<%BANNER%>
HIDE
 Title Page
 Front Matter
 Foreword
 Primera
 Segunda Seccion
 Estadistica Moral
 Estadistica Intelectual
 Estadistica Industrial
 Estadistica Administrativa
 Appendix
 Index














Rejistro estadístico de la República Arjentina
ALL VOLUMES CITATION SEARCH THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00024169/00002
 Material Information
Title: Rejistro estadístico de la República Arjentina
Physical Description: v. : fold. tab. (1867) ; 30-33 cm.
Language: Spanish
Creator: Argentina -- Dirección Nacional de Estadística y Censos
Publisher: Imprenta, litografia y fundicion de tipos á vapor de J. A. Bernheim etc.
Place of Publication: Buenos Aires
Creation Date: 1872
Publication Date: 1865-
 Subjects
Subjects / Keywords: Statistics -- Periodicals -- Argentina   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
serial   ( sobekcm )
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000337608
oclc - 06615971
notis - ABW7268
lccn - 06006969
System ID: UF00024169:00002

Table of Contents
    Title Page
        Title Page
    Front Matter
        Front Matter
    Foreword
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
        Page ix
    Primera
        Page 12
        Estadistica Fisica
            Page 13
            Page 14
            Page 15
            Page 16
            Page 17
            Page 18
            Page 19
            Page 20
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Page 25
            Page 26
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
            Page 31
            Page 32
            Page 33
            Page 34
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
            Page 47
            Page 48
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
            Page 53
            Page 54
            Page 55
            Page 56
            Page 57
            Page 58
            Page 59
            Page 60
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
            Page 65
            Page 66
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
            Page 71
            Page 72
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
            Page 77
        Estadistica Particular de las Provincias
            Page 78
            Page 79
            Page 80
            Page 81
            Page 82
            Page 83
            Page 84
            Page 85
            Page 86
            Page 87
            Page 88
            Page 89
            Page 90
            Page 91
            Page 92
        Clima
            Page 93
            Page 94
            Page 95
            Page 96
            Page 97
            Page 98
            Page 99
            Page 100
            Page 101
            Page 102
            Page 103
            Page 104
            Page 105
            Page 106
            Page 107
            Page 108
            Page 109
            Page 110
            Page 111
            Page 112
            Page 113
            Page 114
            Page 115
            Page 116
            Page 117
            Page 118
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
            Page 123
            Page 124
        Observaciones Meteorolojicas
            Page 125
            Page 126
            Page 127
            Page 128
            Page 129
            Page 130
            Page 131
            Page 132
            Page 133
            Page 134
            Page 135
            Page 136
            Page 137
            Page 138
            Page 139
            Page 140
            Page 141
            Page 142
            Page 143
            Page 144
            Page 145
            Page 146
            Page 147
            Page 148
            Page 149
            Page 150
            Page 151
            Page 152
            Page 153
            Page 154
            Page 155
            Page 156
            Page 157
            Page 158
            Page 159
            Page 160
            Page 161
            Page 162
            Page 163
            Page 164
        Movimiento de Poblacion
            Page 165
            Page 166
            Page 167
            Page 168
            Page 169
            Page 170
            Page 171
            Page 172
            Page 173
            Page 174
            Page 175
            Page 176
            Page 177
            Page 178
            Page 179
            Page 180
            Page 181
            Page 182
            Page 183
            Page 184
        Bautismos
            Page 185
            Page 186
            Page 187
            Page 188
            Page 189
            Page 190
            Page 191
            Page 192
            Page 193
            Page 194
            Page 195
            Page 196
            Page 197
            Page 198
        Defunciones
            Page 199
            Page 200
            Page 201
            Page 202
            Page 203
            Page 204
            Page 205
            Page 206
            Page 207
            Page 208
            Page 209
            Page 210
            Page 211
            Page 212
            Page 213
            Page 214
        Resumen
            Page 215
            Page 216
        Hospitales
            Page 217
            Page 218
            Page 219
            Page 220
            Page 221
            Page 222
            Page 223
            Page 224
            Page 225
            Page 226
            Page 227
            Page 228
            Page 229
            Page 230
            Page 231
            Page 232
            Page 233
            Page 234
            Page 235
            Page 236
            Page 237
            Page 238
            Page 239
            Page 240
            Page 241
            Page 242
        Dementes
            Page 243
            Page 244
            Page 245
        Immigracion
            Page 246
            Page 247
            Page 248
            Page 249
            Page 250
            Page 251
            Page 252
            Page 253
            Page 254
            Page 255
            Page 256
            Page 257
            Page 258
            Page 259
            Page 260
            Page 261
    Segunda Seccion
        Page 263
    Estadistica Moral
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
    Estadistica Intelectual
        Page 327
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Facultad de Medicina
            Page 400
        Bibliotecas Publicas
            Page 401
            Page 402
            Page 403
            Page 404
            Page 405
            Page 406
            Page 407
            Page 408
            Page 409
            Page 410
            Page 411
            Page 412
            Page 413
            Page 414
            Page 415
            Page 416
            Page 417
            Page 418
            Page 419
            Page 420
            Page 421
            Page 422
            Page 423
            Page 424
            Page 425
            Page 426
            Page 427
            Page 428
            Page 429
            Page 430
            Page 431
            Page 432
            Page 433
            Page 434
            Page 435
            Page 436
            Page 437
            Page 438
            Page 439
            Page 440
            Page 441
            Page 442
            Page 443
            Page 444
            Page 445
            Page 446
            Page 447
            Page 448
            Page 449
            Page 450
            Page 451
            Page 452
            Page 453
            Page 454
            Page 455
            Page 456
            Page 457
            Page 458
            Page 459
            Page 460
            Page 461
            Page 462
            Page 463
            Page 464
            Page 465
            Page 466
            Page 467
            Page 468
            Page 469
            Page 470
            Page 471
            Page 472
            Page 473
            Page 474
            Page 475
            Page 476
            Page 477
            Page 478
            Page 479
            Page 480
            Page 481
            Page 482
            Page 483
            Page 484
            Page 485
            Page 486
            Page 487
            Page 488
            Page 489
            Page 490
            Page 491
            Page 492
            Page 493
            Page 494
            Page 495
            Page 496
            Page 497
            Page 498
            Page 499
            Page 500
            Page 501
            Page 502
            Page 503
            Page 504
            Page 505
            Page 506
            Page 507
            Page 508
            Page 509
            Page 510
            Page 511
    Estadistica Industrial
        Page 513
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
        Page 551
        Page 552
        Page 553
        Page 554
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        Page 558
        Page 559
        Page 560
        Page 561
        Page 562
        Page 563
        Page 564
        Page 565
        Page 566
        Page 567
        Page 568
        Page 569
        Page 570
        Page 571
        Page 572
        Page 573
        Page 574
        Page 575
        Page 576
        Page 577
        Page 578
        Page 579
        Page 580
        Page 581
        Page 582
        Page 583
        Page 584
        Page 585
        Page 586
        Page 587
        Page 588
        Page 589
        Page 590
        Page 591
        Page 592
        Page 593
        Page 594
        Page 595
        Page 596
        Page 597
        Page 598
        Page 599
        Page 600
        Page 601
        Page 602
        Page 603
        Page 604
        Page 605
        Page 606
        Page 607
        Page 608
        Page 609
        Page 610
        Page 611
        Page 612
        Page 613
        Page 614
        Page 615
        Page 616
        Page 617
        Page 618
        Page 619
        Page 620
        Page 621
        Page 622
        Page 623
        Page 624
        Page 625
        Page 626
        Page 627
        Page 628
        Page 629
        Page 630
        Page 631
        Page 632
        Page 633
        Page 634
    Estadistica Administrativa
        Page 635
        Page 637
        Page 638
        Page 639
        Page 640
        Page 641
        Page 642
        Page 643
        Page 644
        Page 645
        Page 646
        Page 647
        Page 648
        Page 649
        Page 650
        Page 651
        Page 652
        Page 653
        Page 654
        Page 655
        Page 656
        Page 657
        Page 658
        Page 659
        Page 660
        Page 661
        Page 662
        Page 663
        Page 664
        Page 665
        Page 666
        Page 667
        Page 668
        Page 669
        Page 670
        Page 671
        Page 672
        Page 673
        Page 674
        Page 675
        Page 676
        Page 677
        Page 678
        Page 679
        Page 680
        Page 681
        Page 682
        Page 683
        Page 684
        Page 685
        Page 686
        Page 687
        Page 688
        Page 689
        Page 690
        Page 691
        Page 692
        Page 693
        Page 694
        Page 695
        Page 696
        Page 697
        Page 698
        Page 699
        Page 700
        Page 701
        Page 702
    Appendix
        Page 703
        Page 704
        Page 705
        Page 706
        Page 707
        Page 708
        Page 709
        Page 710
        Page 711
        Page 712
        Page 713
        Page 714
        Page 715
        Page 716
        Page 717
        Page 718
        Page 719
        Page 720
        Page 721
        Page 722
        Page 723
        Page 724
        Page 725
        Page 726
        Page 727
        Page 728
        Page 729
        Page 730
        Page 731
        Page 732
        Page 733
        Page 734
        Page 735
        Page 736
        Page 737
        Page 738
        Page 739
        Page 740
        Page 741
        Page 742
        Page 743
        Page 744
        Page 745
        Page 746
        Page 747
        Page 748
        Page 749
        Page 750
        Page 751
        Page 752
        Page 753
        Page 754
        Page 755
        Page 756
        Page 757
        Page 758
        Page 759
        Page 760
        Page 761
        Page 762
        Page 763
        Page 764
        Page 765
        Page 766
        Page 767
        Page 768
    Index
        Page 769
        Page 770
        Page 771
        Page 772
Full Text
6vrn" rt


7.1


REGISTRO ESTADISTICO


DE .LA


'REPiUBLIGA ARJENTINA

BAJO LA DIRECTION DE


P -M IAN JU D ON
Jfeo de la Oficina de Estadistica NacionW l


TOMO SETIMO -ANO DE 872 Y 1873


-1,i *


SBUENOS' AIRES


SOCIEDAD ANONIMA.
DE IIPOGRAFIA, LiTOGRAFIA, EECUADERNAClIOH Y FUNDICION DE TIPOS A VAPOR
189-CAILE BELaRANO-189

jDCCLXXV
^'r


ii i'!


,*-
c,
,RI
3









,317. /R


FTTIr, CGO PY

n It NATIONAL BUREAU
OF
SEP 1- 1910
AMERICAN REPUBLICS
WASHINGTON, D. C.
U. S. A.













PROLOGO





Al ocuparnos en este lugar, por setima vez, de la utilisima institu-
cion de la Estadistica que, al fin ha logradose plantear en la Repuiblica
Arjentina, no nos es permitido lisonjear el interns de progress que
anima en todos respects a sus habitantes para verla en poco tiempo
producer sus grandiosos resultados en el 6rden administrative, ni aun
siquiera alcanzar de pronto, el ffcil i bien ordenado ejercicio practice
que le cumple Ilenar.
No es, sin duda, la obra de un dia, la creacion i crecimiento de
establecimientos que, para su organization i desenvolvimiento, re-
quieren una estudiosa, pacienzuda preparation, conocimientos especiales,
completos, en hombres tambien especiales; cooperation celosa i asidua,
simultanea en la accion de los miembros que componen en su clase
superior ia administration general, como en los Ajentes naturales que
a esta representan hasta en los lugares mas apartados del territorio.
Muchos siglos han corrido para que las mas antiguas' naciones de la
Europa, hayan conseguido hacer alcanzar sus Oficinas de Estadistica, al
estado presente.--La reunion annual en Congreso de sabios estadisticos,
nos manifiesta muy claramente, que falta much, muchisimo, que inves-
tigar, elaborar i ordenar para completar, por su studio i aplicaciones,
tan modern, como beneficiosa ciencia.
Tal vez la Republica Argentina, es una de las de Sud-AmArica, que
se ha encontrado menos preparada a recibir entire los various ramos de
la administration publica' el de la Estadistica.-La larga epoca de sus
Estadistica Nacional Tomo VII





PR6LOGO


guerras civiles, que la mantuvo en desquicio, su carencia absoluta-mas
bien dicho-de todo rejimen gubernativo; la ignorancia en que yacian
las poblaciones, de las mas comunes nociones del 6rden economic, civil
i politico en su administration; la ineptitud de los encargados por la
Iglesia Catolica de Ilenar los Rejistros del estado civil del hombre, son
todos esos, i muchos mas, los obstaculos que han venido oponi6ndose,
i resistiran, aun por muchos afios mas, a la radicacion entire nosotros,
de un Departamento de Estadistica. Mientras, por ejemplo, se mantenga
a cargo de los Curas el mas important de los actos de la vida humana
-el movimiento de poblacion-comprendidos los nacimientos, matrimo-
nios i defunciones, i no vaya a pertenecer su administration al 6rden
civil, como asi esta estatuido en casi todos los Estados catolicos, i no
cat6licos de la Europa i de part de la America-no es possible poder
esperar en los trabajos estadisticos verdad, prolijidad i exactitud de
detalles en la razon i las cifras de los datos que se colecten.
I esto lo estamos ya sintiendo, desde luego.-La planteacion de
Sucursales de la Oficina' de Estadistica Nacional en cada capital de
Provincia- no ha facilitado, como se esperaba, la prontitud, la active, la
intelijente i liberal concurrencia de los depositarios de los datos esta-
disticos que estan encargados de recolectar los ajentes de aquellas
Oficinas dependientes de la Central. Un afio va corrido de estar en
ejercicio, i no pueden todavia vencer, en lo minimo, la tenaz resistencia
que, tanto la administration civil i political, en su mayor parte, como la
eclesiastica, les oponen para llenar los deberes de su cometido.
Urjentisimo, como se palpa, es adoptar una eficaz media por la
superioridad que haga desaparacer tan daiiosa oposicion al sost6n de
institution tan Atil i necesaria a la march de la administration.
Pero, conmucha mas apremiante exijencia nos pide Ilevar a termino,
previa todas las demAs reforms que require la reparticion del
Departamento del Interior-la Estadistica-aquella de organizarla i
reglamentarla, ya definitivamente.-Fue como lo manifiesta el tenor del
decreto que la instituy6 en Abril de 1864, una creacion supletoria, ad
interim, esperando los recursos e implementos indispensables, prepara-
dos de antemano, para darle todo el poder de accion, de actividad y buen
arreglo en sus trabajos que demandan las Oficinas de esa clase.




PROLOGO


Hise probado con los resultados que estas produce en el ejercicio
de sus funciones-lo aconseja i trabaja asi en llevarlo a la practice el
Congress Internacional Estadistico en cada una de sus sesiones anuales
-uniformar la organization, el rejimen de las operaciones de las Oficinas
de Estadistica, alli donde se establezcan, bajo el sistema centralista, el
mas concentrado possible, i del todo puesto a la vista inmediata, en sus
operaciones, de la vijilancia i efectivo fomento de la autoridad de que
esas reparticiones dependent; de revestir estas mismas, ademas, con el-
caricter i gravedad que su importancia exije, presidiendolas el Ministro
del Interior en el rango de honorario y dividi6ndolas para el despacho
de sus tareas en otras tantas sub-oficinas, cuantas convenga abrir a cada
ramo de la Estadistica.-Hai models que imitar, con las variantes que
se quiera, en algunas de esas instituciones que, con el mejor exito, han
logrado afirmarlas.-Citaremos una sola-la de Espaiia, que de esa
manera esta reglamentada.
Al contrario se observa, si se adopta, en este caso, seguir el sistema
opuesto-aquel de repartir, de desligar, los various ramos que comprende
la Estadistica de un pais, en otros tantos Bureau, cuantos son esos
ramos.-Tal es el sistema ingles i el norte-americano, que no forman
un solo cuerpo, un centro de simultanea accion de operaciones, bajo una
uinica direccion.-Dividase, por lo demas, cuanto se quiera, el conjunto
de una reparticion administrative, que require por su propia naturale-
za, trabajos de uniform i homojenea impulsion para el mas complete
resultado de las investigaciones estadisticas.-Lo hemos dicho, i volve-
mos a repetirlo.-Esa es la perfection a que anhelan, con empeiioso
celo en sus conferencias los sibios que forman el Congreso Estadistico
Universal, tratando de unificar los m6todos en la aplicacion practice de
esta ciencia entire los Estados del mundo civilizado.
Despues de esto, se hace no menos necesario, apresurarse a dotar
convenientemente, sin sobrada mezquindad, como lo estan en la actua-
lidad, el personal i el material de servicio de la reparticion de la
Estadistica, asignando en el presupuesto annual una suma que haga
honor al pais, e impulse la institution a su mayor progress i satisfacto-
rios fines.







Ahora, por lo que toca al estado actual de la Estadistica en la
march de sus trabajos, nada tenemos que agregar, sin6 es lo poco que
sigue:
No es possible inculpar de falta de actividad, de buen arreglo, al
mismo tiempo en sus trabajos, 'a los Oficiales de las Sucursales de la
Estadistica, en el ensayo, 6 aprendizaje de las funciones que se les han
confiado, apenas hace un afio.-Son en infinite numero los obstaculos
con que para desempefiarlas, tropiezan.-Algunos de ellos los hemos
enumerado mas arriba, i abrigamos, entire tanto, la esperanza de que, lo
mas pronto seran removidos por la autoridad competent.
Esas mismas dificultades, impiden a la Oficina Central, aumentar
de dia en dia, nuevos i mas importantes formularios de cuadros con que
enriquecer las demostraciones estadisticas, revelando la cuenta i razon
de los hechos sociales para aumentar tambien con ellos, la publication
que'bajo el titulo de "Rejistro Estadistico de la Repiblica Arjentina"
compajinamos cada afio.
Las relaciones, por iltimo, i correspondencia official, el intercambio
de publicaciones respectivas que ha conseguido entablar y va acreciendo
la Oficina bajo nuestra direction, con otras del mismo jenero de various
paises-nos promote aumentar la biblioteca de ella con valiosas adqui-
siciones que, sin duda, nos ilustren y faciliten el acierto de nuestros
studios de especialidad-nos harAn, por otra part, adquirir credito,
ser conocidos por nuestros adelantos, en el estranjero, de quo necesita-
mos en ese otro importantisimo ramo, de los demds que entretienen
nuestras relaciones con las naciones amigas.
Creemos oportuno citar aqui aquellos establecimientos estadisticos
con los cuales, el que tenemos el honor de presidir sostiene, en recipro-
cidad, esa correspondencia e intercambio-a saber :

EN EUROPA
Sociedad de Statistique de Paris.
Statistique de Marseille.
Con la misma de Londres:
Estadistica Oficial de Francia.
Con la misma del Imperio de Alemania.
Aquella del Reino de Italia.


VIII


PROLOGO





PR6LOGO


EN EUROPA
El Departamento de Estadistica de Espafia.
El mismo de Portugal.
id. de Belgica.
EN AMERICA
Oficinas de Estadistica en la America del Norte, como
New-York, Boston, Washington, etc.
La Estadistica Nacional de la Rep6blica de Chile.
Estadistica Comercial de la misma (Valparaiso),
Con la Oficina de Estadistica del Imperio del Brasil.
Con la de la Rep6blica Oriental del Uruguay.
Con la misma de la del Peru,


La asidua contraccion i anhelo con que el Exmo. Senior Presidente
de la Repiblica i su ilustrado Gabinete, impulsan el progress i mejora
de cada una de las parties que componen la administration pibblica-
hace esperar nombre el Delegado que vaya a representar nuestra Esta-
distica, como en Florencia el Dr. Mantegazza, al mas pr6ximo Congreso
International Estadistico, alli donde se reuna, i como lo efectu6 tan
atenciosamente en el 1iltimo de San Petersburgo, el Sefior Bravo, uno
de los Comisionados por la Espaiia.



Tuenos-gires, 'febrero 25 de -875.

DAMIAN HUDSON.


Estadlstica Nle:onal. Tomo Vlt.









PRIMER SECTION


ESTADISTICA


FISICA


1872-1873









PRIMERA SECCION






ESTADISTICA FISICA





TERRITORIES
Division political, antigua i modern, limits, situation jeogrAfica,
costas, rios, islas.



LA PATAGONIA

I.

Continuando on esta Seccion, a que corresponde la description geogrAfica i Estadistica
de la Patagonia, uno de los Territorios (ann no Provincia), que comprende en su vasti-
sima extension la Repiblica Argentina, que hemos principiado en otro lugar (*) vamos h
estractar, traduciendo del francis losinteresantes datos que sobre 1l nos suministra M. el
Teniente Musters, en una Memoria que ley6 61 mismo ante cl Instituto Antropol6jico de
la Gran Bretafia 6 (drlanda) en Mayo y Junio de 1871. ('")
M. el teniente Murters, quien ha permanecido durante un afio en Patagonia, ley6 una
Memorial sobre los usos i costumbres de las trilus que habitan esta part de la Amnrica
del Sud. La rejion designada bajo el nombre de La Patagonia, se estieride desde el Rio
Negro, situado a 400 de latitud sud, hasta el Estrecho de Magallanes: esta limitado al
este por el Occeano Atlcintico i al oeste por la Cordillera de los Andes. Sel a preten-
dido que esta rejion no era sino un desierto hrido, entrecortado por colinas rocallosas; pero
esto no es verdad segun M. Musters, por tener la rejion vecina del litoral, por poseer
algunos distritos aislados, i por que el interior del pais es al contrario, formado de valles


(*) Vease el tomo 1" Primera Seccion, 1, 2 i 3, pp, 5 d 9 del Rejistro Estadislico de ]a Reptiblica Arjentina .
(**) Revue scientifique de la France et de I'Etranger. N N- 47, deuxi6me annie, deuxi6me serie, pp. 1118, 1119 a 1123.
Estadistica Nacional. Tomo VII. 4





ESTAMf5TIOA FISICA


fertiles y de suculentos pastes, en los cuales se crian i alimentan numerosos rebafios de
huanacos i aveztruces (Rhea Darwini), i donde las tribus n6mades oncuentran en abun-
dancia el agua i el forraje para sus caballos.)
((Los indios (para servirnos del nombre empleado por los viajeros espafioles), los
indios, deciamos, que habitan estas estensas comarcas, se dividen en tres razas distintas,
difiriendo la una de la otra, bajo el punto de vista fisico, como bajo el punto de vista del
lenguaje, i asi mismo, bajo ciertos otros respects, por el jdnero de vida. Se encuentran
muchas veces sobre la costa misma de sud-oeste los Fueguensis, es decir, los habitantes
de la Tierra del Fuego, que pasan deuna rivera a la otra del Estrecho; pero M. Musters no
ha tenido occasion de encontrarse en contact con esta tribu, cuyas costumbres han sido
descriptas, por lo demas, por muchos otros viajeros.)
((Los patagones se dan ellos mismos el nombre de Ahonicauka o Tchonek; pero se
les conoce mas generalmente bajo el nombre de Tehuelches, 6 de tribu Tehuel, que les ha
sido impuesto probablemente por los Araucanos: ellos se dividen en dos tribus. La una
que habitat el distrito comprendido entire el rio Santa-Cruz i el Rio-Negro, i la otra que
frecuenta la rejion que se estiende del rio Santa-Cruz al Estrecho de Magallanes. Estas
dos tribus se mezclan frecuentemente i hacen de concerto sus cazas, 6 sus espediciones de
guerra; i por otra parte, se distinguen por la diferencia que se nota en el acento de su
habla, i por otros caracteres fisicos; manifiestan, por lo demas, en las continues qnerellas
que mantienen entire ellos, tanta hostilidad, como si fueran dos razas distintas.)
((La segunda raza es generalmente designada por el nombre de Pampas o de Penck.
Esta ocupa el distrito situado entire el rio Chupat i el Negro. Habla una lengua especial,
que tiene alguna analogia con la de los araucanos i se distingue por sus caracteres fisicos
de la raza tehuelche. Puede ser considerada como una rama de los indios pampas de las
llanuras del norle del Rio Negro.))
((En fin, la tercera raza es una rama del tronco araucano, que tiene su centro de resi-
dencia en Las Manzanas, sobre el lado oriental de la Cordillera.)
Es de la primer de estas razas, que M. el Teniente Musters se ocupa mas particular-
mente, i 61 confirm plenamente, lo que ha sido dicho por diferentes viajeros, en cuanto a
talla gigantesca de los patagones. Los hombres, dice M. Musters, tienen en general 5 pies
40 pulgadas (1.m,77), i muchos de entire ellos han alcanzado a 6 pies (4m,80), i aun 6
pies, 4 pulgadas (1m. 90); las mugeres son ordinariamente menos altas, i no tienen tdrmino
medio, sino 5 pies 6 pulgadas (lm,65); pero, la mujer de un Casique no debe medir menos
de 6 pies. Asi pues, no es de admirarse que los primeros viajeros espafioles que visitaron
estas regions, viesen estos hombres vestidos con sus largos mantos, hlyanlos tornado por
verdaderos jigantes. Por lo demas, los patagones, hombres i mujeres, son robustos en
proporcion de su talla, i no se nota jamas entire ellos, segun M. Musters, debilidad muscu-
lar en las piernas, que ciertos autores les han atribuido; son, al contrario, exelentes
marchadores, aunque pasen una gran parte de su vida a caballo, i M. Musters ha podido
ver dos hombres de esta tribu que despues de una travesia de catorce horas, durante las
cuales no habian cesado de caminar, sin tomar ningun alimento, se encontraban a su arribo
perfectamente en buen estado i dispueslos a seguir marchando, i parecia no sentir la menor
fatiga.)





TERRITORIES LA PATAGONIA


Los patagones tienen la cabeza ancha i coronada do largos cabellos negros, el color do
su piel do un rojizo oscuro i ojos penetrantes de un color oscuro tambien, que dan a su
rostro, de forma oval, una espresion mui inteligente; tienen, la mayor uarte, la frente
prominent con parLes salientes sobre las 6rbitas, mui parliculares, la nariz aguilefia i sus
ventanillas anchas. Aln cuando ellos tienen poca barba i escaso mostacho, se quitan con
prolijidad los pelos de su rostro por medio de pequefias pinzas i de un pedazo de vidrio.
Para mejor powder juzgar de la espresion de su fisonomia, es menester verlos en su pais
natal; entire ellos tienen en general un aire alegre, que contrast singularmente con la es-
presion de tristeza i de desconfianza, de que se revisten en las poblaciones civilizadas; pero,
en los combates, sus ojos se encienden i todas las facciones de su rostro se contraen, lo que
les da un aspect de implacable ferocidad.)
((Las mujeres, cuando sonj6venes, son mui cordiales; tienen bellas facciones y el tinte
fresco i bermejo, siempre que ellas no quieren desfigurarse, pintandose cl rostro. Sus
cabellos son mas loscos, i al parecer, naturalmente mas cortos que los de los hombres.
Son piberes mui temprano i se casan frecuentemente a la edad de quince afios. Desgracia-
damente, su vida al aire libre, i los rudos trabajos a que estln sometidas, destruyen
ripidamente su belleza i las envejece antes de tiempo.)
Los dos sexos muestran much decencia en su vestido. Los hombres llevan una
suerte de vesta, o de chiripd, hecho de tela, de poncho, o de un trozo de algun viejo
manto; sobre esto se ponen un manto de seis pies cuadrados, hecho de pieles de huanacos
pequefios, o mas frecuentemente, de huanacos nonatos, algunas veces tambien de zorro, o
de toros alzados o salvajes. Este manto esta asegurado al derredor de la vesta, por medio
de una cintura, guarnecida por lo general, de piezas de plata y de la cual cuelgan su bolsa
de tabaco, su pufial y sus bo'as. Sus pies los resguardan con botas hechas de cuero de
caballo, o de puma (leon de Chile), i algunas veces, ponen aun sobre este primer calzado
una especie de zapatos de piel de huanaco. Cuando estan asi calzados, andando, dejan en
el suelo rastros de un pi6 enorme; lo que les ha valido el nombre de Patagones de part
de los navegantes espafioles. Llevan siempre la cabeza desnuda i aseguran sus largos
cabellos con una especie de faja arrancada de un poncho. Las mujeres estin vestidas
de una especie de ropa flotante, o mas bien de saco pendiente de las espaldas hasta los tobi-
llos; sobre esto llevan un manto de huanaco, preso un poco arriba de la garganta con un
alfiler adornado con un disco grande, o por clavo, o espina. Cuando trabajan se ponen
una ancha cintura incrustada de abalorios i de trozos de metales; en fin, ellas llevan botas,
que no se diferencian de las de los hombres dejando al cuero el pelo. Sus cabellos que
los alargan artificialmente, se los adornan con cuentas azules i piezitas de plata. Los pa-
tagones usan much de estas piezas de metal, disponi6ndolas para que pendientes hagan
ruido, i asi mismo gustan infinitamen'e de los abalorios: de ello fabrican collares y se
adornan con ellos tanto los hombres como las mujeres: adornan sus cinturones; los mangos
de sus pufiales, lo mismo que los arneses de sus caballos. Ambos sexos se pintan el rostro
i muclas veces los brazos y las piernas con ocre rojo, o si estan de luto con tierra negra
mezclada con graza. Las mujeres desmelenan todas las mafianas con un peine grosero,
la cabellera del marido, de sus hermanos o de sus amantes; teniendo much cuidado de





ESTADfSTIOA FISIOCA


quemar todos los cabellos que se han desprendido, do temor que algun enemigo de lafami-
lia los recoja para componer maleficios; i son ellas tambien que cubren con una tinta roja
o negra el rostro de los guerreros, i que les pintan encima de los ojos, una mancha blanca,
con el objeto de volver su fisonomia mas terrible, aumentando asi la brillantez natural de
sus ojos. Se prestan ellas entire si los mismos servicios de adornarse, i cuando alguna se
casa ella se pinta todo el cuerpo la noche de las bodas, con color blanco.>
Las tiendas o toldos de los patagones, son formadas de tres hilerasde estacas, o clavos
de madera, con perchas transversales sobre las cuales tiende una especie de cobertor, for-
mado de cuarenta o cincuenta cueros de huanaco, cosidos los unos con los otros i adornados
con dibujos al ocre rojo-Los costados los cierran con sus bagajes amontonados y el 6rden
de estacas que va al medio, soporta cortinas de pieles que dividen la tienda en dos piezas
distintas: el mobiliario consist en cobertores groseros, los unos de lana blanca, los otros de
cueros de huanaco y harneses de sus caballos. Los ulensilios de cocina se componen de una
especie de marmita de fierro, de un asador i de algunos plates de tierra cocida.-Es en la
tienda que se encuentran colgadas las bolas, que se terminan por dos tres balas, en el su-
puesto que les sirven para pillar los aveztruces, o a cazar los huanacos, y los lazos que son
destinados a tomar los caballos y los toros salvajes. Como armas, los patagones tienen fusiles,
rev6lveres y largas lanzas, asi tambien la bolaperdida, o una sola bala que, en sus manos
es un proyectil muy terrible. M. Musters, no los vi6 jamas servirse de arcos y flechas,
aunque Pigafetta afirma que los indios han usado armas de este j6nero.)
((Para fabricar los adornos de plata de susvestidosyde los harneses de sus caballos, como
para hacer las balas de sus bolas, los patagones se sirven de martillos i yunque de piedra; es
igualmente con un raspador de piedra (ordinariamente de silex o de obsidiana), que las
mujeres, rascan las pieles de huanaco, y es probablemente con la misma material que fabri-
caban los cuchillos y lospufialeslos guerrerosdeestatribu antesdel arribo de los espafioles.
Los patagones encienden fuego con el silex restregado a un pequefio trozo de madera, y
emplean tambicn yesca de hongo, que.recojen en los distritos boscosos, situados al pi6 de
la Cordillera, haci6ndolo secar al sol.)
((Las mujeres son las principalmente encargadas de armar irecojer lastiendas, de traer
el agua i la lefia, de preparar las pieles de los animals muertos en la caza i de tejer i con-
feccionar los cobertores i los vestidos, cosi6ndolos con nervios de huanaco, enhebrados en
un alambre de metal puntiagudo.- De su part los hombres, cuando no se ocupan de
adiestrar i curar sus caballos, o cuidar el ganado, fabrican bolas, lazos, sillas, harneses, o
pipas para fumar, cuya hornilla cavan en piedra o madera dura, Ilevando el tubo de plata.
Trabajan tambien el hierro, que se procuran, sea por cambio, sea por el pillaje, i forman
anillos, brazaletes, pufiales, etc.))
(Llevan ellos el afecto por sus hijos, hasta la mas estravagante debilidad, i jamas los
castigan por su desobediencia. Son jugadores apasionados, al punto de olvidarse de comer i
beber, absorvidos que estan por las peripecias de este vicio, en el cual frecuentemente
aventuran todo su haber. Se sirven de cartas que ellos mismos hacen de pedazos de cuero.
Juegan tambien a la taba y d la pelota y en este fltimo juego, los jugadores, en nimero de
ocho, se dividend en dos campos, enviAndose unos A otros una pelota rellena de plumas.)





TERRITORIES LA PATAGONIA


((Los patagones se alimentan principalmente del product do su caza, y aunque sehaya
dicho lo contrario, siempre se hacen cocer la came para sus comidas, i es a lo mas que. se
avancen a comer crudas ciertas parties de los animals de caza, tales como el corazon, la
m6dula, el higado y los rifiones. Como legumbres comen patatas silvestres, una especie de
espinaca (lenguas de vaca), dientes de leon, que poseen en abundancia en los values her-
baseos; como frutas, grosellas, frambuesas, manzanas i pifiones. Comen tambien de buena
gana, la gomaque destila una zarza, a manera de incienso i que les sirve de dentrifico. Las
relaciones que frecuentemente tienen con los colonos, les proporcionan tabaco, cigarros i
rom; pero estas para ellos cosas superfluas, de que ellos se privan facilmente. Fuman cl
tabaco mesclado con virutas de madera.)
((A1 nacimiento de un nifio, si los padres sonricos es decir si ellos poseen gran nimero
de caballos i yeguas i prendas de plata, hacen anunciar inmediatamente el acontecimiento al
brujo o m6dico, al Cacique i a las personas de la familiar. El m6dico despues de haber
rejistrado el cuerpo del recien nacido, se dirije A los padres y les ordena levanten a ese una
liendade honor. Se apresuran dobedecerle i entretanto que las mujeres reunen para cubrir
cl toldo todos los cobertores de lana de que pueden disponer, los j6venes de ambos-sexos
dela familiar hacen al derredor de la tienda que se levanta, una suerte de procesion A fin de
alejar los malos espiritus, i las viejas no dejan de gritar y dar voices discordantes. La tienda
es sostenida como de ordinariopor tres filas de estacas i adornada de lanzas terminadas por
banderolas. Cuando ella esLdtterminada los hombres suben A caballo y van a buscar jumen-
tos que son sacrificados, desollados i cocidos para servir de alimento A los convidados.
Despues se enciende un gran fuego delante de la tienda i las danzas principian en las que
solo los hombres toman part, mientras que las mujeres son simples espectadoras, i se
contentan con animar a los danzantes por gritos de aprobacion. Los mdsicos toman asiento
en cl interior de la tienda. Sus instruments consistent en un tamborsito que golpean con
dos palillos i en una especie deflauta, hecha con un femur de huanaco, horadado con cierto
nimoro de agujeros y sobre lo cual frotan de cuando en cuando un arco de madera con
crin de caballo. Al son de esta mdsica salvaje, cuatro indios embozados hasta los ojos en
sus mantos y con la cabeza adornada de un penacho ondeante de plumas de aveztrus, dan
vueltas al derredor del fuego con un paso grave y mesurado, despues con un andar de mas
en mas rApido: a media que el ritmo se acelera, su baile se vuelve cuada vez mas animado i
en un moment dado, arrojan bruscamente sus mantos, i no conservan mas que sus vestas
sobre su cuerpo, cubierto de pintura desde las espaldas hasta las pantorrillas. Siguiendo la
cadencia del tamboril saltan con muchagraciahasta que la fatiga les forza a ceder el lugar A
nuevas parejas. No es raro que estas danzas se prolonguen sin interrupcion hasta la noche;
algunas veces duran muchos dias seguidos. Las mismas diversiones tienen lugar, cuando
unajoven alcanza su pubertad.)
((Entre los patagones los matrimonios son casi siempre de inclinacion. Cuando un joven
se hace agradar de una j6ven, le envia A suhei'mano o alguno de sus amigos intimos, cerca
de los padres de 6sta para ofrecerles regalos tales como caballos, ganados, objetos de plata.
Si los padres consideran la union convenient y aceptan los presents por la novia, su hija,
el novio va en persona i los entrega a su future i recibe en cambio otros do igual valor:
r'.adl;s:ia Naeional. Tom VII. 5





ESTADISTICA FISIOA


despues 6l emprende con su mujer el camino de su casa, i tambien son escoltados por las
viejas, que dan gritos de alegria. Algunas yeguas son inmoladas i su care se distribuye a
los invitados. Se reserve sin embargo la cabeza, la espina dorzal y la cola, que son suspen-
didas de las lanzas y puestas sobre cualquier monticulo, como una ofrenda A Gurtlichu, el
geje de los demonios. Los patagones estdn perfectamente autorizados por sus costumbres, a
tomar tantasmujeres como a ellos les plaza, pero de ordinariose contentan conuna sola.)
((A la muerte de un tehuelche, sus caballos, sus perros i los otros animals que8l poseia
son inmediatamente sacrificados. Sus vestidos, su poncho, sus objetos de adorno, sus armas
i sus bolas, son colocados sobre una hoguera ireducidos A cenizas, i durante esta ceremonia
la viuda y las demas mujeres de la familiar dan esclamaciones de dolor, o cantan una especie
de mdisica fdnebre. La carnede los caballos se distribuye A los parientes del difunlo. Despues
de esto la viuda que ha cortado en serial de duelo, sus cabellos al rfs sobre la frente i que
se ha cubierto el cuerpo de unapintura negra, reuniendo todo lo que ella posee, y se vuelve
a casa de sus padres o si no los tiene ya se dirije a la tienda del Cacique. En cuanto al
cadaver es envuelto en un manto i enterrado a alguna distancia del campamento en la pos-
tura de un hombre sentadoconlacara vueltaaloriente. Sobre la fosa se colocan comunmente
algunas piedras, a guisade monument funerario.)
((Cuando un nifio cae enfermo sus padres buscan apaciguar los malos espiritus sacrificando
yeguas, levantando una bella tienda i establecen juegos y bailes. Si estos medios son insufi-
cientes, van A buscar el medico, quien se consagra a aplicar remedies por encantamiento,
pronunciando algunas formulas majicas, peroque sin duda emplea al mismo tiempo, algunos
remedies mas eficaces,por que el enfermosuele frecuentemente recobrar la salud. M. Musters
ha sido testigo de la curacion de un nifio, cuyo cuerpo habia sido espolvoreado con yeso, y
envuelta la cabeza en un saco conteniendo algunas preparaciones dulcificantes de virtudes
maravillosas. Al mismo tiempo que el enfermo era sometido a este tratamiento, una yegua
blanca, cuyo cusrpo habia sido adornado con pinturas rojas, era muerta, y sus:entrafias, el
higado, el corazon y los pulmones, colgados de una lanza a la estremidad de la cual se
ataba tambien el saco mijico que habia rodeadola cabeza del nifio. Cuando al contrario, no
obstante los sacrificios de los padres .y los esfuerzos del medico, un ninio muere, toda la
familiar cae en la mas profunda desesperacion. El caballo sobre el que el nifio montaba para
seguir la tribu en sus viajes, es envuelto, y en seguida estrangulado con un lazo, pues la
silla, la brida, el cobertor y las bolas son quemados sobre una hoguera, jen la cual los pa-
dres arrojan tambien, manifestando su desesperacion, todos sus objetos los mas pre-
ciosos.))
Los patagones creen en su espiritu benefactor, que esti dotado de un gran poder, i
que ha creado los indios, asi como a los animals necesarios a su subsistencia. Todos
estos series hin aparecido, dicen ellos, sobre una colina, situada en los 47o de latitud i
71. 40' de longitud oeste, i so han repartido en seguida en lo demas de la rejion. Pero
este buen espiritu no se inquieta much de sus creatures; por eso las ceremonies religiosas
de los indios tienen todas por objeto conjurar los malos espiritus, que son mui numerosos
que tienen por jefe un demonio llamado Gualychu. Algunos de estos espiritus habitan una
rejion determinada, una floresta, una caverna, o las orillas de un rio, i son consideradas





TERRITORIES LA PATAGONIA


por los indios como las almas de los miembros difuntos del cuerpo medical. Los patagones
lienen la coslumbre de saludar la luna nueva, i golpeandose la cabeza, murmurando pala-
bras de encantamiento, conjuran por estos medios andlogos los espiritus de los bosques i
de los rios, cuya presencia les es anunciada por la aparicion casual de cualquier animal de
mal augurio, tal como un lagarto de forma aplastada, que es comun sobre los pedestales de
la Cordillera. Cuando fuman, tienen much cuidado delanzar algunas bocanadas de humo
hacia los cuatro puntos cardinals, murmurando alguna formula mAjica. Muchas veces
acuestanse en el suelo y arrojan cierta cantidad de humo de tabaco, que determine en
ellos los efectos de la intoxicacion i un estado de estupor, o insensibilidad, que hacen cesar,
bebiendo unos cuantos sorbos de agua.-Son ordinariamente los medicos que estan encar-
gados de alejar los malos espiritus; pero, desgraciados de ellos, si no consiguen, empleando
sus encantamientos, hacer cesar la seca, o si las predicciones que hubiesen avanzado sobre
el suceso de una expedicion de guerra, no se realizan.-No es raro que el Cacique decrete
su muerte. Como se v6, el oficio de medico, i de profeta, esti lejos de ser agua de rosas
en Patagonia.)
((Los indios atribuyen una virtud mal6fica h todas las cosas que ellos no pueden
comprender, i a los objetos que v6n por la primer vez. Asi era como el relox de M.
Musters, su brdjula y un medallon que llevaba consigo, les inspiraban un cierto terror.))
(Se observarA, sin duda, que M. Musters, no habla en su memorial del lenguaje de los
Tehuelches, pero es que 61 espera publicar muy pronto un vocabulario para el que ha reu-
nido los elements necesarios, durante su mansion en Patagonia. En cuanto al nimero de
estos indios, es much menos elevado que lo que s6 creia jeneralmente, i el viajero
inglDs no estima ese numero arriba de 1,400. Pero, esta cifra no es la totalidad de los
habitantes de la Patagonia.-Hay, como se ha dicho antes, dos tribus mas en esta rejion.
La primera es aquella de los Indios Pampas, o Penck, con los cuales M. Musters, se hb
encontrado en relacion, al norte del rio Sengel, afluente del Chupat, por los 44o de latitud
sud, i a treinta millas de la Cordillera. Estos indios pampas, so distinguen al primer golpe
de vista de los Tehuelches. Son de talla mas pequefia, i tienen, en general, el aire menos
intelijente. Sin embargo, sus mujeres, gracias, sin duda, a la mezcla de sangre espafiola,
son, en su mayor parte, much mas hermosas que las de los Tehuelches. Los pampas
estan armados de largas lanzas, i se sirven, con much destreza, de la honda. Puede ser
que hayan hecho much uso de ella antes, cuando habitaban el valle del Rio Negro -de
arcos i de flechas, tambien, terminadas con puntas de silex, debiendo ser considerados como
los indios de que habl6 Pigaffetta. Es cierto, en efecto, que las puntas de las flechas ter-
minadas en silex, no son raras en las sepulturas que estin situadas a las marjenes del Rio
Negro. Esta tribu tiende a desaparecer, encontrandose diezmada por la viruela. En la
6poca en que M. Musters la visit, no contaba arriba de quinientos a seiscientos individuos.
En fin, los Araucanos, o Chenna, nombrados tambien Moluches o Manzaneros,
constituyen la tercera poblacion de la Patagonia, i puede ser mirada como una rama de la
gran raza araucana. Muy superior a sus vecinos, bajo el punto de vista del cartcter, de
la intelijencia i de la instruction, se reconocen inmediatamente por la belleza de su tipo.
Llevan los cabellos cortos, i se visten con ponchos tejidos por sus mujeres. A primera





ESTADfSTICA FiSICA


vista se les tendria por europeos, porque su piel es casi blanca: solamente sus ojos son do-
tados de un brillo que es raro encontrar en Inglaterra. Como los pampas, ellos manejan
largas lanzas, con grande habilidad: estAn per lo demas, perfectamente disciplinados, i
maniobran con una admirable precision, bajo la direction de sus jefes. Sus mujeres llaman
la atencion por la elegancia i modestia de su porte: tienen hermosos cabellos negros, muy
largos i finos, de lo que se muestran particularmente orgullosas. El ndmero de estos indios
en la Patagonia, propiamente dicha, es decir, al sud del Rio Limay, puede avaluarse en
300, comprendidas las mujeres y los nifios, de manera que en suma, segun M. Musters, la
poblacion indiana de esta rejion de la Am6rica del Sud, no debe sobrepasar de dos mil
almas.) (*)
II.

Sobre esta misma important parte de nuestro territorio, encontramos muy oportuno
insertar aqui, lo que nos dice el historiador D. Luis L. Dominguez. (**)
(Deseosa la Francia, dice, a la paj. 468, de disminuir el poder de su rival, se puso de
parte de estas (las colonies de Inglaterra de Norle-America, rcsueltas a hacerse indepen-
dientes,) i la Espafia tuvo que seguir la political de su aliado, sin preve6r que ayudando a la
emancipacion de las colonies inglesas, preparaba ella misma el incendio que habia de cundir
hasta las colonies espafiolas. Puesto yA en ese camino, per decreto de la Providencia, el go-
bierno espafiol calcul6 el peligro a que sus propios establecimientos quedaban espuestos,
desde que entraba en lucha con una potencia maritima de primer 6rden; i queriendo
asegurar su soberania sobre las tierras patag6nicas, guardando al mismo tiempo
las espaldas del territorio chileno, que so suponia ent6nces vulnerable a trav6s del
continent, dispuso colonizar, sin perdida de tiempo aquellas costas, i comision6 a
D. Juan de la Piedra y a los Viedmas, para fundar en ellas algunas poblaciones,
desde Bahia sin fondo hasta Puerto Deseado, con muchas families que a espensas
del gobierno se sacaron de Asturias, Galicia i Cattlurzl i se transportaron pro-
visoriamente a Montevideo. Con esto motive el Virey Vertiz despleg6 su acostumbrado
celo para cumplir las 6rdenes del rey; pero de los proyectados establecimientos, solo pudo
subsistir el del Cdrmen del Rio Negro, i una pequeTa poblacion en Puerto Deseado
que se mantuvo hasta el ano de 4806.
((Sin embargo, se hicieron prolijas investigaciones de sus costas, puertos i rios, hasta
que quebrantado el espiritu de Vertiz con los gravisimos cuidados que le apremiaban por
todas parties i con las s6rias contrariedades que se oponian al progress de aquellos esta-
blecimientos, aconsej6 al rey su abandon, Ilevando su imprevision hasta incluir en este
consejo el desalojo de Malvinas. La corte consinti6 solamente en lo primero.)


(f) M. Musters parece que hi calculado mal la poblacion de la Patagonia. Per el Primer Censo de la Repitblica Argentina. a que
pertenece esa rejion, se tiene que su poblacion alcanza d veinte y cuatro mil almas. La diferencia viene a ser muy notable, entire el
calculo del viajero ingles y el Censo a que nos referimos, levantado e eel afio de 1862. Ain suponiendo, hayanse aumentado esos
habitantes per algunas colonies de curopeos, desde que visit M. Muster el Territorio de la Patagonia.
(Nota del Traductor DAMnAN HUDSoN.)
(**) Historia Arjentina, por Luis Dominguez. Segunda Edicion, correjida y aumentada, y seguida de varies ap6ndices ilustra-
tivos. Tome I. Buenos Aires, Imprenta del Orden, Victoria, 1.l. Ano 1862 pp. 168, 195 y 121 de la Apdndice.





TERRITORIES LA PATAGONIA


Proclamada, en fin, la guerra'en Buenos-Aires, el 3 de Setiembre de 1779, Vertiz
mand6 al piloto Callejas a destruir totalmente algunas poblaciones que desde dos afos
antes se habian observado en Puerto Egmont, i que habian sido hechas clandestinamente.
Callejas encontr6 la isla desierta, i ejecuto la 6rden sin el menor obsticulo.
-Agrega el mismo historiador (paj. 125) que ((antes de terminar su gobierno (del
-Rio de la Plata) el marquis de Loreto, consigui6 hacer la paz con las tribus del Sud,
-que poco antes habian casi esterminado una espedicion que salio contra ellas a las
-6rdenes del Conandante de Patagones D. Juan de la Piedra.))
Pero, antes de entrar a ocuparnos de mas detalles estadisticos, invocando los ilustrados
trabajos de otro autor, no omitiremos la insercion en este lugar de un precioso document
que rejistra el Sr. Dominguez en su citada obra, paj. 321 del Ap6ndice del tomo I.-dice
asi a la letra:
((II.-El Vircynato.-Nonmbramiento del Primer Virey-(8 de Agosto de 1776.)))
--Mi gobernador i capitan jeneraldel reino de Chile i president de su Real audiencia
-de Santiago: En primero de este present mes de Agosto he tenido por convenient
-espedir la c6dula del tenor siguiente:
(El Rey Don Pedro de Ceballos, teniente general de mis leales ej6rcitos: Por cuanto
hallAndome mui satisfecho de las repetidas pruebas que me teneis dadas de vuestro amor i
celo a mi real servicio, i habi6ndoos nombrado para mandar la espedicion que se apresta
en Cadiz con destino a la America meridional, dirijida a tomar satisfaction de los portu-
gueses por los insultos cometidos en mis provincias del Rio de la Plata, he venido en
crearos Virey, Gobernador i Capitan general de las de Buenos Aires, Paraguay, Tucuman,
Potosi, Santa-Cruz de la Sierra, Charcas i de todos los correjimientos, pueblos i territories
a que se estiende la jurisdiccion de aquella audiencia, la cual podreis presidir en el caso de
ir a ella, con las propias facultades i autoridad que gozan los demas Vireyes de mis domi-
nios de las Indias, segun las leyes de ellas, comprendi6ndose asi mismo bajo de vuestro
mando i jurisdiccion los territories de las ciudades de Mendoza i San Juan del Pico, que
hoy se hallan dependientes de la Gobernacion de Chile, con absolute independencia de mi
Virey de los reinos del Peril, durante permanezcais en aquellos paises, asi en todo lo res-
pectivo al gobierno military, como al politico i superintendencia general de real hacienda,
en todos los ramos i products de ella. Por tanto, mando al citado mi virey del Peru,
Presidents de Chile i Charcas; a los ministros de sus audiencias, a los gobernadores,
correjidores, alcaldes mayors, ministros de mi real hacienda, oficiales de mis reales ej6r-
citos i armada i demis personas a quienes tocar pueda, os hayan, reconozcan i obedezcan
como a tal virey, gobernador i capitan general de las espresadas provincias en virtud de
esta mi c6dula, o de testimonio de ella, que debereis dirijir a vuestro arribo a los jefes,
tribunales i demas que corresponda, para que, sin la menor replica ni contradiccion,
cumplan vuestras 6rdenes i las hagan cumplir puntualmente en sus respectivas jurisdic-
ciones, que asi es mi voluntad; i que, luego que esteis navegando a la salida de Cadiz os
deis a reconocer por tal virey, gobernador i capilan general en todos los buques de guerra
i de trasporte para que se hallen en esta intelijencia, i esten a vuestras 6rdenes cuantos
van embarcados en ellos; i a efecto de que no se os pueda poner embarazo en el absolute
Estadistica Nacional. Tomo VI. 6





5STADISTIOA FfSICA


ejerci;io i autoridad perteneciente al alto carActer de mi virey, gobernador i capitan general,
en virtud de esta mi real c6dula, os dispense de todas las formalidades de otros despachos,
juramento, pago de media annata, toma de posesion, juicio de residencia i de cuantos
otros requisitos se acostumbran i prescriben las leyes de Indias para nombramiento de
vireyes de aquellos dominios, por convenir asi a mi real servicio: I mando igualmente
a mis oficiales reales de las cajas de Buenos-Aires i demis del distrito de vuestro gobierno
os satisfagan puntualmente cualesquiera caudales de mi real hacienda al respect de cuarenta
mil pesos corrientes de Am6rica, que os asigno en cada un aiio para desde eldia de vuestro
embargo en Cadiz, en virtud de vuestros recibos o cartas de pago, que les serviran de
legitima data, sin otro recaudo alguno.
I por cuanto se hace precise a mi real servicio tengais entendido cuanto he tenido a
bien poner al cuidado del mencionado teniente general Don Pedro de Ceballos: Por tanto
os mando i ordeno procedais a que desde luego tengan efecto todas las mencionadas mis
reales intenciones, contribuyendo por vuestra part a que, asi se verifiquen por todos los
medios que sean adaptables a su logro, prestando igualmente los ausilios que pida esta
importancia, para que no se ofrezca reparo ni dejacion en su cumplimiento, que asi es mi
voluntad; i de haberlo asi ejecutado, me dareis los avisos correspondientes para mi real
inteligencia. Dada en San Ildefonso a ocho de Agosto de mil setecientos setenta i seis.-
Yo el Rey-Josd de Galves. )
(Es c6pia de la que public D. M. L. Amunategui en su opuisculo: titulos de la R. de
Chile de la soberania i dominio de la estremidad austral del continent americano-
Santiago 1853.)

III.

En la ((Revista del Archivo Jeneral de Buenos Aires)) que public en esta misma ciudad,
D. Manuel Ricardo Trelles, tomo 3. paj. 307, hablando el Virey Vertiz, en su memorial,
que principia a la paj. 264 de dicho tomo, esprdsase asi:
((Establecimnicntos de la Costa Patagdnica-El 27 de Agosto de 1778, vino de
Espafia Don Juan de la Piedra, en calidad de Comisario superintendent de la Bahia sin
Fondo i San Julian i de contador para e.tos establecimientos D. Antonio Viedma, aquel se
me present con la Real Orden de su comision, i fud la primer noticia que tuve de la
resolution de S. M. i en su cumplimiento se dispuso todo lo necesario para la espedicion,
que compuesta de una fragata, un paquebot, una zumaca i un bergantin con su destaca-
mento de cien hombres de tropa, se dirijieron a la Bahia sin Fondo que dieron el nombre
Puerto de San Jos6; Reconocilo i atn antes de salir se le incorpor6 D. Francisco de Viedma,
que vino igualmente despachado como superintendent de San Julian; legaron a dicha
Bahia en Enero de 79 i Piedra, sin mas consult ni dictAmen que el suyo, mand6 desem-
barcar en la playa los muchos viveres i efectos que llevaba para former poblacion.))
(Por el mes de Marzo regres6 la fragata, i en ella el mismo Piedra esponiendo que no
habia podido continuar su viaje a San Julian, dejAndose la mayor parte de los efectos en
San Jose, sobre el cual el haber abierto las cartas de correspondencia i especialmente las





TERRITORIES LA PATAGONIA


rotuladas para mi, i abandonado totalmente los viveres que no los dej6 a cubierto, ni con
el precise resguardo, i de que result inutilizarse muchos, le hice los respectivos cargo i
le suspend tambien de su empleo; providencia que aprob6 la corte, mandando despues se
le formase la correspondiente causa, con que se di6 cuenta a S. M.))
((Qued6 entonces D. Francisco Viedma en San Jos6, i el 16 de Abril de 79 sali6 con
una zumaca i un bergantin, para establecerse en el Rio Negro; encargando dicho puerto
de San Jos6 a D. Antonio Viedma, este se mantuvo hasta Agosto en que se le enferm6
much gente de escorbuto, perdiendo gran parte de ella, i disgustdndose la demas en Ier-
minos de alboroto, s3 restituy6 d Montevideo, con algunos de los efectos, quedando alli
voluntariamente con un corto destacamento el capitan graduado D. Pedro Garcia.))
((Como D. Francisco Viedma entrase en el Rio Negro i le pareciese aprop6sito para el
establecimiento, se le enviaron families, i empez6 a fomentarse aquella poblacion que se
situ6 primero a la banda del sud del rio, i por una grande inundacion se traspas6 a la del
norte, quedando siempre en la otra parte las siembras que por lo mismo les son mui
embarazosas a los pobladores.)
((D. Antonio de Viedma fuW destinado posteriormente a San Julian i sali6 de Montevi-
deo en Enero de 80. Estuvo en los llamados puertos de Santa Elena, San Gregorio, Golfo
de San Jorge i San Julian, i determinado pasar al rio de Santa Cruz, no se lo permiti6 el
tiempo, i arrib6 al puerto Deseado, de que di6 cuenta, i no encontrando en todos estos
parajes, sitio aprop6sito para former poblacion, volvi6 a San Julian, por ser el principal
destino de su espedicion i se le enviaron socorros para el establecimiento que foment6,
formando sucesivamente un fuerte de madera i nueve casas, hospital, panaderia i herreria,
reconoci6 por tierra el rio Santa Cruz, hasta su nacimiento, i tambien el pilotin D. Jos6 de
la Peiia lo ejecut6 por mar, no hallindolo capaz de navegarse, ni con ella en sus orillas, i
de mala calidad de tierra.)
(A vista de que el citado establecimiento de San Julian, no producia sin6 gastos por
la aridez de sus terrenos, i que el puerto no podrd servir para arribadas de embarcaciones,
i que el de San Jos6 es desabrigado, arido igualmente su terreno, i sin lefia, se inform a
S. M. con la mayor extension i prolijamente en oficio de 22 de Febrero, ndmero 702,
acompafiando various dictlmenes que persuadian lo iniitil de estos establecimientos, i que
iinicamente debe subsistir el del Rio Negro.))
((En este intermedio se repiti6 el reconocimiento de este rio por el piloto D. Basilio
Villarino, que emple6 nueve meses superando, grandes tropiezos por los bajos, saltos i
tornos que encontr6, i aunque segun afirma, lleg6 cerca de la cordillera, i se consider no
dislante de Valdivia, no pudo subir mas el rio por falta de agua, i porque recel6 con
bastante fundamento que los indios aucaces que intermedian, no se lo hubieran permitido;
esta operation acredita que no puede causar cuidado al soberano la introduction de los
enemigos por este rio a Mendoza i Chile, i de que se les ha dado, asi mismo, cuenta.)
((En este estado se recibi6 la real 6rden de 1 de Agosto do 1783, que dispone el
abandon de todos estos establecimientos patag6nicos, escepto el Rio-Negro, que ha de
mantenerse con un comandante military que se nombre i la corta poblacion que puede haber
a su abrigo, i que en los puertos de San Jose, San Julian i Deseado, se dejen pilastras,





ESTADISTIOA FISICA


que acrediten la pertenencia A S. M. C., reconociendose desde el Rio-Negro anualmente
cuando se ejecute esta dilijencia respect del puerto de Egmon, que tambien debe ser cada
afio, i restando solo que V. E. en vista del oficio que me pas6 el superintendent D. Fran-
cisco Viedma, con fecha 16 de Febrero iltimo, i de acuerdo con el Sr. intendente general,
determine lo que halle por convenient en cumplimiento de la citada real 6rden.))
Sigue.diciendo el mismo Virey en su citada Memoria (pp. 313 i siguientes) del tomo
3 de la ((Revista del Archivo'Jeneral de Buenos-Aires)), lo que a continuacion se insert.
Islas Malvinas-Cuando me encargu6 del mando de esta provincia,o hice calcular el
gasto a que ascendia anualmente la conservation de estas islas; i segun el c6mputo mas
reducido, llegaba al de 53,528 pesos, sin comprender los sueldos de las 'tropas que guar-
necen aquella colonia, por deberse considerar igual goce en cualquier destino de la
provincia.))
((Este crecido gasto, me empefi6 a buscar medios para conseguir el mayor ahorro de
la Real Hacienda, i consultando el asunto con el capitan de navio de la Real Armada, D.
Felipe Ruiz Puente, Gobernador que acababa de ser de aquellas islas, i con el entonces
capital de fragata D. Francisco Gil, que habia estado repetidas veces en aquel destino, 'e
iba a sucederle en aquel mando, me franquearon con sus esperiencias arbitrios mas opor-
tunos para que mejorando el servicio i la defense del puerto, se consiguiese un considerable
ahorro al Erario, como lo espuse al senior D. Julian de Arriaga en 30 de Abril de 1773,
(nmmero 305 del Gobierno Subalterno), a fin de que instruido el Real animo, determinase
S. M. lo que fuese de su Real agrado.)
(Este plan fue aprobado en todas sus parties, aumentandose por el Ministerio algunas
prevenciones que se regularon convenientes para la conservation de la isla, como se vera
por la Real Orden e Instruccion de 9 de Agosto de 1776.D
((Despues que los ingleses evacuarori el puerto que. laman de Egmon, los espafioles
antiguamente de la Cruzada, el Gobernador de Malvinas, en virtud de la 6rden que tenia
de reconocer todos los afios para avisar si volvian a ocuparlo, envi6 en 1777 a practicar
esta dilijencia, i hall el piloto comisionado la novedad de que no habiendo embarcacion
en el puerto, ni habitante en tierra, se vieron various edificios menores, construidos como
horno, fragua, i ciertos cubiertos para guardar materials, de que habia bastante' acopio.
De esto se infiri6 por nuestra corte, que algunos colonos americanos, i1 otros particulares,
sin noticia del Ministerio ingles (como este asegur6), llevaban la mira de radicarse alli con
mayor solidez; por lo que mand6 el Rey por Real Orden de 30 de Junio de 1777, se repitie-
sen los reconocimientos con las precauciones acostumbradas, i.que, asegurado el sujeto que
Ilevase la comision, no haber alli habitantes, ni pasajeros de cualquiera nacion, procediese,
a quemar los edificios de cualquiera clase que se hallaren concluidos, 6 empezados, practi-
cando lo mismo con los materials que se encontraran acopiados para el propio intent,
de suerte que al regreso de las personas que los hubiesen dejado, les faltase este auxilio i
se fuese retardando, o imposibilitando, que se estableciesen de nuevo con solidez.)
(En virtud de esta 6rden, i ya declarada la guerra con-Inglaterra, despach6 al piloto
de la Real Armada D. Pascual Calleja, para que con la mayor precaucion y reserve, pasase
al reconocimiento del puerto Egmon; i no hallando fuerza superior a la suya, ejecutase





TERRITORIES LA PATAGONIA


cuanto prevenia la anterior Real Orden. Llegado que fuA y bajado a tierra, vi6 sefiales
de haber mui poco tiempo que habian salido los ingleses, i pas6 inmediatamente a destruir
el gran torreon de madera, almacenes, cuarteles, hospital, hornos i cuanto edificio so hall
en pi6, quemando las maderas e imposibilitando cuanto encontr6 i consider capaz de
algun servicio, de que dado cuenta a la corte en 29 de Abril de 4780, mereci6 la soberana
aprobacion, como se verA por la Real Orden de 8 de Febrero de 4781.)
((Con anticipation a este suceso i con motive de la.Real Orden de 28 de Mayo de 4779,
en que con jeneralidad se me prevenia me previniese'de los designios de la corte de L6ndres,
con quien ya se recelaba rompimiento, i enviase, como inmediatamente lo hice, los avisos i
disposiciones conducentes, a las islas Malvinas i establecimientos de la costa Patag6nica, a
fin de que se precaviesen en lo possible, i evitasen ser sorprendidos; hall precise a mi obli-
gacion hacer present al Rei el esLado de aquel establecimiento i el concept que formaba
acerca de su defense y permanencia, lo que ejecut6 en 8 de Octubre de 1779, en los
t6rminos siguientes :)
((Constante ya que la situation i esterilidad de aquellas islas, hacia impracticable today
((poblacion e imposibilitaba la subsistencia de otros individuos que los que el Rei mantu-
<(viese a sus expenses; y sobre el concept de que debian continuar dos fragatas destinadas
((al Resguardo de este Rio i conservation de Malvinas, determine la Real Orden de 9 de
((Agosto de 1776, referente a la Instruccion del particular la continue existencia de una
((de ellas en aquella colonia, con dos zumacas o bergantines, cuando se tuviese por conve-
((niente, i en las estaciones oportunas recorriesen con caulela i disimulo la costa para
observerar lo que pueda ocurrir, i ejercitarse en otros. reconocimientos y fines del Real
((servicio.)
((Estadisposicion la halle6 miingreso absolutamente variada, sin duda por alguna pos-
terior orden, de que no he podido certificarme, habiendo faltado las mas del tiempo del
Capitan General D. Pedro de Ceballos, por que, de otra suerle no hubiera este dejado en
el Rio de la Plata sola la fragata Venus con el paquebot Marte, y auin este en estado de no
poder servir sin carenarse, en la que se esth estendiendo respect A las presents ocurren-
cias; y principalmente constandolo la citada Real orden de 9 de Agosto, como qu6, arre-
glado A ella, mand6 retirar los treinta hombres del rejimiento de Galicia que existian en
Malvinas. En estas tampocose hallan mas embarcaciones que el paquebot San Cristobal ,
y el bergantin N. Sefora del Rosario, que ain cuando existiesen, qIi;.'- .ce easi, eh la iprime-:
ra fuerza y pi6 de list que subieron de Montevideo, llgr'rian en odi.L cli- es i Li to los .
individuos que alli habria; y de que result que su defenza no pil'e .s'r gIaIndi .;iconlra,:iin
enemigo medianamente dispuesto para atacarlas, i siendob'iambien iin.'liicslo que ;1 u liier. :
socorro de laprovincia, no,le pondra a.-llubiei-lo', al'misnOtiempo o'qii, ielli lla In h in notable.
falta,se conoce desde luego'el estado actual de aquellas iss,I I ,l uir'linlc s6
puede esperar., si a la verdad, son hoi:,ilizado.is ile.is .noi'iii.os 0cn media'nl Iierz;. Pose-
cionados de nuestra isla, lograrian li.' :.e : c1 5in.i do 50i ciablzas d gnaidi) minyor,:le imu- ,
chas harinas, hornos, utensilios y otros'auxflios que Ies sel\ ;iini deA -refresco para conti-
nuar su espedicion, hacer el corso, u otros designios que pudieset traer; de modo, que asi
debe considerarse aquel un puerto que en tiempo de guerra, da much cuidado por el des-
Estadiatica NacionaL Tomo VII 7


* .. ,.





ESTADISTIOA FfSICA


honor de perderse con consiguiente utilidad i ventaja del enemigo, y en el de paz, causa
crecidos dispendfos al Erario; i con este cierto conocimiento, tendria yo por mejor partido
abandonarle, matar el ganado, destruir los edificios, y entregar al fuego cuanto no se pu-
diese transportar, pues de esta suerte no encontrarian los enemigos de que aprovecharse,
ni se espondria el honor de las armas.
Ello es cierto, que las solas cualidades de nuestro puerto de la Soledad, no puede Ilamar
la atencion de los contrarios, pues tienen el de la Cruzada, 6 Egmont A la part del Oeste
de la misma isla, que segun los reconocimientos practicados, es much mas ventajoso;
abrigado de todos vientos, de estension i fondo para muchos i grande navios, con
seguridad, su boca libre para entrar i salir con franqueza; mas proporcionado para las arri-
badas, por su situation, no deben sotaventarse tanto las embarcaciones que s6 dirijan a 61,
y es mas facil la comunicacion con la isla de Fuego y Estrecho de Magallanes; de modo
que por todas sus cualidades es preferible al de la Soledad i a cuantos s6 hallan des-
cubiertos en dicha isla; y asi, no tenido los contrarios otro alicitivo que la inutil
ocupacion del puerto de la Soledad, si de persuadirse fundadamente que nunca
lo ejecuten con abandonodel mejor de Egmont i para posesionarse de ambos; habiendo de-
transportar todo de tan grades distancias, y con el fijo conocimiento de la esterilidad del
terreno, con necesarias injentes sumas, y casi insuperables las conocidas dificultades que
se ofrecen, y por otra part manifesto que nunca estaran tan bastahtemente resguardados,
que no pueda rendirseles siempre que s6 intent con cualesquiera median espedicion: que
es cuanto creo de mi obligacion deber hacer present en las actuales ocurrencias para que
V. E. se sirvaponer en conocimiento de S. M.)
((Aesta representation se me contest en Real orden d3 26 de Junio de 1780, en esta
forma:)
"En carta de 8de Octubre del afio p, pdo. num. 205, contestando V. E. a la Real or-
den de 28 de Mayo del propio aiio, relaciona en general las disposiciones que habia dado para
la defense de esa provincial, se hacecargo al estado actual que tienen los establecimientos
en la costa Patag6nica islas Malvinas, y acerca de este expresa V. E. esponiendo los fun-
damentos, que lo influyen, que tendria por mejor partido abandonarlo. Instruido el Rey
muy por menor de todos los antecedentes que motivaron la adquisicion de las islas Malvi-
nas, i su conservation, i de esta proposition de V. E. tiene S. M. por muy peligroso y per-
judicialh sus interests el abandon de aquel establecimiento; porqu6, la corte de Londres,
podria repular entonces las Malvinas como cosapro delericto havita que se adquiere en
favor del primer ocupante por el derecho de las genes. La ocupacion de aquel territorio
esun gravamen dela corona, como lo son otros, A trueque de que no los tengan nuestros
enemigos, que desde alli lograrian un punto fijo de apoyo y de descanso para establecerse
en las cercanias del estrecho de Magallanes, invadir nuestros establecimientos i mon-
tar con facilidad el cabo de Hornos. No por estas razones es el .nimo del rey s6 haya de
mantener una formal poblacion, ni que s6a precisamente en el mismo puerto de la Soledad,
pues si fuese mejor transferirle a puerto Egmon, 6 de la Cruzada, quiere S. M. se haga
asi como un pequefio presidio, capaz solo de resistir A algunas embarcaciones lijeras, que
puedan llegar alli con motive de la pesca, i no d un ataque 6 espedicion formal, de mane-






TERRITORIES LA PATAGONIA


ra que en cualquier tratado, no pueda alegar la Inglaterra su posecion pacifica y nuestro
abindono; bien que por ahora no hay motive para cre6r se piense en ninguna espedicion,
por el estado, 6 por el gobierno ingles para aquellas parties. Bajo de este concept, que es el
que S. M. seha propuesto, deja A lapenetracion de V. E. y A su conocido esmero por el me
jor servicio, la practice de lo que convenga ejecutar para verificarla en los t6rminos que
V. E. halle mas adecuados y que sean correspondientes A su logro, y asi prevengo a V. E.
para su cumplimiento, avisandome las results de lo que piense provindenciar, 6 ejecute
para noticia de S. M. El Rei conceptua, que, con un precidio de veinte y cinco A treinta
hombres, bastard para conservar nuestra posesion en Malvinas. D. Jos6 de Galves-Sefior
Virey de Buenos Aires.,,
((Instruidode la voluntad de S. H. y sin embargo de que el establecimiento ofrecia mas
ventajas al objeto con que se mantiene el de la Soledad, habiendose destruido las habitacio-
nes que dejaron en 61 los ingleses i que seria precise hacer lo mismo con las de la Soledad,
malar el ganado6 trasportarlo A toda costa i construir nuevas habitaciones en la otra, me
pareci6 no se debia hacer novedad, conservando el establecimiento de la Soledad, donde
subsisten unicamente para acreditar la posesion treinta hombres con un comandante dema-
rina, que lo es tambien del pequefio buque que s6 mantiene alli capaz de ocurrir A este rio
en cualquier event, como lo previene la real orden de 9 de Juniode 1797.)
((Para la subsistencia de la guarnicion, algunos presidarios y dotacion del buque que ha
de llevar los viveres, vestuarios, medicines i demas repuestos necesarios para el complete
de las gentes de aquel destiny para lo que el comandante de las islas avisa de un afio para
otro al intendente del ej6rcito i real hecienda, de los que s6 Ie deben enviar.)
((A principios de Enero es el tiempo preferido para la salida del buque que ha de llevar
los viveres i demas que necesitan aquellas islas, donde tengo arreglado y prevenido i1ltima-
mente A aquel comandante con fecha 2de Enero de 1783 la distribution de raciones i en-
cargado muyparticularmente la conservation del ganado vacuno (de que se envien cuan-
tas ocasiones se prosenten), con el objeto de que llegando el process a tdrminos suficientes,
se pueda dar en todo el afio racion de care fresca a cuantos existen en la isla.
(Sin embargo del considerable ahorro que s6 hl conseguido hacer en mi anterior i
actual gobierno en aquel establecimiento, important de cuarenta y dos mil cuatrocientos
ochenta pesos al aflo que es la diferencia que hay de cincuenta i tres mil quinientos ochenta
y dos pesos alque ascendia el gasto anterior, A once mil ciento dos que es el del dia, nose
puede escusar esta, ni seguir la opinion de abandonarles,por el rey no halla convenient a
su real servicio, pero si alguna vez llegara este caso, es indispensable tener presence para
su evacuation, lo dispuesto en mi citado oficio de 8 de Octubre de 4779, afiadiendo d lo in-
dicado alli la precaucion de reconocer todos los alios el puerto de la Soledad al mismo
tiempo que se registra elde Egmont; y los situados en la costa Patag6nica.)
( Isla de Pepis-Dilijencias que se practicardn para hallar esta isla. El
capitan de la fragata de comercio de Barcelona D. Roque de Echeverria, su pilot D. Jos6
Antonio Puig y el prActico D. Pedro Palou, que navegaron a Malvinas el afio de '1771
conduciendo viveres, me dieron parte, que a su regreso habian descubierto a la latitud de
46 grades i 49 minutes Sud, 318 i 13 de lonjitud, una isla que suponian s6r la de Pe-





ESTAfISTICA FISICA


pfs; i a la que variandole el nombre le habian puesto la Catalana, trayEndome delineada
su figure, i ain espresando A su parecer su extension sin j6nero de duda en su existencia.
Con esta novedad dispuse que el teniente de navio D. Manuel Paudo, que se hallaba en el
Rio Grande con el bergantin San Francisco dU Paula, i el practice Pavon con el nombrado
San Rafa6l, bien armados, tripulados i abastecidos de cuantos viveres pudiesen llevar, pasa-
sen a unirse al Puerto Deseado para de alli encaminarse a la descubierta isla, tomar posesion
de ella a nombre de S. M., dejando alguna jente con abundantes viveres, volviese una de
las embarcaciones A darme part con la individualidad que se les prevenia en la instruction
que se habia formado. )
((Por las novedades ocurridas con los portugueses, se mand6 a Pando subsistiese en el
Rio-grande; pero Pavon que a cada instance aseguraba su triunfo, se hizo A la vela, y favo-
recido de los vientos, logr6 ponerse en aquella latitud, por cuyo paralelo recorri6 muchas
veces, sin poder encontrar lo que tanto facility. Por iltimo recurso pas6 a Malvinas a su
regreso, sigui6 el mismo rumbo, que en su anterior viaje, i logr6 ponerse segunda vez en
la misma latitud i longitud, i practicadas cuantas dilijencias correspondian por haberlo
apresado los vientos, regres6 a dar parte de su equivocacion, siendo hoy, el que mas public
i asegura no existir la isla en ]a insinuada altura, ni sus inmediaciones. Lo mismo me h6n
confirmado los capitanes de navio D. Domingo Perler, D. Jose Bustillos, D. Jos6 Goycochea
i otros que a su vuelta de Malvinas por encargo mio, siguieron aquel rumbo, sin encontrar
indicio de cuanto han decantado como positive los catalanes; otros testigos hay de no pe-
quefia escepcion. Los ingleses, cuyas fragatas frecuentaban por aquel tiempo su navegacion
a puerto Egmont, traian sus comandantes la 6rden del Almirantazgo, de salir todos los aios
a recorrer toda la costa Patag6nica i especialmente reconocer la latitud de 46 a 48 grades
Sud, que es dondo asegur6 el capitan Cold haberlo' descubierto, se hallan en el dia en el
mismo concept que nosotros. Antes de arribar Pavon a Buenos Aires a dar part de las
results de su reconocimiento, con noticia que di6 a la corte el Gobernador de Malvina, de
la supuesta descubierta de la Catalana, recibi las dos reales 6rdenes de 9 de Octubre de
1771, i que hallarh V. E. como el diario de Pavon i todo lo concerniente al asunto en
los nfimeros 157,182,212,215.)

IV.

Prosiguiendo en traer a este lugar todo lo que con respect al Territorio de la Patago-
nia i otros adyacentes, encontramos de itil e ilustrativo en los autores que de ellos se han
ocupado, reproduciremos la part de la Memoria del Sefor Virey del Rio de la Plata,
Marques de Loreto, que se ocupa de la Patagonia e Islas Malvinas, que el ilustrado Sr.
Don Manuel Ricardo Trelles pone en el tomo 40 a la pajina 427 de su ya citada obra-
( <(Cos'a Patag6nica-Is'as Malvinas-Reconocimientos verificados i dispuestos
en ambos puntos-Poblaciones propuestas en ellos, a diferentes fines i el de la
Pesca-Debo reunir en uno todos estos puntos, por la conexion que tienen sus articulos;
i no obstante que de ello pudiera sacar escusas para estenderme, procurare mas bien abre-





TERRITORIES LA PATAGONIA


viar en esta parte, remiti6ndome a otras esposiciones que V. E. precisamente examinard de
prop6sito. )
((El Exmo. Sefor D. Juan Jos6 de Vertiz en su inf6 instructive, refiere lo sucedido en
la costa Patag6nica, de results de la comision que trajo a este reino D. Juan de la Piedra;
i form mi antecesor un concept, por que S M. mand6 desistir de la empresa de hacer mas
poblaciones en aquellos puntos, i que manteni6ndose solo el establecimiento, del Rio-Negro,
se abandonasen los demas, cuando fu6 entregado del mando, se hallaba con efecto destruido
el de San Julian i restituido a esta capital D. Antonio de Viedma, que lo gobernaba, i perma-
necia en su estado, el del puerto de San Jos6, del cual parece que no se habia proporcionado
su desalojo.
Conocia yo desde entonces, los importantes objetos del asunto, los diferentes que
abrazaba, i que bastase no poderse prescindir de alguno de ellos por el Estado, para que
61 debiese sufrir el gravamen de los demas; mi indefectible respeto a las 6rdenes solo me
permitia suplicar mis deseos de que se intentase, desde luego, promover la pesca en aquellos
mares; por que, de esto mismo, pudiera redundar la proportion de observer los buques
estranjeros i el beneficio de algunaspoblaciones sobre lacosta, que verificandose sin dispendios
del Real Erario, dejasen removida una de las causes por las cuales se desistia de las empren-
didas antes, pero, por lo mismo, se me hacia mas sensible el abandon hecho de San Julian
i el que debia verificarse de San JosB; pues sin estas proporciones, seria mas dificil hallar
emprendedores para la pesca, i personas que, si aquel abrigo i sus recursos se alentasen, i
resolviesen a hacer armazones i ranchos competentes, i otras naciones pidieran destinarse
sobre los mismos puntos.)
((Muy presto recibi la real 6rden de 8 de Febrero de 1784, por la cual me previno el
Exmo. Senior D..Jos6 de Galves de la mas reciente soberana intention, sobre los estableci-
mientos de la Costa Patag6nica, no obstante lo dispuesto antecedentemente para aquellos
abandonos, i contestando yo en 3 de Junio de aquel afio, manifesto no poder aprovechar la
novedad, respect a la poblacion de San Julian ya destruida, i trataria de actuarme de todo
lo necesario para fundar mi parecer sobre la subsistencia de los demas, i su aumento,
suspendiendo el abandon de San Jos6. )
((Con el no 43 en 1 de Marzo de 1788 informed a S. M. por medio del Exmo. Sr. D.
Antonio Valdes ultimamente, y con mas extension y copia de documents, opinando por la
necesidad de estas poblaciones, su subsistencia i aumento a los diferentes objetos que se
dejan comprender i asi se espresan: Sirvase V. E. reconocer esta representation, i allarA
que no habiayo omitido hacerotras mas antiguas en diferentes ocasiones que alli se individua-
lizan, i las justas causes para haber dijerido aquella, asi como las muy poderosas razones
en que se fund mi parecer; para el cual me bastaria la reflexion de que si los derechos
son suficientes para fundar las pretensions, sin las posesiones aventuradas, por mas que
aquellos sean incontestables; i que sobre una costa, que debe ser reconocida con frecuen-
cia, nada facilitard mas bien estas operaciones que sus establecimientos; i su aumento
proporcionaria su seguridad y mas prontos avisos de los intentos o agresiones que debiesen
precaverse o esperarse.))
(Admirara V. E., por tanto, cuando reconozca las invectivas sucitadas en mi tiempo
Estadi tica Naci3nal. Tomo VII. 8





ESTADiSTICA FfSICA


para cortar el curso sobre este punto a mis intenciones, ningunas mas proporcionadas
tampoco al important objeto de la pesca; la facilidad con que los autores de aquellas
quieren pasar por sus fundadores, al mismo tiempo que opinaron por el abandon de la
costa, quejandose de los obstAculos, ponderan haber hallado en el Superior Gobierno para
unas ventajas, nunca mas aseguradas que por el medio de mantener y aumentar aquellas
poblaciones; y vendra V. E. mas pronto a conocer, que tales species insubsistentes i con-
tradictorias en si mismas, solo podran ser entonces maquinadas e imbuidas por unas
personas, que habiendo contado aprovecharse solas de aquellas navegaciones, les estorbaba
el celo del Gobierno en ella; intentando tambien por esto que 61 se enagenase de los buques
propios de aquel servicio, como recuerdo en otro lugar oportunamente; i que despues las
sujestiones i artes empleadaspara ostentarse los mismos sujetos amadores- de la prosperidad
del Estado, tienen la esclusiva de las complicidades, descubiertas en los espedientes; i de
que no hicieron mas, cuando qued6 inhibido el Superior Gobierno del proyecto de la pesca,
como de otros articulos.)
((Restablecido este en todas sus funciones, qued6 esperando sobre la subsistencia i
aumento de la poblacion de la costa, consecuencias de los informed evacuados en el punto
i estuve conociendo que la armazon o armazones para la pesca, tampoco podran, entretanto
determinarse; i que, para el costoso dispendio de ellas i lo demas concerniente, dificilmente
se hallarian aqui emprendedores capaces, sino es alguno que otro, sin fondos, como Medina,
jugase este resort a otros fines, cuyos perjuicios, debieran precaverse igualmeute que los
que sospeche de aquel en todo tiempo, i viniese por fin a ponerse mas a la vista; sin que
por eso hubiesen dejado de traslucirse antes por una actividad afectada i haciendo consistir
otras veces todo el asunto en la falta de dos hombres mandados restituir a Espafia por mi
antecesor conform a las leyes, ocultados por Medina, al favor de la mutacion de Gobierno,
i estraiiados por mi en mejor aire de las providencias; i cuando V. E. se entered de estos
acontecimientos, no podrA menos de admirarse de que en tan d6biles cimientos se hiciese
estribar una obra de tanta magnitud.D
((A la verdad la empresa no podia hacerse facilmente, i por esto, cuando comprendi6
en este Reino que se hacian propuestas en Espafia para entablarla en estos mares personas
acaudaladas de aquel comercio, los servidores del rey mas sefialados de este, anunciaron
para el Estado toda felicidad, aquella que jams se habian prometido de lo tentado hasta
entouces sobre este particular. Yo ces6 en el mando, considerando sea esta una de las
reservadas al de V. E. i que el entable de esta pesqueria i el de poblacion de la costa, se
emulhran entire si la gloria de cual est6 menos dependiente del otro, porque ambos se auxi-
liaran mdtuamente; i entretanto, yo tambien habia propuesto a la Corte la ocupacion de
mas puntos en las islas Malvinas, promoviendo en favor de la Nacion la pesca de lobos ma-
rinos que hacen en ellas los estranjeros, aprovechando su aceite i pieles, i la que se iba
aumentando de cuenta de la Real Hacienda en este Reino de la Plata, merecera la aten-
cion de V. E., incubando sobre el espediente de la materia.
((Los objetos que Ilevaba nuestra core sobre la costa Patag6nica, fueron bien esplica-
dos en las primeras 6rdenes: ellos son tan importantes que no deben perdonar gasto alguno;
pero, desde la reunion de la superintendencia, cuid6 de economizar gastos en los actuales





TERRITORIES LA PATAGONIA


establecimientos del Rio Negro i puerto de San Jose, promoviendo tambien sus aprovecha-
mientos. Contra estos solo pueden obstar las negociaciones en que esten viciadas las
personas que influyen en ellos y los oficiales de los buques, i otros por su mano. En
precaucion de todo hice various arreglos muy luego.)
((En la secretaria de camara consta lo que instrui al comandante del Rio-Negro en
28 de noviembre de 88 i en la de Hacienda debe conservarse lo que decretd en 2 de Dicierh-
bre del mismo afo, i orden6 al capitan del puerto de este muelle, i las prevenciones que
hice relatives a los Ministros jenerales de Real Hacienda, al Administrador de esta Aduana,
al subdelegado de Montevideo i al comandante del Rio Negro, a quien se di6 otra instruction
en 13 del citado mes, i todas miraron a impedir el mal uso que se estuviese haciendo de la
confianza, i a ser proficuas al Erario aquellas salinas i los buques de aquella carrera, interin
S. M. resolvia sobre estos establecimientes i su aumento; para el cual podrian servir los
pobladores que se hallan sin destino i gravando a la Real Hacienda, no se con qu6 razon, i
a causa por la cual promovi los antecedentes de la material, sin perder de vista la resolution
esperada del pendiente informed sobre la poblacion disputada por otros.i
((En aquella costa i en las islas Malvinas, desde mi ingreso en este Gobierno, active
los reconocimientos que debian hacerse. Con el nimero 478 hice d S. M. por mano del
Exmo. Sr. D. Jos6 de Galvez representaciones muy espresas para proporcionar unos: se
verificaron despues otros con fruto, i mas recientemente ful dando cuenta a S. M. por
medio del Exmo. Sr. Antonio Valdez, i so han ido recibiendo las contestaciones: todo es
mui prolijo, pero lo halla V. E. corriente en la secretaria de Camara i su eximen le condu-
cirA much para la correspondencia sucesiva, como tambien el entenderse de lo que, sobre
mantener o no dichas islas, habia meditado mi antecesor i resolvi6 el Rey para lo primero,
de que hace mension en su informed instructive este Gefe.)
aContestando el Exmo. Sr. D. Antonio Valdes mis informes de 1.0 de Julio del afio de
88, ndmero 117, 118, 119 i 120, de 18 de Diciembre del mismo nmmeros 186, 187 i de
19 de Marzo de 89, niimeros 230 i 239, que comprendieron los efectos de los reconoci-
mientos verificados, i disposiciones tomadas hasta aquella fecha en ambos puntos, me
manifest dicho Sr. Ministro, que S. M. aprobaba todo lo ejecutado por mi en estos
particulares i esperaba el aviso ofrecido de lo pendiente, encargado por mi al capitan de
fragata, D. Ramon Clerax.)
(Yo di sucesivamente cuenta de las operaciones de este official, despues ascendido a
capitan de navio de la real armada i del desalojo que oblig6 hiciesen de Puerto Deseado dos
embarcaciones inglesas que se ocupaban en la pesca; y por filtimo, con la occasion de haber
llegado a Montevideo las dos corbetas del mando del capitan de fragata, despues capitan de
navio D. Alejandro Malaspina, le encomend6 los reconocimientos, que no pudo concluir
Clairak, i otros mas estensos a que daban proporcion las comisiones mas jenerales que
llevaba i de todo se form espediente, que existe en la secretaria de camara, asi como
otro en la de hacienda, con motivo de los ausilios que se le ministraron para su viaje, de
todo lo que di cuenta a S. M. mas recientemente, esperando sea de su real agrado, con el
fundamento que ofrece la citada soberana aprobacion del principio de estas operaciones
para cuales me conduje del espiritu i encargo de la Real Instruccion de Gobierno, relative
a precaver intentos de los estrangeros sobre estas costas i puertos.)






ESTADfSTIOA. FISIOA


(Como a la espedicion de Malaspina, acompaii6 un bergantin de la plaza, proporcio-
nado h la verificacion de mis encargos i para volver con las noticias de su ejecucion i
demas que conduzca: V. E. tendra a su tiempo estos avisos instruidos para fundar sus
ulteriores providencias,.i debo sentar que habiendo recurrido a S. M. su antecesor Ilevando
mal los reconocimientos que le made hacer de aquella costa i puerto de Cobija, fueron
estimadas de menos precisas estas solicitudes que yo habia puesto, como conducentes a
tomar disposiciones que dejasen precavidos los interests estranjeros; sobre que fui encar-
gado por la Real Instruccion de Gobierno.
< de 84 i mi segundo oficio nimero 24 manifest S. M. mi desvelo para anular tales
agresiones. En aquel afio i con fecha 8 de Octubre, instrui al Comandante del Rio-Negro
con respect a mis recelos de las embarcaciones empleadas en la pesca de ballena; en
representation a S. M. ndmero 172 me espliqu6 sobre los mismos cuidados, haciendo al
Gobernador de Montevideo prevenciones adaptadas con motivo de la Real Orden de 3 de
Octubre del citado afio de 84: en 20 de Marzo de 85 i con el nimero 208, represented a
S. M. por los medios que empleaba con los mismos objetos i los que convendria se facilitase
aumentando esta Marina: en 16 de Diciembre del mismo di nuevas 6rdenes sobre el asunto
al Gobernador de Montevideo, i los avisos consiguientes al Comandante de Marina, pasando
otros al del Rio Negro, todo al objeto de evitar perjuicios: en 5 do Enero de 86, con el
ndmero 404, represents que para hacer efectivas mis providencias, no era suficiente esta
Marina segun los conocimientos peculiares de su comandante: con el ndmero 478 que
antes cit6 i otros nimeros 539, 641 i 698 me espliqu6 con semejante atencion i lo ejecut6
mas recientemente en las ocasiones de que oportunamente Ilevo hecha mencion; resultando
que nunca desisti6 mi celo en este asunto, desde mi posesion, porque a mi venida fui testigo
de los buques estrangeros que cursaban estas alturas, i aun sin tracender estos perjuicios,
era suficiente el del de contrabando i el recelar su trasbordo, por lo mismo que habia de
resistir, como he resistido su entrada en estos puertos. )
((No me parece que seria razonable ocupar la atencion de V. E. por mas tiempo en estos
puntos, especialmente cuando no por eso podrA escusarse de reconocer los datos a que me
he remitido, i especialmente mi informed para S. M. por mano del Exmo. Sr. D. Antonio
Valdes con el nim. 43 citado, que me prometo d a V. E. cuantas luces en penetracion de la
importancia de la material, pueda tener por'precisas para asegurar y rectificar su juicio.))

V.

Paracompletar, por filtimo, la noticia mas autorizada i exacta que nos sea possible, con el
auxilio de documents hist6ricos y acreditados esploradores, sobre el Territorio de la
Patagonia, de que venimos al present ocupAndonos, volvemos, como lo hemos hecho en
los precedentes tomos del (Registro EstadisticoNacionalh, en esta misma seccion, aestrac-
tar i traducir de la ya mencionada obra de M. Martin de Moussy, la description que nos dh
de la Patagonia, de la pAj. 518 h la 535, tom. 3.
((Patagonia-Situacion astrondmica.y limites.-Se da el nombre de Patagonia a





TERRITORIOS LA PATAGONIA


toda la porcion austral del continent Sud-americano, encerrado entire el rio Negro al norte,
el oceano Atlantico al este, los Andes al oeste i el estrecho de Magallanes al sud. Este vasto
territorio de 35,000 leguas cuadradas de superficie, si se agrega la Tierra del Fuego se en-
cuentra asi comprendida, t6rmino medio, entire 400 i 53o de latitud sud, 650 i 720 de
longitud occidental.))
((Aspecto general.-La Patagonia ofrece una costa bastante elevada, a partir de la
estremidad nort-oeste de la bahia de San Matias, o comienzo de la sierra de San Antonio: el
interior es poco conocido; se sabe solamente que mientras mas se aleja uno al sud mas acci-
dentado es el terreno, i que en la costa parece levantarse en anchas altiplanicies, aunque
bajas, escalonadas hasta los Andes-Estas altiplanicies, forman llanuras, jeneralmente Aridas,
hasta en la vecindad de la Cordillera; la rejion del norte es plana, salvo las pequeiias rami-
ficaciones dela sierra de San Antonio. Pr6ximamente a los Andes el terreno es boscoso
i existen grandes analojias a aquellas de sus vertientes occidentales. No hai ningun viajero
europeo que haya reconocido por entero la Patagonia: no se la ha estudiado sino en las costas
i una pequefia parte del curso inferior de sus rios. Lo que se sabe del interior, es el resul-
do de los datos tornados de los indios que la recorren.)
((HIDROGRAFIA.-COStaS del oceano Atldntico i estrecho de Magallanes.-De la
embocadura del rio Negro al cabo de las Virgenes, donde comienza el estrecho de Magallanes,
la Patagonia, tiene mas de 300 leguas de costas, diversos golfos i algunos puertos. El golfo
de San Matias, al fondo del cual Abrese al norte el puerto de San Antonio, i al sud el de
San Jos6, es el mas vasto de todos, pero las costas son Aridas 6 inhospitalarias. La penin-
sula de San Jos6 es inhabitable, falta de bosques y de agua dulce. Mas abajo, hAcia el sud,
cerca del golfo Nuevo, formado por esta peninsula, el terreno es menos arido; luego en-
cudntrase la embocadura del rio Chupat, accessible a embarcaciones de bastante calado i
cuyas orillas tienen bosques. En seguida la costa pres6ntase rocallosa i escarpada, hasta el
cabo de Dos Bahias. Hai algunos islotes, detras de los cuales se podrian abrigar las embar-
caciones; los puertos de Santa Helena i de San Gregorio, la embocadura de un pequefio
rio, cuyo curso es desconocido, negando algunos su existencia misma. Este iltimo cabo es
el de las Tres-Puntas, encerrando el golfo de San Jorge, reconocido por los ingleses que
no ofrece ningun abrigo. Mas lejos, por los 47 45' se encuentra Puerto-Deseado, bastante
seguoo; pero cuyos alderredores, tienen muy poca agua dulce i escasos pastos, i poca lefia:
en seguida, por los 490 15', el puerto de San Julian, que pose todo eso en abundancia, i
donde en 1782, el gobierno espafiol estableci6 una colonia, que se abandon despues. Mas
lejos, por los 500 se encuentra la embocadura del gran rio Santa Cruz, que forma un buen
puerto-despues un otro pequefio rio desconocido. Sigue el de los Gallegos, cuya emboca-
dura, ha sido inicamentevista, y forma tambienun paerto. En fin, el cabo de las Virjenes
i aquel otro de Santi-Espiritu, entire 520 i 520 30', constituyen la entrada del estrecho de
Magallanes. )
c(Este estremamente tortuoso, tiene un ancho muy irregular; estendidndose hasta 12
leguas en algunas parties, reddcese en otras a 2 i aun menos, en ciertas localidades, lo que
determine una sirie de gargantas, donde las corrientes son muy rApidas. Los vientos son
tan variables como las corrientes: las bahias profundas, las numerosa3 islas, los canales
Estadistica Nacional. Tomo VIL





ESTADiSTICA FISICA


que cruzan el archipi6lago de la Tierra del Fuego, vuelven muy dificil la hidrografia alli,
que aun no se ha completado. En efecto, toda la es'remidad del continent sud-americano,
forma un archipi6lago inmenso, prolong6ndose del lado occidental hasta el archipi6lago de
ChiloB, i por consiguiente al golfo de Reloncavi sobre una anchura de 43.o de latitud. La
Tierra del Fuego esta dividida en diversas grandes islas por estrechos de poco ancho, que
aun no se conocen por que los navegantes, una vez descutbierto el pasaje principal, se han
contentado naturalmente, de hacker la vuelta i seialar los cabos mas avanzados, tales como
el famoso Cabo de Hornos, formado por la isla mas austral del archipi6lago, situada por
los 55. 52' de longitud. En la parte continental, el oc6ano penetra profundamente for-
mando bahias, ensenadas, puertos muy al interior de las tierras. Dos de estas bahias en-
cierran la peninsula de Brunwick, la portion mas austral del continent. Es aqui que los
espafioles a fines del siglo XVII, ensayaron former una colonia, de la que ha quedado el si-
niestro nombre de Puerto del Hambre, localidad, por otra parte, perfectamente elejida;
pero que no puede ser ocupada con las condiciones necesaria para el logro de un estableci-
miento colonial.))
((Los chilenos se han instalado alli enestos iltimos tiempos.))
((La larga costa patag6nica, fuera de los estrechos que hemos citado, parece ofrecer
pocas localidades favorable para la organization de centros de poblacion de alguna impor-
tancia. Es menester decir siempre, que no se han reconocido sinojlas costas i la embocadura
de los raros rios que la atraviesan. Los indios afirman que el interior es menos malo que la
rejion maritima; el hecho debe ser cierto, puesto que ellos encuentran, sus caballos i sus
perros encuentras de que alimentarse alli i no aqui. Las mareas son cada vez mas alias,
desde el rio Negro A la entrada del estrecho: Fitzroy las ha visto de 15 metros en el puerto
de Santa-Cruz; el viento del sud es dominant i bate casi siempre en la costa con vio-
lencia.)
((Rios y lagos-El primer curso de agua quo se present, cerca del gran golfo de San
Matias, es el rio Chupat, bello rio que nace en los Andes, al sud-este de Nahust-Huapi,
de tres fuentes formada cada una de un pequefio lago, Ilamado por los pehuenches, dice M.
Cox, Calaja-Kitriu, Usquedactoo y Chig-Chig. Los tres riachos que salen son bastante
abundantes i se reunen en un solo brazo, el cual, siguiendo una linea paralela con el rio
Negro, va a desembocar en el Atlantico, a 40 millas arriba del Nuevo-Golfo. Este rio ha
sido reconocido en una decena de leguas cuando el viaje del Beagle por oficiales ingleses, que
le han encontrado una embocadura desembarasada de todo obstaculo, un lecho bien enca-
jonado, aunque tortuoso, orillas s6lidas i fAciles de recorrer. La tierra de los alderredores
parece fertil i crecen magnificos sauces; encuentrasen buenos pastos que alimentan a tropas
de bueyes i caballos alzados, de aveztruces i huanacos-Es unexelente lugar paraestablecer
unacolonia, i ya se ha pensado en ello. Es probable que este rio que figure, pero colocado
masbajo,sobre algunas cartas espafiolas, esel mismo que nombrar lio delosCamarones.D
El rio de Santa-Cruz desemboca en el AtlAntico, bajo el 500 de latitud; los oficiales
ingleses se han remontado a una distancia de 245 millas, i no bajaron de vuelta, sino por
la falta de viveres. Es bastante considerable en su caudal de agua i tiene su orijen en un
lago de los Andes, esbien encajonado. En Noviembre de 1782, Viedma fu6 hasta ese lago,





TERRITORIOS LA PATAGONIA


partiendo del puerto de San Julian, i los patagones le aseguraron que ese rio salia de otro
caudaloso, que corria directamenle al oriented hasta la mar. Las orillas de este rio, pare-
cen ser f6rtiles i semejantes a las del Chupal, en la parte superior tienen muchos afluentes
de consideration, para no poder pasarlos, sino por vados precisos.)
((El puerto de Los Gallegos, es formado por el rio de este nombre, sobre el que no se
tiene ningun detalle. Los costas continentales del estrecho de Magallanes, tiene una mul-
titud da :arroyos, algunos de los cuales se precipitan en el mar en cascadas bulliciosas:
today esta estremidad de la Patagonia, es mui regada.)
((La vertiente oriental de los Andes, present un gran mimero de lagos, analogos a
aquellos que se encuentran en la vertiente occidental yen los valles interiores de la cadena,
en el paralelo de Valdivia. Toda la montalia es boscosa, i tiene un clima hilmedo: tambien
el agua abunda en ella. A partir del 38 los dos costados de la Cordillera presentan una
configuracion semejante a la de los Alpes hhcia las fronteras de la Italia, de la Suiza i de la
Francia: ellos tienen neveras, florestas, lagos i torrentes. Pero la poblacion estA ausente;
las tribus patagones prefleren habitar la llanura, done la caza les es mas facil.)
((Orografia-La Patagonia present en today su extension de norte a sud, la cadena
de los Andes, cuya altura es poco considerable, es verdad, si se le consider i compare con
las otras parles, pero, donde un bastante gran nimero de picos sobrepasan ain de 2,500
metros, sugun las medidas lomadas por los navegantes de los canales del archipi6lago oc-
cidental. Hacia el estrecho de Magallanes, el capitdn Fitzroy, ha encontrado 2,200 metros
en el monte Sarmiento, en la tierra del Fuego. El aspect general parece deber ser aquel
de la rejion andina de Nahuel-Huafi. Las vertientes orientales, vienen a confundirse con
la llanura en pequefias cadenas escalonadas en anti-planicies, que descienden por grades
hasta el oceano. En la rejion maritima, la sierra de San Antonio, yendo a perderse en las
llanuras del nort-oeste, present una altura de 520 metros en su punto mas culminante,
vecino de la mar. Una s6rie de alturas, varian a 60 a 300 metros en su vertical, se conti
ndan cerca de la costa, formando algunos cabos avanzados; no hay, por lo tanto, ninguna
cadena, propiamente dicha; por ellas esthn separadas por vastos espacios jeneralmente
pianos. La Patagonia septentrional, hasta los 470, tiene grandes llanuras, frecuentemente
dridas y salinosas; la rejion austral, al contrario, es mas accidentada, sobre todo, aproxi-
mindose al estrecho. Esta parte del pais, es muy variada en su aspect i naturaleza.)
Naturaleza del suelo-La Patagonia septentrional, tiene un suelo arcillo-arenoso i
frecuentemente salino de la llanura interior arjentina. Es una llanura que parece haber
sido recientemente abandonada por las aguas. Es jeneralmente muy seca, pero, se encuen-
tran, al decir de los indios; numerosos oasis. La Patagonia austral, hace notar, como
acabamos de ver, una naturaleza mui variada: cerca de los Andes, abundant los terrenos
volcAnicos antiguos i modernos; los ingleses vieron sobre las orillas del rio Santa-Cruz,
basaltos columnarios. En cuanto a la sierra de San Antonio, se la cree de naturaleza
meiam6rfica, i por consiguiente analoga a aquellas de la Ventana, del Volcan i del Tandil.
Todas las colinas que bordean el oceano, pertenecen a los terrenos t-rciarios. M. M.
d'Orbigny i Darwin, han encontrado, desde el Carmen hasta el puerto de Santa-Cruz, los
f6siles marines del Parand. Es tambien este terreno el que se present en la llanura
patag6nica (VYa. tor. I, pp. 275 i 310.)>





ESTADISTIOA FISICA


<(La tierra del fuego-Encierra muchos volcanes, los unos extintos, los otros en
actividad. Es alli mismo, donde esta la parte austral de los Andes. No se sabe si esta
rejion del continent, es conmovida por continues temblores de Lierra; los indios no hablan
nada de eso.))
Clima-El clima de la Patagonia septentrional, es el mismo del territorio indiano del
sud; los hielos son muchas veces mas fuertes, durante el invierno, que los que se esperi-
mentan, mas o menos, en el clima de la Francia. Se sufren tambien fuertes calories en el
estio i frecuentemente secas. En la Patagonia central, cerca de los Andes, la humedad
domina: el frio no se muestra tan rigoroso, pero el invierno es ventoso, sombrio i hdimedo.
Se encuentra alli el clima de la Holanda, menos sus fuertes hielos. En la rejion del estre-
cho de Magallanes, la temperature media de los tres meses de diciembre, enero i febrero, no
parece exeder 43o centigrado. Los yelos son d6biles, pero su invierno se prolonga hasta
octubre, que corresponde a nuestro mes de Abril. Este d6bil calor, basta por tanto, para
favorecer una bella vejetacion, i las colonies que se han establecido en diversos repliegues
del terreno, no se quejan del clima, del que se exajeran generalmente los rigores. Es
menos frio que aquel de las rejiones colocadas en el antiguo mundo en una latitud igual.
Todos los Arboles frutales i legumbres de Europa, t6rmino medio, han frutificado i se han
reproducido. La salubridad de esta rejion, es complete; la colonia de Sarmiento en el .
puerto del Hambre, no ha sucumbido, sino por que tenia pocos viveres i fue mal organizada.
La de Punta-Arenas, vive hoi en dia en la abundancia.)
Vejetacion-La naturaleza del terreno de la rejion septentrional, indica lo que debe
ser la vejetacion. Las plants que crecen, son las flacas mimosas del territorio indiano, las
yerbas salinas de la llanura arjentina interior. En la rejion austral, al contrario, desde el
estrecho de Magallanes i la de los Andes es aquella bella vejetacion, arborecente del sud de
Chile; las montafias y las colinas, estAn cubiertas de Fagus antdrtica, depinus Chilend,
de Fitroya Patagonica, de Lomatia obliqud de Fagus Dombeyi, etc. etc, todos drboles
que pueden suministrar maderas de construction, sin contar los arbustos i las liamas de toda
especie. Se encuentra araucaria en la region de Nahuel-Huapi. Los pastos son exelentes,
i todos los rumiantes de la Pampa, ciervos, huanacos, bestias salvajes, prosperan. Aunque
es d6bil el calor del verano, basta en la rejion htimeda para madurar las frutas de much
cantidad de vejetales silvestres: lo mayor parte de las plants de orijen europeo, pueden
prosperar en este suelo i en este clima.))
Animales salvajes-Son aquellos mismos de las rejiones arjentinas i chilenas; en las
llanuras los armadillos, el huanaco, los ciervos, la cabra, la viscacha etc. etc. el avestruz
de que hai otra especie mas pequefia (cheapenuata) citada por d'Orbiny, los tinamous etc*
etc. El condor, las aguilas, todas las species de aves de preza, frecuentan las colinas de
la costa patag6nica; admirase el loro de Cuyo, la cotorra i el ave-mosca, Ilegar hasta el
Estrecho. El conguar no se encuentra sino en el norte i el jaguar es mui raro. De los
animals primitivamente dom6sticos, bueyes, asnos, caballos, tomando su libertad primiti-
va, huyen de la vecindad del hombre. El javali que se ha cazado muchas veces sobre las
orillas del Rio Negro i que no es mas que un lechon de esta especie, parece una especie
dom6stica, vuelta salvaje. Los cetaceos i los anfibios, abundan sobre las costas, asi como





TERRITORIOS L1 PATAGONIA


las aves de mar, i su caza se hace con beneficio por balleneras. Las aguas del archipi6la-
go austral i del estrecho, abundan en pescado, crustaceos i moluscos de cualidad superior.
La pesca esta no puede ser mas fructuosa; los indijenas de la Tierra del Fuego, no viven
casi de otra cosa, que de su product. Los patagones del sud, van en invierno a pescar
sobre las costas del sud: ellos aseguran que existed much abundancia de pescado, que los
rios, son lo mismo.))
< Cuando el pais se pueble, sera possible aclimatar en Patagonia, todos los animals
dom6sticos de la Europa, como tambien sus products vejetales; porque el clima es, real-
mente, muy templado. Hoi en dia, sobre la rivera derecha del Rio-Negro, existen estancias
que prosperarian, si no se temiesen los malones incursionse) de los indios. En suma, el
pais es perfectamente habitable i convendria, sobre todo, inmigrantes de las rejiones del
Baltico, de las costas de Dinamarca, de Noruega i del norte de la Escocia.


V.

((Hemos indicado en el capitulo precedent, como se compone la poblacion de la
Patagonia. Sus principles habitantes son los Indios Tenhelches, o mas bien un conjunto
de tribus designadas bajo este nombre, que quiere decir jentes del sud-este; pero hai tam-
bien los Pampas, i los Puelches, que pasan al Rio-Negro, i recorren, sea con sus rebafios,
sea con su caza, la Patagonia septentrional. Algunas veces, pocas de sus bandas, iban
hasta el estrecho de Magallanes, mientras que al contrario, nada mas comun que encontrar
a los Tenhelches, del estremo sud, en viaje al establecimiento cristiano del Carmen, o a las
tolderias (campamentos) de los Pehuenches de la Cordillera de los Andes.))
c(La raza del sud, es de una talla notablemente elevada, sobre todo, si se consider el
busto de suerte que A caballo, estos hombres parecen verdaderamente jigantes; su estatura
no sobre pasa, por tanto termino medio, de im, 73, segun d'Orbigny, pero todo el mundo
estA de acuerdo, que algunos alcanzan 2 metros. Sarmiento cuando en su primer viaje
en 4579, llam6 a una de las bahias que descubrio Bahia de la jente grande.-Bahia de
la nation de la alta-talla; sin tenerlos por eso, por jigantes. Los otros navegantes, en je-
neral, dicen que ellos se admiraron de la talla de algunos. En suma, los patagones, tienen
las espaldas estremamente anchas, los brazos largos i bien musculados; las piernas,
al contrario, un poco delgadas, en proportion a lo demas del cuerpo. Una de sus tribus,
la de los Che-huel-ches, es de una talla menos elevada i de un aspect feroz, sin ser,
ni mas malos, ni mejores que los otros. Su acento es estremamente gutural, se diria
que hablan una lengua muy diferente de la araucana, i es sin embargo, por mas o menos,
la misma cosa, el mismo idioma, pero pronunciado con otro acento. Como ya lo hemos
dicho, todos los indios del Sud, hablan i entienden este lenguaje, i las diferencias que se
encuentran en la manera de espresarse de algunos, tienen el acento i la intercalacion de
algunas palabras particulares. Los Che-Hul-Ches no tienen caballos: persiguen la caza, de
la que viven, a pie son muy lijeros en la carrera i usan con estrema habilidad del arco i
de ]a flecha, las bolas, i la honda. Su pi6 segun Guinuard, es mas grande que el de los
patagones. Los Chaos Ches se encuentran en las cercanias del Puerto Deseado i cerca de
Estad~stica Nacional. Tomo VII. 10






ESTAniSTICi FfSIOA


la costa donde ellos persiguen las focas i surlen a su alimentacion. Los Pilma-Ches i los
lahqnah-Clids del estrecho, viven en el sud; los Che-He-Ches, son eminentemente no-
mades, i aficionados a las llanuras de la Patagonia setentrional, que ellos habitan con los
Mo!u-Ches, o jentes del norte. Los Poyu-Ches, habitan al sud del Nahuel--Huapi; los
Tani-Ches, sobre las vertientes de los Andes, del otro lado de las fuentes del Chupat. Los
pampas dan a todas gentes del sud-oeste, el nombre de Hiztli-Ches, que M. Guinnard,
traduce por urineurs, de la palabra huili uriner, porque sud en araucano se traduce por
Puel-Ti. Puede ser tambien que la palabra Puel, haya sido cambiada en Huil. Todos
los argentinos i adn los chilenos, en relacion con estas naciones tal vez estan de acuerdo
para designer bajo este nombre de Iluili-Ches, que les ha transmitido por los indios veci-
nos. Las patagones vecinos del estrecho, se dan ellos mismos el nombre Inaken, las
jentes de la Tierra del Fuego los designan bajo el de Tiremenen.
(En el estrecho, los fueguinos, o habitantes de la Tierra del Fuego, se presentan
frecuentemente sobre el continent; se sabe que ellos son esencialmente navegantes, pero
no se alejan much de las costas. Cambian algunas veces con los patagones, pescado por
pieles de caballo, de huanaco, i tambien came; pero este comercio es poco continuado.
Esta poblacion, aunque pertenece por su aspect fisico a la raza araucana de la rejion
maritima del Chile austral, es menos bien conformada, lo que depend sin duda, de su.
jenero de vida. Se divide en arias pequeias tribus, o mas bien families, que recorren
incesantemente su inmenso archipidlago, i campan cerca de la rivera bajo las plants mari-
nas conque cubren una especie de chozas formadas de palos clavados en tierra. Los
patagones les dan el nombre de Laguedi-Ches i Aveguedi-Ches;pero cada tribu se design
jeneralmente bajo el de su jefe. Su alimento casi esclusivo, se compone de pescados,
de moluscos i de crustAceos. Son naturalmente apacibles i viven en buena intelijencia,
tanto con sus vecinos del continent, como con los navegantes que atraviesan el estrecho.
El gran archipi6lago de los Chonos, es poblado por lo Cocans, que sirven de intermediaries
entire los araucanos i los fueguinos; toda esta poblacion pertenece, desde luego A la misma
raza. Las naciones telmelches tienen las mas grandes analogias, con aquellas que habitan
el territorio indiano del sud: estos tienen las mismas costumbres, casi el mismo lenguaje,
i agregaremos, las mismas ideas religiosas. Estos iltimos, muchas veces no admiten un
principio buneo i un principio malo, como los Puhelches i los Pampas. Su Achekenat-
kanet, es una divinidad, a la vez, buena o mala, con la cual sus adivinos pueden ponerse
en relacion. Las tribus vecinas del estrecbo habian sido largo tiempo pacificas; pero, desde
que la colonia de Punta-Arenas se establecio, ellas han principiado a entrar en querellas con
los cristianos.))
( Seria muy dificil fijar una cifra de la poblacion patag6nica. Ella parece, sin embargo,
mas considerable hoi dia, que lo que se habia creido i puede ser que alcance A una cifra
igual a aquella que hemos supuesto a los Puelches i Pampas, es decir, 30,000 almas repar-
tidas, en gran numero de tribus jeneralmente nomades. En cuanto a la del archipidlago
de la Tierra del Fuego, d'Orbigny, la estima arbitrariamente en 4,000 porque ella escapa a
todo control; se ignora igualmente la cifra de los habitantes del gran archipidlago occidental,
que se estiende del cabo Pilares a las islas Chilo6.






TERRITORIES -- LA PATAGONIA


VII.

Historiat abreviada de la Patagonia.

En 1508 y 1545, Solis habia descubierto la embocadura del Riode la Plata. El 11 de
Enero de 4520, el portuguez Magallanes (Fernando Malgahds), partiendoel'afio precedent
de San Lucas para las Molucas, con una comision del emperador V. E. llevando cinco na-
vios, reconoci6, A la vez, el cabo Santa Maria y penetr6 en las aguas del gran rio. Llegando
cerca dellugar donde habia sido muerto Solis, vi6 algunos indios charruas que huyeron
y durantelos quince dias que fonde6 en esta costa, probablemente cerca de Maldonado,
hizo esplorar el rio arriba. En lugar de un passage maritime que 61 buscaba, no encon-
trando sino rio, s6 hizo A la vela; los vientos le arrastraban hacia el sud, estendi6ndose
la costa de Buenos Aires, i hacia el 44, lleg6 Aungran golfo, al que di6 el nombre de
San Matias. De alli fu6 h invernar A un puerto que design con el nombre de San
Julian, siguiendo la costumbre espafiola, de dar a las localidades nuevas, nombres de
santos, particularmente de aquel que sefialaba el dia del descubrimiento. Este puerto
ofrecia recursos; construy6 en 61 un pequefio fuerte i de alli sus embarcaciones fueron a
esplorarlas costas vecinas; se reconocio la embocadura del hermoso rio de Santa Cruz.
Fu6 durante este invierno, que se vieron por la primera vez' los patagones. Estos indios
que parecieron a los espanioles de una estatura muy elevada, sd vestia de pieles do huanaco
y de zorro, teniendo por armas un arco de cuatro pi6s y flechas montadas con piedra silex
cortante, que manejan con estrema habilidad, asi como la honda y las bolas. Sus pi6s,
envueltos con pieles, parecen tan grandes, que se les di el nombre de patagon (pata
grande). S6 vive con ellos en bastante buena inteligencia.Llegadala primavera, la escuadra
volvi6 A emprender su march, buscando siempre un paraje hicia el Oeste. A fines de
Octubre, se apercibi6 el cabo de las Virgenes, por los 520 20' i Magallanes di6 atrevida-
mente en el canal desconocido, quese abrio delante de 61 i el cual tiene su nombre. S6
tom6 muchas veces tierra al atravesarlo; sobre la ribera setentrional, los espafioles vieron
indios parecidos A aquellos que yA habian visto en el puerto San Jzdian, creyendo que
ain eran mas altos. El caballero Pigafetta, histori6grafo del viaje, los reputa verdaderos
jigantes, de una estatura superior en la mitad mas a aquella de sus compafieros.)
((Lo que hay de singular en su relacion, es que todos los otros detalles dados por este
viajero sobre el color, la manera de vivir,los usos y costumbresde estos indios, son exactos
y que las palabras mismas, de que hizo un vocabulario, han sido encontradas en la boca
de los Tehuelches que d'Orbigny, volvi6 Av6r tres siglos despues en el Carmen. Nosotros
bien observamos, pasando, que M. Guinnard, que ha vivido entire ellos, da A los ChU huel-
Ches, 6 Patagones, que no tienen caballos, un pi6 muy ancho i largo, cuando todos los de-
mas, como se sabe, tienen las estremidades jeneralmente pequefias, como se observa entire
las jentes de la raza caucasia.)
((Mientras que Magallanes i sus marines, decian no haber visto sino jigantes en la ri-
vera setentrional, los habitantes de la costa austral, les parecian de talla apenas median.
El almirante di6 a este archipi6lago el nombre de Tierra del Fuego; por que todas las





ESTADiSTIOa FiSIOA


noches, la costa se veia alumbrada de uiamultitud de pequefios fuegos, al derredor de los
cuales se reunian los naturales)
En fin, el 27 dc Noviembre se desembarc6 en el mar al cual, el feliz navegante di6 el
nombre de Pacifico, treinta y siete dias despues de haber doblado el cabo de ]as Virge-
nes. Magallanes diriji6ndose entonces al Oeste, fue A descubrir las islas. Malvinas,
donde pereci6; pero, su lugar teniente Sebastian del Cano, pudo regresar a San Lucas, de
donde hahia partido tres afios antes (10 de Setiembre 4519-7 de Setiembre 1522). El
tinicobuque que quedaba de la escuadra, la Victoria i sus diez y ocho hombres, con Piga<
fetta elhistoriador. El primer viaje de circumnavegacion, estaba cumplido.)
(Garcia de Laiza en 1525, repiti6 este viaje de Magallanes y franque6 el estrecho, pero 61
muri6 muy luego en fuerza deuna epidemia, sin duda del escorbuto, que habia aparecido
abordo de sus buques y sus compaiieros volvieron h Espafia. Simon de Alcazaba, que quizo
en 534 seguiresta ruta, fu6 asesinado por su tripulacion alzada, pereciendo ellos mismos
miserablemente. Alonzo de Camargo en 1539, invern6 en el estrecho y pudo llegar el afio
siguiente hlas costas del Peri, donde descubri6 el puertode Islay. Fu6 el primero que hizo
un viaje director A las costas chilenas y peruanas, desde Espafia. Por lo demAs, el gobierno
espafiol, se preocup6 poco de esta via, y el comercio con las nuevas colonies de la rejion
ecuatorial, centro de su dominacion, continue en hacerse por el istmo de Panama, que atra-
viesan por medio de carabanas de mulas y de indios, y por el cabotaje del Pacifico.)
((A consecuencia de los progress de la colonizacion en Chile se pens6 mejoren la venta-
ja de la via oceanfca. Por las 6rdenes del Capitan General D. Antonio de Mendoza, el official
de marina Ladrilleros, saliendo de Valdivia, fuW h reconocer el estrecho todo; describi6 la
ruta y volvio felizmente al puerto de donde habia partido. Pero, la costumbre ya hecha, el
centro del comercio permaneciendo fijo en Panam, como antes,la via del estrecho, fuW casi
olvidada del todo.)
((Las espediciones del corsario inglis, Drake, en 1577, acabaron por cuidar del porvenir.
Este atrevido navegante franque6 el pasaje Magallanes en diez y site dias. Cay6 inopi-
nadamente sobre los establecimientos espafioles de la costa: saque6 Valparaiso y el Callao y
embarco un considerable botiny retorn6 h Inglaterra por el Oceano Pacifico, repitiendo asi
el viaje de Magallanes. Su'espedicion dur6 tres afios. El Virey del Peri envi6 al capital
de navio Pedro Sarmiento de Gamboa en su persecucion, con orden de examiner en detalle,
elpasaje descubierto por Magallanes.-Sarmiento recorri6 el estrecho, sin poder natural-
mente esplorarlo todo; pero, 61refiere, en cuanto A su espedicion, la conviction en que que-
d6 de las ventajas del terreno para establecer una colonia, y cuando su viage A Espana, lo
hizo asi conocer al rei Felipe IIL
((Decidido por el rei el establecimiento, le nombr6 capitan general del territorio Magalla-
nico, i Sarmiento parti6 sin tardanzade Sevilla el 25 de Setiembre de 1581, con veinte i
tres carabelas, Ilevando soldados, colonos y lo necesario para una semejante fundacion.
Desgraciadamente todo contrari6 esta espedicion; desde luego, muchos buques perecieronen
unatempestad, despues la insubordination invadi6 h bordo de la flota i fu6 menesterrepri-
mirla con severidad. Se lleg6 por fin al estrecho, pero una series continue de vientos del oeste
impidieron f Sarmiento arribar a la localidad que habia elejido en su primer viage: tuvo





TERRITORIES LA PATAGONIA


que volver a Rio Janeiro para tomar viveres y reponer sus equipajes fatigados. Su escuadra
rehabilitada, parti6 de nuevo haicia el sud. Aqui una parte de su gente le abandon: no le
quedaron sino dos barcos, Ilevando 280colonos y algunos soldados, con los cuales fund en
la peninsula de Brumwck, una primera colonia, A la que di6 el nombre de Jesus. Recor-
riendo en seguida la costa con algunos hombres'escojidos, i61 tuvo que rechazar el ataque de
los indios y arrib6 al lugar llamado despues Puerto del Hambre, donde el 23 de Marzo de
1583, estableci6 una segunda colonia que llam6 Villa de San Felipe. Mientras que se
ocupaba con una estrema actividad de este establecimiento, una nueva conspiracion, vino
A poner en peligro sus dias.
Suenerjia i su intelijencia, les hicieron triunfar. Sus dos poblaciones empezaban h mar-
char, cuando en una de sus escursiones de una colonia a otra fu6 arrojado por una tempes-
tad sobre las costas de laPatagonia, de done arrib6 otra vez al Brasil, i fu6 a Rio de Janeiro
a buscar los recursos que le faltaban y los mand6 h sus colonos. Volvia a San Felipe, cuando
torado por pirates ingleses, fu6 conducido A Inglaterra i presentado a la reina Isabel, que
le hizo poner en libertad. Durante este tiempo, la desgraciada colonia, qued6 sin recursos,
i sus habitantes sucumbian casi todos de.hambre y de miseria.)
((La relacion de las aventuras de Drake i de sus venturosas incursiones sobre las
costas del Pacifico, habia exitado los espiritus i provocado la codicia de los europeos. Sir
Tomas Caudish en 1586, penetra en el estrecho, toca en San-Felipe, encontrando a sus
colonos en espantosa miseria i da a esta localidad el triste nombre de Puerto del Ham-
bre. l consinti6 en tomar a bordo a algunos; pero no quiso se fuesen a buscar los
demAs, sin duda, de temor de tener demasiado nimero a bordo. Como Drake, 61 hizo
algun botin sobre las costas espafiolas de Am6rica.-Merlick en 1589, Chidley en 1591,
Hawkins en 1593, visitaron igualmente las costas de Patagonia i del estrecho. Este uilti-
mo lleg6 hasta el Callao, escape de la flota espafiola que le perseguia i fu6 torado en
Panama i remitido a Espaiia prisionero.-En 1591 Caudish quizo hacer una segunda
espedicion; pero desgraeiadamente tuvo mal 6xito en algunos ataques que hizo a las
costas del Brasil, i retorn6 a Inglaterra, mientras que Davis, uno de sus oficiales, navegaba
para la Patagonia, arribando a Puerio-Deseado i entregindose a la pesca de focas.
Repulsado hacia el este por los vientos, 61 vi6 el 12 de Agosto de 1592 las islas que se
supone son las Malvinas i que fueron olvidadas hasta 1700, 6poca en la cual ellas vol-
vieron a descubrirse por los franceses de Saint-Malo.))
((Bien pronto los naveganles belgas y holandeses, marcharon sobre los rastros de los
ingleses i quisieron atacar los establecimientos espafioles del mar Pacifico, a los cuales se
suponia una inmensa reputation de riqueza i prosperidad.-Olivier Van Noord (1598),
Schald de Wart (1599), Joris Spilbergen (1614), hicieron diversas espediciones de esta
naturaleza, tocando las costas de la Patagonia i atravesando el estrecho de Magallanes.
En 1615, Lemaire descubri6 entire la Tierra del Fuego y la Islk de los Estados, el estre-
cho que lleva su nombre i el Cabo de Hornos, siendo 61 el primero que lo dobl6.-El rei
de Espania Felipe III, hizo bien pronto reconocer estas nuevas tierras por los hermanos
Nodal, que alcanzaron en el sud hasta el islote de Diego Ramirez, situado por los 56 28'
de latitud, asi nombrado del injeniero hidr6grafo que les acompafiaba. Este viaje com-
Estadistioa NacionaL Tomo VII i





ESTADISTIOA F SI0A


plet6 el reconocimiento de la estremidad austral de la Am6rica. I es tanto mas remarkable,
cuanto que en esta dificil navegacion, que dur6 nueve meses i doce dias, los dos nave-
gantes espafioles no perdieron un solo hombre, mientras que, en todos viajes precedentes,
los marines de cualquiera nacionalidad que fuesen, habian horriblemente sufrido del escor-
buto i de otras enfermedades.)
((La flota holandesa parti6 para conquistar el Peru en 4624, pasando por el estrecho
de Magallanes i perdi6 muchos hombres muertos por los naturales. En 1669, el capital
ingl6s John Narborough, fu6 encargado por el rei Carlos II de fundar un establecimiento
sobre las costas de Patagonia. Reconoci6 en detail los puertos Deseado i San Julian,
descubiertos por Magallanes, visit algunas pequefias islas vecinas del continent, i entr6
en el estrecho, sin que, por lo demAs, crease ninguna colonia. El viaje de Strong, ejecu-
tado veinte afios mas tarde, tuvo el mismo resultado negative.)
(cEl gobierno francis, quiso a su turno, en los uiltimos afios del siglo XVII, ver si era
possible crearse algun puerto de refujio en esos parajes.-Bajo estas inspiraciones, el
capitan De Gennes, habia llevado un primer reconocimiento. En 1698 una compafiia
formada para establecer colonies francesas en tierras de la Am6rica meridional, no ocupa-
das por los europeos, envi6 al capitan Beauchesnes-Gouin, que estudi6 durante mas de
dos afios el estrecho i el archipiflago: 61 tom6 posesion, asi mismo, de una de las islas
de la Tierra del Fuego en nombre del rei de Francia i la llam6 isla Luis el Grande. Sin
embargo, no se persevere en esta tentative de ocupacion, i bien pronto el acontecimiento
de la dinastia de los Borbones,- Ilevada al trono de Espafia, vino a apartar al gobierno
francs de estos proyectos, que podian herir la susceptibilidad espaiiola. Esto no sucedi6
sin6 sesenta afios mas tarde, en 1764, que quiso fundar un establecimiento en Malvinas,
pero 41 lo cedi6 bien pronto, mediante una indemnizacion pecuniaria a la Espafia, que lo
reclamaba, como parte de su territorio.)
((Asi, pues, durante la primera mitad del siglo XVII, no se volvi6 a ocupar de la
Patagonia, ni del estrecho. El mar Pacifico no era frecuentado por los navegantes espa-
fioles, que preferian doblar el Cabo de Hornos. El gobierno de Chile, el del Tucuman i el
de Buenos Aires, habian renunciado desde largo tiempo, A las esploraciones, por tierra,
de la ciudad de los CUsares, que se la suponia en la Patagonia setentrional, al pi6 de los
Andes, hacia el 43o de latitud. Las Misiones del Nahuel-Huapi, establecidas por los Jesuitas
i que subsistieron cerca de veinte afios (V6ase tom. I pij. 173) bajo la direction de los
padres Mascardi i Elguea, en medio de los indios Poyas (Paya-Ch6s), habian acabado de
destruir esta fdbula (Ved tom. I pdj. 174.)
((Cuando las tentativas hechas hicia 1740 para entrar en arreglos con las tribus
pampas, el rei de Espafa Felipe V, quiso que este sistema de pacificacion i de colonizacion,
se estendiese igualmente a las costas de Patagonia i del estrecbo. El padre Quiroga fu6
enviado al puerto San-Julian, que esplor6, asi como muchos otros puntos de la costa,
mientras que los padres Cardiel i Estrobel, penetraron mui adentro en el desierto sin
encontrar indios. Se limitaron a la creacion de la Mision del Voo'can, donde el padre
Falkner permaneci6 hasta la espulsion de su 6rden, i reuni6 en el interior del pais, todas
las nociones i noticias que public despues bajo el titulo de ((Descripcion de la Patagonia.))





TERRITORIES LA PATAGONIA


'A la paz de 1763, que termin6 la guerra de siete aTios, la Europa se consagr6 a las
espediciones maritimas, i fu6 hAcia esa 6poca que los marines ingleses Byron, Carterel,
Wallis i el francs Bougainville, ejecutaron sus celebres viajes al derredor del mundo.
Todos visitaron las costas de la Patagonia, pasaron por el estrecho de Magallanes i vieron
los patagones i fueguienses i pudieron rectificar los errors largo tiempo publicados sobre
estas poblaciones. En 1767, el Gobernador do Buenos-Aires, Bucareli, encargado de
reocupar las islas Malvinas, que la Francia acababa de ceder a la Espafia, ensaya crear una
colonia en una de las islas de la Tierra del Fuego, situada por los 540 40' de latilud. La
localidad parecia convenient. Los fueguienses se habian mostrados pacificos i ayudaban
a los primeros colonos; pero, la distancia a esta colonia, considerindose como un lugar
de destierro, impedia su desarrollo i fu6 abandonada.)
ULa description de la Patagonia, publicada por Falkner en 1778, vino entonces
a llamar la atencion de la Espafia sobre los rios Negro i Colorado, hasta entonces desconoci-
dos, pero que, este misionero, representaba como navegables i capaces de conducir una
espedicion marilima hasta el corazon de sus posesiones en el sud del continent. El virei-
nato de la Plata, acababa de ser creado, se comenzaba, en fin, a comprender el porvenir de
estas vastas i f6rtiles rejiones, i el ministerio Galvez se preocupaba de ello s6riamente.
Fu6 por sus 6rdenes, que Juan de La-Piedra, a principios de 1779, fu6 a fundar una
colonia al puerto de San Jos6, por 420 13' de latitud Sud, en el fondo de la bahia de San
Matias (Bahia-Sin Fondo, Bahia de San Antonio.-El puerto estenso i abrigado de
todas estas costas, era escelente aqui particularmente, pero, la escasez de agua potable,
produjo enfermedades en los colonos: el escorbuto, les diezm6, i la mayor part se vieron
obligados a volver a Montevideo.))
((El aio de 1780 se emple6 por los hermanos Viedma, sucesores de La-Piedra, en
examiner el puerto de Santa Helena (44o 30') i de San Gregorio, las costas de la Bahia de
San Jorge, el puerto Deseado (37o 45') i el de San-Julian (490 15' )-Francisco Viedma,
habiendo a su hermano en la colonia de San-Jos6, se decidi6 por Puerto-Deseado, done
estableci6 provisoriamente una part de los colonos que habia traido consigo; pues el
puerto San-Julian le parecia preferible, i en 61 bizo el asiento de un establecimiento defini-
tive. Esta localidad era, en efecto, mui ventajosa, a causa de la profundidad de la mar, de
la abundancia de bosques, de agua dulce i de pastes : los indios que vivian en las cercanias
eran pacificos, i habian recibido bien a los espafioles. Despues de pasado un invierno, que
fu6 mui rigoroso para los colonos, cuya instalacion no pudo ser del todo complete, Viedma
aprovech6 su buena voluntad para llevar un reconocimiento hasta el interior del pais en el
mes de Noviembre de 1782. Lleg6 hasta la vertiente oriental de la Cordillera, despues de
atravesar los afluentes, entonces considerable, del Rio Santa-Cruz. Los indios Tehuelches,
que encontr6 en el trinsito, eran hombres de una estatura superior a la de los espafioles,
alcanzando, tdrmino medio, a seis pies de Castilla (4 m. 74); es el tdrmino medio que les
d. d'Orbigny; habia entire ellos, aun mas altos. Su manera de vivir, era Ia que hemos
descrito ya. La caza i algunos rebafios, los alimentan. El pais que recorri6, era bastante
accidentado, mui regado i al pareccr f6rtil. Se sabe por esperiencia, que los rios que lo
riegan, esperimentan grandes creces en la epoca del derretimiento de las nieves en las






ESTAMSTIcA0 FISICA


montafias del Oeste. Viedma consideraba el puerto de San-Julian como el mejor de toda
la Patagonia para un establecimiento colonial; cuando el Virei, vino en ordenarle su abondono
no obstante la insistencia que, con razon, hizo valer demostrando las ventajas de ese
establecimiento, su porvenir i los considerable gastos ya hechos.-No se conserve mas que
la colonia del Cdrmen sobre la embocadura del Rio-Negro, fundada por su hermano
Antonio en 1781.-Hemos narrado el reconocimiento de este rio por Villarino en esa misma
6poca (paj. 465). Estas diversas operaciones, pusieron a los barbaros de la Patagonia
en contact mas frecuente con los cristianos; al mismo tiempo, los pampas se aliaron a
ellos, i buscaban con su ayuda robar esos establecimientos. A pesar de todo i aunque
olvidado en adelante, continue en acrecentar i ha llegado a conservarse sin demasiados
estorbos, hasta la 6poca actual.)
(Durante la primera mitad del present siglo, la Patagonia i el Estrecho, no fueron
visitados sino por buques i comisiones cientificas, empleadas en viajes de circunvalacion.
Debemos sin embargo, notar el viaje de las embarcaciones inglesas el Bedgle i el Adventure
que hicieron una hidrografia casi complete de la costa de Buenos-Aires, de la de Patagonia
i del Estrecho de Magallanes, de una parte de la Tierra del Fuego i del archipi6lago
occidental. Los resultados de esta bella esploracion, que dur6 tres afios, ban sido consig-
nados en una obra ad-hoc-Un poco antes del viaje del Becgle, el naturalista frances
Alcide d'Orbigny, visit el Carmen, el golfo de San-Matias i sus adyacencias. M. Darwin,
naturalista de la espedicion del Beagle i del Adventure, hizo la geolojia de todos los puntos
de la costa patag6nica donde tocaron estas embarcaciones i la prosigui6 en el archipielago
occidental, las islas Chonos i sobre la costa de Chile.--En cuanto a los buques de comercio
o de guerra, ellos preferian doblar el cabo de Hornos, que afrontar las calmas y las
corrientes del estrecho, donde los viajes son algunas veces muy rhpidos, pero con frecuen-
cia tambien largos, a consecuencia de la constancia de los vientos del oeste en la parte
occidental.))
Apesar de todas estas esploraciones, ningun establecimiento se fund en estas rejiones
hasta que, en 1843, el gobierno chileno se decidi6 a ocupar el canal de Magallanes i sus
dos mnrjenes. Una corta espedicion parti6 de las islas Chilo6 el 10 de Setiembre i lleg6
el 21 al Puerto del IcHmbre, donde puso los fundamentos de una colonia, a la que nom-
braron Puerto Bulnes, en memorial del Presidente que gobernaba a la sazon la repiblica
chilena. Seis afios despues-1849-el establecimiento fu6 trasportado a 16 leguas mas
lejos sobre la costa, en un pequefio cabo, dicho Punta Arenas, donde la temperature es
mas elevada, los bosques mas abundantes i el aspect mas alegre. La villa de San Miguel
fu4 creada i existe aun en la epoca actual-Una conmocion revolucionaria, seguida segun
se vi6, de actos sangrientos, ocurridos el afio precedent en Copiap6-1852-confinados a
a nueva colonia de Punta-Arenas i alzAndose en ella, ejerci6ndose por el cabecilla actos de
ferocidad que cometieron, pusieron en peligro su existencia; pero, este fu6 fusilado, i el
establecimiento ha continuado prosperando.





TERRITORIES EL OHA00


EL OHCACO

I.

Este otro important y estenso territorio de la Repdblica Arjentina, de que entramos
ahora a ocuparnos en esta seccion, no menos que las otras parties en que aquella tiene divi-
dido su territorio, geogrffica i politicamente hablando, mereceria de nuestra parole un cuida-
doso studio i prolijas investigaciones.
Como hasta aqui lo hemos practicado, seguiremos en un 6rden cronol6jico, valiendonos
de las noticias y descripciones que han hecho de esa comarca, ain no del todo conocida, de
misteriosas i fabulosas cr6nicas delo que sobre ella, los acreditados historiadores i viajeros
dejaron escrito.
No nos ocuparemos ciertamente, i por tanto, arreglandonos a la mas estricta observancia
de nuestro plan en esta publication, que dejamos espuesta en el program de ella, tomo 1.0
-de una estensa i prolija esploracion del Chaco.-Mucho se ha escrito, desde remotos
tiempos sobre la rejion oriental en el estremo norte de la Repdblica Arjentina, asillamada.
Eso les bastard los que desean mayor nimero de datos, a fin de Ilevar a t6rmino ltiles i
valiosas empresas, alli de colonizacion, de vias fluviales y f6rreas de esplotaciones floresta-
les, agricolas i pecuarias para todo lo cual i much mas, ofrece tan vasto i ricosuelo, abun-
dantes medios de prosperidad.
En este concept, no ostentaremos de ser eruditos-Corto sera el nimero, pero si de
los mas conocidos i veridicos, de los autores a que ocurramos i de quienes transcribamos
sus noticias en este lugar.

II.

He aqui lo que principia por decirnos del Chaco el Dean Funes, remontandose a los
principios de la conquista de la AmErica del Sud por los espafioles-tomo II., pdjina 145.
((Aunque por parte de los Calchaquies, no habia ya que temer, no daban lugar a colgar
las espadas, las nacioues birbaras del Chaco. En un pais inmenso donde viendose persegui-
dos abandonan sus posesiones i se sepultan en sus bosques, nada les era mas fMcil que dejar
burlados los conatos i repetir sus hostilidades. Esta alternative de audacia i de temor, era
sin duda lo que les hacia inconquistables. Mercado con todas sus fuerzas, respect a estos
invasores, contentandose inicamente con ponerse a la defensive. Habia ya hecho muy fa-
moso su nombre en la carrera de aquellos que se hacen memorables, mas por lo que distri-
buyen, que por lo que edifican, i esta gloria le pareci6bastante. Cubierto de ella entreg6 el
mando en 1670.))
(El zelo por el servicio del rei D. Anjelo de Peredo que le sucedio, no podia mirar con
indiferencia las osadas incursiones de los mocovies del Chaco. Entendia perfectamente D.
Anjelo el m6rito de la guerra, i se hubiera dado por criminal, en el mero hecho de dudar
si debia declarArselas. Dos incidenteslo convidaban h entrar en las tierras del enemigo. Los
Estadiatio N acional. TomoVII. 12






ESTADISTICA FISIOA


espaioles en Esteco (por otro nombre Talabera de Madrid). En cierta correriahabian apre-
sado una india, que custodiaban en su presidio. Era esta cautiva mujer de unindio cacique,
quien salio a reclamarla, ofreciendo en recompensa, volver con todos sus vasallos bajo la
seguridad de la paz y la amistad. Una propuesta tan ventajosa, decidi6 al teniente D. Pedro
de Avila i ZArate, a favor de la condecendencia i entreg6 la mujer. Fiel el cacique a su
palabra, la desempefi6 con honradez trayendo a su parentela i a los que movieron sus per-
naciones, sostenidas en su ejemplo. Al mismo tiempo que esto ocurria, hallibase en Esteco
otro indio llamado Alonso, desertor en su mocedad del cristianismo, quien habiendo llegado
al cacicato, por el merito de sus desvastaciones, oprimido:de los afios, pedia un salvo con-
ducto para traer su parentela. D. Anjelo crey6 ver en estos hechos bastante fomentado el
j6rmen de la discordia entire los mismos indios i se persuadi6 facilmente, que una invasion
a sus terrenos, le daria la conquista de los que fuesen dicidentes-Juntando pues un ej6r-
cito de cuatrocientos espafioles i otros tantos indios amigos, que distribuy6 en tres tercios
bajo la conduct de los Maestres.de Campo D. Pedro de Avila i Zarate, cordobez, D. Pedro
Bazan, riojano i D. Diego Ortiz de ZArate, jujefio, emprendi6se la salida, llevando el mismo
gobernador, una lucida compafiia de cabos reformados....
Sigue alli diciendo este nuestro historiador que despues de una larga y penosa march
levant a las marjenes del rio Grdnde, que otros llaman el Bermejo, D. Anjelo Peredo,
una fortaleza en serial de position, con que agregaba este terreno del Chaco, a su provincia de
San Miguel del Tucuman; que desde allf emprendi6 la persecution de los mocovies, refugia-
dos en los bosques del Chaco, i tambien contra los guaycurues, tribu tambien de la comarca;
que cayeron en poder del conquistador en esta vez, mil ochocientos indios cautivos; que el
Gobernador Garro, anterior al de Peredo, so hicieron tres entradas al Chaco, esterminando a
muchos de sus moradores; que el gobierno de Andino, se hizo otra entrada al mando del
Maestre de Campo Pedro Aguirre Labayen, quien matando muchos indios llev6 su ejercito
hasta las marjenes del Bermejo, que despues de invadir las poblaciones cristianas en ven-
ganza de las incursiones i guerra que estas les llevaban a sus bosques del Chaco, en tiempo
que gobernaba el Tucuman, desde 1681, D. Fernando de Mendoza Mate de Luna, i rejia la
di6cesis el obispo D. NicolAs de Ulloa, ambos tuvieron i pusieron en obra el feliz pensa-
miento de reducir a los birbaros del Chaco, estableciendo cerca de ellas Misiones-que
destinaron a esta empresa a Padres jesuitas Diego Ruiz, Antonio Salinas, i al Cura de Jujui,
LicenciadoD. Pedro Ortiz de Zarate, a quien el Dr. Xarque hace descender del Infante Bela,
hijo de Jacobo rei de Aragon i nieto de Alonso rey de Castilla-que dispuesto todo, los tres
misioneros emprendieron su viaje al Chaco por la montafia de Santa en 21 de Abril
de 1683, Ilevando la delantera veinte i cuatro espafioles i cuarenta indios amigos-
que recorrido un camino lleno de dificultades, llegaron dichos misioneros a un est6ril
valle, alli D. Martin de Ledesma, no obstante esta desventaja, habia levantado un fuerte, de
que solo se veian los vestijios, porque embestido do los barbaros, matando cien espafioles,
lo habian asolado-que un acojimiento el mas favorable, presajiaba desde luego, a los
misioneros un suceso venturoso, viendo al rededor de si, cuatrocientas families dispuestas
a recibir education, por lo que levantaron una reduction, a la que dieron el nombre de
San Rafael.





TERRITORIES EL OHACO


Que en este estado las cosas i viendo aproximarse el invierno, escasos de provisions,
hizo que el padre Ruiz se encargase de buscarlas en Salta, entire tanto que sus compafieros,
aumentaban la colonia con nuevos prosdlitos.
Que cuando se supo que regresaba el padre Ruiz con un convoy de viveres, escoltado
por el Sargento Mayor D. Lorenzo de Arias, los dos otros misioneros con algunos otros
espafioles, so apresuraron a salir al encuentro de aquel, a seis leguas de la Reduccion; pero
que no bien habian Ilegado a ese punto, un Cacique mataguayo les previno en secret que
Tobas y Mocovies, habian resuelto sacrificarlos a sus iras.
Que antes de poder deliberar sobre su situation, vieron salir de un bosque vecino 150
tobas i algunas tropas de mocovies; lisonjeandose los misioneros que a fuerza de agasajos,
conseguirian hacerles soltar las armas de las manos; pero que engaiiAronse en esta espe-
ranza; porque acercAndose los barbaros a ellos, afectando un espiritu de paz, los mataron
con sus macan2s, no quedando de las doce personas que componian la comitiva, mas que
una sola que pudo escapar i llev6 la noticia de esta catistrofe, al padre Ruiz, quien
llegando por sendas estraviadas a la colonia, la encontraron toda dispersa, a la sazon que
los salvajes, que habian cortado las Icabezas a aquellos desgraciados, se habian retirado a
celebrar en sus crdneos esa su victoria.
Que llegadas estas funestas noticias a Salta, inquieto su gobernador Mendoza por las
vidas del padre Ruiz i del Mayor Arias, se puso en campafia; pero prevenido por el Teniente
de Jujuf que salv6 el convoi i lo condujo a aquella capital, no hubo necesidad de continuar
su campafia-Entretanto que, querian los jesuitas, como dice Charlevois, que a fuerza de
regar el Chaco con sus sudores i su sangre, fructificasen verdaderos cristianos, por lo que
pidieron el restablecimiento de su Mision. Empero, no estaban las cosas en tal estado para
acometer de nnevo esta grande obra.
Que por lo demAs, creian los espafioles que estaba degradado su nombre, dejando sin
castigo un crime que rebajaba su reputacion-que a fin de repararla, era urjente hacer
entender a los barbaros, que no sin arrepentimiento suyo podian ofender a una nacion en
estado de hacerse respetar, di6 sus 6rdenes al virey de Lima, duque de la Palata para que
trasportAndose al Tucuman D. Antonio de Vera Muxica, tomase el mando de las armas i
vengase las muertes del Lic. ZArate i del padre Salinas, sintiendo much por esta conduct,
el Gobernador Mendoza, que se manejase asi, con tan poco miramiento la delicadeza de su
honor. El malogro, agrdgase de la es edicion de Vera, parece deber atribuirse a este
personal resentimiento.
En otra part del citado tomo, pAjina 204, ocupase nuestro historiador Dean Funes
del Chaco, de nuevo.
El descuido i abandon, dice, de las fronteras sobre esas comarcas, cubria de duelos
nuestras campafias. Los infieles del Chaco, ricos con las press i orgullosos con el buen
6xito de sus empresas, creyeron Ilegado el tiempo de insultar a los espafioles, bajo el
Gobierno de Tucuman que por los afios de 1707, tom6 posesion de 61 D. Est6ban de Urizar
Arespacochega. Que fu6 en este infeliz gobierno, que entrdndose una noche a la ciudad de
Salta, pasearon libremente sus calls, degollaron a un ciudadano, intentaron quebrantar
las puertas de la iglesia de San Francisco i pudieron a su salvo incendiar todo el pueblo.





ESTADfSTIOA Ff SIOA


Que por otra parte, no dejaba de comprender Saizar la necesidad de imitar a Peredo,
entrando al Chaco con una fuerza active i represora; pero que tambien preveia, que era
ponerles barreras impotentes, sin haber fijado la inconstancia de los infieles con el freno
suave del cristianismo.
Que resuelto ya Urizar a llevar la guerra al Chaco, quiso que su primer preparativo,
fuese cuatro jesuitas ejercitados en el arte de conquistar el corazon de los salvajes i defen-
derlos de la opresion. A su solicitud se le remitieron del Paraguay los padres Francisco
Guevara, Baltazar Texeda, Joaquin de Yedros i Antonio Machoni, los que, reteniendo este
uiltimo cerca de si, distribuy6 en los diferentes cuerpos-que jams habia visto el Tucuman
un ejercito tan numeroso, ni tan bien organizado, sin contar las milicias de Tarixa i un
cuerpo de Chiriguanos-que el just recelo de que acosados por esta part los Mocovies,
Tobas, Mataguayos, Aguilotes i sus aliados, se recostasen a otras fronteras, hizo que se
adoptara la prudent media de salir a campafia al mismo tiempo 600 paraguayos, 200
correntinos i 300 de Santa-Fe.
Que, por iltimo, despues de prolongarse por much tiempo esta espedicion al Chaco,
con resultados de varia forma, consigui6se, de que en 4711 se encargasen los misioneros
jesuitas de establecer una Reduccion de indios Lules en San Estevan de Balbuena, que des-
pues se traslad6 a Miraflores-que, a pesar de esto, el establecimiento de la colonia i
aquella otra de los Ojotas, no fu6 el inico fruto de estas espediciones, que se llevaron
hasta el Bermejo i el Dorado, sino el escarmentar a los indios i volver a las provincias
esa tranquilidad que habian echado de menos bajo otros jefes ineptos.
Otra formal espedicion al Gran-Chaco nos refiere el mismo autor, en su ((Ensayo
Ilist6rico)), dicho tom. pij. 293, que asi se espresa:
Que estimAndose por necesaria una entrada general al Chaco, se concerto esta en
Santa-F6 para el siguiente afio de 1721, a las 6rdenes del Maestre de Campo D. Antonio
Marquez Montiel, a que debian concurrir 200 correntinos i un tercio de santiaguefios. El
Gobernador Zabala, suministr6 4,000 pesos de la Real Hacienda-que, con esto i otro
tanto que pudo dar la ciudad de Santa-F6, pudo darse principio a la campafia el 13 de
Octubre de aquel afio. Componiase el ejercito de 600 hombres i algunos indios amigos,
32 carros, 3,000 caballos i 800 cabezas de ganado.
Que pesando sobre Montiel i su ej6rcito s6rios contrasts, retrocedi6 este i entonces
Zabala, tom6 la resolution de continuar 61 la espedicion al afio siguiente; pero que no
bien habia atravesado este el paso de Santo-Tom6, en la confluencia del rio Salado i el de
Calastin6, cuando observe con asombr6 alacada su guardia por un trozo de enemigos,
que parecian haberse olvidado de lo que era el valor espafiol.
En la pajina 85, tomo III. el mismo historiador, volviendo su vista al Chaco, nos hace
saber: que ya muy entrado el aiio de 1759, el Gobernador de Buenos Aires, Seballos,
diriji6 su atencion a las estremidades de su gobernacion, habiendo notado 'que los
bArbaros del Chaco, hacia tiempo renovaban sus hostilidades contra las poblaciones de
Misiones i otras espafiolas-vini6ndole el pensamiento de sujetarlos o aniquilarlos, por su
natural feroz en hacer la guerra i prActicar el robo, e invite al efecto, a los Gobernadores
del Paraguay i al del Tucuman a hacer una entrada general a sus tierras-que esta media,






TERRITORIES EL OHACO


tantas veces repetida, no habian hecho otra cosa que hacer cada dia mas osados i entendidos
a los salvajes-que los santafesinos con su Teniente D. Francisco Antonio Vera i los corren-
tinos con su Comandante D. Bernardo Lopez, debian unirse para entrar al centro del
Chaco, e incorporarse con las tropas del Tucuman-que Vera pusose en campafia, pero,
que no encontrando a Lopez con su jente, sigui6 su march hasta el Bermejo, quien,
falto de viveres i caballos en campos inundados, retrocedi6 con poco suceso, siendo ain mas
desgraciada la espedicion de Lopez; porque amotinada su jente le abandon.
Por iltimo, terminando nuestros estractos de la obra citada del Dean Funes, encon-
tramos a la pajina 169 del tomoIII, lo que sigue:
SQue luego que Matorras se vi6 afirmado en su gobierno del Tucuman, se ocup6 todo
entero, en dar una consistencia asegurada a su proyecto de pacificacion, i el 8 de julio de
1774 sali6 en persona con su espedicion del rio del Valle, Ilevando por comandante a D.
Francisco Gavino Arias-acompafiandolos tambien el Dr. D. Lorenzo Suarez Cantillana,
can6nigo de C6rdoba, D. Joaquin de Bisuela, su procurador general, D. Geronimo Romano,
Maestre de Campo de la ciudad de San Miguel i el injeniero D. Julio Ramon Cesar-que
los Mataguallos, Chupines, Malbalaes i Tobas, fueron los primeros en quienes pretendi6
realizar existencia politico-religiosa del Chaco, a las 180 leguas de la primera march, que
con su gran nimero de estas parcialidades, levant Cantillana el primer monumento de su
celo i qued6 a su cuidado la ejecucion de ese saludable proyecto.
Que, entretanto, Matorras sigui6 su march a 240 leguas de la ciudad de Salta, hasta
30 de la destruida Concepcion i 50 de la de Corrientes, saliendo a encontrarlo los caciques
de mas fama, con sus indios, empleando un lenguaje manso i prodigandole todo jenero de
concedimientos, rogandole les pusiese Reducciones-que, sin embargo, se habia advertido
de tiempo atrAs en los casiques Mocobies, Pahiquier, Sacheriquin i Coglocoiquin,alimentar
un 6dio implacable contra los Abipones de la Reduccion de San Ger6nimo, con el tenaz i
bArbaro empeno, de que se les facilitasen armas contra estos sus enerigos, lo cual descu-
bierto por Matorras, orden6 retrocediese la espedicion, sin otras ventajas conocidas; pero
que si6ndole necesario justificarse A los ojos de todos, crey6 conseguirlo, fijando la atencion
pdblica sobre las promesas de los indios, su anhelo al cristianisro, i la Reduccion de
Cantillana-que esto se veia claramente, ser una perspective falaz, no siendo la palabra de
los salvajes, de mas duracion que las de las dadivas, careciendo como carecia Cantillana, de
esos raros talents i de ese espiritu de 6rden que exije la creacion de pueblosenuevos-i que
caracterizaba esto iltimo, la carta que afios despues escribi6 al virey Vertiz, que decia:-
(Justamente con la prohicion de curas, se necesita de un Santo-Cristo, que en un brazo
(traiga una vaca, i en el otro un maso de abalorios, i que de su boca salga este mote-

III.

Rejistraremos ahora, continuando nuestras noticias sobre el Territorio Argentino del
Chaco lo que encontramos en la Memoria del Virei Vertiz, paj. 293, tom. 3 de la (cRevista
d.l Archivo General de Buenos Aires,) por el Sr. D. Manuel Ricardo Trelles.
Estadistica Nacional Tomo VII. 13





ESTADiSTIOA FfSNOA


( Reducciones del Gran Chaco-A lo interior del Chaco han entrado diferentes expe-
diciones de guerra i misiones, pero la que mas se adelant6, lleg6 al paraje nombrado
Cangay6 en el afio pasado de 1774: esta la hizo el Gobernador de Tucuman D. Ger6nimo
Matorras, en tiempo que yo gobernaba esta provincia, encargAndome S. M. le auxiliase en
ella: acent6 paces con las dos naciones Toba i Mocovi, cuyo caporal era el gran cacique
Paykin. Prometi6ndole a nombre del Rei ponerles dos reducciones en sus mismas tierras
i a la costa del rio Bermejo. )
Pero, para ser mas breves i concisos, estractaremos en lugar de transcribir desde este
punto.
Que habiendo aprobado S. M. cuanto al respect obr6 Matorras, mand6 por cedula de
Setiembre 6 de 1777, que se cumpliesen A los indios los tratados de paz que, por ser remo-
tos los recursos de la c6rte i de interns la conversion de los indios al cristianismo i vida
civil encargaba A los vireyes de estas provincias, tomar las providencias mas eficaces a su
cumplimiento que su antecesor Ceballos dispuso, que a fin de calcular los gastos snficientes
para esa espedicion, se creaseuna junta compuesta de personas competentes con el titulo de
Reduccion, o depropaganda fide la celebrasen en San Miguel del Tucuman, Presidente, tres
vocales, un eclesiastico interventor i un protector de indios, en clase de fiscal que promo-
viese.
Que estos, en seis acuerdos, resolvieron cuanto alcanzaron en la material i dieron
cuenta con informed instruido en 1779, i reconociendo dicho vertiz i les diose cargo de las
actas que aprob6, di6 cuenta A S. M. i libr6 providencia para su ejecucion, lograndose tan
important empresa- que en 1780 a 2 de Marzo, nombr6 el mismo Comandante a Don
Frascisco Gavino de Arias, libr6 15,000 pesos para gastos i formation de pueblos, que eran
los calculados por Arias i el arcediano de C6rdoba D. Lorenzo Suarez, 25,000 computaron
otros delos vocals el Gobernador del Tucuman D. Andres Meotre 100,000.
Que, en efecto, Arias comenz6 su espedicion en Marzo de 1780, i concluyola en Junio
del 82, en cuyo t6rmino, con solo 50 milicianos i algunos voluntarios, entr6 en el Chaco,
ahorrando asi gastos i no causar recelos a los indios-que cumpli6 los capitulos de paz.con
ellos, haciendo dos reducciones-la una llamada San Bernardo para los Tobas, con iglesia,
sacristia i demas habitaciones, que form el censo de los reducidos, alcanzando su ndmero
a 1070 de ambos sexos i 60 nifios de doctrine, hall6ndose esta poblacion a las mArjenes del
Bermejo, i a 15 leguas de esta, la otra ,de Nuestra Sefioradelos Dolores, i Santiago en Can-
gaye, con igual iglesia i oficinas en la misma costa, empadrondndose 906 personas mocovies
de ambos sexos.
Que ambas colonies, quedaron con sus curas doctrineros, abastecidos de aparamentos
necesarios para el servicio del culto, aperos para el cultivo de tierras, herramientas con
directors al objeto de ensefiarles a sembrar i cosechar: mejor6 los caminos y abri6 nuevos,
uno por agua i dos mas por tierra que traspas6 el territorio del Chaco de occidente a orien-
te, demostrando que solo dista de Salta ala ciudad de Corrientes, 276 leguas por estavereda,
siendo asi que por el camino comun, se andan 600 leguas, todo eso sin mas que los 15,000
pesos que se habian librado, que, ademas, se atrajeron a dichas reducciones, resultado de
esta espedicion, con blandura, mas de seis mil indios Mataguayos, Chumpi, Malvala, Sig-





TERRITORIOS EL CHACO


nipe, obteni6ndose otras ventajas de la dicha espedicion, como laspromete su continuacion,
constando todo en la Secretaria de Gobierno de este vireynato, de la historic corografica,
que habiase mandado former, corrigiendo los errors en antiguos mapas i pianos.
Que en las fronteras de Charcas i Tarija, se han fundado tambien algunas reducciones
de Chiriguanos, i Chunumalas, i en la testera del Chaco i fronteras del Tucuman, existen
ocho reducciones de Mataguayos, Lules, T6bas, Abipones e Isistines, siendo su nimero como
de 5,000, i se pretend reunir A ellas las de Santa Rosa, Macapillo i Petacas, con la Bal-
buena, que en las fronteras de Santa-fe hai cuatro reducciones, Ilamadas San Javier i San
Pedro de indios Bocobies, otra de Charruas, nombrada Cayastd, otra San Ger6nimo de
Abipones, en lodo, como de 2,000 de todas edades y sexos.
((Navegacion del Rio Bermejo-Siguiendo sobre este otro important punto el infor-
me del Virey Vertiz, dicenos-
Que en 1778, que D. Juan Adrian Cornejo, vecino de la ciudad de Salta, ocurri6 al
Gobierno del Vireynato que preside, a quien compete prove6r sobre nuevos descubrimien-
tos, prometiendo licencia para navegar a sus espensas el rio Bermejo, que teniendo su
orfjen en las cordilleras del Peril, desemboca en el rio Paraguay, 18 leguas al norte de la
ciudad de Corrientes, atravesando toda la provincia del Chaco, para lo que habia mandado
fabricar algunas embarcaciones en el paraje Ilamado Ledesma, desde donde, en efecto,
emprendi6 la navegacion, i a las pocas leguas, aun sin haber entrado al Bermejo, desisti6
continuar, por las dificultades que se le oponian, dejandolo para mejor tiempo, i queacaeci6
entonces, haber su capellan, que le acompafiaba, fray Francisco Morillo, franciscano, se
resolvi6 a emprender esa navegacion en las mismas canoas de Cornejo i surc6 el Bermejo,
i a los 14 dias se puso en las reducciones del Chaco, con solo cuatro individuos, siendo
bien recibido de los indios, deteni6ndolo alli el Comandante Arias; que desde estas reduccio-
nes, cl mismo Arias embarcado en otro buque pequefio hasta el rio Paraguai i ya en este,
hasta la ciudad de Corrientes, quedando asi verificada la navegacion toda del Bermejo.


IV.
Volvamos de nuevo A ocurrir en la description de que estamos ocupAndonos a los datos
que nos ofrece el ilustrado i laborioso compilador Mr. V. Martin de Moussy, en ((Descrip-
tion G6ographique et Statistique de la Conf6d6ration Argentine,)) tom. 3 paj. 325.
Dare-dice este autor-el nombre de Chaco, a todo el inmenso territorio de la Repdi-
blica Argentina, comprendido entre- el rio Jurdmento al suel, i una linea tirada de la
Esquina a San Javier, porlos 310, mas o menos, delatitud, en la provincia de Santa-f6-
los rios Paran. i Paraguay, al este-laprovincia de Chiquitos i sus pequefas sierras, al
norte-la vertiente oriental de los Andes, al oeste; estendi6ndose tdrmino medio, entire
el 180 i 31 latitud sud, el 600 i el 650 de lonjitud oriental, en una superficie de mas de
20,000 leguas cuadradas, de 20 al grado. Su aspect es una llanura uniform, arenosa en
parte, generalmente arcillosa, sembrada de bosques, de pastos, de lagunas ya saladas, ora
dulces, formadas, o por las lluvias, o por el desborde de los rios, i que algunas se secan
pasada la estacion de las lluvias. Algunas hai que son verdaderos lagos permanentes, que






ESTADfSTIOA FISIOA


encontrandose mui Ilenos, sus aguas se pierden por la evaporacion, bien derramandose, si
ellos no se hallan a much distancia de los rios Pilcomayo, Bermejo i Juramento.
Tres grande corrientes de agua atraviesan esta comarca, a saber: el Juramento, el Ber-
mejo i el Pilcomayo Los otros son riachuelos frecuentemnte temperarios. El Bermejo
atraviesa el Chaco del oeste al sud-este, dividi6ndolo en dos partes, poco mas o menos
iguales: la una al sud, este rio es el Chaco Austral; la otra al norte, es el Chdco Boreal.
Esta parte, se subdivide en dos otras porciones, la una mas ac, la otra mas allA del rio Pil-
comayo. Estas diferentes sonas se asemejan much entire si, por la naturaleza del terreno;
la latitude, es laque marca enellas algunas diferencias en lavejetacion i en la production (*).
Chaco boreal-Comprendido entire el Vermejo al sud y la provincia boliviana de Chi-
quitos: entire las tiltimas cadenas de los Andes y el rio Guapay al oeste: y el rio Paraguai al
este-El Pilcomayo lo atraviesa, dividiendolo en dos partesiguales, mas 6 menos.
Norte del Pilcomayo--Esta parte es llana hasta el 20. de latitud, por que, bajo este
paralelo, las filtimas ramificaciones del sistema de San Fernando y de las sierritas de la
provincia de Chiquitos, vienen a terminar i las orillas del rio Paraguai, por algunas alturas
aisladas, tales como los cerros de Galvan, de los Tres Hermanos, etc. Esta rejion es poco
conocida; se sabe solamente, que es baja, i en part inundada en la estacion de las lluvias.
Las colinas pr6ximas al rio Paraguay, estan cubiertas de florestas, casi impenetrables, i a
sus pies'se estienden inmensos cienegos. Las riberas de este rio, desde Bahia Negra hasta la
embocadura del Pilcomayo, casi delante de la Asuncion, son poco elevadas, las aguas las



(*) EI Chaco abandonado boy en dia a los indijenas, toca a tres Estados Sud-Americanos, que a titulos diversos, alegan derechos a la
Eoberania de considerable parties de su territorio, aunqud ninguno, haya aiun formado ningun establecimieuto permanent, ni menos, que
esta rejion, haya cesado jamas, de ser habitada i poseida per las tribus de indios.-Esos Estados son la Repuiblica Arjentina, Bolivia i el
Paraguay.-No trataremos aqui sobre la question de los derechos mas o menos reales a una propiedad lejitima de cada uno de ellos. En
resume, los indios tambien protestan mui enerjicamente, hace mas de tres siglos, contra tales pretenciones, unicamente, no obstante,
con los hechos.n
*Pero diremos, entretanto, que nos parece que la nation que colonice el Chaco, [civilice sus babitantes, les dd caminos, haga
navegables sus rios, asegure sus comunicaciones a traves de sus llanuras, desde los Andes hasta los rios Paraguay i Parana; puede un dia,
con toda Justicia, proclamarse duefo lejitimo de tan vasta rejion i recojer el aplauso universal, los beneficios de obra tan grandiosa,
asi como util, no solamente de la Am!rica del Sud, sin6 tambien de la humanidad.-Por que, hasta el present, salvo la navegacion
del Bermejo, establecida i subvencionada per el gobierno Arjentino, las tentativas hechas para la colonizacion del Cbaco, son incompletas i
se reduce a poca cosa.,
*Bolivia so ha detenido en el reconocimiento del rio Pilcomayo; el Paraguay se ha contentado con establccer algunos puestos
militares, sobre la orilla derecha del Paraguay, el del fuerto Borbon, i el de la colonia Villa-Occidental, a 7 leguas abajo de la Asuncion.
-Todos los antiguos establecimientos fundades en los XVI, XVII i XVIII per la Espana, hda side abandonados, salvo algunos, en elcurso
de los aflos, i todo esta per rehacerse. La question pues, queda, per consiguiente en pi6, i todo nos conduce a career, que no decidird tan
pronto.o
,En el estado actual de las cosas, la Repfiblica Arjentina ocupa, sin contestacion, today la parole al sud del Vermejo, i apoyandose sobre
las antiguas divisions establecidas per la metropoli, quiere estender su jurisdiccion hasta el 220 de latitud. Bolivia dice ser suya, today la
region al norte de ]a linea superior del Vermejo; en fia, el Paraguay, consider come dominion suyo, lo que esta al occidente do sn rio,
desde cl bajo Vermejo hasta el 21* de latitud, i de oriented a occidente al 614 de lonjitud. Sin sanjar aqui, desde luego, cuestiones de
fronteras, que deben ser tratadas pacificamente, i bajo un interest comun, hemos creido deber describir el Chaco, tal come se present,
recapitular los principles hechos de su historic, desde el descubrimiento hasta la dpoca actual. (Ved, per lo demas, tom. I paj. 49, Io que
hemos dicho sobre las fronteras de la Confederacion Arjentina de esta region.)*
aLa palabra Chaco, viene segun los etimolojistas, del Quiichua Chacu, tropade vicunas, o de huanacos, que en la caza, se
apifian en una quebrada ea las montafias. Este nombre ha sido dado, sin duda, per los Yucas a las Ilanuras del este, done se retiraban
los indios que no querian sujetarse a su domination. Los antiguos autores le designan Chaco gualamba o Gran Chaco*
*Aunque algunos tuviesen conocimiento de las tribus que poblaban esta vasta rejion, los Yucas, no hicieron en ella ninguna
conquista. Su dominacion se detuvo alli en los filtimos ramales de'los Andes, i done ellos se confunden con las Ilanuras del Chaco.
Pero, si la Pampa, so escape a un imperio, today la montafia era de ellos hasta el 33- do latitud. Esta region, formando las provincias de
Collasayu, fraccion sud del imperio, el cual dividido en cuatro parties, observando los cuatro puntos cardinals, Ilamaban Anfinuya la
region del este, Cuutinuya la del oeste i Chinchauuya a del norte-De la palabra Collasuyu se deriba la designacion de Colla, que se dan
familiarmente a los babitantes de Bolivia, i aun algunas veces a aquellos do las provincias de Jujuy i de Salta, palabra que siempre se toma
en buen sentido.*
(Nota do M. DE MouSsy.)





TERRITORIES EL OHAOO


inundan facilmente en sus creces. Los riachuelos que se ven, tales como el Piray, el Mboi-
cad, el Iboby, el Confuso, el Verde, el Galvan, etc. etc., no son conocidos sino en sus
embocaduras i son mirados mas bien como canales de desagiie de los aluviones del interior,
que de verdaderos cursos de agua, teniendo sus fuentes a una distancia considerable del
rio. Tal es tambien el rio Latirequiqui, dicho de otro modo, Otuquis, nacido de los rios
San Rafa6l i Tucabaca, que riegan las misiones de Chiquitos, cuya embocadura forma-
ria la Bahia-Negra (ved tomo I. pAgina 108), rio cuya existencia es negada por los brasile-
ros, i que los bolivianos, miran, sin embargo, como la principal arteria fluvial de su future
provincia de Oliden. Menester es decir, por lo demds, que la geografia de esta provincial,
ain no ha sido hecha, aunque ella figure en muchas carlas, con una capital que no existe, i
que la mayor parte de estos terrenos no sea, segun lo poco que se sabe, sino una inmensa
floresta pantanosa. Htcia el nort oeste, el suelo se levanta i se encuentran Ilanuras, raras
veces alcanzadas por las aguas i que estan cubiertas de gramineas, como la Pampa, sem-
bradas de bosquecillos de varias maderas, i de algunas lagunas. Esta parte mas elevada
esti poblada de numerosas tribus indianas, jeneralmente nomades, i que, en la estacion
ceca, estiende sus escursiones hasta la orilla izquierda del rio Pilcomayo i tambien a la
misma del rio Paraguay.-Es la parte oriental de esta comarca, que era designada bajo el
nombre de Los Llanos de Manso, del nombre de su primer descubridor i conquistador.
El rio Pilcomayo; es bien conocido en .su parte superior, desde su confluencia (Las
Juntas) con el Bilaya, hasta el 640. mas 6 menos, de longitud, lugar donde su curso,
como el del Juramento, es interrumpido por laguna, bancos de arena, de bosques enmara-
fados, en medio de los cuales se pierde, es decir, que, en tanto que la pendiente es
bastante pronunciada para que sus aguas puedan seguir su curso, se encuentra bien
encajonado i navegable, mientras que Ilegando alli donde el terreno es Ilano, casi horizontal,
sus aterramientos obstruyen el curso del rio i lo forzan a former lagunas, bafiados, para
no volver a encontrar, sino muy lejos su antiguo cauce. Es cierto, que despues de los dos
reconocimientos, tinicos conocidos, el de Patifio, 1721, i el de la espedicion boliviana,
4844-el rio ha cambiado muchas veces de lecho. Sus bocas frente a la Asuncion, se
pierden de tal modo en pantanos i alternativamente se cierran i se reabren, que no se
acierta a saber el nimero de ellas. Resulta, desde luego que, en elestado actual de cosas, el
Pilcomayo, a pesar de su extension lonjitudinal i de la abundancia de sus aguas, no sert
navegable, hasta que pobladas sus mirjenes, no permit a la industrial humana, regularizar
su cause. Es igualmente evidence que, despues de dos siglos, la superficie del Chaco en la
vencidad de sus rios, ha sido muy modificada, a causa de sus desbordamientos, i que, un
canal, ya otro, en otro tiempo accessible a las embarcaciones, no lo es hoy en dia.
Como el Juramento i el mismo Vermejo, el Pilcomayo, ofrece lagunas laterales, que a
su turno se llenan i se vacian, segun la estacion i reciben algunos canales de desagiie de las
inundaciones interiores. Sus orillas son muy variadas: encajonadas en unas parties, Ilanas
en otras; aqui sombreadas por elevadas florestas, por palmeras, alli casi al nivel de una
llanura abierta, que esta desnuda de gramineas. Numerosas tribus, tienen sus tolderias
(aldeas,) que se alimentan de pescado, que pescan en sus aguas, de animals salvajes que
se allegan a beber; algunas veces esos indios siembran en los terrenos que el rio, en sus
creces, cubre i descubre alternativamente.
Eetadi tica Nacional. Tomo VII. 14





ESTADISTICA FISICA


Un otro rio, el Parapetis, nacido de las iltimas vertientes de los Andes, se dirije al
este-nort-este i va a perderse segun Ondarza i Mujica (Mapa de Bolivia) en la laguna
Izozog, que da orijen a uno de los ramales madres de Latirequequi.-Un poco mas al
norte, una series de lagunas saladas, descargan en el mismo curso de agua por el arroyo del
Agua-caliente.
Sud del Pilcomayo-La zona del Chaco, entire el Pilcomayo i el Vermejo, aunque
poco mas 6 menos id6ntica, por la naturaleza del terreno i de la vejetacion, parece menos
baja que la precedent. Ofrecese un resto de canal natural, llamado Teyu por los indios,
que ha sido, tal vez, hacer comunicar ambos rios, pero, respect del cual, no hay sino de-
talles muy incompletos.-Las lagunas no son lan numerosas en 'esta rejion, como en la
superior, i aparte la resistencia que oponen los indios, ella ofrece menos dificultades
materials, para esplorarla. Sabes6 yA, que toda la rivera izquierda del Vermejo, es bas-
tante elevada, muy seca i de un terreno practicable. Aproximandose al rio Paraguay, el
suelo alcanza casi al nivel del rio, i entonces las creces cubren una gran superficie, sobre
todo, hacia las bocas del Pilcomayo.
Todo el suelo del Chaco, desde las orillas del Parana i del Paraguay, a los pedestales
de los Andes, que terminan en sus Ilanuras, pertenece a las formaciones terciarias. Su
pondiente general, es como la de la rejion pampanea, suavemente inclinada hacia la divisoria
central, formada por los rios Paraguay i Parana. Sin embargo, la altura general del suelo
es inferior a aquella de la rejion pampanea, propiamente dicha-es decir-en el espacio
que se estiende entire el masiso central arjentino, las barrancas del Parana i las costas del
Oceano-AtlAntico. M. Weddel, en la relacion de su viaje & Bolivia, no dh sino 160 metros
de altura a las llanuras de Tarija; nosotros no hemos encontrado sino 300 en las de Oran,
cerca del rio Vermejo, i alli el rio tiene ain su carAter torrentoso. Las fuentes del rio
Paraguai, no estin sino a 300 metros, siguiendo a M. de Castelnan, i en las laguna de los
Xarayes, esta altura debe quedar reducida a 100 metros, t6rmino medio, de las llanuras del
Chaco a 120. En fin, haremos notar, que no hemos encontrado en el Saladillo, desagiie
de las aguas pluviales de la grande oya de las Salinas i de los desbordes del rio Dulce, por
los 290" mas o menos de latitud i 640 de lonjitud, sino 80 m. solamente sobre el nivel del
mar.-En consecuencia, todo el centro del continent sud-americano, es muy bajo, ain
cuando no tenga, por lo demhs, esas depresiones que se encuentran en Asia, como en las
oyas del mar Caspio i del lago Asphallite. Pero, lo que hay de singular, es la incredible
estencion de una ilanura que, avanzando al centro del continent, desde las mArjenes del
rio Orinoco al estrecho de Magallanes, no compende menos de G de latitud.
Cerca de los rios del Chaco, el suelo, profundamente renovado i cubierto de bastas
capas de los nuevos alubiones, que se estienden a distancias considerable, serial evidente-
mente de una exuberante fertilidad, si la mano del hombre sometiese estos terrenos al
cultivo. Y se ha tenido de ello prueba en los pocos establecimientos que los misioneros
han podido fundar, pero que la desgracia de los tiempos, ha forzado a dejarlos perecer. El
porvenir de las colonies agricolas que se establecieren es indudable sera seguro e inmenso.
El clima del Chaco boreal, es el de la zona torrida, pero temperado por una gran
humedad, resuhado de las inundaciones de las laguna, de la frecuencia i abundancia de





TERRITORIOS EL OJIACO


las lluvias i borrascas, desde Octubre hasta Marzo. La estacion seca dura seis meses, i es
en esta 6poca, que los nomades se aproximan a los rios, cuando estos se encajonan en su
cauce. Se esperimentan entonces algunos hielos superficiales a consecuencia de los vientos
del sud-oeste, pero ellos son raros i de corta duracion.
Su vejetacion, es la misma de aquella de las provincias litorales i de la region tropical,
vecina, de los Andes, que hemos descripto (tom. I. paj. 400 i 424,) tal como la del Estado
del Paraguay-No ofrece nada de particular-los bosques son menos altos, no tan espes)s,
como no se creeria a primera vista-En muchas parties el suelo es descubierto.--Como en
lo demas de la oya del Plata, la familiar de las mimosas domina entire las species arbo-
recentes.
No hablaremos del reino animal, que no present nada, que y. no se conosca: el
jaguar, el tapir, el hormiguero, los tatus, las diversas species de ciervo i de monos, entire
los mamiferos. Loros i aves acudticas sin numero; caimanes i boas, avejas silvestres, que
dan una exelente miel etc. El ganado dom6stico, se cria muy bien, i algunas tribus apacen-
tan rebafios de ovejas i manadas de caballuno. Este fltimo, no se multiplica tanto en
el estado salvaje, como en las Pampas
Poblacion del Chaco boreal-Ella es esclusivamente compuesta de indios, subdi-
vidida en una multitud de tribus, Ilevando cada una un nombre particular, diferentes entire
si, por modificaciones en el dialecto que hablan-Las principles de estas naciones, son los
Chiriguanos o Cambas, que habitan al pi6 de las vertientes orientales de los Andes, los
Mataguayos i Albatacos, pr6ximos del rio Vermejo, los Mayas i Lenguas del rio
Paraguay, los Tobas i Mocovis, que recorren el Chaco todo entero, desde las fronteras de
Santa-F6, a las de las misiones bolivianas. Los habitantes de Corrientes i del Paraguay,
dan el nombre jen6rico de Guaycuris a todas las naciones de indios que viven del otro
lado del rio, llevando una existencia nomade i que han adoptado el uso del caballo; aplicAn-
dolo mas especialmente a los Mbayas i sus aliados.-Hemos ya nombrado la mayor part de
estas naciones i hablado de sus usos i costumbres (tom. II. paj. 177.) Sobre la ribera
izquierda del Vermejo, se encuentran algunos grupos de Vejobles, de Chuimpis, de
Vilelas, de Chanes, de Atalas, de Maalas, etc., que se han confundido frecuentemente
con los Matacos, de que tienen su orijen, pero lo grueso de estas filtimas tribus, habitat al
sud de este rio. Todas estas naciones, son poco mas o menos, nomades, a escepcion de
los Churiguanos, que tienen aldeas permanentes. Cada una, sin embargo, tiene una suerte
de domicilio, o de centro, donde ella viene a construirse sus chozas, despues de ausencias,
mas o menos largas, motivadas por la necesidad de buscar nuevas tierrds de caza i de pes-
cado i de huir tambien de las inundaciones. Ellas se fraccionan en multitud de grupos,
que casi todas Ilevan un nombre diferente, lo que haria career son de un orijen diferente.
Pero, no es esto: ellos salen de la raza guarani, o dela raza que d'Orbigny llama
pampanea, i de que los Tobas son el tipo.
Seria muy dificil fijar el total de la poblacion del Chaco boreal. En tiempo del descu-
brimiento, se llev6 la cifra total de los indios, a much altura. Mas tarde, 4764, Filiberto
Mena, que habia dirijido una esploracion a esta rejion, la comput6 en 406, 584, i hacia la
enumeracion de todas las tribus; por sus nombres i el nfimero de sus hombres de guerra.





ESTADMSTIOA FIS1iA


El Padre Lozano no la estima sino en 62,650. D'Orbiny la reduce a 30,000; pero, esta
cifra es, puede ser muy baja; por que result de todos los censos qne se tienen sobre las
fronteras, que la rejion del Pilcomayo es bastante poblada. La cifra de la poblacion del todo
el Chaco boreal, llegaria entonces a cerca de 40,000 almas, pero, apresurhmonos a decir
que estano es mas que una hipotesis. Esta poblacion ha debido ser muy considerable en
el siglo XVI; mas la viruela ha sido para ella un azote terrible i ella ha contribuido cien
veces mas, que las guerras con los espafioles, a la destruction de la raza indiana en la oya
del Plata i sobre todo en el Chaco.
Los indios de este pais viven en el mismo estado de independencia salvaje, que hace
tres siglos. Se hacen la guerra entire si, pero con menos encarnizamiento que antes, i la
amenaza, constant de una invasion de cristianos, sino los ha hecho reunir en un solo
cuerpo, les hi comprender, al menos, que no deben continuar en destruirse reciproca-
mente.. Cada tribu vive en su terreno i no impidense, las unas a las otras, estar en
posesion de lo suyo.-Las mas pr6ximas de las tierras de los cristianos, vienen a cambiar
pieles, cera, miel, por utensilios, como hechas, abalorios, licores fuertes, etc. Pose6n
caballos, ovejas i algun ganado vacuno, i algunas veces se dedican a la agriculture. Los
Chiriguanos han manlenido un cierto grado de civilizacion i se mesclan con los cristianos
para el trabajo, sin por eso abandonar sus costumbres i sus usos.
Todas estas naciones tienen un sentimiento comun-el de la defense de su territorio
contra los blancos. Ellas no quieren, ni abandonarlo ni venderlo i luchan con empecina-
miento contra las invasiones, que tienen lugar de tiempo en tiempo. He aqui, porque ellas
son hasta el present opueslas, instintivamente opuestas, a todas las esploraciones, que se
han tentado para reconocer el pais, i que ellas inquietan por sus merodeadores, las nuevas
quintas establecidas sobre las fronteras i sobre las orillas del rio Bermejo. El reconocimiento
de un camino director de los Andes al rio Paraguay, sea al sud del Pilcomayo, sea al norte
para llegar a los lagos Yaiva i Uberava, no ha sido possible hasta el presence, a causa de
la resistencia de aquellas. No es sino por una political conciliante, haci6ndoles frecuentes
regalos i en fin por el concurso de los misioneros, que se arribarh a conseguir consenti-
miento i ayuda por el trabajo para la apertura de tales vias de comunicacion.
Chaco austral-Ya se ha indicado lo que comprende esta comarca del Gran Chaco,
midiendo una extension de cerca de mil leguas cuadradas. Es menos baja que la boreal,
mas seca i de un terreno llano i arcilloso.-No contiene una sola colina, ni un pliegue de
terreno, ni tampoco un rio, si no es algunos canales de descarga de los aluviones del interior
que desembocan en el Parani que esta inmediato, tales como el arroyo Mal-Abrigo, los
del Rey, de San Geronimo de Capibaras, Blanco, Negro, del Oro, etc. Muchas
grandes lagunas, sea saladas, sea dulces, se encuentran, bosques en los bajios hfimedos, que
se presentan, sobre todo, cerca de las tres grandes corrientes que encuadran esta rejion.
Paralelamente a la orilla izquierda del Juramento, crece una floresta de Arboles espinosos,
espeso en todas parties, de una o dos leguas, i que no presta, sino raros pasajes, conocidos
solo de los indios ladrones i de los santiagiiefios cosecheros de miel.
El suelo, como en el Chaco boreal, pertenece a las formaciones pliocenas del period
terciario. Es jeneralmente arcilloso: asi las lagunas son muy numerosas, en la estacion





STERRITORIOS EL OHACO


de las lluvias: no se vB una sola piedra, i los finicos minerales que son conocidos, son unos
trozos de.fierro, considerados como mete6ricos, que se ven el Campo del Cielo, cerca de
los pozos de Otumba, a 60 leguas de la aldea de MatarA, ficrro del cual dejamos indicado
la ubicacion tan notable e inesplicable (tom. 4 paj. 272.) No obstante no haber punto
alguno de corrientes de agua, capaz de suministrar la irriga, la tierra, no deja, por eso, do
ser fecunda i el pequefio ndmero de colonies, que se ha podido former en esta rejion, han
sido siempre celebres, por. la exelencia de sus products agricolas. Se hallan, por lo
demas, todas las condiciones del suelo i de clima de las Provincias tan f6rtiles como Cor-
rientes, Santa-F6 i Santiago del Estero.
El clima, es el mismo de Corrientes; temperature media, 2-un cielo casi siempre
puro, frecuentes y saludables brisas, lluvias en primavera i en otofio i frecuentemente en
estio: ellas son en esta rejion, menos regulars i menos fuertes, que en el Chaco boreal;
pero el pais no esta por eso menos inundado en algunas parties, sobre todo, en la vecindad
del Parana i del Bermejo. Las mArjenes de este iltimo, presenlan de trecho en trecho, a
corta distancia, lagunas i esteros que se comunican entire si. Por lo demss, esta dis-
posicion del suelo i de las aguas, es mas raro que sobre las orillas del Juramento.
La vejetacion, es igualmente andloga a la de Corrientes i Tucuman.-Es sin embar-
go, menos vigorosa, que la naturaleza areno,-arcillosa de un suelo jeneralmente mui
mudable, lo haria cre6r. No aparecen florestas, sino en algunos lugares; casi por todas
parties los Arboles que se v6n, son mimosas de baja talla.-Se encuentran bellas llanuras,
cubiertas de exelentes yerbas forrajeras, que podrian nutrir numerosos rebafios.-Esos
pastos no los desprecian los indios aprovechAndolos, al contrario, con crias de ovejas, de
caballos y vacunos, pero en poco nimero i sin much cuidado.
El reino animal, present las mismas species, que en el Chaco superior, i es de
admirar que ain se encuentre el armadillo-jigante, i el oso hormiguero, dos animals que
tienden a desaparecer, por la incesante guerra que le hace el hombre para aprovechar su
carus i su piel.
Lapoblacion indiana del Chaco austral, es semejante a la de la rejion situada de la
otra banda del Bermejo, i la mayor parte de las tiibus del norte, pueden pasar libremente
a la rejion del sud, cuando este rio estA badeable. Estos naturales son de una bella raza
-facciones mas regulars, de alta estatura, como no lo son los guaranis de Misiones.-Su
color es aceitunado, ojos negros, pobladas cejas i pestafias, sin tener aquellos la oblicuidad
de los de su raza, al contrario, mui derechos, los cabellos negros i gruesos los miembros;
bien proporcionados, las estremidades pequefias.
Es dificil asignar una cifra cierta a la poblacion del Chaco austral.-Es mui inferior a
aquella a que alcanza la del Chaco boreal, i tal, vez es exajerada si se fija en 40.000 almas.
Si los indios que la componen, son temibles para la frontera, si a causa de la impetuosidad
de sus ataques, de las dificultades que se tienen para perseguirlos al travez de desiertos
poco conocidos, donde falta el agua, donde los bosques espinosos abundan, i es entonces,
que su conocimiento perfect del terreno, les favorece para retirarse rapidamente a lo
calidades inaccesibles.


Estadistica Naoional. Tomo VIL





ESTaDiSTIOA FISICA


V.

Siempre ofreci6, desde los tiempos del descubrimiento de Sud-America, insuperables
dificultades la exploration del Gran-Chaco. Poco, o nada avanzo el conocimiento y noticias
geol6jicas, geogrAficas i estadisticas de esa tan estensa rejion, a la que, ni el gobierno colo-
nial, ni su successor del aio de 481.0 adelante, ni menos los shbios viajeros, ban podido
penetrar, sea por decidia, ora por impotencia, falta de un acertado plan al logro de aquel
fitil i humanitario prop6sito, i en fin, si se quiere atribuir a la ninguna, 6 poco jenerosa
compensation que obtienen empresas de ese j6nero, los hombres especiales i.de privilejiado
j6nio.
Como nuestro plan de la obra annual que estamos publicando, es de carhcter oflcial i
encierra ajustadamente lo que ese mismo plan espresa en cuanto A la materia.-Estadisti-
ca-no es de esperar se entre.sujetos a tan estrechos limits a former un libro sobre el
Territorio Arjentino del Chaco. En los paragrafos precedentes, al respect, nos
concretamos a transcribir o estractar, lo que hemos encontrado mas importance i novedoso
en los pocos escritos que se han dado a luz sobre ese pais, en su mayor parte, desconocido.
En esto, hemos procurado no repetir lo que todos esos mismos escritores, copiandose,
unos a otros en sucesion, han podido conseguir del conocimiento del Chaco.-Asi se nota,
que lo finico mas original, de segura fuente, es lo que nos described el Dean Funes i el
Sr. Trelles, en sus respectivas obras.-El ilustrado injeniero D. Josd Arenales, en su im-
portante obra.--(Noticias hist6ricas i descriptivas sobre el gran pais del Chaco i rio Bermejo);
danos, en 6poca mas pr6xima-1833,-interesantes i nuevos datos, auxiliado de la ciencia,
de esa part del territorio de la Repiiblica.-Sentimos no haber ocurrido a la erudita obra
de este nuestro intelijente compatriota.-La razon que hemos tenido en vista es, la de no
alargar nuestro breve trabajo, abrazando el todo, que contiene ese precioso libro.-Mr De
Moussy que en el suyo ha ocurrido a todos los escritos que sobre el Chaco, le han podido
venir a la mano, cita i toma much del Sr. Arenales.-Ahora pues, estractardo de 61 lo
que ha tomado en esas fuentes, reducimos a sus mas cortos limits el contenido de esta
Seccion del ( Rejistro Estadistico ).

VI.

Terminamos las noticias sobre el Territorio del Chaco, insertando a continuacion la
lei que el H. Congress de la Repiblica Arjentina ha sancionado, declarando esa important
portion de ella como tal Territorio.-A saber.-

El Senado g Cdmara de Diputados de la Nacion Arjentina reunidos en Congreso
sancionan con fuerza de


ART. o--Mientras no se dicte la leyjeneral para la administration y gobierno de los territories
nacionales, el territorio del Chaco seri rejido por un Gobernador, por Jueces de Paz y por Comisiones
Municipales, segun se dispone por la present ley.





TERRITORIES -- EL CHACO


ART. 20-El Gobernador seri nombrado por el Poder Ejecutivo, durari en sus funciones por el
termino de tres aflos y gozari de la dotaeion de quinientos pesos fuertes al mes.
ART. 30--La Secretaria del Gobierno sera desempefiada por un Secretario, con el sueldo mensual
de doscientos pesos fuertes y dos escribientes con el de cien pesos fiertes al mes, cada uno; asignandose
para ordenanza y gastos de escritorio, cien pesos fuertes mensuales.
ART. 40-El Gobernador entenderi, con arreglo a las leyes de la Nacion, en todo lo relative i la
Administration, fomento, seguridad y colonizacion y sera el Gefe Superior de la guarnicion, gendarme-
ra y guardia national.
ART. 50-Los Jueces de Paz serin elegidos por electores, calificados con arreglo al Censo elec-
toral que maudari practicar el Gobernador, teniendo present las calidades requeridas por la ley national
de elecciones para ser elector, y durarin en el ejercicio de sus funciones por el t6rmino de un afio.
ART. 6-Los Jueces de Paz ejercerin la justicia civil, mercantil y criminal, con apelacion al Juez
de Seccion de la Provincia mas inmediata, y de esta, i la Suprema Corte de Justicia, en causes criminals,
civiles y mercantiles, cuando su valor esceda de dos mil pesos fuertes.
ART. 7-Las Comisiones Municipales se compondran de seis vecinos, que se renovarin por ter-
ceras parties cada afio, elejidos con arreglo al Censo que mandarin levantar el Gobernador, incluyendo en
61 i los estrangeros mayores de veinte y dos afios, y que tuviesen uno de residencia en el municipio. Estas
Comisiones serin presididas por el Juez de Paz.
ART. 8---Las Comisiones Municipales conocerin en todo lo relative a instruction, obras piblicas,
rejistro del estado civil de las personas y rejistro civico, higiene y parte econ6mica policial.
ART. 90-Mientras el nimero de habitantes de una seccion no alcance i mil, el Gobernador hara
el nombramiento de Juez de Paz y Comisario Municipal, y toda vez que Ilegue i este n6mero, convocara
inmediatamente al pueblo i elecciones.
ART. 00--El Poder Ejecutivo hari practicar una mensura de los terrenos adyacentes a cada sec-
cion poblada. dividiendolas en solares ylotes'de quintas y de chacras, los que serin destinados y concedi-
dos por ahora, con sujeccion i las reglas siguientes:
1. La mensura se hara con arreglo a las bases que fijari el Poder Ejecutivo, oyendo al Depar-
tamento de Ingenieros, para iniciar un sistema uniform en la division de las tierras nacionales.
2. Los solares de los pueblos no escederin de cincuenta metros por cincuenta, las suertes de
quintas, serin de doscientos metros por costado y las de chacra, de ciento sesenta hectireas, pudiendo
dividirse en medios y cuartos lotes.
3. Todo individuo national 6 estrangero, gefe de familiar 6 mayor de veinte y dos afios, tendri
derecho a entrar en posesion de un solar y de una suerte de quinta 6 de chacra, entregando la
cantidad de dos pesos fuertes por solar, cinco por lote de quinta y diez pesos fuertes por el de chacra,
y declarando bajojuramento 6 afirmacion, que hace la solicitud para si y no para otro, con la inten-
cion de entrar desde luego A poblarla y cultivarla. La entrega y la declaracion se harin ante la
Comision Municipal, la que dari al solicitante para su resguardo un boleto provisorio.
4. Bajo ningun pretesto podra ser concedido a persona 6 sociedad, mayor extension que la de
un solar y un lote entero, de quinta 6 chacra.
50. El poblador que se hubiere conservado en posesion del lote que sele adjudic6, ylo hubiese
conservado por espacio de tres afios, tendri el derecho i su propiedad y i que se estienda el titulo
competent. El abandon de la posesion y cultivo por espacio de seis meses consecutivos, seri
causa bastante para que el poblador pierda su derecho a ser escriturado.
60. Los que hubiesen servido en los ej6rcitos de la Nacion, ya en cuerpo de linea 6 de guardia
national, tendrin derecho i entrar en posesion del solar 6 suerte de quinta 6 de chacra que solici-
tasen, bajo la simple declaracion exigida por el inciso 3., dispensandoseles de todo pago.
7. No podri ejercitarse accion alguna contra estos solares 6 suertes de quinta 6 de chacra,
por d6udas que hubiesen contraido sus poseedores, intes de obtener el titulo de propiedad.






ESTIDISTIOX FISICA


ART. 1l-Asignase para la construction de Casa de Gobierno, escuela y temple, la cantidad de
veinte y cuatro mil pesos fuertes, que el Poder Ejecutivo distribuiri como lo juzgue convenient,
ART. 120-El gobierno de estos territories, dependeri del Ministerio del Interior, con el cual se
entendera en cuanto concierna al desenvolvimiento y administration de los mismos.
ART. i3-Sefiilase para gastos eventuales y estraordinarios de la Administracion de estos territo-
rios, la cantidad de seis mil pesos anuales.
ART. 140-Comuniquese al Poder Ejecutivo.
Dada en la Sala de Sesiones del Congreso Argentino, en Buenos Aires, ilos once dias del mes de
Octubre del aflo de mil ochocientos setenta y dos.
ADOLFO ALSINA. OCTAVIO GARRIGOS.
CARLOS M. SARAVIA, RAMON B. Mutiz,
Secretario del Senado. Secretario de la C. de DD.








Encontrando de sumo interns para esta parte del ((Rejistro Estadistico de la Repiblica
Arjentina,, la insercion en ella de los nuevos descubrimientos que el afamado sabio natu-
ralista Mr. Agassiz, ha alcanzado en su viaje de esploracion al Sud de la America-van en
seguida sus cartas a un amigo en que los describe-


LA EPOCA GLACIAL EN LA AMERICA DEL SUD

Montevideo, 'ebrcro 26 de 1872.
((MI QUERIDO PEIRCE))
((Hacen siete afios, estando en Rio Janeiro, tuve el placer de enviarle mi primer infor-
me sobre el descubrimiento de los fen6menos glaciales en los tr6picos. Me consider feliz
de poder aiadir un eslabon mas a la cadena de observaciones que prueban hasta la eviden-
cia, la estencion mas incredible de los campos de nieve en una 6poca de la historic de la tier-
ra relativamente reciente.))
Antiyer pudebajar a tierra apesar de la cuarentena para observer una colina llamada
el Cerro situada al Oeste de la Bahia de Montevideo i alli he encontrado las rocas erriticas
mas septentrionales que hasta ahora se hayan sefialado en el hemisferio Sud, fuera de los
tr6picos. Los hechos son los siguientes: el cerro esth situado en los 34053'3'' de latitudSud
i 50014'8" de longitud 0. Su forma general es la de un cono truncado, pero un examen
mas detenido muestra que sus lados no se inclinan uniformemente sino que present al E.
dos proeminencias poco elevadas, lijeramente redondeadas, casi insuficientemente marcadas
para merecer elnombre de eminencias y sin embargo, suficientemente caracteristicas para





LA EPOOA GLACIVL


quitar a la colina toda semejanza con uncono volcAnico rebajado.- Su altura sobre el nivel
del mar es de 465 pids. Su estructura geol6gica es muy sencilla y completamente unifor-
me. Consiste en capas muy duras de arcilla silicosa de azul oscuro o de gris verdoso, en
algunas parties negro. Estas capas se eslienden de E. S. E. al O. N. O. i se ven en las
orillas siempre verticalmente de tal modo que la superflcic de la colina present en todas
parties lines rectas de estas capas verticales corriendo en esa direction. En tal circuns-
tancia, podia esperarse que la superficie de la colina seria muy escabrosa y mostrara por
todas parties las orillas rotas de estas, fuera de su lugar. Pero ese no es el caso. Todas estas
capas estan cortadas como si hubieran sido gastadas paralelamente A los lados de la colina.
En otros terminos presentan la fisonomia caracteristica de las rocas apifiadas (*) del hemis-
ferio boreal, consistiendo en capas mas o menos inclinadas, cuyas superficies de nivelacion
han sido gastadas considerablemente. Fallan las grietas i los surcos, pero por su forma
general conlas eminencias bajas y redondas de sus lados, no me cabe duda de que el Cerro
de Montevideo debe su forma a la accion de los hielos como las rocas onduladas del hemis-
ferio N. Siesta no fuerapruebasuficiente para convenceraaquellos que no estan familiarizados
con los fenomenos glaciales, puedo afiadir otraspruebasqueno permitana nadie dudar, sea
cualfuerela manera de considerar estos fen6menos de transport, que las rocas err.ticas no
estan esparcidas en esta rejion i que estas rocas estln mas pr6ximas a los tr6picos en el he-
misferio S. de lo que lo han asegurado hasta ahora los observadores. En las orillas de las
rocas arcillosas que forman la masa de la montafia se hallan dispersas piedras aisladas (cu-
yo diametro no escede de un pi6 y de las que la mayor parte son mas pequefias) de cuarzo,
granite gneiss i una especie de arenisca granitica, contrastando por su color claro con el
mas oscuro de la arcilla sobre que descansan; como hay betas de cuarzo en la arcilla los
pedruzcos de cuarzo no atestiguan el origen estrangero de Jos materials dispersos en la
superficie dela montana; pero los fragments de granite de gneiss o de arenisca provienen
indudablemente de las rocas de alguna localidad vecina.)
Ahora ocurre una duda. ,De donde han venido esas rocas erriticas? Espero con la
consecucion de mi viage afiadir otros muchos hechos por medio de los cuales tratar6 de re-
solver complelamente el problema. Por el moment dird tan solo que si provienen de rocas
mas meridionales, el agente que las ha trasportado hacia el N. debe haber pasado sobre el
Cerro en direction perpendicular a la de las capas quelo componen. Sin entrar actualmen-
te en la discussion te6rica de esto, insistired nicamente sobre el hecho de que tenemos alli
rocas erraticas en los 34o latitud S. i que segun la observacion de Darwin en su admirable
Diario del viage de Beagle abundan cada vez mas desde los 410 hasta el Cabo de Hor-
nos. Asi mismo en el hemisferio N. constatamos que su ndmero i su importancia aumen-
tan segun que se va delN. al S. o a la inversa demostrando asi que las rocas erraticas son un
fenomeno c6smico ligado a los climas del Globo i que de ningun modo dependent de los ca-
taclismos locales. )
Suyo como siempre L. AGASSIZ.


(M) Moutonnes.
Estadistica Iaeiona. Tomo VIL






ESTADISTIOA FiSI1A


alcaluano, vibril 20 de 1872.

(,Desde que le envi6 mi primera carta concerniente h las rocas erraticas de la zona
templada actual, elasunto se ha ampliado para mi y he fijado mi atencion particularmente
de estelado dejando a Pourtales la superintendecia de los drenajes a Stundachneri a Black
el cuidado de las muestras zool6gicas.)
((Sobre la costa oriental de Patagonia tuve pocas ocasiones de aumentar los datos que
habia cosechado en Montevideo.)
Solo cuando entramos en la bahia de San Matias para hacer algunas composturas pu-
de reunir nuevos datos. Esta bahia es particularmente interesante, porque se puede com-
parar la position de las capas terciarias en las barrancas limitando el AtlAntico, con la
de las capas semejantes que limitan lascostas del N. dela bahia. La direction de las ill-
timas corre durante cerca de cien millas perpendicularmente a las costas del mar. En am-
bos casos su estratificacion es tan paralela A la superficie del mar que cualquiera que haya
sido su cambio de nivel con relacion al Oceano, ellas conservan ann la position en la que
han sido depositadas. Importa much tener present esto cuando se consider la distribu-
cion delas rocas erriticas en esta rejion bajo el punto 'de vista de los agents que pueden
haberlas trasportado al sitio en que se encuentran. Entre los dep6sitos terciarios se hallan
bancos muy marcados de ostras colosales de una extension considerable, de los cuales uno
coincide con el nivel de las aguas bajas, mientras que otros estdn situados A 25 pies de
altura por lo menos; la diferencia de nivel entire estas capas de ostras es tan considerable
que hacen sospechar un hundimiento del fondo del mar durante el dep6sito de las capas
terciarias. Mas arribahay otras capas de f6siles pequefios, unas a diez i otras a veinte pies
mas arriba de la segunda capa de ostras; estas fltimas son perfectamente paralelas entire si
i separadas por capas delgadas de arcilla y arena, otro tanto sucede con las capas terciarias
superiores que contienen los pequefios f6siles. Entre ellos un banco consiste casi entera-
mente de un gran nimero de Scutelas con una perforacion muy particular en el espacio
que es interambulacrario posterior. Este banco esta particularmente bien determinado:
otro de arena gruesa esta tambien muy sefialado, sucede lo mismo con uno de arcilla endu-
recida, que se halla a una centena de pi6s sobre el nivel del mar. Como lo veremos mas
tarde y como Darwin lo ha constatado, estas capas se estienden sobre toda la Patagonia
oriental comprendiendo elEstrecho de Magallanes hasta Punta-Arenas. El aspect de estas
barrancas me recuerda algo las del cabo Gay con sus formaciones terciarias, conla diferen-
cia de que la parte superior delays barrancas consiste principalmente en arcillas arenosas,
alternando con dos capas horizontales distintas formadas de pedregilelos muy pequefios i
de un tamafio uniform. Estas piedras varian entire el tamaiio de un poroto y de una nuez
hasta el del puno, pero hay tambien fragments de rocas. Es de notarse que en tanto que
las piedras alternan en stratificacion regular con el arcilla arenosa en la parte superior de
las barrancas, se encuentran tambien en la base. En este filtimo caso sin embargo, un
dep6sito superficial i no penetran conlas capas sobre las cuales se hallan en el interior de
las capas. Me ha parecido que tales acumulaciones superficiales de cascajos sobre los






LA EPOOA GLACIAL


bancos, limitando el Rio Santa Cruz, puede haber engahiado i Darwin acerca de la existeri-
cia de un cierto nimero dehorizontes. Lo cierto es, que alli no existen riberas que indi-
quen los diversos niveles de la comarca. Lo que Darwin ha considerado como la prueba de
una elevacion gradual de las costas, son superficies libres de los dep6sitos terciarios hori-
zontales que forman en diversas parties terrenos paralelos. Por lo que respect a mi, no he
visto alli otra prueba que un levantamiento de position sobre el nivel del mar, sin6 los bancos
f6siles de ostras y otros f6siles en las capas terciarias situadas sobre el nivel del mar i la
presencia sobre esos bancos y mas arriba de los bancos de las costas de conchas recientes
y vivas aun. Estas sin embargo, solo indican que despues del dep6sito, tuvo lugar un le-
vantamiento, cuando ya existian las conchas vivas, sin que seaposible distinguir fen6menos
sucesivos de levantamiento-me parece que estas regions permanecian aun sumergidas
cuando la epoca del transport de las rocas erriticas.))
Hasta la estremidad occidental dela bahia de San Matias, en el puerto de San Antonio,
done se encuentran denudaciones estendidas en las formaciones que acabamos de descri-
bir, se encuentran los mismos cascajos.
Pero en el puerto de San Antonio, en vez de former capas horizontales continues bien
definidas, sobre el nivel del mar, se encuentran guijarros que cubren toda la extension de las
costas siguiendo sus desigualdades. Sus posiciones muestran, sin ninguna posibilidad de du-
da, que toda la s6rie de capas sobre las cuales descansa en estratificacion regular en Clliff-Eud
ban sido completamente gastadas i filtimamente removidas por el mar, i los mismos casca-
jos han sido llevados al nivel del mar. Se sigue de aqui, que esos cascajos no fueron depo-
sitados en la rivera actual, sino sobre una rivera mas antigua, correspondiente en aquella
epoca al nivel sobre el cual se hallan actualmente los cascajos de Clliff-Eud. Por lo que
sabemos actualmente me inclino a afiadir, como una induccion de observaciones subsi-
guientes hechas mas al S i cuya relacion con los hechos ya constados, me es claro que esos
cascajos han pasado al traves de un molino de hielo antes de ser traidos por las olas a su
position en los lechos de Clliff-Eud i sobre las orillas del San Antonio, i no veo porqu6 las
olas que formaban estas denudaciones, no hayan sido el resultado de los deshielos hdcia el
fin del period glacial, como el resultado de un campo de nivel entire la tierra i el mar.
Desde que los ge6logos han podido apreciar la extension de la part de nuestro globo, que
fu6 cubierta i amoldada por el hielo, pueden menos inclinarse a invocar los cambios de ni-
vel entrela tierra i el mar en todas parties done constatan la accion evident del agua,
particularmente alli donde ningun resto marine prueba la presencia del agua.)
((Como ya lo he notado, la pequefiez i la notable uniformidad de los cascajos en el
puerto de San Antonio es particularmente digna de atencion, i tambien el hecho de que las
rocas duras i aun las mas duras son las que se hallan entire ellos. Por razones que espon-
dr6 ahora, mencionar6 especialmente como comunes en esta formacion, cascajos de un
porfirio rojo i otros de un epidotis verde compact. La situation de la bahia de San Matias,
su grande profundidad, i mis particularmente la depression o denudacion del puerto de San
Antonio, sujiere la probabilidad de que el Rio Negro derramaba en otro tiempo sus aguas
en el gran Golfo en vez de desembocar directamente en el Oc6ano, afiadir6, que mientras que
los guijarros err.ticos abundan tanto en la bahia de San Matias, no hay una sola roca dura





ESTADISTIOA FISICA


sobre las cuales las sefiales particulares de la accion glacial se hayan conservado. Estos ban-
cos de cascajos aunque est6n ciertamente en relacion con el Drifft, no traen consigo prueba
alguna indiscutible de una derivacion glacial.))
((Como el tiempo y el estado de nuestro buque me han obligado a renunciar a la espe-
ranza que abrigaba de ver por lo menos la embocadura y las barrancas de las costas del
Rio Negro i de los rios de Santa Cruz i de Gallego, asi como de visitar las islas Falkland,
no podia relacionar mis observaciones en la bahia de San Matias, con otros hechos observa-
dos en las costas orientales de la Patagonia i de sus islas. Pero despues de haber doblado en
el cabo de las virgenes, entramos en la bahia delaPosesion, donde la geologia de las costas
ofrece much interns. En todo el largo de las costas N del estrecho de Magallanes, las forma-
ciones terciarias observadas sobre las costas orientales de la Patagonia son perfectamente
notables aun de lejos, por sus capas horizontales que se encuentran tambien sobre las cos-
tas de la tierra del Fuego. En la bahia de la posesion, hemos tomado tierra para examiner
mas completamente el character de la comarca, algunos de nosotros con la intencion de es-
plorar mas particularmente las mesetas de las barrancas de las costas, mientras que los de-
mAs partisan para incursion mas larga al Cerro Agnon, i a las colinas circunvecinas. A una
milla de las barrancas i a 150 pies sobre el nivel del mar, encontr6 una laguna salada don-
de con gran sorpresa de mi parte, observe que abundaban numerosas conchas marinas,
id6nticas a las queviven sobre las costas. Estaban en perfect estado de conservation i mu-
chas de ellas vivas, de modo que junt1 numerosos specimos con el animal vivo que he con-
servado en alcohol. Las que mas abundaban eran hocinas, fisurelas, lepadas, volutas,
etcetera, todas de las mismas relaciones numericas que parecen presentar en el mar bajo
las barrancas. La presencia de esta laguna con sus habitantes vivos, demuestran que ha ha-
bido un levantamiento muy reciente en sus costas. La 6poca en que puede haber tenido lu-
gar no pudiendo determinarse con precision sin un examan geol6gico mas detenido. Este
hecho es la confirmation mas complete de las aseveraciones de Darwin, publicadas hace mas
de treinta afios de que hubo un levantamiento reciente de esas costas. Aunque atribuye
a esta causa fen6menos i relaciones con ella, hechos que en mi concept tienen un origen
diferente i otro significado.)
((En la 6posa de nuestra visit a la bahia de la Posesion, ei el mes de Marzo, cuando
el otofio se acerca en este hemisferio, la laguna estaba casi seca, i la poca agua que
quedaba era may salada. El Dr. White la examine quimicamente i me ha entregado el si-
guiente informed acerca de su anhlisis: las muestras de agua recojidas en la laguna de la ba-
hia de la Posesion, contienen magnesia, cal, Acido sulfilrico, una pequefia cantidad de hier-
ro i tambien yodo. Ella es dos i i43 veces mas densa que el agua de mar comun, como la
prueban las observaciones hidrom6tricas i la proportion de sal marina. Abundan las mate-
rias organicas. Las orillas de la laguna prueban que en la estacion de las lluvias tiene tres
o cuatro pies de agua; es de esperar que entonces sus aguas se asemejen mas a las del mar
que en la 6poca de nuestra visit. Innumerables rastros de huanacos indican que debe ser
el refujio continue de esos animals, i aun durante el dia vimos a various dirijirse hacia ese
paraje. No se que se haya notado hasta este moment una prueba mas notable del levanta-
miento de las costas. Las conchas marinas muertas esparcidas en tierra firme, no prueban





LA EPOOA GLACIAL


de una manera irrecusable la presencia del Oceano en otros tiempos, pues pueden haber
sido trasportadas por pAjaros i otros animals; pero una laguna de agua salada a mas de
cien pies sobre el nivel del mar, con conchas marinas vivas, semejantes a las que se hallan
actualmente en las costas, no puede haber sido producida sino por un levantaminnto. La
tierra, arriba de la primer barranca es horizontal i se eleva mesetas regulars hasta 400
pies sobre el nivel del mar. En el nivel general de la comarca, cuyo suelo es quebrado i
surcado, he encontrado 8 mesetas sobre la rivera. Todas consistent en dep6sitos terciarios,
pero sobre la rivera misma pueden distinguirse niveles inferiores, pues su edad relative
esta indicada por la presencia o ausencia de vejetales en el suelo. Sobre la tercer meseta
un poco mas arriba i mis adentro en las tierras que la laguna ha salado a una altura de
ciento cincuenta pies sobre el nivel del mar, hall un monton de pedazos de roca distin-
to, en el cual los guijarros estaban mezclados con guijarros, arrollados en una proporcion
tan basta como si se hallaran en contact actual con un ventisquero. Este monton de ro-
cas estaba arqueado con su convexidad hicia el norte, i el lado abrupto hacia el Sur, mos-
trando asi que el poder motor que lo llev6 i lo dej6 alli, debe haberlo trasportado desde
el S. hicia el N. Mas arriba, a un nivel de 400 pies, sobre el nivel del mar, se hallan
esparcidas en la llanura rocas errAticas. Sobre el nivel de 400 pies, el mis alto que he
alcanzado, he visto grande trozos de piedra.)
H6 aqui pues, hechos de una gran importancia i que se ligan intimamente entire si:
un lago conteniendo conchillas maritimas vivas d mis de 100 pies sobre el nivel del mar
mostrando una elevacion muy reciente de la lengua de tierra que ocupa i una acomulacion
de guijarros i de trozos, teniendo todos los caracteres de las piedras de los ventisqueros,
descansando sobre una de las numerosas mesetas que parecen indicar levantamientos su-
cesivos del suelo de la comarca. Estos niveles no hacen sin6 similar los eslabones sucesi-
vos de una elevacion gradual i no eran una prueba de que esas elevaciones han tenido lu-
gar efectivamente, result de la constitution geol6gica del suelo que esta formada esclusi-
vamente por capas terciarias, sin ningunvestijio de cascajos. Darwin, que tambien observe
los fen6menos de dep6sitos i de elevaciones particulares a esta rejion, se incline a pensar
que el drift habia sido esparcido en la Patagonia por los ventisqueros, en el tiempo en que
la comarca estaba sumerjida. Los trozos de piedra mencionados mas arriba sobre una de
las mesetas, muestran sin embargo que la elevacion debe haber tenido lugar antes de i a-
berse dispersado el drifft i no despues.)
No mencionar6 aqui el muy interesante descubrimiento hecho por Pourtales de una
series de volcanes estinguidos, hacia el norte de la bahia de la Posesion, de la que es el
mayor el monte Aimon, a este respect ya le dije que viera para mayores datos mi informed
official. Sus observaciones cuentan entire los resultados mas importantes de nuestro trabajo
geol6jico. Ocurre de por si que la elevacion de esa rejion es la consecuencia de la antigua
actividad de esos volcanoes. Mas alla de la part oriental del estrecho de Magallanes, las
costas muestran formaciones terciarias, como aquellas que so observan en las costas atlAn-
ticas de la Patagonia i en la bahia de San Matias. Entidndase bien que en los dep6sitos de
esta naturaleza no se hallan vestijios de rocas pulidas.)
Las ultimas localidades de una 6poca geol6jica reciente que hayamos examinado
Estadistica Nacional. Tomo VII. "





XSTADfSTICA FfS10)


cuidadosamente, son las islas de Isabel i Magdalena. La iltima estd, casi enteramente
compuesta de un drifft glacial en el cual se halla una cantidad bastante considerable de
trozos grandes i pequefios de saperficie pulida i con estrias caracteristicas; various son de
ese mismo porfirio rojo i de esa epidosis que hemos mencionado mas arriba. En Punta
Arenas se ve una acumulacion considerable de trozos dispersos por toda la comarca i los
int6rvalos del sedimento estAn empedrados por ellos; su position es facil de observer en los
bancos de la costa i en los sanjones del Ferro-Carril, que conduce a las minas del sanjon.
Alli el drifft es aurifero. El Gobernador de la Colonia, Viel me di6 hermosos especimos
del oro que se encuentra en los alrededores de los sedimentos. Los dep6sitos carboniferos
me han llamado tambien much la atencion; hay dos capas considerable de ulla, la una de
seis pies i seis pulgadas de espesor, i la otra a ochenta pi6s mas arriba, de un espesor de
tres pi6s. El pequefio niimero de species de f6siles que encontr6 alli en gran cantidad,
me autorizan a career que ese carbon no es terciario i que corresponde a la formacion cre-
tacea. Entre estos f6siles el mas caracterisco es una ostra del tipo de la Ostrea deltoidea
forman capas de various pi6s de espesor.
Despues de haber doblado Punta-Arenas, el pais varia de aspecto. Las montafias se
elevan a una gran altura a ambos costados del canal, i la rejion puede en consecuencia
campararse a los Alpes, aunque los picos mas elevados, tales como el monte Sarmiento, el
monte Darwin, el monte Buckland i el monte Buarney, miden tan solo de seis a siete mil
pies. Pero como su base baiia en el Oceano i su pendiente muy rapida, parecen mas altos
de lo que son en realidad. La proximidad de Punta-Arenas, sera siempre particularmente
interesante para los ge6logos suizos a quienes recuerdan muchos cuadros familiares. Pou-
tales i yo esperimentamos el mayor placer al comparar este espectAculo con el que present
nuestro pais natal. Humbsostt en su obra sobre las Rocas de ambos hemisf6rios i en su
cosmos, insisted a menudo sobre la notable semejanza en el aspect del mundo inorganico,
en rejiones muy lejanas unas de otras. Sigo sus huellas al decir que Punta-Arenas i la
rejion que est. al N. me recuerdan el Jura i la comarca mas llana que est6 a sus pi6s,
mientras que la cadena mas elevada del S. me recuerda los Alpes. Sin exajeracion puede
hacerse la comparacion hasta en los detalles de la primera cadena a lavista del Canal, en la que
se han hallado los dep6sitos de carbon, se eleva solamente a 4,000 pi6s i se parece a las coli-
nas Neo-Comienas que limitan el Jura Occidental; mientras que la segunda cadena,
elevAndose a 2,500 pi6s, puede compararse a Chaumont o alguna otra de las cimas menos
elevadas de la misma cadena. Hasta la misma quebrada que conduce a la mina de carbon
me recuerda la de Seyon con su torrent; mientras que las llanuras se estienden mas abajo,
en la misma relacion con las colinas, que la punta aluvial del Biet i la llanura terciaria del
Berecs presentada con el Jura. Esta semejanza no es puramente superficial, se estiende
tambien a las formaciones jeol6jicas de toda la rejion. Las mas altas del S., si bien recuer-
dan las de los Alpes, no pueden compararse a las cadenas mas altas de la Suiza, tales como
el monte Blanco, el monte Rosado o el Oberland bearnis. Tienen mas bien el caricter de
los Ormonds: el monte Faro, por ejemplo, visto del N., me recuerda el Niesen o alguna de
las alturas c6nicas que se elevan mas arriba de las Meillerias, tales como el Bisa; cuando se
le mira desde el E., se asemejamas al Untersberg, cerca de Saltzburg. El monte Sar-





LA EPOOA GLACIAL


miento, el monte Buckland, el monte Burney i various otros menos conocidos tienen el
verdadero cardcter de los Alpes. El monte Buckland, se asemeja de una manera muy
notable, por su forma, al Matterhorn, con la sola diferencia de que su superficie estr com-
pletamente cubierta de hielos. )
(( Solo despues de doblar el cabo Froward, tuve el convencimiento de que las colinas
inmediatas a la canal que seguimos, tomaron su aspect actual a consecuencia de la accion
de los hielos. Ahora, sin embargo, que he visto toda la lonjitud del Estrecho de Magallanes,
que he atravesado el canal Smith i visitado a Chilo6, estoy dispuesto a sostener que toda la
estremidad S. del continent Americano ha sido trabajado uniformemente por una capa de
nieve. En todas parties se encuentran esas ondulaciones tan conocidas por los que estan
familiarizados con los ventisqueros, bajo el nombre de rocas redondeadas, combinadas con
superficies pfilidas, cruzadas por surcos i qnebradas que corren en una sola i misma
direction i al mismo tiempo las rocas de una dureza desigual, los diques atravesando otras
rocas con todas en una misma direction i nivel. En restimen, todas las superficies de
tierras que limitan el estrecho de Magallanes, presentan exactimente el aspect de las
superficies heladas en el Hemisferio Boreal. En todas parties, donde han sido bien con-
servados los surcos i quebradas, se dirijen hacia el N.))
(H6 descrito cuidadosamente cada localidad que presentaba algun interns con relacion a
estos hechos. Mencionar6 aqui solo algunas mas caracteristicas. Las primeras piedras re-
dondeadas que he visto, estan en las costas mas cercanas en el lado opuesto del cabo
Frowart, para emplear los t6rminos usados en los mapas ingleses. Alli las rocas se hallan
encorvadas i torcidas como las del diente del Mediodia i del diente del Morcles. El cabo
Frowart, pues tal es el nombre frances dado por Fracier al promontorio mas Meridional
del Continente, es tambien redondo i pulido hacia su part S. i 0., con crestas escabrosas
como arriba del Grimcel, en el Nagelis-Gratli. Todas las colinas entire Snug-Harbor i
Vood Bay, son jeneralmente redondas i pulidas en sus cimas. Las parties quebradas de sus
lados, muestran las ondulaciones caracteristicas de los lados de las colinas de ventis-
queros. Muchas colinas i montalias al E. i al 0. del cabo Holland presentan el mismo
aspecto.--Me llam6 notablemente la atencion el aspect de una hermosa pendiente entire el
cabo Holland i la punta de Conventry, su superficie present algunas eminencias desnudas,
de orijen evidentemente glacial, al mismo tiempo las parties quebradas tienen axactamente
la misma forma. Todas esas montafias los Alpes Vos, tal es como el Moleson, el Faulhorn,
el Rhigi, el Pilatos, intes que los mismos Alpes, aun cuando estuviesen completamente
cubiertos de nieve. i hielo. Estas eminencias redondeadas i las superficies glaciales penetran
frecuentemente en las ensenadas estrechas que tienen una direction de N. a S. i se abren
en el canal principal en angulo recto con el mismo estrecho, mostrando asi que el ajente
triturador se ha movido del S. htcia el N. i no del E. al O. o del 0. al E., direction actual
del estrecho. En Port-Galant he visto guijarros grades i pequenios, i grandes trozos de los
cuales muchos tenian por lo m6nos seis pids de diametro i unos cuyas dimensions eran de
doce pi6s, cinco i seis pi6s todos bien redondeados, mas o menos pulidos i teniendo.estrias
lineales, siguiendo diversas direcciones sobre superficie, en una palabra, tales cuales se
encuentran en los pedregales de los ventisqueros con escepcion de una pequefia playa






ESTADISTICA FI'SICA


arenosa sobre la cual hemos encontrado un campo, fueguiene est. cubiertas de rocas
erraticas. Adin en los limits comprendidos entire las altas i bajas mareas, muchos cascajos
muestran estrias glaciales aun cuando esten constantemente arrastrados por las mareas.
Pourtales fu6 el primero en tener la suerte de ver verdaderas estrias de ventisqueros sobre
rocas estables mas arriba de Port-Galant. Era sobre la superficie de un dikt de cuarzo
atravesando una capa de talco. La direction de las estrias era 0. N. 0. Hay capas ondu-
ladas a lo largo del camino de la bahia de Furtescue al cabo Jer6nimo comprendido Cross
Mountain; el cabo Jer6nimo es tambien pulido, sobre todo hacia el lado del S. El valle del
Rio York que corre hacia el N. esta tambien muy pulido en ambos lados. Entre las dos
uiltimas cadenas del cabo Jer6nimo al 0., hay una escavacion que corre hacia el N. donde
las rocas onduladas son tan caracteristicas como sobre las costas i la estremidad de la
misma punta. La garganta opuesta es igualmente ondulada en sus dos lados, mostrando
que la denudacion no ha sido el resultado de un ajente, movi6ndose del 0. hacia el E. o del
E. al 0. atravesando el canal principal. Las dos puntas de la parte mas angosta del estrecho
de Magallanes (el Morion i el cabo Cnot) son hermosamente pulidos i redondeados. La
iltima cadena del cabo Jer6nimo parece mostrar que la fuerza abrassiu ha actuado del
S. S-0 al N. N-E.-En la bahia Boriga, el fondo estA cubierto por grandes cascajos i trozos
entire los cuales los mas grandes son redondos pulidos e istriados. Pourtales i Kennesys
han hecho la asencion de pico marcado con 1,923 pies, sobre el mapa del Almirantazgo de
la bahia de Boriga, i hallado rocas onduladas a una altura de 4,500 pids al mismo tiempo
que mas arriba las rocas estaban surcadas por estrias rugosas. El panorama me recordaba
el del Abschorvirng sobre el ventisquero del Aar. Algunas de las superficies pulidas se
asemejan, de la manera mas sorprendente a ciertas localidades, dibujadas en mi obra sobre
los ventisqueros, pudiendo haber servido de models a las ilustraciones que he publicado
de los fenomenos glaciales de la Suiza, hace mas de 30 afios.
Ningun promontorio en toda la extension del estrecho sea que se le mire desde el E. o
del 0. muestra sobre sus lados la accion de los agents pulidores, como sobre los lados N. i
S; eso autoriza a pensar que la fuerza pulidora se ha movido hicia elN. 0. hacia elS. aun
cuando toda la superficie parece igualmente bien pulida. Nada indica la accion violent
del choque de los banquises.
La bahia del ventisquero ha sido tambien para mi un campo provechoso de studio, pero
mas adelante me ocupar6 de ella con mayores detalles.
En el puerto Shall-Bey existen various pedregales concentricos sefialados por trozos que
mui bien pueden haber sido depositados alli por el gran ventisquero situado en el lado
opuesto al canal.
Evidenciada ante mis ojos por todas parties la action de los ventisqueros, la jornada del
cabo Frowart al cabo Tamor no ha sido m6nos seductora para mi, pues me ha permitido
reunir los hechos en s6rie no interrumpida. El curso del estrecho de Magallanes, dirigidn-
dose principalmente del E. al 0. corta en todas parties en Angulo recto el sentido de las
erosiones producidaspor el hielo meridional sobre los terrenos s6lidos de todo el estrecho
solamente despues que doblamos el cabo Tamar y pasado la bahia Shown entramos en un
canal cuya direction era id4ntica a la de la erosion glacial, permitiendo asi observer simul-





LA EPOOA GLACIAL


taneamente en ambos lados opuestos del canal tambien como en el golfo de Pennas los
vestigios dejados por los ventisqueros sobre la superficie de las rocas.
Alli como a prop6sito del estrecho de Magallanes describir6 las localidades que ofrecen
mayor interns dejando los detalles para otras circunstancias. Los hechos hablan tan elo-
cuentemente que aun cuando no estuviera uno familiarizado con ellos llaman la atencion
por su precision. Siguiendo el camino anterior por el golfo de Pennas por el canal Smith
estabamos a tal distancia durante todo el trayecto del camino de las rivers rocallosas de
este estrecho pasaje que nada podia escapirsenos i como la complicacion del canal impedia
viajar de noche estabamos seguros de no perder la occasion de observer.
Los Andes propiamente dichos comienzan en el cabo de la Providencia en el estrecho
de Magallanes, pero su caricter alpistre no esti desarrollado do una manera notable al S.
de la Union-Lownt aun cuando en el fondo del ventisquero Lorent pueden verse grades
montafias con grandes ventisqueros. El monte Busney puede compararse con el monte
Sarmiento a lo largo del canal de Smith hasta llegar al estrecho Colliugnood a travEs del
paso del Victor, i el pais es el mismo del estrocho. En la parte meridional del canal de
Smith, observe por primer vez una diferencia considerable entire el lado N. i el lado S.
de las cadenas mas vecinas que corren del N. al S. Era cada vez mas evident que la
accion erosiva del ventisquero, se habia ejercido sobre la pendiente soptentrional i que sus
dep6sitos, se habian operado sobre la pendiente N. En el acto de divisarse las cordilleras
de Sarmiento, la magnitude de la cadena se desplega enteramente i desde las montafas mas
altas descienden hacia el mas ventisqueros que pueden compararse a los mas majestuosos
de la Suiza.
A lo largo de esta rejion, como en otras parties del estrecho, la nomenclature adoptada
por los mapas del Almirantazgo, tiene el caricter mas agradable que darse puede para un
horrbre de ciencia i de los mas honorables para aquellos que han tratado de ligar a sus
propias investigaciones los nombres de sus contemporineos mas distinguidos o ol de sus
amigos.
Los nombres de todas las personas conocidas de Inglaterra que hacen treinta o cuaren-
ta afios se han distinguido por su dedication a la ciencia, forman parte actualmente de la
jeografia fisica de aquella rejion.-Con ellos estan asociados algunos nombres estranjeros
que han sido aplicados sin embargo, con m6nos acierto, pues se han denominado
algunas localidades sin importancia con el nombre do personas mui eminentes.
Tenemos por segunda vez una vista magnifica del monte Burney. En el acto de llegar
al canal Maine, pudimos constatar la profunda diferencia de aspect que present esta
montafia, cuando csta cubierta de nieve hasta su base, como lo ha indicado el Doctor
Cunningham o cuando solo su part posterior esth ocultada por las nieces o el hielo. Pasard
much tiempo, Antes de que se haya determinado en esta rejion el nivel de las nieves
perp6tuas, pues basta una tormenta para variar de una manera incredible el aspect de una
cadena de montafias.
Las montaias al N. del cabo de la Providencia, el monte Burney, las cordilleras de
Sarmiento i las cadenas de montafias al E. i al N. del ventisquero Nevoso, son parte de una
sola i misma cadena, formando en realidad el t6rmino meridional de los Andes.
Est~distica Naelonal. Tomo VII. 18





ESTADISTICA FISIOA


En el puerto Maine, sobre la costa 0. de la isla Orven, tuve occasion de examiner dos
species muy interesantes de acalefos de ojos desnudos.
La localidad me ha sujerido naturalmente nombres en armonia con ella, i he llama-
do a una con el nombre del Capitan Maine-Crossotoca Maquei, por la disposicion festonada
de sus o-arios, i la otra con el nombre de mi viejo amigo Ossen. Staurotoca Osseni, a cau-
sa de la forma a manera de cruz de sus ovarios. Mientras que coleccionaba a bordo. Pour-
tal6s i Steindachner practicaban la ascencion de las colinas adyacentes en busca de rastros
de ventisqueros i de los animals terrestres. El resultado de sus escursiones ha sido de los
mas satisfactorios. Pourtal6s, estrias i erosiones glaciales sobre anchos dikes de serpenti-
nas (grecnstone) que cortan la roca en todas direcciones. Sobre una de estas capas, las se-
fiales podian distinguirse en dos series, unas yendo del S. 0. al 0. i las demAs cruzando a
esas del S. al S. 0. Mas arriba sobre otro dike del mismo carActer, los rastros de la pri-
mera linea eran perfectamente rectilineos, i aunque interrumpidos por moments, se re-
novaban de otro lado con los mismos caract6res. Aun mas arriba, sobre la pendiente de la co-
lina, hall estrias glaciales muy precisas sobre granite, en la direction del S. O. al S. i otras
lines m6s finas sobre muros dikes de serpentina. Las sefiales mis elevadas en esta locali-
dad estaban A cinco 6 seiscientos pies sobre el nivel del mar. Steindachner junt6 alli ranas
con renacuajos i algunos insects.
Aproximandose mas a Guia las colinas de la isla de Chatlam estAn surcadas en la di-
reccion del N. 0. i se ven grandes trozos sobre los limits de la cadena, mientras que la isla
Esperanza, aparece al S. como una b6veda inmensa entire dos canales dirijidos desde el N.
hacia el S. En el gran canal hemos visto muchas ballenas y alguuos bancos de hielo. Las
colinas a una altura de 2,000 pies estaban todas onduladas. La isla Sanmarck, opuesta A la
entrada de Lyre Sound, i las islas que estAn al Oriente en relacion a ella, han sido instruc-
tivas, particularmente. Hemos seguido la cadena occidental, que es tambien la mis estre-
cha, i pronto se hace evidence queen ambos lados, en los altos valles, aproximados uno de
otro, los surcos glaciales parecen remontarse como cuando un ventisquero tropieza con un
obst6culo. El lado S., es tambien aquel en que se han producido las erosiones, i ello resul-
ta de este hecho, que al N. de la isla, todas las huellas faltan o estSn muy poco sefialadas.
Si el ajente abrassire se hubiera dirijido al N., todas las apariencias se hubieran
derrumbado en aquellos pequefios canales, o bien se hubieran presentado perpendicular-
mente a su direction actual si ese ajente hubiera obrado del E. o del O. La accion de los hie-
los flotantes no puede invocarse allf dondolos surcos no son horizontales i en la part mas
estrecha del canal, al E. de la isla de Saumarz, allis e encuentra localidad donde los surcos
i las grietas son claramente ascendientes sobre el lado 0. del canal i horizontales sobre el
lado opuesto, que demuestra que la presion de la capa de nieve debe haber actuado del S. E.
al N. E.
Mirando hacia el S. despues de haber pasado la isla de Saumarez, el pais es totalmente
diferente, es el lado en que la accion glacial produjo los dep6sitos, i sin embargo los cana-
les tienen la misma amplitud i las mismas proporciones uno con relacion al otro. En los
canales mas estrechos, las superficies pulidas con sus grietas i sus surcos estan tan con-
servadas como las de Hille Platen en Handick en el valle de Hassli en Suiza.





LA EPOCA GLACIAL


Despues de Jaberg-Sound, todas los montafias estan notablemente redondeadas, i
abovedeadas. Es un echo demostrado claramente por las ensenadas que cruzan el canal
principal en una direction E, a 0. o a la inversa, que han existido alli ventisqueros locales
i que se debieron estender much mas alli de sus limits actuales. Es verdad que los
fen6menos glaciales, locales i jenerales estin en tal manera mezclados en esta rejion, que
actualmente es dificil apreciar sus verdaderas relaciones, pero en cambio hay muchas loca-
lidades, donde las diferencias son mas evidentes.-De entire estas localidades mencionadas
las mas interesantes fueron fotografiadas por el Dr. While, i podran servir para apoyar mas
tarde los hechos mencionados en esta relacion.
En determinados parajes, las diversas species de marcas glaciales son tan evidentes
como en los valles de la Suiza i me sorprende que los viajeros que han visitado estas
rejiones, despues que se han discutido tanto los fen6menos glaciales, no los hayan
observado. Como en Suiza, parece que hay un nivel mas arriba del cual nunca han
alcanzado los hielos, por lo m6nos hai una linea mas arriba de la cual los costados de la
montafia permanecen abruptos, mientras que mas abajo la tierra est- ondulada. La
abrasion por el hielo es tan general i tan uniform, que tropec6 con algunas dificullades
al principio para determinar la direction del movimiento abrasive. Me ha parecido no
existir de ningun lado un lado de erosion i un lado de dep6sitos sobre las montafias. Pero
cuando me familiaric6 con el aspect de la comarca, tuve la satisfaction de convencerme
con otros, que el movimiento abrasive tuvo lugar del S. al N, en otros tOrminos, que estaba
ligado alas condiciones climat6ricas del hemisferio S. En el canal Smith eso no es
dudoso.
No conozco localidades mas interesantes para el studio del fen6meno glacial, que los
alrededores de la isla Sanmarcz. Muestran de la manera mas patente que los ventisqueros
solamente, es decir, una maza de nieve terrestre movi6ndose sobre el suelo, han podido
producer esas abrasiones i que no pueden atribuirse a los bancos de hielo. Su direction
tambien es tal, que no puede suponer, que la cordillera haya tenido cualquier influencia con
abrasion o pulimento de las rocas i sus surcos.
La comarca tiene por todas parties el aspect gastado por los hielos, hasta el Golfo de
Pennas. En llegando a Chilo6 observe que las protuberancias onduladas estaban m6nos
determinadas; pero sin embargo, la direction principal de las colinas continuaba del Norte
al Sur. Un observador poco familiarizado con el caricter de las denudaciones glaciales, se
veria a veces embarazado, al ver el lado de erosion i el lado del dep6sito del ventisquero,
dispuestos exactamente en senlido inverso a la direction general. Pero un exdmen critic
muestra que estas apariencias se deben a una desintegracion superficial, que a menudo
produce un lado escabroso i pedregoso de la montafia, alli donde se esperaba hallar una
superficie lisa i pulida. Es lo que sucede sobre todo en aquellos parajes donde la natura-
leza de las rocas, asi como la del clima trae un desbordamiento, una fdcil destruction de
las primeras. Es necesario cuidar de no dejarse imponer por influencias locales, en cuanto
a las condiciones jenerales del fen6meno. A la entrada de la ensenada de Connor, por
ejemplo, se encuentra una hermosa canaleta que se dirije del E. al 0. hfcia el canal Messier;
a primera vista las rocas que forman la entrada del canal parecen haber servido de lecho a





ESTA1PfSTI0A IfSIOA


un ventisquero local que las habrh pulido, alejando de la Bahia en una direction E. a 0. Sin
embargo, vistos desde una cierta distancia, desde donde la desintegracion local esta confun-
dida en el aspect general, la direction de la abrasion principal del S. al N. se vuelve clara
como la luz del dia. Pueden seguirse surcos rectilineos sobre ambas proeminencias, al S.
i al N. de la entrada de la Bahia, siguiendo no solamente la misma direction, sino que
ocupando tambien la misma altura. No es possible dudar que estuviesen contiguos al
principio.
Darwin observe que las rocas erraticas, inica parte del fen6meno que observ6 en esa
rejion, siguen por todas parties la direction de los canales principles, de aqui dedujo la
consecuencia que habian sido depositadas por los hielos. Por importantes que sean
las observaciones, las inicas que se hayan hecho con continuidad en estas rejiones, en esto
se equivoc6. En todas parties un que se entra en una bahia que se abre en Angulo recto en
el canal principal i cortando varias series de montaiias, las rocas onduladas i todos los
fen6menos glaciales que los acompafian, corren en direction del N. al S. como lo hacian en
el canal principal. Antes de entrar en el Golfo de Pennas, en el canal de Messier, pasamos
delante de una abertura por la que podian verse site cadenas paralelas al E. i cinco al 0.,
todas dirijidas hacia el N. i presentando sobre su superficie las denudaciones caracteristicas
de los ventisqueros. Adem.s el mismo estrecho de Magallanes tiene una direction princi-
pal del E. al 0. i sin embargo no present en toda su extension ningun indicio del
transport de rocas errhticas del E. al 0. o del 0. al E. Dawson se equivoc6 igualmente
en lo que concierne a la Suiza. Supuso que las erriticas del Jura habian sido depositadas
por bancos de hielo barriendo a una i otra part el gran valle de la Suiza del E. al 0. i del
0. al E.: parece haber ignorado que los antiguos autores Escher von der Smith i Leopoldo
de Buch, habian demostrado ya claramente las lines del transport de esos trozos al trav6s
de los valles de la Suiza, del S. al Norte, y que veinte y cinco aios antes, Guyot habia
fijado los diferentes caminos seguidos por ellos al trav6s de los principles valles de la
Suiza, hacia el N. perpendicularmente al camino que Dawson les fijara.
Los trozos i guijarros errAticos de las costas oriental i occidental de la Patagonia,
segun mis observaciones en Montevideo, en la bahia de San Matias, en la bahia de la
Posesion i en la Punta de Arena, en todas las parts del estrecho de Magallanes que lie
visitado, en Sholl-Bay, a la entrada del canal de Smith, al trav6s del mismo canal Smith
sobre las costas de Chilo6, tienen el mismo carActer. Consisten en una mezcla de rocas
plut6nicas i metam6rficas, entire las que predominan las silicosas mas duras. Su aridad
jeol6gica esta claramente demostrada por la presencia constant de nna roca epid6tica, com-
pacta, mui dura, que nunca falta en las matorias erraticas, pero que nunca se halla en su
lugar, segun lo que s6, en toda la rejion donde indico su existencia. Recordareis que la he
mencionado entire los guijarros aislado, de la bahia de San Matias, lo tuve constantemente bajo
mi vista, hasta que pasamos a San Carlos, en la estremidad N. de la isla Chilo6, done lo
hall nuevamente, i como lo vereis en una just position ain mas interesante. Este hecho tiene
una gran importancia porque prueba que en esta rejiones los fen6menos del drift no pueden
relacionarse con el engrandecimiento de los ventisqueros actuales; si asi no fuera, el drift
estaria compuesto principalmente de rocas fijas i su naturaleza variaria con las localidades.





LA EPOOA GLACIAL


Sin embargo su orijen glacial es indiscutible, puesto que la mayor parte de estos trozos i
de estos guijarros son pulidos, rayados i estriados come los errtticos de los Estados-Unidos
i del Norte de Europa. Es la uniformidad de los caract6res del drift que me condujo en
un principio a distinguir entire los ventisqueros actuales tales cuales existen i aun tales
cuales han podido ser en la 6poca de su mayor extension, en una palabra, entire los fen6-
menos que se ligan con la existencia de los ventisqueros locales i lo que he denominado el
peri6do glacial, durante el cual, ambos hemisferios, deben haber estado cubiertos por una
capa de hielo de un espesor i extension enorme. Los limits hacia el Ecuador, de esta
capa de nieve, sea en el hemisferio N., sea en el hemisferio S., son un poblema para cnya
solution carecemos de dates. En la America del Sud, he conseguido los hechos sin
interruption desde de la punta mas meridional del continent, hasta los 370 de latitud,
tanto en las costas del Atldntico como sobre la Patagonia. Aun alli, en Talcahuano, existen
erraticos enormos i rocas onduladas en la embocadura del Biobio, sobre las colinas de
IIualpen.
En San Carlos de Arren, en la punta N. de la isla Chiloe, observe un hecho que
introduce un element nuevo en el studio del peri6do glacial. El suelo sobre que esta
edificado San CArlos es volcanico; cl promontorio de San CQrlos consist en una brecha
volcanica, cuya edad precisa no puedo determinar; pero, segun sus caract6res mineral6jicos,
pertenece a la 6poca de los volcanoes propiamente dichos. Ahora bien, se hallan en cantidad
considerable sobre este suelo volchnico, materials erraticos, pequefios guijarros i grandes
trozos entire los que algunos muestran claramente la pulidez glacial. Es por consiguiente
evident, que For lo menos en esta parole del mundo, el peri6do glacial ha seguido a las
erupciones volcanicas mas antiguas. Entre estas materials erraticas, se encuentran ain la
epid6tis verde que he visto en tantas parties. Los hechos que observe en San Carlos,
relacionado con el descubrimiento de numerosos crat6res de volcanoes extinctos en la
bahia de la Posesion per PourtalEs, indican la probalidad de cambios de clima en esta
region, que a hallarse en otras parties, podrian servir para esplicar el periodo glacial. De
todos modos indican una relacion entire este peri6do i los fen6menos volcSnicos.
Desde que encontr6 el drift sobre un suelo volcanico, he. buscado los guijarros i las
rocas err6ticas de rocas volcanicas en las costas de Chile. El hallarlas en las costas pro-
baria quelos ventisqueros de los Andes descendian en otros tiempos hasta el nivel del mar,
despues de atravesar las cadenas de las costas en la zona templada i probablemente tambien
las zonas tropicales. IIasta aqui nada hall en este j6nero. Darwin admit que las rocas
err6ticas de la Patagonia Occidental han bajado de los Andes i compare las islas de los
alrededores, tales come Chilo6, relativamente a la Cordillara, con la cadena del Jura en
relacion a los Alpes. Pero las rocas erriticas de Chilo6, tienen los mismos caractlres
que las del estrecho de Magallanes i de la bahia de San Matias i los de estas iltimas loca-
lidades pueden dificilmente relacionarse con estas fuentes. Nunca he visto grandes
ventisqueros bajando de los Andes en direction al 0., aunque no abrigo duda de que los
hallar6 mas lejos hicia el N. Evidentemente no estamos bastante lejos de la estremidad
S. del continent para que las influencias de altitud permanezcan sobre las de latitud; en
el crecimiento i decaimiento de estas condiciones climat6ricas, de donde depend la esten-
Estadistica Nacional. Tomo VII D1





ESTADISTICA FfSICA


sion de los ventisqueros de las primeras edades. Hacia el fin del period glacial,
los ventisqueros de la Cordillera, han sido ciertamente mas grandes que hoi dia, i
no me sorprenderia hallar por medio de un studio mas detenido, que los ventisqueros de
la bahia de las Nieves, en el canal de Smith, los de Eyre-Sound i talvez los de otros puntos
de la Cordillera, han atravesado en otros tiempos el canal i unidose a las islas opuestas;
pero dudo que hayan alcanzado las costas del Pacifico. En todo caso es mui positive, que
los actuales ventisqueros locales, en la 6poca de su mayor extension, nunca han tenido
bastante poder ni duracion para ocultar los fen6menos del period glacial. Es simplemente
absurdo dar orijen a estos filtimos a consecuencia del engrandecimiento de los ventisqueros
actuales.
Esto me Ileva naturalmente a consignar algunas observaciones relatives a los ventis-
queros actuales de la Am6rica del Sud, de los que hemos visto un gran niimero, durante
nuestro viaje. Por todas parties los ventisqueros de estas rejiones australes, recuerdan los
de la Suiza con los que estoi tan familiarizado. Sin embargo, existen algunas diferencias.
La forma de las montafias en el estrecho, no favorece la acumulacion de grandes mazas de
nieve en las depresiones estensas, de las que bajan sigui6ndolas como aquellos rios de hielo
en mi pais natal. Existen a la verdad algunas de este j6nero, sobre las alas cadenas que
limitan la bahia Magdalena i el canal Gabriel, como el monte Sarmiento, el monte Buckland
e indudablemente el monte Darwin, aunque este iltimo estaba demasiado lejos de nuestro
camino, para que nos fuera dado observarlo i estudiarlo. Jeneralmente cuando nos hemos
aproximado a la cadena de los Andes i de sus valles mas profundos, he visto ventisqueros
que tenian un cardcter alpistre. Pero muchos ventisqueros en el estrecho tienen la forma
de cipulas. Todos los que se han ocupado de los ventisqueros, saben, que estos campos
de hielo austral, tienen el mismo aspect general, produciendo los mismos efectos i estdn
rodeados de los mismos materials esparcidos que aquellos de las demis rejiones. Pero
es interesante hallar que los ventisqueros del estrecho de Magallanes, como los de la Suiza,
han tenido una mayor extension en los tiempos pasados i han disminuido hasta sus dimen-
siones actuales. Estudie cuidadosamente estos hechos, elijiendo para ello un ventisquero
que ocupaba una quebrada al N. del estrecho. Por indication mia determinamos llamar a
este ventisquero el Hassler, conmemorando el servicio de la hidrografia i el del buque en
que hemos efectuado nuestro viaje. Este ventisquero estr situado en lo que se denomina
bahia de los Ventisqueros, tambien trazada en los Mapas del Almirantazgo, hechos con las
indicaciones combinadas de los capitanes King Fitzroy i Mayne.
Esperaba hallar alli, todos los hechos admitidos hoi dia por los jeologos, como pruebas
de una antigua mayor extension de los ventisqueros. Buscaba, en otros tOrminos, las
superficies pulidas, quebradas o surcadas por los diques, las capas corroidas sobre los
bordes al nivel de las rocas circunvecinas; los pedregales en un nivel mas elevado i a mayor
distancia de los hielos que la que las terminan actualmente; las materials errdticas de
toda especie, en las localidades ocupadas primitivamente por el hielo i aun las superficies
marcadas con esa particularidad que se ha denominado golpes de gubia, (i) en los lados


(*) Coups de gouge.





LA EPOOA GLACIAL


por otra parte pulidos de las rocas. No me engati6. Todos estos signos son tan visible en
los alrededores del ventisquero Hassler como lo son al rededor de los del Aar o de Rhona,
i al lado halle algo sumamente caracteristico, un pequefio lago, contenido i mantenido en
su cuenca por un pedregal a 500 pids sobre el fondo del valle. No puede dudarse que el
ventisquero haya llenado en otros tiempos toda la bahia abajo de su entrada en el canal
principal del estrecho, es decir, a tres millas del lugar en que terminal actualmente.
Aun cuando haya estudiado este ventisquero con mayor detencion que algunos otros,
he visto otros muchos locales bajando del S. al N. o del N. al S., al traves de quebradas
semejantes hdcia el canal principal del estrecho i en el canal de Smith. Hemos visto tam-
bien de pasada muchos ventisqueros que se movian del E. al O. i del 0. al E. atravesando
los valles de ambos lados del canal. En todas parties vimos la prueba, que todos esos hielos
han ocupado en otros tiempos mayor extension. Segun un residmen general de todas esas
apariencias, es evidence que todos estos fen6menos estdn en conexion con los ventisqueros
locales i su antigua extension i que son enteramente independientes de los que fueron
producidos por el hacinamiento de los hielos, durante la 6poca glacial, propiamente dicha.
Constituyen jeneralmenie, una faz consecutive al period glacial, talvez la iltima de este
period, desapareciendo por grades para dar cabida al actual estado de cosas. 6Por qu6
combination de circunstancias esta indicado aqui el period glacial? Eso no puede deter-
minarse aun; pero despues de haber trazado el modo de dispersion del drift, en la direction
S. N. sobre esta parte de la America Meridional i observado ila relacion de los fen6menos
glaciales locales i jenerales, protest nuevamente contra la confusion introducida en este
punto por aquellos que piensan, que lo que he denominado el period glacial, fud product
de un engrandecimiento gradual, seguido por la disminucion de los actuales ventisqueros.
Veo que la provision de que hallaria aqui los fen6menos del drift, independientes de
ina accion glacial local, se ha realizado aun mas allay de mis esperanzas. Deseo ardien-
temente que los je6logos europeos hagan un studio especial de los caracteres glaciales
sobre la cima de las llanuras altas i de las cadenas de montafias que por su position i
diversas particularidades no pueden relacionarse con cadenas elevandose en la vecindad a
mayor altura. El verdadero mdtedo para estudiar el period glacial general, consist en
buscar esos caract6res sobre superficies montafiosas aisladas que han sido cubiertas entera-
mente por una capa de hielo, durante la 6poca glacial. He indicado localidades semejantes
en la Nueva Bretafia e Inglaterra. Varios otros parecen existir en Suecia. Es mui impor-
tante distinguir entire los fenomenos locales i los fen6menos jenerales: mientras eso no se
haya hecho, no conoceremos la verdadera relacion de los hechos. Same permitido afiadir
que nada he visto que confirm la idea de la alternacion de la extension de los ventisqueros
en los hemisferios N. i S., como lo piensan los que vinculan el procedimiento de los equi-
noccios, las variaciones de temparatura necesarias para estos cambios; La. abrasion de las
rocas no me parece mas o menos reciente en uno u otro hemisferio; las vetas de rocas
inalteradas elev~ndose sobre las rocas circunvecinas desagregadas tienen en los dos casos
relieves tan variables. Aun cuando causes astron6micas puedan haber estado en relacion
con las condiciones climat6ricas del globo, los hechos que he observado no me dan motive
para career que las alternatives de temperature en los hemisferios N. i S. han sido las
causes determinantes de los fen6menos glaciales.





ESTADISTIOA FISICA


Cuanto mas studio los fen6menos mas me convenzo que el hielo ha sido la gran
mdquina que ha modelado la superficie de nuestras rocas. Los grandes ajentes jeol6jicos
no son finicamente el fuego i el agua, como esta admitido universalmente.
El hielo ha tenido una parte important i pienso que esto sera reconocido unAnime-
mente tarde o temprano. Despues de haber trazado lo que me parecen pruebas evidentes,
que una capa de hielo ha cubierto en otros tiempos la part meridional de este continente,
haber conslatado los efectos que produjo en Montevideo, sobre las costas del Atlnt.ico, en
Talcahuano, sobre las del Pacifico, naturalmente se pregunta uno en qu6 limits de su
extension estaban comprendidas la estremidad S. de Africa, de la Nueva Zelandia i de la
Australia. Espero vivir lo suficiente para tener tiempo de ver que naturalistas mas j6ve-
nes lo esploren con este objeto. Pienso que en todas parties donde se hagan iguales
investigaciones por observadores competentes, se hallard que ademis de estos fen6menos
locales de los ventisqueros i a su lado, se hallard tambien la prueba de la capa glacial
circumpolar.
Vais a pensar, mi querido Pierce, que os lie dado demasiados delalles. Hago tal, a fin
de que no se me pueda acusar de basar mis teorias sobre observaciones incompletas. Es-
toy persuadido que mis resultados serdn sospechosos i que se me tildard de her6tico por
los je6logos de todas las escuelas, como eso me ha sucedido ya. Pero un sabueso viejo no
confunde los rastros del zorro con los del lobo. Soy un sabueso viejo para esta question, i
reconozco sus huellas en todas las partes donde las hallo.
Siempre su amigo sincere,
L. AGASSIZ.


P. S.-Abril 27.-Mientras transcribia esta carta, lleg6 Pourtal6s, anuncihndome
que ha encontrado las primeras indicaciones de un ventisquero de los Andes en la vecindad.
Desde entonces visit esa localidad dos veces. Es una magnifica superficie pulida, la mejor
conservada de cuantas he visto en el lecho de los antiguos ventisqueros actuales, con sus
estrias i surcos, marcado con suma limpieza. iQu pensar de ello? Una superficie caracte-
ristica indicando la action de los hielos en los 3 de latitude S. a nivel del mar! Esta su-
perficie solo se eleva algunos pies sobre el nivel de las crecientes, sobre el costado de una
colina, sobre la cual se elevaban las ruinas de un fuerte espafiol, cerca de las casuchas de
los pescadores de San Vicente, situada entire la bahia de la Concepcion i la de Arauco. Si
la superficie pulida es o no es la obra de un ventisquero descendiendo de los Andes hlicia
las costas del mar, no he podido determinarlo. No he hallado en la vecindad ni los guijar-
ros, ni los trozos volcinicos, que segun lo quo he visto en San Carlos, esperaba hallar a
todo lo largo de las costas, si los ventisqueros de los Andes, hubieran descendido al nivel
del Ocdano, en esta part de la comarca. Los erraticos tienen aqui el caricter de los ob-
servados mis al Sud. Es verdad que las estrias i las erosiones de esta superficie pulida se
dirijen generalmente del E. al 0; pero los que hoy cruzan las direcciones principals, bajo
Angulos que varian entire 200 i 300 i dirijidos del S. E. al N. E. Ademis, la declinacion
magn6tica es do 18o 3' en Talcahuano, pasando el meridian geogrifico a la derecha del





LA EPOOA GLACIAL


meridiano magnetico en 23 de Abril. Pronto sabr6 lo que he de hacer con estos dalos,
proponi6ndome internarme, ir a Santiago i reembarcarme en nuestro buque en Valparaiso.
He alquilado lo necesario para poder acampar donde lo quiera. He tornado tambien una
pequefia red, para pescar los pescados de agua dulce, en los numerosos cursos de agua
que hallar6 desde aqui hasta Valparaiso. La direction de las estrias glaciales en San Vicen-
te, me recuerda lo que he observado amenudo cerca de las costas del mar en la Nueva In-
glaterra, alli donde los surcos glaciales se estienden considerablemente al E., htcia el
Oc6ano, mientras que mis lejos, tierras adentro su direction es mas regular i del N. h.-
cia el S.
Como en Talcahuano, hemos hecho una gran coleccion de animals marines de cos-
tas; tenemos asi una escelente base de comparacion con los resultados de las dragas que va
a hacer funcionar Pourtal6s desde aqui hasta Juan Fernandez. Har6 otra coleccion en Val-
paraiso, a fin de completarla lo mis ripidamente possible, viene conmigo el Dr. Stein-
dachner.
Me olvidaba decir, que he obtenido la prueba evidence de que los dep6sitos de carbon
de Lota son crethceos, asi como los de las localidades circunvecinas del N. i del S., i que
generalmente se han supuesto ser legniLas terciarias. EstAn cubiertos por una greda que
contiene baculitas. No necesito afiadir otra cosa para convencer a los je6logos de la exacti-
tud de mi asercion. Yo mismo he recojido una gran cantidad de estos f6siles en las capas
situadas sobre los yacimientos carboniferos.
Siempre su afectisimo

L. AGASSIZ.


Estadlatica Naconal. TomoVII.








ESTADISTICA PARTICULAR DE LAS PROVINCIAL





PROVINCIA DE SAN JUAN




MINERIA
San Juan no tiene que decir como Francisco I : *Todo se ha perdido
menos el honors. IIa sufrido horriblemente; pero aun puede
resucitar con mas vida, rico, libre y culto.
DOMINGO F. SARNIENTO.
EL TOTAL

A 18 leguas en linea recta al 0. E. tenemos al mineral del Tontal, que, A pesar de
los contratiempos que han sufrido los mineros que se dedicaron A la esplotacion de in-
numerables minas que existen hoy abandonadas, por razones que daremos en seguida,
el <(Carmen) ha podido sostener un nmimero de operarios hasta la fecha y siempre con
provecho para sus duefios.
Como el (Carmen) hay varias pertenencias que han podido esplotarse convenien-
temente; pero este mineral como casi todos los nuestros, ha tenido que sufrir la suerte
que le prepararon sus esplotadores.
La falta de conocimiento de los unos; la mala fd con que especulaban casi todos
queriendo sacar mas provecho de los habilitadores que de las minas que trabajan con
dineros ajenos; el poco tino con que eran dirijidos los injenios de beneficio; di6 por uil-
timo resultado el desprestijio de las minas, que no pudieron ser habilitadas convenien-
temente, los mineros no teniendo el conocimiento que require el ramo, no pudieron ar-
bitrarse los recursos para pasar la crisis que ellos mismos se trajeron; abandonaron las
minas y los establecimientos de beneficio no teniendo metales ni mineros que pudieron
estraer para venderlos a las bajas tarifas que les impusieron; por este hecho lamentable,
prodijose el caso mas curioso que puede verse.
I Qud tuvo en vista la Sociedad de Minas de San Juan, para costear mAquinas de
Inglaterra, construir hornos de fundicion, hacer venir fundidores de Europa; hacer un
gasto tan fabuloso en la construction de establecimiento tan grande como el de lario))?
&Qud fueron alucinados por el resultado que di6 el ensayo hecho en 27 muestras
de metales de distintos minerales practicados en Londres por la Casa de Johnson y C"?





PROVINOIA DE SAN JUAN


No; esto no puede creerse.
Otra debe haber sido la causa que ha concurrido A dar este resultado.
Las minas del TTontabl estdn sin reconocerse aun.
Los hombres que con tanta generosidad contribuyeron con sus capitals para haccr
esos grandes trabajos, no los deben considerar perdido todavia.
La industrial minera es uno de los ramos de riqueza que posee San Juan; pero ne-
cesita que sea esplotada en las condiciones convenientes para que no de resultados
negatives.
Estamos al borde de un gran porvenir; y no dudamos que la suerte que le ha ca-
bido 4 Gualilan estd pr6xima para el cTontah.



EL MINERAL DE CASTAnO

Este mineral de plata se trabajo por espacio de dos 6 tres afios despues de su des-
cubrimiento, que tuvo lugar poco despues del de cTontal,.
Se trabajaron muchas minas que por la abundancia de los metales "que se estraian
de ellos, llegaron a pensar algunos hombres en la conveniencia de un establecimiento
de fundicion para este mineral; el cual se llev6 adelante por medio de una asociacion
que tan luego como se bicieron todos los trabajos, pens6se en la direction y adminis-
tracion de 61. Siguiendo siempre A nuestros mineros la mala estrella en estos negocios,
se la dieron A un sefor que no queremos recorder su nombre; este despues de estar un
tiempo alli emprendi6 un viaje; sin que pudiese despues la sociedad enderezar sus tra-
bajos;. quedando por este hecho burladas las esperanzas de los accionistas, de los tra-
bajadores y duefios de las minas.
Poco tiempo despues, sucesivamente, las minas fueron dando en una hondura que
todas las que llegaban con sus honduras alli, quedaban en complete broceo, y pronto
las desamparaban sus dueiios.
No es el primer mineral que ha sufrido este contrast; hemos conocido muchos mi-
nerales como son ((Agua Amargas, (Chajiarcillo) y t(Tres PuntasD, en Chile, por
ejemplo, que sucedi6 identica cosa,
6Quidn, que tenga nociones de mineralogfa, pondrA en duda que este, es uno de
los malos pasos, diremos asi, que sele oponen al minero, en todos los minerales nuevos?
Casi iempre sucede, que unos son los dcecubridores y otros los que saben sacar el
provecho de las profundidades de las montailas.
Esta es la hist6ria del Mineral de <(CastailoD; y sin temer equivocarnos podemos ase-
gurar que una vez cortado el manto que ha broceado las minas, es indudable que el me-
tal de sus vetas tome nuevamente las proporciones de la superficie, con mas 6 mdnos lei.
Para nosotros, este mineral como los demAs de que nos hemos ocupado, tienen un
porvenir halagueno que les ha de dar vida.
El moment ha de llegar y nuestros votos quedaran cumplidos.






ESTADfSTIOA PARTICULAR DE LAS PROVINCIAS


MINERAL DE LA IUERTA Y EL CARBON DE PIEDRA

Antes de entrar en nuestras, observaciones respect de este rico mineral, situado A
veinte leguas al E. de esta ciudad, se nos present una sustancia importantisima, que se
encuentra en masas considerable en el seno de la tierra, en el lugar Ilamado los (Ma-
rayes>), conocido con el nombre de ulla 6 carbon de piedra.
Siendo esta una sustancia tan conocida, no nos ocuparemos en demostrar el im-
portante rol que desempeiia en todas las industries que necesitan production de calor
y suplir A la lentitud de la fuerza representada en mAquinas de vapor; nos limitaremos
solamente A hacer una relacion veridica de su existencia demostrando las diferentes
classes en que se nos present segun scan las necesidades industriales en que debe ser
esplotado.
Segun nuestros conocimientos, tres son las classes que mas abundan: la ulla cono-
cida con el nombre de grasa la seca y la compact, de las dos primeras se encuentra
en much mas abundancia que de la uiltima en este mineral. Pero recientemente se han
hecho numerosos descubrimientos de carbon de piedra en diferentes puntos de esta
Provincia, como el del (Tontal), por ejemplo, que comprende un gran espacio de ter-
reno, no conocemos sus calidades.
La existencia del carbon de piedra en los Marayes, es un hecho averiguado de
muchos alos. En 1860, en dpoca que era Ministro de Gobierno de Buenos Aires, el
Exmo Sr. President actual de la Rep-iblica, recibi6 junto con 27 muestras de distintas
minas del mineral de la Huerta, una del carbon de piedra de los Marayes.
FijAndonos un instant en nuestras observaciones, y si nos atenemos A la forma-
cion geol6gica de nuestros terrenos, es do suponer, y con mui fundadas razones, que
desde el E. de la Sierra de C6rdoba hasta los valles situados al pie de los Andes in-
clusive, todos estos terrenos deben ocultar, en mas o menos profundidad, grandes de-
p6sitos de carbon de piedra en distintas formas.
Lo que nos falta es un consumidor de este precioso conbustible, que por una fatalidad
aunque sea, llegue hasta nosotros y nos diga :
Pueblo de San Juan, esplotad vuestras vetas de carbon de piedra que poseeis en
tanta abundancia, que, yo en cambio, os acortare las distancias, que os separan de
vuestras demas hermanas, y podais decir como tantos otros pueblos a sus consumido-
res: aqui tennis carbon de piedra para vuestros calderos de vapor, para la iluminacion
de vuestras ciudades, para las hornallas de vuestras fraguas, &a.
FaltarA much tiempo para ver realizado todo esto?
6Podriamos nosotros hacer la competencia a otros mercados?
No lo sabemos.
lHabrA algun hombre que diga que estos pueblos no estan aun en condiciones para
poder sostener un ferro-carril?
No lo sabemos.
IDirase que no tenemos plata para la construction de tantas vias ferreas, como se
necesitaria para cruzar el territorio argentino, como seria just y convenient hacerlo?





1'fOYINOIA DE SAN JUAN


Nos queda otro recurso.
Los capitals estrangeros.
Ayer hemos visto inaugurarse una via de comunicacion para el pensamiento, por
la cual los mas altos magistrados de dos Repdiblicas se comunicaban instantaneamente.
Maiana hemos de ver la inauguracion de la via de trasporte mas important para
este pedazo de la America, el ferro-carril inter-oceAnico por el paso de los ((Patoss.
i Que nuestros hombres sean los autores de tan grande obra!!!
Marayes. En este mismo distrito, dos leguas al Norte de los terrenos carbonife-
ros, se encuentra un labadero de oro, sobre el rio de los Papagallos de cuya esplotacion
solo quedan tradiciones para lo3 hombres poco inteligentes. Sin embargo mas que una
creencia vulgar, hay una causa positive para career en la existencia de este labadero.
A dos leguas mas al N. existed un antiguo mineral (el Cerro Blanco) que en la
superficie todas sus minas fueron esplotadas sus vetas para estraerles el oro que en
abundancia contenian, tirando a los desmontes el metal de plata que otros supieron bene-
ficiar despues fundiendolos en un horno de pesima construction; las escorias que estos
dejaban, tenian aun una lei de 17 marcos el cajon de 64 quintales.
Luego pues, siendo como son las mismas corridas en los Marayes que las del Cer-
ro Blanco, claro es que en criaderos iguales, igual tiene que ser el metal de esas vetas
en los distintos puntos indicados.
Un poco al E. de los lavaderos de oro, se trabajaron muchos minas de plata y
algunas de ellas, como la denominada ( El Rosario ) dieron mui buenos resultados.
San Pedro-Este mineral fue descubierto en 1860 por un cateador chileno, Miguel
Frites.
En el afio 1829, D. Josd Maria Martinez, trabajo una pertenencia en este, y cuan-
do principiaba a ver los resultados de sus trabajos, vino la guerra civil de aquella Epoca
y tuvo que emigrar del pais con todos los que trabajaban en el ( Cerro Blanco)--
((San Pedro)) en la dpoca de su descubrimiento, alcanz6 a tender en trabajo, cerca de
veinte pertenencias de minas; Carmelita, Restauradora, Chile, Mercedes, Constancia,
Dolores, San Rafael, La Senforita, Delirio, San Antonio &a. Este mineral estuvo a borde
de ser una gran c6sa-pero, circunstancias fatales, impidieron este negocio.
En moments que se realizaba en Buenos Aires una compailia con fondos suficientes
para esplotarlo, el gobernador de aqui en aquella epoca, se le ocurri6 desterrar algu-
nas personas entire las que iban varias que tenian part en esta asociacion-esto dej6
sin efecto aquello y posteriormente el mismo que debi6 negociar y dirijir estos traba-
jos, fud cobardemente asesinado en la Campaiia de C6rdoba, por un Victor Juarez, en
circunstancias que se operaba una reaction por el partido vencido de Pavon.
Cerro Blanco-En esta misma 6poca se trabajaban tambien en este mineral muchas
minas de buena lei. Sanjuanina, Bella Isaura, Rosa Vergara, Buena Esperanza etc.
Este mineral en las 4pocas que se han trabajado, ha correspondido siempre a las
esperanzas de sus esplotadores, pero las mismas causes que contribuyeron a las anterio-
res, influy6 al desamparo casi complete de este mineral. Existen en este rico mineral
infinidad de velas virjenes i mui ricas, de cobre, zinc i de fierro; de este tiltimo se
Estadistica Nacional. Tomo VII. 21





ESTADISTICA PARTICULAR DE LAS PROVINOIAS


encuentran vetas de una lei de 60 a 80 g i si tenemos en cuenta la gran abundancia de
carbon de piedra atres leguas de distancia de este mineral, no se nos dird que exajeramos
cuando deciamos que este mineral tiene un gran porvenir.
La HIuerta. En este distrito es done se encuentran las mejores minas. La
chucumera, San Jose, Palmira, Tiburon, Juan Viernes, El Sefior i Santo Domingo, son
las pertenencias que se ban trabajado con mayor dxito, con especialidad la Santo
Domingo que nos ocuparemos especialmente de esta rica mina, todas y muchas que no
recordamos sus nombres en este moment, llevarian el titulo de ricas en cualquier parte
del mundo.
Este mineral despues de ser abandonadas sus pertenencias por sus primitivos due-
ios con escepcion de la de Santo Domingo, pasaron a ser esplotadas por pirquine-
ros en la 6poca que fud rehabilitado el establecimiento de fundicion a cargo de los Sres.
Klappembach y C1; este establecimiento pudo sostenerse mas de dos aiios sin mas que
de los metales "que estraian de las minas abandonadas, ya tomando los desmontes de
ellas ya del que tenian a la vista en sus laborers.
Como es consiguiente, el ingenio tuvo que ir en decadencia a media que los meta-
les que se agotaban; sin embargo, es constant en este pueblo y aun en Buenos Aires,
las grades remesas de barras de plata que se hacian de este establecimiento. para el
litoral.
Mina Santo Domingo-En 1856 principi6 a trabajarse la mina Santo Domingo
en occasion que el espiritu minero se encontraba completamente decaido.
El finado D. Meliton Maradona fue quien principio a trabajar esta mina sin tener
conocimientos en el ramo de mineria y sin recursos para hacer frente a los trabajos que
emprendiera; sin embargo, a pesar de las faltas apuntadas, pudo estraer ricos minerales
de la labor que seguia, y baj6 a esta ciudad con colpas de lei tan sorprendentes, que no
tard6 en encontrar tres socios ricos que pusieron en sus manos una gran fortune para
que la perdiera con la mayor indolencia. Despues de un tiempo de trabajo, la mina ape-
sar que estaba en buen beneficio, no pagaba sus gastos, i con este motive, so cambi6
la direction en la persona de otro socio, D. Lino Ruizsuderez, hombre honrado pero
tan ignorant en este negocio como el primeroo. Durante la temporada de este senior
la mina sigui6 ofreciendo pdrdida para la sociedad.
En 1860 pas6 la temporada al socio D. Saturnino de la Precilla, hombre que aun-
que no era minero, comprendia que si la mina no daba resultados favorables, era por
falta de competencia en los que dirijian los trabajos i un hombre fud a dirijirlos que
aunque no cientifico en esta material, tenia los conocimientos adquiridos por la prActica
de muchos anios en various minerales en Chile.
A los dos meses de la temporada del senior Precilla, la mina Santo Domingo te-
nia en sus labores cincuenta barreteros en beneficio; funcionaron los hornos de reber-
bero para la calcina de los metales; el de manga para fundirlos i el de refina; de don-
de se obtuvo la primer plancha de plata de este mineral que peso 280 marcos.
Por la primera vez se trabajaron los labores de planes en condiciones mas con-
venientes-el pique planes y dos auxiliaries a este,estaban en muy buen beneficio.





PROVINCIA DE SIN JUAN


En esta circunstancia hizo una visit a la mina el senior D. Pedro Jose Cordero, hom-
bre inteligente en material de minas, que fue administrator de la Colorada de Chaiiar-
cillo en la dpoca de su mayor riqueza, y este senior con sus propias manos, saco de los
planes de la Santo Domingo una colpa de metal de esta labor, de una ley que no bajaria
de 1500 marcos el cajon. Poco tiempo despues de esto, tuvimos occasion de ver en las
oquedades de la veta, ovillos de plata, como si hubieran sido hilados por la mano del
hombre, semejantes a los que salian en Chaiiarcillo en las minas mas ricas, como en el
Delirio, San Francisco, San Francisquito, Desempeio y muchas otras sobre la cor-
rida de estas. En esta circunstancia, la mina empez6 A dar en agua hasta el estremo
de sacar uno y dos barriles de los piques de planes cada 24 horas.
lHabia alguna causa que produjera este fen6meno?
Desde las primeras labores de la mina hasta el fronton de planes inclusive, no hay
un solo pique a fronton, que este bien dirijido; y por esta razon la mina tenia que
ahogarse en mas o menos tiempo, segun el nimero de gente que trabajase adentro. En
vista de esto el administrator propuso al socio de temporada seflor Precilla, buscar un
punto a prop6sito para armar un socabon que colgase el laboreo de toda la mina; auto-
rizado por este senior, se arm6 el socabon que existe en la pertenencia y es unicamente
donde se trabaja hasta la fecha; pero esta muy lejos ae corresponder a los prop6sitos que
guiaron a su fundador.
Desgraciadamente poco tiempo despues pas6 la direction de estos trabajos a uno
de los socios, el mas incompetent para dirijirlos, por su falta de conocimientos.
No pas6 much tiempo que la mina se inund6 como era consiguiente, y no qued6
mas recurso que, irse al socabon a trabajar siguiendo unicamente un pequefio fronton
con todas las ondulaciones de la veta, en busca del metal correspondiente al laboreo
principal. Si la mina no se ha ahogado nuevamente en esta otra parte, es por obra de
la casualidad tiene que suceder lo mismo que arriba.
En esta mina debe haberse gastado hasta la fecha lo menos 200000 pesos y esca-
samente habra pagado un 25.0 del capital invertido, pero, en poder de hombres mine-
ros, con un capital de 120000 pesos cuando mas, podria recuperarse en un aiio todo el
capital perdido, dejando un provecho capaz de alucinar al menos especulador.
SSerA exajerado mi cAlculo?
Vamos a verlo.
De los planes de la mina hasta el socabon, no hay menos de 10000 varas cuadra-
das de veta reconocida, ponfendo el comun a razon de 100 marcos el cajon produce la
enorme suma de 1,000,000 de marcos de plata.
Este es el estado actual de la mina Santo Domingo.
Pero hay mas aun: en la pertenencia hay una otra riqueza que no estA esplotada y
de la que el Rogers tiene algun conocimiento, pero al senior Ruiz Suares se le ha puesto
hacerse rico con su mina y no ha conseguido otra cosa hasta ahora que quedarse pobre,
perdiendo una fortune de 80,000 pesos que poseia antes de ser duefio de doce barras de
Santo Domingo.
Doce afios hace a que le deciamos a este senior lo que le ha sucedido.





84 ESTADISTIOA PARTICULAR DE LAS PROVINOIAS

Por el buen crddito de nuestros minerales, mas que por la fortune de un hombre,
nos interesamos en que esta mina pace a manos de hombres inteligentes para que se
recupere tanto dinero gastado en ella sin fruto alguno.
Pedimos mil perdones a los sefiores que se considered aludidos, pero esto es en nues-
tro concept la verdad pura de todo lo relacionado.















PROVINCIA DE ENTRE-RIOS








Vruguay, 6unio 30 de 1874.



AL SENOR D. DAMIAN HUDSON, GEFE DE LA OFICINA CENTRAL DE ESTADISTICA NATIONAL.


Acompario los cuadros estadisticos pertenecientes a 1873 i que encierran los datos
que he podido obtener en esta Provincia despues de incesantes i reiterados pedidos a la
mayor parte de las oficinas i Curatos que debian enviArmelos.
Yo no culpo a nadie, porque como tuve el honor de decirlo a V. en mi nota fecha
6 de Febrero ppdo., ese afio desde Mayo hasta Diciembre la Provincia estuvo en pie de
guerra, todo fad trastornado, casi todo destruido en las oficinas de lo3 pueblos de la
Provincia, con escepcion de las trees plazas fortificadas, i aun en estas mismas ceq6 la
march regular de los Poderes Piblicos, funcionando con intermitencia las oficinas
pidblicas.
Yo me prepare para que desde el aiio actual en que he sido nombrado official de la
Estadistica en esta Provincia, se recojan con la mayor regularidad y del modo mas
complete possible, los datos estadisticos, permitiendo asi ofrecer mas completes detalles
i un cuadro general mas perfect que el que ahora remito.
Espero que V., haciendo justicia a mis esfuerzos i comprendiendo el peso de las
razones que dejo espuestas, se convencera que lo que ahora envio es lo mas que puede
conseguirse en la Provincia, referente al aio de 1873 de ingrato recuerdo.
Los cuadros que remito son, sobre Movimiento de poblacion, Criminalidad, Juzgados
Nacionales y Provinciales, Educacion Nacional i Provincial, Presupuesto de la Provin-
cia, Movimiento industrial i commercial reciproco de las Provincias, Edificios puiblicos,
Descripcion de la Provincia y sub-division political, judicial y eclesiAstica.
Estadiatica NaoionaL Tomo VII 22





ESTADISTICA PARTICULAR DE LAS PROVINOIAS


Movimiento de poblacion

Bajo este rubro comprendo los matrimonios, bautismos i defunciones.
De los primeros van seis planillas, de los segundos van tres i de las iiltimas van
cinco.
Los libros parroquiales son muy deficientes en los asientos y recien para el aiio
present de 1874, el Obispado orden6 a los Curas PArrocos hicieran constar en las parti-
das, circunstancias que antes se omitian.
ElCura de Concordia me ha significado verbalmente que le era muy dificil anotar el
color de los bautizados, por que tenia 6rden de hacer figurar como blancos A solo los
hijos de espaioles, 6 cuyos padres descendian de espaioles; i a todos los demas como
de color.
Le hice notar lo inconvenient de tal proceder i convino en consultar al respect.
En cuanto a mortalidad muy dificil, por no decir impossible es el fijar la enferme-
dad que ha ocasionado la muerte, i a ese respect como V. notarA son deficientes los
datos, habiendo departamentos que no suministran absolutamente ninguno.
Algunos de los Curas PArrocos de la Provincia me han hecho la observacion de que
segun ellos, en la Provincia de Buenos Aires se les suministran libros de rejistros pre-
parados de modo que con facilidad y exactitud permiten l1evar los asientos. Yo me limits
a trasmitir a V. esa observation, rogandole se sirva fijarse sobre ella, por que muy con-
veniente seria que aqui se adoptase, por que eso impediria los errors i omisiones quepor
ignorancia n olvido cometen los Curas, que como V. sabe no todos son competentes ni
comprenden el alcance i las consecuencias que tienen las partidas de los libros parro-
quiales.
El Secretario del Obispado me ha comunicado por fin que para el mejor servicio de
la estadistica se habia ordenado que los Curas de los Departamentos, mandasen los
datos al de esta Capital para que me los trasmitiese, i que por intermedio delmismo se
pidiera lo que se necesitase.
Como V. comprenderA tal resolution venia a ser una rdmora en vez de una facilidad.
Si fueran perfectos los rejistros que llevan los Curas, si estos estuvieran perfecta-
mente enterados de la manera de remitir los datos, i si los enviasen con exactitud,
cualquiera que fuera el medio de recibirlos seria bueno. Pero esto no es asi: a la mayor
parte de los Curas he tenido que dirijirles una, dos i hasta tres notas para contestar a
sus observaciones, para devolverles planillas defectuosisimes, para pedirles esplicaciones
sobre deficiencies que notaba, y aun asi mismo solo he conseguido los datos tal cual me
veo.obligado a remitirlos a V. ,QuG nos sucederia si esa correspondencia tuviese yo
que dirijirla al Cura de la Capital para que este la hiciera conocer a la de los Departa-
mentos, i que por el mismo camino me viniese la respuesta? Seria impossible la recolec-
cion de datos, por que quizA el Cura de la Capital no quisiera o no pudiera tomarse ese
trabajo, que yo acabo de tomarme en cumplimiento de mi deber.
Para conciliar lo ordenado por el Obispado con el buen desempeiio de esta oficina





PROVIINIA DE ENTRE-RIOB


pasd una circular a los Curas de los Departamentos, dicidndoles que en lo sucesivo
remitiesen, enhorabuena, las planillas al Cura de esta Capital, pero que directamente
me hicieran las preguntas i observaciones que creyesen necesarias, a las que yo contes-
taria directamente tambien.
En fin, me permit llamar la atencion de V. sobre la circunstaucia de que la Ca-
pital es precisamente uno de los dos linicos Departamentos de que no he podido obtener
dato alguno sobre movimiento de poblacion.
Y esto ha sido debido A que la Municipalidad estA encargada del rejistro del estado
civil de las personas, i entire ella i el Cura hubo en el ano pasado dificultades ocasionadas
por el estado de guerra tambien, que hicieron no asentase la Municipalidad muchas
partidas que no existen en los libros parroquiales, i vice-versa, esto hizo que la Munici-
palidad me dirijiese una nota dicidndome que le era impossible remitirme dato alguno
sobre el movimiento de poblacion de la Capital durante el ailo 1873 ((a causa de que los
apuntes i anotaciones respectivas han sido llevadas en ese afio con bastante imperfection
e irregularidad.
De La Paz no he podido conseguir dato alguno.


Criminalidad

Bajo este rubro solo comprende el movimiento de las CArceles de Policia de los
Departamentos, i van tres planillas.
Aqui no existe un Departamento central de Policia; de cada uno de los Departa-
mentos de la Provincia, segun la circunscripcion A que pertenecen, envia el Gefe al
Parana 6 al Uruguay al Juzgado respective a los criminals, i solo quedan en las Gefa-
turas los detenidos por delitos que castiga la Policia, ya sea con trabajo, con multas o
servicio en las mismas policies.
Como V. verA enlas planillas que remito, de los doce Departamentos en que estA
dividida la Provincia, site no hall podido remitir datos, uno (La Paz) no ha contestado
A mis reiteradas notas; Gualeguay envia finicamente los relatives a los cuatro primeros
meses del afo 1873, i de consiguiente son tres uinicamente, a saber: la Capital, Guale-
guaychfi i Concordia, los que lo remiten completes de todo el afio.


Juzgados Nacional i Provincial

Como V. vera en la planilla que remito, las causes civiles i comerciales tramitadas
en el Juzgado de Seccion durante el ano 1873, es de cincuenta i nueve; i he visto que en
la memorial del Ministerio de Justicia perteneciente al mismo ano se public un cuadro
que solo arroja un total de cincuenta causes, entire civiles i mercantile, lo que dA una
diferencia de nueve causes.
Solo remito los cuadros del movimiento de las causes civiles i comerciales tramitadas
durante el aio 1873 en los Juzgados Provinciales de la circunscripcion del Parand.





ESTADISTIOA PARTICULAR DE LAS PROVINOIAS


Me e3 sensible no powder presentar los cuadros de la circunscripcion del Uruguay.-
Y en descargo de mi responsabilidad debo declarar que he pedido esos datos oficialmente
con fecha 23 deFebrero laprimera, con fecha 14 de Abril la segunda i con fecha 12 de
Junio la tercera, i particularmente he suplicado tambien por repetidas ocasiones que me
enviasen esos antecedentes. Solo he obtenido que el senior Juez de lo Civil y Comercial
con fecha 17 del present me contestase que habia puesto mi ultima nota en conocimiento
de los escribanos para que informasen; i que apenas lo hiciesen me haria conocer el
resultado.
Del senior Juez del Crimen Dr. Villafaie no he podido conseguir ni acuse de recibo
a ninguna de mis notas.
La Exma. Camara de Justicia envi6 la planilla que en c6pia adjunto, i en la nota de
remision se lee cl pirrafo que transcribi a V. en minota de 10 de Marzo ppdo., en la que
esplica la razon del corto nimero de causes que rejistra suplanilla, i deplora que precisa-
mente sea del aino 1873, que por primera vez se le pide datos estadisticos a esa oficina.

Education Nacional i Provincial

En cuanto a la education Nacional envio siete planillas.referentes al establecimiento
que existe en esta Capital.
Por lo que hace a la education Provincial, muy pocos datos tiene el Departamento
del ramo, sobre el aifo de 1873, A causa de la rebellion que lo perturb6 todo en dicho anio.
Esa oficina, pues, no ha podido remitirme los cuadros pertenecientes al dicho ailo, i
solo me ha significado verbalmente su Gefe que lo uinico que podria hacer seria darme un.
resuimen de la estadistica de 1872.
Tal obsticulo habia sido ya previsto por mi como lo signifiqud a V. en mi nota fecha
6 de Febrero ppdo.
No he aceptado el ofrecimiento que me hizo el Gefe del Departamento de Educacion
por que V. tendrd detallada la estadistica de ese afio con los cuadros que sobre education
formula el mismo seflor Gefe, cuyos cuadros darn mas luz que el resuimen prometido.
Sin embargo, para llenar ese rubro adjunto una planilla que copio de la Memoria
presentada al Congreso por el sefnor Ministro de Instruccion Pilblica i perteneciente al
mismo afio de 1873.

Presupuesto de la Provincia

Acompaiio copia del que con toda solicitud me ha remitido a pedido mio el Ministerio
de Hacienda de la Provincia.

Movimiento industrial i commercial reciproco de la Provincia

Para llenar el pedido que V. se sirvi6 hacerme en su nota fecha 11 de Abril ppdo.
referente al movimiento industrial de la Provincia, como tambien el commercial con las
demas, diriji circulares a todos los Gefes Politicos mandandoles los models respectivos.





PROVINCIA DE ENTRE-RIOS


Pero solo he podido obtener hasta hoy conocimiento del movimiento commercial de
las aduanas de Parana, Gualeguaychui i Victoria, que son los que en c6pia adjunto.
En cuanto al movimiento industrial solo he conseguido tener datos relatives a los
Departamentos del Diamante, Rosario (Tala) i Gualeguay; los referentes a los dos pri-
meros los adjunto en c6pia, i los de Gualeguay en una planilla que es estracto de la que
me han remitido.
Procedo asi por que como V. vera en ese resuimen casi no se me dA ndmero alguno,
siendo mas bien una reseiia de los products que podrian obtenerse.
El Gefe Politico del Diamante al remitirme esos datos, me llama la atencion sobre
los referentes a la sementera del tabaco i su resultado; me pide lo haga notar a V. para
que (cpublicandose algo a este respect pueda despertar la atencion del especulador
sobre esa clase de plantio que aun deficient como se ha hecho ha dado tan buenos resul-
tados. La baratura de la tierra en el Diamante i el hermoso puerto que tiene i hace
fAcil la esportacion, son otros alicientes mas que deben halagar A las empresas.)
Dejo asi cumplido el encargo del senior Gefe Politico.
No he podido obtener otros antecedentes por mas que me he esforzado para con-
seguirlos.
Quizd estaomision pueda V. llenarla con los datos que deben existir archivados en
la Contaduria General de la Nacion, segun me lo indica el senior Administrador de
Rentas Nacionales de Victoria, en su nota fecha 13 del corriente, i en el pdrrafo que copio
a continuation: ((De algun tiempo a esta parte la oficina central de Estadistica national
forma sus cuadros delos movimientos de las Aduanas por los antecedentes que pasan
archivados en la Contaduria General de la Nacion que consist en los documents que
estas remiten conjuntamente con las cuentas que se rinden cada mes, por lo cual se ha
hecho innecesario llevar rejistrados los datos estadisticos; es el motive por el que se ha
retardado un tanto el envio de ellos, pues ha sido menester estraerlos de los documents
duplicados que aqui existen.))


Edificios piblicos

Deseando completar los datos que ahora remito diriji igualmente una circular a todos
los Gefes Politicos, pididndoles una n6mina de los edificios puiblicos de su respective
Departamento.
He conseguido uinicamente los references A la Capital, Gualeguay, Villaguay, Rosa-
rio, Tala, Diamante i NogoyA, que son los que en sus respectivas planillas acompafio.
Dejando asi. cumplidos los deseos de V. del mejor modo que me ha sido possible,
tengo el honor de saludarlo con la mas distinguida consideracion-
MELITON GONZALEZ.


Estadlstica Nacional. Tomo VII.





ESTADfSTIOA PARTICULAR DE LAS PROVfNCIAS


DESORIPOION DE LA PROVIIN'CIA




La Provincia de Entre-Rios estA situada entire los 30 i 34 grades latitud Sur i 55o i
600 50' longitud occidental del meridiano de Greenwich, i encerrada entire los grandes
Rios Uruguay por el Este que la separa de la Repuiblica Oriental, por el Oeste el gran
Rio ParanA que la divide de las Provincias de Buenos Aires i Santa Fe, por el Norte los
arroyos Guayquirar6 i MocoretA, el primero que desagua en el ParanA i el segundo en
el Uruguay, y sirven de divisa con la Provincia de Corrientes.
Por el Sud juntAndose los rios Parana i Uruguay mas arriba de Martin Garcia
queda formado lo que se llama el delta del rio, inmenso archipidlago, que hasta elbrazo
llamado ParanA-Guazfi pertenece a la Provincia.
El aparato de irrigacion natural de esta Provincia essorprendente.
En uno de los muchos brazos que cruzan el delta desemboca el Rio Gualeguay,
caudalosa corriente que atravesando por el centro de Norte a Sur a la Provincia vA hasta
las alturas de Mocoreta.
En la parte oriental de la Provincia entire los rios Gualeguay i Uruguay a los 33
grades de latitud pr6ximamente, desemboca el rio Gualeguaychu en el Uruguay i corre
por el intermedio ya dicho en una extension pr6ximamente de treinta leguas.
En el Gualeguay i en el Uruguay, asi como en ambos costados del Gualeguaychui
desembocan innumerables arroyos caudalosos en su mayor parte, pudiendo decirse que
a lo largo de esas costas no hay punto alguno en que se puedan andar tres leguas en
direction Norte a Sur sin tener que cortar corrientes de agua mas o menos importantes.
En la parte occidental de la Provincia i paralelos al Gualeguay corren los arroyos
del Clie, del Animal, de NogoyA, i otros menos importantes que desembocan en los
anegadizos del Parani.
Y mas arriba, entire el espacio que deja el Gualeguay i el Guaiquirar6 corre el rio
Feliciano que desemboca en el ParanA i nace en el intermedio de las vertientes del
MocoretA i Guayquirar6.
Sobre estos rios desembocan tambien innumerables arroyos.
Por lo general las mArgenes de todos esos rios i arroyos estAn cubiertas de montes,
i en el centro de la Provincia unidndose el de unos con el de otros,. i subiendo hasta las





PROVINOIA DE ENTRE-RIOS


alturas, forman el gran monte llamado Montiel que aproximadamente cubre mil leguas
cuadradas de territorio o sea su cuarta parole.
Las principles maderas de este bosque son las siguientes, que divido en dos classes:
Arboles de costa o terrenos hdmedos i Arbolos que se crian en la altura; los primeros son:
Sauce colorado, virar6, cumpi, tembeterevi, ceibo, blanquillo, alvarez, brea, ubajai,
sarandi, Alamo, multa, molle.
Los de terrenos altos son:
Nandubay, coronillo, quebracho blanco, algarrobillo, tala, algarrobo, romerillo,
espinillo, paraiso, palmas, chaiar, tala crespo, sombra de toro, quebrachillo, agarra
palo, pita, molle.
De unos y otros mand6 una coleccion de muestras al senior Oldendorff, Gefe del
Departamento Nacional de Agricultura.



La orografia de la Provincia no ofrece nada de particular, no hay grandes cadenas
de montaias, ni grande cerros aislados.
Las ondulaciones del terreno son suaves i hai dos principles cadenas de cu-
chillas llamada la una sencillamente cuchilla grande, que vierte aguas a los rios
Gualeguay i Uruguay, i la otra, cuchilla grande de Montiel que vierte sus aguas al
mismo Gualeguay i al ParanA. Como se v6, una corre al Este i otra al Oeste del gran
rio Gualeguay, yendo a juntarse por las puntas de este rio pr6ximamente A los 30 grades
30 minutoslatitud Sur, i form.ando ent6ncesuria sola cuchilla que entra por las puntas
del Guayquirar6 i Mocoreth i se internal a Corrientes.
Las finicas alturas mas notables estAn sobre las costas del ParanA.
El Diamante o punta gorda estd situado pr6ximamente a los 32 grades de latitude; es
una eminencia del terreno de 20 metros de altura pr6ximamente i desde donde sobre el
rio empiezan las barrancas que mas 6 menos altas siguen costeando el ParanA aguas
arriba hasta la frontera Norte de la Provincia.
Desde el Diamante hAcia el Sur esa barranca no sigue la costa del Parana sino que
sc dirije al Sud-Este pr6ximamente en una extension de veinte leguas.
EseAngulo que tiene suvdrtice sobre el Diamante icuyos costados lo forman las
barrancas dichas i el rio ParanA tiene, frente a la Victoria que esta situada sobre la
barranca, una abertura de ocho leguas i todo 6l esta ocupado por lof grandes anegadizos
del Parana que continuan hasta el delta propiamente dicho. Todas las islas de esos
anegadizos estAn cubiertas de montes i pertenecen al territorio de la provincia.



Actualmente la Provincia de Entre-Rios esta dividida en doce Departamentos cuya
poblacioniriqueza van demostradas en la planilla siguiente que ha sido formada segun
los datos del censo levantado en 1869.






ESTADISTIOA PARTICULAR DE LAS PROVINCIAS


DEPARTAMENTOS




SEi ARTA E N T 0
.4 UZ r ;r
.z rz .

g g g d -i ^ SS B S
wD3 '3 C. $S ,C
S___________ a 4 5 a 89 107 L I1 15


S Urbana........
Poblacion........ Rural .........

Ganado vacuno

Riqueza Pastoril. Yeguarizo......
Lanar........


6,050 9,553 702
4,974 8,621 4,046
145,600400,42448,831
18,600 50,641 5,851
183,000646,64 35,000
I 69, I


5,181 1,656
6,700 3,408E
200,000
20,000
400,000


9,8321 -
7,8531 69E
263,400
67,000
142,186


3,134 555
4,215 3,409
111,896
14,906
46,150


852 7,133 4,526 2,1181
2,989 7,923 5,865 6,8884
83,200 211,290203,244185,094
8,775 26,000 25,454 33,837
86,750C1,061,710406,120401,232


San Jos6 de FMliciano es una delegacia del departamento de La Paz
Villa Urquiza......... del Parana
F6deracion........... > de Concordia




En la parte Judicial estA dividida en dos grande secciones que son la circunscrip-
cion del Uruguay ila circunscripcion del Parana.


,197
,371


4,061
7,111
125,000
89,000
198,000




















CLIMA







OBSERVACIONES METEOROLOJICAS"

TOMADAS EN LA


CIUDAD DE BUENOS AIRES'"

(SEGUN EL MODELO DEL INSTITUTE SMITHSONIANO)

POR EL AGRIMENSOR DON MANUEL EGUIA.






INSTRUMENTOS-El bar6metro con que se ban hecho estas observaciones es el de BUNTEN i la correction es hecha en cada
observacion, segun las tablas de J. DELCROS.
El psycr6metro empleado para las observaciones higromdtricas es el de SECRETAN i aprecia d6cimos de grado centigrade.
El instrument con que se ha medido la cantidad de lluvia, es el pluvi6metro deBAB1NET; sin evaporacion i colocado en situation
libre a 7 metros sobre el suelo.
La fuerza del viento ha sido apreciada aproximativamente, a falta de un instrument que la d6 con precision, siendo representada
la fuerza mayor por el n-imero 10, que indica huracan fuertisimo; i por el nimero 1, el viento que es apenas sensible.

ABREVIATURAS a -


St............ indica: Stratus
Cr............. Cirus
Cm............ Cimulus
Nb........... Nimbus
T ............. Truenos
R.............. Relampagos
N. S. E. ... Norte,Sud,Este, Oeste
Bm ......... Bruma
Tld........... Toldado


Ll .............
Obs............
Z..............
H..............
Cm ..........
Ht..............
F.............
H..............
P ............


indica: Lluvia
s Obscuro
Zenit
S IIalo
Corona
IIorizonte
a Fuerza
Horas
I Polvo


(*) Latitud : 34 S1 18 Sud. Lonjitud: 600 44' 12" de Paris. Altura sobre el nivel del mar.
(**) VWanse loa tomoe anteriores del Rejistro Estadistioo Nacional"
Estadistioa Naciooal. TomoVII. Ira







ESTADISTIOC FISICA


OBSERVACIOINES METEOROLOJICAS verificadas en BUENOS AIRI


BAR6METRO TERMOMETRO BAROMETRO NUBES VIENTO
M ANEROIDE ADJT- CORREJIDO CANTIDAD, DIRECTION I VELOCIDAD SU DIRECTION Y FU

SDIAS

z- 3 E (- s o
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 5 10 1 18 10 to 21 22
-4n 'o n n A on 0 OB n 7 Al 1 fllC In A ( 97 61 Q u-1 T I-


1
2
3
4
5
6
7
b
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
MEDIA

1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
1 MEDIA


61,31
52,90
57,99
60,27
59,74
58,86
58,19
57,59
56,91
53,02
60,70
66,69
66,41
60,77
57,01
55,19
50,40
61,80
62,58
60,84
58,85
62,76
60,21
56,69
59,88
50,85
58,45
58,88
58,43
60,44
758,95

761,88
62,49
54,41
55,60
52,92
62,05
64,43
62,68
60,01
53,75
58,15
57,72
56,26
56,86
51,76
58,24
59,19
57,58
61,69
53,03
57,74
61,09
60,00
57,66
62,51
57,15
58,18
62,55
61,26
758,86


58,71
55,01
57,53
58,63
58,59
57,79
57,20
55,35
55,30
52,08
62,94
66,74
63,06
58,19
55,59
52,51
52,17
61,66
59,51
59,34
59,36
61,41
57,91
53,56
48,10
48,90
59,02
57,31
57,59
59,42
757,48

761,17
59,60
53,94
53,80
50,57
62,61
63,14
60,91
56,92
53,44
55,83
53,11
54,82
54,70
53,80
s8,69
56,65
56,31
58,19
57,68
57,69
60,19
57,59
58,00
60,82
53,81
57,87
61,51
61,33
757,40


,
55,91
55,23
59,48
58,43
58,09
57,95
57,04
55,14
54,87
56,03
63,91
66,24
60,95
57,71
56,34
49,68
58,12
61,26
60,06
59,79
61,41
60,79
56,51
51,67
50,49
52,39
58,39
57,67
59,10
60,44
757,82

760,92
57,39
54,65
52,43
55,00
63,52
61,90
59,39
51,34
55,02
56,64
53,11
51,84
54,44
52,96
59,48
56,73
56,88
53,13
57,18
58,48
59,49
56,06
62,11
59,12
56,72
59,97
61,43
62,22
757,61


O.--i






NE.-2
N.-2
0.- 1
ONO.--
N.- I
SE.--

NO.-1
NO.--





NO.--
ESE.-2




NO.--

0.- 1

NO.-1




NO.-7





NE.--


NO.--

0.--

NO.--
NO.--
NO.--



NO.-!
E.-1


NO.-I
NO.--
NO.-
_.- -
E-2
NO.-1

5.-I


0.- 1


NO.--


0.- 1
080.-3
NO-1



NO.-1
NO.-1
NO.-1


NO.-1
E.- 1


SO.--



NO.--i
M-








NO-1


NO.-1











OSO.-I
0.-1




NO.-1
NO.--

OSO.-1





NO.--
NO.-I
NO.-t
NO-1
f-r




















O.-1
SSO.- .2
0.-1


SO.-2








oso.-I
-B. -







SO.--


NO.--
ESE.-3















SO.-2






NO.-






NO.--




NO.--
NO.--



NO-1
o-f

























NO.--



SO.-I


NE.--
NE.-6
0.-2
N.--
NO.-3
N.-3
NE-2.3
N.-3
NO.-3
N.-3

S.-l
NE.-4
NE.-5
NE.-1
E.--
0.-2
SO.-2
N.-4
NNE.-2
E.-3
S.--
N.-5
NO.-2
NO.-2
N.-3
SE.-2
NE.-2
SSO.-2
SO0.--1


N.-l
N.-3,2
N.-4
SO.--
N.--2
S.-3
NE.--
N.-3,4
N.-1
N.-4
SSO.-2
ONO-2
NO.-3
NE.--
N.-2
S.-4
S.-2
N.-2
S.-3
E.-3
E.-2
N.-1
N.-2
NNE-1
SE.-4
E.-3
SO.-1
SO.-3
S.--1


E.-2
SO.-5
0.--
N.-2
N.-2
E.--
NE.--
NE.-2
NE.-2
SO.-6
SE.-2
NE.-2
NE.--
NE-2
E.--
E.-I
0.-3
8.-1
N.-3
E.-2
SE.-3
NE.-I
N.-3
N.-3
0.-4
0.-5
E.-l
N.-3
E.--l
NE.-2


N.-2
N.-2
SO.-2.3
N.--
N.-3
SSE.-4
NE.--
N.-2
N.-2
0.-4
NE.--
NNO.-5
N.-2
NE.--1
N.-3
SSE.-4I
NE.-2
N.-3
E.-3
SE.-2
E.--
E.--
NE.--
S.-2
E.-I
N.--
0.-4
SSO.-3
NO.--

-i






CLIMA OBSERVACIONES METEOROLOJICAS


Je 1 de ENERO a 31 de DICIEMBRE de 1872, por D. MANUEL EGUIA.
S__


PSICROMETRO

SECO MOJADO


IA I NIEVE
IRRETIDA

HORA i .
6 que
I ACAB 3
36 38
millmet.


7 t. -20.0








3.20't.9n






9 n. 10.0




4 m. 12,8










95,8



4. 8. 11,7







10.10'm. 1,0









7.50'm. 16,6







11.10'm. 59,0


c- ei 06 I
27 28 29 30

17.0 21,7 23,0 -
21,7 26,9 25,1 -
22,0 20,7 15,4 -
13,2 22,2 21,2 -
19,0 25,0 23,9 -
23,4 26,8 26,3 -
23,8 28,4 26,0 -
24,8 30,4 27,2 -
25,6 31,1 28,4 -
27,8 31,2 28,2 -
28,6 24,8 25,4 -
18,5 23,4 21,4 -
18,3 23,5 22,0 -
17,9 21,4 23,8 -
22,1 26,4 23,5
23,4 28,5 25,6 -
24,5 29,2 24,8 -
22,6 29,7 19,4 -
12,9 23,2 22,0 -
19,3 24,8 23,5 -
21,9 27,5 23,7 -
21,5 24,5 21,8 -
17,9 24,8 21,5 -
21,5 27,2 26,1 -
20,9 29,0 22,8 -
23,8 32,0 25,6 -
22,0 32,2 21,4 -
18,2 28,8 24,6 -
21,4 28,9 27,2 -
22,4 28,0 24,8 -
21,2 28,0 25,6 -
21,26 26,97 23,99 24.07
24,6 30,1 27,9 -
25,3 29,8 20,4 -
23,9 26,6 21,2 -
15,6 24,8 23,8 -
21,9 29,8 24,4 -
14,7 25,7 20,7 -
17,8 23,8 22,2 -
20,0 25,6 24,6 -
23,4 28,0 26,8 -
22,8 27,4 21,7 -
16,0 25,4 21,0 -
17,4 28,4 26,6 -
21,6 30,2 27,0 -
25,2 31,0 27,3 -
25,9 30,1 27,3 -
20,3 26,5 19,9 -
13,0 23,3 20,2 -
20,2 26,1 25,2 -
20,4 25,0 22,2 -
21,2 25,4 23,0 -
21,6 26,7 23,6
22,2 26,7 24,4 -
22,6 27,7 25,6 -
23,0 26,3 20,5 -
16.8 21,0 19,6 -
19,0 19,8 19,6 -
13,9 23,4 18,2 -
14,7 19,0 18,2 -
16,25 20,2 19,9 -
20,10 25,99 22,86 23,62


0

3 33 3
32 33 31


HUMEDAD
RELATIVE

o


85 80 37 38


OBSERVACIONES DIARIAS
SOBRE LAS NUBES Y TEMPO

7 horas 2 horas 9 horas
de la manana de la tarde de la noche
R3 40 41


--cl----- 'I-- - -


31

11,0
15,9
18,0
11,2
16,4
17,8
19,8
22,6
22,0
23,8
25,1
15,6
15,3
13,3
17,7
20,2
21,9
20,6.
8,5
14,9
19,5
18,5
15,5
18,7
17,3
20,2
17,8
13,8
17,8
19,6
18,0

19,6
19,9
19,9
13,8
18,5
10,1
14,2
16,4
18,8
18,0
10,0
11,0
17,0
20,4
22,5
15,5
9,2
18,0
17,2
19,0
18,6
18,2
19,0
20,2
13,2
17,0
12,2
12,7
15,10


I E Iin. aE


Stratus
Polvo N. St. SO.
Stratus Norte


Stratus Norte
Cumulus
Cumulus
Cr. Z. St. Ht.
Stratus
Stratus
Stratus

Cirus Cfimulos
Stratus
Stratus
Stratus H.
Stratus N. Polvo
Stratus Norte
Cirus Z. Stratus
Stratus
Cdmulos Norte
Polvo Norte
Cirus
Stratus Polvo N.
Stratus Polvo N.

Stratus Polvo
St.Llu. iF.Tld.
Polvo


Polvo
Polvo H.
St. Polvo
St. H. Polvo
St. H. Polvo
Polvo H.
Cm. Polvo fH.
Polvo
Polvo
St. Polvo
Polvo
St. Polvo H.
Polvo
Cr. Z. St. i P. H.
St. H. Polvo
St. Polvo
Polvo
St. Polvo
St. Tld.Llu. T.iR.
St.
Cm.
St. S. Polvo
St. Tid. Llu.
St.
St. Tld. Llu.
St. I.
Cm. N.
Cm. St.


St.Tld.Torm. de P
Cm.


St.
Cm. ht. P.
Cm. ht. P.
Cr. Z. Cm. ht. P.
St. Tid. Llu.T.i 1B.
St.
Cm. S.

Cr. Z. Cm. St.
St.
Cm. SO. P.
St. Bm. Polvo

St. N.
St.
Cm. St.
St.
St.N. Cm.
Cm.
Cr. SO. i St. P. N.
Polvo Cap.
Polvo St.
St. Polvo
Cm. St.
Cm.

Cm. St. Polvo
Polvo H.
St. i Polvo

St. i Polvo
Polvo
Cm. H. Polvo
Polvo
Polvo
Cm. Polvo i humo
Cm. i St. P.
Polvo Esp.
Polvo
Cr. Z. Cm. St. H. P.
St. Polvo i humo
Cm. St. i Polvo
Polvo
Cm. Polvo
St.
St. Tld.
Cm. S. P.
Cm. S. O. Bm.
Cm.
S St.
St. Tld.
St. Tld. garua flna
Cm.
St. R.Cm.Tld.g.f.
Cm. St.


St.
St.


St.
St. O.
St.
St. R. SO.
St. Tid. Llu. T. i R.


St. 0.

St. SO. i B.
St. T. i R.Llu. r. f.
St.
St.

St.
Cm.
St. N.
St.
St.
St.
Polvo

St.
St.



Polvo
Cm.

Polvo rep..



St.


St. Polvo
St. 0. Polvo
St. H.
R. St. H.
St. H Polvo.
Polvo
St. Polvo
St.
St.
St.

St.
St.
St. Tld.
St.
St.
Cm. H. St.
Claro








ESTADISTICA FISIOA


BAROMETRO TERMOMETRO BAR6METRO NUBES VIENTO
ANEROIDE ADJUNTO CORREJIDO CANTIDAD, DIRECTION I VELOCIDAD SU DIRECTION Y FU
w niAS "- ^-------------.--- -I--~---- .....-- *-~ *
DIAS

0 0a L a a c-. a0 0 a a s 9 d6


c- 0 0 1 A a, 4 N -1 N 0-1 l


1
2
3

5
C
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
MEDIA

1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
MEDIA


58,99
55,22
54,04
57,98
62,27
63,61
48,43
51,42
56,79
60,65
61,27
61,58
63,41
64,01
58,07
54,56
59,15
57,36
59,05
61,35
61,71
62,59
60,11
65,81
66,90
66,40
69,21
68,75
67,10
63,11
760,84

762,90
62,06
62,26
64,84
63,92
62,43











59,46
64,30
64,65
62,36
58,68
60,53
55,05
60,14
60,97
60,93
67,20
66,18
62,65
72,47
73,40
763,21


d6u, 9
56,51
52,39
54,09
59,02
62,65
60,10
55,44
51,61
57,80
58,33
61,18
61,41
63,76
61,19
55,93
54,25
59,03
59,63
59,80
60,89
58,16
61,37
59,41
66,54
62,98
66,08
68,61
68,17
64,41
61,78
760,15

760,98
61,36
63,24
63,41
63,02
62,32











59,07
64,44
62,34

57,81
59,20
54,91
59,69
62,82
61,50
67,24
63,17
64,14
72,22
71,42
762,74


56,21
55,59
54,66

63,27
57,99
54,09
52,72
59,01
61,53
61,33
62,11
64,16
60,21
55,18
55,93
59,41
59,68
62,09
61,49
60,58
60,53
62,20
66,59
65,71
60,94
68,61
67,59
64,43
61,77
760,71

761,31
62,28
64,84
63,56
62,18
62,28









58.37
60,73
63,96
62,96

60,01
58,97
57,92
61,95
62,49
63,82
68,01
62,35
69,07
73,65
70,82
763,41


so.-I-
SO.-1-


NE.-3
NE.-4
SE.-3

NO.-1


NO.-1-


NO.--
NO.-1
-s.-2
40.-l_
SZ.-i
SE.-
80.-1





SO.--l
50.-i

SSE.--
E.--1
E.--
S.-I
.-I

0.--
0.- 1
ONO.--


NO.--1











N.- 2

N. -2
N.- 1

SO.-2
0.- 2
o.-I


SO0.-I
OSO.--i

NNO.--


SSE. -


NO.-2
NO.--2
NO.-2
20.-
24-2


NE.-2
NE.-t
NO.-1
04E.--1
NO.-i
.-1

-1,



NE.-2
NO.-I
NO.-1
E.-2
8E.--3
80.-1
NO.--1




No-
SE.-3-
SO.-i

N0.-2
N.-2
SE.--
SO.--
O.--1

E.--
E.--
0.--


U.- -

NO.-1



NO.--











NNO.--1
NE.--
N.--
NU-
NO.--

0.-
0.-1
O.-1


S.-I

SO.--
S.--I
NE.-1


N.--2

i -

NE.-1-
NE.-3
NO.--
-0.-2







NO.--
S.-I
NO.-1
ST.-2
NO.--1
SFE.--3
8E.-3



S.-3
S.-2


E.--
SE.--






















NE.-I
NO.--
E.- I


O.-
NO.--
O.--

SO.-I


N.--1
E.--
FO.--i
SO.-l1
NO.-I
NE.-3
NE.-4
SE.-3
S.-2
S.--
SO0.-2
NO.-1
N.--
E.--
NE.-3
O.--
SE.-2
SE.--
bE.--7
S0.-2
0.-3
S.-2
NO.-2
SE.-3
SO.-2
0.-2
SSE.-;-
E.-2
E.--
N.--


NO.--
N.- I
SE.--
NE.-I
NNE.-3
NE.-3











N.-4
SE.--
N.- 3
N.- I
N.- 2
SO.-2
ESE.-2
0SO.-2
S0.-2
0.-3
SO.-2
N.-2
NO.-2
S0.-2
SSE.-1


I i I I I II


NE.-2
NO--2
NE.-2
NE.-1
E.--
NE.-2
NE.--
NE.-2
S.-2
0.-3
SO.-2
N.--
E.-1
E.--
E.-3
NE.--
E.-2-3
SE.-6
SSE.-6
S0.-3
NO.-3
NO.-2
N.-2
SE.-2
S0.-2
SO.--
E.-2
E.--2
E.-2
N*-1


N.--
N.-2
N.-2
SE.--I
E.--
NE.-3
NE.-I











N.- 2
NE.-1
N.-2

N.--
E.--
SE.-2
0.-2
0.- 3
0.-5
50.-1
N.-2
S0.-2
SSE.-2
SE.--
i






OLIMA OBSERVACIONES METEOROLOG1OAS VERIFIOADAS EN BUENOS AIRES


m I


PSICROMETRO

SECO MOJADO
SEC -/---


HUMEDAD
RELATIVE.



C- e37
36 80 37 38


OBSERVACIONES DIARIAS
SOBRE LAS NUBES I TIEMPO


7 horas
de la manana
89


IA I NIEVE
IRRETIDA

nonA J

SACA6 I
25 22
2 millmet.


8 n. 4,5






4 m.
10.2







8,2


11 1 m 63.9
11 n. 5.4
3. t. 3,0











35,7


2 horas
de la tarde
40


Str en el horizonte
Cirus Stratus
Cm. St, toldado
Cm. toldado
Vapor. at horiz.
Vap. y humo al h.
Cr. c6mulus
Cm. told.
Cm. St. Nb. told.
Stratus
Str


Cirus


Stratus
Stratus told.
Lluvia Str. toldado
Lluv. St. told.
Stratus
Claro
Claro vapor al h.
Cir. S. y S. 0.
Str. al h.
C. Z. y C. Cm. al h.
Claro
Stratus
Cdmulus
Cdmulus Stratus
Stratus


Cm. St.
Stratus
3r. Z. St. h. ahu.
Stratus h.

Stratus










Stratus
Cdmulus
Cr. Z. St. N.
Stratus
Stratus N.
N. CC.. asp. humo
Llu. T. R. St. told.
Stratus
Stratus
Stratus
Humo al h.
Cm. St.
Stratus

Cm. St.


9 horas
de la noche
41


Cr. al horizonte
Cirus Cdm.
Nb. told. Llu. T.
Str. toldado
Cm. en h.N. i NE.
Cr. Cm. II. N.
Cr. Cm.
Cm. al h.
r' .told.
St. told.
Cm. p.


Cm. St.

Cumulus
Cumulus
Llu.T.i R.St. gots.
St. told.
Llu. St. told.
Cm. St.
Claro Cr.
Cr. al horizonte
Cirus
Cumul.
Cirus
Cm. St. h. i C. Z.
Cdmulos
Cm. St.
Cm. St.
Stratus


St. h. Cr. Z.
Cdmulus
St. Bim.
Cm. h. St. N.

Stratus










Cm. St.
Cm. St.
Stratus

St. espdo.

Stratus
Stratus
Cm. St.
Stratus
Cm. St.
Stratus
Cm. St.
Cm. St.
Cm. St.


adistioa Nacional. Tomo VII. 25


Claro
Cm. St al boriz.
C. S. N. T. R. S. 0.
Claro

Claro
Cm. St. vap.
Cm. St. R. i T.
T. i R. St. told. llu.







R. St.
Cm. p.
T. i R. St. told.
Llu. T. iR. S. told.
Llu. F. R. St. told.

Claro
Claro
Cumulus
Cr. Cm.
Claro

Cumulus
Stratus
Stratus
Stratus


Stratus

Stratus
Stratus h.

Stratus










Cm. St.
Stratus
Stratus

Llu. St. T. i K.
Stratus
Stratus
Stratus

Stratus





I I -







ESTADISTIOA FISICA


BAR6OIETRO TERM6OMIETRO BA IR METRO NUBES VIENT(
O ANEROIDE ADJT COiRE.lDO CATIDXD, D1IRECCION I VELOCIDAD SU DIRECTION Y F

DIAS ~
G C Ca- C3 o @4 05 E c-

1 1 4 7 8 9 10 11 12 1 14 15 10 1 18 19 20 21 2
S 71 n771 0Q 47 r. n 17n n19 770. 1 7 8R SO 7.090 NE-1 3 In ESE.-2 E.-2


1
2
3
4
5
6
7
b
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
MEDIA

1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
MEDIA


759,52758,57-
55,1 55,25-
55,15 55,401
I-







54,70 54,90-
F







56,70 58,20
63,751 65,20
62,0 62,20-
69,90 70,6 -
69,5 68,2 -
61,5 61,2
61,5 61,0
68,2 71,7 -
77,2 78,2 -
76,7 75,9 -
71,3 71,5 -
70,0 69,7 -
68,8 68,9 -

8 -1


16,0 -
15,0 -
15,6
17,0
16,4

16,0 -
16,6
15,4
16,0
13,4
12,4
12,0
12,8
14,0
13,8
12,0
11,0 -
11,4
12,4 -
13,2
12,0 -
11,7 -
12,2
1246
12,2










- I_








14,0
15,0
16,8
17,2
19,0
20,5
20,0
16,5
16,0 -
15,6
12,2
11,6 -
12,8 -
11,4
10,1 -
8,6
8,0 -
6,6
7,2
8,4 -
- -1


- I -


67,51
59,84
61,70
65,89
67,46
68,77
68,31
63,20
50,89
59,56
56,55
51,69
60, 0
62,72
62,61
61,61
69,03
75,46
72,82
64,92
68,23
68,93
62,94
61,15
66,91
65,74





764,63













762,45
62,77
60,68
62,32
58,26
59,14
58,22
58,21
64,47
61,97
60,78
69,06
64,89
6J,68
60i,46
74,74
78,28
73,10
70,03
69,10
765,13


64,08
58,71
62,22
65,21
67,16


59,62
56,00
58,81
53,04
55,50
60,31
01,91
60,(,5
61,61
69,31

70,06
63,00
68,87
66,76

61,15


_




762,56













762,42
60,09
61,18
59,21
56,62
57,62
56,63
56,71
63,79
59,29
68,44
69,01
60,43
60,37
67,61
76,20
76,02
71,30
69,19
68,19
764,02


62,02
59,56
63,40
66,89
65,96
67,81
65,14
58,11
59,51
57,76
51,49
53,23
60,03
62,97
60,81
61,07
72,22
75,07
67,59
65,17
71,15
61,66
04GI,09
63,69
66,88






761,13













763,03
59,76
63,43
58,57
50,97
58,29
57,75
58,18
04,82
61,67
69,86
67,50
60,23
02,89
70,44
77,87
75,70
71,68
69,21
68,46
764,83


0-1

F-i

E.-1l
NE.-
NO.--
NE.-I

0.--1
SO.-2




O.--1
SO.-I
0.-1



0-1
0.-I

NO.--
0-1
O.-1
0,--1























N.--
K0.--1


N.--
N.-1l







E.-2



SE.-2


0.-4
N.- I






0SO.-1

O.-1
SO.-2
0.-l

0.-


O.-l















SO.-I
N.-l
























NO-1

SO.-I

NO.-i
NO.-I
0O.-1

NO.-

S.-I
E.-2
N12.-I
SO.-'
s.-i

-i
S.-l

S.-1
S.-l


SO.-l




O.--i
0.-1


SSE.--

NO.--


4
9 -
4 NNE.-1
9 NE.-I
9 NE.-1
9 NNO.--
10 80.-1
9 -
10 -

9 E.-i
10 -



10 -
10 -


E.-2
ONO.-2
0.--1
OSO.--
E.--
E.--
NE.-I
NNE.-2
LNE.--1
SO.-2
0.-1
Su.-2
SO.--
50.-2
SO.-2
SSO.-2
SO.-I
S.-2
NE.-)
N.-2
SO.--
NNE.-

SO.--2

2E.--








0.-









0.--

N.-2
N.--I

E.-l
N.-2
N.-2
N.-3
1E.-2
SE.-2
SE.-2
S.-2
SSE-1
E.-3
O.--1
i0.-2
SO.-l
S5E.-2
S.-2

SSO.-I


E.-3
0.-3
NE.-I
NE.-1
E.-l


E.--
SO.-2
0.-2
0-2
SO.-4
0.-2
N.-l
SO.-2

8s0.--2
SSO.-2
E.--
NE.-2,
SO.-2
S.--
N.-I
0.-2
SO.-2
S0.-



















NO.-
0.--
N.-I
SO.--
N.--l
NNO-2
\NO.-2
N.-2
SE.-3
ISE.-l
S' ;.--I
S.-2
E.-2
NE-2
SO.-2
S.-2

SE-I
S.-I
S'),--1
-o t


- I I I I I I -






CLIMA OBSERVACIONES 3IETEOROLOJICAS VERIFICADAS EN BUENOS AIRES


-r ___________ I Usarasear~_~~ara~na


LA I NIEVE










































25,8
loRETiDA .






t11 n. 21,5








11 m. 4,3
























25,8



























S1,4








14,4


7,8 16,7 12,5 -
12,8 16,2 14,0 -
14,5 19,2 15,6 -
11,2 16,3 17,2 -
20,7 18,3 -
18,3 21,0 19,5 -
17,9 20,3 18,4 -
14,9 14,6 14,4 -
11,2 11,9 12,8 -
13,7 11,2 13,2 -
8,1 12,8 7,4 -
3,8 11,2 10,4 -
10,6 13,5 13,2 -
11,4 9,3 7,8 -
4.5 10,8 8,0
3,4 9,3 5,5 -
3,8 7,3 6,3 -
3,5 7,4 5,9 -
3,5 9,7 6,2 -
3,2 8,7 6,5 -
9,5 13,70 10,65 11,29


PSICGlIOMIITIOO

SECO i MOJADO

a -* d 0 a ; a S

2 27 23 29 0 l 2 33 21

1.0 15,9 1'1,7 11,3 12,9 12,7 -
14,2 11,2 15,0 12,6 13,6 13,8 -
12,0 14,1 13,4 10,0 12,3 11,8 -.
9,8 15,6 13,4 8,2 14,0 12,8 -
11,6 16,4 14,0 9,6 .13,8 12,8 -
11,5 17,1 14,6 10,7 14,9 13,6 -
14,0 14,3 12,2 13,3 -
14,1 15,4 10,3 13,2 -
1,2 18,8 15,8 11,6 15,4 14,2 -
15,1 15,3 11,8 12,3 13,3 10,0 -
4,U 12,4 10,7 2,7 8,6 7,3 -
8,6 13,5 8,4 6,2 9,7 7,0 -
8,8 13,8 11,0 7,4 11,2 9,0 -
9,0 13,7 12,0 8,0 11,1 10,0 -
8,0 14,3 13,0 6,6 11,5 11,0 -
10,0 13,6 10,4 8,8 10,5 9,0 -
8,2 11,8 9,2 4,6 8,0 8,0 -
5,2 12,6 9,0 3,0 9,2 7,2 -
5,4 8,2 3,0 5,8 -
10,1 12,a 10,8 7,3 9,2 8,6 -
11,8 13,9 10,2 9,4 11,1 9,0 -
6,0 11,7 8,4 4,2 8,4 6,2 -
8,0 12,4 9,8 6,3 9,4 7,2 -
8,3 9,8 b,3 8,8 -
8,1 15,5 11,6 5,3 11,7 8,7 -
5,6 9,6 4,0 9,0 -
5,0- 5,6 -





9, 14,25 11,71 11,85 -


Or.!" O;\CIONES DIARLIS
SEOI;U E LAS NUCIF. I TIE1PO


IIUMIEDAD
IELATIVA






0,81 0,69 0,78 -
6,82 0,0.3 0,87 -
0,7 0,S) 0,82 -
0,79 0,83 0,82 -
0,76 0,635 O.6 -
0,0013 0,78 0,8 -
0,80 0,S3 -
0,53 0,76 -
0,72 0,67 0,73 -
0,70 0,78 0,73 -
0,60 0,57 0,62 -
0,67 0,53 0,81 -
0,81 0,71 0,75 -
0,86 0,69 0,76 -
0,70 0,69 0,77 -
0,81 0,65 0,S2 -
0,51 0,56 0,84 -
0,66 0,61 0,76 -
0,77 0,67 -
0,61 0,61 0,73 -
0,71 0,69 0,84 -
0,73 0,60 0,70 -
0,76 0,65 0,66 -
0,59 0,86 -
0,61 0,61 0,65 -
0,75 0,92 -
0,95 -





0,74 0,63 0,79 0,74













0,61 0,61 0,81 -
0,86 0,79 0,84 -
0,78 0,72 0.79 -
0,82 0,S3 0,81 -
0,72 0,80 -
0,80 0,73 0,83 -
0,77 0,76 0,78 -
0,76 0,S6 0,814 -
0.69 0,74 0,70 -
0,86 0.86 0,86 -
0,83 0,37 0.C6 -
0,73 0,GS 0,76 -
0,76 0,84 0,89 -
0,83 0,S6 0,SG -
0,G3 0,73 0,72 -
0.76 0,61 0.69 -
0.63 0,00 0,70 -
0,83 0,71 0,76 -
0,73 0,71 0,73 -
0, 6 0,73 0,92 -
0,76 0,74 0,79 0,76


7 1'--
db la ma ana


Cm. St.
Llu. ina St. to'd.
Stratlus
Neblinoso
Stratu5 N.
Stratus b.
Cm. St.
Stra'ius
Stratus
St.obs. ce.escep.
Stratus
Stralus
St. neb. c. lluvia.
Ncblina
Stratus
Stratus
Stratus
Stratus

Stratus
Stratus
Cm. N.
Stratus
Polvo
Stratus
Noblina




















Stratus
Stratus
St. Cm. Cr.
St. polvo
Cm. St.
Cm. St.
Stratus
St. told.
Stratus
St. told.
Cm. St.
St. i polvo
St. ceniza
St. told.


Cm.
St. told.
Stratus
Ahum.


2 hcras
d, h tn:Ja
49

Cm. St.
St. to'd. ltu.
Stratus
Cr.z. t.Ih.
I tratus
Cm. h.


Stratus
Stratus
Stratus
Stratus
Cm. St.
Cm St. i Cr.
StraNls
Stratus
Stratus
Cm. St.

Stratus
Cm. Brum.

Stratus

Cirus





















Stratus
Polvo
Po'lo Cm.
Stratus
Cm. St. polvo
Stratus
Cm. St. ceniza
St. told.
Stratus
Llu. it. R. St. told.
Cm. St.

St. told. cen.
St. told. neb.
Cumulus
Cumulus
Stratus
St. told.
Cm. St.
Stratus


II II I I E


d9 1: 13:



St. to!d.
L!u. St. !old.
S^'aLi s

S ratus
St:'raius
Stratus

Stra 'us
Sr: aus

Slratus
Stralus


Cr. St.
Stratus
Stralus
Stratus





Stratus
Stratus























Stratus
Str. atuspoo
Stratus
Stratus
Stratus


Stratus
Stratus
Stratus

Stratus
Stratus

Llu. St. Sold.



Stratus:
Stratus







ESTADISTICA FISIOA


BAR6METRO TERMOMETRO BAR6METRO NUBES VIENTO
' ANERIOIDE ADJUNTO CORREJIDO CANTIDAD, DIRECTION I VELOCIDAD SU DIRECTION Y I

SDIAS

r- 4 N 6 C7- 9, 0 1 1 1 i 1N 1 0
1 2 4 6 7 9 10 11 12 13 15 1 I 19 21 2
A Ance 0 4-~ 0 N I 4r OnTV 47 4


67 7,8 765,5 784,6 7,8


2 61,8 58,5 57,2 -
3 56,0 55,1 57,0 -
4 56,4 55,4 51,5 -
5 57,8 58,7 61,3 -
C 61,2 64,4 65,6 -
7 67,2 67,0 67,5 -
8 69,6 67,5 68,1 -
9 69,0 68,3 -
10 68,0 65,5 64,5
11 64,0 62,9 65,3
12 66,2 61,5 64,4
13 64,3 63,3 64,6 -
14 64,7 63,7 63,7 -
15 63,7 61,0 62,6-
16 63,9 63,6 65,6 -
17 67,5 66,0 66,5
18 67,2 65,0 64,3 -
19 64,2 62,4 61,6 -
20 60,4 58,6 5,3 -
21 58,6 54,0 50,0 -
22 713,5 710,6 71,0
23 -
24 -
25 -
26 -
27 -
28 -
29 -
3-
30 -
--
2 --
3E1 -
ME -



3

5 768,0 -
6 68,0 68,0 68,0 -
7 68,0 68,0 68,0 -
8
9
S- -
12 -
10
14 -
12
13 -
14 -
15 -
16
17 -
18
19 -
20 -
21 -
22
23 -
24 -
25 -
26 -
27
28 -
29 -
30 -

MEDI -


14,4 13,1 -


9,5 -


13,6 14,0 13,3 -
13,0 13,4 12,1 -
10,1 12,1 11,0 -
11,2 13,4 13,0 -
12,2 15,2 14,2 -
13,8 15,8 15,5 _
15,0 17,0 16,0 -
15,5 15,2 14,6 -
13,6 13,8 13,0 -
12,0 13,2 12,2 -
11,6 14,0 15,2 -
















14,6 15,6 15,2 -
12,6 16,1 15,2 -
15,0 16,2 15,2 -
15,0 15,0 13,5


imi I I mu I -


100


E.--
DNO.--

O.-1


N.- -




SO.--
0o-.-I
0.-1
0.-1


ONO.-1

NO.-1


0.- 2




o.-'




0.--

O.--I



ONO.-

NO.-1


E.--
ONO.-3
80.--3
O.-3
0.-14
O.--1
N.--
NE.--
E. -1
E.--

?0.-1

0.-1

0.-2
NO.--I
0.--2
NO.-- 1
N.- 2
N.- 3
N.- 2


E.--
ONO.-2
0.-4
0.- 4
0.- 2
NNE.-1
ESE.--
ESE.-1
E.--
N.-2
SO.--
OSO.--
NO.-2
SE.--
SO.-1
NO.-2
N.-2
N.- 2
N.--


767,43
60,43
54,55
55,55
57,11
63,88
67,08
68,53
68,06
67,11
63,09
65,29
63,44
63,96
63,03
62,93
66,66
66,26
62,82
59,06
57,14
56,91
61,52
66,51
65,88
55,0
54,82
66,24
63,31
64,19
68,27
762,78

766,80
63,22
62,02
66,68
70,44
66,51
66,69
63,60
56,51
55,51
52,94
63,14
62,87

















58,81
64,29
60,31
58,36
762,28


I04,49
56,87
53,88
54,17
58,47
64,03
66,63
67,46
67,48
64,74
61,50
63,76
62,59
62,94
60,33
62,83
65,61
63,92
61,23
56,05
51,83
56,21
60,92
65,62
62,17
49,94
59,31
66,96
63,09
64,30
67,36
761,60

764,80
60,40
61,17
67,53
68,40
65,55
64,32
61,00
55,31
51,15
56,61
62,17
61,22

















59,89
62,48
57,36
58,61
761,73


190,06
55,84
56,20
53,75
59,89
65,94
67,71
68,16

64,97
65,12
62,72
63,75
62,99
62,02
65,06
66,18
63,61
60,66
56,64
57,04
59,67
62,37
65,79
61,07
49,68
63,44
65,89
63,35
66.10
66,97
762,21

764,26
60,90
63,56
66,20
69,83
66,20
65,25
59,50
57,09
49,63
60,81
62,59


















62,52

57,74


u iN.- I
10 E.--
10 -
7 -
7 0.-2


7 NO.-1
4 NO.-1

10 -
8 0-1
10 OSO.--

5 0.-1
2 -





5 -
10 -




8 NO.-I
- N.- 1







6 N.-1
8 -
8 -

9 SE.-1
5 NO.-1
2 -
7 NO.-1
8 -

v O.--l
~i
10 ONO.--
8 SO.-1

















10 SO.--
10 -
2 NO.-I
10 -


NE.- I N.-1 I


10 NO.-1 10
10 S.-1 9
1 -

6 NO.-1 1
7 0.-1 5
9 -







8 -
8 3
10 -
10 SE.-1 10
8 SE.-1 -
2 4
1 6
7 10.-1 -
7 NO.--I--

10 =-.- 10

8 NO. 9
2
210 -
















10 S0.-2 -
10 SE.-1 --
2 NO.-1 i
10 NO.-1 8
88O. 9


S.-2
0S.-I
N.--l
NO.-1
NO.-2
SO.-3
0.-1
ONO.-3
NO.-2
N.- I


EN.-1
E.-1
E.-1
SE.--
S.--
NO.-I
NO.-I
NE.--
N.- I
E.-1
SE.-2
SO.-I
NE.--
















SO.-4
S.--
E.--
S.-i


S.-2
0.-2 I
NE.-- N1
NO.-2 N
N.-2 S
SO.-6 S
OSO.-4 (
0.-2
N.-- N
E.-- N

E.-- IN
E.-- E
E.-1 E
SE.-1 S
S.-2 E
bE.-2 S
NO.-1 N
NO.-2 -
NE.-1 N
O.-- SI
E.-- SC
S.-2 S
0.-4 0.
N.-l


















SO.-3 SC
SE.-I
SE.-- E,
S.-l S.


761,73 761,69






OLIMA OBSERVACIO'ES EMETEOROL6JIOAS VERIFIOADAS EN BUENOS AIRES


RA I NIEVE PSICROMETRO HUMEDAD OBSERVACIONES DIARIES
ERRETIDA SECO MOJADO RELATIVE SOBRE LAS NUBES I TIFMPO


e' d A" 1 a 7 horas 2 horas 9 horas
SAca A 1 GC dela maana de la tarde de la noche
s25 2 27 28 g2 20 21 2 33 25 So 37 38 so 40 41
iilim1


6,4
i -
3,6


i-




7.8
2.7









32,1











62,5










2,3
24,0
2,1











12,6








6,2
2,4
49,6


7,6
9,
6,'
4,
6,2
3,3
6,5
8,6
9,6
11,6
13,9
10,8
8,3
5,0
8,7
6,7
8,9
12,9
11,7
14,5
16,1
10,9
6,8
8,1
10,1

8,9
4,0
5,3
8,0
10,8
8,85

11,2
12,3
13,3
9,2
5,7
10,i1
10,5
12,9
16,2
12,3
10,4
9,0
9,9
















13,6
8,7
t1,9
13 5
11,16


3 10,2 9,9
3 9,8 10,9
7 8,8 8,4
5 5,8 4,8
8,1 6,4
S10,4 6,5
9,5 7,8
9,7 8,4
10,5 -
13,0 11,8
15,3 7,7
9,8 9,9
8,0 8,4
13,3 11,4
11,6 8,9
14,9 11,0
15,5 13,4
15,5 13,9
16,6 14,0
17,7 17,0
16,7 13,9
9,6
12,6 9,1
11,7 12,4
15,5 12,0
15,3 14,1
10.9 6,3
8,4 7,4
12,1 10,6
14,2 12,9
12,3 10,7
12,21 10,32

13,4 11,9
13,9 12,8
14,2 12,2
11,7 8,3
11,2 10,1
12,5 11,1
14,8 13,3
15,2 15,0
18,5 14,3
13,6 13,1
12,2 10,5
12,4 9,1
13,9 -
















15,5 12,9
13,7 -
16,4 14,1
13,3 9,2
13,90 11,86


dca Nacional. Tomo VX. A


6,6
8,7
5,3
2,5
4,8
0.3
5,5
6,8
8,2
11,0
12,9
8,8
6,7
4,6
8,0
5,5
7,3
11,3
9,5
12,5
14,3
8,9
4,0
6,1
7,3
7,7
5,5

2,3
5,4
8,6


8,8
10,5
11,7
8,2
3,3
9,1
8,7
11 3
14,2
11,9
8,6
8,0
8,7
















11,0
7,9
11,3
11,9


8,8
9,0
6,8
4,4
7,1
8,0
8,5
7,9
9,5
11,6
14,5
9,0
7,0
11,3
10,5
12,7
13,5
13,5
13,4
14,9
14,6

9,2
10,5
11,5
12,5
5,5
3,0
8,5
11,0
10,3


11,2
12,3
13,2
9,3
8,6
11,3
12,8
13,2
16,5
13,0
10,0
10,6
12,3
















13,5
11,7
14,2
11,3


9,0
10,5
6,6
4,0
5,0
5,5
7,2
7,8

10,8
6,7
8,9
7,2
10,0
8,4
10,2
12,2
11,6
13,0
15,0
13,6
8,2
7,9
11,0
10,2
11,7
3,5
4,2
8,2
10,5
9,3


10,5
11,8
11,5
6,5
9,3
10,3
12,3
13,4
13,3
12,3
9,3
8,3

















11,5

13,3
7,8


0,86
0,92
0,79
0,68
0,79
0,64
0,85
0,76
0,81
0,93
0,89
0,75
0,78
0,94
0,90
0,83
0,78
0,80
0,74
0,80
0,81
0,85
0,60
0,74
0,64
0,70
0,56
0,36
0,55
0,64
0,73
0,82

0,71
0,78
0,82
0,86
0,77
0 86
0,77
0,82
0,89
0,95
0,77
0,86
0,84
















0,71
0,89
0,93
0,82
0,83


0,82
0,89
0,73
0,79
0,86
0,70
0.86
0,76
0,86
0,84
0,91
0.89
0,86
0,77
0,86
0,76
0.78
0,79
0,67
0,72
0,79

0,61
0,86
0,58
0,70
0,36
0,30
0,58
0,65
0,76
0,75

0,75
0,82
0,78
0,71
0,69
0,86
0,80
0,80
0,80
0,93
0,74
0,79
0,82
















0,78
0,78
0,77
0,77
0.79


0,88 -
0,95 -
0,76 -
0,79 -
0,79 -
0,85 -
9,1 -
0,92 -

0,87 -
0,86 -
0,86 -
0,83 -
0,83 -
0,93 -
0,90 -
0,86 -
0,75 -
0,89 -
0,80 -
0,96 -
0,81 -
0,84 -
0,83 -
0,78 -
0,74 -
0,59 -
0,55 -
0,70 -
0,72 -
0,82 -
0,82 0,80

0,83 -
0,88 -
0,91 -
0,71 -
0,89 -
0,90 -
0,88 -
0,82 -
0,89 -
0,90 -
0.84 -
0,89 -

















0,83 -

0,91 -
0,81 -
0,86 0,83


Cr. Z. St. h.
Llu. fl. R. St. told.
Stratus
Stratus
Stratus

Horiz. color polvo
Cr. St.
Stratus
Neblina esp.
Llu. neblina
Stratus
Neb. St. told.

Neblina ahu.
Neblinoso ahu.
Neblina esp.


St. Cm.
Neb. i ahu.
Neb. g. f. St. told.

Abum.

Stratus



IIor denso



St. hor. esp.
Stratus
St. ah. nob. polvo
Neb. es.
Cm. St. neblinoso
Cr. St.
St. h. esp.
Stratus
Stratus
Neb. esp.
Stratus
Neb. St.
Stratus
















St. told. neblinoso
P-'Sneb. 6 ahu.
Cr. Cm.
Llu. St.told.


Stratus
Llu. f. r. St. c. g.
Stratus
Llu. f. r. St. told.
Cm. St.

Stratus
Stratus
Stratus
Stratus
Neb. i Ilu. f. i r.
Llu. f. r. St. told.
St. told.
Cumulus
Stratus
Stratus
Stratus
Stratus


St. easi told.
St. told.
Stratus

Stratus
Stratus
Cm. St.







Stratus
Stratus
Nub. esp. St.
Stratus
Stratus
Cm. St. bruma
St. h. esp.
Stratus
Stratus
LI. St. told. F. iR.
St. told.
Cm. St.
Stratus
















Cm. St.
Cm. St.
Stratus
St. Ilu. f. rala.
I


SL. told-
Ll. f. r. St. told.
Stratus
Ll. f. r. St. told.
St. told.




Stratus
Neb. lu. f. i r.
Llu. f. r. St. told.
Stratus
Stratus
Neblina
Stratus
Stratus
Stratus

Stratus
Llu. St. told.
Cm. St.


Stratus
Stratus









Stratus
Nehlina
St. told.
Stratus
Stratus
Stratus
Strat-s
Stratus
St. told.
Stratus
St. Brum.



















Stratus
Stratus







ESTADISTIOA FfsICA


BAROMETRO TERMOMETRO
ANEI:UIDE ADJT




3 4 7 8 9 10


2
3
4
5
6
7
b
9
10
11.
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
-MEDIA


2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
MEDIA


12,0
13,0
15,2
14,0
13,0
13,6
15,0
16,0
!6,2
16,5
19,0
18,5
16,4
14,2
14,5
15,4
17,0
18,0
17,0
17,0
1;,8
14,6
15,5
15,5
17,6
15,4
16,0
18,3
20,2









20,8
21,2
23,0
S21,0
S21,2
S18,8
S19,2
S19,8
S22,6
S19,2
S18,2
19,2
S21,4
S23,2
-23,4
21,8
S22,3
20,2
1 7,6
18,6
-20,0
20,1
- 11,5
-17,4
- 19,8
S22,4
-i --


BAROMETRO
CORREJIDO



c1- 12 I 1 g4
11 2 131 14


15,0
15,0
16,2
15,2
15,0
16,0
17,0
18,0
18,2
20,3
20,6
19,0
17,2
16,6
16,0
17,8
18,4
19,2
18,8
19,1
20,0
17,0
17,3
18,2
18,2
17,2
18,0
20,0

_







23,0
22,4
24,2
22,8
22,4
21,2
21,2-
20,2
23,4
24,2
21,6
21,2
23,0
21,8
26,4
25,2
.24,0
23,7
24,0
22,0
23,0
25,2
21,4
19,9
19,6
21,3
22,8


759,78
60,94
57,74
65,47
65,39
64,02
61,60
61,37
62,60
58,78
57,62
62,21
66,51
68,71
69,20
67,41
63,75
61,88
64,10
62,80
59,47
67,44
65,99
63,59
51,36
53,87
62,52
63,39
61,51

762,63







759,85
58,05
58,98
64,31
62,68
63,73
64,28
60,76
55,03
59,94
60,74
59,29
60,56
61,24
62,55
62,41
68,96
57,17
63,53
61,90
59,55
65,20
70,57
S66,09
S59,22
54,07
761,18


759,78
59,11
58,61
65,12
64,65
62,87
63,75
63,13
61,65
55,31
57,47
62,07
15,81
68,74
68,41
65,04
61,73
60,88
63,02
60,54
50,78
66,49
63,26
61,53
45,i,
57,51
62,48
61,43


761,64






760,96
58,60
54,40
59,98
63,23
60,78
63,48
63,51
57,18
51,15
06,03
o'0,3

60,34
59,34
60,69
61,29
57,04
56,96
62,68
60,26
57,62
66,44
60,13
61,68
55,59
51,12
759,93


NUBES
CANTIDAD, DIRECTION I


a

1 1 17 18


761,72
58,51
63,10
64,42
61 45
63,99

62,70
61,54
54,56
59,30
64,30
68,02
69,06
68,G6
64,75
60,80
61,83
62,76
60,48
65,31
65,66
63,55
59,11
48,37
60,58
62,15
62,07


762,27






759.73
58,05
53,59
63,18
62,88
61,97
65,05
62,53
55,30
58,26
60,41
58,80
59,38
60,41
59,53
60,64
59,84
56,25
60,46
62,39
59,72
59,69
68,97
67,09
60,04
55,00


760,35 760,19 I-


NE.-1
NO.--




E.-


E--
ONO. --1
NO.--

ONO. -1

ENE.-1

NE.-I
NO.-l
OSO.-I
so- I





E.--
NO.-1


NO.--
E.-2

NO.-t



E.-1
SO.--
ONO.-I
NO.-1
SSE.-1
0-1
SSE.-1
SE.--

NE.-2

SSO.-I
80.--I




NO.--
NO.--
N0--


NO.-1
NO.-1









NO.--




NE.-2
NO.-1



NO,--



0.-I-
NO.-2


SO.-I
O.--i










0-1

NO.-I
I


VELOCIDAD







03 -
1 -










9 SO.-I
1 -
1 -


1 -
4 --
5 CNO.--1
7 |U.-1
7 SSE.-1
S9 SO.-1

3 E.-l

4 E.-1
10 SO.-.1



4 -
9 -
10 KO.-1I


O.-l



N.- I


VIENTO
SU DIRECTION Y FU




21 21


SE.-2
E.--i
S.-2
S.-2
SSE.--
iNE.--I
E.-1
E.- I
N.--
NNO.--3i
SE.--
E.-2 !
E.--
E.-1
NE.-I
E.--
E.--


N .-%2
OSO.-3
E.--
E.-i
E.-2
NE--


m -


102


-- I -, I a


ENE.-l -


NO -1 7









10
NO.-l -
NO.-I 21

NO.-I 1
2
E.-- 1
NO.-1 6
SO.-1 8
NO.-1 5S

1
NNE.-1 2
8
1
10
NO.- 6
O.-1 8

NO.-1 1
1


NO.--I 3

NO.-I 7
IC


1 I


S.--

S.--l
SSE.-I
N.--
NNE.--
E.-1I
SU.-I
N.-2
S.-l
SSE-1
S E.-i
ESE.-I
SE.--
N.- I
NE.-3
E.-1
SSU.-2
NO.-2
NO.-
S.-1
N.-2
E.--
E.-3
OSO.--
0.--
N.--l
NO.-1









N-2
N.--
80.-1I
E.-I

NE.--2
SE.-1
E.-2
NE.-3
NO.-i
S.--
NE.-i
NO.--I
NNE.-I
N.--
8.--4
E.--3
E.--
SO.-I
ONO.-I
ONO.-]
ONO.-,
SE.--
SE.-lI
N.-3
NO.-1
NO.-I


NO.-4
N.-1
N.--









E.--2
N.-2
N.--
SE.-2
E.- I
Nri.--
SE.-2
E.-2
\NE.-2
S3-2
NE.-I
NE.-I
N.--
N.-I
N.-I
ES.-2
E.-2
E.--1
50.-3
0.--4
iNO.-3
0 O.-2
SE.-3
NE.-1
N.-3
NO.-2
SO.-4


L--'


Z


r /_






OLIMA OBSERVACIONES METEOROLOJICAS VERIFICADAS EN BUENOS AIRES


- I- I -


'IA I NIEVE
ERIIETIDA
0
HOBA 2

ACADO
25 20



-I
-c
-. I







5,2
Wt.-6t. 22.6
8.2










7 m. 4,2

1 t. 17






57,2









15

























3,8-
39,0
-- --
__ --
__ --
-- 1

-- -- *

-- --
-- 3, 2
-- 9, l


PsI1GOM ETRO

SECO M1IOJADO
-I II


S 5


29 _30

11,0 -
14,4 -
13,2
10,6 -
1 1,1i
13,3

11,7 -
15,0 -
18,8 --
15,1 -
12,1 -1
9,6 -
11,7 -
13,2 -
15,4 -
1,4 -
17,0 -
11,5 -
18,1 -
12,5 -
13,4 -
11,8 -
16,6 -
12,8 -
14,6 -
17.4 -
17,4 -


14,14 11,57






21,6 -
21,0 -
24,0 -
16,6 -
19,1 -
18,5 -
15,5 -
18,5 -
22,4 -
15,8 -
17,6 -
20,2 -
22,0 -
22,9 -
24,3 -
21,2 -
20,4 -
19,9 -
18,1 -
18,4 -
20,8 -
22,9 -
16,6 -
15,5 -
18,8 -
21,3 -
17,9 -
19,44 20,11


IIUMEDAD
RELATIVE


a -

25 30

0,77 0,60
0,65 0,75
0,91 0,67
0,85 0,89
0,55 0,49
0,92 0,71
0,93 0,70
0,80 0,71
0,89 0,71
0,82 0,63
0,79 0,72
0,80 0,61
0,61 0,58
0,86 0,78
0,83 0,67
0,88 0,67
0,76 0,77
0,85 0,68
0,71 0,64
0,56 0,51
0,69 0,51
0,67 0,58
0,73 0,63
0,80 0,74
0,80 0,87
0,71 0,57
0,62 0,62
0,83 0,64
0,73 -

0,77 0,67


- 0,69 0,57 0,70 10,65


OBSERVACIONES DIARIES
SOBRE LAS NCBES I TIEMPO


M
0


7 horas
de la manana
89

Stratus
Cm.
Llu. T. R. St. told.
Stratus
Hor. ahu. o polb.

St. s.
Cm.
Ahu.nebl. Cm.h.St.
Cr.z. St.h.
Cm.
Cm. St.
Hor. color polvo
Cm. p.
Cm.

Cm.
St. told.
Ahum. Cm. St.
Color h. polvo
Color h. polvo

St. told.
St. told.
St. told.

Polvo h. color
Color h. polvo St.
Stratus









Stratus
Color h. polvo
Neblina St. told.

Stratus
Stratus
St. told.
Cm. St.
St.told. lluv. gotas
Stratus
Stratus
Stratus
Stratus
Cr. z. St.
Stratus
Stratus.
Stratus
Polvo hum. St.
Polvo h.
Polvo h.
Polvo h.
St. y polvo
Polvo h.
Polvo Cr. z. St. h.
Polvo St.
Stratus


2 horas
de la tarde
40

Cr. St.
Cm.
Stratus
Cm.


Cm.
Cm. St.
H. color polvo
Stratus
Cm. St.
Cm. St.
Cm. St.
Cm.h.p.
Cm.
Cm. h.
Cm. p.
Cm. St.
Stratus
Color h. polvo
Color Cum. polvo
Stratus
Stratus
St. i polvo
Cm. St.

Color h. polvo
Stratus









Stratus
Stratus
Cr. St.

St. S. 0.
St. Brum.
Cm. St.
Cm. St.
Stratus
Stratus
Stratus

Stratus
Stratus

Stralus
Stratus
Stratus
Polvo Cm. St.
Polvo h.
Polvo St.

St. i polvo
Cum. St. polvo
St. polvo
Polvo h.
Llu. r. i St. told.


I I I I I I U


103


9 horas
de la noche
St41


Stratus
Stratus
Stratus



Stratus
Corona St.
Stratus
Stratus
Stratus
Stratus

Cm.

Cm. St.
Llu. St. Told.



Stratus
Stratus
St. told.



Stratus









Stratus

Relam.O.CoronaSt.

Stratus
Stratus
Stratus
Stratus
Stratus
T.S.i R.St. i lluv. S.
Stratus
Stratus
St. U.
Stratus
ls. St.
Stratus

Stratus
Cm. St.
Stratus
ts. St.


Stratus
stratus
Stratus
T. R. Llu. St. told.







ESTADfSTIOA FfiICA


BAR6METRO TERMOMETRO BAROMETRO NUBES VIENTO
c0 ANEROIDE ADJUNTO CORREJIDO CANTIDAD, DIRECTION I VELOCIDAD SU DIRECTION Y F

DIAS

c- eql oa E C- I Oa E r- t- er a c, 1 c r- eq
1 2 3 4 5 6 7 8 9 11 12 13 14 15 1 17 18 1 20 21 2
SIQ0 5 2 7 I 3 NO I 4I


1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
1 1
12
13
iti
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27

29
30
MEDIA


61,58
63,47
59,40
55,37
58,87
58,39
56,48
59,15
58,42
55,70
58,50
55,00
59,08
51,02
5r,04
59,99
61,44
63,17
60.99
62,51
61,40
60,36
6!,05
60,36
57,70
58,C6
58,51
54,82
56,39
758,90


751',77
59.96
61,70
63,51
67,46
55,96
53,44
51,63
57,07
56,70
'6,85
52,68
57,95
58,65
53,31
5!,05
56,25
55,73
60,07
60,55
58,99
59,27
51,96
53,55
59,63
53,63
51,81
55,44
51,63
55,18
53,33
756,67


,
62,01
60,17
56,43
51,40
58,46
53,68
55,31
57,84

57,40
55,48
55,27
56,11
53,79
55,89
61,05
63,25
61,17
59,12
60,86
59,61
59,48
61,81
57,68
56.39
58,31
56,28
52,70
56,29
757,63


756,97
58,24
62,35
62,64
58,51
53,76
52,03
31,63
56,94
54,20
53,85
51,12
58,57
55,22
51,07
53,40
55,97
55,33
59,0
58,76
59,60
56,33
49,53
39,50
56,21
50,34
52,52
52,39
50.85
54,62
49,29
755,19


60,87
59,81
55,05
56,51
58,44
58,13
58,78
58,79
51,16
54,60
54,63
56,98
54,84
55,21
57,07
63,52
64,13
60,55
59,63
61,22
61,80
62,21
61,53
57,67
56,53
58,55
51,83
5?,61
57.56
758,40


758,28
58,17
62,26
6!,12
56,08
53,08
51,88
51,67
57,45
56,74
53,78
53,34
53,77
52,68
51,47
55,22
54,98
58,08
59,75
58,97
9,59
51,40
53,53
59,80
51,18
50,96
55,66
52,33
53,10
54,10
52,98
755,66


-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
7b8,31

-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
755,84


NO.--




SO.--

0.- I
NO.-I



E.-2
NO.--

N.- -





0.-1

SE.--
NO.--I

NO.-I
0.-


1 0.-3
9 SO.--1
9 -

3 -
7 NO.--i
9 -
10 NE.-2
8 NO.--
6 SO.-2
9 U.--

9 SO.-I
1 -
1. -
5
9 -
- 0.--i
9 -
2 -
10 -
5 SO.-I
8 NO.--




5 NO.-l
7 NO.-l
9 NO.- I
10 ONO.-1
9 -
3 NO.-)


SO.--
NO.--
NO.-i

NO.--

SO.-2







0.-1
2O0.--I

0.--


NO.-8
SO.-I








E. -2
S.-2
O.--1
E.-1
.- I



NO.--
















6O.-i






SO.--I




SO.-
SO.--
NO.--




















N.-


0.--i
N.- 2
N.-2
O0.--I
SO.-2
E.-3
S0.-3
SO.-2
0.-1
NO.--I
SE.--
N.- 4
E.-2
NE.-2
SE.- 1
SE.-4
S.-2
E.-1I
NE.-1
S.-2
E.-2
SO.--
SE.-2
N.- 4
NO.-3
NO.-3
NE.-l
E.-2
SO.-2



O.-1
NO.-I
SO.-2
E.--'
NE.--4
N.-4
0.-1
SO.-2
SO.-3
S0.--3
NNO. 43
NNO.4
N.- 2
SO-- I
NE.-?
N.-2
SO.--I

NE.--3

E.-3
O.--
SO.-?
N.-3
NO.-2
SO.-3
NO.--3
N.--
SO.-I
E.--2
N.-i
E. I
ESE.-1


0.-4
O.-1
E.-2
E.-I
E.-I
E -2
NE.-7
N.-2
S0.-2
NO.-3
50.-10
SO.--I
E.--2
NE.-2 1
0.-3
SO.--
E.--2
NE.-2 I
E.-2
SE.-i
E.
NNO-21
0.-4
SO.-4
1NO.-4
N.--6

E.-2
SE.--I
E.--
E.-2


104


N.- 2
E.--
N.-i
NO.-2
E.-1
..--
SO.-4
80.--4
NO.-5
0.-4
E.-1
NO.-I
E.-2
S.-2
SE.-t
SE.-3
SE.-2
E.--
NE.--
N.-l
E.--
NE.--
bE.-2
NE.-3
NO.-2
N.-2
E.--
E.-i
0.-3


2
3
4
. 5
6
7
8
9
10
it
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
MEDIA


8 --
1 -
1 -
4 -
2 -
8 NO.--
10 -
5 NO.-I



i --

1 0.-1
3 NO.--1
9 NO.--
6 SO.-I
o.-
3
10 -

10 -



6 NO.--




10 NO.--
4 NO.-1
10 ONO.-2
6 -
10 NU.-1


I I I U I