• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Main






Title: Decreto-ley no. 681 de 1936
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00019782/00001
 Material Information
Title: Decreto-ley no. 681 de 1936 creando los impuestos forestales, y, Decreto no. 912 de 1939 : reglamentando el cobro de los mismos
Uniform Title: Laws, etc
Physical Description: 87 p. : ; 24 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba
Cuba -- Ministerio de Agricultura
Publisher: República de Cuba, Secretaría de Agricultura, Dirección de Montes, Minas y Aguas
Place of Publication: La Habana
Publication Date: 1939
 Subjects
Subject: Forests and forestry -- Taxation -- Law and legislation -- Cuba   ( lcsh )
Tax collection -- Law and legislation -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
legislation   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: At head of title: República de Cuba, Secretaría de Agricultura.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00019782
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002856337
oclc - 51217531
notis - ANY7434

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Main
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
Full Text
SECRETARIA DE AGRICULTURE





DECRETO- LEY No. 681 DE 1936

SCREANDO. LOS IMPUESTOS FORESTALES

Y


DECRETO No. 912

REGLAMENTANDO EL COBRO
*' '


DE 1939-

DE LOS MISMOS








REPUBLICAN DE CUBA

SECRETARIA DE AGRICULTURE




DECRETO-LEY No. 681 DE 1936.
CREANDO LOS IMPUESTOS FORESTALES
Y

DECRETO No. 912 DE 1939
REGLAMENTANDO EL COBRO DE LOS MISMOS


LA HABANA
1939


Af~x~
I\1\J~


1.


-
































































































IMPRESO EN CUBA CARASA Y CA., HABANA

































DECRETO- LEY No. 681 DE 1936



CREANDO LOS IMPUESTOS FORESTALES


.5
























C,
















































































































































































;





















SECRETARIA DE AGRICULTURE


PODER PUBLIC

Jos6 A. Barnet y Vinageras, Presidente Provisional de la Repd-
blica de Cuba.

HAGO SABER:

Que el Consejo de Secretarios ha aprobado y yo he sanciona-
do lo siguiente:
Por cuanto: La riqueza forestal es de indole tan especial
que una vez destruidos los montes altos no vuelven 6stos a re-
poblarse mas que a lo largo de improbos trabajos y un tiempo
muy considerable, por lo que debe obtenerse de todas las perso-
nas que destruyan en su beneficio este patrimonio national que
nos dot6 la Naturaleza, el pago de una contribuci6n con la cual
pueda luego el Estado premier a los que siembren arboles en sus
fincas, y realizar tambien las obras de utilidad p6blica que requie-
ren la conservaci6n y el desenvolvimiento de los montes existen-
tes en el territorio del pais.
Por cuanto: La influencia extraordinaria que los bosques
tienen en la regulaci6n de las lluvias, en la moderaci6n del clima,
en la higienizaci6n de las ciudades, asi como en el ornato de 16s
paisajes naturales, justifican plenamente la necesidad de llevar a
vias de hecho inmediatamente la repoblaci6n forestal de los terre-
nos inadecuados al cultivo, con lo cual se conseguiri tambi6n
crear abundante mano de obra, dando ocupaci6n continue, espe-
cialmente durante el tiempo muerto, a un gran nfmero de obre-
ros en las labores de siembra, trasplante, riegos y demis atencio-
nes que la reforestaci6n exige.












Por cuanto: La iniciativa privada en material de repobla-
ci6n forestal debe ser premiada de un modo equitativo que redun-
de en beneficio de los intereses generals del pais, para que sirva
de estimulo a los dueiios de fincas particulares en la obra de sem-
brar Arboles maderables en aquellas porciones de sus predios que
no tengan aplicaci6n inmediata a la agriculture, con lo que la Na-
ci6n se iri reponiendo de los ingentes daiios ocasionados pot la
tala abusiva de los bosques, aumentando asi las reserves madera-
bles del pais, indispensables para la construcci6n y las industries.
Por tanto: En uso de las facultades que le estin conferi-
das por la Ley Constitucional de la Repfiblica, el Consejo de Se-
cretarios resuelve dictar el siguiente:

DECRETO-LEY NQ. 681

Articulo I.-Se declara obligatorio para el Estado y para
los particulares, la repoblaci6n forestal de los terrenos impropios
para el cultivo, las mirgenes de los rios, arroyos, lagos y lagu-
nas en una latitud de 100 metros, cumbres de lomas y monta-
fias que excedan de 60 metros de altura, las fajas en torno de
los manantiales y fuentes, en un circulo de 200 metros de radio,
la zona maritimo-terrestre y los manglares del litoral marino,
pantanos y cienagas que no se desequen, cercas, linderos de fin-
cas y frentes de fincas para carreteras, ferrocarriles y caminos pfi-
blicos.
Articulo II.-Para realizar lo que disponen los articulos 30
al 38 inclusive del Decreto n6mero 753 de 24 de mayo de 1923,
se construiri por el Estado un Vivero Forestal en cada una de
las Provincias en que se divide el territorio national, con capa-
cidad para poder suministrar cada uno de ellos, anualmente,
100,000 posturas de arboles maderables y frutales, que se re-
partiran y enviarin gratis a todas las personas que las soliciten,
planten y cuiden.
Articulo III.-Conjuntamente con los anteriores Viveros se
construiran en lugares adecuados Estaciones y Laboratorios de
Piscicultura Artificial para distribuir huevos y alevines de pe-
ces de agua dulce, nacionales y extranjeros, con los que se re-
poblarin todos los cursos de agua del pais, asi como las lagunas
y charcas fertiles.


I












Articulo IV.-En cada una de las Provincias, el Estado Ile-
vard a cabo la creaci6n de un Parque Forestal de cien caballe-
rias por lo menos de superficie, eligiendo de preferencia sistemas
montafiosos y terrenos inadecuados al cultivo. Estos parques
tendran el caricter de reserves para la conservaci6n de las espe-
cies maderables que escasean en el pais, y servirin de refugio a
la fauna y avifauna silvestre, quedando en ellos prohibido en
lo absolute la caza y recolecci6n de pichones o animals j6venes.
Articulo V.-La Direcci6n de Montes, Minas y Aguas lle-
vari a cabo el Catilogo de Montes a que se refieren los Articulos
1' al 13' del Decreto n6mero 753 de 24 de mayo de 1923, a
fin de conseguir su declaraci6n official de Montes.Protectores, le-
vantando sus pianos y estableciendo el regimen de explotaci6n
que debe subsistir en los mismos para su buena conservaci6n.
Tambien se darA cumplimiento a lo que dispone el Articulo-29
del propio Decreto, establecidndose las reserves forestales que alli
se indican.
Articulo VI.-Se realizari la ordenaci6n forestal de los
montes altos del Estado, de acuerdo con las instrucciones tic-
nicas que sefialan los Decretos Presidenciales 1831, de 16 de di-
ciembre de 1922 y 21 de 6 de enero de 1923.
Articulo VII.-Por la Secretaria de Agricultura se estable-
ceri un Laboratorio Forestal para el studio de las propiedades
fisicas y mecinicas de nuestras maderas, investigando sus aplica-
ciones comerciales o industriales y sirviendo para evacuar gra-
tuitamente las consultas que sobre dichos particulares formulen
los interesados en los negocios de maderas.
Se harin tambien studios experimentales para aclimatar en
el pais las species maderables extranjeras que se utilizan en la
confecci6n de la pasta de papel, hacienda investigaciones seme-
jantes con las species forestales indigenas que puedan ser apli-
cadas a identico fin.
Articulo VIII.-Los premios de repoblaci6n forestal serin
en lo sucesivo la quinta parte de las cantidades sefialadas en el
Articulo 37 del Decreto nimero 753 de 24 de mayo de 1923;
y seran entregados a los diez afios de plantados los arboles, he-
cha la anotaci6n previa conforme indica el Articulo 38 del pro-
pio Decreto.












Articulo IX.-Para cubrir el imported de los trabajos, estu-
dios y premios anteriormente dispuestos, se tomarS el 75 % del
product de los impuestos que a continuaci6n se detallan, con
cuyo 75 % se constituiri un "Fondo Especial de Montes para
la Repoblaci6n Forestal", a disposici6n del Secretario de Agri-
cultura, del cual no podri destinarse cantidad alguna que no sea
aplicada a los fines exclusivos de este Decreto-Ley.

Articulo X.-Durante un plazo no menor de quince ailos,
contados a partir de la vigencia de este Decreto-Ley, se prohibe en
lo absolute la tumba, tala o corta a hecho de los montes altos,
lamados en el pais montes firmes o montes virgenes, cualquiera
que sea su emplazamiento (montafias o Ilanos), esten cerca o
lejos de las vias de comunicaci6n, y ya sean del Estado o de pro-
piedad particular.
El aprovechamiento de estos montes s61o podri realizarse
mediante entresacas en aquellos casos que el Secretario de Agri-
cultura lo consider convenient para la buena conservaci6n de
la masa forestal existente, teniendo en cuenta el desarrollo de sus
maderas y los principios cientificos de la Dasonomia en relaci6n
con las necesidades del pais en cuanto al suministro de made-
ras. Cuando no se consider justificada la petici6n, seri vista
denegada y la negative quedari vigente durante el tiempo de la
prohibici6n sefialada por el pirrafo anterior.
Por corta a hecho o tala se entenderi la que se ejecute cor-
tando, en una superficie continue de cinco cordeles pianos, o mis,
los arboles existentes en el monte, afn cuando se dejen en pie,
en dicha superficie, algunas de las species forestales, cuyo cor-
te se encuentra especificamente prohibido por leyes vigentes, o
arboles salteados de cualquier otra naturaleza.

Articulo XI.-Las infracciones de la prohibici6n estableci-
da en el articulo anterior seran castigadas con la multa que se-
fiala el articulo 5' del Decreto nfmero 945 de 13 de abril de
1926, que impondri el Juzgado Correccional respective, sien-
do aplicables a estas infracciones todos los preceptos contenidos
en los Articulos 39, 40, 41, 42, 43 y 44 del Decreto nfimero
753 de 24 de mayo de 1923.


L










9

Cuando la superficie talada sea inferior a una caballeria, la
multa que se imponga sera proporcional al area cortada, tenien-
do en cuenta las cifras anteriores que se fijan para la caballeria.
Articulo XII.-Las licencias de aprovechamientos foresta-
les, asi como las entresacas de maderas de los montes de una fin-
ca, cualquiera que sea el objeto a que se las destine, pagaran de
cinco a veinte pesos por finca, segfn la importancia de la mis-
ma que se determinara en el Reglamento que se dicte y seran ex-
tendidas por un afio sin pr6rroga alguna.
-Articulo XIII.-Los permisos para chapear maniguas,
monte criollo o saos con destiny a siembras o semilleros, asi co-
mo las entresacas para cafe, cacao u otro arbol de sombra, paga-
ran proporcionalmente a raz6n de cinco pesos por caballeria y
seran extendidas por un plazo improrrogable.
Articulo XIV.-Se prohibe'-la entresaca de pinares j6venes
espesos; y en los casos en que el Secretario de Agricultura esti-
me justificada una labor de clareo, podra autorizarla siempre
que el interesado pague por adelantado veinte centavos de peso
por cada pino de diametro normal menor de ocho pulgadas.
Articulo XV.-La tumba de palmas reales y arboles fruta-
les solamente podri autorizarla el Secretario de Agricultura en
los casos que result justificada a su juicio dicha corta y previo
el pago adelantado por el solicitante, de un peso por cada palma
o frutal que desee tumbar.
Articulo XVI.-Las licencias y guias forestales que se re-
fieran a los siguientes products, pagaran, en los plazos que se
reglamenten por la Secretaria de Agricultura, las cantidades que
a continuaci6n se expresan:
Por cada saco de carb6n, tipo de azfcar, de setenta y cinco
centimetros de ancho por un metro veinte centimetros de lar-
go, tres centavos.
Por cada saco de 'carb6n, tipo de bacteria, de noventa y ci-
co centimetros de ancho por un metro treinta y cinco centime-
tros de largo, cuatro centavos.
Por cada cuerda de lefia, equivalent a tres.y medip metros
cibicos, con peso de cien arrobas, siete centavos, :










<10

Por cada traviesa de via estrecha, o bocamina, cinco cen-
tavos.
Por cada traviesa de via ancha o londrina, diez centavos.
Por cada mil pies de taller de cedro o caoba, majagua y de-
mis maderas, un peso.
Por cada poste de tel6grafo o telefono, quince centavos.
Por cada estaca para muelles o pilote, veinte y cinco cen-
tavos.
Por cada miller de cujes para tabaco o de varas de casas,
diez centavos.
Por cada miller de postes de cercas, estacas para carretas o
varas de yaya, quince centavos.
Por cada miller de postes de tapado, veinte y cinco centavos.
Por cada horc6n de casas, cinco centavos.
Por cada horconcillo, dos centavos.
Por cada solera de casa, dos centavos.
Por cada tijera de casas, un centavo.
Por las maderas necesarias para la construcci6n de una casa
de tabaco o una ligaz6n de mis de dos aposentos, tres pesos.
Por un corte de casas, dos pesos.
Por cada juego de carretas, veinte centavos.
Por cada quintal de ciscara de mangle, dos centavos.
Por cada tim6n de arado, dos centavos.
Por cada quintal de hojas de patabin, un centavo.
Por cada bolo o toza de cedro, caoba y otras maderas duras
-de construcci6n, cincuenta centavos.
Por cada alfarda, cinco centavos.
Las guias parciales para carb6n y lefia a que se refiere el Ar-
.ticulo tercero del Reglamento de Montes, serin siempre extendi-
das por la Secretaria de Agricultura.
Los industriales y comerciantes de products forestales se-
ran responsables, conjuntamente con el productor, del pago de
estos impuestos, cuya justificaci6n seri tambiin obligatoria a los
,exportadores de aquillos.
Articulo XVII.-La tercera parte de las multas que se im-
pongan a virtud de las Leyes y Reglamentos forestales vigentes,


L













seri distribuida entire los Guardas Jurados, Miembros del Ejer-
cito Constitucional, Policia o ciudadanos denunciantes, en la
forma indicada por el articulo 42 del Decreto numero 753 de
24 de mayo de 1923, el cual quedarS de nuevo en vigor asi co-
mo el Articulo 14 del Decreto n6mero 979 de 4 de julio de
1923, el Articulo 57 del Reglamento de Montes y demis dis-
posiciones similares que fueron derogadas por la quinta de las
Disposiciones Transitorias de la Ley de 3 de mayo de 1926,
publicada en la edici6n extraordinaria nimero 5 de la Gaceta
Official de la Repiblica de la misma fecha.
Articulo XVIII.-El aprovechamiento de los montes del
Estado seri regulado en lo sucesivo por el oportuno Decreto
que dicte el Presidente de la Repiblica a propuesta del Secreta-
rio de Agricultura.
Articulo XIX.-La conducci6n de carb6n vegetal destina-
do al consume de una poblaci6n, estari amparada por su corres-
pondiente Guia Forestal y debidamente consignada a comercian-
tes en carb6n vegetal legalmente establecidos en el lugar de con-
sumo. Las Guias Forestales que amparen dicho product de-
berin ser entregadas a la Autoridad designada a dicho objeto.
la que, previa la anulaci6n de dicha Guia, extender a favor del
portador, un document sustitutivo, para la conducci6n del pro-
ducto dentro de la localidad en que haya de ser consumida.
Articulo XX.-Las multas que se impongan por infraccio-
nes de los Decretos n6meros setecientos cincuenta y tres y sete-
cientos setenta y dos de veinte y cuatro de mayo de mil novecien-
tos veinte y tres y el noyecientos setenta y nueve de cuatro de
julio de mil novecientos veinte y tres no excederin en ningfin
caso, de quinientos pesos e ingresarin en el fondo especial que
crea el articulo IX de este Decreto-Ley.
Articulo XXI.-El Presidente de la Repiblica a propuesta
del Secretario de Agricultura, dictari el Reglamento de este De-
creto-Ley para la mis estricta observancia de sus preceptos.
Articulo XXII.-Este Decreto-Ley comenzarA a regir a par-
tir de su publicaci6n en la Gaceta Oficial de la Repiblica.
Por tanto: mando que se cumpla y ejecute el present De-
creto-Ley en todas sus parties.


A










12

Dado en el Palacio de la Presidencia, en La Habana, a los
veinte y un dias del mes de marzo de mil novecientos treinta
y seis.
JosE A. BARNET.
President te.
Jost L. GARCfA BAYLLERES,
Secretario de Agricultura.

(Gaceta Oficial de marzo 23 de 1936).



























DECRETO No 912 DE 1939


REGLAMENTANDO EL COBRO DE LOS IMPUESTOS
FORESTALES Y EL DESTINO DE LOS PRODUCTS
DECOMISADOS
















































































































































































j






















INFORMED QUE PRECEDIO A LA APROBACION
DEL DECRETO N" 912 DE 1939


Desde el afio 1936 en que se promulg6 el Decreto-Ley 681
de 21 de marzo, de aquel afio, esti latente la necesidad de dic-
tar un Reglamento para el cobro de los impuestos forestales es-
tablecidos por dicha Ley. Todo este tiempo ha sido aprove-
chado por la Direcci6n de Montes, Minas y Aguas en estudiar
experimentalmente las medidas adecuadas para que dicho cobro
se realice con la mayor eficiencia y beneficio para la Naci6n, al
mismo tiempo que le ha servido para ir fijando los precious de
diversos products forestales, no mencionados explicitamente en
la Ley, pero incluidos ticitamente en ella; para lo cual hubo que
recurrir a studios tecnicos, observando las estrechas analogias
existentes entire ellos, a fin de sefialar en cada caso la cuantia
del impuesto para products solicitados, con los nombres locales
que estos tienen en el pais.
Las cifras que se incluyen en el adjunto Reglamento estin
ya confirmadas y sancionadas por la practice, pues ellas son las
que se vienen cobrando por esta Direcci6n desde hace ya tres afios,
sin haber nunca provocado protests, ni reclamaci6n alguna, da-
dos los principios cientificos que se han tenido en cuenta para
fijarlos.
La promulgaci6n del Reglamento a la Ley de 1936 ha ad-
quirido ahora el caricter de urgente, a consecuencia de la implan-
taci6n del C6digo de Defensa Social a partir del dia 8 de octu-
bre de 1938. Como el Articulo 578 y la Cuarta de las Dis-


I











posiciones Suplementarias de dicho C6digo hacen referencia a las
infracciones forestales, surgieron inmediatamente multiples in-
terpretaciones por parte de los Juzgados Correccionales, que pro-
vocaron una consult a la Secretaria de Justicia por parte de la
Secretaria de Agricultura, para aclarar si podia continuarse apli-
cando, y en que forma, los preceptos del vigente Reglamento de
Montes. Como el texto del escrito de Justicia no pudo resol-
ver todas las dudas, y al mismo tiempo eran disimiles los crite-
rios de distintos Letrados, el Director que suscribe ha procedi-
do a formular el adjunto proyecto de Reglamento, teniendo en
cuenta la opinion de los diversos Jefes del Departamerito que
tienen a su cargo la aplicaci6n diaria de los preceptos foresta-
les en vigor, y el sefialamiento de las infracciones cometidas: de
modo que su larga experiencia en material tan compleja es una
garantia de la exactitud de sus juicios.
Existen en la actualidad mis de 1500 casos de infracciones
denunciadas con posterioridad a la vigencia del C6digo de De-
fensa Social, que no han podido ser cursadas por la falta de una
norma fija establecida por el Poder Ejecutivo: de aqui la ur-
gencia inaplazable de dictar el Reglamento que tengo el honor
de acompafiar, en el cual se resuelven todos los casos que se pre-
sentan practicamente y cuyas disposiciones estin de acuerdo con
las Leyes vigentes, acoplando sus preceptos a los que ha esta-
blecido el citado C6digo de Defensa Social.
Se ha hecho un studio meditado y concienzudo de toda
nuestra Legislaci6n Forestal vigente; y en forma reglamentaria
se indica el modo c6mo habran de proceder las Autoridades Ju-
diciales y Administrativas para la depuraci6n de las faltas come-
tidas y la manera de tramitar las denuncias. Todos los precep-
tos contenidos en este Reglamento son perfectamente constitu-
cionales; y, de acuerdo con las facultades que las Leyes conceden
al Honorable Presidente de la Repfblica, puede iste sancionar-
lo sin objeci6n legal alguna.
La Habana, 20 de febrero de 1939.
Jos ISAAC CORRAL,
Director de Montes, Minas y Aguas.












DECRETO N9 912.

Por cuanto. Al establecer el Decreto-Ley 681 de 21 de
marzo de 1936, publicado en la Gaceta Oficial el dia 23 del
propio mes, los impuestos forestales que habran de satisfacer los
que corten products de nuestros montes y los conduzcan al tra-
vys del territorio national, dej6 encomendado al Gobierno en
su articulo XXI, la misi6n de dictar un Reglamento para la mis
estricta observancia de sus preceptos, dado que en la lista de los
products mencionados en su articulo XVI dejaron de citarse
especificamente un gran n6mero de los que, con nombres ade-
cuados, se obtienen tambien de dichos montes y a los cuales, por
analogias tecnicas y por encontrarse incluidos implicitamente en
la propia Ley, es precise sefialar el impuesto que les correspon-
de satisfacer, dentro de la coordinaci6n arm6nica de los precep-
tos de la misma, a fin de que sea mis ficil su cumplimiento, por
parte de las autoridades y del pfblico en general.
Por cuanto: La Secretaria de Justicia, en su escrito 88126
de 24 de noviembre de 1938, dirigido al Secretario de Agricul-
tura, con motive de la consult que le fu6 formulada en vista de
las disposiciones contenidas sobre material forestal por el C6di-
go de Defensa Social, opin6 con sano criterio juridico, que las
disposiciones silenciadas o no mencionadas por el citado C6digo,
y las no derogadas expresamente por 6l, continfian vigentes, si
bien sus infracciones quedan reducidas "a la 6rbita meramente
administrative", pues constituyen meras infracciones reclamables
en dicha via.
Por cuanto: Es innegable la vigencia actual del Decreto
1576, de 30 de octubre de 1922, en virtud del cual se indicaron
en el cuerpo del Reglamento de Montes la cuantia de las correc-
ciones administrativas que debian imponerse cuando se realiza-
ran aprovechamientos que no estuvieren legalmente autorizados,
fijando los casos mis frecuentes que ocurrian en la practice con
el transport de products no acompafiados de su correspon-
diente guia e:indicando la multa que en cada caso cabia imponer
a los infractores, toda vez que dicho Decreto no ha sido dero-
gado por ninguna disposici6n posterior, y es de todo punto evi-
dente que, al ser silenciado este Decreto por el C6digo de De-
fensa Social, no derogindolo expresamente, ni disponiendo que












sus preceptos compete aplicarse por el Juez Correccional res-
pectivo, sus diversas disposiciones vigentes deben ser cumplidas
.en la 6rbita estrictamente administrative, por los procedimien-
tos y recursos que tiene a su cargo el Poder Ejecutivo, raz6n por
la que es necesario dictar las reglas adecuadas para que, en cum-
plimiento de sus preceptos, no queden sin el debido castigo las
infracciones cometidas, atentatorias a la conservaci6n de nues-
tra, ya muy menguada, riqueza forestal.
Por cuanto: El Decreto 351, de 20 de marzo de 1924, al
introducir algunas modificaciones en el Capitulo IV del Regla-
mento de Montes, ya organizado antes por el Decreto 1576 de
1922, dej6 vigente casi todos sus preceptos, dado que los cam-
bios consistieron principalmente en adiciones que permitieron
tratar algunos casos que antes pasaron inadvertidos, habiendo
sido este Decreto 351 el mencionado en el Apartado 7) del ar-
ticulo 578 del C6digo de Defensa Social, en el sentido de que
quien infringiere sus disposiciones seri sancionado por el Juzga-
,do Correccional competent, en la forma que alli se expresa.
Por cuanto: Dados los anteriores antecedentes, result in-
d tes existen disposiciones vigentes cuyo cumplimiento correspon-
.de a la Secretaria de Agricultura, y otras que son de la compe-
tencia de los Jueces Correccionales, las primeras establecidas por
el Decreto 1576 de 1922, y las segundas contenidas en el De-
.creto 351 de 1924, de lo que se infiere la necesidad urgente de
deslindar ambos campos con la mayor precision y claridad po-
.sible, dictando las disposiciones reglamentarias pertinentes para
.que las Autoridades administrativas y judiciales puedan aplicar-
las sin dudas, ni vacilaciones, evitando el estancamiento de asun-
tos cuya ripida soluci6n demand el interns p6blico y require
la buena conservaci6n de nuestros montes.
Por cuanto: El Decreto 295, de 1I de marzo de 1923, a
juicio de la Secretaria de Justicia se encuentra tambiin vigente,
si bien por haber sido silenciado en el C6digo de Defensa Social
ha quedado reducido a la 6rbita meramente administrative, sien-
.do precise por lo tanto sefialar el procedimiento adecuado para
,que las infracciones cometidas contra sus preceptos sean recla-
mables en dicha via; lo que tambi6n ocurre con el Decreto 1355,













de 30 de junior de 1938, que aclar6 y reglament6 los preceptos
del Decreto 295 de 1" de marzo de 1923, sobre los Libros-Re-
gistros y Licencias, a fin de dar cumplimiento a varias dispo-
siciones establecidas por el Decreto-Ley 681 de 1936, el cual
tambiin continue en vigor, por cuanto dicho C6digo no lo de-
roga de manera expresa, ni tampoco ticitamente, al no mencio-
narlo entire las disposiciones forestales que modifica.
Por cuanto: Al consignarse en la letra C del articulo 579
del C6digo de Defensa Social que, en los juicios que celebren los
Juzgados Correccionales por leyes especiales administrativas o de
cualquier otra clase no derogadas expresamente en el citado C6-
digo, los Jueces no se sujetarin a las medidas de las sanciones alli
pre-establecidas, sino que determinaran libremente la que deba
imponerse dentro de los limits sefialados en el Apartado A del
propio articulo, es incontrovertible que en los casos de multas
administrativas impuestas por la Secretaria de Agricultura apli-
cando las disposiciones vigentes por los Decretos 1576 de 30 de
octubre de 1922, 295 de l9 de marzo de 1923, y 1355 de 30
de junior de 1938, no citados ni derogados por dicho C6digo,
cuando no fueren satisfechas por los interesados, deberi enviar-
se el expediente al Juzgado, para que libremente aplique la san-
ci6n, ya que el articulo 54 del citado Decreto 1576 de 1922 con-
cede competencia en estos casos a los Juzgados Correccionales
para conocer de las multas administrativas impuestas por-la Se-
cretaria de Agricultura y no satisfechas por los infractores.
Por cuanto: Los Decretos nimeros 318 de 19 de marzo de
1923, 753 y 772 de 24 de mayo de 1923, 979 de 4 de julio
de 1923. y 179 de 13 de febrero de 1924, que adquirieron fuer-
za y caricter de Leyes, a virtud de mandate expreso de la Ley
de 3 de mayo de 1926, se encuentran tambi6n vigentes, sin du-
da alguna, a juicio de la Secretaria de Justicia, except en lo que
se refiere a las .cliusulas penales que figuran en ellos, pues al ci-
tar el C6digo de Defensa Social de un modo especial el Decre-
to 772 de 1923, y al silenciar los restantes, mencionando siem-
pre la Ley de mayo de 1926, es evidence que al elevar 6sta a
la categoria de Leyes los restantes Decretos, ello equivale a dar
por reproducidas las cliusulas penales que figuran en los mis-
mos, y en tal virtud, habiendo sido 6stas derogadas en la forma
prevista en el C6digo, es decir, "en cuanto a la ascendencia de


d












"la sanci6n privativa de libertad o multa alli fijada, por quedar
"ella al arbitrio del Juez Correccional competent, en cuanto al
"procedimiento a seguir en orden a la infracci6n, y en cuanto al
"destino de la multa", se infiere que las infracciones cometidas
contra las disposiciones de dichos Decretos corresponde casti-
garlas a los Juzgados Correccionales conforme al articulo 578
del mismo C6digo.
Por cuanto: Los Decretos nfimeros 323 de 1P de marzo
de 1923 y 1358 de 2 de octubre de 1924, al declarar montes
protectors los existentes en various Cayos del Estado situados en
el Placer de Bataban6, entire el Surgidero de este nombre y la Is-
la de Pinos, se encuentran comprendidos dentro de las disposicio-
nes dictadas por el Poder Ejecutivo al amparo de las facultades
que le concede el articulo 11 del Decreto-Ley 753 de 24 de ma-
yo de 1923, raz6n por la cual las infracciones de sus preceptos
caen dentro de la 6rbita de sanciones que establecen los articulos
13 a 15 del propio Decreto-Ley 753, y en su consecuencia co-
rresponde al Juzgado Correccional respective el castigo de tales
infracciones, a virtud de lo dispuesto en el inciso 7 del articulo
578 del C6digo de Defensa Social, ya que la Ley de 3 de mayo
de 1926, alli citada expresamente, di6 fuerza de Ley al Decreto
753. de 24 de mayo de 1923.
Por cuanto: El Decreto 495 de 13 de abril de 1926, fui
,elevado a la categoria de Ley por mandate express de la de 3
de mayo de 1926, siendo asi reconocido por acuerdo de la Sala
de lo Criminal del Tribunal Supremo de Justicia en los Autos
68 y 70 que fueron insertddos en la Gaceta Oficial de los dias 21
y 22 de abril de 1930, habiendose ademas confirmado y acla-
rado sus preceptos por los articulos X y XI del Decreto-Ley
681 de 21 de marzo de 1936, razones por las que las inirac-
ciones contra tales disposiciones correspondent sancionarlas al
Juzgado Correccional respectivo,.a tenor de lo dispuesto en el
articulo 578 del. C6digo de Defensa Social.
Por cuanto: Si bien la letra F del articulo 121 del cita-
do C6digo express que se ingresarin en la Caja de Resarcimien-
tos los bienes decomisados, al aplicar este precepto a los produc-
tos forestales embargados por infracciones cometidas contra Le-
yes y Disposiciones vigentes, hay que tomar en consideraci6n lo
que tambien dispone el articulo 65 del propio C6digo, el cual












al definir en que consiste el comiso expresa que se restituiri, cuan-
do proceda, entire otros, a sus propietarios, raz6n por la que, tra-
tindose de products cortados que estin sometidos al pago de
los impuestos establecidos por el Decreto-Ley 681 de 21 de mar-
zo de 1936, result evidence la declaraci6n especifica de que ta-
les products responded, en primer lugar, al cobro de los impues-
tos mencionados, cuya falta de pago original la infracci6n, que se
sanciona con la multa y decomiso; de todo lo cual result l~ im-
periosa necesidad de dictar reglas claras y concretas que den a co-
nocer a las Autoridades y al p6blico en general, c6mo se habri
de distribuir el imported de la venta en pfblico remate de dichos
products, indicando la cuantia de lo que se ingresari en la Ca-
ja de Resarcimientos, y los casos en que este ingreso sea ptoce-
dente, pues dicho queda que en otros casos habri de hacerse el
ingreso en el Tesoro General de la Rep6blica, por tratarse de pro-
ductor cortados en montes del Estado, o por realizarse el apro-
vechamiento en fincas particulares en circunstancias tales que no
sea precise acudir al Juzgado Correccional, o tambien porque
corresponda entregar al duefio de los products el saldo que exis-
ta despues de descontados los impuestos, segin esti previsto en
el articulo 65 del C6digo de Defensa Social.
Por cuanto: El articulo II del Decreto-Ley 751 de 18 de
diciembre de 1934 exceptia de ingresar en el Fondo de Retiro
y Pensiones de la Policia Nacional las multas impuestas por los
Juzgados Correccionales cuando se refieran a infracciones de las
leyes sobre impuestos del Estado, las cuales se continuarin in-
gresando en el Fondo a que estan destinadas por las Leyes que
regulan tales rentas.
Por cuanto: El articulo I del Decreto-Ley de 14 de agos-
to de 1936, al modificar el articulo III, letra E de la Ley de 18
de marzo de 1927, declare tambien exceptuadas de ingresar en
el Fondo de Jubilaciones y Pensiones del Poder Judicial las mul-
tas impuestas por los Juzgados Correccionales a virtud de in-
fracciones de las leyes y disposiciones sobre impuestos del Esta-
do, a las cuales se les continuari dando el destiny sefialado en
sus respectivas disposiciones.
Por cuanto: El inciso C del articulo 121 del C6digo de
Defense Social, al citar los dos Decretos-Leyes anteriormcnte
mencionados para decir que, una vez cubiertos los fondos afec-













tados por los mismos, el sobrante de las multas impuestas por
los Juzgados y Tribunales de la Repfiblica ingresarin en la Ca-
ja de Resarcimientos, respeta la situaci6n legal anterior a la pro-
mulgaci6n de dicho C6digo, y no ha derogado los preceptos le-
gales contenidos en los Decretos-Leyes que cita, o sean e! 751
de 1934 y el 139 de 1935, los cuales quedan con toda su fuer-
za y vigor; es decir, que deben quedar exceptuadas del ingreso
en la Caja de Resarcimientos las multas que excluian dichas Le-
yes de ir a engrosar los Fondos de Jubilaciones y Pensiones del
Poder Judicial y de la Policia Nacional.
Por cuanto: El Decreto-Ley 681 de 21 de marzo de 1936
estableci6 en sus articulos XII, XIII, XIV, XV y XVI diver-
sos impuestos sobre los products forestales que pueden extraer-
se de los montes del pais, dando a las multas por infracciones fo-
restales el caricter de sanciones por incumplimiento del pago de
dichos impuestos del Estado, ya que desde la promulgaci6r de
dicho Decreto-Ley todo aprovechamiento forestal esti sometido
al pago de un impuesto, y por lo tanto las penalidades estable-
cidas por las Leyes forestales anteriores, al castigar los aprcve-
chamientos no autorizados por la Secretaria de Agricultura, se
han convertido en multas por infracciones de disposiciones so-
bre impuestos al Estado.
Por cuanto: Habiend6se demostrado anteriormente que
las multas por infracciones forestales implican una sanci6n por
incumplimiento en el pago de impuestos del Estado, estableci-
dos en el Decreto-Ley 681 de 1936, el imported de dichas mul-
tas impuestas por los Juzgados Correccionales no pueden ir a
engrosar los fondos de la Caja de Resarcimientos, pues come lo
disponen las excepciones establecidas en los Decretos-Leyes 751
de 1934 y 139 de 1935, a tales multas es precise darles el des-
tino sefialado en las disposiciones que establecieron los impues-
tos; y como el articulo XVII del Decreto-Ley 681 de 1936,
creador de los impuestos forestales, ratifica el articulo 57 del Re-
glamento de Montes, es evidence que el destiny de tales multas
es la recaudaci6n general del Fisco, conforme lo dispone dicho
articulo, except las que proceden de los Decretos-Leyes citados
en el articulo XX del propio Decreto-Ley 681 de 1936, las cua-
les deben ir al "Fondo Especial de Montes para la Repoblaci6n
Forestal", segln ordena expresamente el mencionado articulo.


I












Por cuanto: No teniendo que ir a la Caja de Resarcimien-
tos las multas forestales impuestas por los Juzgados Correccio-
nales, tampoco deben ir a dicha Caja las cobradas directamente
por la Secretaria de Agricultura en la via administrative, de lo
que se infiere la necesidad de explicar con todo detalle en el cuer-
po del Reglamento que se promulgue, el destiny especifico que
habrin de tener todas las multas que se cobren, o sean en unos
casos la recaudaci6n general del Estado, y en otros el "Fondo
Especial de Montes", siendo convenient referirse, en la aplica-
ci6n de estos concepts generals, a cada una de las multiples in-
fracciones consideradas en el Capitulo IV del Reglamento-de
Montes, y a otras varias que se han podido observer en !a pric-
tica al aplicarse las disposiciones forestales vigentes.
Por cuanto: El anterior criterio de que las multas no de-
ben enviarse a la Caja de Resarcimientos, como podria equivo-
cadamente estimarse, de interpreter literalmente el inciso C del
articulo 121 del C6digo de Defensa Social, ha sido confirma-
do recientemente por la Sala de Gobierno del Tribunal Supre-
mo en su acuerdo de 26 de enero de 1939, publicado en la Ga-
ceta Oficial de 4 de febrero del corriente afio, piginas 2503 y
siguiente, en asunto planteado por el Secretario de Gobernaci6n
acerca del destino que debian tener las multas impuestas por in-
fracciones del Decreto-Ley 188 de 1934 que regular las inscrip
ciones en el Registro de Extranjeros, habiendo resuelto dicho
Tribunal que las citadas multas, por referirse a un impuesto del
Estado, no pueden ingresarse en el Fondo de Jubilaciones y Pen-
siones Judiciales, sino que deben destinarse a los fines proceden-
tes indicados por la Ley que los cre6, dado que los Decretos-
Leyes 751 de 1934 y 139 de 1935 exceptian de modo general
las multas impuestas por infracciones de las leyes y disposicio-
nes, sean cuales fueren 6stas, que versen sobre impuestos del Es-
tado; de modo que, cada vez que se sancione una infracci6n de
csta clase, sea cual sea el cuerpo legal que las prevea, y scan im-
puestas por Jueces Correccionales, Municipales o las Audien-
cias, tiene que dirselas a las que se recauden el destino previs-
to en los Decretos-Leyes iltimamente citados, cuya vigencia ra-
tifica el articulo 121 del C6digo de Defensa Social.
Por cuanto: Es 16gico y fundamentado el anterior crite-
rio, pues de lo contrario se le daria al citado C6digo un alcan-












ce derogativo radical en material no penal, afectando a disposi-
ciones fiscales, ajenas por complete a su objeto; de lo qu3 se de-
duce con toda claridad la improcedencia de remitir las multas
por infracciones forestales a la Caja de Resarcimientos, ai: cua-
les, por el contrario, deben ser enviadas a la recaudaci6n de Ren-
tas Pfiblicas, y, en algunos casos especificos, al "Fondo Especial
de Montes para la Repoblaci6n Forestal".
Por cuanto: Demostrado como queda que las multas fo-
restales no tienen que enviarse a la Caja de Resarcimientos, es
innegable la vigencia actual del articulo XVII del Decreto-Ley
681 de 21 de marzo de 1936, al disponer que el tercio de ta-
les multas se entregue siempre y se distribuya entire los Agentes
de la Autoridad que denunciaren la infracci6n, procedi6ndose en
la forma indicada por el articulo 42 del Decreto-Ley 753 de 24
mayo de 1923, ya que no existe ninguna disposici6n legal vi-
gente que a ello se oponga, ni que derogue total o parcialmente
dicha distribuci6n.
Por cuanto: Es urgente adoptar las medidas adecuadas que
garanticen al Estado el pago de los impuestos forestales que no
hayan sido ingresados por los infractores de las Leyes que se han
dictado para evitar la destrucci6n de la riqueza forestal cubana
y tender a la conservaci6n y repoblaci6n de los montes nacio-
nales, toda vez que el citado C6digo de Defensa Social, sin te-
ner en cuenta los varies aspects y complejidades que tienen por
lo general los expedientes de infracciones forestales, s61o atiende
a la parte penal, siendo err6neo equiparar estas faltas o infrac-
ciones a las que cometen quienes quebrantan las Ordenanzas Sa-
nitarias o los preceptos de la Legislaci6n social, comprobadas ad-
ministrativamente en expediente donde solo consta la inob.er-
vancia de las disposiciones en vigor y inicamente tienen que
apreciar los Jueces si ha existido o no la falta denunciada, para
imponer una penalidad o absolver a los acusados; a diferencia
de lo que sucede respect de las infracciones forestales, en las cua-
les, ademas de la parte punitive, hay que resolver otras varias
cuestiones, tales como el decomiso o devoluci6n de los nroduc-
tos, el remate de los mismos cuando asi proceda, el cobro de los
impuestos forestales adeudado por los aprovechantes infracto-
res o defraudadores, el cobro del pie de monte cuando los pro-
ductos procedan de montes piblicos o del Estado, y, en defini-


I












tiva, la expedici6n de las guias necesarias para que aquellos que
hayan saldado todas sus responsabilidades puedan conducir los
products a donde les conviniere, lo cual no puede hacerse sino
mediante la expedici6n de una guia cuya concesi6n depend de
la Secretaria de Agricultura, y no de lo que resuelvan los Jueces
Correccionales en los juicios incoados para juzgar las infraccio-
nes que se denuncien.
Por cuanto: Siendo la finalidad principal del citado C6-
digo defender los intereses vitales de nuestra comunidad, no es
possible suponer que sus preceptos fueran redactados con el pro-
p6sito de permitir la destrucci6n de nuestros montes, a cuya con-
secuencia podria Illegarse equivocadamente, si nos limitiramos
a aplicar literalmente algunos de sus mandates, sin hacer de
ellos una verdadera y sustancial interpretaci6n con vista de Le-
yes anteriores, que no s6lo no han sido derogadas, ni siquiera
mencionadas por el C6digo, sino que, muy por el contrario, han
sido ratificadas por l6 en algunos de sus articulos; suposici6n
absurda desde el moment en que, cientifica y experimentalmen-
te se ha demostrado que los montes son de absolute necesidad
para la vida de las naciones y de la humanidad entera, dado el
influjo favorable que ejercen en la conservaci6n del regimen hi-
drol6gico del pais, en la estabilidad y permanencia de los culti-
vos en los valles, en la provision de maderas para las industries
y construcciones, en el suministro de combustible vegetal para
el consume de las poblaciones, en suavizar y templar los rigores
del clima de cada localidad y en la acci6n eficaz que ejercen para
mejorar la salubridad pfblica, purificando el ambiente y sa-
neando el suelo: por lo que result inadmisible que un "C6digo
de Defense Social" pueda favorecer en forma alguna el prop6-
sito de permitir la destrucci6n de los montes, dejando impunes
las talas y los descuajes abusivos, cuando son precisamente los
montes una de las mejores defenses naturales que tiene la socie-
dad humana.
Por cuanto: Expuestas las anteriores consideraciones, es
evidence la necesidad apremiante de dictar las disposiciones re-
glamentarias pertinentes que acoplen los preceptos del C6digo
.de Defensa Social con las disposiciones del Decreto-Ley 681 de
21 de marzo de 1936, y demis Leyes forestales en vigor que
tienden a salvar para el pais las pocas masas forestales que ain


_ _













quedan en pie, a la par que dictan mandates tendientes a que se
practique la repoblaci6n forestal de terrenos inadecuados para
la agriculture.
Por tanto: En uso de las faculades que me conceden la
Constituci6n y las Leyes vigentes, de acuerdo con lo informa-
do por la Direcci6n de Montes, Minas y Aguas, y a propuesta
del Secretario de Agricultura,


RESUELVO:

Promulgar el siguiente

REGLAMENTO PARA EL COBRO DE LOS
IMPUESTOS FORESTALES Y EL DESTINO
DE LOS PRODUCTS DECOMISADOS


CAPITULO I

Del cobro de los impuestos de products a cortar

Articulo 1.-Los products secundarios tales como yaguas,
pencas de guano, tiras y sogas de majagua y guami, sacos de
miraguano, yareyes, resinas, cortezas, etc., procedentes de fin-
cas de propiedad particular, al ser conducidos deberin ir acom-
pafiados de su correspondiente guia parcial (Modelo 3), expe-
dida por una autoridad local con vista de la guia general pre-
viamente extendida por la Direcci6n de Montes, Minas y Aguas,
previo el pago, por el interesado, del impuesto de la licencia del
aprovechamiento forestal, de cinco pesos al afno, que especifica
el articulo XII del Decreto-Ley 681 de 1936.
Todas las guias generals que para tales products soliciten
los particulares durante la vigencia de dicha licencia, serin ex-
pedidas gratuitamente por la citada Direcci6n.
Los products mencionados en el pirrafo primero cuando
se utilicen en la misma finca para uso de sus habitantes, no pa-












garin impuesto alguno y podrin ser aprovechados sin licencia,
siempre que se cumplan los preceptos contenidos en los Decre-
tos-Leyes 753 y 772 de 24 de mayo de 1923, asi como los del
Reglamento de Montes.
Articulo 29.-Los pequefios aprovechamientos forestales de
carb6n y lefia, procedentes de cualquier especie maderable, que
soliciten los duefios de fincas particulares, que no sean hacien-
das comuneras o proindivisas, linden con otras del Estado o con
la zona maritimo-terrestre, que no excedan de 400 sacos de car-
b6n y 75 cuerdas de lefia por persona y finca en un afio, no que-
dan obligados al pago de la licencia forestal, la cual les seri ex-
tendida en un document que serviri al propio tiempo de guia,
con el nombre de "Licencia y Guia Especial", previo el pago del
impuesto correspondiente a la extracci6n del carb6n y lefia que
soliciten.
Tampoco pagarin licencia forestal los que corten maderas
para la construcci6n de casas y cercas dentro de sus propias fin-
cas, quedando solo obligados al pago de los impuestos sefiala-
dos por el articulo XVI del Decreto-Ley 681 de 1936.
Cuando durante el afio, contado a partir de la fecha de la
licencia y guia especial concedida a una finca, se solicitara por
su duefio la extracci6n de mayor cantidad de carb6n y lefia que
los indicados en el pirrafo primero, o de products de otra in-
dole, la Direcci6n del Ramo exigiri del peticionario los docu-
mentos requeridos por el articulo 25 del Reglamento de Montes
y le obligari a pagar la licencia forestal correspondiente sefia-
lada por el articulo XII del Decreto-Ley 681 de 1936, ademis
de los mencionados en el articulo XVI de la propia Ley.
Estas licencias y guias especiales se expedirin por un plazo
de vigencia prudencial, segun sea la cantidad de products soli-
citados; y podrin ser prorrogadas por la Direcci6n de Montes,
Minas y Aguas, siempre que el tiempo total no exceda de un
afio a partir de la fecha de su expedici6n.
Articulo 39.-Las licencias de aprovechamientos forestales,
cualquiera que sea el objeto a que se las destine, con excepci6n
de los casos expuestos en el articulo anterior, serin extendida4


1










28

por un afio, sin pr6rroga alguna y pagaran de acuerdo con la
escala siguiente:
Aprovechamientos de products cuyos impuestos
respectivos segfin la tarifa sefialada en el Ar-
ticulo XVI del Decreto-Ley 681 de 1936,
durante el afio de la licencia, no excedan de
m il pesos ......................... $ 5 .00
Si exceden de mil pesos y no pasan de dos mil
pesos ...... ......... ..... .... .. 10.00
Si exceden de dos mil pesos y no pasan de tres mil
pesos ........................... ,, 15.00
Si exceden de tres mil pesos. .............. ,, 20.00

Articulo 49-La Direcci6n de Montes, Minas y Aguas su-
ministrari a las Autoridades los impresos adecuados para las so-
licitudes de carb6n y lefia de pequefios aprovechantes que
personalmente, y sin emplear obreros a journal, desearen aco-
gerse a los beneficios del articulo 29 en los limits sefialados por
el mismo. La Autoridad respective, que podri ser un Alcalde
Municipal o de Barrio, Jefe de Puesto de la Guardia Rural, o
Jefe de un Destacamento de la Marina de Guerra Constitucio-
nal, asi como un Inspector Forestal, por conduct del cual ha-
ga el interesado la solicitud, deberi garantizar no s61o la exac-
titud de los datos verbales consignados por el peticionario pa-
ra Ilenar los huecos del modelo official mencionado, sino tam-
bien garantizar la existencia en la finca de monte suficiente
para aprovechar dichos products, sin afectar por eso la reserve
forestal establecida por el articulo 23 del Decreto-Ley 753 de
24 de mayo de 1923, asi como tambien que el solicitante esti
debidamente capacitado para efectuar el aprovechamiento, bien
por ser el propietario de la finca o por encontrarse autorizado por
el mismo.
Igualmente se suministraran models oficiales a las propias
Autoridades, para los que quieran realizar chapeas y quemas
de maniguas con destiny a siembras o semilleros, o bien para ha-
cer potreros de dichas maniguas o saos.
Articulo 59-Los permisos para chapear maniguas, monte
criollo o saos con destiny a siembras o semilleros, asi como las


L I












entresacas en maniguas y montes altos para sembrar cafe, cacao
u otro arbol industrial de sombra, serin extendidas por un pla-
zo improrrogable proporcional a la extension superficial pedida,
y de acuerdo con el articulo XIII del Decreto-Ley 681 de 1936
pagarin los siguientes impuestos:
Por cada caballeria ................... $ 5.00
(y proporcionalmente en las fracciones).
Por cada careaux o car6 ................ ,, 0.50
Por cada cuarteta ................... ,, 0.3125
Por cada roza ...................... ,, 0.28
Por cada besana ..................... 0.10
Por cada acre ........................ ,, 0 .15
Por cada cordel plano .................. ,, 0.016

Articulo 69-Las guias forestales que se expidan para ex-
traer products forestales de las fincas, y las licencias especia-
les de que trata el'articulo 29 para aprovechar maderas en las
propias fincas, con el fin de construir o reparar casas, cercas, ca-
rretas, arados, etc., pagarin los impuestos indicados en el ar-
ticulo XVI del Decreto-Ley 681 de 1936; y de acuerdo con las
cifras sefialadas a continuaci6n, los que se expresan en la rela-
ci6n siguiente:

Por un miller de postes de maderas blancas o blan-
das (no duras) para cercas ....... ... $ 0.15
Por un poste de madera dura para cercas ... ,, 0.01
Por un estate o madre de madera dura para cer-
cas .......... ................... 0 .02
Por un miller de postes de guano blanco para
cercas . . . . . . . ,, 15
Por un poste de guano prieto para cercas .... ,, 0.01
Por cada larguero o durmiente de casas ,, 0.02
Por una Have de casa .......... .........., 0.02
Por una barredera de casa ... ....... .. ,, 0.01
Por cada vigueta para casas .... ........ ,, 0.05
Por cada paral de casas .................. ,, 0.01
Por cada zuncho de casas .................. ,, 0.02
Por una cumbrera de casa .................. ,, 0.01
Por una sobre-cumbrera de casa ........ .... ,, 0.01












Por cada miller de cujes para casas. ...........,, 0.10
Por cada cuatro puntales de casas .......... ,, 0.01
Por la madera necesaria para cada aposento de una
casa de tabaco ...................... ..,, 1 .00
Por cada tirante para casas ................. ..,, 0.02
Por cada miller de estacas para casas de tabaco ... ,, 0.15
Por una cama de carreta o juego (p6rtigo y dos
limones) .......................... ,, 0.20
Por una maza para carreta ................. ..,, 0.02
Por un cam6n para carreta ................ ..,, 0.01
Por cada diez rayos de carreta ............. ,, 0.02
Por un pertigo de carreta .................. ,, 0.15
Por un lim6n de carreta ................ ,, 0.02
Por cada cinco teleras de carreta ............ ,, 0.01
Por un limoncillo o una mordaza de carreta .... ,, 0.01
Por un eje para carreta .................. ,, 0.05
Por un corte de yugo o juego para carreta .... ,, 0.01
Por un garabato ......................... ..,, 0.01
Por un miller de estacones para carreta ...... ,, 0.25
Por cada jan de carreta .................. ,, 0.02
Por cada miller de varas de aguij6n ......... 0 25
Por cada juego de estacas para carretas ...... ,, 0.05
Por cada cabeza de arado (macera o reja) . ,, 0.02
Por una rastra ........................ 0 .20
Por cada juego de arado (tim6n, macera y reja) 0.04
Por cada miller de cabos de guataca ........ ,, 0.10
Por cada miller de estacas para salinas ......... .,, 0.15
Por cada miller de palitos para frijoles ...... ,, 0.10
Por cada miller de jatas o yuraguanas ........ ,, 0 .25
Por una charrancha para puentes ...... ... 0.15
Por cada palma cana .................... ,, 0.02
Por cada palma de yarey ................ ,, 0.05
Por cada pieza de vuelta (de construcci6n) . 0. 20
Por cada tronco, pieza, bolo o toza de maderas
duras de construcci6n, sin especificaci6n de-
terminada, que no excedan de quinientos
pies de taller ...................... ,, 0 50
Por cada paquete de tablillas de caoba o cedro 0.10


C












Por una pieza para quillas de buques ....... ,, 0.05
Por una pieza curva para embarcaciones .. 0 05
Por una pieza curva para botes. ............. ,, 0.02
Por cada tonelada de palo tinte ........... ,, 0 20
Por cada tronco de jatia ....... ........... .,, 0 05
Por cada paquete de tablillas de almicigo o jobo. ,, 0.05
Por cada tronco de maderas blancas de construc-
ci6n que no excedan de quinientos pies de
taller . . . . . . . 0 .2 5
Por cada tonelada de guayacin .............. ..,, 2 .00
Por cada tronco de almicigo o jobo que no exceda
de quinientos pies de taller............ ,, 0.10
Por cada caballo de lefia ................... ,, 0.01

Estos impuestos se entienden por los products cortados en
el monte. Cuando ellos se aprovechen en la propia finca, el
pago se reduce a las cantidades antes sefialadas; pero si se de-
sea extraerlos de la finca, el interesado deberi abonar tambien
la licencia de aprovechamiento indicada en el articulo 39 y cum-
plir ademis los requisitos de los articulos 24 y 25 del Regla-
mento de Montes, o los que sean pertinentes al caso.
Las guias generals se expedirin por un tiempo adecuado a
la cuantia de los products solicitados y podrin ser prorroga-
das por la Direcci6n de Montes, Minas y Aguas por periods
sucesivos, sin excederse en total de diez y ocho meses contados
a partir de su fecha original.
Articulo 79.-El carb6n y la lefia procedentes del marabri
o del aroma pagarin iguales impuestos que los mismos produc-
tos obtenidos de otras species maderables o lefiosas.
Cuando el carb6n se envase en sacos de arroz, pagari el im-
puesto de dos centavos por cada saco de esta clase, o sea en la
proporci6n de tres sacos de carb6n del tipo arroz por dos sacos
de carbon del tipo azfcar.
Articulo 89.-Las licencias para la limpia de potreros ya
existentes, o sea Ia eliminaci6n por chapea y quema de las hier-
bas malas, marabfi, guayabos, zarzas y rastrojos que nacen en
los mismos, asi como la quema de ellos para acabar con las pla-












gas de garrapatas, se concederin gratis a los que soliciten tales
permisos por medio de una Autoridad local. utilizando los mo-
delos oficiales confeccionados a tal efecto.
La chapea de maniguas para former nuevos potreros, esta-
ri sometida al pago del impuesto sefialado en el articulo 5.
Articulo 99.-Los recortes de bolos que en los aserraderos
se utilicen para hacer carb6n, o que se empleen para otros usos
a vitolas de carpinteria, deberin pagar el impuesto forestal co-
rrespondiente, a6n cuando procedan de bolos transportados
con guias extendidas por la Direcci6n de Montes, Minas y
Aguas, pues no se encuentran incluidos tales desperdicios en la
cubicaci6n official "al quinto deducido" que comercialmente se
utiliza en el pais por los negociantes de maderas.
SArticulo 10.-Para los efectos del pago de los impuestos
forestales, se entenderi por traviesa o polin de via ancha todo
aquil cuya longitud exceda de siete pies ingleses; pagandose
por cada uno diez centavos, ya sea de primera o de segunda cla-
se y con escuadrias de:

7"X9"; 8"x12"; 72"X102"; 7"X10"; 6"X8" u 8"X12"

Seran consideradas como traviesas de via estrecha las que
tengan cualquiera de las dimensions siguientes:

6' x 6"7" (minimo).
1' clase.--6V'x7"x 11" (maximo) .
6~ 'X62 "X9" (promedio).
6'x5"X6" (minimo).
2' clase.-6 x7"x11" (mAximo).
61 'x6"X8".5 (promedio).

Su longitud no excederi nunca de siete pies ingleses, y se
pagara por cada uno cinco centavos.
Se entenderi por bocaminas las piezas de pino del pais cu-
ya longitud no exceda de 12 pies ingleses y que tengan cual-
quiera de las escuadrias siguientes: 8"x10"; 6"x6"; 8"x8".












Articulo 11.-Al conceder la Direcci6n de Montes, Minas
y Aguas las licencias para limpia de potreros, asi como la de
tumbas con destino a siembras o semilleros, excluird de los ar-
boles a cortar los que sean frutales, palmas reales, guisimas y
algarrobos que puedan existir en la superficie afectada por el
permiso.
Cuando el peticionario deseare que se le incluyan en la li-
cencia las guisimas y algarrobos, pagari siete centavos por cada
uno de estos arboles, independientemente del impuesto por cha-
pea; a no ser que exprese concretamente el nfimero de tales ar-
boles y las cuerdas de lefia que habrin de producer, y si su cilcu-
lo de equivalencia es aceptado por la Direcci6n del Ramo, s61o
se abonara por las cuerdas de lefia que realmente resulten del
corte de las guisimas y algarrobos.
Articulo 12.-La autorizaci6n que el inciso 29 del Decre-
to-Ley 772 de 24 de mayo de 1923 conferia a los Alcaldes Mu-
nicipales o de Barrio, Jefatura de Montes respective o Autori-
dad mis pr6xima, de conceder permisos para tumbar arboles
frutales y palmas reales cuando se encontraran enfermo.s o se
realizaran obras que exigieran su desaparici6n, anulada por el
articulo XV del Decreto-Ley 681 de 1936, que traspas6 dicha
facultad a la Secretaria de Agricultura, se ejerceri exclusivamen-
te por esta en los casos que result justificada dicha tumba y
previo el pago adelantado por el solicitante de un peso por cada
uno de dichos arboles que se vea obligado a derribar.
Las obras a que hace referencia el inciso 29 del Decreto-Ley
772 de 24 de mayo de 1923, son los edificios, carreteras, cami-
nos, ferrocarriles, puentes, represas, acueductos, etc., sin que
pueda incluirse en esta excepci6n las tumbas para siembras, ni
los clareos de palmares espesos. Se considerarin protegidos
por este Decreto-Ley la palma manaca, la de corojo, la palma
barrigona, la jagua, el hicaco, el mamoncillo y el guayabo de
producci6n industrial. Dicha protecci6n no ampara a los gua-
yabales de los potreros, uvero de costa, a la palma-cana, a la
pomarrosa, el caimitillo ni a la raspa-lengua.
Los permisos de esta indole que, pcr desconocimiento u
otras causes, expidan las citadas Autoridades locales u otros


A












funcionarios, carecerAn de todo valor y eficacia legal, conside-
rindose nulos por los Juzgados y Tribunales de la Reptblica,
sin perjuicio de exigir a las mismas Autoridades o funcionarios
-las responsabilidades administrativas, civiles y criminals de
que se'hubiereri hecho responsables por la expedici6n indebida
de tales licencias para cortar palmas reales y Arboles frutales.

Articulo 13.-La poda de irboles frutales se autorizara
por la Direcci6n de Montes, Minas y Aguas cuando se trate real-
mente de eliminar ramas inuitiles o viejas y conseguir que di-
chos arboles obtengan mayor Ic.zania y vigor; y se cobrari por
la licencia un impuesto de siete centavos por cada irbol.
En el caso de que se solicite la tumba y aprovechamiento
de palmas reales muertas por descargas electricas, o cualquiera
otra causa, asi como tambien cuando sean pequefias y raquiti-
cas, por encontrarse en semilleros muy espesos nacidos en al-
gunos lugares de los montes, la Direcci6n del Ramo expediri
el permiso respective previa la justificaci6n correspondiente de
las citadas circunstancias y el pago por el intercsado de site
centavos por cada palma.
Articulo 14.-Se concede:an gratis los permisos para que-
mas de cafiaverales viejos, asi como los que se soliciten para
limpias y desorillos de linderos de fincas y de cafiaverales nue-
vos. Tambien se extenderan gratis las licencias que soliciten
las Empresas ferroviarias para limpiar la faja d2 tierra de su
propiedad, de arbustos, hierbas y malezas que anualmente las
invaden; asi como para realizar desorillos a ambos lados de sus
rieles, con el fin de impedir que se propague a los campos pr6-
ximos la candela ocasionada algunas veces por carbones encen-
didos que caen del hogar de las locomotoras.
Articulo 15.-Queda autorizada la Secretaria de Agricul-
tura, y por delegaci6n de vista la Direcci6n de Montes, Minas
y Aguas para permitir el transport por mar al puerto de La
Habana, de products forcstales procedentes de fincas muy ale-
jadas de Autoridades terrestres y maritimas que les puedan ex-
pedir las guias parciales que necesiten (Modelc. 2) con cargo
a las guias generals (Modelo 1) que obtengan de dicho De-
partamento, sin traer a bordo la guia parcial correspondiente


-L' '









35

que ampare el cargamento conducido, siempre que el 'dueno de
la finca o su representante legal acuda 'ante la citada Direcci6n
a pro.veerse de la mencionada guia parcial, cada vez que entire
en puerto la embarcaci6n fletada, comprobindose por la Ins-
pecci6n Forestal la exactitud de los products consignados en
dicha guia parcial, la cual seri expidida despues de hacerse el
cargo correspondiente al dorso de la guia general respective.
Articulo 16.-Cuando los products de los montes del Es-
tado que 6ste necesite adquirir para tender servicios pfblicos,
tales como los de Guerra, Marina, Telnfonos, Telkgrafos y Po-
licia Nacional, sea precise conducirlos por el territorio. de la
Rep6blica, el Jefe Superior del Departamento' respective soli-
citari del Secretario de Agricultura la correspondiente licencia
para cortarlos y la guia general necesaria para su circulaci6n,
exponiendo el nombre, emplazamiento y demis caracteristicas
del monte piblico en donde serin beneficiados, y el lugar adon-
de deben ser transportados. Ambos documents, una vez
cumplidos los expresados requisites, se extenderan gratuita-
mente por la Direcci6n de Montes, Minas y Aguas.
Si los products han sido donados por algun particular a
cualquiera de las citadas Dependencias del Estado, se extende-
ran tambien gratis dichos permisos por las cantidades que de-
claren las respectivas Secretarias.
Cuando los anteriores servicios estuvieren contratados, se-
ri obligatorio para el contratista el pago de los impuestos fo-
restales de los products que se extraigan de fincas particulares;
mas si el morte fuera pfblico, deberi ademas satisfacer al Esta-
do el pie de monte respective, cumpliendo tambien las dispo-
siciones vigentes que rigen para los aprovechamientos en mon-
tes piblicos.
Articulo 17.-Los products de los montes particulars
que necesite utilizar el Consejo Corporativo de Sanidad, Bene-
ficencia y Educaci6n para sus edificios y demis construcciones,
se regirin por los preceptos establecidos en el articulo anterior;
pero la solicitud al Secretario de Agricultura deberi suscribirla
el Jefe Superior de dicho Organismo, dando todos los detalles
antes especificados.












Cuando se requiera efectuar tumbas en terrenos cenagosos
o del literal marine, con fines exclusivos de saneamiento, or-
denadas por la Autoridad competent, la Direcci6n de Montes,
Minas y Aguas podri extender gratis la licencia respective, des-
pu6s de comprobar la autenticidad del caso.
Articulo 18.-Cuando se extraviare en Correos alguna
guia general o licencia y guia especial, extendidas por la Direc-
ci6n de Montes, Minas y Aguas, el interesado. no tender& dere-
cho a hacer reclamaci6n alguna contra la Secretaria de Agricul-
tura, ni podri solicitar que se le expida un duplicado de dicho
document. Solamente cuando haya transcurrido el plazo de
vigencia de la guia, y despues de hechas las averiguaciones opor-
tunas con la Guardia Rural y la Inspecci6n Forestal resultare
que contra dicho document no se hubiere expedido guia par-
cial alguna, la Direcci6n del Ramo podri expedir una copia de
la guia extraviada y remitirla al Cuartel de la Guardia Rural a
que corresponda la finca, para que la mantenga en su poder el
Jefe del Destacamento y vaya expidiendo las guias parciales que
solicite el interesado. Si usindose dicha copia en la forma ex-
presada apareciere la guia original extraviada, inmediatamente
el Jefe del Puesto la enviara a la Secretaria de Agricultura pa-
ra su anulaci6n y archive en el expediente respective, continuan-
do vigente la copia extendida.

CAPfTULO II

Del cobro de los impuestos de los products cortados.

Articulo 19.-Todo product forestal cortado en los mon-
tes del pais sin la correspondiente licencia, y todos los produc-
tos de la misma clase que sean conducidos por el territorio na-
cional sin la correspondiente guia, serin decomisados y secues-
trados por las Autoridades, sus Agentes, Miembros de la Poli-
cia Nacional, del Ejercito, de la Marina de Guerra, Inspectores
Forestales, y demis funcionarios competentes; quedando dichos
products sujetos al pago del impuesto correspondiente, del pie
de monte respective, en caso de que procedan de montes pi-
blicos, y de las multas administrativas que se impongan por la













Secretaria de Agricultura, a virtud de disposiciones vigentes y
segfn sea el caso que se consider.
A iguales responsabilidades y embargo quedan sometidos
todos los products forestales del pais que se encuentren de-
positados, acumulados o almacenados en cualquier lugar del
territorio national y cuyos duefios no puedan justificar su pro-
cedencia por .medio de guias o conduces forestales, y no presen-
ten en debida forma los Libros Oficiales que estan obligados a
llevar para la comprobaci6n del pago de los impuestos forestales.
Articulo 20.-Cuando cualquiera de los funcionarios o
Agentes de la Autoridad citados en el articulo anterior encuen-
tre en un monte o finca irboles cortados o products forestales
secundarios de cualquier clase, y el duefio o encargado de la mis-
ma no exhiba en el acto la correspondiente licencia expedida
pcr la Secretaria de Agricultura donde lo autorice para haber
realizado dichos aprovechamientos, procederi inmediatamente
a embargar los products, poni6ndolos en poder de persona que
le merezca confianza, levantando acta del embargo y dep6sito,
en la cual se especificarin las classes y cantidades de los produc-
tos secuestrados, con la firma del depositario y de los testigos
del caso; y enviandola despues a la Direcci6n de Montes, Mi-
nas y Aguas, para que se resuelva lo procedente.
Cuando los propios individuos encuentren products fores-
tales que sean transportados sin la correspondiente guia o c6n-
duce, extendida esta en forma legal, procederin en el acto a su
..detencion y secuestro, depositindolos en poder de persona res-
ponsable, en cualquiera oficina pfblica, comerciante conocido
o lugar donde estimen mas adecuado para la seguridad de los
mismos. La entrega de los products decomisados a su depo-
sitario se hara bajo recibo, donde consten el nfmero, clase, pe-
so o volume de los mismos. El acta que se levante del deco-
miso practicado, sera enviada a la Direcci6n de Montes, Minas
y Aguas, a los efectos legales procedentes. Igual actuaci6n lIe-
varAn a cabo cuando los products transportados no concuer-
den en cantidad y clase con los consignados en la guia,, o esta
present defects legales.
Cuando los mismos funcionarios indicados anteriormente
encuentren products forestales en cualquier dep6sito, comer-












cio o establecimiento pdiblico, requeririn a sus duefios o encar-
gados para que les exhiban las correspondientes guias o con-
duces, que justifiquen la procedencia de tales products y que
por ellos ya fueron satisfechos los impuestos forestales respec-
tivos. Al mismo tiempo exigirin del duefio de los products
la presentaci6n del Libro Oficial que corresponda al caso. De
no satisfacerse uno cualquiera de ambos requisitos, los produc-
tos serin embargados mediante acta que firmari el propio due-
iio y seri remitida despu6s a la Direcci6n de Montes, Minas y
Aguas, para el cumplimiento de las disposiciones vigentes.
Articulo 21.-Si por la contabilidad llevada a cabo por la
Inspecci6n Forestal en el Libro Registro de Contribuyentes de
las guias parciales extendidas por las Autoridades locales con
cargo a las guias generals expedidas por la Direcci6n del Ra-
mo, se descubriera cualquier exceso de products extraidos de
la finca, ya sean estos de los autorizados por la guia general o
de otros no comprendidos en ella, y una vez hecha la justifica-
ci6n de tales extremes, se obligari al beneficiario de la guia a
pagar el valor de los impuestos correspondientes, mis una mul-
ta de $1 a $30 que fijari la Secretaria de Agricultura, segfin la
cuantia de los products indebidamente extraidos. La Direc-
ci6n de Montes, Minas y Aguas no expediri nuevas guias ge-
nerales para la finca de donde proceden los products mientras
no se satisfagan al Estado los adeudos anteriores.
En estos casos se exigiri responsabilidad a los Encargados
de la expedici6n de las guias parciales, quienes se encuentran
obligados a liquidar la guia general en cada caso que le pidan
una guia parcial, no permitiendo el embarque solicitado, dan-
do cuenta a la Direcci6n del Ramo y girando una inspecci6n al
lugar del aprovechamiento o dep6sito, para comprobar la can-
tidad de products realmente sacada por el peticionario de la
guia parcial.
Articulo 22.-Cuando el cargamento forestal decomisado
tenga un exceso de las cantidades de products consignados en
la guia o conduce que le sirva de amparo, se devolveri a su due-
fio el cargamento, previo el pago del impuesto respective y de
una multa de $1 a $30, que impondri la Secretaria de Agricul-


I













tura seg6n la importancia del exceso de products transporta-
do clandestinamente.
Si el cargamento decomisado viniera amparado por una
guia parcial expedida con cargo a una general caducada con an-
terioridad a la conducci6n de los products detenidos, hecha la
justificaci6n de tales extremes, se devolvera a su duefio el car-
gamento previ6 el pago de una multa de $1 a $30, segin sea
la importancia de este.
En los dos casos a que se refiere este articulo, la Direcci6n
de Montes, Minas y Aguas no expedira nuevas guias generals
para las fincas de que se trate, mientras no queden satisfechas
las penalidades impuestas.
Articulo 23.-Si los products detenidos sin guia parcial,
per cualquiera de los funcionarios citados en el articulo 19,
proceden de una finca particular que tenga vigente en ese mo-
mento alguna guia general expedida por la Direcci6n, se devol-
veri el cargamento secuestrado a su duefio, previo el pago de los
impuestos correspondientes a los products embargados y de
una multa que oscilara de $1 a $25, segfin sea la cantidad de
dichos products y a juicio de la Secretaria de Agricultura.
Mientras no se satisfagan estos adeudos, la Direcci6n de
Montes, Minas y Aguas no expedira nuevas guias generals
para dicha finca.
Articulo 24.-Cuando los products decomisados sean de
legitima procedencia, no vengan amparados por guia alguna y
pertenezcan a personas de humilde condici6n social, el carga-
mento secuestrado se devolvera a su duefio, previo el pago del
impuesto forestal y de una multa que fijara la Secretaria de
Agriculture entire $1 y $30, segfin sea la cantidad de products
detenidos.
Cuando los products transportados sin guia sean de per-
sonas en quienes no concurra la circunstancia anterior y no
puedan alegar ignorancia, ademis del pago del impuesto, que
estara garantizado por el cargamento y que seri cobrado por la
Secretaria de Agricultura antes de devolverlo, se dara cuenta al
Juzgado Correccional respective para el castigo de la contra-
venci6n prevista por el pirrafo 16 del Decreto n6mero 351 de












20 de marzo de 1924, de acuerdo con lo que dispone el articulo
578 del C6digo de Defensa Social. De no realizarse dicho pa-
go, el cargamento sera rematado pfiblicamente para cobrarse el
Estado la cuantia del impuesto, y el sobrante sera enviado a la
Caja de Resarcimientos.
Iguales procedimientos se seguirin cuando los products
sean de procedencia desconocida, con la diferencia de que enton-
ces el cargamento sera a la venta en p6blico remate, ingresando
el impuesto forestal en la forma sefialada por el articulo IX del
Decreto-Ley 681 de 1936 y el valor restante remitido a la Caja
de Resarcimientos., Estas operaciones se practicarin por la
Direcci6n de Montes, Minas y Aguas.
Articulo 25.-Cuando el cargamento forestal sea decomi-
sado por haber caducado la guia parcial o de trinsito que lo
acompafiaba, por carecer esta de fecha, por no tener claramente
consignados todos los datos que se exigen en los models ofi-
ciales, o por tener cambiados o carecer del n6mero del Tal6n y
del Registro de la guia general, se devolverA a su duefio el car-
gamento, previa la justificaci6n de existir una guia general vi-
gente para la finca y el abono por el interesado de una multa
de $1 a $30, seg6n la importancia de la falta y del cargamento,
que le impondra la Secretaria de Agricultura. Mientras no se
abone este adeudo al Estado, la Direcci6n de Montes, Minas
y Aguas no podri expedir nuevas guias generals para la finca
de donde procedan los products.
Articulo 26.-Si los products detenidos sin guia parcial
van acompafiados de un pase o document expedido por alguna
Autoridad local, Alcalde de Barrio, Jefe de Destacamento de la
Guardia Rural, o de la Marina de Guerra, Administrador de
Aduana, etc., sin emplear los models oficiales que distribuye
la Secretaria de Agricultura, se amonestari por el conduct co-
rrespondiente a dicha Autoridad, y se devolverin los produc-
tos decomisados, previa la justificaci6n de que se ha hecho el
cargo respective al dorso de la guia general entonces vigente y
el pago de una multa de $1 a $30, que impondra la Secretaria
de Agriculture, segin sea la importancia del cargamento. Mien-
tras esta penalidad no sea satisfecha, la Direcci6n de Montes,













Minas y Aguas se abstendri de expedir nuevas guias generals
para la finca de que se trate.
Articulo 27.-Si los products detenidos sin guia alguna
proceden de una finca para la cual se haya negado la guia gene-
ral por la Secretaria de Agricultura, se seguira el procedimiento
indicado por la parte final del parrafo segundo. del articulo 24,
ademas de dar cuenta al Juzgado Correccional respective para
el castigo que se menciona en la primera parte de dicho mismo
pirrafo. En tal virtud, el cargamento seri sacado a piblico re-
mate para percibir de su valor la cuantia del impuesto forestal,
remiti6ndose el resto de la cantidad obtenida por Ia venta a la
Caja de Resarcimientos. El Juzgado Correccional aplicara lo
dispuesto en el articulo 578 del C6digo de Defensa Social, ya
que se trata de una infracci6n prevista en el parrafo 16 del De-
creto nfimero 351 de 20 de marzo de 1924.
Articulo 28.-Cuando los products detenidos procedan
de una finca que en afios anteriores obtuvo guia general, el Es-
tado se incautara definitivamente del cargamento secuestrado,
sacandolo a pfblico remate para percibir del valor obtenido del
mismo la cuantia del impuesto forestal correspondiente, remi-
tiendose el resto, si lo hubiere, de la cantidad percibida, a la Ca-
ja de Resarcimientos. La Direcci6n de Montes, Minas y Aguas
practicara estas operaciones y dara cuenta del caso al Juzgado
Correccional respective, a los efectos del articulo 578 del C6di-
go de Defensa Social, por tratarse de una infracci6n que consi-
dera el parrafo 16 del Decreto nfmero 351 de 1924.
Iguales procedimientos se seguiran cuando los products de-
tenidos procedan de una finca distinta de aquella para la cual se
expidi6 la guia general que sirvi6 de base a la guia parcial que
acompafia el cargamento, ya sean ambas fincas colindantes, o
no. La Secretaria de Agricultura anulari ademas, en este caso,
la guia general indebidamente usada, perdiendo su dueiio el
valor de los impuestos forestales que hubiere satisfecho, y sin te-
ner derecho a reclamaci6n o indemnizaci6n alguna.
Los mismos castigos indicados en el parrafo primero se
impondran cuando se compruebe que con cargo a una guia de
finca particular se invaden y explotan los montes pfblicos; pero












en este caso, ademas de anularse la guia general indebidamente
usada, con p'rdida para el infractor de los impuestos satisfechos,
la Secretaria de Agricultura no expediri nuevas guias para la
misma finca, sino mediante la prestaci6n de una fianza a favor
del Estado, cuya cuantia fijara el propio Departamento.
Las infracciones cuyo conocimiento compete al Juzgado
'Correccional en los casos a que se refieren los dos pirrafos an-
teriores, se mencionan en el pirrafo 17 del Decreto 351 de 20
de marzo de 1934, siendo aplicable por lo tanto el articulo 578
del C6digo de Defensa Social.
Articulo 29.-Cuando el cargamento detenido sin guia-
parcial proceda de aprovechamientos en montes pfblicos no au-
torizados por la Secretaria de Agricultura, el Estado se incauta-
Sr de los prcductos, cobrara el pie de monte respective y la cuan-
tia del impuesto forestal por medio de subasta p6blica, y remiti-
r6 el resto que resultare a la Caja de Resarcimientos. La Direc-
ci6n de Montes, Minas y Aguas dari cuenta ademas al Juzgado
respective, para el castigo del delito de hurto cometido contra
'el Estado.
En el caso de que los products fuesen decomisados en el
mismo monte pfblico, ademas de su incautaci6n y remate en la
forma indicada por el parrafo anterior, se dara cuenta al Juzga-
do Correccional respective para la imposici6n del castigo sefia-
lado por el articulo 578 del C6digo de Defensa Social, por en-
:contrarse prevista esta infracci6n en el pirrafo 18 del Decreto
n6imero 351 de 20 de marzo de 1924.
S: Si los products detenidos sin guia procedieran de un apro-
vechamiento autorizado en montes p6blicos. el cargamento se-
ri rematado en public subasta, cobrandose el Estado el pie de
monte respective y el impuesto forestal correspondiente, envian-
.do el resto que result al Tesoro P6blico e imponiendo. la Se-
'cretaria de Agricultura al concesionario del aprovechamiento
una multa de $1 a $30, segun la importancia del caso. Caso
de que este no satisfaga la multa en el plazo que se le conceda,
procederi dicha Secretaria a anular la licencia y guia extendi-
idas, con pirdida para el infractor de las cantidades satisfechas y
sin derechc, a reclamaci6n alguna contra el Estado.


I













Articulo 30.-Cuando se compruebe que los products de-
tenidos han sido sustraidos de una finca particular, lo cual cons-
tituye un delito definido en el C6digo de Defensa Social, se dari
cuenta del caso al Juzgado respective, para que este conozca del
mismo.
En cuanto al cargamento decomisado, la Secretaria de Agri-
cultura lo sacara a piblico remate para que el Estado pueda
cobrar el imported del impuesto forestal correspondiente, remi-
tiendose el sobrante, si lo hubiere, a la Caja de Resarcimientos.
Articulo 31.-Los aprovechamientos forestales fraudulen-
tos realizados en montes y haciendas comuneras no deslindadas,
o en fincas particulares cuya propiedad este en litigio, seran' de-
comisados y puestos bajo la custodia de algfn vecino de las mis-
mas. La Secretaria de Agricultura cobrara el impuesto forestal
correspondiente a los products cortados e impondra al infrac-
tor una multa de $1 a $30, seg6n las circunstancias del caso,
pudiendo despues otorgar una guia para, extraerlos,' previa la,
prestaci6n ante el Juzgado de Primera Instancia respective de
una garantia en forma para que pueda responder el solicitante,
con su persona y bienes, a las reclamaciones judiciales a -que
hubiere lugar.
Si la multa y el impuesto no fueren satisfechos, la Secre-
taria procederi al remate de los products embargados; y des-
pues que el Estado perciba ambas cantidades, se entregar e l sal-
do sobrante, si lo hubiere, al Juzgado corrospondiente para que
puedan reclamarlo los que se considered duefios de tales pro-
ductos.
En lo future no se cursaran mis solicitudes de aprovecha-
mientos forestales para estas fincas, mientras no se abonen las
multas administrativas anteriormente impuestas.
Articulo 32.-Los aprovechamientos forestales no autori-
zados por la Direcci6n de Montes, Minas y Aguas que se reali-
cen en fincas de legitima propiedad, serin suspendidos y embar-
gados sus products dejindolos a cargo de un vecino de con-
fianza. La Secretaria de Agricultura cobrari al duefio el va-
lor de los impuestos forestales correspondientes a la extracci6n
de tales products o tumbas e impondra una multa de $1 a












$30, segin las circunstancias del caso, pudiendo entonces auto-
rizar la extracci6n de los products cortados mediante las co-
rrespondientes licencia y guia.
Si el dueiio no pagare ambas cantidades, los products serin
sacados a remate public y despues de ingresado el impuesto
forestal, el sobrante de lo que se cobrare se enviari a la Caja de
Resarcimientos. La Direcci6n de Montes, Minas y Aguas da-
ri cuenta al Juzgado Correccional respective, a los efectos de
que se aplique lo dispuesto en el articulo 578 del C6digo de
Defense Social, visto que se trata de una infracci6n considerada
por el pArrafo 19 del Decreto 351, de 20 de marzo de 1924.
Se cumplira tambi6n en este caso lo que dispone el 6ltimo
pSrrafo del articulo anterior.
Articulo 33.-Cuando cualquiera de los funcionarios indi-
cados en el articulo 19 se presentara en un monte donde se rea-
licen aprovechamientos forestales y comprobare que no se cum-
ple alli lo dispuesto en el parrafo primero del inciso 1 del De-
creto 295 de 19 de marzo de 1923, embargara products fores-
tales que cubran hasta la cantidad de $30, levantando acta y
aombrando un depositario de los mismos. La Secretaria de
Agriculture impondri una multa de $1 a $30, dindole al in-
fractor un plazo de quince dias para abonarla. En caso de no
hacerlo en dicho tiempo, la Direcci6n de Montes, Minas y
Aguas procederi a suspender la licencia y guia general otorga-
,das para la finca de que se trate, mientras no se realice dicho
pago; y no expedira nuevas guias generals que se soliciten para
la misma, mientras no quede saldado tal adeudo. Los produc-
tos embargadcs podrin tambi6n ser sacados a remate pfiblico,
para que el Estado perciba las cantidades que le correspondan por
multas e impuestos.
Satisfecha la deuda, se devolverin los products embarga-
dos a su duefio.
Igual procedimiento se seguiri para hacer efectivas las obli-
gaciones sefialadas en los incisos 39 y 40 de dicho Decreto 295
de 1923.
Articulo 34.-Cuando los Inspectores Forestales visiten las
industries y comercios que manipulen o consuman products













forestales del pais, a fin de dar cumplimiento a los preceptos del
Decreto nfmero 1355 de 30 de junio de 1938, exigiran que se
les muestren los Libros-Registros establecidos en la clausula
sexta de dicho Decreto, para que pueda fiscalizarse el pago de
los products en existencia.
Los Inspectores mencionados levantarin acta de las infrac-
ciones que observen, de los preceptos del citado Decreto, embar-
gando products forestales hasta la cantidad de $30 y remi-
tiendo el acta a la Direcci6n de Montes, Minas y Aguas.
La Secretaria de Agricultura, con vista del acta y demas an-
tecedentes del caso, impondrA una multa de $1 a $30, seg6n
sean las circunstancias del mismo. Satisfecha dicha multa, se
levantara el embargo y serin entregados a su duefio los pro-
ductos. En caso de no hacerse efectiva la multa, los produc-
tos decomisados serin sacados a piblico remate para cobrarse
la Administraci6n el imported de dicha multa, remitiendose el
sobrante a los Fondos Generales de la Naci6n.
Tambien se decomisarin los products que no hayan satis-
fecho el impuesto forestal respective; sigui6ndose con ellos el
mismo procedimiento anterior, hasta que el Estado perciba la
cuantia de los mismos.
Articulo 35.-Cuando las Fuerzas de la Marina de Guerra
Constitucional, cualquiera Autoridad, o sus Agentes, los Ins-
pectores Forestales o funcionarios p6blicos encontraren apro-
vechamientos forestales en los Cayos del Estado mencionados
en los Decretos n6meros 323 de 10 de marzo de 1923 y 1358
de 2 de octubre de 1924 procederin a su decomiso, levantando
acta del embargo, con testigos, y designando. la persona que ha-
bri de hacerse cargo de los products secuestrados.
La Secretaria de Agricultura sacari a remate pfblico tales
products para que el Estado perciba el pie de monte correspon-
diente y el valor de los impuestos forestales, enviando el sobran-
te, si lo hubiere, a la Caja de Resarcimientos. La Direcci6n de
Montes, Minas y Aguas dari cuenta tambien al Juzgado Co-
rreccional respective, por tratarse de una infracci6n prevista en
los articulos 13 a 15 del Decreto-Ley 753 de 24 de mayo de
1924, cuyo castigo corresponde al Juzgado a tenor de lo dis-
puesto en el articulo 578 del C6digo de Defensa Social.













Articulo 36.-Cuando se transportaren products foresta-
les con guias parciales o de trinsito que hayan sido alteradas en
cuanto a la cifra de los products a circular, o haya sido fal-
seada la fecha de su expedici6n, el cargamento seri decomisa-
do e incautado definitivamente por el Estado.
La Direcci6n de Montes, Minas y Aguas sacara a pfiblico
remate los products secuestrados, para que se ingresen los im-
puestos forestales, y, en su caso, el pie de monte respective, re-
mitiendo el saldo, si lo hubiere, a la Caja de Resarcimientos.
Dari cuenta ademis al Juzgado respective para el castigo del
delito cometido falseando un document p6blico, y de la de-
fraudaci6n intentada contra el Estado, de acuerdo con lo que
disponen los articulos 365, 427 y 428 del C6digo de Defensa
Social.
Articulos 37.-Cuando se transportaren products ampa-
rados con guias generals o especiales expedidas por la Direc-
ci6n del Ramo, en lugar de utilizar guias parciales, o de trinsito
correspo.ndientes a los models 2, 3 y 4, se impondri al duefio
una multa de $1 a $5, devolviendose el cargamento una vez
satisfecha dicha multa y despu6s de haber sido cargada al dorso
de la guia general o especial la cuantia y clase de los products
decomisados. Esta operaci6n se hari en la propia Oficina de la
Direcci6n de Montes, Minas y Aguas suscribiendo un funcionario
de la misma el cargo antes referido. Si la guia general o espe-
cial tuviere sobrante de products, le seri devuelta al interesa-
do; si estuviere agotada, se archivari en dicha Direcci6n.
Articulo 38.-Cuando se transporten products forestales
al amparo de guias generals ya vencidas en tiempo, pero que
tengan a su dorso un saldo para los products conducidos, se
impondri al interesado una multa de $1 a $30, segin las cir-
cunstancias del caso, devolviendo el cargamento cuando dicha
penalidad quede satisfecha.
Si al dorso de la guia general no quedare saldo alguno o su-
ficiente para amparar el cargamento decomisado, se procederi
en la forma indicada por el articulo 24. Mientras no se liqui-
den los adeudos que correspondan al Estado, la Direcci6n de
Montes, Minas y Aguas no podri expedir nuevas guias gene-
rales o especiales para dicha finca.












Articulo 39.-Cuando se comprobare que los products cor-
tados al amparo de una licencia especial extendida para aprove-
char los products en la misma finca, se han conducido a otras
fincas colindantes o separadas de la primera, el cargamento se-
ri decomisado y la Secretaria de Agricultura impondri al in-
fractor una multa de $1 a $20, segun la cuantia del aprovecha-
miento, obligindolo ademis al pago del impuesto de $5 por la
licencia forestal.
De no satisfacerse dichas cantidades, los products serin
vendidos en pfiblica subasta, haciendose los ingresos correspon-
dientes al Estado. La Direcci6n de Montes, Minas y Aguas
no expediri en lo sucesivo para dicha finca, ningfin permiso de
aprovechamiento forestal de clase alguna, mientras su dueiio es-
t6 al descubierto en las cantidades que debi6 pagar por el im-
puesto y las multas que le fueron notificados.
Articulo 40.-Cuando al amparo de una licencia para cha-
pea y tumbas con destiny a siembras o semilleros, se transpor-
taran fuera de la finca products extraidos de la tumba realiza-
da, se procederi entonces en la forma indicada por el pirrafo
segundo del articulo 24; no expididndose por la Direcci6n de
Montes, Minas y Aguas nuevas licencias para la misma fin-
ca mientras el anterior adeudo al Estado no quede completa-
mente saldado.
Articulo 41.-Cuando al ser inspeccionados por los fun-
cionarios del Ramo de Montes los aserraderos y talleres de ma-
deras del pais, se comprobare, con vista del Libro-Registro
Official Modelo 3-I. R. F., que entire la madera recibida y la
salida diere un total inferior a la madera existente en el taller
o aserrio, diferencia que no se encuentre amparada por guias o
c6nduces forestales, el Inspector levantari acta suscripta por el
interesado dando cuenta de la cantidad de madera ocupada en
exceso del resultado que arroja el Libro.
El duefio del taller o aserrio estari obligado a pagar el im-
puesto forestal correspondiente a dicho exceso; y la Direccidn
de Montes, Minas y Aguas Ie expediri una guia general para
products cortados y depositados.
De no realizarse dicho pago, la madera en exceso embarga-
da, seri sacada a piblico remate para cobrarse el Estado el valor












de su impuesto; el saldo que result se aplicara al pago de una
multa de $1 a $30, que segfin las circunstancias del caso im-
pondri la Secretaria de Agricultura; y el sobrante final se entre-
gari a la recaudaci6n general del Estado.
Articulo 42.-Cuando se transportaren polines de via es-
trecha vali6ndose para ello de guias parciales que se refieran a
polines de via ancha en cantidad igual a la mitad del cargamen-
to decomisado, siempre que dichos polines de via estrecha sean
de las dimensions sefialadas en el articulo 10, se impondri al
infractor una multa de $1 a $5, con devoluci6n del carga-
mento, una vez satisfecha la misma, y despues que la Direcci6n
de Montes, Minas y Aguas examine los cargos hechos en la guia
general respective y compruebe que no existe defraudaci6n al-
guna al Estado.
Articulo 43.-Cuando se transporten polines amparados
con guias parciales expedidas con cargo a una general que s6lo
autorice la circulaci6n de maderas de construcci6n por millares
de pies de taller, el cargamento seri decomisado.
Si realmente el duefio de los polines los medicare a hacer ta-
blas con ellos en el aserrio, prestari una fianza en efectivo, gi-
ro postal o cheque intervenido a la orden del Director de Mon-
tes, Minas y Aguas que cubra la diferencia entire el impuesto pa-
gado y el que corresponde al cargamento de polines, mis una
multa de $1 a $20 si no avis6 previamente de sus intenciones al
Departamento.
La Direcci6n, por medio de los Inspectores Forestales, com-
probari que dichos polines fueron realmente convertidos en ta-
blones, o en otras piezas de carpinteria, en el taller sefialado por
el duefio, antes de proceder a la devoluci6n del cargamento y de
la fianza prestada; haciendo efectiva la multa impuesta cuando
concurra la circunstancia antes expuesta de no haberse comuni-
cado a tempo el prop6sito de convertir los polines en otras
piezas.
Cuando se compruebe la existencia de dolo en el caso de-
nunciado, el cargamento seri vendido en pfiblica subasta, in-
gresindose en la forma legal procedente, la diferencia indicada
entire los impuestos de ambas classes de products, y el valor res-


I












tantc seri remitido al Tesoro de la Republica. La Direcci6n
de Montes, Minas y Aguas realizari todas estas operaciones.
Articulo 44.-Cuando se obtengan licencias y guias espe-
ciales en casos prohibidos por el articulo 39 del Reglamento de
Montes, por ocultar los interesados los datos referentes a la fin-
ca donde se trata de hacer el aprovechamiento, o por referirse a
fincas para las cuales anteriormente se haya denegado la guia,
los cargamentos extraidos serin decomisados y vendidos en pi-
blico remate. La Direcci6n de Montes, Minas y Aguas anula-
ri la licencia y guia extendida, no teniendo el beneficiado de-
recho alguno a reclamar la devoluci6n de los impuestos pagados.
Si se tratare de una finca proindivisa, el imported del rema-
te se ingresari en el Juzgado de Primera Instancia a que corres-
ponda el monte, a los efectos de las reclamaciones que pudieran
presentarse por los interesados en dicha finca. Si fuera el caso
de colindancia con finca del Estado o con la zona maritimo-te-
rrestre, la Secretaria de Agricultura resolverS entonces lo proce-
dente; bien ingresando dicha cantidad en el Tesoro P6blico, si
estimara que el monte de donde proceden los products es del
Estado, o bien entregindola al benificiario de la licencia y guia
anuladas.
Articulo 45.-Cuando por alguna Autoridad local se usen
indebidamente guias especiales (Modelo 3) de products secun-
darios para conducir carbon o lefia, el cargamento detenido se-
ra decomisado. Previo el pago del impuesto forestal corres-
pondiente y de una multa de $1 a $30, que impondra la Se-
cretaria de Agricultura, los products seran devueltos a su duefio.
La Direcci6n de Montes, Minas y Aguas amonestari a la
Autoridad responsible; y si 6sta reincidiere posteriormente en la
misma contravenci6n, la Secretaria de Agricultura dara cuenta
al Juzgado respective, acusando a dicha Autoridad por defrau-
daci6n al Estado, prevista en los articulos 427 y 428 del C6di-
go de Defensa Social.
Articulo 46.-Cuando se transportaren traviesas que, por
las dimensions sefialadas en el articulo 10, sean oficialmente
de via ancha, al amparo de una guia parcial donde se consigne
que son de via estrecha, por haberse asi cargado a la guia gene-
ral correspondiente, el cargamento sera decomisado y la Secre-












taria de Agricultura impondri una multa de $1 a $30 segfn la
importancia del mismo, exigiendo ademis el pago de la diferen-
cia entire los impuestos correspondientes a ambas classes de po-
lines.
De no hacerse efectivas ambas erogaciones, los products se-
ran vendidos en p6blica subasta para cubrir con el imported asi
obtenido ambas cantidades; y el saldo que resultare se remitiri
a la Tesoreria General como ingresos generals del Estado.
Estas disposiciones son aplicables tambien cuando se trans-
portaren estacas para muelles o pilots de construcci6n al am-
paro de una guia expedida para postes de telegrafo o tel6fono.
Articulo 47.-Cuando existan en campos de cafia, potreros,
montes, etc., products cortados de antiguo desde fecha desco-
nocida, asi como tambien cuando se encuentren products de-
positados al margen de caminos, ferrocarriles, etc., cuya proce-
dencia sea impossible investigar, el duefio de los mismos acudiri
a la Secretaria de Agricultura y, previa la justificaci6n de la le-
gitimidad de su propiedad, podri solicitar una guia general pa-
ra su transport, pagando los impuestos forestales respectivos,
entire los cuales se incluiri siempre el de la licencia, mis una
multa de $1 a $30 que seiialari dicha Secretaria seg6n la impor-
tancia y calidad de los products.
Si no lo hicieren asi los interesados, se ordenari por la Di-
recci6n de Montes, Minas y Aguas una investigaci6n del caso,
procedidndose al decomiso de tales products para aplicar des-
pues el precepto pertinente de este Reglamento, seg6n sean las
.circunstancias del mismo.
Articulo 48.-Los que conduzcan carb6n para el consume
de una poblaci6n, sin tener la guia parcial consignada a un co-
merciante o vendedor ambulante de la misma, con matricula del
Municipio respective, infringirin lo dispuesto en el articulo
XIX del Decreto-Ley 681 de 21 de marzo de 1936.
El cargamento seri decomizado, y la Secretaria de Agri-
.cultura impondri una multa de $1 a $30, seg6n la importancia
del mismo; devolviendolo a su duefio una vez satisfecha esa
penalidad.













De no hacerse efectiva la multa, el carb6n decomisado se sa-
carS a pfblico remate; y una vez percibida la cuantia de la multa
impuesta, lo que sobre se ingresari en el Tesoro Pfiblico.
Se exceptfia inicamente de la regla anterior el carb6n pro-
ducido por el duefio de una finca que lo conduzca para el con-
sumo propio en su domicilio particular de una poblaci6n.
Articulo 49.-Si las multas administrativas impuestas por
la Secretaria de Agricultura en cumplimiento de los articulos pre-
cedentes, no fueren ingresadas por los interesados en el plazo de
quince dias contados a partir de la notificaci6n hecha por con-
ducto de cualquier Autoridad o Agente de la Autoridad local,
la Direcci6n de Montes, Minas y Aguas, de acuerdo con lo es-
tablecido en la letra C del articulo 579 del C6digo de Defensa
Social, comunicari lo actuado al Juzgado Correccional corres-
pondiente para que libremente y por sus procedimientos pro-
pios aplique la sanci6n que deba imponerse dentro de los limi-
tes sefialados en el apartado A de dicho articulo.


CAPfTULO III

Infracciones forestales y sanciones respectivas.

Articulo 50.-Las chapeas y tumbas de maniguas, monte
criollo o saos realizadas sin la previa licencia de la Secretaria de
Agriculture para dedicar el terreno a siembras o semilleros, se-
rin sancionadas en la forma que dispone el articulo 32, cuando
dichas tumbas se efectfen en terrenos de particulares. Si fue-
ren llevadas a cabo en terrenos del Estado, se aplicar lo que dis-
pone el pirrafo segundo del articulo 29.
El funcionario o miembro de fuerzas armadas que realice el
servicio de inspecci6n, levantari acta suspendiendo los cortes,
consignando la superficie talada, embargando los products tum-
bados, haciendo relaci6n de las classes y cantidades de los mis-
mos, y nombrando un depositario para ellos. La Secretaria de
Agriculture dispondri de tales products en la forma indica-
da por los preceptos citados, con independencia de las penali-
dades que imponga el Juzgado Correccional correspondiente.













Iguales procedimientos se seguirin cuando se trate de en-
tresacas sin permiso efectuadas para siembras de cafe, cacao u otro
arbol industrial de sombra.
La Direcci6n de Montes, Minas y Aguas no expediri en lo
future ningun permiso ni licencia para la finca donde se hu-
biere cometido una infracci6n de esta indole, mientras no se ha-
yan satisfecho los impuestos forestales pendientes de pago, mis
una multa de $1 a $30 seg6n sea la importancia del desmonte
hecho, y que en cada caso fijari la Secretaria de Agricultura.
Todo ello independientemente de lo que resuelva el Juzgado.
Articulo 51.-Las tumbas, talas o cortas realizadas a he-
cho en los montes altos, seg6n las definiciones dadas a estas
frases por el articulo X del Decreto-Ley 681 de 21 de marzo
de 1936, serin castigadas por el Juzgado Correccional respective
en la forma que sefiala el articulo 578 del C6digo de Defensa
Social, en relaci6n con el inciso a) de la Tercera de sus Dispo-
siciones Suplementarias, por tratarse de una infracci6n del De-
creto-Ley 495 de 13 de abril de 1926, mencionado en el inciso
7) de dicho articulo.
En cuanto a los products decomisados en el monte, la Se-
cretaria de Agricultura procederi del modo siguiente:
IP.-Si el monte es p6blico, se incautari de ellos y los sa-
carS a p6blico remate, cobrindose el Estado el valor del pie de
monte de los mismos, y los impuestos forestales respectivos por
licencia de aprovechamiento y products cortados; el sobrante
del imported, si lo hubiere, se remitiri a la Caja de Resarcimientos.
29.-Si el monte es de propiedad particular, se procedera
en la forma que indica el pirrafo primero del articulo 32. En
los impuestos forestales que se cobren estarin incluidos el de
licencia de aprovechamiento del articulo 3', el de products cor-
tados que menciona el articulo 6' y el de superficie tumbada que
especifica el articulo 5. La cuantia del pie de monte se cal-
culari a base de la clase y cantidad de products cortados que
consten en el acta del embargo.
No se expedirin licencias de clase alguna ni guias forestales
para estas fincas en lo future, mientras no se hubieren liquida-
do por sus duefios los impuestos sefialados, mis una multa de


I













$1 a $30 que impondri la Secretaria de Agricultura en cada
caso, seg6n fuere la importancia de la tumba, todo ello con in-
dependencia de la actuaci6n del Juzgado. Se aplicarin para
estas infracciones todos los preceptos contenidos en los articulos
39, 40, 41, 42, 43 y 44 del Decreto-Ley 753 de 24 de mayo
de 1923.
Cuando se comprobare que al amparo de una licencia pa-
ra tumbar montes criollos, saos o maniguas se ha efectuado una
tumba en monte alto, se aplicarin los preceptos del present ar-
ticulo, dando por nulo el permiso otorgado.
Articulo 52.-Las quemas que se hicieren contra lo dis-
puesto por los articulos 76, 77 y 78 del Reglamento de Mon-
tes, que le fueron incorporados por el Decreto nimero 351 de
20 de marzo de 1924, asi como la infracci6n de las disposicio-
nes del articulo 80 del propio Reglamento, que tambien le fu6
afiadido por el mismo Decreto 351, serin castigadas por el Juz-
gado Correccional respective de acuerdo con lo que dispone el
inciso 7) del articulo 578 del C6digo de Defensa Social, im-
poniendose por el Juez el castigo sefialado en dicho articulo.
Articulo 53.-Quien corte yanas que se aprovechen para
madera o lefia a menor altura de dos pies del suelo o arranque
sus raices para utilizarlas como lefia, incurrira en la sanci6n que
estime pertinente el Juez Correccional respective conforme al ar-
ticulo 578 del C6digo de Defensa Social, ya que se trata de in-
fracciones de lo dispuesto por el Decreto 313 de P de marzo de
1923, que adquiri6 fuerza y caricter de Ley por la de 3 de ma-
yo de 1926, citada en el inciso 7 de dicho articulo.
El procedimiento a seguir por el Juzgado para sustanciar
la contravenci6n habida, se amoldari a los trimites regulados
en la Orden 213 de 1900, debiendo el agent de la Autoridad
que conociere de una infracci6n de esta indole, levantar acta
haci6ndola constar y dando cuenta de ella directamente al Juez
Correccional de la demarcaci6n. La denuncia podri ser tam-
bien formulada por cualquier particular, ante el mismo Juzgado.
Los products aprovechados con infracci6n de los precep-
tos del Decreto 318 de 19 de marzo de 1923, serin decomisa-
dos y puestos a la disposici6n de la Secretaria de Agricultura, la
cual procederi en la forma que dispone el articulo 32 cuando el













yanal sea de propiedad particular, y conforme al pirrafo se-
gundo del articulo 29 cuando perteneciere al Estado, bien por
cncontrarse en la zona maritimo-terrestre, en los terrenos de ac-
cesiones y aterramientos ocasionados por el mar, o por cualquier
otra causa.
El pirrafo anterior no tendri aplicaci6n, cuando el aprove-
clamiento se realice con licencia de la Direcci6n de Montes, Mi-
nas y Aguas, pero faltando a los preceptos del Decreto 318 de
1923.
Articulo 54.-Quienes infrinjan las disposiciones sobre
conservaci6n de los montes protectores del Estado o de propie-
dad particular sobre reserves forestales, en fincas que contengan
rios o manantiales, ya sean de caracter montafioso, linden con
el mar, o se encuentren dedicadas a potreros o cultivos, o sobre
la repoblaci6n de montes, es decir, las infracciones de lo dis-
puesto por los articulos 13 a 15, 20 a 24 y 30 a 33 del Decre-
to-Ley 753 de 24 de mayo de 1923, serin castigados por el Juz-
gado Correccional respective en la forma sefialada por el articu-
lo 578 del C6digo de Defensa Social, toda vez que por la Ley de
3 de mayo de 1926 tiene fuerza y caricter de Ley el citado De-
creto 753 de 1923.
El acta done consten estas infracciones, levantada por cual-
quier agent de la Autoridad, Inspector Forestal o Miembro de
las Fuerzas Armadas, sera remitida a la Secretaria de Agricul-
tura para que la Direcci6n de Montes, Minas y Aguas curse la
denuncia al Juzgado Correccional respective y la informed de
acuerdo con lo que dispone el articulo 39 del referido Decreto-
Ley.
Los products cortados con infracci6n de los articulos 13,
14, 20, 21, 22 y 23 del Decreto-Ley 753 de 1923, serin de-
comisados por el funcionario actuante, haciendose constar la
clase y cantidad de los mismos, nombrindose depositario- de
ellos a persona adecuada y poniendolos a la disposici6n de la
Secretaria de Agricultura, la cual procederi del modo siguiente:
1.-Si el monte o la finca es propiedad del Estado, sacari a
public remate los products, para cobrar el valor del pie de
monte y los impuestos forestales respectivos, tanto por licencia
de aprovechamiento como individualmente por los arboles cor-


I












tados: si del valor obtenido en el remate, quedara un saldo des-
pues de deducir las cantidades anteriores, se enviari a la Caja
de Resarcimientos.
29.--Si la finca es de propiedad particular, se actuary en la
forma indicada por el pirrafo primero del articulo 32, inclu-
yendo los impuestos de la licencia y el del aprovechamiento de
los arboles o products cortados como cantidades a percibir por
el Estado. De no pagarlos el duefio, asi como el valor en pie
de monte respective que iri a la Caja de Resarcimientos, los pro-
ductos serin rematados pfiblicamente; y despues de cobrados los
impuestos, el saldo que resultare del imported de la venta seri
enviado tambi6n a dicha Caja de Resarcimientos, no percibien-
do el duefio entonces ningun pie de monte.
Esta actuaci6n de la Secretaria de Agricultura se hari en to-
dos los casos, con independencia de las sanciones que imponga
el Juzgado, y aun en los casos de que 6ste absuelva al infractor.
Para estas fincas no se expedirin nuevas licencias y guias
de clase alguna, mientras sus duefios no liquiden los impuestos
sefialados.
Son aplicables para estas infracciones todos los preceptos
contenidos en los articulos 39, 40, 41, 42, 43 y 44 del Decre-
to-Ley 753 de 24 de mayo de 1923.
Articulo 55.-Quien corte arboles frutales y palmas rea-
les sin un permiso extendido por la Direcci6n de Montes, Mi-
nas y Aguas previo el cumplimiento de los preceptos del articu-
lo XV del Decreto-Ley 681 de 21 de marzo de 1936, o quien
desmoche las palmas reales dejindoles menos de sus cuatro pen-
cas superiores ademas del cogollo y palmito, incurriri en la san-
ci6n que estime pertinente el Juez Correccional respective, con-
forme lo dispone el inciso 8 del articulo 578 del C6digo de De-
fensa Social, por tratarse de infracciones del Decreto-Ley 772
de 24 de mayo de 1923. En iguales penalidades incurririn los
que infrinjan el inciso 1' del Decreto 3128 de 6 de noviembre
de 1936, asi como los que corten los demis arboles protegidos
por el Decreto-Ley 772 de 24 de mayo de 1923, segfn se re-
lacionan en el articulo 12 de este Reglamento.
El Juzgado Correccional sustanciara la contravenci6n se-
g6n los tramites regulados en la Orden 213 de 1900; y las de-












nuncias se formularin conforme indica el inciso 49 de dicho De-
creto-Ley 772 de 1923.
El agent de la Autoridad, Policia, Guardia Rural o Inspec-
tor Forestal que conociere de una infracci6n de esta indole, dari
inmediatamente cuenta al Juzgado Correccional respective, le-
vantari la correspondiente acta, embargando los arboles y pal-
mas cortadas, contando su numero, mencionando su clase, nom-
brando depositario de los mismos a alguna persona que habite
por los alrededores y poniendolos a la disposici6n de la Secreta-
ria de Agricultura. Tan pronto esta Dependencia tenga cono-
cimiento del caso, procederi en la forma que establece el parrafo
primero del articulo 32 si los arboles cortados indebidamente
estin en finca de propiedad particular, aplicando ademis del
impuesto de aprovechamiento sefialado en el articulo 39, el es-
tablecido por el articulo XV del Decreto-Ley 681 de 21 de mar-
zo de 1936. Cuando las palmas o irboles frutales pertenez-
can a fincas del Estado, se actuari por la misma Secretaria en
la forma indicada por el pirrafo segundo del articulo 29, cal-
culando los impuestos forestales en la forma antes sefialada;
todo ello con independencia de lo que resuelva el Juzgado en
el juicio que se celebre.
Cuando se trate de palmas desmochadas, contraviniendo lo
que dispone el inciso 3' del Decreto-Ley 772 de 1923, la Secre-
taria de Agricultura s61o considerari el impuesto sefialado por
el articulo 39 de este Reglamento.
A todas estas infracciones son aplicables los preceptos con-
tenidos en los incisos 49 y 5' del Decreto-Ley 772 de 1923.
Articulo 56.-Quien en predios de propiedad particular o
en terrenos del Estado realice cortas a hecho, talas y descuajes
que determine la destrucci6n o desaparici6n de una cualquiera
de las catorce species maderables que se mencionan en el articu-
lo 2' del Decreto-Ley 979 de 4 de julio de 1923, asi como el
que infrinja las restantes disposic;ones de la misma Ley, seri
sancionado por el Juzgado Corrercional respective en la forma
que dispone el articulo 578 del C6digo de Defensa Social, por
tratarse de contravenciones del Decreto 979 de 1923 al que di6
fuerza y caricter de Ley la de 3 de mayo de 1926, citada en el
inciso 7) de dicho articulo.












Para estas infracciones serin de aplicaci6n los preceptos con-
tenidos en los parrafos segundo, tercero y cuarto del articulo
55, calculando la Secretaria de Agricultura el impuesto de apro-
vechamiento sefialado en el articulo 39, mis el impuesto indi-
cado en el articulo XIV del Decreto-Ley 681 de 21 de marzo
de 1936, cuando se tratare de pinos de diimetro normal, menor
de ocho pulgadas.
Son aplicables a todas estas infracciones los preceptos sefia-
lados por los articulos 13 y 14 del Decreto-Ley 979 de 4 de
julio de 1923.
Articulo 57.-Quien corte sin expresa autorizaci6n de la
Secretaria de Agricultura los arboles conocidos con los nombres
de "gudimaro" y de "guana", seri sancionado por el Juzgado
Correccional respective, de acuerdo con lo dispuesto en el ar-
ticulo 578 del C6digo de Defensa Social, por tratarse de infrac-
ciones previstas en el Decreto-Ley 179 de 13 de febrero de
1924, que fu6 elevado a la categoria de Ley por mandate ex-
preso de la Ley de 3 de mayo de 1926, mencionado en el inciso
7 del articulo 578 del citado C6digo.
A estas infracciones son aplicables los incisos 2 y 3 del
Decreto-Ley 179 de 1924.
Los arboles de "guana" y "guiimaro" que los Agentes de
la Autoridad, Miembros del Ej6rcito, Inspectores Forestales y
demas funcionarios competentes encuentren cortados faltando a
lo dispuesto, serin decomisados mediante acta que levanten en
el lugar mismo de la infracci6n, nombrando un depositario que
viva en las proximidades y poniendo dichos products a la dis-
posici6n de la Secretaria de Agricultura. Este Departamento,
por conduct de la Direcci6n de Montes, Minas y Aguas pro-
cederi de acuerdo con lo dispuesto en el articulo 32 de este Re-
glamento, si se tratara de un monte de propiedad particular; y
actuary conforme el pirrafo segundo del articulo 29 cuando la
finca fuera de propiedad del Estado. Todo ello con indepen-
dencia de lo que resuelva el Juzgado en el juicio incoado por este.
Articulo 58.-Cuando los funcionarios competentes del
Ramo de Montes, o Miembros de las Fuerzas Armadas, visiten
un monte y comprueben las tumbas realizadas, por los tocones
que ban quedado en el terreno, procederin a su conteo y clasifi-













caci6n, si es que los troncos a que pertenecieron fueron extrai-
dos o quemados anteriormente. En el acta que levanten ha-
ran constar su nfimero y classes distintas que observaren, a fin
de que por la Secretaria de Agricultura se proceda al cobro de
los impuestos sefialados por los articulos XII, XIII, XIV, XV
y XVI del Decreto-Ley 681 de 21 de marzo de 1936.
Los duefios de tales fincas quedan obligados al pago de los
citados impuestos, seg6n la liquidaci6n que practique la Direc-
ci6n de Montes, Minas y Aguas con vista de los datos conteni-
dos en el acta, o en caso de duda con lo que resultare de una ins-
pecci6n t6cnica que se ordene realizar, a algfn funcionario del
Departamento. No se expedirin nuevas licencias de clase algu-
na, ni guias forestales para estas fincas, mientras sus duefios no
hagan efectivo el adeudo anterior; pudiendo la Secretaria de
Agriculture dar cuenta al Juzgado correspondiente de la defrau-
daci6n cometida contra el Estado por el infractor, al no satis-
facer el imported de tales impuestos.
Articulo 59.-El Alcalde Municipal o de Barrio, el Jefe
de Puesto de la Guardia Rural, o de un Destacamento de la Ma-
rina de Guerra, el Administrador o Delegado de Aduana, y cual-
quier funcionario piblico autorizado para expedir guias parcia-
les y de trinsito (Modelos 2, 3 y 4) es responsible de hacer la
liquidaci6n de la guia contra la cual se expiden tales documen-
tos, no pudiendo excederse nunca de la cantidad y clase de pro-
ductos forestales consignados en ella.
Cualquiera de dichas Autoridades, o sus Agentes, que ex-
pida una guia parcial, sin tener a la vista la guia general exten-
dida por la Direcci6n de Montes, Minas y Aguas, o que expida
una guia parcial por un product no consignado en la guia ge-
neral, o autorice una guia parcial por un product en exceso de
la cantidad expresada en la guia general, sin tener en cuenta las:
partidas antes extraidas del mismo, incurriri en el delito de fal-
sedad de document official previsto y penado por el Articulo
365-A del C6digo de Defensa Social. Dicha acci6n entraiia
tambien un delito de fraude al Erario p6blico, por haberse de-
jado de cobrar impuestos del Estado, conforme lo previenen
los articulos 427 y 428 del mismo C6digo; y se produce enton-
ces un caso de concurrencia de delitos, segin lo establece el ar-


II












ticulo 23 del propio C6digo, siendo aplicable la pena mis gra-
ve, o sea la de falsedad.
S Articulo 60.-Los Jueces Correccionales que, a tenor de lo
dispuesto en el articulo 578 del C6digo de Defensa Social, re-
ciban de la Direcci6n de Montes, Minas y Aguas las actas le-
vantadas por las Autoridades, o sus Agentes, denunciando he-
chos que infrinjan los preceptos de la vigente Legislaci6n Fo-
restal, quedan obligados a acusar recibo de tales documents y
a informar a dicha Direcci6n el nfimero del juicio iniciado al
efecto. Informarin tambi6n a la propia Direcci6n del resulta-
do del juicio celebrado, tanto en caso de absoluci6n como de
condena, para que en el expediente administrative que se lleve
en la Secretaria de Agricultura consten todos estos particulares.
En caso de obstinada resistencia por parte de algun Juzga-
do, al no acusar recibo de las preguntas que se le formulen por
la Direcci6n de Montes, Minas y Aguas, ni de informar el n6-
mero del juicio iniciado por la denuncia que se le remiti6, la Se-
cretaria de Agricultura formulary la correspondiente queja ante
la Sala de Gobierno de la Audiencia respective.
Articulo 61.-Las Autoridades y sus Agentes, Miembros
de las Fuerzas Armadas, Policias, Inspectores Forestales y de-
mis funcionarios competentes que descubran cualquier infrac-
ci6n a las disposiciones vigentes en el Ramo de Montes, levan-
tarin acta por triplicado, haciendo constar en ella todas las cir-
cunstancias del caso, el n6mero y clase de los products foresta-
les decomisados, y el nombre del depositario a quien los hubie-
ren entregado en custodia. El original de dicha acta la enviarin
directamente al Juzgado Correccional respective, cuando se tra-
te de infracciones de lo dispuesto en los preceptos siguientes:
1.-Decreto 318, de 1I de marzo de 1923, incluido en el
articulo 86 del Reglamento de Montes.
2'.-Decretos nimero 323, de 1 de marzo de 1923, y nd-
mero 1358 de octubre 2 de 1924, declarando montes protec-
tores los existentes en determinados Cayos del Estado.
39.-Articulos 13, 14, 20, 21, 22, 23 y 24 del Decreto-
Ley 753 de 24 de mayo de 1923, incluidos en lo sarticulos 69,
92 y 93 del Reglamento de Montes.


1












4.-Incisos 2 y 3' del Decreto-Ley 772 de 24 de mayo
de 1923, incluidos en el articulo 87 del Reglamento de Montes.
5".-Articulos 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9 y 10 del Decreto-Ley
979 de 4 de julio de 1923, incluidos en los articulos 88, 89,
90 y 91 del Reglamento de Montes.
6- Articulos, 76, 77, 78 y 80 del Reglamento de Mon-
tes, en la forma que le dieron los Decretos 351 de 20 de marzo
de 1924, 800 de 9 de mayo de 1925 y 494 de 13 de abril de
1926.
7.-Inciso 1 del Decreto-Ley 179, de 13 de febrero de
1924.
8".-Articulo 19 del Decreto-Ley 495 de 13 de abril de
1926, tal como fue modificado por el articulo X del Decreto-
Ley 681 de 21 de marzo de 1936.
9'.-Articulos 66, 67, 68, 70, 72, 73, 84, 94 y 95 del
Reglamento de Montes, que le fueron adicionados por el De-
creto 341 de 20 de marzo de 1924.
En todos estos casos remitiran una copia de dicha acta a la
Direcci6n de Montes, Minas y Aguas, archivandose en el Cuar-
tel u oficina pfiblica a la cual pertenezca el actuario, el tercer
ejemplar.
La Direcci6n de Montes, Minas y Aguas, tan pronto como
reciba un acta de esta naturaleza, iniciari el expediente respec-
tivo e informara al Juzgado sobre el aspect tecnico-legal de la
infracci6n y lo que a su juicio proceda. El Juzgado acusara re-
cibo a dicho escrito, informando si recibi6 o no el acta original
levantada por el Agente de la Autoridad que descubri6 la in-
fracci6n y denunci6 el echo, asi como tambien el nfimero del
juicio que haya iniciado con motive de dicha infracci6n.
Tan pronto como el Juzgado celebre el juicio correspon-
diente a la infracci6n denunciada, informari a la Direcci6n del
Ramo el resultado del mismo, dando los nombres de los san-
cionados o absueltos, asi como la cuantia de la penalidad im-
puesta.
Articulo 62.-IntervendrA la Secretaria de Agricultura en
el conocimiento y castigo de las siguientes faltas:
1.--Infracciones de lo dispuesto en los articulos 1, 2", 3
y 60 del Reglamento de Montes, en la forma que le dieron los












Decretos 991 de 21 de octubre de 1912, 1576 de 30 de octu-
bre de 1922 y 1795 de 19 de junio de 1937, aplicindose en es-
tos casos la tramitaci6n indicada por el articulo 21 de dicho Re-
glamento e imponiendo las penalidades seiialadas en el articulo
aplicable del actual Reglamento.
2.-Infracciones de lo dispuesto en el Decreto nimero 295
de 1' de marzo de 1923, incluido en el articulo 85 del Regla-
mento de Montes, imponiendo las penalidades que se indican
en el articulo 32 del present Reglamento.
39.-Infracciones de lo dispuesto en el Decreto nfmero
1355 de 30 de junior de 1938, imponiendo la penalidad sefia-
lada en el articulo 33 de este Reglamento.
4.-Infracciones de los preceptos establecidos en el present
Reglamento, imponiendo las penalidades que se indican en el
articulo pertinente al caso considerado.


CAPITULO IV

De los embargos y remates de los products forestales.

Articulo 63.-Cuando, de acuerdo con los preceptos de es-
te Reglamento, la Secretaria de Agricultura resuelva el decomi-
so de un lote de products forestales detenido en su circulaci6n
por el territorio national, o embargado por un funcionario com-
petente en el mismo monte donde fue cortado, o en cualquier
dep6sito, almacen, comercio o industrial establecidos en la Repi-
blica, la Direcci6n de Montes, Minas y Aguas dari cumplimien-
to a lo que disponen los articulos 58 a 63 del Reglamento de
Montes, si las personas a quienes se secuestraron los products
no satisfacen el valor del pie de monte, el impuesto forestal y la
multa administrative que, seg6n las circunstancias, se resolvie-
ron cobrar en cada caso.
Del imported obtenido en el remate, se deducira siempre el
valor del impuesto forestal, que se ingresari en la forma estable-
cida en el articulo IX del Decreto-Ley 681 de 21 de marzo de
1936. Si hubiere despues algin sobrante y los products pro-
ceden de montes del Estado, se ingresari en el fondo de Rentas












p6blicas el valor de su pie de monte correspondiente. Si des-
pu6s de hacer esta segunda deducci6n, quedare todavia un so-
brante, 6ste se aplicari:
1.--A la recaudaci6n por Rentas pfblicas, cuando todo el
process de la infracci6n se hubiere desenvuelto y terminado en
la via administrative.
2'.-A la Caja de Resarcimientos establecida por el articu-
lo 121 del C6digo de Defensa Social en los casos en que para el
castigo de la infracci6n haya intervenido el Juzgado Correccio-
nal correspondiente al lugar donde se cometi6 la contravenci6n o
delito.
La anterior distribuci6n se hari en todos los casos por la
Direcci6n de Montes, Minas y Aguas, cursando las 6rdenes
oportunas y remitiendo las cantidades correspondientes a los or-
ganismos oficiales respectivos.
Articulo 64.-Si la persona nombrada depositaria de los
products embargados segfn el acta levantada por el funcio-
nario que procedi6 al decomiso de los mismos, dispusiere de di-
chos products hacidndolos desaparecer del lugar donde se en-
contraban, incurriri en el delito de malversaci6n de caudales pi-
blicos de que trata el articulo 426, n6mero 2 de la letra B, del
C6digo de Defensa Social; procediendo entonces que la Secreta-
ria de Agricultura de cuenta inmediatamente al Juzgado respec-
tivo, a los efectos de la sanci6n que sefiala el articulo 420-A
del propio C6digo.
Articulo 65.-Cuando los products decomisados, tasados
en el lugar mismo de su ocupaci6n, tengan un valor que no ex-
ceda de $200, o se encuentren en lugares aislados desprovistos
de vias de comunicaci6n, la Direcci6n de Montes, Minas y
Aguas queda autorizada para aplicar desde el primer moment
lo que dispone el articulo 61 del Reglamento de Montes, sin
necesidad de Ilevar a cabo la subasta en la forma que indican
los articulos 58, 59 y 60 del propio Reglamento.
Articulo 66.-Una vez deducido del imported del remate
el valor de los impuestos forestales a que responded los produc-
tos embargados, el sobrante que result se ingresara por Rentas 4
p6blicas en los casos a que se refieren los articulos 20, 21, 22,


I













23, pirrafo primero del 24, 25, 26, 33, 34, 37, 38, 39, 40,
41, 42, 43, 45, 46 y 48 de este Reglamento, todos ellos rela-
tivos a las fincas de propiedad particular.
Cuando los products decomisados procedan de montes pi-
blicos, del imported del remate se sacari el valor de los impuestos
forestales, que seran distribuidos en la forma que dispone el ar-
ticulo IX del Decreto-Ley 681 de 21 de marzo de 1936; el
sobrante serviri para cubrir el valor del pie de monte respecti-
vo, que se ingresari por Rentas p6blicas en la Tesoreria Gene-
ral de la Rep6blica; y si despues de hechas las dos anteriores de-
ducciones, quedare todavia alg6n saldo, este se remitiri a la
Caja de Resarcimientos, en los casos considerados por los ar-
ticulos 29 (pirrafo primero y segundo), 35, 36 y 44 (pirra-
fo segundo), 50, 51, 53, 54, 55, 56 y 57 de este Reglamento.
Si los products rematados proceden de fincas particulares,
una vez deducido del imported del remate el valor de los impues-
tos forestales correspondientes, el saldo que result se enviari a
la Caja de Resarcimientos en los casos de que tratan los articu-
los 24 (pirrafo segundo y tercero), 27, 28, 30, 32, 36, 50,
51, 53, 54, 56 y 57 de este Reglamento.
Finalmente, en el caso expresado por el pirrafo tercero del
articulo 29, despues de deducir del imported del remate el valor
de los impuestos y del pie de monte, el saldo se ingresari en
Rentas piblicas del Estado.


CAPfTULO V

De las multas forestales y su distribuci6n.

Articulo 67.-Las multas impuestas por la Secretaria de
Agriculture en cumplimiento de los articulos anteriores, serin
ingresadas por los interesados en la Zona Fiscal respective, pre-
via orden que reciban de la Direcci6n de Montes, Minas y Aguas,
que a aqulllos se dirigiri por conduct de la Guardia Rural, Al-
caldes Municipales o de Barrio, o de cualquier otra Autoridad
local. Las multas se entenderin impuestas y se harin efecti-
vas en moneda de curso legal.


1













La tercera parte de estas multas administrativas sera siem-
pre distribuila entire los denunciadores y agents de la Autoridad
que procedan al decomiso y detenci6n de los products, excep-
ci6n hecha de los funcionarios de la Secretaria de Agricultura.
Los dos tercios restantes de estas multas serin ingresados en los
Fondos Generales de la Naci6n por concept de Multas.
La distribuci6n de estas multas se har, por la Direcci6n del
Ramo, previo studio e informed del Negociado respective y de
la Secci6n de Montes, dindose las 6rdenes oportunas a las Zo-
nas Fiscales para la entrega a los interesados de las cantidades
que les correspondieren, o enviindoles los giros postales que re-
ciba dicha Direcci6n y que les hubieren remitido los propios in-
fractores.
En el caso de transcurrir el termino de un mes, a contar des-
de la fecha de la notificaci6n, sin que los denunciantes y Agen-
tes de la Autoridad se presented a hacer efectivas las cantidades
que les correspondan por la distribuci6n del expresado tercio
de las multas, se entenderin que renuncian a ellas, y la Direc-
ci6n de Montes, Minas y Aguas procedera a ingresar tales par-
ticipaciones en los Fondos Generales de la Naci6n por el con-
cepto de Multas.
Para hacer la distribuci6n del tercio de estas multas, se apli-
carin los preceptos contenidos en el articulo 42 del Decreto-
Ley 753 de 24 de mayo de 1923.
Articulo 68.-De las multas que impongan los Juzgados
Correccionales, aplicando lo dispuesto en el articulo 578 del
C6digo de Defensa Social, correspondent la tercera parte a los
Guarda Jurados, Miembros del Ej6rcito Constitucional, de la
Policia Nacional, o ciudadanos denunciantes, siempre que se
trate de infracciones de las disposiciones forestales contenidas en
sus incisos 7 y 8 referentes a los Decretos-Leyes 318 de 1I de
marzo de 1923, 753 de 24 de mayo de 1932, 772 de 24 de
mayo de 1923, 979 de 4 de julio de 1923, 179 de 13 de fe-
brero de 1924, 495 de 13 de abril de 1926, asi como de los
Decretos 323 de 1' de marzo de 1923, 351 de 20 de marzo de
1924 y 1358 de 2 de octubre de 1924.


I













Los dos tercios restantes de estas multas se ingresaran:
1I.-En el "Fondo Especial de Montes para la Repoblaci6n
Forestal", creado por el articulo IX del Decreto-Ley 681 de 21
de marzo de 1936, cuando se trate de multas impuestas por in-
fracciones de las disposiciones establecidas por los Decretos-Le-
yes n6meros 753 de 24 de mayo de 1923, 772 de 24 de ma-
yo de 1923, 979 de 4 de julio de 1923, asi como de los De-
cretos 323 de 1 de marzo de 1923 y 1358 de 2 de octubre
de 1924.
2'.-En los Fondos Generales de la Naci6n, en concept de
Multas, cuando se trate de multas impuestas por infracciones
de los preceptos de los Decretos-Leyes. nfmeros 318 de 1 de
marzo de 1923, 179 de 13 de febrero de 1924, 495 de 13 de
abril de 1926, y de los del Decreto 351 de 20 de marzo de 1924.
A las multas impuestas por los Juzgados Correccionales en
los casos que menciona el articulo 49 de este Reglamento, se les
dara la misma distribuci6n que se indica anteriormente, ingre-
sindose los dos tercios restantes de las mismas conforme expre-
sa el inciso segundo del pirrafo anterior.
Articulo 69.-La totalidad de las multas de caricter fo-
restal impuestas por los Juzgados Correccionales en virtud de
lo dispuesto en el articulo 578 del C6digo de Defensa Social,
en sus incisos 7 y 8, seri siempre remitida, para su distribuci6n,
a la Direcci6n de Montes, Minas y Aguas junto con un testi-
monio del acta de denuncia y una copia de la sentencia dictada
por el Juez. Esta remisi6n podra hacerse en cheque interve-
nido de algun Banco asociado al Clearing House de La Habana,
o bien por medio de giro postal a nombre del Director de Mon-
tes, Minas y Aguas: los gastos del cheque o del giro se descon-
taran del imported de la multa entregada en el Juzgado por el
infractor. La citada Direcci6n acusara inmediatamente recibo
al Juzgado de la cantidad recibida, con todos los pormenores
inherentes al caso.
Articulo 70.-El tercio de las multas impuestas por los
Juzgados seri distribuido por la Direcci6n de Montes, Minas y
Aguas en la forma que expresan el articulo 42 del Decreto-Ley
763 de 24 de mayo de 1923 y el articulo XVII del Decreto-


I _












Ley 681 de 21 de marzo de 1936, haciendo la remisi6n o en-
trega del imported por conduct de la Guardia Rural o de cual-
quiera otra Autoridad local; y exigiendo siempre el acuse de re-
cibo correspondiente.
Los dos tercios restantes de dichas multas serin remitidos
por dicha Direcci6n a los fondos que se mencionan en el ar-
ticulo 68, segfn sea la clase de infracci6n considerada y san-
cionada.
Para llevar a cabo la anterior separaci6n de cantidades, des-
tinadas unas a los denunciantes y las otras a la Naci6n, la Di-
recci6n de Montes, Minas y Aguas hard uso de giros postales,
cargando su imported al total recibido del Juzgado.
En cada expediente habrin de figurar todos los documents
acreditativos a estas operaciones.
Articulo 71.-De acuerdo con lo que dispone el articulo
VII del Decreto-Ley 824 de 4 de abril de 1936, la Direcci6n
de Montes, Minas y Aguas fijari la cuantia de las multas ad-
ministrativas que de acuerdo con este Reglamento corresponda
imponer a la Secretaria de Agricultura.
Contra estas resoluciones, y dentro de los diez dias siguien-
tes a su notificaci6n, podrin los interesados, previo el dep6sito
en efectivo de las cantidades reclamadas, establecer el recurso de
alzada ante el Secretario de Agricultura. Contra los acuerdos
de este, cabe el recurso establecido por el articulo 57 de la Ley
Orginica del Poder Ejecutivo ante el Presidente de la Repfiblica,
en la forma que establece el Decreto-Ley 823 de 18 de enero de
1935 y el Reglamento para su ejecuci6n promulgado por De-
creto 259, de 4 de febrero de 1935.


CAPITULO VI

Fiscalizaci6n de los impuestos.

Articulo 72.-Las guias parciales y de trinsito (Modelos
2, 3 y 4) que se expidan por las Autoridades competentes usan-
do los talonarios que les remita la Secretaria de Agricultura, se-
rin vilidas: por cinco dias, cuando el transport de los pro-
ductos se haga por carretera, realizindose el recorrido entire dos


I












o tres provincias; por ocho dias, cuando haciendose el trans-
porte tambien por carretera, el itinerario comprenda mayor nil-
mero de provincias.
Cuando el transport de los products se haga por ferro-
carril, dichas guias parciales y de trinsito serin vilidas: por
diez dias, si el recorrido se limita hasta tres provincias; por
quince dias, si el itinerario comprende cuatro provincias; y por
veinte dias, si el recorrido comprende cinco o seis provincias.
Cuando el transport se haga por la via maritima, las re-
feridas guias serin validas: por quince dias, si el cabotaje se
realize entire una o dos provincias; por veinte dias, si el viaje
recorre el litoral de tres a cuatro provincias; y por treinta dias,
si el itinerario incluye mayor nfimero de provincias.
La Direcci6n de Montes, Minas y Aguas suministrari a las
Autoridades encargadas de extender esta clase de guias parcia-
les y de transito los gomigrafos adecuados que sefialen la via que
habri de utilizarse para el transport de los products ampara-
dos por dichos documents, de modo que, aplicando las reglas
anteriores, se pueda comprobar en cada lugar por donde pasa el
cargamento, si la guia esti o no vencida a tiempo.
Articulo 73.-Los industriales, almacenistas, comerciantes
y duefios de establecimientos de cualquier clase, que compren,
vendan o consuman products forestales del pais, estin obliga-
dos a llevar los Libros Registros establecidos por la Secretaria
de Agriculture en las Resoluciones 160 de 23 de noviembre de
1937, insertada en la Gaceta Oficial de 6 de enero de 1938, y
114 de 28 de septiembre de 1938, publicada en la Gaceta Ofi-
cial del 26 de octubre de 1938, debiendo hacer en aqullos los
asientos diaries de las operaciones mercantiles que realicen, con-
forme lo dispone el inciso sexto del Decreto nfmero 1355 de
30 de junior de 1938.
En estos Libros Registros no podrin hacerse alteraciones,
raspaduras ni enmiendas de las cifras o asientos escritos para
dar cuenta de las entradas y salidas de los products a que se re-
fieran; a no ser que se trate de un error involuntariamente come-
tido por el escribiente y sea debidamente salvado por el propio
sujeto.













Cuando los Inspectores Forestales procedan a dar cumpli-
miento a lo que se dispone en el articulo 34, observarin si en
dichos Libros existen alteraciones o raspaduras de sus cifras: si
comprobaren la existencia de ellas, darin cuenta a la Direcci6n
de Montes, Minas y Aguas, consignindolo asi en el acta corres-
pondiente, y actuando entonces segfin lo dispone el pirrafo se-
gundo de dicho articulo 34.
Si la enmendatura o alteraci6n no envolviera defraudaci6n
al Estado, la Secretaria de Agricultura procederi en la forma
que indica el pirrafo tercero del citado articulo 34. Pero en
el caso de que las alteraciones hechas en las cifras y los asientos
del Libro implicaran una defraudaci6n al Fisco, dicha Secreta-
ria, de acuerdo con lo que disponen los articulos 365, 427 y 428
del C6digo de Defensa Social, dari cuenta al Juzgado respecti-
vo para el castigo del delito cometido falseando un document
p6blico e intentando defraudar al Estado.
Articulo 74.-Para Ilevar a cabo la debida fiscalizaci6n de
los impuestos forestales, y con cargo al Fondo Especial creado
por el articulo IX del Decreto-Ley 681 de 21 de marzo de 1936,
la Secretaria de Agricultura organizari un Cuerpo de Inspecto-
res Forestales encargados de ejercer estrecha vigilancia en todas
las vias de comunicaci6n, bien sean areas, maritimas o terres-
tres, al objeto de comprobar si los conductores de products
forestales llevan consigo las correspondientes guias parciales, de
trinsito o c6nduces forestales, generals o parciales, vilidas en
tiempo seg6n las reglas establecidas en el articulo 69; asi como
tambi6n para visitar los dep6sitos, almacenes, comercios, indus-
trias, aserraderos, talleres, etc., que manipulen para su compra,
venta o consume los products forestales del pais, examinando
sus existencias, revisando sus Libros Registros y comprobando
que tales products han pagado el impuesto forestal; e igual-
mente para recorrer los montes donde se realizan aprovecha-
mientos, a fin de comprobar si en ellos se cumplen las Leyes
Forestales vigentes y se Ilevan en sus cortes y dep6sitos los Li-
bros Registros establecidos por el Decreto 295 de 1 de marzo
de 1923, tal como fueron ampliados sus preceptos por el 1355
de 30 de junior de 1938.


II












Dicho Cuerpo de Inspectores estari a las 6rdenes de un Je-
fe de Inspecci6n de Impuestos Forestales, quien por mandate
del Director de Montes, Minas y Aguas ejerceri la fiscalizaci6n
del cobro de los referidos impuestos, procurando que se preste
una eficaz y continuada vigilancia por los Inspectores a sus or-
denes, a fin de que se cumplan todos los preceptos del Decre-
to-Ley 681 de 1936 por parte de los industriales y comercian-
tes que estin obligados al pago de tales impuestos.
Articulo 75.-Los Inspectores Forestales iran provistos de
un carnet de identidad, que los acredite en el ejercicio de sus fun-
ciones, al presentarse en el local donde exista la industrial o co-
mercio que expenda o consuma products forestales del pais, o
en la finca donde se realice un aprovechamiento forestal.
Todas las actas o diligencias que levanten los Inspectores
para dar cumplimiento a sus deberes, se extenderin por cuadru-
plicado, dejindose un ejemplar en poder del contribuyente o
infractor visitado, la que le serviri de notificaci6n; dos ejempla-
res se remitirin a la Direcci6n de Montes, Minas y Aguas por
conduct de la Inspecci6n Forestal, y el iltimo que lo retendri
en su poder el Inspector actuante, unido al tal6n de models.
Con el acta o diligencia a que se refiere el pirrafo anterior,
el Inspector podri informar, en pliego unido a ella, acerca de
los hechos en la misma consignados, ampliandolos o aclarando-
los en la forma que estime convenient.
Terminadas las diligencias de investigaci6n o comprobaci6n,
el Inspector invitara al interesado para que suscriba el acta con
6l, recabando, si se negare aquel, la firma de dos testigos, 0 en
su defecto, la de un Agente de la Autoridad.
Toda diligencia de inspecci6n se hara constar en la parte
del Libro Oficial destinada a este fin, llevando a la misma to-
dos los particulars observados en la visit girada al corte o es-
tablecimiento industrial o commercial.

DISPOSICIONES FINALES

Articulo 76.-Los articulos 43 a 56, ambos inclusive, que
forman parte del Capitulo IV del Reglamento de Montes, ,que-
darin sustituidos por los articulos 18 a 47 del present Regla-
mento.













Articulo 77.-Este Reglamento empezari a regir desde su
publicaci6n en la Gaceta Oficial de la Repfiblica.
Dado en el Palacio de la Presidencia, en La Habana, a los
veinte y echo dias del mes de Abril de 1939.

FEDERICO LAREDO BRfO,
President.

Jost GARCfA MONTES,
Secretario de Agricultura.

(Gaceta Oficial de 8 de mayo de 1939).




RESOLUTION No. 160.

Por cuanto: El Decreto nfimero 295 de primero de mar-
zo de 1923 establece en el parrafo primero de su apartado 39
que toda persona que se dedique a la explotaci6n de products
forestales tendri necesariamente que Ilevar un Libro-Registro
donde se anotari cada dia la cantidad y clase de products sa-
cados de la finca a virtud de las guias parciales que contra la
general vayan expidiendo las Autoridades correspondientes, con-
forme a lo prevenido en el Articulo 12 del Reglamento de
Montes.
Por cuanto: El propio Decreto establece en el pirrafo se-
gundo de su apartado 39 que donde exista un dep6sito fuera
de los limits de la explotaci6n a donde se Ilevan los produc-
tos, el duefio o encargado de 61 levari tambien un Libro-Regis-
tro donde asentari la entrada y salida de cada especie.
Por cuanto: Asimismo establece el vigente Reglamento
,de Montes en su Articulo 97 que las personas o empresas ma-
:nufactureras estin obligadas a llevar un Libro-Registro donde
asentarin las cantidades de material prima que adquieran en ca-
Ada ocasi6n, consignando el nombre del explotador, el lugar de la
procedencia del product y el numero de la guia que lo ampare.


I










71

Por cuanto: A fin de evitar la confusion que se viene ob-
servando entire los contribuyentes por desconocerse el format
y contenido de los Libros-Registros oficiales a que se ha hecho
merito, es de urgente necesidad para dar cumplimiento a lo ante-
riormente expuesto que se confeccionen los Modelos para la im-
presi6n de dichos Libros, los que desde el primero de enero de
1938 serin de uso obligatorio para todas aquellas personas na-
turales o juridicas que en forma habitual u occasional se dediquen
a los aprovechamientos forestales o a la venta, canje o cesi6n de
dichos products.
En uso de las facultades que me estin conferidas por la Ley
Orginica del Poder Ejecutivo

RESUELVO:

Primero: Aprobar los Modelos de Libros-Registros ni-
meros 1, 2 y 3, (I. R. F.) confeccionados para el uso obliga-
torio de las personas naturales o juridicas que habitual u ocasio-
nalmente efectfen aprovechamientos forestales, asi como los
que se dediquen a la venta, canje o cesi6n de products prove-
nientes de dichos aprovechamientos.
Segundo: Que por la Direcci6n de Montes, Minas y Aguas
se entreguen copias de dichos Modelos a los Impresores que asi
lo soliciten, siendo la impresi6n de cuenta de los mismos; que-
dando autorizados para su venta y prohibida su inscripci6n o
registro como propiedad particular.
Tercero: Los Directores del Servicio Central y de Mon-
tes, Minas y Aguas, quedan encargados del cumplimiento de
esta Resoluci6n en la parte que a cada uno concierne.
Dada en La Habana, a los veintitres dias del mes de no-
viembre de mil novecientos treinta y siete.

AMADEO L6PEZ CASTRO,
Secretario de Agricultura.


(Gaceta Oficial de 6 de enero de 1938).












CIRCULAR

La Habana, 19 de Julio de 1938.
Senior:
Por esta Direcci6n de Montes, Minas y Aguas se viene ob-
servando que con much frecuencia las Autoridades que de
acuerdo con lo preceptuado en los articulos 11 y 13 del Re-
glamento de Montes tienen a su cargo la expedici6n de las guias
parciales, no anotan al respaldo de las guias generals, como esti
dispuesto, las cantidades y classes de products que se han de
transportar, asi como que expiden guias parciales para amparar
products que no son de los autorizados por las expresadas
guias generals, todo lo cual implica una infracci6n de lo que
para tales casos tiene establecido el articulo 12 del precitado
Reglamento de Montes.
Por otra part, se tiene conocimiento en esta Direcci6n de que
por mis de una Autoridad de las autorizadas por el Reglamen-
to, se expiden guias parciales.con el s61o objeto de amparar
aprovechamientos forestales faudulentos, vali6ndose para esta
operaci6n de los Avisos de Guias que peri6dicamente se le van
remitiendo para su conocimiento, en los cuales Avisos se con-
signan todos los particulares contenidos en las guias generals
expedidas, los que son utilizados. para expedir, como se deja
dicho, guias parciales con cargo a una general de determinado
aprovechante, todo ello con infracci6n de las disposiciones le-
gales que rigen en la material.
A fin de evitar que en lo sucesivo se sigan repitiendo hechos
como los apuntados, por parte de aquellos que por raz6n del
cargo que desempefian no debieran realizarlos, toda vez que la
Ley establece sanciones terminantes para los que tal cosa ha-
gan, he estimado convenient dictar las siguientes

INSTRUCCIONES:

Primera: De toda guia general que se expida por esta Di-
recci6n, la Autoridad local mis inmediata al lugar donde radi-
que el monte o la finca para la cual se haya expedido, tomari
raz6n de dicha guia y expedirin, cuando to soliciten los autori-


I










73

zados para ello, una guia parcial por cada lote o parte de los
products que se conduzcan de la finca 6 del monte, cualquiera
que sea su destiny. En los casos en que, por cualquier cau-
sa, los products amparados por guias parciales, modelo nfimero
2, para transportarlos al lugar de su destino se desee trasladar-
los nuevamente a otro lugar, por convenir asi a la persona in-
teresada en esta operaci6n, se utilizari para ello la guia de trin-
sito, model nfimero 4, que autorizari cualquier funcionario
piblico o agent de la Autoridad competent.
Segunda: En cada uno de los casos que a solicitud de par-
te interesada se expida una guia parcial con vista de la guia ge-
neral, se anotarin a su respaldo las classes y cantidades de pro-
ductos que se han de conducir con la guia parcial de que se tra-
ta, siempre que los products sean de los autorizados en la guia
general. Cuando no lo sean, se abstendrin de expedir la guia
parcial solicitada y darin cuenta en seguida a esta Direcci6n
de la extracci6n fraudulent que se intent realizar, todo en cum-
plimiento de lo prevenido en el articulo 12 del Reglamento de
Montes.
Tercera: Toda guia general agotada o caducada seri reco-
gida por las Autoridades locales, las que la remitirin sin perdi-
da de tiempo a esta Direcci6n, asi como las guias parciales que
acompafiaban a los products que hayan sido conducidos al lu-
gar de su destiny. Tambien devolverin a esta Direcci6n los
talonarios agotados de las guias parciales de que fueron pro-
vistas, operaci6n que realizarin el primer dia de los meses de
Enero, Abril, Julio y Octubre de cada afio, todo en cumpli-
miento de lo que dispone el articulo 19 del vigente Reglamento
de Montes.
Cuarta: Los que expidieren guias parciales con cargo a
una general autorizando con ello la circulaci6n de products no
amparados por esta, asi como aquellos casos en que se expidan
guias parciales con cargo a una general sin el consentimiento
u orden expresa de la persona para la cual fue expedida por esta
Direcci6n, es de entenderse que con esta operaci6n se autoriza la
extracci6n y circulaci6n fraudulent de products forestales,
con lo que se burla la cobranza del impuesto establecido por












*el Decreto-Ley 681 de 21 de Marzo de 1936, siendo esto causa
bastante para que por esta Secretaria se de cuenta al Jefe Supe-
rior inmediato del que tal acto realice, para la formaci6n del
expediente gubernativo pertinente a fin de hacker efectiva la res-
ponsabilidad que pudiera existir, asi como para dar cuenta tam-
bien a la Autoridad Judicial competent, a los efectos proce-
dentes.
En la seguridad de que por usted se ha de dar estricto cum-
plimiento en todas sus parties al contenido de estas INSTRUC-
CIONES, y rogindole el oportuno acuse de recibo para cons-
tancia, queda de Ud.

Muy atentamente.

Jos ISAAC CORRAL,
Director de Montes, Minas y Aguas.



DECRETO No. 1355.

Por cuanto: Disponiendo el pirrafo final del articulo
XVI del Decreto-Ley 681 de 21 de Marzo de 1936 que los
industriales y comerciantes de products forestales serin respon-
sables, conjuntamente con el productor, del pago de los im-
puestos establecidos en dicha Ley, result de todo punto evi-
dente que el comerciante o industrial se encuentra obligado a
justificar que ha sido satisfecho el impuesto de los products
que manipula.
Por cuanto: Con vista de los antecedentes que al indi-
cado efecto pudiera facilitar el comerciante o industrial, no es
ficil Ilegar a la conclusion de si hubo o no infracci6n en cuanto
al pago de los impuestos de los products forestales que tenga
en existencia, dada la posibilidad de no haberse efectuado el re-
cuento o cubicaci6n de la mercancia o no haber estado present
el Inspector de la localidad en el moment de la recepci6n, por
lo que cabe la posibilidad de un acuerdo o contubernio entire
el productor, el conductor del vehiculo y el comerciante, para
burlar en su totalidad la cuantia del impuesto, si la corta se hizo


I










75

clandestinamente y el product lega a poder del comerciante
sin haber sido antes inspeccionado o denunciado por cualquier
Agente de la Autoridad o ciudadano, mixime que, dado el cor-
to nfmero de Inspectores con que cuenta la Secretaria, es dificil
evitar que dentro del period de su validez se utilice una misma
guia parcial para amparar a mis de un cargamento.
Por cuanto: Para evitar que puedan realizarse estas in-
fracciones, y obtener al mismo tiempo una mis efectiva aplica-
ci6n de la Ley creadora del impuesto, es necesario disponer que
la obligaci6n sefialada por el Decreto nimero 295 de Marzo
Ic de 1923 para los duefios o encargados de los cortes en el
monte y los dep6sitos fuera de los limits de la explotaci6n a
donde se Ilevan los products forestales, se extienda y aplique
tambien a los almacenes, comerciantes e industriales que mani-
pulan products de esta indole, cualquiera que sea el lugar don-
de radiquen, lo mismo en el interior que fuera de las poblacio-
nes urbanas, exigiendoles que consignen en un libro especial
que al efecto deberin Ilevar, la entrada y salida de los produc-
tos forestales de cada especie en que negocien o manipulen, ano-
tando en sus libros de contabilidad, juntamente con el asiento
de la factura commercial, o de la mercancia, la fecha y el nfme-
ro de las guias parciales o documents sustitutivos que ampa-
ren los products, los cuales deberin retener en su poder con
el caricter de depositarios responsables de su custodia, hasta
tanto que sean recogidos por la Inspecci6n Forestal y elevados
a la Direcci6n de Montes, Minas y Aguas en la forma que dis-
ponen los Articulos 18 y 19 del vigente Reglamento de Montes.
Por cuanto: El articulo XIX del mismo Decreto-Ley 681
antes mencionado dispone que el carbon vegetal destinado al
consume de una poblaci6n debera ser consignado a comercian-
tes del giro, legalmente establecidos en el lugar del consume,
por lo que se hace necesario dictar las medidas pertinentes para
el cumplimiento de dicha disposici6n, evitando el clandestinaje
y el perjuicio consiguiente a los ingresos municipales y fisca-
les de la Naci6n.
Por tanto: Haciendo uso de las facultades que me conce-
den la Constituci6n y las leyes, de acuerdo con lo informado












por la Direcci6n de Montes, Minas y Aguas y a propuesta del
Secretario de Agricultura.

RESUELVO:

Primero: Hacer extensivas las disposiciones y penalida-
des consignadas en el Decreto nimero 295 de marzo 19 de
1923, a los industriales y comerciantes de products forestales
del pais, bien se encuentren radicados en el interior de las po-
blaciones urbanas o en cualquier lugar de la Reptiblica, tengan
o no el caracter de almacenistas, comerciantes o aserradores y
ya se trate de maderas, lefias, carbones y cualquiera otra clase
de products de los montes, debiendo Ilevar en sus estableci-
mientos o dep6sitos un libro-registro donde se asienten las en-
tradas y salidas de cada especie de products forestales, anotan-
do los numeros y fechas de las guias parciales q'ue hayan am-
parado la conducci6n de ellos hasta el lugar donde se encuen-
tran, expresando el nombre de la finca de donde fueron extrai-
dos, Barrio y Municipio donde esta radica y nombres de las
personas a cuyo favor fueron extendidas las referidas guias, es-
timindose fraudulent cualquiera cantidad de products fores-
tales cuyo origen no pueda justificarse, por lo que procederi,
en los casos de infracci6n que se comprueben, el embargo de los
mismos, el cdbro de los impuestos forestales correspondientes,
la imposici6n de la penalidad sefialada por el articulo 53 del
Reglamcnto de Montes, la incautaci6n definitive a favor del
Estado y la venta de los products embargados, hasta cobrar
ambas erogaciones anteriormente indicadas.
Las guias parciales que hayan amparado los products fo-
restales que reciban estos comerciantes, deberin ser por ellos
remitidas, despues de inutilizadas, a la Direcci6n de Montes,
Minas y Aguas al final de cada trimestre natural, en cumpli-
miento de lo que dispone el articulo 19 del Reglamento de
Montes Si en la localidad existiese una Jefatura de Inspecci6n
Forestal, los comerciantes mencionadcs se encuentran en la obli-
gaci6n de entregar dichas guias parciales o de trinsito a la refe-
rida Inspecci6n, para que 6sta a su vez las envie a la Direcci6n
de Montes, Minas y Aguas.













Segundo: Los Inspectores Forestales de la Secretaria de
Agriculture tendrin el derecho y la obligaci6n de fiscalizar los
products forestales del pais, bien en bruto o ya elaborados,
que se encuentren dentro de establecimientos o dep6sitos en
cualquier lugar de la Repiblica, exigiendo de sus dueiios la jus-
tificaci6n del origen de los mismos y la prueba de que se han
satisfecho los impuestos forestales respectivos, procediendo a le-
vantar acta de la diligencia que practiquen para consignar en
ella todos los particulares que observen, embargando aquellos
products que no tengan justificada su procedencia o pago del
impuesto y dando cuenta a la Direcci6n de Montes, Minas y
Aguas para la resoluci6n pertinente, de acuerdo con las dispo-
siciones vigentes.
Tercero: Los comerciantes e industriales que reciban en
sus establecimientos products en bruto o elaborados, despues
de anotar en su libro-registro y en los de contabilidad los da-
tos especificados en la cliusula primera, estin obligados a re-
mitir a la Direcci6n de Montes, Minas y Aguas las guias par-
ciales o de transito que ampararon los cargamentos de tales
products forestales desde el monte o cualquiera otra poblaci6n
hasta su establecimiento, en el caso de que tales guias no les fue-
ren recogidas por el Inspector Forestal al realizar una visit de
fiscalizaci6n.
Cuando la conducci6n de los products recibidos por el co-
mercante o industrial haya estado amparada por un "c6nduce"
o factura commercial, serin estos documents los que habri de
exhibir al Inspector Forestal que practique la visit, como jus-
tificaci6n del origen de la mercancia, el cual tomari nota de ellos
y lo consignara en el acta que levante.
Cuarto: El carb6n vegetal destinado al consume de una
poblaci6n que no vaya debidamente consignado a comerciantes
del giro legalmente establecidos en el lugar del consume, o ven-
dedor ambulante autorizado para ello, seri decomisado por los
Agentes de la Autoridad y puesto a la disposici6n de la Secre-
taria de Agricultura, la que lo sacari a pfiblico remate, de acuer-
do con las disposiciones del vigente Reglamento de Montes.
Quinto: Los almacenistas de carb6n y demis products
forestales cuando vendan a los detallistas dentro de la misma


L 1













poblaci6n, acompaiiaran su mercancia con c6nduces firmados
por ellos mismos y extendidos con cargo a los c6nduces o guias
parciales que ampararon el carb6n o demis products, hasta su
propio almacin. Estos c6nduces parciales serin suministrados
por la Secretaria de Agricultura, a dichos almacenistas, los cua-
les devolverin las matrices de ellos a la Direcci6n de Montes,
Minas y Aguas tan pronto como los talonarios queden ago-
tados.
Cuando el carb6n o los products forestales del almacenis-
ta se remitan a otro Municipio, deberan ir acompafiados de la
guia de trinsito respective (modelo 4) que autorizari un fun-
cionario pfblico o Agente de la Autoridad que design la Di-
recci6n de Montes, Minas y Aguas. Se usarin para ello los
talonarios que suministre la propia Direcci6n.
Sexto: Los Libros Registros que tengan en sus estable-
cimientos los comerciantes e industriales de products foresta-
les del pais tendrin que ajustarse a los models implantados
por la Secretaria de Agricultura y que fueron insertados en la
Gaceta Oficial del dia 6 de enero de 1938, quedando obliga-
dos a hacer en ellos los asientos diaries de las operaciones mer-
cantiles que realicen, para que al ser inspeccionados por los fun-
cionarios del Ramo de Montes puedan estos fiscalizar debida-
mente lo prevenido en los preceptos vigentes, entendidndose que
el incumplimiento de lo consignado en este Articulo por parte
de los comerciantes o industriales, es una obstaculizaci6n que
se hace a la fiscalizaci6n del impuesto.
Septimo: Disponer que las multas que se impongan por
infracci6n de las disposiciones del Decreto 295 de marzo 1P de
1923, extendidos sus preceptos en la forma y modo que indi-
can los pirrafos anteriores, puedan ser reducidas hasta el mini-
mo de un peso, quedando vigentes las cantidades miximas se-
fialadas para dichas multas por el citado Decreto.
Octavo: Dejar sin efecto las multas impuestas hasta el
dia por la falta de tener en sus comercios, los almacenistas y de-
tallistas de products forestales, el Libro-Registro ordenado por
el Decreto n6mero 295 de 19 de marzo de 1923.


_ __ r ~










79

Noveno: El Secretario de Agricultura queda encargado
del cumplimiento de este Decreto, el cual surtirA sus efectos a
partir de la fecha de su publicaci6n en la Gaceta Oficial.
Dado en La Habana, Palacio de la Presidencia, a los trein-
ta dias del mes de junio de mil novecientos treinta y ocho.

FEDERICO LAREDO BRt,
President.
AMADEO L6PEZ CASTRO,
Secretario de Agricultura.

(Gaceta Oficial de 5 de julio de 1938).


REPUBLICAN DE CUBA

SECRETARIA DE AGRICULTURE

DIRECTION DE MONTES, MINAS Y AGUAS

CIRCULAR

La Habana, septiembre 19. de 1938.
Senior:
El articulo 18 del Reglamento de Montes dispone que los
conductores de products forestales a cuyo nombre haya sido
expedida una guia parcial, terminado que sea el transport, en-
tregaran dicha guia a la Autoridad local del punto a que se di-
rigieron los products; y el articulo 19 del mismo Reglamento
dispone que dichas Autoridades locales remitiran por trimestres
vencidos, los primeros dias de los meses de julio, octubre, ene-
ro y abril de cada afio, dichas guias parciales recogidas, a la Di-
recci6n de Montes, Minas y Aguas.
Las anteriores disposiciones se ratifican en el pirrafo final
del apartado Primero del Decreto nimero 1355 de 30 de junio
de 1938; por lo que los comerciantes; aserradores y almacenis-
tas de products forestales estin obligados a entregar dichas
guias parciales, una vez que 6stas hayan amparado los produc-
tos recibidos.












Pero es frecuente el caso en que el comerciante retiene en su
poder algfin tiempo la madera recibida al amparo de la citada
guia parcial; y cuando necesita obtener una guia de trinsito
(modelo 4) para distribuir en venta tales products, esti obli-
gado a presentar la citada guia ante la Autoridad local para que
esta, con vista de dicha guia y con cargo a ella pueda expedir
las guias de trinsito que necesita el aserrador, comerciante o al-
macenista. Si la guia parcial o de transito al amparo de la
cual recibi6 los products que ha tenido demorados en su esta-
blecimiento durante algin tiempo la devuelve inmediatamente
a la Autoridad local y esta la remite a la Direcci6n de Montes,
Minas y Aguas en las fechas mencionadas en el pirrafo ante-
rior, le ocurrira entonces que cuando necesite obtener la guia
de transito no tendri ya en su poder la guia parcial o de trin-
sito con la cual adquiri6 los products forestales de su propie-
dad, y la Autoridad local se negari a expedirle la nueva guia
de trinsito que necesite, por no tener a la vista la anterior guia
parcial o de trinsito, ocasionindole con ello graves perjuicios
al comerciante o industrial, y 6ste se vera obligado a pagar de
nuevo un impuesto que anteriormente se habia ya satisfecho al
hacerse la conducci6n de los mencionados products.
Vista la anterior dificultad prictica, que muchos comer-
ciantes han expresado a esta Direcci6n, precisa interpreter debi-
damente el articulo 19 del Reglamento de Montes y lo dispues-
to por el Decreto 1355 de 30 de junio del corriente afio, en
cuanto a las fechas de devoluci6n de las guias parciales o de trin-
sito recibidas por los comerciantes conjuntamente con los pro-
ductos comerciales que compren, a la Autoridad local corres-
pondiente, y por ella, a su vez, a esta Direcci6n. La inica in-
terpretaci6n compatible con las necesidades de la prictica y con
los preceptos reglamentarios vigentes, es que la devoluci6n de
estas guias parciales y de transit a la Autoridad local y por
esta a la Direcci6n de Montes deberi hacerse por los comercian-
tes despues que dichos documents se encuentren agotados; es
decir, despues que al dorso de los mismos se hayan hecho las
anotaciones de todos los embarques parciales correspondientes
para vender todos los products que dicho document ampar6
cuando el comerciante compr6 a otro, o al duefio de un monte,


- I










81

los products retenidos en su establecimiento durante largo
tiempo. Una vez agotadas las guias parciales o de transito
con las cuales justifican los comerciantes haber pagado el im-
puesto forestal de los products que tienen en dep6sito, es evi-
dente que tales documents de nada les sirven, por lo que es en-
tonces llegada la oportunidad de devolverlos a la Autoridad lo-
cal correspondiente, para que esta, a su vez, los remita a la Di-
rrecci6n de Montes, Minas y Aguas el pr6ximo dia .1' de julio,
octubre, enero y abril siguientes al moment en que dichas
guias parciales o de trinsito quedaron completamente agotadas.
Cuando los Inspectores Forestales, en cumplimiento de lo
que dispone el citado Decreto Presidencial 1355, visiten los es-
tablecimientos que tengan en existencia products forestales y
exijan de sus duefios la prueba de que han satisfecho los impues-
tos forestales respectivos, mediante la presentaci6n de las co-
rrespondientes guias parciales o de trinsito extendidas con car-
go a una general primitive de la Direcci6n de Montes, Minas y
Aguas, expedida con posterioridad al 21 de marzo de 1936,
dejaran en poder del comerciante las citadas guias parciales o
de transito mientras estas no se encuentren agotadas; pero es-
tin obligados a recoger todas las guias parciales o de trinsito
que tengan en su poder los comerciantes cuando sstas se en-
cuentren agotadas, cumpliendo asi lo que dispone el apartado
Tercero del citado Decreto 1355, remitiendo dichas guias a la
Direcci6n de Montes, Minas y Aguas.
Todo el mecanismo anterior de recibir guias parciales o
de trinsito para justificar el pago del impuesto de los produc-
tos comprados, o la obtenci6n despues, ante una Autoridad lo-
cal, de todas las guias de transito que requiera el comerciante
para ir vendiendo los products forestales que anteriormente
adquiri6, debe estar perfectamente consignado al dia en el Libro-
Registro que habrA de llevar su establecimiento, cumpliendo lo
que dispone el apartado Sexto del Decreto 1355, para lo cual
deberan hacer en dichos Libros los asientos correspondientes a
todas las operaciones mercantiles que realicen diariamente con
los products forestales, anotando en ellos las compras y las
ventas, autorizadas las primeras con las guias parciales o de
transito que obtengan de la Autoridad local, previa la presen-













taci6n de la anterior y con cargo a la cual se van extendiendo
las nuevas guias de trinsito, que seran tambien anc.tadas con
sus nuimeros correspondientes en los citados Libros-Registros.
En cuanto a los comerciantes establecidos dentro de las po-
blaciones urbanizadas, que reciben los products por medic, de
"c6nduces" que les extienden los Inspectores Forestales, por
quedarse estos con las guias parciales, tales "c6nduces" surten
los mismos efectos legales que la guia parcial antes menciona-
da, y para los mismos "c6nduces" regiran todos los preceptos
consignados en los pirrafos anteriores de esta Circular.
Los detallistas de carb6n dentro de las poblaciones recibi-
ran "c6nduces" parciales, que les seran extendidos por los al-
macenistas en el mismo giro; y estos "c6nduces" serin los que
les serviran para justificar ante los Inspectores el pago del im-
puesto del carb6n que tienen en existencia. Tambien lleva-
ran estos detallistas su Libro-Registro, en el que consignaran
todas las operaciones de compra en que necesiten justificar ha-
ber pagado el impuesto forestal. Las ventas al menudeo que
hagan al public dentro de la poblaci6n no sera precise con-
signarlas diariamente en dicho Libro-Registro, sino en el mo-
mento en que haya sido vendido algun saco de carbon, con-
signando en la column correspondiente del Libro el numero
y demis caracteristicas del "c6nduce" que ampar6 dicho saco;
es decir, que las ventas pequefias por cantidades menores de un
saco no serin anotadas en dicho Libro, en el cual solamente se
consignarin las ventas de sacos amparados por "c6nduces" en
poder del comerciante, de modo que las salidas anotadas vayan
agotando por unidades las cantidades expresadas en los "c6n-
duces", que se refieren siempre a sacos completes de carb6n ve-
getal, tipo. azicar.
Cualquier duda que se ofrezca a una Autoridad o funcio-
nario puiblico sobre el alcance e interpretaci6n de los preceptos
anteriormente mencionados, puede exponerla ante esta Direc-
ci6n para su studio y resoluci6n pertinente.

De usted atentamente,

Jos ISAAC CORRAL,
Director de Montes, Minas y Aguas.










83

SECRETARIA.DE AGRICULTURE

RESOLUCI6N NQ. 114

Por cuanto: Por Resoluci6n n6mero 160 de fecha 23 de
Noviembre de 1937, insertada en la Gaceta Oficial del dia 6
de Enero de 1938, se aprobaron los models de Libros-Regis-
tros nfmeros 1, 2 y 3 (I. R. F.) confeccionados por la Direc-
ci6n de Montes, Minas y Aguas para el uso obligatorio de las
personas naturales o juridicas que habitual u ocasionalmente
cfectien aprovechamientos forestales, asi como para los que se
dediquen a la venta, canje o cesi6n de products provenientes
de dichos aprovechamientos.
Por cuanto: Se ha comprobado en la practice que se hace
necesario la confecci6n de otro libro para el uso obligatorio de
industriales y comerciantes consumidores de products fores-
tales que se dediquen al negocio de hotel, restaurant, fonda, pa-
naderia, dulceria, teneria, tren de lavado,. tostadero de cafe, etc.
En uso de las facultades que me estan conferidas por la Ley
Orginica del Poder Ejecutivo

RESUELVO:

Primero: Aprobar el modelo de Libro-Registro nfimero
4 (I. R. F.) para el uso obligatorio de los industriales y comer-
ciantes consumidores de products forestales relacionados en el
segundo Por Cuanto de esta Resoluci6n.
Segundo: Que por la Direcci6n de Montes, Minas y
Aguas, se entreguen copias de dicho modelo a los impresores
que asi lo soliciten, siendo la impresi6n de cuenta de los mismos,
quedando autorizados para su venta y prohibida su inscripci6n
o registro como propiedad particular.
Tercero: Los Directores del Servicio Central y de Montes,
Minas y Aguas, quedan encargados del cumplimiento de esta
Resoluci6n en la parte que a cada uno concierne.












Dada en La Habana, a los veintiocho dias del mes de sep-
tiembre de mil novecientos treinta y ocho.

Josl GARCfA MONTES,
Secretario de Agricultura.

(Gaceta Oficial de 26 de octubre de 1938).



SECRETARIA DE AGRICULTURE

RESOLUTION N". 170

Por cuanto: Son ya numerosos y frecuentes los casos en
que se ha podido comprobar por la Inspecci6n Forestal, depen-
diente de la Direcci6n de Montes, Minas y Aguas, la alteraci6n
maliciosa de los datos consignados en las guias parciales y de
trinsito expedidas por las Autoridades locales, asi como los
conduces extendidos para el transport de los products fores-
tales, suplantindose en dichos documents las palabras y cifras
consignadas con el objeto de dar validez a aquellas guias y con-
duces que por raz6n de sus fechas han dejado de estar en vigor,
en unos casos, y otros con el prop6sito de burlar al Fisco en el
pago de los impuestos forestales establecidos por el Decreto-Ley
681 de 1936, al aumentarse dolosamente por los conductores
de products las cantidades de los mismos cuya conducci6n ha
sido autorizada.
Por cuanto: Tales hechos constituyen graves delitos de
falsedad en documents oficiales y de defraudaci6n al Estado,
cuyo procedimiento y castigo compete a los Tribunales de Jus-
ticia, para depurar las responsabilidades en que hayan incurri-
do sus autores, debiendo la Administraci6n dar cuenta de los
mismos en todos los casos en que se descubra la comisi6n de los
hechos anteriormente expresados.
Por tanto: En uso de las facultades que la Ley me conce-
de y en cumplimiento de lo que dispone el Articulo 299, Apar-
tado A, del vigente C6digo de Defensa Social,


L)
L I 'Now










85


RESUELVO:

Primero: Que en todos los casos en que por la Inspecci6n
Forestal se compruebe Ia alteraci6n de los datos, palabras y ci-
fras consignados en las guias parciales o de trinsito, asi como en
los conduces, licencias y guias especiales o en cualquier otro do-
cumento relacionado con el aprovechamiento y transport de
products forestales cuya autorizaci6n este sujeta al pago previo
de los impuestos establecidos, remita sin demora a la Direcci6n
de Montes, Minas y Aguas el document que aparezca alterado,
junto con el duplicado del mismo, en el caso de que este estu-
viere en poder de la Inspecci6n Forestal, acompaiiando dichos
documents con un informed en que se expongan claramente los
antecedentes del caso, con todas sus circunstancias; y que igual
procedimiento se siga tambien cuando se trate de Autoridades
y funcionarios que, sin tener atribuciones para ello, hayan expe-
dido indebidamente autorizaciones o permisos cuya concesi6n
compete de un modo exclusive a esta Secretaria.

Segundo: Que la Direcci6n de Montes, Minas y Aguas,
en todos los casos en que reciba de la Inspecci6n Forestal los do-
cumentos alterados o falseados en alguna forma, los remita sin
demora al senior Fiscal de la Audiencia de la Provincia a que co-
rresponda el hecho delictuoso cometido, a fin de que pueda pro-
moverse de oficio el procedimiento que en cada caso sea aplica-
ble, al dar traslado el Ministerio Fiscal al Juez de Instrucci6n
o Correccional competent para conocer del delito cometido, de
la denuncia hecha por la Inspecci6n Forestal y de los documen-
tos comprobatorios de la misma.

Dada en La Habana, a 1'. de noviembre de 1938.

Jost GARCfA MONTES,
Secretario de Agricultura.












SECRETARIA DE AGRICULTURE

DIRECTION DE MONTES, MINAS Y AGUAS

INSTRUCCIONES:

Que se dictan para conocimiento de los comerciantes e in-
dustriales traficantes en products forestales que, con arreglo a
las disposiciones del Decreto 1355 de 30 de junior de 1938, vie-
nen obligados a expedir conduces parciales para amparar dichos
products en el moment de su venta, canje, cesi6n o traslado.
Primera: En cumplimiento de lo establecido en el aparta-
do Quinto del Decreto 1355 de 30 de junior de-1938, "los alma-
cenistas de carb6n y demrs products forestales cuando ven-
den a los detallistas dentro de la misma poblaci6n, acompaiia-
ran su mercancia con c6nduces firmados por ellos mismos y
extendidos con cargo a los c6nduces o guias parciales que am-
pararon el carbon o demis products, hasta su propio almac6n.
Estos c6nduces parciales serin suministrados por la Secretaria
de Agriculture, a dichos almacenistas, los cuales devolverdn las
matrices de ellos a la Direccidn de Montes, Minas y Aguas tan'
pronto como los talonarios queden agotados".
Segunda: El c6nduce parcial que se extienda por los al-
macenistas para amparar products forestales, deberi hacerse
por duplicado utilizindose para ello, como original, el modelo
color azul del tal6n que se entregara a los detallistas de dichos
products para su resguardo. El duplicado color amarillo que
conjuntamente se extienda con el original, dentro del mes de la
fecha, se remitiri en los primeros cinco dias del mes siguiente
de su expedici6n, bajo sobre y por correo, a la Secretaria de Agri-
cultura, Oficina de la Inspecci6n Forestal, como. constancia de la
operaci6n efectuada por el comerciante o industrial que expidi6
dicho c6nduce.
Tercera: Una vez llenados por el expedidor los c6ndu-
ces de que se trata, procederi a llenar, ademis, la matriz del
tal6n con los mismos datos utilizados para la expedici6n de
los c6nduces.


i dim










87

Cuarta: Al que hiciere mal uso de estos documents, que
desde el moment en que se expidan tienen caricter official,
bien falseandolos o alterandolos con prop6sitos de lucro, se en-
tenderS que con ello se han violado los preceptos del vigente
C6digo de Defensa Social, siendo esto causa bastante para que
por esta Direcci6n se d6 cuenta de los hechos realizados a los
tribunales de Justicia, todo en cumplimiento de lo que estable-
ce el Articulo 299, apartado A, del citado cuerpo legal y de la
Resoluci6n No. 170 del Sr. Secretario de Agricultura, de fecha
19 de Noviembre del afio en curso, que asi lo dispone.

La Habana, 8 de Noviembre de 1938.

Jost ISAAC CORRAL,
Director de Montes Minas y Aguas.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs