• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Preface
 Index
 Necesidad de adoptar una política...
 Necesidad de adoptar una política...
 Comentarios por el Dr. Ramiro...
 Comentarios por el Sr. Alfredo...
 Comentarios por el Sr. Emetrio...
 Comentarios por el Sr. Carlos...
 Comentarios por el Sr. Antonio...
 La nueva economía Cubana por el...
 El problema azucarero de Cuba por...
 Lo que significa el azúcar para...
 La guerra azucarera internacional...
 El precio del azúcar y el plan...
 La pérdida que se deriva del alto...
 La unión aduanera entre Cuba y...
 Indice alfabético
 Back Cover






Group Title: El problema economico de Cuba : sus causas, sus posibles soluciones
Title: El problema económico de Cuba
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00020706/00001
 Material Information
Title: El problema económico de Cuba sus causas, sus posibles soluciones
Physical Description: 3 v. : ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Gutiérrez, Gustavo
Publisher: Tipos, Molina
Place of Publication: La Habana
Publication Date: 1931
 Subjects
Subject: Economic conditions -- Cuba -- 1918-1959   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: Gustavo Gutierrez.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00020706
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000928643
oclc - 11032996
notis - AEN9401

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
    Half Title
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Preface
        Page 5
        Page 6
    Index
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
    Necesidad de adoptar una política exterior
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    Necesidad de adoptar una política de comercio exterior
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
    Comentarios por el Dr. Ramiro Guerra
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Comentarios por el Sr. Alfredo O. Ceberio
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    Comentarios por el Sr. Emetrio Zorrilla
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
    Comentarios por el Sr. Carlos Arnoldson
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
    Comentarios por el Sr. Antonio Anton
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
    La nueva economía Cubana por el Sr. Jose Comallonga
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
    El problema azucarero de Cuba por el Cor. Manuel Despaigne
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
    Lo que significa el azúcar para Cuba
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
    La guerra azucarera internacional por el Dr. Viriato Gutierrez
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
    El precio del azúcar y el plan claret por el Dr. Santiago Claret
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
    La pérdida que se deriva del alto arancel azucarero por el Dr. Orestes Ferrara
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
    La unión aduanera entre Cuba y los estados unidos por el Dr. Juan C. Zamora
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
    Indice alfabético
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
    Back Cover
        Page 445
Full Text



GUSTAVO GUTIERREZ
DE LA ACADEMIA DE CIENCIAS SOCIALES Y DE LA ESCUELA OE CIENCIAS
POUTICAS. SOCIALS Y ECONOMICS DE LA UNIVERSIDAD DE LA HAaANA





El PROBLEMA E[CONMICO GE CUBA
SUS CAUSES:
SUS POSIBLES SOLUCIONES



















TOMO II



TIPOS: MOLINA Y CIA
RICLA NOS. 55-57
LA HABANA
1 9 3 1










EL PROBLEMA ECONOMIC DE CUBA









GUSTAVO GUTIERREZ
DE LA ACADEMIA NATIONAL DE CIENCIAS SOCIALES Y DE LA ESCUELA DE CIENCIAS
POLITICAL, SOCIALES Y ECONOMICS DE LA UNIVERSIDAD DE LA HABANA






EL PROBLEMA ECONOMIGO DE CUBA

SUS C A U SA S:
SUS POSIBLES SOLUCIONES

















TOMO II


EDITADO POR EL CLUB ROTARIO DE LA HABANA
TIPOS: MOLINA Y CIA.
RICLA NOS. 55-57
LA HABANA
1 9 3 1













I ~an~3. ~~fs"


/.. 931
















ADVERTENCIA




Este volume y el que lo sigue, que es el tercero y
iltimo, contienen los apendices del ensayo que sobre
EL PROBLEMA ECON6MICO DE CUBA: sus causes;
sus posibles soluciones, he realizado en el primer tomo.
Dicho primer tomo es realmente la obra original, pero
como son muy numerosos y poco conocidos los tra-
bajos que sobre esta material se ban escrito en Cuba,
me ha parecido convenient seleccionar los mejores y
agregarlos a mi studio no s6lo-para ahorrarme las
citas in-extenso, sino para que sean mis conocidos,
facilitando el studio de estos problems, tan escaso
de documentaci6n seria y ordenada en nuestro pais.
Obedeciendo al metodo que me he impuesto en es-
te trabajo, he clasificado estos ap6ndices en la siguiente
forma:
I. Iniciativas individuals privadas
II. Iniciativas individuals oficiales
III. Iniciativas colectivas privadas
IV. Iniciativas colectivas oficiales
De esa manera podri el lector apreciar no s61o el
extraordinario esfuerzo realizado por los cubanos en
busca de soluciones econ6micas, sino que tendri a su









alcance los valiosos trabajos de un grupo eminente de
nuestros experts en cuestiones econ6micas que lo 6ni-
co que necesitan es reunirse, discutir, dar unidad y
metodo a sus trabajos y que se sigan sus pautas, para
que Cuba tenga una political econ6mica definida y
estructurada su organizaci6n econ6mica, no s61o para
el present sino para el porvenir, cosa que dificilmente
podri planear ning6n extranjero, porque por muy
sobresaliente que sea en el aspect puramente tdcnico
de ciertas cuestiones, nunca tendri el conocimiento
hist6rico-practico de nuestros problems ni el desin-
teresado patriotism de aquellos cuyos trabajos figu-
ran en estos volfmenes.

EL AUTOR.














INDICE



































Pdginas


ADVERTENCIA ..................................... ... 5
IN D ICE ................................................. 7


I. INICIATIVAS INDIVIDUALS PRIVADAS

NECESIDAD DE ADOPTAR UNA POLITICAL EXTERIOR, por Gustavo
Gutidrrez, Profesor auxiliar de Derecho international
pfiblico en la Universidad de la Habana.......... 17
La clave de nuestras relaciones internacionales ...... 23
NECESIDAD DE ADOPTAR UNA POLITICAL DE COMERCIO EXTERIOR:
EL PLAN HOOVER, por el Dr. Luis Machado, Letrado
Consultor de la C.mara de Comercio Americana... 33
La situaci6n actual................................... 35
La causa ............................................ 37
El Plan H over ...................................... 38
Adaptacidn del Plan Hoover a nuestro problema eco-
n6m ico ......................... ................ 41
Nuevos mercados que se pueden fomentar........... 43
Dificultades para abrir nuevos mercados: la barrera
arancelaria ....................................... 46
El desorden de nuestro comercio exterior........... 50
CuBl debe ser la political econ6mica de Cuba......... 54
La reciprocidad arancelaria: tratar a cada Naci6n co-
mo nos trate ...................................... 54












Pdginas

La reciprocidad commercial: comprar a quien nos compare. 56
Desventajas del actual sistema ...................... 57
Defectos de nuestros tratados comerciales ............ 58
El arma del arancel ................................. 59
Desventajas del actual arancel...................... 60
C6mo debe ser el arancel cubano................... 62
Resultados que daria el Plan Hoover ................ 63
Forma de desarrollar la political de comercio exterior. 76
El resumen.......................................... 80
COMENTARIOS, por el Dr. Ramiro Guerra, Profesor de Histo-
ria de Cuba en la Universidad de la Habana....... 81
COMENTARIOS, por el Sr. Alfredo C. Ceberio, Secretario de
la Asociacidn Nacional de Industriales de Cuba.... 95
Colom bia ......................................... 98
Panam ...... ...................................... 99
Costa R ica .......................................... 100
Nicaragua ......................................... 101
Honduras .................... ........................ 102
El Salvador ......................................... 102
Guatem ala .......................................... 103
COMENTARIOS, por el Sr. Emeterio Zorrilla, Presidente de la
Asociaci6n Nacional de Industriales de Cuba...... 109
COMENTARIOS, por el Sr. Carlos Arnoldson, Presidente de
la CAmara de Comercio de la Repiblica de Cuba.... 119
COMENTARIOS, por el Sr. Antonio Antdn, Presidente de la
Asociaci6n de Comerciantes de la Habana.......... 127
El Plan M achado.................................... 129
La political econ6mica de Cuba ....................... 133
LA NUEVA EcoNonfA DE CUBA, por el Sr. Josd Comallonga,
Profesor de Economfa, Legislaci6n Rural y Forma-
ci6n de Proyectos en la Universidad de la Habana.. 141
I.- Lo ineludible ................................... 143
Lo que se ha escrito ............................ 145
Remedios que se buscan....................... 146
La responsabilidad americana ................... 153
Nuestros recursos ............................... 154
Resumen .......................... ............ 154
II.-Bases de este estudio............................ 155
Nuestra base econ6mica........................ 156
Problema inmigratorio .......................... 157
Principio econ6mico............................. 158










11

Pdginas


Sentido nacionalista ............................. 159
Escasez de dinero ... ............................ 159
El cr6dito ..................................... 159
Principio evolutivo.............................. 159
Political peligrosa ............................... 160
Las manufacturas............................... 161
La opinion del Dr. Luis Machado.............. 161
Adaptaciones ................................... 162
Piia .......................................... 163
Un caso original ................................ 165
Otras frutas .................................... 165
Ganaderia ..................................... 168
L eche ....................................... 171
Una just advertencia........................... 172
Cerdo ......................................... 173
Aves ......... ................................ 174
Valores del ganado.............................. 174
Legumbres y conservas.......................... 175
Caf .......................................... 176
Cacao .............. ...... .. .............. ..... 178
A rroz ........................................ 179
Papas ................... ......... .......... 181
Cebollas ....................................... 181
M afz ........ .................................. 181
Otros products ................................. 181
Miel de abejas.................................. 182
Resumen ..................................... 183
III.- Defensa industrial .............................. 184
Industries agricolas ............................. 185
Henequ n ....................................... 186
Sanseviera ..................................... 187
Yute ......................................... 187
Sacos de azticar................................. 187
Rami .......................................... 188
Platano ........................................ 189
A lm id6n ....................................... 189
Coco ........................................... 790
H iguereta ..................................... 190
M ani .......................................... 191
Palmiche ...................................... 194
Repoblaci6n forestal ............................ 195
Cedro ....................... ................. 195
Otras plants ................................... 196
Plantas tint6reas ............................... 196
Alcohol ........................................ 196












Pdginas


Esponjas ... 197
R on ................... ............ 197
Licores ................... ....... ..... 197
Cerveza ....................................... 198
Industrial extractivas ........................... 198
Tejas y lozas................................... 198

IV.._Nuestras necesidades .......................... 199
Carreteras ..................................... 199
Servicios ...................................... 199
Refrigeraci6n ...... .... ...... .......... 200
Inspecci6n .................................... 200
Venta sin intermediarios........................ 200
Fletes ....................... ....... .......... 200
Impuesto de 8 centavos....................... 200
Fletes otra vez.................................. 201
Arancel ........................................ 201
Cotizaci6n official y Bolsa de vegetales.......... 201
Mercados libres interiores....................... 201
Secretaria de Agricultura....................... 201
Legislaci6n Rural ............................... 202
Acci6n de la Secretaria de Agricultura......... 203
Oficinas provinciales ............... .... .. .... 203
Juntas locales................................... 204
Museo commercial y agencies comerciales......... 207
Agregados comerciales .......................... 208
Banco Agricola ................................. 209
Colonizaci6n ............. ..................... 210
Cajas rurales ......................... .......... 212
Ley de W warrants ................................ 213
Ley de Cooperativas ........................... 214
Prenda agricola ................................. 216
Aranceles ...................................... 217
Ley de Juntas locales... ................ 222
Marina mercante ................................ 223
Political hidrdulica .............................. 226
Arriendo y aparcerfa............ .... ........ 227
Servicio military agricola......................... 228
Latifundio ..................................... 229
Balance de cuentas............................. 230
Secretaria de Agricultura ....................... 232
Conciencia agricola ....... ............. 232
Resumen ..................... ................ 233











13

Pdginas

EL PROBLEMA AZUCARERO DE CUBA, por el Cor. Manuel Des-
paigne, ex-Secretario de Hacienda de la Repfblica de
Cuba. ............................................. 235
Azicar de remolacha ................................. 244
Louisiana ........................................... 245
Puerto R ico ......................................... 245
H awaii ........................................... 246
F ilipinas ............................................ 248
Remolacha continental ................................ 250
Azfcar de cafia continental (Louisiana) .............. 251
,, Puerto R ico ............................... 251
H aw aii ................................... 252
Filipinas ............... ................. 252
Recapitulaci6n .................. ................... 254
Lo QUE SIGNIFICA EL AZ1iCAR PARA CUBA, por el Cor. Josd M.
TARAFA, Financiero, author de la consolidacidn ferro-
viaria y del primer plan de control azucarero...... 270
Cuba y los Estados Unidos......................... 271
Testimonios de tres grandes estadistas americanos:
McKinley, Roosevelt y Elihu Root................. 272
Cuba y el comercio de exportaci6n de los EE. UU..... 274
La tarifa protege fnicamente a las posesiones insula-
res de los Estados Unidos.......................... 275
La nueva tarifa y el obrero americano.-Opini6n del
President de la Federaci6n Americana del Trabajo.. 276
La diferencia entire el costo de produccidn en los Es-
tados Unidos y Cuba.................. .......... 278
El preferencial de Cuba en la nueva tarifa........... 280
Lo que debiera ser el arancel........................ 281
La Agencia Cooperativa de Exportaci6n, garantia del
productor americano ............................... 282
El interns del pueblo americano ..................... 283
Una sabia political azucarera......................... 285
LA GUERRA AZUCARERA INTERNAClONAL, por el Dr. Viriato Gu-
tidrrez, ex-Secretario de la Presidencia; Senador de
la R epfblica........................................ 287
Medidas de defense ................................. 291
Los fletes ferroviarios............................... 291
El bagazo y nuevos usos del azfcar.................. 292
El preferencial americano............................ 293
Los refinadores y la industrial independiente ........ 294
El Tratado en sus primeros tiempos ................. 297
Posibles soluciones................................... 299
La political econdmica americana....................... 301













Pdginas


La solucidn tedrica mds elemental ................... 303
El Plan Claret................................... 306
EL PBECIO DEL AZtICAR Y EL PLAN CLARET, por el Dr. Santia-
go Claret, Representante a la CAmara de la Repfibli-
ca de Cuba ............. ........................ 309
I.-La realidad cubana.......................... 311
El precio del azicar en el mundo.............. 312
La cotizaci6n general del azficar es incontrolable. 313
No podemos aspirar a imponer el precio mundial. 313
Un bello sofisma, pero sofisma al fin......... 314
El acuerdo international es la finica posibilidad
de influir sobre el precio mundial.......... 314
Nuestra privilegiada situaci6n internacional... 315
II.-Cuba y el Tratado de Reciprocidad ........... 316
Santo Domingo y Cuba en iddntica situaci6n
actual ............. ....................... 317
Los tres inicos factors que interesan al ven-
dedor ..................................... 317
El Tratado de Reciprocidad no nos favorece ac-
tualmente en nada......................... 318
Nuestro derecho al disfrute de sus ventajas.... 318
Por qud no aprovechamos los beneficios del
Tratado ..................... .............. 318
El caso de Cuba y los Estados Unidos........ 320
Continfa el ejemplo practice .................. 321
Cumplimiento inexorable de las leyes econ6micas 321
III.-Modo de obtener el diferencial americano..... 322
Inconvenientes de las medidas de carActer director 323
Los pools exportadores ...................... 323
Unico modo como la Compafiia exportadora hu-
biese funcionado bien.................... 324
El fracaso inevitable de las medidas de carac-
ter director .............................. 325
El vendedor unico .......................... 325
El plan que defendemos ..................... 325
Escueta enunciaci6n de nuestro plan.......... 326
Relaci6n estricta que no puede olvidarse...... 326
Ejemplo prActico ............................. 327
Conclusion definitive ........................ 328
IV.-El plan que defendemos ..................... 329
El plan no puede afectar el precio mundial.... 330
Los efectos del plan ....................... 331
El aumento de 0.40 cts. por libra en el precio














Pdginas

del azicar cubano en los Estados Unidos.... 331
La ventaja obtenida por nuestros productores.. 332'
Nuevo razonamiento......................... 333
El positive beneficio que recibiran nuestros ha-
cendados y colonos........................... 333
Otro ejemplo de caracter practice .............. 334
Lo finico que Cuba puede hacer por si sola.... 334

V.-Las consecuencias ventajosas del plan......... 335
El interns de los productores americanos y el
nuestro ................ .................... 335
Un ejemplo ..................... .............. 336
C6mo nuestro plan cambia la situaci6n....... 336
El Gobierno americano no puede ser contrario
al plan ................................... 337
Ventajas de la cooperacion................... 338
El aspect internacional...................... 338

VI.-El espiritu y fundamentos del Tratado de Re-
ciprocidad ................................ 340
El objeto del Tratado........................ 341
I.-Antecedente hist6rico...................... 341
El informed de los Comits ............... 342
La situaci6n anterior al Tratado.......... 344
Datos estadisticos ......................... 345

II.-Resultado de la rebaja al azicar cubano.. 345
Informe interesante ....................... 346
El trato preferencial al azicar en otros
pauses ................................. 347
Conclusion definitiva...................... 347

VII.-Resumen y conclusiones....................... 348
La situaci6n de Cuba......................... 349
El Tratado de Reciprocidad................... 349
Medidas de caracter director e indirecto........ 349
Sencillez del plan ............................. 350
El plan no altera el precio mundial........... 350
El plan no obliga a retener................... 351
El precio del mercado libre................... 351
Intereses afines .............................. 351
El esplritu del Tratado...................... 352
Resum en ..................................... 352
El plan debe ponerse en vigor por una ley.... 353
Constitucionalidad de la ley .................. 353











16

Pdginas


VIII.-La ley.-Bases para la ley. .................. 353
La cuota de exportaci6n ..................... 354
La comisi6n fiscalizadora y distribuidora..... 354
La devolucl6n a prorrata del fondo........... 355
El derecho de los colonos...................... 355
Gastos de la Comisi6n........................ 355
Reexportaciones americanas de azficar cubano.. 355
Fuertes castigos ............................... 356
Estabilidad de la ley......................... 356
IX.-Objeciones formuladas al Plan Claret......... 357
Contestando las distintas objeciones formuladas 357
Dr. Jacinto Pedroso ........................... 358
Dr. Carlos Alzugaray .......................... 359
Cesar Rodriguez Morini ....................... 362
Ram6n Echevarria ............ ..... ........... 362
Mendoza y Ca ................................ 363
H. S. Brandt................................. 363
"Critica" ..................................... 363
Hannibal Mesa y el Dr. Rodriguez Cremd.... 364
Dr. J. Cesar Trujillo.......... ............... 365
La restricci6n ......... ........................ 367
LA PEADIDA QUE SE DERIVA DEL ALTO ARANCEL AZUCARERO,
por el Dr. Orestes Ferrara, Profesor titular de Cien-
cias Politicas en la Universidad de la Habana, Em-
bajador de la Rep-iblica de Cuba en Washington.... 369
Condenado el nacionalismo econ6mico ................. 371
N6tase en Cuba una tendencia hacia el proteccionismo 374
Relaciones econ6micas y political entire Cuba y los Es-
tados Unidos................................. .... 376
Cuba obstaculizada por el arancel .................... 377
P6rdidas norteamericanas en las inversiones cubanas. 379
Ventajas de la unidn aduanal cubano-americana ...... 381
LA UNI6N ADUANERA ENTIRE CUBA Y LOS ESTADOS UNIDOS,
por el Dr. Juan Clemente Zamora, Profesor auxiliary
de Ciencias Politicas en la Universidad de la Habana. 385
I.-Un solo product y un solo mercado............ 387
II.- La industrializaci6n ............................ 398
III.-La uni6n aduanera............................. 405
IV.-La uni6n aduanera desde el punto de vista nor-
team ericano ................ ................ 416
V.-La uni6n aduanera desde el punto de vista cubano 423
INDICE ALFABETICO............... ................ 437
















NECESIDAD DE ADOPTAR

UNA POLITICAL EXTERIOR


POR GUSTAVO GUTIERREZ,
Profesor auxiliar de Derecho Internacio-
nal Ptblico en la Universidad de la Ha-
bana. (*)




























(*) Fragmento del discurso leldo el 10
de abril de 1926, por el Dr. Gustavo
Gutierrez, en nombre de la Sociedad
Cubana de Derecho Internacional, co-
mo contestaci6n al discurso inaugural
de la IX ReuniOn Anual, por el doctor
Carlos Manuel de Cespedes, Secretario
de Estado. VWase GUSTAVO GUTIERREZ,
Necesidad de adoptar una poltica ex-
terior definida, La Habana, 1926, un
folleto de 85 pAginas.
























Hace pocos meses, pronunciando un discurso el 14 de
Diciembre de 1925, el Secretario de Estado de los Estados
Unidos, Sr. Frank B. Kellog, en el banquet del Consejo
de Relaciones Exteriores, en el Hotel Ritz-Carlton, de
New York, manifestaba que durante su residencia en el ex-
tranjero como Embajador en la Gran Bretafia, y muchas
veces en su propio pais, se le habia preguntado: CuAl es la
political exterior de los Estados Unidos? I Tienen los Esta-
dos Unidos una political exterior ? Si eso se ha preguntado
con sano interns en un pals como los Estados Unidos, que
desde principios del siglo pasado vienen influyendo decisi-
vamente en las relaciones internacionales de Am6rica, y
que desde comienzos de h centuria que cursa marca los
derroteros, no ya de la -.olitica de este lado del hemisferio,
sino del mundo entero, 16mo no hacernos igual pregunta,
nosotros que no publicamos en forma met6dica los mensa-
jes de nuestros Presidentes, que tampoco damos a luz nues-
tra correspondencia diplomatica, que jams hemos impre-
so ni distribuido con caracter official los importantisi-
mosmos documents que constituyen el archivo diplomA-
tico de la Repiblica en armas y de la Repiblica ciuda-
dana, que no tenemos una colecci6n uniform de los
tratados y convenios que hemos celebrado, que nun-
ca hemos podido leer como hemos hecho en textos in-
gleses y franceses las instrucciones de la cancilleria a
los ministros y delegados plenipotenciarios en el ex-
tranjero, y que por el contrario, mas de una vez, en lugar









Gustavo Gutierrez


de resolver con nuestro propio criterio cuestiones interna-
cionales que se nos han presentado con caricter apremian-
te, como en los casos del "Giuseppe Verdi" y del recono-
cimiento del Gobierno de M6xico hace afios, hemos con-
sultado con otras cancillerias muy cntendidas y afectuo-
sas, pero que siempre han tenido el criterio l6gico de ins-
pirarse finica y exclusivamente en las necesidades de su
propio pais? Frente a una situaci6n como esa, podrd pa-
recer inoportuno que al igual que los patriots norte-ame-
ricanos interrogaban al Sr. Kellog, nos preguntemos nos-
otros: Cuil es la political exterior de Cuba? 1 Tiene Cuba
realmente una political exterior?
Se nos podrA contestar que la political international es
esencialmente ooportunista y que los buenos diplomdticos
sacan .partido de las circunstancias que so presentan sin
pretender nunca forzar la realidad. Pero el Sr. Kellog
contest a sus interrogantos:

"Parece existir la impresi6n popular de que el Secreta-
rio de Estado, que despacha en una oficina decorada con
los retratos de Jefferson, Clay, Webster, Seward, Blaine,
Root, Hughes y otros distinguidos predecesores y toma
inspiraci6n de sus vidas, est. considerando siempre algdn
problema en material international que pasarA a la histo-
ria como una political definidamente americana... En ver-
dad, el Secretario de Estado se ocupa durante muchas ho-
ras despachando asuntos determinados, algunos de grann
importancia, referentes a nuestras relaciones con otros pai-
ses, ]a negociaci6n de un tratado, la protecci6n de ciudada-
nos americanos en el extranjero, la consideraci6n de recla-
maciones pecuniarias por o contra un Gobierno extranje-
ro, con el aditamento de problems relacionados con los
derechos de los extranjeros en este pais o la determinacidn
de c6mo fomentar mejor el comercio americano en alguna
parte distant del mundo."

Y aunque ya esto filtimo constitute sin duda alguna
una dcclaraci6n de political definida que la realidad hace









Sobre political exterior


sentir dondequiera que hay un consulado o una legaci6n
americana, luego hace esta declaraci6n terminante:

"Los redactores de nuestra Constituci6n creyeron que
la independencia, la paz y el progress de la naci6n depen-
dian en gran parte de los tratados que se hicieran con las
naciones extranjeras... "

y despu6s de decir que los Estados Unidos siguen la mis-
ma rutina que las demds naciones celebrando tratados de
amistad, extradici6n, etc., agrega:

'"Pero no son las caracteristicas originales y distintivas
de la political extranjera las que realmente nos interesan.
Y en 6sta los Estados Unidos tienen su part en el si-
glo y medio pasado. Nuestra forma de gobierno, nues-
tra situaci6n geogr6fica, nuestras necesidades comerciales,
ese factor definido que nosotros llamamos nuestras carac-
teristicas nacionales, han contribuido a dar color y forma
a nuesetra political. Porque no puede haber la mis mi-
nima duda de que nosotros tenemos realmente una politi-
ca exterior, que result del juego y rejuego de los facto-
res que acabo de mencionar y que no es la obra de un in-
dividuo o de una Administraci6n, sino simplemente la po-
litica traditional e hist6ricamente desarrollada por los Es-
tados Unidos que cada Secretario de Estado se esfuerza
en interpreter y aplicar fielmente."

He ahi una sintesis de lo que es o puede ser la political
exterior de un pais conscience de su papel en la vida in-
ternacional. Y hemos torado el dato de los Estados Uni-
dos por ser nuestros mis cercanos amigos y estar intima-
mente ligada su political con la nuestra; que si hubi6semos
vuelto la vista a algunaa de las cancillerias de la vieja Eu-
ropa, llena de conflicts y tradiciones y prejuicios, como
los antiguos ministerios de la Foreign Office o el Quai
d'Orsay, nos perderiamos en el mundo de lines, que mar-
can los derroteros de csas naciones en el proceloso mar
de los suefios de hegemonia universal.









Gustavo Guti6rrez


Nuestra political exterior, segin nos acaba de exponer
nuestro Secretario de Estado, es una mansa y serena lagu-
na que copia fielmente la sombra maravillosa de un cielo
de cobalto, sin que el golpe de un insecto ni el soplo de la
brisa alteren su brufiida superficie de terso espejo con un
circulo de ondas o con el rizo de unas olas. S61o cuando
alguna nube oscura pasa por el cielo que refleja, la mansa
laguna se oscurece... para volver a aclarar tan pionto co.-
mo la nube pasa.
En el orden universal, nos ha dicho el Sr. Secretario de
Estado, nuestra political: exterior tiene la orientaci6n pro-
pia de una repfblica democrktica del mundo americano,
manteniendo las orientaciones que constituyen hoy los prin-
cipios del Derecho Internacional: cooperamos al 6xito de la
Sociedad de las Naciones y del Tribunal de Justicia mun-
dial, mantenemos con cada naci6n y con cada grupo de
naciones aquellas relaciones que son consecuencia de mil-
tiples factors no siempre los mismos en cada caso; y de
acuerdo con esos principios, concurrimos a Congresos y
Conferencias deseosos de ofrecer la cooperaci6n intelec-
tual que nos sea dable aportar a la soluci6n de los proble-
mas que en esas altas, grandes y prestigiosas reuniones se
estudian y debate, "si bien en la mayor parte de las oca-
siones se da instrucci6n especial a nuestros delegados de
concurrir a esas reuniones sin marcar deseo propio".

"En su aspect econ6mico, agrega el Sr. Secretario de
Estado, nuestra political exterior trae de los fundadores
de la naci6n la aspiraci6n al libre-cambio y al principio de
reciproeidad, que de ser possible entire todas las naciones
seria la mks feliz soluci6n,como afirman los partidarios
del internacionalismo; pero en tanto se oponga al prime-
ro la realidad actual de las relaciones comerciales del mun-
do, eminentemente proteccionista, sustentamos un trato
igual para todas las naciones, con ventajas y concesiones
compatibles con nuestro tratado de reciprocidad commercial
con los Estados Unidos, para todos aquellos paises que las
concedan a nuestras exportaciones. Siendo Cuba naci6n de









Sobre political exterior


products especiales, para ellos ha de buscarse un trato es-
pecial y preferente hasta donde quepa y pueda obtenerse.
"En una palabra, perseguimos la reciprocidad sobre es-
tas bases que para nuestro caso aconsejan una buena poli-
tica arancelaria y demanden las resultancias del balance
de nuestro comercio exterior. Tambien nos obligan a ello
las necesidades fiscales del program de reforms y ade-
lantos que exige la cultural y el bienestar de nuestro pue-
blo. Dentro de la interdependencia econ6mica de las na-
ciones que caracteriza nuestra 6poca, perseguimos el ideal
de crear recursos y fuentes de riqueza en el pais que le
permitan subvenir a unal parte considerable de los reque-
rimientos de su vida y progress.
"Hay moments en la historic de los pueblos en que la
independencia econ6mica puede ser tan esencial a la con-
servaci6n de la nacionalidad como la misma soberania a la
independencia political. La abstenci6n de recurrir al cr-
dito para contraer empr6stitos exteriores o interiores que
aumenten la deuda pfblica, es, como una previsora limi-
taci6n de los gastos pfiblicos a los ingresos ordinarios del
Estado, el mejor medio de mantener las finanzas en una
situaci6n s6lida y prefectamente saneada y evitar posibles
complicaciones internacionales, sin excluir el concurso del
capital extranjero que en Cuba, por ejemplo, encuentra
todo g6nero de protecci6n, garantias y alicientes para su
empleo en empresas fitiles al pais."


La clave de nuestras re-
laciones internacionales

Consecuente con el espiritu independiente e innovador
que caracteriza a los hombres de 1925 a que nos referimos
en el principio de este discurso, y hablando, no con el ca-
rfcter de Consejero T6cnico de la Secretaria de Estado, ni
siquiera en representaci6n del criterio de la Sociedad Cu-









Gustavo Gutierrez


bana de Derecho Internacional en cuyo nombre tengo el
honor de hablar esta noche, sino como simple ciudadano
que turbado en lo mis hondo de su alma por las mismas
inquietudes que on todos los paises sienten los que avizo-
ran el porvenir y estdn acostumbrados a resolver las si-
tuaciones con sus propias fuerzas, yo debo decir que los
hombres nuevos de la hora actual consideramos buena la
political exterior que aqui se ha enunciado, pero creemos
indispensable marcar con mayor precision, no los caminos
a seguir, que seria impolitico y contraproducente, sino los
puntos de destiny a que se dirige la nave del Estado "con
su valiente piloto y disciplinada tripulaci6n", segfin la
po6tica frase del Sr. Secretario de Estado, er el iaar bo-
nancible de nuestra actual political "poblado de espl6ndi-
das promesas, como surgeon de las ondas en el Jonio y el
Egeo, cuajadas de rosas y jazmines, las islas griegas de las
memories clfsicas". Yo por eso, no comparto, respetuosa-
mente, la idea de que nuestros delegados vayan a los Con-
gresos y Conferencias internacionales "con la instrucci6n
especial de concurrir a esas reuniones sin marcar desco
propio" y de que nuestra political exterior econ6mica se
inspire en el suefio librecambista que dibujaron sobre el
papel los revolucionarios del 68 de acuerdo con la moda
del moment, atemperada por el proteccionismo mundial,
a un trato igual para todas las naciones con ventajas y
concesiones compatibles con cl Tratado de Reciprocidad
commercial con los Estados Unidos, para todos aquellos pai-
ses que las concedan a nuestras exportaciones. Creo por
el contrario, que toda, absolutamente toda nuestra politi-
ca exterior debe girar alrededor del interns econ6mico cu-
bano y que no debemos ajustar nuestro tratado internacio-
nal a las concesiones que los demas paises hagan a nues-
tros products tomando como base nuestro Tratado de Re-
ciprocidad con los Estados Unidos, sino que somos nosotros
los que debemos tomar la iniciativa en esa material y modi-
ficar el Tratado de Reciprocidad, si es un obstAculo al des-
arrollo econ6mico de la RepAblica Cubana.
La vieja diplomacia que so dedicaba con entusiasmo a










Sobre political exterior


tejer redes de alianza y planes militares o a fungir de Hi-
meneo en la concertaci6n de matrimonios reales despro-
vistos del perfume exquisite del amor, que servian sin em-
bargo a los suefios de dominaci6n o de conquista, ha deja-
do el paso a una nueva political basada exclusivamente en
las necesidades econ6micas de los pueblos, que las finan-
zas internacionales satisfacen con la vista fija en las es-
tadisticas mercantiles.
Pues bien, esas estadisticas nos estan demostrando que
el equilibrio de nuestra balanza commercial international se
ha roto, y que tenemos que atraer a un terreno mas equi-
tativo y firm, a las naciones que cambian sus products
con nosotros. El estado comparative del valor total
aproximado de las importaciones y exportaciones de la Re-
pfiblica de Cuba, durante el filtimo afio fiscal de 1924-25,
que lleva fecha de 5 de Febrero de 1926, y la firma del
Sr. Rafael G6mez Pino, Jefe de la Secci6n de Estadistica
de la Secretaria de Hacienda, que debo a la cortesia del
Secretario del ramo, Dr. Enrique Hernandez Cartaya,
arroja los siguientes saldos de nuestras relaciones co-
merciales:

Hemos Hemos
comprado vendido
Paises (importaci6n) (exportaci6n) Saldo

Estados Unidos. $197.405.794 $294.598.467 + $97.192,673
Otros de America. 29:524.278 11.324.428 18.199.850
Reino Unido. 1. .686.468 44.788.814 + 32.102.346
Espafia .... 13.511.363 1.815.613 11.695.750
Alemania. ... 10.801.412 2.428.978 8.372.434
Francia. .... 10.149.743 3.891.333 6.258.410
Otros de Europa.. 14.927.386 5.988.911 8.938.475
Los demas paises. 18.309.828 2.563.847 15.745.981
Totales. $307.316.272 $367.400.391 + $60.084.119

Es decir, que en nuestras relaciones mercantile con las
demas naciones del mundo-con la excepci6n de los Esta-
dos Unidos y de Inglaterra, a las cuales luego nos referi-









Gustavo Gutidrrez


remos-Cuba tiene un saldo negative, que result cubier-
to, naturalmente, por el patrimonio del pueblo cubano.
La comparaci6n entire lo que vendemos y compramos a
los Estados Unidos e Inglaterra muestra una diferencia
tal a favor nuestro, que sobrepasando los saldos negati-
vos de las demas naciones, arroja al fin un saldo favo-
rable a nuestro pais. Y sin embargo, no result asi
en la realidad, porque en nuestras estadisticas, como en las
de casi todo el mundo, no se ha sumado la ascendencia de
las cantidades de dinero que se exportan en concept de
pago de intereses de bonos y otras obligaciones; de divi-
dendos de acciones y participaciones en ganancias mercan-
tiles; de renta de capitals invertidos en la propiedad in-
mueble; de ahorro o ganancias en trabajos o servicios per-
sonales, con lo cual result, que si aparentemente tenemos
una ganancia en el cambio de products con los demas
pueblos ascendente a $60,084,119, es mas que probable,
que si a esa cantidad le restamos el capital en efectivo
que exportamos, nos encontraremos un deficit formidable
en contra del pueblo cubano, que lo cubre con el crdito y
con las angustias que sufren los cubanos que no tienen em-
presas mercantiles o industrials que explotar. Pi6nsese
un instant el valor de la propiedad americana e inglesa
radicada en Cuba, calcilese el tanto por ciento 16gico de
interns y de ganancia que le correspond, y se encontrarA
la clave de nuestras frecuentes crisis econ6micas.
Pero si no nos contentamos con el product de esa in-
vestigaci6n y deseamos llegar, un poco mfs hondo en la
cuesti6n observando los datos que nos suministran las es-
tadisticas clasificadas, nos encontraremos de nuevo con
que los nimmeros nos vienen a aclarar ain mfs el verdade-
ro cuadro de la economic privada national.
En efecto, si tomamos como base la estadistica de im-
portaci6n y exportaci6n de nuestro pais del afio 1924, que
es la fltima que he podido obtener publicada conforme a
la nomenclatura de Bruselas de 1913 por nuestra Secreta-
ria de Hacienda, nos encontraremos con que ese afio, que
tuvimos una ganancia de $39.809,226 sobre el pasado, com-










Sobre political exterior


pramos mercancias al extranjero por valor de $290.372,782
y que le vendimos products valuados en $434.865,295,
con un balance a favor nuestro de $114.492,513. Pero-
ro al propio tiempo vemos en la clasificaci6n de las
mercancias estos dos t6picos realmente elocuentes: 19, que
un solo product de los que exportamos, el azicar crudo,
arroja un valor de $374.496,287 y que los dos products
que le siguen, el tabaco y las frutas, s6lo ascienden a
$39.328,682 y $4.614,691 respectivamente; y 29, que com-
pramos fuera mercancias por valor de $68.700,278 que ca-
si todas se produce mejor y mas econ6micamente en nues-
tro propio suelo.
Esta cantidad, realmente absurda dado el tamafio de
nuestro pais, comprende las siguientes partidas:
Came y sus products. . . .. $ 14.218.023
Manteca de cerdo. . . . 10.797.113
Leche, mantequilla y queso. . . .. 7.448.911
Huevos.. . . . .... 3.429.528
Maiz. . . . . . 3.590.754
Harina de trigo. . . . ... 8.735.236
Legumbres. . . . . .. 12.398.076
Caf ... . . . .... 7.075.158
jAzdcar refinado . . . . 1.007.479

Con un total de. . . . $ 68.700.278

que pudiendo distribuirse entire los guajiros y comercian-
tes cubanos, circulando solamente entire el pueblo de Cu-
ba, sale del pais para engrosar los capitals extranjeros.
Esto demuestra, simple y llanamente, que dedicados ex-
clusivamente a fabricar azicar crudo, hemos abandonado
de tal manera la producci6n de los articulos de primera
necesidad, que tenemos que adquirir fuera de nuestro pais
los products alimenticios, gastando un dinero, que por
salir de todos los bolsillos y de todas las fortunes, hace
mis sensible su sangria en las classes proletarias que for-
man la mayor parte de una poblaci6n. Por otra parte, to-
do se hace defender del azuicar, y como al fin la mayor
parte de las fincas azucareras han pasado a manos extran-









Gustavo Gutierrez


jeras como consecuencia de las frecuentes crisis econ6mi-
cas que nos han azotado, result que, a la hora de los gran-
des precious y de la gran prosperidad, los beneficiados son
los tenedores de acciones y bonos de las compaffias azu-
careras, y que a la hora de los malos precious, nuestra so-
ciedad se resiente hasta lo mAs intimo y apartado de sus
fuentes econ6micas.
Parece claro, mirando superficialmente estos datos, que
la soluci6n sea diversificar nuestra producci6n, abrir mer-
cados a esa producci6n y estabilizar el precio del azficar.
Lo primero es impossible de obtener sin terminal con el
monopolio ferrocarrilero que impide con sus tarifas prohi-
bitivas poner los products en los mercados de consume,
y sin crear bancos agricolas que refaccionen a los agricul-
tores que cultiven otras cosas que cafias de azficar. Lo se-
gundo y lo tercero, apart de las medidas puramente eco-
n6micas y financieras de compctentes especialistas buscan
en estos momentos-que no nos corresponde a nosotros ex-
poner-va a caer de lleno en el campo de nuestra diplo-
macia, porque descansa en los polos de la political exterior
contemporinea: los aranceles de aduana y los tratados co-
merciales. A lo primero ha atendido ya este Gobierno con
maravillosa vision de ]a realidad, por medio de la Ley de
9 de Febrero de 1926 que autoriza al Poder Ejecutivo pa-
ra "sefialar nuevos tipos de derecho, extinguir los exis-
tentes, crear nuevas partidas de cualquier sistema de co-
lumna y gravar o proteger especialmente determinados
products extranjeros por raz6n de su origen", creando
una Comisi6n Tecnica Arancelaria, consultiva, para el
ejercicio de esas facultades. A lo segundo tiende el trata-
do de comercio que se esti negociando en Espafia y los de-
mas que necesariamente debcn concluirse con las demis
naciones cuyas balanzas comerciales medran a costa del
pueblo cubano. Pero unas y otras cosas, importantes
como son, tienen por delante una cuesti6n previa de ca-
rdcter perentorio que no admite demoras ni aplazamien-
tos: el problema de los derechos de importaci6n del az(icar









Sobre political exterior 29

en los Estados Unidos y la revision del Tratado de Reci-
procidad commercial con ese pais.
Dependiendo el precio de nuestro azficar en nuestro
principal mercado consumidor de los derechos que le
impone la Tarifa Fordney-McCumber y de las ventajas
que concede el Tratado de Reciprocidad, parece llegado
con exceso el moment en que nos preguntemos si el
Tratado de Reciprocidad ha producido los efectos que
del mismo se esperaban cuando se firm el afio 1904,
pucs si la tarifa norteamericana con su complemen-
to de la Junta de Estabilizaci6n y de la Comisi6n Arance-
laria, anulan las ventajas del Tratado, es necesario llegar
a la conclusion de que, u obtenemos un mejor trato adlna-
nal en los derechos de importaci6n-que los Estados Uni-
dos han cambiado inteligentemente varias veces, y que
nosotros torpemente hemos desatendido-o prescindimos
de un Tratado que, no produciendo el fin para el cual fu6
creado, s61o nos sirve de obstdculo para buscar nuevos mer-
cados a nuestros products mediante la concesi6n de equita-
tivas y reciprocas ventajas a las naciones que lo merezcan.
Si el sistema arancelario norteamericano basado en fi-
jar como derecho de importaci6n a los products extranje-
ros la diferencia entire el precio de costo en el extranjero
y el que'obtiene el mismo product en los Estados Unidos,
se mantiene, es indispensable, es urgente, es apremiante,
buscar una formula que elimine ese criterio o que nos per-
mita colocar el exceso de producci6n en otros paises me-
diante arreglos especiales, puesto que la baja del costo del
azucar, que 16gicamente debe llevar a un aumento de la
absorci6n, no ocurrirA nunca en los mercados de consume,
que no podrAn beneficiarse de ella, porque puede Ilegarse
al absurdo de subir afin mas los derechos de importaci6n
a media que el precio del dulce baje, aunque 6ste caiga
por debajo del costo de producci6n.
Yo tengo una confianza ciega de que, si en lugar de ini-
tiles discusiones como las que hasta aqui han entretenido a
hacendados, colonos, banqueros y experts, todos se ponen
de acuerdo para presentar el caso por conduct del Go-








Gustavo Gutierrez


.bierno Cubano, franca y lealmente al pueblo y al Gobier-
no de los Estados Unidos, con la prueba evidence de los nf-
meros y de los hechos, el problema seria resuelto con equi-
dad y justicia. Nuestra producci6n azucarera, complemen-
taria del azficar dombstico americano, tiene que recibir un
mejor trato en los Estados Unidos que el que esta recibiendo
actualmente, y en el cual result perjudicado, al igual que
el pueblo cubano, el pueblo americano, que esta pagando un
precio que no debe pagar, porque comprende unos derechos
de importaci6n que 61 enjuga en contra suya, en contra de
los cubanos y a favor s6lo de una pequefia parte de la po-
blaci6n norte-americana, que de esa manera se enriquece a
costa de la gran mayoria de la naci6n y de la tranquili-
dad del pueblo cubano.
Y si no hubiera suficientes razones de orden estrictamen-
te econ6micos para convencer al Gobierno norte-americano
bobre la conveniencia de modificar los derechos de importa-
ci6n, record6mosle las hermosas frases del gran Teodoro
Roosvelt, en la vispera casi de nuestro advenimiento al con-
cierto de las naciones libres, contenidas en su mensaje al
Congress de 3 de Diciembre de 1901:
"Tales progress se han hecho en Cuba para poner al
Gobierno independiente de la Isla en un pie firme de exis-
tencia, que antes que el Congreso cierre la present legis-
latura, 6ste sera un hecho consumado. Cuba entonces ac-
tuara como su propia duefia; y a la hermosa Reina de las
Antillas en el moment en que abre esta nueva pagina de
su destiny, extendemos nuestra mis sincera felicitaci6n y
nuestros mejores deseos. En otra parte he discutido la
cuesti6n de la reciprocidad. En el caso de Cuba, sin em-
bargo, hay poderosas razones de moral y de interest iacio-
nal por las cuales esa political debe tener una peculiar apli.
caci6n, y yo llamo vuestra atenci6n con el mAs profundo
interns, hacia lo convenient, mAs bien hacia la vital ne-
cesidad de proveer una reducci6n sustancial en los dere-
chos arancelarios de las importaciones cubanas en los Es-
tados Unidos. Cuba ha afirmado en su constituci6n lo que
hemos deseado: que ella habrA de permanecer, en asuntos









Sobre political exterior


internacionales, en relaciones mas intimas y amistosas con
nosotros que con ninguna otra potencia, y nosotros estamos
obligados por todas las consideraciones del honor y de la
convcniencia, a aprobar medidas comerciales en interns de
su bienestar material."

Como se ve, la political exterior se inspira y descansa en
el interns econ6mico de los pueblos, y olvidar este apoteg-
ma de la vida contemporinea en veleidades inocuas del
protocolo diplomitico, puede costar caro a la cancilleria
modern que lo pierda de vista. Nuestra political, tanto la
interior como la exterior, tiene que resolver primero la
actual crisis del azicar, pero debe comprender despu6s de
las duras lecciones que hemos recibido, que no es esperan-
dolo todo de un pueblo hermano por grandes, sinceros y
firmes que sean los lazos que nos unen, sino diversifican-
do nuestra producci6n, buscando mercados a nuestros pro-
ductos hasta en las mis apartadas regions del planet
donde quiera que haya una boca que coma o una necesi-
dad que satisfacer, que tenemos que encontrar la soluci6n,
sin amarrarnos econ6micamente con ning6n pueblo del
planet.
"Quien dice uni6n econ6mica, inform nuestro inmen-
so Jos6 Marti cuando fu6 Delegado del Uruguay en la Con-
ferencia Monetaria de las Repiblicas de Am6rica, dice
uni6n political. El pueblo que compra, manda. El pueblo
que vende, sirve. Hay que equilibrar el comercio para
asegurar la libertad. El pueblo que quiere morir vende a
un solo pueblo, y el que quiere salvarse, vende a mas de
uno. El influjo excesivo de un pais en el comercio de
otro, se convierte en influjo politico. La political es obra
de los hombres que rinden sus sentimientos al interns, o
sacrifican al interns una part de sus sentimientos. Cuan-
do un pueblo fuerte da de comer a otro, se hace servir de
Bl. Cuando un pueblo fuerte quiere dar batalla a otro,
compel a la alianza y al servicio a los que necesitan de
61. Lo primero que hace un pueblo para llegar a dominar
a otro, es separarlo de los demAs pueblos. El pueblo que









32 Gustavo Gutierrez

quiere ser libre, sea libre en negocios. Distribuya sus ne-
gocios igualmente fuertes. Si ha de preferir a alguno,
prefiera al que lo necesite menos, al que lo desdefie menos.
Ni unions de America contra Europa, ni con Europa con-
tra un pueblo de America. El caso geogrAfico de vivir
juntos en America no obliga, sino en la mente de algin
candidate o algiin bachiller, a uni6n political. El comer-
cio va por las vertientes de tierra y agua y detras de quien
tiene algo que cambiar por 61, sea monarquia o repiblica.
La uni6n, con el mundo y no con una parte de 61; no con
una parte de 61 contra otra. Si algfn oficio tiene la fa-
milia de repfblicas de America, no es ir de arria de una
de ellas contra las repAblicas futuras."














NECESIDAD DE ADOPTAR


UNA POLITICAL


DE


COMERCIO
EL PLAN


EXTERIOR
HOOVER


POR EL DR. LUIS MACHADO.
Letrado Consultor de la CAmara
de Comercio Americana de Cuba. (*)
























(*) Conferencia lelda en la Sociedad
Cubana de Ingenieros el 2 de abril de
1929, repetida en el Club Rotario de la
Habana el 11 del mismo mes.
























1. La situaci6n actual


Cuba ha sido llamada por alguien el pais de los vice-
versas. Esta afirmaci6n result absolutamente exacta,
al menos en el orden econ6mico. Nuestra situaci6n ac-
tual no puede ser mis parad6gica.
Los cubanos vivimos pobres en el pais que todo el mun-
do conceptfia el mfs rico de la tierra. Habitamos un cli-
ma templado, libre de los extremados rigores del invier-
no. Poseemos el suelo m6s fertil del planet, que produce
en abundancia toda clase de frutos de la mejor calidad.
La Naturaleza ha dotado a Cuba como a una hija predi-
lecta, dAndole enormes riquezas naturales y colocAndola
en el centro de las Americas para facilitar la distribuci6n
de esa riqueza. Ciertamente, hay pocas naciones con quie-
nes la mano de Dios haya sido mas pr6diga en bendiciones
materials.
En el orden 16gico y natural de las cosas, deberiamos
ser el pueblo m6s rico del globo. Sin embargo, nuestros
compatriotas viven generalmente pobres. El guajiro cu-
bano vive sumido en la miseria, en casas de guano, care-
ciendo aun de aquellas cosas mas elementales para la vida
modern. No goza del confort ni del bienestar de que dis-
frutan los agricultores de otros paises menos favorecidos
que el nuestro por la Naturaleza. Su comida se reduce
generalmente a arroz, frijoles, tasajo, leche condensada y
cafe, articulos que importa de paises extranjeros.








Luis Machado


El pueblo cubano es uno de los mfs trabajadores del
mundo. Nuestros obreros son, por regla general, tan in-
teligentes como los obreros do cualquier otro pueblo. Con
un poco de preparaci6n tkcnica y de experiencia, no hay
obrero que aventaje al cubano. El desarrollo de nuestra
riqueza, ain virgen en muchos aspects, deberia cierta-
mente dar empleo continue y remunerative a nuestras cla-
ses trabajadoras, permitiendoles mantener un nivel de vi-
da decent, andlogo al de otros paises menos favorecidos
que el nuestro.
Sin embargo, en Cuba las classes trabajadoras no encuen-
tran trabajo. Hoy en dia dar trabajo a un hombre es ha-
cerle un favor. Hay multitud de cubanos sin trabajo, que
buscan ansiosos cl medio de ganarse la vida honradamen-
te, sin encontrar ocupaci6n. Nuestro pueblo tieno que vivir
doce mess al'afio con el product del trabajo de cuatro me-
ses de zafra. Los jornales que reciben generalmente nuestras
classes trabajadoras son tan exiguos que solamente les per-
miten subsistir; en contrast con los jornales que reciben
los ciudadanos de otros paises menos favorecidos por la
Naturaleza que el nuestro, pero que mediante una organi-
zaci6n econ6mica admirable han asegurado al trabajador
jornales adecudos que le permiten gozar de los progress
modernos de la vida civilizada.
Y no podemos alegar que este contrasentido eeon6mico
se debe a la falta de recursos. Cuba es el pais latinoame-
ricapo que mayors capitals tiene invertidos en el desarro-
llo de su riqueza. Sin embargo, esos capitals resultan
hoy completamente improductivos. Nuestros ingenios azu-
careros no ganan lo suficiente para pagar los interests de
sus vencimientos hipotecarios. Nuestras industries na-
cientes luchan entire la vida y la muerte, sin obtener uti-
lidades. Las antiguas casas de comercio van desaparecien-
do por no poder sufragar sus gastos corrientes. La pro-
piedad inmueble s6lo tiene un valor nominal al no existir
compradores. Las transacciones se reduce hoy en su ma-
yoria a simples prestamos sobre hipotecas.
Tampoco podemos alegar que es por falta de credito.









Sobre political econdmica 37

La Hacienda Pfiblica goza de excelente credito en el ex-
terior. Los bonos del Gobierno de Cuba se cotizan con
primas en las bolsas de valores. Las operaciones financie-
ras del Estado cubano se realizan a tipos y en condiciones
tan favorable que s61o las aventajan las de los gobiernos
de los Estados Unidos y de Inglaterra. Y en cuanto a las
finanzas privadas, si bien es cierto que Cuba no tiene mo-
neda propia ni banca national, no es menos cierto que a
nuestro pais estAn vinculados los mis poderosos bancos
americanos y canadienses y que Cuba en cierto modo goza
indirectamente de los beneficios del sistema monetario
adoptado por los Estados Unidos y conocido generalmente
como de la Reserva Federal, que se consider hoy por los
experts en finanzas como el mejor del mundo. Existe en-
tre nosotros una sucursal del Banco de la Reserva Fede-
ral americana que, aunque no hace operaciones de redes-
cuentos, da al cr6dito bancario cubano cierta elasticidad de
que carecia anteriormente, asegura la estabilidad de los
bancos radicados en el pais y al mismo tiempo provee'a
Cuba de una moneda garantizada no s61o por el credito
bancario de Cuba, de quo goza la moneda national, 'sino
ademas por el credito tambien del Gobierno y del pueblo
de los Estados Unidos que respalda el billete de la Reser-
va Federal.
&Qu6 es lo que sucede? 4 Por qu6 los cubanos no pros-
peramos al igual que los demis pueblos del continent ame-
ricano? Sin conflicts internacionales, sin luchas interio-
res, con una riqueza natural prodigiosa, con capital sufi-
ciente, con cr6dito pfiblico, con un gobierno honrado, en6r-
gico y bien intencionado, con un pueblo trabajador, por
qu6 Cuba retrocede en el orden econ6mico mientras las de-
m6s naciones avanzan?


2. La causa

La causa primordial de esta situaci6n puede atribuirse
a la crisis formidable que viene atravesando ]a industrial









Luis Machado


azucarera desde hace tres afios. Pagamos las consecuen-
cias de la mono-producci6n y, especialmente, de la im-
previsi6n en que siempre hemos vivido en el orden eco-
n6mico.
La industrial azucarera esta en crisis, no s6lo en Cuba
sino en todo el mundo. Pero esa crisis result mas inten-
sa en Cuba porque toda nuestra vida econ6mica gira alre-
dedor del eje azucarero. De esta situaci6n angustiosa, de-
beriamos los cubanos sacar al menos la lecci6n, cara pero
saludable, de que es un error costosisimo jugar a una sola
carta toda nuestra fortune econ6mica.
Por primera vez en nuestra historic, el pueblo se preo-
cupa realmente del problema econ6mico. Los mejores ce-
rebros de Cuba se afanan en estudiar nuestra situaci6n y
en encontrarle remedio. La soluci6n del problema econ6-
mico cubano ha llegado a ser una obsesi6n popular, como
era antes de la independencia, la soluci6n del problema
politico. Y como en una forma o en otra todos depende-
mos del azficar, no extrafiar6 a nadie que quien, como yo,
no es productor sino consumidor de azficar, exponga pu-
blicamente mi modest opinion, contribuyendo con mi gra-
no de arena a la soluci6n del problema national.


3. El Plan Hoover

Voy a exponer un plan que yo denomino "Plan Hoo-
ver", porque, en realidad, es s610 una adaptaci6n a nues-
tro problema econ6mico del plan que desarroll6 el Pre-
sidente Hoover cuando fu6 nombrado Secretario de Co-
mercio de los Estados Unidos en 1921 para resolver la
situaci6n andloga a la nuestra, en que se encontraban en-
tonces las industries americanas.
Al terminarse la guerra mundial, se cre6 una situaci6n
de crisis extraordinaria a todas las industries americanas.
Los Estados Unidos, igual que Cuba, habian intensificado
enormemente su producci6n durante la guerra mundial
para abastecer las necesidades crecientes de sus aliados y









Sobre political econdmica 39

de las naciones neutrales, que se surtian de los Estados
Unidos, finico mercado accessible en aquella 6poca. Al fir-
marse la paz, ces6 bruscamente la demand y los Estados
Unidos se encontraron con un stock enorme de mercancias
y con una paralizaci6n absolute en sus industries, que has-
ta ese moment habian estado produciendo a toda capaci-
dad. La situaci6n de los Estados Unidos en 1921 era, por
tanto, tan critical como es hoy la de la industrial azucare-
ra de Cuba.
Para conjurar la crisis de las industries americanas en
1921, se sugirieron alli, como hoy aqui, innumerables pla-
nes y proyectos; desde la restricci6n de la producci6n in-
dustrial, que Cuba ensay6 sin 6xito el afio pasado en la in-
dustria azucarera, hasta el sistema de primas a la exporta-
ci6n, que hoy recomienda el Dr. Santiago Claret en su in-
teresante proyecto de ley.
La soluci6n a la crisis de las industries americanas la
di6 Herbert Hoover, quien, nombrado Secretario de Co-
mercio en 1921, al tomar posesi6n del Gobierno el Partido
Republican, bajo la presidencia de Harding, se opuso te-
nazmente a toda idea de restricci6n, alegando que cortar
la producci6n era renunciar voluntariamente a una rique-
za creada, disminuir el trabajo, reducir los jornales y esti-
mular la producci6n competidora.
La formula que emple6 Hoover en 1921 estd resumida
en una conferencia que di6 en Boston el 18 de Octubre de
1928, durante su campafia electoral, en estas frases real-
mente admirablcs:
"A la terminaci6n de la guerra mundial nos enfrenta-
mos con una desorganizaci6n complete en nuestras indus-
trias. Nuestras exportaciones, consistentes principalmen-
te en materials de guerra, terminaron de pronto; pero lo
que es peor, el intercambio mercantil entire las naciones
se desmoraliz6 hasta tal punto, que el comercio internacio-
nal se redujo a cantidades inferiores a las anteriores al
conflict mundial.
"Frente a esta situaci6n, uno de los primeros actos de
la Administraci6n Republicana al asumir el poder, hace









Luis Machado


ocho afios, ante millones de hombres sin empleo y ante fi-
bricas inactivas, fu6 implantar medidas vigorosas quo res-
tablecieran la industrial y expansionaran nuestro comercio
exterior. Nos pareci6 evident que para poder dar nueva-
mente trabajo a la poblaci6n, mantener jornales perma-
nentes y remunerativos y restablecer la actividad de nues-
tras industries, era precise vender mayor cantidad do
nuestros products en el extranjero. Vimos con toda cla-
ridad que para recuperar la estabilidad y restablecer nues-
tra capacidad adquisitiva era necesario colocar en el ex-
tranjero el exceso de la producci6n de nuestros agricul-
tores.
"Es verdad que como naci6n, hubieramos podido su sis-
tir restringiendo el diez por ciento de nuestra producci6n
total que en esa 6poca exportdbamos al extranjero. Pero
en ese caso, nuestro nivel de vida civilizada se hubiera re-
bajado y el bienestar national y la prosperidad, que es lo
que hace la vida agradable y placentera, hubieran desa-
parecido.
"Por este motivo, inmediatamente nos ocupamos de or-
ganizar una campafia inteligentemente dirigida para acre-
centar la exportaci6n de nuestros products al exterior.
Con esa idea, reorganizamos por complete nuestro Depar-
tamento de Comercio en la escala mds grande que jams
haya intentado o concebido Gobierno alguno en el mundo.
"Inmediatamente movilizamos nuestras fuerzas econAmi-
cas, llamamos a los industriales y exportadores, los agru-
pamos y solicitamos de ellos su concurso a fin de concertar
y ejecutar planes estrategicos para la expansion de nues-
Iro comercio exterior con todas las naciones y en todas di-
recciones".
Hoover, con un admirable sentido practice, viendo a las
naciones de Europa empobrecidas por la guerra, encami-
n6 sus actividades en 1921 hacia la America Latina, mer-
cados de una potencialidad extraordinaria que los Estados
Unidos antes de la guerra mundial no se habian preocupa-
do de desarrollar en gran escala. Con el concurso de los
industriales y fabricantes americanos, a quienes agrup6









Sobre political econdmica 41

y organize debidamente, se enviaron representantes co-
merciales y agents de negocios a estudiar los mercados la-
tinos para adaptar la producci6n americana a sus reque-
rimientos y necesidades.
Y, sin concertar un solo tratado de comercio que atara
la libertad de acci6n de los Estados Unidos, venciendo en
cada uno de esos paises las barreras aduanales quo estor-
baban la importaci6n americana, creando el consume don-
de no lo habia mediante el estimulo de los m6todos moder-
nos de propaganda commercial, Hoover abri6 los mercados
de la Am6rica Latina a las industries americanas, que en-
contraron fAcil salida a su producci6n, trayendo la pros-
peridad a las industries y al pueblo americano en general.
Para comprobar el 6xito del Plan Hoover, basta compa-
rar las cifras publicadas por el Departamento de Comer-
cio de los Estados Unidos, correspondientes al afio 1921,
con la de los afios 1927 y 1928. Las exportaciones de los
Estados Unidos a la America Latina aumentaron durante
ese period un 50 por ciento, gracias al Plan Hoover.


4. Adaptaci6n del Plan
Hoover a nuestro pro-
blema econ6mico

Cuba en la actualidad, para la colocaci6n de nuestro
azficar, que constitute el 85 por ciento de la riqueza cu-
bana, no cuenta mAs que con dos clients seguros: Esta-
dos Unidos e Inglaterra. Cuba compra a cuarenta na-
ciones, pero pricticamente s61o vende a dos. Nuestras
ventas a Espafia y Francia resultan tan insignificantes
que no exceden, en cada caso, del 2 por ciento del total do
nuestra producci6n national.
Con s61o dos clients, nuestra prosperidad estA sujeta a
los vaivenes econ6micos y politicos de esos dos clients, es-
pecialmente del mis important: los Estados Unidos; y
nuestra soberania political estar6 siempre supeditada a su
decisive influencia econ6mica.









Luis Machado


MAs important que diversificar nuestra producei6n es
aumentar y diversificar nuestra clientele. Mientras de-
pendamos exclusivamente de los Estados Unidos para la
colocaci6n del 80 por ciento de nuestra producci6n total,
las industries cubanas estarin sujetas a los trastornos que
cada cuatro afios produce en la economic americana el
cambio de Gobierno, y supeditadas tambi6n a la influen-
cia, cada vez mis pujante, del bloque agricola americano.
Se ha sugerido la conveniencia de diversificar nuestra
producci6n para que la vida de Cuba no depend exclusi-
vamente del azficar. La idea es, desde luego, muy merito-
ria y debe ponerse en prdctica cuanto antes. Pero mis
important que diversificar nuestra producci6n, repito, es
diversificar nuestra clientele. Hasta ahora las energies
de nuestros conciudadanos se han encaminado casi siem-
pre a mejorar o a abaratar nuestra producei6n. Hoy en
dia la obsesi6n es mejorar el precio. Nadie parece haberse
preocupado del problema de la distribuei6n. DDe qu6 nos
sirve gastar nuestro dinero o emplear nuestro tiempo y
energies en mejorar, abaratar o diversificar nuestra pro-
ducci6n, si una vez logrado nuestro objetivo, no tenemos a
quin venderla, ni sabemos qu6 hacer con ella ? Por tanto
cualquier plan que se adopted para la resoluci6n del pro-
blema econ6mico, ser6 incomplete y resultarA transitorio
mientras no ataquemos en firme, de una vez para siempre,
el problema fundamental de Cuba: la distribuci6n de nues-
tros products en mfiltiples mercados.
Y en esto si ha habido un abandon lamentable por par-
te del pueblo cubano. Como, por regla general, Cuba ha
podido casi siempre vender sus frutos a precious remunera-
tivos en el mercado ficil de los Estados Unidos y en el re-
lativamente facil de Inglaterra, nunea nos hemos preocu-
pado de desarrollar mercados en otras naciones, que hu-
bieran sido, con el transcurso de los afios, clients tan im-
portantes para Cuba como los Estados Unidos e Ingla-
terra.
La implantaci6n del Plan Hoover en Cuba, por tanto,
necesaria, no s61o desde el punto de vista econ6mico para









Sobre political econdmica


encontrar salida remunerativa a nuestro exceso de produc-
ci6n, sino tambi6n en el orden politico, porque s6lo la in-
dependencia econ6mica nos proporcionard la verdadera in-
dependencia political.


5. Nuevos mercados que
se pueden fomentar

Tenemos much azicar. & Quien necesita azuicar? Segfin
las estadisticas de la "Die Deutsche Zuckerindustrie", de
Berlin, hay 26 naciones entire aquellas con quienes comer-
ciamos que consume menos de 70 libras de azuicar per ca-
pita al afio, cifra considerada generalmente como la canti-
dad promedio que debe racionalmente consumer una na-
ci6n progresista.
Yo no pretend que todas las naciones del mundo consu-
man 118 libras per c6pita, como Australia; 113, como Nue-
za Zelandia; 112, como los Estados Unidos; o 107, como
Dinamarca. Podria quizas lograrse ese ideal, si el consu-
mo de azficar se estimulara como se estimula el consu-
mo de todos los demis products agricolas e industriales
mediante la propaganda y cl anuncio; y si la capacidad
adquisitiva de las demas naciones alcanzara el mismo ni-
vel de riqueza de las mencionadas.
Pero si creo que no es exagerado aspirar a que las nacio-
nes consumieran, como minimo, el promedio de setenta li-
bras per capita que consume Holanda, por ejemplo; y que
no seria muy dificil alcanzar ese ideal practice, si los pro-
ductores y exportadores cubanos se agruparan para esa fi-
nalidad bajo la direceci6n inteligente del Gobierno, como
hicieron los industrials y exportadores americanos bajo la
de Hoover en 1921. Para esto no hace falta ni que el Es-
tado asuma una carga financiera extraordinaria, ni siquie-
ra la celebraci6n de nuevos tratados comerciales que aten
nuestra libertad de acci6n en el orden international. Los
Estados Unidos no concertaron un solo tratado de comer-
cio para abrir los mercados de la America Latina, y el Go-










44 Luis Machado

bierno no tuvo necesidad de incurrir en mas gastos que los
corrientes consignados en sus presupuestos para informa-
ciones y estadisticas.
Para alcanzar ese ideal, mas que dinero lo que necesita-
mos los cubanos es un poco de buena voluntad. Y aunque
costara algo, Lno podemos acaso los cubanos gastar algu-
nos pesos en defender los millones invertidos en el pais?
Para que se tenga una idea de los mercados potenciales
que existen en el mundo y que Cuba podria desarrollar pa-
ra el consume de nuestro azicar implantando el Plan
Hoover, a continuaci6n transcribo las estadisticas publica-
cadas hasta la fecha del consume mundial de aziear. Por di-
chas cifras se ver6 que hay actualmente 36 naciones quc
consume menos de 50 libras de azficar per capita, que es
el promedio general; y 41 naciones que consume menos
del ideal de 70 libras per capita, a que Cuba debe aspirar:

CONSUME MUNDIAL DE AZUCAR EN EL ARO 1927

Consumo
Paises. per capita. Poblaci6n.
1 China . . ... 4.10 lbs. 400,000,00C
2 Turquia . . .... 9.92 13,750,000
3 Bulgaria ... ..... 12.13 5,500,000
4 Malaya y Estrechos...... 14.11 17,200,000
5 Rumania. .......... 14.77 17,700,000
6 Java........ ...... 15.21 36,400,000
7 Rusia . . .... 16.31 144,000,000
8 Yugo-Eslavia ....... 16.75 12,400,000
9 siam. .. ........ 18.08 9,800,000
10 Perl. ............. 19.40 5,700,000
11 Italia . . .... 19.62 40,900,000
12 Portugal. ........... 21.83 6,080,000
13 Grecia. ............ 22.05 5,970,000
14 Egipto. 23.37 14,160,000
15 Siria. .. ........... 24.03 3,200,000
16 :M6jico ............ 24.25 14,500,000
17 Jap6n ............ 24.91 63,800,000
18 Espafa. 25.13 22,300,000
19 Persia. .......... 25.79 9,000,000
20 Polonia. ............. 26.68 28,400,000










Sobre political economic


Paises.


Hungria. . .
India . .. .
Guatemala. . .
San Salvador . .
Honduras . .
Nicaragua. . .
Costa Rica ...
Panam . . .
Marruecos, Argelia y Tinez
Francia . .
Finlandia. . .
Latvia ....
lrasil . ... .
Africa del Sur. . .
Uruguay. . .
Filipinas. . .
Alemania. . .
B6lgica. . .....
Austria . ....
Chile . .. .
Noruega . ...
IIolonda. . . .
Argentina. ...
Suecia ... .
Suiza . ... .
Irlanda . ....
Inglaterra . ....
Canadfi . ....
Puerto Rico . .
Cuba . ....
Dinamarca. . .
Estados Unidos .
Nueva Zelandia .
Australia . ...
Hawaii. . .


Consumo
per cApita. Poblaci6n.


j


Promedio ...... 50.04 lbs.
Total. ........ 1,626,710,000

Es evidence que hay en la actualidad mercados poten-
ciales para nuestro azicar que nunca nos hemos ocupado
de explotar. Es evidence que si estimularamos debida-


__


27.34
27.78
30.20
30.20
30.20
30.20
30.20
30.20
39.02
43.65
45.41
46.08
47.18
48.06
48.72
48.94
52.91
53.13
57.98
61.29
64.59
69.67
70.33
72.09
74.74
76.50
90.39
91.93
94.58
100.31
107.14
112.21
113.32
118.61
200.40


8,250,000
320,000,000
2,000,000
1,700,000
700,000
640,000
470,000
450,000
12,440,000
41,000,000
3,600,000
1,870,000
36,870,000
7,800,000
1,720,000
11,000,000
63,300,000
7,900,000
6,700,000
3,950,000
2,800,000
7,530,000
10,200.000
6,070,000
3,980,000
3,000,000
45,600,000
9,450,000
1,400,000
3,500,000
3,500,000
118,600,000
1,400,000
6,230,000
330,000








Luis Machado


mente el consume en esos paises, no bastaria toda la pro-
ducci6n sobrante en Cuba para abastecer las necesidades
de esos nuevos mercados. El aumento del consume trae-
ria aparejado un aumento en el precio de nuestro azficar
m6s permanent y mis seguro que la implantaci6n de
cualquier media artificial y transitoria. La mejoria del
precio traeria a Cuba la prosperidad. La prosperidad por
si sola resolveria todos nuestros actuales problems econ6-
micos y sociales.
Los productores y exportadores de azficar de Cuba han
prefer'do hasta ahora seguir la linea de menor resistencia,
exportando a los Estados Unidos e Inglaterra. Ha llegado
la hora de acometer la obra dura, lenta y dificil, pero se-
gura en resultados positives a la larga, de abrir nuevos
mercados a nuestro azficar, diversificando la clientele de
Cuba.


6. Dificultades para abrir
nuevos mercados: La
barrera arancelaria

La obra de abrir nuevos mereados no es nada fAcil. Si
lo fuera, no tendriamos el problema actual. Y es el Gobier-
no a quien corresponde abrir esos nuevos mercados. Es
luego a la iniciativa privada de los productores y expor-
tadores, bajo la direcci6n inligente del Gobierno, a quien
corresponde explotar y desarrollar los nuevos mercados,
una vez abiertos.
El primer paso, por tanto, tiene que darlo el Gobierno.
Es necesario que el Gobierno rompa las barreras aduana-
les que estorban nuestro comercio exterior.
A pesar de que el azicar es un product alimenticio de
primera necesidad, tan important para la vida de los pue-
blos como el trigo, el maiz, la papa, la leche o la came;
examinando los aranceles de las principles naciones del
mundo, nos encontramos con una situaci6n realmente in-
comprensible. Mientras aun los pauses mis proteccionis-








Sobre political econdmica 47

tas del mundo, como los Estados Unidos por ejemplo, nun-
ca imponen a los products alimenticios en general dere-
chos que excedan en una equivalencia ad valorem del 10
al 25 por ciento, cuando mAs; el azicar, sin embargo, paga
derechos especificos que equivalent, en relaci6n con su ac-
tual costo de producci6n, desde el 88 por ciento ad valo-
rem, que paga en los Estados Unidos, hasta casi el 100
por ciento ad valorem, que paga en el Brasil. En otras pa-
labras, las estadisticas demuestran que con excepci6n de
muy contadas naciones (Nueva Zelandia, China, Suiza,
Siam y Ecuador), cuyos derechos especificos no exceden
del 25 por ciento ad valorem, las naciones restantes con
quienes comerciamos, imponen al azicar derechos tan al-
tos como si se tratara de un articulo de lujo y no de un
alimento de primer necesidad.
Es verdad que el proteccionismo esta actualmente de
moda y que, con raras excepciones, las naciones se elevan
unas a otras altas barreras aduanales. Pero no debemos
olvidar que esas barreras aduanales se erigen contra los
products mnufacturados y no contra los products agri-
colas, que, por constituir la base del alimento del pueblo,
son generalmente respetados aun por los ultra-proteccio-
nistas.
El azfcar es la fnica excepci6n a esta regla general. Du-
rante generaciones hemos producido exclusivamente para
Inglaterra y los Estados Unidos y s6lo nos ha preocupado
el arancel de los Estados Unidos, nuestro principal clien-
te, dada la tendencia librecambista de Inglaterra. Con
clients tan ricos e importantes, nunca le hemos prestado
atenci6n a la subida de los aranceles al azicar en las de-
mAs naciones. Hemos aceptado el hecho con una resigna-
ci6n musulmana, como la consecuencia 16gica y fatidica de
una teoria econ6mica que nos considerAbamos impotentes
de refutar o contradecir. Y asi, a travys de los afios, so
nos han ido cerrando mercados tras mercados que quizis
hubieramos conservado con una actuaci6n rApida e inteli-
gente. Y es s6lo cuando la dura realidad amenaza cerrar-
nos uno de nuestros dos fnicos clients, que Cuba ha reac-









Luis Machado


cionado y ha empezado a preocuparse de su problema eco-
n6mico.
Para darnos cuenta de la enorme barrera aduanal que
se ha levantado en todos los paises a nuestro azficar, a con-
tinuaci6n transcribo una tabla que he preparado con vista
de las estadisticas publicadas por la "United States Sugar
Association", corregidas hasta Junio 30 de 1927, y de los
datos que he podido obtener en la Ofiebrri d(1 OcTcitrcio
Exterior de la Secretaria de Estado, en la que relaciono
los derechos especificos que se imponen al azficar de Cuba
por las diversas naciones con quienes comerciamos; su
equivalencia ad valorem a los precious actuales; y, en con-
traste con los mismos, las equivalencias ad valorem del
promedio de los derechos que Cuba, a su vez, ha cobrado
en el afio 1927 a los products de dichas naciones en nues-
tras aduanas.
Debido a la dificultad que hay en Cuba para preparar
studios de esta naturaleza y a la falta de information
concrete sobre los actuales derechos vigentes, esta tabla tie-
ne caricter provisional y, sin duda, algunos de los passes
mencionados pueden haber modificado sus aranceles desde
1927 hasta la fecha; pero, a reserve de corregirlos oportu-
namente, tan pronto se obtengan datos mis concretos, dan
una idea del abandon con que Cuba ha tratado siempre
sus problems econ6micos:

ARANCEL QUE PAGA NUESTRO AZUCAR

Promedio de
Derecho derechos que
especifico Equivalencia Cuba cobra a
Paises. por libra. ad-valorem. sus products

1 Brasil. . 19.08 Ps 954 % 60%
2 San Salvador.. 15.90 795 55
3 Espafia 7.44 373 26
4 Perd. 5.69 284 2
5 Holanda... .5.14 257 17
6 Islas Canarias.. 4.28 214 26










Sobre political econ6mica 49

Promedio de
Derecho equivalencia derechos que
equivalencia Cuba cobra
especifico ad-valorem uba cobra
Paises por libra a sus
products

7 M6jico... 4.18 s 209 % 6 %
8 Noruega. .3.62 181 8
9 Venezuela ... 3.42 171 61
10 Alemania. 3.13 156 17
11 Argentina. 3.02 151 15
12 Austria .... 2.78 139 14
13 Uruguay. .... 2.72 136 19
14 Suecia ... 2.54 127 7
15 Guatemala. 2.50 125 42
16 Honduras. .... 2.42 121 60
17 Haiti. .... 2.26 113 57
18 Irlanda . 2.20 110 14
19 Italia. ... 2.16 108 24
20 Australia. 2.02 101 -
21 Jap6n. .1.90 95 32
22 Francia. . 1.78 89 24
23 Canad. ... 1.76 88 13
24 Inglaterra. 1.76 88 17
25 Estados Unidos. 1.76 88 13
26 Colombia . 1.59 79 60
27 India. . ... 1.19 59 13
28 B61gica .... 1.01 50 22
29 Santo Domingo. 0.90 45 44
30 Dinamarca. 0.78 39 12
31 Chile. ... 0.63 31 11
32 Siam. . ... 0.50 25 14
33 Nueva Zelandia. 0.50 25 -
34 Suiza .... 0.17 8 16
35 China ... 0.17 8 22
36 Ecuador. ...... Libre 31


Lo que ha ocurrido con esto es realmente vergonzoso.
Casi todos estos paises han ido aumentando sistemAtica-
mente sus derechos de aduanas a los products de Cuba,
cerrindonos sus mercados, sin que por Cuba se tomara me-
dida alguna para, a la vez, excluir de nuestro mercado a
los products de esas naciones. Al contrario, Cuba ha con-
iinuado aplicandole a los products de esas naciones el








Luis Machado


mismo promedio de derechos que anteriormente les aplica-
ba. Un pueblo que no se preocupa de estas cuestiones no
puede esperar consideraci6n por parte de los demis.
Y no es possible que soslayemos el problema enterrando
la cabeza, como el avestruz, en la arena de las ilusiones. No
nos ilusionemos creyendo que si las barreras aduanales ex-
tranjeras rechazan actualmente nuestro azfcar, serian, en
cambio, mds ben6volas con cualquier otra producci6n dis-
tinta, a que pudieramos dedicar nuestras actividades en lo
future.
No s61o el azfcar, sino tambien el tabaco y el alcohol de
Cuba se ven actualmente rechazados por la barrera aran-
celaria. Algunas naciones llegan hasta prohibir totalmen-
te su importaci6n. La importaci6n del tabaco cubano esti
actualmente prohibida en el Ecuador. El alcohol cubano
no puede entrar en los Estados Unidos. El ron de Cuba
no se admite en Francia. El problema no es, por tanto,
de producci6n. Sea lo que sea nuestra producci6n, los in-
tereses creados en cada pais, haran que surjan nuevas ba-
rreras para estorbarla y dificultarla.
Hay, por tanto, que atacar a fondo el problema y a ba-
se de lo que al present tenemos, que es azfcar y tabaco.
El pueblo que no sabe defender lo que hoy tiene, dificil-
mente sabra defender mafiana lo que va a tener.


7. El desorden de nues-
tro comercio exterior

Pero si result desconsolador para el cubano analizar la
forma en que nuestros products son maltratados por los
aranceles de las demas naciones en contrast con el gene-
roso trato que damos a sus products en Cuba, result no
menos desconsolador examiner la forma disparatada en
que gastamos nuestro dinero en el exterior. Compramos ge-
neralmente a quienes no nos compran y dejamos de com-
prar a los que nos favorecen con su clientele. A continua-










Sobre political econdmica 51

ci6n transcribo un trabajo tomado de las estadisticas pu-
blicadas por la Secretaria de Hacienda, correspondientes
al afio 1927, para que se vea donde Cuba gasta su dinero y
lo que le compran a su vez, las naciones donde lo gasta:


D6nde gastamos Lo que nos
Passes. nuestro dinero compraron a
aises en 1927. cambio.


Estados Unidos.
India ....
Francia . .
Inglaterra . .
Espaia. . .
Alemania .
Canada. . .
M'jico. . .
Uruguay ..
B6lgica . .
Holanda. . .
Noruega ..
Italia . .
Argentina. . .
Irlanda . .
Jap6n. . .
Santo Domingo.. .
Suiza ... ..
China . .
Dinamarca. .
Haiti .
Chile. . .
Suecia . .
Colombia .
Brasil. . .
Siam . .
Ecuador. . .
San Salvador .
Per. .......
Guatemala ...
Honduras .
Venezuela .
Islas Canarias .
Austria ..
Australia . .
Nueva Zelandia. .


$ 159,055,698
15,684,495
12,459,527
11,696,994
10,618,687
7,762,063
6,031,457
5,942,986
3,910,785
3,547,304
2,888,245
2,549,308
2,269,093
1,454,697
978,719
937,678
842,138
800,030
707,762
577,100
551,190
543,116
537,747
512,684
487,075
420,652
347,657
303,486
269,603
195,279
163,093
135,830
109,221
106,142
NADA
NADA


$ 255,192,452 (*)
213,740
4,284,336
32,001,094 (*)
1,505,346
2,270,599
4,651,751
43,542
823,965
1,238,404
3,146,492 (*)
24,958
1,808,883
2,645,263 (*)
1,158,721 (*)
1,267,596 (*)
49,592
45,092
3,761,826 (*)
35,229
443
326,716
2,182,402 (*)
53,287
24,020
NADA
9,374
4,022
31,282
6,479
7,178
16,060
512,845 (*)
13,181
454,884 (*)
1,122,520 (*)









Luis Machado


Los 11 paises marcados con un asterisco son los uinicos,
entire los 36 con quienes comerciamos, cuyo balance mer-
cantil result favorable a Cuba en 1927.
Y es triste tener que.confesarlo; pero un simple anali-
sis de las cifras anteriores demuestra de modo concluyen-
te que es el comercio con las naciones anglosajonas el mis
favorable a nuestra economic; y que son precisamente las
naciones latinas, a quienes estamos ligados mas estrecha-
mente en el orden spiritual, las que so benefician a nues-
tras expenses.
Hora es ya de que los cubanos pensemos seriamente en
exigir que las sentimentales expresiones de afecto y amis-
tad que saturan nuestros peri6dicos, publicaciones y con-
ferencias internacionales se traduzcan para nuestro pueblo
en pesos y centavos, como result hoy para los pueblos de
las naciones hermanas con quienes comerciamos. Obras
son amores y no buenas razones.
Pero no es esta hora de lamentaciones pueriles sobre nues-
tros errors pasados. A reserve de encaminar en lo future
nuestras energies hacia otras actividades; si queremos man-
tener el alto nivel de civilizaci6n que hemos alcanzado, es
imprescindible que ahora, en vez de volver las espaldas y
abandonar a su suerte nuestra Iinica fuente de riqueza,
ataquemos do frente sus dificultades hasta vencerlas. Los
pueblos, como los hombres se forjan en la lucha y no me-
recen la libertad ni la riqueza los que no tienen el valor
de conquistarla y defenderla.
Pero como no es possible generalizar de casos particula-
res y a fin de que pueda apreciarse mejor el resultado de-
sastroso de la falta de sistema y orden en nuestro comer-
cio exterior, he preparado, un resume de las estadisticas
oficiales publicadas de nuestro comercio exterior durante
el quinquenio de 1923 a 1927. Las cifras que resultan y
que expongo a continuaci6n son tan elocuentes que huelga
todo comentario:











Sobre political econdmica 5:


Palses.
Estados Unidos. .
India ...
Espafia. ... .
Inglaterra ..
Francia . .
Alemania. . .
Mejieo. . .
Canad. . .
Uruguay . .
B6lgica. .. ...
Holanda . .
Italia . .
Puerto Rico. .
Noruega . .
Argentina .
China . .
Irlanda . .
Jap6n. .
Suiza . .
Basil . .
Dinamara. . .
Santo Domingo.
Suecia. . .
Venezuela. . .
Chile . .
San Salvador .
Siam ...
Peril ...
Islas Canarias .
Ecuador . .
Haiti . .
Nicaragua .
Colombia. . .
Guatemala .
Austria . .
Egipto. . .
Honduras .
China Francesa..
Portugal. .
Rumania . .
Costa Rica . .
Panam. . .
Australia.. ...
Nueva Zelandia. .


Lo que les
gastamos
en 5 afios.
(1923-1927)
$ 870,992,609
68,193,776
62,923,256
61,255,615
53,558,811
42,665,672
32,870,157
30,889,157
23,693,476
15,173,124
11,869,819
10,604,959
10,415,733
10,383,132
7,245,203
5,721,644
4,429,718
4,390,739
4,224,390
3,515,477
3,264,071
2,865,500
2,788,345
2,375,559
2,308,816
2,260,844
2,066,772
1,401,324
1,203,179
1,179,031
1,033,524
968,229
779,918
768,226
758,096
747,183
464,089
429,557
291,621
272,240
253,763
174,028
352
NADA


Lo que nos
compraron
en 5 afios.
(1923-1927)
$ 1,491,885,559
384,853
7,631,790
191,214,961
22,735,373
8,475,101
182,968
24,621,235
3,922,432
3,270,616
17,940,775
2,451,713
1,"4 :..-- .
205,677
13,061,897
12,422,523
2,361,506
6,547,581
177,136
246,666
1,282,361
216,256
3,410,469
55,772
2,816,881
20,839
NADA
265,924
1,695,989
23,903
5,982
22,912
332,519
29,250
42,326
120,133
1,151,383
82,557
540,383
1,199
75,398
388,407
2,296,598
1,850,535


' -o









Luis Machado


Multipliquese por un cuarto de siglo de independencia
la resultante del cuadro anterior y se explicarA perfecta-
mente nuestra situaci6n econ6mica actual.
No es possible que ningiin pueblo en el mundo pueda
prosperar, ni siquiera subsistir en el concerto de las na-
ciones, con semejante sistema econ6mico. Es, por tanto,
de imperiosa necesidad que, al igual que los demas pueblos
de la tierra, Cuba adopted una political econ6mica para el
desarrollo de su comercio exterior, es decir, un Plan
Hoover.


8. Cuil debe ser la poli-
tica econ6mica de Cuba?

1' Cuba debe aplicar en sus aduanas a los products
de cada naci6n un arancel equivalent al qu3 dicha naci6n
aplique a nuestro azicar o a nuestro tabaco elaborado. Est
es el principio de la Reciprocidad Arancelaria.
29 Cuba debe gastar su dinero en el exterior entire
aquellas naciones que, a su vez, compren a Cuba, y en la
misma media que 6stas lo hagan. Ese es el principio de
la Reciprocidad Comercial.


9. La reciprocidad arance-
laria: Tratar a cada Na-
ci6n como nos trate

Analicemos el primer principio que debe inspirar nues-
tra political arancelaria. La mis elemental dignidad exi-
ge que Cuba trate a las demis naciones en la misma for-
ma que sea tratada por ellas. Si el Brasil para proteger
determinados intereses locales impone a Cuba una tari-
fa que a los precious actuales equivale a un 954 por cien-
to ad valorem sea a nuestro azicar o a nuestro tabaco ela-
borado, Cuba aplicando el principio de la reciprocidad,









Sobre political econdmica


debe cobrar a los products brasilefios en nuestras adua-
nas los derechos que sean necesarios para equivaler a un
954 por ciento ad valorem. Pero mientras Cuba con-
sienta sin protest que el azficar cubano tenga, al atrave-
sar la aduana brasilefia, que pagar 954% de su valor; mien-
tras el caf6 del Brasil, al atravesar la aduana cubana, s6lo
pague un promedio del 60% ad valorem, es inuitil preten-
der fomentar relaciones comerciales favorables para Cuba
con el Brasil, o esperar que el Brasil reduzca espontAnea-
mente su impenetrable barrera aduanal.
&Y qu6 pensar del caso de M6jico, que, sin producer azfi-
car suficiente para abastecer las necesidades 16gicas de
su pueblo, que s6lo consume 24 libras per cApita, impone
a nuestro azficar un derecho equivalent actualmente al
209% ad valorem, mientras los products mejicanos atra-
viesan nuestras aduanas pagando en conjunto un prome-
dio de derechos equivalent al 6% ad valorem? 6C6mo
puede Cuba esperar que M6jico abra voluntariamente sus
puertas a nuestro azicar?
Y, por que esperar que Italia rebaje su tarifa a nues-
tro azficar, ascendente en la actualidad al 108% ad va-
lorem, o Francia la suya, equivalent al 90% ad valorem,
si los products franceses e italianos, a pesar del trato que
ellos dan a nuestro azfcar, s61o tienen que tributar en las
aduanas cubanas un promedio del 24% ad valorem?
En otras palabras, mientras Cuba no aplique a los pai-
ses con quienes comercia una media arancelaria que les
haga sentir en todo su alcance el maltrato que reciben
nuestros products al atravesar sus aduanas, Cuba no lo-
grarA abrir esos mercados a nuestra exportaci6n y vivirA
languideciendo econ6micamente a pesar de su riqueza in-
trinseca, buscando un plan salvador de la ruina, mientras
continfa botando insensatamente su dinero en compras a
pauses que no nos compran y abriendo, sin m6todo ni orga-
nizaci6n, las puertas de nuestro comercio a los que las tie-
nen cerradas desde haee much tiempo para nuestros pro-
ductos.
Yo no predico la guerra de tarifas. Pero como, afortu-









56 Luis Machado

nadamente para Cuba, aparte de nuestras obligaciones in-
ternacionales con los Estados Unidos, estamos en condicio-
nes de poder tratar a las demds naciones como nos plaza;
y, dada la naturaleza de nuestras comnpras en el exterior,
lo mismo podemos comerciar con unas naciones que con
otras; creo que el simple anuncio de que el Gobierno cuba-
no ha adoptado como political para la orientaci6n de su co-
mercio exterior el principio de la reciprocidad aduanal y
de que se propone aplicar a los products de cada naci6n
id6nticos derechos a los que tengan que pagar el azficar o
el tabaco elaborado de Cuba en esas naciones, en el acto se
produciria una reacci6n favorable para nosotros que, apro-
vechada inteligentemente con hibiles negociaciones diplo-
mfticas, lograria al fin destruir las barreras aduanales
que actualmente impiden el desarrollo de mercados para
nuestros products, sin costo alguno para el Estado y con
grandes beneficios para nuestras classes productoras y pa-
ra nuestro prestigio international.


10. La reciprocidad co-
mercial: Comprar a
quien nos compare

El segundo principio que debe inspirar nuestra po-
litica econ6mica de comercio exterior debe ser comprar
solamente a aquellas naciones que, a su vez, nos compran, y
en la misma media en que lo hagan. No es just que a pai-
ses como Siam, que no nos compraron un solo centavo en
1927, Cuba les haya gastado cerca de medio mill6n de pe-
sos en mercancias que facilmente hubiera podido adqui-
rir en otros mercados. Y no es just tampoco que a quien
s6lo nos compr6 $443, como Haiti, le gastemos $551,190.
, Por qu6 gastarle $7.700,000 a Alemania, que s61o nos com-
pr6 $2.200.000? j Por qu6 consumer a Espafia diez millo-
nes y medio cuando s61o compr6 a Cuba un mill6n y me-









Sobre political economic 57

dio? Y, por qu6 no hemos de comprar algo a Australia,
client de excelentes posibilidades, y a Nueva Zelandia,
que nos gast6 en 1927 $1.100.000?
Y, aun en nuestro comercio con aquellas naciones que
nos compren, debemos procurar favorecer aquellas cuyos
aranceles nos sean mds beneficiosos.
j Por que hemos de comprar cafe a San Salvador o al
Brasil y no, por ejemplo, a Colombia, cuyo arancel azuca-
rero es diez veces menor? ~Por qu6 hemos de negociar
con Jap6n y no con China, cuyo arancel azucarero es la
d6cima parte del arancel japon6s?
Poner en orden nuestra casa, utilizar el sentido comfin
en nuestras relaciones de comercio con las demis naciones,
no cuesta un solo centavo. Para llevar a la prActica este
plan es, desde luego, imprescindible la cooperaci6n del co-
mercio y de las classes econ6micas de Cuba para encauzar
nuestras compras de acuerdo con la political del Gobierno
hacia aquellas naciones que, a su vez, favorezcan nuestro
comercio. Pero esta situaci6n puede remediarse casi en el
acto y sin que cueste un solo centavo al Erario Pfiblico,
con s6lo adoptar una political econ6mica para el desarrollo
de nuestro comercio exterior.


11. Desventajas
del actual sistema

El Gobierno del Presidente Machado ha emprendido, con un
interns que hasta ahora no habia demostrado ningin otro, el
problema de desarrollar nuestro comercio exterior. Animado
de la mejor fe, ha iniciado conciertos y tratados con diver-
sas naciones, dando los primeros pasos en la formulaci6n
de una political de comercio exterior. Pero es necesario se-
fialar los errors que se est6n cometiendo actualmente pa-
ra que no result luego est&ril el buen deseo y la actividad
official.









Luis Machado


12. Defectos de nuestros
Tratados Comerciales

El primer error, a mi modesto juicio, es la concertaci6n
de tratados comerciales cuyos resultados y beneficios di-
reetos no guardian proporci6n con las concesiones que, a
su vez, Cuba tiene que dar para obtenerlos.
Los tratados de comercio se estin concertando a base de
los actuales aranceles que rigen en los paises contratantes.
Eso equivale a sancionar y a perpetuar la barrera adua-
nal. Por eso ninguno resuelve nuestro problema capital,
que es suprimir la barrera arancelaria.
En el tratado de comercio con Espafia, que dicho sea de
paso, es uno de los menos onerosos para Cuba, no se obtu-
vo rebaja alguna del arancel espafiol al azicar de Cuba.
S61o se obtuvo para el tabaco. El arancel azucarero con-
tinfia siendo 7.44 centavos, o sea, 372% ad valorem; mien-
ttras los vinos, las conservas y las confecciones espafolas
s6lo tributan en las aduanas de Cuba el 26% ad valorem.
Por consiguiente, el tratado con Espafia, al permitir que
el azicar de Cuba continAe excluido del mercado espafiol,
no resuelve el problema de Cuba, que en su 85% es azi-
car; y, aunque ha estimulado, desde luego, la producci6n
tabacalera, como 6sta s61o constitute el 12% de la riqueza
cubana, no existe proporci6n entire las ventajas que Cuba
tuvo que conceder a los products espafioles y los benefi-
cios, relativamente pequefios, que a cambio de ello recibe
una parte relativamente pequefia de nuestra producci6n.
Para bajar el arancel espafiol, que es lo que en definitive
necesitan nuestro azficar y nuestro tabaco, no hay necesi-
dad de tratados de comercio; basta con subir el arancel
cubano a los products espafioles hasta el mismo nivel que
el arancel espafiol aplica a los products de Cuba. En-
tonces, los exportadores espafioles, perjudicados en sus in-
tereses, pedirian al Gobierno espafiol la rebaja de sus aran-
celes al azicar y al tabaco de Cuba, en lo que encontrarian









Sobre political econdmica


seguramente apoyo entire las classes consumidoras espafio-
las, que son las que, en definitive, pagan el abusive arancel.
El tratado de comercio con Italia ha demostrado hasta la
saciedad, despu6s de 25 afios de experiencia, la inutilidad
de los tratados hechos en esa forma, que ni promueven be-
neficios econ6micos a Cuba ni resuelven nuestro problema
econ6mico. Italia, a pesar del tratado, nos aplica un aran:
eel azucarero equivalent al 108% ad valorem, mientras
nosotros s61o cobramos 24% a los products italianos. El
tratado no abre el mercado italiano a nuestro azficar; y,
por consiguiente, deja desamparada a nuestra principal
producci6n, que es el 85% de la riqueza cubana. Para
abrir el mercado italiano, no hace falta tratado alguno;
basta con subir el arancel a los products italianos hasta
el mismo nivel que el arancel de Italia establece para los
products de Cuba. Si asi se hiciera, serian entonces los
industriales y los exportadores italianos, que actualmento
se benefician con nuestro comercio, los que pedirian al Go-
bierno italiano, por su propia conveniencia, la rebaja del
arancel italiano a nuestro azfcar y a nuestro tabaco; en lo
que seguramente encontrarian el apoyo del pueblo italia-
no, que, en definitive, paga la cuenta del arancel.
Creo sinceramente que los mercados extranjeros se abren
mfs f&cilmente manejando con inteligencia y habilidad
nuestros propios aranceles que negociando tratados de co-
mercio que amarran a Cuba sin darle un beneficio equiva-
lente en canje, y que la experiencia ha demostrado que,
salvo en el caso de los Estados Unidos, los tratados ni fo-
mentan el comercio exterior ni promueven el bienestar ni
la prosperidad del pueblo de Cuba.


13. El arma del arancel

Esto nos lleva a discutir la forma que debe tener el aran-
cel cubano. El actual arancel cubano no se presta para el
desarrollo de una political de comercio exterior. El vigen-
te arancel de aduana se confeccion6 con idea de fomentar









Luis Machado


el desarrollo interior de nuevas industries; no con vista
de fomentar nuevos mercados para nuestro comereio ex-
terior. Y, por eso, carece de la elasticidad necesaria para
permitir el desarrollo de una political sabia de comercio
exterior.
Es de todos sabido, que el Arancel de Aduana, el arma
favorite de los economists, tiene varias funciones.
La primera es recaudar fondos para el sostenimiento
de los gastos pfiblicos; funci6n puramente fiscal y la mns
conocida en Cuba por ser practicamente la inica que he-
mos aplicado en nuestro primer cuarto de siglo de vida
republican.
La segunda funci6n del arancel, es proteger la industrial
national, creando represas artificiales para nivelar los cos-
tos de producci6n de la industrial national con los del com-
petidor extranjero. Esta segunda funci6n arancelaria, se
ha puesto en prictica por vez primera en Cuba haee dos
afios, con la revision de nuestro anticuado arancel, acome-
tida de modo brillante sin duda por la Comsi6n Tecnica
Arancelaria.
La tercera funci6n del arancel, que es la que sirve de
tema a mi conferencia y que nunca se ha ensayado en Cu-
ba, es el fomento del comercio exterior mediante la apli-
caci6n a los diversos pauses de distintas columns en que
los adeudos arancelarios scan proporcionales a los derecios
que, a su vez, se impongan por los mismos a los products
de Cuba.


14. Desventajas
del actual arancel

El arancel actual consta de dos columns: una, que se
llama tarifa maxima, que se ha creado para aplicar a
aquellas naciones cuyo trato arancelario no sea satisfac-
torio para Cuba; y otra column media o general, que se
aplica sin distinci6n a todas las naciones con quienes ne-
gociamos. Hay ademis, una column especial en que ya









Sobre political econdmica 61
se han calculado los derechos especiales a los Estados Uni-
dos, en virtud de los descuentos a que tienen derecho se-
grin el tratado de reciprocidad.
Ahora bien, segin los datos que me ha facilitado la Se-
cretaria de Estado, Cuba aplica actualmente la column
minima, o sea, la general sin distinci6n a todas las nacio-
nes con quienes comercia, except a los Estados Unidos.
De modo que las mercancias de Nueva Zelandia, por ejem-
plo, que s6lo cobra al azicar de Cuba un derecho equiva-
lente al 25% ad valorem, reciben el mismo trato en Cuba
que las mercancias de Noruega, que cobra un 181% ad-
valorem a los products cubanos y que las del Brasil, que
cobra un 954% a nuestros products. Esto es realmente
absurdo.
Pero ademis, como a todas las naciones, sin distinci6n,
les aplicamos la tarifa minima (salvo a los Estados Uni-
dos) y no podemos promoter a ninguna cobrarle menos de
lo que marca dicha tarifa minima, result que en la prc-
tica hemos concedido de antemano a todas las naciones con
quienes comerciamos todas las concesiones que en definiti-
va les podriamos ofrecer en un tratado de comercio. Y,
asi, todas las naciones gozan, de hecho, de los beneficios
de un tratado de comercio con Cuba, sin tener que dar na-
da a Cuba en cambio. Esto es tambien absurdo. Qu6 in-
centivo puede tener ninguna naci6n para concertar trata-
dos comerciales con Cuba?
Es verdad que podriamos aplicar inmediatamente la ta-
rifa double o mAxima a todas las naciones, salvo a aquellas
con quienes hemos concertado tratados de comercio. Esa
media, desde luego, es absolutamente necesaria si es que
vamos a conceder algin valor a nuestros tratados de co-
mercio, puesto que continuar tratando en las mismas con-
diciones a los que pactan con nosotros y a los que no pac-
tan, equivale a no dar valor ni efecto a nuestros pactos
comerciales.
Pero, a mi juicio, hay que ir mAs lejos. La tarifa mdxi-
ma o double no tiene la elasticidad que require el desarro-
1lo de una political de comercio exterior. En el studio








Luis Machado


que he hecho anteriormente, se comprobard que el maximo
de promedios de derechos que Cuba impone a los produc-
tos de cualquier naci6n es el 61% ad valorem que se co-
bra a Venezuela. El double del 61% seria el 122% ad va-
lorem, y hay 16 palses, o sea, casi la mitad de los paises
con quienes comerciamos, que cobra al azfcar de Cuba de-
rechos superiores al 120%. De modo que aun aplicando
la tarifa double o maxima a dichos paises, habria tal des-
proporci6n entire el trato que recibirian sus products en
nuestras aduanas y el maltrato que recibirian los nuestros
en las suyas, que no habria incentive tampoco para la con-
certaci6n de tratados ni para que esos paises suprimieran
las barreras artificiales creadas a nuestros products.


15. C6mo debe ser
el arancel cubano

El arancel de Cuba debe tener todas las columns que
sean necesarias para poner en practice el principio de la
reciprocidad arancelaria. Si comerciamos con 36 naciones,
debe tener 36 columns; una para cada naci6n. Puede luego
haber una column general o minima que nos d6 el tipo que
permit aplicar el tratado de reciprocidad con los Estados
Unidos. Los adeudos de cada articulo en dichas columns
arancelarias deben ajustarse al mismo nivel que se aplique
por dichas naciones a los products de Cuba; y, tomando
como base el arancel azucarero en los casos en que comer-
ciemos con naciones que deban ser consumidoras de nues-
tro azfcar; y el arancel tabacalero, en los dem6s casos, Cu-
ba poseeria un arancel cientifico que mediria a cada na-
ci6n con la misma vara con que dicha naci6n midiera a
Cuba. Y es necesario que ese arancel tenga la suficiente
elasticidad para que se eleven o rebajen los adeudos a me-
dida que dichas naciones suban o bajen los adeudos a
nuestro azfcar o a nuestro tabaco elaborado.








Sobre political econdmica


16. Resultados que
daria el Plan Hoover

Para que pueda apreciarse que la doctrine econ6mica que
defiendo no es un suefio ut6pico, sino que puede llevarse a
la prdctica con relative facilidad, voy a hacer un breve
andlisis de nuestro comercio con algunas naciones y a de-
mostrar c6mo podrian abrirse nuevos horizontes a los pro-
ductos cubanos, manejando con habilidad el arma del
arancel.

NORUEGA: En los cinco afios comprendidos de 1923 a 1927
Cuba compr6 a Noruega $10.383,132. Noruega en el mis-
mo period compr6 a Cuba $205,677. El comercio con
Noruega cost, por tanto, a Cuba $10.177,455.
Nuestras compras a Noruega consistent en gran parte de
bacalao, articulo alimenticio que no produce Cuba y que
es necesario, por consiguiente, importar del exterior. El
bacalao noruego, cuyo valor en el mercado mundial es
aproximadamente de 10 centavos la libra, paga en Cuba
$1.30 de derechos los 100 kilos, o sea, 6 d6cimos de un cen-
tavo la libra, que equivale a un derecho del 6 por ciento
ad valorem.
En contrast con el 6% que paga en la aduana cubana
el bacalao noruego, el azicar de Cuba tiene que tributar
en la aduana noruega 3.62 centavos la libra, o sea, el 181%
ad valorem.
I Que haria Noruega si Cuba elevara los derechos al ba-
calao noruego desde el 6% hasta equivaler al 181% ad va-
lorem que ellos imponen a nuestro azicar? Si le interest
conservar el mercado cubano para su bacalao, Noruega se-
guramente rebajaria su arancel azucarero, abriendo asi un
nuevo mercado a nuestros productores. Si no le interest
el mercado cubano lo bastante para rebajar su arancel
azucarero, entonces probablemente cesaria todo comercio
entire Cuba y Noruega. En ese caso, Cuba perderia dos-








Luis Machado


cientos mil pesos de ventas cada cinco afios y dejaria de
gastar en Noruega $10.000.000 en el mismo period.
Es verdad que un aumento en el arance cubano al baca-
lao noruego produciria un aumento equivalent en el pre-
cio del bacalao al consumidor cubano. El resultado en la
prActica seria la disminuci6n en el consume del bacalao
noruego. Y si asi fuera, jno puede acaso el pueblo cuba-
no disminuir el consume de bacalao noruego a la misma
proporci6n a que ha reducido el pueblo noruego el consu-
mo d]e azicar y tabaco cubano?
Pero no hay necesidad de alarmarnos sobre una possible
penuria de bacalao. Lo que sucederia en la prictica es
lo que en economic political se conoce con el nombre de des-
plazamiento de los mercados. En la praetica, bloqueado
el bacalao noruego por el arancel de Cuba, como lo estA el
azuicar de Cuba por el arancel noruego, Cuba se surtiria
de bacalao en otros pauses, en el Canada por ejemplo, que
produce el bacalao llamado de Escocia. Y como la tarifa
azucarera del Canada es aproximadamente la mitad de la
noruega, el araneel al bacalao de Escocia seria tambi6n pro-
porcionalmente la mitad del noruego. Asi se impediria
un aumento excesivo en el costo del bacalao al consumidor
cubano.
En otras palabras, la political econ6mica que predico,
quitaria el mercado cubano a unas naciones para darlo a
otras; abriria nuestras puertas solamente a aquellas que, a
su vez, abran su mercado a nuestro azicar y a nuestro ta-
baco.

MJIxco: IEn el quinquenio de 1923 a 1927, Cuba com-
pr6 a M6jico products por valor de $32.870,157. Mejico
compr6 a Cuba $182,968. En cinco afios el comercio con
M6jico cost a Cuba, por tanto, $32.687,189.
Nuestras compras a M6jico consistent principalmente de
petr6leo, combustible necesario para nuestras industries,
que entra practicamente libre de derechos; garbanzos, ar-
ticulo alimenticio que puede producirse en el pais si se
protege debidamente; y, sobre todo, frijoles negros, base








Sobre political econ6mica 65

fundamental del alimento del pueblo, que viene a compe-
tir abiertamente con el frijol negro del pais que se produ-
ce por el agricultor cubano en magnificas condiciones y de
mejor calidad.
El frijol negro mejicano, cuyo valor en el mercado mun-
dial es aproximadamente de 5 centavos la libra, tribute en
la aduana cubana un derecho de $2.00 los 100 kilos, o sea,
I centavo la libra, equivalent al 20% ad valorem.
En contrast con el 20% que paga en Cuba el frijol negro
mejicano, el azfcar de Cuba paga en M6jico un derecho
de aduana ascendente a 3.71 centavos la libra, mas el 10%
de recargo, o sea, 4.18 centavos equivalent, al 209% ad
valorem. El tabaco de Cuba paga $6.00 oro el kilo, mis
el 30% de recargo, o sea, aproximadamente el 60% ad va-
lorem.
Seria explicable que Cuba mantuviera abiertas las puer-
tas de sus aduanas al frijol negro mejicano que viene a
desplazar al cubano, si a cambio de ello MBjico las abrie-
ra para nuestro azicar o nuestro tabaco; pero como nues-
tros principles products no pueden atravesar la prohibi-
tiva muralla arancelaria mejicana, ,e6mo es possible que
prospere el guajiro cubano, que no pudiendo producer azfi-
car ni tabaco para M6jico, no le queda ni siquiera el recur-
so de producer frijoles negros para su propio consume?
BRASIL: En el quinquenio de 1923 a 1927, Cuba gast6 al
Brasil $3.515,477. Brasil compr6 a Cuba en ese period
$246,666. El comercio con Brasil cost, por tanto, a Cu-
ba en esos cinco afios $3.268,811.
Nuestras compras al Brasil consistent principalmente de
cafe, grano que constitute un articulo indispensable en la
dieta del pueblo cubano; pero que puede producirse en
nuestro pais en grandes cantidades y de excelente calidad.
El cafe del Brasil, que es uno de los articulos mis cas-
tigados por cl arancel cubano, tribute en la aduana cu-
bana un derecho de $23.40 los 100 kilos, o sea, aproxima-
damente 10 centavos la libra. Tomando como precio mun-
dial del cafe (prescindiendo de las naturales variaciones








Luis Machado


que tienen las distintas calidades) la suma de 20 centavos
la libra, result que el cafe del Brasil paga en Cuba un de-
recho equivalent al 50% ad valorem.
En contrast con el 50% que imponemos en Cuba al ca-
fe del Brasil, Brasil impone al azicar de Cuba un dere-
cho de 19.08 centavos la libra, equivalent al 954% ad va-
lorem. El tabaco de Cuba, a su vez, paga 15,600 reis, mAs
el 2%, o sea, $8.62 el kilo, equivalent al 86% ad valorem.
SEs just que el agricultor cubano, que se ve impedido
de producer azicar o tabaco para el Brasil, tenga, sin em-
bargo, que soportar en su propia casa la competencia del
cafe del Brasil, que viene a disputarle su mercado natural.
Aunque no fuera mas que por dignidad, Cuba deberia
imponer al cafe del Brasil en la aduana cubana, un dere-
cho equivalent al que ella cobra al azfcar o al tabaco de
Cuba. Se alegard que Brasil, al aplicar esa alta tarifa al
azficar, s6lo procura fomentar y proteger su industrial
azucarera. Igual argument justificaria un aumento en
la tarifa cubana al caf6 del Brasil. Se dirA que subir tan
exageradamente los aranceles a los products de una na-
ci6n amiga, es enajenarnos la amistad y simpatia de una
repfblica hermana, a quienes estamos estrechamente liga-
dos en el orden spiritual y con quienes mantenemos rela-
clones cordiales en el orden politico international Pero
ante la barrera aduanal brasilefia, que excluye del merca-
do al product cubano, no puede acaso Cuba hoy alegar
lo mismo?
Y si el Brasil se ofende, I cuAndo llegard la hora en que
los cubanos tambien se sientan ofendidos?
URUGUAY: En el quinquenio de 1923 a 1927, Cuba com-
pr6 al Uruguay $23.693,476. Uruguay compr6 a Cuba
$3.922,432. El comercio con el Uruguay cost a Cuba,
por tanto, $19.771,044.
Nuestras compras al Uruguay consistent casi exclusiva-
mente de tasajo, articulo muy important en la dieta del
pueblo cubano, pero que, segfn se estd demostrando ac-
tualmente en la prActica, puede producirse igualmente en








Sobre political econ6mica


Cuba, abriendo nuevos horizontes a nuestra industrial ga-
nadera, si recibe la debida protecci6n arancelaria.
El tasajo del Uruguay, cuyo valor en el mercado mun-
dial puede calcularse aproximadamente en unos 10 centa-
vos la libra, tribute en la aduana cubana $8.00 los 100 ki-
los, o sea, 3.68 centavos la libra, que equivale a un derecho
del 36% ad valorem. En Cuba el tasajo es uno de los ar-
ticulos m6s castigados por los aranceles; y s6lo paga el
36% ad valorem.
En contrast con el 36% que paga en Cuba el tasajo
uruguayo, Uruguay impone al aziicar de Cuba un derecho
de 2.72 centavos la libra, o sea, el 136% ad valorem. El
tabaco de Cuba no es mas afortunado. Entre derechos de
aduanas e impuestos interiores, tiene que tributar aproxi-
madamente $7.00 el kilo, o sea, un equivalnete del 70% ad
valorem.
Se sostiene por muchos que es ridicule la idea de que
Cuba pretend ahora producer tasajo para su propio con-
sumo en competencia con el Uruguay. Podria quizis con-
vencerse de esto al agricultor cubano, si pudiera, en vez
de producer tasajo para su propio consume, venderle azi-
car y tabaeo en cantidad al Uruguay; pero como el Uru-
guay rechaza con su muralla aduanal nuestro azficar y
nuestro tabaco y, segin las estadisticas, s61o nos compra
15 centavos por cada peso que le gastamos, ,qu6 remedio
le queda al cubano que pedir para el tasajo cubano la pro-
tecci6n araneelaria que el Uruguay no niega a su artifi-
cial industrial azucarera y tabacalera?
ALEMANIA: En los afios de 1923 a 1927, Cuba gast6 a
Alemania $42,665,672. Alemania en cambio, s61o compr6
a Cuba $8.475,101. El comercio con Alemania cost a Cu-
ba, por tanto, $34.190,571.
Nuestras compras a Alemania son muy variadas. Adqui-
rimos de ella cristaleria, articulos de metal, maquinarias,
products quimicos, tejidos y otras manufactures que, sin
duda, podriamos igualmente adquirir de otras naciones.
Esos products tributan en la aduana cubana un promedio
de derechos equivalents al 17% ad valorem.








Luis Machado


Pero hay in epigrafe en nuestras compras a Alemania
que pasa generalmente desapercibido en cl enjambre de
las estadisticas y cuya importaci6n en Cuba no tiene justifi-
caci6n alguna. Me refiero al frijol blanco o judias blan-
cacs, que Cuba compra en grandes cantidades a Francia y
Alemania y que el pueblo consume alternindolo con el fri-
jol negro, cuya composici6n quimica y valor alimenticio es
analogo, sin duda en el deseo de romper con la diferencia
del color la monotonia de su dieta. Este grano puede pro-
ducirse en Cuba con la misma facilidad que el frijol negro.
La judia tipo Marrow, cuyo valor en el mercado mun-
dial es de 7 centavos aproximadamente, paga en la adua-
na cubana un derecho de $1.40 los 100 kilos, o sea, 7 d6-
cimos de un centavo por cada libra, equivalent a un 10%
ad valorem.
En contrast con el 10% que paga en las aduanas de
Cuba cl frijol o judia blanca de Alemania y en contrast
con el promedio de 17% que pagan sus otros products,
Alemania impone al azfcar de Cuba un derecho de 3.13
centavos la libra, equivalent al 156% ad valorem; y al
tabaco elaborado de Cuba un derecho de 75 marcos oro el
kilo, que hacen $17.88 el kilo, o sea, un equialente del
180% ad valorem.
El derecho alemdn al azficar de Cuba pudiera justificar-
se porque Alemania es pais productor de azicar y no hay
probabilidades de que nos compare azficar. Pero no puede
alegarse lo mismo en cuanto al tabaco cubano. Debe Cu-
ba continuar siendo tributaria de un pais que no s6lo com-
pite con ella en la producci6n de azficar, sino que excluye
de su mercado el finico articulo de importancia que pode-
mos venderle a cambio de lo much que le compramos.
FRANCIA: En el quinquenio de 1923 a 1927, Cuba com-
pr6 a Francia $53.558,811. En el mismo period Francia
compr6 a Cuba $22.735,373. El comercio con Francia cos-
t6 a Cuba, por tanto, $30.823,438.
Nuestras compras a Francia fueron tan variadas como
las de Alemania: articulos de vestir, licores, manufactu-










Sobre political econdmica 69

ras, perfumes, etc. Estos articulos pagaron en la aduana
cubana un promedio del 24% ad valorem.
Pero para que se vea mas ain la desproporci6n arance-
laria que existe entire Cuba y Francia, vamos a tomar co-
mo tipo de comparaci6n, el champagne, articulo cuyo ca-
ricter de lujo nadie puede discutir.
El champagne frane~s paga en la aduana cubana un
derecho de 90 centavos el litro. Calculando que el litro
de champagne valga $1.50 (precio en extreme conserva-
dor), tenemos que el champagne frances paga en la adua-
na cubana el 60% ad valorem. Aun cuando dentro de
nuestra actual nomenclatura arancelaria result dificil
calcular los derechos ad valorem a la perfumeria france-
sa, puede, sin embargo, asegurarse que los perfumes fran-
ceses no pagan en las aduanas de Cuba derechos superio-
res al 60% que paga el champagne.
En contrast con el 60% que Cuba impone a los articu-
los de lujo franceses, Francia impone al azicar de Cuba,
que es un articulo alimcnticio de primera necesidad, un
derecho de 1.78 centavos la libra, equivalent aproximada-
mente al 90% ad valorem; y al tabaco habano un derecho
de $20.00 el kilo, o sea, el 200%, apart de los impuestos
interiores de consume.
Para abrir el mercado frances a los products cubanos
no hace falta concertar tratados comerciales onerosos que
aten la libertad de acci6n de Cuba. Basta con que Cuba
aplique en sus aduanas a los articulos franceses en gene-
ral un derecho equivalent al 90% ad valorem que tiene
que pagar en Francia nuestro azicar; y a los articulos de
lujo, como las modas, perfumes y champagne, un dere-
cho equivalent al 200% que tiene que pagar on Fran-
cia el tabaco habano.
Y si Francia, a pesar de dichas medidas arancelarias,
no rebajare sus adeudos a nuestros products y se hiciera
impossible el canje de mercancias centre ambos paises, ,es
que acaso los cubanos necesitamos m6s los perfumes y el
champagne de Francia, de lo que deben necesitar los fran-
ceses nuestro azficar y nuestro tabaco?









Luis Machado


ITALIA: En el quinquenio de 1923 a 1927, Cuba compr6
a Italia mercancias por valor de $10.604,959. En el mis-
mo period Italia compr6 a Cuba s6lo $2.451,713. El co-
mercio con Italia cost a Cuba, por tanto, $8.163,246.
Nuestras compras a Italia, conmo las de Francia, consis-
ten en miiltiples articulos que podrian producirse en nues-
tro pais, o que lo mismo podrian comprarse a otras nacio-
nes, si llegare a ser necesario. Los articulos italianos pa-
gan en la aduana de Cuba un promedio del 24% ad valo-
rem. El vermouth, por ejemplo, que pudiera considerar-
se como un articulo de lujo, s6lo paga 12 centavos el litro;
y, calculando su valor aproximado en 50 centavos el litro,
el derecho cubano equivale al 25% ad valorem.
En contrast con el 25% que pagan en Cuba los articu-
los italianos, Italia impone al azfcar de Cuba un derecho
de 2.16 centavos la libra, equivalent al 108% ad valorem.
El tabaco habano tribute unos $6.80 el kilo, o sea, el 68%
ad valorem. Estas cifras son de extremada importancia,
porque Italia tiene celebrado un tratado de comercio con
Cuba. Segin ese tratado, ambas naciones deben conceder-
se mutuamente el trato de naci6n mas favorecida. Cierta-
mente, en el orden arancelario, Cuba da mis a Italia de
lo que recibe de 6sta.
Pero si analizamos detenidamente el balance comercical
de ambos paises, llegaremos a conclusions verdaderamen-
te desconsoladoras para los cubanos. En 1927, por ejem-
plo, scgin las estadisticas oficiales publicadas por la Se-
cretaria de Hacienda, el azficar que Italia compr6 a Cuba
no lleg6 a 200,000 sacos, es decir, lo que produce cualquier
ingenio de median capacidad en Oriente o Camagiiey. Y
segin los datos que me han facilitado los fabricantes de
tabaco, durante todo el afio de 1928, cuyas estadisticas ofi-
ciales ain no han sido publicadas, Italia s6lo compr6 a
Cuba 39,000 tabacos, o sea, menos de lo que consume, por
ejemplo, el Country Club de la Habana.
Es evidence, que frente a estos datos de una elocuencia
incontrastable, no hay excusa para la continuaci6n de se-
mejanto tratado de comercio. No s6lo es un mal negoeio









Sobre political economic


desde el punto de vista mercantil, sino que ya en la prAc-
tica se estA demostrando que el tratado con Italia es un se-
rio obstAculo para la concertaci6n de otros tratados. En
efecto, como el tratado contiene la clausula de naci6n mas
favorecida, cada vez que Cuba concede a cualquier naci6n
con quien celebre un tratado commercial determinadas'ven-
tajas para sus articulos, en el acto Italia goza, por la ci-
tada clausula, de los mismos privilegios y ventajas, sin te-
ner que dar a Cuba nada a cambio de ello.
De no denunciarse inmediatamente el tratado con Italia,
Italia, que no nos compra azicar ni tabaco y cuyos dere-
chos a nuestros products son prohibitivos, Ilegari a go-
zar de todas las ventajas que individualmente vayamos
concediendo a cada naci6n. Esto es no s6lo absurdo, sino
peligroso.
Por eso so explica que en sesi6n de 2 de Noviembre do
1927, el Consejo de Secretarios de la RepAblica, presidido
por el General Machado, acordara por el voto unAnime de
todos los miembros de su Gabinete estudiar la forma de
dcnunciar este tratado commercial; acuerdo que fu6 ratifi-
cado en sesi6n celebrada un afio despu6s, el 17 de Octubre
de 1928.
Para abrir el mercado italiano no hace falta tratado al-
guno. El tratado ha fracasdo. Lo que hace falta, repito,
es aplicar a los products italianos en Cuba aranceles que
equivalgan a los que Italia aplica a los products cubanos.
Y como el riesgo que corremos de perder la clientele ita-
liana no es realmente muy grande, creo que Italia reaccio-
naria inmediatamente y, por su propia conveniencia, daria
mejor tratamiento a los products cubanos. Si asi no fue-
ra, el pueblo cubano, no menos patriota que el italiano,
llegaria a acostumbrarse a vivir sin los vinos y conservas
de Italia del mismo modo que los italianos parecen vivir
felices sin el tabaco y el azficar de Cuba.
INDIA: En los cinco afios de 1923 a 1927, Cuba compr6
a la India $68.193,776. La India, en el mismo period, s6-
lo compr6 a Cuba $384,853. En su comercio con la India,
Cuba perdi6 $67.808,923.









Luis Machado


Cuba es tributaria de la India por el arroz, grano que
constitute la base del alimento del pueblo, y que con al-
guna protecci6n podria producirse en Cuba; y por los sa-
cos de yute que utiliza para envasar el azicar, que po-
drian producirse en Cuba de la fibra de malva, plant sil-
vcstre en nuestro pais.
El arroz tipo Saig6n largo, semi-descascarado, que es el
que principalmente se import en Cuba, tiene un valor
aproximado en el mercado mundial de 21/2 centavos la li-
bra. Paga en Cuba derechos de 84 centavos los 100 kilos,
o sea, 4 decimas de un centavo la libra, equivalent al 16%
ad valorem.
En contrast con el 16% que paga el arroz indio en Cu-
ba, el azicar de Cuba tribute en la aduana india 1.19 cen-
tavos la libra, o sea, el 59% ad valorem. El tabaco elabo-
rado en Cuba paga un derecho ad valorem del 75%.
La India deberia ser uno de nuestros mejores mercados
de azicar. Aun cuando la India produce azicar y su con-
sumo per capita es tan pequefio que s61o alcanza 27 libras,
su poblaci6n es tan grande que consume todo el azicar
que produce y tiene ademis que importer anualmente cer-
ca de un mill6n de toneladas, que compra actualmente a
Java.
Cuba tiene dos caminos o seguir. O se independiza de
la subordinaci6n econ6mica en que la tiene sumida la In-
dia, bien produciendo su propio arroz o comprAndolo a
otras naciones y fabricando sus propios envases; o con-
vierte a la India de un pardsito de nuestra economic en
un client important. Cuba debe insistir en que los de-
rechos indios a nuestro azicar y a nuestro tabaco no ex-
cedan de los tipos que en Cuba le cobramos a su arroz y
a sus envases. Y si se obtuviera esa rebaja en el arancel
indio exclusivamente para el azicar y el tabaco de Cuba,
dejdndose subsistente el actual arancel al azfcar y al ta-
baco do las demAs naciones, Cuba lograria abrir una bre-
cha important en el mercado azucarero del Extremo
Oriente que hoy control Java y en el mercado tabacalero
que hoy control Sumatra.










Sobre political econ6mica


Y si la India no nos abre su mercado, I no creen los cu-
banos que ha llegado la hora de pensar seriamente en bus-
car el medio de transformar nuestra industrial o nuestros
habitos para independizarnos econ6micamente de la India?
CANADA: En los filtimos cinco afios hemos comprado al
Canada $30.889,157. En ese period, Canada compr6 a Cu-
ba $24.621,235. El comercio con Canada, result, por tan-
to, desfavorable a Cuba en $6.267,922.
Nuestras compras al Canada consistent principalmente de
papas, bacalao, leche condensada, cereales y conservas. Con
excepci6n de la papa, estos products pagan un promedio
de derechos del 13% ad valorem.
La papa del Canada, que es uno de los articulos mas cas-
tigados por nuestros aranceles, tribute en la aduana cuba-
na un derecho que varia segfin la estaci6n del afio en que
se importa. Desde el 19 de Junio al 30 de Noviembre, tri-
buta $1.00 los 100 kilos, o sea 1/2 centavo la libra. Desde el
I1 de Diciembre al 31 de Mayo tribute el double, es decir,
$2.00 los 100 Kg. o sea, aproximadamente 1 centavo la libra.
Calculando que el valor normal de una libra de papa
sea alrededor de 11/2 centavos, result que los actuales
aranceles imponen a la papa del Canada un derecho equi-
valente al 33% o al 66%, segfin la 6poca en que se impor-
te. El Canada impone al azicar de Cuba 1.76 centavos de
derecho la libra, o sea, el 88% ad valorem. El tabaco ela-
borado paga $8.60 el kilo, mas el 25% ad valorem, o sea,
aproximadamente el 112% ad valorem.
Al amparo del nuevo arancel cubano, los agricultores
han fomentado en gran escala el cultivo de la papa del
pals. Aun cuando, por las condiciones naturales, no es
possible que Cuba pueda pretender competir con el Cana-
da en la producci6n de papas, la papa de Cuba, por su al-
ta calidad, tiene un mercado seguro en el pais. No puede
resistir, sin embargo, a pesar del alto arancel, ]a compe-
tencia en precio de la papa del Canada.
SPero c6mo puede el Gobierno de Cuba negar al agri-
cultor cubano una protecci6n para su papa contra la com-
petencia canadiense, igual a la que el Gobierno del Cana-









Luis Machado


da no vacila en conceder al productor de azicar de remo-
lacha? Si dejamos abierto el mercado de Cuba a las pa-
pas del Canada, debe ser a condici6n de que, a su vez, el
Canadd abra igualmente su mercado azucarero a nuestros
productores.
Es el Canada uno de los paises cuyo comercio debe fo-
mentarse preferentemente por Cuba. Las producciones
de Cuba y Canada, con los ajustes que necesariamente exi-
ge todo negocio, se complementan. Canada puede llegar a
ser un mercado tan important para Cuba como Inglate-
rra o los Estados Unidos.
ESPARA: Durante el quinquenio de 1923 a 1927, Cuba
compr6 a Espafia mercancias por valor de $62.293,256.
Espafia s6lo compr6 a Cuba durante el mismo period
$7.631,790. El comercio con Espafia cost a Cuba, por
$55.291,466.
Los products espafioles pagan en la aduana cubana un
promedio del 26% ad valorem. En contrast con ese 26%,
el azicar de Cuba tribute en la aduana espafiola 7.44 cen-
tavos la libra, o sea, el 372% ad valorem; y el tabaco ela-
borado tribute, en virtud del tratado de comercio Altima-
mente celebrado, 25 pesetas el kilo, o sea, $4.00 el kilo,
equivalent al 40% ad valorem.
No ha transcurrido ain suficiente tiempo desde la con-
certaci6n del tratado de comercio con Espafia, para poder
formarse juicio definitive sobre sus resultados practices.
Pero es just declarar que, a pesar de la enorme dispari-
dad existente entire las concesiones que Cuba hizo a Espa-
fia y las que obtuvo de Espafia, al menos el tratado con
Espafia se hizo en mejores condiciones que el tratado con
Italia, no s61o porque fija el maximo de derechos que se le
puede imponer al tabaco elaborado cubano, sino porque
oblig6 al Gobierno espafiol a consumer una cantidad de-
terminada de nuestros products tabacaleros. Cuando sur-
ja la oportunidad de revisar nuevamente el tratado comer-
cial con Espafia, los azucareros cubanos deben insistir en
que se protejan sus intereses en la misma forma en que
fueron protegidos los intereses tabacaleros. Espafia no









Sobre political economic 75

tiene industrial azucarera suficiente para abastecer las ne-
cesidades 16gicas de su poblaci6n y es hoy uno de los pai-
ses que proporcionalmente menos azfcar consume debido
al alto costo a que se expended al pueblo consumidor.
ESTADOS UNIDOS: Durante los afios de 1923 a 1927, com-
pramos a los Estados Unidos mercancias por valor de
$870.992,609. Los Estados Unidos, en el mismo period,
compraron a Cuba $1,491.885,559. El comercio con Es-
tados Unidos en cinco afios produjo a Cuba, por tanto,
$620,892,950; cantidad que en parte perdimos en nuestro
comercio con otras naciones.
Dada la multiplicidad de products que importamos y
exportamos a los Estados Unidos, el anilisis de nuestras
relaciones comerciales y el studio comparative de nues-
tros respectivos aranceles, resultarian demasiado exten-
sos en un trabajo de esta naturaleza.
Para que se tenga una idea, sin embargo, basta afirmar
que los products americanos pagaron en nuestras adua-
nas un promedio de derechos equivalent al 13%. En
contrast con ese 13%, Estados Unidos impone al azicar
un derecho de 1.76 centavos la libra, equivalent al 88%
ad valorem, derecho que los remolacheros americanos pre-
tenden elevar mas afn. El tabaco elaborado de Cuba tri-
buta $4.50 la libra, mas el 25% ad valorem, o sea, aproxi-
madamente el 124% ad valorem.
El desnivel arancelario es mas evidence cuando se com-
para, por ejemplo, con el tratamiento que reciben en la
aduana americana los products de Inglaterra, Francia,
Alemania, Canada y Jap6n, que son las Anicas cinco na-
ciones cuyo comercio con Estados Unidos es mayor que el
de Cuba.
Inglaterra paga en la aduana 'americana un promedio
de derechos ascendente al 18%; Francia, el 31%; Alema-
nia, el 25%; Jap6n, el 4%; y Canada, el 6 Los p
ductos de Cuba pagan en total un promedio del 56%, o
sea, mas que Inglaterra, Alemania, Jap6n y Canada en
conjunto.









Luis Machado


Puede asegurarse que los products cubanos contribu-
yen con 25 centavos en cada peso que ingresa en el Tesoro
de los Estados Unidos por concept de derechos de aduanas.
A pesar de la enorme desproporci6n que existed entire los
aranceles americanos a nuestros products y los nuestros
a los suyos, los niimeros demuestran que es el tratado de
reciprocidad el mejor convenio commercial celebrado por
Cuba y que es el comercio con los Estados Unidos el mAs
favorable para nuestros intereses econ6micos. El actual
tratado de reciprocidad es inadecuado para la importan-
cia que han alcanzado en los iltimos afios las relaciones
comerciales entire Cuba y los Estados Unidos. El Gobier-
no acaba de iniciar activas gestiones, muy bien encamina-
das, para la revision de dicho tratado sobre una base mis
equitativa.
No hay duda que Cuba obtendria mejor trato por parte
de los Estados Unidos si los cubanos se preocuparan do
ajustar antes sus relaciones comerciales con las 24 nacio-
nes que nos tratan peor que los Estados Unidos en material
arancelaria. Si se implantara con 6xito la doctrine de la
reciprocidad arancelaria, que debe inspirar nuestra politi-
ca de comercio exterior, estoy seguro que al redactarse de-
finitivamente el future tratado He reciprocidad, los aran-
celes americanos tratarian a Cuba con mas justicia.


17. Forma de desarrollar la
political de comercio exterior

Los espiritus conservadores seguramente querrAn atri-
buirme la idea de que yo deseo envolver a mi pais en
una guerra de tarifas, idea que a su simple anuncio ha
de resultar impopular a los ojos de un pueblo como el
nuestro, pacifico por naturaleza. Pero yo no deseo, ni creo
que nadie en Cuba desee, la guerra de tarifas. Creo, con
la mayoria de nuestros economists, que el ideal para Cu-
ba seria que todas las naciones del mundo implantaran el
libre-cambio. Pero si la mayor parte de las naciones con








Sobre political econdmica 77

quienes comerciamos sc vuelven contra Cuba y de hecho
nos declaran la guerra commercial, imponiendo a nuestros
products aranceles abusivos o prohibiendo absolutamen-
to su importaci6n, podemos los cubanos permanecer indi-
ferentes con los brazos cruzados, aceptando impasibles un
ataque tan director a nuestros interests colectivos y a nues-
tra dignidad national? Creo cumplir mi debor de ciuda-
dano advirtiendo a tiempo a mis compatriotas del peligro
para que reaccionemos y no continuemos en esta actitud
pasiva tan deprimente para un pueblo viril.
SEs possible que seamos tan cAndidos en el comercio in-
tcrracional, que continuemos ilusionados todavia con el
espejismo del libre-cambio, sin dar protecci6n adecuada a
nuestras industries y a nuestros obreros, por no atrever-
nos a ofender la susceptibilidad de pauses que no tienen el
menor escripulo en excluir deliberadamente de su merca-
do los products del sudor y del trabajo del pueblo cu-
bano?
No dudo tampoco que algunos espiritus conservadores
considerarin mis recomendaciones demasiado atrevidas.
Pero, jhay alguien que crea honradamente que con notas
diplomiticas vaselinosas, con conferencias internacionales
sentimentales, con banquets protocolares o con discursos
romAnticos sobre las virtudes de los heroes se rompen las
barreras arancelarias?
Los derechos, decia Marti, se toman, no se piden; se
arrancan, no se mendigan. Por cso declare con toda fran-
queza, que en esta cuesti6n me siento radical. Consider
que el finico m6todo eficaz para destruir la barrera arance-
laria es el que cmple6 el Gobierno espafiol hace algunos
afios, cuando Norucga prohibit con una ley seca la impor-
taci6n de los vinos espafioles. El Gobierno espafiol, como
represalias, impuso al bacalao noruego un derecho tan pro-
hibitivo que al poco tiempo las Camaras noruegas se vie-
ron forzadas a modificar su ley prohibicionista para abrir
nuevamente el mercado a los vinos espafioles. El conflic-
to culmin6 con un tratado de comercio entire Espafia y








Luis Machado


Noruega, que elimin6 las barreras aduanales entire ambas
naciones.
Habrd quienes prefieran abandonar la idea de fomen-
tar nuestro comercio exterior, antes de continuar luchan-
do contra naciones grandes y poderosas que poseen capital
y marinas mercantes y de guerra, limit6ndonos a producer
para nuestro consume interior. Consider esta tendencia
un error lamentable.
Las naciones son grandes mas que por su poblaci6n y
extension o por sus ejercitos, por su inteligencia. Holan-
da cabria perfectamente en nuestras provincias de Cama-
giiey y Oriente, no tienen mas que el double de nuestra
poblaci6n y no tiene ni ej6rcito ni marina de guerra
de consideraci6n. Sin embargo, Holanda es uno de los pri-
meros paises en el comercio international, porque la inte-
ligencia de los holandeses como comerciantes es un hecho
proverbial. Suiza, que por su situaci6n geogrdfica no tiene
marina, es uno de los paises donde las classes trabajadoras
no conocen la pobreza, debido a la inteligencia de los suizos
en el desarrollo de su comercio exterior. Y, si analizamos
la grandeza del enorme imperio britdnico, encontraremos
que mas que en su marina y en su banca, el poderio ingles
descansa en la inteligencia y en la habilidad traditional de
su pueblo en el campo de las actividades internacionales.
Cuba, colocada en el centro del Nuevo Mundo y dotada
de mas puertos naturales que todo el continent Sur-Ame-
ricano, no puede ahora renunciar a su legitimo derecho al
comercio international. Mirar fnicamente hacia dentro se-
ria declararnos vencidos en el eampo que legitimamente nos
corresponde. Limitarnos al mercado de consume de nues-
tros tres millones de habitantes es limitar la riqueza de Cu-
ba a nuestra eseasa poblaci6n; es declarar al mundo que el
cubano no tiene ni la capacidad del holandes, ni la inteli-
gencia del suizo, ni la habilidad del ingles. Es confesar
que la actual generaci6n no tiene el valor de luchar en el
campo de las actividades internacionales, y que, por tanto,
no merece alcanzar la ambicionada independencia econ6-
mica.








Sobre political econdmica


Se alegari que Cuba no posee actualmente banca propia,
que el comercio y la tierra est6n en su mayoria en manos
cxtranjeras, que su producci6n no estd diversificada, que
los actuales metodos de producci6n y distribuci6n son ina-
decuados y que carecemos de elements importantisimos pa-
ra la lucha en el campo del comercio international de que
disponen otras naciones de mis experiencia y riqueza que
nuestra joven y pequefia Repfiblica.
Pero estos factors, cuya importancia nadie niega desde
luego, subsisten con mi plan y sin 61. Son problems que
Cuba, como toda naci6n, tiene que ir resolviendo poco a po-
co, independientes de la adopci6n de una political econ6mi-
ca de comercio exterior, principal objetivo de mi confe-
rencia.
Ahora bien, es evidence que la political que recomiendo
para el desarrollo de nuestro comercio exterior, si se im-
plantara bruscamente,. produciria quizas algunos trastor-
nos en nuestra estructura econ6mica y fiscal y en nuestras
relaciones internacionales.
Pero yo no pretend la implantaci6n instant6nea de to-
do mi plan. El temperament criollo, vehemente y ner-
vioso por naturaleza, nos incita a pretender hacer en un
dia lo que en otros paises es labor de muchos afios de tra-
bajo.
Quizas, por eso, desde la independencia hemos pasado
un cuarto de siglo buscando afanosamente la soluci6n in-
mediata y provisional a nuestros males econ6micos, que se
hubieran resuelto definitivamente si en el transcurso de
esos afios hubi6ramos seguido una orientaci6n definida en-
caminada hacia la soluci6n fundamental del problema.
Ahora mismo, existen multitud de planes tendientes casi
todos a resolver de moment la crisis present. En mate-
ria econ6mica, los cubanos tenemos que aprender a pen.
sar no en t6rminos de dias y meses, sino en terminos de
afios, que no son mas que minutes en la vida de los pue-
blos. Adoptemos serenamente una political constructive y
s6lida, y vayamos desarroll6ndola gradualmente. En el








80 Luis Machado

transcurso del tiempo, que corre insensiblemente, recoge-
remos, como los demfs pueblos, el fruto abundante de la
buena semilla.


18. El resume

El Plan Hoover tendria las siguientes ventajas:
19 Abriria nuevos horizontes a nuestro negocio de ex-
portaci6n.
29 Desarrollaria nuevos mercados a nuestros principa-
les products.
39 Diversificaria nuestra clientele, independizindonos,
a la larga, de la subordinaci6n econ6mica y political.
49 Realzaria nuestro prestigio international.
5" Desarrollaria y regularia nuestras compras en el
exterior, de modo que invertiriamos sabiamente nuestro
dinero.
69 Daria a la agriculture y a las industries nacionales
verdadera protecei6n arancelaria.
79 No es incompatible con ]a implantaci6n de cualquier
otro plan que tenga por objeto diversificar o mejorar nues-
tra producci6n, o distribuirla mediante un solo organismo.
89 No costaria un centavo al Erario Pfiblico.
















COMENTARIOS


FOR EL DR. RAMIRO GUERRA,
Profesor de Historia de Cuba en
la Universidad de la Habana. (*)




































(*) Conferencia lelda en el Club Ro-
tario de la Habana el dia 18 de abril
de 1929.



























-La labor que realize el Gobierno en la ac-
tualidad proeurAndole a la Rep6blica buenos
araneeles y mejores tratados, merece conscien-
tes aplausos.
-Pero los eubanos debemos mirar con prefe-
rencia hacia el interior, haeia nosotros mismos,
olvidados de los horizontes lejanos.
-Hechos los grandes trabajos de Obras Pfi-
blicas el Ejecutivo podrd, acometiendo en el
acto las obras menores, contribuir con efica-
cia al convalecimiento rdpido de la naci6n.

Sefiores:
He aqui mis comentarios:
1. El doctor Machado ha realizado una excelente la-
bor estadistica y merece una efusiva felicitaci6n por ella.
Asi como la administraci6n de una empresa require un
sistema modern de contabilidad, el gobierno de una na-
ci6n no puede pasarse sin una buena y complete estadis-
tica. El doctor Machado da un buen ejemplo en este sen-
tido y todos debemos imitarle.
2. La tesis que ostensiblemente parece mantener en
primer t6rmino el doctor Machado, es la de que necesi-
tamos buscar nuevos mercados para nuestros products
y ampliar los mercados existentes. No puede merecer si-
no aplausos en terminos generals. Nadie dejard de apo-









Ramiro Guerra


yarla ni de reconocer sus ventajas. Hasta aqui estamos
de acuerdo, pero a partir de este punto, comienzan nues-
tras objeciones.
3. El doctor Machado consider muy mala la situaci6n
econ6mica de Cuba, nos parece entender que estima que
se debe al balance en contra nuestra de nuestro comercio
exterior con muchos paises, y propone para remediar el
mal la guerra de tarifas. A su juicio, nuestra situaci6n
se restableceria y se aseguraria el bienestar de la naci6n,
con s6lo forzar la ampliaci6n de nuestras exportaciones.
Analicemos estos puntos.
4. Primero. La mala situaci6n econ6mica, que va me-
jorando lenta pero sensiblemente, se debe a numerosisi-
mas y complejas causes. La primera y mds grave de to-
das, al incremento estupendo y artificial de la industrial
azucarera, que hace defender todo nuestro bienestar de
un solo product, el azfcar, articulo, en todos los tiem-
pos, de intense especulaci6n, sujeto a altas y bajas brus-
cas y constantes. La loteria de las Indias Occidentales,
como llamaron los fingleses, desde hace doscientos afios, a
la industrial azucarera. Sobre base tan inestable y move-
diza, con una industrial que tiene que importer el capital,
los brazos y vender fuera, en mercados que no control,
sus products, al 85 por ciento, del comercio exterior cu-
bano, Cuba jams podria normalizar su economic. Sin
embargo, nos parece entender que su argumentaci6n se
encamina a favorecer casi exclusivamente la industrial
azucarera. Pocas personas, muy pocas, se dan cuenta de
hasta qu6 punto Cuba es un pais exclusivamente azucare-
ro y padece de diabetes. Java, su gran rival, tiene un
area mayor, mayor proporci6n de tierras cultivables y so-
bre 30.000,000 de habitantes. Ha fabricado en su zafra
maxima tres millanos de toneladas de azucar, o sea un
mill6n por cada diez millones de habitantes. En igual
proporci6n, dado el nfunero de sus habitantes, la zafra
de Cuba no debiera llegar a 400,000 toneladas, y Java em-
plea mejores m6todos de cultivo que Cuba, tiene tipos de









Comentarios


cafia mejores y obtiene mayor rendimionto por acre o
por caballeria. Java no cs como Cuba, un pais cuya po-
blaci6n viva del azficar; no es un pais monoproductor co-
mo el nuestro. Por eso lucha con ventaja contra nosotros.
Una zafra cubana de 400,000 toncladas seria insignifican-
te; sin embargo, comparada con Java, en cuanto a pobla-
ci6n, esa debiera ser proporcionalmente, la zafra nuestra.
Este elefantiasico dcsarrollo de una industrial artificial
-lo es en su volume actual porque no esta en rela-
ci6n con la capacidad financier, ni con la capacidad en
brazos del pais-no constitute un progroso, sino una anor-
malidad. Es social, econ6mica y nacionalmente hablando
un caso patol6gico. Ese normal desarrollo de la indus-
tria, con capital y brazos extranjeros, producido on el
moment transitorio y normal tambi6n, de la guerra
mundial, es la causa bAsica de todo el desequilibrio de
nuestro comercio exterior. Absorbidas por la industrial
azucarera todas nuestras energies productoras, todos nues-
tros capitals, todos nuestros brazos, hemos tenido que
aumentar nuestras compras en el extranjero inevitable-
mente, fatalmente, porque, lo haciamos asi o moriamos
de hambre y andtbamos desnudos, despu6s de haber de-
vastado nuestros otros cultivos y paralizado nuestro des-
arrollo agricola c industrial en todas las otras direccio-
nes. Mientras prevaleci6 el precio artificial elevadisimo,
absolutamente artificial, de la Gran Guerra, pudimos pa-
gar nuestras compras. Ahora que los precious han vuel-
to a un nivel normal y que la industrial azucarera de otros
paises se ha restablecido, nos hallamos casi en bancarrota.
Ahora es cuando se advierte lo grave do nuestro caso pa-
tol6gico., Su gravedad; no obstante, disminuye por gra-
dos porque ya estA diagnosticado el mal, y porque el or-
ganismo national se estA tonificando en otras direccines.
Los azucareros mis inteligentes saben que su caso, en las
circunstancias presents, es desesperado, pero a veces tra-
tan de engafiarse piadosamente a si mismos, como los fa-
miliares de un enfermo que padece de una dolencia incu-









Ramiro Guerra


rable. Ahora bien, Cuba, la naci6n, no debe engafiarse,
porque le van en ello la salud, el bienestar y la vida.
5. Si las inmensas compras de articulos de primera ne-
cesidad que tenemos que hacer en el extranjero, se deben
principalmente a la absorci6n de todas nuestras energies
productoras por la industrial azucarera, durante el perio-
do normal y pasajero de la Guerra Mundial, tampoco
pueden reducirse dichas compras ni forzar las ventas ar-
tificialmente mediante la guerra de tarifas que recomien-
da el doctor Machado. El saldo en contra, de la balanza
commercial con un pais cualquiera, no quiere decir tampo-
co que el pais que compra mas se est6 perjudicando. Ese
cs un error que es necesario desvanecer. El comprador
compra donde m6s le conviene comprar. El comprador
no le hace un favor al que le vende, sino satisface una ne-
cesidad propia Esto es cierto en lo individual, en el co-
mercio interior y en el exterior tambi6n. Ademis, si los
paises con los cuales tenemos una balanza mercantil fa-
vorable, nos aplicaran el criteria que el doctor Machado
quiere que Cuba aplique, nos arruinarian en el acto. Se-
grin la estadistica del doctor Machado, en los cinco afios
de 1923 a 1927, Cuba tuvo, en su comercio con los Esta-
dos Unidos e Ingalterra, un saldo favorable de 751 mi-
llones de pesos. Con ese saldo favorable pagamos el des-
favorable, y si los Estados Unidos e Inglaterra nos ele-
varan las tarifas hasta obligarnos a comprarles por valor
de 751 millones m6s, como recomienda el doctor Machado
que haga Cuba, nos crearian una situaci6n pavorosa. En
lo individual se le compra a unos y se le vende a otros.
Yo le vendo mis articulos al Diario de la Marina y no le
compro nada. Pero le compro al peletero, al sastre, al bo-
deguero, al droguista, al ferretero, que le compran al Dia-
rio la suscripci6n y el anuncio. Hay una compensaci6n
de unos a otros. Lo mismo ocurre en el comercio inte-
rior y en el exterior. Se le compra a unos y se le vende
a otros, pasando el dinero de mano en mano. Tomemos
un ejemplo de la misma argumentaci6n del doctor Ma-









Comentarios


chado. Cuba tiene un saldo desfavorable con la India y
favorable con Inglaterra. A la India le compramos sa-
cos de yute, muy baratos. Si le cuadruplieasemos el araan-
cel, perjudicariamos la industrial azucarera, que el doctor
Machado quiere favorecer. Pero no es eso solo. La In-
dia no nos compra azficares crudos, porque no los consu-
me, pero compra refinados ingleses. Inglaterra nos com-
pra crudos, que refina y vende a la India. La India se
los paga, en parte, con el dinero que recibe de nosotros
por los envases que nos vende. Inglaterra no se perjudi-
ca comprindonos crudos, porque los refina, los vende y
gana dinero. Nuestro dinero va a la India en pago de
envases, de la India a Inglaterra en pago de refino, y de
la Inglaterra a Cuba, en pago de crudos. Hay una com-
pensaci6n. Todavia m6s. La India, pr6xima a Java, ab-
sorbe gran parte de la cosecha javanense. Por ese solo
hecho, nos presta un gran servicio. Evita que el azficar
de Java pase el canal de Suez y venga a Europa a des-
alojarnos del mercado. Siam, inmediato a Java, nos ven-
de arroz y no nos compra azficar, pero le compra a Java
una cantidad de azficar que no viene a Europa, dejin-
donos libre un mercado mis cercano a Cuba que es el
que mas nos conviene. Es preferible para nosotros ven-
der azfcar a Europa que a Siam. En sintesis, el comer-
cio international se rige por ciertas leyes y esta sujeto a
compensaciones naturales que siguen su curso con arreglo
a exigencias del eomercio mismo. Su curso no puede des-
viarse a voluntad, por medio de guerras de tarifas y me-
nos aun emprendidas por passes que no pueden imponer
su voluntad ni por su capital y su superior organizaci6n
econ6mica, ni por sus acorazados y sus cafiones. Esto no
quiere decir que no pueda mejorarse nuestro comercio ni
que no necesite arreglos, como recomienda el Dr. Machado
con raz6n, sino que la balanza mercantil contraria en unos
casos y favorable en otros, es un hecho normal, que se da
y se continuard dando en todos los paises del mundo, por-
que aquellos a quienes necesitamos comprarles no son siem-









Ramiro Guerra


pre los mismos que necesitan vendernos o comprarnos a
su vez.
6. Tengo todavia que hacer otra objecci6n a los puntos
de vista que mi estimado amigo el doctor Machado man-
tiene en su brillantisimo trabajo. Su plan de reconstruc-
ci6n o de defense econ6mica, tiende preferentemente a
desarrollar el volume de nuestro comercio exterior. Es
una tendencia plausible, pero sujeta a limitaciones. Las
nacionalidades pequefias, con mercados interiores redu-
cidos, no pueden hacer descansar su organizaci6n econ6-
micamica, en la creaci6n de grandes industries de expor-
taci6n, en competencia con los fuertes paises rivals. Si
lo hacen asi estdn y estarAn siempre a merced de estos,
expuestos a la ruina en cualquier moment. Lo estamos
viendo en estos instantes, en nuestras relaciones con los
Estados Unidos y con el mundo entero. En todas parties
se levantan barreras infranqueables contra nuestro azf-
car y nuestro tabaco, articulos con los cuales jams podre-
mos establecer un monopolio que obligue a los comprado-
res, porque se produce en todas parties y porque su con-
sumo no es estrictamente indispensable y puede aumen-
tarse o reducirse dentro de un amplisimo margen. Las
nacionalidades pequefias, sin fuerza para imponerse fue-
ra, tienen que cimentar su estructura econ6mica sobre el
consume interior y la creaci6n de industries especializa-
das, que puedan convivir al lado de las grandes industries
de los grandes paises. El mayor esfuerzo nuestro debe
dirigirse a crear y porteger industries rurales y manufac-
turas nacionales, destinadas a abastecer el mercado na-
cional. Nuestros gobiernos deben brindarles protecci6n
arancelaria, facilidades financieras mediante una buena
legislaci6n bancaria, multiplicar y facilitar las comunica-
ciones, no exigirles onerosas cargas tributaries, preparar-
les personal t6cnico en escuelas especiales, estimular en
las escuelas y todas las agencies de propaganda y divul-
gaci6n official, el consume de sus products, auxiliarlos
con investigaciones experimentales en centros t6cnicos que









Comentarios


les ayuden a resolver sus problems, iluminarles el cami-
no para nuevas actividades. Es preferentemente en el
cultivo del propio campo y en la ampliaci6n del merca-
do interior, donde debemos buscar nuevas fuentes de ri-
queza y de bienestar que no nos tengan a merced de un
arancel extranjero que se modifica en cuatro dias sin que
podamos impedirlo. La capacidad de consume del pue-
blo de Cuba es muy baja, y el excesivo desarrollo de la
industrial azucarera convirtiendo en proletaria la clase
agricultora, lo hace descender cada dia, paralizando el
vuelo de nuestra industrial y de nuestro comercio, hacien-
dolos languidecer y coloc6ndolos al borde de la ruina. La
capacidad actual de consume de la poblaci6n cubana es
tan baja, que pudiera triplicarse o cuadruplicarse. No
podemos de hoy a maiiana aumentar nuestra poblaci6n
de 3 y medio a 7 o a 10 y medio millones para aumentarle
la clientele interior a nuestro comercio y a nuestra indus-
tria, pero si podemos llegar a hacer que los tres y medio
millones de habitantes con que contamos consuman el do-
ble o el triple, duplicando o triplicando todos los nego-
cios. Para esto, lo primero es renunciar al ideal de pro-
ducir mfs y mis azficar al mas bajo costo de producci6n,
importando braceros que nada consume, yo le pregunta-
ria a todos nuestros industriales y a nuestros comercian-
tes y agricultores, qu6 les venden a las miriadas de jor-
naleros importados que siembran cultivan y cortan la
cafia en Camagiiey y Oriente, ocasionando la superpro-
ducei6n azucarera. Yo les preguntaria tambi6n qu6 les
venderian si el sistema se extendiese y se generalizase a
toda la Repfiblica. 4Podrian entonces existir industries,
podria existir comercio, podria existir diversificaci6n
agricola? Cuba, convertida en gigantesco cafiaveral, con
media docena de enormes consorcios azucareros con sus
tierras propias, sus ferorcarriles propios, sus departamen-
tos comerciales propios y sus subpuertos propios, no ten-
dria cabida ni para agriculture ni para industrial ni para
comercio de ninguna clase.









Ramiro Guerra


Si, necesitamos ampliar, si podemos nuestro mercado
exterior, como atinadamente recomienda el Dr. Machado,
pero si queremos consolidar nuestra situaci6n econ6mica,
hemos de dirigir primero la vista hacia dentro preferente-
mente. Nuestros males son mas interns. que externos.
Hubo un tiempo en que se pensaba que la miseria o la po-
breza de la gran masa national era asunto ajeno a las
preocupaciones del banquero, del industrial o del comer-
ciante. Hoy se sabe que no.
No puede existir una industrial ni un eomercio pr6spe-
ros, ni empresas de transport en floreciente estado, en
un pais sumido en la estrechez. Elevar el nivel de vida
de nuestro pueblo en un conjunto, y especialmente de las
classes rurales, no es s61o una gran obra de justicia social,
de humanidad y de previsi6n, sino un gran negocio, el
finico y mis seguro gran negocio que podemos empren-
der con garantias de 6xito. Si se duplicase la capacidad
de consume de la naci6n, nuestras fibricas tendrian do-
ble producci6n, nuestro comercio double venta, nuestras
empresas de transport double trhfico de pasajeros y de
mercaderias, nuestras oficinas comerciales, nuestros ban-
cos y nuestros bufetes double movimiento aumentdndose el
valor de la propiedad y de la renta. Es aqui, en esta di-
recci6n, donde debemos trabajar especialmente. Aqui mis
que afuera, esta nuestro negocio. Consolidada nuestra
situaci6n interior, tendriamos una excelente base para mi-
rar hacia fuera y expansionarnos.
7. Pero no basta decir que debemos elevar la capaci-
dad de consume de nuestro pueblo, con el mejor negocio
que podemos emprender. Es menester realizarlo, y la
obra es dificil. En primer lugar, hay que librarse de la
obsesi6n azucarera. Porque el azicar represent el 85%
del comercio exterior, no hay que sacrificarlo todo al
azicar, porque precisamente el mal esta en ese 85%, que
hay que equilibrar. En segundo lugar tenemos que pro-
teger la agriculture y la industrial nacionales, mediante
aranceles y tratados en relaci6n a lo exterior. El arancel









Comentarios


no debemos utilizarlo para obligar a nadie a que nos com-
pre tanto o mis cuanto si no necesita comprarnos nada,
pero si para proteger al agricultor y al industrial cuba-
nos y lograr que en Cuba se produzca lo que puede con
ventaja producirse. Mas trabajo en nuestros campos y
fabricas, significa mas jornales que van a la caja del in-
dustrial y del comerciante, mas carga y pasaje en los fe-
rrocarriles y pago mas puntual de la renta de casas y si-
tios. Mas jornales y m6s altos, significa mayores nego-
cios para todos en Cuba. Una gran parte de lo que im-
portamos podemos producirlo, brindando trabajo a bra-
zos que no lo tienen. Esto ya lo estamos haciendo. Nues-
tro gobierno ha reformado el arancel con esas miras. Es
el buen camino. Persistamos en 61. Ret6quese el aran-
cel de acuerdo con sus resultados y con las necesidades
nuestras. Su flexibilidad es la condici6n de su exito. Per-
sistamos en el empefio sin que los productores quieran en-
riquecerse en cuatro dias a costa de los consumidores, ma-
tando la gallina de los huevos de oro. Los tratados de
comercio, us6moslos para procurar obtener las rectifica-
ciones necesarias y prudentes en nuestro comercio exte-
rior, a base de equidad, no para forzar a comprarnos co-
sas a quienes nada tengan que comprar en Cuba y si que
vender, a veces para provecho nuestro. Ya lo vienen ha-
ciendo nuestras Secretarias de Estado y Hacienda. Era
este un campo abandonado y ya lo estamos cultivando.
Tambien hay que perseverar aqui, ayudar, asesorar, su-
gerir y reclamar de nuestros Poderes Piblicos, que vie-
nen trabajando con buen 6xito y con fruto en esta di-
recci6n. La obra es lenta y de cuidado, pero de resulta-
dos positives. Los tratados comerciales requieren mu-
cho studio, porque las reacciones econ6micas son muy
complejas y suelen arrojar resultados imprevistos. Un
tratado de comercio es siempre un experiment sujeto a
ulteriores rectificaciones. Creemos que, en justicia, nues-
tro Gobierno viene haciendo en este sentido lo que es ne-
cesario hacer. S6o1 falta continuar y pulir la obra.









Ramiro Guerra


Con vistas a lo interior debemos adoptar varias medi-
das importantes mis. Hay que suprimir las importacio-
nes, mas o menos disimuladas de braceros, que rebajan el
nivel de vida del pais y a las cuales se debo, segin acaba
de declarar Hoover, la subida del arancel, sin que, tal
dice en su Mensaje, tengamos deccho a quejarnos, por-
que la media es s61o para contrarestar la ventaja que
tomamos rebajando los costs de producci6n, prActica que
consider contraria al bienestar del trabajador y a la ci-
vilizaci6n. Si algunos ingenios no pueden moler enton-
ces, es que esos ingenios no le convienen a Cuba. Debe-
mos, ademis, persistir en la political econ6mica, sabia y
tenazmente perseguida por el Gobierno, de multiplicar
nuestros cultivos y nuestras industries, consumiendo de
preferencia lo nuestro. No nos apartemos, por Dios, de
ese rumbo, que es el bueno y el Salvador. Continuemos
ayudando al agricultor y al pequefio industrial en la ven-
ta de sus products. En Cuba, organizer la venta y el
transport en lo interior, es mis dificil que producer.
Busquemos tecnicos y procedimientos para transformer los
frutos de descomposici6n rdpida y consumo inmediato,-en
products durables que puedan consumirse poco a poco,
finica manera de no fracasar en los nuevos cultivos y de
no quedarnos sin comida a mitad del afio. Tratemos de
proporcionarle al campesino dinero barato, librhndolo de
los parisitos que lo agobian, y llevAndole al bohio un po-
co de ambici6n y de esperanza. Tratemos todos de crear
una political agraria, que no tenemos, porque el absen-
tismo y el sistema de arrendamiento a corto plazo, arrui-
nan la agriculture. PidAmosle, finalmente, al General
Machado y al doctor CUspedes, su insuperable Secretario
de Obras Pfiblicas, que a media que vaya terminAndose
el program de grandes obras, el Palacio del Congreso, la
portcntosa Carretera Central, las obras del Puerto, las
de embellecimiento, el acueducto de Santiago de Cuba,
etc., vuelvan la vista hacia las pequefias carreteras secun-
darias llamadas a satisfacer necesidades locales y a dar









Comentarios


comunicaci6n a barrios aislados, al arreglo rApido e in-
tensivo de las calls, causa constant de p6rdida de tiem-
po, de trabajo y de gastos en reparaciones de vehiculos,
para el industrial, el comerciante, el chofer... Pensemos
tambi6n, constantemente en el regadio, por todos los me-
dios, en grande y en pequefio, porque a pesar de las ala-
banzas que se prodigan a la fertilidad de nuestro suelo y
a las bondades de nuestro clima, lo cierto es que nuestras
cosechas son casi siempre inseguras. Y el Gobierno nos
oird, en la parte que le corresponde, porque esti ansioso
de acertar, de servir al pais, de asegurarle el bienestar y
la riqueza. Y sobre todo, desconfiemos de las panaceas.
No existen para nuestros males. Crear una economic na-
cional s6lida no es obra facil ni de un dia, sino empefio
tenaz de cooperaci6n, de inteligencia y de perseverante
laboriosidad. Hay que levantar a un pueblo entero de
la pobreza, para que, como parte de 61 mismo, mejore la
agriculture, trabaje y prosper la industrial, y viva y crez-
ca el comercio, florezcan las ciencias y las arts. En eso
estamos y en eso debemos continuar, mirando menos hacia
fuera y mAs hacia casa. Trabajar, cooperar, servir sin
desmayo ni flaqueza. No hay otro camino. Es el progra-
ma rotario. Defendi6ndolo, los rotarios son leales a su
causa y a la causa de la Repiblica. Por eso se los ofrez-
co con la mayor buena voluntad.



















COMENTARI OS


POR EL SR. ALFREDO O. CEBERIO.
Secretario de la AsociaciOn Nacional de
Industriales. (*)


(*) Conferencia lelda en el Club Ro-
tario de la Habana, el dia 18 de abril
de 1920.

























Sefior Presidente del Rotary Club;
Sefiores Rotarios;
Sefiores invitados:
Una vez mfs, para mi honor, tengo el privilegio de ocu-
par esta tribune, propicia siempre a todo lo que repre-
sente y signifique adelanto y progress, para exponer, a
grandes rasgos, mi impresi6n personal acerca de nuestras
relaciones comerciales con Centro Am6rica, passes que he
visitado como Comisionado Comercial de la Repiblica,
en viaje de exploraci6n y de studio.
Permitaseme, antes de entrar en material, como just
tribute que es debido, que haga piblico testimonio de
gratitud, en nombre de las classes productoras que repre-
sento, al actual Gobierno, al Hon. Sr. President de la
Repiblica, como su Primer Magistrado, y el Hon. Sr.
Secretario de Estado, iniciadores y mantenedores de una
political econ6mica cuyos resultados ya se tocan, estre-
chando, en lo econ6mico, las mismas buenas relaciones
que a dichos paises nos unen, en lo politico.
Quiero significar, en estos moments, que Cuba ha per-
manecido indiferente al studio de los m6s elementales
problems de orden econ6mico, durante un cuarto de si-
glo, y como consecuencia 16gica, de un abandon semejan-
te, cuando ha tocado a nuestras puertas el primer proble-








98 Alfredo O. Ceberio

ma de tal naturaleza, nos ha encontrado a merced de
nuestro desconocimiento en tales materials.
En Cuba, y yo lo he declarado asi en diferentes oca-
siones, mas que crisis econ6mica, hemos padecido siem-
pre de "crisis de economistss, y nuestra situaci6n ac-
tual, que no es, ni con much, tan dificil como muchos
screen, no es otra cosa que el resultado natural de tantos
afios de imprevisi6n y de abandon en este sector, acaso
el mas important, de nuestra vida republican.
Pero dejemos este aspect para el final de esta charla,
y pasemos a estudiar las posibilidades de Cuba en los pai-
ses visitados.
El primer pals de los comprendidos en mi itinerario,
fu6 Colombia. De grandes recursos naturales, con una ex-
tensi6n territorial enorme, con sus costas bafiadas por el
oc6ano Atldntico y el Pacifico, con una poblaci6n de 10
millones de habitantes, Colombia ofrece un buen mercado
para algunos productores cubanos, no obstante ser un pais
productor de azficar y cosechero de tabaco.
Existe en este pais, como en todos los por mi visitados,
una gran simpatia por Cuba, y nuestros products go-
zan de un alto cr6dito, teniendo magnifica acogida por
el pueblo, a pesar de la preferencia que demuestran los
colombianos por todo lo que sea product de su propia in-
dustria.
El iniciador y propulsor de las obras puiblicas en Co-
lombia, ha sido, para gloria nuestra, el Ingeniero cubano
senior Francisco Javier Cisneros, constructor de diversos
ferrocarriles en aquella Repiiblica, y en honor del cual
se levanta, en el Departamento mas progresista de Co-
lombia, en Medellin, Antioquia, una estatua de tamaiio
natural, en cuyo pedestal se lee la siguiente inscripci6n:
"Francisco Javier Cisneros, inteligente y valeroso In-
geniero, iniciador de los trabajos del Ferrocarril de An-
tioquia, en homenaje de admiraci6n y gratitud."
La situaci6n de Colombia, econ6micamente, no es muy
halagiiefia en los actuales moments. A ello contribute








Comentarios


poderosamerite el aumento de sus presupuestos Naciona-
les, que de 30 millones de pesos han sido aumentados a
84 millones; a su deuda exterior, que ha aumentado con-
siderablemente a consecuencia de las obras pfiblicas, que
se vienen realizando, muchas.de las cuales han sido pa-
ralizadas por falta de recursos, notindose una fuerte de-
presi6n en casi todos los negocios del pais.
La riqueza principal de Colombia radica en su agricul-
tura, siendo el primer product, el cafe, que es muy apre-
ciado en los mercados de New York, Londres y Hambur-
go. La exportaci6n de dicho grano asciende actualmente
a unas 150,000 toneladas al afio. Tambidn export gran-
des cantidades de pl6tanos, fibras vegetables, tabaco, oro,
platino, petr6leo.
El segundo pais visitado lo fu6 Panama.-Nacido a la
vida international en el afio 1903, con una extension te-
rritorial de 88,000 kil6metros cuadrados, de los cuales
27,800 son inhabitables y 1,269 estin ocupados por los
Estados Unidos, es sin embargo, el pais que m6s perspec-
tivas ofrece a Cuba, como mercado para nuestros pro-
ductos.
A ello contribute poderosamente la simpatia que sien-
ten los hijos de aquel pais por Cuba, el amor que de-
muestran por nuestras cosas, y las facilidades que existen
para el envio dc nuestros products a dicha Repfiblica.
Pais de escasa poblaci6n, 500,000 habitantes, result, en
la practice, el mayor consumidor de nuestros products,
debido al enorme trafico maritime que se advierte a tra-
vys del Canal, en cuya Zona se refacciona la casi totali-
dad de las embarcaciones que en sus puertos tocan, Cris-
t6bal (Col6n), en el Atlantico, y Balboa (Panama), en el
Pacifico.
El principal product de exportaci6n de PanamA es
el platano. Produce tambi6n otros frutos, entire ellos
azfcar, para su consume interior, y tabaco.
En Panama se venera la memorial del sabio cubano Car-








Alfredo O. Ceberio


los J. Finlay, existiendo un Laboratorio de su nombre,
con una tarja que dice:
"Por Decreto Presidencial de 8 de agosto de 1924, y
en atenci6n a que las obras de saneamiento del Istmo de
Panama, merced a las cuales fu6 possible la realizaci6n del
Canal Interoceanico, se llevaron a efecto con 6xito defini-
tivo debido al descubrimiento del agent trasmisor de la
fiebre amarilla por el sabio cubano Doctor Carlos J. Fin-
lay, se dispuso que este Laboratorio llevara el nombre de
tan ilustre benefactor de la humanidad.
"El Club Rotario de la Habana, interpretando un ge-
neral sentimiento del pueblo de Cuba, hace present al
Gobierno de la Repfiblica de Panama, su hondo recono-
cimiento, y coloca esta lfpida en recuerdo de tan alta de-
ferencia.
"Habana, Cuba, Junio de 1925."
Y una Escuela que lleva el nombre "Repfiblica de
Cuba".
Son muchisimos los products cubanos que se encuen-
tran en Panama, debi6ndose ello principalmente a la me-
ritisima labor que en pro de los mismos realizan en Co-
16n, nuestro C6nsul senior Julio Dominguez Romay, y en
Panama, nuestro Ministro en aquella Repibblica.
Costa Rica.-Es un pequeiio pais, muy pr6spero e in-
teresante. Se extiende desde el Mar de las Antillas hasta
el Oceano Pacifico, en una extension de 54,000 kil6me-
tros cuadrados, poseyendo 900 kil6metros de costa en el
Pacifico y 450 en el Oc6ano Atlntico (Mar de las An-
tillas).
En la costa del Pacifico existe el puerto de Punta Are-
nas, y en el Atlntico, Puerto Lim6n, comunicandose am-
bos con la Capital por medio de ferrocarril.
La poblaci6n es de 500,000 habitantes, en su gran ma-
yoria de la raza blanca.
Su riqueza principal es el cafe, que esti reputado como
uno de los mejores del mundo, y muy apreciado en el




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs