• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Frontispiece
 Dos palabras
 Prologo
 Efluvios
 Al 4 de Septiembre
 Adios a las muñecas
 Mariposas
 La bandera Cubana
 Alberto Martinez Mejias
 Ensebia Cosme
 El necio
 A Manola Reina Castellanos
 En el puente
 Epigrama
 El dia de las madres
 Amor de patria
 A Ines
 Maceo
 A los hermanos Hardy Despaigne
 Rosas frescas
 El mar
 Campesina
 Soneto
 El castillo feudal
 No me hables de amor
 Me invitas a cantar
 Fabula
 La Berta Pascual
 Silvina
 A un amigo en sus natales
 Levantate poeta
 Amorosa
 Santiago de Cuba
 24 de Febrero
 Criolla
 A la gran piedra
 Encarnación Carbonell
 El yunque de baracoa
 Mi bandera lirica
 Francisca Portuondo
 Una respuesta de Alejandro
 Para ti
 Tus ojos
 La flor de amistad
 Una ramera
 El buey
 A una ingrata
 Cuando yo pienso en ti
 A mi amada
 El suicida
 La mendiga
 A un poeta muerto
 A Alemania
 Placido
 En el cemeterio
 Nunca
 A un criticastro
 Mis condiciones
 La conflagración Europea
 La historia aquella
 A Francia
 Si el dinero es tu norte...
 Muerte de flor crombet
 A Juan de Dios Peza
 Le fuga del esclavo
 Tu nacimiento
 Heredia
 Al Dr. Luis Torencio Dorado...
 Camino de la Gloria
 Al brigadier Martinez
 A Juan Gualberto Gómez
 El arte
 Justicia al merito
 Alteza real
 Epinicio
 Elegia
 Amor y dolor
 La guerra mundial de 1939
 La ilusion
 Madrigal
 Marti
 Maceo
 El divorcio
 A Jesus crucificado
 Al mayor general Fulgencio...
 Prologo (continuacion)
 al lector
 Ojos de diosa
 Para Albertina
 Index






Group Title: Efluvios : poesias liricas
Title: Efluvios
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00023280/00001
 Material Information
Title: Efluvios poesías líricas
Physical Description: 126 p. : ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Espino Carbonell, Ricardo
Publisher: s.n.
Place of Publication: Guantanamo
Publication Date: 1943
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por Ricardo Espino Carbonell.
General Note: Author's autograph at head of prólogo.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00023280
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002032158
oclc - 33067039
notis - AKL9834

Table of Contents
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Frontispiece
        Plate
    Dos palabras
        Page i
    Prologo
        Page ii
        Page iii
    Efluvios
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
    Al 4 de Septiembre
        Page 6
        Page 7
    Adios a las muñecas
        Page 8
        Page 9
    Mariposas
        Page 10
    La bandera Cubana
        Page 11
    Alberto Martinez Mejias
        Page 12
    Ensebia Cosme
        Page 13
        Page 14
    El necio
        Page 15
    A Manola Reina Castellanos
        Page 16
    En el puente
        Page 17
    Epigrama
        Page 18
    El dia de las madres
        Page 19
        Page 20
    Amor de patria
        Page 21
    A Ines
        Page 22
    Maceo
        Page 23
    A los hermanos Hardy Despaigne
        Page 24
        Page 25
    Rosas frescas
        Page 26
        Page 27
    El mar
        Page 28
        Page 29
    Campesina
        Page 30
        Page 31
    Soneto
        Page 32
    El castillo feudal
        Page 33
        Page 34
        Page 35
    No me hables de amor
        Page 36
        Page 37
    Me invitas a cantar
        Page 38
        Page 39
    Fabula
        Page 40
        Page 41
    La Berta Pascual
        Page 42
        Page 43
    Silvina
        Page 44
    A un amigo en sus natales
        Page 45
    Levantate poeta
        Page 46
    Amorosa
        Page 47
    Santiago de Cuba
        Page 48
    24 de Febrero
        Page 49
        Page 50
        Page 51
    Criolla
        Page 52
        Page 53
    A la gran piedra
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
    Encarnación Carbonell
        Page 59
        Page 60
    El yunque de baracoa
        Page 61
        Page 61a
    Mi bandera lirica
        Page 62
    Francisca Portuondo
        Page 63
    Una respuesta de Alejandro
        Page 64
        Page 65
    Para ti
        Page 66
    Tus ojos
        Page 67
    La flor de amistad
        Page 68
    Una ramera
        Page 69
    El buey
        Page 70
    A una ingrata
        Page 71
    Cuando yo pienso en ti
        Page 72
    A mi amada
        Page 73
    El suicida
        Page 74
    La mendiga
        Page 75
    A un poeta muerto
        Page 76
    A Alemania
        Page 77
    Placido
        Page 78
    En el cemeterio
        Page 79
    Nunca
        Page 80
    A un criticastro
        Page 81
    Mis condiciones
        Page 82
    La conflagración Europea
        Page 83
    La historia aquella
        Page 84
    A Francia
        Page 85
    Si el dinero es tu norte...
        Page 86
    Muerte de flor crombet
        Page 87
    A Juan de Dios Peza
        Page 88
    Le fuga del esclavo
        Page 89
    Tu nacimiento
        Page 90
    Heredia
        Page 91
    Al Dr. Luis Torencio Dorado Gouraige
        Page 92
        Page 93
    Camino de la Gloria
        Page 94
    Al brigadier Martinez
        Page 95
    A Juan Gualberto Gómez
        Page 96
    El arte
        Page 97
    Justicia al merito
        Page 98
    Alteza real
        Page 99
    Epinicio
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    Elegia
        Page 103
        Page 104
        Page 105
    Amor y dolor
        Page 106
    La guerra mundial de 1939
        Page 107
        Page 108
        Page 109
    La ilusion
        Page 110
    Madrigal
        Page 111
    Marti
        Page 112
    Maceo
        Page 113
    El divorcio
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
    A Jesus crucificado
        Page 120
    Al mayor general Fulgencio Batista
        Page 121
    Prologo (continuacion)
        Page 122
    al lector
        Page 123
    Ojos de diosa
        Page 124
    Para Albertina
        Page 125
    Index
        Page 126
Full Text




Yfluvies








POR


Gfrzbon1l


GUANTANAMO


1943
UNIVERSITY OF FLORIDA LIBRAPTF%


~Ri~ar~~l~ipinu







Pe





LATIN
AMERICA







A


alfarbo Espinto arbonelu















Al presentar de nuevo, otra obra Po6tica, es con
el fin de que sea lelda por la juventud, y sea el esti-
mulo poderoso a su desenfrenado apetito, inpirado en
el Dios BACO, dios de la vendimias y del Vicio:
Tal parece que Plut6n, dios de los infiernos, Baco
y el dios PAN, puestos de acuerdos han vendado a la
DIOSA PALAS, para que prontamente Cibeles, acoja
en su materno seno, a esa juventud, que aprecia mas,
a la diosa Proserpina. que a la Diosa Temis, la pereo-
nificaci6n mAxima del orden, la justicia y la moral,por
esa raz6n ee que el p6blico eate eegundo libro titulado
EFLUVIOS, espero sea aceptado y acogido por el
publico-lector con el mayor entusiasmo, para que sea
possible la intelectualidad moral que constitute la ver-
dadera vida del hombre, Intimamente ligada con el
arte que es la manifestaci6n mAs amplia del vocablo,
LA POESIA, esa lirica poesia que tanta fama di6 a
suS cultivadores. ORFEO a quien la Mitologia supu.
so tan enamorado de su esposa EURIDICE, que, ha-
biendo esta muerta baj6 al infierno para recobrarla,
SAFO, la mau c6lebre poetisa de su dpoca, que se di6
muerte por un amor desgraciado arrojandose al mar
desde el promontorio de LEUCADES; con esta expli.
caci6n el lector verA lo que me propongo en este se-
gundo libro de poeela, estudiar el present sobre las
ruinas del pasado, y el porvenir sobre la visi6n de
paz que habra de afianzar el triunfo progresivo del
que lucha por el ideal de prosperidad y bienestar de
la camunidad.
Su autor:
RICARDO ESPINO CARBONELL





2k QMc CCC 3 J-9





PROLOGO

Todo autor que publique una obra siempre
busca una persona autorizada para la presenta-
ci6n de la obra; el inspirado poeta Procurador
Pdblico Ricardo Espino Carbonell, cediendo a
su natural modestia y sencillez, ha querido qua
lea y el que haga dicha presentaci6n a manera
de Pr61ogo; pero antes de aceptar esta honrosa
y delicada distinci6n quiero vencer los iltimos
escrdpulos de mi incompetencia y por esa po-
derosa raz6n sere breve en este preAmbulo.

Para escribir el pr6logo de una obra preci.
so seria poseer aptos conocimientos, para bos-
quejar con firmeza y precisi6n las imAgenes que
han inspirado la obra; presentar con los rasgos
elocuentes al author misme, para hacer resaltar
su intrinseco valor literario y descubrir sus ar-
tisticos meritos.

Para levar a feliz termino esta labor he pe.
dido al Dios de la naturaieza la elocuencia su-
blime de "Pericle". Pero no obstante, cum-
pliendo con el sagrado compromise de coadyu-
var a esta causa noble, me honra pre entar al
lector esta nueva obra concebida por su author,
en los rudos embates del destino, esperando sea
acogida con la mayor benevolencia por cuanto
encierra magnificas y bien combinadas inspira-
ciones en que vemos la mariposa de la imagine.
ci6n del poeta revoletear en torno a todas las
cosas con su habitual provide, en el lirico sen-
timiento, ora on el artistic campo, ora el cam
po patri6tico, ya en un punto de vista desde el











cual se realizan las virtudes y proezas de la mu-
jer cubana,ya cual profundo observador siguien
do de cerca las metamorfosis que se suceden en
la prodigiosa naturaleza.

Todas sus composiciones merecen ser ala-
badas y leidas con deleite por el lector:"Al 4 de
Septiembre" Ante la estatua del Mayor General
Pedro Agustin Perez' "A la gran Piedra' Berta
Pascual, su soneto a PlAcido, en general todos
sus versos son mignificos porque todos son hi-
jos de su innata inspiraci6n numinica.

Pero quiero antes que nada identificar al
asiduo lector con la vida del poeta Procurador
P6blico, Ricardo Espino Carbonell dare a cono-
cer algunos apuntes biogrificos del mismo.

Ricardo Espino Carbonell, naci6 en Guan,
tanamo en ese po6tico lugar conocido por Ti-
guabos, de este termino municipal, en el ofio
1894 Se cri6 en Santiago de Cuba, es hijo de
Felipe Joaquin Espino con Agripina Carbonell
Vaillant. Curs6 sus studios en el Colegio de
don Juan de la Cruz Martinez. Dr. Tomas Ofia-
te y don Gines Carabelinos, en 1914 aprob6 in-
greso en el Instituto Provincial de Oriente, y
mas tarde aprob6 letras. Escribi6 en el Cubano
Libre favonio, conservador de Oriente "Voz de
de San Luis" La Mafiana y en todos los peri6
dicos de la localidad y revistas; en el afio 1923
public un tomo de poesias, titulado: "Una
Obra Mis" Oriente conoce su pluma en versos,
VEA LA CONTINUACI6N EN LA PAG. 122









EFLUVIOS

IEfluvios! Versos sencillos
que sois como pajarillos
de la region oriental;
versos que nacisteis cuando
yo iba del Guaso mirando
la corriente de cristal.

Versos que sois como nidos
a donde estin escondidos
mis pensamientos de ayer;
versos que surgisteis viendo
cual la fronda iban lamiendo
claras linfas al correr.

IA d6nde vais, que ahora os miro
con las alas de zafiro
matizada de arrebol?
IVAis tal vez a la floresta,
o es que acaso tennis fiesta
en el alcazar del Sol?

Decidme si por fortuna
invitados por la Luna
vais alguna nube ttl,
que al rodar por el espacio
finge un magico palacio
bajo la b6veda azul.....

iEfluvios! versos paganos
tan blancos como las manos
de Margarita y Frin6:







3


vais por la orilla del Guaso
marchando con lento paso,
y a d6nde vais yo no se....

Empero, si es que buscAis
por los campos por do vais
heroes de excelso valor,
ninfas de suma belleza,
o angeles cuya pureza
vencen del lirio a la floor;

No os vaytis de aqui muy lejos,
que cable de estos espejos
que agita el Guaso gentil,
todo aquel que bien los busque
y al buscarlos no se ofusque,
ha de encontrar heroes mil.

Mii heroes y mil mujeres
que comparadas con Cerez,
o con Minerva o Anfi6n
por sus gracias primorosas,
se igualan con esas diosas
todo hechizo y distincl6n....

iEfluvios! versos de amores,
versos que sois como flores
de la fronda tropical;
versos que yo bord6. cuando
iba del Guaso mirando
la corriente de cristal;








4

Id en hora buena d6nde
vuestro porvenir se esconde;
id y no temiis al ir
que la desdicha os sorprenda....
ancha es del mundo la send,
y hay que vencer o morir.







6


AL 4 D SfEPfEMBRE


Rompa mi lira del cerebio yertb
el pensamiento que tri~sado eXpira,
y como roca que moviera el vieuto
o como roja y ardorosa pira
de aquel que vive y en la vida ha muerto,
saqu6 a lo cierto la vibrate lira,
tan libre y franca en la antillana reina
que el mar caribe lisonjero paina.

Tu que mostrastes tu potent brazo
y a Cuba hermosa defeal&ste bravo,
cuando formaron el dogal, el lazo;
San Martin y Carb6, con honra alabo;
fuiste a esa lucha por el libre abrazo:
"Democracia"-exclam6 tu valentia,
ante aquella soberbia tirania,
no era possible mantenerse esclavo!
No te parece que si fuiste ayer
a la contienda a defender tu tierra
en este suelo en que se vi6 nacer
la libertad con la sangrienta guerra?
con todo y para todo deber ser,
cual dijo el genio que la tumba encierra,
de Cuba el suelo proclamado estA:
"Democracia, Derecho y Libertad"!









7

Qui6n se atreve a dudar que tu Batista
maxima estrella que sostiene field,
la bandera del golpe septembrista
orgullo de la patria y el deber:
adorarla por siempre nos invita
tus azafias guerreras Coronel.

Eso es muy bueno que descorra el velo
quite de alante lo que sea bastardo,
y hasta la puerta del sagrado ci lo
muestre la gloria de tu ser gallardo.









8


ADIOS A LAS MUNECAS


Adi6s a las mufiecas que te oyeron
cantarles en tus brazos, una a una,
las plAcidas canciones que en la cuna
tus candorosos labios aprendieron.

Adi6s a todas las pequefias hijas
que los tres reyes magos te entregaron
cuaDdo una noche a tu aposento entraron
cargados de infantiles baratijas.

Adi6s porque el bot6n ya se hizo rosa,
y legada la rubia primavera,
en el jardin el cifiro te espera
para brindarte su canci6n hermosa.

Ya un nuevo mundo para ti se ha abierto;
y aunque mi pecho a comprender no alcanza,
a que pais la juventud te lanza,
suefio cual es de tu destino el puerto.

Pronto en beligero corcel alado
una hada madrina vendra a verte
a besarte los labios y a traerte
el present de un principle encantado.









9


Es el Principe azul de la Leyenda
que enfermo de pasi6n con tu hermosura
por on poco de amor y de ternura
te darA su alma en amorosa ofrenda.

Tu lo descubriras cuando el sendero
vuelva de nuevo a tapizarse en flores,
y cuando despertando a los amores
en el pAlido azul brille un lucero.

Llegara caballero en alazano
hecho al triunfo de amor en el torneo,
y traerA para ti, como un Romeo,
un ramo de azahares en la mamo

Entonces todas tus amigas, todas
esas bellas que yo siempre bendigo,
riendo alegres llegaran conmigo
a las fiestas solemnes de tus bodas.

Y alli centre el licor y entire la gente
que si Angel te am6, virgin te admira,
con nuevo brio sonata mi lira
para de flores coronar tu frente.









10


MARIPOSAS



Llevan las mariposas en sus alas
un polvillo finisimo y muy leve,
y ese polvillo entire sus ricas galas
as un reptil que en un jardil se mueve.

J6venes que con almas inexpertas
correis tras las humans mariposas:
itened cuidado al traspoaer las huerbas.
que hay reptiles ocultos en las rosad!


RIMA A
Esos versos que a ratos los poetas
de tu albdm en las piginas escriban
son jazmines, lirios y violetas,
que eternamente para amarte viven.









11


LA BANDERA CUBANA



Azul, blanco y punz6
son los hermosos colors,
que en sus civicos ameres
us bravo h6roe me di6.
Un triingulo tengo yo
dond ciaros lesplandores,
vierte la estrella de amores
que en Yara nos alumbr6.
Giga el cielo esta plegaria:
que esa estrella solitaria
hasta el infinito suba,
Y que nunca caiga o muera
esa preciosa bandera
que, es la bandera de Guba









12


AL DOCTOR

Alberto Martinez Mitsa
DEVOTAMENTE
Deber de estimaci6n y simpatia
-tributo d e afectuosa comprensi6n,
al tribune Doctor en este Dia
dedico de mi Lira la Canci6n.

Es honrada y tan pura la actuaci6n
la moral es el Norte que le guia.
jams ha cosechado la falsia
la cultural su campo de emoci6n.

Es un portento de virtud modelo
abogado de talla distinguido;
porque la fama al remontar el vuelo
le.dari como premio merecido,
el dogma del saber, porque su anhelo
es proclamarlo genio esclarecido.








13


1uhsebia 1oame


iEusebia Cosme! sal negra,
musa africana que alegra
nuestro caribano rol;
princesita de azabache,
en que puso el dios apache
una mirada de sol.
Ved cuan bella es cuando asoma
en el tablado que toma
como si tomase un tren,
para entire hurras diversos,
ir deshojando los versos
de Clavijo y de Guill6n.
Si entreabre la boca-fresa
untada en miel y frambuesa-
al abrirla con primor,
a aplaudirla se apercibe
el pueblo que la recibe
aomo un ritmo de tambor.







14


Cada frase, cada gesto,
pide au sitio, pide un puesto
sino al ceibo y al ombd;
si al boabad en cuyo tronco
deja al paso el viento ronco
son de tahona y boc6.

Sus ojos de fulgor claro
del alto Kilimanjaro
poseen un no se que,
y al pasar con so belleza
parece que el rio Zambeza
esti buscando so pie.

Todo en ella habla de aquello
que por extraflo es tan bello;
todo: su recitaci6n,
el bailey que la acompafia,
y esa madeja de arafia
de sus motivos de son.







15


EL NECIO

0
Yo si que guard con maldad profunda
la sincera amistad que te he confiado,
y temo que algin necio me confunda
viendo con que placer te la he brindado.
Mis no mi coraz6n de odio se inunda
al medir la extension de tu pecado;
en el mundo se bien que el mal abunda
y que no todo es bueno en el mercado.
Yo no te odio repito; ni tampoco
cuando tu nombre en mi camino evoco
con desd6n o desprecio me sonrio;
y gusto hacerlo asi, porque, sin dudas,
si sincere y leal supuse a Judas,
el culpable yo he sido y no el impio.








16


a 1ainil trina tasterillais

Las montafias son aves que en sus vuelos
simulan grandes aguilas extraifas;
las montafias, que saben ser montafias,
suefian con la conquista de los cielos!

Cuando la lumbre
del Sol las dora.
en su alta cumbre
rie la aurora;
dijerse que activas,
traman de un salto
volar cautivas
rumbo a lo alto.

Las montafias son aves que en sus vuelos
simulan grades aguilas extrafias;
las montafas, que saben ser montafias,
suefian con la conquista de los cielos.!

Cuando ellas se agitan
con ruido profundo
vociferan gritan
y amagan al mundo;
y si 6ste a sus voces
favor no recaba.
la atacan feroces
con fuegos de lava.

Las montafias son aves que en sus vuelos
simulan grandes aguilas extrafias;
las montafias, que saben ser montafias,
sueflan con la conquista de los cielos !








17


EN EL PUENTE
for m1 vt.v vEgitpP (6. jloti



Parado sobre el puente que navega
por el ancho cristal como un navio,
mientras la brisa en la ribera juega
estoy mirando como pasa el rio.

Ora manso cual una alma que ruega
se desliza con dulce murmurio;
y ora airado,cual un titan en brega,
salta y corre con impetu bravio,

El sol canicular sus rayos de oro
quiebra en el magico cristal sonoro,
donde finge una indigena piragua.

Sacada de algfin Arbol ancho y bronco,
de un ceibo anciano el gigantesco tronco
que echaron los muchachos sobre el agua.






18


EPIGRAMA

Debiera azul en verdad
ser el elevado cielo.
debiera en verdad consuelo
hallar uno en la amistad.
Debiera en la humanidad
la falsedad no existir;
mis eso seria pedir
al hombre avariento pan,
o a cuantos muertos estin
que volvieran a vivir.




I








19


EL DIA DE AS PADRES
Felices los que tienen en este triste mundo,
para que los consuelen en su dolor profundo,
a aquella que en la cuna, oyendolos Ilorar,
brindales de su pecho la sabia deliciosa,
tras dar en sus mejillas de nAcar y de rosa
el beso que las madres tan s6lo saben dar.
Felices los que pueden al despertar el dia
que el hombre ha dedicado a la que sin falsia.
le brinda desde nifio su celestial amor,
Ilevar sobre su pecho, como un simbolo tierno
del santo amorde madre o el santo amor materno
la peregrina gracia de alguna roja flor.
Pero infelices todos los que partir miraron
a aquellas que en sus senos amantes los levaron
y que mientras vivieron amarlos fu6 su afan,
los adorables ojos tuvieron siempre fijos
y en cuya voz habia como un sabor de pan.
Yo soy uno de tantos mortales infelices
para los que no lucen las flores sus matices,
ni el mundo su alegrfa ni el cielo su esplendor;
porque at saberte jOh! madre entire la tumba aegra
nada en mi pobre vida el coraz6n me alegra
y nada hay bajo el cielo que came mi dolor







20


Hoy todos lot que aliedtad eta peli t mi 00lgO
en la solapa Ilevan la cAndida flor roja,
augurio de ventura en el materno hogar;
mis yo a quien la muerte su caro bill Is arraoca
en la solapa Ilevo la mistica flor blanca
que suelen en el miuado los huerfanos Ilevar.
Sea ella en este dia la mirra y el incienso
con que a los cielos llegue en mi dolor inmenso
para en su trono augusto poner a orar por ti
sea tambi6n ella con su color.de armifio
la rosa donde vea pintado to carifio
y el bien que con tu muerte para mi mzat perdf.






I









21


Amtr br 3atria

Quien a la tierra en que por vez primera
abri6 los ojos a la luz del mundo,
no ama con amor grande y profundo
como se ama a una madre verdadera.

Quien no guard a su sol, a su bandera,
y a su suelo gratisimo y fecundo,
ese amor inefable y sin segundo
ya no admite ni dique ni frontera;

puerto que ignore de la patria el nombre
que es, despu6s del Eterno, para el hombre,
lo que en la vida mAs valor encierra

ni merece gozar del sol que mira,
ni aspirar el ambiente que respira.
ni ocupar un lugar sobre la tierra.







22


a 4unes


Me preguntas, In6s, que cosa es eso
que amor el hombre en este mundo llama,
amor es, para el pAjaro, la rama
donde anida con placido embelso.
Para el artist de la gloria obrero,
la obra a que debe su envidiable fama.
la salud para aquel que enfermo clama,
la libertad para el que gime preso.
Para la madre carifiosa el hijo
que en la cuna al nacer bes6 y bendijo;
y para los amantes corazones,
que suefian con on nifio en una cuna,
realizadas mirar sus ihuiiones
hacienda de dos almas s61o una.







23


MACEO



No se sabe si vi-no -ce-prodigio
este glorioso paladin cubano,
que en lucha singular con al tirano
se pas6 cuarenta afios en litigio.
Tenia el bra6o p~tentiedeUrso el ligio,
el estoico valor de un espartano,
la espada de Bolivar en la mano
Y ceflido a la frente el gorro friggio.
Cuando cay6 de su corcel de guerra
de Punta Brava, en la bendita tierra,
fu6 el dueloOdla I patria tan profunda
y at si del Sol el horno se enfriara
cual enfriarse en el azul, dejara
sumido en negra oscuridad el mundo.








24


A loa lIermanofs arby rtapaignt
Devotamente

A JUAN ESMERIDO HARDY Y DESPAIGNE

De la justicia hace un temple
este noble caballero,
y para mayor ejemplo,
es puro, franco y sincere.
Observador riguroso,
hecho real, justificable;
su bondad es admirable
y de un talent asombroso.
Es un noble judiciario;
ama la judicature,
So vocaci6n la cultural
es un recto y digno funcionario,
como abogado fulgura
y como juez dignatario.

A CLAUDIO HARDY DESPAIGNE

Sus bondades la interpret
como divisa es la gufa,
habil en la cirugia
Galeno su inico objeto.

Al moribundo la. vida
sostiene con la esperanza;
nunca el desengafio alcanza
sangrar mas, por una herida.









25


i Ito.o i Sis pmcientqes me n
la esperanza reflejada,
como Panacea de bien
si s por el sqministrada
En el lecho del dolor
postrado el enfermo cl&ma;
a Claudio Hardy Doctor
para su alivio en la cama.
Hay que luchar con pestreza
en este mundo egoista,
no vale ser polemista
pues todo es ya desverguenza.

Mucho cuidado Doctor
en este mundo falaz
much Judas Barrabis
que imitan al redentor.

Y siga por el sendero
que lg'ciencia le propicia.
sea su norma y divisa
del santo Cristo el Madero,

En tu onomistico:
Felicidad en tu dia
va murmurando la fuente,
el arroyo en su corriente
imita la Lira mia











26


ROSAS FRESCAS
A la sentida muerte de la Matrona senora Maria Des-
paigne, madre amantisima de los Doctores Juan Esm6-
rido y Claudio Hardy Despaigne:



Alz6 la muerte so guadafna impfa
y descarg6 su golpe traicionero
en la matrona cuyo amor sincere
fu6 en este mundo vuestro amante gufa.

Con eco de mortal melancolia
acogi6 la ciudad golpe tan fiero,
en tanto vuestro Ilanto lastimero
con profunda emoci6u mi musa oia.

MAs refrenad el ilauto sin segundo
que bafa vuestra faz en tento duelo,
que aunque ella al parecer rod6 al profando;
bien sabeis que era de virtud modelo,
y que los buenos se van del mundo
siempre han sido premiados en el Cielo.

Ahora que la aegra nache vista
con su velo de pena y deseacauto
la tierra, el cielo, el mar y cuanto existe
en este valle de dolor y Ilanto.

Ahora que ante mi todo es misterio,
ahora que todo es paz, y el ancho mundo
semeja un infinite Cementerio
a la faz del poeta vagabundo;











27


ven, musa del dolor, musa doliente,
ven, escuda mi canto lastimero,
que bafada en lAgrimas la frente.
y exacerbado con el hado fiero,
cantando derramar Ilanto sincere
cabe la tumba de Maria Ausente.

Que guard la tumba fria
los despojos mis queridos
de esta humanidad viviente.

Y la vida se desliza
el agua en el manantial,
toda acci6n se paraliza
el mundo su march ig.al

Contemplo como su sombra
derramando flores va,
una voz oi se nombra
Maria a la eternidad.
sobre su tumba las flores
derramando su perfume,
gratos recuerdos asume
del ambiente los Olores.









28


EL MAR



El mar, desde mi infancia, siempre ha sido
motivo para mi de gozo interno,
ya al rugir con su barbaro rugido,
ya al suspirar con so suspiro tierno.

iCuantas veces, batido por las penas
en sus arenas encontr6 la calma,
cual si fueran sus plAcidas arenas
manantiales de bien para mi alma!

iCuantas veces mirando en sus espejos
de las estrellas los brillantes rostros,
de nuestro mundo me cref tan lejos
como estin las estrellas de nosotros!

Y cuantas otras incontadas veces
mis tienas prices al oir a solas,
me pareci6 que repetia mis preces
en el verde esmeralda de sus olas.

i0 mar, oh mar! que entire to seno guards
de perlas y corales un tesoro;
campo donde las silfides gallardas
lucen alegres sus cabellos de oro.


Santuario donde erguida sobre rocas







29


mis blancas que las aArmoles de Atenas
con los migicos cantos de sus bocas
hechizan a las mantas las sirenas.
Soberano, que en premio a sus afanes,
y al valor de su esfuerzo sin segundo,
hiciste de Col6u y Magallanes
los marines mis inclitos del mundo:
Escidcame; te admiro y te amo tanto,
que quisiera al fugar de tus riberas.
que-en testimonio de amistad, te hicieras,
la musa favorite de mi canto.




.1










30


CAMPESINA

Se ha remozado la tierra
con la lluvia'que ha caido,
y el valle, el bosque y la sierra,
lucen so mejor vestido

Los pajarillos canoros
viendo el iris en el cielo,
forman musicales coros
a orilla del arronuele.

Finge no tel6o de esmeralda
el busto del alto monte,
en cuya florida falda
lanza so trino el sinsonte.

Las guajiritas afuera
o al margen de su bohio,
se alegran viendo en la esfera
el brillante sol de estio.

Unas a los valles van
a buscar silvestres flores
y otras con placido afan,
cantan dicimas de amores.

Y mientras alegres ellas
recogen flores e cantan,
con sus vocecitas bellas
que el coraz6n nos encantan.







31


Labregoaey 4abradores
con voldbtadry cantol,
continuan sus labores
hasta la puesta del sol.
Hora de alegria llena
ea que acabado el trabajo,
se regalan con sa cena
de yuca, arroz:y tasajo.






I









32:


SONETO



No te lamentes mas porque la suerte
haya e eel mundo para ti cambiado;
ten fe en ti mismo y de tu fe armado
ni temas a la vida ni a la muerte

Al golpe del dolor procura hacerte
como un hombre de pecho acorazado,
a quien el infortunio despiadado
ataca en vano con su brazo fuerte.

Y aunque tu alma en la lid lograr no putda
el laurel que le entrega la victoria
al que triunfante en la batalla queda;

nadie habri que al hacer de ti memorial,
como a uu hiroe inmortal no te conceda
una civica pRgina en la Historia.










33


EL CASTILLO FEUDAL

I

El castillo feudal no esta de fiesta;
pero la castellana, dama apuesta,
ausente su senior en Tierra Santa,
si no escucha la nota de una orquesta,
oye el laud del trovador que canta.
II

Castellana, yo tengo para hacerte
vencedora del tiempo y de la muerte,
muchas canciones en el pecho mio;
y para en este mundo defenderte,
dos brazos y una espada en quien conffo.
III

El laud que te ofrezco y que atesoro,
no to trocara yo por todo el oro
que de uu polo a otro polo el orbe encierra;
mas lo pongo a tus pies, porque te adoro,
mis que a todas las cosas de la tierra.
IV

Yo he visto el alba ablusionada en rosa,











34


con que el otofio su esplendor satura,
matizando con pirpura preciosa
de los cielos la esfera luminosa
y el fresco c6sped de la selva obscure.

V

Y yo he visto en los cArmeses floridos
de Granada y Sevilla la opulenta,
claveles tan hermosos y pulidos,
que embriagaban de amor a les sentidos
sin que el alma llegase a darse cuenta.

VI

Mas ni el alba nutrida de sereno,
ni la flor con que orn6 naturaleza
del eden andaluz el campo ameno,
imitar pueden el fulgor sereno
ni la dulce expresi6n de tu belleza.

VII

Oro es el fulgor de to mejilla,
oro es el calor de tu mirada
oro que igual que el de los astros brilla,
bajo el plicido cielo de Sevilla,
bajo el plicido cielo de Granada.











35


VIII

jAh!, quien pudiera, castellana hermosa,
mientras viaja el senior de horca y cuchillo
qne el belle titulo te di6 de esposa,
poor un 6sculo en tu tez de rosa
y pasarse una noche en tu castillo.

.IX

Ces6 el trovero en su decir galano;
y cuenta el vulgo, con maldad que espanta,
que se hizo del castillo'el soberano,
mientras, como un le6a el castellano,
se batia por Cristo en Tierra Santa.











36


NO ME HA1BLES DE AMOR


No me hables de amor; ya vo no quiero
saber mas de tu amoer q te lluame mie;
ya yo s6 que tu amor as tea ligqro
como la hoja que se lieva el rio,

Hay hembras que se gozan en el mundo
con jurarnos amor cilido y tiorso,
y cuando tience auestro amor prefundo
nos convierten la vida on un infierno.

Recordando las voces de tu pecho.
recordando tu p6rfide prpmesass,
no te asombre que digs sin dsspeebe
que tu eres uoa de las hembrps emcs.

Me ofreciste de ensuefio un paraiso,
me ofrecAist de pez an beilo iscnip,
y fallaste a tu anwate compromiaso
sumieodo mi alma en inferial quebraie,

No te import que en mi pasi6n vehement
como a vun Ange divino tel adorar*,
ni que con voz amaante y capplaciejt
mis mas placidos roses t off4eoda:r.

Nada de eso le import a tu alma
para junto a otro hembietraicipgrae,
robindome al buir las die calwa
que ya nunca cI a viaa padraP darRe











37


y ahora vienes, el rostro compungido
y el hip6crita acento desmayado,
a tratar de que yo heche en el olvido
tu traici6n inclemente y tu pasado.

Pretendes qne, calmado mi hondo enojo,
sobre el triste pasado ponga un velo,
y que te vuelva a amar con el arrojo
con que amandote un tiempo me vio el cielo.

Eso pretendes cuando ain tus labios,
marchito por los biquicos excess,
dejan ver a los necios y a los sabios
la torpe huella de nocivos besos.

Eso pretend cuando ya tu boca,
nido ayer de albas perlas y corales,
es para aquel que tu pasado evoca
fuente inmunda de vicios y de males.

Eso pretendes cuando ya tu nombre
no hay un alma de bien que la bendiga,
cuando no existe en todo el mundo un hombre
que te tienda la mano ni te siga.

EY como podria yo, que, por mi dafio,
ya conozco de tu alma el sensualismo,
sobre el preterito extender un paio
y de nuevo caer en elabismo?

iOh no, mujer! prosigue tu sendero
sin que a mi Ilegue de tu voz el tono;
y aunque ya ni te amo ni te quiero,
en vez de maldecirte, te perdono.










38


ME INVITAS A CANTAR


Me invitas a cantar, querido amigo,
cuando el alma de penas fatigada,
tiene como una especie de castigo
de este mundo la barbara jornada.

Me invitas a cantar cuando la mente
se place en olvidar cuanto ha sofiado,
y cuando el coraz6n apenas siente
sn latir monorritmico y pausado.

Me invitas a cantar cuando la idea
tiene hacer palabra y pensamiento,
para que el mundo en su interior no vea
los punzonazos que en el pecho siento.

Ha muerto para mi cuanto en la vida
motive fu6 de regocijo y gloria;
y muerta la ilusi6n, la f6 perdida
ya no ansio una pigina en la Historia.

Las hermosas que tiernas me juraron
un amor tan divino como el cielo,
de sus tiernas promesas se olvidaron
poniendo en mi alma de la duda el velo

Los amigos tampoco fieles fueron
con quien su afecto les briad6 y su alma,
porque espantados de mi lado huyeron
cuando el dolor me arrebat6 la calma.








39


Desde entonces, palpada la mentira
de lo que el bardo realidad creyera,
ni tiene tonos paia mi la lira
ni tiene luces para mi la esfera.
iPuede acaso el mortal, cuando es sensible,
vivir sin amistades, sin amores?
Poueden vivir sin el rocio las flores
y las plants sin sol?... .ies impossible!
Habl6le al mundo en el lenguaje terso
que es luz en el fulgor del claro dia,
murmullo en el palmar y en la poesia
misica hecha con la voz del verso.
Medall6n en su anverso y su reverse
engarzado en brillante pedreria,
era cada poema que esculpia
y que daba su musa al universe








I










40


FABU LA


Habia en cierto lugar, de cayo nombre no
conservo el mis minimo recuerdo, bajo el cui-
dado y protecci6n de an hombre, un pollino y
un cerdo.

El cerdo se pasaba el santo dia, en una es-
pecie de festin sin tasa, porque hasta desmayar
bebia y comia, sin que nadie se impusiera en la
casa, En tanto que el pollino, cabisbajo, desde
el orto del sol hasta su puesta, no tenia mas
festin que el del trabajo en el que andaba desde
arriba a bajo siempre llevando alguna carga a
cuesta. Un dia que su suerte lamentaba envi-
diando del cerdo la existencia, oy61o otro pelli.
no que pasaba, y con esa elocuencia de quien
sabe cuan cruel y traicionero es el tiempo que
en polvo nos convierte, Ie dijo:- Compaiero,
haces mal en quejarte de tu suerte.

No import que de tarde en tarde un palo
de tu labor la recompensa sea, ni que el cerdo
mrindote se crea que naci6 para el gozo y el
regalo. Ya veras tu cuando Diciembre some y
traiga a Nochebuena en su carrera, a ese amigo
que tanto hoy bebe y come la lastimosa suerte
que le espera. Le darn con un trozo contun-
dente un porrazo mortifero en la frente, un a-
gudo pufial le hundirin luego, y desputs de ba-
iarlo en agua hirviente hasta tostarse lo ten-
drAn al fuego.







41


Oy6 nuestro pollino con sorpresa, cuanto el
otro cont61e en voz muy baja, y respondiendole
a su igual:-Si esa vida del feliz que no trabaja;
bendigo la opresi6n de mi trabajo, mi vida sin
us sol de dia de fiesta, y hasta la carga que me
siento a cuesta trotando sin cesar de arriba a
bajo.







I









42


a Ierta larsual
NOTABLE POETISA


La honda melancolia
es lo que he podido hallar
en tu faz, amiga mfa

Parece que, a tu pesar,
la tristeza cada dia
viene tu rostro a besar.

Las mundanas decepciones,
de seguro en sus enojos
han roto tus ilusiones....

Digo asi puesto dehinojos,
porque observe en tus balconies
los palores de tus ojos.

Palores que patentizan
que son tus suefios humans
como aves que agonizan;
o cual solos de pianos
que estremecen mis que hechizan
cuando los hieren las manos.

jAcaso cuando hacia arriba,
en el lomo de Pegaso,
tu adorable musa iba,
en medio del cielo raso,
el despecho y la diatribm










43


se opusieron a tu paso?

Dime, Berta, Iquien la fuente
turbi6 de tu joven alma
en tu bella edad riente?

IQui6n bati6 del mal la palma
contra tu vida inocente,
sustray6ndote la calma?

quien quieras que lo haya hecho
perd6nalo en tu venganza
que al cielo te da derecho.

Y puesta en Dios tu confianza,
has que florezca en tu pecho
la rosa de la esperanza.

Tu eres todavia joven;
y tu puedes todavia
cuando los suefos te arroben.

Regalarnos dia tras dia
de Mozart o de Behetoven
una internal melodia.

Vuelve, pues, por el decoro
de tus madrigales tersos
y tus rondeles de oro,

y esquivando a los perversos,
pasen ante mi tus versos
como un Niagara sonoro.







44


ED6ude ocultas Silvina seductora
de tu cuerpo la magia irresistible?
LQu6 mortal que te mira no te adora?...
Mirarte y no adorarte es impossible.
Seria precise para no adorarte
y al instant a tus pies caer de hinojos,
o dejar en el mundo de mirarte
o al mirarte pasar, cerrar los ojos.





I










45


A un amigo en sus natales



De tu onomastico en el santo dia,
cual nuncio de placer y de ventura,
sereno en el espacio el sol fulgura
y su diafana luz al mundo envia.

Dij6rase que henchido de aleguia
te felicita con su lumbre pura,
obediente a la voz del que en la altura
es de los buenos defensor y guia.

Yo tambidn en el dia de tu santo,
y en prenda de amistad firme y sincera,
la voz alegre hacia el azul levanto,
pidi6ndole al Seior que en lo alto impera,
que te brinde del mundo en la carrera
placidos afios de salud y encanto.










46

LEVANTATE POETA
Para Arturo C. Tirseur, con motive de su nuevo libro de poesfas



Levantate, Poeta, ya la hora
de tu partida lirica es llegada;
la anuncia con su viva llamarada
en el Oriente la brillante Aurora.

Lanza sobre la mar ancha y .onora
tu bella nave junto al muelle anclada,
y del canal al enfilar la entrada
sea de Argos la barca vencedora.

No temas que, encrespada la area
y airado el viento'cual furioso toro,
el negro abismo tu sepulcro sea;
porque en tu ruta por el mar sonoro,
-Jason que seducir sabe a Medea
conquistards el Vellocino de Oro.


*N








47


AMOROSA
PRUDENCIA LOPEZ


Amemonos ahora, que la vida
para nosotros sonreir parece,
ya con la flor que el ceferillo mece,
y del sol con la I~mpara encendida.
Aprovechemos la estaci6n florida
que sus ricos presents nos ofrece,
donde el alma al amor le pertenece
y todo al gozo y al placer convida.
No perdamos el tiempo en discusiones
que tienden a apartar los corazones
que el amor sabe unir sin vano alarde
No lo perdamos, no; porque mafiana
cuando yo sea un viejo y tu una anciana
para hablarnos de amor sera muy tarde.




*










48


0antitgn be Tuba


Santiago es un emporio de riqueza
que vimos convertido en un baluarte,
cuando el ardiente y poderoso Marte
levant6 en Yara y Baire la cabeza.

Le di6 su esplendidez naturaleza,
la libertad su luz, su gloria el arte,
y Venus, la que al mundo amor imparte
di6 a sus mujeres su sin par belleza.

De su escudo de armas los blasones
son del inclito heredia las canciones
que recuerdan los cantos de Tirteo;

y los famosos hechos inmortales
del que era general de generals
Lugarteniente General Maceo.



-go-










49


24 be F3brero


Bra de Febrero un dia
todo placer y alegria,
un dia de eterna gloria,
uno de esos, Patria mia,
que enamoran a la historic.

-iViva Cuba! en el dijeron
Marti, G6mez y Maceo;
y muchos que los oyeron,
dando rienda a su deseo,
-iViva Cuba!--repitieron.

El grito de libertad
vol6 de la selva al lano
y del llano a la ciudad;
en toda la humanidad
se oy6 el grito del cubano.

Espafia, que, desde luego,
el rebelde grito oy6,
cual le6n de rabia ciego,
pens6 ahogarlo en sangre y fuego
y la guerra comenz6

De sangre se tiff6 el suelo
en sanguinario consume,
el sol se cubri6 de duelo,
y no dej6 ver el humo
el aeul claro del cielo.









50


Se encarniz6 la porfia,
la guerra se hizo mis cruel
y mas brava todavia,
porque de noche y de dia
se peleaba sin cuartel.

MAs si de Oriente a Occidents
se batall6 fieramente
sin cuartel pedir ni dar,
al fin pudimos lograr
ver a Cuba independiente.

Y ioh dolor! en este dia
que mi joven patria admiral,
a par de tanta alegria,
estA la melancolia
respirando con mi lira.

Me han dicho que Cuba pisa
su patriotism pasado,
pese a la sangre mambisa
que tanto se ha derramado
por ver libre su divisa.

LY sera verdad que aqui,
en mi patrio coliseo,
estin malogrando asi,
los esfueizos de un Marti,
de un CUspedes y un Maceo?

Besa ioh Cuba! el pedestal
de la estatua de Marti
con aliento maternal;
mira que 61 muri6 por ti,










51


por tu civico ideal

Y del gran Carlos Manuel
en la santa y noble tumba
deposit tu laurel,
que este ap6stol, como aquel,
en tu patrio pecho zumba.

Maceo, cual ellos dos,
cual Cespedes y Marti,
hizo de tu amor un Dios;
su vida fu6 para ti,
para ti su iltimo adi6s.

Y si por no verte esclava
a los tres vimos caer,
hoy que respiras sin traba,
no querrera Esparta brava,
sino Arcadia debes ser.

iSedlo, Cuba! por la ardiente
sangre noble que, a torrente,
esos mirtires vertieron;
por ellos que sucumbieron
por hacerte independiente.

Pues si no triste de ti,
eclipsado tu trofeo,
comprenderas lay de mi!
que no siempre hay un Marti,
ni un C6spedes ni un Maceo.









52

CRIOLLA


Adi6s, serranita del monte Turquino,
adi6s, de estos campos paloma torcaz;
se va quien por verte de TAnamo vino,
y si con su llanto va hacienda el camino,
su llanto Ique importa? tu quedas en paz!

Las palmas esbeltas que el valle decoran,
las rosas silvestres, el tierno aleli,
las aves que cantan y al verme se azoran;
si sientes que gimen o cantan o loran,
ni Iloran, ni cantan, ni gimen por mi.

Los tristes no important a nadie en la senda;
el munde estA hecho de acibar y miel....
la miel para tu alma que pide una ofrenda,
y para la mia que dejas tu tienda,
la gota de acibar, lo amargo, la hiel!

Te esperan mafanas de mayos hermosas,
regalos en Pascuas, y alli, por San Juan,
de j6venes bardo, cantares y glosas;
y a mi (que me espera? me esperan las cosas
de aquellos que tristes, muy tristes se van.

Si por el camino'ragando me pierdo
en noche lluviosa sin dejos de luz,
y siibitamente del rumbo me acuerdo,






53


dire: an hada buena volvi6me el recuerdo;
y esa hada madrina creer6 que eres td.
Adi6s, serranita del monte Turquino,
adi6s, de estos campos palomas torcaz;
se va quiea por verte de Tinamo vino,
y si con su Ilanto va haciendo el camino,
su Ilanto dque importa? tu quedas en paz.






I









54


A LA GRAN PIEDRA


I

Alterosa y poetica montafia
que cual de Monte Verde el prado obscure,
en la iltima guerra contra Espafia
ofreciste al patri6ta hogar seguro.

Si en ti en un tiempo tremol6 altanera
la bella insignia de mi Cuba amada,
esa gloriosa y tricolor bandera
sudario de Crombet y de Moncada.

Nada importa lo duro de mi acento
para en canto tal vez desnudo de arte,
dejAndome Ilevar del pensamiento,
unos cuantos cuartetos dedicarte.

Yo no vengo a inquirir cual fu6 tu origen
ni si fuiste volcAn o no lo fuiste,
sino a dejar en tu montafia virgen
grata memorial que en mi mente existe.

Ti guards en .tu s6lida memorial
un poema de amor y de ternura,
que acaso ingrata la cubana historic
dej6 perder entire la sombra obscura.

Yo s6 que en tu montafia peregrina
en bellos dias de lejana fecha,
cant6le Hatuey a su gentil Guarina









55


amante grata y musical endecha.

Yo s6 bien que en tu ctpula gigante,
donde viendo tu mole me embeleso,
le di Hatuey a Guarina un beso amante
que Guarina pag6 con otro beso.

Y tambi6n que los pAjaros cantores.
abuelos de tus aves del present,
les cantaron a aquellos amadores,
honor y orgullo de la indiana gente.

Mi alma muy bien io rememora; mi alma
no olvida que en tus virgenes praderas,
a la sombra del jobo y de la palma
platic&ban las indias hechiceras.

Entonces en las hoy tranquilas aguas
del caudaloso Baconao sereno,
bogaban de los indios las piraguas
bajo un cielo de azul y de oro leno.

II

iOh monte! ya el tiempo aquel
en que el aabori corria
por tu verde serrania
tras los guabiniquinajes,
vol6; y vo16 con 6l
today aquella indiana geote,
que mostraban en su frente
de tocoloros plumajes.


Ya del rio Bacanao









56


en las cristalinas aguas,
no se ven las mil piraguals
que la brisa acarici6;
ni el indio tras el dajao
se lanza a su cauce undoso.
ni el ruisefior armonioso
puede var lo que antes vi6.

Pero no llores, Gran Piedra,
aquel tiempo ya pasado,
que si ya ver no te es dado
al indio que te habit6;
tampoco en tus campos medra
Narvaez, el capital,
que en los mares a Satan
su perverse alma entreg6.

Ni ya en los floridos lares
que el Caonao alegre bafia,
aquella hiena de Espaia
hsce barbara matanza;
ni oyen los patriots palmares
el af6nico torrente
de aquel dEspota insolente
que del mundo el odio alcanza.

No; ya Cuba no es esclava;
y a los destinos cambiaron,
y para Cuba brillaron
los soles de redenci6n;
todo en la existencia acaba,
y la hispana tirania,
tambi6u acab6 aquel dia










57


y para Cuba brillaron
los soles de redenci6n;
todo en la existencia acaba,
y la hispana tirania,
tambiio acab6 aquel dia
en que fue la insurrecci6n.

Cuba, con ardor sin cuento,
y con viso de indomable,
alz6 en dia memorable
de guerra el grito viril,
A su patri6tico acento
dado por Carlos Manuel,
pronto a ganarse un laurel
despertaron heroes mil

Cupo a Yara contemplar
de aquella her6ica campafia,
la primera gran hazala
fraguada por los patri6tas;
y hazafia tan singular
fu6 para la tirania.
el eco o la sinfonia
de sus multiples derrotas.

Pero ja que contarte yo
hechos que tu presenciaste?
Acaso tu no miraste
del cubano la victoria?
si; tu viste icomo no!
humillada la maldad,
y al sol de la libertad
ofrecernos paz y gloria.











58


Goza pues monte elevado,
la inmarcesible ventura,
que del pueblo la bravura
nos permit disfrutar......
iy adi6s, fresco y verde prado;
adios palma, adi6s sinsonte,
y adios tu, pedrino monte,
cuyas plants lame el mar!

Hoy solamente el bohio
que 1 pie de la palma orgullo,
a imitaci6n del cocuyo
te ofrece recuerdo grato,
y es de ver como del rio
en la mArgen, todavia
viene la indiana jutia
a beber de rato en rato.

Y con sus guabiniquinajes,
ahora que la negra noche viste
con su velo de pena y desencanto,
la tierra, el cielo, el mar y cuanto existe
en este valle de dolor y llanto.

Ahora que ante mi todo es misterio,
ahora que todo es paz, y el ancho mundo
semeja un infinite cementerio
a la faz del poeta vagabundo;
ven, musa del dolor, musa doliente,
ven, escuda mi canto lastimero,
para bailada en Ilgrimas la frente,
y exacerbado con el hado fiero,
cantando derramar Ilanto sincere
sobre la tumba de Maria ausente.










59

A MI HERMANA
Entraruariin ( arbnorl
(Muerta en mi ausencia)



Aquel vate que ayer canl6 inspirado
la vana gloria del falible mundo
es el que vuela de pesar rodeado
a las mansiones del dolor profundo.

Aquella virgen que el acento mio
con gran afecto celebraba ayer,
hacia los lares del sepulcro frio
se ha transportado para no volver.

IPorqu6 la muerte con la negra mano
sin respetar tu juventud florida
te Ileva al temple de mortal arcano
donde se pierde la volubre vida?

ISeria precise tu jovial presencia
en el embri6n de la traidora muerte
que te ha trocado en material inerte
al depararte la vital ausencia?

Ver al lucero que alumbr6 el hogar
convertido en cadaver de repente
nos convida en el cetro del pesar
ha llorar en silencio, amargamente
Y este martirio de letal valia
que lega a mi alma pavorosa huella








60


se ha adormecido por el alma mia
como en la tumba se adormece ella.
El sol sepulta en el mortal poniente
su rutilante y delicioso paso
y ya mi sol de resplandor fulgente
se ha sepultado en el mortal ocaso.
Ella vino en carrera tenebrosa
ha tenderte su 16brego capuz
cual yo puse en la cima de tu foza
la sacra ensefia de la santa cruz.
En el camiro de la vida austera
tuvo verdores de un placable ardor.
pero ninguno por dolor que fuera
produjo en mi tan sin igual dolor.
Por eso yo con el impulse inmenso
queda el pesar cuandoel querer fenese
me agito y lioro, me ebtremzco y pienso
y aizo en tu nombre mis fervientes prices




I








EL "YT-Q.7MLT CTEQ


Subi a tu cumbre con plausible calma
arrobado en profundo pensamiento;
y al mirar a tu plant la alta palma
humillada a tu cdpulo elemento....
iestremeciose palpitante el alma
al suave sol del apacible viento!
y vi que alzabas tu corona al cielo
en menosprecio del falible sualo.
Cual gigante potente y soberano
te levantas soberbio y magestuoso,
dejando ver el cultivado Ilano
-extenso progresista y delicioso-
donde el mis rudo e inculto ciudadano
se detiene extasiado y caviloso,
admirando el trabajo de natural
que es fragmento de inc6gnita estructura
El suave acento que favonio toma
al despuntar la sefiorial mafiana,
habla en tu cima celestial idioma
porque vibra cual mistica campana
y cuando 'Febo" deslumbrando asoma,
con clara lumbre de zafir y grana
nuevo ol'mpo del mundo te pareces,
y en la alfombra de Cuba reverdeces.
Cuando decorre su argentado manto
la divea luna de misterio llena,
desde el empireo poderoso y santo
hasta este valle de mi tierra amena,
tu verde cima de envidiable encanto
remeda much la troyana almena;
cual si fuera ministry extraordinario
de esta tierra, de Oriente legendario.













Ante la luz de la risuefia tarde,
que s61o tiene parecer con ella,
y a la faz del crepdsculo cobarde
que despite tu ffinebre querella;
de mil primores, sin igual, alarde
hace tu copa candorosa y bella.
dispensando un ambient tan sublime
que el rudo mal con el placer redime.
jOh! tu digno eres que, su voz levante
para enzarzarte, sublimado Bardo,
y visto al genio de tu suelo amante
a tu grandeza parecer bastardo
y de ex6tico suelo palpitante
celebrar en tu rfistico y gallardo,
jel fragor del terrific volcano,
o la voz del mal6volo Satin!
Perdona, ioh yunque lo que te hizo 6e,
que si vez los anales del pasado,
lo veras navegando en un bajel
Sport el mar del patri6ta desterrado.
conquistar la corona del laurel
en el suelo ofrecido por el hado.
y encontrar a tu tumba peregrina
por esos lares que el volcan fulmina
La dulce voz de tu cantor amigo
se ha inmolado a tu olimpica figure,
como el turpial que reclamando abrigo
su guarida coloca en tu estructura,
inmortal monument. Te bendigo
a la par que celebro a la natural,
que en botanica pompa te ha vestido......
y de verdores por doquier henchido!









62


MI BANDERA LIRICA



Tengo por lirica bandera mia
el nombre de la her mosa a quien adoro,
mujer por quien del Sol mendigut el oro
para adornarla con la luz del dia.

Su voz es cual la internal melodia
que ensaya el rio al discurrir sonoro,
y es tanta su belleza y su decoro
como es grande a su lado mi alegria.

Ante ella figdrome mas grato
al complicado muado en que respiro
y al amor mas sincere y mas sensato;

Y es que ella la deidad por quien suspiro,
con su hermosura y su agradable trato
constituyen la gloria a que yo aspiro.










63


A la premature y sentida mrnrte de
FRANCISCA PORTUONDO


Homero ven a mi ayuda
y templa mi lira rota,
para verter una nota
sobre de la tumba muda.

Como el ave que fabric
su nido en senda escabrosa,
asi yo loro en la fosa
de la difunta Francisca.

Esa flor de la virtud
que se transform en mujer;
lay! Dios mio muri6 ayer
en su hermosa juventud.

Y si el padre la llor6
y todo el muodo la Ilora,
jc6mo no he de Ilorar yo
a esa virginal sefiora?

Ya que la suerte inexorable ha sido
que la ha postrado en su materno seno,
debo liorar como su amigo bueno
ese fin tal fatal que tu has tenido,











61


Una respuesta de Alejandro
(HIST6RICO)


Con su ejercito acampado
no lejos de Babilonia,
esti el joven rey soldado
que de Filipo ha heredado
el reino de Macedonia.

Bajo la tiena real,
y a la lumbre de un panal
platican con Alejandro
el estratega Menando
y Parmenio el general.

La guerra, dice el monarca,
hasta ahora va muy bien;
nuestra es toda esta comarca
y cuanto la Persia abarca
ha de ser nuestro tambien.

Sigamos, pues, con el brio
que hemos mostrado hasta aqui,
y entire poco al rey Dario,
y a todo su poderfo
ver6 postrado ante mi.

Dijo, y call el h6roe real,
porque entrando a verlo un paje,
tras la venia de ritual,
puso en su mano un mensaje
de Dario su rival.









65


Le ofrecia de igual modo,
un gran territorio y todo
el capital o el dinero,
que el glorioso rey guerrero
le pidiese en su acomodo.

Parmenio la oferta oy6,
y volviendo al rey la cara,
entusiasmado exclam6:
ipor JdpIter que aceptara
de ser Alejandro yo!

Mis Alejandro en que habia
tanta audacia como genio,
replic6 con ironia:
'iyo tambidn aceptaria
si me llamase Parmenio!

En el el persa ofrecia
si Alejandro desistia
de la horrible lucha aquella,
casarlo con la mis bella
de las hijas que tenia





*










66


PARA TI



Ahora que tocando estA a tu puerta_
del mes de Mayo la estaci6n hermosa
y hay en ti de una flor recien abierta,
bien estari que mi amistad te advierta
que no es tu mayor timbre el de ser rosa.

La rosa, cual sucede a la hermosura
de la que la mujer tanto se ufana,
es una cosa que tan poco dura,
que encuentra su doliente sepultura
de la pAlida noche a la mafiana.

Por eso el mayor timbre de los does
que en tu cuna sin parte entreg6 el cielo,
es la virtud que guia tus acciones,
y que hace que te brinden bendiciones
en to breve camino por el suelo.

Se siempre asi, para que el mundo vea
por donde mueves tu terrena plant
y to angelica vista se recrea,
to que si tienes la faz d& Citerea
tambidn tienes el alma de una santa.

*-a||E-*









67


TUS OJOS



Cuando miro tus ojossolamente
me parece este mundo un paraiso,
algo muy seductor. como a Narciso
el debi6 un dia parecer la fuente.

Ellos son dos luceros que en tu frente
el Supremo Hacedor colocar quiso,
para que al verlos yo, todo sumiso,
me postrarA a sus pies humildemente.

Sus fuegos triunfan de las luces bellas
que en la noche despiden las estrellas
al brillar como angelicas alhajas.

porque ellos en tu faz-cielo sin nubes
son como soles, cuando tu los subes,
y como auroras, cuando tu los bajas!









68


LA FLOR DE AMISTAD



Hay una flor que en jardin habitat
y que exige mis riego que otras flores,
porque al mis leve sopto se marchita
y pierde su fragancia y sus colors.

No es la candida y pidica violeta
que oculta entire las hojas su hermosura;
ni la nivea azucena que al poeta
seduce con sa aroma y con su albura.

No es tampoco el jazmin cuyo perfume
como un bldsamo santo nos halaga,
cuaado ex divina placidez nos sume
y como un sorbo de opio nos embriaga.

Es la flor de amitad que en mis vergeles
desde mi juventud he cultivado,
para brindarla a los amigos fieles
que su afecto, cual td, me han demostrado.








69


UNA RAMERA

No quieras mal a esa mujer que pasa
y que al pasar sonrie con agrado
a todo el que discurre por su lado
cuando sale o regresa de su casa.
Su suerte en este mundo ha sido escasa;
ador6 a un hombre que supuso honrado;
y ese hombre innoble la llev6 al mercado
donde a sus besos le pusaeron tasa.
Despu6s, ya flor que en el burden habitat
y que abrirse camino necesita,
ve c6mo al ejercer su triste oficio
por las calls andar se le prohibe,
mientras en todas parties se recibe
al hombre cruel que la arroj6 en el vicio





A








70


EL BUEY


Pastando en la dehesa, cabizbajo,
espera que despunte la alborada,
para darle comienzo a su jornada
de algo mis de ocho horas de trabajo.
Obreros de los bosques que al destajo
bregar sabe en el monte y la caiada,
mostrar sabe tambien la tierra arada
si abriendo surcos va de arriba a bajo.
Maiana, cuando ya no tenga fuerza
para bregar, cuando la edad lo tuerza,
como tuerce a una palma no meteoro.
el hombre a quien sirvi6 con tanto esmero,
mandaralo a vender al Matadero
por un puliado de monedas de oro.




A







71


A UNA INGRATA

Cuentan los que en amores son experts,
que cuando un fino amor se quiebra o trunca,
no vuelve a ser lo que antes fu6 mis nunca,
porque no vuelven a nacer los muertos
Dejemos, pues, dormir en el olvido
al que fue nuestro amor flordelisado,
que ya es como un crater apagado
mi pobre coraz6n que tuyo ha sido.


I[







72


CUANDO YO PIENSO EN TI

Cuando yo pienso en ti y en el influjo
que tuvo en mi alma tu fatal belleza,
me incresp6 como el mar y como ei rujo
revolviendo furioso la cabeza.
Luego, vuelto a mi espiritu la calma,
sonrio con sonrisa desdefosa,
y arrojo tu recuerdo de mialma
cual se arroja un cadaver en la fosa.



I







73


A mi amada
(ianzia (uilltiinna Qehrkera


Una rival en tus amores tienes
cuya alma es para mi fuente de bienes;
una rival en cuyo amor profundo
halla mi pecho cuanto
hay de sublime y santo
bajo la inmensa b6veda del mundo.
Si preguntas quien es la rival esa
que a cada rato con placer me besa
y que yo tambiin beso con anhelo,
poniendome de hinojos a su plant,
me complazco en decirte que es la santa
que por madre en el mundo me di6 el Cielo.





I











EL SUICIDE


-Me suicido-clam6 leno de ira
contemplando el cristal del ancho rio:
me suicide, ya que es el amor mio
victim de'la infamia y la mentira.
Asi diciendo la corrienie mira
se desnuda y batido por el frio,
vistesa ripido y con gran desvio
de la mArgen del rio se retira.
Pero fija la idea de matarse
en su cerebro done mira alzarse
a la amada con forma de serpiente,
se acerca a un bodeg6n con pie ligero,
saca un col.... se lo vende al bodeguero,
y se empuja dos tragos de aguardiente.




*









75


LA MENDIGA


Pasd frente a la plaza del Mercado
y en on sucio portal amarillento,
vi sentado en el duro pavimento
a una mujer con una nifia al lado.

Mendigaba con eco desmayado
a todo aquel que la miraba atento,
un pan que le sirviera de sustento
a su cuerpo raquitico y cansado

Nadie al rumor de su clamor doliente
le brindaba un centavo a la indigente;
y como nadie le brindaba nada,

yo, que en Cristo. mi hermana la sabia,
con el alma de pena lacerada,
puse en su mano un real icuanto tenia!








76


A UN POETA MUERTO
Jose Menendez

Lloremos musa con interno llanto
la premature muerte del aeda,
que tenia la voz como de seda
y sabia en oro sincelar sn canto.
La parca aleve, prodaciendo espantoi
le hundi6 en la tumba a done. todo rueda,
y ya no habia quien en la vida pueda
arranaglo;: dl triste camposanto.
Mas no el olvido en el funcreo asilo
donde ahora el cantor duerme tranquilo
sus alas abAtir log~ara un dia
Porqpe los que poetas ban nacido,
siempre triunfan del moostruo del olvido
con el beso de sol de su poesia.




*








77


a Alemania

Al mundo dominar pretend en vano
el hombre que a tus pueblos hoy preside,
el que cuando el cart6n del mapa mide
cree al orbe tener entire las manos.
Nuestro mundo jams sera germano,
la humanidad dem6crata lo impide,
con sus cafiones con que a diario pide
la capture y la muerte del tirano.
Cuando el tiempo con pasos presuroso
despierte de su suefio a ese ambicioso
y a merced de sus victims se vea,
vera 6l con la faz Ilena de espanto,
que no hay del sol bajo el luciente manto
ningfin tirano que invincible sea.





I










78


PLACID
GABRIEL DE LA CONCEPCION VALDES


De dos razas humanar bello fruto,
que ungido por la dulce poesia,
sus tiernos versos siocelar sabia
cual sus finos joyeles Benvenuto.

Sumiendo a Cuba en inquietud y luto
conden6le a morir la tirania,
porque en sus cantos combatir solia
al gobierno opresor y disoluto.

Pero aunque en plena juventud florida
se eclips6. como un sol, su noble vida,
merced a la actitud reaccionaria,
ain clamando justicia su alma pura
surge sobre su triste sepultura
recitando ante el mundo La Plegaria.







79


EN EL CEMENTERIO
El reino de la muerte es ua misterio
que el hombre descifrar en vano quiere,
porque no vuelve mas del cementerio
es que por dicha o por desgracia muere.
Cerremo. pues, frente a las tumbas quietas
los impotentes y atrevidos labios,
cerremos nosotros los poetas,
y cierrenlos los necios y los sabios






I









80


NUNCA



Nunca aspire tu aliento perfumado
nunca estrechb tu mano con la mia,
y nuncr vi mi rostro retratado
en tus pupils donde vive el dia.

Pero por aspirar'tu rico aliento,
por estrechar tu'delicada mano,
y por verme en cualquier grato moment
de tu faz en el astro soberano,

Si fuera un C6sar te daria con gusto
cuanto de hermoso en mi reinado hubiera,
y si fuera el Sefor del cielo augusto
mi cielo augusto con mi amor te diera.
t' '* -- '










81


A UN CRITICASTRO


Si en mis composiciones o en mis versos
es tu anhelo infernal clavar el diente
y order como muerde una serpiente
inyectando sus liquidos perversos;

ven y acomete a los poemas tersos
que en hora buena cincel6 mi mente,
y que son, a la luz del sol ardiente,
como bloques de marmoles diversos.

La mordedura de tu aleve boca
en su albo fondo encontrard una roca
echa a romper tus incisivos crueles;

y que ha de hacer, mirando tu fracaso,
que te escupan las ninfas del Parnaso
y te arrojen con ira sus lebreles.









82


Mis condiciones

Mis humilde que Di6genes el perro,
y mis soberbio que 61 en mi impotencia,
si trata de humillarme la opulencia
cuya riqueza en despreciar me aferro;
cumpliendo con el misero destierro
que me impuso al nacer la Providencia,
voy pasando mi an6nima existencia
con alma de hombre y coraz6n de hierro.
Puede que un dia ia cerviz doblegue
frente alguna mujer que ante mi llegue
desnuda de oropeles y topacios;
Pero nunca ante aquel que en lo alto brilla,
porque nunca he doblado la rodilla
ni he pedido limosna en los palacios.





I








83


La Conflagraci6n Europea

Toneladas de bombs arrojadas
por conquistar un pueblo; el inhuman
y sanguinario dictador germano
recreindose en tales salvajadas.
Pero yo en la unidad confianza tengo,
Churchill y Roosevelt me aseguran de ella,
y amparindome en su inimo sostengo
que sera nuestra la victoria bella.
VencerAc las Americas unidas
que por la libertad luchan con brio,
y que tras poderosas embestidas
destruiran de Alemania el poderio.
Yo he visto al avanzar el anti cristo
llenando a Europa de pavor y luto,
escena, que jamis habiamos visto
ni en los tiempos de Cesar y de Bruto.




*








84


La Historia Aquella
Para el genial FRANCISCO VILLAESPESA

Quiero que me cuentes la historieta aquella
de la gitanilla que amores vendia,
la de negros rizos y ojazos de estrella
cemo los que tiene la serrana mia.
Dime de que embrujo se valia ella
para que a su paso, la gitaneria,
de sus pies menudos besara la huella
como si ella fuese la Virgen Maria.
Yo si que tu sabes la linda historieta
de esa gitanilla que amores hilvana;
yo se que la sabes, porque una indiscreta
de las tantas tias que habitan en Triana,
la ha visto en Sevilla besando una cana
de tu cabellera de amante y poeta.





I









85


A PRAfiCtA



iOh patria de Bayardo y Victor Hugo!
jnaci6n a cuya acci6n liberadora,
vi6 de la libertad lucir la aurora
teda Europa sumida en ferreo yugo!
Si a tu gobierno impopular le plugo
la esclavitud en te v6s ahora,
no olvides que el que hoy rie, luego Ilora,
y que no es invencible tu verdugo.

Los restos de tu ejircito en derrota
del suelo tu estandarte han recogido,
con la f6 que alentar sabe a! patri6ta;
y mafiana ese ejercito aguerrido,
sabra plantar tu pabell6n querido
donde hoy del fuherer la bandera flota.











86


5i el dinero es tu norte....


Si el dinero es to norte en la existencia
para ir del amer al temple santo,
si sil e6 no es possible de tu encanto
en el mundo aspirar la grata esencia.

Si at itibtrf qute tci6 d Si una herencia
o al que decir no puede: "Tengo tanto"
del dia y de la noche bajo el manto
tu to ves con mortal indiferencia;

prosigue p6t ti lthidb th tsendero
sin jamAs ocuparte de mi vida,
que la infujer que para esposa quiero,

la que e; M'i iatof ha dt etontrar abida,
no serl una mujer que por dinero
se convierte ae un rico, en la querida.








87


MUERTE DE FLOR CROMBET

Marchaba Flor por la empinada sierra
con Jose, con Fournier y otro patriota,
que di6 de heroicidad brillante nota
de Baracoa en la gloriosa tierra
Va a vanguardia Founier, a quien no aterra
la hispana ensefia que en el monte flota,
cuando de pronto en el-espacio brota
el ruido con que anunciase la guerra.
Cae un patriota a la primer descarga,
y mientras el valiente Jose carga
y a quema ropa al enemigo tira;
Flor, que come un le6n se ha comportado,
en la frente por vil bala tocado,
suelta el fusil y sonriendo expira.


I[











88


a Juan he BiO jega

El tierno verso que en tu pecho brota,
por lo dulce, sonoro y transparent,
es cual de un manantial la limpia fuente
que en perlas se deslie gota a gota.

Grandes eres cuando pintas al patriot,
grande cuando al amor copia tu mente,
pero eres mas grande o eminent
cuando eh medio a tu hogar mi alma te nota.

Margot, Juan y Conchita, van entonces
sonriendo en los oros y en los bronces
que sabe modelar tu alma de armifio;

y es que cuando a tus ijos tu les cantas,
con tu voz hasta el cielo te levantas
a impulse de tu amor y tu carifio.










89


La Fuga del Esclavo


Cuando en el verde cafetal dejaba
caer la luna su argentado velo,
se alz6 el esclavo con notorio anhelo
del duro lecho en que durmiendo estaba
Vi6 que nadie sus pasos atisbaba,
y caminando a gatas por el suelo,
del batey dirigi6se al arroyuelo
que hacia el cerro vecino se orientaba.
Sinti6 ladrar tras si el pobre esclavo
al que era de los perros el mas bravo;
cogi6 un palo al azar, se encar6 al perro;
consigui6 derribarlo en lucha fiera,
y emprendiendo muy ripida carrera,
logr6 fugarse por el alto cerro. -




--^-












TU NACIMIENTO


De aquel dia a los vivos resplandores
apareci6 sl azul mis azulado,
el fragante vergel mas perfumado
y mas hermosas las hermosas flores.

En el valle los pajaros cantores
ledos brindaban su cantar alado,
y al vagar por campifia, monte y prado,
sonreian zagadas y pastores.

No se debia regecijo tanto
a que anoiciase de la aurora el manto
la alegre vuelta del abril florido;

sino a que td, la virgen pudorosa,
en cuna de jazmin, de lirio y rosa,
junto al Guaso gentil habias nacido.











91


Para cantar las glorias de este hombre
a cuya voz el huracAn se agrieta,
el Sol su cut so en el zenit sujeta
y se dilata de la Patria el nombre.

Preciso es, sia que a la Grecia asombre,
trasladarse hasta el faro de Roseta,
pidiendo a Homero, su mejor poeta,
la 6pica trompa de inmortal renombre.

Luego, al eco armonioso de eea trompa,
hacer que el aire nuestro acento rompa
con miisica tan intima y tan grata.

que parezca al sonar, clara y serena,
la misma voz con que el espacio Ilena
del Niagara immortal la catarata.










92


Al Or, Luis lorencio Berat Gouraige



Sabiendo yo, comos6
que este mundo es un misterio,
una fosa un cementerio
como una ilusi6n perdida
que se escape de la vida.
como muy bien ctaro se v6.

Tristeza, pasmo, amargara,
pena, dolor y quebranto,
impera ua vez la risa
en otra ocasi6s el Ilanto
y em fin todo se deuliza
en ese ral que perdura.

Por eso amable Doctor
en este mundo maldito,
todo as jay! un infinito.
un suspiro, un estupor
una cruz quo es la de cristo
para hacer been redentot

Sobre de esa Cruz bendita
bay una pagina escrita,
perdurable a la memorial
es una infimita historic
que nunca sera proscrita
como ejemplo de su gloria.










93


Por eso nunca se asombre
lo que puede ser un hombre,
durante en el mundo est6
un medico o noble juez
un sacerdote un pro hombre
o un guataca de altivez,

0 nn ilustre precursor
un est6tico o un ut6pico,
un sabio; un emprendedor
de todo lo provechoso,

Por eso amigo doctor
aborrece la perfidia,
porque sabe muy bien
que en el cielo existe un Dios
que todo mal lo castiga.

El distinguido abogado
sabe de vera,
que el que hace mal
mal espera.













(amtina bela Gloria
Para el Dr. Ideliso Olivares Speck, Alcalde Municipal de Guan-
tAnamo, con motivo de la sentida muerte de su esposa la seflora
(lara etrrra
Olarita, como carifiosamente se le nombraba, y su tfo Dr. Bernar-
dino Creag Leguen y familiar.

jQue es la vida
una ilusi6o;
hojas Ilevadas al viento
por evolusi6n
asi es nuestros sufrimientos.

En el dolor, en el terrible duelo
que hoy a tu triste coraz6n embarga,
Opreso lay! por la funesta carga
de Clara que en la tumba abati6 el vuelo.

Hallar podrh tu coraz6n consuelo
al pensar que en la vida un tanto amarga,
ella; si no goz6 vida muy larga,
fu6 de virtud y de bondad modelo.

Sirvate, pues de bAlsamo en tu pena
saber que ella era pura y era buena;
y que por un decreto de la altura,
la negra tumba en que el mortal se esconde,
no es ciertamente la morada donde
va a parar al morir un alma pura.

Solamente los despojos
es lo que en la tumba esta,
el alma pura tan lejos
de la fosa se hallari.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs