Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/01723
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID01723
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text



REPUBLICAN DE CUBA


DiiRIO DE SES IONE
DE LA
CAMERA DE REPRESENTANTES

VIGESIMO SEGUNDO PERIOD CONGRESSIONAL
PRIMERA LEGISLATURE

VOL. LXXXV LA HABANA NUM. 29


SESSION EXTRAORDINAIlA DE DI(IE[IlB 21 DE 1948

President: sr. Lincoln 0od6n Alvarez

Secretario:JSr. Noel del Pino Perez
ISr. (arlos Fraile Goldaras
c---


Se comprueba el qu6rum respondiendo al pose de lista noventa y seis sehores Representantes. Lec-
tura de la convocatoria a sesi6n extraordinoria. Lecture del Dictamen de la Comisi6n Especial
al Proyecto de Ley del Senado, creando el Banco Nacional de Cuba. Lectura de solicitud de
Suspension de Preceptos, que se aprueba. Explicaci6n de votos. La Presidencia somete a dis-
cusi6n el Dictamen y seguidamente a votaci6n al no solicitarse la palabra en contra. Se aprue-
ba la totalidad del Proyecto a excepci6n de articulos afectados par enmiendas. Explican sus
votos los seiiores Caifias (A), Ducassi y Fern6ndez Varela. Enmiendas rechazadas. Se oprue-
ban Ils articulos afectados. La! Presidencia hace resaltar la importancia de la iniciativa apro-
bada y felicita a la C6mro. Solicitud de Suspensi6n de Preceptos para tratar Dictamen de la
Comisi6n Especial, al Proyecto de Ley del Senado en relaci6n con el pago de adeudos a los Vete-
ranos de la, Independencia. Se aprueba la solicitud. Usa de la palabra el Sr. Illas, hacienda
manifestaciones en relaci6n con el Art. 49 del Proyecto. En igual sentido se manifiestan los
sefiores Bisb6, Su6rez Rivas, Caiias (A) y Rodriguez Rodriguez, en nombre de los Comites Par-
lamentarios Ortodoxo, Liberal, Dem6crata y Revolucionario Cubano respectivamente. Los seio-
res Saumell, Hern6ndez de la Barca y Fraile se produce tambi6n en contra del expresado Art.
49. Se aprueba el Dictamen y la totalidad del Proyecto. Explicaciones de votos. Agotada la
Orden del Dia, lo Presidencia levanta la sisi6n a las 11 y 59 minutes p. m.








2 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


Sr. President (Rod6n Alvarez) : Se va a com-
probar el qu6rum.
(El Oficial de Actas pasa lista.

,Falta algin Sr. Representante por responder al
pose de list?
(Silencio) .

Han respondido,96 sefiores Representantes.
Respondieron al phase de list los Representantes seiores:
Acosta, Ad6n, Aguilero, Aguirre, Alonso Alvarez, Alvarado,
Alvarez RLcio, Alvarez Rodriguez, Ara, Aragones, Areanor,
Armenteros, Benitez Quevedo, Bisb,, Bohorques, Busto, Cai-
fas A., Camejo, Canut, Carbonell, Cases, Collado, Cremata,
Cruz Case, Crux Chiner, Curti, Diaz Ortega, Ducossi, Esca-
lante, Escobar, Esteva, Fernandez Martinez, FSern6ndez Va-
rela, Figueras, Fleites, Franco, Gakano, Galeote, Garcia de la
Torre Gregorio, Guas, Guerrero, Hen6ndez da lal Barca, Illas,
Izaguirre, Jacomino, Lago, L6pez Deustua, L6pez Lourido,
L6pez Llorens, Luzardo, Marti, Martinez Tapia, Masferrer,
Milanis, Mora, Nibot, Nifiez, Oliva, Ordoqui, Ortega, Pardo
Jim6nez, Pay6n, Pequefio, P6rez Carrillo, P6rez Espin6s,
Pertierro, Pino Martinez, Puentes, Regalado, Remdneos, Rio,
River Partag6s, Riveto Seti6n, Robau, Rodriguez Cortas, Ro-
driguez Rodriguez, Rojas, Rosales, Saumell, Sera J. M., Sera
S. R., Serrano, Soldevilla, Su6rex Rivas, Suri, Tapio, Tejeda,
Trasancos, Urquiaga, Valdes L6pez, Villa y Vil:olobos. Lin-
coln Rod6n Alvarez. Noelel l Pino Perez y Carlos Fraile
Goldar6s.

Sr. President (Rodon Alvarez): Hay qu6rum.
Se abre la sesi6n.
(Eran las 7 y 20 p. m.).

Se va a dar lecture a la Convocatoria a Sesi6n
Extraordinaria.
El Official de Actas leyendo:

Rep6blica de Cuba
CAMERA DE REPRESENTANTES
VIGESIMOSEGUNDO PERIODO CONGRESSIONAL
Primora Legislatur -
ORDEN DEL DIA PARA LA SESSION EXTRAORDINARIA
QUE SE CELEBRARA EL MARTES VEINTIUNO DE DICIEMBRE
DE MIL NOVECIENTOS CUARENTA Y OCHO
A LAS SEIS P. M. -
1) Dictomen de la Comisi6n Especial al Proyecto de Ley
del Senado, creando el Banco Nacional de Cuba.
2) Dictomen de la Comisi6n Especial al Proyecto de Ley
del Senado, relative a modificar algunos preceptos de Ic
Ley nimero uno de mil novecientos cuorenta y ocho
sobre Pago de Adeudos a los Veteranos del Ejircito Li-
bertador.
Vto. Bno.-(Fdo.) Lincoln Rod6n Alvarez, Presidente.-
Carlos Fraite, Secretario.-Noel del Pino, Secretario.

Sr. President (Rod6n Alvarez): Se va a dot
lecture al Dictamen de la .Comisi6n Especial 'a
Proyecto de Ley del Senado, creando la Bancc
National.
El Official de Actos leyendo:
La Habana, diciembre 21 de 1948.-Sr. President de Ic
C6maro de Representantes.-SeRor: A los efectos reglamen.
tarios procedentes, tengo el honor de rerritir adjunto, e
Dictomen formulado por esta Comisi6n Especial, designada
por la C6maro de Representantes, al amporo del articulo 21


del Reglamento, favorable a la totalidad del Proyecto de Ley
del Senado, creando la Banca Nacional de Cuba.-De used
atentamente.-(Fdo.) Segundo Curti Messina, Presidente,
A LA COMISION ESPECIAL DESIGNADA PARA
DICTAMINAR SOBRE EL PROYECTO DE LEY QUE
CREA EL BANCO NATIONAL DE CUBA
El Repriesentante que suscribe, designado Ponente para
estudiar e informal a esta Comisi6n Especial sabre el Pro-
yecto de Ley procedente del Senado creando el Banco Na-
cional de Cuba, tiene el honor de emitir su informed en la
siguiente
PONENCIA
El Proyecto de Ley aprobado por el Senado, product de
largos y minuciosos studios realizados par t6cnicos cubanos
y extranjeros, ha estado sometido a la consideraci6n del
Congress de la Rep6blica desde el 30 de junio de 1942 en
que el Poder Ejecutivo par media de un mensaoe recomend6
la oportuna legislaci6n que desenvolviera el precepto del
Art. 280 de la Constituci6n, 'creando el Banco Nacional de
Cuba y dem6s instituciones corrplementarias.
Con vista de dicho mensoje, el pleno del Senado abri6
una amplia informaci6n p6blica, ante la Comisi6n de Dere-
cho Mercantil y Bancos, cuyas sesiones tuvieron lugar du-
rarite los meses de octubre, noviembre y diciembre de 1942
y enero y febrero de 1943, siendo oidos la Habana Clearing
House, C6mara de Comercio de la Republico de Cuba, Junta
Nacional de Comercio, Confederaci6n de Corporaciones Eco-
n6micas de Cuba, Federaci6n Nacional de Detallistas, Fede-
raci6n de Pequeios Comerciantes e Industriales, C6mara
Nacional de Comerciantes e Industriales, Sociedad Econ6mica
de Amigos del Pais, Colegio de Contadores Piblicos y otras
entidades. Con los datos asi obtenidos y los studios realiza-
dos al efecto, el Presidente de dicha Cornsi6n Dr. Ram6n
Zaydin y M6rquez Sterling elabor6 un Proyecto que present
a la consideraci6n del Senado en 19 de abril de 1944. Poco
tiempo despubs, en la siguiente legislature, el Senador Joa-
quin Martinez S6enz present un nuevo Proyecto de Ley,
muy semejante en sus bases esenciales a los dos anteriores.
Simult6neam.ente, una comisi6n de t6cnicos, presidida por el
entonces Ministro de Haoiendo, doctor Manuel Fern6ndez
Supervielle, durante los primeros meses del Gobierno del doc-
tor Ram6n Grau San Martin inici6 detenidos studios sobre
la cuesti6n, elaborando un Proyecto que tambikn fu6 some-
tido al Senado. Estos dos l6timos Proyectos pasaron a studio
de las Comisiones de Derecho Politico y Constitucional y De-
recho Mercantil y Bancos que elevaron sendos dict6menes bajo
la Ponencia de los Senadores doctors Emeterio Santovenia y
Echaide y Emilio Ochoa y Ochoa. Aprobados en principle
ambos dict6rrnenes por el Senado a fines de noviembre de
1947, los mismos fueron ,sometidos a una Comisi6n Especial
encargada de acoplarlos, integrada par miembros de los Par-
tidos Revolucionario Cubano (A), Republicano, Liberal, De-
m6crata, Socialista Popular e Independiente, o sea, todos
los Partidas y tendencies politicos representados en el Senado,
que par unanimidad elev6 su Dictamen, aunque sin tiempo
va para su aprobaci6n par dicho Cuerpo en aquella legislature.
Asi las cosas, el Honorable senior Presidente de la Repti-
blica, Dr. Carlos Prio Socarr6s, en su primer Mensaje al Con-
jreso en 10 de octubre de' 1948, se refiri6 de manera espe-
:ial a la necesidad de discutir y aprobar la Ley creando el
3anco Nacional para ,cumplir con el mandate del Art. 280
je la Constituci6n y satisfacer la imperiosa necesidad que
.e la misrrna tiene nuestra economic. Siguiendo estas suge-
,encias y continuando con ello su labor de legislatures ante-
iores? el Senado design en el mes de .noviembre pr6ximo
)asado una Comisi6n Especial compuesta par su Presidente
Or. Miguel A, Su6rez Fern6ndez; el Primer Ministro, Dr. Ma-









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRFSENTANTES 3


nuel A. de Varona y Loredo; los lideres parlamentarios de
los Partidos Revolucionario Cubano (A), Dr. Lomberto Diaz
R.epublicano, Dr. Santiago Rey; Liberal, Dr. Eduordo Su6rez
Rivas; Dem6crata, Dr. Antonio Martinez Fraga; el Senador
y professor Dr. Ram6n Zaydin y M6rquez Sterling y el Se-
nador Independiente Dr. Pelayo Cuervo Navarro, que aseso-
rada por tecnicos nombrados de com6n acuerdo por los Par-
tidos de Gobierno y Oposici6n estudi6 todos los Proyectos
presentados con anterioridad asi como las observaciones e in-
formes que le fueron sometidos y redact6 el Proyecto defini-
tivo que por unanimidad acaba de aprobar el Senado.
Es de observer que a rredida que la Comisi6n Especial
iealizaba sus trabajos, fu6 dando a la publicidad sus resul-
tados en todos los peri6dicos de esta Capital, dando asi opor-
tunidad a que antes de ser aprobados par el pleno del Sena-
do fuesen conocidos par la opinion p6blica a fin de que se
Ies pudieran hacer los reparos que fuesen oportunos. Gracia-
a! escrupuloso cuidado con que la Comisi6n Especial estudi6
y redact6 el nuevo Proyecto, 6ste fu6 aceptado par la opini6-
piblica sin objeci6n concrete a ninguno de sus preceptos
Disipados asi los temores que al principio habian surgido entree
determinados sectors de la economic national, especialmentr
las entidades bancarias que operan en el pais, convencidao
yo de que el Banco Nacional Se crearia en breve plazo por-
que lo reclamaban las necesidades del pais y habiendo com-
probado que el Proyecto salvaba con toda honestidad los
puntos que pudieran estimarse lesivos a sus legitimos inte-
reses pues contenfa tan solo aquella reglamentaci6n reque-
.ida para la mejor organizaci6n de las fuerzas productora'
de la naci6n, legaron l6timamente a declarer su asentimientc
a la legislaci6n en studio cursando Ia Asociaci6n de Banco-
Cubanos la carta que par su valor hist6rico se transcribe
como anexo al final de esta Ponencia.
Este largo process de elaboraci6n, la conjunci6n, de opinio-
nes de los distintos Partidos y tendencies que integran e'
Senado hasta lograr la ,unanimidad en la votaci6n de todo'
y coda uno de sus articulos y'disposiciones, harian altamente
inconvenient replantear ahora ante la C6rrara la discusi6-
en detalle, p6rrafo par p6rrafo, el Proyecto de Lby que envir
el Senado, m6s que en aquellos problems que contengan
cuestiones de fondo que deban ser resueltos por los sefiores
Representantes.
Ello, naturalmnte, no significa que este Cuerpo Colegis-
lador deje de conocer, estudiar y resolver las distintas cues-
tiones que la Ley envuelve, para con su voto aprobar la sis-
tem6tica creadora de los instruments de liberaci6n econ6-
mica que la misma contiene. S61o que en cuanto no resulter
discrepancies de fondo -y seguramente no las habr6 si sf
analiza con todo cuidado el articulado del Proyecto- debe
mantenerse la forma adoptada par el Senado de la Repi-
blica, para evitar que la pr6xima terminaci6n de esta legis-
latura place para el pr6ximo ofo su aprobaci6n, con la'
consiguientes dificultades que esta proposici6n pudiera pro-
ducir caso de reagruparse las fuerzas que combaten la crea-
ci6n de la Banca Nacional y los peligros que pudieran surgir
en el interval que medie hasta obtener la sanci6n definitive
de la C6mara de Representantes. La discusi6n de una legis-
loci6n de esta naturaleza que crea necesariorrente en el pais
un estado de incertidumbre respect de la forma final que
la misma haya de adopter y habi6ndose iniciado activament,
su discusi6n por el Congreso de la Rep6blica, desde hace yc
dos meses, se alentaria la especulaci6n si d.ej6ramos incon-
clusa al final de esta legislature una material tan delicada
Sin festinaci6n, pero sin demoras, hay que ir, pues, a la
terminaci6n del largo process de elaboraci6n de la Lev
creondo el Banco Nacional de Cuba, para que el pueblo sep'
cuanto antes a qu6 atenerse y se evite la actuaci6n de los
especulddores.


Par otra porte, la organizaci6n y preparaci6n de las ope-
raciones propias de un Banco Central, require tiempo y es
convenient que en tanto se terminen los studios para la
,oprobaci6n de la Ley cuando el Tribunal de Cuentas, Ley
Org6nico de los Presupuestos, Ley del Tribunal de Garantias
Constitucionales y Sociales, la Comisi6n organizadora *del
Banco Central pueda ir hacienda los trabajos necesarios para
la instduroci6n del nuevo sistema. A ese efecto, el Proyecto
contiene disposiciones transitorias qu.e prev6 la instalaci6n
o organizaci6n del Banco Nacional de Cuba, de modo que
comience a funcionar el primero de septierrbre de 1949 y
sus disposiciones finales convocan al Congreso para que en
sesiones extroordinarias, a partir del primero de febrero en-
trante, hasta el inicio de la legislptura ordinaria y, poste-
riormente, desde su terminaci6n hasta el treintiuno de agosto,
rate las expresadas eyes complementarias de la Constituci6n
Asi expuestos sus antecedentes conviene pasar a examiner
'as soluciones que el Proyecto da a !as problems funcamen-
ioles de organizaci6n del Banco Nacional de Cuba. Las prin-
'ioales cuestiones que debemos analizar son las relatives a
ta composici6n de sus organismos rectores, la forma de reali-
-ar las operaciones de cambio exterior, la regulaci6n de las
operaciones de cr6dito y de' compra-venta de valores, la emi-
-i6n de billetes y requisites de reserve contra a rr,isma y las
facultades que se le concede para la fiscalizaci6n de las
'peraciones de la Banca privada.
En cuanto a lo primero el Proyecto sometido a la consi-
.Leraci6n de la C6mara logra resolver en forma equilibrada
Sa satisfacci6n de los distintos criterios hasta ahora en con-
rradicci6n, el debatido problema de la integraci6n de sus
irganismos rectores. En la formula al objeto elaborada, se
nantiene la mayoria del Estado en el Consejo de Direcci6n,
reafirmando asi el criteriolde que el Banco Central es esen-
-ialmentfe un organismo de interns p6blico al cual queda
-onfiada la political monetaria de la naci6n que no puede
,star controlada par intereses privados, pero se reduce stn
embargoo esta mayorio a tres de los cinco miembros que in-
'egran el Consejo, dando asi una adecuada representaci6n a
'os delegados de la Banca privada que seg6n la Constitpci6n
neben participar en la adrrinistraci6n del Banco Nacional.
)ebe observarse adem6s que los consejeros designados por el
Ooder Ejecutivo no son, en manera alguna, representantes
-el Gobierpo, ya que la forma de su designaci6n y t6rmino
Le sus mandates garantizan la independencia de los perso-
nas nombradas.
Adem6s, en todos aquellos asuntos que pudiera media
i1 interns privativo del Gobierno, el Proyecto cuida de exigir
i m6s de los tres votos de los consejeros designados par el
"oder Ejecutivo la concurrencia de otro consejero, bien sea
i1 que represent a la Banca cubana o el de los Bancos ex-
'ranjeros que operan en Cuba. Par otra part, la funci6n
-dministrativa de fiscalizaci6n y aprobaci6n de los presu-
-.uestos del Banco Nocional queda encomendada a la asam-
:lea general, integrada exclusivamente por los Bancos accio-
-istas, con lo que se estableoe, a juicio del Ponente que sus-
-ribe un adecuado sistema de frenos y contrapesos en la
-irecci6n del Banco que osegura un equilibrio en esta ma-
'eria centre la representpci6n del Estado y la de los intereses
orivados.
En cuanto a las operaciones de cambio y estabilizaci6n
monetaria, la Corrnisi6n Especial del Senado estudi6 una vez
m6s la dificil cuesti6n de si deberian ser realizadas par el
Banco Nacional o par un organism especial creado al efecto,
o sea, el Fondo de Estabilizoci6n de la Moneda, recomendado
oor la Comisi6n Tkcnico que estudi6 el problema en 1942
v mantenido, sin excepci6n, par los Proyectos sucesivos pre-
sentados de entonces a la fecha. El Senado coincidi6 acer-
rdamente con esta i6tima orientaci6n, creando un Fondo









4 DIARIO DE SES.IONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


que funcionar6 en estrecha vinculaci6n con el Banco paro
defender la estobilizaci6n de nuestra moneda en el mercade
de divisas por estimar que la funci6n de mantener la estabi-
lidad cambiaria, es eminentemente de car6cter p6blico, nc
debiendo tener intervenci6n en la misrria los intereses priva-
dos que est6n representados en la direcci6n del Banco. Ade-
m6s porque los p6rdidas o utilidades que se puedan experi-
mentar deben ser de cuenta del Estado.
El Proyecto de Ley objeto de esta Ponencia, regular asi-
mismo estrictamente las operaciones del Fondo de Estabili-
zaci6n de la Moneda exigiendo que las obligaciones que
Ilegue a contraer con el Banco Nocional de Cuba, estan en
todo moment garantizadas, en un cien por ciento, con oro
o divisas convertibles en oro.
Teniendo en cuenta estos regulaciones y las cuantiosao
reserves en oro y d6lares, ascendentes a muy cerca de cua-
trocientos millones con que contar6n el Fondo y el Banco al
co;menzar sus operaciones, bien puede decirse, a juicio de'
que suscribe, que nuestra moneda tendr6 una de las garan-
tias m6s s6lidas del mundo.
En iguales bases de solidez se apoya el Proyecto de Lev
estudiado, al regular las operaciones de cr6dito que podr6
efectuar el Banco Nacional de Cuba. Prohibe de modo abso-
luto los prestamos director a particulares y restringe, rras
cue ninguno de los proyectos anteriores, los cr6ditos al Es-
todo, reglamentando de modo adecuado los redescuentos y
anticipos a los bancos privados.
En este orden de ideas, el Art. 52 del Proyecto establecp'
los siguientes condiciones para los prestamos al Estado, que
salvaguardan al Banco y al sistema monetario del pais dr
todo peligro inflacionario originado por cr6ditos al Gobierno-
a) Dichos anticipos requerir6n el voto favorable de no
menos de cuatro de los miembros del Consejo de Di-
recci6n, ser6n garantizados con pagar6s de Tesorerio
y el termino para su vencimiento y liquidaci6n no podr6
ser mayor de un aoo;
b! El imported neto de los anticipos que se concedan en un
aoo econ6mico determinodo, descontando las amortiza-
clones no podr6 exceder del ocho por ciento (8%) del
promedio de ingresos reales obtenidos por el Estado en
los cinco ejercicios fiscales anteriores.
c) Quedar6n afectados al pago de amortizaciones e inte-
reses del anticipo los ingresos del presupuesto onual; ,
i) El anticipo se aplicar6 6nicamente a las obligacione-
del Presupuesto annual con excepci6n de deudas perte-
necientes a ejercicios econ6micos anteriores, deuda
flotante a deuda internal o external.
Luego, en sus disposiciones sobre redescuentos y onticipo
a los Bancos privodos, se prohiben la renovaciones o pr6rro-
gas a dichas operaciones, except par periods que no ex-
cedan de la mitad del termino original y se exige que e'
ocuerdo se tome par el voto favorable de cuatro de los cinco
miembros que integran el Consejo. El Proyecto establece tam-
bien requisites estrictos en. cuanto a los documents eligible'
pcro el redescuento, pero tiene en cuenta las necesidade-
peculiares de nuestra agriculture e industries agricolas, cuyo
financiamiento require tarminos m6s amplios que el df
noventa dias sefalados para los documents de car6cter
ccmercial.
Prev6, aderrs, las contingencies de car6cter extraordina-
rio a que puedan verse sometidos los Bancos y permit otor-
gar anticipos contra garantia de documents no eleqibles
para el redescuento, sin perjuicio de impedir today posibilidadl
de abuso a este respect, al exigir que dichas operaciones
no puedan ser realizadas sino cuando los Bancos experimenten
una retiroda extroordinaria de dep6sitos, prohibiendo oa mis-
mo tiempo que puedan valerse de estas operaciones para
ampliar su volume de pr6stamos y sometiendo las institu-


clones bancarias a una fiscalizaci6n continue mientras man-
tengan adeudos par este concept con el Banco Nacional.
En Io que respect a las Ilarnadas operaciones de mercado
abierto, el Proyecto que est6 ahora a la consideraci6n de la
C6mara permit ol Banco la compra o venta de titulos a
largo plazo s6lo cuando se trate de valores publicos que
hayan circulado por m6s de un aoo, emitidos contra pago en
efectivo y no en pago de deudas anteriores, impidiendo osi
toda possible especulaci6n con valores privados y los peligros
inflacionarios que implicaria el financiamiento de emprasti-
tos p6blicos de car6cter interior controidos dentro de los
dcce meses anteriores. A ese efecto, el Proyecto permit la
compra de valores publicos emitidos.dentro del aio en curse
s6lo en la media en qua el Gobierno haya dejado de tomar
los anticipos a que lo autoriza el Art. 52 antes mehcionado
y sin que pueda exceder el limited m6xima alli establecido.
En el debatido problema de Io emisi6n de billetes, elPro-
vecto aprobado par el Senado logra adecuar la circulaci6n
monetaria a las necesidades de nuestra economic eliminando
todo temor de devaluaci6n artificial ya que el Banco no
puede realizar emisiones. m6s que para financier legitimas
operaciones de eredito en !a media que cuente con las re-
servos de 'oro y divisas convertibles en oro que exigen los
articulos 65 y 66, con lo que su capacidad emisora estar6
estrictamente limitada y nuestra monedc no podr6 verse debi-
Jitada par un aumento excesivo del circulante. Adem6s, In
regulaci6n de la rroneda national, en el titulo teIcero del
Proyecto, mantiene el patr6n vigente y tambi6n las disposi-
ciones legales en vigor sobre monedq fraccionaria, estoble-
ciendo el articulo 95 que la moneda national ser6 la 6nica
de curso legal en el territorio de la Rep6blica y disponiendo
el articulo 96 que las obligaciones contraidas o a cumplir
en el territorio national que se pacten despuas de su vigencia
se expresar6n y liquidar6n exclusivamente en moneda de
curso legal.
Las disposiciones aprobadas por el Senado regulan cuida-
dosamente el tr6nsito del sistema monetario dual que hoy
rige el sistema de fuerza liberatoria exclusive de la moneda
cubona. Al propio tiempo, para no perturbar nuestras cos-
tumbres monetarias y bancarias y siguiendo en ello otras
legislaciones extranjeros, permiten la continuaci6n de cuentas
bancarias en d6lares o en otras nronedas extranjeras. A juicio
del Ponente, *el Proyecto resuelve, pues, de manera total-
mente satisfactoria, el dificil problema que presentaba la
adaptaci6n de nuestro regimen monetario actual, al que debe
surgir como consecuencia de la promulgaci6n de esta Ley.
Por iltimo, el Ponente quiere Ilamar lo atenci6n de la
Comisi6n respect at titulo cuarto del Proyecto de Ley en
que se establecen requisitos minimos de seguridad y garan-
tia para las operaciones de los Boncos privados que opera
en el pals, someti6ndoles a una estricta fiscalizaci6n del Ban-
co Nacional. En dicho titulo se require que los Bancos ten-
qcn en todo moment un capital que sumado a las reserves
de previsi6n represent, cuando rrenos, el cinco par ciento
d.e sus dep6sitos a la vista. Este requisite de capital minimo
que hoy no es olcanzado por muchos de los Bancos que
operan en el pais, tendr6 que ser cumplido dentro del afio
subsiguiente al comienzo de las operaciones del Banco Na-
cional de Cuba. El Proyecto prohibe, asimismo, que los
Bancos hagan prkstamos a sus propios directors o funcio-
norios; los obliga a constituir una reserve de previsi6n; les
exige de manera efectiva el mantenimiento de reserves con-
tra los dep6sitos en su poder, dentro de los limits que el
Banco Nacional fije y que puede legor a elevar hasta un
10% si fuere n.ecesario; decreta la inspecci6n de los esta-
blecimientos bancarios, siempre que el Banco Nacional lo
estime convenient y por lo menos una vez al aCoi; y auto-
riza la intervenci6n de dichos establecimientos para la mejor









DIARIO DE SFSIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 5
I I I I I


protecci6n de los intereses de los depositantes en los distin-
tos supuesto que contempla el articulo 125.
Esta sintetica revision de las principles disposiciones con-
tenidas en el Proyecto demuestra a juicio de este Ponente
que todos y cada uno de los elements y requisitos capaces
de asegurar una excelente organizaci6n de nuestra future
Bonca Central, aparecen regulados en .el mismo, a tone con
las doctrinas y legislaciones m6s recientes, justificando, por
lo tanto, que esta Comisi6n, recomiende al pleno de la C6-
mara su aprobaci6n y encarezca la urgencia con que debe
procederse a la discusi6n de su articulado.
No obstante, la Comisi6n resolver6.
Sal6n de Sesiones de la Comisi6n Especial, a 21 de diciem-
bre de 1948.-(Fdo.) Segundo Curti Messina, Ponente.

DICTAMEN

Reunida en el dia de la fecha la Comisi6n Especial desig-
rcda par la C6mara de Representantes, de conformidad con
lo dispuesto en .el articulo 21 del Reglamento de este Cuerpo
Colegislador, en sesi6n celebrada el dia veinte de diciembre
del oio actual, para estudiar el Proyecto de Ley procedente
del Senado, creando la Banca Nacional, adopt el acuerdo
de aceptar el informed del Ponente Sr. Segundo Curti Messina,
favorable a la totalidad del referido Proyecto de Ley; elev6n-
dolo a la C6mara corr Dictam.en de la Comisi6n Especial,
para su resoluci6n definitive.
Sal6n de Sesiones de la Comisi6n Especial, a los veinti6n
dias del mes de diciembre de mil novecientos cuarenta y ocho.
--Vto. Bno.-(Fdo.) Segundo Curti Messina, Presidente.-
Jos6 Sudrez Rivas, Secretario.

Sr. President (Rod6n Alvarez): Se va a dar
lectura al Proyecto de Ley.
El Official de Actas leyendo:

PROYECTO DE LEY
TITULO I
DEL BANCO NATIONAL DE CUBA

CAPITULO I

De la Constituci6n y Objeto del Banco

ART. 1.-Se crea bajo la denominoci6n de Banco Naciona!
de Cuba, una instituci6n aut6noma de cr6dito, con perso-
nalidad juridica y por termino indefinido, que se regir6 par
irs disposiciones de esta Ley y de sus Estatutos.
ART. 2.- El Banco Nacional de Cuba tendr6 su domicilio
en la Ciudad de la Habana; podr6 establecer sucursales den-
tro del territorio nacioral, y nombrar agents o correspon-
sales, dentro y fuera de 6ste.
ART. 3.- El Banco Nacional de Cuba tendr6 par objeto
centralizar las reserves monetarias; vigilar y regular el cr6-
dito, crear y retirar medics de pago; actuar coma Agente Fi-
nanciero del Fondo de Estabilizaci6n de la Moneda y coope-
rar con 6ste en la political de carrbios de la Naci6n; servir
coma Agente Financiero y Consejero Econ6mico del Estado;
y ejercer, en relaci6n con la Banca Privada, las funciones
que se le confieren en esta Ley y actuar coma c6mara de
compensaci6n.
CAPITULO II

Del Capital y de las Accionles

ART. 4. El capital autorizado del Banco Nacional de
Cuba, ser6 de diez millones de pesos, representados par cien
mil acciones nominativas de cien pesos coda una. Dichas
ccciones se clasificar6n en dos series, correspondiendo cin-
cuenta mil uno a la Serie A de cargo del Estado y cuarenta
y nueve mil novecientos noventa y nueve a la Serie B de


cargo de los bpncos comerciales, y, o de ahorro que operen
en el territorio nacionol.
ART. 5. El Banco Nacional de Cuba emitir6 al consti-
tuirse veinticinco mil una acciones de la Serie A, que ser6n
suscritas y pagodas par el Estado, y veinticuatro mil nove-
cientas noventa y nueve de la Serie B, que lo ser6n par los
Bancos comerciales, y, a de ahorro en proporci6n al prome-
dio de los dep6sitos de todas closes que cada Banco hubiere
tenido en su poder durante el aoio natural inrrediato anterior
u la constituci6n del Banco Nacional de Cuba.
El referido promedio se calcular6 para cada Banco to-
mando coma base el saldo existence al cierre de sus ope-
raciones correspondientes al ultimo dia laborable de cada mes.
Se, exceptuan de este c6mputo los dep6sitos recibidos en
custodia y aquellos que pertenezcan a Gobiernos y Corres-
consales domiciliados en el extranjero.
ART. 6. El Estado y los Bancos comerciales, y, o de aho-
rro, vendr6n obligados a suscribir de inmediato la cifra del
capital inicial que les viniere atribuida par el articulo an-
terior.
Las acciones se pagar6n de contado y dentro de los
quince dias siguientes a la fecha de la notificaci6n que a
ese efecto se haga a los suscriptores.
El valor nominal de las acciones no suscritas par los Ban-
cos obligados a suscribirlas, se considerar6 dividend pasivo
exigible conform a los preceptos del C6digo de Comercio,
al iaual que si hubieran sido suscritas.
ART. 7. Las cincuenta mil acciones restantes del Capital
autorizado se emitir6n mediante acuerdo del Consejo de
Direcci6n, con la aprobaci6n del Poder Ejecutivo, para su
suscripci6n an la mnisma forma y proporci6n que la emisi6n
iricial.
ART. 8.- Los Bancos comerciales y, a de ahorro, que se
establezcan con posterioridad al inicio del funcionamiento
del Banco Nacional de Cuba constituir6n en 6ste, antes de
empezar sus operociones, un dep6sito especial en efectivo o
valores del Estado, par una cantidad equivalent a la sus-
cripci6n y pago a la par de un nGmero de acciones del Banco
National, cuyo valor nominal represent el cinco por ciento
del capital paoado que aquellos tuvieren. El Banco Nacional
de Cuba conservar6 este deo6sito, hasta que, en la pr6xima
redistribuci6n de su capital, se determine exactamente el n6-
mero de acciones que los nuevos Bancos comerciales y, a de
ahorro, deban suscribir y paaar seqin la redla del Art. 5.
ART. 9. El Consejo de Direcci6n del Banco Nocional de
cuba, proceder6 anualmente. en el mes de diciembre, a re-
distribuir las acciones suscritas par los Bancos, de acuerdo
con las realas expresadas en el Art. 5.
La redistribuci6n surtir6 sus efectos, incluso los de la
inscrinci6n de acciones en el Reaistro que m6s adelante se
establece, a partir del dia primero de en.ero del afo siquien-
te, y obliqar6 al Banco Nacional de Cuba solamente a recibir
v a entregar los titulos de las acciones que se traspnsen y
a cobrar y poqar su imoorte, que deber6 hacerse efectivo,
sin derrora, par los nuevos suscriptores.
ART. 10.- Los Bancos aue entren en liquidoci6n deber6n
oarticiparlo al Banco Nacional de Cuba a fin de que 6ste
aroceda a recoqer las acciones Serie B, que aauellos tuvie-
ren en su poder coma miembros del sistema. Dichas acciones
se distribuir6n entire los dem6s Bancos accionistas, en el mo-
m.ento que result m6s convenient, fij6ndose los porcentajes
corresoondientes, con arrealo a los promedios que sirvieron
de base al ultimo c6lculo annual, pero excluvendo los deo6-
sitos que el Banco en liouidaci6n hubiere tenido en su poder.
En caso de que la liaquidci6n se efectuara por quiebro
del Banco occionista, las contidades recibidas par concept
de la redistribuci6n de acciones, Serie B, que tuviere en su
poder, se aplicar6n a las deudas que el quebrado tuviere con










6 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES
-- -- ] I r r ~ 1 III I I I I II


el Banco Nacional de Cuba, entreg6ndose el, remanente, si
lo hubiere, a la masa de la quiebra.
ART. 11.- Los Bancos participants, vendr6n obligados !a
aboncr de contado y por su valor nominal, las acciones del
Bcnco Nacional de Cuba que les fueran respectivamente asig-
nadas conforme a lo dispuesto en los articulos anteriores. El
imported de las misrrns, lo percibir6 el Banco Nacional de
Cuba, ol solo efecto de aplicarlo seg6n proceda.
ART. 12.- El Banco Nacional de Cuba abrir6 un "Libro
Registro de Acciones en Circulaci6n", inscribiendo las de
coda series a nombre de su respective titular. El car6cter de
occionista se acreditar6 con las results de dicho Libro, que
estaor a cargo del Secretario del Banco bajo la supervision
del Presidente.
ART. 13. Las acciones del Banco Nacional de Cuba ser6r
intransmisibles, salvo lo dispuesto en este Capitulo respect
d. las que integran la Serie B. Tampoco podr6n embargarse.
pignorarse, o en cualquier otra forma afectar el pleno do-
minio que de las mismas result a su titular en el Libro Re-
gistro de Acciones en circulaci6n.
ART. 14. Las acciones de la Serie A no tendr6n derechr
u dividends. Las de la Serie B, los devengar6n diariament-
v corresponder6n, aunque no se hubieren acordado aon, al
Banco accionista que figurare como tal el dia o dias res-
pectivos.
ART. 15. Las acciones de lo Serie B, ser6n las tnicas can
derecho a participar al resoecto de un voto par cada acci6r
en la Asamblea de Accionistas.
ART. 16. Los bancos accionistas responder6n individual-
mente, para el pago de las obligociones contraidas por el
Banco Nacional de Cuba, con las cantidades que ya hubie-
ren desembolsodo en pago de las acciones; pero esa respon-
sabilidad solamente podr6 exigirse despu6s de haberse ago-
todo las reserves y las parties del capital aportado per el
Estado.
ART. 17. El active libre y las reserves libres del Banco
Nacional de Cuba y el imported de las acciones suscritas po-
el Estado, responder6n, preferentnemente, al pago de la,
cbligaciones contraidas per el mismo en caso de liquidaci6n
Las cantidades que resultaren despu6s de pogadas todas
sus obligaciones, se distribuir6n a prorrata entire los Banco'
cccionistas, hasta el limited del valor nominal de los accio-
res aue posean. El remanente, si lo hubiera, corresponder6
al Estado. I
CAPITULO III

DE LA ORGANIZATION Y GOBIERNO

SECCION PRIMERA

Organos de Actuaci6n

ART. 18.- El Banco Nacional de Cuba estar6 gobernado
por la Asomblea de Accionistas. el Consejo de Direcci6n v
el President de la instituci6n, con arreglo a las disposiciones
de esta Ley.
SECCION SEGUNDA

De lai Asamblea de Accionistas

ART. 9.- La Asamblea de Accionistas estar6 formada par
Ics personas naturales o juridicas poseedoras de acciones de
In Serie B. Ser6 convocada y presidida par el Presidente de!
Banco Nacional de Cuba.
ART. 20.- La Asamblea de Accionistas ser6 convocado
cada vez que lo soliciten los legitimos poseedores de la ter-
cera parte de las acciones suscritas par los Bancos y, nece-
sariamente, el primer dia h6bil de los meses de mayo y
diciembre de coda oio.
En la sesi6n ordinaria que se celebre el primer dia h6bil
del rr,ns de mayo, se conocer6 del proyecto de presupuesto


preparado por el Consejo de ,Direcci6n para el siguiente a6o
econ6mico, que comenzar6 d regir el dia primero de julio.
En la sesi6n ordinaria que se celebre el primer dia h6bil
del mes de diciembre, se conocer6 la Memoria, el Balance
General y la liquidaci6n del presupuesto correspondiente a!
ejercicio anterior; se acordar6 el dividend y la distribuci6n
dr; utilidades; y se elegir6n, cuando proceda, los Consejeros
Close B y sus suplentes, que entrar6n en posesi6n de sus
ccrgos el primer dia h6bil del mes de enero del aio siguiente
en sustituci6n de los que cesen en esa fecha.
En las sesiones extraordinarias, se tratar6 solamente de
los asuntos para los cuales hayan sido convocadas.
ART. 21.-Adem6s de las funciones mencionadas en el
,rticulo anterior, la Asamblea de Accionistas tendr6 las si-
guientes atribuciones:
a) Aprobar el proyecto de presupuestos de gastos para el
ijercicio econ6mico annual que al efecto le someta el Con-
sejo d.e Direcci6n; o devolverlo a este organismo con las
objeciones y reparos que estime pertinentes.
El Consejo de Direcci6n adaptor6 el presupuesto recogien-
do las obj.eciones y reparos acordados par la Asarnblea de
Accionistas, el cual entrar6 en vigor en el ejercicio econ6-
nico correspondiente.
Para rechazar dichas objeciones y reparos se requerir6 el
/oto conforme de cuotro de los cinco miembros que integran
el Consejo de Direcci6n.
b) Accrdar las investigociones que deban Ilevarse a cabo
en la administraci6n del Banco, designando a este efecto
hosta tres auditors; y
c) Recomendar las medidas que estime m6s convenientes
oara el mejor desenvolvimiento del Banco.
ART. 22. Las sesiones ordinarias se cel.ebrar6n con cual-
auiera que sea el n6mero de acciones representadas.
Las sesiones extroordinarias requ.erir6n para el qu6rum la
concurrencia de la mitad m6s uno de las acciones.
En ambos casos los acuerdos se tomar6n per mayoria de
votes. Cada acci6n dar6 derecho a un voto.

SECCION TERCERA

Del Consejo de Direcci6n

PARTE PRIMERA

Organizaci6n del Consejo

ART. 23. El Consejo de Direcci6n se compondr6 de cinco
miembros, de los cuales tres lo ser6n per designaci6n y dos
por raz6n de su cargo, en la forma siguiente:
a) Uno designado per el Presidente de la Republica asistido
del Consejo de Ministros, que ejercer6 el cargo de Pre-
sidente del Banco Nacional de Cuba;
b) Uno por la Banca Nacional;
c) Uno per la Banca Extranjera;
d) El Presidente del Banco de CrBdito Agricola cuando
sea creado par la Ley; y
c) El Director del Fondo de Estabilizaci6n de Ia Moneda.
El Ministro de Hacienda podr6 asistir a los reunions del
Consejo de Direcci6n, con voz pero sin voto.
El nombramiento a que se refiere el inciso a) ser6 apro-
bado par el Senado de la RepOblica, conforme clispnne el
Art. 122, inciso d), d. la Constituci6n.
El nombramiento del Diretor del Fondo de Estabilizari6n
de la Moneda ser6 aprobado per el Senado de la Rep6blica.
ART. 24. La elecci6n de Consejeros par la Banca Na-
cional y per la Banca Extranjera, se har6 per los bancos
occionistas de coda grupo, en votaciones separadas. Para los
efectos de esta elecci6n, coda acci6n se contar6 como un
vato.








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 7


ART. 25. El Presidente y los dos Consejeros designados
par la Asamblea de Accionistas, ejercer6n su mandate por
cuatro a~os y pcdr6n ser reelectos. El Presidente del Bancc
de Cr6dito Agricola y el Director del Fondo de Estabilizaci6n
de la Moneda los ejercer6n mientras desempeFen sus res-
pectivos cargos.
Los Consejeros y sus suplentes continuar6n en el desem-
pero de sus cargos hasta que torren posesi6n los que hayan
siao designados para sustituirlos.
ART. 26. Los Consejeros tendr6n suplentes que desem-
penar6n el cargo en caso de ausencia temporal de los res-
pectivos Consejeros propietarios.
En caso de ausencia definitive ser6n designados nuevos
propietarios en la forma prevista por esta Ley, y sus su-
plentes desempeiar6n el cargo hasta que tomen posesi6n los
nuevos designados.
Los Consejeros suplentes s-r6n electos en la misma opor-
tunidad y forma en que se design a los propietarios y de-
ber6n reunir las mismas condiciones exigidas a estos.
El Consejiro que se design como suplente del Presidente
s6oo podr6 e'jercer funciones de Consejero y durante la ausen-
cia temporal del Presidente lo sustituir6 en sus funciones de
President el Presidente del Banco de Credito Agricola. Los
suplentes del Presidente del Banco de Cr6dito Agricola y del
Director del Fondo de 'Estabilizaci6n de la Moneda, ser6n lo
funcionarios de los organisms correspondientes que les sigan
en jerarquia.
ART. 27. Para ser miembro del Consejo de Direcci6n se
require:
a) Ser ciudadano cubano par nacimiento;
b) Tener no menos de treinta y cinco aoos de edad;
c) Gozar de reconocida y s6lida reputaci6n moral;
d) Tener capacidad legal para el ejercicio habitual del
Comercio y,
e) Ejercer o haber ejercido actividades econ6micas impor-
tantes; tener acreditada capacidad en relaci6n con las
mismas; o dedicarse a la enseianza de estas materials
en C6tedra obtenida por'oposici6n en la Universidad d&
lo Habana.
El requisite de ciudadania a que se refierel el apartado a)
do este articulo, no se exigir6 al Consejero electo por la
bonca extranjera.
ART. 28. No podr6n ser Consejeros las personas a quie-
nes est6 prohibido el ejercicio del comercio o no gocen d.
plena capacidad political y est6n en descubierto en algin
Banco o establecimiento de cr6dito por obligaci6n vencida;
hayan instado el beneficio de quita o espera o de la sus-
pensi6n de pagos;' hayan sido declarados en quiebra c
concurso de acreedores, o sufrido sanci6n judicial par defito
Dichos cargos serdn incompatible con cualquiera otro re
tribuido del Estado, la Provincia, el Municipio o entidade;
aut6nomas, con excepci6n del de Catedr6tico de la Univer-
sidad, obtenido por oposici6n y los expresamente designados
par esta Ley.
Tambi6n ser6n incompatib!es con cualquier otro cargo
remunerado, except el de funcionario de Banco national c
extranjero, que estuviere desempeFi6ndolo, al ser designado
per los accionistas Consejero del Banco Nacional de Cuba.
ART. 29.- Los Consejeros no podr6n ejercer profesi6n,
octividad commercial o industrial, ni agricola de car6cter em-
presario, ya sea directarnente o por persona interpuesta.
Les est6 prohibido a los Consejeros del Banco solicitor u
obtener pr6stamos o realizar operaciones de credito con
Bancos y agencies de cr6dito que formen parte de la Asam-
blea de Accionistas.
Igualmente les est6 prohibido a los Bancos a que se re-
fiere el p6rrafo anterior, conceder tales prestamos o anti-
cipos.


ART. 30. No podr6n pertenecer a un mismo tiempo al
Consejo los que sean parientes entire si, dentro del cuarto
grado de consanguinidad o segundo de afinidad.
Tampoco podr6n ser nombrados como funcionarios o em-
pleados del Banco Nacional de Cuba los parientes de los Con-
sejeros, dentro del cuarto grado de consanguinidad. o se-
gundo de afinidad.
ART. 31.- Las incompatibilidades y prohibiciones estable-
cidas para los Consejeros ser6n tambi6n aplicables a los sus-
titutos cuando est&n ejerciendo el cargo; y a todos los fun-
cionarios y empleados del Banco Nacional de Cuba.
ART. 32. Los Consejeros desempeiar6n sus cargos por
el termino senalado en esta Ley y solarrente podr6n ser se-
parados, previo expediente instruido por la Sala de lo Con-
tencioso-Administrativo y Leyes Especiales del Tribunal Su-
premo de Justicia, en los siguientes casos:
a) Cuando estuvieren comprendidos en algunas de las
incapacidades, incompatibildades, o prohibiciones fijadas por
esta Ley.
b) Cuando su conduct fuere contraria al cumplimiento y
fines de esta Ley y de los Estatutos del Banco.
c) Cuando hubiere sido sancionado judicialmente par de-
lito.
d) Cuando fuere responsible de actos u operaciones ile-
gales, debiendo pasar el tanto de responsabilidad al Tribunal
competent.
e) Cuando observare una conduct impropia, inmoral o
escandalosa' en su vida social, que crease desconfianza pu-
blica.
f) Cuando sin causa justificada faltare a tres sesiones
consecutivas a a seis de las que se celebren en el aoo.
ART. 33. La separaci6n del Consejero se iniciar6 a ins-
tancias de la Asamblea de Accionistas, del Consejo de Di-
recci6n a del Tribunal de Cuentas. La Sala de lo Conten-
cioso-Administrativo y Leyes Especiales, conocida la solicitud
proced-er6 a radicar el expediente, y designer uno de los
Magistrados Juez Instructor a los efectos de la tramitaci6n,
pudiendo dictar la suspension en el cargo del Consejero acu-
sado, cuando asi se pida, o lo estime el Juez Instructor o la
Sala, velando siempre por el prestigio del Banco, y teniendo
en cuenta la necesidad de que goce de s6lida confianza en
el piblico.
Radicado el expediente de separaci6n, se dar6 traslado de
los cargo al acusado, para que los contest en el t6rmino
de tres dias y proponga la prueba que estimre pertinent. Las
pruebas propuestas por ambas parties se practicar6n en un
period improrrogoble de diez dias. Transcurrido este t6r-
mino se sefialar6 vista piblica para dentro de los cinco dias
h6biles, que no podr6 ser suspendida por ninguna causa y
la sentencia se dictar6 dentro de los tres dias siguientes.
La sentencia declarando separado de su cargo al Conse-
jero, producir6 autom6ticamente su cese, desde el moment
de su nctificaci6n a las parties o en estrado; y se publicar6
en la Gaceta Oficial de la Rep6blica.
ART. 34. Los Consejeros percibir6n anualmente la asig-
noci6n que figure en el Presupuesto, y se les abonar6 por
dozavas parties.
Los haberes de los Consejeros se fijar6n teniendo en cuen-
to la importancia y responsabilidad del cargo, y el hecho
de tener que dedicarle su actividad a la funci6n del Banco.
La asignaci6n del Consejero Presidente del Banco Nacional
de Cuba ser6 mayor en relaci6n a su jerarquia.
El Director del Fondo de Estabilizaci6n de la Moneda per-
cibir6, adem6s del sueldo que le page el Estado, la asig-
naci6n que se le fije en el Presupuesto del Banco.
ART. 35. El Consejo de Direcci6n se r.eunir6 en sesi6n
crdinaria, por lo menos dos veces al mes, para conocer de
todos los asuntos que le sean sometidos por el Presidente, o









8 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES
--~~- I_ i_ ~ I I| l II I I II I I III llnlU iI 1


propusiere alguno de los Consejeros o la Asamblea de Accio-
nitas, y cuanto se relacione con sus atribuciones y deberes.
A tales etectos, el Presidente hard la debida convocatoria.
Igualmente se convocar6 a sesi6n extraordinaria, siempre
que lo estinre necesario el Presidente o lo soliciten dos Con-
sejeros expresando en uno y otro caso el motive y objeto
de la convocatoria.
ART. 36.- El qu6rum en primer convocatoria quedar6
integrado par la asistencia de cuatro Consejeros, siempre
que uno de ellos sea el Presidente.
Si no se integrare el quorum requerido en primer convo-
catoria, el Presidente citard nuevamente, hacienda constar
dicha circunstancia, y la sesi6n se efectuar6 en segunda con-
vocatoria siempre que asistieren, par lo menos, tres de loa
miembros del Consejo.
Las sesiones ser6n presididas par el Presidente, y en su
ousencia por el Presidente del Banco de Credito Agricola; y
a talta de sste por el Consejero propietaria de mayor edad.
En las sesiones extroordinarias s6lo podrdn tratarse los
csuntos incluidos en el orden del dia objeto de la convo-
catoria.
ART. 37. Los acuerdos se tomar6n par moyoria de tres
votos conforms, salvo que esta Ley exija una votaci6n ex-
traordinaria; y se horn constar en el Libro de Actas que.
debidamente foliado y sellado par el Juez o Notario Piblicu
competent, llevor6 el Banco y que firrarcn todos los Con-
sejeros asistentes a las sesiones, certific6ndolos el Secretari.
con el visto bueno del Presidente.

PARTE SEGUNDA

Atribuciones del Consejo

ART. 38. El Consejo de Direcci6n regird el Banco Na-
cional de Cuba, ojust6ndose a las disposiciones de esta Ley
y de sus Estatutos, oidas las recomendaciones de la Asamble,
de Accionistas y del Fondo de Estabilizaci6n de la Moneda,
y tendr6 las siguientes facultades:
1) Acordar las emisiones de billetes, fijando sus denomi-
naciones y las limtaciones de la emisi6n conforme a las
restricciones de esta Ley, y dictar las disposiciones de
orden interior que deban seguirse para poner los bi-
Iletes en circulaci6n, recogerlos y cancelarlos.
2) Acordar la impresi6n de los billetes, sus leyendas y di-
sesos, y designer el establecimiento que hard su gra-
bado e impresi6n, adoptando la m6s escrupulosa ga-
rantia.
3) Fijar peri6dicamente las condiciones generals y los
tipos de interns para las operaciones de descuento, re-
descuento y anticipo.
4) Acordar o rechazar a su discreci6n las solicitudes de
descuento, redescuento y anticipos de los Bancos de
Accionistas, acomodando a las circunstancias el volu-
men del credito que deba mantenerse en circulaci6n.
5) Acordar el porcentaje de las reserves legales de los
Bancos, dentro de los limits establecidos par esta Ley.
6) Acordar los tipos de interns rr6ximo a que los Bancos
privados deber6n ajustar, seg6n los plazas, sus opera-
ciones de credit, atendiendo a la situaci6n econ6mica
del pals y al uso de los otros medios con que cuenta
el Banco para equilibrar la political crediticia y mone-
taria de la naci6n.
7) Fijar el interns m6ximo que deben abonar los Bancos
par la recepci6n de dep6sitos o emisi6n de obligaciones
representatives de dichos dep6sitos.
8) Cumplir y hacer cumplir lo relative a la organizaci6n
y funcionamiento de los Bancos que operen en lo Re-
piblica, y ejercitar las facultades que en relaci6n con
los mismos le est6n atribuidas por esto Ley.
9) Acordar las reglas generals para la inspecci6n de los


Broncos privados y disponer su pr6ctica par medio de
funcionarios y empleados del Banco Nacional, cuantas
veces lo estime convenient o a solicitud de parte in-
teresada, atendiendo a sus antecedentes y circunstan-
cias; y por lo menos, uno vez al aoo.
10) Establecer las reglas generals de compensaci6n entire
los Bancos privados.
11) Acorda las operaciones que deban realizarse en mer-
cado abierto dentro de las limitociones fijadas par esta
Ley;
12) Acordar o rechazar el financiamiento de las operacio-
nes de compra de oro, cambio extranjero o valores que
el Fondo de Estabilizaci6n de la Moneda solicit de
acuerdo con las, disposiciones de esta Ley.
13) kAcordar o rechazar los anticipos que el Estado solicit,
dentro de las limitaciones y conform a las comisiones
que se fijan en esta Ley.
14) Convenir con el Gobierno de la Republica la forma en
que el Banco Nacional habr6 de prestarle los servicios
de agent financier y consejero econ6mica.
15) Acordar la aplicaci6n de las reserves de capital del
Banco Nacional.
16) Establecer y clousurar las sucursales y agencies del
Banco Nacional en el territorio de la Repiblico; desig-
nar corresponsales o agents en el exterior y aceptar
tales designaciones de Bancos extranjeros;
17) Acordar la operturo de cuentas a favor o a cargo de
Bancos extranjeros;
18) Acordar los contratos y obligaciones y disponer el ejer-
cicio de acciones judiciales y extrajudiciales.
19) Otorgar los poderes de disposici6n de dominios, admi-
nistraci6n para pleitos y cuontos m6s fueren necesorios
para acreditar la representaci6n del Banco Nacional,
ante toda close de personas naturales o juridicas, p6-
blicas o privadas a los efectos de ejercitar las acciones
que les competan.
20) Acordor la compra, venta o arrendamiento de bi-enes
muebles e inmuebles con destiny a las oficinas del
Banco, sucursales y agencies.
21) Fiscalizar la administraci6n del Banco Nacional y dis-
poner su inspecci6n, por lo rrenos, una vez al aoo, por
~mdio de contadores p6blicos a auditors de s6lida re-
putaci6n, contratados a[ efecto, asi como examiner el
encaje, los dep6sitos y reserves, remitiendo el informed
correspondiente a la Asomblea de Accionistas.
22) Conocer peri6dicamente el movimiento contable del
Banco y los saldos existentes.
23) Determinar los miembros que habr6n de integrar los
Comitds establecidos par esta Ley para el ejercicio de
las funcones del Banco; acordar su aumento y el nom-
bramiento de sus miernbros; y adem6s de las atribucio-
nes fijadas par esta Ley, seialar sus deberes y el limited
de sus facultades.
24) Delegar expresomente en todo o en parte en los Comi-
t6s y funcionarios del Banco Nacional de Cuba las fun-
clones que deba realizar, mediante acuerdos en que
s6lo se requiera la simple mayoria de votos, si bien esta
delegaci6n no limto a .facultad del Consejo de revocar
o modificar las decisions de los ComitBs y funciona-
rios, tambibn, por simple mayoria de votos.
En ning6n caso el Consejo podr6 delegar las funcio-
nes que se le corfieren en los incisos 12 y 13 de este
articulo.
25) Determinar las atribuciones y deberes de los funcio-
narios y empleados del Banco; asi como las fianzas que
deban prestar.
26) Nombrar los funcionarios y empleados del Banco, previa
prueba de capacidad regulada par esta Ley.








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 9
l- III- Ill


27) Confeccionar el proyecto de presupuesto annual, que
deber6 someter a la Asamblea de Accionistas el primer
dia h6bil del mes de mayo, y resolver sobre las obje-
clones y reparos que al mismo formulare.
28) Liquidar el presupuesto de cada ejercicio econ6mico,
dentro de los sesenta dias siguientes a su vencimiento.
29) Comprobar el balance general dentro de los sesenta dias
de terminado el ejercicio econ6mico annual y redactar
la Memoria, someti6ndolos a la Asamblea de Accionis-
tas para su conocimiento en la sesi6n ordinaria que
celebrar6 el primer dia h6bil de diciembre; y enviar ol
Tribunal de Cuentas, al Poder Ejecutivo y al Congreso
el balance general anuol y la Memoria dentro del pro-
pio termino.
30) Proponer a la Asamblea de Accionistas la aplicaci6n y
distribuci6n de utilidades.
31) Acordar y modificar los Estatutos, que deber6 someter
a la Asamblea de Accionistas.
32) Acordar y modificar los reglamentos internos del
Banco; y
33) Ejercitar la dem6s facultades que le est6n expresomen-
te conferidas par las disposiciones de esta Ley y aque-
las que no est6n reservadas a otros organismos de!
Banco Nacional y cuonto se refiera a las operaciones
que constituyen su objeto.
ART. 39. El Consejo de Direcci6n, al fijar las condicio-
nes generals de los operaciones de descuento, redescuento
y anticipo, determinar6 dentro de las limitaciones que esto-
biece esta Ley:
a) Las closes de documents y valores que podr6n ser ad-
quiridos o admitidos en garantia;
b) Los m6rgenes que deban existir entire los prestamos y
el valor de los efectos que los garanticen, para que
dichos pr6starros puedan ser aceptados; y
c) Los requisitos que deban exigirse para comprobar la so-
lidez de los Bancos endosantes, la, composici6n de su
activo y la solvencia de las personas o firms que sus-
criben lo documents que se ofrezcan al Banco Na-
cional.
SECTION CUARTA

De los Comit6s'

ART-. 40. El Banco Nacional tendr6 los Comites que de-
signe el Consejo de Direcci6n para el ejercicio de las fun-
clones que a los mismos sefale.
Cada Comit6 estar6 integrado pore miembros del Consejo
y funcionarios o empleados del Banco Nacional. Cada Co-
mit6 tendr6 no menos de tres ni m6s de cinco miemrbros.
ART. 41.- Sin perjuicio de lo dispuesto en el articulo an-
terior, existir6n necesariamente los siguientes Comit6s Per-
manentes:
a) Comite de CrBdito, que aprobar6 a rechazar6, en cada
caso, ojust6ndose a los lineamientos generals fijados
par .el Consejo de Direcci6n, las solicitudes de descuen-
tos, redesarentos y anticipos formuladas por los Bancos
accionistas; y elevar6, cuando lo estime Otil, un in-
forme sobre el resultado de las reglas en vigor.
El Comit6 de Direcci6n podr6 designer m6s de un
Comit6 de Cr6dito cuando las circunstancias lo de-
manden.
b) Comite de Inspecci6n Bancaria, que tendr6 a su cargo
todo lo relacionado con la organizaci6n, inscripci6n y
supervision de los establecirnientos bancarios 'que ope-
ren en el territorio national.
Este Comite estar6 integrado par el Presidente del
Banco, el Director del Fondo de Estabilizaci6n de la
Moneda y un funcionario que designar6 el Consejo de
Direcci6n.


c) Comit6 de Operaciones, que propondr6 al Consejo de
Direcci6n, las alterociones que convenga hacer en el
tipo de descuento, interns de los pr6stamos y cr6ditos,
remuneraci6n de los dem6s servicios que el Banco pres-
te, valores que se hayan de recibir en garantia y tipos
de su admisi6n, y las reforms que juzgue necesarias
en las condiciones que deban regir para todas las
operaciones.
Este Comit6 informar6 en la adquisici6n de metales
preciosos y en los convenios que se concierten con e!
Gobierno y el Fondo de Estabilizaci6n de la Moneda,
asi coma en todo lo relative a las agencies en el ex-
tranjero y las sucursales en Cuba.
d) Comit6 de Emisi6n, que cuidar6 de la preparaci6n de
los billetes que el Banco hoya de emitir, adquisici6n de
papel, su impresi6n y condiciones que haya de reunir,
su division en series, forma en que se hubieren de re-
coger y amortizar, y derr6s incidencios de la circulaci6n
fiduciaria;
e) Comit6 de Intervenci6n, el cual tendr6 a su cargo to-
dos los asuntos de contabilidad y cajo, ejerciendo su
vigilancia sabre el orden y puntualidad en las cuentas
y la custodia de los fondos y valores que en el Banco
existan; y examinar6 los balances.
Cada Comit6 *estar6 presidido por un Consejero, sin per-
juicio de que el Presidente del Banco es el Presidente nato
de todos ellos. Los Comit6s ser6n oidos en todos los asuntos
de su compet-encia en que haya de deliberar y resolver el
Censejo de Direcci6n. Tambi6n deber6n dar su dictamen
sobre las proposiciones que el Presidente del Banco les so-
meta a su examen y studio, y adem6s, podr6n tomar la
iniciativa en la propuesta de las disposiciones que convenga
adoptor en los ramos de que respectivamente est6n encar-
gados.
SECCION QUINTA

Dal P lsidente y los Funcionatios

ART. 42. El Presidente es la outoridad ejecutiva del
Banco, su representante legal y el jefe superior de las ofi-
cinas y del personal.
Le corresponder6 cumplir y hacer cumplir la Ley, los Es-
tatutos y Reglamentos, y los Acuerdos del Consejo de Direc-
ci6n; presidir las sesiones del propio Consejo y las de la
Asamblea -de Accionistas y ejercer las funciones que en 61
deleguen dichos organismos; y podr6 suspender los ocuerdos
de los ComitBs para someterlos a la consideraci6n del Con-
sejo de Direcci6n.
ART. 43. El Administrador es el jefe director de las ofi-
cinas y del personal.
Corresponder6n al Administrador las funciones que se le
seialen en los Estatutos y Reglamentos y las que le enco-
miende el Presidente, ante el cual responder6 de su gesti6n.
El Gerente deber6 reunir las mismas cualidades que se
exigen a las Consejeros y tener amplia experiencio en tec-
nica bancaria.
ART. 44.- El Secretario tendr6 a su cargo el libro Re-
gistro de Acciones, los Libros de Actas del Consejo de Di-
recci6n y de la Asamblea de Accionistas y la custodia del
sello del Banco Nacional; refrendard las convocatorias, asis-
tir6 a las sesiones de la Asamblea de Accionistas y del Con-
sejo de Direcci6n, certificando los acuerdos que se adopten,
ejercitar6 las dem6s funciones propias de su cargo y las que
en 61 delegue expresamente el Consejo de Direcci6n.
Para ser nombrado Secretario se require ser Abogado con
no menos de cinco aios de ejercicio de la profesi6n.
ART. 45. La designaci6n del Administrador y d-el Se-
cretario corresponder6 al Consejo de Direcci6n, que podr6
remroverlos libremente.








10 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


En caso de ausencia o vacant temporal de dichos fun-
cionarios, el Consejo podr6 designer las personas que habr6n
de sustituirlos, quienes deber6n de reunir los mismos requi-
sitos que esta Ley exige para aquellos.
ART. 46. El Consejo de Direcci6n reglamentar6 en los
Estatutos el regimen de ingreso y organizaci6n del personal
del Banco, para crear un cuerpo de funcionarios y emplea-
dos competentes, probos y de utilidad a la instituci6n, re-
gulando el ascenso y la inamovilidad.
El ingreso ser6 por concurso-oposici6n. En los Estatutos se
fijor6n sus reglas, asi como las necesarios para organizer los
Tribunals.
Tombi6n se regular en los Estatutos el expediente de
correcci6n, suspension o separaci6n del cargo. Se establece
recurso de apelaci6n contra la resoluci6n que en estos casos
dicte el Consejo de Direcci6n ante la Sola de.lo Contenclo-
so-Administrativo y Leyes Especiales del Tribunal Supremo
de Justicia de la Repiblica, sidndol.e aplicables el procedi-
miento seialado en el Art. 33 de esta Ley.

SECCION SEXTA

De los Diapartamentos

ART. 47. El Consejo organizar6 las oficinas del Banco
Nocional en los departamentos y secciones que se requierc
para el mejor funcionamiento de la instituci6n; y establecer6,
aderr6s de los departamentos funcionales, un Departamento
de Investigaciones Econ6micas, que realizar6 studios y and6
lisis sobre la economic national e international y mantendrc
informado al Presidente y al Consejo de Direcci6n sobre sus
resultados.
CAPITULO IV

D( los Operaeiones

SECCION PRIMERA

Relaciones Generales

ART. 48. El Banco Nacional podr6 realizar las siguien-
tes operaciones:
1 ) Emitir billetes, de acuerdo con lo dispuesto en esta Ley,
2) Redescontar o descontar con el .endoso de un bancc
accionista letras de cambio u otros documents de crd-
dito de f6cil realizaci6n y sl6ida garantia, que lleve
la firma de personas o entidad de reconocida solvenci,
y hayan sido emitidos con motive de operaciones o par,
fines comerciales, siempre que su vencimiento no ex-
ceda de noventa dias a contar de la fecha en que st
realize el redescuento o descuento;
3) Redescontar o descontar con el endoso de un bancc
accionista, letras de cambio u otros documents de cre-
dito d- la close descrita en el inciso anterior, emitido-
con motivo de operaciones o para fines industriales,
siempre que su vencimiento no exceda de ciento ochen-
ta dias, a center de la fecha en que el redescuento o
descuento se realice;
4) Redescontar o descontar, con el endoso de un bancc
accionista, letras de cambio u otros documents de
cr6dito de los descritos en el inciso 2), emitidos con
motive de operaciones o para fines agricolas o pecua-
rios, o de industrial agricola, siempre que su vencimien-
to no exceda de doscientos setenta dias a contar de Ic
fecha en que el redescuento o descuento se realice;
5) Redescontar o descontar, con el endoso de un banco
accionista, documents garantizados con az6cares, caf6,
tabaco u otros products del pias de larga conservaci6n
debidamente asegurados y depositados en almacenes
generals de dep6sito o almacenes afionzados que
ofrezcan suficiente garantia a juicio del Consejo de Di-


recci6n, siempre que el vencimiento de tales documen-
tos no exceda de doscientos setenta dias, a contor de
la fecha del redescuento o descuento;
6) Hacer anticipos a los bancos accionistas con la garan-
tia de documents de credit elegibles para el redes-
cuento o descuento, siempre que el vencimiento de dicnos
anticipos no exceda del plaza de los documents que
lo garanticen;
7) Hacer anticipos a los bancos accionistas, garantizados
con valores de f6cil realizaci6n que resulten satistac-
torios para el Banco Nacional, aunque no sean elegibles
para el redescuento o descuento, sierrpre que tales
anticipos sean aprobados con el voto favorable de no
menos de cuatro Consejeros, su termino no exceda de
noventa dias y el Banco prestatario este experimrentan-
do un retire extraordinorio de dep6sitos que compro-
meta el equilibria entire sus activos liquidos y sus ooli-
gaciones a la vista.
Los bancos que reciban estos anticipos no podr6n uti-
lizarlos para expandir sus creditos; y mientras fueren
deudores par este concept estaran sujetos a continue
fiscalizaci6n por parte del Banco Nacional;
8) Hacer prestamos, sin interns, al Fondo de Estabilizaci6n
de la Monedo, garantizados en un cien par ciento
(100%) con oro, combio extranjero convertible en oro,
valores o billetes del propio Banco Nacional.
9) Recibir dep6sitos de dinero. de los bancos accionistas,
agencies oticiales de cr6dito, Fondo de Estabilzacion de
la Moneda, el Estado, la PrOvincia, el Municipio u or-
ganismos out6nomos;
10) Actuar como agent del Estado, realizando las opera-
ciones que el mismo le encomiende con arreglo a las
disposiciones de esta Ley; pudiendo hacerle anticipos
al Estado de acuerdo con las limitaciones y condicibnes
seAaladas en esta Ley;
I ) Actuar como agent del Fondo de Estabilizaci6n de la
Moneda en la compra y venta de rretales fins, cam-
bio extranjero convertible en oro y valores;
12) Realizar, par cuenta propia, de acuerdo con el Fondo
de Estabilizaci6n de la Monedo, las operaciones a que
se refiere el inciso anterior y la de cambio extranjero
no convertible en oro solamente cuando se tratase de
un intercambio commercial previamente convenido y con
el voto favorable de no menos de cuatro Consejeros;
13) Abrir cuentas y mantener dep6sitos de gobiernos y
Bancos centrales extranjeros, actuondo como agente
corresponsal de los mismos;
14) Abrir cuentas y mantener dep6sitos en otros Bancos
centrales.
15) Participar, en representaci6n del Estado y con la ga-
rantia del mismo, en el Fondo Monetario Internacional
y en el Banco Internacional de Reconstrucci6n y Fo-
mento, asi como operar con estos organismos;
16) Corrprar y vender en el mercado abierto valores re-
presentativos de empr6stitos del Estado, contra pago en
efectivo, emitidos a largo plazo y que hayan circulado,
por lo menos, durante un aio, siempre que tales ope-
rociones sepn aprobados con el voto favorable de no
menos de cuatro Consejeros;
17) Comprar y vender en el mercado abierto valores que
el Est9do hubiera emitido durante el afio precedent,
siempre que estas operaciones se even a cabo durante
breves periods de tiempo y con la finalidad exclusive
de desarrollar la politico monetaria del Banco Nacional
en dicho mercado. Estas operaciones se realizordn con
los requisitos y limitaciones establecidos pare los anti-
cipos al Estado, comput6ndose su imported dentro del
limited m6xirro seaalado par esta Ley para dichos anti-








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 1I
-I II s IL


cipos, y requerir6n el voto favorable de no menos de
cuatro Consejeros.
18) Comprar y vender en el mercado abierto titulos de cr6-
dito emitidos por el Fondo de Estabilizaci6n de la Mo-
neda, o por el propio Banco Nacional de acuerdo con
el Fondo, y al solo objeto de mantener stable el vo-
lumen de la circulaci6n monetaria;
19) Actuar como C6mara de Compensoci6n;
20) Realizar las dem6s operaciones que le est6n expresa-
mente conferidas por otras disposiciones de esta Ley, y
las necesarias para el cumplimiento de los fines deter-
minados en el orticulo 3.
ART. 49.- Le est6n expresarrente prohibidas al Banco
Nacional los siguientes operaciones:
1) Hacer pr6stamos o anticipos a las provincias, municipios.
organisms aut6nomos o a particulars;
2) Redescontor, descontar o aceptar como garantia de an-
ticipos, documents que hubieren sido emitidos con in-
fracci6n de las limitaciones que se fijan en esta Ley o
con el prop6sito de especulaci6n;
3) Conceder pr6rrogas, renovaci6n o sustituci6n de los
documents de credito redescontados o descontados, o
de los anticipos que haya otorgado, except por un pe-
riodo de la mitad del t6rmino original, cuando se trate
inicamente de anticipos, y cuando fuere acordado por
el voto favorable de no menos de cuatro Consejeros;
4) Adquirir bienes inmuebles con excepci6n de aquellor
que fueren necesarios para establecer sus oficinas o de
los que tenga que recibir en pago de cr6ditos con obli-
gaci6n de liquidarlos .en el plaza m6s breve possible;
5) Realizar gastos no autorizados por el presupueste
annual; y
6) Cualesquiera otras prohibiciones establecidas en esto
Ley. *
SECCION SEGUNDA

Re'ociones con el Estado

ART. 50. El Banco Nacional en el desempefio de su fun-
ci6n de agent del Estado, se hard cargo de las operaciones
de credito interior y exterior que 6ste le encomiende.-Tendr6
asirrismo a su cargo el dep6sito de los fondos del Estado,
con excepci6n de aquellas cantidades que el Ministro de
Hacienda ordene que se conserven en la Tesoreria General
d la Rep6blica.-Recibir6 para su cobro los valores, cheques
y dem6s documents de cr6dito que a ese efecto le remita
el Ministro de Hacienda, y efectuar6 los pagos que en de-
bida forma ordene el Gobierno contra los fondos del Estado
que el Banco Nacional tenga en su poder.
El Ministro de Hacienda, oldo el parecer del Interventor
de Ia Rep6blica o del Tribunal de Cuentas en su caso, con-
vendrd con el Banco Nacional la forma en que debe reali-
zorse el movimiento de los fondos del Estado.
ART. 51.-El Banco Nacional prestar6 gratuitamente al
Estado los servicios a que se refiere el articulo anterior sin
ctra obligaci6n par part de 6ste que la de reembolsar los
gastos en que aqul6 incurra en la prestoci6n de dichos ser-
vicios.
No devengar6n, a su vez, inter6s alguno los fondos que
el Estado tuviere depositados en el Banco Nacional.
ART. 52. Se autoriza al Banco Nacional para hacer an-
ticipos al Estado, siempre que los mismos se ajusten a las
siguientes condiciones:
a) Dichos anticipos requerir6n el voto favorable de no
menos de cuatro de los miembros del Consejo de Di-
recci6n. Ser6n garantizados con Pagards de Tesoreria '
el t6rmino para su .vencimiento y liquidaci6n no podr6
ser mayor de un a~o;
b) El imported neto de los onticipos que se concedan en ur


aioo econ6mico determinado, desconitando las amorti-
zaciones, no podr6 exceder del ocho par ciento (8%)
del promedio de ingresos reales obtenidos par el Es-
tado en los cinco ejercicios fiscales anteriores;
c) Quedar6n afectados al pago d.e amortizaciones e inte-
reses del anticipo los ingresos del presupuesto annual;
d) El anticipo se aplicar6 6nicamente a las obligaciones del
Presupuesto annual, con excepci6n de deudas pertene-
cientes a ejercicios econ6micos anteriores, deuda flo-
tante o deuda internal o externa.

SECCION TERCERA

Emisi6n de Billetes

ART. 53. -Se concede al Banco Nacional el derecho ex-
clusivo de emitir billetes de banco en el territorio national.
Queda prohibido a cualquier otra entidad pcb[ica o pri-
vada la emisi6n de billetes de banco.
ART. 54.- Los billetes del Banco Nacional tendr6n curso
legal en today la Republica, y fuerza liberatoria ilimitada.
Dichos billetes se considerar6n, adem6s, a todos los efec-
tos legales, como obligaciones del Estado.
ART. 55.- Los billetes tendr6n la cobertura de oro o
cambio extranjero que se determine en el articulo 65 de
esta Ley. La diferencia entire dicha cobertura y el valor no-
minal de los billetes .estar6 garantizada integrarnente con
documents declarados elegibles para el redescuento y con
todos los derrns activos que el Banco Nacional posea.
ART. 56. Los billetes se emitir6n en denominaciones de
un peso, cinco pesos, diez pesos, veinte pesos, cincuento
Desos, cien pesos, quinientos pesos, mil pesos y diez mil
oesos; ser6n numerados por series y Ilevar6n impreso su
/alor, el aFio de su emisi6n, la inscripci6n "Banco Nacional
-ie Cuba", las dem6s leyendas y grabados que acuerde el
Consejo de Administraci6n y las firms en facsimil del Mi-
nistro de Hacienda y del Presidente del Banco Nacional.
ART. 57. Los billetes ser6n grabados en planchas met6-
licas y su grabado e impresi6n se har6 en un establecimiento
dedicado especialmente a esa close de trabajo, que a juicio
del Consejo de Direcci6n ofrezca las garantias necesarias.
ART. 58. La custodia de los billetes que se'imprimon ser6
confiada al Administrador, al Jef.e del Departamento de
Emisi6n y a un Clavero que ser6 designado par el Consejo
de Direcci6n.
Los billetes sertn depositados en una b6veda de seguridad
-tedicada exclusivamente a ese fin, y no podr6 verificarse la
cxtracci6n o ingreso de los mismos sin la presencio de los
'uncionarios encargados de su custodia.
Los Estatutos determinar6n las formalidades y requisites
que deban exigirse para la entrega y recogida de los billetes.
ART. 59. El Jefe del Departamento de Emisi6n proceder6
a taladrar e incinerar los billetes qu.e se retire definitiva-
mente de la circulaci6n, operaci6n que Ilevar6 a efecto a
oresencia del Consejero qoe presida el Comit6 de Emisi6n, un
delegado del Ministro de Hacienda y los otros funcionarios
a que se refiere el articulo anterior. Las actas que se le-
vanten lievar6n la firma de todos los presents y ser6n en-
tregadas al Secretario para su archive y custodia.

SECCION CUARTA

Relociones con la Banca Privoda

ART. 60.- Los Bancos que operen en el territorio nacio-
nal vendr6n obligados a depositor en cuenta corriente en
e! Banco Nacional las cuatro quintas parties de las reserves
legales que deben rrnantener an relaci6n con el monto de
sus dep6sitos, en moneda national o extranjera, de acuerdo
con las disposiciones de esta Ley.
ART. 61.- Los Bancos .estar6n obligados a mantener una








12 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


reserve en moneda de curso legal, equivalent al veinticinco
per ciento (25%) del monto de las imposiciones de dinero
que tengan en su poder.
El Banco Nacional, atendiendo a la political crediticia adop-
tada y a la conveniencia p6blica, podr6 modificar la pro-
porci6n que se determine en el p6rrafo anterior, fijando su
ascendencia en una cuantia que no podr6 ser superior a un
cuarenta por ciento (40%) ni inferior a un doce y medio
por ciento (121/2%), salvo para las cuentas de ahorros, en
que podr6 reducir la cuantia de dichas reserve, hasta un
echo por ciento (8%).
No obstante lo dispuesto en los p6rrafos precedentes,
cuondo exist la amenaza de una excesiva expansion del cre-
dito, el Banco Nacionol podr6 exigir a los establecimientos
bancarios una reserve legal m6s elevada, que puede Ilegar
hasta un ciento por ciento (100%) del exceso que se pro-
d'zca sobre el monto total de los dep6sitos que coda Banco
tuviere en su poder el dia en que se adopted la media.
ART. 62. El Banco Nacional determinar6, adem6s, los
reserves legales que deban mantener los bancos accionistas
en relaci6n con sus dep6sitos en moneda extranjera, dentro
de los lifrites del veinticinco par ciento (25%) al cien por
ciento (100%) cualquiera que sea el plazo de dichos de-
p6sitos.
ART. 63. Siempre que el Banco Nacional decide aumen-
tar la proporci6n de las reserves legales deber6 hacerlo de
manera gradual y progresiva, otorgando a los Bancos un
plazo adecuado que en ningOn caso se6n menor de treinta
dias.
ART. 64. Se autoriza al Banco Nacional para cargar en
las cuentas corrientes a que se refieren los articulos ante-
riores el resultado de las compensaciones diaries y los adeu-
do que pudieran derivarse de las dem6s transacciones que
realicen con tales establecimientos bancarios, siempre que,
como consecuencia de 6stas u otras operaciones, el saldo de
la cuenta corriente de un Banco cayese par debajo del nivel
de la reserve correspondiente que debe montener en el Banco
Nocional, 6ste cobrar6 al establecimiento bancario de que
se trate, una cantidad cuya ascendencia se fijar6 en la si-
guiente forma:
a) La suma que result al aplicar sobre el monto diario
del descubierto un interns annual equivalent al tipo
m6s alto de redescuento en vigor, con adici6n de un
dos par ciento (2%) mientras dicho descubierto no se
magtenga por rrns de quince dias consecutivos.
b) Cuando el descubierto se mantenga par un period que
exceda de quince dias, se aplicar6 sobre su ascendencia
diaria un interest annual equivalent al tipo m6s alto que
rija para el redescuento, con la adici6n de un cinco
por ciento (5%).
CAPITULO V

De las Reservas

SECCION PRIMERA

De la Reserva Monetaria del Banco

ART. 65.- El Banco Nacional mantendr6 en todo tiempo
una reserve en oro y cambio extranjero equivalent a no
menos del veinticinco por ciento (25%) del valor nominal
de los billetes que estuvieren en circulaci6n. Tambi6n man-
tendr6 uno reserve en oro o combio extranjero equivalent
a no menos del veinticinco per ciento (25%) del monto de
los dep6sitos en su poder, con excepci6n de las cuentas en
moneda nocional a favor del Fondo Monetario Internacional
y Banco Internacional de Reconstrucci6n y Fomento.
Las reserves en cambio extranjero que el Banco Nacional
podr6 computer en la reserve mirnima mencionada en el pd-
rrofo anterior deber6n ser convertibles en oroe o en divisas


que a su vez sean convetibles en ore y consistir6n unica-
mente en:
1) Billetes de banco y piezas de moneda extranjera;
2) Cheques, 6rdenes de page, estipulaciones, giros, letras
de cambio y dem6s efectos de cr6dito a no m6s de siete
(7) dies vista, suscritos par firms de primer orden y
pagaderos sobre el exterior, en moneda extranjera;
3) Dep6sitos redimibles, a la vist a a plazos, con previo
aviso de no m6s de catorce dias, concedidos en Bancos
de primer orden del extranjero y pagaderos tambi n en
moneda extranjera.
Tambi6n podr6 computarse en la reserve minima el
saldo neto correspondiente a la participaci6n del Estado
en el Fondo Monetario Internacional.
ART. 66. La porci6n oro de la reserve minima no ser6
nunca menor de los dos tercios. Se entender6 que las obli-
gcciones emitidas por el Fondo de Estabilizaci6n de la Mo-
neda garantizadas par un ciento por ciento (100%) en
oro a cambio extranjero, formar6 parte de dicha reserve.
Las reserves monetarias en oro deber6n conservarse siem-
pe en la oficina principal del Banco Nacional. El excedente
de la reserve minima en combio extranjero podr6 mantenerse
en dep6sito a cambio de agencies o corresponseles del Banco
en giros de prirrera close sabre el exterior pagaderos en rno-
neda extranjera, convertible en oro y exigibles a plazos que
no excedan de noventa dias; o en valores p6blicos extran-
jeros o nocionales que tengan un mercado stable, sean de
realizaci6n inmediata y denominados en monedas converti-
bles en ore.
ART. 67. Cuando las reserves de billetes y dep6sitos de-
clinen a un nivel m6s bajo de la proporci6n exigida par la
Ley, el Banco Nacional deber6 adopter, inmediatamente, las
medidas apropiadas para restablecerlas a su nivel legal.

SECCION SEGUNDA

De la Reserva de Previsi6n, del Banco

ART. 68. El Banco Nacional constituir6 un fondo de re-
serve con la porte de las utilidades netas destinadas a ese
,efecto, conforme a lo dispuesto en el Capitulo siguiente.

CAPITULO VI

De las Utilidades del Banco

ART. 69.- Al cierre de coda ejercicio econ6mico y des-
pues de saneado el active, se determinar6n los utilidades
retas que se repartir6n con arreglo al siguiente orden pre-
ferencial:
1.-Dividendo correspondiente a las acciones de la series B
que est6n en circulaci6n.
2.-Cantidad que debe ingresar en el Fondo de reserve y
remanente que correspond al Estado.
ART. 70. El dividend de las acciones se acordar6 con
vista de las utilidades netas obtenidas durante el aoi eco-
n6rnico correspondiente y no podr6 exceder de un cuatro par
ciento (4%) del valor nominal de dichas acciones.
Cuando Io reserve de previsi6n alcance la suma de siete
millones de pesos, el dividend ser6 acumulativo,
El pago de dividends s6lo podr6 acordarse con cargo a
utilidades que no se hubieren distribuido.
ART. 71.- El Banco Nacional despubs de deducir de las
utilidades netas los sumas que se adeuden par concept de
dividends distribuir6 el remanente conform a las siguientes
reglas:
o) Veinticinco por ciento (25%) pare el Estado y seten-
ta y cinco par ciento (75%) para el Fondo de Reserva
hasta que se acumule una suma de tres y media mi-
flonel de pesos ($3,500,000.00);









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 13
[ IIIIl~_


b) Cincuenta par ciento (50%) para el Estado y cincuenta
par ciento (50%) para el Fondo de Reserva, hasta
que dicho Fondo alconce la cifra de siete millones de
pesos (7.000,000.00);
c) Setenta y cinco por ciento (75%) para el Estado y
veinticinco par ciento (25%) para el Fondo de Re-
serva, cuando dicho Fondo pose de la cifra de siete mi-
Ilones de pesos ($7.000,000.00).
ART. 72.- Las sumas que el Estado perciba del Banco
Nacional en concept de utilidades ser6n repartidas, de par
mitad, entire el Banco de Crddito Agricola que se cree por
la Ley y el Fondo de Estabilizaci6n de la Moneda, para re-
forzar las reserves de estos organisms.

CAPITULO VII

Disposiciones Generales

Primera: El Banco Nacional practicard al cierre de sus
operaciones correspondientes al dia l6tirro de cada mes un
balance conforme al model que apruebe el Consejo de Di-
recci6n. Dicho balance, una vez aprobado por el Presidente
del Banco, ser6 remitido a la Gaceta Oficial de la Republica
pcra su publicaci6n.
Segundo: El Banco Nacional estar6 exento del pago de
impuestos y tasas de todas classes al Estado, la Provincia y
el Municipio, incluso su capital, acciones, utilidades, opera-
ciones, billetes y adquisici6n o enajenaci6n de bienes de
tcdas closes.
Tercera: El Banco Nocional sustituir6 con sus billetes la
cantidad de certificados plata en circulqci6n emitidos par
el Estado con garantia de plata acuiada, lingotes de oro y
d6lares. TambiBn sustituird por billetes las monedas de plata
de a peso que se encuentran en circulaci6n.
El Ministerio de Hacienda entregard ol Banco Nacional
los discos plata de a peso, el oro y d6lares que sirven de
garantia a dichos certificados.
Ad.em6s, el Ministerio de Hacienda entregard al Banco
Nacional de Cuba valores publicos emitidos a ese efecto para
elevar a un cien par ciento (100%) de su valor nominal
la garantia de los certificados plata emitidos al amparo de
la Ley ndmero 5, de 2 de mayo de 1942.
Las emisiones de billetes que har6 el Banco Nacional para
el canje de los mencionados certificados plata y de las mo-
nedas de plata de a peso que se encuentran en circulaci6n,
tendr6n corno garantia total los discos plata, lingotes de oro,
d61ares y valores publicos que habr6 de entregarle el Minis-
terio de Hacienda.
Los billetes emitidos con arreglo a esta disposici6n quedon
sujetos a lo establecido en la Secci6n Tercera, del Capitulo
Cuarto y dem6s preceptos concordantes de esta Ley.
Cuarta: El Banco Nacional, con la autorizaci6n previa del
Podser Ejecutivo podr6 sustituir mediante negociaciones de
utilidad p6blica los discos de plata de a peso que sirven de
gorantio a los certificados plato por un valor intrinseco, en
oro igual, par lo menos, al del metal contenido en dichos
discos. El Estado entrecar6, en este case, al Banco Nacional
valores p6blicos emitidos a ese efecto par un valor nominal
equivalent a la diferencia que result entire el valor mone-
tario de los discos plata que se sustituyan y el valor del
metal que contienen, a fin de que los billetes del Banco Na-
cional tengan, en todo moment, una cobertura de un cien
por ciento (100%).
Quinta: Los certificados plata que el Banco Nacional re-
tire de la circulaci6n ser6n destruidos con arreglo a lo pres-
cripto en la present Ley pare los billetes del propio Banco
Nacional.
Sexta: El Ministro de Hacienda entregar6 al Banco Na-
cional los certificados plata no emitidos que tuviese en su
poder a! iniciar dicho Banco sus operaciones. Estos, certifi-


cados, como mejor convenga, ser6n empleados pora sustituir
los que estuvieren circulando en mal estado de conservaci6n
a ser6n destruidos con arreglo a las prescripciones que se-
Fiala el Art. 59.
S6ptima: Las funciones de inspecci6n y fiscalizaci6n del
Bonco Nacional estardn a cargo del Tribunal de Cuentas.
Octavo: El Consejo de Direcci6n se renovar6 parcialrente.

TITULO II

FONDO DE ESTABILIZACION DE LA MONEDA

CAPITULO UNICO

Organizaci6n y Funciones del Fondo

ART. 73.-A partir de la promulgaci6n de esta Ley, el
Fondo de Estabilizaci6n de la Moneda Nocional, creado por
el Decreto 1358, de 10 de junior de 1939, quedar6 organi-
zado de acuerdo con las disposiciones contenidas en este
Titulo.
Dicho organismo se denominar6 Fondo de Estabilizaci6n de
la Moneda, y tendr6 por objeto proteger la monedo national
en el mercado de divisas.
ART. 74.- La Administraci6n del Fondo ser6 encomendada
a una Comisi6n compuesta de tres miembros, de los cunles
dos lo ser6n par raz6n del cargo que ocupen y el otro por
designaci6n.
El Ministro de Hacienda y el Presidente del Banco Na-
cional ser6n miembros par raz6n de su cargo. El tercer miem-
bro ser6 el Director del Fondo, que deber6 reunir las condi-
ciones de el-egibilidad exigidas para los Consejeros del Banco
Nacional en esta Ley; ser6 designado por el Presidente de
la Republica, asistido del Consejo de Ministros, y su nom-
brarmiento d-eber6 ser aprobado par el Senado de la Repiblica.
El Director del Fondo percibird el sueldo que se le asigne
en el Presupuesto General del Estado y tendr6 las atribucio-
nes que le sean delegadas par la Comisi6n.
ART. 75. La Comisi6n ser6 presidida par el Ministro de
Hacienda; se reunird cuantas veces fuere necesario para el
mejor cumplimiento de sus funciones y tendr6 las siguientes
facultades:
a) Comprar, vender a retener en su poder oro y cambio
extranjero convertible en oro;
b) Tomar dinero a pr6stamo del Banco Nacional, del Te-
soro a directamente en el mercado obierto, ofectando
para ello el oro, cambio extranjero o valores que posea;
c) Emitir certificados, con interns a sin l1, gorantizados
con oro, divisas o valores en concept de prenda; y
d) Invertir en valores de primera calidad de gobiernos
extronjeros aqlella parte de sus existencias de oro v
divisas que no estuviere pignorada.
ART. 76. El Banco Nacional actuard coma fiduciario de
las operaciones de pr6stamo que realice el Fondo y tendr6
la custodia del ore, carrbio extranjero a valores que este
adquiera.
ART. 77. Para financier sus operaciones el Fondo podr6
tomar dinero a pr6stamo del Banco Nacional, garantiz6ndolo
en un cien par ciento (100%) con oro, divisas convertibles
en oro, billetes del propio Banco o valores adquiridos con-
forme al Art. 75 de esta Ley. Estos prestamos no devengar6n
interns, ni tendr6n vencimiento fijo.
Tambidn podr6 el Fondo comprar oro o cambio extranjero
convertible en oro girando cheques a cargo de la apertura
de credit -n cuenta corriente que para ese objeto y sin de-
vengar interns acuerde concederle el Banco Nacional, quien
cctuard como agent de estas operaciones y el oro, a cambio
extranjero convertible en oro que se adquiera por este medio
ser6 depositado en el Banco Nacional como garantia del
prdstamo; la venta de estas cantidades de or o combio ex-









14 DIARIO DE SES.IONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


tronjero se har6 nicamente par mediaci6n del Banco Na-
cional actuondo corro agent, y los pesos que se adquieran
por el Fondo a virtud de esta operaci6n, se aplicar6n al pago
del credito obierto en cuenta corriente o ser6n depositodos
er el Banco Nacional come garantia de pago, el cual deber6
reolizarse en un t6rmino no mayor de ciento ochenta dias.
No obstante lo dispuesto en los p6rrafos onteriores, e!
Bonco Nacional podr6 negarse a continue financiando el
Fondo. Tambien podr6 exigir a 6ste que reduzca la cuantia
de sus pr6stamos cuando Io aconsejen razones de conve-
niencia pGblica y lo acuerde el Consejo de Direcci6n, por
cuatro votes favorables. En este case, el Banco dar6 al Fondo
un plazo no mayor de treinto dias para el pago total o parcia'
de sus prestamos, advirti6ndole que si no lo hiciere dentro
de ese t6rmino, quedar6 vencida la totalidad de las obliga-
clones y en actitud el Banco para cobrarse mediante la, apli-
caci6n en page de la garantia. El descubierto, si lo hubiere,
ser6 pagado por el Fondo.
ART. 78.- El Fondo podr6 tambi6n tomar a prestamo en
el mercodo abierto, mediante la emisi6n de certificados que
devengar6n un interns razonable de acuerdo con las condi-
ciones del mercado y que en ningin case ser6 mayor del
cinco per ciento (5%). El vencimiento de estos certificados
no exceder6 de trescientos sesenta dias.
ART. 79. Los exportadores estar6n obligados a entregar
al Fondo para su canje a la par en moneda national, uno
cantidad de divisas que no exceder6 del treinta per ciento
(30%) del precio, en puertos cubanos, de los products que
exporten. La Cqmisi6n fijar6 oportunomente los products rc
que deba aplicarse la disposici6n contenida en el p6rrafo
que precede, asi come la proporci6n de divisas que deban
ser canjeados.
El Fondo dictar6 las disposiciones que sean necesarias para
obtener la finalidad que se persigue, especialmente las m6s
indispensable al objeto de asegurar la entrega de las divisas.
ART. 80. No obstante lo dispuesto en el articulo ante-
rior, cuando la balanza de pages internacionales result tan
cdversa a lo naci6n que haga presumir se agoten sus exis-
tencias de oro y cambio extranjero, el Poder Ejecutivo estar6
fccultado para elevar, a solicited del Fondo, la proporci6n
fiiada en el p6rrafo primero de dicho orticulo, hasta un cien
per ciento (100%) y para regular alguna o todas las tran-
sacciones en divisas. Al cesor las circunstancias especificadas,
ei Fondo lo comunicar6 al Poder Ejecutivo para que deje sin
efecto dicho aumento.
ART. 81.- El Fondo entregar6 divisas a cambio de mo-
neda national, a quienes lo soliciten, para ejecutar pages
en el exterior.
No obstante lo dispuesto en el p6rrafo anterior, el Fondo
podr6 establecer reglas preferenciales para la entrega de
divisas atendiendo a lo esencialidad y naturoleza de los pagos
en el exterior, cuando las circunstancias asi lo aconsejen, y
siempre que el Poder Ejecutivo hubiere ejercitado las prerro-
gativos del articulo anterior.
ART. 82. El Fondo proveer6 al Ministro de Hacienda de
las divisos necesarias para tender al pago de la deuda y
derr,6s obligaciones y servicios de la Rep6blica en el exterior,
canje6ndolas al.. tipo de .paridad por moneda nocional.
Igualmente proveer6 de divisos al tipo de paridod a los
comisionados de los Poderes P6blicos del Estado y de la
Universidad de la Habana, para el cumplimiento de sus fun-
ciones en- el exterior.
Al comienzo de cada ano fiscal el Ministerio de Hacienda
pcrticipir6 al Fondo de Estabilizaci6n de la Moneda la can-
tidad aproximada de divisas que habr6 de necesitar durante
el ejercicio en curse.
El Fondo proveer6 de las divisas necesarias a los produc-
tores para tender a las necesidades esenciales de la produc-
ci6n exportable que necesite ejecutar pagos en el exterior,


canje6ndoselas, al tipo de paridad, por moneda national,
cuando se den las circunstancias del articulo 80 de esta Ley.
ART. 83. Los perdidas resultantes de los operaciones del
Fondo ser6n de cuenta del Estado y sus utilidades se acumu-
lar6n en uno reserve para perdid? y gastos. Al finalizar cada
aio, las p6rdidas que no pudieren cubrirse con las reserves
se cargar6n al Estado, incluy6ndose su imported en el pr6ximo
presupuesto de la naci6n, al objeto de saldarlo.
Asimismo nutrir6 la reserve del Fondo el imported del se-
Poreaje neto de las acuiiaciones de moneda divisionaria que
se realicen en no future.
ART. 84.- El Fondo rendir6 mensualmente al Poder Eje-
cutivo, por conduct del Ministerio de Hacienda, informed
confidenciales de las operaciones que realize. Tombi6n en-
viar6 un informed annual al Tribunal de Cuentas y al Congreso
de la Rep6blica. Publicar6, asimismo, onualmente, una Me-
moria de sus actividades.
El Fondo publicar6, peri6dicament.e en la Gaceta Oficial
de la Rep6blica, informes relatives a la distribuci6n de sus
utiiidades y a las operaciones en que se hubiere dispuesto
de ore, divisas o valores a precious distintos de los que pre-
vclecen en el mercado.

TITULO III

DE LA MONEDA NATIONAL

CAPITULO I

Regulaci6n

ART. 85. La unidad monetaria de la Republica de Cuba
es el peso oro, dividido en cien centavos, que pesar6 0.987412
gramos, y contendr6 0.888671 gramos de oro fino.
ART. 86. Las monedas fraccionarias ser6n de plata y
de niquel.
Las monedas fraccionaries de plata tendr6n las denomi-
nociones de cuarenta centavos, veinte centavos y diez cen-
tovos y su peso ser6 de diez gramos, cinco gramos y dos
gramros quinientas mitlsimos, respectivamente.
La monedas de niquel tendr6n las denominaciones de cinco
centavos y un centavo y su peso ser6 de cinco gramos y dos
gramos quinientas mil6simas, respectivamente.
ART. 87. La Repiblica de Cuba mantendr6 en todo
tiempo la paridad con relaci6n al Peso, de las monedas frac-
cionarias de curso legal.
ART. 88. Las monedas de oro del cuAo national, cuya
ley y peso fueron fijados por la Ley de 29 de octubre de
1914, ser6n consideradas como lingotes y apreciado su valor
de acuerdo con el metal fine que contengan.
ART. 89. La moneda national tendr6 la ley y tolerancia
que a continuaci6n se indica:
1) Monedos de plata: 900/1000 de metal fino, dos mi-
16simos de tolerancia para la ley y 3 mil6simas pare el
peso; y
2) Monedas de niquel: 250 portes de niquel y 750 parties
de cobre.
ART. 90.- Los billetes del Banco Nacional tendr6n cursor
Itegal y fuerza liberatoria ilimitada.
Las monedas fraccionarias de plata y las de niquel tendr6n
cursor legal; las de plata tendr6n fuerza liberatoria en una
proporci6n del ocho par ciento (8%) de la cantidad que
tenga que pagarse y liberar6n totalmente las obligaciones
aue no excedan de diez pesos; las de niquel tendr6n fuerza
liberatoria para today cantidad que no exceda de un peso.
ART. 91.- Cada moneda Ilevar6 grabado su valor, peso,
ley, ano de su acueaci6n y los disehos y leyendas que deter-
mine el Poder Ejecutivo.
ART. 92, No se acuiar6n, en lo sucesivo, monedas de
cro ni tampoco discos de plota de a un peso. El Poder Eje-








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 15
,I


cutivo queda autorizado para acuiar, a solicitud del Banco
Nacional, la moneda fraccionaria de plata y de niquel qu.e
sea necesaria para mantener las existencias en proporci6n
adecuada a las necesidades del mercado a con la finalidad
de sustituir las deterioradas que se retiren de la circulaci6n.
ART. 93. Las monedas fraccionarias gastadas a deterio-
radas se retirar6n de la circulaci6n con arreglo a las normas
que sehale el Ministro de Hacienda.
Las monedas de plata mutiladas ser6n retiradas de la
circulaci6n y se pagar6n por su peso, calcul6ndose su precio
de acuerdo con el valor nominal de la moneda de que se
trate.
Las monedas de niquel que esten mutiladas ser6n reco-
gidas con cargo al Tesoro.
ART. 94. El Banco Nacional canjear6 sus billetes muti-
lados par otros en buen estado, con sujeci6n a lo dispuesto
en las reglas siguientes:
1) Cuando falten al billete hasta las dos quintas partes y
se conserven claramente las tres quintas parties restan-
tes, el canje se verificar6 par su, valor nominal, sin m6s
requisite que su presentaci6n.
2) Cuando est6 mutilado en menos de las tres quintas
portes y se conserven claramente m6s de las dos quintas
parties restantes y pueda iqentificarse la Serie y nimero,
ser6 redimido en la mitad de su valor nominal; y
3) No proceder6 la redenci6n o el canje de los bilietes
mutilados que no esten comprendidos en las prescrip-
ciones de los apartados anteriores, quedando su impor-
te a beneficio del Banco.
ART. 95. La moneda national, con inclusion de los bi-
iletes del Banco Nacional, ser6 la 6nica de curso legal en
el territorio national y deber6 admitirse, de acu.erdo con lo
preceptuado en el articulo 90, para el pago de las obliga-
clones contraidas o a curplir en la Republica.
ART. 96. Las obligaciones pactadas en monedas extran-
jeras antes de la vigencia de esta Ley estar6n sujetas para
sL. liquidaci6n a lo dispuesto en el articulo 1170 del C6digo
Civil, tal coma qued6 modificado par la Ley d.e 8 de julio
de 1939.
Las obligaciones contratadas a a cumplir en el territorio
national que se pacten despu6s de la vigencia de esta Ley
se expresar6n y liquidar6n exclusivamente en moneda de
curso legal.
No se comprender6n en esta disposici6n las obligaciones
contraidas en relaci6n con las vents de frutos o articulos
nacionales vendidos al extranjero, asi como tampoco las ope-
racion.es provenientes de cuentas bancarias, formadas par
dep6sitos de numerario, que pertenecieren a sus duefos a
los efectos de su extracci6n, ni las derivadas de los compro-
misos de deudas publicas, en que el Estado mantendr6 el
pcgo en la moneda estipulada. Tampoco quedar6n compren-
didas las siguientes operaciones u obligaciones, que deber6n
pagarse en la especie pactada al efecto:
a) El pago de precio de rrercancias compradas en e.l ex-
tranjero en moneda de los Estados Unidos de America
mediante document pagadero en Cuba par el compra-
dor, o sea, lo'que se llama en el lenguaje bancario y
commercial, "efectos al cobro" y, en general, el pago de
m.ercancias importadas del extranjero mediante com-
pras o cualesquiera otras forms o modos de operacio-
nes al cr6dito;
b) Cr6ditos comerciales con carts o sin ellas, que se em-
plean en el comercio para financier y facilitar la im-
portaci6n de rrmercancias y en general, carts de cr6ditos
de todas closes.
c) PrBstamos con pignoraci6n de titulos de la deuda pibli-
ca national o de cualesquiera empresas o entidades
extranjeras, que sean pagaderos en moneda extranjera.


d) Los sobregiros aceptados par los Bancos a sus clients,
en las cuentas corrientes, en moneda extranjera.
ART. 97. La moneda de los Estados Unidos de America
d.ejar6 de tener curso legal y fuerza liberatoria en el terri-
torio national, un a6o despues de la fecha en que comience
sus operaciones el Banco Nocional.
El Poder Ejecutivo, a propuesta del Banco Nacional, exten-
der6 este plaza por un period que no exceder6, en ningun
caso, de un aio m6s.
A solicitud de sus tenedores, el Banco Nacional canjear6
las monedas de los Estados Unidos de America par moneda
national.
ART. 98. En tanto la moneda de los Estados Unidos de
America tenga curso legal y fuerza liberatoria en el terri-
torio national, se aplicar6 a las obligaciones pactadas en esa
especie io dispuesto en el articulo 1170 del C6digo Civil,
ta! coma qued6 modificado par la Ley de 8 de julio de 1939.
Los d.ep6sitos bancarios denominados en moneda de los
Estados Unidos de Arrrica continuar6n siendo exigibles en
dicha especie aim despu6s de la fecha en que la expresada
moneda deje do tener curso legal y fuerza liberatoria ilimi-
tada. No obstante, los Bancos podr6n tambi6n pagar dichos
dep6sitos en giros d6lores sobre Nueva York o en moneda
national al tipo de cambio del dia, a elecci6n del depositante.

TITULO IV

DE LOS BANCOS COMERCIALES Y DE LOS DE AHORRO

CAPITULO I

Disposiciones Preliminares

ART. 99. Se regir6n por las disposiciones de esta Ley y
dem6s reglas complementarias que dicte el Banco Nacional,
los Bancos comerciales o de ahorros y cualquier otra persona
natural o juridica qu. en forma habitual realice operaciones
de dep6sito, cuentas corrientes, cuentas de ahorro, descuen-
tos, pr6stamos, cobranzas, giros, fideicomisos, compra y venta
d& cambios extranjeros, y cualesquiera otras de naturaleza
an6loga.
ART. 100. En lo adelante se usar6 en este, Titulo la de-
nominaci6n generica de "Banco" para referirse a las perso-
nas naturales o juridicas a que se contrae el articulo anterior.
ART. 101.- Queda prohibido el uso de los terminos "Ban-
cos", "banqueros", "asociaci6n bancaria", "sociedad fidu-
ciaria", "sociedad de credito, "caja de ahorro", "sociedod
ccpitdlizadora", o cualesquiera otros equivalentes o semnejan-
tes que puedan implicar dedicaci6n a los negocios que regular
esta Ley, a no ser qu.e se trate de personas naturales o juri-
dicas autorizadas expresamente par el Banco Nacional me-
diante el cumplimiento de las reglas establecidas en este
Titulo.
Queda igualmente prohibido usar en la raz6n a denomi-
naci6n social cualquier termino que induzca a career que el
Banco actua per cuenta o en relaci6n con el Estado Cubano,
sus provincias a municipios.

CAPITULO II

De la Creaci6n de Bancos

ART. 102. Las personas que estuvieren interesadas ren
constituir un negocio bancario en la Repiblica deber6n soli-
citor previamente autorizaci6n del Banco Nacional, acompa-
Fando a la solicitud una relaci6n detallada doe las bases de
constituci6n del negocio, domicilio de la oficina principal,
nombres de las localidades done habr6 de establecer sucur-
sales al iniciar sus operaciones y cuantos otros datos y ante-
cedentes determine dicha Instituci6n.
ART. 103. Dentro de los treinta dias siguientes a la fecha
en que fuere notificada la resoluci6n del Banco Nacional









16 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES
L~ lI" I II I I I II|


autorizando la creaci6n de un establecimiento bancario, los
interesados estar6n obligados a constituir en Cuba uno socie-
dad an6nima que no podr6 realizar operaciones propias de
otro giro y que estar6 sometida a lo preceptuado en esta
Ley y las derr6s disposiciones vigentes.
La referida compafia presentar6 al Banco Nacional, dentro
de un plaza adicional de sesenta dias, testimonio de la escri-
tura de constituci6n y cuantos m6s datos y antecedentes
solicite el Banco Nacional.
Transcurrido cualquiera de los plazos sehalados en este
articulo, sin que !os interesados hubieren dado cumplimiento
a lo dispuesto en el mismo, se entender6 caducada la auto-
rizaci6n concedida.
ART. 104. El Banco Nacional, despu6s de comprobar que
el interesado ha cumplido con los requisites sefialados en
esta Ley efectuar6 la inscripci6n en el Registro que lIeve c
ese efecto y expedir6 un certificado que ser6 el documents
mediante el cual se acredite que un Banco puede opera:
legalmente en el territorio national, sin perjuicio de la obli-
goci6n que tiene la sociedad de inscribirse tambi6n en el
Registro Mercantil y en el de Compaoias.

CAPITULO III

De to Organizaci6n y Funcionamiento de !os Bancos

ART. 105. Las Companias que tengan par objeto explotat
un negocio bancario se closificar6n en Bancos de car6cter
national, interprovincial, provincial y local."
El capital de un Banco national no ser6 menor de dos-
cientos cincuenta mril pesos y podr6 establecer, adem6s de
su oficina principal, las sucursales que estimei convenient er.
todo el territorio de la Rep~blica.
El capital de un Banco interprovincial no ser6 menor de
cien mil pesos ($100,000.00) y podr6 establecer, adem6&.
de su oficina principal, sucursales dentro de los limits de
tres provincial.
El capital de un Banco provincial no ser6 menor de cin-
cuenta mil pesos ($50,000.00) y podr6 establecer, adem6;-
de su oficina principal, sucursales dentro de los limits d&
una provincia.
El capital de un Banco local no ser6 menor de veinticincc
mil pesos ($25,000.00) y s6lo podr6 tener oficinas en el
municipio done se encuentre establecido.
En el municipio de La Habana solamente podr6n establecer
cficina o sucursal los Bancos de car6cter national.
El capital efectivo de cualquier Banco commercial, incluidc
su reserve de previsi6n, deber6n representar, cuando menos,
el cinco par ciento (5%) de sus dep6sitos a la vista. El
Banco Nacional podr6 exigir a los Bancos comerciales cuyo
capital y reserves de pievisi6n no estuvieren ajustados a la
referida proporcionalidad, que aumenten hasta un cien por
ciento (100%) la reserve legal correspondiente al exceso
de dep6sitos.
ART. 106. El capital minimo a que se refiere el articulo
anterior deber6 star suscripto y pagado al presentarse la
solicitud de inscripci6n en el Banco Nacional.
ART. 107.- El capital estor6 representado, necesariamente,
por acciones nominativas de una misma close, que tendr6n
los mismos derechos y obligaciones y un valor nominal de
cien peso cada una.
Todas las accion-es suscriptas ser6n vendidas a un precio
que no sea inferior a su valor nominal y deber6n ser pa-'
gadas, precisamente, en efectivo; sin que puedan emplearse
pora satisfacer comisiones, servicios o gastos de close algu-
na, ni en pago de cualquier otra clae de aportaci6n.
Las acciones emitidas en exceso del capital minimo, po-
dr6n pagarse en plazas cuyo imported no sea inferior al diez
par ciento (10%) del valor nominal de'cada acci6n; pero
en todo caso tendr6n que estar tambi6n totalmente liberadas


en el transturso de un aio, contado a partir de la fecha de
la suscripci6n.
ART. 108. La responsabilidad de los accionistas respect
al pago de las obligaciones contraidas par el banco y los
dividends posivos correspondientes a la parte no liberada
de sus acciones, se regir6n par las disposiciones del C6digo
de Comercio. La compania podr6, 'si fuere necesario, utilizar
con la autorizaci6n del Banco Nacional el procedimiento de
anulaci6n de los titulos y expedici6n de duplicados previsto
para las acciones al portador.
ART. 109. No podran ser Consej.eros o Vocales, ni dirigir
negocios bancarios las personas a quienes est6 prohibido el
ejercicio del comercio.
ART. 110.- La Junta Directiva estar6 integrada por no
menos de tres miembros, der los cuales la mdyoria deoera ser,
necesariamente, ciudadanos cubanos.
Los Consejeros o Vocales tendr6n que ser accionistas ,que
hayan suscrito y pagado no menos de diez acciones.
Cesara en el desempeno de sus funciones el Consejero o
Vocal que dejare de ser accionista o que pignorare o gravare,
en alguna forma, las acciones requeridas para el desempeoo
de su cargo.
ART. 111.- Los Bancos deber6n tener siempre dentro del
territorio national todos los bienes, titulos, creditos o va-
lores que constituyan su active, y no podr6n mantener soldos
o hacer inversiones en el exterior en cantidades que excedan
de la proporci6n que fije el Banco Nacional.
ART. 112.- Los Bancos podr6n recibir dep6sitos en cuen-
ta con derecho a reerrbolso exigible a la vista o a plaza.
Los dep6sitos exigibles a plazo, constituidos en cuentas o
bonos de ahorro cuyo imported no exceda de cinco mil pesos
($5,000.00) tendr6n preterencia para el cobro sobre los
dep6sitos a la vista en caso de liquidaci6n de los negocios
del Banco.
ART. 113.-Los Bancos podr6n recibir y mantener dep6-
sitos en monedas extranjeras, ajustando su regimen a lo dis-
puesto en los articulos 62, 98 y dem6s disposiciones con-
cordantes de esta Ley.
ART. 114.- Los Bancos no podr6n pagar intereses por la
recepci6n de dep6sitos o emisi6n de obligaciones represen-
tativas de dichos dep6sitos en exceso del tipo m6ximo que
les fije el Banco Nacional.
Dentro de las limitaciones que tambi6n fije el Banco Na-
cional, los establecimientos bancQrios podr6n pactar el cobra
de comisiones o el reembolso de los gastos que les ocasidnen
los servicios que presten.
ART. 115. Las cantidades que un Banco reciba de una
misma persona en cuenta de ahorro, no podr6n arrojar un
saldo superior a diez mil pesos incluyendo los intereses
devengados, los cuales se capitalizar6n mnientras el expre-
sado soldo no alcance el limited indicado. Cuando el saldo
aicance la cantidad de diez mil pesos, continuar6 el abono
de interests pero se suspenders la capitalizaci6n de los mismos.
El Banco Nacional queda facultado para autorizar la ad-
misi6n, en cualquier cauntia, de imposiciones de dinero a
plaza fijo y no menor de noventa dias, que devengar6n in-
teres. En este caso, el Banco receptor entregar6 al imponente
un certificado de cr6dito, Bn el que deber6n constar, entire
otros extremes, la cuantia de la.imposici6n, el interns pactado
y la fecha de vencimiento.
ART. 116.-El total de obligaciones que podr6 contraer
una misma persona natural o juridica con un Banco, no podr6
exceder de la proporci6n que fije el Banco Nacional.
A los efectos de computer la totalidad de las obligaciones,
se acumular6n todas las contraidas )en concept de deudor
principal, endosante o fiador.
ART. 117. Sin perjuicio de lo dispuesto en el articulo









SDIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 17


anterior, los Consejeros o Vocales no podr6n hacer opera-
clones n virtud de las cuales resulten o puedan resultar
deudors del establecimiento bancario de que forrmen porte,
u menqs que tales operaciones sean acordadas por el pleno
de la unto Directiva, excluidos los interesados y aprobados
par el Banco Nacional.
Los Bancos no podr6n hacer prestamos ni conceder cr6-
dito, d recta ni indirectamente, a sus funcionarios ejecutivos
y empleados, por cantidad que exceda de un mil pesos, a
menos que los haya autorizado previarnente la Junta -Direc-
tiva y aprobado el Banco Nacional.
ART 118.- Los Bancos no podr6n adquirir de sus Conse-
jeros o Vocales, ni vender o traspasar a los mismos, bienes
c valo es en t6rminos menos favorables para la instituci6n
que lo que se pudieran obtener al Ilevar a efecto la opera-
ci6n c n cualquiera otra persona ajena al Banco y siempre
que t les operaciones sean acordadas par las dos terceras'
parties, par lo menos, de su Junta Directiva y aprobados par
el Ban o Nacional.
La precedente prohibici6n alcanzar6 a las compaofias, so-
ciedad s o empresas de que formen parte los mencionados
Consej ros o Vocales.
ARI. 119.- Los Bancos no podrdn compror, adquirir o po-
seer aeciones representatives de su capital, ni hacer pr6s-
tamos garantizados con las mismas.
AR 120. Los Bancos no podr6n retener por m6s de tres
anos, 3or si o por medio de persona interpuesta, los bienes
inmue les, muebles o semovientes quecomo consecuencia de
lu liq idaci6n de sus pr6stamos adquieran a partir de la
promulgaci6n de esta Ley, salvo autorizaci6n expressa del
Banco Nacional por razones de conveniencia p6blica.
AR 121.- En la forma que determine el Banco Nacio-
roal, cda establecimiento bancario estar6 obligado a consti-
tuir u a reserve de previsi6n que se nutrir6 de las utilidades
y que tendr6 por objeto reparar p6rdidos o quebrantos fu-
turos. El Banco Nacional no podr6 dictar reglas que obliguen
a los Bancos a former una reserve que surnada al capital
exced del siete y media par ciento (71/2%) de sus dep6-
sitos la vista, ni afectar para ello m6s de un veinticinco
por ciento (25%) de las utilidades netas anuales. Esta dis-
posici n no priva a los interesados del derecho que les asiste
pare excederse de estos limits con el objeto de aumentor
sus r serves de previsi6n.
Sin embargo, cuando la reserve de previsi6n de alg6n
Bancq disminuya y al solo objeto de obtener la reposici6n
del m inimun fijado en el p6rrafo precedent, el Banco Na-
ciona podr6 disponer que se afecten hasta un cincuenta por
cientc (50%) las utilidades netas anuales de dicho Banco.
A T. 122. Los Bancos no podr6n dar noticias o infor-
mes ae los dep6sitos y dem6s operaciones m6s que al depo-
sitan e, deudor a beneficiario, a sus representantes legales
o a quien tenga powder para disponer de la cuenta o para
inier enir en la operaci6n; salvo par mandate judicial dic-
tado en juicio en que el depositante sea parte a acusado,
o en los casos en que la Ley expresamente autoriza al Estado
o al Banco Nacional. Los funcionarios y empleados de los
Bancos ser6n responsables por la violaci6n, del secret que
se e tablece y los Bancos estar6n obligados, en caso de reve-
loci6l de secrets, a reparar los doaos y perjuicios que se
cause n.
A T. 123. Los establecimientos bancarios remitir6n al
Ban o Nacional, dentro de los cinco dias siguientes a su
fech y conforme al modelo que 6ste apruebe, un balance
al c erre de las operaciones correspondientes al iltimo dia
labor able de cada mes.
A cerrar las operaciones del dia 31 de diciembre de coda
cno, los Bancos practicardn un balance general en la form
y ccn las especificaciones que determine el Banco Nocional.
E! e presado balance se presentar6 al Banco Nacional dentro


del t6rmino que 6ste fije y una vez oprobodo se publicar6
par cuenta del Banco interesado en la Gaceta Oticial de la
Rep6blica y en un peri6dico de los de mayor circulaci6n.
ART. 124. El Banco Nacional dispondr6 la inspecci6n de
los establecimientos bancarios, siempre que lo estime conve-
niente, y por lo menos una vez coda afo.
A los efectos de este articulo, los Bancos vendr6n obliga-
dos a suministrar cuantos informes o datos solicit el Barico
Nacional, y exhibir para el examen pertinent los libros,
cocumentos, correspondencia y dem6s ontecedentes que sean
necesarios.
Los informs ser6n confidenciales y secrets, salvo en el
caso de que el Banco Nacional torme los hechos como funda-
mento de las resoluciones que adopted.
ART. 125.- El Banco Nacional podr6 decretar la inter-
venci6n de un establecimiento bancario en aquellos casos en
que sea necesario para la mejor protecci6n de los intereses
de los acreedores y, especialmente, cuando concurra alguna
de las circunstancias que se determinan a continuaci6n:
a) Si el Banco dejare de cumplir sus obligaciones corrientes;
b) Si persistiere en violar sus propios Estatutos, la Ley o
las, disposiciones emanadas del Banco Nacional;
c) Si administrare sus negocios en formaa illegal, insegura
o irregular, que Ileve a la conclusion de que no existed
la debida garantia para los acreedores;
d) Si la contabilidad del Banco no se ajustare a la realidad
con el prop6sito de ocultar su verdadera situaci6n;
e) Si persistiere en mantener par debajo del lirite legal
las reserves que garantizan sus propios dep6sitos o la
parte de dichas reserves que debe depoitar en el Banco
Nacional;
f) Si se negare, en forma reiterada, a ser inspeccionado
o a facilitar los datos que le sean pedidos par el Banco
National sobre su situaci6n o negocios; y,
g) Si el capital del Banco cayese en una proporci6n alar-
monte.
La intervenci6n se suspender6 cuando cese la causa que
IQ hubiere motivado.

CAPITULO IV

De los Bancos ya Establecidos

ART. 126..-Las personas naturales.o .juridicas que al
entrar en vigor esta Ley se dediquen a realizar habitual-
mente, en todo o en parte, las operaciones relacionadas en
el articulo 99, podr6n continuor operando en el territorio
national sin que tengan que variar las condiciones de sus
negocios o forma de operdr, m6s que en aquella porte que
el Banco Nacional consider necesario por razones de con-
veniencia publica. Las personas corrnprendidas en este articulo
deber6n, no obstante, solicitor y obtener su inscripci6n en
el Registro que a ese efecto Ileve el Banco Nacional.
ART. 127. Para obtener la inscripci6n a que se refiere
el articulo anterior, los 'interesados, dentro de los treinta dios
siguientes a la convocatoria que a ese efecto ,haga el Banco
National, deber6n presenter una solicitud a la que acompa-
har6n un balance practicado al cierre de, sus operaciones del
mes inmediato anterior, certificaci6n de su inscripci6n en el
Registro Mercantil y cuantos m6s antecedentes o informed
fueren necesarios a convenientes. Si se tratare de una per-
sona juridica, deber6 presenter, adem6s, un testimonio de
su escritura de constituci6n y, en su caso, certificaci6n del
Registro de Compai5ias.
ART. 128. El Banco Nacional, una vez comprobado que
el establecimiento bancario interesado ha cumplido con todos
los requisites seialados en esta Ley, asi coma que no es
necesario vorior las condiciones del negocio, ni su forma
de operar, proceder6 a efectuar la inscripci6n y entregar6








18 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


el certificodo correspondiente si el Banco hubiese cumplid,
lo que se dispone en el Art. 5, si a ello viniere obligado.
En los dem6s casos el Banco Nacional, sin perjuicio de
poder usar las facultades concedidas por el Art. 125, sus-
pender6 la inscripci6n hasta que el establecimiento bancari
interesado realice en su negocio y forma de opera las rmodi
ficaciones que se hayan estimado necesarias por razones d,
conveniencia pOblica.
ART. 129. Los establecimientos bancarios autorizadc
pora continuar sus operaciones en el t.erritorio nacio-
rul estar6n sujetos a lo que se dispone en los ar-
ticulos 105, 106, 109, 111, 112, 113, 114, 115,
116, 120, 121, 122, 123, 124, y 125 de esta Ley.
Cuando hubieren adoptado la forma de Compaiia Colec-
tiva, Comanditaria o de Responsabilidad Limitada, las dis-
posiciones de los articulos 117 y 118 de esta Ley, se en-
tender6n aplicables a los socios colectivos, comanditarios y
de responsabilidad limitada, asi coma a los gerentes, admi-
nistradores o empleados; y cuando revistan la forma de
compaaio an6nima, las disposiciones de los articulos 117,
118 y 119 ser6n aplicables a los miembros de la Junta Di-
rectiva o Consejo de Admrinistraci6n, y a los administradores
funcionorios ejecutivos o empleados.

CAPITULO V

Disposici6n General

Unica: Los Bancos podr6n descontar I-etras de cambio u
otros documents de cr6dito de los que sefalao el Art. 48 de
esta Ley, a plazas mayores de noventa dias, quedando asi
modificados el p6rrafo primero del Art. 178, y el inciso
segundo del Art. 212, ambos del C6digo de Cpmercio.

TITULO V

DISPOSICIONES PENALES

CAPITULO I

De los Delitos

ART. 130. Las personas que desempeien o hayan desem-
perado cargos de cualquier categoria en el Banco Nacional
o en otra entidad bancaria, estar6n obligadas a prestar de-
claraci6n ante Ics funcionarios del Banco Nacional que ejer-
zan funciones de fiscalizaci6n. Los referidos funcionarios,
en el ejercicio de sus mencionadas otribuciones, asi come
en las de inspecci6n de los Bancos comerciales o de ahorro,
tendr6n el car6cter de funcionarios p6blicos y los personas
cbiigadas a declarar ante ellos que se resistieren o negaren
a hacerlo ser6n sancionadas como autores de un delito de
desobediencia grave.
ART. 131. Ser6 sancionado con privaci6n de libertad de
dos meses y un dia a dos a6os el que ante un funcionario
ael Banco Nacional que ejerza funciones fiscalizadoras de-
clare o informed falsamente, niegue o calle en todo o en
porte lo que sepa en relaci6n con los asuntos del Banco,
objeto de la inspecci6n o investigaci6n.
ART. 132. -'Ser6 sancionado con privaci6n de libertad d
cuatro a ocho aoos el funcionario fiscalizador del Banco
National que en los informs que rinda sobre los resultados
de sus investigaciones o inspecciones oen el propio Banco
Nacional o en otras entidades bancarias, consigne hechos,
datos, antecedentes o declaraciones que no se ajust-en a la
verdad, y cuando omitiere, cambiare o alterate las declara-
ciones o informes que hubiere recibido.
ART. 133.-Ser6 sancionado con privaci6n de libertad ,de
dos a veinte aios y multa de cien a quinientas cuotas el
aue realice la emisi6n de billetes del Banco Nacional infrin-
giendo las normas que establece el Capitulo IV, Secci6n Ter-
cera del Titulo I de esta Ley, o pusiera de nuevo en circu-


laci6n los billetes que debieran haberse taladrado e inci-
nerado.
ART. 134. Los que emitiesen billetes u otros titulos equi-
valentes al portador y a la vista, ser6n sancionados con pri-
vaci6n de libertad de seis meses y un dia a cuatro afos.
ART. 135. Ser6n sancionado con privaci6n de libertad de
un mes y un dia a seis meses, o multa de treinto y una a
ciento ochenta cuotas o ambas, el que en anuncios, impre-
sos, mercancias u objetos de cualquier close que fabrique,
venda o distribuya al p6blico, reprodujere en facsimil y sin
el prop6sito de falsificarlos, billetes del Banco Nacional.

CAPITULO II

De las Contravenciones

ART. 136.-Se prohibe estampar leyendas, cunos, dibujos,
anuncios o marcas y escribir en cualquier forma en los bi-
Iletes de banco o monedas met6licas del curio national. Los
que infrinjan este precepto ser6n sancionados con privaci6n
ae libertad de uno a treinta dias o multa de una a treintp
cuotas o ambas.
ART. 137.-Los billetes falsificados del Banco Nacional
que se presented en las oficinas del Estodo, Provincia o Mu-
nicipio o en los Bancos, ser6n inutilizados marc6ndolos con
alguna de las siguientes palabras: "Falsificado", "Alterado"
o,"Sin Valor". De igual modo los monedas met6licas falsi-
ricadas ser6n taladradas en forma que se inutilice la pieza,
sin perjuicio dd lo que se dispone, respectivamente, en el
Art. 354 y en el Capitulo II, Secci6n Primera, del Titulo
VII del C6digo de Defensa Social.
Los funcionarios y empleados del Estado, las Provincias, los
Municipios, del Banco Nacional y de los Bancos comerciales
que infrinjan lo dispuesto en el p6rrofo anterior en cuanto
a la inutilizaci6n de los billetes o monedas falsificados que
pasen por sus manos, ser6n sancionados con privaci6n de
libertad de uno a treinta dias o multa de una a treinta cuo-
tas o arbas.
ART. 138.- Los que turben levemente el orden en las'
oficinas del Bonco Nacionol ser6n sancionados con privaci6n
de libertad de uno a treinta dias a multa de una a treinto
cuotas o ambas.
CAPITULO III

Disposiciones Finaeas

Primera: La infracci6n de lo dispuesto en los articulos
122 y 124 de esta Ley, ser6 sancionada de acuerdo con lo
establecido en 'el Art. 328-A del C6digo de Defensa Social.
Segunda: Las dem6s infracciones de esta Ley que no esten
especificamente sancionadas lo ser6n con multa de doscien-
tas a quinientas cuotas.

Disposiciones Transitoeias

AL TITULO I

Primera: El Poder Ejecutivo designar6, al promulgarse la
present Ley, el Presidente del Banco Nacional y el Director
del Fondo de Estabilizaci6n de la Moneda, que conjuntamente
con. el Ministro de Hacienda y dos Del-egados provisionales
que seleccionar6n libremente, uno de los Bancos cubanos y
otro de los Bancos extranjeros que opera en el territorio
national, integrar6n la Comisi6n Organizodora del Banco
National.
La Comisi6n nombrar6 la persona que deba ocupar el cargo
de Secretario de dicha Comisi6n, y fijar6 sus emolumentos.
El Poder Ejecutivo sehalar6 la retribuci6n que deber6n
percibir el Presidente del Banco Nacional y el Director del
Fondo de Estabilizaci6n de la Moneda hasta que se fije el
sueldo definitive de estos funcionarios.
Segunda: La Corrmisi6n Organizadora desempefiar6, en








DIARIO DE SFSIONES DE LA CAMERA DE RFPRESENTANTES 19
I I I II


tanto toman posesi6n de sus cargos los miembros del Con-
sejo de Direcci6n, las furnciones que se determinan a con-
tinuaci6n:
al Notificar al Estado y a las personas y entidades com-
prendidas en el Art. 99, que ha quedodo abierta la
suscripci6n de acciones del Banco Nacional de Cuba;
b) Emitir certificados provisionales representatives de las
acciones que se suscriban y percibir el diez por ciento
(10%) de su valor nominal; y
c) Adoptor cualquiera otra media que estime necesaria
para preparer la instalaci6n y organizaci6n del Banco
Nacional y asegurar el comienzo de sus operacicnes en
primero de septiembre de 1949, o antes de esa fecha
si hubiesen sido aprobadas la Ley Org6nica de los Pre-
supuestos, la Ley del Tribunal de Cuentas, y lo Ley
creando el Tribunal de Garantias Constitucionales y
Sociales.
Trcero: Dentro de los diez dias h6biles siguientes a la
constituci6n de la Comisi6n Organizadora, el Estado aportar6
a la misma un diez par ciento (10%/) del capital que le
correspond suscribir de acuerdo con el Art. 5 de esta Ley.
Cuorta: La Comisi6n Organizadora publicar6 en la Gaceta
Official un aviso paro que las personas y entidades compren-
didas en el Art. 99 de esta Ley presented ante ella, dentro
de un trrrrino de diez dias h6biles, los datos y antecedente,
aue fueren necesarios para fijar el n6mero de acciones qu.
les correspond suscribir. Con vista de los antecedentes en
su poder, la Comisi6n notificar6 a coda establecimiento ban-
cario la cifra de capital que le corresponde para que procedc
a su suscripci6n dentro de un t6rmino de diez dias h6bile&
a contar de la fecha de la notificaci6n, y al pago, en el actor
de to suscripci6n, del diez par ciento (10%) del valor no-
minal de las acciones suscritas.
Quinta: El pago del noventa par ciento (90%) restante
del capital, se hard en la oportunidad quke determine el Con-
sejo de Direcci6r del Banco Nacional y dentro de los quince
dias siguientes a la notificaci6n que a ese efecto haqa este
a los suscriptores. En todo caso la totalidad del capital del
Banco Nacional deber6 estar pagado antes del dia en que
el Banco inicie sus operaciones.
Sexto: La Comisi6n Organizadara ingresar6 en el estable-
cimiento o estoblecimientos bancarios que escoja al qfecto,
el product de la venta de las acciones, segun se vaya reali-
zando la suscripci6n.
Septima: Hasta que se constituya par la Ley el Banco de
Cr6dito Agricola, el Presidente de la Rep6blica, asistido par
el Consejo de Ministros, designar6 el Consejero a que se
refiere el inciso d) del Art. 23 y su suplente.--Este nombra-
mi-ento ser6 aprobado par el Senado de la Rep6blica.
Octavo: La Comisi6n Organizadora, una vez que hayan
decursado los t6rminos establecidos en la Disposici6n Tronsi-
toria Cuarto, convocar6 la Asamblea de Accionistas a fin de
que o sta proceda a elegir los Consejeros representatives dc
la Banca, y sus suplentes, en la forma prescrita en el Art. 24
de esta Ley. A los efectos de la renovaci6n parcial del Con-
sejo de Direcci6n prevista en la Disposici6n General Octavo
del Titulo I de esta Ley, uno de los Consejeros el.ectos en
esta oportunidad, y su suplente, desempefar6n el cargo par
el t6rrnino de un afo, y el otro, conjuntam.ente con su su-
p:ente, par un termino de tres ahos, determin6ndose mddiante
sorteo a qui6nes habr6 de corresponder uno u otro t6rmino.
El Consejero y su suplente a que se refiere la anterior
Disposici6n Transitoria ser6n nombrados por un termino de
dos anos a hasta que el Banco de Cr6dito Agricola sea creado
y su Presidente elegido o desianado, si 6sto ocurriere antes
de la -expiraci6n de dicho t6rmino.
Los Consejeros tomar6n posesi6n de sus cargos dentro de
los quince dias siguientes a la fecha de su designoci6n y
uno vez constituido el Corwsejo de Direcci6n, la Comisi6n Or-


ganizadora 1.e har6 entrega de los activos y posivos del Banco
National, y se disolver6, pasando al Consejo fa responsabi-
lidad de continuar los trabajos de organizaci6n del Banco.
Novena: Una vez constituido, el Consejo de Direcci6n po-
dr6 ejercitar las facultades necesarias para lograr la insta-
laci6n y organizaci6n del Banco Nacional, de modo que 6ste
pueda comenzar sus operaciones el primero de septiembre de
mil novecientos cuarenta y nueve o antes de esa fecha si
hubiesen sido aprobadas la Ley Org6nica de los Presupuestos,
la Ley del Tribunal de Cuentas y la Ley creando el Tribunal
de Garantias Constitucionales y Sociales.
Queda expresamente prohibido al Bcnco Nacional realizar
today close de operociones antes de la fecha a que se refiere
esta Disposici6n, salvo en el supuesto de lo aprobaci6n de
los eyes relocionodas en la misma.
D6cima: Dentro del t6rmino de quince dias h6biles onte-
riores a la fecha que se seoile para comienzo de operacicnes
del Banco Nacional, los Bancos accionistas depositar6n en
;ste la proporci6n de sus reserves legales que seialan los
-rticulo 60 y 61 de esta Ley---El inqreso se har6 en mo-
'eda national y en moneda de los Estodos Unidos de Ame-
rica en la proporci6n en que estuvieren constituidos on dicha
Fecha los dep6sitos que esas reserves qarantizan.
D6cimaprimera: Los gostos de impresi6n de los billetes que
re requieran paro sustituir los certificados plata en circula-
-i6n ser6n de cargo del Estado.
Dcimosequnda: Los pastos que deba realizor el Banco
N1acional durante su period de oraanizaci6n y las p6rdidas
-ue pupda exoerimentor durante el primer aro de operncio-
-es, se horn fiaurar en una cuenta del Active que se deno-
,inar6 "Cuenta de Oraanizaci6n", que ser6 amortizada en
-0os sucesivos con la porte de las utilidades netas que el
Art. 71 de esta Ley destina a la acumulaci6n de un Fondo
d.- Reserva.
D6cimatrercera: El Consejo de Direcci6n estar6 facullodo
poro ccntrator los servicios de los ticnicos cubanos o ex-
tranieros aue estime necesarios para la mejor organizaci6n
y funcionomiento del Banco Nacional.
Disposiciones Transitorias
AL TITULO II
Unica: Se deroaan a partir de la fecha en cue conience
sus operaciones el Banco Nacional de Cuba, los articu'os 1,
2, 3, 4, 5, 6, 7, y 8 y el p6rrnfo segundo del Art. 9 de la
Ley cinco, de 2 de mavo de 1942.
Los Certificodos de Adeudo del Tesoro o Panares de Te-
soreria a que se contrae el p6rrafo primero del Art. 9 de
la referida Ley n6mero cinco, de abril de 1943, y dem6s
disposiciones leqales que perniten su emisi6n, podr6n se-
guirse emitiendo a6n desou6s de la fecha en aue comience
sus operaciones el Banco Nacional, dentro de los limits y
cumoliendo los requisitos y condiciones que se fiian en el
Art. 52 de esta Lev oara los or6stomos 1c Estado. El imnorte
total de los Certificndos de Adeudo del Tesoro oi Pa"r6s de
Tesorerfa que el Estado descuente ehtre otras instituciones
bancarias o entidodes a sean colocados oor susrrinci6n entire
particulars, ser6 comoutado par el Bonco Nacional dentro
del m6ximo de anticipo que puede prestar.
Estos Certificados de Adeudo del Tesoro a Ponares de
Tesorerfa, s61o podr6n emitirse pare cubrir atenciones del
Pr.esuouesto viaente, sin que puedan ser afectodos para su
redenci6n otros imnuestos aue los cnlculados corro ingresos
para el ejercicio fiscal correspondiente.

Dispositionev Transitorios
AL TITULO III
Unica: Los Certificados plata y los de olata de a peso con-
tinudr6n teniendo fuerza liberatoria ilimitada en tanto que
el Banco Nacional no proceda a su canje,








20 DIARIO DE SES.IONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES
I I II


Disposiciones Transitorias

AL TITULO IV

Unica: Los Bancos existentes al entrar en vigor esto Ley
deber6n cumplir los requisites de capital y reserves de pre-
visi6n que establece el Art. 105, dentro del t6rmino de un
ono a partir de la fecha en que comience sus operaciones
c! Banco Nacional.
A los efectos de la proporcionalidad entire el capital efec-
tivo m6s reserves de previsi6n y sus dep6sitos a la vista, los
Bancos podr6n optar entire el aumento del capital a de la
reserve de previsi6n la reducci6n de sus dep6sitos. Asimismo
estar6n autorizados para invertir en valores publicos cuba-
nos o extranjeros de primer calidad, pagaderos en monedas
convertibles en oro, la cuantia de capital y reserves de pre-
visi6n que de acuerdo con el Art. 105 les correspond al
moment de comenzar operaciones el Banco Nacional. Dichas
inversiones estar6n exentas del pago de los impuestos sobre
exportaci6n de dinero y sobre tenencia de saldos en el exte-
rior y los titulos representatives de las mismas ser6n ran-
tenidos en el territorio national, aunque se trate de valores
extranjeros, identific6ndolos debidamente ante el Ministro'de
Hacienda a los fines de la exenci6n fiscal.

Disposiciones Finales

Primera: El p6rrafo segundo del Art. 4 de la Ley numero
siete, de 5 de abril de 1943, quedar6 redactado en'la si-
guiente forma:
"Tambien quedan exceptuadas de lo dispuesto en el
articulc anterior, las contidades que coda Banco tenga
situodas en el extranjero, en cuanto no excedon de Ia
cuantia fijada par el Banco Nacional de Cuba".
Segunda: Se modifica la Ley de Relaciones entire los Po-
deres del Estado, a los efectos de convocar al Congreso a
una Legislatura Extraordinaria que comenzar6 el primero de
febrero de 1949, para conocer y discutir las proposiciones de
Lev sobre Ley Org6nica de los Presupuestos, Tribunal de
Cuentas, Tribunal de Garantias Constitucionales y Sociales y
Ley de Contabilidad del Estado, la Provincia, el Municipio y
Ics Orgonismos aut6nomos sujetos a lo fiscalizaci6n del
Tribunal de Cuentas.
Tercera: Se adiciona al Art. 5 de la Ley nrrmero dos de
1946, modificada par la Ley njmero dos de 30 de octubre
de 1948, un tercer p6rrafo que dir6:
"Tambi6n se reunir6 el Senado y la C6mara d. Re-
presentantes en sesiones extraordinarias, cuando sean
convocados en virtud de cualquier Ley en la que se
expresar6 el asunto o asuntos que rrotivan la reuni6n,
con expresi6n del tierripo en que han de efectuarse".
Cuarta: Una vez publicada esta Ley en la Gaceta Oficial
de la Republica, queda convocado el Congreso a sesiones
extraordinarias a partir del primero de febrero de 1949,
hasta el inicio de la Legislatura Ordinaria y, posteriormente,
desde su terminaci6n hasta el 31 de agosto del mismo afio,
ol s61o objeto de tratar los siguientes asuntos:
o) Ley Org6nica de los Presupuestos;
b) Tribunal de Cuentas;
c) Tribunal de Garantias Constitucionales y Sociales; y
d) Ley de Contobilidad del Estado, la Provincia, el Muni-
cipio y los Organismos aut6nomos sujetos a la fisca-
lizaci6n del Tribunal de Cuentas.
Quinta: Se derogan todas las Ieyes, decretos, decretos-
leyes, acuerdos-leyes, reglamentos y dem6s disposiciones que
se opongan al cumplimiento de esta Ley.
Sexta: Esta Ley comenzar6 a regir a partir de su publi-
caci6n en la Gaceta Oficial de la Rep6blica.


-Sal6n de Sesiones de la Comisi6n Especial, C6mara de
Representantes, a 21 de diciembre de 1948.-(Fdo.) Segun-
do Curti, Presidente.-Jos6 Su6rez Rivas, Secretario.

Sr. President (Rod6n Alvarez): Se va a dar
cuenta con la suspension de preceptos regla-
mentarios.
El Official de Actas leyendo:

A LA CAMERA
Los Representontes que suscriben soreten a la conside-
raci6n de la C6mara la suspension de los preceptos regla-
mentarios a fin de que inmediatamente se someta a discusi6n
y resoluci6n el Dictamen de la Comisi6n Especial al Pro-
yecto de Ley procedente del Senado sobre creaci6n de la
Bonca Nacional.

Sal6n de Sesiones de la C6mara de Representantes.-La
Habana, diciembre 21 de 1948.-(Fdo.)Jos, Su6rez Rivas.
-Segundo Curti Messina.-Arturo ll!as Cuza.-Jesus Villa
Su6rez.-Orestes Arenal del Castillo.

Sr. President (Rod6n Alvarez): A votaci6n la
suspenci6n de los precepts reg;lamentarios; los
que esten de acuerdo votar6n que si, los que esten
en contra votar6n que no.

Votaci6n nominal.
(El Oficial de Actas comienza la votaci6n).

cFalta alg6n Sr. Representante par votar?
(Silencio) .

Han votado 100 sefores Representantes; todos
que si.
Emitieron sus votos los Representantes sei-ores: Ad6n,
Aguilera, Agu'rre, Alonso A'vorez, Alvarado, A!varez Recio,
Alvarez Rodriguaz, Ara, Aragon6s, Arenal, Armenteros, Be-
nitez Quevedo, Bisb6, Bohorques, Busto, Cailas A., Camejo,
Conut, Carbonell, Casas, Collado, Cremata, Cruz Caso, Cruz
Chiner, Curti, Diaz Ortega, Ducassi, Escalante, Escobar, Es-
teva, Fern6ndez Martinez, FernCndez Varela, Flarro, Figue-
ros, Fleites, Franoo, Goa'no, Galeote, Garcia de la Torre,
Gregorio, Guas, Guerrero, Henriquez, H\srn6ndez de la Barca,
Illas, Izaguirre, Jacomino, Lago, L6pez Deustua, L6pez Lou-
rido, L6pez Llorens, Luzardo, Marti, Martinez Tapia, Mas-
Ferrer, Mila'ns, Mora, Nibot, Nodal, NGiie, Oliva, Ordoqui,
Ortega, Pardo Jimheez, Pay6n, Pequeiio, P6rez Carrillo, P6-
rez Espin6s, P6rez L6pez, Pertierra, Pino Martinez, Puentes,
Regalado, Ramedios, Rio, Rivero Poartag6s, Rivero Seti6n,
Robau, Rodriguez Cartas, RodriguItz Rodriguez, 'Rojas, Rosa-
'es, Saumell, Sera J. M., Sera S. R., Serrano, Soldevilla, Su6-
rez Rivas, Suri, Tapia, Tejeda, Trasancos, Urquiaga, Vald6s
L6pez, Vega, Villa, Villolobos, Fraile, Pino P6rez y Rod6n.

Sr. President (Rod6n Alvarez) : Ha quedado
aprobada por unanimidad la suspension de pre-
ceptos reglamentarios para tratar inmediatamente
la Ley que crea la Banca Nacional.
Para explicar su voto, tiene la palaba 'el Sr.
Caias Milan6s.
No encontr6ndose el Sr. Cafias Milan6s en el
sal6n, tiene la palabra, para explicar su voto, -el
Sr. Jacomino.

Sr. Jacomino (Alfredo): Lo hard por escrito.

Sr. President (Rod6n Alvarez): Tiene la pala-
bra, para explicar su voto, el Sr. SaumelJ.








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 21


SSr. Saumell (Alberto): Sr. President y seiores
Representantes: Voy a ser muy breve para expli-
car mi voto, por la petici6n que me ha hecho el
lider de mi Partido en el sentido de aclarar que en
contra de la linea a seguir por el Partido Ortodoxo
en ia C6mara, hemos votado a favor de la sus-
pensi6n de los preceptos reglamentarios, porque
asi fu6 como se acord6 antes de Ilegar a esta
sesi6n y porque, adem6s, se trata de dos leyes de
indiscutible importancia que exigen la urgent
atenci6n del Congreso.
Por ese motive es que en contra del criteria
sustentado par nuestro Partido, hemos votado a
favor de la suspension de los preceptos regla-
mentarios.
Sr. President (Rod6n Alvarez): Se va a dar
cuenta con*las enmiendas presentadas.
(El Oficial de Actas las lee).
Se pone a discusi6n el Dictamen. Se conceden
dos turnos en contra y dos a favor.
(Silencio),
Se pone a votaci6n. La aprobaci6n del Dicta-
men significa la aprobaci6n del Proyecto de Ley,
con excepci6n de los articulos que tienen enmien-
das presentadas. Los que est6n de acuerdo se ser-
vir6n votar que si; los que est6n en contra vota-
r6n que no.
Sr. del Rio (Pastor): Pido la palabra.
Sr. President (Rod6n Alvarez) : Est6 a vota-
ci6n el Dictamen.
Sr. del Rio (Pastor): Sobre la votaci6n, pido la
palabra.
Sr. President (Rod6n Alvarez): Tiene la pala-
bra, sobre la votaci6n, el Sr. Pastor del Rio
Sr. L6pez Deustua (Armando): eSe ha solici-
tado algin turn en contra, S.r. President?
Sr. President (Rod6n Alvarez) : No se ha soli-
citado ningun turn en contra. El Sr. Pastor del
Rio va a usar de la palabra sobre la votaci6n.
Tiene la palabra el Sr. Pastor del Rio.
Sr. del Rio (Pastor) : Sr. President y sefiorer
Representantes: No se alarme ni parezca dema
siado inquieto el Sr. L6pez Deustua. No result
provechoso que sobre cuestiones tan esenciales, d&
especial naturaleza, predomine el silencio. Poca
veces como ahora estamos tan obligados al re-
cuento y al an6lisis; a fijar, de manera inconfun-
dible, los fundamentos de esta iniciativa; a com.
probar, en la forma que cuadra a organismos d(
esta indole, que actuamos con total seguridad '
que estamos, por el procedimiento y la conduct,
distantes de esas sociedades impreyisoras que s'
complacen en desconocer c6mo se rige una naci6r
y gustan de Ilenar el comino a recorrer, de lamen.
tables obst6culos y de actuaciones exclusivamente
impresionantes .. .
Comenzar6, hacienda una aclaraci6n, que debr
precisar una conduct: anoche, por razones que
han quedado expresadas en el Libro de Actas N
en el DIARIO DE SESIONES, el Partido Dem6cra-
to crey6 cumplir con su deber oponi6ndose a que,


en forma ligera e inconsulta, fuese tramitado un
Proyecto de Ley de tanta repercusi6n y colectiva
necesidad. Y ahora, la totalidad de los miembros
que lo integran han viabilizado su inmediato tra-
tamiento. Podria considerarse que existe una ra-
dical discrepancia entire ambas actitudes. iNo!
Primero mantuvimos la conveniencia de meditar,
preparar, de convencernos, que lo extenso del
articulado es obra de unidad y eficiencia y clavar
en su totalidad una serena mirada escrutadora,
capaz de producirnos un criteria sensato. Al ha-
cerlo, manteniamos un derecho de car6cter uni-
versal concedido en cada Asamblea deliberativa a
las minorios responsables. Ahora, ante el proce-
dimiento que ejercita la Mayoria de imponer con
sus votos, a toda prisa, en frente cerrado y a to-
que de ataque una resoluci6n inmediata, nos apar-
tamos de que pueda present6rsenos como inte-
'ruptores qratuitos, apasionados opositores o irre-
flexivos disertantes, y conscientes de que nuestro
n6mero exiguo es insuficiente a contener la ava-
lancha mayoritaria, optamos, primero, por servir
al pois pidiendo studio mesurado y actitud ade-
cuada, y finalmente, permitiendole la creaci6n de
una b6sica entidad, largamente reclamada. Entre
un duelo de interrupciones, pol6micas y recursos
oarlamentarios que Ilevase a nuestro haber cua-
tro, ocho, treinta o cincuenta horas de esteril dis-
currir, o aceptar una realidad por nosotros indes-
tructible, de la cual pudieran derivarse bienes,
ootamos por Io l6timo. Las victorias individuals
han de tener como limited aquel en que to colec-
tivo no result maltratado.
Clara fue nuestra palabra y precisas nuestras
conclusions. En ninq6n instant hubimos de de-
cir que no votariamos (a creaci6n del Banco Na-
cional. No podfamos decirlo. Conocemos Io aue su
instauraci6n y desarrollo pueden siqnificar para
las generals transformaciones del pais; para el
afianzamiento de nuestra sociedad; para el mejo-
ramiento ciudadano... S61o intpntamos -y aun
mantenemos igual objetivo- apovarlo sin reser-
vas, de manera consciente. Creiamos que a la
Mayoria, que ahora como manana, por el impe-
rio del nAmero tiene m6s que asequrado el 6xito
de sus prop6sit6s, le fuera orovechoso destacarse
en una de esas formas de p6blica eleqafcia y de
com6n resooldo, haci6ndonos la simple concosi6n
de unos dias de mesurado studio. La realidad ha
evidenciado Io contrario. Va a Io orecipitado, a lo
r6pido, a desconcertante velocidad hacia la meta
aue se le ha seoalado, como si en alcanzaria radi-
rose 6nicamente el triunfo y el acierto. No nqs es
rlable orientarla -va aue siempre del choaue de
las ideas surae m6s firm y precise la raz6n- ni
nuestras actuaciones tendrinn el privileaio de con-
tener en definitive 'el alud avasallante de sus
votos ...
Pero innetablemente aue pude decir m6s...
Leer extremes de nuestro Proqrama; referirme a
trabajos del aiqante armonioso de la tribune, don
Rafael Montoro, y detenPrme ante el recuerdo y
la obra de don Leopoldo Cncio. .. En el m-dular
document aludido, va en su parte social o en
oauella que trata de la aaricola. de la political ex-
terior o de las renovaciones del status ,cnon6m'nco
de Cuba, no oodfa deonnocprse una insti+uci6n
de tal maanitud y utilidod. Al revisar los l;scur-
sos y conferencias de aquella extraordinaria figure







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


que honrase con su verbo y con su acci6n al Par-
tido Conservador y a la nacionalidad, habrian de
encontrarse los vivientes tettimonios de una an-
siedad'constante por el establecimiento de orga-
nizaciones de tal indole. Y al economist y hacen-
dista espirituano --aqu6l que desde la Universi-
dad Nacional, en opertura de curso memorable,
dijese cuanto debia hacerse sobre tierras y produc-
ci6n- hay que anotarle, entire otros altisimos
prestigious, el galard6n inmarcesible de haber crea-
do, con el f6rvido color patricio del General Me-
nocal, nuestra moneda propia, simbolo de inte-
gridad, de fuerza y de soberania. Vale esto decir,
que desde luengos anos las figures cimeras de la
organizaci6n political en cuyo nombre hablo, ya
en sus antecedentes, ideas, actos o posiciones rec-
toras, tuvieron, de modo permanent, la ambici6n
cardinal de que nuestro pueblo, a m6s de ofrecer
a la extrafa observaci6n todo el largo recorrido
de su b6lica y gloriosisimo historic, brindase tam-
bien, en su formaci6n y desarrollo, la prueba in-
concusa de su plena capacidad en todas las zonas
de la humana actividad y de la relaci6n con las
dem6s sociedades.
Desviar6 mi pensamiento --aunque s61o sea un
instante- para ser just con un cubano de acci6n
y de valia. Si gratitud merecen los que consaqran
nobilisimos empeFios al mejoramiento de la colec-
tividad, prest6ndole meritisimo concurso; si son
acreedores de espont6neo homenaje y sincere re-
conocimiento los que en today oportunidad propi-
cia piensan en su pueblo, tratan de enaltecerlo v
contribuyen a orientarlo, afan6ndose por crea
una conciencia que reclame y resoalde lo nece-
sario y provechoso, el Director del Banco Popular
Jos6 L6oez Fern6ndez, ha ganado tan honros"
como pGblico testimonio Durante anos, sobre bi-
bliotecas, diaries, pupitres de:legisladores, dpspa-
chos de ciudadanos atentos al desenvolvimiento
econ6mico de Cuba, se han destacado los eniun-
diosos y realetos vol6menes de su obra "Mi Bata-
Ila por la Banca Nacional"; sus numerosos folle-
tos con conferencias, entrevistas y atinadas ob-
servaciones... Le hemos visto, a travis de nues-
tro territorio, en cada sociedad que hubo de Ila-
marlo o en coda circunstancia que le fu6 posiblp
alzarse, revestido de su amolia autoridad, dicien-
do siempre sus mismas palabras de fe, de reno-
vaci6n, ansiosas de nuevos rumbos y de fecunda-
culminaciones. Nina6n ciudadano pudo, no yn
superarlo, ni siauiera iqualarlo. Ninauno sos-
tuvo lid m6s perseverante, desinteresada e inte-
licente por colocar en rutas de victoria, la inicia-
tiva aue ahora conocemos. Le bastar6 este qalar-
ct6n para la perpetuidad de su recuordo, y parecp
Ilpnado el minute en aue este luchador, sin tar-
mino ni fatiaa, por medio de la C6mara popular
sepa aue recordomos, en esta hora de coserha v-
realizaci6n, su edificante y magnifica tarea. Oue
el Sr. Presidente, jam6s remiso a estas connratu-
laciones del esoiritu, le haaa saber, en represen-
taci6n de cuontos aoui estamos y laboramos, que
nuestro sentido de la justicia determine que, p6-
blicamente, consianemos aue es diano de mere-
cida loa, y aue hoy, manana y siemore, su nombre
bril'rr6 iunto a la maana obra aue se levanta...
Retornar6 a lo central del proD6sito mantanido
Se ha dicho, -v en ello ha afincarlo su criteria el
Dr. Lincoln Rod6n- que en este Proyecto se con-


densan las m6s eminentes esperanzas de plena
liberaci6n national. Es bueno que asi se crea, y
mejor seria que asi resultase. La historic est6 tan
Ilena de contradicciones, y se advierten, detenien-
donos ante sus ejemplos, tan diversos resultados,
que toda cautela en material de cambios y de
rumbos econ6micos, result exigua. No siempre
los m6s claros esfuerzos culminan, ni las m6s
limpias intenciones logran meta... Viene a mi
mente una p6gina de la economic norteamerica-
na. Acababa de ascender a la Primera Magistra-
tura la figure pr6cer de Woodrow Wilson, el rector
insigne que atraves6 el Oceano para Ilevar a tie-
rras de Europa sus catorce puntos apost6licos. li-
quidar la sangrienta conflagraci6n de 1914-1918
y dejar colocados los cimientos de la Sociedad de
los Naciones. El pensador y fil6sofo que habia en
61, en no pocas circunstancias detenfase a deter-
minar las causes de los graves conflicts or;-ina-
dos en el arduo process de la hacienda de su pais;
los fluctuaciones de sus finanzas; el descenso de
su cr6dito; la inseguridad de los ahorros indivi-
duales; ,ese mar, en fin, de turbias y constantes
citernativas que en su resaca suele a veces ir des-
plazando a las m6s s6lidas economics hacia las
entenebrecidas fauces del desastre y de la ruina.
Creia, entonces, con esa inspiraci6n que traza
vias en las decisions y las ideas del iluminado,
que el establecimiento del Federal Reserve Bank
era el medio eficaz y el valladar insuperable con-
tra las adversas contingencies. Pero meditaba
sobre la influencia y significaci6n de ese sistema
pr6ctico de movilizaci6n del cr6dito y de c6mo
"en manos de un puiado de hombres" quedaban
no obstante, las potencias generatrices de la vita-
lidad de la naci6n, y que acaso, por ese exclusive
privilegio, los m6s limpios proyectos se veian en-
vueltos en la 6rbita irsondable de los egoismos
e intereses privados. .. La elevadisima vision del
professor de Princeton no estuvo en concordancia
con las amargas realidades. Y un dia, desde la
tribune congressional, ante acontecimientos que
Ilenaban de pavor a todas las conciencias, lleg6 a
expresar: "No s61o hemos sido engaifados con el
Federal Reserve, sino que hemos pagado muy cos-
tosamente el instrument que ha servido para
realizar el engaio". Si todo se produjese sipm-
pre como demand la necesidad y quiere la inten-
ci6n, la ventura universal seria una realidad v los
hombres disfrutarian de aquel duke bien de que
hablaran en las tardes apacibles del Liceo, los fi-
16sofos de Atenas. ..
Frente a hechos relacionados con una naciona-
lidad tan intimamente vinculada a nuestras acti-
vidades comerciales, que por idiosincrasia y tem-
aeramento piensa, analiza y media todo paso de
interns y general conveniencia; que huye de la
febrilidad agudizada y que, adem6s, ha apren-
dido, 'a precio de costosas experiencias, el valor
inmutable de las leyes econ6micas -que nunca
oueden desestimarse- y c6mo los hechos escaoan
luego al m6s ponderado de los juicios, result
m6s que prudent imprescindible, que nuestra
reflexi6n sea m6s concentrada y nuestros avances
m6s cautelosamente delimitados. Aislarnos de
todo lo inconsulto y lo espor6dico, resultar6 siem-
pre beneficioso. De ahondar, hasta lo possible. en
Ic que puede gravitar sobre el future y ser factor
decisive en el destino de nuestro pueblo, jam6s


-- L I ---I- --


22







DIARIO DE SES.IONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


habremos de arrepentirnos. Las realidades, aun-
que se desconozcan o silencien, perviven en defi-
nitiva. A veces, las resoluciones desacertadas de'
un Congress en el orden econ6mico, perturban
m6s intensamente y produce mas profundo dahiu
que el resultado de un cataclismo geologico o la
perdida de una batalla...
Los anales de la humanidad est6n Ilenos de
cstas observaciones. Tampoco es acceptable, ade-
ras, que prejuzguemos que entire nosotros no hay
tecnicos ni especializados en la material debatida,
y que el Proyecto que se nos somete es el product
de los eruditos y por tanto, inobjetable. Si tal
criteria se evidenciase, entonces nuestro esfuerzo
habria de ser m6s acentuado, para votar, al fin,
conscientemente. Sin ser un consagrado en deter-
minada discipline, las exigencias del medio en
que se desenvuelve imponen al hombre publico
medianamente preparado, obligaciones imposter-
gables. Con un poco de voluntad, en cualquier
tratado, por sencillo que result, pueden obtenerse
los lineamientos generals de la economic; cono-
cerse el origen y desarrollo de la riqueza de las
naciones y las causes de su florecimiento o deca-
dencia... Q.uien que se interest por la evolu-
ci6n de los principios y de las sociedades no ha
leido a Charles Gide, a Van Der Borch, Lionei
Robbins, Conrand, Henry George, Condliffe, Som-
bart, Hamilton, Smith, Hume, Blanch...? ?Qui6n,
que domine la palabra, no cit6 alguna vez el genio
y la mentalidad poliforme de Arist6teles, de Mont-
chretien, Bacon, Quesnay, Colbert, Turgot, Say,
Picardo, Stuart Mill .? NNo hay exceso de pe-
queios manuales trazadores de rutas, determina-
dores de escuelas, maestros, modalidades y espe-
cificaciones. ..? NNo est6 en el resume de las
grandes fortunes, la historic de los gigantescos
constructores de riquezas y la genesis de cuanto
a banca, moneda, credit, balanzas comerciale,
divisas e instruments mercantiles y de cambio se
retiere? ron sus fortunes los Rothschild, Vanderbilt, Rho-
des, Zaharoff, Morgan y Rockefeller, y al hacerlo
nada aprendimos o recordamos? ... Para el hom-
bre de studio, pocas puertas se cierran ante la
tenacidad, la generosa dedicaci6n o el concept
estricto del cumplimiento del deber. La Economia,
la Banca, el Arancel, la Estadistica, no entregan
sus fen6menos y complejidades f6cilmente, ni sus
cuestiones abstrusas y vitales pueden resolverse
con elocuentes arranques; pero la humana inte-
ligencia, en cada caso especifico y en cada espe-
cial circunstancia, ha ofrecido la prueba irrecu-
sable de que nunca el pensamiento puede ser es-
teril, ni la raz6n ha dejado que naufraguen el
imperio de sus concepciones y el predominio de
sus eternas claridades.
Incansable resultaria, aunque se hiciera some-
ramente, una sintesis de lo que represent, en el
amplio desarrollo universal, el contenido y valia
de este tipo de instituciones. El doctor Bisb6, por
ejemplo, necesitaria horas de luminoso discurrir
para decirnos qu6 concept tuvieron Arist6teles,
S.6crates, Jenofonte y Plat6n, y c6mo'surgieron y
cu6les fueron sus reales atributos en la Grecia de
los fil6sofos, de los artists y de los principios,
done un Pericles brinda aspects disimiles de su
personalidad y un Licurgo atesora las virtudes tu-
telares del viajero observador, del rigido gober-


nante y del legislator clarividente y previsor. ..
Como si volvemos el recuerdo hacia la Koma eter-
na, cuando el trueque sirve de tundamento a las
relaciones de intercambio entire las sociedades
primitivas; el cristianismo deiinea la 6rbita escia-
recida de una doctrine universal en las zonas del
espiritu; o cuando sus aguilas se vieron deteniaas
,.n su at6n insaciable de extender horizontes...
U en la tdad Meaia, cuna y sima, pedestal y eclip-
se de organizaciones, de ideas e indiviaualidaaes,
a lo largo de los sigios XIV y XV, en que la im-
prenta comienza a ser vehiculo preponaerante en
la orientaci6n de las sociedades y da luego opor-
tunidad a los Enciclopedistas para preparar el
advenimiento de la Moderna, en que el verecho
Politico evoluciona y con el despertar de una
nueva conciencia y un nuevo pensamiento, la in-
ventiva descubre amplias perspectives, el vapor
encuentra insospechddas y provecnosas aplicacio-
nes, aparece la electricidad y surge la era del
maquinismo y de la nueva realidad politico-eco-
n6mico-social .. M6s concretamente, bastaria
revisar lo actuado por el Banco de Barcelona
-1401-; el de Venecia; el de Amsterdam, pre-
cursor del credito, el de Escocia o el de Inglaterra
que le di6 formia y aplicaci6n pr6ctica; seguirlos
en sus :caidas y descensos, junto con las organi-
zaciones similares, hasta nuestros dias, y en el
instant en que la sehera figure de Franklin De-
iano Roosevelt, intervene en el funcionamiento de
la Banca norteamericana con dr6stica decision,
control el p6nico que ya se cernia sobre la nac.6n,
evita, posiblemente, la mas grande hecatombe
econ6mica de los siglos y consolida la base en que
descansa aquella formidable estructura. En todo
ese extenso process de siglos, praises en quiebra o
franca prosperidad y de experiencias contradicto-
rias a veces, pero siempre fecundas en caudal de
enseianzas, se han perseguido dos cuestiones fun-
damentales: que la organizaci6n de la economic
respondiese, en cada instance, a la finalidad per-
seguida y que su moral fuese inalterable. Sin
aquella resultante de capacidad y sin esta virtud
tutelar derivada de la m6s escrupulosa honestidad,
por radiantes que sean los principios, hermosa la
concepci6n y espl6ndidos los planteamientos de
una iniciativa, sus resultados, en la pr6ctica, ha-
brian de ser necesariamente contraproducentes.
La ciencia econ6mica no tolera extralimitaciones
ri soporta el error y sus aplicaciones exigen el
respaldo de una amplia conciencia national en
que tiene que afianzarse el cr6dito public.
Insistiendo sobre realidades a que tambien hube
de referirme en la anterior sesi6n, nadie duda de
la conveniencia de crear el Banco de Emisi6n y
Redescuento; de su utilidad, bien aplicada, y de
la oportunidad de iniciar sus operaciones. Y nadie
ignora, tampoco, que esa necesidad y esos espe-
rados beneficios no estriban- s61o en el Banco, en
si, sino en el alcance y forma en que Ileguen a
aplicarse las medidas que se autorizan, y su: tras-
cendencia definitive dentro de nuestro medio,
psicologia y posibilidades. Un conocido caricatu-
rista, en un diario de profusa circulaci6n, inter-
pretaba, muy objetivamente, esas ansias cblecti-
vas: simulaba un banco, -ese sencillo artefacto
comin en el nombre a la instituci6n que se crea-
y sus cuatro patas simbolizaban los pilares en
que ella debe mantenerse, a saber: "Presupues-


DIRI DE ESONS E A AMRADEREREENANE


23







24 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES
.. ... .... .. ,,, ,, ,, ,


tos", "Tribunal de Cuentas", "Ley de Contabili-
aaa' y "inuunai ae uarantias". tl lema era el
siguiente: "La segunaaa anre toao..." Conscien-
tes nosotros de ese sentrr ae las closes rectoras y
mayoritaras, DaTallamos porque el Proyecto tuese
escrupuiosamente conreccionaao. El Vremier dei
C-Gooierno --daigente y responsable- concurrin a
una session especial de nuestro Lomite y despues
que huDomos de explicarle nuestros puntos de
vista y nuestras inquietuaes, prometl6, de manera
solemne, que esas meaiaas compiementarias de
tanTa urgencia, remarcaaas en nuestra exposici6n,
figurarian, en primera line, o como unicas tinall-
daues, en una convocatoria a Legislatura bxtra-
orainaria, la cual habria de aparecer en el mismo
Proyecto que aprobaramos. 1i rirmes y sin tardan-
za nemos zaherido cuanto entenaiaos que resul-
taoa nocivo al pueblo o censurado al Gobierno
cuando no se atempero a sus promesas o las rec-
tas demanaas nacionales, jusTos y prontos he-
mos de proclamar que el doctor Varona ha cum-
pliao exactamente su palabra y tiene en este ins-
tante, nuestro respeto mas acentuado y nuestra
consideraci6n mas deterente. Quien hace honor a
io que atirma, gana en la contianza que se le
otorga y se hace acreedor a nuevas concesiones.
Nuestra conviction de que la KepuDlica ha de
esforzarse por alcanzar su liberacion econ6mica y
-bastarse a si misma en el tuturo, es muy arraiga-
do. Ln distintas oportunidades hemos tormulado
las mismas interrogaciones: 4Debemos vivir pen-
dientes siempre del acaso, de la ajena voluntad y
de tactores que escapan a nuestro control, a nues-
tra diligencia y actividad? venirnos el equilibrio o la prosperidad; las posibi-
lidades y la contianza que demandan cuantos pro-
ducen, trabajan e invierten sus capitals? <2ue
case de gobiernos y de pueblos son esos que hipo-
tecan el present y comprometen el porvenir, de-
j6ndolos a merced de organisms e individualida-
des que s6lo se preocupan del m6s alto interns o
ae la utilidad a cualquier precio? (Nada aprendi-
mos de los dias terrible de los sueldos exiguos, de
la ausencia de cr6dito, de Presupuestos enanos,
de industries al borde de la quiebra y de comer-.
cios en crisis perennes y desconcertantes? Feliz
debe ser considerado cuanto empeio sensato pue-
da ensanchar las vias de nuestra producci6n; de-
terminar mercados para nuestros articulos, rutas
de consolidaci6n a la economic general. Acci6n y
resultados reclaman quienes produce y tratan de
contribuir a nuestro progress. Ante un mundo que
organize Bancos Universales, Sociedades de Na-
ciones, y entidades de ilimitada proyecci6n; en
que se presupuestan billones y m6s del cuarenta
por ciento de su totalidad se destina a ej6rcitos,
ametralladoras y carones, tenemos necesaria y
previsoramente que pensar en organizarnos y de-
fendernos para subsistir.
Fijos en este pensamiento; ansiosos de que
nuestro Banco respond con cronom6trica exacti-
tud a lo que del mismo se espera, s61o hemos pe-
dido -s61o pedimos- que en todo cuanto a su
organization se relacione, guardemos los m6s
exigentes requisitos; andemos con la serenidad
mas excepcional; que nos produzcamos, en su-
ma, detenidamente, pausadamente, reflexivamen-
te, conscientemente ...
Convencidos ya de que no obtendriamos el


tiempo necesario para contribuir con una mayor
suma de aportes a su fiapzamiento y 6xito detini-
tivo, consagramos el rest de la noche de ayer a
revisar los preceptos de la Ley que quiere votar
la Mayoria; a compulsar con sus articulos las
observaciones y comentarios que hubieron de me-
recer en cada peri6dico o cada asociaci6n y cada
Luudadano digno de respeto; a entrevistarnos con
personalidades versadas en material tan primor-
dial; a discutir con el lider del Partido Autentico
algunos extremes, antes de que formulara su Po-
nencia, el cual hubo de distinguirnos con la sin-
ceridad de confesarnos que estaba confeccionada
por los mismos tecnicos que habian asesorado al
Senado; a escuchar la dilatada discusi6n y las per-
tinentes aclaraciones que se hicieron en el seno
de la Comisi6n Especial que se reuniera en la
maiana de hoy. .. Y ratiticado como ha sido de
rnanera insistente por la Mayoria, que se respon-
sabiliza con los errors que pudieran imputarse a
esta legislaci6n, tanto en sus extremes como en
su aplicaci6n; desesperadamente anhelosos de
acercar a nuestras classes trabajadoras a una po-
sible y m6s intense actividad, mejor retrbuida;
agigantar las tareas agricoias; facilitar nuevas
perspectives al Comercio y la Industria; redimir a
la Banca Nacional de servidumbres, angustias y
zozobras y, en suma, lograr que el pais se prepare
convenientemente para el future, a cubierto de
adversas contingencies; salvada, como queda di-
cho, nuestra responsabilidad en cualquier detalle
inapropiado de la Ley, decidimos ratiticar nuestro
apoyo al principio constructive que represent;
contribuir a ella con nuestros votos, y responder a
esa inveterada y magnitica tradici6n nuestra (de
colocar por encima de subalternas apreciaciones,
la actuaci6n plena, en beneficio de todos y por el
engrandecimiento positive de la RepQblica. Nues-
tro pais tiene que existir y ha de ser algo m6s que
una simple expresi6n geogr6fica. Para obtenerlo
nos queda much por hacer en el orden institu-
cional. Consagr6monos a ello, y si es necesario,
inmolemos, por su grandeza definitive, cuanto
sea precise. Existe el Estado cuando se dirige, or-
ganiza y gobierna; se afirma la nacionalidad,
cuando los que deben, ofrecen su concurso y un
supremo ideal oriental las conciencias.
Debo terminar. Quede para otra oportunidad el
hablar de precursores y lideres representatives del
imperio del dollar y las finanzas; de dep6sitos,
emisiones, letras, pagar6s, cheques, hipotecas,
aciones, bonos, cupones, intereses, papel moneda,
control de cambios, credito, lucro arribo del sis-
tema financier, p6nicos econ6micos, transforma-
clones ocurridas y cambios posibles De los
intentos, desfallecimientos, caidas y ascensos de
nuestros t6cnicos en las insosegadas transacciones
burs6tiles, sin quitar un solo acierto ni darle pro-
porciones desmesuradas a los descalabros v las
crisis. Es interesante asomarse a ese reino comple-
jo donde existen potentados de la Industria o la
Banca financiando revolucipnes, que si beneficia-
ron a sus interesados instigadores, han ido, a la
postre, en ef transcurso de los aios, destruyendo
la propia fuerza capitalist que las inspire o im-
puls6. .. Al fin, desde hace algunos siglos, la
historic de los Bancos es el indice de la prospe-
ridad o miseria de los pueblos, sin que pasme ni
sorprenda que en un solo territorio -los Estados








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 25
I IIIII __II_ _II


Unidos- haya en el present m6s de cincuenta
mil mi!lones de d6lares en dep6sito o dinero ban-
cario ...
Sea este paso de advance que intentamos, ante
una humanidad carente de rumbos y millones de
hombres descarriados; de regions que se cubren
de sangre y de miles de hogares hundidos en el
luto, verdadera obra de gobierno y de paz, de
organizaci6n y solidez y prueba de talent al ser-
vicio de pueblo y colectividad que confia en la
justicia y en el orden. Y consigno la totalidad de
mis votos, porque al cabo Cuba, duefa de si y de
su destino, se convierta en el pais que todos ambi-
cionamos: grande, pr6spero, libre de veras y de
veras cordial y venturoso.
Sr. Escalante (Anibal): Pido la palabra, Sr. Pre-
sidente.
Sr. President (Rod6n Alvare) : Tiene la pala-
lra el Sr. Anibal Escalante.
Sr. Escalante (Anibal) : Sr. President y seno-
res Representantes: Yo deseo expresar a la C6-
mara, antes de pasar a la votaci6n de este Proyec-
to, algunos criterios generals, para mostrar cu61
es la posici6n del Comit6 Parlamentario que re-
presento.
Desgraciadamente, todo este asunto de la Banca
Nacional, se ha presentado ante nosotros, como
tantas veces lo hemos dicho, de una manera tan
festinada, que hace pr6cticamente impossible la
fijaci6n de los mejores criterios y la atenci6n de-
bida al problema importantisimo que estamos de-
batiendo.
A pesar de esa rapidez, el Comit6 Parlamentario
del Partido Socialista Popular se reuni6 en la no-
che de ayer y acord6 utilizar el m6ximo de tiem-
po disponible para estudiar lo mejor possible los
articulos de esta important Ley.
Asi fuimos esta maFanq a la Comisi6n Especial,
a exponer los fundamentos de nuestro criteria,
tratando de Ilevar al 6nimo de los miembros de
la Comisi6n, el criteria de que hobia que intro-
ducir en la Ley toda una series de modificaciones
para mejorarla y eliminar lagunas que indiscuti-
blemente existen en ella. Yo hablo solamente de
lagunas; porque en lo general la idea de la apro-
baci6n de la Banca Nacional, el establecimiento
de la Banca Nacional, es una idea propugnada
desde hace much tiempo por nosotros, y en par-
ticular es un criteria que forma parte del progra-
ma del Partido Socialista Popular.
Sin embargo, en estas consideraciones genera-
les me parece que es oportuno decir algunas ex-
presiones que se refieren al conjunto del Proyecto
y sus puntos fundamentals, visto desde este con-
junto. (Cu6l es el objetivo de la Banca Nacional?
La Banca Nacional tiene coma objetivo fundamen-
tal y trascendental el de regular el credit en nues-
tra naci6n, y tambi6n nuestro sistema monetario.
Hasta ahora, desgraciadamente, el cr6dito de
nuestro pois estuvo en manos de las empresas pri-
vadas, y lo que es much pear todavia, en manos
de las empresas privadas extranjeras.
Una de las razones, y no todas desde luego, por
ia cual la economic cubana se ha deformado alar-
mantemente en las l6timas d6cadas, se halla en
el hecho de que el cr6dito en nuestro pais no es-
taba dirigido ni distribuido conforme a los inte-


reses de la economic general cubana, sino con-
forme a los interests de los explotadores de nues-
tro pueblo y en particular de las empresas norte-
americanas. Es claro que est6n interesados esos
estados extranjeros que manejan el cr6dito de
nuestro pais, en el azicar, que es el negocio que
les conviene. En tal sentido, los bancos imperia-
listas han hecho eje fundamental de sus creditos
y atenciones el desarrollo de la industrial azucarera.
La industrial azucorera es muy important para
nuestro pais, pero no puede un pais vivir sola-
mente de una industrial, y aqui se da el caso de
que tenemos que vivir de esa solar industrial por-
que existe una clara orientaci6n dirigida al mono-
polio, a la absorci6n de nuestra economic.
La Banca privada, y sobre todo la Banca extran-
jera, ha producido el fen6meno de contribuir en
nuestro pais a que se desarrolle el monocultivo,
existiendo esta orientoci6n azucarera, y contribu-
yendo de paso y par consecuencia a que en nues-
tra economic se restringieran aspects importan-
tisimos de nuestra agriculture y nuestra industrial.
Pero aparte de eso, todos sabemos que la mo-
neda national pr6cticamente no existe. En tal sen-
tidp, nuestro pais, hasta ahora, no ha vivido una
vida de plena soberania, y lo que es m6s impor-
tante, no solamente en el 6ngulo de la soberania
econ6mica, sino en el 6ngulo de la soberania po-
litica.
Por eso cuando luchamos por una Banca Na-
cional, luchamos por orientar el credito y los re-
cursos de nuestro pais, no conforme a los intere-
ses de las empress monopolistas extranjeras; sino
conforme a nuestra economic national. Y cuando
luchamos par la Banca Nacional, luchamos tam-
bien par darle la soberania econ6mica y la sobe-
rania political a nuestra propia moneda.
Ahora nos encontramas que tenemos ante
nuestra vista -ipor fin!- un Proyecto sobre
Banca Nacional. Y al Ilegar a este punto nosotros
debemos decirnos; debemos preguntarnos si este
Proyecto es bueno o es malo. Para el objetivo,
al cual me acabo de referir, podriamos decir:
blica a Banca Privada; si Banca Central diri-
gida por el Estado, o si por el contrario, Banca
Central dirigida por los interests privados, coma
acontece en algunos praises que noi tienen nuestras
caracteristicas? La conlusi6n 16gica debe ser, in-
mediatamente para el que est6 mirando los" he-
chos, defender la Banca P6blica y no la Banca
Privada, por las mismas razones y las mismas
causes a que acabo de referirme cuando hablaba
de nuestro cr6dito y de la deformaci6n econ6mica
de nuestro pais, debido a los diversos elements
que habian intervenido en nuestra economic.
Banca PGblica, pues, debe ser la respuesta;
pero dominada par el Estado, a pesar de que sa-
bemos que hay temores en ciertos sectors del co-
mercio, respect a que el Gobierno pueda utilizar
esos recursos en un sentido, no conform a los
intereses nacionales.
A pesar de todo, los males de una Banca Priva-
da, son tantos que es preferible el establecimiento,
y pronto, de la Banca P6blica, y la creaci6n de Ic
Banca Nacional.
Ahora bien; hablando de Banca P6blica y Banca
Privada, pudi6ramos tambidn expresar otro crite-
rio: Deben, de alguna manera, intervenir los








26 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


Bancos Privados en la constituci6n de la Banca
Central, de la banca Nacional? ste modesto Ke-
presentante response a esta pregunta con una
negative: no es acceptable y no conviene a los
intyreses de nuestro pais la intluencia de la Banca
Privaaa en los destines de la Banca iNacional; y
si no conviene ei interest privado mezclada en la
Banca INacional, mucno menos deDe convenir el
hecno de que este interest privado pueda ser ex-
tranjero. Veran los senores Kepresentantes, mas
tarae, como contorme con este criterio el Kepre-
sentantes que hoala ha redactado varias enmiendas
para lograr que, al menos, la suma ae los TQacO-
res nacionaies sea tan tuerte en las decisions de
la aanca INacional, que los bancos extranjeros no
pueaan, de ninguna manera, intiuir apieciable-
mente en elios.
Por ultimo, nosotros debemos preguntarnos si
este instrument sera buen o malo; este que es-
tamos creanao. be dijo esta manana que este
Proyecto era un proyecto, si mal no recuerdo, lu-
minoso; que era un gran proyecto... Yo no tengo
ese criterio; no creo que este es el mejor hroyecto
que podiamos haber hecho; no creo que sea un
Proyecto luminoso. Es un Proyecto regular, que
tiene innumerables detectos; innumeraDies detec-
tos que no le van a hacer el mejor servicio a nues-
tra economic, que no le van a permitir deaucir
todas las ventajas que nosotros podnramos espe-
rar sean dervaaas ae la banca iNacoinal. Desde
luego -lo conneso- es much mejor tener un
instrumento raio, un instrument derectuoso, que
no tener ningun instrument.
Yo no espero que solamente por el hecho de
que el Congreso apruebe la Ley de la Banca Na-
clonal, ya han de ser resueltos todos los proble-
mas de nuestra naci6n, como parece que piensan
algunos circulos y hasta algunos senores Kepre-
sentantes.
No; el establecimiento de la Banca Nacional no
signitica ya de por si, una especie de toque m6-
gico para resolver los problems de nuestro pais
en un sentido econ6mico. Este es un instrument
que, si se maneja bien, puede ayudar algo a la
economic national; pero si este instrument no
se destina a los mejores objetivos, si este instru-
mento se mixtifica, mas bien habria de servir
-sobre todo, teniendo en cuenta los defects que
ostenta- para perjuicio de nuestra patria.
No obstante, entendemos que debemos ir a la
aprobaci6n del instrument, del Proyecto en ge-
neral, y por eso el Partido Socialista Popular vo-
tar6 en esta noche a favor de la totalidad dei
Proyecto, porque el pais necesita una Banca Na-
cional, y porque, adem6s, nosotros mismos hemos
venido clamando desde hace much tiempo, con
una tenacidad digna de la causa, a favor de la
creaci6n de la Banca Nacional. Nos afirmamos
much en este criteria -pese a los defects y
limitaciones que contiene y que queremos elimi-
nar- cuando vemos quienes combaten el estable-
cimiento de la Banca Nacional, cuando vemos a
los intereses extranjeros, a los monopolistas, espe-
cialmente norteamericanos, que han venido defor-
mando a nuestra economic, Ilevando oa batuta
contra el establecimiento de la Banca Nacional;
nos confortamos cuando vemos que el capital
monopolista espaool, del cual ha salidc, en el te-


rreno politico, la secci6n local de ese adefesio que
se conoce con el nombre de "Falange", tambien
combat a la Banca Nacional. Estamos seguros,
por tanto, de que actuamos bien cuando defen-
demos la Banca Nacional, porque el interns de
nuestro pais no est6 en esos sectors y lugares; el
interes de nuestro pais est6 en los que venimos
Jefendiendo desde hace much tiempo el desarro-
Ic econ6mico national.
Por estas razones, y no quiero cansar m6s a la
C6mara, el Partido Socialista Popular votar6 a
aovor de la totalidad del Proyecto, reserv6ndose el
derecho de presenter una series de Enmiendas mo-
dificativas a la Ley, y entendiendo que Io mejor
que haria la C6mara seria aprobar esas modifi-
Caciones, en beneficio, no de un Partido ni de un
Comite, sino de la propia Ley, que es el mejor
servicio que podemos rendir a la Rep6blica.
Sr. President (Rod6n Alvarez) : Se pone a vo-
taci6n nominal el Dictamen de la Comisi6n Es-
pecial al Proyecto de Ley del Senado, que crea la
Banca Nacional. La aprobaci6n del Dictamen sig-
nifica la aprobaci6n del Proyecto, con la sola ex-
cepci6n de los articulos que est6n afectados por
enmiendas. Los seFores Representantes que esten
de acuerdo con el Dictamen votar6n que si; los
que est6n en contra, votar6n que no.
(El Oficial de Actas comienza la votaci6n).
dFalta algin Sr. Representante por votar?
(Silencio).
Han votado 100 sefores Representantes. Todos
que si. Queda por tanto aprobada la totalidad del
Proyecto que crea la Banca Nacional.
Emitieron sus votos los Representantes seiores: Acosta,
Ad6n, Aguilera, Aguirre, Alonso Alvarez, Alvarado, Alvarez
Recio, Alvarez Rodriguez, Ara, Aragon6s, Arenal, Armen-
teros, Bisb6, Bohorquies, Busto, Cafias A., Camejo, Canut,
Carbonell, Coass, CoE ado, Col:ot, Crehata, Cruz Caso, Cruz
Chiner, Curti, Diaz Ortega, Ducassi, Escalante, Escobar, Es-
teva, Fern6ndez Martinez, Fern6ndez Varela, Ferro, Figue-
ras, Fleites, Franco, Galano, Galeote, Garcia de la Torre, Gre-
gorio, Guas, Guerrero, Henriquez, Hern6ndez de la Barca,
llas, Izaguirre, Jacomino, Logo, Lopez Deustua, L6pez Lou-
rido, L6pez Llorens, Luzardo, Marti, Martinez Tapia, Mas-
ferrier, MiFaons, More, Nibot, Nodal, Niiiez, Oliva, Ordoqui,
Ortega, Pardo J!m6nez, Pay6n, Pequefio, P6rez Carrillo, P6-
rex Espin6s, Perez L6pez, Pertierra, Pino Martinez, Puentes,
Regalado, Remedies, Rio, Rivero Partag6s, Riv'ero Setien,
Robau, Rodriguez Cartas, Rodriguez Rodriguez, Rojas, Rosa-
;es, Saumell, Sera J. M., Sera S. R., Serrano, Soldevil.a, Su6-
rez Rivas, Suri, Tapia, Tejeda, Trasancos, Veldts L6pez, Vega,
Villa, Vil:alobos, Fraile, 'Pino P6rez y Rod6n.
Sr. President (Rod6n Alvarez): Tiene la pala
bra, para explicar su voto, el Sr. Caiias Milan6s.
Sr. Caifas Milan6s (Armando): Sr. President
y sehores Representantes: He votado favorable-
mente el Proyecto de Ley creando el Banco Na-
cional de Cuba, por ser una Ley complementaria
de la Constituci6n y estimarlo una necesidad na-
cional; pero en la seguridad, como mantuve ayer,
de que este tipo de Banco Nacional, tal cual pre-
veia al estudiar ligeramente el Proyecto, no va a
ofrecer al pais lo que una gran parte del pais en-
tiende que tendria, una vez creada la tan caca-








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANrTE':. 27
I3 I II I~ lll ll ] il -- I


read, -y permitaseme la palabra- Banca Na-
cional.
Habr6 un Banco de Bancos, pero no habr6 lo
que el pueblo cubano, necesitado de asistencia
econ6mica, cree que tendr6 al crearse el Bancc
National, es decir, que el Banco Nacional de Cuba
ser6 un Banco de pueblo, del pueblo cubano. No
habr6 por esta legislaci6n sino el mencionado
Banco de Bancos. Es, no obstante, una esperanza
para que a la mayor brevedad possible pudiera
existir un verdadero Banco que ofreciese al des-
envolvimiento de nuestra agriculture y de nuestra
industrial, las facilidades que nuestro pueblo ne-
cesita para su cabal desarrollo.
He votado pues que si, como un mal menor;
pero estoy absolutamente cierto que el Gobiernc
ha cometido el error de propiciar este tipo df
Banco, quiz6s si bien inspirado, creando esta ins-
tituci6n como un paso de advance; pero el quE
habla, al menos respetando la opinion de lo.
dem6s, sostiene y mantiene el criteria de que .ste
no es la forma de resolver una necesidad tan
extraordinaria del pueblo de Cuba.
Sr. President (Rod6n Alvarez): Para explica:
su voto, tiene la palabra el Representante Sr. Du-
cassi.
Sr. Ducassi Mendieta (Francisco): Sr. Presiden-
te y seiores Representantes: Voy a ser muy breve
en la explicaci6n del voto, pero creo necesario
exteriorizar algunas ideas que tengo alrededor de
la aprobaci6n de la Banca Nacional.
Indudablemente, y es bueno que se diga como
se viene diciendo por todos los seiores Represen-
tantes que han hecho uso de la palabra anterior-
mente, que la Banca Nacional no es la panacea
que va a resolver los problems econ6micos de
Cuba en today su extension. El que pensara asi no
habr6 echado una vista por el panorama que se
desarrolla hoy en el mundo, done puede decirse
que no hay ningun pais que no est6 atravesando
verdadera crisis econ6Mica, que no tenga Banca
Nacional, y no vamos a pensar que nosotros po-
driamos crear un instrument que resolviese los
problems de nuestro pais de una manera defini-
tiva, cuando otras naciones no lo han podido hacer.
Nosotros podriamos tomar como verdadero ejem-
plo a Inglaterra. Inglaterra es la naci6n a la cua'
est6bamos acostumbrados a ver como una Banca
exceptional; como una Banca fuerte, como una
Banca bien organizada, capaz de resistir los efec-
tos de cualquier dificultad econ6mica que pudiera
presentarse. Sin embargo, vemos hoy a Inglaterra
debatiendose en la m6s terrible de sus crisis, er
una crisis que cualquiera que haya seguido con
cuidado, que haya observado la situaci6n de In-
glaterra y haya leido ayer, el peri6dico Avance,
se encontrar6 con que la gran naci6n inglesa se
ve ante esta situaci6n. Dice: "Desarrollara Albi6n
un Plan Cuatrienal". (Vean los senores comunis-
tas como alli tdmbien hay "Plan Cuatrienal")
"para su rehabilitaci6n". Es decir que Inglaterra
con su Banca Central recurre a lo que ya siempre
he temido tener en mi pais: a que nosotros no
podamos exportar.


limitada, que la que yo propuse a la C6mara hace
unos anos, queriendo que en el manana el Go-
bierno tuviera en sus manos el instrument para
hacer mejores importaciones y tacwitar asi el me-
jcr desenvolvimiento de la vida economic de la
nacion. Forque, senores Representantes, yo quiero
que la Camara sepa que 1o que yo he querdo
siempre es que aqui se estudien los prooDemas
economics con mayor amplitud, porque la ~anca
National no va a resolver esos problemas, luego,
hay que estudiarlos, hay que discutiros, hay que
buscaries solution, y se va a terminar esta Legis-
latura y yo no he visto mas intento de resolver
los problems econ6micos que la t3anca Nacional,
que segun dicen tambien los comunistas, no va a
resolver en detinitiva nuestra crisis. tse es uno de
los motives principles por Io que yo he vorado la
banca Nacional. Yo entiendo que debe haDer un
instrument un poco flexible. Lsta Ley no ha sido
todo lo amplia que debi6 haber siao y yo no se los
motives que han tenido los experts que han es-
tado aconsejando al (obierno en estos moments,
para hacer una Banca tan conservadora. Ue los
tres hombres que torman parte de la Comisi6n,
hombres muy preparados, capacitados, caballero-
sos, de verdadera cultural y prestiglo, uno de ellos,
puedo decirlo yo, el doctor Garcia Miontes, pre-
sent6 un Proyecto de banca much mas ampiio,
much m6s liberal que el que nosotros tenemos
hoy. Yo quisiera haber evitado algunas lagunas
que tiene este Proyecto, quizas algunos defectos...
Sr. Dei Rio (Pastor) : (interrumpiendo) Se pre-
sent6 aqui?
Sr. Ducassi Mendieta (Francisco) : Se present
anteriormente al Congreso de Cuba. Esto se lo
digo al Sr. Pastor del Kio porque el mismo me Io
aijo a mi.
Yo quiero hacer present, Sr. President y se-
hores Representantes, que nosotros acabamos de
hacer lo que creo que debiamos haber hecho. Yo
no queria cargar con la responsabilidad de que
en el dia de manana, cuando se presented algunas
dificultades, en el orden econ6mico, el Congreso
asumiese la responsabilidad de todas las desven-
turas que pasase el pueblo de Cuba. Esa situaci6n
yo no la acepto. Esa responsabilidad no la quiero
lener, y si quiero hacer constar que vote este Pro-
yecto consider6ndolo conservador, que se aparta
mucho de lo que son los Bancos Centrales en todas
parties del mundo, que son intervenidos por el
Gobierno.
No quiero cansar m6s a la C6mara en obsequio
a la brevedad y en obsequio a otras leyes impor-
tantes que hay que estudiar. Doy por terminada
esta explicai6n de voto, pidiendole perd6n a la
C6mara por haberla distraido durante este tiempo.
Sr. del Rio (Pastor): Sr. President y serores
Representantes: Si eso es asi -y debe serlo por-
que to afirma el Sr. Ducassi-- no hay duda de
que, en aquella oportunidad yo estaba mejor en-
terado de to que lo estoy en la noche de hoy...
Sr. President (Rod6n Alvarez): Para explicar
su voto, tiene la palabra el Sr. Fern6ndez Varela.
Sr. Fern6ndez Varelo (Angel): Lo hare por es-


Yo tengo que reconocer que esta Banca Nacio- crito.
nal es much m6s conservadora, es much m6s La explicaci6n de! yoto razonado por escrito, dice asi:









28 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES
II I I I I I I I I I I


Sr. President y seiores Representantes:
Sum6ndome al criteria de la mayoria gubernamental, a Ic
cual pertenezco, he votado favorablemente el Proyecto dc
Ley de Banca Nacional, tol coma fue rernitido a lo C6mort
par el Senado de la Repiblica.
Mi prop6sito inicial, formulado en el seno del Comit6 Par-
lamentorio Republicaro, fu6 votar favorablemente la totalidaL
de la Ley, pare discutir y opener reparos a algunos de sus
orticulos en la forma concebida por el Senado de la Re-
publica.
La explicable impaciencia del Gobierno par dotar ol poise
de las leyes complementarias fundamentals, hizo -a trav6s
de un inflexible criteria de maycria- que reservara la ex-
presi6n de mis reparos a determinados aspects de la Ley y
a sus fundamentos doctrinales, para este moment.
Reparos que sucintamente y corro descargo de la respon-
sabilidad que pudiera caberme paso a exponer en esta ex-
plicaci6n de voto.
La economic ha experimentado a partir de las dos l6timas
decades una "revoluci6n" en sus concepciones cl6sicas. El
hito inicial de esas recientes concepciones podria emplazarse
probablemente con correcci6n, a partir del articulo que la
Sra. Joan Robinson publicara en el Vol. I, 29, 19 de Icl Re-
view of Economic Studies. Titulado "The Theory of Money
and the Analysis of Output".
Desde entonces y especialment.e par obra del economists
ingl6s John Maynard Keynes -luego Lord Keynes- el
cuerpo de las nuevas doctrines fue elabor6ndose. El keyne-
sianismo convirti6se en escuela y hoy est6 de moda entire
muchos economists.
El keynesianismo es una "revoluci6n"; asi lo califica uno
de sus secuases y exbgetas, Laurence R. Klein, en un re-
ciente trobajo en que hace historic de ese movimiento: "The
Keynesian Revolution", 'New York, The Macmillan Compa-
ny, 1947.
No s6lo en el campo de la teoria, sine en el de la pr6c-
tica, en el de la Politico Econ6mica, esas elucubraciones de
los economists de Cambridge han sido uno revoluci6n.
Atraidos los politicos de todos los poises por el seiu.elo de las
nuevas concepciones que dan pie a uno gesti6n estatal, por
ende political, de car6cter muy amplio, las han oceptado coma
espl6ndida justificaci6n de las redidas que tenian en carter.
Hay que destacar, emperor, que el "keynesianismo" econ6-
mico ha provocado per parte de una series de ilustres econo-
mistos que no participan de sus pretendidos "hallazgos" -ni
novedosos, ni debidamente comprobodos-, ol menos esta
triple critical: la politico econ6mica keynesiana -dicen-
(1) destruye la libertad individual. (2) Conduce a la in-
flaci6n. (3) Acrecienta la deuda p6blico.
El keynesianismo econ6rrico, pues, no es un sistema org6-
nico, comprobado e indiscutible. Todo lo controrio. Est6 oc-
tualmente en process de revision y de critical y es mayor
cada dia el nOmero de los economists profundos. objetivos
y desapasionados que niegan al keyn-esianismo -sabre todo
en cuanto a las Qltimas consecuencias de los m6s recientes
seguidores de tol escuela- su validez como panacea para
r.esolver los enormes problems econ6micos de nuestro mundo
en crisis.
Antes bien; por la semejanza que reina entire los teorias
de Lord Keynes y sus seguidores, y las del socialismo ultra-
intervencionista, se estimo que todo su oporato conceptual
v de aplicaciones pr6cticas, agudiza el estado de coos econ6-
mico tipico de nuestra era.
Que la reacci6n serial y ponderada contra esas falaces
innovaciones .est6 ya en march lo dicen bien a las claras
obras como las del professor de Ginebra Willhem Ropke o la
oltima de John Jewkes, "Ordeal by Planning".

/


No es esta la ocasi6n para exponer con mayor extension
el cont-enido doctrinal de ia "revoluci6n" keynesiana, ni el
de la creciente contrarrevoluci6n que viene suscitondo. Baste
con dejar bien sentado la existencia de eso contienda de
opinions que se desarrolla ante nuestra atenta expectaci6n
Drgamos si, que los keynesianos aceptan lo normal por
normal, basondo su teoria en el desempleo, procediendo a
proclamar el ahorro iguol a la inversi6n, describiendo a su
nionera el process de tal igualdad. El sistema keynesiano
jam6s se ha recobrado de este error, de esta dificultod 16-
gica. Una teoria cientificamente satisfactoria debe partir no
de un period de desequilibrio come es el desempileo, sine
de uno de equilibrio. Asi, se demuestra sierrpre que el apar-
tamiento del equilibria se ocasiona par el usa de t6cticas
inflacionistas. De ahi que la adopci6n universal del m6todo
de la inflaci6n como cura de las depresiones econ6micas,
present gran analogia con la situaci6n del alcoh6lico que
necesito tan pronto se despierta una buena dosis de alcohol
pare mantenerse sobrio.
Los keynesianos combaten a sus enemigos -que califican
de "conservadores"- diciendo que: "6stos se oponen al
program de empleo total porque creen que conduce a la
inflacin"'. La realidod es que los asi llamados "conserva-
dares" se oponen a la inflaci6n porque est6n seguros de que
esta no conduce al empleo total.
Repitamos pues, que todos los males derivan de la "revo-
luci6n" resultante de asumir el "desequilibrio" coma el punto
inicial del an6lisis econ6mico.
Sentado esto poserros a anolizor Io segundo premise .16-
gica de nuestra exposici6n.
Es sabido que el tipo institutional de los Bancos Centrales
ha sufrido un constant e interesante process de evoluci6n
duronte el iltimo siglo y media. Los Bancos Centrales de hoy
se parecen muy poco a los del Siglo XIX.
Los Bancos Centrales decimon6nicos, se abandonaban a!
automatismo del patron oro pure. Tras un process lento y
gradual, en la actualidad los Bancos Centrales "regulan" la
moneda, mantienen una especial "politico" monetaria.
Con la ruina del internacionalismo econ6mico, la political
monetaria viene siendo coda vez m6s, determinada par la
creciente importancia que nacionalmente se; do al manteni-
rriento de la estabilidad de los precious interns, al fomento
de la ocupoci6n.
Parolelamente a este process, y facilit6ndolo, los Bancos
Centrales fueron convirti6ndose en instrument de una po-
litico, en dependencia del Estodo. En vane fu6 que la Con-
ferencia de Bruselas de 1920 adoptara lo siguiente resolu-
ci6n: "Los Bancos y especialmente el Banco emisor, deberian
librarse de la presi6n politico y ser conducidos seg6n sus
prudentes directrices financierss.
Los gobiernos interfiriendo cada vez m6s en el campo
econ6mico han acaparado para si el Banco Central, hall6n-
dolo instrument excelente para sus fines.
S61o una dificultad habia pare ella: el regimen oror con la
convertibilidad de los billetes. Mas este baluarte cay6 tom-
bi6n gradualmente. Primero declarando par Ley los billetes
como medio legal de pago. Luego, la convertibilidad cay6 con
la guerra de 1914 y la postguerra.
Los gobiernos pare solder sus deficits -belicos, primero;
postb6licos y fruto del mel gobierno, despu4s- opelaron a
los Bancos Centrales, acabaron con el patron oro, implan-
taron el Curso forzoso. Recurrieron par facilidad, par debi-
lidad, par desorden, a la falaz panacea: a la inflaci6n que,
repit6rroslo, s6lo se produce bajo regimen de cursor forzoso.
La caida de los Bancos Centrales en manos de los gobier-
nos y las pr6cticas inflacionistos de 6stos, vinieron a encon-
trar su justificaci6n te6rica en las doctrines de los econo-
mistas keynesianos. Los politicos pudieron vanagloriarse de
que los hombres de ciencia, los economists, aplaudian sus









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESEN1ANTES 29
I' IIf l 1 I I I II I I II II III .. ... .. . . . i II


manejos. Cierto que los economists no aploudian estos ma-
nejos cuando no tuvieran jal menos! coma fin el bien d
la comunidad sino el mantenimiento de criterios politico
extremists, pero, ja qu6 establecer diferencias si en la form
--aunque no en el fondo- es dificil precisarlas!
La primer gran guerra provoc6 la estatificaci6n masiv
de los Bancos Centrales. Luego, al interpreter ciertos pol
ticps y los economists keynesianos las depresiones econonr.
cas coma un casuss belli" completaron la doctrine estatistc
Los males del estatismo en material de Banca Central pc
criamos resumirlos con esta frase del insigne economist Vc
Mises (Theorie, 2a Ed. 1924. P6g. 408): "Ninguna politi:
bancaria ha podido infligir at insignificant ciudadano m6
coonos que el estatismo de los ultimos fios".
Un examen critic d.e los distintos puntos en los que di
sentimos de la Ley aprobada creando nuestro Banco Naciono
seria una reseFa harto larga, much m6s de to que de su5
ya 1o ser6 esta exposici6n. El Banco ya es una realidad dad.
e inmodificable por nuestra sola voluntad. Los errors qu
ccntiene son patents; rri6s los textos que los evidencian r,
van a variarse. Par ello, coma ciudadanos s6io podemos for
mular consideraciones tendientes a lamar la atenci6n res
p-.cto a los abuses que se pueden cometer al actualizar, a
poner en vigencia esos preceptos con las facultades quL
llevan aoejas.
Es la principal facultad del Banco: la creaci6n de medics
de pago, la fijaci6n del tipo de redescuento y descuento
ael inter6s de los dep6sitos, etc.. todo gira en torno de
lo mismo. De esto depend el equilibria en today la econo-
rria national. Si se regular arbitroriamente y con artificios,
la cat6strofe es inevitable.
Claro es que sobre material de tanto trascendencia po-
driase escribir hasta Ilenar volGmenes copiosos. Fij6mono
s6lo en la llamada politicala de.dinero barato" cuya sombre
parece extenderse por today la Ley. Siguiendo a Cossel dire-
mos que "to gran mosa se irragina que es natural la pre-
tensi6n,de mantener el interns bajo, to mismo que los precioL
de las mercancias. No reflexiona que el precio es una rela-
ci6n entire dinero y mercancic. Y que "dinero barato", par
consiguiente, significa generalmente "mercancias carss.
Otro aspect al que se da gran importancia en Cuba en
relaci6n con la creaci6n del Banco Central es la misi6n qu
se le asigna como instrument de und political anticiclica.
A este respect, y sin negar de piano today buena posibi-
lidad, si debemos exponer nuestras dudas. Ligadi coma est6
nuestra economic agricola a la de grandes potencies indus-
triales, es cosa evidence de pura sabida que nuestra prospe-
ridad depend del mantenirmiento de altos niveles econ6micos
er esos poises. En caso contrario, los poises agricolas y Cuba
coma caso especialfsimo y "ejemplar" dada la enorme pro-
porci6n que su exportaci6n represent coma "cuota" de su
ingreso o dividencio national, est6n completamente inde-
fensos. Y no se nos diga que la industrializaci6n que con
mesura y buen criteria el Banco Central va a propiciar -o
puede propiciar- sirva para combatir ese peligro. Porque
serial coma hacernos career que en breve plaza de a6os, coma
quien dice "de la noche a !a maiana" vamos a camrbiar
totalmente la estructura en crisis -crisis estructural- de
nuestra economic monoproductora.
Cuando se nos diga ---y ojal6 el moment tarde en Ilegar-
que hay que expandir el cr6dito y aumentar los medios de
pago coma media anticiclica, pensemos que si se insisted
much y con gran magnitude en tal media, la inflaci6n est6
at doblar de la esquina.
Desazona pensar cu6nto se podria afadir comentando un
pcco -s6lo un poco- a fondo estas cuestiones. Mas no es
esta la ocasi6n, par razones obvias.


Si quisi6ramos indicar, s6lo sea de paso' y en virtud de
los pocos afortunados corrnntarios con que lo han defendido
sus mantenedores, el olcance de lo dispuesto en el inciso B
del articulo 52 de la Ley, en relaci6n al imported neto de los
anticipos que el Banco puede conceder al Estodo en un aFo
econ6mico determinado, par el 8% del promedio de ingresos
reales obtenidos por el Estado en los cinco ejercicios tiscales
anteriores.
Se ha manifestado que dichos adelantos tienen escasisima
importancia. Quiz6 algunos variaran el superlative, lo amen-
guaran cuando adviertan el process inflacionario -oparte de
la gran probabilidad de que los anticipos en alguno ocasi6n
no se reintegren- anejo a dicha concesi6n de cr6dito al
Estado. He aqui como lo describe un outor:
"Los anticipos engrosan el soldo del Gobierno en los libros
de contabilidad del Banco. El Tesoro dispone de aquellos me-
diante cheques que entrega a sus funcionarios y suministra-
dcres, los cuales los abonan en la cuenta particular que
trenen abierta con su banquero particular. Cada Banco pre-
senta al dia siguiente aquellos cheques en la C6mara de com-
pensaci6n y le son abonados en el dep6sito que le tiene
cbierto el Banco Central, cuyc saldo aurrenta. La consecuen-
cia que inevitablemente produce estos hechos es un aumen-
to de la "proporci6n caja" de los bancos comerciales, por
cuanto se han aumentado en una misma cantidad los dos ter-
minos de la indicada proporci6n; e inmediatamente se en-
cuentran en condiciones de expansionar el cr6dito concedien-
do nuevos pr6stamos y anticipos a sus.clientes. Mas el hecho
destacado de este aumento de cr6dito es que puede alcanzar
una cantidad,varias veces superior (unas 10 veces en el
sistemq ingl6s) at imported del anticipo originario del Banco
Central al Estado. Este aumento de la cantidad total de di-
nero en circulaci6n puede ser el principio de un movimiento
inflatorio. Mas el process no se detiene aqui, sino que con-
tint6a..." Quienes no continuamos somos nosotros en gracia
a la brevedad y a. la fealdad del panorama que siguiendo
el razonamiento se descubre.
Si objetable es que uno de los Consejeros sea el Presidente
de un Banco como el de Credito Agricola -que no existe-
kcabeza aut6noma de un cuerpo fantasma), peor es que
otro Consejero sea el Director del Fondo de Estabilizaci6n de
Ic Moneda. Organism cuya existencia -si el valor de nues-
tro moneda no se va a poner en peligro- no vemos por
parte olguna sea de absolute necesidad, y cuya dependencia
del Gobierno e indepencia del Banco es inexplicable.
Como inexplicable es qus el Director del Fondo cobre double
pingie sueldo: por Director del Fondp y par Consejero del
Banco.
Lo dispuesto en el p6rrafo segundo del Art. 81 de la Ley
respect a que "el Fondo podr6 establecer reglas preferen-
cioles atendiendo a la esencialidad y naturaleza de los pagos
en el, exterior" no es funci6n propia de un Fondo de Esta-
bilizaci6n, sino much m6s estrictamente de un "Control de
Cambiqs", a crear cuando las circunstancias lo hicieron
verdaderamente necesorio, porque "La historic del control de
cambios en las Oltimos d6cadas -dice Robert Triffin-
quien, por cierto no est6 en contra de tal oficina e invent
todo un sister n de control muy ingenioso, pero al que Ha-
berler expone reparos, es de tal naturaleza que justifica por
complete la condenqci6n de la mayoria de los sistemas de
control de cambios usados hasta la fecha".
Pret6ndose lo que se quiera -y respetamos much las
opinions contrarias-, el control de cambios conduce a dis-
criminaciones que en cualquier pais -no s61o en Cuba-
son un semillero de fraudes, de peculado burocr6tico, de
compadrazgos ca6ticos. Si 6sta 'no fuera la triste realidad
no nos costaria tanto aceptar la propuesta que en el sentido
de verificar devaluaciones parciales con precio de licitaci6n
variable para divisas extranjeras destinadas a adquirir articu-








30 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES
III II I I I II I. .. II II I I IIII I II II


los no esencioles, y cambio stable a la ontigua paridad para
el pago de mercancias reputadas esenciales, es la tesis de
Triffin que en Cuba sigue un economist tan benem6rito
pora nuestra patria como el professor Juli6n Alienes.
Los efectos catastr6ficos de Ona devaluaci6n de nuestra
rroneda han sido estudiados de forma impresionante par e,
economist que acabamos de mencionar. Una devaluaci6n
del 10% -limite que autoriza el Fondo Monetario Inter-
nacional- "No acarrearia incrementos significativos en la
producci6n y el empleo nacionates. Una devaluaci6n de ma-
yor cuantia dejaria sentir sus etectos expansivos sobre Ic
producci6n y el empleo nacionales en mayor media, coma
es 16gico, pero ello sucederia a base de reducir m6s inten-
samente los niveles de vida del pais mediante un alza gene-
ralizada de los precious interiors ain en superior cuantia".
En esta exposici6n que no hocemos por el orden 16gicc
que nos prestaria el ir cornentando por su numeraci6n corre-
lativa los articulos de la Ley que nos parece lo merecen,
pues peso sabre nosotros --como ya lo hemos dicho- la
sensaci6n de inutilidad de tal trabajo par estar ya aprobada
y sancionada la Ley, no queremos olvidar punto tan capital.
para la mejor labor del Banco, coma es el Departomento de
Investigaciones Econ6micas. Es de enorme -no recatamos
el adjetivo- trascendencia.
Sabre tal cuesti6n hay que decir pavorosas verdades. En
Cuba no contamos con una informaci6n econ6mica casi en
absolute. Este Representante proyectaba proponer come paso
previo y anterior a la aprobaci6n o ol menos a la puestc.
en rrnarcha del Banco Central, la creaci6n de un Centro d&
Investigaciones Econ6micas serio, en el que se reunieran, sis-
tematizaran, estudiaran y elaboraran todos los dotos quL
sobre nuestra vida econ6mica es imprescindible conocer parc
no andar en tan fundamental cuesti6n dando "palos de ciego".
De ahi tambi6n, que hubi6romos pensado solicitor que la
vigencia o comienzo de las funciones del Banco Central se
hjubi.ese demorado hasta los inicios del aho 1951, dando asi
clgOn tiempo para que las investigaciones que se precisan
se realizaran. Insistiendo en la carencia de informaci6n en
que nos debatimos repetiremos con el ya citado professor
Juli6n Alienes que "bastard decir que sabemos muy poco
acerca del funcionarniento de la balanza de pagos (s61o se
conocen, grocias a una meritisimo labor -que es just ocre-
ditar al Sr. J. A. Guerra-, las de 1946 y 1947), que no
se tienen indices de precious al par mayor, que tompoco se
tiene un indice del cost de la vida, que menos a6n se
cuenta con indice de salaries, ni con indices de la producci6n
industrial y agraria, ni con cifras de ocupaci6n y desem-
plea, etc., etc.".
Aeadamos par nuestra parte que ni la Junta Nacional de
Economic tiene posibilidad de recoger suficientes dates, ni
los Ministerios "Clave" en cuesti6n econ6mica, y, en fin,
que en ocasiones coma con la ORPA much material reco-
gido anda extraviado o definitivamente perdido.
En realidad no tenemos otro motive pare poner fin a esta
explicaci6n de voto, que el no poder ser rraterialmente m6s
extensos.
Hemos expuesto a guisa de introducci6n nuestras series
dudas acerca de today una constelaci6n de doctrines que gre-
gariamente se pretend constituyan el "sistema" keynesiono,
cuyo contenido "revolucionario" no nos convince. Hemos
deducido de ello y de la confluencia que entire estas nuevas
doctrines y los nuevos tipos de Banco Centray hay, el peligro
de que nuestro Banco Nacional, incurra en pr6cticos que
-aOn de buena fe emprendidas_- acarreen verdaderos males.
Hemos sefialado nuestra preocupaci6n en reloci6n con el es-
totismo de nuestro Banco Central; los peligros de una inflo-
ci6n y de la desvalorizaci6n de la moneda cubana. Hemos
ilamado la atenci6n respect a la urgencia de montar ese


Departamento de Investigaciones Econ6micas que estatuye el
Art. 47 de la Ley creadora del Banco Central...
Much mds podriarros afiadir. Mas, :quB conclusion po-
demos sacar coma definitive? Esta, en manera primordial;
una recomendaci6n: que par la Direcci6n del Banco y con la
oquiescencia mesurada y no atosigadora del Estado, se des-
arrolle una political prudent, recta, bien orientada, sin con-
cesi6n a la popularidad f6cil, pero, a la postre, desacredi-
tcnte y ruinosa para el pois. Sobre todo en los primeros acjos,
nasta que el Banco no se haya cimentado en su propia orga-
nizaci6n y en la confianza p6blica, sdase muy comedido,
pequese -si se quiere utilizar esta expresi6n- par poco
rnos que par exceso; no se haga career a la ciudadania que
el Banco tiene poder m6gico para resolver nuestros gravisimos
problems econ6micos financieros. Un economist nortearre-
ricano que, a nuestro entender ha exagerado los beneficios
que puede producer el Baco, nos referimos a H. C. Wallich
nc dicho, sin embargo: "el xito a que puede aspirar el
dance Central de Cuba en sus operaciones anticiclicas es bien
modesto. Esto da pie al punto de vista de que las posibili-
dades del Banco estdn en peligro de ser estimadas en m6s
de lo que realmente son, por el entusiasmo del p6blico. Las
discusiones alrededor de los diversos proyectos del Banco han
sido intensos y han levantado demasiado alto la esperanza
del p6blico sobre lo que el Banco podria hacer. Si, coma es
natural esperar, el Banco no logra desterrar toda la pobreza de
to Isia en unos pocos ahos, seguromente se le inculpar6. Pero,
por otro lado, este interns tan intense mostrado par el p6-
olico cubano puede tender tambi6n sus ventajas. La obser-
c'ci6n constant del p6blico es un resguardo excelente contra
coda clase de presiones que pudieran ejercerse sabre la poli-
Luca del Banco.
De esta monero, el Banco puede encontror en el p6blico
un fuerte guardian de su integridad e independencia.
Es par esto que el Representante que suscribe, par serlo
del pueblo, se ha creido en el deber de conciencia de expo-
ner p6blicomente cuanto antecede. Estirrn asi cumplir esa
misi6n civic de guardiann de la integridad e independencia"
no s6lo del Banco Central, sino de la estabilidad, armonia y
pujanza today de nuestra economic.
Sr. President (Rod6n Alvarez): Se va a dar
cuenta con las enmiendas.
El Oficial de Actas leyendo:

A LA CAMERA

El Representante que suscribe present el Dictamen de la
Comisi6n Especial sabre el Proyecto de Ley procedente del
Senado, la siguiente
ENMIENDA

Que el Art. 21, inciso A), p6rrafo cuarto, quede redac-
tado asi:
"Para rechazar dichas objeciones y reparos se requerir6
solamente mayoria de votos de los miembros que integran
el Consejo de'Direcci6n".
Sal6n de Sesiones de la C6mara de Representantes, a los
21 dias del mes de diciembre de 1948.-(Fdo.) Anibal Es-
calante.
Sr. Fraile Goldar6s (Carlos) : En contra, Sr. Pre-
sidente.
Sr. President (Rod6n Alvarez): A discusi6n la
enmienda. Se concede un turno en contra y otro
o favor.
Tiene la palabra en contra el Sr. Fraile.
Sr. Fraile Goldards (Carlos): Sr. President y
seFores Representantes: Esa enmienda que acaba







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 31


de ser leida de nuestro distinguido compaiiero el
lider del Partido Socialista Popular, Sr. Escalante,
que se condensa apenas en tres lines, tiene ex-
traordi.naria trascendencia, porque esa enmienda
-y a poco que la C6mara la estudie, lleqar6 a
la misma conclusion a que ha llegado este Repre-
sentante- aparentemente tiene una finalidad
que no podemos decir inocua, pero que notiene
la trascendencia de la otra que no es inmediata,
pero que es mediata. La enmienda de nuestro dis-
tinquido compaiero persigue la finalidad inme-
diata de que el Consejo de Direci6n tenaa la fa-
cultad de confeccionar el presupuesto de la Banca
Nacional de Cuba, organismo aut6nomo de la
Republica por la Ley, para poder rechazar los re-
paros que al presupuesto haga la Junta General
de accionistas, se requieren 4 votos, es decir, casi
la totalidad de los inteqrantes del Consejo de Di-
recci6n, que de acuerdo con la Ley, est6 integra-
do por cinco representatives.
De acuerdo con (a enmienda del Sr. Escalante,
bastarian tres votos, es decir, los tres miembroa
que desiana el Gobierno, uno libremente y dos por
indicaci6n del Conqreso, parnd ue esos tres votos
est6n en manos del propio Gobierno.
Pero no es 6sto Drecisamente lo que persiaue et
distinauido compaiero. No creo que el compaoie-
ro Sr. Escalante este en el piano de servir en ban-
deia de plata al Gobierno algo que 6ste de ante-
mano ha decidido que no se le sirva. Pero esto
enmienda va a hacer de ese oraanismo aut6nomo,
aue es la base de la economic national, nada
menos, due un centro burocr6tico. No es eso In
aue persique el compafiero Escalante. Lo s6 leno
de buenas intenciones en relaci6n con esta ma-
teria, v voy a estudiar m6s adelante la verdaderr
finolidad aue 6l persioue.
Ouiero analizar el efecto inmediato. Inicialmen-
te se pens6 oue el Conseio de Direcci6n que es e'
que tiene el control del Banco oar la Lev -s6lr'
baio circunqtoncias exceocionnnes es aue tieno
ciPrta limitaci6n- es, en definitive, el Conselo d-
Dirocci6n el aue aobierna, v fu6 precisamente e'
distinauido representative del Partido Liberal. Sr
Su6rez Rivas, el aue seaal6 el oelioro aue entra-
Faba el aue se deinra en manos d&l Gobierno -no
me refiero a un Gobierno determinado, poraue en
definitiva los qobiernos aosan y las leyes auedan-
el haorr de ese oraanismo un centro burocr6tico.
Y de ahi aue se acordase precisamente aue se ne-
cesitaban cuatro votos para poder rechazar loI
acuerdos de la Junta General de Accionistas. De
esos cuatro votos, uno Drecisamente tenia que ser
el del representative e la Bonca, aue por ser re-
presentativo de la Banca tiene aue estar de acuer-
do con la Junta de Accionistos, ya que los accio-
nistos son los aue aoortan el dinero, Dor lo monos
el cincuenta por ciento, que nutrir6 la Banca, v
como es 16aico pensar, su criteria serial contrario
a OuP Pct~ organism funcionara como un centro
burncr6tico.
Eso es ia raz6n par Ia Cual se exiqe la emiT;;
de cuatro votos, en vez de tres oara Doder recha-
zar las iniciotivas v los acuerdos de Ia Junta Ge-
nernl de Acr;nniktas para la nivelaci6n del ore-u
pu-sto, imoidi4ndose con ello aue se haaa un ore-
suoupsto exaaerado. Pero, reoito, no auiero en
mnnera alquna pensar que el distinauido comDa-
iero, cuya moral es de todos conocidas, piense


que no es esa la finalidad que se persigue. Mi
distinguido compaFero, al socaire, planted a la
C6mara el problema de la intervenci6n de la Ban-
ca en el Gobierno, del Banco Nacional. Y en vez
de ir de frente al problema, como lo hiciera al ex-
plicar su voto, lo ha hecho al socaire, poraue si
en ese articulo 61 logra que se elimine un voto o
dos, cuando se trate de material presupuestal, es
visto que cuando eso ocurra ilusorio, habremos
eliminado el cuarto voto que represent a la Banca
en el Consejo del Banco Nacional.
Yo quiero en relaci6n con este problema -y
perdone la C6mara esta disgresi6n, ya que llega-
mos a ello y es algo fundamental en relaci6n con
esta Ley- explicarle al distinguido compaiero
que este Representante est6 de acuerdo con la so-
(uci6n que al problema del Banco Nacional se le
oa en ese Provecto de Ley, dando intervenci6n a
lo Banca privada tanto como a la national v ex-
tranjera. Nuestrd Constituci6n, en su Art' 280
echa sobre el Estado la responsabilidad, desde lue-
qo mediante Ley del Congreso, de organizar un
sistema bancario, un sistema bancario para el
mejor desenvolvimiento de su economic. A ese
efecto seFiala ue se crear6 la Banca Nacional, o
Banco Nacional de Emisi6n y Redescuento. Vnmos
a Ileqar a la conclusion, Sr. Presirente v seiores
Representantes, aue este Banco Nacional, que ha
ouerido llam6rsele tamhien Banco Central, Dero
que la propia Constituci6n lo denomina Nacional,
os la base para el desenvolvimiento de un sisqtma
bancario que pueda hacer en el tiemoo, in6til la
acci6n de otros bancos en el nais, pero en el mo-
mento actual no es possible eliminar a esos bancos.
Como consecuencia del funcionamiento dp este
8anco de Bancos, que no puede ir, como es na-
tural, a competir con la Banca privada, como con-
secuencia de este Banco surne, como tenia au'
suirair, el Banco Aaricolo, el Banco de Comercio.
!1 Banco Hinotecario, en fin una series de institu-
clones de cr6ditos subor'dinadas a este Banco. rPn
lizando operaciones de redescuento, a fin de ha-
rer lleaar a los cubanos aue lo necesitan, los me-
lios econ6micos imorescindihles para el desen-
volvimiento de sus comprcios, de sus industries, de
sus neqocios. Cuando lleauemos a eso, cuandfo es-
temos en condiciones de hacer Asto, Dor un pro-
ceso national, no subsistir6 en Cuba m6s aue In
verdadera Bonra, poraue la Banca exooliadora, I'
Ranca explotodora no Dodr6 comoetir rnn esa red
de Bancos creada por el Conqreso de Cuba.
Sr. Su6rez Rivas (Jos6): Me permit una in-
terrunri n el compoFaero, con la venia de la Pre-
sidencia?
Sr. Fraile Goldar6s (Carlos) : Con much austo.
Sr. President (R'd6n Alvarez) : Tiene la pala-
bra el Sr. Su6rez Rivas.
Sr. Su6rez Rivas (Jose): Sr. Presidente v spFio-
res Reoresentontes: Yo le aarodP-eria al rli-tin-
ouido comoaPiero Fraile, aue est6 hariendo usn
de Io nolnbra a nombre del Comit6 Parlamentario
del Partido Liberal. ..
Sr. Fraile Goldar6s (Corlos): (interrumoindro)
Con la venia de la Presiclncia, voy a sentarme,
sin que par ello pierda el derecho a usar de la pa-
labra, ya que me encuentro padeciendo de reuma.







32 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES
I,, I --


Sr. President (Rod6n Alvarez): Puede sentar-
se el companero Fraile. Continue en el uso de la
palabra el Sr. Su6rez Rivas.
Sr. Su6rez Rivas (Josb) : Decia, Sr. President
y seiores Representantes, que yo le agradeceria
al compafero Fraile que fijara con claridad y pre-
cisi6n, los conceptos'que ha esbozado con su na-
tural brillantez en la intervenci6n que est6 ha-
ciendo ante esta C6mara.
Cuando se discuti6 la Ley de Banca en el Se-
nado de la Rep6blica, todos los Partidos estaban
interesados en que esta labor tuviese un desen-
volvimiento normal. Y tanto el Comite Parlamen-
tario de nuestro Partido, como asimismo el Comit6
Congressional del Partido Dem6crata, exigimos del
Gobierno en esta'legislaci6n, se tratase de todas
maneras, de que no fuese uno Ley de Banca para
beneficio del Gobierno, sino que fuese una Banca
ca servicio del Estado. Y como consecuencia de
esta petici6n nuestra, la Mayoria accedi6 al nom-
bramiento de una Comisi6n Especial, que estudi6
y consider este problema en el Senado, asesora-
da por distintos t6cnicos. Y uno de los fundamen-
tos b6sicos que se llev6 en la elaboraci6n de estp
Proyecto fue de que en este Consejo de Direcci6n
interviniesen cinco miembros, porque esa orqani-
zaci6n de cinco miembros fu6 la garantia que exi-
gi6 la Oposici6n para que la Banca no fuese del
Gobierno y si fuese del Estado, asi como de que
en las Disposiciones Transitorias de esta propia
Ley se convocase a una Legislatura Extraordina-
ria, a fin de que esa caricature, -de que ha ha-
blado aqui el compaFero Pastor del Rio, compren-
diese cuatro parties fundamentals, tendientes a
dar una mejor organizaci6n econ6mica a esta
Banca.
Por eso yo deseaba que el compaFero Fraile
aclarase bien estos concepts, porque la enmien-
da presentada par el Comit6 Parlamentario del
Partido Socialista ,Popular es una bomba at6mico
para el Proyecto, que lo desarticula par complete
Nuestra aspiraci6n es dotar al pais de un Bancr
al servicio del Estado y no de un Banco al servicic
del Gobierno.
Sr. President (Rod6n Alvarez) : ContinUa en el
usa de la palabra el Sr. Fraile.
Sr. Fraile Goldar6s (Carlos): Creo haber expli-
cado a la C6mara la finalidad inmediata y apa-
rente, en mi opinion, de la enmienda presentada
por el distinguido compafero Escalante. Vayamos
a la finalidad mediata, al problema de la inter-
venci6n del Gobierno en la Banca national y ex-
tranjera.
Mucho, distinguidos comparferos, se ha discu-
tido en relaci6n con ese problema: si se iba a la
creaci6n de un Banco controlado exclusivamente
por el Estado, o si se iba segin otros, a la creaci6n
de un Banco al servicio del Gobierno. Indiscutible-
mente, dentro de la realidad de las cosas, que
casi pudi6ramos decir abstractas, aunque en el
campo del' derecho se presten a doctrinas y teo-
rias, much se ha especulado si se debia ir a una
Banca de un tipo o de otro, o si se debia ir a la
creoci6n de una Banca, coma se ha ido, en que
el Gobierno la control, pero en circunstancias
especiales; pero cuando no media ese requisite, es


la Banca la que decide, es la que oriental nuestra
economic. Y entonces, me imagine yo, desde lue-
go, que los seFiores que actuaron en la elaboraci6n
de esta Ley, lo hicieron enfocando el Art. 280 de
nuestra Constituci6n que dice: "Al establecer di-
cho Banco, el Estado podr6 exigir que su capital
sea suscrito por los Bancos existentes en el terri-
torio national. Los que cumplan este requisite es-
tar6n representados en el Consejo de Direcc6n".
Luego, la representaci6n en el Consejo de Direc-
ci6n de los bancos no la dispone el Gobierno, la
dispone la propia Constituci6n en el Art. 280.
Pudo desde luego el Legislador haber hecho una
Ley disponiendo que el Estado aportara todo el
dinero, pero esp en definitive, Sr. President y se-
iores Representantes, no hubiera, en manera al-
guna, podido cambiar el modus operandi del Ban-
co; tendremos de todos modos un Banco de ban-
cos, porque no es possible pensar que un Banco de
Emisi6n y Redescuento se transform en un Banco
competitor de los distintos bancos y realice tran-
sacciones con los particulares; y a la conclusion
que se Ilega enfocando ese problema, es que si
de todos modos el Estado va a aportar el capital
para en definitive hacerle descuentos a todos los
bancos del pais, vale m6s desde luego, que -echar
sobre el Estado cubano esa carga integra y dividir
a los bancos nacionales y extranjeros que van a
recibir los beneficios de esa instituci6n para hacer
Ilegar el dinero a mono de las personas interesa-
dos en cualquier close de explotaci6n.
Ese, fundamentalmente, ha sido el criteria en
que se ha inspirado el Legislador al hacer no un
Banco psblico o un Banco official -como debiera
denominarse- sino ese sistema hibrido en el que
intervienen en el desenvolvimiento y gobierno.del
Banco, los banqueros y el Gobierno.
Cuando nosotros nos hubi6ramos colocado en
el piano de crear un Banco para que se entendiera
directamente con los particulares, no serfa un
Banco de Emisi6n y Redescuento, y cuando no
di6ramos intervenci6n en su inicio a la Banca Pri-
vada y la Banca Extranjera, nos encontrariamos
aue tendriamos un estado de p6nico entire las
closes econ6micas de nuestro pois, que ningunp
Ley podria conjuror.
Por esas y otras razones es par lo que este Re-
presentante se opone a la aprobaci6n de la en-
mienda, porque la aprobaci6n de esa enmienda
restaria facultades a la representaci6n bancaria
en el Consejo de Direcci6n, seria una secuela 16-
gica 6sto para restarle otras facultades.
Sr. President (Rod6n Alvarez): Tiene la pala-
bra el Sr. Escalante.
Sr. Escalante (Anibal): Sr. President y sPOo-
res Representantes: Realmente me siento abru-
mado por las suspicacias de nuestro distinauldo
comoaFero Dr. Carlos Fraile, porque me hace
oparecer con una agudeza de que no gozo, y oor
Io dicho por el distinauido compaFpro Sr. Su6rez
Rivas, que Ilega a6n m6s a116 y califica de bnmba
ot6mica esta iniciativa aue persigue, desde luego,
fines much m6s modestos, menos ambiciosos que
los por ellos aqui referidos.
Al inicio de mis palabras explicando la po-
sici6n del Comite Parlamentario del Partido So-
cialista Popular, dije muy claramente cu6l era







DIARIO DE SES.IONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 33
I_____________________________I____________


nuestro criterio, y lo que consider6bamos mejor
para nuestro pais: la Banca para que fuera efecti-
va, debia ser una Banca determinada por el interns
privado o, si por el contrario, debia ser una Banca
determinada por el interns publico. Yo debo decir
aqui en esta ocasi6n, que en un consensus gene-
ral de las opinions, la mayoria abrumadora se
manifest por el llamado criteria piblico. Pues
bien, tal como est6 redactado el precepto de este
artfculo -que por cierto no es el original del Pro-
yecto sino que fu6 modificado en el Senado-- tal
como est6 redactado este Proyecto, repito, ese ar-
ticulo le quita validez al car6cter p6blico y se so-
mete la Banca del Estado cubano a los intereses
particulares. Y si es cierto que de acuerdo con la
Constituci6n los accionistas privados deben de es-
tar representados en el Consejo Nacional del Ban-
co, no es menos cierto que no deben tener la pri-
macia sobre el interns public.
Ahora ver6n los senores Representantes c6mo
pudiera opera esto que est6 consagrado aqui en
el Proyecto que se nos trae, y que, pr6cticamente
constitute una especie de derecho de veto perma-
nente al servicio de los intereses privados. Dije en
otra ocasi6n que es fundamental para nuestro pais
la Banca Nacional, porque ayudar6 a orientar el
cr6dito; todos sabemos que el interns de la Banca
Privada ha estado fundamentalmente hasta aquf
orientado, no hacia la diversificaci6n de la pro-
ducci6n national cubana, sino hacia el monocul-,
tivo, hacia el desarrollo unilateral de la econo-
mia national.
Todos conocemos ---aqui erh esta C6mara se
sientan negociantes que han podido muchas veces
ser victims del conocido criteria restrictive de los
bancos extranjeros-- que cuando alguien va a pe-
dir dinero para el desarrollo de una industrial, se
le niega, y se le dice que se le da dinero inica-
mente si lo emplea en la siembra y producci6n de
caia, pero que para otra cosa no se le puede dar.
Al menos, asi se vieron las cosas en el inicio del
desarrollo impetuoso del monocultivo azucarero y
en much tiempo despu,6s.
Pues bien, con la Banca Nacional nosotros ayu-
damos a orientar el credito en la direcci6n que
mejor conviene a los intereses colectivos de nues-
tro pals; y si por este precepto como est6, la Banca
Privada, de alguna manera puede presionar a los
representatives del interns public, nosotros pode-
mos decir que esta Banca desde el inicio est6 cas-
trada y puesta no al servicio de los intereses colec-
tivos, sino en gran media de los intereses par-
ticulares.
Ver6n c6mo puede opera 6sto, seRores Repre-
sentantes: el presupuesto del Banco no es lo fun-
damental del Banco, pero es muy important para
determinar la organizaci6n del Banco. Se es-
tablece un determinado presupuesto necesario
para la organizaci6n del Banco; la Junta de Ac-
cionistas privados, que no tiene que ver nada con
el interns p6blico, que no est6 interesada en la
colectividad, sino en su propio interns, rechaza
ese presupuesto; cuando se va a rediscutir este
problema en la Junta de Directores del Banco,
ahi surge el veto del interns privado contra la de-
cisi6n de la mayoria que se produce en el sentido
de beneficiary los intereses colectivos. Y puede ser
que ese instrument de veto se mantenga siempre


gravitando sobre los representatives del internss
publico, o sea, como se ha dicho aqui, sobre los
representatives del Estado o del Gobierno, y for-
zarlos a que se circunscriban no a defender los
intereses del banco sino a que sigan los intereses
particulares de los bancos privados. Por ello man-
tener por encima de los representatives del inte-
res p6blico, esta cuesti6n del veto en el presupues-
to, que repito no es muy important en todo lo
que se refiere al Banco, pero que si tiene impor-
tancia y trascendencia en la estructuraci6n del
propio Banco, es un grave mal,
Por esa raz6n, velando por los intereses colec-
tivos,. porque la Banca sirva a los intereses colec-
tivos y no a los intereses privados en detriment
de los intereses p6blicos, es que me he permitido
redactar esta enmienda.
Este es el motive por el cual hacemos esa obje-
ci6n al Proyecto que estamos discutiendo esta
noche y nos pronunciamos en favor de la enmien-
da que hemos redactado.
S.i los seiores Representantes, hubieran escu-
chado a los t&cnicos sobre este punto, que fu6 mo-
tivo de much discusi6n "fuera y dentro del Con-
greso de Ia Rep6blica, estarian convencidos de
que no hay aqui nada de extraordinario en defi-
nitiva, ni ninguna bomba at6mica, como hubiera
de expresar el distinguido compaiero, Sr. Su6rez
Rivas, hay solamente el deseo de defender los inte-
reses de la naci6n cubana que march de acuerdo
con esta consigna: la Banca PCblica al servicio del
pueblo cubano.
Sr. President (Rod6n Alvarez): A votaci6n la
enmienda.
Los que esten de acuerdo se servir6n ponerse
efectivamente de pie.
(Dos o tres sefores F\ep.:.:rnr r..; se ponen de pie).
Rechazada la enmienda.
Se hace constar que solamente dos o tres seiores
Representantes se han puesto de pie, el resto ha
votado en contra.
Se va a dar cuenta con otra enmienda.
El Official de Actas leyendo:
A LA CAMERA DE REPRESENTANTES
Los Representantes que suscriben someten a la conside-
raci6n de la C6mara la siguiente
) ENMIENDA SUSTITUTIVA
SArt. 23 quedar6 redactado asi:
"ART. 23. El Consejo de Direcci6n se compondr6 de siete
mierrbros, de los cuales cinco lo ser6n por designaci6n y
oos por raz6n de su cargo en la forma siguiente:
a) Uno designado por el Presidents de la Rep6blica, asis-
tido del Consejo de Ministros, que ejercer6 el cargo de
President del Banco Nacional de Cuba;
b) Uno por la Banca Nacional;
c) Uno por la Banca extranjera;
d) Uno designado por el pleno del Tribunal Supremo de
Justicia;







34 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES
-- I


e) Uno designado par el Consejo Universitario de la Uni-
versidad de La Habana.
f) El Presidente del Banco de Cr&dito Agricola;
g) El Director de! Fondo de Estabilizaci6n de la Moneda.
El Ministro de Hacienda podr6 asi tir a las reuniones del
Consejo de Direcci6n con voz, pero sin voto.
El nombramiento a que se refiere el inciso a) ser6 apro-
bado por el Senado de la Rep6blica conforme dispone el
Art. 122, inciso d) de la Constituci6n.
El nombramiento del Director del Fondo de Estabilizaci6n
de la Moneda ser6 aprobado par el Senado de la Rep6blica
Sal6n de Sesiones de la C6mara, a veintiuno de diciembre
de mil novecientos cuarenta y ocho.-(Fdo.) Manuel Bisbe.
--Jose M. Sera.-A:berto R. Saumell.
Sr. President (Rod6n Alvarez):'Se pone a dis-
cusi6n la enmienda.
Se concede un turn a favor y otro en contra.
Sr. Fraile Goldar6s (Carlos) : Sr. President, pido
la palabra en contra.
Sr. President (Rod6n Alvarez) : Tiene la pala-
bra en contra, el Sr. Carlos Fraile.
Sr. Fraile Goldar6s (Carlos): Sr. Presi.dente y
sehores Representantes: Como la C6mara acaba
de escuhar, la enmienda del distinguido compa-
fero Sr. Bisb6, lider del Partido Ortodoxo, tiene
como finalidad ampliar el Consejo de Direcci6n de
la Banca Nacional de Cuba, agreg6ndole a los
cino miembros que determine la Ley, uno desig-
nado por la Universidad de La Habana, y otro de-
signado por el pleno del Tribunal Supremo.
No puede ocultarse a nadie, que la finalidad
que persigue el distinguido compaFero, que es si
no me equivoco -y si asi fuera le ruego me lo
aclare- es que de acuerdo con la tesis que sos-
tiene el distinguido compaAero, se distinga entire
Banca controlada por el Gobierno y Banca del Es-
tado, darle la caracteristica de Banca del Estado y
no de Banca de Cuba, o Banca Nacional de Cuba
Independientemente de Io que hace breves mo-
mentos denunciaba de que se queria hacer una
distinci6n entire Estado y Gobierno en relac'6n con
problems comb este, este punto servia m6s bien
para sentar doctrine; porque en definitive se con-
vierte en algo abstract.
Aparte de esto, yo quiero explicar al distinguide
compaiero que este Representante est6 de acuerdc
con la forma en que la Ley organize el Conseje
de Difecci6n, y que en definitive la incorporaci6r
de las personas designadas por el Tribunal Supre
mo, el Representativo m6xirrio del Poder Judicial
que no cabe duda que es uno de los poderes de'
Estado, y el de la Universidad de La Habana, or-
ganismo aut6nomo, en el cual muchos de nosotro
construimos nuestro intelecto; pero que no es m6s
que eso mismo, un organism aut6nomo, y que en
esa condici6n quiere regir la Banca Nacional, ne
creo que en definitive el Consejo de Direcci6n
oumentado con la representaci6n de esos dos or-
ganismos, que por muy prestigiosa que fuera la
figure de ellos, iban en definitive a cambiarle el
car6cter que por si y por la Ley, va a tener la ins-
tituci6n bancaria, no va a resolver en este pun-
to nada respect al mejor desenvolvimiento del
Banco.


Por tal raz6n, porque siendo uno de los bancos
del Estado, y teniendo la funci6n ejecutiva, y te-
niendo de acuerdo con la Constituci6n, el Gobler-
no la responsabilidad de la regulaci6n del cr6dito
en la economia national, de acuerdo siempre con
el Congress, no cabe duda que es ese propio Go-
bierno el que tiene que tener una representaci6n,
e inclusive un control sobre ese Banco; porque no
puede barrerse con la Banca extranjera de un
plumazo.
Asi es que todos los temores que tiene el com-
paiero de que la Banca pueda ser un elpmento
de extorsi6n; es menester que se sepa que el Banco
de Emisi6n y Redescuento viene a darle vida a la
Bonca Nacional, poraue cuando necesite en un
moment de incertidumbre quien lo redescuente,
tendr6 en el Banco Nacional de Cuba, su 6nico
sost6n y ser6 la 6nica manera de que los bancos
privados puedan vivir independientemente, aut6-
nomos; porque la Banca extranjera, esa no nece-
sita de nadie que la redescuente; Doraue para eso
est6n sus casas matrices a muchas millas de dis-
tancia oara redescontarle de todo lo que tenqan
necesidad en un moment de penuria, en un mo-
mento de p6nico.
Por lo tanto, no cabe duda que el reoresenta-
tivo de la Banca cubana, ha de estar siempre al
lado del Gnbierno, o del Estado cubano, como se
le quiera lamar; no solamente para favorecer al
pais, sino para favorecerse ellos mismos y asf fa-
vorecer a la Rep6blica.
Esa es la raz6n por la cual tiene reoresentoci6n
el Gobierno v tienen representaci6n pareja la
Banca national y la extranjera.
cQu6 resolveria, me preaunto yo, la incoroora-
ci6n a ese Conseio de Direcci6n -ddscartado el
oroblema 6se, pudi6ramos dpcir, m6s bien de ca-
r6cter te6rico, entire el Estado y el Gobierno- si
excepci6n hecha del Presidente, los otros miem-
bros aue dpsiane el Eiecutivo tienen aue obtener
to aprobaci6n del Senado: v. si en definitive, tie-
nen oue obtener la aorobaci6n del Conoreso? ;No
hay dos poderes funcionando en la desinnac;6n de
los dos miembros, que son los que decide dentro
de ese Consejo?
Pero haqamos abstracci6n de ese oroblema, y
vovamos a 1o aue en el orden pr6ctio reores-n-
taria la incororaci6n de una persona desinnada
por la Universidad y otra por el Tribunal Suore-
mo. No cabe duda aue el Tribunal Sunremo no
codria desianarlo, poraue la Constituci6n se 1o
imDide, y cuando asi lo hiciera, habria in iurista
formando parte de la Banca Nacional, pero no
tendriamos a un economista. En cuanto a la lIni-
versidad de La Habana, confrontarfamos tombiAn
un cuadro an6loao, v, sobre tndo se cnrre este
peliaro: observen los distinauidos comoaeoros cau
closes de la economic nacionnl, como la azucare-
ra, oue es la base de nuestro economfa, no ha
obtenido reoresentaci6n en la Banca. No ha ha-
bido un solo sector social interesado, inclusive el
prolptariado, en el despnvolvimiento nnrmnl de
ese Banco, aue hava obtenido representaci6n. Al
desianar el Tribunal Sunremo y al dqsinnnr la
Universidad de La Habana su reoresentante,
(qui6n ouede aarantizar que no est6 vinrulndo uno
de ellos a uno de los sectors econ6miros de
nuestro pais? Y entonces, dependerfa de la desig-








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 35
I- I II I- I IIII


ncci6n que hicieran el Supremo y la Universidad,
el control de la Banca Nacional, que ya no de-
penderia del Gobierno ni de la propia Banca, sino
de esos dos nuevos miembros, que en definitive,
como no est6n representando sectors de la eco-
nomia national, seria la casualidad la que ven-
dria a determinar el funcionamiento o resoluci6r
de los problems fundamentals de la Bancc
National.
Par estas razones -y no expongo otras m6s er
m6rito a la brevedad- es por lo que me opong
a la enmienda de mi distinguido compa~ero Sr
Bisb6, inspirada, no cabe duda, en los mejore:
prop6sitos, y ruego a la C6mara que compartc
este criteria seialado por mi.
Sr. President (Rod6n Alvarez): Tiene la pala-
bra a favor, el Sr. Bisb6.
Sr. Bisb6 (Manuel): Sr. President y sehores
Representantes: He pedido la palabra para defen.
der la enmienda presentada par el Comit6 Came-
ral Ortodoxo, en cumplimiento de un acuerdo de
Ejecutivo Nacional de nuestro Partido, sobre Ik
formaci6n del Consejb de Direcci6n del Bance
Nacional. Pero antes de entrar de Ileno en la con
sideraci6n de esta enmienda, quiero aprovecha
esta oportunidad, ya que los lideres de los Parti-
dos Dem6crata y Socialista Popular hicieron con-
sideraciones de tipo general sobre la Ley que es
tamos discutiendo en el tr6mite de votaci6n, par(
fijar la posici6n del Partido del Pueblo Cubano er
relaci6n con el Proyecto que crea la Banca Na-
cional.
Manifest6bamos en la sesi6n de ayer que en
nuestro Programa y en diversos pronunciamientos
de los m6s significados lideres de nuestro Partido,
en todos los moments, nos hemos declarado c
favor de la creaci6n de un Banco Nacional dc
Emisi6n y Redescuento. Estimamos que la Bancc
Nacional -como afirmamos en nuestra intervene
ci6n de ayer-, constitute un instrument indis-
pensable para la liberaci6n econ6mica cubana.
Una prueba del interns que el Partido del Pue-
blo Cubano ha sentido slempre por la creaci6n de
una Banca Nacional, y de c6mo se ha preocuoad
seria y hondamente por esta iniciativa, la encon-
tramos en el hecho significativo, de que apenas el
actual Gobierno puso sobre el tapete de la discu-
si6n publica la creaci6n de la Banca Nacional, e
Ejecutivo Nacional de nuestro Partido se reuni6
para considerar esta iniciativa y fijar publica-
mente su criteria en relaci6n con el Proyecto dr
Ley que ya venia consider6ndose por nuestro Se-
nado.
Hemos dicho en todos los moments que somoa
partidarios de la Banca Nacional, pero tambi6r
hemos dicho que deseamos la Banca Nacional er
un clima de confianza pbblica, y que estim6bamo'
que era indispensable que se fuera previamente c
la creaci6n de ese clima de confianza publica,
porque si no, este instrument -en el cual se
ponen tantas esperanzas- pudiera resultar no un
instrument de beneficio p6blico sino de perjui-
cio, ya que hasta ahora, en medio de tantos de-
rrumbes, par lo menos nuestra moneda no se ha
derrumbado y hay que evitar el peligro de uno
depreciaci6n de la moneda que afectaria grave-
mente la economic national. Los daios que se


produce en el campo econ6mico pueden produ-
cirse por un solo error cometido en un solo dia,
pero cuesta much esfuerzo y much tiempo el
poderlos reparar despu6s.
En relaci6n con la tramitaci6n de esta inicia-
tiva, quiero destacar ante esta Cdmara, que nos
encontramos inquietos -vamos a emplear esta
palabra- ante la sensaci6n ce prisa, de urgencia,
que el Gobierno viene dando, tanto a traves de
su mayoria senatorial como de su mayoria came-
ral, para la r6pida aprobaci6n de esta Ley. i Es que
en realidad se est6 contemplando el problema de
ao Banca Nacional, como instrument de libera-
ci6n de la economia cubana, o es que en esta
prisa, en esta urgencia, hay tambi6n otros motives
Que est6 contemplando el Gobierno de Prio? Quede
en suspense la pregunta. iOjal6, seiores Repre-
sentantes, que esta dram6tica impaciencia est6
respondiendo unicamente al prop6sito de poner la
Banca Nacional al servicio de nuestra estabilidad
econ6mica!
Vean si ha habido prisa, seiores Representan-
tes, que el Senado viol6 su propio Reglamento,
para la m6s r6pida aprobaci6n de esta Ley, ya
que la totalidad de este Proyecto habia sido apro-
bado en la legislature anterior, y en un Senado
renovado en m6s de la mitad de sus integrantes,
se pas6 a discutir el articulado, sin que se produ-
jera de nuevo la aprobaci6n de la totalidad del
Proyecto, que es lo que debi6 hacerse de acuerdo
con el Reglamento de este Cuerpo.
De todos modos en el Senado se discuti6 larga-
nente este Proyecto y se cont6 con la colabora-
ci6n valiosisima de una Comisi6n T6cnica para la
mejor confecci6n del mismo. Es cierto que surgie-.
ron algunos obst6culos para la aprobaci6n de la
Banca Nacional en el'Senado, pero !a verdad es
que no sabemos bien si fueron ideol6gicos a de
otro tipo. Vencidos estos obst6culos el Proyec-
to se aprob6 por el Senado e inmediatamente pas6
a la C6mara done la mayoria gubernamental
volvi6 a ofrecer una lamentable sensaci6n de
urgencia.
Ayer nos opusimos con otros distinguidos com-
paferos de la C6mara, a la proposici6n verbal del
lider Aut6ntico, Sr. Segundo Curti dirigida a que
se nombrara una Comisi6n Especial que dictami-
nara el Proyecto aprobado por el Senado en el bre-
visimo plazo de seis horas. jPara que proponia el
lider Aut6ntico una Comisi6n que en el mismo
curso de la sesi6n de ayer debia producer un Dic-
tamen, o m6s bien legalizar el que ya se trafa
preparado? Teniamos que pensar, si es que hay
alguna 16gica, que no podia ser para ofro cosa
que para que en la misma sesi6n de ayer se discu-
tiera y aprobara el Proyecto procedente del Sena-
do, previa suspension de preceptos reglamentarios.
Creo que las objeciones que ofrecimos constitu-
yeron un Ilamamiento certero a la inteligencia y
comprensi6n de los compaFeros de la Mayoria. El
lider Aut6ntico, Sr. Segundo Curti, nos dijo que
habia funcionado la cordialidad. Permitame el
compahero Curti que aclare que en estos bancos
ortodoxos la cordialidad no funciona. Yo creo m6s
bien que lo que funcion6 fu6 nuestra apelaci6n
vehemente a la inteligencia, y que la Mayoria
jpt6 por aceptar nuestros puntos de vista, ya que
hubiera sido de un efecto deplorable ante el pais







36 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES
III I II I IIIIII_ _IIIIInlllI


que en seis horas, sin que se hubieran abierto si
quiera los sobres que contenian el Proyecto pro.
cedente del b.enado, porque de hecho no habria ha-
bido tiempo para ello, hubi6ramos pesado a Ic
aprobaci6n del mismo.
Pero est6bamos tan decididos a contribuir con
nuestros votos a que no se trustrara el prop6sito
de darle at pais el instrument de su liberaci6n
economic, que si este llamamiento a la inteli-
gencia y a [a comprensi6n no se hubiera oido, y
se nos hubiera traido, al cumplirse las seis horao
el Proyecto ya dictaminado, y se hubiera produ-
cido la suspension de preceptos para que se trata-
ra inmediatamente, los votos ortodoxos -comu.
dijimos en la sesi6n de ayer- hubieran estado a.
servicio de la aprobaci6n del Proyecto que crea Ic
Banca Nacional.
Claro est6 que tenemos que preocuparnos por-
que este instrument tuncione de la mejor mane-
ra possible, porque de nada valdria la creaci6n dL
la iBanca Nacional, si esta no re6ne todas las ga-
rantias necesarias y si no se crea previamente un
clima de contianza p6blica. Yo recuerdo un com-
bativo discurso que pronunci6 el Presidente Prio,
cuando comenz6 a hablarse de la inmediata crea-
ci6n de la Banca Nacional. Fu6 un discurso pole.
mico, un discurso apasionado. Tal vez no en e.
tono en que debiera haber intervenido el Sr. Pre-
sidente de la Rep6blica por respeto y consideraci6r,
a la alta investidura de su cargo. Pero entire lae
afirmaciones hechas por el doctor Prio en aquelk
ocasi6n y su conduct posterior hay gran distor
cia, y de ello nos felicitamos ya que en ese discur-
so el Presidente Prio sostenia que la creaci6n de
la Banca no tenia nada que ver con el regimen
ordenado de los presupuestos, ni con la Ley de
Contabilidad, ni con el Tribunal de Cuentas, ni
con el de Garantias Constitucionales. La Oposi-
ci6ri, en cambio, combati6 este err6neo criteria
presidential y con la Oposici6n los m6s represen-
tativos sectors y 6rgdnos de la opinion cubana.
y sostuvo todo lo contrario, o sea que la creaci6n
de la Banca Nacional si tenia que ver con el r6-
gimen ordenado de los presupuestos, y con la Ley
de Contabilidad, y con el Tribunal de Cuentas, y
con el de Garantias Constitucionales. Por qu6 se
mantenia esta tesis frente a la peligrosa y ligera
del Sr. President? Porque Io que se queria era
crear un clima de confianza public, ya que las
monedas no est6n hechas solamente del patr6n
oro o del patr6n plata, sino tambien del patr6n
confianza p6blica. Y es evidence que si no se crea
previamente la confianza p6blica, se pondrif en
grave riesgo el valor de nuestra moneda. Pero hay
que reconocer, seiores Representantes, que la te-
sis de la Oposici6n, a pesar de las festinadas e
improcedentes palabras del Sr. Presidente,'se en-
cuentra incorporada al Proyecto que venimos a
considerar, ya que en una de las Disposiciones Fi-
nales del mismo se establece la convocatoria de
una legislaci6n extraordinaria en febrero, para
aprobar esas leyes complementarias, que de apro-
barse, han de contribuir a la creaci6n de esa con-
Sfianza pCblica y han de constituir a la vez un
paso de indiscutible beneficio pare nuestro pais.
Permitaseme que ahora despu6s de haber hecho
estas consideraciones de tipo general, entire en la
defense de nuestra enmienda. Es de hecho la 6nica


!nmienda que present el Comit6 Cameral Orto-
Joxo, porque las otras enmiendas presentadas se
refieren a la que ahora vamos a defender. De
.nanera que si se aceptara esta enmienda, proce-
Jeria la consideraci6n de las dem6s; y al rev6s, si
>e rechazara, quedarian de hecho retiradas las
dem6s.
La enmienda que vamos a defender toca a una
:uesti6n fundamental del Proyecto de Ley que
:rea la Banca Nacional, y es la que se refiere a
,a manera de integrar el Consejo de Direcci6n de!
Banco, porque esta cuesti6n ofrece amplio campo
a la discrepancia. Sobre la misma la C6mara aca-
ba de rechazar una enmierida modificativa del
Comit6 Cameral del Partido Socialista Popular.
Ahora pasamos a discutir la enmienda ortodoxa.
El compaoero Carlos Fraile al defender el criteria
del Proyecto de Ley, no ha hecho otra cosa, en
double motivaci6n, frente a la enmienda socialist
y a la ortodoxa, que defender la misma tesis. Las
tesis modificativas que difieren son la socialist y
la ortodoxa; ante ambas, el compaAero Carlos
Fraile ha reafirmado la misma tesis, que es la del
Proyecto de Ley que discutimos.
El problema de la formaci6n del Consejo de Di-
recci6n del Banco, Sr. President y sefores Repre-
sentantes, es de indudable trascendencia. El Pro-
yecto originario establecia un Consejo de Direc-
ci6n formado por siete miembros, en el cual, de
hecho, el Gobierno tenia cino miembros, o podia
ejercer influencic hasta en cinco miembros; los
otros dos eran el representante de la Banca Pri-
voda extranjera, y el representante de la Banca
Privada national. Fue como protest a esa Banca
National controlada eminentemente por el Go-
bierno; que surgi6 la tesis de la Oposici6n a la que
aludia el lider Liberal. Esta tesis triunf6 tambien
en el Senado, pero a nuestro juicio la formula que
se uti'liza no es la m6s adecuada, y no lo es, por-
que al aceptarse un Consejo de Direcci6n de cin-
co miembros, tres designados por el Gobierno, y
dos, en representaci6n de la Banca Privada nacio-
nal y extranjera..
Sr. Fraile Goldar6s (Carlos): Me permit S. S.
una breve interrupci6n.
Sr. Bisb6 (Manuel): Con much gusto.
Sr. President (Rod6n Alvarez) : Tiene la pala-
bra el Sr. Fraile.
Sr. Fraile Goldar6s (Carlos): Uno, designado
libremente por el Honorable Sr. President de la
Rep6blica, y dos designados por el Sr. President
de la Rep6blica, pero con la aprobaci6n del Sena-
do que es uno de los poderes del Estado; porque
si el Senado no imparte su aprobaci6n a las de-
signaciones del Sr. President de la Rep6blica, ja-
m6s formarian parte del Consejo de Direccion del
Banco.
Sr. Bisb6 (Manuel): De acuerdo. Pero de todas
maneras, no puede negar el distinguido compa-
fiero Fraile, que adem6s de la persona designada
directamente por el Sr. President de la Rep6blica,
cuya designaci6n tiene tambien que ser aprobada
pdl el Senado, el Presidente puede influir en los
otros dos miembros o sea en el Presidente del Ban-
co de Cr6dito Agricola y en el Presidente del Fon-







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


________________________ U -


do de Estabilizaci6n de la Moneda. Observe ade-
m6s el companero Fraile que mientras no se orga-
nice el Banco de Cr6dito Agricola, el Sr. President
puede designer libremente a la persona que debe
sustituir al Presidente de dicho Banco.
Hay pues, que convenir que en ese Consejo de
Direcci6n formado por cinco miembros, hay tres
que pueden responder a) criteria, a la influencia
o a las orientaciones del Gobierno. Como este es
un hecho evidence, y coma s61o pueden conside-
rarse Consejeros independientes el representante
de la Banca Privada national y el representante
de la Banca Privada extranjera, el Senado, respon-
diendo a la Ilamada tesis de la Oposici6n, para
evitar que los tres Consejeros del Gobierno puedan
decidir en todo, estableci6 dos criterios para las
votaciones: las votaciones sobre cuestiones de
mero tr6mite s6lo exigir6n mayoria de tres miem-
bros, pero la mayoria para decidir cuestiones de
troscendencia -todo 6sto la Ley lo especifica--
ser6 de cuatro miembros de los cinco que integran
el Consejo de Direcci6n. Pero'aqui es precisamen-
te donde surge la cuesti6n, porque el cuarto voto
ng puede ser m6s que el de la Banca Privada na-
ctonal o el de la Banca Privada extranjera, y de
esta manera, como apuntaba el compaoero Anibai
Escalante, las decisions de m6s trascendencia se
ponen en manos de la Banca Privada. Esto es cier-
to, y a esto es a lo que pretend salirle al paso
la enmienda ortodoxa, sin que por eso dejemos de
admitir, como indicaba el compaFiero Carlos Frai-
le, que el voto de la Banca Privada national se in-
clinaria siempre al de Ics tres Consejeros del Go-
bierno en todo lo referente a la political econ6mica
expansive que sin duda alguna ha de desarrollar
el Banco Nacional.
Para resolver esta cuesti6n, ya que juzgamos
perjudicial que se ponga en manos de Ja Banca
Privada .la decision de las cuestiones m6s trascen-
dentales, es que proponemos en nuestra enmienda
un Consejo de Direcci6n formado por siete miem-
bros, de tal manera que haya siempre para todas
la cuestiones mayoria del Estado, aunque no del
Gobierno. En este Consejo de Direcci6n, de acuer-
do con nuestra enmienda, figurar6n los tres con-
sejeros del gobierno que actualmente figuran y
dos consejeros m6s ajenos a la influencia del Go-
bierno, uno designado por el Tribunal Supremo de
Justicia -ya que no podria ser como acertadamen-
te advierte el compafero Fraile, miembro de dicho
tribunal porque la Constituci6n lo prohibe- y otro
designado por el Consejo Universitario de nuestra
Universidad. De esta manera no tendriamqs Banco
de Gobierno, pero si tendriamos Banco del Estado.
Claro est6 que el consejero designado por el Tribu-
nal Supremo de Justicia, tendria que estar a la
altura del alto Cuerpo que lo design, y el de la
Universidad no haria quedar mal a nuestro primer
centro docente done hay brillantes profesores que
explican estas disciplines, algunos de los cuales han
intervenido coma asesores en la preparaci6n de
esta Ley.
(A d6nde Ilegaremos por este camino?...
Sr. Ara (Guillermo) : (interrumpiendo) : Pido la
palabra para una pregunta.
Sr. President (Rod6n Alvarez) : Para una pre-
gunta tiene la palabra el sefor Ara.


Sr. Ara (Guillermo): ErEn este Proyecto de Ley
no se especifica que dentro de las facultades que
han de tener los miembros de! Consejo, se esta-
blece especificamente que pueden ser profesores
de la Universidad Nacionl? Si est6 comprendido
en eso, es possible que sean designados profesores
de la Universidad Nacional, para former parte de
ese Consejo de Direcci6n...
Sr. Bisbe (Manuel): Lo que sugiere el compa-
nero Ara implica s6lo una posibilidad y eso es lo
unico que contempla el Proyecto acordado por el
Senado. Lo que nosotros proponemos es una am-
pliaci6n de los miembros del Consejo de Direcci6n
y que siempre uno de los mismos sea un professor
designado par el m6ximo organism de nuestra
Universidad. Esa es la'diferencia.
(A d6nde Ilegaremos por este camino -nos
pregunt6bamos, cuando el compaFero Ara nos in-
terrumpi6-. (A d6nde nos conduce la formula
ortodoxa? Lo que buscamos es un Banco del Esta-
do, done las cuestiones de m6s trascendencia no
dependan del voto decisive de la Banca Privada,
pero tampoco de la mayoria gubernamental, o por
io menos, influible por el Gobierno. Cierto que la
distinci6n entire Estado y Gobierno, como apun-
taba el compaoero Fraile, es extraordinariamente
sutil, ya que el Gobierno es la representaci6n del
Estado, y el Ejecutivo puede siempre influir en los
representantes de los dem6s poderes o de las enti-
dades aut6nomas.,Pero es indudable que trat6ndo-
se de una entidad aut6noma como la Universidad,
la persona designada por el Consejo Universitario
estaria en una posici6n independiente, como esta-
ria tambien en una posici6n independiente la per-
sona designada por el pleno del Tribunal Supremo
de Justicia. Nuestra formula, pues, no pone las
cuestiones trascendentales a merced del voto de
la Banca Privada, pero tampoco las deja a la libre
decision del Gobierno.
Esta es, senior Presidente y sefores Represen-
tantes, la enmienda que nosotros presentamos en
nombre del Comit6 Cameral Ortodoxo.
Ojal6 sefores Representantes, que nuestra en-
mienda se apruebe, porque la misma contribuiria
a mejorar. el Proyecto de Ley que crea la Banca
Nacional, y a eso es a lo que propendemos con la
misma. Pero una advertencia, si queremos hac6r:
para nosotros no hay leyes buenos, si no hay hom-
bres buenos que las apliquen. M6s a116 de los bue-
nos proyectos de la Ley hay que buscar la garantia
en los hombres. iQuiera Dios, senores Represen-
tantes, que los hombres que Vayan a poner en
funcionamiento este instrument econ6mico en el
que ponemos tan altas esperanzas, sepan estar
a la altura de esas esperanzas y de las grades
responsabilidades que van a contraer!
Sr. President (Rod6n Alvarez): A votaci6n Ic
enmienda. Los que esten de acuerdo, se servir6n
ponerse efectivamente de pie.
(La mayoria de los senores Representantes permanece
sentada).
Rechazada la enmienda. Han votado 6 sefores
Representantes a favor de la enmienda. El Sr. Ra-
dio Cremata hace constar su voto a favor de la
enmienda.


37








38 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES
I~~I I- III_ IIIII,,


La Presidencia pregunta al Sr. Bisb6, en rela-
ci6n con sus afirmaciones, si se dan por retiradas
las otras enmiendas.
Sr. Bisbe (Manuel): Rechazada esta enmienda,
damos por retiradas las dem6s.
Sr. President (Rod6n Alvarez): Se va a dar
cuenta con otra enmienda.
El Official de Actas leyendo:
A LA CAMERA
El Representante que suscribe present al Dictamen de la
Comisi6n Especial sobre el Proyecto de Ley procedente del
Senado, la siguiente:
ENMIENDA
Que se suprirna el ultimo p6rrafo del Art. 27.
Sal6n de Sesiones de la C6mara de Representantes, a los
21 dias del mes de diciembre de 1948.-(Fdo.) Anibal
Escallants.
Sr. Escalante' (Anibal) : Pido la palabra, Sr. Pre-
sidente, para una intormacion en relacion con la
enmienda.
Sr. President (Rod6n Alvarez) : Tiene la pala-
bra para una intormacion, el Sr. Escalante.
br. cscaiante (AniDa) : Sr. President y sefio-
res Kepresentantes: tsta enmienda se halla en li-
nea con todo el criteria que he venido expresando
ante esta honorable C6mara.
Yo entiendo que debe ser requisite en este or-
ticulo el ser ciuaadano cubano por nacimiento, ae
acuerdo con el apartado A. bs indispensable para
que la Banca tenga today la garantia national que
se require de un tal instrument. Hero cuando se
autoriza por este inciso, que mi enmienda supri-
me, la posibilidad de que no se cumpla ese inciso'
A, a mi juicio se est6 violando today la orientaci6n
del precepto. Se ha dicho en aigunos circulos que
esto obeaece a la petici6n express de los repre-
sentativos de la Banca extranjera de nuestro pais,
y se ha argumentado que esto es necesario por-
aue estos senores banqueros extranjeros deben
estar representados en la tal Banca por seiores de
su propia nacionalidad, no cubanos. Se ha dicho
que seria de muy mal gusto, que no seria, en el
sentido moral, beneticioso que un cubano tuera
a representar el punto de vista extranjero en el
Consejo del Banco.
En general, seFores Representantes, yo estoy en
contra de la orientaci6n de que la Banca extran-
jera est6 representada en nuestra Banca Estatal,
porque ademds de ser indigno y perjudicial, ello
no se permit en otros poises. En los Estados Uni-
dos, por ejemplo, no puede ser miembro del Banco
Central un ciudadano extranjero; no puede ser
dirigente del Banco de Reserva Federal nadie que
sea extranjero. (Y por qu6 raz6n vamos a tener
aqui, en el instrument fundamental de la econo-
mia national, a un senior extranjero que no obe-
deceria a los intereses de nuestro pais? Hay el ar-
gumento de que un cubano que representara a esa
Banca extranjera estaria violentando sus senti-
mientos patri6ticos. No tenemos la culpa de que
haya cubanos que est6n en esa tesitura, en
esa situaci6n. Me parece que es fundamental, m6s
que velar por la situaci6n de un cubano en par-


ticular, por la situaci6n de todos los cubanos en
general. Es m6s bien una cuesti6n formal, Sr. Pre-
sidente y seiores Representantes.
Yo Ilamo la atenci6n de la C6mara en el sen-
tido de que en los poises como el nuestro, cuya
soberania est6 constantemente presionada y se
hall deformada, los valores formales en cuanto a
la soberania tienen una extraordinaria importan-
cia. No lo es quiz6s para los que tienen afincada
en todo lo alto su soberania ante los dem6s pue-
blos del mundo, pero para nosotros es fundamen-
tal velar por cualquier atributo que afinque la
soberania de nuestro pais.
Por esas razones he redactado y presentado a
la consideraci6n de la C6mara esta enmienda.
Sr. President (Rod6n Alvarez): A votaci6n la
enmienda. Los que est6n a favor se servir6n po-
nerse efectivamente de pie.
(La mayoria de los sefiores Representantes permanece
sentada).
S61o han votado a favor cuatro seiores Repre-
sentantes. Queda rechazada la enmienda.
Se va a dar cuenta con otra enmienda.
El Official de Actas leyendo:
A LA CAMERA
El Representante que suscribe present al Dictamen de la
Comisi6n Especial sobre el Proyecto de Ley procedente del
Senado la siguiente
ENMIENDA
Que se suprima el inciso 1) del Art. 49 y se corra la
r,umeraci6n sucesiva.
Sal6n de Sesiones de la C6mara de Representantes, a los
21 dias del mes de diciembre de 1948.-(Fdd.) Anibal
Escalante.
Sr. President (Rod6n Alvarez) : A discusi6n la
enmienda. Se concede un turno a favor y otro en
contra.
Sr. Fraile Goldar6s (Carlos): En contra.
Sr. President (Rod6n Alvarez) : Tiene la pala-
bra en contra el Sr. Fraile.
Sr. Fraile Goldar6s (Carlos): Sr, Presidente y
sefores Representantes: Comprendo, desde luego,
la impaciencia de mis distinguidos compaFeros de
la C6mara, por aprobar una Ley de tanta trascen-
dencia como es 6sta, pero este Representante, que
ya se ha habituado a no hablar en el hemiciclo
----a todo se habitQa uno en la vida, aunque ha-
ciendo un gran esfuerzo- mantiene el criteria de
que esta Ley, a la que se presentan enmiendas,
que aunque sea para que quede constancia de
ellas en el DIARIO DE SESIONES, o Ilegue a una
porte de la opinion p6blica, debe, cuando la C6-
mara vote en sentido contrario, razonar en rela-
ci6n con ellas, dejando perfectamente aclarado
el motive por el cual son rechazadas o aprobadas.
La enmienda del compaiero Escalante tiende a
suprimir la prohibici6n de que el Banco Nacional
de Cuba haga pr6stamos a las Provincias, a los
Municipios y a los particulares. Quienes m6s,
quienes menos, se preguntar6n si efectivamente







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 39
--i


tiene raz6n o no el distinguido compaFero Esca-
lante. (C6mo es possible que se hagan prestamos
al Estado, c6mo es possible que siendo un Banco
que control el Estado no puede hacer pr6stamos
a las Provincias, a los Municipios, y acn a los
particulares?
En cuanto a los pr6stamos a particulares ya se
ha explicado aqui, que, trat6ndose de un Banco
de Bancos, de Emisi6n y Redescuento, que va a
utilizar a la Banca privada y a aquellos bancos
que se screen posteriormente, no es 16gico que
entire o establezca competencia con esos propios
bancos.
Y en cuanto a lo que se refiere a los prestamos
a las Provincias y los Municipios quiero aclarar
que en mi opinion el criteria que sigui6 el Senado.
v que yo comparto, es que no estando aprobada
la Ley del Tribunal de Cuentas, la Ley de Conta-
bilidad de las Provincias y de los Municipios, hay
que crear la base legal previa para poder efectuar
esos pr6stamos. Esa Ley -la C6mara lo sabe-
no tiene car6cter definitive. Ya comentaba nues-
tro Presidente que el Banco Nocional de M6xicr
en el aio 1862, y de entonces ac6 raro es el aio
en que no se han introducido modificaciones en
esa legislaci6n, porque como toda Ley bancaria, es
una legislaci6n el6stica, que tiene que atempe-
rarse a las necesidades econ6micas del pals. Cuan-
do existan esas leyes, Tribunal de Cuentas y Con-
tabilidad de las Provincias y los Municipios, tenqa
la seguridad el distinguido compaFero, que este
Conpreso no tendr6 inconvenient en seFalarle a
ese Banco Nacional los mismos requisites que le
ha sehalado para los prestamos al Estado, en re-
laci6n con las Provincias y los Municipios. Pero
en este moment el criteria que ha prevalecido en
el Senado, y que yo comparto, repito, es que no
hay una base legal, con garantia suficiente, pare
que el Banco efectu'e esos pr6stamos.
Sr. President (Rod6n Alvarez): Tiene la pala-
bra a favor, el Sr. Escalante.
Sr. Escalante (Anibal): Sr. President y se0o-
res Representantes: Afortunadamente pude asistir
esta maoana a la reuni6n de la Comisi6n Especial
y tuve la suerte de escuchar alli una magnffica
informaci6n del tecnico en esta material, Sr. Feli-
pe Pazos, refiriendose precisamente a este asnecto
que estamos debatiendo y que es objeto de mi en-
minda.
Ciertamente hay un criteria que se denomina
cl6sico, medionte el cual se sostiene que un banco
de bancos no debe dedicarse a la distribuci6n de
cr6ditos en el campo privado, es decir, a hacer
pr6stamos a las entidades o individuos en particu-
lar. Pero en los 6ltimos tiempos ha surgido otra
tesis, no tan cl6sica, pero much m6s realista.
m6s pr6ctica y progresista. Y ella es que en los
poises de d6bil desarrollo industrial como desgra-
ciodamente lo es el nuestro, la Banca Nacional-
sostienen muchos- no dbe s6lo sed un banco de
bancos, sino ha de tener facultades como 6stas
que senalo en la enmienda que he pronuesto. Es
decir, propender a la distribuci6n del cr6dito entire
los diversos oraanismos y personas que lo necesi-
taren para el incremento de la industrial y la aqri-
cultura. Y nos hablaba esta manana el propio Sr.
Pazos, argumentando sobre 6sto, acerca de la


forma de operar del Banco Estatal de Australia,
que, ciertamente siendo un banco de bancos, ayu-
da al desarrollo national del pais a trav6s de una
gran distribuci6n de cr6ditos entire todos los secto-
ies privados, es decir, beneficiando directamente
a la poblaci6n.
Por esta raz6n esta enmienda no est6 horra de
buenos principios, aparte de que est6 inspirada en
el deseo de organizer la economic de nuestro pals
conforme a nuestra situaci6n y necesidades.
Pero aparte de estas razones, hay otra que auie-
ro apuntar: a mi me parece que constituye una
tremenda discriminaci6n, especialmente para los
Municipios de nuestro pais, que la Banca Central
no ayude a los organismos locales de la integra-
ci6n national, cuando en otros casos ayuda en de-
terminadas circunstancias al Estado. A ml me pa-
rece 16gico que pueda otorgarse estos pr6stamos a
fin de que los Municipios se hallen en posibilidad
de mejorar las condiciones de sus comunidades
respectivas.
Por estas razones, este Representante elimina
la prohibici6n expresa que se hoce en el Art. 49,
inciso primero, en cuanto a estos prestamos a las
Provincias y los Municipios.
Sr. President (Rod6n Alvarez): A votaci6n la
enmienda. Los que esten de acuerdo se servir6n
ponerse efectivamente de pie.
(La mayoria de los seFrores Representantes permanece
sentada).
Han votado solamente cuatro sehores Represen-
tantes a favor. Queda rechazada la enmienda.
Se va a dar cuenta con otra enmienda.
El Official de Actas leyendo:
A LA CAMERA
El Representante que suscribe present al Dictamen de
la Comisi6n Especial sobre el Proyecto de Ley procedente del
Senado, la siguiente
ENMIENDA
Que se suprima totalmente el Art. 138.
Sal6n de Sesiones de la C6rara de Representantes, a los
21 dias del mes de diciembre de 1948.-(Fdo.) Anibal
Escalante.
Sr. President (Rod6n Alvrez): Se pone a dis-
rusi6n. Se concede un turno en contra y otro a
favor.
Sr. Escalante (Anibal)i: Pido la paldbra para
una aclaraci6n.
Sr. President (Rod6n Alvarez) : Tiene la pala-
bra para una aclaraci6n, el Sr. Escalante.
Sr. Escalante (Anibal): En el Cap'tu'o II, De
'as Contravenciones, el Art. 138 dice asi: "Los aue
turben levemente el orden en las oficinas del Ban-
co National ser6n sancionados con Drivaci6n de
libertad de uno a treinta dias o multa de una a.
treinta cuotas o ambas". Yo estuve recorriendo
todas las Contravencibnes y obsPrv6 lo siauiente:
cue el oroblema para ~1 Leniclarlor aue redact6
este articulo no es la alteraci6n del orden en ge-
neral. El problema es cuando el orden se turba de







40 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES
I I I I -


modo leve. Cuando se turba en gran escala, no
hay ninguna sanci6n, pero cuando se turbo leve-
mente, si hay sanci6n para los empleados que
trabjan ...
Sr. Fraile Goldar6s (Carlos): (interrumpiendo)
,Me permit una interrupci6n el compafero, cor
la venia de la Presidencia?
Sr. Escolante (Anibal): Con much gusto.
Sr. Fraile Goldar6s (Carlos): Aparentemente
mi distinguido compoaiero tiene raz6n; no cabe
duda, pero en el fondo, a mi juicio, no la tiene.
Veamos por qua: todos sabemos que en el C6digo
de Defense Social existe un precepto que castiga
y sanciona a los que alteren el orden en las ofi-
cinas p6blicas. El Legislador lo que ha tratado es
ae hacer extensive ese precept a una oficina p6-
blica, porque en definitivea se trata de un organis-
mo aut6nomo: el Banco Nacional. No se refiere
a los dem6s bancos; el hecho de que sancione a
los que lo alteren levemente no quiere decir que
existiendo preceptos que sancionan a los que !o
alteren gravemente -en otras legislaciones-
6sto derogue lo otro. Lo que hace 6sto es hacer
extensive al Banco Nacional lo que existe ya pare
las restantes oficinas"p6blicas.
Sr. Escalante (Anibal): Si es asi como dice
nuestro distinguido companero -y lo creo, porque
61 me lo dice- entonces hay que Ilegar a otra
conclusion: a la de que el Legislador en este case
quiso ir much m6s al16; que el C6digo de Defensa
Social, y en este caso se quiere instaurar un ver-
dadero regimen de policia en la Banca Nacional
para que los empleados que alli trabajen est6n c
merced de un tal precepto. Como yo creo que nc
le hace falta al. Estado cubano tal disposici6n,
como creo que a la Banca Nacional no le hace
falta mantener por encima de los empleados que
alli trabajen un tal garrote mediante el cual su
propia libertad est6 continuamente a merced de
la m6s leve infracci6n o discusi6n, por eso. propon-
go a la C6mara, lleno de preocupaci6n, que eli-
mine este Art. 138.
Sr. President (Rod6n Alvare) : A votaci6n el
orticulo. Los que est6n de acuerdo se servir6n po-
nerse efectivamente de pie.
(La mayoria de los senores Representante se pone de pie).
Aprobado.
A votaci6n la enmienda.
(La, mayoria de los sehores Representantes permanece
sentada).
Han votado a favor cuatro seFiores Representan-
tes. Rechazada la enmienda. Se hace constar que
todos los dem6s han votado en contra de la en-
mienda.
Se pone a discusi6n los articulos afectados por
enmiendas. Se concede un turno a favor y un
turn en contra.
(Silencio).
No habiendose solicitado la palabra en contra,
se ponen a votaci6n los articulos afectados par
enmiendas.


Los que est6n a favor de los articulos como es-
t6n redactados en el Proyecto, se servir6n ponerse
efectivamente de pie.
(La nmayoria de los senores Representantes se pone efecti-
vamente de pie).
Aprobados.
Ha quedado totalmente aprobado el Dictamen
y en su consecuencia el Proyecto que crea el Ban-
co Nacional de Cuba.
(Acuerda la C6mara que el Proyecto de Lev
aprobado pose directamente al Poder Ejecutiv;.
(Seiales afirmativas).
Aprobado.
SeFores Representantes: La Presidencia quiere
expresar sus ideas en relaci6n con este Proyecto
de Ley que acaba de aprobar la C6mara. La Pre-
sidencia no habia convocado hasta este moment
a ninguna sesi6n extraordinaria; la C6mara habia
trabajado normalmente en sesiones ordinaries.
Habia laborado, a juicio de la Presidencia, con
efectividad y en beneficio del pueblo. Entiende la
Presidencia, que la C6mara de Representantes,
interpretando el sentir de la nacionalidad cubana,
ha creado y puesto el instrument de la liberaci6n
econ6mica del pais en manos del Estado.
Los hombres y los gobiernos pasan; la institu-
ci6n creando el Banco Nacional de Cuba quedar6
como una instituci6n permanent al servicio del
Estado. Ocupando la Presidencia de la Rep6b!ica
un hombre de la generaci6n del 30, de la que for-
ma parte tambidn esta Presidencia, quiere expre-
sar que, en el esfuerzo que ha realizado humilde-
mente para que se aprobara esta Ley, asume la
responsabilidad de la critical con que se acogi6 la
premura de su tratamiento, y la acepta a plenitud,
en la convicci6n absolute de que sus intenciones
m6s rectas han sido al solo objeto de poner a!
servicio del Estado y de la naci6n, el instrument
id6neo para la liberaci6n econ6mica de nuestro
pueblo, por la cual luchara denodadamente la ge-
neraci6n del 27 y del 30. Quiere, recorder la Pre-
sidencia que parte de la juventud de aquella ge-
neraci6n cay6, no solamente por ideales politicos,
siho fundamentalmente por el cambio y por la
obtenci6n de la liberaci6n econ6mica del pais.
Precisamente en el dia de hoy se conmemora
la muerte de uno de nuestros m6s gloriosos lucha-
dores y del m6s generoso de los compafercs uni-
versitarios: Felix Ernesto Alpizar. El cay6 un dia
como hoy luchando por obtener la liberaci6n eco-
n6mica de Cuba, y esta Presidencia quiere recor-
darlo en este moment, ilevando, a nombre de la
C6mara y de esa generaci6n, un mensaje al Sr.
President de la Rep6blica, porque el Gobierno
tiene hoy este instrument para el servicio de
aquellos grandes ideales, y esta Presidencia hace
los mejores votos porque el actual Presidente de
la Rep6blica lo utilice como to ha deseado el pue-
blo de Cuba, como lo quiere la C6mara de Repre-
sentantes y como lo necesita la liberaci6n econ6-
mica de nuestro pais.
La C6mara, a juicio de esta Presidencia, ha
cumplido una vez m6s con su deber, y a la vez
cumplimenta un precepto constitutional. La Pre-
sidencia, adem6s, da las m6s expresivas y senti-








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES ; 41
________ ____________________________________


das gracias al Pleno de la C6mara por haberla
secundado por unanimidad y haber hecho possible
que hoy le demos al pais la instituci6n denomina-
do Banca Nacional.
Hemos cumplido con nuestro deber, y debemos
sentirnos tranquilos y satisfechos.
Muchas gracias, seiores Representantes.

Contin6a la Orden del Dia.

S,e va a dar cuenta con el Dictamen de la Co-
misi6n Especial al Proyecto de Ley del Senado,
cue modifica la Ley N9 1 de 9 de julia de 1948.
El Official de Actos leyendo:
La Habana, 21 de diciembre de 1948.-Sr. President de
la C6mara de Representantes.-Sefor: A los efectos regla-
nmentarios tengo el honor de remitirle el Dictamen acordado
por la Comisi6n Especial designada al amparo del Art. 21
del Reglamento de este Cuerpo Colegislador, en sesi6n cele-
brada en el dia de ayer y en reloci6n con el Proyecto de Ley
procedente del Senado, de fecha 17 de los corrientes por el
qu.e se modifica la Ley N9 1 de 9 de julio de 1948, sobre
concertoci6n de empr6stito de veinticinco millones de pesos
para el pago de adeudos a pensionados del Ej6rcito Liberta-
dor y familiares de los mismos, Proyecto al que se recomienda
se le impart aprobaci6n sin modificaciones.-De ousted
atentamente.- (Fdo.) Segundo Curti Messina, Presidente.
A LA COMISION ESPECIAL

Designado Pon-ente para informer en reloci6n cbn el Pro-
yecto de Ley procedente del Senado, de fecha 17 de los co-
rrientes, modificando la Ley N9 I de 9 de'julio de 1948, pu-
blicada en la Gaceta Oficial del dia 14 del mismo mes y ano,
en rdlaci6n con la concertaci6n de un emprrstito de 25 mi-
lones de .pesos para abbnar adeudos pendientes como pen-
sionados, a los libertadores y sus familiares, me complazco
an someter a la consideraci6n de sso Comisi6n la siguiente
PONENCIA
Por el Mensaje N9 XIV, de 13 de diciernbre corriente, el
Honorable Presidente de la Republica solicit6 lo reform de
los articulos V y VI de la Ley N9 1 de 9 de julio de 1948
para facilitar el r6pido cumplimiento del pago de sus adeudos
a los Veteranos, pues los bancos no concurrieron a la su-
basta del emprestito por estimar violent la amortizaci6n del
emprestito y por ello la necesidad de modificar los articulos
V y VI de dicha Ley y asi lo hace el Senado e introduce otras
enmiendas, coma la que reconoce el derecho de pension a
las hijas de veterans, sin distinci6n de estado civil, lo que
nada tiene que ver con este pago, pero que ya en la Ley,
con esta enmienda, terminal la situaci6n existente y que pa-
rece discriminatorio con arreglo a la Constituci6n, o seose:
que si una hijo d.e veteran contrajo matrimonio antes del 3
de octubre de 1923 que es Ley de esta fecha la que por
su Art. XV priva del derecho de pension a la hija casada y
si el veteran causante en la pension falleci6 antes de esa
fecha, la hija casada tierie derecho a pensi6n y en cambio
carecen del mrismo las que con posterioridad al 3 de octubre
de 1923 contrajeron nupcias. Asi o se priva a todas de ese
derecho a se les concede y no va el Ponente que informa a
proponer la supresi6n. En cuanto al pensionado fallecido, que
es otra .enmienda, me habria parecido mejor limitar el de-
recho al percibo de lo que no cobr6 el pensionad6, a viudas
c hijos, pero no darle la extension que se le fija o s6ase el
derecho de herencla con arreglo al C6digo Civil; pero tam-
poco voy a proponer su modificaci6n, pues ello implicaria en
case de aceptarse, volver el Proyecto de Ley al Senado, sin


tiempo para aprobarlo en la present Legislatura y a los
libertadores no debe hac6rseles esperar en el percibo de sus
osignaciones cuando ya el Ministerio de Hacienda tiene hechas
las liquidaciones y los parties mensuales acusan que de mes
en mes oumenta el nimero de libertadores que van falle-
ciendo por la avanzada edad que en su mayoria tienen.
Se ha dicho que lo recaudado desde la vigencia de la Ley
de 9 de julio de 1948 hasta el morrento de ptomulgarse la
que se proyecta, no se aplicar6 al pago de los veterans en
sus adeudos; pero esto nadie puede afirmarlo, pues de no
alcanzar los veinticinco millones de pesos para la liquidaci6n
total de la deuda, el exceso de recaudaci6n de que dispongo
el Gobierno, puede aplicarlo, sin necesidad de Ley al pago
del deficit que result despu6s de abonados los $25.000,000,
coma de igual manera podrid pagar si ahora dispusiera de
fondos, con o sin Ley de emprestito. En resume: no tengo
objeci6n a ninguno de los preceptos que figuran en el Pro-
yecto de Ley.
No debemos, pues, detenernos m6s en este problema de
justicia y patriotism. Aprobemos el Proyecto de Senado sin
modificaciones ya que en su elaboraci6n intervino Mayoria
y Minoria en el Senado, que esperamos la sanci6n del Primer
Mogistrado de la naci6n par quien en sus venas corre sangre
veteranista y tiene el deseo, al igual que el Congreso, de
liquidar este asunto con la urgencia que el rrismo demand.
Si esa Comisi6n est6 de acuerdo con la Ponencia, el6vela
como su Dictomen al pleno de la C6mara para lo que tenga
a bien resolver.
Sal6n de Sesiones de la Comisi6n Especial de la C6mara
de Representantes, diciembre 21 de 1948.-(Fdo.) Dr. Mo-
rio Robau, Ponente.

DICTAMEN

La Comisi6n Especial designada par la C6mara de Repre-
sentantes para informer en relaci6n con el Proyecto de Ley
procedente del Senado, de fecha 17 de los corrientes y par
el que atendiendo al Mensaje Presidencial que hemos tenido
a la vista N9 14 de 13 de diciembre de los corrientes, se
modifica la Ley N9 1, de 9 de julio del corriente aco publi-
codo en la Gaceta Oficial del dia 14 del mismp mes y ano
de 1948; y atendiendo igualmente al contenido del articu-
lado del Proyecto del Senado que insert lo propuesto por
el Ejecutivo en su articulado; y adenm6s, otras modificaciones
a las que se contrae el Ponente en su informed que hemos
conocido, estando la Comisi6n de acuerdo con la Ponencia
rendida y haci6ndola suya como su Dictamen la eleva a!
pleno de la C6mara con la recomendaci6n de aprobar, sin
modificaciones, el Proyecto de Ley procedente del Senadp que
motiva el present Dictamen.
Sal6n de Sesiones de la Comisi6n Especial de la C6mara
de Representantes, diciembre 21 de 1948.-(Fdo.) Segundo
Curti MIsssina, Presidente.--Dr. Jos6 Su6rez Rivas, Secretario.
PROYECTO DE LEY
ART. 1. El plaza de veinte afos que sefala el Art. 5 de
Ic 'Ley n0mero uno, de 9 de julio de 1948, se entender6 re-
ducido, como m6ximo, al de once aoos.
ART. 2. El Art. 6 de la Ley numero Uno, de 9 de julio de
1948, se entender6 sustituido er lo forma siguiente:
"ART. 6. Los recargos establecidos por el Decreto
nOmero 2597 de septiembre de 1941, seg6n han que-
dado modificados posteriormente por el Poder Ejecutivo,
sabre las tarifas, escalas y cuantias de los impuestos
y contribuciones del Estado, al amparo de la autoriza-
ci6n concedida por el Art. primero de la Ley nimero
28, de 8 de septiembre de 1941, continuar6n en vigor
hasto que venza el ano en que, habiendose curnolido
lo dispuesto en esta legislaci6n, quedaren satisfechos
todas las obligaciones del emprestito.








42 DIARIO DE SESIONES DE LA


A ese fin, con vista de las obligaciones provenientes
del errprestito, los products de los impuestos referido
se Ilevar6n a dep6sito en una cuenta especial hasta las
cifros fijadas en este Art., la mitad desde el comien-
zo del primer semestre; y la otra mitad desde el prin-
cipio del segundo semestre, a partir del primero de ene-
ro de 1949, en esta forma:

Durante el aio econ6mico de 1949 a 1950, se pa-
gar6n los gastos del emprestito y los de su agencia o
trustee, ocurridos durante ese ejercicio; y satisfechos,
quedar6 el remanente desafectado de la garantia.

Durante el ejercicio fiscal de 1950 a 1951, se sepe-
rar6 de los ingresos senalados hasta la cantidad de un
mill6n de pesos ($1.000,000.00) para pagar los in-
tereses.

Durante el aio econ6mico de 1951 a 1952, se to-
mar6 de tales products hasta la cantidad de cinco rrni-
Ilones de pesos ($5.000,000.00) para pagar los inte-
reses y el primer plaza de la amortizaci6n de los bonos.

Durante el aio fiscal de 1952 a 1953, se destinard
de dichos products a la mencionada cuenta, hasta
cuatro millones ochocientos cuarenta mil pesos ($4.840,-
000.00); con el mismo fin.

Durante el ejercicio econ6mico de 1953 a 1954, se
separar6, con el propio objeto, hasta la cantidad de
cuatro millones seiscientos ochenta mil pesos($4.680,-
'000.00).

Durante el ano fiscal de 1954 a 1955, se destinar6
igualmente, cuatro millones quinientos veinte mil pe-
sos ($4.520,000.00).

Durante el ejercicio econ6mico de 1955 a 1956, se
destinar6n asimismo cuatro millones trescientos sesen-
to mil pesos ($4.360,000.00).

Durante el ejercicio fiscal de 1956 a 1957, se des-
tinar6n con el mismo fin, cinco millones doscientos mi'
pesos ($5.200,000.00).

Cualquier deficit annual se enjugar6 con las propiar
recaudaciones del ano econ6mico siguiente.

Par ninguna causa podr6 alterarse el orden regular
de los pagos; siendo preference el de los intereses a'
que amortice el principal en cada ano.

Unicamente se considerar6n como gastos del empres
tito y ser6n abonados en la propia forma que los ante
expresados, los que se produzcan par el pago de co-
misiones a las Agentes Fiscales y Bancos, derechos dc
escrituras y otros originados con motive de las operacio-
nes financieras requeridas, pero en ning6n caso podr6
imputarse como tales, el pago de dietas o sueldos a fun-
cionarios o empleados, debiendo utilizarse a estos fines
los funcionarios y empleados del Ministerio de Haciende
asignados con ese objeto".
ART. 3. Se reconoce derecho a pension a las hijas de lor
Veteranos, cualquiera que sea su estado civil, y a los hijor
que estuvieren incapacitados m.entalmente par resoluci6n ju-
dicial, cualquiera que fuere su edad.
ART. 4. El Presupuesto Fijo del Congreso, sin alterar las
dotaciones que reciben los senadores y representantes, ser6
oumentado en ambos Cuerpos en propprci6n al mayor nu-
rero de sus miembros, a partir d'e la vigencia de la Constitu-
ci6n de 1940, y teniedno en cuenta para ello el Presupuesto
que regia con anterioridad a la misma.


CAMERA DE REPRESENTANTES


Este aumento ser6 distribuido en los diversos epigrafes del
Presupuesto de cada Cuerpo Colegislador, con excepci6n de
las dotaciones de los Congresistas. Se incluir6 en el ante-
Proyecto del Presupuesto pr6ximo, y al igual en las pr6rro-
gas del Presupuesto vigente.

En virtud de esta disposici6n, ningin Cuerpo Colegislador
dejor6 de percibir para la finalidad expresada un aumento
inferior a la mitad de lo que perciba alguno de los mismos.

Las gratificaciones y aumentos que percibe actualmente
ei Congress, tanto en el Presupuesto Ordinario como Extra-
ordinario, se consideran como parte del Presupuesto Fijo del
mismo, y se incluir6n en esa form en las pr6rrogas del Pre-
supuesto Ordinario vigente y en los ante-Proyectos venideros.

ART. 5. Una vez pagados los intereses y amortizaciones
del empr6stito y los dem6s gostos y atenciones que dispone
la Ley nmmero 1, de 9 de julia de 1948, el remanente de
coda aFo fiscal se conservard en la Cuenta Especial del Em-
pr6stito Libertador para tender los gastos, servicios y per-
sonal que devenguen el Tribunal de Cuentas, el Tribunal de
Garantias Constitucionales y los Tribunales de Trabajo.-Los
gastos y atenciones que seiala esta Ley en el p6rrafo tercero
de! Art. 2 y en el Art. 4, se pagardn desde la publicaci6n
de la present en la Gaceta Oficial de la Rephblica, con los
recargos establecidos en el primer pdrrafo del citado Art. 2,
que modifica el Art. 6 de la referida Ley numero 1 de 9 de
julio de 1948.-El sobrante, si lo hubiere, se ingresard en
Rentas Piblicas para ser dedicado a obras pdblicas.

ART. 6.- El Art. 3 de la Ley nmmero uno, de 9 de julio
de 1948, quedard redactado asi:

"ART. 3. Cuando alguna de estas personas con de-
recho a pension hubiese fallecido, el haber que le co-
rresponda a virtud de Io dispuesto en esta Ley, se dis-
tribuir6 entire los familiares que tengan derecho a la
sucesi6n de acuerdo con las prescripciones senoladas en
el Capitulo IV del Titulo III, Libra III del C6digof Civil
vigente.

El Poder Ejecutivo proceder6 a arbitrar los recursos
necesarios para pagar los saldos pendientes, poniendo
en pr6ctica las operaciones financiers autorizcda par
esta Ley".

ART. 7. Esta Ley comenzar6 a regir desde su publicaci6n
en la Gaceta Oficial de la Republica, y deroga cuantds leyes
y dem6s disposiciones se opusieren a su cumplimiento.
Sal6n de Sesiones de la Comisi6n Especial, Cdmara de
Representantes, a 21 de diciembre de 1948.-(Fdo.) Segun-
do Curti, Presidente.-Jos6 Su6rez Rivas, Secretario.

Sr. President (Rod6n Alvarez): Se va a dar
-uenta con una solicitud de suspension de pre-
:eptos reglamentarios.
El Official de Actas leyendo:
A LA CAMERA

Los Representantes que suscriben, interesan de la C6ma-
ra la suspension de los preceptos reglamentarios que se
ppongan a la inmediata discusi6n y resoluci6n del Dictamen
de la Comisi6n Especial al Proyecto de Ley del Senado sabre
Ie pago de adeudos a los Veteranos.
Sal6n de Sesiones d.e la C6mara de Representantes, a 21
de diciembre de 1948.-(Fdo.) Carlos Frai'e.-Segundo
Curti.-Lincoln Rod6n-Noel del Pino.-Luis P6rez Espin6s.

Sr. President (Rod6n Alvarez): A votaci6n
nominal la suspension de preceptos reglamenta-







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


rios. Los que est6n de acuerdo votar6n que si, los
que esten en contra, votar6n que no.
(Comienza la votaci6n).
JFalta algin Sr. Representante por votar?
(Silencio).
Han votado cien senores Representantes, todos
que si. Queda aprobada la suspension de los pre-
ceptos reglamentarios.
Emitieron sus votos los Representantes sefiores: Acosta,
Aguiiara, Aguirre, Alonso Alvarez, AYvarado, Alvarez Recio,
Alvarez Rodriguez, Ara, Aragones, Arenal, Armenteros, BWsbW,
Bohorques, Busto, Caiiias A., Camejo, Canut, Casas, Co:aado,
Coiot, Cremata, Cruz Caso, Cruz Chiner, Curti, Diax Orte-
ga, Ducassi, Escalante, Escobar, Esteva, Fern6ndez Martinez,
Fern6ndez Vorela, RFrro, Figueras, Fleites, Franco, Galano
Goaeote, Garcia de la Torre, Gregorio, Guas, Guerrero, Heii-
riquez, Hern6ndez de la Barca, Illls, Izaguirre, Jacomino
Lago, L6pez Deustua, L6paz Lourido, L6pez Llorens, Luzar-
do, Marti, Martin, Martinez Tapia, Masferrer, Milan6s, Mora
Nibot, Nodal, Nhiiez, Oiva, Ordoqui, Ortega, Pardo Jim6-
ncz, Pay6n, Pequero, Perez Carrillo, P6rez Espin6s, Pertie-
rra, Pino Martinez, Puentes, Regalado, Rimedios, Rio, Rive-
rn Partag6s, Rivero Seti6n, Robau, Rodriguez Alonso, Rodr -
guez Cartas, Rodriguez Rodriguez, Rojas, Rosales, Saumel',
Sera J. M., Sera S. R., Serrano, Soldevillo, Su6rez Rivas, Suri.
Tapio, Tejida, Trasancos, Urquiaga, Vald6s L6pez, Vega,
Villa, Vi.lalobos, Fraile, Pine PNrez y Rod4n.
Sr. President (Rod6n Alvarez): A discusi6n el
Dictamen. Se conceden dos turnos a favor y dos
en contra.
Sr. Curti (Segundo): Pido la palabra.
Sr. President (Rod6n Alvarez) : Tiene la pala
bra el Sr. Curti.
Sr. Curti (Segundo): Sr. President y seiores
Representantes: Feliz coincidencia la de esta no-
che, cuando se han traido a la C6mara dos leyes.
una que atane al future de la nacionalidad cuba-
no, y otra que viene a remediar situaciones des-
agradables de quienes nos dieron la patria de qu
hoy disfrutamos.' La Ley anterior creando la Ban
ca Nacional, despeja el future de Cuba. Y esta
que vamos a tratar ahora, tiende a despejar el fu
turo de la clase veteranista cubana y de sus fa
miliares.
Pedi hacer uso de la palabra, no como lide
parlamentario del Partido Autintico, sino simple
v Ilanamente en mi condici6n de Representante
para recabar de mis compaheros de hemiciclo sL
voto favorable a la Ley de nuestros veterans
Sabe el Representante que habla que, en media(
de la Ley que trata de remediar la situaci6n d&
aquellos que nos dieron la nacionalidad, se har
intercalado preceptos que nada tienen que ver cor
ella. El Representante que habla, en particular
hubiese querido que del Senado se nos enviara
una Ley que tuviese como 6nica finalidad aque
Ila que remediara en el future la situaci6n de los
que nos dieron la patria; pero ante el dilema c
que no pase la Ley, porque si alguna. enmiendc
se le introdujese, 6sto significaria su regreso al
Senado y en la actual legislature seguramente
seria impossible su aprobaci6n; yo prefiero, a pesar
ae los defects que encuentro en ella, votarla. Asi
habremos cumplido una vez m6s como Represen-


tantes del pueblo de Cuba con los veterans de
nuestras guerras, y asi, de seguro, tambien habre-
mos de cumplir con nuestra conciencia en esta
noche, si los votos son favorables a la mencionada
Ley de los Veteranos de nuestras guerras.
Sr. Escalante (Anibal): Pido la palabra.
Sr. President (Rod6n Alvarez) : Tiene la pala-
bra el Sr. Escalante.
Sr. Escalante (Anibal): Sr. President y seio-
res Representantes: Realmente, yo experiment
en esta noche una sensaci6n extraordinariamente
dolorosa. Siempre, por miutiples motives, por e
respeto y la simpatia que merecen, he defendido,
con mi Comit6 Parlamentario, los derechos, las
aspiraciones de nuestros viejos libertadores. En
coda ocasion se ha levantaao aqui nuestra pala-
ura para defender el derecho de nuestros liber-
radores a cobrar las pensions atrasadas, deuda que
lamamos de honor en otra oportunidad. Cuando
posteriormente, por tiquis-miquis legaistas y por
otras razones, a mi juicio sin fundamento, la Ley
cprobada qued6 sin ejecuci6n, y nuestros viejos
libertadores no pudieron tener a fines de aio el
pago de sus pensions atrasadas, trunc6ndose con
ello muchas ilusiones de muchos viejos venerables
que casi est6n al borde de la tumba; nosotros le-
vantamos, por nuestros propios medios, en nues-
tro peri6dico "Hoy", y a trav6s de todos los cana-
es, la necesidad de resolver con urgencia el pro-
olema del pago de las pensions a nuestros vete-
,anos. Pero cuando ahora se nos present de nue
vo el Proyecto, este no viene como inicialmente se
concibiera.
El Proyecto viene ahora con un disfraz, viene
con aditamentos que constituyen, a juicio de este
modesto Representante, una verdadera burla para
los anhelos, deseos y necesidades de nuestros li-
oertadores.
En el articulo 49 se establece innecesariamente,
utilizando un vehiculo que no es id6neo para re-
solver los problems de nuestro Congreso, un
iumento a las asignaciones del Congreso de la
vrepCblica. Parece como si se quisiera utilizar esta
-ey just y el prestigio de nuestros gloriosos liber-
tadores, para pasar algo que no tiene la fuerza
moral de las pensions, lo que pudiera provocar en
,a opinion public un fuerte sentimiento de re-
pulsa.
Dije al principio que me he levantado a hablar
sxperimentando una sensaci6n dolorosa. Y se ver6
por que.
Desea este Representante aprobar las pensions
de nuestros veterans, el pago de las pensions
atrasadas, pero al mismo tiempo su conciencia se
rebel contra el aditamento monstruoso del ar-
ticulo 49. Por esa raz6n, a nombre de su Comite
r'arlamentario, redact6 una enmienda mediante la
cual declaraba suprimido el articulo 49 de esta
.-ey. *Pero cuando la iba a presentar, una Comi-
si6n de Veteranos le llam6, con todo el cariio que
jllos pueden tener, sobre todo, -y ese es un juicio
mio- en aquellas personas a quienes ven como
v6stagos suyos, por multiples razones personales.
Se dirigieron los veterans a mi y me explicaron
su situaci6n. Si la enmienda nuestra prosperaba,
me dijeron, esa Ley tendria que volver hacia atr6s,


-- I ------- II I~
----- -------5C


43







44 DIARIO DE SES.IONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


esta Ley tendria que ir nuevamente al Senado de
la Rep6blica y, entoncgs, los veterans no cobra-
rian sus pensions inmediatamente, no podrian
recibir lo que por tanto tiempo han esperado; ha-
bria de someterse de nuevo el Proyecto a todo este
vaivi6n entire C6mara y Senado y Poder Ejecutivo,
con perjuicio de los 5eiores veterans. Y fue-
ron muy explicitos conmigo los que me habla-
ron. "Te pedimos, -me dijeron usando de todo
su cariio, que no presents esa enmienda. Es cier-
to lo que tu dices -me afadieron- pero por en-
cima de todo, a pesar de todo, nosotros, nuestros
viejos hermanos, muchos de los cuales padecen
necesidades y est6n viviendo pr6cticamente en la
indigencia, creemos convenient que se apruebe
la Ley lo m6s rapidamente possible, pasando po,
encima de cualquier indignaci6n, de cualquier si-
tuaci6n que surja con motive de una jugarreta
que no tiene nada que ver con nuestras necesida-
des, que no obedece ni puede obedecer a los inte-
reses de los veterans, de los libertadors".
La petici6n fu6 hecha asi, muy formalmente,
usdndo de esa presi6n cariiosa que he referido.
Asi surgi6 ante nosotros, inmediatamente, una dis-
yuntiva. Porque efectivamente, si esta enmienda
prospera, la Ley que paga las pensions atrasa-
aas a los veterans habria de posponerse y nues-
tros viejos veterans habrian de quedar sin el
dinero a que tienen derecho.
Discuti con el Comit6 Parlamentario de mi Par-
tido; le Ilev6 esa proposici6n de los libertadores,
y el Comite Parlamentario del Partido Socialista
Popular acord6 que solamente porque nos lo piden
los veterans, que solamente porque nos lo han
exigido con toda su fuerza moral nuestros liber-
tadores, debemos retirar nuestra enmienda, pero
reserv6ndonos el derecho ante today la C6mara y
ante toda la opinion piblica, de protester energi-
camente por la forma en que ha actuado el Senado
de la Repiblica, al escoger como vehiculo para
tratar de pasar un credito beneficioso al Congreso
de la Republica, la hermosa Ley de los Veteranos.

Por ello, porque nos lo han pedido nuestros li-
bertadores, porque por encima de todo, ellos se
lo merecen todo, nosotros retiramos lo que tenia-
mos derecho a presenter para salver nuestro de-
coro de limpios representantes del pueblo y el de-
coro de la C6mara.
Sr. Illas (Arturo): Pido la palabra para una
proposici6n incidental.
Sr. President (Rod6n Alvarez): Tiene la pala-
bra, para una proposici6n incidental, el Sr. Illas.
Sr. Illas (Arturo): Sr. President y sehores Re-
presentantes: Como lider del Partido Republicano,
para rogar a la C6mara que acuerde un recess
de 15 minutes, a los efectos de que se reuna el
Comit6 Parlamentario de mi Partido y coordine
nuestra opinion con respect al debatido articulo
Cuarto.
Sr. President (Rod6n Alvare) : A solicitud del
lider del Comit6 Republicano, se propone un re-
ceso de 15 minutes.


SEst6 de acuerdo la C6mara en conceder el re-
ceso solicitado?
(Senales afirmativas).
Acordado. Se concede un receso de 15 minutes.
(Eran las 10 y 36 p. m.).
Sr. President (Rod6n Alvarez): Se reanuda la
session.
(Eran las 10 y 55 p.m.).
Sr. Illas (Arturo): Pido la palabra, Sr. Presi-
dente.
Sr. President (Rod6n Alvarez) : Tiene la pala-
bra el Sr. Illas.
Sr. Illas (Arturo) : Sr. President y senores Re-
presentantes: La indiscutible presi6n que ejerce
sobre nuestro Partido, el respeto y la admiraci6n
que debemos a los ilustres veterans de nuestra
gesta emancipadora; es la Cnica causa por la cual
el Partido Republicano, repudiando, como repu-
dia, el articulo Cuarto del Proyecto que se discute,
acepta y votar6 dicho Proyecto, hacienda constar
que Io hace, exclusivamente, con sacriticio de sus
sentimientos, en areas al reconocimiento del dere-
cho inalienable que para el cobro de sus atrasqs
tienen nuestros gloriosos libertadores y el peligro
que a esos efectos tendria el que nosotros enmen-
a6ramos esta Ley y que por dicha causa volviera
al Senado.
El Partido Republicano no quiere asumir la res-
ponsabilidad de que esta Ley no sea aprobada en
ia noche de hoy; pero, hace constar su posici6n de
que, por esa Qnica circunstancia se abstiene de
presenter enmienda alguna, hacienda la salvedad
de que si se presentara alguna por cualquier otro
Comite Parlamentario, tendente a eliminar el ar-
ticulo Cuarto; como ya no serial responsabilidad
nuestra y si la forma de powder nosotros fijar y de-
tinir nuestro criteria en ese sentido, respaldaria-
mos esa enmienda. Muchas gracias.
Sr. President (Rod6n Alvarez) : A discusi6n el
Dictamen.
Sr. Bisbe (Manuel): Pido la palabra en relaci6n
con lo que se est6 planteando. Quiero recorder a
la Presidencia que yo habia pedido la palabra con
anterioridad y me la habia concedido.
Sr. President (Rod6n Alvarez): Tiene la pala-
bra el Sr. Bisbe.
Sr. Bisb6 (Manuel): Sr. President y senores
Representantes: Muy breves palabras para definir
la posici6n del Comit6 Cameral Ortodoxo.
En todas las oportunidades, los votos ortodoxos
han estado dispuestos a sumarse a favor de la Ley
del pago de los atrasos a los veterans, porque
estimamos que esta iniciativa, por la que ha lu-
chado de manera especial el Representante Li-
beral Radio Cremata, es una iniciativa just. He-
mos dado siempre nuestros votos a favor de la
aprobaci6n de- esta media. Veniamos a la sesi6n
de hoy, respondiendo a esa posici6n, dispuestos a
impartir favorablemente nuestros votos a la nueva
Ley que ha sido necesario presentar para superar







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 45
I I III II II I I I Il lI IIII


dificultades de la anterior legislaci6n y que qcab
de aprobar el Senado de la Rep6blica.
Pero esta vez la Ley del pago de los atrasos a
los veterans no viene solar. Decia muy bien e
compaiero Anibal Escalante que 61 se encontrab(
en un dilemma, y que estaba invadido por un sen.
timiento doloroso. La verdad, sefiores Represen
tantes, que hay que lamentar profundamenta qu(
en un Proyecto de Ley de este tipo, el Senado dc
la Rep6blica haya introducido el articulo Cuarth
para aumentar las consignaciones al Congreso
V6yase por un camino valiente. Si se entiende qu
las consignaciones presupuestales del Congres
deben aumentarse, que se present una Proposi
ci6n de Ley a ese fin y que se discuta, pero quc
no se utilice, seiores Representantes, que no s
aproveche la Ley del pago de los atrasos a los ve
teranos para adicionarle, como una percha ver-
gonzosa, el aumento de /las consignaciones al Con
greso.
No quiere el Partido Ortodoxo asumir la respon
sabilidad de que no se apruebe por su actitud e
Proyecto de Ley que viene del Senado y que re-
claman con tanta urgencia nuestros veterans
pero quede claramente constancia de nuestra po
sici6n. Condenamos totalmente el articulo Cuar
to; estamos contra lo que entrafa en el order
moral la adici6n de ese articulo, que nada tienr
que ver con la Ley de los Veteranos. Hoy estamo
con la palabra; manana estaremos con la conduct
ta, con el ejemplo. Pero aun m6s. S6pase que s'
a lo largo de este debate surgiera en cualquie
moment una enmienda supresiva de ese articulo
a pesar de que no desamos obstaculizar a los ve-
teranos el cobro de sus atrasos y queremos qu
esta misma noche se apruebe esta iniciativa, nc
nos quedaria otro camino que votar a su favor.
Lamentamos profundamente -lo reitero a
nombre del Comit6 Cameral Ortodoxo- que se
haya utilizado la Ley del pago de los atrasos a los
veterans para aumentar las consignaciones de!
Congress, y que se haya aprovechado esta Ley
-digna de los mayores respetos- para resolver
un problema, que si existe, ha debido tener una
soluci6n independiente.
Sr. President (Rod6n Alvarez) : Tiene la pala-
bra el Sr. Su6rez Rivas.
Sr. Su6rez Rivas (Jos) : Sr. President y seFio-
res Representantes: Ya que 1o han hecho los dis-
tintos lideres de los Comit6s Parlamentarios de Ic
C6mara, el Comit6 Cameral del Partido Liberal
quiere fijar su posici6n frente a la legislaci6n que
se encuentra en tr6mite de votaci6n.
Cualesquiera que sean los errors de esta legis-
laci6n -que yo no quiero enjuiciar, ya lo han
hecho otros compaferos- frente a ellos, nosotro
tenemos un compromise much m6s fuerte con loF
Veteranos de la Independencia. Y por esa raz6n
vcta nuestro Comit6 Cameral esa legislaci6n y lo
apoya decisivamente, en la forma que lo hizo en
el seno de la Comisi6n Especial que la dictamin6.
Sr. Saumell (Alberto): Pido la palabra.
Sr. President (Rod6n Alvarex) : Tiene la pala-
bra el Sr. Saumell.


Sr. Saumell (Alberto): Yo deseo hacer uso de
lo palabra y voy a hacerlo lo mas brevemente po-
sibie, porque consider que se trata de una cues-
ti6n de extraordinaria importancia y trascenaen-
cia para el prestigio de la C6mara de Represen-
tantes.
Ciertamente sentimos una pena profunda, coma
decia el companero Anibal Lscalante hace unos
moments, al tener que tomar participaci6n en la
aprobaci6n de una Ley, deseada par todos los cu-
bonos, de todas las generaciones, como.homenaje
a nuestros ilustres libertadores y, quizas de todos
los cubanos, particularmente por esta generaci6n,
aun juvenile, que se encuentra aqui en ia C(maro
hatando este problema. Hubieramos querdo que
la aprobaci6n de esta Ley tuese un motive de ju-
bilo, de sana satistacci6n, de profundo orgullo
para los miembros de esta Camara, pero el Cuer-
po Colegislador de donde proviene ese Proyecto
na impedido, con ese articulo Cuarto, que esta
noche sea un motive de j6bilo para la C6mara el
aprobar ese Proyecto de Ley.
Ya el lider Ortodoxo, el lider de mi Partido, el
compaFiero Bisb6, brevemente express la posici6n
en que se encontraba mi Partido. Pero yo quiero
hacer constar la posici6n personal mid como Re-
presentante a la C6mara, independientemente del
t-'artido al cual pertenezco. Y asi, recogiendo una
sugerencia que esta maiarra hizo el distinquido
lider del Partido Liberal, Sr. Su6rez Rivas en la
Comisi6n Especial que se encarg6 de dictaminar
este Proyecto de Ley, digo aqui sin querer sentar
c6tedra de catonismo moral excesivo, digo aqui,
que me agradaria muchisimo que se aumentaran
ruestras consignaciones no ya a diez mii pesos,
sino a diez millones de pesos mensuales, pero que
esos aumentos viniesen por medio de otra Ley y
que no se aprovechara esta Ley, que debe ser sa-
grada, respetada por todos nosotros, como home-
naje a esos libertadores ...
Sr. Su6rez Rivas (Jos) : (interrumpiendo) Me
permit una interrupci6n el compaiero?
Sr. Saumell (Alberto): Le ruego al compafero
que me deje terminar. Tan pronto coma termine
mi 'pensamiento, le conceder6 la interrupci6n.
Decia que no debia aprovecharse esta Ley, que
debe ser sagrada y respetada por todos nosotros
para que el Senado le incluyese esa percha, que
es una falta de respeto a los libertadores de nues-
tra patria. 'Nosotros votaremos este Proyecto de
Ley, porque sabemos de las grandes necesidades
en que est6n nuestros viejos libertadores. No que-
remos interrumpir los dias pascuales a esos viejos
libertadores nuestros, pero si deseamos que quede
constancia en el DIARIO DE SESIONES, recoaien-
do en este caso, la sugerencia del compaFero Su6-
rez Rivas, que yo personalmente, renuncio abso-
lutamente, irrevocablemente a cualquier beneficio
que par el aumento de esos emolumentos pudiera
caberme a mi coma Representdnte a la C6mara.
Muchas gracias.
Sr. President (Rod6n Alvarez): Tiene la pala-
bra el Sr. Caifias Milan6s.
Sr. Caiias Milanes (Armando): Sr. President
y sePores Representantes: Exteriorizada coma ha







DIARIC DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


sido la postura de distintos Comites Parlamenta-
rios esta noche, en relacibn con el Proyecto que
dispone el pago de atrasos a los veterans, por mi
conduct el tartido Dem6crata aclara su posture
ae la manera siguiente: no hace much tiempo
vino a la L6mara de Representantes un Provecto
en el cual se intentaba mas o menos el mismo cre-
dito en tavor del Congreso. La C6mara de Repre-
sentantes en aquella oportunidad lo consider in-
adecuado, par ir tarhbien como percha, que todas
son inconstitucionales, porque estan especifica-
mente prdhibidas por la Constituci6n; lo rechaze
la Camara de Representantes, y aquel Proyectc
vulvi6 ai Senado. Han dicho los distintos Cornite.
Pariamentarios que si cualquier otro Comite c
cualquier Sr. Representante presentara una en-
mienda suprimiento el articulo 4. .'.
Sr. Illas (Arturo) : (interrurnpiendo) (Me per-
mite una interrupci6n el compa~ero, con la venia
de la Presidencia?
Sr. Caias Milanes (Armando) : Con much
gusto.
Sr. President (Rod6n Alvarez) : Tiene la pala-
bra el Sr. Villas, para una interrupci6n.
Sr. Illas (Arturo): Con respect al Partido Re-
puDiicano: si cuaiquier otro komite; no cualquiei
utro Representante.
Si. Caiaios Milanes (Armando): Si cualquier
otro Comite, como acaba de air la C6mara de Re-
presenrantes por boca ae nuestro cisringuiao com-
panero Sr. Iias, presentara una enmienda supri-
miendo el articulo 49, repito, votara con gusto esa
enmienda. Pero, pregunto yo: Representante, ante la odisea extraordinariamentt
dolorosa de los veterans de nuestra Guerra de In-
dependencia, tantas veces mencionados, y abusi-
vamente tratados en ese Proyecto, se decide hoy
a presenter esa enmienda? Porque es evidence qut
no hay uno solo dispuesto a presentar semejants
enmienda, que traer6 como consecuencia no so-
lamente la supresi6n del articulo 49, sino la devo-
iuci6n del Proyecto al Senado de la Republica.
Lnmendar aqui ese Proyecto de Ley traeria como
consecuencia bien su paralizaci6n o estancamien-
t2 en el Senado hasta la pr6xima legislature, o
que alli encontrara franca y humana disposici6n
para que la modificaci6n de la C6mara fuese acep-
tada y enviado desde alli el Proyecto al Ejecutivo
para su sanci6n. Pero lo 16gico es pensar que ei
Proyecto de Ley quedar6 postergado en el Senado
de la Repiblica hasta la pr6xima legislature, en
virtud de que estamos ya a pocas horas de dar
t6rmino a las labores de la present. Pero diga-
moslo con valentia, aquellos Legisladores que,
por una u otra raz6n, buena o mala, han consig-
nado en el Proyecto ese articulo 49, total y abso-
iutamente ajeno al objetivo que se persigue con
esta iniciativa legislative, no es possible esperar de
ellos que, si la C6mara modificara el Proyecto, ve-
iando, no solamente par ofrecer una demostraci6n
al pais de su libre discernimiento, de su limpio
prop6sito, de su dignidad y de su gran espiritu al
corresponder a un deber que tiene contrafdo con
los veterans de nuestra Guerra de Independencia,
se reunieran r6pidamente, en cuesti6n de unas


oras, y aceptando huestro disciplinazo, procedie-
ran a la aprobaci6n del Proyecto, para que pasara
::on today urgencia a la sanci6n del Ejecutivo Na-
cional.
ElSenado de la Repiblica ha cometido el error,
y mas que el error la ligereza de consignor en ese
Proyecto de Ley ese articulo 49, que nos tiene c.
codos con la espalda -digamoslo con entera
rranqueza- contra una pared terriblemente no ya
colorosa, sino vergonzosa; porque si acordamos
.iue se suprima el articulo 49, todos los veterans
jir6n: "Por culpa de la Camara de Representan-
,es no tenemos hoy nuestra Ley". Y estoy seguro
-y lo digo con absolute respeto para todos nues-
iros mambises y sus descendientes- que cuando
Jijeramos: "velando por el prestigio de la C6ma-
ta de Representantes y por el exacto cumplimiento
-e nuestro deber, rechazamos el articuio t y de-
olvemos et Proyecto de Ley al Senado de la Repu-
olico", los propios veterans con gran dolor nos
suplicarian, que hicieramos el sacrificio de nues-
tras convicciones morales, que entrafa dejar re-
dactado como est6 el citado articulo 49, y que en
oeneficio de ellos acept6ramos una responsabili-
dad que es a todas luces -como dijo el compa-
riero Saumell- si no indigna, impropia de la via
que se ha utilizado para acordar un cr6dito.que,
por otra parte, pudiera haber sido aprobado en un
Proyecto aparte, ajeno a este, que nos haga lucir
no s6lo ante los veterans a quienes tanto debe-
mos sino ante today la naci6n, como que queremos
un precio, que todos estamos en la mejor dispo-
sici6n de rechazar, para que en manera alguna ni
el pueblo ni nuestros veterans tan sufridos, pien-
sen 'que la C6mara de Representantes pudiera
estar exteriorizando este criteria de un modo in-
sincero.como otros lo han hecho antes, con entera
y absolute sinceridad, como yo lo hago ahora.
Me extrafa much que una gran parte de la
Mayoria gubernamental no nos acompane en esta
extraordinaria responsabilidad, por encontrarse
absente, porque debemos pedirle a la opinion pu-
bica que comprenda cu6n desdichada y desairada
es la situaci6n de un grupo de Representantes que
desean cumplir con los veterans, pero al mismo
tiempo est6n seguros que la representaci6n de los
veterans nos pide, nos exige casi carifiosamente,
aceptar, repito, el sacrificio de este vejamen, de
que aparezcamos responsables del dolo indigno,
insolente, de este articulo 49 que nunca debi6 ha-
ber sido escrito en este Proyecto de Ley, que debi6
ser considerado sagrado.
Sr. President (Rod6n Alvarez) : Tiene la pala-
bra el Sr. Primitivo Rodriguez.
Sr. Rodriguez (Primitivo): Sr. President y se-
nores Representantes...

Sra. Herndndez de la Barca (Alicia): (inte-
trumpiendo) Para una aclaraci6n, Sr. President,
a una alusi6n que hizo el Sr. Caifias Milanes al
Comit6 Parlamentario de nuestro Partido: que no
est6 aqui porque pidi6 receso para reunirse.
Sr. Cailias Milanes (Armando): iMis excuses!
Sr. Rodriguez (Primitivo): Sr. President y se-
fiores Representantes: La hipocresia es el manto


-- -- ,_~ ,


-1"1~1


i i "T I II ll[ r I II







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 47
--- ~ ~ ~ ~ i i a I -- ~ a l


con que cubren el embuste de sus conciencias 1os
oue viven perpetuamente en charcales de putre-
facci6n moral, y la verdad es el faro de luz que
alumbra la conciencia de los hombres de pulcritud
y de honestidad.
Por eso el que habla es partidario, decididamen-
te, de la verdad. No soy opuesto -y lo declare
paladinamente sin la m6s ligera reserva- a que
nos aumentemos los congresistas nuestros emolu-
mentos personales. Si cualquiera de mis compaFe-
ros tuviese esta iniciativa, tendria mi m6s fervo.
roso apoyo y mi m6s resuelto y decidido calor.
Pero, condeno el que se emplee un procedimiento
que a todas luces nos rebaja, coloc6ndonos ante
la consideraci6n public en una muy dificil si-
tuaci6n.
Sinceramente he de confesar que cuando el
lider del Partido Socialista Popular comenz6 a ha-
blar de este problema, me pareci6 que era la ex-
presi6n propia de quien queria -como se dice en
el argot cameral- darnos el show; pero a medido
que se han ido produciendo los criterios de los
distintos representatives de los Partidos Politicos
aqui representados, tengo tambien mis escrupulos
de conciencia.
,Qu6 hemos de hacer frente a la encrucijada en
que sd nos sitCa?
Censurable proceder de personas que debieran
haber medido m6s hondamente lo cfue iban a rea-
lizar. Si nosotros procedemos contrariamente a !o
aprobaci6n de la Ley que con tantisima raz6n es-
peron de nosotros los que al precio de sacrificio,
dolor y muerte nos legaron nuestra independen-
cia, estomos actuando de manera injusta y esta-
mos mereciendo la recriminaci6n de nuestra,pro-
pia conciencia que es el m6s severe juez que lie-
van dentro de si, los hombres honrados.
Si votamos favorablemente la Ley, estamos ex-
poni6ndonos a que en la opinion publica tome
cuerpo la expresi6n censurable de haber proyec-
tado sobre nosotros el hecho de que hemos subor--
dinado la aprobaci6n de esta Lev al beneficio pro-
pio, y merecemos censura como Representantes
del pueblo.
Pero a la vez me inquieta tambibn lo que pue-
dan pensar los respetables veterans de huestra
independencia, los hombres a los cuales deberos
el estar aqui nosotros como representatives de!
pueblo de Cuba, y a los cuales deben todos nues-
tros compatriotas poder moverse en un pais libre,
soberano e. independiente; deber6n pensar que
somos directamente responsables de que no se les
pague lo que se les debe tan justamente por el
Estado cubano, y mereceremos la vergUenza y la
censura porque al cabo de tantos aoos y cuando
tantos compatriotas se han hecho millonarios por
derroteros que no queremos clasificar y que fran-
camente no tienen la clasificaci6n que merecen,
deba todavia la Repjblica a los forjadores de
nuestra independencia y soberania de la patria,
la respectable cantidad de dinero que se les adeuda.
Frente a este hecho, digase con valentia, arros-
tramos las critics que se nos hagan, en areas de
hacer justicia a los que pelearon braviamente en


'os campos de Cuba, para romper al precio de su
Aida la extranjera dominaci6n.
Pasemos nosotros por las Horcas Caudinas, ex-
poni6ndonos a que se piense de nosotros lo que se
quiera, pero hagamos el firme prop6sito de dar
nuestro voto favorable a esta Ley, desechando
cualquier enmienda que pudiera entorpecer su
*probaci6n esta noche; porque nadie como nos-
otros sabe por propia experiencia que en caso de
oprobar cualquier enmienda, el Proyecto tendria
que retornar nuevamente al Senado de la Rep6-
blica y sabe Dios cu6ndo estarian en situaci6n
de cobrar lo que justamente debe pag6rseles a los
gloriosos veterans de la Independencia.
Yo ruego, yo encarezco, yo suplico a los com-
caneros que han expresado el criteria de que si
,Igun Comit6 Parlamentario planteaba enmiendas,
se verian dolorosamente constrehidos a tener que
votarla favorablemente; y que pasemos por el
trance dificil, tr6gico y amargo, en homenaje a
los veterans' de la Independencia, de votar con-
tra cualquier enmienda que se present al objetb
de que esta Ley pueda ser aprobada esta noche y
pase directamente al Ejecutivo de la naci6n; que
6ste la sancione y definitivamente cobren ellos lo
que justamente debe pag6rseles.
Es todo cuanto tenia que decir.

Sr. President (Rod6n Alvarez): Se pone a dis-
cusi6n.
Se conceden dos turnos en contra y dos a favor
del Dictamen.
(Silencio).

No habi6ndose pedido la palabra en contra, se
pone a votaci6n...

Sr. Illas (Arturo): (interrumpiendo) Para una
aclaraci6n en relaci6n con la votaci6n, pido la
palabra.
Sr. President (Rod6n Alvarez) : Tiene la pala-
bra el Sr. Illas, para una aclaraci6n.
Sr. Illas (Arturo) : Sr. President y sefores Re-
presentantes: Como se ha hablado de to poco
concurridos que se hallan los bancos de la Ma-
yoria, el Partido Republicano, que para su honrc
forma parte de esa Mayoria, quiere hacer constar
que con la sola excepci6n de dos de sus miembros,
se encuentra present para votar la Ley en favor
de los veterans.
Sr. President (Rod6n Alvarez) : La Presidencia
va a dar lecture al Art. 253 de la Constituci6n,
que dice: "El Estado no concertar6 empr6stitos
sino en virtud de una Ley aprobada par las dos
terceras parties del n6smero total de los miembros
de cada Cuerpo Colegislador, y en que se voten al
mismo tiempo los ingresos peripanentes necesarios
para el pago de intereses y amortizaci6n".
En su consecuencia, se necesita que esta Ley
tenga 95 votos favorables, para ser aprobada ...
Sr. Rodriguez (Primitivo) : (interrumpiendo)
Con la venia de la Presidencia. Yo no s6 si 6sto







48 DIARIO DE SES.IONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


ser6 a no; reglamentario; pero quiero manifestar
a la Presidencia, que nuestros compaieros del
Partido Revolucionario Cubano, se encuentran re-
unidos en el Comite Parlamentario de la Mayoria,
y aunque no s si es reglamentario 6sto, me per-
mitiria rogarle a la Presidencia que les enviara
aviso para que vengan a ocupar sus escanos, por-
que se va a someter a votaci6n la Ley de los Ve-
teranos.
Sr. President (Rod6n Alvarez) : La Presidencia
informa que ya ha mandado el aviso al Comit6
Aut6ntico.
Sra. Hern6ndez de la Barca (Alicia): Sr. Pre-
sidente: Yo quiero hacer una aclaraci6n. Yo aca-
bo de Ilegar precisamente del Comit6 Parlamen-
tario Aut6ntico, y alli estaban hablando sobre esta
cuesti6n del articulo IV de la Ley, y yo creo que
no han Ilegado al hemiciclo porque no han recibido
aviso alguno, por lo que ruego a la Presidencia,
made recado a los miembros del Comit6 Auten-
tico para que vengan.
Sr. President (Rod6n Alvarez): La Presidencia,
recogiendo el ruego de los senores Rodriguez y
Hern6ndez de la Barca, hace la indicaci6n de que
dos compaieros autenticos se dirijan al Comit6, a
fin de que venga a participar de la votaci6n del
Proyecto de Ley.
Sr. Fraile Goldar6s (Carlos): Pido la palabra.
Sr. President (Rod6n Alvarez): Tiene la pala-
bra el Sr. Carlos Fraile.
Sr. Fraile Goldar6s (Carlos): Simplemente pare
rogar a la Presidencia me informed si en relaci6n
con este Proyecto de Ley procedernte 'del Senado
se ha presentado alguna enmienda.
Sr. President (Rod6n Alvarez): La Presidenclo
informa que no hay ninguna enmienda sobre Ic
Mesa.
Se pone a votaci6n el Dictamen. Los que est6r
de acuerdo votar6n que si; los que est6n en con-
tra votar6n que no.
La aprobaci6n del Dictamen significa la apro-
baci6n de la totalidad del Proyecto de Ley, por-
aue no hay ninguna enmienda presentada.
Votaci6n nominal.
(El Oficial de Actas comienza la votaci6n).

jFalta algCn Sehor Representante par votar?
(Silencio).
Han votado 96 seFores Representantes, todos
que si.
Emitieron sus votos los Representantes seAores: Acosta,
Ad6n, Aguirre, Alonso Alvarez, Alvarado, Alvarez Recio,
Alvarez Rodriguez, Ara, Aragon6s, Armenteros, Bisb6, Bo-
horques, Busto, Caiias A., Camejo, Canut, CarboneCl, Cosas,
Collado, Cremate, Cruz Chiner, Curti, Diaz Ortega, Ducassi,
Escraante, Escobar, Esteva, Fern6ndez Martinez, Fern6ndez
Varela, Ferro, Figueras, Flaites, Franco, Galano, Galeote,
Gorcia de la Torre, Gregorip, Guas, Guerrero, Henriquez,


Hern6ndBe de la Barca, Illas, Izaguirre, Jacomino, Logo,
L6pez Deustua, L6pez Lourido, L6pez Lloriens, Luzardo, Marti,
Martinez Topia, Masferrer, Milan6s, Mora, Nibot, Nodal,
Nufiez, Oliva, Ordoqui, Ortego, Pardo Jimenez, Pay6n, Pe-
queino, P6rez Carril!o, P6rez Espin6s, Perez L6pez, Pertierra,
P-nntes, Regalado, Remed:os, Rio, Rivero Partag6s, Rivero
SctiBn, Robau, Rodriguez Alonso, Rodriguez Cartas, Rodri-
guez Rodriguez, Rajas, Rosales, Saumell, Serao J. M., Sera
S. R., Serrano, Soldevilla, Su6rez Rivas, Tapio, Tejeda, Tra-
sancos, Urquiaga, Valdes L6pez, Vega, ViLla, Villalobos,
Fraile, Pino Perez y Rod6n.
Sr. President (Rod6n Alvarez): Queda apro-
bado el Dictamen y el Proyecto de Ley.
Poder Ejecutivo?
(Senaoes afirmativas).
Acordado.
(Aplausos en las tribunas del, piblico).
Tiene la palabra, para explicar su voto el Re-
presentante, Sr. Guillermo Ara.
Sr. Ara (Guillermo): Sr. President y senores
Representantes: Solicite turno para explicar mi
voto, porque he votado que si a este Proyecto de
Ley, cuando en realidad, debia haber votado que
no; primeramente, porque en dicho Proyecto de
Ley, a este humilde Representante, se le quita una
iniciativa que hubo de presenter a la C6mara de
Representantes, y que fu6 enviada a Comisiones
para venir luego a la Orden del Dia, y por medio
de una enmienda del Senado de la Rep6blica, se
le quit a este Representante la oportunidad que
trataba de brindarle a las hijas de veterans, para
establecer la equiparaci6n injusta que existia con
respect a la Ley del aio 23, que establece que
las hijas de veterans tienen derecho, cualquiera
que fuera su estado hasta el ano 23 -despu6s
del ano 23 no tienen derecho de ninguna clase-
y con esta enmienda introducida por el Senado,
se le quita a este Representante esta iniciativa,
pero lo doy por bueno, porque la idea de este Re-
presentante no era que su iniciativa fuera apro-
bada, sino equiparar a esas mujeres hijas de ve-
teranos y que se les diera a ellas lo que se les
habia quitado par la Ley del aio 23.
Tambibnr'soy contrario a la percha que aparece
en el articulo 49 de este Proyecto de Ley, que creo
no era el lugar oportuno para colocar un aumen-
to a los emolumentos de los senores Representan-
tes y de los sehores Senadores. Desde luego, este
Representante que habla sabe que esto no es obra
de los senores Representantes, sino que es obra,
onica y exclusivamente del Senado de la Repi-
blica.
Anteriormente en otro Proyecto de Ley, vino
otra perch parecida, pero solamente comprendia
al Senado de la Repiblica, y esta C6mara no le
imparti6 su aprobaci6n, y ahora, el Senado lo ha
devuelto incluyendo a los senores Representantes.
No obstante, aqui se ha visto que los Representan-








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 49


tes han estado opuestos a impartirle su aprobaci6n
a este articulo 49, pero par las circunstancias es-
peciales que atravesaba este Proyecto de Ley, si
los seiores Representantes no aceptaban este ar-
ticulo 49, que era de irnperiosa necesidad acep-
tarlo, no por aceptarlo, sino por darle a los sefPo-
res veterans el derecho de cobrar los atrasos que
se les adeudaban.
Tambien el Representante que habla est6 in-
conforme con el articulo 69 que modifica el ar-
ticulo 39 del Proyecto de Ley que establece que
aqui no s6lo tendrian derecho a percibir el pago
de sus atrasos como establece la Ley de pensions
y jubilaciones, sino que 6sto lo manda al Capitulo
IV, Libro III, del C6digo Civil.
El Representante que habla quiere hacer cons-
tar que hay un punto que si lo pone en duda: Es
que se trata de distinguir entire los hijos que tie-
nen derecho de recibir el pago de esos atrasos, y
los hijos que no tienen derecho.
Pero, sin embargo, se puede dar el caso y se va
a dar frecuentemente, que personas completamen-
te desligadas de los veterans, que no tienen con-
tacto de ninguria clse, que inclusive hayan na-
cido en el extranjero, que radican en el extranjero
y que no conozcan nuestra patria, tienen derecho,
ahora, a reclamar que se les pague esos atrasos
Y nos vamos a encontrar el caso de personas he-
rederas, que tienen incluso capital, que van a
poder reclamar el pago de esos atrasos.
Estas son las razones fundamentals que tien,
este Representante para impugnar este .Pryecto
de Ley, y sin embargo, le ha impartido su aproba-
ci6n, hacienda honor a los veterans de nuestro
Independencia para que les paguen los atrasos.
Sr. President (Rod6n Alvarez): Tiene la pala-
bra el Sr. Luis Collado.
Sr. Collado (Luis) : Sr. President y seRores Re-
presentantes: He de ser muy breve en mi expli
caci6n de voto, pero quiero que la C6mara conoz-
ca las razones por qu6 he votado la Ley de los Ve-
teranos cuando mantuve un criteria opuesto en la
Comisi6n Especial de la cual formaba parte.
Los veterans que est6n aqui presents, y los
que est6n ausentes saben perfectamente que siem-
pre he estado a su servicio, porque estimo que si
estamos aqui se lo debemos a ellos. Sabe el Presi-
dente del Consejo de Veteranos que siendo Subse-
cretario de Defensa, tuvieron en mi siempre los
brazos abiertos para cuanto han querido realizar.
Pero es que realmente la Ley del pago de los atra-
sos la estimo no s61o just, sino indispensable, y
aue debi6 de pagarse desde hace much tiempo.
Comprendo lo que me dijeron mis amigos, los co-
roneles Collazo, Estrada, Figueroa y otros, que se
est6n muriendo dia a dia y que no van a alcanzar
el pago de esos atrasos.
Esas razones y los merecimientos Ilevaron a
este Representante a cambiar de criteria.


Realmente va siendo mortificante para la Ca-
mara de Representantes la forma en que se va
produciendo el Senado en distintos actos de esta
naturaleza. Cuando la Ley Org6nica de los Pre-
supuestos, pedida por el Presidente de la Repi-
blica, le pusieron un articulo 50 err estas mismas
condiciones. Form6 parte de esa Comisi6n v me
opuse a que se tratara siquiera ese articulo 59. Asi
se rechaz6 el aumento para distintas necesidades
del Congreso. Ahora, en estos moments, que es
sagrado para la Republica y para el Congreso, por-
que no va a premier sino a darle a los mambises
que nos dieron esta patria, lo que les pertenece,
viene el articulo 49, pero en distintas circunstan-
cias, porque ahora favorece a la C6mara. En la
misma forma en que me opuse antes, me hubiera
opuesto ahora, pero comprendo, como me lo hi-
cieron comprender los compaheros Collazo, Estra-
da y otros amigos mambises, que si esta Lev r
se aprobaba esta noche y pasaba al Senado, no
iba a ser en la oportunidad de la nueva Leaisla-
tura siquiera, a pesar del Mensaje del Presidente
de la Republica.
Quiero, sin embargo, Ilamar la atenci6n de los
que est6n aqui presents, que vigilen su Ley de
Pensi6n, porque van a aumentar todos los dias
esas pensions, porque es una burla --por qu6 no
decirlo?- como se ven muchahas de 18 a 20 aoos
viudas de veterans de 80 anos que en ningQn
moment han contraido matrimonio, sino que en
mortis causa se da fe de que se ha contraido ma-
trimonio para poder heredar y para heredar los
privilegios que le ha concedido la Republica.
Yo felicito a la C6mara y me felicito yo de poder
contribuir a que esa Ley phase al Ejecutivo.
Sr. President (Rod6n Alvarez) : Tiene la pala-
bra, para explicar su voto, el Representante Sr.
Ducassi.
Sr. Ducassi Mendieta (Francisco): He votado
que si, unica y exclusivamente en honor y respeto
a los veterans, aun cuando estoy inconforme con
clgunos de los articulos que contiene la Ley que
acabamos de aprobar.
Sr. President (Rod6n Alvarez) : Tiene la pala-
bra, para explicar su voto, el Sr. Escalante.
Sr. Escalante (Anibal) : Lo hare por escrito.
Sr. President (Rod6n Alvarez): Tiene la pala-
bra, para explicar su voto, el Sr. Henriquez.
Sr. Henriquez (Enrique C.) : Lo har6 por escrito.
(Explicaci6n for escrito, del voto favorable a la Ley de
Pago a los Veteranos de la Independencia, tal como viene
dei Senado):
"Hay motives fundados para career que !a Ley aludida su-
friria una derrora considerable, o quiz6 indefinida, si fuera
devuelta con enmiendas el Senado, y el Repr.esentante que
suscribe no quiere contribuir con su voto en el sentido de
una demora. Sin embargo, hace constar su disgust por cl
prncipio contenido en el Art. 4 del texto actual.








50 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


Es una 16stima que hoyamos de pagar la satisfacci6n de
pagar a los Veteranos lo que el pais les debe con el consen-
timiento de un oumento para los gastos del Congreso, con-
sentimiento que pudiera ser interpretado como un gesto de
egoismo que no debi6 encontrar lugar en el texto de una
iniciativa respectable entire todos, como la de pagar a los yete-
ranos lo que legitimamente pueden esperar de esta gene-
raci6n".

Sr. President (Rod6n Alvarez) : Tiene la pala-
bra, para explicar su voto, la Sra. Alicia Hern6n-
dez de la Barca.


(Lcr Sra. Hern6ndez de la Barca no se encuentra en el
sal6n).

Tiene la palabra, para explicar su voto, el Re-
presentante Sr. Tejeda Seti6n.

Sr. Tejeda Seti6n (Teodoro) : Renuncio, Sr. Pre-
sidente.

Sr. President (Rod6n Alvarez) : Agotada la
Orden del Dia, se levanta la sesi6n.
(Eran las 12 y 1 p.m.).


' i(




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs