• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Introduction
 Lucha contra el tifus
 Precauciones individuales
 Profilaxia
 Cooperación médica en las medidas...
 Desinfección






Group Title: Medidas especiales de profilaxia para evitar la propagacion del tifus exantematico
Title: Medidas especiales de profilaxia para evitar la propagación del tifus exantemático
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00023310/00001
 Material Information
Title: Medidas especiales de profilaxia para evitar la propagación del tifus exantemático
Physical Description: 14 p. : ; 18 cm.
Language: Spanish
Creator: Guatemala -- Consejo Superior de Salubridad
Publisher: Tip. Nacional
Place of Publication: Guatemala
Publication Date: [194-?]
 Subjects
Subject: Typhus fever -- Prevention   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00023310
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002663212
oclc - 23467832
notis - AND0366

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Introduction
        Page 3
    Lucha contra el tifus
        Page 4
    Precauciones individuales
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    Profilaxia
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Cooperación médica en las medidas contra la propagación del tifus
        Page 11
    Desinfección
        Page 12
        Page 13
        Page 14
Full Text






MEDIDAS ESPECIALES
DE

,PROF/LA X/All
^ PARA EVITAR LA
P PROPAGACcIN DEL '

TIFUS EXANTEMATICO














GUATEMALA, C. A.
rTIPOGRAFIA NATIONAL
. ...... ... .. .
^^ i^
SSB ;;;^''\;;;';;'; '';~" ;':"';*;*;**":,* ;-****** "







MEDIDAS ESPECIALES
DE

PROFILAXIA

PARA EVITAR LA PROPAGACION DEL

TIFUS EXANTEMATICO












GUATEMALA, C. A.
TIPOGRAFfA NATIONAL








j (L (

:Thi

C~1~I










Medidas Especiales
de Profilaxia para evitar la propagaci6n del
Tifus Exantematico.

El tifus es la enfermedad mis contagiosa de las
conocidas hasta hoy.
El contagio se verifica por contact director con el
enfermo, con sus excreciones y con los objetos que le
sirven o han servido.
Los parasitos, piojos (pedicullus vestimenti) desem-
pefian un gran papel en la propagaci6n del tifus;
asi lo demuestran experiencias hechas por Nicolle,
Comte y Conseil.
El germen tifico separado del cuerpo del enfermo,
parece powder conservar sn actividad por lo menos un
ano.
A pesar de los grande esfuerzos de los hombres de
ciencia no se ha podido llegar a conocer de manera
concluyente el verdadero microbio del tifus, motive
por lo cual las medidas profilacticas tienen que hacerse
muy generals y tendran que cambiar en gran parte
el dia que se llerrue a establecer definitivamente cual
es el agent pit"..', n...
Las condiciones que favorecen el desarrollo del tifus
son: la suciedad, el hacinamiento, fatigas, privaciones y
en general todas aquellas causes que debilitando el
organismo lo ponen en estado de receptividad.
Ninguna edad se escape del ataque del tifus, pero los
preferidos son los adults. El sexo tampoco tiene
influencia alguna; sin embargo, se han visto epidemias
en que han sido atacadas mayor numero de mujeres.
Siendo las excreclones del enfermo, sudor, v6mitos
y deyecciones, factors scspechosos de la propagaci6n
del tifus, necesario :*s que la lucha se emprenda con el
-3-







-4-


fin de evitar la llegada de 6stas al tubo digestive de
individuos sanos, lo que es muy facil. Los excremen-
tos arrojados al suelo, o bien en desagiies van a dar a
los rios, pozos o fuentes de cuya agua se sirven para
el lavado o bebida. Fuera de la contaminaci6n direct
por el agua hay numerosos medios para producer la
infecci6n tifica. Las frutas y las legumbres que se
riegan con aguas dudosas y se cultivan al nivel del
suelo, el calzado, los vestidos, las moscas y otros in-
sectos que se posan sobre los alimentos, son agen-
tes probables de propagaci6n. Merece, pues, especial
atenci6n la destrucci6n de las deyecciones y v6mitos
y la esterilizaci6n de las ropas y objetos de uso de los
enfermos.

Lucha contra el tifus
Debe evitarse la llegada de individuos procedentes
de lugares infectados o sospechosos; en las fronteras
terrestres conviene tomar las precauciones de aisla-
miento y desinfecci6n de los atacados y de observaci6n
y limpieza de los sospechosos en lugares o casas ade-
cuadas, hasta su salida del lugar. La lucha urbana
contra esta enfermedad no puede improvisarse en un
dia; es trabajo que debe hacerse antes, durante y des-
pu6s contra los excrementos, procurando el sanea-
miento de las poblaciones con buenos sistemas de
desagiies. En los pauses en que existed una organizaci6n
sanitaria y se observan los principios de aseo y lim-
pieza no debe propagarse la enfermedad ni tomar
ninguna media exceptional para protegerse.


Precauciones individuals
Rigurosos seran los cuidados en torno del enfermo,
puesto que el contact inmediato, sus deyecciones,
v6mitos, sudor, pueden contender g4rmenes de contagio.







-4-


fin de evitar la llegada de 6stas al tubo digestive de
individuos sanos, lo que es muy facil. Los excremen-
tos arrojados al suelo, o bien en desagiies van a dar a
los rios, pozos o fuentes de cuya agua se sirven para
el lavado o bebida. Fuera de la contaminaci6n direct
por el agua hay numerosos medios para producer la
infecci6n tifica. Las frutas y las legumbres que se
riegan con aguas dudosas y se cultivan al nivel del
suelo, el calzado, los vestidos, las moscas y otros in-
sectos que se posan sobre los alimentos, son agen-
tes probables de propagaci6n. Merece, pues, especial
atenci6n la destrucci6n de las deyecciones y v6mitos
y la esterilizaci6n de las ropas y objetos de uso de los
enfermos.

Lucha contra el tifus
Debe evitarse la llegada de individuos procedentes
de lugares infectados o sospechosos; en las fronteras
terrestres conviene tomar las precauciones de aisla-
miento y desinfecci6n de los atacados y de observaci6n
y limpieza de los sospechosos en lugares o casas ade-
cuadas, hasta su salida del lugar. La lucha urbana
contra esta enfermedad no puede improvisarse en un
dia; es trabajo que debe hacerse antes, durante y des-
pu6s contra los excrementos, procurando el sanea-
miento de las poblaciones con buenos sistemas de
desagiies. En los pauses en que existed una organizaci6n
sanitaria y se observan los principios de aseo y lim-
pieza no debe propagarse la enfermedad ni tomar
ninguna media exceptional para protegerse.


Precauciones individuals
Rigurosos seran los cuidados en torno del enfermo,
puesto que el contact inmediato, sus deyecciones,
v6mitos, sudor, pueden contender g4rmenes de contagio.






- 5


Todo lo que haya estado en contact con el enfermo,
los trastos que haya ensuciado con sus deyecciones, asi
como los que necesite para tomar sus alimentos serin
en seguida desinfectados. Los bacines seran puestos
al abrigo de las moscas durante su manipulaci6n, las
materials contenidas seran desinfectadas o de prefe-
rencia destiuidas por el fuego, si fuera possible, y
todos los recipients serin esterilizados.
Es necesario que la cama del enfermo est4 abrigada
por medio de un mosquitero para evitar el contact de
las moscas; y que los vasos que contengan bebidas o
medicamentos y demas utensilios de su uso sean guar-
dados en lugar protegido por una mosquera.
No se debera tomar ninguna comida en el cuarto
del enfermo, y cada vez que se haya tocado a 4ste sera
indispensable d'esinfectarse las manos.
La profilaxia individual descansa sobre los princi-
pios siguientes: 1', impedir que el germen tifico
penetre en el organismo; y 2?, mantenerel organismo
en un estado tal, que el microbio no encuentre condi-
ciones apropiadas para su desarrollo.
Para conseguir el primer fin, debe vigilarse no s61o
el agua de bebida sino tambidn toda la alimentaci6n en
general.
El agua de consume debe hervirse; los alimentos
deben tambidn cocerse; se colocaran al abrigo de las
moscas; no se comeran manjares frios o conservados
desde la mafiana, y sera precise recalentarlos antes de
servirlos de nuevo.
Los alimentos en que se sospeche la contaminaci6n
por las moscas, como pasteles, salchichones, confites,
etc., y que no puedan ser recalentados seran severa-
mente proscritos; la leche debera hervirse y so pondri
al abrigo de las moscas. Esta prohibido comer ali-
mentos vegetables crudos, o podran comerse con la
precisa condici6n de desinfectarlos durante media
hora, sumergiendolos en una soluci6n de acido tarta-







-- 6


rico al tres por ciento. Se organizara la protecci6n
contra las moscas, sobre todo si los excusados son
defectuosos o existen caballerizas pr6ximas.
La mayor limpieza sera de rigor en las casas; no se
dejara penetrar nada infectado en ellas; no hay que
olvidarse que la infecci6n es a menudo transportada
de la calle hasta la casa por el calzado o los vestidos:
el calzado se limpiara con un patio hdmedo, el cual a
su vez seri destruido por el fuego.
A pesar de tomar todas aquellas precauciones puede
ocurrir que el Inicrobio penetre en nuestro organism;
por esta eventualidad conviene mantenerlo en estado
de resistencia y para ello evitar today causa que pueda
ocasionar cualquier trastorno intestinal.
Hay que evitar enfriamientos que puedan causar dia-
rrea; excess que desarrollen una indigesti6n; ingesti6n
de alimento susceptibles de provocar c61icos,como cier-
tas frutas: mangos, sandias y en general frutas verdes,
y contrariamente a la opinion hoy admitida, estos ali-
mentos no constituyen una causa determinante del
tifus sino que por el trastorno que produce en la
digesti6n, favorecen el desarrollo del microbio. Tam-
biWn un purgante tornado en tiempo de epidemic puede
facilitar al microbio su desarrollo enun individuo,que
si se hubiese abstenido de tomarlo hitbria permanecido
sano. En una palabra: conservar su equilibrio intes-
tinal por la higiene del cuerpo; por la de los alimen-
tos; por la del sistema nervioso, es resistir al tifus aun
despues de la infecci6n por el microbio.
La enfermedad no debe propagarse si se toman las
precauciones adecuadas en la asistencia del enfermo;
sobre este punto debemos Ilamar ]a atenci6n antes que
en los detalles en las medidas defensivas. Hemos
dicho que la enfermedad es contagiosa y que el unico
element de peligro es el hombre.
El m6todo consiste en las prescripciones siguientes
sostenidas de una manera tenaz: declaraci6n obligato-






- 7--


ria por todo individuo bajo pena de multa y aun de
prisi6n, de todo caso sospechoso de tifus, aislamiento
con la desinfecci6n necesaria,no solamente del enfermo
sino de toda persona sana que haya estado en contact
con 61 y que se suponga por esta raz6n, susceptible de
ser portadora del germen. De este modo quedard
sustraida una poblaci6n sana de todo individuo capaz
de esparcir g6rmenes y podran ser destruidos inmedia-
tamente.
Si el germen del tifus se encuentra en las evacua-
ciones de los enfermos, es fAcil imaginar c6mo por
cualquier accident o descuido pueden pasar particular,
gotas o porciones de una infinidad de objetos como la
ropa de cama, ropa interior, los vestidos, los envases
de medicines, utensilios de mesa, contaminados directa-
mente por el enfermo o por manos descuidadas de
quien lo atiende.


Profilaxia
Ademas de los consejos desprendidos de las consi-
deraciones anteriores, debemos insistir en las precau-
ciones individuals siguientes: es de aconsejarse que
sean personas adiestradas en el manejo de los enfer-
mos las que se hagan cargo de su asistencia, o lo que
es mejor, que se traslade el paciente a un hospital de
epidemias. Si esto no es possible, por lo menos se
alejaran las visits y se prohibira todo contact inne-
cesario con el enfermo, cuyo lecho estara siempre
protegido por medio de un mosquitero.
Penetrara en el aposento del enfermo inicamente
la persona destinada a cuidarlo.
Para la elecci6n de medicos y enfermeros deben
escogerse de preferencia personas que hayan sufrido
de tifus, pues un ataque anterior confiere inmunidad.
Debe uno mantenerse alejado de los lugares donde
se redne much gene, como las ferias, los mercados,






-8-


los servicios religiosos, los teatros, y no se comers ni
se bebera nada, ni se fumara en el local ocupado por
los enfermos.
Siendo especialmente peligrosas las evacuaciones
del enfermo, se procedera inmediatamente a hacer la
desinfecci6n de ellas, asi como la ropa y objetos con-
taminados, segiin prescripci6n facultativa.
Habra en el cuarto del enfermo una tina, batea o
banera que contendra algun liquid desinfectante,
done se arrojara inmediatamente la ropa, y teniendo
cuidado de no sacudirla.
Habra siempre en la habitaci6n una palangana con
soluci6n de sublimado, al uno por mil, una soluci6n
fenicada al tres por ciento, en la cual se mojaran las
manos antes y despu6s de tocar al enfermo o los obje-
tos que estan en contact de el.
En vez de usar la soluci6n desinfectante antes de
acercarse al enfermo, puede uno enjabonarse las ma-
nos y sin secarselas proceder a las curas o'atenciones
que sean necesarias. Esto tiene dos ventajas: la pri-
mera hacer mas facil y segura la desinfecci6n cuando
uno ha concluido, y en segundo lugar, mantiene nues-
tra atenci6n fija en las manos que despu6s del enfermo,
tambi6n debe ser objeto de nuestro mayor cuidado.
No se barrera ni se sacudira el polvo en el cuarto
del enfermo; se pasara un paifo humedecido en un
antis6ptico.
Todos los objetos que se pongan en contact con el
enfermo, si no se destruyen por el fuego o no pueden
desinfectarse facilmente en el cuarto con las solucio-
nes antedichas, se envolverin en un panio o sabana
humedecida con un desinfectante para ser Ilevados a
una oficina de desinfecci6n por el vapor.
El personal m4dico y hospitalario tan gravemente
atacado en las epidemias de tifus, debera levar vesti-
dos especiales, cerrados en el cuello y en las mufecas
y si possible fuere tambi6n Ilevar pantalones cerrados






-9-


en la part inferior, zapatos de hule para poderlos
desinfectar perfectamente cuantas veces sea necesario,
guantes, gorras para cubrir el pelo sobre todo en las
mujeres; y si es possible, los hombres deberan afei-
tarse la barba.
De ninguna manera se Ilevara comestible alguno a
la boca sin haberse lavado y desinfectado las manos;
ni se Ilevard a la boca nada que pueda haberse conta-
minado en el cuarto del enfermo, tazas, vasos, cubier-
tos, tabacos, etc., etc.
En caso de fallecimiento se alejara el cadaver
cuanto sea possible de la casa para conducirlo al dep6si-
to. No se vestira ni Iavara sino que se envolvera en
una sabana humedecida en soluci6n de bicloruro de
mercurio u otro desinfectante de los que se hara
menci6n. El acompaiamiento y enterramiento serla
lo mas sencillo possible. No se permitira a los acom-
pafiantes la entrada a la casa.
De ninguna manera se permitira el uso de objetos,
ropas pertenecientes al difunto, sin que hayan sido
previamente desinfectados. No se permitira el envio
de dichos objetos a otra localidad.
El que recibiera efectos de esa naturaleza, debera
llevarlos inmediatamente a una oficina de desinfecci6n,
o en su defecto,someterlos l4 mismo a la desinfecciou,
como se indicara mas adelante.
S61o se procedera al lavado de ropas de tificos, des-
pues que hayan sido desinfectadas o sometiendolas
un largo tiempo a la ebullici6n en agua salad.
El agua es un element important en la propa-
gaci6n del tifus, pero por lo que Ilevamos dicho se
comprendera que esta muy lejos de ser el iinico.
Se abstendra uno del uso de aguas sospechosas, no
s61o para la bebida, sino para el aseo de la persona,
para el lavado, para la cocina, para el fregado de loa
objetos de la cocina y de la mesa.







- 10 -


Se consideran aguas sospechosas las que proceden
de pozos mal construidos, los cuales se contaminan
ficilmente por los arrastres de la superficie del terre-
no, o cuyo uso no esta sujeto a reglamentaci6n sani-
taria.
Sospechosas son tambi6n las aguas de superficie,
las lagunas, lagos, estanques, arroyos, rios, si no estan
sujetos a un procedimiento efectivo de purificaci6n.
Son especialniente peligrosas las aguas que proce-
den de lugares donde haya sido possible la contamina-
ci6n con escrementos tificos.
Se tendra especial cuidado en no arrojar las evacua-
ciones de tificos y todas sus deyecciones, asi como
aguas que se emplean en el lavado de ropas y objetos
que puedan star contaminados, cerca de pozos o de
fuentes, ni en lugar alguno de donde puedan ser
arrastrados hacia dep6sitos o corrientes de aguas
utilizables.
Se hervira el agua destinada para la bebida y para
Jos usos personales, lo mismo que la que se destine
para los demas servicios de la casa.
Hay que desconfiar siempre de los filtros dom4sti-
cos, cualquiera que sea su clase. Los mas seguros por
cienfitica que sea la base en que se funden estin su-
jetos a accidents y necesitan una atenci6n t6cnica
que no puede darles el ama de la casa.
El propio interns y el bien general haran que las
families se presten a la declaraci6n de casos sospe-
chosos y soporten todas las molestias que esta decla-
raci6n pudiera acarrear, aunque despu6s resultaren
infundadas las sospechas.
No debe conceptuarse como un error por part del
medico el considerar como sospechoso un caso que no
se confirm mis tarde; pero si es un error, y muy
grave, el no conocer a tiempo como sospechoso el
caso que mas tarde se confirm.







-- 11 -


Cooperaci6n Medica
en las medidas contra Ia propagaci6n del tifus.
Si se present algdn caso sospechoso o confirmado,
debe aislarse inmediatamente al enfermo en un local
aparte, el Hospital de epidemias, el que ademas de
reunir todas las condiciones necesarias inherentes a su
indole, debera estar provisto de puertas y ventanas de
tela metalica para evitar asi la penetraci6n de las mos-
cas y otros insects que fueran a infectar los alimentos.
Estos insects despubs de haberse posado sobre las
deyecciones de los enfermos, vienen a infectar todas
nuestras sustancias que sirven a la alimentaci6n.
Las deyecciones de los enfermos se desinfectan se-
gdn reglas que mas adelante se expresan.
Las personas encargadas de la asistencia y del cui-
dado de los enfermos, deben recibir instrucciones re-
ferentes a su conduct para la desinfecci6n de su pro-
pia ropa y de sus manos. Deben cuidar de que no
arrojen el material infectante; deyecciones, aguas su-
cias en la cercanias de pozos o corrientes de agua; lo
mismo que de los products del lavado de ropas, vasi-
jas, etc., etc. Si ocurriera la sospecha de infecci6n
de las fuentes de agua, se informara a la policia, quien
ordenara la cegada del pozo sospechoso, y prevendra
a los habitantes del peligro que corren utilizando el
agua infectada.
Si a la legada del medico ha fallecido el enfermo,
ordenara que el cadaver y objetos que hayan per-
tenecido al enfermo queden resguardados a efecto de
impedir la propagaci6n de la efermendad por esos
vehiculos, mientras intervene el medico de salubridad
y de la policia.
El m4dico procedera a la investigaci6n de la manera
como se ha verificado la infecci6n del enfermo, sobre
la posibilidad de que haya ocasionado un nuevo foco
de propagaci6n sobre cualquier otra circunstacia sos-
pechosa que pueda afectar a la comunidad.







- 12 -


Desinfecci6n.
Las deyecciones del enfermo (diarrea, orina y v6-
mitos) se desinfectaran con las soluciones crosoladas
cresoll) o creolina al 5% o fenicada (Acido f6nico
tres por ciento) o con cloruro de cal que para ser efi-
caz debera estar contenido en envases bien cerrados;
o con leche de cal o con una soluci6n de sulfato de
cobre al cinco por ciento o de sublimado al uno por
ciento.
No se arrojara esta mezcla hasta despu6s de pasadas
dos horas. Si se usa el cloruro de cal sin diluir en
agua, se emplearin dos cucharadas de polvo para cada
medio litro de deyecciones, mezclindolo perfectamen-
te con 4stas.
Las deyecciones tratadas de este modo pueden arro-
jarse al cabo de 20 minutes.
Los paffos que se emplean para limpiar al enfermo
se arrojaran inmediatamente en soluci6n de cresol o
fenicada, que debe cubrirlos perfectamente.
No se considerarain desinfectados para entregarlos
al lavado sino hasta despu6s de dos horas de inmersi6n
en el llquido desinfectante.
Las aguas sucias se desinfectaran con el cloruro de
cal o con leche de cal. El cloruro se afiadira en can-
tidad suficiente para producer fuerte olor a cloro; y si
se emplea cal se afiadira una cantidad suficiente para
producer con el papel tornasol rojo una fuerte y dura-
dera reacci6n alcalina. S61o puede verterse esta mez-
cia despu6s que haya durado dos horas la acci6n del
desinfectante. Las aguas del bano se trataran come
aguas sucias.
Los excusados se desinfectaran lavando perfecta-
mente el asiento con agua cresolada o fenicaday arro-
jando abundante leche de cal o soluci6n de sulfato de
cobre por la abertura. Las manos y cualquier otra
parte del cuerpo que se haya contaminado por el con-







- 13 -


tacto de las deyecciones, la ropa sucia, los v6mitos,
etc., se debernn desinfectar cuidadosamente con una
soluci6n fenicada o de sublimado.
La ropa de cama y la ropa interior, asi conio toda
la ropa que sea lavable, debera ser hervida en una
soluci6n desinfectante.
El liquid debera cubrir las piezas y 4stas permane-
ceran sumergidas por lo menos dos horas antes de en-
tregarlas para el lavado.
La demos ropa de vestir, asi como los colchones, al-
fombras, cortinas, etc., y todo lo que se adapte a la
desinfecci6n por medio de vapor, se enviaran en los
respectivos vehiculos cerrados a las oficinas de desin-
fecci6n establecidas de antemano o creadas nuevamen-
te en los lugares infectados.
Todos estos objetos empaquetados en conjunto se
envolveran en sabanas humedecidas con soluciones an-
tis4pticas (fenicada, cresolada, o sublimada) antes de
ponerlos en los vehiculos cerrados. Las personas que
hayan manipulado estos objetos, deberan desinfectarse
las manos y sus vestidos.
La desinfecci6n de las habitaciones infectadas o
sospechosas, so hara por el personal del Desinfectorio,
para lo cual se emplearan el formol, azufre, y subli-
mado, recomendando que sea lo mas minuciosamente
possible. Despu6s de la desinfecci6n se procedera al
lavado de los pisos, paredes y muebles, con soluciones
antis6pticas.
Los objetos que por su naturaleza no puedan suje-
tarse a una desinfecci6n satisfactoria, deberan que-
marse, lo mismo que jergones, pantos de aseo, etc.
Los cadaveres se envolveran en sabanas mojadas en
soluciones antis6pticas, se prohibira lavarlos, velarlos
y vestirlos.
Se encajonaran lo mas pronto possible en cajas bien
ajustadas y que contengan una capa de cal o serrin
antis6ptico. Se prohibe la exposici6n del cadaver.







--- 14 -


El entierro debe hacerse lo mas pronto possible con
un acompafiamiento de lo mas sencillo.
En ciertos lugares en donde los focos epidemicos
son tah frecuentes, como Chimaltenango, Patzuin, Pat-
zicia, Comalapa, etc., debera haber una autoridad es-
pecial para vigilar los enterramientos de los tificos,
que se verifiquen en sitios dedicados exclusivamente a
esa clase de muertos, con suficiente profundidad en las
sepulturas y sefialando con precisi6n el lugar que se
destina a cada cadaver para que no se vuelva a remo-
ver esa tierra.
No se permitiri prictica alguna religiosa.
En los pueblos de indigenas y en los pueblos peque-
flos deberin trasladarse las carceles fuera de la ciudad;
asi como en las grandes ciudades deberin evitarse las
aglomeraciones de cierta indole; aun los cuarteles, si
possible fuere, cuando han sido invadidos por el
tifus, debera cambiarseles de sitio, destruyendo o
reformando de acuerdo con las prescripciones mddi-
cas del caso el lugar en donde hubiere aparecido la
epidemia.
Se recomendara en tiempo de epidemia que se
eviten las aglomeraciones de gentes, como fiestas,
ferias, peregrinaciones, teatros, salones,etc., etc. Las
autoridades de cada localidad exigiran con todo rigor
el aseo de las calls, interior de las casas y plazas,
ordenando la extracci6n pronta de las basuras. Tam-
bi6n aumentaran la vigilancia sobre la calidad de los
articulos de consume, dictando todas las medidas del
caso.
Cuando se present un caso de tifus en un colegio,
debe ordenarse la suspension de la asistencia.
En representaci6n del Consejo Superior de Salu-
bridad,

M. J. WUNDERLICH.


G. CRUZ.


A.LBERTo PADILLA.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs