• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Dedication
 Index
 Preface
 La lengua Castellana en America...
 Americanismos
 De América
 La tumba de don Rodrigo de...
 Que no fue vasco nuñez de balboa...
 Tribus Indias del Magdalena
 Heraldica Americana
 Obras del mismo autor






Group Title: Prosas selectas ( estudios americanistas )
Title: Prosas selectas (estudios americanistas)
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00023248/00001
 Material Information
Title: Prosas selectas (estudios americanistas)
Physical Description: 195 p. : pl., port. ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Argilagos, Francisco R., 1838-1908
Poveda, José Manuel, 1888-1926
Publisher: Imprenta "El Siglo XX" de la Sociedad editorial Cuba contemporánea"
Place of Publication: La Habana
Publication Date: 1918
 Subjects
Subject: Latin America   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: On cover: Prólogo de José Manuel Poveda.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00023248
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000927986
oclc - 19570038
notis - AEN8716
lccn - 43038277

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
    Half Title
        Page 2
        Page 3
    Title Page
        Page 4
        Page 5
    Dedication
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Index
        Page 9
    Preface
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
    La lengua Castellana en America y España
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
    Americanismos
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    De América
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
    La tumba de don Rodrigo de Bastidas
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    Que no fue vasco nuñez de balboa el descubridor del Oceano Pacífico
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 130a
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
    Tribus Indias del Magdalena
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
    Heraldica Americana
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
    Obras del mismo autor
        Page 197
Full Text

















I"a"
h-'











\ -



































m.
^. .*%





















s,
y ,<* ^
X^.'*c' r





'-.^ .



t.^ ',*
t -^n. *.*
J^ 'l'N
































































*'*^


DR. FRANCISCO R. ARGILAGOS


* .. / I







A' A
.a..^'' "iK~.. _; A K-


(Estudios Americanistas)



PROLOGO DE


JOSE MANUEL POVEDA















La Habana
ImHnrenta "El Siglo XX"
de la
Sociedad Editorial Cuba Contemnordnea
Teniente Rey 27
1918


1f1 4 1.4...0 4 4.a.0 O a.0.,fl~r~r,~u


P" -s "T
~':S,^
^.^1- A .


- .- .o.4.- a.44-.,,4-41.0.-n -t I























PROSAS SELECTS









DR. FRANCISCO R. ARGILAGOS











PROSAS SELECTS

(Estudios Americanistas)















La Habana
Imrntenta "El Sirlo XX"
de la
Sociedad Editorial Cuba Contempordnea
Teniente Rey 27
1918







F


U.








rfI at4jBQ
^a -na
oh3 C3-uLa


_.,, .-.I .
,cg. /. (J A .Z ,-

dL ZL









































O.'r

J ALLECIDO Ft/9DEOA hB 190

FLLEIDcoo EL. 9 DE NOVIEMIBRE 19308




















.... .Ademis, sl vamos a dar fe a lo
que reza un adagio Ingles, a mi me esti pro-
hibidomorir todavia; pues segin el aludldo
decir, ning6n mortal puede deJar este mundo
sin haber realizado una de estas tres cosas:
iconstruir una casa, plantar un arbol o publi-
car un libro." Yo no he fabricado casa por-
que las tiranias me dejaron sin solar, arro-
jindome a la vida cosmopolita; no he sembra-
do irbol, st blen he regado con mls ligrlmas
el de la Libertad: y en cuanto at llbro, no uno
sino varlos tengo escritos: pero parece que
mis ficil es escriblrlos que publicarlos.0

Dr. Francisco R. Argilagos.





















INDICE



Pigina,


P R6LOGO......................... ................... 9
La Lengua Castellana en A mrica y Espaia ............. 29
A mericanismos .................... ................. 59
De Amrrica. I,-Consideraciones aplicables a esta frase
usada en el Diccionario de la Lengua Castellana,
por la Real Academia Espafola, 12a Edici6n...... 73
II-Respecto de las designaciones "India," "Indias,"
"DeIndias," "LasIndias," "DelasIndias," "En
las Indias" y otras mAs antiguas en desuso, y han
venido figurando en varias ediciones del Dicciona-
rio de la Lengua Castellana por la Real Academia
Espaflola ............. ....................... .. 93
La tumba de D. Rodrigo de Bastidas,-Primer Adelanta-
do, Gobernador y Capitdn General de Santa Marta. 107
Que no ful Vasco Ndflez de Balboa el descubridor del Ocia-
no Pacifico....................................... 125
Tribus Indias del Magdalena ................... ..... 143
Ilerdldica Americana ................................. 181



















PROLOGO






















Vengo coino de hinojos a escribir este pi'logo.
No sera possible, sin embargo, que yo exprese, con
ningfn lenguaje human, lo sincere y profundo de
la devoci6n que he profesado siempre al autor de
estas piginas. A trav6s de mi juventud, violentamen-
te iconoelasta, y apasionada por lo nuevo hasta la
injusticia, yo no he hecho, en defense del porvenir,
m6s que extrangular recuerdos, negar vanas glo-
rias, sopesar valores, exigir responsabilidades a los
falsos idolos de nuestro ayer, culpables de las contra-
dicciones y de las vergiienzas de hoy. Pero a esta me-
moria inmaculada e inmarcesible del doctor Fran-
cisco R. Argilagos, yo la he defendido y protegido
constantemente en mi alma, y ahora que me toca
contribuir un poco a su glorificaci6n, me siento tan
orgulloso como satisfecho. El doctor Argilagos per-
teneci6 a una casta de pr6ceres, de la que Cuba ha
conocido contadisimos ejemplares, y a la cual yo
venero con veneraci6n religiosa: la casta de pr6ceres
que no se lanz6 a la rebeli6n contra Espafia en pos
de fines utilitarios ni de en-umbramientos, sino que
am6 y comprendi6 el ideal de la Repiblica, y luch6
por un luminoso program de Democracia, de libe-









12 FRANCISCO R. ARGILAGOS

raci6n social y de regeneraci6n moral y politica.-El
caso vulgar entire nuestros grandes hombres de:l -
ci6n o de pensamiento, ha sido el de la casi total
incomprensi6n de los fines politicos, sociales y mora-
les que provocaron la guerra de independencia, y .que
debieron mover a todos los caudillos de la Emanci-
paci6n. Haber comprendido esos fines constitute la
verdadera grandeza de las dos inieas figures genia-
les de nuestra gran epopeya: Jose Marti y Antonio
Maceo. No haberlos comprendido ha destruido el
cr6dito y la influencia de casi todos los antiguos sol-
dados libertadores: los hemos visto volverse, una y
otra vez, en plena vida republican, contra los prin-
cipios que antes parecieron defender, y han escarneci-
do la causa sagrada, han burlado al pueblo, han en-
tronizado sistemas de violencia y despojo, han hecho
de la cosa pfblica objeto irrisorio de todas las gran-
jerias, han prosperado a costa del bien piblico, y han
negado, por iltimo, a las multitudes, el derecho que
les concedi6 la Carta Magna, de decidir con su voto
los destinos de la Patria. La nueva generaci6n, entire
cuyos mhs irreductibles portavoces me cuento, ha
acabado asi por desconfiar de todos los pr6ceres de
la libertad de Cuba; ha acabado por recusarlos o des
preciarlos; y cuando clama por los caudilloss repu-
blicanos" que salven a la naci6n de las corrupciones
y los despotismos del present, apenas puede sefialar
el recuerdo y el ejemplo de unos pocos, aquellos que
supieron ser luz pura en el camino hacia la libertad
y conciencias exactas y abnegadas en la hora de la
Repfblica. Eh ese sentido yo sefialo al doctor Argi-
lagos. Por esa raz6n venero su memorial. Aquel ancia-
no tuvo el amor de su pueblo, conoci6 la desesperaci6n'









PROSAS SELECTAS


de los humildes, comprendi6 las inmensas responsa-
bilidades de las altas classes, quiso que la Patria fuera
"cielo y esperanza de todos"; odi6 con todo su cora-
z6n, tanto como a los tiranos, la organizaci6n so-
cial y moral de la tirania; sofi6 con una Patria nue-
va, distinta de la Colonia como el Bien es distinto
del Mal, en la que todos los derechos tuvieran su
sanci6n, todas las virtudes su recompensa y todos los
vicios y las lacerias del coloniaje tuvieran su cauterio
heroico. Un hombre asi mereci6 ser amado. Hoy que
ya no existe, merece que le recordemos con asombro
y ternura. Merece que nos acerquemos hasta su tum-
ba, los hombres de hoy, la juventud combatiente, libe-
ral y renovadora de Cuba, y le lorcmos, no como a
un antepasado que cumpli6 su destino, sino con 1I-
grimas y ofrendas fraternales, como a un hermano
que hubiera muerto demasiado pronto.


II


Y apenas le recordariamos, sin embargo, a no ser
por la piedad filial de un hijo insuperable. El doc-
tor Francisco R. Argilagos muri6 casi olvidado; punto
menos que desconocido. La gobernaci6n del pais,-
fuente de riquezas para todos los advenedizos, los
traidores y los ambiciosos de lucro, para todos los
trepadores y los politicians sin pudor,-no tuvo mis
que olvido y desd&n para el patricio, para el solda-
do del 68, para el escritor insigne, para el "america-
nista" que el Continente aplaudia, para el hombre
de eiencia que habia honrado a su pais en el extranje-









FRANCISCO R. ARGILAGOS


ro. Pobre, porque a la causa de Cuba sacrifice cuan-
to poseia, no pudo publicar su obra in6dita, ni reu-
nir en volfimenes la gran tarea dispersa en diaries
y revistas. Enfermo y pobre, al fin de su vida, con-
sumi6 obscuramente sus filtimas energies, y se rindi6
al cabo en silencio, mas desesperado de verse solo que
de morir, angustiado por la perspective de miserias
que amenazaban al hogar triste... Afin los que ya
entonces le estimabamos, le habriamos olvidado, si
no hubiera existido Rafael G. Argilagos. Por fortune,
el hombre que habia sufrido tantas adversidades y
que tuvo tan poca suerte en la vida, logr6 tener
"un hijo", un hijo "en los amores y los ideales".
El caso no es corriente. Por regla general los hijos
de los hombres ilustres son perfectas negaciones de
la mentalidad, de los ideales y hasta de la moral de
sus padres. Usufructfian el nombre insigne; prospe-
ran por la gracia de la estirpe; cobran los haberes
que el padre pr6cer no logr6 percibir; pero en reali-
dad desmienten, cuando no traicionan, a sus progeni-
tores. Rafael G. Argilagos y Loret de Mola es de
otra naturaleza. Antes que invocar el nombre de su
padre, se hizo un nombre propio. Lleno de devoci6n
hacia la obra de su padre, se cuid6, no obstante, de
realizar una obra personal. Periodista de hermosas
actividades y poeta de estro purisimo, ha conquista-
do honrosos lauros: ha sabido empefiarse en faenas
de verdadera traseendencia patri6tica y de incues-
tionable interns lirico. Acept6 el sagrado albaceazgo
en que consistia la conservaci6n y publicaci6n de la
obra inedita de su progenitor, no como el hijo que
administra una herencia, sino como el intellectual que
:comprende, y quiere y sabe hacer justicia. Rafael G.









PROSAS SELECTAS


Argilagos, empeilado con todas sus fuerzas en salvar
del olvido el nombre y la obra de quien le di6 el s6r,
no ha vacilado un moment ante ningfin obstaculo,
ni ha renunciado ante las mayores contrariedades,
y, a la postre, ha triunfado. Ya hoy Cuba entera, el
gran pfiblico, y los cenaculos, aprecian su esfuerzo,
desean la Obra, recuerdan al gran desaparecido. Fren-
te a las paginas que verAn la luz precedidas por estas
lines mias, como frente a los volfimenes ya publi-
cados, el pais comprendera la riqueza de toda esta
labor patri6tica, literaria y cientifica que ha sido des-
cubierta: los que admiramos profundamente al padre,
debemos estar profundamente agradecidos al hijo.


III


El Dr. Francisco R. Argilagos fu6, .antes que todo,
uno de los mis puros, mas honrados y sinceros patrio-
tas que Cuba ha conocido. Las mis fervorosas, ar-
dientes y apasionadas de las pfginas que escribi6 fue-
ron aquellas que consagr6 a la causa de la Indepen-
dencia, a narrar los mis dolorosos episodios de la
gran epopeya, a contar las vidas de los heroes. Esos
trabajos suyos, muchos de los cuales ha publicado
Rafael G. Argilagos en tres libros, Patria (1) Pr6-
ceres de la Independencia (2) y Pridicas insurrectas

(1) Patria. Imprenta de Arroyo Ramos, Santiago de Cu-
ba, 1912.
(2) Prdceres de la Independencia de Cuba. Imprenta de
Aurelio Miranda, Ilabana, 1916.








FRANCISCO R. ARGILAGOS


(3) estin llenos de la pasi6n sagrada que forj6 los
caudillos. Lo violent y firme de su amor patrio ha-
ce sus odios patriots firmes y violentos. Condena con
implacables anatemas; mantiene. siempre viva la lla-
ma cruenta que incendi6 toda la isla en rebeli6n, du-
rante los grandes dias; lanza las acusaciones y re-
lata los crimenes con el ardor de las pasiones insu-
rrectas que no saben absolver ni perdonar. Frente a
las depredaciones y a los atropellos sin freno que
realize el gobierno colonial, el doctor Argilagos no
busca excusas: se ve en 6l al actor del gran drama,
cuyas heridas profundas sangran sin tregua, y que
no puede contemporizar. Para el historiador impar-
cial y sereno, el espafiol trat6 a Cuba como tratan
todos los colonizadores a sus colonies rebeldes; para
el doctor Argilagos,-soldado insurrecto, y pariente
de aquellas infortunadas mujeres, las Loret de Mola,
violadas y quemadas por la soldadesca,-el espafol
fu6 monstruoso y merecia odio eterno. Pero no es,
con todo, este odio santo, lo que mas enaltece al pa-
triota. Lo que lo agiganta es la pureza de su ideal,
la valentia de su alma y la generosidad de sus senti-
mientos humanitarios. De la pureza de su ideal fu6
prueba. plena la actitud del Dr. Argilagos, en la ce-
lebre entrevista de Ojo del Agua, y en la junta de
GuAimaro, cuando los jefes de la revoluci6n quisie-
ron imponer retrici-ii.ii-, a nus pr pi'r. decretgos.obre
la aboicilon de la esclavitud. Los mas ricos hacendados.
del center y der occldente de Cuba ofrecian dinero y
apoyo a la Revuelta, siempre que los revolucionarios

(3) Predicas insurrectas. "Biblioteca Cuba", de NMstor
Carbonell, Habana, 1916.









PROSAS SELECTAS

no tocaran las dotaciones de esclavos, y dejaran para
mis tarde todo tratado sobre la emancipaci6n de los
negros. Ante las necesidades del moment, y a pesar
de que la abolici6n de la esclavitud era ya un prin-
cipio establecido por el Decreto inicial de CUspedes,
confirmado por la Junta de Sibanici y por la Asam-
blea del Centro, y consagrado, en su articulo 24,
por la Constituci6n de Gudimaro,-el propio Pre-
sidente de la Repuiblica se hizo ahora paladin de las

"'ertr pasado por las armas todo el que sustraiga de
las fincs las otaciones de esclavos, an cuando sea
para incorporalas al Ej6rcitoLibertador". Contra
esta deplorable abjuraci6n,-que falseaba el espiri-
tu de la Rcvoluci6n y la perdia (tropas negras fue-
ron las tropas de la Guerra Grande)--s irgui6 deno-
dadamente el doctor Argilagos: neg6 a la insurrec-
ci6n el derecho de conservar ni defender la mis odio-
sa instituci6n del Despotismo; increp6 a CUspedes en
nombre de los jefes abolicionistas de Sibanicil; se pre-
sent6, en la Junta de Guaimaro, venciendo todas las
oposiciones, a reclamar acuerdos perentorios, y su
actuaci6n no termih6 sino con su arrest, decretado
per el Gobierno, que veia entonces peligrar yo no
s6 qu6 obscures intereses... Pero asi prob6 muchas
veces, con la pureza de su ideal, la valentia de su
alma, el doctor Argilagos. La habia probado ya, an-
tes de la guerra, en la propaganda sediciosa, con el
articulo provocador y el discurso acusatorio; la pro-
b6 en la acometida audaz y firme contra el adversario,
en el campo de la lucha, despubs de haber renuncia-
do a todos los bienes del hogar y la riqueza; continue
probdndolo, desde la emigraci6n, cuando ya viejo y









FRANCISCO R. ARGILAGOS


enfermo, enviaba a tres de sus hijos, uno tras otro,
al campo del combat, y afin se ofrecia para llevar
61 mismo los filtimos y mhs pequefios, "la tercera
generacidn-decia-que al fin harh morder el pol-
vo a los tiranos"... Pero este mismo hombre, sin
embargo, tan violentamente apasionado por la causa
de la Independencia, no fu6 nunca sanguinario. Nadie
le aventajaba en el odio contra el opresor, ni en la
firmeza de sus convicciones separatists; nadie le
super tampoco en humanidad ni en hidalguia de
sentimientos. No tan s6lo supo ser en todo caso un
midico, a la vez que un soldado, a la hora de la ba-
talla; no se limit a auxiliar, con id6nticos cuidados,
a todos los heridos, cualesquiera que fueran sus in-
signias; no fu6 s6lo el m6dico cubano, prisionero,
que salv6 la vida al sargento de Vergel, herido casi
mortalmente, en el pecho, por una bala mambisa. Fu6
tambi6n el abogado de los reos de muerte, empefiado
siempre en evitar efusiones de sangre entire los patrio-
tas. Fu6 quien, cuando el teniente insurrecto, escri-
tor y poeta camagiieyano, Salustio RomAn Arteaga
fu6 condenado a muerte "por haber intentado la de-
serci6n", corri6,-en los propios instances en que Ig-
nacio Agramonte urgia el "cfmplase" de la scnten-
cia-hasta donde estaba el General en Jefe Manuel
de Quesada, y que corri6 luego, ante la negative de
Quesada, a los hogares cubanos del cafetal de Ber-
nal, y volvi6 traydndole a Quesada las sfiplicas y las
ligrimas de las mujeres camagiieyanas,-para llegar
al fin, al campamento insurrecto, con la orden de per-
d6n, cuando Salustio estaba a punto de recibir la des-
carga. i Y esto lo hizo, por quien "intentaba la deser-
ci6n", aquel para quien nada era tan ignominioso










PROSAS SELECTAS iu

como abandonar a la Patria, en aquellas horas de
terrible agonia; lo hizo, por quien sentia la nostalgia
del logar abandonado y la madre enferma, quien, por
la Patria, habia sacrificado todos los afectos!... Cu-
ba tuvo, entire sus grandes hombres, muchas puras
conciencias y muchos corazones generosos. Ninguno
super, empero, los de este hombre extraordinario,
acaso porque, a la altura de su genio, era, sobre todo,
human, y cuando defendia los derechos de su pue-
blo, defendia en primer t6rmino los fueros de la espe-
cie, contra un d6spota inhumaneo".


IV


Sus verdaderos dias de prueba fueron, no obstante,
los de la Repfiblica. La Repfiblica victoriosa ha sido,
m~s afin que la Revoluci6n, la piedra de toque de
nuestros "grandes" caracteres. Apenas iniciada la
era republican, los antiguos soldados libertadores
comenzaron a abjurar, en masa, de los que debian
ser sus principios intangibles. Unos pusieron inme-
diatamente de relieve la loca sed de mando, otros el
ansia de lucro que sin duda les movi6 secretamente,
en los dias de la contienda. Los mis volvieron las
espaldas al pueblo, y sofiaron con el imperio de una
casta por sobre el de la multitud. Empezaron a agen-
ciarse por todos los medios, los unos, la riqueza que
les retribuyera los servicios prestados; los otros, el
predominio de una especie de aristocracia, como si
la sangre vertida por los heroes del pueblo no hu-
biera borrado todo privilegio y preeminencia de cas-









ZU FRANCISCO R. ARGILAGOS

tas. Don Francisco Argilagos fu6 de los pocos que
se mantuvieron, en la paz, consecuentes con sus ideas
del 68 y del 95; de los que siguieron pensando, como
entonces, que la Patria era un deber sagrado y no un
botin de guerra. Habia amado la causa de la Patria
con tal inmenso amor, que afn en la paz sigui6 odian-
do, "sin forjar disculpas", a los que la combatieron.
Habia tenido "el amor del pueblo", y continue go-
zando o sufriendo con cada hombre del pueblo, aquel
amor sin limits, como en losdias anteriores al 68
en que, ante la sociedad camagiieyana estupefacta,
y desafiando a la Guardia Civil que acab6 por arres-
tarlo, sentaba a su mesa a sus esclavos, o paseaba en
carroza abierta al violinist mulato Jos6 Tomas de
la Rosa y al poeta negro Juan Antonio Frias. Fu6 li-
beral, ideal y sinceramente liberal, y no medr6 a cos-
ta de la Repfblica; no exigi6 nada en pago de sus
invaluables servicios. Se apart, por el contrario, lle-
no de miedo y vergiienza, del horrendo festin repu-
blicano; y sali6 a la palestra, erguido como ante CUs-
pedes en Ojo del Agua, para acusar al Presidente
de "desleal a la causa de la democracia". Pudo decir
entonces, el patricio olvidado, al patricio encumbrado:
"Tfi afirmas que no hay ciudadanos porque tu pueblo
no te ama; pero persistes en conservar el poder, con-
tra el desamor de tu pueblo, y en eso faltas tui a todo
principio de ciudadania". Un hombre de tal especie
no podia menos que ver con asombro y terror, desde
el fondo de su alma, las terrible concupiscencias y
las ambiciones odiosas que mancharon los nombres
de los patriots, en la hora del mando civil y del dis-
frute politico. Enfermo de esa inmensa amargura mu-
ri6 don Francisco Argilagos. No pudo iluminar









PROSAS SELECTAS


sus ojos de agonizante ningin suefio de gloria. No
dejaba a sus hijos otra herencia que la de un nom-
bre puro (pequefia, muy pequeia herencia en nuestro
pequeiio pais). No veia sino peligros de aniquilamien-
to, fuerzas de dispersi6n y visperas de desastre, en
la vida de la Patria a la cual sacrifice cuanto tenia.
Debia contar con el olvido y la incompresi6n de todos,
por lo mismo que moria absolutamente pobre y casi
desconocido. Pero debi6 sucumbir sin 1grimas, no
s6o1 porque era un coraz6n indoblegable, sino por-
que hasta el filtimo instant pudo estar satisfecho
y orgulloso de si, y porque una conciencia honrada
y altiva sabe que, aun cuando descienda a lo descono-
cido, en realidad los caminos ascienden todos bajo
su plant, hacia la Inmortalidad.


V


Que es digno de la inmortalidad lo prueba has-
ta la saciedad, su obra. Ya los libros publicados de-
mostraron los m6ritos del panfletario, del propagan-
dista y del histori6grafo. Han podido ser apreciados
igualmente las dotes de su estilo. Este no es, desde lue-
go, el de un preciosista, pero en cambio posee estas
otras innegables cualidades: vehemencia, elocuencia,
espontaneidad. y correcci6n sintaxica e ideol6gica.
Se resienten a veces sus prosas, es cierto, del ardor
impaciente con que fueron creadas. Van en linea rec-
ta a su fin de protest, de conminaci6n o de afioranza
exasperada, y se pueblan de interjecciones, gritan y
se retuercen de angustia y de c6lera; se llenan lue-








FRANCISCO R. ARGILAGOS


go de ligrimas, y van arrastrAndose, como viudas
con las vestes desgarradas, o madres que han perdido
a sus hijos, o hijos que han visto profanadas las tum-
bas de sus mayors, y gritan, al borde de los sepulcros,
vociferaciones de venganza. Estos otros studios ame-
ricanistas, que, con el titulo de Prosas Selectas, ha
agrupado Rafael G. Argilagos, son ya distintos. Se
trata de una primera series de studios de igual in-
dole, en los cuales demostr6 el doctor Argilagos que
poseia extraordinaria competencia en materials de
lexicografia e historic americanas. El estilo se vuel-
ve mas conciso, pierde el brillo de las arenas y ad-
quiere la sobriedad clasica que conviene a las ex-
posiciones y a las investigaciones. La personalidad
literaria del doctor Argilagos adquiere en estas obras
gigantescas proporciones. El lexic6grafo y el his-
tori6grafo resultan de tal suerte documentados, tan
sabios y tan seguros sobre cuestiones que no habian
sido estudiadas antes, que causan verdadero asombro,
si se piensa en el desasosiego y en la actividad cons-
tante del patriota; y que asombran much mas ani
si se sabe que el doctor Argilagos era, ademds, un
m6dico, y un medico que se habia distinguido por su
pericia y por las investigaciones practicadas, en una
especialidad tan important como la oculistica. Con
todo eso, la obra americanista del doctor Argilagos
fu6 amplisima. A esta primera series de studios que
hoy aparecen en volume, habrAn de seguir mas tarde
otros studios tan importantes como: "Gramr tica y
Diccionario Poligloto de la Lengua Guajira. (Estudio
Etnogrifico, Filol6gico y Arqueol6gico de los Indios
Guajiros de Colombia y Venezuela) ; "Sin6psis Gra-
matical y L6xico Poligloto de la Lengua Aruaca";









PROSAS SELECTS


"Teogonia de los Primitivos de Haiti"; "Arte y
Vocabulario Cuna de la Lengua de los Indios del Da-
rien Antiguo y Moderno"; "CerAmica Precolombia-
na. (Bosquejo etnogrJfico y de arqueologia precolom-
biana. Barro, Metal, Piedra, Hueso y Madera). A
esta lista hay que afiadir los titulos de dos libros im-
portantisimos: "Provincialismos, americanismos, vo-
ces hibridas" y "Reparos al Diccionario de la Aca-
demia sobre la Flora y Fauna de Amirica"... Se-
mejante obra, vasta y trascendente (1) (una parte
de la eual apareci6, en opfisculos, durante la larga
estancia del doctor Argilagos en Colombia) es la me-
jor ejecutoria intellectual del grande hombre. Des-
pu&s de los panfletos de guerra que vibraban, como
clarines, a travys de la America libre, conminando
a las conciencias para que acudieran. en auxilio del
filtimo pueblo esclavo del Continente, el doctor Ar-
gilagos consagr6 sus actividades a desentrafiar los
secretes de la lengua y de la historic aborigenes. Es
perennemente un insurrecto que, en la tregua for-
zada, reposa afiorando y honrando a las razas aut6c-
tonas, a los duefios del suelo, y que junto a los alta-
res destruidos, al exhumar los vasos sagrados y los
impasibles fetiches, al reconstruir los canticos de los
pueblos extinguidos, afirmaba el afin de independen-
cia y juraba la fe de libertad de las razas nuevas,
duefias del suelo conquistado s61o al precio de la san-
grc que vertieran por librarlo de sus conquistadores.


(1) Las obras del doctor Argilagos ascienden a treinta,
entire opisculos y libros; yo no cito sino las de mayor alcance
cientifico, hist6rico y literario.









FRANCISCO R. ARGILAGOS


VI


Yo he insinuado algo sobre los miritos cientificos
del doctor Francisco R. Argilagos, y no serian com-
pletos estos pirrafos si no consignara siquiera una
breve noticia acerca de la faena cientifica que rea-
liz6 aquel hombre exceptional. Objeto' principal de
sus dedicaciones fueron la oftalmologia y las enfer-
medades de la vista en general. A esas materials con-
sagr6 valiosas monografias, a partir de su c6lebre.
"Discours d'apperture", pronunciado ante la "So-
ciedad Internacional de Oftalmologia" reunida -en
Paris en 1860. En ese mismo afio, y en el siguiente,
public various opfisculos: "Sur un noveau moyen de
,corriger 1'inflrence facheuse que la lumiere exerce
:sur les yeux soumis a 1'examen ophtalmoscopique";
II) "Rupture de la sclerotique, par contre-coup, et
ptosis traumatique"; III) "Classification des mala-
dies internes de 1'6eil; IV) "Ophthalmoscopie Phy-
siologique". Sobre otras cuestiones medicas que tam-
-bin merecieron su atenci6n, pueden ser recordados
otros tres folletos notables: "Sobre la ataxia locomo-
triz", "Sobre la eclampsia obst6trica" (tesis para
el Doctorado) y "Recopilaci6n de casos notables de
Cirugia"... Hombre de ciencia, el doctor Argilagos
no descans6 un instant en sus investigaciones: qui-
so dejar huellas de su esfuerzo, y escogi6 una espe-
cialidad en la cual se hizo de una autoridad innega-
ble. Hoy todavia, merece ser estudiado, y su obra pue-
de servir de guia a los modernos. No puede ser ol-
vidado. Cada dia con mis fe, acudirin a su obra, los









PROSAS SELECTAS


quo deseen aprender, y el doctor Argilagos les ense-
fiari la mks dificil ensefianza, aquella en la que, sin
embargo, 61 fue un maestro sin igual: los ensefiarh
a estudiar.


VII


No hay elogio para tal hombre. El doctor Francis-
co R. Argilagos perteneci6 a una casta humana para
la que no hay retribuci6n possible. Fue de aquellos
quo no saben conquistar los triunfos que para el em-
bustero, el audaz, el charlatan y el reptil, son tan f-
ciles. No sabia deslumbrar; no sabia medrar. Sabia en
cambio trabajar sin reclamos, sofiar en silencio y amar
sin egoismo. Se interesaba por el bien de los otros
mis que por el bien de si mismo: estaba previamente
condenado a la ingratitud y al olvido. No pregonaba
sus merecimientos: tenia que ser desconocido, a pe-
sar de sus triunfos alcanzados en los mejores circulos.
Era un pr6cer y un patriarca inmaculado; no pen-
s6 nunca que merecia todo de la Patria, sino que todo
lo debia a la Patria: tuvo que serle negada toda re-
compensa. No ndul6 a los que mandan, sino que,
por el contrario, denunci6 sus vicios ante la concien-
cia pfiblica. Prefiri6 ser amigo de los humildes, con-
suelo de los afligidos, abogado de los perseguidos,
padre de los desheredados: debi6 ser perseguido, afli-
gido y desheredado. Con esta especie de hombres la
sociedad suele ser tan absurda e inicuamente injusta,
que toda reparaci6n p6stuma, incluso los homenajes
pfiblicos y las efigies en marmol o bronce, resultan









FRANCISCO R. ARGILAGOS


luego casi sarcsticos. A estos hombres que han vali-
do tanto y para los cuales su pueblo ha sido tan in-
justo, casi es mejor adorarlos en silencio, recordarlos
discretamente, y alejar de ellos las reparaciones tu-
multuosas que les harian sonreir, desde su gloria,
amargamente. El unico homenaje verdaderamente dig-
no del hombre ilustre, del caballero sin tacha, es este
que Rafael G. Argilagos le dispensa, 6ste al cual yo
contribuyo ahora con todo el entusiasmo de mi espi-
ritu: el de revelar la obra, el de asegurar, contra el
tiempo y el olvido, la labor magnifica. Rica de si
misma, cargada de sus m6ritos incontrovertibles, pe-
renne y altiva, la obra sera el mas puro monument
que perpetfe la memorial del gran desaparecido: ella
ser6 su estatua y su epitafio. Un dia acudiremos, los
hombres de la nueva generaci6n, precedidos por el
hijo insuperable, por Rafael, que ha sabido ser tan
honrado, tan fiel y tan comprensivo, y dejaremos caer
unas cuantas rosas frescas sobre la tumba del grande
hombre, sin discursos y sin frases. Aquella ofrenda
muda sera la Reparaci6n, much mis significativa
por callada y por consciente, que todas las reparacio-
nes de vano estruendo y de falsia official. Reverencia-
remos entonces, no inicamente al intellectual ilustre
y al gran investigator: reverenciaremos muy espe-
cialmente al patriota que jamis abjur6 de sus cre-
dos, y que di6 a la Patria cuanto tenia, sin pedir ni
obtener jams cosa alguna a cambio; que se conserve
puro y abnegado, como en los dias alucinados del gri-
to de guerra, durante los otros dias en que todos, los
mAs altos y los mas humildes, caian y abjuraban. Re-
verenciaremos muy especialmente,-nosotros los que
sofiamos con un Partido Liberal cubano, fuerte de









PROSAS SELECTAS 27

ideales e invencible de sanos prop6sitos democr~ti-
cos,-al hombre de Partido que no claudic6 nunca, y-
que era en si mismo un program y una bandera
insospechables. Cuando centenares de falsos idolos.
habrAn caido; cuando muchos dioses vergonzantes ha-
bran desaparecido, quedara erguido este idolo nues-
tro, sobre las cabezas de las multitudes sin nombre.
Y a las generaciones que vendrAn les mostraremos
nosotros, jueces irrecusables del pasado, el pensamien-
to y la vida de este hombre, como una de aquellas vi-
das y de aquellos pensamientos en los que debe apren-
der sus ideas y sus virtudes el Futuro.

JosE MANUEL POVEDA-

Habana, 1918.





















LA LENGUA CASTELLANA EN
AMERICA Y ESPARA

Gloria de todos es conservar
ese lenguaje castellano que ha
sido llamado puro como el oro,
sonoro como la plata.
ANGEL LASSO DE' LA VEGA.


I


QuizAs est6n bien fundados los que no temen que
la lengua castellana degenere en Am6rica a pesar de
las valiosas obras literarias encaminadas por sus au-
tores a demostrar hasta qu6 punto la desfiguran, unos
por vanidad, otros por indisciplina y los mfs por fal-
ta de cultural.
Acerca de esto uiltimo, abundan, en realidad, tan-
tas pruebas en la Am6rica latina, que a fuerza de ser
comunes, no hay necesidad de insistir much en de-
mostrarlo. Pero antes de formular critics acerbas,
debe tenerse en cuenta, no s6lo,-en los a veces insu-
perables organismos gramaticales de la lengua-, la









FRANCISCO R. ARGILAGOS


variedad de sus aplicaciones, su admirable y delicada
trama y los heterogeneos elements que entran en su
composici6n, (por lo que no es tan ficil dominarla sin
especiales studios, que no siempre es possible rea-
lizar) sino al propio tiempo las influencias del habla
en la forma que en el siglo XV nos la trajeron los
primeros castellanos; las que ejercieran las diversas
lenguas propias de los pueblos que encontraron en
las tierras que descubrian, conquistaban y coloniza-
ron; el entusiasmo y modo de expresar los sentimientos
de admiraci6n que les inspiraban las nuevas cosas
que por el nuevo mundo se les presentaban; y mis
tarde, y gradualmente, las modificaciones del tiempo
en las ideas, usos y costumbres, las atracciones de la
civilizaci6n y las necesidades y avideces del comercio
con extranjeras nacionalidades. TUngase todo esto en
cuenta, repetimos, y facil ha de ser explicarse de
cuanto han podido ser capaces, en sentido desfavo-
rable, aquellos tan encontrados elements.
Sin embargo, y bien pesadas estas circunstancias,
mais que admirable es la solidez de nuestra habla
*en resistir, como lo ha hecho en estos cuatrocientos
afios de duras pruebas, las violencias de esas causes
trastornadoras y afin corruptoras a que ninguna otra
de las lenguas vivas se ha visto expuesta, y se com-
prender6 una vez mfs, que hay justificados motives
para confiar en su inalterabilidad y firmeza, y de
que la salvarin de los peligros que puedan amena-
zarla, no s6lo lo vigoroso de su misma naturaleza,
sino a un tiempo, lo much que han de hacer en bene-
ficio de ella, las grandes mentalidades americanas lla-
madas a cuidar de su ing6nito esplendor.
Y no ha de bastardearse, porque contra estos temo-









PROSAS SELECTAS


res de gabinete, segin la mas o menos grifica expre-
:si6n de alguno, estarin siempre vigilantes en America,
la escuela con sus diarias ensefianzas, el libro con su
doctrine, el peri6dico con su clamoreo, la tribune con
sus depuradas expansiones, y la cAtedra sagrada con
su dulce y persuasive elocuencia. Gracias a estos es-
fuerzos combinados y gracias a los infinitos atractivos
de que vienen rodeados unos y otros, se impedirA efi-
cazmente que degeneren las sociedades en sus mani-
festaciones intelectuales, y se lograrA que nuestras
letras y el lenguaje correspondan a lo que debe espe-
rarse de pueblos cultos y de costumbres esmeradas.
A la sombra de indisputables excelencias han venido
creciendo, desde hace cuatro siglos, nuestros pueblos,
en dignidad y heroismo, y la filosofia, las ciencias,
las artes y la poesia han sido glorioso timbre de honor
para sus cultivadores, y a la vez, para el privilegia-
do suelo que pr6digo los inspirara.
i CuAn infundados, pues, los que extremando sus
respetos por la lengua, agrandan en su espiritu el
temor de que andando el tiempo, pueda degenerar
en un dialecto que remedara en el occidente o nuevo
mundo, el que por el oriented hablan los "israelitas
de Turquia y del Asia Menor", o como mas severa-
mente lo significaron aquellas palabras con que in-
form6 la docta Comisi6n, a la Real Academia de la
Lengua, en Madrid, de que "a su juicio hay grave
riesgo de que si pronto, muy pronto, no se acude al
reparo y defense del idioma castellano en las aparta-
das regions americanas, llegarA la lengua, en ellas,
como en nuestra patria, a bastardearse de manera
que no se d6 para tan grave dafio remedio alguno."
Exagerada informaci6n y temores, repetimos, por-









FRANCISCO R. ARGILAGOS


que alli en la misma Espafia ha sucedido, y afin hoy
se observa igual 'fen6meno lingiiistico, sin que por
ello haya decaido nuestra lengua, en hermosura, en
encanto y en fluidez.
SAbese en efecto, que la historic de las letras en
Europa present durante la edad media, la singulari-
dad de que hablindose por una parte de ella dos len-
guas, resultaron tambi6n dos literaturas distintas y
notables, la una por sus amaneramientos, cultural y
clasicismo, y la otra, como hija del pueblo, por su
aspereza, familiaridad y abandon propios de la cla-
se indocta de que provenia, e impropia muchas veces,
hasta del asunto que en sus romances cantaba.
Apesar de todo, ambas tuvieron su prestigio (mu-
chisimo mayor andando el tiempo) no habiendo po-
dido influir en su descrdito, la distinta aplicaci6n
y significado de ciertas voces de que se valia la mis
humilde de las dos, y a la que le cupo en suerte,
por el contrario, conquistar el puesto de hist6rica y
national, en vez del vulgar y despreciable a que pare-
cia estaba destinada.
Mas, como no es prudent adormecerse en aquella
confianza y vitalidad, ni regocijarnos' prematuramen-
te por el bienestar que manifiesta nuestra lengua al
escucharla erudita, galana y vigorosa en boca del
preceptor y del tribune, en el libro y el peri6dico,
valga volver la vista hacia el comfin de la gente que,
por su posici6n social humilde, no est6 en condicio-
nes favorables para impedir que los cambios con
que trastorna la frase y el vocablo al fin sean de
tanta trascendencia, que bien merezca se le critique
y haga necesario se le corrija; y asi, que por falta de
conocimientos propios, no enmarafie, ni desfigure esta









PROSAS SELECTS


hermosa lengua, la cariiosa trasmisora de los mis
puros y dclicados afectos de su coraz6n.
De aqui, que siempre se han de tener como invalo-
rables los studios que en este sentido vienen hacien-
do por America escritores distinguidos, a cuya plu-
ma se deben obras tan meritisimas, como los Apuntes
para un Catclogo razonado de las palabras mejica-
nas, introducidas al Castellano, por Eufemio Mendo-
za; el Diccionario de Chilenismos, de Zorobabel Ro-
driguez y los Reparos at Diccionario de Chilenismos,
de Fidelio P. del Salar; el Calepino Chileno-hispano,
del P. Febres; el Diccionario de Voces y Frases Cu-
banas de D. Esteban Pichardo; los Origenes del Len-
guaje criollo, por D. Juan Ignacio de Armas; las
Apuntaciones Criiicas sobre el lenguaje Bogotano,
por Rufino J. Cuervo; la Sintesis del Lenguaje Po-
pular Zuliano, por C. Oquendo; las Apuntaciones pa-
ra la critical sobre el Lenguaje Maracaibero, por Jos6
Miguel Macias; el Catdlogo de errors del lenguaje,
por Pedro F. Cevallos, fundador de la Academia
Ecuatoriana y correspondiente de la Real Espafiola
etc., y por el tenor, los interesantes studios filos6ficos
y escritos sueltos publicados en Colombia por autori-
dades literarias como D. Rafael Maria Merchan, Uri-
be Angel, Izaza, Restrepo, Aguilar, Angel Cuervo y
otras eminentes personalidades en las diversas re-
pdblicas sur americanas.
En esas obras, pacientes recopilaciones de voces
hibridas, provincialismos, idiotismos, corruptelas y
americanismos originales, no s61o muestran sus auto-
res las incorrecciones en que incurre el pueblo por su
incipiencia, sino lo que es mas laudable ain, el acier-
t~ e interns con que se ensefian, corrigen y rectifican








FRANCISCO R. ARGILAGOS


aquellos, dindoles ya digerido y de ficil aprendizaje,
lo que de otro modo le fuera penoso, si no impossible,
.prender provechosamente.
Vulgarizados, pues, de este modo los m6todos, y
vencidas con agradable y facil estilo las arideces, mo-
notonias y severidades de las reglas gramaticales, que
han sido siempre escollo y r6mora para el mejor y
mas pronto conocimiento de la lengua, fuerza es con-
fesar que puestas sus bellezas al alcance de todos, han
de resultar indudablemente cambios mas bien favo-
rables, que no adversos, a la mejor conservaci6n y
robustez de la lengua en estas apartadas regions ame-
ricanas. Y quizfs no corre ella los mismos riesgos a que
ain hoy se hall expuesta en Espafia, dada la diver-
sidad de lenguajes propios al mosaico abigarrado de
sus provincias, y de los que recibe, de grado o por
fuerza, infinidad de vocablos que acepta la lengua ge-
neral, corriendo parejas con los mAs usuales de- estos
giros gramaticales, no siempre conformes con la doc-
trina acad6mica, ni con los principios adecuados a su
mfs ilustrada lexicografia: agr6guense a estos inconve-
nientes, el olvido de esas voces que desecha el uso y
conservamos por America con su primitive gallardia,
y asi mismo las que desautoriza la Academia arro-
jdndolas luego, indiferente, con injustificable severi-
dad, y, sea licito manifestar, que relativamente, menos
riesgo corre la lengua castellana de desnivelarse o de
aplebeyarse en la America latina, toda ella, puede
decirse, una sola provincia, que en Espafia.
Ya lo dijo cierto respectable miembro de la Real
Academia de Madrid,-''diez y seis provincias por lo
menos de Espaila, usan un idioma vulgar que no es el
castellano."









PROSAS SELECTAS


Aparte, pues, de ser de todos conocido, que en acha-
ques cientificos, literarios y filos6ficos, el lenguaje
en America es uniform hasta en sus mks intimos
detalles, como el mas depurado y castizo de la naci6n
espafiola, y alli estan, para no ser desmentidos, la infi-
nidad de obras didActicas, oraciones tribunicias y
lucubraciones, en todos los ramos del saber human,
producidas desde principios de este maravilloso siglo
XIX; aparte de estas conquistas, repetimos, veamos,
sin embargo, de que modo las classes iletradas, y ain
las mas inferiores, han venido usando la lengua cas-
tellana, de qu6 modo la han amoldado a sus inspira-
ciones desfigurando sus vocablos, tergiversando su sig-
nificado e injertAndole a veces, sin intenci6n, palabras
que la necesidad o la tradici6n han venido apropiin-
doselas y conservando, y son tomadas gen6ricamen-
te de las varias lenguas predominantes entire los gran-
des pueblos Azteca, Quichua, Muisca y Caribe-Guara-
ni del Este de la America.
Comenzando, pues, por la mks septentrional de
nuestras mks grandes nacionalidades, la Repfiblica
de Mejieo, advibrtese en seguida que es usual por
alli, segfin Aguilar, el llamar niiia a la seiiora, y con
esta palabra a la mujer del pueblo: que ollita y cuar-
tilla, son olleta y cuartillo: que confidence, es el sofa:
logro, usura: blanquillo, huevo: plagiar, robarse las
personas: que quedarse en el balc6n, equivale a no
casarse: que los parches usados en las sienes, son chi-
qucadores: que borrego, boneta, cacariso y violent,
son ovejo, sombrerito, picoso y apurado: que un
gomoso, es un perdulario: un puro, un liberal y un
mocho, un conservador.
Figuran entire las voces procedentes de la lengua









FRANCISCO R. ARGILAGOS


primitive, americanismos o "nahualismos," y ha to-
mado la Academia para su select Diccionario, quizas
con demasiada prodigalidad: acal, aguacate, amate,
atole, cacahuate, cacaxtle, cacle, cidracayote, coate,
comal, copina, coyote, chayote, chicozapote, ejote, elo-
te, jalapa, jicara, mecapal, mecate, metate, mezcal,
mole, ocozol, petaca, petate, popote, pulque, quetzale,
tamal, tanante, tecali, tepezquintle taco, tlazole, to-
toloque, zapote, zopilote.
Aim queda un centenar mAs, de uso diario en M&-
jico, y no consigna el Diccionario de la Academia. ta-
les como acajete, escudilla: acocil, cangrejo de rio:
aguate, espina: amol, amole, jab6n vejetal: apazte,
lebrillo: ayo, tortuga, aguador: coc6l, cosa flaca y seca:
ccoonete, hijo, nifio: colote, granero: cuapinole, ase-
rrin: chiche, las mamilas: chichigua, nodriza: chi-
maca, yerba rastrera, cabeza con pelo hirsuto: chi-
naca, desnudo, termino burlesco: chipote, chich6n:
chochocal, cantaro: equipal, asiento: guafe, tonto:
huipilli, camisa: hule, la goma elastica: itacate, bas-
timento: ixtle cuerda delgada de pita, la pita en
grefia: jaljale, arena: jala, arenal: jiote, empeine
(herpes) : jocoyote, el benjamin de la familiar: molon-
co, cosa molida y seca: oyamel, abeto: quimil y tamba-
che, lio de ropa: soquite, lodo, barro: yetla, tabacal:
zacute, paja: zotol y zoyale, especie de palma: todo
lo cual es apenas una minima part de lo que pudie-
ra anotarse en el lenguaje familiar de aquella repfi-
blica. VWase, entire otros, el Cat(logo de Voces Meji-
canas introducidas al castellano, por Eufemio Men-
doza.
Pasando ahora a la grande Antilla, Cuba, encuBn-
trAnse, segfin D. Antonio Pichardo, entire el inmenso









PROSAS SELECTAS


nfimero de provincialismos y americanismos en boga
alli, las voces anticuadas y las corruptelas siguien-
tes: abajar, abajarse, por bajar: abosarse, por abo-
carse: abracar, por abarcar: algedrez y alvellana, por
ajedrez y avellana: apearse, por hospedarse: apriesa,
por aprisa: arrempujar, por empujar: baratez, por
baratura: bravo, por bravio: bujero, por agujero:
cabresto, por cabestro: ceremil, por celemin: clin,
por crin: culeco, por clueco: chicharra, por cigarra:
chincha, por chinche: chupar, por fumar tabaco: de-
lantal, por devantal: desgonsar, por desgoznar: empo-
lla, por ampolla: enrizar, enridar (ant.) por' rizar:
garnate, por gaznate: guargiiero, por gargiiero: her-
ver, por hervir: ijar, por ijada: indiferiencia, por
indiferencia: jenjibre, por ajenjibre: lamber, por la-
mer: lucho, por ducho: madastra, por madrastra:
nunca, por nuca: padrasto, por padrastro: pantufa,
por pantuflo, fla: Pedro Grullo, por Pero Grullo: re-
jendija, ricacho, por rehendija, ricazo: sonso, tanque,
turr6n, por zonzo, estanque, terr6n: yelo, zambullir,
por hielo, zabullir...
Entre las voces yucayas, siboney, o como decimos
hoy, antillanas, pueden citarse abuje, insecto: asuba,
zapote: aguara, eminencia montafosa: guanaba, ave:
guandbana, fruta: gu6sima, Arbol: jtcaro, arbol de
madera dura: jagua, Arbol frutal silvestre: baracutey,
lo que es finico, persona o ave: jagiiey, Arbol: yarey,
palma: curujey, vejetal, parasito: guayaba, arbol fru-
tal silvestre: macagua, Arbol: guama y guamd, veje-
tales:, tibisi, arbusto: jiqui, arbol de madera recia
y resinosa: sigua, calizo: itabo, pequefio dep6sito de
agua dulce: yuca, el vejetal dom6stico, Manihot uti-
lisima: icaco, Arbol frutal: caney, casa de paja: Cau-









FRANCISCO R. ARGILAGOS


nao, Sasa, Jatibonico, nombres de rio: guaniquinaje,
perro mudo: jutia, el roedor Capromys de Poey: gua-
ni, el chupaflor: guacamaya, el papagayo: camao,
paloma silvestre: siguaraya, arbusto: giiira, el arbol
Crescentia cujete: caimito, arbol y fruta: maboa, ma-
ca, gudn, o macagua, yaya, ateje, copey, jique, gua-
cacoa, guatapand, jata jobo, manaji, mije, yaruma
o yagruma, nombres de arboles y arbustos: caona,
oro: cohiba o cojiba, el tabaco: areito y guaracha, can-
tares indios: batey, patio de las fincas rurales, y asi
otras muchas voces comunes en general a las Islas de
Cuba, Santo Domingo y Puerto Rico.
Por las repfiblicas de Centro America circulan en
el trato familiar de cada pais, asi en Guatemala co-
mo en San Salvador, Nicaragua, Honduras y Costa
Rica, entire otras tata y nana, por padre y madre:
capotera, por percha: (capotero, en castellano, el que
hace capotes): quinqug, por lmpara: tarantines, por
chismes, trastos: parejas, por carrera de caballos:
volantin, por volatin, nuestro maromero, comin por
varias parties de America: platicar, por conversar:
guaro, por aguardiente: petate, por estera: chompipe,
por pavo, y tambi6n, jolote y giiegiiecho: chucho,
por perro: mecate, por ico: zacate, por hierba: guaca
y jigiiera, por totuma, jicara: tol, por bangafio: huya,
por garrocha: calabozo y cuma, por machete de tra-
bajo: piochea, por pico de trabajo: giiicoy y pepian,
por auyama amarilla o calabaza: manco, es mocho:
culo, sin dedo: sonto, sin orejas: holco, sin dientes:
sarco, ojos azules: curcucho, jorobado: chichuite, ca-
nasto: trucha, perro rab6n: tunco y chancho, el cerdo i
ambarca, cotiza: chele, el hombre blanco: peche, el
individuo flaco: shashaco, picoso: nacatamal, por pas-









PROSAS SELECTAS


tel: dulce, por panela: tiluite, mantener en tirantez
chapin, es cojo: charra, el sombrero de ala grande
pantufa, la chinela o sea pantuflo: centro, el chaleco:
tijera y catre, la cama de viento: aguador, lejlador,
por aguatero, lefiatero: chunero, por aprendiz de alba-
fil: charro, sombrero calaiis: bolero, sombrero de
pelo: acial, chilio y perrero, por litigo: caite, la co-
tiza: poncho, por ruana: caucho, por hule: chile, por
aji: caj6n, por ataud: tumbos, las olas del mar: es-
cudilla, la taza: matate, mochila: aparejo, la enjal-
ma: sunza, es mamey: chico, por nispero: clota, maiz
nuevo: milpa, maizal: doblador, es el capullo de
maiz: chilote, por mazorca: pishton, arepa: tortilla,
la arepa delgada: tibano, el b'ollo grande de maiz:
paterna y guaba, por guayaba: bolo, borracho: ba-
rrilete, por el cometa: garrafa, botella fina de vi-
drio: pinol, chocolate de maiz: morenga, por morci-
lla: tartajo, por gago: giiegiiecho, el coto: cuucau,
es chistoso...
De Colombia se conocen por muy comunes, entire
otras muchas corruptelas y locuciones viciosas:
abra, por hoja de una puerta: aborlonar, acanillar:
ajonjear, que es mimar: achucutarse, por acoquinar-
se: afrijolar, asegurar, dar: achicar, amarrar: alto-
zano, el atrio: a ojos vistos, por a ojos vistas: arrebia-
tar, por rabiatar: azucarera, por azucarero: ardita,
por ardilla: bebeco, albino: blancuzco, por blanquiz-
co: bola, betin: borona, migaja: bogar, por empinarse
un trago: bimbo, es pavo: bravo, a, es arrojado: ca,
cho, por cuerno y tambi6n embuste: colunga, por
perro chino: calzonarias, los tirantes: chocolo, mazor-
ca de maiz tierno: chumbe, cord6n, faja que se usa a
la cintura: cansera, es perder el tiempo en vanos









FRANCISCO R. ARGILAGOS


esfuerzos: cipote, bobo, zonzo: crujida, pasar trabajos:
chamba, zanja: choto, bruto: cuyabra, como banga-
fia: chapa, cerradura: carol, bandeja: chapalear, por
chapotear: chircal, por tejar: chinbila, murci6lago:
desarrajar, por descerrajar: dintel, por umbral: chi-
caro, por bravio: empecinarse, por encapricharse:
encocorar, por fastidiar: estantillo, por poste, horc6n:
empavonar, por untar: enjaguar, por enjuagar: es-
pelma, por esperma: escurana, por oscuridad: fregar,
por molestar: garlero, chismoso: gamuza, por choco-
late de maiz molido y dulce: guancho, el hijo exp6si-
to: ingrimo, en grima: joto, lio, bulto: jagua,. arena
ferruginosa que se obtiene del lavado de las que con-
tienen oro corrido: locho, por rubio: nadie de su fa-
milia, por ninguno de su familiar: i'tl.'iiro, individuo
mestizo: iapa, adehala: ory verd, por ahora verh:
popocho, repleto: saporro, rechoncho: santuario, por
tesoro escondido: temdtico, por encaprichado: tibante,
altanero: tuso, por picoso: en un tilin, por en un tris:
toc6n, por rab6n: tuturuto, por lelo: uidn, por la-
dr6n: vara de premio, por cucafia...
Por Venezuela, son mis o menos comunes: guanapa,
heredad de campo: corumo, el zamuro, gallinazo:
giiere, gusano de mosca, de. origen Cumanogato, se-
gin Aristides Rojas. De procedencia Tamanaca:
papaya, la lechosa (Carica) : caraota, cierta judia:
auyama, calabaza, fruto de la calabacera: guacharaca,
ave: tucuso, el colibri: oripopo, la lirena: carraquero,
el ave martin pescador: paraulata, la parguarata de
Colombia, el sinsonte de M6jico y Anitillas: caimoni,
plant: tuqueque, lagarto, por otro nombre guaricon-
go: guaco, especie de garza: chiga y chigo, vegetal:
chigal, lugar abundante de chigas...









PROSAS SELECTAS


Del Ecuador, son: pichanga, la escoba: mate y mati,
taza de calabaza: cucho, rinc6n: caapia, maiz: ca-
llana, tiesto: tracalada, muchedumbre, por matraca-
lada: chuznieto, hijo de viznieto: choclo, mazorca de
maiz verde, que es tambien voz del Uruguay.
De "modismos y disparates", como dice Cuervo,
comunes a Buenos Aires y Colombia, 6yense: guacho,
hu4rfano de padre: pucho, sin valor: cernidor, por
cernedor: chapalear, pisotear en el fango, y es tam-
bien voz usual por Cuba y Antillas...
De Chile, son: mate, por totuma: matecito por ca-
labacito: charqui, care salada: chasqui, correo: lau-
cha, rat6n: pericote, rata: sapatia, por chinela: cua-
dra, por zaguin: asera, sardinel, quicio: guasca, l1-
tigo: callana, tiesto: champear, arrancar: champa,
el cesped: quifio, agujerear: chupe, puchero de care
y papas: descuajeringador, que es desvencijado: em-
pecinarse, empefiarse con tes6n: chamuza, cafa sil-
vestre: poncho, la ruana: cernidor, por cernedor:
como en Colombia y las Antillas.
Por el Peri, y del Quichua: palta, aguacate, chan-
caca, panela: guata, barriga: sapayo, auyama: arra-
cacha, el vegetal, bulbo alimenticio: cancha, sarna:
chulco, acedera: chupe, caldo de papas y care maja-
da: guando, camilla: guasca, cuerda: mute, maiz
pelado y cocido con papas: parihuara, el flamenco:
huachi, flecha: candor, ave...
De Nicaragua: Ahue, por hola, mira: chircagra,
tabaco de olor y gusto fuerte: chinampa, lo que por
M6jico "jardines flotantes de los lagos de Tezcuco
y de Chalco": cholo, el indio: y asi por Costa Rica,
guapil, mellizo: por M6jico, cuate: por el Salvador,
guate: huacamol, como guacamol, ensalada de agua-









FRANCISCO R. ARGILAGOS


cate, pifia, care cocinada, hojas de ciruela... y asi
por Centro Am6rica: por Cuba, guacamola. Quetzal,
el ave predilecta de ioctezuma, los indios de Borue-
ca, al S. O. de Costa Rica, lo Hlaman tsaj tsaj y cuyos
pocos ejemplos son mas que suficientes para dar una
idea complete de lo alejado que van del tipo primi-
tivo castellano en su sintdxis y ortografia, y de igual
modo los modismos, corruptelas y neologismos pro-
pios a cada uno de los lugares citados, y para demos-
trar que son siempre inagotables las fuentes de don-
de el pueblo toma las formas comunes de su lenguaje
familiar, que aunque proliferas, permanecen sin in-
fluencia sobre las manifestaciones puras y elegantes
de la lengua conquistador, y por cuya raz6n nunca
hemos temido de su suerte future, apesar de los mu-
chos trastornos e injertos con que puedan estropear-
la las classes inferiores. Pero no sucede esto mismo
en Francia y Alemania donde tan divulgada esta
la instrucci6n? LA qu6 finjir temores, ni hilvanar
declamatorias y lacrimosas hipocresias? I Es qu6 se
tiene poca fe en las ensefianzas de la escuela? Se
teme que de la c&tedra, del parlamento, y de la tribu-
na sagrada, de las altas regions de las ciencias y de
las letras, desciendan la elocuencia y las claridades de
la palabra purificada y persuasive, a las tinieblas
de la barbaric de siglos que no importa, ni siquie-
ra recorder? Temores vanos! Dia no pasa sin que
de la prensa latino-americana no surjan obras tan
notables, que dejen de merecer muchas de ellas elo-
gio tan cumplido como el que iltimamente han for-
mulado exigentes critics peninsulares, sobre la ll-
tima obra de Juan Montalvo, titulada Capitulos que
se le olvidaron a Cervantes, con estas palabras de









PROSAS SELECTAS 43-

Nifiez de Arce, que estima ser ese libro,-"un libro-
escrito en la prosa castellana mis elegant, noble,
pura y numerosa que se ha compuesto en el siglo
XIX, y que fuera injusticia inmerecida el negar-
le puesto preferente y conspicuo en la literature
espafiola de ambos hemisferios."
Y sobrarian abrumadoramente las pruebas con que-
poder demostrar la inalterabilidad, el vigor y la ex-
huberante lozania de la lengua castellana por Am--
rica; pero nos concretaremos ya a Espafia, entrando.
de lleno en la segunda parte de este trabajo.























....peor castellano se habla por
el pueblo de cualquier provincial
de Espafia, que por los descen-
dientes de espafioles en cual-
quier region hispano-americana..
NMSTOR PONCE DE LE6N.


Ffcil es demostrar, que lo que por estas apartadas
regions americanas es una amenaza, alli en Espafia
es un hecho dolorosamente consumado, y que obede-
ce a fuerzas de un orden tan superior, que no basta-
rAn en ningin tiempo a neutralizarlas ni la l6gica
several del legislator, ni la argumentaci6n reparadora
de la filosofia, ni la autoridad de sabios y clAsicos
eminentes.
Y para comprenderlo basta con estudiar los elemen-
tos de mas ilustraci6n de la peninsula, y por otra
parte los dialectos, y los vicios sintacticos y ortogra-
ficos mks comunes de la poblaci6n de Espafia, para
comprender que sus organismos provinciales estAn su-
jetos en su existencia, a una ley, que como todas las
que se trasmiten por herencia, estin fuera del alcan-
ce human y de la labor poderosa de los tiempos.









FRANCISCO R. ARGILAGOS


En realidad, tras una simple ojeada por la misma
capital, Madrid, coraz6n y cabeza del pueblo espafol,
donde dia por dia suena la sentenciosa voz de sus
mejores hablistas en los parlamentos, en la prensa,
en el teatro, en el pfilpito y en las Academias y Ate-
neos, hasta sus mAs apartados centros de poblaci6n,
no serd fAcil disimular la sorpresa que ha de causar-
le, afin al menos impressionable en achaques filol6gi-
cos, el "escuchar, como dice Canalejas, una fonologia
distinta, leyes anal6gicas diferentes, una diverse 'sin-
thxis y una opuesta ley de acentuaci6n y de ritmo pro-
s6dico," y en fin, tan desnaturalizado lenguaje, que
no bastarhn para consolarlo de tanto mal, ni-las es-
peranzas fundadas en la ciencia de los cuerpos do-
centes, establecidos con tal prop6sito, ni el perfeccio-
namiento de las costumbres, ni los prodigios de la ci-
vilizaci6n, quedando asi, esclarecidas las palabras ci-
tadas de aquel otro academico, que dijo: "diez y seis
provincias de Espafia, por lo menos, usan un idioma
vulgar que no es el castellano."
Desconsoladora verdad; pero cuyas influencias re-
.gionales no han conseguido nunca poder "desquiciar,
ni aplebeyar" la majestad del idioma castellano, ni
neutralizar "la fuerza natural de su literature su-
perior." En torno de ella zumban, sin embargo, petu-
lantemente, como enjambre trastornador, el mill6n
y medio de las cuatro provincias catalanas; el mi-
16n y medio de gallegos, el astur, el navarro, el ara-
gones y el andaluz con su habla jdndala, sus patri6-
ticos celos, y todos ellos por su presunci6n erudita
.y avideces de fil6logos.
Pero sin triunfar. Como respect de America, no
se impusieron tampoeo por M6jico, Colombia, Vene-









PROSAS SELECTS


zuela y toda la region oriental del continent, y por
Chile y el Perfi, el at halt polisilibico septentrio-
nal, el Caribe-Guarani polisintetico del Orinoco y
Amazonas de Norte a Sur, ni el quichua del medio dia
con sus sonoros afijos y artistic y yuxtapuesto si-
labeo.
Porque, como se ha dicho ya, uno es el lenguaje de
las classes privilegiadas de America y de Espafia, y
otro el de la clase indocta: uno es el poder de la
escuela, de la difusi6n de la ensefianza, del roce
social, de las buenas costumbres, y otro lo que debe
esperarse de quienes, por no ser favorecidos de la suer-
te,.no estAn en el mismo caso favorable, y alimentan
su espiritu con las rudeces y resistencias. del trabajo
que cansa y desalienta sin dejar tiempo para enca-
minar la inteligencia por los esmaltados senderos de
la literature y de las ciencias.
Y aunque parezca ocioso, justicia es repetirlo. La
lengua castellana en nuestros dias ha crecido mis
vigorosa, elocuente y mis gallarda que durante los
siglos d6cimo sexto, d6cimo septimo y aun que el
pasado, contaminado, dice ZArate, con el ejemplo de
GraciAn. La oratoria de Pi-Margall, de Salmer6n y
de Barcia es, sin duda alguna, tan pomposa y tan ur-
bana como la de los mis famosos tribunes de los
dos filtimos siglos. La prosa de Catalina, de Hart-
zembuch, y la de Menendez Pelayo ~es por ventura
inferior a la de Cervantes Saavedra, a la de Fray
Luis de Granada, o a la de Gaspar Melchor de Jo-
vellanos? ANo encuentra el estudioso en la de Me-
n6ndez Pelayo la asombrosa fecundidad del. Fenix de
los Ingenios, la erudici6n de Forner, el movimiento
y vida que en la de Quevedo y Saavedra Fajardo?









FRANCISCO R. ARGILAGOS


SNo son grandes como dramaturgos Garcia Guti6-
rrez y Echegaray? g No simulan ellos en sus acaba-
das producciones y el efectismo dramitico de sus
escenas, a las bien trazadas de Tirso de Molina, de
Moreto y de Alarc6n? I No es grande tambien la poe-
sia en sus diversas manifestaciones-erudita, lirica,
sagrada, 6pica, popular o didkctica-con representan-
tes como Lista, Espronceda, Zorrilla, Nicasio Gallego,
Martinez de la Rosa, Campoamor y el Duque de Frias,
entire tantos otros espiritus superiores? Qu6 le falta
a la novela con interpretes como las sefioras Pardo
Bazhn, de Biedma, Shez de Melgar? I Qu6 la several
majestad de la historic con eminencias como La
Fuente, de severe y elevado estilo, y frase tan casti-
za como la de Ocampo y Zurita, la de Argensola y
Coloma, y entire los historiadores sagrados, como la
de Yepes y Sigiienza? Bien pensado todo, nada tie-
nen, pues, que envidiar nuestros tiempos a los del
siglo de oro, de la literature castellana.
Convencidos, por tanto, nosotros, de que son temo-
res infundados los de aquellos celosos que juzgan del
porvenir de nuestro idioma por las tristes muestras
que ofrece el vulgo de todos los pueblos, afin de los
mAs adelantados, y cobran miedo por esas oscuridades,
cuando tanta confianza debiera inspirarles la sobe-
rana luz que derraman las obras didkcticas y las
de amena literature, notables por la pureza, severi-
dad, elegancia y perfeccionamiento del lenguaje, que
se produce cada dia, lo mismo en Espafia que en
Am6rica, valga ahora, traer en apropiado parale-
lo, los idiotismos, barbarismos, neologismos, provin-
cialismos etc., de uso comrnn por Espafia, y demostra-
rAn que, a pesar de su enlazamiento con la lengua









PROSAS SELECTAS


general corriente de la naci6n, que a pesar, repetimos,
de que se imponen muchos en el trato familiar, y se
toman otros de los labios de la madre, que no cono-
ce ret6rica, y de la nodriza que chapurrea sus fra-
ses de carifio en un lenguaje que no es academico,-
que asi y todo,-la lengua castellana conserve en la
peninsula, como en America, todo el prestigio que
filos6ficamente le corresponde.
Abramos el Diccionario de la Academia, 12a edi-
ci6n, donde deben encontrarse los mis interesantes
vocablos por la propiedad de su significado y su mejor
acepci6n, y en seguida saltarhn a la vista, en la letra
A, infinidad de voices que no son positivamente cas-
tellanas y de tan distinto equivaler, que es extraio
sobremanera ver como se entienden las provincias,
entire si, ain respect de los objetos mAs comunes de
la vida.
En efecto, en Arag6n: afan es, afaiio: azuzar es,
aguzar: alborada es, albada: albaricoque es, albergue.
albaricoquero es, albergcro: alholva es, alboiga: ma-
drofio es, alborecera: la chimenea de una estancia es,
alcobilla: gozar, disfrutar es, alegrar: el aposentillo
es, alguarin: visagra o gozne es, alguaza: merienda
o convite es, alifara: zanja es, almenara: amugronar
es, amorgonar: pedir prestado es, amparar: vasar
es, aparador: espacio o hueco es, aparte: arrimar una
cosa a otra es, aplegar: carta de pago o recibo es,
apoca: apufiear es, apuiador: endrino es, arao'n:
desaguadero es, arbelldn: cesto de mimbre es, arga-
dillo: rifia o quimera es, arrancasiega: precisar es,
artar: serba es, azarolla: azud es, azut: el que cuida
del azud es, azutero.
En Galicia: el cura es, abad: la casa del cura es,








FRANCISCO R. ARGILAGOS


abadia: el rastro es, angazo: aprovechar es, aprovc-
cer: a raiz, a cerc6n es, arrente: silbar es, asobar:
silbo es, asobio: el pescado sierra es, aspra: temblar
la tierra es, avalar: el temblor de tierra es, avalo:
cantueso es, azaya.
En Asturias: avellano es, ablano: madrofio es,
,albedro: rastro es, angazo: sitio para pescar es, apos-
tal: poblaci6n en alto es, aezada: aprorechar es,
aprovecer: arada, (2. acep.) es, aradura: pastos de
llanura es, atempa.
En Andalucia: enfadar, aburrir es, abroncar: acei-
tuna, no de tiempo es, agracejo: hacer hoyos para
sembrados es, ahoyador: escoba de cabezuela es, al-
cabota: estar flaco, d6bil es, alejija: la valeriana es,
falfeiiique: el fruto del geranio es, alfilerera: agraz,
(2. acep.) es, algueze: arriero, ganapan es, alhamel:
fruto de almez es, almecina: maestro de nataei6n es,
almirante: amarg6n, vegetal es, almiron: jaboneria
es, almina: mulato o mestizo es, atravesado: sangui-
naria mayor es, aliantandria: pieza de amazar es,
amasijo: aporrear es, aporracear: calderillas es, aran-
dillo: el mimbre es, arcaz6n: lengua de buey, vege-
tal es, argamula: la melcocha es, arropia: el que
vende melcocha es, arropiero: fruto del azufaifo es,
artina: la almorsa es, arvejon: sesteadero es, asestea-
dero: la atarraga es, atabaca: sindalo es, azandar:
donde se guard el vino es, atarazana.
En Castilla: pared gruesa es, acitara: el atrio es,
anteiglesia: harina de flor es, chavara.
En Valencia: compuerta, (2. acep.) es, adufa: agar-
billar es, agarbizonar: cohombra (1 y 2" acep.) es,
alficoz..
En Murcia: ponerse en salvo es, acotar: brote de









PROSAS SELECTS


las yemas es, agarbanzar: agua de azahar es, agua-
nafa: cenagal o lodazal es, aguatocho: anchova sin
salar es, aladoque: alboquer6n es, albacor6n: la chi-
menea es, alcabor: vasar es, aleja: fideos es, aletria:
albahaca es, alhabega: aljofaina es, aljivena: capu-
1lo de seda es, almendra: edificio es, alperch6n: ado-
be es, atoba: papel agujereado es, avivador.
En Le6n: agayuba es, agauja.
En C6rdova: agracejo (2. acep.) es, agraz: mel6n
de invierno es, andrehuela.
En Navarra: gente de Bastin es, argote: el dere-
cho de aguas es, almoceda: la casa del cura es, abadia:
el cura es, abad.
En la Mancha: pulir, acicalar es, alifar: almendru-
co es, almiendrolon: persona que toma las aguas aci-
duladas es, aguagriero: alficaz es, alpicoz: dos ma-
deros en cruz es, aspa.
En Huesca: pimpollo del abeto es, abetuna.
En Granada: cornejo es, albellanino: alboquer6n
es, arbelcordn: acebo es, asa: ramal de aguas es, aza-
caya.
En la Mesta: ajuste o arrendamiento es, alenguar.
En Extremadura: la res perseguida de las moscas
es, amosquilada: mojar en carnestolendas es, antrue-
jar: almibar cocinada es, arrope: atolladero es, ato-
Iladar y atolladal: came de mal olor es, aventar.
En Santander: altamnira es, altamilla: guarecerse
de la lluvia es, asubiar: pasar la noche los animals
es, asclarse.
En Vizcaya: serial o voto es, abeurrea: gratifica-
ci6n es, aliadas.
En Salamanca: aclarar el cielo es, alumbrar.
En Sevilla: derecho de tahona es, alhavara.









FRANCISCO R. ARGILAGOS


En Malaya: la cafa de azlicar de dos afios es, alifa.
En la Roja: gayuba es, avugues.
Entresacando de la letra B, encontramos, desde lue-
go, que en Arag6n: cebolla, cebolleta es, babosa: bal-
sa o charca de agua detenida es, badina: cuerda para
asegurar cargas es baga: cazador de aves con lazo
o red es, bahurrero: mont6n de bAlago es, balagar:
descabalar es, baldar: el colmenar es, banquera: su-
ciedad, lodo corrompido es, bardoma: redoma gran-
de es, barral: cancelar, o borrar lo escrito es, barrear:
batihoja es, batifulla: derribar, dejar caer al suelo
es, batir: el descansar los jornaleros es, bebida: bar-
niz es, berniz: vino color de oro es, beuna: binza es,
bienza: bolo, (2. acep.) es, birla: guisante es, bisalto:
curtidor es, blanquero: cierto tribute es, boalaje:
pod6u es, bedollo: sardineta es, bojeta: bolsillo, fal-
triquera es, bolchaca: almohadilla para border es,
boto: hacer bolsas al vestido es, bolsear: bot6n de las
flores es, boll6n: bonitamente, adverbio es, el adjeti-
vo bonicoca: hojarasca, frusleria es, borrufalla: el do-
minguillo de los toros es, botarga: el pellejq que guar-
da el vino es, boto: metedor es, braga: cauce de
una acequia es, brazal: brizna es, brin: brocado es,
brocato: redil es, brosquil: bocac6s es, bucardn: lin-
de o moj6n es, buega: cierta tela es, bufi: la greda es,
buro: latonero es, buyador, almez.
En Extremadura: caja o cepo para limosnas es,
bacina: cerro es, barrero: revolcarse los jabalies es,
barrearse: cuchillo pequefio de dos filos es, boga.
En Murcia: judia verde es, bojoca: broza de los
rios es, bardomera: urraca es, blanca: migaja, piz-
ca es, brote: cierto mal de boca es, buera: especie de
trigo es, bujarasal: el esclavo mulato es, burenque.









PROSAS SELECTS


En Andalucia: inclinarse a un lado es, balanza:
red, carga, haz, es, barcina: coger gavillas es, baranar:
por excelente es, bari, baril: trozo de arropia es, ba-
rreta: andar sin destine es, barsonear: batata menu-
da es, batatin: alpechin es, bejina: el que arrienda
la bejina es, bejinero: palo hincado en el suelo es, ber-
linga: pintarse el trigo es, berrendearse: madero que
tapa aguejo es, bitoque: el hueso de las aceitunas es,
bonijo: la masa del bonijo es, borujo: breza es, ber-
mejuela.
En Galicia: cierta vasija de madera es, barcal:
borracho, (1P acep.) es, b6bedo: la cuna es, berzo:
prado y past de verano es, brafia: bufarda es, bu-
harda.
En Catalufia: cierta media de capacidad es, ba-
riella, barchilla.
En Santander: botija es, barrila: la techumbre de
una cabafia es, bauzado: la muselina es, bengala: un
Arbol es, breval.
En Navarra: guisante es, bisalto: choza es, borda:
bolla, bollar es, bulla, bullar: derribar, dejar caer al
suelo es, batir.
En Valladolid: cierto oficio de cancilleria es, bas-
tantero.
En Asturias: borracho es, b6bedo, da: cierto anzue-
lo es, besuguero: la niebla densa y hfimeda es, borri-
na: past y prado de verano es, brafia: el arbol-ciruela
es, bruno: cierto tumor es, buba.
En la Mancha: bistola es, bestola.
En Toledo: sumidero del patio es, busonera.
Y nos detenemos, porque si continuasemos en estas
pesquisas de voices que no son castellanas, y de otras.
que si lo fueren, vienen adulteradas ya en su ortogra-









54 FRANCISCO R. ARGILAGOS

fia y significado,-alargariamos demasiado estas li-
neas-siendo prodigioso el nimero de las que con-
signa el Diccionario de la Academia, y a todo lec-
tor le es facil conocerlas alli mhs extensamente.
Por las pocas que hemos entresacado, se confirman
con mis amplitud todavia, aquellas ya citadas pala-
bras del acad6mico que dijo:-"16 provincias de Es-
pania, por lo menos, hablan un idioma vulgar que no
es el castellano",-y asi mismo de qu6 modo tan es-
trafalario se cambian al capricho del pueblo las voca-
les y las consonantes de una dicci6n a otra; con qu6
facilidad se quitan y se agregan silabas; se sustituyen
vocales por consonantes y vice-versa; se injertan si-
labas, vocals y consonantes en principio, medio y
fin de palabra, y por filtimo, con cuinta facilidad se
hacen advervios de sustantivos y adjetivos, y a veces,
hasta de uno de estos verbos irregulares y otras for-
mas de indole gramatical distinta.
FijAndose en las que mejores formas castellanas
presentan, v6ase sin embargo, a qu6 fuerte bastardeo
esthn sujetas en boca del pueblo espafiol.
En Arag6n: abadiado es, territorio de la abadia:
abdicar es, revocar: abejero es, abejaruco: abollos
es, boll6n: abollonar es, arrojar plants al boll6n:
afascular es, hacer fAscoles: afirmamiento es, ajuste:
amparar es, pedir prestado: artica es, artiga: alfal-
fez es, alfalfa: alfaldero es, el que cobra el derecho
de alfarda: alfard6n es, alfarda, (2. acep.): alir6n
es, al6n de ala: amelgar es, amojonar: amerar es, me-
rar: amorgonar es, amurgonar: apufiadar es, apu-
fiear: arbell6n es, arboll6n: atraznalar es, atreznalar.
En Valencia: agarbizonar es, agarbillar.
En C6rdova: agraz es, agracejo.










PROSAS SELECTS


En Salamanca: alambrar es, aclarar el cielo.
En Murcia: albucor6n es, alboquer6n: atoba es,
adobe.
En Castilla: asnico es, asnillo.
En Extremadura: atolladal es, atolladero.
En Andalucia: almecina es, almeza: almecino es,
almez: aporracear es, aporrear: asesteadero es, ses-
teadero: azandar es, sindalo.
En la Mfancha: almendrol6n es, almendruco: alpi-
coz es, alficoz.
En Granada: arbelcoran es, alboquer6n.
En Asturias y Galicia: aprovecer es, aprovechar.
En la letra C se encuentran, por usuales en Ara-
g6n: cabecequia es, que anda las acequias: cabreva-
ci6n es, acci6n de cabrevar: calomanco es, calamaco:
callizo es, callej6n, callejuela: canalera es, canal del
tejado: candara es, criba: caiuto es, alfiletero: capa-
cear es, dar de capazos: caparra es, alcaparra: capa-
rros es, caparrosa: capaza es, capacho: caracola es,
caracoll pequefio: carica es, judia careta: casada es,
casal: causar es, hacer causa o process: censal es,
censual, censo, (1P acep.) : censalista es, censualista:
cija es, silla, prisi6n: cintero es, braguero: clavellina
es, clavel: coca es, torta: contrafirmar es, ganar contra
firma: correntiar es, hacer correntias, (2. acep.)
curto, ta es, corto, rab6n.
En Galicia: cabezalero, ra es, que hace cabeza:
cimbro es, cumbre: cocho, cha es, gocho.
En Ahdalucia: cabero es, cierto oficio agricola:
cabestrero, ra es, hacer cabestros: cierro es, cierre,
balc6n: cirigaia es, zirigafia: coquinero, ra es, que
coge y vende coquinas.
En Asturias: cabruoo es, acci6n de cabrniiar: ca-









FRANCISCO R. ARGILAGOS


doz es, cadoce: calumbo es, calumbarse: capiello es,
capilla: corriverds es, correverAs: castaiedo es, cas-
taiiar.
En Murcia: calabazona es, calabaza inverniza:
cisca es, carrizo.
En Santander: campurriano, na, es, natural de
Campoo.
En Castilla la Vieja y Arag6n: canso, sa es, cansado.
En Extremadura: cafero, ra es, peseador de cafia:
carretel es, carreto, (2. aeep.)
En Salamanca: cetre es, acetre.
En Navarra: coillazo, za es, collazo.
En Zaragoza y Huesca: cuair6n es, coair6n.
A juzgar por esas muestras anal6gicas, por las nu-
merosas que afin se pueden extractar de las restantes
letras alfab6ticas del Diccionario de la Academia, y
por las mis numerosas que adn quedan en boca del
pueblo espafol de la misma Metr6poli: como Madriz,
virtuz, saluz, cuchiyada, afiidir, taurete, caricteres,
pior, tr jon, quison, partirse, Ciz, sordao, renovo,
semos, haiga, huyga, yueve, tel6grama, debutar, pre-
supestar, indepcndizarse, seiod, hambe, etc. y no es
possible consignar en el citado libro, que sobradamente
ha demostrado, que apesar de las abigarradas trans-
formaciones sintActicas, de las divergencias dialc-
ticas y peculiaridades con que alli se tropieza a cada
paso, la lengua castellana conserve .sus formas ele-
gantes originales, y esti muy lejos de perder su ca-
racteristica diafanidad, el vigor y la elocuencia con
.que nos la ensefian la misma Academia y los eminen-
tes literatos contempordneos de uno y otro hemisferio.
Y, seguros estamos de que no ha de haber en Es-
pafia, como no sea afectando hip6critas desconfianzas,









PROSAS SELECTAS


quien sinceramente crea, que por este modo de ser es-
pecial de todas las lenguas, desde las primitivas ame-
ricanas, hasta las mis eruditas de que se aprovechan
las ciencias y las letras para su mejor inteligencia,
que apesar de estas incrustaciones ex6ticas y hasta
antipliticas a veces, repetimos, pueda la lengua gene-
ral, official, perder su espiritu progresista, su sereni-
dad, hasta el punto de neutralizar la fructifera la-
bor acad6mica, anublarse en los labios de sus mas
distinguidos cultivadores, y asi en progresiva deca-
dencia retrogradar a la triste condici6n, como se ha
dicho, de un cuasi dialecto.
Los que de tal modo piensan, pudieran m6s bien
vivir confiados con Rafael Pombo, que aunque en to-
do lo human, como por providencial estimulo para
la actividad y para la virtud, hay una incesante lucha
entire los principios opuestos de la destrucci6n y la
conservaci6n, de la unidad y del fraccionamiento,
del orden pacifico y conciliador y el desorden que
quiere complicarlo y embarazarlo todo, han de
triunfar sin embargo, siempre, la constancia y la
virtud, y en materials de lenguaje el signo depu-
rado ya, que mejor trasmita de labio en labio, y de
generaci6n en generaci6n, nuestros pensamientos tri-
viales o elevados y nuestras mks vivas impresiones
morales.





















AMERICANISMOS


Esta material es nueva en la
literature hispano-americana, y
estas lines pueden servir como
tema de studio, sobre todo hoy
que existe una tendencia muy
marcada en ambos mundos, a
inquirir los origenes americanos..
A. ROJAS.


Una de las conquistas m6s importantes que hiciera,
el castellano, guiado por el genio prof6tico del geno-
ves Col6n, al descubrirse el Nuev6 Mundo, fu6 sin
duda, la de enriquecer su ya fecundisimo idioma con.
una multitud de voces americanas de simp6tico soni-
do y de notoria elocuencia, que han venido a ser al
fin, con el uso, un venero riquisimo de expansiones.
de la m;s amena literature.
El nfimero de las conservadas durante cuatrocien-
tos afios que contamos de existencia, es tan gran-
de, que con facilidad se formaria con ellas un li-
bro interesante y voluminoso. La Academia, aunque
tardia y recelosa siempre en no aceptar voces nuevas,.
cediendo sin embargo al prestigio y necesidad de aque--









FRANCISCO R. ARGILAGOS


Hlas, no ha podido menos que prohijar muchas, dan-
doles en su Diccionario un puesto que les honra.
Y si no ha conocido siempre su verdadera signifi-
caci6n, ni acertado tampoco en la elecci6n de las mis
caracterizadas por el uso, cfilpese a la indiferencia
con que las ha mirado en general, a pesar que de
esas voices nos servimos tanto en el trato familiar como
en el mis select de la poesia, los veinte millones de
habitantes que hablamos castellano de este lado de
los mares.
De aqui que, al emprender esta obra, sea nuestro
prop6sito facilitar el conocimiento de algunas de las
mejor conocidas y utilizadas por AmBrica y figuran
con acepciones err6neas en el "Diccionario de la
Academia", (11a y 12a ed.) asi como en obras cienti-
ficas de gran m6rito, y contribuir, fijdndolas, a fin
de que no se pierda para nuestra lengua este valioso
conjunto de voces nuevas, arm6nicas y variadas y
que por dereeho de conquista le pertenece, pues com-
prendian los recuerdos de la pasada grandeza y glo-
ria military de Espafia en Am6rica.
Siendo 6ste, pues, el moment de hacerles la justi-
cia que merecen y reclaman, por no ser de la natura-
leza de las que, desenterradas de innecesarias fuentes,
en vez de robustecer enervan su brillantez y loza-
nia, las palabras americanas a que nos contraemos,
por el contrario, no s6lo son siempre oportunas, sino
imprescindibles, pues representan lo que hasta aquel
entonces no tenian equivalent en las lenguas vul-
gares.
Interesante es, por tanto, su studio y necesario el
que nos connaturalizemos con ellas brindindoles a to-
das las que nos sean fitiles el mismo afecto y predilec-









PROSAS SELECTAS


ci6n que a la fecha nos han merecido algunas tan
sobresalientes como: cacao, chocolate, jicara, nopal,
atol, tamal, achiote y anacahuita, del Azteca; huano,
huaca, pampa, chirimoya, condor, chacra, panca, chon-
ta, arracacha, del Quichua; guascas y vijua, del Muys-
ca; el pucho, de Arauco y tantas otras de uso frecuen-
te y obligado, como hemos dicho, por America.
La adopci6n de algunas de las mencionadas por
la Academia, dice mis, a nuestro entender, que cuan-
tos discursos apolog4ticos pudieramos escribir en ho-
nor de ellas.
Mas, antes de pasar adelante, valga explicarnos
sobre la naturaleza, necesidad, diferencia e importan-
cia que deben tener las palabras a qu6 se'ha dado
el nombre de provincialismos y de cuyo seno nos ha
parecido 16gico entresacar las que propiamente deben
lamarse americanismos (y tambien voces hibridas),
pues confundidas siempre unas dentro de otras se
les ha comprendido bajo una misma definici6n, inad-
vertidamente o sabi6ndolo, sin parar mientes en la
inmensa distancia que las separa.
En efecto, mientras que un provincialismo es aquel
vocablo que, aunque desfigurado a veces en su signi-
ficaci6n y ortografia, guard sin embargo estrecha
analogia con la lengua general de la naci6n donde
se usa, un americanismo procede, por el contrario,
de las lenguas primitivas de America, y gracias a su
expresi6n y buenas formas ha sido recibido con bene-
plicito por la lengua conquistador y la que con ven-
tajas auxilia en lo que es exclusive de la incompara-
ble naturaleza de este nuevo continent e islas.
Tales palabras son las que, consideradas aislada-
mente, han sido siempre llamadas voces indigenas,









FRANCISCO R. AfGILAGOS


voces aut6ctonas, y colectivamente, con menos raz6n,
provincialismos: en su uso en America corren pare-
jas con las palabras castellanas y circulan en las con-
versaciones mas apacibles del hogar, o en las mas al-
tisonantes y depuradas del Ateneo y de la tribitne.
A los provincialismos de America y de Espafia
correspondent en comfin, como se sabe, el busqu6s y
tengds de Bogota y de Galicia:-el canso, por can-
sado, de Colombia, de Arag6n y de Castilla la Vieja:
el plural gitano ajises, de Venezuela, Santo Domin-
,go y Cuba: el paiuelon, por pafiol6n, en boga en
Colombia, Paraguay, Puerto Rico, Cuba y Espafia:
el descuajaringado de Cuba, por el familiar castellano
descuajaringarse, aunque anticuado: y el caer por
derribar, propio de Cantabria, de Extremadura, de
Chile y de Nicaragua, y por el tenor de esas corrup-
telas l6xicas, y en paralelo, infinidad de otras que
lo son sintkcticas. Sirvan de modelo:
Gamuza.-En Antioquia (Colombia.)-" Chocola-
te con harina de maiz y azicar sin purgar".-Isaacs.
En Espafia.-"Animal como cabra: la piel suave
para resguardar y sacar lustre a las joyas."
Quebrada.-En Antioquia.--"Se toma no s6lo en
Colombia sino en todos los paises sur americanos como
sin6nimo de arroyo."-Uribe Angel e Izaza.
En Cuba.-Segfin Pichardo. "El paso limpio entire
dos grupos de arrecifes, que permiten navegar por
alli."
En Espafia.-" Tierra desigual y abierta entire mon-
tafias que forma algunos valles estrechos."--Diccio-
nario de la Academia Espafiola.
Pajarero.-En Antioquia, "es el nombre que se da
a cualquier persona encargada de espantar bandadas








PROSAS SELECTS


de pajaros para que no devoren el fruto de las se-
menteras." Por lo regular son muchachos de poca
edad los encargados de esta tarea.-Uribe Angel e
Izaza.
En Espafia.-"El que se emplea en cazar, criar o
vender pajaros. Adjetivo que se aplica a las personas
de genio excesivamente festivo o chancero. Se apli-
ca a las telas, adornos o pinturas cuyos colors son
demasiado fuertes y mal casados.' -Diccionario de la
Academia Espafiola.
Nos hemos referido a Espafia, pues lo que alli es
un achaque con nuestra grandilocuente habla, lo es
tambi6n de la pulida Francia, y asi por regla gene-
ral, de la dura Alemania, del austero Ruso y del sono-
ro Italiano, cuyas lenguas abundan en frases y voca-
blos especialisimos y de adulterada raiz, o modelados
segfin las costumbres y segfu la raza que los emplea.
En Francia la palabra cagot, que design a los que
son falsamente devotos, se trueca en el Bearn6s, en
capot y cretins: en Auvernia, en marronss: y en
colliverts, en el Pitou, Maine y Aunis, mientras que
por Bretafia las que le equivalent son caqueux, ca-
quins, cacous y cacras. En Inglaterra se observa que
mientras prevalece el pret6rito heated, calentado, lo
que los norte-americanos usan es het: donde estos di-
cen risse y rize, aquellos ponen rose, etc. Hasta aqui
los provincialismos.
Jfizguese ahora de la estructura gramatical, sonido
y procedencia de nuestros americanismos, muchos
de ellos castellanizados ya, y figuran en la filtima edi-
ci6n (12.) del Diccionario de la Academia:-ajolote,
mezcal, cacahuele, cacalote, guajalote, coyote, comal,
ejote, mecapal y chinampa, del Mejicano; hamaca,









FRANCISCO R. ARGILAGOS


cacique, (1) caimdn, canoa, (2) caribe, colibri, del
Caribe general de las Antillas: guatini, sabici, gua-
najo, de Cuba: guacamayo, del Haitiano: guajiro,
(3) del Yucatan: cancha, canchalagua, del Chileno:
quincha y quina, del Quichua, y tantas otras.
Entre el inmenso nfmero de las que no consigna
aquella corporaci6n, fisase diarjamente gari a y cai-
moni, del Guarani, en Santo Domingo: juey, dita,
en Puerto Rico: guacharaca, guaricha y cocui, en
Venezuela: maipuri, crurur, en Guayana: guicoi,
chichuite, milpa, metate, tacuasin, en Guatemala:
pepian, chele, cumucharra, en San Salvador: char-
qui, guasca, en Chile: caraguata y chimbiguazvi, en
Paraguay: guarana, en el Uruguay: cahiri y chum-
burs, en el Brasil: guaba, en Quito: gaucho, en la
Repfiblica Argentina: churi, nandti, en la Patago-
nia y gud en Bolivia.
Colocadas estas voces, unas frente de otras, y deter-
minando tan aproximadamente, cuanto es possible, el
lugar de su procedencia, tru6queselas haciendo a nan-
di de Cuba o de M6jico, y a mezcal del Uruguay o
de la Patagonia, o multipliquense las descripciones
de un mismo objeto, vali6ndose para ello de los dis-
tintos nombres y corruptelas ortogrAficas que muchos
llevan por Am6rica, y cuya pendiente resbaladiza no
ha podido evitar la misma Academia, a juzgar por lo
que dice en "GUANAJo,-AmBrica, PAVO,"-cuando
s6lo en Cuba se conoce con ese calificativo, y por el
tenor, pachamanca, cazabe y casave, batata y bu-

(1) Voz Caribe, segin la Academia. Arabe, segfin Armas.
(2) Ninea fue americana la palabra canoa. Zapata.
(3) Americano para la Academia. Arabe nara Armas.









PROSAS SELECTAS


niato, y asi respect de guadua y iamdcndoa, y en
Yuca, que a pesar de ser voz americana, le asigna
a mandioca, (del francs, y asi manioc) lo que le co-
rresponde aquella: truequense, repetimos, estas voces,
pAsese por alto el pais donde mas circulaci6n tie-
nen, generalicese su uso mis alli de sus limits natu-
rales y al instant se comprenderA cuin lastimoso ha
de ser el error cientifico y literario en que habrk de
incurrir quien tal hiciera.
Y creemos no equivocarnos; en efecto el arbol que
en Cuba llamamos Salvadera (Hurra crepitans.-
Delande) se conoce en Colombia con los seis distintos
nombres que siguen: habilla o jabilla, en Ocafia y
en Santo Domingo: mil pesos y ceibo, por Antioquia:
en el Socorro, castafiete: arrenillero, en Panama: y
acuapar, en Bogota y Mariquita: a la leche del tronco
o a la savia, llaman arac~ o uracu, en el Perfi.
El Agave o maguey, en Cuba: metate en M6jico:
cocuI, en Venezuela: pita, en Espafia: fique, en Colom-
bia: Jeniquen o henequen, en Santo Domingo, y aiin
cabuya en algunas parties.
El pavo, Meleagris, gallo pavo, de Linneo, es en Cu-
ba, guanajo: (la Academia generaliza el uso de este
vocablo mis alli del mencionado lugar, diciendo "por
Am6rica"): guajalote, en Mejico: pisco, en Colombia
y el Peri: jilote, en Centro America: chompipe, en
Guatemala y un perfi, en el Brasil.
El ave que en Mejico llaman zopilote (Pernoctere
urubu) es zope, en Guatemala: zamuro, en Venezue-
la: gallinazo o gallinaza, en Colombia, Chile, Boli-
via y el Peril: chiura, chulo y anga, en otros estados
suramericanos.
El pauralata o parguarata (Tordus fumigatus)









FRANCISCO R. ARGILAGOS


usado en Santo Domingo y Costa Firme, es sinsonte
en Cuba: vocablo americano procedente del Mejicano
centzontli, cuatrocientos, y tlatolli, hablar.
La Academia ha preferido este filtimo a los prime-
ros, del catalan, aunque sin indicar su procedencia
etimol6gica, a pesar de que 6sta es la indole de la
124 edici6n de su Diccionario.
La plant Xicama, de los antiguos espafioles, no
es la Jicama, Jiquima, de Bolivia, y llaman Aricoma,
en el Ecuador: aquella es el (Pachyrrhizus angula-
tus), el ahipa del Perfi, Bolivia y Ecuador, y la se-
gunda, la (Polymnia iEdullis) seguin Ernist.
La urraca de Barquisimeto es, pavito en Escuque;
el canario de tejado, de Caracas, es tochito, en Mara-
caibo: el pico de frasco, Dios te de, de varias parties
de Venezuela, es tintojea, en Maraeaibo: guazald, en
Colombia y tucdn en castellano (Rhamplastos, To-
card): el coclillo de Zulia es, corocore en Orino-
co. (Ibis Melampis)
Hemos hablado de la emigraci6n (*) de las voces
americanas, ahora, c6mo fijarlas, o de otro modo,
c6mo seguirlas sin perderles el rumbo, y al encon-
trarlas, conocer su legitima filiaci6n? La soluci6n
de este problema, nos dara, a no dudarlo, resultados
apetecidos y ademAs la ventaja de establecer lo que
bien puede llamarse la topografia del lenguaje, apo-
yados en la cual nos apartaremos menos'del camino
de la certidumbre.
En efecto, si volvemos la vista del lado de la his-

(*) Y Icuan lejos suelen ir! Humboldt, citado por Bachi-
ller, extrafi6 oir la voz mani entire los galibis, y mis luego en
Javita, a 300 leguas de la Guayana francesa.









PROSAS SELECTAS


toria, facil sera comprender toda la influencia que
ejercerian en el derrame de voces propias a sus len-
guas, los viajes y conquistas realizados por la familiar
aborigen antes del descubrimiento, y despues de 6ste,
la que tuvieron los conquistadores, quienes las
Ilevaban de una a otra region, ayudados por aque-
llos series que a fixer de naborias les servian de cria-
dos o eselavos, y vendian con un desenfado nunca
bien castigado en la historic, am6n de los que se lle-
vaban a Europa como objetos de curiosidad o por
castigo y de quienes algunos estudiosos o noveleros
recogian voces que mis tarde traian, mas o menos
adulteradas, a America, y hacian circular en donde
los Iievaba el espiritu de aventuras que caracterizaba a
muchos de los colonizadores de aquellos dias.
Si comenzamos, pues, por la mis septentrional de
las regions americanas, un tiempo espafiola, M6jico,
no es dificil convencerse de que sus vocablos baja-
sen por Yucatan y Centro Am6rica hasta el Istmo
de PanamA, pues por toda esa inmensidad de tierra
se encuentran testimonies de la preponderancia que
tuvieron sobre estos filtimos pueblos, la forma de go-
bierno, las creencias religiosas y el idioma proceden-
te del gran imperio Azteca, sin que los que fueran
peculiares a estos, estorbaran el injertamiento de sus
vocablos, y lo prueban los nombres hist6rico-geogri-
ficos de animals y de plants recogidos durante la
conquista y que afin se conservan con una fijeza e
incorruptibilidad extraordinarias en su composici6n
gramatical y significaci6n. Comunes son a Mejico y
repiblicas del Centro, petate, mecate, jolote elote,
atol, pinol, zopiloic o zope, etc. Algunas son conocidas
tambi6n por las Ahtillas y el Istmo, el que han atra-









FRANCISCO R. ARGILAGOS


vesado para seguir desenvolviendose por Colombia y
Venezuela, al Este, por Bolivia y el Peril, hacia el
Sur, donde al fin se debilita de tal modo su influen-
cia que no es raro verlas desaparecer por complete.
Del mismo modo, voces, puede decirse magallni-
cas, vienen en opuesta direcci6n ganando terreno,
aunque no tan afortunadas como las Mejicanas, has-
ta desparramarse por Chile, Buenos Aires y Uru-
guay, a cuyas alturas desaparecen, siendo muy con-
tada la palabra puelche que haya traspasado los li-
mites brasileros confinados con el Ecuador y el Pe-
ril, al Oeste, Guayanas y Venezuela, al Este, y Co-
lombia, al Norte.
En el centro de estas dos corrientes encontramos
al Perui, donde prevalece el quichua y existi6 aquel
famoso imperio de los Incas, no menos important
en la historic que el Azteca, y cuya civilizaci6n, idio-
ma y costumbres se extendia tambien muy lejos, do-
minando quizAs cuanto tenia al frente, al Norte y
al Sur del continent, no parando hasta tropezar
con la familiar Guarani, hacia el levante, la Caribe, al
septentri6n y la Azteca, en las fronteras mAs occiden-
tales del Istmo.
Figuran en el gran nfimero de voices salidas de
aquella fuente y son usuales por muchas parties de
America, pucho (1) choclo, (2) aca, arequipa, sairi,
guata, guasca, etc., y van a perderse, el primero por
Buenos Aires, en direcci6n Este, por el Cauca, al
Norte, y el segundo, despues de subir hasta Antio-

(1) Pucho, puchu, del Quichua, equivale a punta, pedacito:
asi, pucho de cigarro.
(2) Chocio, chocllo, en aquella lengua.









PROSAS SELECTS


quia, Repiiblica de Colombia, baja y desaparece por
el lejano Uruguay, junto con mate, arracacha, etc.
Al oriented del hemisferio meridional tenemos, pues,
el punto de partida del grupo caribe guarani, cuyo
asiento y conquista se extendieron, como se sabe, des-
de las playas que bafia el Plata hasta el mismo gol-
fo de Darien, y ademis la cadena de islas que sin
interrupci6n van a morir tan alto como la Florida,
al Norte.
Fija pues, la vista en las huellas que en el escri-
to itinerario dejan las palabras desprendidas de las
lenguas mencionadas, fAcil seri, distinguiendo su le-
gitima procedencia, determinar el puesto que les co-
rresponde y colocarlas dentro del lenguaje official,
pero con el caricter de americanismos, que es el que
les corresponde, y de ningin modo con el de pro-
vincialismos, error de calificaci6n en que a menudo
incurre la Academia, y lo demuestra, entire otros mu-
chos casos en-"Guatini, m. provincialismo de Cuba.
Tocororo,"-vocablo inftil a nuestra lengua (tenien-
do ya el segundo) y sin uso ni por Cuba ni por las
Antillas, de cuyos dialectos, dicese, procede.
La importancia de la clasificaci6n que hemos bos-
quejado apenas, es ain mayor cuando se comprenda
que por medio de ella no se incurre en el error las-
timoso de bautizar como "de America" voces que
son arhbigas, vascas, latinas o de otras lenguas, de-
fecto que se advierte con frecuencia en el Dicciona-
rio de la Academia, y eso que su iltima edici6n (12.)
es la primera que se ameniza con interesantes adver-
tencias etimol6gicas: entire las palabras que tiene por
americanas figuran caimdn y cacique, cazabe, maiz,
guajiro y vicuiia, que la Academia tiene por Caribes,









FRANCISCO R. ARGILAGOS


las dos primeras, por Haitianas, las dos segundas, por
de Yucatan, la tercera, y la filtima como del Perfi,
cuando en realidad proceden las primeras del Ara-
.be y es vascuence la final.
Y aunque consideramos muy necesario el determi-
nar con precision la calidad propia a los vocablos
usados por la America y la lengua matriz de que pro-
ceden, seguimos sin embargo, mientras "esta mate-
ria sea nueva en la literature hispano-americana"
respect del castellano, la regla trazada por escri-
tores americanos tan ilustres como el colombia-
no D. Rufino Cuervo, quien en sus Apuntaciones
Criticas dice:
"Las naciones hispano-americanas, asi por raz6n
de sus climas y zonas como de su constituci6n poli-
tica, tienen muchos objetos que les son peculiares, y
cuyo nombre pertenece por fuerza al caudal comfin
de la lengua; pretender, pues, hallarles equivalen-
tes castellanos seria tiempo perdido. Otra cuesti6n
ocurre aqui de mis ardua soluci6n y es: cuando un
objeto se conoce con various nombres, cuil de ellos
puede reputarse por castizo?-"Si desde un princi-
pio se le puso "uno de raiz castellana, no vacilamos.
en escoger 6ste': verbigracia, preferimos gallinaza
o gallinazo a galembo, chulo, chicora, zopilote, etc.,
caso de no haber nombre castellano, como acontece
en aquel animal del g6nero Didelphis llamado entire
nosotros runcho (3) y en otras parties chucha, chur-

(3) Difer6nciase del Dtdelphis Virginiana en tener diez
molares mis, en atenci6n a lo cual el ilustrado cuanto modesto
naturalista don Francisco G6mez, cuya premature muerte la-
mentan las ciencias naturales en nuestra patria, y a cuya final
amistad debemos esta noticia, creia que debia constituir una









PROSAS SELECTAS


cha, fara, mucamuca, etc., creemos que en cada pais
debe escogerse el mis usual, y siendo en lo escrito,
agregar por via de par6ntesis o nota su definici6n.
Esto es tanto mas important cuanto que a veces un
mismo nombre design en diversas parties objetos que
en nada se parecen; por ejemplo, aqui (Bogota) en-
tendemos por cafuche un animal denominado en otros
lugares saino entiree los zo6logos Dicotyles), y en
Antioquia es una especie de tabaco. El uso de voces
indigenas o peculiares de ciertas comarcas, desacom-
pafiado de semejantes aclaraciones, condena a no ser
entendidas fuera del suelo donde nacieron a otras
que merecieron otra suerte."
"Objetos indigenas hay tambien que por parecer-
se a otros de la Peninsula llevan nombres castellanos,
como el ya dicho gallinazo, llamado impropiamente
por algunos cuervo. En especial debe suceder esto en
el reino vegetal, (4) que, como bellamente lo dice
Alejandro de Humbold, "a algunas plants de leja-
nas tierras aplica el colono nombres torados del
suelo natal, cual un recuerdo cuya perdida seria en
extreme sensible"; y "como existen misteriosas rela-


especie distinta, que 61 denominaba Didelpkis Colombiana. Al-
cedo llama a este animal Mochilera, y Salvd zorra mochilera.
No sabemos en qu6 puntos se usen estos nombres; pero si real-
mente existen, el lector puede buscar otro ejemplo mis opor-
tuno.

(4) Asi madroro es entire nosotros-Colombia-el Collophi-
Ilum Madroiio y en Espafia el Arbustus unedo: el nispero es
aqui una especie de Achras y allA el Mespilus germdnica: nues-
tra ciruela es el fruto de una especie de Spondia y la espafiola
el de Prunus domrstica.









FRANCISCO R. ARGILAGOS


ciones entire los diferentes tipos de la organizaci6n,
las formas vegetables se presentan a su mente embe-
llecidas con la imagen de las que rodearon su cuna."
(5) "No pocas veces hemos contemplado con ternura
aquellos corazones de hierro de los conquistadores
reblandeciendose cuando por primera vez tendian
ellos la vista sobre paisajes parecidos a los de su pa-
tria, y fingian en sus mezquinas chozas una Carta-
gena y una Santa Fe, y, como para completar la ilu-
si6n, revestian en su fantasia los campos con las flo-
res y hierbas, testigos de sus juegos infantiles. Se-
ria curioso comparar la Flora y la Fauna de Ame-
rica con las de Espafia para sorprender estos afec-
tuosos engafios de la imaginaci6n; pero nuestros co-
nocimientos son desiguales a la empresa."


















(5) Cosmos Introduccid6. Vlanse, ademis, sobre este parti-
cular, las observaciones de Pichet, "Des Origines Indo Euro-
p6ennes, tomo I, pig. 222, 2a edici6n.





















"DE AMERICA"


CONSIDERACIONES APLICABLES A ESTA FRASE USADA EN
EL DICCIONARIO DE LA LENGUA CASTELLANA, POR
LA REAL ACADEMIA ESPANOLA. (12 EDICI6N.)


La Naturaleza parece ha-
berse mostrado en el Nuevo
Mundo grande en todo, pues
que todos sus caracteres son gi-
gantescos.
F. CORONA BUSTAMANTE.


I


La division de la Am6rica, o Nuevo Mundo, en dos
hemisferios continentales, el Septentrional o del Nor-
te, y el Meridional o del Sur, puede bastar para los
fines topogrAficos, fisicos y politicos de los studios
geogrAficos pautados por la cosmografia, pero de nin-
gfn modo tratAndose de los que tienen por base las
ciencias naturales, zoologia, botfnica, mineralogia,
etnografia, antropologia...









FRANCISCO R. ARGILAGOS


Basta, en efecto, considerar las distintas razas pri-
mitivas que afin pueblan sus montafias virgenes y
amparadoras; la variable temperature del ambient
respirable en la prodigiosa latitud y diversas alturas
de sus extraordinarios sistemas orograficos; las fuer-
tes y frecuentes tensions electricas a que esta some-
tida su atm6sfera; los dilatados desparramamientos
de sus montafias hacia el centro de estos continents,
las eternas nieves de que estin cubiertas y la vertigi-
nosa altura a que se alzan sus nevados, como el de
Soratd, a 27,636 pies sobre el nivel del mar; sus am-
plias altiplanicies que se elevan a la de 14,700 pies,
que es a la que se encuentra el de Titicaca; sus in-
conmensurables pampas meridionales; sus lagos dul-
ces y salados a tan distintas alturas sobre las cordi-
lleras del austro y del-septentri6n; la especialidad
de sus mares poblados, unos, de errantes masas de
hielo, otros, con tan elevada temperature, que in-
fluyen en hacer apacibles y templados, climas y pue-
blos como los colocados en la region occidental de
Europa; sus asombrosos rios, con un caudal de agua,
mayor que los del resto del universe, y fecundan
con sus repetidas crecientes la dilatada superficie que
la forma, como si no quisiesen dejar campo a la es-
terilidad en sus tierras, muy limitada, relativamen-
te, a las otras parties del globo; la abundancia abru-
madora a veces, de las lluvias que no cesan durante
seis meses seguidos de caer y empapar su suelo orna-
do de una vegetaci6n, sin rival tambi6n; la fabulosa
cantidad de vapores acuosos que condensAndose por
las noches bajo las tupidas ramas de los arboles, caen
luego pesadamente como lluvia del cielo; la violen-
cia de los fuegos subterrineos de que esta prefiada








PROSAS SELECTS to

su costra-geol6gica, y se desahoga al trav6s de
sus inmensos volcanes en agua hirviendo, moyas, azu-
fre, fuego, arenas y piedras destructoras, -basta
considerar estos extraordinarios caracteres para com-
prender que no pueden la etnografia, la geologia,
la botanica, la mineralogia, la zoologia, etc., encerrar
las singulares condiciones de su naturaleza, y los
horizontes dilatados en que pueden caber,-en el
estrecho circulo de las divisions, que como hemos
dicho antes, podran contentar al ge6grafo, pero no
al naturalist que siempre tiene present, que con
s6lo ascender cualesquiera de sus cordilleras, encuen-
tra en reducidos espacios de tierra la circunscrip-
ci6n botanica y climatol6gica que corresponde, dice
Figuier, a la naturaleza de los various vegetables que
constituyen la Flora del universe.
Y demasiado bien se comprende que en sus carac-
teres 6tnicos y antropol6gicos, no son el lap6n y el
esquimal articos lo que el dakota, el ponka y el paw-
nee septentrionales; que ni el azteca ni el tolteca,
mAs tropicales, pueden ser, bajando, lo que el gua-
jiro errabundo sin tradiciones artisticas ni religiosas;
lo que el fanitico aruaco de la Nevada de Santa
Marta, lo que el chibcha de Cundinamarca, el qui-
chua y el ainara, el guarani y el araucano meridio--
nales, y los puelches y tehuelches de las sombrias y
desiertas soledades patag6nicas. Que el itchi6fago
(Phoca Vitulina) de los helados mares del polo, no
podria subsistir en las calientes aguas del mediterrh-
neo colombiano, por cuyas costas se espacian con
frecuencia, saliendo de las aguas dulces de los lagos
y rios, el Manatus Latirrostris y los saurios america-
nos, (Cocodrilus acutius y Cocodrilus rombifer); que









FRANCISCO R. ARGILAGOS


el bisonte, que orgulloso recorre las selvas del
Alleghanis a la altura del paralelo 529, pudiendo ba-
-jar hasta el 329 de latitud septentrional, no medra-
ria ventajosamente con la graminea ichu, de la flora
austral, con que se alimentan el guanaco, la al-
paca y la codiciada vicuiia de las altiplanicies de
Bolivia, Chile y el Perf; y asi del castor y de las
martas que de la region templada del b6reas, pueden
subir hasta tocar con las tierras articas, obedeciendo
a esa ley orgAnica que las empuja hacia los hielos,
y que como el oso blanco, moririan en la atm6sfe-
ra sofocante con que retemplan y amplian sus robus-
tos pulmones el tigre voraz y la pantera de lo mis
ardiente del hemisferio austral.
Otro tanto puede decirse en ornitologia, respect
de las potentes dgililas del Norte; del condor
de los Andes, al Sur; del colibri tornasolado; de las
guacamayas de vario y esplendente plumaje; del nan-
di o avestruz de las remotas estepas argentinas;
del anade (Anas moschatus) y del Ansar del Canada.
Del studio que de las species de la Fauna de
Costa Rica han hecho Alston, Polakowsky y Geo
Ch6rvie, resultari consecuencias que corroboran, co-
mo todas estan limitadas a determinada circunscrip-
ci6n climat6rica aunque entire ellas hay varias que
pueden llamarse cosmopolitas.
Asi, los 69 MAMiFEROS costarricenses estin distri-
buidos como sigue: 6 species son propias de Cos-
ta Rica: 17 pertenecen en comfin a la fauna Sud-
americana: 14 extienden su Area de dispersion ha-
cia Norte Am6rica, y las 32 restantes, que hemos re-
gistrado en Costa Rica, se les encuentra tambien
y a la vez por el continent Norte y Sud americano.









PROSAS SELECTAS


Chervie divide las species de la Avi-fauna de Cos-
ta Rica, del modo siguiente: 67 species son neo-Ar-
ticas: 247 neo-tropicales y sud americanas: 128 neo-
g6neas o esparcidas en ambos continents y 23 de
origen dudoso.
En cuanto a los insects, los nocturnos de las co-
marcas del lano, dice Lioy, se vuelven diurnos en
las regions montafiosas. Y respect de los f6siles de
la Flora y Fauna del mundo primitive, sAbese en
Paleontologia que estos se encuentran siempre en
determinados repartimientos geogrificos, como por
ejemplo, el Equus parvulus de las montafias Roca-
llosas en la America Septentrional; los Equideos mo-
nodictilos terciarios y cuartenarios, en la AmBrica
Meridional.
Tambi6n la mineralogia localiza sus especialidades,
y retiene sus tesoros, que no son cosmopolitas (nos
referimos a Am6rica), tales como los escogidos dia-
mantes del Brasil, que ha producido el de mds peso,
1,730 carats, que se haya encontrado en el mun-
do, y las bellas y legitimas esmeraldas colombianas,
iinicas de su especie, implantando al propio tiempo
en Mexico los mayores criaderos de plata, y en los
Estados Norteamericanos el hierro y el petr6leo, en
cantidad inagotable.
En cuanto a la Flora del Nuevo Mundo, le eua-
dran legitimamente por las mfiltiples y valiosas apli-
caciones de sus vegetables a la ciencia y a la industrial
humana, los mas expresivos ditirambos. En efecto,
a ella se le deben la benffica graminea sea mahys,
la papa suculenta, de uso universal como alimento de
primera necesidad, las cinchonas, la ipecacuana, el
bilsamo told, la coca fortificante, la jalapa, el mdti-









FRA:NCISCO R. ARGILAGOS


co, el guayacdn y el tabaco incomparables, colocadas
tan exquisitas plants medicinales, y el centenar mas
.en regions y climas distintos; y mientras que la na-
turaleza con mano pr6diga disemina por la region
septentrional y para recreo de la vista y del olfato,
los mis hermosos epidendron mejicanos, y la dalia
sin rival adorn6 tambi6n los jardines antillanos con
los especiales helechos de Cuba, y su Nymphea gen-
til, o Lirio de agua; con la graciosa Lila de la India,
a Jamaica; y le ofrend6 a un tiempo a la America
Central, su simpitica Begonia tuberculosa Hybrida;
a Colombia su Cattleia Trianei; a Venezuela su Cat-
tleia Mosiae; al Brasil su famosa vesciana, y al
Peri so solo su dorado helianto o Flor del Sol, sino
la zinnia multiflora, ornamental de pompas eneen:
didas, y entire otras mis, el odorifero heliotropo, uno
*de los predilectos del gran mundo de los cortesanos,
comprobAndose asi eternamente, como dijo Buffon,
que "cada pais, cada temperature, tiene sus plan-
tas particulares."
En realidad, no es possible alterar estas several
imposiciones de la naturaleza, sin dar antes en tierra
con los nobles prop6sitos de su sabiduria: uno o dos
ejemplos de los infinitos que a eada paso nos brin-
da la ordenada clasificaci6n de los vegetables sobre
el globo, y al instant volverin a comprobarse des-
favorablemente las predicciones de la ciencia. Y si
no bastase el de las fanerdgamas en lo que va del
Norte al Ecuador, en que 6stas aumentan, mientras
que las substituyen en aquellas remotas latitudes las
eriptogamas, alli esti el Eucaliptus citrodera que
pierde su perfume y cesa de trasmitirlo, cuando se
le lleva lejos de la region subtropical de Australia,









PROSAS SELECTAS


patria de otras cien variedades mas, y el theobroma
cuando pasa de los 159 a los 18Q latitud norte.
"En Venezuela, al nivel del mar, a una tempera-
tura media de 27" 32, el bananero produce fruto
nueve meses despubs de haber sido plantado, a una
altura de 560 metros y a una temperature media de
259 56 necesita nueve meses y medio; en fin, a 957
metros y 22Q.56 de temperature media, le son in-
dispensables once meses."
Y asi de la Vainilla o Vainillero (en mejicano
tilxochitl, Epidendron Vanilla.)
Esta plant, como todas, demuestra que si a veces
pueden fructificar sus species, aunque de diversas
forms distribuidas geogrificamente, no todas son
iguales en m6rito industrial, pues degeneran de tal
modo que unas al fin pierden su delicado aroma, y
otras se convierten en un product sin valor comer-
cial alguno; y plants hay que por negarse al cosmo-
politismo no florecen ni fructifican, y si acaso brotan
yemas, jams produce fruto alguno.
Los studios de Deteuil respect de tan preciosa
parcsita, demuestran que ninguna supera en aroma
a las que produce M6jico, donde crecen y se cultivan
la Vainilla Sativa, la Vainilla Sylvestris, la Vainilla
planiforme y la Vainilla Pompona, mientras que en
Guayanas se produce la Vainilla guyanensis; en Ba-
hia, la Vainilla Palmarium; en el Brasil y el Peru,
la Vainilla arom)'tica de Linneo, y en la isla de la
Reuni6n dos variedades de la llamada Vainilla pla-
nifolia, no uniformindose en sus condiciones vege-
tativas, ni ain en el modo de ofrecerse a la cosecha,
que si se verifica en Bahia por los meses de Mayo y
Agosto, la de M6jico se efectiia en Diciembre.









FRANCISCO R. ARGILAGOS


El Arbol Copaiba, que desde las Antillas hasta los
extremes del Brasil produce el. blsamo de ese nom-
bre, present la circunstancia curiosa, pero no rara,
de que las mismas species produzcan un product
distinto entire si, fisica y quimicamente considerado.
(Vigne.) El de las Antillas es distinto al del Bra-
sil, en ser m6s espeso, de un amarillo mas obscure,
y menos transparent; y el de Venezuela y Colombia,
con estar tan pr6ximos topograficamente, produce
tambi6n un bilsamo (mejoroleo-resina) distinto en-
tre si, y tambi6n de los del Brasil y Antillas.
Ejemplos de esta clase nos los brinda tambien la
fauna universal en el Armifio, el cual puede adap-
tarse a todos los climas, pero que en ninguno resul-
ta ser su pelaje tan delicado, como el de los que se
crian en Siberia, Laponia, el CanadA y Terranova.
Es justamente, pues, por lo obligado de estas exi-
gencias geogrhficas y circunscripciones geol6gicas y
climatericas al alcance de todos, y mks afin de cuer-
pos tan ilustrados como la Real Academia Espa.ola,
por lo que estimamos una necesidad imprescindible
la de localizar y especificar siempre, aparejando a
cada especie animal o vegetal aquellos caracteres tan
esenciales, que al negarselos, no se puede por menos
que producer la mis complete anarquia.
Y tan aparente y lastimoso es el descuido en es-
tos casos, sobre todo cuando se trata de obras tan im-
portantes como el Diecionario de la Lengua Caste-
llana, que basta apenas incurrir en 1l-con lo que
se trastorna el orden marcado matemitticamente por
la naturaleza-y hacer, como la Academia a Chin-
chilla "de la AmBrica Meridional"-cuando s6lo se
le encuentra por el Perfi y Chile- y jamAs por Co-









PROSAS SELECTAS


lombia ni por Venezuela, parties tambi6n de esa
"America Meridional"-donde tampoco se encuen-
tra ni la vicufa ni el nandf--para comprender des-
de luego que se ha incurrido en un error innecesa-
rio, bajo el punto de vista topogrifico y aun clima-
terico, y que es tiempo ya de corregir.
Aquella vaga expresi6n, pues, y la "de Am6rica",
usadas a cada paso en todas las ediciones de la mias
valiosa y delicada obra de la Academia, respect de
las producciones de este mundo occidental, pudiera
no repetirse mis, reservAndolas a lo sumo para otros
casos, como en aguacate, guayaba, vanilla, cacao, etc.
que aunque generalizados por America, todavia tie-
nen, como el pldtano, el coco, la piia y las palnieras,
la exuberancia de la zona t6rrida por limited fisico,
y del que no pueden salir, como tampoco le es posi-
ble a la compuesta Espeletia grandiflora o failej6n,
bajar de la yerta esterilidad de las cimas donde es-
pl6ndidamente vegeta.
Por tanto, y en concept de que las presents in-
dicaciones scan tan de rigor cientifico como lo cree-
mos, y encierren un fin prActico, quizAs debamos es-
perar que en lo sucesivo, al mencionar la Academia
alguno de los products de la AmBrica, vegetal o
animal, le fije a cada especie, no s6lo el lugar de su
procedencia, sino tambidn a cukl de las divisions
climatericas corresponde segin el orden y sabia dis-
tribuci6n a que las tienen sujetas la naturaleza, como
lo ha hecho en "Amate," diciendo: "Higuera que
abunda en las regions chlidas de la Repihblica me-
jicana."
Siguiendo ahora el plan propuesto en Acana, des-
de las primeras piginas de 6stos "Reparos al Die-









FRANCISCO R. ARGILAGOS


cionario de la Lengua Castellana, por la Real Aca-
demia Espafiola, 12" edici6n", referente a la divi-
si6n y subdivision fisica de la AmBrica, permitase-
nos indicar que pueden corresponder a este prop6-
sito, los que propiamente llamaremos zonas de vege-
taci6n, para las plants, y de aclimatacion para las
species zool6gicas.
Estas zonas deben considerarse en latitud, respec-
to de la superficie de estos continents, y en regional,
relatives a la diversidad de alturas que en determi,
nadas porciones de tierra se encuentran en cada una
de las divisions political del Nuevo Mundo.
En cuanto a lo primero alli estfn del Norte al
Ecuador:
19 La zona polar o drtica, del 609 al 80? de latitud
Norte y Sur, con sus raquiticos musgos, liquenes y
artayanes.
29 La zona fria, del 359 al 55? de latitud Norte,
con sus tilos y sicomoros, y sus fitiles coniferas.
3? La zona templada, que Figuier divide, en aten-
ci6n a la diversidad de sus products, en:
I.-Zona tropical, media o ecuatorial, y se "extien-
de 15? hacia el Norte y hacia el Sur del Ecuador,"
con sus primaveras perpetuas, como la de que se go-
za en los values de Quito y espacios del Amazonas.
II.-Zona tropical propiamente dicha, y "ocupan
a cada lado de la zona ecuatorial, el espacio que que-
da hasta el 249."
En cuanto a las dos zonas temperadas, 6stas. "se
hallan contiguas a los dos lados de la t6rrida, y por
otra, llegan hasta las regions heladas del polo so-
bre un espacio de 249 de latitud."
Y entire estas distintas zonas, diversos Estados; y









PROSAS SELECTAS


en cada uno de 6stos, regionalmente, el circunscripto
pedazo de tierra que en lo politico le corresponde,
con sus llanos, montafias, cordilleras, altiplanicies,
ventisqueros y perpetuos hielos, cubierto hasta don-
de racionalmente corresponde, con el maravilloso
manto de verdura en que figuran la grama y otras
gramineas, asi como sobre el horizonte, al lejos, los
gigantescos 'Arboles de su Flora especial, pr6diga
de frutas, de flores y legumbres de las mis apeteci-
bles de todas y cada una de las otras cuatro parties
del mundo explorado. De aqui que en alturas deter-
minadas vuelvan a repetirse las species que en in-
mensa latitud reg6 naturaleza, con esa finica varie-
dad de separar a un lado las que correspondent al
continent septentrional, y al otro las que le son
propias a la porci6n meridional.
"Si en las mismas latitudes, dice Figuier, nos ele-
vamos en los Andes a mis de 3,000 metros sobre el
nivel del mar, las formas tropicales desaparecen casi
completamente, en tanto que las que caracterizan
las temperatures frias y las zonas polares, dumentan
notablemente. Ya no se encuentran gigantescos Arbo-
les: los olmos, groselleros, los hibandia, los arfndalos,
escallonia de hojas t6nicas y amargas, tienen aqui
su reino; los acebos y los drymis son los Ar-
boles propios de estas regions, en las que tambien
se hallan las curiosas calcolarias, en forma de casco,
y de las que hay infinite nfimero de variedades que
se multiplican por semillas. Citemos aun entire las
families caracteristicas, las umbeliferas, las carophy-
leas, las cyperAceas, los musgos y los liquenes."
"Es necesario, pues, dice el mismo autor, conocer
seriamente, para la vida de las diversas species, la









FRANCISCO R. ARGILAGOS


influencia de la elevaci6n de los lugares. A media
que uno se eleva en la atm6sfera, la temperature
baja, y este descenso es tan rdpido, que una ascen-
si6n de algunas horas por los flancos de una monta-
fia, puede hacernos pasar por todos los grades de
temperature decreciente."
"De aqui se sigue que una elevada montafia situa-
da bajo el Ecuador, cubierta de rica vegetaci6n en
su base, pero cubierta de eternas nieves en su cima,
present reunida en un espacio muy pequefio toda
la variedad de vegetaci6n que el viajero encontraria
si se transportara del ecuador al polo."
Las breves observaciones que en estas p6ginas de-
jamos consignadas, bien sabemos que no encontraron
ya su aplicaci6n para remediar lo que de defectuo-
so puedan tener las ediciones del Diccionario, ante-
riores a la 124 a que nos contraemos, pero insistimos
en ellas, pues quizds sirvan para ser introducidas en
las futures, siendo evidence que al seguir los progre-
sos que cada dia hace la botinica, se yea precisada
(seg-in su afici6n) a engrosar su vocabulario con ese
nfimero considerable de nuevas plants y products
vegetables con que se enriquece el arsenal farmaceu-
tico, donde encuentra la salud y la vida la combatida
humanidad.


II


Extractamos de nuestra obra "Reparos al Diccio-
nario de la Lengua Castellana, 12, Edici6n (1880)"
algunos ejemplos que aclaran perfectamente cuanto
hemos dicho en las lines que preceden.








PROSAS SELECTAS


Asi, en el Diccionario de la Academia, 12. Edici6n,
se lee: "ACAHUAL. "-"America"-cuando el voca-
blo es exclusive de Mejico, y se refiere a la plant
Flor del Sol (Helianthum annum) que aunque
crece por todas las regions tropicales de la Am6ri-
ca latina, shbese, sin embargo, que es oriunda del
Peri, de donde se llev6 a Europa, pasando de Espafia
a Francia en el siglo XVI, como la Dalia, que de M6-
jico tambien, lleg6 al Viejo Mundo unos dos siglos
mis tarde, en 1789.
ACANA.-"Am6rica del Norte". No tanto: en esa
designaci6n caben las nieves de aquella region; y el
Arbol mencionado pertenece a la flora de las regio-
nes intertropicales.
TAPIR.-" Se cria en la parte occidental de la Am-
rica Meridional." Este mamifero es oriundo, y en
comin, de toda la America Meridional, con excepci6n
quizas de las regions secas y frias de la Patagonia.
Se le conoce con los nombres siguientes: danta en
Colombia: maipuri en Guayana: vagra en el Peru:
tapirusu en el Brasil: ahuara en Chile: y .ademis
con los de gran bestia, y alce, con que lo nombraron
los cronistas: y el ar6bigo beori, y Tapir de Cuvier
(Tapirus americanus.)
ALMENDR6N.-"-de Jamaica", y tambien de las An-
tillas.
ALPAcA.-"del Perii", cuando lo es de Bolivia,
Chile, Peru y ain mis lejos al Sur de los Andes,
9 latitud hacia el polo austral.
ANFISBENA.-"de Amnrica". IRegi6n fria? gCA-
lida? Septentrional o Meridional? Todo esto que
debiera saberse, no puede revelarlo la vaga expre-
si6n "de Am6rica."









FRANCISCO R. ARGILAGOS


AURA.-"de America". No: de Mejico a toda la
America Meridional. Clima tropical. (Cathartes aura).
Lirena en Colombia. Aura y Tiiosa en Cuba.
BISONTE.-"de la America Septentrional". Gana-
ria el Diccionario determinando regionn templada",
porque abarcando aquella designaci6n regions bien
frias, no llega hasta ellas el cuadrfpedo citado.
CALAGUALA.--"de America". De Chile y del Pe-
rf: la lengua quichua, di6 el vocablo Kalauala,
(Acrostichum Ifuacsaro)-(Ruiz).-Crece por Ve-
nezuela tambi6n, pero no por toda "America."
CANCHALAGUA.-" de America. No: mfs propio fue-
ra llamarla "suramericana" como los bothnicos, por-
que asi queda dentro de la limitada zona de Chile,
Peru y Brasil donde le plugo a la naturaleza dise-
minarla. Formas chilenas de la palabra, son cachala-
guen, canchalahuen, cachanlaguen, cacheen-la-huen
y cachalouai.
CAOBA.-"de America". Regiones intertropicales,
como cedro: en latitud, tiene regionalmente determi-
nado su limited de vegetaci6n, mas restringido que el
que implica el generalizado o vago "de America."
CAPA.-"de Am6rica". No: de las Antillas, como
"huaco", regions intertropicales.
CAPULi.--"de Anmrica". No: quiza mejor de
M6jico..
CASCARILLA.-"de America". Tan antillana es es-
ta plant, que su gen6rico botinico es Croton Eleu-
teria, de la isla Eleuteria, una de las Bahamas.
CAsTOR.-"de la America Septentrional". Regi6n
templada: en aquella lata designaci6n caben los hie-
los de aquella division geogrffica, y que pueden to-









PROSAS SELECTAS 87

bar los roedores, pero de los que huyen, viviendo en
las regions adecuadas a su delimitaci6n zool6gica.
CocA.-"del Perd". Es de todas las regions tem-
peradas de los Andes meridionales.
CocvYo.-"de Am6rica". Mejor de las regions
tropicales de America, quedando excluidas las frias
en raz6n de la latitude.
COCHINILLA.-"de America". No: de M6jico: acli-
matable con' mas o menos provecho, por otras regio-
nes, dentro y fuera de America.
CONTRAHIERBA.-"de la America Meridional". Y
de las Antillas y de Mejico, que figuran en la Ame-
rica Septentrional de los ge6grafos, asi: contrayerba
de Virginia (Aristolochia Serpentarta) L: contra-
yerba blanca de M6jico (Peoralia pentaphylla) L:
y una rubiAcea: contra hierba de las Antillas (Dors-
tenia contrayerba). L: todas medicinales.
CUZMA.-"en Americas". Mejor: "usado por los
indios del Peri": ese sayo a.que alude la Academia,
se nombra de distinto modo por otras parties de Ame-
rica donde no se habla el quichua.
CHACARA y CHACRA.-"de America". Mas limita-
da al Peri, Chile y Bolivia: en el mismo sentido de
casa rfstica se usan bohio y bujio, por las Antillas,
que han bajado a algunas parties del Norte de tie-
rra firme.
CHACHALACA.-"de Mejico". Por Colombia y Ve-
nezuela y mas al interior y al Este, 11mase esta ave
guacharaca: por error la pava de monte, de los pri-
meros cronistas.
CHAGRA.-" campesino de la repiblica del Ecua-
dor". Bien, si asi fuese siempre: esta exactitud en









FRANCISCO R. ARGILAGOS


las calificaciones es el objetivo a que dirigimos nues-
tras observaciones, y asi:
CHINAMPA.-"de M6jico", y asi:
CHIIMOYo.--"de los paises intertropicales": lo
que cambia es la palabra: por las Antillas se usa
mamdn: por Colombia, chirimoyo.
CHANCACA.--"America". Hay que circunscribir el
provincialismo al Perui y cercanias: por Colombia y
Venezuela, Centro America, etc., se llama panela y
papel6n a esos "panes prismiticos de azficar masca-
bado", lo que por Cuba raspadura, con formas dis-
tintas.
CHAPAPOTE.-" Cuba y Santo Domingo". Aqui se
peca por demasiado circunscripto: son tantos los de-
p6sitos de esta sustanrcia, por toda la America ecua-
torial, que no es de extrafiar que la misma Academia
diga: "frecuentemente se la ve sobrenadar en las
aguas del AtlAntico intertropical."
CHAQUIRA.-" Grano de alj6far, abalorio o vidrio
muy menudo, que llevaban los espafioles para vender
a los indios del Perit." Los espafioles trajeron cha-
quiras, mis para cambidrselas a los indios por toda
la America que iban conquistando y colonizando, por
sus riquezas en oro, esmeraldas y perlas, que para
vend6rselas; a menos que no entendiesen por venta
el cambio de un collar de abalorios, o de vidrio sin
valor, por pedazos y cantidades de oro, que a veces
valian algunos centenares de castellanos: y asi la his-
toria.
CHASQUI.-"Indio que sirve de correo". Aqui la
voz y el indio de la Academia son quichuas, es decir,
peruanos, y de una parte de Chile. El tiempo de verbo
puede cambiarse ya: en vez de "sirve", sirvi6, por-









PROSAS SELECTAS


que hoy los americanos, al servirnos de los indios con
aquel objeto, los llamamos en buen castellano "co-
rreos": la voz chasqui, de menos uso, va pasando
a la historic como recuerdo.
Dios TE DE.-"en Venezuela". El ave a que esto
se contrae se encuentra por tod a la Amrica Meri-
dional, Central y M6jico, en la Septentrional; se la
conoce con los nombres de pico de frasco, guazale,
tucdn y tulcdn, pito real, pico feo, pia poco y predi-
cador: y tintojea por el Zulia, Venezuela.
Y como estas voces y sus definiciones, las 438 pala-
bras con que la Academia ha engrosado el Dicciona-
rio, y se refieren a cosas "de Am6rica."
En nuestros "Reparos al Diccionario de la Len-
gua Castellana" por la Real Academia Espafiola,
12. Edici6n, quedan discutidas en extenso dichas
voices.


III


No habiendo raz6n para escribir complete la geo-
grafia de la America, nos limitaremos a compendiar
aqui lo que fuere precise para apoyar las anteriores
observaciones, y pueda tambien amoldarse tan apro-
ximadamente como sea possible a nuestra tesis, es de-
cir, a la exactitud cientifica que debe observarse en
lo que a ellas se refiere, y estimen convenient usar
los Diccionarios de la Lengua.
En tal concept, puede dividirse la America como
sigue:
19-Amirica Septentrional.-En region de los hie-
los perpetuos hasta el circulo artico, en los 74? ha-









vj FRANCISCO R. ARGILAGOS

cia el polo, con un Oc6ano glacial boreal que bafia in-
finidad de grades y pequefias islas: la Groenlandia,
Cockburn, tierra de Cumberland, Devon septentrio-
nal...
Region templada boreal, que comprende los paises
situados entire los 74? de latitud Norte y los 239.27
equinocciales, tales como Islandia, parte de la Groen-
landia, el Canada; la peninsula de Alaska, bafiada
por el Pacifico, el Oceano glacial al Norte y las nu-
merosas islas Alcucianas que correspondent a los Esta-
dos Unidos, cuya repiblica ocupa todo el ancho de
]a America septentrional y los paralelos 260 al 490
Norte.
Mejico.-que aunque alto en posici6n geogrAfica
septentrional, ocupa sin embargo, parte de la region
templada, asi como various de los e'stados del Sur de
la repfblica Norte-americana, y parte tambi6n de la
ZONA T6RRIDA, dentro de la cual se tienden las cinco
repfiblicas de:
2--Centro America, a saber: Guatemala, Hondu-
ras, San Salvador, Nicaragua y Costa Rica, y cuya
zona hemos subdividido, segfn Figuier, en:
I-Zona tropical, media o ecuatorial, y:
II-Zona tropical, propiamente dicha.
3-Am6rica Meridional.-Tiene en la zona t6rri-
da septentrional las repiblicas de Colombia y Vene-
zuela y las Guayanas; en la tfrrida meridional, Ecua-
dor, Pert, Bolivia y el Brasil; y en la zona templada,
Chile, Paraguay, Uruguay, repfblica Argentina, Pa-
tagonia y Tierra del Fuego. Mas al sur los frios del
circulo antirtico y los hielos del polo austral.
Por demasiado minucioso, no trascribimos aqui el
gran nfimero de islas que se encuentran diseminadas









PROSAS SELECTAS


en los distintos mares que por todos lados bafan la
Am6rica, por corresponder todas ellas a los diversos.
paises que componen politicamente uno y" otro he-
misferio, y en cuyas varias descripciones estin com-
prendidas.
No prescindiremos, sin embargo, de mencionar como,
de much mayor importancia, el grupo de islas cono-
cidas por:
49-Antillas, Archipielago de las Antillas, Archi-
piglago Colombiano, y contra toda raz6n, Indias Oc-
cidentales.
Dividense en Antillas mayores y Antillas menores:
a las primeras correspondent Cuba y la Isla de Pinos;
Santo Domingo con Haiti; Puerto Rico con Vieques
y Jamaica. A las segundas las Lucayas o Bahamas,
al Norte; las Caribes o islas de Barlovento y las de
Sotavento, hasta la Trinidad, frente a las bocas del
Orinoco, y todas ellas, en la region privilegiada de
las dos zonas tropicales medias ecuatoriales, propia--
mente dicha, de Figuier.
























RESPECT DE LAS DESIGNACIONES INDIA"-' INDIAS"
--' DE INDIAS"-' LAS INDIAS '-' DE LAS INDIAS"
-"EN LAS INDIAS" Y OTRAS MAS ANTIGUAS EN
DESUSO, Y HAN VENIDO FIGURANDO EN VARIAS EDI-
CIONES DEL DICCIONARIO DE LA LENGUA CASTELLA-
NA, POR LA REAL ACADEMIA ESPAROLA.

"... Sabe (la Academia) que-
el 16xico de una lengua viva
nunea esth definitivamente aca-
bado... No le sorprendera, por
tanto, la censura atinada, ni
desoirs ningin consejo, venga
de done viniere, ni dejara de
acatar la buena intenci6n, aun-
que no la recomiende el
acierto."
(Adv. del Die. de la Leng.
Cast. &. 12a Ed.)


Bien conocido era ya en la Geografia y en la His-
toria el hermoso pais denominado "La India," con
sus mil novecientas millas desde el Himalaya al cabo
Comorin, asi como el archipi6lago y el Ocano Indi-
co," a cuya region maravillosa llegaban por el Orien-









FRANCISCO R. ARGILAGOS


te del hemisferio conocido, y con aires de triunfo, los
timidos marines que ain no conocian mis tierras que
los paises situados dentro del estrecho circulo de su
famoso mare nostrum, con sn Tirreno, su Prop6ntide
y su B6sforo Cimeriano.
No satisfecha, sin embargo, la ambici6n creciente,
de aquellos tiempos, y mIs adelante, los de la edad
media,-"todo el estribillo del siglo XV y de la pri-
mera mitad del siglo XVI"--como dice el historiador
colombiano Plaza, consistia en encontrar "una via a
las islas perfumadas de los mares indios" en direc-
ci6n opuesta "de las que seguian las caravanas
orientales".
Ideal y empresa tan atrevida, fue la que se obs-
tin6 en llevar a cabo, con mis o menos suma de pro-
babilidades el, por esos dias oscuro navegante Don
Cristdbal Col6n, quien para realizarla parti6 el mar-
tes 3 de Agosto de 1492, de Saltes, frente a Palos de
Moguer, con las tres conocidas y memorables carabe-
las, aunque yendo a caer, por un error afortunado
*en estas "islas y tierra firme"-que no tardaron los
Reyes Cat6licos en denominar-"nuestras Indias"-
.y cuya expresi6n parodiaron con igual 6nfasis las
bulas pontificias del ilustre mediador Alejandro VI,
que les aseguraban el dominio de los paises conquis-
tados por capitanes y aventureros espafioles, gra-
cias al exiguo valor de unas pocas prendas, jugadas
por un generoso coraz6n, al mIs afortunado hasta
.aqui, de los azares.
"El nombre-"de Indias"-que se di6, pues, al
nuevo hemisferio descubierto, tuvo origen, dice Plaza,
en el deseo de halagar a los reyes castellanos, hacien-
doles career que los que se habian conquistado, eran









PROSAS SELECTS


los paises de la "india", que tanto tiempo hacia bus-
caban con ahinco todos los navegantes."
Y de aqui el que, con mas o menos raz6n, se le apli-
case a cuantos asuntos diplomfticos, civiles, militares,
juridicos, eclesiasticos y administrativos se relaciona-
ban con la posesi6n y el gobierno de las tierras des-
cubiertas, por estas encantadoras antipodas, con las
variantes pomposas de-"Iglesia Primada de las In-
dias'-"Consejo Real de las Indias"-"Almirante
y Descubridor de las Indias"-que al fin y al
cabo vinieron a dar de bruces con el arrogante sar-
casmo monArquico de "Isabel II, Reina de Espafia
y dc las Indias," que ridiculamente remedaba la ca-
lificaci6n latina de "Rex Hispaniarum et Indiae,"
que habian usado en mejores dias Carlos III, Carlos
IV, Carlos V y adn el estiipido Fernando VII.
De aqui tambi6n, quizis el que la Academia, in-
clinAndose ante tan manoseado abolengo, trasladase
a -"su mks important y delicada obra"-aquellas
designaciones, y otras que le son contemporineas, en
desuso hoy, y de que le seria dificil desentenderse,
y podian disculparse en los primeros dias de su valio-
so l1xico, mas de ningin modo cuando se tiene a
manos, como mas acceptable y transparent la pala-
bra "AmBrica", de que con raz6n se valen exclusi-
vamente, para mayor claridad, tanto la historic como
la geografia y las ciencias naturales, o todavia con
mejores titulos las localizadoras expresiones de M6ji-
co, Cuba, Guatemala, Colombia, Peri, Chile, Brasil,
Paraguay...
Varios son los ejemplos que demuestran en el Dic-
cionario, que no siempre atina la Academia, y deja
la mayor de las dudas en el espiritu del lector, cuando









FRANCISCO R. ARGILAGOS


tan f cil le fuera acertar, usando como dejamos dicho,
"America", o nombrando, segfin corresponda, las ci-
tadas subdivisions topogrAficas, en vez de las va-
riantes "de Indias," "las Indias," a que nos hemos
referido, y bien pudieran tomarse por las "Orienta-
les"', en muchos casos en que la Academia lo que desea
es referirse a las "Occidentales" y viceversa.
De este defecto han adolecido otros tambi6n. El
ilustre Mayans, celoso como se sabe de la perfecci6n
y grandeza del habla castellana, dice en sus Origenes
de la Lengua Espalola, pAgina 377:
"Unos y otros (castellanos y portugueses) han in-
troducido sus lenguas en todos los paises que han
dominado en "las Indias". Y tambi6n unos y otros
hemos recibido de ellas muchas voices, con quo sig-
nificamos las cosas que nos han venido de ella, (?)
como "algod6n" (las Orientalcs), "quina y taba-
co," (las Occidentales)". Es decir, que al no cla-
sificarse como lo hemos hecho g quin seria capaz
de comprender (como no fuesen los sabios) a cual
de "las Indias" se referia el ilustre Mayans en los
casos que cita, y a su vez en tantos otros de que
superabunda el vocabulario acad6mico?
Siguiendo ahora la ruta marcada por los sefiores
redactores de las distintas letras que componen el
Diccionario de la Academia, fAcilmente se descubre:
1? Que la Academia ha creido en la necesidad de
estas reforms, pues ya en la 12. edici6n ha comenzado
por suprimir la antigua y equivoca designaci6n de
--"Nueva Espaiia"-que ha sustituido legitimamen-
te por la finiea usada hoy, de "M6jico."
Hemos dicho equivoca: en efecto, lo que primera-
mente se llam6 "Nueva Espafa" fu6 toda la "pe-









PROSAS SELECTAS


ninsula de Yucatan" (1518)), calificativo que se
aplic6 mfis luego a lo que es hoy Yucatan, junto con
todo el territorio del vasto "imperio de Motecuzoma"
o Moctezuma (primer y segundo emperador de Te-
nochtitlan, Mexitli o Mejico), y de cuya ocurren-
cia se vanagloriaba Hernan Cort6s, en una carta
al Rey (30 de Octubre de 1520), pero que el histo-
riador Solis moteja diciendo: "palabras, (aquellas
de Nueva Espaia) diehas easualmente con fortune
de repetidas, sin que se halle la propiedad o la gracia
de que se valieron para cautivar la memorial de los
hombres". Conquista de Mejico, pagina 8.
Y tan confusa idea se tenia en Espafia de lo que
con propiedad debiera llamarse de un modo o de
otro, que todavia en el siglo XVI, era corriente
la sinonimia geogrifica, de decir, "M6jico y toda la
Nueva Espafia," cual si fuesen cosas equidistantes,
como acontece en las Noticias Historiales de Tierra
Firme, capitulo VIII, pigina 16, por Fray Pedro
Sim6n. Dan testimonio de los presentimientos aca-
d6micos, en el sentido de mas exactitud topogrAfica,
y mayor claridad literaria, las voices del l6xico de la
Academia, tales como ocozoal, petate, cochinilla, me-
choaccn, tapara, chia, cocoliste...
29 Que aunque la Academia ha suprimido la califi-
caci6n "Nueva-Espafia" en la totalidad de los casos
que figuraban en la 11P edici6n de su Diccionario,
la conserve todavia en algunas voices de la 12? edici6n,
como por ejemplo, en vajilla, "cierto derecho que se
cobraba de las alhajas de oro y plata en Nueva Espa-
fa"; y en tequio, en que dice, "en Nueva Espafia,
gravamen, tarea, carga concejil", que no dudamos
habri de corregir oportunamente.








Vy FRANCISCO R. ARGILAGOS

39 Que las convencionales "'Indias",-" de Indias,"
-"en Indias", se presentan tambi6n con sentido
equivoco en "Ap6stol" (se refiere a San Francis-
co Javier); y agrega-"de las Indias", o indefinido,
al menos si el lector no conoce la vida de aquel san-
to, y del mismo modo en "guindillo de Indias": en
"mel6n de Indias": "pimiento de las Indias": en
"viuda": "yaca de la India": "brete": "sangre
de Francia"...
4 Que si ha usado aquellas designaciones para dar
a comprender "las Indias Orientales", como en jen-
jibre, laca (1P 2? acepci6n) junco, bedelio, arroz, mi-
ristica...
5 Tambi6n las ha empleado para significar "las
Indias Occidentales", como en gallinaza, juta, y
buhio etc, (11P edici6n) y en "indiano", (12? y uil-
tima edici6n) de su valioso 1lxico, y en "zarzaparri-
lla," en que usa alternativamente las expresiones
"de Indias", y tambi6n la de "America" como per-
fectamente equivalentes, siendo ellas mis bien causa
de confusion y embrollo.
6 Que si unas veces ha aplicado propiamente aque-
llos calificativos, como en "sangre de Drago" dicien-
do, "de ambas Indias", "bejuco," "de las Indias
Orientales y Occidentales" y en "tamarindo," etc.
como "de ambas Indias."
7 En otras, en fin, se sirve de algunos cuyo error
geografico y politico es de sentirse, como sucede en:
-"Costarriquefio, fia, adj. Natural de Costa Rica.
(U T. C. S.). Perteneciente a este Estado de la Re-
pfiblica de Guatemala".-Dic. de la Real Academia
Espafiola, 12? edici6n.
...i"Estado de la Repfiblica de Guatemala"!...









PROSAS SELECTAS


Confirman el error en que ha incurrido el redactor
de esa palabra, las transiciones politico-administra-
tivas por las que ha pasado la region central de nues-
tra America, a saber: en 1821, Capitania General de
Guatemala: en 1824, Repiblica Federativa Indepen-
diente con el nombre de Provincias Unidas del Cen-
tro America: seguidamente, Repiblica de Centro
Am6rica, en 1839: disuelta la Confederaci6n, pa-
saron los cinco Estados, a former las cinco Reptibli-
cas Independientes y Soberanas, conocidas con los
nombres de Guatemala (y no "Huatemala, ni Goa-
temala, como dice la 12. edici6n del Diccionario en
"totoposte"), El Salvador, Honduras, Nicaragua
y Costa Rica, con una poblaci6n de 215,000 habitan-
tes, y su capital San Jos6, con unas 30,000 almas.
No cabe, pues, lo de "estado de la Repfiblica de
Guatemala," de la definici6n academica, que en la
11? edici6n decia, como si estuvi6semos en 1839:
"Costariquefio o Costarriquefio, ia, adj.-El natu-
ral de Costa Rica, uno de los Estados que forman
la Repfiblica de Guatemala."
A este respect, puede decirse, que-Costarricense-
esti tan legitimado por la AmBrica-latina, como el
Costariquefio preferido por la ilustre corporaci6n
de Madrid.
En la 12. y filtima edici6n del Diccionario de la
Real Academia, se 16e:
-"Guayaquil.-Perteneciente a Guayaquil, estado
que forma part de la Repfiblica del Ecuador."
Repfiblica del Ecuador desde 1831: su capital Qui-
to, con 80,000 habitantes, levantada al pie del elevado
Pichincha, que orgulloso eleva sus cimas a la region









FRANCISCO R. ARGILAGOS


de los hielos perpetuos, y a 15,924 pies sobre cl nivel
del mar.
Guayaquil, ciudad que cuenta 50,000 pobladores,
"fundada en 1535, y reedificada a la orilla occidental
del rio Guayaquil, por Francisco Orellana." (Mar-
tinez Silva.) "Capital de la provincia Guayas, una
de las quince en que est6 dividida la Repiiblica del
Ecuador." (Martinez Silva.)
Tampoco vale, pues, como en-costarriquef-o-la
calificaci6n de "Estado" que le da la Academia, ni
aitn tomindola en su 6& acepci6n, y cuyas marcadas
irregularidades no concurren en la redacci6n de ''Chi-
lefio, fa," (Chileno, na, vulgarmente por Sudambri-
ca), ni en "Patag6n"-ni en "Guatemalteco"-por
lo que nada tienen que objetirsele.
Y aunque prolonguemos estas lines un tanto mis,
habra de permitirsenos transcribamos, en apoyo de
nuestra tesis, algunas de las designaciones con que
en otras ediciones, y en la 12. todavia, se repite el
"Indias Occidentales" por America, segfin empeza-
ban a divulgarlas los escritores de 1672, aunque con
"el cuidado de advertir al lector" que el nombre
de America "era nombre nuevo y poco usado," afia-
diendo que, "por lo comfin, se decia "Indias Occi-
dentales."-Don Circunstancias, peri6dico litera-
rio y critic, redactado por Juan Martinez Villergas.
--Habana.
Y mientras asi se trocaban los terminos, esas tales
"Indias Occidentales" eran para unos, lo que va del
Norte de Tierra Firme, con parte de Nueva Espafia,
hasta el Peru (Fray Pedro Sim6n) : para otros "las
cuatro islas, Santo Domingo, Cuba, San Juan de Puer-
to Rico, Jamaica y una parte de Tierra Firme, que




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs