• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Florencia - Los talleres de los...
 Vencia - La plaza de San Marcos...
 Milan - La catedral - Brera - Otros...
 Turin - Duelo por el duque de aosta...
 Genova - Una casa sobre el mar...
 Niza y sus encantos - Monte Carlo...
 Nada sobre parís y lóndres
 A bordo del "teutonic" en viaje...
 Estados Unidos - Nueva York - Primeras...
 Estados Unidos - Brooklin y sus...
 Estados Unidos - Filadelfia - Primeras...
 Estados Unidos - Filadelfia - Ultimas...
 Estados Unidos - Baltimore - Naturaleza...
 Estados Unidos - Washington - Las...
 Estados Unidos - Washington - Institutos...
 Estados Unidos - Cincinati - Noticias...
 Estados Unidos - De Cincinati a...
 Estados Unidos - Chicago o mas...
 Estados Unidos - Niagara - La catarata...
 Estados Unidos - Niagara - Nuevos...
 Norte-América - Niagara - Prospect...
 Norte-America - Niagara - Mal empleo...
 Estados Unidos - Boston - Sus atractivos,...
 Estados Unidos - Cambridge - Su...
 Estados Unidos - En Nueva York...
 A bordo del Britania - De Nueva...
 Irlanda - Belfast - La cuna de...
 Escocia - Glasgow - Su comercio...
 Alemania otra vez - Colonia iden...
 Alemania otra vez - Frankfort -...
 Otra vez Alemania - Banden-baden...
 Otra vez Alemania - Strasburg -...
 Suiza - Neuhausen - La cascada...
 Suiza - Schaffhause - Zurich -...
 Chamonnix - Porque no hay via ferrea...
 Chamounix - La lluvia - Datos sobre...
 Adelante por suiza y por italia...
 Italia - Como - Un chasco - Milan...
 España - Consideraciones generales...
 España - Madrid - Situacion y clima...
 España - Madrid - Ultimas apreciaciones...
 España - El escorial - Cordoba...
 España - Sevilla - Las gentes de...
 España - Cadiz - El puerto - Iglesia...
 Table of Contents
 Back Matter














Group Title: Obras completas ... Eduardo Wilde
Title: Obras completas ..
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00023929/00002
 Material Information
Title: Obras completas ..
Physical Description: 19 v. in 8. : front. (port.) illus. (v.5: tables, diagrs. v.10: incl. port. v. 15: diagrs.) 2 facsims. (v.7: incl. music) ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Wilde, Eduardo, 1844-1913
Buenos Aires -- Universidad nacional
Publisher: Talleres Peuser
Place of Publication: Buenos Aires
Publication Date: 1917-39
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00023929
Volume ID: VID00002
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001043312
oclc - 11734810
notis - AFC6108

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Half Title
        Page 3
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Florencia - Los talleres de los artistas - La rutina en al juicio sobre obras de arte, a proposito de algunos ejemplares de los museos florentinos
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
    Vencia - La plaza de San Marcos - La basilica - El palacio ducal - El puente de los suspiros y sus vecindades - Monumento a canova - Consideraciones sobre el talento - El mundo se ha hecho triste
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
    Milan - La catedral - Brera - Otros institutos y monumentos
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    Turin - Duelo por el duque de aosta - Paseos - Monumentos - Institutos - Un hospital y una estancia
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
    Genova - Una casa sobre el mar - Lo antiguo y lo moderno - El cementerio - Un paseo y un teatro
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    Niza y sus encantos - Monte Carlo y el juego - Cannes - Marsella
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
    Nada sobre parís y lóndres
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    A bordo del "teutonic" en viaje para Norteamerica - Digression filologica - Liverpool - La vida a bordo
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
    Estados Unidos - Nueva York - Primeras inspecciones
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
    Estados Unidos - Brooklin y sus titulos - El fonografo y otras cosas de Nueva York
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
    Estados Unidos - Filadelfia - Primeras correrias
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
    Estados Unidos - Filadelfia - Ultimas correrias
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
    Estados Unidos - Baltimore - Naturaleza - Obra humana - Gusto artistico - Aficion mercantil - Los niños grandes
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
    Estados Unidos - Washington - Las camaras - La moda de los discursos - El capitolio - El tesoro y otros edificios
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    Estados Unidos - Washington - Institutos - Charlestown, su cementerio y su colegio
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
    Estados Unidos - Cincinati - Noticias y reflexiones
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
    Estados Unidos - De Cincinati a Chicago - La ciudad improvisada
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
    Estados Unidos - Chicago o mas bien cosas Argentinas y costumbres norte-Americanas
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
    Estados Unidos - Niagara - La catarata - Impresiones - Geologia - El porvenir
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
    Estados Unidos - Niagara - Nuevos aspectos
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
    Norte-América - Niagara - Prospect park - Vaporcitos valientes - Puentes sobre el abismo - Los rapidos - El remolino - Ascensores y fotografias - Debajo de la Gran Cascada - El hervidero - La villa Niagara
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
    Norte-America - Niagara - Mal empleo de doncellas - Accidentes, suicidios y hazañas
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
    Estados Unidos - Boston - Sus atractivos, sus reliquias históricas y su amor por las hipérboles
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
    Estados Unidos - Cambridge - Su universidad - Un paseo con el Dr. Gould - Conversacion sobre pesas y medidas - Critica del sistema metrico
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
    Estados Unidos - En Nueva York de vuelta - Hospitales - Ladies exchange - Hudson River - Ultimos datos - Una conversacion sincera
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
    A bordo del Britania - De Nueva York a queenstown - Irlanda - Queenstown - Uso de mi revolver - El puerto y la ciudad - Una verduleria - Opinion de un cochero sobre el bello sexo del lugar - Dublin - Su castillo - Iglesias - Un gato y un raton - Trinity college - Parque e institutos interesantes - Casas de Wellington y Moor
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
    Irlanda - Belfast - La cuna de teutonic majestic y hermanos - Una rareza geologica: Giant's causeway
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
    Escocia - Glasgow - Su comercio e industrias - Institutos, edificios y parques - Lagos de escocia - Forth bridge - Edimburgo - El castillo viejo - El palacio holyrood y Maria Stuard - San Giles - La Universidad - La casa de John Knox - Calton Hill - Monumentos y galerias
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
    Alemania otra vez - Colonia iden - Viaje por el rin - Dialogos a bordo de nuestro buque
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
    Alemania otra vez - Frankfort - La ariadna - La casa de goethe - Palmer garten - Heilderberg - Un paraiso - Los estudiantes - La universidad - El celebre bunsen - El castillo - Un cafe concierto y sus concurrentes
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
    Otra vez Alemania - Banden-baden - Posicion deliciosa - Bienestar fisico por el clima - Baños medicinales - Castillo viejo - Palacio favorita - Como se roba y destruye por amor al arte - La civilizacion medida en una pileta
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
    Otra vez Alemania - Strasburg - Fortificaciones - La catedral - Otros edificios - El parque - Suiza - La antigua basilea o Baal - Los tres reyes magos - Un ingles y la temperatura Universal - Mirando el rin
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
    Suiza - Neuhausen - La cascada del rin y los juegos de luz - Magnifico espectaculo
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
    Suiza - Schaffhause - Zurich - Berna - Ginebra - Fiestas en honor de un concurso musical - Establecimiento de fuerzas motrices - Baños de natacion - Edificios, monumentos y paseos
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
    Chamonnix - Porque no hay via ferrea - Un poco de fisica - Bello escenario - El hielo en Bosson
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
    Chamounix - La lluvia - Datos sobre alturas - Excursion al mar de hielo - La dama del monte blanco
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
    Adelante por suiza y por italia - Pasaje por las villas, ciudades, montañas, tuneles y lagos segun programa discutido y aceptado
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
    Italia - Como - Un chasco - Milan de paso - La cartuja de pavia - Bolonia - La universidad - Dos torres - Pisa y su torre inclinada - Monte Cenis - Otra vez Francia - Paris juzgada por sus hospitales
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
    España - Consideraciones generales - Causas y origenes del estado actual - Esperanzas - La madre patria - Caracter de los españoles - Literatura castellana
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
    España - Madrid - Situacion y clima - Plazas - Paseos -Armeria - Palacio real - Biblioteca - San Francisco y Santiago estrada - Teatros - Algo mas
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
    España - Madrid - Ultimas apreciaciones sobre bellas artes, por ahora, a propósito de la galería real de pintura - Academia de San Fernando - Otros museos - Galerías particulares
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
    España - El escorial - Cordoba y su mezquita - Granada - Barrios de los gitanos - Mejoras lamentables - La alhambra - El jeneralife - La catedral - La cartuja
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
    España - Sevilla - Las gentes de las calles - Fabrica de tabacos - Alcazar - Ruinas de italica - La cartuja, ahora fabrica de loza - Paseo de las delicias - La casa de pilatos - La catedral - La giralda - Biblioteca colombina - Archivo de indias - La casa de murillo - Museo provincial
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
    España - Cadiz - El puerto - Iglesia de los capuchinos - Las catedrales - El museo - La biblioteca - El instituto - El jardin botanico - La alameda - Conclusion
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
    Table of Contents
        Page 411
        Page 412
        Page 413
    Back Matter
        Page 414
Full Text
?-;w r.T>


EDUARDO WILDE
*


OBRAS COMPLETES
VOLUME XIII





VIAJES


OBSERVACIONES
.OBSERVACIONES


(SEGUNDA PARTE)












BUENOS AIRES
1939


.-'
'^' .~f.
; ;*.' *s

















THIS VOLUME HAS BEEN
REVIEWED
FOR PRESERVATION.
Date: 5'/q
Pefer Cn























VIAJES Y OBSERVACIONES
(SEGUNDA PART)














Hecho el dep6silo de
propiedad intelectual


N9 0270


IMPRENTA BELMONTE CHARCAS 479 BUENOS AIRES






EDUARDO WILDE


OBRAS COMPLETES
VOLUME XIII




VIAJES

y

OBSERVACIONES
(SEQUNDA PARTE)



als


BUENOS AIRES
1939














FLORENCIA -LOS TALLERES DE LOS ARTISTAS-LA RU-
TINA EN EL JUICIO SOBRE OBRAS DE ARTE, A PRO-
POSITO DE ALGUNOS EJEMPLARES DE LOS MUSEOS
FLORENTINOS.


Estamos en una de las ciudades mis artisticas de la
Europa. Su situaci6n es admirable; rod6anla numerosas
colinas muy pobladas y cultivadas. De cualquiera de ellas
se v6 la ciudad y la falda de las otras con sus alegres
casas, sus quintas y sus jardines. Se destacan las cfpu-
las de las iglesias, la torre del palacio viejo elegantisima
y sosteniendose en apariencia como por milagro, la torre
de la cathedral y otros monumentos mis o menos altos.
El Arno pasa entire las casas dejando a cada lado
una parte de la ciudad y arrull6ndola con el ruido de
las cascades artificiales, ruido que abruma a los prosai-
cos y encanta a los viajeros de buen gusto entire cuyo
namero me cuento, a estar a mi propia opinion.
Lo oigo ahora mismo desde mi casa mientras escribo
con lpiz estas lines sobre una tabla, compafiera inse-
parable desde Buenos Aires y que ha viajado medio mun-
do conmigo, sin manifestar cansancio ni hacer reclamo al-
guno, prendida a las hojas de papel destinadas a Ilevar
mis observaciones al otro extreme del mundo.
He dicho ciudad artistic y no me arrepiento. Aqui
se cultiva la belleza. La est6tica es una instituci6n. Hasta







EDUARDO WILDE


el lenguaje es armonioso y bien usado afri por las gentes
de la mas descuidada educaci6n.
Ejemplo: hoy hemos visitado el Instituto de levanta-
miento de pianos, cartas geograficas y demas trabajos
analogos. Viendo una piedra litografica en la prensa, pre-
gunto al artist si contenia algo; es virgen me contest.
iVaya una metdfora aplicada a la litografia!
Mas tarde una banda de mdsica y cantores ambulan-
tes se para en frente de nuestra ventana y da rienda
suelta a sus armonias. La orquesta y las voces eran dig-
nas de figurar en un teatro y de dar pretesto al empre-
sario para anunciar cinco o seis notabilidades terminadas
en ini y cobrar una gruesa entrada.
Estamos en lo crudo del invierno y las flores abundan.
Hemos paseado por las calls y nuestros ojos no se
han cansado de ver mdrmoles, cuadros y mil objetos de
arte.
Varios talleres de escultura y pintura nos han abier-
to sus puertas y hemos quedado maravillados contem-
plando millares de copias, originales y models de arte
mAs acabado.
En uno de esos talleres hemos sido literalmente abru-
mados. No sabiamos qu6 mirar con preferencia. El tiem-
po empleado delante de una estatua nos parecia perdido
porque dejAbamos de mirar un cuadro.
En los talleres y almacenes artisticos se encuentra la
reproducci6n de todas las obras c61ebres en el mundo,
tanto en cuadros como en esculturas. Ning6n museo tie-
ne secrets para estos florentinos, cuyas copias, son, he
de decirlo aunque me traten de ignorante, mejores que
los originales, salvo excepciones.







OBRAS COMPLETES


Apelo al testimonio franco de todos los viajeros y
les pido recurran A sus recuerdos para juzgar de la ver-
dad de lo siguiente:
La Venus del Capitolio es en opinion de muchos la
mas bella de las cuatro 6 cinco cuyo nombre conoce todo
el mundo, A pesar de su actitud que recuerda la de un
mono sorprendido en el acto de cometer un robo.
Pues bien, cualquier copia hecha por un buen artist
es mejor que el original, sobre todo si el artist se cui-
da de corregir el defect de la Capitolina, ddndole un poco
mas de amplitud a la altura de los huesos iliacos. Un es-
cultor de nota habldndome sobre ella me decia: es muy
linda pero no tiene caderas.
Yo afiado: no tiene venas en los pies ni en las manos
y representando una mujer ya hecha, parte de su cuerpo
corresponde A una nifia de once afios.
La Venus del Vaticano, conocida por la Venus acrou-
pie agachada, dir6, por no saber traducir la palabra, es
chica y esta muy deteriorada y remendada; sus manos
son defectuosas y sin la menor necesidad, se ha sentado
sobre un cantaro volcado cuya agua esta derramando, lo
cual provoca correlaciones desagradables.
Las copias, que desgraciadamente no pueden quitar-
le esa inc6moda vasija ni mejorarle las manos, ofrecen
por lo menos una Venus blanca y sin grietas, id6ntica en
las formas al original.
La Venus de M6dicis semejante en la actitud a la
Capitolina, tiene las manos m6s defectuosas ain; los de-
dos son larguisimos y sumamente delgados, parecen agu-
jas colchoneras. Las copias siquiera presentan un m nrmol
mas fresco, siendo en todo id6nticas al modelo.







EDUARDO WILDE


La Venus agachada florentina ha cambiado la va-
sija de la del Vaticano por una concha. Aqui a lo menos
hay una alegoria mitol6gica de larga fecha. No es mejor
que la otra sin embargo, y lo relative a las copias le es
aplicable.
La Venus de Milo tan celebrada, no es linda ni en el
original ni en la copia.



Pongo estas dos lines de puntos suspensivos para
dar tiempo a que estalle el furor de todos los propietarios
de ideas hechas.
He apuntado mi opinion leno de miedo; temo un mee-
ting de protest, pero razonemos.
Esta sefiora, hablo de la Venus de Milo, tiene la co-
lecci6n siguiente de defects.
19 Un pescuezo muy largo.
29 La nariz en line recta con la frente y la misma
frente muy recta. Dicen que este defect es una calidad
griega. Los griegos han hecho muy mal entonces de cam-
biar sus narices, porque asi desacreditan A sus estituas.
Yo vengo de Grecia, donde he visto muy lindas mujeres;
ninguna tiene la nariz asi. He visto en el museo crAneos
contempordneos por lo menos de la Venus de Milo; nin-
gun crdneo deja de tener la depresi6n natural debajo de
la linea levantada de las cejas. De lo cual concluyo que
eso de la nariz recta es una invencion.
Pero doy de barato que los griegos en algun tiempo
tuvieran los huesos de la cara en linea recta, contra todas
las leyes del organism animal; aun asi sostengo que eso







OBRAS COMPLETES


es un defecto ante las sensaciones est6ticas: ninguna rec-
ta es bella, ni en arquitectura; las rectas serin matemA-
ticas, exactas, perfectas, todo menos bellas; la calidad lla-
mada belleza no les acomoda.
No hay en todo el organismo human una sola recta
much menos en el de una mujer, cuya gracia y demAs
cosas buenas dependent de las curvas.
39 Su cara no tiene expresi6n femenina; hay algo
de varonil en ella y de indtilmente severe. Se busca en
el rostro de una mujer de esta tierra, la gracia 6 la ter-
nura, 6 el amor, 6 la tristeza, el carifio, el dolor 6 la
lujuria, en fin, la lascivia 6 la concupiscencia.
Ninguno de estos adornos, sentimientos 6 vicios ex-
presa la cara de la Venus de Milo.
Es una cara correct, met6dica, serena, casi distrai-
da, como desafecta, sin emoci6n humana.
Para comprender lo que expresa la cara de la Diosa
seria necesario en mi opinion sacar en lo possible una re-
sultante clara de este conjunto: frialdad, altivez, indife-
rencia, severidad, quietud y meditaci6n desganada.
Si pudiera haber una mujer bella sin sexo, sin pa-
siones, sin amor, sin ternura, sin sentimiento material,
sin ambici6n de agradar y sin gana de vivir, esa mujer
tendria la cara de la estatua. La Venus de Milo es un
hombre semi-preocupado con rostro y cuerpo de mujer.
MirAndola uno encuentra indtiles los encantos de su pe-
cho, Ileno, admirable, de su espalda y hombres incompa-
rables, cuando siguiendo con la vista A lo largo de su cue-
llo, da por fin con la heladera de su fisonomia.
Todos cuantos han vivido oyendo 6 leyendo ponde-
raciones de la Venus, han tenido una decepci6n al verla y







EDUARDO WILDE


si despu6s han ingresado en las filas de los ponderadores,
ha sido porque se han rutinizado, perd6nenme esta ex-
presi6n.
Es necesario aprender A encontrar bella A la c6lebre
estatua, bella como mujer se entiende, humanamente be-
lla, no como una forma escultural sin potencia sujestiva
de los sentimientos que inspiran las mujeres; y como la
sensaci6n de la belleza no debe costar trabajo y como
aprender es trabajar, la Venus de Milo no es el portento
tan elogiado por los encarriladores del buen gusto, A quie-
nes ninguna autoridad legitima y soberana ha dado el de-
recho de legislar como lo hacen sobre material de senti-
mientos.
La Venus de Milo, como alguien ha dicho, creyendo
favorecerla, es demasiado Diosa.
Y yo afiado: el sello divino perjudicial en ella al
ginero human.
Ya que hablamos de estatuas, seguiremos opinando
sobre otros portentos.
El Mois6s con cuernos y con barbas enroscadas de
Miguel Angel, es desagradable, lo repito.
Habita este Santo var6n uno de los altares de San
Pedro in Vincoli en Roma, en compafiia de dos mujeres
de mArmol, obra del mismo autor, y de un obispo acos-
tado, cuatro santos, otra mujer y un hombre ademas. Ya
sabe esto el lector. El Mois6s parece mas bien un Goliat
grotesco; las barbas como trenzas reci6n desechas, le dan
un aspect chocante y los cuernos le sientan mal. Todos
los visitantes despu6s de haber lenado la obligaci6n que
les impone el renombre, y la guia de Bedecker, de admi-
rar al gigante, apartan apresuradamente la vista de su







OBRAS COMPLETES


horrible figure para mirar las dos estdtuas de mujer real-
mente bellas. El alma reposa en ellas con agrado del tor-
mento que causa la contemplaci6n de Mois6s.
Esto es la verdad, opinen como quieran en sus co-
mentarios todos los fabricantes de obras maestras.
Acabo de ver aqui en la Academia de Bellas Artes
el David de Miguel Angel, otro coloso.
Tiene el antebrazo derecho muy corto y la mano enor-
me, mas larga que el antebrazo. Ademds hay algo de
zurdo en todo el miembro; un m6dico le recetaria una
fricci6n de linimento Stock en previsi6n de un reuma-
tismo.
Las obras de arte, dice no se qui6n, no deben ser juz-
gadas por sus defects. Juzgados asi, todos somos unos
portentos de belleza, afiado yo.
Pasemos a los Apolos, Antinoos, Adonis y Narcisos.
He visto todos los de la Europa. Los mis celebra-
dos son los de origen griego real 6 supuesto. Estos son
precisamente los mas defectuosos; tienen sobre cada uno
de los huesos iliacos un rollo de care que les cuelga como
una alforja. Los hombres de ahora no son hechos asi. Dios
se ha olvidado de darnos el molde griego. Este olvido y
el de las narices rectas, es imperdonable.
SYa en tiempo de Miguel Angel las alforjas no cons-
tituian, parece, una belleza de forma masculina.
El David no tiene alforjas.
Tampoco las tienen los gladiadores de Canova.
Luego no soy yo solo y la anatomia quienes protestan
contra esos colgajos.
Para fin de fiesta, todos los Apolos tienen cara de
mujer joven y bonita.







EDUARDO WILDE


Al Antinoo le sentaria muy bien una gorra y un ves-
tido de cola, como a una joven sefora casada en reciente
data.
En cuanto a cuadros las ponderaciones inmerecidas
pasan de limited.
Mientras tanto unas cuantas Madonnas de Rafael no
tienen cejas y parecen virgenes con hijos; es decir, la
expresi6n de su rostro no es la que conviene a una ma-
dre; pero vaya esto en cuenta del origen divino del mu-
chachito.
La misma Virgen de la silla que he mirado una hora
en el Museo Piti, esta virgen tan popular y tan reprodu-
cida, esta maravilla de la pintura ante la cual todos nos
quedamos extasiados, tiene, como toda obra humana, sus
defects; nadie quiere sefialarselos de miedo a la opinion
admitida. El nifio es muy grande para la edad que repre-
senta y solo hace armonia con el brazo derecho de su di-
vina madre; este brazo debe ser de la Fornarina; Rafael
llevado de su amor a esta robusta moza lo colg6 sin duda
por inadvertencia del hombro de la delicada Maria.
iPero quien mira el brazo cuando puede mirar el ros-
tro, sublime, encantador, purisimo de la Virgen y esa ex-
presi6n inimitable no copiada aun por ningin artist y
ante la cual la misma luz, maestra en fotografia, se ha
declarado vencida: esa expresi6n dulcisima con dulzura
de suefio y acentos tenues de aire pulverizado, tefiido con
los colors mis suaves de los cielos, del agua, de la vege-
taci6n y de las nubes!
Cierto: aqui el andlisis debe apartarse, lo concede,
por inoportuno para ceder el sitio A la emoci6n.
DespuBs de ver esa pintura, desearia uno quedarse







OBRAS COMPLETES


ciego con tal que subsistiera en la retina la divina ima-
gen. Todas las poesias de la tierra, todos los encantos de
los suefios mas deliciosos, todos los perfumes, todos los
colors vaporosos de la flora delicada, todas las suavida-
des impalpables, actuando a un tiempo sobre el cerebro,
no dan la sensaci6n de ese cuadro tiernisimo escapado al
genio human para asentarse en la tela!
Cuando me acerqu6 a mirarlo tres artists lo copia-
ban. Las tres copias casi concluidas, eran bellisimas, igua-
les en la forma.al modelo, pero ninguna tenia su expre-
si6n, esa expresi6n que no verd.nunca ni sofiard jams
quien no se encuentre enfrente del original.
No es una expresi6n de ternura, no es de amor, no
es de deseo ni de content, de conformidad ni de dulzu-
ra, es de todo cuanto halaga en cualquier moment, vi-
niendo de la mujer mas amada, mas querida, mas respe.-
tada, mis adorada, mas pura y mas ideal.
Rafael es un portento; su obra no sera jams co-
piada ni 61 mismo levantandose de la tumba, con todo el
vigor de su genio, volveria a pintar su incomparable
cuadro.
En cambio, el de la Transfiguraci6n, considerado co-
mo el mejor de los suyos en el Vaticano, adolece de im-
perfecciones notables como ya he dicho. Verdad es que su
pincel no ha pintado todo cuanto el lienzo muestra; pero
aun lo suyo propio no resisted al analisis.
Un enamorado transform en cualidades los defects
de su amada y si es autor, copia sin sentir en sus obras
esos defects convertidos en seducci6n y atractivo.
Asi, la fornida Fornarina ha echado a perder sin sos-
pecharlo, algunos cuadros de su amante, obligandolo a co-







16 EDUARDO WILDE

piar su poderosa musculatura en virtud de una sugesti6n
involuntaria. Por eso probablemente la Virgen de la si-
lla tiene brazos de marinero.
Y no content aun, la ha retratado con notable desen-
fado en el cuadro de la Transfiguraci6n, donde se ha
puesto 61 mismo, mirdndola descaradamente, d pesar de
los respetos debidos 6 los Papas y al caracter de la ale-
goria.
Ya hemos visto a Rubens pintar a sus dos mujeres
vestidas, desnudas 6 medio arregladas, figurando como
todo, segin el asunto en tramitaci6n.
Tal vez algunas de estas indiscreciones deben ser
atribuidas A las exigencias de las propias mujeres, pues
de buena gana, expontineamente, a ning6n marido 6
amante se le ocurre desnudar a su mujer 6 a su amada
en pfblico y por los siglos de los siglos am6n.














VENECIA LA PLAZA DE SAN MARCOS- LA BASILICA -
EL PALACIO DUCAL -EL PUENTE DE LOS SUSPIROS
Y SUS VECINDADES MONUMENT A CANOVA CON-
SIDERACIONES SOBRE EL TALENT -EL MUNDO SE
HA HECHO TRISTE.


Llegamos a media noche a esta ciudad.
Hemos hecho lo possible por venir durante la luna
para ver si tenia raz6n Lord Byron, pero no habia luna
por dos razones 1a porque habia pasado el tiempo 2-...
habiendo dado la primera pienso que la segunda esta
demis.
No solo no habia luna sino tampoco luz; una nie-
bla espesa envolvia la ciudad. La estaci6n del tren qued6
desierta en un segundo; no habian llegado sino unos cuan-
tos pasageros y de primera solo dos; nosotros. La sala
de equipajes estaba fria y parecia mis grande por las
sombras y por lo vacia; estuve observindola mientras
despachaban nuestros baules cuyos golpes sobre el mos-
trador de madera resonaban ligubremente en aquel re-
cinto desnudo.
Tres 6 cuatro pobres diablos trasnochados tomaron
los bultos y alumbrando el and6n con una linterna nos
condujeron A una g6ndola que se hallaba amarrada a la
escalera.
Ni una luz en la gran extension de los canales, ni







EDUARDO WILDE


un solo ruido en el espacio; todo negro, sombrio, triste,
helado y hfmedo.
La escena me hizo recorder una igual en el Tigre,
Slas tres de la mafiana, una vez que fuimos con Dardo
Rocha A ver su padre enfermo.
Yo tengo una desgracia 6 una felicidad, ustedes lo
dirAn, reproduzco con una fidelidad incredible situaciones
remotas ya y siento hasta materialmente las impresio-
nes: el frio, la humedad, el viento, los efectos de la luz
sobre los sitios y demis accidents que experiment.
Una ley barbara 6 de mal gusto prescribi6 que las
g6ndolas todas fueran pintadas de negro y asi se las pin-
ta hasta ahora: de dia, el tinte es tolerable pero de no-
che, sobre todo tras de nueve horas de tren y despu6s de
haber atravesado veinticinco socabones al pasar los Ape-
ninos, las gondolas como fantasmas de luto acostadas en
un lecho de tinta, infunden cierto pavor superticioso.
Los golpes cadenciosos de los remos en el agua y en
la borda de la embarcaci6n; la ruta invisible; las sombras
agrandadas de los edificios oscuros y silenciosos y la so-
ledad absolute en medio de las aguas, han sido los ele-
mentos con que se form nuestra primera impresi6n so-
bre Venecia.
Para completarla afiadi6se la forma de la casilla de
nuestra g6ndola; una especie de caja mortuoria forrada
en una tela negra, por dentro y por fuera, un verdadero
t6mulo como lo llevan todas, con mofios y adornos de luto
para que la semejanza sea mis complete.
El hotel estaba lejos; durante el trayecto otra remi-
niscencia me vino al pensamiento: la escena con que co-






OBRAS COMPLETES


mienza Dickens uno de sus preciosos romances, la pesca
de cadaveres en el Timesis.
La descripci6n es un cuadro que encanta y horroriza
al mismo tiempo, principalmente cuando pinta los afanes
de la barquera, ina pobre muchacha hija del f6nebre pes-
cador.
Nosotros como la joven ibamos tambi6n fijindonos
en los puntos salientes sobre la superficie del agua y nues-
tra imaginaci6n daba formas de cadiveres boyantes hasta
a las proyecciones de los pilots en las orillas de los ca-
nales.
Una vez en nuestro hotel, nos asomamos I la venta-
na y solo vimos sobre las aguas raras luces lejanas.
El silencio era absolute. La ciudad parecia un ce-
menterio flotante con sepulcros de piedra quemada.
No hay en Venecia carros, carruajes, caballos ni pe-
rros; estdn desprovistas sus calls de cuanto puede hacer
ruido y es, por lo tanto, la ciudad por excelencia para
dormir.
*

Hemos visto la plaza de San Marcos; hemos dado
de comer a las palomas como es de regla, nos hemos de-
jado picotear por ellas y hemos pasado a contemplar la
Iglesia y campanario.
El frente de esta iglesia causa una agradable impre-
si6n; se ven las c6pulas, los adornos y muchos accidents
de la construcci6n, lo que no sucede en otros templos.
Figuran en el frontis cuatro caballos de bronce tan
viejos como seria ahora Ner6n, de quien son paisanos;
han viajado como si fueran caballos de came "ingleses"






EDUARDO WILDE


j6venes y de carrera; han estado en Constantinopla, des-
pu6s vinieron a esta ciudad, luego fueron a Paris regre-
sando por fin otra vez aqui; pasan por obras maestras y
han adornado segdn se dice diversos monumentos del
tiempo de los emperadores en Roma.
La iglesia vista por dentro no tiene formas majes-
tuosas; es chata. Llaman la atenci6n sus mosaicos mas
profusos que bellos.
Hay una tumba de un Dux cuyos relieves han sido
muy bien trabajados, y un altar con la virgen, el nifio
y dos santos en bronce, enfrente de un mausoleo que
ostenta la efijie de un cardenal, en bronce tambi6n. En el
bautisterio hay una piedra del Tabor con una depresi6n
en el medio hecha por el pie de nuestro Sefior Jesucristo.
Con esa van siete 6 ocho piedras marcadas del mis-
mo modo y por el mismo Dios. Tambi6n estA la piedra
sobre la cual cortaron la cabeza a San Juan Bautista.
La autenticidad es aqui de poca importancia para
los creyentes.
Tambi6n figure una pila bautismal de un tamafio co-
rrespondiente a su antiguo destiny; en ella se sumergia
A los nifios cuando el bautismo se hacia por inmersi6n.
De la iglesia hemos ido al Palacio Ducal, el mas ce-
lebre monument de esta ciudad; hemos subido por la
escalera de los jigantes y seguido por la de oro; hemos
visto: la inmensa sala del Gran Consejo donde se reu-
nian los nobles, adornada con cuatro grandes globos re-
presentando la esfera celeste, puestos en un pi6 sobre
el suelo, y con muchisimas pinturas y cuadros, entire ellos
various de P. Veronese y Tintoreto, representando uno de
este l6timo, el Paraiso, cuadro con cerca de mil figures








OBRAS COMPLETES


cuyas cabezas solas son dignas de nota, el m6s grande,
en tamafio de cuantos han sido pintados al 6leo en tela
hasta el dia; el Sal6n del Senado con todas sus dependen-
cias; la sala del Consejo de los Diez con sus salidas A las
prisiones donde nos ha sido recontada su terrible his-
toria; las Bocas de le6n sin le6n ahora, 6 sea los buzo-
nes destinados 6 recibir las denuncias an6nimas que tan-
tas crueldades y tantas muertes causaron; las dem6s sa-
las y salones del Palacio con retratos, cuadros y frescos;
el museo de escultura cuyo verdadero nombre debia ser
"dep6sito. de estatuas viejas, mutiladas y feas"; por fin
las habitaciones particulares y la capilla de los antiguos
magnates.
Todas las piezas nombradas y no nombradas tienen
sus techos y muros pintados con alegorias 6 escenas his-
t6ricas o adornados con cuadros de various autores c6le-
bres 6 no.
A mis del cuadro del Paraiso ya indicado, menciona-
r6 solo tres: el Coronamiento de Venecia, la Batalla de
Lepanto y el Rapto de Europa.
Vimos tambidn: los corredores del Puente de los Sus-
piros que conducen a las prisiones construidas para am-
pliar las del Palacio, no tan horrendas como la de este,
conocidas bajo el nombre de los Plomos; los Pozos de
espantosa memorial; el sitio en el cual se hallaba la ven-
tana por la que se echaba al mar 6 6 las embarcaciones
los cad6veres de los asesinados; el pasadizo donde se
daba garrote, se cortaba la cabeza 6 se ahogaba clan-
destinamente A los reos; las celulas en que se los mante-
nia en prisi6n y otros parajes testigos de las crueldades
de aquellas 6pocas barbaras.








EDUARDO WILDE


Del patio del palacio, adornado con dos grandes bro-
cales de bronce en la boca de las cisternas, se ve: la es-
calera de los jigantes, llamada asi por sus dos estatuas;
el descanso donde se coronaba a los Dux; los arcos en
que muchos infelices fueron ahorcados; todas las facha-
das no sim6tricas del edificio y entire las ventanas, la-co-
rrespondiente a la c6lula de Silvio P6llico.
*

Nuestra segunda excursion ha sido hecha en g6n-
dola; nos hemos metido en la mas Amplia, previa remo-
ci6n del sarc6fago 6 sea la cAmara y hemos echado a bo-
gar por esos canales de Dios.
Primera visit. Casa 6 palacio de un pariente de
Rotschild. Hemos visto una escalera de mirmol con me-
dallones de bajos relieves en los muros y nada m6s, me-
diante el estipendio de costumbre. No se va al diablo el
pariente del senior Rotschild! La escalera de la casa de
gobierno nuestra es mejor y 6 nadie se le ocurre mostrar-
la. Del palacio en construcci6n no se ve ni se muestra
otra cosa, pero el Guia nos ha Ilevado a verla por ser la
escalera mas nueva de la ciudad, y se prometia por la
raz6n opuesta, Ilevarnos a ver la mis vieja si lo desea-
bamos para establecer comparaciones; nosotros declina-
mos el ofrecimiento por ser las comparaciones siempre
odiosas.
Cuento este incidente para patentizar el furor de
hacer perder tiempo a los viajeros ocupindolos en ver las
cosas mis vulgares.
Segunda visit. FAbrica de vidrio y tallados en ma-
dera. Realmente notable. En esta fibrica han mandado







OBRAS COMPLETES


hacer sus muebles de comedor y su cristaleria muchos
argentinos.
Tercera visit. Iglesia de los frailes. Notabilisima.
A mas de preciosos cuadros de pintores venecianos, con-
tiene el monument de Canova, el mis hermoso y bien
ideado que he visto en mi vida, incluyendo los de los Pa-
pas de la glesia de San Pedro, en Roma.
Repres6ntense ustedes una piramide de la forma de
las de Egipto, de donde sin duda fu6 tomada la idea, en
cuanto a la pirAmide se entiende ,con una puerta negra
entreabierta figurada en una de sus caras.
A un lado de esta puerta se ve el Genio representa-
do por un joven bellisimo con la expresi6n mas doliente
en el rostro, y mas cerca de ella un le6n acostado cuya
cara es un poema. Jamas he visto le6n mas afligido por
la muerte de un hombre; la boca express todos los dolo-
res y todas las amarguras; si no fuera una boca de le6n
tan verdadera, cualquiera la tomaria por una boca hu-
mana. El autor de esta escultura ha tenido un moment"
de genio.
Al otro lado pres6ntase una mujer cubierta con un
manto llevando una urna en las manos; parece que ca-
mina para entrar al sepulcro; detrAs de ella vienen cinco
estatuas mas, dos representando mujeres j6venes y tres
en grupo bien dispuesto, nifias 6 adolescents. Las cinco
son una alegoria de las artes.
En otros altares se encuentra el monument del'Ti-
ciano y various otros de grande y hermosa escultura. El
de Canova es semejante al compuesto por 61 mismo para
la archiduquesa Cristina, descrito en mi carta de Viena.
Hemos visto ademas otras iglesias algunas de ellas







EDUARDO WILDE


ricas y hermosas; todas con cuadros de grandes pintores.
Cuarta visit. La Academia. Mis lectores, si los ten-
go, deben estar ya cansados de museos y galerias artis-
ticas; yo lo estoy mAs y no me quejo.
Tintoreto Perugino, Sasso Ferrato, Durer, Bellini,
Andrea del Sarto, Canova, Miguel Angel, Tiziano, Rubens,
Murillo, Rafael, Veronese, Salvator Rosa, Teniers, la Es-
cuela flamenca, la Holandesa, la Florentina, la Venecia-
na, la Francesa, la Espafiola, Fidias, Praxiteles, Leonar-
do de Vinci, Guido Reni, Benvenuto Celini, Dominichino,
Rembrandt, Mengs, Luini, Poussin, Velasquez, Van Dick,
Dolci, Torvalsen y Caparaccio armados de picas, lanzas
y sables, me persiguen desde mi arribo A Europa A tra-
ves de Francia, B61gica, Alemania, Holanda, Dinamarca,
Noruega, Suecia, Rusia, Austria, Hungria, Servia, Bul-
garia, Turquia, Siria, Palestina, Ejipto, Grecia 6 Italia
donde me hallo ahora mAs acosado que nunca por el Ca-
pitolio, el Vaticano, la Galeria Piti, el Ufici y la Acade-
mia de esta ciudad.
Sasso Ferrato, sueio con Sasso Ferrato, quizAs A
causa del nombre y con Rubens, el terrible Rubens.
Solo en los desiertos de Palestina no he encontrado
cuadros de Rubens.
Al Ilegar A Jaffa, pregunt6: Ino hay museo?
-No, me respondieron.
Entonces pude calcular el buen juicio de la poblaci6n!
Hasta el Jerusalem habia Museo. En efecto, en un
sal6n habian puesto un cocodrilo relleno de paja y cua-
tro fetos en un frasco, gordos y arrollados como las mu-
jeres de Rubens.







OBRAS COMPLETES


Pues bien, A pesar de todo esto tengo que hablar de
la Galeria de Venecia.
En esta galeria como en todas las de Europa lo
dire con franqueza, una buena parte de los cuadros no
sirve para nada.
Cientos y miles de pinturas pasan los afios colgadas
sin que nadie las mire.
Los mismos autores de los catalogos les tienen fas-
tidio, y desearian quemarlas.
Y saben ustedes porqu6 los conservadores 6 encar-
gados de los museos no echan a un lado esos lienzos? Por-
que representan santos, virgenes, mirtires y escenas re-
ligiosas.
En realidad, seria cruel quemar otra vez a San Lo-
renzo y poner en un rinc6n A Mois6s y parte por preocu-
paci6n y parte porque nadie levanta la voz para critical
estos abuses de la tolerancia pfblica, los museos conti-
nfan llenAndose de objetos sin importancia y llegarnn A
ser los parajes mAs aburridos de la tierra, si no se hace
una selecci6n.
La Academia de esta ciudad no tiene cien cuadros
dignos de ser vistos. Otro tanto puede decirse de muchos
museos que serian notables si se tomara solamente sus
pocas obras selectas y se hiciera con ellas pequefias ga-
lerias.
Dado este criterio no puedo mencionar sino los
siguientes:
La Asunci6n del Tiziano mas ponderada que bella.
Hay una convenci6n en Europa para encontrar sublime
todo lo actuado por los pintores antiguos de cierto nom-
bre, desconociendo esta ley fisiol6gica: el mis grande ta-







EDUARDO WILDE


lento hace cosas buenas y malas; el mismo hombre no
habla todos los dias bien, ni canta siempre bien, ni pinta
todas las semanas bien, ni duerme todas las noches bien,
ni hace en fin nada uriiformemente correct y bueno. Por
consiguiente Rafael y Murillo y Tiziano han pintado mu-
clias veces mal como Gladstone y Bismark han hecho ma-
los discursos y como la negra Maria hace mal ciertos dias
sus empanadas.
Miguel Angel, ya ustedes lo saben le ha puesto dos
manos izquierdas A su David; no puedo expresar de otro
modo el efecto que hace mirar el brazo derecho de la
estatua.
Pero sigo con la enumeraci6n de los cuadros de la
Academia.
La V6nus de Contarini imitando una del Tiziano pe-
ro mIs decent y mas linda.
Algunos cuadros de Tintoreto; el Milagro de San
Marcos principalmente.
Otros de Veronese.
Por una feliz circunstancia este museo posee la pri-
mera y la ultima obra del Tiziano, la Visitaci6n y el Des-
censo de la Cruz.
La Anunciaci6n, es mirada como obra maestra, pero
como un buen fot6grafo embellece sus retratos, asi los
critics suelen ver en los cuadros lo que no hay y descri-
birlos con exajeraciones destinadas a pasar de copia en
copia a la posteridad.
Ponderan por ejemplo un San Sebastian de esta Aca-
demia, cuadro de Bellini; Ileva el nfmero diez en la s6rie.
La ponderaci6n es sin el menor criterio; el cuadro es ri-
diculo, a pesar de ciertos detalles de m6rito. San Sebas-







OBRAS COMPLETES


tian cuyo cuerpo atraviesan dos flechas tiene una cara
complacida, inocentemente distraida como la tendria un
joven al invitar A una nifia para bailar en un sal6n. A
mas las dos flechas son milagrosas, no tienen peso. La una
esti clavada en la tibia, San Sebastian no la siente. La
otra en el vacio izquierdo con igual indiferencia de San
Sebastian, quien se muestra pronto A comenzar el baile.
Las dos flechas clavadas horizontalmente, marcan dos li-
neas paralelas, matemiticamente paralelas. Metida la
punta en una masa blanda, el otro extreme debia caer, co-
mo las banderillas en los toros cuyo cuero es, supongo,
mas resistente que el de San Sebastian; pues no senior,
no cae la flecha 'queda como clavada en una pared. Un
pintor debe ser veridico y no pintar deformidades y es
tanta deformidad pintar un hombre con flancos de gra-
nito como ponerle seis dedos en el pie en lugar de cinco
A hacerle el antebrazo nis corto que la mano, error de
Miguel Angel en David.
Quinta visit 6 mas bien excursion por las calls y
canales. Se nos muestra a lo largo del gran canal un
sinnfimero de palacios, todos de nombre hist6rico; la casa
en que muri6 Wagner, la que habit Lord Byron, la que
alberg6 A la suave Desd6mona antes de casarse con el As-
pero Otello y la que ocup6 segun dicen la virtuosa sefiora
dofia Lucrecia Borgia.
En una plaza vimos la estAtua de Manini en cuyo
pedestal hace guardia un le6n alado precioso A pesar de
su aire pedantesco.
Las calls de Venecia son los canales; las diversas
manzanas, verdaderas islas, estan ligadas unas con otras
por puentes.







EDUARDO WILDE


Asi toda la ciudad puede ser recorrida a pie, pues
el hecho de haber canales no implica la supresi6n de ca-
lles 6 callejones en tierra firme.
Este pueblo era antes muy alegre; ahora es mds
bien triste, como todo el mundo.
La preocupaci6n de la vida y el furor por ostentar
y aparecer han cambiado las costumbres y ya nadie se
divierte ni en Europa ni en Am6rica; todos se ocupan de
sus negocios 6 de sus sinsabores; no se habla, no se rie,
no se canta, no se baila sino reglamentaria y oficialmente.
Ya no hay poetas por la poesia, ni mfsicos por la
misica. Los poetas son al mismo tiempo corredores de
Bolsa y los misicos 6 estdn contratados en los teatros A
raz6n de diez mil francos por noche 6 tocan y cantan en
los cafes para recibir luego en un sombrero deformado
y sucio, los cobres de los pensionistas.
La alegria, franca, chacotona, sin reticencia malsa-
na, ha desaparecido de la superficie de la tierra. Los ni-
fos fuman habanos y juegan a las carreras; los viejos no
tienen papel en la sociedad y casi no lo tienen en la fa-
milia; los j6venes se ocupan en perderse y en destruir su
salud.
Hasta los mismos studios contribuyen a entriste-
cer la sociedad; la competencia es tremenda.
Las nifias no se rien por no comprometerse 6 por
evitar que les atribuyan novios improbables. Las visits
sociales han sido borradas por el club.
La vida en todas parties es una constant defense
contra el que dirdn, contra la agresi6n de la vanidad, del
lujo, de la political, de la especulaci6n y la concurrencia
professional.







OBRAS COMPLETES


En Venecia los gondoleros no cantan ni favorecen
aventuras romAnticas; solo se ocupan en transportar pa-
sajeros que estudian antigiiedades y visitan museos.
Para encontrar bella A Venecia se necesita recurrir A
la leyenda 6 cuando menos volver A los tiempos de Lord
Byron, felices tiempos; las venecianas entonces tenian
aventuras, novios 6 maridos celosos y pretendientes 6
amantes arriesgados.
Somos muy series para ser felices. Nos pasamos la
vida trabajando, Ilenos de ansiedad y de zozobra sin pen-
sar en que de repente nos morimos y todo concluye.
Las gondolas con su sarc6fago en el lomo y su traje
de luto, son el facsimil de la sociedad actual; se mecen,
se mueven y navegan en un mar de tristeza, envueltas
en tintes sombrios para cumplir la obligaci6n de circu-
lar, circular, circular tras de una necesidad urgente y
diaria sin ver en la costa una esperanza, ni en el camino
una sonrisa.













MILAN LA CATHEDRAL BRERA OTROS INSTITUTES Y
MONUMENTOS


Las costillas A la milanesa han hecho de esta ciu-
dad, una de las mAs populares y nombradas en el. mundo.
Algunos pretenden que debe su celebridad A su magni-
fica Catedral, pero incurren en un error. Pocos son en
efecto los habitantes de las diversas naciones de la tierra
que conocen el admirable Duomo y mientras tanto no se
encuentra en toda la extension civilizada de nuestro glo-
bo, una sola persona sensata que no conozca, aun cuando
sea solo de vista, esas famosas ,costillas, envueltas pri-
mero en pan rayado y huevo y fritas despues en aceite 6
manteca, segfn los gustos.
El arroz A la milanesa tiene tambi6n su parte de glo-
ria como propagandista de los m6ritos de su ciudad na-
tal, pero su popularidad no alcanza A la de las costillas.
Hemos discutido largamente el punto con el professor
Roseti A quien por suerte nuestra, tenemos aqui, compla-
ciendonos much su agradable compafiia, y hemos conve-
nido por fin en que por lo menos, antes de visitar la Ca-
tedral, sobre todo si se ha de subir A las torres, debe to-
marse un par de costillas y un plato de rissoto, sazonado
el todo con queso parmesano rayado y favoreciendo la di-
jesti6n de estos ingredients, con un buen vino de Chianti
lijero y perfumado.






OBRAS COMPLETES


Roseti es un erudito no solo como professor de fisica
y mecanica sino tambi6n como cocinero y anticuario.
Conoce la historic de su patria como pocos, habla
de ella con claridad y m6todo, intercalando an6cdotas in-
teresantes, y narra la biografia de cada monument y de
cada piedra de Milan.
Nos ha mostrado la Catedral 6 Duomo de una ma-
nera perfect por dentro, por fuera y por encima, expli-
cAndonos cada cosa y elijiendo los puntos de vista. Esta
magna iglesia A primera percepci6n, parece un bosque de
agujas de marfil haciendo emerjencia de un mont6n de
encajes. Se trabaja en ella desde muchisimos afios sin
poder concluirla, A pesar de la constancia, de la laborio-
sidad y de los capitals disponibles. (La Catedral tiene
sus rentas y fondos acumulados. Cada hendidura aloja una
estatua y los nichos se cuentan por millares; ya no hay
santos en la corte celestial para tanto pedestal y los mi-
laneses no podrAn completar su portentosa construcci6n
si el Papa no se apresura a canonizar por lo menos mil
muertos en lo restante de este siglo. El Duomo tiene
arriba escaleras, balaustradas, patios y corredores y en
cada parte hay un enjambre de esculturas. Todo el edi-
ficio parece tallado en una inmensa montafia de mdrmol
con la delicadeza, arte y paciencia con que los chinos ha-
cen sus increibles esculturas en marfil. Segdn el plan pri-
mitivo la Catedral debe contener 4500 estAtuas. El fron-
tis es una infinita colecci6n de figures primorosamente
cortadas en la piedra y todavia los milaneses no estdn
contents e intentan cambiar el frontis por no corres-
ponder A la pureza del estilo.








A







EDUARDO WILDE


Sus torres son tan lijeras, tan areas y tan delicada-
mente esculpidas como si fueran hechas con espuma.
El interior corresponde al aspect externo. Cincuen-
ta y dos columns cuajadas de estatuas en sus chapite-
les sostienen la b6veda y dividen el recinto en cinco na-
ves que alojan preciosas 6 innumerables obras de arte.
Se v6 marcado el meridiano en el piso de mosaico. Las
ventanas son colosales y cerradas por vidrios pintados.
Una placa que Ileva la fecha 1386 indica la 6poca de los
primeros trabajos en la iglesia actual.
Como si todo esto no fuera bastante hay debajo del
temple otro, subterrineo.
Ain cuando solo hubiera que mirar en Milan la Ca-
tedral, valdria la pena de hacer el viaje para conocerla.
*

Hemos ido, siempre con el Sr. Roseti y discutiendo
por el camino, a ver una pequefia iglesia llamada Divo
Sctiro ivaya un nombre para iglesia! Alli hay un modelo
de arquitectura, un bautisterio de un estilo tan puro, que
todos los arquitectos lo toman como objeto de studio.
Una de las particularidades de esta capilla es la pintura
del muro enfrente de la puerta; el muro es casi piano,
pero los ojos del espectador ven una prolongada nave por
efecto de los tintes.
Luego hemos ido 6 la Biblioteca Ambrosiana, riqui-
sima en antigiiedades de inmenso valor y en aut6grafos
de hombres c6lebres.
Dejando la biblioteca hemos ido a ver el celebre cua-
dro de La Cena, de Leonardo de Vinci. Es un fresco que
ocupa todo el lado de una sala en el edificio adyacente







OBRAS COMPLETES


a la iglesia de Santa Maria dalle Grazie, Ilamado CenAcu-
lo. Ha hecho en 61 tales destrozos el tiempo que ap6nas
puede percibirse una minima parte de sus bellezas. Los
pintores toman copias de gran tamafio reemplazando con
la imaginaci6n 6 con models anteriores, las parties au-
sentes 6 deterioradas y debo decirlo, causa mas agrado
ver las copias que el ruinoso original.
Vimos en seguida el Palazzo de la Ragione con su
chancho 6 milano, origen del nombre de la ciudad, medio-
lanum; la Logia degli osi, palacio de la Edad Media, con
el le6n de los quebrados, un le6n de piedra saliente sobre
el cual se exponia a la vergiienza pfblica A los comer-
ciantes poco afortunados en sus negocios; la iglesia de
San Lorenzo que conserve los restos de las terms roma-
nas ubicadas alli y sobre las cuales se ha construido el
temple; la iglesia de San Eustaquio, con la capilla y mo-
numento de San Pedro MArtir, interesantisima por su
lado hist6rico y curiosa entire otras razones, porque pre-
senta un hecho sin igual en arquitectura, una column
corintia con el chapitel abajo, puesto asi por equivoca-
ci6n; la iglesia de San Ambrosio, c6lebre por ser en ella
donde se coronaron reyes y emperadores con la corona
de hierro lombarda, y por su bello p6rtico hecho por Bra-
mante, como tambi6n, creo, algunas de sus capillas y por
fin, en esta excursion, el passage 6 Galeria de Victor Ma-
nuel, con su cfipula en el centro, galeria que sirve de
punto de reuni6n y paseo A las mis hermosas milanesas
y aun a las menos favorecidas por la naturaleza.
Otra de nuestras excursions ha comenzado por la
Galeria de bellas artes llamada Brera, donde vimos: la
estatua en traje romano de Napole6n, por Canova; el







EDUARDO WILDE


cuadro de Rafael, la joya de esta galeria, 6 sea los Es-
ponsales de la Virgen cuadro realmente muy lindo apesar
de la mano deforme de la virjen y de la falta general de
relieve, Abraham y Agar, de Guercino; un retrato de mu-
jer de Van Dick y otros muchos cuadros que ocupan los
bien distribuidos, espaciosos y perfectamente alumbrados
salones de la galeria.
De ahi nos hemos encaminado al Hospital Mayor,
muy grande, muy bien atendido, pero inferior a los ins-
titutos anAlogos descritos en mis anteriores correspon-
dencias. No dejo jamAs de visitar los hospitals y juzgo
por ellos muchos puntos de la vida social de cada pueblo,
puntos que se escaparian A mi exAmen si no procediera
asi. He visto ya mAs de cien durante mi viaje. Tal vez
mis observaciones podrAn algdn dia ser utilizadas en be-
neficio general.
Del hospital, por correlaci6n de ideas, nos hemos ido
al cementerio, hermoso establecimiento, Ileno de monu-
mentos y de estatuas, con un grande y elevado edificio
llamado el Pante6n, donde el lujo de las obras. de arte
hace competencia al de los otros sepulcros y decoraciones.
La prActica de la cremaci6n estA aqui en plena fun-
ci6n; hay un departamento destinado A ese objeto donde
se aplican dos procedimientos, uno antiguo para los po-
bres y otro modern y mas rApido para los que pueden
costear los gastos de la operaci6n. Las urnas con los
huesos calcinados son depositadas alli, a lo menos tem-
poralmente.







OBRAS COMPLETES


Llimase la Arena A un circo, construido A imitaci6n
de los anfiteatros romanos, destinado A juegos 6 repre-
sentaciones piblicas. Caben en 61 comodamente 30.000
personas. Durante el invierno la parte central del anfi-
teatro, llena de nieve sirve para patinar.
Volviendo de la Arena vimos el Arco del Simplon,
monument levantado en conmemoraci6n del camino A
trav6s de los Alpes. Napole6n comenz6 la obra. Es un arco
magestuoso, Ileno de altos relieves y coronado por una
cuadriga, creo se llama asi ese especial adorno, aun cuan-
do los caballos sean mAs de cuatro como sucede en este
caso, si no he visto mal.


Uno de los mas lindos monumentos de MilAn es el
de Leonardo de Vinci, hombre extraordinario por su es-
cepcional genio para hacerlo todo bien. Su estatua figure
en un alto pedestal enfrente de cuyas caras se ven las
estatuas de sus discipulos mas notables 6 favorites.


SQuien estando en MilAn deja de ir al teatro de la
Scala?
Nosotros hemos ido naturalmente y, penoso me es
decirlo, ni el edificio ni los artists nos han llamado la
atenci6n.
En verdad se puede recorrer toda la Europa sin en-
contrar mejores cantantes que los de nuestros teatros
liricos.
Pero en el teatro de MilAn el pfblico tiene muchas
comodidades y goza de varias ventajas.







EDUARDO WILDE


Asi por ejemplo, las empresas contraen el compro-
miso de dar cierto nfimero de 6peras nuevas en cada
temporada.
*

Debe distinguirse el Milan antiguo del modern, 6 mas
bien el de las 6pocas romana, medieval, de Federico Bar-
barosa, espafiola y nueva.
El antiguo Milan en las memories dejadas es mas
pintoresco; el actual es mas lindo con sus calls anchas,
sus arcos, puertas y jardines y sus cintas especiales con-
c6ntricas, acompafiadas por canales de navegaci6n.
Hubo un tiempo en que Milan daba la nota al mundo
en material de modas como las din hoy Paris para ves-
tidos de sefioras y L6ndres para trajes de varones.
Ahora es todavia una ciudad de gusto y de arte don-
de puede pasarse una vida muy agradable. La poblacin6
es alegre y animada aun cuando no tanto como la de otras
capitals de Italia.
Las milanesas son en general bien parecidas y gra-
ciosas. Su belleza es un tanto fornida y recuerda la de
las espafiolas.














TURIN -DUELO POR EL DUQUE DE AOSTA--PASEOS
-MONUMENTOS -INSTITUTOS UN HOSPITAL Y
UNA ESTANCIA.


Hemos encontrado triste a Turin por la muerte del
Duque de Aosta tan querido en esta poblaci6n.
Sus funerales han sido regios y sobre todo hay ver-
dadero sentimiento en el pueblo.
Muchos espontineamente Ilevan luto.
Los honors semi-militares, civiles y populares que
se le ha tributado han sido hechos, puede decirse, por
toda la humanidad viviente en Turin, con escepci6n de los
enfermos imposibilitados de moverse de sus camas.
iEl dolor de morir debe ser mas grande cuando se
cuenta con el amor de un pueblo!
EstA ademAs triste Turin porque su comercio ha de-
caido un poco. Las diferencias aduaneras con Francia
lo han perjudicado y se afiade A esto la penuria a causa
de los capitals paralizados por las especulaciones ruinosas
de Roma.
Pero esta ciudad tiene una gran vitalidad y pronto
se levantarA de su momentinea semi postraci6n.
Su tipo es de las ciudades modernas; sus calls son
cortadas en formas regulars; hay muchas anchas ave-
nidas y magnificos edificios y monumentos.
SEl P6 la atraviesa y le afiade una belleza mas con sus







EDUARDO WILDE


m~rjenes convertidas en jardines y con sus elegantes
fuentes.
Como muestra de arquitectura antigua puede citarse
el Palacio de Madama que data de la edad media. En
frente del palacio esta el monument levantado en honor
del Ej6rcito de Cerdefia.
Visitan tambien todos los extranjeros, el palacio real,
donde se halla el Museo de armas, su principal atractivo,
departamento muy bien cuidado y en el cual las armas,
corazas, armaduras de hombres y caballos, las cotas de
malla, vestidos y demas objetos empleados por los anti-
guos ejercitos, estan distribuidos con m6todo. Por lo de-
mis el palacio pareci6ndose a muchos de su especie, no
ofrece particularidad notable.
La Academia de ciencias compuesta de museos, ocupa
otro palacio. Alli estan el Museo egipcio, el de antigtie-
dades griegas y romanas, el de historic natural y mine-
ralojia y la Galeria de pinturas 6 Pinacoteca. Los mu-
seos nombrados son semejantes A los ya descritos de otras
ciudades en mis cartas anteriores. En la galeria de pin-
turas, vi algunos cuadros de merito con buenas firmas
al pie, como diria un comerciante. Recuerdo el de una
Mujer en su lecho entire cortinas; una Madonna; la Vir-
jen, Jesfis y San Juan y various retratos.
La Catedral ostenta algunos buenos monumentos.


Con motivo del entierro del hermano del Rey, Su-
perga se ha puesto otra vez a la moda. Superga es un
sitio donde hay un convento y una iglesia, una de cuyas
dependencias sirve de sepulcro a la familiar real. La igle-






OBRAS COMPLETES


sia y sus anexos ocupan la cima de una elevada colina, A
la cual se sube por un ferro-carril funicular. De la ci-
pula del temple se goza de una esplendida vista sobre
Turin, su campifia y el valle por cuyo fondo corre el P6.
Durante el verano este paraje se convierte en el paseo
favorite.


Hay en Turin various teatros; estuvimos en dos de
ellos bastantes buenos y c6modos. Nos sorprendi6 notar
que la concurrencia, en parte considerable, era compues-
to de militares; pero la explicaci6n vino inmediatamente.
Toda la Italia esta militarizada, por exigencias, dicen, de
la Alemania y por la necesidad de mantenerse a la altura
del armamento de las demAs naciones de Europa; y mien-
tras no estalla guerra alguna qu6 van a hacer los mili-
tares si no van al teatro y pasean por las calls, en las
horas libres, cuando la discipline no reclama su permanen-
cia en los cuarteles?


He sido presentado al director del hospital mas lu-
joso de esta ciudad, y mAs nuevo, creo. Su construcci6n
responded A los iltimos adelantos. Debajo de las salas co-
rre una inmensa galeria semi-subterrAnea que sirve para
la colocaci6n de cafierias y para la ventilaci6n. Un conjun-
to de pabellones constitute el establecimiento. Cada pabe-
ll6n tiene las dependencias necesarias y esta provisto de un
vestibulo cerrado con vidrios, donde los enfermos, sin ex-
ponerse A la intemperie, pueden gozar de los beneficios de
la luz y aprovechar la acci6n quimica del sol. Nada falta






EDUARDO WILDE


en este hospital. Los servicios tecnicos y administrativos
son hechos con esmero y por personas competentes. Tie-
ne laboratories para examen y experiments. Su sala de
operaciones es muy adecuada a su objeto. El espacio con-
cedido A cada enfermo es superior al que la ciencia exige.
Puede duplicarse el n6mero de camas en caso de guerra 6
de epidemia.
*

Hemos estado en algunos puntos de la campafia de
Turin, entire ellos en una especie de estancia, semejante
A las nuestras, que perteneci6 A Victor Manuel y perte-
nece ahora al marques de Medici; estancia con un pala-
cio capaz de alojar una corte y un ejercito. El terreno
se compone de mas de dos leguas cuadradas encerradas
por un muro, cultivadas en parte y destinadas en lo res-
tante al pastoreo. El Palacio y las Villitas diseminadas,
que hacen ahora el papel de puestos, conservan sus mue-
bles, cuadros y decoraciones, como en sus regios tiempos.
No he visto por estos paises y 6 las puertas de una
gran ciudad, propiedad mas llena de atractivos y como-
didades. Hay alli caza en abundancia de aves y cua-
drdpedos.
Se cria y adiestra caballos de raza para tiro y silla;
se cuida ganado haciendo selecciones y por fin se explo-
tan los lagos, cortando en invierno en panes de hielo
en que sus aguas se convierten y guardAndolo en cuevas
subterr6neas hasta el verano para expenderlo en Turin.
Muy curioso es el trabajo en los lagos para la extracci6n
del hielo.






OBRAS COMPLETES 41

Viven aqui various compatriotas algunos desde hace
muchos afios.
Ha sido para mi digna de studio la transformaci6n
en el lenguaje que una larga permanencia en el extran-
jero, produce.
Una sefiora portefia me ha dicho la siguiente frase:
"Pienso adesso volver a Buenos Aires pero il mio ma-
rido tiene un gran labor cui y no s6 ancora cuando po-
dremos salir. Felices de loro que se retornan s~bito; a mi
tarda ya la hora de ver a mis fratelli".
Ha dicho esto sin vacilar, muy de corrido y sin aper-
cibirse de la ensalada que estaba haciendo.













GENOVA-UNA CASA SOBRE EL MAR-LO ANTIGUO Y
LO MODERN EL CEMENTERIO UN PASEO Y UN
TEATRO.


A poca distancia del centro de esta ciudad, en un
promontorio que se avanza en el mar y sobre la pefia,
azotada dia y noche por las olas del Mediterraneo, se alza
el palacio del Sefior Raggio, senador al Congreso italiano,
hombre acaudalado y de buen gusto.
Su residencia aqui es una joya; parece un castillo
modern. Los salones y dormitories regiamente decorados,
estin situados en los pisos altos y abajo los corredores,
vestibulos, jardines, el comedor, las salas de juego, de
fumar y otro gran sal6n de recepci6n adornado con cua-
dros y estatuas modernas, figurando entire los adornos
una copa de malaquita pariente de las de Rusia, de un
gran valor.
La construcci6n de mayor gusto es un jardin en al-
tos, en cuyo centro hay un acuario; este es el techo li-
quido de un vestibule del piso inferior, cubierta traspa-
rente que deja ver el cielo cuando sus aguas estin quie-
tas y se satura de colors cuando se mueven descompo-
niendo la luz en las facetas de sus cristales.
De noche el viento deja oir sus tonos traidos de los
mares, y la luna, cuando hay, muestra la inmensa plani-
cie alumbrada en parties.







OBRAS COMPLETES


En esta encantadora morada hemos pasado un dia,
obsequiados como cuerpos de reyes; pero el senior Raggio,
que no solo es senador y hombre de gusto sino tambi6n
industrial, nos sustrajo de su palacio durante unas horas
para mostrarnos su fabrica de planchas de hierro, esta-
blecimiento situado A orillas del mar y provisto de mue-
lles para carga y descarga de materials y artefactos.
He visto por primera vez en esta fabrica fundir el
hierro en hornos infernales, vaciarlo en moldes, calen-
tarlo de nuevo, martillarlo reduciendolo A cubos y lami-
narlo por fin, haciendolo salir en cintas incendiarias de
entire los cilindros. Cada plancha se desprendia furiosa
y parecia protestar del torment que se le aplicaba, yendo
ella por si misma no obstante, A ponerse bajo las guillo-
tinas que la cortaban en secciones.
De vuelta al palacio, el senior Raggio nos mostr6 otra
ventaja de su residencia de verano: un bafio de mar he-
cho en la pefia dando access 6 las olas y comunicando
con otro de agua dulce, alimentado por un riacho tan com-
placiente que ha ido A terminar precisamente en la casa
del senior Raggio, para favorecer sus gustos.
La sefiora de este caballero es una de las damas
mas distinguidas que hayamos conocido.


Gnnova, como ya lo saben ustedes, estA trepada en
las pefias mirando al mar. i Que situaci6n tan pintoresca!
Desde cualquiera de las casas vecinas A la costa se
v6 los trabajos del puerto, obra jigantesca destinada A
aumentar inmensamente la riqueza de esta ciudad.







EDUARDO WILDE


Los trenes bajan a los diques a tomar la carga y
luego suben para desparramarla en toda la Italia.
G6nova esta rejuvenecida. Las calls viejas, angostas
y tortuosas se han escondido en los barrios pobres como
avergonzadas por la presencia de las nuevas avenidas.
Hasta los palacios, a pesar de sus meritos, sus ti-
tulos, su historic y sus pergaminos, hacen fea figure ante
los monumentos modernos, limpios y airosos y las esti-
tuas de mirmol blanco, incluyendo entire ellas la de Cris-
t6bal Col6n.
La misma casa del amigo Crist6bal, tendria gana de
abandonar su calle para presentarse en mejor compafiia.
Una iglesia triste, sola, linda y solemne que visita-
mos es uno de los pocos edificios destinados a hacer buen
papel al lado de las innovaciones; asi como algunos pa-
lacios vetustos pero grandiosos y protejidos contra la
edilidad, por su belleza antigua y decrepita.
He visto un museo de cuadros instalado en una de
los Palacios; nada se me ocurre acerca de l1, pero he ad-
mirado como corresponde otro museo de estituas: el Ce-
menterio.
Los muertos se han apoderado de una hondonada y
de las faldas de las colinas contiguas para descansar en
paz. Entre las tumbas y sobre algunas de ellas creceh las
flores y los arbustos. Rodeinlo galerias altas y bajas
donde los difuntos ricos han establecido sus reales, entire
estatuas y bajos relieves conmemorativos de los meritos,
virtudes y hazafias de los enterrados, pero mis conme-
morativos aun de la vanidad de los sobrevivientes.
En efecto, en muchos sepulcros figure la estitua del
muerto y la de los parientes. Hasta creo haber visto en







OBRAS COMPLETES


una, la del m6dico que asist6 a su victim en la iltima
enfermedad, sin duda por un acto de gratitud de los he-
rederos.
Otra tumba muestra la efigie de la difunta, una se-
flora bastante robusta, digna de mejor suerte y A sus la-
dos dos nifias j6venes, de mdrmol, muy lindas, casaderas
las dos, y llenas de atractivos, principalmente por su
aire dolorido.
Cuentan las cr6nicas que los j6venes aspirante 6
maridos, suelen preguntar quienes son y d6nde viven esas
bellezas, comenzando a abrir las puertas de su coraz6n
en presencia de facsimiles tan edificantes.
No sospecho un prop6sito deliberado, extraifo a los
sentimientos de dolor, al former estas obras de arte, pero
afirmo que de ellas puede resultar un matrimonio.
Menos sujeto a interpretaciones torcidas seria que
hicieran en G6nova lo que hacian en Atenas los griegos en
tiempo de Pericles; representaban a la persona enterrada
despididndose de sus parientes y amigos, siendo, en el
bajo relieve, la figure mds saliente 6 interesante la del
muerto 6 muerta. Muchas esculturas de esta especie se
hallan todavia en el antiguo comenterio de Atenas. El es-
pectador suele conmoverse ante alguna de estas escenas.


Hay un lindo paseo en la lovely Genova situado en
una altura desde la cual se domina la ciudad. Cuando esta
concurrido hace el efecto de una montafia de gente sem-
brada entire los Arboles y esparcida en los caminos. Yo
fui A conocerlo acompafiado de un caballero quien me con-
t6 varias aventuras amorosas que habian tenido por es-







EDUARDO WILDE


scenario ese sitio. Las aventuras no eran suyas, raz6n por
la cual me permit creerlas al pi6 de la letra.
No recuerdo si Crist6bal Col6n figuraba en alguna.
Los Arboles A cuya sombra pudo 61 sentarse A editar sus
galanteos, ya deben estar muy viejos.


Asistimos al teatro donde se cantaba "CArmen", bas-
tante bien. El teatro es bonito y c6modo. La concurrencia
se muestra de buen humor, circunstancia favorable A
todas las caras y principalmente A las femeninas, sobre
todo cuando son lindas, y las genovesas no se quedan
atrAs en esta material; su belleza no es clAsica, pero es
muy humana: grandes ojos negros, vivos, tez no muy
blanca, mejillas rosadas y un aire de confianza encanta-
dor, son los puntos salientes en general.
Por lo demAs, ustedes tienen alli ejemplares que po-
drAn consultar, pues en Buenos Aires, hay tantas geno-
vesas como en G6nova.














NIZA Y SUS ENCANTOS-MONTE CARLO Y EL JUEGO-
CANNES MARSELLA.


Estamos en esta animada y alegre ciudad hace mu-
chos dias. Hemos pasado aqui el carnaval, la fiesta fa-
mosa de Niza y hemos podido apreciar la atracci6n que
ejerce sobre todo el continent. De L6ndres, de Berlin, de
Paris, de Viena y hasta de San Petersburgo, vienen ca-
ravanas A establecerse aqui mientras duran las fiestas.
Consisten estas en bailes de mascaras en los clubs
6 salones pdblicos ,en cabalgatas, en corsos de flores y en
procesiones de gentes disfrazadas, precedidas por bandas
de mdsica.
Nadie puede hacerse una idea de la animaci6n del
carnaval en Niza, ni del monto de las sumas empleadas
en difraces y adornos. Los comerciantes naturalmente,
aprovechan de este movimiento, pero debe decirse en ver-
dad, que tampoco economizan su dinero, con tal de dar
A conocer su negocio por medio de las figures mas origi-
nales exhibidas en las calls durante el carnaval.
La alegria sin embargo, en la gente culta, es una
alegria conventional; en realidad mAs es una muestra de
vanidad que una animaci6n espontanea. Las gentes de alto
tono luchan A quien llama mas la atenci6n por su lujo y
no A quien se divierte mas; pero esto es en todas parties







EDUARDO WILDE


lo mismo. El placer tiene su domicilio entire la gente sen-
cilla y sube cuando mas hasta la de median condici6n,
sin alcanzar a la alta y aburridamente colocada.
Niza como Paris, L6ndres, los pueblos de bafios y
otros sitios de moda, son simplemente f6rias de vanida-
des.
Cuando los viajeros, los curiosos, los desocupados,
los aventureros y los buscavidas de tendencies aristocra-
ticas, se cansan de exhibirse en una parte 6 por cualquier
causa el medio 6 el .sujeto se hace desfavorable, buscan
otro scenario para satisfacer su pasi6n del moment.
Asi, no hay gente mIs superficial que la agrupada
en cada paraje a la moda durante la 6poca designada por
culquier capricho.
Y hasta la parte ilustrada en tales ocasiones, cree
de su deber hacerse insustancial y consigue Ilegar A la
mIs alta insignificancia.
iDicen que es divertido hablar necedades todo el dia
y no ocuparse sino de trajes y paseos! Asi sera, pero 6
mi me parece que debe darles vergiienza de ser hombres
6 todos los tontos que adoptan ese modo de pasar sus
temporadas.
Tras de este aparato de lujo y de sociedad conven-
cional, no hay nada en la mayor parte de los cases, 6
cuando mIs llega a haber intrigas amorosas que se caen
de ficiles y no tienen por lo mismo el menor encanto.


Niza es una ciudad preciosa. Est construida en la
planicie de un anfiteatro rodeado de colinas; el valle con-







OBRAS COMPLETES


tinfia hacia el interior, verde f6rtil y florido; hace frente
al anfiteatro el mar, un mar para bafios y no para bu-
ques, y en su margen casi en toda la extension de la playa,
corre una ancha avenida con lujosos edificios 6 pintores-
cas residencias, siendo casi todas ellas, hotels para ex-
tranjeros, a los cuales debe esta ciudad, casi todas sus
entradas.
Hay aqui dos classes de poblaci6n; la stable y la
flotante. Vive la primera de su trabajo y de su industrial,
obteniendo grandes beneficios, pues los consumidores, es
decir la poblaci6n flotante, gasta sin preocuparse y sin
objetar. Los hibitos son id6nticos A los de las grandes
ciudades europeas, francesas principalmente.
Niza hace por parecerse A Paris y cuando uno dice
a alguno de los habitantes "Niza es un pequefio Paris",
la cara del interlocutor se ilumina y se Ilena de satisfac-
ci6n.
Es la residencia obligada de todos los pedantes de
la Europa durante el invierno, so pretexto de su clima.
Otra ventaja mis tiene esta ciudad; no hay en ella
antigiiedades ni museos sin que por ello le falten sitios
de interns y de recreo. Toda ella es, puede decirse un
paseo, siendo el barrio m6s agradable el vecino al mar.
Hay un paseo construido en una pequefia montafia; se
llama creo, el Castello; un pequefio castello ubicado en el
camino hacia la cumbre sirve de pretexto al nombre. De
esta altura y desde una plataforma formada en la cima se
ve la ciudad con sus tres parties; los barrios viejos, los
del puerto y la parte llamada el barrio de la Cruz porque
en 61 fu6 puesta en conmemoraci6n de la reconciliaci6n







EDUARDO WILDE


entire Carlos V y Francisco I, una cruz. Ahora bien, yo
no s6 c6mo una cruz puede ser simbolo de reconciliaci6n.
De uno de los bordes del paseo se desploma una cas-
cada artificial hecha con agua elevada por medio de ca-
fieria. Esta cascada visible desde la ciudad present un
aspect bellisimo.
Concurren al otro paseo, al de los ingleses, es decir al
formado A orillas del mar, todas las families que vienen
A pasar aqui la estaci6n. Las mujeres de peso moderado
hacen de 61 la escena de sus galanteos, sin que a nadie
llame la atenci6n semejante uso.
Los hombres solteros 6 casados, viejos 6 j6venes, sue-
len encontrarse alli del brazo con las bellas aventureras,
antes de ir A comer con ellas en los casinos fi otros sitios
de recreo.
Ponderan much A Niza por su clima; la bondad de
este depend enteramente del abrigo que le prestan las
montafias; no es igual por lo tanto en todos los barrios
de la ciudad y no puede gozarse sin precauci6n de sus
mentadas ventajas. El clima aqui es un pretexto mAs que
un beneficio real.


He visitado el Observatorio astron6mico, gracias A
la amabilidad del nuestro C6nsul, quien me present al
director del Establecimiento.
Pocos hay en Europa iguales y menos afn son los
superiores. Su situaci6n es una de las mAs adecuadas. Su
dotaci6n es completisima; sus instruments de primera
calidad, montados en maquinarias perfectas facilitan los







OBRAS COMPLETES


studios; su jefe y empleados gozan de un alto cr6dito
muy merecido y trabajan asiduamente.
En su biblioteca he tenido el placer de ver los libros
del Observatorio de C6rdoba; los he hojeado y con una
satisfacci6n muy explicable, creo, he visto mi firma en
muchas de sus pdginas.
iGrand coup de chapeau! de parte del Director y em-
pleados.
La excursion al Observatorio es una de las mns agra-
dables en Niza; se camina a traves de los Alpes teniendo
a la vista el mar, la ciudad, el rio, sus puentes, los diver-
sos valles que separan las colinas y los caminos en la
falda de las montafias, practicados, seg6n me dijeron,
con fines estrat6tigos para defender el territorio de una
possible agresi6n del lado de la Italia.


Pobre Gambetta; he visto su tumba, sencilla, po6-
tica y conceptuosa, en medio de un cementerio triste i
descuidado. Alli me han contado un episodio de la his-
toria de este grande hombre.
Durante la 6poca de su poder, casi dictatorial, pre-
firi6 disgustar a su padre dicen, a quien amaba entrafia-
blemente, 6 transigir con ciertas exigencias de 6ste res-
pecto a nombramientos. El padre se resinti6 y no vi6 m6s
A su hijo, pero cuando 6ste muri6, el amor paternal vol-
vi6 6 establecer su imperio y los restos del hombre pi-
blico, patrimonio de la Francia y dignos de un sepulcro
monumental en Paris, se hallan en el pobre cementerio
de esta ciudad.







EDUARDO WILDE


Pienso estar condenado A ver museos. Cuando puedo
prescindir de los pdblicos, algin particular me sale al
paso. Asi me ha sucedido aqui. No he podido dejar de
ver la Quinta 6 Villa del senior Gamba y su famosa gale-
ria de pinturas.
La villa es una de las mas lujosas y agradables de
la comarca, tanto por su edificio como por sus parques,
jardines 6 invernaculos, sin contar su admirable situaci6n.
El senior Gamba, un anciano amabilisimo, recibe es-
pl6ndidamente dos veces por semana, A las personas de
su relaci6n y 6 los pasajeros Ilevados por ellas.
La galeria de cuadros es particularmente notable por
los numerosos ejemplares de Rosa Bonheur, pintora de
animals y eximia en este g6nero.
Ademas en la casa del Sr. Gamba el visitante puede
ver los retratos pintados al fresco de todos los grandes
artists de diferentes paises con los trajes de su 6poca,
en la actitud mas adecuada A la clase de su talent y agru-
pados en un orden puramente fantastico.
*

Hemos visto tambi6n la Villa habitada antes por un
desdichado principle ruso de la familiar real cuyo nombre
no me viene ahora A la memorial.
En esta villa, en medio de Arboles, flores y plants
cuidadas con tanto esmero como si el duefio viviera
afn y habitara su casa, se ha erigido una capilla en el
sitio donde muri6. Es muy sencilla y muy triste. La luz
entra por las escasas aberturas esparciendo sus melan-
c6licos tintes sobre los objetos. Una limpara pequefia de
plata arde constantemente en medio del solitario recinto.







OBRAS COMPLETES


Todo esta dispuesto como si hubiera sido acomodado el
dia anterior con amoroso cuidado y hasta las hojas de los
arboles, situados cerca, se mueven con precauci6n para no
perturbar la tranquilidad del paraje.
*

Hemos hecho dos excursions mas en esta ciudad:
una A Monte Carlo y otra a Cannes, donde reside ahora el
ex-Emperador del Brasil.
Monte Carlo es muy conocido; solo se necesita nom-
barlo para provocar la idea de belleza en material de pai-
sajes .Estos son la continuaci6n de los de Niza aumenta-
dos y corregidos. Habri en la superficie de la tierra si-
tios igualmente pintorescos, pero no mas que Monte Carlo.
A lo largo de la costa del mar se desarrolla el ca-
mino de Niza hasta el famoso paraiso donde se ha le-
vantado el m6s suntoso temple al vicio del juego. Cada
paso ofrece un nuevo encanto; la ruta sigue las cur-
vas entrantes 6 salientes de la costa y muestra values,
colinas, villas, ensenadas, jardines, pefias y arrecifes
arremetidos por las olas.
Llegando a Monte Carlo, el que no va ciego de ganas
de jugar, observa uno que otro soldado como muestra de
aquella naci6n microsc6pica de semi-independencia tole-
rada no s6 porqu6 ni para qu6. El soldado pasa y la aten-
ci6n es solicitada por el scenario, maravillosamente va-
riado en medio de una vejetaci6n lujosa, completandose
la decoraci6n con las montafias vecinas, vestidas de ver-
dura 6 mostrando en sus flancos, grietas desunidas, sen-
dero de las aguas de Iluvia y a sus pies alfombras de flo-
res salpicadas de arboles y arbustos.







EDUARDO WILDE


Y mezclados con todo esto, grandes y elegantes edi-
ficios de arquitectura nueva y caprichosa; hotels, 'casi-
nos y villas; un enorme palacio cuajado de gente, una an-
cha terraza mirando al mar, otros jardines y tapices de
verdura mis abajo, el cielo limpio arriba, los buques A
lo lejos y miles de hombres y mujeres, de la mejor so-
ciedad en apariencia invadi6ndolo todo y mostrandose en
todas parties, con sus trajes vistosos y su cara alegre 6
contrariada segin la suerte que les cupo en el juego.
Y en los salones del Palacio consagrado al Dios del
funesto vicio, al rededor de las mesas donde la ruleta fun-
ciona constantemente, un enjambre de jugadores, viejos,
mozos, nifios, mujeres, sefioritas, damas y ancianas, mi-
rando de hito en hito a la terrible miquina, con los ojos
salientes, los brazos estirados 6 penosamente mantenidos
en quietud, con la respiraci6n suspendida y el alma pen-
diente del acaso, mientras corre el oro recojido por las
palas, sobre el verde tapete.
iEscena desagradable para los no habituados A con-
templarla!
Las personas mas correctas se atropellan para ganar
asientos, otras alargan la mano para entregar su parada
6 recojer su ganancia. Se oye imprecaciones dichas en
voz baja, suspiros, invectivas, c6mputos y calculos for-
mulados en mon6logos extravagantes acompafiados de
jesticulaciones grotescas. Los jugadores entran y salen
distraidos, unos mantienen su compostura a pesar de to-
do, otros abandonan el recinto como desesperados, olvi-
dando sus sombreros y sus paraguas para ir tal vez A
suicidarse 6 a retemplar su vicio en otras escenas incon-
fesables.







OBRAS COMPLETES


Todo esto habia leido yo 6 oido y lo creia al pi6 de
la letra, como ustedes han creido tal vez mi descripci6n,
pero juna ilusi6n menos! no he visto tal cosa en Monaco.
No hay tal ansiedad, no hay tal desesperaci6n ni tales
conflicts. Los jugadores de ambos sexos, ganan 6 pier-
den y despu6s se van muy tranquilos A comer en los ho-
teles, A pasear por los parques, A visitar A sus amigos en
sus encantadoras residencias, A jugar en el tiro de la pa-
loma y A prepararse por fin para asistir al teatro, al con-
cierto, al baile 6 A otras diversiones en el nunca bien pon-
derado Casino, el mejor de los establecimientos de su es-
pecie en el mundo.
La vida en Monaco es una vida de diversion inaca-
bable.
El juego es un gran atractivo; todos juegan, algunos
por primera vez. Yo jugu6 tambien y perdi, naturalmente.
Las nifias y sefioras de nuestro grupo ganaron unas cuan-
tas monedas y era de verse el entusiasmo al recibir su
dinero, solamente por lo extraordinario del caso.
La vuelta A Niza en carruaje 6 en el tren, ofrece
aspects bellisimos. Las luces del camino, las escenas
repentinas, el cruzar de los trenes, los buques de la ba-
hia iluminados, los contrastes y el conjunto de todos los
paisajes, abren ancha via en el Animo A las sensaciones
mas placenteras.


Cannes, como Niza tiene sus paseos y diversiones,
su vida social amplia y A veces estrepitosa y su clima
de primavera perp6tua.
Nosotros fuimos A dejar nuestra tarjeta al Empe-







EDUARDO WILDE


rador D. Pedro II y visitamos la bella residencia que
ocupa; paseamos por la pequefia ciudad entrando en al-
gunos de sus jardines; estuvimos en calidad de curio-
sos en una casa que se alquilaba con todos sus muebles
y decoraciones, situada en un paraje elevado, en medio
de un parque; subimos A su mirador y vimos el pano-
rama delicioso de la ciudad y su campifia, oyendo las
an6cdotas relatives al valor hist6rico de algunos sitios,
notablemente la referente al paraje donde estuvo dete-
nido el General Bazain.
Los extranjeros visitantes de Niza, Monte Carlo,
Cannes y sus vecindades, al retirarse de estos sitios en-
vidian A los residents, su vida de placer tranquilo y de
comfortable animaci6n.
Muchos viajeros venidos con intenci6n de pasar una
corta temporada, se han establecido en estos sitios re-
nunciando A su casa, su patria y su familiar para consa-
grarse A dejar correr la vida tomAndola por su lado
menos duro y mortificante.
El egoismo encuentra aqui un nido de flores abri-
gado y adormecedor.
*

Un moment en Marsella, la ciudad mas commercial
de la Francia, que despacha buques para todos los ma-
res y recibe los provenientes de todas las naciones del
mundo.
Este amplio trAfico ha obligado A los marselleses A
construir uno de los puertos mas c6modos del Medite-
rrineo y les ha procurado los medios de formarlo.
Lo mejor de Marsella es su puerto, pero sus paseos







OBRAS COMPLETES 57

pfblicos, sus fuentes, su jardin zool6gico, sus museos y
galerias de pinturas, su Bolsa, sus edificios oficiales y
sus iglesias, merecen tambien una menci6n. El extranje-
ro debe visitar estos sitios y monumentos, siquiera para
saber apreciar su valor con relaci6n a los andlogos de
otras ciudades.
La animaci6n de las calls en la nueva ciudad mues-
tra la vida de la poblaci6n.
Marsella tiene sus antecedentes literarios y un pa-
sado hist6rico que le hace honor.
Los mariners de su puerto son muy devotos y han
Ilenado de ofrendas la iglesia de Notre Dame de la Gar-
de, donde hay una imdgen de la Virgen muy milagrosa,
muy antigua y muy amiga de los pescadores y demds
gentes de la marina mercante.













NADA SOBRE PARIS Y L6NDRES


De Marsella hemos venido A Paris y despu6s de per-
manecer alli mas de un mes, hemos torado el tren hasta
Calais; alli hemos subido a un Mareador de primera cla-
se; no nos hemos mareado, contra todas las previsiones;
hemos desembarcado en tierra inglesa y subiendo otra
vez al tren, hemos caido sobre L6ndres como una gota
al mar.
Pasando el canal, uno desea con toda su alma que
no haya tal canal y comprende el atrevimiento, suscita-
do por un deseo andlogo, de proyectar un puente 6 un
t6nel debajo, dentro 6 encima del mar para ligar, sin in-
termedio de buques, a Francia con Inglaterra.
Tan estupenda y portentosa obra se hace cada dia
mas necesaria y espero no morirme sin verla realizada.
Todas las dificultades t6cnicas y materials pueden
ser salvadas; las fnicas subsistentes son las political,
pero estas, cuya base actual es una pura rutina, cederdn
a la raz6n y 6 la conveniencia. Al fin y al cabo, una is-
la no deja de ser isla porque le pongan un puente 6 le
introduzcan un tubo.
En Paris hemos continuado escudrifiandolo y ur-
gdndolo todo.
No s6 qu6 tiene este Paris para los sud-americanos
y en particular para los argentinos. Todos lo consideran







OBRAS COMPLETES


como la casa propia y sienten A gran distancia su poder
de atracci6n. Siempre vuelve uno A Paris de cualquier
parte donde se halle.
Asi me ha sucedido A mi. Tres veces he estado en la
capital francesa y cada vez por mayor tiempo, sin poder
explicarme la causa, pues no tengo mAs motive para re-
sidir alli que en otra parte.
Y ni siquiera alego el pretexto de conocerla mejor;
cuanto mas vivo en Paris menos la conozco. Mi insegu-
ridad crece con el tiempo de mi permanencia; ahora no
me creo habilitado para dar una opinion sobre la gran
ciudad ni me siento capaz de bosquejar siquiera una
descripci6n.
Lo mismo me sucede con L6ndres.
Yo debo haber nacido para entender y tramitar de-
talles.
Las cosas grandes me ofuscan.
Al hablar de ellas me parece que miento si no digo
todo cuanto contienen, y decirlo todo es impossible.
Respecto A Paris y L6ndres espero que se forme un
sedimento en mi conciencia para arriesgar un juicio.
Toda generalizaci6n corre peligro de ser falsa.
Se halla mezclado en estas dos ciudades de un mo-
do tan intimo lo grande con lo pequefio, lo malo con lo
bueno, lo horrible con lo bello, lo sublime con lo medio-
cre, lo t6cnico con lo prActico, lo natural con lo artificial,
que ningfn talent, sea analitico, sintitico 6 ecl6ctico,
podrA jamAs abarcar los detalles y sacar conclusions 6
formulas legitimas.
Las dos ciudades representan y contienen todas las
manifestaciones de la humanidad entera. En ellas se







EDUARDO WILDE


halla acumulado el product del trabajo de siglos. La
ciencia y las artes han hecho de ellas sus almacenes, sus
archives y sus laboratories. La historic les ha dejado
sus mejores y sus mis horrendas piginas. La biografia
de cada hombre c6lebre 6 simplemente notable, tiene co-
nexiones con su vida social, literaria, cientifica y artis-
tica, y hasta para.los individuos mIs oscuros ,6 menos
ambiciosos, Paris y L6ndres son un objeto de mira y una
final aspiraci6n.
Temo much verme obligado, por la magnitude de
la tarea, a dejar un blanco en mis correspondencias y
hacer que mis lectores me vean pasar y repasar por es-
tas grandes capitals sin aventurar una palabra acerca
de ellas.
No me siento con fuerza para escribir la historic de
la humanidad!
Sir John Bright, un pariente de Pellegrini, orador
notable, rival de los grandes oradores y pensadores in-
gleses, ha dicho en un discurso. "Hace cuarenta afios
que paso seis meses de cada afio en L6ndres y no conoz-
co nada de 61. No creo que haya un solo hombre que lo
conozca!"
Si esto dice un ingl6s con los antecedentes de John
Bright Icuul puede ser la pretensi6n de un extranjero,
ave de paso en este cosmos donde no solo un individuo
se siente perdido, sino donde hasta las gentes por milla-
res son envueltas por la masa y totalmente absorbidas?
He visitado los barrios pobres de Paris y L6ndres.
He estado donde no hay boulevares en la capital france-
sa y he pasado ocho horas de una noche en White Cha-
pel, el famoso barrio de esta metr6poli.







OBRAS COMPLETES


H6 visto algunas de las faces de la vida de esa po-
blaci6n que se desenvuelve en la sombra y mis dudas y
vacilaciones para formarme un juicio de estas grandes
colecciones de hombres, lejos de disiparse, se han au-
mentado, pues ni siquiera he encontrado en esos barrios
los caracteres, situaciones y escenas que han dado tema
abundante A la leyenda y la. novela.
Hay tanto de casual en los process de la vida en
estas capitals, que ni siquiera se percibe d6nde conclu-
ye el imperio de las instituciones para dejar campo
abierto al capricho, a las pasiones, A las necesidades 6
6 la indole humana libre de presi6n inmediata.
Yo sacar6 cuando mas de mis excursions, una con-
ciencia vaga, una noci6n oscura capaz de hacerme dis-
cernir, en caso ocurrente, lo real de lo fant6stico; pero
ella no me dari titulo para formular concepts positives.
No s6 nada de Paris ni de L6ndres, aun cuando co-
nozco millares de hechos, objetos y principios relacio-
nados con estos colosales organismos.
Cuando ustedes oigan decir: "en L6ndres se hace
esto, en Paris hay tal costumbre" no crean una palabra.
En L6ndres y Paris se hace todo de todos modos y
nada de muchas maneras.
Las costumbres abarcan grupos cuando mis y en
estos grupos las reglas y los procedimientos estAn suje-
tos a una perp6tua evoluci6n y A un cambio continue.
La costumbre de hoy qui6n sabe si subsiste mafiana.
Esta idea no contradice la de estabilidad, de ciertos
hibitos, la de los ingleses por ejemplo; esa estabilidad
es mas aparente que real, aun cuando en verdad en In-
glaterra duran m6s las rutinas que en el resto de Europa.







EDUARDO WILDE


Como prueba, observemos solamente las transfor-
maciones del Parlamento. La nobleza tan encerrada en
si misma en los primeros tiempos, ha ido abriendo sus
filas afio tras afio, para dejar penetrar A la audacia, A
la riqueza, al talent y hasta A la disidencia religiosa
que no eran nobles de origen.
La misma constituci6n inglesa tan stable, sobre la
cual dijo un pensador que "en ningin moment la mayor
parte de ella dej6 de ser traditional y antigua", es una
nueva demostraci6n de mi t6sis.
Si en cualquier moment la mayor parte era tradi-
cional y antigua, en aquel mismo moment la menor par-
te no era ni antigua ni traditional.
Dentro de algunos siglos A la constituci6n inglesa
le habra sucedido lo que A las frutas que se petrifican:
la forma y el color se conservan, pero la material orgA-
nica ha desaparecido, reemplazada Atomo tras Atomo por
la piedra.














A BORDO DEL "TEUTONIC" EN VIAJE PARA NORTE-
AMERICA DIGRESION FILOLOGICA LIVERPOOL LA
VIDA A BORDO.


Este buque parece una de las islas britdnicas. Al
recorrer su grande exterisi6n da gana de cultivarlo, sem-
brar en su cubierta destinando cada secci6n a una se-
mentera especial. Tiene mis de doscientos metros de
largo y el alto de cualquier palacio de ocho pisos; es, co-
mo dice el Comisario echindose para atris y con aire
enfatico, el mas grande buque del mundo. Eso no es
verdad, porque el "Majestic" de la misma compafiia es
de igual tamafio, siendo este par de gigantes, los mayo-
res navios que viajan por los mares.
No es un edificio el "Teutonic', es una ciudad en
que cada departamento es un barrio. Los salones tienen
el lujo de los mis afamados y la comodidad y buen gus-
to superan a todo cuanto hasta hoy se ha visto en cons-
trucciones navales.
Los dos buques "Teutonic" y "Majestic", han sido
hechos en Belfast (Irlanda) A donde iremos A nuestro
regreso de Estados Unidos.
Ya nuestros oidos se estan acostumbrando A los di-
versos modos de pronunciar el ingl6s que tienen los com-
pafieros de viaje. La libertad en Inglaterra y Norte Ame-
rica se usa hasta en contra del idioma.. Cada grupo 6
gremio de ingleses pronuncia como le da la gana.







EDUARDO WILDE


Los cocheros de L6ndres, por ejemplo, no diran por
nada de este mundo hotel, dirnn auteil y usted no con-
seguira que le entiendan si no habla como ellos.
Quise hacerme levar en L6ndres al parque St. Ja-
mes; el cochero no me entendia, pero despu&s de me-
ditar un buen rato y con el aire de la mas profunda las-
tima por mi ignorancia de la correct pronunciaci6n, dijo
iAoh Sin Yinges! Si, Sans g6ne le contest yo, y fuimos
al Parque.
Cosas curiosas.
En L6ndres discuten en este moment muchisimos
caballeros por la prensa sobre el nombre que se debe
dar al sistema de la locomoci6n el6ctrica.
Una secci6n ha sido abierta en el "Times", para di-
lucidar el punto y cada ingl6s A quien se le ocurre algo
sobre la material, puede escribir una carta expresando
su opinion.
En las diversss comunicaciones se nota a veces los
signs de una grande erudici6n y al mismo tiempo el mIs
profundo desprecio por la etimologia, con tal de arri-
bar a la comodidad. Se ha propuesto muchas palabras
para el nuevo verbo, adjetivos y sustantivos. Recuerdo
algunos:volticer de Volta; electricer de electricidad to
hom del nombre de un fisico.
A mi salida, las palabras que parecian tener mIs pro-
babilidades de 6xito, eran estas: to trice y to since 6 size
para el verbo.
El proponents hacia la complete composici6n de las
diversas frases en que las nuevas expresiones serian em-
pleadas. Ponia ejemplos de lo ocurrido con la palabra
steam, vapor, y decia que podia llamarse triceboat 6 sice-






OBRAS COMPLETES


boat, tricecart 6 sicecart, tramtrice 6 tramsice A un bote
carro 6 tranway movido por la electricidad como se lla-
maba steamboat a una lancha A vapor. Afiadia que para
expresar el viaje de una parte A otra en vehiculo elec-
trico podria decirse < de tal 6 tal parte 6 tanto tiempo>> queriendo la frase decir
< Consagran en el "Times" A este asunto tanta aten-
ci6n como 6 las sesiones del parlamento, no pareci6ndo-
les a los editors cosa de poca monta poder expresar una
nueva acci6n con una voz corta y clara.
Si nosotros hici6ramos algo parecido, echando A un
lado nuestro temor a la Academia espafiola, nuestro idio-
ma, el mas rico, el mis dictil y el que mas f6cilmente
se presta para servir de molde al pensamiento aun en
sus abstracciones i sutilezas y para sufrir reforms y
aceptar adiciones no se hallaria a punto de caer en ple-
na decadencia.
*

En este moment y en lo mejor de mi digresi6n fi-
lol6gica, me interrumpe una nueva avalanche de pasa-
geros que sube en Queen's town; con estos somos mil
setecientos y tantos a bordo.
Sin embargo hay todavia espacio en el buque para
pasearse sin encontrar, muchas personas.
Cuando veo subir estas masas humans y perderse
en el "Teutonic" me parece que este monstruo se las
traga para no dejarlas ver mas la luz del dia. En tanto,
ap6nas atruena los aires un plato de cobre, apaleado por
un mozo de camara, modo de Ilamar a desayunarse, al-






EDUARDO WILDE


morzar 6 comer, lo que los ingleses hacen A cada rato,
se vB surgir de las entrafias del navio un pueblo inmen-
so en no interrumpida corriente 6 invadir el comedor,
donde injiere con el mayor agrado unas cuantas doce-
nas de plates sin gusto y sin olor, bautizandolos antes
con una misma salsa aun cuando se Ilame con diferente
nombre 6 apodo.
Ha hecho muy bien Dios en suministrar A esta ra-
za una dentadura capaz de competir con el teclado del
mejor piano.


Salimos hace dos dias de L6ndres, tan' prisa co-
mo siempre. Todavia no hemos aprendido A darnos tiem-
po y al emprender cada viaje, olvidamos mil cosas y de-
jamos lo mas itil en el hotel.
El paraguas, por ejemplo, se me queda siempre. Ya
he dotado A cada una de las naciones de Europa con un
paraguas mio y nuevo, y estoy decidido a no tener mas
paraguas aun cuando llueva a cAntaros.
Para complement, nuestros billetes eran de una es-
taci6n y nos llevaron A otra, y mientras meditAbamos so-
bre esto, ya en el wag6n, el tren se puso en march he-
cho una furia, comenzaron A pasar las ciudades, los rios,
los puentes, los tineles, los campos y las montafias, co-
mo si el mundo se hubiera puesto A dar vuelta al rede-
dor nuestro y antes de que tomAramos definitive pose-
si6n de nuestros asientos, estabamos en Liverpool.
Alli, un mozo leno de galones y con gorra, se apo-
der6 de nuestro bagaje, y se Io llev6 A un hotel sin dar-
nos tiempo a hablarle; nos fu6 forzoso seguirlo.







OBRAS COMPLETES


Nos instalaron en un cuarto, sin decirnos una pala-
bra, y cuando queriamos hablar A alguien, el interpela-
do nos volvia la espalda y se iba!
TendrA que ser asi, dijimos nosotros, acorddndonos
de la filosofia de Pedro, uno de los personajes de la no-
vela de Tolstoy, titulada "La Guerra y la Paz".


Liverpool es una gran ciudad; sus calls tienen en
su mayor parte el espacio de nuestra antigua conocida
la calle Buen Orden.
Todo el mundo vende algo y los transeuntes van
apurados en cualquier direcci6n, caminando con unos
zapatos de ocho suelas.
Tiene Liverpool monumentos artisticos notables.
San George's Hall es un esplendido edificio de piedra,
destinado A conciertos y otras fiestas sociales. El sal6n,
rodeado de galerias altas para la concurrencia, la que
ademas puede acomodarse en el recinto semejante A la
platea de nuestros teatros, estA provisto de un 6rgano
precioso c6lebre en la ciudad.
Hacia uno de los extremes y separado del local de
conciertos, figure otro recinto arreglado y dispuesto co-
mo para las sesiones de un cuerpo legislative. Supongo
que en 61 se reunen los directors del institute para dis-
cutir sus cuestiones y si no lo hacen asi, deben hacerlo.
Por fuera este edificio afecta las formas de un tem-
plo griego, con sus p6rticos, columns, galerias y escali-
natas. En frente de uno de los costados hay una plazo-
leta adornada con tres estatuas, la de Disraeli en pi6,
en el medio, y las de la Reina Victoria y principle Alber-







EDUARDO WILDE


to A caballo, A los lados. Ademis hacia un ingulo del
Hall, hay una linda estatua de William Earle, sable en
mano en actitud de ataque.
En la fachada del edificio se lee sobre la linea de
los chapiteles de las columns y debajo de un alto re-
lieve que ocupa un espacio triangular, semejante al de
nuestra cathedral, este letrero:
"Artibus legibus conciliss".
Frente al otro costado esti la pequefia iglesia de
San Jorge, aislada en una plaza, y a poca distancia, la
estatua del senior Alejandro Balfour, duefio de buques,
empresario de lines de navegaci6n, comerciante en fin.
ZPorqu6 tiene estatua este caballero? La leyenda del
pedestal lo dice: fue protector de los mariners, fomen-
tador de la instrucci6n, contribuyente generoso para to-
da obra buena, benefico y caritativo.
Detras del Hall y calle de por medio, levantase una
grandiosa construcci6n ocupada por el museo, la libre-
ria y la "Walker art Gallery". Un vestibulo da, paso en
frente, al museo, y al lado, fi los salones de lectura. En
estos hay dos reparticiones: una destinada a los peri6-
dicos y otra A las revistas 6 ilustraciones en forma de
folleto 6 libro. Cuando yo las visit, cerca de trescientas
personas de todas classes y condiciones las ocupaban, con-
sagrAndose a la lectura y era de ver el aspect poco li-
terario de los concurrentes.
En el vestibulo se halla la estatua de Egenten Senet.
El piano inferior del museo sirve a la exposici6n de
estatuas originales y de copias de las obras clasicas.
Los models originales son de Spence: hay una







OBRAS COMPLETES


"Eva en la fuente" preciosa, adorable; una Esclava grie-
ga que no le va en zaga; un grupo representando A Moi-
s6s sacado del .Nilo y varias otras obras de merito. Fi-
guran tambi6n Adonis, los Gladiadores, la V6nus de Ca-
nova y la compaiia de estatuas de todos los museos que
las tienen originales 6 reproducidas.
En otro piano esta la colecci6n zool6jica, muy com-
pleta. Not6 sobre todo un ciervo de especie extinguida
con los cuernos unidos por una placa, como los dedos de
un pato y un mono con nariz larga. Ya no les falta A es-
tos pillows ,sin6 hablar y jugar en la Bolsa para ser hom-
bres, me refiero a los monos.
Otras reparticiones estan ocupadas por colecciones
de medallas, joyas, objetos de uso, cufios, lozas y cris-
tales.
Abajo esti el museo ejipcio y el acuario.
En una rotonda separada fuera de este edificio, es-
ta la biblioteca, frecuentada por las infimas classes, lo
que da una buena idea de las aficiones liverpoolenses.
El museo, la libreria y la biblioteca estan siempre Ilenas
de jente que entra, pasea y sale con la mayor libertad.
Los muchachos callejeros sobre todo, concurren en en-
jambres A deleitarse delante de las vidrieras del museo
zool6jico.
Una elevada column sirve de pedestal en la plaza
contigua, A la estitua de Wellington.
Casi en frente de este monument se encuentra la
entrada de la ya nombrada "Walker art Gallery" flan-
queada por las estatuas de Rafael y Miguel Angel, cu-
yas fisonomias son ya tan conocidas para mi como la
del doctor don Dalmacio Vl6ez Sarsfield.







EDUARDO WILDE


Los salones inferiores contienen varias est6tuas; en-
tre ellas la copia del H6rcules Farnesio, cuyo cuerpo, con
todos sus mfsculos contraidos, lo que no puede ser ni
nunca ha sido, m6s que figure humana, parece un mar
de olas embravecidas. Hay tambi6n facsimiles en barro,
6 yeso de castillos en ruina 6 en buen estado. Por estos
facsimiles se puede conocer todos los castillos del reino
unido.
Arriba est6 la galeria de cuadros, no obstando esto
a que tambien haya cuadros abajo.
Se muestra con gran aparato el Cristo bajando del
Pretorio, de Gustavo Dor6, realmente precioso. Hay otro
lienzo de gran efecto: represent el Circo romano en la
noche de un dia de matanza de crislianos; los cad6veres
mutilados estdn en la arena, las bestias feroces ya sa-
ciadas, elijen los mejores pedazos para cenar, mientras
los angeles bajan del cielo para Ilevarse las almas de los
m6rtires. Otro cuadrito represent el Taller de un pin-
tor; el artist se ha dormido y una criatura con un pin-
cel sopado en pintura colorada, se entretiene en com-
pletar la obra; la leyenda dice "Finishing touches", to-
ques finales. En otro, hay una madre j6ven y linda ca-
lentandose al fuego y dos nifios durmiendo en su cuna;
la leyenda es "When the children are asleep", cuando
duermen los nifios.
Por fin una nifia bellisima "Stary eyes" otra "Fai-
thful" y "A vew light in the harem" una Odalisca a la
cual le ha nacido por casualidad un hijo que juega son-
riendo, acostado en el suelo, mientras la madre y una
esclava lo miran con delicia.
Pero la alta nota de Liverpool son sus diques, su







OBRAS COMPLETES


puerto y sus embarcaderos que presentan comodidades
insuperables a todas las flotas y a la marina mercante
del mundo entero.
*

La vida a bordo es de suyo mon6tona, pero la nues-
tra en el 'Teutonic" ofrece sus lados pintorescos. Los
paseos sobre cubierta presentan el aspect de los de un
parque. J6venes, viejos, nifios, matronas y sefioritas van
y vienen conversando con animaci6n. Naturalmente el
gran atractivo son las j6venes americanas 6 inglesas,
muy lindas algunas de ellas, muy alegres y muy comu-
nicativas.
Varias viajan solas, entire ellas una bellisima joven
inglesa, mas coqueta que cuantas criollas conocen us-
tedes.
Va a Nueva York donde la espera su novio.
Un norte-americano con qui6n he hecho relaci6n
me ha contado eso.
--Y c6mo viaja sola? le pregunt6.
-Muchas nifias viajan solas, me dijo.
-Si, pero yendo a casarse c6mo no la acompafia
su padre?
-Estara ocupado.
--No tiene madre, hermanas, hermanos!
-Tal vez est6n ocupados.
-Pero un pariente cualquiera, un amigo.
-No dudo que tendrd algin pariente 6 amigo, pe-
ro probablemente estAn ocupados.
-Y el novio? no le parece A usted m6s natural que







EDUARDO WILDE


sea 61 qui6n vaya en busca de la novia y no ella en bus-
ca de 61?
-Si, asi es; seguramente estA muy ocupado.
-De manera que la fnica desocupada es ella.
-Ok! yes, no business now, but flirtation. (Oh, si,
ning6n negocio ahora, A no ser la coqueteria).
*

La cubierta es la plaza de paseo, el sal6n de fumar
un club, el de lectura un sitio de reunion select y el
comedor, en la noche, el local de conciertos, juego de
ajedrez y conversaci6n.
Cuando uno se halla en cualquiera de estas parties
no sabe si estA embarcado.
*

Han pasado tres dias desde el comienzo de esta
carta. El mar furioso no ha permitido la menor anima-
ci6n; todos estaban de mal humor, except los insolen-
tes que no se marean.
Por fin el tiempo se ha compuesto y comienza de
nuevo la vida social.
Ha habido un concerto A beneficio de los hu6rfa-
nos de los mariners. Los pobres nifios son mantenidos
y educados en un Instituto de Liverpool.
Los concertistas han cantado de un modo abomina-
ble, pero han sido aplaudidos extrepitosamente. Los in-
gleses aplauden siempre A quien pone su buena voluntad
al servicio de uha obra laudable, aun cuando la habili-
dad no corra parejas con el deseo de ser fitil. Hacen bien.
Nosotros nos burlariamos, sin pensar en el esfuerzo de







OBRAS COMPLETES 75

los que se prestan a desempefiar un papel cualquiera
sin la preparaci6n necesaria.
Pero iqui6n sabe si hacen tal esfuerzo? Los ingle-,
ses y norte-americanos son entusiastas; frios en apa-
riencia, pero movidos internamente por fuerzas pode-
rosas. A un ingl6s le gusta cantar y canta aunque no
sepa y cuando le piden que cante cree faltar a los debe-
res mis sagrados si no lo hace.
Poco le importa que salga bien a mal su aria 6 ro-
manza; 61 canta como quien paga una contribuci6n y lo
hace con la mayor seriedad y la conciencia del deber
cumplido.














ESTADOS' UNIDOS-NUEVA YORK-PRIMERAS INSPEC-
CIONES.


El ha hecho su travesia en menos de sie-
te dias; ha marchado algunos a raz6n de veinte millas por
hora. Un dia hizo 503 millas; es decir un grado en menos
de tres horas; iqu6 rapidez!
Hemos entrado en la bahia de Nueva York, atra-
cado a un muelle y bajado por una ancha planchada co-
mo si camindramos por la calle.
El buque hace ahora parte de la ciudad: es como
cualquiera de sus casas y se puede ir d 61 d pie, entrar
y salir como a cualquier oficina.
La bahia es preciosa. Antes de Ilegar a los diques
se ve hacia un lado la ciudad de Brooklin, en frente, el
puente y al otro lado el Fuerte, las barrancas cubiertas
de verdura y salpicadas de casas de campo.
Alumbra con sus cien mil juegos de luz el6ctrica
la estatua colosal de la Libertad colocada en una isla pa-
ra servir de faro y d cuyo lado nada es grande. Los bu-
ques mds altos apenas Ilegan al nivel de su pedestal. Pero,
permitaseme: la estatua vista de lejos aunque distinta-
mente, no es magestuosa, elegant ni bella. Tiene una
antorcha en la mano y la sostiene de un modo desairado;
nadie puede negar que al ver ese brazo levantado y tieso







OBRAS COMPLETES


no le viene 6 la mente la idea de cansancio. < el brazo, no se canse>, d6 ganas de decirle. la estatua.
Cuando la actitud es armosiosa, semejantes ideas no
se suscitan. La estatua parece estar haciendo fuerza pa-
ra mantener la antorcha en alto y haber Ilegado ya casi
al limited de su resistencia.
La bahia es un barrio de la ciudad por lo concurrido
y transitado. Numerosos vapores de toda forma y tama-
fio van, vienen y dan vuelta muy apurados, llevando cien-
tos de miles de pasajeros.
*

New York es larga y angosta; en ancho tiene po-
cas cuadras pero 6 lo largo hay calls que miden tres le-
guas como en Londres.
Su empedrado es malisimo, como el de Buenos Aires;
A mi me pareci6 compatriota. Hace mal efecto sobre to-
do cuando se viene de L6ndres y Paris donde el piso es
como el de un sal6n. Adem6s los tramways lo echan a
perder todo, perturban el tr6nsito y estropean los co-
ches. Imposible es tener buena via pdblica con rieles; con
raz6n no los admiten en las grandes ciudades europeas.
En algunas calls hay ferro-carriles elevados; muy
c6modos para quienes los utilizan pero abominables pa-
ra los dueios de las casas vecinas. Los pilares de so-
porte y los encatrados adem6s de afear la via piblica la
oscurecen.
Las veredas son anchas y hechas algunas con losas
enormes, de siete metros por costado es decir cerca de
50 metros cuadrados, losas de las que con una sola ha-
bria para poner piso a una gran pieza.







EDUARDO WILDE


En las calls principles cada casa tiene Una esca-
lera y el primer piso habitado por las families estA so-
bre el nivel de la vereda; abajo de este piso hay tiendas
y almacenes 6 talleres. Con la disposici6n mencionada, no
solo se evita la inspecci6n que los transeuntes pueden
hacer de las casas sino se da mayor espacio a la circula-
ci6n; entire escalera y escalera puede pararse la gente
sin perturbar el transito.
*

Hemos visitado la Escuela normal. Es un lindo edi-
ficio, no mejor que los nuestros de la Capital y del Pa-
rana, ni mas bien tenidos; mas concurrido, si; recibe dia-
riamente dos mil ochocientas alumnas.


La Casa de la Compafiia Norte Americana de im-
presi6n de billetes, supera A toda ponderaci6n, no por el
edificio sino por el contenido. Hace sellos y billetes para
los Estados Unidos y muchas otras naciones, y ya puede
usted figurarse el material y la cantidad de talleres de
que dispone. Hay en la casa: imprenta, litografia de va-
rios sistemas, encuadernaci6n, dibujo y grabado.
Llama sobre todo la atenci6n el departamento del
grabado de las planchas, donde se ven maravillas. En el
archive donde se guardian los cufios y las planchas desde
que se fund la casa, como los libros en una biblioteca,
hay depositado un valor de cinco A seis millones, costo de
los cufios y las planchas. Si este dep6sito se perdiera no
seria repuesto en cien afios, segin el cAlculo del director.
Son admirables las maquinas de grabar; parecen do-







OBRAS COMPLETES


tadas de inteligencia y hacen obras perfectas. Los bille-
tes de esta casa son infalsificables.
De 1000 a 1500 obreros, en su mayor parte mu-
jeres, trabajan en estos talleres.


Hemos visto tambi6n el palacio de la compaiia de
seguros llamada <>. C6mo habr6 ganado la com-
pafiia para permitirse estos lujos! Dicen que esta' casa es
la mejor del mundo y aun cuando la aserci6n en general
est6 algo desacreditada, pues aqui cada cosa es la mejor
del mundo, realmente las oficinas de la compafiia son re-
gias, vastas, lujosas, y est6n provistas de cuanto ha inven-
tado hasta ahora la industrial humana para la comodidad.
Tiene doce ascensores que reparten el ej6rcito de individuos
concurrentes diaries a las oficinas, en los numerosos pi-
sos del edificio. Adem6s hay dos hotels ,en la misma casa
para. que los empefiados en asegurar su vida, no nece-
siten ausentarse a comer antes de concluir su operaci6n.


Vivimos en el Hotel Windsor, situado en la c6lebre
Fifth Avenue.
Hemos tenido la suerte de encontrar aqui A la se-
5ora de Pearson y sus excelentes hijos, quienes nos han
guiado en nuestras primeras excursions. La seiora nos
ha presentado a distingudas personas por cuyo medio nos
ser6n m6s accesibles ciertas instituciones que intent
visitar.
El hotel Windsor, como la mayor parte de los gran-
des hiteles de los Estados Unidos, estA montado a la







EDUARDO WILDE


americana. Tiene no s6 cuintos pisos y todo cuanto el
vajero necesita, desde bafios turcos, rusos, romanos, frios
y salados hasta cerrajero y corsetera.
Hay tambi6n correo, tel6grafo y boleteria de teatros
y circos.
Su sistema es excelente; se establece un precio por
la habitaci6n y en 6ste entra el consume de todo, excep-
to de vinos. Cada habitaci6n 6 departamento separado tie-
ne bafio con agua fria y caliente y las demds comodidades
que consultant el pudor de los viajeros y sobre todo de las
viajeras.
Se come cuatro veces. Desayuno de 7 a 12; lunch
de 12 6 3, comida de 5 a 8 de la noche y cena de 9 A 12.
Esto es -terrible. En cada uno de estos banquetes con
diferente nombre, el alojado puede comer diez 6 doce
plates.
Que bueno seria este hotel y todos los de Nueva
York montados por el estilo, para convento, y qu6 de-
liciosa vida pasarian los frailes.


Por asociaci6n de ideas hablar6 de iglesias.
Hay aqui una cathedral cat6lica muy linda, de ar-
quitectura g6tica correct, se parece a la cathedral de Co-
lonia, a Nuestra sefiora de Paris, a todas las iglesias
g6ticas. Ha sido hecha por suscrici6n entire la gente mns
pobre que aqui es la cat6lica por ser poco trabajadora,
segdn dicen.
De las iglesias protestantes, la m6s notable es la de
la Trinidad; g6tica tambi6n, muy rica en mirmoles, ador-
nos y vidrios pintados.







OBRAS COMPLETES


*

He visitado el hospital Roosevelt, fundado por el ca-
ballero de este nombre, segfin lo expresa un parrafo de
su testamento grabado en una plancha de mdrmol de la
entrada.
Es un hospital de doscientas camas; tiene tres pisos;
su particularidad es el sistema de calefacci6n y ventila-
ci6n; el aire de las salas es aspirado hacia fuera por las
bocas comunicantes y la temperature puede graduarse
a voluntad. Los waterclosets no tienen v6lvula ni tapas,
pero qu6 mas v6lvula que la corriente de aire siempre
hacia afuera?
La cocina, lavadero y panaderia son muy bien orde-
nados. Se lava y se plancha a vapor y en un moment.
*

En frente de este hospital est6 la Facultad 6 Cole-
gio de Medicos y Cirujanos, donde se hace el servicio y
enesefianza de las clinics A m6s de la correspondiente a
las materials te6ricas.
El sal6n de disecci6n est6 en el piso alto, bajo un te-
cho de cristal. En el moment de mi visit disecaban diez
y ocho estudiantes, sobre cadaveres 6 pedazos de ellos
no bien conservados. Habia mal olor y las piezas anat6-
micas estaban negras. No me explico porqu6 no ocupa
esta repartici6n un s6tano como en Munich, para tener
una temperature mis favorable.
Se halla provisto este edificio de una maquinaria muy
complete para la ventilaci6n y calefacci6n, no solo de los







80 EDUARDO WILDE

salones de la Facultad, sino tambi6n del pabell6n de las
clinics.
El museo anat6mico y los laboratories no son muy
ricos.
Pero en cambio los estudiantes son en extreme prac-
ticos y no pierden su tiempo en aprender hojarasca, muy
titil para el pedantismo m6dico, aunque no tanto para el
alivio de los enfermos.













ESTADOS UNIDOS -BROOKLIN Y SUS TITULOS-EL
FONOGRAFO Y OTRAS COSAS DE NUEVA YORK.


Hemos dado un paseo por Brooklin; nuestro carrua-
je, se ha metido en un buque en la mitad del camino,
sin decir agua va; el buque se ha puesto a andar y al ca-
bo de unos minutes, nos ech6 A rodar otra vez en tierra
firme, debajo de un encatrado de hierro sobre cuyas
mallas pasan las locomotoras y vagones de numerosisi-
mos trenes.
Hay entire Brooklin y Nueva York una rivalidad
antigua por ser vecinas. Brooklin cree ser mejor que
Nueva York y afirma sus derechos en su extenso comer-
cio, en ser morada de la gente de grandes y pequefios
negocios que emigra de Nueva York, en mil otras razo-
nes y por iltimo en la ilevantable de tener una calle con
pavimento de asfalto y un parque hermosisimo, superior,
en la opinion brooklinense, al Central Park.
En verdad el parque de Brooklin es muy lindo, bas-
tante extenso, aunque central, con terreno quebrado,
fuentes, lagos, buenos caminos y preciosos puntos de
vista.
He tenido el placer de remar en un buen bote: en el
lago habia como cien botes amarrados 6 las rejas de la
orilla.
No remo bien, ya se sabe, pero remo tolerablemen-


C__ ___~ __ I _____I ______ _I __I____ _






EDUARDO WILDE


te; debo no hacerlo tan mal, cuando por ello he crecido
en la estimaci6n de nuestro acompafiante, quien en su ca-
lidad de yankee, suponia naturalmente, que un sud ameri-
cano no debia servir para nada.
Mi compafiera de viaje se qued6 en la orilla abrien-
do tamafios ojos Ilenos de luz azul y de envidia. Ella no
podia remar, de acuerdo con un letrero que dice <(Only for
men or boys>. .
Las manos me han quedado asperas y ya por esto 6
por otras cosas, no se conocerA ahora tanto que no soy
norte-americano. Hablo ingl6s con tonos nasales, conser-
vando un cigarro en el extreme de la boca, pongo los pies
sobre la mesa, cuando no estoy con frac, y discuto sobre
instituciones libres con pleno conocimiento te6rico de las
constituciones norte-americana y argentina.
He escrito eso de poner los pies sobre las mesas para
expresar de un modo grafico y corriente en nuestro pais,
mi metam6rfosis; pero confieso que hasta ahora no he
visto un solo norte-americano con los pies en otra parte
que en el suelo. Mas bien los encuentro a estos newyorki-
nos un tanto dados a las formas. Se visten de etiqueta
para comer, hablan despacio y se mueven en los salones
con calma y mesura.
Si, en los salones; lo que es en la calle si uno se des-
cuida se lo Ilevan por delante; no tienen tiempo que per-
der en conservarle A uno la vida.


Si Brooklin tiene titulos A la consideraci6n pfiblica
no es el menor por cierto el debido A su famoso enterra-


I__ ______ __I _I_Y __ __~I ________~I _____







OBRAS COMPLETES


torio, un bellisimo parque en terreno quebrado y Ileno de
accidents.
Los muertos yacen enterrados en las colinas 6 en los
pequefios valles divisorios. Cada familiar tiene un reducido
solar rodeado de una verja. Uno se entretiene, casi dir6
se deleita, mirando los arboles, arbustos, flores, estatuas y
otras obras de arte. N6tase en medio de la variedad de
paisajes, una singular uniformidad de gusto, en cuanto a
mausoleos; casi todos son obeliscos. No s6 de donde les ha
venido a los habitantes de Brooklin, una afici6n tan des-
medida por esta forma de adorno sepulcral.
Lldmase Greenwood y justifica su nombre con sus
verdes arboles. La entrada es una preciosa construcci6n
g6tica, adornada con bajos relieves, representado escenas
religiosas. Uno de los trenes elevados conduce A los visi-
tantes, desde cualquier punto de Nueva York, al bello
Campo santo.
A nuestra vuelta de Brooklin y desde las alturas del
famoso puente colgante hemos podido darnos cuenta del
espantoso movimiento de Nueva-York. El mismo puente'
es la mejor muestra; lo atraviesan sin descanso coaches,
carros, tramways y jentes de a pi6. Este puente muestra
el atrevimiento sorprendente de los yankees; por debajo
pasan buques con sus mdstiles mis altos; no quiero decir su
longitud, las cifras no dan la impresi6n que experiment
el viajero. Dos cables tendidos de ribera a ribera sobre el
Rio del Este, apoyados en dos murallas, sostienen todo este
gigantesco peso.







EDUARDO WILDE


Hemos visitado de nuevo el edificio de la < ble >para subir A su torre y ver el panorama de la ciudad.
Hoy he tenido dos ocasiones para acordarme de Te-
din;.la primera cuando remaba, pensando en la populari-
dad que ganaria en Londres y aqui mostrandose en unas
regatas; la segunda, al subir los trece pisos de la Equitable.
Trece pisos si, y catorce con unas piezas construidas
sobre la azotea. De esta se v6 Nueva-York A vuelo de pa-
jaro con su parque, sus dos rios, su bahia, sus islas y so-
bre todo sus casas. Las de cuatro pisos parecen arrastrar-
se por el suelo; las de dos no son dignas de menci6n.
Ninguna casa aqui se permit tener menos de seis pisos
si aspira A figurar decentemente; las de menos de cuatro
se consideran realmente deshonradas y arrastran una vida
miserable de enanas.
Se veia ademAs el bosque de fabricas echando hu-
mo A un cielo claro y azul; semejaban jigantes acostados
de espalda fumando su carbon A modo de tabaco negro
en las pipas curadas de sus chimeneas.


Despu6s de la Equitable, hemos entrado en una jo-
yeria. Si he de calcular por ella el lujo de las norte-ameri-
canas, dir6 que es asombroso y de buen gusto; la joye-
ria puede rivalizar con cualquiera de L6ndres 6 Paris. Se
llama la joyeria de Tifani; es tambi6n un gran dep6sito de
relojes cuyas campanas dan la misma hora unas tras otras
mostrando su desacuerdo como si pertenecieran A la raza
humana. Esos relojes seran tal vez casados, y dos disiden-
tes en la hora, marido y mujer.
La ciencia y el comercio andan aqui como hermanos.







OBRAS COMPLETES


En una exposici6n de Edisson se vende objetos de merce-
ria. Lo mas inesperado para mi era hallar una tienda don-
de solo creia encontrar tel6fonos, fon6grafos y motors
elkctricos. Item mas habia mfisica y un restaurant.
Oimos cantar en esta exposici6n al pobre Gayarre,
muerto hace meses. El fon6grafo reproducia su voz ad-
mirable con bastante semejanza y no fu6 lo menos agra-
dable para nosotros, reconocerla y entender algunas pa-
labras.
Comienza a recibir aqui grandes aplicaciones el fo-
n6grafo. Muchas casas de comercio lo usan. Conozco un
caballero que habla sus cartas delante de un aparato y se
lleva las impresiones fonogrificas a su casa para hacerlas
copiar.
Tanto adelanto sorprende y entristece!
En previsi6n de la muerte, si yo tuviera un hijo, re-
cogeria sus primeras palabras y sus frases mal dichas,
en el fon6grafo para oir su voz en cualquier tiempo.
Un padre de esta 6poca puede retener con su sabor
de actualidad en los cilindros del fon6grafo, la voz, el
timbre, el acento, la expresi6n y hasta la risa de un hijo
pequefio, y cuando este se haya vuelto un mocet6n bar-
budo, brutal y desagradable, el padre en los ratos de me-
lancolia por los disgustos presents, puede renovar su ter-
nura, oyendo la voz, las palabras y las gracias infantiles
del ex nifio, conservadas elc6tricamente en un rollo.
Y uno mismo si es bastante vanidoso para guardar
el retrato sensible al oido de su oratoria familiar y pdbli-
ca, puede encajonar sus frases durante veinte afios para
oirse hablar cuando el tono, el timbre y hasta la nota
entusiasta hayan desaparecido.







EDUARDO WILDE


El fon6grafo detiene la vida y perpetia los fujitivos
moments; con 61 ya no hay pasado para la palabra ha-
blada. Fen6meno curioso hacer hablar A los muertos! Den-
tro de cien afios los habitantes de las grandes ciudades po-
drAn oir cantar A la Patti y escuchar los dircursos de
nuestros politicos.
Las 6peras, las canciones populares y las notables
alocuciones son recojidas ahora por el fon6grafo con mi-
ras de future especulaci6n.
El fon6grafo es el complement de la imprenta. Esta,
por medio de los libros perpetda el pensamiento huma-
no; aqu6l con sus delicadas impresiones conserve los so-
nidos para darles vida en cualquier moment del mAs re-
moto future.
Despu6s del tel6fono, del fon6grafo y bien pronto tal
vez, despu6s de la reproducci6n de las fisonomias y paisa-
jes A la distancia, de las temperatures, los olores y cuanto
afecta A los sentidos, no es aventurado esperar maravillas
insospechables en la actualidad y prontas para nacer de un
modo fi otro.
Muchos de los muertos enterrados en el cementerio
de Brooklin, continfan hablando por los aparatos de
Edisson.
*

Al dia siguiente de nuestra excursion a Grenwood,
estuvimos en la Bateria, pequefio parque cerca de la ha-
hia, formado en el lugar de una antigua fortaleza y de
ahi, por un eleveted, nos trasladamos en pocos minutes al
otro extreme de la ciudad, A ver los famosos puentes so-
bre Harlem River. El primero, llamado High Bridge es una








OBRAS COMPLETES


construcci6n digna de la antigua Roma, segin los enten-
didos en la material. Se extiende sobre el rio y el valle y
soportado por catorce pilares, da paso A un acueducto
por el cual se llena un dep6sito situado A corta distancia.
Washington Bridge es el otro puente mas notable en mi
opinion que el primero; solo tiene dos arcos principles
en su larga extension; es muy ancho y muy elevado; las
escaleras de acceso estarian bien en un palacio.


De este delicioso valle emprendimos nuestro viaje A
la Tumba de Grant situada en las vecindades de un pa-
seo A lo largo del Hudson River, en Riverside Park. El
m6rito de este sepulcro es puramente hist6rico; el sar-
c6fago adornado con flores frescas y coronas, esta ence-
rrado en una pequefia b6veda cuya puerta de reja deja
visible el interior. Una guardia permanent vijila el mo-
numento.
*

Riverside Park ofrece puntos de vista muy agrada-
bles sobre el rio Hudson y la orilla opuesta. Es sitio pre-
dilecto de.paseo para la gente acomodada, A par del Cen-
tral Park, tan famoso en el mundo y tan justamente re-
nombrado.
Central Park era antes un terreno escandalosamen-
te desagradable y lo menos A prop6sito para parque, Ile-
no de pefiascos irregulares, hondonadas y accidents ex-
trafalarios. Pero la ingenieria supo aprovecharse de los
defects y convertirlos en bellezas.
Actualmente tiene cincuenta millas de sendas y ca-








EDUARDO WILDE


minos; las pefias han sido cubiertas con tierra vegetal y
llevan ahora en sus faldas Arboles corpulentos; las hen-
diduras son preciosos valles, las planicies artificiales ex-
tensas praderas; las grande depresiones han servido para
former cinco lagos; numerosas estatuas de hombres c6le-
bres lo adornan, como tambien grupos aleg6ricos de pura
fantasia; los dep6sitos de agua contienen cerca de 1200
millones de galones; hay puentes y construcciones ade-
cuadas al scenario y por fin en su recinto y vecindad
se levantan dos preciosos edificios ocupados respectiva-
mente por el museo Metropolitano de bellas artes y el
de Historia Natural, situados en Manhattan Square.
Tambi6n figure en el Parque una de las agujas de
Cleopatra de que habl6 en mi carta de Alejandria. Este
obelisco, compafiero del que estA en Londres, es uno de
los nmonumentos mis antiguos de la tierra. Ya se sabe
c6mo vino A estos mundos.
El museo de Historia Natural es mas o menos como
los muchos ya descritos. El Metropolitano, notable por
sus obras modernas, es el sitio de cita para la mejor gen-
te, la que pasa alli largas horas durante sus paseos en el
parque; causa much agrado verlas. Las preciosas nor-
te-americanas, vestidas con lujo y con arte esquisito, se
reunen alli diariamente y disputan A las estatuas y los
cuadros el premio de belleza. Sin duda muchos de los con-
currentes no serian tan asiduos si solo contaran con el.
espectAculo de las obras artisticas.


A prop6sito de las damas norte-americanas, debo de-
cir que jams he visto j6venes 6 sefioras mas lujosas y
de mejor gusto para sus vestidos, joyas y muebles.







OBRAS COMPLETES


Cada una de las de la clase acomodada es un mode-
lo en su casa y en la calle.
Las reputadas como hermosas 6 A la moda, tienen
una belleza clAsica, realzada singularmente con su gracia
y su elegant y riquisimo tocado.
No puedo juzgar las formas, suponiendo apartados
los vestidos y los adornos, por falta de datos como se com-
prende.
No he sido siquiera tan ventajosamente favorecido
como un pricipe japon6s, quien viendo el pid desnudo de
una dama norte-americana, no s6 en qu6 circunstancia,
por hacerle un cumplimiento, le dijo:
"Oh qu6 lindos pies grandes".
No juzguen por esto con desfavor los pies norte-ame-
ricanos femeninos, pues los pies de las japonesas con las
de nuestra raza, estos parecen grandes aun cuando sean
de regular tamafio, siendo bellisimos al lado de los defor-
mados de las mujeres chinas arist6cratas .
Los pies de las norte-americanas serAn muy lindos
pero yo prefiero sus ojos; todas las classes de azul de
los cielos y de los mares, les prestan sus tintes. i QuB alti-
va ternura tiene la expresi6n de su mirada! 1 Qu sere-
nidad y qu6 limpieza hay en el brillo de su luz!
Interpretando bien las leyes de las acciones simpd-
ticas, t6rmino tecnico en medicine, debia recetarse a los
enfermos de la vista que miren largo tiempo los ojos sa-
nos de las norte-americanas. El pArpado bien cortado se
aplica firmemente sobre el cristal pulido del globo ocular,
y la escler6tica, blanca, nacarada, medio azul, engasta el
iris como un disco matemAtico de limits netamente mar-







90 EDUARDO WILDE

cados. Ahora lo que hay en el fondo de las pupilas, Dios
lo averigiie; habra tal vez angelitos rezando 6 demonios
encendiendo hogueras infernales.
Puede servir para resolver el punto el dato siguiente:
En Central Park y en todos los grandes y pequefios
jardines de las ciudades norte-americanas, juegan diaria-
mente hasta mil muchachos robustos, sanos Agiles y fuertes.
*

Ahora me voy A conocer un poco el interior, a mi
vuelta continuar6 mi revista de Nueva-York.

.* *














ESTADOS UNIDOS FILADELFIA PRIMERAS
CORRERIAS


Filadelfia 6 Fila, como le dicen en toda Norte-Amn-
rica con esa mania de simplificar.
Continfan las casas elevindose hasta el cielo. No de-
be un viajero ponderar nada porque lo mejor se encuen-
tra con algo mejor 6 mds notable.
Cuando subia por ascensor a las casas de Nueva York,
encontraba excesiva su altura; ella se disculpaba sin em-
bargo por la escas6z de terreno. Pero aqui, en Fila, hay
la misma costumbre arquitect6nica sin el menor pretesto:
la ciudad podria extenderse hasta donde quisiera.
ICudntos pisos tiene esa casa, senior? pregunt6 a un
yankee en la calle. El interpelado sac6 su pipa de la boca,
estornud6, mir6 d la casa y me contest:
-Siempre, senior, siempre.
La sustituci6n de un nfimero por un adverbio de tiem-
po me releva de todo comentario. Una casa que tiene
siempre pisos, iba yo pensando cuando el Guia nos par6
en la puerta del Drexel Building, un monument. Segui-
mos muchos corredores, galerias y vestibulos y tomamos
un ascensor que fu6 recogiendo y dejando gente cada diez
segundos en su viaje hacia el cielo; los iltimos en salir
de 61 fuimos nosotros y cuando salimos, todavia nos fal-







EDUARDO WILDE


taba subir dos tramos de escalera. Sin embargo, esta casa
solo tiene diez pisos.
De la azotea se ve Coindem, una nueva ciudad, al otro
lado del rio Delaware, catorce 6 quince edificios eleva-
disimos de compafiias de seguros; (es admirable el pro-
greso de estas asociaciones en Norte-AmBrica; su pros-
peridad se revela en sus elevados, amplios y riquisimos
palacios tan numerosos que cuentan por docenas en todas
las grandes ciudades) ; un barrio entero de casas banca-
rias, si, un barrio de diez 6 doce cuadras donde no hay
sin6 Bancos; a lo lejos una fdbrica para refinar azidcar,
quince pisos; otra de no s6 qua, diez y ocho pisos!
A este paso nos vamos al infinite. Pero asi como el
ferro-carril y el buque a vapor han suprimido las distan-
cias horizontales, el ascensor ha suprimido las verticales.
Un dia en Norte-Am6rica nos van a mostrar una bo-
hardilla al nivel de la luna. La torre de Babel no intent
ser tan alta como uno de estos monumentos? Dios no an-
duvo atinado al impedir su conclusion confundiendo las
lenguas; los norte-americanos lo han dejado en ridicule
construyendo casas de Babel elevadisimas donde la mds
espantosa confusion de lenguas es un hecho normal y ca-
racteristico.
Despu6s de contemplar un buen rato el panorama de
la ciudad, espl6ndido y pintoresco, bajamos en un minu-
to a continuar nuestra inspecci6n.


Fuimos primero a la modest casa donde se jur6 la
Independencia, un santuario en Filadelfia. Alli esta la
sala adornada con las sillas, mesas y demis muebles







OBRAS COMPLETES


que sirvieron a los representantes del pueblo; en cada
silla hay un letrero con el nombre de quien la ocup6. No
existen dorados ni cortinas de seda, ni ricos tapices; to-
do es de una gran simplicidad casi primitive. En una
sala vecina se ha instalado un museo con las reliquias
de aquellos tiempos: muebles, trajes, joyas, libros y el
aparato del cual pendia una campana que se puso a repi-
car sola el dia de la Independencia. La campana misma,
rajada, se halla colgada como una l1mpara en un vestibu-
lo. Segin el Guia un aguila vo16 del parque vecino y se
pos6 en la torre donde estaba la campana y de ahi vie-
ne el hecho de figurar el aguila como un signo national.
Tras de este monument est6 el pequefio Parque
llamado de la Independencia y en la manzana pr6xima,
en direcci6n de la diagonal, el Parque de Washington,
notable por contener casi todos los ejemplares, de arbo-
les propios de esta region.
Despues visitamos la Aduana, edificio de dos fren-
tes con columns d6ricas. Su inmenso sal6n donde se ha-
llan varias oficinas, tiene columns j6nicas (erudici6n
recogida en Grecia).
es un
letrero que se v6 en el pobre recinto donde se reuni6 el pri-
mer Congreso de las Colonias Unidas en 1774. Esti todo
muy bien conservado. La sala del Congreso, ostenta dos
columns de pobre estilo j6nico y clavados a las pare-
des los candeleros con velas y sus reflectores de espejo
cortados.







EDUARDO WILDE


Vimos en seguida: Christ Church; nada tiene de par-
ticular, A no ser sus campanas, las mas antiguas de Norte
Am6rica; esta iglesia es tambien una de las mas viejas,
pero la antigiiedad de aqui es una edad infinitesimal en Ro-
ma. La Filosofical Hall, Instituida por inspiraci6n de
Franklin, perteneciente a la Sociedad filos6fica y el Pen-
silvania hospital, con sus enfermos iguales A todos los
enfermos de hospital de este mundo, sus Arboles viejisi-
mos su museo y su libreria.


La Casa de Correos es un edificio enorme y sun-
tuoso, c6modo y admirablemente distribuido, como casi
todas las oficinas pfiblicas de esta ciudad, la mIs rica en
construcciones grandiosas y de gran costo en Estados-
Unidos. Aqui estan ademAs las Cortes y los Tribunales
federales.
*

Quiero hacer ahora un par6ntisis que sera una re-
velaci6n en Buenos Aires. Casi en frente al Correo se
estA limpiando de sus escombros un gran terreno donde
habia antes muchas cosas. Al pasar por 61 nuestro Guia.
sefialandonos un enjambre de obreros, nos dijo: a levantar una casa de comercio de doce pisos; estarA
concluida el 19 de Setiembre segfn contrato>. Es decir,
en cuatro meses. La construcci6n mIs insignificant en
Buenos Aires, necesita dos afios; pero aqui el tiempo es
dinero y se comprenderA cuanto se apresuran los construc-
tores sablendo que la renta de algunas casas se eleva a
suma de ochocientos mil pesos por afio.







OBRAS COMPLETES


La libreria mercantil tiene 150.000 volimenes. Su
sala de lectura es muy grande y los asistentes son servi-
dos en el acto. Yo pedi un libro de Aldrich, donde se
encuentra la famosa y esquisita novela Marjory Dow y
me trajeron tres ejemplares.
*

Como nosotros tenemos tambi6n una casa de mone-
da, quise visitar y visit la de Fila,,abierta al pdblico
todos los dias de trabajo. Varios empleados toman por tur-
no grupos de visitantes y los pasean por las salas mos-
trandoles los procedimientos para convertir el metal en
moneda.
Yo vi primero un mont6n de barras de metal; en
una sala estas barras eran laminadas, en otra cortadas,
en otra acufiadas, despu6s pesadas y conducidas al dep6-
sito 6 tesoro, donde los millones en oro, plata y cobre, ha-
cen sumas fabulosas. Las mujeres forman el mas nume-
roso grupo entire los trabajadores; no tienen ociosa la
lengua mientras sus manos ejecutan mil suertes de pres-
tidijitaci6n con las monedas. En un departamento apro-
piado esti la colecci6n de todas las monedas norte-ameri-
canas y en otro la fundici6n de metales para darles la
forma y dimensions requeridas antes de entregarlos A
la laminaci6n.
Compr6 unas medallas y un libro en el cual todos
los procedimientos de la acufiaci6n estan descritos.






EDUARDO WILDE


Logan Square, es un bonito parque a la sombra de
cuyos Arboles nos pusimos a descansar de nuestra larga
caminata; caminata digo porque en Filadelfa las curio-
sidades 6 sitios interesantes son tan numerosos y tan
cortas las distancias entire unos de otros, que es infitil
pensar en carruajes.
Dan frente A esta plaza la Catedral, de esquisito
estilo interior y exteriormente y la Academia de Cien-
cias naturales, una de las mas extensas colecciones del
mundo seg6n Agassiz. Tiene la Academia una biblioteca
de 30.000 vol6menes y sus colecciones ornitol6gica, zoo-
16gica, jeol6gica, mineral6gica, etnol6gca y botAnica, en-
riquecidas grandemente, causan admiraci6n al visitante.
Aqui he visto ejemplares que no se encuentran 6 yo no he
encontrado en ning6n otro museo; entire ellos un esqueleto
del Hodro saurus Foulkil, animal extrafio cuyas patas tra-
seras son del largo de las de una jirafa, siendo las de-
lanteras extremadamente cortas. Pertenece este interesan-
te animal a las razas extinguidas.


De la Academia fuimos al Instituto de ciegos situa-
do A corta distancia. Nos recibi6 una americana bastante
bonita y nos entreg6 a un ciego como al mejor Guia del
Institute. El ciego ech6 A andar y nosotros tr6s 61. Lle-
gamos a la biblioteca, el ciego tom6 un libro y se puso
a leer-con los dedos los renglones en relieve, mas facil-
mente que nosotros con los ojos. En seguida nos llev6 A las
aulas y nos di6 una muestra de sus conocimientos en jeo-
grafia sobre un mapa de madera recortada y claveteada.
Despu6s nos condujo a los talleres donde las nifias cie-







OBRAS COMPLETES


gas hacian toda clase de trabajo de aguja, tejidos, flores
y demds labores propias de su sexo, y los varones chicos,
y grandes, colchones, plumeros, escobas, asientos de sillas
de esterilla, alfombra en m6quina y varies otros artefac-
tos. Al salir oimos las voces de un 6rgano hibilmente toca-
do; la organista, una muchacha ciega, ejecutaba una so-
nata melanc6lica, quejumbrosa, tristisima, acorde probable-
mente con los sentimientos de la pobre j6ven.
*

Naturalmente por las vecindades se hallaba el Ins-
tituto oftalmol6gico y hospital anexo para los enfermos
de los ojos.
-No se puede entrar, me dijo el Guia.
-Qu6 no se ha de poder! le respond, entrandome al
Institute.
Alli me encontr6 con un m6dico joven ocupado en
tender a un paciente de los cien 6 doscientos que Ilena-
ban los bancos del Dispensario para los enfermos exter-
nos. Suspendi6 su tarea al verme, le entregu6 mi tarjeta
con todos mis ex-titulos; llam6 A otro medico igualmen-
te joven y 6ste me hizo visitar las salas de clinic y las
diversas reparticiones para examenes oftalmol6gicos.
Todo era muy bueno y muy apropiado, principal-
mente las salas de examen de la acuidad de la vista y
enfermedades del fondo del' ojo.


Ya estando en asuntos del genero, just era ver co-
mo trataban en Filadelfia a los sordo-mudos.
El Institute destinado al alivio de estos infelices






EDUARDO WILDE


ocupa una gran casa, no muy apropiada a su objeto; es
vieja y mal distribuida. A pesar de eso los asilados en
ella reciben una ensefianza esmerada que los habilita
para ganarse la vida, si bien se descuida algo A mi en-
tender, el tratamiento necesario para hacerles adquirir
en lo possible el uso de la palabra.
Muy pocos de los sordos mudos hablaban y aun esos
lo hacian muy mal. Sirva de atenuaci6n d esta deficien-
cia el hecho de que todos los nifios sordos de nacimien-
to a quienes se ensefia a hablar, pronuncian muy pocas
frases y hablan como las mufiecas, con desentono y sin,
la propia articulaci6n; el 6xito por lo tanto no corres-
ponde al trabajo. Los sordo-mudos que hablan hacen en
realidad remedos de palabras, si6ndoles casi del todo in-
itil su dificil aprendizaje.
En este Instituto se manejan con el dulce idioma de
las sefias, como decia Bernab6 Lainez cuando viajaba-
mos por Alemania y Rusia.
La casa sostiene un taller de carpinteria, otro de
zapateria, otro de sastreria, una fabrica de medias, un
lavadero a vapor y una imprenta.
Los alumnos hacen el calzado y la ropa del estable-
cimiento y muebles, puertas, persianas y demds obras
de carpineria. La fabrica de medias a mdquina emplea
solo mujeres; estas trabajan tambien en otras labores.
Por la imprenta se public un peri6dico dedicado a
los intereses del Instituto. Tengo un ejemplar a la mano:
una copia de los titulos de los articulos dari a los lectores
de LA PRENSA una idea del peri6dico:
Su nombre es <, mundo. Articulos:







OBRAS COMPLETES 99

El Principe y el Pobre. Las dos cabras de Willie
Smith. Departamento primario. Las agujas y su uso. Un
nifio guapo.
Muchos de estos editoriales son escritos por alum-
nos de corta edad como ensayo y ensefianza.
Todo el conjunto de trabajos es vigilado por una
maestra joven encargada de la discipline.
iOjalA el Instituto fundado en Buenos Aires, cuando
era yo Ministro del I. P. d6 alguna vez resultados and-
logos al de Filadelfia!


*














ESTADOS UNIDOS. FILADELFIA.-- ULTIMAS CORRERIAS


Pasando por una calle he visto este letrero: "Al zapa-
tero del sentido. comfin"--He entrado A su taller a ver
esa curiosidad, un zapatero con sentido comin y he de-
bido reconocer la exactitud del titulo.
"Necesito un par de botines", he dicho al maestro.
Sin mirarme la cara el hombre ha clavado sus ojos en
mis pi6s. Despu6s con el aire del mis soberano despre-
cio, ha exclamado Iespanish boots! y se ha dirigido A un
armario del cual ha sacado una caja. Mientras me pro-
baba los nuevos botines, el hombre ha tomado uno de
los mios y mirandolo con una c6lera no disimulada ha
dicho "stupid".
Y tenia raz6n. Los botines que me ha dado tienen
taco bajo, ancho y largo, terminan en 16 que Ilamamos
nosotros punta, por una linea curva tan extensa como
el ancho del pie, y son horrible!
Pero iqu6 bien se camina con ellos!
HAgame usted el favor, senior director, si tiene al-
guna sefiora conocida capaz de mostrarle su pie descal-
zo, sin faltar a la ley de la moral, de pedirle que se lo
muestre. Si la sefiora 6 mujer se calza A la moda y tie-
ne ya de 25 a 30 afios, es decir si su infame calzado ha
tenido tiempo de deformarle los pies, usted vera unos de-
dos cabezones, como muchachos hidroc6falos, montados




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs