• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 En el cuarto año
 Canal libre entre mares libres
 El problema penal Argentino
 La antropometría y la dactilos...
 Reincidencia y estadística...
 Nuestros niños
 El sistema rentístico de la provincia...
 Los embargos preventivos en los...
 La mujer divorciada ante nuestra...
 La conferencia jurídica de cordoba...
 Crónica y documentos - Septiem...
 Legislación, administración y jurisprudencia...
 Ideas y libros - La patria...
 Los fenómenos sociológicos australianos...
 Alevosia
 El contrato de trabajo en...
 Las prisiones en nuestro País
 Los embargos preventivos en el...
 La palabra
 El sentimiento de justicia y la...
 El sistema rentístico de la provincia...
 Cronica y documentos - Octubre
 Ideas y libros - Proyecto de la...
 Evolucion constitucional que se...
 Ideas federalistas
 Sobre superioridad de caracter...
 La legislación Italiana sobre el...
 La mujer divorciada ante nuestra...
 El sistema rentístico de la provincia...
 La clandestinidad en los casos...
 Crónica y documentos, noviembr...
 Legislación, administración...
 Ideas y libros
 Catálogo bibliográfico
 Canal libre entre mares libres...
 Justicia Argentina
 Partidos y programas
 La legislación Italiana sobre el...
 El código civil Argentino
 La personlidad jurídica internacional...
 Constitucionalidad de la nueva...
 El sistema rentístico de la provincia...
 Ciudadania, sufragio y garantías...
 Crónica y documentos - Enero, balance...
 Canal livre entre mares livres
 El gobierno de la ciudad con ocasión...
 La legislación Italiana sobre el...
 La doctrina monroe - La doctrina...
 Defraudación de marcas de...
 Crónica y documentos - Enero, doble...
 Legislación, administración y jurisprudencia...
 Ideas y libros
 Canal libre entre mares libres
 Partidos y programas - Los...
 La reforma del codigo de procedimientos...
 Los empleados y la política
 El régimen municipal en entre...
 El sistema rentístico de la provincia...
 Cronica y documentos - Febrero
 Legislación, administración y jurisprudencia...
 Ideas y libros - Agustin Alvarez...
 Table of Contents














Group Title: Revista argentina de ciencias politicas
Title: Revista argentina de ciencias políticas
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015199/00001
 Material Information
Title: Revista argentina de ciencias políticas Derecho,administración, economía política, sociología, historia y educación..
Physical Description: 36 v. : ; 27 cm.
Language: Spanish
Publisher: s.n.
Place of Publication: Buenos Aires
 Subjects
Subject: Social sciences -- Periodicals   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: v. 1-36 ; oct. 1910-jul. 1928
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015199
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000305150
oclc - 04578479
notis - ABT1743
lccn - ca 14000396

Table of Contents
    Front Cover
        Page 2
        Page 3
    Title Page
        Page 4
    En el cuarto año
        Page 5
        Page 6
    Canal libre entre mares libres
        Page 7
    El problema penal Argentino
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
    La antropometría y la dactiloscopia
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
    Reincidencia y estadística criminal
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    Nuestros niños
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    El sistema rentístico de la provincia de buenos aires
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
    Los embargos preventivos en los concordatos
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    La mujer divorciada ante nuestra ley civil
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
    La conferencia jurídica de cordoba y sus antecedentes
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    Crónica y documentos - Septiembre
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
    Legislación, administración y jurisprudencia - Ley de represión de la corrupción de mujeres
        Page 100
        Page 101
    Ideas y libros - La patria de Colón
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
    Los fenómenos sociológicos australianos y el criterio Argentino
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
    Alevosia
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
    El contrato de trabajo en España
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
    Las prisiones en nuestro País
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
    Los embargos preventivos en el concordato
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
    La palabra
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
    El sentimiento de justicia y la confraternidad humana
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
    El sistema rentístico de la provincia de buenos aires
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
    Cronica y documentos - Octubre
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
    Ideas y libros - Proyecto de la implantación de cursos nocturnos en los colegios nacionales de la república
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
    Evolucion constitucional que se abre camino en los estados-unidos
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
    Ideas federalistas
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
    Sobre superioridad de caracteres
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
    La legislación Italiana sobre el derecho de sufragio
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
    La mujer divorciada ante nuestra ley civil
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
    El sistema rentístico de la provincia de buenos aires
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
    La clandestinidad en los casos de posesión ordenada judicialmente
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
    Crónica y documentos, noviembre
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
    Legislación, administración y jurisprudencia
        Page 356
        Page 357
        Page 358
    Ideas y libros
        Page 359
        Page 360
    Catálogo bibliográfico
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
    Canal libre entre mares libres - Tesis y premio Wilmart
        Page 371
        Page 372
        Page 373
    Justicia Argentina
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
    Partidos y programas
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
    La legislación Italiana sobre el derecho de sufragio (continuación)
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
    El código civil Argentino
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
    La personlidad jurídica internacional de las sociedades anónimas
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
    Constitucionalidad de la nueva ley electoral de la provincia de buenos aires
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
    El sistema rentístico de la provincia de buenos aires
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
    Ciudadania, sufragio y garantías políticas
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
    Crónica y documentos - Enero, balance de 1913
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
    Canal livre entre mares livres
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
    El gobierno de la ciudad con ocasión del libro del profesor Rowe
        Page 551
        Page 552
        Page 553
        Page 554
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        Page 558
        Page 559
        Page 560
        Page 561
        Page 562
        Page 563
        Page 564
    La legislación Italiana sobre el derecho de sufragio (continuacion)
        Page 565
        Page 566
        Page 567
        Page 568
        Page 569
        Page 570
        Page 571
        Page 572
        Page 573
        Page 574
        Page 575
        Page 576
        Page 577
        Page 578
        Page 579
        Page 580
        Page 581
        Page 582
    La doctrina monroe - La doctrina drago - Perspectivas
        Page 583
        Page 584
        Page 585
        Page 586
        Page 587
    Defraudación de marcas de fábrica
        Page 588
        Page 589
        Page 590
        Page 591
        Page 592
        Page 593
        Page 594
    Crónica y documentos - Enero, doble crisis
        Page 595
        Page 596
        Page 597
        Page 598
        Page 599
        Page 600
        Page 601
        Page 602
        Page 603
        Page 604
        Page 605
        Page 606
        Page 607
        Page 608
    Legislación, administración y jurisprudencia - Presentación de memorias en las apelaciones de juicios sumarios
        Page 609
        Page 610
        Page 611
        Page 612
        Page 613
    Ideas y libros
        Page 614
        Page 615
        Page 616
        Page 617
        Page 618
        Page 619
        Page 620
        Page 621
        Page 622
        Page 623
        Page 624
        Page 625
        Page 626
        Page 627
        Page 628
        Page 629
        Page 630
        Page 631
        Page 632
        Page 633
        Page 634
        Page 635
        Page 636
        Page 637
        Page 638
    Canal libre entre mares libres
        Page 639
        Page 640
        Page 641
        Page 642
        Page 643
        Page 644
        Page 645
        Page 646
        Page 647
        Page 648
        Page 649
        Page 650
        Page 651
        Page 652
        Page 653
        Page 654
        Page 655
        Page 656
        Page 657
        Page 658
        Page 659
        Page 660
        Page 661
        Page 662
        Page 663
        Page 664
        Page 665
        Page 666
        Page 667
        Page 668
        Page 669
        Page 670
        Page 671
        Page 672
        Page 673
    Partidos y programas - Los caudillos
        Page 674
        Page 675
        Page 676
        Page 677
        Page 678
        Page 679
        Page 680
        Page 681
    La reforma del codigo de procedimientos civiles Italiano
        Page 682
        Page 683
        Page 684
        Page 685
        Page 686
        Page 687
        Page 688
        Page 689
        Page 690
        Page 691
        Page 692
        Page 693
        Page 694
    Los empleados y la política
        Page 695
        Page 696
        Page 697
        Page 698
        Page 699
        Page 700
        Page 701
        Page 702
        Page 703
        Page 704
        Page 705
        Page 706
        Page 707
        Page 708
        Page 709
        Page 710
        Page 711
        Page 712
        Page 713
    El régimen municipal en entre rios
        Page 714
        Page 715
        Page 716
        Page 717
        Page 718
        Page 719
        Page 720
        Page 721
        Page 722
        Page 723
        Page 724
        Page 725
        Page 726
        Page 727
        Page 728
        Page 729
        Page 730
        Page 731
        Page 732
        Page 733
        Page 734
        Page 735
        Page 736
    El sistema rentístico de la provincia de buenos aires
        Page 737
        Page 738
        Page 739
        Page 740
        Page 741
    Cronica y documentos - Febrero
        Page 742
        Page 743
        Page 744
        Page 745
        Page 746
        Page 747
        Page 748
        Page 749
    Legislación, administración y jurisprudencia - Provincia de buenos aires ley de supresión de costas de actuación
        Page 750
        Page 751
        Page 752
        Page 753
    Ideas y libros - Agustin Alvarez y su obra "La creación del muado moral"
        Page 754
        Page 755
        Page 756
        Page 757
        Page 758
        Page 759
        Page 760
        Page 761
        Page 762
        Page 763
        Page 764
    Table of Contents
        Page 765
        Page 766
        Page 767
        Page 768
        Page 769
        Page 770
Full Text

















REVISTA ARGENTINA
SDE

CIENCIAS POLITICAL









REVISTA ARGENTINH

DE


CIENeIAS POLiTIeAS


DERECHO, ADMINISTRATION, ECONOMIA POLITICAL, SOCIOLOGIA,
HISTORIC Y EDUCACION



Fundador y Director: Dr. RODOLFO RI'VAROLA

SECRETARIO DE REDACCION: DR. HORACIO C. RIVAROLA




... qpublicar... ideas)>..
(CONST. NAC. ART. 14)


TOMO VII















REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLITICAL
DIRECCION Y ADMINISTRATION: AVENIDA DE MAYO, 605

BUENOS AIRES

1913








REVISTA ARGENTINA

DE CIENCIAS POLITICS








EN EL CUARTO ARO


La REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLITICAL entra con este nime-
ro en el cuarto afio de su existencia. Los seis voluimenes con
un total de 4944 pdginas, publicados, y las materials de que tra-
tan, son testimonio de haber cumplido hasta hoy su program.
Lo ha cumplido intellectual y moralmente. Ha recogido estu-
dios y opinions de escritores nacionales y extranjeros, en
el orden de la especialidad a que esta consagrada, y prestado
la atenci6n prometida, en los asuntos de mayor actualidad. Ha
mantenido la nms several neutralidad: su lema: <
tornado de las palabras de la Constituci6n Argentina, le ha per-
mitido ser una tribune libre, en cuanto a creencias y conclusio-
nos cientificas, religiosas o political: caben todas, dentro de
la relatividad impuesta por el valor intrinseco del trabajo y el
respeto por las personas y sus sentimientos.
Ha considerado la Direcci6n que para mantenerse en este pro-
p6sito es indispensable sostener la REVISTA lejos de today vincu-
laci6n official. No la tiene en ningdn sentido: no tiene ni ten-
dra subsidio, ni protecci6n de cualquier otro orden; ni ha solici-
tado ni recibido consejo alguno de gobierno ni de ministerio;
ni se ha puesto tampoco sistemAticamente en la oposici6n a
todo gobierno o a cualquier gobierno determinado. La political
como ciencia se ocupa de asuntos mis generals que la political
como arte. A esta filtima corresponde apoyar o combatir a los
hombres; a la primera acordarse de ellos lo menos que sea
possible.
No necesita el lector que se agregue a las precedentes lotra
declaraci6n: la REVISTA no es una empresa commercial. Pesa has-
ta hoy como un gravaemen sobre el peculio particular de su








REVi5TA ARGFNTINA DE CIENCIAS POLiTICAS


fundador, exclusivamente. La mas elemental de las razones
egoistas bastaria para hacerle abandonar el empefio. La com-
probaci6n diaria de que responded a un ideal. colectivo le acon-
seja persistir. Ha comenzado esta publicaci6n, por ser tribune
national para expresi6n de nobles aspiraciones de mejor go-
Sbierno politico, econ6mico y social, -gobierno, en el. sen-
tido institutional. Ha conquistado la confianza y la simpatia
de escritores en toda Am6rica de habla espafiola, y empieza
a ser 6rgano coming de su trabajo intellectual. Explicase tal in-
ter6s porque nuestros pauses americanos necesitan para su paz,
bienestar y justicia interior, como una bendici6n del cielo, un
poco do cultural political, y 6sta no lega sino por la consagra-
ci6n cientifica a la observaci6n y el studio: La REVISTA es
in instrument para este m6todo.
Todo esto obliga a continuar en la tarea con cualquier
esfuerzo. Lo confiesa, la Direcci6n, sin disimulo, para solicitar
una vez mas, la mayor cooperaci6n que espera y cree merecer
del pfblico estudioso.
A la colaboraci6n americana la REVISTA ha aiadido desde
su fundaci6n la europea. La primera es generosa y acude espon-
taneamente. La segunda tambi6n lo es; pero existe en Europa
un concept mis just que el nuestro sobre el noble trabajo
intellectual: tiene un precio. La REVISTA paga su colaboraci6n
europea. No se oculta a esta Direcci6n que debe ser am-
pliada, especialmente con studios de orden econ6mico. Sea tam-
bi6n esto, justificaci6n del precedent pedido. El aumento de
la colaboraci6n europea importaria un aumento de gastos, y
no sera possible sin aumento en el nimero de subscriptores.
Que estas palabras, que s61o habrian podido decirse en inti-
midad, sirvan de reciproco estimulo, y confianza para la con-
tinuaci6n de esta obra.
Vaya con ella nuestra gratitud para cuantos la han favore-
cido, y anticipadamente, para cuantos la favorezean.


LA DIRECCI6N.

















CANAL LIBRE ENTIRE MARES LIBRES (1)


TESIS WILMART


HIan sido recibidos por la REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLITI-
CAS, de conformidad con las condiciones publicadas, los trabajos
que a continuaci6n se enumeran, con opci6n al premio ofrecido
en concurso.
Han pasado a studio del jurado, comnpuesto por los sefiores
doctors:

D. EDUARDO BIDAU, professor de derecho international pfiblico
en la Universidad de Buenos Aires.
D. JOAQUIN V. GONZALEZ, professor de derecho international
publico y de historic diplomAtica, en la Universidad de La
Plata.
D. ANTONIO DEL Viso, professor de derecho international pu-
blico en la Universidad de C6rdoba.

TRABAJOS RECIBIDOS

1. El firmado por Neuquen, Flandes. (Repiblica Argentina).
2. x > Fred. (Rep~tblica Argentina).
3. Lema: Attendre pour atteindre. (Repfiblica Argentina). (En italiano).
4. El firmado por Adamastor. (Honduras).
5. v > Vulcano. (Ecuador).
6. Lema: Pocas.palabras, muchas ideas. (Espafia).
7. Mare comune omnium est, y va firmado Ulpiano (Brasil). (En por-
tugu6s).
8. > Que para sujetar a cautiverio-del mar el vasto imperio-aun no
inventan derecho los tiranos. (Ecuador).
9. > Luz y Verdad.
10. Juzguemos las grades obras por sus benefieios a la humanidad.
11. Deus est mortalem juvare, y va firmado Plinio.
12. > Dios, Unidn, Libertad. (Rep. de Honduras).
LA DIRECCI6N.


(1) Vease tomo V, pAg. 379.




















EL PROBLEMA PENAL ARGENTINO



No es de la cuesti6n penal que voy a ocuparme, sino; de
nuestra cuesti6n penal, punto de mira que generalmente ol-
vidamos los que en una forma cualquiera o en una u otra
esfera de actividad procuramos su soluci6n.
Es solo de un moda relative, fragmentario, incomplete, que
el tema ha sidb y es de ordinario estudiado, comprendido y
realizado, asi en la ctedra como en la literature y por el 6r-
gano de los poderes piblicos.
Porque no es con el auxilio exclusive del studio del pro-
blema en paises de emigraci6n, de costumbres, de ideas, de
instituciones y de regimenes distintos, que habremos de es-
tudiarlo, plantearlo y resolverlo entire nosotros. Ni es con un
modo de ver en la citedra, con otro en la legislaci6n y con
otro en la aplicaci6n de la misma, sin vinculo de relaci6n y
continuidad que nos colocaremos en condiciones de penetrar-
lo y conjurarlo o remediarlo.
El problema penal, de suyo complejo, t6rna.se mrs arduo aun
en pauses como el nuestro en period de -evoluci6n political y eco-
n6mica y de transformaci6n social activisima, por raz6n del
agregado heter6geneo y cambiante del element inmigratorio.
Es, pues, menester estudiar el delito y el delincuente en nues-
tro propio ambiente, y hacerlo armonizando la acci6n,.hoy dis-
persa, en una unidad de discipline rational y orientada en la
direcci6n acorde de una soluci6n amplia y comprensiva.
La verdadera soluci6n, en realidad, no depend de la enseianza
universitaria, ni de la reform de la legislaci6n de fondo y
deo forma, ni del r6gimnen carcelario, si todo ello ha de actuar








EL PROBLEMA PENAL ARGENTINO


separadamente como organismos independientes y del todo ex-
trailos." La soluci6n esti en cada una de esas instituciones v
en todas juntas a la vez.
El delito es un enemigo de fecundos poderes ofensivos y de-
fensivos, y vana sera la empresa de preparar contra 61 una
campafia, si los organismos instituidos con ese fin han de ac-
tuar on dispersi6n, sin un plan cientifico y ordenado, no do
otra suerte que un poderoso ejercito lanzado en campo des-
conocido, desorganizado, desarticulado, sin plan ni direcci6n.
La catedra, la ley, la magistratura, la political, los regi-
menes carcelarios, son los grades cuerpos de ej6rcito puestos
en movimientos contra el delito. Si todas estas fuerzas obe-
decen en la acci6n a un sistema, a un plan arm6nico, el 6xito
sera seguro; pero si cada una de ellas habrA de opera por su
cuenta o independientemente, el resultado, sino est6ril, seri
por lo menos de limitada eficacia.
La catedra debe estudiar la cuesti6n penal en la ciencia y
en la legislaci6n comparada, y al mismo tiempo en nuestra
legislaci6n y en su reacci6n aplicada a los hechos, manera de
ver por desgracia en ocasiones descuidadas.
La policia tiene en parte a su cargo la prevenci6n, tambi6n
en parte la represi6n del delito, y esta en condiciones de saber
c6mo act6a sobre 61 la ley y de que manera el delincuente ac-
tfia frente a la ley y a la acci6n del progress.
La magistratura esta familiarizada con el conocimiento de
la ley y del delito, y las autoridades de algunos establecimien-
tos carcelarios saben hasta donde y en qu6 forma el regimen
de las penas actia sobre el delincuente.
Pero la cetedra, la policia, la magistratura y las autorida-
des carcelarias conocen el problema de un modo casi siempre
unilateral, pudi6ndose decir que el poder encargado de dic-
tar la ley, por raz6n de sus multiples funciones y de su propia
organizaci6n, ni siquiera tiene el conocimiento acabado de uno
solo de los distintos y various aspects del problema.
(Por qu6, entonces, estas fuerzas dispersas no se relacionan
y armonizan? iPor qu6 no se ha de organizer un centro o ins-
tituto bajo la direcci6n del ministry de justicia, por ejemplo y
del que formarian part los miembros de la magistratura pe-
nal, los profesores de la material, en las universidades, el jefe








REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLITICAL


do policia. y algunos de los funcionarios superiores de la re-
partici6n, los directors de algunos establecimientos carcela-
rios, y si se quiere los miembros de las comisiones de legisla-
ci6n do ambas camaras, algunos de los miembros de la comisi6n
del patronato de la infancia y algunas personas de notoria
competencia ?
Un institute semejante, puesto de inmediato bajo el alto
patrocinio del ministry del ramo y constituido por organis-
mos o entidades tan prestigiosas por raz6n de las disciplines
cientificas y del conocimiento director diariamente adquirido
en la observaci6n especializada del fen6meno juridico en su
traducci6n en hechos de la vida real, ya con relaci6n a sus
causes o factors, ora en el sentido de los resultados en la
aplicaci6n del precepto, del mecanismo o del tratamiento, no
podria menos que promover y realizar obras y reforms met6di-
cas y de una excelencia y eficacia incontestables.
Podria observarse acaso que esti en preparaci6n la reali-
zaci6n de un congress que persigue fines anAlogos. Mas no
entiendo que se trate de cosas que se excluyan. El congress
se reunir&, deliberari y dejard votado un ndmero determinado
de declaraciones; pero luego habrA desaparecido, y su obra,
si bien de indiscutible importancia, quedarA reducida a la
expresi6n de una aspiraci6n pfiblicamente manifestada. El ins-
tituto, en cambio, podri hacer suyas esas mismas conclusions,
tomarA tal vez otras resoluciones, y, lo que no podri hacer
el congress, procurarA realizarlas por la acci6n permanent
y combinada de los distintos resorts que la forman. Es decir,
que la idea se pondra en acci6n, y de manera empefiosa, hasta
alcanzar la realizaci6n de sus prop6sitos; con la ventaja evi-
dente que su actuaci6n no sera transitoria, sino permanent,
y que seguirk de cerca el curso natural y cambiante de los
hechos en todos los moments, observando en el gran laborato-
rio las reacciones, las nuevas formas y las nuevas necesidades.
Un tal institute podria abordar con 6xito el studio y las
soluciones progresivas del transcendental y Arduo problema, con
esa seguridad y eficacia tan solamente propias de la intima
asociaci6n de los principios con la observaci6n de los hechos
llamados a regir.
Same finalmente permitido expresar, que me he limitado








EL PROBLEMA PENAL ARGENTINO


a desarrollar la idea fundamental, que pertenece al doctor Ro-
dolfo- Rivarola, quien, con la autoridad que le es reconocida,
la fij6 como sintesis de su conferencia sobre Politica penal
dada el mes pasado.
Hizo notar con singular acierto este deplorable desperdicio de
robustas y sanas energies y la impostergable necesidad de
encauzarlas en una fecunda y benefica conjunci6n de miras y
de acci6n. :
La idea, de una apariencia engaiiadoramente empfrica para es-
piritus indiferentes o inactivos, lleva en su entraia la s6lida y
firme trabaz6n de las realidades practices para quienes pres-
tan al grave problema today la atenci6n y actividad que des-
pierta y require.

OCTAVIO GONZALEZ ROURA.


2,J. A



















LA ANTROPOMETRiA Y LA DACTILOSCOPIA (1)


(COLABORACI6N DE CUBA)

Para suprimir todos los inconvenientes de la fotograffa como
sistema de identificaci6n, vino el famoso sistema antropo-
m6trico.
Ya enl 1872, un italiano resident ten Londres, G. Bonomi, publi-
c6 un libro titulado Project of an instrument for the identifica-
tion of person, referente a un aparato por 61 inventado; pero
ya antes, desde 1864, habia Lombroso vulgarizado los procedi-
mientos antropom6tricos aplicados al studioo del hombre cri-
minal, como mas tarde Morselli lo hizo en relaci6n a los aliena-
dos, inventando un instrument antrop6metro.
El sistema. antropom6trico alcanz6 su viabilidad merced a
los esfuerzos y genialidad de Alfonso Bertill6n, que en 1882 lo
introducia en la policia de Paris, y que en 1885, en el primer
congress international de antropologia criminal celebrado en
Roma, rccibi6 el >, por asi decirlo.
El procedimiento identificativo de Bertillon (2) se divide en
tres parties principles segfin el objeto de las observaciones del
operator, que son: (

(1) Este trabajo forma part de la obra del Dr. Ortiz, de la que en otra
secci6n damos noticia. Fu6 enviado a la REVISTA, para ser publicado con
anterioridad a la aparici6n del libro; causes involuntarias impidieron tal
publicaci6n, por lo cual este articulo verA la luz simultaneamente con
la llegada de los primeros ejemplares de la obra a Buenos Aires. La impor-
tancia del studio de que trata y la dificil circulaci6n de obras de otros
pauses americanos, en la Argentina, justifican por otra part esta publi-
caci6n. (N. DE LA D.)
(2) Los datos que siguen estAn tomados en su mayoria de la obra de
BERTILLON: Identification anthropomdtrique, Instructions Signaletiques
Melun 1893.








LA ANTROPOMETRiA Y LA DACTILOSCOPIA


miento descriptive y el seiialamiento de las marcas particu-
lares>>.
El seiialamiento antropom6trico se basa en estos tres principios:
1.0 Fijeza casi absolute de nuestra armadura 6sea a partir de
los veinte anos; 2.0 Extrema diversidad de dimensions que pre-
senta el ,esqueleto de un individuo comparado con otro; y 3.o
Facilidad y relative precision con que pueden ser medidas cier-
tas dimensions del esqueleto human.
He aqul las medidas adoptadas para el formulario del sefia-
lamiento antropom6trico:

/ Longitud de la cabeza
Anchura de la cabeza
Medidas de la cabeza... Anchura de la cabeza
Longitud de la oreja derecha
DiAmretro bizigomAtico (1)
SLongitud del pie izquierdo
Medidas de lasextremida- > \ dedo medio izquierdo
des.................... > auricular izquierdo
S codo(antebrazo ymano)
Talla
Medidas generales...... Braza
Busto


Estas medidas no tienen valor sino bajo la condici6n sine qua
non de que sean tomados de manera rigurosamente uniform y
precise, es decir, que en todo; lqs casos, en el mismo o en di-
versos laboratories, se tomen con iguales aparatos y con id6n-
ticos procedimientos, para lo cual es necesario una misma capa-
cidad tecnica y practice por parte de los various operadores.
La talla. se mide vali6ndose de una escuadra de madera de
forma especial que se desliza a lo largo de un metro graduado,
fijo, verticalmente, en la pared. El sujeto se coloca con los pies
desnudos, con la espalda adopada a la pared del aparato y
con ciertos precisos requisitos de detalle en su posici6n.
La braza se aprecia, haciendo que el sujeto extienda sus bra-
zos en cruz sobre un tablero graduado, cuidando de que el dedo


(1) Esta media, desde 1894, sustituye a la antigua de la anchura de la
oreja derecha.









REVISTA ABGENTINA DE OIENCIAS POLtTICAS


medio de la mano derecha permanezca fijo en el extreme donde
empieza la media, y que el dedo analogo, izquierdo, marque en
la escala m6trica el nfmero de centimetros que pasan del me-
tro alcanzado por todos.
La media del busto se toma sentando al examinado en un pe-
quefio taburete de 40 centfinetros de altura y hacienda deslizar,
hasta tocar con su cabeza, la ya citada escuadra de madera,
la cual sefialarA la media en la correspondiente regla gradua-
da. Esta media, segin el mismo Bertill6n, < te exacta mis que en los individuos de buena voluntad>.
La longitud de la cabeza hay que describirla por medio de un
comps de los llamados de espesor o de Broca, desde la con-
cavidad de la raiz de la nariz hasta la protuberancia mIs sa-
liente de la region occipital.
La media de la anchura de la cabeza como la del citado
didmetro cefdlico (el antero-posterior), se obtiene con el com-
pas de espesor, haciendo resbalar las puntas de 6ste en zig-zag
por los parietales hasta encontrar la abertura maxima. Esta,
como la anterior media craneom6trica, son bastantes difici-
les, al decir de Bertill6n, y necesitan por este motive una ope-
raci6'n de control o de rectificaci6n, ya que su valor absolute
es decisive a los efectos do la ulterior identificaci6n.
La longitud de la oreja derocha se examine por medio de otro
instrument especial, un pequefio compAs de corredera, movible,
o glissiere.
El didmetro bizigomdtico se fija, an&logamente a los didmetros
craneales, con el compas de espesor y por procedimientos pa-
recidos.
La longitud del pie izquierdo se observa con un comps gran-
de de corredera ad hoc, colocando al sujeto con el pie apoyado
sobre un taburete, de manera que el peso del cuerpo se apoye
sobr6 61.
La longitud del dedo medio izquierdo y la del auricular de
la misma mano, se precisan con el mismo instrument.
La del codo izquierdo se alcanza extendiendo de piano el an-
tobrazo y la mano sobre un bastidor o mesita destinada a
ese objeto.
La operaci6n de conseguir por los diversos instruments espe-
ciales todos estas medidas, no estd exenta de dificultades; exi-








LA ANTROPOMETRIA Y LA DACTILOSCOPIA


giendo la adopci6n de determinadas posiciones asi por parte
del operator como del sujeto medido, la observaci6n de las de-
formidades o anomalias fisiol6gicas o patol6gicas de 6ste,
quo impiden la medici6n en la forma normal y que motivan re-
glas especiales, y la revision o rectificaci6n de las mediciones,
absolutamente necesarias en la de los diAmetros del crnneo, etc.
Pero, no obstante todas precauciones, dadas las dificultades
propias de la antropologia, la malicia de los sujetos sometidos a
ella, la diverse capacidad y celo de los funcionarios antrop6-
metras, la possible defectuosidad (siquiera temporal) de los
instruments, etc., ain son frecuentes los errorse. Asi lo recono-
ce el mismo Bertill6n, el cual ha compuesto un cuadro con el
margen de aproximaci6n admisible en cada media, pasado el
cual pasa a ser un error grosero y una inexactitud irreparable.
Asi, por ejemplo, admitese una aproximaci6n de siete mili-
metros en la talla, 10 en la braza, 0'5 -en los diametros craneales,
1 en la longitud de la oreja, etc. En los diAmetros mAximos
de la cabeza, que son los mis importantes, una aproximaci6n
de un milimetro es err6nea, la de dos implica la no identifi-
cacion.
Todos los datos antropom6tricos obtenidos se apuntan con
signos especiales, que a veces adoptan una forma parecida
a la taquigraffa, en unas cartulinas de 142 milimetros de an-
chura por 161 milimetros de altura. En 6stas tambi6n se pega la
fotografia del delincuente, y anotan al dorso su filiaci6n, ante-
cedentes y las observaciones del sefialamiento descriptive y
del de marcas especiales.
De esta ficha se diferencia otra llamada de clasificaci6n, la
cual estA destinada a quedar en el archivo, asi como la otra
es la que se facility a la policia para las investigaciones.
El sefialamiento antropom6trico os el que sirve de clave
para la clasificaci6n. Esta no puede ser mis. ficil y precisa,
segin su author, una vez obtenidas las fichas. Primeramente
se forman dos grandes grapos, segfin el sexo de los sujetos de
las fichas. Suponiendo un archivo de 120.000 fichas, unas
20.000 tan s61o iran al casillero de las mujeres, pues 6stas son
menos criminals que los hombres.
De los 100.000 sefialamientos restantes hay que separar unos








REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLITICAL


10.000 referentes a menores de 21 aflos, que seran coleccionados
tambien en casillero apart.
Los 90.000 restantes seran divididos desde luego segin el
diametro antero-potsterior del crdneo en las tres ramas pri-
mordiales siguientes:
Primera dimension: pequefia, 30.000 fichas.
Segunda dimension: media, 30.000 fichas.
Tercera dimension: grande, 30.000 fichas.
Estas tres categories se determinan matem6ticamente; asi
en Paris se consideran dimensions medias las que oscilan
entire 185 a 190 milimetros; pequefias, las que no llegan a 185
milinietros, y grades, las que pasan de 190.
Cada uno de estos grupos de 30.000 sefialamientos se sub-
divide en otros tantos, segfin el diametro transversal de la
cabeza. De cuya division resultan ya nueve grupos, cada uno de
los cualej comprenderA unas 10.000 fichas.
A su vez estos grupos se subdividen cada uno en tres sub-
grupos, segin la longitud del dedo medio izquierdo, resultando
27 categories, conteniendo 3.300 seiialamientos cada una.
La longitud del pie proporciona una cuarta subdivision, re-
partiendo las fichas de cada uno de los 27 grupos anteriores
en otras tres de 1.100. Despu6s se aplica la longitud del codo
y cada grupo se reduce a 336 fichas; la talla los limit a 122;
la longitud del dedo auricular a 40 y el color de los ojos, que
se olbserva en el sefialamiento descriptive, los disminuye to-
davia hasta no contar mAs de una docena.
Una vez obtenido el sefialamiento antropom6trico de un su-
jeto, se dirige el funcionario identificador a la division del
casillero correspondiente a la categoria del didmetro longitu-
dinal oefdlico que se consigne en la nueva ficha, despu6s se ob-
tiene la subdivision indicada por el diametro transversal de
la cabeza, para buscar enseguida la subdivision expresada por
la longitud del dedo medio, y asi sucesivamente de subdivision
en subdivision, se llegard a la casilla o paquete de fichas en que
se encuentre el sefialamiento igual al formado recientemente,
si es que el sujeto habia pasado ya por el gabinete antropom6-
trico; si no se deja en el lugar correspondiente esperando que
la reincidencia traiga nuevamente al delincuente para su iden-
tificaci6n.








LA ANTROPOMETRIA Y LA DACTILOSCOPIA


Do la comparaci6n entire la ficha reci6n formada y la ha-
llada en el casillero, no ha de resultar la absolute identidad de
las mismas, sino. una aproximaci6n dentro de ciertos limits
de tolerancia, pues como dice Bertill6n, es casi impossible que
en dos casos la medicidn de la talla, del busto y de la longitud de
la oreja de-un mismo individuo arroje las mismas dimensions mili-
metricas.
El sefialamiento descriptive es el que describe al sujeto por me-
dio de palabras precisas, sin necesidad de instrument alguno.
Es lo que Bertill6n llama portrait parle, o sea retrato hablado.
Comprende varias classes de observaciones como son cromiti-
cas, morfol6gicas y complementarias. Las cromiticas se refie-
ren al color del iris izquierdo, del cabello y de la piel. Las morfo-
16gicas se dirigen a la frente (altura, anchura, inclinaci6n, pro-
minencia, particularidades), a la nariz (concavidad, dorso, base,
ventanas, dimensions, particularidades), y a la oreja derecha
(bordes, 16bulo, antitragus, pliegues, forma general, separa-
ci6n, particularidades).
Las complementarias analizan ciertos rasgos que resultan
caracteristicos del individuo examinado y que merezcan figu-
rar en el sefialamiento.
Unas observaciones se hacen colocando de perfil la cabeza
del sujeto pasivo, y otras' mirAndole la cara de frente. Las
primeras se refieren al contorno y configuraci6n general del
crAneo (acrocefalia, trigonocefalia, etc.), a la de los labios
(altura naso-labial, prominencia, border, grosor, etc.). Las ob-
servaciones de frente estudian el contorno de la cara forma
angulosidades, etc.), el cabello (abundancia, inserci6n, ondu-
laci6n, calvicies, etc.), la barba (naturaleza de los pelos, in-
serci6n, etc.), las cejas (separaci6n, elevaci6n, direcci6n, forma,
longitud, anchura, abundancia, color, etc.), el globo ocular
(salida, espacio, interocular, etc.), surcos y pliegues de la piel
(en la frente, en la mejilla, en las sienes), y el cuello (grosor,
longitud, etc.).
Estas observaciones complementarias se extienden hasta la
anotaci6n de otros rasgos que son, por decirlo asi, estilo de
la individualidad del sujeto sometido al sefialamiento. Asi, se
analizan la actitud, de manera de andar, la gesticulaci6n, la








REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLiTICAS


mirada, la mimica facial, la voz, la manera de hablar, el modo
de vestir, la profesi6n, etc.
La tercera parte del sefialamiento es la de las marcas parti-
culares y se refiere a los lunares, cicatrices, manchas de la piel,
quemaduras, i tatuajes, anquilosis, amputaciones, etc. El studio
de las marcas especiales, que tiene el cuerpo de todo ser hu-
mano, se hace en su descripci6n y en su localizaci6n. Para
describirlas hay que tener present su clase, forma, direcci6n,
dimensions, etc. Para localizarlas hay que considerar el cuer-
po human dividido en seis regions: l.a Extremidad superior
izquierda. 2.a Idem derecha. 3.a Parte anterior del cuello y cara.
4.a Pecho y vientre. 5.a Dorso del cuello y espalda, y 6.a Otras
parties del cuerpo. Ademis, hay que localizarlas respect a los
puntos de referencia, que son: la laringe, la tetilla, la s-p-
tima vertebra, el clibito, el ombligo, las espinas iliacas an-
teriores, etc. Para que puedan constar en el corto espacio
ofrecido por las fichas, Bertill6n ha compuesto una especie de
escritura abreviada para expresar con ella todas las marcas,
su localizaci6n, modalidades, etc., y esta .escritura llega has-
ta adoptar signos especiales andlogos a los taquigrdficos.
A partir de 1894, Bertill6n afiadi6 a su ficha, como marca
especial suplementaria, la impresi6n de los surcos papilares
de los dedos pulgar, indice, medio y anular derechos. Como
quiera que mis adelante, en lugar mis oportuno, tratat6 ex-
tensamente del valor exceptional de esta marca digital, me
abstengo de hacer aqui consideraciones que resultarian prolijas.
Cada uno de los tres sefialamientos, expuestos someramente,
desempefia una funci6n distinta en el procedimiento identifica-
tivo. Al efectuarse la comisi6n de un crime por un delincuente
en libertad, lo primero que se procura es la detenci6n del
mismo, y al efecto la policia estudia el sefialamiento descriptive,
es aecir, el conjunto de datos observables a simple vista sin
apoderarse del criminal, y una vez posesionada de 61 emprende
la no siempre ficil y c6moda caza del culpable. Detenido el
individuo, sospechoso por lo menos, es conducido al gabinete
antropom6trico para determinar su personalidad criminal por
medio de la ficha correspondiente o su carActer de novicio por
la ausencia de 6stas. So acude al casillero y se practice la busca
por el procedimiento eliminativo basado en el sefialamiento
antropom6trico.








LA ANTROPOMETRIA -Y LA DACTILOSCOPIA


Hallada la ficha, la verdadera identificaci6n ha ido ya ha-
ciendose per la comparaci6n de la ficha recien compuesta con
la.ya existence en el casillero; pero dice el mismo Bertill6n,
que esto no basta, porque las mediciones solo tienen un valor
aproximativo. Es precisa la. identidad absolute entire el in-
dividuo preso y el que lo fu6 anteriormente, pasando por el
labdratorio antropom6trico; y ella se consigue per medio del
*sefialamiento de las marcas especiales, cuyo examen produce
la llamada identidad judicial del valor absolute. Si el dete-
nido tiene todas las marcas precisadas en la ficha seleccionada
por el sefialamiento antropom6trico, es el mismo que otra vez
fue ya sometido a la acci6n punitive de los thibunales.
El sistema Bertill6n, se descompone, pues, en tres parties: la
que yo me permit lamar identificaci6n inquisitive, (el portrait,
parld) que sirve con preferencia para las pesquisas judiciales;.
la que titular identificaci6n clasificativa (el sefialamiento antro-
pom6trico) que se utiliza especialmente para la seriaci6n de
las fichas; y la que puede decirse identificacidn demostrativa,
(las marcas particulares), piniculo, por decirlo asi, del pro-
cedimiento identificativo. De estas tres parties, no siempre bien
definidas por los autores, debe componerse todo sistema de
identificaci6n e import fijarse en ellas y en sus respectivas
funciones para buscar en su studio la critical de los sistemas,
que se harA mAs adelante.
Los inconvenientes que con raz6n se achacan al bertillonaje
son los siguientes:
< (chan alcanzado el desarrollo complete.
bre, a la edad de 20 afios, lo que no es exact, para el
evar6n al menos, segin lo que ensefia la antropologia: hacia
c los 25 aRos se complete el desarrollo orgdnico del cuerpo.
< otrol muchos delincuentes, y justamente los mis peligrosos,
( e imbeciles, que, come ha demostrado luminosamente la antro-
< pologia criminal, delinquen precozmente y reinciden enseguida.
< errors serAn faciles, dadas las diferencias en el mode de to-








REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLITICAL


< << viene lamentandose, desde hace much tiempo, entire los mAs
< < cllevando al observador de uno a otro grupo de criminals, de
< < tradictorio.
(mensuraciones utilizadas son, a la inversa de lo que piensa
< < < <,es demasiado notorio para que insistamos. AdemAs, el criminal
o ofrece caracteres precoces de senilidad y el adelgazamiento
< <(se manifiesta muy pronto en ellos; y tenemos nuevos errors
(que, por cierto, est&n lejos de ser pequeios. De csco se deduce
< < m6trico tiene una aplicaci6n muy restringida.
< Scon facilidad (y lo saben bien algunos conscriptos que prestAn-
< << obligaciones militares).
< <.
Pero todavia puedo seialar ficilmente otros inconvenientes
que lo hacen hoy dia inadmisible, a saber:
Dicimo: No puede aplicarse a las mujeres, no solamente por-
que las obliga a un acto de impudor reprobable, sino porque
el cabello en las mujeres dificulta extraordinariamente la me-
dici6n de los diAmetros craneanos, hasta el punto de que en
las provincias de Francia, la patria del bertillonaje, esta en
desuso.
Undicimo: Es costosa su extension a todos los centros carce-
larios y. judiciales de un pais, por exigir un instrumental es-
pecial de costo relativamente important, amen de un local
adecuado, *y de la necesidad de un personal especializado y pre-








LA ANTROPOMETRIA Y LA DACTILOSCOPIA


parade para la funci6n artropom6trica, que tiene que intervenir
en todas las operaciones del sistema .
La preparaci6n t6cnica de este personal es dificil y onerosa.
El doctor Marchesseau (1) se quejaba no hace much de la
supresi6n de la Escuela superior penitenciaria de Paris, rea-
lizada hace afios; pues el personal actual encargado de la iden-
tificaci6n es muy defectuoso; ignora casi por complete el se-
fialamiento descriptive y el antropom6trico de los individuos, no
bastando para su guia la obra de Bertill6n y los consejos del
personal antiguo. Lo cual prueba la necesidad de una ensefanza
minuciosa, acad6mica y experimental para la preparaci6n del
personal bertilloniano.
Duodicimo: No puede aplicarse contra la voluntad del dete-
nido. Si 6ste sc resisted violent o astutamente, la ficha berti-
Iloniana es impossible. No puede tomarse la talla o el busto o
la braza de quien no quiere prestarse a ello. Seria necesario re-
ducirlo antes con castigos; el narc6tico seria indtil. Asi no
sucede en los sistemas dactilosc6picos de que hablar6, en los
cuales las impresiones de los dedos pueden tomarse inmediata-
mente, aunque no quiera el detenido, bien poni6ndole los dedos
en una especie de cepo, bien dandole un ligero narc6tico, (que
privdndole de acci6n, no permitiria tomarle la talla, pues no
podria pararse), ni -otras medidas que necesitan hasta cierto
punto la colaboraci6n del paciente, pero si la imprcsi6n de
los dedos, para lo cual aqu61 debe estar del todo pasivo.
Decimo lercero: La antropometria no es aplicable a la identi-
ficaci6n de caddvcres, por razones evidentes. que excusamos
explanar.
Decimo cuarta: La antropometria no puede aplicarse a los
simples detenidos, por sus aspects vejaminosos.
Decimo quinto: La antropometria no permit, por las razones
anteriores, su aplicaci6n al campo vastisimo, casi ilimitado,
de la identificaci6n individual, fuera del campo siempre restrin-
gido de la criminalogia, a la vida civil, commercial, administra-
tiva, etc., de los hombres honrados; ni, por tanto, la creaci6n
de registros nacionales de identificaci6n.


(1) Revue Penitentiaire et de droit penal. Paris. nilms. 7-10, 1912, pAg.
1076.









REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLITICAL


Decimo sexto: La antropometria es un sistema identificati-
vo de dificil internacionalizaci6n.
La experiencia de los t6cnicos demuestra, asi mismo que el
bertillonaje va pasando a la historic. El mismo Bertill6n ha
tenido que acudir al valor absolute y decisive de las huellas pa-
pilares para apuntalar su sistema. Paises que eran bertillonistas,
come Austria, Alemania, Noruega, Italia, Dinamarca y la In-
do-China, van adoptando el procedimiento dactilosc6pico, y
algunos pueblos han prescindido ya de todo el servicio antropo-
m6trico, como son Portugal, India Inglesa, Argentina, Chile,
Uruguay. Egipto, Brasil, Inglaterra, Suecia, etc.
El bertillonaje, como sistema identificativo, est& bati6ndose
en retirada, especialmente en ein ,iito. h su aspect clasificativo y
demostrativo.
En vista de los defects indudables que la ciencia descubre
en el bertillonaje, los antrop6logos, y los polici6logos, se han
dado a buscar otros procedimientos identificativos, con 6xito
m6s 6 menos discutido.
Hasta ahora la dactiloscopia o sea el sistema identificativo
basado on el studio de 'las impresiones producidas por las ye-
mas de los dedos de las manos, parece triunfar definitivamente.
Y entire los sistemas dactilosc6picos, triunfa el argentino,
inventado pior Yucetich. El propio Bertill6n ha tenido que
adoptarlo, aunque adulterAndolo alg-in tanto.
Hoy dia, pues, el problema de la selecci6n de identificaci6n,
se debe formular como sigue: 1.0 elecci6n entire dactiloscopia
y antropometria, teniendo en cuenta que se, han rechazado una
porci6n de sistemas de escasa importancia prActica de los cua-
les no import hacer menci6n; y 2.o selecci6n entire los varies
m6todos dactilosc6picos.
El primer aspect del problema apenas merece mas conside-
raciones que las hechas al critical el bertillonaje: Este se
bate en franca retirada. Su derrota es ya patented, y la antro-
pometria, no habrA de lograr otra estima que la que obtenga en
los gabinetes de antropologia; pues otros sistemas la van sus-
tituyendo con ventaja en el camplo de la.identificaci6n.
Sin embargo, importa recoger algunas de las ventajas decisi-
vas de la dactiloscopia, aunque sea repitiendo, en part, ideas
ya expuestas. ., .;









LA ANTROPOIETRIA Y LA DACTILOSCOPIA


A. Las huellas digitales no son alterables, ni patol6gicamente,
ni por voluntad del sujeto. .Este puede querer alterarlas por
medio de incisiones f quemacluras. Con la primer solo con-
sigue dar un nuevo sig-no a las yemas de sus dedos; con la se-
gunda nada consiguc, pues al reconstruirse la epidermis--cosa
maravillosa l-ise rcconstruyen exactamente los dibujos papila-
res. Si ise amputan las falanges un nuevo signo-4negativo--
dd caricter a sus manos, y se registra en las fichas.
B. Las huellas digitales aparecen desde el sexto mes de vida
intrauterina, y dosde este moment hasta la' putrefacci6n del
cadaver se mantienen id6nticas '(1), lo que permit aplicar el
sistema dactilosc6pico de identificaci6n a los reci6n nacidos.
Miontras todos los caracteres somdticos que pueden servir de
base a la identificaci6n-dice Galton-se, alteran, solo las
crestas papilares permanecen inalterables.
C. Son tambi6n infinitamente variables de individuo a indi-
viduo. Galton suponia que se pudiera llegar a 64 mil millones
do formas distintas. Practicamente son ilimitadas. Un curio-
so escritor de policiologia, Galdino Ramos, calcula que se tar-
darian 4.660.337 siglos para que naciera un hombre con sus
dibujos digitales iguales a otro que hoy vivicra (2); estadis-
tica, que, dicho sea de paso, se presta al humorismo.


(1) Se conservan en las momias, pues se han leido perfectamente en nues-
tros dias dactilogramas de momias fara6nicas e incasicas.
(2) Curiosisima es la informaci6n presentada a la Academia de Ciencias
de Paris por el DR. V. BALTHAZARD (The Scientific American, 19 agosto, 1911).
Segin 1e, el examen de gran nfmero de huellas demostraron que cada una
posee por t6rmino medio un centenary de marcas individuals. Si se divide la
superficie de la huella en cien cuadrados, cada uno de ellos contiene una
marca por regla general, rara vez dos, y excepcionalmente tres o mAs.
Cada dos huellas cualesquiera difieren por la naturaleza de sus marcas o
por la situaci6n de estas marcas en los cien cuadrados, el nfmero possible de
comunicaciones correspondientes a las distintas marcas se represent apro-
ximadamente por el numero uno seguido de sesenta ceros.
El nfmero de series humans existentes hoy es proximamente 1.500,000.000 y
la duraci6n media de cada generaci6n es de un tercio de siglo, por lo cual se
pueden calcular 5.000.000,000 de personas por siglo. Como cada una tiene diez
dedos, seria possible coleccionar 50.000.000,000 de huellas en un siglo. De todo
lo cual result que te6ricamente solo se podrian encontrar dos huellas id6nticas-
en un espacio de siglos representado por la cifra 1 seguida de 48 ceros, period








REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLITICAL


D. Pueden los sistemas dactilosc6picoss-especialmente por el
modus operandi de Vucotich o Si r.., r,-aplicarse contra la vo-
luntad de los sujetos, lo cual 0o deja de ser ventajoso.
E. Pueden aplicarse a, mujeres, nifios y hembras, honrados o
delincuentes, sin atentar al pudor en lo mIs minimo.
F. Las impresiones son matemAticamente exactas y no de-
penden de la pericia del operator. No tienen mArgenes de
error o de tolerancia.
G. Dan un nuevo element a la investigaci6n criminosa en
caso de huellas sangrientas o grasientas invisibles y revelables.
H. Permit, como ha demostrado Oloriz, a los policies ex-
pertos, comprobar la procedencia de una detenci6n en.el acto
de verificarla, por la lecture de los dactilogramas al natural,
observando a simple vista las yemas de los dedos al dete-
nido y relacionando los dibujos que descubran con la f6r-
mula dactilogrAfica preexistente, como asi se estA practicando
en relaci6n con los delincuentes habituales por la policia de
Madrid.
I. Por esto permit tambi6n la formaci6n de registros ma-
nuales de formulas dactilosc6picas de los delincuentes habi-
tuales, como el inventado por Oloriz, de suma utilidad y efi-
cacia, trascendental, que utiliza con 6xito la policia de Ma-
drid como un element unido a otros de identificaci6n in-
quisitiva y del cual hablar6 de nuevo.
J. La dactiloscopia no as vejaminosa, como la fotografia y
la ficha de Bertill6n, por ejemplo, que contiene la fotograffa del
sujoto. Por eso podia decir el senior Luis M. Rodriguez, en
el IV Congreso Cientifico Americano, celebrado en Santiago
de Chile (1909):
< tituya un vejamen pars el individuo, evidentemente, fuera de


much mAs largo que el que los astr6nonos calculan que puede existir el sol
sin apagarse o enfriarse.
Las coincidencias parciales son mis fAciles de encontrar. La teoria de las
probabilidades demuestra que basta examiner diez y seis huellas por t6rmi-
no medio para hallar coincidencias en dos marcas: tres coincidencias se ob-
servan en 64 huellas; 4, en 256; 5, en 1,024; 16, en 4.294.767,296, y 17 en
17.197.869,184.








LA ANTROPOMETRIA Y LA DACTILOSCOPIA


today discusi6n, no tiene derecho la oficina de identificaci6n de
conservar las huellae, una vez que el individuo ha sido decla-
rado inocente.
< caci6n, segmn el sistema dactilosc6pico, no' son vejatorios para
nadie, y en cambio pueden ofrecer en muchas ocasiones grande
ventajas a las personas identificadas.
de la policia. Y en todos los paises del mundo el ser retratado
por la policia constitute una marca infamante.
como medio de identificaci6n. No nos expongamos, ha pen-
sado el senior Vucetich, nunca, a incurrir en el caso de que
un inocente haya de ser retratado por la policia..
< reduce a las impresiones digitales, y a obtener del filiado
ciertan sefiales particulares visible que permitan reconocerlo
de visu en cualquier instant.
< no podri. nadie, a quien se le present una cedula de esa
clase, decir que ella pertenece a don Fulano de tal, como
ocurre con la fotografia.
< archive policial, no se infiere vejAmen alguno>.
En este Congreso se manifest poderoso el espiritu contra
la fotograffa de los procesados. Vucetich sostuvo que ono hay
derecho para retratar a nadie en la policia>. La afirmaci6n
me parece demasiado rotunda, pero no afecta a la naturaleza
de la ventaja de la dactiloscopia en este aspect.
K. El sistema dactilosc6pico es irremplazable para la iden-
tificaci6n de cadaveres, como afirma Sarachaga (1).
L. E aplicable perfectamente a los simples detenidos.
M. Lal aplicaci6n es muy econ6mica y puede, por tanto, ex-
tenderse a todos los juzgados y c&rceles.
N. La dactiloscopia es ficilmente internacionalizable como
servicio do identificalci6n.


(1) ALEJANDRO SARACHAGA. Dactiloscopia y convenio international de
policia. Montevideo, 1906, p&g. 35.









REVISTA AREGNTINA DE CIENCIAS rOLTICAS


O. Permite la creaci6n de registros nacionales de identifi-
caci6n, aplicables a innumerables relaciones juridicas de la
vida civil, administrative, commercial, international, etc.
P. La dactiloscopia en fin, como dice Vucetich, no es una
invenci6n humana, es una obra de la misma naturaleza.
Si la antropometria va en derrota franca, en cambio, mere-
ce atento examen el problema de resolver cual de los sistemas
dactilosc6picos al uso habrA de merecer preferencia de los
practices y de los te6ricos.
En rigor la comparaci6n se reducira a la de tres m6todos:
Henry, Vucetich y Gasti. Y 6sto porque al m6todo Henry pue-
den reducirse como variantes del mismo los de Windt y Ko-
dicek, Valladares, Steegers y Roscher; al de Vucetich pue-
den referirse los de Bertill6n, Daae, Harvey Pach6, y Oloriz:
y el de Gasti es un sistema mixto que participa de caracte-
res comunes a los dos tipos. Por otra parte, el m6todo Pot-
techer por razones que no necesito repetir, quedarA fuera de
la comparaci6n.
En favor del sistema de clasificaci6n dactilosc6pica Vuce-
tich estAn las siguientes razones:
1.0-Simplicidad mayor, por la reducci6n de los tipos a cua-
tro. En ,esto, el de Vuoetich super a todos los dem6s.
2.0-Mayor dificultad en el error por cuanto los cuatro ti-
pos presentan entire si caracteres claramente diferenciales a
simple vista, lo que no ocurre a veces en otros tipos de otras
clasificaciones.
3.o-Consiguiente mayor rapidez en .la definici6n del dac-
tilograma.
S4.o-Supresi6n de toda operaci6n aritm6tica que es dilato-
ria y da margen a error.
5.o-Mayor fijeza en los tipos. En el m6todo de Henry una
presilla sera external o internal, segdn la mano a que perte-
nezca la huella, porque ese carActer se le da en vista de su
relaci6n con los demAs dedos de la mano; en cambio, en el
de Vucetich el carActer de externa o internal se la concede segfin
su posici6n en el papel. Asi que una presilla aislada no pue-
de definirse como external o internal segin Henry, por faltar
el element de relaci6n neoesario; lo que no sucede en el
m6todo Vucetich.








LA ANTROPOMETRIA Y LA DACTILOSCOPIA


6.o-En el m6todo de Vucetich con una formula o dactilo-
grama dado puede saberse el valor de cada dedo de cada
mano; en cambio, con la formula 'de Henry no sucede asf.
Cuando leemos A 2324 V 1211, sabemos a que tipo pertene-
ce cada uno de los diez dedos; en cambio, cuando leemos
11/8 no conooemos en absolute el valor de un solo dedo.
7.o--Posibilidad de un registro de existencia de fichas de uti-
lidad prActica, conforme se vera m'As adelante, cuyo registro
no es possible con el m6todo Henry.
Otras ventajas tiene ademis el sistema de Vucetich sobre
el de Henry, que se vorin a continuaci6n.
No so extrafic, pues, que se vayan reconociendo poco a poco
las ventajas del sistema Vucetich. Para confirmar las ideas
expuestas y como dato reciente, same permitido reproducir la
siguicnte acta levantada por el competent especialista es-
pahiol Federico Oloriz y dos polioias espaioles que estudiaron
en el extranjero el sistema Henry.
He aquf el acta: < pirado: en el deseo del mejor acierto, los que suscriben, don
Francisco Molins y don Luis Bachiller, funcionarios del cuer-
po do policia, quo han estudiado en Londres el sistema de
identificaci6n dactilosc6pica de Galton Henry, y don Fede-
rico Oloriz, inspector tc6nico de identificaci6n judicial, que
ha ensayado en diez mil prosidiarios cl sistema dactilosc6pico
de identificaci6n inventado por el senior Vucetich, de la Re-
pfiblica, Argentina, han celebrado varias conferencias y han
realizado en el archivo dactilosc6pico que actualmente se or-
ganiza en el ministerio de Gracia y Justicia, las pruebas su-
ficientos para former juicio propio sobre el valor comparado
de los dos sistemas referidos>.
Como resultado del examen imparcial que han hecho de la
cuesti6n, sientan las siguientes conclusions:
cetich son igualmente seguros y eficaces para la identificaci6n
de las personas.
<(Segunda: Ambos sistemas coinciden esencialmente en la dis-
tinci6n de los tipos dactilares (arcos, asas de dos classes y
verticilos), sin mds diferencia que el emplearse los cuatro
tipos simultAneamente como, primer grado de clasifi'caci6noen









REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLITICAL


el sistema argentino, y emplearse los mismos tipos sucesiva-
mente como primero y segundo grado de clasificaci6n en el
sistema ingles.
< cetich) es mIs ventajosa que la distinci6n de asas en cu-
bitales y radiales (Henry).
diez dedos del mismo individuo, segfn Vucetich, es perfecta-
mente clara, se obtiene y se interpreta a primera vista con
gran facilidad, y su ejecuci6n es rapidisima y nada fatigo-
sa, por lo cual super a la formula equivalent, segfin Henry.
argentino, es te6ricamente de 1.048.576, aunque en la reali-
dad sea much menor, mientras que el nfmero de grupos posi-
bles s61o es de 1,024 en el sistema ingl6s, por lo que, en
igualdad de hojas archivadas, cada grupo del uiltimo conten-
drd muchas mIs hojas que los del primero y exigirA por lo
tanto, casi siempre 'subclasificaci6n.
< ordenamiento de 6stas como papeletas de diccionario, la adop-
ci6n de nomenclatura national y de colors marginales para
facilitar la busca y las demIs mejoras introducidas en Es-
pana al sistema de Vucetich, hacen tan sencilla la manipula-
ci6n del archivo, que suprimen casi el aprendizaje, largo y
dificil del sistema Henry, con economies en el tiempo, en
trabajo y en gastos de instalaci6n.
< so la hoja de un sujeto desconocido, sin .mas dato que la
impresi6n aislada de un dedo cuyo nombre y lado se ignora
es mayor con el sistema hispano argentino que con el ingl6s.
< son los sefiores Federico Oloriz, Francisco Molins y Luis Ba-
chiller, emiten libre y resueltamente su dictamen de que el
sistema dactilosc6pico para identificaci6n que 'debe aplicarse
en Espa~a es el llamaddo do Vucetich o argentino, con las
modificaciones que ya vienen practicen.dose en el archivo del
ministerio de .Gracia y Justicia>.
La tesis del doctor Oloriz tuvo. acogida favorable en el Con-
greso penitenciario de Valencia, siendo aprobadas por acla-
maci6n las siguientes conclusions de la misma:








LA ANTROPOMETRIA Y LA DACTILOSCOPIA


1.a-El procedimiento preferible para la. identificaci6n de
las personas es el dactilosc6pico de Vucetich, con ligeras mo-
dificaciones, asociado al descriptive, y, en casos particulares,
a la. fotografia.
2.a-La identificaci6n dactilosc6pica debe generalizarse, crean-
do un archivo y registry nacionales que auxilien a la ad-
ministraci6n de justicia y faciliten, ademas, a los ciudada-
nos, cl cumplimiento de todos los actos de la vida social
que requieran la identificaci6n de las personas.
En favor del m6todo de Henry y del de Gasti, esta la
posibilidad de una mayor subdivision primaria; pero las ven-
tajas del de Vucetich compensan esta unica de la de sus
rivals. Esto, aparte de que la propia clasificaci6n del de
Vucetich present amplisimo margen para un nfimero consi-
derable de fichas perfect y practicamente clasificadas.
Mas si, como es de presumir, para grandes registros se hace
necesario el empleo de una subclasificaci6n, Daae y Harvey
Pachi, y sobre todo y muy especialmente el professor Oloriz,
nos ensefian come ello es possible sin alterar la clasificaci6n
genial y victoriosa de Vucetich.
Sin embargo, algunos opinan que no hay necesidad de acu-
dir a esta, subclasificaci6n en la prActica. V6ase, sino, lo que
dice Alejandro Sarachaga, expert m6dico forense y dactilos-
copista de Montevideo: sistema Vucetich, puede combinarse con cada una de las 1,024
secciones, que por un procedimiento andlogo se han constituido
en la mano izquierda, formando asf, en totalidad, 1.048,576
formulas distintas.
< grand mayoria de los dibujos a simple vista, y mejor con
una, lente, se podra notar que presentan aqu6llos, aparte las
diferencias gruesas, ciertas particularidades que se han deno-
minado lines o puntos caracteristicos. Asi.tenemos islotes, cons-
tituidos por el trazo menor de una line, cortadas, el mAs
largo, bifurcaciones, horquillas, encierros, etc., que no necesitan
definici6n.
< tener en cuenta estas caracteristicas, asi como las cicatri-
ces que aparecen netamente en las impresiones. Es por eso








REVISIT ARBGENTINA DE CIENCIAS POLiTICAS


que decimos que las combinaciones posibles pueden hacerse
subir a una cifra much mayor que la que hemos dado. Su-
p6ngase dos sujetos que tuvieran una misma clasificaci6n, por
ejemple V 444, V 4444. Aparte de las diferencias gruesas que
pueden haber en los dibujos de los dos sujetos, no obstanto
tener la misma formula dactilosc6pica, podran tenerse en cuen-
ta para el diagn6stico diferencial, los puntos caracteristicos
y las cicatrices, adem&s de otro element importantisimo y
que d& a la identificaci6n por las impresiones, la rigurosa
exactitud de una operaci6n aritm6tica. Me refioro a la nu-
meraci6n de las lines, que no present dificultad alguna en
la practice, pues puede hacerse a simple vista y para el caso
de una demostraci6n ante un jurado, por ejemplo, con el con-
curso de una fotografia amplificada.
< desde el v6rtice del angulo de la figure' hasta la linea o
punto central del nicleo, y contando, las lines que la recta
corta en su trayectoi. Asi queda explicado el por qu6 se ha
dicho que formulas iguales en un paquete de fichas, son para
el empleado que hace la revision tan inconfundibles como para el
cajero que contando billetes, no confundirA uno de cincuenta pe-
sos con otro de un peso. Hay que decir, no, obstante, que
rara vez se tiene que acudir a los puntos caracteristicos 0o
a la numeraci6n, llevando la ficha diez impresiones o sean
diez datos>>. Pero, repito, Oloriz con su Angulo centro- basilar
resuelve el problema para el mis exigente. Ademas el propio
Vucetich tiene, una subclasificaci6n aun in6dita y casi des-
conocida.
Este sistema, el sur-americano, es, pues, decisivamente mAs
ventajoso que ootro cualquiera, y de esta opinion son hoy
hombres de ciencia y especialistas notables oomo Ferri, Max
Nordau, Locard, Ivert, Viotti, etc.
Verdad es que al sistema de Vucetich se le ha introducido
alguna modificaci6n comio la de Daae y Harvey, que se re-
fiere a tomar como fundamental impresi6n la del indice en
vez de la del pulgar. Pero Vucetich y Oloriz no da,n im-
portancia alguna a esta innovaci6n y habria que estudiar si
las ventajas que se dicen obtener de ese modo compensan la
facilidad de error producida pot al alteraci6n del orden na-








LA ANTROPOMETRIA Y LA DACTILOSCOPIA


tural de la posici6n de los dedos en la impresi6n de las
fichas. Yo creo que n6.
Ese metodo de Vucetich, en fin, ha sido el recomendado a
preguntas del ministerio de Justicia, por la Academia de Cien-
cias de Paris, por medio de la comisi6n nombrada al efecto,
siendo ponente A. Dastre. (Sesi6n del 1.0, julio, 1907) (1). Y aca-
ba de ser adoptado integramente por China y algin Estado de
la Uni6n norteamericana.

FERNANDO ORTIZ.
Prof. de la Universidad do la Habana.


(1) Comptes rendues de l'Acaddmie des Sciencies. Tomo CXLV, pag. 28.






















REINCIDENCIA Y ESTADISTICA CRIMINAL


I. FUNDAMENTOS DE UN PROYECTO DE LEY (1)


I


La ley actual no se ocupa de la reincidencia sino incidental-
mente en el titulo <(de la agravaci6n do las penas>> (art. 15 de la
ley do reformss, sin dar en modo alguno el concept de la mis-
ma, pues ni siquiera la define. Es cierto que la ley de reforms
le ha dado'mayor amplitud que la que tenia, pues el inciso 20
del art. 84 derogado, limitaba la reincidencia a la comisi6n de
delitos de la misma especie; pero no lo es menos que su con-
cepto no esta claramente expresado, como tampoco esta fijado
cu.ndo y c6mo debe entenderse que hay reincidencia.
A suplir estas deficiencies en material tan important como lo
es la que nos ocupa, tiende la ampliaci6n que proponemos al ci-
tado articulo 15; conformindonos con este temperament por


(1) Los autores de este trabajo son alumnos de 1l Universidad de La
Plata, en el cielo del doctorado, curso de ciencia penal y legislaci6n penal
comparada. El punto de vista legislative, es el de este ciclo, en la material
penal; mientras que el punt de vista judicial correspond al ciclo profesio-
nal del plan de studios de la facultad. Los autores presentaron un ante-
proyecto, que el professor someti6 a studio y discusi6n en clase. El tema
envuelve una cuesti6n constitutional que fua debatida libremente. El ante-
proyecto fu6 modificado y sus fundamentos escritos despues de la discusi6n.
Es grato al professor poder estimular a sus alumnos desde las pAginas de
esta REVISTA, y lo hace porque estima que el asunto interesarA a los lecto-
res de la misma.-R. R.








REINCIDENCIA Y ESTADISTICA CRIMINAL


considerar que una reform total del c6digo tan necesaria como
imperiosa, tropieza con mayores obstdculos y resistencias para
su realizaci6n, retardando indefinidamente la creaci6n de la
oficina de reincidencias, que es impossible ya postergar por mas
tiempo, sin grave detrimento de la justicia.
Para aconsejar esta ampliaci6n hemos tenido, present el
proyecto de c6digo penal de 1906, segfin el cual la reincidencia
existird < por cualquier tribunal del pais, cometiere un nuevo delito, aun-
que hubiere mediado indulto o conmutaci6nw.
Hemos considerado igualmente convenient que en la misma
ley se estableciera la prueba que a los fines indicados habria de
haccr fe.


II

< proyecto de 1906, ha sido considerada conlo: si la capital, los
territories nacionales, y las provincias fueran estados indepen-
dientes, con relaci6n a la ley penal; s61o se tom'aban en cuen-
ta. los delitos anteriores cometidos en la localidad donde el
reo era juzgado.
< la ley fundamental del pais, debe desaparecer cuanto antes.
La naci6n es una para, el c6digo penal y en consecuencia, es
reincidente todo el que ha cometido, un delito en cualquier punto
del territorio national y cualquiera que haya sido el tribunal
que impusiere la pena. Desde que la ley es una y desde que
el territorio para esa ley es tambi6n uno, no caben diferencias
provenientes de las distintas localidades.
Por lo tanto, si para el c6digo penal no hay provincia, capital,
ni territories nacionales, sino naci6n, queda justificada esta
reform, que partiendo de una base, no tiene para nada en
cuenta al efecto de que se trata el lugar done se ha co-
metido el delitox> (1).


(1) Proyecto de Cddigo Penal etc. Buenos Aires, 1906, pAg. XXV. La
Comisi6n agreg6 en su informed al Ministro: 3








34 REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLITICAS

Es' indispensable, entonces, para salvar esta situaci6n anor-
mal, contraria a nuestro regimen institutional y hacer efec-
tiva la penalidad de la reincidencia, crear una oficina na-
cional donde conste la identificaci6n de los delincuentes con
todos los datos necesarios para determinar en un, moment
dado, sus antecedentes, y donee consten tambi6n las senten-
cias en material criminal dictadas por todos los jueces y tri-
bunales del pais que servirna para la formaci6n de la estadis-
tica criminal, que es la fuente insospechable que debe inspirar
la legislaci6n, y que sin ella como lo ha dicho un eminent
critic, la sociedad carece de los Imedios para sanear las
costumbres, corregir el vicio. y disminuir la delincuencia. La
estadistica criminal de la Repiblica debe aspirar a ser el
term6metro, que refleje fielmente los fen6muenos de la penalidad.
Con raz6n se ha dicho de la estadistica criminal que en
Francia habia levantado Mr. J. Vernes, < caria alguna vez un cimulo de documents preciosos para el.
perfeccionamiento de la legislaci6n 'y el studio de la socie-
dad bajo sus aspects morales y civiles>, pues asi fu6 en
efecto, como dice el doctor Ricardo Levene, porque la esta-
distica con cuadros, cartas y curvas grdficas demostrativas
explic6 las'causas del aumento creciente de la criminalidad,
localize los focos de la infecci6n criminal 'y 'mostr6 la exis-
tencia no sospechada de la clase de los reincidentes%.
Nuestro proyecto present fusionadas las dos oficinas: la
de reincidencias y la de estadistica criminal, pues ellas des-
empefian funciones fines y se complementan admirablemente,
no pudiendo existir la segunda sin basarse en los datos ine-
quivocos que le proporciona la primera. E-r i fusion, aparte de
ser indispensable para la mayor rapidez, exactitud, seguridad
en los informs estadisticos, etc., lleva aparejada la; gran ven-
taja de la economina, ya que no existe raz6n para que una
oficina recoja independientemente y por medios menos efica-


hacer present a V. E. que el complement indispensable de esta reform,
porque sin ello seria letra muerta, es la creaci6n de una Oficina central de
reincidencias, donde consten, con todos los datos necesarios para la identifi-
caci6n del delincuente, las sentencias en material criminal dictadas por
todos los tribunales del pais.>








REINCIDENCIA Y ESTADISTICA CRIMINAL


ces, quiza, los elements que otra tiene ya en su archive
minuciosamente catalogados de acuerdo a un procedimiento
cientifico.
El archive de la criminalidad que organic la ofibina cen.
tral do reincidencias con su Registro General en el cual
deberd constar la historic delictuosa de todos los procesados
y condenados en la Repdblica, constitute la fuente insustitui-
ble para la formaci6n de una buena estadistica.
La determinaci6n de los datos que deba suministrar la ofi-
cina do estadistica, la dejamos librada al criterio del poder eje-
cutivo y preferimos que se haga por decreto antes que por
ley, porque las constantes modificaciones, supresiones, amplia-
ciones, etc., a que forzosamente estA sometida una buena esta-
distica que consulate las necesidades de una sociedad en un
moment dado, serian mis dificiles de introducir derogando una
ley que un decreto.



III


Este proyecto, ademAs de estar apoyado'por razones de orden
legal y prActico, entra perfectanente dentro de las disposi-
ciones constitucionales.
En efecto, el congress en virtud de la facultad que le acuer-
da el articulo 67, inciso 11 de la constituci6n national, esta
autorizado para dictar el c6digo penal y por ende hacerlo
cumplir en todo el territorio de la naci6n.
Por el ariculo 5.0 de la constituci6n, el gobierno federal,
garantiza a cada provincial el gooe y ejercicio de sus institu-
cines,- bajo la condici6n entire otras, que asegure su adminis-
traci6n de justicia. Es indiscutible, que esta condici6n conm-
prende la efectividad de la ley de reincidencia por part de
las provincial, e innegable el poder que asiste al gobierno
central de hacerla; cumplir en su defecto: tesis robustecida:
por la dispo.sici6n del articulo 110 que establece: < bernadores de provincial son agents naturales del gobierno
federal para hacer cumplir la constituci6n y las leyes de
la naci6nm.









REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLTICAS


No puede objetarse que esta ley corresponda a la potestad
legislative de las provincias, basindose en la pretendida y
comfn distinci6n de las leyes de fondo y de forma, desde
que esta no esta consagrada en los textos de la constituci6n
come una dualidad -separable.
En ninguna part de 6sta, se establece que las provincias
tengan la, facultad de dictar los c6digos de procedimientos,
ni autoriza la referida distinci6n de leyes sustantivas, ni ad-
jetivas, introducidas por la catedra y el libro.
El incise 11 del articulo 67 que acuerda al congress la
facultad de dictar los c6digos civil, commercial, penal y de
mineria, solo concede a las provincias la atribuci6ri de carlos>, segin que las cosas o las personas cayeren bajo sus
respectivas jurisdicciones, disposici6n concordante con el ar-
ticulo 100 de la constituci6n.
En la discusi6n del citado incise del articulo 67, el corven-
cional Zavalia sostuvo que la facultad de dictar los c6digos
era propia: de las provincias y que per tanto no correspondia
darla a la naci6n, porque se violaria la soberania provin-
cial; a lo que contest el conventional Gorostiaga, que el
punto ya estaba resuelto al aprobar el articulo 24 que fa-
cultaba al gobierno federal para promover la reform de la
legislaci6n en todos sus ramos, y que en todo. case las pro-
vincias podrian dictar sus c6digos doeprocedimientos; lo cual
qued6 establecido como una tolorancia mnAs no como un dere-
cho exclusive de aqu llas. El senior Centeno adujo ademis:
que estando todas las provincias represontadas en el con-
greso, la ley que 6ste dictara seria hecha p.or sus propios
representantes que legislaban en. comin para t6das. Este cri-
terio politico en un memento ;dificil de la discusi6n, es el
que indica porqu6 no se ha puesto una clAusula terminante,
por la cual se excluya de la potestad legislative local la
facultad de dictar los c6digos de procedimientos. Si ya estaba
resuelta la cuesti6n en el articulo 24, no era necesario pro-
vocar una discusi6n que en iltimo t6rmino produciria roza-
mientos contraproducentes; en cambio, apagadas las pasiones
per medio de una hdbil respuesta que no tenia en si ningfn
valor constitutional, se continuaba la obra con un criteria
virtual de la tolerancia, respect a In f.l..-ilt.. de las pro-








REINCIDENCIA Y ESTADISTICA CRIMINAL


vincias; facultad que result mas tarde de hecho; pero que
nunca lo fu6 de derecho y que por lo tanto quedaba en con-
dici6n de ser ejercitada por el poder central.
El referido articulo 24 establece: que el gobierno de la
naci6n debe promover la reform de la actual legislaci6n en
todos sus ramos, lo que importa conceder a 6ste las facul-
tades necesarias a los fines de proveer a todas las normas
que tiendan a asegurar un perfect estado de equilibrio juri-
dico entire los miembros que component la colectividad, im-
plicando una violaci6n a un precepto constitutional today ac-
titud pasiva o toda renuncia a los mandates de la constituci6n.
Este mandate no tiene un t6rmino fijo para su cumplimien-
to, ni se le ha establecido un limited que lo circunscribai;
s6lo import una facultad en potencia que debe ponerse en
acci6n cuando las necesidades piblicas impongan la conve-
niencia de proveer a tal o cual media general.
Robustece esta interpretaci6n la disposici6n del inciso 28
del articulo 67 que acuerda al congress la facultad de dictar
.todas las leyes y reglamentos que sean convenientes para po-
ner en ejercicios los poderes antecedentes y todos los otros
concedidos por la constituci6n al gobierno de la Naci6n Ar-
gentina.
Ahora bien, hemos visto que compete al congress dictar el
c6digo penal y como la ley proyectada tiende a poner en
ejercicio una disposici6n de ese mismo c6digo, est6 compren*
dida dentro de las facultades implicitas acordadas al con-
greso por la mencionada disposici6n.
Mientras la reincidencia sea puramente local como ocurre
actualmente, la disposici6n del articulo 15 de la ley 4189
permanecera como una manifestaci6n abstract; sin objetivarse
en la realidad de los hechos, violandose el articulo 16 de
la constituci6n que prescribe la mis perfect igualdad de
todos los habitantes ante la ley.
No obstante lo que llevam'os expuesto,' hemos introducido
algunas modificaciones al primitive articulo 2.0 a fin de con-
ciliar la tendencia impugnadora con la nuestra. La disposici6n
de este articulo y la establecida en el 13, han sido redactadas'
teniendo precisamente en cuenta las objeciones formuladas en
clase, mAs que por creerlas fundadas para evitar today sus-
ceptibilidad por parte de las provincias.







REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLITICAL


Es asi que por el iarticulo 2.0, fltimo apartado se faculty al
gobicrno national convenga con los gobiernos de provincia los
medios de coordinar' el servicio provincial con el national, como
asimismo para nacionalizar todas las oficinas seccionales,
si esto se estimare mis convenient a los fines de la ley, y
por el art. 13 se le da tambi6n al poder ejecutivo national todas
las facultades tendientes a la realiza.ci6n de los fines de la'
misma, pudiendo en su caso dirigirse a los gobiernos de pro-
vincia a los efectos de la observancia de sus prescripciones.
Sostener que el gobierno national tiene el poder delegado
por las provincias y que 6stas conservan todo el que las mis-
mas no han delegado en aquel, es interpreter equivocadamente
el espiritu que inform el articulo 104 de la constituci6n;
pues tanto el gobierno national como los provinciales reci-
ben sus poderes y facultades de la mnisma constituci6n na-
cional emanada 'de los representantes del pueblo, de la na-
ci6n argentina. De modo pues que el gobierno federal tiene
el poder que le ha idelegado la haci6n por intermedio do la
constituci6n y no las provincial.
La fltima parte del citado articulo 104 no puede ser 'un
argument en contra; se trata de una disposici6n circunstan-
cial y de origen hist6rico que s6lo se refiere a la provincia
de Buenos Aires y que tuvo por inico motivo el afianza-
miento de la unidad national.
A parte de estos razonamientos, nuestro proyecto trata de
no herir las posibles susceptibilidades de autonomia; las
ha tenido muy on cuenta, al establecer que el poder ejecutivo
national podrd solicitar de los gobiernos provinciales su pa-
tri6tica cooperaci6n, de antemano descontada, dado que los
m6viles y finalidades que ose persiguen, instigados en los no-
bles y sanos prop6sitos consignados en el preAmbulo de la
constituci6n, de justicia, de seguridad, de defense com-dn y bien-
estar general, estAn muy por encima de los sentimientos en oca-
siones egoistas de un localismo estrecho y mal entendido.
Sin embargo, el cumplimiento de la disposici6n de una ley
national como es el c6digo penal, no puede ser facultativo de
las provincias dejando libradas a sus voluntades la observancia
o inobservancia de la comprobaci6n de la ieincidencia. Y es por
eso que no obstante las solicitaciones a los gobiernos proyin-






REINCIDENCIA Y ESTADISTICA CRIMINAL


ciales, se ordena al gobierno national la creaci6n de oficinas
seccionales en aqu6lla.s provincias en que no las hubiere.
Esperar de la iniciativa de las provincias seria vendarse
los ojos ,ante los hechols que nos revela la experiencia, pues
desde la sanci6n del c6digo penal hasta la fecha la penali-
dad impuesta para los reincidentes no ha sido jams cum-
plida por las provincias, o lo ha sido s61o en cuanto a la local,
quo no es precisamente la establecida por dicho c6digo. No
es dable esperar mAs tiempo...


IV

No entraremos al comentario detallado de cada uno de los
articulos del proyecto por considerarlo obvio, dado que la rela-
ci6n y encadenamiento existent entire ellos, explica satisfac-
toriamente el fin y objetivo del conjunto.
Sin embargo, consideramos necesario 'explicar brevemente una'
innovaci6n que introduce en cuanto se refiere a la oportunidad
de la identificaci6n de los delincuentes.
ZPor qu6 dicha identificaci6n se ha de hacer al dictarse auto
de prisi6n y no en el moment de la detenci6n (articulo 6.0
del proyecto)?
1.o Porque la oficina central de reincidencias tiene por
objeto finico el delincuente, excluyendo a todas las personas
que no lo son.
2.0 Porque la situaci6n juridica del delincuente debe ser
determinada por el juez cuyo criterio s61o llega a formarse
despu6s que una series de circunstancias legales lo convencen
de que el procesado objeto, de la acusaci6n, se encuentra' en
un estado mAs anti juridico que juridico respect al orden
establccido por lai ley.
La identificaci6n en el moment de la detenci6n solo puede
fijar el estado normal-juridico de esa persona .o personas,
con respect a todas las demrs, y 'c'omro el objeto de la ley
es el hombre anti social, today media que no respond a'
ese fin estg fuera de la ley.
3.o La oficina central de identificaci6n proyectada no tie-
no por objeto former el registro dactilosc6pico; tendria por







REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLITICAS


objeto las relaciones de iorden civil, politico, administrative,
etc6tera, en las cuales no entire la oficina de identificaci6n
proyectada.
4.0 La creaci6n de esta oficina que tiene por linico fin
la comprobaci6n de la reincidencia y la estadistica criminal,
no impide en manera alguna que las policies, en los casos
necesarios a investigaciones, tomen previamente impresiones
digitales, como tampoco que los particulares que creyendo con-
sultar sus intereses o seguridad personal deseen y solicited
se les tome en cualquier moment por la oficina que co-
rresponda.
Por iltimo y antes de dar tnrmino a estas consideraciones
nos referiremos especialmente al inciso del articulo 5.0 pro-
yectado, que impone a la oficina central mantener relaciones
con 'as oficinas similares del exterior, promoviendo, el canje
de fichas, que implicitamente las faculty para regular conve-
nios y provocar la reuni6n de cbngresos internacionales ten-
dientes a hacer efectivo el ideal cada vez mIs factible de la
< DAVID CORDEVIOLA. JUAN PELITTI.




PROYECTOS DE LEY

a) Ampliacl6n de la ley 4189, art. 15

El senado y cdmara de diputados, etc.

Art. 1.0 Ampliase el art. 15, pdrrafo primero de la ley nfme-
ro 4189 de reforms al c6digo penal, con lo siguiente:
HabrA reincidencia, siempre que el condenado por sentencia
firme dictada por cualquier tribunal o juez del pais, cometiere
un nuevo delito, aunque hubiere mediado indulto o conmutaci6n
A los efectos de la reincidencia, constituirAn plena prueba los
informes de la oficina central de reincidencia que a tal fin de-
bera crearse.
Art. 2.0 Comuniquese, etc.
:iD. CORDEVIOLA. J. PELITTI.








REINCIDENCIA Y ESTADISTICA CRIMINAL


b) Oflcina de reincidenclas y de estadistica criminal

El senado y cdmara de diputados, etc.

Art. 1.0 Crease una oficina central national de reincidencias
y de indentificaci6n con asiento en la capital de la naci6n, ba-
.jo la dependencia del ministerio de justicia e instrucci6n pi-
blica.
Art. 2.0 Se establecerin tambi6n en cada provincial oficinas de
identificaci6n seccionales, salvo en aquellas en que ya existie-
ran, las que al s61o efecto de esta ley dependent de la central.
El poder ejecutivo national, convendrd con los gobiernos de
provincia, los medios de coordinar-en todos los casos,-el ser-
vicio provincial con el national y de nacionalizar dichas ofi-
cinas, si estimate que este temperament fuera m6s convenient
a los fines de la present ley.
Art. 3.0 En los territories nacionales, la policia tendr6 a su
cargo la identificaci6n de los delincuentes, debiendo al efecto lle-
var libros especiales, indices y casilleros respectivos, y comuni-
car en cada caso a la oficina central los antecedentes que le
requiriese, remitiendole la individual dactilosc6pica correspon-
diente.
Art. 4.0 Ad6ptase para la identificaci6n el sistema dactilos-
c6pico de Vucetich.
Art. 5. SerAn funciones de la oficina central:
a) Identificar en la capital de la repfiblica a los prevenidos
despues que contra 6stos se haya dictado auto de prisi6n pre-
ventiva.
b) Formar un registro general de todos los procesados y con-
denados de la repfiblica a los efectos de la reincidencia, y de la
estadistica criminal conforme a las bases proyectadas por el
senior Vucetich y en el modo y form que lo reglamente el P. E.
c) Suministrar a todos los jueces nacionales y oficinas slec-
cionales en el t6rmino de 48 horas, los informes que le requie-
ran sobre los antecedentes que obren en su archive, respect a
las personas procesadas.
:: d) Mantener relaciones con las oficinas similares del exterior,
promoviendo el canje de informaciones ritiles a los fines de su
creaci6n.








42 REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLITICAL

Art. 6.0 Al dictarse auto de prisi6n preventive' contra una
persona acusada de un delito, los jueces ordenarAn, en la capital
de la naci6n, a la oficina central; en las provincial, a las seccio-
nales, y en los territories nacionales a la policia, que procedan a
tomarle las impresiones digitales, debiendo expresar ademis
los datos requeridos en la ficha de canje.
Art. 7.0 Ad6ptase a los efectos del artiqulo anterior el mo-
delo ideado por el senior Vucetich.
Art. 8.0 Todo juez o tribunal que dicte sobreseimiento o sen-
tencia definitive remitira testimonio de su parte dispositiva, con
los datos necesarios a la oficina central o la seccional, segdn co-
rresponda, dentro-del t6rmino de diez dias.
Art. 9. En iel iltimoo caso del articulo precedent, 6sta remitira
a su vez copia de lo recibido conjuntamento con la planilla de fi-
liaci6n y ficha dactiloscopica a la oficina central dentro del
t6rmino do 48 horas.
Art. 10.0 Toda vez que se soliciten informs de antecedentes
a esta: oficina, deberA acomp:aiarse la planilla de filiaci6n y' la
individual dactilosc6pica de la persona a que se refiere.
Art. 11.0 Declarase secret el servicio de identificaci6n, sien-
do prohibido exhibir, en pfblico fichas de cualquier naturaleza,
como asimismo suministrar antecedentes de los prontuariados
a particulars.
SerAn pasibles de las peas por revelaci6n de secret los
empleados que violent esta disposici6n.
Art. 12.0 Los jefes de establecimientos carcelarios suministra-
rdn a las oficinas de identificaci6n y estadistica criminal,
creadas por la present ley, los datos que les requieran respect
de los condenados que estAn bajo su guard.
Art. 13.0 El poder ejecutivo national tendri todas las faculta-
des tendientes a la realizaci6n de los fines de esta ley, pudiendo
en su caso dirigirse a los gobiernos de provincial, a los efectos,
de la observancia de las prescripciones.
Art. 14.0 Mientras los gastos que demand el-cumplimiento
de la present ley no se incluyan en el presupuesto, se abonarL n
de rentas generals con imputaci6n a la misma.
Art. 15.o Comuniquese, etc.
D. CORDEVIOLA. J. PELITTI. L





















NUESTROS NIROS


< ma mas blanca y mAs luminosa que han visto los siglos, seguin
la hermosa expresi6n de,nuestro Almafuerte.
Y en aquellas palabras, el excelso predicador de la igualdad y
la fraternidad entire los hombres, se inclinaba revereinte ante la
infancia como si hubiera querido rendirle el supremo homenaje
de la humanidad enter.
< piritus mas selectos, convencida'de que cuidar al ninio, mejorar
su condici6n, enaltecerle, no significa en resume sino cui-
darse, mejorarse y enaltecerse a si misma.
El primer congress espaiol de higiene escolar, ha proclamado
-ditimamente, dentro de su program, los derechos del nifio con
estas palabras que debieran conocer y observer todos los pa-
dres de familiar, los maestros y nuestros hombres do gobierno:
<&Habitantes de ua planet regido por el sol, rodeado de at-
m6sfera y cubierto do agua on sus dos terceras parties, corres-
ponde por modo ilegislable a todos los niios:
1.o-El derecho a la luz del sol.
2.o-E1 derecho al aire abundant.
3.o-El derecho de agua y a la limpieza que con ella se ob-
tiene.
Ni el estado, ni quien quiera que sea, tiene derecho para recluir
al niiio en locales cerrados a la lua z y privados de agua y de
limpieza. por mAs que tales ma.zmorras se condecoren con el
nombre abusive de escuelas.
Por su condici6n, de ser, en period de desarrollo el nifio ne-








REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLITICAL


cesita alimento suficiente, ejercicio saludable, alegria que di-
late su organismo, amor que fomente su vida moral, verdad
que nutra su vida intellectual, por eso tiene inalienablemente:
4.o-El derecho al isustento.
5.o--El derecho al ejercicio corporal.
6.0-E1 derecho a la alegria.
7.o-El derecho al amor.
8.o-El derecho a la verdad.
For eso que es deber primario de la familiar, y subsidiariamen-
te del Estado procurar la suficiente alimentaci6n, la saluda-
ble recreaci6n y alegria de los nifios, a los cuales se debe la
verdad y el amor.
Es crime de lesa niiez criar al nifo rodeado de <(tristezas>.
Ensefiarle la mentira, cualquiera que sea el traje con que se la
disfrace, es crime de lesa humanidad>.



Sin duda, la verdad esta en camino; pero 6ste es demasiada
largo y en el terreno de la prActica trecin se iiician las primeras
jornadas. En unos pauses mis que en otros, y todo esto en ra-
z6n de la civilizaci6n alcanzada, se siente la necesidad de la ac-
ci6n de conjunto en ese sentido, es decir, de dar al niio lo que
es del ninio, con la consagraci6n de sus derechos bajo la protec-
ci6n de la sociedad convertida en madre colectiva del niiio co-
lectivo.
Los Estados Unidos .de Norte AmBrica, son el pais en que es-
tas ideas comienzaU a tener base haAs s6lida, defendidas tenaz-
mente por sus mas grades pensadores y sus maestros m6s emi-
nentes. Alli se realiza.una alta obra de defense y de presivi6n
social amparando i1 niiio libert&ndole de'una series de prejuicios
que, por desgracia, pesan aim demasiado en otras sociedades,
sin excluir, por cierto, algunas de la vetusta, la rigida Europa.
En efecto, en aquel pais privilegiado, existen grandes organi-
zaciones sociales que ejercen una policia cautelosa sobre todo
lo que rodea al nifio. <(Hasta en los m6ns insignificantes villorrios
-dice Nelson-ver6is a las padres reunirse peri6dicamente,
ilustrarse sobre cuestiones de educaci6n de la infancia, hacer
propaganda por -el establecimiento de gimnasios, de plazas








NUESTROS NINOS


do juegos, de barios, de salas-cunas, de bibliotecas infantiles,
etc6tera. En las ciudades populosas, otros problems preocupan
a estas instituciones: la admisi6n del nifio en las fAbricas,
la situaci6n del vendedor de diaries, del niflo delincuente, del
rabonero, del hijo del proletario>.
Y todas esas grades instituciones, que son los llamados clubs
de madres, se hallan confederadas en una inmensa agrupaci6n
representative de la maternidad en today la Uni6n Americana,
con el nombre de congress national de padres, cuyas funciones,
ademAs do las esbozadas, son las siguientes: velar contra la ex-
plotaci6n del nifio; fomentar la asistencia escolar obligatoria,
llegando hasta pensionar a las familiar pobres, a fin de que los
hijos no se vean privados de asistir a clase; protege al pequeiio
vendedor de diaries no permiti6ndole que ejerza su area durante
las horas de escuela, ni en las altas horas' de la noche; distri-
buir gratuitamente alimentos a los escolares pobres; procurar el
establecimiento de juzgados especiales para la delincuencia in-
fantil; fomentar la formaci6n de clubs dolifiios en las escuelas,
con sus salas de juego de ingenio, sus revistas y sus libros de
cuentos; y, en una palabra, educar a las madres y despertar on
today forma el interns por el studio cientifico del nifio, de
acuerdo con sus necesidades, las del pais en que vive, las de la
humanidad.
Hay raz6n, pues, para que hombres estudiosos como nuestro
compatriot Nelson y tantos otros que han vivido algin tiompo
en los Estados Unidos, nos hablen con entusiasmo y viva sim-
patia de aquel pais, en que la libertad y la democracia son
bellas realidades, como que su espiritu se cultiva inteligentc-
mente, on el hogar, en la escuela y en la sociedad, protegiondo al
nifio y habilitAndolo para marchar oen line recta por el sendero
do la vida.
Entre nosotros tambien se hace algo dentro de esta modern
corriente de ideas. Fuera injusticia desconocerlo; pero, si no nos
ciega un mal entendido patriotism, digamos con altiva fran-
queza que hacemos poco, muy poco todavia con respect a la
gran obra de redenci6n de nuestros nifios.
Ponotremos en el hogar del pobre y encontraremos a los hijos
casi abandonados a su suerte, viviendo una vida de penas, de
tristezas infinitas. Apartados esos chicos de su mundo ideal, quo








REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLITICAL


s6lo quiere luz y alegria, much aire y much sol, se parecen
a esas flores amarillas brotadas entire las grietas de una ruina.
Son pijaros enjaulados, que si cantan, s6lo lo hacen.para disfra-
zar una queja.
Sorprendamos ahora uno de esos hogares en que la tuberculo-
sis, el alcoholism, el juegco y el vicio en milntiples forms, po-
nen su nota sombriaa todas horas, y nos conmoveremos al pen-
sar quo el nifio nacido para la alegria y las nobles disciplines
del espiritu, est' prematuramente condenado a soportar el gri-
llete del infortunio, a renunciar a los halagos primaverales de
la .existencia, para no presentir en ella mas que dolores hondos,
miserias sin fin, injusticias evidentes a sus ojos, que le arrancan
del coraz6n una lagrima o un grito de angustia, de protest, de
venganza quizds.
Y del conventillo, sucio y miserable, donde se le priva hasta
de agua, de aire y de luz; de la fibrica, donde se le explota
inhumanamente; y del hogar vicioso, donde se le harta de som-
bras y de violencias, se lanza a la calle, que es su vAlvula de
escape, y por huir de un peligro cae en .otro mayor.
Y es muy natural: en la calle, sin freno' que lo domine, entire
ociosos, mal habladois y pilletes, esta a dos dedos de la inmora-
lidad, del vicio, y ide la delincuencia.
-Si mi padre-decia un reo.al ser conducido al patibulo-me
hubiera cortado las manos cuando hurt la primer aguja, no me
llevarian hoy al cadalso.
Y bien sabemos por dolorosa experiencia que la calle lanza
a muchos de nuestros pilluelos! a robar la primer aguja.
Obs6rvese que en lo que refiere al niio pobre y abandonado,
nuestras calls presentan dos espectaculos indignos de nuestra
civilizaci6n. Nos referimos al niio limosnero y al pequefio ven-
dedor de diaries.
LQuikn no ha visto a tiernas criaturas de seis, cinco y ain
menos afios de edad, cubiertas de andrajos, con los ojos muertos,
pAlida la, tez, las carnes flacas, tender tristes la mano para im-
plorar un mendrugo a la caridad pfiblica?
(Quien no ha visto a esas miserables mujeres, que buscan los
sitios de mas bullicio para exhibir sus miserias, llevando de la
mano prendidos de sus guiiiapps a tres, cuatroi y mas chiquillos
tristes y sucios, que mas quo los angelitos encantadores del
poeta semejan retazos de sombra ten el oasis de la vida?








NUESTROS NINOS


Todos los hemos visto y mas de una vez al dejar caer la mi-
gaja mortificante de nuestra limosna, hemos apartado los ojos
pensando en las imperfecciones de nuestra organizaci6n social.
LY qu6 decir del pillete vendedor de diarios, de ese nifio infe-
liz, que come cuando tiene, que duerme cuando puede y muchas
veces en el quicio de una puerta, que desciende siempre en
raz6n de las malas compafias y del vicio que no tiene secrets
para 61?
Indiscutiblemente, el nifio pordiosero y el vendedor de diaries
son dos notas de intense sombra en el cuadro de luz de nuestra
cultural.
Y no se diga que nos faltan buenos, exquisitos sentimientos.
Bastaria recorder que hasta tenemos dos sociedades protectoras
de animals, que predican la bondad hacia los series inferiores,
que no permitirfan el espectAculo de un caballo rengo en nues-
tras calls, que no repararian en el sacrificio para salvar la.
vida de un perro o de un gato, y que en alas de sus fan-
tasias educadoras, han implantado el dia del animal y cons-
tituido, ademAs, bandas de piedad en nuestras escuelas.
Lejos de nuestro espiritu estA el hacer la critical de estas no-
bles manifestaciones de sentimientos colectivos que acreditan
nuestro progress moral. Se nos ha ocurrido recorder estos he-
chos para llamar la atenci6n sobre un possible olvido que comete-
mos con nuestros nifios mas desgraciados al dejarlos marchar
al border de la vida sin buscar el medio de sa~arles de la calle,
de darles el amor que les falta, de ejercitarles en las nobles dis-
ciplinas del espiritu en un ambiente lleno de verdad, de alegria
y de sol.
Y se nos ocurre esta reflexi6n porque nuestra limosna, cual-
quiera que sea su tasa, no cura el mal; por el contrario, quizis
tiende a perpetuarlo. No de otro modo se explica que la de-
lincuencia entire menores vaya en aumento, segfin las estadisti-
cas que pueden consultarse en el departamento central de poli-
cia. Tampoco se explica de otro modo por qu6 hay tanto ocioso
que vive de la explotaci6n de sus propios hijos, condenados por
una perverse paternidad a un trabajo, miserable, cuando no al
delito desde :su mns temprana edad, agostadas en flor las ilu-
siones mas pre.ciadas de la vida.
Hemos hablado del pequefio vendedor de diaries, y pedimos
se nos disculpe este recuerdo un tanto personal:








REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLITICAL


Hace unos tres afios, en mi carActer de inspector general de es-
cuelas de adults, condolido de la triste situaci6n de nuestros
pequefios vendedores de diaries, consegui la creaci6n de una es-
cuela especial para -ellos, al igual de otra que con el noble coro-
nel Montafia y otros corazones generosos, habiamos fundado
en la escuela Presidente Roca. iResolvi6se que la nueva escuela
de <> se instalara en .el local de la Jos6 Manuel Estrada.,
donde funciona todavia.. Era costumbre de dar a los chicuelos
terminadas las classes, una taz'a de cafe con leche y pan. Pues
bien, aun hoy, despues de tres afios, se discute ante un volumino-
so expediente Ii 's6ol han ,de :pagarse quince centavos'por cada; ra-
ci6n de hambre que se distribuye o los veinte que pide el provee-
dor. Entiendo que para evitar el possible conflict, el maestro de
la clase abona de su peculio la diferencia, a fin de que no falter a
sus alumnos, esos nifios que necesitan mas que nadie de la es-
cuela pfiblica, la prometida taza de caf4.
Con la; escuela analoga que tambi6n conseguf en La; Plata,
ocurre algo peor. Alih, los canillitas fueron desalojados de su
primitive local, una escuela comiin, so pretexto de que ensucia-
ban demasiado los patios y las classes, y, con tal motivo, se les
llev6 a otro sitio, distant de su centro de actividad, como para
quitarles las ilusi6n de asistir a escuchar las lecciones de sus
maestros. Y ahora otro dato,: si no se ha pagado fltimamente,
aun se debe'al proveedor 'el suministro de la modest taza de caf6
que se habia resuelto darles. Eso si, afirmo que el expediente res-
pectivo andaba' por todas las oficinas tecnicas y administrati-
vas, como si hubiera existido el prop6sito de encontrar un pre-
texto para suprimir aquella > largueza official. Y aquf
e'soportunc decir que a -esa escuela concurrian regularmente
unos setenta vendedores de diaries a quienes la policia no de-
jaba circular por las calls en las dos horas que duraban las
classes de su escuela especial.
Lo expuesto nos lleva' a la: conclusion de que hace falta una
acci6n social, mis direct, mIs intense, mis uniform y cienti-
fica, si se quiere, para resolver esos problems que tocan tan
de cerca al niiio pobre, al explotado, al que vive abandonado a
su suerte, y al delincuente,








NUESTROS NIROS


Veamos ahora lo que pasa con el nifio en la escuela.
Establezcamos en primer trrmino que 6sta no, esta en nuestro
pais al alcance de todos los nifios. La ley de obligaci6n escolar,
entire nosotros, es poco menos que letra muerta. La prueba 'mis
concluyente que puede citarse para demostrar tan amarga ver-
dad es referirse a la cifra de 700,000 analfabetos, de 6 a 14
afios, que registra la, estadistica, como existentes en la repfi-
blica. Siendo la poblaci6n escolar calculada de 1.500,664 nifios
(afio 1912) estA dicho que s61o un poco mas del 50 o/o de los
chicos, dentro de los t6rminos legales, goza de los beneficios de
la escuela.
Por lo pronto, ya esta en evidencia la primer injusticia. Nos
faltan no menos de 4.000 escuelas mas.
Y no nos hagamos ilusiones. Nuestros himnos al progress,
proyeetarAn siempre ese cono de sombra,. mientras no pongamos
la escuela, pfiblica, al alcance de cuantos tengan derecho a ella,
sin excluir ei adult, analfabeto o poco menos.
La estadistica del delito, sigue en aumento de algunos aiios a
esta part y aun sin desconocer que esto se debe, como, decia
hace algunas noches el doctor Rodolfo Rivarola en una brillante
conferencia sobre organizaci6n de la political penal, a la deficien-
cia de nuestras leyes y procedimientos en la inateria, no cabe du-
da que, sin perjuicio de lo dicho, tambien [son causess idel aumento
de la delincuencia, la incultura de muchos hogares, la falta
de escuelas y la labor deficient que estas mismas realizan.
Esto sin contar con la falta. de idealels. y el visible achatamien-
to en que vive buena parte, de nuestra sociedad.
Pero hay algo mas.
A nuestros nifios no los tratamos en la, escuela, de la misma
manera. Como tuve oportunidad de decirloo hace pocos dias,
mientras a unos, los preferidos, los educamo's en soberbios pala-
cios, a otrojs, los mAs, lois recibimnos en la casa alquilada, general-
mente-antihigienica, inc6moda y pobre, cuando, no en el rancho
de la campaiia, con ,su techo -de zinc o de paja y el piso. de
tierra.
Hay mas todavia.
Dentro de la misma escuela, algunos maestros tienen sus
alumnos preferidos, y por cierto que el nifio pobre, el deshereda-
do, no es el que lleva siempre la mejor part. Y esos pobres, esos
4








REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLITICAL


desheredados, esos nifios que vienen del hogar con hondas
amarguras en el alma, son los que mIs necesitan de un consejo
amable, de una sonrisa dulce, de una caricia embriagadora de
sus maestros.
Visitando algunas escuelas he visto nifios que reflejaban en su
semblante todas las amarguras de su espiritu y alguna vez crei
adivinar que aquel sello de dolor, aquella decepci6n premature,
en medio de tanta inocencia comunicativa y sonriente, se debia
tan s61o A la falta de una caricia oportuna, a la ausencia de
una sonrisa caritativa, cuando no al delantal del pobre, puesto
sobre sus carnes como para anunciar a los demas el peligro de
un possible contagio. Y he pensado despu6s que la escuela, como
instituci6n humana, debe levantar el espiritu, sembrar ideales,
predicar la igualdad y la fraternidad, cultivar los mIs nobles
afectos, y ,sobre todo, defender al d6bil, siempre hambriento de
felicidad y de justicia.
He visto, ademds, que faltan bafios, especialmente para el
nifio del conventillo o del hogar despreocupado e ignorant;
he visto que en muchas escuelas, a semejanza de algunas pri-
siones, ;se tiene sometidos a los escolares a la discipline del
mds fuerte, no a la discipline del amor, del deber comprendido,
de la convicci6n; he visto que, por lo general, la ensefianza se
funda mis en la teoria que en la acci6n fecunda del trabajb
a base de observaci6n y de investigaci6n personal; he visto
que s6lo por excepci6n tienen algunais escuelas, la biblioteca y
la mesa de lecture al alcance del niioi y de su familiar; he visto
que el nifo que asiste a la escuela no piensa en el analfabeto
desalojado de ella, en fin, he visto muchas otras cosas mas y
he pensado, no sin dolor en mi double carActer de argentino y de
maestro, que si much hay que hacer con respect a nuestros ni-
ifos en la vida; del hogar, no es menois lo que hay que hacer por
ellos en la escuela pdblica, de acuerdo con las ideas que agitan el
mundo en su hora actual.


Repito, que no entra, en mis prop6sitos near la evidencia de
nuestros esfueraos, mas o menos afortunados, en el sentido de
embarcarnos definitivamente en la obra de la mas alta y eficaz
redenci6n del nifo. S61o quiero mlostrar con lal verdad, siempre








NUESTROS NINOS


amarga, algunos de nuestros defects, de nuestras injusticias,
de nuestros posibles errors y olvidos, para evitarlos y corregir-
los. Si permanecemos impasibles ante ellos o soiiamos estar
en el mejor de los mundos, creyendo c6ndidamente que todo lo
hemos hecho, que ya no podemos hacer mis, o que por un also
patriotism, debemos callar lo que nuestros ojo.s y los extra-
fios ven, nos condenarefnos a la indiferencia, ai la inacci6n, a
la soberbia, y no son estos los atributos de los pueblos nobles
que saben respetair su porvenir y los destinos de la propia raza.
Los pueblos no deben parecerse a esos padres de familiar, d6biles
y complacientes, que s6lo ven las habilidades de los hijos, con-
cluyendo en definitive por ser c6mplices de todos sus vicios.
Impogmionos, pues, el culto de verdad y aunque nuestras
bellezas aparezcan un tanto disminuidas, serA mayor, en cam-
bio, el acervo do nuestras virtude!s y nis firme nuestra voluntad
para luchar y veneer en las jornadas de la civilizaci6n.
En el moment actual hablan de nuestros buenos deseos en
material de educaci6n primaria, el proyecto del diputado Justo,
destinando treinta millones de pesos a la creaci6n y sosteni-
miento de nuevas escuelas en el pais y la inclusion de unas
quinientas mis hecha en el presupuesto para iel afio pr6ximo, por
nuestro joven y bien inspirado ministry, de instrucci6n pfiblica.
Dentro 'deo la apatia official a que estamos acostumbrados,
estas manifestaciones, deben halagarnos patri6ticamente.
Quizis tengamos en ,el pr6ximo curso quinientas escuelas mis;
ahora bien, en cuanto al proyecto, de lo's treinta millones, Zqui6n
nos asegura que sera pronto una bella realidad? Quiero dejar
constancia que no entro, por ahora, en los detalles del proyecto,
considerado como un modo de ver las cosas, sinoe en lo que signi-
fica el hecho de destinar tal cantidad de dinero a! la creaci6n de
nuevas escuelas, para tantos nifios analfabetos que las reclaman
a gritos.
No sin mortificaci6n recuerdo que anda por ahi un proyecto
de ley de amparo al magisterio, debido: a la iniciativa de los
senadores Lainez y Gonzalez; proyecto que esta pasando por to-
das las tribulaciones de una double via crucis parlamentaria y
gremial, desde tres afios a esta parte. LPasar ? Son tantas las
decepciones sufridas ya, que los maestros argentinos estamis
perdiendo las esperanzas de ver la ley. Y conste que poco falta








REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLITICAL


para que los interesados, que son los educadores del pueblo, la
pidan a gritos.
LOcurrird lo mismo con .el proyecto del doctor Justo?
Recordemos una vez mis, que son 700.000 los ninios que no en-
cuentrar, en esta tierra de riquezas inagotables, de ideales ge-
nerosos, de instituciones republicans, abierta la puerta de la
escuela comin a que tienen derecho para iniciarse en la luz del
alfabeto, que ilumina y salva.
Y sigamos observando, a nuestro alrededor, pensando siem-
pre en el niiio.
LQuC hacen esos escolares que andan por la calle a toda. ho-
ra, porque s61o asisten a las classes durante un tumro; y huyen
del hogar despu6s, obligados por la necesidad de aire y de luz?
LDonde estdn para ellos, como ocurre en otros passes, siempre
abiertas las escuelas, con sus bafos, sus salas de lectura, talle-
res, jardines, exposiciones de flores y juguetes, sus clubs y
sus gimnasios?
iD6nde estan las plazas escolares de juego, para que puedan
pasar en ellas las horas libros, alegrando el espiritu y fortale-
ciendo el misculo?
ZD6nde estin las salas de nifios en nuestras bibliotecas, con
maestros complacientes, ap6stoles del bien, siempre dispuestos
a disipar una duda, indicar un camino, afirmar una opini6n?
LD6nde estan y cuAntas son esas instituciones filantr6picas
y de ensefianza, que llevan plants, semillas y flores al hogar
del desvalido para educar a los padres y hacer menos ingrata
la vida de los chicos? LCuantas son las que buscan al nifio
delincuente para indagar las causes del delito y evitar que
reincinda en 61? iD6nde estAn, por fin, las que procuran iniciar
a nuestros nilois en las prActicas del ahorroi y de la mutualidad,
sin que por ello destruyan las alegrias de la infancia, que deben
cuidarse, estimularse, aumentarse, come que ellas son quizAs
la base de una sociedad sana, active y, llena de ideales?
LY las escuelas de vacaciones, las colonies de vacaciones en
la montana y en la playa de mar, las cantinas escolares para
nuestros ninios hambrientos, los sitios de expansion, de recreo,
de salud para nuestros escolares an6micos y aburridos, d6nde
estan?
No se crea que desconoz lo o que hacen nuestro Club de ma-








NUESTROS NINOS


dres, la.Asociaci6n de vecinos, la de Amigos de la educaci6n, la
Protectora de nifios, pAjaros y plants, la instituci6n admirable
de la Casa, del nifio, las escuelas patrias, las de nilios d6biles y
tantas otras instituciones andlogas de beneficencia y educa-
ci6n, que son un timbre de honor para el pais y que ilenan su
program con esfuerzos dignos de la causa que defienden, no;
al analizar hechos y detalles s6lo he tenido el prop6sito de
significar, repito, que no hacemos lo suficiente con relaci6n
a lo que nuestros nifios necesitan, mejor dicho, a lo que por
derecho les correspond.
Obs6rvese, de paso, que estas muy nobles instituciones tra-
bajan desarticuladas entire si, y que, en resume, no hacen
sentir en la repfblica, como en la Uni6n Americana, por ejemplo,
una acci6n mis uniform y de conjunto en la campafia por la
mas alta redenci6n de nuestros ninios.
He,aqui, ahora, tres conclusions que, entire otras, surgeon de
lo expuesto, segfin mi modo de ver:
1.-Necesitamos educar y ayudar a muchos hogares para que
en ellos se ame nms al nifo, no se le explote, ni se le prive del
aire, del agua y de la luz del sol, ni de la alegria, el sustento
y el ejercicio corporal indispensable.
2.-Necesitamos fundar no menos de 4.000 escuelas mas;
afianzar la fe del pueblo en las escuelas piblicas; y mejorar
nuestros metodos de ensefianza y discipline, sobre la base de
un conocimionto mis exacto de nuestros niiios, del ejercicio
real de sus derechos, de las aspiraciones del pais y de la march
de la humanidad.
3.-Necesitamos que nuestros hombres de gobierno, con ]a
clara vision de los corazones sincerois y bien inspirados, se des-
preocupen un poco de los pequefos problems de la political
de aldea, para pensar un poco mas en los grades problems
de la educaci6n pAblica, que representan, en sintesis, el por-
venir de la nacionalidad y los intereses de la mas alta civili-
zaci6n.


Las observaciones anotadas en el curso de este modestisimo
trabajo, evidencian la necesidad y la oportunidad del primer
congress national del nifio, que se reunira en Buenos Aires en
el pr6ximo mes de octubre.








REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLITICAL


Esti de mas decir, por lo tanto, que es 6sta una iniciativa
feliz, patri6tica y itil.
Basta leer el program del congress para comprender que sus
deliberaciones pueden influir poderosa y eficazmente en la so-
luci6n cientifica y social de los problems fundamentals re-
lacionados con la vida y la educaci6n de nuestros nijios.
Es ya un buen augurio la adhesion espontdnea y calurosa que
la bella idea ha merecido de la prensa en general, de nuestros
hombres de ciencia, de profesores y maestros, madres y padres
de familiar, -como asimismo de las instituciones oficiales y po-
pulares mds importantes y mas directamente vinculadas a la
educaci6n. La inica adhesion que toda.via falta es la de nuestros
hombres de dinero, los reyes de la fortune, a quienes tambi6n
interesan estas cuestiones, por su espiritu de cultural, de bene-
ficencia, de patriotism y de civilizaci6n. En los Estados Uni-
dos, indudablemente, esta adhesi6n. hubiera sido una de las
primeras en llegar.
Tendremos, a pesar de todo, un gran congress.

Jost J. BERRUTTI.

Septiembre 25 de 1918.






















EL SISTEMA RENTISTICO DE LA PROVINCIA
DE BUENOS AIRES


Corresponded al poder legislative: Es-
tablecer los impuestos y contribuciones
necesarias para los gastos de servicios
pfiblicos, debiendo estos cargos uniforms en toda la provincia (capi-
tulo V, articulo 99 de la Constituci6n),
ver inc. 8-16.

El nuevo director general -de rents, doctor C6sar Ameghino,
ha manifestado isu decidido prop6sito de hacer un detenido estu-
dio del sistema rentistico actual Ide la provincial, y, si bien va-
rios do sus antecesores han hecho igua.l exposici6n de motives,
lo cierto es que en la prActica nada de mayor utilidad, al bien
common, se ha podido conseguir, de muchos afios a esta parte.
Con iel fin de co.operar a tan plausible obra, es que nos deci-
dimos a hacer un studio general de la material, movidos del
solo anhelo de ser fitiles en lo possible a la provincia, mis no lo
haremos, por ahora, con el detenimniento y studio que require
tan ardua tareaj. Empero, tratarenios de condensar en este tra-
bajo, muchas de las ideas e iniciativas sostenidas en distintas
oportunidades, y en distintas publicaciones.
Y esta actitud, es tanto mas justificada, ante esas decla-
raciones del doctor Ameghino, desde que, como es sabido, la
direcci6n de rentas, es la dependencia mas vasta: e important
del ministerio de hacienda, puesto que, por su acci6n y natu-
ralcza de tal, esti llamada a influir de modo principal, tanto
en la practice y progress de nuestro sistema positive, como
en la march financier de cada ejercicio administrative, pro-
veyendo, mas o menois regularmente, al Estado, de los re-








REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLITICAL


cursos indispensables para su sostenimiento y para la ejecuci6n
de las diversas leyes cuya preparaci6n es encomendada a esa
repartici6n piblica, como acertadamente se ha dicho.
Expresado, 6sto, entraremos sin mayores predmbulos en
material.


LAS LEYES IMPOSITIVAS

Las mejores eyes, ha dicho Montesquieu, pueden tener malos
resultados si chocan con violencia excesiva contra una pieza
cualquiera de la complicada maquina que constitute una socie-
dad. De ahi un oportunismo muy evidence en Montesquieu:
Las leyes de Sol6n eran las mejores, por el motive de que eran
dlas mejores que los atenienses podian sufrir>. Las leyes deben
ser tan adecuadas al pueblo para el cual se han hecho, que,
es una gran casualidad que las de una naci6n determinada,
puedan convenir a otra.
Muchas evoluciones y modificaciones han experimentado
nuestras leyes de impue,stos fiscales. Ellas han sido hechas
para el pueblo contribuyente, pero no ( a 6b. Suponemos, debemo,s suponer bien intencionado, en todo
moment, el espiritu que ha guiado a nuestros legisladores.
Pero la verdad sea dicha, que todavia no hemos dado con la
< que encuadre a los bien entehdidos interests de la
provincia.
Hemos tenido leyes que han dicho declaradas inconstituciona-
les por las cortes de justicia, national y provincial, como lo ve-
remos mAs adelante al tratar en particular cada una' de ellas; y,
tenemos alguna como la de impuesto a la producci6n, que
constitute un atentado abierto en contra de la misma produc-
ci6n, vale decir, contra los propios intereses de la provincial,
que equivale a no, ser adecuada al pueblo, a conspirar contra
61, y en fin, que debe ser abolida por absurd, mIs absurd
todavia que las ,declaradas inconstitucionales.
Luego, se impone reaccionar en las leyes de impuestos, desde
que todas requieren modificar malos efectos y favorecer los buenos, pues es sabido, que, para
que no ise pueda> abusar del poder, es precise, por la disposici6n








EL SISTEMA RENTtSTICO DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES 57

misma de las 'cosas, que el poder contenga al powder, que el po-
dcr fiscal, el gobierno, contenga al powder tributario o viceversa.
Convengamos de ahi, que en nuestra provincia, las leyes tie-
non por origen la bondad del legislator que las observa, mAs que
las necesidades de ,la sociedad en las cuales aquellos son obser-
vadores, no dejamos de reconocer por ello y nuestro respeto a
las leyes, por educaci6n, product de una causa intellectual.
Este sentimiento, es el <> que conocemos y del cual demos percibir>> la necesidad sentida.


SUS DEFICIENCIES

Segin lo declar6 el ex-ministro de hacienda, doctor Juan
Cecilio L6pez Buchardo, en 1910, dos inconvenientes fundamen-
tales presentaba el regimen impositivo de la provincial cuando
se hizo cargo de la cartera: uno, relacionado con las leyes im-
positivas, y otro, con la forma de percepci6n de las rentas que
los impuestos produce.
En lo que respect al primero, ese gobierno se encontr6 que
carecia, por falta de una estadistica financier y de una orde-
nada administraci6n, de los datos esenciales de consult, agra-
vado con la circunstancia de que los impuestos de contribuci6n
territorial y producci6n, eran percibidos de acuerdo con una
tasaci6n caprichosa, alejada de todo concept cientifico, que
imposibilitaba el studio preliminary que debe fundar una ley
impositiva, racional y equitativa.
El poder ejecutivo pretendi6 conocer la cantidad que los
gravAmenes tomaban del rendimiento y, s6lo le fu6 dable reali-
zarlo en part, en los que recaen sobre los capitals en giro, por-
que los padrones confeccionados con la declaraci6n de los co-
merciantes, hacian pensar muy discretamente que la base de
apreciaci6n que se tomaba, si bien no era tan exacta como se
debiera, se colocaba en grado. minimo, que es de conveniencia
sirva de punto de partida. Asi, se estudi6 con el debido deteni-
miento, cual era el interns menor que produce todo capital cir-
culante, sin hacer distingos de empleo y de destine, no porque
no comprendiera su conveniencia y equidad, sino por falta de
mcdios y datos para realizarla.








REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLfTICAS


El decreto de focha 27 do mayo de 1910, es tambi6n un pasa
dado en ese sentido, y la acci6n que desarrolla Ia direcci6n
de tierras y catastro debia completar el conocimiento exacto
de la material imponible y de los diversos elements que la va-
lorizan
En cuanto a los inconvenientes que presentaba la form de
percepci6n de las rentas, eran muchos de fundamental impor-
tancia.
Las valuaciones de partido y la oficina de impuestos de con-
tribuci6n territorial, agropecuario, etc., cobraban las cuotas co-
rrespondientes a esos gravamenes, sin mis contralor que una
estampilla que debia ir agregada a cada, recibo.
Este procedimiento, si bien defendia a la provincia y la
garantizaba en part de defraudaciones, no era todo lo com-
pleto possible, puesto que, iniciandose las gestiones de apremio
por las constancias resultantes de los aisientos de los respecti-
vos libros, que no eran llevados en la form quo se debiera, re-
sultaba que con anotar en ellos la constancia de pago, el deu-
dor, quedaba seguramente liberado de su obligaci6n.
El poder ejecutivo, en el deseo de garantizar a la provincial
de errors e irregularidades posibles, ore6 una oficina de con-
taduria y recaudaci6n, anexa a la direcci6n general de rentas,
que debe dejar constancia de todos los delp6sitos y pagos, es-
tando len condiciones de expedir en cualquier moment, la list
exacta de deudores.
< morosos, ha llevado al conocimiento del powder ejecutivo la ne-
cesidad de evitar la prescripci6n que se operarfa a favor de
los que no hubiesen abonado sus impuestos, en el t6rmino de
di'ez afios>. .
El gobierno estudi6 con detenimiento, la forma en que se ve-
rificaba la percepci6n de la rent, ordenando una prolija revisa-
ci6n de los registros, en los que encontr6 no solamente que no
figuraban len ellos algunas propiedades existentes en la provin-
cia sino que era, menester verificar una rectificaci6n de la va-
luaci6n, a efecto de que desaparecieran una series de incongruen-
cias que podrian calificarse, sin temor,, de verdaderas defrau-
daciones alifisco, y a los demAs cohtribuyentes, por part de
los que no soportan como ellos las cargas piblicas, cometiendo








EL SISTEMA RENTISTICO DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES


un verdadero atentado constitutional contra el mandate de
que la igualdad es la base de los impuestos, igualdad que no
s6lo debe buscarse en la tasa impositiva, sino tambi6n en la
naturaleza y relaci6n de la material imponible.
El P. E. hall como cargo en los registros de la propiedad te-
rritorial, comprendidas sus dos divisions de rura ly urbana,
un valor total de $ 2.215.156.380, como resultado de la valua-
ci6n verificada en el afio 1907, y tener en cuenta los partidos
afectados al impuesto de d.: ,il. con lo que se ilegaria, siem-
pre con relaci6n al aio 1907, a un valor de $ 2.388.249.238;
el ex-ministro de hacienda, Dr. Jos6 Maria Ahumada, declare
en el proyecto de presupuesto administration para 1913 eleva-
do a la legislature, que, el P. E., habia deseado hacer una re-
visaci6n fundamental y compleja de nuestro sistema fiscal, < ro, las mismas causes que retardaron en 1912, la remisi6n
del proyecto de presupuesto, le han impedido realizar lo que
va siendc ya una exigencia imperiosa, pero, que fatalmente
tendr6 que ser relegado para mejor oportunidad>.
M is adelante prosigue asi: < quiera ha sido possible llevar a; cabo la transformaci6n del im-
puesto a la producci6n agropecuaria, tan injusto, y anti-econ6-
mico, sustituy6ndolo por un gravamen a las transacciones sobre
la misma producci6n, u otro parecido, que es ya una aspiraci6n
general y casi uninime do los contribuyentes, y que el poder
ejecutivo, lo deseaba ardientemente. Pero, por una parte, la or-
ganizaci6n de la percepci6n y. del control de semejante impuesto,
es larga y dificil, y por otra part, habria sido aventurado
opera un cambio tan important en moments poco propicios
para las finanzas, cuando se trata precisamente de hacerlas en-
trar en quicio y poner un poco de orden en ellas. Por eso, el
powder ejecutivo, ha debido conformarse con proyectar una re-
ducci6n de ese impuesto a su minima expresi6n, como se ha
expucsto mAs arriba>.
El ex-director de rentas senior Hugo Stunz, por su parte,
afirma en la memorial elevada en junio pasado al ministry de
hacienda, doctor Echagile, que la desorganizaci6n de la repar-
tici6n, habia alcanzado a tal grado que, afirma categ6rica-
mente, la percepci6n de .os impuestos estaba librada a la hon-
radez personal de los recaudadores, hechoe que se abstieneode








REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLITICAL


calificar y que ain puede ser comprobado, lo que originaba an
desorden rayano en el desquicio como lo mencionaba el Gober-
nador general Arias, en el mensaje lcido ante la legislature el
1.o de mayo de 1912.
En la oficina central, dice, no habia contabilidad llevada en
forma. Los'ingresos se anotaban en simples libros estadisticos,
no merecedores de fe, por las raspaduras, enmendaduras, u omi-
siones que contenian, siendo esas mismas anotaciones hechas in-
distintamente, a lipiz o tinta: y los comprobantes de esos in-
gresos, unas veces se encuentran, y otras no.
La, oficinas recaudadoras de campatia procedian libres de
todo contralor. Asi se daba el caso que entire Bahia Blanca, Azul
y Trenque Lauquen, para no citar otras, hubieran retenidos mis
de $ 400.000 desde meses, casi desde un aflo atrAs. Precisa-
mente, en esos dias, se produjo una diferencia de $ 9.000 al
efectuarse un dep6sito por el tesorero de la direcci6n, en el
Banco de la Provincia. En.febrero de este afio, el poder ejecu-
tivo ha resuelto la reclamaci6n que se interpuso, despu6s de le-
vantarse un voluminoso sumario, en que han sido oidos los
empleados de la direcci6n y los del banco que intervinieron en
la operaci6n, y, con audiencia del asesor de gobierno, hacienda
que el fisco cargue con la diferencia. El fundamento principal
de ese decreto, reposa en la consideraci6n que, llamada a'juicio
de la direcci6n de rentas, 6sta no podria comprobar la verdad
de sus asertos con sus libros de contabilidad, dada la forma irre-
Sgular en que aquellos habian sido ilevados.
Agrega, que no entra en su inimo hacer cargos a funcionario
alguno, y cumple a su lealtad afirmar que dos causes princi-
pales motivaban ese desquicio: la primera, provenia del nom-
bramiento de empleados incompetentes, algunos casi analfabe-
tos, 6stos fltimo's en las valuaciones; y la segunda, del creci-
miento asombroso de la renta, que en un decenio habia casi
triplicado su monto, subiendo de diez y seis a cincuenta millo-
nes de pesos en nimeros redondos. Y este crecimiento, en la re-
caudaci6n, no habia sido acompatiado de las reforms que el
progress exigia, asi en los m6todos, como en el personal encar-
gados de efectuarla, que so designaba mis por la influencia po-
litica, que teniendo en, vista, finicamente las altas conve-
niencias de una administraci6n ordenada. En presencia de esta








EL SISTEMA RENTISTICO -DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES


situaci6n, se impuso un program de reforms, ejecutado en
gran part, y cuyas bases principles, fferon 6stas:
1.0 Reorganizaci6n de la contaduria de la direcci6n general
de acuerdo con estos puntos: a) modificaci6n de su jefatura;
b) implantaci6n del sistema de teneduria de libros por partida
double, con sujeci6n a lo ordenado en el articulo 94 de ]a ley
de contabilidad; c) reorganizaci6n y aumento de personal;
d) modificaci6n de sistema interno de percepci6n y contralor.
2.0 Clasificaci6n de las categories de las oficinas de valua-
ci6n, de acuerdo con el ndmero de partidas de sus registros, mo-
vimiento, etc., de manera, que .su ordenaci6n, se produjera
mecdnicamente y se hiciera impossible la intervenci6n do today
influencia, de favor, o complacencia, para aquel fin.
3.0 Reorganizaci6n del personal de las oficinas de valuaci6n,
eliminando todo element inepto o desconceptuado.
4.o Reorganizaci6n de las oficinas de contribuci6n territorial,
papel sellado, y patentes.
5.0 Confccci6n de un reglamento interno, que establezca cla-
ramente los deberes y atribuciones de los empleados.
Pero, a qu6 seguir enunciando cargos y mAs cargos? Con
los expuestos, basta y sobra para darse cuenta en lo quo atafce
a las manifestaciones oficiales, no s6lo de 6ls errors de fon-
do que padecen nuestras leyes de impuesto, si quo tambi6n de
la desorientaci6n que siempre ha reinado en el poder administra-
tivo, no ya para repararlo, que seria much, sino para su
propio desenvolvimiento, para la aplicaci6n y para el manejo
de los recursos provenientes por efecto dde los mismos.
No se crea, sin embargo, que el 'mal ha;sido reparado. El mal
de ayer, subsiste hoy, no obstante las declaraciones que prece-
den, y, lo que es peor, subsistiran por much tiempo. Hemos de
observarlas y estudiarlas en el studio en particular de cadac
una de las leyes. Baste con declarar, por ahora, que hoy, sep-
tiembre de 1913, la oficina de contribuci6n de la direcci6n do
rentas, tiene mds de 500.000 pagos de cuotas de impuesto sin
las anotaciones que correspondent, y, mas de 10.000.000 de pesos
provenientes de deuda atrasada, sin cobra, por dicho concept.
Ficil es calcular qu6 serd de las leyes de impuestos, en lo
tocante a su studio, si la percepci6n y control de la renta
pfiblica, no tiene base reguladora de estabilidad y 6xito.








REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLtTICAS


LC6mo estudiar las leyes, si a la oficina llamada a hacerlo, le
falta capacidad para su desenvolvimiento ?...


LOS IMPUESTOS Y LA FALTA DE EQUIDAD EN SU GRAVITACI6N

Se ha dicho con raz6n, sobradamente reconocida, que el
impuesto no es, ino puede ser un medio de extorsi6n, ni un
instrument de castigo, pues la misma arbitrariedad se compete
exigiendo al desheredado mIs de lo que puede como al rico
mds- de lo que <!
Pero, Lacaso sabe nadie el monto actual de los impuestos que
pesan sobre los habitantes de la Prolvincia de Buenos Aires y
derivados concepts de que provienen, en cada caso? Segura-
mente que no. Pero todos estamos de acuerdo en que hay que
establecer cuinto < pagar el contribuyente, para fijar
'despues, cuanto < pagar, y no seguir como hasta ahora, sin
otro norte de guia, que el de establecer impuestos sobre impues-
tos, por el s61o hecho de que nuestro sistema, es, ante todo, ren-
tistico, pues que responded casi exclusivamente a las necesi-
dades del Tesoro, sin cuidarse much de la equidad de su gra-
vitaci6n.
De ahi, qqu6 podriamos responder hoy, a aquellos que nos
preguntasen afirmativamente, si estamos seguros de que los po-
bres y los may pobres no van a estar gravados con exceso; si
no vamos a arrojar un peso insoportable sobre los infelices que
luchan a brazo partido por former una pequefia fortune; si no
perecerin prematuramente, abrumados por los cuidados ma-
teriales y seguidos mas alli de la tumba o la miseria, por la
mano implacable del recaudador de impuestos, si no tendrAn que
ampararse en medios ilicitos; si sobrevendrd un 6xodo general de
< que abandoned nuestro suelo natal, para buscar la pro-
tecci6n en otros paises?...
iNada!... porque vivimos como quien dice en el aire; porque
no tenemos orden ni control eficaz; porque carecemos de ver-
dadera estadistica, y en fin, porque estamos todavia en < les>, en material tal.
Nuestro regimen tributario, no reposa sobre mayores bases
cientificas, ni el conjunto de sus dispoisiciones revela la tenden-








EL SISTEMA RENTISTICO DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES 63

cia a, consultar especialmente la capacidad contributiva, la re-
laci6n con el beneficio aportado, la equidad con el sacrificio
exigido, la uniformidad de la carga, ni siquiera, como se ha di-
cho on el propio congress de la.Naci6n, los preceptos primor-
diales que hacen procedente un sistema, tolerate y eficaz.
No escapa a nuestro criterio que la tarea es Ardua; que re-
quiere una inteligencia, m6todo y paciencia a today prueba, pero,
no homos conocido a un empleado superior de la administraci6n
official quo haya tenido la oportunidad de tomar el presupuesto
actual, para saber lo que se paga de impuesto por este con-
cepto, y hocho, enseguida, la suma de todos los presupuestos
municipales, ya que el Tribunal de Cuentas, tampoco tiene esta-
distica que permit averiguar cudnto han producido cada afio
y en cada comuna, las ordenanzas de impuestos. Hecho esto,
basta saber y agregar, con lo que contribute la provincia al pa-
go de impuostos nacionales, interns y derecho de importaci6n
que la gravan con muchos millones, seguramente, pero que
nadie ha determinado...
Lo que si se sabo, es que existe un impuesto de 11 por 1000
para los contratos de transmisi6n de dominion de inmuebles que
en la Naci6n, estAn gravados con el 3 por 1000; que un propie-
tario de un campo en la Provincia, debe pagar, por el mismo, un
impuesto do contribuci6n territorial, do agro-pecuario, de ca-
minos, de desagiles, de tranqueras, y municipals; lo que si
se sabe quc la propiedad inmueble del suelo de la Provincia
por concept de impuesto .de contribuci6n territorial y luego,
por impuesto a la producci6n agropecuaria, figure gravada en
27.000.000, aimn cuando este dltimo impuesto, por la material que
sirve para su determinaci6n, no result distinto del anterior,
desde que no se determine por la producci6n efectiva, sino por
la valuaci6n territorial de los campos y chaCras de la provincia,
de lo que so deduce, que seria mis adecuado dejar subsisten-
te el de contribuci6n territorial, elevando su primir el mal denominado <(de producci6n>; lo que se sabe,
es que en muchos casos la rebaja del 5 por 1000 a 4.75 por
1000 del impuesto al capital en giro, result una ficci6n, pues
los comerciantes mayoristas de Avellaneda, por ejemplo, que
no venden al detalle, o que separan en su contabilidad las
ventas por mayor y las por menor, pagaron en 1912 el 5 por








REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLiTICAS


1000 calculado sobre la mitad del capital declarado, y este
aflo, la cuota de 4.75 por 1000, le es exigida integra, y al
minorista, sobre la totalidad del capital en giro, de lo que
result, que la misma mercaderia ha pagado un impuesto de
9.50 por 1000, en un aio; ]o que si se sabe, que una fAbrica
de tejidos, hilanderia, y lavadero que manipulan los mismos
productss. pasados de un lado al otro, por el hecho
de tener tres establecimientos a tal objeto, lo que forzo-
samente debe producer un abultamiento ficticio del capi-
tal en giro, debe pagar una crecidisima patent, por tri-
plicaci6n de < en una misma causa; lo que si se
sabe, que un almac6n con despacho de bebidas, debe pagar
una patente fija por estos l6timos, y otra proporcional, por
cl primero, de lo que se infiere que el product de las bebidas
deben ir a engrosar la suma del product del almac6n, for-
mando ambos el total del giro del capital, y, por consiguien-
te, esas bebidas, pagan < impuesto; lo que se sabe,
que la propiedad inmobiliaria, urbana y rural, soporta diver-
sos gravamenes de distinto nombre, pero que, en substancia,
recaen sobre su renta real o presunta; lo que se sabe, es que
la carta fundamental de la provincia declare atribuci6n pro-
pia del poder legislative, la de establecer los impuestos y con-
tribuciones necesarias apara los gastos del servicio pfblico,
debiendo estas cargas ser uniforms en today la provincial> .....
y no delegar las facultades que la constituci6n le confiere,
ppero quest, esa uniformidad no existed, particularmente en las
ordenanzas de impuestos de las municipalidades que constitu-
yen, en la material, un regimen tributario que totalmente anar-
quiza la vida econ6mica, absurdo y violatorio de la unifor-
midad, pues, a mas, unas municipalidades tienen un impuesto
establecido < .... mientras que en otros munici-
pios no existed tal gravamen.... y, unos cobran sun derecho
de marca por cada vacuno o yeguarizo que sea marcado den-
tro de sus lindes, mientras que otras no lo exigen; lo que se
sabe, es que las municipalidades olvidando el texto del articu-
lo 52, inciso 21 de su ley organica, segdn el cual, los impuestos
que establezcan deben llenar la condici6n de recaer teria de carActer municipal> dictan ordenanzas de gravamenes
sobre material esencialmente rural, como por ejemplo, sobre








SISTEMA RENTtSTICO DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES


LUambrados, delineaci6n de campos, etc., etc., impuestos que,
no solamente no versan sobre material municipal, como tam-
poco el citado de demarcaci6n de animals, sino que tambi6n
no estAn destinados' a retribuir servicio alguno hechol a los res-
pectivos contribuyentes, puesto que a 61los ninguno presta la
municipalidad que los recibe. Con lo expuesto basta, pues de
seguir adelante, precisarfamos todo un libro para enumerar
la falta de equidad en la gravitaci6n de los impuestos que la
hemos de estudiar con profundidad y detenimiento al analizar
cada una de las leyes, desde que, el problema planteado asi,
no es para ser resuelto sin un maduro examen.
Procurar la enmienda de estas deficiencies, puede y debe
ser tarea del ministerio de hacienda, de la direcci6n de ren-
tas y de la legislature.

YICTORINO DE SARASKETA.

La Plata, septiembre de 1913.





















LOS EMBARGOS PREVENTIVOS EN LOS CONCORDATOS


I


LPueden los acreedores de un concordato trabar embargo pre-
ventivo sobre los bienes del deudor, procediendo individualmen-
te, en los casos en que autoriza tal media el c6digo de procedi-
mientos? Tal es la cuesti6n que la Excma. c6mara acaba de
resolver en ,sentido afirmativo, confirmando, con el voto en
disidencia del doctor Casares, un fallo del doctor Juan B. Es-
trada, a cargo, interinamente en aquel entonces, del juzgado
del doctor' Cranwell.
La doctrine sentada por la Excma. cAmara tiene una impor-
tancia exceptional, por cuanto subvierte los principios funda-
mentales que sirven de base al regimen preventive de las quie-
bras y sanciona la supremacia de una ley local, el c6digo de
procedimientos,' sobre una ley national iricorporada al c6-
digo de comercio. Merece, pues, los honors del comentario y
debe ser objeto de una anAlisis minucioso en atenci6n a las pro-
yecciones que, 16gicamente, importa su-incorporaci6n a la ju-
risprudencia commercial.


II

El caso judicial era el siguiente. Un comerciante celebr6 un
concordato con sus acreedores, el cual le fub aceptado por una-
nimidad de votos. Transcurridos algunos meses, el jiro de los
negocios tom6 un rumbo poco seguro, circunstancia que unida








LOS EMBARGO PREVENTIVOS EN LOS CONCORDATOS


a una, ejecuci6n por alquileres, le hicieron tomar la resoluci6n de
liquidar, en remate pfiblico, las existencias de la casa de comer-
cio, para pagar al locador y establecer en el mismo local un nue-
vo negocio, asociado a un tercero que aportaria a la operaci6n
un pequefio capital. Planteada la negociaci6n, se di6 al remate
la mayor publicidad possible y a mayor abundamiento se puso
en conocimiento del juez de la convocatoria, parar alejar la me-
nor idea sobre la posibilidad de defraudar los intereses de los
acreedores, cuyos cr6ditos no eran exigibles, pues faltaban casi
tres meses para el vencimiento de la primera cuota del concor-
dato.
En este estado de cosas, la vispera del remate, uho de los
acreedores del concordato se present al juez en turno, que lo
era el de la convocatoria, y fundado en el art. 443, inc. 5.o
del c6digo de procedimientos, previa justificaci6n del remate
anunciado, obtuvo se trabara embargo preventive sobre las mer-
caderias, impidiendo la liquidaci6n del negocio. El deudor pidi6
se levantara el embargo, pero el juez Estrada mantuvo el auto
que la Excma. camara confirm con costas.


III

El fundamento del fall que comento, descansa sobre la inter-
pretaci6n literal del inc. 5, del art. 443, ya citado. A juicio de
la camara, siempre que se demuestre sumariamente que el deu-
dor trata, de enajenar sus bienes al extreme de hacer desapare-
cer su solvencia, procede el embargo preventive. Poco import,
en opinion de la misma, que los bienes esten afectados al cum-
plimiento de un concordato; la ley no hace el menor distingo
al respect; por consiguiente, deben aplicarse ampliamente las
disposiciones del c6digo de procedimientos.
He calificado de err6nea la doctrine sentada por laExcma.
camara. Paso a demostrarlo.
En mi opinion, el concordato y el embargo preventive son dos
instituciones juridicamente inconciliables. Tan grande es el an-
tagonismo que entire ellas existed.
El concordato, en efecto, reposa' sobre el desarrollo future de
las operaciones comerciales del deudor. Exije, pues, el amplio








REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLtTICAS


desenvolvimiento de las mismas y -la liquidaci6n de las mer-
caderfas que forman ,el giro commercial es, en su caso, la condici6n
esencial para su cumplimiento. El deudor debe tener amplias
facultades para dirigir las operaciones, pues es, precisamente en
su habilidad commercial en lo que han confiado los acreedores al
concederle quitas o esperas. Y tan lo es asi, que la ley de quie-
bras guard silencio sobre la manera come debe actuar el co-
merciante sometido-a un concordato, habilitado para vender
las mercaderfas de su.negocio en la forma que mIs convenient.
le parezca, sea privadamente y al menudeo, sea por mayor o
en pfblico remate.
CompArese esta situaci6n con la que crea el embargo preven-
tivo que, trabado sobre la totalidad del negocio, como sucedia
en el case que motiv6 el fall de la COmara, import la parali-
zaci6n complete del giro mercantil, es decir, la clausura de las
operaciones. El deudor, en efecto, queda imposibilitado para
vender los bienes embargados, obligado como. esta a ponerlos
a disposici6n del juzgado en cuanto le sea requerido, so pena
de incurrir en las sanciones que el c6digo penal impone al
depositario infiel.
Como se v6, la imposibilidad de conciliar las dos situaciones
es evidence. ;Cuil de ellas debe primary en tal case? La cama-
ra, sin entrar a considerar el antagonismo existente, se incli-
na a favor del embargo preventive, rompiendo asi la tradici6n
de los tribunales de conceder con suma parquedad medidas de
esta indole, especialmente cuando el pedido, se fund en la
diminuci6n de la solvencia del deudor.
Ademas, 'la teoria sustentada por la CAmara, import una
flagrant violaci6n de los preceptos constitucionales. En efecto,
la ley de quiebras que legisla sobre el concordato, es por man-
date expreso de la Constituci6n, (art. 67, inciso 11), una ley na-
cional; en cambio, el c6digo de procedimientos, que es ley de
forma ha sido dictado por el congress de la naci6n, actuando
con el caracter de legislature local. Luego, en presencia del an-
tagonismo evidenciado en los pArrafos anteriores, la Camara de
apelaciones debi6 reconocer la supremacia de la primer sobre
la segunda, manteniendo cl concordato, institufdo por aquella,
sobrc el embargo preventive, reglamentado por 6sta.








LOS EMBARGOS PREVENTIVOS EN LOS CONCORDATOS


IV

Pero, adin en el supuesto de que las dos instituciones pudierani
coexistir, no por eso dejaria do ser err6nea la doctrine susten-
tada por la CAmara commercial. En efecto, el concordato es la
obra.de una, double mayoria, do acreedores y de capital, que- so
impone a la minoria, encadenAndola hasta el extreme de obligar-
la a aceptar sus deliberaciones. La mayoria absorb a la
minoria y la domina. El interns de los mnenos desaparece ante las
conveniencias de los mis, en beneficio de estois y del deudor.
Aprobado judicialmente el concorclato, todos los acreedores
quedan sometidos al imperio de sus dispdsiciones y ninguno de
ellos, procediendo aisladamente, puede levantarse contra las
clAusulas pactadas (ley de quiebras, art. 32 y 33). Una s6la
excopci6n reconoce la ley (art. 27), para el caso de que dentro
del afio de la celebraci6n se pruebe la existencia de dolo o
fraude, antes, durante o despu6s del trimite, limitindose el
concept del dolol o fraud, a la ocultaci6n del activo o exa-
geraci6n del pasivo (art. 28). Fuera; de este caso, finico dentro
del regimen db la ley de quiebras, la. cci6n de los acreedores
aislados, es absolutamente nula y de ningin valor.
AMal puode, pues, un acreedor aislado dejar sin efecto, por un
acto de su propia voluntad, la obra de la mayoria, rescindien-
do un concordato, es decir, un convenio, que supone para su va-
lidez el voto de los dos tercios de los acreedores presents que
represented el, 75 por ciento de los creditos verificados o vice-
versa. Admitir semejante suposici6n, importaria hacer tabla rasa
sobre principios elementales de derecho, que salvo disposici6n en
contrario, es forzoso respetar.
Eu efecto, el concordato aprobado judicialmente liga a los
acreedores por vinculos estrechos de interns comfn, que los
obliga a proceder cohesionados en el desenvolvimiento de su ao-
ci6n, mancomunando sus actividades. La inconveniencia :o con-
veniencia de los actos que el deudor realice no puede, por con-
siguiente, quedar librada a la apreciaci6n particular de cada
uno, debiendo ser la obra de todos ellos en conjunto o de los
que especialmente se han designado para vigilar el cumplimien-
to de concordato (ley de quiebras, art. 22).









REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLITICAL


V

Pueden a9n formularse otros arguments para demostrar el
error que la CAmara .de apelaciones ha erigido on doctrine,
incorporando a la jurisprudencia de los tribunales, conclusions
que no pueden admitirse dentro de los principios que informan
nuestra legislaci6n de quiebras.
Estudiando los efectos del concordato, un distinguido juris-
consulto-que une a :sus prestigious de professor universitario,
la autoridad del magistrado-el doctor Martin y Herrera, dice
que uno de los mAs importantes < dicional de las acciones de los acreedores motivada por el
ofrecimiento del deudor>, ofrecimiento que consiste simplemen-
te en el pago de los cr6ditos en la form convenida.
Es, pues, evident que mientras no haya llegado el moment,
de exigir el pago de la primer cuota:, es decir, mientras los cr&-
ditos no sean exigibles, parcialmente por lo menos, los derechos
de los acreedores, personalmente considerados, se mantienen
en suspense y no pueden ejercitar las acciones que, de no -me-,
diar el concordato, podrian valerse para contrarrestar las pre-
tendidas artimafias o argucias del deudor.
El.concordato crea para los acreedores una situaci6n excepcio-
nal, que en su mano estaba evitar, ya que aquel es la obra de
la double mayoria que, con fines fAciles de percibir, ha exigido
la ley. No puede objetarse, por consiguiente, que los acreedores
quedan desarmados frente a la habilidad dolosa. o fraudulent
del deudor, sobre quien se cierne la double amenaza de la quie-
bra y de las sanciones penales, para el case de que no cumple
lo pactado o burle descaradamente los derechos de los acree-
dores. Estos, por otra parte, pueden evitar cualquier perjuicio,
poni6ndose de acuerdo en la double mayoria legal, o designando
a alguno de ellos para vigilar el cumplimiento del concordato.
Solo en estas condiciones, cabe la interpelaci6n al deudor que
falte a sus compromises o ejecute actos perjudiciales a la masa,
segin se desprende del context general del art. 22 de la ley
de quiebras.








LOS EMBARGOS PREVENTIVOS EN LOS CONCORDATOS 71


VI


En cuanto a las consecuencias de a. teoria sentada por Ia
cImara ellas son de real importancia. En primer lugar, se
extiende la esfera de acci6n del embargo preventive, en t6r-
minos que son verdaderamente peligrosos. Asi el acreedor de
un concordato, podrA invocar la causal que establece la se-
gunda parte del inciso 5. del art. 455 de la ley procesal y
trabar embargo por haber disminuido notablemente la respon-
sabilidad del deudor, originando asi injusticias evidentes.
Sup6ngase, por ejemplo, quo un deudor en cumplimiento del
concordato se lim'ite a liquidar su stock de mercaderias, sin
renovarlas, acaso en el deseo de abandonar los negocios una vez
cumplido aqu61. LPodria en esta' hip6tesis, un acreedor cual-
quiera embargar dichas mercaderias fundado en que ellas no
son suficientes para cumplir los compromises contraidos?
La simple consideraci6n de buen sentido comfn, obli-
ga a. sostener la negative; sin embargo, de acuerdo con la doc-
trina que critic, la soluci6n contraria se impondria.
Otra consecuencia igualmente peligrosa, aparece en la posi-
bilidad de presionar al deudor, bien para obtener ventajas par-
ticulares o especiales en la ejecuci6n del concordato, bien pars
dar rienda suelta a prop6sitos de venganza o manifestaciones
de animadversi6n.
Por otra parte, trabado el embargo, la consecuencia direct del
mismo, es impedir el cumplimiento del concordato y precipitar
al deudor a la quiebra.
Se anula de esta manera la previsi6n del legislator que ha
hecho del concordato un procedimiento previo a la quiebra,
destinado a conciliar los intereses de ia masa con los del deu-
dor y a evitar una liquidaci6n forzosa y precipitada, general-
mente desastrosa. Todo ello, por obra y gracia de una doctrine
que no responded a las exigencias del comercio honest y en
cambio mata el concordato y viola principios fundamentals
dignos del mayor respeto, fuera de que contraria la tendencia
modern que hace de los acreedores los jueces de sus propios
intereses dentro del regimen de la quiebra.








72 REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLITICAL

Es de esperar, por consiguiente, que esta doctrine sancionada;
con el voto en disidencia del doctor Casares, por desgracia muy
brevemente fundado, no se mantenga en lo future, por cuanto
ella importa, en definitive, introducir un element mis de per-
turbaci6n y de des6rden, en nuestra ya desprestigiada legis-
laci6n de quiebras.

JosE M.a SAENZ VALIENTE.

Buenos Aires. Septiembre de 1913.



















LA MUJER DIVORCIADA ANTE NUESTRA LEY CIVIL

ARTiCULOS 1292 Y 1306 C6DIGO CIVIL Y 73 LEY MATRIMONIO CIVIL

En la antigua legislaci6n europea, may especialmente en
Francia, podemos ver. la notoria influencia del derecho can6-
nico en la gran mayoria de sus disposiciones. El espiritu reli-
gioso que inspiraba a los legistas se manifiesta de una ma-
nera evidente en sus obras; las leyes se hallan embebidas < ese dorecho .divino redactado por la Iglesia>, < laci6n universal de todos los Estados cristianos en la Edad
Media que ha tenido largo tiempo en Francia una autoridad
reconocida por el mismo, poder temporal. En 1804 so pro-
mulga el c6digo de Napole6n, y si bien marc un notorio
progroso en material legislative, muchas de sus disposiciones
estin orientadas en principio seculares del derecho can6nico.
Circunscribi6ndono.s a nuestro studio podemos asegurar que
en el orden a la, familiar s. influencia es preponderance,
influencia a. la que no escape la separaci6n de cuerpos.
Considerado el matrimonio como un sacramento, observamos
que en la separaci6n de cuerpos la autoridad marital sub-
siste; ni la misma separaci6n de bienes quit a la esposa
esa tutela del marido: podrA ejercer actos con relative
independencia, percibirA en esa forma el product de un
arrendamiento, la renta de una calsa... Mis, ni la, separaci6n
de cuerpos y bienes, impedirA que se encuentre incapacitada
para aquellos actors ilamados de <, tales como ad-
quirir o aenajenar bienes raises, constituir derechos de hipo-
teca, contraer prestamos, etc., sin la venia del esposo. Como
es de suponerse negando el marido esta autorizaci6n, podra
obtenerla del juez.








REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLITICAL


Resumiendo, podemos decir, que en el antiguo. derecho, por
la double separaci6n de cuerpo y de bienes, la mujer se en-
contraba en una situaci6n de relative independencia: tenia su
domicilio propio, podia percibir sus rentas y se le recono-
cia una icapacidad limitada al ejercicio de los ministraci6n> de sus bienes, pomo ya lot observamos.
Los inconvenientes a este regimen saltan a la vista; sin
embargo, en Francia' se mantuvieron sus disposiciones hasta
fines del siglo pasado, y encontrdndosele series dificultades,
fu6 reformado por la ley de 6 de febrero de 1893, que pasa-
rmos a estudiar comparmndola con nuestra legislaci6n.



En el estado de hostilidad en quoe se hallan dos esposos
separados de cuerpo, el marido muy frecuentemente negaba
su autorizaci6n a los actos que queria efectuar la mujer, de-
biendo 6sta recurrir a la venia judicial, y dice un autor:
< y frecuentemente la mujer preferia este odioso, procedimiento,
pues asf se economizaba tiempo, y era, la mIs de las
veces menos costoso que su comparencia en justicia para ob-
tener la susodicha venia>.
Esa libertad que le otorgaba la separaci6n de cuerpos, que
le permitia hasta en ciertos casos radicarse donde quisiera,
adn en el extranjero, encontrAndo:sc obstruida por los actos
que a sus bienes se referia, debi6 interesar vivamente a los
legisladores... Y aparece la mencionada ley. Por 6sta la se-
paraci6n de cuerpos se ha acercado al divorcio, del que no
difiere sino por la obligaci6n de guardarse fidelidad y de
la imposibilidad de volverse a casar. Esta ley reform el ar-
ticulo 311 del c6digo civil francs, en su apartado segundo,
y dice: separaci6n de bienes>, y agrega el mnencionado articulo en el
siguiente apartado que la separaci6n de cuerpos tiene el efecto
<(de devolver a la mujer el pleno ejercicio de su capacidad
civil, sin que tenga que recurrir a la autorizaci6n de su mari-
do o del juez>.

(1) Dice el texto original:







LA MITJER DIVORCIADA ANTE NUESTRA LEY CIVIL


Esta, consecuencia de la. separaci6n de cuerpos, y me refiero
a la del apartado tercero, la encontramos, en otros t6rminos,
en el articulo 73 de la ley de matrimonio civil, cuando. dice:
<(Si la mujer fuese, mayor de edad podrA ejercer todos los
actos do la vidas civib.
La redacci6n amplia de ambas disposiciones (art. 311 ap. 3.
del c6digo civil francs y 73 nuestra, ley de matrimonioa civil)
debemos considerarla.s con muchisima circunspecci6n. < facieo parece querer decir que la mujer realize su libertad
complete; sin embargo ni.el espiritu de nuestro c6digo, ni el
espiritu de la reform. de 1893 ha sido ese. Asi, en aqu6llos
actos que no hubieran sido vAlidos sino medianto la autori-
zaci6n del marido la reform surte efecto, la nueva, ley de
separaci6ri de cuerpos ha llevado implicit la separaci6n de bie-
nes. Es bueno no olvidar que entire nosotros muna; cosa es la sepa-
raci6n de cuerpos, mal ilaimada divorcio, y otra la separaci6n
de bienes, como lo veremos. Mas 'en aquollos otros actos
(y me refiero siempre a la, antigua legislaci6n) en que no s61o se
require la autorizaci6n marital, en que 6sta, aun subsistiendo el
matrimonio en la, plenitud de sus fuerzas no hubiera sido sufi-
ciente-asi tratndose de la enajenaci6n de un bien dotal, un in-
mueble-el estado de la mujer separada modifica la situaci6n:
es convenient no perder de vista que la reform de 1893 tiene
por objeto library a la mujer de una tutela cuyo ejercicio era
abusivo, mds no de privarla de las garantias excepcionales que
ella pudo asegurarse por una convenci6n matrimonial: tal seria
lo que a. su aporte dotal se refiere.
Volviendo a nuestro articulo 73 de la ley de matrimonio
civil, diremos que esa libertad para el ejercicio de todos los
actos de la vida civil, no es isino aparenite. Para nuestro c6-
digo en su letra y en su espiritu, repiti6ndonas, la separa-
ci6n de cuerpos no implica en manera alguna la separaci6n
de bienes. El articulo 74, segundo pArrafo, nos dice: < la sentencia de divorcio, los c6nyuges pueden pedir la -se-
paraci6n de los bienes del matrimonio, con arreglo a lo dis-
puesto en el titulo de la sociedad -:ou:.'II.i. Luego los actos
de vida civil a, que se refiere el articulo 73, se encuentran
limitados por lo, que dispone nuestro c6digo desde el articu-
lo 1217 a 1322 inclusive.








REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLITICAL


Vemos entonces que esa plena capacidad civil de que ha-
bla el articulo 311 del c6digo civil frances debe tomarse
en un sentido restringido y de acuerdo, con las demks dis-
posiciones concordantes del c6digo, la separaci6n de cuerpos
no es el divorcio <, deja subsistir el regimen
del dote, salvo los ef6ctos que pueda producer la separaci6n
de bienes.
Por tanto, sin temor de equivocarnos, podemos decir que
en la legislaci6n francesa existen dos classes o, categories de
separaci6n de bienes: la una que podemos llamar <,
que viene a ser aquella pedida por la mujer y que solamente pue-
de serlo por 6sta, en plena subsistencia del matrimonio y con
el objeto de salvar su dote en peligro. y cuando el des6rden
en los negocios, del marido pueda hacer temer que los bie-
nes de este no sean suficientes para garantir los de la es-
posa (articulo 1443 c6digo civil franc6s);'.la otra < ria>, que es aquella de que ya hablamos, sujeta a ciertas
restricciones y que se encuentra legislada en el ya mencio-
nado articulo 311 del mismo c6digo.
Este articulo corno ya lo .vimos, dispone que con la separa-
ci6n de cuerpos, por via de consecuencia, se produce la de
bienes; queriendo con ello decir, en primer t6rmino, que si
existe entire los esposos la comunidad de bienes, esta espe-
cie de sociedad es liquidadad: cada uno toma su parte de
active y de pasivo, no existen ya mIs entire lois dos c6n-
yuges, bienes comunes e indivisos.
Por la separaci6n de bienes el marido pierde todos sus dere-
chos de goce y administraci6n sobre los de la mujer. Esta
recobra, pues, la administraci6n de sus bienes, puede percibir
sus rents y disponer de ellas sin obligaci6n de rendir cuen-
tas al esposo. El carActer legal de esta separaci6n de bienes
se produce de pleno' derecho, , sin que el juez tenga
necesidad, de pronunciarla y- sin que pueda impedirla.
La jurisprudencia francesa ha resuelto, que la separaci6n
de bienes sea retroactive, es decir, que la comunidad se di-
suelve, no el dia del fallo de esa separaci6n, sino desde el
dia de la presentaci6n de la demand de separaci6n de cuerpos.
Dados estos breves antecedentes pasemos al studio de nues-
tra legislaci6n.








LA MUJER DIVORCIADA ANTE NUESTRA LEY CIVIL


Debcmos ante todo consider aunque solo sea somera-
mente los 'efectos de la separaci6n de cuerpos-el divorcio--
en, nuestro c6digo.
El capitulo X del titulo I de la ley de matrimonio, civil regla
dichos efectos. El primero que fluye 16gico y que si bien
nuestra ley no lo menciona expresarmente surge de diversas
disposiciones se refiere a la cesaci6n de la vida en co-
miin. Esta primer consecuencia es la principal, ella es el ob-
jetivo, el fin que lleva nuestra instituci6n denominada cio>>; se quiere desligar a los esposols de la obligaci6n de vivir
juntos, mas sin romper el <> (articulo 64
ley matrimonio civil). Los demds efectos son secundarios y ellos
no se produce sino por via de consecuencia o por extension del
que hemos llamado principal.
Asi tenemos lo que al domicilio se refiere. Nuestro c6digo
consagra, la separaci6n' de los mismos. El articulo 72 ley ma-
trimonio civil dispone que despu6s de la sentencia que hace
lugar al divorcio, cada. uno de los c6nyuges puede fijar su
domicilio dondo cream convenient, salvo, evidentemente, cuan-
do tenga hijos a su cargo., y quiera ausentarse al extranjero,
en cuyo caso no podrA transportarlos fuera del pais sin la
correspondiente, autorizaci6n del juez del domicilio.
Si la mujer es considerada como teniendo 'el mismo domicilio
legal del marido (articulo 90, incise 9.o del c6digo, civil);
si la mujer estd obligada a habitar con su marido done
quiera que 6ste fije su residencia (articulo 53 ley matrimonio
civil) cesando esta cohabitaci6n por sentencia, consagrando
6sta a su vez una situaci6n de hecho, la comunidad de do-
micilio debe tambi6n cesar, y com'o dice nuestra ley en el
mencionado articulo 72 su domicilio o residencia done crea conveniente.
iCual es la consecuencia de esto estado de cosas? Ambos
c6nyuges .se oencuentran separados, cada cual habitat en sa
domicilio: puede el uno estar en Jujuy, el otro en la Tierra
del Fuego, y hasta en el extranjero. FAcilmente puede dedu-
cirse que han quedado suprimidos los gastos en comfn.
Ese es el segundo efectol: supresi6n de los .gastors en comin.
Efectivamente, cesando la cohabitaci6n, efect'uAndose la se-








REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLiTICAS


pairaci6n de domicilios desparece la vida dom6stica, de fa-
,milia. En el matrimonio, debiendo la mujer habitar con su
marido, y este a su vez estando obligado. a vivir en una mis-
ma casa con su mujer, debe prestarle todos los-recursos necesa-
rios, y entire ellos va de suyo, el de alimentos, y los dem6s
que soporta una familiar.
Por tanto las cargas enumeradas en el capitulo V sociedad conyugab, art. 1275, incisos 2.o, 3.o y 5. no pae-
den ya estar a cargo de dos personas que constituyendo
la sociedad conyugal se encuentran separadas por sentencia;
estas que enumeran estos tires incisos son consecuencia 16gi-
ca y natural de la cohabitaci6n de ambos esposos. Nuestro
c6digo distingue, y distingue bien, cuando el matrimonio tenga
hijos, en cuyo. caso los incisos 1.o y 4.0 del articulo. men-
cionado son de aplicaci6n; pero sin que ello, afecte en nada
la segunda consecuencia de la separaci6n <(quod torum>, que
estamos estudiando (supresi6n de gastos comunes); pues lo
que se refiere a los hijos menores nuestro, c6digo ha legis-
lado en diversas parties sobre ellos, y ha deslindado correcta-
mente el regimen matrimonial: las obligaciones de los esposos
entire si y las obligaciones de estos respect, a los hijos. Y
el codificador ha querido que las relaciones entire esposos,
dada su indole, no afecten las obligaciones de ellos hacia
sus hijos.
A estos efectos podemos agregar: el deber de asistencia.
La asistencia tal cual debemos comprenderla en el orden
de la, familiar, consistiendo en los cuidados personales que
se deben los esposos el uno al otro, van sin decirlo, que
implica la cohabitaci6n y por ende, cesando 6sta, por el efecto
que produce el divorcio (articulo 72, ley matrimonio civil)
cesa tambidn la asistencia.







Hemos dicho que nuestro divorcio acarrea como consecuen-
cia primordial, la cesaci6n de la vida en comlin, hemos tam-








LA MUJER DIVORCIADA ANTE NUESTRA LEY CIVIL


bi6n dicho que ella implica la separaci6n de domicilio, hemos
agregado que la separaci6n de cuerpos import la supresi6n de
los gastos en comfin y finalmente hemos visto que a estas
consecuencias podiamos agregar la cesaci6n del deber de asis-
tencia.
Llegamos, con lo dicho, a una conclusion que si bien la ley
no la ha consagrado expresamente, sus diversas dispo;siciones de-
beran conducirnos a ella: que nuestro c6digo civil reconoce tres
species de disoluci6n de la sociedad conyugal por separaci6n
de bienes. Y, con el c6digo en la mano, articulo por articu-
lo, con la, practice de todos los dias, podremos ver que. la
conclusion no es temeraria como, pudiera desprenderse de sa
enunciaci6n categ6rica.
La mayoria de los autores extranjeros, asi como muchos
nacionales reconocen, por lo pronto dos species, dos classes,
dos categories de separaci6n de bienes.
La una, que mAs arriba, comentanIdo la legislaci6n francesa,
llamamos principalh se encuelitra legislada por el articulo
1292 de nuestro c6digo civil: consider el caso en que el
matrimonio est en todas sus fuerzas: de marido y mujer, solo 'sta y no el marido tendrd
el derecho para pedir la separaci6n de bienes de uno y otro
o de los adquiridos hasta entonces>, y el articulo 1294, com-
pletando esta disposici6n nos dice, que este derecho pete a la mujer, cuando la mala administraci6n del marido
le traiga peligro de.perder sus bienes propiois, o cuando hu-
biese hecho concurso de acreedores>.,
La ley ac< es clara, consider una categoria o clase de
separaci6n de bienes que es aquella que se efectia durante el
matrimonio y estipula que solamente puede ser pedida por
la mujer, en caso de mala administraci6n de los bienes con-
yugales en forma tal que haga tener peligro para sus bienes
propios. Asi lo ha consagrado de una manera uniform nuestra
jurisprudencia de los tribunales. E'l caso que legisla, pues, el
articulo 1292, es suficientemente claro, nuestros comentado-
res nacionales, estAn contests en su explicaci6n.
La segunda especie de separaci6n de bienes sobre la que
legisla nuestro c6digo civil, es la que contempla el articu-
lo 1306. (







REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLiTICAS


cho para pedir la separaci6n judicial de bienes, y en cuanto
a estos, los efectos del divorcio respect a los c6nyuges, y
a terceros serAn regidos por las disposiciones de los articulos
antoriores, y por las del capitulo, X, titulo del matrimonio>.
Esta disposici6n consagra, la segunda clase de separaci6a ju-
dicial do bienes, a los efectos de la disoluci6n de la sociedad
conyugal, que denominamos mAs arriba, siguiendo, una termino-'
logia usual, .
En una erudita sentencia, dada en Bahia Blanca en 23 de
septiembre de 1912, dice el juez de lo civil, doctor Federi-
co Walker, en el considerando, 5.0: ( < < < <(tener lugar durante la uni6n de marido y mujer; el otro,
primeroo proviene del ejercicio del derecho que los articu-
< < < <<1306 del mismo c6digo confiere al c6nyuge inocente, sea mari-
<(de declarado el divorcio. En la primer hip6tesis propuesta,
la separaci6n de bienes es principal, en oposici6n a la se-
<.
Planteadas esas dos classes de separaci6n de bienes, veamos
lo que nos dice el articulo 73 de la ley de matrimonio civil:
actos de la vida civil.
Este articulo, que lo encontramos tambi6n en el antiguo
titulo X del matrimonio, viene a introducir, tanto entire nues-
tros autores como en nuestra jurisprudencia una confusion
fAcilmente explicable dado su redacci6n tan categ6rica.
Aqui aparece la tererac especie de separaci6n de bienes a
que me refer mas arriba.
En rigor de verdad esa tercera especie la cream un ar-
ticulo extrafio a la economika de nuestro c6digo en esta ma-








LA bIUJER DIVORCIADA ANTE NUESTRA LEY CIVIL


teria; es el origen de muchos errors, habiendo, producido ver-
dera confusion en los comentaristais y en los encargados de
administrar justicia; este articulo es la quinta rueda de un
cocho, sirve finica y exclusivamente para atraer la atenci6n
y ha datdo pibulo a que en una. misma. 6poica queeden sen-
tados principios asaz contradictorios que se han traducido en
sentencias asi modela.das, en escritos y studios inspirados en
la misma confusion.
Y se razona: el art. 1292, acerca del cual ya nadie discute
consagra la separaci6n de bienes cuando el matrimonio sub-
siste, y solo permit que sea pedida por la esposa en determi-
nados casos que la jurisprudencia consider con much rostric-
ci6n, y que en t6rminos generals planted el articulo 1294. El
articulo 1306 especifica la segunda especie de separaci6n de
bienes, quo es la que puede pedir finicamente el c6nyuge inocen-
te, y nos envia a. los efectos del divorcio, al titulo X del ma-
trimonio. Y es precisamente en este titulo X que se encuentra
el mentado art. 73. Este nos dice, como lo vimos que inmedia-
tamente despu6s de decretado el divorcio, siendo la mujer ma-
-yor do edad, podria ejorcer todos los actos de la. vida civil.
LQuerra esto decir que el art. 1306 combinado con el 73 admit
la separaci6n de bienes como un accesorio del divorcio? No
senior, <(dada la sentencia de divorcio, los c6nyuges pueden pe-
dir la separaci6n de los bienes del matrimonio, con arreglo a
lo dispuesto en el titulo de la < rrafo final del art. 74 (ley do matrimonio civil). Y precisamente
el titulo de la sociedad conyugal nos vuelve a traer el art. 1292
y el 1306. Es un circulo vicioso del que no podemos salir, si no in-
terpretamos en una form correct el art. 73. Este, no se refiere a
aquellos actos sobre los que especialmente legisla el titulo do
la sociedad conyugal. La mujer no. tiene sino la capacidad que
le otorga la ley, luego mal puede un solo articulo derogar todo
un titulo cuando asi no ha sido la voluntad express del co-
dificador.
En un interesante trabajo publicado por el doctor Miguel G.
M6ndez, en esta REVISTA, tomo II, pig. 81, planted este prin-
cipio que luego desarrolla y trata de demostrar: < < 6








REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS rOLtTICAS


< < < la ley ndmero 2681 de matrimonio civil, promulgada el 12 de
o < divorcio, que la.mujer mayor de edad puede ejercer todos los
< Disiento con las ideas del doctor M6ndez, por cuanto como 61
mismo lo declare este art. 73 dispone como uno de los efectos del
divorcio, etc., y no debemos olvidar que una cosa, entire nosotros,
es el divorcio y otra la separaci6n de bienes; mientras, por
ejemplo, en la legislaci6n francesa despu6s de la mencionada
reform del 93, el divorcio trae implicita, como efecto, la sepa-
raci6n de bienes; en la economic de nuestro c6digo, dada la
sentencia de divorcio, los c6riyuges pueden pedir la separaci6n
de bienes, y es reci6n despu6s de consagrada 6sta, por sentencia,
que la mujer se encontrarA en el caso del art. 73, es decir que
podrA ejercer todos los actos de (a vida civil, como el mismo
doctor M6ndez lo reconoce en el principio que sent en las pri-
meras lines de su studio.
Como tuve oportunidad de decirlo, la jurisprudencia es va-
cilante, siendo ello debido a la interpretaci6n que se le ha
querido dar al art. 73, que debi6 colocarse en el libro I, titulo
IX. , despu6s del 129 y decir: <(Si la mujer
fuese mayor de edad, divorciada y separada de bienes, podra
ejercer todos los actos de la vida civil, o como dice el doctor
M6ndez sidad de la autorizaci6n del marido, ni de venia judicial su-
plotoria de aqu6lla>.
Debido al lugar que el art. 73 (ley de matrimonio civil) ocupa
en el c6digo y debido a la importancia que se le atribuye como
efectos del divorcio, es, que ha dado lugar a que nuestra ju-
risprudencia encierre faltas tan contradictorias, como aqu61
de la cimara civil, tomo 146, pAg. 180, que dice que: dla mujcr
divorciada mayor de edad, puede ejercer todos los actos de la
vida civil sin venia marital o venia judicial subsidiaria), al lado
de aquel otro registrado en el tomo 152, pig. 281: casada require venia para la venta de bienes propios, aun
despu6s de declarado el divorcio>.








LA MUJER DIVORCIADA ANTE NUESTRA LEY CIVIL


Si bien consider que este iltinmo fallo no coincide con las
necesidades sociales, no con el adelanto de las ideas modernas,
reconozco' que mientras no se reform nuestro c6digo, al igual
de la ley francesa de 1893, reconozco, repito, que es el mis
legal y el que mis estd de acuerdo dentro de las disposiciones
de nuostro c6digo civil.




En resume sostengo que.nuestro c6digo civil, reconoce tres
species de separaci6n de bienes: la del art. 1292, la del art. 1306
y la del art. 73, ley de natrimonio civil.
La misma jurisprudencia es la que veladamente las ha consa-
grado; pero en realidad de verdad no deberian haber sino dos,
que correspondent a los dos primeros articulos mencionados.
Es tiempo de que nuestra jurisprudencia reaccione, y d6 al
articulo 73 el verdadero sentido que tiene y que es el que
ya he dejado explicado, y que mientras no se le redacte en la
forma que he propuesto, con el agregado que correspond, sera
una disposici6n initil y continuard acarreando, las m&s lamen-
tables confusiones, como puede verse en distintos trabajos pu-
blicados y en la jurisprudencia contradictoria de nuestros tri-
bunales.

E. B. GUICHARD (hijo).


Bahia Blanca, septiembre 1913.






















LA CONFERENCIA JURIDICA DE CORDOBA
Y SUS ANTECEDENTES



El 'gobernador de C6rdoba ha invitado al gobierno de la
naci6n y a los gobiernos de provincial, a una conferencia pa-
ra promoter la uniformidad de procedimientos y facilitar la jus-
ticia. en las diligencias ante diversas jurisdicciones locales.
Como antecedente de esta iniciativa., se debe recorder el
decreto del poder ejecutivo national, de 18 de diciembre de
1904 presidente Quintana, ministry J. V. Gonzalez) que ins-
tituy6 la Comisi6n encargada de preparer reforms legislativas,
coordinadas en un plan :a.mplio y quizds complete.
Ese decreto decia en el considerando 4.o: orgfinicas de la justicia y las de procedimientos, si bien han
realizado progress considerable, en el sentido de los prin-
cipios juridicos mds adelantados en la legislaci6n contempor-
nea, han producido por su multiplicidad y diversidad, un ex-
cesivo y complicado mecanismo que se traduce en retardos
y carestia: de la justicia misma, iriconvenientes agravados por
la diferencia de fueros federal, provincial y mixto y por la
posici6n normal en que ha venido a colocarse la justicia
en ol distrito federal de la Capital, donde por su poblaci6n
e importancia econ6mica se condensa la mayor part de la
vida judicial del pais, situaci6n que a t'odas luces es urgen-
te regularizar a los efectos de una mayor simplificaci6n, y
de obtener una administraci6n de justicia mas active y menos
onerosa>; y el 6.0 aFiadi6 todavia: nes debe agregarse la diferencia de formal procesales y de








LA CONFERENCIA JURIDICA DE CORDOBA Y SUS ANTECEDENTES 85

garantias a que se hall sujeta la administraci6n de justicia
en las distintas provincias, las cuales, si bien se hallan cdn-
tenidas en la forma de gobierno federal establecida por la
constituci6n, esta misma tuvo ya en vista la necesidad de
uniformar las reglas de procedimiento y las instituciones ju-
diciarias, en cuanto y en la media que fuera possible, como
una tendencia hacia la filtima; unificaci6n de todas por con-
senso de las mismas provincias y del congress (constituci6n
national, articulo 67, inciso 11; art. 107); y con esto mani-
festaron los autores de la constituci6n, una vez mas, el alto
espiritu de previsi6n que es la caracteristica de sus preceptos,
sin que tales elements parciales de centralizaci6n importa-
sen debilitar en lo mAs minimo el vinculo federativo inter-
provincial, desde que, como ha ocurrido en otras naciones
de federalismo mas absolute, comio en Suiza y en Alemania,
se ha ido uniformando diversas ramnas de la legislaci6n di-
ferencial, inspirados en los mismos anhelos de progress pu-
blico y consolidaci6n national del present decreto; siendo
de notar que ya al discutirse la clausula; 11 del articulo 64
de la constituci6n argentina en 1853 (articulo 67 actual) se
hizo present que la diversidad de legislaci6n era un ever-
dadero laberinto> que debia opener graves obst6culos al pro-
p6sito de afianzar la justicia, que la constituci6n manifes-
taba en su predmbulo (Actas del Congreso general *......l,:. ,..r.
de 1853, edici6n de 1898, pagina 342)>.
Despu6s de estas consideraciones generals, el decreto acen-
tu6 todavia en particular, el program= de unidad de legisla-
ci6n, y el 7.0 dijo que: possible, es indudable la conveniencia de realizar esa correla-
ci6n en numerosas materials que directamente afectan el bie-
nestar de las personas y el desarrollo de la prosperidad pi-
blica, ya; sea impidiendo el libre ejercicio de los derechos
personales en las diferentes provincias, ya gravando excesi-
vamente las operaciones de trasmisi6n o disposici6n de los
bienes, ya, en fin en el sentido de la seguridad de las perso-
nas y de la propiedad, tan esenciales para radicar en el pais
una poblaci6n culta y laboriosa, cuestiones todas 6stas que
la constituci6n ha previsto cuando ha declarado que las
provincias pueden celebrar tratados parciales para fines de








REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLITICAL


administraci6n de justicia, .de intereses econ6micos y de tra-
bajos do utilidad com6n (art. 107) siendo evidence que caeria
bajo esta autorizaci6n un convenio que tuviese por 'objeto adop-
tar ciertas y determinadas reglas comunes para los fines antes
expresados siempre que concurriese ten 61 la aprobaci6n del
congress federal>.
El decreto enumer6 los trabajos legislativos que debia pre-
parar la Comisi6n: A) Revisi6n del c6digo penal; B) Revisi6n
de las leyes de organizaci6n de la justicia ordinaria en la
capital de la repdblica;; C) Revisi6n del c6digo de procedi-
mientos en lo criminal de la capital; D) Revisi6n y codifi-
caci6n de las leyes de justicia federal, dictadas en 1904, com-
prendida la capital y territories nacionales; E) Bases para
una convenci6n en que se establezca la correlaci6n de las
leyes do organizaci6n y procedimiento judicial de la naci6n
y de las provincias, en material civil, commercial y penal.
La Comisi6n trabaj6 regularmente, con today conciencia y
buena voluntad, durante el aio 1905, y el 10 de marzo de 1906
di6 cumplimiento a la primera parte de su encargo: present
al poder ejecutivo el Proyecto c6digo penal.
En 1906 inici6 el studio de la segunda parte de su pro-
grama... Pero, el president Quintana habia fallecido; el doc-
tor GonzAlez habia dejado de ser ministry; y el primer pro-
yecto caia bajo la total indiferencia del nuevo ministerio y
del congress; indiferencia no posterior a una lecture o in-
formaci6n del trabajo, sino procedente a todo interns en prose-
guir una tarrea que habria honrado siempre al ministerio anterior.
La comisi6n advirti6 que su tarea habia concluido y que
la mayor atenci6n del gobierno estaria 'en no prestarle aten-
ci6n alguna.. La legislaci6n penal incoherente ya, mAs alli
de today ponderaci6n, agrava todos los aios su incoherencia
con las leyes parciales, generalmente ignorantes de la legis-
laci6n ya proyeotada y de la concomitante (ley de defense
social, de cheques dolosos, de trata de blancas, etc., etc.).
La aspiraci6n a la unidad de legislaci6n tiene manifesta-
ciones anteriores al decreto de 1904, tratando recorder para
ella la concepci6n y plan del c6digo civil, que comprendi6
materials frecuentemente atribuidas''a las leyes procesales en
los passes de unidad de legislature; el c6digo de comercio









LA CONFERENCIA JURIDICA DE CORDOBA Y SUS ANTECEDENTES 87

con la unidad de ley de quiebras (fondo y forma, segiln la
designaci6n usual); el proyecto de c6digo penal de 1891, etc.
Fu6 bien recordado en el decreto de 1904 el antecedente
de Suiza. El 13 de noviembre de 1898 el pueblo suizo modi-
fic6 su constituci6n con una disposici6n cencebida asi: ticulo 64 bis. La confederaci6n tiene el derecho de legislar
en material; penalh. Llegaba a la constituci6n de federalismo
absolute, como la llam6 el decreto citado, a rectificarse en
el sentido de la constituci6n argentina. Bien es verdad que
estas rectificaciones son siempre timidas o desconfiadas, y una
segunda agregaci6n al articulo 64, dijo mAs tarde: < ganizaci6n judicial, el procedimiento y la administraci6n de
justicia corresponderAn a los cantones en la forma en ,que
correspondian en el pasado. La Confederaci6n podrA acordar
a los cantones subvenciones para la construcci6n de estable-
cimientos penitenciarios, y casas de trabajo y de correcci6n,
lo mismo que para; las reforms que deban realizarse en la
ejecuci6n de penas (1).
El gobernador de C6rdoba ha recogido el pensamiento de
buen gobierno, abandonado por el de la naci6n desde que
ces6 el ministerio del doctor Gonzdlez. No desmerece en nada
el valor de su iniciativa la circunstancia de haberle precedido
los ejemplos que ligeramente acabo de recorder. Todo lo con-
trario; sirven de apoyo a su pensamiento, y cooperan en su
realizaci6n, al defenderlo, como tales antecedentes lo. defien-
den, de una imputaci6n partidista, ya aparecida en la prensa
diaria, la de que debajo de esta conferencia deba sospecharse
una intenci6n de political personal. Si bien es cierto que la ini-
ciativa se defiende sola, de 6ste y de cualquier otro argument,
no esta de m ns que se recuerde sus raices en las diversas mani-
festaciones anteriores de la misma aspiraci6n.
La coordinaci6n de los mediois de que los estados particula-


(1) Sobre este regreso a la forma anterior, puede leerse en las actas de
cngreso international de derecho comparado, reunido en Paris, en 1900, la
opinion del eminente professor de la universidad de Ginebra, ALFRED GAU.
TIER, al referirse al proyecto del c6digo penal: cCe retour en arriere sur le
project, ce sacrifice gratuit d'une reform desirable entire toutes est profon-
dement regrettable>.









REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLiTICAS


res disponen para afianzar la justicia, puede conducir a esta
otra conclusion de mejor sentido, en alguna reform cons-
titucional: la administraci6n de la justicia sera atribuci6n del
Estado national (1).
Mi adhesi6n al pensamient6 del gobernador de C6rdoba podria
aportar desconfianza de algin federalist; pero noi puedo ocul-
tarla: he escrito antes y repito hoy,:... (se descubrirAn mu-
chas otras consecuencias de la exageraci6n federalist en las
dos 6rdenes de legislaci6n a que me he referido, esto es, en
la organizaci6n de la justicia y en el regimen del derecho
comun. Los que por profesi6n o experiencia conocen practi-
camente estos temas, podrAn acompaisarme en la opinion de
que, aun cuando el federalismo debiera persistir todavia por
algfn tiempo, en raz6n de la multitud de intereses personales
que se complican con 61, la reform de la administraci6n
general del pais podria comenzar por el establecimiento de
una sola justicia national, primer paso para realizar el afian-
zamiento de la justicia, que quiere el preambulo de la Cons-
tituci6n> (1).
El progress de la reform serA consecutive de la distinci6n
entire fines y medios, en la organizaci6n political y adminis-
trativa del Estado. La unidad de legislaci6n o la unidad de
justicia o su distribuci6n, separaci6n y division entire diver-
sos gobiernos o autoridades, no son fines que pueda proponerse
o a los cuales pueda aspirarse, como no son fines, el voto
libre o restringido, secret o piblico, obligatorio o volunta-
rio. La ceincia political es ciencia de medios para alcanzar
el bienestar y la justicia. Los medios son buenos o malos,
tiles o indtiles, segfn conduzcan o no a los fines deseados.
Cuando estas distinciones que se definen ya claramente en
el pensamiento de qui6nes observan y estudian, hayan pene-
trado un poco mas en la conciencia colectiva, limitaremos la
exageraci6n sobre cuestiones meramente formales, y distinguire-
mos mejor el camino de la felicidad comin.
RODOLFO RIVAROLA.



(1) Puede verse en esta REVISTA; t. 1, p. 882, t. 4, p. 797.
(2) Del regimen federative al unitario, p. 239.-Buenos Aires, 1908.



















CR6NICA Y DOCUMENTS


SEPTIEMBRE

A mitad de period

Nel mezzo del cammin.... Propiamente, no hablo de septiem-
bre; pero esta cr6nica aparece el 12 de octubre, mitad del perio-
do presidential, fiel de la balanza en el misterio del tiem-
po; mitad conocida, en un lado; mitad desconocida en el otro; y
tiene interns el observer en el instant el paisado sin conjeturar
el porvenir.
La presidencia se encuentra hoy como en los tres afios, sin
oposici6n. Las explosions verbales momentaneas en el par-
lamento (las ha habido de todos los partidos) han sido estima-
das !en su valor est6tico coImo arte 'oratorio. Los oradores y sus
amigos quedaron satisfechos; y la presidencia continue sin que
le alcanzaran frases intencionadas o hirientes.
jPorqu6 no tiene oposici6n la presidencia? Tal vez, porque
no ha tenido ni tiene partido; tal vez porque realize la formula
spenceriana ;
tal vez.... Pero todos los tal vez son conjetura, y me propongo
s6lo enunciar algunos hechos.
La presidencia no ha tenido ni tiene partido politico que
la apoye. Tampooo hay partido politico que se apoye en ella,
especie conocida por oficialismo. Deshizo o desarm6 al ofi-
cialismo que le prepare su plataformna, y se alz6 con majestad
real sobre todas las pequefias pasiones y mezquinos intereses
que abundant en el oficialismo. Este es paciente; se puso a espe-
rar, y espera. EstA en acecho para la presidencia future.









REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLITICAS


Minimum do gobierno, significa minimum de direcci6n, de
inteligencia active y de trabajo. La formula; de Spencer supone
la evoluci6n de la sociedad en el mayor grado de civilizaci6n,
cuando la cultural, la inoralidad y el bienestar do los individuos
hagan superflua la funci6n del Estado: la anarquia, etimol6gica
y filos6ficamente.
En un pals en formaci6n rdpida, por adici6n extranjera, y
crecimiento vegetative, con todos los problenias que se mani-
fiestan por estos hechos, la f6rm'ula no tiene aplicaci6n: la li-
bertad tiene que ser equilibrada. por na maximum de gobierno y
comenzar por mejorar el gobierno mismo, como instrument.
No es menester que entire en detalle demo.strativo de esta con-
clusi6n. Preceden a esta Cr6nica otras treinta y seis mAs, on
las quo ha quedado muchas veces la constancia de ser el pro-
gramf a de la libertad electoral, un minimum de gobierno, insu-
ficiente para cuanto necesita el pais.
Verdad es que gobierno y descanso son ideas contradictorias,
de fundamental oposici6n, inconciliables, antit6ticas. Por des-
gracia, la salud del president ha requerido frecuentes descan-
sos, que se han convertido en paralizaciones de la administra-
ci6n y oen esterilidad del congress, cuando no, ha delegado el
ejercicio del powder ejecutivo.
Los hechos son hechos, y no. censura. Si hay un lector pacien-
te y curioso, que lea la cr6nica publicada el 12 de octubre de
1911, pdgina 81, del tomo II, de 'esta RtviSTA, y verA que las ob-
servaciones de oentonces correspondent con las de hoy, por tal
manera que poco habria que cambiar para publicarlas con
esta fecha.
Si debo consignar una impresi6n que fAcilmente se recoge de
cuantos sin pasi6n reflexionen sobre estas cosas, dir6 una ver-
dad por demis trivial: cada dia disminuye la esperanza de que
la obra total del gobierno respond a las necesidades de esta
( Nadie olvida que esta presidencia ha realizado la revoluci6n
moral del sufragio; pero los pueblos son como los niflos: piden
mis. No quedan conformes si no les dan mas.
No s6lo de sufragio vive el pueblo.
R. R.








CR0NICA Y DOCTMENTOS


I. Debate en la camara de diputados sobre las elecciones de Jujuy
bajo la intervenci6n

En uno de los departamentois de aquella provincia, habia que
elegir tres diputados y tres electores de gobernador. Habia
dos partidos y dos listas de tres candidates. La constituci6n de
Jujuy, disponia que las elecciones fueran a simple pluralidad
de votos, autorizando empero a la legislature para que, si le pare-
ciera bien, adoptara otro sistema electoral. La legislature habit
dejado asi las cosas. Las elecciones presididas por el interventor
se realizaron, pues, conforme la constituci6n provincial y
todos los candidates de las listas oficialistas fueron proclama-
dos. El partido opositor reclam6 mis tarde y el ejecutivo nacio-
nal orden6 que se tuvieran por electos solamente a dos candida-
tos de las lists oficiales y a uno de las opositoras.
A la interpelaci6n de on diputado national el ministry del .in-
rior, contest: Primero, que una intervenci6n supone la suspen-
si6n dc funciones provinciales y que aquella. puede ir hasta sus-
pender disposiciones legislativas y afin constitucionales de la
provincial. Segundo, que las 6rdenes transmitidas al interventor,
(para quien las leyera. con much atenci6n) implicaban que si
en algfin distrito hubiese que elegir a tres o mrs candidates el
interventor debfa hacer funcionar el sistema de la lista incom-
pleta. Lo primero es cierto, peroi solamente 'cuando la inter-
venci6n va precisamente a hacer quedar sin efecto y abrogar
tales disposiciones (que no era el caso), no cuando nadie objeta
que scan contrarias al regimen republican representative de
gobierno; si ellas no pueden dar lugar y no dan lugar a inter-
venci6n, una intervenci6n con otro fin absolutamente diferente
debe aplicarlas y dar el ejemplo. Lo segundo, encierra un enor-
me e inexcusable error de hecho; las vagas expresiones de las
instrucciones, nadie las habria entendido en el sentido de no
aplicar la. disposici6n provincial sobre sistema comical y de
hacer elecciones por list incomplete: amboQ partidos votaron
con listas completes; el interventor entendi6 que asi debia ser;
asf lo supieron todos en Buenos Aires; el gobierno national nada









REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLITICAL


rectific6; los partidos no optaron por los dos mejores candida-
tos de entire los tres; la posterior e inesperada orden gubernativa
import hacer ientresacar jde las listas de mayoria uno al acaso
para excluirlo y de las de minoria uno tambien al acaso para
incluirlo; ,el sistema de lista incomplete no cabe ex post facto:
actda por 'si en el propio comicio popular.
Lo ocurrido es lo que en nuestro imaginative lenguaje diario,
se llamaria; vincia>.

II. Los ferrocarriles estrat6gicos de la provincia de Buenos Aires

La political commercial de la naci6n en material de ferrocarriles,
al fin uniformada (al parecer), consistia en hacer, conceder
y orientar las lines f6rreas hacia la; niejor regulaci6n del comer-
cio international e interprovincial; *el Congreso habia dictado
a *ese fin leyes (al parecer, suficientes), conforme a expresa
disposici6n del art. 67, inc. 12, de la constituci6n, robusteciendo
y ampliado por otras disposiciones que no 'figuran en la de los
Estados Unidos.
En lo mejor, a base de empr6stitos y combinaciones que en
general conceptdan onerosas y expuestas a manejos inconve-
nientes, la provincial entra a construir, bajo el nombre de ferro-
carriles , unas lines que se colocan paralelamente
a ciertas lines naturales existentes, reduciendo la zona de sstas
a una -estrechez tal, que no les permit alimentar su trafico en
forma razonable. Result que la <(estrategiaw> provincial entra en
lucha con today una vasta part del programna national de regula-
ci6n del comercio o trafico international e interprovincial.
Lo ocurrido es lo que, en nuestro recordado imnaginativo lea-
guaje diario, se llanmaria . ta en jaque por la hist6rica provincia>.


iCuAntos profesores, literatos, oradores de aniversarios patri6-
ticos y autores de entusiastas tesis universitarias, han puesto
por las nubes nuestras instituciones federales! jArmonia, con-
trapesos, imposibilidad de conflicts I
No pensaban, sin duda, que fuera tan fAcil <(pisotear las insti-
tuciones-aut6nomas de una provincial ni que fuera tan acequi-









CRONICA Y DOCUMENTS


ble para un gobernador> poner en jaque la facultad national de
regular el comercio interprovincial e international).
Tampoco veian que, en el fondo, la cuasi soberania provin-
cial ha, servido CONTINUAMENTE de trampolin para hacer llegar a
la direcci6n national muchos elements poco escrupulosos y
poco preparados. Si los hubo meritorios, vinieron a, pesar del
.sistema.
Ntrestro federalism, no naci6 de la naturaleza de nuestras co-
sas; no tenfamos estados independientes entire si: habia < dillajo>, que es otra cosa. muy distinta; nuestro federalismo fu6
y es <; no respondi6 ni a loi que 6ramnos, ni ai lo que
debiamos ser: es natural que funcione mal y nos reserve sorpre-
sas lamentables.

III. Una revista financiera hebdomediaria

Acojo las cifras publicadas en un diario de la capital sobre
nuestra caja de jubilaciones y public sus cifras, demostrativas
de lo antes calculado, de lo que fu6 iocurriendo y sujestiva, de lo
que debe seguir.
Helo aqui:

Nfimero de pensions Ntimero de pensions
AR 0S que se calcul6 ocurririan que result
durante esos aiios en los hechos

1905.......................... 40 50
1906.......................... 40 91
1907 ......................... 40 121
1908............... ........... 47 147
1909.......................... 63 109
1910........................ 63 178
1911................ ......... 71 379
1912.......................... 79 318
El lector puede imaginar, qu6 consecuencias financieramento
fatales saca la revista mencionada.
El lector se preguntarA a qa6 tablas de probabilidades han
acudido nuestros gobiernos y nuestros congress para
y prever con todo desacierto en la. confecci6n y enmiendas de
esa instituci6n; se preguntara qu6 ocurriria si una compania
de seguros hiciese uso de tales tablas, o prescindiera de tenerlas
y consultarlas, que es lo que probablemente ocurri6.








REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLITICAL


SANTA FE

I. El partido y el gobierno

Hay que notar ante todo, que el triunfo del partido radical
en esta provincia, que trajo el advenimiento del gobierno ac-
tual, fu6 muy incomplete, y que las discordias surgidas de la
heterogeneidad de sus components y habilmente fomentadas
por las intrigas conservadoras, han impedido e impiden que
ese triunfo se afiance.
El gobierno comunal aquf y en Rosario, est& en manos de
los conservadore;s (intendente y consejo deliberatee; los tri-
bunales o poder judicial, idem; en las camaras powderr legisla-
tivo), hay una d6bil mayoria radical de uno o dos votos; y
hasta muchos altos puestos administrativos (poder ejecutivo),
continian ocupados por conservadores. La prensa finalmente,
ese , es tambi6n conservadora, incluyendo los
dos 6rganos radicals de aqui y R6sario, que rechazan today
reform radical. Y hasta muchos radicales son tambi6n con-
servadores.
Agazapado detrAs de todos, hay un enemigo astuto que es-
pia todas las oportunidades para mover sus huestes, que apro-
vecha todos los lados flacos y que inspire las pr6dicas de los
diarios para predisponer contra el gobierno la opinion publica
provincial y hasta national. LNecesito nombrarlo?
Por su parte, el gobierno ha cometido algunos errors, hijos
sin duda de su poca experiencia en las malas artes de esta
misera political. No ha sabido, al menos hasta ahora, rodearse
de intelectuales, considerdndolos tal vez peligrosos o innece-
sarios. El gobierno, no sabe de sociologia, y de aquf que menos-
precie ciertos factors esenciales y d6 demasiada importancia
a otros accesorios. No prev6 los acontecimientos, y s6lo les
busca remedio cuando estan encima. No contrarresta las pr6-
dicas tendenciosas y sistemAticas de sus adversaries encarniza-
dos, y dispuestos a emplear todos los mnedios por bajos que sean,
para volver al poder. No comprende bien que esa mistificacidn
continue va socavando sus cimientos en la opinion piblica y
alejAndolo de sus propios partidarios. Es sincere y cree que








CRONICA Y DOCUMENTS


todos lo son: juzga por las apariencias y no sabe leer entire
lines.
No han querido subvencionar ningdin diario que los defienda
y que serviria para orientar la opinion. Esta bien que no lo] sub-
vencionen con diners del Estado, pero por conveniencia bien
entendida, debieran costearlo de su bolsillo particular.
Por otra parte, screen que transigiendo con los conservadores,
(oligarquias y clero), van a apaciguar su oposici6n, y sucede
lo contrario: una transacci6n los obliga a otra y asi terminardn,
si no reaccionan a tiempp, por ser absorbidos por ellos, o por
ser derribados por ellos.


II. El poder comunal

Tenemos un ejemplo en lo que esta pasando, en el" orden co-
munal o municipal. Al subir al poder el gobierno, actual, nom-
br6 intendente a un conservador. (Los miembros del consejo
deliberate ya lo eran). Fu6 uno de los primeros disgustos de
sus, partidarios radicales. Mas tarde la intendencia pidi6 al
gobierno la autorizaci6n para contraer un empr6stito de dos
millones. Se le concedi6.
AproximAndose las elecciones municipals, los radicales pi-
dieron a la Intendencia la anulaci6n del antiguo padr6n mu-
nicipal por fraudulent. Np se concedi6 y se abri6 la inscrip-
ci6n bajo esa base (con la gran mayoria de inscriptos conser-
vadores). Se rechaza luego la inscripci6n de los que abonen
s6lo el impuesto de luz el6ctrica, porque dicen que ese no es
el impuesto que fija la ley electoral municipal. Esta, sin em-
bargo, habla de impuestos en general.
Los radicales solicitan se admita fiscales de los partidos
en las mesas inscriptoras y pr6rroga del period de inscripci6n
que terminal el 30 de septiembre, por no haber funcionado las
mesas algunos domingos. Se rechaza. Improvisan un mitin de
protest, que como toda cosa improvisada y mal dirigida, es
casi un fracaso....
La masa popular continue apdtica y timida.








REVISTA ARGENTINA DE CIENCTAS POLfTICAS


III. El poder judicial

Este no hace oposici6n al gobierno (por lo, menos ostensible).
Aqui el gobierno tampoco le hace -oposici6n, y todo sigue
como anta io.
Ningin radical ha' aceptado former parte de 61, pues estaria
en oposici6n con el espiritu < juntos no es possible.
Lo extratio del caso es que estos conservadores, los miembros
del superior tribunal, tienen ante las camaras legislativas tres
acusaciones de prevaricato promovidas por abogados conser-
vadores. Se ignora lo que hard la legislature. Por de pronto,
las encarpeta... como casi todos los asuntos.


IV. El poder legislative

Dije ya que en las camaras, la inayoria radical es de uno
o dos votos, y ademAs, poco disciplinada..Ha terminado el pe-
riodo de sesiones de pr6rroga sin haberse reunido mIs de dos
o tres veces y sin haber tratado casi ninguno de los muiltiples
proyectos del P. E., ni aun -el de presupuesto para 1914. Ha-
brA que prorrogar el periodo... y tal vez pasoe lo mismo, pues
los liguistas y algunos coalicionistas siguen con su inasistencia
un plan obstruccionista.
Para facilitar, el P. E. ha introducido una rebaja de 800.000
pesos en su proyecto primitive, que ascendia a unos 18 mi-
Hlones. Ya en otra correspondencia habl6 de las necesidades
que requerian esta suma. De no tratarse este proyecto, el P. E.
tendria que seguir en 1914 con el presupuesto del 14 millones,
de hace 4 o 5 anos.
El otro proyecto important a resolver por el senado, es el
de reforms a la constituci6n provincial. Un senador rosarino,
el doctor Costanti, propuso la reform amplia con la sola -ex-
clusi6n del articulo reference a la capital de la provincia. Pero
la comisi6n del senado piensa aconsejar tambi6n la exclusion
del art. 5.0, es decir, que no se concede su discusi6n. Este ar-
ticulo dice: < romana, a la que el gobierno debe su mis decidida protecci6n








CRONICA Y DOCUMENTS


y todos los habitantes el mayor respeto>. Este articulo es mas
papista que el papa, o sea que la constituci6n national, la
que s61o (, y el pueblo y la opini6n
liberal de la provincial proyectan un mitin para pedir que se
establezca, la reform amplia, como la present el doctor Cos-
tanti, incluyendo, por ende, el art. 5.0; sin lo cual no puede
establecerse la ense~ianza laica, etc. Piden que, al menos, se
equipare a la constituci6n national. Pero se prev6 de antemano,
que la influencia del clero triunfarA.

RAIjL VILLARROEL.
Santa Fe, septiembre 30 de 1913.



AMERICA

El intent de protectorado yankee

El fracasado intent de protectorado yankee en Centro. Am6ri-
ca es un asunto de actualidad, pues no hace sino pocos dias
que se solucion6 en sentido favorable a los cinco pequefios
pero en6rgicos paises que lo rechazaron.
La tentative ha causado sensaci6n, no solamrente'.en today
la America Latina, sino !en el mundo entero, que se muestra
admirado de que Wilson y Bryan, jefes del partido democrd-
tico que hoy rige a EE. UU., sean quienes sustenten y traten
de poner en prActica ideas que *se escaparon a la audacia de
Roosevelt.
Si bien no seria acceptable, por lo menos serial comprensible
que el coronel de la strenuus life hubiera, durante el pasado
gobierno norteamericano, querido proteger a la Am6rica del Cen-
tro. Al fin. y al tabo Roosevelt, imperialist y franco partidario
de la expansion de su pais por medio del coloniaje, no habria
sino sido consecuente consigo mismo. Pero lo incomprensible
para nosotros, es que el president Wilson, que no es conocido
como hombre de temperament agresivo, que no ha podido decir
nunca Yo lome Panamd, como declar6 abiertamente su predece-
sor, y que ha sido elegido por el pueblo de su naci6n, cabal-
mente por cre6rsele enemigo de tendencies expansionists, pues-
7








REVISTA ARGENTINA DE CIENCIAS POLITICAL


to que 61 es dem6crata,-haya variado tan a raiz de sentarse
en la silla de Washington, sin conocerse la causa.
LY qu6 pensar de Bryan ? De Bryan que hizo jira por varias
tierras latino-americanas, asegurando la neutralidad de los EE.
UU. para con sus hermanas nmenores, la amistad del coloso para
con nosotros todos y hasta la paz universal que predica Car-
negie?
El pretexto ha sido tener opci6n para la apertura del Canal
de Nicaragua; y digo pretexto, porque todos saben que nadie
querria competir con el canal de PanamA por medio de otro
tan cercano. La verdad del caso, es que los EE. UU. deseaban-
y desean-tener el mayor dominio possible en los terrenos y
en las aguas que no estan lejos de la zona del canal panameiio.
Lo mas curioso, porque ello demuestra la convicci6n moder-
na de mucha.gente, de que nada resisted ante ,el oro, es que Wil-
son y Bryan no han comprendido, sino antes bien han extra-
fiado la natural y recta actitud con que los cinco paises centro-
americanos han rechazado la cuasi oferta de tutela.
En la protest se distingaieron El Salvador y Costa Rica, esta
iltima tenia para eso el poderoso motivo de que segin conven-
ci6n existente con la Casa Blanca, ella debe ser oida siempre
que se trate de asuntos en que figure la parte de Nicaragua que
limita con el rio San Juan; pues aquel rio es en gran parte la
frontera entire Costa Rica y Nicaragua.
Cuando el cable suministr6 la noticia, el pueblo costarricense
se alarm, y los diarios convocaron a un meeting en la Plaza de
lai FAbrica, de donde se pas6, a jurar, delante de los heroes de
1856, que se defenderia la patria a todo trance.
Y el meeting sirvi6, porque el ministry de Costa Rica en Was-
hington, don Joaquin Bernardo Calvo, cablegrafi6 al gobierno
costarricense manifestAndole que el gobierno de Estados Unidos,
habiendo tenido noticia de que el pueblo de Costa Rica se habia reu-
nido para protester del protectorado del Norte, le habia comuni-
cado que no tenia tal intenci6n.
Las Novedades, de New York, dice: ( el animo del Presidente Wilson, para no empefiar laucha en
favor de la political de protectorados, la actitud resuelta asumi-
da por el Salvador y Costa Rica, asi como las observaciones









CRONICA Y DOCUMENTS 99

de Guatemala y las protests generals de today la Am6rica
latina>.
El nuevo gobierno de Estados Unidos, lo mismo quo el an-
terior, ha caido, pues, en el error de no considerar que la finica
political a la cual abrirdn los brazos las repiblicas latinoame-
ricanas, sera li de la fraternidad respetuosa y la del pacifico
comercio; pero que jamAs estaran de acuerdo ellas en que por
d6lares o fuerza se les menoscabe la soberanifa, que constitute el
timbre mis glorioso que ostentan.

A. ESQUIVEL DE LA GUARDIA.
Buenos Aires.























LEGISLATION, ADMINISTRATION

Y JURISPRUDENCIA



LEY DE REPRES16N DE LA CORRUPCION DE MUJERES


El senado y cdmara de diputados, etc.

Articulo 1.o-Modificanse los incisos g y h del art. 19 de la ley
4189, en la siguiente forma:
g) La persona que sonsaque, seduzcam o sustraiga, o en cualquier otra
forma promueva o facility la prostituci6n o corrupci6n de menores
de edad, para satisfacer deseos ajenos aunque medie el consentimiento
de las victims, sera castigada: con tres a seis anos de penitenciaria
si la mujer es mayor de diez y ocho aios; con seis a diez aLios de
la misma pena si la victim var6n o mujer es mayor de doce anos y
menor de diez y ocho; y si es menor de doce aios, el maximum de
la pena podri extenderse hasta quince arfos. Esta filtima pena sera
aplicable cualquiera que sea la edad de la victim, si el autor fuese
ascendiente, marido, hermano o hermana, tutor o persona encargada
de su educaci6n o guard, en cuyo caso traerA aparejada la p6rdida
de la patria potestad, del poder marital, de la tutela o de la ciudada-
nia en su caso.
Cuando las victims sean mayores die edad, se aplicard al autor de
los hechos a que se refiere el parigrafo anterior la pena de seis a
diez arios de penitenciaria si para obtener su consentimiento hubiere
mediado violencias, amenazas, abuso de autoridad o cualquier otro me-
dio de intimidaci6n; si hubiere mediado tan solo engafio para al-
canzar aqul6, la pena sera de uno a tres aiios de penitenciaria.
La persona o personas regents de las casas de prostituci6n pu-
blica o clandestine, donde se encontrare una victim de los delitos
especificados en el inciso anterior, serbn consideradas, salvo prueba
en contrario, autores o coautores,, y penados, de acuerdo con la escala
mencionada.









LEGISLACI6N, ADMINSTRACION Y JURISPRUDENCIA


En cualquiera de los casos de los incisos g y h, si hubiera reiteraci6n
el delincuente serI deportado.
Art. 2.o-La persona o personas regents de casas de prostituci6n pri-
blica o clandestine que admitieren a menores de edad para el ejer-
cicio de la prostituci6n, serin pasibles de la pena de seis meses a
un afio de arrest si fueren mayores de diez y ocho aflos. Si fuesen
menores de diez y ocho arios o concurrieren las circunstancias del
articulo 1.0, incise g, seran pasibles de las penas que en el mismo
se establecen.
Art. 3.o-Puera de los casos previstos en los incisos g y h del articu-
lo 19 de la ley 4189, cualquiera que se ocupe del trAfico de mujeres
que no sea, su simple admisi6n por la regent de casa autorizada, o
les facility en cualquiera forma el ejercicio de la prostituci6n, sera
castigado con uno a tres aios de penitenciaria o deportaci6n en
caso de reincidencia>.
Art. 5.--Los delitos calificados en la present ley podran ser acusados
o simplemente denunciados por cualquier persona del pueblo y tam-
bi6n perseguidos de oficio por denuncia de cualquier sociedad de be-
neficencia reconocida per el gobierno, que se haya fundado o que
se funde en el pais con el prop6sito de proteger a la mujer.
Art. 6.0-Las autoridades maritimas, policiales,. municipals y judi-
ciales deberdn prestar su auxilio cuando fuese requerido por cual-
quiera del pueblo o por las asociaciones ya expresadas, con el objeto
de constatar la existencia del delito o para sustraer inmediatamente
a la victim de los efectos del mismo, o aprehender a los delincuentes.
Art. 7.o-En caso do dudas sobre la edad de la victim se estarA
a los informes m6dicos de las reparticiones respectivas, sin perjuicio
do las pruebas legales que se produzcan en el process, para su justi-
ficaci6n.
Art. 8.o-Si algin empleado contraria per hechos u omisiones los
prop6sitos de esta ley, dejando de cum'plir lo que en ella se dispone,
incurrir& en la pena establecida en el c6digo penal para los encu-
bridores.
Art. 9.o-Los articulos 2.0 y siguientes quedan incorporados al c6-
digo penal.
Art. 10.-Las regents de casas de prostituci6n autorizadas, quedan
obligadas, bajo pena de quinientos a mil pesos de multa por cada in-
fracci6n, a mantener en lugar visible un ejemplar de la present ley,
en diversos idiomas.
Art. 11.-Comuniquese al 1oder eiecutivo. etc.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs