• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Documentos historicos
 Escenario politico
 Desde Europa
 Dr. Emilio Forero
 Dr. Rafael Villanueva
 German Luna Iglesias
 General Pedro E. Muniz
 Dr. Enrique de la Riva Aguero
 Dr. Elias Malpartida
 Dr. Wenceslao Valera
 Dr. Julio Ego Aguirre
 Dr. Fernando Gazzani
 Dr. Lino Urquieta
 Dr. J. Salvador Cavero
 Dr. Arturo Osores
 General Antonio Castro
 Dr. Eduardo Lanatta
 Ricardo Bentin
 Dr. Hildebrando Fuentes
 Dr. Jesus M. Salazar
 Ing. Juan Pardo
 Dr. Augusto Durand
 Alberto Secada
 Dr. Ismael de Idiaquez
 Jose Luis de Orbegoso
 Dr. Carlos Forero
 Dr. Miguel F. Cerro
 Ing. Fermin Malaga Santolalla
 Pedro Garcia Irigoyen
 Hector Escardo
 General Gabriel Velarde Alvare...
 Dr. Alfredo Solf y Muro
 Dr. Mario Sosa
 Dr. Celestino Manchego Munoz
 Focion A. Mariategui
 Dr. Teodoro C. Noel
 Dr. Arturo Perez Figuerola
 Dr. Manuel Jesus Urbina
 Carlos A. Leguia
 Javier Luna Iglesias
 Dr. Oscar C. Barros
 Dr. Emilio Pro y Mariategui
 Miguel A. Osores
 Dr. Manuel F. Frisancho
 Damaso Vidalon
 Pablo Nosiglia
 Luis Felipe Luna
 Ing. Salvador del Solar
 Dr. Victor M. Arevalo
 Dr. Salvador Olivares
 Leoncio F. Villacorta
 Dr. Guillermo Martinez y Rodri...
 Dr. Manuel Quimper
 Parlamentarios del Peru contem...
 Protocolo porras-aldunate
 Table of Contents














Group Title: Parlamentarios del Peru contemporaneo, 1904-
Title: Parlamentarios del Perú contemporáneo, 1904-
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00020712/00001
 Material Information
Title: Parlamentarios del Perú contemporáneo, 1904-
Physical Description: v. : ports. ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Benvenutto, Neptalí, 1895-
Publisher: Imprenta Malatesta, Rivas Berrio
Place of Publication: Lima Peru
Publication Date: 19
 Subjects
Subject: Biography -- Peru   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: UF library copy signed by author.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00020712
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002654124
oclc - 19504919
notis - ANC1163
lccn - 44013283

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Page A-1
        Page A-2
    Documentos historicos
        Page A-3
        Page A-4
        Page A-5
        Page A-6
        Page A-7
        Page A-8
    Escenario politico
        Page B-5
        Page B-6
        Page B-7
        Page B-8
        Page B-9
        Page B-10
    Desde Europa
        Page B-11
        Page B-12
    Dr. Emilio Forero
        Page C-1
        Page C-1a
        Page C-2
        Page C-3
        Page C-4
    Dr. Rafael Villanueva
        Page C-5
        Page C-6
        Page C-7
        Page C-8
        Page C-8a
        Page C-9
        Page C-10
        Page C-11
        Page C-12
        Page C-13
        Page C-14
        Page C-15
        Page C-16
        Page C-17
        Page C-18
        Page C-19
        Page C-20
    German Luna Iglesias
        Page C-21
        Page C-21a
        Page C-22
    General Pedro E. Muniz
        Page C-23
        Page C-24
        Page C-24a
        Page C-25
        Page C-26
        Page C-27
        Page C-28
        Page C-29
        Page C-30
        Page C-31
        Page C-32
        Page C-33
    Dr. Enrique de la Riva Aguero
        Page C-34
        Page C-35
        Page C-36
        Page C-36a
        Page C-37
        Page C-38
        Page C-39
    Dr. Elias Malpartida
        Page C-40
        Page C-40a
        Page C-41
        Page C-42
    Dr. Wenceslao Valera
        Page C-43
        Page C-44
        Page C-44a
        Page C-45
        Page C-46
        Page C-47
    Dr. Julio Ego Aguirre
        Page C-48
        Page C-48a
        Page C-49
        Page C-50
        Page C-51
        Page C-52
        Page C-53
    Dr. Fernando Gazzani
        Page C-54
        Page C-54a
        Page C-55
        Page C-56
        Page C-57
    Dr. Lino Urquieta
        Page C-58
        Page C-58a
        Page C-59
        Page C-60
        Page C-61
        Page C-62
        Page C-63
    Dr. J. Salvador Cavero
        Page C-64
        Page C-64a
        Page C-65
        Page C-66
        Page C-67
    Dr. Arturo Osores
        Page C-68
        Page C-68a
        Page C-69
        Page C-70
        Page C-71
        Page C-72
    General Antonio Castro
        Page C-73
        Page C-73a
        Page C-74
        Page C-75
    Dr. Eduardo Lanatta
        Page C-76
        Page C-76a
        Page C-77
    Ricardo Bentin
        Page C-78
        Page C-79
        Page C-80
        Page C-80a
        Page C-81
        Page C-82
    Dr. Hildebrando Fuentes
        Page C-83
        Page C-84
        Page C-84a
        Page C-85
        Page C-86
        Page C-87
        Page C-88
    Dr. Jesus M. Salazar
        Page C-89
        Page C-89a
        Page C-90
        Page C-91
        Page C-92
    Ing. Juan Pardo
        Page C-93
        Page C-93a
        Page C-94
        Page C-95
    Dr. Augusto Durand
        Page C-96
        Page C-96a
        Page C-97
        Page C-98
        Page C-99
        Page C-100
    Alberto Secada
        Page C-101
        Page C-101a
        Page C-102
        Page C-103
        Page C-104
    Dr. Ismael de Idiaquez
        Page C-105
        Page C-105a
        Page C-108
        Page C-109
        Page C-110
        Page C-111
    Jose Luis de Orbegoso
        Page C-110
        Page C-110a
        Page C-111
        Page C-112
    Dr. Carlos Forero
        Page C-113
        Page C-113a
        Page C-114
        Page C-115
        Page C-116
    Dr. Miguel F. Cerro
        Page C-117
        Page C-117a
        Page C-118
        Page C-119
        Page C-120
        Page C-121
    Ing. Fermin Malaga Santolalla
        Page C-122
        Page C-122a
        Page C-123
        Page C-124
    Pedro Garcia Irigoyen
        Page C-125
        Page C-125a
        Page C-126
        Page C-127
        Page C-127a
        Page C-128
        Page C-129
    Hector Escardo
        Page C-130
        Page C-130a
    General Gabriel Velarde Alvarez
        Page C-131
        Page C-131a
        Page C-132
    Dr. Alfredo Solf y Muro
        Page C-133
        Page C-133a
        Page C-134
    Dr. Mario Sosa
        Page C-135
        Page C-136
        Page C-136a
        Page C-137
    Dr. Celestino Manchego Munoz
        Page C-138
        Page C-139
        Page C-140
        Page C-140a
        Page C-141
        Page C-142
    Focion A. Mariategui
        Page C-143
        Page C-143a
        Page C-144
    Dr. Teodoro C. Noel
        Page C-145
        Page C-145a
        Page C-146
        Page C-147
        Page C-148
    Dr. Arturo Perez Figuerola
        Page C-149
        Page C-149a
        Page C-150
    Dr. Manuel Jesus Urbina
        Page C-151
        Page C-151a
        Page C-152
        Page C-153
    Carlos A. Leguia
        Page C-154
        Page C-154a
    Javier Luna Iglesias
        Page C-155
        Page C-155a
        Page C-156
        Page C-157
        Page C-158
    Dr. Oscar C. Barros
        Page C-159
        Page C-160
        Page C-160a
        Page C-161
    Dr. Emilio Pro y Mariategui
        Page C-162
        Page C-162a
        Page C-163
    Miguel A. Osores
        Page C-164
        Page C-164a
        Page C-165
    Dr. Manuel F. Frisancho
        Page C-166
        Page C-166a
    Damaso Vidalon
        Page C-167
        Page C-168
        Page C-168a
        Page C-169
        Page C-170
        Page C-171
    Pablo Nosiglia
        Page C-172
        Page C-172a
        Page C-173
        Page C-174
        Page C-175
    Luis Felipe Luna
        Page C-176
        Page C-177a
        Page C-177
    Ing. Salvador del Solar
        Page C-178
        Page C-178a
        Page C-179
    Dr. Victor M. Arevalo
        Page C-180
        Page C-180a
        Page C-181
    Dr. Salvador Olivares
        Page C-182
        Page C-182a
        Page C-183
    Leoncio F. Villacorta
        Page C-184
        Page C-184a
        Page C-185
    Dr. Guillermo Martinez y Rodriguez
        Page C-186
        Page C-186a
        Page C-187
        Page C-188
    Dr. Manuel Quimper
        Page C-189
        Page C-189a
        Page C-190
    Parlamentarios del Peru contemporaneo
        Page C-191
        Page C-192
        Dr. Matias Leon
            Page C-193
        Nicanor Carmona
            Page C-194
        Dr. Teofilo Luna
            Page C-195
            Page C-196
            Page C-197
            Page C-198
        Juan Jose Reynoso
            Page C-199
        Valencia Pacheco
            Page C-200
        Dr. Victor Castro Iglesias
            Page C-201
        Cesar A. E. del Rio
            Page C-202
            Page C-203
            Page C-204
        Miguel Grau
            Page C-205
        Manuel Mujica y Garassa
            Page C-206
        Dr. Juan Antonio Portella
            Page C-207
        J. M. Geronimo Costa - Julio C. Arana
            Page C-208
        Dr. Roger Lujan Ripoll
            Page C-209
        Dr. Lino Cornejo
            Page C-210
        Dr. Francisco Farina
            Page C-211
        Dr. Daniel Isaac Castillo
            Page C-212
            Page C-213
        Fernando Fuchs
            Page C-214
        Dr. Victor Criado y Tejada
            Page C-215
            Page C-216
        Jose A. Letona
            Page C-217
        Ernesto Sousa
            Page C-218
        Dr. Benjamin Huaman de los heros
            Page C-219
            Page C-220
        Dr. Enrique Martinelli - Dr. Enrique Escardo
            Page C-221
        Albino Ananos
            Page C-222
        Emilio Sayan y Palacios
            Page C-223
            Page C-224
            Page C-225
            Page C-226
        Dr. Leonidas M. Ponce Cier
            Page C-227
        Dr. Martin Serrano
            Page C-228
        Pedro Ruiz Bravo
            Page C-229
        Felix Porturas
            Page C-230
        Dr. Antonio Encinas
            Page C-231
        Dr. Carlos A. Calle
            Page C-232
        Ing. Manuel Prado y Ugarteche
            Page C-233
        Ernesto Devescovi
            Page C-234
        Jose Manuel Rodriguez
            Page C-235
            Page C-236
        Ing. Juan M. Yanez Leon
            Page C-237
        Armando Patino Zamudio
            Page C-238
            Page C-239
        Celso Abad
            Page C-240
            Page C-241
        Ing. Ricardo Caso
            Page C-242
        Dr. Benjamin Patino
            Page C-243
        Jose A. Pancorvo
            Page C-244
        Dr. Luis Gonzales Zuniga
            Page C-245
        Miguel F. Gutierrez
            Page C-246
            Page C-247
        Dr. Miguel Checa Eguiguren
            Page C-248
        Dr. Mariano M. Garcia - Mariano Alvarez
            Page C-249
        Dr. Miguel A. Moran
            Page C-250
        C. Macedo Pastor
            Page C-251
            Page C-252
        Guillermo Marmol
            Page C-253
        Dr. Alejandro Delgado Vivanco
            Page C-254
            Page C-255
        Dr. Lauro A. Curletti
            Page C-256
            Page C-257
            Page C-258
    Protocolo porras-aldunate
        Page C-259
        Page C-260
        Page C-261
        Page C-262
    Table of Contents
        Page D-1
        Page D-2
        Page D-3
        Page D-4
        Page D-5
Full Text



Neptali Benvenutto








Parlamentarios del


Peru Contempordneo


1904 -- 1923




PRECIO Lp. I




LIMA -- PERU
IMPRENTA MALATESTA RIVAS BERRIO
CALLE DE LA CONDESA (VIRU) No. 165
1923


i /'*'
^ **1 i /"'**











. B3S5x
VI
LATIN
AMERICA





'-. .. '. ;





.Ti


Nelptali 3en~ee~utto


Contempordneo


1904


I.,IMA -- PERI
IMPRENTA MALATESTA -.RIVAS BERRIO
CALLE DE LA CONDESA rVIMtU No. 165
1923


fe'
i.


- 1923


`ist


I


.4.l*


,


1" / -,',. PON


















.Documen os nist6o s



uerra (e acifico, ql, e or. l as a10
lile ff'2< ^ jf Ct.rf "s as al







combat contra la (Esmneralda)) y la uCovadongas y al ata
que a la plaza fortifi la de Antofagast~a, ha tenido con e
autor de esta o el mo0 It
hist6rico que 5es
so deduce una hermios y sever lec 'n repatriotismo: las
:1 -----sve '




tiopas chilenas hallabanse ocupando Lima, y el general

ro Juez de Pa0z, de esta capital; Riva Agi'ero se niega a acep-
tar este cargo, pero el soberbio mand6n de la Araunania in-
siste en su absurda pretensi6n; entonces el joven Riva Agile.
ro se yergue altivo y valeroso, y herido en lo mnis hondo de
su aior patri6tico, dirige al general Lynch la siguiente car-
ta, quene nde relieve el alto sentido de amor patrio, que la
juventud de entonces sentla en todas las situaciones nacio-
nales, por mds que ellas estuvieran rodeadas de amenazas y
de grades peligros.
Dice asi la carta:


Ln Pantn. Diciembre 15 die 1881.

Sen or:
En vista de la negative de US. a aceptar las razones que
por el oficio de 7 del corriente tuve el honor de presentarle,








-4 -


con el objeto de que me excusara de desemperfar el cargo de
Juez de Paz de esa capital, que US. ha tenido a bien conferir-
me, me veo obligado a manifestar a US. cuailes son las consi-
deraciones de carActer legal que, unidas a las ya.expuestas,
me impiden aceptar ese cargo, y que, en atenci6n a lo odioso
de illas, juzgu&convfniente limitarme a insinuar en mi ofi.
cio anterior.
E-as consideraciones se derivan de mi condici6n de ciu-
dadano peruano,.que no me permit aceptar puestos pfibli.
cos cuyoiiombraniiento emane de las autieid'ides chilenas,
.y ymucho menos ejercer la jurisdicci6n quie US. quiere dele-
garmne.
El hecho de la ocu'paci6n, en efecto, no habiendo extin-
guido la Soberania Nacional, ni ha alterado los deberes que
In nacionalidad impone a los ciudadanos peruanos, ni ha de.
rogado las leyes de la Repfblica; y coi arreglo a esos debe-
res y a esas leyes, no podria yo acceder al deseo de US., sin
hacerme reo de traici6n a mi patria y sin usurpar jurisdic-
ci6n.
Creo, ademas, que los deberes que la ocupaci6n impone
a los peruanos son principalmente negatives y no van hasta
obligarlos a convertirse en funcionarios chilenos, sirviendo
un cargo que, cualquiera que sea la importancia del interest
local que favorezca, tiene que ser desempeiado bajo la depen-
dencia de ese Cuartel General,.y contribuye a liacer inas ra-
pida y complete la organizaci6n del Gobierno enemigo en el
interior de la Repfiblica.
A todas estas razones podria arin agregar otras muchns
de detalle; pero creo que las ya expuestas serAn stuficientes
para convencer a US. de la justicia en que se apoy a excu-
sa que nuevamente deduzco, y de que ella no obedece al pro-
p6sito de menospreciar la autoridad que US. ejerce, sino al
tan respectable para todo hombre de honor, de nofaltar a los
mas sagrados deberes que mi condici6n de cindadano perua-











no y la digiiida'l de tal, me imponen respect de mi pais y
respect de mi mismo.
Dios guard a US.
E. DE LA RIVA AGUERiO.
Al Sr. General en Jefe del Ejercito de Ocupaci6n,
Liima.




El doctor Samuel Saydn y Palacios ha querido tambi6n
honrarnos con la remisiOn del proyecto de ley que trasciibi-
mos y que fui6presentado por el,y por el doctor Gerardo Bal.
buena, a la Cfinara de Diputados. Evidentemente, serial ne-
cesario muchosvolfimenes parahacer resaltar la infinidad de
proycctos altamente inspirados, que se han-concebido en las
etapas parlamentarias que en nuestros studios abareamos;
pero este que trascribimos, tiene para nosotros el alto espi-
ritu de amparar.el pensamiento escrito y nosotros como
miembros del Cifrculo de peiiodistaso estamos obligados a
rendir profundo homenaje a todo lo que signifique una idea
en pr6 de la sagrada autonomia del pensamiento, y en de-
fensa de nuestro fuero, que en todas parte del orbe es intan-
gible como la ltz solar.
El proyecto dice asi:

EL CONGnRSO, ETC.

Co nsidera nd1Io:

Que es deer del Estado salvaguardar la libre emisi6n
del pensamieiito escrito;
Que la frecuencia con que se vienen realizando agresio.
nes de divers naturaleza contra los 6rganos de publicidad,
sin que tal clase de delitos sean oportunamente impedidos o
reprimidos por las autoridades locales, exige la adopci6n de
medidas eficaces, conducentes a ello.









--


Ha dado la ley siguiente:

Articulo priniero.-Las autoridades o fuicionarios poli-
ticos en cuya jurisdicci6n sean objeto de agrcsiones de cual-
quiera naturaleza las publicaciones peri6dicas, o. los locales
en que ellas se editan, son direct e inmediatamnente respon-
sables, civil y crimininmliente, por los delitos que aquellas
com porten;
Articulo segundo.-Para hacer efectiva esta responsabi-
lidad, los jueces del crimen o los de 1I Instancia de la respec-
tiva jurisdicci6n, a requerimienito de parte, declararan dentro
de las 24 horas de presentado el requerimietito, suspensas
en sus funciones, por in period de tiempo que no serit me-
nor de seis nieses, a las autoridades o funcionarios politicos
minte mencionados; los cuales no )odri~ ser tnomlbrados pa-
ra desempello de ningin otra cargo empleo piUlico, ni
percibir, direct ni indirectamente, renta alguna del Estado
mientras no queden absueltos del juicio que seriin inmedia-
tamente sujetos;
Articulo tercero.-El auto de suspension de las autori-
dades o funcionarios antes nencionados servirA de cabeza de
process para el esclareciniiento de la irresponsabilidad de los
mismos. Dichas autoridades o funcionarios quedan obliga-
dos a conprobar en esejuicio que los delitos practicados, no
pudieroni ser impedidos o prevenidos por ellos.
Articulo cuarto.-Cuando los jueces del crime o de 1*
Instancia de la respective jurisdicci6n no cumplan con lo es-
tablecido en los articulos precedentes, los querellantes po-
drain acudir, en via de queja, directamente a la Corte Supre-
ma deJusticia, la cual en acuerdo pleno y dentro de las 48
horas siguientes; proveeri al cinuplimiento de lo dispuesto
en dichos articulos;
Articulo quinto--Los jueces requeridos para conocer de
los atentados de que trata esta ley, estan obligados a exigir
de las autoridades political ls as medidas de prccauci6n qie
les fiteren reclamadas para la custodia o seguridad de los es-
tablecimiedtos de que trata el art. 19. Cuando asi no lo hi-










-7-

cieren quedan ineursos en las responsabilidades que estable-
ce ese articulo;
Articulo sexto.-Las pens a que quedaran sujetas las
autoridades o flncionarios a que se refiere esa ley, en el caso
de no comprobar su irresponsabilidad, serAn las que, segfin
el C6digo Penal, correspondent a los coautores de los delitos
que envuelva o comprenda la agresi6n.
Piden dispensa de todo trminite y la inincdiata y prefe-
rente discusi6n.
Lima, setienbre 12 de 1913.
SA.MNEL SAYAN Y PALACIOS.-GIERARDO BAIBUENA.






-



















SCENARIO POLITICO

Venciendo no pocas'dificeltades, y debido en gran part
al apoyo editorial de Alejandro Rivas Berrio, espiritu culti-
simo y decidido protector de la producci6n nacion;al, sale a
luz el segundo tomo de nmestra obra de (Parlamenta.rios
contemporaineos cuyo primer volume se edit6 para la fecha
centenaiia. Iloy cono layer sentimos profiindamente las oii-
biones y errors cn que hlnyamnos incurrido; es tan vast la
liistoria pa rlanentaria del Perii con temnporioneo que no s
possible dar cabida a todas sus figures de mayor relieve den-
tro del espacio de que disponemos. En lo que si hemos cunm-
plido religiosmanente inuestro progrania, es en la imparciali-
dad de nuestrosjuicios; librcs del espiritu de handeria, con
un criterio desapasionado y justiciero, ni prodoiganos el
aplauso, ni escatimamos la censura merecida; no buscamnos
el agradecimiento de nuestros biografiados, ni tememos a
sus odios que serian injustificados, pues nuestra obra con-
tiene mas aprciaciones filos6ficas, que reproch es de character
personalista, menos por suiiuesto la injuria y la frase des-
templada que es estraila a la serenidad del historiador.
Nuestra obra comienza en .1904, cuaindo se iniciaba la
aurora del progresista gobierno deCandamo;ly como enton-
ces hizo crisis la lucha tenaz entire el civilisino hist6rico y el
pierolismio traditional; en nuestra obra figura:n en printer
t6rnmino las biografias de los presidents del Senado v de la
CAimara de Diputados, por aquella cpoca, sefiores Antcro
Aspillaga y Pedro de Osma, que encabezaban las mayorias
civilista y democrat del parlamento en sus respectivas ci-
m1 t f'lS.









- VI -


Esperanos, por lo demas, serenos y confiados el apoyo
de Ia opinion p6blica, que tan benevolamente se manifest
con la primera ediHi6n de nuestra obra hist6rica.
Antero Aspiill:ag (sENADOI).-Naci6 en Pisco, el
aiio 1849; pero fue educado en Lima; hijo del senior don Ra-
mon Aspillaga, chi!eno de nacimiento pero peruano de cora-
zon, como que tomn parte principal y direct en la defense
del Callao contra la escuadra espafioln el 2 de Mayo de
1866, a las inmediatas 6rdenes del dictator Prado; la madre
de nuestro biografiado fu6 la dignisima inatrona dofa Mel-
chora Barreda.
Triunfante ]a revoluci6n de CAceres en 1886, don Ante-
ro Aspillaga fnu proclaniado diputado propietario por Chi-
cliyo;y en 1888 asumia la carter de hacienda,en cuyo ejer-
cicio firm6 el contrato'cancelatorio de la denda externa que
Ileva su nonibre, y expidi6 un decreto injustificado descono.
ciendo el curso forzoso del billete fiscal, al que di6 muertc.
En 1892 fue proclamado senador por el departamento
de Lima, y reelegido despues'hasta la terminaci6n del pri-
mer gobierno del senior Legnia; habiendo desempeindo la
presidencia del Senado en la legislature de 1902-1903-1909
y 1910. En esta filtima etapa parlamentaria le toc6 la ma
la suerte de incorporar en las preparatorias de 1911, al ter-
cio de senadores, elegido a espaldas de la ley, con la clausura
autocrAtica de la unta Electoral Nacional y con la imposi-
ci6n mnis grotesca del oficialismo desp6tico; incorporaciones
que se realizaron despues de la protest vibrant del sena-
dor por Piura, el patriota general Munfiz.
Al expirar el primer gobierno del senior Leguia, como al
terminar tambien el segundo gobierno de don Jos6 Pardo,
don Antero Aspillaga figure en las Inchns electorales de
aquellos tiempos, como candidate a la presidencia de la re-
pfiblica, enyas elecciones desprovistas del carifio popular no
legaron a ser calificadas. No podemos dar una opinion defi-
nitiva sobre si este acontecimiento politico constituy6 o n6
un bien para la repfblica; francamente la actuaci6n admi-
nistrativa del senor Aspillaga, como Ministro de hacienda
de CAceres fu6 desgraciada, perollo cierto es que sit califi-









- VII -


caci6n como president de la repiblica, en las dos 6poca9
marcadas, labria significado la cortinnaciOn del regimen be-
nefico de la alianza civil-constitucional, o sea la actnaci6n
en el gobierno de hombres prepa rados para la funci6n p-i.
blica
I)on Antero Aspillaga es orador hecho, de frase sonora
y sentenciosa, de ademan educado, de razonamiento frio,
de una cultural tan exquisite en su trato, como en la frase
tribunicia; defendi6 con talent y energia su actuaci6n mi-
nisterial en la 6poca de Ciceres, apesar de que ella estuvo en
pugna abierta con los dictados de la opinion pfiblica.
Don Antero Aspillaga se encuentra hoy alejado de la po.
litica militant.
Dr. Pedro lde Osinn (DIPUTADO).-Naci6 en Lima, de
noble estirpe por la linea paterna y materna, pues su pa-
dre fu6 don Mariano de Osma y Ramirez de Arellano, per-
teneciente a una aristocratica familiar de la 6poca colonial;
siendo su seiora madre !a virtuosismna matrona dofn Fran-
cisca Pardo y Lavalle, hernlana del inolvidalle estadista
don Manuel Pardo.
Don Pedro de Osma hizo sus estidios elementales en el
Seminario de Santo Toribio, y los profesionales en la Uni-
sidad Mayor de San Marcos, cursando Letras, Filosofia y
Derecho hasta recibirse de abogado, cuya profesi6n no ha
ejercido.
Su carrera p6blica es gradual y meritisima, pues co-
nenz6 como simple amanuense del Ministerio de Gobieriio
y Policia, subiendo rApidamcnte a desemperiar los cargos
de official 29 de dicho Ministerio, secretario de la Prefectura
de Lima cuando la desempefiaba, durante la primera admi-
nistcraci6n del general CAceres, el ben6merito 'coronel don
Arturo Morales Toledo, cobardemente asesinado en el asal-
to al fuerte de Santa Catalina en la noche tragica del 3 de
Diciembre del primer afio de gobierno del general Remigio
Morales Bermudez, durante cuya administraci6n don Pedro
de Osma desempenfi tambihn, con todo lucimiento, la se-









- VIII -


cretaria del Concejo Provincial de Lima, de que fui Alcalde
el probo cididadno don Ju;in Revoredo.
El 94, cuando la 6poca impropioiamente 1lamada nefanda
de Ciceres, Pedro de Osma, se lanz6 como diputado propie-
tario por Canta, sosteniendo en un elocuente discurso la
legitimidad de sus poderes cono representante, en lucha te-
naz con el entonces president de la c;mara baja doctor don
Manriano Nicolas Valcircel, quien lo interrumpfa coiistante-
mente en el hilo de su discurso, que principi6 asi: Eni las eh -
lificaciones de poderes, las cinmaras legislative dan cjemplo
de su mayor o menor respeto a la ley; asi decia el valiente
coronel Arturo Morales Toledo, vilmiente asesinado en el
fuerte de Santa Catalina el 3 de Diciembre; fecha que con ca-
racteres de sangre recordara la historian y como el Dr. Val-
carcel seguia en sus interrupciones, Osma tuvo un brillante
ap6strofe tiibunicio: (Parece, dijo, que yo he venido aqui a
intra iquilizar conciencias......S
Disuielto-dictatorialmente el congress valcarcelista, y
convocados los pueblos a elecciones generals, don Pedro de
Osma logrO hacerse calificar como diputado por Canta; pro-
clamado president de la repfiblica por segunda vez el gene-
ral Caceres, y desarrollada la revoluci6n coalicionista de
P'iorola, en el congress de aquel entoeces se planted como
medio de combatir a la revoluci6n, suspender las garantias
individuals que otorgal, l]a constituci6n del 60; entonces
Osma se yergue como un coloso, pronuncia elocuentes aren-
gas hacienda la apologia de la libertad en todas sus mani-
festaciones; lanza ap6strofes terrible contra los sostenedo-
res del proyocto de .spresi6n, se bate en duelo con uno de
los leaders de la mayoria gobiernista doctor don Gerardo
Cabello; y votada en sentido favorable la iniciativa para la
suspension de que tratamos, abandon violentamente cl re-
cinto del congress lanzando los mayors dicterioscontra los
representantes favoorables al atentado, entire los cuales no se
cont6, ciertamente, la gran figura del periodismo national
don Andres Avelino Aramburfi, quien apesar de ser ardien-
te partidario de CAceres, no profane su crado liberal votan-
do perque se pusiera mordaza a la libertad delpensamniento.









- IX -


Pero hlngamos justicia a los hombres, que por star ya
en el ocaso de la vida no se dirAt que esperamos de ellos fa-
vor alguno. Ciceres, el military impetuoso, el caudillo de *un
partido vigoroso y sOlido, el gobernante que se respaldaba
en ls valerosas bayonetas de doce mil soldidos leales, no
abus6 de la ley en referencia, pues solo se limit a aplicar
una ligera multa al (DecanoM por la trnscripcion de una no-
ticia military, multa que ni siquiera se llev6 a efecto por ha-
berso producido la reonlcia irrevocabl,, cantoneanna y educa-
tiva, del prestigiado ministry de la epoca don Cesarco Cha-
caltana.
Despues de este hecho hist6rico, don Pedro de Osma no
volvi6 nmis a ese congress.
En 1901 ful elegido Osma diputado propietario por Li-
ma; y en la legislature siguiente de 1902, i)esidente de la
cimara baja, encabezando la mayoria dem6crata de oposi-
ci6n al gobierno de Romafi a alas elecciones presidenciales
de don Manuel Candamo. Por aquella 6poca, fund con su
peculio propio, el peri6dico ( manos iel eximio periodista don Alberto Ulloa primero y de
don Augusto Durand despues, siendo incautada filtimamen-
to de modo temerario y atentatorio a la libertad del pensa.
miento por el gobierno actual, durante el ministerio del Dr.
don German Leguia y Martinez que hoy tiene que soportar
los ataques apasionados y violentos de ese diario, que 61
obseqni6 nl gobierno con escarnio de la ley y de la moral
administrative.
En 1915 dou Pedro de Osma ful elegido alcildde de Lia,
puesto del que se separ6 violentamente por haber entrado
en desacuerdo con n grupo de concejales de oposici6n enca-
bezados po- don Miguel Grau; tambien ha desempefiado
muchos afiis 1a alcaldia del balneatrio del Barranco, siendo
su actuaci6n edilicia benifica para el progress local de esa
important ciudad.
Pedro de Osina ha manifestado tmnbien grades conoci-
mientos financieros, al estudiar los delicados problems del
cambio, de la organizaci6n del Banco de Reserva, y de la ex-
plotaci6n nacionalista del petr6leo, riqueza que puede reem-











plazar con ventaja al guano y al salitre que en buena par-
te sirvi6 tan solo para la orgia hacendaria, que cav6 la se-
pultura de la pasada grandeza del Peri .....
Pedro de Osma es un orador que tiene muchos puntos de
toque con los tribunos de la revoluci6n franeesa; de frase fo-
gosa; de ademan energico; de estilo fluido; de argumenta-
ci6n sint6tica, hiriente en la replica; temible en la polemica;
en su espiritu parece que hubiera algo de la inspiraci6n ora-
toria de los notables oradores de las 6pocas agitadas del
parlamento frances.
Don Pedro de Osma ha figurado ya como candidate a la
presidencia de la replblica; inaiiana misiuo puede ser un
candidate viable a tan elevado cargo, pues tfcilmente puede
operar una concentraci6n de fuerzas political; tieiie arriga-
das vinculaciones en los Partidos constitucional y dem6cra-
ta, de que ha sido adherente de primera fila; y con el civilis-
mo estA reconciliado por haber desaparecido las desavenen-
cias de character personal que lo separaban de su primo el
doctor don Jose Pardo.
El Perfi necesita pensar seriamrente en una evoluci6n, asi
con Osnma o con cualquiera otra figure prestigiada de la po-
litica, porque no vamos a permitir el entroiizamiento de la
autocracia, que significa la permanencia de los gobernantes
huerfanos de opinion y de fuerza civica, por estar desvincu-
lados de los partidos, aunque tengan cualidades sobresa-
lientes.





















Desde Europa


Reproduciinos el siguiente articulo que sobre el prime
tomo de esta obra escribiera desde Europa,el doctor Luis
Varela y Orbegoso uno de los mns preclaros exponentes del
periodisnio contemporadeo.
Su critical imparcial yjusticiera, la hemos recogido, y en
lo possible hemos tratado de subsanar los errors que tan
eminente critic encontr6 en nuestro primer volumeii. Por
lo demns, agradecemos tambien los otrosjuicios tan honro-
sos para nuestra labor que expontAnea y tan desinteresada-
mente se han producido:
((El libro de NeptaliBenvenutto: (Parlanmentariosdel Pe-
ri contemporaneo), es muyinteresante. De 1l puede repetir-
se la frase c6lebre Ni est6n todos los que son, ni son todos
los que estAn); pero no cabe duda quel41 sirve para que po-
damos aquilotar el m6rito de nuestro parlamento. Siempre
es odiosohablar mal o biendequienes viveniy estan en nues-
tro diario trato; pero puede afirmarse que algunos de nues-
tros parlamentarios, detquienes Benvenutto se ocupa, pueden
tranquilamente desafiar a la posteridad. Asi, yo he oido a
Brid,antipo del orador artist, florentino, delicado, armo-
nioso;pues debo declarar que no he encontrado en l1 nada
que supere al doctor Manzanilla,gloriade nuestro parlamen-
to; he oldo a Viviani y a Andrds Tardieu, que la Francia
consagra como sus oradores ponderados, rectos, elevados,
cultos y nobles; pues, al oirlos, no he oldo mas que lo que









XII -

of en Lima al doctor Antonio lir6 Quesada, houra de lies-
tra tribuna parlamentaria Y algo anMlogo podfa decir de
CesAreo Chacaltana, Manuel Candamo, Javier Prado, Al-
becito Ulloa, rccordados en el libro de Beenvenutto, y aun de
nlgnnos otros que viven y cuya actuaci6n es, sin dispute,
satisfactoria para la repfiblica ,.
Naturalmente que la posteridad justiciera suprema-
ha de rectificar muchas de las impresiones de ese libro, pero
siemplre es fitil aportarle el concept contemporlaneo, que
quienes vendrAnisabrAn limuar y limpiar de las simpatias y
de los odios que el trato y la vida, miAs o menos intinia, en-
gendran y originian>.
Cit dad de Roma, 1922.
Cl.ovis.





















n.:
-I-.


*. 4l.r
i'Vt


Dr. Emilio Forero


7-
I
I
rL









-^^-><---k- ----S-- --N- -3S r-7^^----- Wl(<-->










Dr. Emilio Forero
SENADOR


Padre del parlamentarisno de los buetios tiempos de la
repiiblica, que aunque no ha actuado dentro de la dpoca que
alcanza nuestros studios, merece ser biografiado por haber
tenido intuiciones patriOticas, que al haber sido atentidas,
habriase evitado al pais los luctuosos acottecimientos de la
guerra con Chile.
Don Emilio Forero, unci6 en Tacna, ctina de Vigil y de
Zela, de una ftmilia de herildica nobleza de la ciudad cau-
tiva; habiendo cursado sus studios de instrucci6n prima-
ria, media y facultativa, en el hist6rico Cohvictorio de San
Carlos, durante el rectorado del sabio don Bartolodi6 He-
rrera, de quien fus su mis qierido y aprovechado discipulo;
es sabido que el ambient del Coilvictorio erd de conple-
to y absolute imperio de las mnis exageradas teorias con-
servadoras; las grandes figures de este partido doctrinario
se formaron nlli, y alguna de ellas, omino el celebre juriscon-
sulto y orador don Pedro Jose Calder6n, MiniNtro de Rela-
ciones Exteriores de la dictadura Pi6rola, fue amigo inti-
mo y condiscipulo de nuestro biografiado; pero este, de nilas
elevado talent, de una instrucci6n mas complete y de Uti
espfritu mticho mis progresista, se pleg6 al Pat'tido Libe-
ral, cuyo credo sostuvo siempre con ititeligeihia y voliuntad
incontestable.
Recibido de abogado Forero, desetiella en el Foro a ia
misma altura de Cas6s, Cisneros, de Priez, de Pazos, de to-









- 2_-


da esa pl6yade de grades ingenios que dieron lustre a
nuestra vidaForense; la Banca, el Alto conercio y las gran-
des empresas industrials tuvieron siempre a Forero por su
consultor natural e inspirado.
Ingres6 al parlamento con el regimen civil de don Ma-
nuel Pardo, exhibi6ndose como astro de primera magnitude
en el cielo de la patria; pero no milit6 en las filas de los in-
condicionales adeptos al jefe del Partido Civil. Una gran
parte de la political financiera.de este gobernante, muy par-
ticularmente la miencionada con los hechos que nos trajeron
el billete fiscal, fu6 combatida por Emilio Forero, con today
energia, y en perfect acuerdo con los mis avanzados prin-
cipios de la ciencia de las finanzas.
En ese parlamento del72, existia como leadersde la opo-
sici6n, el talentoso general don Manuel Ignacio de.Vivanco;
orador insigne, estadista de vuelo, patriota de coraz6n;,
pero que cometi6 :el grave error de combatir .acretiiente el
proyectado ferrocarril de Tacna a la frontera de Bolivia.
Emilio Forero se levant6 como un coloso, en abierta pugna
con ese aItleta de la palabra, en defense de la line ferrovia-
ria en cuesti6n, y con.la intuici6n del ap6stol, supo prede-
cir la pr6xima guerra con Chile y las desgracias que en: ella
soportaron por su falta de precision, las republican aliadas
del Peri y de Bolivia.
Ya desde el 68, Forero habia luchado denodadamente
por la construcci6n de la line ferrea a que nos referimos, y
sus discursos pronunciados al efecto, son verdaderas mari-
villas de elocuencia, de conocimiehtos y como ya hemos di.
cho,. de patri6tica intuici6n; LAstima que las sesiones de
Congress donde estas mnagistrales piezas oratorias se pro-
dujeron, se hubiesen desarrollado en secreto, pues de lo con.
trario consignariamos aquf, para adorno de nuestra obra,
algunos de sus mas -interesantes trozos.. Sinembargo, vil-
mos:a reproducir, casi textualmnente, un notable incident
hist6rico, desarrollado en las mencionadas sesiones entire
nuestro biografiado y el general Vivanco su opositor encar-
nizado:EmilioForero apoyaba el proyectido ferrocdirril, de-
senvolviendo una series de argumentaciones de caricter cien-








-3-


tifico 'niilitar,. y entoncesel general Vivanco interrumpe nil
orador.y.dice .a : la presidencia: ((pido se llame al orden al
otador que esta hablando sobreolo que no entiende, "Fore'
ro sin inmutarse continha en su peroraci6n, pero vuelve a la
carga elgeneral Vivanco y pbr dos veces rinis late a la me-
sa la misma observaci6n, Entonces eljoven afn y ya gran
parlamentario doctor Forero, se. detiene et su discurso y
dando un golpe en la carpeta le dice: ((Su sefiorfa no FAbe
,hasta donde alcanzan mis conocimientos ......
El sehor .Vivanco:' (interrumpiendo) nunca 'he sabido
que su seiioria haya actuado en alguna acci6n: de armas,
sino en su bufete de abogado, al lado'de susC6digos.'
Elseior Forero: much alarde hace su sefioria de sus
conocimientos militares pero no he tenido el agrado de ver-
lo veneer jamas...... Y digo el agrado, porqne enelnigo polf-
;tico de:su sefi6ria, siempre ie goce con los triunfos:de mi
partido.
El scior Vivanco: muchas circunstaicia's- intervinieron
en ello......
SElseior Forero: (interrumpiendo) pi16 se: llame al or-
den al orador; :se estt discutiendo el ferrocarril a la fronte-
ra de Bolivia y no las derrotas del general Vivarico......
Estallada la guerra tripartita del 79, y el desastre de
las armas aliadas, vino la aciaga paz de Anc6n que entreg6
al cautiverio la ciudad natal de Forero, Tacna. Este fu6 de
,16s primeros en protestardel tratado de paz,plegindosepor
entero a la causa revolucicnaria del general CAcereS, en lu-
cha con el general Iglesias que firm atuel tratado; y triun-
fante dicha revoluci6n el 10 de Diciembre de 1885, 'y cotivo-
cados al aio sigiiente los pueblos a elecciones generals, pa-
ra presidentey vicepresidente de la republica, senadores'y
diputados, don Emilio Forero se incorpor6 a la cAliara aita,
formada por los pro-hombres del pais entonces, como Frann-
cisco Garcia Calder6n, Francisco Rosas, Manuel Candhmno y
otros, inter.viniendo en la daci6n de todhs las. leyes recpns-
tructivas.del.paisy en las de reform de nuestra legislaei6n
,patria, como la decJuicio Ejecutivo)) debido a la iniciativa
del hAbil e ilusfrado ministrode Justicia de aquella 6poca








-4-


doctor Juan'Francisco Pazos, permaneciendo en el Senadc
nuestro Jiografiado, hasta la terminaci6n de st mnandato
legislative, despu6s de lo que se apart para sienipre de la
political.
Forero fu6 un orador parlamenntario eminente, de un
talent sobrenatural, de una ilustraci6n vastisima; purista
en el estilo, 16gico en la argumentaci6n, cortes en la poldimi.
ca; figure al lado de las humbreras de nuestro parlamento,
a muchas de las cuales eclipse en Ins discusiones, y como
una ironia del destino, o como an repreoche a las tristes me-
dinnias que nuestros desgraciados gobernantes tomaron ca-
si siempre como sis consultores; Emliio Forero en aquella
etapa preterita, como Antonio Mir6 Quesada en la actual,
no fueron jamfis ministros de Estado...... pero si fueron ins-
piradores de inuchos ministros sobresalientes.
Triunfante la revoluci6n coalicionista del 95, don Emilio
Forero se fue a Chile, y a pesar de su edad avanzada se reci-
hi6 tambi6n de abogado en esa repfiblica, rinliendo pruebas
doctorales con gran lucimiento, llegando 6 patrocinar plei-
tos valiosos, cuyo feliz 6xito di5 a nuestro biografiado la
cuantiosa fortune que dej6 al morir, que no se debi6 por
cierto, ni a las orgias del peculado, ni a las impurezas de la
vida professional. Forero como politico y como abogado del
Per6, fu6 siempre pobre, porque en nuestro pais, rara vez
la fortune puede foijarse con el trabajo honrado; y ese
patrimlonio de Forero conquistido en los (iltimos afios de
su villa, pas6 hopradarnente a sus dignos vastagos, los
hermapos Enrique, Manuel Maria y Carlos, finado 6ste 61ti-
tno, quietcs ni lo han cousumido en el derroche de los pr6.
digos, ni lo han lleva.lo at las areas de los Bancos Europeos
o Anierjcanos como toclos los plutderatas del salitre, del
guano, del azficar y del algod6n para derrocharlo en el
extranjero; sino que lo han invertido en obras de provecho
national, como el teatro que lleva su nombre que ha sido le-
vantado con su peculio propio, sin que el gobierno ii el mu-
nicipio hpyan contribuido con un s61o centavo al levanta-
miento de esa gran obra arqtuitect6nica, modelo de est6tica
que hace honor a la capital (le la Repfblica.
iQud padre, qu6 hijos! La historic segitramente les ha-
ri justicia.



















Dr. Rafael Villanueva
SENATOR


En la cuna de Gilvez, que habfa sido lt tumba de Ata.
hualpa, el iltimo representante de la dinastia incaica; en la
ciudad de Cajamarca, plet6rica de patriotism, orgullosa de
sus tradiciones hist6ricas, baluarte formidable contra todas
las tiranfas; vi6 la luz prilnera la figure parlamentaria y
polftica ciya vida ligeramente vamos a bosquejar.
Rafael Villanueva, despuNs de cursar integramente los
grades de instrucci6i primaria, media y superior, con todo
aprovechamiento, se recibi6 de abogado, mis por conocer a
fondo las complicadas teorfas del Derecho Pfiblico tan nece-
sarias para el lustre de la funci6n parlamentaria, qie per
poseer las reglasjuridicas que informant la vida forense. jY
cosa rara! En Cajamarca no ha existido Universidad me-
nor; y sir embargo en ella han nacido muchas de las prime-
ras figures de nuestro foro, como Manuel Maria Gilvez, exi-
mio catedritico de Derecho Civil y rigido e ilustrado fiscal
de la Suprema Corte deJusticia; como dlon Juan Luii, co-
dificador y probo magistrado, padre del actual Ministro de
guerra; como los Pg'a, los Castro Iglesias y otrds mas que
no es del caso sefialar.
Cajamarca, como Arequipa, han sido casi sienpre los
focos de todas las acciones revolucionarias de l repfiblica;
y asi como en Arequipa se generaron las grandes convulsio-
nes political del 54 y del 66, a cuya cabeza estuvieron el be-
nemerito gran mariscal Castilla y el heroe del ((2 de Mayo,
general Prado; ast en Ctijamarca se levant6 el pend6n de









-6-

todas las rebeldlas contra el gobierno civilista del 72 que
presidiera el eximio estadista don Manuel Pardo; la lucha
esta fue titanica entire el pasado hist6rieo que representaba
el militarismo glorioso de los primeras tiempos de la repi-
blica, y la reacci6n ciudadana contra el imperio de la tira-
nia y de la fuerza que representaban los gobiernos galonea-
dos. Villanueva tuvo alguna participaci6o en aquellos mo-
vimientos subversivos contra el pardismo; y 6sto que le es
dificil explicarseIo a los que no conozcan a fondo la psicolo-
gia del doctor Villanueva, essencillo para nosotros; este'po-
litico, como todos los grandes hombres, tiene sus cualida-
des sobresalientes y sus defects; es fanaticamente regiona-
lista; para 61 el terrufio fornia parte .de su propio ser, y le.
vantados en armas la totalidad de los cajamarquinos coi
don Miguel.Iglesias al frente, contra don Manuel Pardo por
la mala designaci6n de autorides en tan- iiportante depar.
tamento, Villanueva no podia colocarse en'contra de la re-
voluci6n, porque era conbatir a sus comprpovincianos de la
tierra incaica.
-Villanueva desde muy joven manifest una gran voca-
ci6n por.la carrera administrative, desempefando con bas-
tante acierto en 1871, la direction de instrucci6n en el mi-
nisterio del ramo; como habia desempeniado tambi6n el pro-
fesorado de instrucci6n media en los colegios de Cajamarcn,
manifestando apreciables dotes pedag6gicos.. ..
En 1872 recibia el bautismo parlamentario.ingresando
al congress como diputAdo por Cajamarca; desde su inicia-
ci6n en la vida parlamentaria revel6 descollantes dotes co-
mo.politico y como legislator, a pesar de lo accidentado de
la funci6n parlamentaria en la 6poca que rememorathos;
6poca en la que se inici6, por decirlo asi, la forma de gobier-
no cimentada en el predominio del congress, de un congress
que tal vez no tuvo la legitimidad intrinsica del voto p.fbli-
;co; pero, que fu6 si, la encarnaci6n viva del mas avanzado
parlainentarismo; congress en el que el grupo de la mayo-
-ria gobiernista estaba formado por las mAs notables perso-
nalidades del pals; pero con todo no se obstaculiz6 el ingre-
so a su seno de grandes figures de oposici6n, como la quere-









-7-


rtesento en la camara baja el elocuente orador'don Luciano
Benjamin Cisneros, y en el senado el gran tribune y notable
literaito general don Manuel Ignacio de Vivanco.
Vinieron despues los luctuosos hechos de la guerra tti-
partita, que apenas iniciada producifa dolorosos desastres
para las armas nacionales en mar y en tierra; y el Perfi
ofuscado con: la derrota se dej6 alucinar por el credo aquel
que puiede ser muiy sincere en quienes lo profesan; pero que
es cientificamente err6neo, de que es necesario en los estados
eni las 6pocas inciertas de su vida, crear las dictaduras que
naida btieno harl producido en la historic; y entonces cala
calcitiado por la ira popular el gobierno constitutional del
general Prado, cruelmente fustigado.por los infortunios, y
se levantaba el gohierno omnimodo y popular de don Nico-
lis dePierola en 1880. Las puertns.del:parlamento fueron
cerradas y don Rafael Villanueva no pudo continuar su ca*
rrera parlamentaria.
Pii'ola hizo prodigies de energia, de actividad y de pa-
triotismo para poner al pais en pie de guerra; improvis6
fortificaciones; cre6 ejrcitos; fabric por arte casi iaravi-
lloso'canohes, fusiles y pertrechos; pero la dictalura de tan
grande hombre de Estado no podfa darle al Perf ni unidad
national con su heterogeneidad de razas, ni un territorio
apropiado para lardefensa epasojera~-como dicen los t6ce
nicos, ni preparaci6n inilitar, que s61o se adquiere por la npli-
caci6ri durante muchos alios de sabias leyes, ni comando,
que s61o obtiefien los generales veterans en las grades
maniobras de preparaci6n cientifica; y el Peri, con todos
los talents del dictador Pidrola y con todos los poderes
omnimodds que se di6, nmarch6 a-la:derrota y se produjeron
los desastres lamentables de San Juan, Chorrillos y Miraflo-
res, que abrieron las puertas de Lina al ej6rcitb ihvasor de
la repfiblica de Chile en enero del 81. Desde este moment
habia Ilegado la hora trigica para el dictador; el ealor po.
pular, siempre variable, abandon a Pierola y entonces la
naci6fi, cansada dela esterilidad belica de la dictadtira, se
di6 el gobierno legitimista del'ilustrado doctor don' Fran-
cisco Garcia Calder6n...:









-8-


Ha Ilegado el moment; serenades las pasiones de aque-
Ila 6poca desgraciada, y muertos ya los prohombres que fi-
guraron en la guerra con Chile, de hacer justicia al pa.
triotismo inmaculado del president provisorio, doctor Gar-
cia Calder6n; 6ste soportando valerosamente los rigores del
cautiverio en la tierra enemiga, se neg6 sin embargo a fir-
inar la paz con cesi6n territorial; y si naufrag6 la interven-
ci6n norteameticana en el conflict del Pacifico, fu6, si se
quiere, por la buena estrella de Chile, que hacia reaccionar
al senado americano en los mismos moments en que era
nsesinado misteriosamente el president de la patria de Lin.
coln y se producia la dimisi6n del gabinete de Blain. El go.
bierno provisorio de Garcia Calder6n organize susjefatu-
ras regionales, encomendando la del sur al prestigioso capi-
t6n de navio don Camilo Carrillo; la del centro al h6roe de
#La Breiia, el entonces coronel Andres Avelino Cceres, y
la del norte, con residencia en Cajamarca, al bravo comba-
tiente del campo de la Alianza, contralmirante don Lizardo
Montero; secretario de estajefatura superior, cuyas ftincio.
ries equivalian a las de uni ministerio general, fue nombrado
el senior don Rafael Villanueva; y con ese patriotism ardo.
roso que le distingue, con su notoria capacidald administra-
tiva, con su consagraci6n absolute a la administraci6n pfi-
blica, cooper eficazmente a 6rdencs de Montero, a la de-
fense national en la region norte del Perfi, organizando sin
recursos de ninguna clase, el pequefio, pero bizarre ejgrcito
que debia alcanzar despues los laureles de la victoria en el
memorable combat de ((San Pablo).
Montero fti6 investido por el r6giinen provisorio, del ele-
vado cargo de primer vicepresidente de la republic;, trasla-
dindose para ejercer el mando supremo con mas elements,
a la ciudad de Arequipa, quedando Villanueva ocupado
siempre de la defense national en su tierra natal.
Desde los hechos hist6ricos que ncabarios de nieticio-
nar, don Rafael Villanueva qued6 estrechamente vinculado
a los interests politicos del civilismo, que ha servido siempre
con gran consagraei6n y prestigio, abogando por la tui-
ficaci6n de sus correligionarios, cuando el hist6rico par.

























: ; 71..: ."i





- :* :






Dr. Rafael Villanueva








-9-


tido de todos los progress institucionales y reforms, s'u;
fria el vertigo del fraccionamiento y de la anarqipa a nmri-
to de la.politica algo ccsnrista del gobierno.de 1911,
Es sabido que el partido civil patrocin6 la revoluci6n
del ilistre general CAceres contra el gobierno de (Montan)
que personific6 Iglesins, y trinnfante dicha revoluci6n por
el atrevido asalto a la capital el 19 de diciembre de 1885, el
Perit volvia henchido de esperanzas y de anhelos de recons,
tituci6n republican, al imperio del regimen constitutional
de gobierno, del que nunca debi6 apartarse; convocados los
pueblos a elecciones generales para elegir presideite de
la repfiblica y senadores y diputados de un nuevo congress
legal, don Rafael Villanueva eia proclamado can6nicamen-
te seilador por el departainento de Cajamarea en 1886, cars
-go legislative que deseinpeii6 sin interrupci6n algaina hasta
1904.
El congress constitutional del 86, formado casii todo
con politicos del civilismo, fui uno de los mils notables del
Perfi, no s6lo por las atinadas leyes que en todo orden se
-expidieron, sino por la forma elevada con que se ejercit6 en-
tonces el control politico, y si cometi6 errors, de ellos no
Spatticip6 don Rafael Villanueva, como nos serA ficil com-
proburlo.
Antes de terminal esta prinera parte de nuestro studio
sobre el politico en referencia, hemos de declarar una vez
mis, que s6lo nos Ileva y nos gula al emprender esta obra,
un profundo amor a la historic, a la justicia y a la velrad;
ningfin inter6s inimediato o lejano tios asiste; bien saben to-
dos9los politicos, que ert mi libro anterior figuran, la honra-
dez de mis intensiones; ellos pueden decir si quien estas li-
fieas traza les ha ido jams a solicitar un beneficio o una di-
diva; ni, tanpoco los solicitar nunca. 'Qu6 pbdrii espe-
mar yo, por cjemplo, de ese respectable anciaio que hoy me-
reco mis studios? sin fortune y sin influences en las altas
esferas, nadla.puede hacer por quien solo le pide indulgencia
y botdad para disimular sus deficiencies narrativas. Algu-
tna vez en la vida, ha de haber utn hombre sincere; yo les rue.
go a mis compatriots que discutan mi capacidad hist6rica








- 10 -


o intellectual; pern que ino me desalienten con la precocidad
de los. prejuicios innobles, que es una blasfemia, cuando se
desenvuelven al rededor de una conciencia tranquila.


Los congress ordinarios y extraordinarios que funcio-
naron durante el primer gobierno del general- CAce'res, fue;
ron, como hemos insinuado ya, de notoria fecundidad legis-
lativa; desde diciembie de 1879 hasta el afio de 1886, el Pe.
rf habia carecido de leyes nuevas que marcasen.un progress
en la legislaci6n patria; fue en la legislature constitutional
del ya citado aeio de 1886, en la que se inici6, ppr decirlo asi,
la reconstituci6n integral, s6lida; del nuevo edificio de leyes
nacionales. 1Y que leyes las que se dieron entonces! Con el
desastre de la guerra tripartita se habian perdido las rique-
zas hist6ricas del pais: el guano y el salitre, riquezas qe. ha-
bian ihformado el regimen fiscal de la repfiblica. Los legisla.
doresdela 6pocaque renemoramos tuvieron que levantarlas
finanzas del Estado sobrelas bases del tributo,- de la contri-
buci6n eni sus distintas manifestaciones; sobte esta blase fi-
nanclera, de la que oe habia declarado campe6n eni uno de
sus mils brillantes mensajes, el preclaro estadista don Ma-
nuel Pardo, y sobre estos cimientos de tributaci6r 'pfblica,
se di6 unpresupuesto equilibrado, sin ingresos imaginarios
ni.egresos dispendiosos,. cono tnuchos de los que han sus-
tentado despues la vida presupuestil de la repfblica. "
Se expidi6 tambien por el cotgreso del 86 la famosa y
atinada ley de descentralizaci6n administrative; qne acaba
de morirtpara dar vida.a esa irrisoria llamada de los '(con-
gresos regionales del norte, centro y sur. Se promulgaron
leyes de apoyo y.de reform de la instrucci6n pfblica, sin
intervenci6n de misiones extranjeras; y sobre todo, se' echa.
ron las bases de la defense national, con la reconstituci4n del
ejdrcito y-de la escuadra'y con la restauraci6n de la aGuar-
dia nacionali, de esa guairdia'nacional que reflej6 todos los
triuhfos militares de la revoluci6n francesa y que refleja has-
ta hoy muchos de los herofsmos de nuestra infausta: guerra
con Chile.









11 -

En la discusi6n de todas estas leyes de trascendental ii-
portancin, tomaba parrte, como orador de primer fila, el
doctor don Rafael Villariueva, hacienda conocer al pais la
vastedad de sit iltstraci6n juridica, sn capacidad adminis-
trativa y sus apreciables dotes de tribune parlamentario.
Entire las'discusiones sobresalientesde aquella 6poca, me-
rece especial menci6n, porel colorido politico que ella tuvo,
la'que se produjo al calor de los proyectos de reform de las
ordenanzas navates, que habia trabajado una junta de press.
tigiososjefes:de marina,- presidida por el capitan de'navio
Jos6 Rosendo Carrefio, y de la que formaban parte, ademnis,
miembros de la talla de don Manuel Villar, el h&roe de Ab-
tao) y primer Ministro de marina, puesto creado por la dic-
tadura de Pierolay que ahora ha restaurado el regimen iniiu-
gurado el 4,de julioi.Esta legislaci6n naval fu6 aprobada en
la part que podriamos llamar sustantiva, o como se dice en
el lenguaje del modern parlamentarismo, enlo referente a
la ley orgAnica de la:marina; pero no se sancioh6 la part
objetivai o penal, porque la combatieron briosamente un
grupo de legisladores liberals, entire los cuales figure don
Rafael Villanueva, pronunciandd al efecto discursos de indis.
cutible merito,no s6lo por la forma de la dicci6n, sino por la
'profundidad del cbneepto. La oposici6n parlamentaria se
susteitaba en el hecho de que el C6digo Penal Mafrtimo es-
tablecia la pena de muerte para los-delitos de insubordiria-
ci6n, traici6n y'deberci6n al frente del enemigo en campafia,
perialidad extremista, muy defendida por el jefe de:la comi.
si6n codificadora y con la cual simpatizaba el gobierno; pe-
-ro que, como ya hemos dicho; no fue aprobada. Y :sto era
muy natural, pues lbs congress de entorices eran aut6nio-
mos, legislaban con altura, con independence, sin doblegar-
se a las imposiciones del gobierno, manera Cfnica, como tiene
que estar eri la conciencia de todos, de ejercitar noble y fruc-
tiferamente las augustas funciones de legislator.
SSitienibargO heinos-afirmado y reproducimos, el concep-
to, de que los congress constitucionales de la 6poca del en-
tonces general Ciceres cometieron graves errores, pero que
de ellos no particip6 el doctor Villanueva; es memorable la








.-12=-


Jucha pahlament.aria sostenida con gran decision por los lea-
ders de mayoria y minoria para la aprobaci6n del famoso
contrato cancelatorio de la deuda externa, planteado por el
-ministro Aspillaga, contrato cuyos consecuencias sufre to-
davia la rep6blica, pues por 61 soporta el pais el acapara-
miento indefinido de su miAs valioso guano, cuya explota.
oi6n hace la Peruvian Corporation sin control alguno, a pe-
sar de las en6rgicas protests y de las lucid.as campafias pe-
ripdfsticas de nuestro decano de ln prensa national.
Villanueva tiene la honra imperecedera de haber sido uno
de los patriots representatives que en la legislature de 1889
redact6 y suscribi6 el dictamen contra ese inalhadado con-
tratp Aspillaga-Donoughm ore. Y ahora permitasenos una
pequefia digresi6n. .Creen los hombres p6blicos, especialmen.
te los legislhdores, que impunemente se inarcha en contra de
la opinion del pais, que pueden desgarrar su investidura de re-
presentantes y convertirse en ciegos instruments del powder
y del convencionalismo? N6, absolutamente; el fndice.de fue-
go de la historialal fin traza su rfibrica indeleble, que es co-
mo un estigma, como un dogal que pesa para siempre en la
conciencia de los hombres. Si todos fu6ramos a proceder con
profundo desd6n por el mafiana, por el concept de las gene-
raciones futures, podrfairos. qui6n sabe, vivir nuy c6moda-
mento Ins fugaces horas de una existencia deleznable; pero
en cambio el espiritu de nacionalidad lo echamos a perder
y con 61 today esperanza de resurgimiento y grandeza.
1 E expresado contrato fu6 aprobado en la camara de di-
putados, despu6s de consumada la expulsion brutal de la pa-
triota minoria de oposici6n, perpetrfindose, asi, el mnis gra-
ve legicidio que registra la historic y uno de los atentados
mas funestos de la vida contemporAnea del parlamentaris-
mo peruano.
La minorfa de diputados opositora al contrato de la
deuda externa, estaba encabezada pot el recordado parla-
mentario doctor don Jos6 Maria Quimper, y formaban par.
te.de ella representantes de grand relieve como Paulino Fuen-
tes Castro, como el manco Lecca, el doctor Dehesa, Teodori-
co Terry, don Jos6 GAlvez (hijo) y otros qne po recordamos.








- 13 -


Eh.el. sadn de aquel enttoces, el contrato de que nos wice
panmos, fu. aprobado per 22 votos contra 15, figtrando en-
tre los-opositores de esa alta cAmara, las mis prestigiadas
figures dcl congress national, como don Manuel Candamo,
que produjo en contra de eate contrato uno de sus mns cele-
brados discursos parlamentarios, sentAndose de golpe en su
curul, intensamente inmutado, al terminar su oraci6n pa-
tri6tica lena de vaticinios y de advertencias que nis terde
la experiencia ha comprobado; don TomAis Gadea, llatnadp
El just. Aristides del Parlamento, por haber combatidq
tamblin el celebre contrato Dreyffus de la epoca de Balta;
don Leoncio Samanez, que lleg6 a desempefiar mAs tarde la
piesidencia del senado; don Juan Manuel Diez Canseco, na.
gistrado integerrimno; don Agustin G. Ganoza, una de las
.As prominentes figures del leguiismo actual, y, come ya
hemos.expresado, don Rafael Villanueva,quien rechaz6 en6rC
gicamente las solicitaciones prirnero,Ly las amenazas veladas
despu6s, del president CAceres, a fin de que favoreciese con
su voto.el contrato qNspillaga-Donoughmore,, prcduci6ndo,
se, por tal motive, el mias acentuado distanciamiento politi-
co entire estos dos personajes, hasta los albores de la lucha
electoral para la presidencia de la repfiblica en favor del se-
:for don Manuel Candaro patrocinada por la alianza civil-
constitucional,
Continuaron sucedidndose los hechos mai visible de
Snuestra historic contemporAnea y volvemos a encontrar 1a
figure de don Rafael Villanueva como ministry de instruc-
ci6n en 1901 durante el gobierno de Romafia, en cuya 6po-
ca se dict6 el reglamento general de instrucci6n pfiblica. que
modificaba el promulgado el afo 76, siendo 6ste, obra exclu-
siva del ministry Villanueva, reglamento que ha regidQ,pro-
cuciendo los mejores efectos, hasta mayo de 1921, en que el
actual gobierno promulg6 la vigente Ley Orgdnica de Enve-
fianza, sobre cuyos alcances ya tendremos oportunidgd de
proDnnciarnos,:
Es c6lebre un episodio del Ministro Je justicia e instruc-
.ci6n doctor Villanueva en la etapa que rememoramos. Nos
referimos al sDespacho mojados de los expedientes adminis.








- 14 -


trativos'de ese ramo, que asi se llama para recordaci6n his-
t6rica del incident de que tratamos que da una idea de la
bonsagraci6n al deber del respectable doctor Villanueva;:ha.
bia en el Ministerio dejusticia una montafia de expedientes,
algunos de 'poca atrasada, que aflo tras afio permanecian
intangibles en el despacho ministerial eon sacrificio de inte-
reses pfiblicos respetables y de derechos de particulars s61i"
damente acreditados; pues bien, Villanueva se encerr6 en su
despacho.los trees dias de carnaval del afio ministerial en re.
ferencia y, ayudado tan s6lo por el expert y coiitraido ofi.
cial mayordel ministerio, doctor Ricardo Aranda, puso de-
creto resolutivo a todos esos expedientes paralizados, hecho
que produjo el aplauso y la admiraci6n pfiblica.
Expiraba el incoloro gobierno de don Eduardo L6pez de
Romafia y Surgia en el campo electoral la respectable candi-
datura del inolvidable estadista don Manuel Candamo, en
oposic'6n abierta con los prestigious, la popularidad y la
botoria fuerza parlamentaria del ilustre jefe de los dem6-
cratas, el inmortal patricio don' NicolAs de Pirola. El 6xi-
to de la lucha eleccionaria era nublado para el civilis-
mo y, desde Inego, para su'~andidato, don Mauuel Canda-
mo, puesen el pais el verdadero elector era el congress que
calificaba las elecciones presidenciales duraite el imperio de
la carta political, ya derogada del 60, y la mayoria del con.
greso estaba constituida por elements dem6cratas de la
cimara de diputados, encabezados por el doctor don Pedro
de Osma, que obstaculizaba la elecci6n presidential del senor
Candamo; y entonces Villanueva, con gran vision de hombre
fiblico, poniehnfo de lado susjustos resentimientos persona.
les con el general Caceres, inici6 y llev6 a cabo, con Exito fe-
liz, la celebraci6n: de la alianza civil-constitucional que di6
tacimiento a todos los gobiernos que tuvo el pais hasta el
advenimiento del regimen plebiscitario del valeroso soldado
del 79;, don Guillermo Billinghurst. Son. verdaderamente
dignos del mayor elogio los esfuerzos de inteligencia y de
tactb politico desplegado por el doctor Villanueva para dar
vida a la alianza antes:mencionada. El general Caceres, aun.








1- 15 -


que ya hlabia regresado de Europa de'su largo ostracisono;
no quiso asumir.lajefatura del partido constitutional que
habia puesto en manos de su leal amigo, politico y personal
coronel don Fernando Seminario, y este jefe, coh la arrogan-
cia de carActer que le distinguia, estaba dominado por una
especie de obsesi6n anticivilista exagerada. Villanueva le
ofreci6 hasta la primera vicepresidencia de la repfiblica en la
-candidatura Candamo; la que rechaz6 con violencia, y en-
castillado Seminario en la presidencia de la junta central di-
rectiva del partido constitutional, se neg6 a tramitar siquie-
ra la propuesta de alianuz formulada por el comit4 del Par-
tido civil, al mismo tiempo que, por otro lado, iniciaba ges-
tiones de inteligencia political con los Partidos dem6crata y
liberal.. -
Vlllanueva ha tenido su mAs agitada actuaci6n political
en edad avanzada, pero su espiiitu elevado y spreno no ha
sentido nunca:los impulses del egoismo senil; muy al contra-
.rio, es apasionado amigo de la juventud, en cuyas filas bus-
c6 siempre a sus colaboradores en la political; entonces, pa-
ra dominar a un hombre de las energies del coronel:Semina-
rib, se puso en contact con los elements j6yenes de !lajun-
ta central directive del Partido constitutional, a cuya cabe-
za estaba el espiritu batallador de don Carlos Porras, y en
una sesi6n memorable de los constitucionales era depues-
-to el coronel Seminario de la jefatura del partido, pasando
-esta a manos del doctor don'Lino.Alarco, bajo cuya respe-
table autoridad se sellaron los-pactos de la alianzacivil-
constitucional que di6 nacimicnito al fugaz, pero *siempre re-
cordado gobierno de don Manuel Candamo, y,a las progre-
sistas administraciones del civilisimojoven qne acaudillaron
los distinguidos ciudadanos doctorJos, Pardo y sefor Au-
gusto B. Leguia.... -.:
-Corria el afio de 1904, de grata recordaci6n para nues-
tra historic parlamentaria contemporanea y despues de una
Slucha electoral empeFiosa y resuelta, librada en los comicios,
en la prensa national, y al pie de los tabladillos electorales
llegaba al solio presidential el doctor don Jos6 Pardo; su ju-
ventud, sus 4xitos aca-dmicos en la Universidad, su fugaz.










petr brilliant actuaci6n diplomntica, hacian de el utna per"
sonalidad simpAtica para la naciOn, que despertaba ideales
y esperanzas que no fueron defraudadas; pero en medio de
este conjunto de cualidades distinguidas, el joven president
efioi Pardo tenia cierto earacter intemperante, no toleraba
la censura de sus actos pliblicos; y por eso es sugestivo el
gesto de don Rafael Villanieva, cuando al contestar el men-
"saje inaugural o program de gobierno del nuevo nandata-
rib, desde el alto puesto de president del Senado, se hace
-ipologiSta de la oposici6n, declarando enif6ticamente que
sin ella no hay lustre en la funci6n parlamentaria, acierto en
la daci6n de las leyes, ni tino ni 6xito en la vida ugberna-
mnental, verdades clAsicas que debian gravarse con letras de
oro en las paredes de la hist6rica casa de Pizarro. iLa oposi-
ei6i! (Bendita sal--coino decia Villanuteva:-solo- puede te-
mer al eotltrol politico la autocracia y la falta de ciencia- de
cieitos gobetnantes; si las mnedidas de Bstado de un gobier-
no son buenas, la opinion del pais, representada por la mk-
sa neutra, las sostendra de todas maneras, apesar de los
ataques de la oposici6n; y si son malas, snprimido el control
politicO, esas medidas de Estado se impontlrAn por la vio-
lencia; pero despu6s vendr sui anulatniento por una de esas
reacciones de la Libertad contra el Despotismo de que est-a
llena la historic.
Pocas veces hubo ina oposici6n mis tenaz, mas inteli-
ge te y tnejor organizada en el parlamento, que la del parti-
do deni6crata con los Capelo y los Sousa a la cabeza, cohtra
el primer gobierno de don Jos6 Pardo; y sin embargo, todos
lo8 proyectos, todas las iniciativas del gobierno do aquella
4'poca alcanzaron la aprobaci6n de las mayorias del Congre-
so; pero hay algo mas: eljefe del gabinete de la administra-
ci6n de que tratamos, el senior Leguia, es un prestigio que se
hizo al calor de la oposici6n dem6crata de aquella 6poca,. sin
la que no habria podido dar a conocer al pais su inteligencia
Sviva y penetrante, sus dotes de orador politico, susi corioci-
tientos en las finanzas pfiblicas, cualidades exteriorizadas-
- ehlog debates del:parlamento; que le dieron. a blevada figure'
cei6nque lo hallevado por dosvecesalas alturas del podersu-








- 17 -


premo; pero comno los hombres no quieren a veces to que ge-
ner6 su propio bien, parece que el gobierno actual, tal vez
mns el circulo, que el president senior Leguif, no tolera hl
oposici6n extremist.
Como un vivo parntisis de su vida political, Villanueva
era elegido por el Congreso, vocal de la Corte Suprena de
Justicia, cargo que desempefi6 con notoria austeridad y
contraci6n.
Terminaba cl primer gobierno del sefor Pardo, en 1908,
y se iniciaba la priniera adminiatraci6n del senior Augusto
B. Legnia, este gobierno so iniciO en forma simpatica, con
nn severe program de econotnias pdb!icas, con la amriis-
tfa de sus adversarios politicos, y con un gabitiete presti-
gioso; pero una fracci6n del partido don6crata, parece que
sin la autorizaci6n de sP ilustre caudillo don NicolAs de
Pidrola, se lanz6 al campo revolucionario; y don Isafas de
Pierola, al frente de un grupo de conjurados, asaltaba, a la
luz del dia, el palacio de los virreyes y hacfa prisionero al
president senior Legufa; 6ste resisted valientemente a los
asaltantes, se niega, coil peligro de su vida, a firmar su
dirnisi6i como niandatario,y despubs de un ligero hecho de
armas, los revolucionirios fileron dispersados y renacia el
regimen legal. El error de los denm6cratas tenia qte produ-
cir sus natuirales efectos; la political de concordia quedaba
suprintida y se hncia necesaria la political de represi6n; se
organize, con tal mnotivo, un gabinete presidido por el Dr.
D. Rafael Villanueva, siendo sometidos al foiero inilitar los
denmbcratas y liberals comprometidos en el asalto del 29
de mayo; hubo o no error legal en esta medida de represi6ii,
pero .lo cierto es que existi6 Jduzgamienton; que hablan
jueces y abogados para los encausados politicos, y que imu
chos.de estos alcanzabnn concierta facilidad el terminodesu
detenci6n preventive. Mas en medio de estos actos de filer-
za, la optoici6n parlamentaria no fue suprimida y constan-
temente el gabinete Villanueva sufria la interpelaci6n par-
lamentaria de los dem6cratasy liberals del Congreso; y en
una de estas intervencibnes, Villanueva, en lucha con Ca-
pelo, lanz6 la hist6rica frase: 1El, orden piblico, prima so-








18 -
bre la constituci6n y las leyes,; pensamiento inexplicable,
teoria political inmoral que proclama el legicidio, que es la
tumba del regimen republican y democrAtico de gobierno;
el orden pfblico no puede convivir sino dentro delimperio
rfgido de los preceptos de la carta political; como no puede
haber moral sin Dios, no puede tampoco existir democracia
sin constituci6n y sin leyes que sirvan de escudo a las liber-
des piblicas; a esas libertades para cuyo resguardo y ar-
m6nico ejercicio existen los gobiernos legalmente consti-
tuidos. .Pero la necesidad political, se dirA; la necesidad
de aplastar la revoluci6n obliga a los gobiernos a poner
de lado la constituci6n y las leyes en defense del or-
den p6blico. Error funesto, error desmentido por la.histo-
ria; don Ram6n Castilla, en sus dos administraciones,
tuvo. que sofocar, no el asalto de cuatro conjurados,
sino revoluciones organizadas, con caudillos de gran
prestigio como Vivanco, cuya sola presencia y cuya
palabra elocuente, hacia vibrar de entusiasmo en favor de
sus rebeldias political a la ciudad del bargo el gobierno de Castilla no suspendi6 jamnis uno so-
lo de los articulos de la celebre constituci6n political de
1860, qne rigi6hasta hace pocoy cuya vida legalista arran-
ca desde la administraci6n progresista que remenioramos.
iPero, que several es la historic en sus castigos! Los
que escuchaban sin replica la herejia political del doctor
Villanueva, no tuvieron el tino de combatirla y hasta Javier
Prado, pronunci6 un rico discurso en su favor y mientras
tanto pocos meses despuds eran victitnas del despotismo
y de la autocracia; y el mismo gobernante senior Legufa,
durante el gobierno de su sucesor, senor, Billinghurst, era
encerrado en las celdas del Pan6ptico, por el delito incali-
ficable de defender su propio hogar, que la constituci6n
ampara, del ataque de las turbas delmout6n.
iNo hay nada mis acingo en political, pues, que procla-
mar arriba teorias bastardas, que nose pueden tolerar fuera
del ejercicio del powder pfblico!
Era president del Peri, yapor el voto plebiscitario,
don Guillermo Billinghust, el heroico combatiente del Mo-
ro Solar; el gobernante ofuscado que concibi6 la fatal








- 19 -


idea de disolver el Congreso que lo habia hecho president
de la Repfblica.. Villanueva se enfrentaba al legicidio con
valor y con f6, sin amendentrarse coo el estallido de una
bomba de dinamita en los umbrales de sn propio hogar, di-
rigiendo con 6xito notorio In campania de defense del Con-
greso, que culminO con el inoviiniento del a4 de febreroi, a
cuya cabeza estuvo el combatiente del Caqueti, coronel Be-
navides. Surgi6 entonces la lucha political mis empeci-
nada, mAs audaz de nuestra historic, lncha sostenida entire
los que patrocinaban la sucesi6n de don Roberto Legula,
primer vicepreeideute del gobierno de Billinghust, y los que
opinaban por la constituci6n de un regimen provisorio de
gobierno, por la convocaria a elecciones de president y
vicepresidentes, y para la renovaci6n del tercio de senado-
res y diputados saliente; lucha que culmin6 con el aconteci-
miento politico del (15 de mayo.
Villanueva, con toda lealtad, con today energfa, con to-
da firmeza, encabez6 la agrupaci6n parlamentaria que de.
fendia los titulos que invocaba don Roberto Leguia a la su-
cesi6n presidential, soportando hasta una prisi6n temeraria
e injusta del gobierno de Benavides. Villanueva fu6, en efec-
to, el jefe, el director, el alma del llanmado Congreso de
Pando, que le tomn el juramento a don Roberto Legufa el
propio 15 de mayo. Congress tan ilegitimo como el que
hizo president provisorio alentonces coronel Benavides,
porque ninguno de los dos tuvo ni pudo tener quorum le-
gal, con la diferencia que el Congreso llamado Benavidista
exhibi6 todas las apariencias externas de la legalidad, pues
se reuni6 en el propio local del Congreso recibiendo los ho-
nores militares del ej6rcito.
En los primeros dias de agosto de 1914, la, fracci6n
leguiista del WCongreso de Pandos se unia a la par-
cialidad Benavidista, dando asi ya legalidad verdadera
al gobierno provisorio' de Benavides. D. Rafael Villa-
nueva, que no es hoy Ministro de Estado, ni Senador, ni
que desempefia ning6n cargo pfiblico, ni que tiene figura-
ci6n actual, fue, no obstante, el inico leguilsta de relieve








- 20 -


que no se reincorpor6 al Congreso, y que combati6 hasta el
filtimo dia la political del gobierno provisorio.
Inaugurada la segunda administraci6n de don Jose
Pardo, Villanueva terrine su iltitno cargo senatorial dedi-
cado por entero a la funci6n legislative, sin intervenic abso-
lutamente en luchas politicas de la 6poca; pero acaricianda
siempre.en su espiritu la esperanza del resurgimiento del
leguiismo. En las elecciones que se disputaron los sefioies
Aspillaga y Leguia, don Rafael Villanueva trabaj6 empefio-
samente por el segundo, aportando a la lucha electoral su
experiencia, las vinculaciones que da una larga carrera pi-
blica, su character resuelto y su larga escuela en las campa-
finsdel sufragio; y sin embargo, producido el movimiento
del ((4 de julio e inaugurado el actual regimen, Villanueva,
como muchas otras personalidades del leguiismo, pero que
con m6rito propio, no forman en hs filas de los incondiciona-
les, estA alejado del poder, devorando en el hogar privado
las grandes descepciones de nuestra political personalista;
las crueles injusticias de los que no saben sentir los impulses
del agradecimiento que es 1i nobleza moral por excelenciaen
la vida, asi privada como pfblica; pero Villanueva, como
sus compafieros de fbstenci6n, no tienen por qu6 responder
matiana ante la historic, de los errors del regimen que con-
tribuyeron a fundar con sus energias y sincera adhesi6n.
Tal, a grandes rasgos, la vida p6blica de uno de los
homnbres inls respetables de nuestra patria: don Ratfael
Villanneva,








































German Luna Iglesias



















German Luna Iglesias
SENATOR


De ilustre familiar Cajamarquina como descendiente que
es del integro magistrado don Juan Luna, y de la respectable
sefiora Iglesias, hermana del here del ~Morro Solar, Gene-
rol D. .1iguel Iglesias.
Nuestro biografiado principi6 su carrera piblica en pues-
tns administrativos y politicos de alguna importancia,,de.
sempefiando la I'refectura del Departainento de Arequipa
con notoria reputaci6n, durante el primer gobierno del se-
fior don Augusto B. Legufa.
Luna Iglesias abraz6 con grande entusiasmo las ban-
deras Billinghuristas; pero ya sea por lo precario del gobier-
n1 de don Guillermo Billinghurst, o por desconformidad con
6ste en sus metodos de political, D. Germun Luna Iglesias no
figure de modo obstensible durante la administraci6n a que
nos referimos.
Don German Luna Iglesias, ya sea por su temperamen-
to aut6nono, brioso y rebelde; ya por sus tradiciones
de familiar abiertamente opuestas al civilismo pardista,
nuestro biografiado fu6 uno de los enemigos empecinados de
la segunda admiiistraci6n de don Jos6 Pardo.
El caudillo del e4 de Julion zarpaba de Londres en la na-
ve que debia conducirlo al puerto del Callao, y D. German
Luna Iglesias, Manuel Quimper y el coronel O'Brien y Ca-
rrefio, marchaban a Panami en comisi6nde los adherentesde
dicho caudillo, para darle la bienvenida y regresar con 61 a
Lima; en cste viaje Luna Iglesias se gan6 por entero la vo-








- 22 -


luntad y la confianza del actual Jefe del Estado, y convo-
cado los pueblos a elecciones generates para un congrpso
constituyente, D. Germin Luna Iglesias, fu6 elegido senador
por Cajamarca; su actuaci6n parlamentaria ha sido fugaz,
distingui6ndose por la energia de character en luchas casi per.
sonales con el brioso parlamentario de oposici6n D. Miguel
Grau. Don GermAn Luna Iglesias, pasa despuEs a desempe-
fiar la carter de guerra. No hay datos bastantes para pro.
ducir una opinion definitive, ni favorable ni adversa, sobre
la actuaci6n ministerial de nuestro biografiado, lo cierto es
que sobre l1, como sobre los que le han precedido en
ese ministerio, pesa la responsabilidad de la turbia po-
litica military del regimen; la reducci6n de los efectivos del
Ejdrcito, la falta de adquisici6n deelementos b6licos, la pobre.
zade nnestros arsenales y parques, los actos repetidos de in-
disciplina en la filas, como el vergonzoso motion del Cnzco; to-
dos estos hechos, algunos de los que reconocen por causa la
estrechez fiscal, han nublado los prestigios de la primer admi-
nistraci6n del sefiorLegufa, que en material military, conquist6;
y hacemos votos muy sinceros, para que esa niebla se despeje
pronto en nuestra patria y la segtiridad de sus fronteras
est6 encomendada, n6 a tratados circunstanciales, sino a
la pujanza de las bayonetas de los soldados de la repfblica.
Luna Igiesias, desempefia actualmente, con gran correc-
ci6n, con gran cordura e inteligencia, la presidencia del
Senado, distinguidndose por su sometimiento al reglamen"
to interior de la CAmara, por el respeto a la ((Libertad
de la tribune parlamentaria y por un espiritu de cordiali-
dad y tolerancia, de que no hizo use como simple miembro
del Senadlo, en 6poca anterior, votando el desafuero de sits
colegas de cmrnara.
GermAn Luna Iglesias es una de las figures nmis culmi.
nantes del regimen actual.


---gb~I-----



















General Pedro E. Mufiiz
SENADOR


Una de hls figures ins atrayentes y respetables por su
mentalidad organizadora, por su patriotismo sincere, por
sri actuaci6n culminante,i simpAtica, altamente provechosa
para el pais en el vast scenario del parlamento y de la vi-
da gubernanmeital, es sin duda, la del ilustre general don
Pedro E. Muniz.
Naci6 en Linia, cuna de tantos patriots abnegados; ca-
si ninio afin en 1879, al estallar la intausta guerra del Peri6
y Bolivia contra Chile, Muniiz se dabi de alta como subte-
niente de ej6rcito en el batall6u (Guarnici6n de Marina) que
pele6 valientemente ei Miraflores, sali6ndose de la linea de
los reductos peruanos para cargar a bayoneta calada sobre
el grueso del ej-rcito chileno, quedando destrozado ese biza-
rro cuerpo de lfnea.
Muiliz hizo toda la epopeya de (La Brefia), reeibiendo el
bautisnio de sangre en la jornada de Huamachuco, conti-
nuando al lado del general Caceres en la guerra civil contra
el general don Miguel Iglesias, hasta la toma de la capital
por las fuerzas caceristas el 10 de diciembre de 1885. Inau-
gurado el gobierno constitutional de CAceres, fu6 destinado
como 20jefe del batall6n (Juninn, puesto que desempefi6 du-
rante toda aquella administraci6n.
Proclamado el gobierno constitucionld de Remigio Mo-
rales Bermfidez, Muiiz fue nomibrado intendente de Lima,
cargo que desempefi6 duiante toda esa etapa administrati-
va, implantando todas las oficinas tecnicas que existen en








- 24 -


esa repartici6n, y redactando ~l mismo, en forma de catecis-
mo, un Prontuario para las fuerzas de policia, finico en su
genero hasta la fecha.
Durmnte el ejericio del cargo subprefectural se realize un
incident que no podemos menos de relatar, porque desa-
rrolla un contrast sugestivo entire la acci6n pfiblica de esos
gobiernos Ilamados militares, y algunos de los civiles que
vinieron despu6s. Eu la Universidad de San Marcos exis-
tian como ya lo hemos insinuado, dos grupos estudiantiles
de que eran jefes los prestigiosos alumnos Isidro Burga y J.
Matias Manzanilla; estos dos grupos estudiantiles chocaron
en forma violent en el General de San Marcos del hist6rico
claustro Carolino, agredidndose a bastonazos y resultando
algunos heridos.
El subprefecto Mufliz en cumplimiento de su deber, se
present en el aula universitaria; la sola presencia de la au-
toridad policial fu6 bastante para que se unieran los grupos
contendores, alfin de impedirle al jefe de policia, que profana.
rn, como decian los alumnos, con su plant opresora, ese
temple del saber y de la ciencia que ya habia sido hollado
por el salvajismo de las hordas arancanas duraute la ocu-
paci6n chilena. Mufiiz lejos de traer polizontes y soplones,
llam6 alpatio a los secretaries del Convictorio Carolino
para manifestarles que el venia a ese sagrado recinto, no co-
mo autoridad, sino como simple ciudadeno, para ilustrarse
con las discusiones de la juventud intelectual de su patria
que no le negaria el favor de tomar para si, siquiera una
parte insignificant de sus luces. En medio de grandes acla.
maciones de los estudiantes, Mufiiz penetr6 al General de
San Marcos, continuando la discusi6n de los carolinos en
form ya absolutamente tranquila. iQud 6poca! iQu6 alum-
nos! jQue autoridad inilitar!
Imperaudo ya el regimen cacerista impropiamente llama-
do, nefando Muniz desempefi6 con gran acierto la prefecture
de Limat, tomando parte en los hechos de armas mis impor-
tantes de la lucha contra las fuerzas coalicionistas que ase-
diaban la capital. Derrocado el gobierno de CAceres, Mufiiz
tuvo que emigrar a la Repfiblica Argentina, cuyo gobierno













4'


General Pedro E. Muriz


:~''(-
~' ih;--


~12:


'tt: ;
:. r.*
r :
--:..

" -









- 25 -


ie di6 un alto puesto en la intendencia de guerra, pudiendo
estudiar asi, la brillante organizaciOn del ejercito de esa na-
ci6n hermana. Regrcs6 al Peru cuando imperaba el gobier-
no de Romafia, quien lo nombr6 primer jefe del batall6n
(Juninh, y despues prefecto del departamento de La Liber-
tad.
Al iniciarse el gobierno del gran estadista don Manuel
Candamo en 1903, Mufiiz fu6 nombrado Ministro de gue-
rra y marina, continuando en el desempefio de la funci6n
ministerial durante lis dos administraciones siguientes de
Calder6n y la primera de dun Jos6 P'ardo. Mufiz, junto con
Vivanco y Mendiburu, han sido los finicos ministros de gue-
rra de verdad que ha tenido el Perfi durante los cien afios
de su vida independiente; reformistas, organizadores; su
pase por el portfolio de guerra significant la reorganizaci6n
total del institute armado. El ministry Mufiiz organize la
Mayoria de Ordencs de la flotilla de Loreto; mejor6 la si-
tuaci6n de los planteles militares de cadetes y guardiamari-
nas; organize el (Arsenal de Guerra), la Intendencia y la
(Sanidad Militar,, dandole gran impulse al tiro de guerra.
Por eso la memorial de Muniz es venerada por nuestros
militares y marines, y don Jos6 Pardo no habria caido rui-
dosamente el (4 dejulio desde las alturas del poder supre.
mo, si no hubiera cometido el grave error de distanciarse
politicamente del general Muiliz.
En 1909 Mufiiz ingresaha al parlamento como senador
por Piura, haciendo una Incida actuaci(i n parlamentaria,
dAndose a conocer no s61o como legislator fecundo, sino co-
mo orador y polemista elocuente que no cediajamnis terreno
al adversario, asi se tratase de un Capelo, de un Olaechea o
de cualquier otro miembro prominent de la oposici6n par-
lamentaria.
En 1910, Mufiiz era elevado por el voto uninime de sus
correligionarios politicos a la jefatura del hist6rico Partido
constitutional, organizando una junta directive de elemen-
tos prestigiosos de la que formaban parte, politicos como
don Belisario Sosa y don Eugenio Larraburre y Undnue,
expresidente de la Repfiblica, David Matto, ex ministry de









- 26 -


Fomento; Hildebrando Fuentes, lucido orador parlamenta-
rio; desempefiando las secretarfas de la junta directive
constitutional, el doctor don J. Arturo Carreio y don Vfc-
tor Criado y Tejada. Por aquel entonces surgi6 el confiic-
to con la Repiiblica del Ecuador, y Mufiiz, Ministro de gue.
rra nuevamente, hizo prodigious de acierto, manifestando
grandes dotes de organizndor military, improvisando en po-
cos dias un ej&rcito perfectamente armado y equipado que a
6rdenes del malogrado general Varela. march a la frontera
del norte para iniciar cimpania contra la Rep6blica del Gua.
yas; la juventud de Lima conio la de todo el Pert, di6 prue-
bas de much patriotism y de gran valor civico, enrolAn-
dose como simples soldados en las filas del ej6rcito improvi-
sado; y asi vimos con la blusa del soldado, exhibida con or-
gullo por las calls de la capital, a los hermanos Barreda, a
don Manuel yJorge Prado, a don Miguel y a don Oscar Mi-
r6 Quesada, a BclaInde, a los Lavalle, los Puente, a Carlos
Concha, Jose Galvez nuestro laureado poeta y a otros dis-
tinguidosj6venesde la sociedad limnefa.
Los abogados de la nueva generaci6n de Lima dieron
tambi6n una prueba elocuente de su patriotism, formando
la primera compafia de la Escuela Militar de Chorrillos, sin
quererse exceptuar ni aquellos qne como Luis Mir6 Quesa-
da, Rafael Grau, Gerardo Balbuena, J. A. Carreio y Mario
Sosa, eran diputados en ejercicio y estaban dispensados de
prestar la contribuci6n de sangre; y Lima entero, en medio
de una Iluvia de flores, ovacion6, henchida de delirante en-
tusiasmo, a los j6venes abogados que desfilaban gallarda-
mente por sus calls, con el rifle al hombro para ir a prestar
el 8 de junio de 1910, delante de la estatua del heroe de
Arica, el solemnejurainento de fidelidad a la bandera queri-
da de la patria.
Pero vino la mediaci6n tripartita de los Estados Uni-
dos, el Brasil y la Argentina; y qued6 ahogado el conflict
b6lico con el Ecuador. Mucho se ha discutido sobre este he-
cho diplomatico; hay quienes opinan que dada la magnitude
de las ofensas inferidas en Guayaquil y en Quito a las fami.
lias peruanas, se debi6 obrar r.pidamente en la invasion
sobre el Ecuador para castigar tanto agravio; pero noso-








- 27 -


tros juzgamos que la mpdiaci6n tripartita en cuesti6n, fu6
un gran 6xito diplomttico del canciller Porras, pues existia
una alianza defensive entire el Ecuador y Chile que el Peri
no tenia potencialid id military para destruir.
Hacemos un acio de justicia al declarar que en la organi-
zaci6n improvisada del ejdrcito de aquel entonces,cooper6 efi-
cazmente el jefe de la misi6n inilitar francesa, general Cld-
inent, el director de guerra coronel Aristedes de CArdenas y
todos losjefes de las regions militares, muy especialmente
los coroneles Sarmiento, Bonilla y AlcAzar.
Vino como consecuencia de la mediaci6n el desarme, la
desmovilizaci6n del improvisado ejercito de entonces; ej6r-
cito que formado en la Plaza de Armas, se negaba a entre-
garlas armas, gestionando con el general Mufiiz que aceptase
su proclamiici6n coio Jefe Supremo de la Rep6blica, derrocan.
do al primer gobierno del senior Leguia; pero el general Mu-
fiz, noble y patri6ticamente, se ocult6 en palacio, negando-
se a today entrevista con los exaltados conscriptos, saliendo
de.la casa de Pizarro por la puerta de la intendencia, en al-
tas horns de la noche, acompailado de sus secretaries poll.
ticos.
iC6mo-decia el general Mufiiz-yo aprovechar del pa-
triotismo de mis soldados para derrocar al gobierno legal
de mi patria, cuando ese ej6rcito tiene que ir a morir, junto
conmigo, al pie del morro legendario de Arica, en 6poca tal
vez no lejana?
iQu6 hermosa lecci6n de civismo!
Y este gran hombre pfiblico, muri6 pobre y sus tiernos
hijos no han recibido del Estado ni siquiera una de esas be-
cas que se prodigan a los hijos de familiar, que ningfn servi-
cio han prestado a la rep6blica.
iMuiiz ha podido exclamar como el personaje hist6rico:
Idngrata patria, no debes poseer mis cenizas.


Atravesamos ya el afo politico de 1911, aio en que
se realizaron los luctuososhechos queculminaron con el de-
rrocamientode la mesa legal de la nCimara de Diputados,








- 28 -


que representaba el doctor don Antonio Mir6 Quesada; el
general Mufiz, hombre de principios, de convicciones arrai-
gadas, educado en la escuela del deber y del sacrificio por la
patria, tenia que former en las filas de los opositores al
regimen de entonces. a la que se incorporaron tambien los li-
berales que ya se habian aproximado al gobierno.
Se form un comit6 parlamentario tripartito cuyo presi-
dente fu6 el general Mufniz. iQu6 oposici6n aquella! Ilustra-
da, viril, patriota, que no entendiasu deber cfvico en el senti-
do de la aguda obstrucci6n parlamentaria, sino en la forma
de lacensurahibil, ilustrada, a los proyectos gubernativos
que, nerced a esa oposici6n, quedaron depurados y corregi-
dosen sus defects capitals. Por eso el leader liberal D.Jose
Balta, en una sAtira final, exclamaba: MEl bloque; aunque
pilrezca una paradoja, es un colaborador del gobierno.' Y
en el Senado, el general Muriz discutia con altura las refor-
mas militaries relacionadas con los proyectos que habia ela-
borado la misi6n francesa relatives a la organizaci6n de zo-
nas, a la creaci6n de los oficiales de reserve, a la requisa de
aniimales para el trasporte de tropas y viveres en caso
de movilizaci6n; combatiendo, con today energia, tan s6lo
el de (Situaci6On military cuyo aplazamiento logrO, porque,
segfin su criterio, era opuesto a la Constituci6n del Estado.
iSugestivo ejemplo de moralidad politica!......Un military de
la antigua escuela, a lh que se ha querido califiear siempre
como pretoriana, como enemigajurada de las libertades pCi.
blicas, impide la aprobaci6n de un proyecto relacionado con
su carrera'de arenas, por ser opuesto a la Carta fundamental.
Nosotros disentimos de la respectable opinion legal del ilus.
tre parlainentario general Muiiiz. Creemos fundadamente
que la ley de situaci6n no es anticonstitiuional, y que hizo
muy bien el Congreso benavidista de 1914 ial sancionarlo;
aunque esta ley no ha producido todos sus saludables efec-
tos, sencillamente porque no se respeta, no se cumple, cuando
ella precisamente estA destinada a darle confianza al official
para seprarlo de la political militant que es el cancer que
ha pretendido devorar el prestigio de nuestro pequefio pero
lucido ejercito,









- 29 -


Germinanaba en el pais la political electoral plebis-
citaria de don Guillermo Billinglhulrst para si elecci6n
cono president constitutional de la reptiblica, cuya political
alcanz6 el mejor exito, cifindose el valeroso soldado de Cho.
rriilos lasinsignias del poder supremo. Billinghuitrs, era
hombre de gran talent, de vastisima instrucci6n, de una
ilustraci6n completamente enciclop6dica y de much patrio-
tismo; no es extrafio, por lo tanto, que los primeros ineses de
su gobierno, fueran de reform integral y sana de 1n legisla.
ci6n patria; entire los proyectos de la ley que forimul6 ese
gobierno, nmerece especial mencion el de reform de nuestra,
ley electoral, estableciendo entire otros puntos la intervene.
ci6n de la Corte Suprema,'ben6fica y depuradora, en la califi-
caci6n delos process electorales. Billinghurst, a pesur de los
arranques violentos de su carActer, tenia gestos de cordulra, de
esa cordura que es la caracteristicadelos giandeshomrbres
de Estado; su situaci6n political para la aprobaci6n de sus
proyectos de reform, era delicada, pues no tenia elements
propios en el parlamento, porque 6ste estaba formado, ini-
camente, por bloquistas y leguiistas. Entonces Billinghurst
invite a los salones de palacio a los miembrosde In comisi6n
especial de reform de la ley electoral del Congreso y a un se-
lecto grupo de las mrs distinguidas personalidades del par-
lamento deentonces, figurando entire los indicados los priiici.
pales leaders de una y otra camara, como Manzanilla, como
Antonio Mirl6 Quesada, como Salazar y Oyarzibal, coino
Jos6 Balta y otros. El Presidente Billinghurst, en un nota-
ble discurso hizo la presentaci6n y defense de su proyecto
de reform de la ley electoral; disertaron, h;iciendo atinadas
observaciones, casi todos los parlainentarios congregados
en palacio; pero el general Muniz no se qued6 atras e impro.
vis6 un conceptuoso discurso combatiendo algunos puntos
de la reform proyectada.
Se derrumbaba, por una hora de ofuscaci6n lamentable,
el progresista gohierno del senior Billinghurst; ya impera-
ban en palacio, en el recordado 4 de febrero de 1914, la Jun-
ta de Gobierno que presidi6 el coronel Oscar R. Benavides. Se
ha censurado, particularviente por el leader liberal senior









- 30 -


Balbuena, que el general Muniz no fuese el cautlillo del 4. de
febrero,) en defense de la integridad del Congreso, pero ya
cuando se discutin el ascenso de Muiiz a la alta clase de ge-
neral de division, el diputado constitutional, Dr.J. A. Carre-
nio, tuvo oportunidad para pulverizar este cargo, manifestan-
doque el respetable diputado D. Alberto Salom6n, miembro
prestigioso del comitd revolucionario del Congreso, a cuya
caballerosidad 61 apelaba, lo habia solicitado para compro-
meter la acci6n del general Muniz en el movimiento res au-
rador del (4 de febrero, a lo que se habia prestado el gene-
ral Mufiiz, pero siempre que se diese a la publicidad el decre-
to de disoluci6n del Congreso, pues abrigaba la esperanza
de que el president Billinghurst, por su probado patriotis-
mo, alandonase el prop6sito dafioso de atentar contra la
soberania del parlamento.
Se realizaban los actos lanientables del g15 de mayo,
producidos, es verdad, por una situaci6n exceptional, y se
organizaba el gobierno provisorio del coronel Benavides;
6ste con gran vision political, comprendi6 la gravedad de la
situaci6n creada, pues habfan zonas militares, como la del
norte de la que era jefe cl distinguido coronel Zuluaga, hoy
general, que simpatizaban por entero con las aspiraciones
del senior don Roberto Leguia a la sucesi6n presidential;
asi se explica que durante el regimen de la Junta de Go-
bierno fuese apresado, de orden del coronel Zuluaga, en
Lambayeque, el comandante don Rafael Zarauz, el segun-
do de Benavides en el Caqueti, y en el (4 de febrero; y el
ayudante de este jefe, el official Marcial, que apesar de ser
pariente de Balta,mienmbro de la Junta de Gobierno y uno de
los que trabajaban por don Roberto Leguia, simpatizaba
dicho Marcial, con el coronel Benavides, porque, como dste,
habia combatido bravamente en las selvas en defense de los
derechos territoriales del Peri. Pero Benavides ya presiden-
te provisorio, tuvo el tino de encomendar la presidencia del
Consejo de Ministros y la Cartera de Guerra y Marina, al
prestigioso general Mufiiz; y este s61o hecho, produjo la uni-
ficaci6n del ej6rcito y la conciliaci6n del regimen benavidis-
ta, que aplast6 la revoluci6n restauradora del leguifsmo.









- 31 -


Terminaba el rapido, pero fecundo regimen del general
Benavides, y 6ste duefio de la simpatia de todo el cjercito
national, con un Congreso formado en su mayoria por los
elernentos leguiistas que se habian reconciliado con su po-
litica; Benavides, decimnos, pudo aceptar los ofrecimieirtos
del propio leguiismo para quedarsc con el mando supreino,
pero el president provisorio con verdadera abnegaci6n ci-
vica, con su ilustraci6n hist6rica que le hacia conocer per-
fectamente que esas ambiciones desconcertadas habian fra-
casalo siempre en la repfiblica; convoc6 a los pueblos a
elecciones generals, para president y viceprcsidentes, se-
nadores y diputados del tercio saliente; y con tal motive se
lanz6 la candidatura presidential del general Mufiiz; pero
este military, constitutional de los lainados nefandos, no
quiso ir a las inforas del sufragio, sino con la consagraci6n
del voto de una Convenci6n Nacional de todos los partidos
politicos, inclusive!el liberal, cuyojefe el Dr. Durand, que ha-
bia hecho armas contra Benavides, se incorporaba tranqui-
lamente a la Convenci6n; en ella fiiu vencido el general Mn-
fliz y proclamado don Jos6 Pardo, candidate a la presiden-
cia de la repfiblica.
Ya que rememoramos estos hechos clAsicos de nuestra
political, debemos evocar algunos incidents que nos son
bastante conocidos. Debia producirse la segunda votacion
conventional; los muflicistas opinaban porque debia repetirse
la primer votaci61z que a su juicio no habia sido legal; en-
tonces el diputado D. Rafael Grau,con esa agresividad vale-
rosa que todos le conocimos y asesorado por algunosjefes
caceristas, revolver en mano, produjo un barullo con el fin
de disolver la convenci6n. Noticiado de este hecho, por te-
l1fono el general Muniz, mand6 ripidameute a su prosecre-
tario, eljoven D. Eduardo Llosa y Rivero, con el encargo de
inanifestarle al Dr. Gran que agradecia su exaltaci6n par-
tidarista; pero que se calmase; que d6 no aceptaria la candi-
datura a la presidencia,sino era proclamado por la conven-
ci6n de los partidos, cuya iniciativa era suya. En efecto,
triunfante en la decision conventional la candidatura presi.
dencial del Dr. Josd Pardo, el general Mufiiz, noble y pa-











tri6ticamente, di6 un manifiesto a sus correligionarios poli-
ticos, retir6ndose del campo electoral. Despu6s, ya gobier.
no D. TosA Pardo, compete el error politico,,como ya lo hemos
manifestado, de distanciarse del general Mnufiz, y 6ste enfer-
mo, mis moral que fisicamente, devorado su espfritu por la
decepciOn political y por la ingratitud de los hombres, cerr6
los ojos a la luz, dejando a sus hijos como fnica herencia su
nombre ilustre,el ejemplo de sus virtues eiicas, su prop6si-
to cien veces manifestado de sacrificar todo interest, toda as-
piraci6n, todo bien, en holocaustro a la felicidad de la pa-
tria.
Pero antes de terminal el studio de nuestro biografia-
do, queremos manifestarle al pais, una lecci6n elocuentisi-
ma que se desprende de la vida political del ilnstre general
Muniz; 6ste no actu6, ni quizo actuar jatas, sino dentro la
acci6n political del Partido constitutional a que perte-
necia, dando asi testimonio, de la necesidad de organi-
zary dar vida a los partidos politicos, para evitar los
escollos del despotismo y de la anarquia que se presen-
tan siempre en los paisesdonde no existent partidos bien
establecidos; y ese Partido constitutional, cuyo prestigio
clev6 Mufiiz a la misma altura de la agrupaci6n civi-lista, se
ha convertido hoy en una parcialidad burocratica, sin pro-
grama, sin cohesi6n, sin ideals, sin mis aspiraci6n que
el reparto entre sus correligionarios de iltima fila, de los
infimos puestos de la adminsitraci6n pfiblica.
iSi Mufiiz resucitara,se enterraria de nuevo para no pre-
senciar el descenso del Partido que 61 dignifie!......



Un deber de hidalguia me obliga a consignar aquf, a
petici6n de algunos jefes en servicio en 1910, enitre ellos el
dignisimo coronel Pio Alcali, jefede lasegnada division que
debia opera en el norte, 'la rectificaci6n de que el ej4rcito
improvisado de entonces, no pretendi6 derrocar al gobier-
no del senior Leguna, cuaido la desmovilizaci6n producida a
raiz de la mediaci6n tripartita en el conflict con el Ecua-


- 32 -








33 -

dor a que me referia en la primer parte de este studio
biogrtfico.
Yo he tornado estos datos de personas mtty allegadas
al general Muliiz y que tienen motives para conocerlo, y
solo una gran convicci6n de la verdad de este hecho pudo
Ilevarme a consignarlo; pero de todos modos, y no habien-
do sido testigo presencial, hago la rectificaci6n para que
se abran las puertas de la investigaci6n hist6rica sobre es-
tos hechos trtscendentales de la historic contemporinea de
la repfiblica.



















Dr. Enrique de la Riva Aguero
SENADOR


FirArnide de la polftica, del foro y la catedra, hombre de
estado, por atavismo y por st ilustraci6n integral. Naci6
en Lima en 1857; su abuelo fu6 el gran mariscal Riva-Agfie-
ro, pr6cer de la independencia national y politico muy dis-
entido de los primeros tiempos de la Repfiblica. Su padre,
el doctor don Jose de la Riva Agilero, fut figure de primer
fila del pardismo histirico, y cuenta la tradici6n que don
Manuel Pardo so fijaba en el, como su possible sucesor en la
presidencia de la Repihblica.
Nuestro biografiado fu6e alumnodescollante de la Univer-
sidad Mayor de San Marcos, cursando los studios de las fa-
cultades de Jurisprudencia y Ciencias political y administra-
tivas, siendo decano de &sta filtima el eminente publicist
frances Pradier Fodere, leal antigo del PerCi, pues durnnte la
guerra con Chile funld6 en Paris el peri6dico (L'Amerique ,
junto con el 29 secretario de la Legaciln peruana en Fran-
cia, don Oswaldo Carrefio Dehesa, y del hermano de 6ste, in-
geniero military civil, Alejandro, y del famoso escritor Ley.
va, peri6dico que alcanz6 gran prestigio en Europa, mere-
ciendo su labor de defense peruana el elogio agradecido del
defensor de la integridad territorial, benemdrito general
CAceres.
Don Enrique de la Riva Agluero fui el primer graduado
de doctor en la Facultad mencionada de Ciencias political y
administrativas, recibiendose de abogado en 1883, regen-









- 35 -


tando en la Universidad la cAtedra de Derecho administrati-
vo, por aquel entonces.
Riva Agiiero principi6 a figurar en political por las altas
cumilres, pues cornenz6 su carrera como diplomAtico en
1895, cuando ocupaba el solio del poder, como president
de la Junta de gobierno y ministro de Relaciones Exteriores,
el eximio estadista don Manuel Candamo, quien nombr6 a
Riva Agiiero ministro plenipotenciario en Bolivia. La tiran-
tez de relaciones entire nuestra patria y la repiblica de la al-
tiplanicie era aguda; estAhamosalborde del conflict b6lico;
la cancilleria de Sucre demor6 dos ineses en recibir al pleni-
potenciario peruano; pero el tacto de Riva Agiiero, sus gran-
des dotes de negociador, su inteligencia y su vasta ilustra-
ci6n protocolaria, evitaron la guerra.
Imperando ya el gobierno ilustre de don NicolAs de Pi6-
rola, fut nombrado Riva Agiiero miembrodel Conisejo de Es-
tado, sustentando un luminoso informed sobre la Ilamada
Relaciones Exteriores en el gabinete que presidi6 el ilustra-
do jurisconsulto doctor don Manuel Pablo Olaechea,a quien
reemplaz6 en la jefatura dcl Consejo de ministros por aque-
lla 6poca.
Durante el ministerio Riva Agiiero, se agit6 de nodo
aigudo nuestra cuesti6n diplomatic con Chile, paradarcum-
plimiento a la clAusula 3" del tratado de Anc6n, ya caduco,
que establecia la f6rmula plebiscitaria para fijar la naciona-
lidad future de. nuestras queridas provincias cautivas de
Tacna y Arica, habiendose confeccionado, por aquel enton-
ces, el notable protocolo Billinghurst-La Torre, que fuW a-
probado rApidamente por el Congreso pernano, y aplazado
deslealmeinte por el Senado chilenio, protocolo que es el arma
mins decisive que nuestra Delegaci6n debe haber aducido en
Washington para sostener, Ilenando de sonrojo a los dele-
gad.)s chilenos, que no es el Perf responsible del incumpli-
miento de la expresada clAusula 3V del tratado de Anc6n, si-
no la falsia, la mala f6 y el espiritu de conquista de la canci-
lleria del Mapocho. Por aquella epoca surgi6 cierta etique.
ta de relaciones political entire el antiguo civilismo, de que









- 36 -


era cabeza don Manuel Candamo y el pierolismo, inclinan-
dose Riva Agiiero, a muestro juicio inconsecuentemente, a
servir los intereses politicos de este.
Gabernaba el Perl don Eduardo L6pez de la Romafia, y
Riva Agiiero renunciaba el ministerio de Relaciones Exterio.
ies en 1899. La gesti6n diplomatica de Riva Agiiero fu bri-
llantisima, pues inici6 una especie de trabajo de cancilleria
cerca de los. gobiernos de Amdrica, en defense de los dere-
chos del Per6 en la cuesti6n de Tacna y Arica, formandose
asi la luz de la moral international sobre tan delicado pro-
blema.
Las corrientes political le la repfblica habian sido re-
movidas; el neo-civilismo y su ilustre jefe doctor don Jose
Pardo, escalaban las grades del poder supremo, y Riva
Agiiero, en 1905, era elegido, por el voto unAniine de los elec-
tores, senador por Ancachs. La actuaci6n parlamentaria
de Riva Agiiero estuvo a la altura de su intelectualidad so-
bresaliente; Riva Agiiero era ya un legislator hecho, nutri-
do de.ciencia juridica, de prestigio, de alturn de miras y, so-
bre todo, de una gran independencia de caricter. Asi al mis-
mo tiempo que terciaba elocuentemente en la reform muni-
cipal, en la del C6digo dejusticia military, en el proyecto de
ley sobre sociedades an6nimas, se enfrentaba tambien al go.
biernodcl president Pardo, con quien estaba vinculado por
lazos de.familia, para combatir el proyecto de emprdstito de
tres millones de libras para la construcci6n de un ferrocarril
al Ucayali, por lo que Riva Agiiero conquist6 6ste, para no-
sotros si mpatico titulo: uel civilista rebeldea.
Durante. el primer gobierno de don Augusto B. Leguia,
fu6 nombrado Riva Agiiero, en 1907, ministry plenipotencia.
rio en la Repiblica Argentina, colaborando en la espedici6n
del laudo argentino. Rentnci6 esta plenipotencia por desa.
cuerdo de,ideas con el canciller Porras, quien firm6.un decre.
to de destituci6n del cargo, que Riva Agiiero siempre ha ex-
hibido como timbre de:honor.
Llegamos al interesante period parlamentario-pplitico
de 1911. La autocracia habia tritinfado, sobre las ruins de
la lFgalidad, cnterrada viva, junto con la presidencia de la








































Dr. Enrique de la Riva Aguero









- 37 -


CAmara de Diputados del Dr. D. Antonio Mir6 Quesada; el
viejo I'artido civil, el partido de las grandes reforms, que
d6 cisionado en dos grupos: el leguiismo y el Pat tido civil
independiente, del que fue jefe don Enrique de la Riva Agiie-
ro; y es precise declararlo con verdad, que Riva Agilero no
supo corresponder a la confilnza en 1l depositada, en aque-
lla 6poca, por sus correligionarios politicos. Rodeado de las
prestigiadas inteligencias del Bloque parlamentario, vincula-
do estrechamente a losprestigios militaresdel inclito general
Muniz, en perfect comunicaci6n political con el ap6stol de la
democracia peruana don Nicolas de Pi6rola, que acababa de
sufrir una cruel persecusi6n del poder, no supo, no quiso, o
no tuvo el valor civico necesario para restaurar en la Repfi-
blica el pend6n de la cLegitimidad encarnecido ; y el Partido
civil independiente se exhibit ante la Naci6n como un espec.
tro, incapaz de reprobar los atentados a la soberanfa de
Congress.
Viene despu6s el gobierno plehis itario de don Guillermo
Billinghurst,y Riva Agiiero se cubre nuevamente con la toga
del diplomttico, desempefiando, co todo lucimiento, nues-
tra plenipotencia en Espafa.
Don Jose Pardo, el laureado president conventional, a-
sume de nuevo el mando supremo, y Riva Agiiero es encar-
gado de la fornaci6n del gabinete, tomando para si la car-
tera de Relaciones Exteriores .
Nunca se arrepentirA bastante don Jose Pardo de la in-
gratitud e injusticia que represent la formaciOn del gabine-
te Riva Agiiero, en el que no se di6 participacipaci6n algu-
na a los distinguidos politicos del Bloque parlamentario,
del Bloque restaurador de la ya sepultada popularidad de
don Jos6ePardo, del bloque, formado por los hombres mejor
cap;citados para la funci6n pfblica, del bloque que habfa
sostenido la ensefia del pardismo, sin arriarla ni en medio
de las grades tempestades de nuestra political personalis.
ta; pero en el Peri no es extraflo 6sto, lo extrafio es que el
senior Pardo no formara su gabinete con don Juan Manuel
de In Torre, que se proclamaba president provisorio de la









- 38 -


Caimara de Diputados, produciendo el caos institutional de
1911.
No es extrafio por lo tanto, que habiendo proclamado el
bloqque en su evangelio politico que (gobernar sin presupues-
to aprobado por el Congreso era acto anticonstitucionnI),
tesis political elocuentemente sostenida por el talentoso par-
lamentario don Jos6 Matias Manzanilla; Riva Agiiero tuvie-
ra la audncia de no convocar al Congreso en los comienzos
dela administraci6n pardista, a sesiones extraordinarias pa-
ra la sanci6n del presupuesto que qued6 asi administrativa-
mieate prorrogado en 1916, faltando de esta manera a los
antecedentes del bloque y pudiendo producer en el pais la
creencia, de que los ideales que este habia sostenido en la
oposisi6n que gener6 el Partido civil independiente, no eran
sinceros, pues en el poder hacia tabla-raza de ellos.
En cuanto a la gesti6n diplomAtica del Canciller
Riva-Agiiero, podemos decir que no march deacuerdo
con la opini6n pfiblica, pues por error de concept,
sostuvo una orientaci6n iiclinada a los interests del Prusia-
nismo detentador de la Alsacia y La Lorena, en pugna con
las aspiraciones internacionales. de los aliados que sim-
bolizaban los principios de reintegracion territorial y de
justicia, que se han discuti.do ultiminaente en las confe-
reicias de Washington. Los errors de los grades
hombres son asi, ineomlnrensilles y ciegos; pero hay que re-
conocer en la orientaci6n diplomnttica de Riva-Agiiero, una
gran sinceridad, una comnleta buena f6, porque 61, precisa-
mente, por antecedentes de familiar esta ligado a la aristo-
cia Belga, al pais hbroe y martir que poir hacer respetar la f
de los tratados, en que era parte, cerraba el paso, con un
puiado de valientes, a las inmensas legiones del soberbio
Kaiser; y luego despu6s Riva-Agiiero, inanifest6 una grand
dignidad civica, dejandolafaja ministerial, tan pronto como
comprendi6 que los seitirnientos predominates en el par-
lainentoy en el pais, favorecian por entero a la Causa
Aliada.
Riva-Agiiero ha tenido un grand bagaje de labor inte-
lectual, asi, pronunci6 un famoso discurso en el Ateneo de









39 -

Lima, sosteniendo queen en el PerCi deberia existir la ins.
tituci6n del oConscjo de Estado; cuando fui Ministro de
Relaciones Exteriores en el gobierno constitutional de Pi6-
rola, hizo circular un trabajo juridico contra las reclamacio-
ties diplomAticas de los extranjeros.
Haciendo pu)s el balance de los servicios prestados a I a
Repfiblica por nuestro biografiado, podemos decir que su
activo supera enormemente a su pasivo; pues si como jefe de
partido, no tuvo acci6n political digna de encomio, si como
('anciller del 20 gobierno de Pardo estuvo poco acertado; en
cambio fu6 un parlamentario de control, destacindose co-
mIn tribune elocuente, y fue sobre todo un. Plenipotenciario
de gran brillo, laureado en Sucre, Buenos Aires y Madrid.
Por eso el fall definitive de la histoi ia, tiene que serle fa-
vorable......



















Dr. Elias Malpartida
SENADOR


Patriarca de la political national, jurista y orador, in.
dustrial y politico.
Don Elias Malpartida fud doctor en Jurisprudencia y
Ciencias Politicas y Administrativas; pero no ejerci6 la pro.
fesi6n de abogadlo, viviendo consagrado a la administration
de sus ricos minerales del Cerro de Pasco.
Ingres6 a la political como fundador del Partido Dem6-
crata, que organizara el cerebro colossal de don NicolAs de Pi6-
rola; y en 1883, a raiz de la paz de Anc6n, se incorpora Mal-
partida a la Asamblea Constituyente de aquella epoca, co-
mo diputado por el Cerro de Pasco, formando en las filas de
la minoria de oposici6n de tinte pierolista, en la que habian
inteligencias como la del doctor Manuel Pablo Olaechea, los
dos hermanos Sanchez Guti6trez y otros. Desde el primer
moment se destac6 como orador parlamentario de primer
fila, combatiendo, con gran valor y elocuencia, la political
del gobierno. En una notable arenga, en la que hizo la
censura acre de los desmanes cometidos por las fuerzas igle.
sistas, en el asalto a la plaza de Trujillo, el 10 de octubre de
1884, tuvo toques oratorios de tinte completamente Caste-
larianos.
Malpartida no figure en political durante los regimenes
de Ciceres y Morales Bermfidez; pero triunfante la revolu-
ciin coalicionista del 95, form parte de la Junta de Gobier-
no de nquella 6poca como ministry de hacienda, revelAndose
financista de vuelo, politico sagaz y administrator piiblico







































Dr. Elias Malpartida









- 41 -


ilustrado y recto. Despu~s, ,arlin-rt idl: se distanci6 bast.n-
te del gobierno de don Nicolis de Pierola, combatiendo la
imposici6n de Romania en provecho de la sucesi6n presiden-
cial de don Guillermo Billinghurst; y como esta political no
alcanz6 6xito, Malpartida volvi6 una vez mas a Ia vida pri-
vada, lo que le di6 oportunidad para realizar el il' !-nirI.
negociado de traer los capitales americanos, para comprir
sus minas y Inas de otros industrials del Cerro de Pisco.
Nosotros somos naionalistas; pero esto no quiere decir
que no sostengamos la necesildad inaplaz.able Ide l venida .n
Perit del capital extranjcro par la I explotaci6n de sus gran-
des riquezas. Lima no tendrin boy sus hermosas avenians
de la Colnena y el paseo Coldn, si Malparfida, desdefiando
los recelos de la political hign rv; ,no hlabiera realiza.lo lti
operaci6n financier a que nos refrinmos que iilyect6 a aues-
tro mercado de capital, con el rque se iian coDstrnai~ Ins
grades obr;s arquiteet 6nicas de las avenlids mencionatns.
Qut gana 0! Perti con i pgoismo de cirtos plntbcraan,tifque
como el millonarioFern iidini, qe posee casi tofloslos nine
rales del departamento de Huantcavelica; ni cxplota por sii
cuenta,ni quiere enagenar nl capital extranjero, para qielos
grades tesoros qne nos dier la n turalezan tli ii pernTum -
cer escondidos en las eintralfis de na tierra, sin provechlo a;-
guno para Ia nnci6n qne es la madre e ess riquezas?....
Durante el gobierno de don Guillermo AP.inlrh -isl-, Mnl-
partidn assume lajefatiura del Consejo de ministros y In ca;r-
tern de gobierno y policia. L comprobnci6n Inis clara i1,.
Ta importancia que tiene piaa un gobierno In coolboraci'n
de consejeros de talent y de saber, la.tenemos pn la l I':ol.
te actuaci6n mninisterial de 31:i..irth1:i, quien, a pear de Ins
asperezas de la Ipoca, y de tratarse de un 7i lgilH personal:
de gobierno, desvincnlado de los partidos y sin fiiel z:i p 1j 'i;n
en el Parlamento, tuvo la gloria de presenter y "iacer san-
cionar por el Congreso una Reforima integral,justieiera y sa-
bia de la legislaci6n electoral de nl Repibldiean establecieindo
In intervenci6n de la Corte -.; iij in:, en la I lllii:.itiin1 de lS
process electorales, rpforami que ha prodm'ido tan 1a I, 'i-
cos resultados para el ejericiio libre diel voto ,I.'ik I'...









- 42 -


nor eterno a tan distinguido esiadista, que realize taii bend-
fica obra en provecho de su patria!............
Durante el regimen de la (Patria NuevaA, Malpartida se
incorpor6 a la CAmara alta, como senador ppr Juin, mani-
estando grandes dotes de legislator y politico parliament.
rio. Independiente, talentoso, de vasta cultural jurfdica yad-
ministrativa, terci6 en todos los grandes debates de esa ra-
ma del Poder Legislativo, enmendando errors, supliendo de-
ficiencias, dando lustre al debate, sobre todo en los t6picos
hacendarios relacionados con el Banco de Reserva, con la ex.
traccion del encaje metAlico y con la moneda feble, discusio-
nes en que pulveriz6 las ideas extraviadas del Poder Ejecuti-
vo en el particular.
La muerte le sorprendi6, por desgracia para la Repfibli-
ca, desempefiando la presidencia de la Comisi6n diplomAtica
del Cpngreso, en los moments mismos en que se ha someti-
do a la discusi6n de este alto Cuerpo el protocolo Porras-
Aldunate; y es de sentir que Malpartida,diplomitico proimi-
nente, patriot sincero y iniembro de la Asamblea Cons-
tituyente que ratific6, contra su voto, el tratado de Anc6n,
no haya podido contribuir, con sus luces y experiencia legis-
lativa, al studio de tan delicado problema international.
iQue Dios salve al Perfi!-decimos nosotros como-decia,
en ocasi6n memorable, el ap6stol de la democracia, el pre-
claro estadista don NicolAs de Pierola, cuando se despojaba
de las insignias ddel poder snpremo, despues de los inmereci-
dos desastres de San Juan y Miraflores ..................









- e-43- e-4 ^^2^^^^ ->^b. ^









Dr. Wenceslao Valera
SENADOR


Oriundo tie Cajamarea; fueron sus padres don Jos A'.
Valera, y la respectable matron doia Rafaela Olano de Va-
lernt.
*'Hizo sus studios en el.Colegio Nacional de su ciudad na-
tal; con notable aprovechamiento, ingresan.do despus a la
Facultad de Jurisprudencia de la Uuiversidad Mayor de San
MatIcos, cursando todas las CAtedras de Derecho, iasta to-
mar Ia toga de abogado,habiendo alcanzado la contentadel
lachillerato en la expresada Facultad.
:Patriota de coraz6n, Valera perteueci6 a los reservistas
que el afio 81 cerraron el paso al Ejcrcito invasor de la Re-
piblica de Chile, perteneciendo al batall6u N9 26 que co-
niahd6 el honrado ciudadano don Ismael Muro, despues pre-
fecto de Lima.
La vida parlamentaria de Valera es larga, fecunda y me-
ritoria; en 1886, al iniciarse la restauraci6n constitutional
que llev6 al solio del poder supremo al benmnerito general
Caceres, Valera era elegido diputado por Cajamarc;, en lu-
cha abierta con el oficialismo, incorporAndose a la brillante
oposiciio de aqilella 6poca que combati6 "on deniuedo el leo-
tiilnocontrato Aspillaga-Dounohgmotre, hasta ser espul-
sada de la Ctiiara por un golpe de Estado del Poder Eje-
cutivo.
Triunfante la coalici6n contra el regimen mtilitar de CA-
ceres, en 1895, Valera fuc proclamado diputado propietario
por' laI provincia de Contumazil, siendo uno de los mis ar-









- 44 -


diteites luchadores del tCentro Independientes de la Caima-
ra baja que organizara el doctor don Augusto Durand; cen-
tro, que con leaders comO GermAn Leguia y Martinez, y J.
Matis Manzanilla, libraban las mis ruidosas batallas de
Oufestro parlamento en defense de las juntas departamen-
tales, de la descentralizaei6n del sufragio, del respeto ciego,
levantado y noblee ia la constituci(i y leyes del Estado.
En 1896 cl doctor Valera era elegido por gran mayoria
de votos, president de la CAmuara de diputados, distinguidn-
dose por su inparcialidad en la direcci6u de los debates, por
el respeto inviolable al reglamento, por el culto apasionado
y sincere a la libertad de la tribune que es, por decirlo asi,
el Evangelio de todo regimen de gobierno detmocrgtico y re-
presentativo.
El Partido liberal, el partido de todas las libertades y de
todas las reformias progresistas, ha Ilevado en el Perfl, una
vida intermitentey fugaz, pero gloriosa. Iniciado en bos-
quejo ipr las logias mas6nicas, a raiz de la independencia
national, se irguii avasallador y deslumbrante el 54 con los
Galvez, los Paz SoldAn, los Santisteban; se eclipsa despu6s
para renacer como el Fenix en 1866en que se produjo el con-
flicto con Espatia; los liberates, en efecto, rodearon al jefe
de los revolucionarios coronel Prado, para escoltarlo hasta
alcanzar al pie de las baterias del Callao los laureles del r2
de MayoV; el dictator Prado tuvo como ministry a miem-
bros conslpcuos del Partido Liberal hist6rieo, come Gilvez,
coIRO Tejeda, como Manuel Pardo. Despu6s del conflict
del Pacifico, y duranteel gobierno provisorio del general
Iglesias,se reorganize el Partido Liberal con el doctorQuim.
per (padre) a la cabeza, y con un escalaf6o de adherentes de
his classes intelectuales del pais; pero los incidents de la lu-
eha civil con Ceceres, frustraron la reorganiziaei6n del Iar-
tido Liberal, que s6lo vino a radicarse en 1900, proclaman-
do como sujefe al doctor don Augusto Durand. En esta 61-
tima reorgauizaci6n del Partido Liberal, cooper, con sus
luces y prestigio el diputado Valera; la aurora de la nueva
reorwanuizaci6n de este Partido fu risuefia; estuvo acaricia-
da por las brisas de lajuventud y por la orientacion sana









































Dr. Wenceslao Valera









45 -
de politicos de figuraci6n como Elias Malpartida y Ricardo
Flores; pero algunas claudificaciones, la tendencia casi cons-
tante de este Partido a la trevueltas, no tanto en defense
de las libertades pfiblicas, que como colaborador de los go-
biernos no supo respetar; sino mAs bien sirviendo las aspi-
raciones pesonalisimas del doctor Durand, han producido la
niebla de ese Partido, cuya doctrine encarna en todos los
Estados los mAs nobles ideals de laJuventud y del Pueblo.
En 1911, epoca de gran convulsi6n political y parlamen-
taria, Valera era elegido Senador por el departamento de
Ancahs engrosando con sus colegas del Partido Libe-
ral, la oposici6n bloquista de grata recordaci6n para el
pafs, Viene despues el movimiento plebiscitario y la elec-
ci6n por el parlamento de Don Guillermo Bilinghurst como
president de la Republica, y en 1912, Valera era designa-
dlo por aquel gobernante, su Ministro de Relaciones Exte-
riores.
Es muy discutida la political international del senior Bi-
Ilinghurs y de su Canciller doctor Valern; nosotros sin des-
conocer el patriotismlo de uno y otro magistrado, no esta-
mos de acuerdo con los lineamientos de esa political, no obs-
tante que conocemos prufundamente las sanas razones que
la inspiraron, sin desconocer tampoco que ella estuvo
sustentada en apreciaciones sinceras do nuestra compli-
cada situaci6n international. Es una impresiOn muy arrai-
gada, de la que han participado personajes iny ilustres
de la political y del parlamento, la de suponer que to-
das las complicaciones diplomaticas que ha sufrido y sufre
el pais con sus vecinos, reconoce por causa fnica nues-
tras divergencias con Chile, error desmentido por la histo-
iia; Chile se ha aprovechadode esas divergenciascon maldad
refinada; pero ellas han existido desde la proclamaci6n de
nuestra independencia; ahi estd la guerra con Colombia del
aiio 29; la invasion de Bolivia pot Gamarra; la Confedera-
ci6n Perf-Boliviana;'el desastre de Ingavi, hechos que recha-
zan la imformiaci6nantojadiza a que hacemos referencia. Es-
ta situaci6n volcanica de agitaci6n international, en que ha
vivido siempre nuestra patria reconoce por causa la nobleza
del Peru, su respeto a los ddbiles,su culto fervoroso a la mo-
ral international; porque cuando nuestro pais tuvo poderio









,46 -

bastante en mar y tierra, para resolver de confo rmidad con
sus intereses, sus cuestioties de fronteras, s6lo'supo pactat
con el Ecuadorel cirioso tratado lde (Mapasingtue y el
aciago pacto de alianza defensive con Bolivia! .....
Valera es uno de los diplomaticos nuestros que ha juz-
gado necesario un arreglo con Chile, para library al Pertf de
los cuadrillazos protervos de sus colindantes; y Yste era
tambien el sentir del ilustre president Billinghurst; anmbos
fuerdnhasta coordinar cablegraificamente con el gobierno de
Chile, un protocolo por el que se postergaba por 20 afios el
plebiscito a que se refiere la clAusula 39 del bratado de Au-
c6n, para definir la nacionalidad de las provincias cautivas
de Tacna y Arica y Se, fljaban las bases para producer el v1o-
to plebiscitftrio.
Este pacto era inaceptable. iC6mo! iY Tarapaca, y la
expulsion de los curas peruanos de Tacna y Arica y la clau-
sura de las escuelae nuestras en la Zona irredenta, y la ex-
ptlsi6n en masa de la pohlaci6n reinicola, eran por ventura
todas estas desgracias conciliables con el status quo-por 20
aios que representaba aquel protocolo?.....,
El President Billinghuist ley6 en el Congreso Nacional
de aquella 6poca, unl mensaje haciendo la defense del proto-
colo Valera, y recibi6 conio respuesta el silencio frio, pei'o
elocuente del parlamento todo, que significaba moraltnente
su irechazo; y sinembargo. jQuitin puede negar el patriotis-
iio acrisolado de Billinghurst y de Valera? absolutamente
nadie, fuWpues s6lo un error; no hay base dearregloposible
coil la Repfiblica de Chile; el conquistador no cede jamAs, si.
no cuando se le quita de la mano las armas con que escarne-
ci6 la justicia international usurpando inicuamente los tmis
ricos territories de sus hermanos. El protocol Valera, conmo
el recientemnente celebrado por los plenipotenciarios Porras y
Aldunate, representan tin fracaso international, porque por
lo menos no significant la soluci6n integral del problerna del
Pacifico; Tarapace no puede dejar de ser tierra peruana a
pesar de los insolentes desplantes en contrario de la delega-
ci6n chilena en Washington, que los delegados Porras y Ve-









47 -

larde no tuvieron el valor de reehazar con today la altivez
del patriotism herido.
Valera fu6 uno de los delegados del Partido Liberal que
pact la convenci6n electoral que lanz6 por segunda vez la
candidatura del doctor don Jose Pardo a la presidencia de
la Repiblica, y al inaugurarse este gobierno en 1915, Vale-
ra asume la Cartera deJusticia, Culto e Instrucci6a.
Valera ha sido periodista de fana; su pluma, Ilen6 mu-
chas pAginas de los 6rganbs del Partido Liberal contempo-
rAneo, habiendo sido uno de los redactores principles de
LiLa Evoluci<'>in.
Valera es orador conspicuo, pero no fogoso; de tinte
mns forense, que parlamentario; tiene una argumentaci6n 16-
gica, persuasive, eficaz para la pol6mica, y un estilo castizo,
suave, cultisimo; pero carece de imAgenes y de arranques
tribunicios por su temperament conciliador y por sil ejer-
cicio constante de la palabra en los torneos del foro.
Valera es a6n, un politico de porvenir.



















Dr. Julio Ego Aguirre
SENATOR


Verdadero hombre de administraci(6 y de gohierno, ha
sefialado su pase por las altas esferas del powder, dejando en
todas ellas el sello indeleble de su personalidad, de su espiri-
tu moderado, tranquilo, organizador y justiciero.
Hizo sus studios preparatorios, con brillantes resulta-
dos, en el colegio de Nuestra Sefiora de Guadalupe de esta
capital, cubriendose con la toga de abogado el afo de 1885,
iniciAndose lucidamente en la carrera del foro en la cglebre
causa criminal contra Machiavello, sosteniendo la teorin
positivista de Lambroso sobre el c Hombre criminal, y
afirmando la complete irresponsabilidad de su defendido
por depresiOn organic cerebral.
Ejerci6 tambidn el sacerdocio de la defensaen las capi-
tales de la repfblica del altiplanicie: Oruro y la Paz;
trasladandose despues a Iquitos, donde se prestigi6 social
y profesionalmente, por lo que, el voto untinime, esponta-
neo y libre de los loretanos; lo ungi6 con la investidura se-
natorial por ese important departamento de nuestro
Oriente en 1907; pero Ego-Aguirre naci6 m6s para las
tranquilas funciones del poder gubernamental que para las
agitadas y volcanicas luchas del parlamento; y por eso, en
1910, dejaba la curul del senado para asmnir el portfolio
de Fomento durante el primer gobierno del senior Augusto
BI. Leguia. La actuaci6n ministerial de Ego-Aguirre fue al-
tamente provechosa para el pais, por la series do reforms
administrativas, de iniciativas de orden legislative que se







































Dr. Julio Ego Aguirre








- 49 -


llevaron a cabo, debido a las luces, a la ilustraci6n y al ape-
go al debeir del liniistro Ego-Agdirre.
La creaci6n del ministerio de foniento, como bieh se i-e-
cordarA, fic obra de lit;mentalidad superior del notable esta-
dista don NicolAs de Pierola; rainos totahienhte tcilicos los
qte forman esa repartici6nadihiniisttativa;'coimoel de obrtas
pliblicas, el de sanidld, el de irrigaci6n y cololizacion ide
tierras, estoiban repartidos entire los otros ministerids, cil-
ya flialidad pilblica no tiere conexion algtiia conl los expre-
sados ranids; luego lial)iat otras materials, como la rielacio-
nada coi la itudustiian en general, con la de propaganda de
caficter econ6riico, dentro y fiei-a del pafs, conio la resolu-
tiva de los graves conflicts entire el capital y el obrero, y
algunas mis que no dependfan de ministerio alguno.
Dado el program que inforina la vid del ministerio en
ctesti6n, se comprender, facilmente que se trata de tin mi-
nisterio tecnico,cuyo desempeno corresponde a un ingeniero,
y por eso nada tiene de particular que el ranrib de fomento
haya sido atinadamente desempefada por un Capelo, por
tin Balta, por tin Alayza y Paz Soldan; pero es raro, cierta-
mente, que el ippresado ministerio alcatizara alto relieve y
fecunda acci6n pfiblica durante su ejercicio por tin aboga-
do como Ego-Aguirre, muy habil en su ramo, mas no con
preparaci6n cientifica en especialidades de otras profesio-
ties; es quie para el acierto en el gobierno de tin pais
s6lo se necesita honradez, patriotism, contracei6n al de-
ber; cuialidades todas que reune er alto grado nuestro bio-
grafiado:
SOh notableS, durahte la intervencidn del ministro Ego-
Agtlirre eii el timo de fonrtento, los profundos estUdios que
s6 bicieron por un etiinente electricista italiano sobre los
inaniantales que, cotio los del Lago Titicaca, pudden ser-
vir para crear fuerza eletrica; esa fueria que inipulsalas
irdustrias, que facility el desarrollo de las vias firreas,
que es, por decirlo asi, el motor del progress industrial
y ecoh6niico de Un pafs.
Hoy el ministerio de fomento estA atacado de parAlisis
agudla; y eso que stis distintas secciones estin dirigidas por










especialistas de inteligencia e ilustraci6n notorias, como la
de ferrocarriles, de que es director el ingeniero sefnor Gueva.
ra, el venerable maestro de today la juventud professional del
pafs, y austero funcionario que nunca puso en subasta su
conciencia t6cnica en emitir un informe; mereciendo t-ai-
bien especial menci6n la secci6n de salubridad dirigida por
Mr. Hanson, al que ha reemplazado filtimamente el talen-
toso m6dico siquiatra doctor Sebastiin Lorente; la de in-
dustrias, a cuya cabeza estA el inteligente doctor Pizarro;
la secci6n del tralib:io, dirigida por unjoven abogado, Eras-
mo Roca, que de simple estudiante carolino alcanzaba ya
grades exitos para su patria en el congress obrero de Bue-
nos Aires, y, recientemente, como agregado a la embajada
del centenario mexicano; y con el commando de todas estas
oficinasadministrativas estai un prestigioso funcionario, co-
mo el doctor Zegarra, muy apreciado por sus subordinados
y por el piiblico en general; y sin embargo, como ya hemos
dicho, no sabemos porqu6 estA semieclipsada la funci6n pu-
blica de este Ministerio.
Ego-Aguirre, como hemos dicho, no es un politico de
combat, pero si es un orador parlanie.iario de gran fuste,
tuvo la suerte de actuar como Ministro de fomento eni1911
en lucia abierta con el prestigioso bloque, forma:io, como
se sabe, por las primeras. persoialidades del Congreso; los
debates eran interminables y agudos; un ministry se pre-
sentaba en una cniaara a sostener un proyecto de ley de-
terminado y tenia que enfrentarse a todas las intervencio-
nes parlamentarias sobre cualquier asunto de su despacho;
entonces no se vacilaba, no se trepidaba para la lamada de
un ministro y eso que las mayorias del primer gobierno
leguiista eran disciplinadas y compactas, pero conducidas
por leaders de palabra, de inteligencia y acci6n que no sen-
tian temor algino ni esquivabanjamans cuando atacaba el
adversario; es de grau notoriedad hist6rica la famosa dis-
cusi6n en la Camara de Diputados por aquella 6poca, sobre
el cl6ebre proyecto de reform al contrato de construcci6n
del ferrocqrril al Ucayali, elocuentemente defendido por
Ego-Aguirre, en pugna con la brillante oposici6n de los


- 50--









-- 51 -


Mir6 Quesada, de Manzanilla, de Balta, de Tudela, de Ur.
quiet; pero el ministry no arri6 banderas, y la reform en
cuesti6n futi votada por la Ciamara.
Es sugestivo el hecho que vamos a narrar que prueba
como el bloque respetaba, tratindose de proyectos de ley de
carzacter national, el voto discordantee e cualquiera de sus
miembros, el diputado por Chucuito, entonces, doctor don
Francisco Farina, era miembro del bloque, y sin embargo
defendi6 con elocuencia el proyecto gubernativo, sobre refor-
mas del contrato para la construcci6n del ferrocarril al
Ucayali ya mencionado; es que la consigna de grupo no pue-
de, no debe matar los dictados de la conciencia en el ejerci-
cio del mandate legislative, que es funci6n esencial:nmnte de.
liberativa; ahora il)e cuiin distinta manera seestima la con-
signa sectaria! iEs que no puede deliberar quien no percibe
la verdad, quienr no siente los impulses de la sensibilidad pa-
tri6ticie, quien no comprendela austeridad del deber p6blicot
Se desarrollaba la political electoral de don Guillermo
Billinghurst, el patriota inmaculado de la paZ y de la gue-
rra, el politico tradicionalmente leal al caudillo de' las de-
mocracias don NicolAs de Pierola; el miliciano que plet6rico
dejuventud y fortune ofrecia su vidn en holocaust a la pa-
tria en el hist6rico morro de Chorrillos; el abnegado funcio-
nario consular de Iquique, que cuando los gobiernos del Pe-
rI se ocupaban poco o nada de la reivindicaci6n de Tara.
pacfi, abria los libros de nacidos peruanos en esa ciudad pa-
ra que no decreciera el n6mero de los reinicolas, que son los
que han alimentado el fuego sagrado del patriotism en la
cuna de Castilla; Ego-Aguirre por rigidez de principios po-
liticos, que respetamos, no apoy6 la elecci6n del senior Billin-
ghurst; pero siempre tuvo palabras de merecido elogio para
ese distinguido hombre pfiblico.
Durante la administraci6n de Benavides y la segunda
de don Jos6 Pardo, Ego.Aguirre se ausent6 del pais con el
fin de hacer studios comerciales en el viejo continent, muy
especialmente en Londres.
Triunfante la Patria Nueva, vuelve al PerG, siendo ele-
gido por segunda vez, can6nicamente, senador por Loreto,










cargo queasurni6 pasaldo luegoal dese!ppefo del Mijisterio
de fomento, alto puesto, que ejerci6 por muy pocos mess.
Hoy su nombro gira con grander probalidades de 6xi-
to, como caindOidato a la presidenpia del Senado y noqStros
hacemos los votos mAs sinceros por el triunfo de esta can-
didatura; el predorninia de los rigiinepes politicos, cpn sus
errors y deficiencies pasa, pero los patriots de coraz6in,
los qie deseamos preferenteteplte el lbien del pero, aphela-
nqOS que el g'li)ierno actual del seiqr Leguia, hbsque en el
)parlamepto y fuera de l6, colaboradores corpo Ego-Agiirre,
si! pisiones, sin oijios, en medio de upn gran lealtad y de
un carilio casi frater!!il a la persona del supremo manda-
tprio.
HRy qpe confesar, no por espiritu de pasi6n political, si-
no coinq apreciaci6u hist6rica, que las resistencias que pue-
da tener el actual gobierio, se deben,en gran parte a la po-
breza de los clemeptos que lo seqcudan, siendo imy pocos
los que verdaderamente tienen valor pqsitivo. El sefor Le-
glia, en su primiera alminiistraci6n, no sumaba los pres-
tigios, por qu9 no reconocerlo? que Je dieron su brillante
acpuaci6n financier en Londres; tenia una oposicion coeno
la delbhloqq, ua inais inteligentequese haconocido en el pais,
y sinel-mbarg.), ese prijper gobierno acometi6 refqrmas de
trascendeicia que no yerpos ni esbozadas siquiera en su se-
gpllda 6poca de glbjTernp;si desea, pues el r6giipea tie la IPa.
triit Nuevn) enfrentar!se serene a la historic, qute camnbie
hombres y ni6etQloq y el Perti se I1abr, salvado.
Pespu6s qu e sreorga!iicen los partidos, inclusive el for-
ngldo por los eleme!ntos del gol!iepnq, y Ilegado el monmento
eleoqoral, ireipqs todos a las urnas del sufragio a camplir el
primero "de !jtestros fleberes civicos para soial a a !os
ungidos por el voto piblico; y en estr reorga!niaciAn de los
partidos, debe dejarse sentir tanmhi6 el civil, que esta dis-
gregdo, sin upa. proyeccj6i6 political defined,, sin jefe visi-
ble, pues no gerfa oportqyo considerar al seapr Par4p como
tal; debe organizarse tambi6n el legendarip Partido dem6-
crata, que luchi6 jenipre al pi6 de !f brricad en faypr de
la libertad political, y debe reintalarse adenvls el ilamado


- 54 -









53 -

Partido futuitristan, cuyo jefe don Jose de la Riva-Agiiero,
es una esperanza en flor; partido en el que militan los inte-
lectuales mis conocidos de la nueva generaci6n, como los
Jara y Ureta, Galvez, Belaunde, Lavalle y otros de id6ntica
notoriedad social; s6lo asi, se habra restaurado el Peril,
grande, fuerte y prestigiado, que libertaron nuestros padres
en una hora de sacrosanto ideal, que nosotros parece que
no sabemos o no queremos comprender.
Actualmente el Dr. Ego-Aguirre esti desempefiando la
carter deJusticia, Culto e Instrucci6n, y la opinion p6bli-
ca espera con ansiedad, tenga el suficiente respeto y amor a
su generaci6n, para no permitir que los maestros de San
Marcos continfien impagos de sus haberes, abusa(ndose asi
de la dignidad, y del si!mpatico sacrificio que en aprs de la
juventud universitaria han hecho los catedrdticps de nues-
tra Universidad Mayor.




















Dr. Fernando Gazzani
SENATOR


Naci6 el 30 de mayo de 1863, del matrimouio de don Va'
lentin Gazzani, de nacionalidad italiana, y de la sefiora pe-
ruana Melchora Garefi, Como pasa siempre con los vast.a-
gos de la noble patria italiana, los progenitores de nuestro
biogrado cuidaron esmeradamente de la educaci6n e instruc-
ci6n de su hijo, que hizo sus studios en el colegio de Guada-
lupe y en la Universidad Mayor de San Marcos, en las Fa-
cultades de Filosofia, Letras y Jurisprudencia, hasta tomar
la toga de abogado. Es sugestivo lo quepasa con la prole
delos inmigrantes italianos; todos ellos se nacionalizan en
el pais lue les cobija y llegan a tener alta figuraci6n social y
pfiblica, Casi toda las personalidades political, cientificas y
literarias de la repfibica Argentimn son de origen italiano,
Imbuido Gazzani de este espiritu de nacionalismo, no podia
dejar de darse de alta en las fuerzas que debian contener el
advance del ejercito chileino sore la capital de la repiblicti,
formando parte, como cabo primero, de la 5o compafiia del
batall6n N 18 de reserve, del que fuW jefe el distinguido
homnbre p6blico don Ricardo Ortiz de Zevallos, ministio de
Estado en el despacho de RelacionesExteriores durante la
grata administiaci6n de doll NicolAs de Pieroln, y austere
vocal de la Corte Suprema hecho por el mismo regimen:poli.
tico de aquella etapa memorable.
Desde mut temprtiaa edad, Gazzani manifesto prelilee-
ci6n por la political, y de simple carolino, sent6 plaza en una
column de milicianos, que a 6rdenes del her6ico capitin de



















r pt~~


Dr. Fernando Gazzani








- 55 -


navio, hoy contralmnirante, senor Villavicencio, asaltaron la
torre de San Francisco el 1 de diciembre do 1885, para faci.
litar la entrada de las fuerzas caceristas que dertotaron al
ej6rcito iglesista, dando tnrmino al regimen de este general
que ocupa tan culminate lugar en nuestra historic. En csa
columnIa de voluntarios figuraron los jovenes intelectuales
mias conocidos de la Epoca, conio Manuel de Mendiburo, Al-
berto Ulloa, J. Guillerio Romcro, Jorge Loayza, Anador
del Solar y otros.
En 1880, comenzaba su vida administrative nuestro bio
grafiado comio secretario de In prefectura del Callao, desein-
pefiada por el ilustre general don Manuel Vclarde; y despu6s
asumfa el puesto de official mayor de la CAniara de Diputa-
dos, que desemnpei6 hasta el afio 84.
En 1895, don Nicolas de P'irolh, delcgado national en
la campafia coalicionista, noimbr6 a Gazzani jefe de la sec-
ci6n de hacienda, y siendo gobierno ya, fu6 destinado como
official wayor del Ministerio de Relaciones Exteriores.
En 1892 principi( su carrera pa lainentaria, como dipu-
tado suplente por Ja6n, y en 1902 fi6 elcgido diputado pro-
pietario por la provincial de Chota, habiendo formado parte
de Ins importantes comiisiones de hancienda y diplomiftica de
esa Cimara. El diputado Gazzani ha militado sielmpre en Ins
filas del Partido denm6cr;ta, conmo figure dirigcnte ldl mis-

Era ya gobierno don Jose Pardo en 1904 y se formaln)
en la CAinara haja la minoria de oposici6n demicrata, la
niAs select, la mis luchadora, la mis tenaz de cuantas se
han organizado en nuestro Parlamnento; uno de los leaders
de esa blillante minoria fu6 el doctor don FernandoGnzzaii;
el golierno civilista de 'atrdo se presentaba al Parlamenito,
reclamnando la autorizaci6n legislative para contratar un
empristito de tres millones de libras, con el oljcto de hacer
el trazo del ferrocarril al Ucayali, y el dipntado Ganzzini sus.
cribti6 un extenso y luminoso dictaminen en minoria de la
comisi6n principal de hacienda, dictamen contrario a la an.
torizaci6n para el proyectado empr6stito a que nos referi-
mos; ese dictamnen no s6lo era ina opinion adverse al em.
pr6stito, sino in estudio notable, sugestivo, de la vida hacen-









56 -

dtiria de la repiblica; pero de este dictamen lo iniico que
habin propio del doctor Gazzani era su firma, pnes todo 61,
de principio a fin, fu6 redactado por don Nicolfs de Pi6rola.
Uno de los pocos hombres intelcctuales del Perf que ha te-
nido estilo propio, estilo completamente original, por la pu-
reza de 61 y por lo atrayente de la sintaxis, ha sido Fi6rola;
y todo el dictnmen estaba escrito en ese estilo finico deljefe
de los demOcratas; pero Gazzani, en la tribune de su CAima-
ra, tuvo sobrado talent para defenderlo elocuentenmente.
Durante el primer gobierno del senior Leguia, cooper al
asalto del ((29 de mayo))a Pnlacio, a 6rdenes del valeroso po-
litico don Isaias de Pi6rola, manifestando Gazzani, en esta
ocasi(n, arrojo, serenidad y noble7a para reclainar de los
conjurados que no violasen los respetos debidos a la perso-
na del Jefe del Estado. Sin embargo, Gazzani fiu encerrado
en las celdas d(l Pan6ptico y sometido a rigida incomunica-
ci6n, hasta que so dict6 por el Parlamento la ley de am-
nistia.
Durante el gobierno plebiscitario de don Guillermo Bi-
Illinghurst, Gazzani perinanecio alejado -de la political, de-
dicado al ejercicio de su profesion de abogado y al desempe-
fio de las funciones de su cargo de fiscal suplente del Tribu-
nal Supremo. Producido el simpAtico movimiento revolt.
cionaioon del (4 de febrero), Gazzani se incorpor6 a las filas
benavidistas, y producido el echo politico del ((15 de ma.
yos, assume la carter de Reliciones Exteriores en el gabine-
te organizado por e! ilustre general Mufiiz.
Nosotros, en nuestros studios politicos, hemos sentado
citedra de imparcialidad y justicia; y asi cono hemos elo-
giado el gobierno provisorio del general Benavides en sus
actos nieritorios, tenemos qne declarar que la actuacion de
la cancilleria de dicho gobiorno, durante la gesti6n del doc-
Itor Gazzani, fni desacertada para la repilblica. El canciller
Gazzani cometi6 un imperdonable error diplomi~ tico: es-
tando rotas las relaciones con la repflblica de Chile, solicit
v obtuvo del gobierno de este pais, la expulsion del caudi-
lo revolucionario doctor don Augusto Durand, de la tierra
cautiva. pero siempre perunna. La vision de la revuelta,









- 57 -


grave, por venir sus ecos de Ia tierra enemiga, liev6 a Ga.
zzani a ejercitar esta media de ca:acter international tan
extremists.
Esto incident cancilleresco, motive uina interpelaci6n
briosn, en el senido de aquellan poca, del eximio parlamien-
tario doctor (don IlEduardo Lanatta y un duelo entire don
Juan Durand y el expresado ex.canciller, en el que qucd6 6s-
te seriamente herilo.
Se realizaba ya la camnpaia electoral que llev6 i)or se-
gunda vez al powder al doctor don Jose Pardo, y Gazzani era
elegido senator por Amazonas, como candidate bcnavidis.
ta; pero distanciado el segundo gobierno de Pardo de los
lemeitos politicos del general Benavides, porque crey6 que
representaba mIas fuerza su inteligencia political con el doc-
tor Durand; los liberals desarrollaron una camnpafia apa-
iionada, contra el ya terminado gobicrno provisorio, y Gaz-
zinii, lejos de enfrcintirse, como era de so deber a esta acti-
tud casi difamatoria de los liberals contra Benavides, con-
sentia en ella, casi se puede decir que la justific6, pues cuan-
da se discutia la nulidad de una operaci6n financiera hecha
por el regimen provisorio con la casa Gildeniister, Gazzani
declare que ese ncgociado habia sido ileg-l, inconvenient
y que debia anullarse, conmo efectivamente pts6.
Gazzani es orador de escuela, de frase en6r-ica y brillan-
te, agresivo en el ataque, lihAil en la replica; es todo un po-
einista parlamentario.
Hay que declararlo con verdad, que esta clase de perso-
nalidades, dan vida y fuerza a los parlamentos, y en el ac-
tual no abulrdan por cierto esta clase de figures.




















Dr. Lino Urquieta
DIPUTADO Y SENADOR


Sugestiva es por cierto la personalidad poltica, parla.
ilneitaria e intelectu;l del plrestigioso representanite cuya
vida pCblic vamos ligeramnente a bosquejar.
Naicio on iloquegua, ctursando en los colegios de su cii-
dad natal los studios de instrticci6n priniaria y media, in-
gresando desputs al historic (Saii Fernandlo I)pta seguir,
conI aprovechamiiento descollante, Ins eimsefanzas de Inedici-
na, hasta oilarse con la cinta doctoral, desputs dte unas
pruebas finales que causta on la adiniraciOn de sus condisci-
pulos y maestros,
En busca de Ainmiente professional, Urquieta se traslada
a Arequipa; y en li ciudiad mistiana, la ciudad de todas lis
capacidades y de todas las rebeldfas, se despierta en su es-
piritu iua scd do lucha political, de propaganda sectaria, de
reform radical de las instituciones sociales y pfiblicas del
pais. -La situaci6n de Urquieta en Arequipa le eira desfa-
vorable, pues sus priticipios en material religiosa eran rojos,
y en esta poblaci6n imperaba todavia un fanatismo retar-
dario y ciego. Urquieta, lejos de proceder cono los llama-
dos vivos, como los prdcticos, aparentando profesar teo-
rias que desconocen, lejos de seguir el afprismo aquel de los
soci6logos rutinarios que pronunciani ste principio torpe:
(hay que rendirseo al medio), Inch6 cmi 61 y lo venci6. Para
ello comeinz por captarse las simpatias de las mass, el cari-
fio del pueblo ilano, curando gratuitamente a las classes des-





Ift

h.,*i.

I 2.s~~p-.~


Dr. Lino Urquieta









- 59 -


validas, distribuy6ndoles al mismo tiempo medicines, tam-
bi6n gratis de una botica de su propiedad; y, luego, inflaman-
do la pasi6n por la rebeldia con sus arengas elocuentisimas
en los coinicios, haciendo resaltar las tradiciones netamen-
te revolucionarias de Arequipa y la necesidad de que un
pueblo inteligente y valeroso se pusiera a la vanguardia de
un movimiento regenerador de la rephiblica.
Urquieta, como orador de los comicios mistianos, lleg6
a todas las alturas; sus arenas se distinguieron por la fra-
se volcAnica, por el apOstrofe cAustico, por la cita inteli-
gente, bella, de los mas importantes episodios de la revolu-
ci6n francesa.
Para eiifrentarse al poder, Urquieta, durante las postri-
merias del gobierno de Pierola, fund el Partido liberal doc.
trinario de Arequipa; y, con 61, luch6 contra Romaila con
intrepidez y valentia verdaderamente raras en nuestro pais.
Cuando se dibujaba la candidatura del esclarecido ciudada-
no don Manuel Candamo a la presidencia de la repfblica,
Urquieta se incorpor6 a la alianza liberal que acaudill6 el
coronel don Fernardo Seminario, contribuyendo a la impo-
nente manifestaci6n popular que se le hizo a estejefe, a su
arribo a Arequipa.
Casi ag6nico don Manuel CIndamo, hacia un viaje de
salud a la ciudad del Misti, y Urquieta, contrariando la opi-
ni6n del notable facultativo doctor Larr6, diagnostic el
pr6ximo y tragico fin de ese inandatario, lo que prob6 su
lucida competencia professional.
Vino despu6s la inolvidable primera administraci6n de
don Jos6 Pardo, y Urquieta, por espiritu sectario, combati6
con empecinamiento y tal vez con injusticia, a este gobier-
no, no s6lo en los conicios de Arequipa, sino en la tribune
de la prensa, pues fund con sus propios recursos un popu-
lar peri6dico de combat, sufriendo, por tal causa prisiones
y destierros injustificados.
Se desarrollaba la ya tantas veces citada political de las
ubicaciones durante el primer gabierno del senior Legula, y
Urquieta, ya incorporado con sus parciales de Arequipa del








- 60 -


Partido liberal que preside el doctor Augusto Durand, lanz6
su candidatura como diputado de esta ciudad, cuya califi-
caci6n electoral se hizo en la Junta national de entonces,
cuando ya se habia producido el golpe revolucionario del
((29 de mayo cuando ya imperaba la political de rigor del
gabinete Villanueva, y el Partido civil se habia aproxi-
mado al jefe del Estado; pero una habil inteligencia de los
delegados constitucionales y dem6cratas en la expresada
Junta electoral national, salv6 la candidatura del represen-
tante mas genuinode los que han ingresado'al parlamento.
Urquieta se incorpor6 directamente a la oposici6n liberal del
Congress, fustigando con valentia, con extraordinario ca-
lor oratorio, la political del gobierno. Se realizan despu6s
los fatales hechos, tantas veces recordados, del ataque a la
mesa legal de diputados que desempefiaba el Dr. D. Anto-
nio Mir6 Quesada, y surguia el bloque, al que se incorpor6
resueltamente el doctor Urquieta y sus correligionarios libe-
rales de la camara baja; orador fogoso y elocuente, espiritu
rebelde e inquieto, hombre valeroso y leal: Urquieta habia
nacido para la oposicion parlamentaria, para esa oposici6n
sin la que no es possible concebi- siquiera dignamente la
existencia misma del parlamento. Urquieta improvisaba
sus discursos plet6ricos de imAgenes brillantes y de oportu-
nas reminiscencias hist6ricas con una facilidad asombrosa,
distinguiEndose, sobre todo, en Ins discusiones de la political
de la cancilleria y muy especialmente en las que informaron
la vprobaci6n de los tratados de limits con el Brasil y con
Bolivia; discusiones que aunque secrets, hizo piblicas
las informncionesdiarias del peri6dico (La Preasa de aque.
Ila 6poca.
Pero ;cosa rara! Urquieta valiente, agresivo, tenaz en el
debate contradictorio, respetaba siempre la persona del ad.
versario y tenia arranques de verdadera nobleza.
El diputado por Paruro, Dr. Victor Criado y Tejada,
en defense al regimen leguiista, al que ha combatido des.
pu6s con encarnecimiento, sostenia un debate algido con el
diputado liberal don Juan Durand; ste, apasionado y va-
leroso, lanz6 frases acervas contra su contender; se produ-








61 -

ce un duelo; y, realizado 6ste, Urquieta, a nombre del Par-
tido liberal y a presencia del propio diputado don Juan Du-
rand, retira todos los ataques formulados contra el doctor
Criado y Tejada.
Triulifante el regimen pleibiscitario de don Guillermo Bi-
llinghurst, Urquieta pas6 a la categoria de leader fervoro-
so del regimen imperante, cuyas iniciativas parlamenta.
rias defendia con grand decision, hasta aquella, completa-
mente inaceptable, por la que se pretendiO introducir en
la reform de la ley electoral, un articulo que hacia posi-
ble la d-sincorporaci6n parla.nentaria por ejecutoria ju-
dicial. iC6mo! jY la soberanfa del Congreso; y el dogma de
la division de los poderes; y los legicidios le nuestro r6-
gimen presidential, parodia. triste de la monarqufa irrespon-
sable?......
Inaugurado el regimen de la Junta de gobierno que pre-
sidid el coronel don Oscar R. Benavides, se desenvolvi6 la
lucha political tan agitada y violent, que ya henos des-
crito, entire los que pretendian la presidencia provisoria de
dicho jefe y los que sostenian los titulos del primer vice-
presideute senior don Roberto Leguia a la sucesi6n presi-
dencial; Urquieta, leal al Partido liberal, y enemigo apasio-
nado de lo que el llamaba el militarismo, se incorporaba
a las filas leguistas con voluntad y con f6.
Era el 15 de mayo de 1914; una fracci6n del Congreso
leguiista funciona'ba en la calle Pando, otra fracci6n parla-
mentaria se reunia en el sal6n de sesiones y proclamaba
president provisorio al todavia coronel Benavides. Ur-
quieta, al conocer la reunion parlamentaria benavidista,
para combatir su proyeeci6n political, vol6 al recinto del
Congress, atropell6 todos los estorhos de las barras que
le cerraban la entrada a la plaza de la Inquisici6n a los
representantes leguiistas, y llega al local del parlamento
para pronunciar una acre censura de los hechos que se
realizaban.
Consumados los sucesos que todos recordamos, Ur-
quieta siguiO conbatiendo con gran tenacidad al gobierno








- 62 -


provisorio ya mencionado, incorporinndose a las filas re-
volucionarias y sufriendo una larga detenci6n.
El pend6n revolucionario de leguiistas y liberals con-
tra el gobierno de Benavides, no habia sido arriado; (La
Prensa) de aquellos dias, dirigida por el talentoso escri-
tor don Luis Ferncn Cineros, atacaba rudamente, en mu-
chos casos, hasta con pasi6n,al. regimen military de Bena vi-
des), quien toler6, sin embargo, todos esos ataques con se-
renidad y virtud civic; y en medio de esta atm6sfera de
lucha apasionada y violent, Benavides, rindiendo pleito
homenaje a la democracia ya la cultural civica del pais,
convocaba a la convenci6n de los partidos para la desig.
naci6n de su sucesor legal, y a ello se incorporaba junto
con los de Dnrand, el extremist diputado por Arequipa,
doctor don Lino Urquieta.
Era ya gobierno, por segunda vez, don Jos6 Pardo,
quien desarroll6 una political perfectamente err6nea, sobre
todo en Inateria financiera; la propenci6n que parece end6-
mica en nuestros gobernantes, de descontar el porvenir
por medio de empr6stitos ruinosos; el inflamiento de la emi-
si6n fiduciaria, con dafio de su garantia y de su ficil circu.
laci6n; la monstruosa transacci6n de la (Brea y Parifiass;
todo esta political econ6mima; absurda y fatal, fu6 comba-
tida tenazmente por Urquieta, ya senator por Arequipa,
siguiendo ast los ejemplos de su colega, el representante por
el Callao, don Antonio Mir6 Quesada, quien leal a sus prin-
cipios hacendarios, celoso de sus tradiciones parlamentarias
y resuelto a posponer sus vinculos politicos con el jefe del
Estado en areas del porvenir financiero de la patria, luch6
contra esas orientaciones malsanas, haciendo sucumbir al-
gunas de ellas y aplazar otras.
DecepcionadoUrquieta de la political decombate; en pug.
na con sus propios correligionarios del Partidoliberal que se
habian convertido en sumisos sostenedores de la political
pardista; el senador por Arequipa abandonaba para siem-
pre el recinto del Congreso, para retirarse al hogar privado
en busca de tranquilidad y de fe en los futuros destinos de
la patria, rindiendo la vida, mesesdcspues, sumido en la ma-








- 63 -


yor pobreza, abandonado de sus amigos politicos y sin te-
ner siquiera el consuelo relative de la vida de ultratumba
en la que, por desgracia, no crefa.
Hombres como Urquieta, que no traficaronjamas con
la political; que no engailaron al pueblo con promesas fala-
ces,'vertidas en los moments de merecer el apoyo popular
y holladas despuis en las alturas del gobierno o del parla-
mento, merecen la gratitud p6stuma de todlos los peruanos;
muy especialmente de la juventud, que debe tomar en esta
clase de repfblicos, sus models de orientaci6n patri6tica pa-
ra conservarse inmaculada y firme a su credo de libertad y
de justicia, cuando en las naturales evoluciones de la histo-
ria, sean Ilamados a intervenir en la direcci6n de los desti-
nos nacionales.
La historic parlamentaria de la repiblica guardara
siempre una de sus primeras pAginas, para recorder la ac-
tuaci6n brillante del jefe de los liberals de la patri6tica Are-
quipa, cuna de casi todos los movimientos redentores de la
democracia peruana.



















Dr. J. Salvador Cavero
SENADOR


Oriundo de Ayacucho.
Comenz6 su carrera ptiblica como secretario en campa-
fia del h6roe de (La BrefiaH Mariscal CAceres, despu6s de
haber recibido el bautismo de sangre en el campo de Mira-
flores, baluarte filtimo de la resistencia national, para dete-
ner al ejercito chileno en su advance sobre Lima.
En 1891 Cavero asume la Prefectura de Arequipa. Es
6ste un moment dificil para la vida international del Perfl;
habia surgido en Chile la gnerra civil entire el president le-
gal de esa rep6blien, senor Balmaceda y la oligarquia par-
lamentaria chilena que sublev6 la escuadra de ese pafs, esta-
bleciendo su campamento military en nuestros territories
irredentos de Tarapaca, Tacna y Arica. Balmaceda con esa
impetuosidad de caracter que le era propio, pretendi6 de-
sembarcar en el teiritorio vecino a Tacna, para expedicio-
nar sobre los insurgentes; y entonces el Prefecto de Arequi-
paCavero con gran energia; pero con gran tacto diplomati-
co, al mismo tiempo, supo zanjar esa dificil cuesti6n que ha-
bria producido tal vez el casus-belli con Chile,
En 1894 se organizaba el 29 gobierno del entonces ge-
neral CAceres, y se formaba un gabinete de altas personal.
dades political que presidi6 el notable hombre de Estado
don Cesdreo Ciacaltana; el portfolio de Justicia, Instruc-
cf6n, Culto y Beneficencia, fu6 encomendado al doctor J.
Salvador Cavero; y producida la renuncia de Chncaltana de
la Jefatura del Consejo y de la Cartera de Gobierno, Policia







































Dr. J. Salvador Cavero








- 65 -


y Obras Pfiblicas, por el incident de la multa a (El Comer-
cio, Oavero pas6 a desempenar este ultimo ministerio, sien-
do reemplazado en el de Justicia por el doctor Morote, pres-
tigioso Juez de esta capital. Son notables sus circulares mi-
nisterinles de entonces; y un conceptuoso oficio de carActer
diplomatico en una reclamaci6n de la Legaci6n Aleinana
por la prisi6n del coronel Pauli, quien, como sostenia Cave-
ro, habia perdido su nacionalidad de origen, por estar at
servicio del Ejercito del Peri, sometido por taito, a laju-
risdicci6n y leyes militares de la repflhlica.
La ola revolucionaria de la Coalicin habia crecido enor-
memente; las IlAmadas montoneras o sean cuerpos de mili-
cianos que obedecian al delegado supremo don NicolAs de
Pidrola, ocupaban las quebradas de Huarochiri y Canta
amagando la capital; entonces Cavero, como Ministro de
Gobierno, con gran patriotism inici6, de acuerdo con el
doctor don Mannel Plblo Olaechea, alta'figura del Partido
dem6crata, un movimiento de reconciliaci6n de la familiar
peruana que habria evitado la hecatombe pavorosa del 17
de Marzo de 1895 en las calls de Lima; Al efecto, en el an.
tiguo hotel de Francia e Inglaterra, establecido en la calle
de la Veracruz por ese entonces, se congregaron los notables
de Lima para encontrar la f6rmula salvadora que pusiese
termino a la guerra civil; movimiento generoso de opinion
qne fuW crazado por las intrigas de los parasitos que rodean
siempre a nuestros gobiernos, los mismos que se alejaron
cobardemente de Cceres, c!ando arrcci el peligro precursor
de la derrota de ese regimen politico.
Cavero, desempefi6 despues, con gran prestigio, las fis-
calias de las Cortes Superior y Suprema de Lina; sus Vis-
tas son verdaderos monumentos de doctrine juridica y de
jurisprudencia prictica.
En 1910, durante el primer gobierno del senior Legula,
Cavero vuelve a desempefar el Ministerio de Justicia Ins-
trucci6n y Culto con correcci6n, pero sin brillo.
El parlamento national trat6 en tin moment de feliz
inspiraci6n, de la reform integral de nuestra legislaci6n








- 6G -.


punitive, y encomend6 tan delicada' labor al doctor J. Sal-
vador Cavero, quien ya sea por to complejo del cometido,
por repetidos accidentes.de salud, o por otra causa que nos,
es desconocida, lo cierto es ,que hasta la fecha no se conoce
el resultado de tan trascedental encargo legislative que por
el trascurso del tiempo; y por haberse promulgado ya, el C6-
digo.-de Procedimientos en material Penal, ha quedado a :la
fecha, sin.objeto .ptActico. .:
Caverofue primer vicepresidente de la repfblica duran-
te la primer admiiiistraci6n del doctor don Jose Pardo,
siendo digno de encomio el discurso que pronunci6 al pres-
tar el juramento constitutional del cargo, ante el Congreso-
Nacional.
Jubilado ya como vocal del Tribunal Supremo, y trian-
fante la revoluci6n leguiista del -4 dee Julio), Cavero como
alta figure dcl Partido Congtitucional, lanz6 su candidatu-
ra a la senaduria por Ayacucho, que fu6 consagrada por el
voto pfiblico incorporanldose al Congreso Constituyente ge-
nerador de la IcPatria NuevaD.. Cavero por su temperamen-
to, por el medio en que ha actuado como. inagistrado, pIor
sug.gran culturajuridica, tiene mnis dotes de legislator que
de politico parlamentario, sin pasiones, sin odios, sin el fa'
natismo de la political de eombate, Cavero aporta a la'fun.-
ci6n puramente Legislativa del Congreso, sus grande lu-
ces como jurista, su conocimiento profundo de la legislaci6n
Cpmparada y de las leyes patrias; se le ha visto sobresalir
en. 1 discusi6n del aBanco de-ReservaD y en los demas pro-
yectbs de caracter hacendario, defendiendo siempre los hue-
nos.principios econ6micos, como la intangibilidad del encaje
mietAlico de nuestro cheque circular, y en los debates neta- ,
nente politicos, ha manifestado un temperament :neutro,
moderado, tranquil, inclinado mas bien a la defense de
nuestras leyes tutelares, que al escarnio de las mismas; al
quoehenos asistidodorolosamente en estos 61timos tiempos.
Cavero, no es por cierto un orador, dista mnucho de ser-
lo; carece de fluidez en eldecir, de brillantez en"'a polmii-
ca, de ademiii acad6mico; pero es un razonador juridico,
un estilista clAsico, un hombre de talent y de virtud repu-















blicana; es tal vez, la primera figure de las que componen el
actual Senado Nacional.
El doctor J. Salvador Cavero. iltimamente, como Pre-
sidente de la Comisi6n Diplomatica del Congreso, ha defen-
dido con sincera convicci6n patri6tica el protocolo Porras-
Aldunate.
iQui i sabe sea el fnico error de si vida!......


.r
c .


''' ~ ~

`


r




















Dr. Arturo Osores
SENATOR


Conspicua pPrsonalidad de la catedra, del parlamento y
de la political national; es sin duda alguna el distinguido
hombre pfiblico que vamos ligeramente a biografiar.
Naci6 en Cajamarca, cursando sus studios de instruc-
ci6n primaria y media en los colegios de esta ciudad incai-
ca, para ingresar despues a la Universidad Mayor de San
Marcos, donde sigui6 las cAtedras de las Facultades de filo-
sofia, letras y jurisprudencia, hasta optar el grado de doc-
tor. Alumno todavia de los claustros de San Carlos, cuan-
do espiraba el gobierno de don NicolAs de Pi6rola, organize
con los estudiantes universitarios, un club politico para sos-
tener la candidatura a la diputaci6n por Lima, del presti.
gioso repfiblico don Cesareo Chacaltana, en lucha con la
candidatura official de don Carlos de Pidrola, que alcanz6 la
victoria en esa campafia political.
De simple bachiller en Letras y Derecho, regent los cur-
sos de Filosofia y Derecho usual en el colegio de Nuestra Se-
iiora de Guadalupe de esta capital, pasando despues al rec-
torado del colegio de San Ram6n de Cajamarca; y de ahi,
a la direcci6n del que fundara en esta capital el recordado
pedagogo don Pedro Labarthe; ya graduado de doctor en
letras, es nombrado professor de Sociologia en esta secci6n
universitaria, manifestando apreciables condiciones de inteli-
gencia 6 ilustraci6n en el interesante ramo de ensefianza que
se le habia encomendado.








































Dr. Arturo Osores








- 69 -


Cuando se iniciaba la candidatura presidential de don
Maiiuel Candamo, Osores ingresaba a lajunta central di-
r&tiva del Partido constitutional; inici6ndose asf, cot tin
pi'estiglo ya muy acentuado de intellectual, en las accident.
das tareds de la political national. Su actuaci6n en el petio-
do inicial de su vida political, no tiene atractivo ni inipor-
taficia algtina, pues constitufdo el gobierno de Candamo,
pfoducida la muerte de este y habi6ndose] inaugurado des-
piies el priiler golierno de don Jose Pardo, Osores pernia-
neci6 casi alejado de la political militant, sin concurrlr si-
quiera a las sesiones de la directive constitutional y ocupa.
do solo eii su pi-ofesidn de abogado.
Es en el parlamento, en ese vasto scenario de las gran-
des inteligencias y de los caracteres acerados, donde se des-
taca luminosa, atrayente, Ia personalidad political de nuestro
biografiado. Su carrera parlamentaria ha sido larga y acci-
Sdehtada, como es la vida political en todas las democracies;
se iticio coiho diputado suplente por Chota, siendo el pro-
pietario el talentoso magistrado don Felipe de Osma y Par-
do, actual vocal de in Corte Supi-emn. durante el periodo
electoral de 1895 a 1901.
Goberfiaba ya la republican, por primera vez, el actual
manidatario don Augusto B. Leguia, y Osores era nombra-
do fiscal del tohsejo de oficiales generals, y en tal caracter
tuvo quie intervenir en e juzgamiento de los procesados por
la revoluci6n del d(9 de Mayo; el fogoso diputado de oposi-
ci6n, doctor don Lino tjiquieta, ataca rudamente, desde el
recinto de su cAnmara, al fiscal military doctor Osores; este lo
reta a duelo; y pioducido el lance, result gravemente heni-
do el diputado Juelista.
Eibia ilegado a la mitad de su period gubernativo don
Augusto B. LegUia; y debian producirse las elecciones de re-
presentahtes para llenar las vacantes del tercio salient y
de las provincias de nueva creaci6n como Cutervo. Pot esta
circunscripci6n electoral, se laiza como candidate a la di.
putaci6n Osores, en la lucha apasionada ay terrible con el doc-
tor don Manuel B. Perez, viejo parlamentario pardista;,pe-
ro por aquel eatonces, la repfiblica conservaba siquiera las









70

:alarie'iiias He uta seria organizacit6n partidarista; la alian-
*za bivil.constituciorial determiniiba las candidaturas quie
.debfan er apoyadas en los comicios elscto'rales; y eli los
acuerdos de estas dos respetables agrupaciones political, re-
sult6 sacrificada la candidatura de Osores a ia diputaci6n
-por'Cutervo; pero este luchador,'valeroso y apasioiado,'no
se ariedrenta, lograildo producer, bajo los auspicios del ge.
nei-al CAceres cn oposici6n al general Muiliz, la cisi6n del
hist6rico Partido constitutional.
Incorporado al congress en 1911 a mirito 'de los legici-
dios de aquella :poca, Osores sinembargo, permaneii. mits
bien aproximado que alejado, del dbloqites parlainmetario.
Iniciado el movimiento plebiscitario que c.lmihn en el
triunfo de la candidattira presidential de doii Guiller'ino Bi-
llinghurst, Osores apoy6 resheltainente esta proyecci6n po-
litica: pero cuando se hizo piiblico el prop6sito del gobierno
delaquella 6poca, de disolver el congress, del que formaba
part como presidentedd ia 'coinisi6n de constituci6n de la
cAmara baja, Osores 6rganiza el comity revolucionario del
liarlamento del que forma rbn parte representantes tan p'res.
tigiosos como Jose. Balta, Rafael Grau, Alberto Salom6n y
otros'cuya labor politics en Lima era secundada. eficazmen-
te por muy distinguidos representantes de provincia, como
el diputado por. TrujiHo, don Luis Jose de Orb'egoso.; Ti-iii-
fante la revoluci6n pailamentaria el 4 de febhero de 1913, y
organizada la Juita de gobierno que presidi6 el coronel Be-
navides, Osores form parte de ella como Ministro de: go.
bierno y policia; y producida la lucha political entire oIs par-
tidarios de la presidencia provisoria de Benavides y los que
sostenian los derechos que alegaba don Roberto Leguia a
la sucesi6n presidential, Osores combati6 briosamente esta
orientaci6n political, siendo el verdadero autor del movi-
miento tan disentido del (15 de mayos.
Pero es rara la psicologfa del doctor Osores; por nioti-
*vos de un cardcter exageradamente aut6nomo, poir rnzonies
de aspiraciones politics violentas o por otra caiusa, el he-
cho es qne nuestro biografiado no ha podido nunca covvi'jr
con los r6gimenes y con loscaudillospoliticos porcuiyo tritin.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs