• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Half Title
 Andres Lamas
 Title Page
 Bernardino Rivadavia
 Introduction
 D. Bernardino Rivadavia y su tiempo...
 D. Bernardino Rivadavia y su tiempo...
 Index
 Back Cover














Group Title: Cultura argentina
Title: Rivadavia, su obra politica y cultural
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00024791/00001
 Material Information
Title: Rivadavia, su obra politica y cultural
Series Title: Rivadavia, su obra politica y cultural
Physical Description: 2 p. l., 7-366 p. : ; 19 cm.
Language: Spanish
Creator: Lamas, Andres, 1817-1891
Melian Lafinur, Alvaro
Publisher: Talleres Graficos Argentinos de L. J. Rosso
Place of Publication: Buenos Aires
Publication Date: 1928
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: Con un prologo de Alvaro Melian Lafinur.
General Note: "Andres Lamas" (biographical sketch): verso of first prelim. leaf.
General Note: Originally pub. as part of the work "D. Bernardino Rivadavia. Libro del primer centenario de su natalico, publicado bajo la direccion de Andres Lamas ... Don la colaboracion de los seänores ... Quintana ... Lamarque, y ... Carranza," Buenos Aires, 1882.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00024791
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltqf - AAB5673
ltuf - AND5169
oclc - 32752316
alephbibnum - 002667990

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Front Matter
        Page 1
        Page 2
    Half Title
        Page 3
    Andres Lamas
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Bernardino Rivadavia
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    Introduction
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    D. Bernardino Rivadavia y su tiempo 1810-1812
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
    D. Bernardino Rivadavia y su tiempo 1826-1827
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
    Index
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
    Back Cover
        Page 367
        Page 368
Full Text




















RIVADAVIA





-4-











ANDRES LAMAS

Cuenta en el nmero de los escritores rioplatenses que
actuaron en la poltica y en las letras de ambas mr-
genes del Plata. Naci en Montevideo el 2 de Marzo de
1817; pas la mayor parte de su vida fuera del Uruguay,
viviendo alternativamente en el Brasil y la Argentina,
hasta fijar su residencia definitive en este ltimo pals.
Su carrera political y diplomtica fu accidentada; des-
coll como hombre de pensamiento: historiador, pole-
mista y literato. La coleccin de sus escritos constitui-
ra numerosos volmenes. En 1849 ,di6 a luz sus
"Apuntes Histricos sobre las agresiones de Rozas",
en parte reeditados en Buenos Aires por Angel J. Ca-
rranza (18'7).' En Ro Janeiro public un famoso escri-
to: "Andrs Lamas a sus compatriotas" (1855), que tu-
vo grande consecuencias polticas, y un tomo sobre
"Negociaciones diplomticas" (1858). Incorporado a la
vida pblica argentina, escribi numerosos ensayos his-
tricos y financieros, entire los cuales se destacan: "Ri-
vadavia", Buenos Aires, 1882; "El gnesis de la Revolu-
cin", La Plata; "Estudio histrico y cientfico del Ban-
co de la Provincia de Buenos Aires". Buenos Aires, 1886;
etctera.
El studio histrico sobre la vida y obra de Bernardi-
no Rivadavia, que constitute el present volume, fu
editado oficialmente por el Gobierno Argentino en la
obra consagrada a celebrar el centenario del eminente
estadista. Trata principalmente de los dos grandes pe-
rodos de su actuacin poltica y cultural; en un segundo
volume, que no lleg a publicar, el autor se propona
completar el studio de Rivadavia y de su poca. A
fin de colmar ciertas lagunas biogrficas D. Alvaro Me-
lin Lafinur ha escrito expresamente para etsa reedi-
cin las pginas que le .sirven de prlogo.
Andrs Lamas falleci en Buenos Aires el 23 de Sep-
tiembre de 1891.









"lA CUL.TUFRA AFRGEMNTINA"


ANDRS LAMAS




RIVADAVIA

Su obra poltica y cultural



Con un pr6logo de
ALVARO MELIAN LAFINUR









ADMINISTRACIN GENERALi DOBLAS 955
TALLERES GRFICOS ARGENTINOS DE L. J. ROSso
SARMIENTO 779-BUENOS AIRES
1928



















BERNARDINO RIVADAVIA


El nombre del patricio cuyo carcter y cuya obra
intent bosquejar aqu, sintetiza una etapa tras-
cendental de la historic argentina. Acaso ninguna
otra poca de la misma, salvo la de Rosas, con
muy opuesta significacin, pueda ser tan propia,
mente designada con el nombre de un solo hroe,
como lo es "la poca de Rivadavia". La sola enun-
ciacin de estas palabras, evoca todo un cuadro
histrico, donde, en medio de las agitaciones tumul-
tuosas de un perodo todava catico, cabe entrever
algo as como una anticipacin promisoria de la
socialidad actual.
Durante ese perodo, Rivadavia llena el escena-
rio argentino con su amplio ademn autoritario y
su premioso afn constructive. Buenos Aires es en-
tonces a modo de una enorme fragua, en donde
cunde, incesante, el eco de un martilleo sonoro. Ur-
ge forjar los instruments modeladores de la na-
cionalidad. La patria est de prisa. Su leal regi-
dor va y viene en un laboreo infatigable. Investi-
ga, proyecta, prev, encauza, corrige, remedia, pres-
cribe y ejecuta. Todo lo abarca; todo lo afronta.
Y entire el himno de los poetas que cantan bajo el
estmulo de este modern Augusto republican, la
admonicin de los filsofos que propagan nuevas
ideas liberadoras y el amable rumor de una socie-









BERNARDINO RIVADAVIA


dad ms refinada y ms culta, van surgiendo aqu
y all, como por virtud de un conjuro poderoso, la
Universidad emancipada de los pristinos moldes
escolsticos, las instituciones econmicas, la caridad
organizada y prvida; mientras el gobierno define
su carcter representative, se inicia una era de li-
bre discusin, el Estado afirma su supremaca sobre
la clereca abusiva, y la tierra, celosamente custo-
diada por el gobernante tutelar, fructifica, llena
de majestad agraria, para que todo sea prspero y
feliz en aquel florecimiento fecundo.


La Revolucin de Mayo no tuvo por objeto pro-
vocar un cambio meramente exterior y formal: eri-
gir un gobierno autctono, constituir una nueva
entidad poltica, para que el pas siguiera siendo,
intrnsecamente, la misma colonia mezquina, con
sus limitaciones y su indigencia, con sus dogmas y
su ignorancia. Traa una significacin much ms
honda aquel ideal, en virtud de cuya fuerza pro-
pulsora se verti tanta sangre y se realizaron tan
crueles sacrificios, ya en la brega contra el domi-
nador, ya en las cruentas luchas intestines, hasta
consolidar un rgimen perdurable. La Revolucin
importaba un propsito de transformacin, as en
los menesteres materials como en las cosas ideales.
Era en su esencia un movimiento de liberacin in-
tegral, que no buscaba solo la independencia con
respect a Espaa, o a cualquiera otra nacin que
hubiera intentado sojuzgarnos, como lo intentara
Inglaterra, sino tambin y ms que todo, promoter
sobre el suelo americano un orden de libertad, de
justicia, de significacin y de solidaridad huma-
nas. Este sentido profundamente liberal y demo-










BERNARDINO RIVADAVIA


crtico de la obra de Mayo, no es contrariado ni
aun por las mismas efmeras veleidades monarquis-
tas de sus hombres, en un instant de confusion y
de temor. Tales tentativas-destinadas de todos
modos al fracaso,-se generaban en el desconcierto
de la primera hora y en la creencia errnea de que
se fuera el nico modo de cohonestar, ante las
fuertes naciones de Europa,-entonces en plena
reaccin monrquica y absolutista, la actitud le-
vantisca de estos pueblos. Ante la posibilidad de
que ello suscitara la intervencin decisive de aque-
llas potencias en pro del restablecimiento inmedia-
to del poder peninsular en el Ro de la Plata, pu-
dieron Rivadavia, Belgrano y otros, career por un
moment que la salvacin estaba en adoptar esa
forma de gobierno ms simptica y admisible para
esas naciones que el odiado republicanismo. Este
extravo fugaz no desvirta en lo mnimo el fuerte
aliento de liberalism y de democracia que desde
el primer instant inspir a la Revolucin. Ella
tuvo en Rivadavia un ejecutor ardoroso y eficiente,
como tena en Moreno su doctrinario y su tribune.
Todas las reforms liberals eran inherentes a
la obra de emancipacin; estaban implcitamente
contenidas en ella. La superioridad de Rivadavia
consiste en haber sido quien llevara a trmino o
formulara al menos concretamente la mayor parte
de esas reforms: desde las que procuraban la li-
beracin de la. conciencia colectiva mediante una
nueva cultural, hasta las que buscaban la trasfor-
macin econmica, a travs de un nuevo rgimen
de la agriculture y del comercio.
Es sabido cmo desde el primer moment se pro-
dujeron entire los elements dirigentes de la Revo-
lucin, dos tendencies antinmicas e inconcilia-










BERNARDINO RIVADAVIA


bles: la de Saavedra, reaccionaria y estrecha, que
no vea en aquella accin sino un mero cambio de
autoridades, y la de Moreno, que posea la vision
honda y verdadera del movimiento. No en balde
se hallaba influenciado por las grandes ideas libe-
rales del siglo XVIII (1). Rousseau, cuyo Con-
trato Social tradujera divulgndolo entire su gente,
Montesquieu, Mably, Raynal, Filangieri, Quesnay,
Jovellanos y los enciclopedistas, le haban sugeri-
do la concepcin de una sociedad librrima dentro
del orden y de la igualdad. Por dudosas, exagera-
das o utpicas que puedan parecernos actualmlente,
en su mayor parte, esas doctrinas, cuando Moreno
comenz a former su espritu, constituan el
non plus ultra en material de filosofa poltica, de
ciencia econmica y de credo social. Por otra par-
te, ellas contienen la suma de verdad relative o
pragmtica que las legitima como fuerzas histricas
eficientes. Las ideas pasan y se desvanecen, sus-
tituidas por nuevas concepciones; pero no es
poco, sin duda, que en su instant hayan teni-
do influencia universal y virtualidad creadora.
As la teora contractualista, y toda esa filosofa un
tanto candorosa del siglo XVIII, es en suma lo
que da forma a la Revolucin francesa, e influye
tambin en la nuestra, penetrando aqu por inter-
medio de Moreno y de Belgrano, familiarizado
tambin, este ltimo, con el libro de Juan Jaeobo
y las doctrinas fisiocrticas de Quesnay.
Aquella divergencia fundamental en el modo de
apreciar los hechos y las cosas, origin, como se
sabe, la cada de Moreno. Surge entonces Rivada-


(1) INGENIEROS: "El contenido filosfico de la cul-
tura argentina". ("Rev. de Filosofa", Enero, 1905).









BERNARDINO RIVADAVIA


via como miembro del Triunvirato que la misma
Junta creara, obligada por las circunstancias y
ante las pretensiones atentatorias de la oligarqua
saavedrista, se decide a disolverla por un enrgico
decreto, quedando el Triunvirato como nico poder
hasta la celebracin del Congreso Constituyente.
Esta actitud dictatorial de Rivadavia ha sido muy
diversamente juzgada. Algn escritor pondera-
do y distinguidsimo, pretend que ese acto con-
denado por l severamente,-ha sido el origen pri-
mitivo de la honda querella que por tanto tiempo
dividi a los argentinos, precipitando sobre el pas
la. anarqua asoladora; pues los diputados provin-
cianos, que se haban incorporado a la Junta (in-
debidamente, como lo sostena Moreno), al ser ex-
pulsados por Rivadavia, llevaron a sus provincias
respectivas el germen del odio y la resistencia a
Buenos Aires y a la tendencia centralizadora, odio
y resistencia que haban de manifestarse ms tarde
de modo tan funesto.
Por mi parte, no hablo aqu como porteo ni co-
mo unitario. Pero para juzgar ecunimemente la
actitud de Rivadavia y asignarle la significacin
que le corresponde, creo menester considerar las
circunstancias bajo cuyo influjo l obr y los m-
viles que le impulsaron a aquella media, ilegti-
ma, si se quiere, desde el punto de vista que pudi-
ramos llamar constitutional.
Urga entonces, como lo dijo Rivadavia en el ma-
nifiesto que sigui a aquel golpe de estado, consti-
tuir un gobierno central fuerte, y de amplia capa-
cidad ejecutiva, para prevenir los peligros que
amenazaban a la Revolucin e impulsar la guerra
de independencia. La Junta era al respect un ver-
dadero obstculo. La intrusion en ella de los di-










BERNARDINO RIVADAVIA


putados provincianos que Moreno combatiera de-
cididamente y que fu la causa inmediata de su
renuncia y alejamiento, convertala en un orga-
nismo extrao e inconducente, sin carcter defini-
do ni autoridad legtima: i Un Ejecutivo de 22 ca-
bezas!
Haba transmitido aparentemente las funciones
ejecutivas al Triunvirato, pero, en realidad, su as-
piracin a erigirse en gobierno omnmodo manifes-
tbase de modo muy claro, en las disposiciones del
Reglamento Orgnico, que el den Funes redactara
y merced al cual la Junta vena a quedar provista
de atribuciones arbitrarias y exageradas, no dejan-
do al Triunvirato ms que la responsabilidad de la
obra revolucionaria. Ese rgimen hbrido era inso-
portable en circunstancias en que se requera la ac-
cin rpida y expeditiva de un ejecutivo sin trabas,
y ello explica la resolucin de Rivadavia, cuya probi-
dad de intenciones, por lo dems, se puso inmediata-
mente de manifiesto con la promulgacin del Esta-
tuto Provisional que reglaba y limitaba los actos del
gobierno. En realidad, la anarqua haba ya aso-
mado "la cabeza viperina", como dice Groussac,
con aquella intromisin de los diputados provin-
ciales en la Junta, y no es dado responsabilizar a
Rivadavia de hechos fatales e ineluctables. En todo
caso, su actitud no fu sino una consecuencia de la
confusion entire el liberalism de los fines y el libe-
ralismo de los medios, que Lpez ha sealado ma-
gistralmente. Persiguiendo el objetivo liberal de
la Revolucin, Rivadavia echaba mano de un me-
dio antiliberal y peligroso como precedent, aun-
que tal vez inevitable en aquella situacin.
Durante su presencia en ese gobierno (1811-1812),
caracterzase, pues, Rivadavia, por firmeza del









BERNABDINO RIVADAVIA


nimo, la decision a toda prueba, la energa categ-
rica. Asoma ya en l tambin el estadista future,
el organizador vigoroso y sistemtico, pero los tiem-
pos, adversos a toda obra constructive apenas le
permiten desarrollar otras cualidades que aque-
llas, tan necesarias entonces, por otra parte. As
imprime como Secretario de la guerra poderoso in-
flujo al movimiento military, salva la discipline del
ejrcito y el principio de autoridad, sofocando la
insurreccin del Regimiento de Patricios y, al aho-
gar en germen el levantamiento de Alzaga, aventa
definitivamente el peligro de los elements reaccio-
narios.
En realidad, puede considerarse a Rivadavia el
continuador de Moreno en el gobierno. Lo es tam-
bin en la obra cultural del pas. Si el primero
fund, en medio del desorden del moment y con
un admirable sentido de las necesidades espiritua-
les, la Biblioteca pblica y persigui desde su ca-
tedra de La Gaceta el destierro de la ignorancia,
que junto con la anarqua sealara como los dos
grandes adversaries de nuestra democracia, l fun-
dar ms tarde la Universidad laica y legalista y
propender ardorosamente al desenvolvimiento de
la mentalidad argentina. Ambos encabezan as, al
par, las jornadas de la libertad y nuestra tradicin
intellectual, y de ellos parte la corriente que, a
travs de continuadores gloriosos, llega hoy hasta
las modernas universidades de La Plata y de Tu-
cumn.


Educado en la Escuela del Rey y en el Colegio
de San Carlos, Rivadavia no sigui luego otros es-
tudios oficiales. Su falta de filiacin universitaria,








BERNARDINO RIVADAVIA


avalora an ms la obra de este apasionado de la
Universidad. A pesar de no ser abogado, aparece
en algunas ocasiones defendiendo pleitos, y ello le
vale la invectiva mordaz de Moreno, sin duda un
tanto exagerada. De cierto ampli luego su acervo
intellectual mediante lectures continues, pero, con
todo, su ilustracin no era muy vasta ni posea la
cultural clsica, comn a los togados de la poca.
Era, ante todo, un pensador espontneo, capaz de
elaborar ideas propias y de comprender y similar
rpidamente las ajenas, siempre dentro de un or-
den de aplicacin social. Esto es lo que sumado
a su potencia ejecutiva,-hace de l un tipo de es-
tadista conspicuo, y es as como concibi planes y
teoras institucionales incompatible algunas con
el medio o el mloomento histrico., factibles otras, que
llev a trmino su voluntad heroica.
Resalta en la ndole de su espritu, como obser-
va Avellaneda, la aptitud para acoger toda suerte
de ideas, la exencin de prejuicios, en lo fundamen-
tal; la carencia de preocupaciones dogmticas. Su
formulismo exterior puede inducir a equivocacin
en este sentido. E'xaminando bien sus actos, ello
result exacto, sin embargo. Formada una convic-
cin en su nimo, poda llegar a la terquedad al sos-
tenerla, pero es indudable que haba much de eclc-
tico en l y que tomaba lo bueno, o lo que crea bue-
no, all donde lo encontrara. Es de notar al respect,
cmo la resistencia al extranjero, tpica en las colo-
nias durante las pocas que siguieron a su emancipa-
cin, y que como dice Alberdi (1) est present en
la orientacin constitutional de los pueblos america-
nos que conceptuando con el mayor peligro el

(1) "Bases". Cap. II, pgs. 10 y 11, y Passim.









BERNARDINO RIVADAVIA


influjo poltico europeo, en cualquiera de sus for-
mas, trataban de preservarse de l, no tuvo ca-
bida en el nimo de Rivadavia. El es el primero
que llamar a los extranjeros por un grandioso de-
creto, brindndoles facilidades para poblar y ex-
plotar estas tierras. Parece evidence asimismo que
estaba exento de todo misoxenismo (1) el gobernan-
te que desde su iniciacin, procurara, como ms tar-
de Sarmiento, traer sabios europeos para constituir
aqu un Establecimiento Cientfico. Esta amplitud
sin reserves de su mentalidad, esta comprensin
profunda de los intereses superiores y futuros de
la civilizacin y de la cultural, en un hombre de su
poca, educado en el estrecho ambiente de la colo-
nia, es rasgo que atestigua la superioridad de su
espritu y explica sus anticipaciones, no siempre
felices, sin embargo.
Poco despus de la sustitucin del primer Triun-
virato, fu Rivadavia encargado, junto con Belgra-
no y Sarratea, de gestionar en Europa el recono-
cimiento de la independencia americana. Las ins-
trucciones al respect no podan ser sino muy va-
gas. Esa misin no tuvo resultados prcticos y di
lugar, en cambio, a incidencias inconvenientes. Por
lo dems, Rivadavia no era diplomtico ni poltico
prctico. Faltaba en l el sentido de la precaucin
y esa segunda vista para sorprender el designio
ajeno y desviarlo por una hbil maniobra y vol-
verlo en provecho propio. No era de la pasta de
que se hacen los Metternich y los Talleyrand, ni
haba nacido para triunfar en incidents de can-
cillera. Mesurado y severo, como era exteriormen-
te, se entregaba en espritu con facilidad, a poco


(1) Odio contra el extranjero.








BERNARDINO RIVADAV1A


que alguna perspective halagara su imaginacin,
siempre en trance de concebir grandezas. Nada
ms lejos de su nimo generoso que la sabia mxi-
ma: "Acurdate de desconfiar". I-aba en l ese
candor que acompaa por lo general a la fe inque-
brantable en el alma de los creadores en el mundo
moral, o de los reformadores sociales. Tal vez su
cada de ms tarde se debi, en parte, a :esa caren-
cia de sutileza, de honda penetracin, de sagacidad
para gobernar. Ignor la idiosincrasia de los hom-
bres del interior. Ehgaado por las representacio-
nes de las cosas, no vea, como dice Maquiavelo, la
verit effettuale.
Su actuacin diplomtica en Europa es una p-
gina opaca de su biografa. Vctima primero de
las maquinaciones de Sarratea y de las intrigas de
Cabarrs, inside en errors, por fortune ms risue-
os que fatales. En sus trmites posteriores ante
la Corte de Espaa, su conduct, aunque empeo-
sa y digna, result equivocada y deficiente.
Durante su larga permanencia en Pars y Lon-
dres, Rivadavia poda apreciar de cerca el funcio-
namiento del gobierno parlamentario y estudiar el
juego de las instituciones en sus principles resor-
tes. El movimiento de la Restauracin, el consti-
tucionalismo liberal de Benjamn Constant, el filo-
sofismo poltico de Royer Collard, aquellas batallas
de ideas entire los grades tribunos de la Francia,
el espectculo del parlamento en auge, impresio-
nbanle vivamente, suscitando en l el deseo de
trasplantar aquello a la escena de su pas. Al mis-
mo tiempo se vinculaba a Lafayettie, a -de Pradt (1),

(1) Este ilustrado Abate public en favor de Amrica
algunos folletos que tuvieron much repercusin. Pueden
verse al respect algunos detalles interesantes en una










BEINARDINO RIVADAVIA


a Humboldt, manteniendo con ellos una correspon-
dencia de ideas que abra nuevos horizontes a su
inteligencia. Senta asimismo el influjo de Jere-
mas Bentham,-su amigo en Inglaterra,-y de
Stuart Mill, y cultivaba con agrado la literature
romntica de Mme. de Stael y de Chateaubriand.
Conviene tener present tambin, para explicar-
se el espritu con que Rivadavia, vuelto a Buenos
Aires, iniciara su accin reformadora y liberal, el
deslumbramiento, puede decirse, que produjera
siempre en l la renovacin econmica, cultural
y poltica realizada en Espaa por Carlos III,
Carlos IV, en los comienzos de su reinado, y sus
grandes ministros. Campomanes, Jovellanos, el de
Aranda, y sobre todo Floridablanca, se le antoja-
ban los verdaderos paradigmas de un estadista tal
como l aspiraba a ser. Es evidence que varias de
sus iniciativas posteriores, fueron, en cierto modo,
inspiradas en los actos de aquella Corte. La Socie-
dad de Damas de Beneficencia, es, aunque con ms
grandes alcances, un trasunto de la Junta de Da-
mas, como la reform eclesistica toma pie, por lo
que respect a las propiedades del clero, en la doc-
trina del regalismo desenvuelta por Campoma-
nes (1), y profesada entonces por todos los hom-
bres de Estado en Espaa. Reconocerlo as no im-
plica rebajar el mrito de este estadista eminente.
La invencin en material poltica y social, es punto
menos que impossible. Las instituciones verdaderas
y viables (pues no me refiero aqu a utopas), na-

carta de Rivadavia a Pueyrredn, fechada en Paris el 22
de Mayo de 1817. "Contribucin documental para la His-
toria del Rio de la Plata". Editado por el Museo Mitre.
Tomo 4. Pg. 239, etc.
(1) "Tratado de la Regala de Amortizacin", etc. Es-
cribale D. Pedro Rodrguez Campomanes. Madrid, 1765.









BEIRNARDINO RIVADAVIA


cen como resultado de necesidades sociales, y basta
a la grandeza de un gobernante el ser capaz de eri-
girlas, aunque ellas sean la concrecin de largas ob-
servaciones y experiencias ajenas: siempre, des-
de luego, que convengan a la socialidad a que
se aplican. Y sin duda de ninguna clase, es ste
el nico modo de hacer obra social duradera y efi-
ciente, de acuerdo con la induccin positive y la
ciencia poltica experimental. Ms que la falta de
originalidad complete en esas creaciones, podra
desmedrar la significacin de Rivadavia estadista,
la falta de importancia prctica de algunas cosas
que se empeaba en llevar a cabo y, desde luego,
su error constitutional. Por lo dems, quedan en
su haber iniciativas completamente propias, en cuan-
to las concibi directamente al contemplar el es-
tado del pas; y, finalmente, la prueba de la legi-
timidad y conveniencia (que es lo esencial) de casi
todas sus reforms, sean ellas autnticas o imita-
das, est en la perduracin y prosperidad de las
mismas a travs de tantos aos de evolucin pro-
gresiva. Como dice Sarmiento en pgina del Fa-
cundo, "todas sus creaciones subsisten, salvo las
que la barbarie de Rosas hall incmodas para sus
atentados".
Al ascender, pues, al gobierno, como ministry
del Coronel MVartn Rodrguez (1821-1824), vena
Rivadavia munido de un considerable bagaje de ob-
servacin y de experiencia. Estaba maduro ya en
l el estadista emprendedor y pertinaz. Es sta la
poca de su apogeo, y cuando, en medio del coro
admirativo que le formaban sus coetneos, su perso-
nalidad se nos ofrece en su mximo relieve, tan dis-
minuido, ay!, por los sucesos posteriores. Conven-
cido de su vala y de la importancia de su misin,










BERNABDINO RIVADAVIA


asumi el alto papel que le discernan las circuns-
tancias y despleg sus cualidades de entidad diri-
gente, dando amplia expansion a sus modalidades
peculiares. Amaba la pompa, los signos exteriores
del mando, el decoro gubernativo. Y esto, tal vez
ms que por vano alarde, por career as robustecido
el principio de autoridad a los ojos de la masa, y
pensar, sinceramente, que tambin eso era un ele-
mento de cultural. Ms tarde Sarmiento preconi-
zara a su vez el frac como exponente die "civili-
zacin", frente al chirip y la blusa de la "bar-
barie".
De estatura median, ancho de hombros, promi-
nente el abdomen y cortos los brazos; un tanto r-
gido y con la cabeza erguida, ceremonioso y solem-
ne, sin flexibilidad mundana, ni espritu de broma
en moment alguno, el seor Rivadavia se impona
en cualquier parte a la consideracin general, por
la dignidad de su porte y maneras y por su pala-
bra pulqurrima. Dice don Vicente Fidel Lpez
que la gravedad de su rostro, inspiraba, no slo res-
peto, sino hasta cario, a causa de la nobleza en l
reflejada. Saba interesar a las damas, a favor de
una cantidad inagotable de ancdotas de las cortes
europeas y conocimientos prcticos que prodigaba
en su conversacin, siempre elevada y correctsima.
Una seora afirm una vez, amablemente impresio-
nada por su trato, que era "muy interesante y...
precioso", lo cual hizo rer much a la concurren-
cia. Tena Rivadavia la cabeza bien formada, cor-
to y rizoso el cabello, los labios gruesos y salien-
tes, voluntarioso el mentn, la mirada tranquila
y franca. Vesta siempre con extremada pulcritud
y abusaba del espadn de etiqueta, llevndolo dia-
riamente cuando ejerca cargos pblicos. Mantena










BERNARDINO RIVADAVIA


las distancias, evitando cualquier familiaridad cho-
cante; y este noli me tangere, conservado severa-
mente en todo moment, si poda restarle simpa-
tas, es seguro que consolidaba ms su autoridad.
El Coronel Rodrguez confile la carter de Go-
bierno y Relaciones Exteriores. Inmediatamente
se puso a la tarea. Por su iniciativa comenz a im-
perar por primera vez en Buenos Aires el rgimen
representative, aumentndose al double el nmero de
representantes que seran elegidos por medio del
sufragio universal. Organizse el Poder Judicial,
establecindose las normas por que se regiran las
relaciones entire ste, el Ejecutivo y el Congreso.
Rivadavia remiti entonces a la Junta de Repre-
sentantes sus proyectos sobre Inviolabilidad de la
propiedad, Seguridad personal (Habeas Corpus)
y Libertad de Imprenta, prescripciones estas dos
ltimas que haba ya formulado en 1811, pero que
slo ahora cobraron sentido real. Una de sus ms
nobles iniciativas fu en este perodo la Ley de
Olvido, en virtud de la cual podan retornar al
pas todos los argentinos expatriados por asuntos
polticos. Su compaero de gabinete, el Ministre
de Hacienda don Manuel J. Garca, secundaba la
labor de Rivadavia creando instituciones de cr-
dito, regularizando el rgimen impositivo y las
aduanas y favoreciendo en todas formas el desarro-
llo del comercio. Comenz en ese tiempo a cons-
truirse, tambin por iniciativa del Ministro de Go-
bierno, el puerto de la Ensenada. Entretanto, se
establecan en Buenos Aires aguas corrientes, se
organizaba la vialidad en la provincia, facilitando
el trfico, y se promova la inmigracin europea.
La Reforma Militar y la Sociedad de Damas de Be-









BERNABDINO BIVADAVIA


neficencia, que tan grande significacin ha cobra-
do despus, son tambin creaciones de esa poca.
Rivadavia acometi entonces su clebre reform
eclesistica. Los derechos y privilegios del clero
asuman 'a la sazn proporciones exorbitantes e in-
compatibles con la autoridad y desarrollo del Es-
tado. La perduracin al respect del viejo rgimen
espaol, aunque con algunas modificaciones intro-
ducidas por los gobiernos anteriores del Ro de La
Plata, otorgaba a la Iglesia prebendas, atribucio-
nes y fueros que no caban dentro de un sistema li-
beral y progresista como el que se aspiraba a im-
plantar. Por otra parte, la desorganizacin y re-
lajacin existente entire algunos elements religio-
sos y que lleg hasta traducirse en hechos crimi-
nales,-exiga la intervencin gubernativa en for-
ma terminante por la propia dignidad de la insti-
tucin, que Rivadavia estaba lejos de querer ata-
car en su carcter esencial y legtimo. En reali-
dad, su accin no fu anticatlica como pretendan
entonces los interesados en acusarle ante la opi-
nin de hereje y materialista. Su proyecto tenda
a dos finalidades tan oportunas como razonables:
restringir hasta sus lmites verdaderos las propie-
dades y derechos del clero e imponer a aquellos de
sus (miembros que lo desprestigiaban con sus actos,
la austeridad y several discipline correspondientes
a su investidura. Obtuvo as las leyes sobre liber-
tad de conciencia y aboli las manoss muertas",
haciendo que se declarasen bienes del Estado los
que se conservaban como pertenecientes a conven-
tos ya suprimidos. Las rdenes monsticas fueron
secularizadas, como tambin los cementerios. Se
abolieron los fueros personales del clero y los diez-
mos y primicias que la Iglesia perciba. Al mismo








BERNARDINO RIVADAVIA


tiempo dictronse several ordenanzas sobre la con-
ducta de los religiosos.
La imposicin de este proyecto di lugar a tre-
mendas discusiones, y en una de las sesiones de la
Cmara, Rivadavia hubo de llegar a la exaltacin
colrica para lograr su aceptacin: "Y si me apu-
ran dijo i vive Dios!, que voy a salir de la mo-
deracin de los trminos medios y de la hipocresa
que aqu se llama decencia, para pedirles a estas
bvedas que se abran medio a medio, y que dejen
pasar un rayo de luz solar que, para vergenza de
los que resisten esta reform, ha de poner en des-
nuda trasparencia los hombres, los protagonistas y
las cosas" (1).
Por medio de esta reform de verdadera trascen-
dencia, se abatan grandes obstculos para la liber-
tad moral e intellectual, el Estado entraba en po-
sesin de valiosos bienes detentados hasta entonces
indebidamente y que piermaneean improductivos,
y se organizaban las funciones del clero para que
l pudiera actuar dignamente, dentro del orden y
de la legalidad.
Otra trascendental innovacin iniciase tambin
en este perodo fecundo. El decreto de 17 de Abril
de 1822, suscrito por Rivadavia y ratificado por el
de Julio del mismo ao, marca, como dice Avella-
neda, "una de las fiechas ms importantes de nues-
tra legislacin agraria", Por l se decretaba la
inmovilidad de la tierra bajo el dominio del Esta-
do, prohibindose la extension de ttulos a favor
de los particulares. Ello tena por objeto powder
ofrecer las tierras en garanta del primer emprs-
tito que se gestionara en Londres y que la Junta

(1) LOPEZ: "Hist. de la Rep. Arg.". Tomo IX. Pag. 110,










BERNABDINO BIVADAVIA


de Representantes autoriz por Ley de 18 de Agos-
to de 1822. De esta manera se planteaba ya la fu-
tura adopcin de la enfiteusis, pues interdicta as,
tanto la venta como la donacin de la tierra p-
blica, por quedar sta comprometida como garan-
ta de tese prstamo, slo restaba un medio de ha-
cerla fructificar, como dijera expresivamente el mi-
nistro don Julin Segundo de Agero, cuando en
1826 se discuti la ley agraria. Ese medio era el
arrendamiento. Pero el arrendamiento simple no
poda constituir aliciente bastante poderoso para
los colonos, tratndose de un pas despoblado y sin
vas de comunicacin. Era menester entonces ar-
bitrar un procedimiento ms eficaz para interesar
a los agricultores, y el gobierno prohij al efecto
un sistema que, sin constituir desde luego la enfi-
teusis de molde romano o medioeval, participaba
un tanto de su carcter.
Ese rtulo no corresponda en realidad a aque-
lla ley, pero fu designada as para diferenciar su
contenido del arriendo comn. El objeto de esa
poltica agraria era, como deca la ley, "obtener la
ocupacin permanent del suelo, sin otro medio que
el de un contrato transitorio; asegurar su cultivo
sin dar la propiedad". Con ese fin, brindaba a los
colonos poderosos estmulos que no ofrece el arren-
damiento simple. El contrato sera, como 'mni-
mum, de veinte aos, lo cual alejaba para el inte-
resado la posibilidad de su desalojo en cualquier
moment y la prdida del fruto de sus afanes. En
caso de venta de la tierra, el enfitenuta tena dere-
cho de preferencia, como tambin en caso de reno-
vacin del contrato. Al caducar la enfiteusis, po-
da el colono exigir el pago de las mejoras que hu-
biera introducido en la propiedad. Si quera tras-









BERNARDINO RIVADAVIA


mitir sus derechos a un tercero, se le exima del
laudemio, o sea el pago de la quinquagsima parte
del precio de la venta, al dueo principal, que es-
tablece la enfteusis rigurosa. Adems, el canon
enfitutico tomaba aqu la forma de un impuesto
ajustado al valor respective de cada terreno, y era
inalterable durante cada perodo de diez aos, al
cabo de los cuales se hara una nueva valuacin.
Todas estas disposiciones, que constituan la neo-
enfiteusis (si se me permit la denominacin),
adoptada bajo la presidencia de Rivadavia (1826),
pero que se insinuaba ya con sus decretos de 1822,
ofrecan positivas ventajas para el agricultor y ten-
dan eficientemente a lograr la ocupacin y apro-
vechamiento de la tierra pblica en forma amplia
y progresiva. Ello explica el xito de aquella ley
que alcanz en el Congreso unnime aprobacin en
cuanto a su conveniencia econmica, discutindose
solamente en su faz poltica; o sea si el Congreso
de Buenos Aires poda legislar al respect sobre
todo el pas sin anuencia de las provincias.
Las concesiones enfituticas se realizaron prin-
cipalmente desde 1826 a 1829, dando lugar a un
verdadero florecimiento agrario. Posteriormente, el
sistema fu relajndose a causa de su mala admi-
nistracin, hasta desaparecer totalmente. Inade-
cuado para pocas ms recientes, no puede desco-
nocerse que en el tiempo de su adopcin fu de
provechosa utilidad para la economa national.
Concomitantemente con tan profundas reforms
econmicas y sociales, promovase en torno a Ri-
vadavia un intenso renacimiento cultural. Es en-
tonces cuando frente a la Universidad cordobesa,
teolgica y escolstica, se erige la de Buenos Aires,
plasmada de acuerdo con los nuevos ideales demo-









BERNARDINO RIVADAVIA


crticos; cuando Lafinur, en el aula de San Car-
los, renueva la enseanza filosfica, revelando las
teoras de Locke y Condillac, y mantiene sus po-
lmicas famosas con el padre Castaeda; cuando
por todas parties el pensamiento se agita en busca
de nuevas normas y nuevas concepciones; se co-
menta la oratoria parlamentaria, los salones se ani-
man .con inusitado brillo, se admiran los cuadros
de Monvoisin y Pellegrini, se enltiva la msica, se
aplaude en el teatro la tragedia clsica y la oda de
Juan Cruz Varela se expand sobre el agro flore-
ciente, como gergica virgiliana sobre las campi-
as fecundas de la Roma de Augusto.


El paso de Rivadavia por la presidencia (1826-
1827), marca el trmino de aquel rgimen de pro-
greso y de cultural. Tras la cada dolorosa vendr
'el estrago, la ruina, el triste ciclo de la anarqua
y del terror.
Al recibirse de la presidencia, comienza Rivada-
via por declarar que la organizacin national no
es possible "si no se da a todos los pueblos una ca-
beza, un punto capital que regle a todos y sobre el
que todos se apoyen; y al efecto, es preciso que
todo lo que forme la capital, sea esencialmente na-
cional". En consecuencia, elev acto continue el
proyecto de capitalizacin de Buenos Aires, que
provoc tan ardientes debates en la Cmara, cuya
temperaturea moral", que dira Taine, presagia-
ba lo que haba de sobrevenir en breve. El Minis-
tro don Julin Segundo de Agero, defendi aque-
lla ley con dialctica incontrastable e impresionan-
te serenidad, en un discurso que ha quedado cle-









BERNARDINO RIVADAVIA


bre (1). La ley fu aprobada, pero ya en aquellas
sesiones Dorrego perfilaba su oposicin implacable,
y frente al partido neo-directorial, que estaba jun-
to a Rivadavia, se ergua el fantasma de los cau-
dillos en alarma.
La guierra con el Brasil agravaba terriblemente
la situacin que desde el punto de vista econmico
se haba tornado desesperante. En estas circuns-
tancias quiso Rivadavia llevar a trmino su ten-
tativa de unificacin national. Grave y funesto
error. La Constitucin, triunfante en el Congreso,
fu rechazada por las provincias, y el president
hubo de dimitir ante aquel derrumbe de su gran
empresa.
iAh!, ni Rivadavia ni sus hombres conocan el
interior ni a los hombres del interior! Crean en
la omnipotencia de las teoras y de las formulas.
Confiaban demasiado en que la causa del orden y
de la cultural haba de imponerse por su sola vir-
tualidad. Antes de alejarse, don Julin Segundo
de Agiero afirmaba an con conviccin candoro-
sa: "Seremos llamados de nuevo. Esto es transito-
rio. Hemos de volver". Lo que vino despus era el
ms negro de los desengaos.
La constitucin unitaria del 26, era en s un
absurdo y una quimera? Nada menos que eso. Exa-
minada en principio; vista a la luz de la ciencia
constitutional, era tal vez la que ms convena al
pas. Como dice Groussae (2), "el rgimen de Ri-
vadavia pudo ser tan viable como el imperio liberal

(1) V. "Trabajos legislativos de las primeras Asam-
nleas argentinas". Coleccionados por Uladislao S. Fras.
Tomo Il. Pgs. 280 y sigu'entes.
(2) Pal Groussac. Noticia biogrfica del Dr. don
Diego de Alcorta. Caps. I y II. "Anales de la Biblioteca".
Tomo 2.









BERNARDINO BIVADAVIA


en el Brasil. No hay espritu reflexivo que susten-
tara hoy la absurd tesis partidista de Dorrego y
Moneno (Manuel), a saber: que para conseguir el
orden en la libertad, nico fin de todo gobierno, el
mecanismo federal era entonces ms obvio que el
unitario: lo que equivaldra a decir que 'exige me-
nos aptitudes y educacin poltica en el ciudada-
no". Los hombres ms doctors de la poca, en dis-
ciplinas jurdicas y en material social, que forma-
ban el Congreso, la votaron casi por unanimidad.
Las provincias se hallaban muy lejos de poder
constituir verdaderos Estados federales. Como
puntualiz muy bien el General Mansilla en uno de
los debates, carecan en absolute de elements in-
telectuales para former sus propios gobiernos v de
recursos para un rgimen autonmica legal. Por
lo dems, la Constitucin que haba sido hecha so-
bre la base de la de 1819, era acertada en todas
sus disposiciones. Tan es as, que la de 1'853 que
nos rige, apenas se aparta de ella en ese sentido,
siendo por lo dems casi idntica. Por 'ello ha po-
dido decir Magnaseo (1) que "los ensayos prcticos
del generoso cdigo de 1853, nos han reltrotrrado
firmemente a la reventada constitucin rivadavia-
na, much menos transactiva y permeable, restau-
rndose as por virtud de nuestra genuina econo-
ma, el document ajusticiado de 1826". Es sabi-
do que la carta actual no es "ni la esencialmente
federal de los Estados Unidos ni la constitucin
unitaria de Chile, representando un sistema que
participa del federativo y del unitario" (2). No

(1) OSVALDO MAGNASCO: "Rivadavia". Discurso.
1910.
(2) LUIS V. VARELA: "Hist. Const. de la Rep. Arg."
Tomo III. Pg. 465.









BERNARDINO BIVADAVIA


era, pues, la Constitucin en s lo que importaba
el gran error de aquella presidencia, sino el pre-
tender su adopcin en un moment histrico que
la haca impossible. La frase que ya va siendo
una sentencia de Gorriti, define en su amarga
irona el verdadero carcter del conflict; si la
Constitucin fu rechazada, no es porque fuera
unitaria ni federal, sino simplemente "porque era
una constituci6n". Era ingenuo, en efecto, pensar
que los gobernadores del interior como no fuera
por la fuerza,-se avinieran a un rgimen que tron-
chaba su independencia y autoridad. El gobierno
no estaba en condiciones de someterlos, ya que su
ejrcito se hallaba ocupado en la guerra contra el
Brasil. Lo sensato hubiera sido no precipitar los
acontecimientos, aguardando ocasin ms propicia,
s!n proceder inconsultamente a destruir el gobier-
no de Buenos Aires y erigir una presidencia ines-
table.
El desastroso resultado de la misin Garca ante
la Corte del Brasil, agrav las dificultades, y Ri-
vadavia opt por retirarse del gobierno. Haban
sido prematuros sus intentos. Aquella tentative,
bien intencionada, pero errnea, marca el comienzo
del desorden y del despotismo.
No cabe duda de que si Dorrego y Manuel Mo-
reno, hombres cultos y sinceramente apasionados
de la doctrine federativa, procedieron por convic-
cin y de buena fe, los gobernadores que rechaza-
ron la Constitucin hicironlo casi todos por mez-
quinos intereses personales o por sugestin ajena.
Tal es el caso de Quiroga. El seor don Juan N.
Madero nos ha conservado al respect una ancdo-
ta important: en 1834 (durante el gobierno de
Viamonte), el seor Madero, acompaado del Ge-











BERNARDINO RIVADAVIA


neral Lavalle, se entrevist con Facundo Quiroga.
por un asunto particular. Al retirarse, como oye-
ra Quiroga que iba a ver a Rivadavia (quien acaba-
ba de llegar de Europa a bordo del bergantn fran-
cs "L'Herminie", de donde el Gobierno no le de-
jaba desembarcar), preguntle:-"Es Vd. ami-
go del seor Rivadavia?-S, general.-Y por qu
no le dejan desembarcar?-No lo s, y creo que l
tampoco, pues an no ha recibido contestacin del
gobierno a la nota que le dirigi.-Pues ya que Vd.
va a verle, dgale de mi parte que me ofrezco como
su fiador y que disponga del General Quiroga en
cuanto crea que le puede servir.-Y dirigindose a
Lavalle, aadi: Cuntas veces me ha pesado no
haber aceptado la Constitucin del afo 26! No lo
hice, porque Costa y Haedo me dijeron que no lo
hiciera..." Luego, dice el Sr. Madero, sigui ha-
ciendo consideraciones sobre lo que llamaba "sus
errors de aquel tiempo", y por fin le pidi lo lle-
vara a ver a Rivadavia, pero esa entrevista no se
realize. A buenas horas se arrepenta Facundo!
A raz de su renuncia, encerrse Rivadavia en
la quinta solariega que posea en Buenos Aires.
Ms tarde se traslad a Europa, de donde regres
en 1834, como dejo referido (1), sin lograr perma-
necer en la ciudad. Dirigise al Uruguay, de don-
de fu expulsado por Oribe, y entonces se refugi
en Ro de Janeiro. De all partira ms tarde a

(1) Rivadavia desembarc, pero fu inmediatamente
vuelta a bordo por orden del gobierno de Viamonte. Se-
gn una version, esa media se debi *a que, sabedor el
Gobierno de que iba a ser asesinado por una patrulla de
bandidos. quiso evitarlo de tal manera. Otra version
pretend que ello fu simplemente un acto de arbitrarie-
dad sugerido por la influencia de Rosas. Lo cierto es
que poco despus se dict una orden de destierro, prohi-
biendo a Rivadavia tornar al pas.










BERNARDI0O tItVADAVIA


Cdiz, done muri en la pobreza, abrumado por
la decepcin y el sufrimiento, y engaando sus for-
zados ocios con la traduccin de los Viajes de Aza-
ra, en cuyo prlogo evoca melanclicamente la pa-
tria distant.
i Ah!, la amargura infinita del exilio; la ms do-
lorosa de las pruebas para quienes amaban su tie-
rra por sobre toda otra cosa en el mundo! Por
qu esa crueldad de la suerte? Moreno, San Mar-
tn, Las Heras, Alberdi, Varela, Lafinur, Rivada-
via... Todos muertos lejos de la patria. Es triste,
en verdad, imaginarles peregrinando en suelo ex-
trao, perseguidos por la injusticia de los hombres
y de las cosas, y plaendo como el Ovidio de Las
Pnticas la lejana del amado solar nativo.
Nescio qua natale solum dulcedine captos
Ducit, et inmemore non sinit esse sui... (1)
A pesar de sus errores-que no hemos atenuado en
lo mnimo Rivadavia queda para la posteridad
como una de las ms altas figures de nuestra his-
toria civil. Su vida es una leccin de moral y de
energa, harto digna de ser sealada a las genera-
ciones del present. Nadie ms sincero, ms patrio-
ta, ms orientado hacia el bien, que este varn pro-
bo y generoso: voluntad frrea y coercitiva, all
en las horas inciertas del Triunvirato; mente crea-
dora y directriz, en los aos de su ministerio hist-
rico; espritu extraviado por un falso, miraje, pero
exento de pequeez y de toda pasin innoble, en
los das difciles que precedieron a su angustioso
descenso, cuando. concibiendo a su modo la gran-
deza de la patria., echse todo entero a la ardua

(1) Ex Ponto. Epist. tertia,









SRNABDItN RIVADAVIA


empresa en que haba de sucumbir, sin duda por-
que, como dice el ms just y acertado de sus his-
toriadores (1), "el mal era ms fuerte que el re-
medio".
No hay sobre nuestro suelo, quien no le deba la
ofrenda sagrada de su gratitud. Dbensela los
hombres y las cosas, ya que todos benefician de la
previsin insigne que anidara en aquella mente tu-
telar. Vinculadas estn a su memorial todas las ins-
tituciones y los series que componen nuestro orga-
nismo de nacin: el gobierno representative, que
l fund; el ejrcito, cuya, grandeza, fundament;
la Universidad, que extrajera de su obscuridad an-
tigua sacndola a la luz de nuevas disciplines; el
clero, que le conceptuara su enemigo y a quien l
quiso simplemente dignificar con slo imponerle la
legtima tutela del Estado; la tierra, que guard
con celosa probidad; el comercio y la industrial, cu-
ya libertad proclam; la mentalidad national, que
foment en la labor investigative de los hombres de
ciencia, en el pensar de los filsofos y en la cancin
de los poetas; la imprenta, que liber de censuras
agraviantes; los hombres de naciones extraas, pa-
ra quienes ampli nuestra hospitalidad; la raza de
color, que redimi de su vieja ignominia; la
mujer argentina, de quien hizo su aliada y a quien
am en sus virtudes cardinals: el culto del hogar,
la exquisitez de la cultural, el evanglico ejercicio
de la caridad... los muertos, los mismos muertos a
cuyas cenizas procur el decoro de la piadosa urna,
erigiendo la ciudad apacible donde ahora reposan...
Repose l, a su vez, de su vasta, mproba jornada,
viendo desde su altura de inmortalidad, cmo flore-

(1) Paul Groussac. Obra citada. Cap. II, pg. XXVII.










32 BERNARDINO RIVADAVIA

cen sobre el suelo native las semillas que arroj al
pasar. Y sea sia ya que en vida slo alcanz la
injusticia, la negacin, el olvido,-la nica recom-
pensa para quien buscara austeramente, en el es-
pacio de su agitada existencia, la ventura de su
pueblo, siempre encendido por el ideal de una. mag-
na patria y por el gran amor de su tierra.

ALVARO MELIAN LAFINUR.

1915.

















INTRODUCTION


J
La Comisin Central del Centenario de D. Ber-
nardino Rivadavia resolvi reunir en un libro la
descripcin y todos los documents de la grande
festividad, de origen popular, que las autoridades
y el pueblo hicieron suya, convirtindola en una
verdadera y solemne apoteosis.
Al distribuir sus trabajos la comisin especial,
encargada de organizer la compilacin, se sirvi
designarme para que llenase con una introduccin
histrica las primeras pginas del libro.
La sntesis de la. vida y de los ttulos de D. Ber-
nardino Rivadavia al agradecimiento, a la vene-
racin de su pas, y a la admiracin de su ms re-
mota posteridad, estaba hecha en la magnfica ora-
cin pronunciada por el General D. Bartolom Mi-
tre, ante la pirmide de Mayo y entire los aplausos
del pueblo congregado para celebrar el primer cen-
tenario del natalicio del ms eminente de los esta-
distas argentinos.
Hecha esa sntesis, y hecha con competencia y
con maestra, slo me caba el anlisis.
En el studio parcial de los actos del grande
hombre no tuve por objetivo el hombre mismo, ni
la comprobacin de sus ttulos a la inmortalidad.
Los hombres siempre son hombres, por grandes










ANDRES LAMAS


que sean; y como, hombres, accesibles al error o a
lr ~ errors de su poca; sujetos a sus propias pa-
siones, o influenciados o arrastrados por las pasio-
nes de su tiempo; sin el poder de hacer todo el bien
que conciben o desean, y obligados a resignarse al
bien possible y en la forma en que el bien es hace-
dero.
Por eso los ttulos a vivir en la memorial de las
generaciones del porvenir, que es lo que constitute
la inmortalidad humana, no pueden aquilatarse en
los detalles de la vida de un hombre.
Cuando luchando consigo mismo y con los otros
hombres, venciendo sus propias dificultades y las
que encuentra en el camino, incurriendo hoy en
error y reparndolo, maana, coseehando experien-
cia y ponindola a. provecho, se llega a producer al-
guno de aquellos actos o a descubrir o ensear al-
guna de aquellas verdades que se incorporan ben-
ficamente en la vida de un pueblo, o de todos los
pueblos, que mejoran su condicin y aceleran su
progress, son esos actos o esas verdades las que,
por haberse incorporado a la vida de una colecti-
vidad humana, adquieren su duracin, esto es, la
inmortalidad que ella puede discernir.
D. Bernardino Rivadavia es un ejemplar visi-
ble de la verdad de este criterio histrico.
Fund el gobierno representativo-republicano, y
ese es el gobierno del pueblo argentino: este pueblo
ha hecho suyas las bases que l di a la organiza-
cin administrative y a las instituciones. de crdi-
to; difunde la educacin, que l recomend como
la primera necesidad del pueblo y el primero de
los deberes del Estado; cultiva las ciencias, cuyas
enseanzas l mejor o introdujo; y por fin, re-
cuerda su nombre en los preciosos vellones que hoy










INTRODUTCCTON


constituyen la fuente principal de la riqueza de es-
te pas, y lo encuentra en todos los adelantos 'mo-
rales ,y materials que realize o que intent, por-
que todas las sendas del progress han sido explo-
radas por su accin o su iniciativa, precursora, por-
que en todas ha dejado su estela luminosa.
Los actos, las iniciativas, los ideales de Don Ber-
nardino Rivadavia, que han llegado la ser, y que
son, institucin orgnica, creencia, doctrine, aspi-
racin argentina, hacen, por ese slo hecho, la in-
mortalidad de su nombre.
Es una de esas glorias de las que ha dicho un
historiador modern, "que se conservan en la me-
moria del pueblo sin el auxilio y con indepen-
dencia del arte histrico".

II

El studio que emprend de los actos de la vida
pblica del seor Rivadavia, tuvo, pues, por ni-
co objeto precisar bien los hechos, conocer las cir-
cunstancias en que se produjeron, y por un mto-
do a la vez crtico y narrative, llegar a presentar-
los de manera que resultase, con la mayor claridad
que me fuera possible, la verdad de los hechos mis-
mos, que es el fin legtimo de estas investigaciones;
y las enseanzas polticas, las experiencias o las
comprobaciones cientficas que de ellos pudieran
deducirse, que es en lo, que consiste la utilidad de
la historic.
He prescindido de todas las apreciaciones que
se haban hecho de los actos del seor Rivadavia,
aun de las mas, que no siempre he encontrado co-
rrectas; y los he estudiado directamente en los do-










ANDRES LAMAS


camentos ms autnticos y en los testimonios con-
temporneos ms autorizados, que he buscado con
diligencia, aunque no con xito complete.
Respecto a los actos polticos, he llevado, en cuen-
ta que se han producido en una poca de debates
ardientes y de pasiones de partido, cuyos ecos,
aunque ya debilitados, no se han perdido todava
en la lejana de los tiempos; y por eso, slo me he
permitido juzgar a los opositores del seor Riva-
davia por sus propios actos y por sus propias pala-
bras, que he intercalado en el texto, citando las
fuentes de que las tomo, aunque estas intercalacio-
nes frecuentes perjudiquen a la composicin lite-
raria.
Los actos administrativos me han impuesto una
labor pesadsima, porque no tenemos todava, nin-
gn ensayo de historic administrative.
He debido recurrir a lois documents, que ni si-
quiera estn reunidos y clasificados en part al-
guna.
Para la apreciacin de aquellos actos, me ha si-
do indispensable estudiar sus antecedentes colonia-
les, la doctrine y la legislacin coetnea, de otros
pauses, y ltimamente sus resultados prcticos, lo
que me ha trado, en algunos, hasta nuestro tiem-
po.
Entre los actos de concepcin ms alta y de ma-
yor trascendencia, descuella, sobre todos, la ley
agraria del seor Rivadavia, porque es base fun-
damental de una organizacin social, y se relacio-
na con uno quiz el primero de los problems
sociales de nuestro tiempo.
Esta importancia inmensa, me ha obligado a es-
tudiar la ley argentina, en lo que tiene de original,









INTRODUCTION


a la luz de la ciencia de su poca y de la ciencia
posterior, hasta la. de estos mismos das.
Por estas circunstancias, mi trabajo ha tomado
proporciones que lo han hecho inadecuado, para es-
te libro.
Agrgase a la falta de espacio, la del tiempo, que
se me mezquina, y que me era necesario hasta pa-
ra rever y dar alguna correccin a lo que he ido
escribiendo al paso que consultaba los documents.
Conciliando las dificultades indicadas, le dar a
este libro los captulos de la parte poltica de
mis studios, que presentan a D. Bernardino Riva-
davia bajo aspects nuevos, corrigen algunos erro-
res muy generalizados; reservndome hacer, por
separado, una edicin complete, para la cual revi-
sar o rehar, lo poco que hoy entrego a. la im-
prenta sin correccin alguna (1).

III

El primero de los captulos que van en seguida
trata de la aparicin de D. Bernardino Rivadavia
en la vida pblica y de sus actos como hombre de
gobierno en los aos 1811 y 1812.
La incorporacin de los Diputados de las Pro-
vincias a la Junta de Mayo de 1810 y la separacin
del Dr. Moreno, quebrant la lunidad del pensa-
miento y de la. accin de aquel Gobierno, compro-
metiendo, por un?, series de desastres, los destinos
de la revolucin.
Para salvarlos, la misma Junta, declarando su

(1) Esta edicin hubo de hacerse en dos volmenes,
que llevaran por ttulo "D. Bernardino Rivadavia y su
tiempo".










ANDRIS LAMAS


impotencia, deposit el Poder Ejecutivo en un
triunvirato, dndole por Secretario al Sr. Riva-
davia.
Ocup en ese gobierno la misma posicin que el
Dr. Moreno en la primera Junta: como ste, con-
centr y fortaleci la accin ejecutiva, y obtuvo
de ella mayores resultados.
En ese gobierno fueron reorganizados los ele-
mentos militares de la revolucin, que repararon
los desastres de las armas patrias y las ilustraron
en el Norte y en el Oriente con las victorias de Tu-
cumn, de Salta y del Cerrito. Se desvanecieron
las complicaciones con la Corte de Portugal, ob-
'teniendo la, evacuacin de la Banda Oriental por
el ejrcito portugus, y dejndole a la historic de
la naciente diplomacia argentina algunas de sus
ms bellas pginas; y la reaccin de los elements
espaoles, que era. uno de los mayors peligros, fu,
no slo vencida. y decapitada en Buenos Aires, si-
no extirpada para. no volver a reaparecer.
La guerra con Espaa asumi su verdadero ca-
ricter de guerra de independencia.
Por todos estos actos y resultados, a que est li-
gado su nombre y que llevan el sello de su genio y
de su carcter, Rivadavia. tiene derecho a ser con-
tado entire los primeros y ms meritorios revolu-
cionarios de Mayo.
Al mismo tiempo que adquira ese derecho, como
patriot y como hombre de accin, se revelaba co-
mo organizador y como pensador profundo y ori-
ginal en las ciencias sociales.
Las doctrinas, difundidas por el doctor Moreno,
disolventes de la sociedad y del rgimen colonial,
tomaron en manos de Rivadavia forms guberna-
mentales.









INTRODUCTION


Por este medio, al paso que abola y sustitua,
official y directamente, todas las bases esenciales
del sistema colonial, evitaba los peligros de las doc-
trinas de Rousseau, aptas para demoler y para
desligar, pero incompatible con lals condiciones
prcticas de la libertad social, del orden y del go-
bierno de la sociedad.
Las bases del sistema representative republica-
no, fundado definitivamente por Rivadavia en su
famoso Ministerio de 821 a 1824, la division de
los tres altos poderes del Estado, la amovilidad
de los mandatarios, la publicidad administrative,
la seguridad de las personas y de las propiedades,
por la ley que reconoca y garanta los derechos
individuals, y la ms amplia libertad de la im-
prenta, todas, sin excepcin, se encuentran en sus
actos de 1811 a 1812.
Tambin en estos aos, 1811 y 1812, revelando
que no participaba de ninguna de las preocupa-
ciones atrasadas de los hombres del pas y que
an dominaban en los pases ms adelantados de
Europa, verific, administrativamente, la supre-
sin absolute del sistema colonial, por medio de la
abolicin de los monopolios; por la legislacin
aduanera ms liberal de su tiempo, ms liberal aun
que la. de las pocas posteriores de su pas; por los
derechos reconocidos en los extranjeros, igualn-
dolos a los nacionales en todas las esferas del tra-
bajo commercial e industrial; por los alicientes que
di a la inmigracin, y, por fin, por las diversas
medidas con que trat de liblertar la accin y los
esfuerzos individuals de las trabas oficiales que
los contrariaban.
Fu en el afo de 1812 en el que pronunci ofi-









ANDRIS LAMAS


cial y axiomticamente esta profunda verdad:
"no lhay libertad ni riqueza sin ilustracin".
Promovi, con esa conviccin, un gran estable-
cimiento, al que daba origen y carcter popular,
para el cultivo y la enseanza de las ciencias, en
las que inclua la economic poltica, adelantndo-
se en esto, y por muchos aos, a la misma Inglate-
rra y a la misma Francia.
En el captulo que publicamos estn consigna-
dos ste y otros actos de aquella poca, que de-
muestran que Rivadavia entenda entonces, como
entendi despus, las funciones del Estado.
El hombre de 1811 y 1812 era el mismo, hombre
de 1821 a 1824; con la misma preparacin, con la
misma ciencia o con las mismas intuiciones, con
los mismos propsitos, con las mismas iniciativas,
con las mismas iluminaciones y previsiones del por-
venir.
Ah estn sus actos. No son num'erosos, porque
pas rpidamente por la esfera, del gobierno; pe-
ro su ministerio de 1821 a 1824 no es ms que la
continuacin, la ampliacin, el desarrollo lgico
de sus ideas y de sus propsitos de 1811 y 1812.
Pas rpidamente en estos aos, como va dicho;
los interesesi, las pasiones y los vrtigos de las lu-
chas polticas y personales se sobrepusieron a to-
do, y a todos los arrastraron hasta precipitarlos en
el caos de 1820.
Cuando reapareci Rivadavia, todo lo que l
hizo pareci nuevo; y como l haba residido, y por
muchos aos, en Europa, fcilmente se crey que
de all vena todo lo que con l haba venido.
La generalidad de los hombres es siempre poco
benvola con los que les hacen sentir su superiori-









INTRODUCCIN


dad; y est, por consiguiente, predispuesta a aco-
ger lo que pueda disminuirla.
Se hizo, pues, opinion corriente que Rivadavia
no tena otro mrito que el de la, aplicacin, no
siempre oportuna o discreta, de lo que haba co-
nocido en Europa.
Aunque hubiera sido eso cierto, ello no haba
disminuido su mrito tanto como lo imaginaban
los que se empearon en amenguarlo; porque,
aparte la cuestin de originalidad, que en nuestro
siglo no poda ser absolute en estas materials, el
inmenso e incontestado mrito de Rivadavia no
consista en ella, sino en este hecho, que bastaba
para constituir su inmortalidad: ",de una, so-
ciedad catica surgi, al impulso de su inteligen-
cia, de su carcter y de su voluntad sana y patri-
ticamente poderosa, una sociedad organizada bajo
el gobierno representativo-republicano, y dotada
de todas las condiciones de una sociedad civilizada
r encaminada por las sendas del progress huma-
no,'.
Pero, como ya. lo he dicho, y sus actos lo com-
prueban, Rivadavia era en 1811, antes de salir de
su ciudad natal, el organizador, el reformador, el
iniciador, el precursor de 1821 a 1824.
Los sabios extranjeros, con los cuales se intim
en Europa, le concedan all lo que despus se in-
tent negarle aqu; y se lo concedan porque ni co-
mo hombre poltico ni como hombre de ciencia se
esclaviz a ninguna autoridad ni se afili a nin-
guna escuela, mantenindose entire ellos con la
originalidad de su carcter y de su genio, con la
independencia de su criterio (1).

(1) En la edicin complete publicar varias cartas
dirigidas al Sr. Rivadavia por el general Lafayette, Hum-









ANDRES LAMAS


Estudindolo en su mianera de entender las fun-
ciones del Estado, le veo, como le vean sus amigos
en Europa, tomando de cada escuela, lo que le pa-
reca verdadero; y slo aplicando, con un criterio
enteramente suyo, lo que crea adaptable a las con-
diciones especiales de su pas.
Este eclectismo lo puso en el camino de la sabi-
dura, que consiste, como dicen las letras sagradas,
en separar la luz de las finieblas (2).
Por eso su ciencia poltica y administrative so-
brepas en varias parts a su poca, y en alguna,
como por ejemplo en la ley agraria, es, ahora mis-
mo, ciencia aventajada.

IV

Era tambin creencia general, de que he parti-
cipado, que Don Bernardino Rivadavia perteneca
a la escuela unitaria francesa, y que traa a la or-
ganizacin de su pas los principios de una cen-
tralizacin absolute, que lo pona en pugna con to-
das las autonomas provinciales.
Tambin se ha. credo, y se cree aun entire nos-
otros, que en el congress de 1826 se debatieron
doctrinariamente los principios de las dos escuelas
en que nominalmente apareca dividido.
El segundo captulo que public, y que corres-
ponde a los aos de 1826 y 1827, establece la ver-
dad.
La unidad de rgimen no fu propuesta ni vota-

boldt. Destutt de Traey, de Pradt, Obispo Gregoire, Saul.
nier, etc.
(2) De doctis viris protest quod creati sunt ut di-
viderent lucem ac tenebras. (Gen. 1. c. 1. v. 18).










INTRODUCTION


da como principio, sino como necesidad creada por
las condiciones especiales del pas y de la poca; y
nunca se acentu ms el eclectismo de Don Bernar-
dino Rivadavia, que cuando se trat de esta orga-
nizacin national.
La Constitucin de 1826 es mixta, como la de los
Estados Unidos de 1787 y la Argentina de 1853; y
Rivadavia asentaba en ella las bases cardinals del
sistema federal, dndoles a las provincias toda la
porcin de gobierno propio que podan desempe-
ar, educndose, instruyndose y adquiriendo los
hbitos de una administracin regular, que les eran
indispensable para ir, gradualmente, emancipn-
dose de 'la. accin central, que, segn Rivadavia
mismo, deba ir desapareciendo al paso que las
provincias fueran ponindose en .condiciones de
tender regularmente, por s mismas, todos los ser-
vicios provinciales.
Rivadavia conoca bien el mecanismo y la histo-
ria de la Constitucin norteamericana; y halla-
mos en sus papeles observaciones profundas que
posteriormente hizo Toequeville, al explicar por
qu aquella Constitucin que en los Estados Uni-
dos es el orden y la libertad, trasplantada a Mji-
co, como lo fu, no pudo aclimatarse 'all ni evitar
el desgobierno y la anarqua, ni las dictaduras que
la anarqua engendra y reproduce.
Ahora que he estudiado bajo todos sus aspects
la revolucin argentina y la situacin en que se
encontraban las provincias en 1826, he podido
apreciar la verdad con que dice Bechard (uno de
los publicistas ms adversos a la centralizacin
francesa), que "cGuando las naciones se civili-
zan, cuando estn cansa;das de guerras y de falsa
libertad, se encaminan a la centralizacin; y que









ANDRES LAMAS


cuando vuelven a la barbarie, el gobierno se rom-
pe y se disemina".
Creo que era esta ltima la evolucin que se rea-
lizaba en aquellos tiempos; y que para salir de la
disolucin, reconstituyendo la nacin y organizn-
dola en condiciones de libertad y de progress, era
indispensable centralizar el poder y hacerlo efi-
ciente, por los resorts legales que se pusieran a. su
disposicin, para que pudiese llenar los fines del
gobierno en la forma que indicaban las necesida-
des y las. conveniencias sociales, que deban consul-
tarse y atenderse. Ninguna ley orgnica, puede de-
jar de acomodarse al estado del pas que est des-
tinada a gobernar; porque, como lo dice Corme-
nin, "las instituciones humans slo tienen una
utilidad temporaria y relative: buenas para una
poca, son malas para otras".
El estado de las provincias en 1826 no slo jus-
tificaba sino exiga una centralizacin absolute,
esto es, poltica o gubernamental, y administra-
tiva.
Sin embargo, D. Bernardino Rivadavia, distin-
gui y separ lo, que corresponde a los intereses co-
mines. a los de toda la ngein, one son generales
y reclaman una direcci6n nica, de lo que se refie-
re a los intereses locales, que pueden ser adminis-
trados y mejor atendidos, separadamente, por cada
locialidad.
Para los primeros, estableci la. centralizacin o
sea la unidad de rgimen national, sin el cual no
habra nacin. Esa unidad existe del mismo modo,
como ya lo he dicho, tanto en la Constitucin de
los Estados Unidos como en la actual Constitucin










INTRODUCCION


Argentina. Bajo este aspect, tan unitarias son s-
tas, como la argentina de 1826.
En cuanto a los intereses especialmente provin-
ciales, l admiti el principio de que su adminis-
tracin correspond a las provincias.
La nacin administra lo que es de todos: cada
provincia administra lo que es peculiarmente suyo.
Esta es la base del rgimen federal; y esa base est
en la Constitucin de 1826.
Verdad es que admitiendo el principio, no le di
una aplicacin prctica absolute; pero esto suce-
da porque no era absolutamente practicable. Nin-
gn principio puede ser aplicado en mayor exten-
sin que la possible, y si fuera necesario probarlo,
ah estn ahora mismo los cdigos y otras leyes na-
cionales que no existen en los Estados Unidos.
Las provincias no se bastaban a s mismas, y no
tenan ni suficiente personal idneo, ni hbitos de
buena administracin.
El deficit de los fondos provinciales, por ejem-
plo, tena que ser suplido por el fondo national.
Del fondo national slo poda disponerse con
arreglo a los preceptos que son esenciales en el go-
bierno representative: luego, el suplemento tena
que ser votado por la legislature national y su in-
versin justificada como se justificaban todas las
inversiones nacionales.
Esto no era el falseamiento de un principio: al
contrario, era conciliar el hecho, desgraciadamen-
te existente, con la observancia de principios que
son fundamentals en la organizacin constitucio-
nal de la nacin, a que las provincias pertenecan.
La dependencia naca del deficit, que era un
hecho provincial; suprimido este hecho, aquella
desapareca; y como uno de los medios ms efica-









ANDRES LAMA9


ces para operar esa supresin era la regularidad y
la prctica de la buena administracin, ella era
promovida, directamente, por la obligacin de su-
jetarse a la ley del presupuesto y a las leyes de
contabilidad.
Es ste uno de los pocos puntos en que la Cons-
titucin actual difiere de la de 1826; y como no
todas las provincias han llegado a bastarse a s
mismas, y reciben subvenciones para servicios
provinciales y aun municipales, conviene estudiar
cul de las dos constituciones ha consultado prc-
ticamente mejor el present y el porvenir de las
autonomas provinciales.
Por la de 1826 era obligatorio tender al deficit
de los presupuestos provinciales; y eso deba ha-
cerse al votarse el presupuesto national, sin pro-
puesta ni solicitacin especial ni parcial del Poder
Ejecutivo.
El suplemento dado en las condiciones de la
Constitucin de 1826 haca de los Consejos Pro-
vinciales escuelas prcticas de buena administra-
cin y adquirir los buenos hbitos administra-
tivos es adquirir la capacidad del gobierno propio.
Sin esta capacidad, que slo puede obtenerse por
aquellos hbitos, la organizacin federal estar fal-
seada por su base; esta base es el municipio que
sabe gobernarse y que se gobierna a s mismo: el
municipio autnomo dentro de su rbita, como la
Provincia dentro de la suya. Sin esto, no existe,
en realidad, sistema ni gobierno federal.
Si el municipio o la provincia no tienen la ca-
pa'cidad o los medios del gobierno propio, es pre-
ciso drselos, y de manera que puedan llegar a ad-
quirirlos y a poseerlos por s mismos.
Es esto lo que intentaba Rivadavia, reconocien-










INTRODUCCIN


do las necesidades presents y futures de su pas,
para armonizar la institucin con la verdad de los
hechos existentes y con los medios adecuados para
modificarlos.
Cuando esta armona no es real, cuando exis-
te la independencia en el derecho y la dependen-
cia en el hecho, se confunden las nociones de lo l-
cito y de lo ilcito, se pervierte la opinion y la con-
ciencia pblica y se cae, forzosamente, en la arbi-
trariedad, que convierte la sumisin a la ley en la
sumisin a las personas encargadas de ejecutarla.
Rivadavia evitaba este escollo mortal, porque al
inocular en el organismo national el principio fe-
deral, lo conservaba en su aplicacin dentro de lo
verdadero y de lo possible, lo que le dara condiciones
de vida y de desarrollo natural.
Las instituciones, como todo lo human, tienen
sus ideales, cuya realizacin no puede verificarse
fuera de esas condiciones. Fuera de ellas, el ideal
se aleja en vez de aproximarse.
El captulo en que se registran los actos de que
acabo de ocuparme, encierra verdadera enseanza.
Las oposiciones, intransigentes en cuanto a las
personas, que no quieren recibir de manos de sus
adversaries el mismo bien que anhelan; que no se
lo dejan hacer, y aceptan sin escrpulo todos los
medios de impedrselo, derribndolos, no hacen
ms que ruinas, inhabilitndose para realizar el
bien que combatieron e impidieron.
Slo sobrevive lo que es intrnsecamente bueno,
verdadero, necesario.
La oposicin de 1826 no ha fundado nada, no le
ha sobrevivido nada, ni como institucin, ni como
doctrine; porque la federacin, como ella la enten-
da, era una simple liga de caudillos o de goberna-










AlnDRB LAMAS


does provinciales, y esa liga era muchsimo ms
inconciliable con toda organizacin national que
lo fu la liga de 1778 entire los verdaderos Estados
de la Amrica inglesa.
Rivadavia ha sobrevivido: ah est la Constitu-
cin Nacional, Constitucin de transaccin como
la de 1826; y que, como sta y la de los Estados
Unidos de 1787, establece la unidad del rgimen
national.
Ah estn los Poderes Nacionales en posesin de
la Ciudad de Buenos Aires, nacionalizada como Ca-
pital de la Repblica Argentina.

V

Ya que no me es possible retardar ms la publica-
cin de este libro, como me sera necesario, para
complementarlo con los detenidos studios que he
hecho sobre la ley agraria de Rivadavia, debo, al
menos, dejar consignado en estas pginas un resu-
men de lo ms esencial, para demostrar cmo antici-
pndose en ms de medio siglo a la ciencia de su
tiempo, l es, hasta hoy, el nico 'estadista ameri-
cano que ha comprendido que siendo herederos de
las experiencias de nuestros antepasados debamos
aprovecharlas al organizer sobre nuestras tierras
desiertas nuevas colectividades humans.
La cuestin agraria perturb al mundo romano,
como en nuestros das aqueja y perturba a las so-
ciedades europeas; y estas perturbaciones acusan
un vicio orgnico cuya causa residi antes, como
reside ahora, en la apropiacin individual de la
tierra.
Organizar sobre esa base, es condenarse a los










INTRODUCCION


mismos males y a las mismas perturbaciones, difi-
cultndole a este mundo que llamamos nuevo, qui-
z porque es el nico incorporado a la civilizacin
actual, la misin que le corresponde en el perfec-
cionamiento sucesivo y continue de la humanidad.
La ley agraria argentina eliminaba la causa mr-
bida del organismo de las sociedades europeas.
Suprimida la apropiacin individual de la tie-
rra, quedaba extirpado el germen feudal que le es
inherente; y sustituidos los impuestos diversos y
desiguales que ahora existen, por la renta de la tie-
rra, que sera la ndica del Estado, (1) se abatan
las barreras que entorpecen el movimiento de la
industrial y del comercio.
Extirpado el germen feudal y abatidas esas ba-
rreras, slo quedaban de pie las desigualdades na-
turales que, bien lejos de ser un mal, produce, por
la diversidad de aptitudes, la diversidad de servi-
cios que demand la organizacin y el progress
social.
En esta forma y por estos medios la ley agraria
de Rivadavia encerraba la ms radical y benefac-
tora innovacin social de nuestro siglo.
Esta innovacin slo poda verificarse sencilla
y fcilmente en Amrica, cuyas tierras estaban des-
ocupadas y se conservaban, como lo son natu-
ralmente, de propiedad comn.
Realizar y consolidar tamaia revolucin, habra
sido trasladar a la Amrica el ideal de la perfec-
cin social.
Digo esto con la ms entera y entraable convic-
cin, despus de haber estudiado con sumo deteni-
miento el enfiteusis perfeccionado de Rivadavia,

(1) Rivadavia crela, y as est escrito, que con esa
renta se podra llegar a la supresin de las aduanas.










ANDRS LAMAS


bajo todos sus aspects, en todas sus relaciones, en
todas sus consecuencias.
La part original de Rivadavia le da a ese enfi-
teusis todos los efectos benficos de la propieda:d
'privada de las tierras sin ninguno de sus inconve-
nientes, que son fundamnentales.
Eh honor de este pas, tanto como en el de Ri-
vadavia, debo agregar que no fu se un resultado
casualmente obtenido.
Los inconvenientes de la propiedad privada, de
la tierra y los medios de evitarlos, conservando los
estmulos y los buenos resultados de esa propiedad,
se estudiaron escrupulosamente; y la ley agraria,
iniciada por Rivadavia, slo fu aceptada despus
de studios y de meditaciones prolongadas.
:El expositor ms claro y convencido de los mo-
tivos y de los propsitos de esa ley, fu el doctor
D. Julin S. de Agero, una de las inteligencias
ms trascendentales y bien nutridas de su poca.
Por desgracia, esos motivos y esos propsitos pa-
saron ,casi desapercibidos para la generalidad, pre-
ocupada de, cuestiones ms ardientes: no se popu-
lariz su conocimiento, no se hicieron conciencia ni
opinion pblica, quedando encerrados en aquel
grupo de pensadores distinguidos que la reaccin
contra las ideas del Sr. Rivadavia arroj de la es-
cena de su pas.
Al amparo de esa reaccin, la legislacin antigua
fu recobrando su imperio; y el retroceso lleg tan
lejos, que no slo se 'enajenaron las tierras enfitu-
ticas, sino que se premiaron con tierras pblicas
los servicios militares, repartindolas como se ha-
ca con las antiguas legiones romanas (1).
La legislacin consuetudinaria, cuya fuerza era

(1) Rosas dispuso la enajenacin de las tierras da-











INTRODUCTION 51

poderosa por su raigambre social, se fu robuste-
ciendo por los intereses personales que creaba y
por el apoyo que le prestaba la autoridad de la
ciencia europea, que ha sido nuestra maestra y
nuestra autoridad cientfica.
Esta ciencia tiene un punto de partida diame-
tralmente opuesto al que debi ser, al que era el
nuestro.
Ella parte de la apropiacin individual de la tie-
rra como hecho irrevocablemente consumado hace
muchos siglos; como hecho indestructible, intoca-
ble, porque con l est secularmente identificada
toda la organizacin social europea; porque es la
piedra angular que no puede removerse sin des-
equilibrar y derrumbar, entera, esa sociedad fun-
dada por el feudalismo, y radicada por la des-
igualdad de castas, por los privilegios aristocr-
ticos y las jerarquas monrquicas.
Nuestro punto de partida era la tierra desocu-
pada, que se conservaba conmo propiedad comn, y
no ofreca obstculo para que, utilizando la expe-
riencia de las sociedades viejas, conmovidas y en-
fermas, fundramos la sociedad nueva sobre ba-
ses sanas y naturales, sobre las bases de la igual-
dad humana, y de la distribucin de la riqueza por
medio del cambio de servicios.
Creo que basta aclarar la diversidad de estos
puntos de partida para dejar demostrado que, en
este, como en otros problems sociales, la ciencia

das en enfiteusis. Por un solo decreto puso en venta 1500
leguas.
Por la ley de 8 de Noviembre de 1839 hizo un reparti-
miento d.e tierras como premio: A los Generales, 6 le-
guas; a los Coroneles, 5; Tenientes Coroneles, 4; a Sar-
gentos Mayores, 2; Capitanes, 1; Oficiales de Capitn
abajo, 3[4; Sargentos, 112; Cabos y Soldados, 114.










ANDRES LAMAS


europea no es para nosotros una gua idnea y se-
gura.
La ciencia europea, en su laudable defense del
orden social, atacado por las exageraciones y las
irracionalidades del comunismo, ha esforzado y
multiplicado los arguments ms o menos especio-
sos, con que ha pretendido cohonestar la apropia-
cin individual de la tierra; pero como, al fin, la
ideologa no es la medicine, y ningn argument
puede eliminar del organismo el principio mr-
bido que lo atormenta, la ciencia modern ya vie-
ne, poco a poco, estudiando la causa del mal, reco-
nocindola, y buscndole el remedio.
Despus de los muchos que han ideado, todos in-
suficientes, vienen a buscarlo en el enfiteusis.
Stuart Mill y despus de ste Lavelaye, Leroy-
Beaulieu (reciente y esforzado campen del orden
social europeo) y otros, han reconocido ya la con-
veniencia y la necesidad, al menos en algunos ca-
sos, de establecer un enfiteusis perfeccionado en
reemplazo de la propiedad perpeitua de la tierra;
pero ninguno ha ideado, hasta ahora, bases a la vez
tan perfectas en relacin con las necesidades del
desarrollo de las cultures y de los principios de la
equidad, como las de la ley agraria de Rivadavia,
que bien puede llegar a ser la legislacin del por-
venir.
Reconociendo la conveniencia de la nacionaliza-
cin de la tierra, los discpulos de Stuart Mill fun-
daron en Australia la asociacin Land tenure re-
forme league of Victoria con el objeto de obtener
del Estado, cesando en la venta de las tierras p-
blicas, las diese en enfiteusis. El program de esa
asociacin, expuesto en su circular de 5 de enero de
1872, y que parecera una novedad, es, a la vez, un









INTRODUCCI6N


resume de arguments contra, la a.propiacin in-
dividual de la tierra, y una justificacin *de las
ideas y de los propsitos de don Bernardino Ri-
vadavia sobre la tierra pblica.
En Java; y en Nueva Zelandia se ha legislado ya
con 'arreglo a estos sanos principios, disponindo-
se que la tierra pblica se d en enfiteusis, por 75
aos en Java, y en Nueva Zelandia por 14 aos,
renovables por otros 14, pero con el canon double.
Lavelaye, criticando severamente la enajenacin
de las tierras en Estados Unidos, en Australia y en
el Canad, es de opinion que sera much ms
" ventajoso concederlas temporariamente por una
" especie de contrato enfitutico por 99 aos, por
" ejemplo, aun por 150, si aquel plazo les parece
" corto. Al fin de ese lapso de tiempo el Estado
" entrara en posesin de las tierras mejoradas,
" que tendran un grande valor: podra conceder-
" las de nuevo por otros 99 aos; y as podra, el
" Estado sacar provechos considerable de la tie-
" rra, absorbiendo, al cabo de cierto espacio de
" tiempo, la casi totalidad de eso que los econo-
" mistas llaman la renta del suelo, vale decir, la
" parte de renta; que represent la fecundidad na-
" tural y primitive de la tierra, y que es distinta
" del inters del capital o de los beneficios del cul-
" tivaldor. Este mtodo de contrato enfitutico
" sera un medio de establecer el impuesto nico
" y de suprimir toda esa variedad de impuestos
" que son acompaados de tan~tas vejaciones y de
" tantos desperdicios de fuerza social. No traera,
" por otra parte, ningn inconvenient, la aplica-
"cin de esta teora, porque podra decretarse
" que las concesiones enfituti,:as deban renovar-









ANDRES LAMAS


" se veinte aos lantes de su trmino; y de este mo-
" do la cultural nunca se entorpecera "
M. Leroy-Beaulieu, despus de transcribir la
opinion de Lavelaye, dice:
Nosotros no va;cilamos en declararnos par-
" tidarios de este mtodo para los pauses done
" una grande part del territorlio est todava
" desocupada. Los Estados Unidos y la Australia
" podran evitarle a las generaciones del porve-
" nir todas las dificultades financiers y los em-
" barazos econmicos contra los cuales luchan hoy
" los pueblos contemporneos. El nmero y la
" actividad de los settlers no disminuiran por
" estal sustitucin de las concesiones por 99 o por
" 150 aos a las concesiones perpetuas. Esta' se-
" ra la realizacin del impuesto nico sobre la
" tierra" (1).
Este triunfo de la base de la ley agraria de Ri-
vadavia en la modern ciencia europea, es com-
pleto, absolute.
Y este triunfo ser extensive a toido el sistema
agrario de Riavadavia tan luego como el texto de, su,
ley y la inteligencia que le daban sus expositores,
sean conocidos por los economists, que buscan en
el enfiteusis el medio de evitar todas las dificul-
tades con que hoy luchan los pueblos contempor-
neos.
Los contratos enfituticos por 99 o por 150 aSos,
como los propone Lavelaye y los admite Leroy-
Beaulieu, no estn bien calculados para llenar to-
dos los fines sociales que deben consultar y satis-
fa cer.

(1) "Trait de la Science des Finances", par Paul
Leroy Beaulieu. Tome ler., pg. 65. Pars, 1877.









INTRODUCTION


Esos plazos tan extensos tienen por objeto con-
fesado, y justificado, dar estabilidadd ai los intere-
ses que se adhieren a las mejoras y a la cultural
de la tierra, que es la razn que, como. fundamen-
tal, aducen los partidarios de su apropiacin indi-
vidual.
Pero ese fin se llena ms cumplidamente por el
sistema de Rivadavia, porque aunque la concesin
sea slo por 20 aos, renovable por 10, desde que
esta renovacin sea ilimitaJda y el derecho del en-
fiteusis transferible, este enfiteusis as perfeccio-
nado, tiene, como ya lo he dicho, y me complazco
en repetirlo, todos los efectos benficos de la pro-
piedad privada de las' tierras, sin ninguno de sus
inconvenientes, que son fundamentals.
Pero en esta forma, -que es la de Rivafdavia, ob-
tenindose mejor esos efectos benficos, se consul-
ta no slo a las conveniencias sociales, sino al de-
recho de la sociedad, ahora desatendido aunque tie-
ne el mismo ttulo y es tan sagrado como el de los
individuos.
Lavelaye dice que "el Estado al entrar en po-
" sesin de las tierras mejoradas al trmino de los
" contratos enfituticos de 99 o de 150 aos,
" sacara provechos considerable, 'absorbiendo, al
" cabo de cierto espacio de tiempo, la casi totali-
" dad de lo que los economists llaman renta de
" la tierra, esto es, la parte que corresponde a su
" fecundidad natural y primitive, que es diverse
" del inters del capital y de los beneficios del
" cultivador, siendo ste el ,medio de establecer
" el impuesto nico, "
Desde luego, observar que en la renta de la
tierra existed, adems de la que seala Lavelaye,
otra tambin distinta! de la que produce el capi-









ANDRES LAMAS


tal y el trabajo .del cultivador, que es la que resul-
ta del capital y del trabajo social.
MVr. Wolowski, otro de los economists de lai es-
cuela de Leroy-Beaulieu, lo reconoce en las siguien-
tes palabras:
La renta no es, pues, solamente la consecuen-
cia de la produccin agrcola, sino, sobre todo, el
resultadoi del progress econdmico de la socie-
dad (1).
Como este punto es capital y suelen oscurecerlo
con el aparato y el tecnicismo cientfico, pretend
aclararlo con dos ejemplos nuestros, llanamente pre-
sentados.
Para demostrar la naturaleza de la renta y la exis-
tencia del crecimiento del valor de la, tierra con in-
dependencia del capital y del trabajo individual,
invertidos en ella por sus propietarios, pongmonos
en presencia de un terreno no tocado por la mano
trabajadora del hombre, pero ,que est situado en
el centro o en la proximidad de una! poblacin que
prospera por su trabajo industrial y commercial; ese
terreno abandonado tiene un valor crecido y cre-
ciente quin se lo ha dado? El capital?, el
trabajo individual? No: ningn capital, ningn
trabajo individual ha concurrido a ese valor: lo ha
acrecido y lo acrece el trabajo, el progress social
de la localidad en que se encuentra.
Otro terreno de igual extension y 'de idnticas
condiciones, ubicado donde no le alcanza el b.enefi-
cio de la accin social, tendr valor escaso y esta-
cionario.
Es, pues, evidence que 'aquel valor crecido y cre-
ciente es una creacin social: a ella han concurrido

(1) "Journal des Economistes", 2a. series, 3er. anne,
tomo 10, pg. 73.





rr-- ---r --r- ---r i. *--- -.------i


INTRODUCTION 57

todos los elements sociales: en las altas esferas,
el poltico y el sabio; el magistrado que distribu-
yendo la justicia garante los derechos civiles; el
soldado que vela por el orden y la seguridad pbli-
ca e individual; el comerciante que provee a los
abastos y a las salidas; el industrial que alimenta
el trabajo y valoriza los products; el proletario
que arrienda su brazo; en fin, todos los que consu-
men, incluso el anciano, ya intil, que se despite
de la vida, y el nio que la comienza.
La cada de Rosas, que restableci la inviolabili-
dad de los derechos naturales y sociales, que abri
el ro de la Plata y sus grades afluentes al in-
tercambio universal, y a todas las corrientes de la
inmigracin, a los hombres, a la ciencia, a los ca-
pitales, quintuplic, en breve tiempo, el valor, a la
vez que la renta de las tierras de Buenos Aires.
Muchos de los grandes propietarios de esas tie-
rras, bien lejos de haber concurrido a la obra li-
bertadora, le fueron hostiles, prestando su apoyo
real o moral al sistema desvalorizador, y sin inver-
tir en ellas de nuevo ni un solo peso ni el trabajo
de un da, se encontraron con su fortune quintu-
plicada.
Nada peculiarmente suyo, nada que legtima-
mente les corresponda tienen en ese aumento de va-
lor producido por el esfuerzo y la abnegacin, el
sudor y la sangre de dos generaciones de patriots,
de dos generaciones de batalladores y de mrtires.
Prximamente vamos a tener otro ejemplo.
La edificacin de la capital de la Provincia, la
mejora del puerto de la Ensenada, van a aumen-
tar el valor de las tierras circunvecinas. A qu
ttulo adquieren tal aumento de valor los propie-
tarios de esas tierras? Legtimamente, ese aumen-









ANDRES LAMAS


to pertenece al capital y al trabajo social que lo
produce.
El enfiteusis de Rivadavia le daba a cada uno
lo que es suyo: el individuo dueo de lo que pro-
duce su capital y su trabajo; la sociedad de lo que
produce el suyo.
Y Rivadavia llegaba a este resultado por el me-
.dio sencillo y equitativo del canon movible o de la
renovacin peridica del enfiteusis: cada diez aos,
.por ej;emfplol, un jurado compuesto de los vecinos
de la localidad estableca el valor de la tierra; el
canon absorba el inters que corresponda al cre-
cimiento que hubiera tenido ese valor por el pro-
greso realizado por el esfuerzo social, y se lo de-
volva a la sociedad, quedando los enfiteutas con la
propiedad y con el goce de lo que les perteneca.
Rivadavia, en cuanto a las tierras pblicas, res-
tableca el derecho de la propiedad social. Fuera
de ese derecho, estamos en el feudalismo y en el
comunismo. El ttulo de la propiedad es el trabajo.
El comunismo, desconociendo ese ttulo, permit
adquirir y gozar lo que no es resultado del trabajo
y de las aptitudes personales.
La renovacin a plazo ms corto del enfiteusis
o el canon movible es el nico medio de alcanzar los
fines que Lavelaye se propone; y el impuesto nico
que deba resultar de la absorcin por el Estado,
de la parte que le corresponde en el product de
la tierra, no tiene, en cuanto a la percepin del
impuesto, forma ms precisa ni ms oportuna.
Por otra parte, siendo creciente el valor de la
tierra, es indispensable la renovacin del canon
en cortos perodos para que no se altere por el
tiempo la igualdad social.
Un canon de 99 a 150 aos, no respondera a nin-









INTRODUCTION


guno de los altos fines a que debe corresponder el
contrato enfitutico.
El da en que el sistema agrario argentino de
1826 sea conocido y estudiado en el mundo cient-
fico, Rivadavia ocupar un lugar preeminente en-
tre los reformadores de su siglo.
En cuanto a este pas, si esa legislacin hubiese
sobrevivido a la presidencia de Rivadavia, la Re-
pblica Argentina quiz ya podra darle al mun-
do el ejemplo de una grann nacin sin impuestos,
formndose los recursos de su tesoro con las ren-
tas que, adems del inters, del capital, de los fru-
tos, de las mejoras y de la retribucin del trabajo,
perciben hoy los particulares que, en nmero rela-
tivamente reducido, se han apropiado a vil precio
las tierras pblicas.

M. Leroy-Beaulieu, despus de haberse decla-
rado partidario del enfiteusis en los pases que tie-
nen grandes extensions de tierras desocupadas
evitando, por ese medio, las dificultades con que
luchan los pueblos contemporneos, haciendo posi-
ble el impuesto nico, exclama:
Apartmonos de esas comarcas lejanas, con
" las cuales las nuestras no tienen ninguna ana-
" logia, porque la propiedad perpetua existe des-
" de tiempo inmemorial sobre toda la extension
" del territorio "
Estas palabras debieron ser escritas con amargu-
ra, que comprendo y que siento, al pensar que les
estamos cerrando a las generaciones americanas el
camino que ya nos indica la misma ciencia euro-
pea y que el genio de Rivadavia nos haba abier- V
to para evitar los males que padece el organis-
mo europeo.









ANDREI LAMAS


En esta material no se han consultado ni las con-
veniencias ms inmediatas. Estamos colonizando y
no se ha tenido ni la previsin de reservar la tierra
para colonizar atendiendo, ante todo y sobre todo
las conveniencias sociales; se ha dado tierra, y
se da, en grandes extensions a los hombres de di-
nero, y el inters pblico queda subordinado al in-
ters privado.
La provincia de Buenos Aires, enajenando su
tierra pblica, se coloca ya en situacin de repro-
ducir el fenmeno que se produjo en Inglaterra
cuando algunos seores de grandes extensions de
tierras las despoblaban para entregarlas a la gana-
dera.
El ganado excluye al hombre, aqu y en todas
parties.
La explotacin cmoda de la ganadera primiti-
va contrara el aumento de poblacin, el desarro-
llo de la agriculture y de las industrial.
Van a principiar los conflicts entire el inters
pblico y el inters privado que el enfiteusis de
Rivadavia habra prevenido.
Buenos Aires, Marzo de 1882.


ANDREs LAMAS.

























D. Bernardino Rivadavia y su tiempo
FRAGMENTSO)

1810 1812



























D. Bernardino Rivadavia y el Dr. D. Mariano Moreno,
en el Cabildo abierto, 22 de Mayo de 1810.-El Dr. Mo-
reno, Secretario de la la. Junta: Concentra la accin
del Gobierno y la hace eficiente para ahogar vigoro-
samente la reaccin, y para llevar las armas revo-
lucionarios hasta -el Alto Per.-Pone en manos del
pueblo el Contrato Social ,de Rousseau: descomposi-
cin de la sociedad colonial: la revolucin reviste
,carcter social, adquiere el nervio de la accin po-
pular y la fuerza expansive de los principios demo-
crticos.-El Dr. Moreno resisted la incorporacin al
Gobierno de los Diputados d'e las Provincias.-Es
vencido.-Incorporacin de los Diputados.-Separa-
cin del Dr. Moreno.-Los sucesos le dan razn.-
Se debilita la accin ,d.el Gobierno.-Desastres y pe-
ligros de la revolucin.-La segunda Junta recono-
ce la necesidad de vigorizar la accin ejecutiva y la
delega en un Triunvirato, del que nombra Secretario
a D. Bernardino Rivadavia.-Rivadavia toma en este
Gobierno la misma posicin que tuvo el Dr. Moreno
*en la Junta de Mayo.-La segunda Junta, que toma
-el ttulo de Conservadora, expide un Estatuto que le
subordina la accin del Triunvirato. Este lo resisted,
disuelve la Junta y promulga un nuevo Estatuto, por
el que toma el ttulo de "Gobierno superior de las
Provincias del Rio de la Plata".-Por este Estatuto
,se crea una Asamblea General, que funcionara has-
ta la reunin del Congreso que deba convocarse.-
Reunida esta Asamblea, declara corresponderle la
autoridad "suprema".-El Triunvirato la disuelve.-
Rivadavia, como el Dr. Moreno, juzga indispensable
la concentracin de la accin gubernativa para do-
minar los peligros de la revolucin. Obtiene, como
la Junta de 1810, la justificacin del xito.

Don Bernardinoi Rivadavia naci a la vida p-
blica en el famoso Cabildo abierto del 22 de Mayo
de 1810.
Al pasar a la Sala de Acuerdos, donde deba ex-


I










ANDRES LAMAS


presar y rubricar su voto cada uno de los concu-
rrentes, Don Bernardino Rivadavial y el Doctor
Don Mariano Moreno se aproximaron casi al mis-
mo tiempo a la mesa en que los votos eran recibi-
dos, y los dos expresaron la mism'a opinion con las
mismas palabras (1).
As se nos presentan unidos e iluminados por las
claridades de aquella magnfica aurora, los nom-
bres que deban representar en la poca histrica
que se 'abra en aquel moment y por aquel acto su-
premo, la. emancipacin de la colonia, la demoli-
cin del rgimen, la creacin del rgimen nuevo
que iba a sustituirlo, preparando los destinos de
las nuevas nacionalidades sudamericanas.
El Dr. D. Mariano Moreno fu el primero en la
a!ccin, como secretario de la Junta de Gobierno,
instalada el 25 de Mayo.
Vamos a reproducir el juicio que sobre su accin
habamos formado.
Se mostr, desde luego, hombre de gobierno ma-
nifestando, desde sus primeros actos, que la repre-
sin no funda nada durable ni fecundo sino cuan-
do el poder que somete a las individualidades a la
obediencia de la autoridad, es, a la vez, simult-
neamente, el poder que las ampara y las tranquili-
za, que las garante en todo lo que tienen derocho
a ser garantidas.
Esta es la parte ms difcil de los gobiernos que
nacen de las conmociones populares: deben mode-
rar la accin de los elements que los elevaron, en-
cerrarlos en los lmites del derecho, obligarlos a

(1) Estos datos van registrados en el acta del Cabil-
do de 22 de Mayo de 1810. y en ella po'dr verse la pro-
ximidad en que se encontraban los dos ilustres patri-
elos.










RIVADAVIA


respetar el derecho en las individualidades que
combatieron, hacindoles comprender prcticamen-
te que si ellos crearon un gobierno, ellos no son go-
bierno, y que los vencedores deben entrar como los
vencidos dentro de la esfera del derecho comn.
Estos fines eran atendidos por el doctor More-
no, declarando, desde el primer da, que se casti-
gara todo conato contrario a la estrecha unin que
deba existir entire todos los ihabitantes de las pro-
vincias, o que concurrieran a la division entire es-
paoles europeos y espaoles americanos, porque
esta division era contraria a la tranquilidad de los
particulares (esto es, contraria a su derecho indivi-
dual) y al bien general del Estado, vale decir,
al derecho social, y a los fines de la institucin que
llamamos gobierno.
Y para que esta buena poltica fuera mejor acep-
tada por los revolucionarios, el doctor Moreno les
presentaba al virrey derrocado como un hombre
digno de veneraicin por su character y por el dis-
tinguido patriotism con que en favor de este pas
se haba, ofrecido a repetir en cualquier destino sus
importantes servicios.
Este ofrecimiento era, sin duda, verdadero, en
el moment en que fu hecho: pero el Dr. Moreno
no poda darle importancia, ni consecuencia. El,
mejor que nadie, conoca a Cisneros y los desfalle-
cimientos morales de que, apenas repuesto, se
arepenta y trataba de enmendar.
Por el moment, sin embargo, el ofrecimiento
serva al propsito gubernamental del doctor Mo-
reno, que era, como deba ser, restablecer la tran-
quilidad pblica, afirmar con ella, y por medio de
ella, al naciente gobierno, y aplazar tanto como
fuera possible, la lucha que, ms o menos tarde ha-









ANDRES LAMAS


ban de trabar con ese gobierno los elements del
rgimen colonial.
El Gobierno necesitaba tiempo para apoderarse
de todos los medios administrativos, para .exten-
der la esfera de su accin, para aumentar sus ele-
mentos, .disciplinarios, darles cohesion y organizar-
los regularmente.
Si les faltaba el tiempo, si la reaccin, se precipi-
taba, toda esa. sana y previsora poltica era im-
posible: no tena aplicacin prctica.
La reaccin arrastrara al Gobierno por diver-
so camino: y lo arrastr, porque, pronuncindose
inmediatamente, el Gobierno ya no pudo pensar
ms que en los medios de dominarla y extirparla.
En la noche del mismo da 25, del da del ofre-
cimiento de Cisneros, cuando todava resonaban las
campanas que anunciaban el advenimiento del nue-
vo Gorbierrio, el decado, y al parecer resignado
virrey, reciba los ofrecimientos que haca desde
Crdoba (en carta fecha 19 de Mayo) el general
Liniers: estos ofrecimientos lo reanimaron, y sin
vacilar los acept, autorizando a aquel jefe para
que restableciese, por la fuerza de las armas, la au-
toridad real.
Como consecueincia 'de esta resolucin, que les fu
conocida, los oficiales de marina que se encontra-
ban en este puerto, se pronunciaron contra el nue-
vo Gobierno y se dirigieron a Montevideo, donde,
bajo el mando del Comandante Salazar, concurrie-
ron direct y eficazmente a que se declarase y or-
ganizase la resistencia a la Junta de la Capital.
Este nuevo Gobierno comprendi bien y encar
con firmeza la situacin que se le creaba.
Obr con vigor y, sobre todo, con oportunidad,










RIVADAVIA


para ahogar la reaccin y para alejarla del nico
centro que tena su poder y su fortune.
En la noche del 20 de Junio fueron sorprendidos
y embarcados, y al da siguiente emprendieron via-
je para Canarias, el virrey y los Oidores que, co-
mo l, conspiraban contra el Gobierno.
Esa media dej sin jefes, sin centro y sin guas
a los reaccionarios -de la Capital. Necesitaron casi
dos aos para reanudar la conjuracin con D. Mar-
tn de Alzaga.
El 26 de Agosto fueron pasados por las armas,
en la Cruz Alta, jurisdiccin de Crdoba, el gene-
ral Liniers y los jefes que con l haban levantado
contra la Junta el pendn real.
Esta ejecucin tranquiliz el interior y llev las
armas patrias a completar, como coasecuencia de
la victoria de Suipacha, el sangriento escarmiento
de los jefes peninsulares del Alto Per, que, de
acuerdo con Liniers, encabezaban la reaccin ar-
mada.
Esta lucha, una vez empeada y ensangrentada,
no admita trminos medios ni transaccin al-
guna.
Ella iba a asumir las proporciones de una guerra
hondamente social, porque era en el fondo de la so-
ciedad donde existan los ms eficaces, aunque me-
nos visible elements de la reaccin.
Los reaccionarios vendran a la lucha con la ban-
dera traditional, con los dogmas polticos, con las
ideas, las creencias y los hbitos sociales del anti-
guo rgimen, en el cual haba nacido y se haba
educado la sociedad entera; y ninguna sociabilidad
se reform ni ningn culto se suplanta sino por me-
dio de los ideales, de los fanatismos, de las verdades









ANDi2S LAMAS


y de las autopias de otra sociabilidad y de otro cul-
to nuevo.
La clara inteligencia del doctor Moreno lo al-
canz desde el primer moment; y mientras con
brazo vigoroso ahogaba el gobierno la reaccin o
la alejaba, l pona en manos del pueblo un nuevo
catecismo poltico y social en la traduccin del
Contrato Social de Rousseau. As, la division de los
hombres, que la reaccin haca inevitable, se forti-
ficaba y se ahondaba porque se haca division de
doctrine, y de doctrine exagerada, y, por esta con-
,dicin, doblemente irreconcilable, con todas las
bases y con todas las formas de la sociedad fundada
por la conquista, por el derecho divino y el abso-
lutismo monrquico, por el privilegio y la inquisi-
cin.
Con esa bandera ya no habra hombres vencidos
ni hombres vencedores: la lucha sera de autono-
mas y de doctrinas fundamentals para la organi-
zacin y el gobierno de la sociedad.
Desplegada esa bandera por la ms vigorosa in-
teligencia de la revolucin, entraron 'en esta nue-
va y grande contienda los elements populares, ta-
les como los haban preparado las invasiones ingle-
sas y la conspiracin contra la autoridad metropo-
litana.
El verdadero historiador tendr que estudiar
esos elements en los cuarteles de los patricios, en
los clubs, en los cafs, donde se reuna la juven-
tud, distrada de toda otra ocupacin por el ma-
nejo de las armas y por las novedades polticas, y
que no conoca otros medios ni otros resorts de ac-
cin poltica que los que acababa. de ensayar, ya
formndose para derrocar a la autoridad por las
bayonetas, ya reunindose tumultuariamente en la










RIVADAVIA


plaza pblica, penetrando en los corredores y gol-
peando las puertas de la sala consistorial, para im-
poner sus voluntades.
Ese studio explicara, en nuestro sentir, todos
los trastornos y toda la descomposicin internal
que produjo la revolucin: explicara las luchas in-
dividuales y la preponderancia del militarismo.
Pero las luchas individuals explicaran tambin
el maravilloso espectculo que presentaba una co-
lonia espaola que intentaba realizar de un golpe,
sin preparacin, sin transicin, todas las teoras
de la filosofa y de la revolucin francesa.
La guerra civil, como la guerra exterior, deban
ser guerras contra Espaa.
En la una, se combatiran sus ejrcitos: en la
otra, sus dogmas polticos y sociales, sus teoras y
sus formas de gobierno, las ideas que las engendra-
ban, los smbolos que las representaban.
Ninguna individualidad podra levantarse, nin-
gn prestigio podra crearse o sostenerse, ninguna
ambicin satisfacerse, sino distinguindose o con-
quistando sus ttulos en uno de los dos campos en
que se encerraba una misma guerra, la guerra con-
tra Espaa por las armas o las ideas, la guerra
soldadesca, si podemos expresarnos as, o la guerra
social y poltica (1).
El Dr. Moreno quem las naves de la revolucin
en el da en que coloc en presencia de la soberana
radicada en una casta y representada por un hom-
bre, la soberana originaria del pueblo, representa-
da por el mayor nmero, por la muchedumbre, que
es a la que corresponde el gobierno segn el Con-
trato Social, de Rousseau.

(1) Palabras del Dr. Moreno al fundar su voto en el
acuerdo de la Junta de 18 de Diciembre de 1810.










ANDRES LAMAS


Juzgado este grande acto en s mismo, l no slo
haca irreconcilable la guerra con Espaa, sino
que decida la forma orgnica del pueblo que por
ella deba emanciparse.
Las rivalidades de las classes superiores entire
americanos y europeos habran podido producer la
emancipacin conservando las jerarquas socia-
les que existan en la colonial : pero la revolucin,
identificada con los principios proclamados por el
Dr. Moreno, era el abatimiento de esas jerarquas,
la descomposicin absolute de la sociedad colonial;
la preponderancia de los elements populares que
con todas sus rudezas y con todos sus excess, eran
una fuerza invencible, como medio, y el triunfo de
la forma democrtica, como consecuencia y co.
mo fin.
Esta es la gloria del doctor Moreno: l le di a
la revolucin su carcter social, el nervio de la ac-
cin popular y la fuerza expansive de los princi-
pios democrticos.
Empeada as la lucha, era necesario, para lle-
varla a buen trmino, concentrar y dirigir los ele-
mentos que deban sostenerla; para lo cual se hica
indispensable vitalizar y dar unidad a la accin del
gobierno.
En este propsito, resista que se incorporasen a
la Junta Gubernativa, que era la de la capital, los
diputados electos por las provincias en virtud de la,
invitacin que se les haba hecho por la circular de
27 de Mayo de 1810, "por considerarla contraria
" al bien general del Estado en las miras sucesivas
" de la gran causa de su constitucin" (1).
Verificada la incorporacin de los diputados

(1) "La revolucin de Mayo", por Andrs Lamas. Re-
vista del Ro de la Plata, tomo 4.-Buenos Aires, 1872.










RIVADAVIA


provinciales, ese acto termin la carrera poltica y
poco despus, la vida del ilustre Dr. Moreno.
Los sucesos dieron razn al Dr. Moreno. El in-
greso de los diputados a la Junta Gubernativa, y la
falta de una inteligencia y de un carcter que la
subordinase a una direccin nica, produjo. la de-
bilidad, la lentitud y la inseguridad de su accin.
Ella misma, abrmnada por los desastres y los pe-
ligros de la revolucin, que no haba podido evitar
y que no poda conjurar, tuvo la patritica y hon-
rada franqueza de declararlo por el Acuerdo de 23
de Septiembre de 1811.
Teniendo en consideracin, dijo, a la celeri-
" dad y energa con que deben girar los negocis
"de la patria, y las trabas que ofrece al efecto,
" la multitud de los vocales, por la. variedad de
" opinions que frecuentemente se experimental,
" ha acordado constituir un poder ejecutivo com-
"puesto de tres vocales y tres secretaries sin
" voto ".
Don Bernardino Rivadavia, secretario de gue-
rra, tuvo en este Triunvirato ejecutivo, la misma
posicin que el Dr. Moreno en la Juntia de 1810.
La Junta, al crear el Triunvirato, estableci que
ejercera sus funciones bajo las reglas o modifica-
ciones que debera establecer la misma Junta, que
tomaba el nombre de Conservadora, y ante la cual
seran responsables de sus acciones los miembros
que componan el Poder Ejecutivo.
En estos trminos el nuevo ejecutivo no era ms
que una comisin de la Junta, sin atribuciones pro-
pias, pues todas dependan de las reglas o modifi-
caciones que la Junta se reservaba; lo que indujo
al Triunvirato a pedirle un reglamento que deter-
minar su conduct en el despacha de los negocios.


L









ANDPES LAMAS


La Junta lo expidi el 22 de Octubre siguiente
atribuyndose todas las facultades. legislativas, y
cutre ellas, la de cambiar semestralmente, por elec-
cin suya, uno, de los miembros del Ejecutivo.
Este, despus de haber odo al Cabildo de Bue-
nos Aires, fundndose en que la Junta. se .eriga en
soberana, sujetndolo todo a ;su autoridad para
perpetuarse en el mando y arbitrary sin regla sobre
el destino de los pueblos; y, en que en tal sistema
no siendo el gobierno ms que una autoridad in-
" termediaria y dependiente, no correspondera a
" los fines de su institutoi, ni tendra su creacin
"otro re;ultado que complicar el despacho de los
" negocios y retardar las medidas que reclamaba
" urgentemente la situacin, quedando abandonadia
"la salud de la patria, al cuidado y a la arbitra-
"riedad de una corporacin, que en tiempos ms
" felices y con el auxilio de un poder ilimitado
" no pudo conservar las ventajas conseguidas por
" el patriotism de los pueblos contra los enemigos
" de su sosiego y de su libertad ", conclua por
rechazar el reglamento sancionado por la Junta
sustituyndolo por otro suyo, mediante el cual asu-
ma el powder supremo con el ttulo de Gobierno Su-
perior 'i .. ....... I de las Provincias Unidas has-
ta la apertura del Congreso que deba, convocarse
luego que lo permitiesen las circunstancias, al cual
seran responsables, los miembros del Triunvirato y
sus Secretarios, de su conduct pblica, o a la
Asamblea, General que por aquel acto se creaba, si
a los diez y ocho meses no, se hubiese reunido el
Congress.
Este estatuto distingua, como tambin lo haca
el de la Junta, los tres poderes, Legislativo, Eje-
cutivo y Judicial; y la falta del Congreso la su-










RIVADAVIA


pia con la, Asamblea General, que ,acabamos de
nombrar, y que deba componerse del Ayuntamien-
to, de las representaciones que nombrasen los pue-
blos y de un nmero de ciudadanos electos por el
vecindario de la capital, en la forma que se pres-
cribira.
Esta asamblea se reuni, pero: habiendo declara-
do que le corresponda la autoridad supreme, en
el da 6 de Abril de 1812, el Ejecutivo. la disolvi
por un decreto, reteniendo, por ese acto todo el po-
der pblico.
Este acto, conmo el de la disolucin de la. Junta,
slo podan explicarse por circunstancias que no
daban espera y como medidas de salvacin pblica.
El Ejecutivo haba manifestado en el prembulo
de su estatuto, cules eran las. circunstancias en
que asuma el poder, en los siguientes trminos:
Por el occidente, derrotado o disperso nuestro
" ejrcito del Desaguadero; expuestas a la ocupa-
" cin del enemigo las provincias del Alto Per;
" intercep:tadas nuestras relaciones mercantile y
" casi aniquilados los recursos para mantener el
"sistema. Por el oriented, un ejrcito extranje-
" ro (1), a pretexto de socorrer' a los gobernado-
"res espaoles, que invocaron su auxilio, avan-
" zando sus conquistas sobre una parte la ms. pre-
"ciosa de nuestro territorio; el bloqueo del ro
" paralizando nuestro comercio exterior; relajada
" la discipline military; el Gobierno dbil; desma-
" yado el entusiasmo, el patriotism perseguido;
" envueltos los ciudadanos en todos los horrors
" .de una guerra exterminadora, y obligado el Go-
" bierno a. sacrificar, al imperio de las circunst'an-
" cias, el fruto de las victorias con que los. hijos
(1) El ejrcito portugus.










ANDREs LAMAS


" de la Patria, en la Banda Oriental, han enrique-
" cido la historic de nuestros das (1).
Estos peligros no estaban dominados, aunque la
situacin haba mejorado, al menos aparentemen-
te, cuando el Ejecutivo disolvi la A;samblea de
1812.
Y decimos, al menos aparentemente, porque, co-
mo despus fu visto, nunca haba estado la revo-
lucin ms aventurada, puesto que se tramaba, en
la misma Capital, una conjuracin poderosal en
combinacin con el ejrcito portugus, que se es-
tacionaba sobre el Uruguay, y con el realist, que
despus de haber dominado al Alto Per marchaba
sobre Jujuy.
Rivadaivia crea, como Moreno, que la. accin del
Ejecutivo, para luchar con la reaccin armada,
deba ser expedite y absolute en toda la esfera que
abarcaba el peligro que deba dominar; y fu, sin
duda, porque tena ese convencimiento, que no re-
trocedi ante los dos golpes de estado que le devol-
vieron y le conservaron al gobierno de que haca
parte, la misma autoridad supreme, de que se haba
investido la Junta de 1810.
Estos actos son comunes en todas las revolucio-
nes: las circunstancias los imponen, los justifican
y los legitiman dentro de los lmites de la necesi-
dad.
La autoridad que asumi el Triunvirato tuvo
tambin, como la de la Junta de 1810, la justifi-
cacin del xito.
Todos los peligros fueron desvanecidos en 1811 y
1812, como lo haban sido en 1810, por el uso dis-

(1) Se refiere a la evacuacin de la Banda Oriental
por el ejrcito patrio.










RIVADAVIA 75

creto, inteligente y enrgico de la suma del poder
pblico.
Esos peligros consistan:
1.o En las complicaciones exteriores.
2. En la desorganizacin y en la escasez de los
elements militares, desmoralizados por desastres
recientes.
3. En la reaccin de los elements espaoles
dentro. de la mismai capital, y en combinacin con
las tropas espaolas de Montevideo y del Per y
con el ejrcito portugus.
Veamos cmo se conjuraron.

























II

Complicaciones exteriores.-Politica de la Princesa Doa
Carlota Joaquina, contrariada por el embajador in-
gls Lord Strangford.-Auxilios dados a Montevideo.
-Insuficiencia de esos auxilios y apurada situacin
de la plaza.-Entrada del ejrcito portugus a la
Banda Oriental.-Lord Strangford alarma al emba-
jador espaol Casa Irujo sobre las miras de los por-
tugueses: se entiende con D. Manuel de Sarratea,
agent de Buenos Aires: Amenaza al Prncipe Re-
gente con una ruptura de relaciones si no retira su
ejrcito de la Banda Oriental: Por estos medios se
llega en Ro de Janeiro a convenir en un armisticI6.
obligando a Buenos Aires a someterse a lo que acor-
dasen la Inglaterra y el Portugal con la Regencia
de Espaa.-Buenos Aires inutiliza ese acuerdo, des-
pertando en el General Ello las desconfianzas contra
los portugueses; y negocia con l un tratado de pa-
cificacin, mediante el cual retira su ejrcito de la
Banda Oriental, quedando obligado Elo a hacerla eva-
cuar por los portugueses.-Este tratado desagrada a
todos, a Artigas, a la Corte Portuguesa, a la prin-
cesa Carlota, a los espaoles del Alto Per y de Mon-
tevideo.-Retirada de Artigas, mantenindose en hos-
tilidad con los portugueses.-El Gobierno Portugus
recibe el tratado como una injuria.-Resuelve dete-
ner su ejrcito en la Banda Oriental y ordena a su
General que exija del Gobierno de Buenos Aires con-
dignas reparaciones, autorizndole, adems. para que
se entienda con Vigodet, Gobernador de Montevideo,
y con el General Goyeneche, comprometindose por
este acto en las intrigas de la princess Carlota: Re-
clamacin del general portugus, con el carcter de
ultimatum .-Contestacin dignsima del Gobierno de
Buenos Aires.-Ruptura inminente con los portugue-
ses.

Al recibirse el Triunvirato del Gobierno, ya se
encontraba en el territorio oriental un ejrcito
portugus a las rdenes de don Diego de Souza,









A.NDRES LAMAS


que haba traspuesto la frontera en el mes de Ju-
lio de aquel afo de 1811, con el pretexto de repri-
mir los atentados, decan, cometidos por la: caba-
llera irregular de los orientales en los territories
fronterizos, pero en la realidad, para obligar a la
Junta de Buenos Aires a que levantase el asedio
de la plaza de Montevideo y evacuase el territo-
rio de la Banda Oriental.
Desde antes de la revolucin, de Mayo haban
existido dos polticas en lucha en los Consejos del
Prncipe Regente de Portugal, despus D. Juan
VI, cuya Corte se haba trasladado a Ro de Ja-
neiro en 1808, a, consecuencia de la ocupacin del
Portugal europeo por un ejrcito francs.
La princess D." Carlota Joaquina, esposa del
Prncipe Regente, seiora inquieta, ambiciosa, cu-
yas pasiones no eran contenidas por ningn escr-
pulo, enconada por el malogro de los esfuerzos que
haba hecho para obtener la Regencia; de estos pa-
ses, no omita, medio alguno para comprometer al
gabinete de Ro de Janeiro en la poltica de una
intervencin armada que, coadyuvando a las tro-
pas espafolas, concurriese a sofocar la revolucin
en el Ro de la Plata.
Pero ella tena un aidversario poderoso en el
embajador ingls Lord Strangford, que le :acon-
sejab.a al Prncipe Regente la misma abstencin
que se haba impuesto la Inglaterra en las pertur-
baciones de la, Amrica espaola.
A pesar de ser sa, cn efecto, la poltica, inglesa,
el almirante sir Sidney ,Smith era favorable a la
Princesa, lo que, contrariando y dificultando la
accin diplomtica, indujo al embajador a solici-
tar que el Prncihe Regente escribiese directamen-
te al soberano ingls, manifestindoele, confidon-










R1VALAVIA


eialsimamente, su real desagrado por la persona
del Almirante, y el deseo de que se le retirase el
mando de las fuerzas martimas. Accedi el gobier-
no britnico, y no tard en llamarlo a Inglaterra
sustituyndolo por el Vicealmirante de Courey (1).
Pero la Princesa tena un auxiliary, ms poderoso
que el que se le quitaba, en las doctrinas que se
propagaban en Buenos Aires, y que despertando
en el Prncipe Regente el instinto de la propia.
conservacin, lo arrastraron, en varias ocasiones, ,a
amanciparse, aunque cautelosa y secretamente, del
predominio de la diplomaciaj inglesa, a que estaba
habituado.
Con este auxiliar, la Princesa obtuvo que, malo-
grada la interposicin del Gabinete del Brasil Dara
que cesasen las hostilidades en el Ro de la Plata,
en los trminos en que la propuso por la nota diri-
gida,, en 30 de Mayo de 1811, a la Junta de Buenos
Aires y al Gobierno de Montevideo (2), el Prnci-
pe Regente le permitiera socorrer esta plaza.
Se autoriz el embarque para Montevideo del
armamento de infantera y caballera, que sus agen-
tes compraron en Ro de Janeiro.
La princesa envi una imprenta. cuyo mate-
rial le suministr la Tipografao Real, para que se
fun!dara una Gaceta. en Montevideo en oposicin a
la de Buenos Aires (3).
Se mand entregar alguna nlivora .a los agen-
tes de la Princesa, aunque el Gobierno no la tena
abundante.

(1) Pereira da Silva, "Historia da Fundajao do Impe-
rio Brazileiro"; refirindose a la "Defensa y Memorial"
que sir Sidney Smith public en Londres en 1812.
(2) Pereira da Silva. Apndice del tomo 3.
(3) Pereira da Silva. Nota de Lord Strangford, recla-
mando.









ANDRS LAMAS


Se cerraron los ojos del Gobierno delante de
las copiosas expediciones de vveres que, por cuen-
ta ide los particulares y bajo la garanta de Da. Car-
lota Joaquina, abastecan la sitiada plaza de Mon-
tevideo (1).
Desatendiendo las reclamaciones de Lord Strang-
ford, se le mand entregar al ministry espaol,
nmarqus de Casa Irujo, un buque ingls -con carga-
mento de armas para. Buenos Aires que haba reca-
lado a Ro de Janeiro, con el pretexto de que nave-
gaba con napeles espaoles; y Casa Irujo lo envi
a Montevideo.
No pudiendo obtener dinero del tesoro real, la
princess Carlota, parodiando riidculamente el
grande acto de Isabel la Catlica, mand sus joyas
a Montevideo, para que se vendiesen o rifasen, a.pli-
cndose el produicto a la defense de la causa de Es-
paa.
Estos ;auxilios eran, sin embargo, insuficientes
para cambiar el estado de las cosas en el Ro de la
Plata.
Las hostilidades de la marina de guerra contra
Buenos Aires y las costas y puertos de los ros, po-
co efica'ees ipor s misnmas, eran contrariadas por la
proteccin que la marina inglesa, bajo la inspira-
cin de Lord Strangford, les daba a los buques que
intentaban violar el bloqueo de las costas argenti-
nas, al paso que el asedio de Montevideo, cuyos de-
psitos de vveres estaban agotados, privndola de
toda provision por tierra., la dejaba dependiente de
lo que pudiera recibir por mar, siempre escaso e in-
cierto.
Agravndose, por estas circunstancias, el con-

(1) Pereira da Silva. Nota de Lord Strangford, recla-
mando,











ItIVADAVTA


flieto y las penurias de la plaza sitiada, alarma-
do el Gabinete de Ro de Janeiro por las correras de
los orientales en los territories fronterizos y acu-
sndolos de provocar la sublevacin de los escla-
vos, propuso al prncipe regente, y obtuvo, la re-
solucin de hacer pasar las fronteras al ejrcito de
D. Diego de Souza, con los fines que ya quedan ma-
nifestados al comienzo de este captulo.
Lord Strangford, que haba ido reclamando con-
tra todos los actos favorables a la resistencia de
Montevideo, exasperado al ltimo punto por la en-
trada del ejrcito portugus al territorio oriental,
recurri a los medios ms audaces y decisivos, y los
emple con la mayor destreza.
Se dirigi al marqus de Casa Irujo, ministry
de Espaa, y lo domin, alarmndolo sobre las in-
tenciones del Gobierno Portugus que, aparentan-
do socorrer a Montevideo se apoderara de esa pla-
za, anexando a sus dominios el iterritorio situado
entire los ros Uruguay y el Plata satisfaciendo as
el fin de la poltica traditional de la casa de Bra-
ganza
Entendise en seguida con D. Manuel de Sarra-
tea, agent en Ro de Janeiro de la Junta de Bue-
nos Aires, y le demostr los peligros de la invasion
portuguesa y la debilidad e inutilidad de los medios
que pudiera emplear el gobierno revolucionario pa-
ra resistirla.
Por ltimo, dirigindose a D. Rodrigo de Souza
Coutinho, Ministro de los Negocios Extranjeros de
la Corte Portuguesa le amenaz con que el gobier-
no britnico le retirara su protecein al Prncipe
Regente, cortara con l sus relaciones diplomticas,
y empleara fuerza britnica contra todas las ten-
tativas que hiciera en las colonies espaolas.











ASnRESi LAlIAS


En medio de tantas contrariedades y oposicio-
nes, dice el historiador brasilero a ouien vamos
siguiendo, consigui el espritu perspicaz de Lord
iStrangford, aproximar a los disidentes y ponerlos
de acuerdo sobre las bases de un acomodamiento
mutuo. No accedi D. Rodrigo sin que se le hicie-
sen condiciones honrosas, para que se retirase el
ejrcito portugus de los territories de la Banda
Oriental y se abandonase a Montevideo a sus propias
fuerzas. Se convino, entonces, en que la Junta de
Buenos Aires aceptara la mediacin de los gobier-
nos portugus y britnico con el fin de que consi-
guiesen de la Regencia de Espaa condiciones ven-
tajosas a los pueblos del Plata, y particularmente
la libertad de comercio con los extranjeros, "para
" lo que les dara plenos poderes para tratar con
" la Metrpoli, depositando en sus manos y con-
"findoles su future destino: que cesaran el blo-
" queo y la guerra entire Buenos Aires y Montevi-
" deo, retirando la Junta sus tropas de la Banda
"Oriental y abandonando ese territorio al General
"Elio; que el Ro, Paran formara el lmite divi-
" sorio entire los Gobiernos de la Junta y de Mon-
"tevideo; que se suspenderan igualmente las hos-
tilidades entire Buenos Aires y Goyeneche; y que,
finalmente el Gobierno del Prncipe Regente man-
dara a Buenos Aires, un agent encargado de fir-
mar con la Junta un armisticio en la forma de
las condiciones declaradas, y de recibir las con-
venientes garantas para el cumplimiento exacto
del acuerdo tomado, a fin de que el ejrcito por-
tugus se pudiera retirar a la Capitana del Ro
Grande, mientras no decida la Regencia de Es-











IVADAVIA


pafa y las Cortes la suerte y gobierno de las
" Colonias del Ro de la Plata" (1).
Por este acuerdo se desvaneca el peligro en que
colocaba al ejrcito sitiador de Montevideo la in-
vasin portuguesa; pero a precio de que la revolu-
cin y el Ro de la Plata le entregasen al Portugal
y a la Inglaterra su future destino, como textual-
mente lo dicen.
Don Manuel de Sarratea, que haba sido parte
en la negociacin, lleg a Buenos Aires en los lti-
mos das de la Junta; y fu electo miembro del
Triunvirato qcue la sustituy el 23 de Septiaembre
de 1811.
Uno de los negocios que ms inmediata y seria-
mente preocuparan al nuevo gobierno debi ser
el acuerdo de Ro de Janeiro, porque inmediato y
serio era el peligro que estaba corriendo el ejrci-
to de la Banda, Oriental.
Pero si se aceptaba la mediacin portuguesa e
inglesa en los trminos del acuerdo, ese ejrcito se-
ra salvado, pero la revolucin del Ro de la Plata
estaba perdida.
El Portugal y la Inglaterra, con plenos poleres
para decidir de su destino, habran obtenido am-
plias franquicias comerciales, pero restableciendo
en estos pases la dominacin de la metrpoli. La.
mediacin de esas dos naciones no poda dar, en
aquellas circunstancias, ningn otro resultado.
Por fortune, el General Elo haba llegado a
participar de las desconfianzas que inspiraban las
intenciones de los portugueses; y en vista de las
pruebas de su duplicidad y de su ambicin que le
present el comisionado de Buenos Aires, pesan-
do sobre l la responsabilidad de haber autorizado
(1) Pereira da Silva. Obra citada.











ANDRES LAMAS


su invasion, desde que acept su concurso, se pres-
t a alejar el peligro que haba atrado, negocian-
do aislada y directamente con el Gobierno de Bue-
nos Aires, que procedi en este asunto con extrema
habilidad y suma diligencia.
Antes de cumplirse un mes de su instalacin, el
tratado con Elo estaba firmado, ratificado y en
va de ejecucin.
Por ese tratado, de 20 de Octubre, el ejrcito de
Buenos Aires evacuara la Banda Oriental, que
quedaba sujeta, con los tres pueblos de la margen
derecha del Uruguay, a la autoridad de Elo; se
levantaba el bloqueo y se restableca el libre tr-
fico del ro, percibiendo los impuestos cada una de
las parties contratantes dentro de los territories de
su jurisdiccin.
Por un artculo ofreca Elo que las tropas por-
tuguesas se retiraran a sus fronteras y dejaran
libre el territorio espaol; y por otro se estableca
que "en el caso de invasion por una potencia ex-
tranjera, se obligaban recprocamente ambos go-
biernos a prestarse todos los auxilios necesarios
para rechazar las fuerzas enemigas".
El ejrcito de Buenos Aires abandon pronto y
tranquilamente la posicin en que asediaba a Mon-
tevideo, y en la cual haba corrido el riesgo de ver-
se estrechado entire los fuegos de la plaza, y los del
ejrcito portugus; y muy luego se traslad a esta
Capital, donde hizo su entrada, casi triunfal, el
19 de Diciembre.
Al mismo tiempo que se desembarazaba de las
graves atenciones de la Banda Oriental y adquira
la disponibilidad del ejrcito que all tena com-
prometido, el Gobierno de Buenos Aires manejaba
las condiciones de sus pueblos del litoral y aumen-









RIVADAVIA


taba los ingresos de su tesoro por la actividad que
recuperaba el trfico mercantil, a consecuencia del
levantamiento del bloqueo.
Estos resultados prcticos, y de la mayor im-
portancia en la oportunidad en que los alcanzaba,
no le imponan ninguna condicin onerosa. Por el
contrario, repela, por el mismo acto que se los da-
ba, las condiciones admitidas en Ro de Janeiro.
En vez de entregar los destinos del pas a las
conveniencias del Portugal y de la Inglaterra, el
tratado con Elio tena por objeto confesado evitar
la intervencin extranjera y sin esperar al agen-
te portugus que deba venir a firmar el .armisti-
cio, despus de recibir las garantas del cumpli-
miento de las condiciones impuestas en Ro de Ja-
neiro para el retiro del ejrcito portugus, se ne-
goci y firm el armisticio sin conocimiento de
Portugal, y como un acto de desconfianza en las
miras de su poltica, quedando don Javier Elo,
que haba llamado al ejrcito portugus, con el en-
cargo de despedirlo, pura y simplemente, sin que
tuviera nada que ver con eso el Gobierno de Bue-
nos Aires.
Las otras condiciones pactadas con Elo podan
ser impracticables y dar lugar, como dieron, a nue-
vas desinteligencias entire los Gobiernos de Buenos
Aires y de Montevideo; pero lo ms que de ello po-
da resultar era que el tratado de paz no fuera, de
hecho, ms que una tregua; siendo precisamente
la tregua lo que estaba en la lgica y en las conve-
niencias de la revolucin.
Este tratado desagrad a todos: al General Arti-
gas y a los orientales, colocados en la disyuntiva de
someterse a Elio o de emigrar de su pas en presen-
cia del ejrcito portugus, que ostensiblemente ha-








ANDRES LAMAS


ba venido contra ellos; al g'obicrno de Portugal,
cuya accin y cuya influencia se repelan como un
peligro; al ejrcito portugus, con el cual no se
guardaba ninguna consideracin; a la Princesa
Doa Carlota Joaquina, cuya poltica se desaira-
iba como la de Portugal; a ,Goyeneehe y a, los man-
dones del Per, que alentados por los desastres de
las armas de Buenos Aires, se intentaba detener en
el camino de una victoria definitive, con que ya
se lisonjeaban; a los espaoles de Buenos Aires,
que ya crean possible una reaccin, la meditaban
y la preparaban; y a los mismos 'espaoles de Mon-
tevideo que participaban de los propsitos y de las
esperanzas de sus correligionarios del Per y de
Buenos Aires.
Las desaprobaciones, las resistencias y las com-
plicaciones que ellas deban producer no se hicie-
ron esperar.
Al abandoner el sitio de Montevideo el ejrcito
de Buenos Aires, para trasladarse a esta capital
por agua, el General Artigas emprendi su retira-
da por tierra, en direccin al Uruguyy.
No era. sta la retirada de un ejrcito; era la
protest de un pueblo.
Ms de diez y seis mil personas, entire las que ha-
ba ancianos, mujeres y nios, llegaron con el Ge-
neral a las mrgenes del Uruguay.
No admitan la paz con los espaoles, ni la tre-
gua con los portugueses que se encontraban en ar-
mas en el territorio oriental, y respect de los cua-
les se colocaron en abierta hostilidad de hecho.
En el trnsito, y luego en las costas del Uru-
guay, hubo various eein!entros san`:iientos entire
orientales y portugueses, y, entire ellos, algunos de
median importancia, como el que tuvo lugar en el








RIVADAVIA


paso de Yapey, en el Ro Negro, donde el coman-
dante oriental Ojeda derrot ,ai los portugueses,
quedando prisionero su jefe, que lo era el ro-
grandense Benito Man'uel Riveiro, ,tan Ieonocido
despus por su valor personal y por el prestigio de
que ha gozado entire sus comprovincianos, como
por la batalla de Sarand que perdi el 12 de oc-
tubre de 1825.
Artigas pas el Uruguay y estableci en el Ayu,
provincia de Entre Ros, el campamento de las tro-
pas y del pueblo que le acompaaba, dejando en el
Salto y en otros puntos de la costa. oriental, parti-
das ide caballera para. seguir hostilizando a los por-
tugueses, lo que nunca dej de hacer.
Por su parte, el gabinete portugus recibi el
tratado celebrado entire los gobiernos de Montevi-
deo y Buenos Aires, no slo como un desastre de
su poltica sino como unna injuria; !y bajo tan do-
lorosa impresin, resolvi que el ejrcito, que por
aquel tratado deba evacuar el territorio oriental,
permaneciese all; encargando a su general de ob-
tener la reparacin condigna de la ofensa recibida
y el ,ajuste de todas las dificultades que entonces
existan, y han existido 'despus, sobre lmites, en-
trega de desertores, de esclavos, etc.
Luego que en este sentido se le dieron instruc-
ciones y autorizaciones al General D. Diego de Sou-
za, Doa Carlota Joaquina, que trataba. de combi-
nar la accin de Goyeneche, vencedor en el Alto
Per, y de Vigodet, que acaba de suceder a
Elo en el Gobierno de Montevideo, con la de los
reaccionarios de Buenos Aires y la del ejrcito
portugus, para dominar pronto y sangrientamen-
te el foco de la revolucin (1), aprovech la hora
(1) En carta de 23 de Noviembre le deca la Princesa








ANDREE LAMAS


propicia y obtuvo una real orden reservada, del
1.9 de Diciembre de 1817, por la que el Prncipe
Regente autorrizaba a don Diego de Souza para
que an ,llegado el caso de levacuar el territorio a
consecuencia de haber obtenido las reparaciones
que demandaban al Gobierno de Buenos Aires, no
lo verificase, si esto le exigan los generals Vigo-
det y Goyeneche.
Esta real orden explica la complicidad del ge-
neral a quien iba dirigida en las intrigas de Doa
Carlota Joaquina y en los planes de los reacciona-
rios de Buenos Aires.
Cumpliendo las rdenes de su Gobierno, el ex-
presado general dirigi al de Buenos Aires, el da
2 de Enero de 1812, una nota, que reviste el ca-
rcter de ulltimtum, en la primer parte, de la
conduct, hostile del General Artigas, y formulan-
do, en la segunda, las reparaciones que exiga Por-
tugal.
Respecto al General Artigas, deca:
La demora y la conduct de D. Jos Artigas
" en los territories de esta campafa, que por el
" convenio de pacificacin celebrado entire V. E.
" y el Excmo. Sr. Virrey D. F. Javier Elo, deba
" haber evacuado hace much tiempo con las tro-
" pas de su mando, y los choques con que las di-
" lhas tropas usando de su mala fe, han trabado
" con algunos destacamentos portugueses, despre-
" venidos en consecuencia de mis rdenes, para
" observer en la parte respective lo estipulado por

a Goyeneche: "En tales circunstancias, creo de mi de-
ber rogarte y encargarte que emplees todos tus esfuer-
zos en llegar cuanto antes a Buenos Aires y "acabes de
una vez con aquellos prfidos revolucionarios, con las
mismas ejecuciones que practicaste en la ciudad de La
Paz".








BIVADAVIA


" el mismo !convenio; y la, direccin de sus mar-
" chas sobre 'diversas vecindades de mi gobierno,
" son objetos muy poderosos, que, en mi carcter
" de general en jefe del ejrcito pacificador de la
" campaa de Montevideo y de Capitn General
" de la Capitana de S. Pedro, me obligan a rogar
" a V. E.: que si el dicho Artigas obra en virtud
" de rdenes de ese Gobierno superior provisio-
" nal quiera expedirle inmiediatamente otras, por
" mi conduct o por el Excelentsimo Seor Capi-
" tan General D. Gaspar Vigodet, para. que den-
" tro de .un brevsimo plazo se traslade al interior
" de los territories de la jurisdiccin de V. E.; y
" si l procede por arbitrio propio, contra las de-
" terminaciones de V. E., tenga a bien declararlo
" rebelde e infractor del convenio que queda men-
" cionado. Estimar que V. E., accediendo a mi
"proposicin sin demora, restriccin ni equvoco,
" ratifique el concept que formo de su integri-
" dald; y sentir lai ocurrencia de alguno de estos
" motivos, sin poder dejar de convencerme de que
" V. E. al menos tolera, -con desire de su supe-
" rioridad, tales procedimientos, ;a los que debo
" obstar hasta por (medio de lai fuerza, si fuera in-
" eficaz el recurso moderado que por la present
" solicito "
En la segunda parte, despus de notar la. cele-
ridad con que fu concluido el tratado de Octubre,
sin examin'ar las justas razones que tuvo el Prn-
cipe Regente para mandar entrar sus tropas al te-
rritorio de Montevideo, a cuya presencia se debi
la pacificacin, y .sin hacer mencin de algunos
asuntos interesantes a las coronas de Portugal y
de Espaa en esta parte de Amrica, requera,
adems de algunas estipulaciones relatives a lmi-








ANDRES LAMAS


tes, a las personas y bienes ide los portugueses, y a
la entrega de desertores y esclavos, que se le diesen
las siguientes reparaciones:
1."-Que los Gobiernos de Buenos Aires y
" Montevideo reconozcan el desinters, dignidad,
" y justicia coh que S. A. R. el Prncipe Regente
" de Portugal manid entrar sus tropas en esta
Scampaa, para, el fin de conseguir una pacifica-
" cin consolidada.
2.a-Que los mismos Gobiernos de Buenos
" Aires y Montevideo se obliguen a no intentar
" de hecho agresin alguna contra, los dominios
" de S. A. R. el Prncipe Regente de Portugal,
" salvo por orden expresa de la, Regencia de Es-

El general portugus declaraba que luego
que el Gobierno de Buenos Aires aceptase su pri-
mera proposicin (la relative a Artigas) y fuesen
slidamente ( ?) pactados los otros puntos en ajus-
te solemne sellado por l, en virtud de los poderes
que el Prncipie Regente, su augusto soberano, le
haba dado, e igualimente por el gobierno superior
provisional de Buenos Aires y por el capitn ge-
neral D Galsipor Vigodet, l se retiraira inmediata-
mente a lois dominios de su soberano, como se esti-
ipul ien el Convenio de 24 de Octubre ( el del Go-
bierno de Buenos Aires con Elo) : pero que si la.
resistencia a sus propulestas "aumentaba sus fun-
"dadas desconfianzas a las otras que ya le causa-
"ran 0ls movimientos de Artigas, y la afectacin
"del Gobierno anterior de Buenos Aires, que no
"di respuesta alguna direct aa la 'as propuestas y
"ofertas aimgiables ,del Prniciple Regente, ,hechas
"de buena fe, porque an despreiciando, las infa-
mes proclaimiaciones publicadas contra su pater-









RIVADAVIA


" nal adiministracin, qiuiere que se consolide la
" future tranquilidad de los Estados confinantes
" y se establezca la perfect armona que debe
" existir entire los vasallos de dos potencias tan n-
" timamente aliadas, l el general tomaria
" las medidas que permit el derecho de gentes,
" para mantener en seguridad los dominios de S.
" A. R'. en los trminos que el mismo augusta se
" or le haba ordenado y de que no poda, pres-
" cindir".
Y conclua estableciendo el plazo brevsimo de
tres das para la respuesta.
Esto era buscar la guerra por el camino ms
corto.
En una forma provocative, porque encerraba
recriminaciones innecesarias y amenazas hechas
con la mano en la empuadura de la espada, se le
exiga al Gobierno de Buenos Aires verdaderos im-
posibles, como, por ejemplo, el de que se obligase
a respetar el territorio portugus aun en el caso
de que en ese territorio no se respetase el derecho
de gentes, permitiendo que los espaoles, enemi-
gos de la revolucin, lo convirtieran en campo ene-
migo; pues a eso equivala el obligarse a no hacer
acto alguno, agresivo, por ningn motivo, ni aun
en propia defense, sin orden express del Gobier-
no Espaol.
Adems, la realizacin de todo arreglo, cuales-
quiera que fuesen las concesiones del Gobierno de
Buenos Aires, quedaba dependiente de la voluntad
del General Vigodet, Gobernador de Montevideo,
confabulado ya en aquella fecha con el General
portugus, lo que lo haca rbitro del xito de la
negociacin.
Pero el Gobierno de Buenos Aires estaba bien








ANDRES LAMAS


lejos de dejarse imponer ni de hacer concesin al-
guna.
Su contestacin, que est firmada por D. Ber-
nardino Rivadavia, como Secretario, es un docu-
mento serenamente firm, bien razonado, digno y
hbil.
Principia por negar la personera del General
portugus para exigir el cumplimiento de un con-
venio en que su nacin no era, parte, reservndose
contestar al General Vigodet en orden a las difi-
cultadles que ofrezca el cumplimiento del tratado
de 20 de Octubre.
Hace resaltar la buena fe del Gobierno de Bue-
nos Aires, que ejecut inmediatamente lo pactado,
retirando su ejrcito por agua y emprendiendo su
retirada por tierra la division de Artigas, cuya de-
mora y dems actos explica como efecto de la ne-
cesidad en que lo constituyeran las circunstancias;
al paso que el Gobierno de Montevideo no ha dado
cumplimiento a ninguna de las parties del Trata-
do, continuando el ejrcito portugus en los mis-
mos puntos que ocupaba en los moments de la
transaccin, sin embargo, que su retirada cons-
" titua la primera y la ms important de las
" obligaciones de Montevideo "
Querer que este Gobierno, dice, complete de
" su parte la, ejecucin de las icondiciones, cuan-
" do Montevideo no da la menor demostracin de
" realizar las que estipul, sera comprometerlo
" a su degradacin, faltando la reciprocidad esen-
"cial del convenio ".
Respecto al ler. artculo de las reparaciones
" exigidas por el Gobierno Portugus se mani-
" fest que .annque el dIe Buenos Aires tuviera la
" "condescendencia" de reconocer, como se so-











ItIVADAVI


" licitaba, la dignidad, desinters y justicia con
" que S. A. R. el Prncipe Regente mand entrar
" sus tropas en nuestro territorio, el oficio del
" General portugus de 6 de Septiembre de 1811
" con el papel incluso, degradara su concept en
" la estimacin de los pueblos de las Provincias
" Unidas, excitando sus justos resentimientos.
" Adems, agrega, el Gobierno no poda, sin ex-
" ponerse a una contradicin real, hacer aquella
" declaracin "antes que el ejrcito portugus
" evace el territorio" en cuyo caso disipadas las
" impresiones de una intimacin que miraron los
" pueblos con escndalo, como una violacin de la
" alianza entire Espaa y Portugal, "como un
" atentado contra sus derechos originarios", no
" debe dudar de todas las consideraciones debidas
" a la buena fe de las intenciones de S. A. R. el
" Prncipe Regente ".
Y terminal la contestacin sobre este punto, di-
cindole al general portugus: Hacee muchos
" das que reinara la paz y el sosiego ien la Ban-
" de Oriental, si la invasion de las tropas de V. E.
" no hubiera excitado en sus inocentes moradores
" fundados recelos de una. conquista, que jams
" habran consentido ".
Respecto al 2. artculo por el que se pretenda
que se obligase a no agredir el territorio portu-
gus "sin orden expresa" de la Regencia de Es-
pafia, el Gobierno de Buenos Aires, le contest:
Si el Gobierno no estuviera ntimamente con-
" vencido de la circunspeccin de V. E. mirara
" la proposicin de este artculo como ofensiva a
" su dignidad. El que no reconoce la autoridad
" de la Regencia de Espaa, no puede someter la
" existencia de sus derechos a sus resoluciones.


_ ~__











ANDRES LAMAS


" V. E. debe vivir persuadido que este Gobierno
" jams cometer ni permitir que se cometa por
" sus sbditos agresin alguna contra, los domi-
" nios de S. A. R. el Prncipe de Portugal, "si S.
" A. R. observe una conduct recproca. Pero si
" se atacan nuestros derechos direct o indirecta-
" mente, V. E. no dude que el Gobiernoi uar de
" todos sus recursos para resistir la agresin, .aun-
" que se oponga el Gobernador de Montevideo y
" la Regencia de Cdiz "
En cuanto a lmites, declar que no era opor-
tuno tratar de las cuestiones de lmites, mientras
existieran en el territorio de Montevideo las tro-
pas portuguesas; y que reservaba ese negocio para
transarlo despus de la evacuacin, sin esperar las
resoluciones de S. M. C., cuya autoridad, en me-
dio de las dificultades que presentaba su reden-
cin de la cautividad en que vilmente lo tena, el
usurpador de la Europa, "habia retrovertido a los
pueblos respectivamente", y por consecuencia se
hallaba refundida en el Gobierno respect al terri-
torio de su juridiccin, como as lo haba recono-
cido S. A. R. en contestaciones anteriores.
Todas las otras proposiciones, que eran de me-
nor importancia, fueron contestadas en el mismo
sentido y en el mismo tono.
La repulsa tan absolute de todas las exigencias
de la Corte de Portugal, era la aceptacin de una
ru )tura.


























El General Artigas solicita auxilios para continuar hos-
tilizando a los portugueses.-El Gobierno resuelve
drselos y lo comunica al Gobernador Vigodet, re-
clamndose su concurso, en cumplimiento del trata-
do, para obligar a los portugueses a que evacen el
territorio.-Vigodet lo rehusa, declarando que estar
con los portugueses contra Artigas.-Se hace eviden-
te la coalicin de .los espaoles y portugueses.-El
Gobierno de Buenos Aires acepta la ruptura con los
unos y con los otros, indentificando la causa de la re-
volucin con la defense de la integridad territorial.
-Esta poltica firme, era hbil.-Desconcierta al gu-
bierno portugus, imponindole una guerra en favor
del restablecimiento de la dominacin espaola, a la
cual no podra arrancarle la Banda Oriental, que era
el objetivo secular de su poltica.-Cambio fundamen-
tal.-Anulacin de la Carlota.-Restablecimiento de
la influencia de Lord Strangford.-Resolucin de po-
nerse en paz con Buenos Aires.-Misin de Radema-
ker con ese fin.-Se concluye un armisticio ilimita-
do.-Altivez del Gobierno de Buenos Aires.-Su su-
perioridad moral.-Desagrado y dificultades que en-
cuentra el armisticio.-Cmo d'esaparecen.-El ar-
misticio ratificado tiene todos los efectos de un tra-
tado.-Importa un gran triunfo.

Cuando el gobierno de Buenos Aires repela. el
ultimatum portugus, ya sus relaciones cion el go-
bernador de Montevideo se encaminaban tambin
a una ruptura definitive.
El general Artigas, por oficio firmado en su
cartel general del Saltol, el 24 de Diciembre de
1811, daba cuenta al Gobierno de las dificultades
en que se haba encontrado con los portugueses,
de los combates que haban tenido lugar y del es-
tado de guerra en que con ellos se encontraba.










ANDRES LAMAS


Los orientales, le deca, tienen fijos los ojos
"en la proteccin de V. E.; no son ya unos hom-
"bres entusiasmados los que la imploran; yo pre-
Ssento ahora unos hombres comprometidos por la
"necesidad: ellos son los hijos de la victoria: "pe-
"ro se han visto precisados a tomar sus laureles
" antes de recibir de V. E. la influencia que debe
" hacerlos inmarcesibles. ,
El General Artigas anunciaba "que la campa-
" a del ao entrante iba a abrirse" y peda ser
socorrido para afirmar el triunfo.
"Lleg el moment, exclamaba, Seor Exce-
"lentsimo, y me veo precisado a poner a V. E.
"en la invariable alternative de ver a la Banda
"Oriental cubierta de los cadveres de sus dig-
"nos hijos, arruinado el trono augusto de la li-
bertad y cubierto de la sangre vertida sin el
Smenor fruto, o de ver en los nuevos triunfos de
"ellos unas glorias que, debidas al auxilio de V.
"E. harn su ms digno elogio, y marcarn una
poca".
Para los orientales, la existencia de tropas por-
tuguesas en el territorio de su provincia, era la gue-
rra: la haban hecho e iban a continuarla, solos o
acompaados.
Al llegar a Buenos Aires el oficio del General
Artigas ya saba el Gobierno que el General don
Diego de Souza haba encaminado su ejrcito al
Uruguay para asentar sus reales en el Salto (como
lo hizo), a cuyo punto convergan diversas fuerzas
de la Provincia del Ro Grande.
Esta concentracin de fuerzas portuguesas sobre
el Uruguay, se explicaba por las hostilidades en
que se encontraban con Artigas; pero de hecho era,
con intencin o sin ella, la ocupacin de una posi-










RIVADAVIA


cin estvato'en moe les permitira traslndarse y es-
taciornare al otro la o del ro a pretexto de las ase-
chanzas de Artig'as; o les servira para oponerse a
qoe lo varlpnen 1], trones de Einenos Aires.
r+ Innimorl n o vacil4 : resolvi secorrpr a Ar-
ti's innnpedi+eni~~~np r' l~ V lSnn-) nlle el eArcito, re-
ti,,,rp.o de I -o~~rin Orierntnl. reorrainizado y aumen-
tarlo ,n +rl,'T!ort e ?1 TTrl!i'rnn .
Al Jc; rlirnoelneio dir'i6 al (4oho rnsndor d 7?Tiron-
teoriPo q n +r nfirinl dr 12. de Enero dJe I 2?, en
niinp rl 'snns cl1 Crnni-npieprle 1in notician e'e habla
reTilv 'o el ~- enmnrl Artimas robTe na "--' lret de
I 7n!iTT r'uj n-ir f dnI Cil s ea d sea" rn i ne dieo
"C rpni I-a', e np-i v r nl' .o nD1m -? - 'l' ad die
n" rplennr. on ,o-sn n1ovn -n s- eo nr"v1den-
0 0a f^-1*p o^ ^ -^ o c. ^ inmto
" fI1 l ^ ri \ ", y -' '^ --a- ten7 en o los
C" dIoC a d m n4,rf esd] -'.'n n ':- realizr
"' CC 'n o+c n".^ -'-" -nnr-u--,'- o rYTto l cnrtra

C" Cctnnfrnisr n,' O"M no p Tt

" arrn lo 'lq1 rm-tinlo 17 +F." -1 ,Co '1 1 % n -
'' tlbre los ~ "lf:.^ rl -lir nn r-r
" rios, "a no ser re el nr o" V' Ii-e --"p
a" cpnsep'rir del 'encral nl.too-f'is ovre, sgSrun-
" ;p? rrln ftria hnc!icjl i ^ ir --''*- -l- r, *nr +..^^"c; agy
o" anellos nnntos dn pn A -.' '' rn 1ihortnd Re
C rape oa el TT''-ininr sit n.e'o :n ,1 t'ritorieo d1
" "' mir nferi n n- cm e011" i--''r1."
Lb agresmin erfraircra a.e '-e3a, e.- t -" noloria
" como lae obliracidn ce V S. ('cor a reCa-
" sarla con todos los psfuerze s : sui peder, r'rn
" do a disposicin clo cse -'rrTvn '1'' p-o
" navales y cuanto necesita r-'a :'..cIan de









ANDRES LAMAS


" su ejrcito, en el caso que el General portugus
" insist en ocupar nuestros campos, atacar nues-
" tras divisions y llevar adelante la hostilidad y
" la conquista".
Cuando esta nota era enviada a Montevideo, el
Gobierno de Buenos Aires conoca, porque eran no-
torias, las cordiales relaciones que existan entire el
Gobernador Vigodet, a quien era dirigida, y el Ge-
neral portugus, contra el cual se requera su co-
operacin para obligarlo, por la fuerza a evacuar
el territorio que indebidamente ocupaba; y aque-
llas relaciones no podan dejar de haberle dado la
presuncin, si es que no tena la certeza, de un
acuerdo entire los portugueses y los espaoles, a
que no poda ser extrao el General Goyeneche,
vencedor en el Alto Per, cuyas fuerzas amenaza-
ban la seguridad de las provincias libres del Vi-
rreynato. '
La nota, pues, iba resueltamente a colocar al
Gobernador Vigodet en la necesidad ineludible de
disipar por su propia mano las obscuridades en que
se mamtenan sus relaciones con los portugueses,
aclarando y definiendo la situacin.
Los siguientes de la contestacin de Vigodet,
datada en Montevideo el 6 de Enero de 1812, satis-
facieron ese objeto.
Con estos y otros datos que no me dejan oue
" dudar de la criminal conduct del referido Ar-
" tigas, ni de sus firmes ideas en sostenerse y con-
" servarse en esta Banda con sus tropas, contra lo
" estipulado en el art. 20, en nada debo pensar que
" en procurar la ejecucin del art. 11(la retirada
" de los portugueses), hasta que V. E. no me acre-
" dite haber cumplido por su parte, religiosamen-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs