera un s61o pensamiento que pudie-
ra traslucirse en las exigencias de una sola .agrupaci6n;
y por lo mismo habria aparecido como un loco de atar el
que hubiera intentado amalgamar todas las opinions.
La homogeneidad no existe donde echa raices la
libertad.
'Italia, Austria, Espafia, Portugal y. demis naciones
eurqpeas se encuentran organizadas en agrupaciones que
manifiestan el estado de la opini6n.
Volvamos a America.
Conocida como lo es la organizacibn de los partidos
politicos de los Estados Unidcs a que he aludido en otro
;studio, y la de los de la repfiblica mexicana donde una
prolongada y cruel guerra civil, ha puesto en evidencia la
imposibilidad de lcs partidos hist6ricos desaparezcan,
no precisa aducir otras pruebas en apoyo de mi tesis.
Hare sin, embargo, menci6n de Colombia que hip6cri-
tamente nos cita como modelo que debemos imitar; y di-


. 73






74 RAFAEL IoNTUFAR

go que hip6critamente, porque en esa cita se oculta la ver-
dadera intensi6n que se tiene de engafiarnos. Dicha cita
en vez de debilitar, robustece mi raciocinio.
Afirmado el antecedente debe afirmarse el consecuente.
Si es verdad que no debemos olvidar lo que ha ocu-
rrido en Colombia para determinar nuestra conduct, no
se deduce de ello que debemos copiar lo que en ella se ha
en vez de debilitar, robustece mi raciocinio.
Sabemos que la Colombia que tanto se hizo admirar
por sus proezas ,en las campafias por la independencia, y
que tanto se hizo admirar tambi6n por las declaraciones
que consign6 en la Constituci6n de Rio Negro, hoy no exis-
te. Esa Colombia ha desaparecido..
Desapareci6 a los gOlpes de una imperdonable incon-
secuencia, a los golpes de una -traici6n que no es dable
echar en olvido.
Esa traici6n cometida sobre los campos aun ensan-
grentados per luchas fratricidas, caracterizadas de con-
vicciones opuestas que, arraigadas en las conciencias, im-
pedian que se tomaran en cuenta los sentimientos:mAs tier-
nos del coraz6nr los vinculos m6s 'estrechos de la familiar,
puso la fuerza acumulada del Estado a merced de la co-
nocida aberraci6in de Felipe II, y en sometimiento de ese
deplorble afAn, se dispuso someter todas las voluntades,
por medio de una ensefianza perfectamente sisteinatizada,
con profesores especiales y texts redactados exprofeso,
con el fin de former una jiuventud sin sinderesis, y domi-
nable sin resistencias en el porvenir; pero los resultados
d-emuestran que fu6 errado el metodo.
SLa traici6n tuvo efecto; el traidor se llen6 de aprobid;
pero fracas el; intent de matar todo gernen de liberfad






DESLINDE DE LOS PARTIDOS 75

en el alma colombiana,_tratando de anular la memorial a
fin .de que no pudiera presenter las glorias de un pasa-
do her4co.
Cerca de cuarenta afios demuestran la inutilidad del
atentado.
En Colombia no ha muerto el germen de libertad, no
ha muerto el espiritu que lo sostiene. El partido liberal
no ha sucumbido a pesar de lIs esfuerzos hechos para lo-
grarlo. Subsiste vigoroso, energico, convencido, con el Ani-
mo de no cejar, defendienido sus posiciknes con valor y
audacia, y hacienda ver que la idea no perece.
Por el contrario, vive y seguira viviendo encarnando
cada dia mAs y,, a semejanza del proyectil de mAs poten-
cia, no encuentra dificultades en su empuje.
No nos empefiaremos en que esa idea muera entire no-
sotros. Seria infitil intentarlo.
































'K_















XVI

He demostrado que es necesaria la existencia de los
partidbs politicos; y por tanto, la imposibilidad de fundir-
los en uno solo, cualquiera que sea la denominaci6n que se
le quiera dar. El resultado de ese esfuerzo seria un mons-
truo dafiino.
Esos partidos se conocen cqn los mismos nombres en
casi todos los paises, y dichos nombres llenan la historic
modern.
Entre nosotros than existidb desde los primeros mo-
mentos de nuestra vida independiente, y no podemos pres-
cindir de ellos, si queremos darnos cuenta exacta de lo ocu-
rrido.
Aquellos nombres han tenido fundamento en sus res-
pectivos prop6sitos, que son diferentes y no pueden amal-
gamarse.
Esos nombres tienen su propia significaci6n. Definen
el objeto que cada luno de ellos persigue. No pueden con-
fundirse ni mezelarse.
Para comprobarlo apelar6 al 16xico.
Servil. (Barcia.) Apodo con que los que profesan.
ideas liberals designan a los que prefieren la micnarquia
absolute; este nombre se ha dado en Centro America a los
que profesan esas ideas.


FE f 6 =- 1 =7=( 5 r-=- = -)=LE I F=-- =-






S78 RAFAEL MONTUFAR

Conservador. (Salvat.) Nombre gei6rico a todos los ?'
partidos que no consideran el powder como representaci6n
de la soberania popular, sino como derecho de uno o varias
classes privilegiadas, y en este sentido gobiernan, resistien-
do en lo possible toda innovaci6n o tendencies democriticas.
Partido liberal (Salvat.) El formado por los politicos
que tiendan a- dar mayor powder al pueblo, y a extender a
las masas los privilegios de que gczan unos pocos pertene-
cientes a las classes privilegiadas. La mayor part de las
naciones de Europa tienen un robusto partido liberal, entire
ellas la Gran Bretafia, Alemania; Espafia, Italia, Holanda,
Suecia, Noruega; y alternan con el conservador en el poder.
L16mase. liberal (Barcia) el que profesa doctrinas fa-
vorables a la libertad political de los estados; t6rmino con-
trario a servil, en luyo sentido decimos: political liberal,
partidos LIBERALES. En esta acepci6n isase sustanti-
vamente sobre todo en plural, conmo cuando se dice: los li-
berales triunfaron en la guerra de los treinta afios."
Conservador (Enciclopedio Sopena.) Dicese del par-
tido politico inclinado a la conservaci6n de los intereses
creados por virtud de las instituciones seculares.--Dicese
del individuo perteneciente a este partido.
Liberal (Sopena.) Partidario de la libertad political de
los estados.
Liberal, segfn la Academia, el que profesa doctrinas
favorables a la libertad political de los estados.
Conservador, (Academia.) Que profesa doctrinas po-
liticas anAlogas a.las del antiguo partido moderado.
Partid'o moderado (Academia.) Aplicase a un partido
de Espafia que tenia por mira proceder con moderaci6n en






DESLINDE DE LOS PARTIDOS


las reforms y principalmente mantener el orden pdblico
y el principio de autoridad.
Servil, segdn la Academia, es lo que define Barcia.
Conservadores (Diccionario para, el pueblo), en poli-
tica, opuestos a innovadores. Los conservadores son parti-
dariQs del statu quo, no quieren que nada se altere, de mie-
do de que se desarme la maquina social que ellos mianejan
a su modo. Son partidarios de este sistema los que estiA
en posesi6n de bienes y empleos adquiridos bajo un regi-
men cualquiera. El conservador es partidario del sistema.
gubernativo que le ha hecho su fortune y puede conservAr-
sela, despues no tiene las opinions q'ue agitan al mundo en.
busca de mejoras; para 61 todas esas opinions son perni-
ciosas, subversivas, tratornadoras del orden.
Libertad (Diccionario para el pueblo.) La libertad no
consist, 'civil o socialmente hablando, en hacer cada uno lo
que Ie da la gana. Por enteider asi la libertad, algunos
gobiernos han caido y algunos pueblos han perdido lo que
tenian.
'XLa libertad consiste en poder hacer cada uno;, y en
todo caso, lo que la ley no ha prohibido ni puede dafiar a
otro en sus derechos y propiedad, o en su bienestar moral y
material. "Es libre el hombre ciue puede usar de su derecho,
sin temer el seiio ni los caprichos de otro hombre."--"Es
esclavo: el que no puede "hacer lo licito, sin que se lo prohi-
ba.una ley'tiranic4 o el .capricho de un despota.-"Es libre
el pueblo que puede rechazar. una ley injusta y atentatoria
a sus derechos naturales y..civiles; y deja de serlo cuando
se.le puede imponer ht ley, sin su consentimient .".
Por las: definicionies. q ue dejo .copiadas -queda: estable-
cida la diferencia que existe entire los partidos conservador





80 RAFAEL MONTUFAR

y liberal, por lo que en realidad, no es possible la fusi6n que
pretenden algunos de nuestros politico;s cuya filiaci6n no
es muy clara. La fusion daria el mismo resultado que se
obtenia al colocar, en castigo, a una persona entre'dos o
mns potros que corrian en opuestas direcciones.
Se dice que en Guatemala la diferencia de cpiniones
ha desaparecido, porque los conservadores no existen y
Ihan evolucionado de tal manera que ningiuno se encuentra
bien entire sus antiguos camaradas.
Esta respuesta no es inventada. Sale de lo que algunos
han dicho en, los peri6dicos y del interesante Libro de las
entrevistas, que public nuestro inteligente periodista Fe-
derico Hernandez de Le6n.
En ese libro busco y rebusco la verdadera clasificaci6n
por el conocimiento personal que tengo de los individuos,
y me encuentro con que don Jos -Azmitia es liberal; que
el licenciado Falla asegura que en los gobiernos pasados
no ha habido partidos, ni podia haberlos cuando todo de-
pendia de la voluntad de un hombre, a la que tenian que
plegarse todcs los ciudadanos; que el licenciado Zelaya
creia que el Partido Unionista y el Partido Democrftico se-
guian programs sin diferetcias sustanciales...

Me he extendido much y debo terminar. Antes quie-
ro decir que estudiado lo que entire nosotros ccurre, corres-
ponde buscar la forma de agrupar a los-ciudadanos que bien
animados, puedan juntarse para trabajar en la realizaci6n
de la excitativa que ha sido hecha para colaborar con el fin
de que Guatemala advance por la senda 'perfectamente defi-
nida del progress, de la reform y de la evolucid6-politico-
.social.





DESLINDE DE LOS PARTIDOS 81

Percibo el gesto de desagrado que harin.los que como
buenos agents de una consigna dada para cbscurecer el
criterio popular, manifiestan no querer componendas con
nada del pasado, y quieren que desaparezcan los recuerdos,
formando una agrupaci6n depurada, sin historic, sin res-
ponsabilidad; pero tambin6 sin glorias y sin ideales, porque
afirman que nos encontramos en una 6poca en que el posi-
tivismo lo domina todo, 6poca de negocios cuyo principal
objetivc es el dinero, con el que se adquiere alimento, ves-
tidos ty habitaci6n, aunque sea a costa de nuestras li-
bertades y de nuestro bienestar.
Quiero conceder por un minute que esto sea cierto.
Quiero acompafiar a los que tal imaginan y quiero tomar
el lapiz para ir inscribiendo a las personas que -han de
figurar en ese nuevo partido de inmaculados.
Principio por uno de sus iniciadores, y pregintole:
--Sefior X, usted que tanto critical a ciertos indi-
viduos que han figurado en los gobiernos pasados, sir-
vase contestar a estas preguntas:
-- CuAles son los antecedentes de usted? ~Cuales
son sus obras?
-iCuil es el origen de su capital?
Ha desempefiado usted puestos publicos?
-iHa servido usted en ellos a una causa patri6tica,
o ha complacido inicamente los deseos de los gobernantes?
-tPuede usted decir que siguiendo el dictado de Su
propia conciencia y de su diignidad, abandon alguna vez
un puesto, como lo ,hizo el licenciado Arcadio Estrada
cuando dej6 el ministerio de instrucci6n publica, porque
el president Barillas no quiso revocar la^orden de confi-





7,
82 RA' AELVMNTUFAR

namiento dictada contra Ie doctor Pedro Molina Flores,
Carlos Pomarolli y Luis Valladares?
Puede usted decir que jams fue instrument de
Barrios, die Barillas, de Reyna, de Estrada Cabrera o de
Herrera ?
-iPuede Ud. vanagloriarse de no haber hecho nada que
pudiera complacer a los gobernantes en el deseo de estar
bien, o de lucrar o de no sufrir persecuciones?
Sirvase decirme, si, como lo supongo, used no reci-
bid servicio alguno de parte de Estrada Cabrera, en nin-
guna.de las formas que 61 acostumbraba hacerlos, empleos,
recomendaciones para mozos, para resoluciones favora-
bles en los tribunales, para obtener dinero en los bancos,
comisiones remunerativas, misiones diplomaiticas o dd-
vidas pecuniarias?
-- Dej6 usted de tributarle honores con motivo de al.,
gfn natalicio?
--No tom6 usted parte en los trabajos reeleccio-
nistas del mismo Estrada Cabrera?
-Ha permanecido usted aislado sin inmiscuirse en
los asuntos politicos y habiendose inmiscuido, se ha man-
tenido altivo y digno?
No me es possible calcular cudl seria el ndmero de las
personas que examinadas de ese mod&o, merecieran buena
calificaci6n.
Doy por cierto que ese nimero sea inmenso.
i Seria bastante para former uni mievo partido con.
los que no quieren llamarse liberals ni conservaddres,
por no querer participar de las manchas qute dicen mues-
tran esos nombres, y en' el deseo de nmantenerse limpios
mnereciendo el aprecio general?






DESLINDE DE LOS PARTIDOS 83

Creo que no.
Por lo mismo pueden los liberals agruparse sin te-
mor alguno al rededor de un program que nunca ha sido
objetado por sus doctrinas, y que ahora se quiere y se
exige que se le ponga en observancia al pie de la letra;
y que todas las personas que est6n de acuerdo con ese
mismo program, se 'interesen vivamente en su defense
y en que se le practique en today su amplitud.
Dede tenerse muy present que los hombres no to-
dos son de las mismas condiciones, por lo que no existen,
partidos de una sola calidad, de gente just o solo de gen-
te perverse. No hay ni puede haber una agrupaci6n po-
litica que se forme solo de personas honorables o solo de
picaros; y por eso dice J. M. Kimper en su libro sobre el
liberalism:
"Los partidos politicos no se forman de s61o hom-
bres honrados ni solo de bandidos, sino de hombres que
coinciden en ideas sobre gobierno."
A la prensa liberal corresponde ahora continuar la la-
bor de compactaci6n de todos los elements liberals, ha-
ciendo notar que para figurar en esa agrupaci6n, se re-
quiere coincidir en ideas aceptando sinceramente el pro-
grama propuesto, que es el que ha parecido satisface las
aspiraciones de los patriots desinteresados y de elevadas
miras.


































cZ

































































































































































r














XVII

Habria querido terminar esta series de articulos con
el nfmero anterior; pero al referirme al program pro-
puesto para la compactaci6n de todos cuAntos deseen que
Guatemala advance por la send del progress y de la evo-
luci6n politico social, record haber dicho que entire los
individuos que no han figurado como liberals, hay mu-
chos que con motive de sus studios y de sus viajes, se
han persuadido de que la religion no debe mezclarse con
la political, por cuya circunstancia se encuentra en apti-
tud de acuerpar a aquellos que quieren que el pais se co-
loque entire los pueblos mks tolerantes y cultos de la tie-
rra.
T6came tratar de este asunto.
La religion no debe mezclarse con la political.
Esta proposici6n hay que considerar como aforismo
que va adquiriendo caracteres de axioma.
Verdad innegable es que la iglesia cat61ica ha deja-
do de emplear la dureza que emple6 hace mks de cien afios;
no es ni con much tan extricta como lo fue hace cin-
cuenta, por haber tenido que reconocer la corriente im-
petuosa del 'pensamiento, cediendo a las exigencias de las
modificaciones sociales que ihan abandonado por com-
plete el curso que siguieron durante siglos las naciones
que le estuvieron subordinadas.





86 RAFAEL MONTUFAR

Cedi6 a la conveniencia de amoldarse a la verdadera
situaci6n del mundo, del que a diario se tiene conocimiento
por las facilidades de comunicaci6n que aproximan a los
o pueblos mis distantes.
Esas facilidades hacen notar que todos los paises no
tienen la misma educaci6n moral ni religiosa; y que, por
In mismo, no todos pueden admitir como verdaderas las
enseianzas que cada uno de los otros hubieren recibido.
Quiere decir esto que no-todos los pueblos de la tie-
rira'concuerdan en el concept sobre la divinidad, sobre
sus atributos ni sobre el poder de sus representantes: que
ante personas de diferentes creencias ninguna puede ha-
cer que la suya se tenga como finica verdadera, con de-
recho a prevalecer, de lo cual ha surgido la necesidad de
introducir la formula que impone el respect a las dife-
rentes ideas,- por medio de la tolerancia mutual.
Quien haya tenido oportunidad de viajar por las'
grades naciones, habri notado la frecuencia con que en
sociedad se encuentran personas de religiones distintas
que jams tratan del asunto, y que se ocupan de aque-
1lo que a todos interest de igual manera; del tiempo que
es lo mis frecuente, de algIin suceso notable, de la poli-
tica, de alguna representaci6n teatral, de algfn export o
de alguna obra literaria; pero nunca de creencias religio-
sas que les estd vedado por las reglas de la buena educa-
ci6n. Se ensefia en las escuelas que en sociedad no debe
hablarse de religion por saberse que en esa materiala es
bastante comfin la intransigencia, y no seria prudent dar
motive a disgustos por los choques inevitable de pare-
ceres.
Juicioso es la prevenci6n, ya que se sabe que las cues-
tiones sobre asuntos religiosos han sido causa de los ma-






DESLINDE DE LOS PARTIDOS 8T

yores y mis profundos desagrados.
En todos los tiempos han exacerbado la inclemencia
de las pasiones extremosas; y gracias a los esfuerzos de
Ia cultural de la 6poca modern, esas pasiones han llegado
a amortiguarse por la tolerancia que no solo evita moles-
tias, sino que despierta los sentimientos de fraternidad
entire los hombres.
Cuaado un pueblo cree en una doctrine que le ha si-
do inculcada, sino es tolerante, se molesta al oir cualquie-
ra observaci6n que no est6 conforme con sus ideas.
Tal ocurri6 en los Estados Unidos, no obstante la
practice de sus instituciones libres, cuando Ingersol. co-
menz6 a dar explicaciones sobre la biblia. Sus afirmacio-
nes contrariaban las creencias de la gran mayoria y mo-
tivaron protests de indignaci6n hasta el punto de que
se tenia de mal tono mencionar el nombre de aquel es-
critor, en algunos circulos sociales, porque entonces ni'n-
guna ley atentatoria establecia sanci6n contra la libre emi-
si6n del pensamiento en aquel pais.
J Pas6 el tiempo, y los libros de Ingersol pudieron ser
leidos sin las mismas prevenciones.
El celebre process contra el professor Scopes que to-
davia se ventila ante los tribunales de justicia, y que
di6 a conocer una de las grandes debilidades del tribune
Mr. Bryan, poniendo de manifiesto su intolerancia reli-
giosa, ha expuesto el cambio habido ern la opinion del
pueblo de'los Estados Unidos en esa material; pues, sin
embargo de haber uria ley que el faratismo 'protestante
de Tennesse introdujo prohibiendo -qe -se ensefiaran en
el Estado, doctrinas que no estuvieran fundadas en la
Biblia, no preocup6 a las inasas que se "dieran esas'ense-





RAFAEL MONTUFAR


fianzas, y hubo quienes se declararon abiertamente en
favor de ellas.
Los mismos cambios de opinion se observa en todas
parties.
El tiempo va dando lugar al estudio y a la medita-
ci6n; y lo que en una 6poca ha parecido locura, como
las afirmaciones de Galileo, como las profesias de Col6n,
como el descubrimiento de Fulton, como los ensayos de
Santos Drumond, despues se han tenido como verdades
resplandeciefite y son motivo de admiraci6n y grati-
tud para ]a humanidad.
La ignorancia que constitute la peor de las cegue-
ras y la estulticia que es su compafiera inseparable, no
ven nunca, no pueden ver la verdad entire las penumbras,
Scuando aquella apenas es entrevista a lo lejos por algu-
no.
Ninguna idea nueva y buena ha sido aceptada de
primera impresi6n por el vulgo. AI contrario, encuentra
toda su resistencia.
La opinion de los necios, la censura de los torpes
y el fingido menosprecio de los pedlantes, han sido siem-
pre las armas con que se ataca todo pensamiento que en-
cierra alguna novedad provechosa y que contraria pro-
p6sitos ocultos. Ello hace que se estereotipe la frase de
Voltaire sobre los miserables sin talent que, segin Ri-
palda, sufren con el bien ajeno.
Eso es corriente. ,
Si no pasara entire nosotros, disfrutariamos del privi-
legio de expl6ndida excepci6n. Desgraciadamente no po-
demos vanagloriarnos de tener entire los critics s61o es-
critores serious y discretos que enseien corrigiendo con
la prudencia y moderaci6n del sabio.






DESLINDE DE.LOS PARTIDOS 89

Si en ese caso nos encontraramos, habria sido pre-
visto todo, y todo habria sido puesto en regla en su de-
bido tiempo entire nosotros.
Nada tendriamos que deplorar.
Nuestro moment actual es de studio. Buscamos
la verdad y necesitamos del concurso bien intencionado
y desapasionado de todos para acertar.
Discreci6n, much discreci6n en el m6todo, es lo que
aconseja la prudencia; hidalguia, much hidalguia en el
m6vil, es lo que exige la honorabilidad.
Se trata de hacer el bien al pais, para cuya conse-
cuci6n precisa que interceda el patriotism auxiliado por
la cordura y la sensatez.
Con tal convencimiento vuelvo al punto de partida.
No se puede dejar de ser devoto del precepto poli-
tico que ensefia que la religion no debe mezclarse con la po-
litica, puesto que se fund en la. diferencia esencial de
ambas materias.
La libertad de pensar, la de conciencia, la de cul-
tos, de las cuales no puede prescindir ninguna sociedad,'
se encuentran consignadas hoy en casi todas las consti-
tuciones, garantizando la diversidad de criterios, con
derecho a manifestarse.
Pocos son los paises en los que no se reconoce y ga-
rantiza la diversidad de creencias.
En esa virtud no es possible, tal como se encuentran
las cosas, que una de esas creencias se apoye en la fuerza
pfiblica como sucedia en los dias de la intolerancia.
iQue diriamos si por alguna aberraci6n de los acon-
tecimientos, variara nuestro sistema politico, aceptando
de nuevo una religion official, y optAramos-por el predo.






90 RAFAEL, MONTUFAR

minio de la iglesia anglicana que es una rama de las de
Cristo, &Qub diriamos si fueramos mans adelante y di6-
ramos la preferencia a las de Mahoma o Buda?
Sin duda nos contrariaripor saber. que la preemi-
nencia absolute correspondi6 al credo, cat6lico, y que es'a
preeminencia desapareci6 entire nosotros por el reconoci-
miento al derecho de existir que le dimos a todas las
religiones por igual, con goce de las mismas garantias,
lo cual fue just, porque siendo un hecho que en Gua-
temala moran personas de diversas creencias, todas han
quedado equiparadas a los cat6licos en el derecho de dar
culto a Dios en la forma que les parece convenient.
La libertad religiosa es una de las grandes conquis-
tas que hemos alcanzado colocandonos a la parade los pue-
blos mas avanzados; y la hemos obtenido dando el primer
paso que fue el mas dificil, el establecimiento de la tole-
rancia de cultos, hasta consagrar la independencia entire
la iglesia y el estado, que ha venido a reconoeer una ver-
dad antiquisima, pues. se remonta ista.a los primeros
moments de la vida del gOnero human: que cada pueblo
tenia su propia religion que se diferenciaba de las otras
tanto, como se diferenciaban sus costumbres y los climas
que habitaban.
Imponer una sola creencia por medio de la fuerza,
emple~ndosq las mayores atrocidades con sacrificios de
todo g6nero, como ha sucedido, seria hoy impossible. Na-
die lo consentiria. El mundo entero intervendria para
\impedirlo como atentatorio e inhuman, por contrdriar
la naturaleza del hombre.
El contact inmediato y frecuente en que se en-
cuentran las naciones de todas las latitudes, con motive






DESLINDE DE LOS PARTIDOS 91

de los ficiles y extraordinarios medios de comunicaci6n,
deja ver claramente esa imposibilidad; ly si comparamos
con la estadistica en la mano, el nfimero de los individuos
que profesan las diferentes creencias,' hallaremos que la
religion cat6lica forma una notable minoria ante todas
las demas que se le oponen, las sectas protestantes que
son muchas, las sismAticas griegas, la judia, la mahome-
tana y la budista, que abarcan en conjunto las naciones
de mayor territorio y poblaci6n, comno Inglaterra, Esco--
cia, Estados Unidos de America, Australia, la India, A-
lemania, Rusia, Holanda, Suecia, Dinamarca, Turquia,
China, el Jap6n, etc., etc.
Nos encontramos, pues, en desventajosas condicio-
nes: en 'una situaci6n d4 ut6pica resistencia; y para sub-
sistir sin amenazas tenemos necesidad de acogernos al
mismo principio de la libertad a que nos hemos sometido
obligados por las circunstancias: la repetida libertad reli-
giosa.
Siguiendo el curso de las ideas en sentido retrospec-
tive, veremos que algunas de las instituciones que apa-
recen como originales de nuestro tiempo, fueron conoci-
das desde hace siglos, y apreciariamos un detalle muy
important, importantisimo, advertido por distinguidos
observadores, cual es que el verdadero autor del princi-
pio de la independencia entire la iglesia y el estado, fue
una. de las figures mAs resplandecientes de la historic,
que jams us6 la violencia ni dej6 de .manifestar su en-
cantadokra mansedumbre, fue.... JESUS, el mismo JE-
SUS, cuando dijo: Mi reino no es de este mundo; y cuando
enfaticamente prescribi6: Dad al C'sar lo que es del
CUsar y a Dios lo que es de Dios.














II
























































C















xvmII

Queda demostrado que la confusion de los partidos
politicos, pretendida por algunos, es irrealizable.
No obstante, se insisted hoy en ella per escritores,
segin entiendo de filiaci6n conservadora o, por lo menos,
dudosa.
Ninguna persona de criteria sano y sincere puede
desconooer la imposibilidad tantas veces declarada de
que todos -los individuals de una sociedad piensen del mis-
mo modo.
La raz6n de la insistencia aludida consiste, ademAs
'de lo dicho, en jel horror que aqui, aunque fingido, algu-
nos manifiestan contra el nombre de liberal porque sien-
do ellos enemigos de todo progress moral e intellectual,
les sirve para combatir las tendencies que define.
Con semejante sistema de combat no s61o al nom-
bre en si sino a las personas que Jo Ilevan; y se combat
a estas con la injuria y la calumnia, porque no pudiendo
combatir su doctrine que es muy hermosa, para evitar sin
conseguirlo que gane proselitos lo que a diario sucede
sin esfuerze alguno, combaten a sus hombres con el ob-
jeto de que haci6ndolos repulsivos, se haga repulsiva la
causa que defienden.
En esto pcdra haber habilidad si se quiere, pero no
es honorable.






94 RAFAEL MONTUFAR

Es ganar con dados falsos a sabiendas.
Sistema tal se ha refinado en los tltimos tiempos
por los conservadores nuevos sin basarse en las prerro-
gativas de familiar y s61o por inclinaciones a disfrutar de
privilegios de que carecen por derechos de abolengo, pues
no pueden alegar limpieza de sangre ni privilegios he-
redados: quieren sobresalir luciendo una condiciOn aje-
na que les es insostenible.
Realizan su tactica tratando de que se desconozcan
los m6ritos personales de los liberals y que se inventen
.y se exageren los de los conservadores.
En los liberals a juicio de 6stos, todo es censura-
ble; y en ellos todo es digno de alabanza. Para los con-
servadores de reciente formaci6n, pues los antiguos han
desaparecido, cualquiera de los suyos es una notabilidad,
incapaz por otra parte de haber cbmetido falta alguna
ni de haber incurrido en el mas leve error, superando en
todo a los mas distinguidos miembros del partido liberal,
entire los cuales no reconocen honradez, ilustraci6n ni pa-
triotismo.
Para esos conservadores cualquiera de sus correligio-
narios aunque est6 lleno de manchas y de responsabilida-
des de todo g6nero, es inmaculado; y por eso quieren
former una agrupaci6n sin macula que resplandezca de
predominio y de gloria, sin recorder que los que se con-
"- sideran desdefiados por su petulancia audaz, no olvidan el
origen de las nuevas families de atrabiliarias pretensio-
nes.
No es possible que de buena fe se crea en la factibi-
lidad de la fusion.
Ya lo he dicho, ningin hombre convencido cede
voluntariamente su puesto ante las exigencias de la con-






DESLINOE DE LOS PARTIDOS 95

veniencia de aquellos que quieren ser invitados a parti-
cipar del banquet del presupuesto, en. cuyo rededor se
sientan complacidos en manifiesta confus i6i los incolo-
ros, con menosprecio de las ideas y de la dignidad, que no
toman en cuenta.
Tampoco conviene admitir la confusion de otros
concepts, como se quiere hacer con los Vocablos de li-
bertad y democracia.
La. libertad puede existir aidn en los paises monar-
quicos, como Inglaterra, y no ha existido en las demo-
cracias de Latinoam6rica.
Nuestrc empefio debe tender a que la libertad pre-
valezca ante todo, porque sin la libertad no hay demo-
cracia possible, en el sentido estricto de la palabra.
Dicese que el partido liberal esti desacreditado, y
por esto algunos no quieren llamarse liberals. iCon-
vincente raz6n!
No es verdad que el partido liberal esta desacredita-
do; no puede estarlo, y si hay quienes no quieren ser
liberals por no llevar el nombre, se explica perfectamen-
te al saberse que tales tienen ideas contrarias.
El partido liberal es apreciado por la doctrine que
sustenta, y esa doctrine no puede ser mejor.
Convengo en que puedan estar desacreditadas algu-
nas de las personas que sin haber sido liberals han fi-
gurado en sus filas o que si6ndolo han obrado en nombre
de "ese partido, ejecutando actos reprobados por la d6c-
trina de-ese mismo partido.
El partido liberal, por consiguiente, no es responsa-
ble de actos de aquellos que apropiindose su nombre no






96 RAFAEL MONTUFAR

han cumplido sus deberes o que nunca han profesado
sus ideas y aparecen extraios a su influencia.
Por mi parte, declare, que teniendo tan elevado con-
cepto del liberalism consider honroso lamarse liberal,
por lo que ello significa, en conocimiento de los grandes
beneficios que ha hecho a la humanidad, aunque por los
abuses de algunos que la han invocado, haya dado lugar
a que se haya dicho: IOh libertad, cufntos crimenes se
cometen en tu nombre!














XIX

Un articulo que public EL IMPARCIAL, del 22 del
que corre (septiembre de 1925), confirm cuanto he di-
cho.
Lo suscribe el jbven licenciado Emilio Peltranena,
que reside en la ciudad de Mexico, y sirve ese articulo a
mis prop6sitos de tal modo, (qie parece escrito a peti-
ci6n mia para complacerme, aunque me impone la nece-
sidad de variar un tanto' de torio al exigirme la prueba
de mis asertos, y que no podria, siin riesgo de debilitar
mi causa, dejar de rendir en la forma requerida.
Dicho articulo toca various asuntos que debo conside-
rar y se basa sin decirlo, en una verdad que algunos tra-
tan de negar: que en Guatemala hay personas que de-
sean con vehemencia volver a la 6poca de la cual nos
separa la revoluci6n de 1871, causando el antaganismo
que se nota en nuestro medio.
El articulista describe con motive de un articulo mio
que dice: "supone es continuaci6n de otros .anteriores
que no ha tenido el gusto de leer, en el que se estampan
algunos concepts carnutes de toda verdad, que deben
aclararse; mAs como el articulo es ektenso, no solo en
contradicciones, sino en falsedades, se limita a analizar,"
un solo pArrafo que se ve le ha calado hasta el alma.





98 DESLINDE DE LOS PARTIDOS

Ese pArrafo es aquel que dice que la caida de Ca-
brera fue aprovechada por los que contribuyeron a que se
nmantuviera en el poder.
El articulista me reta para que diga a que perso-
lnas me refiero, y me pregunta: "si los sefiores Azmitia,
Bianchi, Camacho, Cobos Batres, Silverio _Ortiz y mil
obreros mas que puede citar-y que no cita- hayan
contribuido a que el licenciado Estrada Cabrera retuvie-
ra el poder durante veintid6s afios, ni tampoco que esas
personas hubieran sido colaboradores suyos, iii favore-
cidos, ni que por lo mismo hayan medrado durante el
period de tiempo de aquella administration impropia de
la 6poca".
Podria o no contestar yo, porque lo que ha llama-
do la atenci6n del articulista es del dominio pdlic, y no
hago cita alguna que diera lugar a que so percibiera a-
lusi6n intencionada de mi parte.
Para la verdad hist6rica nada significa que un pu-
fiado mas o menos corto de individuos mas o menos im-
portante, no figure en lo que a grande rasgos refer
como innegable, pues aunque ese grupo hubiera desapa-
recido de la escena en cualquier hora, los heches no so
habrian alterado. Mas todavia: si ese, grupo de perso-
nas no hubiera existido, ninguna falta habria hecho en
los moments de la acci6n, porque aun existiendo, co-
mo existia, no desempei6 ningdn papel visible en lo:;
instantes de mayjr peligro. A otros correspondi6 el tra-
bajo decisive; y a esto es a lo que me he referido mas
de una vez.
Voy a concretar.:
No s6 qu6 habrian hecho los manifestantes del once
de marzo sin un detalle al parecer insignificant y que





DESLINDE DE LOS PARTIDOS 99

no lo es: sin la intervenci6n espontAnea y muy oportu-
na del diputado Jos6 A. Beteta, quien airoso, con des-
plante de vencedor, evit6 que las fuerzas acantonadas
en el edificio de la academia military, donde se encontra-
ba reunida la asamblea, dispararon sobre los miembros de
6sta, y los obligara a respetarla tributandole los hono-
res de ordenanza.
Esa actitud valiente, impremeditada, ocasion6 la
primera derrota del tirano, y evit6 que los manifestan-
tes sufrieran las consecuencias de la safia.
Aquel suceso trascendentalisimo ocurri6 sin que
intervinieran los organizadores de la manifestacion y
fue completamente extrafio a sus planes. Un hecho, &Qu6
digo? una palabra sola basta para enaltecer a un
hombre. La lac6nica y desagradable expresi6n que subli-
m6 Victor Hugo, inmortaliz6 a Cambronne.
Otro hecho de los muchos de importancia ocurridos
en aquel dia memorable, fue el que constituy6 la inter-
venci6n del senior Le6n Aparicio, extraiio a la manifes-
taci6n, que orden6 con autoridad de mando, continuara
en march la column cuando la duda producida por dis-
paros inesperados y que pbr nterrupoiones prevenidas
hacia vacilar; y aquella intervenci6n no estaba prevista
en el plan de los manifestantes, cbmo tampoco lo esta-
ba el grito de Berger: "Adelante, sefores, que nada nos
detenga" y que contribuy6 a mantener el entusiasmo tan
necesario en aquellos instantes critics.
Pero como.en todo hay contrastes y lo -c6mico al-
terna con lo sublime, en medio de tantos actos de herois-
mo como ocurrieron, se notaron manifestaciones de
cobardia y de pequefiez, entire los que tenian la obliga-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs