• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Preface
 Cartas - La partida - durante el...
 Entre Paris y Bruselas
 Visita a Waterloo
 Brujas - amberes - ostende
 El Rhin - Colonia - Berlin
 Un cuadro - el acuario - universidad...
 En Rusia - la campana - varsovia...
 De Moscow a San Petersburgo - campana...
 Aun San Petersburgo - palacio de...
 De San Petersburgo a Stokolmo -...
 Hamburgo - Holanda: Amsterdam -...
 Munich - comparacion de teatros...
 Sigue Munich - antiguedades y bellas...
 Los castillos del reino de Baviera...
 Viena - sus bellezas urbanas -...
 Buda-Pesth
 Otra vez en camino - dos companeros...
 Constantinopla vista desde el mar...
 Jerusalem - topografia - division...
 La iglesia del Santo Sepulero y...
 Escuersiones - noticias del rio...
 Ejipto - puerto said y canal de...
 Grecia - el piero -atenas - revista...
 De atenas a patras - la isla de...
 Aun napoles - sitios y penomenos...
 Roma antigua - lo colosal y lo...
 Roma - el vaticano - la capilla...
 Roma - la pinacoteca del vaticano...
 Roma - entrevista con el cardenal...
 Roma - museo del capitolio - roca...
 Roma - el palacio de los cesares...
 Table of Contents
 Back Matter














Group Title: Obras completas ... Eduardo Wilde
Title: Obras completas ..
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00023929/00001
 Material Information
Title: Obras completas ..
Physical Description: 19 v. in 8. : front. (port.) illus. (v.5: tables, diagrs. v.10: incl. port. v. 15: diagrs.) 2 facsims. (v.7: incl. music) ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Wilde, Eduardo, 1844-1913
Buenos Aires -- Universidad nacional
Publisher: Talleres Peuser
Place of Publication: Buenos Aires
Publication Date: 1917-39
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00023929
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001043312
oclc - 11734810
notis - AFC6108

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Half Title
        Page 3
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Preface
        Page 7
        Page 8
    Cartas - La partida - durante el viaje - el mareo
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
    Entre Paris y Bruselas
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
    Visita a Waterloo
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
    Brujas - amberes - ostende
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
    El Rhin - Colonia - Berlin
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    Un cuadro - el acuario - universidad - hospital - palacios de Berlin y Potsdam - estado social de Alemania - nuestro pais y su diplomatico Sr. Calvo
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    En Rusia - la campana - varsovia - el indioma - el calendario - Moscow - las iglesias - algo sobre el culto
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
    De Moscow a San Petersburgo - campana de Napoleon - el Kremlin - los demas barrios - las carreras - cikala la rubia
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
    Aun San Petersburgo - palacio de invierno - el hermitage - universidad y liceos - otros institutos - observatorio - hospitales - el hipnotismo - tearkoe-selo
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
    De San Petersburgo a Stokolmo - Finlandia - Helsinfor - en Stokolmo - de Stokolmo a Copenhague - el museo thorwaldsen - de Copenhague a Hamburgo
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
    Hamburgo - Holanda: Amsterdam - la haya
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
    Munich - comparacion de teatros - caballerizas - pinacoteca moderna - palacio de la residencia
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
    Sigue Munich - antiguedades y bellas artes - monumentos - universidad - escuela de anatomia, hospital y cementerios - biblioteca - estatuas y paseos
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
    Los castillos del reino de Baviera - leyendas y tradiciones sobre el rey Luis - Linderhof - Neuschwanstein - Hoenschwangen
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
    Viena - sus bellezas urbanas - reliquias historicas - monumentos e institutos - una carta amorosa sorpendente
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
    Buda-Pesth
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
    Otra vez en camino - dos companeros de viaje - constantinopla - los perros - los harems y los serralos - la mujer oriental
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
    Constantinopla vista desde el mar y vista de cerea - Snata Sofia - la mezquita de Soliman el magnificao - ceremonia de los darviches - los cementerios - el bosforo - esmirna - poblaciones del archipielago - jafa y sus tradiciones
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
    Jerusalem - topografia - division en barrios - aspecto de las calles - las teindas y las casas - las siete puertas de la ciudad - la oficina del correo y telegrafo - las iglesias, la casa de ananias, el cenaculo, la tumba de David, el convento de San Francisco - a las puertas del Satno Sepulcro
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
    La iglesia del Santo Sepulero y otros sitios sagrados, entretenidos e historicos - la tradicion lo explica todo
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
    Escuersiones - noticias del rio Jordan y del mar muerto - monte de los olivos - convento de carmelitas - jardin de Getsmani - tumba de la virgen maria - Betlehem - la iglesia de la natividad y sus dependencias - los diques de Salomon - provision de auga en Jerusalem - el tribunal - lamentaciones de los judios - la sinagoga - despedida
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
    Ejipto - puerto said y canal de suez - ismailia cairo viejo y nuevo - el nilo - museo y palacios - nilometro - ciudadela - pozo de jose - mezquita - ezbekyeh - las piramides - la esfinge - templo de serapis, osiris u otro dios
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
    Grecia - el piero -atenas - revista general de la ciudad - topografia - bellezas de la arquitectura Grieca - antiguedades
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
    De atenas a patras - la isla de corfu - Italia - brindisi - napoles - herculano y pompeya - el vesubio
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
    Aun napoles - sitios y penomenos extraordinarios - la devocion popular - bellas artes
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
    Roma antigua - lo colosal y lo bello - basilica de san pedro
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
    Roma - el vaticano - la capilla sixtina - las loggie de Rafael
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
    Roma - la pinacoteca del vaticano - esculturas - las demas reparticiones
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
    Roma - entrevista con el cardenal Rampolla - lijeros datos sobre algunas iglesias
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
    Roma - museo del capitolio - roca tarpeya - foro romano - restos de ruinas - critica de la arquitectura fosil - el coliseo y las termas de caracolla
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
    Roma - el palacio de los cesares y otras curiosidades que vera el lector
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
    Table of Contents
        Page 411
        Page 412
    Back Matter
        Page 413
Full Text





EDUARDO WILDE


OBRAS COMPLETES
VOLUME XII




VIAJES

y


OBSERVACIONES


(PRIMERA PART)












* BUE14IR ES
939~a


~itL~'

``
~'
.1..
~
:




















THIS VOLUME HAS BEEN
REVIEWED
FOR PRESERVATION.
Date: L

Fedcr +crne
























VIAJES Y OBSERVACIONES
(PRIMERA PARTE)















Hecho el dep6sito de
propiedad intelecfual.



N9 0255 *


IMPRENTA BELMONTE CHARCAS 479 BUENOS AIRES






EDUARDO WILDE


OBRAS COMPLETES
VOLUME XII



VIAJES

y

OBSERVACIONES
(PRIMERA PART)



*l


BUENOS AIRES
1939












El material de los tomos 12 y 13 se compone
de correspondencias que el doctor Eduardo Wilde,
en uno de sus viajes al extranjero, remitiera al dia-
rio LA PRENSA. Como algunas de ellas no alcanza-
ron a publicarse, el prestigioso rotativo obsequi6 a
su ilustre corresponsal con una edici6n de esas car-
tas literarias, obra que apareci6 en 1892.
En virtud de la originalidad de dichas corres-
pondencias se ha resuelto reeditarlas tal como fue-
ron ordenadas, salvo pequeflas supresiones dispues-
tas por el doctor Wilde.

LOS EDITORS














CARTAS


LA PARTIDA DURANTE EL VIAJE EL MAREO

Hagame usted el favor de buscar un titulo conve-
niente A esta comunicaci6n y las que le sigan, distinto
de la palabra consagrada "correspondencia" por esta
sencillisima raz6n: no es correspondencia, como no lo
son tampoco las cartas del extranjero que usted public,
cosa que le tomarA 6 usted de nuevo mientras no se la
explique, bastandome para ello recordarle que usted ja-
mis contest las mencionadas cartas, lo que prueba que
no hay tal correspondencia.
Un titulo bueno, que incite A leer lo que vaya deba-
jo, aunque no sea del todo apropiado.
No s6 si usted sabe que yo me embarqu6 en Buenos
Aires hace algdn tiempo no creo que eso le imported ni
que interest a los lectores de LA PRENSA, pero como todo
viajero debe figurar a cada moment en sus cartas, cuan-
do las describe para un diario, tengo yo tambien que co-
menzar por el principio, a fin de que mi amor propio que-
de satisfecho y corra por todos los Ambitos de la tierra
la noticia de que en efecto me embarque, con lo cual las
gentes tendrAn 6 lo menos la presunci6n de que mi pro-
sa sobre diversos paises y costumbres, no ha sido escrita
en la misma ciudad de Buenos Aires y sin moverme de







EDUARDO WILDE


mi cuarto, como algunos relates de viajes que yo he
leido.
No se asuste mi estimado Director; no voy a con-
tar c6mo era el buque, en qu6 dia y A qu6 hora llegu6
a Montevideo; si esa ciudad es bonita 6 fea, cuando sa-
limos de su rada y cuAnto tardamos hasta Rio Janeiro,
ni cosas por el estilo. Guardeme la Divina Providencia
y serA esa una de las obras mAs atinadas que ella haga,
de entrar en descripciones de villas, ciudades 6 pueble-
jos: 19 porque todas esas descripciones estin lenas de
mentiras; 29 porque ya otros las han hecho y 39 porque
no quiero, que es la principal raz6n. El que quiera saber
c6mo son los paises que voy a recorrer, que venga A ver-
los, incomodandose como es debido, mareandose, llenan-
dose de tierra, asoleandose y renegando contra la hora
desventurada en que se le ocurri6 salir de su casa.
Al pasar por Rio Janeiro el comandante y un grupo
de pasajeros del que yo formaba parte baj6 A tierra, ad-
mir6 la bahia, critic el exceso de promontorios que im-
-piden A la brisa del mar barrer la atm6sfera de la ciu-
dad y sanearla, camin6 por la calle de Oubidor que pa-
rece un pasadizo, pues tiene dos metros de ancho; subi6
A Tiyuca, que ofrece los puntos de vista mIs deliciosos
que sea possible sofiar, se baii6 y almorz6 en medio de
pefias, a la vista del mar y entire Arboles colosales, todo
junto, y pas6 por fin por Botafogo previa visit al jar-
din botanico cuyas palmeras van justamente desde el
suelo hasta el cielo 6 un poco mas arriba.
Los mencionados pasajeros recogieron la noticia
respect A la tentative contra D. Pedro y la Ilevaron al
buque en el que ya se hallaban various brasileros, entire







OBRAS COMPLETES


ellos un senador del Imperio, autor de la historic del
Brasil, obra notabilisima; de la historic literaria de
Portugal, y de muchos otros trabajos importantes relati-
vos a la political de las repfiblicas sud-americanas. El
senador me prest6 parte de sus obras que yo lei con su-
mo gusto; en cambio, ejercitando una venganza inme-
recida le hice leer mi discurso sobre el matrimonio civil.
Iba tambien otro caballero del Brasil con su familiar,
personas muy distinguidas; tenia el titulo del bar6n
pero no lo ponia en sus tarjetas, era republican. Sus hi-
jos 6 hijas eran muy bien educadas 6 inteligentes y afia-
dian A sus adornos la ventaja de ser hibiles dibujantes
y caricaturistas, calidad de que no abusaban y que solo
les servia para hacerse agradables.
Con motive de la noticia del dia se habl6 de la po-
litica brasilera y qued6 sancionado con la fuerza de ley
y resuelto sin apelaci6n entire los pasajeros.
19 Que D. Pedro II era muy querido.
29 Que mientras 61 viva no habra ningdn trastorno.
39 Que despues se producirA un conflict.
49 Que el partido republican era muy vivaz y cre-
cia por horas.
59 Que el Brasil se dividiria en tres 6 cuatro Esta-
dos confederados 6 no confederados.
Habiendo resuelto la cuesti6n political de America
en la cabeza del Brasil, la congregaci6n pas6 a ocuparse
de problems sociales comenzando por la importancia
de la mujer y su papel en la sociedad humana. Se prin-
cipi6 por Eva, una inculta paisand victim de sus ins-
tintos y cuyo primer acto fu6 perjudicar A su marido,
haci6ndolo echar de su empleo en el Paraiso, un empleo









EDUARDO WILDE


c6modo, en que nada tenia que hacer, como si fuera jefe
de secci6n de un ministerio digamos; luego se habl6 de
la mujer judia, de la griega, de la romana y por fin de
la portefia, lanzando uno de los concurrentes esta terri-
ble afirmaci6n que cay6 como una bomba sobre el pa-
triotismo de algunos exaltados.
"Las nifias de las families acomodadas de Buenos
Aires son completamente initiles, no saben sino tocar
el piano y vestirse y no reciben una educaci6n adecuada
para dirigir su casa".
-Es necesario, replica uno de los concurrentes. ser
un desalmado y no tener un Atomo de patriotism para
hablar en esos t6rminos de la mujer argentina, de la su-
blime mujer argentina, si senior, de la heroina de nues-
tras guerras, que rompia su camisa, perd6nenme los in-
gleses el empleo de esa palabra americana y poco hones-
ta, para preparar vendas 6 hilas destinadas a curar las
heridas que nuestros padres recibian en los campos de
batalla, combatiendo por la independencia de la patria,
si senior, de la patria. Yo conozco muchachas semaneras
que se turnan en los quehaceres de la casa, que Ilevan
las cuentas, que cocinan y que lavan, que no se han pues-
to jams una gorra ni un vestido de la Carrau ni de la
Vignau etc. etc. etc.
Habia precisamente en el circuit dos sefioras j6-
venes casadas, vestidas desde la cabeza hasta los pi6s
por la Carrau, quienes declararon, A pesar de su patrio-
tismo, que jamAs habian roto nada para vendas, que no
sabian lavar, y que si sus maridos 6 padres deseaban
comer algun plato especial, ellas procederian como in-










OBRAS COMPLETES


tentaba hacerlo Dora, la preciosa Dora de una novela de
Dickens segin result de este dialogo.
El novio Dime Dora c6mo haras despu6s que nos
casemos si yo te pido para almorzar unas chuletas, pues
una sefora casada debe entender de cocina!
Dora Nada mas sencillo; Ilamaria al cocinero y
le diria: Sefior cocinero, mi marido quiere almorzar hoy
unas chuletas.
Una declaraci6n tan autorizada hel6 la fibra patri6-
tica del furioso interlocutor y desde ese dia no se habl6
mas de la mujer argentina, ni de lavar, ni de planchar y
much menos de cocina y de modas.
En San Vicente tuvimos una feria de vanidades,
los caballeros rumbosos echaron monedas de oro al mar
cuando los veian las sefioras para que los -negros horri-
bles que viven de esas limosnas las sacaran del fondo.
Pr6ximos a Burdeos el comandante nos anunci6 que
entire las curiosidades que veriamos podia citar la co-
lecci6n de momias sobre las cuales una mujer gorda, la
encargada nos haria invariablemente esta retail: "Vean
ustedes, caballeros y sefioras, esta es la momia de un
sacerdote que muri6 como un santo, la expresi6n de su
cara lo dice; estas otras tres son las de una familiar en-
venenada por hongos; esta otra es la de un nifio que fu6
enterrado vivo; vean la contracci6n de las manos; aqui
esta un fraile que conserve sus hibitos, ustedes pueden
distinguir la piel del vientre, que estA como un tambor,
de los vestidos que flotan", y asi por el estilo.
La entrada por el Gironde A Burdeos es encanta-
dora; en las margenes se ve los castillos y los vifiedos
que sirven de pretesto A los mercaderes de Buenos Aires








EDUARDO WILDE


para vender carisimo un vino detestable. Los castillos y
los vifiedos parecian recibirnos como A personas A quie-
nes veian por primera vez.
Entre la hora de la llegada del vapor A Burdeos y
la salida del primer tren para Paris hay apenas tres 6
cuatro horas: nosotros las aprovechamos en recorrer la
ciudad que ustedes conocen ya por las infinitas descrip-
ciones que han leido; pero lo que seguramente no saben
es que los caballos usan sombrero, como lo oyen, un buen
sombrero de paja nuevo con ribetes y cinta roja, muy
gracioso y que les sienta admirablemente. Uno no se
imajina como puede acomodarse un sombrero en la ca-
beza de un caballo; pues se acomoda y muy bien, gracias
A dos aberturas laterales practicadas en la base de la co-
pa por las que pasan las orejas. Un caballo adornado
asi, de lo menos que tiene es de ridicule, es mAs bien
elegant y cosa rara, hasta las frisones mas desairados,
saben llevar con gracia su sombrero. Cualquier dia he-
mos de ver que alguna modista haga sombreros con
orejas para sefioras, que se IlamarAn sombreros ecues-
tres d la Bordalesa.
La torre de las momias fue visitada. Una sefiora
gorda que Ilevaba una vela en la mano iba delante de
nosotros para mostrarnos el camino. Llegados al sitio
que ocupaban las momias, la sefiora gorda, profiri6 su
informed en estos t6rminos: "Vean ustedes, caballeros y
sefioras, esta es la momia de un sacerdote que muri6 co-
mo un santo, la expresi6n de su cara lo dice; estas otras
tres son las de una familiar envenenada por hongos..."
Una carcajada general interrumpi6 el relate: la se-
flora gorda se qued6 at6nita con la vela en la mano, y las








OBRAS COMPLETES


momias con su boca destruida y sus dientes al aire pa-
recian estarse riendo tambien como si recordaran el
anuncio del comandante.
De la torre de las momias fuimos A parar A Paris,
atravesando con una rapidez vertijinosa una de las cam-
pifias mAs pobladas y cultivadas del mundo en que los
paisajes mas pintorescos 6 imprevistos se presentaban
A nuestros ojos; los carruajes del tren iban dejando
arriba, abajo y A los lados, casas, aldeas, valles, colinas,
tineles, rios, fAbricas, sementeras, molinos, ganados y
cuanto Dios cri6, en fantAstico panorama. La comida fu6
servida en el mismo tren, cuya rapidez A nadie inquiet6,
ni siquiera al caldo que se estuvo muy quieto en los pla-
tos, como si estuviera en una casa particular asegurada
contra temblores.
Qu6 cosas tiene la civilizaci6n! los sufrimientos y el
encanto de los viajes A lomo de caballo han sido destrui-
dos por el vertigo del ferro-carril, y asi vamos viviendo,
como viajamos, acercAndonos al fin de la jornada sin
darnos cuenta del tiempo que pasa ni del camino andado.


*
* *















ENTIRE PARIS Y BRUSELAS


Estamos en Paris hace various dias; muchas de mis
lectures en veinte afios de sentido com6n que me asigno,
han versado sobre Paris; tengo la cabeza sobrecargada
de Paris. Desde Victor Hugo hasta Zola todos han ha-
blado y escrito algo de Paris; yo he leido todo eso y mu-
cho m6s, incluyendo la colosal obra de Maxime Ducamp,
que precisamente por ser muy ftil ninguno de nuestros
ediles consult.
Tenia antojo de conocer Nuestra Sefiora; pensaba
encontrar visible las inscripciones de que habla Victor
Hugo, reconocer los escondrijos del abate Frollo, los ca-
fios de plomo que se doblaron cuando cay6 sobre ellos al
arrojarse de la torre, y la campana en que Cuasimodo
ejercitaba sus potencias serdficas y musicales. Un me-
lanc61ico recuerdo me habia quedado de la pobre Esme-
ralda, tan simpatica y tan linda, tan humana, hasta en
esto de inspirar amores imposibles a un s6r sin compa-
iero como Cuasimodo: icuantos Cuasimodos hay en el
mundo!
El Sena en mi mente era el rio de los suicidios;
Iquien no se suicide en el Sena en los romances?
La Morgue estaba destinada recibir el cuerpo
desconocido de los caballeros amorosos muertos en due-
lo por una noble y trivial causa.







OBRAS COMPLETES


El bosque de Boulogne representaba el sitio de los
idilios y de las citas con damas j6venes y bellisimas de
la alta sociedad.
Las tiendas estaban cuajadas de modistas pobres,
lindas, modestas 6 inspiradoras de amores plat6nicos a
artesanos generosos y buenos como Anjeles, a pesar de
las persecuciones de banqueros judios.
En los hospitals se hallaban Rosa y Blanca, sin el
incomparable Dagoberto y la incredible jorobada.
Cada cl6rigo que pasaba era un Rodin que iba en
prosecuci6n de alguna intriga tenebrosa; y cada sefiora
gorda una madama de Saint Dizier.
Adrianas de Cardoville habia por millares y princi-
pes Djalmas como estrellas en el cielo.
Adem6s Versailles, Fontainebleau, Vincennes, La Va-
Iliere, Diana de Poitiers, el duque de Buckingham, los
tres Mosqueteros, Luis Cualquiera, Maria Antonieta, An-
gel Pitou, la Lechuza, el Maestro de Escuela, los Cua-
renta y Cinco, Chicot, Robespierre, Dant6n, Saint Just,
Napole6n, Thiers, Claudio Bernard, Dupuitren, Pipe en
Bois, Bambocha y la Convenci6n, eran sitios, escenas y
personajes que habian torado en mi cabeza una forma
real de actualidad y en presencia de los cuales esperaba
hallarme de un moment a otro.
En vez de este conjunto portico, terrible, tierno, ro-
mintico, sangriento y c6mico, que sintetizaba mis re-
cuerdos, me encontr6 con una estaci6n de ferrocarril co-
losal y fria, que no existi6 en el siglo de Luis XIV, con
cocheros reglamentados que hacian practicar un trote de
alquiler a caballos contempor6neos, sobre un pavimento
de madera sonoro y con el gran hotel encargado de ha-






A








EDUARDO WILDE


cer perder todas sus ilusiones al mas sofiador de los
viajeros.
El Paris actual no es el Paris de la leyenda; es un
Paris municipal en el que la alegria anda con hociquera,
en que el deleite es conventional, el goce un contrato, la
satisfacci6n una esperanza y el ruido una ocupaci6n.
He pasado una revista por todo lo que la cr6nica se-
fiala como notable; el sedimento de mi corta estadia es
una sensaci6n de tristeza. Paris me ha parecido una ciu-
dad aturdida que no se da cuenta de lo que estA pasando
en el mundo.
No puedo juzgar ni sus 6rganos, ni las intimidades
de su vida; necesito para ello vivir aqui un tiempo y dar-
me cuenta de todo. No puedo ni siquiera intentar un
bosquejo. ,
Paris se llama A si mismo el cerebro del mundo;
falta saber c6mo anda ese cerebro; yo no me atrevo por
el moment A hacer su fisiologia. FAltame compararlo
y no podr6 establecer con -acierto comparaci6n alguna
mientras no haya visitado toda la Europa.
Asi, mi estimado Director, usted deberA esperar pa-
ra conocer mis juicios sobre Paris, A que me halle en
aptitud de emitirlos.
Con tal motivo, le anuncio que me voy a Bruselas.
Tomo el tren, ya estoy en viaje, A mi lado hay un pasa-
jero dormido real 6 ficticiamente, este pasajero por
suerte se baja en la tercera estaci6n, me siento con mis
libertad para mirar el camino, los paisajes son esplen-
didos, A lo largo de la via se ven millares de estableci-
mientos manufacturers, de poblaciones y de semente-
ras; ya estoy en Bruselas y lo que para usted constitute







OBRAS COMPLETES


la ocupaci6n de un minute empleado en leer estas li-
neas, si las lee, para mi represent un viaje de algunas
horas.
Hay quien llama A Bruselas el pequefo Paris; esto
y decir que es una ciudad bonita, va todo junto. Llama
much la atenci6n el parque Leopoldo, formado en me-
dio de la ciudad. Alli se reune la poblaci6n a oir musica
y a gozar del fresco a la sombra de Arboles colosales y
limpios y al rededor de lagos llenos de pescados rojos.
Los nifios de ambos sexos juegan A todo lo que se les
antoja, aparentemente sin que nadie los cuide; no se
preocupan de los transeuntes quienes a veces reciben un
buen pelotazo; hacen casitas y jardines con la arena
sin ser molestados, pues parece que todos respetan ese
entretenimiento infantil y primitive. Los paseantes A ve-
ces tienen que andar saltando sobre los nihos.
Yo no extrafiaria si oyera A un parisiense esta fra-
se: "me voy 6 Bruselas A ver nifios". En efecto, en Pa-
ris hay pocos nihos con relaci6n A la poblaci6n, y estos
no tienen en general esas mejillas rellenas y coloradas
de sus contemporAneos belgas ni esas pantorrillas duras
como piedra. Una escena me di6 tristeza en Paris: fui-
mos al Bosque con Penard, el ameno francs que uste-
des conocen, A caballo en unos caballos de pruebistas he-
redados, de un circo fallido, por nuestra caballeriza.
Llegamos cerca del borde del lago y en un espacio pr6-
ximo vimos dos hermanas de caridad rodeadas de un
centenar de nifias; eran probablemente las pupilas de
algfin Sagrado Coraz6n cualquiera. Las nifias jugaban
seria y tristemente; con sus pequefias manos flacas re-
movian la tierra 6 plantaban en ella gajos de Arboles y







EDUARDO WILDE


sus caras p6lidas .y macilentas no revelaban ninguna
alegria; algunas Ilevaban botellas de vino, probablemen-
te por 6rden del' mdico. En Bl6gica los nifios no nece-
sitan m6dico, como seguramente sucedera en la campa-
fia de Francia.
A poca distancia del centro comienza un bosque
grandisimo y admirablemente cuidado; es el paseo de la
gente que puede ir en carruaje 6 en tramway; es una
maravilla; puede uno andar en 61 todo el dia sin pasar
por el mismo sitio dos veces; como continuaci6n de 6ste
se halla otro aun mis extenso, cuyos arboles unidos en
sus copas forman calls en las que el sol no penetra;
all6 la cuesti6n no es de cuadras sino de leguas isi ha-
bra aire puro en Bruselas! En el centro del passed hay
un lago inmenso en el que nosotros remamos recordan-
do las escursiones del Tigre.
El jardin bot6nico, situado en el coraz6n de la ciu-
dad, es otro paseo espl6ndido, siempre concurrido; en
61 se hallan notables ejemplares de plants raras. Esta
profusion de paseos muestra la preocupaci6n del Gobier-
no por la salud del pueblo.
Hay dos museos, uno de pintura solamente, otro de
pintura, escultura 6 historic natural. El primero contie-
ne los cuadros de un pintor medio loco llamado Wiertz.
Puedo mencionar el cuadro de un col6rico encajonado
vivo; da miedo; la Curiosa, una mujer que se asoma A
la puerta, cuadro pintado en la pared en un rinc6n del
sal6n, admirable por su verdad; Bot6n de rosa, que re-
presenta una muchacha bonita ofreciendo una rosa A un
individuo invisible; El Perro en su nicho; Wiertz lo pin-
t6 para asustar A los que lo incomodaban, y lo consigui6.








OBRAS COMPLETES


El gran museo contiene una colecci6n important en que
figuran los cuadros de c6lebres maestros; por cierto
hay Rubens por docenas como en todos los museos de la
Europa.
Las iglesias tienen el mismo caricter que las anti-
guas de Francia y de Alemania, son de piedra, de una
arquitectura elegant y encierran muchas riquezas en
ornaments, joyas y cuadros.
Los teatros son pequefios, inferiores a los nuestros,
oscuros y mal cuidados; no cae en esta calificaci6n, se-
gun dicen, el principal; no lo he visto porque no fun-
cionaba.
Nadie puede comprender porqu6 valen tanto los en-
cajes hasta no ver como son tejidos. Una mujer necesi-
ta una semana para hacer un centimetro cuadrado y no
lo consigue afin si no es h6bil. En Bruselas y sus alre-
dedores hay numerosos talleres donde se fabric cuanto
encaje se require para satisfacer la vanidad femenina.
Ninguna sefiora que viene a esta ciudad entra en el goce
y uso de su raz6n hasta no haber recorrido todas las ca-
sas de encajes y comprado cuantos ha podido; despues
de esta operaci6n mercantil, ya es otra cosa; todas son
capaces hasta de ir a Waterloo.
El Congress es un palacio muy c6modo y muy lin-
do; las dos cimaras funcionan en recinto separado; las
salas de las comisiones son espaciosas y se hallan pro-
vistas de cuanto pueden necesitar los representantes,
para el desempefio de su cometido. El mapa de Bl6gica
es lo primero que se ve en cada pieza.
El Congress tiene una biblioteca minuciosamente
cuidada, en la que es fAcil encontrar y tomar cualquier








EDUARDO WILDE


libro, gracias A la disposici6n de los estantes, de hierro
y vidrio dispuestos por hileras en medio del vasto sal6n.
Pero lo que es una verdadera maravilla, capaz de
sostener la comparaci6n con todos los edificios de la tie-
rra, incluyendo los palacios de los Faraones, el temple
de Salom6n y todas las construcciones modernas, es el
palacio de Justicia, por cuyo modelo queria yo que se
hiciera el nuestro. Basta decir que alli funcionafi todos
los jueces y corporaciones juridicas de la capital, sin
excepci6n alguna. No intent describirlo, no podria ha-
cerlo, solo puedo decir que es admirable, grandiose, im-
ponente. Se levanta sobre una eminencia del terreno, do-
minando con soberbia la ciudad. Tiene 103 metros de al-
tura; para llegar A la filtima parte accessible de su cons-
trucci6n se necesita subir quinientos treinta escalones.
De alli se divisa un espl6ndido panorama, pues la vista
abarca muchas leguas.
Los salones son regios; los vestibulos, las escaleras,
las galerias, todo rico, noble, s6rio y sorprendente. Los
belgas estAn muy orgullosos de este monument y con
raz6n. A pesar de su magnitude, lujo y esmerada ejecu-
ci6n ha costado menos que la gran 6pera de Paris.
El extranjero debe tambien visitar en Bruselas, el
monument levantado A la memorial de Leopoldo I y el
palacio del rey en un sitio llamado Lacquen, un hermo-
sisimo parque.
En el camino A este paraje se encuentra el cemen-
terio en quie A par de otros ilustres muertos se halla en-
terrada la Malibran, tan admirada por el mundo, tan
elogiada por Alfredo de Musset. Dentro de una especie
de capilla se ve una preciosa estAtua que represent una








OBRAS COMPLETES


mujer j6ven y bella; es la efigie de la c6lebre cantatriz.
En la base de la estitua hay unos versos escritos por
Lamartine; en ellos dice el poeta que el genio, la belleza
y el amor, estdn ahi en la Malibran; que la tierra debe
Ilorarla y que el cielo debe recibirla tres veces.
No respond de la exactitud de mi copia, pero si
aseguro que los versos son tan tontos como la leyenda
mencionada. Francamente la divina cantatriz merecia
otro epitafio mds digno de su talent; este por ejemplo
"La Malibran".
Pobre Avellaneda! al contemplar con aquella emo-
ci6n que uno experiment en presencia de una reliquia
recomendada al sentimiento por el renombre 6 por al-
gun recuerdo tierno, dulce 6 doloroso, la tumba de la
grande artist, se agolparon en mi memorial las remi-
nicencias de las mil conversaciones con que Avellaneda
me deleitaba; casi oia su voz, casi lo veia realmente, pa-
seandose en su biblioteca, con un libro de Musset en la
mano y repitiendo con el tono y pronunciaci6n que le era
peculiar: la Malipran! Oh! la Malipran!
Pobre Avellaneda, su alma po6tica y sublime se
arrullaba con el sonido que tenia para 61 esa palabra tan
intense, tan comprerisiva, tan fecunda en emociones es-
t6ticas!
A mi, en ese tiempo, no se me importaba nada de
la Malibran ni de Alfredo de Musset; yo era un estu-
diante carnicero de anfiteatro que hacia gala de mate-
rialismo.
SQui6n me habia de decir que un cementerio de Bru-
selas, habian de retofiar en mi sentimientos de los cuales
jams tuve clara vision?








EDUARDO WILDE


Mientras espiaba por los espacios abiertos de las
molduras de la puerta de hierro la melanc6lica estatua
de la Malibran, sublime en su silencio de m6rmol, me
pareci6 ver surgir de los muros la figure del atico
orador.
Jam6s me he dado yo una cuenta exacta de la di-
ferencia entire mi fantasia y la realidad de las cosas. Asi
muchas veces un recuerdo ha torado tan intensamente
cuerpo ante mis ojos que la actualidad de mis sensacio-
nes positivas, ha desaparecido para transportarme A si-
tios y escenas que se quedaron muy atr6s en la corriente
de mi vida. Pero nada les importa a ustedes esto!
El rey de Bl6gica es muy querido; hace por su pue-
blo cuanto un buen monarca puede hacer, y el pueblo A
su vez, no pierde ocasi6n de manifestar a su rey su
afecto y su respeto.
La political de B6ljica esta pues dominada por ese
hecho fundamental. Hay partidos en lucha, movimiento
de ideas y un poco de contajio de las perturbaciones que
experimentan los vecinos, pero todo ello no es inquietan-
te por el moment porque no pasa del estado te6rico.
Los belgas son juiciosos, trabajadores, buenos y practi-
cos hasta en el ensanche que dan 6 sus aspiraciones. Se
distraen, se divierten y se ocupan. Inventan mil cosas
para que el tiempo pase modelandoles una vida unifor-
me y agradable. Entre estas invenciones figuran las fB-
rias donde se ve las cosas y las representaciones m6s
incompatible y curiosas.
Hemos visitado una exposici6n de perros interesan-
tisima. Nadie no vi6ndola es capaz de imaginarse cuin
variada es la casta de estos simpaticos animals. La








OBRAS COMPLETES


reina asisti6 A la inauguraci6n que fu6 el dia de ndestra
visit y se condujo tan atentamente con cada uno de
los representantes de la raza canina, que muchos de los
concurrentes se habrian cambiado voluntariamente por
cualquiera de los favorites de las jaulas. iQu6 griteria
infernal, qu6 ladridos tan desentonados y antimusicales!
Cada propietario de un galgo 6 de un lanudo cualquiera,
se detenia para halagarlo, y consolarle de su prisi6n mo-
mentAnea. La aristocracia perruna era sobre todo hala-
gada. Habia jaulas rejias, eran magnificas habitaciones
donde los perros distinguidos dormian sobre almohadas
de raso y de terciopelo, 6 tomaban su leche en tazas de
porcelana. Algunos eran muy simpaticos, tenian una ca-
ra inteligente y una voz agradable; various se parecian
A personas de mi relaci6n A tal grado que A saber yo la-
drar habria entablado conversaci6n con ellos.


* *
* *















VISIT A WATERLOO


Waterloo estd 6 menos de dos horas de Bruselas, ha-
ciendo el viaje en coche. Ningfn extranjero que Ilega A
la capital belga deja de ir 6 Waterloo; si el extranjero
es un ingl6s, va inmediatamente aunque se est6 mu-
riendo.
La curiosidad por ver el campo de batalla, no es un
defecto, es una instituci6n lejislada, reglamentada, pre-
vista y sujeta a impuestos perfectamente establecidos
por la costumbre.
Asi, al pi6 del monument que consiste en un mon-
te artificial, hecho con tierra en cuya cima hay un le6n
en su pedestal, existe un hotel expresamente para ser-
vir a los curiosos, y al rededor del hotel, funcionan pe-
quefias industries, cuyos dependientes viajeros (comis
voyageurs) rodean a los recien llegados, ofreci6ndoles
bastones, flores, reliquias y otras yerbas.
El cuidador del monument recibe un tanto para el
le6n y los explicadores de la batalla tienen tambien su
estipendio de costumbre. Nuestro professor era digno del
nombre que le doy. Antes de comenzar su narraci6n mi-
raba la cara del que le parece m6s important en la co-
mitiva y, segfn el resultado de su examen, los actos he-
r6icos de la batalla pertenecian a los franceses 6 A los
ingleses. A nosotros nos toc6 una batalla enteramente








OBRAS COMPLETES


inglesa en que Wellington era un heroe y Napole6n un
pobre diablo. No vimos el Arbol en cuyo tronco se apoy6
Wellington, porque seg6n el professor, un ingles lo com-
pr6 y se lo llev6 A Inglaterra. En un pequefio muiseo de-
pendiente del hotel hay en venta libros, fotografias, ba-
las, espuelas, sables, sillas de montar y hasta craneos
de soldados muertos en Waterloo; todo ello es referente
A la batalla.
Los restos de armas, los huesos y demas objetos,
han sido, segfin dicen los propietarios, encontrados en el
campo. Segfn estos el nfmero de-lanzas, carabinas, es-
puelas, machetes y pistolas que hubo en Waterloo era
infinite, pues cada tantas semanas el museo se vacia y
se Ilena de nuevo, gracias A la credulidad de los viajeros.
Un craneo con el frontal agujereado, es, se dice, de un
valiente soldado francs, bello como un Anjel, j6ven y
enamorado, quien segfn deduzco, tenia la inmensa ven-
taja de poseer una notable colecci6n de cabezas, pues su
craneo perforado por la bala enemiga, ha sido vendido
ya mas de cien veces y figure en diversos museos par-
ticulares del extranjero. Si el mozo tenia tantos corazo-
nes como cabezas, el nfimero de novias debi6 haber sido
considerable.
Al acercarsie el viajero al campo de batalla experi-
menta una sensaci6n compleja, mezcla de curiosidad y
de tristeza. El pueblito que se atraviesa. para legar al
campo es solitario y silencioso: algunos de sus sitios y
de sus edificios son mencionados por la historic y pare-
cen estar alli como testigos mudos de una gran catAs-
trofe!








EDUARDO WILDE


Por m6s indiferente que uno sea respect, a los
acontecimientos hist6ricos lejanos, la caida de un hom-
bre grande, admirado y temido, interest y conmueve.
Yo tengo respect de Napole6n I, la idea inglesa y
no puedo prescindir al recorder su figure, de traer a
mi memorial los hechos que empafian su gloria, las cruel-
dades, los asesinatos de prisioneros, las matanzas infiti-
les, la despoblaci6n de la Francia para satisfacer una
ambici6n vanidosa y casi demente, la perturbaci6n de
toda la Europa durante tantos afios y los sacrificios ho-
rrendos impuestos.por 61 a una gran parte de la huma-
nidad.
No creo que ha sido el capit6n m6s valiente, ni el
general m6s tactico. Antes para mi esta en la historic
la colosal figure de Anibal y como representante del va-
lor temerario, un soldado oscuro y vulgar que llev6 a
cabo en un rinc6n de la Am6rica, en la ciudad de La Paz
de Bolivia, el acto de la mayor audacia, sangre fria y
valor que consignan las cr6nicas de la guerra. Me refie-
ro a la toma de la Paz por Melgarejo, hecho extraordi-
nario cuyo relato le hace a uno dudar de si Melgarejo
era un hombre 6 una m6quina inconciente. (1)
Ademds, no tengo gran estimaci6n por el valor fi-
sico: s6 que un hombre cuando quiere decididamente ha-
cer una cosa, no deja de hacerla por razones de miedo.
No creo tampoco loable poner much empefio en
tener entire las altas cualidades, una que jams el hom-
bre Ilega A poseer en grado supremo, siendo en eso infi-
nitamente inferior a muchos animals. El capit6n mas
valiente no lo es tanto como un gallo, un perro, un toro,
un tigre, un le6n, y es mil veces menos arriesgado, es-







OBRAS COMPLETES


toico y pertinaz que millones de insects a los cuales se
puede mutilar, destrozar y matar sin obligarlos a soltar
su presa.
Napole6n, pues, ni guerrero alguno, me inspira ad-
miraci6n por su valor fisico. Con todo ello no dejo de
reconocer en 61 la encarnaci6n de una de las alias per-
sonalidades dirigentes en el mundo.
La Europa entera, mas que la Europa, la humani-
dad se sinti6 aliviada con la caida de Napole6n; por eso
Waterloo figure entire las batallas que han resuelto una
cuesti6n humana en la cual la poblaci6n de toda la tie-
rra estaba interesada; por eso todas las naciones actua-
les se creen participes en la victoria de Wellington y
miran al campo de Waterloo como la escena en que sus
hijos lucharon por su propia patria.
Waterloo sera por siglos la batalla clasica, la gran
batalla, y la narraci6n de los desastres y trajedias que
ocurrieron en el campo memorable, sera leida con emo-
ci6n por mil generaciones.
Waterloo! resonard como un suspiro de alivio en los
oidos de la Francia dolorida, que hace ochenta afios veia
diezmar su poblaci6n y mandaba lo mis j6ven y selec-
to de ella a sepultar su hosamenta en campos desconoci-
dos y lejanos!
Waterloo! repetirin la Inglaterra, la Rusia, la Ale-
mania, la Europa entera y Waterloo querrA decir, la li-
bertad, el descanso, la paz y el trabajo.
Pasarin los cientos de los afios y Waterloo seguira
siendo un sentimiento, sin llegar en muchos siglos a
tomar la forma fria de un episodio hist6rico narrado en-
tre leyendas antiguas.







EDUARDO WILDE


Cerca del campo de batalla, hay ura iglesia, insig-
nificante por si misma, cuidada por un viejo mal hu-
morado que repite maquinalmente a los viajeros el mis-
mo cuento, sin variar ni el tono de su voz. Segfn este
viejo y las inscripciones y bustos que se ve en el recinto
pequefio, frio y triste de la. iglesia, alli se hallan deposi-
tados los restos de muchos oficiales y jefes ingleses que
cayeron con heroismo en el campo de batalla.
Yo, como soy curioso, mientras la comitiva se en-
tretenia en copiar los epitafios, di vuelta por tras del a!-
tar, entr6 en una sacristia que parecia tumba, encontre
una escalera, subi hasta un cuarto alto donde funciona-
ba melanc6licamente un reloj, que con su pendola pare-
cia decir en cada oscilaci6n Water-loo! Water-loo! Wa-
ter-loo! Puse el dedo en la varilla, el reloj se par6: era
el fin de la batalla: todo qued6 en silencio. En los an-
gulos del cuarto habia muchas imAgenes descalabradas
de santos y virgenes fuera de uso; atriles, candeleros y
Otros aparatos usados en las ceremonies religiosas. Todo
tenia tal aire de vejez, de tristeza y de abandon que
impresionaba. Los santos descoyuntados habian estado
seguramente en la batalla de Waterloo. Un Cristo, sobre
todo, colgado solamente de una mano al brazo de una
cruz decrdpita, parecia haber torado una parte active
en el sangriento combat!
Sobre una especie de mostrador, al lado de un mi-
sal f6sil, se hallaba un tintero de plomo en cuya tinta
tomaba tranquilamente su baiio una pluma de ave; sa-
que la pluma, sacudi el exceso de tinta que la empapaba,








OBRAS COMPLETES


le mire los puntos y en el mirgen del misal, escribi una
fecha-mania de viajero--pero la fecha no era la de
ese dia!

(1) NOTA DE La Prensa. El episodio a que se refiere el
Dr. Wilde en la pAgina 48, y que creemos oportuno recorder, es
el siguiente:
DespuBs de la revoluci6n de 28 de Octubre de 1864, que di6
por resultado la caida del general Jos6 Maria de Acha y el adve-
nimiento al poder del general Mariano Melgarejo, la ciudad de
La Paz levant6se en armas proclamando la presidencia provisoria
del general M. Isidoro Belzu. Atacada la ciudad por las fuerzas
melgarejistas hizose una her6ica resistencia logrando deshacer
por complete las tropas que la atacaban.
En esta situaci6n, viendose Melgarejo definitivamente per-.
dido, se dirigi6 A un pequefio grupo de coraceros, iltimo resto de
su ej6rcito y dijo: O me seguis, coraceros, 6 me destapo los se-
sos!... Entusiasmados estos por la actitud de su jefe, se aprestan
A seguirle; Melgarejo hinca sus espuelas en los hijares del so-
berbio bruto que montaba, salva de un salto una barricada se-
guido de sus pocos soldados, llega A la plaza, penetra A palacio,
sin encontrar mas resistencia que la del comandante Machicado,
que cae muerto de un balazo, en las escaleras, disparado por el
entonces sargento Carrazco, hoy general, entra en el sal6n donde
Belzu festejaba su triunfo bebiendo cerveza con sus parciales, y
en medio de ellos, le dispara un tiro de revolver que lo deja sin
vida.
En medio de la estupefacci6n general, Melgarejo se dirige a
los cortesanos de Belzu y les dice: iViva Melgarejo! Todos A una
voz cohibidos por el miedo al ver palpitante ain el cuerpo de su
jefe le responded: iQue viva!... y Mariano Melgarejo, que sale
A los balcones a proclamar A las tropas de Belzu, es reconocido
vencedor en medio de sus propios enemigos.

*
*














BRUJAS AMBERES OSTENDE


Brujas, como se llama en Espafia, 6 Bruges, como le
dicen los belgas, es una ciudad que se ha quedado en la
Edad Media: hasta sus habitantes vivos y contempor&-
neos de los del siglo 19, afio de 1889, parecen estar pen-
sando en la pr6xima cruzada.
No es viejo precisamente lo que hay en Brujas, es
vetusto, pulverulento, con una vejez de polilla; hasta el
cielo parece roido; las torres de las iglesias y aun las
casas estin carcomidas; la madera ha sido cortada en
el Paraiso terrenal y el agua estancada en su canal es
la que cay6 en el diluvio!
La sensaci6n de antigiiedad que se experiment al
entrar en Brujas le hace A uno pensar tales rarezas y
se tiene esa sensaci6n quiz6 porque las descripciones de
la ciudad predisponen el 6nimo del lector.
En efecto las cr6nicas cuentan que Brujas, conocida
hoy por sus encajes, fu6 un emporio de comercio y has-
ta un puerto concurrido por los buques de todas las na-
clones, allA en tiempos remotos; y la guia dice que Bru-
jas conocida por tal y cual causa, conserve hoy en parte
el aspect que tenia en la Edad Media. La verdad es que
parece un pueblo remendado en donde hay calls y tien-
das como las de cualquier ciudad modern al lado de
otras id6nticas A las de los tiempos en que se quemaba
A sus tocayas.







OBRAS COMPLETES


Las mujeres usan capa, una capa negra, larga has-
ta los talones, que les di un aspect entire grotesco y f6-
nebre; tienen un modo de andar clandestine, caminan
peg6ndose a las paredes y cualquiera diria que van a
denunciar un hereje al Santo Oficio.
En una iglesia antiquisima, con olor a momia, vi la
tumba y mausoleo de Carlos el Temerario y Maria de
Borbon y en otros sepulcros las imajenes acostadas de
various obispos gordos. Pregunt6 la causa de esa posici6n
y de esa gordura episcopal y contestaron que asi corres-
pondia a la escultura del renacimiento, lo que trasmito
a usted a los efectos consiguientes. En la capilla ce San-
te Sang, la m6s antigua de Brujas, existe una reliquia
preciosa en una caja 6 casa de metal con incrustaciones
de piedras; la reliquia consiste en unas cuantas gotas de
sangre de nuestro Senior Jesucristo.
Esta sangre fu6 recogida por no sB que Santa y
regalada por un bar6n ilustre, santo tambien, A la ciu-
dad de Brujas, donde se eriji6 la capilla que lleva su
nombre. Antes, hace unos cuantos cientos de afios, en
determinadas 6pocas, la sangre hervia, lo que era serial
de alg6n milagro en preparaci6n; despues dej6 de her-
vir sin que nadie atinara con la causa, pero pasados
unos cuantos afios volvi6 a hervir.
Ahora no hierve. Los brujos, Ilamaremos asi 6 los
habitantes de Brujas, no pierden sin embargo la espe-
ranza de verla hervir como en sus buenos tiempos por-
que la sangre no se ha secado.
He pedido que me avisen al primer hervor para acu-
dir a ver tamafia maravilla.







EDUARDO WILDE


Este milagro revela dos cosas: las singulares con-
diciones higrom6tricas de la mencionada sangre y la
cantidad de tontos con que cuenta el mundo!
Hay un hospital en Brujas y en el hospital un mu-
seo de pintura en un cuarto redondo de cinco metros de
largo por cuatro y medio de ancho; los cuadros son muy
c6lebres 6 al menos por tales los tienen en Brujas; a mi
me parecieron horribles, pero quiz6 es porque no soy
pintor; en algunos no se distingue nada, estdn negros,
pero eso es dicen un m6rito y prueba la antigiiedad. Ver-
dad es que en various museos de nota he visto iguales
adefesios, tenidos por grandes obras en las cuales en-
cuentran los visitantes tema para exageradas pondera-
ciones, mientras yo tengo para mi como verdad averi-
guada, que no puede ser bello lo que no causa el menor
agrado. La rutina es una ley humana, las opinions
convencionales adoptadas como quien compra ropa hecha
son las de la mayoria y debe aceptarlas so pena de pasar
por original. Si de mi dependiera, echaria al fuego las
tres cuartas parties de los cuadros del mejor de los mu-
seos y le haria un servicio. La mania de admirar las co-
sas simplemente porque son viejas es causa de un ver-
dadero estravio en el gusto. Felizmente el defecto se ha
de corregir por el esceso. Dentro de poco no habrd gal-
p6n tan grande como para contener los objetos de mu-
seo, tal es el ndmero de mamarrachos recolectados por
los especialistas.
El hospital de Brujas es notabilisimo; es el inico
hospital sin enfermos que yo he visto. Unas cuantis her-
manas de caridad circulando por los corredores y, uno
que otro muchacho calvo sentado en los patios consti-








OBRAS COMPLETES


tuian toda la poblaci6n visible de aquel recinto. Asi yo al
dejar mi 6bolo, pude con verdad decirle al portero -
"Tome mi doctor, para las animas del purgatorio".
Si bien no hay enfermos en ese hospital extraordi-
nario, en cambio hay un patio de una sublime y melan-
c6lica belleza. Con sus grandes arboles, descuidado y
sombrio parece la huerta de un convento abandonado.
Tristisimo, silencioso, muerto, se presta 6 que la imagl-
naci6n del visitante vea paseandose por entire los arbus-
tos y d la sombra de sus plants seculares, las monjas
6 los frailes de la Edad Media, locos de puro misticos y
diab6licos de puro fan6ticos. Mientras oia el ruido del
viento en las hojas y ponia con mi mente lechuzas y bu-
hos en las ramas secas, lleg6 despertarme de mi en-
suefio una mfisica de campanas raras y armoniosa; era
la sonta entonada por el campanario de un edificio no
lejano, antes de dar las horas que avisan a la ciudad
muerta 6 dormida el pasaje del tiempo siempre igual,
mon6tono y eterno para ella.


Amberes es el contrast de Brujas por su movimien-
to y su comercio. En su puerto descargan muchos de
los buques venidos de nuestra tierra y el argentino que
pasea por los muelles, reconoce como compatriotas y mi-
ra casi dir6 con carifio, a los cueros salados extendidos
en los galpones, donde un enjambre de mujeres los re-
mueve, los limpia y los acomoda.
La cathedral es preciosa; tiene como casi todas las
iglesias de cierta importancia de Bl6gica, cuadros de
Rubens 6 im6genes y esculturas artisticas; entire estas








EDUARDO WILDE


obras figure la pintura de un bajo relieve que causa una
complete ilusi6n de voldmenes salientes.
La iglesia de San Jacques encierra los restos de Ru-
bens y de sus dos mujeres, una rubia, la otra de pelo
negro-Este diablo de Rubens no tenia mal gusto; sus dos
mujeres son muy buenas mozas y una de ellas, no recuerdo
bien si la rubia 6 la morena, era de una paciencia A toda
prueba, como lo muestran algunos cuadros del c6lebre
pintor en los que ha retratado A la mujer muerta en pre-
sencia de la vida sin reclamo, segdn parece, de 6sta. En
la especie de capilla donde se halla la tumba, Rubens estA
entire sus dos mujeres, si hemos de career en las inscripcio-
nes de las lipidas. En el otro mundo no hay celos!
El jardin zool6gico se halla bastante bien dotado
-su coleccion de monos es muy variada, tiene leones,
tigres, hipop6tamos, girafas, cocodrilos y otros personajes
distinguidos de la fauna cosmopolita.


Nunca habia estado yo en un pueblo de bafios y no
tenia mas idea de ellos que la resultante de algunas na-
rraciones y de la lectura de viajes y romances. Ostende
me era bastante conocido de nombre sobre todo por la ce-
lebridad de sus ostras. Un pueblo de bafios es un sitio
delicioso con tal que uno deje sus preocupaciones en otra
parte. Ostende tiene una de las mejores playas del mun-
do, segdn dicen.
En un extreme de la ciudad y rodeAndola en la cuar-
ta parte mas o menos de su circuit, se ha construido un
vered6n con piso de mosaico grande, perfectamente uni-
do. Este verd6n tiene como treinta metros de ancho y limi-








OBRAS COMPLETES


ta por uno de sus bordes con una s6rie de casas y hote-
les alegres y elegantes y por el otro con la playa, de di-
mensiones variables segin se acerca 6 se retira el mar.
Este caballero A su vez en Ostende se ha torado la li-
bertad de ser gris, con sus reflejos de cemento portland.
Nunca esta tranquilo, siempre estA rugiendo, bramando y
amenazando; pero los bafiistas lo tratan como las mu-
jeres a sus maridos, sabiendo que sus c6leras no se tra-
ducen en hechos.
A lo largo de la ribera hay una s6rie de casillas co-
mo tiendas de campafia sobre ruedas. Cuando el bafiista
hace sefias, la casilla tirada por un solo caballo pero del
tamafio y fuerza de un fris6n, entra en el mar. En los
dias lindos el espectAculo de los bafiistas es animado y
precioso, un poco ridicule si se le mira desapasionadamente.
Al lado de una criatura bellisima y cuyas formas de-
nunciadas traidoramente por su ropa empapada hacen re-
cordar... i qui6n no tiene algunas formas que recordar!...
pues no quiero salir con comparaciones de la Venus de
Milo, de la Venus Afrodisiaca, de Galatea, de la Casta Su-
sana y otras matronas de museo cuyo cuerpo de mArmol
y senos duros, estin ahi tantalizando A los guardianes...
hacen recorder decia, el primero 6 el segundo 6 el vig6si-
mo amor, pues han de saber ustedes que, no la mujer,
sino nuestro amor, es quien posee las bellas formas y yo
podria presentar como prueba la confidencia de un ciego,
realmente ciego de ojos, A consecuencia de una enfermedad
poco po6tica, la viruela, enamorado de una maestra de
escuela, fea como doce mil legiones de demonios, flaca
como una ristra de zarzaparilla, vizca como un Angulo y
ladeada como la torre de Pisa.








EDUARDO WILDE


Y era de ver el entusiasmo del ciego-1-qu6 espalda,
doctor, me decia... cuando yo paso la mano sobre ella!...
ern fin la confidencia era al m6dico y yo no debo revelarla
A causa del secret professional. Solo puedo decir que pa-
sar la mano por los lomos (la espalda, segin el ciego) y
A lo largo del espinazo de la maestra, debia ser lo mismo
que pasarla por el divortia aquarum de los montes
Urales.
En que estAbamos?-ah! al dalo de una criatura be-
llisima y con formas tales que denunciadas por su ropa
mojada, le hacen A uno recorder, todo cuanto de sen-
sual ha experimentado en la vida, se vb un viejo impo-
sible de flaco 6 una vieja improbable de gorda, vestidos
ambos como| mufiecas de jugueteria alemana, sin que fal-
ten ni los anteojos. La vieja muy ocupada en no ahogarse,
como si ello importara algo A la humanidad, y el viejo
haci6ndose la ilusi6n de resistir a las olas.
Las olas, caprichosas como cabezas de novias mi-
mosas, las Olas de mar que antes no conoci y por cuya
fuerza jamAs hasta entonces me habia dejado levantar;
las ondas providenciales cuyo empuje comienza por el
fondo y hace trepar al nadador en su lomo encrespado en
vez de mecharlo en la masa de sus aguas como un pedazo
de jam6n en una pierna de carnero!
En Ostende, hay un kursal, un casino y various sitios
de recreos, entire ellos la playa que en las horas vecinas A
las del bafio semeja el campamento de un ej6rcito formida-
ble visitado por toda la poblaci6n de una ciudad. Los ni-
ios por enjambres juegan con la arena, los hombres pa-
sean, dibujan 6 toman vistas fotogrAficas, las mujeres te-








OBRAS COMPLETES 59

jen, pintail' 6 conversan en rueda con sus acompafiantes;
hasta las mas feas de las j6venes coquetean un poco, en
contraposici6n de las ya mas maduras quienes lo hacen
desenfrenadamente.
En el kursal, espl6ndido edificio con colosales salones
de bailes y juego con teatro, jardines y otros sitios de re-
creo, encuentra el viajero diversiones atractivas, decentes
y animadas, A las que puede asistir con toda comodidad y
sabiendo que nadie se preocupara de 61 sino para agradarlo
con tal de no salir de las reglas sociales y de los habitos
de la gente culta, admitida la expansion! propia de los pue-
blos de bafios.
*
*














EL RHIN COLONIA BERLIN


Nadie puede imaginarse un camino mas lleno de ac-
cidentes agradables, que el de Bruselas a Colonia, en su
primer secci6n. El tren rapidisimo entra A cada moment
en algfn t6nel y sale de 61 para pasar veinte veces el mis-
mo rio, costear parques y aldeas, atravesar bosques 6 col-
garse a las faldas de las colinas, produci6ndole a uno el
mismo efecto de cerrar y abrir los ojos, corriendo por ciu-
dades, montes y valles, tal es la prontitud del contrast
entire la luz de los paisajes y la repentina oscuridad de los
socabones.
Pasada esta impresi6n le resta otra no menos agra-
dable al viajero: la vista del Rhin a cuyas orillas esta
situada la ciudad de Colonia, del Rhin tan cantado por
los poetas y con raz6n. Del otro lado, enfrente a la Colonia
se ha formado una ciudad mis nueva, ligada hoy A la
vieja por various puentes uno de los cuales es una obra
notable de elegancia y solidez; los trenes pasan por 61 sin
extremecerlo y los buques no muy altos caben debajo de
sus arcos. El espectAculo que ofrece el Rhin de noche
visto del puente, es fantintisco: el reflejo de la luna 6 de
las estrellas en sus agua se une el de las luces de mil
embarcaciones a vapor 6 vela alli ancladas 6 en movimiento.
A los lados se ven las f6bricas y talleres de la ciudad nue-
va y los edificios enormes y silenciosos de la vieja cuyo
punto saliente es la grande y c6lebre cathedral.







OBRAS COMPLETES


No s6 si ustedes saben que los pianos de la ca-
tedral de Colonia fueron hechos por el diablo; asi lo cuen-
tan por lo menos todos los guias y lo cren hasta los sacer-
dotes de Alemania. Los cristianos tienen la costumbre de
hacerlo pasar por tonto al diablo y si realmente la his-
toria de este monument guardado con tanto cuidado en
los archives. episcopales, es verdadera, el diablo ha hecho
un mal negocio, pues la cathedral vale much mas que las
dos almas que se llev6.
Un obispo muy rico, se propuso hacer una iglesia
sin igual y pidi6 los pianos al m6s c6lebre de los arquitec-
tos de la tierra, d6ndole un afio para ejecutarlos. El ar-
quitecto, abandonando todo trabajo, se consagr6 a la obra
encomendada y consumi6 una gran cantidad de pergami-
nos en puros proyectos, sin conseguir uno siquiera median.
Lo particular era que apenas se dormia sofiaba con famo-
sas catedrales cuyos pianos tenia en la mano, pero apenas
se despertaba, pianos y catedrales dasaparecian de su me-
moria.
El obispo por su lado no se descuidaba; habia he-
cho acopiar materials y ya tenia todo pronto para co-
menzar la obra. Cuando solo faltaban tres dias para el
vencimiento del plazo, el arquitecto medio loco se sali6 al
campo donde lo tom6 una tormenta horrorosa; Ilovian
rayos y centellas. Una de estas parti6 el tronco grueso
de un arbol de cuyo centro sali6 un caballero vestido de
colorado.
Este se acerc6 al arquitecto y lo salud6 como al autor
de la cathedral con cierta ironia. El arquitecto se fasti-
di6: el caballero insisti6 en sus cortesias. Por fin en-







EDUARDO WILDE


traron en conversaci6n y tras de muchas peripecias, re-
sult6 al 6ltimo que el caballero daria los pianos, firmando
el arquitecto el compromise de dar su alma al diablo el
cual se Ilevaria tambi6n la de la primer persona que en-
trara en la cathedral.
El arquitecto recibi6 los pianos, los mostr6 al obispo
quien qued6 admirado y la cathedral comenz6 A levantarse
con una rapidez asombrosa, pero no estaba content; no
es c6modo dar su alma al diablo cuando uno la tiene muy
cat61ica. Andaba pues por esta causa buscando el medio
de faltar a su compromise ayudado por su professor y por
el obispo quienes le aseguraban que engafiar al diablo no
era mala acci6n. El diablo desconfiado tomaba sus medidas
para no ser estafado; hizo que los pianos se perdieran sin
estar la obra concluida y ni por eso perdon6 al aquitecto
muerto en pecado, ni dej6 de llevarse la otra alma, pues
con anuencia del obispo y clero conocedores de las con-
diciones del contrato, una mujer notoriamente.condenada
fu6 obligada a penetrar en la cathedral medio concluida y
marcharse en seguida al infierno. Los pianos no apare-
cieron hasta muchisimos afios despu6s; el diablo los habia
roto y habia mandado los pedazos a diversas parties.
Hace apenas ocho aflos, que la cathedral ha sido ter-
minada, inaugurindose con gran pompa. La cristiandad
debe pu6s a los buenos oficios de Satanis y a sus vastos
conocimientos matemiticos, uno de los mis notables mo-
numentos consagrados al culto. Es de piedra como se sabe,
sus bovedas, sus c6pulas, sus columns y sus torres son
atrevidas y elegantes; el estilo de su arquitectura es puro:
todo el edificio es grandiose. Encierra mausoleos precio-
sos y cuadros notables.







OBRAS CQMPLETAS 43

Alli estin en una urna de oro, plata y piedras pre-
ciosas los restos de los tres reyes magos que fueron A ado-
rar A nuestro senior Jesucristo. Respecto de la autentici-
dad de esos restos no puede haber la menor duda pues se
tiene los certificados de defunci6n de los reyes, expedidos
por el official del rejistro civil de sus respectivas ciudades.
Estan tambi6n en una reliquia especial tres de las
espinas de la corona del Salvador del mundo; son bue-
nas espinas, yo las he visto y se conservan en perfect
estado A pesar de sus mil ochocientos ochenta y nueve
anos.
Colonia es muy rica en reliquias. En otra de sus igle-
sias, Santa Ursula, se hallan depositados los huesos de esta
Santa, y de once mil virgenes mAs birbaramente sacrifi-
cadas en compaiia de la sefiora Ursula, por los hunos.
Estas once mil virgenes en su peregrinaci6n A Roma
compusieron el cortejo de Santa Ursula, virgen tambi6n,
pero en visperas de dejar de serlo por consejo de un angel.
Dicha peregrinaci6n fu6 notable.
Una verdadera flota compuesta de once buques condu-
jo A las doncellas A razon de mil cabezas por buque y cuen-
tan los pilots que no sabian como entenderse con tanta
virgen A bordo.
Colonia tiene como todas las ciudades antiguas ca-
lles angostas y torcidas. El gobierno de la villa ha com-
prendido que la hermosa cathedral no lucia lo bastante por
no pod6rsela contemplar de cierta distancia y ha mandado
demoler algunas casas vecinas, con lo cual el edificio no
ahoga las calls como sucede en Buenos Aires con los ban-
cos Hipotecario y de la Provincia.







EDUARDO WILDE


Lo principal del municipio esti encerrado por las
fortificaciones antiguas y modernas que dan a los alre-
dedores un aspect nuevo y variado, principalmente a lo
largo del Rhin.
No s6 si ustedes cren aun, como yo cuando chico, que
el agua de Colonia era el agua natural de una ciudad
fantastica; si aun lo creen salgan de su error. El agua de
Colonia es fabricada con todos los miramientos debidos
a la quimica en un establecimiento'especial y se vende ca-
si tan cara como en Nahuel Huapi.
Hay en las plazas y otros sitios numerosas est6tuas
de hombres vivos y muertos, guerreros y artists, fil6-
sofos, oradores y estadistas. La ciudad es animada, circu-
lan por sus calls muchos militares; tiene teatros, pa-
seos, jardin bot6nico y una pequefia colecci6n zool6jica.


Tenia yo much deseo de conocer la capital politica-
mente antagonista y vencedora de Paris.
Berlin es una ciudad nueva relativamente. Como casi
todas las grandes capitals de Europa, esta atravesada por
un rio canalizado proporcionando a los habitantes las como-
didades de un transport en pequefios barcos barato y
ficil. Si nosotros hicieramos alguno de los canales pro-
yectados, al rededor de Buenos Aires, procederiamos con
tino.
Dentro de pocos afios a uno y otro lado del canal flo-
recerian nuestras industries y la capital de la Rep6blica
Argentina tendria las ventajas de L6ndres, Paris, Berlin,
Colonia, San Petersburgo y otras.








OBRAS COMPLETES


Sus calls son anchas y aereadas; solo en la parte
antigua hay algunas angostas. Su sistema de cloacas y
provision de agua es muy bueno; hay much limpieza
en la ciudad.
Las grandes avenidas, entire las que figure en pri-
mera linea, Unter den Linden, es decir, Bajo los Tilos,
nombre po6tico enteramente en armonia con la belleza de
la calle, tienen fajas especiales y diferentes, para el trAn-
sito de carros, tramways, carruajes, caballos montados y
gente de a pi6. Eso se llama entender los usos de una via
pfblica y consultar las necesidades de la poblaci6n.
La faja destinada A los jinetes, estA flanqueada de
Arboles. San Petersburgo es aun mas notable bajo el
punto de vista de la disposici6n de sus calls: la perspec-
tiva Nevsky, por ejemplo, tiene A m6s de sus anchas ve-
redas, una faja central para tramways, A los lados de
6sta, dos fajas para los transeuntes de A pi6, en seguida,
de un lado y otro, una para carruajes.
La direccion de los vehiculos estA marcada; asi por la
misma calle suben y bajan, pero separados por la faja de
los tramways y de los transeuntes, evitando asi todo peli-
gro de choques.
Numerosos hotels, casas de comercio, bancos, tea-
tros, talleres, manufactures, residencias particulares y pa-
lacios espl6ndidos dan A la ciudad un aspect grandiose.
Sus plazas ostentan estituas colosales de la mas bella
escultura, algunas demasiado al natural como las de la
plaza vecina al museo, en las cuales se ha suprimido por
indtil la hoja de parra del traje usado por nuestro padre
Adan. La mas noble de las estatuas es sin duda la de








EDUARDO WILDE


Federico el grande, no desconociendo el m6rito de las otras
de sabios, guerreros y magistrados.
Enclavado en la ciudad hay un parque muy grande,
llamado Thiergarten, jardin de animals, perfectamen-
te cuidado; conserve en algunas de sus secciones el aspec-
to det bosque silvestre; tiene lagos en que se patina en
invierno y sitios preciosos de recreo en toda estaci6n. Y
no es este el inico bosque de Berlin; hay otro un poco
mIs lejos, muy grande y muy bien conservado.
Los museos de la capital de Alemania son numerosos y
muy ricos. El museo etnogrifico ocupa un edificio inmen-
so y contiene ejemplares de vestidos, armas, tiles, mue-
bles, embarcaciones, imagenes y cuanto Dios cri6, perte-
necientes A todos los pueblos de la tierra en sus diversas
6pocas. Ofusca visitarlo; uno se apercibe alli de cuanto
ignora.
Junto a 6ste se encuentra el museo de Artes 6 In-
dustrias, ocupando otro edificio monumental. Joyas, por-
celanas, muebles, tejidos, grabados, cristales y tallados de
bajo relieves, son los objetos que lo llenan y cuya compara-
ci6n ensefia los progress de las artes industriales.
Otro museo que ningfin viajero debe dejar de visi-
tar es el de armas, en el cual se puede ver desde los ca-
fiones primitivos hasta las ametralladoras mas nuevas;
alli figuran las armaduras, los vestidos, las lanzas, los sa-
bles, pufiales y espadas de todos los tiempos. Inspeccio-
nando los fusiles, se puede seguir paso a paso los progre-
sos de la fabricaci6n, desde el mIs rudimentario despu6s
de la invenci6n de la p6lvora, hasta el actualmente usado
por los alemanes; lavariedad infinita en las formas y me-







OBRAS COMPLETES


canismo muestra adelantos y retrocesos en la construc-
ci6n. Los trajes de diversas 6pocas ofrecen un espectdcu-
lo curioso. No es menos digna de studio la secci6n de los
pianos de fortificaciones y de batallas, hechos en relieve,
aun cuando su importancia no sea trascendental por cuanto
los pianos de las fortalezas actuales no estin representa-
dos alli.
Dificil es concebir un edificio mas apropiado A su ob-
jeto que el inmenso palacio del museo real de Berlin. Al
considerar las riquezas alli encerradas y mirar el recinto,
no se sabe qu6 admirar mis; cada sala est6 decorada co-
mo corresponde a los objetos que contiene. Asi, las momias,
los mausoleos, las cariftides, en fin, todo el egipcio esta
en un edificio egipcio, copiado fielmente y en cuyas para-
des se han pintado escenas de la vida, habitaciones, jardi-
nes, templos y figures egipcias. En el sal6n de objetos
griegos reproducidos, todo es griego; los frescos de los
muros represent la vida griega y los principles monu-
mentos hist6ricos.
Estas pinturas son hechas por verdaderos maestros.
El palacio del museo es de una belleza y de un valor
inestimable, los pisos de los salones y vestibulos son de
granite brufiido, las columns de alabastro, de mdrmol
6 de jaspe, los muros pintados con preciosos cuadros. Hay
una escalera que llama la atenci6n por lo grandiosa; Ileva
del museo de escultura al de pintura y es tanta la belleza
del recinto que le hace olvidar al visitante las curiosida-
des y riquezas que ha visto en la plant baja.
En la secci6n de esculturas, son dignos de menci6n
los restos de estituas de P6rgamo instalados en un ves-







EDUARDO WILDE


tibulo a la entrada y en un sal6n cuyas paredes ostentan-
16s cuadros de los monumentos mIs renombrados, tales co-
mo el Jimnasio, Acr6polis y otros. Es notable por su belle-
za el resto de un busto de mujer; no existe sino el cue-
llo y la parte inferior de la cara hasta la mitad de la
nariz; la boca esta entreabierta; es colosal pero preciosa.
En otras salas se encuentran los originales de mu-
chas est6tuas griegas; citar6 la de una sirviente sentada
en la tumba de alguien, muy afligida y muy linda y la de
un Antinoo precioso. Luego vienen las reproduciones de
las estituas c6lebres, cuyos originales estan en otros mu-
seos. Los muros contienen grandes cuadros de pintores de
nota, representando los monumentos antiguos de la Grecia.
En la sala romana estin las estatuas colosales y ho-
rribles de CUsar, de Augusto, de Trajano, Vespasiano, Tito,
Acriano, Marco Aurelio y demis emperadores romanos.
Hay una mujer rezando, bellisima, y la estatua de
Lucilia que no le va en zaga; tres Apolos, dos Zeus
en otra pieza y mas notable que todo, a mi manera de
ver, un Juan Bautista de Miguel Angel. El Juan Bautis-
ta es un muchacho hermosisimo a quien da gana de ha-
blar con cariiio. Esta estitua ha costado al museo
125.000 francos; dicen que fu6 adquirida en Pisa. Por
este dato podr6 calcularse cuanto gasta el museo para
aumentar su colecci6n y los enormes recursos de su pre-
supuesto.
Las estatuas de Agripina, Augusto, Menandro y De-
m6stenes, todas del Vaticano; Cleomenes de Paris, Aris-
t6teles, de Madrid, y un Antinoo del Capitolio de Roma;
el H6rcules Farnesio y los gladiadores, de los que-tantas







OBRAS COMPLETES


reproducciones en bronce hay en Buenos Aires, hacen
parte de la colecci6n.
La sala del renacimiento italiano, contiene muchos
mufiecos muy feos, ejecutados sobre temas religiosos y el
busto del famoso Papa Alejandro VI, que en paz descan-
se. En la egipcia, estdn las figures colosales de Ramses
II de Asertesen I: las dos, datan de dos mil cien (2100)
afios antes de Cristo. Alli se encuentra la piedra de los
sacrificios, paralepipedo, como de medio metro cuadrado
de base, en que ponian su cabeza las victims designadas
por la estupidez humana; adornan tambi6n este sal6n, la
puerta de una piramide, un tronco de column que for-
maba la parte baja de una estdtua jigantesca y un pe-
dazo del monument que el rey Asirio hizo construir en
conmemoraci6n de la destrucci6n de Menfis y de su vic-
toria sobre los reyes de Etiopia y de Egipto, hechos que
ustedes recordar6n por ser muy recientes.
El pedazo de piedra lleva el grabado en relieve de
la efigie del monarca vencedor semejante a un polio vesti-
do, a cuyos pi6s se hallan arrodillados un rey de madera
y un principle parecido a esas figures que pintan los mu-
chachos en la pared, con un solo ojo redondo y un .pico
por nariz. Dicen que los caracteres de la inscripci6n, del
tronco de la columna mencionada, son las letras m6s an-
tiguas que existen en el mundo. Yo no le creo a nadie que
entienda semejantes inscripciones; como no se les contra-
dice los sabios inventan tambi6n a su gusto. Lo que la
inscripci6n en relieve represent es una piedra con virue-
la y quien diga lo contrario n6 sabe las enfermedades
de las piedras antiguas.







EDUARDO WILDE


El museo de cuadros esta dividido en dos parties: en
una figuran los de las escuelas italiana, espafiola y fran-
cesa: en la otra los de la alemania y holandesa.
En la primera llamaron mi atenci6n los siguientes:
Un Cristo de Leonardo de Vinci.
Jipiter y la sefiorita lo, de Correggio; el m6s ga-
lante de los dioses est6 disfrazado de oso; lo, una bonita
muchacha se halla desnuda como vino al mundo y esta
sentada sobre una piedra. El oso, cuya cara apenas se
percibe en la sombra, tiene abrazada a la joven por la
cintura; las dos caras y las dos bocas est6n juntas; JO-
piter encuentra sin duda muy sabrosos los labios de lo;
en efecto, la nifia tiene una boca encantadora.
Cerca de este cuadro hay otro del mismo Correggio,
sobre id6ntico tema; el amigo senior Correggio a juzgar
por sus obras era muy afecto a los besos en la sombra;
este represent A Leda y el Cisne; es cuadro muy cono-
cido aunque incompletamente porque las reproducciones
suprimen las compafieras de bafio de la preciosa 6 intem-
perante Leda; las compafieras son varias nifias desnudas,
muy lindas y ya familiarizadas con los procedimientos de
los cisnes, pues poco caso hacen de los procedimientos de
Leda y Compafiia.
Cinco cuadros de Rafael, originales por supuesto; to-
do cuanto el museo contiene es aut6ntico y no admite
pieza sobre la cual haya la menor duda. Estos cuadros
tienen por tema A Maria y el nifio con sus variantes, Je-
r6nimo Francisco y San Juan. Estuve gran tiempo mi-
r6ndolos, ellos constituyen una inmensa fortune y fran-
camente no me produjeron grande impresi6n. Yo, en lu-
gar de Rafael, le habria puesto mis cejas a la virgen,







OBRAS COMPLETES


pues las que tiene son indijentes. Hemos admitido muy
a la ligera la perfecci6n de los cuadros de los maestros
antiguos; muchos estdn Ilenos de defects; y nadie se
atreve a sefialarlos de miedo a las ideas recibidas. A mi
no me importa nada en material de impresiones la opi-
ni6n de los otros. Todos los critics juntos de la tierra
no le pondran cejas a una virgen de Rafael si no las tie-
ne, ni disminuirin el vol6men del brazo de gladiador de
la famosa y robusta virgen de la silla, cuyo original no
he visto ain, pero cuyas reproducciones por millares la
presentan con el mismo defecto que ha de estar en el ori-
jinal, pues no es dable que todos los copistas se hayan
equivocado en el mismo punto.
Un Juan Bautista de Creuz, admirable.
Lavinia, la hija del Tiziano, author del cuadro y de
la hija.
Un San Antonio y el nifio de Miguel Angel, se dejan
mirar con agrado un minute. El Amor vencido, del mismo
y Jesu-Cristo bajado de la cruz, espl6ndidos.
La Mater dolorosa de Guido Reni, una verdadera ma-
ter y realmente dolorosa.
Varios cuadros de Velasquez, entire ellos el retrato
de un capitdn gordo lamado Alejandro del Borro, lleno
de verdad y que impresiona.
En el departamento de las escuelas alemana y ho-
landesa note particularmente:
El retrato de un rey, Felipe II creo, con una boca y
una mandibula inferior improbables, en forma de hocico.
Es listima que algunos de los grandes representantes de
la humanidad segun la historic, se alejen tanto en su
figure de las reglas de est6tica.







EDUARDO WILDE


Un San Sebastian muy bueno.
Cristo curando a un enfermo, excelente en su papel
de m6dico home6pata.
Una Andromeda, espl6ndida; que lo detiene a uno
un buen rato.
El retrato de un municipal, de Durer; ha costado
437,500 francos (no Durer ni el municipal sin6 el cuadro).
Como sentird nuestro Presidente del Concejo Delibetan-
te Sr. Cranwell, que no viva en nuestra 6poca el Maestro
SDurer! Ya tendriamos un Durer en la Sala del Concejo.
De Rembrandt, pintor bastante pretencioso que man-
daba la luz a sus cuadros, de lado, Jos6 acusado por ma-
dama Putifar ante su marido, por tonto, porque al fin y
al cabo esa arriesgada sefiora no carecia de atractivos.
Una casta Susana y various viejos; no causa la menor im-
presi6n, quiza debido a la calidad evanj6lica de esa dis-
tinguida y modest matrona. La esposa de Rembradt,
bastante buena moza; se sospecha que el retratista la ha
mejorado. Una mujer, no la lejitima, con unos ojos co-
mo hay pocos en Europa y muchos en Am6rica.
La bruja de Harlem por Frans Hals, una vieja odio-
sa con una lechuza en el hombro: la vieja se parece a la
lechuza y causa espanto; es la representaci6n de la mal-
dad; y por fin una mujer desnuda, studio de Rubens.
En una hermosa rotonda se hallan expuestos gobe-
linos antiquisimos que quitan el deseo de poseer tejidos
andlogos.
En la portada del museo hay dos estituas de hierro
muy buenas, la .una represent una 'amazona luchando
con un tigre; la otra un jinete combatiendo con un le6n.








OBRAS COMPLETES


Al pid de la escalinata se halla una fuente de ocho
metros de diametro hecha en granite de una sola pieza.
Fu6 necesario construir wagones especiales para tras-
portarla.
*

Pr6ximo al museo real, casi ligado a 6l est6 el edifi-
cio llamado galeria national, no inferior en belleza 6 mu-
chos de los notables de Berlin; contiene esculturas y
cuadros numerosos ya. Uno represent a Huss, delante
de la hoguera; el pueblo parece serle favorable asi como
el monarca que asiste 6 la ejecuci6n, a caballo, acompa-
fiado de un obispo tambi6n a caballo, el Infame; en la
cara de este se pinta la c6lera, la estupidez y la cruel-
dad. Hay un cuadro de la Magdalena muy lindo y una
Bacante que no le va en zaga. La Lectura de un testamen-
to reci6n abierto, es una pintura preciosa por la diver-
sa expresi6n de las caras de los concurrentes, perfecta-
mente interpretada por el autor. El Carnaval en Vene-
cia, en casa de un magnate; Jesu-Cristo sanando un en-
fermo y el M6dico examinando A un nifiio, son tres cua-
dros notables; el segundo es de Marx; el tercero admira-
ble A mi entender, es de Mackart; jams pintor alguno
representara mejor el sufrimiento de una criatura. No
hay en 61 sino tres personajes; el m6dico, el nifio y la
madre que lo tiene en las faldas; la cara de esta es una
interrogaci6n ansiosa; al nifio solo le falta quejarse; la
actitud del m6dico y su fisonomia son por si solas una
formula y una elejia. Los m6dicos aprenden en el ejer-
cicio de su profesi6n a hablar con su simple actitud sin
decir nada y dici6ndolo todo; el del cuadro parece estar








54 EDUARDO WILDE

dici6ndole & la madre. "El caso no es muy sencillo pero
la ciencia tiene muchos recursos; pobre niio, si usted lo
hubiera traido antes!.... tal vez no hay que perder la
esperanza, pero no es bueno tampoco hacerse muchas ilu-
siones.... Ha dormido anoche?.... toma algin ali-
mento?-Eso-no esta muy bien.... quiza se mejore,
porque.... usted sabe, la naturaleza en esta edad" En
fin, remeda la situaci6n tan comfin en la vida professional
de un medico a quien sus sentimientos y sus incertidum-
bres impiden arriesgarse a pronunciar una sentencia y el
cuidado de su reputaci6n i dejar grandes esperanzas. En
lenguaje de estudiantes, esto se llama reservarse salidas.


*
















UN CUADRO EL ACUARIO UNIVERSIDAD HOSPITAL
-PALACIOS DE BERLIN Y POTSDAM--ESTADO SO-
CIAL DE ALEMANIA NUESTRO PAIS Y SU DIPLOMA-
TICO Sr. CALVO.

Todavia mas sobre pinturas en Berlin. Acababa de
abrirse una exposici6n de cuadros cuando nosotros llega-
mos; era la correspondiente a este afio, pues Berlin como
Paris tiene su sal6n. No me detendr6 en detalles, solo dir6
que habia cuadros preciosos de todo g6nero y de toda cla-
se de pinturas; pero no quiero dejar de mencionar uno en
realidad sorprendente.
Era un cuadrito de dos cuartas de largo por cuarta y
media de ancho representando una vieja en el moment de
poner lacre a una carta cargada como dicen, pafa su hijo,
su nieto 6 su sobrino; m6s bien para su nieto. Lo admira-
ble en esta pintura es la sensaci6n de vol6men y de vida
que produce; la verdadera realidad no es mas patente que
la del cuadro; se acerca uno hasta casi tocarlo y ve la car-
ne de la vieja, su cuello arrugado, el hueco entire las dos
claviculas, sus manos temblonas, su ropa con los dobleces
de los g6neros usados. En la carta ha puesto la vieja tres
6 cuatro parches de lacre como para garantir mejor el
contenido; se siente el olor del lacre caliente, se ve la vela
encendida y uno tiene tentaci6n de soplar y apagarla a
ver qu6 dice la vieja; estoy seguro de que en la oscuridad
esa vela pintada alumbraria. A los ojos humans les es








EDUARDO WILDE


impossible abandonar la ilusi6n de que son victims mien-
tras miran esta obra de arte. No se puede dar mayor exac-
titud de detalles; el pincel ha ejecutado un robo de las su-
perficies A los vol6menes y de lo estAtico a lo vivo en mo-
vimiento. No ver6 nada mejor hecho en la vida.
Al contemplar en su incredible sencillez el poder del
arte, tentaciones nos vienen de adoptar sus creaciones co-
mo obras sobrenaturales.
El cuadrito de la vieja habia sido vendido en mil mar-
cos apenas abierto el sal6n.' Hice gesti6n para que el com-
prador me lo cediera, sin conseguirlo y hube de contentar-
me un rato mirando A la viejita y esperando que acabara
de poner lacre A su sobre, tentado A cada minute, en vir-
tud de la intense alucinaci6n, de ofrecerme para llevarle
su carta al correo.


Otro de los establecimientos que un viajero no debe
dejar de visitar es el acuario de Berlin. He visto el de la
Exposici6n de Paris; debo suponer que los expositores y
las comisiones se han esmerado en hacer las cosas del me-
jor modo possible; pues bien, el acuario de la Exposici6n
es indigente al lado del de Berlin.
Despu6s de una hora de examen acerca de las costum-
bres de los habitantes del mar, sale uno de tal manera pe-
netrado del espectaculo que le parece haber vivido un mes
en su fondo.
Indtil es intentar una descripci6n; hay cosas que es
necesario ver y no hace poco todo predecir en un viaje
cuando apunta A los futures viajeros los objetos sobre los
cuales han de poner su atenci6n.








OBRAS COMPLETES


En el acuario como habitantes ex6ticos figuran otros
animals no marines; entire ellos un mono sin cola, con la
cara y orejas sin pelo y con todo el aspect de un hombre
viejo como hay muchos. Si este mono me hubiera dirigido
la palabra no me habria sorprendido. Por mas religioso
que uno sea, y yo lo soy en extreme, no puede dejar de im-
presionarse en presencia de ciertos hechos destinados 6
darle la raz6n 6 Darwin.

La Universidad de Berlin es mis c6lebre por sus pro-
fesores que por su edificio; asi debe ser. El establecimien-
to es grande, serio apropiado a su objeto, pero nada mas.
Saben todos en Buenos Aires, es decir, todos aquellos
A quienes les interest saberlo, cual es la organizaci6n de
las universidades alemanas; no me toca pues explicarla:
debo recorder sin embargo que & esa organizaci6n se debe
el predominio cientifico de los alemanes, sus grandes ade-
lantos y la fecunda producci6n de hombres distinguidos y
de sabios.
En todo hay una incubaci6n y la ciencia necesita tam-
bi6n sus incubadoras y su atm6sfera propicia; los sabios
no brotan espontdneamente; siempre son precedidos por
generaciones de mas a mas adelantadas que hacen possible
la aparici6n en 6poca dada de la entidad que encarna en
si como una formula, todas las ideas acumuladas en los
grupos estudiosos, en las families cientificas, en cuyo seno
ha de nacer el hombre de genio, el representante de la ra-
za, el dirigente, la personalidad representante.
Es rama universitaria la de los studios medicos y en
estos como en muchos otros, los alemanes van muy ade-
lante.










EDUARDO WILDE


Hay entire ellos no solo te6ricos sin6 clinics y opera-
dores de nota.
En una de mis visits a los hospitals, tuve la suerte
de conocer al distinguido professor Hanna, cirujano, direc-
tor del hospital municipal de Friederichshine y de serle
presentado precisamente cuando su obligaci6n lo llamaba
al trabajo.
SVarios pacientes ya preparados lo esperaban en las
piezas contiguas de la sala de operaciones; el Dr. Hanna
me pregunt6 si no me seria molesto acompaiharlo.
Ustedes calculan mi respuesta si piensan en esa espe-
cie de nostalgia que un medico sufre cuando pasa algdn
tiempo sin ver enfermos.
Solamente los medicos son capaces de comprender has-
ta d6nde Ilega esa nostalgia: v4 hasta la aberraci6n de
los sentimientos; uno extrafia el anfiteatro; los cadAve-
res no le parecen el resultado de un infortunio, sin6 anti-
guos conocidos encontrados inopinadamente; los vb uno
con gusto. Yo no sostendr6 que estas aberraciones son le-
gitimas, pero si que son reales verdaderas y explicables.
QuizA un cadaver, siendo en si desagradable, le recuerda
A uno tiempos muy felices y la imaginaci6n de suyo poco
16gica, transport y junta impresiones hechas para estar
separadas.... en fin, asi es, si quieren cr6anlo y si no,
no lo crean; no por eso ha de dejar de ser verdad!
A la sala de operaciones se entra por un pasadizo
ancho flaqueado de piezas, laboratories, cuartos de es-
pera y otros en donde se coloca momentaneamente A los
pacientes, mientras les Ilega el turno de ser operados.
Cuando entramos A la sala ya estaba el client en










OBRAS COMPLETES


la mesa, rodeado de medicos j6venes A quienes el opera-
dor trataba como A estudiantes.
Dos juegos de asistentes de diverse clase son, pa-
rece, indispensables. El uno compuesto de varones tiene
A su cargo el servicio de fuerza; trasportar el enfermo,
mantenerlo en posici6n, mientras los medicos le dan clo-
roformo y demAs. El otro compuesto de mujeres alcanza
los instruments, los recoje, los lava en soluci6n de bi-
cloruro de mercurio, prepare el agua, las esponjas, los
vendajes y todo lo del g6nero que se necesita antes de la
operaci6n, durante ella y despu6s de terminada.
La disposici6n de todos los aparatos es sumamente
previsora; dificilmente se le ocurrirA al cirujano pedir un
objeto que no est6 a la mano. Los muros estan Ilenos de
carfos por los que circula agua fria y caliente trasporta-
ble por cafieria tambi6n, A cualquier parte de la pieza,
hasta sobre la mesa del operator. Los vendajes, esponjas,
tiras aglutinantes, cuerdas, algodones antis6pticos y me-
dicamentos ocupan estantes bien dispuestos y colocados
atinadamente.
Las series de instruments y aparatos para cuanto
puede necesitarse estan A la mano. Todo esta limpio y en
orden. Las mujeres saben el nombre t6cnico de cuanto
se les puede pedir y A veces ni necesitan indicaci6n del
operator al cual presentan en el moment oportuno el
instrument apropiado, tal es la ensefianza resultante de
la prActica. Nadie toca nada sin haberse lavado las ma-
nos antes en soluci6n de bicloruro de mercurio; el uso del
bicloruro ya no es un habito s6lo, es una instituci6n, un
fanatismo; todo sale de la soluci6n o ha estado en ella.








EDUARDO WILDE


La mesa de trabajo tiene varias articulaciones dislo-
cables facilmente segin la necesidad. Tras de cada ope-
raci6n se lava el piso, aun cuando apenas se haya derra-
mado gotas de sangre 6 de otro liquid.
Cuando el operator v6 6 su taller, asi le llamare-
mos, no sabe ni cuantos enfermos deberA operar ni cud-
les serdn las operaciones; el paciente viene ya de su sala
con el diagn6stico del m6dico respective y la indicaci6n
del, tratamiento quirfrgico; pero el medico operate no
procede a ciegas; examine el caso y decide, casi siempre
de acuerdo con su colega el remitente del enfermo.
Yo vi al Dr. Hanna operar en menos de una hora A
dos individuos: el uno constituia un caso urgente el otro
requeria una operaci6n llamada de complacencia, de aque-
llas que no se hace sino cuando hay seguridad de buen
6xito, pues la vida del paciente no la exije. Ahora, para
tener esa seguridad en los casos como el que vi, se nece-
sita ser un medico en toda regla.
Imajinense ustedes un mocet6n como de 25 afios, cu-
yas piernas se hallaban desviadas para afuera a partir
de la rodilla, desviaci6n producida por la clase de trabajo
del'individuo; el mozo era panadero.
C6mo, por ser panadero, un hombre puede tener las
piernas torcidas, es cosa esplicable si se recuerda que la
masa se amalgama con los pi6s, punto desagradable para
cuantos comen pan y mIs aun para los pobres diablos
que lo amasan a espensas de la rectitud de sus canillas.
Los alemanes no pierden ocasi6n de hacer una broma
a los franceses; asi, el Dr. Hanna al mostrarme el caso
me dijo: "este j6ven tiene el mismo mal que la Francia,
la maladie de Boulanger".







OBRAS COMPLETES


El mozo venia ya con la marca del sitio donde debia
hacerse la operaci6n; 6sta consistia, como quien no dice
nada, en romperle los huesos con un cortafierro y po-
nerle derechas las piernas; todo se hizo en un verbo.
Los medicos ayudantes colocaron una venda de caut-
chouc desde el pie hasta la ingle para dejar exangiie el
miembro; luego un cilindro elastico en la parte inferior
del muslo para impedir la vuelta de la sangre una vez
retirada la venda. En seguida el operator practice una
incision lateral externa cerca de la extremidad inferior
del f6mur, aplic6 su cortafierro y rompi6 el hueso A mar-
tillazos; lo mismo hizo en la parte internal; la pierna com-
pletamente suelta fue enderezada y puesta dentro de un
vendaje enyesado. Otro tanto se verific6 en el otro miem-
bro.
Concluida la operaci6n, el Dr. Hanna me mostr6 dos
operados de dias antes, ya sanos y con sus piernas como
las de Ad6nis.
La otra operaci6n fue m6s grave.
Se trataba de un caso de oclusi6n intestinal. Prepa-
rado el enfermo, el operator abri6 el vientre en el centro,
tomando precauciones para preservar la cavidad perito-
neal. Una vez acomodados los bordes de la abertura, com-
prendiendo el peritoneo, el cirujano meti6 el dedo, busc6
el intestine comprometido y 6 la altura convenient en el
lado izquierdo, practice otra abertura por la que sac6 el
intestine, cuya anza fu6 asegurada con mechas de linon
cubiertas de iodoformo, suturas, etc; despu6s se abri6 el
intestine y la operaci6n qued6 concluida, comenzando A
salir los materials disueltos despuds de varias inyeccio-
nes.. El pobre enfermo habia escapado a la muerte inmi-







EDUARDO WILDE '


nente ;pero quedaba con la mas molesta de las incomo-
didades para toda la vida.
La habilidad del Dr. Hanna y su seguridad operato-
ria son muy grandes; 61 es ademAs un hombre muy sen-
cillo y muy amable.
Otros casos mIs vi, operados en dias anteriores:
eran: la extracci6n de la larinje por causa de un cancer;
el operado iba muy bien. La amputaci6n del ftero hecha
por la vajina en dos enfermas; las dos se hallaban en via
de curaci6n.
Concluida nuestra inspecci6n de operados comenz6
la visit A las salas y demas compartimentos del hospital.
Este ocupa un gran parque y cada sala constitute un
pabell6n aislado; es en grande nuestro hospital de clini-
cas que fue hecho A semejanza de este y adaptado A la
ensefianza cuando yo desempefiaba el puesto de Ministro
de Instrucci6n Pdblica.
Durante mi visit al hospital municipal de Berlin tu-
ve muchas ocasiones de recorder nuestro institute cli-
nico, notando con satisfacci6n que salvo pequefias defi-
ciencias, la comparaci6n no nos arroja muy lejos de estos
grades establecimientos. Record tambien con grande con-
tentamiento que casi todo lo hecho para cimentar sobre
bases legales los studios universitarios y principalmen-
te los de las ciencias m6dicas, fu6 hecho en mi tiempo, y
aunque mis colegas no se acuerden de eso, lo cual supo-
ne bien poco, nadie borrara la firma de los documents
propuestos y promulgados relatives al punto en cues-
ti6n.







OBRAS COMPLETES


En fin creo que le es permitido A uno venir A tener
un movimiento de amor propio A mil leguas de su tierra
y si no le es permitido iqu le vamos A hacer!
Las encargadas de la cocina en el hospital son mu-
jeres y la cocinera mayor una muchacha j6ven y todo lo
bonita que le es permitido ser A una alemana relacionada
con las ciencias m6dicas. Se cocina A vapor y cada pabe-
lln tiene su servicio de carruaje manual para el trans-
porte de la comida. 'El medico firma las dietas, sin leer-
las como si fuera un Ministro de Estado.
*

Otro dia nos toc6 visitar palacios; vimos el de Char-
lotembourg, situado A pocas cuadras del centro de Ber-
lin en un hermoso parque, en uno de cuyos extremes se
construye actualmente una capilla en conmemoraci6n
creo, del emperador Guillermo I, cuyos restos estan ahi.
El infortunado heredero de 6ste habit6 el castillo puede
decirse hasta horas antes de morir.
Los salones de la rejia morada son suntuosos y de-
corados diversamente, con lujo y con gusto. Algunos os-
tentan gobelinos riquisimos y antiguos, recuerdo entire
otros los que representan escenas de Don Quijote con las
leyendas correspondientes; son: el encuentro del Caballe-
ro Andante con Dulcinea del Toboso; Sancho de la Insula
Barataria; La aventura de los batanes; El viaje en Cla-
vilefio y por fin Don Quijote curado en Barcelona. Hay
un gran sal6n revestido de plates de riquisima porcela-
na, otro cuyo techo es de espejos y en todos se encuen-
tran muebles de valor hist6rico para el pueblo aleman A
la familiar imperante. Pero lo realmente bello, es el mau-







EDUARDO WILDE


soleo de la reina Luisa y de su padre. En el de la reina
la escultura en m6rmol represent una mujer bellisima,
acostada, cubierta por una tela fina debajo de la cual se
disefian las formas no de un cadaver, sin6 de una j6ven
dormida.
Nada de sensual hay sin embargo en medio de esa
belleza fresca del cuerpo recien muerto y acomodado pa-
ra guardar su postura por los siglos de los siglos. Rauch
es el autor del monument.
*

Casi todos los dias el p6blico es admitido A visitar
el Palacio Real de Berlin; de este modo se le interest en
las cosas de los gobernantes y se hace al pueblo mirar
como suyas las glorias de la patria cuyo recuerdo se avi-
va con los cuadros, las estAtuas, las armas, las joyas y
hasta los muebles de los soberanos.
El religioso respeto con que son conservados estos ob-
jetos, induce a career en su valor; el pueblo concluye por
mirarlos como reliquias y tributaries un culto del cual
son beneficiaries los gobernantes contemporAneos. Asi se
funda 6 se perpetda una tradici6n; cada ciudadano se
cree obligado A saber y relatar la historic de los persona-
jes cuyos retratos armas 6 trajes se hallan en exposici6n
y A vincular esa historic con la de la naci6n, encarnandn
por fin en la familiar reinante, toda la grandeza de aquella.
El cuidado y conservaci6n de los objetos es, pues, un
medio de gobierno muy empleado en las monarquias 6 ina-
plicable ehtre nosotros. Por eso nos falta ese respeto que
aqui se tribute A la autoridad en la cual se acumula toda
la veneraci6n consagrada A los antecesores. Nosotros no







OBRAS COMPLETES


tenemos antecesores y no podemos mantener la tradici6n
en esa forma.
tResulta de ello un bien 6 un mal? Ninguna respues-
ta categ6rica puede darse A esa pregunta si se la quiere
contestar en absolute. Resultar6 un mal si se exajera el
respeto hasta convertirlo en ciega sumisi6n; resultarA un
bien cuando solo sirva para fomentar sentimientos de
adhesi6n encerrados en sus justos limits.
Ocupa el palacio real uno de los sitios mAs centra;es
de Berlin; sus puertas y su patio dan acceso y pasaje al'
pdblico. En el patio pueden maniobrar various regimien-
tos y en las habitaciones alojarse centenares de indivi-
duos. Puede subirse al primer alto por una ancha y c6-
moda escalera 6 por una pendiente sin gradas contruida
a prop6sito para permitir el ascenso en carruaje. Esta
disposici6n ha sido adoptada para casos de enfermedad.
Llegado a los salones, el visitante es invitado por e!
intendente 6 cuidadores A calzarse unos tremendous zapa.
tos de fieltro, para no lastimar el parquet con los tacos
y como circulan constantemente cientos de personas se
ve un repetido acarreo de zapatos desde la salida a la
entrada de los departamentos.
Parte del palacio esta habitado por el emperador y
su familiar. Los salones que el pdblico puede recorrer son
los destinados a las recepciones y fiestas oficiales.
Cada sal6n tiene su nombre y su destino; se encuen-
tra: la sala de los suizos, la cAmara del rey, la sala de
parada, la del grande elector con su retrato, la galeria
de los electores con los retratos de todos, la camara de
la corona, la sala dorada, la del aguila roja, la de los ca-
balleros donde, figure el trono de plata macizo y una co-








I EDUARDO WILDE


lumna del mismo metal, la del Aguila negra y otras. La
galeria de retratos contiene los de muchos soberanos de
Europa y de otros personajes.
DespuBs la sala de la reina, una vieja capilla, la
sala blanca donde tiene lugar la apertura del congress,
hermosisimo recinto perfectamente decorado.
Seg6n recuerdo, de este sal6n se va a la capilla por
una monumental escalera.
Nada tiene la capilla de particular, aunque todos la
ponderan, a no ser sus marmoles de Carrara.


El palacio de Monbijou, situado en un jardin pfblico,
contiene un museo de objetos pertenecientes a los reyes
y emperadores: se llama museo Hohenzollern. Alli, a mIs
de los objetos de uso, joyas, vestidos, mantos, retratos,
mausoleos y muebles, figure la mesa en que Napole6n III
firm la declaraci6n de guerra a la Alemania, en mala
hora para la Francia.


Nadie debe ir a Berlin sin asomarse a Potsdam A
ver el parque y castillo de Sans-Souci y L'Orangerie.
Tienen estos parajes y edificios a mIs de su belle-
za natural el interns que les da cuanto recuerdo hist6ri-
co conservan, interns por si mismo elevado y creciente
para nosotros por las populares an6cdotas y quiza leyen-
das referentes a Federico el Grande y 6 Voltaire su ami-
go, dos personajes que vivieron juntos algfn tiempo cri-
ticindose mituamente a mIs no poder, como dos buenos
camaradas.








uBRAS COMPLETES


Debe visitarse el Castillo nuevo cuyos grandes salo-
nes, gabinetes, dormitorios y galerias se hallan llenos de
muebles, cuadros y otros objetos en el estado en que los
dejaron al morir sus regios poseedores. Alli estI la bi-
blioteca y la mesa en que escribia Federico el Grande,
muchos de sus manuscritos y el piano de Sans-Souci he-
cho de su mano, muy dibujado, sea dicho de paso. Lla-
man tambi6n la atenci6n una mesa de ndcar, una arafia
de cristal de roca que const6 seis mil pesos, suma enorme
para aquellos tiempos, y la flauta en que tocaba el ilus-
tre guerrero. No s6 si tocaba bien 6 mal, la historic no
lo dice y aun cuando lo dijera yo no lo creeria pues los
reyes tocan siempre admirablemente para sus bi6grafos.
Me inclino A career que tocaba mal por analogia con
su talent como dibujante de pianos, y porque en el cua-
dro que lo represent tocando, los personajes del audito-
rio parecen Ilenos de esa admiraci6n official cuyo valor
real conocemos.
Solicitan tambi6n la atenci6n del visitante una mesa
de lapislizuli con incrustaciones, un cuadro de la V6nus
Citerea, bastante bueno y un nfmero considerable de re-
lojes como esos reguladores de las relojerias, regalados
todos por la marquesa de Pompadour, quien a juzgarla
por este detalle, debia tener muy series preocupaciones
respect al pasaje del tiempo 6 algin relojero acreditado
entire sus amigos intimos.
Cada uno tiene su modo de manifestar su aprecio 6
su simpatia. Yo conoci en Buenos Aires una muchacha

Nota: En uno de los salones hay un cuadro en que figure Fe-
derico el Grande tocando la flauta.








EDUARDO WILDE


hija de un almacenero, enamorada de un mozo A quien
manifestaba su amor, regalAndole toda clase *de quesos;
el novio era amigo mio y me cont6 esa peculiaridad en el
secret de la confesi6n un dia en su cuarto, donde encon-
tr6 literalmente rodeado de plates y canastas lenas de
quesos; habia de todas classes: holandeses, de bola, ches-
ter, pategras, cammenberg, correntino, gruy6re y hasta
quesillo fresco del pais; era el dia de su santo.
Asi no extrafio que madama Pompadour expresara
su admiraci6n, su entusiasmo 6 su amistad, atosigando
al beneficiado con relojes.
El comedor particular del castillo es una pieza pre-
ciosa, alli comia el guerrero con sus intimos. Hay ademAs
una sala curiosa; se llama la sala de las conchas. Sus mu-
ros estin cubiertos en toda su altura de piedras crista-
lizadas, muchas de ellas valiosas, colocadas formando di-
bujos que representan flores con su color natural; de tro-
zos de cristal de roca, discos de nAcar, corales, Agatas
transparentes, topacios y perlas no desprendidas aun de
su concha. Esta sala es inmensa, cuadrada, alta y sus
adornos valen miles de libras. Siguen por su orden las sa-
las de baile y conciertos haciendo juego en lo regias con
las otras habitaciones, con sus muros revestidos de mAr-
-mol, adornadas con numerosos cuadros y pavimentos de
mosaico.
Dentro del palacio hay un teatro para el uso particu-
lar de sus majestades. Muy bien involucrado estA el tea-
trito, como diria Goyena, y esos sefiores y esas damas de-
ben haber pasado en 61 buenos moments.
Sobre los vidrios del armario que contiene en uno
de sus estantes las obras de Machiavelo, se hallan pega-







OBRAS COMPLETES


das muchas hojas manuscritas de Federico el Grande;
esas paginas contienen probablemente una critical y lle-
van el titulo de "Pr6logo" lo que indicaria que eran des-
tinadas a encabezar una traducci6n de esas obras.
No solo tocaba la flauta Federico el Grande y soste-
nia durante d6cadas de afios guerras para defender 6 en-
grandecer su patria, echando los cimientos de. la actual
poderosa Alemania; no solo hacia pianos mal dibujados
en contrapeso de buenos pianos de batallas, que ganaba
6 perdia, eso no importa, sino que se divertia tambi6n en
caricaturar a su amigo Voltaire. Hay en prueba de ello
una caricature en su gabinete en la cual el mordiz fil6-
sofo esta perfectamente ridiculizado por su grande y
buen amigo.
C6mo sufria todas estas burlas Voltaire tan poco pa-
ciente en general, seria cosa incomprensible a no saberse
las revanchas del maligno literate.
El a su vez ridiculizaba al Gran Federico escribien-
do que lo mataba de hambre y que no le hacia poner velas
en los candeleros mientras las otras no se consumian to-
talmente. Pero Voltaire era muy mentiroso y muy mal
amigo, con sus puntas de desagradecido, como suelen ser-
lo algunos fil6sofos y literatos y aun los que no son ni
lo uno ni lo otro.
De este palacio al de Sans-Souci hay una distancia
relativamente corta: se puede ir por entire el bosque co-
mo hicimos nosotros. Entre los dos palacios hay un mag-
nifico parque Ileno de estatuas, de fuentes de juegos de
agua y mil otras construcciones agradables. Recuerdo en-
tre las estituas la de Ariadna, situada en un paraje de-
licioso en el declive de una pequefia montafia y como per-







EDUARDO WILDE


dida en el bosque. Represent a la bella Sra. dofia Ariad-
na acostada en postura clasica. Al verla da ganas de de-
cirle "Sefiora, levantese y venga con nosotros" pues pa-
rece mirar con envidia alejarse a los trans6untes, mien-
tras ella se queda medio desnuda a pasar la noche en su
lecho de piedra.
El palacio se levanta en una eminencia a la cual se
Ilega subiendo una anchisima escalinata de piedra con va-
rias plataformas 6 descansos.
El frontispicio esta decorado en lo alto con grandes
molduras representando hombres y mujeres. Los hom-
bres parecen maridos aburridos y mal humorados; las
mujeres muy contents como si hubieran vaciado el por-
ta monedas de sus respectivos consortes, y ya tuvieran su
plata junta para comprarse gorras y vestidos ridiculous
en Paris.
A la derecha se ven los sepulcros de los perros de Fe-
derico el Grande, cubiertos con lIpidas llenas de inscrip-
clones en las que se ponderan los m6ritos y hazafias de
cada lebrel. Pocos cristianos tienen epitafios mas hon-
rosos. Hay tambi6n, segin dicen, por las vecindades, se-
pulcros de caballos, pero yo no los vi.
A juzgar al poderoso monarca por su conduct res-
pecto a los perros y a los caballos, es de inferirse su mal
trato a los hombres. No puede proceder de otro modo
quien honra la virtud, la castidad, la nobleza y la fide-
lidad, calidades todas en que cualquier perro 6 caballo es
superior al mas pintado de los varones ilustres cuyo nom-
bre conserve 6 no conserve la historic.
Cerca del palacio se halla un antiguo molino conser-
vado cuidadosamente sin cambios ni refecciones. Federi-







OBRAS COMPLETES


co el Grande no podia ver ni pintado al tal molino, cuyo
ruido no le permitia dormir, ni le dejaba unmomento de
sosiego.
Mil gestiones hizo ante el molinero para obligarlo A
dejar su trabajo 6 venderle el molino sin conseguir cosa
alguna del testarudo industrial, hasta que un dia de mal
humor lo mand6 Ilamar y le notific6 la orden de suspen-
der la molienda si no queria ver destruido su estable-
cimiento.
La respuesta del molinero ha pasado A la historic y
hasta se ha hecho refran "Todavia hay jueces en Berlin"
respondi6 y el poderoso monarca hubo de ten6rselo por
dicho.
El interior del palacio esti lleno como el anterior,
de recuerdos hist6ricos y los grandes salones decorados
con cuadros, cortinas y estdtuas de m6rito.
Se ve las habitaciones del guerrero, su testamento
en un armaz6n de cristales: las piezas de Voltaire, una de
ellas Ilena de loros y de monos pintados en los muros, otra
broma d obsequio del amigo, respondiendo A la afici6n
de Voltaire por esos animals; y por fin un aut6grafo
del fil6sofo en contestaci6n, a una carta de Federico, aut6-
grafo que copi6 y transcribo en seguida como una prueba
de que los dos pendencieros personajes no siempre esta-
ban de reyerta y se tributaban en los ratos buenos, cada
cumplimiento capaz de hacer ruborizar a un procurador
de n6mero.
El aut6grafo dice asi:
"Es un sabio y un h6roe, cuya mano soberana me da
la,inmortalidad. Vos me acordais grande hombre, tierras
en vuestro dominio."








EDUARDO WILDE


Algo debe faltarle A mi copia, pues tal como la dejo
transcrita no me parece digna del talent que la dict6.
El texto del aut6grafo figure seg6n alguien dijo, en las
obras de Voltaire, con todos los antecedentes. Los curio-
sos podr6n procurarse esas obras y rectificar mi cita to-
mada con lApiz en una visit apurada.
*

L'Orangerie es un grande edificio de estilo diferen-
te, italiano creo, modern. La distribuci6n interior es muy
atinada. Adornan sus salones copias de cuadros de Ra-
fael, obras de Wateau, esculturas del divino Thorvalsen y
del celebre Rauch.
En la esplanada que se extiende delante del palacio
se ve una reproducci6n del toro Farnesio y las estituas
de Ceres y Flora y en el jardin muchas otras a par de
construcciones preciosas.
$

La Alemania en la actualidad es quiza la naci6n mis
robusta y emprendedora de la Europa, no digo la mIs
robusta ni la m6s emprendedora aislando las dos calida-
des, sino la que en mayor grado posee la resultante del
conjunto; est6 constituida por un pueblo en todo el vi-
gor de su evoluci6n.
Ya sabemos hasta d6nde se encuentran impelidas la
educaci6n, la instrucci6n general y la ciencia en Alema-
nia; no creo, pues, necesario hacer excursions en ese te-
rreno, pero si conceptio oportuno observer que conjun-
tamente con ese desenvolvimiento moral se verifica otro
fisico de fuerza y de vigor material cuyas manifestacio-







OBRAS COMPLETES


nes comienzan en los campos cultivados y van hasta las
f6bricas de armas de guerra.
Cada campesino parece un edificio de huesos y de
came, s6lido, bien plantado, musculoso, robusto, con ta-
mafias manos y gruesos tendones. Cada military es un co-
loso; su caballo se aplasta bajo su peso, sus armas hacen
ruidos de rieles removidos, su casco es una cdpula de igle-
sia rusa. Uno piensa instintivamente c6mo quedaria si
recibiera un mandoble de ese b6rbaro.
Hay en todo sabor de fuerza. La fuerza es una insti-
tuci6n ostensible adn A pesar de la cultural; los alemanes
saben lo que pueden y no lo disimulan.
Todo es military y esti militarizado, 6 disciplinado;
hasta los rios y los caminos cumplen en apariencia una
consigna.
Y con todo esto, un grande amor del pueblo a sus
soberanos. En cada casa hay un retrato de un Guillermo
6 de un Federico; en cada almac6n, tienda, merceria, ofi-
cina 6 taller hay un busto del actual emperador, del rey
Guillermo 6 del recien muerto. Tales manifestaciones ex-
pontAneas, tengo la seguridad de ello, parecen significar
la gratitud y el orgullo de cada alemAn por el engrande-
cimiento de su patria.
El pueblo se interest en todo cuanto afecta al ej6r-
cito: lo mejor esti en todas parties reservado para 61.
Los militares gozan de privilegios acordados por las cos-
tumbres. Hasta en las families entire un official y un par-
ticular, se prefiere al primero. El uniform es un pasa-
porte y un timbre de honor.
La predilecci6n por cuanto a fuerza atafie es tal, que







EDUARDO WILDE


hasta los no militares buscan ocasiones de hacer algo con
espadas 6 pistolas.
Los estudiantes de la Universidad de Heildelberg, por
ejemplo, estin todos tajeados en la cara. Quien m6s ci-
catrices tiene, mas popular es, porque muestra haber ar-
mado mis grescas.
Cuando pas6 filtimamente el emperador por alli, una
comisi6n de estudiantes fu6 d cumplimentarlo. Era de ver,
dicen, no s6 si es verdad, la composici6n del grupo. No
habia un solo estudiante ileso, fisicamente se entiende;
al que no le faltaba un dedo le habian cortado la nariz
y el que tenia sus dos ojos por casualidad, andaba con
media oreja de menos 6 su cara parecia un mapa de ci-
catrices y arafios.
Dicen tambi6n que esta conduct es muy bien reci-
bida por el bello sexo de Heildelberg: una muchacha heil-
delbergina prefiere tener medio marido como sobrante
de un apuesto joven despu6s de su pasaje por la Uni-
versidad, a un marido complete, almacenero y tranquilo.
El factor dela fuerza colectiva de la Alemania, apar-
te de lo muy conocido y ya muy dicho, es la conciencia de
cada ciudadano acerca del poder national; cada alemin
es la naci6n entera sintetizada.
Las ideas de los alemanes sobre las demis naciones
son confusas: en general no las respetan.
Restame hablar de la posici6n que la Rep6blica Ar-
gentina ocupa en Alemania.
El valor de una naci6n ante las otras se mide por su
importancia y hasta en las exterioridades del trato a sus
ministros se deja traslucir el grado de consideraci6n co-
rriente para la naci6n que representan.







OBRAS COMPLETES


Pero A mis de este element general hay otro de no
menor importancia para juzgar el punto y es el peso mo-
ral del representante, su entidad como hombre social y
politico, los quilates de su carActer, sus studios y sus
conocimientos.
Pues bien, a juzgarnos por nuestro representante,
hacemos buena figure en Berlin. El senior Calvo no solo
es un hombre culto y de sociedad, cuya casa constitute
un pequefio centro para. parte del cuerpo diplomitico y
muchas personas eminentes de la capital; cuya familiar
estA, por su inteligencia y su hAbito de trato en el gran
mundo, A la altura de su rango, sin6 que ocupa un sitio
preferente en el medio donde actfla por sus trabajos cien-
tificos y su indiscutible competencia en asuntos diplomA-
ticos y de derecho international.
Hacerse un hombre siendo europeo y desenvolvi6n-
dose en este grande scenario, es cosa relativamente fA-
cil para el que tiene talent y constancia en el studio;
pero abrirse paso entire un enjambre de sabios, hacer so-
nar su nombre en los gabinetes, ser citado en las confe-
rencias y consultado en las cuestiones dudosas; introdu-
cir sus libros en las bibliotecas de los ministros y de los
jurisconsultos y conseguir que se haga de ellos el cate-
cismo indispensable para la material dilucidada en su tes-
to; ser halagado y elogiado por soberanos, autores y pro-
fesores; obtener todo esto en Europa, siendo americano,
sud-americano, argentino, es en realidad un m6rito ex-
cepcional.
A Calvo lo citan, suprimi6ndole el nombre como se
hace con los autores ya conocidos, entidades como las si-
guientes: Neumen, Blunskli, Heffter, Cushing, Geften y







EDUARDO WILDE


otros mis. Lo citan en sus libros, lo comentan y sefialan
sus doctrinas. En todos los ministerios y cancillerias de
la Europa figuran los libros de Calvo, no guardados en
las bibliotecas, sino puestos en la mesa de trabajo para
abrirlos a cada instant.
Con motivo de una nueva edici6n le lueven al autor
los testimonies mis elocuentes de aprecio por sus obras,
no emanados de cualquiera, sin6 de personajes que ense-
fian en las universidades 6 figuran en la ciencia y la poli-
tica como entidades indiscutibles. Un hecho reciente prue-
ba sobradamente lo que afirmo. Al discutirse entire los
Estados-Unidos y la Inglaterra la raz6n de la media
adoptada por la primera naci6n respect al ministry in-
gl6s, aprop6sito de una carta escrita por 6ste, relacionada
con asuntos electorales, la opinion del senior Calvo sobre
puntos anilogos fu6 citada por una de las parties y su va-
lor no negado por la otra, haci6ndose menciones honori-
ficas del autor. Todos los dias ocurren hechos semejan-
tes y con frecuencia nuestro ministry es consultado por
sus colegas fi otros personajes politicos en casos de difi-
cil inteligencia.
He querido hacer constar estos datos, hiriendo qui-
za la modestia del senior Calvo, porque pienso que todo
argentino leera con agrado esta noticia y se sentirA ha-
lagado al considerar el puesto distinguido que un compa-
triota ha sabido conquistarse en este viejo y egoista
mundo.
Si algdn viajero no ha sido objeto de sus deferen-
cias siendo argentino, sera por cierto no por omisi6n del
senior Calvo.








OBRAS COMPLETES


Muchos de nuestros compatriotas tienen respect de
los deberes de los agents diplomAticos las ideas mis
equivocadas; hasta exijen que sean adivinos.
Hay sobre esto los cuentos mis graciosos y mas in-
verosimiles.
Llega por ejemplo a una capital europea enorme y
populosa el senior don Juan de las Casas Blancas, estan-
ciero de Mar Chiquita; se aloja en la fonda de la Mosca
Dorada y se pone a esperar tranquilamente la visit del
ministry plenipotenciario de la Rep6blica Argentina, al
cual no ha comunicado su feliz arribo ni le ha hecho sa-
ber que aun. cuando no tiene el honor de conocerlo ni de
ser conocido por 6l, esti en su hotel pronto a recibir las
atenciones debidas por todo agent diplomAtico A todo
hijo de su pais.
Naturalmente el ministry no va y don Juan se des-
cuelga a hablar pestes de la Legaci6n.
Otro deja una tarjeta sin direcci6n y pretend la de-
volucion de su visit.
Algunos escriben al ministry como A su sirviente en-
cargAndole todo cuanto se les ocurre.
Hubo uno que sin conocer al ministry le escribi6 de
L6ndres en estos t6rminos: Muy senior mio: he dado or-
den para que me remitan mis cartas a esa legaci6n; us-
ted se serviri enviArmelas apenas Ileguen A sus ma-
nos....."
El paciente ministry hizo los envios, pagando exce-
sos de porte y sufriendo mil incomodidades, pues el mo-
cito de la correspondencia recibia hasta carteles de rema-
te, recortes de diario y tarjetas de anuncios.








EDUARDO WILDE


Por fin se volvi6 a Buenos Aires, pero no sin comu-
nicarlo al ministry en esta forma: "Muy senior mio: Al
recibo de la present, sirvase remitir mi correspondencia
a Buenos Aires, debiendo advertirle que las iiltimas car-
tas de mis amigos me han Ilegado con atraso... ademAs
necesito un juego de... que no exceda del precio 'de
300 francos...
iHase visto un tonto igual, dijo ya cansado nuestro
diplomitico y rompi6 la carta del patron inopinado que
le habia salido.
Otro paisano llega A la legaci6n y pregunta: ZEstd
, Pepe ? Plait'il ? responded el portero.
-Que pretil ni qu6 pretal; digale 6 Pepe que ha es-
tado a visitarlo el Rato y si quiere verlo que lo busque!!
Trasmisi6n del portero al ministry.
"Un Monsieur qui avait I'air tres fach6, est venu me
dire qu'il fallait visiter le Chateau i cause des bouquets,
a ce que j'ai compris".
La clase y n6mero de exijencias de algunos es in-
calculable. Quieren que el ministry les haga rebajar los
precious de los objetos que compran, les arregle las dife-
rencias con el propietario de la casa y les busque pasajes
en los buques.
Pero la pretension mis general es la de que el mi-
nistro los visit apenas llegan, adivinando su llegada y
por el hecho de ser compatriotas.


*















EN RUSIA-LA CAMPARA VARSOVIA EL IDIOMA-
EL CALENDARIO -MOSCOW- LAS IGLESIAS ALGO
SOBRE EL CULTO.

La campafia de Rusia es, en la parte que he reco-
rrido Arida en general. En las vecindades de la frontera
alemana el terreno es muy parecido al pr6ximo de la
Alemania. Se v6 en los dos paises grandes bosques de
pinos y otros arboles; todo ello me ha parecido product
del trabajo y del cuidado, pues donde no hay Arboles, la
tierra muestra poca gana de dejarse invadir por la ve-
jetaci6n.
En la frontera rusa nos recibi6 un official muy cortes
y muy atento; examine nuestros pasaportes, apenas to-
caron los bagajes y esto solo por la forma, de modo que
las rijideces rusas tan comentadas son pura invenci6n.
El official hablaba frances perfectamente; nos llev6 A su
casa, nos hizo pasear por su jardin, en los pocos minutes
de demora y nos mostr6 por fin las piezas en que tuvo
lugar la conferencia entire el Czar y el emperador de Ale-
mania, las camas en que durmieron y demAs, por ende.
Todo era muy sencillo y estaba dispuesto como para sim-
ples mortales; nadie diria que alli probablemente se ha-
bia debatido y talvez resuelto la suerte de una parte de
la Europa.
De la frontera a Varsovia hay pocas horas; el tren
ripido consume la distancia a toda prisa 6 introduce al







EDUARDO WILDE


viajero en una ciudad alegre, bonita, animada, commercial
y llena de suntuosos edificios, grandes monumentos, es-
tAtuas, jardines y paseos.
Ya me parecia que debia caracterizar i las ciudades
rusas, esta buena costumbre de dejar grandes espacios
vacios como almacenes de aire.
Salvo la parte muy antigua de la ciudad, en Varso-
via hay amplitud de terreno para todo; las calls son an-
chas, las plazas numerosas y Ilenas de Arboles; muchos
sitios al menor pretesto se convierten en plazas, la con-
verjencia de cinco calls por ejemplo 6 la vecindad de un
gran monument dA motivo A un vacio, en realidad una
plaza.
Esto no es casual, es intencionado y hecho expresa-
mente para la salud del pueblo, que es digno de alguna
consideraci6n, el pobre, ya que paga los impuestos con los
cuales la jente de pr6 vive folgAndose, como se decia en
tiempo de Don Quijote.
Nos alojamos en un hotel cuyas dimensions confir-
ma mi observacion; no s6 cuantas leguas tenia el tal ho-
tel, uno se perdia en Bl; sus patios eran del tamafio de
plazas y sus salones propios para museos; en uno de ellos
habia como comprobante una exposici6n de cuadros. Este
hotel debe haber sido antes convento donde se han alo-
jado cinco mil frailes, iba A decir con sus families, pero
temo ser exajerado; hay galerias de b6veda sin fin, puer-
titas chicas como de celda, paredes gruesas y ventanas
con honors de agujeros 6 troneras; ademAs corrales pa-
ra criar aves y huertas para legumbres, notAndose como
corroboraci6n el refectorio espacioso, actual comedor, cu-
yo recinto parecia estar diciendo: "aqui se ha consumido







OBRAS COMPLETES


durante siglos cuanto comestible encerraban la huerta
y el corral, sin contar con las limosnas de aves, frutas y
bueyes mandados por la piedad cristiana para el con-
vento."
Varsovia construye actualmente obras de salubridad.
Salud6 a los gruesos carios de hierro, al pasar, como a
antiguos conocidos y mir6 con simpatia casi con ternura
los trabajos en zanja abierta, los aparatos de extracci6n
de la tierra, baldes y sogas: uno quiere mis A los hijos
que mayores trabajos y sufrimientos le han costado; re-
cordaba cuanta calumnia, injuria y denuesto habia llo-
vido sobre mi A prop6sito de las obras de salubridad de
Buenos Aires, y pensaba con cierta satisfacci6n cuinto
me agradecerian, pasando los afios el no haberme arredra-
do ante nada y haber llevado A t6rmino mi prop6sito. <
Vimos en nuestra rApida visit un parque esplendi-
do, un gran lago y dentro de 61 y i sus orillas, como las
casas de Venecia, un palacio y un teatro al aire libre,
imitando ruinas.griegas 6 romanas, 6 de cualquier parte,
y quiza de ninguna, en esto soy poco creyente.
La casa municipal y el gran teatro que estAn frente a
frente en un inmenso boulevard (calle ancha) son dos
bellas construcciones; hay iglesias dignas de ser visita-
das; edificios pfiblicos, casas sefioriales antiguas, y mil
curiosidades llenas de atractivos.
Nos mostraron la casa donde estuvieron encerrados
los prisioneros de la iltima insurrecci6n de Polonia y la
plaza donde fueron ejecutados. La ex capital parece con-
forme con su suerte; no hay tal tirania rusa, i juzgar
por la cara de los varsovianos y de las varsovianas sobre
todo, tan bonitas, frescas y de color admirable, hablo de







EDUARDO WILDE


las j6venes naturalmente, pues nunca se me ha ocurrido
tomar las viejas por mujeres sino en cuanto hayan sido
6 sean madres.
No s6 si anda alg6n polaco por ahi; si anda, le pido
disculpa por emitir con franqueza mi opinion. Muchos de
esos principles polacos emigrados cuya vida se pasa llo-
rando en el extranjero las desventuras de su patria, ha-
rian mejor en irse a ella a trabajar y a estar conten-
tos como las jentes que yo he visto en Varsovia, gozan-
do de la paz, debida a un gobierno fuerte, respetado y
respectable, cosa much mejor que consumirse en guerras
civiles y disensiones de familiar.
Las nacioncitas chiquitas y rabiositas, son inc6mo-
das y no tienen raz6n de ser en la organizaci6n de la so-
ciedad humana actual, sino cuando desempefian el papel
de los huesos chicos en el cuerpo, como la Banda Orien-
tal entire nosotros, la B61gica, la Suiza, la Holanda y otras
en Europa, naciones tiles en la gran estructura political
como la r6tula en el cuerpo del hombre 6 el hueso hioides
donde la naturaleza lo puso. (Si sus lectores no saben
donde esta el hueso hioides que lo busquen en su gar-
ganta 6 en el diccionario).
Present en general el mismo aspect el camino de
Varsovia a Moscow que el ya descrito. El tren anda len-
tamente, pardndose largo rato en las estaciones para re-
cojer el combustible muy facil de consumer, pues en esta
parte de la via, se usa lefia para calentar las calderas. A
los lados de los rieles se v6 de trecho en trecho montones
de durmientes dados de baja, destinados los pobres, des-
pu6s de haber servido con su cuerpo al ferro-carril A ser-







OBRAS COMPLETES


virlo con su alma, quemados como brujas en las horna-
llas de las locomotoras.
Una de las cosas mis inc6modas durante el viaje es
no poder leer los letreros de las estaciones, pues el ruso
se describe con un alfabeto especial, griego dicen, en el
cual figuran nuestras letras dadas vuelta y con sonido dis-
tinto y muchos caracteres que nosotros no conocemos -
"Ya se sabe, diri alguno de nuestros eruditos y viajeros;
para qu6 nos viene a contar estas cosas!" "Si, senior,
contest, usted lo -sabrd, pero no lo saben los cien mil
lectores de LA PRENSA; tampoco escribo esto para los
rusos que lo saben mejor que usted, ni para los fil6logos".
Otra causa de trastorno es la de las fechas: El 31 de
Agosto ruso, por ejemplo, es el 12 de Setiembre nuestro;
estamos pues adelantados de doce dias, y no es poco dado
lo corto de la vida.
Estos rusos se imaginan que su calendario es mejor
que el nuestro, so. pretexto de ser el de ellos griego y el
nuestro romano; en realidad los dos son malos y antoja-
dizos, como hechos por el consorcio de sacerdotes y man-
datarios; y si no, recuerden ustedes lo siguiente: todo
cuanto dice el almanaque es inexacto; el afio no tiene tres-
cientos sesenta y cinco dias porque la tierra no da su
vuelta complete al rededor del sol en ese tiempo; va siem-
pre dejando unos picos con los cuales cada cuatro afios
se le da un dia de yapa al indigente mes de Febrero; los
dias no tienen veinticuatro horas, pues no hay dos dias
iguales ni para la misma latitud y nuestro globo solo ca-
da eternidad vuelve a pasar por el mismo punto y aun
eso esta en duda. AiMadan a 6sto que la division en doce
meses, unos de a treinta dias, otros de A treinta y uno, de







EDUARDO WILDE


veintiocho y de veintinueve, no es equitativa ni c6moda.
Teniendo, pues, en cuenta estas variaciones es inftil dis-
putarse sobre si hacemos bien 6 no en llamarle 12 de Se-
tiembre al 31 de Agosto de los rusos. Los poseedores de
letras de cambio tiene muy buen cuidado de ponerles las
dos fechas.
Apenas encontr6 una libreria francesa compr6 una
gramAtica rusa para aprender siquiera el abecedario y
la pronunciaci6n como pudiera. Nos imaginamos que el
ruso es muy dificil; no hai tal cosa; es un idioma fAcil
para el oido y la lengua americana; podemos pronunciar
sin esfuerzo todas las palabras.
A prop6sito, me acuerdo haber impedido tomar su
taza de caf6 A una rusita en una de las estaciones, tanto
era lo que se reia por haber repetido ya en ruso una fra-
se del sirviente: si chas dijo y si chas dije yo tambien;
supongo haberlo dicho con much gracia A juzgar por
el efecto producido; si chas, no es describe asi, pero asi
suena, quiere decir: ya voy, al intante, 6 cosa por el es-
tilo.


Moscow es una ciudad verde; todas las ciudades tie-
nen su color, sus alrededores son verdes, las puertas de
las casas estAn pintadas de verde y verde tambi6n es la
pintura de los techos; A mi me hizo el efecto de una enor-
me rana con torres doradas en el lomo. Se la v6 admira-
blemente de la colina de los "Chingolos" creo que asi se
llama notaa: no s6 como se dice chingolo en historic na-
tural) como tambien de la torre de una de las iglesias del
Kremlin, de la torre de Ivan el Terrible, asi nombrado por








OBRAS COMPLETES


serlo en efecto y tanto que en un moment de c61era mat6
a su hijo de un bastonazo en la frente.
Moscow, antes del incendio de 1812 era. dicen, una
ciudad caracteristica, como no habia otra; ahora tambi6n
tiene su sello particular, no se parece A ninguna. No se la
puede Ilamar bonita, ni fea, ni alegre, ni triste, ni mon6-
tona, ni variada. A cualquier afirmaci6n de esas se pue-
de contestar victoriosamente. Es sui generis, rara, tiene
su olor propio, olor a cuero de Rusia ordinario; el viaje-
ro no se desprende de ese olor en muchas horas; no es
precisamente desagradable, es pertinaz; no pasa uno cer-
ca de un grupo de jente sin sentirlo; en las iglesias sobre
todo es muy acentuado. Yo no he encontrado otra expli-
caci6n a este fenomeno a no ser que el hecho de usar la
casi totalidad de la poblaci6n masculina, botas largas y
hallarse por consiguiente, juntando todas las botas, una
gran superficie de cuero en contact con la atm6sfera.
Asi pues, Moscow es verde y tiene olor a cuero. Esto
entendido, sefialemos otra peculiaridad.
Hay en Moscow cuatrocientas iglesias entire chicas
y grandes, es decir, mis iglesias que en una naci6n en-
tera. Y dada la costumbre moscovita de sacarse el som-
brero al pasar por delante de cualquier iglesia, es de ad-
mirar como todos los habitantes de esta santa ciudad
no estdn resfriados.
Ninguna ponderaci6n di una idea exacta de la rea-
lidad del hecho.
Quien camina por las calls no anda una cuadra sin
hallar cuando menos una capilla. Los edificios se alter-
nan de ese modo: un palacio, una iglesia; una carnice-
ria, un temple; un almac6n, una capilla; una barraca, un










EDUARDO WILDE


santuario; una caballeriza, otra iglesia; una cajoneria
de difuntos, una cathedral; un hotel, tres iglesitas chicas
y asi en adelante.
Tal vez los moscovitas cuando cierran un negocio y
tratan de abrir otro vacilan un tanto, pero concluyen
por abrir una iglesia.
Hay iglesias hasta en los zaguanes; muchas de ellas
estAn instaladas en cuartos redondos con puerta A la
calle.
Los cocheros victims de esta proliferaci6n de igle-
sias, han aprendido A persignarse con el sombrero y con
las riendas; los caballos ya no hacen caso de estos mo-
vimientos.
En cada iglesia hay junto A la puerta una venta de
velas de diversos calibres; el vendedor de ellas tiene un
empleo lucrative, pues todo ruso medianamente devoto
compra su vela, se persigna, se arrodilla, se levanta y
por fin se acerca a un candelero con hijos a plantarla con
el debido respeto en el candelerito mas adecuado.
He dicho candelero con hijos y no me arrepiento,
ustedes se harin una idea del padre de familiar, imagi-
nAndose un palo forrado en plata, sosteniendo un disco
horizontal, cubierto de mecheros chicos, medianos y
grandes alrededor de uno central. La devoci6n del feli-
gr6s se mide por el vol6men de su vela.
Pero los moscovitas no se contentan con eso: una
vela de veinticinco centimetros de largo es poco para
una alma del purgatorio necesitada; era indispensable
algo mas y se invent la vela continue, como el papel
de imprenta de los grandes diaries, 6 sea una vela de
cinco 6 seis metros de largo, gruesa como el dedo mefii-










OBRAS COMPLETES


que y doblada sobre si misma un "sinnfmero de veces,
hasta former un pan de cuyo centro se levanta la punta
condenada a ser encendida, como una cabeza de vibora.
Las velas arden todo el dia en las iglesias, produ-
ciendo los siguientes efectos:
19 Una buena ganancia para el vendedor.
29 La extracci6n de una 6 mas almas del purga-
torio.
39 El alivio de la conciencia del devoto.
49 Un consume notable de sebo y de cera.
59 Una grande producci6n de negro de humo.
69 Supresi6n de aire respirable.
79 Ennegrecimiento de las paredes, pinturas, orna-
mentos, vidrios y altares.
Salvo los respetos debidos y A pesar de sus inmen-
sas riquezas, por ese solo detalle, las iglesias de Moscow
parecen cocinas. Todas las virgenes estan con ojeras, los
santos tienen las manos sucias y los Angeles las alas
negras.
Por tal raz6n, A mas del sacristan y otros ofician-
tes, debia dotarse A cada iglesia de un deshollinador 6
limpiador de chimeneas, con un buen sueldo.
Los templos, iglesias, capillas y santuarios de Mos-
cow, forman up conjunto de una riqueza inestimable.
Muchos de estos edificios son realmente hermosos; los
hay antiquisimos y de una arquitectura original. Algu-
nos han sido destruidos varias veces y reedificados en
seguida con mayor lujo. Los muros y las columns estan
cubiertas de pinturas 6 mosaicos y figuran en los alta-
res 6 diseminados en el temple, cuadros de virgenes 6
santos vestidos con lIminas de oro y plata y adornados








EDUARDO WILDE


con esmeraldas, rubies, topacios, diamantes y perlas de
los diversos tamafios, notdndose solitarios, esmeraldas,
rubies y perlas que por si solas constituirian una fortu-
na. De la pintura no se ve sino la cara y las manos.
En una iglesia he visto una Nuestra Sefiora de algo,
de dos metros cuadrados de superficie escondida detras
de un adoquinado de joyas; una sola botamanga tenia
novecientos brillantes.
Y n6tese que los rusos se ven reducidos a vestir su-
perficies plans. i Cudl no seria la cargaz6n de piedras si
hubieran de adornar imagenes de bulto!
Felizmente opone un serio obstdculo el precepto que
dice: "No haras sobre ti mismo imagenes grabadas;" 6
traduci6ndolo mejor a mi entender "no representards A la
divinidad con tu propio cuerpo;" ley 6 precepto que debe
hallarse en el antiguo testamento 6 en otra parte.
El clero ruso no cree violar la ley permitiendo la
representation de la corte celestial en figures plans y
aun Ilega en su tolerancia infinita, a permitir la ejecu-
ci6n de bajog relieves; pero imagenes de bulto... jams!
Gracias a esto las iglesias rusas no tienen virgenes
de Lujan, de cualquier tamafio, con todas las facturas de
una rica y antigua joyeria.
Ademas de esto, sorprende la cantidad de oro y pla-
ta empleada en altares, pilpitos, sepulcros, arafias, can-
delabros y otros fitiles y muebles. Aqui ya es necesario
cambiar la media y hablar de toneladas. Los anales de
las iglesias rusas no dan hasta el peso en kil6gramo del
oro empleado en dorar las c6pulas.
Para ver religion venir a Moscow!








OBRAS COMPLETES


No ha de haber mas en Roma ni en part alguna.
A pesar de esto los rusos son tolerantes y respetan las
religiones ajenas con tal de ser respetados en sus creen-
cias.
En tiempos no remotos era severamente castigado,
por ejemplo, el que pasando por la puerta santa del
Kremlin no se sacaba el sombrero; ahora no hay castigo,
pero no es bien visto quien compete esta irreverencia.
Tratando de templos y religion me parece oportuno
hablar un poco acerca de las prActicas del culto en Rusia.
Ya he dicho que el calendario ruso no es el nuestro;
los rusos tienen el calendario juliano 6 griego y nosotros
el gregoriano 6 latino.
Hay ademis entire la iglesia cat6lica y la grecorusa
varias diferencias; recuerdo dos en este moment.
La iglesia rusa no admit la supremacia del Papa;
esa es la mas grave.
Exige para el bautismo la inmersi6n complete del
nifio, salvo inminencia de enfermedad.
Hay tambi6n diferencias respect a la Eucaristia, al
Espiritu Santo y A la forma de administraci6n de sacra-
mentos; pero yo creo que los cleros de ambas religiones
encontrarian Acomodos para todo si el asunto de la su-
premacia del Papa fuera salvado: es una simple opinion;
no quiero provocar a los clericales.
En los oficios divinos el pfblico es actor y especta-
dor, canta y reza con el sacerdote y se persigna, se arro-
dilla y toca con la frente el suelo constantemente.
No se permit en las iglesias mfsica instrumental;
el rezo es un recitado cuando no un canto puro: todas
las oraciones son dichas en ruso.










EDUARDO WILDE


Como el piblico no tiene obligaci6n de cantar, hay
siempre coros organizados de cantores, estipendiados,
supongo. Estos coros est6n en general bien compuestos y
las voces, distribuidas como en las flautas de 6rgano.
Las mujeres no figuran en ellos; las notas de soprano,
estan A cargo de varones de corta edad. Hay tiples, so-
pranos, medio-sopranos, tenores, baritonos y bajos. La
voz de bajo es muy estimada: el que la tiene esta habili-
tado para ser sacristan 6 piloto de sacerdote y su acom-
pafiante inseparable, por la singularidad siguiente: el
sacristan, le .llamo asi A falta de otro nombre, tiene el
encargo de repetir un mill6n de veces en cada ceremonia,
las palabras: "gospodi pomilui" seniorr, conc6denos tu
gracia), con voz de bajo profundo, fuerte y de buen tim-
bre. A cada gospodi pomilui, los feligreses deben quedar
extasiados.
Se comprende cudn dificil es hallar voices con ta-
les condiciones; sin embargo, las hallan.
Un sacristan ruso me ha dejado sus modulaciones
en el oido, por siempre jams am6n.
&Qu6 modo de cantar gospodi pomilui! Hacia vibrar
toda la iglesia, con su tono metalico, atronador y grave
al mismo tiempo. Si Dios no lo oye, seguramente esta muy
lejos 6 es sordo.
En Varsovia y en Moscow, he sido sorprendido por
ese timbre especial de la voz de los coros. Admirable es
c6mo no teniendo maestro que marque la media, cientos
de personas canten a comp6s: no desafinen, ni desento-
nen. El canto es mon6tono, pero agradable; lo acompa-











OBRAS COMPLETES 91

ian los rusos con mil ejercicios gimnasticos, persignin-
dose, arrodillindose, besando el suelo y levantando las ma-
nos al techo negro de la iglesia ahumada.


*















DE MOSCOW A SAN PETERSBURGO


CAMPASA DE NAPOLEON EL KREMLIN LOS DEMAS
BARRIOS LAS CARRERAS CIKAIA LA RUBIA.

Si alguien me preguntara porque he ido A Moscow,
no le contestaria nada razonable, pero le daria uno de
esos motives humans que no tienen replica.
Fui porque: asi. Es necesario decir el asi alzando
los hombros, de otro modo no tiene gracia.
Se le instala a una en la cabeza de repente un nom-
bre, un pueblo, 6 una persona, sin saberse por qua, y no
tiene una paz ni sosiego mientras no entabla con el ob-
jeto instalado relaciones pr6ximas.
Moscow ocupaba un sitio preferente en mi pensa-
miento desde mi infancia. Despu6s lei la campafia de Na-
pole6n A Rusia y tuve mis deseo de conocer Moscow: en-
seguida el romance de Tolstoi "La guerra y la Paz" y
fu6 peor. En fin yo tenia que ir A Moscow.
La ciudad Santa (hay dos, Moscowy Roma) se pre-
sentaba en mi fantasia llena de misterios y de encantos.
Habia sido incendiada y reconstruida cien veces; invadida
y vuelta a incendiar, abandonada, saqueada y poblada y
enriquecida de nuevo.
Estaba alli en el centro de la Rusia, a miles de len-
guas de cualquier parte, elevando sus preces al Ser Su-
premo, de noche y de dia, con motive 6 sin 61 como si
fuera la fnica ciudad en el mundo encargada de rezar







OBRAS COMPLETES


por todas. Las cdpulas de sus iglesias deslumbraban al
viajero aun no llegado, y reflejando el sol sobre las casas,
envolvian la inmensa metr6poli en polvo de oro brillante
y cristalino.
Desde la colina cercana Bonaparte sefialaba a sus
soldados extenuados por el hambre, el cansancio y las
heridas, las inmensas riquezas de la mistica ciudad, ofre-
ciendolas a su codicia, en tanto que las iglesias seculares,
abandonadas por las imAgenes milagrosas, impotentes
contra el invasor, esperaban con sus puertas abiertas a
los nuevos huespedes para ser profanadas, seg6n el con-
cepto ruso.
Alli ocurrieron las mas lamentables tragedies en los
moments mas angustiosos mientras cerca de un mill6n de
hombres abandonaba en el espacio de pocas horas su
hogar, dejando desiertas cien mil habitaciones para en-
tregarlas luego a los furores del incendio.
Me imagine la noche tenebrosa en que una ciudad en-
tera se desaloja emprendiendo la fuga en cuanto hay ca-
paz de moverse 6 ser movido.
La despedida de la vivienda querida para no volver a
verla jams; el acarreo apresurado de los muebles, las
joyas, los tiles de servicio; los conflicts para cargar
con todo en vehiculos escasos, bajo el temor de la con-
fiscaci6n; los gritos de los nifios que no entienden la
causa del trastorno; los lamentos de las bestias degolla-
das inopinadamente para no dejarlas al enemigo; los
ladridos de los perros y la resistencia tenaz de los gatos
6 dejar la casa para seguir A los amos. La liquidaci6n
de la fortune en obsequio de la vida, practicada en un se-
gundo, sin dar tiempo al cAlculo ni al consuelo.







EDUARDO WILDE


iAh Napole6n, jams pueblo alguno te ech6 mayo-
res maldiciones, que el pueblo de Moscow, mientras hacia
el acto de mas her6ico fanatismo por la patria! iCon
qu6 muda y terrible abnegaci6n el miserable obrero, la
noche que precedi6 la llegada de los franceses, juntaba
los pocos enseres de su vivienda que podia llevar consigo
y abandonaba el resto de su pobreza, ignorando si sus
harapos serian una defense contra la intemperie mientras
buscaba un hogar lejos del suyo!
Parece que el incendio de Moscow no fu6 una deci-
si6n de los politicos ni de las autoridades directors de
la guerra, sino la emanaci6n de un sentimiento inconsul-
to, general, nacido al mismo tiempo en el rancho del
pobre y en el palacio del rico. Las imagenes de los tem-
plos habian sido en gran parte transportadas asi como. las
joyas, ornamentos y los tesoros de los palacios. Moscow
pudo defenders de Napole6n, pero no quiso hacerlo: in-
fluia en esa resoluci6n el terror supersticioso a los fran-
ceses a quienes el pueblo ruso consideraba como s6res
superiores, creyendo invencible A Napole6n.
La idea era persistent enlas masas aunque no bas-
tante imperative para impedir que los soldados rusos se
batieran en Smolenks y en Borodino, con tanto denuedo
como los franceses y' tal punto que nadie sabe hasta
ahora quienes ganaron la filtima batalla.
Los rusos pudieron rehacer su ej6rcito destrozado
en esos combates y concluir con los franceses mIs des-
trozados aun retirdndoles todo recurso; pero prefirieron
no s6 si por instinto o por habilidad de-Koutousof en-
cargar a la naturaleza esa tarea y contemplar impasibles







OBRAS COMPLETES


la terrible crueldad del invierno y del hambre para con el
temible invasor.
Los rusos no se atribuyen la victoria sobre el ejer-
cito francs, si bien saben que los hechos ocurridos en
las vecindades de Moscow, fueron los preludios de la
caida de Napole6n.
Ostentan, es cierto, los setecientos 6 ochocientos ca-
iones abandonados por el ejercito francs, dentro la nie-
ve que cubria la tierra, pero no ponen sobre ellos, este
letrero: "Tomados a los franceses".
Han levantado un temple en recuerdo de las memo-
rables jornadas, pero ese temple no se llama el temple
de la victoria; se levant en acci6n de gracia, al Dios de
la Rusia, por la retirada de los franceses.
El conjunto de hechos y de expresiones referentes A
estos episodios, es casi humilde. No se atribuye la libera-
ci6n del territorio a acto human, sino A intervenci6n
providencial.
Sin embargo, Koutousof tiene sus est6tuas bien ga-
nadas y nosotros sabemos cuanto el ilustre general tuvo
que luchar para no derramar indtilmente sangre rusa
y cual era su confianza en la acci6n del tiempo.
Los franceses no han dejado en Rusia odios ni re-
sistencia; un fatalismo supersticioso ha impedido la eclo-
si6n de esos sentimientos.
Los mismos extranjeros al acercarse 6 Moscow y re-
cordar la campafia de Napole6n sienten su coraz6n apre-
tado, pues de cada palmo de tierra la imaginaci6n se ve
levantarse vestido con el uniform harapiento, roido y
miserable a un soldado frances, con el rostro comido por







EDUARDO WILDE


el hielo, indiferente a la muorte y olvidado de sus glorias
pasadas ante la glacial presi6n del infortunio. El extran-
jero no piensa en el ej6rcito vencedor ni en el vencido,
sino en el soldado que se retira perdido, abandonado por
sus compafieros, pasando quizas sobre sus cadAveres y
juntando los iltimos restos de su fuerza para alcanzar
la frontera y morir siquiera sobre la tierra de la patria.
El viajero v6 mis adn, vB al ilustre Bonaparte huyendo
A pierna tendida hacia Paris en tanto que sus her6icos
compafieros van quedando como puntos negros sobre la
nieve a lo largo de la ruta de Moscow.
Indtil me parece decir que lo mas notable de Moscow
es el Kremlin; no digo lo mas important, ni lo mejor,
ni lo m6s bello, sino la mis notable por su carActer, por
su originalidad y por su significado hist6rico. El Krem-
lin es actualmente un barrio de la ciudad; antes la cons-
tituia en su parte esencial; era una fortaleza dentro de
la cual se encerraba todo y principalmente las iglesias.
Ahora como antes, es, si se quiere, una fortaleza rodeada
de altos muros con sus torres, puertas troneras y demis
adminiculos.
Dentro de ese recinto hay tres 6 mas iglesias muy
visitadas, y digo 6 mis porque en Moscow no se puede
uno descuidar sin que aparezca una iglesia donde menos
se piensa; una estA consagrada A los sepulcros de los re-
yes, emperadores y personas de la familiar reinante, otra
a la coronaci6n de los czares y otra A los matrimonios
y bautismos.
Hay ademds palacios, arsenales y otras construccio-
nes, entire ellas una torre famosa de la cual se vB toda la







OBRAS COMPLETES


ciudad. Esta torre ha sido bastante descuidada; hay que
subir con precauci6n y evitar todo contact; los visitan-
tes no son en general muy limpios; las gentes del pueblo
Ilevan velas y limparas para encenderlas alli. La cons-
trucci6n es antigua y tosca; ofrece como curiosidades las
campanas numerosas y ricas, pues el oro y la plata han
entrado en su composici6n; algunas son muy grandes.
Al pi6 de la torre hay una exposici6n, una campana
enorme, la reina de las campanas.
Parece una casa. En uno de los incendios se cay6
de la torre y se enterr6 al pi6; la sacaron, la refundie-
ron, afiadi6ndole ain metal y la subieron de nuevo; en
otro incendio, creo, volvi6 a caerse y se enterr6 A tal
hondura que hubieron de dejarla sepultada muchos afios.
Por fin, un ingeniero recibi6 el encargo de sacarla y lo
hizo con 6xito, pero la encontr6 rota. Asi se halla expues-
ta sobre una base de mamposteria, a cuyo pi6 est6 el pe-
dazo correspondiente a la rotura del tamafio de una puer-
ta median y del peso de muchas toneladas. Actualmente
es una curiosidad y sera supongo, por los siglos de los
siglos, la mds grande campana del mundo, pues la civi-
lizaci6n actual no tiene ningfn aliciente para fabricar
una mayor. Por ahi figure tambi6n un cafi6n gigante,
sobre el cual existen leyendas muy comentadas por las
guias.
Mostrdndonos una iglesia, el moscovita nuestro acom-
pafiante, nos dijo que Napole6n habia puesto alli sus ca-
ballos, afiadiendo con una ingenuidad primitive; "no es
bien hecho eso, verdad?" "En efecto, contest un ingl6s,
no habiendo en la iglesia pesebres, los caballos no esta-








EDUARDO WILDE


rian bien". Cara del guia: dos cuartas, ante una obser-
vaci6n incontestable, pero completamente inadecuada A
sus creencias.
El Kremlin es ademAs dep6sito de trofeos tomados
en la guerra, banderas, cetros de reyes y hasta tronos
de los infelices despojados.
Otros barrios no menos curiosos de Moscow son el
Kitai Gorod y el Gostuoi-Duor. El primero fu6 construi-
do cuando el Kremlin no daba abasto; el segundo 6 sea
el Bazar es un enjambre de almacenes, pulperias, tien-
das 6 armazones de cualquier g6nero, en fin, donde se
vende algo; ocupa una gran extension y present un es-
pectaculo animadisimo; casi todo estA en la calle ofre-
ci6ndose a un hormiguero de gente; hay alli, desde fle-
chas para indios hasta mitras para obispos.
Nadie es capaz de imaginarse la novedad del espec-
tAculo ni puede estar prevenido para evitarse sorpresas;
parece que todos los objetos del mundo se han dado cita
alli. Al lado de una montura d esefiora se ve un loro,
despu6s un armario, luego espuelas, imAgenes de santos,
camas, pafiuelos de la India, builuelos fritos, polainas y
zuecos, custodias, pianos, rejas de arado, cedazos, caretas
de carnaval, baules, palomas, rasquetas y mil objetos que
no fueron jamAs hechos para estar juntos. Los precious
de cada cosa oscilan entire el double y la mitad de su valor,
pues todo vendedor de aquel laberinto juzgaria indigno
de su oficio no ofrecer al marchante la otasi6n de re-
gatear.
Las calls de Moscow son anchas en lo general; no
todas estan bien pavimentadas; las casas son bajas y es-








OBRAS COMPLETES


paciosas; la ciudad parece chata como Buenos Aires.
Dicen que la anchura de las calls se debe a una media
de 6rden pfiblico para evitar la propagaci6n de los in-
cendios.
Hay museos muy ricos y establecimientos de educa-
ci6n notables, sobre todo hospicios de beneficencia nu-
merosos y para todos los gustos. Los hospitals son bien
atendidos. Los pobres no sufren tanto como en L6ndres
6 Paris. El frio es intense en invierno, pero la gente es-
ta preparada para resistirlo.
Los cocheros constituyen un gremio especialisimo;
tienen todos un traje igual, compuesto de un bat6n col-
chado, dos botas enormes y un sombrero de copa muy an-
cho hacia arriba, de alas arqueadas y bajo; semeja una
flor de regadera. El vehiculo mis comfn es un cocheci-
to muy chico, como para nifios; su calidad mas saliente
es su falta de aseo, una suciedad cr6nica, fundamental,
suciedad antigua que parece haber tenido su origen en
la 6poca de la fundaci6n de Moscow. Todos los caballos
son rusos, no es extrafio estando en Rusia, pero digo asi
dando a mis palabras el sentido que tienen entire nosotros;
caballos rusos quiere decir caballos lindos, grandes, ele-
gantes.
Hay algunos hotels y cafes de lujo; en uno de ellos
se toca durante la comida un 6rgano colosal de admira-
bles voces.
Un establecimiento de imprenta, official creo, ocupa
un gran edificio. Alli se imprime desde tiempo inmemo-
rial la mayor parte de lo publicado en Moscow.
Los alrededores son hermosos y pintorescos. En un








EDUARDO WILDE


extreme de la ciudad hay un hip6dromo excelente, gran-
de como todo lo ruso, muy bien construido y muy c6modo.
Los moscovitas son muy afectos a las carreras.
Vino A Moscow con nosotros un official de la guarni-
ci6n de Varsovia, un joven hijo de familiar noble. Hablaba
el francs como el ruso; nos cont6 que iba a las carreras
de obstdculos anunciadas para dentro de dos dias; 61 mon-
taria su caballo; los otros corredores eran tambi6n oficia-
les nobles los mas.
iHabia habido tambi6n ternuras y bellezas en Mos-
cow! exclamare ya al recorder a Cikaia, imitando A una
buena muchacha, no mal parecida, que viaja conmigo por
la sencilla raz6n de ser mi mujer legitima, quien al oir
cantar un gallo en Varsovia, exclam6 con toda ingenui-
dad ihabia habido tambi6n gallos en Rusia!
*

No quiero abandonar A Moscow sin mencionar siquie-
ra una galeria de pinturas perteneciente A un particular;
es un museo bastante rico, ocupa dos pisos de la estensa
casa y esta abierto gratuitamente al pfiblico todos los dias;
el duefio se d6 el lujo de gastar sumas fabulosas en com-
pletar su galeria de cuadros. Cuando la visit6bamos fal-
taban alli los mas c6lebres, por haber sido enviados a la
Exposici6n de Paris, segfn nos dijeron. Todas las escue-
las se hallan representadas en la galeria, encontrdndose
algunas obras de m6rito. La mis popular es la escena en
que IvAn el terrible, mata a su hijo; no s6 si el cuadro es
bien pintado, pero hace impresi6n. El viejo arrepentido de
su acto de c6lera, abraza llorando el cadaver de su vic-
tima. La muerte ha sido tan rapida, que la fisonomia del




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs