Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/01753
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID01753
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text


REPUBLICAN DE CUBA


DllIAO


DE


DE LA


GECIONEC


CAMERA DE REPRESENTANTES
VIGESIMO TERCER PERIOD CONGRESSIONAL
PRIMERA LEGISLATURE
VOL. LXXXVIII LA HABANA *A NUM. 6

SESSION EXTRAORDINARIA SOLEMNE DE 10 DE OCTUBRE DE 1950
EN HOMENAJE A LA ENSEIA NATIONAL Y A TODAS
LAS BANDERAS DEL CONTINENT AMERICANO
EN LA PRESIDENCIA:
El President de la Cimara, senior Lincoln Rod6n Alvarez.
f El Honorable Presidente de la Repiblica, doctor Carlos Prio Socarras.
A su derecha El Secretario del Senado de la Rephblica, senior Ambrosio Casabuena.
El Secretario de la Cfmara de Represeniantes, senior Noel del Pino.
F El Presidente del Senado, senor Manuel A. de Varona.
A su izquierda El Secretario del Senado de la Repiblica, senior Ricardo Campaneria.
El Secretario de la Camara de Representantes, senior Guillermo Tapia.
** .


SUMAR IO


Se inicia el acto con la ejecuci6n del Himno Nacional por la Banda de Musica de la
Marina de Guerra Nacional.-El senior Presidenie abre la sesi6n siendo las once y
treinia a.m.-Discurso del senior Lincoln Rod6n Alvarez.--Grandes aplausos premian
al orador al terminar su discurso. Se termina el acto al ejecutar la Banda de Mu-
sica de la Marina el Himno Panamericano.








,2 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


Sr. President (Rod6n Alvarez): Se abre la se-
si6n.
(Eran las 11.30 p.m.)
Honorable Sefior Presidente de la Repilblica;
Excelencias;
Sefiores Congresistas:
El centenario de un acontecimiento trascenden-
te en la historic de cada pueblo, significa, para
ja nacionalidad y la generaci6n que lo rememora,
un motivo de afirmaci6n y de recuento. Se exal-
ta y se celebra lo que fue grande. Y ante la mag-
nitud de sus consecuencias, la forma en que hubo
de producirse y la personalidad de los que contri-
buyeron a determinarlo, individuos e institucio-
nes, legatarios de honors tan excelsos, ban de
preguntarse si supieron mantenerlos, y si el fu-
turo seguiri ofreci6ndorios visionaries, sofiadores
y caracteres, capaces de emularlos, y hechos trans-
formadores en que las sociedades se supereh o la
fama recoja entire sus bronces nuevos nombres de
pueblos y de vencedores combatientes.
La humanidad, a trav6s de las sombras de los
tiempos, en ansia incontenible de evoluci6n y de
mejoramiento, avanza entire frustraciones y rea-
lidades, a precisas concepciones, tanto en el orden
practice, como en lo evocative o en las zonas su-
periores de la idea y del espiritu... Pero el hom-
bre, avido en todas las oportunidades de sintesis
y de m6viles en que fijar a perpetuidad su nom-
bre y sus afanes, persigui6 siempre un simbolo
'ideal y precise, que por si materializase su bien
definido sentido de identidad y proyecci6n colec-
tiva;- de familiar, de region, de Patria; de ciuda-
dania... Utiliz6,. sin que llenase cabalmente su
proD6sito, el emblema, el gallardete, que distin-
guieron en la antigiiedad a las mis notables con-
S centraciones guerreras. Las Aguilas romanas se
extendieron por el mundo;- las hordas avasallado-
ras de Gengis Kan. desde los confines ignotos del
Asia secular, siguieron su estandarte -aue era
gufa e incentive en las batallas- hasta plantarlo
en el coraz6n mismo de la Eurona oriental; bajo
la divisa de Ia Media-Luna, el Profeta agrup6 a
sus huestes fanatizadas. iAsi fu6 perfilAndose la
intenci6n y lleg6 a generalizarse la bandera! Y
con ella un jir6n de ensuefio para cada alma ca-
paz de sentirla y comprenderla; un fragmento de
luz y divinidad en la conciencia de cada pueblo,
que to mantuviese en la ruta del honor v en mar-
cha. tscendente hacia lo grande, lo infinite y lo
inmortal...
iLa Bandera! iC6mo compendia la abneqaci6n.
el heroismo. la soberania aue cobiia. el culto a las
orpanizaciones institucionales! iC6mo se amen-
guan. a su mrnaico coniuro. las nasiones sectarias.
y resnlnrlecen las virt, res civicas mis acrisola-
das! iQui6n nueda enlrificarla, ha de sentirse a
la vez enaltecido! Alli done se manifiesta la
acci6n colectiva de la nacionalidad; donde se aDre-
cie el renacimiento, transformaci6n o afianza.
miento de sociedades; de ideales en desarrollo o


en potencia, habra bandera y habra hombres que
la defiendan y se inmolen por su triunfo. Desde
el precursor y el mirtir, hasta el adalid que hubo
de clavarla en el picacho mas eminente o en el
basti6n envuelto en llamas; desde 'el artist que
en el lienzo o el marmol volc6 la lumbre maravi-
llosa de su genio, o el sabio que en la quietud de
las noches, busca el tesoro de una nueva conquis-
ta, hasta el humilde cultivador, ;,qui6n no anhe-
la, cantarla, esculpirla, agigantarla, y si precise
fuere, ofrecerle el concurso de su brazo, el holo-
causto de su vida?... Lejos, en tierras que no son
nuestras, lc.6mo vemos en el flamear de sus plie-
gues cuanto de noble. limpio, perdurable y eiem-
plar hubieron de producer nuestros compatriotas!
iC6mo nos recuerda el hogar distant, los series
amados, los campos soleados, .a verde campifia,
el sitio que nos vi6 nacer!... De cerca, ic6mo nos
esforzamos en hacernos dienos de su historic y
de su brillo y en que nuestros hiios hayan anren-
dido a amarla y dignificarla!... iQud especial pri-
vilegio el suyo para agudizar nuestras facultades
evocativas y emotivas; para acentuar nuestro con-
cepto de las ohlieaciones ciudadanas!... Un noeta,
en pAginas bellisimas, hubo de afirmarlo: "Es, en
hecho y en derecho, la c6dula civil de todo un
pueblo. Al izarla hasta el tone en los mastiles, o
al deiarla a media asta, o al desnlegarla en nues-
tras casas, es como si nos reconoci6ramos y nos
di6ramos las manos"...
Estamos, ahora, en el centenario de la iiltima
bandera que nor sus cruentas luchas y el sacri-
ficio de sus hiios tremolara libre en nuestra vein-
tena de Renihlicas. Su conmemoraci6n hubo de
acordarla el'II Cdnareso Hist6rico Municipal In-
teramericano, celebrado en New Orleans en 1947.
A la Sociedad Colombista Panamericana se enco-
mend6 la oreanizaci6n de los actos, y en su afAn
de cumolimiento, interest el apoyo de cuantas
instituciones estim6 convenientes, desde la Aso-
ciaci6n de Escritores y Artistas Americanos. has-
ta la mAs modest de nuestras municinalidades.
Asi, el Senado de la Renmblica celebr6 una Se-
si6n Extraordinaria, y la CAmara de Renresen-
tantes aprob6, onortunamente. una iniciativa de
vastas proyecciones. Finalmente, en reunion de
Presidentes Lideres de todos los Partidos renre-
sentados en este CuerDo, se decidi6. por unanimi-
dad, ofrecer este nuevo y especial homenaie, no
s6lo a la Ensefia Nacional. sino a todas las invic-
tas y gloriosas banderas del-Continente America-
no. Pero fu6 mas extensa v elevada la resoluci6n
de los actuales dirioentes de esta Asamblea Leris-
lativa: tambi6n hubo de acordarse la imnresi6n
de un libro. para distribuirlo nor el mundo con-
turbado de hov. en el aue se precise. nor las nlu-
mas mas insiones de cara naci6n. cuanto de ex-
celso v particular simboliza su native nabell6n. y
cunnto hay en cada uno de imnerecedero. Para
ratificar tan altos emnefios, nlasmarlos en reali-
dad y concederles mAximo imnilso. convoenmos
a este acto solernne. Y resnondiendo al llama-
miento de solidlridad continental. aaui se encu.en-
tra el Honorable Sfior Precidente de la Rtn~i-
blica; los Excelentisimos Sefiores representantes








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES. 3
11 1


del Cuerpo Diplomatico; los dirigentes de diversas
instiuclones y organismos, y, cuantos, como ellos,
screen en el aeslno magno de America, en el
triunio de la Democracia y la atirmacion de la
Lioertad y ael Progreso...
Pronto, en el process evolutivo de las aetivida-
des ae la Nacion, el Centenarlo de su banaera
queaara lijaao en el horizonte del recuerdo. La
Camara ae tepresentantes tenia que consagrarle,
en su concaclon ae interprete direct de la nten-
cion y ae la voluntad popular, un Itrvido y ex-
clusivo tribute, para que se ratiticaran, en este
dia tambien memorable de la epopeya revolucio-
naria, y bajo la gloria de ese mismo inmaculado
paDenon, nuestros anhelos y seguridaces en el
future de la Patria. Sbera necesario detenerse a
fijar su origen, reconocimiento y adopclon; las
lucnas cruentas de sus mantenedores; las alterna-
tivas desconcertantes y dolorosas que soportaron,
hasta--el moment inenarrable en que ondeara,
victoriosa, en lo cimero de nuestras fortalezas?..
SimDolo por antonomasia de la nacionalidad-y de
cuantps valores la caractericen, la historic de la
bancera es siempre la del pueblo que represent.
Del dilatado y traditional period que conmemo-
ramos, media centuria fu6 requerida para que la
nuestra figurase, junto a sus hermanas, en el
concerto international. Diez lustros de incesante
conspirar; de sacrificios multiples; de desigual y
bravisima pelea; de inmolaci6n de dos generacio-
'nes excepcionalmente valerosas... La evocamos en
eT marco de 1849, en el destierro, cuando el intre-
pido Narciso L6pez, junto -a cubanos de gallardia
y de relieve, recuerda el esbozo perdido en Mani-
caragua; tremolando sobre el mar, en el "Creole",
al arribar a nuestras playas, y victoriosa luego en
las calls de CArdenas; camino del sacrificio, mas
tarde, en'el mAstil del "Pampero": flotando, toda-
via como tangible aspiraci6n, en el "New York
Sun", o impresionante, en el edificio de "The Del-
ta", sobre el feretro, que en 1877, guard los res-
tos venerados de Francisco Vicente Aguilera, en
aquella metr6poli... O ya en la propia manigua
insurrecta, mientras las caballerias se preparan
para el asalto; de GuAimaro al Zanj6n, siempre
digna en la contienda aniquiladora; victoriosa en
mil combates, por la intrepidez de sus exaltado-
res; agigantada en todo instant, sobreponi6ndose
a la incontrastable superioridad de los recursos
de todo g6nero qiue le oponen sus antagonistas;
sublime, en el gesto de -majestad y desaffo del
Sirreductible de BaraguA; siempre rebelde y siem-
pre de frente a la injusticia de sus opresores; ja-
mas izada con sometirhiento, ni plegada con hu-
millaci6n!...
La contemplamos, de nuevo, en el 95 con
mayor pujanza y decision, si cabe-en los campos
de Cuba Libre, que harA arder, implacable, la tea
reivindicadora, transformando en llamas la fecun-
da producci6n, para que no la aproveche el ene-
migo... Avasallante, incontenible en Peralejo, don-
de sufre el impetu de la carga insurrecta el propio
general en jefe espafiol; arrolladora, entire las rA-
fagas de la metralla y el tajo relampagueante del


machete mambi, en la mortifera jornada de "Mal
Tiempo", donde MAximo G6mez plant un nuevo
galard6n en su ascenso de coloso hacia la inmorta-
lidad; desafiante y plena de audacias en la Mar-
cha Invasora, de extreme a extreme de la Isla,
encendiendo en poblaciones y campifias el senti-
miento de independencia y vigorizando la fe en
los pusilanimes, conducida siempre hacia adelan-
te por el brazo prepotente de Maceo, que supera
en las acometidas a las furias de la tempestad, y
lal fin! magnifica, rebosante de promesas y de
triunfos, ,ondulando en lo alto del Consistorio de
Mantua.
Luego, consumada la victoria, aun no inaugu-
rada la Repiblica y en horas de indescriptible
emoci6n, cuando ya de derecho, se destaca en el
Morro de La Habana, para anunciar el arribo del
"Julia" que nos trae al austero bayam6s Don To-
mAs Estrada Palma, Presidente en la Revoluci6n
y President en la paz... Y en su ascenso apote6-
sico y definitive, el 20 de mayo de 1902 -suefio
de los patriots; nacimiento de un pueblo- sobre
los muros centenarios'de la hist6rica fortaleza,
para incorporarse a las demas insignias que re-
presentan, orgullosas, a las sociedades libres de
la tierra. En toda su luminosa trayectoria, en todo
su majestuoso simbolismo, literatos, poetas, artist
tas, educadores, gobernantes, han cantado, escul-
pido, pregonado, cuanto en ella se concrete de
grandeza y ejemplaridad, de culto a la Libertad,
fundamentada en el propio derecho, que ha de
tener por limited aqu6l en que el ajeno no se mer-
me... Pero junto al canto y a la exaltaci6n en
que vibra el sentimiento national, advertimos que
Marti, desde su inviolable tumba de Santiago, nos
previene y recuerda que el mejor homenaje a
quienes la concibieron, honraron y murieron por
su grandeza o supieron alzarla sobre las almenas
del Morro, consiste en esforzarnos cada dia, por-
que el trabajo, la virtud y la inteligencia, convier-
tan a Cuba en Universidad del Contipente; porque
todo hombre digno encuentre entire nosotros ma-
nos de amigo y calor de hogar; porque sobre.todo
odio o pasi6n que amilane y empequefiezca, im-
pongamossiempre, de manera invariable, la jus-
ticia como norte y la solidaridad como inconmo-
vible basamento.
Lo dire con orgullo: igual dignidad, simbolismo
y majestad encuentro en todas las banderas.ame-
ricanas. ZAcaso no tienen todas un similar origen
hist6rico-politico, que nace de la connatural ca-
racteristica de estas tierras de esperanza y pro-
misi6n para el g6nero human, surgidas a la
libertad, reconquistada por todos los medios, y
cuyo disfrute es ley natural, como principio biol6-
gico indispensable a la permanencia y progresi6n
de individuos y colectividades?... ZNo sustentan
los propios ideales de interdependencia; 'de inter-
americanismo bien definido y efectivo; de acerca-
miento continental?..'. No se encuentran identifi-
cadas en aspiraciones, prop6sitos y actividades,
bajo un solo pabell6n que las agrupa y represen-
ta: el de la Uni6n Panamericana?... ZNo es ya el
concept de la americanidad denominador coniun








4 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


universal que nos distingue y congratula?... ,C6-
mo no habriamos de reverenciar en sus banderas,
con el mismo intense fervor patri6tico, a las cum-
- bres representatives de esas Repdblicas?... 4C6imo
no contemplarlas, victoriosas, en Carabobo, Aya-
cucho y en York-Town... acciones memorables y
decisivas en la liberaci6n del Continente?... Y,
Zc6mo no destacar, en este instant determinativo
para el Mundo, en que multiples paises se ven
amenazados en su libertad, a la Gran Repufbli-
ca del Norte?... Orientadora, cuando atraviesa el
oceano con Woodrow Wilson, para concertar la
Paz y crear la Sociedad de las Naciones, despu6s
que Pershing, ante una tumba venerable excla-
mara: "La Fayette, aqui estamos"..., y sus solda-
dos fecundaban, con el tesoro de sus venas, la
campifia francesa, hollada por el imperialismo
prusiano... Tutelar, inmensa, cuando se levanta en
todas las regions de la tierra, bajo la genial ins-
piraci6n de universalidad mantenida por Franklin
Delano Roosevelt, para proteger al agredido, aba-
tir al fuerte y ambicioso. y rescatar la dignidad
del hombre y la libertad absolute de los pueblos.
Y ~c6mo no ensalzarla y sefialarle como ejemplo,
si ahora mismo, en agrestes e inh6spitas regions
del Asia, vuelve a afirmar el principio de inde-
pendencia de todas las anciones y los eternos pos-
tulados de justicia y democracia?... L6gico es que
en oportunidad como la present, exclamemos ju-
bilosos: Extraordinario pueblo de Lincoln, de Jef-
ferson, de Roosevelt: bendita.tu grandeza,' cuando
la consagras al bienestar human, y cuando avan-
zas hacia la afirmaci6n inmutable del Derecho, el
rescate de la dignidad y la poberania inmanente
de los pueblos'. Desde la Tribuna mAs alta del
pais, en este acto de solidaridad americanista, te
enviamos el Mensaje de admiraci6n y respeto de
las Repfblicas libres de Am6rica!...
ZPor que se original y para qu6 deben subsistir
nuestras banderas?... Surgen en period de trans-
formaci6n de las sociedades universales, para que
al resplandor de los principios en que tuvieron
inspiraci6n, se derribase en el Continente cuanto
quedaba de ignorancia, crime y servidumbre, y
la humanidad dispusiese de un hemisferio, en que
la.Ley, la Democracia y la Felicidad no fuesen
vocablos sin sentido y alcanzasen indeclinable po-
testad. Qui6nes ahonden en lo intimo de cual-
quiera de las cien vidas ilustres de nuestros ex-
celsos precursores y fundadores, -digamos Boli-
var, San Martin, Sucre, Sarmiento, JuArez, Mar-
ti...- y en el pensamiento rector que hubo de
conducirlas e iluminarlas, encontrarA que s61o por
fines tan excepcionales, batallaron y sufrieron. En
loor a sus nombres -y en el de cuantos, como
ellos, merecen el mirmol de la gratitud y la per-
manente ofrenda de exaltarlos como ejemplo-
hay que pregonar y mantener, que si hemos de
colocarnbs a nivel de la magnifica herencia reci-
bida, habrA que excluir a los enemigos de las
doctrinas en que se sustenta la verdadera Demo-
cracia, el sistema politico por excelencia, que re-
sume y aplica todas las posibles modalidades y
renovaciones estatales, y dentro del cual, inica-
mdnte, las mayorias determinan quienes deben


dirigir y gobernar. Nuestra acci6n tiene que con-
centrarse, especialmente, en abatir a los detrac-
tores encubiertos de ese regimen: los pseudode-
m6cratas que simulando sentirla o practicarla, la
confunden y deforman hasta convertirla en el
mas craso y funesto desgobierno. iPerduren por
siempre las salvadoras Banderas y las Republicas
que concretan, desarrollan y practican su simbo-
lismo; alcense todas para garantizar el imperio
de la Paz; la inmixtificable igualdad ante la Ley
y el arribo total del hombre a la felicidad y al
ejercicio cabal de todos los derechos!...
El Mundo es hoy America. Sin el concurso po-
tencial de sus valores materials y morales, per-'
dida quedaria la civilizaci6n cristiana y deshechos
veinte siglos de progresi6n arm6nica y construe-
tiva. Ciudadanos de nuestro Continente han caido
en todos los paralelos y latitudes de la Tierra,
combatiendo agresiones que minan, socaban y
.perturban seculares instituciones, subyugan a los
que no compartep sus ideas e intentan destruir
la organizaci6n politico-social'y la normalidad
universal. Si los postulados de la Revoluci6n Fran-
cesa, al coincidir con la Declaraci6n de Indepen-
dencia de los Estados Unidos, hubieron de exten-
der entire nosotros los principios y proyecciones
de aquel magno acontecimiento, que impuso una
Era en el desenvolvimiento de las sociedades, en
el instant, frente al confusionismo que se desata
en el Viejo Mundo, retornan para apoyarse en el
brazo cardinal de America, le nutre su espiritu.y
su fe, y en cruzada de rectificaci6n y de civismo,
bajo la 6gida de nuestros pabellones y el brillo
de sus hazafias, vuelve.a sostenerse que s6lo por
la comprensi6n, el respeto reciproco y el acata-
miento de la Ley, seremos grandes, justos y feli-
ces. iArdua tarea y enorme responsabilidad! Es-
forcemonos porque detras de la impetuosidad ma-
numisora de los ej6rcitos que llevan la seguridad
y la esperanza, nuestras universidades, nuestras
escuelas, nuestros gobiernos, nuestra ciudadania
asciendan de tal modo, que las generaciones que
nos sucedan bendigan con unci6n el Siglo de la
Am6rica. Si tal cosa realizamos, se habri conver-
tido en espl!ndida realidad humana la pr6dica de
Gettysburg, la Justicia estrechara las conciencias,
harA pr6speras a las sociedades y austeros y me-
jores a los hombres, y en los cinco c-ontinentes
podri regir la verdadera Democracia que anhela-
mos para America y para el mundo como el mejor
sistema politico-social y econ6mico, pasando del
ideal a la realidad viviente del gobierno "del pue-
blo, pbr el pueblo y para el pueblo"...
Firmemente convencido de la misi6n de future
reservada a las banderas de Am6rica y de lo que
ellas decide y significarAn en la historic del pro-
greso y de las redenciones humans, desde esta
alta'Tribuna del Congreso, y en la fecha misma
en que juramos morir o ser indepedientes, yo sa-
ludo, en nombre de los legisladores de Cuba, a
-cuantos, aunque nacidos en distintas zonas, resul-
tan hermanos en la ciudadania interamericana y
en el ideal de solidaridad y de bien que propug-
namos. Y unidos y resueltos -proclamemos que si








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 5


ayer, para obtener nuestras libertades, todos ba-
tallamos y penamos, hoy, habremos de extenderla
y enaltecerla, para dicha de nuestras naciones y
afirmaci6n de la ciudadania continental. Y cons-
cientes de nuestra responsabilidad y de nuestros
destinos, por un esfuerzo constant de superaci6n
y de virtud, hagamonos siempre dignos de esos
pabellones nacionales; y acreedores a ese recono-
cimiento, por la conduct, la obra y la forma de
honrarlos, en todo instant, sitio y circunstancia,


digamos: Somos los nuevos servidores del Mundo
y del Derecho; Inosotros somos los hijos de Am6-
rica!... *
(El senior Rod6n Alvarez terminal su discurso.)
(Grandes aplausos.)
(La Banda de Misica de la Marina de Guerra Nacio-
nal ejecuta el Himno Panamericano, que es escuchado
por toda la concurrencia puesta de pie.)






















































Empresa Editora de Publicaciones, S. A., Virtudes 367, Habana.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs