• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Auténticas
 Juarez: Gobernador de Oaxaca su...
 El autor de la biografía
 Biografia del c. Benito Juarez
 Exposicion al soberano congreso...
 Exposicion al soberano congreso...
 Exposicion al soberano congreso...
 Exposicion al soberano congreso...
 Exposicion al soberano congreso...
 Ultimo periodo de gobierno 1850...
 Table of Contents
 El cultivo del maiz
 Back Cover






Group Title: Biblioteca reformista., vol. v
Title: Exposiciones.
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00023247/00001
 Material Information
Title: Exposiciones. (Cómo se gobierna)
Series Title: Biblioteca reformista
Physical Description: xiv, 440, 3 p. : port. ; 17 cm.
Language: Spanish
Creator: Juárez, Benito, 1806-1872
Pola, Angel, 1861-1948 ( ed )
Zerecero, Anastasio, 1799-1875
Publisher: F. Vazquez
Place of Publication: México
Publication Date: 1902
 Subjects
Subject: Politics and government -- Oaxaca (Mexico : State)   ( lcsh )
History -- Mexico -- 1821-1861   ( lcsh )
Genre: individual biography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: Biografia por Anastasio Zerecero. Notas de Angel Pola.
General Note: At head of title: Benito Juárez.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00023247
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002030433
oclc - 11657771
notis - AKL8070
lccn - 04029754 //r26

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Page i
        Page ii
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Auténticas
        Page v
        page vi
        page vii
        Page viii
    Juarez: Gobernador de Oaxaca su obra
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
    El autor de la biografía
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
    Biografia del c. Benito Juarez
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
    Exposicion al soberano congreso de Oaxaca
        Page 139
        Page 140
    Exposicion al soberano congreso de Oaxaca 1848
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
    Exposicion al soberano congreso de Oaxaca al abrir sus sesiones 1849
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
    Exposicion al soberano congreso de Oaxaca al abrir sus sesiones 1850
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
    Exposicion al soberano congreso de Oaxaca al abrir sus sesiones 1852
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
    Ultimo periodo de gobierno 1850 y 1857
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
    Table of Contents
        Page 442
        Page 441
        Page 443
    El cultivo del maiz
        Page 444
        Page 445
        Page 446
    Back Cover
        Page 447
Full Text


SVOLUMEN V .


- -m-- - -

SBIBLIOTECA
I i bi l
REFORMISTA


1__ : 'T---,-- --_-0-_- -.RE


3ENITO JUAIRZ

*'&sese6 :eeis ^s-<5ove s g 6 [4 @


;1% 1Ai '1


~T -~~~~--- ---131i
I
r V r7rC' I (I C\ NI E Q


' cAI-ArUOIUIUI
,' COMO SE GOBIE
BIOGRA FIA
v, PO P
AF 7ly)rsfsia ZLerecer-
I q NOTAS DE ,
.fr ANGEL POLA


6^ F. Viazquez, Calle de Tacuba 25[
1902


RNA,




I .. .. '
.mI;








c-i L N)


Wi'





:3




:CJ


BENITO JUAREZ


EXPOSICIONES








LOS TRAIoRNS PINTADOS POE S1 MISm OS

La plaza de Querdtaro entregada per Maximillano

(Segunda cdicidn enteramente refundida)

Libro secret de Maximiliano, en que aparece la idea
que tuvo de sus servidores, publicado con la certificaci6n
del C. Official Mayor del Ministerio de Relaciones Exte-
tiores y Gobernaci6n, es una bella historic de los hom-
bres del Imperio, tales como fueron, y de la entrega de
aquella plaza las fuerzas republicans por el Coronel
Miguel L6pez, quien no hizo mas que obedecer al Empe-
rador, su amigo y compare.
Esta nueva edici6n del libro, que tanta sensaci6n ha
causado, esti refundida del todo con profusi6n de notas y
entrevistas, la biografia del Arzobispo Labastida, escrita
por Maury, Jefe de la policia del Imperio, el informed del
General D. Mariano Escobedo sobre dicha acci6n de ar-
Inas y la lista complete de los prisioneros y los traidores.
Precio del ejemplar, ridstica $ 1 50



BIBLIOTECA REFORMISTA

ENJ PREENSA.

Volumen VI.-Obras completas de Benito Judrez. To-
mo II:-DISCURSOS, COMUNICADOS Y MANIFIESTOS. [Doc-
trinas y escenas.] Introducci6n:-JUAREZ DESCONOCIDOY
AMIGO Y GOBERNANTE, por el Lie. D. Felix Romero, que
fu6 diputado al Congreso Constituyente, y amigo de con-
fianza y partidario del autor. JUAREZ EN LA VIDA INTIMA:
ESPOSO Y FADRE, por X. Notas de Angel Pola y entre-
vistas tenidas con personajes coetineos que trataron en la
intimidad al Benemerito.
Precio del ejemplar, ristica. $ 1 50
'' kc. ",







13enito Judrez

eXPOSICIONeS
(G6mo se goblerna)



BIOQGI ;FIA
PO "RER
ANASTASIO ZLERECERO


MEXICO 'ww
F. VAZQUEZ, CALLE DE TACUBA N? 25
Hi S FL0ODA BRAR
Pf*tfI'Y OF FLORIDA LflRARIM.-'










If
~ ~- 'L;~














ATTUT8A1N TIOAS



Mexico, Septiembre I de 1902.
Sr. D. Angel Pola.
Mi buen amigo:
Muy senior mio. Dispensindome por esta
letra que yo le pongo que el retrato de mi
respectable primo el senior licenciado Benito
Juarez, el que Ud. tuvo la amabilidad de po-
nermelo en conocimiento, que por mi parte es-
ta muy perfectos id6nticos como lo merecen.
Pues el insigne retrato quo Ud. me pone i
la vista, he estado muy conforme de la foto-
gratia que Ud. se ha dignado sacar: todo y
por todo qued6 muy bien hecho, lo que de
mi parte Ie doy A Ud. las mAs debidas agra-
decimento, de tan noble empefio que Ud. tie-
ne, el esmero y los buenos sentimientos de
gratitud, porlo que no tcngo que sustituirle
a Ud. el pago de su buena disposicion por
el que fu6 benem6rito de las Am6ricas,








Me ofrezco estar A sus 6rdenes en cuanto
sea yo util.

Felipe Garcia (I).

(I) D. Felipo Garcia naci6 en el pueblo de Guelatao a
principios del siglo XIX. Fueron sus padres Antonino
Garcia y Juliana Garcia, sus abudlos paternos rablo Gar-
cia y Maria Garcia y sus maternos Francisco Garcia y Ber-
narda Santiago.
Es primo hermano de D. Benito Juarez, porque la ma-
dre de 6ste, Brigida Garcia, fu6 hermana carnal de Anto-
nino, el padre de Felipe.
Cuenta Felipe que muy pequefiito conoci6 A Ju.rez, que
vivia con su tio Bernardino, hombre de caracter duro, al
cuidado de su abuelita Justa L6pez, la madre de Marceli-
no, el padre de Juarez.
Bernardino le ensefi6 A leer y escribir, de manera me-
diana, y la cartilla del Padre Ripalda.
Felipe ha venido & Mexico tres veces: dos a pi6, desde
Guelatao, para visitar a su primo D. Benito, cuando era
President de la Repblica. La tercera, en este afio, para
dar la bienvenida A su sobrino Benito, hijo del Benem6ri-
to, que lleg6 de Europa, restablecido de grave enfermedad,
el 15 de Septiembre.
Felipe viste camisa y calzones de manta. A pesar de
sus afios, anda erguido, tiene complete y maciza su denta-
dura y apenas blanquean sus cabellos; en su conversaci6n
demuestra inteligenciay buen juicio, y tiene veneraci6n por
su primo, 6a quien llama siempre Don Benito.
La carta de Felipe que publicamos, como aut6ntica, la
hemos respetado completamente en su redacci6n.
Dos aios antes del fallecimiento del Sr. Juarez, estuvo
en esta ciudad a visitarle. Se hospeda siempre en la casa
nim. 3 de la I1 calle de la Iridustria, donde habitat la se-
flora Josefa Juarez, vigda de Dublan. Su numerosa paren-
tela, que es de la alta sociedad y ocupa posici6n brillante,
le liena de agasajos,









Mexico, Septbre.-26-I902.
Sr. D. Angel Pola.
Estimado amigo:
Me parece muy bueno el retrato del Sr.
Juirez que V. me mand6 y que adjunto le
devuelvo, porque reune a la exactitud del
parecido la identidad de la expresi6n.
Como ya regres6 Benito de Europa, creo
que debe V. entenderse con 61 de toda pre-
ferencia, para todo lo que quiera saber res-
pecto de su ilustre padre, porque es lo na-
tural que sea el hijo el que figure en todo
lo que tenga relaci6n con el finado.
Muestrele V. ese retrato para saber si cree
como yo creo, que es bueno.
De V. afmo. amigo
P. Santacilia (I).


[l] El Sr. D. Pedro Santacilia es casado con la sefiora
Dofa Manuela Juarez, hija mayor del Benem&rito. El Sr.
Santacilia naci6 en Cuba y es uno de los hijos de aque-
lla Isla que mAs trabaj6 por su independencia. Es literate
discreto y ha publicado algunas obras sobre historic y li.
teratura. Ha sido periodista y es poeta inspirado que tri-
buta respeto a~ la forma clbsica.
Fu6 el confidence de D. .Benito Juarez y su secretario
particular. Con 61 pas6 muchos dias dificiles y penosos,
durante largo tiempo, haciendo las veccs, en ocasiones, de
padre de la familiar del Benemerito, ya en la Repfblica,
ya en el extranjero.








Camara de Diputados.
Correspondencia particular.

M6xico, Septiembre 27 de 1902.
Sefior Don Angel Pola.
Present.
Muy estimado y fino amigo:

En debida respuesta A su grata de ayer
me apresuro A manifestarle, en obsequio de
su deseo, que el retrato de mi inolvidable
Padre que me remiti6 Ud. adjunto, torado
del natural por los Sefiores Valleto (I), en
el afio de 1867, es, en mi concept, el mejor
y mAs parecido de cuantos se han hecho; y
el facsimile impreso en la parte baja de la
fotografia es perfect.
Sin mas por ahora, quedo de Ud. afmo.
amigo y S. S.
B3ENITO JUAREZ.


(i) Los Sres. Valleto, cuando supieron que el retrato
de JuArez era para ponerle en una obra suya, se prestaron
esponthnea y desinteresadamente, con una amabilidad que
agradecemos, a proporcionarnos dos de sus mejores foto-
grafias.
D. Benito se liabia retratado precisamente al aiio just
despu6s de Maximiliano, en el mismo taller. Cuando supo
la coincidencia, el Benemrrito exclam6:
-jAsi es el mnudo!














JUAREZ

GOBERNADOR DE OAXACA

ST. OBRA.

Cuando el general Ignacio Comonfort,
President de la Repiblica, nombr6 a D.
Benito JuArez-siendo gobernador de Oa-
xaca, el 19 de Octubre de 1857-secretario
de Estado y del despacho de gobernaci6n,
entr6 i ocupar interinamente su puesto, por
elecci6n del Congreso del Estado, el Lic. D.
Jos6 Maria Diaz Ordaz, reconocido hombre
de bien, quien dijo, al prestar el juramento
de ley, ante la honorable corporaci6n:
"Si solamente atendiera i mi insuficiencia
y A las circunstancias actuales de la Repu-
blica, en que los legitimos e imprescripti-
bles derechos del hombre luchan con los in-
tereses, con los antiguos privilegios de las
minorias y con las preocupaciones de mu-
chos afios, desde luego habria rehusado el
honor de servir en el puesto que me hab6is
designado; pero tengo la convicci6n de que
cn el sistema democrAtico que felizmente







ha planteado nuestra carta fundamental, el
gobierno es de todos, para todos, y el go,
bernante cuenta con el prestigio de las leyes,
con la cooperaci6n eficaz de los ciudadanos
que, ya ejecutando, ya obedeciendo, buscan
un solo objeto: la felicidad piblica, el en,
grandecimiento de la sociedad. Confiando en
la ayuda del pueblo y en la uni6n de los que
desean la libertad y el orden, he aceptado sin
vacilar el gobierno interino del Estado; por-
que me propongo sostener los derechos del
pueblo, siguiendo, como sea possible, clejem-
plo del ciudadano ilustre que restablecib y ha
conservado en el Estado la paz, cl orden y la
moral en todos los ramos de la administracibn
publica"
D. Luis M. Carb6, president del Congre-
so, contest al Sr. Diaz Ordaz:
"No se ocultan a esta augusta asamblea
las dificultades que V. E. tiene que vencer
para llenar cumplidamente la misi6n que le
encomienda: disueltos todos los vinculos en
nuestra infortunada patria y desprestigiado el
poder, se ha querido que la dominaci6n per-
tenezca a la fuerza brutal y atrevida. Las cla-
ses separadas del pueblo, aislindose a cada
paso de la raz6n humana y predicando con
inaudito escindalo, en nombre del cielo, el
asesinato y cl incendio, han dominado alter-
nativamente en nuestra sociedad, haci6ndo-







XI
nos retrogradar hastala hacha del verdugo
y la tirania del soldado . .. Ni el
pend6n levantado en Ayutla hapodido con-
tener tanto mal, ni el sublime heroismo de
los jefes de esa revoluci6n restafian ain la
sangre que la audacia y ambici6n del clero
derrama continuamente en nuestros campos
y ciudades, y si es cierto que el pueblo co-
noce ya que 1l solo es grande y ha reclama-
do la libertad contra el despotismo, y los de-
rechos de la inteligencia contra las preocu-
paciones y la fuerza; existen aiin bastardos
intereses que es precise contrariar, juzgando
sin distinci6n de classes, porque no las puede
haber en un sistema republican. Porfortu-
na V E. tiene un ejemplo que seguir: su dig-
no predecessor ha trazado las huellas que ates-
tiguan los grandes servicios que en todo tiem-
po ha prestado su patria: ellos serdn un
monumento eterno que levanta la gratitud y
perpetza la justicia.
"inite, pues, V E.'la conduct del distin-
guido patriota que se separa de nosotros .. "
Estas afirmaciones sobre la vida ejem-
plar de Juirez, hechas por D. Jos6 Maria
Diaz Ordaz y D. Luis M. Carb6, son incon-
cusas 6 nacieron de la adulaci6n? De qu6
partieron estos buenos hijos de Oaxaca para
haber afirmado oficialmente que los actos
piublicos de Juarez son dechados de labor






Xlt
administrative? iQu6 de notable hito duran-
te su estancia en el poder, para considerarle
guia segura en la intrincada senda del arte
y la ciencia de gobernar?
Los Sres. Diaz Ordaz y Carb6 desempe-
fiaron importantes cargos en el gobierno de
Oaxaca, por sus propios meritos y porque.
obraban en un poderoso circulo politico de
fines sanos. Subieron hasta la mis alta con-
sideraci6n social, sin el favor de la amistad.
Asi, pues, cuando JuArez descendia de
aquel puesto, para ocupar otro mejor, reba-
saban de sinceridad las palabras que pronun-
ciaran en tan solemne ocasi6n, el uno, como
su sucesor, y el otro, como president del
Congress. Le habian visto de cerca obrar y
habia obrado siempre bien aquel sencillo ciu-
dadano.
Ademis, la 6poca aquella era ingrata al
favoritismo y la adulaci6n. De lucha pe-
nosa, los cargos piblicos en lo mas del tiem-
po no eran remunerados, y ninguno impro-
visaba capital por mAs que encumbrara en
political. "Gobernar A los pueblos, decia JuA-
rez, para lo que son absolutamente indispen-
sables la capacidad, la honradez y la activi-
dad. El que no reuna estas cualidades, no
espere que el gobierno ponga en sus manos
la suerte de los pueblos."
Y ocupAndose en sus empleados: "Los ac-






XIII
tuales cmpleados del Estado, y especialmnn-
tc los que manejan sus rentas, son activos,
pundonorosos y honrados, que limitan sus
necesidades hasta el punto en que pueden
satisfacerlas con solo el fruto de su trabajo.
Republicans de coraz6n, se conforman con
vivir en una honrosa mediania, que aleja de
ellos la tentaci6n de meter mano en las ar-
cas publicas, para improvisar una de esas
vergonzosasfortunas, que la moral reprueba
y que la sociedad siempre maldice."
El primer gobernador constitutional de
Oaxaca fu6 depuesto en dos ocasiones y ex-
pulsado fuera del Estado.
El segundo, apenas entr6 en ejercicio, tu-
vo a la vista las escenas sangrientas del 15
de Agosto de 1828.
D. Jos6 L6pez Ortigosa, gobernador en
1835, produciase ante lalegislatura, respec-
to de su cargo: "Para mi jams ha tenido
aliciente un destino en el que no disfruto
moment de descanso y cuyo desempefio he
visto cada dia mis dificil y Ileno de obstacu-
los, algunas veces insuperables. Al que ejer-
ce el mando se le culpa fAcilmente por lo que
hace y por lo que no hace; unos quisieran
convertirlo en un dspota, interin otros zahie-
ren por arbitrarias las operaciones mis suje-
tas i las leyes."
Y el mismo JuArez manifest, al jurar, el







30 de Junio de 1857, ante la legislature, la
Constituci6n del Estado:
"Conozco mi insuficiencia y cohozco tam-
bi6n que en las presents circunstancias, en
que la sociedad mexicana se abre paso por
entire las preocupaciones y los abuses, para
reivindicar sus derechos y establecer la paz
bajo la sombra saludable de la libertad y de
la civilizaci6n, el gobernante no es el hom-
bre que goza y que se prepare un porvenir
de dicha y de ventura: es, si, el primero en
'el sufrimiento y en el trabajo, y la primera
victim que los opresores del pueblo tienen
sefialada para el sacrificio."
Por lo visto, el puesto de gobernante no
era halagador en aquella 6poca trabajosa: ni
remuneraci6n, ni holgura, ni facilidades brin-
daba; el peligro salia al paso y habia que ha-
cer frente a obstAculos insuperables; insufi-
cientes las leyes para curar de raiz el mal,
los poderes A veces encontrados, carencia de
.voluntades que pospusieran su conveniencia
al interest general, mAs raras cada dia la leal-
tad y la profesi6n de principios sanos. Todo
era movedizo. Estar de pi6 firme en medio
de aquel desbarajuste, entire aquel desmoro-
namiento, era peregrina virtud. Y Juarez la
tuvo en grado excelso. Testigo y actor, ani-
moso 6 impAvido, no falt6 A sus deberes de
ciudadano y de autoridad. Como ciudadano













EL nUTOR DE hR IlOGRAFIa



WASHINGTON, JUNIOR 20 DE x866.

SR. D. BENJAMIN VICUNA MACKENNA ( ).-
Nueva York.

Mi muy estimado amigo:

Un compatriota y amigo mio que reside ahora
en la ciudad de M6xico, me ha remitido una bio-
grafia del Sr. JuArez, que es la mAs complete y
exacta que hasta ahora he visto. La modestia
del autor y su deseo de que no se atribuya su
trabajo A motives innobles, le hacen recomendar-
(I) Escritor fecundo y politico c6lebre, de Chile, nacido
en Santiago en 1831.
Revolucionario y liberal, fu6 dos veces condenado a
muerte.
Arrib6 a California el afio 1852, visit a los Estados
Unidos de Norte America y atraves6 Mexico.
Declarada la guerra por Espafia & la Repfitlica, nom-
br6sele agent confidencial cerca del gobierno de aquella
naci6n. Entonces habl6 en clubs y plazas pf(blicas, y lleg6
A tener hasta 14,000 oyentes en el Instituto Cooper.
Fu6 el mrs popular de los mandataries en la capital de
su pals.
Escribi6 unos cincuenta volfmenes sobre materials di-
versas.








me que no de yo A luz su nombre, para lo cual
hay ademas otros motives de obvia convenien-
cia. Por otra parte, el deseo del mismo autor de
que su trabajo no aparezca como an6nimo, poco
digno de cr6dito, le sugiri6 la idea generosa de
que lo publicara yo bajo mi nombre. (r)
Seria muy injusto de mi parte aceptar tan des-

(I) D. Anastasio Zerecero es el autor de esta biografia.
Naci6 en la casa nmero I de la calle de Chaneque, de
esta ciudad, el 27 de Abril de 1799. Sus padres fueron
D. Valentin Zerecero y la Sra. Matiana Azpeytia.
Hizo sus studios, hasta obtener el titulo de abogado,
en el Seminario Conciliar. Aqui le sorprendi6 el grito de
Dolores.
Dicen que, a la legada de Hidalgo al monte de las Cru-
ces, figuraba en una sociedad de conspiradores, fundada
porel Lic. Bernal en 18c9.
El poeta SAnchez de Tagle y 1l entraron en la Sociedad
de los Guadalupes, cuyo fin era la consecuci6n de la inde-
pendencia.
Fu6 del ej6rcito trigarante en 1821.
Su asiento en el primer congress estaba al lado del par-
tido republican liberal.
Por sus ideas le persigui6 Iturbide y redtfjole a prisi6n
al disolver el primer congress constituyente.
SYorkino por convicci6n, sostuvo la candidatura para la
presidencia del general Vicente Guerrero, su amigo muy
querido.
A 1l y Zavala sefialabalos la opinion pdblica como pro-
motores de la revoluci6n de la Acordada.
A la hora de la invasion norteamericana tom6 su arma
y se bati6.
En 1863 acompafi6 al gobierno ~ San Luis Potosi.
Entre sus amigos de confianza tenia al general Juan Al-
varez, a quien sirvi6 de secretario particular, y los Sres.








interesada indicaci6n, principalmente cuando creo
que hay un modo de conseguir los resultados que
el autor se propone, sin despojarle del honor que
le corresponde. Esto A mi juicio se consigue de-
clarando, como lo hago en esta carta, que he lei-
do detenidamente tal biografia y la he encontra-
do exacta, en todo lo que de ella conozco, pu-
diendo asegurar, ademas, que los hechos de la vi-
da del Sr. JuArez que he presenciado, estAn fiel-
mente referidos.
Las circunstancias de haber nacido yo en el
mismo Estado que el Sr. JuArez, de haber vivido
por algunos afios en el mismo lugar, de haber he-
cho mis studios de abogado en el mismo esta-
blecimiento de que 61 fu6 director por algdn tiem-
po, mientras yo cursaba las cAtedras de jurispru-
dencia; y mAs que todo, la de haber andado con
61 desde pocos dias despu6s de instalado su go-
bierno en Guanajuato, en Enero de 1858, hasta
Diciembre de 1859, me han permitido conocer
various incidents de la vida de dicho senior, ser
testigo presencial de otros muchos y apreciar su
character, sus aspiraciones y sus tendencies (i).
Jos6 M. Iglesias, Guillermo Prieto, Sebastian Lerdo de
Tejada y D. Benito JuLrez.
Di6 de su peculio ii,ooo pesos para el vestuario de un
batall6n, los cuales no quiso reclamar al Erario.
La muerte le sorprendi6 de Magistrado del Tribunal
Superior de Justicia del Distrito Federal el 18 de Marzo
de 1875, en la casa n6mero II de la calle de Medinas, a
la edad de 96 afios.
(i) D. Matias Romero naci6 en Oaxaca el 24 de Fe-
brero de 1837.





4
Como la vida del Sr. Juarez es relativamente
poco conocida en la America Meridional, y como
las circunstancias de Mexico y sus virtudes per-
sonales lo han colocado en un lugar prominent,
que atrae y fija las miradas de todos los america-
nos, creo que V., que con tanto empefio procura
estrechar los lazos que existen entire las reptibli-
cas de este continent y hacer conocer A sus
hombres distinguidos, tendrA much gusto en pu-
blicar en La Voz de la Amdrica, la biografia del
Sr. JuArez, que con este objeto le remito.
Antes de terminal esta carta debo manifestar
A V. que el autor de dicha biografia me dice, al
remitirmela, lo que sigue:
"ALin no es tiempo de escribir la historic de
Mexico en esta su segunda guerra de independen-
cia, ni me creo con las dotes indispensables para
hacerlo. Por este motive he pasado rApidamente
por este period de la vida del Sr. JuArez, pues
la historic de Mexico imparcialmente escrita, serA
J" "..l i, ii.L]. j :.,rn so verdadero punto de
S,,.. r. ss.i m'' :r J1-".l' j.minteXrt'an de su vida putiblica.":
.Sn ..- '\V mu\' ;tr.im'ntr su S. S.

^; .I. Romero.
En d1 Arclhi- : .. lel limnll it., ,I Ciencias y Artes hay
c.-" .rn I .:i.1 i. de Ii irj :h' I l.:l i te Septiembre de 1852,
Si:rle.... ,ii i.:t....lI Ii -4 .:.l.uti, :,:,. Desempefiabala c -
r : il i1 T ;I '. NI. 'li c, ~1 e: y replicaron los Lies. Lope
*an Cr, n.r.i Manu.I l i'....i.l y Tiburcio Cafias. Era di-
: i.r ,k'l i[. ii l [.'. le iil... Ju rez.
S* Fjlle.'. n Wa.' il.!bi iendo Embajador de Mxico,
': d1 30 c [l,:ir.n ltr,.); ;,in,,;.

<* (
'':~~~- ^ liS 1''















BIOGRAFIA DEh C. BEHITO JUAREZ



1.

Las grande cordilleras que recorren la Repu-
blica Mexicana de Norte A Sur, costeando la una
al Oceano Pacifico y la otra al golfo de Mexico,
van estrechando lentamente sus distancias con-
forme se acercan al medio dia, hasta el grado de
que en los limits septentrionales del Estado de
Oaxaca, los ramales que de ellas nacen se confun-
deny enlazan, formando de todo elpais compren-
dido entire ambos mares, un erizo de altas mon-
tarias y profundas caradas, ricas de metales pre-
ciosos, regadas por mil arroyos de aguas puras
y cristalinas, y cubiertas de la mAs exuberante,
bella y variada vejetaci6n, desde el elevado pino
hasta elesbelto cocotero. En medio de esas mon-
tafias y en un pequefio valle se asienta, en las uil-
timas vertientes de la bellisima montafia de San
Felipe, la bonita ciudad de Oaxaca, Ilamada en
otro tiempo Antequera. Catorce leguas al N. E.
de esta ciudad y A unas quinientas varas del Po-
niente de IxtlAn, cabecera del distrito del mismo
nombre, en cl fondo de las montailas se esconde
un humilde pueblecillo, de cosa de doscientos ha-







6
bitantes, que se llama San Pablo Guelatao: un
elegant y hermoso temple arruinado por fre-
cuentes terremotos, aun antes de haberse conclui-
do; una iglesia tosca y mal construida, que suple
la falta del primero; unas cuantas casitas de ado-
be y teja; algunas chozas de paja; un agreste y
pequefio lago que los habitantes de Guelatao lla-
man la "laguna encantada," porque, formada de
las filtraciones de las sierras inmediatas y desa-
gindose por filtraciones tambien, conserve siem-
pre un mismo caudal de aguas puras y trasparen-
tes, que las mAs fuertes tormentas ni enturbian ni
aumentan; todo esto rodeado de un bosque de
Arboles frutales, con una temperature templada y
suave, hace del pueblecito de Guelatao un lugar
encantado, un jardin que aromatizan los azahares
del chirimovo, de los naranjos y limoneros. Sus
habitantes, indios de raza pura, hablan uno de los
dialectos del idioma zapoteca y se dedican ya A
la labranza, ya A la mineria y alg6n tanto al co-
mercio, hacienda frecuentes viajes para cambiar
los products abundantes de aquellas sierras por
articulos indispensables de los valles inmedia-
tos (1).

(I) D. Anselmo Garcia, Presidente Municipal de la vi-
lla de Guelatao de Ju.rez, Distrito de IxtlAn, me hace,
con fecha 5 de Juliode 1902, esta descripci6n del pueblo:
"*Descripcin del pueblo, hoy Villa de Guelatao, cuna
del Benemtrito Lic. Benito Judrez.-Esta situado en la
cordillera de la Sierra Madre del Norte, en su rama Orien-
tal, A 55 kil6metros al Nor-Este de la Capital del Estado
de Oaxaca, siendo su extension superficial de 20,950 me,








7
En una de las casitas de Guelatao, de adobe y
teja, de que hemos hablado, naci6 el Sr. D, Be-
nito JuArez el 21 de Marzo de 18o6. H6 aqui la
c6pia certificada de su partida de bautismo:
"El Presbitero que subscribe, encargado de es-
ta parroquia.-Certifico en toda forma de dere-
cho: que en el archivo de ella se encuentra un
libro de forro encarnado, cuyo titulo es de "Bau-
tismos," y A fojas ciento sesenta y cinco, partida
trece, se halla la del tenor siguiente:-En la igle-
sia parroquial de Santo TomAs Ixtlan, A veinte y
dos del mes de Marzo del afio de mil ochocientos
seis, yo, D. Ambrosio Puche, vecino de este Dis-
trito, bautic6 solemnemente A Benito Pablo, hijo
tros cuadrados; y linda al Oriente, Poniente y Norte con
la Cabecera del Distrito de Ixtlin, y al Sur con Yahui-
che y Chicomezfchil.
"Su clima es templado.
"Sus habitantes ascienden al nfmero de 354.
"Su vegetaci6n es de clima tropical y templado, como
son los limoneros, naranjo, mango, platano, cafia, duraz-
no, membrillo, peras y peritas, cuyas plants se cultivan
en los solares de la poblaci6n.
"Sus edificios son de adobe y teja, de regular construc-
ci6n, y cuenta con dos temples de bonita arquitectura, bue-
na construcci6n y regular decorado. Como edificios pfbli-
cos, cuenta con el Palacio Municipal, que est4 situado en
el centro y calle principal de la poblaci6n, siendo los salo-
nes de 6ste bastante amplios y de reciente construcci6n.
En las mismas condiciones que 6ste y enfrente se encuen-
tra un Portal con sus departamentos para las escuelas de
ambos sexos y la Biblioteca Altimamente organizada. En-
cu6ntrase frente a estos edificios un bonito jardin, que en
su centro desthcase magcstuosa la estAtua del lenenmirito,









legitimno y de legitimo matrimonio de Marcelino
JuArez y de Brigida Garcia, indios del pueblo de
San Pablo Guelatao, perteneciente A esta cabece-
ra: sus abuelos paternos son Pedro Juarez y Jus-
ta L6pez; los maternos Pablo Garcia y Maria
Garcia: fu6 madrina Apolonia Garcia, india, casa-
da con Francisco Garcia, advirti6ndole sus obliga-
ciones y parentesco espiritual.-Y para constan-
cia lo firmo con el senior Cura.-(Firmado). Ma-
riano Cortabarrta, Ambrosio Puche.-Es c6pia field
y legalmente sacada de su original A que me re-

Al Poniente, como A 50 metros de dicho Palacio Munici-
pal, se encuentra una humilde choza en que vi6 la luz
primera el gran Reformador. Al N. 0. existed un Pante6n
municipal en buenas condiciones higienicas.
"Como cosas notables tiene al Norte y junto al jardin
una laguna, que su diametro es de 8o metros y cuyos fe-
n6menos particulares son: que el agua cambia de colors,
poni6ndose unas veces clara, otras negra, otras colorada,
cafe, etc., ignorando sus causes, por lo que la llaman en
el Distrito Laguna encantada. Esta circunvalada de her-
mosisimos fresnos y es el lugar preferido, en los dias de
campo, de las families y donde se efectfian las verbenas.
"Tambi6n lo tiene como paseo pfiblico la misma pobla-
.ci6n, a donde los dias festivos concurre la mfisica.
"El ramo principal A que se dedican los vecinos de la
localidad es A la agriculture y horticulture, sicndo sus
plants de cosecha el maiz, frijol, alverja, lechuga, rAha-
no, tomate, gitomate, ceholla, ajo, col, etc. Sus siembras son
dos en el aino, una en Primavera y otra en Otofo; la pri-
mera sujela A riego, pues cuentan con un buen acueducto
que conduce el agua A la pollaci6n, de un rio Ilamadlo
Ililoovetoo, afluente del Rio Grande del Distrito, que se
une al de Cuicatlln."










mito, siendo testigo de su cotejo Francisco Ra-
mirez, de esta misma cabecera.-Ixtlan, Octubre
24 de I865.-(Firmado).--Jos6 Antonio Mdr-
quez (i).
Los padres de Juarez, pobres como en lo ge-
neral lo son los habitantes de aquel pueblo, te-
nian, sin embargo, las comodidades que porlo co-

(i) Como hay alguna difercncia, aunque pcquefa, en-
tre la fi de bautismo del texto y la que a la vez han te-
nido la bondad de poner en mis manos el Illmo. Sr. D.
Eulogio G. Guillow, Arzobispo de Oaxaca, y el Sr. D.
Salvador Bolafios Cacho, Jefe Politico del Distrito de Ix-
tlan, public conlinuaci6n tambi6n 6sta:
Al margen una estampilla de cincuenta centavos debi-
damente cancelada.
El infrascrito cura Pbro. Pablo Manzano, Certi/ica en
debida forma que en el libro 12 de bautismos de esta pa-
rroquia, folio 165, partida 13, consta el bautismo de Benito
Pablo que a la letra dice:
"En la Igl? Parroquial de Sto. Thomas Ixtlan en vein-
tidos del mes de Marzo del aiio de mil ochocientos seis.
Yo Don Ambrosio Puche, vicario de esta Doctrina, bau-
tiz6 solemnemente 6 Benito Pablo, hijo de Marcelino Jui-
rez y de Brigida Garcia, indios del Pueblo de Sn. Pablo
Guelatao perteneciente a esta Cabecera; sus abuelos pa-
ternos son: Pedro Juarez y Justa L6pez; los maternos Pa-
blo Garcia y Maria Garcia; fue madrina Apolonia Garcia,
india casada con Francisco Garcia, y le adverti su obliga-
ci6n y parentesco spiritual, y para constancia lo firmo
con el Sor. Cura.-Marianu Cortabarria.-una r6brica.-
Ambrosio Puchc.-una ruibrica.-Al margen se lee-
Nota.-Benito Pablo.-I3 Sn. Pablo."-A petici6n de los
interesados doy f6. Parroquia de Santo Tomas IxtlIn,
Abril veinte de mil novecientos dos.-Pablo Manzano,-
Una rubrica.








10
m6n tienen los indios en el Estado de Oaxaca (i):
una casita en que vivir, un pequefio campo que
cultivar, algunos animals dom6sticos y de labor
para las necesidades de su cultivo, hacian no te-
mer A sus propietarios la miseria, aunque por
cierto no pudieran esperar ni la abundancia, ni la
riqueza, ni para ellos, ni para sus descendientes.

Al margen.-Una estampilla de cincdenta centavos y
un sello que dice: Juzgado de zR Instancia del Dislrito
de Ixtldn de Juzre.--E. de Oaxaca-
El Licenciado Jos6 Maria Cafias, Juez Notario del Dis-
trito,
CERTIFICA: que habiendo cotejado la anteriorpartida con
su original, result exactamente igual y fueron testigos
del cotejo, los ciudadanos Zeferino IIernandez y Anselmo
Garcia, ambos labradores, el primero de este origen y ve-
cindad, soltero y de treinta y nueve afios de edad, y el se-
gundo, natural y vecino de Guelatao, casado y de treinta
y ocho afos de edad, y firmaron para constancia. Doy f6.
-Jos6 M. Cafias.-una rabrica.-Zeferino IIernAndez.- -
una rifbrica.-Anselmo Garcia.-una rubrica.-NicolAs
Castillejos-una rtbrica.-Srio.-D. A.-Fortino Rami-
rez.-una ribrica.-D. A.-Estanislao Jim6nez.-una
rtbrica.
Es copia fiel sacada legalmente de su original que exis-
te en el archivo del Municipio de esta villa.
Guelatao de Jufrez, Julio 5 de 1902.

El President Municipal,
Anselmo Garcia.

(i) En Guelatao existe adn gente de su sangre. "En
la poblaci6n-dice D. Anselmo Garcia, pariente de D.
Benito-existe una sefiora lamada Maria Ruiz de m.s de
Ioo afios de edad, esposa del finado Justo Juirez, primo
hermano este de Marcelino Juarez, padre del Sr. Lic. D.










Alli se deslizaron los primeros aios de Juarez.
(r). Apenas tenia tres aios de edad cuando mu-
rieron sus padres, habiendo quedado al cuidado
de su abuela Justa L6pez, y por muerte de 6sta
al de su tio Bernardino JuArez (2).
No era fAcil por cierto en aquellos tiempos A
una familiar pobre dar una educaci6n esmerada

Benito. La sucesi6n de esta sefiora se compone en la ac
tualidad de tres hombres Ilamados Anastasio, Juan y Ru-
perto Ju.rez, de 65, 58 y 50 aifos de edad respectivamen-
te. Vive tambi6n un primo del Sr. Licenciado, Ilamado
Felipe Garcia, que cuenta con 97 aflos de edad, de quie-
nes hemos tomado los siguientes datos biogr6ficos del gran
Reformador, que me honro en transcribir Ud."
(1) Hay tres ediciones de la Biografia escrita por el
Sr. Zerecero: una de Nueva York, en 1866, rectificada
por Juhrez durante su estancia en Chihuahua; otra de Pue-
bla, en 1867; otra de M6xico, en 1869, rectificada nueva-
mente por Juarez.
He preferido la 6ltima edici6n, 6 pesar de las variantes,
algunas insignificantes, porque es la mejor, aunque ha-
ciendo constar en notas una que otra de ellas, que dejan
ver la mano recta de Ju.rez.
En el texto referente a esta nota leese en la edici6n de
Puebla: "feliz y content mientras sus padres le vi-
vieron, triste y desgraciado cuando A sus caricias sucedie-
run los malos tratamientos y poco cuidado de un tio su-
yo, que qued6 encargado de la tutela de la familiar 6 la
muerte de sus padres."
(2) Segdn D. Anselmo Garcia, pariente suyo que ha
documentado la voz de la tradici6n en Guelatao, Juarez
qued6 huerfano la edad de ocho afos. Su padre, Mar-
celino, falleci6 en uno de los corredores del Palacio de
gobierno de la ciudad de Oaxaca, en uno de tantos viajes
que hizo para comerciar en fruta, y fue sepultado en el Pa-










en San Pablo Guelatao (i). Creci6, pues, hasta
los doce arios sin saber leer ni escribir, ni aun si-
luiera hablar el idioma castellano; pero habia en
el el instinto del saber, el deseo de cambiar de
posici6n elevindose por su propia fuerza de vo-
luntad y una constancia tal, que como veremos
mis adelante, ha sido siempre en la vida de JuA-
rez el gran poder de que se ha servido en los mo-
mentos mAs critics de su existencia (2).
El camino principal que va al interior de la
sierra, pasa precisamente por San Pablo Guela-
tao, de suerte que el pobre niiio podia contem-
plar A los pasajeros que Ilegaban de la ciudad,
trocinio. Su madre, Brigida, falleci6 en Guelatao y des-
cansa en el temple principal.
El huerfanito busc6 entonces refugio, para su sostCn y
educaci6n, en el hogar de su tio Bernardino Ju.rez, hom-
bre de muy escasos recursos, pues sus interests eran un
pequerio rebatio de ovejas y un solar sito junto a la Lagu-
na Encantada.
Los padres de Benito no dejaron bienes de fortune: vi-
vian de su trabajo.
Benito, al entrar en la casa de su tio, encarg6se del cui-
dado del rebaino.
(1) Variante de la edici6n de Pueblay Nueva York.....
"ni much menos lo podia bacer un tutor que de lo que
menos se cuidaba era del porvenir de Juarez."
(2) Respecto 4 la nifiez de Juirez me dice D. Ansel-
mo Garcia: (Por inclinaci6n era muy dedicado al studio,
pues en aquella 6poca, que s61o habia una escuela parti-
cular establccida por Domingo Garcia, hijo dc la misma
poblaci6n, concurria el Benem6rito, todos los dias, antes
de salir al campo con sus ovejas, manifestando dedicaci6n
y aprovechamiento. En el campo, ya en cuidado de su







done se encontraba una hermana suya (i).
iCuAntas veces oia relatar A los viajeros las be-
Ilezas, para ellos sin rival, de la ciudad de Oaxa-
ca, y cuintas veces su tierna imaginaci6n se las
pintaba con todos los atractivos de lo descono-
cido, viviendo asi en el ancho campo de los cas-
tillos en el aire!
Hay una costumbre muy arraigada, ademAs, en
los habitantes de la sierra N. E. de Oaxaca, que.
consist en Ilevar A sus hijos A la ciudad A servir
en las casas principles, donde son muy aprecia-
dos los j6venes serranos por su proverbial hon-
radez, su lealtad y constancia en el trabajo: los
padres no exijen retribuci6n alguna para sus hi-
jos, A no ser la alimentaci6n indispensable, un
vestido sencillo y bastante econ6mico y la preci-
sa obligaci6n de que vayan A la escuela y apren-
dan A leer y escribir. El resultado de esta cos-
tumbre ha sido el que aun antes de que los gobier-
nos liberals establecieran escuelas en casi todas
las poblaciones de la Repiblica, los habitantes
menos acomodados de esa sierra ya supiesen en
su mayoria leer y escribir. Asi el niflo Juarez
contemplaba A muchos j6venes, mAs pobres ain
que el, que A su misma edad ya sabian much
rebanio, como cosa particular, se subia a un arbol pero-
rarles t las ovejas en su lengua natal, el ZAPOTECO.
sSu character fui obediente, reservado en sus pensamien-
tos y, en general, retraido; tuvo amigos, pcro pocos, y de-
mostraba para con ellos formalidad y cordura.)
(I) Esta sit hermana se llamaba Josefa y scrvia en la
casa de D. Antonio Maza, espatiol de origen.








mAs y habian visto su suefio dorado: la "Ciudad."
Tanto estos continues estimulos, cuanto el poco
paternal tratamiento que en su casa recibia, lo
decidieron al fin; y un dia del afio de 18r8 aban-
don6 la casa de su tio y se march A Oaxaca,
fuerte por la voluntad y rico en suefios dorados
(i).
Por el pronto encontr6 un abrigo en la casa
en que vivia su hermana, y A poco en el paternal
cariflo de un Sr. D. Antonio Salanueva, que di-
vidia su tiempo (2) en la prActica de la religion

(1) Refiere D. Anselmo Garcia: sEl 16 de Diciem-
bre (dia midrcoles) de 18x8, distraido con sus amigos de
la infancia, descuid6 el rebario, y 6ste, habiendo causado
danio en una sementera agena, lo detuvieron para la res-
pectiva indemnizaci6n. Asustado el joven Ju rez por es-
to, no quiso hacerse present a su tio, por lo severe que
era; ausentindose desde luego de la poblaci6n con rumbo
A la capital del Estado, sin mis elements que su mismo
presentimiento; pero amoroso como lo era, quiso regresar
varias veces t su hogar, impidi6ndoselo su carActer ener-
gico y resuelto; por lo que continue su viaje y lleg6 A Oa-
xaca, refugibndose con una hermana suya, Josefa Juarez,
que servia en la casa de Don Antonio Maza, de origen
espafnol.,
Josefa-contaba el Sr. Jos6 M. Maza-fue para su her-
manito una segunda madre: ella vel6 cuidadosamente
por su vida y educaci6n, luego que lleg6 A la ciudad.
Por el sembiante de D. Benito, ifimutable tanto parael
pesar como para la alegrla, parecfa cruzar una nube, cuan-
do la recordaba.
(2) Variante de las otras ediciones: entiree la
practica de la religion cat61ica y la ensefianza de prime-
ras letras en una escuela que al caso tenia abierta."








cat6lica y su profesi6n de encuadernador de li-
bros. Preciso es advertir que Salanueva era ter-
cero descubierto de la tercera orden de San
Francisco, especie de frailes que no hacian vo-
tos de castidad ni de clausura, y que vestian un
habito semejante al de los otros frailes. Al lado
del Sr. Salanueva aprendi6 JuArez A leer y escri-
bir (r). No faltaron por cierto A JuArez las prac-
ticas religiosas, ni el ejemplo de la moralidad y
buenas costumbres; y aunque en pobre mediania,
recibi6, con los alimentos y cuidados corporales,
con el cariilo de un protector, todos los sanos
principios que forman en JuArez esa honradez
proverbial que lo ha caracterizado siempre (2).
Terminada esta educaci6n preliminary, Salanue-
(1) Variante de las otras ediciones: "con los pri-
meros rudimentos de la gramtica castellana y aritmetica."
(2) El Presbitero D. Agustin Espinosa, Padre familiar
del Illmo. Sr. Guillow, ha hecho pr escrito a este progre-
sista Prelado el relak,: que ,u,. ,l StAnri.cl dei Jua.
rez al lado del Sr. >il,n:%c : 1 tx .7") ; **
"Dice mi abuelita, hablarlI... del r.,SLrc:,- 1 .iiL.' i- '
te: IIace como ochenta afio ,'uq ccon..c'. 1.. INenirD : Jul .
rez sirviendo en la casa de qiuier. ,icn I.l'jale Salanue\ .
y que era lego del convento del Carmen. Este Padre te,
nia en su casa, en una pieza que daba A la calle, un Senor
llevando la Cruz A cuestas y cuya imagen salia todos los
dias en procesi6n, rezandose ei Sto. Viacru'cis. Vesfia el
Sr. Juarez el traje humilde de camiisa y calzdnes; ,'uyo-tra-
je se lo vi siempremuy 1l.imi. T':d'.i los d, i. aicx.rpa -
ba al Senor rezando el ViacrucisFu'' .
"Era el Sr. Juarez muy humilde, iuy dedicado al es::.
tudio, jamAs se le vela ocioso y en. u rai..- ~l i.c:uld'Jr
estaba siempre con el libro en lnrn'.. '
*.. .,y








va cuid6 de poner A JuiArez de alumno externo en
el Seminario eclesiAstico, dinica casa de educa-
ci6n secundaria que habia en Oaxaca (i). Co-
menz6 el studio de la latinidad en Octubre de
1821, entr6 en el curso de filosofia en 1824, por-
que hasta entonces se abrieron las cAtedras, ter-
minindolo en 1827. Tanto en este afio como en
el de 25 tuvo actos publicos en que di6 prue-
bas de su inteligencia y adelanto en el studio.
Lleg6 entonces el moment de dedicarse A una

"Con el Padre Villanueva tal vez hizo sus studios pri-
marios, pues no recuerdo haberlo visto jams asistir nin-
guna escuela.
"Despu6s ya no volvi jam s a ver al Sr. Juhrez, hasta
que Ilena de asombro supe que el mismo que yo habia co-
nocido de sirviente con el P. Carmelita era el Gobernador
del Estado.
"Nota.-La persona que da estos datos tiene la edad
de noventa y un aios y se llama Matiana Melgoza Vda.
de Diaz-Ordaz."
I El Sr. Salanueva fu6 vecino del barrio del Carmen Al-
to y su casa queda frente por frente de la puerta principal
del templo. Alli hay una leyenda grabada en mArmol,
que reza:
Esta casa did abrigo al Benemi'rito de Amnlrica, Benilo
Jtudrez, cuando salid de Guelatao para educarse al laelo
del Padre Salanueva. ISi8 d 1828.
Un hermano suyo fu6 liberal y tom6 parte active en la
political del Estado. Se Ilamaba Manuel y era artesano y
comerciante. En 1833 ministry al Gobierno $1,323.75.
(I) El Colegio Seminario de Santa Cruz se fund, se-
g(n el plan del Concilio de Trento, el aino 1677, por
breve de Inocencio XI, dado en Roma el 20 de Febrero
de ese aiio, y por cedula real fechada en Madrid el 12
de Abril de 1673, gobernando la mitra de Oaxaca Fray
I I I









ciencia especial, y tambi6n el de comenzar a su-
frir la presi6n moral de su protector, que, (i)
A pesar de su buen coraz6n y tal vez A causa de
ese mismo buen coraz6n, quiso que JuArez siguie-
ra la carrera eclesiAstica. Tuvo Este, pues, que
dedicarse el afio de 27 al studio de la teologia
(2), como tambi6n se dedicaron a 61 D. Isidro
SAnchez y D. Francisco Parra, quienes compar-
tieron con JuArez la protecci6n de Salanueva, lle-
gando ambos A ordenarse y ser curas en la di6-

Tomrs de Monterroso. Se estableci6 la citedra de teo-
logia moral, fundada por Fray Bartolom6 de Ledesma,
a la que agreg6se otra de visperas y en seguida dos de
teologia escolastica, una de filosofia y dos de gram.tica.
El Dr. Nicols del Puerto lo dot6 de una biblioteca, que
mejor6 el Dr. Gregorio Alonso de Ortigosa.
(1) Variante de las otras ediciones: "religioso
hasta el fanatismo, sin una inteligencia cultivada "
(2) Debo 5 la bondad reconocida del Illmo. Sr. D. Eu-
logio G. Guillow la rectificaci6n de las materials de estu-
dio y de las fechas en que las curs6 Juarez.
IIe aqui el comprobante:
SEMINARIUM PONTIFICIUM SANCTAE CRUCIS OAXA-
CENCE.
El Pbro. Jos6 Uriz, Rector del Seminario Pontificio de
esta Ciudad, certifica que en los libros I de Calificacio-
nes y i? de M6ritos y ejercicios literarios de este Semina-
rio, se encuentran los siguientes datos del alumno Benito
Pablo JuLrez.
Libro de Calf/caciones.

1824.-Curso de Medianos.-Manteista D. Pablo Ju.-
rez, fue calificado de Excelente. Es de sobresaliente apro-
vechamiento y de particular aplicaci6n.
1825.-Curso I? de Filosofia.-D. Benito Pablo Ju.-








cesis de Oaxaca. Vamos A ver cuAles fueron las
causes poderosas que influyeron en esos momen-
tos en Juarez y que decidieron tan radicalmente
de su suerte future.


II.

Dificilmente puede formarse hoyjuicio de la ig-
norancia en que se encontraban las provincias de
Nueva Espafia en el afo de 2r, primero de la in-
dependencia mexicana. Es precise tener presen-
te para ello, que hacia muchos afios que la Espa-
fia misma, tanto por su decadencia general, cuan-
to por el sistema inquisitorial que la gobernaba,
yacia en una profunda ignorancia, sobre todo en
las cuestiones sociales que hacia tiempo agitaban

rez, manteista, fai calificado de Excelente nemine discre-
pante y sustent6 un acto piiblico.
1826.-Curso 2? de Filosofia.-D.' Benito Pablo Jui-
rez. Excelente. Es sobresaliente en la aplicaci6n y aprove-
chamiento.
1827.-Curso 3 de Filosofia.-D. Benito Pablo Jui-
rez. Excelente ncmine discrepante. Es de particular apli-
caci6n y sobresaliente aprovechamniento que manifest en
el acto pblico que defendi6 y tuvo el honor de consagrar
. Ntro. llustrisimo Prelado.-"IIabiendo presidido sus
actos el Br. D. Miguel Estanislao Riveros y teniendo que
dar los lugares 5 sus discipulos, hizo la asignaci6n de ellos
en la forma siguiente:-Supra locum.-D. Benito Pablo
Juarez "
828.-- er. afio de Teologia.:-Manteista D. Benito
Pablo Juirez, present a mh s de lo de obligaci6n, el trata-
do de infidelitate por el Emo. Gotti, y fu6 caliIicado de
Excelente nemine discrepante.











19
al mundo, y que la revoluci6n francesa habia fami-
liarizado en toda la Europa, sin penetrar la negra
valla que el poder teocratico habia puesto A Es-
paiia y sus colonies. Y si para penetrar esas ideas
A la Peninsula habian necesitado trescientas mil
bayonetas, para llegar A la Nueva Espaia necesi-
taron el transcurso del tiempo y la insurrecci6n
contra la metr6poli. Pero llegaron al fin deslum-
bradoras, y entonces comenz6 esa lucha tenaz en-
tre lo nuevo y lo viejo, entire las reforms y los
hAbitos inveterados, entire la verdad y el error,
entire la libertad y el despotismo clerical. Enton-

Libro de MiArilos.
1826.-El dia 2 de Marzo, tuvo un mensal de la Arit-
metica y Algebra del P. Fr. Francisco Jacquier, D. Beni-
to Pablo Juarez y lo presidi6 el Br. D. Miguel Riveros,
Catedritico de la facultad.
1827.-El dia 8 de Marzo, tuvo un mensal de cinco
conclusions de la Fisica Particular del M. R. P. Fr.
Francisco Jacquier, D. Benito Pablo Juarez, presidido
por el Br. D. Miguel Riveros, catedratico de la facultad.
En 9 de Agosto tuvo un acto en el que defendi6 la obra
de Filosofia del P. Jacquier, D. Benito Pablo Juarez, pre-
sidido por el Srio. Catedrstico Br. D. Miguel Estanislao
Riveros.
1828.-E1 dia 8 de Mayo tuvo un mensal de la se-
gunda cuesti6n del tratado de Encarnaci6n por el Ang&-
lico Dr. Sto. Tomas, D. Pablo Juarez y lo presidi6 D.
Luis Morales, Catedratico de Prima de Teologia Escolhs-
tica.
Y A pedimento del interesado y para los usos que le
convengan expido el present en la ciudad de Oaxaca A
los doce dias del mes de Julio de mil novecientos dos.
Jost URIZ, c. M.










20
ces fue precise que una nueva generaci6n se pre-
sentara al frente de la antigua, y en esta crisis
terrible fu& en la que toc6 A Juarez comenzar su
vida independiente (i).
El Seminario de Oaxaca estaba dirigido por el
Sr. Ramirez, can6nigo penitenciario de aquella ca-
tedral, que tanto por ser de una familiar de la aris-
tocracia, cuanto por su posici6n social, y mAs que
todo por la energia biliosa que lo caracterizaba,
se habia hecho uno de los corifeos del partido re-
tr6grado (2). Ni una gran ilustraci6n, ni por cierto
una inteligencia privilegiada podian contrabalan-
cear aquellas circunstancias, de donde result que
el Seminario se convirtiese en sus manos, en una
arma de partido, demasiado poderosa, porque
encerraba en su seno A la juventud mAs florida e

(I) D. Miguel Ignacio de Iturribarria hace de la 6po-
ca esta pintura: sEpoca terrible y azarosa en que el Eje-
cutivo del Estado vi6 disueltos y relajados todos los re-
sortes de su poder.
sEsta hermosa capital, convertida en campo de Marte.
(Pas6 la noche de la torment, y asom6 la aurora de la
paz; pero para presentarnos, a sus cortos reflejos, las ho-
rrorosas ruinas, en que quedamos envueltos, para mani-
festarnos el grande precio a que rescatamos la deseada li-
bertad, y para que pudi6semos registrar, 5 pesar nuestro,
las peligrosas enfermedades a que quedaba afecto el cuer-
po social.)
(2) El Lie. D. Francisco Maria Ramirez de Aguilar,
penitenciario de la iglesia cathedral, fue diputado a Cortes
por la provincia de Oaxaca en los afios de 820 y 1821.
En 1827, precisamente abierto apenas el Instituto, era
de la junta directive de studios, en la secci6n de teologia.
Fu6 tambi6n senador.









inteligente de Oaxaca. Como en los primeros
afios de la independencia se notaba en aquel Es-
tado la falta de hombres de letras, principalmen-
te abogados, que escaseaban para llenar los di-
versos empleos que el nuevo regimen de la Na-
cion hacia indispensable, pues que fuera de la ca-
rrera eclesiAstica, que podia seguirse en los di-
versos seminarios que habia en el pais, la del foro
no se estudiaba mas que en las universidades de
M6xico, Guadalajara y YucatAn, se quisieron es-
tablecer algunas cAtedras de Derecho en el mis-
mo Seminario, cuyo proyecto encontr( una tenaz
oposici6n en Ramirez (i).

(i) En la Exposicidn que de su gobierno present el
vicegobernador del Estado, D. Jos6 L6pez de Ortigosa,
a la cuarta Legislatura constitutional, el 2 de Julio de
1831, se lee:
uEl antiguo y utilisimo colegio seminario que esta f car-
go y bajo la direccidn de doctors y respetables eclesiasti-
cos, ha continuado inalterablemente siendo el mis con-
currido plantel de la instrucci6n de los oaxaquefios: 61 es
el inico que existia, y asi es que 61e se deben los sabios,
cuya memorial se recuerda con aprecio, y han hecho y ha-
cen tanto honor A su patria. El document nfmero 2 de-
talla las catedras que en el dia se cursan, y la considera-
ble porci6n de j6venes que las frecuentan. Entre aque-
las se ve, una de derecho pfblico constitutional que fu6
establecida en la 6poca de nuestra libertad, como tan con-
ducente a la ilustraci6n que necesitamos.)
En ese aiio el nimero de alumnos que cursaban en el
Institute era de 185.
En el Seminario, unido al Colegio de San Bartolome,
finicamente los asistentes de fuera ascendian 203; pero
un alumno cursaba la aula de Derecho pfblico constitu-







22
Perdida esta esperanza algunos abogados die-
ron cursos en sus casas, mientras se establecia,
como se estableci6, el Instituto de Ciencias y
Artes, creado por ley de la Legislatura del Esta-
do, en Agosto de 1826 (I). Por supuesto elcle-
ro inmediatamente declare al Instituto una gue-
rra A muerte, A pesar de que el gobierno cuid6 de
poner A su frente A un fraile dominico, al Padre
Doctor y Maestro Fray Francisco Aparicio, ami-
go de la juventud y hombre ilustrado, que sin du-
da se adelantaba A su 6poca en aquella sociedad
(2). Aparicio con otros hombres respetables y
apoyado por el gobierno, sostuvo la lucha que

cional, en tanto que en el Instituto la misma aula contaba
trece.
(1) El decreto es como sigue:
"Art. I? Se establecera en la capital del Estado una ca-
sa de ensefianza p(lblica, que se denominara Instituto de
ciencias y arts del estado.
"2? En este Instituto se dar. gratuitamente la ensefian-
za en idioma vulgar y por unos mismos autores.
"3? La ensefianza ser. diaria, sin mis interrupci6n que
la de los dias festivos, religiosos y nacionales."
El Institute se abri6 el dia lunes 8 de Enero de 1827.
El acto fua lucido y solemne; lo presidi6 el Gobernador
D. Jose Ignacio de Morales, acompafiado del Consejo,
con asistencia de las autoridades y numeroso vecindario
de todas classes. Pronunci6 un discurso el Senador Con-
sejero Lie. Jose Juan Canseco. Una buena orquesta eje-
cut6 algunas piezas de musica durante el acto. El edificio
se compuso y arregl6 bien, era c6modo para las aulas y
presentaba un aspect decent.
(2) "El Instituto-leemos en el informed que el Lie.
D. Manuel Dublin, su Director, rindi6 al Emperador









se hizo A poco de partido, siendo los gladiado-
res las dos casas literarias: el Seminario y el Ins-
tituto. La principal arma de que se valia el Se-
minario era el clero, quien decia del Instituto que
era un foco de prostituci6n y heregia. El Insti-
tuto, por su parte, seducia A los mAs inteligentes
alumnos del Seminario, presentando en sus actos
todo el bello panorama de la ilustraci6n moder-
na, tratando de ponerse A la altura del siglo en
cuanto le era possible. Esa lucha fue sin duda la
que decidi6 de la suerte de JuArez.
Las ideas del siglo habian comenzado A hacer-
se oir en el Seminario; y sus alumnos mas distin-
guidos comenzaron A percibir un horizonte mis
extenso y mas hermoso, que el que les dejaba
descubrir la suspicacia del clero: empezaron A
Maximiliano-fu6 fundado, no en odio al Colegio Semi-
nario, sino por el deseo de propagar la instrucci6n, de cor-
tar el exclusivismo de la enseflanza de que solo el clero
era depositario, y como un medio de emancipaci6n que
fundara la supremacia del poder pfblico. Tan cierto es,
que no fue el odio al clero, sino el patriolismo, el origen
de esta fecunda instituci6n, que la Legislatura A que debe
su existencia el Instituto, se componia de cerca de una
mitad de eclesihsticos muy notables por su instrucci6n y
por sus virtudes; y que para fundar el Colegio, y durante
los primeros veinte aflos, fu6 dirigido por un religioso do-
minico, por un respectable can6nigo y por un Obispo muy
conocido en toda la naci6n."
El mismo Sr. DublAn dice que el R. P. Maestro Fray
Francisco Aparicio fu6 un religioso dominico de recono-
cida erudici6n, respetado por su ciencia y por sus virtu-
des, y una garantia para inspirar confianza & la sociedad
acerca de la moralidad de la ensefianza.







24
abandonar la casa y A recogerlos y abrigarlos en
su seno el Instituto. Entre estos alumnos, uno
de los primeros que se pas6 al Instituto, fue el
malogrado, inteligente 6 ilustrado joven D. Mi-
guel M6ndez, indio de raza pura, que descollaba
entire toda aquella juventud y A quien una tem-
prana muerte arrebat6 del seno de sus amigos
(i). M6ndez era amigo intimo de Juarez y i esta
amistad y A la de otros j6venes, que ya habian en-
trado al Instituto, debi6 sin duda el haber resis-
tido A la natural influencia que su protector hu-
biera ejercido en 61, para inclinarlo A seguir la ca-
rrera eclesiAstica. Comenz6,pues, JuArez sus cur-
sos de Derecho en el Instituto; A fines de 1829
obtuvo la cAtedra de fisica experimental; en 1832
(1) El Lie. Jose M. Cortes dice en su libro Soliloquios,
paginas 183, 184 y 185, que Miguel Mendez erade San
Mateo Calpulalpan; que fu6 condiscipulo de Juarez en el
Seminario, donde estudiaron latin, filosofia y teologia es-
colhstica; que M6ndez producia asombro por su talent y
aprovechamiento; que en una reuni6n de j6venes libera-
les, en la casa de M6ndez,-segtn referian uniforms D.
Jose Eustaquio Manzano y U. Ignacio Candiani-habl6
M6ndez, para alentar A los presents en la lucha political,
y termin6 asi, dirigi6ndose a Juarez: y iste que ven uste-
des reservado y grave, que parece inferior d nosotros, iste
serd un gran politico, se levantard mds alto que nosot os,
llegard d ser uno de nuestros grades hombres y la gloria
de la Patria.
M6ndez fue el primero que desempefi6 la segunda au-
la en el Instituto, que era la de L6gica, Etica, elements
de Aritm6tica, Algebra y Geometria.
Lleg6 i ser regidor y diputado, y en la Camara ocup6
el puesto de secretario y en seguida el de president.











25
sufri6 el examen correspondiente y recibi6 el
grado de bachiller en Derecho; y en 13 de Ene-
ro de 1834 el titulo de Abogado de los tribuna-
les de la repiblica, previous los exAmenes que
previenen las leyes (r).

(1) Esta es la carrera de Juirez en el Instituto: Grami-
tica castellana, aula de Fray Francisco Aparicio; Derecho
natural y civil, aula del Lie. Jos6 Mariano Arteaga, ex-
ministro de la Corte de Justicia; Derecho pfblico y cons-
titucional, aula de I). Vicente Manero Envides, adminis-
trador de alcabalas; Derecho can6nico 6 IIistoria ecle-
sia.stica, aula de D. Joaquin de Miura, diputado. Obtuvo
buenas calificaciones.
Entre los actos piblicos que sustent6, llamaron la aten-
ci6n los dos de Derecho p.blico. El primero la noche del
30 de Julio de 1829, en que defendi6 estas proposiciones:
Ix Los poderes constitucionales no deben mezelarse en
sus funciones.
2" Debe haber una fuerza que mantenga la independen-
cia y el equilibrio de estos poderes.
3. Esta fuerza debe residir en el tribunal de la opinion
pdblica.
En el segundo acto, la noche del 12 de Agosto de 1830,
sostuvo:
1. La elecci6n direct es mis convenience en un sis-
tema republican.
2" Esta elecci6n sc hace tanto mis necesaria, cuanta
mas ilustraci6n haya en el pueblo.
El 9 de Diciembre de 1830 fue su noche triste. Su exa-
men ante la Corte de Justicia, el 17 de Diciembre de 1833.
Recibi6 el titulo de Abogado el 13 de Enero de 1834.
En el Instituto ocup6 sucesivamente los puestos que si-
guen: catedritico de Derecho civil, de Ierecho can6nico,
de Fisica, Secretario y Director.
En esta ultima c.tedra, por no tener alumnos, cedi6
sus sueldos a. la Hacienda pfiblica.











Las dos casas literarias de Oaxaca se habian
liecho el foco de los partidos politicos dominan-
tes de la Naci6n: el Seminario del partido retr6-
grado, y el Instituto del partido liberal mAs exal-
tado. Julrez, por consiguiente, al entrar en las
citedras de Derecho, comenz6 por comprender-
se A si mismo y por former sus convicciones en
political: de tal manera, que ni sus convicciones lo
han abandonado nunca, ni 61 ha abandonado ja-
mAs los principios liberals. (i)
Las elecciones generals de 1828 fueron en
Oaxaca, como en toda la Reptblica, las mAs agi-
tadas de todas las que se han hecho en el pais.
Se disputaban la presidencia Pedraza y Guerre-
ro: todo el partido iturbidista se decidi6 por el
primero y aun el conservador en general, pues
aunque no era de sus opinions Pedraza, jefe de

(1) Dos autores contribuyeron A former el espintu libe-
ral de JuArez: Benjamin Constant y S. G. Roscio.
La obra de este ultimo la ley6 y medit6--seg6n testi-
monio de D. Jos6 M. Maza y Lic. D. Fe1ix Romero.-
Se titula: El triunfo de la iibertad sobre el despolismo, en
la confesidn de un pecador arrelentido de sus errors poli-
licos, y dedicado J desagraviar en esta parole a la religion
ofendida con el sistema de la dirania. Sn aulor, S. G. Ros-
do, ciudadano de Venezuela en la Amnrica del Sur. Ter-
cera impresidn. Oaxaca: Imprenta de York i cargo de
Juan Oledo, 1828.
Acerca de Constant decia elsenadorRamirez en plena
CAmara, el 17 de Abril de 1830, al discutirse la convoca-
toria para nombramiento de Regente de la Corte de Jus-
ticia:-"Un sabio politico, Benjamin Constant, cuya obra
anda en nuestras manos. "







27
los moderados, les era precise obtener el triun-
fo contra Guerrero, candidate del partido mis
exaltado. La luclha fu6 terrible, y en Oaxaea, las
autoridades tuvieron que terminarla A balazos,
para impedir el triunfo de los liberals: en esta
lucha tom6 una parte muy active el Instituto, y
entire sus alumnos JuArez (i). Este se puede de-
cir que fue su bautismo politico: ya en el aiio de
31 fue electo popularmente regidor del Ayunta-
(1) En la list de los ciudadanos heridos y muertos por
la tropa civica que tenia puesta 6 sus 6rdenes el Goberna-
dor, el dia de las elecciones primaries, 15 de Agosto de
1828, aparecen entire otros: un estudiante, cuyo nombre se
ignore, muerto; el Padre Riancho, que hacia tres dias ha-
bia tenido un acto muy lucido, herido de muerte y ya olea-
do; Juan Mufiozcano, con las piernas atravesadas, de
muerte y oleado; Manuel Santaella, herido en la cabeza,
de gravedad; Jos6 Domingo Romero, herido de un cario-
nazo en el brazo; Carpio Jim6nez, muerto; Juan German
Merino, muerto.
La lucha fu6 entire el partido yorkino 6 del vinagre, li-
beral republican y patriot, y el escoses 6 del aceite, mo-
n.rquico y conservador. Del primero hacian cabeza D.
Jos6 Maria Canseco, D. Jos6 Flores Mhrquez, el Presbi-
tero Ignacio Fagoaga, el Padre Manuel Pefia y D. Jos6
Mariano Palacios. Del segundo, el c6mplice de Piccaluga
y f quicn abrig6 en su casa, D. Manuel Maria Fagoaga,
cuyo brazo fuerte, el regidor D. Manuel Miranda, mand6
romper el fuego sobre el pueblo indefenso, que entraba en
la plaza, de regreso de haber hablado con el Gobernador
acerca de las tropelias de que era victim.
Los del accite, horas antes de cometer esos asesinatos,
habian oido misa en el Sagrario, la Consolaci6n y la De-
fensa.
D. Jos6 Maria Pando y otras personas distinguidas en-








miento, y en 1832 diputado A la Legislatura del
Estado, que funcion6 en 1833 y 34 (-).
En 1836 sufri6 una prisi6n de algunos meses,
porque se le crey6 implicado en la revoluci6n
que fracas en aquel afio para derrocar el parti-
do conservador, triunfante desde 1831. En 1842
fu6 nombrado juez de lo civil y de hacienda, sign-
dolo hasta 1845, en que el general Le6n, como
transacci6n con elpartido liberal, triunfante t me-

traron en la cArcel y se les form process; mas transcurri-
dos unos dias, el Juez de I" Instancia, D. Andr6s Nhfiez,
di6 por sobreseida la causa, for no resultar reos.
(Y) El r6 de Febrero de 1833, unido A los sefiores
Francisco Banuet y Joaquin Mimiaga, present este pro-
yecto de decreto:
"Art. 1? El Estadolibre independiente y soberano de
Oaxaca declara que los restos de la ilustre victim de la
villa de Cuilapan le pertenecen en propiedad.
"2? La expresada villa se denominara en lo sucesivo
Ciudad de Guerrerotitldn.
"3? Se invita Ala Sra. Guadalupe Hernfndez, viuda de
Guerrero, para que visit el sepulcro del heroes, en el con-
cepto de que su viaje tanto de venida como de retorno lo
harh A expenses del Estado, para lo que se autoriza plena-
mente al poder ejecutivo.
"4? Se declara ciudadano oaxaquefio al Sr. D. Maria-
no Riva Palacio, hijo politico del finado general."
Desempefi6 la Secretaria del Congreso en Abril.
Ocup6 la presidencia en Junio. En este puesto se decre-
t6 el lanzamiento de los espafioles, del Estado, dentro del
precise t6rmino de tres dias los que habitaban en la ca-
pital, y de quince, los radicados en los demAs pueblos.
.Al cerrar sus sesiones la CAmara, el 30 de Junio de 1833,
pronunci6 un discurso, del cual copiamos este fragmento:
"Las opinions encontradas, exaltadas las pasiones, el po-










dias en la revoluci6n de 6 de Diciembre de 1844,
lo llam6 para su secretaria de gobierno (r). Po-
cos meses estuvo en este puesto, porque era im-
posible que estuviesen de acuerdo las ideas y he-
chos desp6ticos de Le6n con los principios libe-
rales de Juarez (2). Entonces fuE nombrado Mi-
nistro fiscal del Tribunal Superior de Justicia, en
cuyo puesto estuvo hasta fines de 1845, en que
triunf6 el plan absolutista proclamado por el ge-
neral Paredes. Otra revoluci6n triunfa en Agos-
to de 1846: el Estado de Oaxaca declara que re-
sume su soberania, y una junta de personas no-
tables, que se llam6 junta legislative, pone el po-

der ejecutivo vacilante y sin prestigio, la administraci6n
de justicia en su total abandon, exhaust el Erario, la mi-
licia reducida a una complete nulidad, el Estado todo muy
parecido al esqueleto de un gigante: he aqui el aspect
triste y melanc6lico que presentaba la cosa pfblica, cuan-
do el Congreso di6 principio sus tareas legislativas."
(1) Siendo juez, en Octubre de 1842, process D.
Jos6 Mariano Valle, exgobernador de Teotitlhn del Cami-
no, por un descubierto que le result en el dinero de la
contribuci6n personal y decret6 la venta de una casa del
culpable, para que de lo perdido se recuperara el Erario.
En Octubre de 1843 se le nombr6 vocal suplente para
la asamblea departmental, que se install en Enero de
1844.
(2) Entre Le6n y Juarez habia un abismo. Baste ci-
tar, como ratificaci6n, que el primero con todo su carAc-
ter official, como gobernador, habia hecho saber que se
procederia por los jueces y dem.s tribunales del Estado
contra los que rehusasen satisfacer el diezmo, porque, de-
cia, constitutee una parte bien esencial de nuestra reli-
gi6n adorable, de nuestra madre la Iglesia."









der ejecutivo del Estado en manos de un triun-
virato compuesto de FernAndez del Campo, Ar-
teaga y JuArez (i). La opinion public desde
entonces comienza A declararse por Juirez, por-
que el primero de los triunviros habia perteneci-
do A todos los partidos y A todos los gobiernos,
el segundo era fama que tenia una cabeza dema-
siado ligera, y JuArez habia manifestado siempre
buen juicio, aplomo en sus decisions, firmeza de
principios politicos y, sobre todo, una honradez
A toda prueba.
Poco dur6 esta administraci6n, pues A fines del
mismo Agosto se declara por la propia junta le-
gislativa que el Estado se regiria por la Consti-
tuci6n Federal de 1824. En consecuencia se ha-
ce la elecci6n de gobernador, que recae en el Sr.
Arteaga. A poco es electo JuArez popularmente
diputado al Congreso general constituyente, que
se reuni6 en la Capital de la Repiiblica el mis-
mo ailo de 1846 (2).

(1) "El pueblo quiere recobrar sus derechos, pues le
han sido arrebatados por una odiosa facci6n, que apode-
rada del gobierno, ha tiranizado a la naci6n, que ha aban-
donado i nuestros camaradas del ej6rcito del Norte, y que
nos quiere dar un rey extranjero. La tirania, la traici6n
y tanto oprobio eran insufribles ya."--Aanifesto del co-
ronel Juan Diaz, Oaxaca, 9 de Agosto de 1846.
Y, en efecto, tan odiado fue ese gobierno que a un tal
D. Juan Jos6 Quifiones, por decreto, se le declar6 indig-
no de la conifanza piblica.
(2) En 61 se le nombr6 miembro de la comisidn del
gran jurado el 7 de Diciembre.











III.

Este Congreso fu6 legislative y constituyente
A la vez.
Ocup6se inmediatamente de arbitrar recursos
para continuar la guerra con los Estados Unidos
del Norte. Mientras el general Santa-Anna, pre-
sidente propietario, se batia con los americanos
en la Angostura, desempeiiaba la presidencia el
mis constant, honrado y antiguo liberal refor-
mista que habia tenido el pais hasta entonces, el
C. Valentin G6mez Farias, que inici6 en la cAma-
ra, como fnico medio de obtener recursos, un
prestamo de catorce millones de pesos sobre los
bienes del clero, y en caso de no poderse nego-
ciar, la venta de dichos bienes hasta obtener la
suma requerida.
Si bien es cierto que el partido conservador
estaba en el Congreso en minoria, agreg6sele el
partido moderado, que estaba alli bien y fuerte-
mente representado, y entreambos lucharon con-
tra el partido rojo, que apoyaba A Farias; Rej6n,
Ramirez, Juarez y otros sostienen la ley, y Otero
y sus proslitos moderados la atacan (i). La ley
sali6 al fin sin que esa brillante discusi6n tuviese
eco, porque no la dej6 escuchar el trueno del ca-

[i] A la verdad, Juirez parecla una esfinge. Si des-
pcgaba los labios era para decir n6 6 si, en tanto que sus
conterraneos y condiscipulos Francisco Banuet y Tibur-
cio Cafias entraban en las discusiones.









ilon extranjero(i). Perdidos en el terreno legal, el
clero y el partido retr6grado hacen estallar pro-
nunciamientos por todas parties contra la ley; y
atin en la misma capital el que se llam6 de los

(I) El articulo principal de la ley, iniciada por los Sres.
Lazo, Alcalde, Othon y Perdig6n Garay, dice:
"Se autoriza al gobierno para proporcionarse, por los
medios que crea convenientes, hasta 15 millones de pesos.
para continuar la guerra contra los Estados Unidos del
Norte, pudiendo ain hipotecar 6 vender bienes de manos
muertas por csa cantidad."
Consta en las actas que entire los miembros de la Co-
misi6n especial de recursos, a cuya deliberaci6n pas6 pri-
mero la iniciativa, y luego la present como proyecto de
ley, figure el Lie. Tiburcio Cafias.
He aqui el grupo de diputados oaxaquefios que la apo-
yaron: Benito Ju.rez, Francisco Banuet, Manuel Iturriba-
rria, Manuel Enciso, Tiburcio Carias, Manuel Ortiz de
ZArate y Guillermo Valle.
El Sr. Banuet, de fuerte empuje como liberal, hizo al-
guna adici6n 6 la iniciativa, presentada el 7 de Enero de
1847. La discusi6n se suspendi6 h las doce de la noche,
para continuarla en las otras sesiones.
La obstrucci6n que encontraban en su camino hacia la
salvaci6n de la patria, impuls6 i Juhrez, Banuet, Cafias y
otros diputados a lanzar un manifesto g la naci6n el II
de Marzo, que dice, en sus parties principles:
"Elegidos representantes del pueblo con el especial en-
cargo de cuidar de la nacionalidad de la Repbblica, y
darle una constituci6n que satisfaciese sus exigencias, con-
sideramos, de nuestro deber informarle, aunque ligera-
mente, de nuestra conduct, en los moments solemnes en
que invadida una ancha zona de nuestras fronteras sep-
tentrionales, se haya amenazado por el enemigo exterior
el primer puerto de la naci6n y abrasada su capital por
el incendio de la guerra civil.










Polkos. Estos mnotiies no terminaron, sino con la
llegada del general Santa-Anna, quien transige
inmediatamnente con ese clero, que A poco recibe
en Puebla al invasor extranjero con toda la pom-

"Referente A todo cl primero de los dos objetos indica-
dos, hemos clamado constantemente y desde las primeras
sesiones de la representaciOn national, porque se propor-
cionasen al gobierno recursos suficientes para hacer los
gastos cuantiosos que demand la guerra, y poncr al pais
en estado de defense. lefados con este motivo por los pe-
ri6dicos de los sublevados, que hoy destrozan esta ciudad,
escarnecidos muchas veces por las galerias que estos ocu-
paban, habiamos logrado, despues dereconocer la inefica-
cia de los otros arbitrios propucstos, las autorizaciones del
art. z? de la ley de Ii de Enero y decreto de 4 de Febre-
ro pr6ximo pasado. Pero las restricciones puestas & aqu8l
y las dificultades suscitadas al segundo, fueron tantas y de
tal naturaleza, que el ejecutivo no pudo hacker uso de las
facultades que se le concedieron, y cl ejercito del Norte y
las guarniciones de Veracruz y de Ulta se han visto des-
provistas hasta de las cosas mis precisas para las prime-
ras necesidades de la vida, cuando el enemigo exterior
los ha lamado A la lid.
"Promovidas, pues, por nosotros en tiempo oportuno,
las medidas convenientes para proporcionar A nuestro ejer-
cito lo necesario, s6lo son responsables de su triste situa-
ci6n los autores de esas malhadadas restricciones, de esos
embarazos que han enervado la acci6n del ejecutivo, y en
fin, de esas resistencias calculadas con que el afio de 44
se prepare la ruina del vencedor de Tampico y se Ilevaron
en 45 las cosas al reconocimniento de la independencia de
Tejas.
"No: firmes en el prop6sito que hemos formado de sal-
var A la Rep~blica, cuya voluntad soberana estamos au-
torizados para career que representamos, por corto que sea
nuestro nimero, jams consentiremos en concurrir A los









pa del culto cat6lico (i). El Congreso en se-
guida da su acta de reforms A la Constituci6n de
1824; y lo disuelve el general Santa-Anna, ne-
gando toda clase de recursos A los diputados.
La revoluci6n clerical se habia apoderado de
los puestos piblicos en Oaxaca desde el 15 de
Febrero de 1847; y aunque JuArez y sus amigos
habian obtenido 6rdenes para restablecer las au-
toridades legitimas, habian sido eludidas con ft-
tiles pretextos. Las cosas en este estado, Ilega
JuArez A Oaxaca (2): una revoluci6n local estalla
el 23 de Octubre, y queda definitivamente resta-
blecido el orden legal. La Legislatura comienza
sus labores por aceptar la renuncia que con an-
ticipaci6n habia hecho Arteaga, y nombra gober-
nador constitutional A JuArez.

funerals de su independencia y libertad, sin que pueda
nunca separarnos de nuestro sagrado objeto, ni la grita fe-
mentida, ni las tramas insidiosas de sus solapados ene-
migos.s
[I] Y, adem.s, le provey6 hartamente de granos, que
tenla acaparados.
(2) Parece que D. Benito JuLrez no se encontraba en
la capital de la Repiblica, porque, el II de Octubre, dice
D. Francisco Ortiz de Zarate al Ministro de Relaciones
Interiores y Exteriores: "redoblando mis esfuerzos y aten-
diendo a las escaseces del Erario, se ha hecho una nueva
excitaci6n a los Sres. D. Benito Judrez, D. Bernardino
Carbajal, D. Manuel Iturribarria y D. M.rcos Perez, que
se hallan en esta ciudad, manifest.ndoles que en esta te-
soreria del Estado se halla a disposici6n de cada uno la
cantidad de trescientos cincuenta pesos, para que puedan
emprender su march y desempefiar su important mi-
si6n."







3S
Entra JuArez en el gobierno en Noviembte de
1847, reemplazando A Arteaga (i), que termina-
ba su period el 12 de Agosto de 1849: en esta
fecha fur reelecto JuArez, terminando sus tres
afios en 12 de Agosto de 1852. Sale entonces
del puesto, porque estaba prohibida por las leyes
del Estado una nueva reelecci6n, que hubiera ob-
tenido sin duda, A no ser por este inconvenient.
Estos cinco afios de su administraci6n fueron
los que comenzaron A hacer de JuArez un hom-
bre notable y conocido en toda la Repiblica. El
Estado de Oaxaca habia seguido en nuestras con-
tiendas civiles la misma suerte del resto de la Na-
ci6n: no habia administraci6n de justicia, no ha-
bia soldados, no habia hacienda, y en medio de
aquel caos aumentaba la confusion la perdida que
el 18 de Septiembre de ese afio (1847) habia su-
frido el Estado, acabando completamente su di-
visi6n con su valiente jefe A la cabeza (el gene-
ral Le6n) en la batalla dada A los americanos ese
mismo dia en el Molino del Rey.

(i) El 30 de Octubre de 1847 comunicaba al Ministro
de Relaciones Interiores y Exteriores: "Hoy he presta-
do el juramento de ley, como gobernador constitutional
de este Estado, para comenzar ejercer las dificiles obli-
gaciones que me impone este honroso cargo, conque se
sirvi6 distinguirme la honorable Legislatura,.. .

creo de mi deber manifestarle, que una de mis primeras
atenciones en el desempeiio del puesto que ocupo, ser. el
cooperar A la salvaci6n del pais, y hare igualmente todos
los esfuerzos posibles para consolidar la paz en este Esta.
do, fuente de que emana la felicidad pfiblica."







36
Ju:irez empicza inmediatamente A leVantar fuer-
zas, y establece una maestranza, que eln poco
tiempo construye una bacteria de bombers y per-
trechos suficientes de guerra, decidido a conti-
nuar la guerra, como lo estaban todos los oaxa-
quefos (). En aquellds moments se present'
el general Santa-Anna en los limits del Estado
y exige que se le entregue el mando (2), so pre-
texto de que iba A continuar la guerra con el Nor-
te. Cuando Santa-Anna acababa de abandonat
el mando del ejercito que tan mal habia dirigido,
cuando dejaba de hecho abandonado el puesto
de Presideite, cuando toda la Naci6n lo acusaba,
por lo menos de incapacidad, el Estado no podia
dejar de declarar que se le debia prohibit la en-
trada en su territorio. Juirez asi lo ejecut6, y he
aqui la causa del profundo odio que siempre le
ha tenido Santa-Anna. Por tiltimo, el partido mo-
derado hace que la paz se fire con los Estados
Unidos, y JuArez entonces se dedica a la organi-
zaci6n interior de su Estado.
Largo seria sefialar todos los actos guberna-
tivos de Juarez durante estos cinco afios: bAste-
nos decir que todos los ramos fueron atendidos,
creados, reformados 6 mejorados: paga con de-

(1) En sus Informes, models supremos de sinceridad,
resalta en detalle su manera de obrar de gobernante. En
consecuencia, cualquier nota acerca de su conduct p6bli-
ca desvirtuaria lo que tan sencilla como hermosamente
historic 1l mismo.
(2) V6ase la rectificaci6n que sobre este punto hace el
Sr. Juirez en su carta insert al fin.








masia el contingent para el gobierno federal, que
se tenia sefialado A Oaxaca; cubre constantemen-
te la list civil y military; y amortiza completamen-
te la deuda del Estado, que durante diez y ocho
aios habia venido aumentindose considerable-
mente; dejando en caja en la Tesoreria del Esta-
do, al separarse del mando, unos cincuenta mil
pesos de existencia. Organizado de esta manera
el Estado, cobr6 un nombre notable en la naci6n
su gobernador, dicindose de Oaxaca que era un
Estado modelo en la Reptblica.
Juarez se separa del mando, como hemos di-
cho, en Agosto de 1852; y se retira a la vida pri-
vada con el solo empleo de director del Instituto
de Ciencias: inmediatamente abre su despacho y
comienza A vivir de la abogacia, tan pobre enton-
ces, tan sencillo y tan honrado, como cinco afios
antes habia entrado a desempeilar el puesto mis
eminente del Estado (i). Pocos meses pudo dis-
frutar de esa tranquilidad.
La revoluci6n Ilamada del plan de Guadalajara
triunfa en Enero de 1853 en la Capital de la Re-
p6blica, y en Febrero triunfa tambien en Oaxa-
ca: en Abril liega t Mexico el general Santa-
(1) Fu6 director propietario del Instituto de Mayo a
Julio de 1848 y de Agosto de 1852 a Mayo de >853.
Sus intereses no pasaban de una casita, en donde sus
amigos de confianza-como el Lie. D. F'lix Romero-se
reunfan a menudo, mns que para cambiarse impresiones
de political, para dar expansion al inimo.
Era entonces cuando daha de si esponthneamente el
espiritu reconcentrado de Ju'rez y aparecia grande cal
en el poder,








Anna, Ilamado por la revoluci6n, y A pocos dias
manda sacar de su casa A JuArez. Era el 30 de
Mayo de 1853, JuArez se encontraba en Etla, po-
blaci6n A cuatro leguas de Oaxaca, en el camino
para M6xico, precisamente alegando como abo-
gado en el juzgado de aquella villa; y sin permi-
tirle ni aun despedirse de su familiar, se le Ileva
preso hasta Puebla, de donde sale por fin confi-
nado A Jalapa. Pocos meses despu6s se le man-
da cambiar de residencia, previniendole se tras-
ladase A Huamantla: Ilega A Puebla de paso, y al
dia siguiente por la noche el hijo mismo de San-
ta-Anna (Jos6) 10 saca de una visit en que esta-
ba, lo mete en un coche, y sin consentirle Ilevar
su equipaje ni dinero alguno, lo hace caminar se-
tenta leguas sin comunicar con nadie, hasta apear-
se del coche en el muelle de Veracruz. Se le
trasporta A un sucio calabozo del Castillo de
Ulua, y tres 6 cuatro dias despues lo embarcan
en el vapor paquete ingl6s, sin pagarle su pasaje
ni haberle permitido proporcionarse los recursos
indispensables para un viaje indefinido fuera de
su patria.
Pero algunos amigos suyos no lo olvidan; y
encuentra A bordo recursos que, aunque escasos,
le permiten hacer su viaje A la Habana, de donde
pasa despu6s A Nueva-Orleans. Alli vive con los
pocos recursos que su esposa y algunos amigos
le pudieron remitir (i). Permanece JuArez en
(i) Variante de las ediciones de Puebla y Nueva York:
"Alli vive con los pocos recursos que su esposa Ic puede
remitir, empefiando sus bienes patrimoniales."








Nueva-Orleans hasta Julio de 1855, en que se
embarca, atraviesa el Istmo de PanamA, desem-
barca en Acapulco y se incorpora al general Al-
varez, que mandaba en jefe las tropas defensoras
del plan de Ayutla contra Santa-Anna (i). En
Agosto siguiente triunfa la revoluci6n del modo
mis complete, huyendo al extranjero Santa-Anna,
El 4 de Octubre, declarado en Cuernavaca el ge-
neral Alvarez Presidente de la Repiiblica, nom-
bra inmediatamente A Juarez ministry de justicia
y negocios eclesiasticos (a),


IV.

La revoluci6n de Ayutla habia tornado en toda
la Repiblica un caricter eminentemente refor*
mista, porque mAs que nunca el clero se habia
esforzado en sostener la dictadura aborrecida de
Santa-Anna. El sentimiento de la naci6n era ge-
(1) D. Rafael Cabafias, que fu6 professor de ingl6s en
la Escuela Superior de Comercio y Administraci6n, era
impresor en Nueva Orleans cuando lleg6 P. Benito Jua-
rez. Referia el Sr. Cabafias que D. Benito, Ocampo, Ma-
ta, Montenegro, Zepeda Peraza, Jos6 Maria Maza y otros
habitaban en unahumilde casa de pensi6n. Vivian en la
(2) En la Junta de representantes, para elegir presiden-
te interino de la Repftblica, represent a. Oaxaca y se con-
t6 entrelos 16 que votaron por el General Juan Alvarez,
Este form6 su gabinete asi: Benito Juarez, Justicia y nego-
cios eclesiasticos; Melchor Ocampo, Relaciones y Gober-
naci6n; Guillermo Prieto, Hacienda; Ignacio Colnonfort,
QGerra. Fomento fu6 suprimido,








neral bajo este aspect, pero ain triunfante la
revoluci6n, se encontraba frente A frente con un
ej6rcito, que, aunque en desconcierto por el aban-
dono en que lo habia dejado su caudillo, era de-
masiado temible para que el partido liberal pu-
diese estar tranquilo, principalmente cuando en

pobreza y tanto iba en aumento que Ocampo se meti6
de alfarero, Maza de sirviente en un restaurant y JuArez
torcia cigarros. El Sr. Cabarlas, que se abrigaba bajo el
mismo techo, ganaba buen sueldo en la imprenta y daba
A menudo la mano a los desterrados.-Jamas--decia el
Sr. Cabafas-,vi caer el desaliento en el alma de don Be-
nito; siempre aparecia entero en las mayores dificultades;
su semblante era el mismo en todas las circunstancias. Y
hubo dias que los pasaron sin comer. Una vez, entretenidos
on platicas, transcurrieron largas horas, y al darnos cuen-
t4 del tiempo 6 irnos cada uno A nuestro departamento,
supe que apenas habian probado bocado en el dia. Le di-
je a don Benito, llevindole algo:--Pero es possible que no
hayan comido? Debe haber confianza entire nosotros.-
Don Benito se limits a decirme que se habia retardado el
yapor en que debia de Ilegarles cartas de sus families.
El Sr. Maza, Ilorando, me ratificq esto, punto por pun-
to:-Alli-me dijo como rejuveneciendo--en el restaurant
ese aprendi A matar gallinas y guisarlas, y conoci miles
de plates en 'odos los estilos. iMis amos eran franceses!
Es la primavera de 1854; algunos meses corren ya de
proscripci6n; Juirez y Ocampo habitan bajo un mismo te-
cho en Nueva Orleans; 6ste so dispone A salir para Euro-
pa con la mayor de sus hijas y espera (nicamente el arri-
bo de un vapor de Veracruz; Arriaga, Montenegro, Mata,
Arrioja, todos los desterrados se hallan reunidos en la ca-
sa de Juirez y Ocampo, como es su costumbre ,t la llega-
da de la correspondence, para comunicarse las noticings
recibidas. Por fin ancla el deseado vapor del puerto me-








el mismo gabinete encontraba obstAiculos en el
general Comonfort, que' era el principal hombre
de acci6n y de prestigio que habia sostenido el
plan de Ayutla. Comonfort, moderado por opi-
niones political y por carActer, era una r6mora
para el desarrollo del program del partido libe-

xicano y al leer Ocampo su correspondencia, sin inmutar-
se, exclama:-Sefiores, ya no hago el viaje a Europa: mis
bienes han sido confiscados por Santa-Anna y ya no ten-
dr& recursos con que sufragar los gastos.
Mata, que proyecta hacer un viaje A la frontera de Te-
xas, ofrece a Ocampo los fondos que tiene, cosa de mil
pesos, para que, haciendo la expedici6n, los emplee en ar-
ticulos de facil consume, con lo que podra obtener algu-
na utilidad y ayudarse en sus gastos. Manuel Trevifio,
comerciante mexicano establecido en Brownsville, prome-
te ser el consignatario de las mercancias y realizarlas en
su almacen sin cobrar comisi6n.
Ocampo acepta la.propuesta y vase a Brownsville. A
la vista tendra Matamoros, sera facil contraer relaciones
con prominentes personas de la frontera y observer el
curso de los acontecimientos politicos.
En Abril de 1855, cuando se present el moment de
obrar, delibera con el general Jos6 Maria de J. Carbajal
sobre la situaci6n de Mexico y pesa los elements que
podrian ponerse en acci6n contra Santa-Anna en Tamau-
lipas.
-No puedo iniciar un movimiento, porque carezco del
clemento indispensable para ejecutarlo: dinero-dice Car-
bajal.
SOcampo se,dirige A la tienda de Trevifio y le pregunta:
--CuAnto es lo que tengo en powder de usted?
El buen comerciante, muy patriota, exnmina 4 Ia ligera
sus libros y responded:
-Quedan ochocientos pesos,









ral. Desde la formaci6n de este gabinete se com-
prendi6 que era impossible su subsistencia por
much tiempo, pues que estaba formado de ele-
mentos demasiado heterog6neos, y A la avanzada
edad del benemerito general Alvarez, era impo-
sible que tuviese la suficiente energia para deci-

-Pues deme Usted setecientos.
Y Ocampo le manifiesta a Carbajal, poniendo la canti-
dad en su poder:
-He aqui cuanto puedo dar i usted para que se lance
. la revoluci6n. No me reserve mAs que cien pesos, con
los que podr6 vivir dos meses. Despues cada uno ver6
quq hace.
El 22 de Mayo de 55, en Brownsville, Ocampo, Juan
Jose de la Garza, Ponciano Arriaga, Manuel G6mez y Jo-
se Maria Mata se constituyeron "en Junta revolucionaria
encargada de los trabajos relatives a la parte political de
la revoluci6n, de arbitrar recursos, organizer fuerzas y, en
fin, de todo aquello que fuese conducente al triunfo de la
causa de la libertad," habiendo sido nombrado por acla-
maci6n president el Sr. Ocampo y secretario D. Jos6 Ma-
ria Mata.
Al siguiente dia, el 23, Arriaga, por comisi6n que ya
tenia, present el proyecto del plan que convendria remi-
tir d Monterrey, pues que VidAurri, en un comunicado a
de la Garza, de fecha 17 y remitido de Villa Aldama,
participaba que se habia pronunciado a la cabeza de la
milicia national de Nuevo Le6n contra la ominosa tirania
de Santa-Anna; que el 19 emprenderia su march sobre
Monterrey, donde lo esperaban con los brazos abiertos y
que las personas que se encontrasen del otro lado del
Bravo, sin perdida de tiempo y unifonnes en ideas, en-
viaran todas las fuerzas disponibles a aquella ciudad y
acordasen las medidas para favorecer la causa pi'licq,
tHe aqui el plan;







43
dirse entire las poderosas y opuestas influencias
de Comonfort y Juarez, de Ocampo y Lafragua:
Comonfort queria conservar el ej6rcito con mo-
dificaciones A su manera; JuArez y Ocampo no
querian ej6rcito, JuArez y Ocampo querian el go-

"Art. I?-El pueblo mexicano, en uso de su legitima
soberania, desconoce al llamado gobierno del General D.
Antonio L6pez de Santa-Anna, las leyes que han emana-
do de su bastardo poder y todos los actos de su adminis-
traci6n que no han tenido mIs derecho que la fuerza.
"Art. 2?-Como es una necesidad imperiosa, prominen-
te, superior a todos los debates politicos, sacudir el afren-
toso yugo de la dominaci6n dictatorial, el pueblo de Nuevo
Le6n y todos los que tomen parte en tan patri6tica empre-
sa, se abstienen de formular desde luego un program po-
litico, que depende mis bien de la observaci6n y de la
experiencia de los sucesos revolucionarios y que se en-
gendrarian sin duda en ellos mismos, limitindose, por
ahora, a combitir vigorosamente hasta destruir la tirania.
La junta revolucionaria, que esth ya constituida y la que
se unirin personas que merezcan la confianza publica por
sus antecedentes de probidad, ilustraci6n y patriotism
se encargari de proponer la Naci6n oportunamente el
program politico que juzgue adecuado i. satisfacer las ne,
cesidades del pais.
"Art. 3?-Esto no impide que independientemente del
orden politico general de la Repfiblica, los pueblos que
se pronuncien, adopten desde luego y pongan en prictica
todas las medidas sociales y de conveniencia pfiblica que
demanden sus necesidades locales.
"Art. 4?-La revoluci6n protest sostener 5 todo tran-
ce la independencia national, oponerse a toda enajena-
ci6n del territorio mexicano y no aceptar auxilio de fuer-
zas extranjeras. La contravenci6n it este articulo se con-
siderar4 como delito de alta traici6n,









bierno del pueblo por el pueblo (i). En tales,
circunstancias era impossible sacar ninguna medi-
da favorable al partido liberal, sin usar de algu-
na estratagema. Lo comprendi6 asi JuArez y
aprovech6 los moments en que Comonfort se
separ6 dos 6 tres dias de la Capital, para obtener

"Art. 5?-Se declara vigente el arancel llamado de Ce-
ballos."
El plan le fu6 enviado por duplicado a Vidaurri el 23.
La Junta dispuso que marchase con un piqucte de fuer-
zas el general Jos6 Maria J. Carbajal para Nuevo Lc6n
en auxilio de Vidaurri; una comisi6n procuraba adquirir
recursos peccuniarios para auxiliar a los jefes y tropa, y
comprar armamento; al general D. Juan Alvarez se le pu-
so al tanto del estado de la revoluci6n en la frontera y

[i] Escuche el lector 6 Ocampo: "Por dos veces el Sr.
Comonfort nos dijo:-D6jenme ustedes de general en je-
fe, y como entonces cesa mi responsabilidad de gobier-
no, en mi calidad de' soldado hare cuantb ustedes me
manden.
-Bien, pero entonces ousted obedece al Ministro de la
Guerra que nosotros nombremos.
S-Supongo que ustedes nombrarin un Ministro de la
Guerra con quien pueda entenderme."
"El caso es-dice Comonfort en su folleto Gobierno del
General ComoifJort-que lleg6 ii existir el proyecto for-
mal de destruir el ej&rcito, y que este proyecto se habria
Ilevado cabo, a no haberlo impedido yo siendo Minis-
tro de la Guerra, para lo cual tuve que hacer esfuerzos in-
creibles, habiendo logrado calmar las efervescencias del
moment con la promesa de qte se reformaria la institn-
ci6n conforme las neccslcdades y al espiritu de la 6po-
ca."
Comonfort eippezaba 6 descender la pendiente de su
defecci6n del partido liberal,








45
tle Alvarez quc firmara la cClebre Icy DE ADMI-
NISTRACI6N ID JUSTICIA,'de 22 de Noviembre,
qlUe es conocida por la Icy Judrez. Si bien esta
ley contenia reforms notables en la administra-
ci6n de justicia, no llam6 la atenci6n por esto, si-
no porque suprimia los tribunales y fueros privi-

de los trabajos de la Junta; fu6 enviado a5 Monterrcy el
Sr. Manuel G6mez para que trabajase en favor del bien
pfblico y en bien de los principios democraticos, habin-
xdole heclo muy especial rccomendaci6n D. Melchor
Ocampo, con unaninme asenso de la Junta, "que se diese
. los prisioneros un tratb human y decoroso y que se
canjeasen siempre que hubicse oportunidad de hacerlo,
procurando cntretanto alejarlos de los lugares en que su
presencia pudicra ser peligrosa; que se procurara guardar
la mejor armonia con el clero y respetar los intereses
de esa clause que la sociedad tiene aceptados como legiti-
mos; pero que si por desgracia tratase de abusar de los
objetos de su instituci6n y de ejercer una influencia ilegi-
tima en la cosa ptblica que surgiera, se dictasen las me-
didas que fueran suficientes a impedir semejantes abusos;"
vi6 la luz pfiblica el 6rgano de la Junta, con el nombre de
El Noticioso del Bravo, redactado por Ocampo; se auxi-
li6 al official de infanteria 6 ingenieros, educado en Sue-
cia y Dinamarca, Sr. Juan Julio Miirner, para que fuera
6 presentarse a Viduilrri; D. Juan J. de la Garza, en com-
pafiia de los CC. Calderon, Zepeda Peraza, Fagoaga y
150 hombres se encaminaron a Tamaulipas con el fin de
sostener la causa de la democracia; el 5 de Junio se le
enviaron 250 pesos Juarez para que se pudiera mover
de Nueva Orleans hacia Acapulco y reunirse & D. Juan
Alvarez; el Sr. Miguel M. Arrioja lleg6 de aquel'puerto
a ofrecer sus servicios en favor de la causa proclaniada,
y el 21 del mismo mes se acord6 que la Junta se conside-
raba disuelta, siendo su ultima sesi6n la de ese dia.








legiados y especiales del clero y del ejercito:
Era un golpe terrible para el partido retr6grado,
que siempre habia vivido apoyado en estos dos
colosos, los que quedaban desarmados hasta cier-
to punto, quitAndoseles la egida tras de la cual se
parapetaban para substraerse A la justicia de la
naci6n. La ley fu6 aplaudida por una inmensa
mayoria de la Repuiblica, pero al mismo tiempo
jurada su destrucci6n por el partido conservador
(i). Comonfort, disgustado con la ley y con su
autor, hizo lo que acostumbraba: form una tran-
sacci6n con los enemigos del gobierno, y apro-
vech6, si no es que promovi6, various motines mi-

[I] Es una de sus obras mis hermosas, fruto maduro
de su studio del Curso de olitica de Benjamin Constant.
Dice la ley JuArez en uno de sus articulos: "Se supri-
men los tribunales especiales ... Los tribunales
eclesiasticos cesarAn de conocer de los negocios civiles y
continuaran conociendo de los delitos comunes de indivi-
duos de su fuero, mientras se expida una ley que arregle
este punto.
"Los tribunales militares cesarin tambi6n de conocer de
los negocios civiles, y conoceran tan s61o de los delitos
puramente militares 6 mixtos de los individuos sujetos al
fuero de guerra. Las disposiciones que comprende este ar-
ticulo, son generals para toda la Reptablica, y los Esta-
dos no podrAn variarlas ni modificarlas."
Otro articulo dice: "El fuero eclesiastico en los delitos
comunes es renunciable."
Constant en su Curso depolitica, capitulo 15, dice: "To-
da creaci6n de tribunales extraordinarios se opone. A la
Constituci6n y debe castigarse el sugetar A un
ciudadano A aquellos es imponerle una pena, privAndole
de sus derechos naturales."







47
/ litares que estallaron al promulgarse la ley, 6 hizo
firmar A Alvarez la renuncia del alto puesto que
S ocupaba y el nombramiento de Presidente susti-
tuto de la naci6n en favor del mismo Comonfort.
9 La ley de Justicia, sin embargo, subsisti6, tanto
S porque de pronto no se atrevi6 aquel A derogar-
la, cuanto porque el Congreso constituyente le
di6 poco su sanci6n unAnime.
Naturalmente JuArez qued6 separado del mi-
nisterio de justicia: lo nombr6 Comonfort gober-
nador del Estado de Oaxaca; y 61 emprendi6 su
march violentamente, porque aquella capital es-
taba siendo en esos moments teatro de frecuen-
tes motines militares; mas al Ilegar lo encuentra
ya todo tranquilo, y se dedica A restablecer la ad-
ministraci6n pdblica (i).
Esta segunda administraci6n de JuArez en Oa-

Ju.rez mand6 dos ejemplares de la ley al Arzobispo
de M6xico, D. LAzaro de la Garza y Ballesteros, "a. fin
de que se sirviera comunicarla 6 los tribunales eclesias-
ticos de su arzobispado para su cumplimiento."
"Declaro-contestaba el Arzobispo a. Ju5rez-que la
ley es contraria a lo dispuesto por la Iglesia: que la re-
nuncia que cualquiera individuo del clero haga del fuero,
ya sea en lo civil, ya en lo criminal, es nula y de ningin
moment, a6n cuando lo jure; y que ya sea la renuncia de
grado 6 por fuerza, sobre ser de ningin valor, quedari por
lo mismo sujeto el que la haga, 6 las penas que la Iglesia
impone los contraventores."
[I] En camino de Oaxaca, sorprendi6le en Tehuac.n
un plan revolucionario contra su gobietno,'formado dicho
plan por el coronel Iuis Villarreal, quien habia sido el
juguete de dos eclesi.sticos.
Sus considerandos eran, en la parte esencial;







48
xaca feA tanto 6 mAns ben6fica que la primer.
Ensancl:i much mais la aplicaci6n del sistema
democrAtico en el Estado: reforna mejorando la
instrucci6n plblica, volviendo A levantar el Insti-
tuto de Ciencias, aniquila(do por Santa-Anna (i).
Influye poderosamente en la legislature constitu-
yente, y Asta desarrolla en la constituci6n particu-
lar el sistema municipal de un modo bastante am-
plio, y establece el sufragio director de todos los
ciudadanos para la elecci6n de gobernador. Se
reorganize la hacienda y la administraci6n de jus-

"Considerando: Que laley de justicia ataca de una ma-
nera brusca 6 inmoral al venerable clero, 6 su Iglesia....
"Considerando: Que si llegara a tomar el mando del
gobierno D. Benito JuArez, causaria incalculable desgra-
cias a los habitantes de Oaxaca, porque siendo el autor de
la ley anti-eclesiistica, es claro' qlc la querr. hiacer cum-
plir ....... ...
"Considerando, en fin, qpe la naci6n de dia en dia ca-
mina a su ruina. . ..
"x? Se desconoce como gobernador al Sr. I). Benito
JuArez . .... .
La sublevaci6n aconteci6 el 2 de Enero de 1856.
D). Benito declaraba desde Tehuacan: "Dispuesto 6 go-
bernar el Estado conforie a las eyes, firmemcnte deter-
minado no permitir que per notivo alguno se falte a su
puntual acatamiento, mi misi6n important se dirije 6. res-
tablecer y consolidar la paz, como element principal de
buen gobierno." ,
[I] Fu6 el segundo decreto que expidi6 al entrar nue-
vanente en el gobierno, al cual decreto siguieron otros
encaminados al mismo objeto.
En el afo de 1856 hace 6poda la creaci6n del Consejo
Superior de Salubridad, el 16 de Julio.







49
ticia; se sancionan los c6digos civil y criminal del
Estado, y cuando el orden pdblico se altera por
dos veces, Juarez lo restablece con energia y
valor en Ixcapa, con tino y prudencia en Te-
huntepec.
En Septiembre de 1857 lo elije el Estado su
gobernador constitutional por I20,000 votos di.
rectos, y la Repdiblica entera, president de la Su-
prema Corte de Justicia de la naci6n por una gran
mayoria de votos (i). En Octubre siguiente la
opinion piblica y toda la prensa liberal obligan
A Comonfort A llamarlo A desempefiar la carter
de gobernaci6n (2): en Noviembre toma pose-

[x] El Congreso del Estado hizo la declaratoria el 29
de Junio.
"De 112,54I votos-leiase en un peri6dico del partido
puro-el candidate progresista, el autor de la ley que su-
prime los fueros, el patriota y virtuoso Juarez ha reunido
i:00,336. Asi se sentird mis fuerte en el poder, no con la
fuerza brutal de las bayonetas, sino con la fuerza moral do
la opini6n y del amor del pueblo que se ha granjeado con
sus servicios."
SFu6 tan feliz el ensayo de elecci6n direct que en Oa-
xaca obtuvo 17,457 votos; en Huajuapam, 9,155; en Villa
'Alta, 13,416; en Teposcolula, 18,020; en Teotitlin del
'Camino, 8,054; en Tehuantepec, 5,755; en Ejutla, 13,276;
en Jamiltepec, 2,220; en Tlacolula, 8,983.
Luch6 contra las candidaturas de D. Cenobio Mirquez,
que la apoyaban 2,968 votos; la de D. Manuel Iturriba-
rria, 1,334; la de D. Marcos Perez, 1,332; la de D. Jos6
Maria Fagoaga, I,045.
Para Presidente de la Corte de Justicia le favorecieron
3,809 votos.
1[2 "Lo critic delas circunstancias en que se encuentra








si6n del puesto, y A poco se present al Congre-
so A pedir facultades extraordinarias para el eje-
cutivo. Ni antes ni entonces habia tenido el par-
tido liberal confianza en el liberalism de Comon-
fort; pero much menos entonces, que ya se anun-
ciaba y aun se tenia por cierto que daria el gol-
pe e Estado (i). Esto hizo que encontrase el
proyecto de facultades extraordinarias una tenaz
oposici6n en el Congreso y que se dijese en ple-
na discusi6n public: que se concedian for solo

la naci6n-contestaba desde Oaxaca un comunicado del
official mayor del Ministerio de Gobernaci6n, el 24 de Oc-
tubre-me obligan a aceptar dicho nombramiento, porque
es un puesto de prueba, porque es un deber de todo ciu-
dadano sacrificarse por el bien pbblico, y no esquivar sus
servicios, por insignificantes que sean, cuando se los re-
clama el jefe de la naci6n, y porque mis convicciones me
colocan en la situaci6n de cooperar de todas maneras al
desarrollo de la gloriosa revoluci6n de Ayutla. Sin esta:
consideraciones, rehusarla el alto honor A que soy llama-
do por la boiidad de S. E."
El 3 de Noviembre se encarg6 del Ministerio. Al si-
guiente dia el Congreso, en sesi6n secret, aprob6 la con-
cesi6n de autorizaciones al Ejecutivo.
[I] El 15 de Diciembre, dos dias antes de la procla-
maci6n del plan de Tacubaya, se interpel6 en el Congreso
al Ejecutivo sobre qu6 providencias habia dictado con res-
pecto al General Zuloaga. Se present Juarez y protest
que el Presidente de la Repdblica estaba dispuesto a cum-
plir todos los acuerdos del Congreso y A conservar la tran-
quilidad pfiblica.
Apaciguaban la inquietud de los Animos esto y el re-
cuerdo de las palabras que acababa de pronunciar Comon-
fort, al subir la Presidencia: "La lealtad con que he
Ilenado las promesas de la revoluci6n de Ayutla."







51
la conlfanza que inspiraba la presencia de Judrez
en el gabinete.
Raz6n tenian por cierto los diputados en des-
confiar, puesto que el general Zuloaga, amigo
personal de Comonfort, seducido por el clero y
con anuencia del Presidente, so pronuncia contra
el gobierno el 17 de Diciembre. Comonfort apa-
rece nombrado jefe del motin (i). JuArez ocurre
al palacio national, en el moment que tuvo no-
ticia del pronunciamiento, para aconsejar a Co-
monfort que no lo acepte, y cumplir hasta el uil-
timo moment con sus deberes de ministry. Co-
monfort, que estaba de antemano dispuesto A
aceptar el pronunciamiento, como lo hizo dos dias
despues, manda prender A Juarez, lo tiene preso
e incomunicado en el palacio, y disuelve el con-
greso. Despu6s de haber puesto todos los ele-
mentos del gobierno del lado de los insurrectos
y haber traicionado sus juramentos y sus debe-
res, se vi6 Comonfort A su vez desconocido por
los amotinados, que tampoco tenian confianza en
61 (2). Era ya demasiado tarde para volver so-
[I] Los principles articulos del plan son estos:
"Art. l? Desde esta fecha cesari de regir en la Repu-
blica la Constituci6n de 1857.
"Art. 2? Acatando el voto tinanime de los pueblos, ex-
presado en la libre elecci6n que hicieron del Exmo. Sr.
President D. Ignacio Comonfort, para Presidente de la
Rep(iblica, continuara encargado del mando supremo con
facultades omnimodas, para pacificar a la Naci6n, promo-
ver sus adelantos y progress, y arreglar los diversos ra-
mos de la administraci6n pdblica."
[2] "Habiase engariado la reacci6n creyendo que yo







52
bre sus pasos. Despechado, sin embargo, crey6
hacer un mal positive A la causa de los sedicio-
sos restituyendo A Juarez su libertad, para que
asumiera el gobierno national.
Puesto JuArez en libertad, sale en medio de
mil peligros, resuelto A aceptar la situaci6n que
Comonfort abandonaba yendose al extranjero (i).



V.

Hemos llegado A una 6poca de la vida de JuA-
rez tan intimamente unida A los acontecimientos
todos del pais, que para poderla seguir en todas
sus peripecias, necesitariamos narrar la historic
de Mexico durante estos ltimos ocho afi6s. Los
acontecimientos estin demasiado recientes, y no-
sotros hemos torado una parte demasiado active

habia realizado en su favor un cambio de political; y en
medio del odio que me profesaba, tuvo alabanzas para mi
mientras me crey6 desleal 6 inconsecuente. Desengafiado
de su error cuando se public la list de las personas que
nombr6 para former el consejo de gobierno, y cuando me
vi6 negarme resueltamente 6 sus exigencias, volvi6 h to-
mar su papel de enemigo, y me pag6 su desengafio en ul-
trajes."-Politica del General Comontfort durante siu Go-
bierno en Mixico.-Nueva York, Julio de 1858.
[i] Juirez sali6 en libertad el II de Enero de 1858 y
al siguiente dia, en compafiia del Lie. Manuel Ruiz, par-
ti6 6L Guanajuato.
Comonfort, poco, desapareci6 como por escotill6n, y
para que no se supiera el rumbo que tomaba, mand6 cor-
tar el alambre telegr.fico por su camino.







53
en ellos, para creernos con la fuerza 6 imparcia-
lidad que se require al escribir su historic. Li-
mitar6monos A JuArez, que es el principal objeto
que nos hemos propuesto al emprender este pe-
quefio trabajo.
La revoluci6n que estallaba por la traici6n sui-
cida de D. Ignacio Comonfort, traia su origen de
muy atrAs. Como hemos dicho, al terminar la re-
voluci6n de Ayutla el partido liberal habia com-
prendido que era precise emprender la reform
radical del pais, luchar hasta vencer al partido
conservador, porque de otra manera ni la na-
ci6n podia subsistir, ni menos establecerse aque-
llos principios de su credo politico, que son un he-
cho ya en todos los paises cultos de la tierra.
Iniciada la reform con la ley-JuArez, la lucha co-
menz6 tenaz y terrible. Por su parte, el clero pro-
mueve y sostiene la primera revoluci6n de Pue-
bla, que vence Comonfort personalmente en la
batalla de Ocotlan. Por la otra, el congress cons-
tituyente abre sus sesiones el to de Febrero de
1856: las elecciones habian correspondido A la
amplia y liberal convocatoria de Ocampo, expe-
dida en 17 de Octubre pr6ximo anterior: todos
los representantes del pueblo pertenecian al par-
tido liberal, 6 si algunos conservadores habia,
eran del todo vergonzantes. La mayoria de es-
tos diputados pertenecia al partido liberal rojo, y
el resto era de moderados. El congress se apre-
sura a sancionar la ley-JuArez: A poco se ocupa
en la extinci6n de Jesuitas y su expropiaci6n: el
clero tambien sigue su camino, promueve la se-







54
gunda revoluci6n de Puebla, que es vencida. El
malogrado benem&rito Miguel Lerdo de Tejada
entra en el ministerio de hacienda: propone A Co-
monfort dar la ley de nacionalizaci6n de bienes
del clero; Comonfort con su gabinete se opone;
y tiene que adoptar un t6rmino medio dando su
ley de desamortizaci6n de 25 de Junio. Aunque
el partido liberal no la ve en lo general con bue-
nos ojos, como lo comprueba la discusi6n que
sufri6 en el constituyente, la acepta como una
reform, inica possible de obtenerse del mode-
rantismo del gabinete. El 29 de Julio siguiente,
el congress comienza A discutir el celebre ar-
ticulo 15 del proyecto de constituci6n, por el que
se establecia la libertad absolute de todos los
cultos: el grano que JuArez habia sembrado con
su ley de justicia fructificaba: la discusi6n fuC lu-
minosa, pero terrible; y la naci6n hubiera gana-
do desde entonces el establecimiento de este pri-
mer principio de la libertad del hombre, si el go-
bierno de Comonfort no hubiese hecho una gue-
rra terrible y tenaz al partido puro y sus ideas
en aquel congress, arrastrando A muchos dipu-
tados, indudablemente reformists, como lo han
probado despues, A votar contra sus convicciones
por los mismos temores que el gobierno les in-
fundia. La constitucion por fin se sanciona, aun-
que incomplete, el 8 de Febrero. El clero ven-
cido en los campos de batalla y con solo unos
cuantos hombres armados, que imerodeaban aqui
y alli en su nombre, aun no se desanima entera-
mente, y empieza A poner dificultades A la admi-







55
nistraci6n de Comonfort, ya con la cuesti6n del
juramento de la constituci6n, ya con no querer
administrar los sacramentos (i). Pero Comon-
fort no tenia f6 en la causa que se le obligaba A
defender; Comonfort aborrecia al partido puro,
que deberia ser su inico apoyo; Comonfort en
fin fluctu6, dud6, tuvo miedo, miedo que sin du-
da, como valiente que era, no habria tenido en
un campo de batalla; y por deshacerse del parti-
do liberal exaltado, cay6 del eminente puesto que
ocupaba, causando asi infinitos males, no solo al
partido liberal, sino A la nacionalidad de M6xico.
Este fu6 un golpe de teatro, un cambio rApido
de escena. Todos los elements del gobierno pa-
san A la reacci6n: hombres, armas y dinero que-
dan A su disposici6n, pues ocupaba la capital de
[i] El Arzobispo de Mexico, con fecha 20 de Marzo
de 1857, dijo en oficio a. los gobernadores de la di6cesis:
uque cuando los que hicieron el juramento de la Constitu-
ci6n se presenten al tribunal de la penitencia, los confe-
sores, en cumplimiento de su deber, han de exigirles pre-
viamente que se retracten del juramento que hicieron: que
esta retractaci6n sea pfblica del modo possible, pero que
siempre Ilegue 6 conocimiento de la autoridad ante la que
se hizo el juramento, ya sea por el mismo interesado, ya
a cargo suyo, por los particulares ante quienes lo hubiere
hecho.n
El Lie. D. Clemente de Jesufs Munguia, Obispo de Mi-
choac~n, expidi6 en Morelia el decreto del tenor siguiente:
tcHabiendo llegado 6 nuestras manos un ejemplar de la
Constituci6n federal de los Estados Unidos Mexicenos,.
sancionada yjurada por el Congreso general constituyen-
te el dia 5 de Febrero de 1857, mandada imprimir, cir /
cular y cuinplir el 12 del mismo mes por el Supremo Go-/








la Reptblica; un poco mis, obtiene el reconoci-
miento de todos los gobiernos amigos de M6xico,
que intervendrAn en favor suyo. Entonces es
cuando JuArez acepta la situaci6n que Comon-
fort abandon. Este cuenta con todos los elemen-
tos del pais en su favor: JuArez los tendrA en
contra; Comonfort no contaba con el pueblo: no
lo conocia siquiera; Juarez tenia f6 en el pueblo,
JuArez cuenta con 6l: el pueblo, pues, lo sosten-
drA.
Los Estados casi en su totalidad forman coa-
liciones desconociendo al gobierno de Mexico,
y comienzan A levantar fuerzas por todas parties
para resistir A la reacci6n ensefioreada de la ca-
pital; JuArez Ilega A\Guanajuato, expide su mani-
fiesto el 19 de Enero de 1858, nombra su gabi-
nete y es reconocido por todos los Estados como
President de la Repdblica (i).

bierno de la Naci6n, y publicada en esta capital el II del
corriente, y visto en ella various articulos contrarios a la
instituci6n, doctrine y derechos de la Santa Iglesia cat6-
lica, y estando prevenido en el ultimo que sea jurada con
la mayor solemnidad en toda la Republica, declaramos:
que ni los eclesissticos, ni los fieles, podemos por ningan
titulo ni motivo alguno jurar licitamente esta constituci6n.
Y no queriendo hacernos responsables ante Dios del jura-
mento que por falta de advertencia prestasen algunos de
nuestros diocesanos, a quienes tenemos obligaci6n de dar
en todo y por todo la sana doctrine, disponmos que por
nuestra secretariat se diga a todos los pArrocos, para que
lo tengan entendido y lo hagan entender a los fieles: que
no es licito jurar la Constituci6n.,
[I] Parrodi, gobernador de Jalisco, invit6 a former una








Las circunstancias de la campafia obligan A
JuArez A abandonar A Guanajuato y emprende su
march con sus ministros y empleados para Gua-
dalajara, A dondellegan el 15 de Febrerode 1858.
Apenas llegados alli, se supo la derrota del ejer-
cito constitutional en Salamanca el Io de Marzo.
La guarnici6n de Guadalajara, que estaba al
mando del general Ntifiez, se encontraba minada
en parte, y esto di6 lugar A que el teniente coro-

croliecin leon Ftvelo A2ceue'.nn m~e.r.aulre'hrf.l Con.
er< liD...tr'iio 'r;.' e _' ...,il ,' .!-l.j' T. .:' '. ') i ,: en '


S.ido q.: je.rmll, lo. Ic (_ lerarr l 0iie I '..[ li
Alur*.', i'l \ r u- rc .*ei e A 1, ,,ia .I .rr. .*'lil .r-i
Este acababa de pronunciarse por el plan de Tacubaya,
mas como viese la conduct opuesta de Mata y La Llave,
comandante military de C6rdoba y Orizaba, volvi6 luego so-
bre sus pass, confesando lo que sigue i. La Llave: "Me ha
servido de lenitivo en la pena que me causaba haber teni-
do que apartarme del sendero legal, la justicia que V. S.
y los habitantes de ese departamento han sabido hacer t la
buena f con que di un paso tan ageno de mis inten-
ciones."
El articulo principal de la coalici6n eraque en cualq.uie-
ra punto del terreno de los Estados coligadqs que se pre.
sentase el C. Benito Juarez, president de la Suprema Cor-
it Jui., D Ij: 1 obedeciera por la coali-
ci6n, como A Presidente interino de la Repisblica por mi-
nisterio de la Constituci6n, ycon las facultades amplisimas
que, oncede el articulo 29 de la misma.
El 19 de Enero, Juirez expidio en Guanajuato su ma-
nifiesto, cuyos phrrafos mis importantes son estos: sMEXI-
CANOS:-El gobierno constitutional de la Repiblica, cuya
march fu6 interrumpida por la defecci6n del que fui de-









nel Landa, del 50 de infanteria, se pronunciara A
favor de la reacci6n con la part de su cuerpo
que habia quedado en Guadalajara y que hacia
la guardia al Presidente. Niiez ocurre al cuartel
de los insurrectos y es recibido con una descar-
ga y reducido A prisi6n. Su misma guardia se
apodera de Juirez, de sus ministros y de algunos
otros empleados, y los reduce A prisi6n en el
mismo palacio del gobierno: A todos se amaga

positario del poder supremo, queda restablecido. La Car-
ta fundamental del pais ha recibido una nueva sanci6n, tan
explicit y elocuente, que solo podran desconocerla los
que voluntariamente quieran cerrar los ojos L la evidencia
de los hechos.
"La voluntad general expresada en la Constitucion yen
las leyes que lanaci6n se hadado por medio de sus legili-
mos representantes, es la Anica regla a la que deben suje-
tarse los mexicanos para labrar su felicidad a la sombra
bendfica de la paz. Consecuente con este principio, que
ha sido la norma de mis operaciones, y obedeciendo al
llamamiento de la naci6n, he resumido el mando supremo,
luego que he tenido libertad para verificarlo. Llamado a
este dificil puesto por un piecepto constitutional y no por
el favor de las facciones, procurar6 en el corto period de
mi administraci6n, que el gobierno sea el protector impar-
cial de las garantias individuals, el defensor de los dere-
chos de la naci6n y de las libertades publicas. Entre tan-
to se reune el Congreso de la Uni6n a continuar sus im-
portantes tareas, dictard las medidas que las cifcunstan-
cias demanden para expeditar la march de la administra-
ci6n en sus distintos ramos, y para restablecer la paz. Lla-
mar6 al orden A los que con las armas en la mano 6 de
cualquiera manera niegan la obediencia a la ley y A la
autoridad, y si por una desgracia lamentable se obstinaren
en seguir la senda extraviada que han emprendido, cuida-







59
con la muerte, especialmente a JuArez, a quien se
le indica que seria fusilado, porque era el inico
obstAculo para el triunfo de la reacci6n (i).
Una pequefna fuerza del -O de caballeria, al
mando del comandante D. Antonio Alvarez, la
guardia national y el pueblo por su parte, se pro-

r& de reprimirlos con toda la energia que corresponde, ha-
ciendo respetar las prerrogativas de la autoridad supreme
de la Repiblica."
Ocampo, como Ministro de Gobernaci6n, decia en una
circular, el 2 de Febrero: el Presidente "creyendose re-
presentante de la verdad y la justicia, del derecho y de la
conveniencia pAblica, antes de combatir por la soberania
national ultrajada, llama 5 todos los hombres de coraz6n
en su auxilio, paia que le ayuden i afirmar el reinado de
la ley, de lajusticia y de la paz. No castigari sino a los
obcecados que hacienda profesi6n de fomentar las revuel-
tas p(iblicas, agotan los recursos y lasangre de la Repfbli-
ca en motines perpetuos. La gran necesidad de Mhxico
es levantarse de su inmoralidad y de su bancarrota."

(1) A la saz6n era gobernador de Jalisco el licenciado
Jests Camarena, y comandante military el general Jose Sil-
verio Naiez.
Las fuerzas que habia en Guadalajara eran: medio ba-
tallOn en alta fuerza del 5? de linea, una corta secci6n del
I? de caballeria, los batallones de guardia national "Iti-
dalgo," "Prisciliano Shnchez" y "Guerrero" y una fuerza
llamada 'Policia de Seguridad": siendo la fuerza disponi-
ble pronta para todo servicio: el 5? de line, la caballeria
mencionada y unos ciento y tantos hombres del batall6n
"HIidalgo," :nica tropa de esta arma que quedaba en ser-
vicio de guarnici6n, pues de los demAs cuerpos una part
andaba en campafia y el resto estaba en asamblea.
En el public y en los circulos militares de la guardian
national circulaban pareceres desfavorables A la lealtad








ponen defender al gobierno y atacar vigorosa-
mente A los rebeldes en los diversos puntos que
ocupaban, principalmente en el palacio, done
estaban todos los press, entire ellos Juirez. Es-
te y sus compaileros sufrian todos los tormentos
de la situaci6n: se les custodiaba con todo rigor,

del teniente coronel Antonio Landa del 5? jefe de linea, ase-
gurAndose que mantenia secret correspondencia con su
suegro el general Castro, de los pronunciados de Tacuba-
ya, y relaciones, tambien secrets, con los partidarios acti-
vos del enemigo residents en Guadalajara: el Prior del
Carmen Fray Joaquin de San Alberto, los abogados Mi-
guel Espafia y Felipe Rodriguez, el m6dico Joaquin Mar-
tinez y otros.
Landa, que desde el principio de su carrera military se
habia hecho acreedor A la confianzay consideraci6n de sus
superiores, logr6 habilm'ente conservar aquella confianza
y consideraci6n, principalmente en el inimo del general
Nifiez, quien decia, para que todo el mundo lo supiera,
que con su cabeza respondia de la lealtad de Landa. Sin
embargo, las presunciones contra dicho official crecian a
proporci6n que aumentaba la ansiedad por la suerte de las
armas liberals en Oriente.
Los sucesos de la campaia los sabia el gobierno dos dias
despues, mAs 6 menos, por medio de correos extraordina-
rios que recibia diariamente. El dia once supo que el gene-
ral Parrodi, entire los dias siete y ocho y en virtud de un mo-
vimiento estrat6gico del enemigo, habia ejecutado una mar-
cha retr6grada replegandose del campamento de Celaya a
Salamanca. El dia doce recibi6 la noticia de que Parrodi,
el dia 9 por la tarde, habia formado en batalla al Oriente
de Salamanca, y que, despu6s de un fuerte cafioneo que
termin6 al cerrar la noche, era inminente la acci6n decisi-
va en las primeras horas del dia diez.
El mismo dia doce, habiendo conferenciado Juarez con







61
se les amagaba continuamente conmatarlos, sien-
do tan possible un acto de esta clase, cuanto que
veian el des6rden y desmoralizaci6n A que iba
reduciendo el combat A los insurrectos.
En moments en que una column de guardian
national, al mando del coronel D. Miguel Cruz

el gobernador Camarena acerca de la situaci6n y de lo con-
veniente que era reconcentrar todas las fuerzas del Estado
repartidas por el territorio del mismo, di6 el gobernador la
orden de reconcentraci6n, por medio de extraordinarios,
acompaniando a dicha orden los jefes politicos, coronel
Domingo Reyes, de Sayula, y coronel Fdlix Vega, de la
Barca, cartas concebidas en estos terminos: "Son las siete
de la noche: en estos moments se decide en el campo de
Salamanca la gran cuesti6n entire los pueblos y sus opreso-
res. Ud. sabe bien cuan dificil es asegurar un triunfo que
depend del 6xito de las bayonetas; porque la guerra siem-
pre es un azar No pierda Ud. un solo moment y
obre con la velocidad del rayo, de manera que la disposi-
ci6n del Gobierno quede cumplimentada cuando menos
lo esperemos, afn adelantandose a la cuenta que natural-
mente debemos hacer para esperar la llegada de la fuerza
pablica de ese Cant6n "
El dia trece A la madrugada, lleg6 un correo extraordi-
nario que present a la Administraci6n de Correos un plie-
go dirigido al president: contenia una nota fechada el diez
en Irapuato, del Ministro Degollado, participando al go-
bierno en breves terminos la derrota de Parrodi en Sala-
manca. A consecuencia de la adversa noticia, Ju.rez cit6
& su gabinete A junta de Ministros en Palacio, que era su
residencia y el despacho del gobierno general.
Celebribase la junta, y cuando se terminaba la lecture
de una circular escrita por el Ministro de la Guerra, mien-
tras el Ministro Guillermo Prieto, fuera de la junta, redac-
taba un manifiesto que debia darse al pais, present6se el je,








Aedo, habia llegado A la plaza principal y le fal-
taba poco para entrar en el palacio, ycuando los
insurrectos se consideraban ya perdidos, el official
que mandaba la guardia de los press, llamado
Peraza, hizo entrar a 6sta, compuesta como de
veinte hombres, A la pieza en que estaban todos

fe politico, Lic. Miguel Contreras Medellin, y di6 parte de
que, por conduct fidedigno, sabia que el teniente coronel
Landa acababa de rebelarse contra el gobierno y se dispo-
nia h marchar sobre Palacio con el batall6n de su mando.
El President orden6 al general Nfiiez fuese al moment
A cerciorarse de lo que pasaba y procediera conform sus
atribuciones, retirAndose luego Contreras Medellin a la Je-
fatura, para tomar las providencias de su resort, y Nifiez
para cumplir con su deber.
Nfifiez se dirigi6 al cuartel de la Universidad, distant
algo mAs de dos cuadras de Palacio, y, en efecto, encontr6
al 5? batall6n de linea sobre las armas y pronunciado. Al
avistar los rebeldes al general Nlfiez, le marcaron el alto,
pero como 61, sin detenerse, arengando a los pronunciados
y excitAndolos ai que volvieran al orden, siguiera adelante,
uno de los centinelas tendi6 el fusil, le apunt6 al coraz6n
y dispar6 sobre su antiguo jefe, dandole un balazo en el
pccho. Por fortune, el proyectil tropez6 con el reloj que
llevabaen el bolsillo el general, y 6ste no recibi6 m.s dailo
que una fuerte contusi6n. Acto continue fu6 hecho prisio-
nero.
Eran las diez y cuarto de la mafiana.
Al mismo tiempo que se verificaba la capture de N(ufiez,
una fuerza del cartel de la Universidad hacia el relevo de
la guardia de honor que se daba en Palacio al Presidente,
siendo las fuerzas entrante y saliente de servicios pertene-
cientes al 5? batall6n. Estando formada la tropa f la en-
trada del cuerpode guardia, se arm6 el motion, proclaman-
do en alta voz los oficiales y respondiendo en coro de igual







63
los press; manda former A sus soldados, prepa-
rar los fusiles y apuntar al grupo de los press.
La pieza que era el teatro de esta escena, tenia
otras dos pequenas A uno y otro lado; y en ellas
se refugiaron la mayor parte de los press, cuan-
do vieron que se les queria sacrificar tan bArba-
ramente.

modo los soldados: iviva el ejercito! imuera la guardian na-
cional! ;muerala Constituci6n! Penetraron los pronuncia-
dos al cuerpo de guardia, disparando tiros contra elret6n de
la artilleria, compuesta de una corta fuerza de guardia na-
cional, apoderandose de los cafones, y, encabezados por el
capitAn Encarnaci6n Peraza, precipitAronse en tropel por la
escaleray la plant alta. Allanaron ahi oficinas y habita-
ciones, y pusieron press con centinelas de vista A Juarez,
A sus ministros Melchor Ocampo, Le6n Guzman y Manuel
Ruiz, a otros funcionarios, A los empleados, y despues A
Prieto que se present A seguir la suerte de sus compa-
fieros del gabinete presidential. Entre tanto, por la calle,
nn pelot6n del 5? batall6n, cargaba balazos sobre los sol-
dados de guardia national que custodiaban la cArcel pA-
blica, situada en el costado sur de Palacio, matando A los
centinelas y apoderAndose del punto a la bayoneta. Que-
daron, pues, los amotinados, tras brevisimo tiempo y sin
rcsistencia, duefios de toda la manzana de Palacio, de la
cArcel, de los almacenes de armamento y parque; y el jefe
de la asonada, dejando un destacamento en la Universi.
dad, se traslad6 A Palacio, llevando al prisionero general
Nafiez.
El gobernador, a quien sorprendi6 el molin en la casa
municipal, calle de por medio al norte de Palacio, donde
tenia su despacho,'s6lo pudo, de pronto, tender A su se-
guridad personal con nueve hombres armados; mas el jefe
politico, Contreras Medellin, que al salir de la presiden-
pia se habia situado en la puerta de la jefatura y habia vis-







61
Los soldados, 6 porque aquel acto les pare-
ciera horrible 6 inhumane, 6 porque los disuadie-
ra D. Guillermo Prieto, que en lo mAs serio del
peligro les dirigi6 una sentida alocuci6n, 6 lo que
es mAs probable, porque pareciera A Peraza que
la mejor garantia para salvar su vida en todo ca-
so, era conservar la de aquellos press, no Ilega-

to en march hacia Palacio a la tropa de relevo, con la
seguridad de que llevaba aquella fuerza perfida consigna,
se habia retirado violentamente al cercano convento de
San Agustin, cuartel del batall6n "Hidalgo," del que era
coronel, llegando al tiempo que el ruido de los tiros y las
carreras precipitadas de la gene que huia de las inmedia-
ciones de Palacio, le anunciaron que era un hecho la aso-
nada. Al moment, haci6ndose cargo de la defense del
gobierno como primera autoridad political, puso a la fuer-
za sobre las armas, tom6 posiciones en las alturas de la
iglesia anexa al convento, en el atrio, en las calls latera-
les que van hacia Palacio y mand6 romper el fuego con-
tra los pronunciados.
Actitud semejante a la tomada por Contreras Medellin,
sin esperar 6rdenes 6 ignorando que estaba prisionero el
comandante military, asumieron todas las demas fuerzas de
la guarnici6n: el teniente coronel Antonio Alvarez con
una secci6n del I? de caballeria permanent, en Santa Ma-
ria de Gracia, y los batallones de guardia national "Pris-
ciliano Sanchez," del que era jefe accidental el teniente
coronel Miguel Cruz-Aedo, y "Guerrero," mandado tran-
sitoriamente por el comandante Antonio Molina, cuyos
cuarteles estaban en los conventos de San Francisco y del
Carmen, respectivamente. El cuerpo de "Policia de Se-
guridad" se repleg6 A San Francisco, siendo de advertir
que, como antes se ha dicho, de los dos fltimos batallo-
nes mencionados de guardia national, una parte hacia ser-
vicio de campatia fuera de Guadalajara y el resto estaba








ron A hacer fuego, y se salieron de la pieza prin-
cipal, permaneciendo formados en el corredor
hasta que Cruz Aedo se retire de la plaza.
Landa y Morett, otro de los cabecillas de la
rebeli6n, quisieron en otro moment critic, ob.
tender de JuArez una orden para que se suspen-
diera el fuego, que las tropas fieles hacian A los

en asamblea; por lo cual, en los mementos de declararse
el conflict, no contaban con mns hombres que los de guar-
dia de prevenci6n. Pero salieron de los cuarteles los cor-
netas, tocando llamada por las calls, y jefes, oficiales y
soldados, abandonando ocupaciones y talleres, acudieron
. las armas sin demora, reuni6ndose bien pronto en nu-
mero considerable.
Mientras Contreras Medellin, secundado por las fuerzas
reales de la guarnici6n, evitaba se propagase i otros pun-
tos la sorpresa realizada en Palacio, y mientras los guar-
dias nacionales se incorporaban a sus batallones y toma-
ban las armas, el jefe pronunciado, en la hip6tesis de que
la derrota de Parrodi habia sido complete, y viendo que
ninguna otra fuerza lo secundaba, asi como la actitud re-
suelta en la guardia national, intim6 A Juarez y sus mi-
nistros la resoluci6n de pasarlos por las armas, puso a la
defensive el Palacio, mand6 abocar cafiones enfilando las
calls que desembocaban en la plaza de armas, hizo sacar
de la circel seiscientos presidiarios, y, armindolos, coron6
con ellos las alturas de Palacio y de Catedral, para que
desde esos puntos contestaran al fuego de la guardia na-
cional.
El tiroteo continue todo el resto del dia, quedando los
pronunciados reducidos al perimetro comprendido ettre
la Catedral, Palacio y la Universidad; y los presidiarios, a
la vez 'que batian a los nacionales, tambien se solazaban
cazando a las gentes pacificas que se aventuraban por las
calls 6 a quienes veian dentro de los edificios que domi-







66
insurrectos. JuArez contest impasible, que como
prisionero que era, no podia dar 6rdenes. Se le
indicO que su vida iba de por medio, y contest
que la vida de un individuo nada significaba cuan-
do se trataba de la suerte y los intereses del pue-
blo.
La seguridad personal de los amotinados fu6

naban desde las alturas. Uno de esos malvados, dice el
escritor Vigil. "puesto de centinela en la b6veda del
Senado, desde la linternilla dirigia al president las pala-
bras mis soeces y apuntaba sobre 1e con su fusil, prolon-
gando la agonia de los prisioneros, que temian por mo-
mentos una escena de sangre, hasta que una bala de la
torre de San Agustin los libr6 de aquel miserable, quien
oyeron caer muerto sobre la b6veda."
Por la noche, entire la obscuridad sali6 el gobernador
Camarena de la casa municipal y fu6 al punto de San
Agustin, donde Contreras Medellin lo recibi6 dindole par-
te de lo ocurrido y entregindole el mando y la situaci6n.
Camarena tuvo la satisfacci6n de encontrar alli mis de,
doscientos hombres, entire nacionales y personas en su ma-
yor parte de las classes sociales mas adelantadas por sus
luces y patriotism, y de saber que igual concurrencia y
entusiasmo habia en todos los demis puntos ocupados por
los defensores del gobierno.
Al amanecer el dia 14 se reanud6 cl fuego por todas
parties, y a las nueve de la maiana los vigias situados en
las torres advirtieron por el sur una polvareda que indica-
ba la aproximaci6n de tropa. Poco despues entraba por la
garita de Mexicaltzingo una column, al mando del coman-
dante Ignacio Machsin, de doscientos nacionales del ba-
tall6n "Prisciliano Sanchez," provistos de cuarenta cargas
de parque y que regresaban de campafia al llamado del
gobierno.
Al mismo tiempo llegaba un correo extraordinario con










sin duda la tinica raz6n que impidi6 el que Juarez
y los principles de sus compafieros fueran sa-
crificados entonces.
Entretanto tenian lugar estos sucesos, los res-
tos del ej6rcito federal derrotado en Salamanca
se retiraban para Guadalajara con Parrodi y D.
Santos Degollado. Osollo, el jefe de las fuerzas
insurrectas, los seguia a dos jornadas. Era segu-

pliegos de Oriente, que confirmaban de un modo aut6nti-
co que Parrodi, seguido del enemigo & dos largas jorna-
das, en hien ordenada retirada, se replegaba a Guadalaja-
ra con dos mil soldados de la mejor tropa, diez y ocho
piezas de artilleria y abundante tren de municiones y, se-
gin calculos de tiempo, no tardaria mis de cuatro dias en
Ilegar a Guadalajara.
La Ilegada de la fuerza de Machain y de las noticias re-
cibidas fueron saludadas con repiques de campanas en
manifestaci6n de regocijo.
El fuego nutrido y certero que hacian los nacionales de
San Agustin y de San Francisco, cruzando los cuatro la-
dos de la manzana de Palacio, aislaba a los rebeldes en
las posiciones que ocupaban, inutilizaba los cafiones situa-
dos al descubierto en la plaza, barriendo los artilleros y
no permiti6ndoles proveerse de viveres. En tales circuns-
tancias, Landa exigi6 de Juhrez 6rdenes para que cesara
el fuego, ofreciendole la garantia de la vida para 6l y pa-
ra los otros prisioneros; pero el president, con la dignidad
propia de su alto carActer, se neg6 a dar semejantes 6rde-
nes, y s61o, en virtud de las instancias que se le hicieron,
consinti6 en que expidiera el Ministro de Guerra la si-
guiente recomendaci6n:
"Exmo. Sefior:-En nombre del Exmo. Senior Presi-
dente suplicamos a V. E. se digne hacer que se establez-
ca un armisticio que deba durar hasta las ocho de la ma-
fiana del 19 del corriente, haciendo que las fuerzas del Es-







68
ro que Degollado y Parrodillegarian A Guadala-
jara antes que Osollo, y en este caso Landa y
Morett se verian atacados por fuerzas muy supe-
riores, que los destruirian sin dificultad. Cono-
ciendo lo delicado de su situaci6n, se determina-
ron A capitular con las fuerzas de la plaza y las
autoridades del Estado de Jalisco. En el conve-
nio que se celebr6, se dispuso que JuArez y de-

tado obedezcan para esto, las que les den sus jefes por el
mandado de V. E.
"Creemos que este tiempo sea necesario para que V. E.
nombre uno 6 m6s comisionados, suficientemente instrui-
dos sobre sus intenciones, a fin de que concurriendo con
otros al punto que esta tarde se convenga, establezcan las
bases de un avenimiento que ahorre 6 la parte pacifica de
esta poblaci6n los males que el combat ocasiona.
"Ser. bien entendido, por nuestro honor y buen nom-
bre, que tal armisticio se respete escrupulosamente como
es de esperarse del pundonor de esos sefiores Jefes y de la
civilizaci6n tan adelantada de esta poblaci6n. La huma-
nidad exije que todo medio just y rational se emplee an-
tes de despedazarse.
"Esperamos de la sensatez de V. E. que comisione,
instruya y envie sus comisionados, luego que los fuegos
hayan cesado.
"Acepte V. E. toda mi consideraci6n y aprecio.
"Dios y Libertad. Guadalajara, Marzo 14 de 1858.-
IMl. Ocamlro.-Exmo. Sr. Gobernador de Jalisco, Don Je-
sas Camarena."
A las diez de la mafiana tocaron parlamento las cornetas
de Palacio y respondieron las de San Agustin, cesando en
consecuencia el fuego, y salieron de Palacio para San
Agustin, el teniente coronel Pantale6n Morett, represen-
tando Landa, y el general Jos6 Silverio N6tiez, sin perder
su carActer de prisionero, en represenlaci6n del president.







69
mas prisioneros politicos serian puestos en liber-
tad: que se permitiria A Landa y los insurrectos
salir de la ciudad de Guadalajara y retirarse por
donde quisieran, fuera de un radio de diez leguas,
sin que se les molestara entire tanto.
En virtud de esta capitulaci6n, JuArez fue tras-
ladado, con peligro, del palacio de Guadalajara A

Aceptado por Camarena el pensamiento de dar'una so-
luci6n pacifica al conflict, con la mira esencial de salvar
al Supremo Magistrado y a sus colaboradores, abri6se la
conferencia preliminary en San Agustin entire el Goberna-
dor y los comisionados de Palacio. En el curso de la dis-
cusi6n, el representante de Landa aludi6 al peligro en que
se hallaba el president, y, refiriendose Camarena i esa
alusi6n, manifest que, en el caso incredible de que se llega-
ra t cometer un atentado, las represalias habrian de ser
implacables, no s61o dentro del recinto de Palacio sino fue-
ra de alli. Por fin, pasado ese incident y agotada la dis-
cusi6n, debase forma escrita a las proposiciones bajo las
cuales quedarian en libertad los prisioneros y restablecido
el orden en la ciudad, cuando un acontecimiento inespe-
rado interrumpi6 las negociaciones: repentinamente se des-
at6 un estruendo de descargas de fusileria procedente de
Palacio y de Catedral.
Veamos lo que pasaba. Habiendo ideado el teniente
coronel Cruz-Aedo libertar al president de manos de los
rebeldes, por medio de un golpe atrevido, se puso de
acuerdo con el comandante Antonio Molina y ambos con-
vinieron en sorprender al enemigo asaltando el Palacio.
Idear y acometer la empresa fu6 todo uno. Formaron una
column de ciento sesenta nacionales, dividi6ndola en cua-
tro secciones a igual altura, que debian marchar por dife-
rentes calls y llegar al mismo tiempo i la plaza de armas.
Una de esas secciones se destinaba a impedir que el des-
tacamento pronunciado de la Universidad saliera del cuar-








la casa del consul frances, en donde permaneci6
hasta la salida de Landa.
A poco lleg6 el general Parrodi con lo que le
quedaba de su ejercito. JuArez lo nombr6 mi-
nistro de guerra y general en jefe del ejercito fe-
deral, y le encomend6 la defense de Guadalajara.
Parrodi es el primero en opinar que el gobierno

tel en auxilio de Palacio; dos debian situarse en los porta-
les y apagar los fuegos de las alturas, y la fltima, sorpren-
der A la guardia de prevenci6n de Palacio, asaltando la
posici6n, debiendo incorporarsele las otras secciones en el
moment oportuno, contando ademas con el concurso de
las fuerzas de San Agustin, el cual se mand6 pedir sobre
la march.
Partieron, pues, diclias cuatro secciones, del atrio de
San Francisco a la deshilada, Ilevando los fusiles culatas
arriba y yendo dos pur la calle de San Francisco y las otras
dos por la de Ia Aduana, por las accras.
La march de la fuerza de Cruz-Aedo se efectu6 en los
t6rminos antes citados, sin que Ilamara la atenci6n de la
gente que transitaba por las calls y habia salido con dis-
tintos objetos, particularmente para asistir a mitsa, que se
celebr6 en algunos templos, pues era domingo; y en la
creencia de que la suspension de fuegos habia sido defini-
tiva, esa marclia no alarm a los soldados del enemigo,
que cuidaban los cafiones situados en las boca-calles de
la plaza de armas, gracias al ardid de Ilevarlos fusiles cu-
latas arriba, afectando pacifica actitud. Llegaron, pues, las
secciones simultaneamente a los puntos convenidos, y en
el moment en que Cruz-Aedo se lanzaba a bayoneta ar-
mada sobre el zahuhn de Palacio, se abri6 el fuego.
Sorprendida por la violent agresiAn la guardia de Pa-
lacio, tuvo, sin embargo, tiempo de armnarse, salir y hacer
una descarga cerrada sobre los asaltantes, y, batibndose
cuerpo 6 cuerpo, al arma blanca, logr6 cerrar y atrancar









no debe exponerse a los azares de la guerra y
que debe situarse en un punto en que tenga la
mayor seguridad possible; y entonces se decide
Juhrez a salir de Guadalajara con los restos de la
fuerza.
El coronel Rocha es enviado con el 50 regi-
miento de infanteria por el camino que Juarez

s6lidamente la puerta. Cruz-Aedo y sus subalternos, ett
medio de una granizada de balas dirigidas desde las altu-
ras de Catedral y de Palacio y desde los balcones y ven-
tanas de este edificio, despues de in6tiles esfuerzos por
forzar la entrada, se vieron obligados i. retirarse, dejando
tendidos en los portales, la plaza de armas y calls adya-
centes i muchos de sus compafieros, muertos 6 heridos.
Entre istos fltimos, qued6 el segundo jefe de la tentative,
el joven midico y comandante Antonio Molina, quien en
tal estado fue hecho prisionero.
En el interior de Palacio, cuando Cruz-Aedo se arrojo
sobre el cuerpo de guardia, el terror, difundiendose entire
los colaboradores de Landa, que se creian perdidos, y en-
tre los criminals armados, resolvi6se en un desorden es-
pantoso que si no cundi6 i la tropa de line, st i algunos
de los que la mandaban, singularizindose el capitin que
custodiaba 6. los prisioneros. Peraza-que asi se llamaba
ese capitin,-sabiendo las amenazas de muerte heclas
por el Jefe de los rebeldes, con 6 sin instrucciones supe-
riores, orden6 un official subalterno que fusilara a los pri-
sioneros en masa.
El official que iba 6 ejecutar la orden bArbara, con veinte
hombres entr6 al sal6n 6 hizo former i la tropa frente al
grupo de los prisioneros. Cuando 6stos vieron que se tra-
taba de sacrificarlos, se refugiaron en las piezas inmedia-
tas, quedando Juirez en pi6, bajo el dintel de una puerta,
sin manifestar temor delante de la tropa, que i las voces
de mando preparaba los fusiles y le apuntaban. Entre







72
debia tomar, para alejar de l h Landa y los in-
stlrrectos. El 20 de Marzo emprende JuArez su
niarchapara Colinta con sus ministros, unos cuan-
tos emtpleados y tiha escolta de setenta hombres
del batall6n de policia de M6xico y treinta de ca-
balletfia al ilando del coronel D. Francisco Inies-
tra.

tanto, Ouillermo Prieto, que en lo mAs serio del peligro se
habia colocado al lado de Juarez, hablaba al official y
los soldados con elocuencia avasalladora) intimindoles la
enormidad del atentado que iban A cometer y que no po-
dian consiimar mnos valientes como ellos. Guillermo Prie-
to, al hablar, cubria al Presidente con su cuerpo. El ofi-
cial se detuvo; no di6 la voz de fuego,'comprendiendo la
ihsuficiencia de la orden para cubrir la inmensa responsa-
bilidad de Ilevar A cabo aquel acto, y dominado por la pa-
labra del ministry y poeta patriota, orden6 A los soldados
levantaran y desmontaran los fusiles y sali6 con ellos del
Sal6n para former en el corredor, donde permaneci6 has-
ta que los asaltantes se retiraron de Palacio. Ese official se
Ilamaba Filomeno Bravo, y mas tarde lleg6 a ser gober-
nador constitucional del Estado de Colima.
Volvamos A San Agustin.
Como antes queda dicho, al estruendo de la fusileria
quedaron suspendidas las negociaciones de S. Agustin.
El gobernador, en aquellosmomentos, mand6 inquirir la
causa del tiroteo, disponiendo no se disparara un solo ti-
ro de S. Agustin, A menos que la posici6n fuese atacada.
Entonces se present un emisario de Cruz-Aedo, dando
parte de que habia emprendido el asalto de Palacio y so-
licitando la cooperaci6n de las fuerzas de S. Agustin. Ab-
sorto sobre manera el gobernador, al oir semejante mnen-
saje, mand6 decir A Cruz-Aedo terminantemente que sus-
pendiera aquella operaci6n que violaba el parlamento &
hizo que desde la torre y posiciones avanzadas de San









Vencida !a primera jornada y cuando JuArez
se acababa de alojar en el mes6n de Santa-Ana
Acatlan, pueblo distant doce leguas del Sur de
Guadalajara, se present Landa con 6o0 hom-
bres y 2 piezas de artilleria. Se reune el gabine-
te en aquellas critics circunstancias, y JuArez
propone que sus compafieros lo entreguen A 61

Agustin se tocara "Alto el fuego," hasta que 6ste cesara y
las cornetas de Palacio contestaran.
El emisario de Cruz-Aedo hizo present que en San
Francisco no se habia recibido orden alguna de suspen-
si6n de hostilidades-lo cual qued6 comprobado,-llaman-
do, ademis, la atenci6n, la falta de un centro de di.
recci6n military; pues Camarena, en las pocas horas trans-
curridas desde que se puso al frente de la situaci6n, ocu-
pado en mlltiples atenciones political y econ6micas, no
habia provisto al nombramiento de un jefe superior, en
substituci6n de NUfiez, ni de oficiales que ejercieran las
funciones de los de la mayoria que estaban press en Pa-
lacio; lo que habia permitido a los que mandaban fuerzas
hostilizar discrecionalmente al enemigo, como desde el
principio lo estaban practicando. Para subsanar tal defi-
ciencia, se nombr6 comandante en jefe de las fuerzas del
gobierno al general Juan Bautista Diaz, soldado veteran.
no y de reconocido prestigio y valor, quien, hallAndose
present, acept6 el mando military y se hizo cargo de 61.
Todo lo referido pasaba en presencia de los parlamen.
tarios de Palacio.
Luego que las cornetas de Palacio contestaron el toque
de San Agustin y se suspendi6 el fuego, Nfiiez y Morett
regresaron Palacio y dieron cuenta de lo ocurrido. Lan-
da se di6 por satisfecho con las seguridades que para lo
sucesivo se le dieron en nombre del gobernador, y convi.
no en que se restableciese el parlamento que debia de du-
rar hasta la una de la tarde del dia quince, declarando









y asi se salven todos ellos. Esta proposici6n ge-
nerosa es desechada por todos, y se decide la
defense. Iniestra manda tomar la iglesia, que es-
taba frente al mes6n, y una casa inmediata A es-
te. A las cuatro de la tarde se rompe el fuego:
tres veces se propone Landa asaltar el mes6n y
otras tantas es rechazado. En una parece seguro

Camarena ese plazo improrrogable. En tal concept se di6
orden en today forma de suspension de hostilidades i todos
los puntos done se sostenia al Gobierno, y quedaron nom-
brados en representaci6n del gobernador el Teniente Co-
ronel Antonio Alvarez y el Licenciado Jose Gonzalez Cas-
tro, y de parte de los pronunciados, el Teniente Coronel
Pantale6n Morett.
En la misma tarde del catorce fu6 presentado 6 Landa
el proyecto de arreglo, conform A las bases dictadas por
Camarena antes en San Agustin. HIlo aqui:
"I? Las fuerzas que ocupan el Palacio se situarin fue-
ra de la Capital, a un radio que no sea menor de diez le-
guas, donde les convenga, y saldr6n en el perentorio
termino que corra desde la firma de estos convenios hasta
las 3 p. m. del dia martes diez y seis del present mes.
Llevaran consigo su armamento, el parque que poseen y
dos piezas de artilleria a su elecci6n, entregando a la or-
den del Excelentisimo Senor Gobernador del Estado los
fusiles y dem.s piezas de artilleria con los fitiles que tengan.
"2? El Excelentisimo Senior Gobernador del Estado fa-
cilitarh seis carros de la policia y ocho mulas de tiro guar-
necidas, comprpmeti6ndose los jefes de estas fuerzas a de-
jar los carros de la policia a la disposici6n de las autorida-
des del Estado, en los lugares en que los vayan desocupan-
do. Ministrari ademis diez mulas de carga, cuyos fletes
serAn pagados por los Jefes de estas mimnas fuarzas,
"3? Quedan bajo el cuidado del Gobernador del Esta-
do y en plena libertad los heridos, y las personas que con







75
que seria tomado, y various de los empleados se
disponian ya A salir A caballo por una puerta ex-
cusada que tenia el mes6n.
Rocha estaba con su fuerza A gran distancia de
Santa-Ana AcatlAn y no podia prestar ningin
auxilio positive. El capitAn D. Leandro Valle, que
estaba de ayudante del coronel Iniestra, se en-

pasaporte del Jefe de las fuerzas que evacian la plaza, da-
do dicho pasaporte dentro de las horas que corran hasta
las tres de la tarde citada, no podrAn ser detenidas en la
ciudad si quieren salir de ella, ni perjudicarlas si prefieren
quedarse; entendiendose exceptuados los criminals pr6-
fugos de la carcel. Asi mismo quedan garantizadas todas
las personas que direct 6 indirectamente hayan prestado
cooperaci6n a la causa que defienden las fuerzas que salen
de la plaza, por lo que haya ocurrido hasta aqui.
"4? Las fuerzas que existen hoy A las 6rdenes del Ex-
celentisimo Sefior Gobernador del Estado, no se move-
rAn de los puntos que actualmente ocupan, sino hasta que
las que salen hayan evacuado del todo la ciudad.
"5? Como garantia solemne del cumplimiento de cste
convenio, el Excelentisimo Serior Presidente de la Repil-
blica y sus Ministros, asi como el Sefior General Ntinez,
pasarAn a la casa del C6nsul francs como a territorio neu-
tral, y alli se conservarAn bajo su palabra de honor, hasta
la conclui6n de estos tratados, quedando libres de una
y otra parte todos los detenidos por motive politico."
Enterado el jefe rebelde, dirigi6 A Camarena la siguien-
te nota:
"Excelentisimo Sefior:-No siendo admisibles la pri-
mera y segunda de las proposiciones que V. E. se sirve
manifestar A mis emisarios, por medio de los suyos: y sien-
do asi, que en el arreglo que se ha tratado de tener, se in-
vocan juntamente principios humanitarios, los que merecen
mi atenci6n; V. E. podri, si le parece, modificar las dos







76
contraba en'el mes6n, y mostr6 una admirable
sangre fria.
A las ocho de la noche ces6 el fuego, sin sa-
berse si los sublevados habian abandonado el
campo, 6 si quedaban en sus posiciones. Osollo
estaba en ese dia A siete leguas de Guadalajara
y pudo haber destacado una column de caballe-

primeras proposiciones, 6 mis bien suprimirlas, y hacer
proposiciones adaptables i la causa que defiendo, pues
hasta ahora ninguna se ha hecho de esta u~ltima clase.
Dios y Libertad. Palacio de Guadalajara, 14 de Marzo
de 1858. Antonio Landa."
Camarena contest B Landa, en comunicaci6n que reci-
bi6 5 las diez de la noche:
"Supremo Gobierno del Estado de Jalisco.-Con el ob-
jeto de evitar los males que trae consigo la guerra dentro
de esta poblaci6n, en donde tienen que padecer las perso-
nas inocentes; y atendiendo A los sentimientos de humani-
dad de que estoy profundamente poseido, admit el armis-
ticio que V. S. tuvo bien proponerme, y por la reco-
mendaci6n del Excelentisimo Seflor Presidente; pero al
hacerlo con gusto para llenar tan nobles sentimientos, no
puedo prescindir de la justicia, del honor y dignidad del
puesto que ocupo. Por esto es por lo que fij6 para hacer
invariables las dos primeras proposiciones en que aquellos
puntos se apoyan, y no puedo ni retirarlos ni modificarlos
sin que los mismos vengan it quedar ilusorios.
"Tengo, pues, el sentimiento de manifestar a V. S. que
si no se presta por su parte a evitar un derramamiento de
sangre y los estragos que se estin causando en esta pobla-
ci6n, sobre V. S. caerA la responsabilidad y no sobre mi,
mayormente cuando las bases que he fijado en nada me-
noscaban su honor y dignidad, sino que con ellas se coho-
nestan estos principios, con los sentimientos dehumanidad,
de que supongo tambien poseido h V. S.







77.
ria, que habria llegado muy oportunamente A dar
el triunfo A Landa. En tan aflictivos moments
era necesario arriesgarlo todo, y se resuelve la
retirada. A las doce de la noche se emprende
esta, esperando encontrar A cada instant al ene-
migo, con la resoluci6n de forzar el paso. Bien
sea porque el enemigo no los hubiera sentido, 6

"Sin embargo, y prestindome por ultimo i las indi-
caciones de la persona que me entreg6 el pliego de V. S.
me prestar6 en lo personal i la conferencia que V. S. so-
licita, designando para ello la casa de mi actual habitaci6n,
situada dentro de las fortificaciones de San Agustin, con
tal que sea antes de amanecer de este dia; para cuyo efec-
to protest a V. S. todas las seguridades y garantias que
se merece, y que al toque de parlamento saldran dos de
mis ayudantes recibirlo."
Del contenido de la nota de Landa al Gobernador, co-
piada antes, aparece que el jefe rebelde no se resolvia a
evacuar la ciudad, y de la ambigiiedad manifiesta al des-
echar unas proposiciones, dejando en pie las otras, que
eran consecuencia de las primeras, result: 6 que deseaba
obtener mayores ventajas, 6 que, siguiendo el sistema de
engafio empleado por t1 con 6xito, para maquinar el pro-
nunciamiento, pretendia con moratorias ganar tiempo pa-
ra al amparo del armisticio, conservar B los prisioneros
mientras se aproximaba el vencedor de Salamanca, a quien
queria entregarselos, haci6ndole un valioso servicio. Mas
la contestaci6n de Camarena, decisive y terminante, ce-
rraba la puerta i cualquiera pretensi6n aviesa, colocando
a su adversario en la disyuntiva de evacuar la plaza, dando
libertad & los prisioneros, 6 de jugar el todo por el todo
aceptando las consecuencias. Si antes de amanecer el dia
quince, el jefe rebelde no cedia, terminaria, pues, el armis-
ticio, y, rotas las hostilidades, un asalto bien combinado
de las fuerzas del Gobierno sobre Palacio no se haria es-







78
lo que es mas creible, porque se hubiera retirado
temiendo la aproximacion de Rocha, lo cierto es
que no fueron molestados, y la retirada se veri-
fic6 sin contratiempo alguno.
El dia 23 lleg6 JuArez A Sayula, en donde en-
contr6 A Rocha con su fi.erza; al dia siguiente lle-
g6 A ZapotlAn y a poco a Colima. Antes de lle-

perar, y en el caso remote de que 6ste fracasara,-seguirfan
el sitio riguroso de la posici6n, otros nuevos ataques, la
llegada de las fuerzas de Parrodi, y con la ayuda de Cstas
sucumbirian los sitiados de Palacio infaliblemente al primer
empuje.
En semejante disyuntiva, Landa eligi6 el extremo de
ceder y asi lo hizo saber al gobernador, manifestandole
que aceptaba las condiciones propuestas para la soluci6n
del conflict, obteniendo, ademis, se le ministrara una
cantidad que no bajaria de ocho mil pesos.
En consecuencia, se procedi6 a autorizar la capitulaci6n
y, mientras se ultimaban los pormenores emanados de ella,
Camarena expidi6 la orden, que, requisitada, dice a la
letra:
"Gobierno del Estado de Jalisco.-Orden.-Los seiio-
res Jefes de los puntos de San Francisco y San Agustin
esperarin orden expresa de este Gobierno para romper los
fuegos, aunque pase la una de la tarde de hoy. Y a fin de
que dichos sefiores Jefes queden entendidos de la presen-
te disposici6n, se les hace saber y firmarin al calce de en-
terados.
"Guadalajara, Marzo 15 de 1858.-Jestrs Camnarena.-
Jftin Bautista Diaz.-Enterado.-Antonio Ahvarez.-
M. Contreras Medellin.-Romualdo Tolsa.-M. Cruz-
Aedo --~ nacio Mac/hdin."
Al anochecer fueron transladados los prisioneros de
Palacio al consulado frances, frente a la Catedral, des-
pues de haber permanecido press trcs dias.







79
gar A esta ciudad recibi6 la noticia de que Pa-
rrodi habia capitulado en Guadalajara sin com-
batir.
En Colima nombr6 Juarez al general D. Santos
Degollado, que hasta alli habia sido ministry de
gobernaci6n, ministry de guerra y marina y gene-
ral en jefe del ej6rcito federal, que ain estaba
por formarse, le di6 amplias facultades en los ra-
mos'de guerra y haciehda, para que en los Esta-
dos de Occidente y Norte continuase la campaia,
y determine ir A establecer el gobierno ai Vera-
cruz, primer puerto de la Reptiblica y lugar en
que podia hacerse sentir mas facilmente su ac-
ci6n.
El 14 de Abril se embarc6 en el Manzanillo
Iu.ire.- 'n;':i:L;LTi c,"cmllesto l de Ocampo,
Ruii, P'ri'-l, 'v <_ ;.-m in. h lorhlo del vapor "John
L. Strlithens'' de la line de Panama A San Fran-
cisco. 'Al ia siguiente toc6 el vapor en Acapul-
co, en cuyo puerto desembarc6 JuArez, no ha-
biendo podido ver al general Alvarez, que estaba
en la Providencia. Siete dias despues llegO a Pa-
namA, cruz6 el itsmo y tom6 en Col6n el vapor
"Granada," que corria entire PanamA y la Haba-
na. En esie iltimo puerto se embarc6 para Nue-
va Orleans en el vapor "Filadelfia," y de Nueva
Orleans sigui6 para Veracruz en el "Tennessee."
El dieciseis por la tarde form Landa su column de
viaje en la calle de la Aduana, y a las seis, provisto de
bagajes y todo 1o demas que se le concedi6, emprendi6 la
march, saliendo de la ciudad rumbo al sur.-MANUEL
CAMBRE, Archivero del Gobierno de alisco.








(i). El 4 de Mayo siguiente desembarc6 en Ve-
racruz, en moments en que aquella plaza estaba
en circunstancias muy critics (2).

(r) Este mismo vapor Tennessee llev6 de Veracruz A
Nueva Orleans al general Comonfort con su familiar, el 7
de Febrero de 1858.
El dla 2 habia publicado Comonfort, en aquel puerto, un
manifesto A la naci6n, que terminaba con estas palabras:
"No llevo odios ni resentimientos contra persona alguna
y hago al Ser Supremo fervientes votos por la felicidad de
la Repbblica."
En este mismo vapor Tennesse se embarcaron, desterra-
dos, el 8 de Febrero de 1861, el Arzobispo D. Ltzaro de
la Garza y Ballesteros y los obispos D. Clemente de Jests
Munguia y D. Joaquin FernAndez de Madrid.
(2) Ocampo, Ministro de Gobernaci6n, comunicaba el
5 de Mayo de 1858 A los gobernadores de los Estados:
"Como anunci6 a V. E. desde Colima, en mi comunica-
ci6n relative,, el Exmo. Sr. President cmprendi6 desde
alli su viaje, para venir A esta capital. El xr del pr6ximo
pasado Abril, se embarc6 en el vapor Stephens por el puer-
to de Manzanillo, y despues de haber tocado en Panama,
Aspine Wall 6 Col6n, Habana y New Orleans, lleg6 A es-
te puerto el martes 4 del actual, sin haber sufrido en esta
travesia ninguna novedad. No obstante las intenciones de
S. E. el Sr. President, para venir de la Habana directa-
mente A esta ciudad, tomando pasaje A bordo del paquete
ingles, la circunstancia de no haberse presentado este bu-
que hasta el dia 25 del pasado, contrari6 esta determina-
ci6n y fu6 precise continuar A Orleans en el vapor Filadel-
fia, que se hizo A la vela en la mariana de ese mismo dia:
por fortune este incident en nada contrari6 la celeridad
con que se ha ejecutado la march, pues el citado paque-
te ha fondeado en este puerto, tan s61o cuatro horas antes
que lo hiciera el vapor Tennessee, A bordo del cual venia
el Exmo. Sr. President.











\Vt.

Al establecei Judarez st gobierno en Veracrdz,
se puede decir que no contaba mas que con la
opinion piblica, contra todos los elements po-
derosos que habia sabido aumentar la reacci6n.
Esta paseaba sus ejercitos triunfantes por todas
parties, ypor todas parties derrotaba A los libera-
les, ocupando poco A poco casi todas las capita-
les. Pero sus fuerzas no le alcanzaban para po-
der conservar guarniciones en los puntos que
ocupaba, y apenas separados de alli los reaccio-
narios, todo volvia al orden constitutional, se le-

"La recepci6n que han echo el pueblo, la guarnici6n
y autoridades de esta capital al Supremo Magistrado de la
Naci6n, es del todo satisfactoria y compromete la grati-
tud de su S. E. de una manera especial. Esto manirestar.
a V. E. el estado que guard la opini6n y el entusiasmo
con que continuarb defendi6ndose en esta plaza el princi-
plo de la legalidad en caso necesario.
"Queda instalado el Gobierno General en esta Ciudad
y ya ha comenzado recibir las mas plausibles noticias
respect de las operaciones militares que en diversos pun-
tos del territorio se han efectuado. Tampico, dentro de
poco estar. lo mismo que San Luis Potosi, en poder de
las fuerzas leales. Zacatecas esta ya reducido al orden; y
los esfuerzos que hacen los jefes de los Defensores de la
Libertad y Orden Constitucional, son coronados por el
triunfo en donde quiera que combaten. Todo anuncia el
pr6ximo triunfo de los principios consignados en el C6di-
go fundamental, y no est. lejana la epoca de Paz que d6e
la Patria la verdadera felicidad."








vantaban nuevas fuerzas, se sacaban ntevos ele-
mentos y recomenzaba la guerra. En esos tres
ailos de lucla, sostenidacon tanta constancia por
el pueblo, se presentaron hechos heroicos, abne-
gaciones sublimes, que honrarAn siempre al par-
tido liberal. La rea'ci6n por su parte pagaba
siempre.con asesinatos horribles la magnanimi-
dad, la franqueza y la lealtad que siempre mani-
festaron los caudillos liberals.
Repetimos otra vez que no escribimos la his-
toria de los acontecimientos, y ciertamente sen-
timos una verdadera pena al no poder ponernos
A marcar todos los hechos heroicos de esa pro-
longada lucha; esto seria salir del circulo que nos
hemos propuesto. Nos limitaremos A decir, y aun
esto sin querer investigar la causa, que despies
de dos afios de continues derrotas, vinieron para
las fuerzas constitucionales triunfos no interrum-
pidos, desde las batallas de Loma-Alta, Tepic,
Oaxaca y Silao, que fueron el preludio del tfr-
mino que tuvo la que se ha llamado guerra de los
tres afios.
JuArez, durante la lucha, no solamente tenia
que hacer frente A las exigencias, sino A las debi-
lidades, A las ambiciones y a6n algo mAs de sus
mismos correligionarios. JuArez, sin duda, no
puede engalanarse con las glorias militares que
en mil combates obtuvo la pleyade de heroes de
la Reform, que en su mayor parte ha perecido
sosteniendo ya la libertad, ya la honra y la inde-
pendencia de su patria: pero tiene la suya que le
es propia, casi exclusive, tal vez menos brillante,








pero mAs solida si, mAs grande. iJamAs ha
desconfiado de la salvaci6n de su patria, ha sido
su reformador y salvarA la independencia de M6-
xico!
Cuando las fuerzas constitucionales estaban
derrotadas, dispersas por todas parties, compren-
de que la naci6n pierde su sangre, pierde su fuer-
za y agota su energia en una lucha est6ril, toda
vez que la reform no estA mAs que iniciada, que
sus conquistas futuras no estan definidas por la
ley, y que para definirlas despu6s seria indispen-
sable una nueva lucha, con nuevos sacrificios, con
nuevos peligros. Entonces, como las circunstan-
cias lo hicieron el Arbitro supremo, porque reasu-
mia todos los poderes constitucionales de la na-
ci6n, sedecide a dar las cClebres leyes de refor-
ma. Esas leyes, inspiraci6n de los inmortales
-C rJ.lo d.: i'T-j.n.la Ocampo, son discutidas y
aprobadas por todo el gabinete y por otros libe-
rales qugel Presidente llama en consejo privado:
Jurez las sanciona y se publican el 12 y el 13 de
Julio de 859. El clero se v6 atacado en sus til-
tiimos atrincheramientos y por su parte hace un
esfuerzo supremo y reanima la lucha. Elpartido
liberal, que mira al fin su program desarrollado
y fijado por la ley, combat con placer y sostie-
ne la lucha con toda la fuerza de la opinion, con
todo el poder del pueblo.
La Francia, la Inglaterra y la Espaia no se ha-
bian limitado A dar A la reacci6n la fuerza moral
que el pais le negaba, reconociendo como gobier-
no national un gobierno de hecho, que no salia








de los limits de unas cuantas ciudades centrales
de la Repiblica, sino tque por medio de sus ma-
rinas habian presentado al gobierno constitucio-
nal cuantas dificultades les fu6 possible, tanto en
los puertos del Pacifico como en los del Golfo,
que se vieron alternativamente amenazados por
sus cafiones. La energia, la prudencia y el valor
de JuArez y de sus ministros, pudieron constan-
temente alejar el peligro; de tal manera que siem-
pre harAn honor al gobierno constitutional las
convenciones Dunlop y Penot, por las aflictivas
circunstancias en que se hicieron. Pero la expe-
dici6n de las leyes de Reforma produce un cam-
bio en los ministros extranjeros, quienes reciben
instrucciones de sus gobiernos, que los hacen va-
riar de tictica, sin modificar por supuesto en el
fondo el pensamiento europeo, que hacia tiempo
se maduraba y concertaba con la fracci6n con-
servadora.
La constituci6n de 1857 habia sido hasta en-
tonces la bandera, el program que sostenia el
partido liberal, porque entrailaba la mayor parte
de las reforms sociales de su credo politico; pe-
ro desde el moment en que aparecieron las le-
yes de Julio, muchos de los hombres inteligentes
del partido liberal olvidaron la constituci6n y s6lo
pensaron en arraigar la Reforma, sin cuidar de
los medios que hubiesen de emplear. Contribuia
A dar pAbulo A este plan el desaliento de los unos,
la impaciencia de los otros, las ambiciones per-
sonales y aln la enemiga de algunos, ya A la per-
sona de JuArez, ya A la misma constituci6n. Los







85
gobiernos europeos se aprovecharon, como era
natural, de esta circunstancia, por medio de sus
ministros, y so pretext de que los partidos be-
ligerantes no tenian suficiente fuerza para ven-
cerse uno A otro, haciendose asi interminable la
guerra, se unieron A aquellos impacientes libera-
les y dieron principio A su plan de mediaci6n di-
plomatica, garantizando A los unos el estableci-
miento de la Reforma social y a los otros el de los
principios politicos conservadores.
Este plan comienza A salir A luz oficialmente en
Marzo de i86o, ofreciendo su mediaci6n la In-
glaterra, tanto A JuArez como A Miram6n, por
medio del capitAn Aldham, de la marinainglesa (i).
En Abril siguiente, la Francia hace la misma ofer-
ta por conduct del c6nsul frances de Veracruz,
(i) "El comandante Aldham del vapor ingles Valerous
pas6 con permiso de los de Veracruz al campo de Mira-
m6n y le entreg6 un despacho de lord Russell, en el que
decia que el gobierno britbnico veria con satisfacci6n que
hubiera un armisticio de seis meses 6 un afio, con objeto
de nombrar una asamblea national, que diera al pais un
gobierno que por su naturaleza prometiera respetabilidad
y orden. El armisticio general debia dictarse proclamando.
la tolerancia civil y religiosa, y asentaba" que si .;apr~posi-
ci6n no ern nceptadi. el e~nherno de S. M. B. se veria en
i n1 :..ti *I1: I.' ..lr '.*:, 1 1 i I ..I. bandosporlos
peuuicios que iabi i.il1. los subditos ingleses; el mis-
Smo lord desaprobaba lapoliticainiciada ppor. MBuchanan
respect i Mexico, y agregaba que su gobierno no espera-
ba ver restablecida aqui la coicordia con el triunfo de cual-
quiera de los dos partidos por medio de las arms. Mira-
n6n contest aprobando el arnmisicio, y proponia la me-
diaci6n de Inglaterra, Francia, Espana y los Elstados Uni-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs