• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Veredicto
 Dedicatoria
 Nota liminar
 El impuesto
 Incidencia del impuesto
 Traslacion del impuesto
 Subrogacion del impuesto
 Difusion del impuesto
 Conclusion
 Index






Group Title: Incidencia y traslacion del impuesto
Title: Incidencia y traslación del impuesto
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00023302/00001
 Material Information
Title: Incidencia y traslación del impuesto
Physical Description: 35 p. : ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Morillo Romero, Francisco
Publisher: <s.n.>
Place of Publication: Mérida
Publication Date: 1940
 Subjects
Subject: Taxation   ( lcsh )
Genre: theses   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Thesis: Thesis (Doctor en Ciencias Políticas)--Universidad de Los Andes, 1940.
Statement of Responsibility: F. Morillo Romero.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00023302
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001141203
oclc - 47816196
notis - AFP0586

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Veredicto
        Page 3
        Page 4
    Dedicatoria
        Page 5
        Page 6
    Nota liminar
        Page 7
        Page 8
    El impuesto
        Page 9
        Generalidades
            Page 9
            Page 10
            Page 11
            Page 12
    Incidencia del impuesto
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    Traslacion del impuesto
        Page 19
        Definicion
            Page 19
        Teoria fisiocratica
            Page 19
            Page 20
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Page 25
            Page 26
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
    Subrogacion del impuesto
        Page 31
        Mecanismo de la subrogacion
            Page 32
    Difusion del impuesto
        Page 33
    Conclusion
        Page 34
    Index
        Page 35
Full Text

UNIV. OF FLA. LI3RA


X
Mr

Ct,~p~ ELPA ~AP ~//YR






















-EYX LIBDFIS
VUNIVEIISITY of 'FLO~IkDA


IL4'IFI l

-,kI]EJMXC-4k!
4C"]LLIIFU'Yl"1%6













F. MORILLO ROMERO


I IN CJ I D JE -N C TIA


TIZASLAC1ON
DEL

IMPUESTO


Ti-SIS PRfP.lS1TAT)A ANTE L-A
U-NI'VERYSIDA1 DE LorS ANDES
AiRA or-TAE AL% TIiruLo DE Doc-
TON EN~ CIEB~CLI~ I 'o)r.'rlO ~S.










r


M.ERIDA, 1-940.













9qb~
















VEREDICTO


Los suscritos, designados por el ciudadano Rector
de la Ilustre Universidad de Los Andes para examiner
la tesis intitulada:

"INCIDENCIA Y TRASLACION
DEL
I M PU E S TO"

presentada por el bachiller Francisco Morillo Romero
para optar al Titulo de Doctor en Ciencias Politicas,
la han examinado detenidamente y encuentran que
dicha Tesis refine las condiciones reglamentarias para
declararla admisible, y, en consecuencia, le imparten
su aprobaci6n sin hacerse solidarios de las ideas
emitidas en ella por su autor.

M6rida, 21 de julio de 1.940.


CARLOS R. ANGOLA

J. D. PAOLI


POLION MARIA QUINTERO.



























DEDICATORIA:


A la memorial de mi padre.
A mi madre.
A mis maestros.
A mis companeros.


V























NOTA LIMINAR





Presentamos este trabajo, finica y exclusivamente, con el fin
de llenzar el requisite legal exigido para optar al Titulo de Doc-
tor en Ciencias Politicas. No pretendemos la originalidad -salvo la
redacci6n- de las ideas emitidas en 61. Sobre temas financieros
opinan ol doctor y el charlatan; muchos son los sabios e innumera-
bles los que se creen experts. Una copiosisima literature financie-
ra se ha vertido en la CAtedra y en libros de texto, monografias,
y articulos publicados en peri6dicos y revistas. Se comprende que,
versando la material sobre la estructura econ6mica del Estado,
creaci6n y distribuci6n de su riqueza, a todos, contribuyentes y
funcionarios, letrados y analfabetas, nacionales y extranjeros, etc.,
interesen sus problems. Se trata de una ciencia en la que cada
quien creese con derecho a emitir juicio, ya por el simple prurito
de hacerlo, ya para contribuir con su parte al mejoramiento de
la condici6n del Estado. y, por via de consecuencia, la de los par-
ticularcs. Por tanto, no debe extrafiar que .la material prActica-
mente se haya agotado. A nuestro parecer, si todos los problems
que integran su contenido no se han resuelto satisfactoriamente,
se debe a la inevitable lucha econ6mica que mantienen los dis-
tintos Estados soberanos con vistas a la hegemonia universal, ya
que no faltan magnificos proyectos que salvarian sus diferencias
y que regulan una economic mundial de character integral.

Sobre la complejidad y dificultad del contenido, financiero
cabe observer para su justificaci6n, que en tales fen6menos inter-
vienen todas las fuerzas political, juridicas, sociales y econ6mi-
cas del Estado. El Fisco, el productor, el intermediario y el con-
sumidor presentan intereses en pugna y, con excepci6n del pri-
mero --- por la natural funcibn de tuici6n y protecci6n sociales
que constitute uno de los fines primordiales del Estado -, todos
actuian descartando factors sentimentales. De ordinario, en la lu-
cha econ6mica, ya se trate de la economic librecambista o de la

-T7-









dirigida, el sujeto financiero actfia teniendo por Anico objetivo to-
do el bnneficio que pueda devengar de sus actividades, asemejan-
dose asi al "Homo Oeconomicus", aparte de que si se deja guiar
por distintas inclinaciones, se expone a un fracaso fatal. Puede
considerirsele como una rueda del mecanismo econ6mico, y seria
facilmente abatido por las leyes que rigen el mercado en caso
de levantarse contra sus postulados. De todo esto se desprende
que forzosamente tiene que ser ardua y dificil la tarea de com-
prender y, mas aln, la de exponer cualquier fen6meno financier,
por scncillo que a primera vista parezca.
Si hemcs logrado en el somero studio que forma el contenido
de la present Tesis, la exposici6n clara y sencilla de sus princi-
pales aspects, nos consideraremos satisfechos de nuestra tarea,
y anticipamos en defense de la pobreza que se encuentre en su
desarrollo, que s61o los mas notables y doctors financistas, en ex-
tensas y eruditas monografias, han podido exponer con lujo de
detalies los innumerables aspects que present el fen6meno en
cuesti6n, y poco sentido comin mostrarA quien pretend estable-
cer parangones entire estas paginas y los jugosos trabajos de aque-
Ilos, a mas de que olvidarh el uinico y exclusive objeto de ellas.

M6rida, junio de 1.940.

F. MORILLO ROMERO.


-8-















INCIDENCIA Y TRASLACION DEL IMPUESTO






CAPITULO PRIMERO

EL IMPUESTO

-I-
Generalidades.-

Pfr razones de m6todo, antes de exponer las teorias de la in-
cidencia del impuesto y su traslaci6n, estudiemos las distintas a-
cepciones financieras de esta palabra

En un sentido general se denomina impuesto a todos los in
gresos del Estado. Estos se dividen siguiendo distintos planes, se-
gfin los diferentes puntos de vista escogidos para su estudio.. El
professor Esteban Jaramillo, en su obra titulada "TRATADO DR
CIENCIA DE LA HACIENDA PUBLICA, trae la siguiente divi-
sion:


ORDINARIOS


de Derecho privado






de Derecho piblico


Rentas del dominion puiblico,
Products de empresas oficiales o tasas


Impuestos en general.

Impuestos especiales.

Tasaci6n especial o impuesto de,
valorizaci6n.
Honorarios y derechos.


EXTRAORDI-
NARIOS: Empr6stitos, emisiones de papel moneda, indemnizaciones, donaciones, &


-9-















INCIDENCIA Y TRASLACION DEL IMPUESTO






CAPITULO PRIMERO

EL IMPUESTO

-I-
Generalidades.-

Pfr razones de m6todo, antes de exponer las teorias de la in-
cidencia del impuesto y su traslaci6n, estudiemos las distintas a-
cepciones financieras de esta palabra

En un sentido general se denomina impuesto a todos los in
gresos del Estado. Estos se dividen siguiendo distintos planes, se-
gfin los diferentes puntos de vista escogidos para su estudio.. El
professor Esteban Jaramillo, en su obra titulada "TRATADO DR
CIENCIA DE LA HACIENDA PUBLICA, trae la siguiente divi-
sion:


ORDINARIOS


de Derecho privado






de Derecho piblico


Rentas del dominion puiblico,
Products de empresas oficiales o tasas


Impuestos en general.

Impuestos especiales.

Tasaci6n especial o impuesto de,
valorizaci6n.
Honorarios y derechos.


EXTRAORDI-
NARIOS: Empr6stitos, emisiones de papel moneda, indemnizaciones, donaciones, &


-9-









Como ia fuente mas pingile y comin de los ingresos del Es-
lado la constituyen los impuestos generals o especiales, se ha ex-
tendido la denominaci6n de impuesto a la gran mayoria de los
orbitrios fiscales. Naturalmente, a primera vista se observa
que de ninguna manera podrian entrar en tal concept los que,
como, por ejemplo, los empr6stitos, tienen caracter extraordi-
nario y origen contractual. Pero, como en iltima instancia re-
firi6ndonos a ellos -, tanto la amortizaci6n como el servicio de
los empr6stitos son cubiertos con fondos fiscales de origen tribu-
tario, bien podria, en tesis general, incluirselos en la acepci6n lata
que estamos estudiando. Fundamentos andlogos o parecidos mi-
litan tambi6n en lo que respect a los demas ingresos.
Por otra parte, tomando el impuesto en sentido restringido,
constituye solamente una especie de dichos ingreso.s. Las defini-
clones que transcribimos a continuaci6n, ponen de manifiesto sus
caracteristicas especificas o diferenciales. Precisa advertir que,
como sucede de resto con las de las demis instituciones juridicas,
dichas definiciones distan de ser perfectas en el sentido de com-
prender todos los elements esenciales que lo integran y limitan.
El studio detenido y comparado de ellas permitiria precisar su
esencia; pero no entra en nuestro plan el hacerlo, pues nos-limita-
remos a la exposici6n de los dos aspects o fen6menos que sirven
de titulo al present trabajo.

-II-

Definiciones.-

MONTESQUIEU: "Una porci6n que cada ciudadano da de sus
bienes para asegurar el resto o para go-
zar de ellos mAs c6modamente."

MIRABEAU; "Un anticipo hecho para obtener la protecci6n
del orden social."
LA ASAMBLEA NATIONAL FRANCESA: "Es la deuda co-
miln de todos los ciudadanos y el precio de los
beneficios que la sociedad les procura."

Obsirvese que las definiciones que anteceden envuelven to-
das una especie de contrato oneroso entire el Estado y los parti-
culares, en el que 6stos compran al primero la protecci6n de su
persona y de sus bienes, a cambio del monto del tribute.

LEROY-BEULIEU: "Es la contribuci6n exigida a cada ciu-
dadano por su parte en los gastos del go-
: ierno."

-10-









STOURM: "Deducci6n hecha sobre los haberes individuals
de los contribuyentes para subvenir a las necesi-
dades de los servicios pdblicos."
Ambas definiciones establecen previamente la obligaci6n, a
cargo de los particulares, de contribuir a la formaci6n del patri-
mcnio estadal, y s6lo en tal virtud se iecaba de cada uno de ellos
su porcin tributaria en una media que no especifican, apart
de que, en tal caso, podria considerarse arbitraria la fijaci6n de
su aporte, ya que no existe una base inica para su establecimien-
to.
EHEBERG, en su tratado "HACIENDA PUBLICA: "Exac-
ciones del Estado y demis Corporaciones de De-
recho pfiblico que se perciben de un modo y en
una cuantia unilateralmente determinados por el
poder pfiblico con el fin de satisfacer las necesi-
dades colectivas."
JARAMILLO, en el texto citado: "Es el tribute obligatorio
exigido por el Estado a los individuos, para
tender a las necesidades del servicio pfiblico,
sin tener en cuenta compensaciones o beneficios
especiales."

La cualidad de "obligatorio" y la circunstancia de "no tener
en cuenta compensaciones y beneficios especiales", lo diferencian
de los ingresos gratuitos a voluntarios, y de los honorarios y con-
tr.bucionc3 especiales, respectivamente.

A nuestro entender, esta filtima definici6n es bastante com-
pleta, ya que incluye los caracteres especificos de origen, esencia
y fin, a mas de los diferenciales: obligatoriedad y exclusion con-
tractua! y de esperanza de inmediata y precisa compensaci6n.

Hecha a la ligera la discriminaci6n del concept del impues-
to, lo que se hace necesario, ya que mal puede estudiarse un fe-
n6meno sin conocer los rasgos esenciales del sujeto u objeto que
lo sufren, agreguemos, como un anticipo en favor de la claridad
de la exposici6n que sigue, que tomaremos la palabra impuesto en
su acepci6n mas extensa, ya que en la gran mayoria de los in-
gresos fiscales se present, abierta o veladamente, la traslaci6n,
y en form mis precisa, la incidencia, por lo menos, la legal.


-11-




















CAPITULO SEGUNDO


INCIDENCIA DEL IMPUESTO

-I-

Nociones generales.-

Dijimos que el impuesto es un tribute obligatorio. Como tal,
no puede evadirse su pago. Pero no se establece la contribuci6n
que lo forma, de una manera arbitraria, sin m6todo ni directriz.
En efecto, la legislaci6n fiscal separa y estudia los distintos as-
pectos juridicos del contribuyente, y grava con la carga tributa-
iia las tres faces que encuentra en su anilisis: su estado y capaci-
dad, sus bienes y sus actos.
Se comprende que se pueda conocer ficilmente en el pri-
mer caso y en el tercero, el sujeto pasible de contribuci6n: for-
man, completan o acompafian su persona. En cuanto a los bienes,
es precise tener en cuenta que en un regimen de cosas basado en
la propiedad privada, de la cual emanan casi todos los derechos
aue a ellos se refieren, es sumamente dificil, si no impossible, que
exista algun bien conocido y de Valor, que no tenga duefio: ex-
ceptuados los que forman part del patrimonio del Estado, todos
los restantes pertenecen a individuos, ya directamente, ya a tra-
v6s de personas juridicas. Es por ello y por el interns de sus pro-
piecarlos o poseedores de hacer constar en forma pfiblica es-
pecialmente en lo que respect a inmuebles los derechos que
les asisten sobre tales bienes, por lo que el Fisco conoce a los su-
jetos que, por su condici6n de tales, pueden abonarle los tributes
que los gravan, ya que las cosas no pueden nunca gozar de dere-
chos ni sujetarse a obligaciones.
L6gicamente, entonces, el impuesto gravari finica y exclusi-
vamente a las personas. Sobre ellas recaerA la onerosa carga, y
"el hecho mismo de afectar a una persona o conjunto. de ellas, es
lo que se conoce con el nombre de incidencia del impuesto.

-II-

Lacidencia legal e incidencia efectiva.-

Las leyes fiscales determinan con la precision que les es ca-

-13-









racteristica, los sujetos que, en virtud de las tres faces apuntadas,
son -iasibles de tribute. La persona gravada por la ley, paga el
impuesto en primer t6rmino: he aqui la ncidencia legal. Sin em-
bargo, siempre que le sea possible, descarga en otro sujeto el gra-
vamen que la pfecta, y este iiltimo sera en definitive el verdadero
tributario, a menos que, a si vez, no le traslade a otro el peso
efectivo de la exacci6n. Estamos entonces en presencia de la in-
cidencia efectiva.

Bien puede suceder que, por la situaci6n del mercado, por su
condicien personal o por el cardcter mismo. del acto o bien gra-
vados, no pueda el primero trasladar el gravamen, y entonces
se reuinen en una sola persona las incidencias legal y efectiva. De
maneca que, en esencia, ]a primera es netamente juridica, es de-
cir, establecida y determinada expresamente por la ley, mientras
que la segunda es material, condici6n de la cual deriva su nom-
bre. El sujeto gravado por la ley se llama contribuyente de jure,
y aqu6l que ha hecho efectivo el tribute, ya por traslado, ya por
la imposibilidad de librarse de 61, se denomina: contribuyente de
facto.

-III--

Loealizaci6n de las incidencias.-

Heinos dicho que la ley fiscal sefiala al contribuyente grava-
do. For tanto, sera muy fAcil conocer al contribuyente de jure. No
sucede lo mismo con el de facto. En efecto, en el caso supuesto, de
que el tribute haya sido trasladado varias veces, seria precise
seguirlo a tiav6s de todas las operaciones que se ejecuten sobre
el objeto gravado y localizarlo en la persona de su iltimo posee-
dor, quiin ordinariamente es el consumidor de aqu6l. Y t6ngase
present que, si bien, aunque a pesar de ardua investigaci6n, sea
possible en las cosas que son objeto de operaciones comerciales, co-
nocer las etapas que atraviesa el impuesto que las grava, por tratar-
se de bienes corporales, se comprende que cuando la base gravada
cs un derecho o algo de estructura netamente ficticia, el problema
de localizarla la incidencia efectiva se torna casi irresoluble.

Con ejemplos nos percataremos mejor de las diferencias qu"
queremos establecer: El industrial extranjero A produce una maqui-
na que vende a B (comerciante national que sirve de intermedia-
rio), el cual, a su vez, la vende a C (consumidor, national tam-
bi6n, o mejor dicho, resident en nuestro pais). Cuando B importa
-la Ilnquina tendra que pagar al Fisco los impuestos arancelarios
de importaci6n, cuyo monto afiadird a su costo e incluyendo tam-
bien la ganancia professional, le hard el precio de venta a C. B se-
r6 entonces el contribuyente de jure y C seri el de facto. Como

-14-









puede verse, el problema es relativamente sencillo. En cambio,
y qu6 decir del caso del heredero afectado por un impuesto suce-
soral a raiz de la toma de los bienes hereditarios caso de que
logre trasladar a alguien la carga del tributo? Ese alguien no sera
- a menos venda en bloque todo el haber hereditario una so-
la persona o una olase determinada de ellas. En defense de su
patrimonio reci6n adquirido y para resarciLse del impuesto sobre
la hercncia, rebajar6 salaries, aumentara pensions inquilinarias,
retraera sus acciones del mercado para provocar el alza, elimina-
ra jornaleros o empleados o les exigiri mayor rendimiento. con el
misno salario, etc., siempre que las circunstancias se lo permitan.
El studio de la incidencia efectiva en esta caso sera, como puede
apreciarse, de una complejidad extraordinaria.

-IV-
Evasi6n del impuesto.-

El.hombre,-- ,ente econ6mico es esenciahnente interesado,
se guia por las indicaciones de su personal provecho y se defien-
de de todo aquello que le perjudique en sus haberes o esperan-
zas. Al hacer la afirmaci6n precedent, descartamos a los filan-
tropos, pr6digos, negligentes e ineptos. Son casos excepcionales, y
no ea nuestro prop6sito poner de manifiesto hechos aislados ni,
much menos, sacar conclusions de ellos
El tribute es oneroso porque supone el desprendimiento de
una determinada cantidad de numerario al menos en nuestro
pafs, ya que han sido abolidas las prestaciones personales y el
contribuyente trata siempre de liprarse de la carga que 61 repre-
genta. Con tal prop6sito escogera en su defense una de estas
cuatro vias o varias a la vez: aumentar su actividad productive pa-
ra que, con el aumento de sus ganancias, pueda resarcirse de la
p6rdida forzosa que implica la dontribuci6n fiscal; sustraerse en
forma legal o illegal a la acci6n de 6sta, o trasladar la incidencia
efectiva a otras personas.

Aumeito 'de la actividad productiva-
Como se desprende de la locuci6n, esta via implica el incre-
mento de la poblaci6n con vistas al resarcimiento de la carga fis-
cal. Si bien .en muchas ocasiones se obtiene relative 6xito con el
empleo de este expediente, en no pocos casos tropieza con fuer-
tes obsticulos que impiden conseguir el objeto buscado. En efec-
to, el aumento de la actividad productive require el empleo de
nuevos capitals fijos o circulantes, de los cuales muchas Veces rno
estarA en posesi6n el contribuyente, y obtenerlos hacienda uso
del credito es peligroso en mas de una situaci6n. Aiin dispo-

-15-








niendo de dichos capitals, el abarrotamiento, del mercado. en ca-
so de superproducci6n que pudiera muy bien ser provocado por
el aumento que estudiamos, conduce al fracas econ6mico, de la
gesti6n, aparte de que la necesidad de una cantidad crecida de
materials primas puede producer el alza de 6stas y, consecuencial-
merte, la derrota de la empresa.
Pero el principal obstAculo es de otra indole: result mas
sencillo y menos peligroso, rebajar salaries y aumentar el precio
de las manufactures; es por ello por lo que, en la mayoria de las
veces, son 6stas las sendas escogidas por el productor gravado,
constituyendo asi un verdadero. caso de traslaci6n de impuesto.

Por las razones expuestas, el aumento de la capacidad pro-
ductiva es rara vez la consecuencia del incremento de la presi6n
tributaria. Aparte de que y 6sta es una situaci6n que debe
prever todo gobierno al iniciar el empleo de nuevas cargas o, el
aumento de Jas existentes con fines fiscales o de excitaci6n de
la producci6n en ocasiones, el productor gravado, antes que so-
meterse estoicamente a los nuevos tributes, abandon sus acti-
vidades con el consiguiente perjuicio para la economica national, o
encauza sus capitals y facultades hacia nuevas industries done
no podrA aportar el caudal de experiencia y conocimientos que
le deparaban 6xito econ6mico y t6cnico en las anteriores.

Evasi6n ilegal.-

Evadir la carga del impuesto es otro medio de que puede va-
lerse el contribuyente para desembarazarse de los efectos onero-
.sos que su establecimiento. ao aumento le acarrean. Esta evasi6n
puede ser conforme a la ley o al margen de ella. Un ejemplo ti-
pico de la segunda es el contrabando y, .en general, la ocultaci6n
subrepticia de la operaci6n gravada. Es un hecho fMcil de consta-
tar en paises que, como el nuestro, sufren el latigazo fiscal del
contrabandista professional u occasional, que la excesiva presi6n
tributaria -- aduanera en especial excita sus actividades bajo
la promesa de halagadores beneficios con riesgos mas o menos
contingentes.

Dicho sea de paso: constitute una aut6ntica vergiienza para
.el pai. el que en el sentir de la colectividad no aparezca el con-
traband) como lo que realmente es: un delito de la peor especie,
y que se consider al que lo ejecuta o vive a sus expenses, como
un sujeto que, ya que pone en juego su patrimonio, su libertad y
aun su vida, tiene derecho a gozar libremente del product de sus
correrias y hasta del aprecio de aqu6lla. Esa misma sociedad que
juzga ben6volamente al contrabandista, rechaza con horror fuera
de su seno al ratero que, impulsado por la necesidad, por mor-
bosas inclinaciones bio-6gicas o por el ejemplo que le ofrecen

-16-










los miserables y desgraciadoc desposeidos que le rodean, se apro-
pia indebidamente de unas cuantas monedas o de alglin artefacto
que se hallaba listo para ser arrojado. Triste criterio: "robar a un
particular es un crime; robar al Estado... bien estO: el Estado lo
tiene todo y no desaparecerA porque X deje de pagar unos cuantos
derechos aduaneros!"
Entran tambi6n en el campo de la evasi6n illegal: la ocultaci6n
de capitals o rentas con fines fraudulentos, la simulaci6n de deu-
das y gravimenes, etc.

Evasi6n legal.-
L.- evasi6n legal se basa en que la abstenci6n del ejercicio de
los actos gravados y de la adquisici6n o consume de los objetos
afectos de cargas fiscales, implica .la desaparici6n de la base tri-
butaria, y por ende, la de la acci6n del impuesto mismo. La abs-
tenci6n del acto es muchas veces impossible por ser su ejecuci6n
de absoluia necesidad. En cuanto al mismo acto verificado subrep-
ticiamente, cabe observer que la ley lo sanciona tachAndolo de in-
valido o previ6ndolo como punible.
La misma raz6n de absoluta necesidad milita contra la abs-
tenci6n de la adquisici6n o del consume de un determinado arti-
culo imprescindible. Bien cierto es que el bien principal puede
sustituirse con un sucedaneo, pero la ley casi siempre prev6 el pe
ligro del exagerado consume de este filtimo, con sus lesivas con-
secuencias fiscales, gravAndolo en mayor, menor o igual escala,
seg6n el casc, al lado del principal.
La cuarta via de que hace uso el contribuy.ente es, como ya
hemos anotado, la traslaci6n del gravamen. Por ser la mAs usada
y la que present mayor complejidad e interns, Ja estudiaremos en
capitulo aparte. Advertimos que los expedientes enumerados no
lienen carActer exclusive en el animo del contribuyente y en la rea-
lidad fiscal. El ingenio de aqu6l no reconoce limits al idear me-
dio3 que le permitan escapar a la carga tributaria. Nos limita-
mos, sin embargo, a la somera exposici6n de los principles, a fin
de no hacer interminable el studio de estos fen6menos.


-17-





















CAPITULO TERCERO.

TRASLACION DEL IMPUESTO

-I-

Definiei6n.-

Consiste este fen6meno financiero en el hecho de que, va-
li6ndose de medios econ6micos legales de todo punto de vista, el
sujeto gravado traspasa a otra persona o grupo de ellas la car-
ga del impuesto. No por ello deja de ser el contribuyente de jure,
ya que 61 es el sefialado por la ley para abonarlo, y a primera vis-
ta parece ser el de facto porque en el plazo legal o en el actor
mismc. paga su montante. Pero en la mayoria de los casos, su po-
sicion en el engranaje econ6mico de la colectividad le permit re-
cobrarlo, no del Estado a menos de que 6ste se constituya en
rWcliente, caso en el cual se equipara a los particulars -, sino
de las personas con quienes mantiene cierta especie de relaciones
civiles o comerciales. -
Antes de estudiar los distintos m6todos que pone en prActi-
ca y las circunstancias imprescind ibles o coadyuvantes para el
traslado referido, expongamos las principles teorias ideadas por
notables financistas para determinar el verdadero, contribuyen-
te di facto -en los casos en que se Nleva a cabo la traslaci6n.

-II-

Teoria fisiocritica.-

Los que constituyen la Escuela llamada de los Fisi6cratas,
propugnadores de la tesis que present a la tierra como linica
fuente de riqueza, asientan que ella es sustituida en todos los
casos a los contribuyentes como verdadera pagadora del impues-
to, es decir, que a la larga recae sobre ella la incidencia efectiva.
Sin embargo, tal afirmaci6n, por absolute, carece de fundamento
positive En efecto, es sabido que los postulados de esta Escuela
son mns que discutibles y que sus teorizantes han fracasado sis-
temiticamente en la tarea de explicar la esencia de los fen6me-
nos econ6micos en forma que no deje lugar a dudas, ya que asen-
tar tal principio es negar de plano el valor de cambio del ele-

-19-


-:*;"


















CAPITULO TERCERO.

TRASLACION DEL IMPUESTO

-I-

Definiei6n.-

Consiste este fen6meno financiero en el hecho de que, va-
li6ndose de medios econ6micos legales de todo punto de vista, el
sujeto gravado traspasa a otra persona o grupo de ellas la car-
ga del impuesto. No por ello deja de ser el contribuyente de jure,
ya que 61 es el sefialado por la ley para abonarlo, y a primera vis-
ta parece ser el de facto porque en el plazo legal o en el actor
mismc. paga su montante. Pero en la mayoria de los casos, su po-
sicion en el engranaje econ6mico de la colectividad le permit re-
cobrarlo, no del Estado a menos de que 6ste se constituya en
rWcliente, caso en el cual se equipara a los particulars -, sino
de las personas con quienes mantiene cierta especie de relaciones
civiles o comerciales. -
Antes de estudiar los distintos m6todos que pone en prActi-
ca y las circunstancias imprescind ibles o coadyuvantes para el
traslado referido, expongamos las principles teorias ideadas por
notables financistas para determinar el verdadero, contribuyen-
te di facto -en los casos en que se Nleva a cabo la traslaci6n.

-II-

Teoria fisiocritica.-

Los que constituyen la Escuela llamada de los Fisi6cratas,
propugnadores de la tesis que present a la tierra como linica
fuente de riqueza, asientan que ella es sustituida en todos los
casos a los contribuyentes como verdadera pagadora del impues-
to, es decir, que a la larga recae sobre ella la incidencia efectiva.
Sin embargo, tal afirmaci6n, por absolute, carece de fundamento
positive En efecto, es sabido que los postulados de esta Escuela
son mns que discutibles y que sus teorizantes han fracasado sis-
temiticamente en la tarea de explicar la esencia de los fen6me-
nos econ6micos en forma que no deje lugar a dudas, ya que asen-
tar tal principio es negar de plano el valor de cambio del ele-

-19-


-:*;"


















CAPITULO TERCERO.

TRASLACION DEL IMPUESTO

-I-

Definiei6n.-

Consiste este fen6meno financiero en el hecho de que, va-
li6ndose de medios econ6micos legales de todo punto de vista, el
sujeto gravado traspasa a otra persona o grupo de ellas la car-
ga del impuesto. No por ello deja de ser el contribuyente de jure,
ya que 61 es el sefialado por la ley para abonarlo, y a primera vis-
ta parece ser el de facto porque en el plazo legal o en el actor
mismc. paga su montante. Pero en la mayoria de los casos, su po-
sicion en el engranaje econ6mico de la colectividad le permit re-
cobrarlo, no del Estado a menos de que 6ste se constituya en
rWcliente, caso en el cual se equipara a los particulars -, sino
de las personas con quienes mantiene cierta especie de relaciones
civiles o comerciales. -
Antes de estudiar los distintos m6todos que pone en prActi-
ca y las circunstancias imprescind ibles o coadyuvantes para el
traslado referido, expongamos las principles teorias ideadas por
notables financistas para determinar el verdadero, contribuyen-
te di facto -en los casos en que se Nleva a cabo la traslaci6n.

-II-

Teoria fisiocritica.-

Los que constituyen la Escuela llamada de los Fisi6cratas,
propugnadores de la tesis que present a la tierra como linica
fuente de riqueza, asientan que ella es sustituida en todos los
casos a los contribuyentes como verdadera pagadora del impues-
to, es decir, que a la larga recae sobre ella la incidencia efectiva.
Sin embargo, tal afirmaci6n, por absolute, carece de fundamento
positive En efecto, es sabido que los postulados de esta Escuela
son mns que discutibles y que sus teorizantes han fracasado sis-
temiticamente en la tarea de explicar la esencia de los fen6me-
nos econ6micos en forma que no deje lugar a dudas, ya que asen-
tar tal principio es negar de plano el valor de cambio del ele-

-19-


-:*;"










mento capital y del factor trabajo en el process de la producci6n.
ZY es acaso sostenible que tienen el mismo valor de cambio la ma-
nufactura y su material prima amorfa, cuando. la primera require
Ja contribuci6n imprescindible del esfuerzo thcnico y del capital -
representado por las miquinas, el indice de depreciaci6n de 6stas
por el desgaste y el valor de los salaries invertidos en la direcci6n
tecnica y la mano de obra, segln el caracter de capital circulante
de estos fltimos -, a mAs de la contribuci6n de la material mis-
ma? zPuede equipararse el valor del libro listo para la venta con
el precio del papel y de la tinta que se emplearon en su fabrica-
ci6n? iAcaso no represent nada en el campo econ6mico la eru-
dici6n y el talent aportados por su autor? La respuesta exacta
s6]o puede ser desconocida por quienes se empefian en fundamen-
tar sofisticamente un determinado sistema econ6mico de su in-
venci6n.
En relaci6n con la tesis de que la tierra es la uinica contribu-
yente de facto, puede contrariarse argumentando de manera ana-
loga: descarta el capital y el trabajo como elements valorosos y
por tanto, sujetos a tributaci6n, aparte de que el anAlisis de in-
finidad de casos determinados permit descubrir que la inciden-
cia efectiva se detiene muchas veces en objetos bien lejanos de
la fuente originaria de producci6n

Teoria de David Ricardo.-

Ricardo asienta una tesis contraria: "S61o los consumidores
sufren en filtima instancia la carga tributaria porque los produc-
tores o intermediaries pueden abandonar o cambiar sus activi-
dades sin gran esfuerzo ni p6rdidas, cuando no logran traspasar
el gravamen y lo consiguen siempre elevando el precio de las
mercancias ofrecidas a la venta." "Por otra parte, los consumi-
dores tienen forzosamente que obtener esas mismas mercan-
cias, especialmente cuando las destinan a satisfacer necesidades
primaries, en virtud del caricter inaplazable de 6stas."
Sin embargo, no siempre el process es tan sencillo como Ri-
cardo lo present. Si bien es cierto que en muchas ocasidnes la
simple observaci6n permit constatar la veracidad del aserto, es
precise recorder que las necesidades son innumerables y de di-
versa indole; que los bienes que las satisfacen alcanzan o supe-
ran ordinariamente las cantidades exigidas por ellas; que entire
las mismas, hay algunas cuya satisfacci6n puede ser aplazada (ne-
cesidades secundarias) temporalmente o por tiempo indefinido, y
que al lado del bien principal hay muchos sucedineos que pue-
den sustituirlo con relative 6xito. De manera que si el consumi-
dor consider exageradamente oneroso el precio primitive re-
cargado con el impuesto trasladado, se defiende aplazando la sa-

-20-









tisfacci6n de la necesidad que lo apremia, o aun suprimi6ndola,
siempre que ello no comporte un sacrificio superior a su segu-
ridad o a su voluntad; o, por otra paprte, consumiendo el bien.
sucedfneo que estard afectado por un impuesto menor que, por.
su calidad, tenga un precio de costo mis reducido. AfiAdase a to-
do lo expuesto lo que dijimos sobre las dificultades t6cnicas o,
econ6micas de un cambio de actividades para productor o inter-
mediario.

A los esfuerzos de 6stos, encaminados a trasladar el tribute
a los consumidores, se denomina "ofensiva del productor", a la que
se opone naturalmente la defensivea del consumidor", quien pone'
en juego para ella la libertad relative de que goza en to que res-
pecta a la satisfacci6n de sus necesidades. Al lado de los facto-
res estudiados hay que mencionar, entire otros, uno de suma im-
portancia: nos referimos a la competencia. Se observari que to-
dos ellos constituyen las bases que rigen la "ley de la oferta
y la demanda.

-III-

Ley de la oferta y la demanda.-

"El valor de cambio varia en raz6n direct de la demand y
en raz6n inversa de la oferta." Esta ley no se establece a priori;
sus principios y fundamentos se destacan de la presentaci6n cons-
tante de dos hechos capitals: el conjunto de necesidades de la
colectividad que es precise satisfacer, y la cantidad de bienes a-
propiados a tal fin que exista en el mercado. El primer hecho se
traduce por la palabra demand, y el segundo, por el t6rmino
oferta. En una situaci6n hipotetica en que ambos coincidan y
decimos hipot6tica por que dificilmente se present, pese a la ten-
dencia niveladora -, el precio pagado por el consumidor al com-
prar el articulo que necesita, se compondria de tres elements:
el precio de costo, el impuesto que lo grava y la ganancia o be-
neficio que represent su trabajo justamente avaluado. En tal ca-
so, como bien se puede ver, el productor o intermediario han con-
seguido trasladar el impuesto al consumidor.

Pero., repetimos, esta situaci6n de equilibrio es exceptional, o
mejor, te6rica. Sucede a menudo que el vendedor encuentra el
mercado abarrotado del mismo'articulo que ofrece (exceso de ofer-
ta) y entonces no logrard colocarlo a! precio que hemos referido;
consecuencialmente tendra que reducirlo y, en tal caso, no s6lo le
sera impossible obtener ganancia alguna, sino que, en el peor de
los casos, tampoco lograra trasladar el gravamen y sobre 1l re-
caerA la incidencia de facto. Sin embargo, esto no significa que el
vendedor quede desarmado ante esta situaci6n: podria provocar

-21-









el alza almaoenando sus articulos en espera de mejores precious,
siempre que ]a amplitud de sus operaciones se lo permitiere y fue-
re lo suficientemente fuerte para lograrlo; o utilizarlos a su vez co-
mo material prima para la elaboraci6n de otro de mayor demand.
Pero ambos procedimientos implican series inconvenientes: la ne-
cesidad de nuevos capitals y distinta t6cnica, en el segundo ca-
so, y en el primero, la de conseguir numerario suficiente con que
hacer frente a sus operaciones mercantiles, a fin de no paralizar
el giro de sus negocios. La situaci6n considerada es la llamada de
superproducci6n o subconsumo, la cual puede hacer crisis reper-
cutiendo no s6lo en la incidencia efectiva del impuesto, sino tam-
bi6n sobre sus operaciones industriales o mercantiles.
En el caso contrario, es decir, cuando la demand sobrepasa
a la oferta, el vendedor se halla en condiciones de imponer el pre-
cio que se vera obligado a pagar el consumidor que estA en la
inaplazable necesidad de adquirir esos articulos. Entonces, el pre-
cio incluirA no s6lo el impuesto, sino que le dari margen para
beneficiarse exageradamente con su comercio. Es de advertir
que el vendedor no podria extremar-esas ganancias sin exponerse
a sufrir de rechazo la estrecha situaci6n del consumidor: en pri-
mer t6rmino, porque tan halagiefia situaci6n serviria de mara-
villoso estimulo a la competencia que se encuentra ojo avizor so-
bre esas oportunidades, y en segundo, porque disminuiria consi-
derablemente la capacidad adquisitiva de-~ste, ya que, 16gica-
mente, gastaria sus escasas entradas en proporcionarse los bienes
pincipales que mas necesitara por el moment, relegando a segun-
do piano las satisfacciones de necesidades secundarias, y como la
situaci6n del mercado es la resultante de la concatenaci6n econ6mi-
ca de productores y consumidores, formando parte de los prime-
ros los que se dedican a los bienes secundarios, de hecho seria a-
fectado por la ruina inminente de 6stos; y por filtimo, ya expu-
simos que el consumidor, en tal situaci6n, apelaria a los bienes
sucedfneos menos costosos.

En resume: en el regimen de la libre competencia, la ley
de la oferta y la demand es la resultante y a la vez la guia de
las operaciones del mercado. Y hacemos alusi6n a la libre concu-
rrencia porque no sucede tal cuando intervienen circunstancias y
privilegios legales o de hecho que la hagan a un lado: monopolies,
trusts, etc. Es lugar de advertir que en aquellos bienes que, aun
cuando no est6n sometidos a monopolio alguno, si lo. estan a con-
sumo fijo, y por tanto la oferta y la demand son inflexibles o
rigidas, es sumamente dificil al consumidor escapar a la carga tri-
butaria porque ellos son ordinariamente de primera necesidad.
Fuera de 6stos, la elasticidad de la oferta y la demand permit
que se present a este iltimo la oportunidad de rehuirla. Es pre-

-22-










ciso anotar tambi6n que en los easos de productores que gocen de
monopolies o se asocien en trusts, la defensive del consumidor
no queda anulada del todo, ya que, sacrificando un poco la sa-
tisfacci6n de sus necesidades, puede disminuir la oferta y provo-
car la baja, seg6n los principios establecidos.

-IV-

Excepciones a la gravitaci6n del tribute sobre productores y
consumidores.-

En el titulo anterior hemos expuesto una tesis de carActer
general; hemos estudiado el caso clAsico del productor y el con-
sumidor que ponen en juego todas sus armas econ6micas en la lu-
cha abierta para echarse mutuamente la carga del gravamen que
afecta el bien que es objeto de sus operaciones. Segin las cir-
cunstancias, hemos visto. que ella recae en uno u otro, en todo o
en parte. Observemos que la situaci6n del mercado la dirige
indefectiblemente hacia ellos. Pero tenemos que advertir que no
siempre la incidencia efectiva gravitara fiticamente sobre ellos,
con exclusion de toda otra persona. En la nota liminar expusi-
mos que pocos fen6menos presentan la complejidad del finan-
ciero, en virtud de la multitud de factors que entran en juego, y
no pocas veces nos sorprende un aspect inesperado.

Como uno de los casos de excepci6n a los principios arriba
establecidos, estudiemos la repercusi6n que la traslaci6n del im-
puesto sobre un determinado objeto, puede producer en los pre-
cios de otros distintos. Recordamos lo que expusimos al comienzo
del present trabajo sobre que, aun cuando los bienes materials
o ficticios aparezcan gravados por la ley, dichos gravamenes no
se aprecian sino en relaci6n con la persona que los posee o tiene
cualquier otro derecho sobre ellos. De la misma manera nos re-
ferimos" a los actos que ejecuta.

Magistralmente anota el professor Flora las excepciones que
estudiamos: "A este process de traslac:6n inmediata, suceden tras-
laciones sucesivas, contrarreaccioncs, por efecto de las cuales el
impuesto, transferido por los empresarios a los obreros, a los pro-
ductores de primeras materials o de otras mercancias conexas con
las gravadas, a los capitalistas, a los consumidores o a otras em-
presas inmunes a toda carga fiscal, puede transferirse nuevamen-
te, en todo, o en parte, a los empresarios mismos, por la solidari-
dad que rige los fen6menos econ6micos, de los cuales el impuesto
rompe el equilibrio, cuyas condiciones se esfuerza por determi-
nar la economic modern. El impuesto sobre los products agri-
colas, transferido por los propietarios a los consumidores, merced
a una alza de los precious, puede recaer nuevamente sobre aqu6llos,

-23-









merced a una elevaci6n de los salaries y a una correspondiente
reducci6n de los beneficios. Un ejemplo poco conocido de estas
reacciones y contrarreacciones de consumidor a productor y a o-
tras economies, que algunos consideran imposibles, lo ofrece el
derecho de exportaci6n del carb6n, de un chelin por tonelada, im-
puesto en Inglaterra para proveer a los gastos de la guerra del
Africa Austral. El deiecho, primeramente transferido a los consu-
midores extranjeros de carbon ingl6s, fue rechazado por 6stos, a
causa de la concurrencia de los carbones alemanes y americanos,
sobre los propietaiios de las minas, quienes despues de haber in-
tentado en vano trasladarselo a los mineros, reduci6ndoles los sa-
larios, se 1l endosaron definitivamente a los armadores ingleses,
inediante una equivalent rebaja de los fletes de Inglaterra a los
puertos del 1VediterrAneo.

De todo esto result que la traslaci6n se halla siempre en-
lazada con un cambio en la conduct econ6mica, ya de quienes -
en el mercado de mercancias, del trabajo o de los capitals -, re-
presentan la demand o el consume, ya de quienes constituyen la
oferta o la producci6n."

Otro caso de traslaci6n a sujeto extrafio es el que estudia
Adam Smith al leferirse a los impuestos que gravan las habita-
ciones lujosas. Siguiendo la tendencia de imponer tributes a los
contribuyentes aoomodados, con el solo objeto de arbitrar recur-
scs, cuya condici6n demuestra el hecho de vivir en barrios resi-
denciales, puede ser que el Fisco se decide a crear tales gravA-
menes. Difiere la incidencia efectiva segan que el ocupante sea
propietario o simple mquilino de la mansi6n. En el primer caso,
sera dificil que el propietario a menos de tratarse de un im-
puesto exageladamente oneroso que podria llevarlo hasta ven-
derla trasiade su residencia a hogares mas modestos con el so-
lo fin de escapar a la nueva carga, ya que, a mas de las conside-
raciones sociales que ejercerian gran influencia en contra de su
proyecto, tal propietario esta oldinariamente en condiciones de
pagar el nuevo tribute, pues se presume su solvencia absolute.
ProcederA entonces a endosarselo a los inquilinos que habiten
otras casas de su propiedad. En cambio en el segundo caso, el in-
quilino a quien se pretend trasladar el impuesto elevando la
pension de arnendamiento, probablemente se mudara a casas
mas modestas y entonces oontribuiria a aumentar la demand de
estas iltimas, cuyos inquilinos, a su vez, sufriran el alza de los
alquileres ya que los duefios se aprovecharian de la ocasi6n. En el
primer caso, siempre que no posea otras casas, o que teniendolas,
no eleve las pensions inquilinarias, el propietario no podra re-
huir la incidencia de fact: el sujeto que se tuvo en mientes gra-
var pagara el impuesto. En el segundo, el gravamen inside sobre
una clase de personas sobre quienes la ley no tuvo tal prop6siio.

-24-









Es por lo expuesto por lo que el legislator debe ser muy cau-
to al establecerlo y no debe decidirse a implantarlo sino despues
de detenido estudio de las circunstancias, pues la concepci6n fis-
cal del Estado modern no es la del avariento acreedor que exac-
ciona al contribuyente, sin distingo de rango econ6mico y situa-
ci6n tributaria. Muy por el contrar'o, y ello sin perder de vista
su principal objetivo acopiar rentas que le permitan afrontar
los gastos crecientes de los services puiblicos -, el Fisco debe pe-
sar y balancear circunstancias y posiciones a fin de establecer
un ordenamiento tributario que se ecerque en lo possible al desi-
deratum de justicia fiscal.

-V-
Capitalizaci6n del impuesto.-
Se entiende por ella el efecto que produce sobre el capital -
representado por bienes races o muebles el impuesto que gra-
va su renta o dividend. Se basa en el principio de que las condi-
ciones del mercado, aunadas a las particulares de la empresa, es-
tablecen una proporci6n definida entire el capital y la renta. Gra-
vada 6sta por el impuesto, su acci6n repercute sobre el valor e-
fectivo del bien raiz o mueble, a fin de que la proporci6n perma-
nezca id6ntica. Estudiemos un ejemplo: Un inmueble valorado en
mil (1.000), produce una renta renresentada por diez (10). La
proporci6n entire el capital y la renta sera de diez (10) a uno (1).
El impuesto de una unidad que, naturalmente, rebaje a nueve (9)
la renta, implicara una devaluaci6n de cien (100) en el capital,
cuyo valor efectivo se verA asi reducido a novecientos (900), que-
dando igual la proporci6n.
Sin embargo, factors de muy diverse indole pueden influir
sobre la oferta y la demand de tales bienes, situaci6n en la cual
variara el indice de repercusi6n. Se cxplica, pox ejemplo, que gra-
vando con un nuevo impuesto el cup6n de una determinada Deu-
da Piiblica, la repercusi6n estudiada podrA ser contrarrestada por
el efecto que sobre el valor del titulo tendra el mejoramiento fi-
nanciero del pais deudor. En el caso. particular de los blenes rai-
ces, conviene recorder que un impuesto que grave de igual ma-
nera inmuebles de diferente posici6n en el campo econ6mico, en
virtud de su distinta ubicaci6n, su grado de fertilidad, sus condi-
ciones peculiares de explotaci6n, su posibilidad de acceso a las
vias de comunicaci6n, etc., no puede capitalizarse en la misma pro-
porci6n en todos ellos. Los de condiciones privilegiadas seran so-
licitadas por los compradores, elevAndose asi su valor efectivo, lo
que les permitira eludir la devaluaci6n que el impuesto implica,
al paso que 6ste agravarA mAs ain la situaci6n precaria de los
que carezcan de aqu6llas. La p6rdida o adici6n de uno de los a-
tributos beneficiosos que lo caractericen, asi como la necesidad

-25-








de comprar o vender en que se encuentren los que realizan la o-
peraci6n, descargara en uno u otro, segun el caso, la capitaliza-
ci6n considerada.

Por id6nticas razones, se present el fen6meno contrario cuan-
de se levante el gravamen que afecta ja renta de los mismos mue-
bles o inmuebles.

-VI-

Impuestos no sujetos a traslacion.-

Es requisite indispensable para que se verifique la traslaci6n,
la de que el contribuyente se encue.tre ubicado en el engranaje
econ6mico de ]a sociedad, es decir, que no termine con 61 el me-
canismo de las operaciones que han permitido la imposici6n tri-
butaria. Hemos visto que el consumidor rechaza muchas veces el
impuesto que pretend trasladarle el productor: este rechazo lo
podremos llamar de hecho, es un product de las circunstancias
favorable a su bando, las que, por otra parte, pueden faltar, su.
friend en consecuencia el efecto del tribute que grav6 de jure al
segundo. Ahora bien, hay casos en que el traspaso no puede ejecu-
tarse, no por defecto de dicha circunstancia, sino porqua es juri-
dica y materialmente irrealizable. Faltando el requisite in-
dispensable de no hallarse el contribuyente ubicado en dicho en-
granaje, faltard la base que le permit endosarlo a otra persona:
realizar una nueva operaci6n sobre el objeto, gravado. Por otra
parte, ]a traslaci6n puede encontrar otro obstAculo insalvable: el
de que la base tributaria quede fueri del campo cambiario.

En el primer caso contamos la clase llamada con toda pro-
piedad de no cambistas: institutes :d manos muertas, empleados
puiblicos, pensionados por el Estado o per los particulares, los que
fcjercen algunas profesiones liberales, los que gozan de
rentas vitalicias, etc. Casos tipicos de la segunda especie: las su-
cesiones, las adjudicaciones judiciales y, en general, las trasmisio-
nes a titulo universal.

Clase de los "no cambistas".-

Transcribimos la exposici6n de Stourm al respect: "El que
queda fuera del movimiento, no plede aprovechar los cambios
lucrativos que ese movimiento procura. Pero debemos observer
que el grupo de los no cambistas comprende gentes de toda for-
tuna: los unos, quizA rentistas acomodados, pero tambi&n, cuAntos
otros que viven como pueden, de viejas economies, de socorros, de
pensions de jubilaci6n, de subsidies, de algin trabajo intermi-
tente a domicilio, siempre fuera de la zona de repercusi6n... Si,
siguiendo nuestras exploraciones, descendemos hasta el asalariado

-26-









a quien la enfermedad, la desocupaci6n, un accident, el cierre de
talleres, etc., viene a privar del salario, su inico sost6n, la situa-
ci6n se hace insoportable. Mientras este desgraciado tuvo patrono,
la traslaci6n normal obraba a su favor, mas o menos completa-
mente, como para todos los cambistas. Mas los acontecimientos
le han hecho pasar a la clase en que el impuesto recae definiti-
vamente, con todo su peso, sobre el consumidor Asalariado, pri-
vado de salario, viene a ser simple consumidor, rentado pudiera
decirse, si la palabra no fuese demasiado ir6nica... Entonces es
la vida misma del desgraciado la que esti en juego; es a ella a
la que amenazan directamente los impuestos sobre objetos de
primera necesidad."
Trasmisiones a titulo universal.-

La raz6n de que no pueda hablarse de traslaci6n cuando la
base del impuesto la constituyen las trasmisiones a titulo univer-
sal, se deduce de los caracteres que forman la esencia de ellas. A
menos que a sus veces, el heredero, el donatario, el adjudicatario,
etc., vendan la totalidad del acervo percibido caso poco fre-
cuente el caracter cambiario de 6s.e, si alguna vez lo tuvo, ter-
mina con la aceptaci6n de aqu6llos. No quiere esto decir que for-
zosamente ellos sufriran el peso de gravamen: incrementando
sus actividades o evadiendo ilegalmente el impuesto, bien podran
verse libres de su carga; pero estos manejos no constituyen trasla-
ci6n en el verdadero sentido del t6mnino. Ellos y ninguno otro,
serin los contribuyentes de jure y de facto. Las nuevas opera-
clones que lleven a cabo, no interesan desde el punto de vista del
gravamen cuya incidencia sufrieron porque permitasenos la
cxpresi6n no hay en ellas solucin de continuidad con las que
dieron ocasi6n a la imposici6n tributaria primitive.

-VII-

Desigual presi6n tributaria de nuestra legislaci6n fiscal.-

SAun cuando no atafia directamente al fen6meno fiscal que es-
tudiamos, permitasenos hacer lugar a una corta digresi6n:
Es sabido que en nuestro pais, la propiedad rural y, en espe-
cial, la urbana, se hallan acaparadas en pocas manos. En lo que
respect a esta iltima, ademas, debido al creciente 6xodo -el cam-
pesino a las ciudades, se contempla una notoria escasez de vivien-
das, lo que robustece hasta el limited la posici6n del casero frente
al inquilino. En tal situaci6n, dificilmente puede 6ste contrarres-
tar la ofensiva econ6mica del propietario, quien, de ordinario,
impone pensions, plazos y condiciones, sin tomar en cuenta los
mas elementales postulados de solidaridad humana. No es de ex-
trafiar, pues, que, consecuencialmente, gravite sobre el inquilino
toda la carga tributaria de que es objeto el inmueble. Con las

-27-








variaciones del caso, el problema present el mismo panorama en
todos los negocios en que se enfrenten necesitado y rentista, agra-
vandose inmisericorde en los pr6stamos usuiarios.

Eliminandose la competencia, dicha situaci6n es de una ex-
tensi6n casi integral. Por otra parte, en raz6n de la incredible pu-
silanimidad del capitalist criollo., la acci6n industrial queda re-
servada a aqu6llos que, por carecer de medios, vense obligados a
ocurrir al usurero vernaculo, como inico expediente possible de
proveerse capital inicial. Al imponer 6ste cuantas condiciones y
privilegios le acuerde la ley, ineludiblemente tendra el meiitorio
Irabajador cuanto tribute incida de jure sobre el.
Bien esta que el r6gimen econ6mico sea todo lo liberal que
nueslros legisladores hayan deseado; bien, que se establezca el
menos oneroso de los sistemas fiscales en beneficio de los con-
,ribuyentes; pero ello no es raz6n Dara que nuestra legislaci6n
tributaria grave de facto finicamente a los consumidores.
Las leyes no pueden ser universales; deben, en cambto, ado p-
tarse a las condiciones naturales del territorio y a la idiosincra-
sia de los habitantes del pais donde rigen. Pero en el peor de los
casos, cuando sea tecnicamente impossible dirigir la presi6n tri-
butaria hacia las bases de impuestos que, con toda justicia, debie-
ran serlo en efecto, a objeto de nivelar 6sta, queda ain un re-
curso del cual hace mas de un siglo ban echado mano legislacio-
nes extranjeras mis avanzadas que la nuestra y que hasta en mu-
chas ocasiones nos han servido de models: nos referimos a los
impuestos sobre el capital y sobre la renta.

Si pareciera exagerado gravar toda especie de capitals, pu-
diera limitarse su acci6n a los capitals estancados. L6gicamente,
a fin de evadir el gravamen, estos sc pondrian en actividad con
todas las beneficiosas consecuencias econ6micas y fiscales que son
de todos conocidas.
Sobre el impuesto de la renta, s61o diremos que es la base
gravable por excelencia, ya que, por su mismo caricter, 6sta cons-
tituye un element nuevo en el active del contribuyente, que
bien puede reducirse en provecho del Fisco, sin mayores perjui.
cios para aqu61. Aparte de las razones de justicia tributaria que
pudieran aducirse en favor de su imposici6n, fundamentadas en
el hecho de que asi se extenderia la presi6n tributaria a todos los
que gozan de la.protecci6n del Estado, cabe considerar la circuns-
tancia de que nuestro pais depend casi exclusivamente hoy dia,
en lo que a arbitrios fiscales se refiere, de una sola fuente que,
16gicamente, esta llamada en epoca no lejana a disminuir o desa-
parecer: la renta petrolera, y que en dado caso, habri que pen-
sar en la implantaci6n de nuevos gravAmenes, y ninguno tan jus-
ticiero y cuantioso como el que consideramos.

-28-









-VIII-


Mecanismo de la traslaci6n.-
Fuera de los casos estudiados en los cuales es juridicamente
impossible la traslaci6n, en principio ella puede verificarse total o
parcialmente. Decimos en principio, porque ya hemos demostrado
que diversos factors pueden llegar a impedirlo. Entre los m6to-
dos de uso mis extendido que el contribuyente gravado pone
ordinariamente en prActica para lograrla, anotemos los siguien-
tes: elevar los precious, mediante la adici6n del montante del gra-
vamen; retraer de la venta una parte de los articulos gravados,
disminuyendo asi la oferta, a fin de provocar el alza; rebajar el
salario de sus jornaleros o despedir un grupc. de ellos, exigiendo a
los restantes trabajo complementario con el mismo, caso en el
cual gravitarla sobre 6stos el tribute; emplear material prima de
inferior calidad y precio; intensificar la producci6n, buscando re-
bajas en el costo de la material prima al comprar 6sta en mayores
cantidades, inundando asi el mercado con sus productos indus-
triales, produciendo con ello la baja y arruinando a sus compe-
tidores, y resarci6ndose luego de las p6rdidas iniciales, al hacer-
se duefio de aquel, etc
Se sorprende que no todos los productores estAn en condicio-
nes de usar indistintamente los m6todos enumerados: mal podria
pensar el artesano, por ejemplo, en la producci6n intensive, ya
que su capital no se lo permit, ni much menos, rebajar los jor-
nales a obreros que no tiene; tampnro podria el minorista sofiar
en inundar la plaza con su mercancia ni disminuir la oferta al-
macenando articulos que s6lo posee En cantidades minimas, etc.
Es de observer tambi6n que dichos m6todos no se escogen al
azar, aun en el caso de que todos estea al alcance: el productor se
guia siempre por la regla del mayor beneficio con el minimum de
exposici6n. Comenzara por subir los precious, y fracasado en su in-
tento, por la disminuci6n del volume de sus ventas, apelara a
la contracci6n de la oferta, almacenando su mercancia; disminui-
rA los salaries, caso de no tener 6xito con los anteriores manejos, y
si esto no le es possible, en virtud de la escasez de trabajadores o
de las trabas que le oponga la ley que los protege, entonces se de-
cidira a desmejorar el articulo, que seguiri ofreciendo como de
igual calidad que el primitive. Dara este uiltimo paso s61o cuando
no encuentre otro expediente, por ser el que mayores perjuicios
puede depararle, ya que la fama de sus products y la seriedad de
su firma se verian gravemente afectadas. En cuanto al m6todo
de inundar la plaza con un exceso de producci6n, debe tenerse
en cuenta que s61o esta al alcance de poderosisimas empresas que
puedan resistir con relative 6xito los embates econ6micos de los
primeros pasos de la operaci6n.

-29-



















CAPITULO CUARTO.


SUBROGACION DEL IMPUESTO

-I-
Supresi6n de los impuestos.-
Hemos estudiado hasta aqui los aspects financieros del fe-
n6meno de la incidencia del impuesto y, muy especialmente, el de
la traslaci6n de 6ste. Ahora bien, es condici6n indispensable para
que 6sta se produzca la aparici6n o la permanencia del tribute.
Hemos seguido el trayecto de la incidencia efectiva hasta su fi-
jaci6n definitive. Sin embargo, quedaria incomplete el somero es-
tudio que le dedicamos, si no contemplaramos el caso opuesto.
El Fisco no se limita a mantener los tributes de antigua crea-
ci6n o imponer nuevas exacciones. Por consideraciones de varia-
da indole, muchas veces suprime determinado gravamen, total-
mente, aboli6ndolo, o s61o en parte, disminuyendo su imported. Los
motives de tales decisions son, entire otros, los siguientes:
19-Considerar poco ajustado a la t6cnica fiscal el gravar de-
terminada base obteniendo con el impuesto s6lo un exiguo arbi-
trio rentistico que, por otra parte, puede requerir un costoso tren
burocrAtico para su recolecci6n. Ante la imposibilidad de aumen-
tarlo, porque llevaria la exacci6n a limits injustos, con el con-
siguiente abandon de sus actividades gravadas, por parte de los
contribuyentes, que preferirian dirigirlas a campos menos afecta-
dos por la carga fiscal, perjudicindose con ello la economic na-
cional por la muerte de tales industries, el Estado optara pruden-
temente por suprimir dicho tributo.- 29-Estimular el desarrollo
de determinada clase de industries, mis necesarias a la economic
del. pais, que al Fisco los proventos que le deparaba el gra-
vamen.- 3-Levantar la agriculture y la cria, cuando 6stas cons-
tituyen, como entire nosotros, el porvenir de la riqueza national,
del deprimido nivel econ6mico y t6cnico, al que contribuyera la
onerosa exacci6n que las gravaba.- 49-Abaratar el costo de la
vida national cuando por diversas causes, fiscales o de economic
internal, se elevan desproporcionadamente con perjticio de la
salud orgAnica o moral del individuo, etc., etc. Por 6stas y otras
razones que, por no pecar de prolijos, omitimos, el Fisco se sa-

-31-








crifica en beneficio de los particulares haci6ndoles asi mrs lle-
vadera la carga tributaria.
Pero no. se crea que estos rasgos de generosidad de parte del
Fisco tienen un fin desprovisto de todo interns pecuniario. A
nuestro modo de ver, deben mas bien considerarse como el pr6s-
tamo que se hace a un sujeto, afligido por improbas necesidades
y que sera pagado con creces al mejorar de situaci6n. En efecto,
nadie mejor que el Fisco, se aproveciarA de la condici6n del con-
tribuyente cuando venza sus dificultades econ6micas, ya que, en-
tonces, siguiendo la political de gravar la producci6n en propor-
ci6n a sus beneficios, se resarciri ampliamente del lucro que de-
j6 de percibir con la supresi6n del impuesto.
-II-

Mecanismo de la subrogaci6n.-

A primera vista parece que aqu6l que sufri6 la incidencia
efectiva del impuesto en el moment. de su creaci6n, sea el que,
a sus vez, se benficie con su abolici6n y disminuci6n. En efecto,
se concibe que el fen6meno se desarrolla en orden inve:so, es de-
cir, descargandose su beneficio a trav6s de todos los intermedia-
rios hasta aqul1 que sufria la exacci6n fiscal que implicaba el tri-
buto. Muchas veces asi acontece; pero en numerosos casos, uno de
los intermediaries se subrogi en vez del sujeto a quien la des-
gravaci6n estaba destinada a favorecer.
En el caso de traslaci6n de nuevo gravamen, exagerando el
productor o el intermediario su acci6n lesiva contra sus respecti-
vos intereses, no s61o no, se somete a sufrirlo, sino que en muchas
ccasiones, lo traspasa incrementado sobre aqul6 a quien su po-
sici6n en el engranaje econ6mico se lo permit. En forma analoga
y argumentando con razones contrarias, productor e intermedia-
rio guardian para si los beneficios que tal desgravaci6n a este ,e
deparaba.
Por supuesto que, pese a sus manejos, las mismas eyes y con-
diciones que regulan la ofensiva del productor y la defensive del
consumidor, que hemos estudiado, pueden frustrar sus prop6sitos,
con el consiguiente beneficio para este iltimo.
La injusticia notoria de la subrogaci6n se pone claramente de
manifiesto en un caso practice que todos hemos tenido ocasi6n
de observer: recientemente. algunos Concejos Municipalcs, aten-
diendo una insinuaci6n del Ministerio de Agricultura y Cria, abo-
lieron el llamado impuesto de-degiiello; 6ste-era pagado por el qu -
beneficiaba la res y; naturalmente, .siempre que le era possible, lo
trasladaba al consumidor de -la care, Ahora bien, suprimido di-
cho impuesto, era 16gico que el precio de &sta fultima se rebajar,c
proporcionalmente, y, sin embargo, es por demAs conocido que :n
hubo tal disminuci6n,..

-32-


















CAPITULO QUINTO.


DIFUSION DEL IMPUESTO

-I-
Definicion.-

Se ha sostenido que la traslaci6n, aparte de las notables in-
justicias a que da lugar, contribute a hacer insensible el impuesto
a los sujetos tributaries por el hecho de que, en la mayoria de las
veces, su accion se reparte entire todos aquellos que, a trav6s de
las operaciones ejecutadas sobre el bien gravado, sufrieron la in-
cidencia efectiva aunque s6lo fuera por moments. Este nuevo fe-
n6meno fiscal se conoce con el nombre de difusi6n del impuesto.
Difusi6n querida y difusion no querida.-

Los autoIes dividen la difusi6n del impuesto en qucrida o no
querida. (Se sobrentiende la locuci6n suprimida: ..."por el po-
der piblico.") Se diferencian en que la primera es el resultado
previsto y solicitado por el poder pfiblico que impone el tribute,
a fin de hacerlo mAs Ilevadero, suponiendo que el productor gra-
vado logre indemnizarse por la traslaci6n de las cantidades que
pag6 en virtud de aqu6l; al paso que en la segunda, la repercu-
si6n se ha verificado a espaldas y contra el querer del legislador,
ya que, dirigida en principio la carga contra una determinada
clase de personas, 6stas han conseguido, mediante habiles mane-
jos econ6micos, hacer gravitar sobre otros el peso de la exacci6n.
El caso tipico de la primera es el impuesto de consume: esta di-
tigido contra los consumidores, pero es abonado por el productor,
quien lo hard llegar a 6stos, por sucesivas traslaciones. Un ejem-
plo de difusS6n no querida es el que present el impuesto. direc.
to (sobre la renta, por ejemplo) cuando logra ser trasladado, ya que
va dirigido inica y exclusivamente contra el contribuyente de
jure.


-33-















CONCLUSION.


Para ter*minar, recalquemos que el legislator debe ser muy
auto, en la imposici6n de nuevos impuestos. No queremos decir
con esto que deba abstenerse por motives mas o menos banales
de la creaci6n de gravamenes desconocidos en el pais porque na-
die mejor que 61, estari en condiciones de considerar la conve-
niencia de adoptar innovaciones en material fiscal que, dicho sea
de paso, hace tiempo esti requiriendo la naci6n. En cambio, que-
icmos asentar que, antes de proceder a la implantaci6n de un de-
terminado tribute, debe somet6rsele a un detenido y concienzudo
studio sobre sus fines y repercusiones.
Con datos estadisticos a mano, el Fisco podrA conocer fAcil-
mente el alcance del nuevo arbitrio rentistico, y si consider con
ello cumplida su misi6n, puede detenerse alli; pero por razones de
justicia social debe ir mas lejos: debe evitar a toda costa que el
nuevo tribute vaya a repercutir indebidamente sobre personas que
no lo merecen y a quienes no conviene, porque, como expusimos en
ia nota liminar, el contribuyente descarta en material fiscal todo
factor sentimental, y sin cargo de conciencia procurari por encima
de todo principio, desembarazarse del perjuicio econ6mico que todo.
impuesto le depara. Procediendo el Estado de esta manera, llenara
con ello uno de los fines que de 61 esperan sus ciudadanos: con-
tribuir a la prosperidad econ6mica national bajo el amparo de los
postulados de la justicia tributaria.

FIN


SF. MORILLO ROMERO.


-34-










IND ICE

Dedicatoria .................. .. ..... pag. 5

Veredicto ................. ........ .. .. ." 5

Nota liminar ........ ........... .. '" 7

Capitulo Primero: El Impuesto .................. 9

I.-Generalidades ........................ 9

II.-Definiciones .................. ........ 10

Capitulo Segundo: Incidencia del Impuesto ........... ." 13

I.-Nociones generals .... ........ .. .. 13

II.-Incidencia legal e incidencia efectiva......... .." 13

III.-Localizaci6n de las incidencias ......... 14

IV.-Evasi6n del Impuesto .............. ..... 15

Capitulo Tercero: Traslaci6n del impuesto .......... .. 19

I.-Definici6n .................. ......... 19

II.-Teoria fisiocrAtica ................... ... 19

III.-Ley de la oferta y la demand .............. 21

IV.-Excepciones a la gravitaci6n del tribute
sobre productores y consumidores. ........... 23

V.-Capitalizaci6n del impuesto ................ 25

VI.-Impuestos no sujetos a traslaci6n ... ....... 26

VII.-Desigual presi6n tributaria de nuestra
legislaci6n fiscal .............. ...... 27

VIII.-Mecanismo de la traslaci6n .............. 29

Capitulo Cuarto: Subrogaci6n del impuesto ........... 31

I.-Supresi6n de los impuestos ................ 31

II.-Mecanismo de la subrogaci6n .............. 32

Capitulo Quinto: Difusi6n del impuesto .............. 33

Conclusion ................. ............... 34


-35-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs