• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Preface
 Main






Title: Legislación de accidentes del trabajo de Cuba
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00019787/00001
 Material Information
Title: Legislación de accidentes del trabajo de Cuba
Uniform Title: Laws, etc
Physical Description: xxx, 112 p. : port. ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba
Acevedo Laborde, René
Cortina, José Manuel, 1880-1970
Publisher: Impr. "El Siglo" de Aurelio Miranda
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1917
 Subjects
Subject: Accident law -- Cuba   ( lcsh )
Social security -- Law and legislation -- Cuba   ( lcsh )
Insurance, Employers' liability -- Law and legislation -- Cuba   ( lcsh )
Employers' liability -- Law and legislation -- Cuba   ( lcsh )
Genre: legislation   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: comentada por René Acevedo Laborde ; prólogo del Dr. José Manuel Cortina, autor de dicha ley.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00019787
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002856813
oclc - 51217535
notis - ANY7911

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Preface
        Page i
        Page ii
        Page iii
        Page iv
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page xvi
        Page xvii
        Page xviii
        Page xix
        Page xx
        Page xxi
        Page xxii
        Page xxiii
        Page xxiv
        Page xxv
        Page xxvi
        Page xxvii
        Page xxviii
        Page xxix
        Page xxx
        Page xxxi
        Page xxxii
    Main
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
Full Text







LEGISLATION:


DE


ACCIDENTS DEL TRABAJO DE CUBA


COMENTADA POR EL


DR. RENE ACEVEDO LABORDE

PUBLICATIONN AUTORIZADA OFICIALMENTE)



PROLOGO DEL


DR. JOSE MANUEL CORTINA


AUTOR DE DICHA LEY


r .


HAANA *
IMPRIENTA EL- SLIcLOXO XX"
IE AURELIO MIRANDA "
T-NIENTE RFV -7
e-i7










LEGISLATION


DE



ACCIDENTS DEL TRABAJO DE CUBA


COMENTADA POR EL


DR. RENE ACEVEDO LABORDE

PUBLICATIONN AUTORIZADA OFICIALMENTE)



PROLOGO DEL


DR. JOSE MANUEL CORTINA

AUTOR DE DICHA LEY










HA SA NA
IMPRENs T -A 'EL 8sGcLO XX'.
DE AURELIO M IRANDA
TENIENTE REV 27T
1-DI17

















.i












Es propiedad del autor.















t
<.


Ejem plar N o ... ...-.............................7i...-












REPUBLICAN DE CUBA

SECRETARIAT DE AGRICULTURE, COMERCIO Y TRABAJO

Direcci6n de Comercio e Industria

R. S. N. 5232.

Habana, noviembre 3 de 1917.

Sr. Ren6 Acevedo Laborde.
Seiior:
Pongo en su conocimiento que el Honorable Sr. Secre-
tario de este Departamento, por acuerdo de esta fecha, se
ha servido autorizar a Vd. para publicar su obra sobre la
Ley de Accidentes del Trabajo y su Reglamento, siempre
que en la misma no se aparte de las disposiciones vigentes
sobre la material.
Y de orden del Sr. Secretario lo comunico a Vd., en
relaci6n con su escrito por el cual solicit la referida au-
torizaci6n.
De Vd. atentamente.
CARLOS ARMENTEROS,
Subsecretario de Agricultura,
Comercio y Trabajo.

Hay un sello que dice: "Repfiblica de Cuba.-Secreta-
ria de Agricultura, Comercio y Trabajo.-5 nov. 1917.-
045312.-Salida."


"I


N


N.0



I\


















Esta Ley es como un triangulo cuyos tres ver-
tices estdn ocupados: uno, por los accidents que
deben ser indemnizados; otro, por los patrons
obligados a abonar esas indemnizaciones; y el
tercero, por los obreros que tienen derecho a dis-
frutarlas; y dentro de sus tres lados encierra,
carifiosamente, una dulce promesa de caridad y
de seguro consuelo, para las victims, directs
e indirectas, de las desgracias ocurridas en el
honrado empefio de cumplir el hermoso precep-
to del Divino Maestro: "Ganar"s el pan de ca-
da dia con el sudor de tu frente."
; Bendigan,-en particular, mil veces, los obre-
ros y sus familiares, al ilustre Doctor Joss Ma-
nuel Cortina, autor de ella!
iBendigalo tambien la Sociedad Cubana en
general, que muy beneficiada result con tan fe-
liz iniciativa!
DR. RENA ACEVEDO.























Al Sr. Antonio Iraizoz y del Villar
(Tit- Bits)

Director de "La Noche"

Organizador del concurso annual de virtud entire las obreras.
Fr.ternalmente,
Dr. Rene Acevedo.
















DOS PALABRAS


La Ley de 12 de Junio de 1916 estableciendo
las indemnizaciones por accidents ocurridus a
los obreros durante el trabajo, ha resuelto en
nuestra patria un problema importantisimo.
Era necesaria y ha sido recibida con jibilo.
Tiene, desde luego, sus lunares, porque den-
tro de lo human no cabe la perfecci6n; pero
bien podian sus detractors, en lugar de comba-
tirla y criticarla por sistema, dedicarse a estu-
diar e indicar concienzudamente las mejoras
que en ella debian introducirse, despojAndose de
todo espiritu partidario, para que el Congreso
la modificara, como aconsejaran la prActica y la
16gica.
Y al decidirme a publicarla comentada, no
he pretendido hacer una obra cientifica ni doc-
trinal, sino todo lo posiblemente ftil a los obre-
ros, a los patrons, a las autoridades, a mis com-
pafieros y al piblico en general.
EL AUTHOR.


































































































t




















***
f












"r




















DR. JOSE MANUEL CORTINA

















PROLOGO


El Dr. Ren6 Acevedo se ha decidido a publi-
car esta obra comentando la Ley de 12 de Junio
de 1916 sobre indemnizaciones por accidents
del trabajo recientemente promulgada.
El trabajo es meritorio y ftil, porque tiende
a difundir en todas las classes sociales el conoci-
miento de esa trascendental reform.
El proletariado cubano necesita ain otras le-
yes protectoras que complete la de accidents
del trabajo. Nuestra legislaci6n en material de
reform social es muy escasa y deficiente. Sin
embargo, la potencia industrial de la Repfbli-
ca es enorme en proporci6n a sus habitantes.
Los ferrocarriles, la industrial azucarera y la ex-
plotaci6n mineral han alcanzado un desarrollo
extraordinario, superior a los calculos mAs op-
timistas. Miles de hombres trabajan expuestos
a peligros constantes y nuestras leyes tenian un
silencio aterrador para sus desgracias. Todos los
afios durante la zafra, la prensa nos informaba
del nimero extraordinario de victims que oca-
sionaban las grades maquinarias de los centra-
les modernos, las que afio tras afio lanzaban
cientos de hombres a la muerte o a la inutilidad
fisica, sin que recibieran otra compensaci6n que
la que la misericordia-no siempre generosa-
de los patrons queria darles.











Lo mismo ocurria con las otras industries del
pais, tambien numerosas e importantes. Como
el patrono no tenia riesgo econ6mico, la diligen-
cia por prevenir los accidents y tomar las pre-
cauciones debidas eran escasas. Esta Ley pro-
ducird en primer termino ina gran disminuci6n
de los accidents, porque el interns econ6mico
de los patrons y el de las compaiiias asegura-
doras se preocupard de prevenirlos.
La Ley de Accidentes tiene ademas una ven-
taja educativa para nuestras classes trabajado-
ras. Las inducird a estudiar sus necesidades de
un modo mis prdctico de lo que lo han hecho
hasta ahora y les demostrard que el remedio re-
lativo de la pobreza se encuentra en la utiliza-
ci6n inteligente del poder del Estado.
Todas las legislaciones civilizadas intervienen
cada vez mas en la defense de los trabajadores,
ho porque les consider una clase privilegiada,
sino porque siendo mas d6biles, econ6micainen-
te, necesitan del poder politico del Estado para
encontrar un equilibrio razonable en sus rela-
ciones con el capital.
Ademas, cada dia es m6s patente que la ver-
dadera riqueza de una naci6n est6 en la eficien-
cia y capacidad de sus hijos y que las fuentes de
energies de una sociedad se encuentran en sus
grandes masas de poblaci6n, que es donde se
forjan las renovaciones, y en donde est6 siem-
pre latente una fuerza natural capaz de modi-
ficar y de curar los constantes males que peri6-
dicamente padecen las sociedades.
El problema cubano es, principalmente, un
problema econ6mico de distribuci6n y circula-











ci6n de la riqueza. Nuestro pais es rico; pero
nuestra riqueza circula en forma deficiente, por-
que el trabajador, no obstante ganar salaries re-
lativamente altos, vive una vida miserable. Nos
falta el espiritu de previsi6n y de cooperaci6n.
La producci6n de articulos de gran consume es
escasa y mal regulada en el pais. Pudiera decir-
se que nuestra riqueza circula por capas, como
manantiales caudalosos que corrieran por terre-
nos impermeables sin inundarlos ni empapar-
los, mojando s6lo las orillas.
El remedio no esta s6lo en las leyes; esta tam-
biWn en que el espiritu de asociaci6n, para fines
econ6micos de mejoramiento, arraigue mAs en
nuestras classes trabajadoras. El hombre que se
asocia y es previsor, estudia sus males con mis
cuidado y esta en condiciones de pedir a los po-
deres pfiblicos aquello que su experiencia le in-
dique que seguramente le producirA una mejo-
ria. Al mismo tiempo, el studio reflexivo de sus
necesidades hard que el obrero sepa sacar de las
medidas legislativas los resultados que .ellas de-
ben producer, o sea, de mejorar su vida econ6-
mica y su vida moral.
La naci6n cubana s6lo hallard grandeza esta-
ble y porvenir glorioso, cuando haya penetradb
profundamente hasta las iltimas capas sociales,
el bienestar econ6mico que viene de un equilibrio
entire 19s necesidades y los ingresos, v de una
educaci6n personal que hace a cada ciudadano
sentirse miembro de una gran sociedad en que
el cinico interns individual, legitimo y respeta-
ble es aquel oue se funda y se arraiga en el bien-
estar social. Ese individualism egoista que hace










que cada hombre viva nna vida aislada y perso-
nal, creyendo que s61o hay bienes para 61 cuan-
do de un modo director y exclusive se ve favore-
cido, es una remora fatal a todo progress.
La gran crisis que atraviesa el mundo ha pues-
to de manifiesto que mientras mas civilizado es
un pueblo, mas compenetrado se sienten sus
components de que, solamente en los bene-
ficios generals se hallan asegurados el progre-
so y la felicidad personal, que dimanan de la
natural _participaci6n que cada individuo del
pueblo tiene de los progress morales y econ6-
micos de un pais.
Al contribuir con mis esfuerzos en ]a Camara
de Representantes a que se iniciaran las refor-
mas sociales en Cuba, la mas agradable compen-
saci6n que quisiera recibir, seria la de que, con
motivo de la Ley de Accidentes del Trabajo se
iniciara un intense movimiento de progress en
nuestras classes obreras tendiente a que, muy.
pronto nuestro pais figurara, por sus leyes es-
timulantes de la previsi6n y protecci6n del pro-
letario, entire los mas adelantados de la tie-
rra, y que a esta reform legal correspondan los
trabajadores con una estrecha solidaridad con
los intereses nacionales, los cuales nunca les pue-
den ser opuestos. Esa uni6n del trabajador con
el porvenir de la patria seria una digna conti-
nuaci6n del glorioso pasado de los obreros cuba-
nos en quienes Marti, despues de separar la po-
dredumbre de arriba, encontr6 la roca en que
pudo fundar su estupenda obra.
DR. JOSE MANUEL CORTINA.
IHabana, 10 de Mayo de 1917,












Informe rendido a la Comision de Justicia y
C6digos de la Cdmara de Representantes por
el Dr. Jose Manuel Cortina, autor del proyec-
to que di6 origen a la Ley de Accidentes del
Trabajo vigente.

A la Comisi6n de Justicia y Codigos.

La Comisi6n de Justicia y C6digos, en mi ca-
racter de autor del proyecto de la Ley de Ac-
cidentes del Trabajo, sometido a su examen, me
ha hecho el honor de encomendarme tambien la
tarea de exponer los motives de la reform pro-
yectada y de revisar el articulado de mi propio
proyecto y completar mi labor. En cumplimien-
to de esa misi6n tengo el honor de informal. lo
siguiente:
La Ley de Accidentes del Trabajo abre de un
modo franco y trascendental la legislaci6n cu-
bana al important problema del contrato del
trabajo.
El industrialismo contempor6neo y las liber-
tades political implantadas en todo pais real-
mente civilizado, dan actualidad constant al
problema de los derechos del proletariado.
Millones de hombres deben en todos los mibi-
tos del planet el pan de cada dia al contrato
del trabajo. La ciencia juridica ha tenido que
consagrar muchas piginas al studio de ese con-
trato, en el que de una part el patrono utiliza
las energies y la vida de otros hombres, v de la


~










otra los obreros, que prestan esas actividades a
cambio de una retribuci6n que necesitan para
subsistir dentro de la actual organizaci6n econ6-
mica de la sociedad.
En 6pocas anteriores, influidas por la teoria
romana de la autonomia del contrato, las esti-
pulaciones sobre el trabajo quedaban esfumadas
dentro de las reglas generals de la contrata-
ci6n; pero hoy se estudia la especialidad del con-
trato del trabajo, y las tendencies socialistss
predominates, de un modo progresivo, van in-
filtrando cierto colectivismo en las legislaciones
inclinando a igualar las condiciones del pacto
entire el poderoso y el debil. La conciencia social
comienza a reconocer que no existe tal libertad
de contrataci6n entire el rico y el pobre; porque
el primero pacta sin estar influido ni dominado
por la necesidad, y el segundo, aunque goza de
una aparente libertad, de hecho otorga su con-
sentimiento, al crear el vinculo del contrato, do-
minado y esclavizado por'la indigencia y por las
imperiosas necesidades de la vida para las cua-
les no tiene m~s defense que su salario.
Todavia el derecho vigente es muy pobre de
legislaci6n sobre el trabajo. En nuestro C6digo
Civil, adem6s de sus escasas referencias al pacto
del trabajo hay articulos tan injustos y depresi-
vos para el trabajador como el 1,584 que establece
que el amo serd CREfDO, salvo prueba en contrario:
1. sobre el tanto del salario del sirviente donims-
tico; 2.0 sobre el pago de los salaries devenga-
dos en el afio corriente. Estas deficiencies legis-
lativas unidas a la ausencia de principios juri-
dicos hist6ricos sobre la material, hacen que la








xVII


legislaci6n sobre el trabajo march realmente
desorientada, sin dogmas fijos ni axiomas crea-
dores.
En los paises que han seguido las inspiracio-
nes del derecho romano se significa mas esta des-
orientaci6n, porque siendo la legislaci6n roma-
na esencialmente organica y sistemAtica, cual-
quier alteraci6n en sus principios fundamenta-
les modifica o altera totalmente el sistema.
Es tal el desconcierto que existe respect a la
forma juridica del contrato del trabajo, que aun
aquellos especialistas mas eminentes que a su
studio se han dedicado, reconocen no poder so-
meter su enorme complejidad a un sistema or-
g6nico de concepts definidores.
Una ojeada ligera al problema basta a expli-
car estas dificultades. En el contrato del trabajo
esta todo el problema social politico contempo-
raneo.
Frente a' frente luchan como dos colosos en el
mundo de las ideas y de la acci6n el viejo con-
cepto de la soberania de la propiedad y el arren-
damiento del hombre, y el principio revolucio-
nario "el trabajador tiene derecho al product.
de su trabajo" o en otros trrminos, para seguir
la formula sugestiva de Chatelain: "el obrero es
propietario de una parte del product creado
por su trabajo y no le conserve porque no pue-
de". En esta debilidad econ6mica del obrero
se pretend fundar la existencia del salario. El
contrato del trabajo, como se ve, sintetiza casi
un estado social.
Esa esclavitud econ6mica del obrero que le
obliga a someterse aun a los contratos mas one-








XVIII


rosos no obstante sus vehementes deseos de me-
joramiento, es lo que hace que el proletario se
preocupe de que se dicten leyes que ayudandolo,
haga verdadera la llamada libertad de contrata-
ci6n, es decir: aspira el trabajador a que una
legislaci6n social adecuada, haga que el contra-
to del trabajo sea, como ha dicho un notable so-
ci6logo espafiol, un pacto regulado por la volun-
tad libre de las parties y no por el apremio dolo-
roso de las necesidades inmediatas, primaries e
irreductibles: la comida, el vestido, la habitaci6n,
es decir, por esas condiciones mismas que un
hombre require para vivir una vida digna del
hombre.
La Ley de Accidentes del Trabajo represent
un papel importantisimo en el establecimiento
de la verdadera igualdad entire el obrero y el pa-
trono.
La sociedad actual, por lo mismo que resguar-
da la propiedad individual, esta en el deber de
impedir que el concept de la propiedad sea tan
absolute que anule la vida y la libertad humana
que son superiores a la propiedad. La legislaci6n
modern, tiende una mano al obrero, frente al
patrono, para que no firme los pactos en que
arrienda sus fuerzas y su inteligencia desde la
obscura sima de su miseria que es debilidad, si-
no en un plano legal, identico en fuerzas al del
patrono. La manera de obtener esto es darle con-
diciones previas de carActer legal a todo con-
trato sobre el trabajo, condiciones que por esa
raz6n no esten sujetos a la voluntad de las par-
tes. Debe hacerse del contrato del trabajo un con-
trato mixto en el que una parte de sus estipula-








.XIX.


ciones, sean imperativas por ministerio de la
Ley, y otras suscelptibles a las fluctuaciones de
la oferta y la demand.
La Ley de Accidentes viene a obligar al pa-
trono a que ponga entire sus gastos presupues-
tos, las vidas humans que destruya o deteriore,
del propio modo que coloca entire sus calculos de
gastos la destrucci6n y el deterioro de las maqui-
nas que usa. Esto es tan just, que el concept de
la indemnizaci6n por accidents del trabajo ya
no se impugna seriamente en ningun pais ci-
vilizado.
La Repfiblica de Cuba necesita tener esa Ley
en sus C6digos. Nuestras liberals instituciones
y nuestro creciente industrialismo, lo deman-
dan, al par que nuestro deber de continual la
labor de crear un agregado social de alta cultural
etica.
He revisado el proyecto primitive modifican-
dolo en algunos de sus extremes.
En primer lugar he variado la ordenaci6n de-
materias y concepts que encierra, e inicio la
Ley por la definici6n de los accidents y de las
entidades a quienes afecta, reuniendo en un solo
articulo various que en la proposici6n primitive,
se referian a la misma material.
En el articulo segundo he usado sub-clasifi-
caci6n num6rica en la forma que sigue la Ley
italiana.
He redactado nuevamente el articulo tercero,
ajust ndolo a una forma anAloga a la seguida
por la Lev francesa de accidentss' porque me
pareci6 m6s sintitica y m6s clara.
De la propia manera he modificado la redac-










ci6n y el contenido de los articulos 7, 8, 9, 31, 32,
37 y 52, siguiendo mis propias inspiraciones y
tomando algin concept aislado de la Ley aus-
traliania de accidents, especialmente en defini-
ciones. He suprimido otros articulos porque me
han parecido mas adecuados para los reglamen-
tos que se dictarAn. Respecto de la competencia
para resolver las reclamaciones que se originen
he refundido en una sola las dos que sefialaba la
proposici6n original, y he dividido la tramita-
ci6n en dos parties. La primera a cargo del Juez
Municipal del Distrito, que deberA hacer de ofi-
cio una complete investigaci6n de los hechos en
cuanto se refieran al accident, pero que no dic-
tard'resoluci6n alguna sino que elevard lo actua-
do al Juez de Primera Instancia. La segunda
parte es la actuaci6n del Juez de Primera Instan-
cia. Este procedera a citar a las parties o a sus
representantes para que se pongan de acuerdo:
si asi ocurriese levantara un acta y esta sera ti-
tulo ejecutivo de lo pactado. Si no hubiese acuer-
do, la reclamacion que se origin se tramitara
en la forma que establece la Ley de Enjuicia-
miento Civil para los incidents.
El sistema para la indemnizaci6n que me ha
parecido mas eficaz ha sido el de la renta pro-
porcional y asi queda consignado. Me ha pareci-
do que siendo la indemnizaci6n por accident
una ficci6n legal para sustituir el product del
hombre muerto o lesionado, la renta realize es-
ta idea much mejor que la entrega de un tanto
alzado a la victim o a sus herederos.
He establecido la innovaci6n de comprender
a los campesinos que sufren accidents aunque









xXI

esto no sea con ocasi6n del uso de m6quinas mo-
vidas por agerite inanimado. Es una injusticia
limitar a estos' casos la responsabilidad cuando
es evidence que el uso de instruments de la-
branza movidos por hombres o por otros agen-
tes animados produce frecuentes accidents.
Respecto de los seguros contra accidents me
ha parecido mejor dejar la Ley en condiciones
que estimule esa clase de instituciones con libre
competencia. Se concede por lo pronto al obrero
el derecho de exigir que se le asegure. Mas ade-
lante debe establecerse el aseguramiento obliga-
torio de todos los obreros que trabajan en las in-
dustrias comprendidas en la nomenclatura de
esta Ley.
No he querido legar a esta radical formula
todavia porque estimo que las leyes de la natu-
raleza de esta se completan y perfeccionan des-
puss de promulgadas, cuando la vida social las
agita y moldea con sus embates de hAbitos y sen-
timientos e intereses. Despues de sufrir una ver-
dadera depuraci6n en la prActica, es cuando se
ven los verdaderos defects de una legislaci6n
reformada y lo que en ellas debe ser conserva-
do por ser bueno y eficaz.
En cuanto a la manera de implantar esta Ley,
dada su trascendencia y la necesidad de que sea
bien conocida antes de regir, y de que los regla-
mentos necesarios para su aplicaci6n esten dic-
tados cuando esto suceda, he creido convenient
fijar el plazo de seis meses, para la vigencia de
la Ley despues de promulgada.
Es de tal evidencia la necesidad urgente de
esta Legislaci6n, que no necesito hacer numero-


1









XXII

sas consideraciones para demostrarlo. Nuestro
gran desarrollo industrial azucaiero y las otras
grandes empresas que a diario se instauran en
el pais, produce en su actuaci6n muchas vic-
timas; las cuales hoy s61o tienen por compen-
saci6n la muerte sin esperanzas, y despu6s el
pobre hogar sumido en la miseria. Justo es que
la Repfiblica obligue al capital que detenga un
moment su carrera triunfal para dar la mano
a la victim que cae ensangrentada o a los Ihur-
fanos dolientes. Esta es la noble misi6n de la
Ley de Accidentes del Trabajo.
Habana, 10 de Abril de 1912.
DR. J. M. CORTINA.










XXIII


INDICE


Fags.


Accidente:
A bordo. Art.0 42. ..60
Aviso de. Art." 25 .. 44
Aviso de en pais extranjero. Art.0 42. 62
Definici6n de. Art.* 1.... 1
Intencional. Art.0 9. .. 29
Obreros perjudicados por. Art.0 2. 4
Producidos por delitos o faltas. Art.0 47. 65
Que abarcar& el seguro. Art.0 36. 55


Alimentos:
Proporcionados por Compaiias de
Art.0 33 . .

Andamips:
En que obras deben usarse. Art." 38.

Aprendiz:
A que se aplica esta Ley. Art.0 2.
Definici6n de. Art.0 7 ....
De obrero. Art.0 1 .

Apelaci6n sentencias. Art.' 28.

Armador de la nave:
Consideraci6n de patron. Art.0 41.

Asistencia:
Derecho a elegir. Art." 29.
Gastos de. Art." 29 y 33 .
Inspecci6n de. Art." 31.....


Seguros.


4
22
. 2


. 48
S. 48 y 51
S. 50










XXIV


Pigs.

Medica y farmac6utica. Art.0 34 .. 52

Ausentarse del pais. Art.0 18 38

Aumento de la indemnizaci6n. Art.0 23. 42

Capataces. Art.* 1. 2

Caducidad:
De pensions e indemnizaciones. Art." 11 (ap. f.)
y12.. .. ... .. 34 y 36

Cierre:
Ley del. ....... .. 14

Contratos:
Limite de. Art.0 1. .. 2

Consideraci6n de patrono. Art." 5. .. 9

Consejos Provinciales:
Obligados por esta Ley. Art." 10 29

Compaiias de Seguros:
Aprobaci6n estatutos. Art." 40. .. 57
Condiciones. Art.0 40 ... 58
Fianzas. Art.0 40. .. .... 58
Inspecci6n y vigilancia. Art.0 40. .. 57
Pagarkn gastos enfermedades y dietas. Art.0 33. 51

Concesionarios de Obras Pfiblicas:
Obligaci6j de asegurar. Art.'. 37. 55

Construcci6n de edificios:
Aplicaci6n de esta Ley-en la.,Art.o 38. 56

Curaci6n:
Arbitro sobre. Art." 32 .. .... .. 51
Discordia sobre. Art.0 32. 51
De lesionados. Art." 30 .. 50









XXV

Pig..

Estado de la. Art.0 32 .. 51
Proporcionada por Compafias de Seguros.
Art.0 33.. ...... .. 51

Dafios y perjuicios:
Prescripci6n de reclamaci6n por. Art.0 46. 64

Delitos:
Por burlar efectos esta Ley. Art.0 39. 57
Indemnizaci6n en caso de. Art.0 47. 65

Derechos irrenunciables. Art.0 51 .. .. 69

Diligencias Judiciales. Art.0 26 y 27. 46

Dias no laborables:
Ley estableciendo los. .. .. 15

Dietas:
Pago de. Art.0 33. .. .. 51

Embargos:
Exclusion de. Art.o 17 38
De bienes. Art.0 24 43

Estado:
Obligado por esta Ley. Art.* 10. 29

Eximirse de asegurar:
Autorizaci6n previa. Art." 50. 67
Requisitos. Art.0 50. .... 67

Experiencias, gabinete de. Art." 22 .. 41

Faltas:
(VWase Delito.)

Falta:
Inexcusable. Art.0 23 .... ...... 42











Pigs.
Fallecimiento:
Gastos ocasionados por. Art.0 34. .52
Indemnizaci6n por. Art.0 15. ..... 37

Fijar esta Ley:
En los talleres. Art.o 44. .. 63
En las naves .. 64

Fuerza mayor. Art.0 8 .. 24

Garantias:
De las Compaliias de Seguros. Art.0 24. 42

Gastos:
Urgentes. Art." 34. ... 52
De medico-y farmacia. Art.0 29 .. 48
De curaci6n del lesionado. Art. 30. .... 50

Imprudencias:
Penalidad, por. Art." 16, 23 y 47. 37 42 y 65

Inspectores:
Del tratamiento medico. Art." 31. ... 50
De obreros. Art.0 1 . 2

Indemnizaci6n.
Al obrero perjudicado. Art." 2. 6
Al obrero de 18 anos. Art.0 7 ... 22
AumentarAn por imprudencia. Art. 16. 37
Aumento de la. Art." 23 42
Caducidad de. Art.o 12 .. 36
Cobro de. Art.0 24 ... .. .42
De aprendiz. Art." 7. .... '. 22
En caso de perderse la nave. Art. 42. 60
En caso de absoluci6n o sobreseimiento de acu-
Ssado de delito o faltas. Art.0 48. .... 65
Inmediata. Art.0 28 47
No pueden venderse, cederse, ni embargarse.
Art.0 17. . 38
Por incapacidades. Art." 11. .. 30


,XkVi










XXV~II


Pigs.

Por fallecimiento. Art.0 15. .. 37
Prescripci6n para pedir. Art." 13. .. 37
(Vease: Pensiones).

Incapacidad:
Tiempo necesario de, para pedir indemnizaci6n.
Art." 8. .- ...... 25
Permanente. Art." 14 .37

Informes:
Sobre tratamiento m6dico. Art.0 32. 51

Inftiles:
Para el trabajo. Art.0 11 .... 31

Journal: (Vease salario).
Ley regulando el de los obreros del Estado, la
Provincia y el Municipio. 11


Jornada:
(Vease Trabajo.)

Ley de Accidentes 1
,, regulando el journal de los obreros del Esta-
do, la Provincia y el Municipio. .... 1l y 72
de la moneda 3
Sdel Cierre. 14
,, estableciendo los dias no laborables. 15
prohibiendo pagar jornales con vales, fichas,
chapas, etc. .-. ... ... 18

Marineros.
Consideraci6n de obrero. Art.0 41 .. .. 58

Mecanismos:
Catilogo de. Art. 20 ........ 41

Militares':
No les es aplicable esta Ley. Art. 45. 64










XXVUIL


Pags.

Moneda:
Oro. Art. 1. ...... 2
Lej de la. 3
Municipios:
Obligados por esta Ley. Art.0 10 .. 29

Muerte del obrero. Art." 11, inciso 4. ..31

Naves:
P6rdida de la. Art." 42 ... .60
Accidentes a bordo. Art.0 43.. 61

Nulidad:
De renuncia y pactos. Art." 17 .. 38

Nimero de obreros: *
Para considerar patrono. Art.* 5 9
En construcci6n edificios. Art.0 38. .56
Para aplicar esta Ley. Art.0 2 6

Obrero:
Aprendiz de. Art." 1 .. .. 2
A que se aplica esta Ley. Art.0 2 4
Definici6n de. Art. 1.. 2
Del Estado, Provincia y Municipio. Art.0 49. 66
Independientes. Art.0 3 7
Inspectores. Art." 1. . 2
Marineros. Art.0 41 .. ..... 58
Obligaci6n:
Del Estado, Provincia y Municipio. Art.o 10. 29
De asegurar. Art." 35 .. 54
De concesionarios de Obras Piblicas. Art.0 37. 55

Operarios:
(V6ase Obrero.)
Patrono:
Armador o empresario de naves. Art.0 41. 58
Consideraci6n de. Art.0 5 .. 9










XXIX


Pipg.

Definici6n de. Art." 1.. .. ... 1
Falta inexcusable del. Art.0 23. 42
Representante legal de. Art.0 5.. 9
Responsable.. Art.0 4 y 35 .... 8 y 54

Pago de seguros. Art." 35.... 54

Penalidad:
Por imprudencia. Art." 16 .... 37

Pensiones:
Caducidad de. Art.* 11 y 12 34 y 35
Quienes tienen derecho a ellas. Art." 11. 31
(VWase Indemnizaciones.)

Perdida de la nave:
Indemnizaciones en caso de. Art.0 42. 60

P6rdida de indemnizaciones.
Por accident intencional. Art.0 9. 29

Presunci6n.
De responsabilidad del patron. Art. 4. 8

Primera cura: Art." 34........ 52

Prescripci6n.
Acci6n para pedir indemnizaci6n. Art.0 13. 37
Cuando empieza a correr. Art.0 48. 66
Dafios y perjuicios no comprendidos en esta
Ley. Art.0 46 .. 64


Prevenci6n:
Catalogo de mecanismos. Art.0 20.
De accidents. Art." 19 .
Gabinete de experiencias. Art.0 22.
Reglamentos. Art." 21. .


. 41
. 40
. 41
. 41


Registro Mercantil:
Inscripci6n de las compafiias extranjeras.
Art.0 50 .


~










XXX


Pigs.

Reglamentos:
Para prevenir accidents. Art.0 21. 41
Para ejecuci6n de esta Ley ....
Ley del Cierre ... 17

Requisitos:
Para eximirse de asegurar obreros. Art." 50. 67
Compafiias de seguros. Art." 50. 67

Representaci6n legal:
Del patrono. Art.o 5 .. .. 9
De compafiias de seguros extranjeras. Art." 50. 68
Poder de la. Art.0 50. .. 68

Responsabilidad:
Del patrono. Art." 4 .. 8
Acuerdo sobre. Art., 28. .. 47

Salario:
Definici6n de. Art. 6. 9
Limite de. Art.0 1 .. ... .. 2
Obreros del Estado, Provincia y Municipio. 11
Prohibici6n de pagarlos con vales, fichas, cha-
pas, etc. 13

Seguros:
Pago de. Art.0 35. . 54
Extensi6n del. Art.0 36 .. 55

Sentencias de indemnizaci6n:
Ejecuci6n de las. Art." 24. ... 42

Trabajo:
No continue. Art.0 6. .. ... 10
Jornada de. Art.0 6. ... ..10
Horas de. . 14


Vigencia de esta Ley. Art." 52.





















































LEY


I

















REPfIBLICA DE CUBA

SECRETARIA DE AGRICULTURE,
COMIERCIO Y TRABAJO

MARIO G. MENOCAL, Presiden-
to de la Repfiblica de Cuba.

HAGO SABER: Que el Congre-
so ha votado, y yo he sancionado,
la siguiente

LEY DE


12 DE JUNIOR DE 1916


TITULO I

DE LAS INDEMNIZACIONES POR ACCI-
DENTES DURANTE EL TRABAJO.

ARTiCULO I.-Para los efectos de
la present Ley, entiendese por ac-
cidente toda lesi6n (2) corporal quo
el operario (3) sufra con ocasi6n o
por consecuencia del trabajo quo
ejecute por cuenta ajena; por pa-
trono (4), el particular, coimpaiiia
propietaria o contratista de la o-


Definici6n de acci-
dente
V. art. 4 R.

DefiniciOn de patro-
no
V. art. R..










Definici6n de obrero bra, explotaci6n o industrial don-
v. art. 2 n. de el trabajo se preste; por obre-
ro '(5), cualquier individuo que de
un modo permanent o temporal,
con remuneraci6n fija, desempefie
alguna labor fuera de su domici-
lio (6).
Ademis se considerarin com-
prendidos dentro del concept de
obreros, a los efectos de la presen-.
te Ley:
1.--A cualquiera que en las mis-
mas condiciones sefialadas en el in-
ciso anterior, aun cuando no parti-
cipe materialmente del trabajo, ins-
Obreros inspectors peccione (7) el de otro, siempre
v. art. 2 R. que su salario (8) fijo no exceda de
Limited de salario, con- tres pesos oro (9) y su contrata
trata (10) sea por tiempo no menor de
.t. 2 treinta dias.
Aprendlz de obrerc 2.0-El aprendiz (11) que sin re-
v. art. 2 R. tribuci6n alguna labor en la eje-
cuci6n de la obra.

(1) Publicada en la Gaceta Oficial el 16
del propio mes y afio. (Viase el articulo
52.)

(2) Lesi6n es dafio o detrimento corpo-
ral causado por una herida, golpe o enfer-
medad.
(3) Obrero.


(4) Vease el articulo 41, segundo pi-
rrafo,












(5) Comprendense en esta definici6n los
llamados maestros, operarios, ayudantes y
aprendices adelantados con cualquier edad
que tuvieren. (V4anse los articulos 7 y 41.)

(6) El domicilio a que esta Ley se refie-
re es, de conformidad con el articulo 40
del C6digo Civil, el lugar donde se reside
habitualmente.

(7) Se refiere a los Capataces que por
lo general ganan sueldo y no journal.

(8) VWase el articulo 6.

(9) Entiendase moneda legal. El Decre-
to Presidential nfmero 1227 de 11 de sep-
tiembre de 1915 (Gaceta del 14), dispuso
que a partir del 1.0 de diciembre de dicho
ailo seria obligatorio en todos los actos pi-
blicos y entire particulares, como lo era ya
en las Cajas Pfiblicas el uso del sistema
monetario creado por la Ley de 29 de oc-
tubre de 1914, Gaceta del 7 de noviembre,
en cuyo dia empez6 a regir.
El articulo 1 de dicha Ley establece que
la base o patr6n de la moneda national se-
ra el oro y tendr6 por unidad el peso; el 5,
que las monedas de oro tendran fuerza li-
beratoria ilimitada, las de plata para cada
pago la tendrAn en una proporei6n del ocho
por ciento de la cantidad que tenga que
pagarse y liberari totalmente las obliga-
ciones que no excedan de diez pesos y las
monedas divisionarias de nickel tendrAn
fuerza liberatoria para toda cantidad que
no exceda de un peso; y el 10, que la mo-
neda national y la de los Estados Unidos
de America, serAn las inicas. que tendran


I_











curso legal para el pago de obligaciones
contraidas estando en vigor la citada Ley.
La Secretaria de Hacienda dispuso en
la circular de fecha 22 de abril de 1915 que
se excluyera en las transacciones el uso de
la frase moneda viacional, poni6ndose en
su lugar la de moneda de curso legal,-''por
cuanto puede dar lugar a un nuevo agio
entire la moneda national y la de los Es-
tados Unidos de America, ambas de capa-
cidad legal liberatoria. (Vease la nota 3
del articulo 6.)

(10) Veanse los articulos 1,583, 1,586 y
1,587 'del C6digo Civil y 281 a. 302 del de
Comercio.
(11) Aprendiz es la persona que adqiTie-
re por medio del studio el conocimiento de
algfin arte u oficio. (VWase el articulo 7.)

Obreros a quo se apl- ARTICULO II.-La present Ley
ca esta ley se aplica a. los obreros adscrip-
V. art. 2 R. (
tos (1):

1.0-A las empress o industries
dedicadas a la construcci6n, repara-
ci6n y conservaci6n de edificios,
comprendiendo los trabajos de al-
bafiileria y sus anexos, carpinteria,
cerrajeria, corte de piedra, pintu-
ras y otros similares (2).
2.-A la explotaci6n de minas,'
canteras y salinas, a la carga y des-
carga de la material prima extraida,
al acarreo y transport por vias flu-
viales, maritimas o terrestres.











3."-A la pesca, a la.construcciio
de puertos, eanales,...diques, if r,
acueductos, alcantarillas, desviacio-
nes de cauces, utilizaci6n de torren-
tes y cualesquiera otros trabajos si-
milares.
4.-A la producci6n de gas' o
energia el6etrica, explotaci6n de re-
des telef6nicas y telegrAficas, colo-
cacion y reparaci6n o remoci6n de
cables conductors el6ctricos o de
pararrayos.
5.-A la producci6n o aplicaci6n
a usos industriales de materials ex-
plosivas, inflamables, insalubres o
t6xicas; a los trabajos de limpieza
.de calls, pozos negros y alcauta-
rillas.
6.,-A la fabricaci6n y exiclota-
ci6n de cualquier artefacto o pri-
vilegio obtenido con arreglo a las
leyes de la material, para el cual se
empleen mdquinas movidas por a-
gentes inanimados o cualquier
fuerza.
7.0-A la construcci6n, repara-
ci6n, conservaci6n y explotaci6n de
vias f6rreas y tranvias, caminos y
carreteras del Estado, la Provincia,
el Municipio o los particulares.
8.--A la explotaci6n de produc- v. art. I R.
tos agricolas o forestales, almace-
nes de dep6sito al por mayor de











carb6n, lefias, materias inflamables
y maderas de construcci6n.
9.--A la explotaci6n de teatros
y espect6culos pfiblicos en cuanto
respect al personal asalariado.
Aprendiz 10.-Al aprendiz que sin retri-
v. art. 2 B. buci6n alguna labor en la ejecu-
ci6n de la obra.
11.-En general a la explotaci6n
de cualquier industrial o trabajo si-
milar, no comprendido en los ni-
meros precedentes.
Los Jefes o representantes de las
empress o industries que se enu-
meran precedentemente, pagaran
Accidents al obrero perjudicado por acciden-
tes de los definidos en esta Ley, una
Indemnizaci6n indemnizaci6n cuya garantia y for-
ma de entrega se regular en la pre-
sente Ley y su Reglamento, siem-
pre que la empresa o industrial uti-
N mero de operarios lizase en el moment de la desgra-
V. art. I R. cia mis de cinco operarios.

(1) El articulo 20 del Decreto Presiden-
cial nfimero 1,774, Reglamento Provisional
para la incorporaci6n de titulos extranje-
ros y condiciones para el ejercicio profe-
sional (Gaceta de 29 de diciembre de 1915),
establece que todo proyeeto, plano, infor-
me o escrito de carActer t6enico que se pre-
sente para su tramitaci6n en cualquiera de
las Oficinas del Estado, la Provincia o el
Municipio, deberA llevar la.firma de un pro-
fesional legalmente autorizado para ejer-
cer la profesi6n en la especialidad de que












se trate, requisite sin el cual no se.le dard
curso. Sera responsible tambien de este
precepto, el funcionario o empleado que
admita alguno de los citados documents
sin exigir que se le exhiba el certificado de
inscripci6n de que trata el articulo 13 de
este Reglamento, debiendo tomarse la co-
rrespondiente nota de dicho certificado al
pie del proyecto, piano, informed, o escri-
to presentado.

(2) V6ase el articulo 38 que declare a-
plicables estos preceptos en la construcci6n
de edificios aunque el nfimero de operarios
sea inferior al de 4 siempre que concurran
los requisitos que alli se exigen.
Estimamos que tambien son aplicables en
la demolici6n de los mismos.


AIRTICULO III.-No se reputardn Obreros independien-
obreros a los efectos de esta Ley, tes .
y por tanto no podran gozar de sus
beneficios, los que trabajan por su
propia cuenta, aunque accideital-
mnente le ayuden uno o mns cornpa-
fieros, siempre que de ordinario tra-
bajen solos.

El articulo 72 de la Ley de Impuestos
Municipales dice que estarin exentos del
impuesto los que se dediquen personalmen-
te, o s61o auxiliados por sus familiares, en
el interior de su casa, a fabricar, elaborar
o confeccionar algfin product o articulo
que luego expenden en ambulancia entire
compradores habituales u ocasionales. Esta
exenci6n, no exime del pago de la cuota que
el Ayuntamiento hubiere regulado por los
vendedores ambulantes.












Patrono responsable



Presunci6n
V. art. 21 R.


ARTICULO IV.-E1 patrono es res-
ponsable (1) de los accidents ocu-
rridos a sus obreros con motivo y
en el ejercicio de la profesi6n o tra-
bajo. que realicen. La responsabili-
dad del patrono se presume (2) res-
pecto de todo accident producido
en los casos previstos en esta Ley,
sin. ms excepciones (3) que las
especificadas en la misma.

(1) El articulo 73 de las Ordenanzas
de Construcei6n de la Habana previene que
al lado de la firma del propietario o su le-
gitimo representante pondr. la suya en la
solicitud de licencias para fabricar el ar-
quitecto o maestro con titulo eneargado de
la obra, quien por este s6lo hecho respon-
derh de cuanto en dicha petici6n se estam-
pe respect a la parte facultativa; quedan-
do desde el moment considerado como. di-
rector de la obra y responsible de cuanto
ocurra en ella hasta que por los dos o por
cualquiera de ellos se avise haber cesado 6s-
te en su direcci6n y el 185 que el arquitec-
to eneargado de la demolici6n de un edifi-
cio esta obligado a prevenir al propietario,
tanto las formalidades que haya de llenar
como la naturaleza de las obras que deba
ejecutar, para no lastimar los intereses del
vecino ni faltar a los reglamentos de poli-
cla urbana.

(2) Los articulos 1,249, 1,250, 1,251,
1,252 y 1,253 del C6digo Civil se refieren
a las presunciones como una de las prue-
bas de las obligaciones.


I












(3) Los articulos VIII y IX establocen
esas excepciones.

ARTiCULO V.-A los efectos de
esta Ley se cQnsideraran como pa-
tronos a toda persona, sociedad,
compama o corporation que ocupe,
habitualmente, mAs de cinco obre-
ros (1), asi como el representante
legal (2) del patrono.

(1) El espiritu de este articulo ha sido
evitar a los pequefios industriales las Abli-
gaciones que a los patrons impone esta
Ley, porque seria injusto y absurdo suje-
tar a las responsabilidades que ella seiiala
en easos de accidents, lo mismo a las gran-
des empress industriales de crecidos capi-
tales que al obrero herrador que tiene un
pe6n que le ayuda en su oficio, o al maes-
tro carpintero que tiene en su pequefio ta-
ller de construir muebles un operario y un
aprendiz.
Por tanto habrA que considerar patrono
a los efectos de esta Ley a toda persona, so-
ciedad, compafiia o corporaci6n, que explo-
te; por ejemplo, cinco plants el6etricas,
en diferentes localidades, aunque cada una
de dichas plants s6lo tuviera cuatro ope-
rarios.

(2) Veanse los articulos 1,709 al 1,739
del C6digo Civil y 244 al 302 del C6digo de
Comercio.

ARTfCULO VI.-Por salario annual
de un obrero (1) se entiende la re-
muneraci6n efectiva a que tiene de-


Patrono, consicera-
ci6n de
V. art. I R.

Patrono, representan-
te legal
V. art. 42 R.


Salario, defi.-ci6n de
V. arts. 18 y 19 n.














Periodo












Trabajo no continue



Jornada de trabajo


recho. (2) ya sea en dinero o en es-
pecie, hasta el limited mAximo de mil
noventa y cinco pesos (3) durante
un period de doce nieses, servido a
la empresa o industrial, siempre
contando antes del accident. Pa-
ra los obreros que llevan empleado
menos de doce meses se entenderA
la remuneraci6n efectiva que hubie-
sen recibido desde su entrada a la
empresa o industrial, aumentada con
la mitad de las que debiera recibir
el mismo obrero o los obreros de la
misma categoria durante el period
necesario para completar los doce
meses.
Si el trabajo no fuese continue,
el salario annual se calcularA sobre
la remuneraci6n recibida, durante
-el period de actividad en el res-
to del afio. Por jornada efectiva (4)
de trabajo se entiende el period de
labor, prestado durante el horario
que se use ordinariamente en la em-
presa o industrial de que se trate, y
que corresponda a una jornada de
trabajo (5).

(1) El articulo 1,584 -del C6digo Civil
establece que el amo serA creido, salvo prue-
ba en contrario: 1.0 Sobre el tanto del sa-
lario del sirviente dom6stico.-2.o Sobre el
pago de los salaries devengados en el afio
corriente.












(2) Poder Ejecutivo.
Secretaria de Agricultura, Comercic y
Trabajo.
General Jos6 Miguel G6mez, Presidente
Constitutional de la Repiblica de Cuba.
Hago saber que el Congreso ha votado y
yo he sancionado la siguiente

Ley:
Articulo 1.O: Queda fijado en un peso
"veinticinco centavos diaries, moneda official,
el journal minimo que percibirh el obrero
que Ireste sus servicios en cualquier De-
partamento del Estado, la Provincia y el
Municipio, quedando asimismo obligados al
cumplimiento de esta disposici6n los que,
por contratos o en otra forma que deter-
minen las leyes vigentes realicen trabajos
que fueren pagados con fondos del Estado,
la Provincia y el Municipio, exceptuando-
se de esta obligaci6n los contratos verifica-
dos en fecha anterior a la que en esta Ley
se sefiala para que comience a surtir sus
efectos.
Articulo 2.0: Los obreros y jornaleros
que presten sus servicios en obras del Es-
tado, la Provincia o el Municipio, deven-
garin, integramente, el imported diario de
sus salaries, aunque por cualquier causa
ajena a su voluntad, 6 eualquier motive ex-
trafio a sus personas, no puedan rendir to-
talmente la jornada de trabajo a ellos en-
comendada.
Articulo 3.0: Quedan derogadas todas las
disposiciones legales que se opongan a lo
preceptuado en el articulo anterior.
Articulo 4.: Esta Ley comenzarh a sur-
tir sus efectos a partir del dia 1. de octu












bre de mil novecientos once y las cantidades
que fueren necesarias para cubrir las aten-
ciones que la misma demandan habrAn de
ser consignadas anualmente en los presu-
puestos del Estado, la Provincia y el Muni-
cipio.
Por tanto: mando que se cumpla y eje-
cute la present ley en todas sus parties.
Dada en el Palacio de la Presidencia, en
la Habana, a 8 de diciembre de 1910.
J. M. Gomez.
Rafael Martbiez Ortiz.
Gaceta del 10 de diciembre de 1910.
Con posterioridad a esta Ley se dict6
otra que insertamos en la pAgina 72.

Los emple-dos, operarios y jornaleros de-
vengarin sus hab'eres por meses, por dia o
por tarea, segfn convenga mejor a las ne-
cesidades del servicio. FigurarAn en las n6-
minas con el cargo que ejerzan y con la
remuneraci6n acordada.
Los haberes serhn pagaderos por mensua-
lidades,' por quincenas, o a la terminaci6n
de la obra para que fueron contratados,
salvo casos especiales. (Articulo 237 Ley
OrgAnica del Poder Ejecutivo.)

(3) La ley ha sefialado este limited a la
cuantia del salario a finide poder fijar el
tanto por ciento de la pension en caso de
lesi6n o muerte, no para excluir de sus be-
neficios a los obreros que ganen un salario
superior al limited que aqui se sefiala. Pue-
de ui obrero ganar un salario de $1,500
pesos anuales, pero en caso de accident la
indemnizaci6n sera ajustada al limited de
$1,095 que se sefialan.












Poder Ejecutivo.

Secretaria do ,Agricultura, Comercio
y Trabajo.

General Jos6 Miguel G6dez, Presidente
Constitutional de la Repitblica de Cuba.

Hago saber: Que el Congreso ha votado
y yo he sancionado, la siguiente

Ley:

Articulo 1.: Queda prohibida la emisi6n
en pago de jornales, sueldo o de cualqaier
otra obligaci6n, de vales, chapas, fichas me-
tilicas o de cualquier otra clase, que ten-
gan el cartcter de signs representatives de
la moneda.
Articulo 2.: Toda infracci6n de la pro-
hibici6n precedent, serA castigada con
multa hasta quinientos pesos o con arrest
hasta seis meses, conform a lo dispuesto
on-la Orden Militar No. 213 de 1900; y
de ella conocerd el Juez Correccional co-
*rrespondiente, de acuerdo con lo que on la
misma Orden se establece.
Articulo 3.: Cuando las infracciones a
que el articulo anterior se refiere revistie-
ren las formas y caracteres del delito con-
tinuado, la pena sera de prisi6n correceio-
nal en su grado minimo, y del hecho cono-
cerAn entonces el" Juez de Instrucci6n y
la Audiencia correspondiente, por el pro-
cedimiento que para la averiguaci6n y cas-
tigo de los delitos establece la Ley de En-
juiciamiento Criminal.
Por tanto: AMando que se cumpla y eje-
cute la present Ley en todas sus parties.












Dada en el Palacio de la Presideucia,
en la Habana, a 23 de junio de 1909.
Jos4 M. Gomez.
Ortelio Foyo, Secretario de Agricultura,
Comercio y Trabajo.
Gaceta, 24 junio de 1909.

(4) El dia de trabajo para todos los me-
cinicos, operarios y jornaleros, empleados
por el Gobierno o al servicio de 6ste, serA
de ocho horas, a excepci6n de los casos de
urgencia en que podrA ampliarse el niime-
ro de dichas horas.
Esta disposici6n no serA aplicable a los
maquinistas, fogoneros, mariners, vigilan-
tes, mensajeros, carreteros y demas per-.
sonal cuyos servicios, por raz6n de su indo-
le, sean necesarios a todas horas o en cual-
quiera de ellas. (Articulo 239 Ley OrgAni-
ca del Poder Ejecutivo.)
Las horas de trabajo a no ser en casos
excepcionales no excederin de ocho; ni
tampoco serAn menos de siete, salvo que
otra cosa dispusiere el Presidente de 4a
Repfiblica. (Articulo 53 de la Ley del Ser-
vicio Civil.)

(5) LEY DEL CIERRE
Poder Ejecutivo.
Secretaria' de Agricultura, Comercio y
Trabajo.
General Jos6 Miguel G6mez, Presidcnte
Constitutional de la Repiiblica de Cuba.
Hago saber: que el Congreso ha votado
y yo he sancionado la siguiente
Ley (1)
(1) Publicada en la Gaceta Oficial del dia 5 de
mayo de 1910.













Articulo 1.-Todos los establecimientos
de comercio y talleres situados en los barrios
urbanos de los Municipios de primera y
segunda clase, con la excepci6n de los que
menciona el articulo 2.0 de esta Ley, darn
por terminados sus trabajos a las 6 p. m.
durante los dias comprendidos desde el lu-
nes al viernes de cada semana ambos in-
clusive. Los shbados darn por terminados
sus trabajos a las diez de la noche. Los do-
mingos y dias declarados festivos se pro-
hibiri el trabajo en ellos. (2) Las tiendas

(2) Ley do 14 de diciembro de 1911.
Articulo I.-Se autoriza a los establecinmientos
de viveres, cafes, restaurants y aquellos otros que
so dediquen a la venta de comestibles, para que
permanezcan abiertos duranto todo el dia y la no-
cho del veinticuatro de Diciembre.

Ley de 18 do marzo de 1903.
Articlo primero: So declaran dias de fiesta na-
cional todos los afios, el 24 de febrero, el 10 de
octubro y el 20 de mayo.
Articulo segundo: So declara dia de Homenaje
National a los muertos por la independencia, el
7 do diciembre do cada afio.
Articulo tercero: Se declaran dias festivos to-
dos los afios, ademis de los domingos, el prime-
ro de enero y el 25 de diciembre. (*)
Articulo cuarto: En los dias sefialados en los
articulos anteriores, se suspenderdn los trabajos en
las oficinas, Dependencias Pfiblicas, Juzgados y
Tribunales.
Articulo quinto: Queda derogada today disposi-
ci6n legal en oposici6n a lo dispuesto en la pre-
sente Ley; except lo que est6 dispuesto o se
disponga en cuanto a vacaciones de los Tribuna-
les de Justicia.
Por tanto: mando que se cumpla y ejecute la
present Ley en todas sus parties.

(*) El dia quo se seiale para la celebraci6n
do elecciones sera festive para la demareaci6n
territorial en que deban celebrarse. Articulo 8, Ley
Electoral do 4 do mayo de 1914.












de viveres al por menor, cerrarAn sus puer-
tas a las 8 p. m. y los domingos a las 10
a. in.
Articulo 2.--Se exceptfan de la ante-
rior disposici6n, los hotels, restaurants, ca-
fes, establecimientos de espedtAculos pfibli-
cos, kioscos destinados a la venta de taba-
cos y cigarros, talleres y oficinas de peri6-
dicos y las industries en que, por su indo-
le, sea precise el trabajo continue, previa
determinaci6n de los respectivos Ayunta-
mientos en cada caso. Las droguerias y bo-
ticas estarAn abiei'tas al finico objeto. de
tender al despacho y venta de articulos o
efectos de medicine y farmacia. En cstos
establecimientos,- la jornada de trabajo no
excederA de diez horas.
Articulo 3.--Las infracciones de'la pre-
sente Ley, serin castigadas con multas de
diez a cincuenta pesos y apremio personal
en su caso.
'Articulo 4.O-Quedan derogadas cuantas
leyes, 6rdenes, decretos o disposiciones se
opongan al cumplimiento de lo preceptua-
do en esta Ley.
Por tanto: Mando que se cumpla y eje-
cute la present Ley en todas sus parties.
Dada en el Palacio de la Presidencia, en
la Habana a cuatro -de mayo de mil nove-
cientos diez.
Jos6 M. Gdmez, Presidente.
Joaquin Chalons, Secretario de Obras
Pfiblicas e Interino de Agricultura, Comer-
cio y Trabajo.


Dada en el Palacio de la Presidencia, en la
Habana, a diez y oeho de marzo de mil novecien-
tos trees.
(f) Toms Eslracda Palma, Presidente.
Eduardo Yero, Secretario de Gobernaci6n.


C












REGLAMENTO
DICTADO PARA LA EJECUTCI6N DE LA LEY DEL
CIERRE, CON LAS MODIFICACIONES OPERA-
DAS EN EL JLTIMAMENTE.
Decreto No. 687.
Resultando: que puesta en vigor la Ley
de 4 de mayo del corriente afio, y con mo-
tivo de las distintas interpretaciones dadas
al Ieglamento que se dict6 para su ejecu-
ci6n, se han originado dudas y con 6stas
err6neos concepts que a su vez han pro-
vocado solicitudes y protests que por su
naturaleza hacen necesaria nuevas aclara-
ciones a fin de evitar perjuicios y
Considerando: que es principio de salu-
dable doctrine la adopci6n de medidas que
tiendan a esclarecer cualesquiera dudas que
surgieran como ha resultado en el casp pre-
sente, a propuesta del Secretario de Agri-
cultura, Comercio y Trabajo
S So resuelve:
Que el Reglamento dictado en 21 de ma-
yo de 1910 para la ejecuci6n de la Ley de
4 del propio mes, se entenderi redactado
en la siguiente forma:
Articulo 1.--Para los efectos de la cla-
sificaci6n de TWrminos enumerados en el
articulo primero de la Ley, servird de base
la prescripta en el noveno de la OrgAnica
Municipal; reputAndose por barrios urba-
nos todos los que formen parte integrante
de las respectivas cabeceras de los Munici-
pios de primera y segunda clase y como ru-
rales los que se hallen situados a una dis-
tancia no menor de dos kil6metros de aqu6-
Ilas y cuyo nimero de habitantes no exce-
da de dos mil, entendi6ndose que los que
excedan de dos mil se considerarin urba-
nos para los efectos de esta Ley.











Articulo 2.o-En los establecimientos de
comercio y talleres a que se refiere el ar-
ticulo 1." de la Ley de 4 de mayo de 1910,
no sera obligatoria la permnnencia de los
dependientes despu&s de las horas y en
los dias sefialados por dicha Ley. No obs-
tante, podrrn los dependientes y empleados
continuar en ellos hasta una hora mis para
el arreglo, limpieza y cierre de las opera-
ciones, pero sin comunicaci6n alguna con el
pfiblico.
Articulo 3.-A1 objeto de la penali-
dad, no se tendrA en cuenta los minutes pos-
-teriores a las horas sefialadas en la Ley,
siempre que no excedan de quince, a no
ser que se pruebe que se invierten sistenmti-
camente lo que se inferira por la repetici6n
de los actos.
Articulo 4.--En la denominaci6n de
restaurants, quedan comprendidos los tre-
nes de cantinas, fondas y establecimientos
que proven de comidas a obreros y fa-
milias pobres; asi como los cafes-cantinas
siempre que no tengan viveres anexos o sea
en el mismo local; los dedicados a la venta'
de fiambres, laterias y licores, sin que pue-
dan extraerse estos filtimos fuera del es-
tablecimiento para su respective consumo;
helados, confituras, dulces y otros. articu-
los anAlogos. Quedan equiparados a estos
establecimientos en evitaci6n de grave per-
juicio al interns pfiblico, los despachos de
pescado fresco, de hielo para su conserva-
ci6n, lecherias, carb6n al por menor, las car-
nicerias y puestos de aves, flores, frutas y
hortaliza, hAllense o no situados en los mer-
cados y en las casas de bafios o curativas.
Articulo 5.-En relaci6n con el p~rrafo
final del articulo primero de la Ley y pa-
ra no ocasionar perjuicios a tercero, go-
zarAn de aquellos beneficios todos los esta-













blecimientos que habitualmente vendan al
por menor articulos de primera necesidad
o sus similares, con la sola limitaci6n de no
hacer ninguna transacci6n al por mayor
de sus mercancias despu6s de las 6 p. m.
en los dias comprendidos de lunes a vier-
nes ambos inclusive ni en los domingos y
dias declarados festivos.
Articulo 6.--Por raz6n de su continui-
dad podran realizar todos los trabajos que
le sean propios, los ingenios, las panaderias,
las oficinas de las industries rodadas, los
mataderos, las manufactures de fundici6n.
de metal, herrerias, caldererias y talleres
de maquinarias, la carga y descarga de mer-
cancias en los mercados, en los puertos y
de pequefia velocidad en las estaciones de
ferrocarriles, y las casas armadoras y con-
signatarias de barcos con sus oficinas y sus
muelles y en los barcos mismos los trabajos
necesarios para la carga, estiba y trasiego
de efectos y mercancias, y las industries
que empleen double personal. Asimismo los-
servicios destinados a combatir las plagas
en el campo y en la demolici6n de obras rui-
nosas o en caso de incendios o calamidades
piiblicas.
Articulo 7.o-Los salones de barberias
estarAn abiertos hasta las 8 p. m. de, Ines
a viernes, ambos inclusive y los sibados
hasta las once p. m., sin estarles permitida
la venta de articulos de perfumerias en oca-
si6n de permanecer cerrados los estableci-
mientos que los tienen como de su giro pro-
pio. Los domingos y demas dias festivos
continuarAn cerrados, except cuando coin-
cida la circunstancia de resultar dos dias
de fiesta continuados, en cuyo caso se per-
mitirA el trabajo durante el dia anterior o
.posterior al respective domingo,












Articulo 8.o-Reputindose las fotogra-
fias como el ejercicio de un arte, quedan ex-
ceptuadas del cierre, los domingos y de-
mAs dias declarados festivos, exclusivamen-
te.
Decreto 935.
Resuelvo:
1.-Modificar el referido articulo 9. del
Re-lamento de 6 de agosto de 1910, que en
lo sucesivo se considerari redactado en es-
ta forma: "Articulo 9.-La jornada de
trabajo en las boticas y droguerias no ex-
cederh de diez horas, pero cuando por la
perentoria necesidad del despacho se pasase
de las diez horas, sera forzosamente com-
pensado al dia siguiente el tiempo que se
hubiese tornado de mis, que en ningfin caso
podrA exceder de dos horas.
Tampoco excederh de diez horas la jor-
nada de trabajo en los demrs estableeimien-
tos comprendidos en el articulo 2. de la
Ley de 4 de mayo de 1910, o sean los ho-
teles, restaurants, cafes, establecimientos
de espectAculos pfiblicos, kioscos destina-
dos a la venta de tabacos y cigarros, talle-
res y oficina de peri6dicos, y las industries
en que por su indole sea preciso el.trabajo
continue previa determinaci6n de.los res-
pectivos Ayuntamientos en cada caso.
Los duefios de estos establecimientos o
sus encargados llevarAn un Libro Registio,
en el que se haga constar las horas de en-
trada y salida de los dependientes o em-
pleados en los mismos, pudiendo la jorna-
da de diez horas contarse de una sola vez,
o continue o bien en dos o mAs periods,
segfn la indole del trabajo.
La Secretaria de Agricultura, Comercio
y Trabajo, queda encargada de inspeecionar.












el cumplimiento y hacer cumplir cuanto se
dispone en la Ley de 4 de mayo de 1910 y
en su Reglamento.
Dado en Durafiona, Marianao, a nueve de
octubre de mil novecientos trece.
(f.) Mario G. Menocal, Presidente.
(f.) Emilio NOnez, Secretario de Agri-.
cultura, Comercio y Trabajo.

Articulo 10.-Para todos los efectos de
la Ley y Reglamento se entenderh que el
domingo empieza a contarse desde las doce
de la noche del sAbado y terminal a igual
hora del dia siguiente, siendo por lo tanto
la duraci6n del descanso de veinticuatro
horas, con las excepciones que enumeran
los precedentes articulos.
Articulo 11.-La facultad a que alude el
articulo 2.0 de la Ley, se mantiene limi-
tada en cuanto a la determinaci6n por par-
te de los Ayuntamientos a autorizar el tra-
bajo continue a ciertas industries, pero
siempre que esa autorizaci6n pudiese re-
vestir earacteres perjudiciales al interns
Tomfin, se consultarh previamente a la Se-
cretaria de Agricultura, Comercio y Tra-
bajo. Quedan excluidos de la anterior facul-
tad todos los asuntos relacionados con el
comercie.
Articulo 12.-Se estimarA como ingreso
municipal el product de las multas que se
impongan por infracciones de la Ley y el
present Reglamento.
Articulo 13.-No tendrA f-ierza civil de
obligar la estipulaci6n contraria a las pro-
hibiciones de la Ley, aunque el pacto sea
anterior a la promulgaci6n de ella.
Articulo 14.-E1 Secretario de Agricul-
tura, Comercio y Trabajo, resolverd cuan-





























Indemnizaciones
Obreros 18 afios
Aprendices
V. art. 20 1R.


tas consultas se formularen acerca dc la
Ley y el present Reglamento.
Articulo 15.-Las modificaciones opera-
das en este Reglamento, empezar6n a re-
gir desde la fecha de su publicaci6n en la
Gaceta Oficial (1).
Dado en el Palacio de la Presidencia,
Habana, seis de agosto de mil novecientos
diez.
Jos MI. Gomez, Presidente.
F. P. Machado, Secretario de Agricultu-
ra, Comercio y Trabajo.

(1) El Reglamento fu6 publicado fn la Gaceta
colnespoidiente al dia 8 de agosto de 1910.

ARTICULO VII.-E1 salario que
se fije para las indemnizaciones
concedidas a los obreros menores
de diez y ocho afios o aprendices
victims de un accident, no podrA
ser inferior al salario de la genera-
lidad de los obreros ocupados por
la empresa.

Indudablemente que el espiritu que ins-
pira este. articulo, es el siguiente:.En mu-
chos talleres se utilizan aprendices sin
sueldo y aprendices adelantados que ganan
un journal pequefio, pues aunque fitiles y
necesarios no son perfectos operarios, es-
tos deben ser los obreros menores de 18
aios a que el articulo se refiere. El articu-
lo lo que quiere es que si en un taller el
salario de la generalidad de los verdaderos
y perfectos operarios es de $2.00, caso de
ocurrirle un accident a un aprendiz ade-
lantado o a un aprendiz sin sueldo, sea esa












cantidad la que sirva de base para la in-
demnizaci6n que habria de concedersele,
pues seria injusto e incomprensible que un
aprendiz adelantado que gana 80 centa-
vos s6lo tuviera derecho a indemnizaci6n
por accident con arreglo a esa cantidad y
que un aprendiz sin sueldo lo tuviera a
$2.00 si 6ste era el journal de la generalidad
de los operarios del taller.
Esa es nuestra opifli6n, pero recor.oce-
mos que en la prActica la aplicaci6n del ar-
ticulo que comentamos ha de ofrecer series
dificultades, porque puede ocurrir tarmbien
que un operario menor de 18 afios hubiera
sido lo suficientemente inteligente y ener-
gico para obtener el cargo de capataz de
una cuadrilla ganando desde luego mayor
journal que sus subalternos y seria muy
cruel que si le ocurriera un accident, se
tomara coino base para sefialarle la indem-
nizaci6n una cantidad mAs pequefia de la
que realmente 61 ganaba.


Por otro lado, la Ley no distingue al pro-
piamente llamado operario del aprendiz
adelantado, sino.que a todos los efectos de
ella los comprende bajo la denominaci6n
comfin de obreros, en el phrrafo 1.0 del ar-
ticulo 1., por ganar una remuneraci6n fija,
c incluye en la misma denominaei6n, in-
ciso 2. del citado articulo, al "aprendiz
que sin retribuci6n alguna labor en la eje-
cuci6n de la obra".


Tambien han de ofrecer incontable, in-
convenientes las palabras con que terminal
el articulo o scan "el salario de la genera-
lidad de los obreros ocupados por la empre-











sa", porque en ningfin taller hay una so-
la clase de operarios, sino varias aunque
todos laboren a un fin comfin. En una pa-
naderia por ejemplo hay guardieros, arte-
seros, horneros y maestros y todos devengan
sueldos distintos. Cuil de esos jornales
toma un juez como tipo para sefialar la
indemnizaci6n de un aprendiz victim de
un accident ?

Gramaticalmente el articulo dice que es
aprendiz el obrero menor de 18 aiios, y es
por cierto la finica definici6n que de 61
existe en la Ley, que siguiendo el ejemplo
de la australiana es pr6diga en ellas.
Analic~moslo: "El salario que se fije
para las indemnizaciones concedidas a los
obreros menores de 18 aios 0 aprendices".
"0" (segfin la Gram6tica de la Real
Academia Espa'iola), conjunci6n disyunti-
va, se emplea cuando se quiere explicar o
aclarar lo que antes se ha dicho, como el
protagonista 0 personaje principal de la
fibula, es HIrcules.
Por tanto: obrero menor de 18 anos o
aprendiz es una misma cosa.

ARTICULO TIII.-E1 patrono no
scra responsible del accident de-
Fuerza mayor bido a fuerza mayor extrafia (1) al
v. art. 21 R. trabajo en que se produzca.

(*) Ninguna compensaci6n (2)
sera pagada de acuerdo con las
prescripciones de esta Ley, por da-
fios que no resulten en la incapa-


(*) Este pArrafo debia constituir un articulo.












cidad del obrero o empleado, para
ganar su journal complete, durante
un period no menor de dos sema-
nas (3), pero si la incapacidad se
extendiese a un period mayor de
dos semanas, la compensaci6n em-
pezard desde el dia del accideate.

V6ase ,el articulo 24.

(1) Dentro del concept general y comiin
del caso fortuito, se comprenden 6ste pro-
piamente dicho y la fuerza mayor, y tanto
aqu6l como esta pueden ser ordinarios o
extraordinarios. La diferencia entire aque-
llas dos species es sencilla: el caso for-
tuito, como tal, es independiente, no s6lo
de la voluntad del deudor, sino de toda vo-
luntad humana; la fuerza mayor procede
de un aconteeimiento inevitable, o del acto,
legitimo o ilegitimo, de persona distinta de
la obligada, que supone para esta la impo-
sibilidad de cumplir su obligaci6n. En cuan-
to a la base para la segunda de las distin-
ciones indicadas, esti en la frecuencia de
los hechos, que segfin suelan o no aconte-
cer, pueden calificarle de uno u otro modo,
y aun cuando tanto los ordinarios como los
extraordinarios pueden tener los dos ca-
racteres de imprevistos e inevitable, y des-
de luego han de reunir uno de los dos para
poder ser calificados de casos fortuitos,
siempre el carter de imprevistos es mAs
evidence en los extraordinarios, y aun sue-
le serlo tambien en dstos el de inevitable,
porque a mas de una menor frecuencia, les
distingue por lo general una mayor im-
portancia. (V. gr., guerra, epidemias, etc.)


Incapacidad exigida
para compensaci6n
V. arts. 5 y 8 R.












Manresa: Comentarios al.C6digo Civil Es-
pafiol. Art. 1,105.)

(2) V6ase la interesante sentencia del
Juzgado de 1." Instancia del Norte de la
Habana que seguidamente se inserta:
Sentencia.
En la ciudad de la Habana a 14 de abril
de 1917, Licenciado Manuel Martinez Es-
cobar, Juez de 1.' Instancia del Norte, vis-
tos estos autos del incident seguido entire
parties (un obrero y una Compaffia de
Fianzas), sobre indemnizaci6n por acci-
dente durante el trabajo, al amparo de la
Ley de 12 de junio de 1916;
Considerando: que en la comparecencia
efectuada en cumplimiento de lo estable-
cido en el articulo 28 de la Ley de 12 de
junior de 1916 sobre indemnizaciones por
accidents durante el trabajo el obrero
Gregorio SAnchez Grafia reclam6 siete pe-
sos a que asciende la mitad de los jornales
que dcej6 de percibir durante 8 dias que es-
tuvo impedido de trabajar a causa del ac-
cidente, a cuya pretensi6n be opuso la Com-
pafiia Cubana de Fianzas, aseguradora de
dicho obrero, por entender que no habien-
do Ilegado a dos semanas la incapacidad
para ganar el journal no procede la indem-
nizaci6n, conform lo prescripto en el ar-
ticulo 8. de la citada Ley; siendo por con-
siguiente, la finica divergencia que existe-
entre las parties, y a la que ha de limitarse
la present cuesti6n incidental, segin pre-
ceptia el antes mencionado articulo 28, la
de si el obrdro incapacitado para el traba-
jo durante 8 dias tiene derecho o no a exi-
gir al asegurador el pago de la mitad de
los jornales que por raz6n del accident su-
frido dej6 de devengar.













Considerando: que er articulo 8, de la
repetida Ley en su pirrafo 2., en t6rmi-
nos absolutos que no autorizan excepci6n
alguna, expresa que "ninguna compensa-
ci6n" sera pagada por dafios que no resul-
ten en la incapacidac del obrero o emplea-
do para ganar su journal complete, duran-
te un period no menor de dos semanas; y
ante declaraci6n tan categ6riua e impera-
tiva como la contenida en el indicado pre-
cepto, no es possible, sin incurrir en una
manifiesta infracci6n del mismo, acordar
una indemnizaci6n por incapacidad de un
obrero para ganar su journal durante un
lapso de tiempo inferior a dos semanas, co-
mo es el de ocho dias por lo que se hace
forzoso desestimar la reclamaci6ri.
Considerando: que si bien el articulo 5.
del Reglamento (1) para la ejecuci6n de la
Ley sobre indemnizaciones por accidents
durante el trabajo, en abierta oposici6n con
el parrafo 2. del articulo 8. de la propia
Ley que no establece limitaci6n alguna, pre-
viene que no obstante lo dispuesto en el
precepto filtimamente citado, la exigencia
de la condicionalidad de las dos semanas
para dar derecho a la compensaci6n, s6lo
favorece al patrono, sin que en manera al-
guna pueda hacerse extensive a las com-
pafias aseguradoras, no por ello cabe esti-
mar modificada la disposici6n legal por la
reglamentaria en, el sentido de restringir
la extension de la primera con una excep-
ci6n que no sefiala, porque las eyes s6lo
se derogan, en todo o en parte, por otras
leyes posteriores.

(1) Se referia al Reglamento provisional, de-
rogado por el dictado reeientemente que publi-
camos.












Considerando: que por lo expuesto pro-
cede declarar que Gregorio Sanchez carece
de derecho a la indemnizaci6n que pre-
tende, sin hacer especial declaraci6n de cos-
tas y menos ain de temeridad o mala fe, a
los efectos de la Orden nfimero 3 de 1901.
Fallo: que debo declarar y declare que
el obrero Gregorio SAnchez y Grafa no tie-
ne derecho a ser indemnizado por la socie-
dad aseguradora Compaiia Cubana de
Fianzas en la cantidad de siete pesos a que
asciende la mitad de los jornales que dej6
de devengar durante 8 dias que estuvo im-
pedido de trabajar a consecuencia del ac-
cidente que di6 origen a estas actuaciones,
sin hacer especial declaraci6n de costas y
menos afin de temeridad a los efectos de la
Orden antes mencionada.
Manuel Martinez Escobar.
Publicaci6n.
Certifico: que la anterior sentencia ha
sido redactada, firmada y publicada por el
Sr. Juez de Primera Instancia del Norte,
celebrando audiencia pfiblica este dia. Ha-
bana, Abril 14 de 1917.
Andris Garcia.
Basadas en los mismos fundamentos le-
gales se han dictado otras sentencias por
el propio Juzgado y por el del Este de la
mism.a Capital.

(3) Esto es una injusticia. iDe qu6 se
alimentan el obrero y su familiar durante
esos dias, que pueden llegar hasta el nime-
ro de 13 La Ley debi6 asignarle aunque
hubiera sido una pequefia cantidad con
que tender a las necesidades mis imperio-
sas.












ARTICULO IX.-El obrero no ten-
drA derecho a la indemnizaci6n si
se comprueba que el accident fug
provocado intencionalmente.

(Pero si a que se le pague la primer cu-
ra y los gastos de funeral y entierro, por-
que asi lo dispone el articulo 34.)
Este articulo fu6 primitivamente redac-
tado asi: "El obrero no tendri derecho a
la indemnizaci6n si se comprueba que el
accident fu6 debido a craso error, negli-
gencia inexcusable de su parte o que inten-
cionalmente lo provoc6."
Por ello entendemos que el espiritu del
legislator al modificarlo, fu6 el de que ini-
camente no tenga derecho a indemnizaci6n
el obrero que deliberada, consciente, dolo-
samente, se proporciona un accident.

ARTICITLO X.-Los preceptos de
esta Ley.obligan al Estado en sts
arsenales, fibricas de armas, de
p6lvora y en los establecimientos
industriales que sostenga. Igual
obligaci6n tendran los Consejos
Provinciales (1) y los Municipios
de la Repiblica en los respectivos
casos, asi como en las obras pfibli-
cas que se ejecuten por administra-
ci6n (2).

VWase el articulo 37.

El Estado, las Provincias y los Munici-
pios deben ser los primeros en facilitar la
ejecuci6n de esta Ley, proporcionando a


Accident intentional
V. arts. 4 y 21 R.


Obligaci6n del Esta-
do, la Provincia y
el Municipio
V. art. 1 R.










































Indemnizaciones
V. arts. 17 y 18 R.



Incapacidad absolute
o permanent
V. arts. 5 y 18 R.


los obreros las indemnizaciones que ella, les
concede con la mayor rapidez, y para ello
deben tener present la obligaci6n que este
articulo les impone y consignar en el pre-
supuesto ordinario de cada aiio las canti-
dades necesarias para responder a ella, en
sn caso.
Estimamos que las indemnizaciones que
por esta Ley se conceden a los obreros, y
sus herederos, del Estado, la Provincia y
el Municipio, excluyen las que se le recono-
cen. en el articulo 240 de la Ley. OrgA-
nica del Poder Ejecutivo y 52 do la del
Servicio Civil respectivamcnte.

(1) Aqui debia decir y debe entenderse:
"Gobiernos de Provincias" ya que segin
el articulo 1. de la Ley OrgAnica de las
Provincias, el gobierno de ellas esta enco-
mendado a un Gobernador y a un Consejo
Provincial, cuyas funciones son (segin el
articulo 4 de la misma) ejecutivas y de
administraci6n las atribuidas al primero y
de iniciativa, deliberaci6n y acuerdos las a-
tribuidas al segundo.

(2) Desde luego que si la obra p6blica
la ejecuta por administraci6n el Estado,
tambien rigen los preceptos de esta Ley.
(Articulo 49.)

ARTICULO XI.-Las indemniza-
ciones (1) a que tienen derecho las
victims del trabajo, segfin los pre-
ceptos de esta Ley, serin las si-
guientes: (2)
1.-Cuando la incapacidad para
el trabajo sea absolute o permanen-











te (3), a una renta igual a los dos
tercios de su salario annual.
2.--Cuando la incapacidad sea
parcial o permanent, a una renta
igual a la mitad de la disminuci6n
que el accident haya hecho sufrir
al salario annual.
3.--Cuando la incapacidad sea
temporal (4), a una indemnizaci6n
diaria, incluyendo los domingos y
demis dias no laborables mientras
dure la imposibilidad de volver al
trabajo, igual a la mitad del salario
que devengaba cl obrero en 'el mo-
mento del accident, a menos que
el salario sea variable, en cuyo caso
la dieta sera igual a la tercera par-
te del promedio del salario que re-
sulte, computando el que haya de-
vengado durante los dos meses pre-
cedentes al dia del accident.
4.-Cuando el accident produz-
ca la muerte del obrero, las perso-
nas que a continuaci6n se expresan
tendran derecho a una pension en
las siguientes condiciones (5):
(a) Una renta vitalicia del vein-
te por ciento del salario annual de
la victim para el c6nyuge super-
viviente que viva bajo el mismo te-
cho del obrero muerto o separado
judicialmente del tlamo por cau-
sas imputables al fallecido, siem-
pre que el matrimonio haya sido e-


Incapacidad parcial o
pennanente.
V. arts. 6, 7 y 18 R.


Incapacidad temporal
V. arts. 8, 9 y 19 I.












Muerte del obrero
V. art. 18 R.

Pensiones



C6nyuge supervivlen-
te

















Hijos con madre viva















Hijos hu6rfanos de
madre


fectuado con anterioridad al acci-
dente.

V-ase apartado f.

(b) Los hijos legitimos o legiti-
mados, adoptivos o naturales reco-
nocidos antes del accident, cuya
madre sobreviva, siempre que sean
menores de diez y ocho afios o inui-
tiles para el trabajo por incapaci-
dad mental o por inutilidad fisica,
aun cuando sean mayores, siempre
que vivan al abrigo y protecci6n de
la victim, a una renta calculada so-
bre la base de la remuneraci6n a-
nual del obrero fallecido, a raz6n
del treinta por ciento cuando no ha-
ya dejado mas que un hijo; de cua-
renta y cinco por ciento cuando sean
tres y de un sesenta por ciento si
son cuatro o mis de este nmmero.
(c) Los hijos legitimos o legiti-
mados, adoptivos o naturales, re-
conocidos antes del accident, cu-
ya madre haya perecido tambien
con anterioridad al heeho que pro-
dujo la muerte de la victim, a una
renta que, como maximum y en con-
junto, no podra exceder de un cin-
cuenta por ciento. Esta renta se re-
gulara y ajustarA en su distribu-
ci6n a las preceptos contenidos en
el parrafo anterior.











(d) Los ascendientes legitimos, Ascendientes
o naturales o adoptivos, cuando el
difunto no haya dejado descendien,
tes de los sefialados en las letras
(b) y (c) y siempre que vivan a su
abrigo y protecci6n, a una renta
equivalent al diez por ciento de
dos (6) salaries anuales de la vic-
tima, prorrate6ndose entire ellos, de
modo que a cada cual le correspon-
da una cuota igual, no pudiendo ex-
ceder el total del treinta por cien-
to annual sobre la base'de los dos sa-
larios anuales ya expresados.
(e) Los hermanos o hermanas le- Hermanosyhermanas
gitimas o naturales, de double vincu-
lo o sencillo, siempre que hayan vi-
vido al abrigo de 6ste, no hayan que-
dado ascendientes o descendientes
de los marcados eil los parrafos (b),
(c) y (d) y sean menores de diez
y ocho afios, a no ser en este caso,
que sean inhubiles para el trabajo
por incapacidad mental o por de-
fecto fisico, a una renta que sera
graduada y repartida conforme a
lo dispuesto en la letra (d).
(f) Cuando el c6nyuge supervi- c6nyuge con descen-
viente concurra con los descendien- dientesocolaterales
tes o colaterales de que tratan los
incisos anteriores, tendr6n derecho
a las tres quintas parties o la mitad
de las rentas fijadas en los incisos
(b), (c) y (d). En el caso de que












contraiga nuevas nupcias el c6n-
Caducidad de pension yuge viudo, perdera todo el derecho
a la renta fijada.

(1) En las diferentes legislaciones sobre
indemnizaciones por accidents del traba-
jo imperan dos sistemas:
Uno es el de entregar a la victim una
cantidad alzada y nada' mis; otro, el de
proporcionarle todos los meses una renta.
El Dr. Cortina propuso y defendi6 bri-
llantemente el 2. sistema, que es el que ins-
pira esta Ley y que indiscutiblemente es
el mis cientifico, el mas beneficioso y el
que mas se acomoda a nuestro caricter, pa-
ra el objetivo altruista de esta Ley.

(2) La Ley s6o1 sefiala el principio que
ha de seguirse para valorar los accidents
sin entrar en detalles de e6mo se aprecia-
ran las lesiones, para encomendar esa area
a los Reglamentos, jueces yperitos, ya que
no en todos los casos una misma lesi6n
produce identica incapacidad, pues depen-
de de la clase de trabajo a que se dedicara
el obrero lesionado.
Ademas de las indemnizaciones que se
mencionan en este articulo, el obrero o sus
familiares tienen derecho en iodos los ac-
cidentes, seglin el articulo 34, a exigirle al
patrono que abone la primera cura, cueste
lo que en definitive se resuelva por el Tri-
bunal competent vasee el articulo 29 y
su comentario) y los gastos de funeral y
entierro, no excediendo 6stos de 30 pesos.
La manera rotunda con que esta redacta-
do el citado articulo 34, despues de lo que
se consigna en el 2.0 phrrafo del articulo
8 y en el 9, demuestra claramente que el












patrono tiene que pagar los gastos de la
primera cura (y los de funeral y entierro
en su caso), no s6lo cuando la incapacidad
sea menor de 15 dias sino aunque el acci-
dente hubiera sido provocado intencional-
mente pbr el obrero.

(3) Entiendase esta incapacidad no pa-
ra toda clase de trabajos sino exclusiva-
mente para aquella a que se dedicaba el
obrero en el moment de sufrir el acci-
dente.

(4) Tiene que ser por mis de dos sema-
nas, segfin el articulo VIII.

(5) No es requisite indispensable que
la muerte se produzca instantineamente
vasee el articulo 36), sino que basta que
ocurra como consecuencia de la lesi6n su-
frida en el accident.
Asi un accident puede producer una le-
si6n que ocasione una incapacidad tempo-
ral, que esta al afio se convierta en per-
manente (articulo 14) y que el obrero mue-
ra en definitive de results de dicho acci-
dente, estando el patrono obligado a abo-
nar la indemnizaci6n correspondiente en
cada caso (articulo 15).

(6) Seguramente por un error de copia
decia aqui cuando esta Ley se public en la
Gaceta, hAciendo ininteligible el articulo
"los" en vez de "dos", que es, lo que acor-
d6 el Congreso al votar la Ley.

ARTfCULO XII.-Las pensions o
indemnizaciones a que se refiere
esta Ley se entenderAn con respec-










36


Caducidad de pensio-
nes e indemnlzacio-
nes


to a los hijos o nietos caducadas
cuando arriben a la mayoria de
edad, siempre que no se hallen in-
capacitados, respect de los ascen-
dientes cuando fallezcan, de los
hermanos o hermanas cuando arri-
ben a los diez y ocho afios de edad
o contraigan nuevas nupcias.


-Segin este articulo las pensions e in-
demnizaciones a que esta Ley se refiere se
entenderAn caducadas en los siguientes ca-
sos:
1.0 Con respect .a los hijos o nietos
cuando lleguen a la mayoria de edad, o
sea a los 21 afios, conforme a lo establecido
en el phrrafo 1 del articulo 320 del C6di-
go Civil, modificado por la ley de 19 de
junio de 1916 (Gaceta del 21), siempre
que no se hallen incapacitados. Pero esta
incapacidad no es a la que se refiere el ar-
ticulo 199 del C6digo Civil sino a inutili-
dad para el trabajo por incapacidad men-
tal o inutilidad fisica (apartado b. del ar-
ticulo 11).
2. Con respect a los ascendientes cuan-
do fallezcan.
3. Con respect a los hermanos o her-
manas cuando arriben a los diez y ocho
afios de edad, a no ser en este caso, que
sean inhhbiles para el trabajo por incapa-
cidad mental o por defecto fisico, o aun
teniendo menos de 18 afios si contraen nup-
cias.
Tambien caducan las pensions conce-
didas al c6nyuge superviviente si contrae
nuevas nupcias. (Apartado f. deL articulo
12.)











ARTIdULO XIII.-La acci6n pa-
ra pedir la indemnizaci6n prescri-
be al afio del dia del accident.


Prescripci6n
V. art. 22 1.


VWase el articulo 46.


ARTICULO XIV.-Si transcurrido
un afio del accident no hubiese ce-
sado la incapacidad del obrero, la
indemnizaci6n se regird por las dis-
posiciones relatives a la incapaci-
dad permanent.


Incapacidad
V. art. 5 R.


V6ase la nota 2 del articulo 11.

ARTICULO XV.-ILas indemniza- Indemnizaciones por
ciones por causa de fallecimiento no fallecimiento
excluyen las que correspondieren a
la victim durante el period que
vivi6 desde el accident hasta su
muerte.

Vease la nota 5 del articulo 11.


ARTfCULO XVI.-Las indemniza-
ciones determinadas por esta Ley
se aumentaran en una mitad mis
de su cuantia cuando el accident
se produzca en un establecimiento
u obra cuyas mdquinas o artefactos
carezcan de los aparatos de precau-
ci6n a que se refieren los articulos
XX (1) y XXI de esta Ley.


Imprudencia, penali-
dad por
V. art. 21 R.



















Cesi6n, Venta, Em-
bargo




Nullidad de renuncia
y pactos
V. art. 24 R.


(1) Por un error de copia seguramente
decia aqui cuando esta Ley se public en
la Gaceta, articulo II; la que acord6 el
Congress y sancion6 el Hon. President de
la Repiblica decia como aparece ahora,
que es como debe decir.

ARTICULO XVII.-Las rentas y
dietas a que se refiere esta Ley no
podran cederse ni gravarse, ni son
susceptibles de embargo. A ese e-
fecto los Tribunales de Justicia de-
negarAn de piano toda reclamaci6n
en ese sentido.
Serdn nulos y sin valor today re-
nuncia a los beneficios de la pre-
sente Ley y en general todo pacto
contrario a sus disposiciones. ,


V6ase el articulo 51.

Nos parece oportuno consignar aqui que
el Tribunal Supremo en la sentencia nfime-
ro 8, dictada en 7 de noviembre de 1908
(publicada en la Gaceta Oficial del.dia 13),
declar6 que no constitute un privilegio de
los proscriptos en el articulo II de la Cons-
tituci6n de la Repiblica la ley (se referia
a un Decreto del Gobierno Provisional),
que no fundandose en consideraciones de
indole personal, sino de interns general,
sustrae cierta clase de bienes de los embar-
gos, pues la naturaleza de estos bienes es
la que determine la exclusion referida y
no la persona de los poseedores.


Obreros extranjeros
V. art. 18 R.


ARTICULO XVIII.-Los obreros
extranjeros (1), victims de acci-










dentes que deseen ausentarse del te-
rritorio national, se les conmutard
la indemnizaci6n de renta por el de
una cantidad (2), percibida de una
sola vez, consistent:
(a) En caso de incapacidad ab-
soluta y permanent, en una suma
igual al salario total de tres afios de
trabajo.
(b) En caso de incapacidad par-
cial y permanent, en una canti.dad
igual a la suma total de la reduc-
ci6n (3) diaria que en tres afios
haya sufrido el salario de la victi-
ma.
(c) En caso de muerte, los here-
deros de la victim percibiran la
misma indemnizaci6n que se fija
en el apartado (a) distribuida en
la forma que determine el artfcu-
lo XI.
(d) En casos de salaries varia-
bles el promedio diario se obtendri
computando el obtenido durante
los dos meses precedentes al acci-
dente.
(e) Si al optar el obrero por la
indemnizaci6n de una sola vez, hu-
biere percibido cantidades por con-
cepto de rentas, las sumas perci-
bidas se descontaran de la que deba
entregarsele (4).
(1) A los obreros cubanos no se les con-
cede este derecho porque seria destruir la


Ausentarse del pais











































Prevenci6n de acci-
dentes


finalidad beneficiosa en alto grado de esta
Ley, que es la de proporcionar todos los me-
ses al operario victim de un accident,
por medio de la indemnizaci6n correspon-
diente, la cantidad. que complete el journal
que primeramente ganaba y que ha sido
disminuido c6mo 16gica consecuencia del
accident sufrido, o a sus familiares una
pension que equivalga en lo possible al sa-
lario del desaparecido.
Esto es ponerlos a cubierto de la indigen-
cia y de que se conviertan en carga public.
(2") Tal parece que es obligatorio este
precepto, pero no lo es porque el apartado
(e) da al obrero el derecho a optar entire
ambas indemnizaciones.
(3) Cuando esta Ley fu6 publicada en
la Gaceta Oficial decia aqui, seguramente
por error recaudaci6n; hacemos la reeti-
ficaci6n porque en la Ley que vot6 el Con-
greso decia "reducci6n".
(4) Indudablemente este apartado se re-
fiere al caso de que. el obrero hubiera per-
cibido adelantado la renta corespondiente
a un afio y a los seis meses de 1l optara por
la indemnizaci6n de una sola vez; en este
caso se le rebajard el imported de esos seis
meses no transcurridos.

ATARTICLO XIX.-Se constituira
una Junta TWcnica, encargada del
studio de los mecanismos inventa-
dos hasta el dia, para prevenir .los
accidents del trabajo. Esta Junta
se compondr6 de dos ingenieros y
un arquitecto. Los cargos de la ex-
presada Junta serAn gratuitos.











Esta Comisi6n la forman actualmente los
seiores Jos6 Isaac Corral, Ingeniero de
Minas, y Enrique Cayado y Oscar Contre-
ras, Ingenieros y Arquitectos. Todos em-
pleados de la Direcci6n de Montes y Minas.

ARTICULO XX.-La Junta a que
se refiere el articulo anterior redac-
tard en el plazo mAximo de tres me-
ses un catilogo de los mecanismos
que tienen por objeto impedir los
accidents del trabajo, y lo elevard
al Secretario de Agricultura, Co-
mercio y Trabajo para su aproba-
ci6n.
ARTIOULO XXI.-El Poder Eje-
cutivo redactard, de acuerdo con
dicha Junta, los Reglamentos y dis-
posiciones necesarias a fin de pre-
venir los accidents del trabajo,
asi como cuanto se relacione con
las condiciones de seguridad indis-
pensables a cada industrial.
SVase el articulo 16.
SARTICULO XXII.-La Junta Tc-
nica a que se refiere el articulo XIX
formard un Gabinete de Experien-
cias, en el que conservarA los mode-
los ideados para prevenir los acci-
dentes industriales y en el que se
ensayen los mecanismos nuevos, in-
cluyendo en el catAlogo a que se re-
fiere el articulo XX, los que reco-
miende la practice.


Catalogo de mecanis-
mos
Al final de esta obra
aparece el catalogo
reeientemente redac-
tado.




Reglanientos


Gabinete de Experiencias














Falta inexcusable

Aumento de indemni-
zaci6n
V. art. 21 R.


Cobro de indemniza-
ciones
V. art. 27 R.
Garantias


ARTfCULO XXIII.--Cuando se
pruebe que. el accident es debido
a falta inexcusable del patrono o de
quienes lo sustituyeren en la direc-
cion, podr~ aumentarse la indemni-
zaci6n sin que la totalidad de la ren- *
ta que la sustituya, aumentada por
esta raz6n, pueda rebasar de la su-
ma del salario annual.

- Vase el articulo'47.

El articulo 592 del C6digo Penal se re-
fiere a la imprudencia temeraria (delito)
y el inciso 5. del articulo 613 a la simple
imprudencia o negligencia (falta). La di-
ferencia consiste en el mayor o menor gra-
do de imprevisi6n con que haya obrado el
agent; teniendo en cuenta las circunstan-
cias en que se realizaron y las que le die-
ron origen. La infracci6n de reglamentos
siempre es delito. (Sentencias del T. S. de
27 de agosto 1903 y 23 de febrero 1904.)

VWanse los articulos 1,902, 1,903, 1,904,
1,907, 1,908 y 1,909 del C6digo Civil que
se refieren a las obligaciones que nacen de
culpa y negligencia.

ARTicTLO XXIV.-Siempre que
los empresarios deudores no pa-
guen a su tiempo las indemnizacio-
nes que deben por accidents, los
interesados tendran a su disposi-
ci6n, ademas de las garantias es-
tablecidas por las compafiias de se-












guros que resguarde la indemniza Embargo de enes
ci6n, el derecho de embargar judi-
cialmente los bienes de la empresa
o industrial del patrono que di6 lu-
gar al accident, en la forma esta-
blecida en la Ley Procesal y el 06-
digo de Comercio.

El articulo 918 de la Ley de Enjuicia-
miento Civil establece que luego que sea
firme una sentencia se proceder6 a su eje-
cuci6n siempre a instancia de parte y por
el Juez o Tribunal que hubiere conocido
del asunto en primer instancia.
Segfn el articulo 51 los derechos emana-
dos de esta Ley en favor del obrero son
irrenunciables, y el 35 y el 39 prohiben ter-
minantemente a los patrons descontar del
salario de los obreros cantidad alguna pa-
ra abonar los seguros.
La redacci6n del articulo que comenta-
mos ofrece la duda de si la ejecuci6n, de
las sentencias que dicten los Jueces y Tri-
bunales en las demands por indemnizacio-
nes por accidents en el trabajo, ha de pe-
dirlas la parte interesada, pues la Ley, in-
debidamente nada dice sobre tan impor-
tante particular. Estimamos que no, por-
que si ella no lo pidiere (lo que podian
conseguirlo los patrons con amenazas u
ofrecimientos) no vemos medio fitil de obli-
garle a ello y resultarian ilusorias las in-
demnizaciones, y la Ley quiere que 6stas
se paguen de todos modos a los obreros, no
por el bienestar personal de ellos sino por
el bienestar de la sociedad cubana.
Y como es un principio general de dere-
cho que cuando la Ley organize una ins-
tituci6n o crea un derecho, da siempre me-











dios id6neos para su vida y ejercicio y no
puede contener a un tiempo mismo, pre-
ceptos que estorben su normal' funciona-
miento y elarticulo 26 previene que las
diligencias en averiguaci6n del accident,
sus antecedentes, consecuencias, victims,
etc., se practicaran de oficio y en forma su-
maria, teniendo en cuenta ademas y prin-
cipalmente el espiritu que inspira la Ley,
puede asegurarse que las sentencias en que
se condene a los patrons a abonar alguna
indemnizaci6n a los obreros deben ejecu-
tarse de oficio.


TITULO II

DE LA DECLARATION DE LOS ACCIDEN-
TES E INTERVENCI6N JUDICIAL.


Aviso de accidents
V. arts. 25, 28, 29 y
30 R.


ARTiCULO XXV.-Cualquier ac-
cidente que ocasione una incapaci-
dad de trabajo debe avisarse den-
tro de las veinticuatro horas si-
guientes por el empresario o re-
presentantes de 6ste al Juez Muni-
cipal del Distrito (1) respective.
Este aviso contendra los nombres
de la victim, y de los testigos del
accident, e ira acompanado de un
certificado medico indicando, el es-
tado de la victim, la consecuencia
probable del accident y en la epo-
ca en la cual, a su juicio, sera po-
sible conocer el resultado definiti-
vo (2). Por la falta de cumplinien-











to de este articulo, incurrird el pa-
trono en una multa de cien pesos.
El Juez Muhicipal del Distrito
(1) dard al participate recibo del
aviso y del certificado medico, y
pondrA el accident en conocimiento
de la Compafiia de Seguros, si el
obrero estuviese asegurado, asi co-
mo al Alcalde Municipal del t6r-
mino donde hubiere ocurrido el ac-
cidente.
V. arts. 28, 31 y 50 del R.
Modelo del avisa<
Sr. Juez Municipal......
Sr.
Fulano de Tal (nombre del empresario
o representante legal de este), patrono del
obrero Tal generalses, en cumplimiento
de lo que dispone el articulo 25 de la Ley
de indemnizaciones por accidents del tra-
bajo, avisa a Vd. por este medio, que dicho
obrero trabajando en (tal punto) fu6 vic-
tima del accident siguiente: (relatese
aqui) del que fueron testigos los.... (nom-
bre y generalss.
Se acompafia el certificado medico que
refine los requisitos que exige el citado ar-
ticulo.
Dicho obrero estA asegurado en la Com-
paiiia (nombre y direcei6n), y para su cu-
raci6n ha sido trasladado a....
Respetuosamente de Vd.

(1) Debe decir "termino", porque a los
efectos judiciales la Repliblica se divide
en Distritos (Audiencias), Partidos Ju.


V. arts. 10 y 26 R.











diciales (Juzgados de 1.V Instancia e Ins-
trucci6n) y TWrminos Municipales, que es
donde ejercen jurisdicci6n ,los Jueces Mu-
nicipales. (Articulos 12 y 33 de la Ley
Organica del Poder Judicial.)

(2) Extremo importantisimo a los efec-
tos de esta Ley y a los del C6digo Penal,
caso de responsabilidad para la clasifica-
ci6n de las lesiones en graves, menos gra-
ves y leves.


ARTICULO XXVI.-Del propio
modo dicho Juez Municipal trans-
mitirA inmediatamente copia del
aviso y del certificado medico al
Diligencias judiciales Juez de Primera Instancia a cuya
V. art. 28 R. jurisdicci6n correspond la indus-
tria. Hecho esto, el Juez Municipal
procederA en forma sumaria y de
oficio a averiguar:
1."-Las causes, naturaleza y
circunstancias del accident.
2.--Personas que hayan resulta-
do victims y lugar done se en-
contrasen.
3.-Naturaleza de las lesiones.
4.--Causahabientes que tengan
derecho a la indemnizaci6n.
5.o--Salario diario y annual de ca-
da perjudicado.

ARTICULO XXVII.-EI Juez Mu-
Dfligencias judiciales nicipal se constituirA al lado de la
v. art. 26 R. victim del accident para oir su











declaraci6n. Si estuviese imposibi-
litado, podri designer un medico
para examinarlo, en caso de que no
le parezca suficiente el atestado pri-
mitivo.

ARTICULO XXVIII.-Termina-
da la investigaci6n sumaria a que
se refiere el articulo anterior, la
elevarA el Juez Municipal al de Pri-
mera Instancia correspondiente, el
cual, una vez que la reciba, convo-
card a las parties o a sus represen-
tantes para que leguen a un acuer-
do sobre las responsabilidades (1)
que se desprendan de la investiga-
ci6n realizada. En el caso de que no
se pusieren de acuerdo, se ventila-
r6n las divergencias que se susciten
ante el propio Juez por los terminos
sefialados a los incidents en la Ley
de Enjuiciamiento Civil (2). AJ
dictar sentencia, en el caso de que
6sta fuere favorable a la victims, el
Juez fijar6 una cantidad adecuada
dentro de la indemnizaci6n que de-
ba ser pagada, la cual sera hecha
efectiva inmediatamente, aunque la
sentencia sea apelada.

V6ase el articulo 24.

(1) Los articulos 459 al 479 de la Ley
de Enjuiciamiento Civil que se yeferian a


V. art. 31 R.



Acuerdo sobre res-
ponsabilidades
V. arts. 31 al 35 y
42 al 50 del R.

Divergencias

Incidents



Indenmizaci6n inme-
diata

Apelaci6n


































Elecci6n -m6dico
farmacia
V. art. 11 R.


Pazo de gastos


los actos de conciliaci6n y que fueron de-
-rogados por el articulo 347 de la Ley Or-
ginica del Poder Judicial, pueden servir
de pauta a los jueces para las diligencias
que tengan que practicar para procurar
el acuerdo sobre las responsabilidades en-
tre la victim y el patrono. V6anse los ar-
ticulos 1,809 al 1,819 del C6digo Civil que
se refieren a las transacciones.

Este acuerdo de responsabilidades de-
beria practicarse ante el propio Juez Mu-
nicipal pues si el accident es de poca im-
portancia y ocurre en uno de esos ingenios
enclavados a gran distancia de la cabecera
del Partido Judicial, con comunicaciones
malas y cars, al obrero le resultarA impo-
sible o por lo menos muy dificil concurrir
a dicho acto.

(2) Articulos 740 al 760 de la Ley de
Enjuiciamiento Civil.

ARTICULo XXIX.-La victim
tendrA derecho a elegir (1), por si
y -misma, el m6dico y el farmaceutico
que tenga por convenient. Pero en
este caso el Jefe de la industrial o
empresa de que se trate no tendrh
obligaci6n de pagar esos gastos si-
no despues que el Juez Munici-
pal (2) del Distrito regule los ho-
norarios del medico y ponga visto
bueno a la cuenta de la farmacia.

(1) Estimamos que esta elecci6n podr5
hacerla en cualquier estado del tratamien-












to curativo a que estuviera sometido, fa-
cilitado por el patrono, y que caso de que
el estado patol6gico del enfermo sea tan
grave que no pueda tomarse su opiui6n,
ha de atenderse la de sus parientes que en
definitive est6n obligados a darle alimen-
tos, que segfin los articulos 143 y 144 del
C6digo Civil son los siguientes: Art. 143.
1.V Los c6nyuges.-2.0 Los ascendientes y
descendientes legitimos.- 3. Los padres
y los hijos legitimados por concesi6n Real
y los descendientes legitimos de 6stos.-
4. Los padres y los hijos naturales recono-
cidos, y los descendientes legitimos de es-
tos.
Los padres y los hijos legitimos en quie-
nes no concurra la condici6n legal de na-
'turales, se deben, por raz6n de alimentos,
los auxilios necesarios para la subsistencia.
Los padres estin, ademis, obligados a cos-
tear a los hijos la instrucci6n elemental y
la ensefianza de una -profesi6n,.arte u ofi-
cio.
Los hermanos deben tambiri a sus her-
manos legitimos, aunque s6lo sean uterinos
o consanguineos, los auxilios necesarios pa-
ra la vida, cuando por un defecto fisico o
moral, o por cualquiera otra causa que no
sea imputable al alimentista, no pueda 6s-
te procurarse su subsistencia. En estos au-
xilios-estarn, en su caso, comprendidos los
gastos indispensables para costear. la ins-
trucci6n elemental y la ensefianza de una
profesi6n, arte u oficio.-Art. 144. La re-
clAmaci6n de alimentos, cuando proceda y
sean dos o mas los obligados a prestarlos, se
harA por el orden siguiente: 1." Al c6nyu-
ge.-2.o A los descendientes, del grado mis
pr6ximo.-3." A los ascendientes del grado
mas pr6ximo.-4. A los hermanos. Entre
los descendientes y ascendientes se regu-





















Cura del lesionado
V. art. 16 R.


Inspecci6n tratamien-
to mddico
V. art. 32 R.


lard la graduaci6n por el orden en que
sean llamados a la sucesi6n legitima de la
persona que tenga derecho a los alimentos.

(2) No nos explicamos c6mo podria el
Juez Municipal conocer de esta reelama-
ci6n cuando ascendiera a mAs de 300 pe-
sos. (VWanse los articulos 482, 483 y 485 de
la Ley de Enjuiciamiento Civil.)

ART'ICULO XXX.-Los Jefes de
los hospitals y de las casas de sa-
lud. establecidas en el territorio de
la Repfiblica pueden tratar direc-
tamente con el empresario o jefe
de la fMbrica acerca de la asistencia
y demas gastos que produzca el le-
sionado.

Pero este acuerdo no serA obligaci6n de
los obreros aceptarlo.

ARTiCULO XXXI.-Durante el
curso del tratamiento medico, el pa-
trono podrA solicitar del Juez Mu-
nicipal correspondiente, que nom-
bre un medico para que visit a la
victim en presencia del de cabece-
ra. Si la victim se opone a ello, le
serA. suspendido el pago de la die&
ta diaria, en virtud de providencia
del indicado Juez, quien lo comuni-
card al interesado.

Este articulo parece establecer un privi-
legio. en favor del patron para solicitar












del Juez el nombramiento de un medico
que inspeccione el tratamiento a que el
obrero estuviera sometido caso de que-hu-
biera escogido el medico y el farmac6utico,
pues no le concede la misma facultad al
obrero si la asistencia y curaci6n fuera la
proporcionada por el patrono, pero indu-
dablemente no existe tal privilegio; pues
tan pronto como el obrero no est6 conforme
con la asistencia y curaci6n que le fauilita
el patrono puede hacer uso de los derechos
que le reconoce el articulo XXIX.


ARTfCULO XXXII.-Si el medico
nombrado por el Juzgado certifica
que el obrero lesionado esta en con-
diciones de volver al trabajo, y es-
te y el m6dico de cabecera no mues-
tren su conformidad, el patron
podri acudir al Juzgado solicitan-
do sea nombrado un segundo me-
dico como Arbitro, quien resolver6
en definitive en un period que no
excedera de cinco dias.


ARTICULO XXXIII.-Los Jefes
de empresas o industries pueden ]i-
brarse de la obligaci6n de pagar a
las victims de accidents los gas-
tos de enfermedad y las dietas a
que tengan derecho, si justifican:
i.--Que han asegurado a sus
obreros en alguna Compafiia de se-
guros legalmente constituida,


Estado del lesionado

Discordia


Arbitro
V. art. 32 R.


Pago gastos y dietas
V. art. 14 R.

Oompania aseguradora














Curaci6n y alimentos


2.-Que dicha Compafiia garan-
tiza a los asegurados la asistencia
medica y farmac6utica y una dieta
diaria ademrs. La dieta de que res-
ponde la Compafiia debera ascen-
der a la que proceda dentro de lo
prescripto en esta Ley.

(Con arreglo a los incisos 1, 2 y 3 del ar-
ticulo 11;)


ARTICULO XXXIV.-En todo ac-
cidente (1) el patrono queda obli-
gado a satisfacer la primera cu-
Gastos urgentes ra (2) del lesionado, la asistencia
v. arts. 11, 12 y 15 medica y farmaceutica y tambien
del R. los' de funeraria y entierro, no ex-
cediendo estos dos filtimos de la
cantidad de treinta pesos (3).


(1) El precepto es tan terminante que
aun prob6ndose que el accident fu6 pro-
vocado intencionalmente por el obrero, en
cuyo caso pierde todo derecho a indemni-
zaci6n (articulo 9), tendrA el patrono que
sufragar los gastos a que este articulo se
refiere.

.(2)
LA PRIMERA CURA" EN LOS LESIONADOS.

Entendemos por primera cura, en los
&asos de accidents deMltrabajo en que se
producer hlrii'a:ls lesiones: a las' riA












prontas atenciones 9 c.uidados que, de ma-
nos peritas, recibe el sujeto afectado.
Esta primer cura ha de variar nece-
sariamente segfin el grade o intensidad de
la lesi6n o herida, y segfin tambien el esta-
do de la misma, la region en que se produz-
ca, y el lugar en que resida el lesionado.
-La primer cura de una fracture sim-
ple, v. g., se limita a la aplicaci6n de un
vendaje para inmovilizar la extremidad
afectada que necesitarA ser explorada des-
pu6s de modo especial y precise para evi-
tar ulteriores perjuicios. La primera eura
de una herida con desgarramientos, debe
comprender la desinfecci6n de la misma
y la aplicaci6n. del suero apropiado, ante
todo, para evitar el t6tano. La primera in-
tervenci6n cuando hay hemorragia es co-
hibir *sta sin olvidar la antisepsia y los
otros detalles del caso.
Podemos pues compendiar la primera
cura diciendo que con ella se consigue evi-
tar infecciones al herido, detener la he-
morragia si la hubiere y tender la region
de manera que se faciliten las interven-
ciones sucesivas de cualquier genero si fue-
sen necesarias.
(Cortesia del Dr. Francisco Maria Fer-
nandez.)

(3) Estos gastos tiene que sufragarlos
el patrono aunque el obrero, caso de no mo-
rir, cure antes de las dos semanas a que se
refiere el articulo VIII, parrafo 2.0. Y es
bueno aclarar, aunque parezca ocioso, que
lo&.$30.00 se sefalan a los gastos de fune-
raria y entierro exclusivamente.












STITULO III


Patrono responsible

Obligaci6n de asegurar
V. arts. 13 y 37 al
49 R.










Pago de seguros


DE LAS ASEGURACIONES Y GARANTIAS
A FAVOR DE LAS VICTIMS.

ARTICULO XXXV.--Todos los
obreros que presten sus servicios en
las empresas o industries a que se
refiere esta Ley, tendrdn que ser
asegurados por cuenta de sus pa-
tronos, como responsables director
de los accidents que pudieran so-
brevenirles con ocasi6n del trabajo
que realizan. La obligaci6n de ase-
gurar a los obreros comprendidos
er los beneficios que sefiala esta
Ley es ineludible en todos los casos.
En las empresas, industries o cons-
trucciones en que el trabajo no es
continue, la obligaci6n del seguro
se limita a la obligaci6n del trabajo.
En ningin caso, por ninglin concep-
to ni en forma alguna podran los
patrons detener, direct o indirec-
tamente, parte del salario de los
obreros para el sostenimiento de los
seguros hechos en el cumplimiento
de lo que dispone la present
Ley (1).

(1)1 El que lo hiciere incurrirA en un
delito que se castiga hasta en grado de ten-
tativa, y cuyo conocimiento corresponde












a la jurisdicci6n ordinaria. (Articulo 39
de esta Ley.)
Si se permitiera a los patrons deseon-
tar el premio de los seguros del journal de
los obreros, quedaria destruido el objetivo
de la Ley, que quiere obligar al patrono a
4ue ponga entire sus gastos presupuestos,
la indemnizaci6n por las vidas humans
que destruya o deteriore en el trabajo de
su taller, como pone el imported de la repa-
raci6n y sustituci6n de las mhquinas que
usa.

ARTICULO XXXVI.-La asegu-
raci6n a que se refiere el articulo
anterior sera por cuenta del Jefe
o representante de la empresa, in-
dustria o construcci6n y abarca-
rd todos los accidents, incluso la
muerte violent con ocasi6n del tra-
bajo.

El articulo 5. establece que los jefes o
patrons de industries y empresas de ca-
rdcter permanent en cuyos establecimien-
tos o lugares de trabajo se empleen obre-
ros sujetos al seguro obligatorio, podr6n
eximirse de asegurarlos, contrayendo de
por si, previa autorizaci6n del Presidente
de la Repfiblica, todas las obligaciones .com-
pendidas en esta Ley, referentes a las in-
demnizaciones.

ARTICULO XXXVII.-Si el tra-
bajo se ejecuta por cuenta del Es-
tado, la Provincia o el Municipio,


Accidentesasegurados


Obras pfiblicas
Subasta o adjudica-
ciOn
V. art. 1 R.























Construcci6n edificios
V. art. 1 R.
Nfmero operarios


Altura trabajos


en virtud de subasta o adjudicaci6n,
la aseguraci6n sera de cuenta del
licitador que obtuviese la obra.

VWanse articulos 10 y 49.

Esta obligaci6n debe consignarse en los
pliegos de condiciones y en los contratos
que se celebren.

ARTICULO XXXVIII.-En la
construcci6n de edificios tienen
tambien aplicaci6n estos preceptos,
aun cuando el nfimero de los ope-
rarios sea inferior al de cuatro,
siempre que se trate de trabajos:
ejecutados mas de cinco metros so-
bre el nivel de la tierra, y en los cua-
les deban usarse andamios y puen-
tes movibles o fijos.

De conformidad con lo que establece el
inciso 11 del articulo 2. estimamos que los
preceptos de esta Ley son aplicables tam-
biWn en la demolici6n de los edificios, si
bien en este caso es necesario que el patro-
no utilice en la obra mas de 5 operarios,
como exige el filtimo parrafo de dicho ar-
ticulc.
El articulo 205 de las Ordenanzas de
Construcci6n de la Habana, previene que
los andamios, castilletes, puntales y de-
mks aparatos para los obreros se formarin
y desharan a presencia y bajo el cuidado.
del director de las mismas, quien en el ca-
so de desgracias sera el responsible si se











hubieran hecho aquillos sin la correspon-
diente solidez; y el 206 que en las obras de
edificios de mAs de un piso, los andamios
seran todos antepechados con tablas hasta
la altura de un metro para evitar la caida
de los obreros y tendran por lo menos el
mismo ancho de un metro.
Las tablas y maromas que se empleen
para su formaci6n, deberdn tener tambi6n
la resistencia correspondiente al servicio
que han de prestar.

ARTICULO XXXIX.-Cualquier
persona que intentare, mediante
la reducci6n de los salaries de sus
obreros o de otra manera, direct
o indirect, resarcirse de las res-
ponsabilidades originadas por esta
Ley o burlar sus efectos, incurrir6a
en la comisi6n de un delito cuyo co-
nocimiento corresponder6 a las ju-
risdicciones ordinarias, conforme a
los preceptos de la Ley de Enjuicia-
miento Criminal.

VWase el iltimo phrrafo del articulo 35.

ATI ULO XL.-Las Compafias
de seguros contra accidents, para
poder dedicarse a este g6nero de
transacciones, deberin someter pre-
viamente sus estatutos a la apro-
baci6n del Gobierno y estaran su-
jetas a la inspecci6n y vigilancia
del Estado. Prestardn, ademas, una


Reducci6n salaries
V. art. 13 R.
Responsabilidades

Efecto esta ley
Delito


Compaiias de seguros



Estatutos, aprobaci6n
Inspecci6n y vigilan-
cia












Fianza

DemAs condiciones
V. arts. 37 al 40 y 42
y 44 al 49 R.


V. art. 2 R.

Patrono-impresarlo
-Armador
V. art. 1 R.

Accident o muerte-
Indemnizaciones


fianza suficiente para responder de
sus gestiones. En el Reglamento de
esta Ley se fijar6n las demAs con-
diciones (1) a que deben sujetarse
dichas compaiias.

(1) TUngase present lo que previeneu
los C6digos Civil y de Comercio.


TITULO IV (*)

ARTicuLo XLI.-Serin conside-
rados como obreros a los efectos de
esta Ley, todas las personas que
compongan la dotaci6n (1) de una
nave o esten inscriptas en su
rol (2), siempre que la nave est6
abanderada bajo el pabell6n cuba-
no y dichas personas sean retribui-
das por salario o estipendio, a ex-
cepci6n del capitdn (3).
Se considerar6n como patrons o
empresarios, el armador de la nave
o cualquiera otra persona o entidad .
que directamente se lucre con su
explotaci6n (4). En caso de acci-
dente o muerte, la indemnizaci6n y

(*) Este titulo debia estar compuesto nada
mks que por los articulos 41, 42 y 43 y tener por
epigrafo "Aplicaci6n do esta Ley a la gente do
mar" u otro por el estilo. Con los demAs articu-
los y otros que no encajan bien en los titulos en
que aparecen, podia formarse un titulo de 'Dis-
posiciones generalss.












dem6s derechos que correspondent a
la gente de mar (5) se regulara6
por las disposiciones de esta Ley
(6).

'(1) Segfn el articulo 648 del C6digo de
Comercio se entenderh por dotaci6n de
un buque el conjunto de todos los indivi-
duos embarcados, de capitan a paje, ne-
cesarios para su direeci6n, maniobras y
servicio, y por lo tanto estaran compren-
didos en la dotaci6n la tripulaci6n, los pi-
lotos, maquinistas, -fogoneros y demas car-
gos de a bordo no especificados; pero no lo
estaran los pasajeros ni los individuos que
el buque llevare de transport.

(2) Lista de los individuos que com-
ponen la dotaci6n de un buque.

(3) Las Ordenanzas de Bilbao usaban co-
mo sin6nimas las palabras maestre, capitin
y patron, el C6digo de Comercio de 1829 de-
signa al que manda una nave con la pa-
labra capitan, pero el C6digo de Comer-
cio vigente en la secci6n segunda del titu-
lo II distingue al capitin del patr6n.
La circular de la Secretaria de Hacien-
da No. 269 de 15 de junio de 1904, que
contiene las instrucciones para desempe-
fiar cargos en la marina mercante de la
Repiblica y los requisitos para adquirir
los titulos correspondientes, establece mar-
cada diferencia entire el capitan (que tiene
que ser pilot tambien) y la clase de pa-
trones que subdivide en 3: de cabotaje,
de pesca y de puerto. La Ley s61o exclu-
ye al Capit'n, y este vocablo no puede re-



























P6rdida de la nave




Indemnizaciones


ferirse al que manda la .nave, que puede
ser:segfin el articulo 72 del Reglamento de
Puertos, un capitin, un patron o un prAc-
tico; sino exclusivamente al Capitan que
es un cargo de* consideraciones especiales.

(4) -Vanse los articulos 586 al 608 del
Ci'.digo de Coimercio.

(5) Dotaci6n (vWase la nota 1).

(6) Quedan, por tanto, derogados los
articulos 643, 644, 645 y 646 del C6digo de
Comercio en cuanto se refieran a este par-
ticular.

ARTfCULO XLII.-Si ]a nave se
hubiese perdido o hubiesen trans-
currido seis meses sin que se hayan
recibido noticias de ella, ni del per-
sonal de la tripulaci6n, las indem-
nizaciones a que se refiere esta Ley
serin exigibles como en un caso de
muerte.

Es decir, si la nave ha naufragado, que
en lenguaje juridico quiere decir que no
pudo llegar a la costa, no s6lo por hundi-
miento, sino tambi6n por varadura u otro
accident que haga que.se pierda para su
duefio y hubiese perecido la dotaci6n, sus
herederos tendrAn derecho a reclamar la
indemnizaci6n, como en el caso de muerte
del obrero a que se refiere el inciso 4. del
articulo XI.
Si transcurrieren despues de recibirse
las filtimas noticias, seis meses, sin que se












sepa el paradero de una nave la ley pre-
sume que se ha perdido y da derecho a los
herederos de la dotaci6n a reclamar la in-
demnizaci6n como decimos en el pArrafo
anterior.
Como el espiritu de la Ley es sustituir
con la indemnizaci6n. el journal del obrero,
los herederos de la gente de mar tienen de-
recho a que se les pague aqulla desde. el
dia en que por 'virtud de los accidents a
que se refieren los dos phrrafos anteriores,
dejaron sus causantes de percibir dichos
jornales, o sea, desde el dia que la nave
naufrag6, o desde el en que empezaron a
contarse los seis meses para establecer la
presunci6n de la p6rdida.

Los nAufragos supervivientes tendrAn
derecho a indemnizaci6n tambi6n, como
victims del accident, con arreglo a la in-
capacidad que les produjeren las lesions
que recibieren.

ARTICULO XLIII.-E1 capitari o
patron deber6 extender las dili-
gencias oportunas de informaci6n
cuando sobrevenga un accident
con motive del trabajo de a bordo
deo su nave, haciendo constar las
circunstancias del caso, de acuerdo
con lo dispuesto en el articilo
XXVII de esta Ley. Si viajara a
bordo un medico, se solicitar6 su
intervenci6n en las diligencias y ex-
pedici6n del oportuno certificado.
En caso de accident durante la na-


Accidentes a bordo
V. art. 28 R.














En pais extranjero


vegaci6n, el termino de veinticuatro
horas; fijadas por esta Ley para la
denuncia del accident, se contari
desde que el barco ancle en algun
puerto del Estado o en uno. extran-
jero donde existan representantes
consulares o diplomaticos de la Re-
publica, quien se constituird en las
obligaciones fijadas para estos casos
a los Jueces Municipales.


SEs de lamentarse lo ligeramente que tra-
ta esta Ley de los accidents que pueden
ocurrirle a los obreros de las naves, pues
s6lo tres articulos dedica a tan important
extreme.
Y es de lamentarse doblemente la redac-
ci6n de 6ste, que a tantas dudas se presta.
Estudiandolo detenidamente estimamos
que lo podemos dividir en dos parties: unar
para los accidents que ocurran en la es-
tiba y dem6s trabajos de a bordo y otra
para los accidents de la navegaci6u1 en
que se comprenden, segfin el informed de los
autores del C6digo de Comercio vigente,
las arribadas forzosas, los abordajes y los
naufragios. (V6ase el titulo 4. de dicho
C6digo.)
A los primeros se refieren los phrrafos
1." y-2.0 y a los segundos el 3.", que son los
que tiene elarticulo.
Los primeros pueden ocurrir en dos di-
ferentes cireunstancias: estando la nave en
puerto cubano, o estando en viaje, que pue-
de a su vez subdividirse en otras dos; es-
tando en alta mar y anclado en puerto ex-
tranjero.












En el primer caso se estara a lo que se
establece en el articulo 25 de esta Ley,
pues aunque puede surgir la duda de si
es el Capitin quien debe practicar las dili-
gencias de informaci6n, esta desaparece
por el sentido general con que esta redac-
tado el articulo 25 y porque el pirrafo 2.0
de este articulo que comentamos establece
la condicional de "si viajara a bordo algfin
medico, etc.", lo que demuestra que cuando
la nave est6 en viaje, que es el segundo
caso a que nos referimos en el phrrafo an-
terior, es cuando el capitan o el patron, o
el que haga sus veces (aunque esta Ley no
lo diga, el C6digo de Comercio establece
este orden de jerarquia en la tripulaci6n:
1.0 capitin, 2.* piloto y 3. contramaestre,
articulos 610, 627 y 633 respectivamente),
deberh extender las diligencias de infor-
maci6n a que se refiere el articulo 26 (el
articulo que comentamos cita el nfimero 27,
pero seguramente es un error), y tan pron-
to llegue a un puerto donde exista rcpre-
sentaci6n consular cubana, hard entrega a
6sta de dichas diligencias. Si no viajara en
la nave ninguin m6dico, deben utilizarse los
auxilios de uno en el primer puerto reca-
bando el correspondiente certificado para
unirlo a las diligencias. -
Este procedimiento se "usarh en la pri-
mera y segunda subdivisi6n del caso 2., si
bien en la iltima deben cumplirse tambi6n
las leyes de policia del pais en que se en-
contrare la nave.

ARTICULO XLIV.-Los empresa-
rios o propietarios de industries es-
tAn obligados, bajo la pena de una
multa de uno a trescientos pesos, a











fljar esta Ley en ca-
da taller
V. art. 36 R.


Militares


Dafios y perjuicios



Prescripciones


fijar en cada taller un ejemplar de
esta Ley.

Este precepto no quiere ordenar como se
ha entendido por algunos que la ley se im-
prima en un cartel grande o pequeio y
que 6ste se clave despubs en una pared del
taller, sino que, como se fija todo lo que es-
ta fuera de su lugar, colocndolo de una ma-
nera stable, el precepto lo que quiere es
que en cada taller exista a disposici6n de
los operarios, un ejemplar de la Ley y de-
bia ordenar de los Reglamentos tambi&n,
para conocimiento, consult y studio de
ellos y de sus patrons, por lo que eu las
naves debe haber tambien un ejemplar de
esta Ley y sus Reglamentos.

ARTOCULO XLV.-Esta, Ley no
sera aplicable a los individuos em-
pleados en el servicio military, mari-
timo o terrestre de la Repidblica.

ARTfCULO XLVI.-Las reclama-
ciones de dafios y perjuicios por he-
chos no comprendidos en las dispo-
siciones de la present Ley, que-
daran sujetas a las prescripciones
del derecho comfin.

La acci6n para pedir la indemnizaci6n
que concede esta Ley prescribe al ano.
(Articulo 13.)
Los articulos 1,930 al 1,975 del C6digo
Civil y 942 al 954 del C6digo de Comercio
se refieren a la prescripci6n.











ARTiCULO XLVII.-Si los acci-
dentes fueran causados por dolo,
imprudencia o negligencia que
constituyan delito o falta (1) con
arreglo a las leyes penales vigentes,
conocerkn de ellos los jueces o tri-
bunales competentes, los cuales en
sus sentencias fijar6n las indemni-
zaciones que correspondan (2).

(1) "Toda persona responsible crimi-
nalmente de un delit o falta, lo es tambien
civilmente." (Art. 16 de1 C6digo Penal.)
"La responsabilidad civil establecida en
el Capitulo 2.0, Titulo II de este libro
comprende:
1.' La restituci6n.
2.o La reparaci6n del dafio causado.
3. La indemnizaci6n de perjuicios."
(Articulo 119 del mismo C6digo.)
(VWanse los articulos 100, 107 al 134 y
116 y 117 de la Ley de Enjuiciamiento
Criminal.)

(2) Concuerda este articulo con el 16
y el 23 de esta Ley y con el 18 y el 19 del
C6digo Penal.

ARTiCiTLO XLVIII.-Si los jue-
ces o tribunales de lo criminal acor-
dasen el sobreseimiento o absolu-
ci6n del acusado, quedara expedite
el derecho que corresponda al inte-
resado para reclamar indemniza-
ciones segfin lo dispuesto en esta


Accidentes por dolo,'
imprudencia o ne-
gligencia

Delto-Falta
V. art. 31 R.


Sobreseimiento o ab-
soluci6n
V. art. 31 R.
Indemnizacifn




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs