• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Introducion - consideraciones teoricas...
 Table of Contents
 La crisis de 1929 y la depresion...
 La crisis y la deflación en la...














Group Title: La crisis del capitalismo mundial y la deflacion en Colombia, 1929-1933
Title: La crisis del capitalismo mundial y la deflación en Colombia, 1929-1933
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00024753/00001
 Material Information
Title: La crisis del capitalismo mundial y la deflación en Colombia, 1929-1933
Physical Description: 349 p. : graphs ; 28 cm.
Language: Spanish
Creator: Posada P., Carlos Esteban
Universidad de Antioquia -- Centro de Investigaciones Económicas
Publisher: Universidad de Antioquia, Facultad de Ciencias Económicas, C.I.E.
Place of Publication: Medellín
Publication Date: 1976
 Subjects
Subject: Depressions -- 1929   ( lcsh )
Economic history -- 1918-1945   ( lcsh )
Economic conditions -- Colombia -- 1918-1970   ( lcsh )
Economic policy -- Colombia   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
statistics   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: Inlcudes bibliographical references.
Statement of Responsibility: por Carlos Esteban Posada.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00024753
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000064102
oclc - 04243835
notis - AAG9306
lccn - 78101858

Table of Contents
    Front Cover
        Page i
        Page ii
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Introducion - consideraciones teoricas acerca de las crisis de sobreproduccion
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13-14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
    Table of Contents
        Page V
    La crisis de 1929 y la depresion 1929-1933 en el plano mundial
        Page 22
        Aspectos determinante de la crisis
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Page 25
            Page 26
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
            Page 31
            Page 32
            Page 33
            Page 34
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
            Page 47
            Page 48
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
            Page 53
            Page 54
            Page 55
            Page 56
            Page 57
            Page 58
            Page 59
            Page 60
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
            Page 65
            Page 66
            Page 67
        Aspectos financieros de la crisis
            Page 68
            Page 69
            Page 70
            Page 71
            Page 72
            Page 73
            Page 74
            Page 75
        Algunos aspectos de la depresión mundial dada entre 1929 y 1933
            Page 76
            Page 77
            Page 78
            Page 79
            Page 80
            Page 81
            Page 82
            Page 83
            Page 84
            Page 85
            Page 86
            Page 87
            Page 88
            Page 89
            Page 90
            Page 91
            Page 92
            Page 93
            Page 94
            Page 95
            Page 96
            Page 97
            Page 98
            Page 99
            Page 100
            Page 101
            Page 102
            Page 103
            Page 104
            Page 105
            Page 106
            Page 107
            Page 108
            Page 109
    La crisis y la deflación en la economía colombiana
        Page 110
        Introduction
            Page 110
        El comportamiento de las exportaciones
            Page 111
            Page 112
            Page 113
            Page 114
            Page 115
            Page 116
            Page 117
            Page 118
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
            Page 123
            Page 124
            Page 125
            Page 126
            Page 127
            Page 128
            Page 129
            Page 130
            Page 131
            Page 132
            Page 133
            Page 134
            Page 135
            Page 136
            Page 137
            Page 138
            Page 139
            Page 140
            Page 141
            Page 142
            Page 143
            Page 144
            Page 145
            Page 146
            Page 147
            Page 148
            Page 149
            Page 150
            Page 151
        Las entradas y las salidas de capital extranjero
            Page 152
            Page 153
            Page 154
            Page 155
            Page 156
            Page 157
            Page 158
            Page 159
            Page 160
            Page 161
            Page 162
            Page 163
            Page 164
        Las repercusiones internas de la crisis
            Page 165
            Page 166
            Page 167
            Page 168
            Page 169
            Page 170
            Page 171
            Page 172
            Page 173
            Page 174
            Page 175
            Page 176
            Page 177
            Page 178
            Page 179
            Page 180
            Page 181
            Page 182
            Page 183
            Page 184
            Page 185
            Page 186
            Page 187
            Page 188
            Page 189
            Page 190
            Page 191
            Page 192
            Page 193
            Page 194
            Page 195
            Page 196
            Page 197
            Page 198
            Page 199
            Page 200
            Page 201
            Page 202
            Page 203
            Page 204
            Page 205
            Page 206
            Page 207
            Page 208
            Page 209
            Page 210
            Page 211
            Page 212
            Page 213
            Page 214
            Page 215
            Page 216
            Page 217
            Page 218
            Page 219
            Page 220
            Page 221
            Page 222
            Page 223
            Page 224
            Page 225
            Page 226
            Page 226a
            Page 226b
            Page 227
            Page 228
            Page 229
            Page 230
            Page 231
            Page 232
            Page 233
            Page 234
            Page 235
            Page 236
            Page 237
            Page 238
            Page 239
            Page 240
            Page 241
            Page 242
            Page 243
            Page 244
            Page 245
            Page 246
            Page 247
            Page 248
            Page 249
            Page 250
            Page 251
            Page 252
            Page 253
            Page 254
            Page 255
            Page 256
            Page 257
            Page 258
            Page 259
            Page 260
            Page 261
            Page 262
            Page 263
            Page 264
            Page 265
            Page 266
            Page 267
            Page 268
            Page 269
            Page 270
            Page 271
            Page 272
            Page 273
            Page 274
            Page 275
            Page 276
        Los cambios en la Política económica a partir de 1931
            Page 277
            Page 278
            Page 279
            Page 280
            Page 281
            Page 282
            Page 283-284
            Page 285
            Page 286
            Page 287
            Page 288
            Page 289
            Page 290
            Page 291
            Page 292
            Page 293
            Page 294
            Page 295
            Page 296
            Page 297
            Page 298
            Page 299
            Page 300
            Page 301
            Page 302
            Page 303
            Page 304
            Page 305
            Page 306
            Page 307
            Page 308
            Page 309
            Page 310
            Page 311
            Page 312
            Page 313
            Page 314
            Page 315
            Page 316
            Page 317
            Page 318
            Page 319
            Page 320
            Page 321
            Page 322
            Page 323
            Page 324
            Page 325
            Page 326
            Page 327
            Page 328
            Page 329
            Page 330
            Page 331
            Page 332
            Page 333
        El final de la depresión
            Page 334
            Page 335
            Page 336
            Page 337
            Page 338
            Page 339
            Page 340
            Page 341
            Page 342
            Page 343
            Page 344
            Page 345
            Page 346
            Page 347
            Page 348
            Page 349
Full Text

1929


-1933


//!I!/


AUTOR: Carlos Esteban Posada



Medellin, Abil //de 1976


Medellin, Abril de 1976


UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA
FACULTAD DE CIENCIAS ECONOMICS
CENTRO DE INVESTIGACIONES ECONOMICS
C. I. E.







LA CRISIS DEL CAPITALISM MUNDIAL

Y LA DEFLACION EN COLOMBIA
























-E X, LIBP,, IS
'UNIVEBtSITY of FLOEJDAJ




L-AT I






iS


r.~. *:I '
.':::''



















UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA


Facultad de Ciencias Econ6micas

Centro de Investigaciones Econ6micas

CIE













LA CRISIS DEL CAPITALISM MUNDIAL

Y LA DEFLACION EN COLOMBIA

1929-1933






/


Pot: CARLOS ESTEBAN POSADA


Medellfn, abril de 1976







I. INTRODUCTION: CONSIDERACIONES TEORICAS ACERCA DE LAS CRI-
SIS DE SOBREPRODUCCION.


1. Aclaraciones Metodol6gicas:

1.1 La explicaci6n de las crisis excluye la consideraci6n: Causa ex-
terna-efecto. El problema te6rico estriba en explicar c6mo y
por qu4 el sistema capitalist asimila de cierta forma ciertos
fen6menos -internos y externos a la esfera econ6mica- o ciertas
contradicciones y tendencies, siendo la asimilaci6n tal que per-
mite o determine la ocurrencia de la crisis.

1.2 Si, como mas adelante se mostrari, las crisis de sobreproduc-
ci6n son especrficas del capitalism, se hace necesario expli-
carlas a partir de un e squema te6rico del capitalism que se co-
loque al mis alto nivel de abstraccion adecuado a este anilisis
y, a continuaci6n, introducir elements propios de niveles me -
nos abstractos. Todo ello sin desconocer que en las crisis his-
t6ricas elements concretes y de diversos niveles sociales se han
visto implicados.

2. La posibilidad de las crisis:

En las sociedades no capitalistas, el objeto de la producci6n no yace en
el acrecentamiento de Plus-valor sino en la satisfacci6n de las necesi-
dades /; esta caracterfstica determine que, cuando se da en aquellas
la producci6n mercantile, el tipo de circulaci6n dominant sea: M-D-M,
es decir, vender para comprar. Ahora bien, en tal circunstancia es
possible la suspension de los cambios en algun punto y esto llevar1 a una
suspension generalizada que implica la imposiblidad de vender muchas
mercancfas, gran parte de ellas si se quiere, en forma ababluta o bajo
determinadas relaciones de cambio.

La necesidad que tiene la mercancfa de enfrentarse al dinero, antes de
que su poseedor pueda adquirir las demis mercancfas que le son nece-
sarias, significa la separaci6n en el especio y en el tiempo del acto de
venta y del acto de compra; y esta disociaci6n permit la suspension,
la ruptura del process de intercambios sucesivos, es decir, la crisis.2/
------------------------
J/ Cfr.Marx, K. "Elementos fundamentales...", Formas que preceden a la
producci6n capitalista" Ed. Siglo XXI, pl433-438-9, 444, 447.

2/ Con respect a la posibilidad de las crisis en la "Historia Crftica de la Teorfa
de la Plusvalfa" Marx hace numerosos comentarios; Cfr: "Historia Crrtica .."
La acumulaci6n del capital y las crisis; Ed. Venceremos.




-2-


Empero, no podemos considerar como crisis de sobreproducci6n toda
su.pensi6n generalizada de los intercambios, s61o porque esta se traduz-
ca en producci6n invendible. Cuando nos referimos a las crisis de so -
breproducci6n nos referimos a determinadas crisis econ6micas, especf-
ficas y diferenciables en tanto que son manifestaciones abiertas y bruta-
les de la tendencia a la sobreproducci6n de mercancfas, al despilfarro
de trabajo social, propia del capitalismo. Yes sobreproduc6i6n no de
valores de uso, sino de mercancfas pues implica que se produce excesi-
vamente, no con relaci6n a las necesidades sociales, sino excesivamen-
te con respect a la necesidad de acumulaci6n de capital 2/y a la posibi-
lidad de explotar la fuerza de trabajo obteniendo determinada tasa de
ganancia 4/.

En el capitalism el tipo de circulaci6n es D-M-D' puesto que el objeto
de la producci6n es el aumento ilimitado de plus-valor y, por ende, el
de la circulaci6n dominantes consiste en el acrecentamiento de dinero j/;
no se vende pues para comprar, se compra para vender. De esto sal-
ta a primera vista que el equilibrio entire compras y ventas es mas pre-
cario que en aquellas sociedades con otra circulaci6n dominant, en la
media en que la necesidad de valorizaci6n del capital-dinero exige una
venta a valores que permitan realizar la ganancia y el incumplimiento
de esta exigencia, en cualquier eslab6n de la cadena de intercambios,
basta para provocar su ruptura y la generalizaci6n de suspensions de
compras y ventas, debida a la interrelaci6n existente entire las condicio-
nes de realizaci6n de la ganancia en las diferentes "actividades".

No obstante esa primera vision anterior, debemos detenernos y entender
que la necesidad de valorizaci6n del capital-dinero le obliga a dominar
la esfera productive, o "negarse" convirtiendose en capital productivoy
a someter la fuerza de trabajo a la categorfa de mercancfa Surge
pues en esta sociedad una mercancia especffica que permit la diferen-
ciaci6n del modo de producci6n. Esta mercancfa, como cualquiera otra,
tiene un valor de uso y un valor; pero a diferencia de las otras, su valor
de uso consiste en su capacidad de crearvaloralproducir mercancias. La

3/ Cfr: Marx, "El Capital" Libro III, p. 455; Fondo de C.E. 2a. ed.

4/ Cfr: Marx, Op. cit., Libro III, p. 255
5/ Fs decir, como objeto de cada capitalist individual en tanto que vendedor.
Esto es compatible tanto con un aumento como con una constancia en la cantidad
de dinero en circulaci6n a nivel social.




-3-


capacidad de valorizaci6n del capital yace pues en esta potercialidad de
la fuerza de trabajo, pero entra en contradicci6n con el valor mismo de
la fuerza de trabajo 6 /. Esta contradicci6n esta en la rarz del anilisis
de la tendencia a la sobre-producci6n y de tales crisis 7/ y nos permit
intuir algo que hemos de demostrar en la pr6xima secci6n: que las cri-
sis en el capitalism, las crisis de sobreproducci6n son algo mAs que
una posibilidad, son el product de las tendencies propias al desarrollo
del capital.

3. La necesidad tendencial de las crisis de sobreproducci6n:

3.1 En primer instancia lo que provoca las crisis de sobreproducci6n
son las disminuciones en el ritmo de crecimiento del gasto de plus-
valfa en capital productive o las disminuciones en este gasto deri-
vadas de la disminuci6n anterior. Si ello es asf, solo podrfa ex-
plicarse esto por un de smejoramiento en las expectativas de ganan-
cia 8/ sobre este gasto por parte de los capitalistas, basado este
"de mejoramiento en las expectativas" en hechos objetivos 2/. Fl
freno del gasto de plusvalfa en capital generara una declarada so-
breproducci6n global.

3.2 Si la ganancia esperada sobre el gasto de plusvalfa en capital decae,
la explicaci6n se encontrara en hechos objetivos que deterioran las
condiciones de producci6n de las mercancias y, entonces, de la plus-
valfa, o las condiciones de realizaci6n de la plusvalfa en el mercado 1/.

6/ Si bien mis adelante se desarrollari esta proposici6n, podemos por ahora ano-
tar que la contradicci6n tiene un double aspect: a) Miximo de plusvalfa creada en
la producci6n exige un mfnimo valor de la fuerza de trabajo, pero, b) La mayor
realizaci6n de plusvalra entra en contradicci6n con el If'mitado valor de la fuerza
de trabajo; y la valorizaci6n del capital necesita de la realizaci6n de la plusvalia.

7/ Cfr: Lennart, A., "Lenine et la Theorie marxiste des crises"; articulo pub.
en "Critiques de L'economie politique", # 11-12.

8/ De ganancia, puesto que en este analisis es important el nivel de la circula-
ci6n y sus fen6menos.

9/ No se trata por lo tanto de repetir las "explicaciones psicol6gicas" de las cri-
sis ni de investigar una supuesta naturaleza humana.
10/ En este context utilizamos el t~ rmino "condiciones de producci6n" en un sen-
tido poco usado pero especifico: como el conjunto de valores de medios de produc-
ci6n y fuerza de trabajo, la tasa de plusvalia y la composici6n orgAnica del capital.
E sta especifica utilizaci6n del termino obedece a que permit resaltar su diferen-
cia con el termino "condiciones de realizaci6n", haciendo referencia a que deter-
minadas magnitudes de esos valores y proporciones le son convenientes o no al ca-
pital en el seno de la producci6n. L6gicamente algunos de esos valores y relacio-
nes contribuyen a determinar las condiciones de realizaci6n.








3.2.1 Al deterioro en las condiciones de realizaci6n: A cada ca-
pital individual y al capital en conjunto le interest el monto
de plusvalia efectivamente percibida; de allfque el studio
del desenvolmiento de las condiciones de realizaci6n inte-
rese en este analisis, en la media en que estas afectan la
ganancia percibida o a percibir, al implicar precious de mer-
cado iguales o diferentes a los precious de producci6n. An-
tes de entrar a analizar tendenclas y situaciones generals,
consideremos un hipotetico caso solamente para ilustrar el
deterioro en las condiciones de realizaci6n.

En una fase de crecimiento en la composici6n orgAnica del
capital -por crecimiento en su composici6n tecnica- es po-
sible que ocurra la sobreproducci6n en el sector de bienes
de consume y la infraproducci6n en el sector de bienes de
producci6n I1/; en tal caso es impossible realizar en su tota-
lidad la plusvalfa que de otra forma percibirfa aquel sector,
lo cual determine expectativas de ganancias inferiores a las
normales y, entonces, la suspension del gasto de plusvalfa
en capital con destinaci6n al sector II.

Ahora bien, s6lo se evitarfa una sobreproducci6n general
si la plusvalfa a invertir en el sector de m. de consume se
invirtiese -gastase como capital- en el sector de m. de pro-
ducci6n, que percibe, por hip6tesis, ganancias extraordina-
rias por su infraproducci6n, y con tal velocidad que no se sus-
pendiesen las ventas globales del sector de m. de producci6n,
y por ende, su gasto de plusvalfa. Pero tal situaci6n es im-
probable pues es necesario que transcurra tiempo para:

i. Invertir directamente en el sector de m. de producci6n o
ii. Para que los capitalistas del sector I reciban del sector II
capital-dinero disponible para inversi6n, en caso tal que
Ssta no sea direct sino financiera;

11/ El aumento en la composici6n organica de capital es un lastre -no un impedi-
mento absoluto- a la expansion en los gastos de consume de la clase obrera en la
media en que se constitute en lastre al crecimiento porcentual en el empleo, sin
que tenga que aumentar el crecimiento en los gastos de consume de los capitalistas
en forma compensatoria; por otra parte el aumento en la C.O.C. significa el ace-
leramiento del crecimiento en los gastos en medios de producci6n. De lo ante-
rior se deduce que la conservacion del equilibrio en el process de reproducci6n am-
pliada supone un crecimiento porcentual del valor de la producci6n del sector II que
sea apenas igual a determinada fracci6n del incremento porcentual del valor de la
producci6n en el sector I; si el incremento efectivo en el sector II es superior a tal
fracci6n se genera sobreproducci6n en este e infraproducci6n en el sector I automa-
ticamente y, si es inferior, sucede lo contrario. Bajo tal condici6n, el equilibrio" *





-5-


y la necesidad de un transcurso de tiempo implica la exis-
tencia de moments en los cuales no hay gasto de plusvalia
-en capital- en un sector mientras que en el otro no hay un
acrecentamiento compensatorio en este tipo de gasto. Mis
adn, no solamente es necesario tiempo, sino una irreal ho-
mogeneidad de los recursos tanto en el sector II como en el
sector I: los capitalistas del sector II no pueden transformer
su capital-mercancias invendible, ni su capital productivoen
capital-dinero en el volume necesario I2/; ni el capital-di-
nero puede transformarse instantineamente en las mercan-
cias inicialmente subproducidas -los medios de producci6n-
para evitar alzas en el capital constant que agravarfan la
situaci6n, ni tampoco transformarse instantineamente en ca-
pital productive para la producci6n de medios de producci6n.

De lo anterior se deduce que lo mis probable serfa un desa-
rrollo en el cual la sobreproducci6n del sector de medios de
consume arrabtre al sector de medios de producci6n a una
sobreproducci6n, pues este ultimo, antes de que pueda reo-
rientar su estructura productive hacia una mayor producci6n
de medios de producci6n para producer medios de producci6n,
comenzarfa a ver disminuir el volumen de sus ventas -por la
disminuci6n de ventas al sector de medios de consumo- re -
forzando con la consecuente merma en sus gastos la sobre-
producci6n general.

3.2.2 El deterioro en las condiciones de producci6n: si el process
de acumulaci6n de capital se prolongase sin interrupciones du-
rante un perfodo relativamente largo, podrfan comenzar a de-
deteriorarse las condiciones de producci6n -como mas adelan-
te se veri- y, entonces, a afectarse negativamente la tasa de
ganancia; si el deterioro es brusco, brusca podra ser la reac-
ci6n de los capitalistas, frenando el crecimiento en sus gas-
tos de plusvalia capital y luego paralizandolos, generalizandose
asi la sobreproducci6n, aGn suponiendo que no tenian proble-
mas anteriores de realizaci6n. Y aun en este caso poemos
hablar de crisis de sobreproducci6n, pues la valorizaci6n del
capital ha exigido un crecimiento del volume de producci6n
tal que, en cierto perrodo, result excesivo para el manteni-
miento adecuado al capital de las condicione s de producci6n.

/ (Continuaci6n) .... necesitara, normalmente, que el ritmo de acumulaci6n
de capital en el sector I sea superior en cierto grado, al ritmo de acumulaci6n en
el sector II. La conservaci6n de equilibrio es mas excepcional de lo que pudiera
parecer a primera vista.
12/ As' no trasladasen viejos capitals sino plusvalfa reciente, esta tambien se
concrete en capital-mercancfas, creditos y s61o parcialmente en capital-dinero.





-6-


llustremos esto con el siguiente caso:

Supongamos que haya,durante la fase de expansion en la pro-
ducci6n, un crecimiento en la composici6n organica del ca-
pital, pero que logre mantenerse, hasta que no se presented
fen6menos adicionales, el equilibrio entire los sectors; en
tal caso la relaci6n entire la plusvalia y el capital invertido
-relaci6n que a este nivel podemos llamar tasa de ganancia-
caerl, a menos que se de un aumento en la tasa de plusvalfa
capaz de contrarrestar esa baja. Mas adn, si la expansion
continda sin encontrar tropiezos en las condiciones de reali-
zaci6n, se llegard el moment en que la tasa de salaries co-
mience a crecer por el agotamiento de desempleados 13/.
E sto no contradice al supuesto de composici6n organica de
capital creciente, pues los nuevos medios de producci6n de-
ben ser producidos y durante su production dicha situaci6n
seri compatible con un alto nivel en la demand de fuerza
de trabajo /. Por lo anterior descenderA la tasa de plus-
valfa haciendose mas fuerte la cafda en la tasa de ganancia
y mas probable entonces la reducci6n del gasto de plusvalfa
en capital y por ende, la crisis.

3.3 Si el ritmo de crecimiento en la producci6n del sector I es superior
al ritmo de crecimiento en el sector II, no lo sera solamente por la
tendencia del capital a incrementar la composici6n tecnica del capi-
tal, que significa, al menos parcialmente, cambios tecnol6gicos,
sino tambien porque el crecimiento en la producci6n de ambos sec-
tores llega a exigir -cuando se esta copando la capacidad instalada-
la instalaci6n de mayor numero de medios de producci6n de duraci6n
superior a la de los process productivos, de tal suerte que la produce
ci6n de estos medios de producci6n tiene que aumentar no s61o en una
proporci6n igual a la del aumento en la instalaci6n de medios de pro-
ducci6n, sino en una proporci6n superior dada la mayor reposici6n
de medios de producci6n correlativa a una mayor utilizaci6n de estos.

13/ Esto supone como dado el crecimiento en la oferta de fuerza de trabajo. Fn es-
tudios sobre formaciones sociales se hace fundamental la consideraci6n de esta va-
riable; por ejemplo: Una abundante corriente de inmigrantes puede evitar alzas en
los salaries.
14/ El aumento en el valor de la fuerza de trabajo -en el capital variable por traba-
jador y por hora- determine un crecimiento en el capital variable total por perifodo
superior al crecimiento en la plusvalfa total por perfodo, lo cual significa disminu-
cion en la tasa de plusvalia por perfodo. Y ello es compatible con:
1. Una reducci6n en el capital variable y en el capital constant por product, y
2. Con un crecimiento en el capital variable total por periodo inferior al creci-
miento en el capital constant total por periodo, que implica incremento en la
composici6n organica de capital por perfodo.
(Cont. pag. sig.) ....








E sto ultimo implica que la sola de saceleraci6n del crecimiento en
determinada producci6n se traduce en disminuci6n absolute de la
demand sobre su proveedor de m. de producci6n "duraderos",
con lo cual empieza a manifestarse y a extenderse la sobreproduc-
ci6n, pues ante su evidencia en las ramas de m. de producci6n du-
raderos, se reduce a menor escala los process y months de pro-
ducci6n, se acrecienta dristicamente el desempleo y las consecuen-
tes reducciones en los gastos de la clase obrera amplfan o crean la
sobreproducci6n en el subsector de bienes de consume salarial. Es
mis, ya que la sobreproducci6n general y la consiguiente disminu-
ci6n en la producci6n acompafian las mermas en los months de ganan-
cias, los capitalistab intentarin aplazar algunos consumes y dismi -
nuir otros gene rndose asi la sobreproducci6n en el subsector de bie-
nes para el consume capitalist, entrando esta sobreproducci6n a re-
forzar el process general. Es, pues, esta ligaz6n entire merma en
el crecimiento de cierta producci6n y merma en la demand absolu-
ta de sus medios de producci6n duraderos lo que nos permit afirmar
que basta una disminuci6n en el ritmo de crecimiento de los gastos
globales de plusvalfa en capital para que, posteriormente se dismi-
nuyan y hasta se paralicen estos gastos; incluso nos permit agregar
que si a una possible disminuci6n en el ritmo de crecimiento del mon-
to de producci6n de bienes de consume le sigue una merma en el rit-
mo de crecimiento de los gastos totales de plusvalfa en capital -gra-
cias a la disminuci6n de estos gastos en el subsector que produce
medios para la producci6n de bienes de consumo- bastard lo prime-
ro para que posteriormente irrumpa la crisis.

El fen6meno que implica que la disminuci6n en el crecimiento del
product conlleva a una disminuci6n en la demand de sus medios
de producci6n duraderos y viceversa es interpretado por la econo-
mfa liberal modern -denominandolo "el acelerador" o "la relaci6n"-
de tal forma que merece aclaraci6n: en primer lugar lo que "induce"
aquellas inversiones consistentes en ampliaci6n del numero de m.
de producci6n duraderos no es el crecimiento en el volume de la
producci6n, sino la ganancia prevista al aumentarse ese.

14/ (Contin.) .... Por lo anterior, bajar la tasa de ganancia por perfodo.
Por lo demis, el incremento en la productividad social tiende a deprimir los valo-
res -y los precious de producci6n- y, aunque estuviese relacionado ese incremen-
to en la productividad con el incremento en la composici6n organica del capital,
no puede evitar por si mismo la baja en la tasa de plusvalia. A niveles mas con-
cretos se podrfa analizar la monopolizaci6n y los obsticulos a los flujos interna-
cionales de ciertos capitals como elements que permitirian explicar la coexis-
tencia de crecientes productividades en determinadas industries y tasas de plus-
valfa crecientes en esas, a media que se acrecienta su composici6n organica de
capital.








En segundo lugar, el fen6meno no implica una relaci6n puramente
tecnica, independiente de las condiciones y relaciones sociales de
producci6n y capaz de por sf, de causar crisis; es precisamente en
el capitalism, donde se produce por la ganancia y sin previa coor-
dinaci6n entire los diversos capitals productivos, donde la disminu-
ci6n en el crecimiento de ciertas producciones puede anteceder a
la disminuci6n en la necesidad general de medios de producci6n,
donde e sa disminuci6n es imprevista y puede conducir a paraliza-
ciones del process social de producci6n.

3.4 La recurrencia de las crisis de sobreproducci6n: La demostraci6n
de la necesidad de la repetici6n peri6dica de las crisis -en el nivel
de abstracci6n en que nos hayamos- exige la explicaci6n del surgi-
miento y acentuamiento del deterioro en las condiciones de realiza-
ci6n o de producci6n, causados por el process de acumulaci6n de ca-
pital con su 16gica expansion de la producci6n; deterioro que al impli-
car la tendencia a la sobreproducci6n capitalist, genera la crisis,
la cual consiste en la violent suspension del process de acumulaci6n
y en el violent inicio del reacomodamiento de las fuerzas productivas
a las condiciones capitalistas de producci6n y venta. Veamos mis
en detalle la generaci6n de las crisis, sin utilizar todos los supues-
tos propios a los casos comentados en las secciones 3.2 literales:
3.2.1 y 3.2.2., para pensar la tendencia a la crisis a partir de con-
sideraciones muy generals.

Fl aumento en el volume de producci6n global genera aumentos en
los ingresos de las dos classes en consideraci6n: aumentos en los in-
gresos salariales -por incorporaci6n al trabajo de desempleados y,
posiblemente en mementos avanzados de la fase de expansion, au-
mentos en los salarios- y aumentos en el monto de plusvalfa captada,
de tal manera que el aumento en los ingresos salariales es inferior
al aumento en el total de los ingresos. A mis de esto, la necesidad
que tiene la clase capitalist de acumular capital y, por ende, plus-
valfa, determine que sus gastos de consumo aumenten much menos
que su captaci6n de plusvalfa, lo cual es permitido por su riqueza
previamente acumulada y por su consiguiente nivel de consume, muy
superior al social de subsistencia. El freno que la valorizaci6n del
capital impone a los ingresos de la clase asalariada 15/ -siendo este
freno una manifestaci6n de la contradicci6n entire el valor de uso y
el valor de la fuerza de trabajo- y por tanto, a sus gastos, para

15/ Freno no solamente a un mayor crecimiento de la tasa de salario, sino tambien
a un mayor crecimiento en el empleo, en la media en que se expand la productivi-
dad de los trabajadores paralelamente a la expansion de la producci6n social.








obtener plusvalfa y el freno que a los gastos en consume impone a
la clase capitalist la necesidad de acumular plusvalfa entran en
contradicci6n con la realizaci6n de e sta mediante la venta de la pro-
ducci6n; mis acn, la expansion de los months de produccion va apa-
rejada al crecimiento en la plusvalia acumulada -por las razones
anteriores- con lo cual tiende a agudizarse paulatinamente eldete-
rioro en las condiciones de realizaci6n.

Pudiera superarse la contradicci6n anterior -contradicci6n entire el
crecimiento en la plusvalfa acumulada de una parte y la realizaci6n
de la producci6n de otra- y entonces, evitar que el empeoramiento
en las condiciones de realizaci6n de la producci6n del sector de bie-
nes de consume sea lo que genere una inmediata crisis, mediante
innovaciones tecnicas -u otros expedientes de diversas 'ndoles, pe-
ro s61o inclufdos en un nivel menos abstracto- en el sector de medios
de consume o en el de medios de producci6n. Las innovaciones efec-
tuadas en el sector de bienes de consume, consistentes en la crea-
ci6n de nuevos products, nuevas necesidades o en nuevas formas
de aumentar la productividad de los trabajadores, permitiendo asi
un abaratamiento de ciertas mercancias, amplfan el mercado de
este sector, le dan la posibilidad a sus capitalistas de realizar cre-
cientes ganancias y, gracias a esto, contribuyen a sostener o a ace-
lerar el ritmo del gasto de plusvalfa en capital productive, con lo
cual se logra aplazar la crisis; y decimos aplazar, en la media en
que los actuales gastos de plusvalia en capital se traduciran, mafia-
na, en ampliaciones de lacapacidad productive y, por ende, en am-
pliaciones del valor de la producci6n potential de bienes de consu-
mo, sin que tenga que sostenerse al mismo ritmo el crecimiento
de su mercado, lo cual implica que, posiblemente, un posterior
empeoramiento en las condiciones de venta de la creciente produc-
cion potential convertirfa aquella acumulaci6n en excesiva, en so-
breacumulaci6n de capital, y esto basta para frenar el ritmo de ex-
pansi6n del gasto de plusvalfa en capital, desencadenindose, a con-
tinuaci6n, la crisis. De no presentarse la innovacion tecnica en
el sector de medios de consume, solamente su implantaci6n en
aquel subsector menos afectado directamente por la tendencia a la
sobreproducci6n de mercancias para el consume, cual es el de me-
dios de producci6n para la producci6n de medios de producci6n,
permitiri superar -quizas solo temporalmente- la contradicci6n
entire el crecimiento en la plusvalia acumulada y la realizaci6n de
la producci6n, s6lo si acrecienta las expectativas de ganancia en
dicho subsector, en forma tal que afluyan hacia este capital les pro-
venientes de otros subsectores y se le creen oportunidades de co-
locaci6n productive a todas las plusval'as acumuladas, constituyen-
dose estas en mercados para diferentes producciones.






-10-


Siello se logra, lo cual significa que en el present no tendrA que
disminuir el crecimiento en el gasto de plusvalfa en capital, se
prolongari el pe riodo de expansion econ6mica y, a menos que
vuelva a tomar importancia el empeoramiento en las condicioneb
de realizaci6n, 16/ seri el deterioro en las condiciones de produc-
cion el encargado de frenar el crecimiento en los gastos de plusva-
lia en capital, desencadenando esto a su vez tensions adversas en
cuanto a la realizaci6n adecuada de las mercancfas, produciendose
asf la crisis. Tal deterioro en las condiciones de producci6n se
concrete en el aumento en la composici6n organica del capital y/0
en un alza del salario tal que merme la tasa de plusvalfa, todo lo
cual es forzado por la prolongada acumulaci6n de capital, abatien-
do asr la tasa media de ganancia.

Cuando la fase de expansion econ6mica se ha podido prolongar en
base a cambios tecnicos que toman cuerpo en novedosos medios de
producci6n, el alza del salario puede conducir a la crisis, pues si
bien le amplia inicialmente el mercado al subsector productor de
artrculos para asalariados, le empeora las condiciones de produc-
ci6n a las ramas que, por estar produciendo los nuevos medios de
producci6n, se han constitufdo en las mis rentables y en los luFares
de atracci6n de capital, habiendo permitido un ritmo de acumulaci6n
tal que prolongara la fase de expansion 1 /.

Se puede aceptar la posibilidad de un rApido reflujo de capitals ha-
cia el subsector relativamente favorecido por el alza del salario,
de manera que evite la crisis, al sostenerse transitoriamente el
ritmo de crecimiento en los.gastos de plusvalfa en capital; si ello
sucede se prolongarfa aun mis la fase de expansion, pero solo a
costa de retomar dominancia la contradicci6n entire el crecimiento
en la plusvalfa acumulada y la realizaci6n de la producci6n a partir
del sector de bienes de consume 1/.
-------------------------------
16/ Si las innovaciones tecnicas conducen a acrecentar en forma apreciable la pro-
ductividad del trabajo, la tendencia a deteriorarse las condiciones de realizaci6n
se reforzara, en la media en que se impida un mayor crecimiento en la ocupaci6n
y, por ende, en los gastos de consume de los obreros, precisamente en los mo -
mentos posteriores a los de la producci6n de los nuevos medios de producci6n que
permitieron aumentar la productividad.

_7/ De allfque no siempre sea "remedio" el alza en los salaries para evitar la cri-
sis; al respect, Cfr: Marx, "El Capital", Libro II, Cap.XX, p. 366.
18/ Las observaciones que se hicieron en la secci6n 2-A, a proposito de los tras-
lados de capital de unos sectors a otros; son pertinentes para este caso y nos lie-
van a pensar sobre lo remota de esa posibilidad, maxime cuando el alza en los sa-
larios no beneficia a todo el sector de bienes de consume, sino al subsector que
produce para los asalariados.




-11-


3.5 Diferencia entire este planteamiento y los models ortodoxos del
ciclo: j1

3.5.1 El desarrollo tecnol6gico, la expansion poblacional -con
su mis important efecto: frenar el crecimiento en el sa-
lario- etc., no necesariamente quedan en este planteamien-
to como factor s ex6genos que pe rmitan hace r una division
artificial y engaflosa entire el movimiento c'clico y el movi-
miento tendencial de la economic. Y no quedan como facto-
res ex6genos en la media en que se explica el gasto de plus-
valra en capital, no por aumentos en la producci6n o por el
nivel del ingreso o por los months acumulados de capital,
sino por la obtenci6n de ganancias, lo cual impide distin-
guir entire inversionn inducida" o motivada por el aumento
en la producci6n o por los elements acabados de mencio-
nar y end6genos al modelo, e inversionn aut6noma" o sea
la supuestamente motivada por el advancee tecnol6gico", etc.
elements ex6genos al modelo-, y permit relacionarel de-
sarrollo tecnol6gico y poblacional con las ganancias. La ex-
plicaci6n correct debe mostrar que el desarrollo tendencial
de la economia capitalist se da mediante perfodos de creci-
miento seguidos por perfodos de crisis y depresi6n.

Los "Techos" y "pisos" en algunos models cfclicos son la
expresa muestra de la incapacidad de relacionar interna-
mente la inversi6n con la disponibilidad de fuerza de tra-
bajo, con el advance tecnico, etc. En esta explicaci6n la
ganancia sobre el gasto de plusvalfa en capital es una variable
fundamental -determinante y, a su vez determinada- y lo puede
ser porque nuestra preocupaci6n no es econometrica.

3.5.2 Consideramos que existe una diferencia fundamental entire el
gasto en consume de los obreros y el de los capitalistas, en
cuanto a tipo de gasto, comportamiento y sus determinantes,
diferencia que exige una distinci6n tajante en la relaci6n de
uno y otro con respect a la ganancia; mas aun, considera-
mos que el origen y las funciones de los ingresos de ambas
classes exigen no s6lo su diferenciaci6n sino incluso aclarar
su oposici6n. Por lo anterior no incluimos en el andlisis
una "propensi6n -social- marginal a consumer" como deter-
minante de un supuesto multiplicador y, explicada a su vez,
por factors psicol6gicos.

19/ Una buena exposici6n de los mis conocidos entire estos se encuentra en: Bober,
S., "Los ciclos y el crecimiento econ6mico", cap. 6. Amorrortu ed.





-12-


3.5.3 Tampoco se tlantea es esta explicaci6n una oscilaci6n uni-
forme y gradual de los niveles de producci6n, ingreso glo-
bal e inversion, como que es esta una caracterfstica de los
models -principalmente los neoclasicos- que introduced
por la puerta de atras la ley de Say -ahorro =inversi6n-,
impidiendo pensar la crisis como manifestaci6n de la ten-
dencia de las fuerzas productivas, aguijoneadas por la ga-
nancia, a sobrepasar los lfmites que las relaciones de pro-
ducci6n imponen al gasto obrero y al gasto de los capitalis-
talistas en consume y en capital. Fbtos models ocultan
el sentido de la crisis: manifestaci6n del despilfarro de tra-
bajo social 20/ y creaci6n de una nueva y firme base o punto
de partida -en la depresi6n subsiguiente- para recomenzar
el process de acumulaci6n de capital con valores de capital
constant y de la fuerza de trabajo tan depreciados y con un
capital en mercanclas tan exiguo -por agotamiento,al suspen-
derse o mermarse las producciones,y por desvalorizaci6n-
que permitan un nuevo surgimiento de la ganancia. L6gica-
mente en las primeras fases de la depresi6n, la baja en los
ingresos salariales -por creaci6n o aumento del desempleo-
y en los months de plusvalfa realizada reforzarAn el proce-
so al determinar nuevas mermas en el gasto global; pero
tarde o temprano se crearin las condiciones favorables a
la recuperaci6n de la actividad econ6mica, consistent no
s61o en la depreciaci6n de los valores del capital ya mencio-
nada, sino tambien en algunos de los siguientes elements:
aumentos en las tasas de plusvalfa, reposiciones inaplaza-
bles de medios de producci6n duraderos, aceleramiento en
en process de monopolizaci6n del capital en base a la concen-
traci6n de capitals en dificultades por la crisis, puesta en prdc
tica de innovaciones en tecnicas o en products debida a la nece
sidad individual de mermar costs o crear demands, etc.
Por lo anterior, no podemos considerar la crisis o la depre-
si6n como "males", enfermedades o como un peligro a la exis-
tencia del capitalism.



20/ Cfr.: Dallemagne, J.L., "Inflation et crises ou le nythe de la "stagflation":
artfculo de "Critiques de 1'economie politique" N. 11-12





Pages
13-14
Missing
From
Original





-15-


En la fase de expansion econ6mica entran a operar fuerzas
que tienden, unas a subir la tasa de interns y otras a bajar-
la; para ver mas claramente el caracter subordinado de es-
ta tasa al tipo de movimiento del capital en su conjunto, su-
pongamos que en un moment de esa fase suba la tasa de in-
teres y que, consecuentemente, disminuyan ciertas inver-
siones productivas cuyas tasas de ganancias resultan infe -
riores a la nueva tasa de interns -la monopolizaci6n de la
economfa permit la estabilizaci6n de tasas de ganancia di-
ferentes-. Pues bien, no solamente no podria concluirse
de esto que se ha llegado al fin de expansion sino que, la
existencia misma de la fase de expansion permitiri que
cuando pase lo anterior, esos capitals cuyas tasas de ga -
nancia resultan inferiores a la de interest puedan alfuir a
los mercados de capital-dinero, acrecentando la oferta y
contribuyendo a frenar el crecimiento o a deprimir la tasa
de interns. Solamente cuando empieza a manifestarse la
sobreproducci6n y, por consiguiente, cuando se empieza a
sospechar de la fragilidad financiera de quienes adeudan ca-
pital-dinero o quienes han emitido acciones Z5/, es cuando
puede ocurrir un colapso en las cotizaciones de los tftulos
de deuda y acciones, y entonces, una subita alza en la tasa
de interns de mercado 26/. El rapido y fuerte aumento en
dicha tasa de interest no podria por lo tanto considerarse co-
mo la causa de la crisis, sino mis bien interpretarse como
sfntoma de las manifestaciones de la sobreproducci6n, aun-
que pueda contribuir, lo cual es de orden secundario, a agra-
var la crisis; todo ello puede entenderse con mas facilidad
si se ve en esa alza del tipo de interest un fen6meno que obe-
dece a un process propio de la crisis, cual es el atesoramien-
to de capital-dinero y a la urgente necesidad de dinero como
medio de pago 27/. Lo anterior se da a pesar de los esfuer-
zos que pueda hacer el gobierno para evitarlo impidiendo el
alza en las tasas de redescuento y en las tasas legalese de des-
cuento e interest e inclusive bajindolas.

25/ En cierta media las acciones son realmente titulos de deudas y s61o pa-
ra quienes controlan la sociedad representan estos tftulos su propiedad
2/ Quizis sea necesario recalcar el caracter hipotetico de este caso; por
condiciones especfficas puede darse un crecimiento en las cotizaciones de
acciones paralelo al alza en las tasas de interest de mercado; por ejemplo,
durante el auge inmediatamente anterior a la crisis del 29 en EE.UU.
7/ Ya en la depresi6n la merma en la demand de capital-dinero, por la
baja en las producciones, en el empleo, en precious, en compras de medios
de producci6n, etc. puede facilmente hacerse superior a las bajas en su
oferta, con lo cual merma-como de hecho ha sucedido con frecuentia- la ta-
sa de interns. Sin embargo tal baja no basta para superar la situaci6n depresi"





-16-


Al final del pirrafo anterior se present un caso en el cual
las tasas legales pueden diferir sustancialmente de la de
mercado, sin que esto sea absurdo, en la media en que el
gobierno intent restaurar las condiciones normales de re-
producci6n en beneficio de la burguesfa como un todo, a pe-
sar de que ello pueda contrariar los interests del grupo de
los propietarios del capital-dinero; emperor, la existencia
paralela de las dos tasas significa la incapacidad del banco
central y de los bancos comerciales en sus prestamos a to -
sas legalese -de satisfacer toda la demand de capital-dine-
ro y de dinero como simple medio de pago 2/ e implica que
el perjuicio a los pripietarios de capital-dinero no es total.
La correlaci6n entire fuerzas de los diferentes grupos de la
burgueifa y su posici6n respect de la otra clase -posici6n
que puede tambalear si a la crisis la sigue un recrudecimien-
to en la lucha polftica entire ellas- explica la diferencia de
grado en la sobredeterminaci6n polftica que la tasa de inte-
res de mercado -los propietarios del capital-dinero- ejerce
sobre la legal.

Ademis de lo anterior puede haber una sobredeterminaci6n
economic a la tasa legal y ligada a cuestiones polfticas; es-
ta sobredeterminaci6n esti en relaci6n inversa a la capaci-
dad del banco central-gobierno de financial tasas de redes-
cuento muy inferiores a las tasas de interns de mercado, ca-
pacidad que depend de sus recursos fiscales y de su posibli-
dad de aumentar sus prestamos mediante emisiones primarias

En cuanto al papel que juega el credit en el desarrollo cfcli-
co de la economfa, es razonable consid'rarlo como subordi-
nado al movimiento del capital en su conjunto, aceptando
que puede tener un papel active en el desarrollo de ciertas
tendencies y en el agravamiento de las crisis:


28/ La parte de estas demands que no puede satisfacerse en estas fuentes lo ha-
ri en el "mercado" de tftulosy en los dominios de la usura.

29/ A este nivel se hace abstracci6n de aspects internacionales tales como el
ilustrado a continuaci6n: Fl Banco Central de cierto pafs puede obtener presta-
mos en otros passes a tasas de interest de mercado mundial ligeramente inferio-
res a sus tasas de redescuento, siendo estas iltimas inferiores a las tasas de
interest de mercado interno. En tal caso es clara la sobredeterminaci6n que
ejerce la tasa mundial sobre la legal.





-17-


No puede verse en la disminuci6n y carencia de credito la
causa de las crisis sino, por el contrario, su caracter su-
bordinado, puesto que es la sobreproducci6n la que acrecien-
ta la necesidad de dinero en tanto que medio de pago, reduce
considerablemente la obtenci6n de dinero como medio de cir-
culaci6n y determine el ate soramiento de capital-dine ro.
No es raro pues que en tal coyuntura entire el sistema banca-
rio en crisis -la situacion real determine la perdida de con-
fianza en los bancos, agudizindose asi su crisis-, que los
capitalistas clamen por credito achacindole a su ausencia la
culpa de todos los males y que entire al scenario toda suer-
te de reformadores sociales con las mis variadas panaceas
monetarias. Pero si tal ambientt" reina y tales actitudes
y opinions cunden, algo objetivo debe permitirlo y esto no
es mas que el papel important y active que el sistema cre-
diticio adquiere en una economla capitalist. Al respect
vale la pena anotar que permit el acentuamiento de la ten-
dencia a la sobreproducci6n y, entonces, al agravamiento de
la crisis en tanto que finance el acrecentamiento de produc-
ci6n decidido en base a estimacione s exageradas de la future
demand, el autoacumulamiento especulativo de inventarios,
las compras especulativas de mercancfas y tftulos, los exce-
sivos aumentos en la capacidad productive y las demands de
bienes de consume imposibles de hacer con los ingresos ac-
tuales, con cargo y recargo a los ingresos futures por con-
cepto de amortizaci6n e interests 30/ .

3.7 Comercio Exterior e Imperialismo:

En un nivel mas concrete vale la pena considerar, al menos en ter-
minos muy generals, c6mo puede afectar al desarrollo cfclico del
capital las relaciones entire passes dominantes y dependientes.

Para la consideraci6n anterior es necesario anotar que la posibilidad
que tiene una economfa capitalist de general internal y aut6noma -
mente un desarrollo ciclico -autonomia en cuanto a generaci6n, no
en cuanto a aislamiento- con sus correspondientes crisis de sobre-
producci6n esta en raz6n direct a la mayor complejidad, a la ma-
yor integraci6n internal de su estructura productive y a su mayor
desarrollo tecnol6gico, como que son estos unos elements funda-
mentales en la explicaci6n de las crisis, y ademis, factors que le


30/ E sto 6Ltimo implica fomentar el consume present a costa de frenar el consu-
mo future, mientras que el abultamiento en la demand crea incentives para acre-
centar la capacidad productive y asf la producci6n future.





-18-


permiten mayor control y beneficio 31/ en el desarrollo de la divi-
si6n international del trabajo y superior posici6n en la jerarquia
de dominancia s en el process de acumulaci6n mundial de 32/ capi-
tal; de e sto procede su dominancia en las relaciones comerciales
y financieras mundiales y, entonces, su capacidad de transmisi6n
a las otras economras de fuerzas expansivas o depresivas. Por
el contrario, aquellas economfas dependientes que,a pesar de su-
jetarse a relaciones de producci6n capitalistas,carezcan de un sec-
tor que produzca medios de producci6n de una variedad tal y en un
volumen tal que les permitiese garantizar internamente -sin nece-
saria mediaci6n del comercio exterior- el process de acumulaci6n
de capital productive, y que, en consonancia con lo anterior, los
adelantos tecnicos no sean producidos en su interior, estarin -de
acuerdo a la explicaci6n presentada de las crisis- en incapacidad
para general aut6nomamente fases de expansion, crisis y depre-
si6n, 33/ y el sometimiento a estas fases en su desarrollo se debe
a su asimilaci6n de las fluctuaciones originadas en otros pauses, me-
diante las alteraciones en los valores del comercio exterior y en los
flujos internacionales de capital.

No obstante lo anterior, es impossible considerar el papel de estas
economfas dependientes como meramente pasivo por cuanto que
pueden permitir el aplazamiento de crisis pre sentgndole a los paf-
ses dominantes la oportunidad de hacer ventas a credito, de colo-
car capitals contrarrestando la saturaci6n de estos en las metr6-
polis o de obtener mano de obra barata con inmigrantes proceden-
tee de aquellas.

3.8 Monopolizaci6n, Imperialismo y Polftica Estatal:

Ya habramos comentado como las crisis y las depresiones aceleran
la tendencia a la monopolizaci6n del capital. Pues bien, la monopo-
lizaci6n misma present implicaciones con respect al desenvolvi-
miento de las diversas fases c'clicas, en tanto que conlleva en si
la tendencia a mermar la expansion de muchas producciones y la ca-
pacidad de restringir en forma m6s rapida los months de producci6n,
lo cual se ha manifestado en profundas y prolongadas depresiones
-propias del capitalism monopolista- tales como las iniciadas en
1870 y 1929 34/
-----------------------------.
31/ Obviamente al capital de esa economia y no al "pafs"
32/ Se habla de posibilidad, no de que siempre tenga que generarse el movimien-
to cfclico en el mayor entire los passes dominantes.
33/ Esto no impide que tambien en ellas pueda manifestarse la tendencia a la so-
breproducci6n en sus mercados internos.
4/ Cfr: Dobb, M., "Estudios sobre el desarrollo del capitalismo. Cap. sep-
timo y Octavo. Ed. Siglo XXI





-19-


Empero, la complejidad misma del desarrollo monop6lico 35/ ha
sido tal que ha producido tendencies econ6micas y polfticas que
incluso pueden -con relaci6n a lo que nos ocupa- tener mayor im-
portancia en determinadas epocas. Al respect quizi lo mas fun-
damental es la expansion y dominio imperialista y lo que esti di-
rectamente enlazado con la monopolizaci6n y con el imperialismo,
pero que surge un poco mis tarde y solamente en los ultimos cua-
renta y cinco affos ha tenido importancia -cada vez creciente- para
el process de acumulaci6n de capital, cual es la intervenci6n esta-
tal en la economfa con sus polfticas adecuadas para aquel proce so.

Las guerras y peligros de guerras interimperialistas, las luchas
de liberaci6n y revoluciones en parses dependientes y las situacio-
nes conflictivas con parses en transici6n al socialismo han determi-
do el gigantesco crecimiento de los gastos militares en los passes
dominantes 36/ con la natural complacencia del capital productor de
los medios de guerra, que incluso a su vez han contribuido a impo-
nerlos y fomentarlos 37/. Y este gasto, que podrfa moverse con
relative independencia de las fluctuaciones en la actividad econ6mi-
ca no para -militar, se ha ido convirtiendo en el principal factor an-
ti-depresivo de esas economlas y, en consecuencia, ha permitido
el establecimiento de polfticas fiscales "anti-ciclicas", dado el pe-
quefio impact econ6mico de otro tipo de gasto o su choque con los
interests de las classes dominantes 38/. El acrecentamiento en
los gastos militares 3/ con el paralelo desarrollo del sector pro-
ductor de medios de destrucci6n -ha contribuido a frenar la tendencia

35/ Inclusive puede hablarse de un desarrollo monop6lico que no se ha convertido
en la negaci6n de la competencia -en sentido estricto- sino en su traslaci6n a un
piano diferente: el de la competencia intermonop6lica.
36 Por el origen, utilizaci6n de ciertos products e importancia estratpgica po-
demos considerar los gastos espaciales como parte de los gastos militares.
37/ No solamente se invoca la defense de lo sagrado sino que se enrolan los ge-
neraleb en el ejercito del capital.
38/ Desde la crisis de 1929 la polftica en pro de la monopolizaci6n bajo diversas
formas y de reducci6n en la producci6n -en moments de crisis o recesi6n- ha si-
do tambien important; al respect, cfr.: Dobb, Op. Cit., cap. octavo.
39/ Seg6n datos de Baran y Sweezy, en "El Capital Monopolista", los gastos del
gobierno de EE. UU. en defensea" representaban el 0.7 del P.N.B. para 1929 y
el 9.4% para 1961 y, segun Gabriel Jipe, en su artfculo "Le development des mo-
nopoles et la tendance a la Stagnation". publicado en "critiques de L'economie
politique" No. 11-12, los gastos militares representaron 1l 8.1% de P.N.B. en
1969 en EE.UU.




-20-


a la sobreproducci6n, a mejorar las condiciones de realizaci6n,
con lo cual se ha determinado una mayor rapidez en el renacimier.-
to de las fases de expansion y la suspension de las depresiones ca-
si en sus inicios, configurindose -desde 1937 hasta 1973- un pa-
tr6n de desarrollo capitalist en el cual breves estancamientos y/o
bajas en la producci6n y en el empleo interrumpen, de vez en cuan-
do, el process de expansion econ6mica; estando relacionada esta
forma de desarrollo con la paralela alza general de precious, per-
sistente incluso en las "recesiones" 4

3.9 Factores "accidentales" y las crisis hist6ricas:

Factores sociales de muy divers orden -econ6mico, politico, po-
Iftico-militar, cientffico- que llamamos "accidentales" s61o por-
que su presencia en determinado moment no es parte de un pro-
ceso que exija su peri6dica repetici6n 41 tienen efectiva impor-
tancia en la producci6n de muchas crisis hist6ricas, en la deter-
minaci6n de sus rasgos especfficos y en el desenvolvimiento de
las fases de expansion y depresi6n anteriores y posteriores a la
crisis. Y tienen importancia s6lo por afecta, por contribuir al
mejoramiento o, por el contrario, al empeoramiento en las condi-
clones de producci6n o en las de realizaci6n, pudiendo entonces y
s6lo entonces acelerar o retrasar la aparici6n de la crisis, hacer-
la m.s o menos aguda y acentuar o contrarrestar las fases de ex-
pansf6n y depresi6n.

La menci6n de la incidencia de estos factors nos obliga a insistir
en dos puntos:

3.9.1 Como declamos al principio, el problema no consiste en
buscar causes externas -unicas o multiples- del "efecto"
crisis, sino en entender c6mo y por que una economic ca-
pitalista asimila en cierta forma determinados fenomenos
o ciertas tendencies, enlazando 16gicamente los fen6menos
no recurrentes con la tendencia al desarrollo cfclico del
capital.

40/En la explicaci6n de esta inflaci6n persistent es fundamental tanto la expan-
si6n del gasto military como la acumulaci6n monopolfsta del capital: la monopoli-
zaci6n de la economfa le permit al capital controlar la expansion de la produc-
ci6n, estimular las demands, fijar precious y financial inventarios, trasladar
las alzas de salaries a los precious, evitar que los precious reflejen los incremen-
tos en la productividad, mermar con rapidez las producciones influir-controlar
con mayor eficacia el gasto pbblico, crea nuevos y mis costosos products que
tienden a sustituir a los anteriores, etc.
41/ Aunque obviamente son factors determinados y no sujetos al azar





-21-


3.9.2 L a tendencia al desarrollo ciclico del capital, con sus cri-
sis, no la hemos condicionado a la presencia de los facto-
res "accidentales"; mis a6n, demostramos esa tendencia
a un nivel que hac'a abstracci6n de estos. Pero sto no
es obsticulo para aceptar que en la gestaci6n y desencade-
namiento de muchas crisis hist6ricas -en tanto que son fe-
n6menos hist6ricos concretos- han tenido una funci6n im-
portante los factors no recurrentes, mientras que en otras
su papel ha sido secundario.











e- TABLA DE CONTENIDO
-J

Pag.
I. Introducci6n: Consideraciones te6ricas acerca de las crisis de
sobreproducci6n .......................................... 1

II. La crisis de 1929 y la depresi6n 1929-1933 en el piano mundial.

1. Aspectos determinants de la crisis .................... 22

2. Aspectos financieros de la crisis ....................... 68

3. Algunos aspects de la depresi6n mundial dada entire 1929 y
1933 ........................ ... ..... .... ............. 76


II La crisis y la deflaci6n en la economfa colombiana. -

1. Introducci6n .............. .................. ..... ... 110

2. El comportamiento de las exportaciones ................. 11

3. Las entradas y las salidas de capital extranjero ........... 152

4. Las repercusiones Internas de la Crisis .................. 165

5. Los cambios en la Polftica Econ6mica a partir de 1931 .... 277

6. El final de la depresi6n .................. .............. 334




-22-


II. LA CRISIS DE 1929 Y LA DEPRESSION 1929-1933 EN EL PLANO MUNDIAL


1. Aspectos determinantes de la crisis:

1.1 Estudiaremos la crisis generada en los Estados Unidos a mediados
de 1929, su propagaci6n mundial y los aspects mis caracteristicos
de la consiguiente depresi6n, que se prolonga hasta 1933, con el
animo de establecer un marco de referencia para investigar, mis
adelante, la crisis y la depresi6n-deflaci6n de la economic colom-
biana en aquel entonces, por cuanto que la crisis mundial abarc6 a
nuestra economfa y condicion6 su forma de evoluci6n. A si pues,
para entender la crisis colombiana necesitamos entender la grann
crisis" en sus rasgos mis fundamentals.

En los parrafos siguientes trataremos de demostrar que el factor
determinante de la crisis desplegada a nivel mundial desde Fstados
Unidos, fue el deterioro en las condiciones de realizaci6n de la plus-
valfa, determinado a su vez por el predominio de la contradicci6n
entire la necesidad de una creciente acumulaci6n de plusvalfa y la
realizaci6n adecuada al capital de la producci6n /

1.2 Para el predominio de dicha contradicci6n fue fundamental, como
veremos mas adelante, el considerable advance en el crecimiento
de la productividad social que present la industrial de los FF.UU.,
en la gran fase de expansion econ6mica inaugurada a fines de 1921 2/.
El Cuadro No. 1 puede ilustrarnos sobre la expansion en la pro -
ductividad en esta decada con respect a decadas anteriores.

Como se ve en el Cuadro No. 1, la expansion en la productividad
media norteamericana fue superior, en la d4cada 1920-1930 que
enmarca la gran fase de expansion, al aumento en productividad
dado en cualquiera de las decadas anteriores de intense industria-
lizaci6n.
- - -- -- - -- -- -

/ En la introducci6n a este trabajo, hemos discutido el sentido de tal contradic-
ci6n y su determinaci6n del deterioro de las condiciones de realizaci6n, como uno
de los posibles determinantes de las crisis capitalistas.

2/ Esta gran fase de expansion ha sido dividida, para EE.UU., a su vez en tres
fases de expansion: 1. de sept./21 a mayo/23, 2. de julio /24 a octubre/26 y
3. de diciem./27 a Julio/29, y dos pequefTas fases intermedias de contracci6n.
Cfr: Estey, J.A., "Tratado de los ciclos econ6micos", Cuadro No. 14, 6a. ed.,
f.c.e., p.82




-22-


II. LA CRISIS DE 1929 Y LA DEPRESSION 1929-1933 EN EL PLANO MUNDIAL


1. Aspectos determinantes de la crisis:

1.1 Estudiaremos la crisis generada en los Estados Unidos a mediados
de 1929, su propagaci6n mundial y los aspects mis caracteristicos
de la consiguiente depresi6n, que se prolonga hasta 1933, con el
animo de establecer un marco de referencia para investigar, mis
adelante, la crisis y la depresi6n-deflaci6n de la economic colom-
biana en aquel entonces, por cuanto que la crisis mundial abarc6 a
nuestra economfa y condicion6 su forma de evoluci6n. A si pues,
para entender la crisis colombiana necesitamos entender la grann
crisis" en sus rasgos mis fundamentals.

En los parrafos siguientes trataremos de demostrar que el factor
determinante de la crisis desplegada a nivel mundial desde Fstados
Unidos, fue el deterioro en las condiciones de realizaci6n de la plus-
valfa, determinado a su vez por el predominio de la contradicci6n
entire la necesidad de una creciente acumulaci6n de plusvalfa y la
realizaci6n adecuada al capital de la producci6n /

1.2 Para el predominio de dicha contradicci6n fue fundamental, como
veremos mas adelante, el considerable advance en el crecimiento
de la productividad social que present la industrial de los FF.UU.,
en la gran fase de expansion econ6mica inaugurada a fines de 1921 2/.
El Cuadro No. 1 puede ilustrarnos sobre la expansion en la pro -
ductividad en esta decada con respect a decadas anteriores.

Como se ve en el Cuadro No. 1, la expansion en la productividad
media norteamericana fue superior, en la d4cada 1920-1930 que
enmarca la gran fase de expansion, al aumento en productividad
dado en cualquiera de las decadas anteriores de intense industria-
lizaci6n.
- - -- -- - -- -- -

/ En la introducci6n a este trabajo, hemos discutido el sentido de tal contradic-
ci6n y su determinaci6n del deterioro de las condiciones de realizaci6n, como uno
de los posibles determinantes de las crisis capitalistas.

2/ Esta gran fase de expansion ha sido dividida, para EE.UU., a su vez en tres
fases de expansion: 1. de sept./21 a mayo/23, 2. de julio /24 a octubre/26 y
3. de diciem./27 a Julio/29, y dos pequefTas fases intermedias de contracci6n.
Cfr: Estey, J.A., "Tratado de los ciclos econ6micos", Cuadro No. 14, 6a. ed.,
f.c.e., p.82






-23-


CUADRO No. 1

FE.UU. INDICE DEL VOLUME DE PRODUCTION REAL POR TRABAJA-
DOR Y POR HORA


Aumento
porcentual


Afio

1910
1920
1930


Indice

90
100
147


A umento
porcentual

17
11
47


FUENTE : Akerman, J. "E structures y ciclos econ6micas"; Ed. Aguilar, p. 440.




Aunque Akerman -el autor del anterior cuadro- no lo aclara, este
fndice de productividad incluye various sectors productivos, pues
difiere en su crecimiento del indice de producci6n manufacturer
por hombre-hora del Bureau of Labor Statistics del U.S. Depart-
ment of Labor que presentamos en el cuadro No. 2.


CUADRO No. 2

FE.UU. INDICE DE LA PRODUCTION REAL POR HOMBRE-HORA, EN IA
INDUSTRIAL MANUFACTURER (1939 = 100)


1920
1921
1922
1923


Indice

48.0
55.2
60.5
59.5


A fo

1924
1925
1926
1927


Indice


63.4
67.6
69.5
71.3


A fio

1928
1929
1930


Indice

75.1
78.1
80.0


FUENTE: U.S. Department of Labor, Bureau of Labor Statistics; "Case study
Data on productivity and factory performance; Nov. 1952, p. 41


Aflos

1870
1880
1890
1900


Indice

49
57
71
77





-24-


Del Cuadro No. 2 se debprende que el incremento porcentual en la
productividad industrial manufacturer, entire 1920 y 1930 inclusi-
ve, fue del orden del 66.6%, y que su incremento entire 1922 y 1929,
durante la fase de expansion, fue del orden del 30%, lo cual equiva-
le a un aumento annual promedio del 3.4%.

En la minerra de Ee.UU. otra rama industrial de importancia, se
dieron tambien considerable aumentos de productividad, to mismo
que en la industrial del transport. Fn el Cuadro No. 3 veremos
el comportamiento de los Indices de productividad de estos sectors.

CUADRO No. 3


INDICES DE


LA PRODUCTION REAL POR HOMBRF-HORA FNMINFRIA Y
TRAN&PORTE EN EE.UU. (1929 = 100)
Mine r a


Indice del
NBER 1/


Indice del
BLS 3/


Transporte


1947=100
1920 68.2 46.6
1921 69.5 48.8
1922 75.9 51.8
1923 78.8 53.1
1924 79.4 54.6
1925 84.9 56.3
1926 85.9 57.1
1927 91.0 58.8
1928 98.0 61.2
1929 100.0 62.9


1/ National Burau of Economic Research.

_/ Bureau of Labor Statistics


FUENTF:


U.S. Department of Commerce
Statistics of the United States,
1960, p. 600 y 601.


, Bureau of the Census; "Historical
Colonial Times to 1957". Washington


76.2
69.3
76.0
83.0
81.1
86.2
90.6
91.4
96.1
100.0






-25-


1.3 Semejante crecimiento en la productividad de los trabajadores indu.
trials, fruto tanto de la introducci6n de nuevos medios de produc-
cioi como de reorganizaciones y racionalizaciones en los process
productivos 2/, le permiti6 a la industrial norteamericana estabilizar,
e incluso reducir ligeramente los precious de sus artfculos, dada la
agudizada competencia monopolistica mundial desatada por aquel
entonces 4/ Con los Cuadro No. 4 y No. 5 nos haremos a una idea
de la evoluci6n de los precious industriales en EE.UU.

CUADRO No. 4


EE.UU. -


INDICE DE PRECIOUS DE BIFNT\T DF CONSUMO MANUFACTURA-
DOS DIFERENTES A ALIMENTCS (1913 = 100)


Afios

1922
1924
1926
1928


Indice


180
193
180
176


FUFNTF: Sociedad de las Naciones; informed: "Le course etles phases de la de-
pression economique mondiale"; Ginebra, 1931. Tabla XVII; p. 89


CUADRO No. 5

EE.UU. -INDICES DE PRECIOUS DE MFDIOS DE PRODUCTION Y DE CON"UMO
MANUFACTURADOS (1913=100)


Medios de
Aflos producci6n

1927 155
1928 154
1929 155


FUENTE: Ibid, Tabla VI; p. 292


Medios de Consumo
duraderos No durade ros

176 151


177
175


153
152


/ Al respect es fundamental la mecanizaci6n con energla electric y motors de
gasoline, la fabricaci6n en cadena y la estandarizaci6n de products; Cfr.: Akerman,
J., Op. Cit. p. 441
4/ Verla en la pAgina siguiente.





-26-


El Cuadro No. 5 muestra, a mis de lo ya mencionado, un fen6me-
no interesante en lo que atafie al anlisis del tipo de fuerzas que
produjeron la crisis: la gran estabilidad en el precio de los medios
de producci6n fabricados por la industrial norteamericana, incluso
en visperas de la crisis, por ejemplo, en 1928, aflo de expansion
econ6mica. Podemos pues, desde este moment, descartar la po-
sibilidad de explicar el surgimiento de la crisis por aumentos de
los precious de los medios de producci6n.

1.4 El fuerte incremento en la productividad de los trabajadores de la
industrial de EE.UU. -"manufacturas", minerfa y transporte- fue
ligeramente inferior, en promedio y abarcando toda la gran fase
de expansion anterior a la crisis, al aumento tendencial en la pro-
ducci6n industrial, lo cual implic6 un lento crecimiento.en prome-
dio, en el empleo productive de la industrial. Procedamos a pre-
cisar esta afirmaci6n a nivel de ramas industriales

1.4.1 Para visualizar el aumento annual promedio del empleo pro-
ductivo en la industrial manufacturer, durante la gran eta-
pa de expansion que estudiamos, es convenient presentar
el Cuadro No. 6.

De los Indices presentados en los Cuadros No. 6 y No. 2,
se deduce que, en promedio, y abarcando todo el pe rfodo de
crecimiento econ6mico, el empleo productive en manufacturess"
aument6 a una tasa annual promedio que se situa entire un
0.96% y un 1.79%.



4/ Agudizaci6n de la competencia entire la industrial norteamericana y la europea:
entire la inglesa, la francesa y la alemana en recuperaci6n. Agudizaci6n como
reaccion frente a nuevos proteccionismos nacionales y nuevas areas industriali-
zadas. Sobre este ultimo aspect J. A. Estey nos comenta lo siguiente: "... El
gran numero de pequefos estados en que el tratado de Versalles dividi6 los impe-
rios anteriores a la guerra, rompi6 la unidad econ6mica de Europa y cre6 areas
de dimensions no econ6micas y de recursos inadecuados, cuya debilidad trataron
de contrarrestar sus gobernantes con diversos metodos proteccionistas, arance -
les, restricciones comerciales y medidas similares ... Japon, India, Malasia,
Australia y Canada entraron al terreno industrial ... ." Op. Cit., p. 131 y 132.




-27-


CUADRO No. 6

EE.UU. INDICES DE PRODUCTION MANUFACTURER Y AUMENTO ANNUAL
PROMEDIO DEL EMPLEO PRODUCTIVE ENTIRE 1922 y 1929


Indice de produc-
ci6n del F.R.B. 1/
(1947-49=100)


Aumento (%)
del empleo
productive /


Indice de pro-
ducci6n de F.
C. Mills 3/


Aumento (%)
del empleo
productive 4/


1922 39
1923 45
1924 43
1925 48
1926 50
1927 50
1928 52
1929 58


_/ Federal Reserve Board;
2/ Aumento annual promedio para el perrodo, deducido seg6n el indice
ci6n del F.R.B. y del indice de productividad del Cuadro No. 2
3/ Presentado en: Estey, J. A., Op. Cit., p. 325.
4/ Aumento annual promedio para el perfodo, deducido segun el indice
ci6n de F.C. Mills y del rndice de productividad del Cuadro No. 2.


de produc-


de produc-


FUENTE: 1. U.S. Dept. of Commerce; Op. Cit., p. 409, series P 11.
2. Estey, I.A.; Op. Cit, p. 325,



1.4.2 En la minerla y en el transport el comportamiento del em-
pleo productive, segun calculamos, se puede apreciar en el
Cuadro No. 7.

Los indices de producci6n en las industries mineral y del trans-
porte, presentados en el Cuadro No. 7, y los de productivi-
dad, presentados en el Cuadro No. 3, nos llevan a la conclu-
si6n de que el empleo productive en minerfa tuvo aumento
annual promedio que se ubica entire un 2.62% y un 3.90% para
el perfodo 1922-1929, mientras que en las empresas trans-
portadoras cay6 tal empleo a una rata annual del 0.6%, en pro-
medio y para el mismo perfodo.


1.79
1.79


100
112
106
118
125
125
132
140


0.96


I




-28-


CUADRO No. 7

EE.UU. INDICES DE PRODUCTION MINERA Y DE PRODUCTION EN LA INDUS-
TRIA DEL TRANSPORT, Y VARIACION ANNUAL PROMEDIO DEL FMPLEO PRO-
DUCTIVO EN AMBOS SECTORS INDUSTRIALS


Indice de Pro-
ducci6di mine ra
Afio (1947-49=100)1


Aumento (%) del e mpleo
productive en mine ra 2/
N.B.E.R. B.L.S.


1922 45..5
1923 62.1
1924 58.4
1925 60.5
1926 65.7
1927 66.8
1928 66.6
1929 72.5


3.90


T


Indice de pro-
ducci6nr en
trandporte 3/
(1939 =100)

88
102
98
102
108
106
106
110


Aumento (%)
del empleo
productive en
transport 4/




-0.6
J<


1/ Bureau of Mines, citado en U.S. Dept.of commerce; Op. Cit., p. 353, seire
M.51.
2/ Aumento annual promedio para el perfodo segin los indices de productividad del
N.B.E.R.. y B.L.S. citado en Cuadro No. 3
3/ Promedios ponderados del trifico de carga y pasajeros por las diferentes in-
dustrias del transport; Ibid, series Q12, p.427.

4/ Aumento annual promedio para el perfodo segGn el fndice de productividad cita-
do en el Cuadro No. 3



1.5 De las series sobre empleo no agrfcola de la obra "Historical
Statistics of the United States" 5/ se deducen aumentos anuales pro-
medios, entire 1922 y 1929, del 2.15% en manufacturess", 2.14% en
minerfa y,1.43% en transported. Podemos, pues, deducir de estos
aumentos del empleo total y de los aumentos del empleo productive
para estas industries, y presentados en los cuadro No. 6 y No. 7,
que el empleo improductivo tuvo aumentos en manufacturess" ytrans-
porte y disminuci6n en minerfa.

/ Ibid, p. 73, series D49, 51y52
./ Ibid, p. 73, se ries D49, 51ly52





-29-


Ahora bien, a pesar de los cambios dados en la relaci6n empleo im-
productivo a empleo productive en toda la industrial, es evidence que
las modificaciones en el ritmo de expansion de su producci6n tenfan
que afectar la evoluci6n del empleo total industrial mediante las al-
teraciones que product en su empleo productive; asf, entire 1922 y
1928 la producci6n industrial, segun los indices de los cuadros No.
6 y No. 7, tuvo un crecimiento porcentual cada vez mis lento, pa-
ra tener un repunte solo en 1929, lo cual se reflej6 en un ritmo de
crecimiento desacelerado en el empleo industrial hasta 1928, aumen-
tando desde fines de 1928 y en el primer semestre de 1929. Fn el
Cuadro No. 8 podemos apreciar la efectiva variaci6n annual del em-
pleo industrial y corroborar esa afirmaci6n.

CUADRO No. 8

FF.UU.- VARIACION PORCFNTUAL ANNUAL DFL 1FMPLFO INDUSTRIAL

1923 1924 1925 1926 1927 1928 1929

Manufactura 13.00 -6.22 2.76 2.15 -1.58 -0.50 7.64
Mine ria 30.76 -9.22 -0.73 8.88 -6.03 -5.79 3.55
Tranbporte y
servicios pdblicos 10.75 -1.99 0.40 3.03 -1.26 -1.80 2.22

FUENTE: Ibid, p. 73, series D. 49 51 y 52



1.6 El empleo en el otro sector productive urban, en el sector de la
construccion, tiene un crecimiento acelerado entire 1922 y 1925, co-
rrelativo al auge en las construcciones de viviendas y edificios que
se da en este periodo; luego empieza a disminuir su crecimiento
hasta 1927 y desde este aflo empieza a caer en forma absolute. La
evoluci6n en cifras del empleo en construcci6n fue la siguiente: el
aumento porcentual entire 1922 y 1923 fue igual a 3.71%, los aumen-
tos para los aflos siguientes fueron: 7.48% y luego 9.46%, empieza
a desacelerarse cuando, entire 1925 y 1926, crece s61o al 7.53%,
luego al 3.40% y, por ultimo, cae primero al-0. 12% y, posterior-
mente al -6.78% /. Fn el mencionado auge de las construcciones
incidi6 tanto la demand por vivienda y oficinas, inducida por el au-
mento en los ingresos generados desde el comienzo de la fase de ex-
pansi6n, como tambien las demands reprimidas en los aflos de
c. cit., series -----------------------
/ Aoc. cit., serie D50




-30-


guerra; tales demands inflaron las expectativas de ganancias y,,en-
tonces,una segunda ola de demands especulativas por edificacio-
nes se genero, reforzando asf la expansion, de las construccio-
nes hasta alcanzar los Ifmites con la sobreproduccion, que obli-
gan a frenar su crecimiento y posteriormente a disminuir su ac-
tividad 7/.

1.7 El empleo en sectors improductivos -Comercio, Finanzas, segu-
ros y propi!dad rafz, Gobierno, servicios y miscelbneos- tenfa ya)
por aquel entonces)una alta participaci6n en el empleo global urba-
no como puede verse en el Cuadro No. 9

CUADRO No.9

EE.UU. PARTICIPATION DEL EMPLEO EN SECTORS IMPRODUCTIVOS CON
RESPECT AL EMPLEO TOTAL Y AL FMPLEO EN ESTABLECIMIFNTOS NO
AGROPECUARIOS(E n miles)

Empleo Empleo Empleo total Fmpleo en secto-
total1/ Agrfcola2/ no agrfcola resimproductivos (4):(3)= (4):(1
Aflo (1) (2 (3) (4) (5) (6)

1922 38.906 13.337 25.569 10.973 42.9% 28. 2i
1925 41.541 13.036 28.505 12.369 43.3% 29.7T
1929 43.804 12.763 31.041 14.025 45.1% 32.04
----------------------------------

FUENTE: U.S. Department of Commerce; Op. Cit., p. 73, series D48, y P.280
series K 73

I/ El dato sobre empleo total se obtuvo sumando el empleo agrfcola y el empleo
en establecimiento no agrfcolas, por lo tanto excluye el empleo en tala y pesca .
2/ Incluye trabajo familiar no asalariado.


-------------------------------

7/ Al respect Cfr.: Faulkner, H.U., "American Political & Social History"; Apple-
ton, p. 798, y: Hansen, H.A., "Polftica fiscal y ciclo econ6mico"; F.c.a. grificos
IV y VI, p. 54 y ss. Fn cuanto a las construcciones de instalaciones productivas,
su valor era muy inferior al de las construcciones de residencias y edificios; su
comportamiento se analizari mis adelante, conjuntamente con el de otras inversio-
nes en capital fijo.





-31-


No obstante taAalta participaci6n porcentual del empleo de los sec-
tores improductivos, su evoluci6n era d-terminada principalmente
por la evoluci6n de la actividad econ6mica productive, de alli que
presentase una evoluci6n parecida a la del empleo industrial, aun-
que careciendo de las bruscas variaciones de este. Eu evoluci6n,
para los afios anteriores a la crisis, fue la siguiente.8 /: Fn 1923
aumenta en un 6.2%", en 1924 aumenta en un 3.1% y en 1925 en un
2.8%, con relaci6n a sus respectivos afios anteriores; como vemos,
en esta primera etapa su crecimiento es desacelerado. En 1926
tiene un aumento del 4.1%, comenzando luego a caer su crecimien-
to al 3.0% para 1927 y al 0.8% para 1928 con respect a los afios
inmediatamente anteriores; hay, pues, otra etapa de crecimiento
mermado entire 1926 y 1928, suspendida por una alza en la tasa de
crecimiento, que alcanza el 4.2%, para 1929.

1.8 Vista ya la evoluci6n por amplios sectors del empleo urban esta-
dounidense, veamos ahora su evoluci6n global en el Cuadro No. 10.

CUADRO No.10

EE.UU.- PERSONAL EMPLEADO EN ESTABLECIMIENTOS NO AGRICOLAS
(En mile s)
Variaci6n porcentual
Numero de con respect al afio
A io personas j/ ante ior

1922 25.569
1923 28.128 10.00
1924 27.770 -12.72
1925 28.505 2.64
1926 29.539 3.62
1927 29.691 0.51
1928 29.710 0.006
1929 31.041 4.47
---o----------- - -
FUENTE: Ibid, p. 73, series D48

I/ Promedios anuales; se excluyen los propietarios auto-empleados, servidores
dom4sticos y personal military.


-------------------------------------

8/ Los datos siguientes son calculados a partir de las series sobre empleo en es-
tablecimientos no agrfcolas del U.S. Dep. Of. Commerce, Op. Cit. p. 73; series
D 53, 54, 55 y 56.







-32-


El Cuadro No. 10 hace evidence que el empleo en establecimientos
no agrfcolas -que en esta epoca alcanza al 70% del empleo total se-
gun puede apreciarse en el Cuadro No. 9- tuvo un crecimiento cada
vez mis lento y lleg6 a ser casi nulo para 1927 y 1928, aumentan-
do subitamente en 1929 y especrficamente en el primer semestre.
Esta evoluci6n del empleo no agrfcola durante la fase de crecimien-
to economic sp constituy6 en un determinant de primera instancia
del nivel de desempleo, fluctuante pero de alguna consideraci6n,
dado el crecimiento en la oferta de fuerza de trabajo / Fn el cua-
dro No. 11 veremos los datos sobre desempleo durante esta Apoca
de auge en la acumulaci6n de capital

CUADRO No. 11

EE.UU.- DESEMPLEO PORCENTUAL (Porcentajes de la fuerza de trabajo
civil )

Afios Desempleo A fios De sempleo

1922 7.6 1926 1.9
1923 3.2 1927 4.1
1924 5.5 1928 4.4
1925 4.0 1929 3.2


FUENTE: Baran, P. y Sweezy, P. : "El capital monopolista"; cap. VIII; siglo
XXI, p. 184.




1.9 El desempleo que se logra mantener hasta el fin del auge y la noto-
ria estabilizaci6n de los precious de las subsistencias -incluso los
precious de varias bajan- se constituyeron en factors principles
en la determinaci6n de un crecimiento annual pequefio en las tasas
de salaries l0/, bastante inferior al aumento promedio en la pro-
ductividad, lo cual implic6 una disminuci6n constant del cost de
la fuerza de trabajo durante toda la fase de expansion, para los sec-
tores productivos que hemos analizado. Si quisieramos tener una


9/ Nuevas leyes sobre restricci6n a la inmigraci6n, promulgadas en 1921 y 1924,
evitaron un mayor crecimiento en la oferta de fuerza de trabajo Cfr: Faulkner, Op.
Cit., p. 840 y ss.
10/ Otro factor que tuvo cierta importancia para impedir mayores alzas de sala-
rios, fue constitufdo por la mayor agresividad del gobierno y de los patrons en
sus luchas contra los sindicatos, aprovechando la terminaci6n de la primera gue-
rra mundial. Sobre esto no deja dudas Faulkner, Op. Cit., p.802 y 803.





-33-


idea cuantitativa de tal afirmaci6n podrfamos comparar los aumen-
tos porcentuales en la productividad industrial entire 1922 y 1929,
deducidos de los Cuadros No. 2 y 3, con los aumentos porcentuales,
para este mismo perfodo, en el salario annual promedio por trabaja-
dor industrial, deducidos del Cuadro No. 12.

CUADRO No.12

EF.UU.- REMUNERACION ANNUAL PROMEDIO POR ASALARIADO DF TIEMPO
COMPLEX TO E N LA INDUSTRIAL

MINERIA MANUFACTURES TRANSPORT
Variaci6n Variaci6n Variaci6n
Afio U.S. annual % U.S. annual % U.S. annual %

1922 1.601 1.255 1.531
1923 1.774 10.80 1.372 9.32 1.546 0.97
1924 1.681 -5.24 1.394 1.60 1.572 1.68
1925 1.563 -7.01 1.417 1.64 1.595 1.46
1926 1.598 2.23 1.442 1.76 1.619 1.50
1927 1.573 -1.56 1.467 1.73 1.629 0.61
1928 1.514 -3.75 1.500 2.24 1.656 1.65
1929 1.481 -2.17 1.508 0.53 1.679 1.38
----------------------
FUENTE: U.S. Department of Commerce, Op. Cit., p. 95, series D699, 701 y
704



En rigor, la variaci6n en los valores del Cuadro No. 12 difierp d-
la variaci6n del salario-hora por trabajador productive, pues el de-
sempleo en alguna parte del afio, los mayors aumentos en los sa-
larios-hora de los empleados improductivos y las variaciones en
la jornada de trabajo se encargarfan de crear diferencias. Fmpero,
la jornada de trabajo fue generalmente stable, de lo cual deducimos
que el aumento en los 'ndices del Cuadro No. 12 debi6 ser ligera-
mente superior al de la tasa de salario para trabajadores producti-
vos. Para el caso de la industrial manufacturer, el salario-hora
promedio pagado a obreros productivos aument6, entire 1922 y 1929,
en un 16.2%, y su aumento entire 1923 y 1929 fue apenas del orden
de 8.4/% 11/, mientras que el aumento en la remuneraci6n annual

/ -U.5. Department of Commerce, Op. Cit, p. 92, serie D 626
fL/ U.S. Department of Commerce, Op. Cit, p. 92, serie D 626





-34-


para obreros y empleados de la industrial manufacturer, entire 1922
y 1929, fue de orden del 20.16%, segfn se desprende del Cuadro No.
12. Teniendo pues, en cuenta que las variaciones de los valores
del Cuadro No.lZpueden diferir -y superar como en el caso de las
manufacturas- de las variaciones de la tasa de salario para trabaja-
dores productivos, podemos afirmar que el incremento en la produc-
tividad en la industrial, durante la etapa de ascenso de la economic
norteamericana anterior a la crisis, super los aumentos salaria -
les, aun en vi'speras de la crisis -compirese los datos del Cuadro
No. 12 con los datos respectivos de los Cuadros No. 2 y 3- reducipn-
dosele al capital el costo de la fuerza de trabajo. 12/

Asipues, dados los pequefios aumentos en los salaries nominales,
los grande aumentos en la productividad, la notoria estabilidad pn
los precious de los medios de producci6n -sogun puede verse pn -1
Cuadro No. 5- y la constancia de la jornada de trabajo durante toda
la fase de expansion, creemos imposiblp considerar que hubo un pm-
peoramiento en las condiciones de producci6n que fuese el plempnto
original y principal en el abatimiento de las tasas de ganancia sobre
la inversion productive y que, entonces, generase la crisis.

El cada vez mis lento crecimiento que se da en el empleo industrial
y en construcciones durante la fase de expansion -hasta fin de 1928-,
paralelo al fuerte incremento en la productividad social, configure
un element important en el predominio de la contradicci6n entire
la tendencia a acrecentar la acumulaci6n de plusvalfa y la realizaci6n
adecuada de la producci6n, concretindose en uno de los determinantes
del deterioro en las condiciones de realizaci6n y, por lo tanto, de la
tendencia a la sobreproducci6n general, tendencia que desemboca y
se manifiesta en la crisis de 1929. Planteando la cuesti6n con mis
precision, podrfamos afirmar que la necesidad de acrecentar la plus-
valfa y acumular crecientes masas de plusvalia se constituy6 en un
acicate para que el capital introdujera cambios tecnicos en la esfe-
ra productive, expandiendo la productividad de los obreros; pero al
Ilevarse a cabo a nivel social tal tarea, se mermo el crecimiento
del ingreso salarial en los sectors productivos hasta fines de 1928,
lo cual contribuy6 a que las condiciones de realizaci6n de una creciente


12/ Creemos que tal consideracion es valida tambien para el sector de la construc-
ci6n aunque posiblemente la baja en el costo de la fuerza de trabajo fue allf menor.
DP todas maneras el promedio de los indices de costs de los contratistas -que in-
cluye costo de mano de obra y materiales- baja en un 4 por 100 entire 1926 y 1929
y en forma sostenida. Cfr.: Ibid, p. 386, series N-103






-35-


producci6n efectiva y potential empezarAn a resquebrajarse, en la
media en que contribuy6 a que el mercado global tuviera un creci-
miento insuficiente con respect a aquel crecimiento del mercado
que hubiera exigido el proceso de acumulaci6n de capital para no
entrar en una crisis como la que efectivamente se di6 desde media-
dos de 1929. Mis adelante estudiaremos la manera especifica co-
mo afect6 al process de acumulaci6n de capital el desaceleradoc re-
cimiento que, hasta fin de 1928, tuvo el ingreso salarial en los sec-
tores productivos y sobre todo de los trabajadores productivos y,
estudiaremos tambien porque el aumento relativamente apreciable
de tales ingresos dado durante el primer semestre de 1929, fue in-
capaz de evitar la crisis. Por el moment veamos el Cuadro No.
13, con datos referentes al desenvolvimiento de los ingresos sala-
riales en la industrial y la construcci6n, hasta 1928 inclusive, apla-
zando la presentaci6n de los datos sobre evoluci6n del ingreso sala-
rial agrfcola hasta el moment en que estudiemos la evoluci6n de
este sector y bu insercion en el proceso econ6mico que culminarfa
en una crisis.

CUADRO No.13

EE.UU.- EVOLUCION DEL INGRESO SALARIAL GLOBAL EN LA INDUSTRIAL Y
EN LA CONSTRUCTION
(Variaci6n porcentual del ingreso salarial global con respect al aflo anterior)

Afto Manufacturas Minerfa Transporte Construcciones
1923 23.53 44.88 11.82 29.01
1924 -4.72 -13.96 -0.34 7.88
1925 4.45 7.69 1.86 11.85
1926 3.95 11.31 4.57 8.09
1927 0.12 7.50 -0.65 6.09
1928 1.73 9.31 -0.18 0.55

FUENTE: Cuadro No. 8, datos sobre evoluci6n del empleo en la construcci6n
presentados a continuaci6n de este cuadro y, cuadro No. 12 y U.S.
Dept. of Commerce, Op. Cit.,p.95, Serie sobre remuneraci6n en
construcciones.


Los datos del Cuadro No.13 incluyen los ingresos de los empleados
improductivos, muchos de los cuales tenfan sueldos much mayores
y rmas stables y empleos dificilmente eliminables en este perfodo
de crecimiento economic. Es de supone, pues, que los ingresos






-36-


salariales de los trabajadores productivos de esos sectors hayan
tenido, hasta fin de 1928, un crecimiento much mis debil, siendo
esto confirmado para el sector manufacturer por el dato que ano-
tabamos, a continuaci6n del Cuadro No. 12, sobre crecimiento del
salario-hora promedio por trabajador productive, el cual era infe-
rior al crecimiento porcentual en la remuneraci6n annual para todo
tipo de empleados industriales.

1.10 Analizada ya la cue sti6n correspondiente a la evoluci6n del volume
de ingresos salariales en la industrial, vale la pena, en lo referent,
a la investigaci6n, tratar de explicar la evoluci6n de los months de
plusvalfa generados por los trabajadores d talactividad: Para ello
es necesario refprirnos nuevamente a algo que es fundamental, tan-
to en la evoluci6n del ingreso global de los trabajadores productivos,
como en la evolucion de las masas de plusvalfa generadas por ellos,
o sea al fuertp crecimiento en su productividad y muy superior al
crecimiento en su salario. El caso de la industrial de transforma-
ci6n -mal llamada manufacturera- es tfpico, y el m6s relevant,
por ser este sector partfcipe del 56.7% del ingreso que lograba re-
tener en conjunto la industrial y el sector de construccione s por aquel
entonces 1/y, probablemente, el que agregaba valor en una propor-
cion similar con respect a las otras ramas industriales, incluyon-
do las construcciones; en esa industrial, como ya habramos visto an-
te s, el salario-hora del trabajador productive tuvo un crecimiento
promedio, entire 1922 y 1929, de 16.2%, mientras que el crecimien-
to en su productividad, en este mismo lapso, mont6 al 30%, lo cual
implica que el cost por product de la fuerza de trabajo cay6 en un
10.7%, mientras que el rndice de precious de productog terminados
-que es possible asemejar al de products manufacturados- cay6, en-
tre 1922 y 1929, entire un 2% y un 3% 14/; en otras palabras, la ga-
nancia bruta mas los salaries y sueldos del personal improductivo
aumentaron de tamafio, no solamente en forma global sino tambien
en forma relative: aumentaron su participaci6n en el valor del produc-
to industrial y, correlativamente, disminuy6 la porci6n relative del
valor agregado industrial de que lograban apropiarse sus producto-
res; en el Cuadro No. 14 podra verse un indicio de la existencia de
tal fe n6me no.
------------------------------

13/ Cfr.: U.S. Department of Commerce; Op. Cit., series F 36-39, p. 140
14/ La cifra 2% se deduce de la series sobre fndice de precious de products finales,
promedios anuales, del B. L.S., presentada en: S. Dep. of Commerce, Op. Cit.
p.118. La cifra 3% se deduce de la cafda de este mismo fndice, entire enero de 1923
y junior de 1929, representada en el grafico 9 del informed de la Sociedad de las Nacio.
nes ya citado, p. 106




-37-


CUADRO No.14

EE.UU.- SALARIES Y OTROS INGRESOS COMO PORCENTAJE DEL VALOR
AGREGADO POR LA INDUSTRIAL MANUFACTURER

(%) (%)
A flo Salarios 1/ Otros ingresos 2/

1921 44.7 55.3
1923 42.6 57.4
1925 40.1 59.9
1927 39. 3 60.7
1929 36.4 63.6


L/FUENTE: Douglas, P.H., "Purchasing Power of the Masses and Business
Depressions"; citado en Estey, J.A. Op. Cit., p. 235.

2/ Valor agregado menos salaries.



Si consideramos que el Cuadro No. 14 no es espejo ni'tido de lo real,
es, en primer lugar, porque pudo incluirse en el rubro salaries los
pagos a trabajadores improductivos rasos, aunque sf se eliminaron
los sueldos de administradores, etc. Por lo demis, las cifras so-
bre valor agregado son c[lculos parcialmente basados en estimacio-
nes, a veces, torpes. De todas maneras, el Cuadro No. 14 permi-
te apreciar la tendencia dada al respect, tendencia que en las deca-
das inmediatamente anteriores no se habia pronunciado en forma tan
marcada, como podri verse en el Cuadro No. 15

CUADRO No. 15

EE.UU.- PORCENTAJE DE LOS SALARIES Y OTROS INGRESOS EN EL VALOR
AGREGADO POR LA INDUSTRIAL MANUFACTURER
1880-1929
(%) (%)
A fo Sala rios Otros Ingresos 2
1880 48.1 51.9
1890 45. 0 55. 0
1899 40.7 59.3
1909. 39.3 60.7
1919 40. 5 59 5
1929 35. 5 64. 5

1/FUENTE: U.S. Department of Commerce; "FHistorical Statistics of tho U.S.A.
1789-1939"; citado en: Mandel E. "Tratado de Economfa Marxista";
Ed. Era, p. 140
S2Valor agregado menos salaries






-38-


Tenemos, pues, en la fase de expansion 1922-1929 una caracterfs-
tica mis que contribute a diferenciarla de algunas otras y que es-
ta ligada a la generaci6n de la crisis con la que finaliza: una ten-
dencia a mermar la apropiaci6n porcentual que del valor agregado
industrial efectuaban los trabajadores "rasos", lo cual se lig6 a la
generaci6n de la crisis de dos formas: por un lado contribuyendo a
que el mercado para bienes de consume de subsistencia tuviera un
crecimiento incapaz de mantener la producci6n efectiva a la misma
altura que la potential, y esto, a su vez, repercutfa sobre el mer-
cado para maquinas y equipos; por otro lado, en la media en que
ampliaba la fuente de acumulaci6n de capital y aceleraba esta mis-
ma acumulaci6n en actividades diferentes a las de producci6n de sub-
sistencias y de sus medios de producci6n, que resultaban, temporal-
mente, mas rentables y, entonces, dada la posterior pvoluci6n de
los mercados de estas ultimas actividades, en la media en que con-
tribuia a general una tendencia a la sobreacumulaci6n de capital y a
la sobreproducci6n, ya general, de mercancfas. Antes de entrar
en el andlisis de estas formas de contribuci6n a la crisis, a partir
de la evoluci6n de los ingresos salariales y de la evoluci6n de la
participaci6n de los asalariados industriales en el valor agregado
industrial, es necesario que nos refiramos al sector agrfcola para
aclarar si su evoluci6n tuvo alguna incidencia en el surgimiento de
la crisis .

1.11 El sector agricola norteamericalio se encontraba en una situaci6n
econ6mica particularmente diffcil al iniciarse, 2 fines de 1921, la fa-
se larga de expansion econ6mica general: al finalizar la primerague-
rra mundial cay6 drasticamente la demand b4lica del gobierno
por products agropecuarios, paralelamente a la intensificaci6n de
la competencia canadiense, australiana y argentina -principalmpnt-
en granos-, mientras que los mercados del continent europeo se ha-
bran estrechado, a rafz de las mayores dificultades y miserias eco-
n6micas, originadas -en Furopa Continental- durante la guerra;
mas aun, en aquel entonces se acentu6 la tendencia a cambiar la com-
posici6n de las dietas alimenticias, con lo cual se acrecent6 la ine -
lasticidad-ingreso de la demand por products agrfcolas y, sobre-
todo, por vegetables 15/. Ahora bien, desde el fin de aquella guerra,
hasta 1922, y simultaneamente a tan desfavorable evoluci6n del mer-
cado y de la competencia, se acrecent6 extraordinariamente, en la
agriculture norteamericana la productividad, fundamentalmente por
la introducci6n de mejoras tecnicas tales como tractores y camiones.
En el Cuadro No. 16 veremos las cifras sobre utilizaci6n de tractors
y camiones en el agro norteamericano por aquel entonces.


1./ Sobre estos determinantes de la evoluci6n del mercado para los agricultores
norteamericanos, cfr: Faulkner, Op. Cit., p. 812; y Sociedad de las Naciones, Op.
Cit., p. 41 y ss.





-39-


CUADRO No.16

FE.UU.-N'UMERO DE TRACTORS Y CAMIONES UTILIZADOS EN GRANJAS

Aume nto Aumento
Tractores porcentual Camiones porcentual
A lo (mile s) annual (mile s) annual

1918 85 89
1919 158 85.8 111 24.7
1920 246 55.6 139 25.2
1921 343 39.4 207 48.9
1922 372 8.4 263 27.2
1923 428 15.0 316 20.1
1924 496 15.8 363 14.8
1925 549 10.7 459 26.4
1926 621 13.1 559 21.8
1927 693 11.5 662 18.4
1928 782 12.8 753 13.7
1929 827 5.7 840 11.5

FUENTE: U.S. Department of Commprc; Op. Cit., p. 285, series K150,151 y
158





Como podemos apreciar en el Cuadro No. 16, el periodo dp maxi-
ma incorporaci6n de tales medios de producci6n en las fincas, va
desde 1919 hasta 1921, el cual coincide en su casi totalidad con el
period de maximo aumento en la productividad agraria, con res-
pecto a la etapa que va desde 1918-19 hasta 1929. Podemos corro-
borar ebta afirmaci6n mediante el Cuadro No. 17.

Del Cuadro No. 17 se deduce que el aumento annual promedio de la
productividad, entire 1928 y 1920-21, fue 2.3% 6 3.2%, spgun una
u otra series, muy superior al aumento que se da entire 1922 y 1929,
de 1.1% 6 2.1%, siendo este aumento muy inferior a los aumentos
anuales promedios en la productividad industrial dados tambi'n en-
tre 1922 y 1929, segun se desprende de los Cuadro No. 2 y 3.






-40-


CUADRO No. 17
EE.UU.- INDICEr DEL PRCDUCTO REAL AGROPECUARIO POR HOMBRE-
HORA Y POR TRABAJADOR

Por hombre-hora Por trabajador
Afio A-.R.E. 1/, 1947-49=100 B.I.S. S/, 1947=100

1918 46 70.1
1919 47 70.1
1920 49 74.6
1921 47 63.6
1922 50 68.8
1923 50 70.7
1924 49 72.3
1925 49 76.4
1926 51 78.8
1927 53 76.2
1928 54 79.2
1929 54 79.0
-- -----------" "'---------------
FUENTE: Ibid, p.602, series W48-51

_/ Serie del Agricultural Research Service.
2/ Serie del Bureau of Labor Statistics.




Los considerable aumentos en la producci6n y en la productividad
agropecuaria dados entire 1919 y 1921, el empeoramiento de la de-
manda hecha a este sector y la agudizaci6n de su competencia inter-
nacional se constituyeron en determinantes de una fuerte caida en
sus precious, y de la ca'da en la relaci6n precious agrfcolas a precious
de sus subsistencias e insumos industriales, y en una magnitude tal
que, a nuestro parecer, la cafda en tal relaci6n de precious pudo ser
superior a la determinada por las meras variaciones en las produc-
tividades de ambos sectors. Para el siguiente period: 1921-1925,
la situaci6n de la agriculture, y concretamente de los granjeros y ca-
pitalistas agrarios, mejor6 un poco, aunque sin retornar a los pr6s-
peros dfas de la guerra, pues parece que estos lograron reajustar
sus ofertas a una demand que, por lo demas, empieza a reanimar-
se pari passu con la actividad econ6mica general, a mis de empezar
a aumentar a un ritmo mayor la productividad industrial que la agro-
pecuaria, lo cual le da firmeza y continuidad al aumento dado entire
1921 y 1925 en la relaci6n precious agricolas a precious de sus com-
pras industriales, recuperindose en algo la capacidad adquisitiva de
products industriales de tales classes sociales. Desde 1925-26 has-
ta la crisis, la agriculture entra en una etapa de estancamiento





-41-


econ6mico, segun los siguientes fen6menos indicadores: se estancan
las relaciones de precious agricolas a precious industriales y precious
agricolas a precious de las mercancias industriales usualmente com-
pradas, mis salaries, intereses e impuestos; ademas, la producci6n
y los ingresos monetarios brutos tienen un crecimiento debil y el
ingreso neto de los granjeros 16/y capitalistas agricolas sufre la
misma suerte En el Cuadro No. 18 podemos ver cifras sobre lo
dicho en cuanto a relaciones de precious, pagos e ingresos en estos
tres perfodo resefiados.

Lafuerza de trabajo utilizada en la agriculture tuvo un ligero aumen-
to entire 1918 y 1920 inclusive,perfodo este de prosperidad para tal
sector segun habiamos anotado ya, lo cual implica que, en este trie-
nio, el aumento porcentual de la producci6n super6 al gran aure nto
dado en la productividad. Desde 1920 hasta 1926 disminuye la fuer-
za de trabajo 17/, aunque st productividad aumenta un poco, lo cual
permiti6 alguna expansion en la producci6n, de ahf en adelante con-
tinua decreciendo el n6mero de trabajadores pero con menor creci-
miento en la productividad y, por ende, con menor expansion de la
producci6n. Veamos el comportamiento de la utilizaci6n de fuer-
za de trabajo y del ingreso salarial en las cifras del Cuadro No. 19.

En el Cuadro No. 19 vemos como en vrsperas de la crisis el ingre-
so salarial agricola tiene una ligera alza, simultAneamente al alza
leve en los ingresos no salariales de este mismo sector, y vemos
tambi6n la constancia en las relaciones precious agricolas a precious
industriales mas otros pagos, y tasas de salaries a precious indus-
triales -esta ultima incluso sube un poco-, relaciones que contribu-
yen a determinar la mayor capacidad adquisitiva de products indus-
triales, tanto de los granjeros y capitalistas agrarios como de sus
jornaleros.

De lo que hemos dicho con respect a la evoluci6n econ6mica del sec-
tor agropecuario, podemos concluir afirmando que muy posiblemen-
te este sector tuvo una incidencia inmediata en la'brisis de reconver-
si6n" a la economia de paz, dada entire 1919 y 1921, coadyudando a
contraer el mercado por bienes industriales y, en la media en que
no logr6 recuperarse totalmente de esta crisis, manteniendose en
una situaci6n de semi-depresi6n durante la gran fase de expansion
economica que sigue a aquella crisis, contribuy6 a que no se diera
una mayor y sostenida expansion de la demand efectiva para la in-
dustria, lo cual, a su vez, fue important en la generaci6n de la cri-
sis de 1929; empero sin nos preguntamos sobre las causes de la
situaci6n semi-depresiva del agro, habrfa que mirar, entire varias,

16/ Productores propietarios apoyados en el trabajo familiar y en alg6n trabajo asa-
lariado.
17/ Se acelera la emigraci6n hacia las ciudades.






CUADRO No 18


EE.UU.- ENTRADAb MONETARIAS E INGRELOS AGRICOLAS, E INDICES DE PRECICS
RECIBIDOS Y DE PAGOS HECHOS POR LO GRANJEROS Y CAPITALISTAS AGRICOLAS


En millones de U. S.


Indices ( 1910-14 = 100)


Entradas mo-
netarias de
Afio agricultural/
(1)


Gastos agrif-
colas de pro-
ducci 6n
(2)


Ingreso neto
de granjeros
y capital. _/


Precios agro-
pecuarios re-
cibidos L/
(4)


Precious Dagados


Sub sistencia
(5)


Producci6n
(6)


Pagos Dor acre


Intereses
(7)


Tasas
de
salario s
(9)


Impue sto s
(8)


prectos pag.
incl. intere-
ses,iimptos. Relaci6n
y salaries de precioE
(10) (11) = (4) (


1918 13.467 7.507 8.940 206 170
1919 14.538 8.331 9.494 217 202
1920 12.600 8.837 7.070 211 228
1921 8.058 6.634 3.887 124 164
1922 8.575 6.608 4.401 131 153
1923 9.545 7.046 5.073 142 156
1924 10.225 7.436 5.300 143 156
1925 11.021 7.334 6.333 156 161
1926 10.558 7.356 5.900 145 158
1927 10.733 7.441 5.854 140 155
1928 10.991 7.727 5.826 148 156
1929 11.312 7.631 6.264 148 154
-------------------------------------------------------------
FUENTE: Ibid., pig. 233, series K 122 a 138

Jf Incluye ventas de ganado y otros products
Z/ (3) = (1)-(2) + valor del autoconsumo + valor estimado de


180
195
195
128
127
138
140
145
141
141
148
146


159
180
216
248
260
261
250
236
228
223
219
213


151
160
200
244
259
261
266
265
270
271
277
279


la renta de goce por la vivienda


177
206
241
156
154
172
182
181
183
184
184
186


173
197
214
155
151
159
160
164
160
159
162
160


119
110
99
80
87
89
89
95
91
88
91
92







-43-


CUADRO No. 19

EE.UU.-NUMERO DE TRABAJADORES UTILIZADOS EN EL SECTOR AGROPE-
CUARIO Y EL INGRESO SALARIAL DE ESTE SECTOR

En mils illones de U.S.
En miles Gastos de fin-r_
Trabajadores Trabajadores Trabajadores cas en trabajo
A flo totales familiares asalariados asalariado

1918 13.391 10.053 3.338 1.337
1919 13.243 9.968 3.275 1.515
1920 13.432 10.041 3.391 1.790
1921 13.398 10.001 3.397 1.170
1922 13.337 9.936 3.401 1.127
1923 13.162 9.798 3.364 1.251
1924 13.031 9.705 3.326 1.248
1925 13.036 9.715 3.321 1.267
1926 12.976 9.526 3.450 1.330
1927 12.642 9.278 3.364 1.302
1928 12.691 9.340 3.351 1.290
1929 12.763 9.360 3.403 1.300


FUENTE: Ibid, p. 280, series K 73, 74, 75 y 81

I/ Salaries monetarios y valor de la alimentaci6n




la misma evoluci6n de los ingresos urbanos por classes y los cam-
bios en las costumbres alimenticias dados en las ciudades; natural-
mente que en el estancamiento agricola dado entire 1926 y 1929 tam-
bi6n influy6 la carda en el valor de sus exportaciones 18/ pero esto
fue secundario si lo medimos por el tamafio de tal caida con respec-
to al valor de sus ve nta s totales. Por lo demis, en les 61-
mas moments de la fase de expansion crecen, ligeramente, los in-
gresos agricolas que, en buena media, pertenecran a classes socia-
les sin ninguna capacidad de ahorro, caso de los jornaleros, o con
pequefia, como en el caso de los granjeros pequefios y medianos.
Asfpues, podemos afirmar que la evoluci6n agricola dada entire
1922 y 1929 no gener6 ningun factor fundamental determinantem de
la gran crisis de 1929 y que esta, entonces, fue en lo fundamental
una crisis industrial, generada en el seno de la industrial.
---- ---- ---- ---- -- -- ---- I
18/ Cfr: Ibid, p. 544, series U 62 y 63: sepin estas series su ca(da fue de s6lo
8 millpnes de d6lares.







-44-


1.12 Llegados a este punto del analisis, debemos retomar algo de lo di-
cho anteriormente sobre la evoluci6n de los ingresos salariales y
complementarlo, pues es convenient para entender en mejor for-
ma la evoluci6n del mercado para bienes industriales de consume
y, por consiguiente, para una comprensi6n mayor del surgimiento
de la crisis que ocupa nuestra atenci6n.

En primer lugar resumamos lo dicho hasta el present sobre la evo-
luci6n de la tasa de salario y concretemos lo antes mencionado so-
bre su capacidad adquisitiva: entire 1923 1929 aumenta, en prome-
dio, la capacidad de compra del salario individual de los trabajado-
res norteamericanos no cesantes de la industrial -la del salario indi-
vidual agrfcola aumenta much menos- por aumentos porcentuales en
la tasa de salaries -salario pagado por hora- superiores a los de al-
gunos precious de sus consumes y por la baja en otros Con el Cua-
dro No. 20 nos haremos a una idea del aumento promedio en la capa-
cidad de compra del salario individual en el sector industrial.

CUADRO No. 20

EE.UU.-INDICE DEL SALARIO PROMEDIO REAL POR HORA EN LA INDUSTRIAL
MANUFACTURER
( 1939=100)

A fo I ndice Afio Indice

1922 N.D. 1926 68.1
1923 67.2 1927 69.7
1924 70.3 1928 71.9
1925 68.4 1929 72.5
-- - - -

FUENTE: U.S. Department of Labor, Bureau of abor Statistics; Loc. cit.
N.D.: No disponible


Con respect a la evoluci6n del salario real vale la pena hacer dos
anotaciones: Cuando hablamos de tasa de salario hacemos hincapie
en que es individual para distinguirlo del salario familiar o devenpa-
do por la familiar obrera; si uno o various miembros de la familiar
quedan cesantes, el salario familiar no aumentari su poder de com-
pra -y podr[ disminuir- aunque aumente el del salario individual;
asrmismo, si los nuevos miembros que alcanzan la edad laboral
no son incorporados al trabajo, una parte del mayor salario real
familiar podria no dedicarse a la compra de products industriales
adicionales. Y precisamente estos casos pudieron ser comunes en
esta fase de debil y desacelerado -a veces nulo-crecimiento en el
empleo





-45-


La Segunda anotaci6n hace referencia a la disminuci6n absolute y po--
centual en el crecimiento del salario real entire 1928 y 1929, lo cual
nos hace pensar que el efecto contrarrestante que sobre la tendencia
a la merma del crecimiento del mercado conformado por los asala-
riados, podria haber tenido la expansion del salario real individual,
fue much menor precisamente en visperas de la crisis.

En lo que atafie a la relaci6n entire la evoluci6n del salario real indi-
vidual y la evoluci6n del mercado para bienes de consume salarial,
no solamente es necesario tener en cuenta las dos anotaciones ante-
riores, para no caer precipitadamente en la conclusion que parece-
rfa obvia, sino tambien tener en cuenta la destinaci6n de una parte
de tal aumento -una parte minoritaria claro estl- a la formaci6n de
ahorros, mediante dep6sitos en cuentas de ahorros, compras de ac-
ciones, p6lizas de seguros y suscripci6n a planes de bienestar y ju-
bilaci6n disefiados y estimulados por los patrons 19/. Naturalmen-
te que estas destinaciones de alguna parte del salario efectuados por
muchos obreros no los convertfan ni siquiera en pequefios capitalis-
-de hecho, menos del 2 por ciento de las acciones estaban en manos
de asalariados-, teniendo el control de esos pequefios ahorros el ca-
pital, constituyendose a nivel del conjunto de los obreros en reser-
vas para consumirse en un future incierto. Ahora bien, lo que nos
interest resaltar es el fen6meno de aplazar consumes por parte de
various de los obreros y empleados que recibieron un salario real
creciente durante la fase de expansion, pues ello tendi6 a acentuar
Ala tendencia a la sobreproducci6n.

Fuera de esto, la forma misma de colocar buena parte de sus aho-
rros: las acciones, los "planes de pensions" manejados por sus
patrons, etc., determine que esa parte se esfumara cuando la in-
dustria y la bolsa entraron en crisis, es decir, cuando ma's se ne-
cesitaban tales ahorros para realizar los consumes anteriormente
diferidos.



IV Cfr.: Faulkner, Op. Cit., p. 803 y 834 y 835. Este autor nos dice: ".
dirigidos por poderosas compafiias de servicios p6blicos, acero, petr6leo y ferro-
carriles, y estimulados por las compras a plazos (de las acciones), el numero de
los asalariados accionistas en la industrial creci6 por encima del mill6n ".." Y
unas lineas despues agrega: "... Para 1927, se habian suscrito seguros colecti-
vos que cobijaban como a 4'700.000 obreros (industriales) y los planes de pensio-
nes (jubilaci6n, etc.) inclufan a mas de 4'000.000 ..." P. 803, trad. n.





-46-


1.13 Uno de los determinantes principles del desenvolvimiento del me--
cado para bienes industriales de consume fue el modo como evolu-
cionaron los ingresos de las diferentes classes y grupos sociales y,
por consiguiente, la forma de evoluci6n en la distribuci6n del ingre-
greso global, concentrindose cada vez una mayor parte de este en
manos de los capitalistas y de los empleados medios y altos, a cos-
ta de mermar la parte del ingreso percibido por los trabajadores.
Con respect a la industrial y, concretamente, a su sector mis im-
portante -industria manufacturerr" o de transformaci6n- ya habfa-
mos apreciado tal evoluci6n en la distribuci6n de su ingreso, encon-
trando su rafz, como tambi6n ya lo habfamos, visto, en el hecho de
que el valor del product por trabajador creci6 much mas que su
tasa salarial, lo cual estuvo ligado a los fuertes increments en la
productividad permitidos por las innovaciones tecnicas que impuso
el capital para obtener, en el seno de la producci6n, mayores masas
de plusvalia. Veamos ahora la forma de evoluci6n en la distribuci6n
del ingreso a nivel de toda la economfa. Para ello utilizaremos al-
gunos datos ilustrativos y que presentamos como el Cuadro No. 21

CUADRO No. 21

EE.UU.-PORCIONES PORCENTUALEb DEL INGRESO TOTAL RECIBIDAS POR
EL 1 POR CIENTO Y POR EL 5 POR CIENTO DE LA POBLACION TOTAL, DE
MA YORE S INGRE SOS

Porciones del ingreso total
Uno por ciento de Cinco por ciento de
A fo mayores ingresos mayores ingresos

1923 14.02% 28. 08%
1924 14. 69 29. 06
1925 15.74 30. 24
1926 15. 17 30. 21
1927 16.46 31 .19
1928 17. 18 32. 06
1929 17. 15 31. 88


FUENTE: U.S. Dep. of Commerce; Op.Cit., p. 167 series G133 y 134



La creciente concentraci6n del ingreso total en manos de las classes
y grupos de mayores ingresos dependi6 en muy buena media de la
ya mencionada evoluci6n de la distribuci6n del valor agregado indus-
trial, no solamente por la participaci6n alta de la






-47-


industrial en el valor agregado global, sino porque la expansion in-
dustrial creaba oportunidades de acrecentamiento de las ganancias
y de los sueldos del personal directive y administrative en multi -
ples actividades improductivas que empleaban relativamente pocos
trabajadores no calificados y, por lo tanto, con salaries much m's
bajos.

El otro de los principles determinantes del modo de desenvolvi -
miento del mercado para bienes industriales de consume fue la ten-
dencia a acrecentar la acumulaci6n de capital; cuando entremos a
analizar lo concerniente a acumulaci6n de capital podremos hechar
una ojeada a datos sintomiticos de tal tendencia. Otros factors di-
ferentes a los dos que hemos mencionado contribuyeron en alguna me-
dida a la determinaci6n del comportamiento del mercado de bienes
de consume; la mayoria de estos tuvieron imoortancia secundaria y
derivada, p. ej.: los determinantes de la creaci6n de ahorros por
parte de miembros de la clase obrera, 21 desarrollo de las ventas
a plazos, etc. Empero, hubo un tercer factor de gran importancia,
que si bien era diferente, en principio, a los dos primeros factors
mencionados, estuvo estrechamente ligado a ellos, inicialmente
siendo producido por el primero de ellos, es decir, por la tenden-
cia a la concentraci6n del ingreso a partir de un mayor grado de ex-
plotaci6n de los trabajadores productivos, en la media en que se
produjo un crecimiento en la productividad industrial muy superior
al crecimiento en la relaci6n salario industrial a precious industria-
les; a su turno, ese tercer factor reforz6 la reproducci6n del egun-
do factor, es decir, reforz6 la tendencia al acrecentamiento en la
acumulaci6n de capital; dicho factor fue el desarrollo extraordina-
rio de las innovaciones tecnicas en products, disefios y en proce-
sos productivos en la industrial de bienes de consume duraderos,
cuyo caso mas spectacular y de mis amplias secuelas fue el de
la producci6n en series de automoviles. Veamoslo:

1.13.1 La expansion de las ganancias, de los ingresos de la
"pequefia burguesia'! de los sueldos de empleados, etc.,
tanto en terminos absolutos, como en relaci6n a los ingre-
sos de los obreros, segun lo hemos visto ya, se constitu-
y6 en la condici6n original que, en tanto que determinaba
un mercado inicial, daba la posibilidad de obtenci6n de pin-
giles ganancias a los empresarios capitalistas que se at ries-
gaban en el nuevo campo automotriz. Sus inversiones re-
sultaron con un altfsimo efecto multiplicador, en la media
en que crearon una gran demand por caucho y otros pro-
ductos, permitiendo asi un desarrollo hasta entonces des -
conocido de esas industries, y con un efecto multiplicador,






-48-


en tanto que la industrial automotriz coadyuv6 a sostener
el crecimiento en la producci6n de acero; a su vez, la ex-
pansi6n en las ventas de autom6viles aceler6 extraordina-
riamente la inversi6n de capitals en exploraci6n y refina-
ci6n de petr6leo, 20/ reforzando asf el impulse en la ex-
pansi6n de ganancias y determinando nuevos aumentos en
el empleo y en los ingresoL salariales, aunque sin acelerar
ni sostener la constancia en los ritmos de crecimiento de
estos dos 6ltimos renglones, como ya lo hemos visto. Y
algo aun mis important que lo anterior, desde el punto de
vista de la ampliaci6n del empleo: las crecientes ventas
de autom6viles determinaron un "boom" en la construcci6n
de carreteras cuya importancia puede apreciarse con el si-
guiente dato: en promedio se gastaron dos mil millones de
d6lares anuales en carreteras, entire 1920 y 1929 21/. De
lo que acabamos de decirse desprende que los niveles de
empleo alcanzados durante la fase de expansion y, por en-
de, el tamafio del mercado obrero para bienes de consume,
dependfan en muy buena media, direct e indirectamente de
los niveles de ventas y producci6n de autom6viles. Utilice-
mos el libro de Faulkner para leer, sobre esta cuesti6n, lo
siguiente:

"... De todos los factors que promovieron
la properidad econ6mica, indudablemente lo
mas important fue la existencia de nuevas
o relativamente nuevas industries para aque-
llos products por los cuales habfa una per-
sistente demanda.- La industrial automotriz,
la cual creci6n fenomenalmente durante la
decada (1920-1929), origin, segun se estima
alrededor de 4'000.000 de empleos y sostuvo
direct o indirectamente una gran porci6n del
aumento de 17'000.000 en la poblaci6n duran-
te los afios veintes ..." 22/
------- -----------------------

20/ En la sola industrial de refinaci6n de petr6leo, el valor del capital para 1919
apenas rriontaba los 1.380 millones de d6lares de 1929; para 1929 su valor ascen-
dfa a U.S. 6.092 millones; un valor casi quintuplicado en d6lares constantes, sin
contar con la possible y creciente subvaloraci6n contable del capital Cfr.: U.S. Dep.
of Commerce, Op. Cit. p. 412, series P 115.
21/ Faulkner, Op. Cit., p. 798
22/ Ibid, p. 797, trad., n.






-49-


A su vez, la exoansi6n en las ganancias, simul'anea a la
mayor oroducci6n industrial, amolio el mercado Dara au-
+om6viles, lo mismo que la expansion de los in' reso de
los grupos medios que se proteglan y reproducian a la som-
bra del cap ital. MPs ain, el crecimiento en el empleo ur-
bano, aunque debil y decreciente hasta fin de 1928, y el au-
mento en el salario real a partir de 1926 permitieron a los
obreros de mayores ingresos comprar a credito su autom6-
vil tipo estandar Z3/, en vista de las disminuciones de su
precio permitidas por los aumentos de productividad -p.ej.
al ensamblar en cadena- y aprovechados para ampliar el
mercado y ganar aun mis. De nuevo, dejemos a Faulkner
hablarnos sobre todo esto:

"... Durante los afios veintes la propiedad del
autom6vil se extendi6 a las maeas (Sic), y su
extension fue debida indudablemente a la influen-
cia de una de las grande figures (Sic) en la in-
dustria automotriz, Henry Ford, quien hizo esto
possible por la t6cnica de producci6n en series y
por las continues reducciones de precio. A fi -
nes de 1914, la producci6n era aproximadamen-
te 569.000 (Unidades, el numero de vehi'culos
registrados unicamente 1'711.000, y el capital
invertido ascendfa a U.S. 407'730.000; en 1929,
la producci6n fue de 5'621.000, el numero de au-
tom6viles registrados super los 26'501.000 y
el valor total de product super6 los U.S.
3.577'000.000. En este afo habia un autom6vil
por cada cinco personas en el pals ..." 2

Algun lector desprevenido podri'a llamarse a engafio si dedu-
ce de la ultima parte de este comentario que, en 1929,cada
familiar norteamericana tenia su carro; no, en realidad una
familiar burguesa podia tener various y algunos autom6viles
podian estar utilizados como medios de transport para la
industrial y el comercio, fuera de otro tipo de automotores
disefiados especificamente para tal fin. Empero, del co-
mentario nos queda la seguridad de que un significativo
porcentaje -pero quizas minoritario- de obreros y emplea-
dos medios y bajos poseia -y debia- su autom6vil, para
1928-1929.
-- ------ --"- ---- ; -
23/ Ibid, p. 798. Este autor nos dice que "del 60 al 80 por ciento de todos los au-
tom6viles fueron comprados a plazos..." Loc. cit. trad. n.

24/ Ibid, p. 806, trad. n.





-50-


Ahora bien, la expansion del mercado para autom6viles
tuvo sus limitaciones y frenos en el seno de la economfa
norteamericana, lo cual contribuy6 a general, en prime-
ra instancia, la sobreacumulaci6n de capital en la indus-
tria automotriz 25/. Anotemos en primer lugar, con res-
pecto a tales frenos y limitaciones, la necesidad de acu -
mular ganancias, tratando de transformarlas en capital
productive adicional precisamente en sectors como el au-
tomotriz, petrolero y otros conexos, que en determinados
afios de la fase de expansion fueron los mis rentables; en
otras palabras podemos expresar tal freno, considerando
que li burguebfa no solamente no podia tener un indefinido
numero de automobiles similares en cada una de sus fami-
lias y que, entonces, la potential expansion del mercado
burgu6~ empezaba a defender, parcialmente, de los nue-
vos disefios y calidades de los autom6viles, sino que, de
hecho, el ritmo efectivo de expansion de tal mercado se
vi6 limitado por la necesidad de acumular ganancias, con
el fen6meno agravante de invertir intensamente en la in-
dustria automotriz -y en otras-, ampliando continuamen-
te su capacidad productive.

En Eegundo lugar, en el orden de exposici6n y no en el de
importancia, tenemos el modo espec'fico de evoluci6n de
los ingresos salariales individuals y globales ya analiza-
do: hasta fin de 1928 el ingreso salarial global tiene un cre-
cimiento cada vez mas pequeflo, hasta casi anularse y, ade-
nms, el salario real sufre un crecimiento que se debilit6
progresivamente desde 1928 hasta el fin del auge. Fuera
de esto, ya hab'amos visto como muchos trabajadores y em-
pleados ahorraron algunas porciones de sus salaries, como
respuesta a la incertidumbre sobre su situaci6n future, o
a la expectativa de obtener algin ingreso adicional, p. ej:
"Jugando al alza" en la compra de acciones 26/ Ast pues
/ el debil crecimiento en la capacidad adquisitiva del ingreso
salarial se constituy6 en freno a la mayor expansion de las
compras por autom6viles efectuadas por los asalariados,
siendo reforzado este freno por los intentos de various de
estos conducentes a conformar algunos ahorros.

25/ Para 1928 y 1929, el valor de las ventas de autom6viles ascendfa al 80 por
ciento de las ventas totales de la industrial automotriz; el resto era representado
por las ventas de buses, camiones y chasises para estos. Cfr.: U.S. Dep. of
Commerce, Op. Cit. p. 462
26/ Cfr.: nota 19/ de este trabajo. &egun Akerman, Op. Cit, p. 440, el nfmero
de accionistas norteamericanos ascendia a 7 millones para septiembre de 1929







-51-


Las consideraciones anteriores no queremos encajonarlas
y roturarlas bajo el termino "subconsumo", afirmando que
la industrial automotriz padeci6 de tal fen6meno; dificilmen-
te podria calificarse de subconsumo un fen6meno de expan-
si6n en las ventas de autom6viles -para consumo- sin prc-
cedentes en decadas anteriores; de desarrollo impresionan-
te de estas ventas en los primeros afios de la fase larga de
expansion y de gran aumento, aunque menor, en los semes-
tres inmediatamente anteriores a la crisis; dificilmente po-
dria afirmarse la existencia de un supuesto subconsumo,
precisamente en una epoca en la que el autom6vil deja de
ser un juguete de la burguesikpara convertirse en necesa-
rio vehfculo de la pequefla burguesia, de los empleados y
de muchos obreros; y en una epoca en la cual su costo y su
precio bajan bastante en terminos del salario obrero. Cree-
mos mas 16gico y mIs relevant afirmar que la industrial
automotriz acus6 una tendencia a la sobreproducci6n y, por
ende, a la sobreacumulaci6n de capital, en la media en que
el crecimiento de su mercado devino en insuficiente para ab-
sorver el valor de la cada vez mas grande producci6n poten-
cial generada por la acumulaci6n de capital productive en es-
ta rama, que en moments anteriores era efectivamente una
de lab mas rentables. Como corolario de nuestras anota -
ciones podemos afirmar que no podrfa explicar la crisis au-
tomotriz de aquel entonces quien se limited a afirmar que hu-
bo subconsumo o eobreacumulaci6n de capital. Sobre la
nrimera afirmaci6n ya nos hemos referido, rechazandola;
la begunda no es ambigua ni falaz, simplemente se queda
corta, pue la cuesti6n estg en saber porque una acumula-
ci6n de capital se convierte en excesiva; nosotros cree -
mos -y no pretendemos originalidad con tal afirmaci6n- que
se convirti6 en excesiva, no por empeoramiento en las con-
diciones de producci6n, sino por empeoramiento en las con-
diciones de realizaci6n, en el mercado, del valor de la pro-
ducci6n potential y efectiva Vale la pena ilustrar algo de
lo afirmado sobre expansion del mercado y de la producci6n
en la industrial automotriz con los siguientes datos: Entre
1927 y 1928 el valor de las ventas de autom6viles creci6 en
un 18.84%, mientras que, entire 1928 y 1929, las ventas
apenas aumentaron en un 8.4% J27/; claro esta que tales da-
tos no son ilustraci6n suficiente, pues el ultimo incluye el
segundo semestre de 1929, semestre ya de crisis y de caf-
da en las ventas. No obstante pueden servirnos si


27/ Cfr.: U.S. Dep. of Commerce, Op. Cit., p.462. La disminuci6n en el creci-
miento en las ventas no fue solamente en d6lares, sino tambien en unidades, como
puede apreciarse en la fuente citada.






-52-


comparamos este ultimo dato con el del aumento en el va-
lor de la producci6n efectiva de autom6viles, dado tambien
entire 1928 y 1929, el cual fue del orden del 11.7%, 28/ es
decir, superior al del crecimiento en el valor de las ven-
tas, teniendo present que desde mediados de 1929 la pro-
ducci6n efectiva de autom6viles tambien empieza a decaer.29/
Mas adn, segun el fndice de producci6n de autom6viles pre-
sentado en el informed de la Sociedad de las Naciones, el
ritmo de crecimiento en esta producci6n disminuy6 entire
diciembre de 1928 y junio de 1929, con respect al ritmo
dado en los dos semestres inmediatamente anteriores, 30/
lo cual nos permit afianzarnos mis en nuestra idea segun
la cual el ritmo de crecimiento en esas ventas merm6 an-
tes de la crisis, obligando a los capitalistas a disminuir
el ritmo de crecimiento en la producci6n automotriz.

En cuanto a la construcci6n de carreteras, su evoluci6n
sufri6 la misma suerte -era de esperarse- que la de las
ventas de autom6viles, en vista de que su raz6n de ser
no era otra que el auge automovilfstico Terminemos
esta parte referente al mercado de autom6viles, a su pro-
ducci6n y a la construcci6n de carreteras con esta cita de
A. Hansen:

"... Asi mismo, la producci6n de autom6vi-
les y la construcci6n de carreteras se desa-
rrollaron grandemente hasta la tercera dca-
da, pero esta velocidad de crecimiento no
podfa continuar, como ,era natural, por tiem-
po indefinido. A partir de 1923 el nivel de
la producci6n de autom6viles se convirti6 gra-
dualmente en una asfntota, y de manera simi-
lar la curva de la construcci6n de carreteras
tom6 una posici6n horizontal a finales de la
tercera decada, para declinar despues..." 31/

28/ Ibid, p. 420
29/ Segun el Grafico 38 del informed de la Sociedad de las Naciones, el numero de
obreros empleados en la industrial automotriz llega a su miximo en febrero de 1929,
empezando a disminuir desde allf en forma ininterrumpida hasta octubre de 1930.
De allf que consideremos que la producci6n de autom6viles empieza a decaer desde
mediado s de 1929. Op. Cit., p.289, Grafico 38.
30/ Ibid, p. 138, tabla I: rndice de promedios mensuales -producci6n automotriz -
ajustados por las variaciones estacionales.
31/ Hansen, H.A., Op. Cit., p. 3 7 y 38 subrayado nuestro





-53-


1.13.2 En general, la producci6n de bienes de consume duraderos
fue sometida a una evoluci6n parecida a la de los autom6vi
les, con excepci6n de la de vivienda que, desde 1927, esta-
ba empezando a caer, aunque la intensidad porcentual de
los aumentos en la producci6n de autom6viles fue s61o supe-
rada por la de radios, un artfculo lanzado por primer vez
al mercado cuando finaliza la primera guerra mundial. No
obstante la intensidad de su crecimiento, el valor de la pro-
ducci6n de radios apenas alcanzaba al 6 por ciento del valor
de la producci6n de bienes de consume duraderos para 1929,
sin incluir vivienda, mientras que el valor de la producci6n
de autom6viles alcanzaba, a la saz6n al 40 por ciento 32/
La evoluci6n de la producci6n de bienes de consume durade-
ros fue, pues, acelerada en los primeros afios del perfodo
largo de expansion, pero luego empieza a desacelerarse en
su crecimiento, sin contar con las levels cafdas coyuntura-
les intermedias debiendose ello fundamentalmente a la si-
milar evoluci6n de su correspondiente demand, mientras
que el ritmo de crecimiento en la producci6n potential -de-
terminado por la continue acumulaci6n de capital productive,
dado el crecimiento en la oferta de fuerza de trabajo y dado
el ritmo de crecimiento en la productividad media de los
obreros- se sostenfa, haciendose superior a partir de cier-
to moment. A su vez, la evoluci6n de la demand fue de-
terminada por la lenta evoluci6n de los ingresos salariales
y por la necesidad de acumular capital, la cual determine
que, a falta de mis novedades, de nuevos productos-necesi-
dades 33/, disminuya la elasticidad-ingreso de la demand
burguesa por bienes de consume

1.13.3 Con respect a lo bienes de consume semiduraderos y pere-
cederos, su demand tuvo un crecimiento, a lo largo del pe-
riodo 1922-1929, much mas lento y debilitado que la demand -
da por los otros bienes de consume pues en ella tenia much
peso las compras de artfculos de subsistencia hecha por la
clase obrera y por los jornaleros agricolas y, como ya he-
mos visto, el crecimiento del ingreso salarial global y del
empleo cada vez fue menor, hasta fines de 1928; y no es
precisamente en el mercado obrero de subsistencias donde
"debutan" los products novedosos. Por lo derrms,es pro-
bable que en varias ramas productoras de estas classes de

3/ U. S. Dep. of Commerce, Op. Cit., p. 420
33/ Vale la pena anotar que la misma necesidad de acumular capital es un freno, no
impediment absolute, al process de innovaci6n y creaci6n de nuevas necesidades
en el campo del consume personal. La necesidad de obtener ganancias puede su-
perar este obsticulo cuando la expansion de ganancias y de ingresos de grupos me-
dios sea tal que prometa altas tasas de ganancias a las inversiones en dicho campo.





-54-


mercanclas, la productividad de los trabajadores hubiee c-
cido much menos que en la industrial de bienes de cosumo du-
rableL y aue, por lo tanto, el costo de la fuerza de trabajo
por unidad de product tuviese much menor cafda, durante
el perfodo de expansion, que la carda de tal costo en otras
industries, como, p. ej. en la automotriz; en tal caso esas
industries de menor crecimiento en la productividad tendri'an
una raz6n adicional, fuera de la constituida por el crecimien-
to debil de la demand por sus products, para tener un rit-
mo de crecimiento en el product ffsico mFs. peque fo; y
mas aun, su situation mas competida que la de
la industrial automotriz y la ya mencionada lenta expansion
de sus mercados probablemente determinaron que la evolu-
ci6n de sus costs laborales, en comparacion con los de la
industrial automotriz, se tradujera en mirgenes de ganancia
por product menores y tasas de ganancia sobre la inversion
productive tambien much menores. A continuaci6n veamos
el Cuadro No. 22, pues contiene datos sobre el valor de la
producci6n industrial de bienes de consume, por ramas; ellos
presentan una evoluci6n compatible con lo que hemos venido
anotando sobre la situaci6n y el desenvolvimiento desiquales
de competitividad, mercado y costs laborales para las dife-
rentes industries del sector que estamos estudiando .

El Cuadro No. 22 nos permit ver que el sector productor
de bienes durables de consume tuvo, al respecto, el com-
portamiento mas dinamico. En concordancia con tal desen-
volvimiento de los mercados y de las oroducciones, ligado
como hemos visto a las innovaciones tecnicas en unas ramas
y a sus mayores cafdas en los costs laborales, y al mayor
peso que en otras tenia el mercado obrero, de advance mas
d6bil, las tasas de acumulaci6n de capital fueron mas altas
en las ramas de products de consume durable -pues de lo
anterior habramos deducido tasas de ganancia sobre la inver-
si6n mas alta, durante la mayor parte de la fase de expan -
si6n, que en otras ramas de bienes de consumo- y mas ba-
jas en las de bienes semi-durables y perecederos de consu-
mo. I os datos del Cuadro No.23 sonreveladores al respect.






-55-


CUADRO No.22

EE.UU.-VALOR DE LA PRODUCTION INDUSTRIAL DE BIENES DE CONSUME
OFRECIDA INTERNAMENTE IJ
(En millones de d6lares corrientes, precious de fibrica)
Products Perecederos 2 Productos Semidurables 3/ Productos Durables 4/
Variaci6n por- Variaci6n por Variaci6n por-
cen.con respec- cen.con respec- cen.con respec-
Afio Valor to a afio anteri. Valor to a ailo anteri. Valor to a afio anterior

1922 14.059.4 6.313.9 4.056.5
1923 15.176.0 7.94 7.230.3 14.51 5.366.7 32.30
1924 15.573.6 2.62 6.401.4 -11.46 5.034.3 -6.19
1925 16.370.5 8.33 7.134.0 11.44 5.785.7 14.93
1926 17.784.6 5.42 7.295.6 2.27 6.109.0 5.59
1927 17.263.6 -2.92 7.390.7 1.30 5.435.8 -11.02
1928 17.911.1 3.75 7.383.2 -0.10 5.936.1 9.20
1929 18.384.0 2.64 7.458.3 1.02 6.312.0 6.33


I/ Los cambios en esta oferta pueden usarse como media aproximada de los cam-
bios en la producci6n domestica, dado el pequefio valor de su comercio exterior.
Cfr.: Ibid, p. 408
2/ Duraci6n menor a 6 meses.
3/ 6 meses a 3 afios
4/ mas de tres afios

FUENTE: Ibid, Series P251, 259 y 266, p. 419 y 420



Los datos del Cuadro No. 23 permiten confirmar la idea de
que las industries de bienes de consume duraderos eran, a
la saz6n, mas rentables, en promedio, que las de bienes
de consume perecederos y semiduraderos.

Antes de terminar esta parte concerniente al mercado y a
la producci6n de las industries de bienee de consume, es
necesario anotar que, si bien las ramas productoras de
products de consume no duraderos fueron las menos dina-
micas durante el periodo largo de crecimiento 1922-1929,
tuvieron menos importancia en la generaci6n direct de lap
crisis que las ramas de consumes duraderos, por ejemplo,





-56-


CUADRO No. 23

EE.UU.-AUMENTO PORCENTUAL DEL CAPITAL, ENTIRE 1919 y 1929 1/, EN
ALGUNAS INDUSTRIAL DE BIENES DE CONSUMO
(Millones de d6lares 1929)
Aumento porcentual
Industria del capital total

1. Toda la industrial de transformaci6n 37.30
2. ProductoE perecederos y semiduraderos
de consumo:
2.1 Productos alimenticios 26.31
2.2 Textiles y confecciones 21.37
2.3 Calzado y otros products de cuero -14.03

3. Products duraderos de consume:

3.1 Industrias de impresi6n, publicaci6n
y conexas 75.90
3.2 Automotores 41.63
S---------a-- p --------------cubren plants cn ua

y los datos para 1919 cubren plants con una producci6n annual de U.S. 500 o mas
y los datos para 1929 cubren plants con una producci6n annual de U.S. 5.000 o ms

FUENTE: Ibid, series P. 82, 83, 92, 100, 110 y 130; p. 412



la automotriz, pues fue precisamente en estas donde los
ritmob de acumulaci6n de capital productive llegaron a nive-
les mas altos, lo cual determinaba que una reducci6n de tal
ritmo, como reacci6n ante la tendencia a la sobreproducci6n,
tuviese efectos much mas grandes, sobre el mercado y la
producci6n de las industries del sector de medios de produc-
ci6n, que los que podfa tener tal reacci6n por parte de las
otras ramas de bienes de consume, o sea, las de consumes
perecederos o semiduraderos. Por lo demis, dificilmen-
te una industrial tuvo, en aquel entonces, efectos multipli-
cadores mas amplios, a nivel ya de toda la economfa, como
la automotriz; asi pues, no solamente una reducci6n en su
ritmo de acumulaci6n de capital, sino tambien, una reduc-
ci6n del ritmo de crecimiento en su producci6ntenfan que reper
cutirdesfavorablemente sobre el mercado, el empleo y la
producci6n global.









1.14 La necesidad de acumular crecientes masas de plusvalfa se traduj:,
durante la fase de expansion previa a la crisis, principalmente en
inversiones en capital fijo -tambi6n se tradujo en inversiones espe-
culativas como veremos en la pr6xima secci6n- que, en tanto que
implicaban la construcci6n y compra de medios de producci6n, sos-
tuvieron el crecimiento en la producci6n y en el ingreso global, 3"
pero, consecuentemente, generaron expansiones en la capacidad
productive que hubiesen permitido un ritmo de crecimiento en la
producci6n global superior al ritmo al cual podia venderse con ga-
nancias y al ritmo efectivamente dado, correlativo al cada vez mis
pequefio crecimiento porcentual en la demand efectiva por bienes
de consume, segun lo que hemos analizado en la secci6n precedent.

1.14.1 Antes de investigar lo concerniente a inversiones en capi-
tal fijo, conviene presentar algunas cifras sobre ahorro
para ilustrar acerca de la tendencia a acrecentar la acu-
mulaci6n de plusvalfa, aunque tales datos incluyan, como
parte minoritaria, ahorros conformados con ingresos sa-
lariales. Para ello veamos el cuadro No. 24

Del Cuadro No. 24 se desprende las siguientes conclusions:
el ahorro national tiene un crecimiento tendencial tal que,
entire 1922 y 1929, aumenta en un 98.86%; el ahorro priva-
do -nacional menos gubernamental- aumenta en este mismo
lapso en un 83.78%; estos aumentos porcentuales superaron
ampliamente los aumentos porcentuales dados en el Produc-
to Nacional neto y en el ingreso national para este mismo
perfodo, los cuales alcanzaron al 41.09% y al 39.14% res -
pectivamente 35/. La raz6n nos parece evidence: durante
este periodo se concentr6 el ingreso en manos de la burgue-
sfa, segun lo habiamos visto en la secci6n anterior; se con-
centr6 en manos de quienes necesitaban acumular una par-
te de el. Por lo demis, un crecimiento porcentual mayor
del ahorro privado que del ingreso national implic6 que,
para 1929, la relaci6n ahorro privado a Ingreso national
-e igual a 13.29%- superase la relaci6n dada entire estas
dos variables en 1922, la cual s6lo ascendi6 a 10.06% 36/.


34/ A. Hansen. Op. Cit., dice al respecto:"... Los desembolsos en instalaciones
de producci6n fueron delante (Sic; l6ase: Halonaron) ... durante el punto de infle-
xi6n de 1921-22 y apoyaron fuertemente la recuperaci6n hasta fines de 1929..."
p.54; y mas adelante dice: "...los desembolsos en equipo se sincronizan estre-
chamente con las fluctuaciones en el ingreso national ..." p. 56

35/ Cfr.: Ibid, series F 6 y 7, p. 139; tambien en d6lares corrientes.
36/ Cfr.: Loc. Cit. y datos del Cuadro No. 24 que presentamos.




-58-


CUADRO No. 24

AHORRO NATIONAL Y SUS COMPONENETES EN EE.UU.
(En billones de d6lares corrientes)

Ahorro Personal 1/
Individual Empresas Ahorro
Ahorro no no incor- de corpo- Ahorro
Afio Nacional Total agrfcola Agricola poradas raciones2/ Gubernamen.

1922 7.05 5.40 4.89 -0.03 0.54 0.95 0.70
1923 11.42 7.70 7.67 0.29 -0.26 2.35 1.37
1924 10.29 6.77 5.88 0.59 0.30 1.46 2.07
1925 12.82 8.11 8.09 -0.14 0.16 2.37 2.34
1926 13.18 7.40 6.69 -0.14 0.85 3.39 2.39
1927 12.02 8.40 8.44 -0.06 0.02 1.37 2.25
1928 9.25 4.35 4.72 0.01 -0.38 2.11 2.79
1929 14.02 9.53 9.16 -0.01 0.38 2.14 2.35


_/ Incluye compras de vivienda pero excluye compras de otros bienes de consume
durable s.

2/ Empresas cuya estructura administrative-juri'dica nos permit asemejarlas a
las sociedades an6nimas.

FUENTE: Goldsmith, R.W. "A Study of Saving in the United States", Princenton,
1955; citado en: U.S. Dep. of Commerce, Op. Cit., Series F305-315,
p. 155.



En cuanto a la evoluci6n dada del ahorro en vfsperas de la
crisis, en el Cuadro No. 24 hay algo interesante: El aho-
rro national tiene un aumento grande entire 1928 y 1929, del
ordeA de 51.56%, fundamentalmente debido al extraordina-
rio aumento del ahorro personal que, en este mismo lapso,
crece en un 119.08%, un crecimiento bastante compatible
con el pequefio crecimiento que se daba, en aquellos dlti-
mos moments, en los gastos en bienesde consume. Co-
mo paso previo al an[lisis de este gran crecimiento del
ahorro personal, es necesario aclarar lo siguiente: desde
el segundo semestre de 1929 empez6 a achicarse la fuente
de tales ahorros, es decir, las ganancias e intereses y, se-
cundariamente, otros ingresos; de aqu' podemos deducir
que el aumento del ahorro dado durante este semestre -si
es que hubo- fue inferior al dado en los tres semestres





-59-


inmediatamente anteriores, lo cual implica que todo o ca-
si todo el incremento porcentual del ahorro personal dado
entire 1928 y 1929 se efectu6 en vfsperas de la crisis; por
lo tanto, el dato sobre aumento del ahorro entire estos dos
afos puede ilustrarnos sobre la expansion del ahorro entire
1928 y mediados de 1929, perfodo este inmediatamente an-
terior al de la crisis y clave en la explicaci6n de sus deter-
minantes inmediatos. El alza del ahorro personal entire
1928 y 1929 que, como vimos en el Cuadro No. 20, inclu-
ye las ganancias retenidas por las empresas diferentes a
corporaciones, be concrete fundamentalmente en el aumen-
to de inventarios, en el aumento de activos fijos, en la de
algunos activos financieros y en la merma de algunos pasi-
vos con respect a ciertas entidades financieras y al go -
bierno federal. Los activos no financieros que tuvieron
crecimientos significativos fueron los activos en medios
de producci6n duraderos, las cuales crecieron en un 100%
en estos tres ultimos semestres, y los inventarios, cuyo
crecimiento super6 al 200%; entire los activos financieros,
aumentan en forma significativa los fondos privados de pen-
siones y retires, los cuales se duplican, los tftulos de deu-
da public estatal -aumentan en un 33%- y las acciones, cu-
yo aumento a precious de mercado fue del 40%.37/uy proba-
blemente una buena porci6n de tan extraordinario aumento
de los inventarios fue imprevista en el primer semestre de
1929 e "indeseado" por parte de sus oferentes, teniendo es-
ta hipertroffa como contrapartida a los grandes aumentos
en la tenencia de los activos financieros que acabamos de
mencionar. En cuanto a la duplicaci6n de los activos cons-
titufdos por medios de producci6n duraderos, mencione-
mos por ahora que tal crecimiento, muy superior al aumen-
to porcentual del mercado de bienes de consume, contribui-
rfa a acentuar la tendencia a la sobreacumulaci6n de capi-
tal y a la sobreproducci6n de mercancfas. Mas adelante
estudiaremos la evoluci6n conjunta de estas inversiones
productivas y las de las corporaciones, pues es necesario
llegar a concluisiones sobre la crisis teniendo muy en cuen-
ta las inversiones productivas de estas iltimas empresas.

Los datos sobre ahorro de corporaciones, presentados en el
Cuadro No. 24, nos parece que subestiman la acumulaci6n
de ganancias dada en tales empresas. Los datos del Cua-
dro No. 25, extraidos de los balances presentados por las
mismas corporaciones nos permiten afirmar la existencia
de tal subestimaci6n.

37/Los porcentajes anotados se derivan de las series F316-345,Ibid, p. 156 y 157.
Bajo la consideraci6n hecha anteriormente suponemos que, en los fundamental, los
aumentos en tales activos-cristalizaciones del mayor ahorro personal- se dieron
entire 1928 y mediados de 1929, aunque los datosde las series citadas son anuales.






-60-


CUADRO No.25

AUMENTO DE LAS CUENTAS: RESERVES DEL SUPERAVIT Y SUPERAVIT (Y)/DE
GANANCIAS RETENIDAS DE LAS CORPORACIONES DE EE.UU. 1/
(En millones de d6lares corrientes)

Reservas del Aumento (%) del
Superavit + Deficit Aumento superavit neto con
Superivit (y)/de acumu- Superavit del super- relaci6n al aflo
A io ganancias reteni. lado 2/ neto avit neto anterior
(1) (2) (3)=(1) 2) (4) (5)

1926 39.154 4.557 34.597
1927 45.415 4.893 40.522 5.925 17. 12%
1928 52.069 4.913 47.156 6.634 16. 37%
1929 60.699 5.588 55.111 7.955 16. 86%


j/ E stob datos incluyen ganancias y perdidaL de capital y los escasos aportes de ca-
pital que no implican emisi6n de acciones.

3/ Acumulaci6n de perdidas menos dividends de algunas corporaciones.

FUENTE: Ibid, series V83, 84 y 85, p. 581




Hay factors de divers orden que operan en diferentes sen-
tidos y que nos dificultan el conocimiento de la verdaders
ganancia acumulada por las corporaciones, p. ej.: las prac-
ticas contables tendientes a minimizar el pago de impuestos
pudieron subvalorar la ganancia del periodo y, por ende,
las ganancias retenidas; las desvalorizaciones del inventario,
segun la evoluci6n de las condiciones del mercado, general-
mente se asumen como perdidas con un retraso de tiempo,
etc. De todas maneras, los datos de la column (4) del
Cuadro No. 25, datos que a primer vista podrfan tomarse
como calculos de la ganancia annual acumulada por el conjun-
to de las corporaciones, superan ampliamente los datos so-
bre ahorro de estas empresas presentados en el Cuadro No.
24, tanto en su magnitude como en su variaci6n porcentual
annual. En gracia de discusi6n podemos aceptar que las ga-
nancias anuales ahorradas por las corporaciones eran infe-
riones a los dttos de la column (4) del Cuadro No. 25, pe-
ro insistimos -hasta que se nos demuestre lo contrario- en
que eran muy superiores a los datos del Cuadro No. 24.





-61-


1.14.2 la tendencia a incrementar la captaci6n de ganancias deter-
min6 que las crecientes masas ahorrades de plusvalia se
tradujeran principalmente en aumentos del capital fijo en
toda clase de negocios, productivos o no; de las series pre-
sentadas por el U.S. Department of Commerce deducimos
lo siguiente: Los activos fijos reproduciblescd todos los
negocios crecen, entire 1922 y 1929, en un 22.4%, mientras
que tal partida crecen anroximadamente en el mismo perio-
do, en un 19% para los negocios localizados en sectors
productivos; de las mismar series se puede deducir que los
activos fijos reproducible de los negocios en actividades
improductivas tienen un aumento aproximado del 40% en es-
te peri'odo 38/. Si bien, de estas mismas series :e puede
deducir que, para 1929, el capital fijo reproducible inverti-
do en ectores productivos era aproximadamente el 80% de
tal tipo de capital invertido en toda suerte r.' negocios, no
Jejt de llamar la atenci6n el crecimiento porcentual de es-
te capital en actividades improductivas, muy superior al
crecimiento dado en las otras actividades. Tan alta acurnu-
laci6n porcentual del capital en actividades improductivas
tuvo como condici6n el fuerte desarrollo de la productividad
social de los trabajadores y la creciente obtenci6n de plus-
valia en las actividades productivas; a su vez, este nroceso
de acumulaci6n de capital fijo en actividades improductivas
contribuy6 a la prolongaci6n de la fase larga de expansion,
en la media en que expandia el mercado para los capitalis-
tas constructores y productores de medios de trabajo, sin
que tales acumulaciones de capital fijo implicaran aumen-
tos en la capacidad productive, precisamente en un perfodo
en el cual el problema clave del capital productive, a nivel
general, era el de la expansion del mercado y no el de afron-
tar empeoramientos en las condiciones de producci6n.

La expansion del monto de la inversi6n internal en capital
fijo pudo ser menor, entire 1922 y 1929,que la expansi6ndel aho-
rro privado-no gubernamental-, en la rnedida en que se au-
t.ccnt6co el aldo de la balanza commercial 39 y se aumentaron
los inventarios, durante este mismo lapso; eb mas, como
en 1922 las exportaciones de mercancfas suneraban las im-
portaciones y, por ende, el ahorro privado superaba a la
suma de la inversion internal fija mas la variaci6n de


38/ Ibid, series F222-232, p.152, para todos los negocios; series F247-251, p. 152,
para negocios en actividades productivas (Industria, Construcci6n y Agricultura, ta-
la y pe sca)
39/ Cfr: Ibid, series U14, p. 537





-62-


inventarios, podemos concluir afirmando que, entire 1922
y 1929, la expansion porcentual del ahorro privado super
al aumento porcentual de la inversion internal incluyendo in-
ventarios y, obviamente, al aumento porcentual dado en la
inversion internal en capital fijo. Haciendo algin supuesto
podemos calcular una tasa de crecimiento en la inversi6n
internal fija aproximadamente igual a la real: supongamos
que el ahorro gubernamental fue' igual al gasto public en
ampliaci6n de la propiedad p6blica, en promedio y durante
el lapso 1922-1929; de tal supuesto, de los datos sobre aho-
rro national del Cuadro No. 24 y de los de la series ya cita-
da sobre saldos de la balanza commercial de EE.UU. calcu-
lamos que la inversi6n internal -privada e incluyendo varia-
ci6n de existencias- creci6, en aquel lapso, en un 92%, y
como el aumento en los inventarios fue" superior en 1929
que en 1922, 40 deducimos que el aumento porcentual en
la inversi6n internal fija -privada- fue superior a 80% e in-
ferior a 90%. Si analizamos la inversion internal fija a par-
tir de sus components llegaremos a deducir una tasa para
su aumento que confirm lo anterior. La inversion priva-
da en construcciones nuevas -excluyendo la construcci6n re-
sidencial- aument6, entire 1922 y 1929, en un 80% 41/; en es-
te mismo period creci6 la producci6n industrial de medios
de producci6n duraderos en un 81% 42/: si suponemos que la
exportaci6n de estos medios de producci6n fue igual a su im-
portaci6n, y que la producci6n de estos para reposici6n se
mantuvo en la misma relaci6n con su producci6n para amplia-
ci6n de capital, podemos deducir que la inversion en equipo
aument6, entire 1922 y 1929, en un 81%, aumento semejante,
como era de esperarse, al aumento dado en construcciones
nuevas; supongamos, ademas, que la relaci6n entire inversion
en construcci6n e inversion en equipo fuera la misma que la
que existfa, para 1922 y 1929, entire capital invertido en cons-
trucci6n y capital invertido en equipo -hip6tesis menos dras-
tica que los dos anteriores- la cual era ( 1.89 ) 43/; tales
supuestos nos llevarfan a concluir que la 1inversi6n pri-
vada internal fija creci6 en un 80.7% entire 1922 y 1929. 44/

40/ Cfr: Hansen, H.A., Op. Cit., Graf. III., p. 52

41/ Cfr: U.S. Dep. of Com., Op. Cit.,Series N 2-15, p. 379
42/ Ibid, series 284, p. 421
43/ Segin se desprende de: Ibid, series F 222-232, p. 152
44/ Sea a= inv. privada en construcci6n = xb; b= inversion privada en equipo;
x = 1.89, A % (a + b) = A%a + 0%b = 80.65 %
(1+1/x) (1+ x)






-63-


&i esta cifra se aproxima much mis a '05, nue a 90 %,
mientras que la cifra de la primera deducci6n se colocaba
entire 80% y 900%, la explicaci6n debe encontrarse en que
se utilize para la primer deducci6n unos datos sobre aho-
rro national que atclulan, como parte del ahorro perso-
nal, la parte de los ingresos que financiaban la comora de
nueva vivienda. Por lo anterior creemos que la verdade-
ra tasa de aumento en la inversion internal privada fija de-
bi6 acercarse mis a 80% que a 90%.

En la industrial de transformacion manufacturera"- las
inversiones brutas fijas crecieron, entire 1922 y 1929, en
un 80% 45/; si suponemos que la relacion: consume de ca-
pital fijo a inversi6n bruta fija permaneci6 constante en es-
te perlodo, deducimos que la inversion -neta- de tal indus-
tria creci6 en un 80%, cifra ligeramente inferior a la cal-
culada para toda la economra,lo cual es compatible con
la mayor taba de expansion del capital fijo en actividades
improductivas, como lo hablamos anotado antes.

1.14.3 Para la investigaci6n de la crisis de 1929 es important
el studio de la evoluci6n de las inverbiones durante los
'ltimos afios de la etapa de expanLi6n econ6mica. La in-
versi6n internal en capital fijo cay6, er.tre 1927 y 1928 en
un 30.5% y aument6, entire 192S y mediadoL de 1929, en
un 30.3% 46/, superando este crecimiento al aumento
annual promedio de la inversion internal fija, dado entire
1922 y 1929, el cual fue de 10% u 110,, segun se deduce
del calculo que para esta habiamos hecho en un parrafo
anterior. En 1927 caen fuertemente y en forma absolu-
ta los inventarios de los negocios no incorporados -capi-
talistas individuals y empresas que no eran corporacio-
nes-, mientras que los inventarios de las corporaciones
permanecen prActicamente constantes 47/, lo cual implic6
caidas absolutas en los inventarios globales. En este


45/ Ibid, series P 24-29, p. 410
46/ Ibid, series F319 y 322, p. 156,y V72, p. 581. Estas series incluyen corn-
pra de tierra, pero creemos que tal inclusion no falsea el calculo sobre variaci6n
porcentual de las inversiones fijas, m6xime si se tiene en cuenta que pudo haber
una buena parte de las transacciones de tierra entire los mismos negocios.

47/ Ibid, series 323, p. 156,y V69, p. 531






-64-


mismo afio aumenta el saldo entire exportaciones e impor-
taciones y para 1928 crece much mas este saldo, Ilegan-
do a tener el valor mas alto dado en toda la fase larga de
expansion 48/. Muy posiblemente se suspendi6 la cafda
en la inversion internal y se reinici6 su aumento, por las
iniciales cafdas en los inventarios dadoa en 1927 y por
los fuertes y crecientes aumentos en el saldo de la balan-
za commercial dados en 1927 y 1928, en la media en que
contribuyeron a estimular las expectativas de ganancias
y a ampliar los mercados.

Antes de analizar el comportamiento de la inversion inter-
na en capital fijo durante el ultimo semestre anterior a
la crisis, es necesario detenernos sobre lo que afirma-
bamos al principio de esta secci6n, con respect a la am-
pliaci6n de la capacidad productive implicada por la acu-
mulaci6n de capital fijo en actividades productive s. De-
cfamos alli que esta acumulaci6n de capital fijo gener6 ex-
pansiones de la capacidad de producci6n tales que hubie -
ran permitido un ritmo de aumento de la producci6n supe-
rior al ritmo efectivamente dado, determinado este por la
evoluci6n del mercado para bienes de consume; pues bien,
al aumentar la producci6n a un ritmo inferior al ritmo de
expansion de la capacidad productive, necesariamente te-
nfa que aumentarse la sub-utilizaci6n de la capacidad ins-
talada en la industrial, como podemos apreciar en el cua-
dro No. 26.

CUADRO No. 26

UTILIZACION PORCENTUAL. DE LA CAPACIDAD PRODUCTIVE EN
EE. UU.

Aifo Indice Aflo Indice

1925 91 1928 82
1926 89 1929 83
1927 83
----- ---- ---- ---- -- -- '----

FUENTE: Baran, P. y Sweezy, P.; Op. Cit., p. 188


48/ Ibid, Serie 14, p. 537






-65-


Probablemente la monopolizaci6n industrial 49 tuvo algu-
na influencia adicional en la creaci6n y desarrollo de la ca-
pacidad instalada ociosa; al respect vale la pena tranrcri-
bir este comentario del informed de la Sociedad de las
Naciones:

"... Hay, ademis, dos circunstancias que, qui-
zas, indican la existencia de tendencies particu-
larmente marcadas a la sobreproducci6n duran-
te estos afios: la fijaci6n de precious por via de
monopolio, que no se complementaba con acuer-
dos reglamentarios correspondientes sobre la
producci6n, habfa desembocado en un aumento
de la capacidad, lo cual aumentaba los riesgos
de que aquella superase la demand ... La crea-
ci6n de un gran numero de cartels es, en si mis-
ma, indicadora de una carencia de equilibrio en-
tre la capacidad productivea) y la demand ..." 50/

A su vez, la creciente capacidad ociosa foment la mayor
monopolizaci6n industrial, segin nos lo atestigua el mi -
mo informed:

"... La existencia de una imoortante capacidad
excedente ha estimulado naturalmente el desarro-
1lo de las tendencies monoo6licas. "Cartels"
nacionales e internacionales se han creado para
permitir a los fabricantes restringir una compe-
tencia encarnizada y exigir precious remunerado-
res. En numerosos casos, estos "Cartels"
han tendido a dejar subsistir un exceso de capa-
cidad, sosteniendo empresas que de otra forma
hubiesen sucumbido. 51/



49/ Akerman, Op. Cit., nos dice: "... En 1930, 200 sociedades (excluidos los
bancos) representaban la mitad del capital total de las sociedades de los EF.UU..."
( PA~8) No es possible pensar que tan gigantesca concentraci6n del capital se
produzca fundamentalmente a partir de la crisis.

50/ Sociedad de las Naciones; Op. Cit., p. 71, trad. n


51/ Ibid, p. 77 trad. n .






-66-


El fuerte y uiltimo crecimiento en las inversiones en capi-
tal fijo le di6 un jal6n fuerte a la oroducci6n de medios de
producci6n duraderos 52/y, a partir de los mayores ingre-
sos salariales generados en el sector de medios de produc-
ci6n, estimul6 un poco el mercado de bienes de consumo5/
pero en un grado tan pequefio que la producci6n industrial
de estos bienes tuvo un aumento porcentual apenas igual a
la Septima part del aumento de la producci6n industrial
de medios de producci6n duraderos. Ligado a tan peque-
fia expansion de este mercado en estos ultimos moments
se encuentra el extraordinario aumento de la plusvalia aho-
rrada y de los ahorros de grupos medios y de algunos obre-
ros que ya hemos comentado. Ahora bien, tan fuerte acu-
mulaci6n de capital en medios de producci6n, paralela a
tan debil expansion del mercado de bienes de consume, no
podfa dejar de acentuar la tendencia a la ampliaci6n de la
capacidad productive ociosa, cuando empezaron a instalar-
se en las diferentes ramas los nuevos medios de producci6n
adquiridos. A falta de nuevos acicates al capital -innova-
ciones tecnicas, conquista de nuevos mercados 54/, etc -
de importancia tal que hubiesen sostenido el ritmo de cre-
cimiento del gasto de plusvalfa en medios de producci6n o
que hubiesen estimulado mayores expansiones de los gas-
tob en bienes de consume, aplazandose asf la presentaci6n
de la crisis, el crecimiento en la capacidad ociosa bast6
para deprimi r drasticamente las tasas de ganancia calcu-
ladas sobre potenciales inversiones, franindose entonces
el crecimiento en las inversiones en capital fijo, ya en los
meseSinmediatamente anteriores al del colapso bursatil,
lo cual bast6 para general caidas en las demands por me-
dios de producci6n 55/, en sus producciones, en los ingre-
sos salariales y en el mercado de bienes de consume y ,



52/ Segun la series P284 del Dep. of Com.; Op. cit., p.421, esta producci6n, en
la industrial manufacturerr" creci6 en un 20.7% en 1929, con respect a 1928,
siendo este el mayor aumento dado en cualquiera de los afios que van hasta 1922.
Por otras fuentes sabemos que esta producci6n dej6 de crecer en el segundo se -
mestre de 1929. Para 1929 la producci6n de toda clase de bienes terminados de
esa misma industrial aument6 apenas en un 5.2%, segun la series P250, Ibid, p.
419. Se deduce de aquf que la producci6n industrial de bienes de consume tuvo
un crecimiento inferior al de la de medios de producci6n duraderos.
53/ Del cuadro No. ;Lque presentamos anteriormente se deduce que la producci6n
industrial de bienes de consume aument6, en 1929, en un 2.9% con respect al va-
lor producido en 1928. Este aumento se da solo en el primer semestre de 1929.
54/ y 55/ Ver pigina siguiente.






-67-


desde luego, en la producci6n de estas iltimas mercan-
cfas, entrando asf la economfa norteamericana en crisis.
En sintesis, la ripida acumulaci6n de capital productive
se tradujo, dada la insuficiente expansion del mercado de
bienes de consume, en sobre-acumulaci6n de capital y de-
termin6 que la tendencia a la sobreproducci6n de mercan-
cfas se cristalizara en abierta sobreproducci6n, ya en ju-
nio-julio de 1929, ante la cual los capitalistas industriales
reaccionaron mermando las diferentes producciones y ex-
pandiendo eldesempleo. El siguiente comentario de Gorowny
Rees no deja dudas sobre el moment de estallar la crisis
en la industrial:

". .En junio (1929) el fndice de la producci6n in-
dustrial (de EE.UU) se eleva a 127, el mas alto
punto que jams haya obtenido. Comienza enton-
ces el declinamiento. En octubre ha reversado
a 119 ..."6/

Faulkner resume sue consideraciones sobre los factors
determinantes de la crisis en una forma algo inconexa,
ademis de utilizar algunos terminos ambiguos y hacer co-
mentarios ingenuos, pero vale la pena escucharlo:

"... En las industries que mostraron una relati-
va prosperidad en los afios del "boom", se pre-
sentaron algunos factors destinados eventual -
mente a socavar su estructura. No obstante que
la decada (de los veintes) mostraba un considera-
ble aumento en el salario real, era evidence que
la proporci6n del ingreso total industrial que iba
a ganancias era relativamente mayor (Sic Por



54/ Al respect vale la pena mencionar que el saldo de la balanza commercial dis-
minuye en 1929. Cfr.; Ibid, series 14, p. 537

55/ Al frenarse el crecimiento en las inversiones en capital fijo se estanca la de-
manda por various medios de producci6n duraderos, lo cual, a su vez, genera caf-
das en la demand por sus respectivos medios de producci6n duraderos. En la
introducci6n a este trabajo comentamos algo al respect.

56/ Rees, G., "La Grande Crise de 1929", Ed. Albin Mitchell, Paris, 1972, p.
54, trad. n.






-68-


lo que sigue lease: era creciente con respect a
la que iba ...) iue la que iba a sueldos y salaries.
Como resultado, la riqueza fue concentrindose
entire quienes podfan utilizarla para una expansion
industrial adicional, en vez de alfuiraquienes po-
dfan usarla para comprar bienes de consume ...
I a &obre-expansi6n en algunas industries y el fra-
caso de otras para recuperarse, acompafiado esto
por un considerable desempleo y por una mala
distribuci6n de las ganancias de la industrial, ten-
dieron a general el colapso ... 7/

E ste comentario no entra en contradicci6n con lo que ya he-
mos afirmado: La crisis se produjo por una sobre-acumu-
laci6n de capital y, concretamente, por una acumulaci6n de
capital que devino en excesiva a raiz del insuficiente creci-
miento del mercado para bienes de consume, es decir, a
raiz del deterioro en las condiciones de realizaci6n -en el
mercado- del valor de la creciente producci6n potential;
a su vez, tal insuficiencia del mercado estuvo ligada a la
concentraci6n en la distribuci6n del ingreso en contra dela
clase obrera, debida a su turno a factors economicos y
politicos que nosotros ya hemos estudiado o mencionado a
lo largo de esta primera parte.


2. ASpectos financiers de la crisis.

2.1 Desde la primera guerra mundial -guerra con la cual se beneficia
el capital norteamericano- los EE.UU. empiezan a disputarle seria-
mente el predominio mundial a Inglaterra, tanto en el terreno de la
producci6n -competencia monop6lica en base a incrementos en la
productividad- 5/ como en el de las cuestiones monetariasyfinan-
cieras, debiendose esto ultimo no s61o al advance en el predominio
productivo-comercial, sino tambien al hecho de resultar como




57/ Faulkner, H.; Op. Cit., p. 816

58/ Segfn el informed de la Sociedad de las Naciones, Op. Cit., p. 74, el aumen-
to annual de la producci6n por obrero en la industrial manufacturer inglesa fue del
orden del 2% annual entire 1924 y 1929. En ese mismo perfodo, el aumento annual
en la industrial manufacturer estadounidense podemo, calcularlo en un 3.4% se -
g6n los datos del cuadro No. 2 de la parteII-1 deeste trabajo.






-69-


principal favorecido y acreedor en ultima instancia de las deudas
de guerra de los Aliados y de Alemania / .

Cuando se reestableci6 el patr6n-oro ingles en 1925 se sobrevaldo
la libra esterlina al volverse a la tasa de cambio de preguerra con
EE.UU. -a la paridad con el d6lar-, dandose asi el golpe de gracia
al viejo dominio commercial britanico, ya agonizante por el menor
crecimiento en su productividad 60/ Las condiciones desventajo-
sas al comercio ingles de tal restablecimiento permitieron que se
creara un drenaje de oro que s61o pudo verse atenuado con las in-
versiones en prestamos a corto plazo que EE. UU. y otros pauses
europeos hacian en Inglaterra. 6l

Tambien en el campo financiero, y por cuestiones ligadas al supe-
rior advance productive y commercial del capital norteamericano,
Inglaterra debi6 ceder su posici6n de principal centro financiero
mundial a EE. UU. aun antes de la crisis de 1929. T1 siguiente
comentario de Gorowny Rees es muy ilustrativo al respect:



59/ Segun Akerman, Op. Cit., p. 410 y ss., EE.UU. presta durante la guerra
4.700 millones de d61ares al imperio britanico, 3.800 a Francia y a Italia 2.000,
fundamentalmente para compras de material military a EE.UU.; ademis presta
900 millones de d6lares a Francia, Belgica y Polonia para envfo de socorros a
la poblaci6n civil; comienza pues EE.UU. a avanzar en la lucha por el predomi-
nio financiero. De tal advance se puede considerar indicio el hecho de que entire
1921 y 1924 el excedente de importaciones de oro (monetario) a EE.UU. fue del
orden de los 1.460 millones de d6lares. Si entire 1925 y 1928 este pals tuvo un
excedente de exportaciones de oro de 420 millones de d6lares, ello se debi6 a los
prestamos otorgados a Alemania desde 1924 y que hasta 1930 ascendieron a 11.000
millones de d6lares. Cfr.: Loc. Cit.

60/ Sobre la polftica de retornar a la paridad con el d6lar abundanlas interpreta-
ciones ingenuas; una interpretaci6n diferente de tal sobrevaluaci6n de la libraten-
drfa que aclarar, segun creemos, c6mo le convenfa esta al capital financiero in-
gl6s, interesado en:reanudar y ampliar su process de exportaci6n de capitals a
largo plazo, en recepciones de capital-dinero en prestamos, reinversi6n de utili-
dades en el extranjero y, en defender la capacidad adquisitiva de las utilidades e
intereses obtenidos en el exterior. Habfa pues, una pugna entire el capital finan-
ciero y el capital industrial, y se impuso aqul6. Por lo demis, fue precisamen-
te un gabinete conservador -incluyendo a Churchill- quien ejecut6 la polftica en
cue stion.
61/ Seg6n Akerman (Op. Cit., p. 454), el deficit en la balanza commercial ingle-
sa se elev6 entire 1913 y 1929 de 145 a 381 millones de libras esterlinas, mientras
que las rentas de las inversiones en el extranjero solamente aumentaron, en el....
... (Cont. pig. sig.)






-70-


"... El 7 (de febrero de 1929) la tasa bancaria
es elevada al 5 % por Inglaterra notaa nuestra:
estaba en el 4/%; CGP.: Soc. NacL, Op. Cit, p.
203) tratando de impedir la hcmorragia de sus
capitals en direcci6n a Wall Street .... 62/

El nuevo predominio econ6mico norteamericano bast6 para que una
crisis de sobreproducci6n nacida en el seno de esta economfa se ex-
pandiera por todo el mundo capitalist con gran intensidad. Por
ahora veamos los sucesos ocurridos en el campo financiero y sus
relaciones con la tendencia a la sobreproducci6n y con la crisis, pa-
ra analizar, posteriormente, la repercusi6n international de esta
en el ambito financiero y commercial.

2.2 Ia expansion industrial norteamericana estuvo acompafiada, como
hemos visto, de un aumento en los months captados de ganancias,
lo cual permiti6 el acrecentamiento del capital-dinero en busca de
colocaci6n rentable. La existencia de un "mercado de valores"
permitfa que no hubiese un necesario atesoramiento por parte del
propietario inicial del capital-dinero captado, pues podia cederlo
en prestamo (comprar un bono, etc) o entregarlo a cambio de accio-
nes, mientras se presentaba la oportunidad de hacer inversiones en
capital fijo y mrs rentables. Por otra parte, la gran concentraci6n
de capital en manos de gigantescas empresas industriales 63/facili-
taba una financiaci6n del aumento de este mediante la emisi6n de ac-
ciones k. quienes pod'an quedar aislados del control de tales empre-
sas 64/, y estas, encontrando oportunidades de inversion, durante
la fase de expansion, aprovecharon tal facilidad financiera. Pues
bie'n, bast6 el que la situaci6n boyante de esas empresas industria-
les -emisoras de acciones- fuese reconocida en la bolsa, para que
la demand por estas comenzara a superar a una oferta por demas




61/ (Viene de la pag. anterior.) .... mismo perfodo, de 210 a 250 millones, si
a esto le agregamos las exportaciones de capital, comprenderemos la necesidad
de la entrada de capitals por prestamos u otras vfas.

62/ Rees, G., Op. Cit., p. 44.

63/ Mientras los activos fijos de todos los negocios, productivos e improductivos,
ascendfan a 112,6 billones de d6lares en 1929, los activos de las corporaciones asen-
tadas en la industrial y en la construcci6n ascendian a 88,6 billones, es decir, al
78.6% del total. Cfr: U.S. Dep. of.Com., Op. Cit., p. 152 y 582 y ss.
64/ Solo los grandes accionistas controlaban (y controlan) tales empresas; los pe-
queflos y medianos accionistas se constitulan practicamente en acreedores, y sin
las garantfas de tales.






-71-


creciente, empujando las cotizaciones al alza; a su vez, estas al-
zas originaron una demand especulativa esperanzada en realizar
rapidas y gruesas ganancias en la compra-venta de acciones.

Un alza sostenida en los precious de las acciones en bolsa, indujo
a grande corporaciones a emitir acciones en months superiores
a los necesarios para financial inversiones en activos fijos, con
la intenci6n de beneficiarse en la especulaci6n bursitil; ademas,
una nueva e important fuente emisora de acciones fue constituida
al crearse las "Sociedades de Inversi6n" cuya actividad, puramen-
te eepeculativa, se desarrollaba comprando y vendiendo acciones
de diferentes corporaciones y emitiendo las suyas -e incluso com-
prando sus propias acciones- cada vez en condiciones m~is venta-
josas 65/

Semejante evoluci6n bursatil se tradujo en una mayor acentuaci6n
de la tendencia a la sobreproducci6n, en la media en que prolon-
gaba la estadfa de ganancias realizadas y otras classes de ingresos
en la esfera especulativa, es decir, en la media en que acrecen-
taba el atesoramiento a nivel del conjunto de los especuladores de
capital-dinero. Estas consideraciones nos permiten rechazar
la opinion segun la cual el auge bursatil era el sfntoma de la pros-
peridad econ6mica de la "nacin".

Para tener una idea de la magnitude de la especulaci6n bursatil en
Nueva York, basta comparar el valor total emitido en acciones en-
tre 1928 y 1929 inclusive, que asciende a 12.996 millones -ver no-
ta 65/-, con el aumento en el valor transado entire enero de 1928
y septiembre de 1929 -ultimo mes de auge bursitil-, el cual ascien-
de a 51.000 millones de d6lares. 66/

65/ Seria impossible explicar de otra forma el gran aumento en la emisi6n de accio-
nes sucedido en EE.UU. entire 1928 y 1929, maxime cuando la industrial tenta capa-
cidad ociosa y desde principios de 1929 ya se empezaban a manifestar otros sfnto-
mas de la tendencia a la sobreproducci6n. En 1928 se emitieron 4.961 millones
de d6lares en acciones, mientras que en 1929 la emisi6n ascendi6 a 8.035 millones,
sin que todo o casi todo el aumento fuese debido al incremento en sus precious, pues
el 'ndice de cotizaciones estaba en 154 en 1928 y en 189 para 1929; en otras pala -
bras, el valor total emitido aument6, entire 1928 y 1929 en un 60%o, mientras que
el fndice de cotizaciones aument6 en un 22%, lo cual implica que en su mayor par-
te el aumento en el valor emitido se debi6 a aumentos en la cantidad emitida.
Cfr.: Sociedades de las Naciones, Op. Cit., p.30 y 196. Segun Gorowny Rees
(Op. Cit., p.34), para 1928 tres mil millones de d6lares son emitidos en acciones
por parte de las "Sociedades de Inversi6n".


6/ C.f.: Akerman, Op. Cit., p. 440





-72-


En base a la favorable evoluci6n de sus reserves en oro 67/, el sis-
tema bancario norteamericano facility a los especuladores su acti-
vidad, otorgandoles credit para la compra de acciones 68/ con pren-
da en 1.a mismas acciones y a tasas de interek a corto plazo que as-
cendieron durante 1928 y la primera mitad de 1929, pero que resul-
taban inferiores a las tasas de ganancia esperadas al especular en
acciones 69/

Dada la situaci6n en que se encontraba la industrial a mediados de
1929 -creciente capacidad ociosa, suspension del crecimiento de su
producci6n y crecientes dificultades de ventas- era 16gico que la con-
fianza en las empresas emisoras de acciones comenzara a minarse,
lo mismo que la confianza en la capacidad de obtener utilidades cre-
cientes con la tenencia de las cada vez mis caras acciones; y ambos
factors -estando el segundo ligado al primero- se constituyen en
los elements fundamentals causantes del "Crack" bursitil de octu-
bre de 1929. Un element secundario acentuador de las tensions
bajistas y de la misma quiebra de Wall Street es conformado por la
political monetaria, que desde agosto de 1929 hasta la quiebra, se
propuso como objetivo la restricci6n del credito a los especulado -
res, subiendo la tasa de redcscuento del sistema de la Reserva Fe-
deral a los bancos del 5% al 6% 70/, comprometiendo a los bancos


67/ Si bien entire 1925 y 1928 EE.UU. tuvo unr excedente de exportaciones de oro,
en un perfodo anterior -como vefamos en la nota / tuvo un excedente de impor-
taciones de oro much mayor; fuera de esto es necesario tener present la produc-
cion internal de oro; de aqui que para el fin de 1928 hubo un excedente de oro -exis-
tencia total menos encaje legal mfnimo- de 1.420 millones de d61ares y entire ene-
ro y septiembre de 1929, se di6 un excedente de importaciones de oro -en cada uno
de los tres trimestres- que ascendi6 a 246 millones. Cfr.: Sociedades de las Na-
ciones, Op. Cit., p. 108 y 257.

68/ Seg6n el informed de la Sociedad de las Naciones durante los trece meses ante-
riores a mayo de 1929, por lo menos el 86% del aumento del credit bancario fue
utilizado con el fin de especular en la bolsa, en EE.UU. Ibid, p. 142.

69/ La tasa de interns cobrada por los bancos a los corredores de acciones para
prestamos exigibles y renovables diariamente -La "Call loan rate"- estuvo en el
6% en mayo de 1928; lleg6 en julio de 1929 a colocarse, en promedio, por encima
del 9% y en algunos dfas se elev6 hasta el 15 y 20%. Las tasas bancarias sobre
otras colocaciones tambien subieron -entre principios de 1928 y mediados de 1929-,
pero much menos. Cfr.: Ibid, p. 137 y 201 .

0/ El informed de la Sociedad de las Naciones trae un grafico en la pag. 203, en
el cual se ilustra el alza al 6%, pero Gorowny Rees (Op. Cit., p. 48) nos dice que
la tasa de redescuento subi6 al 5-1%.






-73-


miembros del histema de Reserva Federal a efectuar ventas masi-
vas de "valores" -tftulos de deuda, subiendo sus tasas de interes-
y a los bancos comerciales de Nueva York a restringir sus presta-
mos a especuladores 71/. I a "Justificacion de tal decision radi-
c6 en la consideraci6n de que era necesario suspender tal especu-
laci6n, a riesgo de que su continuaci6n llevara a una"catistrofe"
bursatil, pues la anterior tasa de redescuento del .R.F. era "tan
baja que fomentaba el deseo" de los bancos comerciales de redes-
contar con el &.R.F. para prestar a los corredores -especulado -
res de oficio y prestamistas a suvez de otros especuladores- y a
estos tomar prestado a las tasas bancarias vigentes, consideradas
como bajas. Posiblemente el temor de muchos banqueros de una
desvalorizaci6n de la garantfa de sus prestamos -las acciones- los
llev6 a apoyar tales medidas con la esperanza de que al frenar la
especulaci6n, be hiciese menos probable la c~fda future de las co-
tizaciones y be lograse su estabilizaci6n, evitando asb probables
perdidas de capital.

A su vez, la quiebra bursatil 72/ repercuti6 desfavorablemente so-
bre 11s expectativas de ganancias de la burguebsf industrial y co-
mercial, desanimando las ya menguadas inversione,, y acelerando
su cafda tanto en activos fijo- como en ampliaci6n planeada de in-
ventarios 73./, con lo cual se hizo evident ya por todos lot secto-
res sociales la crisis, aceler6se la merma en laL diferentes com-
pras, producciones, empleos e ingresos, iniciandose as' la gran
depre si6n.
-------------------------------

71/ Cfr.: Eociedad de las Naciones, Cp. Cit., p. 142

72/ El sibado 19 de octubre se present la primera baja en las cotizaciones que
inaugura el Crack; el lhnes 21 y el martes 22 el mercado se sostiene; al final de
la sesi6n del miercoles 23 se desencadena una ola de ventas: el jueves 24 (el "jue-
ves negro") se crea panico y tras una avalanche de ventas algunas acciones no en-
cuentran comprador a ningun precio, el lunes 28 se mantienen las bajas y el mar-
tes 29: "... Se revela mas terrible que el lunes 28 .... Desde la apertura, la
bolsa queda inundada de 6rdenes de venta. Tres millones de titulos son ofreci-
dos en la primera media hora .... Al cierre se han ofrecido 16'410.030. Es
la catastrofe .... el fndice (de cotizaci6n de acciones industriales) del Times ha
bajado en 43 puntos, borr6ndose asr las ganancias realizadas (Sic) durante todo
el afio anterior.... Rees G.; Op. Cit., p. 63

73/ Al respect, Gorowny Rees nos dice: "... El Crack del mercado financier
parece repercutir sobre las bolsas de products. Las cotizaciones del algod6n
estan en plena caida y se asiste a un panico en el caso de trigo ... Ibid, p. 67.






-74-


2c3. Ia repercusi6n international de la crisis -crisis originada en EE.UU. co-
mo ya hemos visto- se adelanta al derrumbe del mercado de acciones,
concretindose principalmente en dos fen6menos ligados al process gene-
rador de ebta. El primer fenomeno consiste en la creciente atracci6n
de capital financiero hacia Wall Street, desde mediados de 1928, con sus
principles secuelas: disminuci6n de los credits metropolitanos a various
pauses dependientes, tradicionalmente prestatarios, lo cual generaba dis-
minuci6n en sus reservas-oro y un menor crecimiento en sus importacio-
neb. Al respect, el informed de la Sociedad de las Naciones nos dice:

"... La historia de los movimientos internaciona-
les de capital en el curso de los ultimos afTos ...
puede dividirse en cuatro perfodos distintos... El
segundo periodo coincide con el "boom" que se pro-
duce en los EE.UU. de A. Este empieza en el
curso del segundo trimestre de 1928 y se terminal
con el tercer trimestre de 1929. Su caracterfrti-
ca principal reside en la disminuci6n ripida delos
prestamos exteriores a largo plazo de los EE.UU.
de A. y en el movimiento de los capitals a corto
plazo con destino a Nueva York donde las tasas de
interns eran elevadas 74/. Las exportaciones de
capital de la mayor parte de los otros parses pres-
tamistas estuvieron contrarrestadas por "booms"
locales y, como una parte de esas exportaciones
reducidas de capitals fueron atraidas por Nueva
York, los prestamos a favor de la mayorra de los
passes prestatarios se encontraron restringidos...
Para pagar los intereses y la amortizaci6n annual
de las obligaciones contrafdas durante el perrodo
precedent de credito fcil, algunos pauses presta-
tarios se vieron obligados a reducir sus demands
de mercancfas destinadas al consume y al capital
y a adaptar su balanza commercial a este nuevo es-
tado de cosas, o bien a exportar oro ..." 5/



74/ La gran demand de capital-dinero para financial las compras especulati-
vas de acciones habfa elevado las tasas de intereb (por ejemplo: la "Call loan rate")
a pesar de la expansion del credit bancario a los corredores de bolsa, aun an-
tes de la polftica monetaria restrictive de agosto de 1929. Ctr.: Sociedades de
las Naciones, Op. Cit.,. p. 137

7/ Ibid., p. 240- 11tytv. O.





-75-


La afluencia del capital-dinero hacia Nueva York fue resentida en for-
ma important por Inglaterra y Alemania, viendo mermar tales pauses
sus reserves bancarias en oro -aun antes de estallar la crisis- y el cre-
ciniiento en sus creditos internos, aumentando entonces sus tasas de in-
ters 76/ Tal evoluci6n de la situaci6n financiera de Inglaterra y Ale-
mania esta ligada a una creciente inestabilidad de sus sistemas bancarios
y a la culminaci6n de tal inestabilidad en la crisis bancaria y financiera
international de 1931 inaugurada en Alemania en julio de este aflo.

El segundo fenomeno de repercusi6n international de la crisis, aun an-
tes de la quiebra bursatil, consisti6 en la merma en el crecimiento de la
capacidad para importar de muchos pauses principalmente exportadores
de products primaries, no s61o por la mencionada atracci6n de capitales
hacia Wall Street, en tanto que eran prestatarios, sino tambien por el es-
tancamiento en el valor de sus exportaciones con destiny a los EE.UU.
desde fines de 1928, debido esto, en parte, a la debil expansion del mer-
cado norteamericano para bienes de consume.

Dada la division international del trabajo existente en aquel entonces po-
demos considerar que los datos del Cuadro No. 27 sobre variaciones en
el comercio exterior de los parses no inclufdos en Europa en America del
Norte pueden indicarnos las variaciones en el comercio exterior de los
pauses que en lo fundamental exportaban products primaries.


CUADRO No. 27

VARIACION DEL COMERCIO EXTERIOR DE PAISES NO INCLUIDOS EN
EUROPA O AMERICA DEL NORTE
(18 passes: 61% del comercio exterior de los demas continenetes)

VARIACION PORCENTUAL ENTIRE:
2o.Sem./28 y lo. Trimes./29 y lo. Sem./29 y
lo.Sem./28 ]o. Trimes./28 I3. Sem./28

Exportaciones -6. 8 -1 1 0.2

Importaciones 1 0 3 5 5 7

FUENTE: Sociedad de las Naciones; Op. Cit., tabla X, p. 371


76/ Ibid, p. 257, sobre evoluci6n de las reservas-oro, y p. 137 sobre evoluci6n
de tasas de interns no bancarias.






-76-


De la comparaci6n de datos sobre la evoluci6n de las exportaciones y las
importaciones de tales pises -comparaci6n que indica un rezagamiento de
sus exportaciones con respect a sus importaciones- como de la afluen-
cia de capital financiero cue, desde el 2o. semestre de 1928, se dirigi6
hacia Nueva York, podemos deducir que la capacidad para importar de
estos padres comenz6 -aun antes de terminar el auge econ6mico metropo-
litano- a crecer mas lentamente que sus importaciones, lo cual pudo im-
plicarles menores ganancias a bus exportadores, menor crecimiento en
sus demands sobre la producci6n internal y disminuci6n en sus reserves
monetarias en oro, con las conbecuentes prebiones para restringir el cre-
cimiento de su credito interno.

3. Algunos aspects de la depresi6n mundial dada entire 1929 y 1933:

3.1 Ante la presencia de la crisis, tanto en el terreno de las ventas y
de la producci6n, como en el de la actividad bursitil, los capitalis-
tas industriales afectados reaccionaron disminuyendo sus inversio-
nes y sus niveles de producci6nyde compra defuerza detrabajo,
adoptando individualmente, y en tal forma, medidas que intentaban
ser autoprotectoras, pero que resultaban perjudiciales a la clase
obrera y a los intereses econ6micos inmediatos de los otros capita-
listas, con lo cual se agrav6 la crisis y entr6 la economfa nortea -
mericana en franca depression. las caidas en los niveles de pro-
ducci6n industrial y construcci6n pueden apreciarse en el Cuadro
No. 28.

En concordancia con las caidas en los niveles de producci6n indus-
trial -y de ganancias, como veremos mas adelante- el empleo in-
dustrial, incluyendo el generado en construcciones, tuvo el corn -
portamiento mostrado en el Cuadro No. 29

Las caidas en los niveles producci6n y ganancias de la industrial,
y la caida en su empleo afect6 desfavorablemente la actividad de
los negocios improductivos, lo cual bast6 para que estas merma-
ran sus niveles de empleo, como puede verse en el cuadro No. 30

Dada la pequefia participaci6n del empleo gubernamental en el em-
pleo total no agrfcola -menos del 10% para 1929- se deduce, de los
Cuadroe No. 2 9 y No. 3 0 que este cay6 continuamente desde 1929
hasta 1933, lo cual implic6 un extraordina rio crecimiento del de-
sempleo, tanto en terminos absolutos como en proporci6n a la fuer-
za de trabajo disponible; veremos datos al respect en el cuadro No.
31.






-77-


CUADRO No. 28

E E .UU.: PRODUCTION INDUSTRIAL Y CONSTRUCCIONES DESDE LA
CRISIS


Indice del vo-
himen ffsico de
producci6n mi-
nera total
fio (1947-49=100)


Indlice del vo-
lumen fisico
de producci6n
manufact. deL
F. R. B. L/
(1947-49=100)


Indice del vold-
men de transp.
porferrocarril
(carga y pasaje;
ponderado )
(1939 = 100)


Producci6n de
energia electr.
por las empre-
sas de energia.
En millones de
Kilovatio s-ho ra


Valor de las
nuevas constr
publicas y pri
das en precioi
de 1947-49. NI
llones de d6lar


929 72.5 58
930 64.4 48
931 54.3 39
932 43.8 30
933 48.2 36


110
97
82
66
70


92.180
91.112
87.350
79.393
81 .740


20.85
17.44
13.97
8.89
6.63


FUENTE: U.S. Dept. Of Commerce, Op. Cit., Series 1M 51, p. 353; P.11,
p. 409; Q 12, p. 427; S 19, p. 506 y N 29, p. 381

1/ Federal Reserve Board.


CUADRO No. 29


EE.UU.:EMPLEO




Total


EN LA INDUSTRIAL Y EN CONSTRUCTION DESDE LA
CRISIS
(En miles de personas) 1/


Minerfa Manufactura


Transporte y
Servicios pdbl. Construcci6n


1929 17.016 1.078
1930 15.448 1.000
1931 13.342 864
1932 11.293 722
1933 11.461 735


10.534
9.401
8.021
6.797
7.258


3.907
3.675
3.243
2.804
2.659


1.497
1.372
1.214
970
809


FUENTE: Ibid, Series D 49, 50, 51 y 52, p. 73

1/ Incluye asalariados de tiempo complete y tiempo parcial. Excluye propieta -
rios auto-empleados.


A fio





-78-


CUADRO No.30

EE.UU.: EMPLEO EN NEGOCIOS IMPRODUCTIVOS DESDE LA CRISIS
(En miles de personas I/),

Finanzas, seguros Servicios y
Afio Total Comercio y propiedad rafz miscelaneos

192 10.959 6.101 1.431 3.127
1930 10.5'6 6.061 1.398 3.084
1931 9.777 5.531 1.333 2.913
1932 8. 59 4.907 1.270 2.682
1933 8.838 4.999 1.225 2.614'


FUENTE: Ibid, Series, D 53, 54 y 55, p. 73

1/ Incluye asalariados de tiempo complete y tiempo parcial. Excluye propie-
tarios auto-empleados.


CUADRO No. 31

EE.UU.: EMPLEO TOTAL NO AGRICOLA Y DESEMPLEO DESDE LA
CRISIS
(En miles de personas)

Desempleo
Empleo total Porcentaje de la fuerza
Afo no agrfcola 1/ Total de trabajo civil

1929 31.041 1 .550 .3.2
1930 29.143 4.340 3.7
1931 26.383 8.020 15.9
1932 23.377 12. 060 23.6
1933 23.466 12.830 24.9


FUENTE: Loc. Cit., Series D 46, 47 y 48

1/ Incluye asalariados de tiempo compldD y tiempo parcial. Excluye propieta-
rios auto-empleados, servidores domesticos y personal military.


2/ Personas de 14 o mas afios






-79-


La disminuci6n en las inversiones, en capital fijo y en inventarios,
se vi6 acompafiada de mermas en las construcciones y compras de
medios de producci6n para reposici6n, dado el menor desgaste de
estos al disminuir la producci6n y la desfavorable evoluci6n finan-
ciera a que se vieron abocados muchos capitalistas; por lo demis,
e:os gastos en reposici6n eran una fracci6n important del merca-
do para medios de producci6n; de allf que consideremos importan-
te presentar los datos sobr'- ':ales gastos conjuntamente con los de
inversion, en el cuadro No. 32.

En el Cuadro No. 32 podemos notar, a mis de lo ya dicho, como se
hace maxima la disminuci6n de los inventarios en 1932, efectuando-
se asi una precondici6n para la posterior reanimaci6n de la activi-
dad econ6mica.

Disminuciones tan grandes en las diferentes producciones irnplica-
ron fuertes mermasen el grado de utilizaci6n de la capacidad pro-
ductiva instalada, a pesar de la oaralela baja en las inversiones bri-
tas en capital fijo, teniendo ello como uno de sus principles efec-
tos reproducir el desestimulo a construir y a comprar medios de
producci6n por parte de los capitalistas. De la baja en el grado
de utilizaci6n de la capacidad instalada, los datos contenidos en el
Cuadro No. 33 nos dan alguna luz .

Un comentario de M. Dobb nos sirve para englobar lo afirmado so-
bre los descensos en la producci6n industrial, en el empleo y en la
utilizaci6n de la capacidad productive instalada:

"Entre la cumbre del auge de 1929, en Norteame-
rica, y el verano de 1932, la prod'cci6n industrial
se redujo a la mitad, la falta de trabajo alcanz6 a
trece millones de desocupados, un parade por cada
cuatro trabajadores, y la capacidad de la plant in-
dustrial no utilizada se estim6 en un 50% ..." 77/

La disminuci6n en el empleo determine una considerable baja en e-I
ingreso salarial global, lo que, a su turno, fue un factor fundamen-
tal en la generaci6n de nuevas bajas en las ventas y producci6n de
bienes de consume y de sus insumos, reproduciendose asi la cafda
en la producci6n global, en el empleo y en los ingresos salariales.
Las cifras presentadas en el Cuadro No. 34 dan cuenta de la cafda
en la masa salarial global.


77/ Dobb, M. "Capitalismo, crecimiento y subdesarrollo", Ed. Oikos-Tau, p.58






-80-


CUADRO No. 32

EE.UU.: INVERbICN PRIVADA INTERNAL BRUTA DESDE LA CRIECI

(En billones de d6lares l/)


Aflo Total Construcciones 2/

1929 12.7 5. 1
1930 8.2 4. 1
1931 3.9 2. 4
1932 0.2 1.2
1933 1.0 1. 0
-----------------------------

FUENTE: Ibid, Series F 75, 76 y 77, p. 142

1/ Miles de millones de d6lares

2/ be excluye la construcci6n residential


Equipo de pro-
ducci6n durable

5.9
4.5
2.8
1.6
1.6


Variaci6n en
Inventarios

1.7
-0.4
-1.3
-2.6-
-1.6


CUADRO No. 33

EE UU. : PORCENTAJE DE UTILIZACION DE LA CAPACIDAD PRO-
DUCTIVA INSTALADA DESDE LA CRISIS


Porcentaje

83
66
53


Aflo

1932
1933


Porcentajes

42
52


FUENTE: Baran P. y Sweezy P. ; Op. Cit., p. 189


A io

1929
1930
1931






-81-


CUADRO No. 34

EE.UU.: REMUNERACION TOTAL A LOS OBREROS Y EMPLEADOS
DURANTE LA DEPRESION?
(En billones de d61ares corrientes)


Afio

1929
1930
1931


Total

51.1
46.8
39.7


Afio

1932
1933


Total

31.1
29.5


FUENTE: U.S. Dept. of Corn., Op. Cit., Serie F 50, p. 141


Ademis de la baja en el ingrebo salarial, los months de ganancias
tuvieron fuertes caidas, traduciendose en perdidas para varias em-
presas, debiendose todo ello no solamente a desvalorizaciones de
inventarios, sino tambien -y fundamentalmente- a las caidas en la
producci6n industrial que implicaban descensos enla extracci6n de
plusvalfa. En el cuadro no. 35 podemos mirar la evoluci6n de los
ingresos no salariales.

CUADRO No. 35

EE.UU.: INGRESO NATIONAL E INGRESONO SALARIALES DURANTE LA
DE PRE SION
(En billones de d61ares corrientes)


Ganancias de em-
presas diferentes
a corporaciones /


14.. 8
11.5
8.7
5.3
5.6


Ganancias decor-
poraciones ante a
de impuestos


10. 1
6.6
1.6
-2.0
-2.0


Rentas
Personales


5.4
4.8
3.8
2.7
2.0


Intereses
Netos

6.4
6.0
5.8
5.4
5.0


FUENTE:


Ibid, Series F 49, 51, 52, 53 y 54, p. 141


1/ Incluye ingresos de trabajo de propietarios auto-empleados


Ingreso
National

87.8
75.7
59.7
42.5
40.2


1929
1930
1931
1932
1933






-82-


Nos llamaila atenci6n en el Cuadro No. 35 dos cuestiones adiciona-
les a la que habramos anotado: la baja proporcional y absolute mu-
cho mas grande en las ganancias de las Corporaciones que en las
ganancias de las empresas diferentes a cbrporaciones y, en segun-
do lugar, la gran estabilidad de los ingresos de los propietarios
del capital-dinero cedido en prestamo. Para la primera de estas
dos observaciones carecemos de explicaci6n suficiente 78/; la se-
gunda, creemos, tiene una causa evidence: la situaci6n economi-
ca de los industriales y comerciantes determinaba que las deman-
das de capital-dinero en prestamo no cayeron s6bita y acelerada -
mente, y que ellos tuvieron que aplazar al maximo el pago de sus
deudas, mientras que la evoluci6n econ6mica volvia mis recelosos
a los duefios del capital-dinero, con lo cual be obstaculiz6 una caf-
da en las tasas de interns lo suficientemente grande como para evi-
tar el fen6meno que intentamos explicar; paralelamente a esto, los
precious de los products agricolas e industriales bajaban en perfo-
dos inferiores a los del vencimiento y pago de las deudas, lo cual
implicaba caidas en las ganancias y en otros ingresos mas rapids
que las caidas de los intereses pactados. A lo anterior creemos
que se debi6 la menor caida porcentual -e incluso absoluta- de los
intereses con respect a los demIs ingresos, implicando esto que
aumentara la apropiaci6n porcentual que estos miembros "pasivos"
de la clase capitalist efectuaban del valor global producido, a cos-
ta de sus hermanos de clase y de otras classes sociales. En efecto,
----------------- -------

78/ A manera de hip6tesis, podrfa pensarse que las empresas diferentes a cor-
poraciones ejercieron una mayor capacidad para restringir el numero de sus em-
pleados improductivos, para reducir los salarios-hora de sus obreros,para aumen-
tar proporcionalmente el n6mero de obreros desempleados, y aumentar la intensi-
ficaci6n del ritmo de trabajo de los que dejaban ocupados. Si asrfuese, probable-
mente ello estuvo ligado a una fortaleza de los sindicatos obreros supuestamente
mayor en las Corporaciones que en las otras empresas,en las cuales se agrupan
pequeflos y medianos negocios junto con algunas grandes empresas. Otro factor
explicativo de las menores cafdas en las ganancias de las empresas diferentes a
Corporaciones creemos que sea el que incluyan ingresos de trabajo de los propie-
tarios auto-empleados, y estos podrian pondfen funcionamiento mecanismos para
defender su ingreso mfnimo necesario a su reproducci6n como fracci6n de clase,
p. ej: sustituir en su trabajo a ciertos empleados, obtener de las corporaciones
que les eran p) veedoras precious que les permitieran a comerciantes un margen
mfnimo de ganancia por unidad vendida, etc.






-83-


para 1929 los intereses representaban el 7.4% de ingreso national
de EE.UU. mientras que para 1932 ascendfan at 12.7 y oara
1933 todavfa alcanzaban al 12.4%.

La caida en las ganancias de industriales, comerciantes y agricul-
tores capitalistas, y en los ingresos de otros prupos no asalaria-
dos reforz6, probablemente en forma secundaria, el descenso en
en los gastos en bienes A. consume y, mediante esta baja, contri-
buy6 en algo a la merma de la producci6n del sector correspondien-
te, de sus demands por medios de producci6n y, por ende, en sus
producciones respectivas. Antes de continuar, miremos las cifras
sobre disminuci6n de los gastos en consume personal, en el Cuadro
No. 36.


CUADRO No. 36

EE.UU.: GASTOS EN CONSUMO PERSONAL DURANTE LA DEPRESSION
(En millones de d61ares)

Gastos totals Gastos Totales
A fio en consume A fio en consume _/


1929 78.952 1932 49.306
1930 70.968 1933 46.392
1931 61.333
---- ---- ---- ---- ------------

1/ Incluye autoconsumo agricola, alquiler de vivienda y renta de goce en vivien-
da propia, pagos por servicios, etc. Excluye el valor de las compras de vivien-
da.

FUENTE: Ibid, Serie G 191, p. 178



De los datos de los Cuadros No. 35 y No. 36 podemos deducir que
las cafdas absolutas y porcentuales del gasto en consume fueron in-
feriores a las del ingreso national, hasta 1932 inclusive, lo cual
implic6 aumentos en la relaci6n entire los gastos en consume y el
ingreso national.










La baja en la demand global -por medios de producci6n y de con-
sumo- se constituy6 en el principal factor determinantede las
primeras cafdas de precious efectuadjs durante los comienzos de
la depresi6n, dados los aumentos.en la productividad de los traba-
jadores, efectuados hasta 1931; a su vez, las cafdas en los precious
de los medios de producci6n reforzaron los impl4hos de las con-
tracciones del mercado sobre los precious, prolongandose la defla-
ci6n hasta 1933, es decir, hasta el fin de la depresi6n. Si quisie-
ramos tener una idea de la cafda en el nivel promedio de precious,
nos bastarfa con mirar el Cuadro No. 37.


CUADRO No. 37

EE'UU.: INDICE DE PRECIOUS IMPLICITO EN EL PRODUCT REAL NA-
CIONAL BRUTO L/

Af o Indice de Precios Afio Indice de Precios

1929 100 1932 77
1930 96 1933 75
1931 85

FUENTE: Ibid, Serie F 5, p. 139

J/ Segun concept del U.S. Dept. Of Commerce




Si bien la cafda en los precious fue general, su comportamiento a
nivel de sectors y de ramas industriales fue bastante diverso,
jugando un papel important en tal diferenciaci6n el mayor o me-
nor grado de monopolizaci6n de diferentes empresas y la mayor
competencia sufrida por btras empresas. Asi pues, las meno-
res bajas de precious se dieron en aquellas ramas industriales que
estuvieron en capacidad de restringir con mayor intensidad y m s
rapidamente su oferta, principalmente por su mayor poder mono-
polista, ante las persistentes bajas de la demand; corroboremos
tal afirmaci6n, mirando el Cuadro No. 38.






-85-


CUADRO No. 38

EE.UU.: EVOLUCION DE LOS PRECIOUS Y DE LAS PRODUCCIONES DESDE
1929 HASTA LA PRIMAVERA DE 1933

Porcentaje de baja Porcentaje de baja
Sector Productivo de precious en la producci6n

Industrias de Implementos
Agrfcolas 6 80
Vehfculos de Motor 16 80

Cemento 18 65
Hierro y Acero 20 83
Llantas 33 70
Products textiles 45 30
Industrias de products ali-
menticios 49 14
Cuero 50 20
Petr6leo 56 20

Products Agrfcolas 63 6


FUENTE: Estey, J.; Op. Cit., p. 515



Naturalmente, en las diferentes ramas productivas se dieron dis-
tintas variaciones de los costs unitarios, lo cual implicaba que,
ante superiores cardas en estos, no tuvieron que restringir tanto
la producci6n y pudieron aceptar mayores caidas de precious, las
industries beneficiaries de tales cafdas de costs, lo cual les per-
mitia ganar mis en las ventas totales. No obstante, el Cuadro
No. 38 refleja,a nuestro parecer, la tendencia a restringir mas
fuertemente la producci6n cuanto mayor fuese la monopolizaci6n
a nivel de sector y de rama industrial; de allf que no sea casual
que las mayores caidas de precious se hubiesen dado en la agricul-
tura, precisamente el sector de mis atomizada y estricta compe -
tencia. Como fen6meno paralelo al de las mayores cafdas en los
precious agrfcolas, se di6 el estrangulamiento sufrido por los gran-
jeros y pequefios productores de este sector, mediante la calda en






-86-


los precious de sus insumos y medios de consume industriales, muy
inferior a la de los precious agrfcolas. En el Cuadro No. 38, era
possible apreciar parcialmente tal fen6meno y en el Cuadro No. 39
puede observarse aGn con mis amplitud.


CUADRO No.39

EE.UU.: INDICES DE PRECIOUS AGRICOLAS Y DE PRECIOUS DE PRODUCTS
INDUSTRIALES COMPRADAS POR LOS ACRICUILTORES, DURANTE LA DE -
PRESION
(1910- 14 = 100)

Precios reci- Precios pagados por los Precios pagados, Raz6n entire
bidos por los Agricultores incluyendo intere- precious re -
agricultores Medios de ses, impuestos y cibidos y pa-
Aflo 1_/ Subsistencias producci6n tasas de salaries gados 2/

1929 148 154 146 160 92
1930 125 144 135 151 83
1931 87 124 113 130 67
1932 65 106 99 112 58
1933 70 108 99 109 64
--------------------------

FUENTE:. U.S. Dept. of Commerce; Op. Cit., Series K 129, 132, 133, 137 y 138,
p. 283

1/ Incluye precious de ganado

_/ Incluyendo intereses, impuestos y tasas de salaries.




Volviendo a lo anotado sobre la relaci6n entire mayor monopoliza-
ci6n industrial y menores cafdas de precious, y para terminar esta
parte concerniente a la evoluci6n de los precious, leamos este co-
mentario de Akerman referente a la obstaculizaci6n monopolista a
la cafda del precio del acero Bessemer:

"... El descenso de precious fue general; tan solo
ciertas mercancfas permanecieron estables porque
eran objeto de un monopolio; p.ej: Bessemer, cuyo
Trust del acero consigu6 mantener el precio a 43
d6lares la tonelada desde 1922 a 1932 .... ".9/

79/ Akerman, J.; Op. Cit., p. 448







-87-


Ante la baja en los precious, los capitalistas industriales y agrrco-
las presionaron la merma en las tasas monetarias de salaries, con
el Animo de recuperar la parte de las ganancias esfumadas en la
deflaci6n; no obstante, la resistencia de las organizaciones sindica-
les contribuy6 a impedir que se dieran bajas considerable en los sa-
larios-hora, hasta 1931 inclusive, perdiendo posteriormente su efica-
cia en tal resistencia, en vista de las nuevas circunstancias sociales
que se presentaron y prolongaron hasta 1933. Veamos la evoluci6n
de los salaries monetarios durante la depresi6n, en algunas indus -
trias de gran importancia por qquel entonces, mediante el Cuadro
No. 40.

CUADRO No. 40

EE.UU.: SALARIES POR HORA Y POR SEMANA EN ALGUNAS INDUSTRIES
DURANTE LA DEPRESSION i
(En d6lares corrientes)

-.Toda la i.ndustria Minas de carbon F e r r oca r r miles
manufacturer Bituminoso I cla se I
Salario prom. Salario prom. Salario prom. Salario prom. Salario prom. Salario prom
L por hora por semana por hora por semana por hora por semana

9 0.566 25.03 0.681 25.72 0.636 28.49
0 0.552 23.25 0.684 22.21 0.644 27.76
1 0.515 20.87 0.647 17.69 0.651 26.76
2 0.446 17.05 0.520 13.91 0.600 23.34
3 0.442 16.73 0.501 14.47 0.595 23.09
-------------------------------------

FUENTE: Ibid, Series D 626, 628, 637, 638 y 640, p. 92 y 93



Vemos en el Cuadro No. 40 dos cuestiones: en primer lugar, las
tasas de salario por hora presentan menores cafdas, hasta 1931,
haciendose mas fuertes desde allf hasta el ffn de la depresi6n; en
segundo lugar,los salaries semanales tienen reducciones proporcio-
nalmente mis fuertes, pues se ven afectados tambibn por las reduc-
clones en las horas semanales de trabajo, correlativas a las cafdas
de la producci6n.






-88-


Las pequeflas bajas de los salaries industriales pagados por hora,
dadas en algunos de los afaos de la depresi6n, fueron, proporcio -
nalmente, inferiores a las cafdas en los precious de las subsisten-
cias, lo cual implic6 que, para esos afios, aumentara la capacidad
adquisitiva de tal salario, sin que ello significara aumentos simila-
res en la capacidad adquisitiva del salario industrial semanal, de -
bido a las reducciones en las horas semanales de trabajo, ni au-
mentos semejantes en la capacidad de compra del salario industrial
annual, pues el creciente desempleo abierto podia cobijar por varias
semanas o meses a muchos trabajadores. Hechas estas aclaracio-
nes, presentemos el fndice del salario real promedio por hora en
la industrial de transformaci6n de EE.UU. en el Cuadro No. 41


CUADRO No. 41

EE.UU.: INDICE DEL SALARIO REAL PROMEDIO POR HORA EN IA IN-
DUSTRIA MANUFACTURER

A fo Ind ic e A fio Indice

1929 72. 5 1932 71. 7
1930 72.5 1933 75. 0
1931 74.4
----------------------------------

FUENTE: U.S. Dept. of Labor, B.L.S.; Op. Cit., p. 41




Es necesario entrar a discutir si las pequefias bajas en los salaries
industriales percibidos por hora, dadas durante la primera mitad
de la depresi6n, fueron importantes o, en alguna media, respon-
sables del agravamiento de la depresi6n; para llegar a una correc-
ta conclusion necesitamos tener en cuenta tres factors que se li-
gan a la discusi6n planteada: La evoluci6n del mercado, los au -
mentos en la productividad de los trabajadores y la caIda en los pre-
cios de las subsistencias. En primer lugar, podriamos afirmar que,
si, en un perfodo dado, las tasas de salaries hubiesen tenido cafdas
mis grandes, la demand efectiva de la clase obrera por mercancias
hubiera bajado much mas de lo que en realidad baj6, sin que por
tal raz6n los capitalistas hubiesen expandido paralelamente y en el






-89-


mismo monto sus gastos; es decir, que en tal periodo se hubiera
acentuado aun mas la baja en la demand global y presumiblemen-
te, en los precious de los bienes de consume, lo cual habrfa condu-
cido a menores ganancias, inicialmente en su sector correspon-
diente y, muy probablemente en perrodos posteriores, a menor
producci6n de bienes de consume, a menores compras de medios
de producci6n y mas pequenas producciones y ganancias en este 61-
timo sector; en srntesis, muy probablemente se habrfa agravado
adn mis la depresi6n. En segundo lugar, en la industrial nortea-
mericana se dieron aumentos en la productividad de los obreros en
casi todos los afios de la depresi6n, como respuesta a los intentos
individuals de los capitalistas industriales de remediar, al menos
parcialmente su situaci6n intensificando la explotaci6n de sus traba-
jadores. En el Cuadro No. 42 observaremos el comportamiento
de la productividad obrera en la industrial norteamericana.


CUADRO No. 42

EE.UU.: INDICES DE PRODUCTIVIDAD DE LOS TRABAJADORES INDUSTRIA-
LES DURANTE LA DEPRESSION
(Indiceb del product por Hora-Hombre)

Industria Ma- Minerfa 2/ Ferrocarriles 3/
nufacturera FJ B.L.S. B.L.S.
A fo .(1939=100) N.B.E.R. (1947= 100) (1947=100)

1929 78.1 100.0 62.9 56.7
1930 80. 0 102.9 65. 6 56.7
1931 83 .5 108.9 69.5 57.1
1932 77. 8 112.9 69.8 55.7
1933 81 9 116.0 70.9 62.7


FUENTE: IJ U.S. Dept. of Labor, B.L.S., Loc. Cit.;
2/ U. S. Dept. of Commerce; Op. Cit.; Series W 12 y 13, p. 600;
3/ Ibid, Serie W 44, p. 601.

N.B.E.R. = National Bureau of Economic Research


B.L.S. = Bureau of Labor Statistics.






-90-


De los Cuadros 40 y 42 se desprende que el costo de la fuerza de
trabajo -salario/productividad- para cada capital industrial cay6,
en promedio y tambi6n durante casi todos los aflos de la depresi6n,
mAs de lo que cay6 el salario pagado por hora, lo cual nos permi-
te suponer que various capitalistas industriales pudieron gozar de
bajas en sus costs unitarios primos tan grandes como las caidas
en los precios de sus products, implicando esto que el margen
ganancia bruta por product pudo permanecer constant. Por to
demis, el unico afio donde se anula el crecimiento de la producti-
vidad, es 1932, precisamente el afio de mayores cafdas en los sala-
rios pagados por hora en la industrial, como puede verse en el Cua-
dro No. 40 presentado anteriormente.

Continuando con la discusi6n en torno a la incidencia de las peque-
fias bajas del salario-hora sobre el agravamiento de la depresi6n,
debemos referirnos, por Gltimo, a las cafdas en los precious de
las subsistencias: si los salarios-hora caen en el mismo monto
que el cost unitario, pero menos que el precio del product indus-
trial, evidentemente disminuye la ganancia por product, pero de
aquf no podemos concluir que el aumento en la relaci6n Isalario-
horaprecio subsistencias caus6 la disminuci6n en la ganancia por
product, pues no solamente aument6 la productividad industrial,
como ya hemos visto, sino que, ademas, la caida en los precious
de las subsistencia.h fue reforzada por las cardas en los precious
de alimentos y materials primas importados, de las cuales se bene-
ficio el capital norteamericano, en la media en que tales caidas
liberan poder adquisitivo de los obreros para destinarlo a la com-
pra de products industriales, contrarrestando en alguna media
las caidas del mercado obrero para dichos products. Refirien-
dose a la relaci6n entire el comportamiento del salario real y el
precio de las importaciones, tanto en EE UU. como en Inglaterra,
M. Dobb nos dice lo siguiente:

"... no obstante las anormales dimensions del ejer-
cito de reserve de trabajadores, los salaries reales
de los que conservaron su empleo se mantuvieron o
hasta aumentaron en los afnos de crisis ... Este fen6-
meno ... expresaba la fuerza sin precedentes de la
clase obrera organizada... Para explicar, no obstan-
te, el efectivo incremento de los salaries reales
(adn cuando pequefio), hace falta algo mas que la me-
ra fuerza de la clase obrera organizada... Como en
los decenios de 1870 y 1880, este resultado se debi6
principalmente a un abaratamiento de los alimentos
importados .. ." 80/

80/ Dobb, M.; Op. Cit., p. 394 y ss.






-91-


3.2 La depresi6n generada en la economfa estadounidense fue el prin-
cipal factor determinante de las bajas considerable y continues en
sus importaciones de bienes de consume, al restringirse el merca-
do interno y, de las bajas en las importaciones de materials primas
y medios de producci6n diversos, al contraerse la producci6n inter-
na. Observemos los datos sobre valor de las importaciones de
ese pals durante lacrisisydepresi6n, en el Cuadro No. 43


CUADRO No. 43

EE.UU.: VALOR DE LAS IMPORTACIONES DURANTE LA DEPRESSION
(En millones de d6lares)

IMPORTACIONES
Alimentos Productos Otros pro-
Materias Alimentos sin manufactu- semifactu- ductos ma-
A lio Total primas elaboraci6n rados 1/ rados nufacturados

1929 4.399 1.559 539 424 885 994
1930 3.061 1.002 400 293 608 757
1931 2.091 642 305 222 372 549
1932 1.323 358 233 174 217 341
1933 1.450 418 216 201 292 322


FUENTE: U.S. Dept. of Commerce; Op. Cit., series U67, 68, 69, 70, 71 y
72, p. 544

Ij Incluye bebidas




Otro factor determinante de la carda de las importaciones, aunque
secundario con respect al anterior, fue la creaci6n de nuevas tari-
fas aduaneras para protege a los industriales de la competencia ex-
terior, en un intent, que result6 vano, por frenar la calda de la de-
manda sobre la producci6n dom6stica. Al respect, Akerman dice:

"... En 1930, es decir, un afio despues de la
crisis (Sic) se dispuso (a) actuar todavi'a en el
mismo sentido (reforzar el proteccionismo),
por medio de la ley Haw ley-Smoot, que eleva-
ba, en particular, los derechos protectores
sobre los products agrfcolas y sobre los pro-
ductos textiles; asf, el nivel de las tarifas adua-






-92-


neras aumentaba un promedio del 20 por 100... 81/

G. Rees, otro autor ya citado, afirma, sobre el mismo tema, que:

"... en el mes que sigue al "Crack" (en nov.
de 1929) el Congreso examine y adopta una
nueva tarifa aduanera, la "Hawley-Smoot ta-
riff", que eleva nuevamente en un 33.3% lo s
derechos de aduana sobre las importaciones
comprometiendose asi en una polftica protec-
cionista ... 82/

De la confrontaci6n de ambos comentarios deducimos que, alguno
de los dos autores exagera o, por el contrario, subestima el au -
mento porcentual de las tasas de aduana y que, si en lo demas am-
bos estin en lo cierto, la discusi6n de la tarifa se inici6 con la de-
presi6n y se prolong su adopci6n hasta 1930.

La baja en las importaciones hechas por EE.UU. deprimi6 en for-
ma grave las exportaciones y la actividad econ6mica de sus pauses
proveedores -muchos de ellos completamente dependientes del ca-
pital norteamericano-, dada la importancia relative del comercio
norteamericano en el mercado mundial, con lo cual se restringi6
la demand por las exportaciones norteamericanas, retroalimentan-
dose asi la depresi6n. En el Cuadro No. 44 veremos algunos datos
ilustrativos de la alta participaci6n del Comercio Exterior de F.
UU. en el comercio mundial, desde fines de la fase de expansion
hasta principios de la depresi6n, para entender mejor la trascen-
dencia international que tuvo la caida en sus importaciones.

Si bien el Cuadro No. 44 fue elaborado con datos que inclufan el
comercio exterior de Canada en el Comercio de Norteamerica-
EE.UU. y Canada- y exclufan el 40% del comercio exterior de
otros continentes diferentes a Europa y Norteamerica, se puede
apreciar la importancia del comercio exterior de EE.UU., en re-
laci6n con el intercambio mundial, en vista del pequefiisimo por-
centaje representado por el comercio exterior canadiense y por el
comercio exterior de los pauses excluf'dos.

De la cafda en las exportaciones estadounidenses durante la depre-
si6n, como fen6meno determinado por la transmisi6n de la crisis
de EE.UU. a otros pauses, en buena parte mediante la disminuci6n
en las importaciones de este pafs, da cuenta el Cuadro No. 45
------------------------------
81/ Akerman, J.; Op. Cit., p. 438
82/ Rees, G.; Op. Cit., p. 75, trad. n.






-93-


CUADRO No. 44

NORTEAMERICA: PARTICIPATION PORCENTUAL DE SU COMERCIO EXTE-
RIOR EN EL COMERCIO MUNDIAL /


1928
ler.Sem. 2o. Sem.


1929
ler.Sem. 2o. Sem.


1930
ler.Sem. 2o. em.


Exportaciones (%)

Importaciones (%)


21.4

17.4


23.9

17.4


22.5

18.4


22.0

17.7


20.6

17.3


20.2

15.1


FUENTE: Sociedad de las Naciones; Op. Cit., tabla X, p. 370

j/ Por "comercio mundial" se tom6 el 99% del comercio exterior de Europa, to-
do el comercio exterior de Norteamerica -EE.UU. y Canada- y el 61% del co -
mercio exterior de los demas continenetes.



CUADRO No. 45


EE. UU.: VALOR DE, SUS EXPORTACIONES DURANTE
(En millones de dolares )


LA DEPRESSION


Materials
A fio Total primas


Alimentos sin
elaboraci6n


Alimentos
manufactu-
rados 1/


Products
semifactu-
rado s


Otros pro-
ductos ma-
nufacturados


1929 5.157 1.142 270
1930 3.781 829 179
1931 2.378 567 127
1932 1.576 514 89
1933 1.647 591 48


484
363
247
152
155


729
513
318
197
237


2.532
1.898
1.120
624
617


FUENTE: U.S. Dept. of Commerce; Op. Cit., series U 61, 62, 63, 64, 65 y 66,
p. 544
_/ Incluye bebidas







-94-


Como vemos en el Cuadro No. 45, el valor de las exportaciones cae
en todos los renglones y en proporciones mas o menos semejantes,
cayendo, proporcionalmente, un poco mas en los items: alimentos
sin elaborar, products semi-manufacturados y otros products ma-
nufacturados, mientras que los otros dos renglones: materials pri-
mas y alimentos manufacturados caen, proporcionalmente, algo me-
nos; todo ello entire 1929 y 1932 inclusive.

LLegados a este punto, es important anotar que, si bien la cafda
porcentual en el valor de las exportaciones de EE.UU., entire 1929
y 1932 inclusive, es practicamente igual a la cafda porcentual en
sus importaciones en ese mismo lapso, la cafda en el fndice de va-
lor unitario -precio- de sus exportaciones es absolute y porcentual-
mente inferior a la cafda en el fndice de valor unitario de sus impor-
taciones, mientras que el fndice del vol6men ffsico exportado por
EE.UU. durante la depresi6n -1929 a 1932 inclusive- cae, absolute
y porcentualmente, mas que el fndice del volumen ffsico importado 83/.
Ahora bien, bajo el supuesto de que la productividad de los sectores
exportadores de Estados Unidos no creci6 menos que la del resto
del mundo" -y no creemos que deba suponerse lo contrario-, dicha
evoluci6n de los indices de "Quantum" y de valor unitario de las ex-
portaciones e importaciones de este pals significa que los capitalis-
tas y productores no capitalistas de otros paises sufrieron, duran-
te la depresi6n, una perdida -en valor- en su comercio con los capi-
talistas norteamericanos, siendo explicada esta perdida, a nuestro
parecer, principalmente por el hecho de que en el valor exportado
por EE.UU. el mayor peso relative correspondia a products manu-
facturados y semimanufacturados, sobre los cuales el capital de este
pals tenia una capacidad de restringir la producci6n internal y la ofer-
ta mundial, cuando caia la demand, y por cuestiones tecnicas y mo-
nopolizaci6n, muy superior a la capacidad que tenfan los productores
capitalistas o n6- y exportadores del resto del mundo con respect
a products no industrializados, cuyo peso relative era mayor en el
valor de las importaciones totales de FE.UU. que en el de sus expor-
taciones, segun puede apreciarse en los cuadros que hemos oresen-
tado sobre valor de las importaciones y exportaciones de tal pars.

----------------------------------


83/ Cfr.: U.S. Dept. of Commerce; Op. Cit., Series U 21, 22, 33 y 34, p.
540 1 .






-95-


Anteriormente habfamos mencionado el declive en las importacio-
nes norteamericanas como uno de los mecanismos de transmisi6n
de la crisis a otros parses; pues bien, no solamente la internaciona-
lizaci6n de la crisis aliment6a su turno la depression norteamerica-
na, sino que implic6, como algo "apenas natural", el hundimiento
del mercado mundial, en la media en que el hundimiento de los
ingresos por exportaciones hacia EE.UU. desde otros pauses, re-
dujo intens.mente sus mercados interiores y, por ende, sus impor-
taciones provenientes de diferentes parses. Mediante el Cuadro
No. 46 hechemos ojeada a las variaciones del comercio exteriorde
Europa y de otras regions diferentes a Norteamerica, durante la
crisis y la primera fase de la depresi6n, para tener una vision cuan-
titativa del impact de la coyuntura estadounidense de 1929 sobre el
mercado mundial.


CUADRO No. 46

EVOLUCION DEL COMERCIO EXTERIOR EUROPEO Y DEL RESTO DEL MUN-
DOj/DESDE EL 2o. SEMESTRE DE 1929 HASTA EL Zo. SEMESTRE DE 1930

Variaci6n ( % ) entire :
2o.Sem.1929 ler.Sem.1930 ler.Sem.1930 2o.Sem. 1930 2o.Sem.1930
y y y y y
Europa 2o.Sem.1928 ler.Sem.1929 2o.Sem.1929 ler.Sem.1930 2o.Sem. 1929

Exportaciones 3. 7 7. 3 -15. 6 5. 0 -19. 8
[mportaciones 1 3 -10. 9 11 0 7. 7 -17. 9

Resto del mundo

ixportaciones 3.4 -24. 0 -15.4 -20. 6 -32. 8
:mportaciones 0. 8 -17. 7 -14. 6 -23. 1 -34. 3


FUENTE: Sociedad de las Naciones; Op. Cit., tabla X, p. 370

._/ Por resto del mundo" se toman 18 parses que participan con el 61% del
comercio exterior de otros continents diferentes a Europa y Norteamerica.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs