• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Frontispiece
 Foreword
 Dedication
 Capitulo I
 Capitulo II
 Capitulo III
 Capitulo IV
 Capitulo V
 Capitulo VI
 Capitulo VII
 Capitulo VIII
 Capitulo IX
 Capitulo X
 Capitulo XI
 Capitulo XII
 Capitulo XIII
 Capitulo XIV
 Appendix
 Introduction
 Index
 Back Cover






Group Title: Historia del infame y vergonzoso comercio de indios : vendidos a los esclavistas de Cuba por los políticos yucatecos, desde 1848 hasta 1861. Justificación de la revolución indígena de 1847. Documentos irrefutables que lo comprueban.
Title: Historia del infame y vergonzoso comercio de indios
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00024757/00001
 Material Information
Title: Historia del infame y vergonzoso comercio de indios vendidos a los esclavistas de Cuba por los políticos yucatecos, desde 1848 hasta 1861. Justificación de la revolución indígena de 1847. Documentos irrefutables que lo comprueban
Physical Description: iv, 408 p. : plates, port., facsims. ; 24 cm.
Language: Spanish
Creator: Menéndez, Carlos R
Publisher: Talleres gráficos de "La Revista de Yucatán,"
Place of Publication: Mérida Yuc. Mexico
Publication Date: 1923
 Subjects
Subject: Indians of Mexico -- Mexico -- Yucatán (State)   ( lcsh )
Slavery -- Mexico   ( lcsh )
Indians, Treatment of   ( lcsh )
History -- Yucatán (Mexico : State)   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: Por Carlos R. Menéndez.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00024757
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002811438
oclc - 08597740
notis - ANT9927
lccn - 43044280

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Frontispiece
        Frontispiece
    Foreword
        Page I
        Page II
        Page III
        Page IV
    Dedication
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
    Capitulo I
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Capitulo II
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Capitulo III
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    Capitulo IV
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
    Capitulo V
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
    Capitulo VI
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
    Capitulo VII
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
    Capitulo VIII
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
    Capitulo IX
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
    Capitulo X
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
    Capitulo XI
        Page 241
        Page 242
        Plate
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
    Capitulo XII
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
    Capitulo XIII
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
    Capitulo XIV
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
    Appendix
        Page 343
        Page 344
    Introduction
        Page 345
        Page 346
        Nota del Sr. Sierra al ministro de Estado Mr. Buchanan (1)
            Page 347
            Page 348
            Page 349
            Page 350
            Page 351
            Page 352
            Page 353
            Page 354
            Page 355
            Page 356
            Page 357
        Nota de Mr. Buchanan al Dr. Sierra
            Page 358
            Page 359
            Page 360
            Page 361
        Nota del Sr. Sierra a Mr. Buchanan
            Page 362
            Page 363
        Nota del jefe del departamento de marina de E.E. UU. Mr. Mason, al Commodoro Mr. Perry, Comandante de la escuadra Americana en el Golfo de Mexico
            Page 364
        Nota confidencial del departamento de marina de EE. UU. al comodoro Mr. Perry
            Page 365
            Page 366
            Page 367
        Nota del gobernador de Yucatan D. Santiago Mendez, al secretario de los Estados Unidos
            Page 368
            Page 369
            Page 370
            Page 371
            Page 372
        Nota del Dr. Sierra a Mr. Buchanan
            Page 373
            Page 374
            Page 375
            Page 376
            Page 377
            Page 378
            Page 379
            Page 380
            Page 381
        Articulos publicados en New Orleans, en 1848, Sobre la mission del Dr. Sierra y la situacion de Yucatan
            Page 382
            Page 383
            Page 384
            Page 385
            Page 386
            Page 387
            Page 388
            Page 389
            Page 390
        Articulos publicados en New Orleans, en 1848, Sobre la mission del Dr. Sierra y la situacion de Yucatan
            Plate
            Plate
            Plate
            Page 391
            Page 392
            Page 393
            Page 394
            Page 395
            Page 396
        La Exposicion de los Sres. Cano, Nicolin y Suarez Navarro al Congreso Nacional
            Page 397
            Page 398
            Page 399
            Page 400
    Index
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
    Back Cover
        Page 410
Full Text























HISTORIA DEL COMERCIO DE INDIOS









HISTORIA
DEL INFAME
Y
VERGONZOSO

COMERCIO DE INDIOS
VENDIDOS A LOS ESCLAVISTAS DE CUBA
POR LOS POLTICOS YUCATECOS,
DESDE 1848 HASTA 1861.

JUSTIFICACION DE LA REVOLUCION
INDIGENA DE 1847.

DOCUMENTOS IRREFUTABLES QUE LO COMPRUEBAN.
POR
CARLOS R. MENENDEZ.















MRIDA, YUC., MXICO
TALLERES GRAFICOS DE LA REVISTA DE YUCATAN"
1923
















(i-A


LATIN
AERICA













Reservados los derechos de
propiedad literaria. Queda
hecho el de6sito que previe-
ne la ley relativa.








































































1y















PROLOGO.

Tomna este libro y lelo con inters. Recoge en tu es-
pritu y medita intensamente sus enseanzas. Aqu,
lector yucateco, encontrars nuevos ttulos para acre-
centar tu cario a la tierra natal, porque los dolores y
angustias, manchas y desventuras que este libro narra,
te darn la clara visin de lo que esa tierra pide a los
esfuerzos de los que hoy vivinos en ella. No te duela
ique el autor esparza implacable luz sobre las faltas y
errores de las generaciones que nos precedieron. No te
avergiiences de que alce el manto piadosamente tendi-
do por los hijos de Yucatn para cubrir las desnudeces,
miserias y llagas de antao. La historia es inflexible;
quema y destruye como un cauterio; pero, colmo l, es
bienhechora. Considera, pues, esta revelacin franca,
sincera, recia, no como simple relato de los pecados de
nuestros antecesores, hecho por nmera curiosidad his-
trica, sino como fuente de lecciones y acopio de expe-
riencias, que conviene aprovechar en la norma de nues-
tra conducta colectiva.
Este libro te ensear cosas que ignoras porque son
generalmente ignoradas. Podrs estar conforme o no
con el criterio del autor y quizs no llegues a las mis-
mas conclusiones; pero, de todas maneras, cuando ter-
mines la lectura, habr tu espritu atesorado nuevos
elementos para que puedas pronunciar un juicio sereno
y desapasionado acerca de las graves cuestiones de que
el libro trata. Vers la historia de ciertos hechos y de
ciertos hombres de tu pas, por un lado que hasta hoy
no se haba expuesto a plena luz pblica. Esta obra te
har pensar y reflexionar, preparando as el camino
para la accin que de la lectura de estas pginas surg2e
como necesaria al bien de nuestra conmunidad yucateca.
Yo no s si compartirs de una nanera completa las
opiniones del autor. Tendrs, s, qu reconocer el noble
y generoso impulso que las anima, su cario, a la tierra








IIi

natal y su amor a la raza conquistada y oprimida, su
empeo en salvar del olvido y de la destruccin tantos
valiosos tesoros de datos para la historia del pas, y la
independencia y virilidad de su criterio. Si errores ha-
llas en el libro, vers que se deben a las mismas cuali-
dades que se acaban de expresar, llevadas a puntos ms
all del exacto y justo miedio. Anotars tal vez, como
anoto yo, al margen, varias observaciones y reparos,
que no amenguan el mrito y la importancia del libro.
Querrs, como yo quiero, sin por eso justificar en
manera alguna las acciones de que se trata, amortiguar
todava ms de lo que el autor lo hace, las responsabi-
lidades de los hombres de 1,848, y has de ver cmo el
famoso fdecreto del gran gobernador Barbachano, cita-
do por el autor del libro como el primer paso del trfico
de indios, bien calificaido de infame y vergonzoso, no con-
tiene sino una medida militar, muy ajena a semejante
irfico, y muy en consonancia con medidas semejantes
que entonces y despus y aun hoy en nuestros mismos
das, han tomado gobiernos y pueblos mucho ms cultos
que los de Yucatn en aqulla poca. El confinamiento, la
deportacin y el destierro, que a eso tan slo se refiere
aqul decreto, no pueden tacharse de injusta servidum-
bre ni de comercio criminal. En lo que s hubo falta,
que el mismo autor atena y explica, fu en las expe
diciones de prisioneros a Cuba, mediante cierto precio.
Este suceso repugna, ciertamente, a nuestro criterio, a
las ideas hoy predominantes; pero ha de juzgarse a
cada hombre y a cada hecho, no conforme a las condi-
ciones de hoy, sino conforme a las del tiempo y diel me-
dio en que se encontraba. Y por entonces, aqullos po-
lticos se hallaban, en el tiempo y en la distancia, dfe-
niasiado cerca de instituciones contrarias a la libertad
y a la humanidad. En nuestras inmediaciones se prac-
ticaba la esclavitud en toda su extensin, comio treinta
aos antes die aqullos sucesos se practicaba legalmen-
te en el suelo yucateco, y, sin ir ms lejos, todava
veinte aos despus de los mismos sucesos, la gran de-
mocracia americana, la madre de libertades y derechos,
se estremeca en convulsin tremenda porque una enor-
me cantidad de sus hijos pretenda sostener a toda cos-
ta el dominio absoluto del hombre sobre el hombre.
Las faltas de los de 1,848 son mucho menores, tanto
por s mismas, cuanto en virtud de las circunstancias,







-III-

que las cometidas por otros personajes ,en poca poste-
lior, al empuje del inters personal o de las animosida-
des polticas. En los ltimos desaparecen todas las con-
diciones que favorecen a los primeros, y justo de toda
justicia es el anatema que el autor pronuncia y funda
con toda energa y tambin con toda verdad.
Enlazada con la historia del comercio de indios se
halla la de la sublevacin de 1,847. Sorprender tu esp-
ritu la tesis, que el libro te presenta desde su ttulo,
de que esta sublevacin se justifica. Recorrers las
pruebas que aduce y, si no llegas, como no llega este
prlogo, a justificar ese alzamiento, s llegars a con-
vencerte de que no fueron los indios los mayores cau-
santes de la catstrofe en que estuvo a punto de pere-
cer la civilizacin en nuestra Pennsula. El autor te se-
fiala causas, motivos para una revolucin, te muestra
cmo los desaciertos de los polticos de entonces la hi-
cieron fatal, inminente, inevitable, y eso te har admi-
tir seguramente, porque salta a la vista, que razones no
faltaban a los indios para rebelarse contra los gobier-
nos y contra la organizacin social. Si esa rebelin hu-
biera tendido a mejorar la suerte de los oprimidos, a
destruir la tremenda desigualdad que sobre ellos pesa-
ba, no obstante constituciones y proclamas, y si no hu-
biera recurrido a los odiosos atentaidos a que recurri.,
estara ms que justificada. Pero la insurreccin no
trataba sino de destruir a las otras razas o de- expul-
sarlas del suelo yucateco. No ansiaba la libertad del in-
dio. L sujetaba al yugo, ms duro y cruel que el de los
blancos, de los caciques y caudillos de su propia raza.
Y basta contemplar la suerte de las tribus que huyeron
de la accin de nuestra cultura para convencerse de la
suerte que habra corrido la Pennsula si aqulla insu-
treccin hubiera triunfado por completo, El alzamiento
de 1,847, no obstante los formidables datos en que el
autor cimenta su tesis, se explica, se motiva, se ve co-
mo lgico y forzoso tras las premisas que ocurrieron;
pero no llega a justificarse, ni por sus tendencias, ni
por los medios empleados, ni por las innegables cruel-
dades y crmenes cometidos contra los indios. La defen-
sa, tanto individual cuanto social, de los derechos, de
las libertades, tiene una extensin dentro de la cual la
socorre la justicia. Fuera de esta extensin, la justi-
cia la desampara.








-IV-

Adems de estas cuestiones que el autor expone y co-
menta, hallars en el libro materias de suma importan-
cia histrica, respecto de las cuales, se salvan para lo
futuro ricas e interesantes fuentes, en ldonde algn da
el historiador abrevar la sed de investigar, para ir
preparando el juicio sereno y definitivo sobre los hom-
bres y las cosas de aquellos nuestros "aos terribles".
Un volumen especial habra qu consagrar a tales ma-
terias, que el autor te ofrece en el "Apndice".
Cierra, despus de la ltima pgina, el libro, y abre
tu pensamiento y tu corazn. Reflexiona en que si nues-
tra tierra y nuestros antecesores tuvieron faltas, faltas
no menores han tenido todos los pueblos y todas las ge-
neraciones. Las colectividades, como los individuos, o-
frecen el misterioso contraste de los vicios y las virtu-
des, de las cadas y de las ascenciones. Si esos anteceso-
res, cuyos desaciertos te cuenta el autor, causaron da-
os y calamidades sin cuento, tambin supieron repa-
rar con su herosmo, con su sacrificio, en gran partie,
sus errores, pues a su sangre, a sus esfuerzos, a su vo-
luntad debes el gozar de la civilizacin y del hogar yu-
cateco. Pero la deuda que ellos contrajeron, an no es-
t pagada totalmente. An ,el patrimonio que nos lega-
ron nuestros bisabuelos est gravado con una carga, de
la cual nosotros y los que despus de nosotros vengan,
debemos redimirlo. Esta accin es la que surge como
una necesidad, despus de terminada la lectura de es-
te libro. Es la que a ti, lector, y a todos, nos correspon-
de ejecutar. En comipensacin de las injusticias come-
tidas con los indios; para que se borre de la conciencia
yucateca hasta el mienor vestigio de las manchas de
responsabilidad que este libro te seala con ndice acu-
sador, es forzoso que tratemos de llevar a cabo eso que
nuestros progienitores no hicieron, eso que hasta hoy no
han permitido la discordia que agita y agota, ni la fal-
ta de libertad que ahoga y ciega: incorporar, por los
medios de la razn, ide la buena f, del amor, definiti-
vamente, al indio a nuestra civilizacin moral y miate-
rial, para que no contine siendo presa de ambiciones
y de medros; Materia prima ya de revoluciones, ya de
tiranas.
Ricardo MOLINA.
Mrida de Yucatn, 14 de diciembre de 1923.



























DEDICATORIA


Dedico este libro a la inmaculada memo-
ria del verdaderamente Ilustrisimo Obispo
de Chiapas, FRAY BARTOLOM DE
LAS CASAS, porque al travs de la his-
toria ha sido el mds abnegado, sincero y
amoroso defensor de los pobres indios; y
porque a la sombra de la memoria de va-
rn tan preclaro y venerable, no se puede
medrar para obtener empleos ni sinecuras.
CARLOS R. MENENDEZ.



















....porque la Historia no tiene por objeto halagar
la vanidad de los pueblos, transformando a sus hroes
en divinidades que estn fuera de discusin, ni a sus
enemigos en seres forzosamente condenables, sino in-
dagar la verdad y decirla serenamente, aunque sea do-
lorosa, sin olvidar que los primeros son susceptibles de
graves flaquezas y los segundos capaces de loables ac-
ciones: slo de esta manera la Historia, lejos de divul-
gar el engao, rendir culto a falsos dolos y habituar a
la injusticia, instruir sanamente, demoler funestos
altares y har amable la equidad.
GENARO GARCIA.




(Prlogo de Documentos Histricos Mexicanos.-Mxico.-Mu-
seo Nacional de Arqueologa y Etnologa. 1910. Pg.-X.)














CAPITULO 1.
Mirada retrospectiva.-El movimiento insurreccional de
1847, Elauitor lo justifica.-Yucatn, Arcadia feliz
antes de 1840.-El reverso de la medalla.-La si-
tuacin en el ao terrible de 1848.-Lo que deca
el Gobernador Sr. Barbachano, al Ministro de Ha-
cinda, de Mxico. Un articulo de "La Patria," p-
ridico de Mrida, de 1848, diemostrando el acuer-
do entre D. Santiago Mndez y D. Miguel Barbcha-
no, para ceder el dominio de la Peninsula a alguna
Nacin Extranjera.-La "tabla de salvacih" segn
los politicos de la poca: el cruel e injusto decreto
del 6 de noviembre de 1848, contra los indios.-
Cmo lo coment el Dr. D. Justo Sierra en su peri-
dico "El Fnix", que se publicaba n Camrpeche.

Para que el lector de la actual generacin pueda
apreciar debidametite las causas que indujeron a los
polticos yucatecos de 1848 a tomar la gravsima y tras-
cendental resolucin de expulsar del territorio del Es-
tado a los indios rebeldes prisioneros de las fuerzas del
Gobierno, cedindoselos a contratistas extranjeros que
se los llevaban a la vecina Isla de Cuba, a tanto por
cabeza, como si se tratara de ganado para los matade-
ros; para que la generacin actual, repetimos, pueda
aquilatar aqul acto y el grado de responsabilidad de
los hombres que intervinieron en dicho asunto, ante los
tribunales de la Humanidad y de la Historia, precisa
dirigir una mirada al Pasado y evocar los tristes, los
angustiosos recuerdos de una situacin catica comtii
la que prevalecia entonces e la Pennsula, desolada
por la guerra ims sangrienta que registran Sus liials,
tan fecundos;, .si embargo, en luchas fratticidadeS.
La nfis eleiietitl imparcialidad nos impulsa pro-
ceder asi; pero desde este miitio h mbeneto, comio resul-
tado del estudio que hemos hecho del caso, al travs de
sucbsOs y de pasiones, y cbmo frbto d la conitic6ii
ariaigada horidantente en nuestro esiirit d hobfmbtes








-65- --- -

libres en la ms amplia acepcin del vocablo, creemos
que nada ni nadie podrn justificar nunca las medidas
que dieron ocasin para el infame y oprobioso trfico
de que fueron vctimas nuestros infelices hrmanos, los
indios que levantaron el estandarte de la rebelin, can-
sados, debemos reconocerlo as y confesarlo honrada-
mente, de arrastrar las cadenas de la esclavitud, forja-
das en el yunque de la Ignominia por la generalidad de
los amos de la poca, descendientes de los encomen-
deros exactores, (tratndose de la servidumbre de los
campos) y por las autoridades de los pueblos, erigidas
en crueles caciques, dueos de vidas y haciendas. Pero
an suponiendo, sin conceder, que los indios de 1848 no
hubieran tenido razn para recurrir a la fuerza brutal
de las armas en defensa de sus derechos violados, el
decreto expedido en mala hora por el Gobernador don
Miguel Barbachano en el mes de noviembre de aqul a-
o,-el ms grande de sus errores-justific y justificar
por los siglos de los siglos, los desmanes brbaros, las
iniquidades horrorosas, es cierto, que aqullos desven-
turados hombres, sin cultura de ninguna especie, come-
tieron contra la raza blanca, al convencerse, con pro-
funda amargura, de que se les consideraba como a cosas
y no como a semejantes
Qu menos podan hacer en sus ansias de libertad
y en sus anhelos incontenibles de justicia para s, para
sus desdichadas mujeres y para sus hijos inocentes, sin
ms porvenir que el ltigo del amo, el cepo del cacique
o el destierro de sus lares queridos para ir a morir bajo
otro cielo que no era el difano y azul de sus mayo-
res......?
Oh! La muerte eTa y es cien veces preferible a la
msera condicin de esclavo, y con ms razn en ex-
tranjera tierra!

El ao de 1848 fue para Yucatn uno de los ms te-
rribles de su historia. La chispa prendida en Tepich
por Cecilio Chi el 30 de julio de 1847, se propag con la
celeridad del rayo, convirtindose, en un lapso de tiem-
po relativamente breve, en formidable incendio devas-
tador. El pas viose transformado en una inmensa ho-
guera en la cual crepitaban las carnes de millares de
sus hijos, sin distincion de sexo ni de edad, despus de
haberse hundino en ellas la filosa |hoja del machete!
Valladolid, Espita, Tizimn, Peto, Ticul, Tekax, Iza-








-7-

mal....; las ciudades y las villas, los pueblos y las ha-
ciendas, las rancheras y los humildes parajes; todo, to-
do haba cado en poder del maya sublevado, el cual
lleg hasta el pueblo de Tecoh, en las inmediaciones
de Mrida, la angustiada capital, antes alegre y opulen-
ta, a cuyo seno acudieron en solicitud de refugio y de
amparo, como las golondrinas que huyen de las nevas-
cas, millares de millares de habitantes de las poblacio-
nes saqueadas y entregadas luego al fuego, y que tuvie-
ron la suerte, en medio de sus desdichas, de escapar a
tiempo para salvar la vida, dejando atrs, en incontables
ocasiones, el dulce hogar convertido en calientes ceni-
zas!
Cuntos, perdido todo lo que constitua su modes-
to patrimonio, tuvieron qu implorar de casa en casa
la caridad! Cuntos, que pudieron salvar algo de la
catstrofe, abandonaron las playas yucatecas para no
volver jams! Cuntos, en fin, hacinados en las ms
pobres viviendas, no obstante la buena voluntad de las
familias pudientes, puesta a contribucin, se pasaban
los das casi sin comer, desnudos y enfermos, despus
de haber disfrutado en las poblaciones de su residencia
de amplio o relativo bienestar!
La miseria, la desolacin, la angustia por todas
partes y en todos los semblantes!
El Poder Pblico estaba abandonado a sus propios
esfuerzos, aislado en medio de tanta consternacin, sin
esperanza de recibir auxilios del Exterior. Cegadas las
fuentes de riqueza del Estado, como consecuencia de la
guerra, el Gobierno estaba imposibilitado de propor-
cionar a sus abnegadas fuerzas en campaa ni an lo
ms indispensable para satisfacer a medias las imperio-
sas necesidades de la vida, y los valientes soldados de
la Guardia Nacional se vean obligados a conquistar a
punta de bayoneta o de machete, despus de fatigosas
y sangrientas excursiones, algunos granos de maz para
distraer las exigencias del hambre. Y cuntas veces,
cuntas! se velan obligados a regresar a sus campa-
mentos, heridos y maltrechos, sin haber logrado obtener
ni an aqullos granos del codiciado cereal!
Como el bien slo puede apreciarse en su justo
valor cuando se ha perdido, juzgamos pertinente trans-
cribir a estas pginas el bosquejo que. de la risuea
situacin de Yucatn antes del perodo revolucionario
de 1840, hace un distinguido y veraz historiador.








-8-

He aqu el cuadro de la Arcadia feliz y venturosa,
de lo que era la yida en esta tierra antes de dicho ao
y que desde entonces ha pasado por las horcas caudi-
nas de todas las amarguras:

"No era Yucatn, es verdad, un pas que arrebata-
se la admiracin por los adelantos que se-advierten en
las grandes poblaciones: es cierto que no se cruzaban
por l caminos de hierro, ni se escuchaba el movimien-
to que dan a los pueblos el vapor y la electricidad, las
grandes mquinas y sus resultados prodigiosos: no se
miraban, en efecto, soberbios y suntuosos edificios en
sus ciudades, no se encontraban, en fin, placeres embria-
gadores, sitios y lugares deliciosos; pero era en cam-
bio un pueblo de bellas y risueas esperanzas para el
porvenir: un pueblo que brindaba a los viajeros los
encantos de una envidiable y bienhechora paz.
"En aquellos tiempos, en aquellas pocas a que
nos referimos, en vez del. estrpito de las armas y del
blico clarn que se ha dejado escuchar en tantas
ocasiones para la lucha de hermanos contra her-
manos; en vez de sangre y de lgrimas derramadas,
de intrigas y de pasiones de mala ley, en lugar del in-
cendio y de la destruccin de nuestros pueblos, del
lgubre clamor de las campanas por los que han
perdido su vida en los campos de batalla, y en vez del
hambre y la miseria, tristes, pero inevitables conse-
cuencias de tantos errores y desvaros como despus
hemos tenido la desgracia de cometer, los peridicos
no se ocupaban de otra cosa ms que de la prdida o
del logro de nuestras cosechas, y de ste o de aqullos
acontecimientos que en vez de entristecer, regocijaban.
"Con esas ventajas y ese modo de vivir, con la fe-
racidad de nuestras tierras en el Sur y Oriente del Esta-
do, a pesar de los lugares improductivos, que se encuen-
tran a inmediaciones de la playa, con la extensin de
nuestro territorio y seiscientas mil personas que lo ha-
bitaban, con tres mil cuatrocientos once establecimientos
que derramaban sus productos por todas partes, y con
aqulla seguridad con que se pasaba la vida en el cora-
zon de las montaas, con la misma calma que en el re-
cinto de los grandes pueblos, Yucatn, volvemos a de-
cirlo, aunque no tuviese los dems agentes que facili-
tan el trabajo y que llevan la fertilidad hasta a los ms
tristes arenales del desierto, hubiera podido significar







-9-

alguna cosa, y ahora no se escribieran sus calamidades
y sus desgracias, sino sus placeres y su ventura, sus
das hermosos y sus horas de contento.
"Un padre de familia acosado por la desgracia, sin
reciursos, y lo que era peor, sin lo ms preciso para el
sustento de sus hijos, abandonaba la ciudad y se mar-
chaba con todos ellos: al emprender su viaje no le
preguntaban si llevaba7pasaporte, tampoco tema que en
su trnsito lo molestasen por no llevarlo, no le asaltaba
el pensamiento de que haba de encontrarse con fuerzas
pronunciadas, ni de que los brbaros le asesinasen por
el camino; y despus de haber llegado y de trabajar
con tranquilidad, ora fuese en los pueblos del Oriente,
ora en las espesas montaas de Xul y Becanchn, ya
sea que se hubiese internado hasta los confines de
Bacalar y de Chichanh, era seguro que a los pocos
meses contase con una fortuna que le pudiese propor-
cionar comodidades y salir de todas sus desgracias.
Ms todava: ese padre de familia, habiendo espirado el
tiempo por el cual se retir a los bosques, privndose
de los goces que nos brinda una buena sociedad, dispo-
ne su regreso y para el efecto no consulta ni la hora ni
la direccion: recoje su dinero y se despide seguro de no
encontrar obstculos de ninguna clase, persuadido
que no ha de hallar revolucionarios para robarle lo que
lleva, asesinos que acaben con su vida; porque esta es
una cosa desconocida en Yucatn an en los tiempos
de ms desorden; y por ltimo, sin vacilar un instante,
emprende su camino para encontrarse en breves das
en su mansin abandonada sin haber visto en su larga
peregrinacin un hombre solo de malas inclinaciones,
ni escuchado una voz siquiera que le hiciera concebir
sospechas. La paz y el orden, la tranquilidad y las
garantas sociales, hubieran debido exigir alguna
cosa ms?
"As se pasaba la vida en nuestro pas y se gozaba
sin necesidad de amontonar caudales prodigiosos: una
buena economa era nada ms lo suficiente, una me-
diana dedicacin al campo; y aun cuando no se toma-
sen en cuenta los diversos medios de la industria hu-
mana, eran felices los que as pensaban. El maz, el
frijol, el azcar y la manteca; el arroz, el tabaco y el
almidn; el ganado vacuno, los cerdos, los crudillos,
nuestras hermosas y variadas maderas, los grandes
potreros de nuestras fincas, y sobre todo, nuestras indi-



e








10-

viduales garantas, todas estas cosas presentaban el
cuadro ms seductor que se pudiera imaginar.
"Los habitantes del Estado, no sintiendo sus almas
envenenadas por el espritu de partido, por los rencores
que forman contrarias opiniones, no reconocan ms
que un principio, el del trabajo: una sola idea, la del
porvenir; y un solo fin, el de vivir con honra y con
comodidades: unidos en la calle, unidos en sus casas,
unidos en el templo, aspirando el incienso de los sacri-
ficios, y en todas partes, juntos, era Yucatn si no el
modelo de un pueblo venturoso en la extensin de la
palabra, al menos grandes y ifundadas esperanzas pro-
meta. Pero ah! esas alegras iban a desaparecer muy
pronto; el vendabal de las pasiones se preparaba para
acabar con todo, los das de sangre, de lgrimas y ho-
rrores, se acercaban ya .........................


"Verdad es que antes del ao de 40, contaba seiscien-
tos mil habitantes Yucatn; cierto es que posea valiosas
fincas y que la vida se pasaba tranquilamente; mas eso
sin embargo, era de muy poca o ninguna significacin
en favor del pas; porque no era dueo de la riqueza
que deba tener, ni estaba a la altura del adelanto en
que deba estar. Asustaba el rumor de sus caaverales,
admiraba el trfico de sus arrias, asombraba el nmero
de los sirvientes de sus fincas de campo; vea el viajero
cuando caminaba de noche por nuestros pueblos en
tiempo de la zafra, como una inmensa luminaria produ-
cida por la candelada de todos los ranchos que se suce-
dan uno en pos de otro, y cuyas hogueras eran otros
tantos faros luminosos que le marcaban la direccin;
pero no se vean las nuevas necesidades que se forma
una sociedad adelantada. Haba movimiento y sin em-
bargo el salario estaba regalado: haba dinero mas no
haba en qu invertirlo: haba agricultura y no haba'
comercio: haba todo, en fin, pero no haba adelanto:
en qu consista aquel misterio? Consista en que los
yucatecos no recogan de la naturaleza ms que lo que
naturalmente daba: no ponan de su parte mayor esfuer-
zo: no eran productores, pero ni consumidores. Viva
cada cual en su localidad holgadamente, y por consi-
guiente ni la Capital tena ntimas relaciones con los
pueblos del interior ni los pueblos del interior con la
Capital; pero ni siquiera la Capital con otros pueblos



e







11 -

allende el mar. Cmo haba de haber comercio, ni
nuevas necesidades, ni adelanto?" (1)

Poda pedirse mayor ventura, a pesar de que el
ave de la civilizacin refinada no haba posado aqu
sus alas multicolores y atrayentes?
Pero el monstruo de la Discordia dispar su bien
provisto carcaj de envenenadas flechas sobre el noble
corazn yucateco; las funestas ambiciones de los polti-
cos dieron fuego a la mina de la guerra civil, y sobre-
vino el cataclismo.
Vase cmo troquela otro ilustre historiador el re-
verso de la medalla: el cuadro de horrores que substi-
tuy al risueo y dichoso expuesto por el Sr. Baqueiro:

"La desocupacin de Izamal, que sigui en muy
pocos das a la de Ticul, hizo llegar al colmo la deses-
peracin de la raza blanca. Nunca como entonces se cre-
y con ms fundamento que Yucatn iba a perderse com-
pletamente para la civilizacin. Cuatro quintas partes
de la Pennsula, cuando menos, se hallaban en poder
de los brbaros. Slo quedaban en pie las ciudades de
Mrida y Campeche, algunos pueblos de sus alrededo-
res y los que se hallan situados en la carretera que une
a las dos ciudades. Campeche poda descansar tranqui-
lamente en sus murallas y en el mar que baa los ci-
mientos de sus edificios; pero Mrida, que slo contaba
con unas fortificaciones improvisadadas y con un des-
monte que se haba mandado practicar en circunferen-
cia d la poblacin, corra en realidad en aquellos
momentos el peligro inminente de ser embestida por
los brbaros. Es verdad que contaba todava para su
defensa con las fuerzas de la primera divisin, que se
haban concentrado en Cacalchn; con las de la tercera,
que residan en Hocab, y con las de la cuarta, que se
haban amontonado en Uayalceh. Pero todas esas fuer-
zas, con excepcin acaso de las de Hocab, se hallaban
en un completo estado de desmoralizacin. Haban
venido retrocediendo constantemente delante de los
indios, desde los confines del sur y del oriente de la Pe-
nnsula, hasta las inmediaciones de la capital. Y cuan-
il) Baqueiro. "Ensayo Histrico sobre las Revoluciones de Yu-
catn."-Mrida.-1871. Tomo I. Pgs. 2, 3, 4, 5 y 6.







12-

do se retrocede de esta manera ante un enemigo que
siembra a su paso el asesinato, el robo y el incendio, el
nimo decae, el sufrimiento se agota y hasta el ejrcito
ms aguerrido llega a desconfiar de'sus propias fuerzas.
"No era esto todo, El antagonismo que reinaba
entre los partidos de Mndez y Barbachano, y que real-
mente no se extingui sino cuando estos dos hombres
desaparecieron de la escena poltica, produca celos y
desconfianzas, no solamente entre los jefes, como he-
mos visto, sino hasta en las ltimas filas de nuestro
pequeo ejrcito. La envidia roa el corazn de los
partidarios de un bando cuando los del contrario alcan-
zaban algn triunfo ruidoso, y nadie vea sino con se-
creto placer la derrota de su enemigo. Cuando un jefe
se encontraba en un grave aprieto, muchas veces no lo
socorra el que poda hacerlo por no proporcionar un
laurel a su enemigo poltico. Pareca que aqullos hom-
bres se preocupaban menos de la salvacin de la raza
civilizada que de la exaltacin del bando a que respec-
tivamente pertenecan. Cuando D. Santiago Mndez
di un grande ejemplo de civismo entregando el Go-
bierno del Estado a su antagonista Barbachano, no por
eso conjur el peligro. Si los barbachanistas haban
puesto antes todo su empeo en precipitar a aquel go-
bernante a dar el paso a que acabamos de aludir, los
mendistas comenzaron a entibiarse notablemente, y an
a abandonar sus puestos en el ejrcito, con el deseo de
crear dificultades al partido que odiaban.
"Todas estas causas, unidas al miserable prest que
tena el soldado en campaa, y que generalmente se
reduca a un rancho escaso y mal preparado, produje-
ron un resultado fonesto en las fuerzas defersoras de la
civilizacin. Ya hemos dicho que en Temax se suble-
v el Ligero de Campeche, [obligando a D. Agustn
Len a retirarse precipitadamente a Mrida; en Maxca-
n se sublev otra luego que D. Santiago Mndez aban-
don el gobierno, y por ltimo, tambin se insurreccio-
n una o dos veces la fuerza que el Gobierno situ en
la hacienda Uayalceh, durante el asedio de Ticul. Su-
cesos semejantes tuvieron lugar en algunos otros pun-
tos del Estado, y como si esto no hubiese sido bastante
para relajar la disciplina del ejrcito, varios de sus indi-
viduos desertaban aisladamente con el objeto de salvar
a sus familias, hundidas en la miseria y en el abati-
miento.








13 -

"Si esto suceda respecto del soldado, fcilmente
puede comprenderse la honda impresin que en los de-
ms habitantes de la Pennsula causaron los repetidos
triunfos de la raza indgena. Casi todos haban emigra-
do, como hemos dicho, a Mrida y Campeche, y puede
calcularse en treinta o cuarenta mil el nmero de los
que llegaron a acumularse en la primera de estas dos
ciudades. El jefe poltico D. Antonio G. Rejn, el ca-
pitular D. Juan Miguel Castro y otras muchas autorida-
des 3 personas caritativas tomaron el mayor empeo
en prestar toda clase de auxilios a estos desgraciados
que llegaban desnudos y hambrientos a la Capital. Casi
todos los edificios pblicos y gran nmero de particu-
lares se mandaron desocupar para alojarlos. El Semi-
nario conciliar de S. Ildefonso, el Colegio de S. Pedro,
el antiguo convento de S. Francisco y las casas ms
vastas de la cuidad, se vean henchidas de mujeres, de
nios y de ancianos, que apenas osaban mostrarse en
pblico, porque llevaban el traje desgarrado sobre el
cuerpo y el abatimiento pintado en el semblante.
"Pero la emigracin no par en Mrida y Campe-
che. Abrigbase generalmente el temor de que la Penn-
sula entera llegara al fin a ser dominada por los brba-
ros, y con este motivo muchas familias acomodadas
comenzaron a emigrar tambin a la Isla del Carmen, a
la Palizada, a algunos Estados de la Repblica Mexica-
na, a Belice y a la Isla de Cuba. Para hacer estos via-
jes se haca necesario desprenderse de todo aquello que
los emigrados no podan llevarse consigo; pero como
era muy difcil encontrar compradores, las ventas se
realizaban a precios fabulosamente baratos. El que
posea una finca rstica o urbana se consideraba muy
feliz cuando encontraba quien le diese por ella la dci-
ma o vigsima parte de su valor. Los comerciantes
publicaban anuncios en que ofrecan vender los efectos
depositados en sus almacenes al precio que quisiera se-
alarles el postor. Slo habia un negocio lucrativo en
aquella poca calamitosa: el de los dueos de carruajes
y embarcaciones que conducan masas de emigrados
adonde no poda alcanzarlas la cuchilla del salvaje.
"Todo, en suma, pareca indicar que la civilizacin
iba a desaparecer muy pronto de esta regin del continen-
te americano, en que haba sido implantada con todo
gnero de dificultades. Los mismos hombres que en el
campo de batalla disputaban tadava el ltimo jirn a








-14-

los descendientes de los mayas, convertan con frecuen-
cia los ojos hacia los pases a que haban emigrado sus
mujeres y sus hijos, y sentan que el arma se les desliza-
ba del brazo al considerar que podan perecer en una lu-
cha desesperada lejos de los seres ms queridos de su
corazn." (2)
En octubre de 1848, la situacin del Gobierno era
tan asfixiante, que el Sr. Barbachano deca lo que sigue
en una nota al Ministro de Estado y del Despacho de
Hacienda de la Repblica:
"La absoluta escasez de recursos para sostener la
guerra, ha puesto a este Gobierno en el duro e indispen-
sable caso de hacer sacrificios sin cuento: adems de la
contribucin de guerra que impuso sobre capitales, no
bastando sta para llenar una pequea parte de sus aten-
ciones, se vi en el triste caso de echar mano, de acuer-
do con el reverendo diocesano, de una parte considera-
ble de las alhajas y vasos sagrados de los templos, cuyos
productos se han invertido en la Habana y Nueva Or-
leans, en municiones de boca y guerra, en lienzos para
cubrir la desnudez de los combatientes, en medicinas
e instrumentos para los hospitales de sangre, en algunas
armas y en otros artculos de extrema necesidad; todo
con calidad de reponer dichas alhajas con los productos
de las rentas generales del Estado, tan luego como se
restablezca la paz" (3)
Juzgamos pertinente transcribir tambin, para la
mejor comprensin del lector, un valioso testimonio de
la epoca, que pone de manifiesto la situacin de Yuca-
tn en aqulla etapa terrible. Se trata de un expresivo
artculo publicado en defensa del Dr. D. Justo Sierra
O'Reilly, enviado por el Gobierno de D. Santiago Mndez
a los Estados Unidos, a ofrecer a la Casa Blanca hasta
el dominio de la Pennsula, si era necesario, a cambio de
auxilios para salvarla de caer totalmente en poder del
maya sublevado, y en defensa tambin de los Sres.
Mndez y Barbachano.
Dice as
"Del AMIGO DEL PUEBLO, de Campeche, co-
piamos lo siguiente: A LOS EE. de LA PATRIA DE
NUEVA-ORLEANS. Dice este peridico en su nme-
(2) Ancona.--"Historia de Yucatn, "-Barcelona 1889.-Tomo
IV-Pags. 124 a la 128.
(3).-El Fnix-Peridico que edit en Campeche el Dr. D. Jus-
to Sierra O'Reilly. Nm. 19 del jueves 19. de febrero de 1849.







-15-

ro 43 correspondiente al 12 del corriente mes. "EL
COMISIONADO DE YUCATAN.-Habiendo cesado
en el gobierno de Yucatn el Sr. D. Santiago Mndez,
debe suponerse que el Sr. D. Justo Sierra cese en sus
funciones como comisionado, pero ignoramos si regre-
sar a Yucatn, pues hay quien asegura que est apren-
diendo el ingls."
"La administracin del Sr. Barbachano creemos ha
sido siempre opuesta a las miras y opiniones del Sr.
Mndez, y por consiguiente si Mr. Polk hubiese acepta-
do las ofertas que le haca el comisionado, ahora se
veran probablemente anuladas o rechazadas con el
cambio de gobierno"

"La suposicin y creencia de nuestros apreciables
colegas de La Patria, contenidas en los antecedentes
Sprrafos, si bien suponemos y creemos asimismo que
han sido producidas por informes inexactos transmiti-
dos probablemente por personas mal intencionadas o
de poco criterio, residentes en esta ciudad o en algn
otro punto de la Pennsula, no es menos cierto que
sobre errneas y no bien fundadas, son adems bochor-
nosas para este pas desventurado que muy lejos de
hallarse dividido al presente por partidos o banderas
polticas slo aspira, slo desea, slo anhela y ansa
una cosa: salvarse de la muerte, del incendio, de la ruina
y desolacin; salvarse del azote del cielo, de la guerra
horrible de castas, que an lo est consumiendo y devo-
rando. Ya otra vez hemos procurado rectificar el juicio
equvoco que las relaciones de cartas particulares han
hecho formar de las cosas de Yucatn a los SS. EE. a
quienes nos referimos, manifestndoles que no obstante
los disturbios civiles que agitaron en otro tiempo al
pas, sus ms eminentes hombres pblicos, los Sres.
Mndez y Barbachano, han caminado siempre de acuer-
do y en absoluta y no interrumpida armona; mas no
seria por cierto en estos das de angustia y sufrimiento
que volvisemos a tomar la pluma, no ya para conven-
cerlos e ilustrarlos, sino para censurar su ciega credu-
lidad, para criticar su demasiada confianza en estos
relatos de particulares que les hemos denunciado antes
de ahora como sospechosos, falibles e indignos total-
mente de f. Lejos de nosotros semejante idea, muve-
nos nicamente a ocuparnos del asunto el temor de
que circulando esas especies absurdas: y, engaosas








-16-

fuera del pas, el error se difunda y la opinin pblica
se extrave acerca de la verdadera situacin poltica
que guarda al presente el desamparado y sin ventura
Yucatn, lo cual puede ocasionarle graves e irrepara-
bles perjuicios en ocasin que su existencia social, su
ser de pueblo civilizado y cristiano depende enteramen-
te de los dems pueblos civilizados que lo rodean, y
que tal vez lo dejaran perderse en el abismo de la nada
rehusando dispensarle socorro y proteccin, creyendo
equivocadamente que su mal no es extremo y su posi-
cin no es crtica, difcil y apurada, hasta el grado de
no poder valerse a s mismo y no quedarle otro recur-
so que someterse a la primera nacin generosa y
magnnima que se decida a acudir en su ayuda, y logre
salvarlo de las garras del brbaro que le amenaza con
la destruccin y exterminio.
"Cualquiera que, bien impuesto del lamentable y
desesperante estado del pobre Yucatn por su perma-
nencia en l, o por informes buenos y exactos oiga
suponer que D. Justo Sierra CESARA EN SUS FUN-
CIONES COMO COMISIONADO cerca del gobierno
de los Estados Unidos de N.-Amrica POR HABER
CESADO EN EL GOBIERNO el Sr. D. Santiago
Mndez; o que LAS MIRAS Y OPINIONES de este
honorable ciudadano yucateco, HAN SIDO SIEMPRE
OPUESTAS A LAS DE LA ADMINISTRACION del
igualmente digno Exmo. Sr. D. Miguel Barbachano, no
podr contener una triste sonrisa, sabiendo como saben
todos en Yucatn que el espritu de partido sofocado
entre las horribles llamaradas de cincuenta poblaciones
ricas y hermosas, no gua, ni puede, ni debe guiar a la
administracin actual de la Pennsula, ni a ningn
hombre de estado, ni a ningn yucateco. Auxilios,
amparo, salvacin, es el voto unnime de este pueblo
infeliz que hace cerca de un ao lidia sin tregua ni des-
canso, aunque con dudoso y casi siempre desgraciado
xito contra los brbaros, a quienes no es superior sino
en inteligencia y valor, cuando aqullos le superan en
nmero, y poseen cuantas ventajas, cuanta aptitud y
cuantos medios y requisitos se han menester para la
guerra. Humea la sangre de los miles de vctimas que
han cado bajo el hacha exterminadora del brbaro,
vagan ms de treinta mil persanas sin hogar, recursos
ni amparo, trae el viento las cenizas de las ciudades y
villas incendiadas en el Oriente y Sur de la Pennsula, y
el pueblo yucateco y su gobierno haban de alimentar








-17-

enconos y resentimientos criminales, obedeciendo a
viles pasiones y desoyendo la voz de la naturaleza y
la humanidad que les grita CONSERVACION....? No,
cien veces no; los Sres. Mndez y Barbachano, todos
los prohombres del estado, todos los ciudadanos, estn
unidos, ntima, sincera y cordialmente unidos, todos
trabajan de concierto a efecto de alcanzar un solo y
mismo fin, el cual es, lo repetimos, la salvacin de la
moribunda y desamparada patria.
"El hecho de haberse exonerado el mismo Sr.
Mndez del mando supremo, siendo el gobernador
legtimo y constitucional de Yucatn, y haber llamado
a ocupar su puesto al Sr. Barbachano, prueba de un
modo sobrado concluyente que cada uno de ambos
Sres. profesa iguales e idnticas OPINIONES, que
iguales son sus MIRAS y sus tendencias. La inclinacin
que hacia el segundo han manifestado los indgenas
sublevados, motivada por no haber sido despojados de
sus armas durante su administracin impeli al prime-
ro a dar el importante paso de elevar a aqul al poder
posponiendo toda consideracin al inters comn,
puesto que una tal medida podra dar por resultado un
avenimiento con los indios alzados, como en efecto ha
logrado agenciarse con los del Sur, el que insertamos
hoy en nuestras columnas, y en verdad que harto
claramente patentiza l solo la miserable y angustiosa
situacin de Yucatn. Pero el cambio efectuado en el
personal de la administracin del pas no arguye en
manera alguna diversidades de MIRAS Y OPINIONES
en la administracin misma; esto lo acredita evidente-
mente la marcha de la administracin presente, entera-
mente conforme con la que segua la anterior; nada se
ha inovado, nada se ha variado, nada se inovar ni va-
riar: los actos y determinaciones del gobierno del Sr.
Mndez se han conservado, y se conservarn los mis-
mos en el del Sr. Barbachano, todos y sin excepcin.
Y no se diga que vaticinamos o procedemos de ligero
al sentar este perentorio y terminante aserto, pues
adems de la fundada conviccin que nos asiste, esta-
mos plena y formalmente autorizados para asegurarlo
as.
"Sepan, pues, los Sres. EE. del peridico espaol
de N. Orleans, que el Sr. Sierra no ser removido por
el gobierno de Yucatn del destino que actualmente
desempea en Washington, como equivocadamente han
supuesto; y por consiguiente que cuanto haga dicho








18-

Sr. Sierra en su categora de comisionado extraordi-
nario de la Pennsula de Yucatn cerca del gobierno de
los EE. UU. de N.-Amrica, dentro de la rbita de sus
atribuciones y con arreglo a sus instrucciones y pode-
res, ser aprobado por la administracin reinante, del
mismo modo que lo hubiera sido por la precedente, y
que cualquiera de las tres potencias a quienes se diri-
gi el Sr. Mndez como gobernador del Estado, brin-
dndeles la propiedad y dominacin del territorio yu-
cateco, siempre que se encargase de salvarlo, los EE.
UU. Espaa e Inglaterra, cualquiera decimos que
quiera acometer la empresa, sera tan bien recibida
ahora como entonces, cumplindose al pie de la letra
la enunciada oferta por el Exmo. Sr. Barbachano,
auxiliado del Sr. Mndez, de la misma manera que lo
hubiera sido antes por S. E. el Sr. Mndez auxiliado
del Sr. Barbachano.-Los referidos Sres. EE. harn un
servicio positivo a este afligido y consternado pas, a
este pas antes tranquilo, dichoso y floreciente, converti-
do ahora en pas de lgrimas, de horrores y de duelo;
harn un servicio a la santa causa de la humanidad,
de la civilizacin y del infortunio, en contribuir con
sus escritos a formar en el nimo de sus lectores de los
EE. UU., Cuba, Mjico, &, una opinin justa, exacta y
verdica de cul es el estado, cules los tormentos
atroces, cules las necesidades urgentsimas y cules las
ltimas resoluciones (de todo lo que los instruir la serie
de artculos que bajo el ttulo de YUCATAN ANTE
EL MUNDO CIVILIZADO est pblicando LA U-
NION de Mrida, y hemos visto reproducida en algu-
nos de sus ltimos nmeros) del pueblo en agona, de
Yucatn, pueblo civilizado que est a punto de desapa-
recer de entre tantos pueblos civilizados que existen
en torno suyo, y que no obstante ofrecer espontneamente
a todos su dominio y soberana absolutos, a trueque de sal-
varle de la horrenda destruccin que lo amaga, como hara
cualquier otro pueblo en su lugar, agarrndose como uno
que se ahoga hasta de un hierro candente, no hay un pue-
blo, no hay una nacin que por generosidad o por inters
le alargue una mano protectora que Yucatn entero bende-
cira, sin reparar de dndq viene ni cul es, porque lo.que
anhela el que se muere es la vida, y lo que desea el que pe-
rece, isalvacin!!......" (4)
(4) La Patria.-Peridico de Mrida, Nm. 31, Tomo I, del 2
de mayo de 1848.








19-


Oigamos ahora a uno de los ms sensatos y serenos
historiadores que ha tenido Yucatn:
"Volviendo la vista retrospectiva al perodo que
diseamos de nuestra historia, [1847-1848] no podra
negarse que un bien marcado progreso se haba reali-
zado en la sociedad yucateca desde la proclamacin de
nuestra independencia del dominio espaol. Era mayor
el nmero de los que saban leer y escribir, la cultura se
haba aumentado en pueblos y ciudades en proporcin
al nmero de ciudadanos ilustrados que, por atender a
sus negocios, estaban diseminados en toda la extensin
del territorio: la sociabilidad era un distintivo de la
nueva raza que naca, creca y se desarrollaba en las
diversas regiones de nuestro suelo; el afn por alcanzar
la buena posicin social, por mejorar los cultivos, por
acrecentar la riqueza pblica y privada era general y,
sobre todas estas cualidades, sobrenadaba cierto espri-
tu de independencia, que bien podra ser loable o vitu-
perable, segn las circunstancas y su aplicacin buena
o mala.
"Disebase, de todos modos, el amor a la ilustra-
cin, a la ciencia, al progreso bien definido en toda
sociedad culta, y no haba manifestacin de perfeccio-
namiento que no fuese acogida con entusiasmo, con
aplauso, animada y alentada en su incremento y vigor.
Paralizaban algo tan bellas tendencias las disidencias
polticas, los agrios debates de faccin, las discusiones tem-
pestuosas de partidos que no raras veces ponan en grave
riesgo los intereses del orden y la justicia; pero, a pesar de
todo, la sociedad progresaba; y si las libertades polticas
eran casi siempre un mito, nadie podr negar que las
libertades civiles eran amplias y bien cimentadas.
"Con poblacin numerosa y bien distribuida, con
el comercio establecido, con la industria floreciente,
era de esperarse que Yucatn llegase, con el transcurso
de los aos, por el rden o curso regular de los sucesos,
al pinculo de la grandeza poltica; mas, en medio del
augurio de un porvenir lisonjero, mezclbase un grmen,
mrbido, engendrado por las saas de las luchas facciosas.
Entre la raza maya haba algunos hombres poderosos, ri-
cos, caudillos que por largo tiempo se conformaron con la
paz, el sociego, la tranquilidad del hogar, alejados como
estaban de la batahola y las contiendas de partidarios; pe-
ro en mala hora llamados a tomar ardiente participio, en








20 -

ellas, se interesaron vitalmenite y aprendieron cmo los jejes
de faccin, a la sombra de suntuosos programas, de flolidas
palabras, acrescentaban su riqueza particular, su poder, su
influencia, y casi siempre la, victoria del partido se conver-
ta en el triunfo del inters particular del caudillo.
"La leccin era objetiva y no haba de perderse en
los antros de la imaginacin; algunos de esos caudillos
pusieron en prctica para provecho suyo los pronunciamien-
tos, soliviantando el nimo de sus secuaces con ofertas de
mejoramiento nunca alcanzadas.
"Adase a esto que gobierno y sociedad recibieron
sin preparacin, sin previsin, el rebote de aqullas efusio-
nes sangrientas y correspondieron a ellas con actos de seve-
ridad inaudita, y se tendr la explicacin de cmo en una
sociedad sosegada y tranquila, morigerada, educada, surgi
repentinamente un levantamiento cruel que tena por obje.
tivo la desposesin y el exterminio... ." (5)

Todava a principio del ao de 1849, la prensa se
expresaba en estos angustiosos trminos, reveladores
de la ms profunda desmoralizacin:
"Las fuerzas que han operado sobre Peto y Tiho-
suco, se han dividido en varios cantones, avanzando
hasta las fronteras mismas de las montaas y despobla-
dos, en donde los salvajes han ido a buscar su ltima
guarida, sin dar muestras de querer someterse pacfica-
mente y deponer las armas. Entre tanto, cansan y ago-
bian a nuestras tropas, ofrecindoles el suplicio de Tn-
talo porque tan pronto como marchan stas a un punto
dado, en demanda de ese feroz y brutal enemigo, ste
abandona el terreno y se interna en las espesuras y bre-
ales, causndonos siempre la prdida de uno, dos o
ms hombres; prdida cuyo valor e importancia, aun-
que haya una inmensa disparidad con la del enemigo,
nos debe ser infinitamente sensible por mil razones
muy obvias. Qu es, pues, lo que piensa hacerse? Si
los indios rehusan venir de paz, y lejos de dar muestra
ninguna de eso, cada da estn ms enconados contra nos-
otros, vamos a llevar la guerra hasta un terreno que ja-
ms podremos conservar por mucho tiempo? Ocasin es ya
de meditar en esto muy seriamente: el pas no puede sopor-
tar por mucho tiempo esta guerra humillante, y que poco a
(5) Molina Sols.-Historia de Yucatn desde la Independen-
cia de Espaa hasta la poca actual.- Mrida-Yucatn-Mxico.
1921-Tomo I. Pgs. 303 y 304.







-21 -

poco le conduce a su ruina total. Se agotan los recursos.
Es preciso cambiar de sistema. Reconcentrmonos mejor y
esperar del tiempo la conclusin de la obra que tanto se ha
adelantado."
"Doloroso es, en verdad, ver en manos enemigas e inicuas
lo que una vez fue nuestro; pero no nos hagamos ilusiones.
No podemos recobrar por ahora, todo el terreno perdido, ni
lo necesitamos para ser algo en el mundo civilizado. La
restauracin del antiguo sistema de nuestras relaciones con
los sublevados, es obra atrevida y difcil. Qu familias
querrn en lo sucesivo vivir casi aisladas en el corazn
de los pueblos brbaros? Concentrmonos mejor. Tal debe
ser nuestro capital objeto." (6)


En tal situacin el Gobierno del Sr. Barbachano juz-
g que la suerte estaba echada como la de Csar cuando
traspuso la corriente del Rubicn en pocas pretritas;
y perdida la ecuanimidad a los duros golpes del infor-
tunio, lanz el decreto de 6 de noviembre de 1848 como
el desesperado que se agarra a una argolla candente
oscilando en medio de las tinieblas....
Si no tenemos elementos,-discurra-para llevar
un pan a los defensores del Gobierno, de la civilizacin
y de la sociedad, cmo vamos a mantener a los prisio-
neros enemigos? El desidertum sera acabar con ellos
en la horca o en el cuadro; pero ello pugnara con los
ms rudimentales principios de la humanidad y de la
civilizacin que a cada instante invocamos. Qu hacer,
entonces? Cmo resolver el terrible problema, el pa-
voroso conflicto....?
Y la respuesta fue el irreflexivo decreto citado, g-
nesis y base del infame comercio que tanto auge alcan-
z luego (como podr ver el lector ms adelante,) para
baldn y oprobio de los que traficaron con la sangre y
la vida de sus hermanos!
He aqu el decreto que entonces fue juzgado como
la tabla de salvacin hasta por espritus elevados, de
amplia y slida cultura y de acrisolado patriotismo, co-
mo el del ilustre y nunca bien llorado yucateco Dr. D.
Justo Sierra O'Reilly, padre de la Literatura Peninsular,
a cuya laboriosidad y amor a la ciencia y a la verdad,
debe Yucatn el haberse salvado del Olvido importan-
(6) El Fnix.-Campeche.-No. 19 del jueves lo. de febrero
de 1849.








22-

tisimos sucesos histricos que se refieren a hombres y
sucesos de esta tierra adorada. Aprovechamos esta o-
portunidad para descubrirnos con cario y con res-
peto ante su memoria veneranda!
He aqu el decreto:
"Secretaria de Guerra y Marina.-Miguel Barba-
chano, gobernador del Estado libre y soberano de Yu-
catn, a todos sus habitantes, sabed: que habiendo acre-
ditado la experiencia que la lenidad y dulzura con que
se ha tratado a los indios sublevados que han cado pri-
sioneros en poder de las tropas del Gobierno, no ha
surtido en el nimo de los que an permanecen con las
armas en la mano el efecto moral que era de esperar: que
los decretos de amnista dados en favor de los que se
presentasen corrieron su trmino sin obtener grandes
resultados: que los que han sido puestos en libertad
despus de hechos prisioneros, lejos de reconocer el be-
neficio de dejarlos en quieta posesin de sus hogares,
han vuelto a tomar partido entre los sublevados: que
habiendo por consiguiente absoluta necesidad de dictar
en la Pennsula medidas de precaucin contra la osada
y tendencias de esa raza, disminuyendo su nmero en
los departamentos sublevados, en cuanto sea posible y
conveniente, y deseando, por ltimo, conciliar dichas
medidas con los principios de humanidad y el derecho
de gentes, en uso de las facultades extraordinarias de
que legalmente me hallo investido para poner en ac-
cin los medios ms adecuados para terminar la pre-
sente guerra, he venido en decretar y decreto:
"Artculo nico. A todo indio que sea hecho pri-
sionero con las armas en la mano, o que habiendo to-
mado partido con los sublevados no se hubiese acogido
en tiempo hbil a la gracia de los indultos publicados
en su favor, podr el Gobierno alejarlo de su respectivo
domicilio y an expulsar del Estado por diez aos
cuando menos a los que tenga por conveniente, excep-
tundose los cabecillas, que sern precisamente juzga-
dos militarmente, conforme a los decretos de la ma-
teria.
"Por tanto, mando se imprima, publique y circule
para su debido cumplimiento. Dado en el palacio de
Gobierno de Mrida a 6 de noviembre de 1848.-Miguel
Barbachano.-A D. Martn F. Peraza." (7).
(7)-El mismo peridico. Nm. 4 del mircoles 15 de noviem-
bre de 1848.















CAPITULO II.

Comentarios del autor al decreto.-Los del Dr. D. Justo
Sierra O'Reilly.-Sus rudos ataques a los indios.-
El autor analiza el criterio del ilustre yucateco, y lo
condena.-Pruebas irrefutables que aduce para sos-
tener su tesis. La indiscutible e innegable culpa-
bilidad de D. Santiago Imn y de otros militares
yucatecos de la poca, ante la luz serena de la His-
toria.-Otros irreflexivos y condenables decretos del
Sr. Barbachano, para atraerse a los indios. Prome-
sas incumplidas a stos.-El fusilamiento de Ay, en
Valladolid.-Su inutilidad. Fue slo una bandera de
venganza y de odio.-Los blancos arrojaron la pri-
mera piedra y encendieron la formidable hoguera.
Los indios, aprovechados discpulos de aqullos.
Testimonios irrecusables que presenta el autor. Fu-
silamiento injusto y cruel de los caciques de Santia-
go, en Mrida, y de Umn.-EI odio en accin. La
honrada y viril defensa de "El Amigo del Pueblo",
de Campeche.-La carta del Pbro. D. Jos Canuto
Vela a los indios, hablndoles de paz. La sugestiva
respuesta de Jacinto Pat y otros cabecillas. Los tra-
tados de paz de Tzucacab.-Otros testimonios in-
destructibles del autor, en favor de la justicia que
asista a los indios.


Se invocan en el decreto que acaba de leerse, los
principios de humanidad y el derecho de gentes, y a
continuacin el gobierno se inviste a si mismo de la
facultad de alejarlos de su respectivo domicilio, y aun
ms: del derecho de expulsar del Estado, por diez aos
cuando menos, a los que tenga por conveniente; es de-
cir, de arrancar del seno de la familia, del sagrado del
dulce hogar, del suave y sublime nido de los ms gran-
des y puros afectos humanos, a los ciudadanos que en
gana le viniere, slo por considerarlos enemigos!








-. 24-

El Gobierno del Sr. Barbachano no se atrevi a
consignar en el decreto que los alejados lo seran del
territorio del Estado, rumbo al extranjero, con la prdi-
da del don ms grande del hombre, despus del de la
vida, la libertad; pero desgraciadamente as fue en la
prctica como se ver ms adelante, y ello da derecho
a suponer que tal fu el objeto de los legisladores del
48, carentes del valor y de la entereza necesarios para
enfrentarse resueltamente con. el problema, desafiando,
al propio tiempo, la severa sentencia del tribunal im-
placable de la Historia.
Y cul era el criterio imperante de la poca, sin
excluir, como hemos dicho, a los espritus cultos, a los
escritores de alta mentalidad, lo demuestran los siguien-
tes comentarios de un artculo del Dr. Sierra, publicado
en el mismo peridico, bajo el rubro de Guerra de br-
baros:
"El Gobierno del Estado, en uso de las facultades
extraordinarias de que se halla investido, ha decretado
que todo brbaro hecho prisionero con las armas en la
mano, puede ser expulsado del territorio de Yucatn.
Aplaudimos semejante medida y ojal hubiera podido
realizarse de mucho tiempo antes. Esto prueba que se
comienza ya a conocer la necesidad de dividir nuestros
intereses de los intereses de los indios. La raza indgena
no quiere, no puede amalgamarse, (permtasenos esta
metfora) con ninguna de las otras. Esa raza debe ser
sojuzgada severamente y an lanzada del pas, si eso
fuera posible. No cabe ms indulgencia con ella: sus ins-
tintos feroces, descubiertos en mala hora, deben ser repri-
midos con mano fuerte. La humanidad, la civilizacin lo
demandan as. (1)

Injusto, por dems, se mostraba nuestro ilustre
compatriota, con los desventurados descendientes de
los Cheles y de los Cupules, de Tutul Xi y de Nachi-
Cocom.
Cmo pudieron amalgamarse los indios y los blan-
cos de Yucatn, cuando pocos aos antes, en 1839 y en
1840, a las rdenes de D. Santiago Imn o de D. Pastor
Gamboa, eran utilizados en las fratricidas contiendas
civiles,, como carne de can para servir de peldao a
los polticos de la poca, o para satisfacer las bastardas
(1)-Peridico y nmero citados.







-25-

ambiciones de los mismos, hacindoseles promesas que
por lo utpicas jams les seran cumplidas?
Y tan as ocurri, que cuando fue juzgado y sen-
tenciado a muerte en Valladolid Manuel Antonio Ay,
a quien se fusil en la plaza de Santa Ana de aqulla
ciudad, el 26 de julio de 1847, por haberse comprobado
su participacin en la conspiracin que estallo en Te-
pich el 30 de dicho mes y ao, "en la causa que le si-
guieron, convirtiendo en crimen el fiscal lo que antes no
haba sido sino una virtud, le hizo las siguientes pregun-
tas que aqu ponemos para tener presente en nuestros
comentarios:-En las revoluciones habidas en el Estado
en 1839 y 1840, no tomaste las armas para servir a las
rdenes de D. Santiago Imn o de D. Pastor Gamboa?
-No, seor y respondo.-Cuando las tropas del Supre-
mo Gobierno invadieron este Departamento en 1842,
no tomaste las armas, o por otros medios reuniste in-
dios para que las tomaran en defensa del territorio?
No, seor; y slo lo que hice fue juntarme con otros
individuos de mi pueblo para llevar vveres a Campeche,
y respondo.-No tomaste las armas en la revolucin del
ao prximo pasado, (1846) ni tomaste parte en los su-
cesos ocurridos en esta ciudad, (Valladolid) el 15 de ene-
ro ltimo? (cundo aprovechndose las rencillas de
carcter social y poltico que haba entre los vecinos
del centro y los de los suburbios, los ltimos, quienes
auxiliados por los indios al mando del feroz Bonifacio
Novelo cayeron sobre aqullos entregndose a los ms
horribles, brbaros y repugnantes crmenes, y luego al
ms desenfrenado saqueo.)-S, seor; estuve en la accin
que se di en en Chichimil con las armas en la mano, en
clase de sargento segundo; y cuando las tropas que sitiaron
:esta cuidad entraron en ella, hice lo mismo, sin arma nin-
-guna, habiendo tomado en el saqueo, en casa de Da. An-
drea Mndez, dos garrafones de aguardiente, y respon-
do......" (2)
El cacique de Chichimil dijo "que la conspiracin
de que se haba hecho jefe no tena otro objeto que redu-
cir a un real mensual la contribucin que pagaban los
indios; que para alcanzar este fin se haban recaudado
las cuotas que aparecan en la relacin encontrada en
su casa, y que se haba hecho depositario de la cantidad
a un hombre blanco llamado Secundino Lora. Pero
(2) Baqueiro. "Ensayo Histrico'sobre las Revoluciones de Yu-
catn. Imp. de Gil Canto.-Mrida, 1871. Tomo I. Pg. 226.








26 -

ste manifest que no solamente no haba recibido tal
depsito, sino que se haba negado a contribuir con
una cantidad con que se le cotizo" (3)
D. Santiago Imn, al travs de la historia, es indu-
dablemente culpable de haber explotado a los pobres
indios yucatecos en provecho propio y del partido po-
ltico al cual perteneca, halagando las ms bajas pasio-
nes de aqullos hombres sencillos; y sin embargo, siete
aos antes de la sublevacin de Tepich y del ajusticia-
miento de Ay, en una publicacin oficial se le llamaba
nada menos que "hroe de la libertad, salvador del pue-
blo y benemrito de la patria."
"Marchad cubierto-se le decia-de los inmarcesibles
laureles que habeis granjeado: (levantando a los indios
del oriente) vuestra brillante gloria ser perdurable y el
pueblo campechano y todo el Estado yucateco, os dis-
tinguirn para siempre como el ms digno ciudadano.
iSalve hijo predilecto de Yucatn, pues supistes salvar
a tus compatriotas!" (4)
"En la Revolucin de 1840,-dice D. Eligio Anco-
a--D. Santiago Imn, su principal caudillo, llam en
su auxilio a los indios; les ofreci exonerarles de las obven-
ciones si contribuan a su empresa, y por primera vez se
pusieron en sus manos armas de fuego para combatir contra
las tropas blancas que defendan al Gobierno. Los indios
las aceptaron con secreto placer; se batieron con ms fe-
rocidad que valor y el triunfo que obtuvieron les dio la me-
dida de su fuerza. Todava obtuvieron otra victoria
cuando la Legislatura disminuy considerablemente el
impuesto religioso, en virtud de la promesa que les haba
empeado el Jefe de la revolucin. En vano quiso opo-
nerse al decreto el Gobernador Cosgaya, no porque
creyese que deban subsistir las obvenciones, sino por-
que comprenda que hacindose concesiones al indio
en virtud de un xito alcanzado en los campos de batalla,
era darle alicientes para promover una nueva revolucin.
"Quiz no se hubiera realizado muy pronto este va-
ticinio, porque el indio, que generalmente hablando ca-
rece de iniciativa, acaso no se habra atrevido entonces
a promover de su propia cuenta una sublevacin. Pero

(3) Eligio Ancona. "Historia de Yucatn".-Tomo IV. Pg. 21,
Barcelona-1889.
(4) Los Pueblos. Peridico oficial del Gobierno de Yucatn,
Nm. 37 correspondiente al 27 de junio de 1840.








-27 -

la cadena de guerras y motines que desde 1840 se suce-
dieron sin intermisin, en la Pennsula, por las causas de
que hablamos en el libro anterior, obligaron a los par-
tidos a apelar confrecuencia al elemento indgena, hala-
gndole con promesas irrealizables y hacindole com-
prender cada da ms su importancia."
"Cuando las fuerzas mexicanas invadieron la Pe-
nnsula durante la dictadura de Santa Anna, el Goberna-
dor Barbachano expidi varios decretos llamando a los
indios a las armas, y hubo varios en que se les hicieron con-
cesiones de tierras y se les declar exceptuados perpetua-
mente de sus contribuciones civiles y religiosas. Los indios
acudieron a este llamamiento, del mismo modo que los
dems habitantes de la Pennsula, y los peridicos tu-
vieron para aqullos frases lisonjeras y encomisticas,
en que se les deca que eran la columna ms firme en
que descansaba la defensa de la patria." (5)
"La plaza de Campeche fue sitiada en marzo de
1840 por el capitn D. Santiago Imn, perteneciente a
la milicia, quien declarndose por s mismo general de
brigada y con el auxilio de los indgenas que sublev en el
partido de Tizimin, logr vencer las tropas que soste-
nan a las autoridades federalas (6)
Hablando de la revolucin encabezada en 1840 por
Imn, dice un historiador yucateco:
"Uno de esos resortes, el principal, fue propagar la
voz entre la clase indgena de que ya no iban a pagar ms
obvenciones a sus prrocos, que iban a abolirse, o por lo me-
nos disminuirse las contribuciones, y por ltimo, que iban
a distribuirse entre todos ellos, tierras suficientes para
labrar...."
"Otro, fue el terror que procuraron infundir, (los
revolucionarios) cayendo atrevidamente sobre algunas
poblaciones y asesinando sin compasin a los que sospe-
chaban enemigos suyos. As lo hicieron con D. Fran-
cisco Torre, Juez de paz del pueblo de Kikil, a quien
despus de haberlo sometido a innumerables vejaciones, al
fin acabaron con su vida poniendo su cadver en pblica
expectacin."

(5) Eligio Ancona.-"Historia de Yucatn. -TomoIV. Pgs. 10
y 11. La misma edicin.
(6) General Juan Sudrez Novarro.-"Informe sobre las cau-
sas y carcter de los frecuentes cambios polticos ocurridos en el
Estado de Yucatn etc."-Mxico. Imprenta de Ignacio Cumplio.-
1861.-Pg. 8.








28 -

"....a la mgica voz, para los indios, de que iban
a darles tierras suficientes para labrar, levantronse co-
mo un solo hombre y fueron a combatir gustosos en favor
de Imn. De esta manera aumentronse sus tropas pro-
digiosamente, adquiri la revolucin tamaos colosales,
habiendo tenido la fortuna de que otros hechos la vi-
niesen a ayudar."

"A las tres hizo su entrada Imn (en Valladolid) a
quien llevaron los indios en "koches" (especie de an-
das) desde el punto de su partida que fue Chemax, y
entonces fue cuando con fecha 12 de febrero se levant
una acta estableciendo en sus artculos", etc., etc.
"Nada ms halagador poda ser para los yucatecos
lo que determinaban los artculos 99 y 109, respecto de
la disolucin del 39. Activo y de la abolicin de las ob-
venciones que pesaban sobre los pobres indios. Por eso,
por una parte los que odiaban la vida del cuartel, que en
Yucatn son casi todos, y por otra los indgenas de todas
las poblaciones de la comarca de Valladolid, todos ellos
fueron a aumentar las filas de la revolucin encomiando
a su caudillo Imn. Los indios principalmente iban a la
ciudad en esos das, llevando maz, frijol, pepitas, man-
teca, gallinas, miel y cuanto encontraban, sentando plaza
a un mismo tiempo como soldados. Slo los Curas de
aqullas clebres parroquias, que tenan de renta doce o
catorce mil pesos en el ao, slo esos eran enemigos de
la revolucion. Cuntase que el cura de la parroquia
de Tihosuco, D. Jos Antonio Maz, dueo de una rique-
za prodigiosa por sus pinges rentas, cada vez que lle-
gaban a su noticia las derrotas que las tropas del Go-
bierno hacan sufrir a los pronunciados, mandaba repi-
car inmediatamente y quemaba cohetes por el restable-
cimiento de la pblica tranquilidad." (7)
Otros comprobantes irrefutables de que los polti-
cos de entonces, (Cosgaya, Mndez, Barbachano) no
tenan inconveniente en amalgamarse con los indios,
para explotarlos y servirse de ellos como carne de ca-
n, en porvecho propio, son los siguientes memo-
rables decretos expedidos por el Gobernador D. Mi-
guel Barbachano:
He aqu el del 26 de agosto de 1842:
"Secretara de Guerra y Marina.-El Exmo. Sr.
(7) Baqueiro.- Obra citada. Pgs. 22, 23, 25, 26 y 27.








-29-

Gobernador suplente en ejercicio del supremo poder
ejecutivo, se ha servido dirigirme el decreto que sigue:
"Ciudadano Miguel Barbachano, gobernador su-
plente del Estado en ejercicio del poder ejecutivo, a
sus habitantes sabed: que mereciendo toda atencin y
consideracin los individuos armados que ocupan las
filas hroicas de los defensores de los derechos y liber-
tad de nuestro pas, siendo por lo mismo acreedores a
la munificencia del Estado los que se emplean en aquel
objeto con constancia, decisin y valor, principalmente
en las actuales circunstantias, he venido en decretar y
decreto a su nombre, de acuerdo con el consejo y en
uso de las facultades que me concede el decreto de 4
de Junio ltimo, lo que sigue:
"Art. 19-Todo yucateco que concurra a la defen-
sa del Estado con las armas en la mano, desde el prin-
cipio hasta el fin de la campaa que se prepara con
motivo de la expedicin con que amaga a esta penn-
sula el gobierno provisional de Mjico, ser acreedor,
a ms de su prest y de los premios ordinarios de cam-
paa, a un cuarto de legua cuadrada de los terrenos bal-
dos del Estado, especificados en decreto de 5 de Abril de
1841.
"29 Todo el que se distinga en la campaa por
servicios o acciones eminentes, adems de la gracia que
le corresponde, por el anterior artculo, ser recompen-
sado con otra porcin de los mismos terrenos baldios en
justa proporcin de la clase de servicios y de su gradua-
cin, que sern calificados por una junta que al intento
se nombrar por el gobierno, de acuerdo con el consejo.
"39 La distribucin de los terrenos expresados en
el artculo 19 se har por rigoroso sorteo entre los que
resulten acreedores a la gracia, a quienes se librar en su
caso el titulo de propiedad.
"49 Los que por enfermedad u otra causa legal se
llegasen a separar de la campaa antes de su termina-
cin, habiendo sin embargo prestado servicios anterio-
res, sern acreedores a la parte de terreno que a juicio de
la junta calificadora deba concedrseles.
"Por tanto, mando se imprima, publique y circule
para su debido cumplimiento. En Mrida a 26 de Agos-
to de 1842.-Miguel Barbachano.-A. D. Martn F. Pe-
raza." (8)
(8) El Siglo XIX.-Peridico oficial del Gobierno de Yucatn,
Nm. 182, correspondiente al martes 6 de septembre de 1842.








-30 -


El del 12 de Abril de 1843, dice:
"Secretara General de Gobierno.-El Escmo. Sr. Go-
bernador suplente en ejercicio del poder ejecutivo del
Estado, se ha servido dirigirme el decreto que sigue:
''El ciudadano Miguel Barbachano, gobernador su-
plente en ejercicio del supremo poder ejecutivo del
Estado, a sus habitantes sabed:
"Que para satisfacer los nobles deseos de los indge-
nas que, con el ms ardoroso patriotismo, solicitan au-
mentar el nmero de los esclarecidos defensores del Esta-
do, y fijar el da de la victoria que ponga trmino a la
guerra injusta que nos han trado los invasores, en uso
de la facultad que me concede el decreto de 6 de Sep-
tiembre del ao prximo pasado, de acuerdo con el
Escmo. consejo, he venido en decretar y decreto lo si-
guiente:
"Art. 1 Quedan esceptuados del pago de la con-
tribucin civil y religiosa los indgenas que, con cualquier
clase de armas propias, concurran a la mayor brevedad a
la defensa del Estado hasta esterminar a los invasores.
"29 El Gobierno indemnizar a los venerables p-
rrocos de la contribucin religiosa que dejen de perci-
bir por el motivo espresado en el artculo anterior.
"39 Concluida la guerra se tomar en considera-
cin el arreglo de las rentas eclesisticas.
"Por tanto, mando se imprima, publique y circule
para su debido cumplimiento. Dado en Mrida, a 13 de
Abril de 1843.-Miguel Barbachano.-A. D. Joaqun G.
Rejn."
"Transcrbolo a Ud. para su conocimento y fines
consiguientes.-Dios y libertad. Mrida, 13 de abril de
1843.-Garca Rejn." (9)
***
El decreto de 24 de marzo de 1843, se expresa en
esta suerte:
"Decreto. -Secretaria de guerra y marina.-El Escmo.
Sr. gobernador suplente en ejercicio del supremo poder
ejecutivo del Estado, se ha servido dirigirme el decreto
que sigue:

(9) Alonso Aznar Prez.-"Coleccin de Leyes, Decretos y
Ordenes o Acuerdos" etc.-Mrida.-1850.
Tomo II, Pg, 242.








31 -

"Ciudadano Miguel Barbachano, gobernanor suplen-
te, en ejercicio del supremo poder ejecutivo del Estado
de Yucatn, a sus habitantes sabed: que siendo un de-
ber sagrado del gobierno determinar y poner en prcti-
ca cuantas medidas faciliten el pronto trmino de la
guerra injusta que nos ha trado el dictador de Mxico,
en uso de la facultad que me concede el decreto de 6
de Septiembre ltimo, y de acuerdo con el Escmo.
consejo, he venido en decretar lo siguiente:
"Art. 19 Para llenar satisfactoriamente semejan-
te deber, el gobierdo protege, fomenta y reanima el movi-
miento rpido de la accin popular, a fin de molestar,
repeler y esterminar vigorosamente a los invasores del
territorio.
"29 Esa accin popular que, animada y ejercitada,
forma un gran baluarte para la defensa del Estado, se
llevar a efecto, autorizando, como autoriza el gobielno,
la creacin de partidas de guerrilla que se dediquen esclu-
sivamente a hostilizar al enemigo.
"39 En virtud de tal autorizacin, cualquiera ciu-
dadano, sea de la clase que fuere, se halla en la plena y
absoluta libertad deformar partidas de guerrilla, com-
puestas cada una de cinco hasta cincuenta hombres,
observando las formalidades siguientes:
Primera. Manifestar al jefe superior poltico o su-
balterno, o a la autoridad local de su vecindad, la inten-
cin que tiene de ocuparse en la distinguida carrera de
capitn de guerrilla.
Segunda. Crear su partida de hombres que no per-
tenezcan al ejrcito del Estado; y formada, dirigir a la
autoridad poltica o local, para que stas lo hagan al
Gobierno y al comandante en jefe, una lista de los indi-
viduos que forman la misma partida.
Tercera. Dar parte a las referidas autoridades del
da en que se pongan en marcha con su partida para
dar principio a sus honrosas tareas.
"49 Los capitanes de las partidas de guerrilla solici-
tarn del Gobierno, por conducto de aquellas autorida-
des, las armas, municiones y cuantos auxilios necesiten
para crear, arreglar y poner en accin sus fuerzas.
"59 Los mismos capitanes arreglarn sus opera-
ciones defensivas y ofensivas del modo que tengan por
ms conveniente.
"69 Al efecto, estar a sus alcances, obrando con
absoluta libertad e independencia:








-32-

"Incendiar a los enemigos sus buques, almacenes,
parque, armas o municiones, y sus depsitos de vveres.
"Destruir o inutilizar las casas o poblaciones en que
habiten, cegar pozos, minar los caminos, cerrar stos y las
veredas que puedan facilitarles entrada a otros pueblos.
"Incendiar o arrasar las arboledas, montes o bos-
ques cercanos al enemigo.
"Interceptar sus correos, aprehender o sorprender sus
avanzadas, y halagar por todos los medios a los soldados
del propio enemigo para que abandonen sus filas.
"Usar las armas de fuego, acero o hierro, que crean
ms propias y ventajosas para conseguir sus designios.
"Valerse, en fin, de cuantos medios y arbitrios les
sugiera su capacidad y amor patrio, para llenar los deberes
de su honrosa y voluntaria comisin.
"79 Es obligacin de todos los capitanes dar parte,
al comandante en jefe, o a la autoridad militar ms cer-
cana al punto en que operen, de los resultados de la
funcin de guerra que emprendieren, o de cualquier
ventaja que consigan sobre el enemigo.
"89 Luego que el capitn de guerrilla tenga forma-
da y arreglada su partida, lo manifestar a la autoridad
poltica o local de su residencia, y sta le librar el
ttulo concebido en esta forma:
"Es capitn de guerrilla, el C. N., quien sale hoy
de este pueblo (o ciudad) con su partida, compuesta de
tantos hombres, para dar principio al desempeo de la
noble y distinguida carrera que voluntariamente emprende
en defensa de la patria. Fecha y firma."
"99 Como por todos medios es conveniente vigo-
rizar el espritu pblico, se establecern juntas patrioti-
cas en todos los pueblos del Estado, compuestas de tres
individuos nombrados por la primera autoridad poltica
o local.
"109 Tendr por objeto cada junta, que presidir
la referida autoridad, promover la creacin de las par-
tidas de guerrilla: poner estorbos en los caminos que pue-
da transitar el enemigo: obstruirle los recursos de agua,
vveres y habitacin y fomentar activamente el levanta-
miento de los habitantes, cuando los mismos pueblos de su
residencia puedan ser invadidos.
"11. Siempre que los depsitos de armamento no
basten para habilitar las partidas de guerrilla, las auto-
ridades locales reunirn los fusiles y armas blancas del








-33-

vecindario y su comprensin para distribuir a las pro-
pias partidas.
"12. Cuando tenga lugar la disposicin del artculo
anterior, las autoridades locales darn la constancia
necesaria a los dueos de las armas, para que se les
devuelvan concluido el servicio, o se les abone su valor,
siempre que se extraven o inutilicen.
"13. Todas las autoridades prestarn a los capita-
nes de guerrilla los auxilios que pidan para expeditar
sus marchas, o para conseguir el feliz xito de sus empre-
sas.
"14. Para dar un testimonio pblico de reconocimien-
to a los dignos seroidorcs de la patria, el Gobierno, concluida
la campaa, les acordar los premios y recompensas a que
se hagan acreedores, segn sus mritos y acciones.
"Por tanto, mando se imprima, publique y circule
para su debido cumplimiento. Dado en Mrida, a 27 de
Marzo de 1843.-Miguel Barbachano.-A. D. Gernimo
Lpez de Llergo".
"Trasldolo a Ud. para su inteligencia y fines co-
rrespondientes.-Dios y libertad. Mrida, Marzo 27 de
1843.- Gernimo L. de Llergo.
"Es copia. Mrida, 24 de Marzo de 1843.- Francisco
Peraza, oficial mayor." (10)
Con lo expuesto queda suficientemente demostra-
da la injusticia del comentario del Dr. Sierra, quien al
escribir lo que escribi contra los indios, lo hizo,-casi
podemos asegurarlo-bajo la impresin afectiva del mo-
mento psicolgico en que los hechos ocurran; pero
nunca habra pensado de tal suerte si el cerebro se hu-
biese sobrepuesto al corazn.
En cuanto a que "no caba ms indulgencia con la
raza indgena, y a que sus instintos feroces deban ser
reprimidos con mano fuerte", el imponderable autor de
La Hija del Judo, se mostraba ms injusto an, y lo
que es ms doloroso, ignorante de la historia, l, el de-
voto de Tcito y de Suetonio, que rescat noble, pa-
tritica y desinteresadamente del olvido, pginas bell-
simas, gloriosas, sublimes y trascendentales de la de
esta tierra, a la que tanto am y honr!
(10) Alonso Aznar Prez.-Obra citada,-Mrida. 1850.-Tomo
II. Pgs. 240 a la 242.








-34-

Vamos a demostrarlo de manera irrefutable, por-
que as lo demanda la verdad histrica.


A mediados del mes de julio de 1847, el da 18, D.
Miguel Jernimo Rivero se present en Valladolid al
Coronel D. Eulogio Rosado, Comandante Militar de la
plaza, y le transmiti la noticia que tena, verificada ya,
de que en la finca de campo Culumpich de Jacinto Pat,
cacique de Tihosuco y hombre de talento natural, pero
sin instruccin, se tramaba una gran conspiracin
contra la raza blanca, en la cual estaban ya comprome-
tidos numerosos indios del Distrito de Valladolid y de
la que eran Jefes visibles, Pat, Cecilio Ch y Bonifacio
Novelo; y poco despus, D. Antonio Rejn Juez de paz
del pueblo de Chichimil, le llev una carta de Cecilio
Ch dirigida al cacique de dicho pueblo, Manuel Anto-
nio Ay, y sorprendida a ste cuando se dedicaba a em-
briagarse con varios compaeros suyos; carta que daba
ms fuerza al aviso de Rivero y que textualmente de-
ca as:
"Tepich, Julio de 1847. Seor D. Manuel Antonio
Ay-Muy Seor mi amigo, hgame Uste favor de de-
cirm gatos pueblos hay avisados para el caso, para que
ust me diga gando-Item quiero que ust me diga si
es mejoro mi intento es atracar a Tihosuco para que
tengamos toda provisin, has aguardo la respuesta pa-
ra mi gobierno, me dice ust o me seala ust el da
en que ust ha de venir aca conmigo, porque aca me
estan siguiendo el bulto, por eso se lo digo a ust, me
arust el favor deavisarme dos o tres das antes, no de-
just de contestarme no soy mas que su amigo que les-
tima.-Cecilio Chi. (11)
Inmediatamente fueron aprehendidos Ay y tres indi-
viduos ms llamados Rudesindo, Felipe y Santiago Puc;
se abri el proceso respectivo; se practicaron cateos y
otras diligencias impresionantes y finalmente, como
queda referido, Manuel Antonio Ay, fue ajusticiado
con gran lujo y aparato de fuerza el 26 del citado mes
y ao, y su cadver llevado a Chichimil donde se le
entreg a sus deudos y donde los indios se consagraron

(11) Baqueiro.-Obra citada. Tomo I. Pg. 221.








-35 -

a grandes manifestaciones de dolor, en medio de una
formidable orga de aguardiente.
La noticia del fusilamiento de Ay circul con la
rapidez del rayo, y esa muerte intil, perfectamente es-
tril, sirvi de bandera a los conjurados y de estmulo
a los que no lo estaban y todos juntos se apresuraron a
realizar el movimiento.
El Gobierno haba cometido un error crassimo,
cuyas funestas consecuencias pesaron sobre Yucatn,
como una maldicin durante largos aos trgicos de
indecible angustia.
Si el Poder Pblico se hubiera limitado a aprehen-
der y a juzgar a Ay, infeliz indio inofensivo sin popula-
ridad ni significacin de ninguna clase, a condenarlo
cuando mucho a algunos meses de arresto v. g., para
hacer saber a sus compaeros de aventura que sta es-
taba descubierta y hubiera despachado violentamente,
an antes de aprehender a Ay, a emisarios hbiles y sa-
gaces a asegurar a Ch, a Pat y a Bonifacio Novelo,
Jefes del movimiento y hombres que s tenan arrastre
y formidable entre los suyos, puede asegurarse que la
conjuracin habra abortado; y sosegdose los nimos
con algn tacto poltico, expidiendo, por ejemplo, cier-
tas leyes en favor de los oprimidos, inspiradas en las
ms rudimentales nociones de justicia, la Pennsula se
habra ahorrado torrentes de lgrimas y de sangre; pero
se apel torpemente al Terror sin elementos para sos-
tenerlo con la fuerza bruta de las armas, y la vida de
Ay, inmolada en aras de esa torpeza, encendi ms las
pasiones y fu la semilla maldita de la Venganza y del
Odio que cay en el surco larga y cuidadosamente abo-
nado por la ambicin de los polticos peninsulares.
Los blancos, pues, fueron los que arrojaron la pri-
mera piedra.
Vamos a ver en seguida cmo tiraron tambin la
segunda y la tercera, enseando prcticamente a los in-
dios, una vez ms, cul se remataba a los prisioneros,
cul se saqueaba y cul se incendiaba, pues ya la pri-
mera leccin objetiva se la haban dado en la infortuna-
da Valladolid el luctuoso 15 de enero de 1847.
Antes, D. Santiago Imn, don Vito Pacheco, don
Pastor Gamboa y otros Jefes, como queda demostrado,
les ensearon a emboscarse en las encrucijadas y en los
vericuetos de los bosques, para matar a mansalva a los








-36-

enemigos mendistas, cosgayistas, barbachanistas, etc.,
etc.! Es decir: a los propios hermanos!

Una vez descubierta la conjuracin, los complica-
dos en sta juzgaron que no haba tiempo qu perder,
y Cecilio Ch, el cabecilla indgena ms implacable, vi-
goroso y sanguinario de aqulla cruenta guerra, dio el
grito fatal en el pueblo de Tepich, del extinguido par-
tido de Tihosuco, el 30 de julio le aqul ao inolvida-
ble en los anales de nuestra fecunda historia, debido no
slo al error que cometi el Gobierno de no haberlo
aprehendido desde antes del fusilamiento de Ay, como
sugerido queda, sino a la falta imperdonable que come-
tio el Sub-delegado D. Antonio Trujeque, como se ver
en seguida.
"....Entre tanto, impuesto el Gobierno del Estado
de lo que pasaba en el oriente, mand capturar a Jacin-
to Pat y a Cecilio Ch, comprometidos, segn hemos
visto, en la conspiracin que deba estallar. Para esto,
dio sus rdenes sigilosamente a D. Jos Domingo Sosa,
Jefe superior poltico del partido de Tekax, quien en
cumplimiento de ellas comision para el efecto a D. An-
tonio Trujeque, Jefe poltico subalterno del partido de
Peto. Trujeque, en vista de esto, sali de all acompa-
ado de D. Vito Pacheco, dirigindose por caminos
extraviados a Culumpich, hacienda de Jacinto Pat, en
donde lo encontr entregado de una manera tan tran-
quila a sus trabajos, que no slo no se atrevi a cumplir
las instrucciones que llevaba, sino que calific de infunda.
dos los temores del Gobierno, y de inexactas las noticias
que le daban respecto de la conspiracin. Por eso, des-
pus de haber sido agasajados todo el da por aqul a
quien haban ido a aprisionar, abandonaron Culumpich,
dirigindose en seguida a Tihosuco, con el objeto de
mandar prender a Cecilio Ch."
"Pero ni respecto de ste supo cumplir Trujeque
con su deber, dando lugar de este modo a que estallara
la conspiracin que se quera evitar. Luego que hubo
llegado a Tihosuco, se conform con mandarle decir que
procurara bajar all, con el objeto de presenciar la liquida.
cin que iba a hacer de los haberes de la fuerza que sirvi
a sus rdenes en la revolucin del 8 de Diciembre del ao
prximo pasado, pues para el efecto estaban ya liquidadas
as dems y no era justo desatender a las de Tepich. Co-








-37-

mo si de esta manera, que revelaba toda la malicia de su
proceder, pudiese engaar a Cecilio Chi! Verdad es que
pudo llevrsele cuando eso, porque el capitn D. Miguel
Beitia, que fu quien llev la comisin, haba llevado
una pequea fuerza como por va de precaucin por lo
que se deca; mas aquella fuerza la haba dejado en el
cabo, entrando slo l a la poblacin, como a las once
de la noche, en medio de un profundo silencio, inte-
rrumpido nada ms que por el ladrido de los perros, y
sin haber encontrado mas que una sola casa abierta, la
de una seora D9 Ricarda Reyes, en donde estaba Ce-
cilio Ch apurando sus copas de aguardiente, y con
quien habl para manifestarle el objeto de su comision,
retirndose en seguida muy satisfecho por haberle contes-
tado el otro: "Dgale Ud. al Sr. Trujeque que as lo har."
"Mas como ste estaba impuesto ya del fusila-
miento de Manuel Antonio Ay, en Valladolid, en cuya
causa figuraba al frente, escrita de su puo y letra
aqulla carta en que deca que su intencin era atracar
a Tihosuco, natural era que comprendiese el lazo que
se le quera tender, y se neg. Al contrario, lejos de ir
incautamente a donde se le llamaba, reuni unos dos-
cientos hombres, listos a seguirlo a donde quisiese,
como lo haban seguido diversas veces en sus campa-
as, y con ellos se puso en guardia, colocando centine-
las desde las oraciones de la noche en los cuatro.cabos
diferentes de la poblacin, y rondando l hasta que
amaneca, hora en que se retiraba a descansar, no en el
pueblo sino en una vivienda prxima, donde tambin
saba tomar durante el da, aunque en menor escala,
las mismas medidas que en Tepich."
"Adems de esto, queriendo buscar un apoyo entre
los indios de Tel que tambin haban servido otras veces
en los movimientos revolucionarios habidos en el pas
desde 1840, le escribi al que los encabezaba con el
carcter de sargento, proponindole que reuniera a los
de all y cayera sobre Tihosuco, para lo cual le seala-
ba da, en la inteligencia de que l con los suyos hara
lo mismo al mismo tiempo, a fin de conseguir un triun-
fo sobre aqulla poblacin, objeto de todos sus deseos,
segn hemos visto ya. Mas como afortunadamente, en
vez de recibir su corresponcencia el sargento a quien
se dirigi, cay en manos de D. Abraham Castillo, al-
calde de Tel, quien la envi a Trujeque en el instante,
lejos de producir por esta causa el efecto que deseaba,








-38-

exasperado aqul por esta circunstancia, reuni una
fuerza, a la cual se incorporaron algunos vecinos a
caballo, y con ella marcho a prenderlo, con la idea de
llevarlo vivo o muerto a Tihosuco, para escarmiento de
los dems que lo quisieran imitar. Vanas, sin embargo,
eran sus esperanzas, vanos sus esfuerzos como en se-
guida se ver".
"Dos veces descubierto el soberbio Cecilio Ch, a
quien se haban cogido ya dos cartas que lo condena-
ban; casi en abierta rebelin desde el fusilamiento de Ma-
nuel Antonio Ay, y por ltimo, convencido desde la
visita nocturna del capitn Beitia, de las tendencias
de Trujeque, aunque stas fuesen mal o descuidadamen-
te dirigidas, procur redoblar su vigilancia convirtien-
do en un verdadero campamento su vivienda situada en
las inmediaciones de Tepich. De esta manera, antes de
llegar con la tropa que llevaba, fue anunciado por los
centinelas avanzados, cuyos alertas le anunciaron estar
militarmente ocupado el pueblo, y por cuyo motivo,
aunque no le hicieron resistencia porque todos se dis-
persaron, no encontr una persona sola que le diese
noticia de Cecilio Ch, ni de sus adictos, a quienes
desde luego se propuso buscar por todas partes, hacien-
do que la fuerza que.dividi en guerrillas, cateara ca-
sas, se internara por solares y aun avanzara un poco
ms, fuera de la poblacin, por distintas direcciones, a
fin de ver si los poda encontrar. Vanos esfuerzos,
repetimos, pues lejos de conseguir lo que se deseaba,
slo se puso la primera piedra de todo aquello que
debamos sufrir despus."
"La tropa que cate las casas, ultraj a las familias
abandonadas de los indios fugitivos, no slo tratndolas
con violencia, sino cogindoles algunas cosas pertenecien-
tes a sus muebles o a su ropa, siendo ste el primer saqueo
que tena lugar, y eso, no de parte de los indios, que
era lo ms sensible a la verdad. Un oficial de aquella
fuerza, D. Isac Reyes,-ponemos aqu su nombre porque
debe pasar a la posteridad-al penetrar por una calle
estrecha de la poblacin que le dijeron era el camino que
conduca a la guarida de Cecilio Chi, se encontr con
una nia de diez a doce aos, que se puso a correr en el
instante, pero a quien habindola perseguido la alcanz
por fin, y la ultraj de una manera indigna, habiendo
sido ste tambin el primer ultraje contra la sana moral








-39-

y la humanidad, que bien caro en adelante haba de cos-
tar al pas......" (12)

Los blancos, pues, no slo ensearon a los indios
a incendiar y a robar, sino tambin a Violar a nias
inocentes y a indefensas mujeres. Y la leccin fue muy
bien aprovechada, pues ms tarde hicieron ellos lo
mismo en Yaxkab, en Tiboln, en Tunks y en cien
pueblos ms.
Volvemos a ceder la palabra al distinguido histo-
riador Sr. Baqueiro, muerto hace varios aos, para que -
no se nos tache de obcecados:
"El 29 de julio, un da despus de su llegada de Te-
pich, emprendi, (Trujeque) su marcha para Ekpec,
pueblo cuyos indios le eran igualmente sospecho-
sos, segn los datos que tena, y, en el cual redujo a
prisin a un tal Justo Ic, en unin de tres compaeros
ms a quienes llev a Tihosuco, en donde no tan pronto
'como lleg con ellos cuando los mand a poner en capilla y
losfusil, siendo sta la segunda vez que se derramaba la
sangre de los aborgenes en un patbulo, por conatos de
conspiracin. Ms ya no se poda remediar el mal: im-
potentes eran loq cadalsos: de nada poda servir la
sangre que se haba empezado a derramar, porque hay
en la vida de los pueblos, lo mismo que en la de los
hombres, una hora marcada por la Divina Providencia,
que tarde o temprano tiene que sonar......(13)

Estaba equivocado el Sr. Baqueiro. Los cadalsos
levantados en Valladolid y en Tepich y la sangre de-
rramada en ellos, no fueron intiles, no! Aqullos y
sta, en contubernio horrible, engendraron a un mons-
truo: el del Odio feroz, insaciable, que con su agudo
pual desgarr, hasta extraerle las entraas, el seno de
la patria angustiada, de cuya herida, formidable, casi
mortal, tardo largusimos aos para reponerse, pues
varias veces agoniz a la luz siniestra de los incendios,
mager las protestas de unin y los efusivos abrazos de
reconciliacin de D. Miguel Barbachano y don Santia-
go Mndez, que se disputaban el Poder, que tenan
dividido al pas y en cuyas manos estaba, alternativa-
mente, la suerte de la Pennsula.
(12) Baqueiro,-Obra citada. Tomo I. Pgs. 228, 229, 230 y 231.
(13) Baqueiro. Obra citada.-Tomo I. Pgs. 231 y 232.








-40-

Era ya tarde, empero, cuando el Dolor prendi su
dardo envenenado en el corazn de la sociedad yucateca!
Se prohibi la venta de plvora y de plomo, bajo
severas penas, a los indios; se expidi una ley para juz-
gar a los conspiradores y a sus cmplices, a los saltea-
dores de caminos y ladrones en despoblado, imponin-
doles la pena capital; se ech, en fin, la mayor cantidad
posible de leia en la hoguera de la Venganza, avivada
por el huracn del Odio; y para remache ignominioso,
se reneg de la Constitucin de 1841 en la que se reco-
nocan y estaban consignados los derechos de los in-
dios como ciudadanos, declarndose, urbi et orbi, que
aqulla raza infeliz, expoliada y escarnecida al travs
de la historia, desde la conquista hasta nuestros das,-
pues an es esclava a pesar de lo que en contrario se
diga-no tena la aptitud necesaria para que continuara
en el goce de los derechos que consignaba la citada Cons-
titucin; que deba ser sometida a tutela en beneficio de
ella misma y el Gobierno del Sr. Barbachano, arbitra-
riamente, pues la reforma del Cdigo fundamental
exiga ciertas formalidades, declar que los indios
quedaban sujetos al pupilaje; que se restablecan las
llamadas repblicas de indgenas, con las facultades y
las obligaciones que tenan antes de la independencia;
que los Alcaldes de Ayuntamientos, en sus respectivas
municipalidades, y los Jueces de Paz que nombrara el
Gobierno, uno para cada pueblo, a propuesta en terna
de los Jefes Polticos de los partidos, tendran las mismas
facultades y obligaciones que respecto de los indgenas
ejercan en otros tiempos los jueces llamados espaoles,
etc., etc.
Slo. se permiti a los indios tener machete, hacha
y dems instrumentos que acostumbraban emplear en
la Agricultura, pues se procedi a recogerles sus esco-
petas de caza (con las cuales es sabido que se ganan la
vida o completan sus presupuestos de familia) lo mismo
que las armas blancas que no fueran las ennumeradas;
se prohibi que se les dedicara a ocupaciones militares
y que se les diera instruccin alguna en ese ramo, y no
podran ser alistados en los cuerpos permamentes y de
milicia local.
Una pragmtica prevena que "cuando no bastasen
los consejos para hacer a los indgenas dciles y sumi-
sos, se emplearan las correcciones prudentes que exi-
gan su ndole y costumbres", correcciones prudentes que








-41-

se traducan en la infamante pena de azotes no slo en
las poblaciones del interior de la Pennsula, sino en la
propia capital del Estado.
Otras disposiciones para restringir las escasas liber-
tades de los indios fueron dictadas, las que, "eran un
completo retroceso al sistema colonial respecto de la
legislacin especial a que en esa poca estaba sometida
la clase indgena." (14)
"Al abrigo de estas leyes, y sobre todo, con el pre-
texto de que estaban conspirando y de que no queran
entregar las escopetas que conservaban en su poder,
se desarroll una persecusin inicua contra multitud de
indios que seguramente en su mayor parte eran inocentes.
En las plazas de muchos pueblos se erigieron picotas,
donde los indios eran cruelmente azotados a la menor
sospecha y se les conduca en masa a las crceles donde
se les obligaba a declarar lo verdadero y lo falso por me-
dios poco inferiores a los del antiguo tormento. Muchas
personas se sintieron acometidas entonces de la fiebre
de sorprender conspiraciones, y el menor indicio bastaba
algunas veces para envolver en ellas a los menos capaces
de tramarlas.
"Entretanto los Consejos de Guerra seguan traba-
jando con actividad y desde los ltimos das de agosto
(1847) hasta mediados de septiembre, pronunciaron un
gran nmero de sentencias. Ms de cien indios fueron
condenados a prisin o destierro y no pocos a muerte. Fue-
ron del ltimo nmero el cacique, el escribano y el
maestro de capilla de Motul, los caciques de Nolo, de
Eun y de Yaxkukul, el de Chicxulub, el de Acanceh,
dos o tres vecinos ms de los ltimos pueblos y otros
cinco o seis, con cuyos nombres no creemos necesario
ocupar estas pginas. (15)

Todo lo anteriormente expuesto, produjo, como es
de suponerse, el ms hondo malestar entre los indios,
ya muy resentidos por todas las injusticias de que eran
vctimas en todos los rdenes del proceso social; mal-
estar al que hubo de sumarse en aqullos das memora-
bles el ajusticiamento en Mrida, el 22 de septiembre
de 1847, alas 9 de la maana, en el Campo de Marte,

(14) Baqueiro.-Obra citada.-Tomo I. Pgs. 245.
15) Eligio Ancona.-Obra citada.-Tomo IV.-Pgs. 42 y 43.








-42 -

de Francisco Uc, cacique del Suburbio de Santiago y
el 24 del mismo mes y ao, el del cacique de Umn
Gregorio May, en dicho pueblo, ambos acusados de
haber estado comprometidos en una conspiracin que
debi estallar en Mrida, de acuerdo con los indios del
oriente, el 15 de agosto anterior, y cuya consistencia
juridica se bas sobre estos hechos deleznables:
"Estando de patrulla la noche del da 12 (de agosto
de 1847) D. Crescencio Salazar, uno de los Alcaldes
auxiliares del barrio de San Cristbal, se encontr con
unos sirvientes de la hacienda Dzoyol, y habindolos
retirado previnindoles que se fuesen al lugar de su
vecindad, al cumplir este mandamiento, y como a
cuatro pasos de distancia del Comandante de la patru-
lla, dijeron: "que el domingo prximo venturo recono-
ceran a sus reyes, y no obedeceran ya lo que se les
ordenase por los que actualmente gobiernan", lo que
confesaron tres de dichos sirvientes que fueron Grego-
rio, Luis y Buenaventura Coll, agregando varios por-
menores, cuyos indicios se robustecieron considerable-
mente con una comunicacin del alcalde 19 del pueblo
de Umn, D. Manuel Correa, quien alarmado como
todos, procedi el da 13 a practicar diligencius indaga-
torias en su jurisdiccin, y el resultado fu el feliz des-
cubrimiento de la carta dirigida por Francisco Uc, al
cacique y repblica de aqul pueblo, procediendo a la
captura y remisin de los componentes de dicha rep-
blica a esta ciudad.
"Por lo dems, los hechos fueron desenvolvindose
gradualmente, y la verdad aclarndose con rapidez,
como sucede al nacimiento del da, debiendo advertirse
que la culpabilidad de Francisco Uc se descubri
principalmente por la declaracin de su hijo adoptivo
Antonio Uc, legatario de una parte considerable de sus
bienes, (el cacique de Santiago era hombre de propor-
ciones y lleg a gozar de prestigio entre los blancos de
aqulla poca) lo que parece en cierta manera providen-
cial, (legalmente era y es nula de toda nulidad esa de-
claracion que se supone dio Antonio Uc para entrar en
posesin de la parte de los bienes que le legara su ge-
neroso padre adoptivo, a quien correspondi con una
ingratitud y a quien deba suponer se le aplicara, como
se le aplic, la pena capital) y por la del escribano de la
repblica del suburbio de Santiago, Jos Mercedes
Chan; y si el cacique de San Cristbal Sixto Uc, sali








-43-

bien librado, consisti en que el mismo Chan que es-
cribi la referida carta excitatoria, dijo que Francisco
Uc, que fue quien se la dict le previno que le pusiese
la firma de D. Sixto; de suerte que sin las dos citadas
declaraciones de Antonio Uc y Jos Mercedes Chan, la
criminalidad de Francisco Uc, que muri inconfeso, hu-
biera quedado envuelta en las negras sombras del mis-
terio, pues aunque la conspiracin era demasiado cierta
no existiendo la referida carta, hubiera sido muy difcil
probar con la evidencia que se requiere, que ste fue su
autor. Dios lo haya perdonado y tambin a Gregorio
May!-Mrida, enero 28 de 1849. G. C." (16).

Si entonces se supuso, y con justisma razn, que
el ajusticiamento de Uc y de May fue un asesinato
aconsejado por el odio y por el temor a un mismo tiem-
po, hoy, despus de tres cuartos de siglo de ocurrido el
trgico acontecimiento y al revisar las pginas del
inicuo proceso, esa suposicin se convierte en certidum-
bre absoluta, pues a la luz serena del derecho no haba
elementos para condenar a muerte a aquellos dos hom-
bres, y menos al cacique de Santiago, Francisco Uc
que tena intereses creados, pues era rico, gozaba de la
consideracin y del cario de la buena sociedad meri-
dana y no tena nada qu vengar de ella. Qu inters
poda tener, pues, en derribar con su propia hacha el
rbol que le daba generosa sombra, con tanta ms ra-
zn cuanto que no haba probabilidad de que el preten-
dido movimiento triunfara en Mrida donde los blan-
cos estaban en abrumadora mayora sobre los indios, y,
adems, muy prevenidos para cualquier golpe?
Que el temor y el odio, sobre todo el ltimo, in-
fluyeron en el trgico fin del cacique de Santiago y de
su compaero May, lo comprueba lo siguiente:
"Ya hemos dicho que la fama pblica acusaba al
cacique de Santiago, antes de su aprehensin, y cuando
sta se verific, lejos de calmarse la ansiedad general,
comenz a esparcirse el rumor de que el dinero y las
relaciones del preso torceran la vara de la justicia.

(16) Geronimo Castillo. -"Francisco Uc y socios. -Documen-
tos relativos a la causa seguida militarmente contra este indgena,
cacique del suburbio de Santiago de Mrida y sus cmplices, por el
crimen de sublevacin contra las razas blanca y mixta de Yucatn."
-Miscelnea Istructiva y Amena.-Mrida,-1849.-- Pgs. 196 a 198.
Tomo I.








-44-

Tan vehemente lleg a hacerse la sospecha en este
sentido, que varias noches, durante el juicio, se oy
resonar por las calles de Mrida el grito de Mueran
Pancho Uc y sus defensores! No fue eso todo. Cuando el
desgraciado cacique fue condenado a muerte, con
mucha dificultad encontr un hombre que en secreto le
formulase un escrito para pedir indulto, por el temor de
acarrearse la animadversin popular. Este pedimento
dio motivo a una nueva excitacin en el espritu pbli-
co, porque habiendo corrido del Senado al Ejecutivo
y del Ejecutivo a la Cmara de Diputados, a causa de
ciertos escrpulos de un eclesistico que era miembro
del Senado, y de otros del Gobernador, el pblico cay
en la sospecha de que slo se estaban buscando pretex-
tos para librar del patbulo al cacique de Santiago. En-
tonces se reunieron grupos de hombres del pueblo en
la plaza principal, y mientras deliberaban las Cmaras
legislativas, aqullos protestaban que si el reo escapaba
a la cuchilla de la, justicia, no escapara a los puales y
machetes que llevaban al cinto. Pero en la madrugada
del 22, el Gobernador deneg al fin el indulto, de acuer-
do con el Consejo, (es decir, decimos nosotros, por la
presin de las turbas) y pocas horas despus el desgra-
ciado Francisco Uc era conducido al Campo de Marte
donde termin su existencia." (17)
Sin embargo, justo es declararlo, y as lo ha reco-
gido la Historia, en medio de aqulla atmsfera de odio,
de clera y de terror, la prensa independiente de la
Pennsula, y de modo singular El Amigo del Pueblo,
peridico que vea la luz pblica en Campeche,
protest contra el procedimiento poniendo de relieve
un hecho a todas luces cierto y trascendental: que no
se haba descubierto una sola de las cartas que se deca
haban venido del Oriente; censur que la exaltacin
de las pasiones "hiciese ver un conspirador en cada in-
dio borracho y un emisario en cada viajero" y llam la
atencin sobre "los medios violentos que se ponan en
prctica para hacer declarar a los indios conspiraciones
imaginarias."


Despus del grito de rebelin de Cecilio Chi, de
que hemos hablado, el Coronel D. Eulogio Rosado,
(17) Ancona.-Obra citada. Tomo IV. Pgs. 43 y 44.








-45-

desde Valladolid, a cuya Comandancia militar pertene-
ca Tihosuco, dispuso que el Capitn D. Diego Ongay
fuera a batir a los sublevados, y sali para Tepich con
ms de 200 hombres bien disciplinados. Este oficial de
probado valor, resisti el empuje de las emboscadas del
enemigo y se apoder de dicho pueblo de Tepich que
evacuaron los indios, y el cual encontr intacto. "Ni una
sola casa haba desaparecido por el incendio. Nada se
haba tocado en ellas, y slo estaba llena la audiencia,
lo mismo que el cuartel de toda clase de proviciones,
como si se tratare de largas y forzadas marchas. La
fuerza form pabellones en la plaza, mientras se prepa-
raban camillas para cargar a los heridos, habiendo que-
dado todo en el silencio ms profundo que se pudiese
dar. Esto sin embargo, cuando menos se pensaba dividi
el referido capitn Ongay la fuerza por guerrillas,
haciendo que en seguida fueran a incendiar las casas,
cegar los pozos e inutilizar cuanto haba. En una de di-
chas casas que incendiaron, ihorror da decirlo! encerra-
ron a mujeres, ancianos y nios, a quienes hicieron pere-
cer inhumanamente en medio de las llamas. Las imge-
nes, los paramentos sagrados, todo lo que a la iglesia
perteneca, todo fue incendiado. Entonces los indios que
como la primera vez (cuando poco antes los haba
batido y sacado del mismo pueblo el Teniente Coronel
D. Vito Pacheco) no pasaron del cabo de la poblacin
en donde procuraron ocultarse para observar lo que
suceda, al divisar las columnas de humo que se levanta-
ron, arrojaron un grito de indignacin con el cual quisie-
ron significar el sentimiento que les causaba el incendio de
su pueblo. D. Esteban Ramrez, antiguo oficial del Ligero
permanente, que fue a Tepich con el Capitn Ongay, e
hizo toda la campaa contra los brbaros, nos ha infor-
mado de estos particulares que referimos, agregando
que despus del incendio de la casa a que aludimos,
cubri la tropa los restos achicharrados de las vctimas
tirndoles encima el embarro de ella.
"Despus de todo esto, en fin, hizo fusilar el mismo
Capitn Ongay a un prisionero a quien cogieron en su
escondite en los momentos del incendio, y luego empren-
di su retirada para Tihosuco, dejando a Tepich entre
sus cenizas; pero sus ruinas, isus solitarias ruinas! exis-
ten an para mostrar a los viajeros el principio de todos
nuestros males y la causa de la destruccin de todos nues-
tros pueblos. Lo extrao es que El Siglo Diez y Nueve,








-46-

peridico oficial del Gobierno del Estado, hubiera di-
cho, refiriendose a ese acontecimiento, lo que sigue:
"En la maana del 7 del actual (agosto de 1847) las
tropas del Gobierno atacaron el pueblo de Tepich, en
que se hallaban atrincherados de cuatrocientos a qui-
nientos indios de los que se han sublevadp, jurando el
exterminio de las otras castas: media hora sostuvieron
el fuego en sus parapetos; pero no pudiendo resistir la
intrepidez de nuestros soldados, huyeron a ocultar
su cobarda felnica en lo espeso de los bosques
cercanos: tuvieron once muertos y de nuestra parte
hubo cinco heridos: se hallaron en los atrincheramien-
tos cuatro escopetas, vveres y una porcin de cartu-
chos de fusil pesimamente construidos. Se les hizo
un prisionero que fue pasado por las armas, y el pueblo
incendiado no es hoy sino un montn de cenizas: los pozos
fueron cegados; todo aquel lugar manifiesta el ms triste
aspecto; Tepich no existe y el nombre de ese pueblo rebelde
ha sido borrado del catlogo de los dems de Yucatn.
Estos ejemplares terribles de severidad, estos ejemplares que
horrorizan a la humanidad entera, se han hecho precisos e
indispensables en la presente guerra que sostenemos contra
esos brbaros semisalvajes, por sus hechos sangrientos de
que se halla impuesto el pblico y porque con otra con-
ducta menos severa, seria imposible aterrarlos y con-
tenerlos." (18)



No! Error gravsimo y fundamental del Gobierno
de entonces! Los aterrados fueron los blancos; las vcti-
mas propiciatorias fueron desde entonces las infelices
familias, las indefensas mujeres y los nios inocentes,
pues desde ese punto y sazn, el maya sublevado di la
voz de exterminio sin piedad contra los hombres de las
otras razas y contra sus propiedades. sin respetar sexo,
clase ni condicin. Guerra a muerte, salvaje, horrible,
implacable, feroz!
Las vctimas inmediatas de las represalias, fueron
los vecinos del pueblo de Ekpec, sobre el que cayeron
de improviso, asesinando, matando e incendiando des-
pus de saquear.

(18) Baqueiro.--Obra citada. Tomo I. Pgs. 247 a la 249.








-47-

Y luego, ay! una a una fueron cayendo la flor y na-
ta de las poblaciones de la Pennsula!
El ejemplo estaba dado. La ctedra haba sido de-
masiado objetiva, y los discpulos aventajaron a los
maestros!
Ms tarde, cuando el Sr. Barbachano comision al
Sr. Cura D. Canuto Vela para pactar la paz con los
indios sureos, echaron en cara a los blancos haber
sido stos los que tiraron, como hemos sostenido. la
primera piedra.
He aqu la prueba:


"Versin de una carta dirigida a los caudillos de los
indios por el seor cura D. Jos Canuto Vela.
"Jess, Mara y Jos.-En el santo nombre de Dios
Padre, de Dios Hijo y de Dios Espritu Santo, Amn.-
Yo, Jos Canuto Vela, ministro sacerdote del Seor
Dios aqu sobre la tierra, que he merecido del nuestro
Ilmo. Sr. Obispo el que me enve a visitaros, os hago
presente: que estoy aqu en la ciudad de Tekax, habin-
dome venido en unin de mis muy amados compae-
ros los seores padres que menciona el Rdo. Sr. Obispo
en su pastoral impresa, que les acompao a su nombre,
para que la lean con respeto y tambin con devocin,
como que el que habla en ella no es un hombre cual-
quiera, como nos ensea la fe santa que profesamos.
Amados mos: es imponderable lo que nuestro Ilmo.
Sr. Obispo siente las cosas que suceden entre vosotros,
y quiere, con el mayor deseo de su corazn, que tengan
fin los trabajos y matanzas, para que caiga sobre voso-
tros la bendicin de Dios. He ofrecido ya el santo sa-
crificio de la misa por vosotros; mis compaeros estn
haciendo conmigo plegarias en beneficio de vuestras
almas; mas debes tener entendido que, por ms que yo
quiera regarles con la preciosa sangre de Nuestro Se-
or Jesucristo, ningn efecto producir hasta tanto no
os convirtis, para dar odo a su santo precepto, en que
nos ensea "no matars", porque esto es pecado mortal
muy grave; tambin lo son la discordia, el odio, el robo
y el incendio. Arrodillado delante de Nuestro Seor
Jesucristo, y en presencia de la Pursima Virgen Mara y
de los santos ngeles custodios vuestros, les estoy rogan-
do, yo sacerdote del Dios eterno y verdadero, para que,
intercediendo por vosotros, alcancis de Dios perdn








-48 -

de vuestros pecados. Mas quiero verles, deseo hablarles,
tengo voluntad de oirles en penitencia, quiero cantar
una misa solemne entre vosotros, para ofrecerla al
Eterno Padre por vosotros; tambin deseo participar de
sus trabajos, para que, sabindolos, los explique y pue-
da interceder a su favor. Ahora es tiempo, mis amados
de conseguir estos bienes. Nuestro Seor Dios los pro-
teja eficaimente; Nuestro Seor Dios les d bastante
salud como le ruego. Seis son los ejemplares de la pas-
toral.del Ilmo. Sr. Obispo que les envo, particularmente
a ti, D. Jacinto Pat, y a ti D. Cecilio Ch. Nuestro Seor
Dios les comunique la inteligencia que le pido. Yo
vuestro padre espiritual.
"Tekax, febrero 17 de 1848.- Jos Canuto Vela."

"Carta de los indios sublevados contestando a los
anteriores."
"Seor padre D. Canuto Vela.-Tihosuco 24 de
febrero de 1848.-Mi ms venerado seor y padre sacer-
dote aqu sobre la tierra, primeramente Dios, porque
aqu sabemos que ha descendido de su santo cielo para
redimir a todo el mundo. Seor muy respetable: Recib
tu honorable comunicacin y la del santo obispo que
me mandaste de fecha 18 del mes en que estamos, y
habindoles comunicado a todos mis muchachos su
contenido, doy a saber a Dios y a tu venerabilidad, as
como al seor santo obispo, que es la verdad que pongo
en tu superior conocimento: que a no haber sido los da-
os que empezaron a ocasionarnos los seores espaoles
aqu en el pueblo de Tihosuco, no se hubieran alzado estos
pueblos; pues si lo estn, es por defenderse de la muerte que
empez a ocasionarnos el seor subdelegado D. Antonio
Trujeque; cuando vieron estos iudios las tropelas con que
se les coga para amarrarlos en la plaza de este pueblo de
Tihosuco, entonces, seor, se alzaron. El igualmente empe-
z los incendios, quemando el pueblo de Tepich, y di
principio a coger al pobre indio, como coger animales bajo
del monte. De ordcn del seor Trujeque fueron matados
muchos, ignorando nosotros si el superior gobierno haya
dado orden para que nos mate, y por lo que no descansan
hasta que no se pronuncie el gobierno y que ni medio de
contribucin han de pagar para que descansen; de suerte
que si aboliera la contribucin descansara todo indio,
puesto que todos los de su raza estn alzados, as es que
con slo lo que manifiesto a su seora se retiraran: pues








-49-

de lo 'contrario la vida o la muerte decidir este asunto,
porque yo ya no tengo ms recursos. Tambin participo a
tu venerabilidad, seor, que sabr lo que convenga
cuando me contestes esta mi comunicacion. As mismo
te doy a saber, mi seor, que el derecho del bautismo
sea el de tres reales, el de casamiento de diez reales, as
del espaol como del indio, y la misa segn y como es-
tamos acostumbrados a dar su estipendio, lo mismo que
el de la salve y el responso. Esto es lo ltimo que ma-
nifiesto a tu apreciable venerabilidad. El Dios verdade-
ro acompae a tu santa alma por muchos aos.- Yo,
Jacinto Pat."


"Estimado Sr. D. Domingo Bacelis y estimado Sr.
D. Jos Dolores Pasos.-Estoy muy contento por haber
recibido la carta que mandaste y tambin el venerable
papel de mi seor el santo obispo. Una sola cosa digo a
ustedes y a los venerables santos curas. Por qu no se
acordaron o se pusieron alerta cuando nos empez a matar
el seor gobernador? Por qu no se ostentaron o se levan-
taron en nuestro favor cuando tanto nos mataban los blan-
cos? Por qu no lo hicieron cuando un tal padre Herrera
hizo cuanto quiso a los pobres indios? Este padre puso la
silla de su caballo a un pobre indio, y montando sobre l
empez a azotarle lastimndole la barriga con sus acicates.
Por qu no nos tuvieron lstima cuando eso sucedi? Y
ahora se acuerdan, ahora saben que hay un verdadero
Dios? Cuando nos estaban matando, no sabais que hay
un Dios verdadero? Todo en nombre del verdadero Dios os
lo estuvimos encareciendo, y nunca cresteis este nombre,
sino que hasta en las tinieblas de la noche estuvisteis ma-
tando en la picota. En todas las partes de este mundo en que
nos matabais, por qu no recordasteis ni dirigisteis vues-
tra consideracin por el verdadero Dios, cuando nos hacais
este dao? Y ahoia no acertais ni teneis nimo para recibir
el cambio de vuestros azotes. Porque si os estamos matando
ahora, vosotros primero nos mostrasteis el camino. Si se
estn quemondo las casas y las haciendas de los blancos,
es porque habeis quemado antes el pueblo de Tepich, y
todos los ranchos en que estaban los pobres indios, y todo
su ganado lo comieron los blancos. Cuntas trojes de maz
de los pobres indios rompieron para comer, los blancos, y
cosecharon las milpas los mismos blancos cuando pasaban
por ellas, bustando para matarnos con plvora! Veinticua-
tro horas os damos para que nos entreguis las armas. Si








-50-

estais prontos a entregarlas, no se har dao ni a vuestras
casas; porque sern quemadas las casas y haciendas de
todos los blancos que no entreguen las armas, y adems de
esto sern matados, porque ellos as nos lo han enseado; y
as todo lo que los blancos nos han hecho les hacemos otro
tanto, para que vean si quedan contentos con este pago
"Por ltimo, si estais prontos a deponer y entregar
las armas, las pondreis sobre caballos, para conducirlas
aqu con los directores que las traigan, si estais confor-
mes, y si no, tambin quedo muy contento, porque de-
seo que tengan diez mil de vuestra gente, para que nos
maten con mi tropa; puede ser que mi tropa se divierta
un poco aqu detrs del pueblo, porque sienten entrar
donde hay pocos blancos, porque tenemos fuertes
deseos de que nos midamos o nos veamos con los blan-
cos para que vean el Xcobilpomolch y los palos ahusa-
dos que tiene mi tropa, como repiten a cada paso los
blancos, y por esto desean mi gente que vengan a
verlos y vern si les hacen dao o no. Puedo quemar
hasta veinte arrobas de plvora en ese pueblo de Sotu-
ta, para que vean los palos ahusados que decs. Deseo
que las armas de migente sean la de todos los espaoles.
Estoy muy gustoso en ir tras de ellos porque si ahora
no entregan las armas yo los coger en cualquier parte
que vayan. Es muy necesario que yo coja a los blancos,
porque es mucho lo que nos engaan a los indios Nos dijis-
teis, entre vuestros engaos, que un real no ms sera la
contribucin; pero as que acabamos de ganar esto prometi-
do, nos empezasteis a matar para que pagsemos tres reales
de contribucin, porque ya habais alcanzado y logrado
vuestros asientos. Mas ahora nosotros los indios hemos
resuelto y mandamos que no ha de haber ni medio de
contribucin en todos, hasta los blancos y slo pagare-
mos a los seores padres diez reales por el casamiento
y tres reales por el bautismo para todos, hasta los blan-
cos, y adems pagaremos el dinero de la misa para los
santos. Esto es no ms lo que mandamos, y los seores
comandante don Cecilio y D. Jacinto. Diecinueve de
febrero de 1848. Yo capitn D. FRANCISCO CAA-
MAL, v capitn D. ANSELMO HAU y capitn D.
GREGORIO CHIM, y capitn D. JUAN TOMAS
POOT, y D. APOLINARIO ZEL, y D. JOSE VIC-
TORIN. JOSE MARIA DZIB, escribiente." [19]

(191 Eligio Ancona.-Historia de Yucatn.-Tomo IV. Pgs.
410, 411, 412, 413 y 114.







51 -



La justicia que asista a los indios, est de manifies-
to en los breves artculos del Tratado de Tzucacab de
abril de 1848. Basta enterarse de lo que se les concedi
en virtud de los artculos 19, 29, 39, 49, y 79 de dichos
tratados,-los que reproducimos ntegros a continuacin
y que al fin no se llevaron a efecto-para comprender
cun modestas y humildes eran las aspiraciones de
aqullos desdichados!
He aqu el texto de los Tratados de Tzucacab.
"SECRETARIA GENERAL DE GOBIERNO.-
En el santo nombre de Dios Padre, de Dios Hijo y de
Dios Espritu Santo. Amn.-Nosotros los infrascritos,
cura D. Jos Canuto Vela y jefe superior poltico D.
Felipe Rosado, comisionados por el Excmo. Sr. Gober-
nador D. Miguel Barbachano, los de igual carcter,
nombrados por el caudillo principal de los indigenas
D. Jacinto Pat, as mismo infrascritos, Pbro. D. Manuel
Meso Vales y capitanes D. Jos Mara Pat, D. Francisco
Cob, D. Pantalen Uc, D. Juan Justo Yam, y los secre-
tarios subtenientes D. Jacinto Mangas y D. Juan Jos
Guerrero; reunidos en este pueblo de Tzucacab, a los
diecinueve das del mes de abril de mil ochocientos
cuarenta y ocho aos, con el objeto importante de con-
siderar maduramente todo lo que conviene, para poner
trmino a la guerra que ocaciona mutuos daos, mu-
tuos perjuidios y mutuas ruinas, aqu en la Pennsula
de Yucatn, en donde nuestro Seor Dios quiso que
nacisemos para amarnos con igualdad; y considerando
todo lo que concierne al bien y utilidad de nuestros
prjimos los cristianos, para que descansen retirndose
al cuidado de sus intereses, de sus hogares y de sus
respectivas familias, como Dios lo manda. Por ante su
misma Majestad y estando presentes el mencionado
caudillo don Jacinto Pat, y los capitanes D. Apolinar
Zel, D. Pedro Baak, D. Jos Benito Victorn, D. Juan
May, D. Saturnino Rodrguez, D. Frandisco Snchez,
D. Juan Jacinto Pat y D. Doroteo Poot, escribimos de
comn acuerdo y firmamos, para perpetua memoria,
las verdaderas voluntades o resoluciones que siguen:
"Artculo 19 Desde ahora y para siempre queda
abolida la contribucin personal, tanto del blanco como
del indio; bien entendido que la contribucin de que
tratamos es la que por la ley establecida pagan todos








-52-

los yucatecos desde la edad de dieciseis hasta los sesen-
ta aos.
"Artculo 29 En el mismo concepto del artculo
precente, queda a tres reales el derecho del bautismo, y
a diez reales el derecho del casamiento, as del blanco
como del indio, y de todo yucateco.
"Artculo 39 Asimismo se establece el que puedan
rozar los montes para que establezcan sus sementeras,
o para que formen sus ranchos en los ejidos de los
pueblos, en las tierras llamadas de comunidad y en las
baldas, sin que se pague arrendamiento; y que desde
ahora y lo sucesivo no se vuelva a enajenar ningn
retazo de dichas tierras. Aqullas que estn denuncia-
das y mensuradas cuya escritura no est otorgada por
el gobierno, quedarn sin escriturarse, para que los
pueblos tengan ese recurso de subsistencia; siendo a
cargo del gobierno restituir el valor que hubiese reci-
bido por cuenta de estas susodichas tierras.
"Art. 49 Sern devueltos a los indgenas, por con-
ducto del caudillo D. Jacinto Pat, todos los fusiles que
el gobierno cesante mand recogerles, debiendo enten-
derse que los existentes de los dos mil quinientos toma-
dos sern prontamente devueltos, y el nmero de los
que falten los comprar luego el Excmo. Sr. Goberna-
dor D. Miguel Barbachano, quien dispondr lleguen a
manos del mencionado caudillo D. Jacinto Pat, para
que ste los reparta a sus dueos como corresponde.
Todas las armas que ahora portan nuestros amados
prjimos los indgenas, quedarn con ellas para que se
mantengan; los semovientes y los dems efectos que las
tropas del referido caudillo D. Jacinto Pat hubiesen
tomado hasta ahora, se tiene por suyas, y nadie tendr
derecho a reclamarlos en ningn tiempo.
"Art. 59 En atencin a que el Excmo. Sr. Goberna-
dor D. Miguel Barbachano es el nico que cuidar el
cumplimiento de los artculos de esta gran acta, as
como igualmente es el nico que cumplir debidamen-
te con el tenor de ellos, queda establecido invariable-
mente en el ejercicio de su alto poder, que por volun-
tad de los pueblos de este Estado de Yucatn ejerce, y
conservar durante su vida, y por haber sido sta la
causa de haberse tomado las armas; y si se le odiase -
S. E., los mismos pueblos cuidarn que no sea removi-
do de su destino.
"Art. 69 Desde ahora queda establecido, bajo sa-
grado compromiso, que el caudillo D. Jacinto Pat sea








53-

el gobernador de todos los capitanes de los indgenas
de estos pueblos de Yucatn, y este seor acordara con
el excelentsimo Sr. Gobernador D. Miguel Barbacha-
no el mejor rgimen bajo el cual se logre la armona de
los pueblos entre s, y la manera en que sean regidos o
gobernados por sus justicias, para su uniforme bien-
estar.
"Art. 79 Asimismo, todos los sirvientes adeudados
quedan dispensados de sus deudas, estando comprendi-
dos en este concepto los que han ocurrido a la campa-
a con sus armas en la mano, y los que no las han to-
mado, porque todos los de Yucatn deben disfrutar
este beneficio; mas aquellos que quisieren contraer
nuevas deudas, esos tendrn que satisfacerlas con su
tarbajo personal.
"Art. 89 Quedan abolidos en todos los pueblos de
Yucatn los derechos de destilacin de aguardiente.
"Art. 99 Cuando el Excmo. Sr. Gobernador D. Mi
guel Barbachano ponga con su secretario la ratificacin
de los tratados que contiene la presente acta, para que
tenga todo el valor necesario, se retirarn con igual-
dad todas las fuerzas beligerantes a sus hogares, que-
dando solamente aquellas que sean necesarias para que
cuiden el orden en sus respectivos pueblos, y que se
restablezca la paz y tranquilidad en ellos. Establecen
todos estos acuerdos los comisionados del Excmo. Sr.
Gobernador D. Miguel Barbachano y los del caudillo
D. Jacinto Pat, juntos con sus secretarios. Ut supra.
Jos Canuto Vela, comisionado.-Felipe Rosado, comi-
sionado.--Manuel Meso Vales, comisionado.-Jos Ma-
ra Pat, comisionado.-Por los seores capitanes co-
misionados D. Francisco Cob, D. Pantalen Uh y D.
Juan Justo Yam, firmo por ellos, Juan Jos Guerrero.
Jacinto Dolores Mangas, secretario. Juan Jos Guerre-
ro, secretario. En el pueblo de Tzucacab, a los dieci-
nueve das del mes de abril de mil ohocientos cuarenta
y ocho aos, juro cumplir con el tenor de esta acta.-
Yo el comandante Jacinto Pat.-Ticul, abril 23 de 1848.
-Ratifico este convenio para su debido cumplimiento.
-Miguel Barbachano.-Francisco Martnez de Arre-
dondo."
"Es copia.-Ticul, fecha ut supra.--M. de Arre-
dondo. (20)
(20) La Unin, peridico del Gobierno de Yucatn, nmero
42, correspondiente al martes 25 de abril de 1848.








54 -



Un testimonio irrefutable de la docilidad de los in-
dios, nos lo ofrece la pacificacin del Distrito de Chi-
chanh, En agosto de 1851, obtenida por las gestiones y
buenos oficios de D. Modesto Mndez, Corregidor de la
Provincia del Petn, en Centro Amrica.
Un peridico de la epoca, que tenemos a la vista
daba cuenta del suceso en esta forma:
"Ya sabemos que aquel caballero,-El Corregidor
Sr. Mndez despus de entrar pacficamente en Tubu-
cil y Nohtanch, se haba dirigido en un largo y pe-
noso viaje hasta el pueblo de Chichanh, en donde es-
peraba reunirse con el Sr. Vela,-el Sr. Cura D. Jos
Canuto presidente de la comisin Eclesistica de Yuca-
tn. Hall a los vecinos de aqul distrito y a la muche-
dumbre de indios refugiados, conservando relaciones
muy estrechas con los colonos britanicos de Belice que los
proveen de armas y municiones para prolongar esta
guerra, si bien parece que los sublevados estaban ya
cansados de un estado tal de cosas. No sabiendo el Sr.
Mndez cundo llegara el Sr. Vela procedi en unin
del cura Jol del Petn, que le acompaaba, a dar los
pasos conducentes a la pacificacin. Los vecinos mos-
traron sus deseos de acogerse en todo caso a la protec-
cin del Gobierno de Guatemala, reconociendo por sus
autoridades superiores a las del Petn; pero el ilustrado
Corregidor tuvo el suficiente buen sentido para rehu-
sar abiertamente una pretensin tan impolitica, que
atacaba los derechos de la nacin mexicana y del Estado
de Yucatn. Sus esfuerzos, pues, se dirigieron a mos-
trar aqullos hombres la conveniencia y necesidad de que
volviesen al orden evitando la ulterior efusin de sangre.
As se ha conseguido de la manera ms completa.
"Hemos tenido a la vista la acta de reincorporacin.
Se someten, sin ms condiciones, que la de ser gobernados
en paz y en justicia, como tienen derecho de serlo todos
los pueblos del Estado: reconocen sus legitimas autorida-
des, en implorar una completa amnistia por todo lo pa-
sado. Nada ms justo ni poltico". 121]

(21) El Fenix. Campeche.-Nm. 207 correspondiente al
mircoles 10 de Septiembre de 1851.








55-



Se ve que los indios de aqulla lejana regin de la
Pennsula, limtrofe de Centro Amrica preferan ser
guatemaltecos a mexicanos, debido seguramente al du-
rsimo trato que reciban de los blancos yucatecos y a
las vejaciones y explotacin de que eran vctimas.
Pudieron haber cambiado de nacionalidad si as lo hu-
bieran querido, pues ni el Gobierno Nacional ni mu-
cho menos el yucateco estaban en posibilidad de evi-
tarlo por medio de las armas; y, sin embargo, bast
la intervencin de los seores Mndez y Joil (22) para
volverlos al regazo de una relativa civilizacin y de la
patria, sin ms condiciones que las que la propia ley
natural dicta: las de ser gobernados en paz y en justicia.
Qu menos podan pedir aqullos pobres hombres
en el primer tercio del siglo XIX?
*

A la pacificacin de Chichanh le concedi, con
razn, el Gobierno del Sr. Barbachano, gran importan-
cia, como se desprende de un'a nota que con fecha 12
de septiembre de 1851 envi al Ministerio de Relacio-
nes de Guatemala, de la que tomamos los prrafos si-
guientes:
"Los adjuntos impresos informarn a V. E. de todos
los pormenores de aqul acontecimiento, y se persua-
dir de que el tacto fino y poltica persuasiva que em-
plearon el Sr. Mndez y el Sr. Cura D. Juan de la Cruz
Joil, no podan menos que dar un resultado tan feliz,
aproximando a su pronto trmino la guerra de castas,
supuesto que la sustraccin del rden de aqul pueblo era
uno de los mayores obstculos que se oponan a la conclu-
sin de la guerra de castas, mucho ms si se atiende a
que era el punto de reunin de los rebeldes. Abstngome
de manifestar a V. E. la importancia de aqul servicio,
pues no podr menos que graduarla, atendida, la extre-
ma postracin a que ha reducido a este Estado la bar-
barie que contra l se rebel."
"Bastara que un empleado de ese Supremo Go-
bierno, (el Corregidor del Petn, Sr. Mndez) hubiese
(22) El Sr. Joil se llamaba D. Juan de la Cruz y era Cura de la
Parroquia de Flores, en el Petn. N. del A.








-56-

ejercido este acto de filantropa, para que Yucatn le
viviese siempre reconocido. Habiendo, pues, prestado
su franca aquiescencia para que el Sr. Corregidor aco-
metiese tan delicada empresa, sube de punto esta grati-
tud, porque se reconoce en el Excmo. Sr. Presidente de
esa repblica una expresa y decidida voluntad de ayu-
dar a este desgraci,do pas en la grandiosa obra de re-
conquistar su tranquilidad, sustituyendo la suave persua-
cin al rumor de las armas, y ahorrando por consiguien-
te a este Estado el sacrificio de muchas vidas que tal
vez hubiera sido preciso ofrecer para reducir al rden
al pueblo de Chichanh."
"Al tener la satisfaccin de manifestarlo a V. E.
para que se sirva ponerlo en conocimiento del Excmo.
Sr, Prsidente de esa repblica, cbeme la honra de
tributarle mi gratitud y la del pueblo yucateco, ofre-
cindole a la vez mi alta consideracin y particular
aprecio."
"Dios y Libertad.-Mrida, septiembre 12 de 1851.-
Miguel Barbachano.-Francisco Martnez de Arredondo,
Secretario general.-Excmo. Sr. Ministro de relacio-
nes interiores y exteriores de la repblica de Guate-
mala," (23)


Vase ahora este fragmento de un parte oficial
rendido por el Primer Ayudante D. Sstenes Domn-
guez al Gral. D. Martn Francisco Peraza, Prefecto Po-
ltico de Valladolid, y que ste transcribi al Goberna-
dor y Comandante Militar de Yucatn, Gral. D. Pedro
de Ampudia, desde aqulla ciudad oriental, con fecha 3
de abril de 1855:
"En ms de 260 leguas que ha recorrido (Domn-
guez desde Tizimn hasta la Baha de la Ascencin
etc.) en pas enemigo, por caminos casi intransitables,
ha descubierto guaridas que no se conocan y ha batido
a los brbaros dondequiera que han opuesto resisten-
cia, destruyndoles sus alojamientos y dandoles terribles
lecciones de escarmiento. Ha trado cinco armas de fuego,
(notable botn para las 260 leguas recorridas!) y mas de
cuarenta personas de ambos sexos y edades presentadas y
recogidas (y que seguramente fueron exportadas al ex-

(23) El Fnix.-Campeche, Nm. 210 correspondiente al jue-
ves 25 de septiembre de 1851.








-57--

tranjero) sembrando el terror por dondequiera que ha
pasado, y sin ms aspiracin que la que se les llame
buenos servidores de la patria...." (24)


Otro parte del Gral. Peraza, transcribiendo al Go-
bierno uno del Capitn D. Pedro Acereto, de 18 de sep-
tiembre de 1856, relatando la toma del pueblo de Xcan
a los indios, dice textualmente:
"Por nuestra parte tenemos qu lamentar la muerte
de un soldado de Panab, Canuto Mena, que antes de
subir a la torre (de la iglesia del pueblo, en la que haba
prisioneros indgenas) fue alcanzado por los barbaros y
macheteado. La arma de ste y la de otro del mismo
pueblo que por cobarde u omiso, a tiempo de subir no
llev consigo, fueron las dos que perdimos, ms el ene.
migo las reemplaz con cuatro que dej en nuestro po-
der.- Siento tener qu informar a V. S. haber sido imposi-
ble evitar que la tropa, en sus momentos de exaltacin, no
dejase de matar sin distincin a todos los prisioneros que
trataron de fugarse, los cuales pasaban de treinta...." (25)
Y el mismo peridico citado,-rgano oficial-en
la propia edicin, comentando editorialmente el parte
del Gral. Peraza, se expresaba as:
"El Gobierno est muy satisfecho del patriotismo de
esos y de los dems servidores del Estado que as proceden
y el pas no olvidar jams a los vencedores de Xcan...."


Un peridico de la capital de la Repblica, El Correo
de Mxico, reprodujo el parte del capitn Acereto y lo
coment, como era natural, en los ms enrgicos tonos,
diciendo, entre otras cosas, que en Xcan "hubo verdugos
que a sangre fra escondieron sus aceros en pechos que no
defendan cotas de malla...,"
El Dr. D. Justo Sierra salt entonces a la palestra en
el ilustrado peridico que entonces diriga en Campeche,
La Unin Liberal, nmero del 18 de noviembre de 1856,
en el que replic en trminos violentos a El Correo de

(24) El Regenerador.-Peridico oficial del Gobierno de Yu-
catn.-Nm. 332 del lunes 9 de abril de 1855.
(25) Las Garantas Sociales.-Nm. 155 del mircoles 24 de
septiembre de 1856.








58 -

Mxico, tratando a los indios con la saa en l ingnita,
como hemos visto en sus artculos desde 1848; vehe-
mencia no modificada, sino al contrario, exacerbada
al travs del tiempo....


Para cerrar este capitulo de cargos concretos, all
va un testimonio ms de los ciento que tenemos a mano
y que no reproducimos para no hacer interminable
este libro.
"Antes de pasar adelante diremos algunas palabras
acerca de la guerra que desolando vena a Yucatn.
Desde 1847 haba esa pennsula comenzado a recoger los
drimeros frutos, en verdad bastante amargos, de sus pasa-
pos errores. Dos muy grandes haba cometido: haber con-
servado en una verdadera esclavitud a los indgenas, y
haberse servido de ellos para triunfar en los diversos mo-
tines all promovidos: lo primero exasper a qullos
hombres y aument ms y mds el odio que ya profesaban
a los que vean como a sus dominadores crueles y tiranos,
y lo segundo les dio a conocer lo que valan, los adiestr
en el manejo de las armas y los convenci de que, sin
ellos, poco valdran los llamados blancos. Desde la suble-
vacin de Imn en 1839 pudo preverse que llegara a
estallar en la pennsula una guerra de castas: as fu, al
fin, en 15 de agosto de 1847, la ciudad de Valladolid
tomada a viva fuerza, siendo teatro de las mayores
atrocidades, principio de aquella lucha a la que los
hombres de la neutralidad tuvieron todava la torpeza
de negar su verdadero carcter, queriendo hacerla apa-
recer como puramente civil. Yucatn, de hecho separado
de la Repblica, sufra los horrores d la guerra de cas-
tas, y sucesivamente perdi poblaciones de importan-
cia como Valladolid, Peto, Izamal, Tekax y otras
En su afliccin, aquellos habitantes trataron en
reuniones populares y de otras maneras, de anexarse a
Espaa o a los Estados Unidos, objeto que se atribuy a
la marcha del doctor don Justo Sierra a la segunda de
esas naciones. En 1848 la guerra de castas puso en gra-
vsimo conflicto a los yucatecos blancos: los sublevados
llegaron a siete leguas de Mrida; sus habitantes, pose-
dos de terror, enajenaban a vil precio cuanto posean,
y se preparaban a abandonar la ciudad, dirigiendose a
Campeche y el Carmen, huyendo de la crueldad de los
indios, que haban dado horrorosa muerte al coronel








-59-

Oviedo, acribillndole a rejonazos: la parte ilustrada de
aqulla sociedad no ignoraba los increbles martirios
que en 1843 haban sufrido los desgraciados militares
Tagle, Ortega y otros que en el sur de Puebla murieron
combatiendo en otra guerra tambin de castas. El nom-
bre de Pitzontzin y la figura de los indgenas de Huey-
cantenango espantaban a los que vean sobre s a Pat y a
los llamados huites. De la guerra de castas solamente
tiene idea exacta quien alguna vez la haya presenciado.
Afortunadamente para aqullos infelices habitantes, el
peligro mismo hizo que algunos hombres esforzados se
resolvieran a afrontarlo; y si bien es cierto que la riva-
lidad entre los partidos personalistas no haba desapare-
cido, hubo una como tregua, y resueltos ambos a con-
jurar el peligro comn, hicieron un esfuerzo casi he-
roico, reunieron alguna fuerza, lograron rechazar a los
sublevados y a costa de sangre recobraron la mayor
parte del terreno perdido. Los partidarios de Barbacha-
no tomaron la iniciativa, confiando la direccin de sus
tropas al coronel D. Jos Dolores Zetina, y los amigos
de Mndez auxiliaron eficazmente; y en la reconquista
del partido de los Chenes obraron ellos solos. Por des-
gracia, para, su mengua y con horror de la humanidad,
las represalias de los blancos fueron tales que los colocaron
al nivel de sus contrarios, tenidos por salvajes. Refirese
que el coronel Zetina, habiendo capturado en Tekax
multitud de hombres, mujeres y nios, los encerr en la
Casa Consistorial, y de all los hizo arrojar de modo que
cayeran sobre las bayonetas de los soldados que descansa-
ban sobre las armas al pie del edificio: otros actos igual-
mente crueles cometieron los blancos, hasta terminar
con la venta, pues no merece otro nombre, de los indgenas
prisioneros, que eran enviados a Cuba y otros puntos,
contratados a trabajar por una cantidad fija; trfico fu
que por entonces no ces, a pesar de la prohibicin ex-
presa y terminante del gobierno nacional, reconocido ya
por las autoridades de Yucatn, pues que habiendo
stas recibido cuantiosos recursos de todo gnero de
parte de la nacin, el seor Barbachano, en 17 de agos-
to de 1848, expidi un decreto declarando que Yucatn
quedaba reincorporado al resto de la Repblica. Aun-
que el partido de Mndez quiso oponerse, no le fu
posible hacerlo, pues el pueblo en lo general, por con-
vencimiento, por gratitud a los auxilos ministrados por
la nacin, o convencido de que Espaa y los Estados
Unidos a que haban pedido anexarse se negaban a








60

ello, el hecho es que acogi con placer el decreto de
Barbachano, y en consecuencia la incorporacin a la
Repblica qued consumada. La llegada a Yucatn del
general don Manuel Micheltorena, nombrado coman-
dante general, y de un batalln que llev consigo, hi-
cieron que mejorase en todo la situacin de aqul
Estado." (26)
































(26) Mxico a travs de los siglos.-Tomo IV. Pg. 714.
















CAPITULO III.

(Continuacin del anterior.)

Comentarios a los tratados de paz de Tzucacab-EI Go-
bernador D. Santiago Mndez se despoja volunta-
riamente del Poder y entrega ste a Don Miguel
Barbachano.-Las consideraciones del rgano ofi-
cial del Gobierno, "La Unin" y las del peridico
independiente de aqulla poca, "La Patria."


En virtud del artculo 59 de los trastados trancritos,
el Sr. Barbachano debera conservar el Poder ad perpe-
tuam; esto es, durante toda su vida, como si tal imposi-
cin, absolutamente en pugna con las prcticas demo-
crticas, hubiera sido posible o la hubieran permitido o
aceptado no slo los elementos civilizados de las otras
razas, del pas, sino una gran parte de los indios,-los del
oriente-dado que la paz era obra slo de los del sur,
como lo comprueba el hecho de que los orientales, con
Cecilio Ch a la cabeza, se indignaron profundamente
contra Jacinto Pat, y decretaron su muerte, cuando su-
pieron lo que haba pactado con el Gobierno. (1)
El artculo 59 citado demuestra con claridad meri-
diana que se haba enseado a los indios a hacer pol-
tica y que se les haba aprovechado, y halagado sus va-
siones, para que con la fuerza de su nmero hicieran

(1) En una carta fechada en Oxkutzcab el 29 de abril de 1848,
dirigida por Jos Nez al Sr. D. Miguel Barbachano y publicada en
el nm. 303 de "El Amigo del Pueblo," de Campeche, del viernes 5
de mayo de dicho ao, se lee este prrafo: "Pongo en conocimiento
de V. E. Que en la madrugada de hoy llegu a este pueblo de regre-
so de Tihosuco, cuya comisin me confi V. E. por medio del Sr.
D. Felipe Rosado, para llevar a D. Jacinto Pat su ttulo y un paquete,
a fin de que se publicase en aquel pueblo su nombramiento de gober-
nador de la raza indgena; con efecto, le entregu y no pudo pu-
blicarse, porque Cecilio Ch, segn me dij dicho D Jacinto Pat,
le quiere declrar la guerra, sin mds motivo que el haberse unido
con V. E, y declarddose en favor de los blancos... etc."








62 -

inclinar la balanza de las "elecciones" a favor de candi-
dato determinado, como los del medioda que eran bar-
bachanistas decididos. As lo comprueba el siguiente
patritico decreto en el que el Sr. D. Santiago Mndez
renunci el Gobierno y declar Jefe del Poder Ejecuti-
vo a su rival, el Sr. Barbachano:
"Secretara General de Gobierno.--El Excmo. Sr.
Gobernador, se ha servido dirigirme el decreto que
sigue:
"Santiago Mndez, gobernador del estado de Yuca-
tn, a sus habitantes sabed: Que considerando 19 Que
la guerra en que se halla envuelto el estado conducir
a sus pueblos en ltimo resultado a su destruccin y
total exterminio, si por los medios que la prudencia
aconseja y las circunstancias designan, no se procura
ponerle un trmino de modo que se concilien, tanto
los intereses de los indios, como los de las dems razas,
29 Que los referidos indios con reiteracin han dado a
entender que slo hallndose al frente de la administracin
el Sr. D. Miguel Barbachano, primer vocal del Excmo.
consejo, confiarn en qie lo que con ellos se pacte y esti-
pule para conseguir el restablecimiento de la paz, ser
cumplido y sostenido, y 39 Que vistas las reiteradas prue-
bas que el referido Sr. Barbachano ha dado de su acen-
drado patriotismo y de los deseos que lo animan en
favor de la paz pblica, no es de presumir que ahora
rehuse encargarse del gobierno, cuando ahora ms que
nunca pueden ser tiles sus servicios para conseguir
aquel importante objeto; usando de las facultades am-
plas de que estoy investido por el decreto de 14 de ene-
ro del corriente ao, para salvar al estado por cuantos
medios sean posibles del peligro en que se halla, y
consultando sobre todo la conveniencia pblica, he ve-
nido en decretar:
"Art. 19 Es gobernador del estado el Excmo. D.
Miguel Barbachano, primer vocal del Excmo. consejo,
con la amplitud de facultades que concedi al gobierno
el referido decreto de 14 de enero.
"Art. 20 Siendo necesaria la presencia del ya enun-
ciado Excmo. Sr. D. Miguel Barbachano en la ciudad
de Tekax, prestar ante el R. ayuntamiento de la mis-
ma ciudad el juramento correspondiente de cumplir su
encargo conforme al espritu del mismo decreto de
enero.
"Art. 39 Se circular a quienes corresponda, haber
cesado en sus funciones el actual gobernador del esta-








-63-

do, luego que el nuevamente nombrado avise oficial-
mente haber prestado el juramento de que habla el
artculo anterior.
"Por tanto, mando se imprima, publique y circule
para su debido cumplimiento. En Maxcan, a 25 de
marzo de 1848.-Santiago Mndez.-A D. Martn F.
Peraza."
"Y habiendo prestado el Excmo. Sr. gobernador
D. Miguel Barbachano el juramento prevenido en el
art. 29 de este decreto, lo comunico a V. para su inteli-
gencia y fines que sean consiguientes.
"Dios y libertad. Maxcan, marzo 27 de 1848.-Pe-
raza." (2)


La imposicin del Sr. Barbachano, empero, en el ca-
so especial que analizamos, creemos firmemente que no
fue obra de sus amigos o de l mismo en aquellas an-
gustiosas circunstancias, y que el Gobierno que pre-
sidi tuvo qu pasar por el artculo 59 de marras,
porque los indios, envanecidos por su triunfo, eran los
vencedores; pero con el propsito de no cumplirlo y de
engaarlos una vez ms.
Ello no ocurri, porque los tratados de Tzucacab
fracasaron por las causas histricas de todos sabidas.
Juzgamos no slo pertinente, sino muy interesante,
dar a conocer aqu, al lector contemporneo, el criterio
de dos peridicos de entonces: el de uno oficial,-el
rgano del Gobierno--y el de otro independiente. Le-
yendo detenidamente los comentarios de ambos, se lle-
gar a la conclusin de que los tratados no satisfacieron
ni a tirios ni a troyanos y que fueron aceptados por
unos y por otros,-asi se deduce de los paliativos y de
los ataques-a ms no poder.
He aqu las consideraciones del rgano oficial, que
precedieron la publicacin del pacto de Tzucacab.


"TRATADO DE PAZ CON LOS INDIOS DEL
SUR.-La paz, la dulce, la consoladora paz, es inapre-
ciable, y no hay bien que no deba posponerse a la
tranquilidad de un pueblo harto trabajado, y harto em-

(2) "La Unin".-Peridico del Gobierno de Yucatn.-Nm.
35 sbado 19 de abril de 1848.-Pg. 2a columnas 5a y 6a.








64 -

pobrecido tambin por consecuencia de una larga y
desastrosa guerra civil. Y qu diremos cuando hay
todava necesidad de proseguir la guerra en otros pun-
tos? Qu diremos cuando hay necesidad de que esa
guerra se haga con mejor y ms seguro xito que hasta
aqu, por haber estado dividida la atencin y los cort-
simos recursos con que cuenta el gobierno? Qu dire-
mos cuando se ha llegado al duro y sensible caso de prome-
ternos a la primera nacin que quiera auxiliarnos, vendien-
do nuestra nacionalidad como Essu vendi su primoge-
nitura?
"Decimos esto, y lo dirn con nosotros todos los
sensatos, todos los hombres juiciosos, y todos cuantos
tengan algo qu perder en sangre y en bienes de for-
tuna, al leer y analizar el convenio celebrado en Tzu-
cacab el da 19 del corriente con el caudillo indgena
D. Jacinto Pat, para la conclusin de la guerra en el
Sur de nuestra pennsula, cuyo documento insertamos
a continuacin. El, pues, nos coloca desde luego en
aptitud de ocurrir a sofocar el grande, el terrible incen-
dio que ha cundido tanto por el Oriente, y que contina
cundiendo con una espantosa rapidez, amenazando
envolver a todo el pas entre sus vivas, negras y caligi-
nasas llamas.
"Nos coloca el convenio citado en tal aptitud,
porque ha empezado a surtir inmediatamente sus prin-
cipales efectos, retirando Pat todas sus tropas, segn
escribe el Excmo. Sr Gobernador del estado, pidiendo
licencia para restituirse l mismo a Tihosuco con el fin
de ver a su esposa que se halla enferma, y reiterando el
juramento que hizo al tiempo de ratificar el tratado.
S. E., no obstante, le ha escrito invitndolo a una entre-
vista en Oxkutzcab o Tekax con la mira de arreglar
algunos puntos secundarios.
"La abolicin de la contribucin civil era ya una
cosa decretada, y antes bien se ha conseguido asegurar
de algn modo la dotacin del culto y de sus respeta-
bles ministros fijndose en tres y diez reales los dere-
chos de bautismos y de casamientos que estaban ex-
tinguidos por el decreto de 19 de marzo ltimo.
"La suspensin de toda venta ulterior de tierras
baldas y la anulacin de las que no estuviesen mensu-
radas y adjudicadas legalmente, no es ms que una
repeticin del decreto de 2 de marzo de 1847, de que
todos tienen conocimiento.








-65 -

"La devolucin de las escopetas tomadas a los in-
dios del Sur en agosto del ao prximo pasado, en el
nmero que exista mientras se pueden reponer las que
faltan, y en el estado en que se hallen, ha sido irreme-
diable por haberse obstinado en ello, aleganto el dere-
cho de propiedad que les asiste y la absoluta e impres-
cindible necesidad que tienen de la caza, como nico
medio de subsistencia que poseen despus de la agri-
cultura.
"En cuanto a los semovientes y dems objetos
tomados y consumidos por los indgenas en la guerra,
con qu los pagaran? Y adems, no hemos visto hacer
cargo alguno hasta ahora sobre este particular, a ningu-
no de los caudillos y tropas- pronunciadas en nuestras
frecuentes y largas contiendas civiles.
"El llamamiento del Excmo. Sr. Barbachano al
desempeo del poder ejecutivo, se funda en el mismo
principio que impuls al Excmo. Sr. Mndez a transfe-
rirle el mando por su decreto de 25 de marzo ltimo, a
saber, la mayor confianza ique inspira aqul a los indios,
en razn de que no fue du ante su administracin cuan-
do se le recogieron tas armas. Lo de la perpetuidad es
cosa que no ha podido evitarse, porque esta idea es
inseparable de la del poder en la mente de los indge-
nas: los cargos de cacique: son vitalicios, y para ellos el
gobernador es un gran caaique, [nohoch batab]. Por lo
dems, no debe suponerse:que el Excmo. Sr. Barbacha-
no haya tenido el menor inters en esto: el bastn de
gobernador es en las actuales circunstancias un haz de
espinas, o por mejor decir un hierro candente. Lejos de
todos tal suposicin.. Haba de hacerse alto en esto
para una tregua, cuando es necesaria, absolutamente
necesaria esa tregua, con el objeto de extinguir del
todo el incendio del Oriente, y afianzar despus, tal vez
de un modo slido y permanente, el bien inapreciable
de la paz y de la tratfquilidad del estado? Por otra
parte, hay algo estable por ms que se preconice? Sabe
alguno lo que encierran en su seno las negras som-
bras del porvenir? Todo es caduco y transitorio por
ms slido y seguro que se considere. No hay, pues,
qu alarmarse por esto, mucho ms sabindose el jui-
cio, prudencia y desprendimiento del Excmo. Sr. Barba-
chano, quien si ha ratificado el convenio con tal clu-
sula, sera por convenir as y no haber otro medio.
"La remisin de las deudas de los sirvientes, evita-








-66 -

r los incendios de las fincas rurales en los partidos en
que an no ha cundido la sublevacin, y que los mis-
mos criados estn reduciendo a cenizas para saldar
toda cuenta con sus amos: se perder el valor de esas
deudas, pero se salvarn al menos las fincas, pues no
tendrn ahora necesidad los indios de perpetrar tal
crimen para quedar libres: lo sern por virtud del con-
venio, y no irn a engrosar las filas de los sublevados.
(Luego no eran libres.)
"Y finalmente, el derecho sobre destilacin de
aguardiente, fue extinguido de antemano por el decreto
de 26 de abril de 1847: no se hace ms que reproducir
aquella disposicin.
"Con esto, y con manifestar que no bajaba de quin-
ce mil el nmero de indios que se hallaban prontos
para las hostilidades y la toma de la ciudad de Tekax,
procedemos a la publicacin del tratado que adquiri
fuerza de ley con la ratificacin del gobierno el 23 de
abril, aniversario de la capitulacin de las armas me-
xicanas en Tixpeual, sobre cuya rara coincidencia lla-
mamos la atencin de los lectores. He aqu el tenor
literal de dicho tratado." (3)


Por su parte, el rgano independiente de la poca
se expres as:
"A consecuencia de la nota oficial del Sr. general
en jefe, que publicamos en el nmero anterior, se diri-
gi a Ticul el Excmo. Sr. gobernador D. Miguel Barba-
chano la noche del da 22, habiendo ratificado al siguie-
te los tratados de paz celebrados con Pat, los mismos
que hoy reimprimimos para el conocimiento de nuestros
lectores, tomndolos de La Unin, juntamente con los
comentarios que de ellos hacen los seores redactores
de dicho peridico oficial.
"Ah estn los tratados del 23 de abril de 1848. Bajo
tales artculos ha sido hecha la paz con los indios del
Sur al mando de Jacinto Pat: esos convenios son el
resultado de las largas agencias de la misin nombrada
al efecto y en cuyo seno ha hecho un papel tan impor-
tante el Cura Vela, el cual no una sola vez expuso su
preciosa existencia para salvar a su patria, Dejemos a
(3) La Unin- Peridico del Gobierno de Yucatn.-Nm. 41.
-Sbado 22 de abril de 1848.-Pg. 2 columnas 19 a la 49








67 -

un lado el discurrir sobre si esta paz ser estable. Mas
es preciso decir algo entre los que toma, por una parte,
son de parecer que tales convenios traen deshonra a
nuestra causa y a todo el pas por consiguiente, y los
que, por otro lado, juzgan que la paz del Sur no ha sido
ganada a costa del honor de las razas civilizadas que
mantienen la lucha contra los aborgenes. Nosotros pen-
samos que en efecto aquellos convenios son un verdadero
desdoro de nuestra patria; pero si no se pudo ms, de
qu tenemos que reconvenir al gobierno? Este sin
duda no hubiera pasado por ninguno de los famosos
artculos del tratado si los yucatecos pertenecientes a las
otras razas amenazadas por la aborgene, se hubieran
conducido como era de esperarse en una guerra la ms
justa y noble que pudiera presentarse. Si desde que el
indio alz el primer grito de exterminio, todos nosotros,
echando a un lado antiguos resentimientos y mezqui-
nas preocupaciones, mezclados sin distincin de colores
hubisemos corrido a reunirnos en derredor de una
sola bandera: si desde que empez la lucha fatal hubi-
ramos mostrado disciplina y valor en el campo de bata-
lla: si ningn ciudadano se hubiera negado a contribuir
con su persona o al menos con una parte de sus bienes
al sostenimiento de tan sagrada causa: si todos o los ms
de los individuos del clero, aprovechando la influen-
cia que su ministerio debe darle sobre los brbaros, se
hubieran conducido con la abnegacin y heroismo que
el seor Cura Vela y otros pocos: si en todas partes,
finalmente, se hubiese advertido aqulla constancia,
aqul fuego y entusiasmo general que ha salvado a
muchos pueblos que se hallaron en circunstancias igua-
les a las nuestras, entonces el gobierno muy lejos hubiera
estado de tratar la paz bajo las duras condiciones con
que la hemns aceptado: ni necesidad hubiera habido
de abatirnos a presentar a los indios el olivo, al mismo
tiempo que reducan a cenizas los pueblos y degollaban a
nuestros hermanos: vengadas las primeras victimas, estu-
viramos gozando de la paz ganada a precio de la sangre
enemiga y no al del honor nuestro.
"Pero una vez que ha sucedido muy de otra mane-
ra; que los ciudadanos siempre desunidos acudieron
con lentitud, y uno despus de otro, al llamamiento de
la patria; que el valor falt en ms de un encuentro;
que la disciplina militar relajada ya en nuestras discen-
ciones civiles, acab de perderse en la presente guerra;
que los que tienen bienes, ms han procurado trasladarlos








68 -

a otro pas, que sacrificar una parte de ellos para salvar
aqu mismo el resto; que los mismos clrigos aun estando
lejos el peligro, abandonaron sus feligresas, yndose a
paises extraos; que los yucatecos encomendados de algu-
na comisin importante y vital antepusieron su propia re.
putacin al desempeo de ella y servicio de la patria; que
cada buque que parte de nuestras costas lleva consigo de-
sertores infames de nuestras filas entre los que se cuentan
muchos jvenes, algunos hombres que han dejado aqu
.parte de su fortuna, que no pudieron llevar, y otros que
vivieron mantenidos siempre por el estado, o que revestidos
de empleo civil no han temido cargarse con la doble infa-
mia que les resulta como particulares y como hombres
pblicos: una vez que todo esto es as, que lo vemos y
estamos palpando, el gobierno al ratificar los convenios
del 23 de abril qu ha hecho sino obrar en consecuen-
cia de nuestra conducta? El, transijiendo as ha querido
salvar a las infelices familias que se arruinan y pere-
cen; mas no el honor de los que ya antes lo haban
perdido, abandonando la ms santa de las causas. En
horabuena hablen y se indignen los dos o tres valien-
tes que no han dejado la espada ni buscado pretextos
para huir del campo de batalla; pero convengan en que
el gobierno se ha visto en la muy dura necesidad de no
sacrificalos a ellos y a sus familias a la gloria que muy
pocos han procurado sostener. Mas los que no hayan
contribuido con el valor y constancia que deban a la
salvacin de esa gloria y de la patria, tense la lengua,
cbranse el rostro con ambas manos cuando en su presen-
cia sean ledos los tratados del 23 de abril. Todo el desho-
nor consignado en tales convenios nicamente pertenece a
los malos ciudadanos: ellos son una verdadera consecuencia
y fruto de su conducta vergonzosa. Por lo dems, desem-
barazados ya, aunque a costa del honor, de la mitad del
peligro, corramos todos a afrontar el resto: Tenemos una
nueva afrenta ms qu vengar.
"As que, para no empeorar nuestra miserable con-
dicin, para no infamar demasiado torpemente el esta-
do que guardamos, se hace preciso, indispensable, muy
necesario, que tanto los que tengan fe en los tratados,
como los que ninguna tienen, tanto unos como otros,
los creyentes. como los incrdulos, no debemos cerrar
los ojos y menos pensar en que la guerra de los brba-
ros est concluida.
"Sea enhorabuena que D. Jacinto hubiese jurado
la paz, que sea fiel a los tratados, escrupuloso observa-








-69 -

dor de ellos, que los cumpla religiosamente; Dios lo
bendiga si venera y respeta lo sagrado de su juramento.
Por eso se habrn contenido los sublevados del Orien-
te? De ese Oriente siempre encubierto bajo la melan-
clica sombra de una nube negra, que cuando se rasga
deja caer sobre los campos y los pueblos una lluvia
enrojecida de sangre......?
"Nadie de nosotros ignora la ferocidad que descue-
lla entre los brbaros del Oriente: Ch, el jefe principal,
por su dura y cruel perversidad, obra por s, sin depen-
dencia de Pat, y no parece mostrarse deferente a las
insinuaciones de ste acerca de la confraternidad que
ha pactado con los blancos. Motivo pues, que debe
compelernos a emprender esfuerzos, y buscar en la
pelea el triunfo de nuestra causa.... all en el Oriente
donde si existe aquella nube horrible, tambin, asoma
brillante y hermosamente pura la luz del sol que sabr
alumbrarnos la senda de la gloria." (4)


Cun fundados eran los "temores y qu justas las
desconfianzas del inteligente y viril escritor de La Pa-
tria, cuyo nombre sentimos ignorar. De otra suerte, lo
dejaramos consignado en esta pgina, como un tributo
a su memoria!
















(4) La Patria.-Peridico de Mrida,, correspondiente al vier-
nes 28 de abril de 1848.














CAPITULO IV.
Yucatn a la consideracin de los sensatos.-Revela.
cin.-Formidables cargos y acusaciones gravsimas
contra los polticos de 1847 a 1850,-Justificacin
de la sublevacin de Tepich.-Notable trabajo his-
trico absolutamente ignorado en Yucatn.-Opi-
niones de un ilustre arquelogo francs que visit
Yucatn en 1886.-Consideraciones del autor de
este libro.-Un Corolario.

El presente captulo quiz sea el ms importante
de este libro, desde el punto de vista de las acusaciones
contra los polticos de 1847 a 1850. En el proceso que
estamos instaurando, constituye, como ver el lector,
una requisitoria descarnada por los formidables y terri-
bles cargos que contiene, y por las gravsimas acusa-
ciones que sin paliativo alguno se hacen contra los
principales actores que tomaron parte en una de las
ms cruentas tragedias peninsulares.
Se trata de un trabajo histrico casi desconocido,
por no decir absolutamente ignorado de las ltimas
generaciones yucatecas, tal vez por haberse impreso en
extranjera tierra, limitadamente, y por los estorbos que
a la circulacin del mismo han de haber puesto los
polticos en l juzgados con los ms duros calificativos,
al relatarse los hechos en los cuales tomaron participa-
cin ms o menos directamente.
El autor de dicho trabajo justifica la sublevacin
de los indios, en 1847; habla de sucesos que callaron no
se sabe si por conveniencia, por complicidad o por
temor, los peridicos de entonces y denuncia al mundo,
con toda energa, desde la tribuna de un pas donde la
libertad del pensamiento no tena trabas ni cortapisas,
sucesos trascendentales, demostrativos de las ms irri-
tantes injusticias que se cometan con una sufrida y be-
nemrita raza a la cual se explot, se rob, se embruteci
y se enga de la manera ms torpe, indigna y peligro-
sa, sacrificndose de tal suerte el porvenir de la misma








-72-

en el altar de las ms odiosas pasiones polticas y retar-
dndose, por largos aos, durante los cuales se verti a
torrentes la sangre y las lgrimas yucatecas, el progre-
so y la civilizacin de la Pennsula.
Al travs de los aos transcurridos, palpit, la ve-
hemencia del autor del sensacional trabajo que presen-
tamos a los lectores, como producto de nuestras pa-
cientes inquisiciones en los viejos archivos de las biblio-
tecas; pero tambin, y de manera radiante por cierto,
la verdad, que tiene qu brillar siempre, rasgando todas
las tinieblas y que en nuestro concepto es, como el
amor, el alma de la vida!
Aqu lo tiene el lector. Lo reproducimos respetan-
do su ortografa, esto es, ntegra, veraz y textualmente.
y se lo recomendamos, no cual una obra literaria, sino
como un difano cristal en el que, como en el espejo de
clara y fresca linfa, se reflejan: el dolor de una raza, los
sufrimientos de un pueblo, los crasos y trascendentales
errores de una poca y las pasiones de una generacin.


YUCATAN A LA CONSIDERACION DE LOS SENSATOS.
Nueva Orleans.-Aio de 1850.
"REVELACION."
Utilius scandalum naser per-
mittitur quan veritas relinqua
tur. -Jure Canonico.
"Ha llamado la atencion no solo la Repblica Me-
gicana, sino tambien todas las Naciones Extrangeras
la guerra que hacen los indios de Yucatan la raza
blanca. Los papeles pblicos de aquella Pennsula en
que con la mas descarada injusticia los llaman brba-
ros, han callado maliciosamente el motivo de aquella
insurreccion. Con la imparcialidad que me caracteriza
voy revelarla al mundo todo para que los hombres
de probidad formen juicio de tan desagradables acon-
tecimientos, y les den el valor que estimen de justicia.
Entro en materia.
"Es bien sabida la tirana y crueldad con que en
todas pocas han tratado los de color los indios no
solo en Yucatan, sino en toda la Amrica desde los
primeros aos de la Conquista hasta la fecha, por lo







-73-

que omito remontarme .tiempos pasados, y solo me
contraer estos ltimos aos en que todos los Yucate-
cos son testigos de lo que voy referir.
"En el ao de treinta y nueve se pronunci el Ca-
pitn de Milicias D. Santiago Iman en la Villa de Tizi-
min por la Federacion; y no teniendo fuerzas suficien-
tes para llevar al cabo su proyecto, invoc el auxilio de
los indios, ofrecindoles que como triunfasen les dispen-
sarian de la paga de contribucin Con efecto se le unie-
ron, y con tan poderoso auxilio arroll las fuerzas del
Gobierno Supremo de aquella poca. Entr en la ciudad
de Valladlid, y por primer paso nombr una junta
gobernativa compuesta de sujetos de su devocin, la
que empez sus funciones invistindose con los supre-
mos poderes nacionales y condecorando al tal caudillo
con la banda de General de Brigada Este aconteci-
miento llen de temor al resto de Yucatan, y secundaron
el pronunciamiento todos los pueblos del Estado, ex-
cepto Campeche. A esta ciudad se dirigi Iman, la si-
ti con sus indios, los que se batieron varias veces con las
tropas que mandaba el General D. Joaqun Rivas Zayas,
llegando tanto su arrojo que presentaban el pecho los
caones de grueso calibre con que estaban fortificadas
aquellas altas murallas. Ultimamente despues de un
dilatado asedio, y faltndole ya los vveres se vi aquel
General en el preciso caso de celebrar una capitulacion
honrosa, por cuya causa se retir al Estado de Veracruz
con toda su guarnicin, dndose por concluida aque-
lla campaa. Los indios esperaban que se les cumpliese la
oferta, pero no se cumpli quedando obligados la con-
tribucion, Iman con su empleo de General de Brigada
cobrando su gran sueldo, que se le pagaba religiosa-
mente.
"En el ao de cuarenta y tres se substrajo Yucatan
del gobierno de Mjico, y cuando con solo haber toma-
do la medida de cerrar los puertos los buques proce-
dentes de aquel Estado, hubiera sin duda vuelto la
obediencia del Supremo Gobierno, mand ste una
fuerza como de diez mil hombres para subyugarlo con
la imperiosa imponente razn de los Reyes. El Go-
bierno de aquella Pennsula viendo que con los Nacio-
nales no tena la fuerza suficiente para una enrgica
resistencia apel los indios, por supuesto ofrecindoles
la suspension de contribucion, y todo el que tomase las
armas contra los Mejicanos darles la propiedad de un cuar-
to de legua cuadrada de los terrenos baldios caso de triun-








74-

far. Por la capitulacion vergonzoza del general Pea
Barragan tuvo trmino aquella guerra fratricida que la
gradu aquel Gobierno por un triunfo. Entusiasmaron
de tal suerte los indios contra los Megicanos pintndoles
con los colores mas ignominiosos, que se alistaron con tanto
calor, y pelearon con tanto denuedo como si hubiesen sido
antiguos veteranos; y los pueblos por mas remotos que
fuesen del teatro de la guerra enviaban con el mayor
gusto grandes cantidades de posol, pinol, pan labrado de
maiz, frijoles, pavos, gallinas &. para el sustento de los
defensores. Terminada la cuestion esperaban los indios
el cumplimiento de la oferta, pero todo fu asunto de la
mala f, pues lejos de quitarles la contribucion, se les
aument con un real mas cada mes. El cuarto de legua se
concedi los de color, pero nada los indios quienes
se les perjudic con la escandalosa venta de los terrenos
baldios de que sacaban la subsistencia de ellos, sus mugeres
e hijos, pago de contribuciones, y dems necesidades de
la vida.
"En Diciembre de cuarenta y siete hubo un pronun.
ciamiento en Campeche para derrocar el gobierno de D.
Miguel Barbachano, y para hacer proslitos establecieron
por base el rebaje de la contribucion, con cuyo motivo,
aunque los hombres de juicio creyeron con slido fun.
damento que no podia tener cumplimiento aquella oferta
alhaguea, pues disminuida dicha entrada era indispensa-
ble un dficit de bastante consideracion para cubrir sus
mas precisas atenciones; sin embargo como ms abundan
los hombres estlidos, secundaron aquel desrden va-
rios sujetos de los que hacen fortuna en las revoluciones.
Uno de tantos fue el Coronel del batallon de Cvicos
No diez y siete D. Laureano Baqueiro, que puesto la
cabeza de su cuerpo compuesto de mil doscientas plazas
march sus correrias, sometiendo su yugo poblaciones
indefensas, y cometiendo excesos escandalosos, hasta que
llegando la Ciudad de Tekax en que haba ciento noven.
ta hombres mal armados, peor municionados, sin ninguna
instruccion en el arte de la guerra, pero llenos de entusias.
mo por la conservacion del rden, hicieron una resistencia
enrgica batindole con fuerzas tan superiores por mas de
dos horas, hasta que faltndoles el parque tuvieron que
dispersarse temiendo la ferocidad de aquella gente desmo-
ralizada. Con efecto tomaron aquella rica poblacion, y
lejos de comportarse como vencedores generosos emprendie-
ron un saqueo horroroso que segun clculo aproximado les
vali mus de trescientos mil pesos, cometieron asesinatos,








-75-

y sumieron la Ciudad en el espanto mas indecible. En
estos mismos dias, y siendo ya el ao de cuarenta y
ocho, descuartizaron en Hunucm D. Remigio Nove-
lo, y un tal Antonio Trujeque de Tihosuco levant ocho
mil indios para ir Valladolid, cuya Ciudad estaba
guarnecide con quinientos hombres, entendido que con la
acostumbrada promesa de quitarlos de matrcula de con-
tribuyentes luego que se decidiese el triunfo por su parte.
Pelearon con rigoroso denuedo, pero al fin Valladolid se
rindi la multitud, y el Coronel Venegas hecho prisio-
nero fu la crcel pblica, y pocas horas descuartiza-
do. Trujeque acalor los indios con una gran cantidad
de aguardienta que les reparti, y puestos ya fuera de
poder obrar con racionalidad di la brbara orden MUE-
RA TODO EL QUE TENGA CAMISA; los indios en el
mayor desenfreno, no atendieron ningun respeto, em-
pezaron una carnicera horrorosa, mataron una multi-
tud de vecinos de la mas alta categora, al venerable Cura
D. Manuel Lpez Constante, que hacia mas de diez aos
que estaba tullido en una cama, lo despedazaron ma-
chetazos, incendiaron el archivo del curato, y aun las
nias de la mayor distincion fueron vctimas de la bar-
barie. Luego que ejecutaban con ellas los actos mus libidi-
nosos, las desnudaban completamente, las ataban de pies
y manos las ventanas de la calle y las cosian puala-
das. Mientras tanto el criminal Trujeque estaba lleno de
satisfaccion porque veia derramar la sangre de sus seme-
jantes. Estos acontecimintos tan desagradables llenaron
de espanto la Capital del Estado, y para contener el
desarrollo de tamaos males dict la prudencia secundar
el pronunciamiento en toda la provincia. Con esta me-
dida racional tuvo trmino aquella revolucin, despo-
jado el legtimo Gubierno, y entronados los anarquistas.
Los indios se retiraron sus hogares cargados con sus
contribuciones, y Trujeque en justo premio de su mrito
sanguinario le dieron la gefatura poltica y subdelegacion
de Hacienda pblica del extenso partido de Peto. Ya
vemos los indios despojados de sus tierras y burlados
por tres ocasiones con la dispensa de la contribucion.
Vamos a otra cosa.
"En tiempo del Gobierno espaol cuando algun
indio de bienes se veia gravemente enfermo llamaba
su Cacique, y ante l hacia su disposicion testamenta-
ria el que cuidaba muy religiosamente en caso de muerte
hacer las distribuciones entre los herederos, y cumplir con
las mandas. Y ahora qu sucede? que apenas muere un








76 -

acomodado, cuando se constituye el Alcalde en la casa
mortuoria acompaado de un par de esbirros, y con voz
ominosa manda que se le haga una relacion de los bienes,
dispone de la moneda efectiva, forma los inventarios, y
hace que trasladen su casa todos los semovientes sin ex-
ceptuar la ropa del difunto. Acto continuo fija cedulones
de remate sealando dia, cuyo plazo concluido se pre-
senta en el lugar prefijado y empiezan los pregones valin-
dose de un tercero para que haga las pujas las milpas,
las mulas, la casa si le acomoda, los colmenares, y
ltimamente todo lo que sea de inters y provecho, dejan-
do los concurrentes las cosas de poco aprecio, quienes
inmediatamente cobra su valor; resultando en conclusion
que se hace heredero, dejando en la mayor miseria una
familia, que ha vivido en la abundancia.
"Hurfanos.-Con este nombre llaman todo el
que no tiene padre, aunque tenga madre, abuelos, tios
acomodados, y padrino. Con este renglon, hacen buen
negocio los Alcaldes de las poblaciones principales. Regu-
larmente cada mes circulan cordilleras los jueces de paz
de los ranchos para que les remitan los hurfanos, y stos
para conservar el destino lucrativo se los mandan docenas.
Preguntarn los curiosos para qu quieren estos sirvien-
tes? la respuesta es concisa. Para obsequiar con carne
humana al Gobierno, y los individuos de sus inmediacio-
nes, para vender los varones onza de oro y las hembras
hasta veinte y cinco pesos, En la Ciudad de Tekax se ha-
ca con el mayor descaro este escandaloso trfico. As es
que en Mrida y Campeche estn los ricos llenos de criados
de uno y otro sexo que sirven en los asuntos domsticos de
la casa, sin darles mas instruccion que dos tres pregun-
tas del Catecismo de Ripalda,y PAX CHRISTI.
"Pasemos tratar de los sirvientes de los ranchos y
haciendas de campo. Aqu es preciso verlo para creer la
inhumanidad con que los manejan. Puesto el indio sobre el
trabajo se le seala una garn tarea en la que consume dos
tres diaspara concluirla, y se le tarja un real, de suerte que
al mes viene ganar ocho diez reales. Y esto se les paga?
A fuerza de botellas de mal aguardiende, y unas cuantas
varas de gnero blanco que se les d precio subido, no
haciendo los amos mas desembolso en metlico que el de las
contribuciones que pagan por sus sirvientes, de suerte que
sin saber cmo, ni cuando en el ajuste de su cuenta sale
debiendo setenta, ochenta, y cien pesos. Las raciones de ali-
mentos diarios con que se les asiste, se reducen la cuadra-
gsima octava parte de una fanega de maz crudo, y agua








77 -

podrida de las cinegas. Cuando muere el indio, despues
que lo sepultan en el campo, se le quita la viuda el tejido
de su manta, las cuatro seis gallinas que tenga, y si ha
dejado hijos varones, aunque sean de menor edad, se les
carga la cuenta de su padre, y de esta suerte forman nue-
vos esclavos. En cuanto los indios que viven en pueblos
tampoco estn libres para dedicarse exclusivamente sus
labranzas, pues en los tiempos mas precisos para cuidar las
sementeras los arrebata el Alcalde para mandarlos las
milpas del Subdelegado, y as es que caminan veinte y
cinco treinta leguas, consumiendo en el trabajo un mes
para ganar un peso esto es si salen con bien, pues regular-
mente se enferman se mueren, pues todos los caminos de
la montaa estn cubiertos de pantanos, en cuyo caso
ya no se les paga nada. Solo han alcanzado algunas doce
nas de crueles azotes con que los ha obsequiado el Mayor-
domo.
"En todos los pueblos de Yucatan hay una casa
pblica que llaman audiencia, y mesones. La primera
sirve para custodiar el archivo, y para celebrar sus
sesiones la Repblica de los indios. Esta se compone
del Cacique, que es el presidente, cuyo empleo es vita-
licio, de su teniente, cuatro Alcaldes, cuatro regidores,
dos alguaciles y seis Topiles En los segundos se hospe-
dan los pasajeros. Tan luego como llega alguno al meson
v el Topil tomarle las riendas del caballo, y se pone
sus rdenes. Si se le antoja baarse, le prepara agua ca-
liente, fria, segun le acomode, le v comprar qu comer,
yerbas para el caballo, y ltimamente tiene sirviente todo
el tiempo que permanezca en el pueblo sin que le cueste
medio, y si el pasagero es militar le regala unos cuantos
pencazos. Los Topiles tienen obligacion de conducir de
balde las cordilleras de uno a otro pueblo por distante que
sea. y aun que est lloviendo se ponen en marcha. Son cria-
dos perptuos de los Alcaldes, y cuando este le prestan
servicios de importancia les gratifican con un trago de
aguardiente. Ultimamente, son sus esclavos.
"En cuanto instruccion, apenas hay unos pocos
que saben leer muy mal, y escribir peor; pues para
maestros de los pueblos como estn tan miserablemente
dotados, no van sujetos de instruccion regular ocu-
parse de la enseanza, y tiene el Gobierno' que enco-
mendar las escuelas de primeras letras al primero que
se le presente, aunque sea muy ignorante. Por lo que
toca la Religion la tienen muy superficial, porque los
Curas que debian instruirles es en lo que menos pien-








-78-

san; pues solo en la Cuaresma, Semana Santa y el dia
del Santo Patrono predican unos sermones de muy
mala calidad: pero lo mas sensible es que con el per-
verso ejemplo de aquellos Ministros del Dios vivo lejos
de progresar en la moralidad de costumbres, cada dia se
aumenta la corrupcin. No entra en esta regla general
el Cura de la Parroquia principal de Campeche D. Jos
Gregorio Ximenes, pues sus costumbres son verdadera-
mente apostlicas. Los dems, quien mas, quien menos
no piensan en otra cosa que en sus intereses personales,
y en cebar su relajacion. Los Excmos. Sres. Tenientes
Generales de la Real Armada Espaola D. Antonio
Ulloa, y D. Jorge Juan que en el informe secreto que
dieron a la Corte en tiempo de D. Fernando 69 se
quejaban tanto del mal tratamiento, que causaban
a los indios del Per los Corregidores y los Curas,
si hubieran visto el manejo de Yucatan, no solo en
tiempo del Gobierno Espaol, sino es este en que tanto
se cacarea el "Siglo de la Ilustracin", no hay duda
que se hubieran escandalizado. Veran a los Subdelegados
no solo despojando los indios particulares de sus tierras
de propiedad, sino aun a los mismos pueblos. "Siendo el
Sr. D. Cayetano Crdenas encomendero del pueblo de
Ticul en justa remuneracion de los servicios que le habian
prestado los indios les cedi con los documentos suficien-
tes la hacienda de ganado mayor llamada Tepakam
para que cuando hubiese carestia, alguna epidemia, se
socorriesen con sus frutos, y los montes les sirviesen para
sus labores. Estuvieron en posesion pacfica de aquellafin-
ca por espacio de ms de ochenta aos, hasta que siendo
Subdelegado del partido de Sierra-Alta D. Nicols Rami-
rez por si y ante s se la adjudic y se la regal un amigo.
As de este procedimiento, como de la multitud de agravios
que diariamente reciben los indios han elevado sus clamo-
res al Gobierno, pero como ste por razon de las elecciones
de Diputados los Congresos necesita de los Subdelegados,
y estos de los Alcaldes, resulta que cierran los oidos a la
justicia, los indios se retiran con sus cadenas y aquellos
tiranos continan con sus depredaciones.
"Por estos tirnicos procedimientos graduarn los
lectores que de esto ha tomado origen el levantamiento de
los indios. Es verdad que aquel manejo cruel y brbaro con
que los han tratado era motivo suficiente para un rompi-
miento, pero los indios de Yucatan no pensaban en esto,
sufrian con resignacion sus penas y trabajos, pues aunque
varias veces los han acusado de rebeliones ha sido por inte-








-79 -

reses personales. Tal es el levantamiento del pequeo pue-
blo de Quisteil el ao de mil setecientos sesenta y uno, en
que estndose divirtiendo, con motivo d la fiesta de su
Santo Patrono, y acalorados, unos cuantos mestizos y mu-
latos quisieron atropellarlos y la defensa natural que
hicieron le llamaron levantamiento. Se di cuenta al Capi-
tn General, que lo era el Brigadier D. Jos Crespo, quien
mand al momento una compaia de Milicianos, los que sin
embargo de haber encontrado al pueblo tranquilo prendie-
ron a unos cuantos; los llevaron Mrida, y los ahorcaron.
El Gobiernador di cuenta la Corte de haber cortado una
sublevacion general de todos los indios de la Provincia
tomando las mas enrgicas providencias, y pintando el
gran peligro en que se vieron si no hubiera tomado medidas
tan tiempo. La Corte cay en la red, y lo condecor con
la banda de Mariscal de Campo, que era todo lo que por
entonces pretendia. La actual revolucion de los indios tiene
un carcter de inters del espiritu de faccion. Y se dijo
que en Diciembre de cuarenta y siete estall un pronuncia-
miento en Campeche para derrocar el Gobierno de D. Mi-
guel Barbachano, y cmo tuvo trmino aquella escandalosa
asonada, pero se call por entonces quien se puso de
Gobernador; ahora conviene decirlo. El ayuntamiento
de Campeche, por una misin que le vino del alto
monte de las Flores, nombr para este encargo a D.
Domingo Barret, sujeto de las mas bellas cualidades,
de las mas sanas intenciones y de conocimientos no
medianos, pero no era este el plan de los disidentes;
sus miras se dirigian que fuese Gobernador D. San-
tiago Mendez. Con efecto, pasados algunos meses y
que considerron que estaba madura la empresa proce-
dieron a una eleccion, y se dijo que habia sido electo
con mayor nmero de votos, por lo que tom el man-
do con disgusto. Este acontecimiento alarm los de-
votos de D. Miguel Barbachano, estudiaron los medios
de restablecerlo al mando, y solo encontraron el modo de
levantar los indios para que ocupados en contener este
enemigo aprovechasen la oportunidad para emprender una
reaccion. As fu que en el mes de Julio de mil ocho-
cientos cuarenta y ocho estall la revolucion en el
pueblo de Tepich, donde qued aislada, hasta que
mandaron el batallon diez y siete reforzar Tihosu-
co. Entonces salieron los indios de su pueblo y se
vinieron encontrar con las tropas del Gobierno, las
que despues de tres horas de accion bastantemente
reida tuvieron que desalojar el punto y replegarse








-80 --

Ichmul. All fueron sitiados, y se refugiaron la gran
Villa de Peto. Aqui empesaron los indios victorear
Barbachano, y desde este punto comenzaron sus partidarios
formar la intriga de evacuar los pueblos luego que se
presentasen los indios bajo el pretesto de falta de parque.
Por este mismo tiempo cuando los indios estaban pro-
gresando, se pronunci el Ayudante 19 de la Guardia
Nacional D. Jos Dolores Zetina en la Capital de Mri-
da con la guarnicion por el restablecimiento del Gobier-
no legitimo de que era partidario. Considerndose con
poca seguridad en este punto, por miedo los Cvi-
cos de Campeche, march para Valladolid, donde el
Coronel D. Jos Eulogio Rosado la ligera lo desarm
y regres la Capital jugar las buenas onzas de oro
que le produjo su escandalosa asonada, que les sali
tan mal los facciosos, y Zetina tan bien por haberse
hecho de algunos miles de pesos. Entre tanto los indios
tomaron los partidos de Tizimin, Valladolid, Peto, Sierra-
Alta, Ticul, Sotuta, Bolonchenticul, parte de los partidos
de Mrida, de la costa de Jecelchacan y aun se aprosima-
ron a Campeche. El Gobernador D. Santiago Mndez,
que se habia situado en Maxcan, punto intermedio de
las dos Ciudades principales, vindose en los mayores
conflictos por tocarse y la disolucion de aquel Estado,
pues estaban perdidas mas de sus dos terceras partes.
no tuvo remedio, entreg muy humildemente el mando
D. Miguel Barbachano, y se retir Campeche lleno
de satisfaccion por lo bien que lo habian hecho. Aunque
los indios se habian levantado como se ha dicho para
restablecer al Gobierno, vindose y en pacifica posesion, de
varias ciudades, villas, y de mas de doscientos pueblos con-
cibieron el proyecto de su independencia, y se propusieron
pelear para conseguirlo. Pero ya el sistema poltico de
Yucatan se habia mudado sustancialmente, y la cabe-
za estaba un hombre que goza en todo el pas mas
prestigio que Mendez, aunque por ilusion, pues en
cuanto talento instruccion tan escaso es el uno
como el otro, y en cuanto patriotismo ambos no sa-
ben mas que revolucionar. Mas con todo, ayudado
Barbachano con las luces de algunos sujetos de probi-
dad regulariz una fuerza capaz de desalojar los in-
dios de los puntos mas importantes y reducirlos las
montaas. Ya esta revolucion estuviera terminada si
hubiera habido buena f en todos los Comandantes de las
Diviciones, pero desgraciadamente en su mayoria han sido
hombres corrompidos, desmolalizados, que han procurado








81 -

entretener el tiempo para engrosar sus bolsillos, saqueando
pueblos indefensos sin distincion de indios y blancos.
"Muchos ejemplos podia citar en confirmacion de esta
verdad, pero la brevedad de este escrito no lo permite:
sin embargo, para probar que mas brbaros han sido
los blancos que los indios en la presente lucha descubrir
un solo hecho que los peridicos de Yucatan callaron con
la mas refinada malicia.
"Sitiado Valladolid, no permiti el Comandante de
las fuerzas defensoras que evacuasen la ciudad sus mora-
dores por el justo temor de que saliendo precisamente ha-
bin de caer prisionel os, y que en ltimo caso saldrian
entre filas. Con tal motivo tuvieron lugar de proveerse de
carros y cabalgaduras para conducir todos sus intereses.
"Estrechando el sitio y faltndole y los vveres,
determin el Comandante D. Agustin Len evacuar el
punto, para cuyo efecto se public la hora de salida
para que todos tuvieran listas sus cosas. Llegado el
plazo se colocaron entre filas las familias, los carros y
mulas de carga, y salieron rompiendo el sitio, batin-
dose con los indios hasta quedar fuera de peligro. Asi
iban avanzando, y cuando seis leguas del punto de pro-
cedencia se consideraban y en completa seguridad, repen-
tinamente hicieron alto las tropas, y empezaron un despia-
dado saqueo de suerte que en media hora dejaron tanto
desgraciado con solo la ropa de viage. No sabemos la con-
ducta que observaria el Comandante en tan escandalo-
so atentado. Llegaron Rio-lagartos, y aqu empezaron
a ver feriar sus alhajas de oro y plata por cualquier cosa
que se les daba, sin poder los dueos reclamar por el temor
de perder la vida, pues tanto se atreverian tales salteado-
res. Este es un hecho que no pueden negar los mas exaltados
partidarios. Y si tan reprobado manejo tuvieron con aque-
llas afligidas familias que se entregaron su cuidado y
vigilancia siendo de su misma raza, qu no harian con los
indios? A esta pregunta responda la conducta que observ
en el gran pueblo de lepich el Teniente-coronel D. Claudio
Heredia, el que despues de haberlo incendiado sin respetar
el templo de Dios, llen los pozos de tierra y piedras, y
cometi con los habitantes que encontr los actos de inhu-
manidad mas atroz. Las haciendas, ranchos y caserios de
campo. que respetaban los indios, en manos de los blancos
eran destruidos, de suerte que el desgraciado Yucatan ha
tenido que sufrir una guerra doblemente cruel.
"Concluyamos que los autores de las desgracias de
aquel pais privilegiado han sido D. Santiago Mendez y








-82-

D. Miguel Barbachano. Ellos fomentaron el pronuncia-
miento de Iman el ao treinta y nueve. Ellos promo-
vieron la separacion de Mgico el ao de cuarenta y dos.
Ellos sostuuieron con el mayor empeo la guerra con los
Megicanos el ao de cuarenta y tres. Ellos fraguaron los
pronunciamientos de Campeche en el ao de cuarenta y
siete, y el de Mrida el ao de cuarenta y ocho. Ellos
mandaron comisionados la Habana pidiendo que los
admitiesen como sbditos de aquel Gobierno. Ellos man-
daron de comisionado al Norte Amrica D. Justo
Sierra para negociar la anecsacion aquellos Estados
Unidos, traicionando la unidad nacional, y no habien-
do sido admitidos por estos gobiernos tuvieron ellos
mismos que postrarse humillados ante el Supreno Gobier-
no Megicano, y con golpes de pecho le dijeron, pecamos,
tened piedad y misericordia de nosotros. Y el Gobierno
generoso, olvidando la infamia con que se habian com-
portado en tanto tiempo de la guerra con los America-
nos, los recibe con los brazos abiertos, les d el sculo,
de la dulce paz, y sin embargo de sus notorias escaseces
les tiene socorridos con mas de trescientos mil pesos, y
gente aguerrida. Ellos tan luego que termine la guerra
con los indios, estudiarn pretestos para separarse de
Megico, pues solo tratan de establecer un Centralismo
Yucateco, y no quedar sujetos ninguna autoridad que
ponga coto sus demasas. Ellos se suponen grandes
maestros en Poltica, cuando no son ni aun rbulas en
la Bella Literatura.
"Ellos han derramado torrentes la preciosa sangre
de sus conciudadanos.
"Ellos han puesto la Iglesia Yucateca en el estado
mas ridculo, pues d vergenza ver cmo se celebra
el culto, que aunque debe ser sencillo para que agra-
de Dios, pero al mismo tiempo decente y magestuoso;
pues en el saqueo que hicieron de las alhajas, hubo
iglesia en que dejaron un solo caliz, disponiendo su
arbitrio del copn, custodia, candeleros, y dems
vasos sagrados sin dejar lo necesario para una mediana
decencia. Ellos en fin descansan tranquilos sin remor-
dimientos, ocupndose el primero en hacer algun mal,
y el segundo en disipar grandes cantidades en los
juegos prohibidos, tomando frecuentemente buenas
Copas de rico aguardiente.
"Hace ao y medio que estuve en Yucatan donde
por casualidad vino mis manos un manuscrito que
segun me dijeron era de un Cura del interior, en que








-83-

trataba sobre el manejo que habian observado los blan-
cos con los indios, y por su racionalidad he copiado
casi la letra varios prrafos de este papel. La lectura
de aquel me pic la curiosidad de imponerme de cuan-
to llevo relacionado, sobre lo que me informaron
varios sujetos de probidad de aquel pais, y que por su
juicio no han pertenecido ningun partido. Sin embar-
go de la publicidad de los hechos no faltar un aboga-
dillo que con los sofismas de costumbre trate de des-
mentirme, pero la verdad ser siempre la misma.-Nue-
va-Orleans 19 de Junio de 1850.-Pablo Surez Nava-
rrete." (5)



Lese ahora este interesante prrafo de un respeta-
ble historiador contemporneo:
"No menos acres fueron las deliberaciones acerca
de las condiciones legales de la raza maya, en las que
extremos y opuestos criterios campeaban. Sombras
aprensiones se cernan sobre la asamblea, (la reunida
en Ticul el 24 de mayo de 1847) y de todos lados se
hacan esfuerzos por evitar graves e inminentes calami-
dades. D. Santiago Mndez, tal vez seducido vor el
sentimiento de atraer a la raza maya conquistando su
agradecimiento por medio de beneficios, sostuvo la con-
veniencia de desgravarla de la mayor parte de sus
obligaciones pecuniarias legales, aun cuando para ello
fuese preciso duplicar el tributo correspondiente a los
dems ciudadados. En sentido contrario pugnaba D.
Pilar Canto Zozaya, pretendiendo que la carga del tri-
buto pesase proporcionalmente sobre todo ciudadano, sin
distincin de raza; permaneci, no obstante, aislado en
su tesis; sus colegas hicieron coro a Mndez e Ibarra en
su benvolo propsito de suavizar la condicin social de
los mayas." (6)

(5)-Yucatan a la consideracin de los sensatos.- Nueva Orleans
Ao de 1850 Folleto de 16 pginas en 40 menor que forma parte de un
volumen de folletos intitulado Miscelanea, perteneciente a la magn-
fica biblioteca yucatenense que fu de la propiedad del Sr. D. Audo-
maro Molina Sols, y que tuvo la cortesa de poner a nuestra disposi-
cin, para nuestras investigaciones histricas, su hijo el Sr. Ing. D.
Vicente Molina Castilla.
(6) Molina Sols.-Historia de Yucatn desde la Independencia
de Espaa hasta la poca actual. -Tomo I. Pags. 281 y 282.








84 -

**

"La Unin," rgano oficial del Gobierno de D.
Santiago Mndez, en 1848, en un artculo titulado: Yu-
catn ante el mundo civilizado, decia lo siguiente para
justificar la actuacin de los Delegados de dicho Go-
bierno que bajo la direccin del Dr. D. Justo Sierra
O'Reilly fueron a ofrecer a Espaa y a Estados Unidos
el dominio de la Pennsula, con la nica condicin de
que la salvaran de caer bajo el de los indios sublevados:
"Hasta aqu hemos escrito para nuestro pas; pero
desde hoy lo haremos para las naciones extranjeras,
porque ha llegado el caso de reclamar seriamente su pro-
teccin y ayuda en la grave crisis en que nos hallamos.
A este fin se dirigirn en lo sucesivo nuestros afanes,
sin distraernos de referir las noticias que ocurran sobre
el estado de guerra detenida y circunstanciadamente
como lo hemos verificado antes, pues a nada conducen
esos detalles en la actualidad. Todos se hallan instrui-
dos de ellos entre nosotros; y por lo que respecta al
exterior se encuentran compendiados en la proposicin
siguiente, que no cesaremos de repetir: "Yucatn se
pierde irremediablemente vara s y para el mundo civi-
lizado, sin la cooperacin y auxilio de la primera nacin
rica y fuerte que quiera apropiarse su territorio, destru-
yendo o ahuyentando a la raza indgena."
"No es ocasin esta de divagarnos en exponer y
analizar las causas que han colocado a nuestro infeliz
pueblo en tan duro estado: todos los partidos, cual ms,
cual menos, han contribuido respectivamente a crear la
situacin que hoy deploramos; y no hay hombre pblico
entre nosotros que con buenas o malas intensiones, por
ceguedad, por inexperiencia, por debilidad o por el deseo
de saciar su venganza, se halle exento de culpa en esta
parte, y pueda lavarse las manos de otro modo que como
se las lav Pilatos respecto a la muerte del Salvador.
"Decimos esto no para acriminar a ninguno, sino
porque estamos en el caso de hacer una confesin pblica
de nuestras faltas polticas con el fin de interesar en
nuestro favor a los pueblos cultos y civilizados de uno y
otro hemisferio y lo decimos impulsados de la verdad y
de la justicia, debilitando as la impresin que a prime-
ra vista debe producir el espctculo de un pueblo entero
implorando el poder y la fuerza de los otros pueblos.
El honor del pas, de la inmensa mayora, del pas, de








-85-

las numerosas clases productoras y pasivas que no son
ms que instrumentos, y muchas veces victimas de las con-
tiendas civiles, demlanda esta confesin, y la hacemos para
que no recaiga sobre dichas clases, que es lo que se llama
pueblo, ni la ms ligera mnancha de oprobio y deshonor.
Slvese as el buen nombre de los hijos de este suelo
tantas veces regado con sangre a consecuencia del fa-
tal desenfreno de las pasiones polticas. Y no nos con-
traemos a esta o aquella poca, a este o aquel partido,
antes bien hablamos en general y de un modo abstrac-
to, inquiriendo los males en su origen, es decir, desde el
funesto ao de 1820 en que aparecieron por primera vez
las facciones....... "


Hasta aqu hemos citado testimonios de ilustrados
compatriotas. Vamos a insertar en seguida algunas opi-
niones debidas a un distinguido y cultsimo extranjero,
un sabio arqulogo francs que visit nuestro pas en
el ao de 1886.
Seguramente sern vistas con inters por el amable
lector, con tanta ms razn cuanto que slo son cono-
cidas por muy contados intelectuales peninsulares:
"Valladolid, l1- Sultana del Oriente, nombre con
que modestamente la han bautizado sus habitantes, fu
fundada poco despus de Mrida en el lugar de la anti-
gua Zaqu; era, despus de la capital, la ciudad ms im-
portante y ms floreciente de la Pennsula.
"Su poblacin igualaba a la de Mrida; tena her-
mosas casas y.extensos jardines, una gran catedral,
conventos magnficos y barrios imensos. Una cintura
de ricas haciendas, vastas explotaciones agrcolas colo-
cadas en medio de tierras frtiles, le daban el bienestar
y la riqueza. Pero ay! est tan lejos esa poca! La in-
feliz Sultana fu violada por los indios sublevados en
1848, en el primer mpetu de esa guerra social de que
vamos a hablar y que pareca renacer ante nuestros
pasos el mismo da de nuestra llegada. Ah! pobre
Valladolid, pobre Sultana, cuyas largas tocas flotan
hoy a la merced del aire y que llora todava su opulen-
cia destruida y su pasada grandeza!
"Mas cules fueron las causas de esta guerra so-
cial que puso a Yucatn a dos dedos de su destruccin
y lo arruin por completo? Aunque mltiples, la primera
de todas esas causas fu la conquista y la. opresin del








-86-

vencido. Esta opresin fu terrible y prolongada; pero
aunque hubiera sido de las ms suaves, el pueblo opri-
mido hubiese conservado el mismo deseo y el mismo dere-
cho de sacudir el yugo y de romper sus cadenas. Tenia
efectivamente ese derecho; se le tiene siempre.
"Por ms tiempo que haya durado un sisma, dice
la Iglesia, no prescribir la verdad."
"Los que poseen por otro, dice el Cdigo, no pres-
criben jams."
"La libertad de un pueblo no puede, en consecuencia,
prescribir, y cualquiera que sea el tiempo que haya sufri-
do la Conquista y gemido en la servidumbre, este pceblo
tiene el derecho y el deber de reconquistar su indepen-
dencia,
"Aunque sea uno de raza blanca y testigo desinte-
resado de esa lucha abominable que cost la vida a cer-
ca de trescientas mil criaturas humanas, cuando conoce
sus causas, execra y maldice sus errores, sin saber a punto
fijo por qu lado ponerse. Es que un pueblo oprimido, cual-
quiera que sea su raza o su color, inspira una simpata
instintiva y una piedad profunda que se vuelven contra el
opresor.
"Es as que el pueblo maya fu el ms dLuramente
oprimido de todos y el espaol, el ms cruel de los vence-
dores. Luego era natural que ste recogiese ms tarde los
odios que haba sembrado.
"Los primeros aos de la Conquista no ofrecen, en
efecto, ms que escenas de despojos, de suplicios y de ho-
rrores; y si es cierto que este pueblo, arrogante y beli-
coso entre todos, acab por inclinar la cabeza bajo el f-
rreo yugo que le haba impusto su ceor, en realidad no
estaba sometido. Despus de tres siglos de servidumbre,
conservaba tradicionalmente el deseo imperecedero de re-
constituirse al mismo tiempo que una sed ardiente de ven-
ganza. Y por eso la primera seal de la rebelin fu
dada por un Cocom, descendiente de aqulla familia de
reyes que arroj a los espaoles de la Pennsula en su
primera invasin y que luego tan difcilmente se some-
ti; y eran esos mismos hombres los que en el siglo diez y
ocho estaban an sujetos a la servidumbre por los yucate-
cos. Aunque hayan pasado tiempo ha las abominacio-
nes de la conquista y la ferocidad de los conquistadores,
aunque vivieran bajo un yugo menos pesado y gober-
nados por leyes ms suaves, los mayas no eran nada me-
nos que esclavos.








-87-

"El indio, aislado en sus pequeos pueblos, expuesto
al desprecio de los blancos, y alejado perpetuamente de
los emplecs pblicos, soportaba casi solo todo el peso de los
impuestos, y su salario, de los ms miserables, apenas era
suficiente, no obstante su proverbial sobriedad, para la
manutencin de su familia. Por otra parte, en cambio de
algunos amos moderados y compasivos, cuntos haban
heredado las crueles inclinaciones de sus antepasados!
Cuntos sirvientes golpeados, atormentados, vendidos!
"De all naci un odio disimulado, pero feroz. Este
odio arda oculto e inextinguible en el corazn de los
mayas; una casualidad, una ocasin fortuita, un suceso
cualquiera, poda hacerlo estallar: este acontecimiento
sobrevino; a la hora sealada por la Providencia, se pre-
sent la ocasin: la guerra civil de los blancos.
"Estos, entonces, sin calcular las consecuencias ni
prever los resultados de su conducta, armaron a sus
servidores; cada partido arm a los suyos y eso, valin-
dose de condiciones y promesas engaadoras: aumento de
libertades, disminucin de impuestos, admisin a los
empleos pblicos etc., ofertas cuyo cumplimiento siempre
se aplazaba, y que adems, eran imposibles de cumplir,
por la penuria del Tesoro pblico y la rapacidad de los
propietarios.
"Pero una vez con las armas en la mano, el indio
vi engrandecerse su personalidad y revivir su valor; se
disciplin con el ejercicio de las armas; se habitu al
fuego, lo cual reanim su carcter; y enoblecido por una
nueva confianza que le hizo ms odioso el yugo de los
blancos, so en la libertad. Despus, entre el tumulto
de las marchas y de los combates, no hubo vigilancia
vor parte de los jefes; en los campamentos, en medio del
silencio de los bosques, comenzaron las recriminaciones,
se organizaron concilibulos, se tomaron acuerdos, y el 30
de Julio de 1847 estall la vrimera sublevacin.
"Ms en medio de las contiendas domsticas y de los
odios de partido, los seores juzgaron de poca importan-
cia los sucesos; la competencia para lograr el poder ab-
sorba todos los nimos; slo se pensaba en derribar des-
de luego al adversario, dejando a los indios para despus.
Era darles tiempo de organizarse, El levantamiento,
limitado en los primeros das a las lejanas provincias de
Oriente, hizo rpidos progresos, se extendi como una
mancha de aceite y produjo muy pronto un vasto in-
cendio. Y entonces, ya no fu la guerra civilizada, si
podemos darle este nombre; no, fu una guerra sal-








88-

vaje, una guerra de extermino, sin tregua, sin cuartel,
sin misericordia....." (7)


Hemos demostrado evidentemente, con toda clari-
dad y sin lugar a duda, con hechos irrefutables:
PRIMERO.- Que el decreto expedido con lamen-
table ligereza por D. Miguel Barbachano el 6 de no-
viembre de 1848, que abri la puerta al abuso y a la
ambicin de los hombres sin conciencia para hacer
de la exportacin de indios prisioneros de guerra ....y no,
un comercio vil, infame y oprobioso, podr ser atenua-
do por la situacin catica de aqulla etapa memora-
ble, preiada de angustiosas agonas; pero nunca, jams,
justificado, ni a la luz serena de la moral y de los Dere-
chos del Hombre; ni a la de los ms rudimentales y
primitivos sentimientos de humanidad, por lo que, de
modo inflexible, tiene qu ser condenado por el Libre
.Examen.
SEGUNDO.-Que los indios de 1847, al alzarse
contra las exacciones de los amos y de los polticos de
la poca, no hicieron ms que ejercer el derecho natural,
innato hasta en las razas ms inferiores, de sacudir el
yugo infamante de la esclavitud y de mejorar sus con-
diciones materiales ya que no morales.
TERCERO.-Que habiendo sido los polticos de
la poca, de la raza blanca, los que despus de servirse
de los indios para satisfacer sus aspiraciones mas o
menos ambiciosas o innobles, y de haberlos explotado
en provecho propio, halagndolos con promesas irrea-
lizables entonces, no les cumplieron lo que les ofrecie-
ran, y los ensearon, por lo tanto, no slo a faltar a la
fe jurada, sino a violar doncellas, a saquear e incendiar
propiedades y a privar de la vida a sus semejantes, sin
respetar sexo, edad ni condicin, de manera sanguina-
ria, inhumana y salvaje, en consecuencia, dichos pol-
ticos y sus sucesores, cometieron primero una flagran-
te injusticia y despus una odiosa e irritante villana
condenando a sus viejos servidores y ex-aliados a la

(7) Dsir Charnay.-Ma dernire expdition au Yucatan.-
Traduccin del Lic. D. Francisco Cantn Rosado con el ttulo de
Viaje a Yucatn afines de 1886. -M rida.-Imp. de 'La Revista
de Mrida," 2a calle de los Rosados, Nm. 10-1888. -Pgs.
71 a la 78.








-89 -

muerte civil de la ms dolorosa y cruel esclavitud, en
extranjera tierra.
Sentadas estas premisas, vamos a presentar en se-
guida a los ilustrados lectores, la historia del ms infa-
me, vergonzoso y criminal trfico que registra en sus
anales la fecunda historia de la esclavitud en la Rep-
blica Mexicana, desde los tiempos de la conquista hasta
nuestros das.















CAPITULO V.

El indio yucateco en 1843.-Notable estudio del ilustra-
do e inolvidable publicista D. Jernimo Castillo.-
Los primeros proyectos para "exportar" a los indios
prisioneros de guerra.-La medida pareci muy
buena al Dr. D. Justo Sierra.-Su tesis sobre el par-
ticular.-La primera partida de indios enviada a
Cuba.-Texto del contrato conforme al cual se
hacia la disimulada venta de los mseros esclavos.
-El Dr. Sierra preconiza el exterminio de los indi-
genas.-Indignacin en Mxico contra el infame
trfico.-Las pragmticas vigentes entonces en Cu-
ba relativas a la importacin de esclavos a la Isla.-
Texto de ellas.-Comentarios del autor.-Honor al
Gobernador D. Santiago Mndez.

Pero antes de entrar en materia, y para que el
lector aquilate con mejor conocimiento de causa la
injusticia con que fueron tratados los indios, juzgamos
pertinente que conozca un sugestivo e interesantisimo
estudio del culto e inolvidable escritor yucateco D.
Gernimo Castillo, publcado por ste en el peridico
'Liceo Mexicano" de la capital de la Repblica, en el
mes de diciembre de 1843, o sea cuatro aos antes de la
sublevacin de Tepich, con el ttulo de Carcter, costum-
bres y condicin de los indios en el Departamento de
Yucatn.
Analcelo detenidamente y diga si aqullos infeli-
ces hombres eran acreedores a la terrible pena a que
fueron condenados:
'Es el indio yucateco un monstruoso conjunto de religin
impiedad, de virtudes y vicios, de sagacidad y estupidez, de ri-
queza y miseria. Nacido en el seno del cristianismo, iniciado
en sus augustos misterios, adora la divinidad y respeta el sa-
cerdocio, hasta incidir en el fanatismo y la supersticin; mu-
riendo no obstante como si ignorase la existencia de un Ser cre-
ador; providente y justiciero, que ejerce sobre todas las cosas









-. 92 -

el dominio ms absoluto. Psimamente educado, mejor dicho,
sin educacin alguna, tiene ideas exactas y precisas 'de lo bueno
y de lo malo; inclinndose por desgracia con ms frecuencia al
segundo estremo, como si siguiese por instinto la perniciosa es-
cuela de Epicuro, que reconoce lo mejor, lo aprueba, y a pesar
de esto adopta sin vacilar lo peor, siempre que sea conforme con
los sentidos. Con un entendimiento claro, aunque sin ningn cul-
tivo, se traslucen en sus acciones y discursos algunos rasgos de
ingenio, empaados con el ms grosero idiotismo; semejantes
aquellos destellos de luz que arrojan de cuando en cuando las es-
trellas en medio de una noche tempestuosa y sombra. Y final-
mente, siendo muy cortas sus necesidades, y casi nulos sus pla-
ceres, parece que se basta l solo s mismo; sufriendo sin em-
bargo muchas privaciones, que poda satisfacer desde luego sin
fatiga, con un poco ms de amor y dedicacin al trabajo, mejo-
rando considerablemente su situacin.
"No puede ver una imgen de los santos, una cruz, sin pos-
trarse reverentemente ante su presencia, ni encuentra nunca
un ministro del Altsimo sin quitarse el sombrero, corriendo pre-
suroso a besarle la mano, que coloca sobre un pao en seal de
re:peto; y con todo no hace caso, desprecia los movimientos de
su conciencia. Consume la mayor parte del fruto de su trabajo
en obras de piedad, que al cabo degeneran en devotas orgas; y
espira sin confesar los pecados horrendos en el tribunal de la pe-
nitencia, diciendo como el justo que va descansar. Yo s de
algunos que teniendo por concubinas sua hermanas hijas,
lo han negado con tesn en los brazos de la muerte, an reque-
ridos caritativamente por el confesor, con el conocimiento que
todos asiste de que este comercio criminal es por desgracia
muy comn entre ellos; y han exhalado el ltimo suspiro con
tranquilillad y sin remordimientos.
"No profesa tanto amor y devocin Dios y la Virgen
Mara, como San Antonio de Padua, que es el principal orna-
mento de sus chozas; el signo de nuestra redencin, que tampo-
co falta jams en sus rsticas habitaciones, excita su f con
ms viveza, que el mismo Redentor; y por ltimo, ms bien que
elevar sus preces al cielo, suele 'dirigirlas al purgatorio demos-
trando tener veces mayor confianza en las almas justificadas
que se hallan retenilas en este lugar de expiacin, que en los
santos. No falta quienes crean que duda de la presencia real de
Jesucristo en la Eucarista, fundndose acaso esta presuncin
en que tan alto inefable misterio no se halla al alcance de sus
torpes sentidos, que vienen ser, por decirlo as, la nica re-
gla de su escaso criterio.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs