Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/01546
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID01546
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text



REPUBLICAN DE CUBA


DIARIO DE SESIONES
DE LA
CAMERA DE REPRESENTANTES
DECIMO SEXTO PERIOD CONGRESSIONAL
PRIMERA LEGISLATURE
VOL. LXI LA HABANA NUM. 85

Sesion Extraordinaria de 14 de Octubre de 1936
(CONTINUACION)

President: Sr. Carlos Mirquez Sterling y Guiral.
Secretaries: Sres. Radio Cremata y Radl Garcfa Menocal y Seva.

SUMARIO:
La Presidencia reanud6 la sesi6n que habia sido suspendida por petici6n de receso del sefior Bravo
Acosta a las cinco pasado meridiano; eran entonces las cinco y media de la tarde.-Continu6 el
debate del dictamen de la Comisi6n Especial sobre reform del articulo 115 de la Ley Constitu-
cional, y consumi6 un turno a favor del mismo el senior Bravo Acosta.-Habl6 en contra el senior
Beltrin y lo interrumpi6 el senior Portocarrero.-Ocup6 la Presidencia el senior Andreu.-Consu-
mieron turnos en pro y contra al dictamen ademAs de los antes mencionados, los sefiores Lorib,
Mendieta Hechavarria y Portocarrero a petici6n de quien se reces6 hasta las siete y cuarenta
minutes pasado meridiano; en cuya hora prosigui6 hablando el iltimo aludido sefior, siendo in-
terrumpido por el senior Giberga.-Ocup6 la Presidencia el senior Marquez Sterling.-El senior Fer-
nandez Supervielle pidi6 la palabra para proponer la suspension del debate, rogAndole el senior
Bravo Acosta retrase dicha proposici6n.--E senior Suarez Fernandez tambi6n propuso se suspen-
diera el debate; el senior Lora pidi6 se votase nominalmente para despu6s retirar su proposici6n
cuando la Presidencia apoy6 la misma.-Ocup6 la Presidencia el senior Andreu para que despu6s
de aclaraciones y de disponerse a efectuar la misma fuera rechazada.-La Presidencia luego de
consumidos turnos en el debate, a propuestas del senior L6pez Blanco concedi6 receso.-Termi-
nando la Presidencia la sesi6n a las doce y quince minutes pasado meridiano.
SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING) : Se reanu- Sa. PRESIDENT (MI-RQUEZ STERLING) : Tiene la pa-
da la sesi6n extraordinaria para tratar la Reforma labra el senior Fernandez Supervielle.
Constitucional.
S5 y 1 nS. FERNINDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : Quiero
(Eran las 5 y 1 p. m.) preguntar al senior Presidente si es su prop6sito man-
SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : Pido la tener los turns solicitados y otorgados en la sesi6n
palabra. anterior.






2 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


Sn. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING): En su opor-
tunidad la Presidencia informarh al senior Super-
vielle.

'SR. BRAvo ACOSTA (ANTONIO) : Pido la palabra.

SR. PRESIDENT (MIRQUEZ STERLING) : Tiene la pa-
labra el senior Bravo Acosta.

SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Yo solicito de la
Chmara que se conceda un receso de diez minutes,
con objeto de poder trasladarme a mi Despacho y
traer la documentaci6n relacionada con el Proyeeto
de la Constituci.6n.

SR. PRESIIENTE (MARQUEZ STERLING): EstA de
acuerdo la CAmara el conceder un receso de diez mi-
nutos, segfin lo solicitado por el senior Bravo Acosta.

(Selales afirmativas).

Aprobado.

Se declara la CAmara en receso.

(Eran las 5 y 5 p. m.)


SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING):
da la sesi6n.


Se reanu-


(Eran las 5 y 30 p. in.)

SR. BELTRAN (SEBASTIAN): Sefior Presidente: Te-
riendo dudas del quorum que se necesita ipara co-
nocer de un problema de tanta trascendencia e im-
portancia como este, en el cual cada articulo es ne-
cesario votarlo en votaci6n nominal, pido que se
compruebe por un pase de lista.

SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Para hacerle un
ruego al distinguido compafiero senior Beltrin, en el
sentido de que en esta oportunidad,--y es. la finica
en que he solicitado de un compafiero que retire un
pase de lista-, retire su petici6n. Quiero aclararle,
ademis, que en cuanto a la discusi6n del proyecto
de Reforma Constitucional no implica que no haya
el quorum necesario que sefiala la ley para la vota-
ci6n; mientras tengamos un quorum de 82 Repre-
sentantes, podemos diseutir todo lo relacionado con
la ley, ya que el quorum se exige s6lo para elF mo-
mento de la votaci6n. Por consiguiente, ruego a mi
distinguido compafiero que permit entrar en la dis-
cusi6n de este problema que tanto interest a la
opinion piblica y a lo cual venimos obligados por el
poco tiempo que falta para cumplir con el precepto
constitutional vigente.

SR. BELTRAN (SEBASTIAN) : La argumentaci6n del
distinguido- compafiero, senior Bravo Acosta cuando
vayamos a votar no existe el quorum suficiente para
la.votaci6n; y si se necesitan las dos terceras par-
tes de la totalidad de la C6rhara para votar las Re-
formas Constitucionales, por analoria debemos inter-
pretar que son irualmente necesarias itara discutir-
las. Pero no obstante, accedo al ruego que se me


formula ya que jams en mi vida he pedido un pase
de list.

SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING) : El seior
Ferninlez Supervielle preguntaba los turnos que hay
concedidos a favor y en contra. La Presidencia de-
sea informar al senior Supervielle que los turnos
a favor, despu6s del concedido al senior Bravo Acos-
ta, son pedidos por los sefiores Portocarrero, Ferrer
Morej6n, Jos4 Manuel Quintana y Pascual; jy en con-
tra, el concedido al senior Lori6 Bertot y los pedidos
por el senior Beltrdn y el propio senior Fernandez
Supervielle.

Tiene la palabra el senior Bro i. Ac.,t;.

SR. BRAvo ACOSTA (ANTONIO) : Sefior Presidente y
sefiores Representantes:

En la sesi6n anterior, que fu6 suspendida a insi-
nuaciones y solicitud del senior Mendieta, trataba
yo de que en manera alguna ipodia aceptarse la tesis
sostenida por el senior Lorie Bertot, de que el Con-
greso no estaba capacitado para modificar el ar-
ticulo 115 en la forma dispuesta 'por la Comisi6n
Especial, y much nienos que la Constituyente, en
su dia, pudiera, de manera soberana, dictar la Carta
Constitutional que el pueblo de Cuba anlhela. Hay
que situar el moment actual de Cuba dentro de su
ritmo constitutional, para poder llegar a la conclu-
si6n de que es indispensable que por el Congreso
de la Repiblica, se faciliten cuantas medidas sean
necesarias, a fin de que el pueblo pueda tener lo
que se llama una Carta .Constitucional. Sostengo
que actualmente no poseemos una Carta Constitu-
cional en la forma que debe tenerla todo pueblo ci-
vilizado; que estamos rigi4ndonos Ipor una ley Cons-
titucional dictada por distintos representantes de la
opinion :fiblica, en un moment en que Cuba atra-
vesaba una situaci6n normal y que era indispensa-
ble que alguna ley, que alguna media, si no legis-
lativa, por lo menos impuesta por los que gober-
naban, sefialara cual era el regimen, cual era la
Ley fundamental en Cuba, para que todos los ciu-
dadanos tuvi6semos que someternos a ella y ajustar
nuestros pasos en la vida political a los preceptos
que ella contuviese.

Positivamente, la Ley Constitucional que nos rige,
la que debemos obedecer, la que no debemos que-
brantar en manera alguna, no es ninguna de las
Constituciones que t6cnica y juridicamente pueden
llamarse eomo tales, porque no est6 en la clasifica-
ci6n de Constituci6n pactada, de Constituci6n otor-
gada, ni de Constituci6n impuesta. Estas tres son las
formas que desde tiempo inmemorial se reconocen
como Cartas Constitucionales, segfin hayan sido da-
das por el Rey, hayan sido pactadas entire el Rey
y 'el pueblo, o hayan sido impuestas por el. pueblo al
Poder Ejecutivo.

Cuba, a virtud del movimiento pdlitico filtimo,
a virtud del estado normal que llegg6 a crearse en
esta Repuiblica y que trajo consigo la derogaci6n de
todas las Cartas Constitucionales anteriores dictdn-






DIARIO DE SESIONES DE LA C AMARA DE R.EPRESENTANTES 3


dose una por un Gobierno de Facto, esta viviendo en
este moment sin Constituci6n alguna, esti viviendo
con medidas dictadas para sustituir una Carta Cons-
titucional.

Si el anhelo del pueblo,-y en ello disiento de ma-
nera absolute con mi distinguido companero el senior
Lorin Bertot,-si el anhelo del pueblo es que se d6
una Carta Constitucional, si a ello, estamos obliga-
dos, a virtud de lo preceptuado en el articulo 11b,
si nosotros no tenemos verdaderamente esa Carta
Constitutional que se estime un verdadero Repre-
sentante del pueblo, sino inspirarse en que Cuba
tenga verdaderamente una Constituci6n en la forma
que corresponde, o sea, emanada del pueblo, que es
el que ejerce la verdadera soberania?

Para ello la ComisiOn Especial, que ha estudiado
el Proyecto de Reforma, no se limit a la modifica-
ci6n del articulo 115, en lo que respect a la limi-
taci6n a la Constituyente future, sino que cumpli6
ese precepto en todas sus parties, redactando un pro-
yecto de Reforma, llenando asi las exigencia de la
Ley Constitucional que nos rige. Ese esfuerzo rea-
lizado por los que componen la Comisi6n Especial,
no es, como decia el senior Mendieta, un trabajo
"concienzudo"; debe estimarse como un esfuerzo de
un grupo de compafieros que, a virtud de un acuer-
do de la Cimara, realize la labor que le fu6 enco-
mendada, para cumplir con el articulo 115, que nos
impone, de manera absolute, de manera- imperative,
el que dentro de seis meses debe producirse en ei
Congress un proyecto de Reforma Constitucional.

Si la Constituyente acepta la modificaci6n propi-
ciada por nosotros, inmediatamente esta constituida
en Asamblea Soberana para dictar una Carta Cons-
titucional. Esa soberania no puede estimarse como
la estimaba el senior Lori6 Bertot. El senior Lori6
por lo que he podido apreciar de su informed en la
tarde anterior, estima que al llamarse Constituyen-
te Soberana, debe darsele poderes, y podria correr-
se el riesgo de que de esa manera se constituyera en
Gobierno. No es asi. La Constituyente sera sobera-
na para dictar las medidas correspondientes, o sea,
la Carta Constitucional. Porque ni el articulo 115
de la 'Constituci6n de 1901, ni el mismo de la Ley
actual, ni el que va a sustituirlo, a virtud de nues-
tra modificaei6n, da poderes de Gobierno, que es
como muchos entienden la palabra soberana o la so-
berania de la Constituyente. Son cosas distintas:
Una cosa es la Soberania de la Constituyente para
dictar la Carta Constitucional, y otra cosa es una
Constituyente con soberania de Poderes para cons-
tituirse en Gobierno.

SR. LORmI BERTOT (FRANCISCO): AMe permit una
interrupci6n S. S., con la venia de la Presidencia?

SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Con much gusto.

SR. LoRIi BERTOT (FRANCISCO): Me parece haber
oido que el senior Bravo Acosta sostiene que este
Congress no tiene la representaci6n genuina del pue-
blo para hacer una Constituci6n. I Es asi, o no es
asi ...


SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO) : El senior LoriB Ber-
tot tiene interes en esta deciaracion y yo lie de ha-
cersela: JEl uongreso tiene que cumpur el precept
te la Ley Consulucional, que le alce que rectactard
un Vroyecto de nerorma Constitucional; el Uongre-
so va a cumpur ese precepto; pero esa medina que
ha sido traia de ia Consutucion del 19u1, no pen-
saron aquenos constituyentes que la constituci6n que
retactaron, la unica votaua por el pueoi, pociria ser
uerogaua y las mecliaas que se daean ali coniorme
ai artculo 11a ae aquenla Consticucion, eran exclu-
sivamente para mouilucar o traer aiguna nueva ten-
aencia uenrro de la Conslstucion, y aespues era so-
metido al pueoio; pero en el caso present a que
me reliero, ul momiento Constitucional que esta vi-
vienuo Uuba, no nay una veruauera constituei6n
que nos rja; es una Ley dictaaa por un liobierno
que pudieramos liamar pseuco-revolucionario, o que
surgiu aespues .ae ia revolucbon, que lnaia echado
auajo touas ias Constiuciones que nabia promulga-
ao el pueblo de la RepuDiica de Cuoa.

Son cosas completamente distintas, y, desde lue-
go, nuestro manuato ha sico como legisiadores, para
proponer un lroyecco de l elorma uonstitucional,
que et pueblo, que si tiene el cerecho de darse su
uonstituion, que es el que directamente debe pro-
ducira, paede hacerlo asi, pero no en esta situa-
cion, como se pretende a traves del Congreso, sino
cirectamente, porque son cosas completamente dis-
tintas.

.SR. MENDIETA IECHAVARRIA (JUAN): Entonces,
segun esa teoria, el Congreso no tiene facuitades, si-
no ie mero iormuiismo y saur del paso, para redac-
tar la Itetorma Constitucional?

Sn. BRAvo ACOSTA (ANTONIO) : El Congreso tiene
que colocarse en esta misma situaci6n, senor Mendie-
ta. 4 Que ocurre en Cuba en estos moments? flay
una Constituci6n? \No. Hay una Ley dictada por un
Gobierno Provisional. & Cmno debe regirse todo pais?
Mlediante una Constituci6n promulgada por el pue-
blo, dictada por los delegactos del pueblo. Nosotros
somos Representantes elegidos :para dictar las Leyes
procedentes, ajustdndose a esa Ley Constitucional;
nuestro mandate esti exclusivamente limitado a pro-
ducir el Proyeeto de Reforma. Pero colocndonos
en la situaci6n constitutional de Cuba, nuestra obli-
gaci6n como legisladores y representantes del pue-
blo es facilitar al pueblo que se d6 la Constituci6n
que iquiera darse, puesto que no tenemos Constitu-
cion.

Sn. LonRI BERTOT (FRANCISCO): De modo que para
el senior Bravo Acosta el pueblo, en el actual mo-
mento constitutional de Cuba, es el lnico que puede
realmente hacer una Constituci6n delegando su so-
berania en una Asamblea Constituyente?

SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO) : Efectivamente, esa
es mi opinion.

SR. LORIE BEETOT (FRANCISCO) : Entonces este Con-
greso no tiene facultades para limitar esa Constitu-
yente? Es soberana la Asamblea o no es soberana?







4 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): El coneepto de so-
berania a que se refiere el senior Loris, es de Go-
bierno para la Constituyente, 'que es concept dis-
tinto a la soberania que tiene la Constituyente para
la redaeci6n de su Carta Fundamental.

SR. LoRIB BERTOT (FRANCISCO): De modo que en-
tonces lo que hace el Congreso es atenerse a una
Ley, que si no tiene en el concept del senior Bravo
el character de C6digo Fundamental del Estado, es
una Ley corriente que puede llamarse Ley Consti-
tucional?

SR. BRAVO ACOSTA (ANTONO) : Es una Ley por ]a
cual se establecen las bases con toda la fuerza de
una Constituci6n, porque todo pais, provisional o de-
finitivamente, tiene que regirse por una Ley que
regule los derechos de los ciudadanos, y esta Ley es
la que debemos cumplir hasta que el pueblo se d6
una Constituci6n, maxime cuando nuestro Tribunal
Supremo de Justicia asi lo tiene resuelto en diver-
sas ocasiones.

SR. LoRnf BERTOT (FRANCISCO): 1 Y por qu6 no
la respeta en toda su integridad. y especialmente en
el sistema de revision que establece la propia Ley?

.SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO) : Yo he dicho ya que
colocados en este moment en que Cuba ha pasado,
no teniendo Constituei6n y deseando los legis'adores
sujetarse al articulo 115, oido el clamor del 'pueblo,
tenemos que facilitar la manera de que el pueblo se
d6 una Constituci6n; por ello cumplimos ambas co-
sas: Modificar el articulo 115, para dar a la Cons-
tituyente la soberania para darse una Constituci6n
y cumplimos ese precepto redactando un proyecto
que podra ser modificado o no por esa Constituyen-
te en su dia. Por eso es que nosotros sostenemos que
debe ser modificado el articulo 115 en la forma pro-
puesta para armonizar los precep'tos de la actual Ley
con los anhelos del pueblo y la necesidad de que se
di una Constituci6n, que se llame tecnica y juridi-
camente una Constituci6n.

Si nosotros hubieramos sido elegidos sobre la base
de Congress Constituyente, el problema podia esti-
marse en otro aspect.

SR. LonRi BERTOT (FRANCISCO) : gMe permit una
interrupci6n S. S., con la venia de la Presidencia?

Creo que en este caso el senior Bravo Acosta esti
equivocado, porque nosotros hemos sido elegidos, in-
dudablemente, a tenor de la Ley Constitucional de
]a Repfiblica, con facultades constituyentes, porque
tenemos el derecho y ]a facultad de hacer una refor-
ma constitutional, y entonces, una Convenci6n Cons-
tituyente, o un organismo que sera t6cnico-juridico,
como lo calificaba el senior Portocarrero, vendra a ha-
cer la ratificaci6n de esa reform constitutional acor-
dada por el Congreso. Por eso creo que el senior
Bravo Acosta esta equivocado, porque de acuerdo
con la Ley Constitucional tenemos facultades de
Constituyente.


SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Tiene el actual
Congress facultades constitucionales limitadas; no a
lo que yo quiero referirme, senior Lori6 Bertot; y es
que si hubi6ramos sido elegidos con character cons-
tituyente, a la vez que legislativas, podiamos enton-
ces dictar una Constituci6n que no necesitaba de mAs
apoyo popular, porque traeriamos la investidura de
Constituyentes, de manera definitive, no ajust6ndo-
nos a los preceptos de esta Ley, que nos limita, ex-
clusivamente, a redactar el Proyeeto de reform y so-
meterlo despu6s a quien tiene que sancionarlo, que
e; el pueblo mediante las Constituyentes.

SR. Lonff BERTOT (FRANCISCO) : Creo que el se-
fior Bravo Acosta no esta en lo cierto.

SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Es un criterio de
S. S.

SR. LoRIE BERTOT (FRANCISCO): Y yo voy a ex-
plicar el mio, si me lo permit S. S.

Entiendo que la Ley Constitucional vigente es-
oblece un sistema revisionista que le da mayores
garantias a todas las reforms constitutional, y son
precisamente esas garantias contra las que va la
Comisi6n de los Quince.

SR. PORTOCARRERO (JES S A.): I Me permit una
initerrupci6n S. S.? Lo que ocurre es que el Con-
greso, dentro de la facultad logislativa que tiene,
ofrece la consideraci6n de un 6rgano extraordinario
con poderes constituyentes, para hacer las reforms
que estime convenientes.

El Congress actfia de manera tal que la Conven-
ci6n Constituyente lo finico iue hace es aceptar o
desechar, de acuerdo con el Art. 115, que estricta-
mente asi lo determine, la reform que le ofrece el
Congress. Ahora el Congreso no ejercita el poder
constituyente; se lo otorga a ese otro 6rgano espe-
cial, extraordinario y transitorio que se llama Con-
venci6n Constituyente.

SR. LORIE BERTOT (FRANCISCO): ~En cuAl Consti-
tuci6n ?

SR. PORTOCARRERO (JESfJs A.): En la Constituci6n
de 1901, en la del 28 y en ]a vigente. Y dentro de
poeo .se lo demostrar6 a S. S.

SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING) : Continua
en el uso de la palabra el senior Bravo Acosta.

SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO) : Yo deeia, senior
President y seiiores Representantes, que esencial-
mente habia que tender al moment constitutional
de Cuba y a los anhelos del pueblo. Podra el senior
Lorie no compartir el criterio que sostengo, y, des-
de luego, respetando el suyo, que, creo que va enca-
minado a obtener dos Constituyentes, para corre-
gir mayor period de tiempo que estar aqui, sin re-
solver el problema constitutional.

SR. LORIm BERTOT (FRANCISCO): No es mi prop6-
sito el continuismo, ni mantenerme en el seno de es-







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 5


ta Cimara, que para mi es un honor, dilatando los
procedimientos constitucionales.

Mantengo una tesis que estimo estrictamente ju-
ridica, una tesis que es clara, diifana. El sistema
revisionista de nuestra actual Constituci6n, que re-
coge y contiene una tradici6n constitutional a par-
tir de los Convencionales de 1901, establece como
procedimiento para revisar la Constituci6n, que dos
organismos, en acci6n coordinada, como son el Con-
greso y la Asamblea o Convenci6n Constituyente, rea-
hcen la reform que se pretend hacer. Sin embar-
go, lo 'que intent la Comisi6n de los Quince, es
echar por tierra esas garantias para la revision cons-
titucional, porque si en esta via preliminary, que con
un lenguaje tan elegant ha establecido la Comisi6n
de los Quince, la Convenci6n Constituyente acepta,
como es natural que acepte, porque otra cosa seria
tener un concept de la vida como el doctor Pangloss,
I, reform del Articulo 115, seria infitil completa-
mente todo lo que haga este Congreso. Pero el sis-
tema revisionista sera de menores garantias para la
Eepfiblica y para los ciudadanos, porque podrA esa
Convenci6n Constituyente en esa reunion y en las
licesivas desechar la obra del Congreso y hacer un
solo organism la Reforma de la Constituci6n, y no
dos organismos en acci6n coordinada, como son el
Congress y ]a Convenci6n Constituyente, que es la
que establece la Constituci6n. Por eso estimo que se
viola ese precepto.


Sn. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): El senior
Bertot parte de un principio que exponia hace
moments, de que no tenemos una verdadera
titucion.


Lori6
pocos
Cons-


SR. LORIB BERTOT (FRANCISCO) : Yo creo lo con-
trario, porque no puedo. colocarme en esa situacijn
en que se coloca S. S. de equilibrio inestable.

SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Esta equivocado
totalmente el senior Lori6 Bertot.

SR. LORIM BERTOT (FRANCISCO) : NO es un ataque
personal a S. S.: En el plano de los principios juri-
dicos, estimo que la posici6n del senior Bravo Acos-
ta es un poco contradictorio, porque no se puede
aceptar la existencia de una 'Constituci6n para unas
cosas y para otras no.

SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO) : El senior. Lorie Ber-
tot, o no quiere oir, o no interpreta mis palabras.
Es bien claro y concrete: Tenemos una ley que re-
gula nuestra vida; no una Constituci6n, y parto de
ahi. La reform a que se refiere el senior Lorie es
para la existencia de una Constituci6n, como dije-
ron los de mil novecientos uno, "cuando se reform
esta Constituci6n"; y la del veinte y ocho decia,
cuando "se reform esta Constituci6n". Partia de
lh 'base de ]a existencia de una verdadera Constitu-
ci6n; pero borrada la del uno y la del tiempo de Ma-
chado, en Cuba no hay una verdadera Constituei6n.
Quiero que el senior Lorie me coloque en el piano
que me coloco verdaderamente, en la existencia real
de una ley por la cual tenemos ique regirnos, actuar


y seguir, porque todo pueblo necesita de algo que
dirija sus pasos en la vida social.

Lo que planteamos nosotros en esa modificaci6n,
ha sido con el objeto esencial de llenar estos dos
rcquisitos: Obtener dentro del mis breve tiempo po-
sible una constituci6n verdadera, y llegar a llenar
todos los anhelos del pueblo de eleg1ir sus Delegados
para que hagan una constituci6n. Para ello nosotros
le decimos a la Constituyente: Como hay el obstAcu-
lo del Articuio 115 de la actual Ley Constitucio-
nal, lo modificamos, a fin de que puedas declararte
en Constituyente Soberana, y esperamos que inme-
diatamente se acepte esta modificaci6n, que sea pro-
mulgada por el Presidente de la Repfiblica, y ya
ella en ese mismo acto esta investida de la sobera-
nia, sin esperar a nueva elecci6n ni a un nuevo pe-
riodo electoral. Esto -es lo que encierra esencialmen-
te el Articulo 115 del Proyecto de Reformas que
presentamos.

Si es cierto que el pueblo quicre esa Constituyen-
te Soberana, por medio de sus mandatarios aproba-
r- la modificaci6n que nosotros realizamos, y no va
a ser como un acto continue. Nosotros establecemos
que para que ella pueda quedar investida de su ver-
dadera soberania, el acto constitutional, el acuerdo
de la reform del articulo 115 de la Ley Constitu-
cional, y que la actuaron de la Constituyente pase
por las etapas que son indispensables para que ten-
ga toda la virtualidad y pueda cumplirse en todos sus
extremes o sea, que mientras no se promulgue ese
precepto que viene a quedar en sustituci6n del ar-
ticulo 115, esa Constituyente esta en receso. Promul-
gado, bhecho ley el articulo 115 modificado, formando
parte de la Ley Constitucional que nos rige, esa
Constituyente empieza a funcionar con el caricter
de soberana que para dictar las medidas que scan in-
dispensables. Por ello es que la Colnisi6n especial
establece, como paso previo, como resoluci6n preli-
i:inar, la aprobaci6n o rechazo de ese articulo 115,
para que la Constitnyente diga, por medio de sus
delegados. si efectivamente quiere o no ser asam-
blea soberana para redactar la Carta Constitucional.

Es tan claro este problema, si queremos hacernos
eco del verdadero anhelo popular y si queremos si-
tuarnos, no dentro de ]o estatuido en esta Ley Cons-
titucional, sino dentro de algo mas grande, que te-
nemos que respetar mas,. y es inspirarnos en los an-
helos del pueblo, del pueblo sensato, no del pueblo
que quiere que ocurran en Cuba hechos do'orosos
para verlo que del desconcierto sale, del pueblo que
quiere vivir la vida normal bajo reglas perfectamen-
to establecidas, que hayan sido votadas por delegados
del pueblo; si nosotros nos inspiramos en eso, no
tenemos mas que un camino, lue es el qu esugiere
la Comisl6n Especial para la reform de la Consti-
tuci6n, o sea, faci'itar y armonizar' en ]a Ley Cons-
titucional actual los anhelos del pueblo, mediante
la modificaci6n del articulo 115 do ]a actual Cons-
t'tuci6n, para.revestir a esos delegados del pueblo
de la soberania oue el pueblo anhela. Si asi hacemos,
habremos cumplido no solamente con nuestro deber
de -Leisladores, sino con el deber de cubanos, al pro-
piciar que Cuba tenga una Constituci6n product de
la soberania popular y que pueda traer consigo el







6 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


respeto y la consideraci6n para todos los cubanos,
para todos los que por circunstancias especiales hoy
se encuentran fuera del territorio ifacional, para to-
dos los que se hallan en actitud contraria al estado
actual de Cuba; y de esa manera, cumpiiendo como
cubanos con nuestro deber, habremos prestado ei
servicio a que estamos obligados como Legisladores
y como cubanos, todos los que nos cobijamos aqui.

(Aplausos).

SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING): Tiene la pa-
labra el senior Beltrmn, en contra.

SR. BELTRAN (SEBASTIAN) : Seiior Presidente y se-
fiores Representanccs: He pedido la palaora en con-
tra, no obstante de ser un decidido y fervoroso par-
tidario de la celebraci6n de una Constituyente ver-
daderamente soberana, porque no estoy conforme con
el procedimiento seguido por la Comisi6n camera
para legar a ese fin.

En tardes pasadas el compafiero senior Lori6 Bertot
pronunci, un briilante y documentado informed, sos-
teniendo la intangibilidad del articulo 115. El com-
pafiero Lori6 Bertot fu6 interrumpido muchas veces,
interrupciones aceptadas y contesiadas con la pa-
ciencia de Job, pero los distinguidos compalieros que
en su mayoria interrumpieron al compafiero Bertot,
estuvieron verdaderamente poco afortunados en el
curso de sus argumentaciones, porque no hacian mhs
que fortalecer su tesis, toda vez que derivaban ese
problema hacia una constituyente para la modifica-
ci6n del articulo 115, abundando, pues, en lo que
decia el senior Lori6 Bertot, de que se trataba de
una Constituci6n de tipo rigido, es decir, que man-
tenia la intagibilidad -del propio Articulo...

Sn. PORTOCARRERO (JEsOS A.): A que llama S. S.
Constituei6n de tipo rigido?

SR. BELTRAN (SEBASTIAN) : La Constituci6n de ti-
po rigido, lo sabe S. S. igual que yo, son aquel~as
en que en determinados preceptos se establece la
forma en que debe ser modificada...

Sn. PORTOCARRERO (JEsts A.): 4En cualquier for-
ma, ya fuere ordinaria o extraordinariamente?

SR. BELTRAN (SEBASTIAN) : En cualquier iforma que
pueda ser modificado.

SR. PORTOCARRERO (JESITS A.): Nada mfs; eso es
lo que queria saber.

SR. BELTRAN (SEBASTIAN): Yo difiero completa-
mente del criterio del conipaiiero senior LoriB Bertot,
y difiero tambi6n del criterio de los distinguidos
compafieros que han usado de la palabra con este fin;
yo sostengo que se trata de una ley Constitucional, si
es que pomposamente se quiere llamar Constituci6n,
que puede ser modificada como cualquier ley ordina-
ria de la Repfblica. Por tanto, la coloco en la clasi-
ficaci6n de Constituciones de tipo flexible o eiastico,


que pueden ser modificadas, repito, como cualquier
ley ordinaria.

No quiero cansar la atenci6n de la CAmara con in-
numerables argumentaciones, porque ya en pasada
sesi6n, discutiendo una proposici6n de ley para de-
rogar el Articulo 115 !y que la Constituyente fue-
ra Soberana, se discuti6 bien ampliamente sobre el
tan debatido articu'o. Me voy a basar en dos ar-
gumentaciones, tratando de ser bien corto y expresar
con el menor ni6mero de palabras la claridad de los
concepts que voy a emitir.

"La soberania reside en el pueblo de Cuba y de
61 dimr nan los Poderes Pfiblicos". El pueblo de
Cuba, fiores, no intervino en lo absolute en la ela-
boraci6. de la Ley Constitucional que nos rige; los
seiiores que redactaron y promulgaron la Constitu-
cion...

SR. PORTOCARRERO (JESfS A.): .Ha acatado el pue-
blo de Cuba la ley Constitucional que nos rige?

SR. BELTRAN (SEBASTIAN) : La ha acatado porque
no tenia mas remedio que acatarla; era el fnico me-
dio que tenia para llegar a unas elecciones gener:
les.

Sn. PORTOCLARERO (JEsiS A.): 4 Ha coicurrido el
pueblo a las elecciones generals que se convocaron a
tenor de la Ley Constitucional?

Sn. BELTRAN (SEBASTIAN) : El pueblo no pudo ha-
cer otra cosa; fu6 a las elecciones...

SR. PORTOCARRERO (JEStS A,): 6 Concurri6, no?

SR. BELTRAN (SEBASTIAN) : Concurri6 a las urnas
para votar a los Representantes; pero no para votar
1~ Ley Constitucional.

Les ruego a los companieros que me interrumpan
Cuantas veces quieran, pero que esperen a que ter-
mine mi pensamiento, y lo digo, porque he oido de-
cir a distinguidos compaieros que lo hacen con el
fin de obstruccionar.

SR. PORTOCARRERO (JESfS A.): Esa no ha sido mi
intenci6n.

Sn. BELIRAN (SEBASTIAN) : Yo no me he referido
a S. S

SR. PORTOCARRERO (JESUS A.): Ademis, la lumi-
nosidad de S. S, impediria que eso sucediera, aun-
que la interrupci6n se verificara con esa intenci6n.

SR. BELTRAN (SEBASTIAN) : Muchas gracias.
Decia que no habiendo intervenido el pueblo en la
elaboraci6n de la Carta Fundamental, no habi6ndo-
sele dado investidura a los que la redactaron y pro-
mulgaron, el Gobierno de facto hizo la Ley Consti-
tucional como mera disposici6n legal para autolimi-
tarse en sus funciones y propiciar el dia de mafiana
la convocatoria a una Asamblea que, por dimanar







DIARIO DE SESTONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 7


-verdaderamente del pueblo, pudiera llamarse verda-
deramente Constitucional; el Gobierno de la Pro-
visionalidad incurri6 en un error al dictar la Cuar-
ta de.las Disposiciones Generales y el articulo 115,
porque de esta manera cohibe, cercana, por asi de-
cirlo, los derechos de la soberania de ese pueblo, y
es por eso que el Congreso en este acto, debe dero-
gar el articulo 115, para hacerse acreedor al manda-
to del pueblo, que le ha sido conferido.

Otra argumentaci6n que quiero hacerle a los se-
fiores Congresistas, la inici6 ya el compafiero senior
Bravo Acosta hace un moment; el compaiero Bra-
vo Acosta decia que no se trataba de una Constitu-
ci6n, que nosotros teniamos una ley. Efectivamente,
sefiores, teniamos una ley, y, de acuerdo con la tesis
del eminente professor norteamericano Burgess, opi-
ni6n aceptada por la mayoria de los tratadistas, cuan-
do los Poderes Constituyente y Legislativo, no han
estado separados, la Ley Constitucional puede modi-
ficarse como una ley ordinaria de la Repfiblica.
Hay pues dos criterios sustentados que son diame-
tralmente opuestos y no es possible salir de sus limi-
tes estrechos. La Camara no puede hacer equilibrios
malabares, la CAmara no puede adoptar un criteria
eclictico, aqui no cabe ni puede caber eclecticismo, es
un dilema y tiene que decidir frente a la tesis de
Lori6 que sostiene que la Convenci6n debe adau-
terse al articulo 115 o frente al mio que sostiene la
derogaci6n de1 mismo para oue sea verdadera y ab-
solutamente soberana.

SR. PRES'DENTE (MIRQUEZ STERLING) : Tiene la pa-
labra el senior Portocarrero a favor del Dictamen.

SR. PORTOCARRERO (JES1tS A.) : Sefior Presidente y
sEfiores Representantes: En mi caracter de Represen-
tante, en primer tugar. y por mi condici6n de miem-
bro de la Comisi6n Especial dcsignada para tr'aa,
este magno y escabroso problema, es que he pedidr
en la oportunidad anterior...
SR. LORIA PERTOT (FRANCTSCO) : ;,Por qu6 estime
que es escabroso el problema?

SR. PORTOCARRERO (JESUS A.) : Porque todos lor
problems de esta naturaleza, resultan escabrosos
pues se presentan por algunas doctrinas y criterio"
muchas veces absurdos en contra de la tesis que se
mantiene. Dido que habia so'icitado Ia pala5ra en
favor del Dictamen que aparece sobre ]a mesa y one
es sometido a vuestra considerac;6n porque estimaba
que era necesario, no defender el Dictamen de la Co-
misi6n, ya que de por si solo se defiende, por las
palabras 'que se vicrten en los infolios que constitu-
yen el trabajo de la Comisi6n, sino para aclarar to-
dos y cada uno de los extremes que de acuerdo con
mi criteria personal debian aclararse en esta Cimara.
para que 6sta debidamente y con uleno conocimiento
de todo lo que constitute este problema. pudiera im
partirle su aprobaci6n pues tengo la seguridad de
que en definitive, Ipese a cuantos d&ba*es se manten-
gan en esta tarde, y a cuantos criterios se enuncien
en esta sesi6n, o a cuantos ar'umentos se es,'riman en
contra del Dictamen, la rea'idad que palpita en esta
Camara en favor de los trabajos realizados en el Dic-


tamen, serA suficiente para convertirlo en definitive,
en una iniciativa triunfadora para el bien de la Re-
piblica.

En problems de esta naturaleza, sefiores Repre-
sentantes, es precise analizarlo haciendo un studio
previo de lo que constitute el ambiente; de lo que
constitute aquella reunion de concausas de caricter
sicol6gico, sociol6gico v politico que Ilevan a los 6r-
ganos de una sociedad politicamente constituida a la
realizaci6n de actos que resulten necesarios para el
bien de !a colectividad y para su mejor desenvolvi-
miento; ya desde el nunto de vista politico, ora del
econ6mico o del sociol6gico s'olamente. Todo este pro-
blema. hay que analizarlo a trav6s de la ciencia so-
ciol6gica alrededor de ]a cual deben tratarse todos
los asuntos de esta indole. Ya lo ha dicho tambi6n
con re'aci6n al mismo tema el ilustre pensador sud-
americano que hoy ena'tece las Letras y el Derecho
de HispanoamBrica, el doctor Carlos Saavedra Lamas,
President de algunas de las Secciones de la Liga de
'as Naciones, quien en los preliminares comentarios
at C6digo del Trabajo de 1a Argentina, que es una
obra maestra de Legislaci6n Social, dice, repitiendo
pa!abras de Lerminier, que "los C6digos no se con-
feccionan poraue lo auieran los jurisconsultos, sino
poroue los imponen las citcunstancias en un momen-
to determinado de cada pueblo".

Esa es la situaci6n en que se encuentran hoy los
organos del Estado cubano. Es necesario ver como
se produce toda esa series de actividades que se ini-
cian y desarrollan e! doce de Aeosto de de mil no-
vecientos treinta y tres, y que ha de colocarse ne-
cesariamente en la Convocatoria a la Convenci6n
Constituyente que prevee la 4a de las Disposiciones
Transitorias, de la Ley de 11 de Junio de 1935. Hay
mue ver como aquella revoluci6n, pseudo-revoluci6n o
movimiento revolucionario, produjo la caida del r6-
nimen constitutional aue existia en la Repib'ica des-
le 1901. Hay que ver como aquella conmoci6n que
nrodujo la abro.aci6n total de la Constituci6n de
'901, coloc6 a Cuba dentro de un regimen sugene-
-is, ya que no aparecia ni una Constituci6n escrita,
ii una Ley fundamental, ni nada que pudiera susti-
'uir en un moment determinado aquellos ipreceptos
de la vieja Constituci6n, que se crearon cuando se
Instaur6 el Estado Cubano.

Con posterioridad' a aquel. moment del 12 de
Agosto de 1933, siguieron una series de actos de ca-
racter legislative revolucionario, como scn la creaci.6n
del Consejo de los Cinco, y posteriormente, la Cons-
tituci6n de 1934, product y obra del Gobierno Re-
volucionario one se habia dado al propio pueblo de
Cubt, en el ejercicio de su soberania, como se pro-
duc( luego la abrogaci6n de aquel Instituto funda-
.ner ;al para darle paso a otro institute del mismo
mat z, y como en definitive el Gobierno Revolucio-
nar ), con el consensus general de todos los ciudada-
nos y de todas las fuerzas que constituyen los Pode-
res enlazados en un estard civilizado, se di6 la Car-
ta de 11 de Junio de 1935.

Yo digo que el pueblo soberano acat6 aquella re-
eoluci6n que estructurara la Carta Fundamental, y







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


Ic digo porque, pensando en esto, en relaci6n con lo
que constitute las fuerzas que crean el poder en una
Repuiblica o en un Estado, creo que cuando una par-
te de la sociedad como expone Lasalle, representada
por los trabajadores, los obreros manuales, intelectua-
les y profesionales, cuando otra parte de la sociedad,
representada por el capital, por el rentista y por
todo lo que signifique fuentes de riquezas internal
del pais, cuando las fuerzas armadas de la Repibli-
ca acatan lo efectuado, cuando las nacienes extraias,
tambi6n asi lo acatan reuni6ndose toda una series de
situaciones que constituyen realidades, pues se reu-
nen todos de consumo alrededor de ese texto cons-
titucional, acatandolo, siguiendo sus normas, respe-
tando sus disposiciones y obedeciendo los 6rganos que
surgeon del mismo, este Texto Fundamental, deja de
ser una Ley Ordinaria para convertirse inmediata-
mente a virtud de una de las fuentes estructuradoras
del Derecho, como es el acatamiento de los ciudada-
nos en una Ley Fundamental, de tanta naturaleza;
de igual validez y de exacta contextura a una Ley
Fundamental nacida y creada a virtud de los 6rganos
surgidos dentro de un movimiento t6cnico juridico.
La revoluci6n, como es sabido, es fuente de Derecho
pero es fuente de Derecho cuando el 'Gobierno y los
6rganos que ella crea se mantienen en el ejercicio de
los poderes que le ha conferido esa revoluci6n, con
el ipleno respeto del pueblo que ha de regir, con la
aceptaci6n unAnime de los ciudadanos y con el reco-
nocimiento de todas aquellas otras naciones que, sip
tener que ver para nada con su soberania, establecen
esa paridad soberana en la relaci6n externa que de-
ben tener los paises civilizados.

SR. LORIg BERTOT (FRANCISCO) : Me permit una
interrupci6n S. S.? De acuerdo con el principio
enunciado por el senior Portocarrero, y generalmente
admitido por todos los tratadistas en Derecho Pfibli-
co y de Filosofia del Derecho, la Revoluci6n es fuen-
te de derecho, general el Derecho, no es asi senior
Portocarrero?

SR. PORTOCARRERO (JESUS A.) : Si, senior.

SR. LORIE BERTOT (FRANCISCO): Nuestra Constitu-
ci6n actual es el product de ,la Revoluci6n, 1por
quB, entonces, no se le tienen todos los respetos de-
bidos a ese C6digo Fundamental que surge de una
de las fuentes que genera el Derecho, y se respeta ei
procedimiento establecido en el mismo para su revi-
si6n.

SR. PORTOCARRERO (JEsts A.) : Voy allay, senior Lo-
ri&. Le demostrar6 a S. S. que se respeta, no solo
]a letra de ]a Ley, sino el espiritu de la misma. Se
lo demostrare a S. S., pero no tenga prisa S. S. Ya
ver ce6mo puede justificar ese extreme.

SR. LORIE BERTOT (FRANCISCO): Lo oigo con mu-
cho gusto.

SR. PORTOCARRERO (JESUS A.): Sefiores Represen-
tantes: si como bien asentis el senior Lori6 el mdxi-
mo contrincante con que deberAn, a mi juicio, en-
frentarse los que defienden el Dictamen ya que 61 es


totalmente radical en sus extremes y manifiesta la in-
langibilidad absolute del precepto del articulo 115.
s; como bien ha dicho el senior Lori6 repito, la revo-
lici6n genera derechos, y el derecho se vierte en
las normas de un estado cualquiera, bien sea en las
disposiciones de cardcter ordinario, ya en las normas
de car6eter superior, como ocurre en una ley funda-
mental, creo que en esta tarde, en que concurrimos
a modificar una Ley fundamental, Forque no es un
institute juridico secundario y si una Ley Consti-
tucional, pues estamos en presencia de la Constitu-
ci6n que rige al pueblo de Cuba, porque esta ley la
ha sancionado el propio pueblo de Cuba acatindola,
lespetindola y obedeci6ndola. Pero bien: dentro de
esa situaci6n en que nos hallamos, cual es la verda-
dera situaci6n de derecho del Congreso cubano en re-
laci6n con nuestro texto fundamental? La Repfibli-
ca de Cuba tiene en su constituci6n en la cuarta
(e las Disposiciones Transitorias, un preeepto de ca-
racter obligatorio, una norma que obliga a este' Con-
greso a aprobar y determinar dentro del t6rmino fa-
tal de seis meses un proyecto de Reforma Constitu-
clonal; un proyecto de reform a esa propia ley
fundamental de la Repfiblica. Eso es lo que ha que-
rido realizar el Congreso; eso es lo que tiene que
realizar el Congreso, eso es lo que debemos realizar si
se quiere cumplir estrietamente con las disposiciones
constitucionales que dan vida a nuestra propia orga-
nizaei6n y el mantenimiento en estos moments de
la Cdmara de Representantes en particular.

SY que ha qierido, sefiores Representantes, hacer
el Congress? El Congreso no ha dado sus espaldas
a las ansias nacionales, a los clamores populares, a
las exigencias de realidades sociol6gicas que son las
que impelen a los 6rganos del Estado a desenvolver-
se y producirse en bien de la co!ectividad politica-
mente organizada. Es ahi donde incident en error
los contradictores de esta modificaci6n que ofrece
la Comisi6n Especial. Porque es necesario recoger las
palpitaciones del pueblo, es necesario satisfacer las
asriraciones del medio en que vivimos, es menester
que nuestra actividad legislative march concorde con
esa propia voluntad general que es la que nos ha trai-
do aqui y que es en definitive la soberana y la li-
bErrima, la finica que puede hacer y dar poderes tal
como lo determine el articulo 44 de nuestra propia
Ley fundamental.
Ya lo dijo en el siglo XVII John Locke en Ingla-
terra: "Cuando el Legislador abandonando los inte-
reses del pueblo, desoyendo sus clamores, quitando
del medio todos aquellos arguments que se esgrimen
en defense de 6ste, abandon esos intereses y desoye
ecos clamores, recibe lo que tiene que recibir todo
aquel que ha sido mandatario y no ha sabido-serlo".
Recibe la inmediata revocaci6n de los mandates. Y
eso lo decia desde el afio mil seiscientos oehenta Jobhn
Locke, en el pais ejemplar en la historia.pplitica del
mundo.

Lo dijo el hombre que fu6 precursor de Montes-
quieu, en la tipica clasificaci6n de los poderes del
Estado. Esa es la situaci6n nuestra; cuando el le-
gislador desoyendo los clamores del pueblo.....

SR. LORi BERTOT (FRANCISCO): gM permit una
interrupci6n ?







DIARIO DE SESTONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 9


SR. PORTOCARRERO (JESU1S A.): Con much gusto.

SR. LoRIi BERTOT (FRANCISCO): Con la venia del
senior Presidente.

Sefior Presidente y sefiores Re resentantes: No
quiero aparecer como un obstruccionador sistema-
tico en este debate tan important y urgente. Pero
la CAmara recordara que en la sesi6n del viernes, yo
fui objeto de innumerables interrupciones.

SR. PORTOCARRERO (JES S A.) : Yo las admito siem-
pre de S. S. porque me iiustran.

SR. LORfi BERTOT (FRANCISCO) : .. .elegantes y su-
tiles, como las del senior L6pez Blanco; crujientes ba-
jo el peso de las citas, como las del senior Portoca-
rrero; agudas de intenci6n political, como las del se-
fior Suarez Fernandez; calidas y apasionadas, como
las del senior Carbonell; gravidas de refiexiones y de
16gicas, como las del senior Martinez Fraga; y todas
esas interrupciones, este Representante las oy6 con
paciencia que ha calificado de Job el senior Beltrin...

Sn. PORTOCARRERO (JES6S A.): Yo diria Benedic-
tina.

Sn. LORIA BERTOT (FRANCISCO) : Bien; Benedictina.
Y las aceptaba todas. iporque soy de temperament
paciente y porque entiendo que las interrunciones
tienden al esolarecimiento del punto que se debate. Y
por eso voy a hacer ahora una nueva interrupci6n
al senior Portocarrero.

El senior Portocarrero hace invocaci6n a los anhe-
los del pueblo. Parece que el tiene una obsesi6n en
esas ansias del pueblo. Y quiero recordarle a S. S
que los clamors del pueblo Judio condenaron a Je-
sucristo, y fueron los clamores del pueblo frances los
que condenaron a Dreyfus, siendo ambos inocentes...

Sn. PORTOCARRERO (JEsIS A.) : Pero en este caso
no se trata de juzgar a un semejante, se trata de las
ansias nacionales, que palpitan y se dejan entrever
por dondequiera.

SR. MENDIETA (JUAN) : IMe pcrmite S. S.? Estamos
en un easo de interpretaci6n legal. S. S. es Aboaado
v Legislador y lo sabe bien. No estamos ahora en
nn meeting politico para buscar o interpreter las an-
sias del pueblo. Estamos en un moment de inter-
pretaci6n para traer al animo de los legisladores que
no hayan hecho un studio meditado sobre la necesi-
dad de la reform o del articulo 115, y acordes con
esa interpretaci6n, es sobre eso lo que debe girar el
debate, no venir aqui a echarnos al pueblo si acep-
tamos o no la tesis del senior Portocarrero, sino exDo-
ner libremente, sin mirar para las galerias, cua'quier
opinion, cual es nuestro criteria y c6mo debemos ma-
nifestarnos aqui.

SR. PORTOCARRERO (JESUS A.) : Quiero contes*ar a
S. S. que siempre miro a las galerias porque ahi est~
el pueblo, el dia que tenga que volverle las espaldas


al pueblo no ser6 Legislador, porque no merecer6 su
investidura.

(Grandes aplausos en las galerias.)

SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING): Se advierte
a: piblico que esta prohibido hacer manifestaciones, y
a una nueva, hare desalojar las tribunas.

SR. MENDIETA (JUAN) : Para alusiones, senior Pre-
sidente.

SR. PORTOCARRERO (JESUS A.) : Yo no s6 donde es-
tan las aiusiones.

SR. MENDIETA (JUAN): Siempre he sabido darle el
frente a ese pueblo, no al de la Habana, sino al de
Oriente de donde vengo, en los moments en que el
pueblo ha estado acertado o equivocado. Siempre he
Fabido manifestarme tal como he sentido y pensado.
No vengo a halagar al pueblo cuando el pueblo aiin
no ha exteriorizado su pensamiento. Nosotros esta-
mos aqui en un debate eminentemente juridico, le
estamos hablando aqui, ahora, a los compafieros de
ios escafios, para que podamos aceptar o rechazar lo
que ha estudiado esa Comisi6n que no ha elegido el
pueblo, ]a hemos eierido nosotros, los legisladores,
nara que, interpretando la necesidad o n6 de una re-
forma constitutional, tenga que traer a nuestro ani-
no, de legisiadores, si dcbemos aceptarla, o rechazarla.

(Aplausos, varias voces muy bien, muy bien).

SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING) : Terminado
oI incident.

Tiene la palabra el senior Portocarrero.

SR. PORTOCARRERO (JESUS A.): No se produjo el
neiior Mendieta en la misma forma el otro dia, cuan-
do el senior Lori6 Bertot enarbolando su 16xico bri-
['ante y su caracter indomable como oriental al fin,
re producia expresando que el pueblo tenia desgano;
entonces el senior Lorie miraba a las galerias que es-
taban vacias y el senior Mendieta no se produjo en
esa forma; pero yo he de contestar al senior Mendieta
,'n terminos estrictamente juridicos ya que, como Le-
trado y como Representante, vengo aoui a mante-
ner mis principios; pero sepa el senior Mendieta, quo
si estamos aqui no estamos por generaci6n esponth-
nea. y si venimos aqui, ha desenvolver una t6ss de
character juridico, es porque, antes, hemos tenido un
fundamento esencialmente politico y toda Constitu-
oi6n, today lev. toda reform y toda actividad del
Par'amento, tiene dos caracteres esenciales; uno emi-
nentemente ,politico, porque viene dirigido al bien-
estar del pais, ciudad o estado, y otro de character esen-
cialmente juridico, porque mediante sus acuerdos se
produce y se genera el Derecho; pero es necesario
que el Legis'ador mantenga en todo instant su con-
tacto con el pueblo.

SR. MENDIETA (JUAN): jMe permit una interrup-
ci6n S. S. con la venia de la Presidencia?








10 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


.SR. PORTOCARRERO (JESNS A.): Con muchisimo
gusto.

SR. MENDIETA (JUAN): El senior Portocarrero ha
querido adelantarse al sentir y pensar de este legisla-
dor, porque debo advertirle que todavia no he he-
cho ninguna manifestaci6n a favor o en contra de-la
derogaci6n o modificaci6n del articulo 115 y no quie-
ro halagar ahora tampoco a nadie, pues me reser-
var6 para el moment de votar en la forma que deba
hacerlo; pero antes quiero escuchar las razones o sin-
razones, como decia yo dias antes al senior Bravo
Acosta, cuando le suplicaba que aplazara el debate,
que no nos llevara a una votaci6n sin que hubi6ra-
mos estudiado de manera detenida y acuciosa cuales
eran las reforms que aconsejaba esa Comisi6n, y esas
fueron mis ipalabras en moments en que las galerias
estaban vacias, porque yo me dirigia, en aquellos mo-
mentos, como ahora, a los compafieros de legislatu-
ra, no a. la galeria.

SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING): Terminado
el incident.

Continda en el uso de la palabra el senior Porto-
carrero.

SR. PORTOCARRERO (JESIS) : Continuio en el uso de
la palabra y trata.r de quitar en todo cuanto sea
possible, para asi no herir el criterio de mi distin-
guido compafiero, todo aquello !que pueda tener ca-
racter o matiz politico o partidarista.

Decia yo, que el pueblo entero clamaba por una
Constituei6n o por una Constituyente Soberana, den-
tro de los limits que le correspondent a este concep-
to en un estado debidamente constituido, no era cier-
to Iporque lo dijera yo, era porque asi lo propusie-
ron la mayoria de los Partidos Politicos meses antes
de convocarse a eleeeciones generals porque asi de-
mandan otros organisms de caricter intellectual o de
car6cter social, porque asi lo claman todas las fuer-
zas que constituyen el Estado Cubano. Negar que
boy el ansia popular clama por la Convocatoria a
una Constituyente que nos d6 un nuevo Texto Cons-
titucional, de acuerdo con las modernas doctrinasi del
Derecho, es negar ]a luz meridiana que pueda pro-
ducir el sol en toda su magnitud a. las doce del dia,
es near la sangre que corre por nuestros cuerpos
y nos d6 la vida, es near la propia existencia de este
cuerpo y de este 6rgano legislative. Por eso yo de-
cia que era preciso que nosotros marchasemos de
acuerdo con los clamores populares. No es demago-
gia, ni es plante, ni es deseo de figurar, con pala-
bras halagiiefias para las galerias, sino convicci6n cier-
ta, con vision certera que se produce en el animo
de todo ciudadano !que viene aqui dotado de la in-
vestidura, de Legislador, otorgada por el pueblo so-
berano sin que en esa designaci6n haya mediado
ctra cosa que no sean los dictados absolutamente cier-
tos y sinceros del pueblo que nos trajo a este hemi-
ciclo. Atendiendo a esa situaci6n fu6 que la Cima-
ra adopt el acuerdo en virtud del cual qued6 cons-
tituida la Comisi6n Especial en la que me honro en
pertenecer. La Cdmara actu6 de acuerdo con todos
esos postulados, porque postulados eran los clamores


de las entidades que abogaban y abogan tambi6n por
la Convocatoria a la Constituyente, para que 4sta
sea abiertamente soberana dentro de ese limited a
que me referia, por eso fu6 repito que la Camara
auiso que una Comisi6n Especial auscultando todas
las palpitaciones, recogiendo todos los c*iterios y
annando todos los razonamientos, produjera un tra-
bajo detenido, minucioso, para que de acuerdo con
la gravedad del problema y su trascendencia diera
una soluci6n la aue hoy se ofrece como resultado
de todos esos trabajos.

Colocado asi el Cuerpo Colegislador a Eque per-
tenecemos y en singular la Comisidn Especial, tu-
vimos la necesidad de buscar soluciones reales, so-
luciones practices, soluciones de facil construcci6n,
Pudi6ramos decir, para efectuar el trAnsito necesa-
rio entire una declaraci6n juridica y otra que habria
de crearse.

En esas condiciones se ha efectuado el trabajo de
la Comis;6n Especial, y es necesario ver como ha si-
do acogidn esa labor de la Comisi6n Especial por la
onini6n piblica responsible del pais, no por ]a opi-
ni6n demag6gica y destructora, sino por esa opinion
nue siente siempre el deseo de construir algo en bien
de ]a Repfiblica, por esa opinion pfiblica que sabe
critical acerbamente. cuando de un heeho, cuando se
trata de algo que merece esos aplausos.

Pues bien sefiores Representantes, esa opinion pi-
,blica que la representan las classes constructoras del
pais. que la renresenta esa instituci6n aue ha dado
en llamarse el Cuarto Poder, en todo Estado Moder-
no, renresentada ,por las estaciones de radio; y los
ueriodistas terrestres en particular, ha reeibido el
trabajo de la Comisi6n Especial con inusitada com-
placencia.

SR. MENDTETA HECIHAVARRiA (JUAN): Me puede
xnuicar .S. S. en aun peri6dico, por qu6 medio de
nublicidad se ha dado a conocer ya a la opinion
public ese trabajo de la Comisi6n?

Sn. PORTOCARRERO (JESts A.): Le vov a contes-
far: El domingo por la mafiana lo he leido en "La
Disersi6n", lo he leido en la "Marina", en "El
Pais". y aver todavia se leveron en various y si S. S.
ha leido "'Alerta", de boy, tengo noticias de que se
ba publicado el texto del proyecto de Constituei6n.
De modo, pues, que todos esos 6rganos de opinion
conocidos como de circulaci6n extraordinaria produ-
cen en pequefio o en grande, los comentarios sufi-
oicntes para dar a conocer ]a situaci6n psicol6gica
de iui6n lo produce. Pues bien, sefiores Repre-
sentantes, al solo anuncio de que la Comisi6n Es-
necial habia podido llegar a una soluci6n en cuan-
to al articulo 115, en cuanto a su modificaci6n, la
opinion piblica responsible del pais vari6 totalmen-
te en cuanto al Congreso. Se vi6 en esto un acto de
absolute desinter6s del Congreso. Se vi6 que nosotros,
Congresistas inexpertos, venimos aaui con ansias de
nenovaci6n y con deseos de producer aquellas media,
o aquellas disposiciones que est6n concordes con la
voluntad popular.








DIARIO DE SEISIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 11


Y asi preparado lo que pudi6ramos llamar el am-
biente sociorogico y pontico ae la Itepuoiica, en
este moment nistorico, tue que liego la oomision
Especial a conieccionar esta rroposicion que apa-
rece precedida cle la Exposici6n ae uotivos, en ia
que se proctucen todos los razonamlencos, en la que
se vierten todos los argumeneos, en la que aparece la
aciaracion de cuanto puciera propiclar un escaao ae
duwitacion, queaanco ac-araao tamnien en esa for-
ma tocto cuanto ia lugar a error por iparte de los
que liabran ae imparcir su voto en ia froposicionl
aludita. Pero es necesarlo, senores xepresentantes,
anailzado ya someramente la situation poutica y so-
clai en este moment mistorico en que se produce es-
ta reiorma constituclonai, que vayamos como que-
rla mi clistingulo amigo ei sehor ,~endleia, a lo.
prooiemas ae character jurluico; a las cuesaunes aLt
character doctrinal; a los razonamiencos de nacuraie-
za esencialmente legisiaciva.

El Estado Cubano, como pais civilizado, como or-
ganizacion poltica creaua en un ambience ue civi-
nuaa y ae acueruo con tas normas ael uercecno, tie-
ne necesidad ae aesenvolveite conworme a regime
juricico constitueional; y, qu6 es el regimen Jun-
alco constitutional t pues el regimen jur.tico cons-
titucional es el conjunto de meildas o reglas de
dereeno que se da un hstado deomia y ponticamen-
te organizado, con el fin ae estamoecer ei equiimric
funaamenial entire el order, el poder y la iioertad.
g Qu6 medictas tiene el regimen constitutional par.
porter estaDiecer ese equiliuro entire el orden, el po-
tier y la libercad'? ues tiene un orden constitu-
cional, que se crea descle un punto de vista siste-
matico, con ei iprop6sito de que ese orden constitu-
cional, formal, oojecivo y sistematico, ae paso a la..
ideas morates, sociales y ponticas ael pueolo, qu,
pretenden estructurar, organizer o regir, para luege
despues, merced a ese desenvolvimiento de las idea;.
morales, sociales y political, vaya a.lo que pudiera-
ros denominar la constituclonaiidad de los Pocleres,
de esos Foderes que fueron enunciados primeramen-
te por Locke, como decia hace un moment, y qu,
luego despues quedaron brillantemente determinadtoL
por el ingenio immortal de Montesquieu. Merced a
today situaci6n que crea el regimen constitutional, sL
establece la delimitaci6n de los Poderes, y al propio
tiempo se da paso a la organizaci6n de las institu-
ciones constitucionales. Esa es en esencia, en rea-
lidad, la noci6n dei regimen constitutional en un
ipais civilizado, y 6sta tenia que ser tambi6n la ver-
dadera situaci6n, la verdadera realidad que habria
de confrontar la Repfblica de Cuba.

Pero bien: con ese regimen constitutional, que ha
vivido Cuba desde 1901, desde el moment en que
para suerte nuestra fuimos liberados de la Colonia
y nos erigimos en un Estado soberano, como dice
la Constituci6n de 1901, hemos venido desenvolvien-
donos; pero este regimen constitutional, sefiores Re-
presentantes, que nace, que surge y se desenvuelve
en los Estados modernos a partir de la Constituci6n
Americana en 1767, si mal no recordamos, este r6-
gimen constitutional si tiene sus libertades, tiene
tambi6n sus limitaciones, y eso es lo que es necesa-
rio observer para que perdure y se mantenga en


todo instant un regimen juridico de esta natura-
teza.

Asi, el regimen constitutional cubano, nace y sur-
ge tomanao cumo modeio esta construction glorosa
tel pueoio americano, que supieron aarse los con-
vencionates ce k'naael~ia en rtl/ y que tiene su
8eners 'en aqueaa ceccaracion de los aereenos de
i rgiia, desue el puntp ae vista minmedaco, y cuyo
jrigen meauato 1o encontramos en ia uarLa iviagna
irrancaua a Juan 6in Tierra y en el Butl of .Cigns
ae 1.89.

Pues bien, el regimen constitutional que nace en
juua y se produce precisamenre tomando como ejem-
._O, tomanulo como parauigma a aquena constituclon
itlericana ae o/ tiene varias caracterismcas. Y
.ual es la caracteristca que alstingue, senores Re-
resenmantes, a esta uarta Constitucional de los Ame-
icanos en Iicdl ha dado lugar a ia creacion de
,na nomenclatura, nomencmatura que se aeue a Bry-
,e en cuanto a la lexioHuladc o rigidez de las Cons-
.ituciones escritas segun aparecen en el libro escrnit
-or este insigne author, denominado "American Com-
.-onwealth''.

Pues bien, en esta clasificaci6n de Bryce con re-
.acion a la naturaieza de las constituciones escritas,
,e establece la constitucionaidad rigida y la cons-
.itucionalidad itexibie. Y qu6 signinica, seiiores Re-
gresentantes, la constitucionalidad flexible y la ri-
,ida. iAn!, era aqui donde mi distinguido compa-
,ero senor Lorl6 no encontraba solution el otro dia
.L las preguntas que yo le hacia como tampoco podia
:esponaer a las preguntas atinadas y sugestivas de
aii dstinguido companero el senior ~iuarez Fernan-
ez. Aqui se ha tomado la rigidoz constitucionai,
2or la rigidez de caca norma; pero no es eso lo
Lue pretende la rigidez constitutional. La rigidez
.onstitucional, consiste seiiores Kepresentantes en
-na situation de superlegatidad, como dinra Bryce o
_lauriou, de ley supreme como manitest6 Keisen de
ey fundamental'corno pudiera decir otro autor cual-
luiera, Iporque establece formulas y procedimientos
lue no tienen el car~cter de ordinarios, sino que son
:xtraordinarios, para la revision o modificaci6n de
as Cartas Fundamentales. Esa es, la rigidez del
A:xto constitutional, no se refiere a que pueda o no
-ariarse o modificarse el articulo 115 de la Ley Cons
.itucional solo e individualmente como pretendia el
.efior Lori6.

SR. LORIg BERTOT (FRANCISCO): Me permit una
interrupci6n, con la venia de la Presidencia? Po-
Aria el senior Portocarrero, tan aficionado a las de-
tiniciones y catalogaciones, decirnos, en definitive, a
4u6 tipo, ya que tanto le preocupa, pertenece nues-
cra constituci6n.

SR. PORTOCARRERO (JESfS A.): Se lo voy a decir.
La Constituci6n rigida por antonomasia es la cons-
tituci6n americana. De ella surge la teoria de la
rigidez como de la flexibilidad; de los comentarios
a la misma se establece esa clasificaci6n.

SR. LORIE BERTOT (FRANCISCO) : No me haga la his-
toria. de la rigidez, sino lo que deseo saber es con-









12 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


creta y Ilanamente, porque yo realmente 'no soy muy
partidario de esas clasificaciones de Historia Natu-
ral .... casi pudiera decirse, me parece que debe ser
m~s flexible.

SR. PORTOCARRERO (JESUS A.): S. S. sabe porque
es estudioso que el derecho hoy nace de la propia
ciencia biol6gica, y asi se ve que las ciencias biol6-
gicas inspiran hoy las doctrinas del Derecho Cri-
minal.

SR. LORIE BERTOT (FRANCISCO) : Pero no me vaya
ahora S. S.' a hacerme una historic del Derecho. Di-
game a qu6 titulo de esa Bibliografia...

SR PORTOCARRERO (JEsUS A.): Sefior Lori6, todo
el mundo sabe...

SR. LORIE BERTOT (FRANCISCO): Pero no yo.

SR. PORTOCARRERO (JEsOS A.): Es que el senior
Lori6 no esta en el mundo.

(Risas).

*S. LoRIE BERTOT (FRANCISCO) : Yo no estoy en
el mundo de esa bibliografia complicada y tortuosa,
a que se referia S. S.; estoy en el mundo de la. rea-
lidad y de las palpitaciones de la vida.

SR. PORTOCARRERO (JEs6s A.) : S. S. sabe que nues-
tra Constituci6n es de tipo rigido.

SR. LORIz BERTOT (FRANCISCO): Habiendo dicho
eso S. S. nos hubi6ramos evitado este debate y esta
esgrima innecesaria.

SR. PORTOCARRERO (JESOS A.): Es que siempre me
gusta cruzar armas con S. S.

SR. LORIE BERTOT (FRANCISCO): A mi no tanto,
por temor a ser tocadp a. fondo.

SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING): Terminado
el incident.
SSR. PORTOCARRERO (JEsts A.): Pues bien, siendo
como es nuestra Constituci6n algo que ha seguido
quizAs por un acercamiento psicol6gico, acaso a vir-
tud de la situaci6n geogrhfica, era de los motives
de afecto que hayan tenido los legisladores de 1901
para con el pueblo americano de tomar cuanto de
bueno pudieran tener ellos para traerlo a nuestras
normas constitucionales, lo cierto es que en nuestra
Carta Fundamental, transportada mas tarde a la
Carta Constitucional de 1935, cuya modificaci6n es-
tamos discutiendo en esta tarde, se produce la rigi-
dez de nuestras normas constitucionales, se establece
esa rigidez en lo que se refiere a la revision de la
Carta Fundamental de la Repfiblica. Asi lo decia,
sin decir estas palabras, mi distinguido compafiero el
senior Lori6, cuando glosaba las palabras del fnico
superviviente de aquella gloriosa Convenci6n, el
Maestro de todos los Abogados cubanos, de ese hom-
bre ilustre que se llama Antonio Bravo Correoso. Pe-
ro bien, cuando se produce la Convenci6n Constitu-
yente de 1901, se conocen una series de iniciativas ique


Ilevan las mez, de Tamayo y del doctor Berriel; y se van rea.
lizando iniciativas en aquel cuerpo organizador del
Estado Cubano de 1901, y alli, en aquel lugar, los
Convencionales van exteriorizando sus opinions en
este sentido. Si se toma por ejemplo el Diario de
Sesiones y se ve c6mo se consideran algunas enmien-
das a la Constituci6n, por ejemplo: el articulo 88
del Proyecto de Gonzalo de Quesada, el cual es ne-
cesario leer para luego despues, merced a la inves-
tigaci6n hist6rica y l6gica de este problema, sacar
a colaci6n cual ha sido el espiritu y ]a objetividad
de las normas que rigen la Constituci6n y en este
caso especifico, en lo que se refiere al articulo 115,
que es ]a norma a que antes me he referido.

En este articulo 88, que aparece en la pigina 11
de los preliminares del Diario de Sesiones de la
Convenci6n Constituyente, que tengo en la mano y
que es uno de los ejemplares de la colecci6n origi-
nal, se dice "que cualquiera de las enmiendas a la
Constituci6n podrA ser propuesta....

(Continia leyendo).

Aqui se establece lo que pudieramos lamar el sis-
tema de las dos Cortes, el sistema de la Corte Re-
formadora, que se ha seguido en muchas oportu-
nidades en Espafia, y el sistema de la Corte Sancio-
nadora, esto es, un Cuerpo primero que se produ-
ce y un Cuerpo que en segundo lugar da su vota-
ci6n otorgando la sanci6n.

Y despu6s tenemos el proyecto de Aleman, que di-
ce en el articulo 71, "La Constituci6n puede ser re-
formada.

(Continuia leyendo).

Se sigue identico procedimiento, se sigue el mismo
procedimiento que se mantiene hoy segin el articu-
lo 125 de la Constituci6n de 1931, que ha regido en
Espafia hasta este moment.

Y despues tenemos ]a modificaci6n del doctor Be-
rriel. El proyecto del doctor Berriel, sigue en esto
parecida pauta: "Que las CAmaras Legisladoras, por
las dos terceras parties de sus votos.

(Continia leyendo).

Aqui se-establece un Cuerpo Especial, integrado
por ambos Cuerpos Colegisladores, que sustituye a
la Asamblea Constituyente.

Todo esto sefiores Representantes, fu6 considera-
do por los Convencionales de 1901. Estos sistemas
a que se referia en pasadas sesiones el senior Lori6
Bertot, fueron desestimados por los Constituyentes
de 1901.

Pero siguiendo este regimen hist6rico y 16gico dd
investigaci6n juridica, vamos a encontrar el origen
de esta norma del articulo 115 de la Ley Constitu-








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTE.S


cional, alli en el articulo quinto de la Constituci6n
americana.

IQub dice este articulo? Dice:

"Siempre que las dos terceras parties de ambas
CAinmaras lo crean necesario...

(Continia leyendo):

Aqui estA el fundamental del articulo 115, que
queria buscar el otro dia el senior Lori6 Bertot, en
esa norma.

SR. LORIE BERTOT (FRANCISCO) : jMe ipermite una
interrupci6n S. S. con la venia de la Presidencia?

SR. PORTOCARRERO (JESUS A.) : Parecia talented
eso y que no encontraba el medio de efectuarla.

SR. LoRIE BERTOT (FRANCISCO) : Pues quiero acla-
rar a S. S. que esos conocimientos que esta exponien-
do aqui, con relaci6n al origen del articulo 115, son
tan corrientes, tan del dominion de los estudiantes
casi, que seria offender la cultural juridica mAs limi-
tada. hacer esas citas.

SR. PORTOCARRERO (JESOs A.) : Pues yo pido per-
d6n a la CAmara por estar ofendiendo su cultural
juridica; ahora sinceramente, como todavia me con-
sidero cstudiante, no he podido rebasar a los cnrsos
superiores de que S. S. hace gala.

SR. LORII BERTOT (FRANCISCO) : Lo que queria
aelarar, a S. S. es que en mi discurso de la otra
tarde no me propuse decir a la CAmara, ni averi-
guar personalmente, cual era el origen hist6rico del
asticulo 115, porque todos los miembros de la CA-
mara lo conocen.

Sn. PORTOCARPERO (JESUs A.): Pues lo disimula-
ba muy bien S. S.

SR. LORI B1ERTOT (FRANCISCO) : No habia disimu-
lo, no habia ese prop6sito, porque yo soy contrario
a esas disquisiciones hist6ricas un poco hipertrofia-
das.

SR. PORTOCARRERO (JESOS A.) : Es qu6, como S. S.
sufre esa hipertrofia lament que los demAs no la
sufran, ipero quiero decirle que no soy capaz de de-
fender nada que no puieda conocer en su midula y
en su esencia y si venimos aqui a discutir proble-
mas de esta naturaleza, realmente, debemos conocer
el por qu6, el c6mo y cuAndo.

SR. LORIE BERTOT (FRANCISCO) : Y por qu6 no va
a la primera pigina de la Biblia y nos habla del
Cosmo ?


SR. PRESIDENT (MIARQUEZ STERLING): Tiene la pa-
labra el senior Bravo Acosta.

SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Para una cuesti6n,
que mAs que de orden debe ser de consideraci6n y de
respeto. La forma'en que mi distinguido compafiero
el senior Lori6 se produce en este debate con res-
pecto al senior Portocarrero no me parece que cs la
que cuadra a la altura de esta discusi6n. El senior
Lori6 no debe traer a colaci6n particulares que estin
fuera de este debate. Yo ruego a la Presidencia que
atienda a que el seiior Portocarrero pueda desenvol-
verse libremente.

SR. LORIA BERTOT (FRANCISCO) : Con la venia de la
Presidencia, para contestar a una alusi6n personal
y direct: Yo creo que el senior Bravo Acosta esta
profundamente equivocado en lo que acaba de mani-
festar: En primer t6rmino, porque yo agradezco mu-
clo ese deseo generoso del senior Bravo para trazar-
me normas en un debate parlamentario. Se lo agra-
dezco, pero no lo acepto.

SR.. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Es S. S. el que
quiere trazarle normas al senior Portocarrero.

SR. LORIW BERTOT (FRANCISCO) : Y como no acep-
to, aunque reconozco el deseo generoso del senior
Bravo, ya maestro a trav6s de estas lides en distin-
tas legislatures, creo, senior Presidente y sefiores Re-
presentantes, que me he producido con todo el res-
peto en este debate, y lo hago asi por el respeto que
me merece en toda la CAmara y la opinion pfiblica
manifcstada por los que ocupan las tribunas y los
representantes de la Prensa.

Pero la inculpaci6n que me hace el senior Bravo
Acosta lleva imiplicita una acusaci6n de negligencia
a ]a Mesa, porque la Mesa, en el caso de que hubie-
ra sido irrespetuoso con el senior Portocarrero, me
hubiera llamado la. atenci6n. Pero si para e] senior
Bravo Acosta la cita de la Biblia, el libro funda-
mental, significa una falta de respeto, yo la retire.

SR. PORTOCARRERO (JESTS A.) : Yo lamento que el
senior Lori6 en esta tarde nos vaya a dar un curso

de Metodologia Legislativa cuando ya ese curso nos
lo di6 en una hora v tantos minutes de la pasada
sesidn en la que, confieso con extremada sinceridad
que aun no conozco en definitive cual es el criterio
fundamental en que se basa la enemiga del senior
Lori6 para con la modificaci6n del articulo 115; pero
todos los dias se aprende algo, y hoy he aprendido
a conocer, Ia parhd6gica situaci6n del senior Lori6,
en el de ayer y en el dia de hoy..... Ayer fua di-
Inso, incongruente, a tal punto que no pude conocer
su criterio y hoy quiero que yo me cifia. a un crite-
rio muy personal de 61, en contra de mi prolpio cri-
terio y en contra de los intereses de la Camara.


SR. PORTOCARRERO (JESi~S A.) : Porque eso se lo SR. LORIW BERTOT (FRANCISCO) : Senior President
dejo a S. S. que es el resume de todos-los aciertos. para contestar a una alusion.

SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO) : Para una cuesti6n SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING): Si lo auto-
de orden. riza el orador.


13








14 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES
--'-S


SR. PORTOCARRERO (JESUS A.): Con much gusto.

Sn. LORIE BERTOT (FRANCISCO): Cuando yo cite,
sefiores Representantes, para darle tal vez un poco
de amenidad a este debate....

SR. PORTOCARRERO (JEstS A.) : Yo quiero decirle a
S. S. que no vengo a darie amenidad al debate, sino
a fundamental razonamientos.

SR. LORwI BERTOT (FRANCISCO): Cuando yo cite,
sefiores Representantes, para darle mayor ameni-
dad a este debate, ya ique yo no he venido aqui a
hacer exposiciones metodol6gicas, sino es precisamen-
te todo lo contrario. Es el senior Portocarrero, con
su grann sapiencia, con sus citas crugientes...

SR. PORTOCARRERO (JESOS A.): S. S. el otro dia
nos cit6 a Mirkins Gustzevich y todos aqui lo oimcr,
deleitados, a pesar del nombre extravagant, que
aunque yo conozco, no por eso deja de ser ex6tico
para la mayoria.

SR. LORaI BERTOT -(FRANCISCO): jEl doctor Mir-
kines Gustzevich (?) es un nombre acaso extrava-
vante?
Yo decia, sefiores Representantes, que cuando yo
citaba la primera pagina de la Biblia, que tiene ca-
si tanta relaci6n con 6~to como esa larga relaci6n his-
t6rica a que se referia el senior Portocarrero, le ipa-
reci6 al senior Bravo Acosta que yo era ofensivo en
el debate, y cuando ahora me dice incongruente el
senior Portocarrero, el senior Bravo Acosta no se le-
vanta en defense de otro compafiero a defenderlo.

SR. PORTOCARRERO (JES6S A.): Yo quiero expre-
sarle al senior Lorid que si se ha molestado con el
vocablo lo retire.

SR. LORIE BERTOT (FRANCISCO): Lo puede dejar.

SR. PORTOCARRERO (JESIs) : Pues bien, sefiores Re-
presentantes: Vamos a terminar Con la disquisici6n
hist6rica, pero el senior Lori6 sabe que dentro de los
m.6todos de investigaci6n juridica esta el m6todo his-
t6rico, que es el que yo he querido soguir, para corn-
placer asi tambi6n a mi distinguido compafiero senior
Mendieta, que en este caso me esuciha y no me ha
interrumpido todavia.

Pues bien: iqub han querido los Convencionales
de 1901 establecer con relaci6n al articulo 115 de
aquella Ley Fundamental, que ha sido traido por los
Legisladores del 35 al cuerpo de normas que nos ri-
gen en este instant? Ha querido establecer, por
,entura el legislator del 1901, una media en cuya
virtud no pudiera producirse nunca la reform de
la Constituei6n en la Repiblica ? Esto lo niega aque-
Ila opinion que se tom6 como piedra angular del dis-
curso del senior Lorie en las ipasadas sesiones; eso
lo niegan las propias manifestaciones del insigne con-
vencional del 1901, senior Antonio Bravo Correoso.
Este ilustre jurisconsulto, que escribiera hace various
afios el folleto en que se basaba toda la dial6ctiaa


del senior Lorie, en contra del Dictamen de la Co-
nisi6n Especial, ha dieho, al!i, a fojas 63 de este pro-
pio Tfolleto, que "toda variaci6n introducida impli-
caria. ...

(Sigue leyendo).

Y luego dice: "Los organizadores del Estado Cu-
bano....

(Sigue leyendo).

Y aqui es donde quiebra la tesis de mi distingui-
do compafiero cuando leemos "al menos", mientras
subsista la redacci6n del articulo 115. Pero si la. re-
dacci6n del articulo 115 en el moment en que ge
van a conocer las reforms posteriores, ya no exis-
te en ]a forma en que lo determinaron los Conven-
cionales de 1901, huelka, sefiores Representantes, la
existencia de ese obstaculo para modificar nuestro
tcxto constitutional.

Pero siguiendo este ritmo natural de la vida, se-
fior Lorie, siguiendo la evoluci6n normal de las fuen-
tes del Dereeho siguiendo lo que pudieramos llamar
ei diseurso de la actividad juridica en un estado, mo-
mentos haiy como los que estl viviendo la Repiblica
de Cuba en este instant, en que aquellos principios
de derecho que parecieron inmutables; ique Iparecie-
ron intangibles que tuvieron un carActer hasta sa-
grado si se quiere, tengan que ceder toda su exis-
tencia y toda su intangibilidad al paso, siempre
triunfador, de las realidades de la vida. Esa es, la
situaci.6n en que se produce este moment hist6rico
en Cuba. Es ahi donde, si el legis'ador del treinti-
seis no avicora las realidades que palpitan en el
subsuelo de la Repfblica, habrk llegado un moment
en que se produzca esta ruptura del equilibrio fun-
damental entire el orden, el poder y la libertad, por-
que entonces, se Iha de producer indudablemente un
estado de aditaci6n, una situaci6n de perturbaci6n,
una conmoei6n de carActer sociol6gico o politico, que
en definitive haria variar al pendulo que represent
en un estado el Ipoder para ir de un lado hacia el
otro, del orden hacia la libertad y de ]a libertad
hacia el orden que es la misi6n esencial de todo po-
der en un estado civilizado.

SR. LonRE BERTOT (F.ANCISCO) : Me permit una
interrupci6n con la venia de la Presidencia?

SR. PORTOCARRERO (JESOS A.) : Con much gusto.

SR. LORTi BERTOT (FRANCISCO) : El senior Portoca-
rrero, que manifestaba hace un moment a la CAma-
ra que no habia entendido mi pensamiento juridico,
desenvuelto, desde luego, con mi palabra torpe en
la sesi6n anterior, y que habia side incoherente, dice
ahora que en el subsuelo de la Repfiblica estAn esos
principios. Yo quiero entonces que lo aclare porque
soy yo el que no entiende ahora si esto es un pro-
blema de Derecho Constitucional o de riqueza mineral.

SR. PORTOCARRERO (JESftS A.): Si, le voy a con-
testar. El concept de Republica es un concept ju-








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 15


ridico; llamo subsuelo a todo aquello que no apare-
cc a la vista del propio hombre, a todo aquello que
se concentra en el alma y en el espiritu de la Re-
piblica. No he hablado de la tierra sino de la con
cepci6n del subsuelo aplicado al terreno politicamen-
te denominado Repfiblica. Por eso como he dicho,
es.tablezco una met6fora, pues queria con esas pala-
bras del subsuelo, referirme al subsuelo de la Re-
pfblica, no he hablado de la tierra de Cuba, Dios me
libre haber dicho eso porque entonces tuviera el con-
cepto geogrAfico y no el concept politico de Cuba. al
que me he referido.

De modo y manera, sefiores Representantes, que
en esa forma se ha producido la modificaci6n al ar-
ticulo 115; porque el legislator de los Estados Mo-
dernos tiene que estar siempre'de acuerdo con esas
palpitaciones a que yo me referia en la primera par-
tc de mi discurso; porque es necesario recogerlo to-
do para que entonces se establezca el ritmo natural
en la oscilaci6n del pendulo que constitute el Poder
y que, como antes decia, debe ir del orden a la li-
bertad y de la libertad al orden, para impedir que
un tradieiona'ismo afiejo y malsano pueda destruir
las ansias de libertad, o para impedir tambien que
una libertad demag6gica y destructive pueda en un
moment determinado desconocer esas normas en que
debe desenvolverse toda sociedad organizada. Hemos
tenido en cuenta todas esas situaciones, hemos palpa-
do la realidad, y hemos querido buscar esa f6rmu-
la que se establece. Esa formula, eefiores Represen-
tantes, en manera alguna destruye o restringe la
virtualidad del precepto del articulo 115; y no lo
destruye por lo siguiente: iporque es necesario con-
ceder al Congreso y a esta Camara que me escucha
en particular, una parte del Poder o de la robera-
nia del Estado Cubano. Es necesario reconocer a los
Cuerpos Colegisladores de la Repfblica, esa facultad
que tienen para autodeterminarse y para ejercerlo
porque es como ha l'amado Tocqueville, con relaci6n
a la soberania, del "poder de hacer las leyes", que es
lo que estamos haciendo nosotros; esta Camara, a
virtud de las disposiciones constitucionales y en re-
laci6n con el articulo.115, cumpliendo expresamente
los dictados de ese pirrafo initial, se reune 'para tra-
tar y conocer de las reforms constitucionales; esta-
mos pues, ejerciendo el Poder Legislativo, el poder
mAximo en todo Estado democrAtico, el poder mi-
ximo en toda Repfiblica como esta. Esa es una rea-
lidad innegable. Lo finico que tiene necesidad de
hacer este Congreso que me escucha es de cumplir
el phrrafo initial del articulo 115, proponer una re-
forma constitutional dentro del termino de los seis
meses y mediante el regimen de garantias que csta-
blece este articulo, s6ase, previa la votaci6n de Tas
dos terceras parties en relaci6n con los acuerdos que
se adoptan.

Pero llegamos a mas. Se manifiesta que no es po-
sible que esto se procluzca en dicha forma. porque
la Convenci6n Conctituyente que se convoque no se-
ra una Convenci6n Constituyente Soberana, no sera
ua Convenci6n Constituyente que pueda actuar en la
forma que se prevee, sino que, ipor el contrario, no
es una Convenci6n ner se, pudieramea decir, sino qun
solamente es un 6rgano an6nimo, sin ninginn carAc-


ter ticnico y con la sola facultad de responder, como
cotorras, si, o, no, a las reforms. que se le ofrez-
can a su consideraci6n, y yo digo: si esa es la'obje-
tividad del articulo 115, por qu6,se rechazaron en
1901 las enmiendas de Aleman y otros insignes Con-
vencionales que proponian que toda reform consti-
tucional fuera sometida al referendum o fuera so-
metida.al plebiscite? ~ Si csa era la objetividad del
articulo 115, por que se desech6 el mandate mas sen-
ci'lo, mandate mfs prActico, el mandate mas real que
ccnstituye el consultar al pueblo mediante el ejerci-
cio do la democracia direct? Pero no: cuando nues-
tros Convencionales de 1901 relegaron toda esa se-
rie de enmiendas que se referian al referendum y al
plebiscite y optaron por este sistema de la Conven-
ci6n, es porque consideraban que la Convenci6n que
pudiera conocer de estos problems fuera un 6rgano
cxtraordinario, con un ipoder Constituyente obtenido
del pueblo, con iniciativa propia. con autodetermina-
ci6n para poder decir, para poder conocer y dicta-
minar sobre todas aque'las modalidades a que se re-
fiera la reform que le Ihabria de ser propuesta. Esa
cs la realidad, sefiores Representantes.

De modo que si esto es la verdad, si esto es lo
que palpi'a en toda aqueloa series de medidas que vi-
nieron a la Carta Constitueional de 1935, como pro-
ducto de las actividades de la Convenci6n de 1901,
es necesario ver, entonces, como esa limitaci6n que
ertab'ece el articulo 115 ha de quedar siempre, supe-
iitadas a los acuerdos que realice el Congreso. T.a
Convenci6n no puede, y no puede 'porque es un prin-
cipio esencial en el regimen juridico, actuar libre-
mente mientras persista el articulo 115 en la forma
que esti, pero no hay ningfin precepto, no hay nin-
guna norma que pueda impedir 'que el Congreso de
la Repfib'ica, ejerciendo esa facultad legislative que
tiene; produciendo su manifestaci6n de voluntad
mediante los acucrdos que adopted, previo el cumpli-
miento de los trAmites Iformales, quiera, en primer
lugar, investor a la Convenci6n Constituyente de
aquellas facultades que le niega el articulo 115 en
vigor y que entonces con carActer preliminary, como
coea previa, como cuesti6n incidental, como algo que
antecede a la actitvidad posterior,- venga a modificar
esa norma restrictive del Art. 115 de la Constituci6n y
le pueda decir a ella, despues que se hayan cumpli-
do todos los requisites formales y de procedimientos,
que ese propio articulo 115 determine; tu puedes
entrar a conocer del resto de la Reforma sin mis re-
g;as que aquellas que especificamente estAn determi-
nadas. Esa es la verdadera y recta interpretaci6n
que hay que dare a la norma del articulo 115.

Si nosotros modificamos la Constituci6n inicial-
mente; si en virtud del ejercicio de esa soberania que
en nosotros deposit el pueblo decimos a la Constitu-
yente que venga: puedes conocer en primer termino
del articulo 115 y una vez conocido 6ste, tienes
que remitirlo a los 6r-anos correspondientes para
one se produzea su promulgaci6n. Quiero que se me
diga, sefiores Representantes, si dentro de la arqui-
tectura legal de un Estado cualquiera, una ley pos-
terior, dictada conform a los preceptos legales, con-
forme a las garantias constitucionales no tiene todo
el caricter de un precepto obligatorio y por ended es








16 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


necesario que se cumpla exactamente. Esa" es la si-
traci6n que se establece en relaci6n ocn el articulo
115.

Sn. PRESIDENT (M.'i:QUEZ STERLING): Solicito un
receso de diez minutes, pues me encueintro causado.

(Ocupa la Presidencia el senior Andreu).

SR. PRESIDENTE (ANDREU) : Acuerda la-Cdmara un
receso de diez minutes conform lo solicit el senior
Portocarrero?

(Selales j;, i.... t;,.., ).

Acordado el receso.

(Eran las 7 y 20 minutes.

SR. PRESIDENT (MkRQUEZ STERLING): Se reanu-
da la sesi6n.

(Eran las 7 y 40 p. m.)


Continfia en el uso de la palabra el
carrero.

SR. PORTOCARRERO (JESUs A.): Sefior
sefiores Representantes.


senior Porto-


Presidente y


Habiamos quedado en que nuestro articulo 115
y las normas de garantia procesal que se vierten en
61 por nuestros legisladores de 1935, permiten la mo-
dificaci6n que apalece establecida y permiten a su
vez el trAnsito interconstitucional entiree el texto de
1935 y el que se establezca en 1936 o 1937, pero
como para aquellos pusilinimes que no quieren ver
la realidad de la vida, como fuente de derecho pu-
diera 'haber motive todavia. de dubitaciones en cuan-
to a los caracteres a las facultades y al poder de la
Convenci6n Constituyente, a partir de la instaura-
ci6n de un Estado, veamos cuales soun sus difereneias
esenciales de aquellas otras conveneiones constituyen-
tes, que como la Francesa, son organismos que se es-
tablecen de un moment determinado, con un earic-
ter politico indeterminado, sin ninguna norm-s do
dereeho 'que limited sus facultades y sin ninguna nor-
ma objetiva que determine al propio tiempo su fun-
ci6n. He ahi, sefiores, la division substantial qne es-
ta.blece la doctrine del Derecho Constitucional en re-
laci6n con el origen de las facultades y de la finali-
dad. de las Convenciones Constituyentes. Unas son
aquellas Convencione.s Constituyentes omnimodas;
aquellas Convenciones lib6rrimas que actfian solamen-
te en el ejercicio de la voluntad colectiva que repre-
sentan sin ninguna norma que venga a limitar sus
funciones. He ahi la Convenci6n Francesa y las
Convenciones de caricter politico o revolucionario
que no se deben a ninguna notilma de dereche qne
ellas propiamente se determinan sus normas; pero
por el contrario cuando el estado de derecho se es-
tableee como tal, cuando es establece el regimen cons-
titucional con la organizaci6n political correspondien-


te, entonces nos encontramos que todo 6rgano de po-
der constituyente se crea a traves de una serio de
normas, a traves de una series de disposiciones que
vienen a determinar su caricter tecnico juridico; qne
ya no es un organism politico omnipotente, sino
que es un organism tcenico juridico de caricter ex-
traordinario, que nace a virtud.de una norma de de-
recho, pero que al propio tiempo en esa norma de
derecho, vienen las reglas de conduct a seguir y
tiene tambien aquellos caracteres esenciales que ha-
brAn de componer su ideologia y que habrin de nor-
mar su desenvolvimiento en relaci6n con los poderes
que delegan los pueblos para que ejerzan los mismos.
Esa es la situaci6n en que nos encontramos en Cuba
a partir de 1901 cuando la Convenci6n Constituyen-
te de aquella oportunidad, di6 al pueblo su Carta
Fundamental, y 6sta se .promulg6 como Ley Funda-
mental del Estado.

Aqui hemos tenido conmociones political como de-
cia en la primera parte de mi discurso, pero esas
cofmociones political no 'han destruido ni la unidad
ni la integridad del Estado Cubano que se mantiene
igual que en el 1901. Por eso esta otra Convenci6n
Constituyente tiene el caracter de organismo tecnico
juridico para actuar de conformidad con las. reglas
y normas que dicta este Congreso y las disposiciones
que regule la Convocatoria a que habrA de referirse
el Congress en la oportunidad que correspond, una
vez aprobada la reform 'que dispone la cuarta de las
Disposieiones Transitorias de ]a Ley Constitucional
vigente. De acuerdo pues, con este concept de or-
ganismo tcenico juridico, la Convenci6n Constituyen-
te ha de tener aquella parte de la soberania que el
pueblo deposit en ella, ha de tener aquella series de
funciones que el (propio pueblo le da, no puede te-
ner ni mAs ni menos. Y ahi es donde esta, de donde
viene el error sustancial de todo aqu6l que habla d&
Constituyente Soberana en nuestra Patria. de todo
aqu6l que apegindose al concept que express Bodin
eni el 1576 para establecer ]a soberania como el powder
de mando en un Estado cualquiera, creando asi esta
unidad de poder, o que pudi6ramos llamar las facul-
tades o prerrogativas del indivi.duo instituido como
soberano, 'para, a partir de esa oportunidad en que
Bodin establecia el concept de la soberania como
el powder soberano de una Rcpilblica cual(uiera han
decursado muchos afios y este concept ha ido es-
piritualizindose. No es ya aqu6l concept indivi-
dualista de la soberania que radicaba en manos del
ciudadano monarca. No es tampoco el que se origi-
nara en ]a Revoluci6n Francesa. Hoy el concept
de soberania que constitute algo que puede conside-
rarse como un hecho, pero que al propio tiempo es
de carieter subjetivo ha venido a desenvolverse a
travys de las doctrinas modernas y especialmente a
trav6s de las doctrinas de ]a Escuela objetiva, o
realista que patrocina Duguit, en la indole de esa
soberania como dijera el distinguido compafiero Dr.
Marino L6pez Blanco, pudiera considerarse como una
funci6n de Estado y no como el patrimonio que cae
en poder de una sola persona que lo.ejerce comeo u
poder de mando, grotesco como lo dice el 'propio Du-
guit. Hoy, de acuerdo con esa realidad doctrinaria,
que se produce en Francia con Duguit, en Espaila
con Posada, en Austria con Kelsen, en los Estados








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 17


Tnidos con Merrian y en Alemania y otros paises
con diversos autores, el caricter de soberania no tie-
ne el concept que tenia, sino que ha ido deviniendo
en una forma mis social, mas political tambi6n y ha
venido a recabar en este concept de la funci6n po-
litica, o lo que pudiera decirse en el ejercicio de una
facultad para los 6rganos del Estado.

He ahi porqu6 el articulo 44 de la Ley Cons-
titucional, dice:

"La Soberania radica en el pueblo y de 6ste di-
manan los poderes". He ahi por qu6 yo disentia del
criterio del senior LoriM, cuando 41 no queria ver
como el Congreso tenia esa ifacultad en una moda-
lidad; pero tambi6n como la Convenci6n Constitu-
yente tenia ese otro poder cbnstituyente. Y yo
traia a colaci6n la enumeraci6n de los caracteres de
la soberania, tomados en su ordenaci6n de los pro-
pios postulados de Bodin. Yo decia que el pueblo
de Cuba es el finioo depositario de la soberania na-
cional, el cual contribute a ejercitarla, con Delega-
ciones; ora en el Poder Legislativo, o en el Poder
Ejecutivo, mis tarde en el Poder Judicial; y en los
moments transitorios de su vida political, en ese or-
ganismo t6cnico juridico que se llama Convenci6n
Constituyente. Crease asi un poder constituyente,
pero un poder constituyente que ejercita una sobe-
rania originaria como pudiera decirse por un estu-
dioso de la ciencia political; no constituyente per s6,
sino de poder constituido, porque lo finico que va a
hacer la Convenci6n es variar cl texto legal del r6-
gimen que ya esta constituido. He ahi por qu6 esa
Convenci6n Constituyente tenia esa limitaci6n.a que
me referia anteriormente.

En el orden 'hist6rico, si analizamos las palabras
vertidas por el 'General Wood al iniciar sus sesio-
nes la Convenci6n Constituyen'te de 1901, si volve-
mos la vista a ese Diario de Sesiones y si tomamos
]a Orden Militar nimero 301, veremos como los pro-
pios Constituyentes, la propia Convenci6n de 1901,
que era una Convenci6n political revolucionaria, que
era una Convenci6n Constituyente con soberania ori-
ginaria, porque venia a estructurar un nuevo Esta-
do y no tenia reglas concretas que seguir, aquella
Convenci6n tuvo sus limitaciones y muy series, pues
en esa propia locuci6n del General Wood al iniciar
sus sesiones, se dijo que la Convenci6n Constituyente
de 1901, tendria la facultad de estructurar y decre-
tar una Carta Fundamental para la ReIiblica que
asegurase un regimen de orden y un regimen de de-
mocracia; pero que no podia ni interferir las fun-
ciones del Gobierno Ejecutivo.

SR. GIBERGA (SAMUEL) : Me permit S. S. una in-
terrupci6n, con la venia de la Presidencia?

SR. PORTOCARRERO (JES6S A.): Con much gusto.

SR. GIBERGA (SAMUEL) : En las sesiones que hemos
tenido, senior Presidente y sefiores Representantes,
en relaci6n con este problema de la Constituyente he
quedado convencido de que el pueblo no espera, o
mejor dicho, no ha demostrado un rran interns en
estos debates, en cambio, se ha venido hablando y


se ha venido laborando durante cierto tiempo, que
el studio de la nueva Constituci6n por el Congreso
era de gran importancia para el pueblo de Cuba. El
pueblo de Cuba esta demostrando en este moment
el interns que tiene en este problema, acabo de con-
tar el pfiblico en las galerias e incluyendo a los
Representantes de la prensa, result que hay sola-
mente 52 personas presents.

Es cuanto tenia que decir y deseo senior Presiden-
te, que se haga constar en acta.

SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING) : Continfa el
senior Portocarrero en el uso de la palabra.

SR. PORTOCARRERO (JESis A.): Pues bien, sefiores
Representantes, terminando ya casi estas palabras
en defense del Dictamen, yo decia que la Convenci6n
Constituyente de 1901, tuvo exactamente las mismas
funciones, iguales prerrogativas -y anAlogas faculta-
des a las que se van a producer, si se modifica el
articulo 115 en la forma ya especificada; pero hay
que tener en cuenta tambi6n que en esa forma se rea-
liza lo que pudi6ramos lamar la transacci6n juridi-
ca entire el precepto o la norma del articulo 115 an-
tiguo y esta otra norma que nosotros establecemos,
para que en esa forma la Constituyente de 1936 o
1937, no tenga mayores facultades que la de 1901,
ni tampoco tenga menores facultades que' sta en esa
forma que se establece por el articulo 115 ya modi-
ficado se atemperan todas esas facultades y se esta-
blece el regimen de garantia por el que clamaba el
senior Lori6 Bertot hace unos instantes, un regimen
de garantias juridicas y tan garantes esas reglas co-
mo las que aparecen en el actual articulo 115. Por
eso no debe temer el senior Lori6 que el regimen de
garantias que norma nuestra existencia. y vive en
nuestros textos fundamentals, vaya a ser destruido
por la modificaci6n del articulo 115; eso se mantie-
ne, lo uinico que se hace es, realizando nuestra fun-
ci6n sociol6gica y political, propiciar el tr6nsito de
una Constituci6n que el mismo senior Lori6 u otros
oradores bhan considerado como un tex'o de caracter
secundario, a esa otra situaei6n juridica popular
si se quiere, con un fundamento democritico, tam-
bi6n; pero en esta forma, produci6ndose la voluntad
general en cuatro oportunidades diferentes, y es por
lo que yo decia al sefor Lori Bertot, que no se
apresurase y que no se impacientase, que yo tenia, a
mi juicio, el argument fundamental, para demos-
trar como la modificaci6n del articulo 115 era cons-
ttucional, era juridica y era tambi6n, dentro de las
normas political algo perfectamente hacedero y via-
ble, y si se quiere, y es que, al modificarse el ar-
ticulo 115 por nosotros, se produce una expresi6n de
voluntnd popular, porque aqui estamos representan-
do la voluntad popular; al convocarse nuevamente
a ese pueblo, que hoy se consider descreido y esc6p-
tico, porque no concurre a las sesiones, ya entonces,
con esa Convocatoria con ese anuncio de reform
constitutional, el pueblo concurrira o no a las ur-
nas, pero si lo hace al designer sus mandatarios
ese pueblo esta respaldando, acatando y aceptando la
modificaci6n en ]a forma que procede, en la forma
nue establece el Congreso, que no es contra derecho,
sino conforme a derecho, y despu6s cuando esos cons-








18 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


tituyentes ya designados por el pueblo, vengan a este
propio hemicielo y produzcan su votaci6n y el sen-
timiento a la cliusula preliminary del articulo 115,
conforme qued6 modificado, entonces, sefiores Repre-
sentantes, se habri producido la tercera exterioriza-
ci(n de la voluntad del pueblo en el ejercicio de su
soberania y tendremos que una norma de derecho
constitutional surge a la luz de la vida pfiblica, pre-
cisamente con tres saneiones populares: con la que
le otorgamos nosotros, con la que le otorga el pue-
blo tAcitamente al concurrir a las urnas y dcsignar
sus Delegados, y con la que le confieren mAs tarde
esos propios Delegados al conferir su aprobaci6n a
esta disposici6n preliminary modificando el articulo
115. Esta es ]a realidad sefiores Representantes. No
temamos porque aqui no vamos a una modificaci6n
irreflexiva y antijuridica, como en 1927, sino por lo
ccntrario, en todos los instances se cuenta con la vo-
luntad popular que se produce en tres fornas dife-
rentes y se produce de acuerdo con la realidad que
se palpa. Asi habremos tenido la sanci6n sobre nues-
tra actuaci6n, y por tanto el consensus general, y
habremos actuado de conformidad con la vo'untad
popular, que es lo que debe Tredominar en todo re-
gimen democritico, como este regimen nuestro cons-
titueional, al surgir nuevamente a la vida del Estado
v a la vida de todos los Estados modernos, con el
sello de garantia que le da el ejercicio de la sobe-
rania de este pueblo. Por esto es por lo que la Co-
misi6n ha realizado sus labores en la forma en que
las ha presentado a la consideraci6n de la CAmara,
y por lo que yo en esta tarde, con mis modestas pero
sinceras palabras, me produzco en sentido favora-
ble al Dictamen para mediante lo enunciado produ-
cir este transito de nuestra Constituci6n del 35 a la
Constituci6n del 36, de acuerdo con las necesidades
socio!6gicas, con el bienestar de la Patria y con el
ansia general del pueblo cubano, y de acuerdo tam-
bi6n con nuestro propio criterio personal, porque en
todos nosotros palpita el deseo de que se produzca
una Constituyente conforme ya se ha esbozado en es-
to tarde.

He terminado.

(Aplausos).

Sn. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING): El senior
Fernandez Supervielle tiene la palabra en contra de!
Dictamen,

'SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : Senior Pre-
sidente y sefiores Representantes: Antes de comen-
zar a consumer el turno que se me ha, concedido para
impugnar el Dietamen de la Comisi6n, quiero hacer
una Proposici6n incidental a ]a Camara, y es la si-
guiente: ]a suspension de este debate, para continuar-
lo, de ser possible, en el dia de mafiana, a las tres
de la tarde.

La CAmara esta reunida desde las tres de la tar-
de y son las 6cho de la noche; el quorum est6 muy
por debajo del quorum normal que se require para
sesiones ordinarias y el cansancio que demuestran los
sefiores Representantes es evidence.


SR. L6PEZ (GERMAN S.): Seguro que S. S. al ha-
b!ar del quorum lo hace hipot6ticamente.

Sn. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : Desde lue-
go: me imagine que el quorum ni siquiera es el nor-
mal para una sesi6n ordinaria; hablo en forma hipo-
thtica, y consider tambi6n que los Representantes
que estamos presents no hemos escuchado con ]a
atenci6n que merece el senior Portocarrero. Por ese
motivo, suplico a la Caimara ]a suspension del de-
bate para continuarlo en el dia de mafiana. Esta
es la Proposici6n incidental que hago y sup!ico a la
Presidencia que la someta a la consideraci6n de la
Camara.

SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Para un ruego al
senior Supervielle, con la venia de la Presidencia.

SR. PRESTDENTE (MARQUEZ STERLING) : Tiene la pa-
labra el *..i.,l. Bravo Acosta, para un ruego.

SR. BRAvo ACOSTA (ANTONIO) : Sefior Presidente y
sefiores Representantes, y especialmente el senior Fer-
nindez Supervielle: Estamos a muy pocos dias del
plazo dentro del cual tendremos que rendir esta mi-
si6n que nos sefiala la Ley Constitucional actual. El
Senado de la Repfiblica espera por nosotros para la
resoluci6n sobre el Proyecto, para en caso de que
el Senado tuviera que hacer a'guna revision, ir a
una Comisi6n Mixta para la resoluei6n definitive de
este asunto antes del dia 27.

Por tanto, yo'me permit suplicar al senior Super-
vielle que retire su Proposici6n y permit que con-
tinfe la sesi6n de hoy, por lo menos, hasta consumer
todos los turns concedidos.

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : Me resul-
ta extraordinariamente sensible no poder acceder al
ruego que me hace mi querido Presidente del Comi-
t6 Parlamentario del Conjunto. Si lo que estamos
realizando aqui es el cumplimiento de una mera f6r-
-mula, estaria muy acertado el ruego que hace el Pre-
sidente del Comit6 Parlamentario del Conjunto Na-
cional; pero si nosotros queremos realizar una labor
seria y fundamental; si nosotros queremos que aqui
se discuta este problema con toda la altura, con to-
das las razones que deben exponerse en este hemi-
ciclo, para conocimiento de todos los compafieros, creo
que entonces, sefiores Representantes, el que est6 en
lo cierto soy yo y este debate debe suspenderse.

Hablando siempre hipoteticamente: me parece que
aqui no hay quorum, ni siquiera el 'que se exige para
una sesi6n ordinaria de la Camara. Por tanto, s61o
si el senior Bravo Acosta insisted en su ruego de una
manera especial, yo acceder6 al mismo; pero renun-
cio, desde ahora, al propio tiempo, al derecho que
tengo de hacer uso de la palabra.

SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO) : No quiero colocar-
me en la tirania, a oue me quiere llevarme el senior
FernAndez Supervielle, y por tanto, renuncio a ]a
petiei6n que le hice de que rctirara su proposici6n
incidental.







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE. REPRESENTANTES 19


SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING): jHay dos
Representantes que apoyan la solicitud de suspen-
si6n del debate que propone el senior Supervielle?

(Varios Representantes levantan la mano en se-
ifal"de apoyo).

Se pone a votaci6n la suspension del debate, para
continuarlo mafiana a las tres de la tarde.

SR. SUAREZ RIVAS (EDUARDO) : Pido votaci6n no-
minal.

SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING): Se va a
proceder a la votaci6n nominal.

Los que est6n de acuerdo con la proposici6n del se-
flor Supervielle, votardn que si, los contrarios que
no.

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): Sefior
President: Yo retire mi proposici6n incidental y re-
nuncio, al mismo tiempo, al uso de la palabra.


co, L6pez Sdnchez, Lora, Lorig, Luaces, Madrazo,
Manduley, Marinello, Martinez Fraga, Martinez Men-
dez, Martinez Rivera, Mata, Mendieta Carrera, Men-
dieta Hechavarria, Morales, Mordn, Morejdn, Neyra,
Ocahoa, Olivella, Pages, Palma, Pardo Jim6nez, Par-
do Machado, Pascual, Perez Morgado, Pino, Pintado,
Iortocarrero, Pou, Prieto, Pruneda, Pujol, Quintana
J. M., Quiiones, Ramos Chandeau, Ramos Oleaga, Re-
galado, Remedios, Reposo, Riverdn, Rodriguez Bena-
vides, Rodriguez Ferndndez, Rodriguez L6pez, Rome-
ro, Sancerni, Sdnchez, Sudrez Ferndndez, Sudrez de
la Portilla, Sudrez Rivas, Sudrez Sim6n, 'Suros, Tra-
sancos, Valdes, Vdzquez Bello, Zayas Bazdn, Zervi-
g6n, Mdrquez Sterling.

Continua el debate sobre la Reforma Constitucio-
nal.

SR. CARBONELIZ (NESTOR): [ Me permit la Presi--
dencia? Yo creo que hay formulada una Proposi-
ci6n incidental por el senior Miguel Suarez, de sus-
pensi6n del debate para continuarlo mafiana a las
tres de la tarde.


SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING): De todas SR. SUAREZ FERNANDEZ (MIGUEL): Yo la manten-
maneras, la Presidencia va a comprobar el quorum. go.


Se va a pasar lista.

SR. SUAREZ FERNANDEZ (MIGUEL): Sefior Presi-
dente: Propongo que se suspend esta sesi6n hasta
mafiana a las cinco de la tarde.

SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING): La Presi-
dencia quiere comprobar el quorum, porque se ha
hablado much del quorum.

(Comienza el pase de lista).

SR. CARBONELL (NESTOR) : QuB es lo que se va a
votar ?

SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING): No se va a
votar nada; se va a comprobar el quorum.

(El official de actas continue el pase de lista).

SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING): Han ies-
pondido al pase de lista 108 sefiores Representantes.

Alvarez, Anders, Arr ie, Bartlett, Beguiristain,
Beltrdn, Bermuidez, Berrio, Blanco, Bravo Acosta,
Broderman, Cabrera Perez, Camb6, Cant6n, Carbo-
nell, Cdrdenas, Castillo, Castro, Cepero, Cremata,
Diaz Balart, Diaz Gonzdlez, Diaz Rodriguez, Duar-
te, Esteve, Estrada Palma, Ferndndez Mederos, Fer-
ndndez Perez, Fernandez Roque, Ferndndez Super-
vielle, Ferrer, Fraile, Fuentes Diaz, Fuentes Junco,
Garcia Birba, Garcia Menocal, Garcia Rubi, Giber-
ga, Gomez Carbonell, G6mez Herrera, Gundidn, Gu-
tierrez Casanova, Haedo, Heras, Herndndez Gonzd-
lez, Herrera, Jacomino, Lamotte, Le6n, L6pez Blan-


SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING): Propone el
senior Suarez que el debate continfie mafiana a las
Fires de la tarde. Tiene que estar apoyada su soli-
eitud por dos sefiores Representantes.

(La proposiioin es apoyada). *

Los que esten de acuerdo con la Proposici6n del
sefor SuArez de la suspension del debate para con-
tinuarlo mafiana a las tres de la tarde, se servirAn
ponerse efectivamente de pie.

SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING): Se va a
proceder a la votacion nominal por ihaberlo solicita-
do un senior Represetnante.

SR. SUAREZ SIM6N (ANTONIO) : La Presidencia no
ha explicado la forma en que vamos a votar.

Sn. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING) : Me parece
que tiene raz6n S. S., pero la Presidencia habia
dicho que los que estaban. conformes con la Pro-
posici6n del senior SuArez Fernandez de suspension
del debate para continuarlo maiiana, votarian que
si, y los que no est6n de acuerdo, que no.

(Comienza la votaci6n).

SR. SUAREZ FERNANDEZ (MIGUEL): Para retirar la
Proposici6n que original esta votaci6n.

SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING): La Presi-
dencia la mantiene.

SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): La Presidencia
lo que pide es la suspension del debate?







20 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMARA DE REPRESENTANTES


SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING) : Si, senior.

SR. LORIE BERTOT (FRANCISCO): Para una aclara-
ci6n. Tal vez si el senior Presidente mantenia la
suspension fundindose en la actitud del senior Fer-
ndndez Supervielle...

SR. PRESIDENT (MfARQUEZ STERLING): Sefior Lo-
rin, lo que la Presidencia quiere es evitar que se
pidan pases de listas sin necesidad, y que luego se
retiren caprichosamente. Cuando algfin senior Re-
presentante solicite la comprobaci6n del quorum en
un asunto de tanta importancia como este, la Presi-
dencia comprobarA el quorum. Cada vez que un se-
fior Representante pida el pase de lista, la Presi-
dencia asi lo har..

SR. LORI BERTOT (FRANCISCO):, Pero quiero ex-
plicarle a la Presidencia...

SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING): Es innece-
sario, ha terminado el incident.

SR. MENDIETA (JUAN): 'Que se esta votando?

SR. LoWRI BERTOT (FRANCISCO): Pido a la Presi-
dencia que dentro de las practices al margen del Re-
glamento, tenga conmigo las mismas cortesias que ha
tenido siempre Ipara con los demis...

SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING): La Presi-
dencia ha sido cort6s, muy cortes con todos los Repre-
sentantes, y en cambio estos no lo han sido con la
Presidencia.

SR. LORIE BERTOT (FRANCISCO) : Pues en este caso
no lo ha sido conmigo la Presidencia.

'SR. PRESIDENT (MVRQUE6 STERLING) : Continia
la votaci6n.

SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING): Ruego a
los sefiores Representantes que atiendan al pase de
lista.

(Continua la votaciion).

SR. MENDIETA (JUAN): Sefior Presidente: Habien-
do abandonado el sal6n el Representante que hizo la
petici6n, yo estimo que no puede seguir siendo con-
siderada.

SR. FRAILE (CARLOS) : Pido la palabra.

SR. PRESIDENT (MARQUEZ .STERLING): Tiene la pa-
labra el senior Fraile.

SR. FRAILE (CARLOS) : Sefior Presidente y sefiores
Representantes: El hecho de que un Representante
abandon el sal6n no quiere decir que su Proposici6n
haya caido; eso es en los pases de lista, porque el
senior que duda del quorum no esti en el sal6n, y
no tiene, por tanto raz6n de ser.


Sn. QUINTANA (JOSE MANUEL): S. S. tiene ra-
zon.

SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING) : Coitinfia
la votaci6n.

(Continia la votaci6n).

SR. MENDIETA (JUAN): Sefior Presidente: pido la
palabra para una ipregunta en relaci6n con la vota-
ci6n.

SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING): Tiene la pa-
labra S. S.

SR. MENDIETA (JUAN): Desearia que la Presiden-
cia me informara si no se ha venido aceptando por
esta CAmara, que en toda votaci6n nominal o pase
de lista, si el peticionario abandon el hemicielo, ce-
so, inmediatamente el pase de lista. Queria hacer esa
jregunta a la Presidencia.

SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING): La Presi-
dencia entiende que cuando un Representante 'ha
hecho una proposici6n, una vez que la Cdmara la
tenga en su conocimiento, tiene que ser resuelta, aun-
que dioho senior Representante abandon el Sal6n.

SR. MENDIETA (JUAN): Aunque no se encuentre
present, el Representante que la ha hecho?

SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING) : Si, senior
Mendieta.

SR. MENDIETA (JUAN): Lo cual quedarA sentado
para lo sucesivo.

SR. OLIVELLA (Josi EiiAS): Quisiera que la Pre-
sidencia me aclarara esta duda que tengo. Yo en-
tiendo que ]a prdposici6n de votaci6n nominal ipue-
de suspenderse, y hacerse una votaci6n ordinaria.

La proposici6n es la que hay que resolver, y lo
mismo se puede resolver en una votaci6n nominal
que en una ordinaria.

SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING): La votaci6n
nominal la sostiene la Presidencia.

(Continia la votaci6n).

(Abandona la presidencia el senor Mdaquez Ster-
ling y la ocupa el se~or Andrew).

(Se terminal la votaci6n).

'SR. PRESIDENTE (ANDREU) : Falta algiln senior Re-
presentante por votar?

(Silencio).

Han votado 94 sefiores Representantes que no, y
diez y nueve que si.







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTE.S 21


Votaron en contra los sefiores Representantes: An-
ders, Arrte, Beguiristain, Beltrdn, Blanco, Bravo
Acosta, Cabrera P6rez, Cant6n, Cabrera Herndndez,
CancafMn, Diaz Balart, Diaz Rodriguez, Duarte, Du-
cassi, Esteve, Estrada Palma, Ferndndez Gonzdlez,
Ferndndez Mederos, Ferndndez Roque, Ferrer, Fuen-
tes Diaz, Fuentes Junco, Garcia Birba, Garcia Ru-
bi, Giberga, G6mez Carbonell, Gundidn, Gutigrrez
Casanova, Haedo, Heras, Herndndez Gonzdlez, Jaco-
mino, Jay, Le6n, L6pez Blanco, Lora, Lorie, Luaces,
Madrazo, Mdrquez Sterling, Martinez Fraga, Mar-
tinez Rivera, Martinez M6ndez, Mata, Maury, Men-
dzeta Carrera, Mendieta Hechavarria, Morales, Mo-
rdn, Morej6n, Navarro, Neyra, Olivella, Pages, Pal-
ma, Pardo Jimenez, Pardo Machado, Pascual, Igle-
sias Pifieiro, Perez Morgado, Pintado, Portocarrero,
Pou, Pruneda, Pujol, Quiiiones, Ramos Chandeau,
Ramos Oleaga, Regalado, Remedios, Reposo, Rodri-
guez Abreu, Rodriguez Benavides, Rodriguez Alonso,
Rodriguez Ferndndez, Rodriguez. L6pez, Rodriguez
MenIndez, Romero, Sancerni, Sdnchez Culmell, Sud-
rez de la Portilla, Sudrez Rivas, Suros, Trasancos,
Outset, Valdes, Valera, Vdzquez Bello, Zayas Bazdn,
Zayas Gonzdlez, Zervig6n, Cremata y Garcia Meno-
cal.

Votaron a favor los sefiores Representantes, Alva-
rez, Bartlett, Bermidez, Berrio, Broderman, Camb6,'
Carbonell, C&denas, Castillo, Castro I., Cepero, Fer-
nindez Supervielle, Fraile,'G6mez Herrera, Herrera,
Pino, J. M. Quintana, Andreu.

Queda por tanto, rechazada la suspension del de-
bate.

Continfia la sesi6n.

Tiene la palabra el senior Lora para explicar su
voto.

.SR. LORA (MARIANO) : Sefior Presidente y seiores
Representantes:

Yo no he venido. a la Cfmara a obstaculizar. He
pedido votaci6n nominal, porque se trata del proble-
ma trascendental de la Constituyente y he querido
evitar en este caso, el resultado festinado y a veces
inconsciente de la votaci6n ordinaria. Tanto los que
se han pronunciado en pro como en contra del Pro-
yecto de Reforma Constitucional, han hecho resaltar
algo fundamental, la trascendencia que tiene el pro-
blema que se esta discutiendo esta tarde.

Todos los sefiores Representantes han sido citados
y hasta conminados oportunamente para asistir a es-
ta important sesi6n, sin embargo, por motives ba-
ladies se .pide ]a suspension del debate. Toda la Re-
pfiblica espera que legislemos, que hagamos lo que
tenemos que hacer y cumplamos con el deber que
nos impone el problema que se discute.

Yo entiendo, que posponer esta sesi6n para mafia-
na o para otro dia como se ha insinuado, es impro-
cedente, aparte de que perderiamos miserablemente
el tiempo. Entiendo, que no debemos obstruccionar


esta sesi6n de ninguna manera y siempre que aqui
s, present un movimiento cualquiera obstruccionis-
ta, no import de que sector provenga, ya sea del
Conjunto Nacional Democrdtic6 o de la Mayoria, ter-
minantemente me opondr6, aunque sea utilizando el
recurso de la votaci6n nominal, poniendo en tela de
juicio,'si es necesario, a la actuaci6n obstaculizado-
ra, o lo que sea, en relaci6n con un problema tan
trascendental como la Reforma de la Constituci6n de
la Repfiblica.

En el Hemicielo ain vibran las voces sacrosantas
que se han pronunciado alrededor del problema mag-
no que tiene ]a Camara presentado para su consi-
deraci6n. Por esta raz6n y estimando que era so-
fistico el argument esgrimido para pedir la suspen-
si6n del debate de un asunto de esta naturaleza, pe-
di votaci6n nominal, con la intenci6n de evitar una
votaci6n festinada y dar lugar a la reacci6n cons-
ciente de nuestro deber, tal como felizmente ha su-
cedido, porque, seiiores Representantes, debemos es-
tar dispuestos a permanecer aqui hasta la hora que
sea precisa, para terminar este problema serio y gra-
ve y poder retirarnos con la satisfacci6n de haber
cumplido con nuestro deber.

SR. PRESIDENT (ANDREU) Tiene la palabra el
senior Bravo Acosta para explicar su voto.

SR. BRAVO AcosTA (ANToNIo) : Renuncio a expli-
car el voto.

SR. PRESIDENTE (ANDREU) : Tiene la palabra el
senior Marquez 'Sterling.

SR. MARQUEZ STERLING (CARLOS) : Sefior Presiden-
te y sefiores Representantes:

Me felicito de que la Cimara, en la noche de hoy,
haya rechazado la proposici6n de suspension del de-
bate. Yo debo a la Camara de Representantes una
explicaci6n por haber mantenido los pases de lista
y las proposiciones de suspension de debate. Yo creo,
sefiores Representantes, que eso constitute un vicio
dentro de los trabajos que estamos realizando, y ese
vicio, sefiores, es precise extirparlo, y no se extirpa
mas que por la formula del c6lebre doctor Hanne-
man: "similia similibus curantum": A los passes
de lista, pases de lista, y algin dia se terminarAn,
radicalmente los pases de lista.

Entiendo, sefiores Representantes, y voy a ser muy
rapido en esta explicaci6n, que la CAmara tiene an-
te si el iproblema mis hondo y fundamental en los
actuales moments, y ]a Reforma de la Constituci6n
no es el trAmite de una simple ley cualquiera que
pudiera apasionar a los sefiores Representantes en
un sentido o en otro. El paso que tiene que dar el
Congress es trascendental para darle a Cuba una
nueva Constituci6n, para que se discuta ampliamen-
te este problema v la Camara resuelva si efectiva-
mente debe dare la facultad soberana a la Conven-
ci6n Constituyente, o debe, por el contrario, limitar-
se a los preceptos del articulo 115. Y creo, sefiores,
que no realizamos ningun esfuerzo extraordinario y







22 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


no nos apuntamos ninguna victoria; que no hacemos
mas que cumplir con nuestro deber dejando cumpli-
do el tramite que sefiala la Disposici6n Cuarta de las
Transitorias de nuestra Constituci6n en relacidn con
el articulo 115.

Vamos a estarnos aqui, sefioi'es Representantes, el.
tiempo que sea necesario, las horas que demand el
trabajo de la Constituyente, todo lo que sea possible,
para terminar esta tarea que tiene que quedar con-
cluida antes del dia 27 de octubre, ipara determinar
la Reforma de la Constituci6n y remitirla al Senado
de la Repfiblica para que alli tengan tiempo de es-
tudiar y meditar los preceptos de la Constituci6n
que salga de esta Camara de Representantes.

Vamos a terminar, sefiores Representantes, por lo
menos, con la discusi6n del Articulado del dietamen
y ponencia, para votar la totalidad, en su oportuni-
dad, y para despu6s hacer las enmiendas que sean
necesarias.

Creo, sefiores Representantes, que la convocatoria
a esta sesi6n que fue hecha el viernes pasado y fue
pospuesta para este mi6rcoles, di6 tiempo a todos
para estudiar fundamentalmente la cuesti6n que aqui
se discute, y que no necesitamos mas suspensions de
debate, que no necesitamos m6s receso, porque en ese
tiempo, especialmente los que tienen solicitados tur-
nos, los sefiores Representantes han tenido espacio su-
ficiente para poder estudiar todos los problemss en
relaci6n con el articulo 115, que acaso sea la cues-
ti6n mis fundamental que aqui se discute. Yo creo
que todos los que nos encontramos aqui estamos ani-
mados de los mejores prop6sitos; que todos tenemos
los mejores deseos de trabajar;' que la discrepancia
de pareceres no es falta de deseo de trabajar, sino
una falta de sentido del tiempo; que acaso pense-
mos que tres o cuatro dias antes del 27 de Octubre
podremos resolver este problema. Pero no es asi.
Necesitamos resolverlo con tiempo, porque segura-
nwente habrin de introducirse reforms a este Pro-
yecto en el Senado y necesariamente tendremos que
ir a una Comisi6n Mixta.. La Comisi6n de los 15 pa-
ra el studio de las reforms constitucionales ha tra-
bajado extraordinariamente, y no he sido yo pre-
cisamente uno de los que mas lo haya echo; ha
habido otros compafieros, en el seno de esa Comisi6n.
que han trabajado de dia, de tarde, de noche, en ho-
ras de la madrugada y lo menos que la Comisi6n
Especial para el studio de la reform debe recibir
del pleno de ]a Camara, es la consideraci6n a su
esfuerzo extraordinario a travys de las horas de la
madrugada para cumplir el trimite de la Constitu-
ci6n.

Por eso he mantenido el pase de lista, y por eso
he votado en contra de la suspension del debate. Va-
mos a discutir la Reforma de la Constituci6n, sefio-
res Representantes.

(Aplausos).

SR. PRESIDENTE (ANDREU) : Tiene ]a palabra el se-
fior FernAndez Supervielle.


SR. FERNINDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): Seflor
President y sefiores Representantes: Por primera
vez en la tarde de hoy ha sido mi palabra, ha sido
mi intervenci6n, la que ha provocado un incident de
la naturaleza de aquel que acaba de terminar en
estos moments. For primera vez Ipedi la suspen-
si6n del debate y esto di6 lugar a un incident que
pudo dar por terminada la sesi6n. Yo me felicito de
esa iniciativa mia, que si nos ha heeho perder me-
dia hora de tiempo, nos ha hecho ganar en la aten-
ci6n de los sefiores Representantes a los discursos
que aqui. van a continuar pronunciAndose sobre un
tema de tanta trascendencia y de tanta importancia
como este. El cansancio de la Camara era eviden-
te y se manifestaba por la ausencia del Sal6n de un
gran nimero de compafieros 'que buscaban descanso,
tranquilidad, reposo y fresco en los pasillos que cir-
cunvalan este hemiciclo; el cansancio de la Camara,
despues de cinco horas de sesi6n, se manifestaba tam-
bi6n por el hecho de que un gran numero de Repre-
sentantes, aunque presents en el'hemiciclo, no escu-
chaban, con toda la atenci6n que se requeria, el dis-
curso del senior Portocarrero, su ,palabra sabia y
bien fundada. Y en esas condiciones, me pareci6
prudent solicitar la suspension del debate, porque
entendia, repito, que un debate de esa naturale..a,
un debate de esta altura y de esta magnitude, no po-
dia seria y formalmente continuar en esa forma.

Mi intervenci6n fu6 feliz, y a feliz t6rmino lleg6
por el talent, por la habilidad, por la astucia, la
aastucia bien ordenada y bien dirigida hacia un pro-
p6sito honrado y alto, del joven Presidente de esta
C6mara, senior Carlos MArquez Sterling. Su f6rmu-
la de "Similia similibus curantur", a que acaba de
referirse, salv6 la sesi6n y reorganize el Cuerpo de
Representantes present en este acto, para que si-
guiera atendiendo a la pol6mica, con toda la aten-
ci6n que la pol6mica require.

Repito que me felicito, y que felicito al senior Mar-
quez Sterling.
En la tarde del viernes, cuando eomenz6 a discu-
tirse este problema, yo tenia el prop6sito decidido y
firme de no intervenir en este debate; la naturaleza
del debate, su condici6n eminentemente t6cnica de
Derecho Politico Constitucional, me hizo pensar que
me estaba vedado, a mi, modesto estudioso del Dere-
Tho Privado, que jams cultiv6 la rama del Derecho
Pfiblico en este aspect del Derecho Politico Cons-
titucional; me parecia, cuando oi solicitar turnos aqui
a companeros tan preparados, tan sabios y tan elo-
euentes, y tan, competentes, como el senior Portoca-
rrero, el senior Bravo Acosta, el senior Quintana, el
senior Lori6 Bertot, el senior Suarez Fern6ndez y
otros tantos, me parecia que el debate iba a Ilegar
a final y cumplido termino, que todas las razones se
iban a aducir, se iban a alegar, y el debate iba a lle-
gar, repito, hasta lo hondo de la naturaleza del pro-
blema que aqui se va a discutir. Me decidi6 a con-
sumir un turno, a molestar la atenci6n de esta CA-
mara, una alusi6n que en su brillante informed hizo
31 senior Lori6 Bertot a los compafieros de la CAma-
*a que pfiblicamente han manifestado determinadas
opinions en relaci6n con este problema. Dijo el senior








DIARIO DE SEIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 23


Lorie Bertot que un niimero de Representantes se ha-
bian manifestado anteriormente, a un juicio, de mo-
do imprudente, en relaci6n con| la soberania de la
Constituyente ,que se iba a convoar, y que, a su jui-
cio, esas manifestaciones no teiian otra finalidad
que el prop6sito de halagar a la opinion pfiblica. Y
como ful yo quien atrevidamente, de manera pfiblica,
hace dos meses, y en los peri6dicps de esta Capital,
dej6 sentada su opinion en este problema y se ma-
nifest6 a favor de la soberania de la Constituyente,
me crei en el caso de consumer un turn para rati-
ficar aqui y exponer, con palabra corta y concept
muy modesto y muy pobres, ppero con sinceridad ab-
soluta, mi manera de sentir y de pensar en relacion
con este problema, y para decir al senior Lori6 Ber-
tot estas palabras: "A la opinion piblica no se le
halaga; se le satisface, se le obed(ee y se le cumple";
nosotros que somos los mandatarios del pueblo, cuan-
do todos reconocemos, porque esl la frase que hemos
venido repitiendo una vez y otra, que hay una opi-
ni6n pfblica que reclama una Cpnstituyente Sobera-
na, debemos reconocer tambi6n esta opinion que ha
aicanzado el grado de conciencia national, y estamos,
los Representantes de cse pueblo, en la obligaci6n
de cumplir con esa conciencia liacional, de ajustar-
nos a esa opinion pfiblica, repito que a la opinion
pfiblica no se le halaga; se le reconoce, se le cumple,
cuando se reconoce que existe uui estado de opinion
en relaciOn con-un problema determinado.

Obedezco, al manifestarme esta noche, a mi con-
ciencia, a mi opinion, anteriormette enunciada y pu-
blicada en los peri6dicos de esta Capital, y obedezco
tambien, no para halagarla, sino para satisfacerla y
crmplirla, a la opinion pfiblica 4el pueblo cubano.
La Convenci6n Constituyente debe ser soberana, en-
tendidndose por esa soberania la facultad, no s6lo de
aceptar o rechazar la modificaclon que le proponga
este Congreso, sino la facultad 'tambi6n de modifi-
car, de rechazar totalmente, y &e sustituir el -pro-
yecto que se le someta, por otro2

En esto, sefiores Representanes, estamos confor-
ires todos, menos el senior Lorie; en esto est6 con-
forme todo el mundo en Cuba;! es asi como deben
ocurrir las cosas; es asi como debe hacerse. Ahora,
si es verdad que en este aspect fundamental del Dic-
tamen de la Comisi6n de los 15 estoy de acuerdo
con el mismo, no lo estoy en cuarito a la formula que
se propone para llegar a esa finalidad, porque en-
tiendo que esa formula de procedimiento, (quiero de-
cir la frase, salvando todos losi respetos, todos los
afectos y todas las admiracion s que me merecen
los compafieros de esa Comisi6n), entiendo que esa
formula es leguleyesca, y que nqs va a poner el pie
encima, que nos va a apretar el cuello. Si quere-
mos busear una soluci6n al problema de la Conven-
ci6n Soberana, si el Congreso db la Repfiblica reco-
noce que el articulo 115 de la C(onstituci6n de 1935
contiene un precepto super leg4l, contiene un pre-
cepto de verdadera constitucionalidad, que obliga al
Congress y que le impide convocar a una Constitu-
yente Soberana sin su previa mnodificaci6n, jams
podremos llegar por la via de la legalidad a esa cons-
tituyente soberana que vamos a convocar, yv la f6r-
mula, repito, que ofrece la Comision, a mi juicio, no


es suficiente para llegar a esa conclusion. Dice la
Comisi6n en su Dictamen que su proyecto de Refor-
ma consta de dos parties: Primero, del Dictamen
Preliminar, y segundo de otra, a la que no le da
nombre, pero que yo quiero llamar secundaria. La
preliminary se refiere a modificar previamente el ar-
ticulo 115, y se dice en el preambulo, tan pleno de
elocuencia como falto de raz6n, a mi juicio, en este
preAmbulo se dice que una vez modificado el ar-
ticulo 115....

SR. L6PEZ BLANCo (MARINO): (Interrumpiendo):
SComo es concebible la elocuencia y que no tenga
raz6n?

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : Es elo-
cuente en su estilo literario, en su belleza de expre-
si6n, pero es falto de raz6n, en su fondo.

SR. L6PEZ BLANCO (MARINO): Elocuente es lo que
convince.

Sn. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): Y si asi
fuere, yo que no soy maestro de la elocuencia, como
lo es S. S., rectifico mi modest palabra y-digo que
ese preimbulo bello y artistic en su forma litera-
ria, contiene errors fundamentals que este Congre-
so no ,puede. desconocer a la luz de la verdad cien-
tifica y legal. Se dice, repito, en ese preimbulo, que
una vez acordada la reform previa del articulo 115
y aceptada la reform por la convenci6n e inserta-
da en la 'Gaceta Oficial, podrA continuar la Conven-
ci6n Constituyente con plenitud de facultad para se-
guir conociendo del resto de la reform y hacer de
ella lo que le parezca, porque es soberana. Si parti-
mos del supuesto de que el articulo 115 de la Consti-
tuci6n de 1935 tiene un verdadero caricter de super-
legalidad.

Yo digo: no; no hay formula legalmente possible
para modificar previamente ese articulo 115 y para
darle soberania a la misma Constituyente y que 6sta
de tal manera continfle conociendo del resto de las
reforms.

Voy a probarlo con Ia letra misma de esos tres ar-
ticulo de que consta esta secci6n preliminary, hacien-
do su comentario breve, escueto, simple y sencillo.
Estas disposiciones preliminares, sefiores Represen-
tantes, son tres: Por la primera de ellas se modifica
el articulo 115 de la Constituci6n vigente del afio
35; se le da una redacci6n diferente a la que tiene
hoy, para que pueda la Constituyente con plena fa-
cultad, de la reform que le somete el Congreso. Y
en el articulo segundo,-y aqui es donde esti la cla-
ve del problema, y aqui es donde esti today la m6-
dula y la sustancia de esta cuesti6n, y quiero recla-
mar la atenci6n de mis compafieros, y sobre todo de
aquellos que por su condici6n de abogados no pue-
den negar la evidencia de lo que voy a decir. En el
articulo segundo se dice lo siguiente: "La Conven-
ci6n Constituyente aprobard...

(Continua leyendo).








24 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


Cuando esto se haya hecho; cuando la Constitu-
yente haya dicho que si a esta parte de la reform,
y se haya certificado este acuerdo, y se haya trans-
cripto en esa certificaci6n el articulo 115 modifica-
do, y se haya publicado en la Gaceta Oficial de la
Repfiblica, y se haya incorporado a la Constituei6n,
entonces, si a la reform constitutional ha de apli-
carse este articulo 115 reformado, tendremos, apli-
cando su letra, que recorrer todo el camino y toda
su letra, a que ese articulo 115 se refiere. Y tendre-
mos, de acuerdo con ese Articulo 115 reformado, que
hacer otra convocatoria.

SR. PORTOCARRERO (JESUS A.) : S. S. establece en-
tcnces la desconexi6n entire las tres normas, porque
ya inicialmente se esta diciendo que habrA de apro-
bar todos los articulos conjuntamente?

'SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : Aunque
no soy adivino, sefiores Representantes, esperaba es-
ta interrupci6n...

SR. MIRQUEZ STERLING (CARLOS).: Me permit una
interrupci6n el senior Supervielle, con la venia de la
Presidencia ?

S. S. ha leido hasta donde le conviene a su t6sis.
Quisiera que S. S. completara el parrafd, porque asi
dice: "sin necesidad de nueva convocatoria, para
conocer...

(Sigue leyendo).

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): Aunque
no soy adivino, repito, esperaba tambi6n esta inte-
rrupci6n.

SnR. MARQUEZ STERLING (CARLOs): S. S. no es adi-
vino; pero podia haber leido todo el parrafo.

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): Lo hice
a prop6sito, senior Presidente de la Camara, y quie-
rc repetir: aunque no soy adivino, esperaba esta in-
tcrrupci6n del senior Portocarrero, siempre fogoso y
siempre atento a los diversos incidents que aqui
so promueven; la esperaba, tambi6n, del senior Mar-
quez Sterling. Es verdad, exactamente: este articu-
lo no lo lei totalmente.

Este precepto continfa y dice lo siguiente: "con-
tinuando ademfs la Convenci6n Constituyente en sus
funciones.

(Continia leyendo).

Y ahora yo pregunto: esto que he leido ahora, es-
ta segunda parte del Articulo segundo, formara
parte tambi6n de la Constituci6n de 1935, sera letra
constitutional tambien, seri precepto superlegal?

Yo no me atrevo a pedir interrupciones; seria mu-
cha osadia...


!SR. MARQUEZ STERLING (CARLOS): jMe permit el
senior Supervielle, ,no para una interrupci6n, sino
para una explicaci6n?

El articulo primero de la reform que se propc-
ne dice lo siguiente: "La Convenci6n Constituyen-
te se limitard a aprobar o rechazar conjuntamente.

(Continifa leyendo).

Y entonces se redacta el articulo 115, que es ca-
si igual al que tiene actualmente la Constituci6n del
35, pero con este pArrafo (lee) luego es visto que
si el acuerdo de decir que si o que no a la Reforma
del articulo 115 se incorpora a la actual ley cons-
titucional por el procedimiento racional de la vo-
taci6n de las dos terceras parties del Congreso del
dicho de la Constituyente, que seguramente dirh
que si, ese articulo empieza a regir, y como que
empieza a regir sin necesidad de una nueva convo-
catoria, la Convenci6n Constituyente,. acorde con
el articulo 115, podrA hacer un nuevo proyecto de
Constituci6n. Es buscando una formula h6bil, una
formula legal, no leguleyesca, para que la Conven-
ci6n Constituyente pueda en su dia hacer una nue-
va Constituci6n sin sujetarse a los limits estrechos
del articulo 115, y sin tener que decir que si o que
no, que fu6 el problema de la Convenci6n Constitu-
yente del afio veinte y ocho.

Pero hay algo mas, y perd6neme S. S. que sea tan
extenso.

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): No sola-
mente lo perdone sino que se lo agradezco.

SR. MARQUEZ STERLING (CARLOS) : Pero hay algo
mas en el Derecho Constitucional. El Derecho Cons-
tltucional necesita efectivamente de normas, necesi-
ta positivamente de causes, necesita canones, pero
hay un derecho natural por encima de todas las
classes de derecho, que nace de la propia soberania
del pueblo, y ese derecho que esth vaciado de
acuerdo con las circunstancias actuales en la racio-
nabilidad del articulo 115, para que la Convenci6n
Constituyente, recogiendo el clamor popular, pueda
hacer una Constituyente Soberana, no para consti-
tuirse en Poder ni en Gobierno, pero si para esta-
blecer el sistema o regimen que habri de regir a
la Repfiblica de Cuba cuando la Convenci6n Cons-
tituyente elabore su Constituci6n, pero si en ese
instant las circunstancias del pais, el anhelo popu-
lar, no favorecieran a lo que.el Congreso ha teni-
do en cuenta, en esta circunstaneia la Convenci6n
Constituyente puede decir a la disposici6n prelimi-
nar que no, y entonces entraria a aprobar o recha-
zar la propia reform de la Constituci6n que a ren-
gl6n seguido de la disposici6n preliminary le ofre-
ce el Congreso de la Repliblica a los nuevos man-
datarios.

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): Flotan
en el ambiente, sefiores Representantes, dos cir-
cunstancias que si la CGmara .quiere apreciarlas,








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 25


debe servir, a mi modesto juicio, para ensefiarles
que tengo raz6n en lo que estoy diciendo, aunque
apenas he comenzado mi argumentaci6n: Ya dijo
en una ocasi6n un compafiero nuestro, cuando ad-
virti6 que el senior MArquez, Sterling abandonaba
la presidencia y venia a debatir en estos escafios,
ya dijo una frase que a mi no se me ha olvidado,
y quiero repetir ahora: "Parece que es necesaria
la artilleria gruesa para combatir esta tesis'. Es
uno de los antecedentes o condiciones a que quie-
ro referirme..

La otra, la de que la Artilleria gruesa que dis-
para necesita disparar muchos cafionazos, necesita
hacerme interrupciones u observaciones que consti-
tuyen un alegato largo y dilatado en favor de la
tesis contraria.

SR. L6PEZ BLANCO MARINOO) : jMe permit una
interrupci6n S. S., con la venia de la Presidencia?
Para recordarle que la artilleria es un arma de
combat modern exterminadora y eficacisima.
/
SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : NO lo
dudo, cuando los tiros van bien dirigidos y cuando
las condiciones de terreno, visibilidad atmosf6rica
etc. le permiten al artillero hacer blanco, por bue-
no que este sea, porque hay veces, sefiores Repre-
sentantes, que por buena que sea la punteria del
artillero y por buena que sea el arma, las circuns-
tancias no le permiten hacer blanco.

SR. L6PEZ BLANCO MARINOO) : Quiero aclarar a S.
S. que no olvide que en la tActica de los militares
se emplea siempre la artilleria para atacar a las
fortalezas.

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): Y he de
terminar, seniores Representantes, este juego floral
y de artilleria, 'agregando, para terminar, repito,
que consider que la artilleria gruesa de esta Ca-
mara no esta concretada en la persona muy ilustre
del senior Mirquez Sterling; hay muchos otros ar-
tilleros aqui que piensan manifestarse tambien,
ponque los disparos hechos hasta ahora no son su-
ficientes para llegar al objetivo perseguido.

Decia, sefores Representantes, que lo que se
manda incorporar a la Constituci6n de 1935, lo que
se va a certificar en este acuerdo, lo que se va a
remitir al Ejecutivo, lo que va a publicarse en la
Gaceta, es la nueva redacci6n del articulo 115, y
nada mas. Ni el articulo primero, cuyo primer pi-
rrafo me ha leido el senior Marquez Sterling, ni la
segunda parte de este articulo segundo, cuya lec-
tura yo demor6, van a former parte del texto de
la Constituci6n.

Ni esta iltima parte del articulo segundo, cuya
lecture demore, quiero repetir, ni esa primer par-
to del primero que me ley6 el senior Marquez Ster-
ling, dicen que queda incorporada la Constituci6n
de 1935, ni formando parte de ella, ni que se cer-
tifica, ni que se manda al Ejecutivo. Consecuencia
que deduzco: la Convenci6n Constituyente va a


continuar reunida y conociendo de esta Reforma
C'onstitucional, con plena soberania, no a virtud de
una Reforma Constitucional, no a virtud de un pre-
cepto superlegal, sino a virtud de una ley ordina-
ria, de una ley corriente de este Congreso, conte-
nida en esta segunda parte del articulo primero y
en la primera parte de las tres disposiciones pre-
liminares del dictamen que tengo a la vista.

Y yo pregunto: Leso se puede hacer? Si recono-
cemos que el articulo 115 de la Constituci6n actual
coarta la libre determinaci6n de este Congreso pa-
ra convocar a una Convenci6n Constituyente, sobe-
rana supuesto que yo niego 1podemos modificar ese
precepto por medio de una ley corriente? Creo que
no. Y deduzco esta otra consecuencia; vamos a mo-
dificar, estamos modificando el articulo 115 para
darle una nueva redacci6n, para despu6s no usarlo,
porque no lo podemos hacer porque si despu6s que
este articulo 115 se inserted en la Gaceta queremos
usarlo tendremos que comenzar con el precepto que
en forma precisa establece, un nuevo acuerdo y una
nueva Convenci6n...

SR. SUAREZ FERNANDEZ (MIGUEL): El senior Fer,
nimndez Supervielle cree que si estos tres nfmeros del
dictamen de la Comisi6n se llevan al artieulo 115 de
la Constituci6n, estima S. S. que desaparecian todos
los obsthculos de procedimientos que sefiala?

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : NO, se-
iior. Y a eso iba a llegar, porque suponia que se me
iba hacer la pregunta.

SR. MARQU'EZ STERLING (CARLOS): S. S. que lo sabe
todo, podria saber si la Convenci6n Constituyente
dirA que si o que no?

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : No; 16gi-
camente tenia que suponer, sefiores Representantes,
.que al hacer estas objeciones se me haria aquella
pregunta.

Si aquellos preceptos se incorporan a la Consti-
tuci6n de 1935, quedaria obviado el inconveniion-
te, quedaria solucionado el problema? De acuerdo
con mi modesto criterio, que ojali est4 equivocado,
no, porque nosotros, al legislar en funciones de Po-
der Constituyente, al legislar sobre material Consti-
titucional vigente en este moment y no podemos,
adelantindonos a los acontecimientos, legislar al am-
paro y de aeuerdo con un precepto constitutional que
va a regir el dia de mafiana, cuando se publique en
Ia Gaceta la modificaci6n del articulo 115 o los tres
preceptos referidos.

SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): IMe permit una
interrupci6n S. S., con la venia de la Presidencia?

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : Con mu-
cho gusto.

Sa. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Creo que es un
error de S. S.,pensar de esa manera, porque nosotros
la legislaci6n que hacemos ahora, con respect a la








26 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


reform Constitucional, es cumpliendo con el pre-
certo actual, y por eso al modificar el articulo 115,
!a Convenci6n Constituyente puede echar a un lado
todo lo realizado por el Congreso. Vea .S. S. como
estamos cumpliendo la ley y dejando en libertad a
la Constituyente.

SR. MARQUEZ STERLING (CARLOS): IMe permit S.
S. una interrupci6n, con la venia de la Presidencia?
1Y una pregunta?

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): Muy
honrado.

SR. MARQUEZ STERLING (CARLOs): 4 En qu6 forma
se vota 6ste por el Congreso?

I No se vota por las dos terceras parties del Con-
greso? ~No dice la Constituyente que si o que no?
Luego, no se trata de una ley ordinaria, sino de
una ley con todas las formalidades del articulo 115.

Lo ,que ocurre es lo siguiente: Que una vez que
el articulo dicho se incorpora a la Constituci6n ac-
tual, las demas reglas carecen de valor y eficacia,
porque son finica y exclusivamente formalidades pa-
ra establecer la reform a fin de hacer possible la so-
berania de la Constituyente porque es evidence que
el articulo tercero, si el segundo se cumple, carece
en absolute de eficacia, por cuando el articulo ter-
cero dice: "Si por el contrario la Convenci6n Cons-
tituyente...

(ContinUa leyendo).
Es decir, si la Convenci6n Constituyente, ante la
reform del articulo 115, dice: "No"; entonces la
Convenci6n Constituyente no iodria dccir a la re-
forma Constitucional que lo envia el Congreso mis
que si o que no; pero si la Convenci6n Constitu-
yente, por el contrario, resuelve incorporar el articu-
lo 115 a la ley Constitucional actual, es visto que
las demas disposiciones lo finico que hacen es regular
la forma de la soberania de la Constituyente; pero
inmediatamente que se incorpora o que su incorpo-
raci6n se efectfia, es visto que la soberania plena de
la Convenci6n Constituyente no reconoce mis limi-
taciones que las establecidas en el nuevo articulo
115; asi es como lo entiendo yo.

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): El sefor
MArquez Sterling y el senior Bravo Acosta, como
dije antes, especialistas en esta material, tienen un
criterio que seguramente es superior al mio, que no
soy un especialista en estas cuestiones; pero del cho-
que de estos dos criterios y del choque de estas dos
ideas, brillantemente expuestas las de S. S. y pobre-
mente la mia, debe salir la soluci6n de este pro-
blema, por el acuerdo de la Camara y esa debe ser
la aspiracin, sefiores Representantes, del sefor Mar-
quez Sterling, del senior Bravo Acosta, y la mia;
que de esta discusi6n, de este debate, salga la solu-
ci6n just, leal y constitutional, que le d6 la Cima-
ra al mismo.


Desde luego, ya lo dijo un maestro, cuyo nombre
esta esculpido en aquella piedra, o en aquel bronce,
ya lo dijo: Cuando dos personas discuten, debe ser
racionalmente con el prop6sito de convencer a una
tercera. En el debate judicial discuten ambas par-
tes, no para convencerse mutuamente, sino para con-
veneer al Juez, y en este debate, que tanto me hon-
ra a mi, discutimos, no ya para convencer al senior
MArquez Sterling ni al senior Bravo Acosta ni al se-
fior Marino L6pez Blanco, ni a mi querido amigo
el senior SuArez FernAndez, no para convencernos
nmutuamente, porque tan arraigado tenemos nuestras
propias creencias que nos va a ser muy dificil arran-
e~rnoslas, sino para convencer a los compafieros quo
nos escuchan y buscan la verdad, ]a verdad de este
problema, y yo insist en mi criterio de afirmar lo
siguiente: Lo que se incorpora a la Constituci6n de
acuerdo con este dictamen, es la nueva redacci6n que
se va a dar al articulo 115, y nada mas si cuando
se realize esta incorporaci6n se quiere hacer uso de
este precepto, sera precise cumplir sus disposiciones
y comenzar el process que alli se regular, de acuerdo
con el Congreso, de una nueva convocatoria. Se ha
agregado que el resto de las disposiciones prelimi-
nares de estos tres articulos podian tambien incorpo-
rarse a la Constituci6n y que en este caso quedaba
el problema resuelto. Y en estos moments, repito,
ya lo dije antes, cuando este Congreso legisla en
estos moments sobre material constitutional, no ipue-
de atemperarse a un precepto future de la Cons-
tituci6n; tiene, forzosamente, a virtud de reglas que
todos conocemos de Derecho Transitorio, tiene que
acomodarse a la situaci6n legal constitutional exis-
tente en este moment.

SR. MARQUEZ STERLING (CARLOS): ~Me permit
una aclaraci6n?

El pirrafo segundo del articulo 115 expresa muy
claramente esa situaci6n.

Vamos a imaginar que la incorporaci6n ya se ha
hecho, que la Convenci6n Constituyente esta resumi-
da y que en ese instant rige todo el cuerpo de dis-
posiciones legales m6s el articulo 115. La Constitu-
yente se encontraria reunida con este pirrafo: "Re-
chazado el Proyecto de Reforma Constitucional que
acuerde el Congreso, la Convenci6n Constituyente po-
drA hacer una nueva Constituci6n. Luego como ese
articulo 115 ya rige porque lo,promulga el Poder
Ejecutivo por mandate de la propia Constituyente
y es ya un precepto legal de la Constituci6n de la
Repfiblica, la Convenci6n Constituyente, en atenci6n
a ese precepto legal, se encuentra ique est& en dispo-
sici6n de hacer una nueva Constituci6n, porque 16-
gicamente habrA rechazado totalmente el Proyeeto
de Reforma que le envie el Congreso.

SR. CARDENAS (RAfL DE) : Me permit una inte-
rrupei6n el senior Fernfndez Supervielle, con la ve-
nia de la Presidencia? Yo oigo con gran interns, con
el.inter6s con que escucho siempre a mi distinguido
compafiero el senior Supervielle; pero yo quisiera
que concretamente, desde el punto de vista que 61
mantiene, nos aclarara este particular, alrededor del








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 27


cual gira toda la discusi6n: Sabe S. S. que segfin
el articulo 115 de la Constituci6n de 1935, que es
reproducci6n exacta en este particular de la Consti-
tuci6n de 1901, que la reform la hace el Congreso,
y la Convenci6n Constituyente se limita a decir si o
no, si acepta o no acepta la reform.

En este '1royecto redactado por la Comisi6n Espe-
cial, se modifica el articulo 115 en el sentido de que
la Convenci6n Constituyente no se ha de limitar, si
lo entiende asi, a aceptar o rechazar el Proyecto,
sino que puede redactar total o parcialmente un
nuevo Proyecto; y yo pregunto a S. S., y quiero
que me contest concretamente esta pregunta: toda
la discusi6n gira alrededor de la oportunidad en que
va a surtir efeeto la modificaci6n del articulo 115;
si esa modificaci6n va a surtir efecto para la Con-
venci6n Constituyente que pr6ximamente se va a
reunir, o no para esa Convenci6n, sino para la que
se reuna despues en el future, qu6 precepto cons-
titucional, o principio de Derecho, hay que se opon-
ga a que los efeetos de esta modificaci6n surtan efec-
tos para esta pr6xima Convenci6n Constituyente?

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (iANUEL) : Las dos
interpelaciones de que he sido objeto coincide exac-
tamente y envuelven la misma pregunta que voy a
contestar.

Leia el senior Marquez Sterling esta parte del pd-
rrafo segundo del articulo 115 future, que dice asi
y que voy a leer otra vez:

"Rechazado el Proyecto de reform constitutional
que acuerde el Congreso.

(Continia leyendo).

Y preguntaba, pregunta que repite el senior Car-
denras, y cuya respuesta quiero que me escuchen es-
tos dos distinguidos compafieros qu6 inconve-
niente hay en que la Constituyente que nosotros va-
mos a convocar de acuerdo con este articulo, conti-
nfie reunida para conocer del resto de la reform?
A mi juicio, la objeci6n es la siguiente: La Conven-
ci6n Constituyente, que podrh hacer una nueva Cons-
tituci6n, a que se refiere este pArrafo segundo del
articulo primero, es aquella a ique se refipre el IpA-
rrafo primero de este mismo articulo primero, cuan-
do dice lo siguiente:

"La Constituci6n no podri reformarse, total ni
parcialm'ente ..

(Sigue leyendo).

He sufrido .un error; el que se refiere a la par-
te primera del parrafo segundo, que dice asi:

'"Seis meses despu6s de acordada la Reforma...


(Sigue leyendo).


Es decir, la Convenci6n Constituyente, 6sta, la de
esta segunda parte del articulo segundo es aquella
a que se refiere la primera parte, ambas del pirrafo
segundo del articulo primero de esta Disposici6n Pre-
liminar. No podia ni ipuede referirse a la Convenci6n
Constituyente que vamos a convocar nosotros y que
va a estar reunida cuando empiece a regir este pre-
eepto.

SR. MARQUEZ STERLING (CARLOS): Me permit
una interrupci6n? S. S. parte del error de suponer
que necesariamente la Convenci6n Constituyente ten-
ga que decir que si o que no a la reform del Con-
greso de la Repfiblica, es decir, el Congreso de la
Repfiblica acuerda la independencia del Poder Judi-
cial en tal forma, y S. S. entiende que la Conven-
ci6n Constituyente debe decir que si o que no al ar-
ticulado en la forma en que lo ha escrito el Congre-
so. Pero fijese S. S. que lo que acuerda el Congre-
so no es el articulado en cuanto a este precepto ri-
ge, sino que deja la puerta abierta, porque ha acor-
dado una reform de la Constituci6n; es decir, que
el Congress autoriza a la Convenci6n Constituyen-
te para una reform de la Constituci6n, sin que al
Congress le imported, una vez que ese articulo 115
rija, que esa Convenci6n Constituyente apruebe el
articulado en la forma en que se le ha enviado o lo
apruebe en forma distinta. Porque el fundamento
es el siguiente: Prescinda S. S. del parrafo primero,
que dice: "Seis meses despues de acordada la re-
forma". Una reform; no es la forma en que el ar-
ticulado queda escrito, sino que la reform esta en
establecer una constituci6n de una manera o de otra;
en establecer el regimen representative o parlamen-
tario; en dar independencia al Poder Judicial o no
darla; en declarar que la propiedad ejerce una fun-
ci6n social; en estimar que el pais debe entender en
las cuestiones econ6micas. En una palabra: la Cons-
tituyente no viene obligada a aceptar el articulado,
sino que puede formularlo en aquellos tBrmino como
lo entienda mejor, porque lo que el Congreso auto-
riza es la reform de la Constituci6n, y cuando la
Convenci6n Constituyente entire a redactar la Cons-
tituci6n, se encontrard que las dos terceras parties
del Congreso acordaron oportunamente la reform,
sin que esta reform entrafie el respeto, line por
line, de lo que el Congreso estime...

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : La inte-
rrupci6n del senior MArquez Sterling, sefiores Repre-
sentantes, ha sido esta 'vez tan extensa como en otras
ocasiones y a mi juicio se aparta totalmente de la
cuesti6n concrete, terminante, que yo estoy plan-
teando a la consideraci6n de la Chmara, y la cues-
ti6n sencillamente, es la siguiente: En la interrup-
ci6n anterior me decia el senior M4Vrquez Sterling,
y repetia despus el senior Cardenas, lo siguiente:
La Convenci6n Constituyente que vamos a convocar
nosotros, rechazado el proyeeto de Reforma Cons-
titucional que acuerde el Congreso, podra hacer una
nueva Constituci6n. Y yo a eso contest esto: No;.
la Convenci6n Constituyente a que se refieren estas
lines que he leido, es la Convenci6n Constituyente
que se menciona en las lines anteriores, aquella que
se va a convocar seis meses despu6s de acordada la
reform, la reform future, la que se haga al amparo








28 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


del articulo 115 reformado o modificado. La reform
que estamos, acordando nosotros en estos moments,
no puede atemperarse ni ajustarse mAs que a la le-
tra del articulo 115 de la Constituci6n actual, a la
letra de la disposici6n constitutional que estA rigien-
do en estos moments y a la, cual, exclusivamente, de-
bemos respeto y obediencia. Si es que efectivamen-
te-y yo lo niego-ese precepto contiene un precep-
to superlegal al que debemos respeto y obediencia
en estos moments.

Sn. MARQUEZ STERLING (CARLOS) : Con la venia de
la Presidencia: En la iltima interrupci6n que hice
a S. S. tuve que ser un poco extenso, porque lo mas
difcil que hay en esta vida es sintetizar.

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): Me per-
mite S. S. que a mi vez le haga esta observaci6n:
Le suplico que cuando me interrumpa no me pida
perdones. S. S. me honra interrumpi6ndome, y de
esas interrupciones, como de las respuestas que voy
dando a S. S., va saliendo la luz que alumbre el cri-
terio de esta Camara en la soluci6n definitive del
problema.

SR. MARQUEZ STERLING (CARLOS): Le agradezco a
S. S. esas palabras. Pero, sintetizar, como iba di-
ciendo, es muy dificil: Dicen que en una oportuni-
ciad Napole6n I le encarg6 a Talleyran un manifies-
to que necesitaba que se lo escribiera en doce horas,
v 61 se lo escribi6. Cuando le llev6 el manifiesto
al Emperador de Francia, este, contrariado, lo tir6
al suelo y le dijo esto es muy extenso. Y Talleyran
le contest. No he podido hacerlo mis breve. Y eso
mismo me ha sucedido ahora, he tenido que ser muy
extenso.

Quiero leerle a S. S. el pirrafo cuarto del articu-
lo 115 tal como va a regir.

(Lee).

Es decir, la Constituyente que se convoca al am-
paro de esta reform, previamente reformara el ar-
ticulo 115, pero parece entender S. S. que se necesi-
ta, una vez que esa ConvenciCn Constituyente acuer-
de la reform de ese articulo, disolverse y convocar
a una nueva Constituyente. No es eso lo que S. S.
quiere decir?

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : Pues creo
que S. S. esth equivocado, porque desde el momen-
to que esta reform se produce autoriza a la Con-
venci6n Constituyente, sin necesidad de una nueva
convocatoria, a hacer una nueva Constituci6n.

La Convenci6n Constituyente trae causa del Con-
greso por el acuerdo de sus dos terceras parties, y si
efectivamente trae causa del Congreso la Convenci6n
Constituyente, aplicando los preceptos del articulo
115, no hace una soluci6n de continuidad, sino que,
por el contrario, continia lo que el Congreso ha
acordado sobre la Reforma de la Constituci6n en
los t6rminos y bajo las prescripeiones que en este


articulo 115 S. S. tendria raz6n. Pero como nos-
otros ipreviamente le damos las facultades de decla-
rarse soberana, en cuanto a ese extreme, no alcan-
z6 a saber qu6 clase de soberania tendria esa Conven-
ci6n si es que tuviera la soberania' que a la Constitu-
yente anterior le niega el Representante Supervielle.

Pero, antes-de continuar, quiere explicarme el se-
fior Fernandez Supervielle que entiende por super-
legal?

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : Por dis-
posici6n superlegal entienden todos los tratadistas de
Derecho Constitucional, 'que conoce mejor que yo
S. S., las disposiciones constitucionales, disposicio-
nes legales que alcanzan la categoria de preceptos
constitucionales, es decir, aquellas disposiciones lega-
les que estan por encima de la ley ordinaria que
acuerda el Congreso, en cuanto y por cuanto el Con-
greso no .puede, por su sola determinaci6n, alterar
c. modificar, o lo que es lo mismo: todas aquellas
disposiciones y todos los articulos contenidos en una
Constituci6n que sea tal, y que merezca el nombre
de tal, son superlegales, porque estAn por encima de
las leyes ordinarias que dicta el Congreso. De modo
que en materia de leyes hay dos elases de ellhs: la
ley ordinaria que dicta el Congreso como Poder Le-
gislativo, como una de las distintas ramas de un Go-
bierno en un pais, y las leyes superlegales, las que
alcanzan categoria de Constituci6n, las .que dictan
los 6rganos en 'los que radical la soberania, las que
dictan los 6rganos que representan al Estado mis-
mo; esa es la diferencia entire una y otras.

SR. MARQUEZ STERLING (CARLOS) : Permitame S. S.
cue le diga que la tesis que sostiene es contradicto-
ria, porque si la definici6n de la superlegalidad es
la lay que emana de aquellos cuerpos que tienen so-
berania, esta disposiciu6 preliminary goza de toda la
superlegalidad que S. S. acaba de definir.

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : No por-
que esa categoria de superlegalidad llegaria al acuer-
do de este Congreso, acordado por las dos terceras
parties de sus miembros, cuando ese acuerdo se san-
cionara por la Convenci6n Constituyente que se con-
voca y se realizase de acuerdo con el articulo 115 de
la Constituci6n actual, declarando...

SR. QUINTANA (Jose MANUEL) : Con la venia de la
Presidencia, ipara una interrupeci6n.

Quiero referirle al compafiero Supervielle que el
punto que 61 trae a la consideraci6n de la Camara,
fu6 motive de discusi6n en el seno de la Comisi6n,
en forma que esta disposici6n preliminary no puede
desarticularse, en forma que la Comisi6n lleg6 a la
conclusion de que debemos mantener una armonia ex-
traordinaria entire el principio y el fin de esta dis-
posici6n. Vea el compafiero la palabra "conjunta-
tamente" empleada en el comienzo de la disposici6n
preliminary. La Convenci6n Constituyente se limita-
ri a aprobar o a rechazar conjuntamente la dispo-
sici6n Ipreliminar contenida en los tres articulos que
siguen, reza este ,principio. Mis adelante, dice el








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRE'SENTANTES 29


iltimo parrafo del articulo tercero: si la Convenci6n
result disuelta, siempre se preve en el parrafo cuar-
to del articulo 115 de la Ley Constitucional, quedara
remitida a la ley constitutional de 11 de Junio de
1935. Es decir, para buscar la perfect correspon-
dencia entire una y otra cosa, y la necesidad en la
Comisi6n en relaci6n a las demands pfblicas, se
adopt esa forma. Y vea el compafiero como el ar-
ticulo segundo es obligatorio para la propia Conven-
ci6n. Ese articulo no descansa, entiendalo bien, en
el sentido de una posibilidad interpretativa, sino que
comienza a redactarse en el sentido apuntado. La
Convenci6n Constituyente aprobarI la reforma.....
SAh! Aqui establece ]a obligaci6n ineludible de que
la Convenci6n Constituyente apruebe la reform pa-
ra oque quede entonces redactado el articulo 115 en
la forma que aparece formando parte del cuerpo del
articulo primero de esta disposici6n preliminary.

SR. L6PEZ BLANCO MARINOO): \Ie permit una
interrupci6n S. S., con la venia de la Presidencia?

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : Yo desea-
ria, mi querido compafiero, contestar ordenadamen-
te las interrupciones, porque si voy a esperar para
contestar a que hablen dos o tres, no les podre con-
testar a los tres conjuntamente. Voy a contestarle,
,pues, con la venia de la Presidencia y la anuencia
de la Cdmara, al senior Quintana.

Me decia el senior Quintana que en estas disposi-
ciones preliminares hay una series de disposiciones
que determinan clara y evidentemente la facultad de
la Asamblea Constituyente para entrar a conocer del
resto de la reform, con absolute soberania; no es
asi, y yo contest lo siguiente: Es que estas disposi-
ciones preliminares que esti acordando el Congreso,
no van a former part de ningfin texto Constitucio-
nal; es que lo que se va a incorporar a la Constitu-
ci6n, por disposici6n expresa de esta, es sencillamen-
te la nueva redacci6n que se va a dar al articulo
115, y si aplicamos exclusivamente el articulo 115,
habria que entender que la Convenci6n Constitu-
yente a que el mismo se refiere en la parte segunda
del pfrrafo segundo, no puede ser otra que la 'que
se menciona en la part primera del propio pdrrafo:
la Convenci6n Constituyente, que crea, que organi-
za y que regular este propio articulo 115.

SR. MARQUEZ STERLING (CARLOS): MMe permit
una interrupci6n S. S., con la venia de la Presiden-
cia ?

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): Con mu-
cho gusto.

SR. MARQUEZ STERLING (CARLOS): Cuando el ar-
ticulo 115 se incorpore a la Constituci6n; pero es
porque ya la Convenci6n Constituyente se ha decla-
rado soberana y entonces el resto del articulado
sobra.

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): La Cons-
tituyente sera soberana. Vamos a disfrutar de una


Constituyente soberana que va a deber su soberania,
no a ningun precepto Constitucional, no a ninguna
disposici6n superlegal incorporada en ninguin mo-
mento a ninguna Constituci6n del Estado, sino a un
acuerdo del Congreso que ratifica la Convenci6n
Constituyente. Yo quiero insistir en este aspect del
problema, sefiores Representantes, Iporque me parece
de cardinal importancia, porque aqui, en la modifi-
caci6n del articulo 115, es donde estI la medula del
problema, porque si nos equivocamos aqui, vamos a
exponer a la Repiblica a una situaci6n muy difi-il.
No se olviden que un Tribunal Supremo de 6poca
pret6rita, fue destituido, a mi juicio,-y quiero de-
clararlo esta noche en alta. voz,-fu6 destituido in-
justamente por no haber declarado la. inconstitucio-
nalidad de una reform Constitucional; no se olvi-
den de que esta posibilidad puede ocurrir ahora, y
tengan present que en cualquier moment, plantea-
da una cuesti6n de inconstitucionalidad, a virtud de
un error en que incurriera la Camara esta noche,
o en dias sucesivos, puede declararse inconstitucio-
nal la nueva Constituci6n de la Repfiblica, trayen-
do dias de confusion y de desorden a la Repfiblica
cubana.

SR. MARQUEZ STERLING (CARLOS): b Me permit
una interrupci6n S. S., con la venia de la Presi-
dencia?

' SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : Con mu-
cho gusto.

SR. MARQUEZ STERLING (CARLOS) : El problema de
la Constituci6n de 1928 a ique se refiere S. S. en
relaci6n con el Tribunal Supremo, es completamen-
te distinto a 6ste. Si S. S. ha leido el libro del
senior Juan Gutierrez Quir6s, Presidente del Supre-
mo en aquella 6poea, habria llegado a esta conside-
raci6n, que una Constituci6n no puede ser inconsti-
tucional ella misma. De modo que el Tribunal Su-
premo no podia declarar inconstitucional la Cons-
tituci6n, en primer lugar, porque en ninguna parte
de las leyes de la Repiblica existia un recurso de
iconstitucionalidad con respect a la ipropia' Cons-
tituci6n, si es inconstitucional con respect a la Cons-
tituci6n, no podia ser inconstitucional de la propia
Constituci6n.

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): Conozco,
senior Marquez Sterling, ese libro.

SR. MARQUEZ STERLING (CARLOS) : jMe permit ter-
minar? Yo tambien conozco ese libro. Nosotros no
estamos verdaderamente en un period constitucio-
nal, estamos en un period interconstitucional. Sali-
mos del trAmite de una Revoluci6n a la Constitucio-
nalidad perfect y como todas las obras humans
tienen defects y nada es perfect, en aquello en
que han intervenido los hombres, por el error de
haber propiciado unas elecciones generals y no ha-
ber ido primero a una asamblea Constituyente, nos-
otros tenemos que llenar el vacio que existe entire el
transito de este Congreso a la nueva Constituci6n que
hizo a mi juicio-muy modesto-y realizan estos tres
.rticulos. El senior Supervielle que public un es-








30 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


tudio en el Diario de la Marina sobre la Constitu-
cionalidad del Articulo 115, que se manifest favo-
rable a la tesis que en una oportunidad mantuvo es-
te Representante ha llegado, a mi modo de ver, a
una conclusion que no concuerda exactamente con
el studio que originalmente hizo en el Diario de la
Marina. No s6 que fen6meno ha ocurrido en el
intercambio en que S. S. public ese studio y el
que hace actualmente del articulo 115. Ignoro si S.
S. al pondrse en contact con la gran civilizaci6n
americana, ha estudiado mis de cerca la Constituci6n
de 1787 cuando se constituy6 la gran naci6n ameri-
cana ha Ilegado a esa conclusion que no concuerda
con su criterio de esta noche, pero hay por encima
de eso una realidad indestructible, existe una verda-
dera orientaci6n de la Camara de Representantes
cuando tomando la corriente popular, interpretando
el sentir de un pueblo que desde hace cuatro o cin-
co aiios no tiene una Constituci6n emanada de las
fuentes naturales del pueblo, Ilega a tener la nece-
sidad del trdnsito interconstitucional entire la fun-
ci(n de la Revoluci6n que crea derechos y la de los
cuerpos legales que lo finico que hacen es abrirle el
cauce a la necesidad intangible de llegar a la iper-
feeta constitucionalidad.

Esta no es una Constituci6n como decia el senior
Portocarrero hace breves instantes de tipo rigido en
todas sus parties, porque efectivamente no es una
Constituci6n que emane del pueblo, pero establece
el orden, establece preceptos, es pudi6ramos decir una
Ley preceptiva que el Congreso respeta, que respeta
al Ejecutivo y que respeta a todos los Poderes de la
naci6n porque a ella deben acatamiento, pero. en de-
finitiva el Congreso puede darle a la Convenci6n
Constituyente, sin necesidad de la duplicidad de con-
vocatoria a que se refiere S. 'S. la facultad de hacer
una nueva Constituci6n, como en el inicio de la Re-
pilblica hiciera la Convenci6n de 1901 que no naci6
por medio de trAmites legales, que no naci6 exac-
tamente constitutional, porque naci6 en virtud de un
Decreto convocando a una Convenci6n Constituyerite
que redactaba el Poder Interventor. Es decir que si
fu6ramos a hurgar como S. S. quiere hacer atando
todos los cabitos, amarrando todas las ideas, llega-
riamos a la conclusion que despues seria absurda que
la Constituci6n de 1901 no eman6 del pueblo de Cu-
ba porque emana de ella convocatoria del Gobierno
Interventor. Sin embargo, esto tiene mas realidad,
mis cubanidad, porque surge de un Congreso que ha
sido elegido al amparo del estatuto del 10 de Enero.

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : No se si mi
memorial sera suficientemente Ipoderosa para retener
todos y cada uno de los extremes que envuelven las
interrupciones del senior Marquez. Procurar6 hacer-
lo asi; pero antes de contestarle a cada uno de los
extremes de su interrupci6n extensa, como todas las
suyas, yo quiero que la Camara tome nota de estas
palabras que dijo el Presidente de la Camara y que
tienen un valor relevant, y me van a dar la raz6n
en la siguiente parte de mi discurso.

SR. L6PEZ BLANCO (MARINO) : (Me permit una in-
terrupci6n S. S. ?


SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): 4 Me per-
mite el senior L6pez Blanco? Yo quiero contestarle
al senior Marquez Sterling, y despues habr6 de es-
cuchar al senior L6pez Blanco. Ruego a la Presiden-
cia que me mantenga en el uso de la palabra. No le
concede autorizaci6n al senior L6pez Blanco, ni tam-
poco admito nuevas interrupeciones del senior MAr-
que2' Sterling, hasta que le haya contestado a esta
ultilna interniupci6n suya.

Sefiores Representantes: el senior Mirquez Sterling,
autoridad indiscutible en la material, ha declarado
que vivimos en un period dei semi-constitucionalidad
absolute; que la Ley Constitucional que nos rige no
es una Constituci6n perfect y plena, en el sentido
cientifico y constitutional de la palabra. Quiero que
la Camara tome nota de estas manifestaciones, por-
que van a ser el punto en que he de basar la se-
gunda parte de mi discurso.

He leido el libro del senior 'Guti4rrez Quir6s, que
sostiene efectivamente la tesis de que no es possible
declarar inconstitueional una Constituci6n; pero
quiero decirle al senior M.oiqi.-,: Sterling lo siguien-
te, para que advierta que en este mnomento no me
refresca la memorial. Lo que dice el senior GutiBrrez
Quir6s en ese libro es la opinion muy fundada, muy,
respectable de un ex-Presidente del Tribunal 'Supre-
mo de Justicia; es la opinion sabia, muy fundada,
de un Magistrado; pero 4 qui6n nos dice que esa
sea la opinion que mantendri mafiana el Tribunal
Supremo de Justicia?

Y escuche el senior Marquez: la inconstitucionali-
dad podrA (plantearse antes de que plasme en refor-
ma constitutional lo que estamos acordando. La
inconstitucionalidad podrd plantearse contra la Ley
que propone la reform de la Constituci6n ,y en ese
moment surge el problema.

SR. SUAREZ FERNANDEZ (MIGUEL) : Asi se planted
entonces ante el Tribunal Supremo...

SR. MARQUEZ STERLING (CARLOS): Me permit el
senior Fernandez Supervielle? Es para una aclara-
ci6n. Lo que mantiene el senior Gutierrez Quir6s en
su libro; es que el Tribunal Supremo no podia ha-
cer la Revoluci6n.

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): C6mo la
Revoluci6n?

SR. MARQUEZ STERLING (CARLOS) : Si, porque si de-
claraba nula la reform, se caian los Poderes, y 16-
gicamente ihacia una revoluci6n.

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): El senior
Gutierrez Quir6s formularia la conclusion de que
no se puede declarar inconstitucional la Constitu-
ci6n; y no conifunda el senior Marquez las conclusio-
nes con los fundamentos que sirven para Ilegar a
ellas.

Y continuio contestando al senior Marquez y requi-
iriendo su atenci6n para que me escuche.







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 31


,SR. MARQUEZ STERLING (CARLOS): Y lo estoy es-
cuehando con much gusto; y con un oldo escucho
a S. S. y con otro escucho al senior SuArez FernAn-
dez.

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : No me
explico que nadie pueda escuchar dos cosas distin-
tas al mismo tiempo.

(Risas).

Y llego a la conclusion de que S. S., ni atiende al
stfior Suarez FernAndez, ni me atiende a mi.

Decia el senior MArquez Sterling y buscaba la cau-
sa de lo que 61 llama cambio radical de opinion, en-
tre la que estoy sosteniendo esta noche y lo que
sostuve hace dos meses en los peri6dicos de esta ca-
pital. Y el senior M;Ir -IIz Sterling, que me eseucha
al mismo tiempo que escucha a otra persona, no me
escuchl bien y no me entendi6. Y ahora soy (yo
quien va a refrescarle la memorial y a repetirle una
frase: que ya he dicho antes: Estoy de acuerdo con
el Dictamen de la Comisi6n, en cuanto a que es pre-
ciso convocar una Convenci6n Constituyente sobera-
na; pero no estoy de acuerdo con la formula que se
propone, y digo lo siguiente:

Si el Congreso empieza por reconocer caracter su-
perlegal al articulo 115 de la actual Constitnci6n nos
cerramos el camino en el que queremos marchar por
qu6 no hemos de darle nosotros una soluci6n just
al problema? Porque en mi opinion, sefiores Repre-
sentantes, no s6 si lo dije antes, pero lo dir6 ahora,
es que el Congreso puede convocar a esa Convenci6n
Constituyente soberana, desconociendo, barrenando,
pasando por arriba del articulo 115...

Con muchos fundamentos, muchas razones, parte
de las cuales expuse entonces y otras que voy a ex-
poner ahora.

SR. MARQUEZ STERLING (CARLOS) : Una interrupci6n
con la venia de la Presidencia. No me explico la
tesis de S. S. Ahora si es verdad que le declare que
ni con los dos oidos entiendo a S. 'S.; porque si S.
S. entiende .,ne (l Congreso puede convocar a una
Convenci6n Constituyente Soberana barrenando el
articulo 115, c6mo no va a poder hacer esto que es
much menos que barrenar el articulo 115?

De manera que con la tesis de S. S., yo entiendo
que si el doctor Dolz pudiera venir a esta Cfmara,
61, que ha sido uno de los sofistas mis formidable
aue han pasado por este Congreso Cubano, se que-
daria pequefisimo al lado de S. S.

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : Voy a
contestar al senior Marquez Sterling, y al propio tiem-
no recover una frase incidental v dicha entire dien-
tes, de mi compafiero el senior Bravo Acosta.

SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Dicha claramente:
En el mismo piano que estaba el senior Lori6.


SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (1\ANUEL): No hay
antinomia ni oposici6n entire lo que estoy diciendo
y la tesis que sostengo. No .es lo mismo declarar,
como declara la Comisi6n, que el articulo 115 obli-
ga el Congreso de la Reptiblica y que es precise
buscarle una soluci6n, de procedimiento, burlarlo,
en una palabra-y voy a leer palabras de este Dic-
tamen-o que el Congreso declarara abiertamente,
fundandose en lo que es la conciencia national del
pueblo cubano en estos moments, fundindose en
principios indiscutibles del derecho politico, que el
articulo 115 puede impedir que el Congreso con-
voque a una Convenci6n Constituyente Soberana,
y voy a explicar por que las dos soluciones son ra-
dicalmente distintas.

SR. MARQUEZ STERLING (CARLOS) : Estoy ansioso
de escuchar a S. S.

SR. FERNANDEZ SUPERVIZLLE (MAN1UEL) : SupliCO
a S. S. que esta vez me escuche con los dos oidos.

SR. MARQUEZ STERLING (CARLOS) : Estov ansioso
de escuchar a S. S., porque creo que ha descubierto
la piedra filosofal en material de Constituyentes.

SR. L6PEZ BLANCO (MARINO) : Una interrupci6n,
con la venia de la Presidencia. Yo creo que si S. S.
en su oportunidad me hubiera permitido una inte-
rrupci6n, se 'hubiera ahorrado much esfuerzo. Yo
creo haberle entendido a S. S. que una vez incorpo-
rado a la Constituei6n del afio treinta y cinco el ar-
ticulo 115, tal como se proyecta. la Constituyente a
que se refiere el nuevo articulo 115 no puede redac-
tar la nueva Constituei6n.

SR. FERNANDEZ SUPERVIEDLE (MANUEp) : Para acla-
rar la idea y poderle contestar: Porque esa Conven-
ei6n Constituyente a que se refiere el articulo 115
reformado, es ]a que debe convocarse para seis meses
despu6s, etc. No es la convocada ya, porque no lo
dice el articulo 115, v a mi juicio, no podia decirlo,
a virtud de derechos indiscutibles. de derecho tran-
sitorio.

SR. L6PEZ BLANCO (MARINO) : S. S. esta completa-
mente equivocado. Le estuve esenchando, con verda-
dero deleite; conozco la gran capacidad y cultural y
el certero juicio juridico que siempre le acompaia en
todas sus alegaciones, pero en este caso, por el co-
nocimiento personal que tengo de la cultural de S.
S., Ilego a la conclusion de que exterioriz6 esa tesis
imbuido en los principios del Derecho privado, en
los que se declara especialista y todos estamos con-
testes en reconocer. Pero qdiisiera que S. S. me ex-
presara cuAl es la naturaleza del articulo 115, ya re-
formado, en orden a determinar su limited en el tiem-
po, ya que sin duda sera distinto, segrin se trate de
una norma de derecho pfiblico o de derecho privado,
quiero decir con mi pregunta: la Convenci6n a que
se refiere el articulo 115, despu6s que quede apro-
bada su modificaci6n, sera una nueva Convenci6n o
es ]a propia Convenci6n ya constituida? Todo depen-
de, a mi juicio, del limited en el tiempo del articulo
115 ya modificado.







32 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : Es muy
dificil, sefiores Representantes, que yo pueda formu-
lar juicio respect de la circunstancia, que puedan
influir en mi entendimiento para inducirme al error.
La pregunta que me formula el senior Marino L6pez
Blanco no puedo contestarla yo. Si estoy imbuido
del error por consecuencia de que en mi entendimien-
to pesan hAbitos adquiridos a virtud de otros estu-
dios, ~c6mo es possible que pueda" formular juicio,
y declararlo ty confesarlo yo mismo?

SR. L6PEZ BLANCO (MARINO): Entonces, teniendo
la seguridad de que S. S. no estA imbuido de las
aficiones cientificas de que ,ha dado muestras tan
brillantes, quisiera decirme qu6 diferencia hay entire
el limited en el tiempo del precepto que analizamos
y el de uno de Derecho Privado? CuAl es su radio
de acci6n? Hasta donde alcanza el Aimbito, en el
tiempo, del articulo 115?

*SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : El propio
dictamen reconoce que el articulo 115 va a comenzar
a regir desde el moment de su publicaci6n en la
Goceta Oficial; no dice, y esto es lo que quiero acla-
rar. .

Sn. L6PEZ BLANCO (MARINO): Aunque empiece a
regir desde el moment en que se public en la Ga-
ceta Oficial, es a los efectos de .la promulgaci6n y
aplicaci6n, pero no olvide el compafiero que la Gace-
ta Official de la Repiblica no es un manual de ense-
fianza; si contiene preceptos de Derecho habrA que
interpretarlos y aplicarlos de acuerdo con los postu-
lados de la ciencia juridica, por ello result impres-
cindible determinar si tiene o no efecto retroactive
el precepto de que tratamos, ya que la cuest?6n tal
como ]a interpret S. S. parece que le da aspect de
Derecho Privado, con olvido de que en derecho pfi-
blico no hay derechos adquiridos-los clAsicos en que
so fundamental la irretroactividad en el Derecho ci-
vil-sino situaciones juridicas...

SR. FERNINDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : Si el ar-
ticulo 115 reformado comienza a regir, y si de acuer.
do con sus termino, tal como queda redactado, se
quiere intentar una reform Constitucional, sera pre-
ciso cumplir sus disposiciones y recorrer todo el pro-
ceso que en ese proppio articulo se establece.

Sa. L6PEZ BLANCO (MARINO) : Compafiero: pero es
retroactive o no el precepto una vez incorporado a
la Constituci6n de 1935? No olvide tampoeo que
S. S. dice que la de 1935 no es Constituci6n para
de seguida contradecirse al afirmar que va a ser
cbjeto de un recurso de inconstitucionalidad...

SR. FERN.NDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): Para evi-,
tar esa posibilidad, yo entiendo que seria much mis
fAcil y mas concordante con los princi'pios de Derecho
Politico, que este Congreso declarara que ese Ar-
ticulo 115 no contiene un precepto constitutional
que obligue al propio Congreso. Y en cuanto a los
efectos de la retroactividad o no de ese articulo 115,
yo quisiera leer la totalidad de ese articulo reforma-


do, para que de una vez lo yea todo el mundo. Se
incorpora el articulo 115 a la Constituci6n, pero en
ese 115, sefiores Representantes, esto es lo que yo
quiero que se entienda, en ese 115 no hay un solo
precepto que diga que la reform va a continuar he-
cha o siendo heciha por la Convenci6n Constituyente
reunida en ese moment; habla gen6ricamente de
la Convenci6n Constituyente, y .yo pregunto: Si va-
mos a entender que esa Convenci6n Constituyente es
6sta que vamos a convocar ahora, por qu6 no enten-
der tambi6n que es la del 28, o la de 1901?
SR. MARQUEZ STERLING (CARLOS): ,Me permit S.
S. una interrupci6n, con la venia de la Presidencia?

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (AMANUEL) : Con mu-
cho gusto.

SR. MARQUEZ STERLING (CARLOS): Entonces, cree
S. S. que incorporindole al articulo 115 ese precep-
to a que se refiere, todo quedaba resuelto? Es de-
cir: Si el articulo 115 dijera que la Convenci6n
reunida puede 'hacer esto y lo otro, queda solventa-
do el problema?

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : Tampoco.

SR. MARQUEZ STERLING (CARLOS): iAh! ITampo-
co? j Lo que S. S. quiere entonces es que a los in-
tirpretes del articulo 115 nos coja el toro de todas
imaneras?

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): Tainpoco:

Voy a repetir ahora lo que anteriormente dije con
relaci6n a este problema: Que nosotros, al legislar
ahora en material Constitucional, no podemos atempe-
rarnos ni podemos ajustarnos, partiendo del supues-
to, quiero repetirlo, de la constitueionalidad de ese
articulo 115, no podemos acomodarnos mas que a ese
precepto; pero es que estamos legislando ahora y des-
de ahora con vista a un precepto Constitucional que
va a regir manana, y yo quiero, para poner punto
final a este debate, porque indudablemente yo no
voy a ponerme de acuerdo con los sefiores Represen-
tantes que vienen discutiendo conmigo, ni ellos se
van a poner de acuerdo con mi modest persona
sobre este punto de vista, y no quiero cansar por
mais tiempo la atenci6n de los sefiores Representantes
y abusar de ella. Quiero resumir mi opinion; so-
meto a la consideraci6n de la Cimara, para que se
use o no, se emplee o no ,se acepte o no, mi opinion
concebida en los siguientes tmrminos: Concretando
mi opinion, la resoluci6n que se le da al problema es,
a mi juicio, de carhcter'formal; no puede satisfacer,
de ninguna manera, de modo absolute, la. conciencia
de ningin jurista; es una soluci6n artificial. Pero
que he de decir yo, sefiores Representantes, si lo di-
ce la propia Comisi6n; en el preimbulo se esta de-
clarando lo mismo que estoy diciendo yo, y ahora si
voy a leer: "Hemos tropezado-dice la Comisi6n en
este prefmbulo de valor literario extraordinario-he-
mos tropezado, sin embargo, como antes ,queda di-
cho ....


(Continzia leyendo).







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 33


iAh! Este "casi" es todo un poema, sefiores Re-
presentantes, este easi es el que me estA dando la
raz6n a mi...

SR. PORTOCARRERO (JESUS A.): Pero el "casi" sig-
nifica que no era invencible, que se venci6.

SR. FERNNNDEZ SUPERVIELLE ( ANUEL) : Este "ca-
si", dicho con tanta timidez como aqui aparece, es-
ta demostrando que si el articulo 115 nos obliga, es-
tamos amarrados y no podemos soltarnos esas ama-
rras.

SR. SUAREZ .FERNANDEZ (MIGUEL): LMe permit
una interrupci6n S. S., con la venia de la Presiden-
cia ?

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): Con mu-
cho gusto.

Si. SUAREZ FERNANDEZ (MIGUEL) : Pero es casi in-
vencible para los autores de la ponencia, no para
S. S. que sostiene que no es un preccpto superlegal,
comq le llamaba S. 'S.; superlegal, en esa nueva no-
rienclatura...

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (M1ANUEL): Super-
legal nueva nomenclature ?

SR. SUAREZ FERNANDEZ (MIUEL) : Nueva para mi.
En este problema de Derecho Constitucional, a S. S.,
que ve tan fAcil ]a modificaci6n del articulo 115, no
debe llamarle la atenci6n lo invencible del obsthculo
con que tropezaba la Comisi6n para la alteraci6n del
articulo 115, y si S. S. no entiende por invencible
el articulo, es fAcilmente entendible que puede hacer-
se la modificaci6n y esa propia Constituyente puede
dictar entonces la Constituci6n.

De modo que el asombro que le produce la frase
"casi invencible" a mi me lo explico; es S. S. la inni-
ca persona que he visto producirse de esa manera...

Sa. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): Continia
leyendo; pero antes, y puesto que ya en distintas
ocasiones se ha dicho en esta CAmara por los sefio-
res Suarez y MArquez Sterling que no es propio el
tOrmino de Superlegal, yo recuerdo en este momen-
to, y no quisiera emplear citas de autores de Dere
dho Constitucional, que por ejemplo, Burgess, emplea
la frase y que en un librito de reciente publicaci6n;
creo que del afio pasado, en la que el senior Jimenez
de Asfa, el distinguido jurisconsulto espafiol, libro
ciue esta sobre la mesa...

SR. L6PEZ,BLANCO MARINOO): De Derecho Cons-
titucional el senior Jimenez Asfia?

SR, FERNANDEZ 'SUPERVIELLE (MANUEL): De Jim&-
nez de Asfia, president de la Comisi6n de Derecho
Constitutional en el Congreso espafiol, y hombre de
capacidad mental que nadie puede negar.


SR. L6PEZ BLANCO (MARINO): Fu6 la political la
que lo llev6 a ese puesto.

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): Como a
todos nosotros; no estamos aqui por nuestros conoci-
mientos.

SR. L6PEZ BLANCO MARINOO) : Pero no como au-
toridades en Derecho .Constitucional; nos trajo como
representantes del pueblo, y S. S. llama una auto-
ridad en Derecho Constitucional al senior JimBnez
Asua, cuando s6lo se le reconoce como ipenalista. S.
S. estA girando en un circulo vicioso, en un perfect
sofisma.

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE- (MANUEL) : Si un
cerebro de reconocida superioridad como Jim6nez
Asfia y una autoridad tan prestigiosa como Burgess
emplean el termino super-legal, qu6 de extrafio tie-
ne que lo emplee yo tambi6n, que empece por decla-
rar que no cultivaba* este studio. Si a los sefiores
Suarez Fernandez y Marquez Sterling les escuete
la frase, no la emplear6 mfs, y con decir "constitu-
cional" esta resuelto el problema.

SR: MARQUEZ STERLING (CARLOS) : Absolutamente,
senior -Supervielle, al contrario. Este Representante
se siente muiy satisfecho de que S. S. emplee el ter-
mino superlegal; sin embargo, cree que en el Diccio-
nario no esti.

" SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : No tengo
Diccionario a la vista y no puedo contestar. No me
explico como S. S. puede hacer esa manifestaci6n tan
categ6rica cuando tampoco tiene Diccionario a la
vista.

SR. MARQ'UEZ STERLING (CARLOS) : He dieho creo.

Sn. FERRNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : Yo le voy
a contestar: Yo creo que esta en el Diccionario, y
a 29 iguales.

SR. MARQUEZ STERLING (CARLOS): S. S. tiene el
mismo derecho que yo a creerlo, pero observe, con
pena, que cuando le hago una interrupci6n S. S.
se molesta.

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): Hace un
rato que declare que sus interrupciones me honran
me siento satisfecho de que S. S. me interrumpa.
Cuando fui objeto de una interrupci6n de esta ll-
tima series, comenzaba a leer, sefiores, este phrrafo
del Dictamen del preAmbulo de la Comisi6n:

Y son dos "peros" que siembran la duda en el
animo de cualquiera.

SR. L6PEZ BLANCO (MARINO): "Tempero" es "sin
embargo".

Sa. FERNANDEZ SUPERVIEIILE (MANUEL): Tam-
bien "pero" es "sin embargo.", y con dos "peros",







34 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


sefiores, que siembran la duda en el Animo de cual-
quiera. Duda muy poderosa...

(El senior Fernandez Supervielle lee otro parrafo).

Yo traduzco esto en pocas y breves palabras, en
los siguientes t6rminos: el articulo 115 contiene
una disposici6n positive que constitute un obsticu-
lo invencible.

SR. MARQUEZ STERLING (GARIOS) : Casi invencible.

SR. FERNINDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : Yo estoy
traduciendo, y si mi traducci6n es equivocada, es
bajo mi responsabilidad. Constituye un obstdcula
invencible, repito; pero esta Comisi6n ha encontra-
do medios, modos o formas de procedimiento, de
carActer adjetivo, que permiten soslayar la dificul-
tad y solucionar el problema. Y ahora yo pregunto,
sefiores Representantes: qu.e es mas ficil, que es
mis c6modo qu6 es mas valiente, qu6 es mis hermo-
so, qu6 cuadraria mejor con la opinion pfiblica del
pais y la conciencia national: declarar valientemen-
te que el Articulo 115 no constitute obstaculo, ni
invencible ni casi invencible, (con muchas razones
y razonamientos de Derecho Politico y Constitucio-
nal); y fundAndose y apoymndose en esas razones,
convocar a una Constituyente soberana; o declarar
esa casi invencibilidad del obstaculo y esforzarse
en una formula que de todas maneras tendra que
ser artificial, que tendr6 que ser trivial y que no
puede satisfacer, en modo alguno, la conciencia del
hombre juridico, que quiere llegar a la verdad del
problema y encontrar la soluci6n y fundamentos,
y asi encontrar soluciones que no sean de procedi-
miento y formulas externas?

& QuB diferencia hay entire una cosa y la otra?
Ahora es cuando voy a contestar a distintas inte-
rrupciones que me formularon anteriormente. Yo
entiendo que el Articulo 115 se puede declarar que
no es constitutional, y que el Congreso puede des-
conocerlo y convocar a una Constituyente sobera-
na. iPor que no hacer esto? jNo es lo mismo?,
me preguntaba un senior Representante; y quiero
decirle que no. Desde un punto de vista est6tico-
juridico, no es lo mismo. No es lo mismo echar va-
lientemente un obstaculo....

SR. MARQUEZ STERLING (CARLOS) : Me permit una
interrupci6n? Y si destruimos el Articulo 115, al
amparo de qu6 articulo convocamos a la Constitu-
yente?

SR. FERNINDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): Esa pre-
gunta tambien tendr6 que contestarla, y lo hare en
su moment oportuno.

Antes de continuar, quiero plantear esta cues-
ti6n incidental: observe, con pena, que estoy en
el uso de la palabra hace una hora y media. Pense
que con treinta minutes expondria mi tesis a la
consideraci6n de los sefiores Representantes, cum-
pliendo con mi conciencia, y asi los sefiores Repre-


sentantes resolverian el problema poniendo o no
atenci6n a mi criterio. Pero las interrupeiones han
hecho que transcurriera hora y media sin que haya
podido terminar la primera parte de mi discurso.

Si esto cansa; si esto aburre; si el tiempo apre-
mia; si es precise llegar a conclusions como se ha
dicho aqui hace un rato, con absolute sinceridad,
sefiores Representantes, se me puede decir, aunque
sea al oido, y yo termino inmediatamente. Pero *si
el problema interest, si se cree que estamos hacien-
do una labor -itil, si se piensa que de estas ideas
que yo estoy exponiendo, acertadas o equivocadas,
y de las que en contrario exponen mis distinguidos
compafieros, puede salir algo que sirva para solu-
cionar el problema con verdaderos fundamentos.
entonces me sentir6 muy satisfecho en continuar
agothndose y cansindome materialmente, aunque
espiritualmente no experiment jams este cansan-
cio.

SR. SUAREZ RIVAS (EDUARDO) : Con la venia de la
Presidencia, me permit una interrupci6n? Lo fini-
co que quisiera saber es de cuantas parties se com-
pone su discurso.

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): Voy a
contestar a esa pregunta con otra pregunta, aun-
que no es costumbre. gPara qu6 quiere saber S. S.
eso? Para que termine pronto? Si es asi, yo pue-
do terminar ahora mismo.

SR. SUAREZ RIVAS (EDUARDO) : Yo se lo pregunta-
ba porque algunas veces, cuando voy al Cine, me
gusta saber de cuantos rollos se compone la peli-
cula, para saber el tiempo que va a durar.

SR. FERNiNDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): Si para
S. S. el especticulo que se esta dando esta noche
aqui es una pelicula y no tiene mas trascendencia
ni mas finalidad ni mis importancia que la de en-
tretener a S. S., yo le contest la pregunta; pero
si estamos aqui haciendo una labor y un traba-
jo mas serio, si estamos laborando por la patria y
para la patria no le contest a S. S.

SR. SUAREZ RIVAS (EDUARDO) : Le voy a decir a
S. S.: Mientras S. S. se encontraba en los Estados
Unidos ,paseando, yo estaba trabajando en la Comi-
si6n Especial para la reform de la Constituci6n y
luchando aqui en este Congreso todos los dias. Por
eso queria saber de cuantas parties se compone.

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): Sufre un
error S. S. al aseverar que yo me encontraba pa-
seando en los Estados Unidos mientras S. S. traba-
jaba en el Congreso y en la C'omisi6n Especial. Yo
fui a tender a la. salud de mi esposa, salud que-
brantada a virtud de un accident ocurrido hace
tres afios en esta capital y que seguramente uste-
des conocen. Fuimos objeto de un atentado, se nos
hizo un disparo que hiri6 a mi esposa; por conse-
cuencia de esa herida la llev6 entonces y .tuve que
llevarla ahora a los Estados Unidos. No ful a pa-








DIARIO DE SESIONES DELA CAMERA DE REPRESENTANTES 35


sear. Y si S. S. trabaj6 mientras yo descansaba, co-
mo dice, ya estoy purgando ese pecado trabajando
esta noche, mientras S. S. descansa.

SR. FRAILE (CARLOS) : Entonces todos los sefiores
Representantes que con el compafiero SuArez Rivas,
sin hacer uso de la palabra, estan escuchando la doe-
ta palabra de los que hablan, estamos sin trabajar?
Si ese es el criterio de S. S. yo ereo que debemos
retirarnos inmediatamente.

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : Yo 'quie-
ro ser siempre just. Renocozco que.ifui injusto cuan-
do hice esa inculpaci6n al senior SuArez Rivas. Lo que
quise decir es que si bien es verdad que estuve des-
cansando, ahora, sefiores Representantes, estoy tra-
bajando. Y si en mis palabras han encontrado el se-
fior Suarez Rivas y mis demas compafieros algo que
le mortificara, desde athora estAn retiradas, porque
mi prop6sito no fu6 mortificarlos ni zaherirlos.

SR. MARQUEZ STERLING (CARLOS): No creo que el
senior Suarez Rivas haya querido molestar a S. S.
ni que S. S. haya querido molestar al senior SuArez
Rivas. Es que a veces se toman las cuestiones de nues-
tro Parlamento con un criterio equivocado. En todos
]o,s Parlamentos del mundo ocurren estas cosas. Ha-
ce breves dias yo leia en la iprensa que en el Par-
lamento francs un niimero de Representantes llev6
cada uno un silbato a la Sesi6n y que cada vez que
un Representante de la Derecha hacia uso de la pala-
bra, tocaban el silbato. Yo quisiera saber, si en Cuba
se produce ese espectaculo, que clase de critical se
hacia!

"'SR. PRESIDENTE (ANDREU) : Por su derecho, por el
interns de la CAmara y por el interns de la Repuibli-
ca, continue S. S. en el uso de la palabra.

(Dirigiendose al senior Ferndndez Supervielle).

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : Yo decia,
sefiores Representantes, y quiero declarar que se hace
muy dificil ir reconstruyendo el pensamiento, que a
cada rato queda roto, se quiebra, me veo precisado
y forzado a repetir los filtimos concepts que expo-
nia; yo decia lo siguiente: Me parece que desde el
punto de vista de la estBtica juridica, desde el pun-
to de vista de la belleza o hermosura cientifica, en
las declaraciones que hemos de hacer, seria preferi-
ble la declaraci6n, apoyada en principios de Derecho
Constitucional indiscutibles y apoyadas en un movi-
miento de opinion unAnime del pals, declarar que el
articulo 115 no nos obliga y convocar a la Convenci6n
Constituyente soberana, antes de declarar que ese pre-
cepto constitute un obstfculo casi invencible, sortear-
lo y burlarlo, que es lo que se hace. La diferencia
prIctica, el ordenamiento prActico entire una solu-
ci6n y otra voy a explicarla ahora. Tal vez est6 equi-
vocado, no pretend estar diciendo la filtima palabra
en este problema, pero estoy aportando una idea, que
es mia, que si sirve sera para buscar alguna solu-
ci6n y me considerar6 muy feliz; no pretend a pe-
sar del tono de mi voz, que es usualmente con el
que hablo en pfblico, no pretend erigirme esta no-
che en el hombre que trae la soluci6n, que viene a


resolver el probleina. La diferencia entire una solu-
ci6n y otra, desde el punto de vista de la soluci6n
practice, y con esto contest varias preguntas que se
me han hecho alternativamente por distinguidos com-
pafieros, es la siguiente: Si se opta por la segunda
soluci6n, por ]a que ofrezco, por la que consiste en
declarar que ese articulo 115 no obliga con fuerza
constitutional a este Congreso, las cosas pasarian del
modo siguiente: Esto lo declare el Congresb en la
ley por medio de la cual convoca a las Constituyen-
tes; el Congreso esta convocando por medio de una
tey a. Constituyente de plena soberania, y el pueblo,
el pueblo soberano, el pueblo que en filtimo extreme
es el que detenta el poder, el Poder soberano, porque
los demAs son 6rganos representatives de el. el pue-
blo acudiria a las elecciones.

Sn. BRAVO ACOSTA (ANTONIO) : S. S., que e.s un
Abogado ilustre, que trabaja much en los Tribuna-
les de la capital, no conoce que nuestro Tribunal
Supremo tiene dada a esa ley Constitucional toda la
virtualidad de una Constituci6n, V que en el caso
de que nosotros nos apartaramos en esta forma de los
preceptos contenidos en ella, entonces si podria ocu-
rrir la inconstitucionalidad contra el acuerdo que
adoptemos y a que S. S. se referia?

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : Ahora es-
ta yendo S. S. en contra de la opinion expuesta por
su compafiero de Comisi6n. senior MArquez Sterling,
y esta aceptando la posibilidad de una declaratoria
de inconstitucionalidad.

SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Contra los acuer-
dos nuestros, por lo cual se.lleva a una Constituyen-
te, desconociendo un precepto constitutional.

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): Si S. S.
me hubiera dejado terminar el orden de mi discurso,
no me hubiera hecho la pregunta.

El Congress convocaria a una Constituyente sobe-
rana, haciendo la declaraci6n de prineipios indispen-
sable con razones muy poderosas, y a esas elecciones
constituyentes acudiria el pueblo, que es el verdade-
ro soberano, el verdadero detentador de los poderes
constituyentes, y ese pueblo elegiria esos Constituyen-
tes con el mandate imperative y terminantemente y
revestidos de una soberania plena para hacer con
clla el Proyecto de Constituei6n que quisiera ....

SR. PORTOCARRERO (JEstS A.) : S. S. entonces quie-
re que la pr6xima Convenci6n Constituyente...

SR. FERIhANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : .. .con el
proyecto Contsitucional que le someta el Congreso. Y
ahora yo pregunto....

SR. PORTOCARRERO (JEst~s A.): ,Me permit una
interrupci6n S. S., con la venia de la Presidencia?

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : Con mu-
cho gusto.

SR. PORTOCARRERO (JESlUS A.): 4Entonces S. S.
quiere que la pr6xima Convenci6n Constituyente ten-








36 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


ga limits much mis extremes todavia que los de la
Convenci6n Constituyente de 1901?

Sn. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : No. uan-
do estoy hablando de Constituyente Soberana, estoy
empleando el t6rmino mal empleado, desde luego, pe-
ro que se ha hecho de uso freenente y general entire
nosotros; cuando se habla de Constituyente. sobera-
na, y estoy empleando un t6rmino muy mal emplea-
do, se habla de Constituyente aut6noma, con sobera-
nia, si, con facultades de hacer la nueva Constitu-
ci6n. de la Repfiblica; pero no para asumir los Po-
deres Pfiblicos o para ejercerlo directamente.

Si. PORTOCARRERO (JEsis A.) : Y de variar el re-
gimen ?

SR. FERNANDEZ SIJPERVIELLE ( MANUEL) : Eso, sefio-
res Representantes, seria un problema a considerar,
muy delicado y muy complicado, y que no es obje-
to del tema que estoy desenvolviendo ahora.

Decia, sefiores Representantes-y suplico que se
me dejen terminar las ideas, porque, de lo contrario,
nm ver6 obligado a repetirlas, tantas veces como se
me interrumpa-decia que el Congreso convoca a
una (onstituyente soberana, dietando la ley oportu-
na, y a las elecciones concurre el pueblo y elige a
los Constituyentes con esa facultad, quB Poder Ju-
dicial, ni que Tribunal de Justicia podria declarar
jamis la inconstitucionalidad de esta ley de convo-
eatoria sancionada, ;a'_,1.,1 y ratificada de modo
express y terminante por el pueblo soberano?

SR. L6PEz BLANCO (.M >ii.>.) : ,Me permit una
interrupci6n S. S., con la venia de la Presidencia?

Entonces, ,cree S. S. que la Convenci6n Constitu-
yente, soberana o no,-como se da en decir para dis-
tinguir lo que pueda hacer una Convenci6n Cons-
tituyente de lo que es una Asamblea Plebiscitaria de
segundo grado-es el pueblo e blo El blo mismo

SSR. FERNiNDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : NO; la
Convenci6n Constituyente seria la constituida o for-
niada por la reunion de Constituyentes elegidos por
el pueblo.

SR. L6PEZ BLANCO (MARINO) : Pero es la expresi6n
del pueblo mismo, decia S. S., y por eso podia echar
abajo sus reglas.

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE ( MANUEL) : No; es
que no he sido feliz al expresarme y por eso S. S.
no me ha entendido. Voy a repetir la idea: El Col-
greso dicta una ley razonada y con fundamentos de
sobra; convocando a una Constituyente con ,poderes
determinados, con poderes suficientes para aprobar,
rnodificar, rechazar y sustituir la Constituci6n que
se le somete por esta ley>..

Sn. MARQUEZ STERLING (CARLOs) : 1Me permit una
interrupei6n S. S., con la venia de la Presidencia?


SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : Yo habia
rogado antes, sefiores Representantes, que se me per-
i itiera terminar la idea, antes de hacerme interrup-
ciones, l;orque de lo contrario me veria precisado a
repetirlas y no voy a terminar nunca.

De modo que suplico al senior Marquez Sterling que
place su interrupci6n un minuto mis.

SR. MARQUEZ STERLING (CARLOS) : No interrumpo
mis a S. S.

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : No quisie-
ra que ocurriera eso, senior Mirquez Sterling; le rue-
go a S. 'S., le suplico que place su interrupci6n para
cuando termine esta idea, y entonces, con el agrado
y respeto de siempre, le escuchar5 en su' interpela-
ci6n; pero-permitame terminal, porque cuando reanu-
do mi oraci6n me veo precisado a volver atras, y de
esta manera voy a ,cansar, estoy cansando la aten-
ci6n de los sefiores Representantes, lo que no puedo
permitir de ninguna manera, y suplico a S. S., ins-
pirandome en este afecto que ha sabido conquistar en
mi espiritu, en el poco tiempo que hace que lo tra-
to, por su talent, y por su aptitud en la Presiden-
cia de la CAmara, le suplico que no haga firme esa
manifestaci6n y continue interrumpiendome cada vez
que guste.

SR. MARQUEZ STERLING (CARLOs): La aplazo para
cuando S. S. crea convenient.

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : Muchas
gracias.

Decia, sefiores Representantes, que la Ley del Con-
greso disponiendo ja elecci6n de una Constituyente
con autoridad plena para hacer la Constituci6n, no
podia ser jams tachada de inconstitucionalidad, por-
que vendria a ser ratificada de un modo expreso por
el pueblo al acudir a las urnas, eligiendo a los cons-
tituyentes.

SR. L6PEZ BLANCO MARINOO) : S. S. creo lue con
funde los terminos. S. S. confunde una Convenci6n
(onstituyente producida por m6todos juridicos,-que
son los juridicos politicos--, que es un 6rgano del
Estado y que por tanto tendria siempre cortapisas
aunque fuese soberana. La soberania es una e indi-
visible.

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): La inte-
rrupci6n .de S. S. envuelve la exposici6n de una te-
sis que seria precise discutir en otra oportunidad,
rero que no coincide con lo que estamos discutiendo,
y no envuelve, a mi manera de ver, una objeci6n a lo
que yo vengo diciendo.

SR. L6PEZ BLANCO MARINOO) : S. S. acaba de de-
cir iltimamente que esa Convenci6n Constituyente,
ratificada con el voto del pueblo, que es el que eli-
ge a la Constituyente, nunca podria ser objeto de in-
constitucionalidad porque el pueblo era la fuente y
principio de esa Convenci6n Constituyente, y le qune








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 37


ria explicar que esa Convenci6n con cse m6todo, siem-
pre podria ser objeto de recurso de inconstitueionali-
dad, porque no es tegis de este Representante, por-
que asi lo dicen los tratadistas, que hay que distin-
guir entire Convenci6n de origen juridico y las de
character revolucionario, como seria la Constituyente
que no fuera elegida por un m6todo juridico como
es el propugnado mediante el sufragio univerasl.

SR. FERNiNDEZ SUPERVIELLE (M1ANUEL): La Con-
venci6n Constituyente que emanara de esta Ley del
Congress seria una Convenci6n de caricter juridico
de acuerdo con los t6rminos de esa distinci6n que ex-
pone el senior L6pez Blanco y que es generalmente co-
nocida, en es6 no hay duda alguna, pero repito la
idea de que la possible inconstitucionalidad de la Ley
del Congreso seria ratificada totalmente por la con-
currencia del pueblo y por la elecci6n expresa de una
Constituyente, por un mandate expresamente detcr-
minado que Ilegaria a tanto o cuanto de acuerdo
con la propia Ley del Congreso. Entiendo, senores,
y concluyo aqui esta parte do mi discurso para co-
menzar la otra, si so disponen a oirme mis distin-
guidos compaileros, entiendo que de esta manera se
soluciona el problema de una possible inconstituciona-
lidad, que de la otra, modificando el articulo 115,
despues que se declare su caricter de constitutional
o de precepto empero legal y sin darle al 'pueblo la
oportunidad de ratificar osta decision del Congreso,
nos conduciria a una situaci6n tal vez dificil que po-
dria conducir a una declaratoria de inconstituciona-
lidad. Y ademis de estas razones, repito, voy a ter-
minar esta part de mi modesto informed con esta
otra declaraci6n: entire una soluci6n y la otra; entire
decir, esto no nos obliga, y no nos amarra y no nos
sujeta, dando razones poderosas, y decir, esto nos
-tmarra esto nos sujeta y nos obliga, pero esto se pue-
do burlar yo opto por la primera soluci6n y voto por
ella, y pido a mis compafieros de.la Cimara que sea
csta la actitud que ellos tomen por ser la mis ele-
gante, Ja mas hermosa, la que mejor cuadra con el
Derecho Constitucional Politico, porque lo otro po-
dria ser Ia puerta que podria original una declara-
ci6n de inconstitucionalidad por part del Poder Ju-
dicial, el Tribunal Supremo.

Y ademais, y antes de cerrar, a mi me parece ad-
vertir, sefiores Representantes, en estos tires articulos
que propugna la Comisi6n estos errors de menor
cuantia, pero errors al fin; errors que deben eli-
minarse de todas maneras, si es que en definitive se
van a aprobar estos -preceptos.

Uno de ellos, en mi modesto criteria, estA conte-
nido en el parrafo cuarto del articulo primero ac-
tual, en que se da una nueva redacci6n al Articulo
115 dde la Constituci6n, que dice: "La Convenci6n
Constituyente deberA aprobar, modificar o rechazar...

(Contintia leyendo).

&Podemos fi.iar este plazo tan breve, tan perento-
rio, a ]a Convenci6n Constituyente, que va a tener
a su cargo, si rechaza el Proyecto la obra de hacer
una nueva Constituci6n?


Si nosotros llevamos reunidos tanto tiempo, y toda-
via estamos discutiendo este problema, despues de
estos meses?, es 16gico y es just que le digamos a
la Constituyente: resuelve til este problema y vota
una Constituci6n en el t6rmino perentorio de noven-
ta dias? Yo creo que nc. Si la misi6n de la Conven-
ci6n Constituyente fuera decir que si o que no, el
t6rmino que le fija el Congreso, creo que seria sufi-
ciente; pero no lo seria en el caso dce hacer una nue-
va Constituci6n, y yo quiero declarar que- este ter-
ruino no puede ser suficiente, y much menos si va
acompafiado del precepto de que la Convenci6n que-
de, mecnicamente, ipso facto, disuelta al vencimien-
to de los tres meses.

Mle pareee que hay otro error, sefiores Represen-
tantes, en una declaraci6n que se .hace en el articulo
III, en el filtimo parrafo de estos tries articulos de
este titulo preliminary: "Si por el contrario la Con-
venci6n Constituyente.

(Continfia lI'ccndo).

Y yo pregunto, sefiores, ~es possible que este Con-
greso le imponga a la Convenci6n Constituyente la
obligaci6n: "vendra obligada a ratificar la Consti-
tuci6n del 35?"

Cuando Sancho I'anza, iba a tomar posesi6n del
Gobierno de la Insula Barataria, Don Quijote le ad-
virti6:-No dictes nunca |I,-.ij,'tl i, que no puedas
liacer cumplir, porque vas a hacer el ridicule.

Efectivamente, cuando se dicta una disposicion,
cuando se dicta una Ley, cuando se dicta un Regla-
mento, sin la autoridad, sin el powder coercitivo de
hacerlo cumplir, se expone el dictator, cl que dicta
It' disposici6n, a incurrir en el ridicule.

Este Congreso no tiene la facultad, ni-podra te-
nerla jams, de imponer a la Convenci6n Constitu-
yente la necesidad de ratificar la Constituci6n de
1935. De d6nde? Y aparte de estd, si la Conven-
ci6n Constituyente no lo hace; si no la ratifica, en
que situaei6n dejamos. selfores Representantes, a esa
Constituci6n de 1935?

Vamos a suponer este c.aso; vamos a admitir que
efectivamente, la Constituyente rechaza el proyecto
que le somete el Congreso y que ademas no ratifica
la Constituci6n del 35; el Congreso, partiendo del
supuesto de que esa Constituci6n del afio treinta y
cinco necesitaba una ratificaci6n y el Congreso esti
partiendo de este supuesto, porque esto es lo que
flota en el ambiente, esto es lo que ha dicho el se-
fior Bravo Acosta, lo que dijo el Presidente de la
CAmara, no es una verdadera Constituei6ni lo dice
todo el mundo y lo repito ahora con t6rminos expli-
citos y terminantes el Congreso de la Repfiblica, y
de tal manera lo cree asi el Congreso, que para do-
tar al pais de una Constituci6n que merezea el nom-
bre de tal, lo hace previendo la posibilidad de que
la Constituyente no dicte otra Constituci6n,








38 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


SR. MARTINEZ FRAGA (ANTONIO) : Para que vea S.
S. con cuanta facilidad se resuelve el caso dificil que
a priori present S. S., termine de leer el iltimo pA-
rrafo del articulo tercero, y verA S. S. que si la Con-
venci6n Constituyente no cumple ese mandate.

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : El pirra-
fo este preve el supuesto de que la Convenci6n Cons-
tituyente result disuelta, porque dentro del t6rmi-
no de tres meses no haya cumplido el mandate que
se le di6, pero si no llega el caso de aplicarse este
precepto que esti contemplando el caso de la abs-
tenci6n de la Constituyente. Si la Convenci6n Cons-
tituyente se reune y trabaja y dice que acepta o no
aquello y no ratifica la Constituci6n de 1935 surge
el problema, senior Martinez Fraga, y entonces a
virtud de una declaraci6n important del Congreso,
se quedaria el pals sin ninguna Constituei6n, buena
ni mala, perfect ni imperfecta.

Este es otro defecto de graves consecuencias que
se encuentra en estas condiciones preliminares. Por
eso es precise antes de que el Congreso la vote se
revisen, se estudien otra vez y se miren con much
cuidado.

Yo decia, hay razones, hay razones poderosas,
hay razones de sobra para que este Congreso decla-
re que el articulo 115 de la Constituci6n de 1935 no
nos impide convocar a una Asamblea Constituyen-
te soberana, y es ahora, iniciando esta segunda par-
te de mi discurso que no tiene mAs que estas dos
parties, que estoy dispuesto a terminar en cualquier
moment que.advierta sefiales de cansancio o aburri-
miento. Decia, repito, que hay razones poderosas que
pueden autorizar a la CAmara, al Congreso de la
Repfiblica, para hacer esta declaraci6n, y voy a enun-
ciarlas, procurando ya ser muy breve y acabar pron-
to: El articulo 115 de la Constituci6n de 1901 con-
tiene, sefiores Representantes, lo que en Derecho
Politico se llama la clausula de reform. En esta
clausula de reform es en donde en todas las Cons-
tituciones del mundo hay que buscar, y se pueden
encontrar, aquellos 6rganos que son la representa-
ci6n direct e inmediata del Estado de que se tra-
ta. Los 6rganos que tengan la facultad de modifi-
car la Constituci6n son los que representan, de mo-
do director e inmediato, al Estado de que se trata,
en nuestro caso, el Estado cubano. El articulo 115
de la Constituci6n de 1901 estableci6 la manera de
modificar la Constituci6n, como decia. El Congre-
so acordarh la modificaci6n por la votaci6n de las
dos terceras parties de sus components y despues
la pondrA en manos de una Convenci6n Constitu-
yente que se limitari a aprobar o a rechazar. En el
Congress y en esa Convenci6n Constituyente radi-
caba el Estado Cubano, de acuerdo con' la organi-
zaci6n que le di6 la primera Constituci6n, la de
1901.

Los demis poderes, el propio Poder Legislativo,
considerado' bajo otro aspect, el Poder Judicial.
el Poder Ejecutivo, no son el Estado, son los 6r-
ganos de Gobierno en los cuales el Estado delega
sus poderes. Y yo no estoy haciendo en estos mo-


mentos, sefiores Representantes, obra didActica,
obra acad6mica. Necesito explicar estas cosas que
todos useedes saben, para fijar las piedras angula-
res de mi argumentaci6n posterior; no pretend
ensefiar nada a los sefiores Representantes, quiero
dejar sentado estas ideas para desenvolver despu6s
mis razonamientos posteriores.

Esa clausula de Reforma contenida en la Cons-
tituci6n de 1901, y que contienen la casi totalidad
de las Constituciones de los Estados modernos, es
para aplicarla cuando se desenvuelve la vida cons-
titucional de un pais en tPrminos de normalidad
constitutional absolute; cuando en el curso de la
vida normal de un pais surge la necesidad de mo-
dificar un precepto constitutional, ali esti la clau-
sula' de reform, que sefiala el procedimiento la
via, la manera y la forma de modificar la Constitu-
ci6n. Pero esa cliusula no puede aplicarse, en nin-
guna forma ni en ninguna manera, cuando la vida
constitutional de un pais se altera profundamente,
cuando ocurre un suceso extraordinario, como en
el afio de 1933, en que a virtud de un movimiento
armado del pueblo o una parte de 61, apoyado en
un formidable movimiento de la opinion pfiblica, se
derroc6 un Gobierno para constituir un Gobierno
de Facto, y cuando ese Gobierno de Facto derog6,
de manera expresa y terminante, la Constituci6n
que regia entonces, y se abri6 un parentesis en la
vida constitutional del pais. La Repfblica; desde
que el doctor Cespedes derog6 la Constituci6n de
1901, vivi6 sin una Constituci6n, sin una ordena-
ci6n estatal previamente determinada, y desde en-
tonces, desde el dia mismo que l1 dict6 su resolu-
ci6n revolucionaria, ,que el pueblo aplaudiera, no
existi6 Constituci6n alguna, no hubo ya una Cons-
tituci6n, se labri6 el par6ntesis a que antes me re-
feri; y el pueblo de Cuba se constituy6, sefiores,
en Estado Constituyente ;desde aquel instant sur-
gi6 la necesidad, no de reformar la Constituci6n,
que ya no existia, sino de dar una nueva Constitu-
ci6n al pueblo de Cuba y de organizer el Estado
Cubano de .acuerdo con los principios y los dicta-
dos de la revoluci6n que derroc6 a Machado. -

Cuando ocurre un suceso de esta naturaleza.
cuando por la fuerza de un movimiento armado se
abre un parentesis en la vida constitutional de un
pueblo, y el "pueblo vive mis o menos tiempo bajo
los dictados de un gobierno de Facto, de hecho,
ac6mo se vuelve a la normalidad, cual es la forma?
Eso lo sabemos todos, y el ejemplo lo tenemos muy
cerca en lo que ocurri6 en la Repfblica Espafiola
hace cuatro afios. Y si el Gobierno, que es el 6r-
gano que detenta el poder pfblico; no la potestad
soberana, que es el 6rgano o los 6rganos que por
medio de la fuerza, apoyada desde luego, en nues-
tro caso, ipor la opinion pfiblica del pais, detenta
los poderes, lo 16gico es que ese' Gobierno convo-
que al pueblo, le diga que venga a reunirse por
medio de sus Representantes para darse a si mis-
mo su organizaci6n. Y 16gico hubiera sido en nues-
tro caso que los Gobernantes provisionales revolu-
cionarios hubieren convocado previamente a una
Convenci6n Constituyente que diera la nueva orga-
nizaci6n estatal del pais, para despubs celebrar las







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 39


elecciones generals que fueren necesarias; y este
fu6 el prop6sito indiscutible de todos los gobernan-
tes revolucionarios que rigieron los destinos de Cu-
ba desde el afio de 1933.

Del mes de agosto de 1933, en adelante todos
ellos, el de Grau San Martin, el de C6spedes, pri-
mero, el de Grau San Martin, despues, el del Co-
ronel Mendieta, mis tarde, repetidamente manifes-
taron su prop6sito, su deseo sano, elevado y patri6-
tico de convocar, en primer lugar, a una Convenci6n
Constituyetne que organizara la vida Estatal de la
naci'6n cubana.

Yo podria leer muchos documents oficiales ampa-
rados por las firmas de los Gobernantes a que me
rcferia, en que se manifiesta ese prop6sito, se expo-
ne ese deseo; pero. voy a limitarme a la lectura, para
no cansar la atenci6n de la Clmara, de lo que se
dice en la clAusula 11a., creo, de las disposiciones
generals de la Constituci6n de 1934: "Las penas
de muerte que se dicten.

(Contin'ia leyendo).

Esto que dijo aqui el Gobierno del Coronel Men-
dieta, lo dijo en otros documents; leo 4ste porque
forma parte de la Constituci6n de 1934. El Coronel
Mendieta quiso, obedeciendo a su sano criterio y alto
prop6sito de patriota, que el pueblo de Cuba se orga-
nizara a si mismo en una Constituyente que deberia
ser previa.a las elecciones generals que nos dotaran
de Gobierno. Entre el afio 34, fecha de esta Cons-
tituci6n, y el 11 de junio de 1935, ocurrieron suce-
sos que esthn muy recientes en la memorial de todos
para que yo los repita, y aquellos sucesos fueron
suficientes para que el 'Gobierno de Mendieta cam-
biara de procedimientos, aunque sin variar de crite-
rio, como tambi6n lo voy a demostrar, y entonces,
de acuerdo con los finicos 6rganos oficiales organiza-
dos de la opinion pfiblica politica,-me refiero a los
Partidos,-se acord6 invertir los t6rminos del pro-
blema; se declar6 la necesidad de no demorar el es-
tablecimiento de un Gobierno popular y celebrar
unas elecciones generals; y se invirtieron los t6r-
minos del problema, y se decidi6 elecciones, prime-
ro, y Constituyente, despues; entonces, para viabilizar
esa posibilidad y hacer possible esas elecciones y po-
der entregar, como queria el Gobierno del Coronel
Mendieta, la detentaci6n del Poder, que estimaba de
facto, o de hecho, a un Gobierno de elecci6n popular,
so dict6 y se ipromulg6 la Constituci6n de 1935, y
entonces es precise, sefiores Representantes, leer el
preambulo de esa Constituci6n, que es un monumen-
to, a mi. juicio, de sinceridad y de patriotism, de
sano patriotismo,-quiero declarar que no tengo el
honor de ser amigo del Coronel Mendieta, que no he
hablado con l1 una sola vez, que ni he estreehado su
mano nunca-; en ese pre6mbulo el Gobierno de
Mendieta, y especialmente su Colegio de Gobierno.
como se llamaba a la reuni6n en un solo Cuerpo del
Consejo de Estado y del Consejo de Secretarios, Co-
legio de Gobierno del cual forman parte de esta Ci-
inara dos de sus mas destacados y distinguidos miem-
bros, en ese preimbulo se express el sentir verdade-
ro y patri6tico del Gobierno, se expresa que el pro-


p6sito del Gobierno, era convocar primero a la Cons-
tituyente, y despu6s a las elecciones; se esbozan las
dificultades 'ue impidieron hacerlo y se dicen estas
hermosas palabras: "Al terminar nuestra obra...

(Continia leyendo).

Estas frases, sefiores Representantes, estan indi-
cando claramente en el concept, en la creencia y
en la opinion de aquel Gobierno, que esta Constitu-
ci6n que estaba dando al pais iba a regir poco tiempo,
iba a ser un arma que sirviera al pueblo para darse
a si mismo su ipropia Constituci6n. Y yo digo, sen-
tando la premisa siguiente: Una Constituci6n que
so dicta con caricter provisional, una Constituci6n
que se da, que se promulga para que lija por poco
tiempo y hasta que sea sustituida por otra, esa Cons-
tituci6n no es susceptible de reformarse por medio
de los trimites establecidos .en la clausula de refor-
nma, que como dije antes tiene la Tfinalidad de refor-
mar la Constituci6n 'por las vias establecidas. Cuan-
do el pueblo, el pais, se desenvuelve normalmente y
cnando en el transcurso, en el devenir de los afios,
de la vida ordenada del pais, surge la necesidad de
reformar determinados preceptos constituciona!es.
& Porque si esto es asi, y asi lo reconoci6 el Gobierno
de Mendieta en el preimbulo de esta Constituei6n,
porque se inserta en ella el articulo 115 de la misma?
A mi juicio, por un exceso de escripulo, por un ex-
ceso de prudencia. Ya en el propio preambulo se di-
co que el Gobierno no quiere legislar, que no se
quiere decir nada en material constitutional, que se
quiere, de buena fe, para mayor garantia, copiar la
Constituci6n de 1901 en. tanto no 'haya un princi-
pio revolucionario que expresamente se oponga a al-
guna de sus disposiciones, y en ese prop6sito de
ajustarse a la Constituci6n de 1901, se copi6, a mi
juicio, inadvertidamente, el articulo 115 de la mis-
ma, que no tenia cabida, porque no podia tener apli-
caci6n en 1935, y *por eso, aclarando esta part de
mi informed, por esto entiendo que el Congreso pue-
de declarar que ese articulo 115 de la Constituci6n
de 1901 no puede tener aplicaci6n ahora.

Pero 'hay otras razones: Dije antes que es en la
clausula de reform donde se encuentran los organis-
mos que detentan el Poder Constituyente, los orga-
nismos que tengan la facultad de modificar la Cons-
tituei6n son los que detentan el poder soberano y
constituyente, luego en esa cliusula de reform en
done se organize la representaci6n del Estado. Los
dem6s preceptos constitucionales contenidos en la
part orgAnica de la misma son los que organizan
el Gobierno, pero en la clausula de reform, es el
Estado el que se organize.

Podia dar efectivamente el Gobierno de Mendieta
una organizaci6n determinada al Estado cubano; po-
dia determinar quienes iban a ser en lo sucesivo los
6rganos detentores del Poder Constituyente? No, por-
que ese poder no lo tenia 61 mismo, porque desde el
moment en que opor la fuerza, apoyado, repito, en
un clamor general de la opinion pfiblica, termin6
Ie. situaci6n. que acab6 en Agosto de 1933, el pue-







40 DIARIO DE SESIONES DE LA C AMARA DE REPRESENTANTES


blo se constituy6 en estado de Constituyente. Desde
entonces, no hubo Poder Constituyente organizado.

Sn. L6PEZ BLANCO MARINOO): Me permit una
interrupci6n? 1 Entonces S. S. acepta que el Gobier-
no Provisional del Coronel Mendieta- era un Gobier-
no de Facto? Y S. S., que es un notable jurista, I no
conoce quc los Gobiernos de Facto son fuente gcne-
radora de Derecho? ~ No conoce S. S. la sentencia del
Tribunal Supremo de B6lgica, en el caso de los va-
lores emitidos por el Burgomaestre alemAn, durante
su pcrmanencia en Bruselas en la Guerra Europea?
iNo conoce S. S. que los Gobiernos de Facto son
fuente generadora del Derecho?

Sn. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): Conozco
todo eso.

SR. L6PEZ BLANCO (MARINO) : Pues si conoce todo
eso S. S., me extrafia que est6 negandole capacidad
para dictar las reglas que organicen el Estado al Go-
bierno Provisional del Coronel Mendieta. Me extrafio
dc qne S. S. piense asi, cuando S. S. esti sentado en
estos bancos con una investidura legitina; esta ha-
blando en nombre de una iparte del pueblo cubano,
que represent muy honrosamente, ,y cuando preci-
samente el titulo por el cual vino aqui, se deriva de
una norma juridica que tiene la autoridad y el im-
perio del hecho realizado; que tiene la autoridad y
el imperio de haberse podido realizar, y que toma
raiz en el propio fundamento de aquella doctrine del
Tribunal Supremo de Bruselas, aceptado por muchos
tratadistas por virtud de la cual se reconoce la au-
toridad de facto como fuente generadora de derecho.

'Sl. FERRNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : NO ig-
noro que la Revoluci6n es una fuente de Derecho y
que los Gobiernos de Facto son product de la Re-
voluci6n. .

SR. L6PEZ BLANCO MARINOO) : Permitame 'S. S. No
me refiero a ]os Gobiernos revolucionarios; me re-
fiero a los Gobiernos de Facto, que pueden existir
sin revoluci6u.

Sn. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): Entonces
sera por un Golpe de Estado.

SR. L6PEZ BLANCO MARINOO): Tampoco.

SR. FERNINDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): Son las
dos finicas maneras por las cuales puede haber un
Gobierno de Facto.

SR. L6PEZ BLANCO (MARINO) : No, senior; mi ima-
ginaci6n 'seria capaz de producer cualquier circuns-
tancia, excluyendo la violencia, que diera lugar a
un Gobierno de Facto, sin la violencia de un Golpe
de Estado.

Suponga S. S. quc renuncia el Congreso; que re-
nuncia el Presidente; que renuncia el Vice-Presiden-
te ..


SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : Eso seria
un Golpe de Estado.

Y ruego a los -.~-"i.'1-- Representantes que me escu-
chen con los dos oidos, y deploro, sefiores Represen-
tantes, que de los dos oidos del senior Mirquez, no
haya quedado aqui en el hemicielo uno solo siquiera,
para que.me escuche. ; Qu6 listima que el senior MAr-
quez, que tiene la suerte de oir con. un oldo a una
persona y con el otro a otra, no se eneuentre aqui en
estos moments!

SR. MARQUEZ STERLING (CARLOS) : Aqui estoy.

SR. FERNANDEZ 'SUPERVIELLE (MANUEL) : Me alegro
que se encuentre aqui, porque precisamente estaba
diciendo que era una lastima que S. S. no hubiera
dejado en su escafio uno de sus oidos, para que me
hubiera seguido escuchando.

SR. MARQUEZ STERLING (CARLOS) : No sabe S. S. la
gran preocupaci6n que tenia en -mi mente, porque
tenia la impresi6n de que S. S. so habia retirado,
para no escucharme mas y para cumplir su promesa
de que no me iba a interrumpir de nuevo.

Decia, senior L6pez Blanco, y sefiores Representan-
tes, que los Gobiernos de Facto son gobiernos gene-
radores del Derecho, pero son fuente del Derecho
corriente, de ]a ley corriente, de la ley ordinaria, y,
permitaseme que lo diga por fltima vez, no de la
super-ley.

SR. L6PEZ BLANCO MARINOO) : 1 Me permit una
interrupci6n S. S. ? Con ]a venia del senior Presiden-
te. Tenia el temor de que ,S. S. incidiera en el
error de muchos compafieros. Aqui se habla de Cons-
tituyente. He oido decir muchas veces en esta CAmara
que las Constituciones solo pueden llamarse tales
cuando son product genuino de la voluntad popular.
Esto es claro para los que como nosotros somos par-
tidarios del regimen democritico. Pero para la cien-
cia juridica una Constituci6n sera una ley que re-
gule y ordene la organizaci6n del Estado, fijando el
nfimero de sus organismos y el radio de acci6n de
cada uno; o como decia Romagnosi la ley que se
dicta para protege al pueblo del despotismo de sus
gobernantes.

La diferente clase de Constituci6n.a que el otro
dia aludia el senior Bravo Acosta denuncia a las
claras que toda clasificacion no es m.is que un me-
todo de ordenamiento que permit agrupar lo que
hay de comfn denominador, desde un punto de
vista determinado, en varias cosas diferentes. Asi,
en material de Constituci6u, las habrh como las
del afio 1935 que ,abreven en el pueblo por ser
obra del mismo; otros las clasificarAn en pactadas
u otorgadas; otro en rigidas o flexibles segfin el
m.todo de su modificaci6n. Pero para este modes-
to Representante y a los efectos juridicos, una ley
debera llamarse constitutional atendiendo a la na-
turaleza de su contenido o de sus fines, o acaso por
su condici6n de super-ley, para.usar la denomina-
ci6n de S. S.







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


S R F E R N I N D E Z S LT P E R V IE L L E (M~ A N U E L ) : L a s C o n s-
tituciones en regimenes demoeraticos no pueden
tener mas que una fuente, que es la voluntad po-
pular. El senor Marino L6pez Blanco nos sefiala-
ba el hecho de que actualmente existen en el mun-
do civilizado naciones con Constituciones otorga-
das dictatorialmente por un partido unitario, y yo
digo que eso ocurre, indudablemente, en regimenes
que no son democraticos; eso ocurre en el Faccio,
como en el Soviet, pero eso no-puede ocurrir en
Cuba. Si el Gobierno del Coroiel Mendieta se hu-
biera declarado gobierno facista a virtud de un
cambio de regimen apoyado en la fuerza, en la es-
tructura juridico constitutional del pais, entonces,
seiiores Reperesentantes, los que somos esencial-
mente democratcos, los que sentimos el espiritu de
]a democracia latir en nuestras entrafias, hubi6ra-
mos tenido que aceptar la constituci6n del Coro-
nel Mendieta impuesta por la fuerza del sable o
de la bayoneta.

SR. L6PEZ BLANCO MARINOO) : S. S. confunde los
t6rminos. El Gobierno del Coronel Mendieta dict6
una Constituci6n, aunque no fuera por mandate
popular siquiera interpretando con bastante fide-
lidad sus deseos. Y ahora nosotros que seguimos las
tradiciones de los fundadores, queremos una nueva,
consagrada por el miximo hacedor de estos empe-
fios: el pueblo soberano.

SR. FERNiNDEZ SUPERVIELLE (MANUEL) : Quiero
advertir, sefiores Representantes, que las interrup-
ciones que iltimamente me viene haciendo el se-
fior Marino L6pez Blanco, son discursos que se ade-
lantan a mi argumentaci6n y a hacer juicio sobre
un razonamiento que no he expuesto todavia. Yo
contest en esta forma: -escficheme el senior Ma-
r;no L6pez Blanco y d6jeme exponer mis ideas, que
despu6s, en la oportunidad que el Reglamento de
la CAmara le permit o le otorgue, rebate mis ideas
y mis doctrinas; pero no utilizando el trAmite re-
glamentario de la objeei6n o de la interrupci6n pa-
ra adelantarse a mis concepts, porque me coloca
en situaci6n dificil.

Decia, sefiores Representantes, que dentro de un
regimen democrAtico que vi6 su vida constitucio-
nal rota transitoriamente, el gobierno de facto que
ostentaba el poder pfiblico y que no tenia el pro-
p6sito de declararse poder constituyente, porque lo
que he leido de la Constituci6n del 34 y de la del
35 lo revela claramente, aquel gobierno que no te-
nia 6l, ni se atribuy6, ni pens6 ,atribuirse, ese pro-
p6sito, no podia determinar el 6rgano del Estado
que iba a detefitar el poder; aquel Gobierno, en
sus prop6sitos justos de dotar al pais de un gobier-
no de elecci6n popular, en quien delegar sus po-
deres de Gobierno, dict6 una Constituci6n de ca-
rcter provisional, con la inica finalidad, con el pro-
p6sito finico, de organizer y de reglamentar los 6r-
ganos de gobierno, no el 6rgano estatal, con objeto de
powder hacer entrega a estos 6rganos de Gobierno de
lo que el tenia, de lo que 6l usufructuaba, de lo que
poseia, del Gobierno, no del Poder constituyente. Y
por eso, en la Constituci6n de 1935, se organize el


Gobiorno future de Cuba en su forma Republicana
democratic, y se determine la existencia de un Po-
dee Ejecutivo constituido en determinada forma, lo
mismo que un Poder Judicial y un Poder Legislati-
vo, y aunque para honra, y satisfacci6n nuestra, per-
ttnecemos a esta CAmara por la elecei6n popular, re-
pito la idea para que quede grabada, la Constituci6n
del 35 no tuvo ni pudo tener otra finalidad que la
de organizer el gobierno par trasmitirle los poderes
que l6 tenia, y aqui ,-..f.ire. Representantes, a mi
manera de ver, esta la verdadera definici6n de lo
que es la Constituci'6n del 35. Fu6 el document
redactado por aquel gobierno de facto, apoyado por
]a opinion pfiblica del pais organizada en aquellos
moments, para organizer el future pr6ximo gobier-
no de Cuba, y para hacerle entrega de lo que e1 te-
nia. 1 Y que es lo que tenia? La detentaci6n del Po-
der Pfiblico, no la detentaci6n del Poder constitu-
yente. Nosotros, el Gobierno actual de la Repiblica,
ocupamos exactamente la posici6n del -gobierno de
Facto, con una diferencia esencial, fundamental: que
somos el product de la voluntad popular emanada
de las elecciones del 10 de Enero. Pero que asi como
el 'Gobierno de Facto no detentaba poderes constitu-
yentes, no lo detentamos tampoco nosotros, porque
traemos causa del Gobierno de Facto que cdnvoc6
las clecciones, y porque nadie puede dar mis de lo
que tiene. Y hoy el Congreso de la Repiblica,.a
mi juicio, se encuentra en esta situaci6n: Hoy el
Congress confront la necesidad de solucionar la
cuesti6n planteada por consecuencia de haberse sub-
vertido los verdaderos terminos del problema; hoy
confrontamos un tipo de Constituci6n, que esta, se-
flores permitarne decirlo, en el mismo caso de aquei
individuo que la ciencia llama hermafrodita, que no
se sabe ni se puede determinar si es macho o si es
hembra. Esa ley, que no tuvo' mas finalidad que la
etc organizer el Gobierno y propiciar las elecciones,
no ;puede tener otra eficacia que la que le atribuye
su propio origen y. su propia naturaleza: la organi-
zadora de Gobierno; pero nunca la organizadora del
Estado, es Constitucional o no es Constitucional ? Yo
no s6 si podr6 concretar mi pensamiento en termi-
nos tales que se me ,pueda entender.

Una ley seri Constitucional o no sera Constitu-
cional segfin .que el Poder Legislativo ordinario pue-
de o no puede modificarla. Podemos nosotros o no
podemos modificar sus preceptos, por nuestra pro-
pia determinaci6n, exclusivamente, por medio de una
Icy que acordaran el Senado y la CAmara y aproba-
ra el Presidente de la Repfiblica?, podemos o no po-
demos modificar la Constituci6n de 1935 ? Y yo di-
go: en cuanto esa Constituci6n organize el Gobier-
no. determine las ifacultades de los distintos 6rganos
del Gobierno y principalmente las nuestras, en cuan-
to, en esta Constituci6n se dice cuAles son nuestra3
facultades y cuales no, en cuanto nos dice imperati-
vamente lo que podemos hacer y lo que no podemos
alterarla ni modificarla, porque esa Constituci6n fu6
Is Carta Mandato, es la Carta Mandato que nos ha
otorgado el pueblo de Cuba al elegirnos para los car-
gos de Representantes que hoy, para nuestra gloria
y ,para nuestro orgullo, desempefiamos desde estos
escafios.







42 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTE.S


SR. MARTiNEZ FRAGA (ANTONIO) : hMe permit S.
S. una interrupci6n, con la venia de la Presidencia ?

SR. FERnNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): Con mu-
cho gusto.

SSR. MARTINEZ FRAGA (ANTONIO): De acuerdo con
la tesis esa de S. S., la actual Ley Constitucional
es una ley que tiene que regii- exclusivamente para
el funcionamiento de los Poderes del Estado, ya que...

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): ,,Me per-'
mite un moment, para aclararle?

Es una Constituci6n *que organize, no los Poderes
del Estado, sino los Poderes del Gobierno, los orga-
nismos del Gobierno, que son cosa distinta.

SiR. [ \i:i\N".. FRAGA (ANTONIO): De modo que
esta Ley Constitucional linica y exclusivamente ha de-
terminado el campo de funcionamiento de los orga-
nismos de 'Gobierno exclusivamente?... Olvida S. 'S.
dos coeas: En primer lugar, la propia declaraci6n de
lo que se ha dado en llamar los Constituyentes de
1935, y es que el prop6sito definido de aquel Gobier-
no, del Gobierno que presidio el Coronel Mendieta,
fue, como muy bien decia S. S., ir a una Asamblea
Constituyente, como fu6 el prop6sito tambien de ca-
si todo'el pais, de producirse en esa forma; pero
solo un pensamiento de alto celo politico que gui6
al President Mendieta, en el sentido de que no pu-
diera estimarse, en forma alguna, aque pretendia dis-
frutar del poder mis tiempo del prefijado, lo deter-
min6 la tesis del Conjunto Nacional Democratico que
propugn6, frente a otros Partidos ya desaparecidos,
que querian exclusivamente eleeciones a la Constitu-
yente, propugn6 estas elecciones generalse; pero es-
tas elecciones generals las propici, el Gobierno de
Mendieta sobre dos bases: Primer fundamento: Ter-
minada la ppoca dificil de intranquilidad pfiblica,
restaurado el orden, va a la canalizaci6n de las fun-
ciones de los 6rganos de 'Gobierno, como decia S. S.
pero algo mis, otorg6 esta Constitucion, 'para que el
pueblo, mediante ella y a travis de ella, pueda dar-
se una Carta definitive; primer postulado que S. S.
dej6 a un lado en esta discusi6n. Segundo argumen-
to: I Qu6 es lo que ha hecho el Gobierno de Mendie-
ta ? Qu6 hizo el Colegio de Gobierno, es decir el
Consejo de Estado y el Consejo de Secretarios? Hizo
voluntariamente una Constituci6n.. b Restableci6 aca-
so principios de los Estatutos Constitucionales de
Grau, de 1933 ? No, se inspire inicamente, como ba-
se y fundamento de la petici6n formal que hiciera el
Conjunto Nacional DemocrAtico en aquella oportuni-
dad, en la reunion de los presuntos Partidos, que
presuntamente tambien representaban la opinion pi-
blica del pais, se establece una Constituci6n toman-
do las normal que declare intangible que la Consti-
tuci6n de 1901, normas que nadie ha violado, a ex-
cepci6n de la Convenci6n Constituyente de 1923, que
a pesar de la violaci6n de la Constituci6n de 1901
por los convencionales del 28, son tales los princi-
pios que la misma tiene al declarar intangibles, que
Ic recoge a pesar del odio, los excess y desmanes
que tuvieron lugar, cierra ese cielo imputando los


principios que tuvo la de 1901, que no pudieron vul-
nerar los convencionales de 1928 y los coloca en la
Ley Constitucional de 1935. El inico Poder Sobera-
no, la finca Convenci6n Constituyete verdadera-
mente constituyente que Cuba ha tenido fu6 la de
1901. Sus normas, sus principios, la regulaci6n de la
forma de Gobierno y funcionamiento de los propios
organismos del Gobierno y especialmente la norma
propiciatoria de reform en que compare de un la-
do el Congreso la facuitad conventional y de otra
.parte la Convenci6n Constituyente, sus contrarios de-
sean rectificar esas modificaciones y estaDlecen y
p!asman el propio articulo 115, puerta grande a
tiavis de la cual finicamente puede Iproducirse la
reform Constitucional. Y esto que es una realidad,
*que es el contcnido de principios intangibles de la
Constituci6n del 1901, el gobierno del Presidente
Mendieta no obstante ser un Gobierno de facto lo

hla cumplido como nadie al recoger aquellos prini-
pios intangibles para traducirlos en esta Ley. S. S.
aice que esta es una Ley simplemente ipara fijar el
funcionamiento no de los poderes del Estado, para
fijar el iuncionamiento de los 6rganos de Goblerno,
a pesar de la consagraci6n de los convencionaies del
1901, traidos aqui en la Constituci6n del 1935. Yo
agradeceria a S. S. que nos dijera como puede hacer
compatible la tesis que sustenta con estos dos prin-
cipios que no pueden negarse.

SR. FERNiNDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): Yo desea-
ria que me concretara los dos principios.

SR. MARTiNEZ FRAGA (ANTONIO) : En primer lugar,
uno de los pirrafos, muy por cierto, que 'S. S. ley6,
es un postwuado constitutional en la Constituci6n del
1935, y S. S. lo ley,6 para interpretario en el otro
sentido, que es el siguiente: "Al terminar nuestra
obra ningun temor nos asaita, dindole al pueblo esta
Constituci6n, para que mediante ella se pueda ir a
la otra Constituci6n, nrs amplia que esta, que este
a tono con las corrientes ideol6gicas del moment.
Por esto, consagra el principle mas alto que todos
los Convencionales del 1901 pudieron estatuir: el
articulo 115, el articulo final en que se recoge toda
ia soberania popular, para que pueda organizarse
el Estado, como bien decia en otra iparte del dis-
curso S. 8. Vea, pues, S. S., c6mo es possible com-
paginar su tesis fundamentada en la declaraei6n de
estos propios principios constitucionales, con estas
otras dos declaraciones: restauracl6n de la Constitu-
ci6n de 1901 y necesidad de dar al ,pueblo esa Cons-
tituci6n, para que a travis de ella pueda darse otra,
utilizando como canal, como puente, el articulo 115
de la Constituei6n.

SR. FERNANDEZ SUPERVIELLE (MANUEL): NO en-
cuentro, sefiores Representantes, esa incongruencia u
oposici6n a que 'se refiere el senior Martinez Fraga. Y
quiero advertir, porque &1 funda su argumentaci6n
exclusivamente en determinadas parties del preimbu-
lo de la Ley Constitucional de 1935, quiero advertir
que mi tesis, la que he venido desenvolviendo en esta
litima parte de mi discurso, no se levantaba exclu-
sivamente sobre la declaraci6n de ese preAmbulo; la
venia apoyando en lo que a mi juicio constituyen








DIARIO DE SESIONES-DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 43


principios del Derecho Politico Constitucional indis-
cutibles. El Gobierno de Facto del Coronel Mendie-
ta, como ningfin Gobierno de Facto de ninglin pueblo
del mundo, puede ser detentador del Poder Constitu-
yente mientras no se declare esto por el propio Go-
blerno, apoyado en la fuerza de un regimen que sea
distinto del regimen democrdtico. El Gobierno del
Coronel Mendieta no podia ser detentador del Poder
constituyente, y por lo tanto, no podia trasmitir ese
poder, y esta es la idea que someto a la considero-
ci6n de la Cdmara, para afirmar que el Congreso
de la Reptiblica no es otra cosa que una de las tres
ramas en que se divide el Gobierno republican de-
.mocratico; pero que no tiene su parte en detentar el
Poder constituyente, como la tuvo el Congreso que
se origin en la Constituyente de 1901. Por lo tanto,
y voy a concluir, yo, sefiores Representantes, en-
tiendo que este Congreso cumplira de un modo abso-
luto y terminante con su obligaci6n, primer y car-
dinal, de convocar a una Convenci6n Constituyente,
soberana, para redactar la Constituci6n definitive
del pueblo de Cuba, sin necesidad de someterle un
proyecto de reform, que, dados los t6rminos en que
se ha tenido que redactar, no sera otra cosa mas que
un ante-proyecto de Constituci6n. Y en estas condi-
ciones, para terminar, repito, me parece una solu-
ci6n mis valiente, mis hermosa, mas conforme con
Slos principios del Derecho Constitucional, que se de-
clare que ese articulo 115 de la Constituci6n no nos
obliga, porque no tiene ni puede contener un precep-
to super-legal-y voy a repetir la frase por uiltima
vez-; y entonces convocar a una Constituyente so-
berana, que haga la Constituci6n de la Repiblica, con
absolute libertad y con la sola limitaci6n de no de-
clararse detentadora del Poder Pfiblico; que aquella
otra soluci6n que se ofrece en el Dictamen de la Co-
misi6n, que estoy combatiendo, y que consiste, a mi
juicio, en declarar que ese precepto limit las facul-
tades del Congreso para declarar, al propio tiempo.
que hay una manera hibil de burlar las disposicio-
nes del Articulo 115.

S61o me resta, sefiores Representantes, para ter-
minar, dar las gracias a todos vosotros, por haber-
me escuchado durante tres horas. Tres largas horas,
sefiores Representantes, durante las cuales, he teni-
do el alto honor de ser escuchado con evidence aten-
ci6n. Doy las gracias a mis compafieros, que con sus
interrupciones me han ayudado a desenvolver el hi-
lo de mi pensamiento; las gracias a todos, esta no-
che, en la que siento la satisfacci6n del deber cum-
plido.

(Aplausos).

Mi discurso habri sido err6neo, o habrh sido.acer-
tado, pero yo he laborado, yo he trabajado, yo he
contribuido aunque sea con un grano de arena, con
todos ustedes, mis queridos, admirados y respetados
compafieros, a Ipropiciar lo que va a ser una solu-
ci6n indudablemente just, indudablemente hermosa,
la soluci6n que espera el pueblo y que esta en el
coraz6n de todos nosotros, la soluci6n que va a ser
]a mis patri6tica. la mis just y la mis hermosa;
tengo la seguridad de eso, y yo termino repitiendo
las .gracias a mis compafieros en el hemiciclo.


(Aplausos).

(Ocupa la Presidencia el senior Cabrera).

SR. PRESIDENTE (CABRERA): Tiene la palabra el se-
fior Ferrer Morej6n.

SR. FERRER MOREJ6N (JosE) : Sefior Presidente y
sefiores Representantes: No obstante tener un hijo
enfermo en mi hogar en Sancti-Spiritus, abandon
la ciudatl llegando a esta capital alrededor de las seis
de la tarde, con el firme prop6sito de intervenir en
este debate para consumer el turn en favor del Dic-
tamen, y que el viernes filtimo habia solicitado; sin
necesidad de que el debate se suspendiera en esta
noche par buscar conocimientos superiores, porque,
en primer lugar; si habia solicitado la palabra el vier-
nes, 16gico es suponer que tenia la preparaci6n ade-
cuada para debatir el asunto, y en segundo lugar,
porque el asunto es en si tan conocido que no se
necesita preparaci6n extraordinaria para entrar en
e! debate. Ya en el Hemiciclo se ha dicho cuanto
esperaban las conciencias de los que estamos en esta
Cnmara, he escuchado al compafiero Fern6ndez Su-
pervielle, en cuanto expresaba el cansancio. que pe-
saba sobre esta Camara, y yo interiormente compar-
tia su opinion y observaba que efectivamente asi se
notaba en el rostro de todos los presents. Pero ten-
ao que reconocer tambien que la Camara reaccion6
contra ese cansancio, aunque tengo que declarar aho-
ra que la Camara vuelve a reineidir en el cansancio.
Los escafios se advierten vacios y notando ese cansan-
cio es que no quiero.aumentarlo con un discurso mio.

Por tal virtud, de manera clara, precisa, categ6rica
y terminante, renuncio a hacer uso del turno que ha-
bia solicitado, advirtiendo de manera precisa, que con-
tinuar6 en mi escafio hasta que esta sesi6n se termi-
ne o se suspend, brindando mi cooperaci6n y tam-
bi6n prestando la atenci6n necesaria, y aqui, conscien-
te de mi deber, me siento y quedo en mi escafio. He
terminado.

(Aplausos).

(Ocupa la Presidencia el senior Mdrquez Sterling)

SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING): Tiene la pa-
labra el senior Quintana a favor del Dictamen.

SR. QUINTANA (JosE MANUEL) : Sefior Presidente
y sefiores Representantes:

Las palabras, que ain resuenan en el Hemicielo,
del querido compafiero Ferrer Morej6n, .parecen mar-
car la ruta definitive respect a un problema que
tanto ha embargado la atenci6n de la Camara de
Representantes, respect a un problema del cual co-
mo bien se ha dicho aqui, penden soluciones extraor-
dinarias para nuestra Repiblica.

Por consiguiente, ya en esa ruta definitive, y re-
cordando todo lo que aqui se ha dicho alrededor de
este trascendental asunto, voy a ser excesivamente
breve.







44 DIARIO DE SESTONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


Cierto, que en la forma en que se encuentra re-
dactado el articulo 115 de la Constituei6n que nos
rige, no es possible que la Asamblea Constituyente,
que por la Disposici6n Cuarta de esa -propia Cons-
tituci6n debe de convocarse para aceptar o recha-
zar, como rezan los vocablos del Articulo 115, las
reforms de ]a Constituci6n, que este Congreso debe
de someterle dentro del plazo perentorio pr6ximo a
vencerse; no hay posibilidad que esa Asamblea Cons-
tituyente, que necesaria e ineludiblemente debe de
convocarse, vaya a estar investida de la facultad om-
nimoda extraordinaria de acomodar, de acordar o de
sefialar una .nueva Carta Fundamental, echando a
un lado, o aceptando fragmentariamente las reforms
constitucionles que nosotros le sometamos. Ese es un
ceso que aqui se ha discutido por el senior Lori6 Ber-
tot y que nadie .ha refutado. Cierto que en la for-
ma en que se encuentra redactado el Articulo 115 de
la Constituci6n, no hay la mis minima posibilidad
de que la Asamblca Constituyente pueda ir mas alli
de lo que las reforms constitucionales que nosotros
habremos de acordar y someter a ella, sea possible,
para dotar a nuestra Repfblica de una Constituci6n
distinta de la que el Congreso en definitive vaya a
acordar. Pero es que es precise y ha sido principio
.consagrado en todos los urogramas mas de los parti-
dos, y principios tambien en el document de oro que
Icyera el Presidente de la Repfblica en la toma de
posesi6n de su cargo el 28 de mayo del corriente
afio, que el pais tenga una Constituci6n conforme a
nuevos principios, de tipo nuevo y que la Asamblea
Constituyente est6 dotada de todas las facultades ne-
cesarias, de todos los poderes capaces de organizer y
de acordar una nueva Constituci6n.

Eso es, en definitive, la comprensi6n del concep-
to de soberania, de que se ha venido hablando en
la Camara de Representantes hasta ahora; es decir
que en esa propia Constituci6n que se conoce como
Ley Constitucional' unas' veces, y se le dice Esta-
tutos en otras, hay un minimo de Constituci6n, es
decir, que nosotros tendremos que barrenar el Ar-
ticulo 115 de esta Constituci6n adaptandolo a esa
Asamblea, para encuadrar en un nuevo tipo de fa-
cultades soberana?, a fin de dotar al pais de una
Constituci6n completamente diferente, si fuera pre-
ciso, de la que en definitive acordare este Congreso.
Y para eso, sefiores Representantes, hemos estado dis-
cutiendo el viernes y durante el dia de hoy; para eso,
sefiores, en realidad no 'hay mBs que pensar en lo
que aqui se ha venido sosteniendo sobre la material.
El pueblo de Cuba, dadas las circunstancias trascen-
.dentales que atra-viesa, clama y pide una Constitu-
ci6n capaz de dirigir sus destinos futures, y pide fa-
eultades omnimodas para esa Asamblea Constituyen-
te; reclama un procedimiento totalmente diferente al
acordado en 6pocas anteriores, a fin de que la Re-
pfblica no tenga las fricciones que esa Constituci6n
no impide, y que ]a Asamblea Constituyente future
pueda dar al pueblo .de Cuba ]a soluci6n de todas
las dificultades y de todos los problems que hemos
criticado.

Se ha analizado por el senior Portocarrero todo el
process constitutional de Cuba. Yo, por la brevedad
y por las circunstancias que la. demandan voy a leer


un pequefio phrrafo de uno de los hombres mins ilus-
tres de Cuba, de uno de sus tribunos mis grandes,
que exige en el moment de estas necesidades una
Asambleas Constituyente con facultades omnimodas
para que el.pais se siente ,extraordinariamente com-
placido. Dice asi: "Una Constituci6n no es mas que
un C6digo de garantia..."

(Lee).

Este parrafo entrafia una interpretaci6n cumplida
y cabal' para que la Camara de Representantes llegue
hasta el extreme de dotar a la Asamblea Constitu-
yente de la soberania constitutional necesaria, a fin
de que haga, si es necesario, dejando las reforms
Constitucionales que nosotros les sometemos, un nue-
vo tipo y una nueva Carta Fundamental.

Yo interest, pues, de todos mis distinguidos compa-
ieros, que en merito a esa finalidad que se persi-
que, bautizada por la necesidad, experiencia y sacri-
ficio de nuestro pueblo, en definitive ]e impartamos
nuestra aprobaci6n al dictamen de ]a Comisi6n que
Ia CAmara de Representantes design hace breves
dias.

(Aplausos).

SR. PRESTDENTE (MARQUEZ STERLING) : Tiene la pa-
labra el senior Pascual a favor del dictamen.

SR. PASCUAL (JosP A.) : Sefior Presidente y sefio-
res Representantes: Se ha dicho aqui, se ha repetido,
que este acto es extraordinario, transcendental, que
l4 Camara ha escrito en sus anales una historic eter-
na y solemne; yo creo que es mis trascendente el
acto; creo que se esta escribiendo la pagina mis ex-
traordinaria de nuestra vida republican, y creo al-
go mis, creo posiblemente que se esta escribiendo,
con caracteres indelebles, una pagina democrAtica en
Ia Historia Constitucional de la humanidad. Se esti
rescatando la soberania de un pueblo, se esta hacien-
do una obra tan grandiosa como la de los libertado-
res del 68 y del 95, los creadores de la Patria. que
tras una lucha secular de heroismos y sacrificios,
dieron la libertad a nuestro pueblo. La Revoluci6n
Francesa abati6 el absolutismo real, hacienda que la
soberania pasara del monarca al pueblo. En Ingla-
lerra la soberania pas6 de la aristocrAtica Camara
de los Lores a la CAmara de los Comunes, que 're-
presentaba al pueblo, despuns de la famosa revolu-
ci6n de 1832. Para nosotros "La Soberania reside
en el pueblo de Cuba y de este dimanan todos los Po-
deres Pfiblicos"; como expresa la Contsituci6n de
1901, plasmando el ideal de los libertadores; pero
hasta hoy esa soberania del pueblo no sera absolute.
ilimitada y universal, como concebia Burgess la so-
berania. Quiero antes que nada, como tribute y ho-
menaje, en esta noche memorable que debe ser de
recuerdos imborrables, como devoci6n altisima a los
gloriosos 'Constitucionales de 1901, solicitar de la
C6mara se haran constar como una pfgina de honor,
en el Diario de Sesiones, los nombres esclarecidos de
aquellos cubanos eminentes,.grandes patriots, gran-
des ciudadanos, grandes tribunos, que en la albora-
da de nuestra Repiblica redactaron nuestra primer







DIARIO DE SESTONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 45


Constituci6n. Es necesario consignar alli; nuestro
respeto, nuestro homenaje y nuestra gratitud a la
ancianidad gloriosa del M[c-.'i ., de Santa Lucia,
aquel que prefiri6 ser ciudadano de la Repfiblica a!
blas6n nobiliario de Marqu6s; es necesario consignar
alli la Ifogosa juventud heroica de Enrique Villuen-
das, la ancianidad erudita de Gonzalez Llorente.
eminente jurisconsulto; es necesario consignar todos
y cada uno de aquellos nombres, de aquellos gran-
des hombres, que por desdicha de la patria, estin ba-
jo el seno de la tierra; ,pero en sus tumbas gloriosas
es necesario poner para siempre un epitafio brillan-
tc. Escribimos los nombres de aquellos cubanisimos
parlamentarios de la Convenci6n, aunque sea a vue-
lo de pluma, cuando debiera ser a vuelo de Aguila.
STan altos estin sus nombres! El glorioso General
Rius Rivera, el grann civilista Domingo MIndez Ca-
pote, el padre del actual Presidente de la Repfibli-
ca, el gran cubano y patriota General Jose Miguel
G6mez, el professor Diego Tamayo, Eudaldo Tamayo,
el General Alemin que hacia temblar las tribunal
con su elocuencia, y que en nuestras Villas fu6 casi
una figure national despu6s de la Revoluci6n, el mi-
lita.R por excelencia General Jos6 de Jesfis Montea-
gudo, el mAs joven General de la Guerra: Jos'9 Luis
Robau, Martin Mortia Delgado, un gran patriota que
no debe .er nunca olvidado, Luis Fortfn, cuya viuda
implora una pensionn, que la CAmara debe conceder
como la coneedi6 a la viuda de otro convencionalista
ilustre: Miguel Gener. El inmenso patriota Pedro Be-
tancourt, el elocuente tribune de la Autonomia: Eli-
seo Giberga, como lo fu6 Sanguily, el verbo eneen-
dido de la Revoluci6n. El valioso y modesto Joaquin
Quilez, Gonzalo' de Quesada, el Secretario de Mar-
ti, Alejandro Rodriguez, nombre aureolado de valor,
el General Emilio Nifiez; el que sustituy6 a Maceo
en Pinar del Rio, que ya es bastante decir, el gran
civilista y talent disciplinado de Don Leopoldo Be-
rriel, el General Jos6 Lacret Morlot, que escribi6 en
su escudo de guerrero: "Todo por Cuba", como una
mAxima de apostolado y sacrificio, una figure desta-
cada: Rafael M. Portuondo; el genial Jose Fernin-
dez de Castro, el superviviente ilustre Antonio Bravo
Correoso, una figure distinguida: Jos6 NicolAs Fe-
rrer, Juan Gualberto G6mez, ]a pluma mis esclare-
cida de la Reptiblica, un cubano valioso: Manuel R.
Silva y el talent y la elocuencia del ilustre Alfredo
Zayas.

Y ahora, sefiores Representantes, muy rApidamen-
tc, porque el tiempo hay que aprovecharlo, vamos a
exponer nuestros modestos puntos de vista sobre la
Convenci6n Constituyente y el tan discutido articu-
lo 115, pero antes felicitemos a la Comisi6n del Dic-
tamen por el esfuerzo realizado al presentar un Pro.-
yeeto de Constituci6n. de tal magnitude en tan poco
tiempo y muy especialmente a nuestro querido Pre-
sidente doctor Carlos MArquez Sterling y a nuestro
leader doctor Antonio Bravo Acosta, que traz6 los
lineamietnos bAsicos. Yo creo que no se puede ha-
cer un esfuerzo mas extraordinario ni mas tangible
en menos tiempo, como el realizado por esa Comisi6n.
Indudablemente que los pr6ximos Convencionales del
37 son favorecidos por la suerte. Los Convenciona-
les de 1901 tuvieron la amargura de transigir con
la Enmienda Platt, que restringi6 nuestra soberania


y entonces ia mujer cubana no pudo intervenir en el
plesbicito, ahora podrA hacerlo y ademis. no tendrAn
la Enmienda Platt, gracias al triunfo diplomitico de
quien fue tambien un gran diplomatico y un gran
cubano don Manuel MXArquez Sterling, el ilustre pa-
dre del senior Presidente de la CAmara.

La Convencion Constituyente tiene que ser sobe-
rana. Ya lo decia Juan W. Burgess en su Ciencia
i'olitica y Derecho Constitucional Comparado: "En-
tre nosotros el Gobierno no cs la organizaci6n sobe-
rana-del Estado. MAs alli del Gobierno esta la Cons-
tituci6n, y por encima de la Constituci6n, el Estado
soberano originario, que ordena la constituci6n, asi
del Gobierno, como de la libertad". El Gobierno es
la maquinaria que cumple los fines del Estado. Esta
representado entire nosotros por -los tres Poderes: el
Legislative, el Ejecutivo y el Judicial, que son mAs
propiamente poderes del Gobierno no del Estado,
como se afirma corrientemente.

Y yo me pregunto, si la soberania radica en el
pueblo del cual dimanan todos los poderes pliblicos,
postulado intangible de todas nuestras Constitucio-
nes, c6mo un poder del Gobierno va a iimitar la so-
berania de quien tiene todos los atributos; de ese
pueblo donde radica la soberania absolute y del que
emana este Poder Legislativo. C6mo nosotros que
tenemos soberania, pero dimanada del pueblo, vamos
a restringirle y limitarle la soberania a este pueblo,
que quiere y debe manifestarse libremente en la pr6-
xima Convenci6n?

Burgess y volvemos a citar al eminente tratadista
que con mis certera y exacta vision ha estudiado el'
fen6meno social que se llama el Estado: ha dicho que
las caracteristicas esenciales de este son cuatro: la
omnicomprensividad, la exclusividad, la permanencia
y la soberania. Esta filtima ha sido definida por
Bluntschli como el poder del Estado, encarnaci6n de
la naci6n en su magestad y fuerza supreme. Entre
nosotros este poder, esta encarnaci6n de ]a naci6n
de fuerza y magestad ilimitada esta en el propio pue-
blo. Por eso estimo que el Congreso, que represent
el Poder Legislativo no puede limitar ni restringir
esa soberania absolute del pueblo. Los Convencio-
nales de 1901 cometieron un error a pesar de su
gran talent, al redactar el articulo 115. No era po-
sible que aquellos hombres eminentes, pudieran acep-
tar un referendum de segundo grado contrario y
desconocido en el Derecho Politico. Este error, afir-
ma el ilustre Magistrado de nuestro Tribunal Supre-
m( doctor Diego Vicente Tejera en su interesante y
erudito estudio titulado: "Soberania de las Conven.
clones"', "fue sin duda debido a que se tuvo en cuen-
ta lo que dispone la Constituci6n de Mexico en su
articulo 127, pero no se tuvo en cuenta que en M6xi-
co no se convoca para modificar la Carta Fundamen-
tal, la Convenci6n Nacional o Constituyente sino que
la reform propuesta por el Congreso Federal debe
ser aprobada por las dos terceras parties de las Le-
gislaturas de los Estados". En la Convenci6n de
1901 no hubo debates sobre la interpretaci6n del ar-
ticulo 115, pero entendemos nosotros que si ellos hu-







46 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


bieran pretendido que los futures convencionales, con
un criterio estrecho y rigido, se limitaran a decir si
o no, a un proyecto de Constituci6n elaborado por
el Congress, .hubieran adoptado el sistema del refe-
rendum popular germAnico, para que el pueblo dije-
ra directamente si o no. La mejor prueba de ello es
que la propia Convenci6n rechaz6 los proyectos de
someter la aprobaci6n de las reforms a un refe-
rendum.

Yo estimo que movilizar todo un cuerpo electoral,
para que los delegados del pueblo se conviertari en
aut6matas monosilibicos, es un absurdo juridico, pues
represent un referendum de segundo grado y repre-
senta limitar por medio del Poder Legislativo la so-
berania del pueblo. Si hay un articulo en nuestra
propia Constituci6n que today persona tiene derecho
a emitir libremente sus ideas y opinions, valiendose
de cualquier medio de difusi6n sin sujetarse a pre-
via censura; c6mo es possible que pongamos censura. y
cortapizas a todo un pueblo que quiere plasmar su
pensamiento libre y su ideal democrAtico en su Car-
ta Fundamental?

Gallarda y hermosa es la ractitud de la C'mara
al poner a la disposici6n del pueblo, con sacrificio
de su propia soberania, pero con grandeza de su
democracia, la facultad de redactar su propia Cons-
tituci6n.

La Convenci6n Constituyente, pues, debe y tiene
que ser soberana, asi lo exige nuestra -democraeia
y nuestra compenetraci6n con las ansias y esperan-
zas del pueblo. Las Constituciones tienen que re-
novarse, porque las Constituciones que no se re-
nuevan, son constituciones que hipotecan el futu-
ro dpe las naciones y nosotros no podemos hipote-
car el future de la Repfblica. "Quereis que la
Constituci6n sea s6lida? pregunta Menier. Pues ha-
cedla suficientemente elAstica. Ha veces, ha dicho
el Maestro Dolz, el pueblo cubano ha luchado con
la Constituci6n como con una camisa *de fuerza que
solo por la violencia puede deshacerse.

Para manifestarse libremente la voluntad y la
soberania de.un pueblo hay dos medios: el de la
Convenci6n Nacional Constituyente y la Revolu-
ci6n. Y los que cqueremos de veras nuestra Pa-
tria tenemos que hacer el esfuerzo mAximo por-
que nuestro pueblo no se manifieste por otro ca-
mino que el de la legalidad y de la paz.

El finico temor que se ha apuntado aqui es que
nuestro acto se declare inconstitucional. Tenga la se-
guridad la Camara que no sera asi. Hay un pueblo
,muy cerca de Cuba, que por su situaci6n geogrAfica
y sus antecedentes hist6ricos, esta muy ligado al
r-uestro, pues el Tribunal Supremo de Norte Ame-
rica en una series no interrumpida de decisions des-
de el Presidente Marshall hasta nuestros dias y pue-
de consultarse entire otras sentencias la reciente de
1923 en el caso de "Adkins Vs. Children's"; ha man-
tenido la regla" de que toda possible presunci6n es-
ta a favor de la validez de un acto del Congreso has-


ta que tal presunciS6n sea desvanecida m6s all de
]a duda racional". Pero es que hay un antecedente
hist6rico de- la gran naci6n norteamericana a nues-
tro favor. Cuando regia, all6 por el 1781, como Ley
Org6nica reguladora de la Federaci6n de las Trece
colonies, los llamados "Articles of Confederation"-
habia una prohibici6n restrictive, la clausula del ar-
ticulo XIII que exigia que todas las enmiendas de
la Constituci6n, fueran ratificadas por las Legislatu-
ras de los Estados. Pues bien los Convencionales
americanos de 1787, que sabian que los Estados ce-
!;lsos de sus derechos, opondrian resistencia a la apro-
baci6n de la nueva Carta, prescindieron del articu-
lo XIII, para que fuera el propio pueblo, el que ra-
tificara la nueva Constituci6n. La estructura de la
gran naci6n americana descans6 pues, como afirma
Hamilton en el nfmero veinte y dos de The Fede-
ralist; sobre la s6lida base del consentimiento del
pueblo.

Los Cbnstituyentes de 1787 dijeron: a las Legis-
laturas de los Estados: lNo! Nosotros queremos que
sea el propio pueblo el que ratifique esta Constitu-
ci6n, porque en manos de vosotros fracasaria nues-
tra idea gcneradora de la Revoluci6n americana. Y
depositaron la ratificaci6n a las convenciones elegi-
das por el pueblo. Y alli se consagr6 el principio
de soberania popular de las Convenciones, pasando
por alto de una clausula constitutional. Asi surgi6
ese modelo de Constituciones de esa extraordinaria
Repfblica democrdtica que constitute como cierta-
mente se ha afirmado "el milagro de la Historia Mo.
derna".
iPorqu6 nosotros vamos a atemorizarnos ante el
articulo 115, como si fuera una sombra que sigue al
cuerpo, de la cual no nos podemos apartar? No es
possible que subsista por mas tiempo ese error, que
como esas tradiciones seculares, que nadie se ex-
plica, que no tienen raz6n de ser, que tuvieron su
origen en la historic obscura de los tiempos, nacien-
do del error y de la ignorancia, y que tuvieron que
sucumbir algfn dia, al no resistir la luz de la civi-
lizaci6n y del progress. jNo es possible, porqu6 no
es possible modificar y alterar el articulo 115? Pues
es possible, porque ya nosotros lo hemos hecho, ven-
ciendo con valentia, lo que yo quisiera llamar una
superstici6n constitutional.

Tengo la seguridad que esta media civica del
Congress sera aceptada con jibilo, aplaudida y ra-
tificada por el pueblo. Estoy seguro de que los
Tribunales de Cuba ratificaran nuestro acuerdo de-
mocritico. No debe abrigarse temor alguno de in-
constitucionalidad si nuestra reform tiene "el re-
quisito. esencial de las voluntades concordantes de
las dos entidades, Congreso y Convenciones Cons-
tituyentes".

El ilustre magistrado del Tribunal Supremo Juan
F. Edelmann que hoy preside con sus s6lidos pres-
tigios nuestro m6s alto Tribunal de Justicia, preci-
samente en esta. concurrencia de voluntades no con-
cordantes de las reforms de la Constituci6n fun-
dament6 sus famosos votos particulares, el digno
magistrado, en los distintos recursos de inconstitu-







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 47


cionalidad, que tanto influyeron a la caida del Go-
bierno del General Machado.

Aquellas reforms carecian del requisite esencial
de las dos voluntades: Congreso y Convenci6n Cons-
tituyente. Estas no. El pueblo y el Congreso se en-
cuentran unidos, compenetrados en un solo ideal de
justicia y democracia.

Yo quiero terminar, seiiores Representantes, por-
que creo que aqui juridicamente se ha dicho todo,
en una pagina brillante de cultural, de erudici6n ju-
ridica, de Ipatriotismo. Yo aplaudi el discurso admi-
rable, de razonamientos serenos y concepts brillan-
tes del doctor Portocarrero, la luminosa exposici6n
acad6mica del ilustre jurista doctor Fernandez Su-
pervielle, el studio critic acucioso del doctor Lo-
ri6 Bertot, aunque no compartiera con las opinions
de algunos de ellos, la labor magnifica del doctor
Bravo Acosta, las palabras juiciosas de nuestro Pre-
sidente doctor Marquez Sterling, cuando recordan-
do a nuestro ilustre Juan GutiBrrez Quir6s, afirma-
ba que no era possible la inconstitucionalidad de la
Constituci6n, y a todos los demis compaieros que
ban aportado su esfuerzo y su talent en esta noble
just de Derecho y Democracia.

Todos y cada uno de los sefiores Representantes
han demastrado que en el Parlamento cubano, hay
patriotism, hay amor a las instituciones democra-
ticas y amor a la Repfiblica.

Ese dictamen, sefiores Representantes, entiendo
que debe ser aprobado, porque esti escrito, reco-
giendo una bella frases de un drama de Shakespea-
re, ni mrs arriba, ni mis abajo, a la altura de
nuestro coraz6n.

(Aplausos).

SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING) : Tiene la pa-
labra el senior SuArez Rivas.

Sa. SUAREZ RIVAs (EDUARDO) : Sefior Presidente y
sefores Representantes:

Muy sucinto he de ser, porque consider que la
Cfmara se encuentra, como muy bien decia el sefor
Ferrer Morej6n, cansada, posiblemente de la labor
agotadora que realize; pero he considerado un de-
ber, como miembro de la Comisi6n que ha hecho
ese dictamen, el expresar mi manera de pensar ante
mis distinguidos compaiieros en este hemiciclo, en
cuanto con el problema del articulo 115 se relaciona,
y voy a enfocarlo directamente; no voy a rebuscar
tratadistas, ni voy a hacer citas, sino simplemente
voy a adentrarme en el problema basico y medular.

El Derecho Constitucional, a mi manera de ver, no
e', un derecho esthtico, tiene que evolueionar de
acuerdo con la conciencia juridica, y la conciencia
juridica de los pueblos se funda en realidades his-
t6ricas. CuBl es la realidad que los que integraron


esa Comisi6n tenian que considerar ? Teniamos que
considerar que el pueblo de Cuba queria una Cons-
tituyente Soberana, que el pueblo de Cuba la desea-
ba, la pedia, y la opinion pfiblica en todos sus as-
pectos la demandaba. Vivimos un regimen transito-
rio, regido por una ley o in Estatuto Constitucional,
y la formula inica que habia para realizarlo era
esa: modificar el articulo 115 y someterlo a la Con-
venci6n Constituyente, y una vez que esa Conven-
ci n Constituyente lo haya plasmado o incorporado
a la Ley Constitucional de 1936, ya el pueblo, esa
Convenci6n Constituyente, representantes de la so-
berania del pueblo, estructurar5, modificark o re-
chazara el proyeeto de reform constitutional. Es
asi, sefiores Representantes, como yo he apreciado el
problema, como lo he visto, como he pensado y sen-
tido con 61; de acuerdo con esa conciencia hist6rica
de nuestro pueblo, que demandaba en.estos momen-
tos esa sanci6n. Me ha extrafiado, si, oir .que un
jurista como el senior Fernandez Supervielle, que
ayer, hace simplemente *uas hbras, mantenia un
criterio estrictamente formulistico sobre una inter-
pretaci6n reglamentaria, cuando con una enmienda
suya solicitaba que su pequefio partido fuera a for-
mar con'un Delepado la Comisi6n del Servicio Ci-
vil, y que ha venido batallando por la intangibili-
dad del Reglamento, que no es una Ley, sino sim-
plemente un Reg!amento paPa el desenvolvimiento
interior de la CAmara, sin embargo, haya dicho que
e! articulo 115 de la Constituci6n, o de esa ley cons-
titucional, como quiera llamArsele, pueda barrenar-
se por el propio Congreso. Dos criterios antag6nicos:
un simple Reglamento interior, formulistico, que no
es una ley constitutional, que no goza de la super-
legalidad, empleando sus propios t6rminos, porque
no es nada que est6 sometido a las normas juridicas
de la Constituci6n, ni algo que necesite de protecci6n
contra la opinion voluble del Parlamento, que re-,
quiere tener un quorum extraordinario, como exige
la Constituci6n, para modificarla; no puede barre-
narse, y si la Constituci6n misma. Verdaderamente,
me ha extrafiado extraordinariamente el criterio e!ls-
tico de tan distinguido jurista, esta noche, al ata-
car el dictamen de la Comisi6n Especial. Por eso,
queridos compafieros, he explicado mi manera de
pensar en esa forma cientifica, medular y bbsica..

SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING): Tiene la pa-
labra el senior Radio Cremata.

SR. CREMATA (RADIO): Sefior Presidente y seio-
res Representantes:

Perdonadme si a pesar de lo avanzado de la ho-
ra y el prop6sito de no cansar mhs la atenci6n de
esta CAmara, hable tan s6lo unos minutes con el
prop6sito de consumer un turno a favor de la dis-
posici6n preliminary o exposici6n de motives, que
la. Comisi6n Especial designada por esta- Camara ex-
pusiera a la consideraci6n de la misma.

No tuve la oportunidad de cooperar en aquella Co-
misi6n, pero despu6s de haber estudiado, con la po-
breza de mi intelecto, esas disposiciones preliminares







48 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTE.S


y haber escuchado a todos y cada uno de los distin-
guidos compafieros que me han precedido en el uso
de la palabra, no podia negar, sefiores Representan-
tes, mi concurso, ni tampoco dejar de consignar en
el Diario de Sesiones mi improvisaci6n modest, pe-
ro tambien sincera, sobre un problema tan trascen-
dental como este.

Tenemos una verdadera Constituci6n; existe una
Carta Fundamental, o un Estatuto Constitucional,
como se habla a diario? I Es el prop6sito de la Ca-
mara, o de la mayoria de sus miembros, el de pro-
ducir una Constituyente soberana como asi lo de-
manda una gran parte de la opinion pfblica? Este
Representante estima que si; y los Letrados estamos
en el deber, dentro de nuestros conocimientos tecni-
cos, juridicos y politicos, de producer la formula.
que si no de una manera perfect, dentro del pun-
to de vista legal, si todo lo mirs perfect possible a
los efectos de que este prop6sito y los anhelos del
pueblo- lleguen a cristalizar. En una palabra, lle-
gue a convertirse en una realidad. Las leyes son de
caricter ordinaria o de car6cter fundamental. En
que se diferencian? Dicen los Tratadistas de Ciencia
Political "las cartas fundamentalss, iah!, esas son
las que rigen circunstancias especiales de verdadera
trascendencia que las diferencian de las de caricter
ordinario. En una palabra, las leyes que como la
Constituci6n no pueden renovarse todos los afios ni
pueden producirse una tras otra a los efectos do
satisfacer las necesidades del moment; sino todo lo
contrario, constituyen una situaci6n de intangibili-
dad, a los efectos de que siempre deben ser respe-
tadas.

Nuestra Constituci6n, nuestra carta fundamental
es intangible. Acaso, en cierto sentido, se pudiera
pensar que est6 con el criterio de nuestro compailero
Lori6 Bertot. Pero no es asi. Mantengo el criterio de
que nuestra carta constitutional es fundamental, de
que tenemos todos una Constituei6n, porque las
Constituciones, dicen los tratadistas de Ciencia Po-
lftica, nacen siempre al calor de las revoluciones,
dentro del concept abstract de lo que es Revolu-
ci6n, porque no 'quiero entrar ahora a discutir si
ha habido o no revoluci6n en Cuba. Al calor de esa
propia revoluci6n ha nacido una Constituci6n. El
President de la Repliblica, en aquella ocasi6n, Co-
rdnel Carlos Mendieta, convoe6 unas elecciones, que
so( realizaron al calor de esas disposiciones constitu-
cionales y a las cuales coneurrimos nosotros y de las
so produjo nuestro propio mandate luego, nosotros
las sellamos y bautizamos,' nosotros reconocimos esa
propia Constituei6n. Los Tribunales de la Repfiblica,
cando algfin particular o algfin funcionario estima
que se ha infringido algfin precepto de ese mal llama-
do Estatuto Constitucional, admiten el recurso de
inconstitucionalidad y declaran, tambien, cuando exis-
te esa infracci6n, con lugar el recurso de inconstitu-
cionalidad; luego, deelaran nuestros propios Tribuna-
les que no es tal Estatuto Constitueional, sino nues-
tra Carta Fundamental, y por eso he mantonido siem-
pre que todos y cada uno de los preceptos debemos es-
timarlos como findamentales y necesarios, y debemos


siempre respetarlos para evitar que en cualquiera
oportunidad sean considerados ,como una ley ordina-
ria y que pudieran abrirse asi las puertas de esa pro-
pia Constituci6n y acarrearse males mayores para la
propia Repiblica.

Pero, ,quB se entiende por Constitu'ci6n, que es
Constituci6n y cu6l es su verdadera esencia? Si es-
timamos que es una Carta Fundamental, como muy
bien se ha expuesto en la disposici6n prelimindr, es
necesario entrar de lleno en la modificaci6n del ar-
ticulo 115, producer esa modificaci6n y Ilevarla, des-
pu6s, a la Convenci6n Constituyente, y despu6s de
rechazada, aprobada o modificada por esa Constitu-
yente, llevarla al Ejecutivo para que sea promulga-
da. Si se hacen las modificaciones al articulo 115 en
la forma que aparece expuesta, como es natural, en
las disposiciones preliminares, entonces habremos con-
seguido lo que es anhelo de parte de la opinion pfi-
blica, y cuando hablo de la opinion pfiblica no me
refiero, sefiores Representantes, a los que ocupan las
tribunas pfblicas, que merecen todo mi respeto y con-
sideraci6n; pero que cuando nosotros intentamos'la
resoluci6n de algfin problema, no lo hacemos con el
prop6sito de estimular a esos que ocupan las tri-
bunas pfblicas, sino con el prop6sito o ]a necesidad
de cumplir con un deber; luego, esa parte de la
opinion pfibliea que ocupa las tribunas, que tiene
todo mi respeto y consideraci6n, como tambi6n la
Prensa, vocero de la opinion, que consider como
uno de los demAs Poderes,*habr6n de manifestar que
Ic CAmara se ha producido tratando, por todos los
medios, de ilegar a una armonia, para darle al pais,
en lo possible, una Constituyente soberana, en una
palabra; para que esos sefiores Delegados a la Cons-
tituyente puedan redactar,.en forma definitive, nues-
tro proyecto de reform, o rechazarlo; en una pala-
bra; conocer los buenos prop6sitos que animan a es-
te Congress a los efeetos de producer la Conven-
ci6n Constituyente soberana que en definitive ha de
redundar en un beneficio de caracter national.

Pero ha habido un problema que aqui no se ha
tratado: Todos los pueblos, 1mense Cpnstituciones
de tipo rigido, o de tipo flexible, tienen Constitucio-
nes, a excepci6n de la Prusia, me refiero allb en el
afio 48; pero las Constituciones en si dependent esen-
cialmente del Congreso, somos nosotros, sefiores, los
que en definitive vamos a producer en la concien-
cia national una ley que respond a todos los anhe-
los cubano, o, como dicen los autores de la Ciencia
Political, para que la Constituci6n sea real, verda-
dera y rigida, necesita, dentro de las fuerzas orga-
nizadas o desorganizadas, lo que se llama en Cien-
cia Politica, lo que dicen La Salle, Duguit y Smith,
los factors reales del Poder.

Hemos oido nosotros de esas asambleas populares,
de ese comit6 pro constituyente soberana los anhelos
de una convenci6n Constituyente, dindonos el con-
cepto y alcance de la soberariia, se han consultado a
la mayoria de los congresistas, se han consultado
ellos mismos, se han consultado a los otros factors
del Poder, se han llegado al Poder Ejecutivo y han
conocido el verdadero anhelo de ese propio Poder







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


Ejecutivq y el anhelo de las fuerzas armadas de mar
y tierra.

SR. PORTOCARRERO (JEStS A.): Si S. S. recuerda
mis palabras, seguramente que recordarA que me re-
feria a todos esos poderes reales que vienen a consti-
tuir los ioderes del Estado.

SR. CREMARA (RADIO) : Yo me referia en esta opor-
tunidad, dencro del concept tcmnico juridico pointi-
co el caso de la Prusia de lf'ederico Uuiilermo Cuar-
to cuanuo se le trat6 de imponer una Constitucion,
que retirindose a los propios conscatuyentes decia
que no podia existir entire el Poder J.ivino de .ioa
en el cielo y los suyos de monarch en la tierra, n.
una hoja de papel. Nosotros recactamos una Consti-
tucr6n tracanao de llevar a elia tocos los anneioiL
de ese.puelio y si esa Constituci6n no resuita acep-
tada por las tuerzas organizactas que son los poae-
res del Estado, tendremos entonces la hoja de pape.
mojada de que nos haolaba 'ederico. Yo huoieri.
querido que nuestra Constitucion no hubiera siat
soiamente una Constitucion limitada at Congreso, si
no aoierta a todos los factors reaies del f-oder. .i
este electo que se ooserve en esta oportuniaad loL
que los tratadistas de ciencia pointica ban ooserva
do de nuestros politicos a trav6s de todos los tempo ;
porque si bien es cierto que la Kevoluci6n es crea
aora de derechos, tamolin es cierto que al calor aw
las revoluciones se crean las Constituclones. La tim-
ca realidad es que pasado et moment revolucionari.
no deointamos esos otros factors del powder, olvi
dando de que existen luerzas que no responded e.
determinados moments, a atenaer a los clamores de.
pueblo, sino del sooerano que los paga.

Debido a errors, la mayoria del pueblo no hi.
podido plasmar una verdadera Constituci6n. Yt
quiero ,hacer esta aclaraci6n, porque el Congreso, i
pesar de las critics que se le han dirigido, se hi.
producido no s6lo en esta oportunidad, sino en to
das las que se le han presentado,' con los mejore;
prop6sitos de legar a responder al sentimiento po
pular. Y ademis, no existe todavia un fragmento di
Constituci6n, no existe dentro del propio conglome
rado social todos los factors que pudieran constitui,
los components de la Democracia, los representan
tes de la Industria y del Comercio, que en un mo
mnto determinado *van a obstruccionar las aspiracio
nes del pueblo. Hecha constancia de todos estos par
ticulares, mi felicitaci6n especial a esa Comisi6n qu(
ha trabajado con laboriosidad y competencia, felici
taci6n que hago extensive tambi6n a todos los Re-
presentantes que no formaban parte de esa Comi
si6n, pero que, sin embargo, estaban anhelosos de coo-
perar en este problema, en la seguridad de que es
necesaria la modificaci6n del articulo 115, recono-
ciendo como es natural, la intangibilidad de la Cons-
tituci6n, no en la forma que exponia el senior Lori6.
considerindolo todo en conjunto. Por eso hay inte-
res en la modificaci6n del articulo 115 y que des-
pu6s, sea aceptado por la Constituyente para que


sea tratada su modificaci6n dentro de la propia Con-
venci6n, que conocera tambidn dentro de la propia
eonvocatoria del proyecto de Reforma. Si no lo quie-
ren aceptar, si los sefiores, que anhelan ser soberanos
no aceptan, la modificaci6n del Congreso, la respon-
sabilidad hist6rica del moment recaera sobre ellos.

Porque entonces tendria que aceptar o desechar el
Proyecto de reforms, y en caso contrario, tendria que
iceptar la Constituci6n que promulgara el Gobierno
it Mendieta, que es una Carta tan fundamental co-
no aquella que suscribieron nuestros patriots del
fio 1901.

Perd6nenme, sefiores Representantes, que haya
,onsumido unos minutes; pero en un problema de
cnta trascendencia, en que se habia encargado a
ma Comisi6n Especial la redacci6n del Dictamen,
ste modesto Representante, se ha creido en el deber
!e aportar tambidn su grano de arena, exponiendo
;u opinion, como tambi6n la expusiera el compafiero
:efior Fernindez Supervielle.

(Aplausos).

SR. L6PEZ BLANCO (MARINO) : Para una pregunta.
Me permit la Presidencia? cSe ha terminado el
lebate?

SR. PRESTDENTE (MARQUEZ STERLING) :Se han ter-
ninado todos los turnos del debate.

SR. GIBERGA (SAMUEL): Yo tenia pedida la pala-
ra en contra; pero renuncio a ella, y asi estc re-
:uelto el problema.

SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING): Terminada
a discusi6n y habi6ndose.consumido todos los tur-
os por ampliaci6n del debate, se vaa poner a vo-
aci6n.

SR. L6PEZ BLANCO (MARINO): Para hacer una pro-
)osici6n incidental: que recese la COmara hasta hoy
1 las cuatro de la tarde, porque a las tres se reupe
1 Comit6 Parlamentario de mi Partido.

SR. PRESIDENT (MARQUEZ STERLING) : Lo que se
:arA mafiana es votar el Dictamen, en vista de que
e han agotado todos los turnos.

IEstA de acuerdo la C~mara con lo solicitado por
1 senior L6pez Blanco, en recesar hasta hoy a las
3uatro de la tarde?

(Sefiales afirmativas).

Aprobado.

Se suspended la sesi6n.

(Eran las 12 y 15 a. m.)


P. FPMAHDIZ T CA., OISPO 17, MABARU


490 7




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs