Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/01406
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID01406
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text


REPUBLICAN DE CUBA


0IARIO


CAMERA


DE


SESIONES


DE LA
DE REPRESENTANTES


DECIMO


CUARTO PERIOD


CONGRESSIONAL


SEGUNDA LEGISLATURE
VO.L. LVII LA HABANA, Diciembre de1931. NUM. 17


Sesi6n extraordinaria


de 22 de Diciembre


de 1931.


Presidentes: Sres. Rafael Guis Inclan, Silvestre Anglada Estrada y
Anselmo Alliegro Mil*
Secretaries: Sres. Jose R. Cruells Reyes y Jose Alberni Yance
SUMARIO
A las 6 p. m. comienza la sesi6n. Previa lectura de la Convocatoria, usa de la palabra el Sr. Lombard,
con motivo de un atentado terrorist perpetrado en su domicilio. El Sr. de la Cruz Ugarte reco-
gi6 algunas declaraciones y rebati6 concepts politicos del Sr. Lombard. Varios sefiores Repre-
sentantes hicieron interrupciones al Sr. de la Cruz, y el Sr. Snnchez pidi6 a la Presidencia que apli-
case el articulo 59 del Reglamento interior de la Cimara. El Sr. ,de la Cruz anunci6 el prop6sito
de presenter la renuncia de snl cargo de Reprosentante,. si no se le permitia continuar en el uso
de la palabra. El Sr. Sinchez, a ruego de la Presidencia, retire la cuesti6n de orden, y el se-
fior de la Cruz termin6 su discurso. A propuesta del Sr. Bosch se acuerda declarar permanent
la sesi6n. Por 63 votos a favor y 11 en contra, se acuerda la suspension de preceptos reglamen-
tarios, suscrita por los sefores Castellanos y otros, interesando la inmediata resoluci6n del proyecto
de ley del Senado sobre reajuste del Presupuesto Fijo del Poder Judicial. En contra de la tota-
lidad de ese prayecto, consume un turno el senior Niufiez Portuondo. El primer turno a favor,
lo consume el Sr. Urquiaga. -- El segundo turno en contra, lo consume el Sr. Castellanos. El
Sr. Chardiet propone la ampliaci6n del debate, y en votaci6n nominal es rechazada, por mayoria.-
Es aprobada la totalidad del proyecto. Abierto debate sobre el articulo primero del proyecto, y
de una enmienda sustitutiva del Sr. Castellanos, el Sr. Alberni solicita la lectura de otra enmien-
da por 61 presentada. La Presidencia ordena la lectura de todas las enmiendas presentadas al
articulo lo., y pone a debate una del senior Rey, fijando la rebaja en un 10% por ser la que mbs se
aparta del articulo. A favor de esta enmienda, habla el Sr. Garcia Montes; y en contra, el se-
for Urquiaga. En votaci6n ordinaria, es rechazada. El Sr. Castellanos defiende otra enmien-
da suya, rebajando los sueldos del Poder Judicial, a proporci6n, en un 12, 15 y 18 por ciento. -
Combate la enmienda el Sr. Urquiaga, y es tambi6n desechada. El Sr. Alberni defiende otra
enmienda suya que fija la rebaja de sueldos del Poder Judicial en un 15% y en un 25% los gas-
tos de material. Se opone tambi6n el senior Urquiaga, y en votaci6n nominal es desechada por
mayoria. Igualmente es desechada, despues de ha)er sido defendida por el senior Castellanos,






2 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRISENTANTES

y combatida por el Sr. Urquiaga, otra enmienda fijando en un 20% la rebaja en el presupuesto
del Poder Judicial. Al ser puesta a discusi6n otra enmienda, del senior Anglada, fijando en un
25% dicho reajuste, la defiende el senior Urquiaga y la combat el senior Chardiet. Estando este
ultimo en el uso de la palabra, se pasa lista a solicitud del senior Calas, y terminal la sesi6n por fal-
ta de "quorum", a las 2 y 35 a. m. del 23 de Diciembre.


SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Se abre la sesi6n.
(Eran las seis p. m.)
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : Pido que se pase
list.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Se va a pasar lis-
ta, a solicitud del senior de la Cruz.
(El official de actas pasa lista.)
SR. PRESIDENT (GuAS INCLAN) : ~Falta algilu se-
fior Representante por contestar a la lista?
(Silencio.)
Han respondido sesenta y ocho sefiores Represen-
tantes. Continfia la sesi6n.
SR. LOMBARD (AQUILINO): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Se va a dar lec-
tura al acta de la sesi6n anterior.
(El official de actas la lee.)
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Se aprueba el
acta ?
(Sentales afirmativas.)
Aprobada.
Se va a dar lectura a la convocatoria.
(El official de actas lee):
CONVOCATORIA
De acuerdo con lo dispuesto en el articulo cincuen-
ta y siete de este Cuerpo Colegislador, convoco a la
C&mara de Representantes para celebrar sesi6n ex-
traordinaria, mafiana jueves veintis6is, a las cinco de
la tarde, con la siguiente Orden del Dia: Proyeetos
de Ley del Senado: Reajustando el Poder Judicial;
Creando Impuestos; Modificando el pirrafo tercero
del articulo quinto de la Ley del Censo; Disponien-
do que los residents en Cuba en 1899, se enumerarrii
como cubanos; Dictamen de la Comisi6n de.Arance-
les e Impuestos sobre eximir el alcohol destinado a
perfumeria de los Impuestos que determine ]a Ley
de 29 de Enero de 1931, y el Proyeeto de Ley del Se-
nado, organizando el regimen fiscal sobre el Petr6leo
y sus derivados.
Habana, 22 de Diciembre de 1931.
(f.) Rafael Guds Incldn,
President.
SR. PRESIDENT (GUiAS INCLAN) : Tiene la palabra
el senior Lombard.
SR. LOMBARD (AQUILINO) : Sefior Presidente y se-
fores Represenitantes: He pedido la palabra, no pa-
ra tratar nada en relaci6n con la Orden del Dia; la
pido, al amparo del Reglamento, para cuestiones ge- i
nerales. i


Yo pudiera pasar, como han pasado otros sefiores
Representantes, sin decir palabra alguna respect a
un hecho sucedido, que el pais conoce a estas horas.
Yo no s6 si estara bien merecida la actitud que se ha
asumido conmigo, ni acierto a comprender si merecen
los demis compaferos, a quienes han obsequiado en
dias de Pascuas de semejante manera, la conduct que
con ellos se ha observado. Yo tengo un modo espe-
cial y raro de hacer political y de tratar las cuestio-
nes; muchas personas tienen, regularmente, la cos-
tumbre de rehuir ciertas responsabilidades, de no tra-
tar ciertos asuntos, de callarse, por estimar que es
preferible callar antes que hablar, si por lo que se ha-
ble no pueda, en definitive, resolverse lo que se ha
propuesto el que habla.
En Cuba vivimos, desde hace ya largo tiempo, una
situaci6n muy normal; tan normal, que es dificil
que, en ningfin otro pais, durante estos filtimos afioa,
se haya vivido una situaci6n mis an6mala que la si-
tuaci6n en que desgraciadamente ha vivido el pueblo
cubaino desde hace algfin tiempo.
El mundo esta agitado, en los actuales moments,
por revoluciones sociales de distintos aspects. Hay
una palabra que todos tomamos en nuestros labios
cuando hablamos de los problems sociales, y obser-
vamos durante estos filtimos afios que sucedieron a la
gran guerra de 1914. Esa palabra es Comunismo.
Se habla de comunismo como de una cosa rara, co-
mo de un espantajo, como de un ideal politico incon-
cebible, intolerable. Cuando se habla de comunismo,
por muchas personas es interpretado como anarqu;s-
mo. Sin embargo, los que como yo han podido apre-
ciar cn el comunismo su bondad, no podemos afirmar,
sin que nos equivoquemos por ello, que el comunismo
es otra cosa mas que el propio socialismo de Estado.

En 6poca ya remote, cuando algunos pueblos eu-
ropeos intensificaron cierta campafia de caricter so
cial, existian en esos pueblos distintas classes de socia-
lismo; existia tambien en esas sociedades una institu-
ci6n mis radical: la anarquia. En Italia, por ejem-
plo, fu6 el jefe de esa secta Malatesta, y en Espafia,
especialmente en la region de Catalufia, el anarquis-
mo tuvo sus mayores y mejores proselitos.
Esta campafia por los ideales politicos m6s avan-
zados y mas radicales, que antafio, en la guerra de
ril novecientos catorce, sacudi6 al mundo y cambi6
su estructuraci6n, naturalmente, para convertirse eu
cosa muy distinta de lo quo eran en un principio.
En Espafia, por ejemplo, aquellos elements anar-
quistas que pertenecian a las classes obreras, se torna-
ron en sindicalistas, y el sindicalismo, en Espaiia mis
que en ningiin otro pueblo europeo, produjo una se-
rie de sacudidas intensas que conmovieron natural-
nente aquella sociedad, un tanto caduca. Pero des-
pu6s de la -gran guerra filtima, que sacudi6 a esos
pueblos europeos y a todos los pueblos del mun-
do, desaparecieron completamente el socialismo, co-
no el anarquismo militant, para dar campo a otras
deas mfs convenienites, en la oportunidad en que es-






DIARIO DE SESIONES DE LA OA-MARA DE REPRESENTANTES


ta cuesti6n sucedia. Y actualmente, cuando habla-
mos de comunismo, que para muchas personas es anar-
quismo, habremos de afirmar que lejos de ser anar-
quismo, el comunismo es un ideal magnifico y espl6n-
dido, al que habrAn de llegar, quieran o no, todos los
pueblos. Por tanto, decir comunismo, no es decir anar-
quismo. Decir comunismo, no es decir sindicalismo.
Cuando hablamos de comunismo no podemos afirmar
que hay terror alli donde haya comunismo. Cuando
hablamos de comunismo, podemos afirmar, sin temor
a nada, que comunismo es socialismo, bien comprendi-
do, bien Nhtendido; son las propias ideas de Carlos
Marx. Yo no s6, sefiores, si en Cuba habra socialis-
mo, rii si habra comunismo; no se, en fin, si en Cu-
ba habri anarquia. Y me refiero a la anarquia como
ideal militants. Pero es la realidad que, de cierto
tiempo a la fecha, un sector de nuestra vida national,
sector que ha hecho oposici6n al actual Gobierno, sec-
tor que se denomina sector estudiantil, sector al que
ha dado cierto aspect de distinci6n por las condi-
ciones personales de los elements que lo constituyen,
result realmente el perturbador de la hora actual.
No todas las personas que toman asiento en esta Ca-
mara se sentirin naturalmente dispuestas a hablar de
estas cosas. Yo, sin embargo, quiero aprovechar la
sesi6n de esa tarde, sin que crea, como pareee career,
mi distinguido amigo el senior Rodriguez Ramirez,
que har6 caer la sesi6n...

SR. RoDRiGUEZ RAMIREZ (JUAN J.): Quiero ma-
nifestar al senior Lombard que interpreta mal unas
palabras que yo decia al senior Urquiaga. Yo le de-
cia al senior Urquiaga que acabo de tener.noticias de
que mi padre se encuentra en'fermo en Matanzas, y
quizAs tuviera que ausentarme. El senior Lombard
entendi6 que me referia a su discurso, y no es asi.
SR. LOMBARD (AQUILINO) : Yo decia, antes de la
interrupci6n del senior Rodriguez Ramirez, o antes de
la aclaraci6n del senior Rodriguez Ramirez, que esti-
maba que comunismo no era anarquismo. Se habla,
en Cuba, de comunismo. Al principio se decia que
eran los obreros cubanos los que militaban en' el seno
de un comunismo incipiente que surgia en Cuba; des-
pues, otros han afirmado que el comunismo esta man-
tenido en Cuba por el Ala Izquierda Estudiantil;
otros han afirmado que ese comunismo esta respalda-
do por algunos Catedrhticos de la Universidad Nacio-
nal, por algunos CatedrAtieos de urio u otro Instituto
de la Repfiblica. En fin, hay una series de comenta-
rios alrededor de esta cuesti6n, que implica no otra
cosa que anarquia y terrorism; y apena realmente
pensar que sean los elements m6s salientes del *me-
dio segfn el criterio que ellos mantienen de suyo -
los que adopted la formula del terrorism para re-
solver cuestioines political que ellos creen tener pen-
dientes con el actual Gobierno.

En esta misma Camara mas de un compafiero ha
sido victim de los procedimientos de esos anarquis-
tas que tenemos en nuestro medio; mas de un com-
pafiero ha querido callar los dolores que naturalnien-
te tiene que haberle producido estos casos. Yo no s6
por que habr6n callado; yo no s6 si habrAn callado
por prudericia; no se si es que son demasiado discre-
tos; no se qu6 motives de otra naturaleza los habra
hecho callar. Pero yo no he de callar; yo he consa-
grado mi representaci6n al servicio de la Repfiblica y
no tengo motives para arrepentirme de nada; no he


atacado a ningfin sector en mi medio; he vivido res-
petando todo, desde lo mas insignificant hasta lo
mks superior del medio en que me deseinvuelvo; y
creo, realmente, que no merezco ser obsequiado con
uno de esos c6lebres "caramelos" de que hablaba el
Honorable Presidente de la Repfibliea.
Hace tres o cuatro dias, en mi casa, en ausencia
del que habla, ha sido colocada una bomba de doce
libras, cargada de metralla, con el prop6sito no de
dafiarme, porque todo el mundo estaba enterado de
que no estaba en mi casa, sino con el prop6sito aca-
so de dar un escAndalo m6s, de perjudicar a mi fa-
milia, sin tener en cuenta que el paso dado, paso de
cobardia, paso que envilece, paso que no pueden rea-
lizar mas que los malvados y descastados, cualquiera
que sea el origen familiar o personal que tenga el
que lo realize, eualquiera que sea el punto de vista
que sustente, los criterios que mantenga, la orienta-
ci6n que adopted en la political, el credo que pueda
sustentar; porque finicamente descastados y malva-
dos son los que pueden realizar tal hecho, el de te-
ner la cobardia de preparar un petardo de catorce
libras de dinamita, para colocarlo en casa de un hom-
bre cuyos servicios no han sido otros que velar por
los interests de su patria, sin tener en cuenta quiines
de sus conciudadanos reciban los beneficios de las le-*
yes que un dia iniciara y que otros dias mantuviera
en el seno de esta Camara. Y yo pudiera estimar
esto como cobardia, tratAndose de mi, que ando solo,
que no uso revolver al into, que voy a mi casa a
altas horas de la noche, que vivo en' un barrio aisla..
do, en el cual puedo ser victim ficil de cualquier
element que no est6 de acuerdo con los puntos de
vista que yo mantengo. Pero, hombre pfiblico, quie-
ro afirmar y quiero repetir que estoy dispuesto a
arrostrar todo lo que pudiera venir de ese sector de
nuestro medio, por las manifestaciones heehas, y por
las que habr6 de hacer posteriormente.
Sefiores: Este es un pueblo de gente loca. Yo no
tengo de ello la menor duda. Si nosotros fusemos
elements cuerdos, seguramente otra fuese nuestra si-
tuaci6n, a estas alturas. No han valido los buenos
oficios de determinados sectors de la opinion cuba-
na, para llegar a un eritendimiento facil que nos co-
locase en condiciones de resolver todos los problems
que afectan a la Naci6n, en estos moments dificilisi-
mos. Yo no quiero echar culpas sobre nadie; no s6
de part de qui6n estarA la responsabilidad; pero si
puedo decir que mientras esta CAmara, en ocasi6n so-
lemne, quiso propiciar la manera de resolver los pro-
blemas cubanos pendientes, algunos sectors de la
oposiei6n seguian realizando las demasias a que estin
acostumbrados, con las propias amenazas, conspiran-
do dia a dia y amenzando tambien dia a dia, desde
los distintos sectors que yo he dado en llamar opo-
sici6n de la calle. El Gobierno actual esta titulado
por la oposici6n como un Gobierno dictatorial; al
General Machado se le atribuyen cosas que quizA
no ha hecho; sin embargo, otras cosas que ha hecho
el General Maehado, la oposici6n no se las ha impu-
tado, debi6ndoselas imputar. Esa oposici6n que se
afpa dia a dia, formada por catedrhticos y per estu-
diantes que atacan a diario al General Machado, ha
sido de cobardes, de menaaces y de ruines; en la opor-
tunidad en que pudieron con las armas, virilmeinte,
derrocar al Gobierno del General Machado, ni los ea-
tedriticos, ni los estudiantes, ni los aupadores, ni las


----~-- ~--- -L






4 )I1ARTO D E r-JEqTQNFqDE ThE A O"MVA T)F R F PR E S ENXT ANT T ES


masas de perturbadores, tuvieron el valor de jugarse
la vida en un moment, si es que, realmente, como
ellos afirman, la Patria reelamaba el sacrificio de
ellos.
Por la Libertad se debe morir, y morir bien; por la
Libertad murieron muchos cubanos, y por ella debie-
roni morir otros cubanos, si llevan en sa alma esas
ideas. Esos catedrdticos, esos elements estudianti-
les del Ala Izquierda, esos elements de oposici6n que
ocupan el sector a que yo hago menci6n, son unoss
verdaderos cobardes
Todas las revoluciones que en los iltimo- ailo8 tu-
vieroni lugar en HispanoamBrica, no se realizaron en
las maniguas, se realizaron en la ciudad; los lideres
.de ellas se pusieron a ]a cabeza de los movimientos y
de los insurreccionados, expusieron sus vidas, estuvin-
ron dispuestos desde luego a ganar palmo a palmo
todo aquello que ellos entendian que debian tomar a
la dictadura de esos pueblos, y que ellos querian to-
mar para si. En Cuba, ese tipo de hombre no existed;
en Cuba no so ha hecho otra cosa mas que amenazar
eonstantemente, sin que, en definitive, la oposici6n a
que vengo refiri6ndome adoptase una resoluci6n horn-
bruna, capaz, civic, para demostrar que se Ileyaba
por dentro ideas que son sentimientos do patriotism
'y disposici6n de morir en aras del ideal que so abra-
zara.
Sefiores: Desgraciadamente, y lo voy a decir des-
de este Parlamento, estando dispuesto a decirselo aho-
ra bien claro a los presuntos asesirios de mis hijos, en
este pais, donde un poeta dijo que no nabia sino. sier-
vos y esclavos, y que del consorcio de 6stos s6lo se pro-
ducian siervos y esclavos; en este pais, donde hay
tantos hijos de guerrilleros, y donde hay tantos trai-
dores a la patria, que aparecen como patriots, no
puede haber, de ese consorcio, mas que guerrilleros y
traidores de la patria, porque traici6n es mantener, el
estado de alarma que vienen manteniendo los sectors
de la oposici6n vil y villana, cobarde como ningfin otro
sector de la vida pfiblica en general. No se sorpren-
dan de estas cosas, que estan dichas de modo claro,
como no las ha dicho nadie en Cuba; dichas para me-
dir las naturales consecuencias que esas palabras mias
pudierani traer, para medirlas en el campo personal,
cara a cara, como var6n, y en el campo pfiblico, res-
pondiendo de frente, y si fuera menester hasta en el
campo rufianesco, en que actfian esos cobardes, brin-
daria mi vida en sacrificio al cese de tanta infamia;
en cualquier encrucijada en que se quisiera disponer
de mi existenicia, desde ahora me brindo, pues ando
por los barrios apartados de la ciudad, sin armas de
ninguna clase, que no uso nunca, con el prop6sito de
darle una presa mas f~cil al enemigo que pudiera te-
ner. Es decir, que en estas condiciones nadie podra
suponer que son dichas estas palabras con el proposi-
to de rehuir responsabilidades de cualquier g6nero.
Yo soy un hombre que cuando sigue un camino o to-
ma una resoluci6n, lo estudia antes y lo consult con
su propia conciencia, para saber si haee bien o mal;
y para producirme en la forma que lo hago, no he
tenido ni tengo ninguna vacilaci6n; tampoco la he
tenido al tomar el tren para venir a La IIabana, ni
boy para mantener el criteria que he mantenido, sino
por el contrario, una resoluci6n mas heroica, para pro-
ducirme con mis brios en este sitio.
Sefiores: Yo no s4 qui va a pasar en Cuba; yo no
s6 si esto podri continuar resultando en mi pais; pe-


ro yo si se que si se realizan esos actos a que vengo
hacienda menci6n, no se puede en ningin moment es-
perar que el Gobierno consienta que tales actos se re-
pitan. Yo no s6 si el Gobierno estara dispuesto a
tolerar estas cuestiones; yo no s6 si se podrA seguir
conturbando los intereses pfiblicos en general; no s6
si el Gobierno debe cambiar de procedimientos. Pe-
ro el finico camirio, el fnico sendero que puede con-
ducir al Gobierno a la soluci6n de este problema, es

el de plantear el asunto en el mismo terreno en que
se le ha planteado. Yo no conozco a ningfin elemen-
to de la oposici6n contra el Gobierno, cuya* asa haya
sido tocada. 'Me figure que estos elements, ni son
mas cubanos, ni merecen mayor respeto, ni deben te-
ner mis consideraci6n que los elements que son ami-
gos del Gobierno. A esa campafia, ojo por ojo y dien-
te por diente, debe responderse en igual forma, colo-
cando una bomba en casa del estudian'te, otra en casa
del catedritico y una en cada casa de los politicos de
la banda contraria. Yo estimo que debe implantarse
la Ley del Tali6n. A la guerra con la guerra y al
tiro con el tiro; no 'hay mas camino, y a ese camino
debemos ir todos. Garantizo que estas palabras no
esthn lanzadas al viento, sino que obedecein a una re-
soluci6n terminante mia. Juro por mi honor que es-
toy apesarado de tener que haberme producido asi
frente a un pueblo que esta alocado, pero estoy dis-
puesto a sufrir todas las consecuencias, como dije ante-
riormente. Por eso es que hago estas manifestaciones,
tan fuera de tono, si es que ustedes screen que lo es-
thr, y yo creo tambi6n que lo estAn, aunque son emer-
gidas del fondo de mis convicciones. No hay m"s ca-
,iino que seguir, por hoy, aqui: diente por diente y
bomba por bomba. Donde quiera que hay un cate-
dratico que ponga una bomba, se le pone otra bom-
ba; donde quiera que hay un estudiante cuyo padre o
cuyos mayores no han tenido la suficiente fuerza so-
bre ellos para hacerles tomar el camino del bieni, dou-
de quiera que haya eso que no debe existir por parte
de los que aqui deben guardar el respeto general que
todos merecemos y de la tranquilidad pfiblica, que
usan ese procedimiento, coloquemos tambien bombas
en las casas de esos elements incapaces de respetar
lo que no debe dejar de respetarse en un pueblo civi-
lizado, que es el hogar y la familiar, porque en ese ho-
gar y en esa familiar estan contenidos los propios ele-
mentos que constituyen la Patria.
Perd6nenme, pues, los sefiores Representantes, que
me haya expresado tan duramente; pero lo he hecho
porque he tenido necesidad de hacerlo, y espero todas
las consecuencias que puedan emanarse de las pala-
bras que acabo de pronunciar.
He terminado.
(Aplausos de los seiores liberalss)
SR. "DE LA CRUZ (CARLOS M.) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GuAS INCLIN): La Presideneia
le va a conceder la palabra, pero quiere advertir a
la CAmara que estamos en una sesi6rn extraordinaria
y que, por consiguiente, no hay posibilidad de un de-
bate sobre esta cuesti6n, ni que se adopten acuerdos
de ningfin g6nero sobre esto. Sin embargo, dichas
esas palabras por el senior Lombard, la Presidencia,
que practice la equidad y la igualdad en todos sus
actos, ha de concederle la palabra al senior Carlos Ma-
nuel de la Cruz; pero quiere hacer la advertencia de
que sobre este asunto no hay debate, y que la Presi-


.U ~ a'- ~>






DIARIO DE SESTONES DE TA C4MATRA DE REPRESENTANTES 5


dencia, al propio tiempo, ha interpretado fielmente
las palabras del senior Lombard en su alcance y en su
significaci6n, y no, estima que ningin congresista pue-
da sentirse aludido por ellas.
Tiene la palabra el senior Carlos Manuel de la Cruz.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : Seior Presidente y
sefiores Representantes: Comerfzard declarando que
en mi posici6n de Representante, que viene realizan-
do oposici6n, en el Congreso, desde los primeros pa-
sos del General Machado, y que no lo aup6 en ninguin
moment, no puedo sentir herida mi susceptibilidad,
ed ninglin instant, ni en lo mis minimo, por las
palabras del compafiero senior Lombard; pero no crco
que, en circunstancias tan graves para el pais, deban
quedar sin coritestar algunas de las apreciaciones que
ha hecho el senior Lombard, aqui, esta noche, movido,
seguramente, por una situaci6n muy personal, en la
que al verse injustamente agredido y atacado, ha res-
pondido a esa agresi6n y a ese ataque en la forma
en que todo hombre se produce cuando se le hiere tan
profundamente, y much mAs en el estado de animo
en que se encuentran las pasiones politics. Pero hay
algunas manifestaciones del senior Lombard, repito,
que no deben quedar sin unia complete aclaraci6n, ya
que se trata de los juicios y de las opinions realmen-
te graves, mantenidas en el Congreso.
Comenz6 el senior Lombard refiri4ndose al sector
bstudiantil, al que calificaba como el perturbador ma-
ximo de la hora actual. Yo puedo repetir lo que siem-
pre afirm6 desde este escafio: quo no tengo ningfin
contact con las actividades de los estudiantes, por-
que ellos han declarado que no quieren conexi6n de
ninguna elase con los politicos; y yo nunca niego mi
condici6n de politico, y cada vez me siento mis en mi
'papel de politico.
Sn. LOMBARD (AQUILINO): Me permit una in-
terrupci6n? Necesito haser una pequefia aclaraci6n
a lo manifestado por S. S.: AMe he referido a los es-
tudiantes, pero S. S. advertirh que me referi al Ala
Izquierda Estudiantil. gTengo raz6n o no?
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Tiene raz6n. Los
estudiantes, efectivamente, se dividend para dificul-
tad y tristeza de Cuba en criterios y lines de con-
ducta muy fundamentals. Un n~cleo, el mis nume-
roso, aspira a que en Cuba haya normalidad, haya
paz, haya tranquilidad, haya Universidad, y, por fil-
timo, Gobierno que dirija y administre bien al pais.
Ese nficleo de estudiantes tiene su propia orientaci6n
y su propio criterio, como cubanos, en el fondo. Pc-
ro hay otro nfcleo, de cuyas actividades somos nos-
otros meros espectadores. Sefiores: no podemos ne-
gar que llegamos a la vida frente a un mundo dis-
tinto al que hoy se desenvuelve en nuestro propio me-
dio. En todos los paises los hombres trabajan en co-
munidad y organizaci6n, con prop6sitos de defense
iguales. Posteriormente, han surgido doctrinas po-
liticas muy avanzadas, situaciones creadas por una
guerra que devast6 ciudades, derrumb6 hogares y aca-
b6 cori la armonia en que se desenvolvian los pueblos.
Todo esto ha creado un mundo distinto a nuestro al-
rededor. Ahora bien: por el llamado bolcheviquis-
mo, o bien por la bandera roja, o por un comunismo
avanzado, muchos hombres aspiran a constituir Gc-
biernos distintos al que tenemos, y ejercitan como
practice political la perturbaci6n por medio del aten-
tado. Esto, en Cuba, no es uni fen6meno raro.


SR. LOMBARD (AQUILIN) : S. S. convendra conmi-
go en que es una prdctica cobarde e ineivil.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Sr. Lombard, rue-
go a S. S. que espere el desenvolvimiento de mis ideas,
y espere asi, tambi6n, a conocer mi juicio sobre el pro-
cedimiento. Los hombres que se desenvuelven en ese
plano, aprovechan al mismo tiempo las perturbacio-
nes political, en todos los paises, para, realizar el aten-
tado y para llegar, como minoria que son, a dominar
por medio del terror. Eso ha ocurrido desde Rusia,
que asi se ha organizado, hasta la China, pues en to-
dos los paises se realizan esos atentados. En Espa-
fa, lo sefialaba el senior Lombard, esos sindicalistas,
esos terroristas, han formado una legi6n.

En Cuba tenemos tambi6n esas manifestacioines, pe-
ro no tenemos un pueblo loco.
SR. LOMBARD (AQUILINO): Aqui estamos locos.
Sa. CASTELLANOS (MANUEL): NO 1hay mis qu'e un
loco en Cuba.
Sa. PRESIDENTE (GuXs INCLtN) : Ruego a los se-
fiores Representantes permitan continuar al senior de
la Cruz.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : Tenemos esas ma-
nifestaciones rojas, que no son esporhdicas ni son pro-
ductos aisiados en nuestro pais, para agredir hoy al
sefor Lombard, ayer al senior Urquiaga, antes a otros
compaiieros. Pero tenemos un pais que vive en me-
dio de un caos, dentro de una anarqula, no por locu-
ra de sus components, sino por la propia posici6n
political en que lo hemos colocado. Y hoy vamos a
atemperar los casos de manera que no resulten tan
tristes ni tan dolorosos para nuestros conciudadanos.

Q Qu6 ha ocurrido para pensar que el pueblo de Cu-
ba est6 loco ? Que los estudiantes, un dia, se reunie-
ron y aplaudieron al General Machado, los que hoy
forman el ala izquierda y los otros de la derecha ?
SQue un dia la casi totalidad del Partido Conserva-
dor vitore6 al General Machado, con muy contadas ex-
cepciones, que mantuvieron desde entonces su protes-
ta contra aquellos actos que entendian no habrian de
dar buenos resultados ? Que un dia se reunieron los
industriales y que el senior Zorrilla prestaba los ca-
miones de su cerveceria, como los prestaba el senior
Crusellas de su jaboneria, para organizer unia procc-
si6n alabando a Machado? Que un dia se reunie-
ron los Partidos Politicos, en competencia sus hom-
bres, para buscar en el diccionario el ealificativo mas
saliente a fin de aplicerselo al General Machado, y
que uno pt-opuso el de "grande" y otro el de "egre-
gio"? I~ ue otro dia se reuni6 la Cdtedra con todos
sus directors, entire las grandes medallas de los cien'-
tificos, y le otorgaron al General Machado el titulo de
Doctor Honoris Causa? LQue otro dia las miximas
figures de la intelectualidad y los Partidos politicos
de Cuba, en una Asamblea Nacional, mientras con-
trastaba todo eso con unos cuantos hombres que aqui
empezaban a sefialar que eso iba a ser camino de
amarguras y de tristezas, acordaron prolongar el pe-
riodo presidential al enorme t6rmino de diez afios, con
el aplauso de toda la Prensa ? Y que mis tarde, cuan-
do todo esto se habia hecho, cuando se le hizo career al
propio General Machado que 61, por arte extraordi-
nario, labia surgido a la tierra y que era mlis grande
que Marti, mis valiente que Maceo y mIs sublime que






6 DIARIO DE 89SIONES DZj LA CAMA.UA DE REPRESENTANTES


todas aquellas grandes figures de la Historia univel
sal, culando se le hizo career que no se podia equiv
car...
SR. LOMBARD (AQUILINO) : Con la venia de S. S
para una pequefia interrupci6n: Podria deeirme s
sefioria de qu6 sector partisan esos aplausos ? I Quie
fu6 quien' un dia, en una c6lebre fiesta political, d
caracter aristocratico, dijo que el General Machad
debia ser Emperador y no Presidente?
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : Yo lo voy a deci
al senior Lombard...
Sn. LOMBARD (AUILINO) : Salieron del sector inter
lectual cubano, sefiores; no de ninguno de los mas mc
destos, ni de los obreros cubanos, ni de ninguno d
los elements menos representatives del pais, porqu
ninguno de esos tomaron parte en aquella fiesta.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : Yo voy a contest
al senior Lombard, y le ruego que aguarde.
Efectivamente, dije que los estudiantes, unidos, u:
dia, aplaudieron al General Machado; dije que la Ca
tedra, por unanimidad, le concedi6 el titulo de Docto
Honoris Causa; dije que los Partidos politicos, en si
casi totalidad, y las classes intelectuales, le rindieroi
esos honors; y hasta cit6 los camiones de la cervece
ria del senior Zorrilla, y de la fibrica de jab6n de
senior Crusellas. Pero es que no par6 ahi el elogio
senior Lombard; es que se unieron tambi6n a 61 lai
sociedades privadas y de recreo, todas las logias ma
s6nicas, todas las instituciones; porque lleg6 a career
se que era un desacato no alabar al General Macha
do; porque era cuesti6n de competencia el extremar 1l
guataqueria. Y Machado, hombre que tenia que career
se personalizado en una segunda naturaleza, a tra
v6s de aquel aupamiento, se sinti6 un verdadero e ini
falible director inico, una figure egregia; se sinti6
todas esas cosas...
SR. ALVAREZ DEL REAL (EVELIO) : Yo quisiera qu(
S. S. me dijera si 61 cree que esa opinion pfiblica s(
manifiesta tan unanime en estos moments, de la mis
ma manera, para la paz.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Vamos alil. All
legaremos.
SR. LOMBARD (AQULINO) : No pierda de vista si
sefioria que cuando yo me referia a que este pueblo
estaba loco, decia: nosotros somos un pueblo loco. Y
lo habr6 de justificar, si su sefioria quiere que ex-
ponga de un modo claro el porqu6 yo consider que
el pueblo est6 loco. Claro que, cuando me refiero a
eso, S. S. sabe que no me refiero a la masa del pue-
blo, sino a sus dirigentes.
Sn. DE LA CRUZ (CARLOS IY.): Bueno; continfio.
Y se di6 el espectAculo, absolutamente inconcebible,
de que en un moment, toda esa sociedad estaba rea-
lizarido esa labor de aupar, porque parecia que no
existiese mas que un hombre en Cuba, que fuera faro,
director; y 6se era el General Machado. Pero, desde
el moment en que las realidades de la vida fueron po-
niendo en nuestro medio los pasos del propio Gobier-
no, todo eso lleg6 a su posici6n m6s firme; y de ahi
la contestaci6n que di a mi compafiero el senior Alva-
rez del Real. ,Y qu6 pas6, a consecuencia de todo
aquello? Se le di6 al Presidente de la Repfiblica un
cr6dito amplisimo, una cooperaci6n extraordiniaria por


-r todo el pais; y 61, en lugar de usar de ese voto de
o- confianza y de esa cooperaci6n dentro de los limits
del hombre normal, que no pierde la conciencia del
pedazo de globo terrhqueo que pisa, comenz6 por los
' campos de aquellas direcciones absurdas y de capri-
u oho que nos crearon la crisis y ]a total anarquia en
n que hoy vive Cuba. Entonces, ya, Machado, en ese te-
re rerio, se crey6 qu'e podia hacer fanthsticos planes de
o Obras Pfiblicas...
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Se habian hecho ya.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : Un moment. Se
habia votado una Ley, a principio de su Gobierno,
con concesiones y autorizaciones para que ese plan se
Sllevara a cabo, pero hay que confesar que una Re-
e public pequefia y pobre no podia pagar todo aque-
e llo. El mismo Presidente Machado, en el primer
Mensaje que dirigi6 al Con'greso, despu6s de tomar
r posesi6n.en 20 de Mayo de 1925, declar6 que "la ca-
pacidad contributiva del pais estaba totalmente ex-
plotada", por lo que expresaba la necesidad de que
a se hicieran economies en los gastos pfblicos; no obs-
- tante lo cual, unos dias despu's, decia: "La Hacien-
r da Puiblica, en mi Gobierno, se encuentra en tal esta-
i do de riqueza, que pueden hacerse obras por valor de
i veinte millories de pesos en total, y seguir con gastos
- incalculables." Aquel Gobierno anunci6 tambien que
1 se acabarian los autom6viles y los gastos de lujo, y
, poco despu6s vimos que habian pintado con tres co-
s lores m6quinas lujosas, que servian para ir a hacer
-las compras a la plaza. Vimos que se gastaba el di-
- nero indefinidamente; que la Hacienda iba mal diri-
- gida y que, al cabo, tenia que venir forzosamente el
a estado eri que nos encontramos actualmente...
SR. LOMBARD (AQUILINO) : Sin embargo, yo pue-
Sdo apuntar este hecho, que el pais debe conocerlo y
Sque S. S., seguramente, lo conoce: iMientras en estos
cuatro afios del Gobierno del General Machado se han
empleado en Obras Pfiblicas ciento ochenta y siete mi-
He ones de pesos, cuatrocientos ochenta y dos millones se
Shan gastado desde el primer Gobierno de don Tomas
- Estrada Palma hasta el Gobierno del Dr. Zayas, sin
que quedase ninguna obra perdurable en el pais; cua-
trocientos ochenta y dos millones de pesos se gasta-
Sron, frente a ciento ochenta y site que ha gastado
este Gobierno, dejando en pie un Capitolio, una Ca-
rretera Central y una series de hospitals.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : Yo quisiera que no
se establecierafi didlogos e interrupciones, pues no
voy a molester por much tiempo a la Cdmara, para
dejar un criterio perfectamente sentado, de por qu6
el pueblo vive en la inquietud en que vive.
SR. LOMBARD (AQUILINO) : Yo he interrumpido a
S. S. porque he creido mi deber...
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): S. S. puede inte-
rrumpirme, en la seguridad de que le escucho con
gusto. Yo me referia a otros compafieros, a inte-
rrupciones qu'e surgeon de los demhs bancos y que ha-
cen perder al que habla el hilo de la idea central, por
eso he heeho este ruego a los demas compafieros. De-
cia yo que aquel voto de confianza, aquella carta blan-
ca que se suscribi6, por el pais, al Egregio, al Grande,
al Extraordinario, al Superior Machado, sirvi6, no pa-
ra llevarlo dentro de los limits mesurados que un
hombre con ese voto de confianza debe observer, sino
para ir mAs alli; y entonces, sali6ndose de esos limi-






DIARTO DE JSESTONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 7


tes normales, hemos visto que en seis afios de Gobier-
no se han invertido mas de ochocientos millones de
pesos, gasto que yo puedo comprobar con nfimeros.
Y no aludo a lo gastado por otros Gobiernos, porque
no quiero enfrascarme en un problema que se haria
demasiado largo, este discurso; pero contraigo el
compromise, con el senior Lombard y con la Camara,
de demostrarselo oportunamente, pues hoy s6lo quie-
ro hacer estas manifestaciones lo mis concretas
possible.
SR. LOMBARD (AQUILINO): Yo garantizo a S. S.
que no pasa de seiscientos millones de pesos lo gas-
tado por este Gobierno en los seis alios.
Sn. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Yo dejo emplaza-
do al senior Lombard, como he dicho antes, para de-
mostrarle, pfblicamente, que durante ]a administra-
ci6n del Genoeral Machado pasan de setecientos sesen-
ta y ocho millones de pesos lo gastado.
Sn. CHARDIET (ARMANDO) : Yo traer6 los Presu-
puestos.
SR. PIEDRA (PRISCILIANO) : El senior Lombard cri-
tic6 a una parte de la oposici6n, que ataca al Go-
bierno. Yo pregunto si esta oposici6n esta de acuerdo
o no con el plan de ataque.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : Vamos a coritinuar
en el punto en que estdbamos. En el orden econ6mi-
co se cometieron los errors que hoy palpamos y que
han causado la ruin'a definitive del Tesoro, llegando
a esta conclusion material y profunda, que demuestra
la certeza de mis palabras: Los duefios de casas-es-
cuelas no cobran desde hace muchos meses, se les de-
be el mes de Octubre a casi todos los empleados, y la
propia Cainara hace dos meses que no cobra. Y que
ha ocurrido en el orden politico? Hemos visto que
desde el afio 26 no ha side possible intervenir en los
Partidos Politicos, que no se han reorganizado; que
se han aduefiado de los puestos ejecutivos y de las
posiciones political de importancia, niceleos que han
llegado a constituir un Senado de caricter familiar;
hombres que jams han tenido actividades en la po-
litica y que no han tenido medios de luchar en los
Partidos, que no han contado con las asambleas; hom-
bres sin popularidad, sin devoci6n a la political, que
asaltaroin esas posiciones, sencillamente, por la Ma-
chadocrasia, por el favor official del propio Presiden-
te; y todo esto fu6 agriando dia por dia la concien-
cia pfiblica. En la Universidad, donde se crey6 que
las Catedras debian s61o darse por la competencia,
por expedientes perfectamente demostrados, median.
te oposiciones, empez6 el favor official y por compa-
drazgo y por Decreto se nombraron catedraticos de
aquel centro docente; vino con eso la corruptela, y se
elev6 a mayor altura la indisciplin'a; porque, oidlo
bien, sefiores Representantes: en la Universidad no
puede haber mas que una clase de respeto: el respe-
to intellectual. Cuando al estudiante, el hombre re-
belde por su juventud, se le somete a una discipline
caprichosa, el estudiante tiene inmediatameinte un es-
tado de sometimiento, pero prepare su rebeldia para
mis adelante; pero cuando el estudiante se enfrenta
con un eatedratico de verdadero saber, merecedor del
cargo por su pensamiento, por su palabra y por su
valer moral e intellectual, entonces el estudiante sabe
que debe guardar la distancia y el respeto debidos
frente a esewcatedrAtico; el estudiante se mantiene dis-
ciplinado y rinde voluntario acatamiento a ese hombre


de Cktedra. Pero en una Universidad donde fueron
hechos los nombramientos por el favor official, por el
favor politico, por el favor concedido por el- General
Machado; en una Universidad creada asi, organizada
asi, corrompida asi, desenvuelta asi, tenia que produ-
cirse el estampido, y despu6s de haber concedido el
titulo de Doctor Honoris Causa al General Machado,
habia de hacerse lo que se hizo mds tarde, habria de
ponerse un papel...
SR. LOMBARD (AQUILINO) (Interrumpiendo) : Per-
mitame S. S. que haga punto en ese aspect de su dis-
curso, para decirle que desde antes existia la corrup-
tela en nuestra Universidad Nacional. Yo pudiera
decirle al senior Cruz, c6mo un nficleo muy importan-
te de catedriticos de nuestra Universidad no entra-
ron en las cdtedras por oposici6n, en liza de compe-
tencia, sine por el favor official; y pudiera decir algo
mis: que distinguidos s...n '1. ,iri..o.. se han su'cedido, sin
capacidad y sin competencia de ningdn g6nero dentro
del recinto uriiversitario, en las distintas Facultades,
teniendo ventajas y favors de Gobiernos anteriores,
ventajas y favors que ha mantenido este propio Go-
bierno. Porque un Gobierno podri transformar de
alguna manera el estado general en que se mueve la
opinion, en un memento dado; pero no podri trans-
formar de manera radical lo que es norma y costum-
bre en un pueblo, pues para ello es necesario una mo-
dificacibn radical de la escuela, y finicamente el tiem-
po podra determinar esa modificaci6n; eso.no pudo
hacerlo el Gobierno actual.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : Reconozco que ese
mal no ha existido s61o en la 6poca del General Ma-.
ehado. Reconozco que ese mal tenia races muy hon-
das; venia precisamente con antecedentes muy gra-
ves y muy series; pero el mal se aument6 notable-
mente, porque frente a esa situaci6n hubo un Gobier-
no que declaraba que iba a regenerar las costumbres
piiblicas y se crey6 que efectivamente iba a regene-
rarlas, y, por el contrario, lo que hizo fu6 agravarlas,
aumentando la corruptela y haciendo los nombramien-
tos por favor dentro de la propia Universidad. Y
veamos que pasa en material de Instrucci6n Pfiblica...
SR. LOMBARD (Interrumpiendo): Pero antes de
continuar al senior Carlos Manuel de la Cruz en este
aspect (porque, realmente, yo no quisiera enfrentar-
me con un problema politico, el que no rehuyo si se
plantea y estoy dispuesto, en 61, a sostener mis pun-
tos de vista), yo quisiera, antes de entrar en ese or-
den de consideraci6n, que el senior Carlos Manuel de
la Cruz contestara la pregunta del sefor Alvarez del
Real, porque la pregunta es muy interesante, y pu-
diera evitar que este debate se prolongara.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Esa pregunta, se-
fior Lombard, yo no la puedo con'testar sin antes se-
fialar los factors que tiene como fundamento. Yo
estoy sefialando c6mo en Cuba hemos visto el process
de una sociedad que aplaude y engrandece la labor
del General Machado, y c6mo esa misma sociedad que
lo aplaudia y lo engrandecia, ahora lo ataea y lo des-
truye. A ese hombre se le di6 primero ese erudito, a
pesar de todos esos caracteres; se le aup6, como decia
el senior Lombard; pero sus pasos equivocados, sun
actividades contradictorias, hari dado estos resulta-
dos. Hemos sefialado ya la part econ6mica, la par-
te de la Universidad, la de la tranquilidad pfiblica,
perturbada y destruida. Vamos a llegar a otro as-






8 DIARIO DE tSESIONES DE LA C -MATRA DE RFPTERENTANTES


pecto, vamos a mirar el aspect social. Que se ha-
cia con los Partidos Politicos? QuE se hacia mis
tarde con la oposici6n inrterna? En lugar de una po-
licia ordenada que persiguiera al delincuente y un
tribunal que lo castigara, cuando el Gobierno se ve
atacado, aplica eso que decia el senior Lombard: la Ley
del T'ali6n.
SR. LOMBARD (AQuVnINO): Otra acearali6n. Yo
no conozco que el Gobierno, hasta ahora, haya em-
pleado la Ley del Tali6n. Dije en mis manifestacio-
nes que el Gobierno, frente a esa actitud que usted
sabe que califiqu6 de la manera mis dura...
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Para una cuesti6n de
orden. Senior Presidente y sefiores Representantes.
Con verdadero pesar me veo preeisado, iriterpretando
el sentir de un buen numero de compaiieros de este
Comit6 Parlamentario, a quienes he consultado, a for-
mular la petici6n de que se aplique el Reglamento, por
los motives siguientes: Desde ,hace ya bastante tiem-
po ha venido luchando esta Mi ,o..'i.,. por celebrar so-
si6n para discutir distintas leyes de interns national,
como el reajuste del Poder Judicial, la Ley de inm-
puestos, y el Censo. Se ha procurado obstruccionar
la sesi6n con pases de lista y otros medios licitos, y
no se ha podido llegar a lo que es una necesidad para
el pais. Ha sido el sentir vehement de esta Mayoria,
mostrado incluso por el que habla, de hacer cumplir
el Reglamento y de cefiirnos estrictamente a la Orden
del Dia. Ha sido, repito, un anhelo que venimos aca-
riciando los miembros de esta Mayoria, fracasadas las
tentativas que se hicieron para anteriores sesiories, de
procurar el quorum en un magno esfuerzo, molestan-
do a compafieros de alli del distant Oriente, de Ca-
magiiey, de Pinar del Rio y otras provincias, que
abandonaron sus quehaceres politicos, sus comodida-
des, la proximidad de las fiestas tradicionales, para
concurrir a esta sesi6n. El senor Lombard, disculpa-
do, pudi6ramos decir, por la causal que pudiera ale-
garse de un reciente atentado, no hacia su persona,
que estoy seguro no le hubiera heeho mella, sino haeia
familiares suyos muy cercanos, infringiendo con cl
consensus de todos el Reglamento, pronunci6 un be-
Ilisimo discurso, bello aunque no fuera nada mis que
por la sinceridad con que expuso sus ideas. Natu-
ralmente que parecia raro que alguien de esta Mayo-
ria quisiera coartarle en el uso de la palabra, cuan-
do daba salida a sentimientos suyos, hechos con la iu-
dignaci6n del afecto familiar y de todo aquello que
puede abrigarse en el coraz6n del hombre. Preveia-
mos, desde luego, que habria de venir el debate po-
litico. No le llamamos la atenci6n, por el respeto que
nos imponia su persona y por enconitrarnos solidari-
zados con el dolor que le aquejaba. No quisimos im-
pedir, despu6s, que el senior Carlos Manuel de la Cruz
hiciera uso de la palabra, aunque sinceramente com-
partiamos el pensamiento senior Sr. President, de que
no habia alusi6n de ninguna clase para 61 ni para los
sefiores Congresistas del sector de la oposici6n. El
senior Lombard hizo una acusaci6n concrete y direct,
se dirigi6 a aquellos que creia coparticipes de ese
atentado, material o moralmente; pudo referirse a
atentados similares, cometidos contra otros compafie-
ros, como yo, por ejemplo, que fui victim, ni siquiera
en grado de tentative, sino de acci6n, de un aten-
tado semejante; no obstante lo cual estime que no
debia molestar a la Cimara con un asunto personal, y
tuve una sonrisa de desd6n, una infinita piedad y una


gran conmiseraci6n de que fueran cubanos los que
realizaban esos hechos, y quise hacerme la idea de
que fueran extranjeros, porque no creia capaces a los
cubanos de semejantes actos.
Pero me permit hacer esta interrupei6n, porque la
sesi6If habia sido especialmente convocada para una
o varias finalidades de interns national, y la sesi6n
se convertia en una sesi6n de debate politico; debate
que he amado siempre, que creo convenient a los in-
tereses del pals que nos ha traido aqui, debate para
el que nos sentimos dispuestos, y yo, como soldado
de fila, entire mis compafieros, porque si errors hay,
son errors de buena fe y nos en'orgullecemos de for-
mar part de esta Mayoria, y creemos que nuestra ac-
titud es tan digna como la de los oposicionistas mts
radicales. Pero requerido por distinguidos compafie-
ros que entienden que tiempo tenemos de debatir so-
bre este asunto, empeilo mi palabra con el Sr. de la
Cruz de que en la pr6xima sesi6n ordinaria no habrdn
de emplearse recursos reglamentarios de ninguna clase
para evitar el debate politico, al cual iremos gustosos.
Termino, pues, con un ruego al' Sr. de la Cruz para
ilue haga una sintesis de su brillante discurso; o, por
el contrario, que el Sr. President, sinti6ndose llama-
do al orden, aplique estrictamente el Reglamento y
facility la discusi6n de las leyes motive de la con-
vocatoria.
SS. PRESIDENT (GUkS INCLAN) : Seiores Repre-
sentantes: El senior Urquiaga anun'ci6 que iba a
plantear una cuesti6n, y a la postre no la planted,
sino la insinu6. Yo quiero sumarme al ruego del se-
for Urquiaga. Practice, desde la Presidencia de la
Cdmara, como norma, la justicia y la igualdad. El
senior Lombard, en situaci6n exceptional que justifica
y disculpa su conduct, eonsumi6 un largo turno de
exposici6ni de puntos de vista ajenos al objeto de esta
convocatoria. La Presidencia no veia termino hAbil
que impidiera a cualquier otro sefor Representante
el mantenimiento de puntos de vista discrepantes.
Por eso le ha concedido la palabra al Sr. de la Cruz.
Pero en virtud de que se plantea la cuesti6n de orden
reglamentario, el articulo 59 de nuestro Reglamento
la resuelve de manera que no hay lugar a duda ni a
interpretaci6n. Por eso quisiera sumarme al ruego
del Sr. Urquiaga, para que el Sr. de la Cruz, sintetice
su pensamiento, ya que, en el tiempo en que ha con-
sumido un turno, ,ha expuesto de manera tan brillan-
te y ha tratado tan a fondo el problema, que en ver-
dad bien pudiera ponerle punto final a su discurso.
SR. BOSCH (ANTONIO): Para pedir que se decla-
re la sesi6n permanent.
Sn. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Es una propo-
sici6n incidental, en la que no cabe debate. Se po-
ne, pues, a votaci6n la declaratoria de sesi6n per-
manente.
SR. CALiS (ANGEL): Votaci6n nominal.
S., PRESIDENT (GUAS INCLAN): Nominal. Los
que esten conformes con la sesi6n permanent, vota-
ran que si. Los contraries, no.
SR. BRAvo ACOSTA (ANTONIO) : Sefior Presidente:
el senior Calas retira su petici6n de votaci6n nominal.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Sefior#Calks: 6su
sefioria retire su petici6n de votaci6n nominal?






DIARIO DE ISIESTONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 9


SR. CALiS (ANGEL).: Si, senior.
SR. PRESIDENT (GUAS INOGLN): Enton'ces se so-
mete a votaci6n ordinaria. Los que esten conformes
con la sesi6n permanent, que levanten la mano.
(La mayoria de los seiiores Representantes asi lo
hace.)
Aprobado.
Continfia en el uso de la palabra el senior de la
Cruz.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Nadie lament mks
sinceramente que yo que esto no sea un debate politi-
co sino una aclaraci6n. Yo no estoy haciendo estas
afirmaciones para entrar con ellas a un debate poli-
tico; estoy relacionando hechos desde mis puntos de
vista, con sujeci6n a mi manera de pensar; afirma-
clones que afectan de manera muy seria a todos los
ciudadanos de mi pals; porque esos dos conceptos emi-
tidos por el senior Lombard y por el senior Alvarez
del Real, y que el sefior del Real deduce de mis pala-
bras, no pueden quedar sin una aclaraci6n.
Yo voy a hablar muy corto; pero necesito exponer
algo.
Frente a esa Ley del Tali6n que explicaba el seoor
Lombard y que decia yo que era una definici6n del
senior Lombard, en estos mementos se levanta mi es-
piritu inquieto y mis tristezas profundas de cubano,
al ver c6mo vamos sustituyendo la acci6n tutelar de
un Gobierno por la Ley del Tali6n; llevando a nues-
tros hogares las inquietudes en los dias en que al al-
zarse la oposici6n, el Gobierno, perdiendo su misi6n
de policia y tutelar, deja organizer "Partidas de la
Porra" para atropellar y perseguir en la calle y en
sus casas a los opositores; y vimos c6mo esas parti-
das llegan a un peri6dico de esta capital y se entran
a tiros con los periodistas; y vemos c6mo mueren
determinados hombres, aqui, donde todos los crime-
nes se han podido averiguar, y, sin embargo, esos han
quedado en el silencio. Y frente a las protests de
las damas cubanas que la hacen segin su criterio y
que lo exponen con raz6n o sin ella, vemos c6mo se
organizan grupos de mujeres insolentes y deprava-
das, para ir a desnudar a esas damas, que formula su
protest puiblica...
SR. LOMBARD (AQUILINO) : Si S. S. me lo permit
voy a recoger sus dos puntos de vista. El hecho do
que yo haya pedido la implantaci6n de la Ley del Ta-
li6n no quiere decir que deje de tenerle respeto a today
la familiar cubana; pero la mia merece el mismo res-
peto.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Yo he de hacer cons-
tar mi protest.
SR. LOMBARD (AQUILINO): Esos son elements
perturbadores del orden, y este es un pais en que to.
dos debemos respetarnos. No me consta lo de la
"Partida de la Porra".
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Es cierto, y para
que conste, voy a decir que me visit una cuyos ca-
ballos eran de la propia finca del senior Presidente.
SR. LOMBARD (AQUILINO) : Esa actitud no la apro-
bare jams. Y con respect a esas damas, no tan sa-
lientes como las que se consideraron agredidas, pue-


do decir a S. S. que no eran menos atendibles, pues
las que estuvieroni a las puertas de Palacio, dejando
su hogar, se pusieron fuera de la legalidad, porque
una dama honest, una mujer de respeto, no abando-
na su casa para realizar papeles que no son dignos
de una persona decent, que no compete a una dama
de sociedad.
SR. SANCHEZ (RAFAEL J.): Pido la palabra.

SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Yo le ruego al senior
Lombard que piense las palabras y las medite antes
de exponerlas, porque no puede oferider a las damas
cubanas gratuitamente, censurando la actitud de esas
damas, que fueron a protester heroicamente, sin es-
candalo, y que solamente llevaban una bandera en se-
rial de protest, a pesar de lo cual fueron atropelladas
por la policia.
Si. LOMBARD (AQUILIN) : Yo he dicho que iban
de una manera airada, porque lo he presenciado.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Pero intdudablemen-
te que el senior Lombard no puede decir que no es
decent la mujer cubana que ha ido alli, porque ellas
forman parte de nuestra sociedad, son compafieras
nuestras, y el senior Lombard no puede tener el pro-
p6sito de ofender a las damas cubanas.
SR. LOMBARD (AQUILIN) : S. S. tiene siempre el
prop6sito de...
SR. CASTELLANOS (MANUEL): De cumplir con mi
deber.
SR. LOMBARD (AQUILINO): De asumir actitudes
heroicas.
Sn. CASTELLANOS (MANUEL) : Yo no soy heroic
mas que con S. S., cuando se sale del terreno en que
debe estar colocado en esta Camara.
SR. LOMBARD (AQUILIN) : S. S. ha torado las co-
sas por distirito camino. Cuando yo hablaba de las
que acudieron a Palacio, no hablaba de las damas cu-
banas en general, porque damas cubanas son nuestras
esposas, que son honestas; y por lo visto S. S. ha que-
rido, con un juego de palabras...
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Yo vengo con la ma-
yor seriedad a cumplir con mi deber.
SR. DE LA CRUZ (CARLOs M.): Yo le iba a contes-
tar al senior Lombard, pero el senior Castellanos se
ha adelantado.
Sn. LOMBARD (AQUILINO) : Perd6neme el senior de
la Cruz, pero quiero acabar con el seflor Castellanos.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Conmigo acabaria
dificilmente S. S. (Risas.)
SR. LOMBARD (AQUILINO) : No me referia al hecho
de terminar con la persona fisica de S. S.
Yo le decia al senior Castellanos que 61 adoptaba
un papel heroico.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): No le permit a su
sefioria que me diga lo que puedo hacer en la Cama-
ra, ni que ofenda a ]a mujer cubana estando yo aqui,
cumpliendo con mi deber. Yo respeto much al se-
fior Lombard, pero le exijo que respete a la mujer
cubana.






DIARIO DE (EISIONTES DE LA CAMERA DE REPRiESENTANTES


SR. FRAILE (CARLOS): D6jelo que termine.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLIN) : Ruego que no se
establezcan didlogos.
SR. LOMBARD (AQUILINO): Al emplear la palabra
heroico me referia a la gallardia del senor Castella-
nos, siempre que hay obreros o damas en' la Cimara.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Yo defiendo a las
classes que pueden ser defendibles y que no son de-
fendidas por otros compafieros.
SR. LOMBARD (AQUILINO) : Voy a decirle a S. S.
que es necesario que se sepa que no hay nunca, por
mi parte, el deseo de herir a ningfin compafiero; pero
si su S. S. se empefia, puedo decirle que estoy a su
disposici6n para todo lo que guste; yo siempre es-
toy a la disposici6n de todos mis amigos, y en particu-
lar a la del senior Castellanos.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Y yo tambien a la
disposici6n de S. S.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Termin'ado el in-
cidente...
SR. SANCHEZ (RAFAEL J.) : Pido la palabra, para
una cuesti6n de orden.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Tiene la palabra
su seforia.
SR. SANCHEZ (RAFAEL J.): En su peroraci6n, el
senior de la Cruz, acaso en moments de entusiasmo,
si se quiere, deriv6 hacia cuestiones perdonables en
ese campo politico, dentro del cual yo me sentiria alu-
dido, y desde luego, tendria que terciar en el debate
si continuara por ese camino; pero como yo enitiendo
que esta Camara no debe caer en un debate netamen-
te politico, sino que debe entrar a laborar sobre los
asuntos para que ha sido convocada, es por lo que
me permit Ilamar la atenci6n al senior Presidente de
la Camara, para que aplique o haga cumplir el Re-
glamento.
SR. LOMBARD (AQUILINO): Antes de que la Presi-
dencia resuelva esta cuesti6n, deseo que plantee a la
Camara mi proposici6ni incidental. Necesito que la
Presidencia someta a la Cimara un punto que yo
quiero aclarar. Cree la Presidencia que de la apre-
ciaci6n hecha por el que habla hubo ultraje o insulto
para la mujer cubana?
Sn. PRESIDENT (GUKS INCLAN): La Presidencia
no estima que haya habido una injuria de caricter
general para la mujer cubana. Pero la Presidencia
si cree-que S. S. pudiera coneretar su pensamiento y
aclarar ciertos errors de int'erpretaci6n a que pudie-
ra dar lugar. Desde luego que yo Ie agradeceria al
senior Lombard, cuyas intenciones conozco a fondo,
que aclarase su pensamiento antes de resolver la cues-
ti6a de orden, porque la Presidencia va a resolver la
cuesti6n de orden en la forma en que lo exige el se-
flor Sanchez; pero antes le ruega al senior Lombard
que explique sus palabras, en la certeza de que esta
enojosa cuesti6on habrh de terminar satisfactoriamen-
te, respect a las damas eubanas.


Cuando el senior Carlos Manuel de la Cruz o el
senior Castellanos (que no recuerdo quin fu6 de los
dos) se refirieron al grupo de mujeres de mal vivir
que en las puertas del Palacio Presidencial habia agre-
dido a un grupo de damas cubanas, yo hube de afir-
mar, y reafirmo lo dicho, porque no hay'rectifica-
ci6n possible en ello, que esas damas que fueron. alli
en son de eschndalo, no cumplieron con su deber de
damas.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Eso es distinto a lo
que S. S. dijo.
SR. PRESIDENT (GuAS INCLAN): Asi estim6 la
Presidencia el pensamiento del senior Lombard. He-
cha esta aclaraci6n por el senior Lombard...

SR. LOMBARD (AQUILINO): Y recurro a la Cama-
ra para que diga si fueron esas las palabras que yo
dije, o si fueron otras, porque tengo la seguridad de
cuanto digo. Hace tiempo afirm6 a la Presidencia
y a la C6mara que cuando hago una declaraci6n la
hago conscientemente y nunca me vuelvo atras, acep-
tando siempre toda la responsabilidad que como con-
secuencia se derive de las mismas.

-SR. PRESIDENTE (Guis INCLIN): Por eso le deeia
al senior Lombard, no que rectificase, porque no creo
que fuese una Tectificaci6n lo que procedia, sino que
realmente salvara ciertos errors de interpretaci6n a
que sus palabras pudieran prestarse. La Presidencia
estima terminado el incidenite. Y requerido al orden
por el senior Shnchez y en virtud de los preceptos del
articulo 59 del Reglamento, que dice asi: "Articu-
lo 59.-En las sesiones extraordinarias s61o podri tra-
tarse del objeto especial de la convocatoria, a menos
que la sesi6n anterior inmediata hubiese sido extra-
ordinaria, en cuyo caso se comenzari por ]a aproba-
ci6n de su Acta", aplico el Reglamento, con mil exeu-
sas al senior de la Cruz y al senior Castellanos, que tam-
bien tiene solicitada la palabra, y se va a dar'lectura
a la primera petici6n de suspension de preceptos.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Naturalmente, en
estos moments no me siento un Representante. Mi
renuncia la recibird la Mesa. Porque si un Congre-
sista quiere en su pais sefialar errors respect al con-
cepto gen6rico de su pueblo, y se le viene con' la ex-
cusa de que ahora es un problema reglamentario lo
que moments antes no lo era, no puede sentirse Con-
gresista en esta Cimara.
(Grandes rumors. El Presidente agita fuertemen-
te la campanilla.)
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Ruego a la Presi-
dencia que rectifique su decision. Y ya que tolera
al senior Lombard, con muchisima raz6n, tambi4n,
acepte que el senior de la Cruz termine su discurso.
(Contintan los rumorss)
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Sefior de la
Cruz y sefiores Representantes: La Presidencia ha
drrVi dr f'Iiii dr A -n nl Annlnliln dn t Ae1i;A4- nfOl


v"V U lo im / Ue ne V, e e le com z e a u Iu rvl
SR. LOMBARD (AQUILINO) : Es que ni la Presiden- cuAl era su criterio en este asunto. Cuando el sefor
cia ni la Ckmara habrin podido advertir en mis pa- Lombard termin6 sus manifestaciones, aclar6 que no
labras mAs intenci6n que la que han tenido al ser habia la posibilidad de debate sobre este asunto; pero
pronunciadas, ni puede decirse que ha habido injuria por un' espiritu de justicia, concedi6 la palabra al se-
para nadie ni para las damas cubanas, acaso para fior de la Cruz, para que pudiese recoger ciertas ma.
nin'guna dama cubana. nifestaciones; El sefior de la Cruz las ha recogido...







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 11


SR. CASTELLANOS (MANUEL) : A medias, solamente.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Con la mks ab.
soluta amplitud que cabe en la material, sin que la
Presidencia le haya cohibido en ninguno de los mo-
mentos en que A1 ha venido expresando su pensamien-
to. El Sr. Urquiaga, leader de un Partido en ]a Ca-
mara, anunci6 el planteamiento de una cuesti6n de
orden, e hizo un ruego al senior de la Cruz; y la Pre-
sidencia, con el carifio que al senior de la Cruz le
tiene, se quiso sumar al ruego del senior Urquiaga, no
para cohibirlo en la expresi6n del pensamiento; creo,
por el contrario, que el senior de la Cruz, en una sin-
tcsis, habia abarcado todos los extremes fundamonta-
les, y aun extremos ajenos a las manifestaion'es del
senior Lombard; y le hizo al senior de la Cruz el rieg
de que sintetizase su pensamiento para ponei t6rmi-
n6 a una situaci6n que la Presidencia estimaba eno-
josa. El sefior de la Cruz anunci6 que accederia a
ese ruego, pero se creia en el deber de recoger deter-
minadas manifestaciones que se habian hecho. Ya
en' el curso de este nuevo aspect, el senior Lombard,
con una interrupei6n, di6 origen a un incident de
tonos que la Presidencia ha lamentado: y cuando la
Presidencia advierte que en el curso de las ideas y
del pensamiento, que debe ser con criterio parlamen-
tario, se llega a los que colectivamente nos empeque-
fiecen, se llega a cosas que dicen poco en favor de
nuestro Congreso, crey6 la Presidencia que debia cor-
tar de raiz ese ineidente, e interpretando las palabras
del senior Lombard, hizo a 6ste una sipilica para que,
en forma correct y caballerosa para el Sr. de la Cruz,
en forma correct y caballerosa para el senior Caste-
ilanos y para todos los que habian intervenido en este
asunto, el incident pudiera quedar terminado. Y ya
en este piano el asunto, el sefior Sanchez planted una
cuesti6n de orden que la Presidencia se vi6 forzada a
resolver...
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Sr. President: An-
tes de resolver la cuesti6n de orden, si la Presidencia
permiti6 que el senior Lombard hiciera las manifesta-
ciones que hizo, por equidad tambi6n debiera permi-
tir que el senior de la Cruz, aunque en un limited me-
dio, pudiera hacer sus manifestaciones; porque de lo
contrario, seria cohibir el derecho de la oposici6n, si
el senior de la Cruz no terminara de hacer sus ma-
nifestaciones.
SR. PRESIDENT (GUIS INCLN) : La Presidencia
oiria con gusto todas las manifestaciones del senior
de la Cruz...
SR. CASTELLANOS (MANuEL): Pero c6mo va a
permitirse que queden grabadas en el DIARIO DE SE-
SIONES las palabras de un senior Representante Libe-
tral, y, en cambio...
SR. PRESIDENT (GUIS INOLAN): La Presidencia
le'va a hacer un ruego al senior SAnchez; un ruego,
por la situaci6n especial de delicadeza en que la Pre-
sidencia se encuentra: le va a suplicar que place su
cuesti6n de orden. Y le va a hacer un ruego al se-
fior Carlos Manuel de la Cruz, para que recoja las
iltimas manifestaciones que ha dicho y termine este
problema, que es ajeno por complete a la Orden del
Dia. Pero si el Sr. de la Cruz estima que la Presiden-
cia ha querido cohibirlo en su pensamiento; si el Sr. de
la Cruz estima que la Presidencia no ha diseernido jus-
ticia igualitaria; si el senior de la Cruz estima que
la Presidencia, por sectarismo politico, ha querido


que los de su Partido expresen con amplitud sus pen-
samientos, y ha querido callar a su sefioria; si el se-
for de la Cruz forma ese pequefio juicio de la Presi-
dencia, la Presidencia quiere declarar que no seria el
Sr. de la Cruz, sino la Presideneia, la que, lastimada en
lo mks profundo, plantearia el mismo problema ante
la Camara.
SR. SANCHEZ (RAFAEL J.) : Ya que fui yo el que
hice la petici6n de que se cumpliera el Reglamento,
y el que ha provocado este pequefio incident, que
yo estimo que ya ha pasado; ya que se han calmado
los animos, quiero manifestar que mi -inica intenci6u
en recurrir a ese recurso parlamentario del cual es
precisamente maestro el Sr. de la Cruz, s6lo me llevaba
la finalidad de que la CAmara llegara a laborar sobre
el motivo para el que se ha reunido esta noche. Con
ese objeto, por medio de esa artimafia perfeetamente
legal, no he pretendido rehuir enrtrar en el debate,- si-
no, sencillamente, buscar la manera legal de entrar
en el debate que aqui nos ha reunido. Esa era mi
inica finalidad: hacer que la Camara se desenvolvie-
ra de la manera mks normal, y no entrar en esta tra-
patiesta que se ha formado.
Yo vengo aqui a tratar de aprender, y conitribuir
modestamente a que la Camara se desenvuelva de la
manera mas formal. Si yo, esta noche, al retirar mi
petici6n de que se cumpla un derecho por el cual me
siento amparado, puedo contribuir al desenvolvimien-
to de esta sesi6n, con much gusto lo hago. Asi es
que dejo a la Presidencia que apreeie esta cuesti6n.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Continda en el
uso de la palabra el sefior de la Cruz.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : Debo referirme bre-
vemente a las palabras de carino que me ha dirigido
la Presidencia. El senior Guas no pone en vano su
afecto, en quien much tambi6n para 61 tiene, y asi-
mismo la consideraci6n del que aprecia en la Presi-
dencia el valor de un afecto y el valor por su condi-
ci6n intellectual. El sefor Guas ha sido llamado al
orden, y tiene que cumplir el Reglamento; pero el se-
for Guas debe comprender cuin dificil es la situaci6n
de un Congresista que vieine rebatiendo concepts des-
de los baneos de la Minoria, y desde el moment en
que se le impone silencio y se practice una political
que es la misma que se reedita, del silencio, la perse-
cuci6n y el aniquilamiento de la palabra y del pen-
samiento. Naturalmente, tenia que surgir la protes-
ta hasta para hablar desde los escaflos, porque ya casi
para hablar con libertad 6ste es el finico sitio que
queda.
Vuelvo, pues, al eje del punto inicial que yo sus*
tentaba y pienso en el moment del"sal para afuera"
de que hablaba el sefior Sanchez, en el moment en
que el pais habia dado su voto de confianza al Go-
bierno, que mas tarde, a virtud de la bancarrota del
Tesoro, de las agresiones a la Prensa, a la Universi-
dad, de haber convertido la policia en partida de la
porra, y de las agresiones a las mujeres decentes (que
no merecian' titulo igual, porque las cr6nicas policia-
cas daban el nombre de sus agresoras, hasta con alias,
y eso.se ha publicado), la Naci6n enter vi6 con des-
agrado el cambio; y el pueblo, los mismos elements
que auparon a Machado, se creyeron en el deber de
divorciarse de esa political; aquellos que estimaron
que el Presidente podia continuar diez afios en el Po-
der, hicieron lo mismo, debido a las acciones err6n'eas
y torpes de sus actividades como gobernante.







12 DTfARTO DI; SMSTONS DRU LA CAMERA DE REPRSENTANTES


SR. LOMBARD (AQUILINO) : Pero hay algo mAs que
apuntar. Mientras todo eso resultaba con esas da-
mas distinguidas que mencionaba S. S., frente a las
mujeres que tenian alias, lo que significaba su propia
condici6n, yo necesito decir en eontestaci6n al senior
de la Cruz, que con esas manifestaciones no ha res-
pondido a la pregunta que le hiciera el senior del Real.

SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): A eso voy, si me
deja terminar S. S. Estoy sefialando todas las actitu-
des contrarias del pueblo, que condena las torpezas
del Gobierno del General ,Machado, debido a los de-
rroches del tesoro y a que convirti6 los partidos po-
liticos en verdaderas oligarquias, destruyendo la Uni-
versidad y cuantas instituciones existian, todo lo cual
produjo que el pueblo le retirara su confianza.
SR. LOMBARD (AQUILINo): Lo mismo que ha he-
cho el actual Presidente, hemos visto que otro Pre-
sidente anterior lo hizo.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : Pero eso entra de
lleno en el debate politico en el que yo no quiero ter-
eiar. Llegamos a un moment critic de la vida na-
cional, en quo los partidos politicos necesitan dar fe
de vida y desenvolverse normalmente; y ya que su
sefioria al plantear esta cuesti6n, trata de demostrar
que no es cierto que todo el pais se muestre contrario
al Gobierno actual, yo le demostrar6 que esta en un
error.
SR. LOMBARD (AQUILNo) : Ese punt es el que yo
queria tocar, para decirle a S. S. que son ya muy po-
cos los opositores del actual Gobierno, que no es la
oportunidad en que se le ensalzaba a diario y se le
aupaba y se le llamaba egregio al General Machado
y se le decian lindezas... S. S. ha sefialado el caso,
porque aquel pueblo de entonces no es el pueblo de
ahora, de que los movimientos de entorcfes no son los
movimientos de ahora, de que los procedimientos em-
pleados entonces no son los que se emplean actualmern-
te, y, por tanto, no es ppsible hablar en nombre del
pueblo. El partido a que yo pertenezco sigue repre-
sentando al pueblo y lo ha demostrado en el filtimo
movimiento politico, lo sigue representando en un se-
senta por ciento por lo menos, y ese es el partido gu-
bernamental.
(Aplausos de los seiores liberalss)
Y ese partido esta aqui, respondiendo a los propios
ataques de la oposici6n, a los ataques de esa oposicion
levantada que se hace aqui, en el Congreso, y a los
ataques de la oposici6n de la calle, como yo he dado
en llamar, que es una oposici6n agresiva, que no lle-
na las funcion'es que debe Ilenar una oposici6n nor-
mal. Pero yo deseo que S. S. contest a la pregun-
ta formulada por el senior Alvarez del Real pAra que
vea que no hay el mismo interns que en la 6poca a
que S. S. se refiere.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Yo, sefiores Repre-
sentantes, quisiera no ser interrumpido, para que ter-
minara cuanto antes este incident. Yo no voy a en-
trar en debate para referirme a la political de -otras
6pocas, sino a la political actual, a fin de justificar
que no hay un pueblo loco. Tampoco he asumido la
representanci6n del pais, sino que miro este proble-
ma y los hechos que yo traduzeo y analizo, bajo mi
lente personal, con caricter personal; y debo decla-
rar que si hoy todos aquellos que antes prodigaban


aplausos y aupaban al General Machado se encuen-
tran en situaci61i de oposici6n, y si no se manifies-
tan con mas calor...
SR. LOMBARD (AQUILNO) : Son en exigua minoria.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : Aunque parezca una
exigua minoria; pero si hoy se manifiesta una exigua
minoria, se debe, seiior Lombard, a que existe la cen-
sura en los peri6dicos, porque no se pueden publicar
muohas cosas, y estas mismas palabras que yo pro-
nuncio aqui esta noche, no se podrAn publicar todas,
porque cuando los cronistas parlamentarios de los dis-
tintos peri6dicos las recojan en sus informaciones, no
podrAn ser publicadas jompletamente, porque la cen-
sura establecida en los peri6dicos suprimirh lo que no
le agrade al Gobierno.
Sn. LOMBARD (AQUILIN) : S. S. no sabe que las
garanitias constitucionales estin suspendidas?
SR. DE LA CRUZ (CARLOS Mi.): Alli vamos. De-
claro que deseo terminar ripidamente, pero que las
interrupciones que se me hacen me obligan a hablar
mas de lo que yo realmente deseo. Deelaro que el es-
tado actual porque Cuba pasa es el de la lucha de
dos impotencias. El pueblo vive, no como un pueblo
loco, sino como un pueblo que no tiene garantias, de
una part, y de otra un Gobierno que no ejercita una
fuici6n de Gobierno. Porque un Gobierno que ha
producido el militarismo, que ha llevado el militaris-
mo a la Secretaria de Sanidad, por medio de un dic-
tador para el servicio de la leche; que ha Ilevado a
]a Secretaria de Agricultura un dictador para el ne-
gociado de marcas y patentes; que ha nombrado die-
tadores en la Secretaria de Hacienda para regular el
cobro de los impuestos; que ha llevado dictadores al
departamento de Agricultura y hasta al departamen-
to de Justicia; que ha ido deprimiendo a los civiles
porque estima que los civiles no estin preparados pa-
ra realizar esas labores, porque las hacen objeto de
peculado; cuando se.ve que el Gobierno no puede sos-
tener la Instrucci6n Pfiblica, que no puede pagar a
la Policia; cuando se ve que el Gobierno no puede pa-
gar a los empleados piblicos...
SR. LOMBARD (AQUILINO) : NO bay pais en el mun-
do que tenga hoy en dia sus compromises al corrien-
te. No es nuevo lo que estA pasando en Cuba.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Cuando hay un pue-
blo que no puede derrocar al Gobierno...
Sn. LOMBARD (AQUILIN) : Porque es un Gobierno
muy fuerte, a quiedi no se puede derrocar.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Un Gobierno que
tiene la raz6n de las fuerzas, pero no las fuerzas de
la raz6n.
Sn. LOMBARD (AQILINO) : Ha demostrado ser un
Gobierno fuerte.
SR. FRAILE (CARLOS): Con dilez millones para el
Ej6rcito.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Cuando hay un Go-
bierno que no se sostiene como tal Gobierno, sino que
se sostiene por un Ej6ricto tras del que se embosca...
SR. URQUIAGA (CARMELO): QuB Gobierno no se
sostiene con la fuerza?
SR..DE LA CRUZ (CARLOS M.): El de Zayas.






DIARIO DE iSEE4TOYES DE LA C \M4 RA DF REPRESENTAN'TE9, 13


SR. URQUIAGA (CARMELO): Tuvo una revoluci6n.
SR. LoMBARD (AQUILINO) : El Sr. de la Cruz igno-
ra que esas cosas las aprendimos nosotros de ustedes
los conservadores, y al mismo tiempo del General
Menocal.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : Yopodria insistir,
pero no quiero; porque cse pecado hubo en tiempos
de Menocal con una reelecci6n. Ese pecado hay que
reconocerlo, pero no debe servir para i-currir en uno
de mayor gravedad. Una reelecci6n el afio 1917, pro-
dujo una revoluci6n que hizo el Partido Liberal. Una
reelecci6n el 1928, tiene que producer, como ha pro-
ducido, la situaci6n mhs dificil para el pueblo, y hoy,
la perturbaci6n que sufre Cuba, su ruina y su es-
tado actual, se debe como deiominador comfin a esa
reelecci6n de Machado por diez aiios.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : En los Estados Uni-
dos a qu6 se debe?
Sn. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : No quiero entrar en
ese debate. Voy a concluir. Yo conitestar6 todo eso
la tarde en que me lo permitan los liberals.
SR..URQUIAGA (CARMELO) : Maliana.
SR. DE LA CRUZ (CARLOs M.): Hoy no hay pueblo
loco, ni hay gcnte que no se pueda arrepentir de ha-
ber aplaudido un dia al General Machado.
SR. LOMBARD (AQUILINO) : A S. S. parece que no
le ha gustado lo que dije, pero en el sector a que hice
referencia.....
SR. DE LA CRUZ (CARLOs M.) : En todos. Porque
le puedo decir a S. S. algo mis. Ya que S. S. mira
siempre ese sector, puedo declarar que respect a ac-
tividades political y pfiblicas, nadie m mueve a sos-
tcnerlo, porquc de nada me debo arrepentir. Como
Congrcsista, desde el afio 1925i hasta la fecha, en' el
DIARIO DE SESIONES consta mi actuaci6n. Por cso,,
ahora, en sintesis, para terminar, vengo a decir que
podemos rechazar y rechazamos el criterio, por injus-
to, que emiti6 el scfior Lombard, de que el pueblo de
Cuba era un pueblo loco.
SnR LOMBARD (AQUILINO) : S. S. no debiera refe-
rirse a ello miAs, porque no me dafia ante el pueblo
que represent.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : S. S. sabe que yo no
hago en cl Congreso labor populachera.
SR. LOMBARD (AQILINO) : S. S. podria insistir en
el centro capital de mis acusaciones. Me he referido
a la Ley del Tali61i. Ese es el punto capital, no que
el pueblo est6 loc6. RefiBrase a la Ley del Tali6n
que he preconizado como buena frente a los desal-
mados y a los que no ticnen rcspeto a las inocentes
criaturas, ni a las desvalidas mujeres en sus casas, y
realizan la cobardia de esperar que el esposo est6
auscnte de su casa para asesinar a mansalva a quien
no es capaz mfas que de mercer el respeto de los hom-
bres decentes.
SR. DE LA-CRUZ (CARLOS l.) : Hay un pueblo que
se manticine en constant inquietud. Mientras no
yea...
Sn. LOMBARD (AQUILINO) : Podemos desde hoy
constituir parte de cierta avanzada en el medio, fren-
to a los que asesinan a mujeres y criaturas. Ellos


tendrAn todo el odio de que soy capaz, Sr. de la Cruz.
No importa que ese sector haga lo que quiera.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS 1M.) : No crea S. S. que
voy a ocultar mi juicio sobre eso...

SR. LOMBARD (AQUILINO): Veo con much disgus-
to que S. S., que es compaficro mio, que debia sentir
algo esos dolores, que debia sentirse solidarizado, co-
mo debia estarlo toda la Camara, por haber sido yo
agraviado injustamente...
(Aplausos.)
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Lo cstamos, senior
Lombard.

SR. DE LA CRUZ (CARLOs M.): S. S. se adelanta, no
me deja terminar. He dejado para cl final, senior
Lombard, lo que pueda tener de personal todo este
asunto; y lo he dejado para el final, precisamente,
porque quise recoger un concept que afectaba a to-
do nuestro estado social, para despu6s llegar a la
parte personal.
SR. LOMBARD (AQI'ILINO) : Antes de que continue,
un moment, porque no he de interrumpirlo mas en
el curso de sus manifestaciones: El motive que ha
provocado un estado de irritaei6n en mi animo, en
mi coniciencia, estriba en este solo hecho. Yo quiero
dejar terminal a S. S. y no habr6 de interrumpirlo
mas, sea cual fuere el tiempo que emplee. He oido
la opinion de divcrsos elements de la Policia Secre-
ta, y de la Policia National, y, al decir de esos ele-
mentos, la bomba que fu6 colocada en mi casa tenia
once libras de metralla, cerca de sesenta proyectiles,
senior Carlos Manuel de la Cruz, y por los informes
que tengo, ninguna de las bombas recogidas ha te-
nido ese nfmero de proycctiles, lo que constitute, real-
mente, una canallada on el fondo y una cobardia sin
precedentes, ya que no se tuvo siquiera en cuerita que
yo no estaba en mi casa.

SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Decia yo que habia
dejado para el final lo que de personal hubiera en
esta cuesti6n, porque estaba sefialando antes hechos,
y aduciendo justicia sobre ellos, para ilegar despuds
a esta parte personal a que el senior Lombard se re-
fiere.
El pueblo se encuentra en esa posici6n que yo he
sefialado, eii virtud de la confusion que le ofrece un
Gobierno quo quiere mantenerse por medio de la
fuerza; y como product de esa confusion que hay cn
el poder y on el pueblo, surgeon los atentados. Esos
atentados, cuando son rojos, cuando vienon sin sen-
tido politico, sin agresi6n personal, sirio dirigidos eon-
tra families, deben merecer y merecen 'huestra con-
dcnaci6n.
SR. LOMBARD (AQUILINO) : Ese es el caso, senior
de la Cruz.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Y hoy no hay, ni
en estos escafios ni fuera de ellos, personas que pue-
dan sumarse a una labor de atentado terrorist ro-
jo, que traiga como consecuencia tristezas y l'grimas
para las families cubanas. Pero de eso a tomar co-
mo base el atenitado rojo para lanzar acusaciones so-
bre todos los sectors de la oposici6n y para estable-
cer juicios contrarios frente a estudiantes que se han
sacrificado por un ideal y que, imberbes, han ido a






14 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


poner sus pechos frente a las balas del Gobierno, a
esos no es possible calificarlos ni de cobardia, ni de in-
famia, porque, en realidad, lo que han hecho esos j6-
venes no ha sido otra cosa que ofrendar sus vidas her-
mosas en aras de un ideal de libertad para su pais.
(Aplausos.)
SR. LOMBARD (AQILTNO) : Quiero recoger las fil-
timas palabras pronunciadas por S. S., porque yo pro-
meti no interrumpirle mfs, pero como esta cuesti6n
vendrA a plantearse nuevamente en la Camara, qui-
zas en Enero, cuando vuelva a plantearse la cuesti6n,
yo emplazo a S. S. para entonces contestarle con res-
pecto a esos nifios que se lanzaron a una revoluci6n
y a quienes el Gobierno hizo perfectamente bien en
matar.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : Entonces yo dire a
S. los nombres de todos esos j6venes asesinados y
de sus victimarios.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Pido ]a palabra.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Sobre este mis-
mo asunto?
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Sobre este mismo
asunto. Entiendo que hay que dilucidar, para que
conste como la expresi6n de un sector popular, con-
ceptos que se han emitido y que tengan una aclara-
ci6n debida, aun cuando sea ante el DIARIO DE SE-
SIONES.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): La Presidencia
la va a hacer. El senior Lombard hizo determinadas
declaraciones; el senior de la Cruz las ha recogido y
las ha contestado. Como sobre este problema no hay
debate y como al concederle la palabra a S. S. se veria,
por consiguiente, la Presidencia, obligada a conceder-
la a otros sefiores Representantes, la Presidencia le
rogaria al sefior Castellanos que hiciera suyas las ma-
nifestaciones del Sr. de la Cruz, y que no le creara a la
Presidencia una situaci6n enojosa en un asunto que
se aparta completamente del Reglamento. El sefor
Castellanos tal vez sea el finico Representante a quienr
Ia Presidencia ha podido tiranizar por la fuerza del
afecto y del carifio, y va a tiranizarlo esta noche tam-
bien, pero con una tirania tan respetuosa y tan ca-
rifiosa que tiene la seguridad de que no habrh de pro-
ducir ni protest ni retirada, ni renun'cia en el senior
Castellanos.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Acepto el ruego que
la Presidencia me dirige, y esperare una oportunidad
mejor.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : iMuchas gracias.
Se va a dar lectura a una solicitud de suspension
de preceptos reglamentarios.
(El official de actas lee):
A LA CAMARA
Los Representantes que suscriben interesan de la
C6mara la suspension de los preceptos reglamenta-
rios que se opoingan a la inmediata discusi6n y reso-
luci6n del Proyecto de Ley del Senado, sobre reajus-
te del Poder Judicial.
Sal6n de Sesiones de la Camara de Representan-
tes, a 22 de Diciembre de 1931.


(f.) Juan Rodriguez Ramirez.-M. Castellanos.-
Vito M. Candia.-Santiago C. Rey.-Carmelo Ur-
quiaga.
SR. PRESIDENTE ('Guis INCLAN) : :Se pone a vota-
ci6n la solicited de suspension de preceptos. Vota-
ci6n nominal. Contestaran si, los favorables; nfo, los
contrarios.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Falta algin se-
fior Representante por votar?
(Silencio.)
Han votado setenta y cuatro sefiores Representan-
tes. Sesenta y tres que si, once que no.
(Votaron a favor los sefiores: Albuerne, Alemdn,
Alvarez del Real, Alvarez Ramirez, Alvera, Alliegro,
Anglada, V. de Armas, A. Barrero, Beltrdn, Blinco,
Bosch, Bover, Bravo Sudrez, Campos Prieto, Castelvi,
Castellanos, Cisneros, Cruz Ferndndez, Cu6llar, Eche-
verria, Eguilior, Finales, Garcia Montes, Garcia Ra-
mos, Gonzdlez Morales, Gonzdlez Sarrain, Grau, Gron-
lier, Haedo, Herndndez Leal, Hirzel, Lombard, Ma-
drid, Mencid, Mendez, M. Mendoza, N. Mendoza, Mo-
la, Mora, Niaez Portuondo, de Para, Parodi, Peia,
Perez Maribona, Ponce, Rey, Rio, Rubio, Ruiz, Salas,
San Pedro, Sdnchez, Tome, Trujillo, Ubeda, Urquia-
ga, Vdzquez Bello,. Zorrilla, Alberni, Cruells y Guds
Incldn.)
(Votaron en contra los sefiores: Aguiar, A. de Ar-
mas, Bravo Acosta, Calds, Cruz Ugarte, Fraile, Herry-
man, Martinez Fraga, Marrero, Prado y Verdeja.)
Queda, pues, aprobada la suspension de preceptos.
se va a dar lectura al proyeeto de ley.
(El official de actas lee):
Habana, 28 de Octubre de 1931.
Sr. President de la Camara de Representantes.
Sefior:
El Senado, en sesi6n celebrada el dia de la fecha,
aprob6 el Proyecto de Ley que se acompafia, referen-
te a rebajar provisionalmente los gastos de la Admi-
inistraci6n de Justicia consignados en el Presupuesto
Fijo del Poder Judicial.
Lo que tengo el honor de comunicar a usted, a los
efectos del Articulo dieciocho de la Ley de Relacio-
nes entire la C&mara de Representantes y el Senado.
(f.) Clemente Vdzquez Bello, Presidente.-M. Ri-
vero, Secretario.-Celso Cuellar del Rio, Seeretario.
PROYECTO DE LEY
ARTICULO I.-Los gastos de la Administraci6n
de Justicia consignados en el Presupuesto Fijo del
Poder Judicial, podrAn ser rebajados provisionalmen-
te en una can'tidad que no exceda del veinticinco por
ciento del imported total de los ocho meses que quedan
del present ejercicio. El Ejecutivo fijarh dentro del
limited expresado el tanto por ciento de la rebaja que
sea necesaria en relaci6n con el estado del Tesoro Pu-
blico.
ARTICULO II.-Para cubrir la cantidad a que de-
ba ascender la rebaja necesaria de los haberes de los
funcionarios, auxiliaries y subalternos de la Adminis-
traci6n de Justicia, en cuanto al imported de los ocho






DIARIO DE ISESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 15


meses que quedan por pagar del present ejercicio
econ6mico, podri rebajarse la eategoria de los Juz-
gados de la Repfiblica. Hechas las rebajas de cate-
goria, se haran las demhs que sean consecuencia de
ella, asi como las alteraciones correspondientes a ]a
dotaci6n de cada-uno de los Juzgados cuya categoria
se rebaja. El Ejecutivo harA estas reducciones, asi
como cualquier otra rebaja equitativa de los sueldos
de los auxiliares, en vista de las necesidades del Te-
soro.
Cuando como consecuencia de la rebaja de catego-
ria y sueldo, deba ser rebajado el naumero de los auxi-
liares o subalternos de algun Juzgado, continuaran es-
tos en los nuevos cargos con el sueldo que correspon-
da a la nueva categoria y el.exceso de plazas se amor-
tizarA a mcdida que vayan vacando.
ARTICULO III.-Los Jueces rebajados de catego-
ria serAn incluidos preferentemente por ]a Sala de
Gobierno del Tribunal Supremo en las ternias que se
formen para cubrir las vacantes de los cargos de igual
clase que los que en la actualidad desempefian, y se
entendera que los conserven al solo efecto de ser in-
cluidos en las ternas para vacantes de categoria in-
Ynediatamente superior. La selecci6n de los Jueces
que hayan de ser incluidos en' todas estas ternas, se
regira por la disposici6n del parrafo quinto del ar-
ticulo sesenta y tres de la Ley OrgAnica del Poder
Judicial.
ARTICULO IV.-A los empleados cuyos sueldos se
rebaja, se les conservard su denominaci6n; y si en el
grado subsiguiente no hubiese empleados del mismo
nombre, la conservaci6n tambi6n con el sueldo que les
corresponda a este iltimo grado.
ARTICULO V.-La present Ley empezara a re-
gir desde su publicaci6nf en la Gaceta Oficial de la
Repuiblica.
Palacio del Capitolio, Senado, Habana, a los vein-
tiocho dias del mes de Octubre de mil novecientos
treinta y uno.
(f.) Clemente Vdzquez Bello, Presidente.-M. Ri-
vero, Secretario.-Celso Cumllar del Rio, Secretario.
SR. PRESIDENT (GuAS INCIAN): Se pone a dis-
cusi6n la totalidad.
SR. NIjTEZ PORTUONDO (EMILIO) : Pido la palabra,
en contra.
SR. PRESIDENT (GuAs INCLAN) : Tiene la palabra
el senior Nifiez Portuondo.
SR. Ntj~EZ PORTUONDO (EMILI) : Sefior Presiden-
te y sefiores Representantes: He pedido la palabra,
para consumer un turnro en contra del proyecto de
ley procedente del Senado en relaci6n con cl reajuste
del Poder Judicial. Entiendo que es absolutamente
necesario que los components del Poder Judicial rea-
licen tambi6n la parte de sacrificio que les correspon-
de, en estos moments en que la Reptiblica atraviesa
por una situaci6n' econ6mica que no tiene preceden-
tes en nuestra historic. Pero yo quiero llamar la
atenci6n de los Representantes en el sentido de que
los components del Poder Judicial se encuentran en
una situaci6n distinta a la de los otros servidores
del Estado. Los empleados pfiblicos y aun los com-
ponentes del Poder Legislativo, no estin amparados


por un precepto constitutional tan categ6rico y tan
expreso como el del articulo de la Constituci6n que
determine que los haberes del Poder Judicial nada
mIs se pueden variar de cinco en cinco afios como t4r-
mino medio; y, por lo tanto, un' reajuste realizado en
estos moments en sus haberes, no de sus gastos de re-
presentaci6n, significaria una infracci6n constitueio-
nal, a mi juicio absolutamente dentro del campo del
derecho indiscutible. Pero como antes decia, ya la
Sala de Gobierno del Tribunal Supremo, dandose
exacta cuerita de la situaci6n econ6mica por la que
atraviesa el pais, ha manifestado en nombre de los
components del Poder Judicial, que estan dispues-
tos a contribuir con su sacrificio para resolver el pro-
blema pavoroso del T'esoro Pfblico. Por esa raz6n,
senior Presidente y sefiores Representantes, yo creo
que es necesario votar un proyecto de ley donde no se
trate a los components del Poder Judicial en la mis-
ma forma o en parecida que a los demas, y much
merios que se pretend realizar con ellos una excep-
ci6n en una forma tan desventajosa como la que se
contiene en el proyecto de ley que estamos discutiendo.

Para nadie es un secret que,dentro del Poder Ju-
dicial, en la mayoria de los casos, los ascensos se ob-
tienen despues de una cantidad enorme de servicios,
de afios, y dedicaci6n absolute a la administraci6n
de justicia, donde realizan un ministerio que pudi6-
ramos llamar sagrado, y donde sus miembros estin
apartados, por raz6n de ese ministerio, de toda otra
dedicaci6n; porque es un hecho indiscutible que los
components del Poder Judicial viven apartados de
toda vida social, llevando una situaci6n casi ruinosa
siempre, con un sueldo exiguo, manteniendo a su fa-
milia con decoro, pero donde no se da nunca un caso
de un magistrado, un juez o un secretario que ostente
lujo en la sociedad habanera. Por esa raz6n, rebajar
un veinticinco por ciento en una forma tan' arbitra-
ria como determine el proyecto de ley, que lo hace
lo mismo a un Magistrado del Tribunal Supremo que
a cualquiera Alguacil de un Juzgado, me parece una
injusticia manifiesta, y realmente la Chmara no debe
impartir su aprobaci6n a esa proposici6n de ley...

SR. REY (SANTIAGO): I Me permit S. S. una in-
terrupci6n, con' la venia de la Presidencia ? Precisa-
mente para abundar en las razones de S. S. he pre-
sentado una enmienda, para que si es, como realmen-
te se dice, necesario e indispensable el reajuste del Po-
der Judicial, deba quedar limitado, y desde luego en
forma transitoria siempre, a un diez por ciento; por-
que no es possible una nivelaci6or absolute en ese or-
den. Cualquiera de nosotros, en caso de necesidad,
puede mantener decorosamente cr6ditos pasivos, sin
que por eso perdamos en el concept pfiblico y en la
consideraci6n y el respeto general; pero, en cambio,
un miembro de la Administraci6ni de Justicia, que tie-
ne que juzgar a los demas, no puede hacer esperar
al duefio de la casa que habitat, porque mafiana las cir-
cunstancias pueden llevar a ese senior ante su presen-
cia y el Juez es un ser human, que debe responder
a la gratitud y a la consecuencia que aqu6l le ha guar-
dado; y en esa situaei6n, su deber es el de adminis-
trar justicia, pero como ser human tiene que res-
ponder a la gratitud. Somos, pues, nosotros los que
debemos impedir que semejante situaci6n dificil y an-
gustiosa se le present al funcionario de la Adminis-
traci6n de Justicia.






16 )DIARIO DE SESTONES DE LA CAMARA DET PrPPESENTANTES


Perdone S. S. que le haya interrumpido; pero prc-
cisamente para abundar en su afirmaci6n, yo he pre-
sentado esta enmienda.

Sn. N REZ PORTUONDo (EMILIO) : Precisamentc yo
tuve que intervenir en el expediente de separaci6n de
un Juez Municipal en la Provincia de Santa Clara,
donde se le acusaba finica y exclusivamente do que no
pagaba sus deudas, porque, efectivamente, el sueldo
que ganaba le hacia impossible cubrir sus necesidades,
pues tenia una familiar extensisima. La Sala de Go-
bierno del Tribunal Supremo enteridi'6 que el hecho
de no pagar sus deudas un funcionario del Poder Ju-
dicial era causa suficiente de separaci6n, y lo separ6
de su cargo. Y en esa ocasi6n, cuando todavia no se
habia realizado el reajustc, existian miembros del Po-
der Judicial, absolutamente honorables, absolutamen-
te hon'rados, que no podian cubrir sus necesidades mhs
perentorias, porque tenian una familiar extensa, y por
ese motivo se iniciaban expedientes de separaci6n. Yo
no creo que nosotros podamos, conseientemente, colo-
car al Poder Judicial en situaei6n tal de miseria, en
que van a existir expedientes de separaci6n coritra to-
dos y cada uno de sus miembros. Porque si a los le-
gisladores se les rebaja un veinticineo por ciento en
sus haberes, en la generalidad de los casos son profe-
sionales y todos ejercen su profesi6n, y los mismos
empleados, a pesar de su situaci6n, si se les rebajan
sus haberes por Decreto, les quedan las horas de la
tarde para realizar labores particulars, porque por
la Ley no les esta prohibido realizarlas, y tienen' tam-
bi6n la manera de aumentar asi sus in'resos, aunque
en los presents moments no les es fLicil el conseguir
trabajos particulars. Pero el funcionario del Poder
Judicial no puede dedicarse a ninguna otra fun'ci6n,
sino finica. y exclusivamente a administrar justicia;
no puede contar con otros medios de ingresos mas
que con el de su sueldo; no puede siquiera admitir re-
galos, porque la admisi6n de ellos constitute un deli-
to. Y en esa situaci6n, seiores 1; .pr- .ir it--,t- me
parece cruel, me parece duro, el autorizar una reba-
ja hasta del veinticineo por ciento en sus haberes.
Por otra part, en ese proyecto de ley se viene a
realizar algo que constitute una declaraci6n para el
partido del Gobierno, a mi juicio de gran trascenden-
cia y de suma importancia. Yo me explieo, que nos-
otros declaremos que debido a la situaci6n ecoin6mica
que atraviesa el pais, es necesario reajustar los suel-
dos del Poder Judicial; pero esa deelaraci6n ha de ir
acompafiada, necesariamente, de esta otra: de que esa
situaci6n econ6mica por la que atraviesa el Tesoro
Nacional, es transitoria; que tenemos la esperanza mas
vehement y la seguridad casi absolute de que en un
porvenir mis o menos cercano, variarA la. situaci6n
econ6mica de la Repfibliea y podran otra vcz deven-
gar sus haberes los miembros del Poder Judicial en
la misma cuantia que actualmente lo devengan.
Y por ese proyeeto de ley procedente del Senado,
se viola, se rompe absolutamente con la organizaci6n
del Poder Judicial. Se autoriza a variar la catego-
ria a sus components; y so da el case, por esa ley
votada por el Senado, de que el Jucz de Col6n, des-
pu6s de veinte aoies de servicio en la Administraci6n
de Justicia, despu6s de estar en el nmmero uno del es-
calaf6n para ascender a Magistrado, por el preeepto
que venimos comentando vuelve a quedar tal como in-
gres6 hace veinte aiios en la Administraci6n de Jus-


ticia. Y eso, sefiores, quita la fe, quita las ilusiones,
quita las esperanzas a los components del Poder Ju-
dicial, pues venr que ban perdido los mejores ailos de
su vida dedicados a la administraci6n de justicia, y
convierte al Poder Judicial en un grupo de hombres
sin esperanzas, sin fe en el porvenir, que han de ser
aut6matas de la administraci6n de justicia.
(Aplausos.)
Si. BRAvo AcoSTA (ANTONIO) : Y apuntandole al-
go mis a lo que acaba de decir el senior Nfifiez Por-
tuondo, quiero manifestar que a esos sefiores que re-
sultan rebajados en categoria, despues se les rebaja
tambi6n el sueldo.
Su. NTREZ PORTUONDO (EMILo) : Efectivamente.
El Juez Correccional de Marianao--refiri6ndome a
las manifestaciones que hizo el distinguido compafie-
ro seiofr Bravo Acosta -- no s61o recibe una rebaja
de categoria, sino tambi6n una rebaja en sus haberes;
despu6s que se le rebaja la categoria, y num6ricamen-
te llevado al orden efectivo el problema de a cuinto
asciende esa rebaja, dire que se le reduce en un cin-
.11'. i1., y dos por ciento sus haberes; es decir, que si
ganaba doscientos pesos en la actualidad, despues que
se apruebe el proyecto de ley procedente dcl Senado,
ganarA; ien pesos, -inica y exclusivamente.
I Por qu6 se va a colocar al Poder Judicial en dis-
tinta situaci6n de los demis servidores del Estado?
SPor qua, si a nadie'se le ha rebajado el cincuenta
por ciento, podemos admitir el que a los miembros del
Poder Judicial se les rebaje esa cantidad? ePor qu6,
si a nadie se le ha rebajado de categoria, podemos
nosotros admitir que se le rebaje al Poder Judicial
en esa forma g,,Por qu6, si no se lo ha rebajado en
el Ej6reito, por ejemplo, la categoria de un Capit6n a
Teniente, se le va a rebajar a un Juez de Primera a
Segunda, o un Juez de Segunda va a pasar a Terce-
ra i Realmente, constitute una injusticia que no tic-
ne absolutamente ninguna explicaci6n. Porque es 16-
gico que los miembros del Poder Judicial, viendo que'
se realize con ellos una rebaja equitativa, just, nin-
guno levante su voz para taJtar do inconstitucional
el proyecto de ley, porque se esta exigiendo su con-
tribuci6n patri6tica, el sacrificio de todos; pero si por
el contrario, en lugar de exigirsele eso a los que tie-
non el derecho preferente dentro de la Constituei6n,
so les coloca en una situaci6n exceptional, contraria a
sus intereses, cuando ellos contemplen que a los que
no tienen derecho constitutional reconocido, s61o so
les rebaja un quince o un veinte por ciento, y que, en
cambio, a e'los, que tienen ese derecho, que la Carta
Fundamental se lo garantiza, se les rebaja un cineuen-
ta y dos por ciento, tienen que ser hombres muy man-
sos, hombres despojados del concept del derecho y
del derecho propio especialmente, para que no levan-
ten su protest diciendo que no son ciudadanos de
peor indole y que no se les puede colocar en forma
distinta a los demis servidores del Estado.
Ademas, hay economics que resultan perjudiciales
para el Gobierno. A mi no se me ocurre nunca que
un individuo que administra justicia libremente, vi6n-
dose en situaci6n inferior a la de aquellos que no
tienen la responsabilidad que les atafie, se encuentre
en situaci6n superior. Si a un funcionario del Po-
der Judicial, absolutamente honrado y digno, so le
coloca en una situaci6n econ6mica que no pueda sub-






DTARTO DE SESTONES DE LA CAMARA DE REPRESENTANTES 17


venir con decoro a los intereses de su familiar, ten-
drh que ocurrir esto: quo los mis d6biles, los menos
probos, los nms susceptibles del cohecho, se verAn an-
te las exigencias de la realidad y no podrhn adminis-
trar justicia con el cuidado que hay que haserlo, por-
que tendran su mente, mientras est6ii estudiando kes
problems legales, pcndientes de quc no han podido
pagar la casa, ni la alimentaei6n de sus hijos; y e os
funcionarios judiciales, en esa situaci6., producirnii
sentencias injustas, causando al procomln y a la so-
ciedad cubana, perjuicios mayors que lo que repre-
senta la economic insignificant que va a realizar cl
T'esoro Nacional rebajdndole sus sueldos.
Fijense los sefiores Representantes que el problema
del reajuste del Poder Judicial, en lo que respect
a las cantidades, nada ha de variar la situaci6n del
Tesoro Nacional. Cuando se llega a una Apoca de
crisis como la actual, cuando la diferencia centre los
ingresos y egresos del Tesoro no suma miles, sino mi-
llones, realmento no se economiza much con el re-
ajuste de una exigua cantidad como la que so prcten-.
de rebajar al Poder Judicial, pues en la forma que se
indica no ascenderA ni siquiera a cuatrocientos mil
pesos y el deficit declarado por las autoridades del
pais ascioede a una respectable' cantidad. El roajus-
te en el Poder Judicial se hace fnicamente para in-
cluir a esa clase en el sacrificio que exige la Naci6n
en estos moments de penuria, para que esos funeio-
narios no puedan perder su autoridad ante el pueblo
cubano, que les pudiera tachar de egoistas al no res-
ponder en la forma que lo han echo los demas ser-
vidores de la Naci6n. Por cse aspect de order mo-
ral, exclusivamente, es por lo que yo creo que, en ver-
dad, debe rcajustarse el Poder Judicial.
So dan casos, senior Presidente y sefiores Represen-
tantes, en este proyecto de ley, anunciados con profu
si6n por todos los diaries de La Iabana; se dan casos
absolutnmente ins6]itos. Los Jucces Correciona'e.,
de ]a ciudad de La IIabana, el que menos, tiene vein-
ticinco o treinta aios de servicios inmaculados on la
Administraci6n de Justicia; desempefian las funcio-
nes mis dificiles que se pueden desempefiar en estre
orden de cosas. Los magistrados tienen tiempo sufi-
ciente para estudiar los problems, los jucces pueden
consultar textos, pueden juzgar de la veracidad o no
de un testigo, pueden examiner documentos; los jue-
ces correccionales, en cambio, tienen que resolvcr in-
mndiatamente sobre mis de doscientos eases todos los
dias, tienen que administrar esa justicia rdpida, quo
es la mis dificil de administrar. Tanto es asi, que
en Inglalerra los Jucces Correceionales ocupan sus car-
gos fijamonte, se design para esa funci6n a los hom-
bres mhs ancianos y mas preparados; y en el trans.
curso do los afios, on lugar de aumentarles la catego-
ria, en lugar de ascenderles a magistrades, se les au-
menta el sueldo, porque parece que por ia experion-
cia enorme adquirida en el desompefio de sus cargo,
no debenr ser sustituidos por j6venes en unas funcio-
nos tan dificiles de desempefiar.
Pues bien, en ese proyecto de ley que debatimos, se
rebaja la categoria de los jueces correccionales de la
Habana, que son los que mis dificiles funciones des-
empefian, que son los que realizan las labores mits im-
portantes, que son la verdadera garantia de la tran-
guilidad, de esa tranquilidad pequefia de las gran-
des ciudades, que cuando desaparece se observa un


fen6meno tal que parece una gran revoluci6n. Fi-
jense los sefiores Representantes en lo que yo digo;
no es una exageraci6n. Cuando en el transeurso de
nuestra historic hemos podido contemplar alafin juez
correctional de la IIabana que faltara al cumplimien-
to de su deber, porque imponia penas injus--s, se pro-
ducia el temor y el espanto en todos los eindadanos;
existia en la ciudad, en ese sector, una situaci6n do
intranquilidad tal, que el menos observador podia ob-
servarlo. Pues bien: a esos jueces correcionales de
la Habana tambi6n se les rebaja la categoria en el
proyecto de ley que venimos discutieido.
Yo he presentado a ]a consideraci6n de la Clima-
ra varias enmiendas al proyecto de legislaci6n, al pro-
yecto de lcy procedente del Senado. Desde luego, que
en todas ellas rechazo en lo absolute la facultad con-
cedida para variar la categoria de los micmbros del
Poder Judicial, porque como Representante de la ma-
yoria Liberal-Popular, tengo que hacker eso para po-
der manifestar que la crisis actual es transitoria; pcr-
que si se hiciera una variaci61i total en la organizi-
"i6n del Poder Judicial, entonces tendria que acep-
tar que la crisis que padecemos es definitive, porque
no podria compaginarse el carActer de una crisis eco-
n6mica. transitoria, con una variaci6n definitive en
la organizaci6n del Poder Judicial. Eni esas onmien-
das, que son distintas, sometidas a la consideraci6n de
esta Camara, studio los tres aspects del problema,
para que la Caimara pueda resolver.
He torado el presupuesto del Poder Judicial, y he
visto que se designan cantidades quo, en una situa-
ci6n de cconomias, pueden reducirse, y pueden supri-
mirse en algunos casos, sin graves perjuicios para la
administraci6n de justicia. El Estado cubano paga
por concepts de alquileres de los edificios para el
Poder Judicial, ]a cantidad do ciento trece mil tres-
ciontos veinte pesos anuales y, realmente, yo creo que
esa cantidad sc puede rcducir a trece mil, rebajando
de un solo golpe cicn mil pesos, y voy a explicar por
qu6. En la ciudad de la Habana existen edificios
suficicntes del Estado para powder, dentro de ellos,
alojar a todos los Juzgados de esta ciudad. El Tri-
bunal Supremo ticnc su niuevo edificio en el antigno
Senado. El bajo de la Audiencia es suficiente local
para contener todos los Juzgados de Instrucci6n y to-
dos los Juzgados de Primera Instancia; y tenemos -o-
davia el edificio de la antigua Macstranza, que tam-
bi6n pertenece al Estado, que esta ocupado transito-
riamente por las oficinas del Censo; sin contar otros
edificios, como el que tiene la antigua Eseuela del
Comcrcio, el conocido por Llata, que pertonece al Es-
tado, y los cuales son suficientes para poder realizar
esa economic en el presupuesto del Poder Judicial.
En las cabecoras, dentro de las capitals de provin-
c-ia, existen para alojar a los Juzgados de Primera Ins-
tancia, do Instrucci6n y Municipales, los locales do
las Audiciicias. Los edificios de los Gobiernos pro.
vinciales pueden, perfectamente, en estos mementos,
dar alojamiento a los Juzgados de Primera Instancia.
SR. BRAvo ACOSTA (ANTONIO): En la provincial
de Orinte, desgraiante, srnadte, afin no tenemos Au-
diencia propia. Tenemos Gobierno Provincial, pero
alli vive la familiar del Gobernador.
Sn. Nt~IEZ PORTUONDO (EMILTO)): Pero estfni las
otras. Y tonemos tambi6n los Juzgados Municipales
y las Juntas Municipales Electorales, que son en to-






18 DIARIO DE BESIONE8 DR LA (AMARA DE REPRESENTANTES


dos los casos presididas por miembros del Poder Ju
dicial y que funcionan nada mhs que dos o tres mesei
cada afio.
Tenemos tambi6n los edificios de los Ayuntamien
tos y de las Juntas Municipales Electorales.
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Si ponen a lo,
Juzgados en los Ayunrtamientos, se acaban los Jueces
SR. NREZ PORTUONDO (EMILIO): Depende del
Ayuntamiento que sea. A los que yo conozco no les
importaria nada que fueran a ellos los Juzgados.
SR. BRAVo ACOSTA (ANTONIO): A los que yo co-
nozco, si.
SR. NfJEZ PORTUONDO (EMILIO) : Serhn los de su
provincia. Tenemos tambien los locales que ocupan
las Juntas Centrales Electorales, donde pueden alo
jarse los Juzgados iMunicipales; porque yo he reco-
rrido casi toda la Repiblica y he podido comprobar
perfectamente que los locales que ocupan los Juzga-
dos Municipales son pequefios, no necesitan una gran
extension, y en esta situaci6n transitoria pueden' rea-
lizar el sacrificio de empequefiecerse mAs afin. En
esa forma solamente, economizariamos la cantidad de
cien mil pesos anuales por concepts de alquileres, *que
es una verdadera economic para el Estado, y quizas
hasta una situaci6n de tranquilidad para los duefios
actuales de casas que habitan los Juzgados de Prime-
ra Instancia y Municipales.
Yo tambi6n, en esa enmienda, rebajo la dotaci6n
correspondiente a los Juzgados Municipales de cuar-
ta clase, porque observe que dentro del Presupuesto
del Poder Judicial, a pesar de ser Juzgados de cuar-
ta clase, se dividen en dos: unos que pereiben mil pe-
sos anuales para gastos de local y material, y otros
que perciben novecientos pesos por el mismo concep-
to. Con eso se demuestra que con $900.00 anuales
pueden perfectamente funcionar los Juzgados y que
hay un gran nfimero de ellos, la mayoria, que fun-
cionan en esa forma. Y yo dejo en ese concept la
dotaci6n de los Juzgados Municipales.
Se ve, en el Presupuesto del Poder Judicial, el caso
mAs extraordinario que puedan imaginarse los sefio-
res Represeritantes: existe una partida de $3,780.00
anuales, contenidos en el articulo fnico del capitulo
once, destinados a pagar dos mensualidades a los fa-
miliares y herederos de los miembros del Poder Judi-
cial jubilados; es decir, que se varia totalmente el pro-
cedimiento de las leyes administrativas actuales, la
disposici6n just y equitativa de auxiliar a los que
se encuentran desempefiando las funciones en aque-
llos moments con' dos mensualidades para gastos, y
se les confunde con aquellos otros que no tienen nexo
de ninguna clase con la vida judicial, porque ya han
sido jubilados. Y digo que asi se les consider, por-
que despu6s existe otra partida de $1,300 para los
Jueces y funcionarios auxiliares que estkn en active
servicio. Esa primera parte la include, mientras en
otra disposici6n se traslada la obligaci6n esa al fondo
del Poder Judicial, que es al que le corresponde; se
varia el precepto de los $6,300 para auxilio a los fa-
miliares de miembros del Poder Judicial, recomen-
dAndole la igualdad para que finicamente se les so-
corra con un mes, con la finalidad precisamente de
evitar que por medio del hambre y la miseria fallez-
can los miembros del Poder Judicial, por lo insufi-
ciente de esta cantidad.


En esa forma, la rebaja ascenrderia a cerca de dos-
s cientos mil pesos, que en el tiempo que faltaba cuan-
do se present esta enmienda, significaba una econo-
_ mia de $120,000, sin necesidad de tocar hasta ahora
los haberes del Poder Judicial, ni tampoco el mate-
rial, que realmente es insuficiente la cantidad desti-
snada para las Audiencias y los Juzgados. Y entoni-
* ces hacia una escala gradual, diciendo que la CAmara
Sperfectamente podia variarla en relaci6n con los ha-
beres de cada uno de los funcionarios. A los que ga-
naban mas de $4,600 al afio, es decir $400.00 mensua-
les aproximadamente, les reducia el 25%; a los que
Sganaban $3,600.00, el 20%; a los que pereibiari $2,400,
el 15%; a los que percibian $1,200, el 10% ; a los que
percibian de $1600 para arriba, el 5%, y a los que de-
venguen menos de $50 mensuales, no se les rebaja ab-
solutamente nada. Yo no creo que precisamente el
Congress pueda determinar una rebaja a individuos
que ganein menos de $50, que es una cantidad infima
para poder vivir medianamente con decoro una vida
dentro de una Repiblica medianamente civilizada...

-S. FRAILE (CARLOS) : El Ejecutivo, al reajustar
el presupuesto del Poder Ejecutivo, rebaj6 los suel-
dos de $50.00. Es algo que quiero sefialar, sin que
ello signifique que yo apruebe la media en cuanto al
Poder Judicial.
Sn. N&NEZ PORTUONDO (EMILIO): No conozeo ese
dato, y cuando tenga la oportunidad de hacerlo lo
hare present al Ejecutivo, agreghndole que conmigo
est& de asuerdo el sefior Fraile. En esa forma se-
realiza una economic que llega casi a la cantidad que
solicita el Senado en el proyeeto de ley que venimos
discutiendo, y se hace algo absolutamente equitativo;
y le doy una forma tambi6n--a mi juicio bastante
legal para poder realizar esa rebaja sin que en lo
m6s minimo se pueda decir que se infringe precepto
constitutional alguno.
SR. URQUIAGA (CARIMELO) : Me permit una inte-
rrupci6n, con ]a venia de la Presidencia.
Tengo solicitado un turno a favor de la ley. Pero
casi estoy por renunciarlo, porque me parece que S. S.
estA de acuerdo tambi6n con que la ley sea aprobada,
y me fundamento para ello en lo siguienite: para que
haya economic es precise que haya ley, la totalidad
de la misma, al menos; y si siguieramos el criterio
que S. S. parece que entendi6 habria de seguirse, al
comienzo de su brillante discurso, se rechazaria ]a ley
y entonces no era possible presentarle ninguna enmien-
da, ningun'a de las enmiendas que tiene perfectamen-
te bien estudiadas y trae en carter S. S. Por eso
yo quisiera que me dijera si esti de acuerdo en apro-
bar la totalidad de la Ley, para luego aprobar esas
enmiendas, o, si, por el contrario, es una simple elu-
cubraci6n mental, pero digna de encomio, que S.S.
nos haria s61o en el supuesto de que podria lle-
gar a ser escuchado dos veces y nos colocaria a nos-
otros en el papel de que le prestamos poca atenei6n
a S. S. Por eso yo decia que estaba en el piano de
renunciar al turno a favor de la ley, ya que S. S. acep-
ta de antemano que la ley debe ser aprobada.
SR. NtjREZ PORTUONDO (EMILIo): Voy a contes-
tarle a mi distinguido compafiero el senior Urquiaga.
Para mi, realmente, ha constituido una desilusi6n el
que en todo el dia de hoy, a la finica persona que se
quiera hacer cumplir el Reglamento sea a mi.






DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 19


SR. URQUIAGA (CARMELO): No; S.S. est6 en per-
fecto derecho reglamentario para hacer uso de la pa-
labra todo el tiempo que quiera. Yo hacia esta ob.
servaci6n como miembro de la Camara, interesado en
un punto de la controversial: Puede haber enmien.
da si se rechaza el proyecto ?
SR. NONEZ PORTUONDO (E mILIO): Voy a explicar-
le a S. S. Soy partidario, efectivamente, del reajus-
te del Poder Judicial; pero result que, salvo el ar-
ticulo en ese proyecto que dice que regirk desde su
publicaci6n en la Gaceta Oficial de la Repiblica, con
ninguno de los otros estoy de acuerdo, y entonces
me encontraba en esta situaci6n: de que si solo me
manifestaba en pro de una ley cuyo fnico articulo
con el que estaba yo de acuerdo era el referente a su
publicaei6n en la Gaceta Oficial de la Repiblica,
estaba molestando la ben6bola atenci6n de mis comn-
pafieros, porque ese precepto creo nunca ha produ-
cido discusi6n en el seno de esta Camara.

SR. URQUIAGA (CARMELO): Entonces en ese caso
S. S. no es un ferviente defensor de la idea contraria
al proyecto; porque si lo fuera, en vez de aceptar que
la ley habria de regir tarn pronto se publicara en la
Gaceta Oficial, pediria que comenzara a regir dentro
de un afio o tiempo mhs tarde.
SR. Nt(JEZ PORTUONDO (EMILIO): Yo no queria
molestar la atenci6n de la Camara, como decia mi dis-
tinguido compafiero, sino -nica y exclusivamente, en
este discurso, explicar en una forma global las enmien-
das distintas que he sometido a la consideraci6n de
la Cimara, para que esta resuelva en filtima instani-
cia. En esta forma nos encontramos, decia yo, con
el problema de que me parece muy dura la declara-
ci6n por el Congreso de que se rebajaban en determi-
nada cantidad los haberes del Poder Judicial. Y di-
go que me parece muy duro, porque ante el precepto
tan terminante de la Constituei6n, para el que estu-
diase estos problems fuera de Cuba, si es que alguien
se dediea a estudiarlos, para los que no est6n al tan-
to de la verdadera situaci6n econ6mica por la que atra-
viesa el pais, les parecerk que el Congreso legisla con-
tra la Constituci6n abiertamente, es decir, ofendien-
do a la Constituei6n, enfrentandose con ella y dicien-
do: Como hay un precepto que determine que los
haberes del Poder Judicial no se pueden rebajar sino
de cinco en cinco afios, yo, Congreso, los rebajo. Y
estudiando esa situaci6n de hecho, viendo de un lado
el precepto constitutional y de otro lado la situaci6n
real de reajustar los sueldos del Poder Judicial, se
me ocurri6 autorizar al Poder Ejecutivo y a los fun-
cionarios auxiliares del Poder Judicial, para situar
los fondos en la proporci6n que determine en esta en-
mienda, hasta tanto la situaci6n econ6mica del pals
haya variado.
SR. SAN PEDRO (EMILIO) : S. S. esta discutiendo
la enmienda?
SR. N~NEZ PORTUONDO (EMILIO) : Yo estoy en la
situaci6n de que hoy no se me aplique el Reglamen-
to, pues se me colocaria en una situaci6n de inferio-
ridad.
SR. RAMIREZ (ELADIO) : Hoy io se aplica el Re-
glamento.


Existen otras enmiendas que he sometido a la consi-
deraci6n de la Cimara: Hay una que es muy sen-
cilla, que sigue el criterio de los que quieren reajus-
tar de todos modos el veinticinco por ciento a los
miembros del Poder Judicial, crea nuevas eategorias
y nuevos sueldos. A la categoria de clase primer
que forma el Presidente del Tribunal Supremo, le
doy el nombre de Clase A, deja ndole el sueldo que
tiene, menos el veinticinco por ciento; a los que for-
man' la Presidencia de Sala, menos la del Tribunal
Supremo, le doy la categoria B; se le deja el sueldo,
menos el veinticinco por ciento; y en esa forma se
resuelve el problema de la rebaja en la cuantia que
determine la mayoria, sin que haya infracci6n consti-
tucional de ninguna clase.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : En la ley esta tambin
el mismo sistema.
SR. NUNEZ PORTUONDO (EMILIO): En esa forma,
no.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Voy a optar por irle
haciendo objecciones a S. S. 0 la copia que se me ha
entregado es deficiente, o sefiala precisamente la po-
sibilidad de hacer eso que dice S. S., porque el ar-
ticulo primero se refiere a que podrA ser rebajado pro-
visionalmente, en una cantidad que no exceda del 25
por ciento. Vase, primero, que no dice que tendrA
que ser rebajado precisamente el veinticinco por
ciento, sino hasta el veinticinco por ciento. Despubs,
eni el articulo segundo, en esa misma forma se de-
clara que para cubrir la cantidad a que debe as-
cender, etc. (Sigue leyendo.)
Es deeir, que puede muy bien el Ejecutivo, escu-
chando la sugerencia de S. S., tal como esta la ley,
hacer esa misma aplicaci6n, porque no ordena que se
rebajen categories y sueldos. Asi, ciertamente, pare-
ce que se autoriza que se haga, pero no hay nada que
pueda impedir que dentro de la aplicaci6n estricta de
la Ley se haga lo que desea .S. S., bordeando las difi-
cultades de indole constitutional que pudieran' pre-
sentarse. Sugerencia muy acertada que pudiera im-
pedir el que se rebajara categoria de manera que las
classes A, B y C fueran classes concordantes precisa-
mente con el veinticinco por ciento que S. S. cree ha
de rebajarse y que yo espero que no sert.
Creo, por tanto, que S. S. se habrk convencido que
dentro de la aplicaci6n estricta de la ley y con un
buen espiritu hacia esos funcionarios segin sefiala-
ba S. S. al senior Fraile hace breves moments, que
S. S. era el consejero del Ejecutivo, lo que es una sa-
tisfacci6n nuestra-, podiamos aceptar esa aplicaci6n
de la ley.
SR. PRESIDENT (GuAs INCLAN): Continfle en el
uso de la palabra el senior Niufiez Portuondo.
SR. NUNEZ PORTUONDO (EMILIO) : Voy a contestar
a mi distinguido compafiero el senior Urquiaga. La
filtima parte de su discurso me interest much acla-
rarla. Yo decia al senior Fraile que al Ejecutivo po-
dia llegar mi opinion, no mi consejo. Mi opini6n, co-
mo debe llegar la de todos los ciudadanos de la Re-
pilblica, y especialmente de los Representantes del
pueblo; pero no he dicho nunca que mi opinion sea
aceptada.


SR. N-NEZ PORTUONDO (EMILIO) : En la forma que En otro aspect, quiero contestar a mi distinguido
digo se realizaria el reajuste judicial equitativamente. compafiero que la rebaja de categoria no puede ha-






20 DMARIO DE SESIONES DE LA C ~AfRA DE REPRnFiEN'"ANTER


cerla el Ejecutivo. Se ha hecho ya, y se ha heeho en
una forma injusta. Estas ]eyes se votaron conjunta-
mente con el Senado, .y hay otro proyecto de ley en
relaci6n con el Poder Judicial, done ya se han rea-
lizado rebajas de categories, y no en la forma que yo
indicaba, sino que se han rebajado a unos si y a otros
no; y eso, a mi juicio, es injusto; mientras que en la
forma en que yo propongo no se autoriza al Poder
Ejecutivo ni a la Sala de Gobierno, sino se dice quo
es el Poder Legislative el que debe hacerlo, porque es-
th obligado a realizarlo y lo realiza en una forma en
que no se varia la organizaci6n del Poder Judicial;
finicamente se crean nuevas eategorias similares a las
anteriores, sin rebaja de sueldo.
Sn. URQUIAGA (CARMELO) : Pero estamos de acuer-
do en que, dentro de la ley, es possible hacerlo.
Sn. Ni~uE PORTUONDO (EMILO) : Creo que no es
possible hacerlo, que no deben hacerlo el Ejecutivo ni
la Sala de Gobierno, sino el Poder Legislativo que es
al que correspond, mixime cuando hemos visto lo que
en el proyeeto de ley se realize, y se realize de ma-
nera absolutamente injusta, en el que se ha variado
la categoria a los Juzgados Correccionales, rebajindo-
les la categoria a juices que llcvaban veinte afos dc(
servicios, y esto es lo que yo estoy tratando de evitar
con estas enmiendas.
Por iltimo, existed otra enmienda presentada por
n'uestro distinguido compaficro el sefior Castellanos,
que R1 brillantemente defender y que yo tambi6n ten-
go el honor de suscribir, on que se rebaja un doce, u i
veinte y un veinticinco por ciento.
Por tanto, en esa forma se planted el reajuste del
Poder Judicial. Y, sintetizando, yo quisiera una le-
gislaci6ni que significara lo siguiente, on breves pa-
labras: Primoro, que no se rebajen categories a los
funcionarios del Poder Judicial, intangibles en rela-
ci6n con la organizaci6n actual de ese Poder, que es
buena, que es absolutamente cierto que no puede va-
riarse, porque perjudicaria a la buena march de la
administraci6n de justieia. Segunido: escala gradual
para la rebaja de los sueldos. No se le puede reba-
jar lo mismo al que gana cuatrocientos pesos que a
que gana cien, y no so le puede rebajar al que tiene
menos de cion, porque cometoriamos con ello una in-
justicia. Y tercero: que todas esas cosas las haga-
mos nosotros, porque at Poder Legislative le comne-
te hacerlo, porque el Poder Legislative no debe ceder
sus atribuciones en este caso, cuando se esta tratan'-
do de derechos tan importantes y trascendentales co-
mo los dereehos del Poder Judicial; porque tnenemo,
que cumplir con .a ley y con los preceptos legales-
'porque por la Carta Fundamental de la Repfiblica al
Poder Legislativo compete haccr las leyes y sobre to-
do en material ccon6mica mis; porque constituiria una
dejaci6n de nuestros derechos que otra entidad reali-
zara esos reajustes, provocando ]a natural protest
En esa forma, si la Camara acuerda el reajuste coi
una escala, sin variar ]as categories ni losionar los in
tereses del Poder Judicial, 6ste lo aceptaria con pa-
triotismo y podrh continuar administrando justicia
en la forma que aetualmente lo hace. Pero si apro-
bamos ese proyecto de ley del Senado quo crea una
'situaci6n an6mala dentro del Poder Judicial, que va-
ria su organizaci6n, donde se ven cases de injusticia,
done se les prohibe un medio do vida decoroso, on
iesa forma el Poder Legislative realizard una obra ma-


i la, porque acabara con la buena march de la admi-
nistraci6n de justicia, que es la base fundamental en
quo descansa la Reptiblica.
(Aplausos.)
SR. URQUINOA (CARMELO) : Pido la palabra en pro.
(Abandona la Presidencia el senior Guds Incldn y la
ocupa el senior Anglada.)
S.: PRESIDENTE (ANGLADA) : Tiene la palabra el se-
rio,' Urquiaga.
SI. URQUIAGA (C.RMELO) : Sefior Presidente y se-
fiores Reprcscentantes: La ausencia de un compailoro
querido, el senior Juan Rodriguez Ramirez, que pon
an sensible motivo tuvo que alejarse de entire nos-
otros, la ii, i III ,,1, que aqueja a su senior pa-
dro hace quo, sin ]a preparaci6n necesaria, me
vea precisado a consumer un turno a favor del pro-
yecto de lcy. Confieso, sinceramento, que no cono-
cra en todos sus dotalles este proyecto, pero por me-
dio de la exposici6n brillante que hizo el senior NTfiiez
Portuondo, pude documentarme, no en sus argumen-
tos, sine en los datos que exponia, y hojeando ligera-
monte ]a ley. Me ha parecido, primero, quo se sentaba
una premisa que no era'absolutamente exacta, la del
prop6sito de robajar el veinticinco per ciento de sus
haberes a los funcionarios del Poder Judicial; y en
efecto, si la ley autoriza rebajar hasta esa cantidad y
do manera provisional, es s6oo en casos como 6ste, que
pudicra entenderse que es convenient dojar al Poder
Ei..-mli-., con el fin de hacer menos estrieta la apli-
*acj6n de la ley y de que sea mas elastica, ciertas
auenitades para que, si possible fuera, no ya el doce y
medio por ciento que accepta el senior Castellanos, ni
el diez por ciento, sino ninguna cantidad pudiera ser
quitada.a esos leales servidores de ]a Naci6n. Tal vez
si mejora notablemente la situaci6n econ6mica, como
con el optimism que aplaudo espera el senior Nidiez
Portuondo, tal vez no sea precise rebajar absoluta-
mente nada de su consignaci6n al Poder Judicial;
pero si esos c1lculos no fueran del todo halagiiefios,
pudiera ser que se aceptara la enmienda del senior
Castellanos, de hecho, aunque no Ilegara a cristalizar
aqui do manera complete y que fuera s6lo el cincuen-
ta por ciento de to que so intent rebajar, o sea el
doce y medio por ciento.
Yo no voy a extenderme en loas al Poder Judicial;
ya ]o hizo el Sr. Nffiez Portuondo, y cuanito 61 ha dicho
afirmo que es absolutamente cierto. El Poder Judi-
cial es una gloria de Cuba; ha sabido mantener sicm-
pre a su alrededor el respeto y la admiraci6n de sus
conciudadanos. Aeepto que sus sueldos no son todo
lo bien .remunerados que debieran ser; pero los miem-
bros del Poder Judicial, con una puroza de intenci6n
y con un espiritu de sacrificio digno de loa, ban co-
menzado por expresar que ya que la modida era ge-
neral, se les aplicara a ellos tambi6n ese descuento.
Y por cierto que voy a complacer a mi distinguido
companero, muy aficionado a los nfmeros, que tienen
para mi gran importancia, y no consider, como dijo-
ra aqul en memorable sesi6n otro compafiero ausente,
que si llegAramos a aplicar desgraciadamente ese, 25%
de rebaja, en los ocho mosos que restan, importaria
la rebaja en un presupuosto de $3.454,846, $575,000;
es decir que esa cantidad, para mi de tan vcrdadera
importancia, tiene gran significaci6n y es muy de
apreciarse en esta circunstancia.






DIARIO DE SESIONER T)E, LA CAMARA 1)E REPRW7,NTANTES 21


SR. NNREZ PORTUONDO (EIILIO) : Para S. S. tiene
verdadera importancia; para mi, uria importancia
relative.
Sn. URQUIAGA (CARMELO) : La tiene, porque si el
Presupuesto ha sido disminuido, puede decirse que
fluctfa alrededor de los $50.000,000. Es una econo-
mia respectable, que permitiria enjugar el deficit con
mayor facilidad.
Pero es que alrededor de esta rebaja mediaria esta
circunstancia especial: no han sido tocados esos ha-
bores, a pesar de rebajas que a su vez han sufrido
funcionarios legislativos, del Poder Civil y del Po-
der Militar. Esto demuestra que se ha querido guar-
dar una consideraci6n especial, y que s6lo on iltimo
extreme, cuando la crisis mundial ha repercutido en
Cuba de manera intense, es que se ha pensado en la
necesidad de tener que tocar csos sucldos, que siem-
pre habian sido considerados intangibles. Yo creo
que es proferible se les rebaje algo, pero que puedan
cobrar con puntualidad, a que aparezcan con una can-
tidad fabulosa eon la n6mina y no puedan cobrar, por-
que se los adeude dos, tres o cinco mcses, a lo que
posiblemente pudi6ramos ilegar, con verdadero sen-
timiento, pero en la inflexible necesidad de hacerlo.
El senior Eimilio Ntiiez Portuondo fu6 un vidente,
quicro reconoccrlo, cuando se discutieron los Presu-
puestos generals de la Naci6n. Frente a los calcu-
los heehos por aquellos que no supieron o no iriter-
pretaron rectamente c6mo habria de.agravarse esta
crisis econ6mica, 61 sostuvo la neeesidad ineludible de
proceder a rebajar el Presupuesto 'hasta una drastica
cantidad. i Ojala le hubi6ramos escuchado en aquel
entonces! Ahora aplico aquellos mismos principios,
con aquel mismo dolor que lo hacia el senior Niuiez
Portuondo, y le pido a la Camara que apruebe ese
proyecto de ley de elasticidad, que ofrece posibili-
dades, tal vez, de que no so llegue a hacker esa rebaja
do manera tan absolute como se autoriza; porque, en
realidad, ifo le 'habremos producido servicio alguno
a esos funcionarios pfiblicos, que en caso contrario
veran que es impossible de cobrar.
Esta lcy ticne algo simpitico y que me es par-
ticularmente grato: no ordena ninguna cesantia, no
autoriza que pueda quedar nadie fuera del puesto o
la posici6n mas o menos modest de que disfrute, aun-
que en cl caso de que se le rcbajaran categories y
que se rebajara denrominaci6n de los puestos. los que
ocupaban los anteriores tendrian der,"'h' a ser nom-
brados en los nuevos y si quedaran algunas plazas en
demasia esas plazas podrian ser amortizadas s6lo cuan-
do ocurricra la vacant.
El senior Nfifcz Portuondo, desde luego, reconoce
implicitamcnto, cuando de manera afanosa ha estu-
diado este proyecto de ley y ha presentado enmicn-
das, como el propio senior Castellanos, que es nece-
sario rebajar alguna cantidad. Pues bien, repito aho-
ra lo que anteriormente manifestaba al distinguido
compailero. g C6mo es possible, si se rechaza el pro-
yecto de Icy en su totalidad, que se pueda aprobar en-
mienda de ninguna clase?
Sn. NIREZ PORTUONDO (EMILI) : En este sentido
y advirti6ndome nuestro querido lider que la disci-
plina impolie votar ]a totalidad del proyecto, yo voy
a manifestarle que habr6 de votar la totalidad del
proyecto.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Agradezeo profunda-


mente las manifestaciones del senior Nfifiez Portuon-
do; y, aunque mas que mis palabras, lo haya podido
convencer la interpretaci6n que daba a un llamamien-
to que no hacia, conocida su independencia de criterio,
manifesto que eso me produce una gran satisfacci6u
y consider infitil continuar la defense de la ley, pues-
to que ha sido aceptada por su mAximo impugnador,
]a totalidad.
Doy por terminadas estas breves frases, no sin an-
tes manifestar que la actual media que se tomarA
habr' de producirnos un gran dolor, porque no hay
en esta CO mara sino s6lo respeto, consideraciones y
afecto hacia el Poder Judicial, honra de Cuba y algo
que ha servido para consolidar las'institueiones na-
cionales.
Sn. PRESIDENTE (ANGLADA): Tiene la palabra el
senior Castellanos.
Sn. CASTELLANOS (MANUEL) : Sefor President y
seiiores Representantcs: Esta ley, como todos los
hechos que se han sucedido en la sesi6n' de esta tarde,
dcmucstra fnica y exciusivamente la agonia del Go-
bierno Liberal. Agonia en todos los 6rdenes: agonia
en cl orden econ6mico, agonia en el orden politico.
Agonia en el orden econ6mico, porque el Gobiemro Li-
beral no tiene on estos moments, en las areas del Te-
soro, absolutamente nms que ciento treinta y seis mil
seteeientos veintid6s pesos, con veintinueve centavos,
para afrontar el pago de mas de tres millones y medio,
y cerca de cuatro millories que correspondent al mes de
Noviembre, no habiendo hecho todavia pagos del mes
de Octubre, debiendo integramen'te todos los locales
ocupados por las casas escuelas y demis edificios pfi-
blicos durante el present afio fiscal, no habiendo pa-
gado todavia a muiltiples empleados pfblicos desdc el
inicio del ejercicio econ6mico. Es decir, la gran ban-
carrota del Gobierno Liberal, traducida en un Men-
saje del Presidente de la Repfiblica, donde pide im-
puestos hasta a los f6sforos y el caf6, que no son pro-
ductos de lujo, sino de primer necesidad.
Sn. URQUIAGA (CARMELO): jS. S. no desea ser in-
terrumpido?
Sn. CASTELLANOS (,1MANUEL): Puede el compafie-
ro usar de la palabra.
SR. URQUIAGA (CARMELO): No voy a hacer men-
ci6n, desde luego, a lo que refiere S. S. de que aqui se
gravan hasta los f6sforos, porque da la casualidad de
que lo que primero se grava en todas parties del mun-
do, son los f6sforos. Y segdn lo que entiendo, S. S.
esti hablando a favor de ]a aprobaci6n de la ley, pues-
to que reconoce que la i 'tin .i, econ6mica es mala,
reconoce que no nos guia ningfin prop6sito a los que
defendemos ]a ley, de hacerle agresi6n a los funcio-
narios del Poder Judicial, sino que confrontamos la
situaci6n de penuria existente en el orden econ6mico
por la que atraviesa Cuba; pero es bueno que se so-
pa, aunque exist la frase vulgar de que el mal de
muchos es consuelo de las personas de poca mentali-
dad, que tal vez uno de los paises mis florecientes del
mundo sea Cuba. ITace pocos dias lei que en los Es-
tados Unidos el deficit se calcula en oehocientos mi-
Hlones, en los presupuestos generals de la Naci6n, y
que ese deficit habia subido, en cinco meses, del ejer-
cieio econ6mico, a cerca de mil millones; y se calculaba
que seria tal vez superior al double de esa cantidad el
deficit con que habria de cerrarse, por lo cual el Con-
greso estaba estudiando impuestos de una cuantia
enorme, que parece exagerada para nosotros que los






22 DIARIO DE ISEISIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


sufrimos relativamente para tratar de enjugar nuestro
deficit. La propia situaci6n la encontramos en In-
glaterra, que ha tenido que abandonar su patr6n oro,
para ir a la modest plata; en Alemania, donde vuel-
ve a afronrtarse en toda su intensidad la crisis mun-
dial; (y en Espafia, donde su unidad traditional, la
peseta, ha surriuo una gran depreciaci6n'; y no ha-
blemos de nuestras hermanas de la Am ]rica latina.
Es decir, que como el General Machado no va mis
alli de las millas internacionales de nuestras costas,
y como no hay otro Machado por alli, hay que conve-
nir en que la crisis no obedece a 61, sino a un fen6-
meno mundial; y no es, por cierto, la primer vez
quo Cuba sufre'esa crisis. El Gobierno esti sin pa-
gar el mes de Noviembre, y dice S. S., con verdade-
ra sorpresa que debe el mes anterior. Pues bien, bajo
el Gobierno de imperecedero recuerdo de otro Presi-
dente, se han debido cinco y seis mess de sueldo y los
cheques de los empleados pfiblicos, depreciados hasta
lo sumo, se cotizaban a un veinte o un treinta por
ciento de descuento; y si no hubiera sido por-
que un' ilustre hombre de Estado, que cada dia se
agiganta mas en la memorial del pueblo, el doctor Al-
fredo Zayas, demostrando grande condiciones hacen-
disticas, hubiera contratado un empr6stito de 50 mi-
Hlones y hubiese propiciado medidas de drastico re-
ajuste, probablemente hubiera llegado el dia en que
hubi6ramos ido a la bancarrota.

Yo siento profundo respeto hacia las opinions de
todos mis compafieros, y hacia el senior Castellanos
uno a ese respeto una granr admiraci6n por su privi-
legiada inteligencia; pero sin que sea un reproche, es-
timo que hacer labor political alrededor de necesida-
des nacionales, podrh ser todo lo licita que se quiera,
pero no es just, a mi juicio. Sabe S. S. que huma-
namente es impossible que pudiera haber prosperidad
en Cuba si, dependiendo nosotros en el orden econ6-
mico de la gran naci6n americana, de nuestros pode-
rosos vecinos, no sufri6ramos los mismos embates de
la desventura econ6mica que estin sufriendo ellos; y
no puede considerarse ag6nica una situaci6n respect
de la cual se han dictado medidas para proceder al
pago de importantes deudas internacionales; y Cuba,
segfin datos estadisticos, puede demostrar que se en-
cuentra inicluida en los finicos cuatro paises del mun-
do que estan pagando puntualmente sus deudas pil-
blicas y ni siquiera ha solicitado una moratoria como
han solicitado otros paises mas ricos que el nuestro.
VWase c6mo, dentro de esa situaci6n no angustiosa, si-
no de simples dificultades econ6micas, se van resol-
viendo satisfactoriamente todos nuestros problems y
gracias a que al frente de la Admiinistraci6n y ri-
giendo nuestros destinos, se encuentra el General Ma..
chado en estos moments, pues de lo contrario Cuba
se encontraria en verdadera situaci6n de bancarrota.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : No es labor political
para legar a ninguna finalidad practice, la que se
puede desenvolver desde uri escafio del Congreso; es
labor de alta political national, es traducir los senti-
mientos y los deseos populares, llevando la voz y el
convencimiento possible a quien' puede resolver con
una sola decision de su parte todos, absolutamente
todos los problems cubanos; es decirle al senior Pre-
sidente de la Republica, desde un eseafio de la C -
mara de Representantes, que este Mensaje demuestra
su absolute iricapacidad gubernamental en el orden
econ6mico; es decirle que esta es la bancarrota nacio-


nal, demostrada palpable y grfficamente por el pro-
pio Mensaje del Poder Ejecutivo; es pedirle desde los
.. i'''~- de esta Cdmara de Representantes, interpre-
tando la opinion y el deseo del pueblo de Cuba, que
deje el puesto a otro gobernante, a ver si es possible,
con otras medidas, con otros metodos, con otros pro-
cedimientos, que la Repuiblica de Cuba pueda encau-
zarse en uri orden administrative practico para su vi-
da future. Y no con palabras mias, no con argu-
mentos mios, rebuscados, sino con el propio Mensaje
Presidencial, se demuestra la quiebra political y eco-
n6mica del Gobierno del General Presidente. El, en
su Mensaje de 10 de Octubre, publicado en todos los
peri6dicos, al solicitar today esta sucesi6n de leyes de
extracci6n dp dinero a un pueblo esquilmado ya y en
una situaci6n precaria, dice al honorable Congreso de
]a Repfiblica: "Con el pecho cargado de pena, pero
con el espiritu resuelto, en alto, me acerco al Congre-
so para pedir", etc.
Un gobernante que tiene que echar a un lado la
natural piedad cristiana para imponer su Gobierno,
es un' gobernante que no tiene derecho a gobernar en
ninlgdn pais. Y vean, los distinguidos compaferos,
lo que dice el General Presidente; vean c6mo, des-
pu6s, la primera ley que acomete es la del reajuste
del Poder Judicial; y vean c6mo en un articulo pide
al Congress algo que no tiene derecho a pedir: pide
que se autorice al Ejecutivo para modificar las cate-
gorias de las Audiencias y Juzgados, supresi6n de 6s-
tos y tambien de las plazas de magistrados y jueces
que estime convenient. Es decir, que en este Men-
saje, el General Presidente pide autorizaci6n al Con-
greso cubano para declarar cesantias y excedencias
en la magistratura, en los Juzgados y en todo el Po-
der Judicial y esto revela y signiifica el prop6sito de
atacar al Poder Judicial.
SE. GAROCA RAMOS (SALVADOR) : S. S. no sabe que
el President de la Repilblica hizo esa petici6n de
acuerdo con el Presidente del Tribunal Supremo?
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : NO estoy enterado
de que el Presidente del Tribunral Supremo pudiera
aceptar que el Poder Ejecutivo, se inmiscuyera de tal
modo en el Poder Judicial, que viniera a realizar la
agresi6n mas fuerte, mas trascendental que pudiera
realizarse. Yo tengo otros antecedentes, que prueban
que no.
Pero hay mks: pide el Presidente de la Repfiblica
que se le autorice para declarar cesantias en la Ma-
gistratura y en los Juzgados, y eso lo hace el senior
President de la Repfiblica a raiz de declarar, en un
discurso que' pudieron oir cuan'tos estuvieron en Pa-
lacio, que el Poder Judicial estaba alzado frente al
Ejecutivo Nacional; eso lo hace cuando el Poder Ju-
dicial...
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Cuhndo declar6 eso?
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Se public en todos
los peri6dicos--y quizfs el senior Nlifiez Portuondo
recuerde en qu6 fecha y en qu6 peri6dico- declaran-
do qu elo Poder Judicial estaba alzado; esto fu6 cuan-
do el fallo del Tribunal Supremo.
Sn. URQUIAGA (CARMELO) : Puedo asegurar a S. S.,
desconociendo, desde luego, que peri6dico la public,
que tal noticia es completamente inexacta; asegurfn-
dole que he escuchado siempre frases encomiasticas de
labios del Ejecutivo para el Poder Judicial.






DIARIO DE ISIESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 23


SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Desde luego que y
no discuto si lo dijo o no lo dijo. Yo lo que ase
guro es que eso fu6 publicado y comentado por algfin
peri6dico; que fueron comentadas piblicamente las
frases del Presidente de la Repfiblica cuando tom6 po
sesi6n, de que 41 acataria y cumpliria las leyes que
convinieran a la Repfiblica, dejando entrever que
aquellas que 41 estimara que no convenian a la Re-
pfiblica, ni las acataria ni las cumpliria.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Pudo declarar que e]
sancionaria las leyes que estimara convenientes, por-
que indiscutiblemente tiene esa facultad. En cuan-
to a que no las cumpliria, no recuerdo que lo haya
dicho. Yo no sabia que S. S. prestaba tanta atenci6n
a ese cuarto poder. Desde ahora har6 que le envien
el "Heraldo de Cuba"...
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Yo quisiera tomar
las cosas como las dice el "'Heraldo" y como S. S. me
las dice ahora. Pero tengo que tomarlas en el senti-
do en que hay que tomarlas en nuestra patria, por la
grayedad del moment. Quisiera poder aceptar que
el Presiden'te de la Repfiblica todo eso lo ha declara-
do en un moment de ofuscaci6n, de mala interpreta-
ci6n; pero yo tengo que aceptar que el Presidente de
la Repfiblica lo ha declarado con el prop6sito firme
de hacer agresi6n al Poder Judicial, y su Mensaje
sobre la Ley que ahora se dispute asi lo comprueba.
E Poder Ejecutivo ha estado en pugna constant
con distintas leyes, y por medio de la policia ha lle-
vad ante los Tribunales, acusados, a hombres que esos
mismos Tribunales, haciendo justicia, han declarado
su inocencia. Si el Poder Judicial ha estimado, en
determinados casos, que el Poder Ejecutivo se extra-
limit6 en el cumplimiento de su deber, es claro que
haya surgido la fricci6n entire esos dos poderes. Y
ha venido la fricei6n, no por parte del Poder Judi-
cial, sino por la del Poder Ejecutivo, que ha que-
rido de unna manera continuada llevar a los juicios y
a la corte, al propio Poder Judicial para que se cum-
plieran sus deseos y sus prop6sitos.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Bueno es que la Ca-
mara observe estos datos elocuentes: En' los siete
anos que van a cumplirse, de que el General Presi-
den e, como carifiosamente lo llama S. S., rige los des-
tinos de la Naci6n, no ha sido dejado cesante un solo
miembro del Ministerio Fiscal; y todos, absolutamente
todos aquellos que habian sido nombrados por Gobier-
nos anteriores, han recibido su ratificaci6n. Bueno es
que se sepa que no ha habido un solo caso de agresi6n
a un Juez, Magistrado o funcionario del Poder Judi-
cial. Bueno es que se sepa que no ha habido un solo
caso de esa naturaleza. Y, finalmente, cuando ha teni-
do oportunidad el propio Poder Ejecutivo, haciendo
uso de la ley que lo autoriza en determinadas ternas
park designer libremente funcionarios del Poder Judi-
cialj se ha asesorado siempre de la Sala de Gobierno del
Tribunal Supremo, o de las respectivas Audiencias,
parh nombrar al que ellos dispusieran, como acaba
de iacer en reciente caso en la Audiencia de La Ha-
bana. Esa es la fricei6n que ha existido entire el Po-
der Ejecutivo y el Poder Judicial.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Esa es la fricci6n
que conoce S S.; pero la fricci6n que conoce el pue-
blo, que con'ocemos todos los dem6s, es la que esta ma-
nifdstada en este Mensaje del Ejecutivo, en esa so-
licitud para dejar cesantes, para dar por terminados


o los servicios de Magistrados y de Jueces; solicitud
- que se ha traducido en la ley del Senado, que no lle-
1 va consigo ese peligro, es verdad, pero que se habrA
s de traducir, de ser aprobada por este Cuerpo Colegis-
-lador, en la desorganizaci6n del Poder Judicial y en
perjuicio de sus dignos components.

Ademas, ese Mensaje como puede ver el ilustre
y querido compafiero, y como puede comprobarlo la
SCamara-, ese Mensaje es demostraci6n evidence de
la desorientaci6n absolute del Poder Ejecutivo, pues
en ese Mensaje donde se piden distintos impuestos,
en que se pretend agotar hasta lo filtimo al pueblo
contribuyente, en ese Mensaje se califica como estafa
el hecho de retener un impuesto sin pagarlo; al que
no paga un impuesto se le quiere colocar en la situa-
ci6n' de delincuente.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Permitame una inte-
rrupci6n. S. S. seguramente no habrA leido bien el
Iensaje, porque de lo contrario no se manifestaria en
esa forma. S. S. quiere hacer aparecer que el Eje-
cutivo ha cometido el disparate juridico que signifi.
caria que al deudor del Estado que no puede pagar
un impuesto, se le consider como estafador; pero no
es asi. Sucede lo siguiente: hay determinados im-
puestos que no los pagan' directamente aquellos sobre
quienes gravitan, sino una tercera persona, que de-
be hacerlo en su lugar a la Zona Fiscal correspon-
diente. Desde luego, el que no hace tal cosa no co-
mete un delito, pero defrauda dolosamente al Estado.
S. S., y me parece que el sefor Chardiet tambi6n, pue-
den informar sobre ello...
SR. CHARDIET (ARMANDO) : Con la venia del com-
pafiero. En realidad, yo soy un' estudiante de Dere-
cho; y, precisamente, mns que por otra cosa, con Ani-
mo de que se me ilustre, es que yo queria que mi dis-
tinguido compafiero me informara d6nde esta en nues-
tro C6digo Penal el delito que se conoce con el nom-
bre de defraudaci6n y d6nde se establece una dis-
tinci6n entire la defraudaci6n' dolosa y la defrauda-
ci6n culposa.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Yo voy a darle a S. S.
la explicaci6n de Derecho Penal, aunque de manera
muy modest, por ser mia.
El caso concrete es el siguiente: El impuesto que
debe pagarse por utilidades, es un impuesto que a mi
me compete directamente; pero si yo tengo un nego-
cio de espectaculo, por ejemplo, y aquel que concurre
al espectaculo es el que paga el impuesto, indiscuti-
blemente que si el duefio del espectaculo se apropia
de esa cantidad, defrauda al Estado.
SR. CHARDIET (ARMANDO): Yo tengo entendido
que eso no es estafa.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Yo le voy a explicar
por qu6 lo es: Aqui se establece que lo pagarA
aquel que va al espectAculo, pero se establece que lo
hard en forma que el ingreso lo haga el duefio del
espectaculo.


SR. CHARDIET
delito de estafa?
SR. URQUIAGA
mente.


(ARMANDO): APero d6nde estA el

(CARMELO): No 10 estA, actual-


. '-.- ,. 1 LS S.







24 DIARTO 1DE SESTONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


SR. CHARDIET (ARMANDO) : Yo creo que el delito
se consume cuando un cajero del Estado se apropia
del dinero que tiene a su eustodia.
SR. URQUIAGA (CARMELO): S. S., en ese caso, le
esta dando la raz6n al Poder Ejecutivo. El Poder
Ejecutivo pide que se consider como delito el que
se reciba un tribute de impuesto, aunque fuera de
manera indirecta, y no se llevara en tiempo oportu-
no al Distrito Fiscal correspondiente.
Podria caber siempre la salvedad al manifestar, co-
mo oeurre en muchos casos, el que recibia el dinero,
que lo habia aplicado a los gastos generals; y ahi lo
que se solicita es que se haga constar que el dinero
recibido en calidad de impuesto, debe ser separado
de la masa coming que significant las demfs entradas,
y estimar que ese dinero debe considerarse que que-
da en dep6sito; otra cosa constitute un delito que es
a lo que se refiere el Mensaje, pues no se piensa volver
al tiempo en que por deuda pueda encarcelarse a na-
die. Ahora bien, no es just que quien colecte un di-
nero del _Gobierno lo distraiga o se lo apropie.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : De modo que lo que
se solicita ahora, en el Mensaje, es: (Lee.) Se con-
vierte en deudor del Estado el comerciante por ese
diez por ciento, y si no le paga al Estado, se pide que
sc le consider autor de un delito de estafa.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Porque el que paga ese
dicz por. ciento es el pfblico consumidor, y se lo en-
trega para que 61 lo deposit mis tarde en las areas
del Tesoro Nacional.
SR. Ni EZ PORTUONDO (EMILIO) : Se consider al
comerciante como agent de cobranza. El que se
apropie del diez por ciento, compete un delito; el mis-
mo delito que realize el ciudadano a quien se le en-
trega un dinero en dep6sito y no lo hace llegar a la
persona determinada.
Sr. CASTELLANOS (MANUEL) : Quieren convertir al
comerciante, no s61o en cl contribuyente como debe
serlo, por ministerio de su comercio, sino en agent
de cobranza, para meterlo en' la cdrcel como funcio-
nario pfiblico y, en ese caso, seria author, no de un
delito de estafa, sino dd malversaci6n de caudales pfi-
blicos; y como este delito tiene una pena de muchos
afos de presidio, me parece exagerado que a un co-
merciante se le imponga tal pena por el pago del diez
por ciento, que scrian oeho o diez pesos, a lo sumo
con oecho o diez afios de presidio. Consider el Men-
saje que debe impolierse menos pena, y por eso se pi-
de que s. le tenga como autor de un delito de estafa.
El Mensaje Presidencial no tiene desperdicio. Fo-
menta la delaci6n, que es el mis innoble de todos los
hechos que puede rcalizar un ciudadano; la delaci6n,
execrada por todo el mundo, en la socitdad; y el Men-
saje Presidencial fomenta la delaci6n, diciendo:
(Lee.) Y asi como en cada oportunidad el senior Ur-
quiaga ha ido contestando y argumentando y contra-
argumentando, en esta oportunidad me satisface ver
al senior Urquiaga, que sigue sereno, tranquilo, acep-
tando el Mensaje...
SR. URQUIAO. (CARMELO) : La serenidad siempre
la conservo. Si no habia contestado al distinguido
compafiero era exelusivamente porque otro compafie-
ro nuestro distraia mi atenci6n; pero yo me pregun-
to en este caso concrete: Es que el Estado no es


digno de protecci6n? Es que no puede ser conside-
rado como un acto civico, que un individuo denuncie
al que maiosamente trata de burlar el fisco? Es
que acaso lo que S. S. haria, en el caso que cualquie-
ra lo estuviera defraudando, puede considerarse como
un delito cuando se realize por el Estado? Tengo la
seguridad absolute de que S. S., a pesar de todo su
espiritu humanilario, seguramente pensaria de acuer-
do con el Mensaje si cualquier persona le hiciera co-
nocer que en la finca propiedad de S. S. un encarga-
do u otro empleado cualquiera le estaba sustrayendo
algo o estaba dejando de pagar lo que legitimamente
le correspondia. Piense que eso tan corriente, tan
natural en la vida practice, realizado por el Estado
serviria para recaudar dinero y para pagar a esos
sufridos empleados por quienes tanto se interest S. S.;
serviria para mitigar dolores; por lo que entiendo
que tampoco tieue raz6n S. S. en este caso.
SR. FRAILE (CARLOS): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (ANGLADA) : Tiene la palabra S. S.
SR. FRAILE (CARLO) : He pedido.la palabra para
defender, en este caso, al Ejecutivo Nacional. El se-
fior Castellanos peca de injusto en sus apreciaeiones.
En realidad, los delatores, vulgo "apapipios", consti-
tuyen una clase que por desgracia no result ex6tica
en nuestro suelo. Aqui, como en todas parties, la de-
laci6n es plant que florece con facilidad asombrosa.
El "apapipio" vive en todos los medios, y nosotros
mismos, a diario, nos codeamos inconrscientemente con
ellos. No es el "apapipierismo"-valga la frasc-
una organizaci6n, menester es reconocerlo, creada por
el Ejecutivo, no; pero tambi6n precise confesar que
bajo el actual regimen se ha fomentado la delaci6n
como en ninguna otra 6poea. Existen los "apapi-
pios" o delatores especializados en asuntos de la com-
petenicia de los Tribunates de Justicia; los hay que
actfian en el amplio sector de la political, y al'ora, por
si las especics de confidentes que existen y que no
enumero por no abusar de la paciencia de quienes me
escuchan, fueran pocas, el Ejecutivo pide ai Congre-
so, y 6ste se dispone a crearla por una ley, la case de
los "apapipios" fiscales; y, al propio tiempo, consa-
gra y eleva la delaci6n a la categoria de instituci6n
oficial... &Verdad que todo esto resultaria pintores-
co si no fuera, como lo es, profundamente doloroso"
SR. URQUIAGA (CARMELO): Hay defenses que ma-
tan.
SR. FRAILE (CARLOs) : De acuerdo. Pero S. S. no
me negarA que e. cierto lo que digo.
SR. PRESIDENT (ANGLADA) : Continue en el uso
de la palabra el senior Castellanos.
Sn. CASTELLANOS (MANUEL) : El Poder Ejecutivo,
en este Mensaje, pide dclegaciones de facuitades del
Congress. Dice asi: (Lo lee.)
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Aunque en realidad nos
estamos saliendo de esta ley, reconozco que tiene ra-
z6n S. S. porque de manera global se esta corisideran-
do esta ley, que muy en breve habrA de diseutirse, por-
que yo espero que la Cimara est6 en inimo para ello.
El problema de inmigraei6n es algo tan complejo,
que ocasionalmente puede ser bueno o funesto, seg6n
las circunstancias que existan en cada caso. En 6po-
ca de prosperidad, la inmigraci6n es deseable, porque






DIARIO DE SESTONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 25


Cuba, con' una poblaci6n que gira alrededor de cuatro
millones de habitantes, pudiera tal vez necesitar dos
o tres millones de inmigrantes para que contribuye-
ran al aumento de su riqueza natural; pero, en cam-
bio, en una 6poca de penuria, los trabajadores extran-
jeros que vinieran a Cuba perjudicarian seguramen-
te al obrero cubano que tienfe perfect derecho a que
se le ampare. Por eso cs necesario que se d6 a la
ley esa elasticidad, como ocurre en los Estados Uni-
dos, en Espafia y en Francia. Por eso es que no veo
que pudiera ser objeto de critical el conceder al Ejc-
cutivo facultadcs discrecionales, que en ese caso re-
dundarian en ben'eficio de la Naci6n.
SB. FRAILE (CARLOS): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (ANGLADA) : Tiene la palabra su
sefioria.
SR. FRAILE (CARLOS) : Sefior Presidente y sefiores
Representantes: Para suplicar al senior Castella-
nos que posponga el brillante discurso que con placer
estamos escuchando sobre la ley del reajuste del Po
der Judicial, para la pr6xima sesi6n que celebre esta
Camara. El qu6rum me ofrece dudas, y el problema
que estamos tratando es de tal trascendencia que es-
timo result digno de ser discutido por la mayoria d-
los sefiores que forman este Cuerpo Colegislador. Pi-
do, pues, a la Presidencia, que aplique el Reglamento,
que se pase list, para que se trate este asun'to tan im-
portante cuando este present mayor nfimero de com-
pafieros. Deseaba hacer esta aelaraci6n al senior Cas-
tellanos para que no creyera que caprichosa y hfbil-
mente trataba de impedirle que hablase, aplicdndole
el precepto reglamentario.
Sn. URQUIAGA (CARMELO) : No he de oponerme a
la petici6n del senior Fraile, porque s4 que no ha de
variar de criterio; pero para que pfiblicamente cons-
te c6mo los sefiores miembros del Comit6 Conservador
Ortodoxo, en vez de debatir estos problems que afec-
tan a la naci6n cubana en moments que acepto que
son de crisis, prefieren y procuran, por todos los me-
dios reglamentarios, obstruccionar nuestra lalor; que
en vez de tratar de quoe leguemos al mis complete y
detenido examen de todos estos asuntos tan importau-
tes, tratan con una comprobaci6n del qvrum de ha-
cer que caiga ]a sesi6n. VCase qui6nes son los que e4-
quivan los debates politicos y econ6micos, y quiencs
son los que se cicuentran dispuestos a contender por
el bien de Cuba.
SR. FRAILE (CARLOS): Sefior Presidente y sefores
Representantes: He de ser muy breve, porque he co-
menzado per declarar que no hay qudrum. Al pedir
pase de list, no Jo he hecbo con el prop6sito capri-
choso de obstruccionar la sesi6n de esta noche. Nos-
otros nos hemos mostrado siempre celosos del cumpli-
miento estricto del Reglamento, pero sin llegar a exa-
geraciones. Tratindose de una ley de la naturaloz:
de la que se debate, me parece que su studio y dis-
cusi61i debe abordarlo, y, por tanto, asumir la respon-
sabilidad moral ante el pais, mayor nimero de Re-
presentantes. Una ley de esa importancia, de esa tras-
cendencia, no es possible que se trate con un reducido
nfmero de compafieros en el hemiciclo. El senior Ur-
quiaga no puede negar, repito, la importancia y tras-
cendencia de esa ley, al igual que la que trata de los
impuestos. Por tales razones, seflor Presidente, insis-
to en pedir que se compruebe el qurumn:


SR. PRESIDENT (ANGLADA) : Se va a pasar list.
(Kl official de actas pasa lista).
,SR. PRESIDENTE (ANGLADA): -Se va a rectificar la
lista.
(Se efectia nuevamente la votaci6n).
SR. PRESIDENTE (ANGLADA): Falta algfin senior
Representante por contestar?
(Silencio.)
Han contestado sesenta y cinco sefiores Represen-
tantes. Hay qudrum. Contiria la sesi6n.
Se pone a votaci6n la totalidad. Los que est6n con-
formes, se servirin levantar la mano.
SR. FRAILE (CARLOs) : Yo deseo hacer una propo-
sici6n incidental.
SR. PRESIDENTE (ANGLADA) : Ya esti votada la to-
talidad.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : NO esti votada; yo
estaba en el uso de la palabra todavia.
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): No esta votada.
Eso es una brava que se nos quiere dar.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : El Partido Liberal
se agolpa en un frente finico.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Pido la palabra para
presentar mi protest por la forma en que determi-
nados compa ioros so cxpresan contra la Mesa y Ie
otros miembros que aqui estamos y que nos conduci-
mos con todo el respeto y toda la consideraci6n que la
propia Camara merece, sin proferir frases que pue-
dan ser injuriosas para nadie.
SR. FRAILE (CARLOs) : Pido la palabra, para una
alusi6n.
(El senior Guis Inclin ocupa la Presidencia.)
SR. PRESIDENT (GuAs INCLAN): Continfa en el
uso de la palabra el senior Castellanos.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Los distin'guidos
compaficros de la Mayoria de la C6mara toman un
nuevo rumbo y llegan a la exaltaci6n sin necesidad
ninguna, en este problema de amplia ideologia.

Al impugnar la ley de que se trata, habia hecho un
anhlisis somero de su motive fundamental, o sea del
Mensaje del Ejecutivo donde la ley se basa; y estaba
tratando de ese Mensaje que contenia en el iltimo ex-
tremo de su solicitud final, algo inexplicable en la
situaci6n de crisis por la que atraviesa el pais. El
Mensaje presidential perdona un impuesto del uno y
modio por ciento al canje de cafla y sacos para envases
de azuicares que hagan entire si los Centrales, y se
suprimen los expedientes en curso, cualquiera que sea
el trAmite en que se hallen. De manera que este Men-
saje Presidencial no trata de buscar nuevos impues-
los, ni trata de buscar el Estado cubano, por me-
dio del Congreso, nuevas fuentes de ingreso. El Po-
der Ejecutivo pretend condonar un impuesto a los
sacos de azucar y al canje de cafia en los Centrales,
y despues quiere que se declare otra prescripci6n.

Yo decia que en el reajuste presupuestal se vota una
nueva delegaci6n de poderes, y esa delegaci6n de po-







DIARIO DE SESIONIS DE LA CAMERA DE REPRFS'ENTANTES


deres alcanza de tal modo al Poder Judicial que des-
truye la organizaci6n del Poder Judicial. Se pide
por el Presidente de la Repuiblica, y se acepta en la
ley que estamos combatiendo, rebajas de categories a
los funcionarios del Poder Judicial. La rebaja de ca-
tegoria declarada por el Presidente de la Repuiblica es
la intromisi6n del Poder Ejecutivo en el Poder Ju-
dicial, la confusion de Poderes que lleva a una si-
tuaci6n especial, que nosotros los Congresistas no de-
bemos en ella incurrir. Como fundamento bfsico de
la oposici6n a la ley, debe tenerse en cuenta esa so-
licitud que se hace en el Mensaje, de que puedan re-
bajarse las categories del Poder Judicial.
El senior Nifiez Portuondo, de una manera brillan-
te, y cuando la Camara estaba mas dispuesta segura-
mente a prestar toda la atenci61i al debate del proble-
ma, explicaba cual era la rebaja possible y determina-
ba la imposibilidad, la poca cautela, que la Camara
hubiera demostrado de aceptar esta ley considerando
el reajuste possible al mismo tiempo que la rebaja de
categoria. Darle consentimiento el Congreso, al Pre-
sidente de la Repfiblica, para aplicar las rebajas de
categoria, seria una grave falta que no podemos co-
meter los que somos conscientes de los preceptos de la
Constituci6n.
El Congress de Cuba, en verdad, ha delegado va-
rias veces las facultades privadas del Poder Legisla-
tivo, en el Poder Ejecutivo, a solicitud de este; pero
en' cada una de esas oportunidades, el Congreso cuba-
no ha tenido que arrepentirse de ello, y mks cuando
se ha demostrado que todas esas delegaciones de fa-
eultades que hicimos en la Ley de Obras Pfiblicas, pa-
ra construir aquellas carreteras pasadas e incluso el
Capitolio, nos han traido, paso a paso, hasta este de-
sastre econ6mico; desastre que es cierto, es verdad que
en todas las naeiones se sufre; pero mas que en las
otras naciones, en nuestra pobre Repfiblica de Cuba
porque en ninguna otra naci6n se han realizado obras
fastuosas, obras de ornato, como en la Naci6n cubana,
gastando en ellas millones de pesos, sin utilidad pric-
tica.
SR. URQUIAGA (CARMELO): &La carretera central
no tiene utilidad practical
iSR. CASTELLANOS (MANUEL): Muy relative. Y y6
no quiero incurrir, desde luego, en ese politiqueo que
es corriente entire nosotros y que muchas veces lle-
va de la mano al Congresista, siin tener deseo de ha-
cerlo, a polemizar. Es mi prop6sito pasar por alto
todas esas cuestiones, que consider secundarias. Pe-
ro voy a declarar, por cortesia al compafiero, que la
earretera central es inftil a los fines practices de la
vida. En Inglaterra se han nacionalizado los ferro-
carriles, porque por ferrocarril se pueden traer pro-
ductos de utilidad y de primera necesidad desde gran-
des distaneias, a poeo cost. Sin embargo, por la ca-
rretera central no se pueden traer articulos de primer
necesidad, porque result muy costoso, pues la gaso-
lina, que es el product que se emplea en autom6viles
y motors, es muy costosa en nuestra Repiblica; de
done result que la carretera central es solamente
para los turistas, y no tiene relaci6n su uso con el
cost.
Pero, apartandonos de ese problema, hay un proble-
ma fundamental que toc6 el senior Nifiez Portuondo,
al que yo quiero referirme, y es si nosotros podemos


declarar la inconstitucionalidad de una rebaja en el
presupuesto del Poder Judicial. Para demostrar que
podemos hacerlo, para que conste de una manera de-
finitiva y como justificaci6n de que seria possible la
rebaja acordada por la Camara, yo he traido una de-
claraci6n del Tribunal Supremo, que es quien tiene
que juzgar, en definitive, la constitucionalidad o la in-
constitucionalidad de la ley; y aunque parezca extra-
ilo, el Tribunal Supremo, respect de una ley que no
ha sido todavia aprobada por el Poder Legislativo, re-
suelve sobre su constitucionalidad, y adelantindose
a esta ley, el alto mando del Poder Judicial, el Tribu-
nal Supremo, reunida su Sala de Gobierno, tom6 el
acuer(l de cooperar a la rebaja a que se veia obliga-
do el Estado cubano, e hizo la siguiente declaraci6n,
que como muy bien me decia el distinguido compafiero
Lombard, es en alto grado satisfactoria para el propio
Tribunal Supremo y para nosotros; la declaraci6n
que se ihace en el document, dice asi: (Lo lee.)
Este document es honra del Poder Judicial y es-
pecialmente del Tribunal Supremo, cuya Sala de Go-
bierno lo suscribe y da el fundamento bAsico por el
cual nosotros podemos realizar el reajuste del Poder
Judicial, toda vez que la situaci6n especial, critical,
que la Repfiblica econ6micamenrte atraviesa, asi lo exi-
ge, y que el articulo 89 de la Constituci6n de la Re-
piublica no fu6 escrito para estos casos anormales, co-
mo muy bien declara esa Sala de Gobierno del Tri-
bunal Supremo.
Ahora bien: yo he tenido que buscar este documen-
to para ver si efectivamente lo que me dijera el dis-
tinguido compafiero Sr. Garcia Ramos, en oportunidad
anterior, era o no comprobado. Yo me he entregado a
una bfisqueda bastanite acuciosa del document que
expone la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo co-
mo consult del Poder Ejecutivo para realizar el re-
ajuste, y esa Sala de Gobierno dice lo siguiente: (Lo
lee.)
Y para la rebaja del Poder Judicial, el propio
Tribunal Supremo, la Sala de Gobierno, dispone lo
siguiente: (Lo lee.)
De manera que 6ste es el plan para que el Ejecu-
tivo realmente destroce el Poder Judicial. El Eje-
cutivo si acepta este plan, rebaja la categoria a esos
Jueces, que pasan a la categoria que tienen los Jueces
Correccionales de La Habana. Y esos Jueces, entire los
cuales hay tres que han sido magistrados de Audier'-
eia, que han perdido, por venir a La Habana, la po-
sibilidad de un ascenso, vienen aihora a perder la
categoria que tienen de Magistrados, lo cual es un
absurdo. &Y c6mo es possible que un hombre que ha
dedicado a la carrera judicial todo el esfuerzo de su
vida, su dedicaci6n constant y honrada, tenga que
descender ahora en un Juzgado? El Ejecutivo necesi-
ta dinero para solventar sus necesidades econ6micas,
para pagar a los empleados piblicos, para resolver e!
problema de la crisis, y desde luego, por ese mismo
error del Poder Ejecutivo 41 tiene -derecho para ]a
rebaja del Poder Judicial, pero no para romper la ca-
rrera de un funcionario.
Yo entiendo que esa ley que viene del Senado no
ha sido debidamente estudiada, no ha sido debida-
mente meditada por los queridos compafieros nuestros,
eximios senadores. Esa ley, sencillamente, se ha ba-
sado en la solicitud del Ejecutivo y en la propia


26







DIARIO DE SEMSIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 27


actuaci6n' de la Sala de Gobierno del Tribunal Su
premo, quienes al decir que esos Juzgados pueden ba
jarse de categoria no han tenido en cuenta, las propia
estadisticas de esos Juzgados que tratan de bajar d
categoria. Un ejemplo, porque no quiero cansar n
alargar extraordinariamenite esta solicitud, por m
part: se trata de rebajar la categoria al Juzgado Mu
nicipal de Marianao, que durante el afio 1930 y 1i
parte transcurrida de 1931, tuvo solamente en un afic
cuatro mil juicios verbales, y del afio 1931, a lo que
va en curso, tiene hasta el seis de Noviembre, cuatrc
mil doscientos juicios de desahucio, mil ochocientas
inscripciones de nacimientos, setecientas veinte de-
funciones y doscientos tres matrimonios. Y a ese Juz.
gado, por esa ley, se le va a rebajar la categoria. No-
sotros, los Representantes a la CAmara, sabemos que
en ese Juzgado hay un trabajo improbo, que se realize
por los juices a cambio de una compensaci6n: la ga-
rantia de la estabilidad en su carrera, la defense de la
inamovilidad. Y si nosotros, por una ley en que no se
pide mas que dinero, vamos a romper el fundamento
basico de los que se dedican a la carrera judicial, co-
mo es la inamovilidad en sus puestos, facultando al
Ejecutivo para que pueda rebajarlos de categoria, va-
mos a quitarle a la carrera judicial, a la que perte-
necen nuestros compafieros y amigos, la finica garan-
tia que tienen, la estabilidad.

En cada una de las provincias hay Juzgados a los
que se rebaja de categoria indebidamente; se reba-
ja la categoria, en la Repiblica, a veintid6s Juzgados;
es decir, hay veintid6s personas afectadas por esta
rebaja. Y esto es tanto mas injusto, por cuanto que
no solamente se le rebaja de categoria, como dijera
el senior Nfifez Portuondo, sino que ademks de la re-
baja de sueldo que implica la rebaja de categoria,
viene la rebaja del 25% que se pretend; es decir, que
va a haber funcionarios, en el Poder Judicial, a los
cuales se les reajusta dos veces el sueldo, la una en
la categoria y la otra sobre los sueldos. Y eso es
absolutamente excesivo, injusto y arbitrario; eso no
puede permitirlo la Camara de Representantes. Es
tan injusto, tan arbitrario, tan falto de raz6n lo que
se pretend, que el Seeretario de Justicia en una
declaraci6n publicada en el peri6dico "El Pais", di-
ce que se rebajarin los sueldos, pero que no se re-
bajarhn las categories. Es decir, que acepta la ine-
cesidad, sentida por todos, de la rebaja de sueldos,
pero que no quiere Ilegar a la rebaja de la categoria,
que implica la supresi6n de parte de la inamovilidad,
finica garantia del Poder Judicial.
Yo traia muchos mas datos; pero comprendo que
ya a esta hora resultaria impropio, para un debate,
el extendernos en discusiones; porque los compafieros
estfn agotados por esos viajes que hacen desde sus
t4rminos rurales hasta la capital de la Repfiblica, pa-
ra asistir momentineamente a una sesi6ni, teniendo
necesidades urgentisimas que los reclaman en sus ter-
minos. Comprendo que el debate que se iniciara en
los primeros moments de esta sesi6n hubiera hecho
mas facil la labor, una labor serena y basada en con-
ceptos juridicos y legales. Pero si creo, con entera
franiqueza, que la CAmara de Representantes, con se-
guridad, si analiza la ley que viene del Senado y que
corresponde a una solicitud del Mensaje presidential,
encontrara como falta de esa ley la necesidad de la
rebaja; pero no encontrara la necesidad de la reba-
ja ni del cambio de categories. Y es extraordinaria-


- mente peligroso para ahora y para luego, sefiores li-
- berales, porque atacando la inamovilidad del .Poder
s Judicial, se entroniza dentro del Poder Judicial el te-
e mor y el terror al Poder Ejecutivo. Si el Poder Ju-
i dicial se ha mostrado siempre alejado de estas luchas
i political, y por encima de todas esas disposiciones
- del memento, teniendo la satisfacci6n los cubanos de
a que el Poder Judicial es el cielo donde se han cobi-
Sjado siempre los d6biles frente a las agresiones de
Solos fuertes; si el Poder Judicial, hasta estos momen-
tos, no se ha creido que pueda ser objeto de ludibrio
y de un anatema, como tampoco pudiera serlo perso-.
Snalmente ningunio de los miembros de la carrera ju-
- dicial; si el Poder Judicial se ha mostrado sereno y
Salejado de todas estas luchas partidaristas; ahora nos-
otros debi6ramos tratar de conservar esta situaci6n,
porque es la garantia de todos, de los unos y de los
otros. Si al Poder Judicial se le aterroriza con una
media de esta indole, en que va a verse colocado en
manos del Poder Ejecutivo, somos nosotros, el Poder
Legislative, los que debemos evitar que el Poder Eje-
cutivo en un instant de obtusi6n mental, en un mo-
mento de pasi6n vehemente, pueda cometer actos im-
propios en contra de ese Poder Judicial que nosotros,
por medio de esta ley, colocamos indefensos en ma-
nos del Ejecutivo, en instantes en que no es posi-
ble exigirles a todos la misma serenidad de juicio pa-
ra resolver los problems, y en que el Poder Ejecu-
tivo pueda estimar que hay muchos de esos fun'ciona-
rios que son contrarios al Poder Ejecutivo. Yo con-
sidero, estimo, creo, y con entera franqueza yo lo ex-
ponia a los distinguidos companieros, que esa claudi-
caci6n, mAs que peligrosa, por nuestra parte, seria,
a mi juicio, y con perd6n de ustedes lo digo, una co-
bardia del Poder Legislativo, equivalent a entregar
en manos del Poder Ejecutivo el Poder Judicial.
Esos compafieros nuestros que forman part del
Poder Judicial, que estan apartados de la sociedad
porque asi lo requieren sus funciones y tienen que
encerrarse en una torre de marfil para evitar la sus-
picacia y para que nadie pueda pensar que el Juez
se pone de una part o de otra, tienen a la vez que
mantener a su familiar, y no les alcanza con esa pe-
quefa retribuci6n que reciben.
A esos hombres que trabajan y no cobra! y que
seguirfn trabajando y seguiran sin cobrar, a esos
hombres, por lo menos, vamos a respetarles en la ca-
rrera que ellos han ganado y que es la mejor garan-
tia del politico.
El argument es tan convincente y razonable, que
yo creo que la Camara no dejark destruir el Poder
Judicial. La Camara no puede delegar en el Poder
Ejecutivo esas funciones, porque el Poder Ejecutivo
iii siquiera las necesita para el reajuste.
No quiero molester mas vuestra atenci6n. Traigo
unas notas acerca del Poder Ejecutivo, en las cuales
se fijan las molestias y hasta las injuries y calum-
nias que han sufrido las Magistrados, los Jueces y
los Fiscales; y como quiero de alguna manera colo-
car en el DIARIO DE SESIONES estas notas, para que no
result despu6s que no han venido a la consideraci6ri
de la CAmara, voy a leerlas. Ellas contienen lo que
se dice de malo del Poder Judicial. Un poeta trat6
de llevar al ridicule a los miembros del Poder Judi-
cial. Este poeta era don CUsar de Medina, y compu-
so el siguiente soneto:








28 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


Un president, que preside... a ratios.
Magistrados durmiendo en un sill6n,
que servian lo mismo de cart6n
y en cambio resultaban mfs baratos.

A los lados, catorce pelagatos,
hartos de manejar el azad6n,
que entienden, cuando prestan ate.nci6n,
nada, como quien dice, entire dos plates.

Un Fiscal enconado o complaciente.
Un letrado, mintiendo que es un gusto.
T'estigos que declaran con malicia.

En el banco, un brib6n o un inocente,
esperando o temiendo el fallo injusto...
y en el techo, pintada la justicia.

En todas las edades y en todas las 6pocas, los que
ban dedicado su vida a esa augusta funci6n' de ad-
ministrar justicia, han side objeto de burla, de ata-
que; en cambio, en nuestra patria, el Poder Judicial
es el finico, hoy, de todos los Poderes del Estado, que
se conserve dentro del respeto pfiblico, sin que haya
sido motive de ataques injustificados, como el Poder
Legislative. Por eso, distinguidos compafieros, yo es-
timo que no debe aprobarse csa ley y que pasemos
despu6s de una manera intcligente a aprobar el re-
ajuste del Poder Judicial, per una enmienda sustitu-
tiva, que en alguna forma puede indicar, con su ha-
bilidad, el sofior Presidente de la CAmara.
SR. FRAILE (CARLOS) : Tengo solicitada la pala-
bra para determinadas aclaraciones, toda vez que me
consider aludido por manifestaciones hechas por el
senior Urquiaga.
SR. PRESIDENT (GuIS INCLIN) : Tiene la palabra
el senior Fraile.
SR. FRAILE (CARLOS) : Sefior Presidente y sefiores
Representantes: Esta noche, per lo visto, es noche
de aclaraciones; y una aclaraci6n mis, y breve por
cierto, que voy a hacer, espero que merezca la aten-
ci6n de mis compafieros. IIace pocos mementos, la
Camara tuvo oportuinidad de apreciar una discrepan-
cia de criterio surgida entire el senior Anglada, que
ocupaba la Presidencia interinamente, y un grupo de
sefiores Representantes, del cual formaba parte el que
habla.
Esa discrepancia de criterio surgi6 por motive de
que el sofior Anglada, entendiendo que ya estaba su-
ficientemente discutida la totalidad del proyecto de
ley del reajuste del Poder Judicial, declar6, equivo-
cadamente, que 6ste "se daba por aprobado" por la
Camara. Como es natural, yo protest contra e,
procedimiento ari6malo empleado con la pretendida
aprobaci6n de la ley, si bien tenia la seguridad que
el sefior Anglada n o hacia maliciosamente, y si per
un olvido disculpable. Y mis palabras se limitaron
a las necesarias para aclararle al senior Anglada que
no podia estar aprobada la totalidad del proyeeto, su-
puesto que cuando yo pedi el pase de list, lo hice
rogindole al senior Castellanos que pospusiera para
la pr6xima sesi6n la continuaci6n de su diseurso, que
hemos escuchado con muchisimo agrado. Luego, no
era possible que ese proyecto se sometiera a votaci6n y
cue estuviera aprobndo, hnbiendo quedado. al pasarse
lista, en el uso de la palabra el senior Castellanos.


Como yo observara en 41 cierto gesto de duda, me
anticip6 a afirmar al senior Anglada. que soy un hom-
bre que no acostumbro a mentir... Esas fueron mis
manifestaciones, ni palabra mhs, ni menos; y los se-
fiores Representantes que me escuchan pueden' darse
cuenta si digo lo que pas6 o no. A prop6sito de esa
discrepancia de criterio, el senior Urquiaga hizo de-
terminadas declaraciones manifestando el desagrado
con que habia visto que se hubiera tratado al Presi-
dente con cierta aspereza por algfin senior Represen-
tante. No pretend yo, desde luego, que el senior Ur-
quiaga determine, en el caso de no haberse referido
a mi, quienes son, a su juicio, los sefiores Represen-
tantes que trataron con dureza a la Presidencia, por-
que eso seria llevar este asunto a un terreno que mi
delicadeza me impide. Pero si le ruego al senior Ur-
quiaga que simplemente declare, si pQr el Represen-
tante que usa de la palabra, se trat6 con dureza a la
Presidencia, ocupada en aquellos mementos por el se-
fior Anglada, persona a quien, me complazco en ex-
n~on'lrio he -mnrldado siempre consideraei6 y le he
profesado el afecto que se merece en su triple con-
dici6n de caballero, compafiero y amigo.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Pido la palabra.

SR. PRESIDENTE (Guis INCLIN) : Tiene la palabra
su senoria.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Sefior Presidente y se-
fiores Representantes: Me felicito de esta delicade-
za exquisite con que'procede el querido compafiero,
como proceden, en general, o de manera absolute, to-
dos los demis compafieros.
Surgi6 una mala interpretaci6n por parte de la
Presidencia, porque miembros de la C6mara y algu-
nos compafieros nuestros entendieron que se preten-
dia haser aparecer lo que ellos creian que no habia
ocurrido, cuando no fu6 ese el prop6sito de la Prc-
sidencia. Se manifestaron en actitud airada que real-
mente hubo de contrariar, por entender que no se
prc-edia con el respeto con que debian hacerlo siem-
pre los compafieros, unos con otros.
No puedo precisar, en general, qui6nes eran, porque
varies, en realidad, fueron los que con un ardor dis-
culpable en quienes crelan que fueron atropellados en
sus derechos, ex:gieron el cumplimiento de lo que
creian que les pertenecia.
Desde luego, yo no me pude dirigir a S. S. porqua
ereo recorder, efectivamente, que tal como 61 lo expu-
so ocurrieron los detalles de aquel ligero ineidente.
Tampoco ha'o inculpaciones hacia ningfin otro com-
pafiero que, de carceter mas o menos exaltado, pudie-
ra estimar que debieran protestar contra lo que des-
pu6s se aprob6 y entendian que no debia haberse apro-
bado.
Hago muy gustosamente estas declaraciones fran-
cas a mis queridos compafieros, lo mismo que hago la
declaraci6ni a cunaquier otro compafiero que pudiera
encontrarse molesto por la protest que yo formul6I
SR. FRAILE (CARLOS) : Muchas gracias.
SR. CHARDIET (ARMANDO) : Pido la palabra para
consumer un turno en contra.
SR. PRESIDENT (GuIS INCLIN) : Los turns estin
agotados.






Dl[AIIO DIE SESlONIHS DE LA CAMNARA DE BEPRY's i'\'ANTES 2q


SR. CHARDIET (ARMANDO): Entonces pido la am
pliaci6n del debate.

SR. URQUIAGA (CARMELO): Pido la palabra para
dirigir un ruego al senior Chardiet.
Sn. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Tiene la palabra
su senoria.
Sn. URQUIAGA (CARMELO): Para hacer un ruego
al distinguido reglamentarista y compafiero: para que
no nos ponga en la situaci6n' que pudiera tal vez pa-
reccr algo embarazosa, de oponernos a la ampliaci6n
del debate, por la siguiente raz6n: Se han consumido
dos turnos en contra y uno a favor y con brevedad
suma se ban expuesto las razones bhsicas que favo-
recen la aprobaci6n del proyecto de ley. No parece
16gico, pues, p que se acuerde la ampliaci6n del debate.
La Chmara tiene, ademAs, verdadero interns en co-
nocer de otras iniciativas con relaci6n a otros pro-
blemas; por lo que me permit rogar al senior Char-
diet que no insist en su proposici6n, porque nos pon-
dria en el caso de no podcr acceder a ella.

SR. CHARDIET (ARMANDO): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GuAs INCLAN) : Tiene la palabra
su sefioria.
SR. CI-ARDIET (ARMANDO) : Sefior Presidente y se-
iiores Representantes: Para contestar al ruego que
me hace nuestro distiniguido compafero, el senior Ur-
quiaga. Inter6same antes que nada declarar, con la
sinceridad con que me esfuerzo siempre en pronun-
ciarme, que me parece que la ley que se debate es
sumamente defectuosa, porque de los bancos de la Ma-
yoria apenas ha surgido un defensor de la ley.
Sn. URQUIAGA (CARMELO) : Tuve el honor de serlo.
SR. CHARDIET (ARMANDO) : Uno. Dicho esto y co-
rrespondiendo a la gentileza del distinguido compa-
fiero con quien siempre estoy obligado, debo declarer
que, como Representante, tengo un sagrado deber que
cumplir; que hay problems que se escapan a esa
consideraci6n de indole personal, como es el afecto
con que me distingue, y al que me parece que corres-
pondo con placer. Pcro bay situaciones en la vida
que colocan al hombre, sobre todo si es un hombre
pfiblico y representative, en dificil postura, porque lo
presentan como intransigente cuando en todos los ac-
tos de su vida se ha mostrado y ha proecedido con !a
mayor cordura y con la mayor consecuencia para sus
amigos, cualquiera que fucra la filiaci6n political que
6ste ostentara. Y este es un caso exceptional. Yo
tengo una responsabilidad, y csa rcspofnsabilidad que-
dark plenamente a cubierto cuando en ese DIARIO DE
SESIONES quede una constancia de mi actitud frente
a una ley de vital importancia y de tanta gravedad
como la que se debate. Veo que mi distinguido com-
pafiero me conmina a que respond categ6ricamente a
su ruego. Por ello, aun cuando pudiera significar
que esta Camara no me quiere oir, parece cumplida
mi misi6n, parece que doy satisfacci6n al deber que
tengo contraido, si en el DIARIO DE SESIONES queda
una constancia de que la Cimara no quiso oirme, de
que yo tuve el deliberado empefio e insisti sobre mis
compaiieros, para que se me permitiera, por lo me-
nos, dejar consignados mis puntos de vista contraries


-en un todo a una ley tanr impopular como lo es la
ley del reajuste del Poder Judicial. Ruego a mi dis-
tinguido compafiero que me excuse, porque s6o1 me
obliga a desatender su ruego, la consideraci6n que se
refiere a principios. Por el respeto que me merece,
tengo que lamentar sinceramente no poder complacer.
lo por esta vez, porque aspiro a que en el DIARIo DE
SESIONES quede grabado con caracteres indelebles el
rasgo de esta Cimara que debati6 una ley como la
del reajuste del Poder Judicial con la mayor ligereza,
sin que los mis obligados a defenderla se aprestaran
a quebrar lanzas a su favor, pues se trata de una le-
gislaci6n perjudicial a los intereses de la naci6n.
Ruego, pues, al senior Urquiaga, que disimule que
no corresponda a su requirimiento carifioso por esta
vez; y si la Camara tiene a bien manifestar su prop6-
sito y su interns en oirme, le ruego a la Presideneia
que me reserve un turn.
SB. PRESIDENT (GUAs INCLAN) : Se va a poner a
votaci6n la ampliaci6n del debate.
SR. CHARDIET (ARMANDO) : Votaci6n nominal.

Sn. PRESIDENT (GUAs INCLIN): Votaci6n nomi-
nal. Los que est6n de acuerdo con la ampliaci6n del
debate, contestarin si; los contrarios, no.
(Se efectia la votaciSn.)
SR. PRESIDENT (GUAs INCLAN): nFalta algfin se-
fior Representarite por votar?
(Silencio.)
Han votado sesenta y nueve seiores Representan-
tes. Cincuenta y siete que no y doce que si.
(Votaron en contra los sefiores: Aguilar, Albuerne,
Alemdn, Alvarez del Real, Alvarez Ramirez, Alvera,
Alliegro. Anglada, A. Barrero, Beltrdn, Blanco, Bosch,
Bover, Bravo Sudrez, Campos Prieto, Candia, Castel-
vi, Cisneros, Cruz Ferndndez, Cudllar, Cueto, Egui-
lior, Estrada, Garcia Montes, Garcia Ramos, Gonzdxez
Morales, Gonzdlez Sarrain, Grau, Grovlier, Herndn-
dez Leal, Le6n, Lombard, Madrid, Menci6, Mendez, N.
Micndoza. M. Mendoza, Moa, Mora, Niiez Portuondo,
Parodi, Piedra, E. Ramirez, M. Ramirez, Rey, Rui,
Salas, San Pedro, Sinches, Tom6, Ubeda, Urquiaga,
Vdzquez Bello, Villal6n, Zorrilla, Cruells y Guds In-
cldn.)
(Votaron a favor los sefiores: Carrillo, Castellanos,
Chardiet, Echeverria, P6rez Maribona, Ponce, Rio,
Rubio, Soto Izquierdo, Trinidad, Trujillo y Alberni.)
Queda, pues, rechazada la ampliaci6n del debate.
Agotados los turnos reglamentarios. Se pone a vota-
ci6n la totalidad de la ley.
SR. CHARDIET (ARMANDO) : Votaci6n nominal.
Sn. PRESIDENT (GUIS INCLIN): Se pone a vota-
ci6n nominal, por haberlo solicitado el senior Chardiet.
Los que est6n de acuerdo con la ley votarin que si;
los contrarios votar6n que no.
(Se efectia la votaci6n.)
SR. PRESIDENT (GuIs INCLAN) : Se va a rectifi-
car la votaci6n.
(El official de actas rectifica la votacidn).






30 DIARIO DE ISESIONES DE LA CAMERA DE RE!PRESENTANTES


SR. PRESIDENT (GuAs INCIAN) : iFalta algfin se-
fior Representante por votar?

(Silencio.)
Han votado sesenta y nueve sefiores Representan-
tes. Sesenta y cinco que si y cuatro que no.
(Votaron a favor los sefiores: Aguilar, Albuerne,
Alemdn, Alvarez del Real, Alvarez Ramirez, Alvera,
Alliegro, Anglada, A. Barrero, Blanco, Bosch, Bover,
Bravo Sudrez, Campos Prieto, Candia, Carrillo, Cas-
telvi, Cisneros, Cruz I'. ,'..i,.. ., Cudllar, Cueto, Egui-
lior, Estrada, Final6s, Garcia Montes, Garcia Ramos,
Gonzalez Morales, Gonzdlez Sarrain, Grau, Gronlier,
Hernindez Leal, Ledn, Lombard, Madrid, Mencio,
Mendez, M. Mendoza, N. Mendoza, Mola, Mora, Nud-
iez Portuondo, Parodi, Perez Maribona, Piedra, Pon-
ce, E. Ramirez, M. Ramirez, Bey, Rio, Rubio, Ruiz,
Salas, San Pedro, Sdnchez, Soto Izquierdo, TomB, Tri-
nidad, Trujillo, Ubeda, Urquiaga, Vdzquez Bello, Vi-
llal6n, Zorrilla, Cruells y Guds Incldn.)
(Votaron en contra los sefiores: Beltran, Castella-
nos, Chardiet y Alberni.)
Queda, pues, aprobada la totalidad.
Se le va a dar lectura al articulo primero.
(El official de actas lo lee.)
SR. ALBERNI (JOSE) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GuAS INCLAN): Se va a dar lec-
tura a una enmienda sustitutiva.
(El official de actas lee):
ENMIENDA SUSTITUTIVA DE LA LEY.
ARTICULO I.-Los haberes de los funcionarios,
auxiliares y subalternos del Poder Judicial y del Mi-
nisterio Fiscal quedarin reajustados en la siguiente
forma:
Los haberes, sueldos o asignaciones hasta mil dos-
cientos pesos anuales se reajustaran' en un doce por
ciento.
Los mayores de mil doscientos pesos anuales, has-
ta tres mil pesos, se reajustaran en un quince por
ciento.

Los mayors de tres mil pesos se reajustaran en un
dieciocho por ciento.
(f.) Manuel Castellanos.-Jos6 R. del Cueto.-
Emilio Nfiez Portuondo.-Silvestre Anglada.-Emi-
lio Santa Cruz Pacheco.-Juan Felipe Cruz.-Felipe
Gonsdlez Sarrain.-Agustin Cruz.-Jorge Garcia
Montes. :
SR. CHARDIET (ARMANDO): En qud oportunidad
puedo yo consumer un turno en contra?
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Hay varias'en-
miendas sustitutivas. La Presidencia le va a dar lee-
tura a todas, para escoger la que mas se aparte del
proyecto de ley, para ponerla a discusi6n.
SR. CHARDIET (ARMANDO): En la oportunidad en
que se ponga a discusi6n el articulado, ruego a la Pre-
sidencia que me tenga en cuenta.


SR. ALBERNI (JOSt) : Tengo pedida la palabra.
SR. PRESIDENT (GuAs INCLIN) : Tiene la palabra
el senior Alberni.
SR. ALBERNI (JOSt) : Sefior Presidente y sefiores
Representantes: Yo tengo presentada a la conside-
raci6fn de la Camara una enmienda sustitutiva del pro-
yecto de ley. Como es una enmienda que se aparta mris
del proyecto que la enmienda a ]a cual se pretend
darle lectura, yo deseo que la Presidencia ordene se
le d6 lectura a mi enmienda, pues es mIs radical que
la enmienda de mi distinguido compafiero Sr. Castella-
nos. En el proyeeto de ley se trata de reajustar el
Poder Judicial en un 25% de la cantidad global del
presupuesto fijo de este Poder del Estado. El sefior
Castellanos en su enmienda, en forma mis equitativa,
indudablemente, y por la cual merece la felicitaci6u
de la Camara, distribuye ese mismo porcentaje; pero
en la que yo present a la consideraci6n de la CAma-
ra, teniendo en cuenta la ley de impuestos que se va
a votar y los datos y antecedentes que puedo sumi-
nistrar y que hacen presumir que en el pr6ximo se-
mestre ha de aumentar la recaudaci6n del fisco, pues
contaremos tambien con la nueva ley del petr6leo, que
en definitive ha de producer dos millones y medio de
pesos mas al aio, reduzco el porcentaje a un quince
por ciento. Por lo tanto, siendo la enmienda que mrs
se aparta, yo quisiera que se le diera lectura. El
Poder Judicial ha sufrido ya otros reajustes; y en es-
ta oportunidad seria bastante el quince por ciento en
lo que se refiere al personal y un veinticinco por
ciento en lo que se refiere a las demis consignaciones
del presupuesto fijo del Poder Judicial. Esos ante-
cedentes podrdn apreciarse en cuanto el senior Presi-
dente tenga la bondad de ordenar que se le d lec-
tura a mi enmienda.
SR. CHARDIET (ARMANDO) : Pido la palabra para
una cuesti6n. previa.
SR. PRESIDENTE (Gu-s INCLAN) : Tiene la palabra
su sefioria.
SR. CIARDIET (ARMANDO) : Hace un moment pre-
gunt6 a la digna Presidencia, para que con la ama-
bilidad que le es caracteristica me informase, sobre
culi de los proyectos de ley versaba la discusi6n o
debate aqui planteado. La Presidencia me inform6 que
el debate giraba en torno del proyecto de ley que tiene
feeha Octubre 30 de 1931; y ahora, con grani sorpre-
sa por mi parte, sorpresa que me ha conmovido en lo
mis intimo, me enter de que el proyecto que se es-
tb discutiendo y del cual se ha leido el articulo pri-
mero, fub el primitive proyecto de ley del Senado, qu'
parece tambidn toc6 las fibras sensibles de aquel Cuer-
po Colegislador, para una pronta y saludable rectifi-
cacion, al extreme de que todo el mundo creia que iba
a ser el definitive proyecto de ley que iba a ser discu-
tido en esta CAmara.
No salgo, realmente, de la sorpresa que me causa
el ver este cambio de frente tan inopinado, porque yo
crei que el Gobierno, y sobre todo los Cuerpos Cole-
gisladores, conscientes del alto ministerio que les in-
cumbe como poderes del Estado, no se prestarian en
ningun moment a discutir un proyeeto de ley como el
nrnimtivo, donde se conceden y se realizan toda indole
de atribuciones con delegaci6n express de facultades
origin'arias y privativas de estos Cuerpos Colegisla-






DIXIO DB 8BRONU8 DR LA CAMERA DE REPRF19FBNTANTE8 31


dores, con violaci6n de toda la doctrine de Derecho
Politico consignada respect a este particular.
Deseo que la Presidencia me informed en definitive
cual es el proyecto de ley que se dispute.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Est6 a discusi6n,
efectivamente, el proyecto de ley a que se refiere su
seforia. La Presidencia, particularmente, inform a
su sefioria creyendo que era el otro proyecto el que ha-
bria de discutirse; pero el que se ha leido a la Cimara
y estd en discusi6n, es el que tiene la feeha mas anti-
gua, de 28 de Octubre.
SR. CHARDIET (ARMANDO) : En este caso, ruego a
la Presidencia que me informed cual ha de ser la suer
te de los otros proyectos de ley aprobados por el Se-
nado y que contienen preceptos que se refieren tam-
bi6n al reajuste del Poder Judicial.
SR. PRESIDENT (GU-AS INCLIN) : No puedo infor-
mar a S. S., porque eso depend de los acuerdos de
la Cfmara.
SR. CHARDIET (ARMANDO): Yo no s6 si por mi
pobre condici6n' intellectual y mi desconocimiento de
los preceptos reglamentarios, una ley posterior viene
a derogar otra anterior. Pero yo me pregunto, ha-
biendo dos proyeetos de ley que versan sobre el mis-
mo particular, que se refieren a la propia material,
aun cuando su discusi6n y sus terminos sean distin-
tos, pero en lo basico comprenden un reajuste, gcul1
de los dos proyeetos tiene prioridad en' el moment
de su discusi6n? Interpretando con arreglo a lo que
es usual en la prdctica, en lo que se refiere a la im-
terpretaci6n de las leyes, creo que en este caso proce-
de la discusi6n del proyecto de ley que anteriormen-
te habia sido aprobado por el Senado. Pero eso dc-
muestra que el Senado, arrepentido de su acuerdo,
volvi6 sobre sus pasos aprobando otro proyecto de ley
que es el que en justicia debe discutirse esta noche,
si es que procedemos atendiendo a lo que es costum-
bre en la legislaci6n positive, en lo que se refiere a
la interpretaci6n de las leyes por los Tribunales en-
cargados de hacerlo.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLN) : Sefor Chardiet:
S. S. puede plantear el problema a que se refiere, en
otra oportunidad.
SR. CHARDIET (ARMANDO) : Es culpa de la Presi-
dencia, por no haberme entendido.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Lo cierto es que
la totalidad del proyecto de ley ha sido leido, discu-
tido y aprobado, y que sobre este proyecto se pres-n-
t6 y se aprob6 una petici6n de suspension de precep-
tos reglamen'tarios.
SR. CHARDIET (ARMANDO) : Las condiciones acis-
ticas del sal6n no permiten oir nada, absolutamente
nada. Tan es asi, que me acerqu6 a la Presidencia
para que me informase respect al proyecto de ley que
se discutia.
SR. PRESIDENT (GUTS INCIAN): Sefior Alberni,
hS. ,S. solicitaba que se le diese lectura a su enmienda ?
La Presidencia iba a dar lectura a todas las
enmiendas, para poder formarse juicio sobre cual
es la que debia poner a votaci6n. Esto es, la que mis
se aparte del articulo, segfin preceptos reglamentarios.


SR. ALBERI (JosL) : No tengo interns en que se d6
lectura a mi enmienda. Con la aclaraci6n de la Pre-
sidencia me basta.
(El official de actas lee):

ENMIENDA
Cada una de las consignaciones para el personal
del Presupuesto 'Fijo del Poder Judicial, se rebajarh,
en los ocho meses que restan del afio fiscal de 1931 a
1932, en un 15%; y asimismo se rebajarhn por el mis-
mo period un 25%, todas las demis consignaciones
de dicho Presupuesto Fijo.
Haban'a, Diciembre 22 de 1931.
(f.) Jos6 Alberni.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Se va a dar lee-
tura a la enmienda del senior Castellanos.
(El official de actas lee) :
ENMIENDA SUSTITUTIVA DE LA LEY

ARTICULO I.-Los haberes de los funcionarios, au-
xiliares y subalternos del Poder Judicial y del Minis-
terio Fiscal quedarin rebajados en la siguiente forma:
Los haberes, sueldos o asignaciones hasta mil dos-
cientos pesos anuales se reajustarin en un doce por
ciento.
Los mayors de mil doscientos pesos anuales, hasta
tres mil pesos se reajustaran en un quince por ciento.
Los mayors de tres mil pesos se reajustaran en un
dieciocho por ciento.
(f.) Manuel Castellanos.-Jose R. del Cueto,-Emi-
lio Niiez Portuondo.-Silvestre Anglada.-Emilio
Santa Cruz Pacheco.--Juan Felipe Cruz.-Felipe Gon-
zalez Sarrain.-Agustin Cruz.-Jorge Garcia Montes.
SR. PRESIDENT (GUAs INCLAN): Se va a dar lec-
tura a otra enmienda.
A LA CAMARA
El Representante que suscribe present a la ley
procedente del Senado sobre el reajuste del Poder Ju-
dicial, la siguiente
ENMIENDA
REBAJA QUE
REPRESENT


Se rebajan en un' 25% los sueldos mayo-
res de $4,000.00 .................. .
Se reduce en un 15% todos los demas
sueldos del Poder Judicial..........
Supresi6n del Cap. 3.0 sobre indemniza-
ci6n peritos testigos ................
Se rebaja el 20% del Cap. VII, Art. 1.0
sobre material de los Juzgados, autori-
zando a la Secretaria de Justicia para
distribuirlo equitativamente .........
Se rebaja el 20% Cap. VII, Art. 2.0,
alumbrado de Juzgados.............
Se rebaja el 20% de consignaci6n para
peritos e int6rpretes, Cap. V........


$100,562.30

402,970.25

18,900.00



9,914.31

2,157.30


1,764.00







2DARTO DR4 SISON198 DfU AhA CAMERA D)R REPRESENTANTES


Se rebaja el 30% del Cap. VII, Art. 3.0
sobre alquiler Juzgados .............
Se suprimen las plazas de Fiscales de
Partido, except las de la Capital de
la Repibblica ................... ...
Supresi6n Cap. IX de gastos diversos,
con excepci6n de lo consignado para
m uebles ...........................
Se deja reducido a $1,000 el Cap. X de
imprevistos ........... ............
Supresi6n del Cap. XI sobre pago de he-
rederos de jubilados por corresponder
al fondo de jubilaciones administrati-
vas independientemente ............
Reducci6n del 25% del Cap. XII sobre
pago a herederos de funcionarios fa-
llecidos en active servicio...........


Cantidad consumida en los cuatro meses
decursados ........................


33,996.00


33,898.50


25,200.00

8,450.00



3,780.00


1,575.00

$643,167.66

$214,778.44


Rebaja en lo que resta del presupuesto.
Se autoriza al Ejecutivo para que en un plazo no
mayor de treinta dias, a contar desde la vigencia de
esta ley, pueda rebajar las categories de los Juzgados
siguientes o de cualquiera de ellos: De Instrucci6n
y Primera Instancia y Municipales de Guanajay, San
Antonio de los Bafios, Isla de Pinos, Alacranes, Pe-
dro Betancourt y Mor6n; el de Instrucci6n, el de Pri-
mera Instancia y el Municipal de Sancti-Spiritus, y
los Correccionales de Cienfuegos, Cfrdenas, Col6n y
Remedios.
Sal6n de Sesiones de la Cdmara de Rcpresentantes,
a los diecisiis dias del mes de Noviembre de mil no-
vecientos treinta y uno.
(f.) Vito M. Candia.
SR. PRESIDENT (GUAS IN'CLN) : Se va a dar lec-
tura a otra enmienda.
(El official de actas lee):
ENMIENDA
El reajuste del Poder Judicial no podri ser supe-
rior a un diez por ciento de sus haberes.
(f.) Santiago Rey.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): De todas las en-
miendas que acaban de ser leidas, a jaicio de la Pre-
sidencia, la que mis se apart del texto del articulo
primero es esta filtima, del senior Roy. Se le va a
dar inmediatamente lecture.
(El official de actas la lee nuevamente.)
SR. CITARDIET (ARMANDO): ) .Este proyccto de ley
ha sido dictaminado por las respectivas Comisioncs'


SR. PRESIDENT (GU-S INCLAN) : Tiene la palabra
su sefioria.
SR. GARcfA MONTES (JORGE) : Sefior Presidente y
sefiores Representantes: No voy a consuihir un lar-
go turno, porque el autor de esta enmienda, senior San-
tiago Rey, explic6 hace breves moments a la Cdmara
el alcance y la trascenden'cia de la misma; pero como
el senior Rey, en estos moments, se encuentra ausen-
te, y me dej6 el encargo expreso de sostener la en-
mienda, cumplo este deber al mismo tiempo que ma-
nifiesto la opinion mia alrededor de este problema.
Estimo que no es ni puede ser el mismo criteria
que imper6 en las reducciones o rebajas que hln sido
efectuadas en las demts partidas presupuesta]es, que
aquellas a las que deben ser sometidos los mieumbros
del Poder Judicial. Primero, porque en favor de ta-
les funcioniarios existe un precepto constitutional; y
porque si bien razones de equidad y de justicia acon-
sejan la reducci6n de su sueldo, no puede ser, sin em-
bargo, el mismo criterio el que informed la rebaja que
se haga, en un caso en que la Constituci6n establece y
prev6 que las rebajas de sueldos no deben hacerse sino
cada cinco afios. Ademis, como el senior Rey expli-
caba, las funciones encargadas a los miembros del Po-
der Judicial son de tal importancia y de tal trascen-
dencia, que tenemos que cuidarnos much y cuando
se trata de reducir a limits extraordinariamente ba-
jos las asignaciones o sueldos que estos funcionarios
reciben.
Estimo, por lo tanto, que es suficiente una rebaja
del diez por ciento, que esto encuentra como justifi-
caci6n moral el hecho de haberse rebajado a todos los
funcionarios de la Repfiblica; pero que dada la mi-
si6n de exceptional y extraordinaria importanria que
los funcionarios judiciales desempefian, de la cual
depend, en realidad, todo el orden juridico, hasta una
rebaja del diez por ciento a fin de no colocar a esos
funcionarios en situaci6n dificil que traeria conse-
cuencias verdaderamente desagradables.

SR. URQUIAGA (CARMELO) : Pido la palabra..

SR. PRESIDENT (GuAS INCLIN) : Tiene la palabra
su sefioria.
Sn. URQUIAGA (CARMELO) : De manera muy breve,
y con pesar, pues se trata de una enmienda de ua
compafiero tan distinguido como el sefor Rey, en-
mienda que ha sido defendida con entusiasmo por el
senior Garcia Montes; pero el hecho cierto es que, o
no debe de acometerse reajuste de ninguna clase, o
debe ser por una cuantia igual a la que ya han sufri-
do otros que tienen muchos titulos tambiin para que
se les respete. Estoy seguro que esos dignos funeio-
narios del Poder Judicial habrian de sentirse moles-
tos y humillados si se les creyera incapaces de hacer
un sacrificio igual al realizado por los restantes ser-
vidores de la Naci6n. Por ello, y teniendo en cuen-
ta que seria ridicule la rebaja, suplico a la Camara
que vote en contra de la enmienda del senior Rey.


SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : No, scfior Char-
diet; no ha sido dictaminado por ningura Comisi6n. .SR. PRESIDENTE (GUAS INCLANi): Se pone a voea-
Qued6 sobre la mesa, y ha sido motive de una peti- clon la enmienda. Los que esten conformed con ella
ci6n de suspension de preceptos reglaminitarios. se servirn levantar la mano. Derrotada la enmieu-
da. Se va a dar lectura a la otra enmicnda que, a
SR. GARCIA IMONTES (JORGE) : Pido la palabra, en juicio de la Presidencia, le sigue en orden entire las
favor de la enmienda del senior Rey. que se apartan mAs del proyecto.


_ ___


32






DIARIO DE ISESIONES DE LA C kMARA DE REPRESENTANTES 33


Se le va a dar lectura a la enmienda del senior Cas-
tellanos.
(El official de actas la lee nuevamente.)
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Se porie a dis
cusi6n la enmienda del sefor Castellanos.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Es el 12, el 15 y
el 18 por ciento. Realmente, es una rebaja bastante
considerable, a tal extreme que se llegan a rebajar
unos quinientos mil pesos, aproximadamente. Si dcl
Presupuesto ya se ha rebajado la cuarta parte en el
transcurso de este afio econ6mico, y ahora se reba-
jan quinientos mil pesos mks en lo que rest del ac-
tual ejercicio, la rebaja es considerable, much mIs
si se tiene en cuenta que es possible hacer rebajas en
las casas que el Estado cubano ocupa con los Juzga-
dos y las Audiencias, como decia el sefor Nifiez Por-
tuondo, si el Secretario de Justicia sigue la norma
de que los Juzgados ocuperi casas del Estado, cosa que
es possible hacer sin que venga una ley de la Repfibli-
ca a regularly. Esa rebaja del 12, del 15 y del 18,
en los haberes del Ministerio Fiscal y en los empleados
del Poder Judicial, es mas que suficiente. Si el Po-
der Ejecutivo, el Congreso y el Partido Liberal to-
davia consideran insuficiente esa rebaja, realmente
es castigar al Poder Judicial, con mayor rebaja que la
sufrida por el Ej6rcito, por los empleados de las dis-
tintas Secretarias y por los propios empleados del
Congress. Por las razones expuestas, pido que sea
aprobada la enmienda.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Para oponierme, por !as
mismas razones que aduje con respect a la enmienda
del senior Rey. En este caso no se trata de castigar
a nadie; pues si se tratara de castigo, no se le pon-
dria ni el uno por ciento al Poder Judicial. Se tra-
ta de una media econ6mica, que nos vemos forzados
a aprobar. Estimo que no se resuelve nada, en de-
finritiva, con la rebaja que se propone, inspirada en
muy buenos prop6sitos; pero yo me permit rogar a
la CAmara se sirva no aprobarla.
SR. PRESIDENT (GUAs INCLIN): Se pone a vota-
ci6n la enmienda del senior Castellanos. Los senfores
Representantes que est6n conformes con ella, se ser-
virhn levantar la mano. Rechazada la enmienda.
Se va a dar lectura a la enmienda del senior Al-
berni.
(El official de actas la lee nuevamente.)
SR. PRESIDENT (GvIAS INCLIN) : Se ponie a dis-
cusi6n la enmienda del senior Alberni.
Sn. ALBERNI (Josi) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GUTS INCLIN): Tiene la palabra
su sefioria.
SR. ALBERNT (JosE): Sefior Presidente y sefiores
Representantes: Presiento que esta enmienda va a
correr la misma suerte que las otras dos enmiendf.s
que la han precedido, en manos de la Mayoria, inte-
grada por los representatives del Partido Liberal y
del Partido Popular. Sin embargo, voy a hacer un
esfuerzo por convencer a todos los seilores Represen-
tantes de la raz6n que les asiste a los miembros del
Poder Judicial, para esperar un mejor tratamiento
por parte de la Cfmara, que debe aprobar mi enmien-
da por unanimidad, aunque sea por un principio de
equidad.


Yo escuch6 las consideraciones que, contestando al
sefor Garcia Montes, hacia el leader de la Mayoria,
senior Carmelo Urquiaga. El distinguido compafiero
senior Urquiaga, nos decia que habian sufrido el re-
- ajuste del veinticinco por ciento los empleados de to-
das las dependencias del Estado. Y eso no es asi.
Aparte de que tenemos datos suficientes para demos-
trar que todas las dependencias del Poder Ejecutivo
no han sido reajustadas en un veinticinco por ciento,
tambi6n podemos afirmar que, en esta oportunidad,
ninguno ha sido reajustado en sus haberes con el vein-
ticinco por ciento. Es decir, se ha hecho algo peor,
a mi juicio. Han sido lanzados a la calle ocho o diez
mil empleados pfiblicos, en su mayoria padres de fa-
milia, y se les ha creado una situaci6n peor todavia a
ese nicleo de cubanos que no tienen otro horizonte
para procurarse el sustento; pero los empleados pi-
blicos que han quedado desempefiando sus funciones
en las oficinas del Gobicrno, no han sufrido este re-
ajuste a que se quiere someter a los miembros, auxi-
liares y subalternos del Poder Judicial, y a los del
Ministerio Fiscal,
Los miembros del Poder Judicial han venido sopor-
tando todos los reajustes que han sufrido las depen-
dencias del Estado, a pesar del precepto constitucio-
nal que los ampara.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Permitame S. S. Es
un error.
SR. ALBERNI (JOSI) : Me alegraria que S. S. lo se-
fialara, precisando. Los miembros del Poder Judi-
cial sufrieron el reajuste del afio treinta, en un dicz
y un quince por ciento, en el Prespuesto de 1929 a
1930. El 9 de Enero se public el Decreto del pri-
mer reajuste. Ese fu6 un grave error del Gobierno,
como los otros reajustes, que han empeorado la dificil
situaci6n econ6mica que padecemos. Ese fu6 el pri-
mer reajuste que sufri6 el Poder Judicial, conjun-
tamente con los demhs Poderes del Estado. En Ju-
lio de 1930 y dentro del Presupuesto de 1930 a 1931,
sufrieron dos reajustes; y 6ste es el cuarto reajuste
que se realize con los haberes de los miembros del
Poder Judicial. De manera que si comparamos la si-
tuaci6n actual con la que disfrutaban en el afio 1929,
apreciaremos la situaci6n realmente de penuria en
que viveri los miembros del Poder Judicial; y no po-
dremos, sin sentir vacilar nuestra conciencia, deter-
minarios a votar una nueva rebaja de un veinticin-
co por ciento, porque eso significaria sumir en la mi-
seria a estos dignos funcionarios de un Poder del Es-
tado.
La mayoria Liberal-Popular debe considerar esta
cuesti6ni, en todos sus aspects; debe pensar en la
situaci6n que se va a crear, si son reducidos en mis
de un cincuenta por ciento, en total, los haberes y
demas emolumentos que disfrutaban con anteriori-
dad al ailo de 1930 los Jueces, Magistrados, los Fis-
cales y los Auxiliares y Subalternos de los Tribunales
de Justicia; no deben olvidar que ellos, en su ma-
yoria, son padres de familiar, son hombres a quienes
no debemos colocar en el piano de preocupaciones de
orden material, que confundan su entendimiento y
hagan surgir en su espiritu incertidumbres y vacila-
ciones, en el desempeiio de la sagrada misi6n enco-
mendada a estos funcionarios del Estado.
A este Gobierno hay que reconocerle la labor que
realize, cooperando con el Tribunal Supremo en la






34 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


depuraci6n y saneamiento de algunos sectors de la
Administraci6n de Justicia. Pero c6mo es possible
que mientras se encarece la vida con la creaci6n de
nuevos impuestos, como los que se pretenden votar es-
tar noche (seguramente con mi voto en contra), se
pretend tambien reajustar en' una proporci6n tan
considerable las consignaciones del Poder Judicial?
I C6mo es possible que mientras se gravan articulos de
primera necesidad en vez de propiciar el que baje el
costo de vida, se quiera llevar adelante este proyee-
to del Senado, que ha de sumir en la miseria a los
funcionarios del Poder Judicial, sin detenernos a con-
siderar las consecuencias que esta media puede
acarrear ?
Siempre he sido contrario a estos reajustes, que he-
mos llevado hasta la exageraci6n. Entendia que no era
esta la forma de nivelar los ingresos con los egresos.
En cada oportunidad lie serialado la norma que debia
seguirse, a mi modesto juicio; para evitar el que hu-
bieramos llegado a esta situaci6n de ruina, en ii.- nos
encontramos. Pero, a pesar de esto, si esa mayo-
ria esta en el piano de votar nuevos impuestos; si
es cuesti6n de honor, para la Cdmara, el llevar ade-
lante el proyecto de ley del Petr6leo, que sin enca-
recer articulos de primera necesidad, ha de produ-
cir dos millones y medio de pesos mBs, al Tesoro, al
afio; si escuchamos la voz de los directors de las
finanzas que auguran, para el pr6ximo semestre, una
reacci6n favorable; si todas estas consideraciones y
otras mas, que no creo necesario exponer, parten del
bardo de la mayoria y no debemos dudar de la sin-
ceridad de sus expresiones entiendo que no hay ra-
z6n para esta nota de pesimismo y que, por lo tanto,
no es necesario reajustar al Poder Judicial en un
veinticinco por ciento, pues ellos no pueden suprimir
plazas, ni pueden declarar excedencias, sin perjudicar
la buena march de la Administraci6n de Justicia.

SR. URQUIAGA (CARMELO): Sefior Presidente y se-
fiores Representantes: Siento, como decia el senior
Alberni, vacilar un tanto mi conciencia, pero todavia
no lo suficiente para poder acceder a la solieitud que
hace reference a la enmienda. Y voy, de manera muy
breve, a referirme -a dos extremes que l1 trata. El
primero, reference a la rebaja del veinticinco por
ciento, que segfin su entender no habia sido aplicada
de una manera complete a las distintas Secretarias
del Poder Ejecutivo. Cierto que lo que se autoriz6
fu la rebaja global del veinticinco por ciento; y que
por no hacer que esa rebaja cayera sobre todos y que-
daran demasiado mermados sus sueldos, se lanz6 a la
calle a un gran nfimero de empleados, pero la expe-
riencia nos demuestra que tal procedimiento es con-
traproducente, que es preferable rebajar sueldos, por-
que ain por pequefios que seen son suficientes para el
sustento en mayor o menor escala de hogares, y no
decretar cesantias. Y por eso, porque estimo que no
es just que se siguiera ese procedimiento con los fun-
cionarios del Poder Judicial, es por lo que nosotros
estimamos que se haga tal como se ha acordado para
otras Secretarias.
Cierto que en algunos reajustes tambi6n han sido
comprendidos los miembros del Poder Judicial, pero
no en todos. Puedo afirmar que en algunos de esos
reajustes, que en conjunto suman mas del 50% a los
funcionarios del Poder Ejecutivo, y cerca de un 35%
a los miembros de las Fuerzas Armadas, no se han


tocado las consignacion'es del Poder Judicial; y se
hace imprescindible el tener que realizar ese reajus-
te en el moment actual, porque de lo contrario no
podrian cobrar. Repito que, para ellos, es preferible
percibir a fin de mes sus sueldos con puntualidad,
que no encontrarse atrasados en el cobro de sus ha-
beres...
SR. ALBERNI (JOSE) : Pero S. S. debe conocer que
si no-cobran los funcionarios y empleados del Esta-
do, es porque estamos enviando al extranjero un pro-
medio de dos millones de pesos, mensualmente, para
saldo de nuestras deudas exteriores violentas y a pla-
zos cortos. Es decir, que estamos enviando al exterior
casi el cuarenta por ciento de las recaudaciones del
Tesoro.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : NO voy a analizar cuil-
les son las causes; pero, indiscutiblemente, los ingre-
sos merman en el Tesoro v cada vez precisa mis el
reajuste doloroso y el votar la Ley de Impuestos que
esta noche habremos de acometer,'si la Camara lo es-
tima convenient. Las cuestiones sentimentales, las
de caridad cristiana a que se referia el senior Caste-
Ilanos, no pueden pesar aqui, en nosotros, porque con-
tra los nfimeros no cabe sentimentalismo; contra ellos
no hay mis remedio que ir, con nfimeros tambien, a
tratar de evitar la ruina o el desbarajuste econ6mico.
Aunque estimo que la enmienda se va aproximando
algo al texto del articulo, me opongo a ella.
Sn. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Se pone a vota-
ci6n la enmienda del senior Alberni.
SR. BRAVo ACOSTA (ANTONIO): Nominal, Sr. Pre-
sidente.
SR. PRESIDENT (Guis INCLAN): Votaci6n nomi-
n'al. Los que est6n de acuerdo con la enmienda del
senior Alberni, votarin que si; los contrarios, que no.
(Se efectia la votacidn.)
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : 4Falta algin se-
fior Representante por votar?
(Silencio.)
Han votado setenta sefiores Representantes. Vein-
te que si y cincuenta que no.
(Votaron en contra los sefiores: Albuerne, Alemdn,
Alvarez Ramirez, Alvera, Alliegro, Anglada, A. Ba-
rrero, Blanco, Bosch, Bover, Bravo Sudrez, Campos
Prieto, Carrillo, Castelvi, Cisneros, Cruz Fernindez,
Cudllar, Eguilior, Estrada, Finales, Garcia Ramos,
Gonzdlez Morales, Grau, Gronlier, Herndndez Leal,
Ledn, Lombard, Madrid, Martinez Quiroga, Mencid,
Mendez, N. Mendoza, M. Mendoza, Mola, Mora, de Pa-
ra, Parodi, Piedra, M. Ramirez, Ruiz, Salas, San Pe-
dro, Sdnchez, Tome, Ubeda, Urquiaga, Vdzquez Bello,
Zorrilla y Guds Incldn.)
(Votaron a favor los sefiores: Aguilar, Alvarez del
Real, Beltrdn, Bravo Acosta, Candia, Echeverria, Gar-
cia Ramos, Gonzdlez Sarrain, Ntiiez Portwondo, P6rez
Maribona, Ponce, E. Ramirez, Rio, Rubio, Soto Iz-
quierdo, Trinidad, Trujillo Villaldn, Alberni y
Cruells.)
Queda, pues, rechazada la enmienda.
Se va a dar lectura a otra enmienda del senior Cas-
tellanos.






DIARIO DE SESIONES DE LA CAMARA DE REPRESENTANTES 35


(El official de aetas lee):
ENMIENDA SUSTITUTIVA

Los sueldos o haberes de los funcionarios, subalter
nos y auxiliares del Poder Judicial y del Ministerii
Fiscal serdn reajustados en un veinte por ciento.
(f.) Manuel Castellanos.
Sn. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Se pone a dis
cusi6n.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Pido la palabra.

SR. PRESIDENT (GuAS INCLAN) : Tiene la palabra
su sefioria.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : El reajuste del Po.
der Judicial ha comenzado por una enmienda del se-
fior Santiago Rey, en que se especificaba una rebaja
de un diez por ciento en todos los sueldos y haberec
de los miembros del Poder Judicial. Posteriormente.
se present una enmienda aumentando esa rebaja en
un doce, un quince y un dieciocho por ciento. La en-
mienda fu6 combatida por el senior Urquiaga, con ra-
zonamientos brillantes, alegando que el Gobierno li-
beral no podria cubrir su deficit enorme con s61o ]a
rebaja esa. De manera que era convinicente la argii-
mentaci6n. Esa enmienda que yo presented pidiendo
una rebaja de un 12, un 15 y de un 18 por ciento,
fu6 rechazada; y, posteriormente, el senior Alberni
present otra enmienda que cubria algo mas y tam-
bi6n fue rechazada, aunque el senior Urquiaga pro-
niunci6 tan pocas palabras en su contra que parecia
iba a ser aceptada aquella enmienda, y que el Par-
tido Liberal la iba a aceptar sin ninguna objeci6n.
En esta fltima enmienda que present se llega a
un descuento de un veinte por ciento, much mas de
lo que se pedia que se rebajara en las demis enmien-
das, con relaci6n' a los otros sectors del Gobierno, mis
de lo que se rebaj6 en la Secretaria de Guerra y Ma-
rina, que es en la que se funda la fuerza del Gobier-
no, como dijo el senior Urquiaga. Yo creo que, en es-
ta oportunidad, el senior Urquiaga estari confornme
con la rebaja de un veinte por ciento, y espero que
asi lo haga saber a sus demas compafieros.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GUiS INCLIN) : Tiene la palabra
su senoria.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Sefior Presidente y se-
fiores Representantes: iQu6 penoso papel el que he
de estar aqui representando! iCon cuhrito dolor he
de fungir como verdugo de las mks legitimas aspi-
raciones de los funcionarios del Poder Judicial y de
aquellos brillantes paladines que han torado a su car-
go de manera tan entusiasta su defense! Con.la pro-
posici6n del senior Alberni decia que sentia vacilante
mi conciencia para oponerme a ella y que casi, casi
estaba a punto de derrumbarse, pero ain permanecia
con fuerzas suficientes para, cerrando los ojos a todo
lo que significa afecto y reconocimiento a los mflti-
ples m6ritos de esos funcionarios de la toga, me veia
en la dura necesidad de expresar mi opinion adversa
a que sea tan s61o una rebaja de un veinte por ciento.
Quiero esperar que en 6pocas muy pr6ximas, en tiem-
pos muy cercanos, nos sea possible no s61o restablecer
la cantidad que esta noche se trata de disminuir de
sus sueldos que reconozeo son mis bien exiguos -


y que, aparte del restablecimiento, podamos aumen-
tfrselos como son nuestros deseos. Pero, qu6 pue-
de hacerse cuanrdo los recursos son limitados, por mu-
Scha que sea nuestra voluntad? Es precise tomar
o en6rgicas medidas. Es precise que, tal como se hizo
con el Poder Legislativo, se acuerde una reducci6n de
un veinticinco por ciento con los funcionarios del Po-
der Judicial. S. S. sabe que para el Poder Ejecutivo
es un dolor esta rebaja de sueldos y esta rebaja de
categories a esos funcionarios del Poder Judicial; ulue
seria para nosotros una satisfacci6n anunciar que
habiamos de aumentar esa remuneraci6n en vez de
disminuirla. Pero como quiera que el hombre pfi-
1 blico tiene necesidades ineludibles, me veo precisado
con dolor de mi alma a oponerme a esa diferencia,
Sque trata de salvar de manera tan sentida nuestro
distinguido compafiero. Ten'ga la seguridad de que
si el Ejecutivo encontrara cualquier medio viable de
evitar que se realizara ese sacrificio, lo haria, pues
es el primer defensor de que el Poder Judicial est6
'remunerado de manera generosa, y que pueda subve-
nir con amplitud a todas sus necesidades; pero ante
el dilema de ser d4bil frente a las razones que se ex-
ponen, o fuertes por llegar a la estabilizaci6n econ6-
mica en todos los 6rdenes, optamos porque asi se ha-
ga, aunque sea con verdadero dolor y pesar. Ruego
a la Camara se pronuncie en contra de la enmienda,
la cual reconozco que es generosa y noble, pero que,
en la realidad, no habrA de beneficiary a quienes tra-
ta de hacerlo.

SR. PRESIDENT (GUiS INCLIN): Se pone a vota-
ci6n la enmienda.
Rechazada.
Se va a dar lecture a otra enmienda.
(El official de actas lee):
ENMIENDA

El Articulo I de dieho proyecto quedara redacta-
do asi:
ARTICULO I.-Las consignaciones destinadas a
personal, material y servicio del Presupuesto Fijo del
Poder Judicial, quedan reducidas, a partir de la vi-
gencia de esta Ley, en un veinrticinco por ciento del
saldo total de sus cr6ditos para el ejercicio en curso;
cuya reducci6n se aplicarh estrictamente a cada par-
tida de dicho Presupuesto, en la forma en que figu-
ran en la ley vigente, manteni6ndose las categories,
plazas y dotaciones respectivas.

Sal6n de Sesiones de la CAmara, a los once dias del
mes de Enero de mil novecientos treinta y dos.
(f.) S. Anglada.
SR. PRESIDENT (GUIS INCLAN): Se pone a dis-
cusi6n la enmienda.

SR. URQUIAGA (CARMELO) : Para suplicar a la Ca-
mara se sirva aprobar la enmienda presentada por el
senior Anglada. No voy a repetir ahora lo que ante-
riormente ya habia dicho, cansando la atenci6n de mis
compafieros...
SR. CHARDIET (ARMANDO) : Sefior Presidente: Yo
quisiera que se diera nuevamente lectura a la en-
mienda.






36 DIARIO DE SESTONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


SR. PRESIDENT (GUlS INCLAN): Se va a dar lec-
tura, nuevamente, a la enmienda.
(El official de actas la lee.)
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Parece que no se
nombra mhs que un Juzgado de primera clase, y hay
cuatro o cinco Juzgados. Yo quisiera conocer a con-
ciencia cul6 es la reorganizaci6n, en Oriente; se su-
primen plazas y consignaciones, lo que demuestra que
el autor de la enmienda, con todo el carifio y el res-
peto que me merece, no conoce cuoles son las obliga-
ciones a cumplir alli por el Poder Judicial. El edi-
ficio de la Audiencia de Oriente esta ocupado por la
Audiencia y dos Juzgados, y se paga por ese edificio,
mensualmente, sobre quinientos pesos. No es posi-
ble que mil pesos que ahi se consignan alcaneen para
ocho meses. Ruego a la Presidencia que se lea todo
el reajuste, para conocer c6mo quedan todos y cada
uno de los Juzgados de Oriente.
SR.. PRESIDENT (GUAS INCLiN) : Se va a dar lee-
tura, nuevamente.
(El official de actas la lee.)
SR. PRESIDENT (GUiS INCLIN): Se pone a dis-
cusi6n' la enmienda.
SR. CHARDIET (ARMANDO): Pido la palabra, en
contra.
SR. PIESIDENTE (GU.S INCLiN) : Tiene la palabra
Au sefioria.
Sn. CI-ARDIET (ARMANDO) : Sefior Presidente y se-
fiores Representantes: La mayoria de esta Camara
manifest, a traves de una votaci6n, su inconformi-
dad sobre la proposici6n por mi formulada, de am-
pliaci6n del debate. El poco interest que en ella dea-
pertara lo que yo pudiera deeir consumiendo un tur-
no en contra del proyeeto de ley del reajuste del Po-
der Judicial, qued6 demostrado; pero es lo cierto que
afun contrariando su deseo y su voluntad, me he de
hacer oir en' ese DIARIO DE SESIONES, que es a ma-
nera de C6digo Penal que continuamento esti conmi-
nando a los sefiores Representantes, seialandoles el
camino del deber, y que, en contextura con la doe-
trina juridica, se manifiesta eficaz en todos los mo-
mentos, porque tiene lo que se exige a toda norma
para que tenga evidencia prAetica: una sanci6n que la
acompaie, porque no otra cosa significa el hecho de
que en cada moment, por el DIARIO DE SESIONES de
esta Chmara nosotros podamos comprobar el hecho
detallado de que a un senior Representante se le re-
cuerde su pasado a traves de ese DIARfo que inform
de su conduct pretirita.
Dijo un c6lebre jurista, a quien el doctor Guis In-
clan habra invocado con gran frecuencia en sus ex-
plicaciones de Derecho Penal, que una norma sin
sanci6n es asimilable a una campana sin badajo.
La norma nuestra esta determinada en el DIARIO DI:
SESIONES; la sanci6n, sefiores, la eneontramos el dia
primero de Noviembre, en que el pueblo computa a
cada uno de nosotros los actos de nuestra vida legis-
lativa para ofrecerle en un caso el merecido premio y
en otros el just castigo a su conduct contraria a
los interests nacionales. Yo quiero que, ilegado esa
moment, el pueblo compruebe cuil fu6 mi actitud.
Por eso, aprovechando la preciosa circunstancia
que me ofrecia esta enmienda, he reclamado uu
turno en contra para decirle a la mayoria Liberal-


Popular, cuanto creo oportuno y pertinent en esta
ocasi6n en que, dfndole la espalda a la realidad'eco-
n6mica national, procedemos eon marcada festinaci6n
a resolver un problema tan' serio como el que com-
prende la legislaci6n que se debate. Vea el pais c6-
mo la mayoria Liberal-Popular no ha torado en con-
sideraci6n lo que la minoria integrada por los ortodo-
xos de esta Cfmara proponia, refiriindose a la Ley
del Petr6leo. Era una ley que indiscutiblemente, por
el dieho y las manifestaciones de los propios gober-
nantes, representaba un aumento considerable de los
ingresos, que podria evitar el sensible y doloroso sa-
crificio de los probos funcionarios del Poder Judicial.
La mayoria Liberal-Popular, desoyendo nuestros ruo-
gos, confeccion6 la Orden del Dia para esta sesi6n ex-
traordinaria y lo hizo en forma tal que elimin6 de la
misma la Ley del Petr6leo. Por todos los rumors
circulantes, por lo que es una opinion bien divulgada,
se sabe que ese proyecto de ley que se llama Ley del
Petr6leo y sus derivados, fu6 inspiraci6n del propio
Poder Ejecutivo; por conduct de uno de los mis des-
tacados paladines del Partido Liberal en el Senado
de la Repfiblica, cristaliz6 en una proposici6n de ley
que m6s tarde mereci6 la sanci6n de ese alto Cuerpo
Colegislador. VWase, pues, c6mo este Gobierno, dan-
do un cambio de frente, contando con una mayo-
ria en este Cuerpo Coelgislador, releg6 al olvido
una legislaci6n tan necesaria como la apuntada, que
pudiera en cierto modo mitigar el rudo golpe que su-
pone todo reajuste en los haberes de los servidores
del Estado. Cualquier observador, por poco sagaz y
experimentado que sea, al juzgar la conduct del Go-
bierno, bien pudiera llegar a la conclusion de que 6s-
te es un Gobierno que lo caracteriza la inestabilidad.
Un dia y otro cambiando de frente y de actitud, y
jams diciendo su filtima palabra sobre los arduos
problems con que se enfrenta, que reelaman del mis-
mo una precision matematica en la conduct que de-
biera seguir, si es que esta animada del firme prop6-
sito de resolverlos. Vean, pues, la Camara y el pais,
como corroboraci6n de ese aserto que tachaba de in-
estabilidad a este Gobierno, c6mo a traves de esta pro-
pia legislaci6n se advierte que se conduce como el
azogue, como el mercurio, metal que se caracteriza por
una extrema inestabilidad.
Recogiendo el Senado las inspiraciones contenidas
en el Mensaje del Poder Ejecutivo, aprob6, en 28 de
Octubre, un proyeeto do ley que indebidamente se de-
bate esta noche en ]a Cimara; y despues, al darse
cuenta, al hacerse eco del disgusto y el malestar que
semejante proyecto e iniciativa habian causado en el
pais, por la propia mayoria del Senado se hizo apro-
bar otro proyecto, que al decir de pfiblico se suponia
inspirado por el mfs alto Tribunal de Justicia. Y la
Cimara, que parece que march al compas del Gobier-
no, que parece reflejo del Poder Ejecutivo, se amol-
da y se adapta con marcada ductilidad a ese cambio
de orientaci6n, y viene esta noche, no a discutir el
proyeeto que debia afrontarse que es el ultimo -
por cuanto manifiesta en definitive el criterio del Se-
nado, sino que, por el eontrario, recurre al primitive
proyecto de ley, a aquel proyecto tan dofectuoso que
despert6 una nrotesta genernl v one fnu reehirlo (on
el mayor recelo y el mAs grande disgust por las cla-
sos vivas del pais.
Debo consignar, a prop6sito de las enmiendas que
su propio nfmero delata o descubre, la defectuosa







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 37
" r


legislaci6n que acomete la Camara esta noche, lo pla-
gada de errors que esta esta legislaci6n, por cuanto
los sefiores Representantes, sin distinci6n de matices
politicos, se ban apresurado a presentarle enmiendas
sin lograr, en definitive, 6kito en las mismas. Un
error capital se advierte en casi todas ellas, pues se
olvida en las mismas que ya han decursado mas de
cuatro meses del actual afio fiscal, y que, por con-
siguiente, no podemos aprobarlas si no queremos in-
eurrir en una legislaci6n que adolece, desde su naci-
miento, del vicio de inconstitucionalidad.

Du6leme tambien que esta Camara, tan celosa en
otras ocasiones de que los proyectos de ley o las pro-
posiciones de ley sean depuradas, no piense en la con-
veniencia, nunca mas sefialada que en esta oportuni-
dad, de enviar este proyecto de ley a Comisiones, pa-
ra que con vista de las numerosisimas enmiendas, re-
dacte'un proyecto que recogiendo la opinion sensata
y el criterio de una mayoria, lo vacie en una legisla-
ciln que respond do. una manera mas efectiva a
]as necesidades piblicas.

Cuando todo hacia esperar que el Congreso hicie-
ra a un lado lo que habia sido una reprobable conduc-
ta del mismo, que no otra cosa constitute la delega-
ci6n de funciones agravadas o conocidas en toda la le-
gislaci6n que durante el actual Gobierno se han apro-
bado; cuando parecia qiL no se iba a incurrir mis en
esa practice, contraria en un todo a las normas de
Derecho Politico; cuando parecia, en fin, que una
inueva era se iniciaba en la conduct y actuaci6n del
Congress, caemos y reincidimos en los errors del pa-
sado, damos un nuevo paso en las tinieblas, y volve-
mos a incidir en una actitud y en un procedimiento
que tantas y merecidas censuras le han sido dirigidas
hl Congress; porque, como antes decia, esta actitud
pugnaba y pugna con los procedimientos democrdti-
cos y con lo que es bAsico y medular en los pueblos
democrAticos; porque ello patentiza y evidencia de
una manera indudable que en Cuba la division de po-
deres no pasa de ser un mito, y que este Cuerpo Co-
legislador, renunciando, expresamente, una de sus mas
caras prerrogativas, abomina de todo aquel pasado
glorioso, en que derrocando monarcas y poderes om-
nimodos, estableci6 el gobierno popular, el gobierno
de las democracies, garantizAndolo con una divisiIn
de poderes, independizarse del Gobierno de los
oligarcas que tanto daio hicieron y que tanto hicie-
ron sufrir a pueblos como el frances, que en memo-
rable dia, mediante aquella reacci6n formidable que
se llam6 la Revoluci6n Francesa, derrib6 todo aquel
regimen odioso, para restablecer el imperio del Dc-
recho y de la Ley, desplazando la volurtad del Priu-
cipe, dispensador de mercedes y duefio de la vida y
hacienda de todos sus sdbditos.
Un distinguido compafiero, el senior Lombard, ha-
cia hincapi6 en la situaci6n psicol6gica de nuestro
pueblo en cierto sector, y se le ocurria a 61 que se des-
envolvia con actitud tan poco cuerda que parecia vie-
tima de terrible locura. Yo no s6 si el mal sera de
tanta gravedad, pero a mi se me ocurre que esta CA-
mara, con el procedimiento y la conduct que obser-
va en torno a esta legislaci6d, de todos aquellos
asuntos que estin pendientes de su discusi6n, se con-
duce en forma epil6ptica, y he ahi que un dia se mues-
tra remisa, abfilica, para el tratamiento de legislacio-
nes reclamadas por la opinion pfiblica, y otro dia se


manifiesta vehemente, efusiva y entusiasta, frente a
una legislaci6n que lejos de sumarle simpatias, posi-
tivamente lo que ha de sumarle son enemistades, por-
que no se puede discutir que este es un reajuste ca-
prichoso, que no responded a t6cnica ninguna. Yo ola
hablar al leader...
SR. GARCfA RAMOS (SALVADOR): S. S. dispute la
enmienda o el proyecto?
SR. CHARDIET (ARAANDO): Todo. Yo oia al lea-
der de la mayoria combatiendo determinadas enmien-
das, expresar que una o casi todas alcanzaban a la
cuantia que era necesario reducir. Y no me explico
c6mo el Poder Ejecutivo va a poder sancionar una ley
que contraria de manera clara y terminate nuestra
Carta Fundamental.
Tengo entendido que ya los haberes correspondien-
tes al mes de Noviembre han sido pagados, y por es-
ta ley se autoriza al Poder Ejecutivo para rebajar oeho
meses; por lo cual queda comprendido en el reajuste
el mes de Noviembre. Si la contabilidad que se hace
se ha obtenido con la reducci6n de ocho meses, segiura-
mente el equilibrio financiero quedarA roto indefecti-
blemente, porque no podrk aplicarse efectivamente el
reajuste mas que a los meses que restan del actual
ejercicio.
Fuera de otras consideraciones que en el orden tec-
nico juridico son opuestas a esta legislaci6n, voy a
referirme, deteni6ndome breves moments en este par-
ticular, en la marcada injusticia que supone este pro-
yecto en cuanto a la cuantia a que hace ascender el
reajuste.
Se ha declarado efectivamente a todos los miem-
bros que el reajuste ha sido equitativo, igualitario,
nada mas fuera de la verdad. El Ej4rcito goza en
Cuba de un privilegio que lo coloc6, en los moments
de reducci6n de gastos, en posici61i ventajosa. No se
atrevi6 el Ejecutivo a hacer extensive a 41 la reduc-
ci6n de que hizo victim a los demis servidores del
Estado.

En esta Camara, por cierto y para su suerte, mi-
litan sinn6mero de letrados que han cursado en las
aulas universitarias, durante sus studios, el doctora-
do de Derecho Pfiblico. La asignatura que se llama
"Hacienda Piblica" es fundamental a las finanzas.
Cuando estas finanzas correspondent a un pueblo de-
mocratico, en el Presupuesto no se consignan mas que
aquellas necesidades sentidas por la naci6n. En Cu-
ba se ha incurrido en el grave error de confundir tres
elements completamente distintos: Naci6n, Estado
y Gobiern'o. En una 6poca, afortunadamente olvi-
dada, por cierto, ni habia presupuestos ni habia ley
que fijara los gastos del principle o de la clase do-
minante. Mal podia haberlo, porque bien dice el se-
fior Fraile, el patrimonio del principle se confundia
con el patrimonio del pueblo; era lo que so daba en
llamar hacienda patrimonial. C6mo no iba a dis.
poner de los bienes, si disponia de la vida de sus shb-
ditos? El bien supremo de la vida era de su exclu-
siva perten'encia. Repasando, en dias pasados, las pi-
ginas de la historic de esa Revoluci6n Francesa, veia
yo que aun en aquel estado preexistente que se di6
en llamar desp6tico, termin6, sin embargo, aquel Par-
lamento de Paris, teniendo bajo su control el registro
de las disposiciones, de los decretos del principle, en







38 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


aquel Parlamento encontraba en mfiltiples ocasiones
valladar, obstAculo infranqueable aquel principle ti-
rdnico, porque los propios miembros del Parlamento,
que en multiples ocasiones resultaban las victims
de los decretos del Rey, se negaban, ponian todo g6-
nero de reparos, al registro de las leyes reales. Y en-
tonces el Rey tenia que apelar a lo que en Francia
llaman justice de lis, justicia del hecho, y por fuerza
el monarca o uno de sus cortesanos mnis allegados,
le imponia al Parlamento el registro de aquellas. e-
yes que interesaban a la monarquia imperante. Afin
en ese estado tan aborrecido, que por aborrecido de.-
pert6 una reacci6n tan vigorosa como fu6 la Revolu-
ci6n Francesa, el Poder del soberano no era tan abso-
luto como parecia, tan omninodo como so presentaba
a la vista del pueblo francs. Ciorto es que el mo-
narca, en determinadas circunstancias, hacia uso de
lo que se daba en Ilamarle cachel o sea lo que podia
ocultar o hacer desaparecer libremente al eiudadano
que se oponia a su criterio. Pero despuis do todo,
habia moments en que la conciencia do aquel ro-
narca reacciounaba frente a una demand de su pue-
blo, y le concedia el derecho reclamado. Pero, deje-
mos de observer aquellos tiempos; pasemos por alto a
trav6s de otras etapas, y dando un salto, considera-
ble, por cierto, ileguemos al moment actual...
SR. NTEZ PORTUONDO (Emmo) : S. S. ha dejado
de hablarnos de Felipe II.
Sn. CHARDIET (ARMANDO) : No; yo no estoy ha-
ciendo historic. Pero llegado a este moment de la
hacienda social, no son 6stas palabras vanas, no de-
ben serlo, si es que estamos viviendo enf un pueblo
dem6crata, conscierite de esa democracia.
I Qu6 cosa es la hacienda social? Sin entrar en de-
talles que pudieran. cansar aun mhs la atenci6n de
mis distinguidos compafieros, voy a concretar lo que
la hacienda social, en si, significaba. La hacienda so-
cial dice al oido del legislator, por boca de su pue-
blo, que en ese presupuesto no puede ni debe figurar
otra cantidad que aquella demandada por su necesi-
dad colectiva. Se acab6 para siempre aquel dualis-
mo odioso que asocia las necesidades del pueblo, o
reconoce las necesidades del pueblo y las de las classes
dominantes. Un presupuesto, hoy, en un pais demo-
critico, solamente contiene aquellas cantidades que
responded a la satisfacei6n de las necesidades colee-
tivas. De man'era que el presupuesto es el denomi-
nador comfin de las necesidades nacionales.
Deeia yo-y ahora viene la oportunidad de la re-
ferencia de que aqui se confunde lamentablemente el
t6rmino "Naci6n" y el de "Gobierno"-: el presu-
puesto cubano, el presupuesto de nuestro pais, lejos de
recoger, lejos de contener, lejos de sintetizar las ne-
cesidades del pueblo cubano, s6lo recoge en sus phgi.
nas las necesidades del Gobierno...
SR. FRAILE (CARLOS) : Especialmente las del Ej6r-
cito.
SR. CHARDIET (ARMANDO): Vea, pues, la Cimara,
c6mo el pueblo cubano, pueblo pacifico en todos los
moments de su vida (porque s61o sus rebeldias se
ban evidenciado en moments en que la tirania ha des-
pertado la conciencia popular y ha provocado la reac-
ci6n' consiguiente)...
SR. FRAILE (CARLOS) : Como en 1906 y en 1917.
SB. CHARDIET (ARMANDO) : ... el pueblo cubano,


que tiene sus races en aquellos siboneyes que vivian
distraidos en aquellas fiestas que para su espiritu re-
sultaban atractivas (me refiero a los areitos) ; aquel
pueblo, al decir de los historiadores, fu4 el mas paci-
fico de los que moraron en las Antillas mayores y en
las menores. Y nosotros, sefiores (pasemos tambiin
por alto aquellas generaciones), rivalizamos con los
siboneyes. No tenemos problems b6licos...
SR. SANT& CRUZ PACHECO (EMILIO): Exteriores.
SR. CHARDIET (ARMANDO) : Exteriores, para nues-
tra suerte, y para ventura del ej4rcito valioso e in-
vencible tras del inmenso mar que nos circunda. No
tenemos, pues, problems ni dificultades fronterizas,
vivimos en eierto modo bajo la mano protectora de
ese pais que con su esfuerz6 nos ayud6 de una manera
I. 11,1,i a ]a conquista de la libertad.
El Presupuesto del pueblo cubaio... En resume,
y sintetizando, para calmar la ansiedad de mis dis-
tinguidos compafieros, ese pueblo que no tiene proble-
mas 'i- i ., i que afrontar, ;,por que tiene un Ejer-
cito tan numeroso, tan costoso? ILa existencia del
mantenimiento de ese Ejircito responded a una nece-
sidad naciolial? Ese Ej6rcito responded s61o a la im-
popularidad de un Gobierno, porque el mis firme sos.
tin que puede tender un Gobierno democr&fico no lo
puede ser ni lo debe ser un Ej6rcito, sino que lo, de-
be ser el consensus popular, ]a opinion pfiblica de su
pals, la voluntad de sus conciudadanos. No la tiene,
y entonices ese Gobierno trae de nuevo a la vida algo
que habiamos olvidado; el sufrido pueblo de Cuba
tiene que sufrir la recaudaci6n que supone tantos y
tan numerosos y tan cuantiosos impuestos, para sa-
tisfacer una necesidad imaginaria, que no ha sentido
ni siente; tiene que sufrir, actualmente, lo que sufri6
el pueblo frances en la ipoca de la Revoluci6n' Fran-
cesa, que tenia que sufrir los enormes impuestos de ta-
las, gabelas, vig6simos, capitaciones, etc., para contri-
buir al sostenimiento de Luis XVI. Y en Cuba, des-
de luego, no en aquella cuantia-porque, desgracia-
damente, nosotros, no hemos podido rivalizar afin, por
falta de experiencia y por otros achaques, con aquel
valioso pueblo-, pero estamos sufriendo los propios
dolores del hist6rico pueblo frances, porque tenemos
que sufragar los gastos, no de una corte versallesca,
pero si de un Gobierno impopular, de un Gobierno
que el pueblo detesta, de un Gobierno que el pueblo
quisiera, con anhelo sentido, que llegara el feliz t6r-
mino de su mandato...
SR. URQUIAGA (CARMELO): Parte del pueblo. Por-
que ahora lo han aplaudido estruendosamente.
SR. CHARDIET (ARMANDO): Aqui, muchas veces,
los aplausos no obedecein mAs que a la vehemencia de
determinadas personas. Los aplausos, en este caso,
no debian ser al orador, sino a las verdades que diga.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Pero la verdad es algo
tmuy dificil de conocer.
SR. CHARDIET (ARMANDO): Tengo la tranquilidad
de conciencia de que hablo ante ese tribunal que se
llama DIARIO DE SESIONES.
Sn. URQUIAGA (CARMELO): Pero es que el DIARIO
DE SESIONES se lee poco; pero nosotros escuchamos a
su senoria.
SR. CHARDIET (ARMANDO): Llegamos a la conclu-
isi6n de que el actual Presupuesto es el mas anacr6-






DIARIO DE ISESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 39

nico que hemos tenido, por ser el responsible de tan- da) era tan lamentable, que el pueblo cubano no po-
to reajuste. El Gobierno tiene el grave defecto de dia consentir, sin riesgo de su propia existencia, el
que cada vez que pretend arreglar algo, lo desarre- establecimiento de nuevos impuestos; y yea c6mo, des-
gla. La otra vez yo oia la afirmaei6n jocosa de un pu6s, olvidando ese hecho que no se le ocultaba a su
compafiero que atribuia a este Gobierno el m6rito de apreciaci6n, que no era desconocido a su juicio, dia
haber gastado muy poco dinero, relacionando sus gas- tras dia ha ido estudiando e implantando nuevos im-
tos con los de otros Gobiernos. Y tengo a la vista un puestos, olvidando acaso que la hacienda piblica es
estado comparative, para asegurar que este es el Go- una hacienda parasitaria, que no tiene vida propia,
bierno que mas ha gastado... sino que es el reflejo que vive a espaldas de la ha-
SR. GARCIA RAMOS (SALVADOR) : Y que mas obras cienda privada. Reducida la hacienda privada a la
ha realizado. Imns minima expresi6n por la considerable reducci6n
del precio de nuestros principles products, se de-
SR. FRAILE (CARLOR) : Que mas dinero ha mal- |bate la hacienda privada en los iltimos reductos; y
gastado. lejos de proceder, este Gobierno, con la mesura que
C T () : Y q el caso aconsejaba, agobia a su pueblo y lo ha venido
SR. CHARDIET (ARMANDO) : Y que mas impuestos agobiando con exacciones cada vezi mayors, al punto
ha heeho pagar a su pueblo; y que es innegable que de que hoy el capital circulate ha quedado reducido
result mts contrary a la ideologia del pueblo cuba- a la exigua cifra de setenta y seis millones. La can-
no, que todos y cada uno de los Gobiernos que le ban tidad de numerario per cdpita, apenas si alcanza la
antecedido, desde la instauraci6n de la epblica. cifra de veintiocho pesos, segun los filtimos informes
tean ustedes c6mo este Gobierno ha gastado, en el de la Secretaria de Hacienda. En tan triste situa-
tiempo que lleva ejerciendo el supremo mandate del ci6n, el Gobierno no se detiene a realizar el acto de
pais, la enorme cantidad de setecientos sesenta millo- contricci6n patri6tica que era dable esperar si es que
nes de pesos, y es tal la cuantia, que desprecio las frac- lo anima el prop6sito de conjurar esta crisis que ame-
ciones. naza la propia estabilidad de la Repibblica. No en-
foca el problema con la serenidad de juicio que recla-
Contrariando su propia declaracin, la profesin ma, y no se pone a tono con su pueblo.
d 0 + J u iin j d l TT. M l t d d4- AA, I l Iita ii oi s l


Ue Je. u r X~a U U1 1 JL a llll." IrVl ietrlLi ao e a nac n ail
ser exaltado a tan alto sitial, violando ese compromi-
so que se desprendia de su declaraci6n, ha sido el Go-
bierno que ha batido el record en lo que se refiere a
deuda pfiblica; porque, segfin los propios datos ofi-
ciales, la deuda pdblica se eleva a la respectable suma
de doscientos siete millones de pesos. Sin embargo, el
Ejecutivo manifest en reiteradas ocasiones su pro-
p6sito de no concertar empr6stitos. De error en error,
en el orden finan'ciero ha llegado a la triste situaci6n
de crisis total, con la que se enfrenta el pais.
Advierta la OCmara que en un suscinto de nues-
tra situaci6n econ6mica financiera se destaca el hecho
singular de que este Gobierno, efectivamente, cuando
asumi6 las rien'das de la gobernaci6n del pais, lo hi-
zo en situaci6n en que la economic privada sufria los
primeros efectos de un descenso en los precious de
aquellos articulos en los cuales la producci6n nues-
tra es de mayor importancia. Ya en tiempos del doc-
tor Zayas, esta Cdmara tuvo que acudir a Palacio re-
presentada por su Comisi6n de Hacienda, para acor-
dar con el primer magistrado de la iiaci6n un primer
reajuste. Vea, pues, c6mo este Ejecutivo, aun de-
clarando que efectivamente la situaei6n del pais, de
la economic political (se referia a la economic priva-


(Ocupa la Presidencia el sefor Alliegro.)
SR. CALAS (ANGEL) : Para una cuesti6ri de orden.,
Tengo dudas del quorum.
SR. PRESIDENT (ALLIEGRO) : Se va a pasar lista.
(El official de actas pasa lista.)
(Ocupa nuevamente la Presidencia el senior Guds
Incldn. )
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : iFalta algun se-
for Representante por contestar a la lista?
(Silencio.)
Han contestado a la lista cincuenta y cinco sefio-
res Representantes. No hay qudruwm. Se levanta la
sesi6n.
(Eran las 2 y 35 a. m. del dia 23 de Diciembre de
mil novecientos treinta y uno.)
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Advierto a los
sefiores Representantes que he de convocar en el dia
de hoy, a las cineo de la tarde, a sesi6n extraordina-
ria, con la propia Orden del Dia de la de ayer.


. P. 1tUGANICD v G.. Ylem 0 1H AB*AN




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs