Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/01602
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID01602
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text

REPUBLICAN DE CUBA


CAMERA


DE


DE LA
DE REPRESENTANTES


DECIMO


OCTAVO PERIOD C
PRIMERA LEGISLATURE


ONGRESIONAL


VOL. LXX LA HABANA NUM. 7
Sesi6n Solemne de la Camara de Representantes, celebrada
el dia 7 de Diciembre de 1940 en honor del Lugarteniente
Mayor General Antonio Maceo y Grajales y demas
martires de la Independencia.
President: Sr. Rafael Santos Jimenez


A la derecha Sres.


A la izquierda Sres.


Gustavo Cuervo Rubio,
Vice-Presidente de la Repiblica
Gustavo Gutierrez Sanchez
y Francisco Batista Zaldfvar.
Antonio Beruff Mendieta,
I Presidente del Senado
SFrancisco Ichaso Macfas
y Diego V. Tejera Rescalvo


SUMARIO
A las 9 y 35 p. m., la Presidencia abre la sesi6n y pronuncia breves palabras, plg. 128.-Discurso del
senior Presidente Gustavo Guti6rrez Sinchez, p g. 128.-La Presidencia da por terminada la se-
si6n a las 11 y 35 p. m.


Dl


SESIONES


Q-1








128 DIARIO DD SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


,SR. PRESIDENT (SANTOS JIMENEZ) : Se abre la
sesi6n.
(Eran las 9 y 35 p. m.).
Sefiores Representantes:
Esta Camara Legislativa, en sesi6n memorable ce-
lebrada el dia 3 de Diciembre de 1909, a propuesta
de los Represenlantes seilores Antonio Pardo 'S6ud-
rez, Orestes Ferrara y Carlos Mendieta, adopt el
acuerdo de celebrar anualmente, en la noche del 7
de dielembre, una sesi6n extraordinaria y solemne,
en hcmenaje a la memorial del glorioso paladin dt
nuestras guerras libertarias, el Mayor General An-
tonio Maceo, y en homenaje tambi6n a la memorial
de todos los miirtires que ofrendaron sus vidas por
]a conquista de nuestra libertad y nuestra indepen-
deneia.
Se celebra esta noche esta se-,i6n solemne, cum-
pli6ndose este acuerdo y satisfaciandose, en esta for-
ma, el impulse natural -de nuestros corazones; pero
ha querido nuestro Presidente, el Dr. Gustavo Gu-
ti6rrez, espiritu progresista, abierto a todas las opor-
tunas innovaeiones, que esta sesi6n solemne revista
caracteres especiales, sefialando una nueva pauta a
seguir en esta hora de conturbaci6n infinite para la
ihumanidad, en esta hora en que precisa mis que
nunca la uni6n estrecha entire los miembros inte-
grantes de la gran familiar cubana.
Desde su inicio, nueatro Presidente quiso que se aso-
ciae a e,ste acto la representaci6n de todos los Parti-
dos Politicos, in distinciones de clase alguna, aqui
representados, aproveehando la feliz coyuntura de
que en esta 'Camara esthn representadas todas las
militancias y todas las ideologias de nuestra socie-
dad pclitica.
Quiso tambien, nuestro Presidente, que se die-
ra ingreso en la Comisi6n Organizadora a los repre-
sentantes de distintas Asociaciones que realizan una
labor fecunda en el seno de nuestra sociedad. 'Por
eso ingresaron en el seno de esa Comisi6n Organi-
zadora: el Presidente de la Uni6n Fraternal, el iPre-
sidente del Club Atenas, el Presidente de la Uni6u
Miaceista, el Presidente del Centro -Maeeo, el Presi-
dente de la Ascciaci6n Nacional contra la discrimi-
naci6n racist, el Presidente de la Federaei6n Pro-
vincial de Sociedades Negras de la Habana; esto es:
todas las Asociaciones que acostumbran a conmemo-
rar esta efemdrides, que vienen gentilmente aqul,
suspendiendo sus sesicnes respeetivas, para dar ma-
yor esplendor 3 mAs realce al acto que aqui esta-
mos celebrando.
Igualmente, por iniciativa del Presidente de este
organismo, se ha dado entrada, como. una innova-
ei6n, en nuestro Hemicielo de la 'Camara, a las es-
posas y a los familiares femeninos de los Senadores
y de los Representantes, como un tribute que se
rinde a la mujer cubana, realzada en toda la ple-
nitud de sus dereehos civiles y politicos, que viene
a poner, en este acto solemne, una nota :zuprema de
sencillez, de bondad, de gracia, de sentimentalismo.
Puede afirmarse que, en definitive, todo el pueblo
de Cuba se asocia a este acto. El pueblo de la Ha-
bana esta present en este Hemicielo, esti present


en las tribunas pdblicas, esti present en Ics jar-
dines del Capitolio, esti present en cada hogar que
sigue la palabra del orador con uncidn religiosa;
el pueblo de Provincias tambien participa de este
acto; porque por medio de la transmisi6n radiote-
lef6nica se lleva este moment. solemne, con todas
sus palpitaciones, a las plazas pilblicas de todos los
Mluniciplos y a totdos los modestos hogares de nues-
tros propios conciudadanos. Por ello, puede afir-
marse, con raz6n, que 6sta es no s6lo la sesi6n de los
Representantes del pueblo de Cuba, sino la sesi6n
solemne del pueblo mismo, que de manera direct
viene a este acto, asociindoe en sus diversas mani-
festaciones, a ofrendar sin intervenciones, sin dele-
gaci6n de pcderes de case alguna, el testimonio de
su devoci6n y de sn recuerdo a todcs los mrrtires
y a todos los heroes de nuestra gesta libertaria, a
todos los que murieron en la opoca pasada por la
conquista de esta nacionalidad nuestra, que vienen
en esa forma a contribuir tambien con el recuerdo
del pasado,, a avivar la fe en nuestro porvenir, con-
tribuyendo en la propia forma, a que haya una com-
penetraci6n mils absolute entire todos los eubancs de
buena voluntad, y que se produzea tambi6n una mis
fecunda y efectiva solidaridad en la familiar cubana.
La Comisi6n Organizadora, conoeiendo las altas
dotes morales e intelectuales del doctor Gustavo Gu-
tierrez, Presidente de la 'Cmara de Representantes,
ha querido que sea 61 mismo el orador encargado de
ofrecer a nuestro pueblo el sentimiento colectivo de
todos los Representantes tde la Naci6n, en esta no-
che augusta de recordaciones infinitas.
Pero same permitido, para terminar, ante este
espeetaculo maravilloso qu.e estamos contemplando,
ante la presenicia de todos los elements sanos de
nuestra sociedad, desde el Honorable sefior Presiden-
te e la Repdblica, hasta el mas humilde eiudadano,
que afirme, de manera absolute, que podrin, si,
caer nuestros Mhrc.es y nuestros mirtires, y podra la
madre tierra cubrirnos amorosamente con su manto;
pero su espiritu impalpable, flotando en la atm6s-
fera misma, expandi6ndose, por uno y otro pueblo de
la Repfiblica, penetrando en la propia conciencia
national, vibrando, pudiera deeirse, en cada una
de las notas del himno de la patria, se sobrepone al
tiempo, se sobrepone a la distancia, se sobrepone al
particular interns y a los intereses partidaristas, y
a la hora de las grandes crisis que afeetan a la hu-
manidad misma, y que afectan tambi6n a los pro-
pios intereses vitales de nuestra sociedad political,
parece como si ese espiritu sclemne de nuestros h6-
roes y de nuestros mdrtires, penetrara en nuestros
propios corazones y nos sefialara el recto camino que
debemos seguir, que no puede ser otro que el cami-
no de la concordia y de la uni6n, de la tclerancia
5y del respeto, el camino del derecho, de la justicia
y de la democracia, el camino que, en definitive, ha-
brA de producer la mayor efectividad de todas las
fuerzas vivas de la nacionalidad cubana.
(Aplausos).
El doctor Gustavo Guti6rrez, Presidente de la CA-
mara de Representantes, tiene la palabra.
'SR. GUTII~RREZ (GUSTAVO) : Sefiores Represen-
tantes:








1)IAlIU DE, SES1ONES DE LA CAMARA DE REPRJESENTANTES 12,


lNo verumos esta nccne a musitar con suspiros en-
tre urtau.ua ei palicgiiLco Lneurougico, n1i a ut ar es-
Cajpar ei lalme.i-, UoriLe suure ei rcoLuerauo de ius dcs-
apa ieeluuO, ni a camar con voz aLiguLiaaua ei lu-
Ieure repojjuilO 'e las amllas que se luerun, 111 a re-
lcemorar tuon la quejuiliure ce los ~paeols ceOiles
la etbemerlaes vailnle, 1ni a goipear score el yuuque
CLe ueslras lilaqLuelas al contratce imneriorizaune que
iOs cuepriune. iNo ven1inos a eso. -1i conglomerauo
social ciqe posee la gloriosa nistoria que tiene ei pue-
bio ceuLanu, la conlUninua que taunaa veces se na i3-
vantacuo para ateienuer sus uereenos y co nquistar 1o
que le correspuncue, la masa anonima que na regadu
con tanLa generosiuad el arbol de la noertad, y na
uauo lanas prueuas ae aunegaelon y ae vaior, viene
hoy a conniiemurar en esLe acto, no la caica de io,
que moruieron el poivo de la aerroca ni el recuerdu
piauoso ae los que orren.aaron sus vicas por la pa-
tria, sino a recoruar, como ae fiesta, con namnos y
con cantic s, sin liantos ni gemidos, como queria Pia-
ton que se niciera con los runerales de los proceres
en la Itepunilea ideal, la ascension de nuestros mar-
tires a la inm ortaliacta, a tin ae transtasionar en nues-
tra sangre la energia inctomaDie de su character, su
lejana vision de estacistas, la pristine pureza de 6us
inteuciones, porque a eios, como a lloses numanos,
tenemo.s que acucur en ecte mUndoi maitreello por los
odios y las pasiones que el gran Dios parece liaber
olvidado o dejacto a la merced del diaolo.
De los buenos venimos, pero de los malos tambi6n,
Cuba Ha liegado vieja a la mayoria de cdad y es
necesario lhaerla oven. Desae ahora y a media
que pase el tempo, la Repuolica no es el truto
de la aiqulmia alpiomatica ni de un moment ge-
neroso ce un vecno fuerte. Sino el truto retra-
sado y agrio de un cultivo varias veces secular
en que se nan mezelado los mias disimies fermen-
tos y las mas raras inluencias. Ningun pueblo na
tenido un pasado mas duro, ni un present mas di-
ficil, ni un porvenir mas complicado. Y sin em-
bargo, atenaceado o adormecido, perseguido o aquie-
tado, luchando de pie o abrumado por el in~ortu-
nio, ha dado a lo largo de casi dos centuries tal co-
secha de rebeldes, de conspiradores, de combatientes
y de pensadores, que pocos pueblos pueden igua-
lrsele. I-ero Iqu6 caro ha sido el precio que ha
pagado! iCon la sangre vertida por nuestros bra-
vos podrian tefiirse nuestros rios, con las lIgrimas
de nuestras mujeres podrian regarse las tierras se-
canas, con las osamentas de nuestros muertos por la
libertad podrian levantarse, ecmo en los caminos de
las invasions thrtaras, piramides que conmeroraran
la tenacidad de los luchadores y la crueldad de los
opresores. jY todavia hay quien cree que somos li-
bres por unas cuantas bellas palabras incriptas en
u~ marmol frio!
iLa gesta por la ]ibertad empez6 en Cuba con la
colonizaci6n y apenas si ha terminado. La lucha
empez6 -como observa Marti- desde la soldades-
ca sobrante de las guerras contra el moro, criada con
el vino crudo y el odio a los herejes, se ech6 de co-
raza y arcabuz sobre los indics desnudos. Los ca-
balleros aruinados, la hueste sin guerras, los segun-
dones sin fortune, los rfstieos sibitamente ennoble-
cidos, los licenciados y los cl6rigos hambrones, today


una ralea de chupatintas y picapleitos acostumbra-
dcli a robar la hacienda puouca, cayy sore la po-
olacion native y sore los eseasos "prop os" de los
nacientes maunciplos cubanos. Y en la isla "mas
iermosa que ojos humans vieron" se repitio la
Iragedia de Borinquen, que despu6s habria de ree-
citar today "nuestra America".
"De cantos -escribe el Maestro- tenia sus ca-
minos el indio libre, y despu6s del espaflol no ha-
uia mis caminos que el que abria la vaca husmeando
el past, o el indio que iba llorando en su Lreno la
angustia de que se hubiesen vuelto hombres los lo-
bos. Lo que come el encomendero, el indio lo tra-
baja: como flores que se quedan sin aroma, caen
muertos los indios: con los indios que mueren se
ciegan las minas. De los recortes de las casullas
se hace rico un sacriti.n. De paseo van los sefio-
res; o a quemar en el brasero el estandarse del rey;
o a cercenarse las cabezas por peleas de virreyes y
oidores, o celos de capitanes; y al pie del estribo
lleva el amo dos indios de pajes, y dos mozos de
espuela. De Espalia nombran el virrey, el regente,
el cabildo. Los cabildos que hacian, los firmaban
con el hierro con que herraban las vacas. El alcal-
de manda que no entire el gobernador en la villa,
por los males que tiene heehos a la repiublica, y que
los regidores se persignen al entrar en el cabildo y
que al indio que eche el caballo a galopar, se le
den veinticineo azotes. Los hijos que nacen, apren-
den a leer en carteles de toros y en decimas de sal-
teadores... lEl glorioso ericllo eae bafiado en san.
gre, cada vez que busea remedio a su vergiienza,
sin mnai guia ni modelo que su honor!"
,i Qu grande! iqu amplia!, i'qu6 nutrida!, la lis-
ts de los mkrtires de nuestra libertad y =de los for-
jadores del pensamiento ciudadano. Cuando se cons-
truia este gran palacio, cuya riqueza artistic no
esta de acuerdo con nuestra pobreza material, pero
que ha querido simbolizar la fe en la permanencia
republican, quisimos que no fuera un frontispicio
de ricos mirmoles y magnificentes broncos el que
rematara este hemiciclo, sino un gran fresco que inter-
pretase la odisea de nuestros pensadores, de nuestros
mIrtires y de nuestros heroes. Pero mientras algunos
inferiorizantes, como siempre, no creian que existiese
un pineel cubano capaz de realizar la grandiosa obra,
otro cauteloso y prudence, exclan65 con voz queda: "No
cabe, no, cabe en ese marco enorme, la lista de
nuestros martires y de nuestros heroes, porque el
desfile es infinite. i Son innumerable los martires
anonimos de la independeneia! iSon incontables los
que han legado sus nombres a la posteridad!"
Pero lo que no ha realizado la paleta, debe in-
terpretarlo la palabra. El primero que divisaria-
mos si algfin invent maravilloso nos permitiera re-
iniciar la mareha del tiempo, seria el bravo Atahuey,
e] cacique dominicano que espantado por la rapa-
cidad de los conquietadores vino a avisar a los pa-
cificos tainos y a morir junto con ellos.
Veriamois .despues, desmintiendo la falsa teoria
de la sumisi6n del indio cubano al conquistador es-
paliol, al ind6mito GOuamayri, manteniendose en gue-
rra abierta durante diez afios contra los capitanes
del mis poderoso monarca de la tierra, acompailado








130 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES

siempre por su ,iiel Guarionex, la amante que no Era verdad. La muerte no atemorizaba a los
le perdio un dia ni una noolie en los patenques amantes de la libertad. Al afio siguiente se descu-
ruaus de la seriania eriolla. uri6 otra conspiraci6n en Pinar del Rio, y tres afios
mi. s tarde, en 1855, la figure venerable y distin-
Desaparecidos los indios, porque no quisieron vi- guida del catalun Don Ram6n Pint6 pasa camino de
vir en la eselavitud, la colonia espafiola ce Cuba vi- la labana, para subir al cadalso, mientras Francis-
vi6 entire asaltos de pirates y cioques entire la pe- co Strampes era ejecutado e.n Baracoa por haber que-
queia poblac6n nativa y los soluaados de las Ilo- rido la inclependencia de esta tierra.
tas, hasta que los abusos del monopolio del tabaco
prenclieron por vez primer la elispa de una ver- El movimiento reformista de 1866 fu4 el ultimo
dadera sublevaci6n de los criollcs en defense de sus par6ntesis de paz de los eubanos en sus difereneias
ttereehos. Alla a lo lejos se pueden ver los docee political con la metr6poli. Deeoidos y burla'dos los
vegueros de Bejucal y 6antiago de las Vegas que criollos, Francisco Vicente Aguilera, Carlos Manuel
en lz23 fueron colgados de los drboles que oordea- de Cespedes, y otros patriots diercn el grito de
ban la Caizada de Jesus del Monte. Sus cadaveres "Independencia o Muerte" el 10 de octubre de 1868,
fueron a uniire a la pirimide de huesos anonimcs expresando en el elebre Manifiesto de Manzanillo
que ya formaban los indios desaparecidos y los que Cuba 'e deelaraba independiente y soberana por-
negros esclavos inmolados en la barbara explotaei6u que eea era su volantad y asi cuadraba a sus mejo-
del hombre por el honibre, que imprime este sell res destinos. Eie dia, y no otro, surgi6 la Repd-
caracteristico a los primercs levantanmentos cuba- blica de Cuba. Alli naci6 al concerto de los pue-
nos: la sangre derramada en Cuba en los tres pri- olcs libres, aunque viniera a constituirse en Estado
meros sigios de su colonizaci6n lo fnu por motives el 20 de mayo de 1902. El process revolucionario
sociales, no por razones politieas. cubano tiene, por eso, que considerarse como una
En a de la d a rs a Js ola etapa que comienza con la Guerra de los Diez
En la bruina de la distancia recordarncs a Jose
e ios, se paraliza por el Pacto del Zanj6n, vibra en
Antonio Aponte y sus ocho compaieros, ejecutados li prctesta de Baragua, se reinicia infructuosamente
por querer ser libres en 1812, mientras Bolivar ini- nla p Gersa ('de Bara sy r fini estalia de mooe
ciaba la emancipaen suramericana. i i-.. en 1895, para terminar con el doniinio espa-
Los admiradores cubanos del Libertador, tratan ol en Am6rica y devolver a Espafia en las naves que
de haeer surgir la Repulica .de Cubanauan en 1823, llevaron a los soldados derrotados, el pend6n de
que la Sociedad Secreta de los Soles y Raycs de 'Castilla que cuatro siglos antes habia traido Col6n
bolivar intent establecer, pero los' eifuerzos de los a Cuba.


patriots son initiles. .
En Puerto Principe ee levanta el patibulo para
Francisco de Agiiero y Andr&s A1. Sinehez en 1826.
El Aguila Negra no llega a tender sus alas para
traer desde MV6xico los auxilios a los cubanos que
anhelaban la independencia. DespuBs de los dos
cortos periods constitueionales que vivi6 la isla, ei
bArbaro decreto de las facultades omnimodas y las
llamadas Comisiones Militares llenaron las prisione.s
de ciudadanos y de esclavos, porque 6stos, como es
natural, sentian con mis intensidad la necesidad de
ser liures que sus hermanos blancos. La subleva-
ci6n de los esclavos en 1,844, que cost la vida al
poeta Pldeido y per poco a Don Jos6 de la Luz Ca-
ballero, extermin6 a mis de 1,500 eubanos en la
lamada "Causa de la Escalera". La represi6n san-
grienta y barbara de los Capitanes Generales espa-
fioles, hizo que los cubanos volviesen entonces la vis-
ta hacia los Estados Unidos. La "Conspiraci6n de
la Mina de la Rosa Cubana" di6 a conocer al Ge-
neral Narciso L6pez, pero fracas6 en 1850. Al ailo
siguiente Joaquin de Agiiero e Isidoro Armente-
ros perdieron la vida intentando sublevar a Cama.
giiey y a Trinidad. Pero el mismo dia en que Agiie-
ro era fusilado en Camagiiey, Narcie'o L6pez desenm-
bareaba en Playitas, para lograr tan s61o caer pri-
sionero, despues de duro pelear contra un ejereite
de mas de 14,000 hombres. En lu.gar de rendirsele
el homenaje debido a su bravura, fu6 ejecutado enr
1851 como un delincuente vulgar, en garrote vil,
en la explanada de ]a Punta, en La Habana. Des-
preeiativo de todo lo que oeurria a su alrededor.
exclam6 antes de morir esta frase prof6tica: "'Mi
muerte no cambiar6 los destinos de Cuba".


(Grandes aplausos,).
La luclha final de Ics cubanos por la independen-
cia dur6 30 aiios. En ese largo 1~ 'i-,.1!.. de com-
bates y de treguas, de reforms y de abuses, de
avances y de retrocesos, la mirada at6nita contempla
como pelean con bravura y con denuedo los ej&reitos
mambises, que nunca llegaron a 30,000 hombres,
contra los formidables ejircitos espanioles, fuertes de
mis de :i2'i',ii.) veterans bien equipados, aguerri-
dos en mil batallas en Europa y en A.inrica.
Como los titanes de la leyenda, cada vez que los
mambises rodaron por tierra, recobraron nuevas
fuerzas, y del seno de la madre naturaleza brotarou
ios retoilos quc sustituyeron las bajas. Pero iqu6
montafia de muertos! La poblaci6n total de Cuba
decreci6 durante el i1ltimo period en mis de 200,000
Labitantes, inico caso de disminuci6n en los cua-
tro siglos de existencia cubana civilizada. & C6mo
citar nombres, sin incurrir en omisiones dolorosas e
injustas en esta competencia de abnegaci6n, de bra-
vura y de patriotism ? Cualquier lista seria omisa.
El mds modesto intent de recorder individualmen-
te el martirologio cubano de civiles y guerreros no
podria ser nunca coronado por la exactitud. Rela-
tar los heehos extraordinarios y recoger las vibra-
ciones del pensamiento de los que ofrendaron sus
vidas por la independencia de nuestra patria en el
eampo de batalla, en el patibulo, ante el piquete de
fusileroe, en las mazmorras de las prisiones espafio-
las, en las miserias del hogar o de la hacienda des-
truicdos en nuestra tierra, o en las amarguras del
exilio o de la emigraei6n, seria empefio tan vano como
tratar de recoger las aguas del Cauto en un vaso de








DIARIO Dr SESIONES DE LA CAMERA. DE REPIVESENTANTES 131


plata, que no por cuidadosanmente cincelado por la
admiraci6n sincera y el noble prop6sito de hacer
justicia podria lograr que la magnificencia del eon-
tinente abarease toda la inmeneidad del contenido.
No nos gula, ademias, el prop6sito de establecer
comparaciones ni de sefialar diferencias de alturas
en la extenra cordillera del patriotism cubano. Pe-
ro, 6bastaria recorder al agradecimiento national la
figura romantica de I-onorato del Castillo, el con-
vencional de GuAimaro que renunci6 su acta de
Representante para ponerse al frente de los mam-
bises de Sancti-Spiritus y dejar que las aguas de
un arroyo lavaran su, cadaver atravesado por las ba-
las enemigas; a Fernando Fi '-i-.-i, el autcr del
H-imno Nacional, hecho prisionero y ci.,,ni .1.. sien-
do Sub-Secretario de la Guerra del Gobierno revo-
lucionario; a Domingo Goicuria, el rebelde que de-
die6 toda su vida a luchar por la independencia, ex-
clamando al morir en el garrote, que "moria un
hombre, pero naiea un pueblo"; a 3lEguel Jer6-
nimo Guti&rrez, el inteleetual de m6dula que presi-
di6 la Convenci6n Constitunente y la Asamblea de
,Representantes, y despuns muri6 desangrado sobre
]a cabalgadura que llevaba su cuerpo inanimado; a
'Carlos Manuel de Ccspedes, el Primer Presidente de
la Repfiblica en armas, derribado en San Lorenzo
per las balas enemigas despues de haber apurado
hasta las heees el ciliz de la amargura; a Francisco
Vicente Aguilera, el patricio inmaculado que inici6
]a gesta del 68; a Vicente Garcia, h&roe tunero, tan.
patriota como midisciplinado, que fui, Presidente doe
la Repuiblica en armas, Jefe del Ejercito, se quedi
peleando solo cuando todo habia terminado de.puIs
del Zanj6n, y fun a morir a Caracas para no ha-
cerlo bajo el pabell6n espafiol; a "Guillerm6n" Mon-
cada, el de las cargas centelleautes, hiroe de la gue-
rra del 68, a quien la tuberculosis contraida en los
presidioss erpafioles le hizo doblar la cabeza apena:s
comenzaba la :guerra del 95 en los campcs de Cuba
Libre; a o-.. i i Scneh'iez, el caballero sin taeha,
'que toma part o dirige muches de los mais duros
combats de la Revcoluci6n y tiene tiemp.o para es-
cribir nna coleecion de ensayos bogriaficos dedica-
dos a Los Hiroes 1huimtldes antes de que el plomin
enemigo lo derribe en Pozo Azul; a Calixto Garcia
lfiiguez, a quien n eduneaeiin muelle y regalada nc
impidi qune se volviera viejo peleand.o sin cesar
por la independencia patria y la muerte respect .
aln cuando 61 mismo la llamnara para no caer pri-
s!onero de loz0 espaiioles; al heroe casi mitolOgico
que se llam6 Ignacio Agramonte, que cay6 como un
centauro herido en la carrera en el oombate de Ji-
maguayd; a Rafael Morales (Moralitos), el dem6-
crata indestructible que desde las aulas universita-
rias ha-ta la Convenci6n de GuGimaro y la Asam-
blea de Representantes tron6 con el powder de su
I .11, .-i migica contra todo lo que podia rignificar
un pelitro para las ideas liberals hasta que muri'
consumido por la fiebre despu6s que una bala ene-
nim a le atraveso la cara y ]e arrange ]a lengua han-
cinndolo enm.idocer para siempre; a Juan Bruno
Zayas y Adolfo del Castillo, arrebatados por los
dioses a las huestes mambisas empefiados en Ilevarse'
a los guerreros j6venes, que saltaban -como dijera
Marti- "del aliar de sus bodas o del festin de ai
fortune a] caballo de pelearm"


(Grandes aplausos)
qSeria suficiente depositar nuestra lmpara vc-
tiva ante el recuerdo de aquel jefe extraordinario,
respetado por la parca, cuyo genio military asombr6
al mundo, el Gen.t.i;; -n., Maximo G6mez, pero que
mis admiracidn produce por haber organizado un
ejdrcito invencible y tenaz con la muchachada ani-
mcea, pero inexperta, y los veterans incansables,
pero rebeldes, que inflamados por el ideal reitera-
damente predicado con la palabra y el ejemplo por
!a teoria interminable de los precursores y de los
protomirtires, que el genio politico y el fervor pa-
tri6tieo del inmenso Jos6 Marti, "alma-parens" de
Ii: Revoluti6n del 95, habian logrado hacer fra-
guar en el crisol del patriotisno en que se fundic-
ron las difereneias regionales, las rivalidades per-
s:ona.les, las ambiciones individuals, las desconfian-
zas raciales, para haeer el milagro de levantar un
pneblo aplastado por el peso del coloniaje y del po-
derio military de una metr6pcli acostumbrada a la
guerra, y hacerlo forjar, con las' armas en la mano
y el pensamiento en la fraternidad national, la Re-
pfiblica civil, democrftica e ignalitaria que el 20 de
mayo de 1902, exihibi6 orgullosa su estrella soli-
taria en el triingulo rojo a los demAs pueblos de
la tierra?
(Grandes y p:.. ...... 7,.1. aplausos).
,Cumpliriamos con mencionar ilanamente los nom-
brei de los que luoharon y murieron durante las
guerras de independencia y los que sobrevivieron a
la terrible prueba del fuego y de la sangre y lue-
go han tenido que volver a sufrir en las amarguras
republicans ?
La C'mnara de Rpresentantes s6lo pretendi6 por
su acuerdo de tres de diciembre de mil novecientos
nueve, que la Repuiblica, product del esfuerzo de
los peneadores y de los guerrercs, recuerde todos
os aiios que no existimos por obra del acaso a de
a ccinplacencia, sino por el sacrificio ingente do
os que se inmolaron por transformar en realidad el
iueiio de los libertadores. Al tomar su acuerdo es-
-ogi6 para ilevarlo a cabo uno de los diats mas tris-
tes que tuvieron los cubanuo durante su epopeya
'ibcrtadcra, el 7 de diieembre, dia en que, en 1896,
oeurri) la muerte del General. de color, Antonio
Macco, y de su ayudante bTanco, Pane.hito G6mez
Toro, para conmemorar, al mismo tiempo el recuer-
do dc los que perdieron la vida en la gesta inmor-
"a], la fusion de la sangre de la3 dos razas predo-
minantes en Cuba, como le-ci6n viv a las genera-
aiones actuales y futuras, que de la inmens'dad del
dolor deben loa. pueblos viriles extraer el germen
dinamico de ]a acci6n persistcnte para afianzar el
ideal republican, democratic e igualitario.
(Grandes aplcausos).
En la imposibilidad material de mencionar por
sus nombres a todcs y eada uuo de los patriots que
murieron Iper darnos una patria libre, la tradici6n
ha ido a buscar, al rendir homenaje a los que ofren-
daron su vida por la indepeenencia national, al in-
Sdividuo annimo del E.ijrcito Libertador, al que
i empezando como un scldado desconoeido lleg6 a Ma-
yor General, a] clue reg6 de ta] manera con su san-










132 DIARIO DE' SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


gre la campifia criolla, que puede decirse que no
hay provincia cubana donde no cayeran gotas de
ella, al que no s61o porque fu6 uno :de los liberta-
dores, sino porque pele6 por un ideal de justicia y
de grandeza, se le debe considerar, y se le consi-
dera, como la representaci6n genuina del libertador
cubano: me reliero al Mayor General Antonio Ma-
ceo y Grajales. De 61 puede deeirse que al mencio-
narse su nombre en el desfile infinite de heroes v
de martires, es como. si saliera el sol y baiara con
los mil colors' de la luz matutina los flaneos de
las montafias y disipara las brumas recostadas so-
bre el llano. Los montes se empinan para verlo, los
rios se salen de la madre para conolerlo, las pal-
meras sac'uden sus penachos para aclamarle. Sobre
la campifia llena de luz, Maceo galopa con sus bra-
vos. Avanza sin cesar, hasta que la noehe se lle-
na de oseuridad y de silencio. Pero no importa.
resuenan por el monte, a la luz de las estrellas, los
pasos redentcres de la milicia cubana, "la mis
andariega y la mis fuerte de todas las milicias del
mundo''.
(Grandes y prolonngados aplausos).
Pero, 'de d6nde viene Maceo? IA d6nde va Ma-
ceo? La primera pregunta la contest Marti con
su brillantez caracteristica: "De la madre, mas que
del padre, viene el hijo, y es gran desdicha deber
el cuerpo a gente floja o nula, a quien no se puede
deber el alma; pero Maceo fu.6 feliz porque vino de
le6n y de leona". Y asi fu6, Marcos Maceo, su pa-
dre, venezclano de origen, emigrado a Cuba desde
Velas de Coro por razones politics, se dedic6 al
comercio en la provincia de Oriente. Alli conocid
a Mariana Grajales y Coello, la matrona excelsa, y
contrajo matr.monio con ella el afio de 1843, d:
cuya uni6n tuviercn siete varones, Jos6, Antonio
Julio, M3:guel, Rafael, Tombs y Marecs, y dos hem-
bras, Dominga y Baldomera.
El padre de Maceo era un hombre, al decir dc
Grifi`n Peralta, reposado, fino, ordenado, respetuosc
del principio de autcridad y muy amante de su fa-
milia. Inmediatamente que estall6 la guerra del 6.S
se incorpor6 a las fuerzas rebeldes, peleando por la
independene.ia de Cuba hasta que muri6 en la toma
de San Agustin el 14 de mayo del 69. Mariana Gra-
jales, fu6 algo mis que ]a esposa ejemplar y la com-
pafiera ideal. Fu6 como la famosa Cornelia de la
6poca de oro del pueblo rcmano, el model de la
Inadre que 'ofrenda a cada paso la vida por sus hi-
jos, pero que sabe que no esta en el amor al hijo.
c] deber de ]a que le da el ser, sino en hacerlo fitil
para la sociedad en que vive. Mariana Grajales lan-
za a sus hijos a la lucha; hace mis, los acompafia:
hace mis afln, los cura, los cuida, los alienta en las
horas dificiles, y enando ya est6n restableeidos les
dice: "Ya estA curada tu herida; vuelve a las filas
a cumplir con til deber". Y al mas pequefio que
no da la estatura de soldado por sus cortos afios, le
dice la frase que se ha heeho inmortal: "Empinate,
que ya es hora'. 'No es de extraiar por consi-
guiente, que viniendo de ledn y de leona, Antonio
Maceo y Grajales, como Jos6 y como sus otros her-
manos, fueran ellos mismos unosi leones.
Antonio Maceo naci6 el 14 de junio de 1845, en


Majaguabo, San Luis, Oriente. Despu6s de recibir
]a instrucci6n primaria, se dedie6, como los criollos
de su 6poca cuyos padres tenian una posici6n aco-
modada, a la atenci6n de las fineas de la familiar.
No fu6. por consiguiente el rdstico arriero que sue-
len pintar las narraciones, ni tuvo que ir a buscar
el sustento a las filas de la revoluci6n. Al contra-
rio ,cuando se uni6 a ella, ya habia contraido ma-
trimonio el 16 -de febrero de 1866 con Maria Cabra-
les, la compafiera amorosa que comparti6 con 61 ca-
si todos sus moments dificiles y no pocos de los
gloriosos.
Considerando ]a grandleza espiritu'al de Mariana
Grajales la madre de Maceo y la lealtad de su es-
posa Maria Cabrales, Grifiin recuerda el dicho de
Adler, que generalmente el hombre escoge por mu-
Jer a la que mas se parece a su mandre, pero obser-
va este bi6grafo, para Maria Cabrales, la intimidad
no empequefeci6 el amor y la admiraci6n que sen-
Lia por Maceo. Y que en el bravo guerrero, no. obs-
tante haber rendido como var6n fuerte su tribu-
to de admiraci6n pasajera a otras mujeres, tampoco
o3 se agot6 el amor, lo demuestra aquella carta escrita
desde la manigua a los 50 ailos de edad, que terminal
son esta frase del compafiero que no deja de ser
marido: ",Recibe el coraz6n de tu esposo que te
adora y desea". Como glosa del bi6grafo de Maceo,
babrd pocos hombres y muy pocas mujeres que no
3onmprendan el valor de esa despedida, escrita a los
29 afios de casados.
Tenia 23 afios de edad cuando se incorpor6 a
ia revoluci6n, quince dias despu6,s del Grito de Ya-
a, en la finca "Las Delicias", junto con su pa-
Ire y con sus hermanos Jos6, Julio, Rafael y otros 800
ampesinos. En la plenitud de la juventud, reci6n
asado ecn la mujer que amaba, sin preocupaciones
'con6micas de ninguna clase, su incorporaci6n a las
ilas insurrectas fu6 un verdadero sacrificio.
!No obstante no saber nada de la militia, ni te-
ier experiencia military de ninguna clase, en poco
nmenos de un afio adquiri6 la pericia de un vetera-
,o. Toma parte a las 6rdenes de Donato Mdrmol,
,n un ataique a Ti Arriba y tras una series de ac-
.iones de guerra que se unceden con rapidez ex-
traordinaria, triunfa en Majaguabo-Arriba, y por su
bravura en el combat de Mayari lo aseienden a Te-
niente. Los combates de El Cristo y el Zorro le ga-
nan las' insignias de Capitin, y cuando ataea el 16
ie enero de 1869 a Guantdnamo gana el grado de Co-
mandante. Diez dias despu6s es nombrado Teniente
Coronel.
'Combate en Candelaria, Palmarito, Sabana de la
Burra, la Cudhilla de Palma Soriano, asalta y toma
las trincheras del Ingenio Arroyito en Santa 'Cruz
de Villal6n y toma a .San Agustin el 14 de mayo
a costa de la vida de su padre que muere en la ac-
ci6n. No se amilana por eso y cuatro dias despu6s
toma la Armonia, se bate durante site horas en el
camino de Santa Fe y durante tres dias en Arroyo
Verraco, demostrando tal bravura que lo ascienden a
Coronel. En marzo del 70 derrota la column del
Coronel Martinez Campos y despu6s de arrebatarle
al enemigo un convoy de guerra que conducia al
poblado de Nuevo Mundo, sufre el dolor de ver









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPIREENTANTES 133


morir a su hermano. Julio en el combat. Los zar-
pazos de la muerte no lo reduce. Pelea fieramen-
te y venee en ]a Redonda, el Zarzal, y en la Loma
de la Galleta, a las 6rdenes, desde entonces, del Ge-
neral Calixto Garcia, y alli destroza, el celebre ba-
tall6n de San Quintin. Combate como un le6n du-
rante euatro dias en la Estacada contra 4,000 hom-
bres mandados por Polanco, ataca a Baracoa, en-
tabla una pelea que dura cuatro dias en El Negrito
y copa a la caballeria de Tiz6n en Mata-Abajo. Dis-
persa una column en Vega Sucia, se bate durante
tres dias en Linonar, defiende durante cineo meses
los pinares de Mayari y los alrededores de Guan-
tanamo por espacio de seis, y hace retirar al Coro-
nel Martinez Campcs.


honrosa. La Cdmara de Representantes, de la que
era Presidente Salvador Cisneros' Betancourt, se di-
suelve por la renuncia de todos sus miembros y se
nombra una comisi6n de site individuos para nego-
ciar la paz con Martinez Campos. El 10 de febre-
ro de 1878 se firm el Pacto del Zanj6n en Cama-
gijey.
Maceeo no lo aeepta. A pesar de haber recibido
22 heridas de bala y de haber iparticipado en 800
acciones de guerra, el jefe de Oriente, que ya es
Mayor General a los treinta y tres a'ios de edad, no
estaba dispuesto a abandonar la palestra. Es nece-
sario seguir luhando por la independencia de
'Cuba. No import que Maximo G6mez le haga ver
la inutilidad del esfuerzo y que el Capitan Gene-


Inmediatamente delpnus, derrota al Coronel Huer- ral espafiol lartinez Campos llegue a entrevistarse
tas en Rejond6n de Baguanos y participa a media- con 61 en Baragua ofree!4ndole toda elase de ho-
dos de diciembre, a las 6rdenes de Calixto Garcia nores y de ventajas. Maaceo rechaza indignado la
y AMaximo G6mez, en el asalto a Holguin. Toma oferta del jefe espafiol, y recogiendo algunos pa-
parte en el asalto aM A! ..:,1ill., a f:nes de 1873, Ile. triotas que desean continuar ]a guerra constitute el
gando bajo una Iluvia de balas hasta la plaza do 16 de imarzo de 1878 un Gobierno Provisional con
armas. Pelea en Melones contra el Corcnel Espon- TitA Calvar, come Presidente de la Repfiblica; Vi-
da, en Naranjo contra el Brigadier BAscones y el eente Garcia, como General en Jefe del Ejercito
Coronel Armifiin, al frente del. contingent inva- Libertador, y se queda exclusivamente como Jefe
sor que habia partido de Oriente, y combat du- de ]as tropas de Oriente. Se reanudan las hosti-
rante einco Rioras en Las GuAsimas, en Camagiev. lidades. Pero s6lo pueden sonotenerse durante dos
Pero pierde en Cascorro a su hermano Miguel que meses, al cabo de los cuales, Maceo, sin pacto con
ha llegado a Teniente Corcnel y los orientales tienen r1 Gobierno espaflol, tiene que abandonar la isla, y
que dejar la provin'eia llanera y volver a la suya. embarear por Santiago de Cuba, rumbo a Kingston,
Ataca entonees el poblado de Yabaz6n, cerea de (Jamaica).
Gibara, dos meses antes de que naciera Panchito De Jamaica fu6 a Nueva York, volvi6 a Kingston.
G6mez Toro, el ayudante que va a morir con 61 afio- pa;6 a Haiti, done p p poeo lo asesinan, organi-
m6s tarde en Punta Brava. :En los dias easi en que Guerra ('-i;l.h! que ha estallado el 25 de agosto
liega Martinez Camupos con el objeto de deearrollar za en Santo Domingo una expedici6n que fracasa y
una pclitica de atraeci6n cerea de los mambises, Ma- vuelve a Jamaica en uni6n de los fraeasados. La
ceo responded ataeando a Sagua de Tinamo y a Ba- de 1879, terminal con la rendici6n del General Ca-
racoa. Pero mientras combat sin cesar de un lado lixto Garcia el 3 de agosto de 1880. Maceo se dirige
para otro, estalla la sedici6n de Las Lagunas de a Honduras, donde es nombrado sucesivamente Co-
Varona, cerca de Victoria de las Tunas, dirigida mandate de Tegncigalpa y despu6s de Omoa y de
por el General Vicente Garcia, que nmcho contur- Puerto Cort6s. Alli recibe la primer carta de Mar-
ba al gran Canitin, y haee fracamar el primer pro- ti en que 6ste le consult sobre la posibilidad de una
ye"to de invas'6n concebido por Maximo G6mez. Eso nueva revoluci6n v un aflo mAs tarde llega a Cayo
no obstante Maceo continiRa combatiendo siemrpre, y Hueso prccedente de Honduras para unirse a la
es herido de muerte en los .i.,,, .... de Mejia, en revol.ci6n que no lleg6 a estallar. Maceo se dirige
Baragua, ceerea de Mayari. Se le da por muerto. a New York, donde trata por vez primer perso-
Lo van a enterrar, cuando una bocanada de sangre nalmenie a M'rarti. Una difcrencia entire 6ste y MA-
llama la atenci6n de los que lo rcdean. Comprue- ximo G6mez *da lurar al abandon del proyecto.
ban que respira y se salva. Sin estar completamen- Entonces Maceo se dirige primero a Veraoruz, des-
te curado, reanuda los combates. nus .a Ciudad M6xico, mis tarde a Jamaica, y por
idimo G6nez se interest grandeiente pr i ltimo a Col6n. en PanamA, con objeto de retornar
-Maximo Gme se interest grandemente por l a New Yo
ra New York.


saluc ue vSaceo. Las tropas espauiolas ai man1 o cel(
Brigadier GonzAlez-Mufioz, conociendo la gravedal
de sus heridas, lo pe'rsiguen sin cee-ar, pero eseapa
en Lcma de Bio despu6s de despedirse de Maiximo
G6mez que se dirige a Camagiiey.

:A principios de 1878 Maceo es aseendido a Ma-
yor General. Apresa un valioso convoy cerea de
Palma Soriano, combat en la Llanada de Juan Mu-
lato v pelea durante tres dias con sus nooihes en Arro-
yo Naranjo o San Ulipiano, dcnde derrota' de nue-
vo al batall6n de San Quintin. Pero a pear del
duro breoar, los recursos de los patriots estAn ago-
tados. El Gobierno espafiol aproveeha hkbilmente
la oportunidad para ofreeer a los patriots una paz


IDesde esta filtima ciudad se dirige de nuevo a
Panama con objeto de realize los trabajos prepa-
ratorios de una revoluci6n. Mientras tanto, se ga-
na la vida construi'endo casas de madera. En la
Repliblica del lismo conoei6 al libertador ecuato-
riano Eloy Alfaro y se enter de la mu'erte de su
liermano Rafael, en Chafarinas (Marruecos), a con-
secuencia de las heridas que reeibi6 durante la Gue-
rra de los Diez Aios.
En 1888 estuvo en Lima, Peri. Dos aflos despuis,
autorizado por el Gobierno del CapitAn General Sa-
lamanca, volvi6 a La Habana. Aprovech6 su estan-
cia en ella para estudiar las posibilidades revolu-








134 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPI'ESENTANTES


cionarias en las provincias occidentales. iPoco des-
pu6s se dirigi6 a Santiago de Cuba y prepare un
golpe revolucionario en Oriente, que el alto precio
del manganeso hizo fracasar. Expulsado de Cuba por
el Capitin General Polavieja, embare6 de Santiago
de Cuba haeia New York e inmediatamente volvi6 a
-Jamaica. De alli se traslad6 a Costa Rica con el
prop6sito de establecerse en la agriculture. Obtiene
nna .concesi6n para colonizar el Departamento de
Talamanca, pero el Gobierno espaiol ha.e que se la
cancelen. Sus amigos, sin embargo, interceden por
6l y legra u.na nueva concesi!n para colonizar las
tierras de Nieoya, donde funda la colonia denomi-
nada "La M i,.:".
En 1892, cuando Marti constitute en los Estados
Unidos el Partido Revolucionario Cubano, Maceo se
eneuentra en New York con motive de un viaje de
negocios relacionado con su colonia de Nico-ya, pe-
ro vuelve a Costa Rica. En ella recibe la visit de
'Marti, que acomipafiado de Panchito G6mez Toro,
va a buscar la cooperaci6n de Maceo para la nue-
va revoluci6n en proyecto, que 6ste no regatea, aun-
que por poco no puede darla, porqu.e s61o de milagro
escape de una tentativa de asesinato fraguada por
el c6nsul espafiol en San Jos4, en la que le salv6 la
vida su compaiiero y amigo, el General Enrique Loy-
naz del Castillo -"quien hoy nos honra con su pre-
sencia- que de un tiro en la frente, mat6 al qu?
ya habia herido a Maceo y se preparaba a rema-
tarlo.
Despu6s del fraeaso de la expedici6n de Fernan-
dina, se complete la preparaci6n de la revoluei6n el
24 de febrero de 1895, y estall6 la guerra de inde-
pendencia. Au.nque el mando de la expediei6n que
habia de venir de Costa Rica a las 6rdenes de Anto-
nio Maceo, se le concede a Flor Crombet y no se
espera por aqu6l para firmar el Manifiesto de Mon-
tecristi, el bravo guerrero part de Puerto Lim6n el
25 de marzo de 1895 con rumbo a Cuba y desem-
barca en Dunba, Baracoa, a bordo de la goleta "Ho-
nor", diez dias antes que llegasen a Cuba, Jose Mar-
ti y Mxximo G6mez.
El 5 de mayo de 1895, se efectia ]a eolebre y po-
co couocida entrevista de La Mejorana en la quo
Antonio Maceo aprueba el Manifiesto de Montecris-
ti, se nuestra partidario de organizer eonstitucio-
,nalmente la Repiblica en armas y urge la invasion
de toda la isla.
En seguida entra en combat en el Cristo y en
el Jobito, pero el 19 de mayo muere Marti en DoS;
Rios. El golpe ha sido tan rudo que es necesario
compensarlo multiplicando la agresividad de las tro-
par insnrrectas. KMaceo se cubre de gloria en la
batalla de Peralejo contra Martinez Campcs y San-
tocildes, en la que 6ste muere. mientras aqunl tiene
nue refugiarse en Bayamo. La guerra se intensi-
fica. De nuevo M4laceo se ciiie los laurels del triun-
fo en el rudo combat de Sao del Indio, que dur6
36 horas. La Asamblea de Jimaguayfi lo nombra Lu-
garteniente General.
El 22 de octubre se inicia la Invasi6n conforme
al plan de Maximo G6mez, partiendo Maceo desde
Baragu. al frente de la column invasora. El 8 de
noviembre cruza el Rio .Tobabo. limited de las provin-


cias de Oriente y Camagiiey, despus de library las
acciones de Guarimanao y El Lavado. En 2.0 dias,
mientras Maximo G6mez distrae a los espafioles en
Las Villas, atraviesa el Camagliey de un lado a otro
y cruza la trocha de Jicaro a Mor6n a los acordes
del Himno Invasor, cuya letra y mfisica compone
Loynaz del Castillo sobre la maredia o instrnmenta
Dositeo Aguilera, el Jefe de la Banda doe iMsica del
Ej6rcito Invasor.
Al dia siguiente se le une el General Maximo
G6mez, quien le confiere el mando de la column
invasora, cuya direcci6n se reserve el Generalisimo.
Los combates se suceden. La Reforma e Iguarh no
son mins que los preludios de la batalla de Mal Tiem-
po, cerea de 'Cru.es, en Las' Villas, dirigida por
M16ximo G6mez, en que de nuevo les sonrie la vic-
toria. Cinco dias -despu6s penetran en la provincial
de Matanzas por Hormiguero y de nuevo baten a
los espafioles en el combat de Coliseo. Desconcier-
tan entonuces a las tropas espailolas, que no pensa-
ron nunca tener a G6mez y a Maceo tan cerca de
la Habana, con su habilisima y famosa co.ntramar-
cha military conocida por el "]azo de la Invasi6n",
que dura cineo dias. El 29 de diciembre combaten
en Calimete y el dia primero del afio de 1896, tras-
pasan el limited entire La Habana y Matanzas. Co-
mo una tromba, ataean y rinden a Giiira de Melena,
Alquizar, Ceiba del Agua, Vereda Nueva, Hoyo Co-
lorado y 'Caimito. Las llamas del incendio de Hoyo
Colorado iluminan a La Habana. La guarnici6n se
prepare para defenders del ataqu.e, que consider
inminente, a la capital, pero Maceo sigue de largo,
porque las necesidades del Gobierno obligan a MA-
ximo G6mez y a Maceo a separarse en Hoyo Co-
lorado.
Maceo cruza la troeha de Mariel a Majana lle-
vando la guerra a la Provincia a la que nunce se
supuso que podia llegar. (El 20 de enero entra en
Guane y dos 'dias despuis, al llegar a Mantua, se
levanta ]a celebre aeta en que se da per terminada
la Invasi6n: ha recorrido en tres meses 424 leguas
durante 92 dias en 78 marehas, peleando sin cc-
sar contra los enormes obstaeulo's que le opuso el
mando espaiiol y contra la pericia tietica de cua-
renta y dos generals veterans de Espafia, dirigi-
dos por el mas capacitado de sus tActicos de acade-
mia. La. genial concepci6n del Generalisimo Mixi-
mo G6mez, ha sido ejecutada maravillosamente por
su Lugarteniente, el Mayor General Antonio Maceo,
al frente de la redncida y harapienta column inva-
sora, eequivando y veneiendl a un ejrecito de mls
de cien mil soldados peninsu'lares perfectamente ves-
tidos y equipados.

(Grao~,des I .v 7 '....,.7 .' aplausos).
El esfuerzo del pueblo cubano llen6 de admi-ra-
ciOn al mundo, reonerda el Representante Ram6n
Echevarria Mora en el diseurso, pronunciado en esta
'Cimara en 1930. La prensa norteamericana con-
sider6 la Invasi6n como el plan military mas audaz
y admirable del siglo XIX. La Revista de Bruselas
express 'que constituia una transformaci6n genial en
el orden natural de la guerra modern. Otras re-
vistas y peri6dicos de la opoca la parangonearon con
los heohos de arma.s mas notables de la historic del








DIARIO DE SESIONES DE LA C\_'.iA1;.\ DE REPR1ESENTANTE6 135


mundo: la Invasi6o fue compnarada con el paso de
los Alpes por Anibal para llevar la guerra a la cam-
pifia roman, con la abnegada campafia de Wash-
ington de 1.776 que unlmin6 en la independence
de los Estados IUnidos, con la invasion de Europa
Central per Napole6n durante los aios 1796-1797
que determine la paz de C' nili'.., ,i., con la ce-
lebre mareha de Sherman en 1864 por Georgia, las
Carolinas y Virginia durante la Guerra de Secesi6n
norteamericana, con el paso de los Andes por Bo-
livar 3 San Martin en sus ( ,npi,.,, por la eman-
eipaci6n suramerieana.
LMaceo no se durmi6 sobre los laureles. Inmedia-
tamente comenz6 la campafia de Occidente. Rio Hon-
do, el Rubi, Caearajicara, Consolaci6n del Sur, Las
Taironas, son nnevos jalones de gloria en la inerei-
ble list de incesantes combates. Pero la adversi-
dad lo aeecha: sn hermano Jos6 Maceo, el formi-
dable peleador de todos los tiempos, muere en ia
Loma del Gato.
El 18 de septiembree de 1896 recoge la expedici6n
de Rius Rivera y se incorpora a sus fuerzas uno
de los expedieionarios que habrA de ser su ayudan-
te, Panehito G-6mez Toro, el hijo del Generalisimo.
En Tumbas de Estorino y en 'Ceja del Negro se pe-
lea de verdad. E1 3 de diciembre libra en Beja-
rano el uiltimo combat en la provincial de Pinar del
Rio, de vuelta de la Invasi6n. Desde el comienzo de
esta guerra hasta el moment que sefialamos, Maceo
ha sostenido 118 eombates, de los cuales 14 ban te-
nido por scenario la prcvincia de Oriente, uno a
de Camagiiey, 8 a Las Villa-s, 17 a la Habana, y 64!
a Pinar del Rio. Las veintidds cicatrices de la
guerra grande, que como otras tantas condecoracio-
nes marcan sn cuerpo, han snbido a vemticuatro y
llegarin a veintis6is poco despnus.
Terminada la campaiia de Occidente, Maceo tal
vez hubiese deseado atacar a La Habana, cuando
recibe noticias del plan urdido para derrocar el Go-
bierno constituido como consecuencia de las graves
disensiones ocurridas entire el Presidente Cisneros
lietaneourt y el Jefe del Ej6rcito, el Generalisimo
Maximo G6mez. Maceo se propone marehar cuan-
to antes hacia Las Villas: burla otra vez la trocha
de Mariel a Majana y penetra de nnevo en la pro-
vincia de La Habana. Entonces ocurre lo impre-
visto.
'El hombre que se habia desposado con la gloria,
el Capitain inmortal euyo cuerpo taraseado por las
balas parecia ya inmune a todos los peligros, el que
carg6 al frente de la brava caballeria mambisa y se
lanz6 sobre los cuadros espailoles erizados de ba-
yonetas, el que hendia las masas de tropas enemi-
gas con el vuelo aligero de su caballo valiente se-
guido por sus bravos que no daban deseanso al ma-
chete, e.ncontr6 la muerte en una esearamuza sin
importaneia, como si la parea, convencida de que
no podia veneerlo de frente, hubiese querido ace-
charlo en la tranquilidad de un deseanso. En el
campamento sorprendidp, todo es confusion. Sn
ayudante Panchito G6mez Toro, grita que quiere ao-
rir al lago del General y corre a su lado. Los tiros
suenan aislados. La rkpida accidn domina la sor-
Tpresa. Corren de un lado a otro los miembros do


la escolta. Las imprecaciones llenan el aire. Ma-
ceo de un salto cae sobre su cabalgadura. Pero de
pronto el destino haee una de las suyas y dos ba-
las enemigas cortaron la noble vida. .Maceo cay6
como un sol que se desploma del firmaniento.
(Las i'llt'i,aas palabras s. eiilazai con los prim :-
ros :owdos lget ipo:inma muLsical de J. L. Vidaurreta,
I'lenitud de JIroe", que ejec.uta la Orqnesta Sin-
f6nica de La Habana, bajo la direccion del Maestro
Gonzalo Roig. El orador ha dejado a la misica, ex-
presar el dolor por la muerte del adalid. Al termi-
nar, el piblico ovaciona a la Orquesta y al orador.
Kste prosigue:)
II
Maceo ha caido. 1 Qu enorme desgracia el te-
rrible instant! Carbonell lo describe con singular
nmaestria. "Momentos de verdadero estupor paia el
grupo de cubanos rebeldes que rodeaban al h6roe
unvasor aqunllos en que lo vieron desplomarse exa-
nime de sn corcel de batalla! Todos los brazos se
tienden para, aprisionarlo y defenderlo mientras to-
dos los pechos se presentan descubiertos a las ba-
las, como patentizando ante el enemigo que nada
valian las vidas de todos ellos ante aquella gran vi-
da que se apagaba! Y el que vivo escribi6 con la
punta de sn espada en kLs anales de ]a epopeya la
'Pagina mis gallarda del separatism, muerto pro-
voc6 la mas generosa y fuerte uni6n de dos razas
que juntas luchaban por la consolidaeiOn del ideal
republican. Muerto. qued6 demostrado lo much
que se le amaba cuando ]a sangre de su ayudante
)lanco, el hijo glorioso del Generalisimo, se ccnfun-
iJa con la suya en el ansia noble de vengarla. 'Fue
muerto cuando otro ... iil blanco, que tiene en las
cicatrices producidas por el plomo y el acero in-
marcesibles timbres de glcria,.Manuel Piedra, se lan-
zaba a galope desenfrenado a ofrendar su vida por
salvar ]a de su jefe. FPu muerto euando Jes6 Mir6 y
Alberto Nodarse, desangrindose Bste por la herida
nne reeibiera en ]a afanosa custodia del cadaver, y
Alfredo Justiz vy afae] Cervifio, lesionados tambi&n
en la refriega, probaron el sentido fervor con que
S:aguian al caudillo valeroso en quien no vieron nun-
ca el color para medirle los m&ritos, como 61 no mi-
di6 tampoco, al administrar honors ganados teso-
neramente en la milicia, el color de aqubl que los
habia conquistador en 1"" combates de su pueblo con-
tra el despotismo".
Maceo y su ayudante Panchito G6mez Toro han
muerto. Los bravos que los acompaniaban han ro-
cado por tierra. Pero de la ma.nigua criolla rega-
da con su preciosa sangre, brotan nuevos impulses
para elavar en el Morro, ecmao queria Maceo, la
bandera de Yara y Baire, y afirmar la participaci6n
de Cuba en el coneierto de los pueblos libres. La
Repilblica que naei6 con el Manifiesto de Manzani-
1lo de 1868 no puede morir aunque la noticia de la
caida de Maceo, llenando de conmoci6n a los cuba-
nos, hiciera ereer a lcs miopes gobernantes espadio-
les, como subraya Eliseo Giberga, que con la muerte
de Maceo se terminaba la contienda.
La Orden Militar de 28 de diciembre de 1896 del
Estado Mayor del Generalisimo Maximo G6mez dan-







136 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


do cuenta a las tropas mambisas de la triste noticia,
es un modelo de sobriedad. Deja escapar el profun-
do dolor de los libertadores, pero demuestra la fire
convicci6n de continual la guerra. Hela aqui:
"Cuartel General en Santa Teresa. i Confir-
maci6n de una desgraciada noticia!: El Lugar-
teniente General Antonio Maceo ha muerto el dia
7 del actual en rudo eombate contra los enemigos
de su Patria.

Cay6 el h6roe en San Pedro, t6rmino de Hoyo
Colorado, en la provincial de la Habana.
La Patria llora la p6rdida de uno de sus anas
-sf.:,! .i..'-i, defensores, Cuba al mhs glorioso de sus
hijos y el Ej6rcito, al primero de sus generals.
i'Soldados! El general Maceo ha muerto y es
precise seguir su ejemplo de bravura y heroic,
patriotism en la defense de ]a Patria!
iEl Ejrceito esta de duelo! Ordeno por lo tan-
to: 'diez dias de luto, sin mis toque que los de
ordenanza y el mayor silencio y recogimiento en
los campamentos. 'El General en Jefe.
(Fdo.) MAXIMO GOMEZ".
El military habia hablado el lenguaje seco y res-
p'onsable del caudillo aunque el coraz6n del amigo
y del padre se apretujara en el aspasino agobiante
de la angustia. Es en la earta de p6same de MIa-
ximo G6mez, a la viuda de Maeeo, donde se descu-
bre la finisima sensibilidad del gran viejo que to-
dos creian hecho de acero.
"Mi buena'amiga -le describe el lo. de enero
,de 1897 desde el Cuartel General del Ej6reito Li
bertador en Las Villas a Maria Cabrales, que ec-
ta en Costa Rica-: Nuestra antigua amistad, de
suyo intima y cordial, acaba de oer santificadil
por el vinculo doloroso de una comfin desgra.ia.
Apenas si encuentro palabras con que expresar
a used la amarga pena y ]a tristeza inmensa
que embargo mi espiritu. El General Antonio
(Maceo ha muerto gloriosamente sobre los cam-
pos de batalla, el dia 7 del mes anterior, en Sant
Pedro, Provincia de la Habana. Con la desapa-
ricin6 de ese hombre extraordinario, pierde ousted
el dulce compailero de su. vida, pierdo yo el mis
ilustre y al mis bravo de mis amigos y pierde
en fin el Ej6rcito Libertador a la figure mas ex-
celsa de la Revoluci6n.
Hay qu'e acatar, mi buena Maria, los manda-
mientos irrevocables del Destine. Ha muerto el
General Antonio Maceo en el apo-geo de una glo-
ria que hombre alguno alcanz6 sobre la tierra, y
con su caida en el seno de la inmortalidad, lega
a su patria un nombre que por si solo bastaria,
ante el rest. de la Iumanidad para salvarla del
horroroso estigma de los pueblos oprimidos.
A esta pena se me one, alli en el fondo del
alma, la pena cruelisima tambi6n de mi Pancho.
caido junto al cadaver del heroico guerrero y se-
pultado con 61, enl una misma fosa, como si la
Providencia hubiera querido con este heeho con-


ceder a mi desgracia el triste consuelo de ver uni-
-dos en la tumba a dos series cuyos nombres vivie-
ron eternamente unidos en el fondo de mi coraz6n.
Ousted que es mujer; usted que puede -sin son-
rojarse ni sonrojar a nadic'- entregarse a los
inefables desbordes del dolor, llore, Ilore Maria,
,por ambos, por usted y por mi, ya que a este
viejo infeliz no le es dable el privilegio de des-
ahogar sus tristezas intimas desatindose en un
reguero de llanto.
El infortunio hace hermanos. HI-agame el fa-
vor, Maria, de ereer que fraterniza cun usted en
today la amargura de su soledad y de sus sufri-
mientos.
iSu afifmo. amigo,
(fdo.) M. GOMEZ.
Los bravos Iloraron con los o ics secos. Las mu-
jeres, pasado el primer instant de estupor, empu-
jaron a los poeo's que quedaban en sus casas haeia
la manigua rebelde, conmovida en sus races. Y
Maceo, como el Cid, continue ganando batallas des-
.puBs de muerto, porque su cjemplo excite de ta[
manera al alma eubana, y de tal modo casi tcda ]a
masa popular, en presencia o en potencia se uni6
a la Revoluci6n, que al fin pudo ver la alborada
gloriosa, de ]a rendici6n del Ej6rcito espafiol.
Es verdad que el acontecimiento se precipit6 por
la declaraciOn de guerra de los Estados Unidos de
Am6rica, a la monarquia espafola, pero Maceo no
queria que los norteamericanos derramasen su san-
gre por nuestra libertad. ".Nos bastamos solos -
agreg6- si dentro del dereeho de genes podemos
conseguir todos los elements que necesitamos para
arrcjar el derruido poder de Espaila en America".
MAs tarde o mas temprano, se hiubiera producido
este hecho, po'rque son invencibles los pueblos ouan-
do han perdido el alpelgo a la vida en la persecuci6n
de la independencia. "'A qu6 intervenciones ni inge-
rencias extrailas que no necesitamos ni convendria?,
dice Maceo poco despu6s a Jcs6 Dolores Poyo. Cu-
ba esti conquistando su independencia con el brazo
v el coraz6n de sus hijos; libre serh en plazo breve sin
que haya menester ctra ayuda". A Federico P6rez
Carb6 le habia hecho dos dias antes esta declaraci6n
lapidaria: "T II'...,: espero nada de los americanos.
Todo debemos fiarlo a nuestros esfuerzos; mejor es
subir o caer sin su ayuda que contraer deudas de
gratitude con un vecino tan poderoso"
(Grandes aplausos).
'Maceo, como CUspedes, como Marti. co-mo MAximo
G6mez, como 'Calixto Garcia, y tantos, otros, deben
servirnos de ei:m!il., ahora mAs que antes, porque
ahora se tiene a menos inspirarse en los grandes
pensadores natives y en el ejemplo extraordinario de
sus hechos, para ir a busear en las prfeticas m6s
o menos, falsas o brillantes de lideres extranjeros, las
solucicnes a problems de nuestra colectividad, que
no puiede inspirarse ni en la complejidad social
de otras comunidades, ni en la tradici6n de otros pue-
blos que no estin ligados a nosotros ni per la san-
gre, ni por el idioma, ni per la religion, ni por la
cultural, ni per ninguna de las cosas que unen a los
'hombres.







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 137


Maceo constitute, por eso, para nosotros, el ar-
quctipo de la ciudaclania al aleance de todas las cla-
ses sociales. Y es el ejemplo hecho care, no corno
generalmente se cree por su valor temerario y por
sus prestigious militares, sino por la fuerza extra-
ordinaria de su caricter y por su clara vision de
p litico, que sin duda alguna lo hacen uno de los
pr6eeres de mayor envergadura spiritual.
Dos caracteristicas, intuitiva una, sociol6gica la
otra -observa acertadamente Carbonell- destacan
la personalidad de Maceo: la de su a.lacia comba-
tiva, la de su integridad moral. De la primera he-
mos hablado ya, y es acaso la mis conocida de todo
el pueblo cubano, porque ha sido la mis estudiada.
A la segunda debemos dedicar el resto de este en--
sayo, en el empefio ambieioso dec demostrar que,
si Maceo es grande entire los grades por su abne-
gaci6n y por su arrojo, mis grande ai.n lo es por
la integridad de su character, por la limpieza de su
conduct, por la claridad de su pensamiiento poli-
tico, por el alto concept de la dignidad, por sui
vision igualitaria, sin !:.i,-t f;, ... demagg6gicas, d:
]a formacidn social del pueblo cubano.
Osado seria si preten'diera en breve sintesis re-
coger a trav6s de heehos y polvorientos documents
los detalles que .demuestran el cardeter de Maceo.
Dejo a aqufllos que lo conocieron y trataron la ta-
rea de presentarlo tal como 61 fue: "En el marco
formidable -escribe Marti- cabe un gran cora-
z6n. Jamis parece que aqu6l hombre pueda en su
serena pujanza, afligir u offender por sombra de he-
cho o parcialidad de juicio, la patria a quien ama
de modo que euando habla, a solas con el juramen-
to, de la realidad de ella, la alegria le ilumina los
ojos y se le anuda en la garganta el regocijo". Y
luego agrega el Maestro. esta observaci6n extraordi-
naria que no encuentro palabras con que subrayarla.
"Y hay que ponerle asunto a lo que dice, porque
Maceo tiene eo, la nmente tanta fuerza comto en el
brazo".
Hora es ya de que este pueblo nuestro que tiene
todas las virtudes y que nutre con asidunidad la in-
teligencia, pero que ha abandonado lastimosamepte
el cultivo del caracter, comprenda que en todas las
6pocas,' lo mismo en la antigiiedad que en la mo.
dernidad, en la manigua redentora que en las ciu-
dades republicans, si la inteligencia es de gran va-
lor para subsistir y triunfar, sin el caracter, los
hombres y las muieres estAn destinados a ser domi-
nados o explotados por los que lo tengan. Que
Maceo sirva de ejemplo a tanto demagogo parlotero
y a tanto hablador sin sentido.
'Comentando su manera de expresarse, Marti dice
de Maceo: "No se vende por cierto su palabra, que
es notable de veras, y rodea cuidadoso el asunto,
mientras no esta en raz6n, o insintfa como quien
vuelve de largo viaje todos los escollos o entradas
de 61. No. deja frase rota, ni usa voz impura, ni
vacila cuando le parece, sino que tantea su tema o
su hombre. No hincha la palabra nunca, ni la deja
de la rienda. Pero se pone un dia el sol y amane-
ce al otro, y el primer fulgor da por la ventana que
mira al eampo de Marte, sobre el guerrero que no


durmi6 en toda la ncche buscAndole casinos a la
Patria. Su column sera 61; jams pufial suyo. Con
el penwamiento ,a servird inds ,aiti que :con el valor".
Uno de sus amigos mas intimos. que fu6 su ayu-
dante de campo, corresponsal en campafia, y hasta
confidence a veees del gran guerrero, director del
gran peri6dico "El Cubano Libre", 6rgano de la
Revoluei6n, que luego fu6 Relpresentante por Orien-
te en esta 'Cdmara, Mariano Corona y Ferrer, en
el discurso que pronunci6 en este Cuerpo Colegisla-
dor en ocasi6n pareeida a 6sta, pint6 de modo sin-
cero y claro la personalidad del Gran Capit.n.
"FPu- Maco indudablemente, an hombre extraor-
dinario. Su compleja personalidad ha pasado in-
advertida para todcs aquillos que deslumbrados fini-
ca y exclusivamente por su genio guerrero, no pu-
dieron observarlo desde otros puntos de vista; pero
los que le conccimos de cerca, los que le tratamos
a diario y en la intimidad del campamento, pudi-
i-, s apreciar sus excepcionales cualidades. H-ombre
do superior inteligencia, de un powder de asimilaci6n
ihn :cebible, de cultural varia, aunque falta de de-
purani'n, efecto sin duda de su vida, errant por
el rextranjero, gran observador de los hombres y de
las cosas do una discreei6n a toda prueba, y, so-
bre todo, de una clarividencia poco comfn, estaba
admirablemente capacitado para ]a lucha humana
en sus variadas y .i,;I'1I11'.- maniiestaciones. De
alma grande y generosa, siempre encaminada al bien,
amante de la raz6n y la justicia; sincere, bondado-
so y franco, fud en todo tiempo objeto de la ad-
miraci6n y el cariilo de cuantos le rodeaban. Su
gallardo continent, s-: sonrisa insinuate y suges-
tiva, su palabra reposada 7 cautivadora, su mirada
viva de aiuila, hieieron de 61 una figure atrayen-
te y simpatica ante la cual las muehednmbres ee sen-
tian subvngadas como por una ,i,. -- desconocida
misteriosa".
!Qu6 contrast tan extraordinario entire la natu-
ralidad del hombre a quien le molesta el tabaco,
'hasta el extreme de harerle decir jocosamente a su
hermano Jos6, que Antonio era tan pinturero que
le molestaba el humo como si fuera una damita
romAntica, y su gran entereza moral en todos los
mnomentos dificiles- de su vida! El hombre delica-
do y fino, tiene de la vida privada el mas alto
concept. Cuando un grupo insurrecto le trade a
su presencia amarrado y a empujones, a un Corenel
de volnntarios que ha ma+ado a unos desalmados
que saqueaban su easa, Maceo se inclina desde lo
alto de su cabalgadura y le estreeha la mano y le
dice "\[,,;- bien hecho, amioo--. !cue aprendan esos
desearados a respetar las casas de familiar "
Al enterarse de que algunos de los suyos tiene
un plan para asesinar a Martinez Campos cuando
6ste aeuda a la entrevista d'e Bara'ua, aunque toda-
via se encontraba cirando sus heridas en Loma de
Bio, se llen6 de indignaci6n. y dijo: "El horbire
que expone el pecho a las balas y que puede ir al
campo de batalla a matar a su contrario, no amela
a la traiei6n y a la infamia asesinmnidole; aquelops
.que quisieren proceder mal con este senior, tendr;in
que pisotear mi cadaver: no quiero libertad si unida
a ella va la deshonra". pQuo ejemplo para los que







138 DIARIO DE SESIONES DE LA C AMARA DE REPRESENTANTES


screen todavia qu'e el asesinato puede ser arma po-
litica

'Cuando en la revolucion oourre el triste hecho,
tan a menudo repetido despu6s en la Republica, do
1-remiar a los que menos meritos tienen, pero son mas
insistentes en la demand de prebendas y puestos,
despojando a los que realnente tienen el derecho y
la capacidad para desempefiar los principles car-
gos, Maceo le dice a qunin debe, estas palabras, que
al par que demuestran su preocupaci6n por Ia fal-
ta de justicia distributiva, pone de manifiesto su
enormeo desinter6s y su falta de egoismo personal:
"Reeuerde que en la guerra pasada muchos de nues-
tro's jefes nos colocaron enl situaei6n dificil porque
Ituvimos el poeo euidado de no premier el niirito
atendicndo con preferelncia a tal o eual personali-
dad. TrAigole esto a la memoria para decirle, a
la vez, que apenas toique la primer dificultad oca-
sionada por ]a nueva organizaci6n, puede contar con
el mando que yo tengo para ofreerselo a cuaiquier
jefe, quienquiera que fnuese, en la seguridad de qnue
,o me resentirh porque a mi se me envie a enderezar
entuertos, hacienda un papel inferior al que corres-.
ponde a mi categoria".
Y frente al cuadro de los que solamente ven el
lado material de las cosas, y se sefiorean burlones
ante los que aspiran a que la vida pfiblica del pais
se desen-vuelva conform a los dietados de la ms6
pura raz6n, dice estas frases inmortales: "Si yo
hubiera venido a la revoluci6n a servir a los hom-
bres, habria abandonado la idea de prestarles ayu-
da, pero, por fortune, no veo otra cosa mnas que a1
conveniencia de trabajar por mi patria, cerrando
los ojos ante tantas pequelieees y minerias que han
contribuido a que asi proceda el Gobierno'.
Maceo hizo de la dignidad un culto. 'Guando la
malediceneia o la envidia tratan de morderlo, excla-
ma: "No naei para intrigas ni para socavar a otros:
me ereo capaz de eontinuar haeiendo f--.i,.!. -. por
mi patria que me hagan aereedor a la estimiaci6n
general sin recurrir a medios deshonrosos".
Cuando lo eehan a pelear con Marti, rechaza in-
dignado, sea cual fuere el disentimiento que tuviese
-on el director de la Revoluci6n y defiende a Marti,
declaran:io que este consagra todo su tiempo a la
causa sin otra recompensa que la censura impru-
dente.
En un moment determninacdo, se sinti6 desairado
por el Generalisimo y ocurri6 un rompimiento entire
los dos, provocado sin dnda por la violencia de ca-
rieter del Jefe supremo del Ej6rcito Libertador.
Maceo le contest con gran mesura, pero con inque-
brantable energia: "'Si algin mdrito tengo, es el
de la obediencia a la decision military y respeto a la
ley, pero ousted confunde la dignidad que reclama su
dereeho con la ambiei6n de un tonto que pretend
-un puesto... Dice uste'd, tcdo creo que ha termi-
nado entire nosotros; eso no lo entiendo; pero lo que
'fuere lo ace)pto en ]a forma que ousted lo determi-
ne. Suplicole no confunda la causa con nuestras per-
sonalidades". Al dia siguiente, reflexionando que
tal vez habia estado duro en su contestaci6n al
Jefe, a quien amaba extraordinariamente, le acla-


ra: "las apreciaciones son faltas de respeto cuando
se infiersn a la autoridad en tono de insulto, pero
no cuando se reclama un derecho con mis o menos
nlesura ".

,El gran viejo, voluntarioso y malhumorado, le
contest algunos dias despu6s estas secas palabras:
"S61o queda una cosa de comidn entire los dos, ;a-
grada por cierto, y que la he hecho mia, la causa de
su patria. Para justificar la palabra, alli va el
hecho, una orden mia".
Aquellos hombres extraordinarios saben mante-
ner sus convicciones. Llegan hasta a pelear. Peio
por eneima de todo esta el mutuo respeto y ia con-
sagraci6n a la patria que es superior a todo. La dis-
cordia pasa pronto. Y fu6 tal la vinculaci6n de
Maceo y de Maximo G6mez, qcue aeaso la muerre
de Maceo se deba al deseo de eorrer desde Pinar
del Rio a reunirse con el Generalisimo en las Villas
para ayudarlo a resolver los prcblemas politicos que
confrontaba el Gobierno Revolueionario. iY qu-'
innenso dolor el de Maximo G6mez al conocer su
nuerte! \Recordemos sus palabras a Maria Cabra-
les: "Con la desaparici6n de ese hombre extraor-
dinario, pierde used el dulce compafiero de Eu vi-
da, pierdo yo el mis ilustre y al mins bravo de mis
amigos y pierde en fin el E'j6reito Libertador a la
figure mis excelsa de la Revoluci6n".
Maceo no fui a la nanigua a buscear el medro
personal ni a haeer brillar sobre ues hombros Ics
entorehadcs del jefe military. Fu6 en busca de la
regeneracion de un pueblo oprimido que no vivia
I. vida civilizada, fu6 tras la libertad, que es luz
brillantieima que atrae a todos los espiritus puros;
pero fu6 siempre con un criterio de generalidad,
no de individualizaei6n; con un criterio de colee-
tividad, no dde personalismo; ccn un criterio de gran-
deza moral, no de pequefiez material.

Sus palabras son decisivas a este respect: "Yo
lengio toda la grandeza de una causa conmigo, y
(sta es la de mi pais, a la eial tengo consagrados
doce ainos de constantes servicios, sin que a ello me
haya impulsado mias m6vil que el anhelo de conse-
guir la independencia de mi patria, para obtener
con ella la regeneraci6n de un pueblo abyeeto por
la servidumbre de euatroeientos aios. Usted sa.be
cuales han sido mis esfuerzos para llegar a este fin
sin sentirme hoy con el remordimiento de mezqui-
nas y bastardas aspiraciones. He deseado lo que
puedo ser: un obrero de la libertad".

Y en otra part hizo esta declaraci6n terminante
que muestra la inmensa proyeei6n social de su con-
eepci6n revolucionaria: "No trabajamos para nos-
otrcs ni para la present generaci6n; mu6venos el
triunfo del derecho para todas las generaciones ve-
nideras; y no creemos jams que por una hora. de
vanidad o de egoismo deba comprometerse la fei-
cidad de muehos ei-glos".
En estos formidable pensamientos de Maceo de-
bemos los Representantes de to-dos los Partidos
politicos aqni reunidos inspirar nuestros actos, por-
que desgraciadamente -rn materialismo grosero v
avasallador, venido acaso de otras latitudes, lo es-






DIARIO DE SESIONES DE LA CAMA.RA }DE REPRESENT-AN 'l'.; 1I


tA invadiendo todo. Los mirtires de la independen-
eia no deben ser recordados con un tribute formal.
El mejor homenaje que podemos hacer a su memo-
ria es inspirarnos en sus cualidades y tratar de ini-
tarlos.

"Aqui han de llegar -como dijera Cortina cuan-
do fu6 miembro de esta Cdmara- las ccnmociones
todas, los movimientos todos, las manifestacione,s t(o.
das de nuestra vida coleetiva. Sea el recuerdo v
la permanent vision de Antonio Maceo, como la con-
densaci6n de nuestros juramentos y de nue.tro in-
quebrantable prop6sito de mantener la line estric-
ta de nuestros deberes civics; que sea su recuerdc
un como decelog'o que tenga siempre present ia
representaci6n del pueblo de Cuba para que en esta
CAmara no se alee -porque no debe alzarse- por
que es recinto sagrado, la voz del Representante cu
bano contra ]a libertad, el derecho y la independen-
cia, sine siempre en defense de su matenimiento y
de la estrecha solidaridad national, en el piano fra-
ternal donde los cubanos deben sienmpre estrechars
las manos si de la Patria y de la independencia s,
trata; y que si aqui se :, ,,i:,. alguna vez la dud;
y la vacilaci6n, pase sobre los a.mbitos serenos de
esta C.mara, como. an relhmpago, la vision tragi
ca de Antonio Maceo y sirva para juntar nuestra
manos, y nuestro corazones en un juramenlo de fi
delidad a la Patria y a la Independencia'.
(Grandes y prolongados aplai sos).

(La Orquiesta Sinfdnica de La Habana, ejecuta e
"andante" ,de la. \Quinta, .Sinfonia de T. :l '...I. .
cuya comlposicidn sibraya ,los instancess de *....'.1.
y los nlonimetos (de desaliendo. Al terminar, de ,n'i.
vo el piblico aplaude ilargamite o a la Orciucst': iy (
orad'or. Este co~t'1inatmc :)
III

iDesde la lejania, los mirtires de la independer
cia asisten al alumbramiento doloroso de la Repi
blica. Los libertadores dejan a las puertas de 1
Convenci6n Constituyente de 1901 los aceros co
que forjaron la independencia. Alli estreehan I
mano de los que con ]a palabra tan s6lo quisiero
convencer a la Monarquia espafiola de la necesida
de cortar el hilo que amarraba a la nacionalidad n
ciente. Pero alli estaba tambi6n el representani
de un Gobierno que ponia un velo de du'da sobre i
grandeza de la declaraci6n conjunta de su Congr
so, a pesar de la simpatia y el fervor con que
pueblo de su propia Naci6n habia alentado y ayi
dado a los cubanos en sus mementos dificiles. E
el instant en que los libertado-res todavia con
olor del humo de la p6lvora en el recuerdo sens
rial, la vision de las cargas veloces y de los cafiav
rales incendiadcs en la retina de sus ojos, y el espe
taculo de las masas m.uertas de hambre por una r
concentraei6n absurd todavia en su mente, se apre
tan a echar los cimientos de la estructura del nue,
Estado, les asalta el temor de que se malogre el fr
to de tantos dolores y tanto desvelos. El nacimie
to de la Repiblica se demora indebidamente. L
factors invisibles se mueven en su contra. L
Conveneionales de 1901 yen con alarma cada min
to que pasa sin que bandera cubana se enarbole


el Morro. Y se precipitan para terminal la Cons-
titnci6n, dindole una estructura juridico-politica a
la Repfiblica sin contenido social-econ6mico.
Demuestran una mioipia extraordinaria, sin em-
bargo, ccmo he dieho en otra parte, los que critican
]a fecunda labor de los convencionales de 1901 des-
conociendo el miximo esfuerzo que realizaron en un
pais que, desangrado por una centuria de guerras y
privaciones, ocupado militarmente por las fuerzas do
una de las mis grades potencias de la tierra, sin
Sverdadera conciencia eindadana tcdavia en sus ma-
sas hambrientas, llegaron hasta donde pudieron lie-
Sgar, de acuerdo con el elima politieo-econ6mico. de
la epoca, que no pue-de analizarse con los criteri)s
Sdominantes hoy dia y con abstracci6n de los antece-
Sdentes del siglo XIX.
Omisa casi totalmente en proyecci6n social y eco-
nmica a Constituei6n de 1901, cabe preguntar 'hun-
biera sido acaso la misma ,arta si Maceo hubiese
intervenido en su redacci6n Seguramente que Ma-
ceo, como Maximo G6mez, hubiera permanecido ale-
jado de la Magna Asamblea, como sucedi6 en la ma-
nigua. 'Pero sin duda, entonces, como antes, se h.u-
a biera interesado, como ocurri6 durante las guerras
de independencia, en la organizaci6n constitutional de
SCuba, porque conocido es su decidido empefio de que la
i Repiblica eAtuviese regida por el derecho, y no por
a fuerza. :No creemos osadia afirmar que el texto
de 1901 hubiera satisfeeho a Maceo, cuya pondera-
ei6n political le hacia comprender que s61o podemos
avanzar con cautela en la comunidad de las nacio-
Snes, que no ,e guia siempre, desgraciadamente, por
.. los altos concepts de la moral international ni por
.' los grandes principios de una justicia inmanente.
L- Lcs libertadores sobrevivientes han considerado siem-
a pre que la Constitueidn de 1901 interpret correc-
tamente el pensamineto politico de los hombres de
la manigua, aunque el andar del tiempo y las tras-
mntuaciones sociales, political y econ6micas que ha
sufrido la humani'dad y Cuba especialmente, ha-
- yan recomendado su renovaci6n. Pero cu1l fu6 el
a pensamiento politico de Maceo?

a ISi admirable es el military que todos reconocen en
n el gran coibatiente, y son dignas del mayor enco-
Si mio las modalidades del carActer de iMaceo, mas in-
a.. teresante, si cable, result examiner el pensamiento
te politico del :f..,,,;.ii lulchador. Sobre todo en los
ia mementos actuales en que la political en nuestro
e- pais confront singulares situaciones. Espinoso en
e] extreme seria el empefio, si alguien antes que nos-
u- otros, con muchos mias m6ritos y autoridad, no lo
i hubiera hecho ya en una admirable sintesis que
e; constitute, a mi modo de ver, el "testamento poli-
o- tico" de Maeeo. Ese alguien es nada menos que
e- Juan Gualberto 'G6mez, el admirable ciudadano,
e- compafiero de Marti y de Maceo.
e-
,s- En el memorable discurso pronunciado en este
vo propio Cuerpo Colegislador cuando era Representan-
u- Ic por la Provincia de la Habana, Don Juan, como
u- efectuosamente le llamaban todos, sefial6 el contras-
os te de que mientras los hombres universitarios de ]a
os Revoluci6n resultaron muchas veces indisciplinados
u- y perturbadores, Maceo, sin aq.ella ilustraci6n que
en debia infundir mayor respeto a las eyes, fu6 siem-








140 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMIARA DE REPRESENTANTES


pre, sin embargo, un acatador respetuoso del dere-
cho, muy ipoco dado a intrigar contra el Gobierno
Constituirdo. Juan Guarberto G6mez, despu6s de
estudiar al soldado y al patriota que hay en Maceo
examine ''los rasgos del que pudiera llamarse el po-
litico, que en esie caso se dilu.ye en el patriota.
Y como Den Juan aleanz6 en este disc rso la ma-
yor altura de la citedra political, y analiz6 la per-
sonalidad political de Maceo sobre diferentes cues-
tiones fundamentals de nuestro pais con autoridad
que nadie puede discutirle, le eedemos la palabra:
"El politico, llamo yo al hombre -dijo Juan
(Gualberto G6mez-, que en su pensar, en su sentir
y en su actuaci6u, tiene siempre fija la vista en los
intereses de la patria. Porque political se llama.
cuando se quiere ilenar de vituperio a los que se
dedican a la cosa public, a ese pugilato de ambi-
ciones, de aspiraciones, de intereses mis o menos,
Jegitimos, pero siempre secundarios, que suelen po-
ner en las sociedades mejor constituiclas, a unos ele-
mnentos contra los otros. Y eso, no es realmente lo
que se llama political. Political, es la cieneia que
ensefia ]os principios por los cuales esas grande co-
lectividades que se Ilaman pueblos o naciones, lie-
van al cumplimiento de sus fines, a los elements
que las integran. Y political es tambi6n, el arte de
aplicar esos principios, a las circunstancias deter-
minadas de cada colectividad en particular".
"Y en ese noble y levantado concept lah! poli-
tico de gran altura tiene que resultar ante todos
nosotros la figure colosal de Antonio Maceo. Por-
qcue 61, indudablemente no habia estudiado a Arist6-
teles, tal vez ignorase a Blunstohli y todo lo qua
otrose grades pensadores han escrito sobre la cien-
cia pclitica; pero como le pasa siemp;e al genio, ,l
tenia la intuici6n de principios que otros s61o lo-
gran conocer por el studio y la observaci6n, y pro-
curaba aplicarlos a su pais. Y aqui el gran pro-
biema, a su juicio, consistia en hacer un gran con-
gloomerado con tcdos los elements que constituian
e! pueblo cubano, Iprocurando que todos los interests
conviviesen, que todas las aspiraciones encontrasen
campo en done esparcirse, que todos los anteceden-
tes antag6nicos -e fuesen borrando, por la double
acci6n de la voluntad de los elements que forma-
mos esta sociedad y del tiempo que es un gran fac-
tor para remediar los males, cuando al propio tiem-
Ipo el midico aplica los medicamentos necesarios. Y
de ahi su ,.isif'.?:.,'.,i dentro de ]a revoluci6n; mu-
chos han dicho que fueron revolucionarios por ad-
versi6n a Espafia, Antonio Maceo no figure entire
6sos; fu6 revolucionario por amor a Cuba, porque
entendia que ya Cuba estaba en disposici6n de cons-
tituirse en naei6n libre e independiente. Otros no
fueron revolucionarios por temcr a la libertad que
habia de traer a concurrir a la vida pfiblica cubana
a factors hasta entonces postergados; Antonio Ma-
ceo no temi6 la, intervenci6n de esos factors. Otros,
dentro de la propia Revcluci6n, representaban radi-
calismos de tal naturaleza, que a juicio de m.u.hos,
ponian en peligro la integridad de nuestra naciona-
lidad y Antonio Maceo tampoco comulg6 con esos
radicalistas. Ved en esos ligeros aspects de ru po-
litica, en la hora de trabajar por la emancipaci6n,
el papel importantisimo y la situaci6n traseendentat


en que este hombre se coloca. 'Problema de nues-
tra convivencia con los espafioles al dia siguiente
de la victoria? 'ues abrirles los brazos y decir:
aqui, en esta tierra, seguir6is en vuestra casa; en
la nueva soberania, habr6is de encontrar todos los
apoyos, todos los amparos, today la proteeci6n que
la vieja soberania os brindaba. gProblema de las
razas cubanas? Pues no hablar nunca de ellas; a
los blancos les decia: -"ved lo que los hombres
de la raza negra hacemos a vuestro lado; ayudaros
en esta obra de abnegaci6n y patriotism, para la
conquista de la libertad y de la independencia; y
esto significa que nosotr.os somos dignos de compar-
tir con vosotros las grandezas de la libertad y los
beneficios de la demccracia". Y a los negros, a los
de su propia raza, j ah! yo puedo hablar aqui en
su nombre, porque he sido confidence intimo de to-
dos sus pensamientos en este sentido, a sus congene-
res de raza les decia: "Vais a creeer y os vais a
desarrollar con la libertad, pero con vuestro esfuer-
zo y merecimiento; tennis que conquistar la admi-
raci6n de vuestros hermanos para que os den des-
pues de esa admiraci6n el carifio, y asi es come se
establecerA entire nosotros el imperio de la confra-
ternidad". Y esta political sabia, grande, genera-
dora de bienestar para ]a patria, 6sa coloca a An-
tonio Maceo muy por encima de todles aqu6llos que
ereian que una nacionalidad nueva como la nuestra
puede desenvolverse y prosperar, agitando proble-
mas arduous, que atafien a la conciencia, al decoro y
a la dignidad, come si faera possible qLe el nino que
abandon el seno maternal, pudiera, en el primer
instant, alimentarse con los ingredients que s61o
convienen al hombre enteramente formado. No:
61 entendia que nosotros debiamos ir sorteando los
problems mis dificiles, tratando de consolidar la
patria por el amor del mayor nfimero; haeiendo, en
fin, lo que un gran politico frane6s queria que fue-
ra la Repiblica francesa en los dias de su nacimien-
to, y cuando 6sta era fuertemente combatida, esto
es, "la Repdblica amable" que acogeria a todo el
mundo, done cada cual se sentiria bien y satisfe-
cho para que nadie pensase en derrocarla".
Para lograrlo, los politicos y el pueblo cubano, no
debemos olvidar el ejemplo de Maceo. jiCuintas ve-
ces dej6 expresar su disgusto por los errors de los
gobernantes civiles de la Repdblica en armas y has-
ta por la desatenci6n de algunas de las mis pre-
niosas necesidades de la poblaci6n alzada! Pero
nunca hizo de la equivocaci6n del gobernante o de
la maldad de los hombres, pedestal para su encum-
bramiento o instrument para socavar la reputaci6n
de los demfs.
"Usted se equivoca respondi6 Maceo a las ar-
gumentaciones del general Vicente Garcia- al
decir que el pueblo de Cuba estuvo con el movimien-
to de las Lagunas de Varona, pues estoy persuadi-
do de que era la minoria la que pedia las reforms
progresistas, y conste que estuve de acuerdo con al-
gunas de ellas y que ain lo estoy; pero nunca ape-
lar6 a la rebeli6n y al desorden para hacer uso de
mis derechos. No es por cierto el mejor camino el
que usted ha torado para unir a los patriots, por-
que si existen disensiones entire 6stcs, no son tales
que haya side necesario apelar a. medios tan repro-








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 141


babies como aqu6llos de que se vale ousted para el
reelamo de los suyos; pues para satisfacer las aspi-
raeiones del pueblo no es necesario autorizar la des-
obedlencia al gobierno ccnstituido y a las leyes, co-
mo sucedi6 en las Lagunas de Varona, y como su-
cede con lo que usted me participa. Asi lejos de ha-
ber uni6n para combatir al enemigo comfn result
que los hombres amantes del orden y obedientes al
gobierno legitimo y a las leyes, se indignan contra
usted y sus adeptos".
"Doloroso es para mi m.anifestarle que las con-
secuencias del malestar que ousted indica son debi-
das finicamente a los procedimientos que ousted ha
autorizado y repetido. Nada tengo que meditar
porque no estoy separado de la ley para ocuparme
de asuntos que no me correspondent, debiendo signi-
ficarle que me ha herido proffundamente la falta d.e
respeto al hacerme las proposiciones de que ejerzn
mi influencia en las personas que me son adictas pa-
ra hacerme solidario de una idea que rechazo, sa-
biendo used que para servir a mi patria no nece-
sito hacer uso de medios tan degradantes'"
Y a los que todavia siguen esperando que la solu-
ei6n de nnestros problems se encuentra en ]a bue-
na, voluntad de nuestros mis eercanos vecinos, debe-
nios recorder aquellas palabras suyas en moments
much mis dificiles que los que estamos atravesan-
do: "No me parece cosa de tanta importaneia el
reconocimiento official de nuestra beligerancia que.
a su logro, '.i!,., de enderezar nuestras gestio-
nes en el extranjero, ni tan provechosa al porvenir
de Cuba la intervenci6n norteamericana, como supo.
ien la generalidad de nuestros compatriotas. 'Creo
mis bien que, en el esfuerzo de los cubanos que tra-
baian por la patria independiente, se encierra el se-
creto de nuestro definitive triunfo, ique s6o1 traeria
aparejada la felicidad del Pais si se alcanza sin
aquella intervenci6n".
Que este no es un criterio aislado, lo demuestran
sus numercsas afirmaciones hechas antes y despu&ic
en el mismo sentido. Asi lo reafirma a Clarence
King, en mementos esencialmente mis embarazo-
sos, poeos dias antes de morir: "Tantas dificul-
tades y embates no arredran, sin embargo, a nuestro
sufrido ejercito: avivan mis bien su heroismo y 1e
infunden mayor fe, si cabe, en el definitive triunfo
de nuestras armas, para aleanzarlo por el diario y
propio esfuerzo, medio seguro de victoria en today
empresa humana".
Ni en el vecino cereano ni en el lejano deben
confinr los pueblos para resolver sus conflictos. En
esto Maceo concuerda con el pensamiento funda-
mental de Washington en su famoso diseurso de
despedida. No debemos mirar tanto haeia afuera,
sino haeia adentro, porque como afirm6 el gran Ca-
pitdn "los cubanos, cualquiera que sea su ciudada-
Snia, no tienen mas que una bandera: la que un-
gieron con su sangre los mirtires de la indepen-
dencia'.
(Grandes aplausos).
i Soldados desconocidos del Ej6rcito Libertador que
pudris vuestros huesos en la campifia eubana!, i emi-


grades revclu'eionarios que cerrAsteis los ojos en
tierra extrafia sin volver a ver el sol brillante de
la patria amada!, imujeres que sufristeis la vigilia
angustiosa de las noches tristes por la vida y por
la muerte de vuestros hombres y luchasteis como
hombres por la independencia!, ipensadores ilustres
que sembrasteis a voleo las ideas imperecederas de
libertad, democracia y justicia social!, jih6roes que
oscribisteis en las pdginas inconfundibles de la fa-
ma el portento de vuestros heehos extraordinarios!,
jmasa an6nima de hombres y mujeres, de blaneos y
de negros, de ricos y de pobres, de literatos y de
analfabetos, que abandonasteis ]a vida con la vision
de la patria oprimida, pero con la esperanza de la
patria libre!: la Repfibliea se ha logrado.
Sencilla y modest, aturdida todavia per el mag-
no alumbramiento, di6 sus primeros pasos vacilan-
les e inciertos como el enfermo convaleciente de gra-
ves heridas. Tuvo recaidas peligrosisimas que hi-
ieron temer 'por su vida y ayuda mis peligrcsas adn
que han colgado una interroigaei6n inquietante en
el horizonte de su mareha ascendente hacia la cul-
minaci6n eiudadana. 'La histeria colectiva y el fer-
mento de valores falsos y de oseuras pasiones que
tantas veces puso en peligro vuestros esfuerzos, nos
ha hedho tambalear mis de una vez. Pero no te-
:nhis que se pierda la obra de un siglo y que las 1l-
grimas vertidas a torrentes per nuestras magnifi-
cas mujeres hayan caido en tierra est6ril. Ya lo
dijo el Maestro: "i'Oh, no, muertos ilustres, al ca-
lor de nuestras almas redivivos y en el fondo del
pecho acariciados!, ino durmiis todavia el suefio
terrible de aqu6los que 'han perdido ya toda espe-
ranza!, ino nos ech6is auin sobre el rostro, con vues-
tras manos frias y descarnadas, la sangre que ver-
rjsteis por ingratos!, jno os alc6is en ]a noehe si-
lenciosa, con vuestro cortejo de huesos deshonrados,
a huir con ellos de un pueblo de mendigos, para
darles extrafia sepultura en un lugar mis digno de
,brigarlos! i'Moveos y contentaos, muertos ilustres!
iAntes de .cejar en el empefio de hacer libre y pr6s-
pera a la patria, se unirA el mar del Sur al mar
del Norte, y nacerf, una serpiente de un huevo de
Aguila!"

(Grandes y prolongados aplausos).
Et..
Vosotros. cumplisteis vuestro deber. Las genera-
clones que tuvieron a su cargo construir la Repfi-
blica con los escombros de la colonia, hicieron lo
que pudieron en el medio decadente de los princi-
pios de este siglo. Las generaciones presents sa-
bemos de la enorme responsabilidad que pesa sobre
nuestrcs espiritus. Como en vosotros, imArtires glo-
riosos .de la independencia patria!, hay en nuestras
almas un formidable dinamismo que nos viene de
vuestro ejemplo y el decidido prop6sito de avanzar
hacia la cabalidad de la naei6n que quisisteis for-
jar, aunque como a vosotros a menudo nos muerda
el ccraz6n la vibora inagotable de la envidia, y nos
amargue el espiritu la ponzoiia miserable de la intri-
ga, y nos perturbe el trabajo constructive la alhara-
ca de los demagogos, y nos manehe la conciencia
limpia la baba inmunda de los reptiles que s6lo pue-
den alzar la cabeza miniuseula y deforme entire el









142 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMARA DE REPRESENTANTES


esti6rcol y la podredumbre en que estin acostum-
hrados a vivir.

Ya el eubano no es el criollo indolente que canta
sus amores y sus penas al son de la guitarra ro-
mintica meci6ndose en la hamaca sabrosa. (La Or-
questa ejccutj l con sordina, como wn fondo de so-
ia'os, la antigua canci.on crioula "La Bayamcsa").
Ya el cubano no es el hacendado c6modo que viaja
en la calesa fastuosa o en el quitrin elegant, ni la
('olacidn azo ada (que canta el "bemb'" en el batey
inient'as los rebeldes euraban las heridas del latigc
con alcohol y ecn sal en los rincones del barraon. Ya
los hombres y las mnujeres de :.- ,,itii cubano
no tienen qu'e emigrar para no tener que esconder
sus ideas progresistae como armas prohibidas deco-
misadas por la autoridad. iYa somos eindadanos!
Ya somos los granos de arena y piedra que forma-
tmos el -ran edificio de una naei6n libre y no per-
mitiremos que nos .1 ..t.-.i.. e vendaval de las
pasiones, ni la vorAgines de ]as ambiciones ni !-i
,traeei6n dle la inflnencia extrala.

En este instant en que los viejos continents se
estremecen hasta el fondo de sus :,,,l..'r,., y de
sus values, a un lado y a otro de los grandes oeca-
nos, poniendo en peligro la civilizaci6n que nos le-
garon treinta siglos de.evolncin6 humana; en estos
moments en lue para desgracia de todos los pue-
)los de la tierra, la demoeracia es fieramente ataca-
da en todas parties y amenaza ser sustiticda por re-
uimenes !uenbrados en los cerebros de peligrosos me-
pal6manos o extraidos de las viejas entelequias po-
litieas de las tiranias orientales; en estos tiempos
en que los pueblos viriles europeos y asiaticos so-
portan con estoicismo incomparable ]a Iluvia de hie-
rro y fuego abrazados a su concept de la vida de-
mocratica y spirituala, y ]os pueblos viriles ameri-
eanos se aprestan a la defnusa de] continent de la
libertad, los cubanos, que estamos en el gravisimo
riesgo de Iperder nuestra poteneialidad econ6mica y
caer en el fondo de la eselavitud financier en el
moment preciso en que por imperatives de la nue-
va !Carta Fundamental de la Re.pblica nos apres-
tamos a complementary las reivindicaciones political,
Ssociales y econ6micas que en ella plasmaron los con-
vencionales de 1940, no podemos vacilar un ins-
tante ni dejarnos ganar por el desaliento ni por el
derrotismo.

i Ya la .Republiea es! (La Orquesta ejecuta de n e-


vo, "La Bayamnesa", pero esta vez, vn tiempo de
mnarcha, como la focaban los mambises en la guerra).
Ya el ,omplejo colonial ha cedido el paso a la con-
eiencia de Repdblica. Ya la armaz6n legal tiene al-
ma de pueblo. Ya la democracia eno es una ilusi6n
de teorizantes ni un suefio de adoleseentes. Ya la
justicia social com.enza a reparar las grandes in-
juisticias que ban lacerado v continflan lastimando
el alma inmensa do na'estro gran pueblo. Ya Ito-
(amnos, ciudadanos, con la punta de nuestras ma-
nos la plenitud de la eubanikdad. Ya somos, i mr-
tires de ]a independencia!, ]a Repiblica libre, inde-
pendiente y soberana que quisisteis organizer en las
paginas sencillas de las Constituciones mambisas y
de la Carta de 1901. Ya hemos sentado los cimien-
tos de la Repdblica justa, sin discriminaciones de
ninguna clase v con iguales oportunidades econ6mi-
eas para todos, en las paginas onmplicadas de la Cons-
tituci6o de 1940. Tc6anos ahora completar la ta-
rea ingente en medio de un mundo que se desquicia
y de una sociedad local abrumada por cuatro siglos
de intrigas, concupiscencias, calumnias y Falsas p'o-.
mesas. iA ti alpelamos, pueblo Ide Cuba, para que
inspirnAdote en el ejemplo ma'gnifico de los liber-
iadores tengas fe en tus propios destinos! A ti
apelamos, Tit.n de Bronce, para que si no sabemos
interpreter el moment que ,vivimos ni honrar el
iegado que nos dejaste, bajes el brazo poderoso y
hagas eaer sobre nuestras espaldas el cintarazo de
tu machete glorioso!

Y si por azares del ignoto destiny de nuevo ho-
Ilara nuestra tierra la plant cdiosa del invasor ex-
tranjero ibaja, -Maceo!, de tn pedestal y aal conju-
ro de tu voz acostumbrada a las arengas y al ata-
que, saca del olimpo cubano a la legi6n gloriosa de
nuestros heroes y carga de nuevo contra los enemi-
gos de esta Reipfiblica cubana, que es y tiene que
ser, ,por siemipre y para siempre, libre, independien-
te, soberana. democrAtica, just.

(Grandr y pIolo nadae ovacin6).

(La Orquesta Sinfniica de La Habana, ejecuta el
Himno Nacional, que iodo el auditorio escucha de
pie. Al terminar, la ovaci6n se repite).
SR. PRESIDENT (SANTOS JIMANEZ): Se da por
terminada la sesi6n.


(Eraq. las 11 y 35 p. in.).


-----------




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs