Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/01779
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID01779
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text



REPUBLICAN DE CUBA


lIARIO DE SESIONES
DE LA
CAMERA DE REPRESENTANTES
VIGESIMO TERCER PERIOD CONGRESSIONAL
SEGUNDA LEGISLATURE
VOL. LXXXIX LAHABANA NUM. 2

SESSION SOLEMNE DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES CELEBRADA
EL DIA 14 DE ABRIL DE 1951 EN CONMEMORACION DEL
"DIA DE LAS AMERICAS"

President: Sr. Lincoln Rodon Alvarez

Secretarios Sr. Noel del Pino Perez
SSr. Guillermo Tapia Fluriach
EN EL ESTRADO PRESIDENTIAL:
Seiior C. Burke Elbrick, Encargado de Negocios de los Estados Unidos de America.
Senior Florencio Nibot Navarro, Vicepresidente de la Cimara de Representantes.
,---^--~- *

SUMARIO .
El senior Presidente, doctor Rod6n AlVarez, abre la sesi6n.-Eran las 9 y 30 p.m. La Banda de
SMdsica del Estado Mayor General del Ejercito ejecuta los Himnos Cubano y Americano, cantado
por el Coro Nacional Cubano.-El senior Presidente concede la palabra al senior Pedro Martinez
Fraga. Discurso del senior Martinez Fraga. Al terminar su discurso el senior Martinez Fraga.
la Banda de Muisica del Estado Mayor General del Ej6rcito ejecuta el Himno Panamericano
que canta el Coro Nacional Cuba. El senior Presidente levanta la sesi6n, siendo las once y
10 minutes p.m.








2 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


Sr. President (Rod6n Alvarez): Se abre la se-
sion. -
(Eran las 9:30 p.m.)
(La Banda de Muisica del Estado Mayor General del
Ejercito ejecuta los Himnos Cubano y Americano, can-
tado por el Coro Nacional Cubano.)
SSr. President (Rod6n Alvarez): Tiene-la pala-
bra el Representante senior Pedro Martinez Fraga.
Sr. Martinez Fraga (Pedro): Sefior Represen-
tante del Honorable Presidente de la Replblica
de los Estados Unidos de Norteam6rica; Excelen-
cias; Sefior Presidente y sefiores Representantes;
efiioras. y sefiores:
-Ocho afios atras adopt la Caihara de Repre-
sentantes el acuerdo de conmemorar el 14 .de
ab'ril, Dia de las Americas, reuni6ndose en sesi6n
solemne dedicada a evocar la memorial de un hijo
ilustre de cualquiera de las demAs Patrias del He-
misferio.
Desde 1944, y con. la sola excepci6n del 14 de
abril de 1945, en que se suspendiera el acto con-
memorativo por haber fallecido el Presidente
Roosevelt, ha cumplido este Cuerpo Colegislador
su hist6rico acuerdo, rindiendo brillante y emo-
cionado tribute a Antonio Jos6 de Sucre, Benito
JuArez, Domingo Faustino Sarmiento, Sim6n Bo-
livar, Abraham Lincoln y Toussaint Louverture,
a trav6s del verbo elocuente de Emilio Nifiez Por-
tuondo, Lincoln Rod6n Alvarez, Carlos Alvarez
Recio, Santiago R. Rodriguez, Segundo Curti Mes-
sina y Victor Vega Ceballos.
Para dar una vez mAs cumplimiento al acuerdo
citado, celebra sest6n solemne esta noche la Ca-
mara de Representantes. Su Presidehte, nuestro
President, el doctor Lincoln Rod6n Alvarez, enal-
teciendome con inmerecida largueza, ha fiado a
mi palabra la evocaci6n de un pr6cer de Am6ri-
ca. Movido por razohes intimas y pilblicas, he es-
cbgido en la teogonia del Nuevo Mundo, como
sujeto de mi oraci6n,' a Franklin Delano Roose-
velt. La modestia extrema del que os habla y las
dimensions del einpefio seleccionado, no son sus-
ceptibles, sin embargo, de reducir un Apice la de-
voci6n y grandeza de nuestro homena e, porque
su grandeza y deveci6n, en esencias y contornos,
estan ya inexpugnablemente aseguradas, para ho-
nor de las Am6ricas, de Cuba y de la CAmara,
merced a la concurrencia agradecisidisima, a este
acto de las maximas representaciones oficiales,
diplomAticas y populares del pais, que por si solas
Sle imparten prestigio sobradisimo, y dotindolo de
sinigulares' relieves, oscurecen o borran las defi-
ciencias de quien en tal coyuntura pretend co-
ronar empresas superiors a sus d6biles fuerzas y
desmayados alientos.

ORTO

Para las tierras del Norte, cada primavera es
Pascua florida de Resurrecci6n.
Los viejos arboles recobran su potendia y vis-


,ten de follaje la internal desnudez. Y los renue-
vos, en derroche de vigor y savia, anuncian cla-
ramente el future sefiorio y la majestad'y belleza
que pronto alcanzaran.
En este mes de mayo de 1898, triunfa una vez
mas el eterno milagro, y resucitan jubilosos los
valles y colinas entire los que se alza, desde cator-
ce afos atrAs, el ya exclusive y famoso- Colegio
de Croton.
La mafiana sonrie deliciosa a trav6s de los ven-
tanales del despacho, pero el Reverendo doctor
Endicott Peabody, fund dor y rector del Colegio,
ignora la maravilla de primaveral renacimiento
y de pie junto a la mesa de trabajo, examine los
informes, notas y reports que le permiten cono-
cer el desenvolvimiento de las actividades acad6-
micas y los progress, virtudes o defects de sus
alumnos.
El doctor Peabody personifica intellectual y has-
ta fisicamente el espiritu, los procedimientos, las
esencias y los objetivos de la instituci6n por 61
fundada. Pensamiento y conduct, mAs que puri-
tanos, espartanos. Formaci6n ultraconservadora y
aristocrAtica. Afectada y decidida anglofilia. Pro-
p6sitos levantados de servicio. Cultivo arduodel
musculo y del cerebro. Y social y politicamente,
un americanismo fanAtico, buido de la mas ran-
cia tradici6n liberal manchesteriana y libre de
influencias extranjeras que para el buen Reve-
rendo equivalent a diab6licas o her6ticas.
El Colegio de Croton, en efecto,.es algae mas,
much mas, que un centro privado -de erisefianza
preparatoria para los studios universitarios y as-
pira a ser, y es ya, gracias a sus m6todos pedag6-
gicos e implacable discipline; fragua viva donde
se forjan hombres destinados a integrar una casta
exclusive, capaz, imperturbable y orgullosa, una
casta patricia americana, pareja a la que en In-
Rlaterra perpetiian Eton, Harrow y otras llamadas
Escuelas Pilblicas, para mayor gloria del Imperio
y personal beneficio de unos pocos privilegiados
de la sangre y el dinero.
De ahi que no sea empefio fAcil el ingreso en
su matricula. Ni que baste para ello la influen-
cia political o Ja forturia. Los artifices de la casta
seleccionan \diligentemente la h1umana material
prima. Importa mas el arbol geneal6gico que la
cuenta corriente bancaria. Precisan, antes que
.nada, viejos v limpios papeles de familiar. Y es
necesario contar con no menos de tres generacio-
nes de antepasados correctamente yankees...


Sorprendido. primero, mis tranquil, despu6s,
el Reverendo doctor Peabody lee atentamente bre-
ve pero expresivo informe.-confidencial aue enca-
beian el nombre y los apellidos de un alumno de
tercer-afio: Roosevelt, Franklin Delano...
-"iRoosevelt, Franklin Delano?", murmur el
Rector, "%,el hijo de Sarah Roosevelt?"
Claro que es el hijo de Sarah Delano Roosevelt
y de James Roosevelt, de los Roosevelt de Hyde









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 3
r o .. ii i i


Park, sobre el Hudson, acaudalados, de antigua
estirpe, dem6cratas y\parientes de los otros, mas
conocidos y hasta famosos Roosevelt republicans
de Oyter Bay, pero el doctor Peabody se expresa
de esa suerte porque en la tribu de Hyde Park
rige el sistema del matriarcado, ]a gobernaci6n y
el imperio absolutes de la esposa y de la madre,
el domino total ejercido sin discussion por la mu-
jer, que reune en sus manos, spiritual, social y
econ6micamente, la personeria y el mando pleno
de su familiar.
Sarah Delano, rica y bellisima arist6crata de
veintis6is afios, contrajo matrimonio en 1880 con
James Roosevelt, viudo, y tambi6n arist6crata y
rico, pero que, exactamente, le duplicaba la edad.
A esa circunstancia y a otras de mayor peso
impuestas por el caricter y la inteligencia de la
joven novia, es possible atribuir el regimen ma-
triarcal que ella estableciera y que mantiene y
mantendrA hasta la muerte sobre todos los hom-
bres y mujeres de su casa, y particularmente, y
de manera pererine; sobre Franklin, su finico hijo,
que adolescent, hombre, Gobernador, Presidente,
figure de universal- renombre, sera siempre "el
hijo de Sarah Roosevelt", sujeto a la avasalladora
influencia de su-madre, y a su madre ligado por
lazos tan firmes y hondos que un pedante o un
psiquiatra del future los definira sintomAticos del
complejo de Edipo, y de los que no se liberara
sino en contadas y dram6ticas coyunturas y gra-
cias a la voluntad y el amor de otra mujer.
* .

El informed confidencial es breve y precise. Ad-
vierte que el joven Roosevelt, buen estudiante,
ejemplo de puntualidad, regular deportista y pro-
testante dev9to, comienza a dar sefiales de peli-
grosa agitaci6n spiritual y a expresar criterios
y mostrar inclinaciones"que reclaman atenci6n y
vigilancia... Sostiene a menudo cAlidos debates
atacando el ordenamiento socio econ6mico del
pais... Asume la defense de los judios... Procla-
ma los derechos igualitarios de los negros... Asis-
te a reunions o actos de proganda de caracter
francamente radical... Mantiene ideas heterodo-
xas, antiamericanas y ex6ticas sobre el capital,
la riqueza y el- trabajo..; Y todas esas disolven-
tes tendencias...
El doctor Peabody interrumpe en ese punto la
lectura del informed y sonrie enigmAticamente.
Despu6s, abandon el examen de notas y repor-
tes y-hojea los peri6dicos del dia, que en grandes
titulares, comentan 'afin la victoria naval de De-
wey en Manila, anunciah los primeros bombar-
.deos de las fortificaciones cubanas y anticipan el
rumor, no confirmado todavia, de que ha llegado
a Santiago la escuadra espafiola que manda Cer-
vera...
No, no preocupa demasiado al Rector de Cro-
ton el confidencial informed sobre el hijo de Sarah
Roosevelt. Conoce a su Colegio y se conoce, y en-
tre Croton y 61, y naturalmente, con la coopera-
,cir6n de la omnipotente gran sefiora de Hyde Park,


sera facil reducir y extinguir a tiempo los equi-,
vocados impetus del estudiante que a los dieci-
s6is afios, es sin duda,;victima de dafiinas aunque
pasajeras influencias.
-"Franklin, piensa convencido el doctor Pea-
body, es un excelente muchacho. Se graduara, sin
brillantez, pero se graduara. Ingresara en Har-
vard. De alli, a un bufete en Wall Street. Acre-
centarA el patrimonio familiar. Hara un matrimo-
nio convenient. SerA s6lido pilar de la comunidad
y de la Iglesia, del orden social y del politico, y
en resume, servira fielmente a la casta en que
naciera, a la casta exclusive, capaz, imperturbable
y orgullosa, a la casta americana que Croton for-
ja para la mayor gloria de los Estados Unidos."
El Destino rie a carcajadas, pero el Rector lo
ignora, y despu6s de formula asi el porvenir de
Franklin Delano Roosevelt, reanuda el Reveren-
do la lectura de los peri6dicos del din.


Abajo, en el campus del Colegio, hormiguea la
muchachada estudiantil. Divididos en grupos que
establecen afinidades, simpatias o mutuos intere-
ses escolares, tambi6n comentan y discuten los
alumnos de Croton las noticias del conflict his-
pano-americano. La guerra de Independencia de
Cuba y la possible intevencri6n, diplomAtica o
armada de Washington en esa lucha, han ocupado
lugar cimero en el Congreso, los pei6dicos y las
conversaciones del pais en lo que va de afio. Y
ahora, y desde el 20 del pasado mes de abril, existe
un estado de guerra entire 1a Uni6n y Espafia.


Han sido infitiles los esfuerzos realizados por el
President McKinley,-cruel 'pero admirablemen-.
te retratado en la indiscreta e' hist6rica carta de
Dupuy de. Lome-, con el objeto de mantener la
political de neutralidad, hip6crita y ambiciosa, se-
guida respect a Cuba y su casi secular tragedia
por todos los gobiernos estadounidenses.
Las semillas que sembrara el apostolado de
Marti fructifican esplendorosas. Y desde Maine a
California, el pueblo, generoso y bueno, se ha
puesto de pie, y olvidando los suefios imperialis-
tas de Adams y Buchanan y, los egoismos de Grant
y Cleveland, ha abrazado la causa de la Reptiblica
de Cuba en armas, junto a lideres politicos come
Lodge, Teller, Foraker, Turpie, Mills, Theodore
Roosevelt, Davis y cien mas.
** *

La explosi6h del-"Maine" en la bahia de La Ha-
bana, los emocionantes debates parlamentarios de
la Resoluci6n Conjunta, la supuesta potencia de
la flota espafiola, los 125,000 voluntaris -solicita-,
dos por McKinley, y, .desde luego, la eStrategia
naval y terrestre que desarrollarAn Sampson y
Shafter, son acaloradamente discutidos en el cam-
pus' de Croton.
Domina las conversaciones un estudiante de









4 DIARIO'DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


arrogante prestancia, delicada y atl6tica a la vez,
Selevada estatura y rostro que ilumina-cautivado-
ra sonrisa. No disfruta de gran popularidad, aun-
que posee el arte notable de hacer amigos. Habla
con extrafia elocuencia. Conoce detalladamente la
geografia de1 Caribe, cita puertos, bahias, cayos
y distancias y subyuga a sus compafieros,.. Es
Franklin Delano Roosevelt, el hijo de SarabhRoo-
sevelt.
Para sus condiscipulos, sin embargo, es ahora,
sobre todas las cosas, el sobrino de Theodore Roo-
sevelt, de los Roosevelt de Oyster Bay, espectacu-
lar lider politico republican, que abandonandb
su cargo de Subsecretario de la Marina, ha orga-
nizado un regimiento de voluntarios denominados
rough riders y ha partido para Cuba.
El bello gesto conmueve a la Naci6n y enciende
en la juventud suefios, impulsos y arrebatos.
El bello gesto enciende tambi6n la imagination
y los prop6sitos de Franklin Delano Roosevelt. Y
sigilosamente se jura a si mismo brindar su bra-
zo a la causa de la independencia de Cuba. Y
planea en sus mas minimos aspects su propia y
romAntica aventura. Consulta horarios de trees,
calcula fechas, acopia informaciones... Y resuel-
ve fugarse de Croton, y respondiendo al llama-
miento del Presidente McKinley, incorporarse en
calidad de voluntario al Ej6rcito, o mejor, si es
possible, a--a Marina de los Estados Unidos.
Ese suefio de generosa adolescencia jamas cua-
jar en realidad. No lo inpediran Croton, sus
ideales o discipline. Ni el espartano doctor Peabo-
dy. Ni siquiera Sarah Roosevelt. Fuerzas'mas hu-
mildes, pero de potencia superior a la de esos
humanos factors, derrumbaran el gallardo pro-
p6sito. Una epidemia de sarampi6n se abate sobre
Croton. Franklin enferma. Y desemboca, en alta
fiebre del cuerpo la que noblemente quemaba su
alma.
La brevedad de la guerra decreta impossible el
aplazamiento de la fuga para despu6s de la con-
valescencia, porque el 12 de agosto de 1898 se
firma el armisticio que pone t6rmino al conflict
belico hisparioamericano.'


La independencia de Cuba fu6 el primer, amor"
de aquel select espiritu. No lo olvidarA nunca.
Y. cuarenta y dos afios mis tarde, rememorando
la primaveral y trunca aventura de su vida, dirA
sonriendo a un cubano que lo visit en la Casa
Blanca: "Ya ve usted, Embajador, cudn. viejo y
sincere es mi carifio a Cuba. La que quise antes
de ser libre. Y casi, cast me c6nsidero uri vetera-
no de su independencia."
'* '
Los acontecimientog de la epoca le brindan nue-
vas oportunidades para expresar, puros y espon-
tineos, los sentimientos en que se asientan ya, y
se a~entarAn siempre, su pensamiento y su con-
ducta.


La anexi6nr de Hawaii, grave cuesti6n anterior.
y coetAnea a la guerra hispanoamericana, provoca
su condenaci6n y protest y le sirve de tema
magnifico para un resonante debate escolar.
iY c6mo debe haber sonreido el Destino al oirle
exponer entire sus arguments contra esa anexi6n,
el de la vulnerabilidad de las Islas hawaianas, vul-
nerabilidad, afiadi6 el orador adolescent de 1898,
que acaso pudiera remediarse "dragando un poco
la important Pearl Harbor"...!
Es resuelto paitidario de :la inmigraci6n euro-
pea, agudo problema finisecular estadounidense,
y, haciendo sonreir nuevamente al Destino, jrom-
pe lanzas, tambi6n en otra just acad6mica de
1898, en favor'de la independencia de las. Islas
Filipinas!


Ingresa en la Universidad de Harvard el afio
1900. Es, como en Croton, un alumno mediocre y
s6lo relativamente popular. Se especializa en /el
conocimiento del Gobierno y la Historia Politica'
de los Estados Unidos. Ama los deportes, particu-
larmente los nAuticos, pero no sobresale en ellos.
Dirige el peri6dico universitario "Crimsorm". Y
como en Croton, defieride los derechos de los ne-
gros, de los judios, de los desvalidos, de los olvi-
dados. Libra su primera batalla political y es ele-
gido Presidente del Comit6 de su Clase. Viaja por
Europa con sus padres. Hace en Harvard, como
todos sus compafieros, vida comfortable y refina-
da, y al enamorarse perdidamente de Anna Eleo-
nor Roosevelt, una prima lejana, y contraer ma-
trimonio con ella el 17 de marzo de 1905, aunque
no sin vencer antes la dura oposici6n materna,
pasa de la adolescencia totalmente casta a la ub&-
rrima y ardiente juventud.


Franklin y Eleonor son primos y vecinoS y se
conocen desde la infancia. No puede sorprender
que sean paralelos y hasta muy semejantes los
process formativos y de educaci6n'de los reci6n
casados. Ambos crecen y se desarrollan en anAlo-
go, severe y aristocrAtico ambiente familiar y aca-
d6mico y figuran en los ranges superiores de la
vida econ6mica y social flewybrkina. Integran,
quibranlo -o no, el patriciado dirigente. Pero am-
bos, dotados de libre y voluntarioso espiritu, ven-
ceran a la dictatorial castellana de Hyde Park,
derrotaran el patriciado .y cumplirAn' su destino
a lo largo de cuarenta afios de asociaci6i feliz a
ratos, tragica a veces, pugnaz, humana y construc-
tiva siempre:
*

El period de noviciado va desde 1905 a ,1910.
Roosevelt se matricuila en la Escuela de Derecho
de la Universidad de Columbia, y sin graduarse,
abandona esos studios. Gana en 1907 la autori-
zaci6n para ejercer su carrera y es admitido en
el bufete de Carter, Ledyard y Milburn, letrados.
consultores del American Express, los Morgan y







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 5


los Astor... Adquiere experiencia judicial y mul-
tiplica el nfimero de sus amigos. Ya no vive en
Hyde .Park; sino en una casa de. la calle 65 de
New York, comprada y amueblada por 'Sarah
Roosevelt, la que, desde luego, se ha instalado en
el edificio aledafio...


Las elecciones senatoriales de la legislature
newyorkina le abren en 1910, las puertas de la
Historia, y en esa fecha comienza la ascension
deslumbradora que tras el doloroso par6ntesis de
1921 a 1928, lo conducir' a la categoria de poder
e influencia universales jams conquistadas por
hombre alguno.


Descubre la political, sus claridades, sombras,
emboscadas y 6xitos. Y advierte, encontrAndose a
si mismo, que es la political su carrera y a la
political, el mas acabado instrument de gesti6n
civica, dedica todas las potencias de su alma.


S En Albany/se bate con Tammany Hall y lo ven-
ce, y este triunfo lo acerca en 1912 a Woodrow
Wilson, el professor de Princenton que interrum-
pirA, al ser'elegido Presidente dicho afio, tres lus-
tros de continuado gobierno republican. Por eso,
y aunque Roosevelt gana su propia reelecci6n se-
natorial, se traslada a Washington y jura el 17 de
marzo de,1913, el cargo de Subsecretario de Ma-
rina.


Su amor al mar y"a las cosas del mar decidi6
la aceptaci6n de esa Subsecretaria. Poco despu6s
estalla la guerra en 1914 y entonces desaparece
el nauta aficionado y surge, junto al anciano bon-
dadoso Josephus Daniels, el administrator y el
jefe que trabaja incansablemente y contribute
de modo notable .a la radical transformaci6n ex-
perimentada, por la potencia naval-americana.
'* *

Admira sinceramente al Presidente Wilson, emi-
nente estadista y flojo politico. Es su discipulo
Sfervoroso y sera un dia su continuador, y a su
vera cubre'las fltimas fases del noviciado. El
Embajador Gerard le inflige la primera derrota
de su vida en las elecciones primaries de 1918,
. para el cargo de Senador Federal por New York.
Ese incident, poco recordado, no detiene un ins-
tante siquiera la incontenible ascensi6n. Y en
1920, al ser postulado candidate dem6crata a la
Vicepresidencia de la Repfibliea junto a James
M. Cox, posee' ya dimensions nacionales y se
apresta a mayores empresas.


El fracaso del -Tratado de Paz de Versailles y
de la Liga de las Naciones en el Congreso .y en
la opinion piiblica, los series errors tActicos y


estrat6gicos de Wilson y el triunfo de la reacci6n
conservadora que estimulaba un asombroso bien-
estar post-b6lico, arrebataron el poder a los pala-
dines de la democracia. En 1921 inaugura Warren
G. Harding, el Presidente de infausta memorial,
una nueya era de gobiernos republicans. Durara
hasta 1932, eri que serA barrida por la mas grande
catAstrofe socio-econ6mica en tiempo de paz que
recuerda la historic del mundo.


Al comenzar 1921, y sin preocuparle la derrota,
Franklin Delano Roosevelt, 6tea tranquilo y con-
fiado el porvenir. Descansa, viaja, fortifica el gru-
po intimo de consejeros y amigos que ya no lo
abandonarAn, se entrega a sus aficiones mariti-
mas y de coleccionista, y sobre todo, divide tiempo
y carifio entire su madre, 'su mujer y sus hijos.
Arrastrado por su dinamismo, busca en otrbs
campos acci6n, oportunidad de servicio y de lucha.
Se restituye al olvidadlo bufete con sus socios Em-
met y Marvin. Participa brevemente en la vida
social de New York y acepta la vicepresidencia
de la Fidelity and Deposit Co. of Maryland que
le ofrece con un salario de $25,000 anuales, su
amigo Van Lear Black.


A bordo del yate' !Sbalo", de Van Lear Black,
emprende un crucero de descanso por la costa de
Nueva Inglaterra y se traslada a la propiedad
familiar de Campobello, sobre la bahia de Fundy.
Y en Campobello lo hiere para siempre, encade-
nAndolo hasta la muerte a un sill6n de ruedas, el
rayo artero de la poliomielitis.


Fu6 aquella-una batalla de titanes. La enfer-
medad infantil, misteriosa e implacable, que ful-
mina a un adulto de treinta y nueve afios. El
hombre paralizado, que desdefia a su mortal ene-
miga y lucha sin vacilar contra ella. La mujer
incansable y animosa, que sostiene y alienta a su
marido, reconstruye su vida y lo salva del total
aniquilamiento. Y la madre, dolorosa y angus-
tiada, que se resigna, y quiere que su hijo se
resigrie, a la muerte lenta y gris, en un rinc6n
calido y apacible del hogar, pero rinc6n al fin,
de espaldas al mundo y a la vida.
No se derram6 una lAgrima. No se profiri6 una
queja. No se prodigaron huecos y vanos consue-
los. Todo esto estaba prohibido. Se luch6 sin
tregtia ni desmayo. La recuperaci6n de la salud
era la meta. El prop6sito de veneer, penacho y
gui6n en la pelea. Y el optimism, vivificador y
oceAnico, pabell6h clavado que jams se arriaria.
SNi Franklin ni Eleonor se rindieron o flaquea-
ron. No se rendirAn ni flaquearAn nunca frente
a la adversidad. Esta, a lo largo de los primeros
siete afios, fu6 bafio lustral del que emerge Roo-
sevelt m6s puro, mas human, mis seguro de si
mismo. ZNo ha afrontado la muerte lenta y gris?








6 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


ZNo la estA venciendo? Z'Por.qu6 temer? Lo afir-
marA un dia: "lo fnico que debemos temer es el
temor mismo..."
*

En. a double batalla, Eleonor ha derrotado a
Sarah. Sabe que la actividad political, intense y
constante, es la unica fuerza capaz de mantener
intacto el espiritu de su marido. Desprecia los
obstAculos materials y psicol6gicos que la inva-
lidez levanta en su camino. Y se da a.la tarea
de reconstruir la existencia de Roosevelt; canali-
zar los sentimientos y'facultades que atesora su
alma; estimular ilusiones y objetivos y guiarlo
hacia la sublimaci6n de sus nobles calidades. Pa-
cientemente, con arte y magia raras, logra sus
empefios y es dinamo inagotable que moviliza, en
las -ms duras circunstaricias, la voluntad de vida
y de superaci6n del valeroso enfermo.


Eleonor y un-pufiado de fieles no descansan. Pri-
mero, la empresa humanitarian de Warm Springs,
que pronto se transform en monument vivo de
la largueza y de la fe. Despues, el interns progre-
sivo en la cosa pfiblica. Luego, la defense de' las
frustradas aspiraciones presidenciales de Alfred
E. Smith en las Cohvenciones Dem6cratas de New
York y Houston, y finalmente, la postulaci6n y
elecci6n del del propio Roosevelt para :el cargo
de Gobernador de New York.


Desde 1921 gobiernan los republicans a los Es-
tados Unidos. Desde 1921 danzan los Estados Uni-
dos sobre un abismo que sus gobernantes ni si-
quiera so~pechan. La fabulosa prosperidad creada
por la primera guerra mundial, florece en impo-
nente desarrollo de la industrial, la banca y el
comercio. Los prodigiosde la t6cnica autorizan la
constituci6n de centenares de millares de empre-
sas y una producci6n fabril que alcanza y sobre-'
,pasa cifras astron6micas. Pero la vasta y compleja
superestructura econ6mica americana no se
enraiza en el ordenamiento social y hasta politico
que reclaman los nuevos tiempos. El conflict
b6lico de 1914 y sus dislocadores efectos han sefia-
lado el fin de una era y el comienzo de otra. La
tercera d6cada del siglo marca el tumultuoso pe-
riodo de trAnsito entire esas dos edades. Y las
ruinas, miserias y revoluciones de la guerra, han
fomentado el universal desenvolvimiento de la
conciencia social y political de los hombres y los
pueblos, conciencia que es sintesis de conocimien-
to y reconocimiento de nuevos sujetos de derecho
y de derechos nuevos; factors de riqueza, cultural
y bienestar hace apenas un siglo desconocidos;
clamorosas reivindicaciones; hambre y sed de jus-
ticia ,y principios, aspiraciones e impulses que-
nada ni nadie podrA aplazar o vencer.
**

La vasta y compleja superestructura econ6-
mica americana, en efecto, ignorando todo eso,
i


contini.a funcionando al amparo del sistema socio-
politico que consagrara en el siglo XIX el adve-
nimiento del modern regimen capitalist. Per-
dura, aunque enmendada, la vieja Constituci6n
jeffersoniana. Sigue siendo evidence que "todos
los hombres son creados iguales", que "estin dota-
dos por su Hacedor de ciertos derechos inaliena-
bles", y que entiree 6stos se cuentan la vida, la
libertad y la .consecuci6n de la felicidad", pero
entire los fundamentos democrAticos, sustantivos o
legales de la naci6n y su practice cabal, existen
grandes distancias, que cada dia, se ensahchan
mas.
El regimen' capitalist es la expression econo-
mica de la filosofia political en que descansa el
liberalism, conjunto, a su vez, de principios y
formulas basadas en la autarquia del individuo,
los postulados responsables de las Revoluciones
Norteamericana y Francesa y los concepts econ6-
micos cuyos fundamentos, -propiedad privada,
libertad de empresa y ausencia de toda interven-
ci6n estatal- son las piedras sillares de aquel
regimen.
En los-Estados Unidos ha cobrado el capitalis-
mo tan absolute y decisive preponderancia sobre
la filosofia que le'di6 vida y sobre sus configu-
raciones estatal y gubernamental que transfor-
mado ,en omnipotente oligarquia y desbordando,-
absorbiendo y desnaturalizando el ordenamiento
democrdtico, lo ha reducido en buena-.parte a
d6bil colecci6n de te6ricas reglas, fornialistas y
vacias, puestas al servicio de sus apetitos e'inte-
reses.
Interior e internacionalmente se ha destruido
el program liberal y progresista del Presidente
Wilson. Impera toda poderosa la m6s inconce-
bible reacci6n, manifestada merced a crueles re-
presiones obreras, aguda xenofobia, pensamiento
cientifico barbarizante y retr6grado y el concept
suicide de la autosuficiencia national, que arrastra
al pueblo americano a un aislacionismo sin pre-
cedentes y levanta en su derredpr murallas adua-
nales y de relaciones de todo orden, tan mortales
como absurdas.
Los Bancos, las "holding companies" o compa-
fiias cuyo capital estA. constituido por el de otra
u otras empresas, las organizaciones inversionis-
tas y los trusts transparentemente disfrazados,
campean por sus respetos, burlan todas las leyes,
dominant la vida financiera del pais-y dirigen la
vesanica zarabanda especulativa deo que son esce-
narios las Bolsas y los Mercados de Valores.
La prohibici6n alcoh6lica engendra en toda la
naci6n novisimos tipos de delincuentes y de ricqs
y no menos nuevas figures de'delito. Jamas ha
descendido tanto la moral de la patria de Wash-
ington. Es la edad fren6tica del "jazz" y el "speak-
easy"; de los negocios y salaries fantAsticos; de
la corrupci6n y el materialismo... iEs la edad
de George Babbit!
El Estado, fiel al centenario lema liberal, deja
hacer y deja pasar, y obediente a la casta que lo
gobierna, se inclina'ante ella, la subvenciona y







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


favorece y despreciando consejos o protests, es-
timula desde la Casa Blanca y el Congreso el
-sistema de producci6n intensive y la ftultiplica-
ci6n ad infinitum de los instruments exigidos.
por esa producci6n, Bancos, Compafiias y Valores,
y mas Valores, mas Compafiias.y mis Bancos.
Y como la political' de protecci6n y defense ex-
clusivas del capitalism industrial, commercial y
bancario, desconoce al consumidor pues no le in-
teresa la prosperidad de esa important clase, y
como la political de tarifas aduanales cierra a los
deridis paises el mercado interno americano, no
puede extrafiar a nadie que much antes de 1929,
se escucharan los primeros crujidos del ordena-
miento pr6ximo a derrumbarse.
S, *

El gobierno de Hoover, como el sordo del Evan-
gelio, no oy6 porque rio quiso oir. Para aquel
gobierno y para la casta rectora, el bar6metro del
pais era el bar6metro de la Bolsa y del Mercado,
y mientras estos templos-del azar contaran coino
contaban, con centenares de millares de fieles,
,qu6 importaban las- otras, infimas y sin duda
pasajeras sefiales de los tiempos?


El 21.de octubre de 1929, se inici6 el desquicia-
miento. Vinieron abajo los templos del azar. El
bar6metro de ,Ia Bolsa y el Mercado descendi6 a
niveles de ruina'que sembraron el pdnico y la
niuerte. Los Estados Unidos de Am6rica, despu6s
de diez afios de insuperada prosperidad, quebra-
,ron estrepitosamente. La miseria se aduefi6 del
pais mas rico de la tierra, y en monstruosa para-
doja, estableci6 sus reales entire 6pimos campos
de cultivo, fAbricas poderosas y-modernas, fastuo-
sos establecimientos comerciales, tesoros infinitos
del sibsuelo, confort y lujo sibariticos, grandes
ciudades .y adelantos cientificos y t6cnicos mara-
villosos.
*

'Cuantos vivimos en tierras ndrtefias aquellos
afios conmocionales, recordaremos siempre el ta-
mafio y la hondura de la catAstrofe yel siniestro
espectdculo de una naci6n al parecer invulnerable
que, de siibito, interrumpe herida de muerte su
vertiginosa carrera para hundirse en la sima de
la anarquia, el hambre yla desesperaci6n. Jamis
olvidaremos la incapacidad y cobardia de sus cla-
ses dirigentes, ni el coraje de los contados hombres
que sobreponi6ndose al desastre y resueltos a
vencerlo, levantaron la bandera de la esperanza,
se armaron cruzados de la salvaci6n y del rescate,
denunciaron errors, concibieron programs, li-
neamientos y, sobre todo, acci6'n en6rgica e inme-
diata, realizaron la hazafia de inspirar fe y con-
fianza a un pueblo que se desintegraba'y supieron
y pudieron cumplir sus juramentos y promesas.
Al frente de eios-hombres esta, nuevo Prometeo
encadenado a un sill6n de ruedas, pero optimista,
sonriente, firme'y seguro de si mismo, iFranklin
Delano Roosevelt!


CENIT
La victoria de 1928 en la lucha por el Gobierno
de New York, confirm el rango national que le
otorga la postulaci6n de candidate a la Vicepresi-
dencia en 1920.
El gobierno. del Estado Imperial, primero del
pais por su poblaci6n y riqueza, sirve a Roosevelt
para adriestrarse en el ejercicio del poder ejecu:
tivo; y.el studio y la soluci6n de sus complejos
problems legislativos, econ6micos, industriales,
sociales y agricolas, equivalent a un ensayo gene-
ral de mandos mas responsables y mas altos.
Su reelecci6n en 1930, ilustrada por una mayo-,
ria de 725,000 sufragios, lo sitfa definitivamente
en el piano primero del Partido Dem6crata y le
confiere categoria de candidate natural a la Pre-
sidencia de la Naci6n.


No niega, nunca negarA, que la supreme magis-
tratura ha sido-durante veinte afos, la ambici6n
intima de su vida; Ni siquiera el agobiador impe-
dimento fisico que sufre desde 1921; ha recortado
las alas de ese suefio. Amigos lealesentre los
que se destacan, Farley, Flynn, Howe, Steind-
hart,' Woodin, los Morgenthau, Lehman, Cum-
mings, Long, Davis y Walker, y en primer t6rmi-
no, 'Sarah Delano Roosevelt y Eleonor, dirige l'a
batalla postulatoria en la Convenci6n-Dem6crata
de Chicago. Tambien aspiran Ritchie, de Mary-
land; Byrd, de Virginia; Barkley, Kentucky; Reed,
de Kansas; Murray, de Oklahoma; Robinson, de
Arkansas y Garner, de Texas. Y lo combaten, para
su honor, casi 'todos los jefes de las corrompidas
maquinarias political estatales, como Hague, Pren-
dergast, Huey Long, Kelly, Nash, y naturalmente,
Tammany Hall.
No fu6 facil empresa conquistar la victoria. Se
necesitaron cuatro refiidas -votaciones o "ballots"
para que Roosevelt obtuviera 945 votos, y con
ellos, y por un margen de 175 sufragios, la postu-
laci6n presidential.
La habilidad incomparable de Jimmy Farley,
gan6 para la causa de Roosevelt a enemigos jura-
dos de su candidatura. Y de esa suerte decide
esta" primera e hist6rica posfulaci6n, Hearst,
Mc-Adoo, Huey Long y otros que mas tarde fue-
ron de nuevo sus irreconciliables enemigos.


La suerte estA echada. Frente a Roosevelt, can-
didato dem6crata, .Hoover, candidate reeleccionis-
ta; republican. La campafia del primero fu6,
como apunta uno de sus bi6grafos, genial obra
maestra. ELdiscurso famoso del "hombre olvida-
do", constituy6 el alma de su platafdrma electo-
ral, que en su esencia, comprendia un, amplio
program de obras piblicas, la erradicaci6o del
desempleo, subsidies a granel, legislaci6n relhtiva
a seguros sociales, derogaci6n de la Ley Seca,
control de los servicios pfiblicos, reform del sis-
tema bancario y,de las bolsas de valores, auxilio


_ ~U_ _* 7


S 7







8 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES
i ii


a la agriculture, y fiel al pensamiento, adolescent
de 1898, ,laindeperidencia de las Islas Filipinas, y
ademAs, la double promesa'de rigor, unica que
Roosevelt ni. siquiera intent cumplir: reducir un
veinticinco por cientos los, gastos federales y
equilibrar el presupuesto. -
La parAlisis no podia ser instrument sentimen-
tal para captar simpatias ni obst6culo para conse-
guir sufragios. Recorre 27,000 millas. Visita a
cuarenta y dos Estados. Su dinamismo y- atrac-
ci6n hacen vibrar al pais que se rinde a la magia
y el verbo de Prometeo encadenadoi ..
**-*
El triunfo- alcanzado en los comicios de 1932
fu6 abrumadoramente fAcil. Roosevelt obtuvo
472 votos electorales. Hoover, 59. Venci6 en 42
Estados. S61o en 6 su adversario. 22.813,786 diu-
dadanos le otorgaron sus sufragios. A Hoover,
15.759,266... Pocas veces habia expresado su
voluntad y decision el pueblo americano de tan
Selocuente y resuelta manera. Y pocas veces habia
respaldado el pais,de tamaina suerte, la aspiraci6n
y el program de un candidate a la Presidencia
de la Repiiblica.


El 4 de marzo de 1933 jura su cargo. Ha esca-
lado el cenit. En 61,permanecera, como astro fijo
y sin ocaso.. Y del cenit perenne de la gloria te-
rrena, saltarA al inacabable de la eternidad.


Desde la Casa Blanca, al tomar -posesi6n, con-
templa Roosevelt un panorama aterrador. La cri-
sis econ6mica de 1929 ha ganado categoria de
inmensurable y desastroso pAnico. Se han cerrado
los Bahcos de, veintisiete Estados. Ha desapareci-
do el cr6dito. Comienzan las 4ransacciones a base
de trueques. Treinta millones de campesinos su-
cumben bajo el peso de impuestos y deudas. Ca-
torce millones de desempleados atestiguan la pa-
ralizaci6n industrial. Los hombres se alquilan
por un pedazo de pan. Se multiplican las sombrias
protests de los desesperados. Asoman el caos y
la anarquia. iLa naci6n se muere!


iNo, no! iLa naci6n no morirA!
Su vigencia debe ser y es eterna, porque en lo
sustantivo, levanta su arquitectura sobre los ci-
mientos perdurables del ordenamiento democrAti-
co. Agonizan y estan condenadas a la desapari-
ci6n, ciertas formulas o modalidades adjetivas,
periclitadas o caducas, 'todas las- modalidades o
formulas caducas o periclitadas, del.r6gjmen socio-
econ6mico capitalist, que de espaldas a la evo-
iuci6n y el progress de la conciencia de los pue-
blos se aferran al dominion ejercido desde los
comienzos del siglo XIX.
Agonizan y estAn condenadas a la desaparici6n
esas modalidades o formulas, porque cumplida su


misi6n en el process de eterno y universal avan-
ce, no responded ni se ajustan alas necesidades,
los derechos y las aspiraciones de la nueva 6poca,
y provocqndo fricciones y pugnas, lesionan, nie-
gan o entorpecen los principios y la prActica del
ordenamiento democratic.
No han sido agredidas por enemigo alguno. Han
disfrutado hasta este minuto del poder, la .in-
fluencia y los privilegios inherentes al sistema
de que forman pate. Ni siquiera han amenazado
o detenido su vigencia plena, guerras, cataclismos
o epidemics. Fenecen victims de sus propios
errbres, injusticias y pecados, que son pecados,
injusticias y errors de extrema senectud; Mue-
ren, febriles, temblorosas e impotentes. iMueren-
de vejez...!
Mueren de vejez el concepto romano y feudal
de la propiedad privada, unipersonal y egoista;
la libertad, ,devenida libertinaje, de empresas y
negocios, y la neutralidad o inhibici6n del Estado
que deja hacer y deja pasar... :
Pero la Uni6n norteamericana,' cuna en el Nue-
vo Mundo del sistema democrAtico, entidad- geo-
politica fundamentalmente democratic, no mori-
rA. Extirpard de raiz o paulatinamente esas
modalidades adjetivas del regimen capitalist y
las reemplazarA con el concept social-de la pro-
piedad privada, la regulaci6n efectiva; just y
cuidadosa de la libertad de negocios. o empresas
y la participation del Estado, personero de la
sociedad, en la potecci6n, direcci6n y coordina-
ci6n de-cuantos factors componen y determinan
la vida de los hombres sometidos a su 6gida.
Para lograr todos esos, objetivos, no necesitan
los Estados Unidos urdir y llevar a cabo dentro
de sus fronteras uina sangrienta y devastadora
revoluci6n. La revoluci6n- estallara si aquellos
objetivos no se lograran. Y para evitarla, basta
a ese pais mantenerse fiel a los principios que
informant la raz6n de ser del ordenamiento demo-
cratico, es decir, del sistema de vida political,
social, econ6mica, dinAmica, y flexible y en per--
petuo devenir; fundamentado en el ejercicio de
la soberania popular mayoritariamente determi-
nada a trav6s de sufragio, y en el culto de la
dignidad humana y el imperio de la igualdad, la
libertad y la justicia, y dedicado a la consecuci6n
del bienestar, la felicidad y el progress de todos
los hombres.
Si el panorama americano que Roosevelt con-
templa desdpe la-Casa-Blanca el 4 de marzo de
1933, acongoja y espanta, es igualmente descon-
solador y t6trico el que ofrece la inmensa mayoria
de los demAs paises de la tierra.
En el Mundo de Colon, y Cuba entire ellas, son
numerosas las Repfiblicas que sufren la tragedia
double de la tirania political y de la ruina econo-
mica. El, extreme orietital de Asia arde en guerra.
En Europa se inicia la decadencia britanica; la
Liga de las Naciones, inconcluso suefio wilsoniano,
desacreditad4 e impotente, se ha transformado
en centro burocrAtico y tribune de oradores; el








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 9


fascismo italiano, teatral y cruel, logra reprodu-
cirse con pasmoso exito, y entire escenas de pesa-
dilla, en Alemania, donde el 30 de enero de este
afio terrible, al conquistar por medio de las urnas
la posici6n de Canciller del Reich, ha arrebatado
el poder de las manos caducas de Hindemburg, un,
agitador apenas conocido, de fascinadora elocuen-
cia, austriaco de nacimiento, pintor, en un tiempo,
de profesi6n, y que se llama Adolfo Hitler.


Contemplando ese sombrio panorama, afirma
Roosevelt en su primer Mensaje:
'"No ahorrare esfuerzo alguno para restablecer
el comercio del mundo..." Y mas adelante, y
formulando los-lineamientos de la doctrine que
serA su maxima gloria, proclama: "En el campo
de la political mundial, yo aplicaria a nuestra na-
ci6n la political de la buena vecindad: del vecino
que resueltamente se respeta a si mismo y, preci-
samente a causa de ello, respeta el derecho de los
demas; del vecino que respeta la santidad de sus
convenios con un mundo de vecinos..."


Veinticuatro horas despubs el Presidente da
comienzo a la descomunal tarea. Decreta "vaca-
ciones bancarias" y suspended asi las actividades
de todas las instituciones de cr6dito. Convoca se-
si6n extraordinaria del Cofigreso, que reunido
desde el 9 de marzo hasta el 16 de junio, -la
etapa denominada de los Cien Dias- aprueba,
muchas vecees sin debate, las nuevas leyes regula-
doras de la Banca, la Economia, la Administraci6n
de Ajuste Agricola, el Cuerpo Civil de Conserva-
ci6n, las Seguridades y Valores, el Auxilio a los
- Agricultores, la Autoridad del Valle de Tennessee,
la Corporaci6n de Prestamos, a Propietarios de
Casas, el Auxilio Federal, la Reorganizaci6n Fe-
rroviaria, la Recuperaci6n Nacional Industrial, el
Fondo Federal de Seguros, la Devaluaci6n del
Dollar...
*' *

Ese vasto cuadro de leyes se completarA mAs
tarde con otras tan trascendentales como la que
derog6 la Prohibici6n Alcoh6lica y las relatives a
la Administraci6n Federal de Auxilio de Emer-
gencia, la Administraci6n' de Trabajos Pliblicos,
la Administraci6n del Progreso de Trabajos, las
SReglas de Trabajo Justo, Los Alimentos y Drogas
Puros, la Corporaci6n de Cr6ditos de Mercancias,
y sobre todo, la gran Ley de Seguridad Social.
Tan revolucionario y audaz program de efec-
tiva recuperaci6n, compone y represent la filo-
sofia y la prActica del "New Deal" del Nuevo
.Trato, del Nuevo Orden americano, de la nueva
political socio-econ6mica que liquid en los Esta-
dos Unidos el clAsico liberalism manchesteriario,
abre vias-nuevas que nunca se cerrarAn y rescata
al pais de su desintegraci6n y de su ruina.
Las pragmiticas indicadas se formula bajo la


personal direcci6n de Roosevelt por un grupo cre-
ciente y variable de experts, profesores univer-
sitarios, t6cnicos. j6venes y viejos y amigos poli-
ticos que integran lo que el Presidente llama su
Consejo'Privado y el pueblo y la historic apelli-
dahiel Trust del Cerebro. Muchas de esas medidas
consagran improvisadas disposiciones de emer-
gencia, no siempre constitucionales ni siempre
acertadas, y que, inevitablemente, suponian cre-
ditos y gastos de colosales proporciones. Otras
resistieron la prueba del tiempo.' Pero todas, cien-
tificas o empiricas, duraderas o no, llenaron a
maravilla los superiores y urgentes cometidos a
ellas sefialados, y restauraron la confianza y la
fe del pueblo, atajaron el panico, ,autorizaron la
reapertura de bancos y bolsas de valores, movili-
zaron la riqueza y el trabajo, redujeron el des-
empleo, fortificaron la agriculture y la industrial
y salvar6n a la-Naci6i.

*
Los acontecimientos que con ritmo uniforme-
mente acelerado conmovian al mundo, no permi-
tieron a Roosevelt aplazar largo tiempo sU inter-
venci6n en' los problems y cuestiones interna-
cionales.
Cuba, ligada a los-Estados Unidos por el Ap6n-
dice inicuo pero vigente de la Enmienda Platt,
sufria los embates de la dictadura political y el
derrumbamiento econ6mico.
El exact acatamiento a las disposiciones de la
Enmienda, debian y podian mover al Gobierno
de Washington a intervenir pacifica o militar-
mente en la agitada Perla de las Antillas. Pero
el President de los Estados Unidos se llama
Franklin Delano Roosevelt acaba de formula la
doctrine international de la Buena Vecindad, y
sobre todas'las cosas y aunque lo separan-treinta
y'cinco anos de la adolescencia, de Croton y de
la intentada y tru i-a' aventura de 1898, ama a
Cuba, libre, independiente y soberana, y rompien-
do todos los precedentes de la historic de todos
los imperialismos, convoca a los jefes de Misiones
diplomAticas latino-americanas y les comunica
que su gobierno se propone renunciar al derecho
de intervenci6n en Cuba que la Enmienda Platt
le otorga, y que mientras dicha renuncia no se
negocie y ratifique legalmente, no intervendrA en
los asuntos internos de la Republica vecina.
"Ese dia, recordarA justamente orgulloso algu-
nos anfos despu6s, fue. el mas feliz de mi vida
pbiblica. Se acontonaban sobre mi mesa, despa-
chos e informes que reclamaban alguna acci6n de
parte nuestra. Pens6 en Cuba y en las Am6ricas.
Y decide, inispirado sin duda por Dios, rectificar
nuestro injusto error de 1901".
*

El regimen capitalist, responsible "por su pro-
pio empecinamiento y su propia incompetencia"'
de la debacle de 1933, jams perdon6 a su salva-
dor-el grande beneficio recibido. Los mercaderes
arrojados del temple que se desplomaba, nunca








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


reconocieron al Presidente Roosevelt su impaga-
ble deuda. Lejos de ello, movilizados por odios
infecundos y revanchismos fren6ticos, libraron
contra 61, hasta la hora de su muerte, y contindan
libr6ndola mas alli de la tumba, mendaz y apa-
sionadisima campafia. Todas las -calumnias son
pocks y todos los ataques son d6biles para difamar,
entorpecer ymenospreciar la ingente tarea admi-
nistrativa, social, econ6mica y political de Franklin
Delano Roosevelt. La casta dirigente, el patricia-
do de la cuna y el dinero, se vuelve contra 61,
lo acusa de' ap6stata y en estrecha y singular
alianza con radicales de toda laya, construye un
extrafio frente'compuesto por agitadores de la
extrema derecha y de la extrema izquierda que
lo combat sin piedad.


Pero Roosevelt ni cede ni se amilana. Perte-
nece al linaje de los peleadores. Y es ademAis*
politico, solamente, totalmente, soberanamente po-
litico. Hombre dedicado al servicio piiblico de su
naci6n y de su pueblo, para quien esa profesi6n
ser6 siempre, como la definiera el Ap6stol de
nuestra Independencia, EL ARTE DE HACER
FELICES A LOS HOMBRES.
Politico que advierte, tambi6n en admirable co-
incidencia con Jos6 Marti, que "estos son tiempos
de ira y extravio" y que,"segln las escalofriantes
palabras'del Maestro, "LAS REFORMAS COMO
EL HOMBRE MISMO, TIENEN ENTRARAS DE
JUSTICIA Y VELEIDADES DE FIERA... LA
VERDAD, UNA VEZ DESPIERTA, NO VUELVE
A DORMIRSE... EL ESPIRITU MAS VASTO
QUE EL MAR, NI SE SECA NI SE EVAPORA,
NI CESA DE QUERER, NI CEJA EN LO QUE
QUIERE, Y PUESTO A LA CONQUISTA DE SUS
DERECHOS, MINA, COMO LA OLA SALADA
DEL MAR MINA LAS ROCAS, ESOS DERE-
CHOS DE CONVENTION FORTALECIDOS POR
LOS SIGLOS, Y ACORAZADOS POR PECHOS
QUE EL AMOR AL LUJO Y EL DESENTENDI-
MIENTO CRIMINAL DE LOS DOLORES AJE-
NOS PETRIFICA... LO-EXCESIVO, NO SERA,
PERO LO JUST SERA".
Politico impar, que se diferencia de los otros,
de los vulgares o al uso, por su cultural, virtudes
y talent, y de los politicos eminentes, por su
genio. Politico cuyos pariguales en la Historia
del mundo y de su patria son en verdad contadi-
simos, y cuyas mas relevantes cualidades, la con-
cepcidn unitaria' de la naci6n .y del Estado, la
capacidad'visionaria y de acci6n, el valor sereno,
la habilidad infinita, el patriotism, la decision
voluntariosa y el don de mando, evocan cuando se
examinan, al pufiado de grandes maestros de la
political y provocani el recuerdo en fulgurante
teoria,*de Luis XI, los Reyes Cat6licos, Isabel de
Inglaterra, Richelieu, Disraeli, Cavour' Clemen-
ceau, Churchill...
Politico demf6crata de la mnis limpia estirpe, que
desciende en linea direpta del pensamiento filo-
s6fico, la doctrine programitica y el espiritu de


justicia de Jefferson, Jackson, Lincoln, Theodore
Roosevelt, Woodrow Wilson...


Por eso Roosevelt en la lucha encarnizada y
perpetua que dota de tan dramiticos matices a
sus trece afios de gobierno, ni pide ni da cuartel.
Riposta, ora sonriente, ora arrogante, todas las
agresiones. Se bate con la casta omnimoda y la
vence. Se bate con la tradici6n y la derrota. Alza
su verbo contra la maquinaria judicial de su pais,
inadecuada y retardataria, y aunque sufriendo
series tropiezos, gana a la postre la enconada pug-
na. Ataca valerosamente al crime, la corruption
y el bestial materialismo imperantes. Gana pas-
mosamente suprimera reelecci6n presidential, y
la segunda y la tercera. Y cuando dominados los
gravisimos peligros internos, vuelve los ojos al
mundo que lo reclama, se erige en ap6stol de la
paz y la cbncordia. Y cuando la concordia y la
paz alzan el vuelo y reina sobre la tierra la guerra
global, afronta en pugna de vida o muerte a los
enemigos jurados del ordenamiento democritico
que es fundamento y raz6n de ser de su pueblo y
de todos los pueblos libres, y asume el mando -de
las naciones gue creen en la libertad y en la
justicia, en el culto de la dignidad humana, en el
imperio .de la soberania popular, en el derecho
de pensar y de expresar su pensamiento y de re-
verenciar a Dios....


La political seguida respect a Cuba en 1933,
que culminara el 29 de mayo de 1934 en el Tratado
de Relaciones derogatorio de la Enmienda Platt;
los Tratados de Reciprocidad Comercial; la fra-
casada Conferencia Econ6mica de Londres; la
S6ptima Conferencia Panamericana de Montevi-
deo y la de Consolidaci6n de la Paz de Buenos
Aires, am6n de la retitada de las fuerzas. ameri-
canas de ocupaci6n de Haiti, 'marean las primeras
participaciones de Roosevelt en los acontecimien-
tos internacionales.
S .
Esas. participaciones, sin embargo, excepci6n-
hecha del Tratado con Cuba que derog6 el derecho
de intervenci6n, no representan' novedades .funda---
mentales algunas en la political exterior america-
na que mantiene, aunque con superior prestigio,
limpio ambiente de arhistad y fe y no disimuladas
tendencies reformistas, las lines tradicionales del
aislamiento esencial y formal, durante mAs de
ciento-cincuenta afios practicado, sentido y pensa-
-do con invariable unanimidad, por el pueblo y
el gobierno de los Estados Unidos.
El aislacionismo americano, sintesis curiosa de
odio a la guerra, cindido pacifismo, provincial
ignorancia, egoista y equivocado concept de.auto-
suficiencia y franco complejo de inferioridad, sera
el gran obstdcillo para el desenvolvimiento de la
political exterior de Roosevelt y dificultarA hasta
limits inconcebibles el cumplimiento de la misi6n
que ha de encomendarle el destiny en 1939:


- 10








DIARIO DE SESIONES DE LA C AMARA DE REPRESENTANTES 11
-- -- -


Las guerras de China, Abisinia y Espafia y las
flagrantes agresiones 'hitlerianas, delataban .la
presencia del fen6meno que gracias a la desapa-
rici6n de las distancias fisicas y a la intensifica-
ci6n de nexos de todo orden, transformaba el
concept antiguo de la independencia de los pue-
blos en el nuevo concept de la unidad mundial.
' Los Estados Unidos ignoraron"aquel fen6meno
y se negaron a reconocer esta unidad, y a pesar
de los hercileos esfuerzos realizados por Roose-
velt, continuaron aferrados a la absurda filosofia
aislacionista.
La constant lucha librada por el Presidente
contra esa filosofia y la campafia encaminada a
educar y convencer a la naci6n y apartarla de tanr
err6nea postura, componen su mas egregio servi-
cio a la patria y a la humanidad.


El Congress, arrastrado por arrollador movi-
miento de opinion, adopt, entire otras, las dos
medidas que a su juicio, -pobre y suicide juicio-
salvarian al pais de la guerra: el mantenimiento
de la potencia military, naval y,a6rea de los Esta-
dos Unidos en el minimun de tiempo de paz, y
la Ley de Neutralidad. En un mundo en lucha,
'sofiaban evadirla los ilustres legisladores norte-
americanos, desarmdndose primero y atAndose las
manos despu6s.
Esas dos medidas ataron las de Roosevelt fren-
te a las guerras de China, Abisinia y Espafia y la
entrega cobarde de Munich. Atadas estaban esas
manos; sin preparaci6n psicol6gica, industrial y
belica la naci6n, y rampant el aislacionismo,
al comenzar, el 3 de septiembre de 1939, la.segunda
guerra mundial.


Rbcuerdo y recordar6 siempre, aquellos afios de
confusionismo y ceguera, de pasividad estfipida e,
incomprensibles errors: el silencio desdefioso con
que escuch6 el pais las palabras admonitorias del
discurso llamado de "la cuarentena" pronunciado
en 1937 por Roosevelt en Chicago; las acusacio-
nes ae guerrerista y demagogo dirigidas contra
l6, sus generosos pero inutiles esfuerzos media-
cionistas efi Europa y el pacifismo insolente de
adversaries y detractores...
S** *

Roosevelt, impAvido, no retrocedi6 un paso en
sus prop6sitos. Negoci6 confidencialmente con
Inglaterra y Francia; viol6 innumerables.veces el
espiritu y la letra de la neutralidad americana;
intensific6 sus constantes alertas, y un dia que
ya posee incalculable trascendencia para la His-
toria, en octubre de 1937, y rodeando su gesti6n
de tal secret que no se romperia. sino seis afios
mas tarde, organize de acuerdo con Sachs, Bush,
Einstein, Szillard, Fermi, Briggs y otros sabios
americanos y extranjeros, el "Comit6 Consultivo
sobre el Uranio", que al costo de dos millones de
dollars arrancaria al mundo del Atbmo el fhiste-


rio de la fisi6n,, realizaria la operaci6n Man-
hattan, construiria las bombas de. HirOshima y
Nagasaki e inauguraria en 1945; una nueva y ate-
rradora 6poca de la humanidad.
*-

A la vandalica invasion de Polonia en 1939,
sigue la guerra fria que dura hasta el,10 de mayo
de 1940. Ese dia de horror, Hitler ataca a Holan-
da, Belgica, Luxemburgo, Francia y Noruega,
La cainpafia relampagueante triunfa en todas par-
tes, expulsa a las fuerzas brit6nicas del Continen-
te, martiriza y destroza, sin vencerla, a Inglaterra,
se asoma al Atlantico y amenaza al Hemisferio
Occidental y al mundo.
El 10 de'mayo de 1940, despu6s de crucificar
eternamente en un discurso conmovedor al hom-
bre que clavara el pufial en la.espalda del vecino
inerme, asume Roosevelt, sin mas dilaciones, el
rectorado de los pueblos democraticos.
Ahora, como en 1932, comienza a seguirlo la
Naci6n. Modifica la Ley de Neutralidad; empieza
el rearme; Inglaterra recibe cincuenta destroyers;
vota el Congreso la ley de Prestamo y Arriendo
que ser6 clave de la victoria aliada; adquieren los
Estados Unidos bases riavales y militares en Is-
landia; se asegura la unidad del Nuevo Mundo
en la Conferencia de Cancilleres de Panama, y
subrayando en gesta audaz la identificaci6n de su
pueblo con la causa democrAtica, negocia y firma
Rdosevelt con Winston Churchill, el 14 de agosto
de 1941, la Carta del Atlantico, exposici6n de mo-
tivos y, finalidades comunes, invitaci6n a los pue-
blos libres, reto al totalitarismo y primnera piedra
sobre la que se edificara'"a traves de las Confe--
rencias de Quebec, Dumbarton Oaks, Yalta y San
Francisco, el sistema pacifico que un dia sucederd
a la lucha y que se llamarA Organizaci6n de las
Naciones Unidas.


El radical cambio de la naci6n frente a Ja fuerza,
exigia por tardio, ganar tiempo bastante para
traducirlo en una preparaci6n military efectiva y
potente. A ganar tiempo se dedic6 Roosevelt en
las cada vez mas tirantes negociaciqnes con el
Jap6n. Y a ese prop6sito, y solo ese prop6sito
explica y justifica lo prolongadd de las que inte-
rrumpiera el ataque yamato a Pearl Harbor, el
7 de diciembre de 1941.
Pearl Harbor, a la vez, demostr6 bochornosa y
sangrientamente al pueblo americano los errors,
locuras y peligros de la filosofia aislacionista; uni-
fic6 al pais; evidenci6 la necesidad de un poderfo
belico insuperable e hizo retrobeder, silenciando-
los, a los Lindbergh, Ford, McCormick, Fish, Nye
y demds personeros del pacifismo apaciguador; a
las organizaciones fascistas o fascistoides como
"Am6rica Primero" y el Bund Germano-Ameri-
cano y a la casta reaccionaria y aristocrAtica,
antigua y jurada enemiga de Franklin Delano
Roosevelt.







12 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMARA DE. REPRESENTANTES
1 ..... .... -


Desde 1941 hasta 1944, dedic6 el Presidente to-
S dos sus afanes a la organizaci6n, direcci6n y
financiamiento de-la universal pugna. Su genio
rector le permiti6 seleccionar y mantener durante
toda la lucha, y tanto en los cuadros militares
como en los civiles, a hombres eminentes'que cons-
tituian su gran Consejo. Y su indiscutida autori-
dad le otorg6 la jefatura moral de conductores
de pueblos que como Churchill, Stalin y Chiang
Kai-Shek, estaban identificados con 61 en la su-
prema ambici6n de aplastar a Alemania, Jap6n e
Italia.


SLos Estados Unidos fueron en verdad el arsenal
de las democracias. En su propio e insuperado
campo de la producci6n y de la industrial lograron
niveles de fabulosos milagros. Decididos a batir-
se despu6s de Pearl Harbor, y contando con un
lider de la estatura de Roosevelt; ocuparon bien
pronto la jerarquia mas alta entire las potencias
aliadas. La-,reconquista de las Filipinas, el des-
embarco en Africa del Norte, la double invasion
de Francia e Italia, y la march hasta Berlin,
ofrecen elocuentes ejemplos de lo que puede un
pueblo cuando quiere y de lo que hace un jefe
cuando sabe.


Despu6s de la invasion normanda y predeter-
minada la derrota de Alemania, Roosevelt se di6
por entero a la organizaci6n de la paz future.
/'* *

No ha olvidado los suenos generosos de Wilson,
ni sus errors. Aspira a realizar aquellos anhelos.
Confia en sus propias capacidad, atracci6n, auto-
ridad y firmeza. Cree tambien en el prop6sito
de paz que inspira, o debe inspirar, a los demis
jefes aliados y que estinia mrrico factor susceptible
de coordinar sin conflict a todos los credos y a
todas las filosofias.' Sabe quie la mejor negocia-
ci6n es la direct. Y para- resolver los problems
engendrados por la an6mala situaci6n de Francia,
-e importa confesarlo-, por los graves errors
de Washington en sus relaciones con Vichy, se
traslada a Casablanca, en el Norte de Africa, al
comenzar 1943; a Quebec, en agosto del mismo
afio; con el objeto de formalizar la asociaci6n de
naciones democrAticas; enunciar su proyecto de
organizaci6n post-b6lica y discutir y acordar la
invasion de la "Festung Europa"; a El Cairo, en
noviembre de 1944, para examiner alli con Chiang
Kai-Shek, la guerra asiAtica; a Teheran, pocos
dias despues, con el prop6sito de estudiar y resol-
ver, en la primera conferencia de los Tres Gran-
des, agudisimas cuestiones del moment, como la
creaci6n del segundo frente, la campafia alemana,
Francia, la lucha en el Pacifico,-el proyecto de
invasionn normanda convenido en Quebec, la f6r-
mula de la rendici6n incondicional anunciada en
Casablarica, la possible entrada de Turquia .en la
guerra, el status future del Tercer Reich y las
reparaciones. Torna a El Cairo y se entrevista
con el Presidente turco Inoue, y en enero de 1945,


participa en la Conferencia de Yalta, la mAs fa-
hmpsa de todas, y motivo, entonces y ahora, de
tanto y encontradQ juicio y comentario.


Yalta fu6 consejo de guerra y de paz. La vic-
toria estaba en march, pero todavia se levanta-
ban frente a ella"gravisimos obsticulos. La inva-
si6n Anglo-Americana de Francia tocaba a las
puertas de Alemania, y sin embargo, pocos dias
antes, en los Ardennes, la maquinaria military nazi
habia demostrado lo que podia hacer. Rusia ocu-
paba ya Polonia, los Balcanes y Hungria. En el
Lejano Oriente, McArthur cumplia su juramento'
de regresar a Filipinas, pero parecia aun muy
distant la posibilidad de invadir el archipi6lago-
japones, posibilidad que, ademas, se calculaba
entonces para 1947 y a un costo de no menos de
un mill6n de hombres.
*

Roosevelt, Churchill y Stalin, acompaniados por
sus respectivos Cancilleres, Sttetinius, Eden y
Molotov, discutieron y acordaron en la antigua
residencia Zarista de Crimea,' la ocupaci6n cua-
tripartita de Alemania y las reparaciones exigidas
pqr Rusia a ese pais; la celebraci6n en mayo de-
una conferencia en San Francisco, que continuara
los studios iniciados en Dumbarton Oaks y esta-
bleciera la Organizaci6n de las Naciones Unidas;
la reconstrucci6n yliberaci6n de Europa; el r6gi-
men de conferencias de los Mihistros de Relacio-
nes Exteriores aliados; los problems fronterizos
y de gobierno de Polonia; la cuesti6n yugoeslava
y la declaraci6n conjunta de la unidad mantenida
y prometida, en la guerra y en la paz, por los
Estados Unidos, Inglaterra y Rusia.


No fueron publicados ni podian ser publica'dos
entonces, todos los acuerdos que en Yalta adop-
taron los tres Grandes. Ni tampoco, sus desacuer-
dos. Nada se supo' del compromise adquirido por
Mosci respect a su participaci6n en la lucha
contra los japoneses, fijada para "doso tres me-
ses" despubs de la rendici6n alemana, o de las
reivindicaciones rusas a costa del traditional ene-
migo asiAtico. Nada se inform en relaci6n con
las cuestiones reconocidas insolubles y declara-
das pendientes, y entire ellas, las relatives al Iran
y a los Dardanelos. Tampoco se comunic6 al mun-
do, y este silencio fue grave error de Roosevelt,
la concesi6n a Rusia de tres votos en la venidera
Organizaci6n de las Naciones Unidas, asunto de
inferior importancia y al que s61o el secret ab-
surdo guardado en su derredor, dot6 de sensacio-'
nales' matices... Pero si fueron universalmente
conocidos y aplaudidos los compromises, mAs.tar-
de reiterada y agresivamente violados por los
Soviets, que garantizaban la formaci6n de go-
biernos democrAticos, determinada a trays de,
elecciones populares libres, supervisadas conjun-
tamente por Estados Unidos, Inglaterra y Rusia,
en todos y cada uno de los passes que como Polo-









_ DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 13_
i-


nia, Hungria, Rumania, Bulgaria y Yugoeslavia,
ocupaban ya, total o parcialmente, los ej6rcitos
rojos.


El odio, la calumnia, el desconocimiento y la.
ligereza de juicio han atribuido y atribuyen" al
President Roosevelt la responsabilidad entera del
actual predominio sovi6tico en la Europa Central,
Oriental y Balcdnica, porque a tenor del mendaz
concepto-en que ese criterio se fundamental, los
acuerdos de Yalta, y solamente los acuerdos de
Yalta, arrancados a un Roosevelt. moribundo,
comunizante o d6bil, fueron capaces de facilitar
el brutal apoderamiento por el imperialismo mos-
covita de los paises bAlticos, Polonia, Checoeslo-
vaquia, los Balcanes y Albania.
Estos profetas al rev6s, que leen admirable-
mente el future cuando deja de serlo y se con-
vierte en present o en pasado, hacen descansar
tan grave acusaci6n en dos trascendentales deci-
siones militares, ninguna de las cuales fu6 adop-
tada,ni podia ser adoptada en Yalta, y que se
refieren al plan de invasion del Continente
europeo y.a la ocupaci6n de Berlin.
La ocupaci6n de Francia, como queda apuntado
arriba,'se acord6 primero en Quebec y en Teheran
mis. tarde, no obstante la opinion adversa de
Churchill, partidario de utilizar,las costas medite-
rrAneas europeas en esa temeraria empresa. El
examen de ambas tesis demuestra que la primer
se encaminaba hacia la mas rapida y efectiva ter-
minaci6n de la guerra, enderezandose en cambio
la segunda, al aseguramiento de posiciones e in-
fluencias territoriales y political en el period
post-b6lico. El plan -de la invasion mediterranea-
no hubiera cambiado, sin embargo, los aconteci-
mientos, y lejos de ello, acaso los hubiese agrava-
do infinitamente, pues afn suponiendo que la
invasion anglo-americana, realizada en el Medi-
terraneo, otorgara el control balcAnico y de la
Europa Central a Estados Unidos e Inglaterra,
i.qu6 fuerza se opondrian a que Rusia, encargada
de la invasion oriental de Alemania desde Polo-
nia, ya ocupada por ella, avanzara incontenible-
mente hasta Paris, Madrid o Lisboa?


La ocupaci6n de Berlin no fu~ acordada en
Yalta, sino en Londres, en 1944 por la Comisi6n
Consultiva Europea, con caricter de conjunta o
tripartita y h modo de cuarta zona, junto a las
que dividirian el territorio aleniAn bajo la auto-
ridad americana, inglesa y ,rusa. La propia Co-
misi6n habia fijado, much antes de Yalta, los
limits de cada una de esas zonas, seiialAndose el
Rio 'Elba, como frontera septentrional de la ame-
ricana. En aquela fe'cha nadie imagine la veloci-
dad de la march de Patton ni el desmoronamien-
to germano, y much menos que al producirse el
mismo, se encontraran las fuerzas de los Estados
Unidos al este del Elba y en condiciones de seguir
avanzando. AdemAs, y es just confesarlo, el hu-
-mano prop6sito de fiar, al aliado ruso la porci6n


mayor y mas recia de la pelea, aconsej6 indicar
al inencionado rio conio frontera de la referida
zona americana. El alto mando estadounidense se
equivoc6 dos veces al hacer tal cosa, porque sub-
estim6 la capacidad de sus propios oficiales y
soldados y sobrestim6 la del enemigo.


No, no es Yalta, no fu6 Roosevelt, ni fueron en
Yalta, Churchill o Stalin, responsables de la des-
integraci6n de la Gran Alianza y de los peligros
que hoy amenazan al mundo. La cabal obedibn-
cia a otros acuerdos de Yalta di6 vida a la Orga-
nizaci6n de las Naciones Unidas y regul6 la ocu-
paci6n inicial de Alemania e Italia. Y la violaci6n
flagrante y artera de ciertos acuerdos de Yalta, y
solamente esa violaci6n, es culpable, exclusiva-
mente culpable, del dominio sovi6tico sobre media
Europa, las tragedies polaca, checoeslovaca, hfn-
gara y balcAnica, los incidents de Berlin y la al .
parecer definitive partici6n de Alemania.
Rusia, en efecto, comprometi6 su buena fe y su
honor en Crimea al objeto de colaborar en la
reconstrucci6n libre, democritica y just de los
paises victims de la guerra. Terminada 6sta,
ignor6 el compromise y di6 rienda suelta al impe-
rialismo brutal y tipico de ese pais desde los mas
remotos tiempos de su historic. Y a Rusia han
de achacarse esos crimenes de lesa humanidad, la
tension actual del mundto y el precario estado sin
paz, de la paz que agoniza, y no a Roosevelt, que
a la victoria de la paz dedic6 todas sus potencias
y que en el birbaro esfuerzo por conquistarla
sacrifice su vida.
-


Claro que en Yalta y al regresar a los Estados
Unidos, impresion6 deplorablemente la decadencia
de su salud. Claro que, tras doce afios de pugnas
en la paz y en la guerra, no era ni lucia el Roose-
velt de torso atl6tico, mirada penetrante y franca
sonrisa de 1933. Pero de ahi al moribundo sin
voluntad o espiritu, descrito o supuesto por los
calumniadores, ignorantes o mendaces, va larga
distancia.
La reacci6n del Presidente ante las maniobras
dilatorias ejecutadas por Mosci con-el prop6sito
de aplazar y en definitive no cumplir sus compro-
misos de Yalta, constitute la mejor prueba de
cuanto estamos afirmando. Su cablegrama a Sta-
lin de primero de abril de 1945, relacionado con
los problems polacos, es una advertencia, todavia
amistosa, pero. en6rgica y tipicamente roosevel-
tiana, y tan precisa como las observaciones taim-
bien transmitidas entonces a Churchill sobre la
misma cuesti6n.
Los mendaces, ignorantes o-calumniadores, si-
lencian esa reacci6n o la desconocen. Fu6 la pos-
trera de .su vida. El dia 7, recibe la respuesta
vaga y melosa del dictador sovi6tico. Cinco dias
despubs, el 12 de abril, muere victim de una
hemorragia cerebral a la sombra de los pinares









DIARIO DE SESIONES DELA CAMERA DE REPRESENTANTES


de Georgia, en la pequefia Casa Blanca, su.dilecto
hogar de Warm Springs.'..
.* .

Esa muerte conmovi6 al mundo, priv6 de lider
a la democracia. Cambi6 los destinos de la huma-
nidad. Y a -ella ha de atribuirse much de to que
ha ocurrido y ocurre despu6s... Porque Roosevelt,
record6moslo con pena, como con pena lo recuer-
dan y lo recordarAn los hombres libres,. cae en
plena lucha por la organizaci6n de la paz y no
particip6 en las conferencias de San Francisco y de
Postdam, ni ha guiado las r'elaciones de los-Estados
Unidos icon Rusia, Inglaterra, Francia, China y
Latinoam6rica a lo largo de los filtimos seis .afios
y, desde hace exactamente ese mismo nimero de
afios, no ilumina con el fulgor de su genio y
de su coraz6n la riente ciudad que bafia el'Poto-
mac... jy que 61 convirtiera en el centro del
mundo!
*

He dicho alguna vez que la contemplaci6n del
pasado, no puede asentarse en la adoraci6n feti-
chista de los valores y configuraciones pret6ritos,
sino que ha de ser exploraci6n intellectual, reve-
rente y sincera; prop6sito de recuerdo y aprefi-
dizaje; deseo de conservar intactas las glorias y
hazafias de quienes, conductores o conducidos,
ofrendaron sus esfuerzos al progress y bienestar
comunes, y por encima de todo, tarea enderezada
aperfeccionar lo present y lo future merced a
'la utilizaci6n acabada de los ejemplos, experieri-
cias, guias y derroteros del ayer, capaces de mo-
vilizar el advance hacia adelante, siempre hacia.
'adelante, tras el objetivo eternamente aproxima-
ble de la felicidad.
En este 14 de-abril, en este Dia de las Am6ricas,
fiesta de familiar del Continente, aniversario de
recu1eorn Cnlilalridad ,cninmermnraci1ln eT eCflran-


ausencia, patentiza lo que con'61 perdimos,.y sobre
la que a rats se proyecta la sombra de Munich,
ejemplo y guia, aliento y consuelo, y espejo "de
virtudes piblicas y privadas, fe democrAtica, amor,
servicio, vision y sabiduria.'
SNo importa que cometiera errors o que la
muerte truncara su destiny cuando .ya se acercaba
la final victoria. Ahi quedan, como derroteros y
paradigmas en titAnica pelea que ya libra la de-
mocracia contra el Totalitarismo, y en todas las
peleas, su epoppya de la paz y de la guerra; los
eminentes objetivos alcanzados, y los que no al-
canz6; su revoluci6n social, econ6mica y political;
el credo de las cuatro libertades; la doctrine de la
Buena Veciffdad y el 'p6stumo empefio que es
la Organizaci6n de las- Naciones Unidas. Ahi
queda, para hoy y para mafiana y para siempre,
la memorial del benemerito de las Am6ricas y del
mundo nuevo, Prometeo que escala la inmorta-
lidad en un sill6n de ruedas, y de quien, con mAs
justicia que de nadie, ha de decirse lo que Marti
escribiera sobre otros dos pr6ceres de este Conti-
nente: "VIO FOR SI MISMO. SERALO NUE-
VOS RUMBOS... SE HERMANO CON LOS
PUEBLOS Y SE HIZO AMAR DE ELLOS... DE
PIE EN SU EPOCA, VIVIO EN ELLA,'EN LAS
QUE LE ANTECEDIERON Y EN LAS QUE.HAN
DE SUCEDERLE... ABRIO VIAS QUE IA-
BRAN DE .SEGUIRSE; PROFETA NUEVO,
ANUNCIO LA,FUERZA POR LA VIRTUD Y LA
REDENCION POR EL TRABAJO... SUS MA-
NOS, HECHAS A MANEJAR LOS TIEMPOS,
ERAN CAPACES DE CREARLOS... PARA EL
EL UNIVERSE FUE CASA; SU PATRIA, APO-
SENTO; LA HISTORIC, MADRE; Y LOS HOM-
BRES HERMANOS, Y SUS DOLORES, COSAS
DE FAMILIAR QUE LE PEDIAN LLANTO...
QUE ERRO ALGUNAVEZ, HA DEBIDO SER;
PERO NUNCA POR INTEREST NI POR PASSION,
SINO POR ENGARO HONRADO... PARA EL
LA TIERRA DEBIA SER UNABRAZO..."


za; es la evocaci6n de Franklin Delano Roosevelt He dicho.
y sus fastos, empresa adecuada que, como pocas,
se ajUsta felizmente a ese concept y satisface los (Prolongados aplausos.)
anhelos en que se apoya el impulse hacia la con- (La Banda de Mfisica del Estado Mayor General del
tinuidad de lo que fu6. Ej6rcito ejecuta el Himno de las Am6ricas, cantado por
Para las Am6ricas y para el mundo, represent el Coro Nacional Cubano.)
y representar -Roosevelt, siempre, y de particu- Sr. President (Rod6n Alvarez): Se levanta, la
lar manera en esta hora, hora veinticinco, confusa sesi6n
y cargada de destino,.hora critical que grita la i
orfandad de su coraje y su talento,subraya su (Eran las 11 y 10 minutes p.m.).


(- Empresa Editora de Publicaciones, S. A., Virtudes'367, Habana.


C


1 14




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs