Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/01399
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID01399
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text

REPUBLICAN DE CUBA


DIARIO


DE


SESIO


S


DECIMO CUARTO


PERIOD


CONGRESSIONAL


SEGUNDA LEGISLATURE
VOL. LVII LA HABANA, Noviembre de 1931. NUM. 10


Sesi6n extraordinaria de 26 de Noviembre de


1931.


President: Sr. Rafael Guis Inclin
Secretaries: Sres. Jos6 R. Cruells Reyes y Jos6 Alberni Yan:e
SUMARIO
A las 6 p. m. comienza la sesi6n. El Sr. Chardiet solicit que en primer t6rmino se disctta el proyeec
to de ley del Senado sobre impues*os al petrol o. El Sr. Albarrin pregunta si el Senado ha re-
mitido ya a la Presidencia de la Cimara el informed de Mr. Manning sobre el petr6leo. La Pre-
sidencia declare que ha solicitado el envio de ese informed, que se hall en tr6mite de impresi6n
para repartir copias; y que, de moment, puede ser consultado por los sefores Representantes en,
la Secretaria del Senado. A ruego del sefior Bravo Acosta, se acuerda solicitar del Senado el
envio inmedia'o del informed original de Mr. Manning. Se suscita un debate incidental, por haber
reproduoido el senior Chardiet el ruego de que se discutiera inmediatamente la Ley del,Petr6leo--
S El senior Urquiaga ruega al senor Chardiet que retire su proposici6n, a fin de poder tratar el rea-
juste del presupuesto del Poder Judicial. El seflor Chardiet mantiene su ruego. Alrededor do
la cuesti6n, usan de la palabra various seiores Representantes. La Presidencia somete a votaci6a
nominal el asunto, y antes de terminarse la votaci6n se agota la hora reglamentaria, por lo que ter-
mina la sesi6n, a las 8 p. m.


SR. PRESIDENT (GUAs INCLAN): Se abre a sesi6n.
S'(Eran las 6 p. m.)
SR. CHARDIET (ARMANDO) : Antes de comenzar la
'leetura, dirijo un ruego a la CAmara, en el sentido de
:r iterar el que ayer le formulara, para que sea trata-
do con caricter preferente, en primer lugar, la ley
procedente del Senado, que se refiere al proyeeto pe.
trolero.
SS. ALBERNI (JosE): Sefior Presidente: Yo desea-
ria saber si, de acuerdo con la solicited que se hizo


por la Camara, el Senado ha enviado el informed off.
cial del expert Manning, si ha llegado a marios de
la Presideneia; porque, por lo menos, la Secretaria no
tiene noticias de Bl.
SR. PRESIDENT (GUV& INCLAN): La propia noche
que la Cimara adopt6 el acuerdo de dirigirse al Se-
nado, en solicitud de que enviase el informed del ex-
perto Mr. Manning, esta Presidencia envi6 la comn-
nicaci6n al otro Cuerpo Colegislador, thteresando esa
informed. Al dia siguiente recibi la visit del Senador
Sr. Alberto Barreras, quien me dijo que no tenia sino
un ejemplar, el original del informed de Mr. Manning,


DE LA
CAMERA DE REPRESENTANTES


'-,-;f^,S-.'^ :' '.:,'-'i'






2 DTARTO DR SK9Jo1NERDPE TPA, (' %VARA nr RPRPqFVT!LTFVS


que en el Senado lo estaban copiando para imprimirlo,
porque querian hacer un libro con el informed para re-
partirlo profusamente; que la mpresi6n del libro de-
moraria seis o siete dias, pero que el informed estaba a
disposici6n de todos los Representantes que quisieran
examinarlo. Por consiguiente los Representantes que
asi lo deseen pueden entrevistarse con el senior Barrc-
ras, el que tambien manifesto a la Presidencia que
tan pronto estuvieran hechas las copias, las enviaria
a esta Presidencia.
SR. BRAVO AcOSTA (ANTONIO): Realmente, ese do.
cumento no pertenece al Senado ni a la CGmara, sino
a ambos. Ese document es el product del dinero pa-
gado por el Tesoro de Cuba. Ese document ya fu6
utilizado por el .Senado; y lo mis 16gico hubiera side
que 6ste enviara el informed a la Camara, y de esa
manera pudieramos haberlo conocido en esta oportu-
nidad.
SR. PRESIDENT (GuAS INCLAN) : Debo informer a
S. S. que el senior Barreras sugiri6, desde luego, que
estaba gustoso a esa soluci6n. De suerte que fuL la
Presidencia la que dijo que, hasta tanto la Camara -I.
solicitara, se continuara en el trabajo de copia que se
venia efectuando. Pero quiero decirle que el Sr. Barre-
ras estaba gustoso en entregar el informed, aunque fue-
se el original.
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONO) : Como esta: sesi6n pu-
diera prolongarse, yo me atreveria a pedir, si es po-
sible, que se conociese ese informed, si llegara a discu-
tirse ese asunto en esta sesi6n.
SR. ALBERNI (JosE) : Uno mi siplica a la del senior
Bravo Acosta.
SR. PRESIDENT (GuAS INCLAN): La Presidencia,
afn conociendo la avidez que habia entire los sefiores
Representantes, per conocer el informed, creyo, sin
embargo, que iba a ser dificil; y por eso sugiri6 al
senior Barreras que siguieran el trabajo de copiarlo
y remitir las copias a la mayor brevedad. Pero reitero
el ofrecimiento del senior Barreras, de entregar el ori-
ginal a la Camara, si 6sta asi se lo pedia.
SR. NIJEZ MESA (DELIO) : Para rogar a la Presiden-
cia que nos informed si l6 inquiri5 del Sr. Barreras si el
informed del senior CUspedes venia bien con el infor-
me original de Mr. Manning; o si entire ambos docu.
mentos habia alguna diferencia.
SR. PRESIDENT (GuAs INCLIN): El senior Barreras
inform a la Presidencia que el proyecto de ley apro-
bado era casi exactamente la reproducci6n del infor-
me del expert Mr. Manning. Si bien habia li-
gera alteraci6n, la Presidencia declara que esta alte-
raci6n no la conoce, pero si recuerda una que me indi-
caba el senior Barrera, y es que habia aumentado en
medio centavo la designaci6n de un centavo que habia
en el proyeeto de Manning, a las refineries locales,
con el Animo de que pudiera subsistir la competencia
con el extranjero; esta es una modificaci6n que el se-
ior Barreras indic6 y yo la pongo en conocimiento
de los seiiores Representantes.
Sn. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Yo rogaria al seflor
President que me informara si se procedi6 a la bfis-
queda del doiumento ,a que antes me referia.
SR. PRESIDENT (GUAs INCIAN): La Presidencia
ha enviado a buscar el document que S. S. solicita.


SR. CHARDIET (ARMANDO) : Reitero el ruego que an-
tes habia dirigido a la Cimara; y, por consiguiente,
lo reitero tambi6n a la Presidencia para que someta
a votaci6n, si procede reglamentariamente, el ruego a
que antes me he referido; esto es, de que sea tratado
con carActer preferente el proyeeto de ley, proceden-
te del Senado, que se refiere al petr6leo.
Sa. URQUIAGA (CARMELO): Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE (Guls INCLAN): Tiene la palabra
su sefioria.
SR. URQUIAGA (CABMELO): Comienza la sesi6n de
hoy, exactamente igual a a de ayer; pues ni siquiera
se espera a que se d6 lectura al acta de la sesi6n an-
terior, que apenas embargart breves moments la
att-r i.- n i lela C muara...
SRI CHARDIET (ARMANDO): No tengo inconvenient
en que se le d6 lecture, primero, al acta; y despuSs
se someta mi ruego a la consideraci6n de la Camara.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Se va a dar lectu-
ra al acta.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Para despuds que se lea
el aeta, pido la palabra.
(El official de actas la lee).
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): sSe aprueba el
acta?
(Seiales afirmativas).
Aprobada.
Se va a dar lectura a la convocatoria.
(El official de actas lee):
CONVOCATORIA
De conformidad con el articulo cincuenta y site
del Reglamento de este Cuerpo Colegislador, convoco
a la Camara de Representantes para celebrar sesi6n
extraordinaria, el pr6ximo lunes dia treinta de loi
corrientes a las cinco de la tarde; con la siguiento
Orden del Dia: Proyectos de ley del Senado: Orga-
nizando el regimen fiscal sobre el petr6leo y sus deri-
vados; reajuste del Poder Judicial; creando Impueso
tos; modificando el p6rrafo tercero del articulo quin.
to de la Ley del Censo; disponiendo que lo- residen-
tes en Cuba en 1899. se enumerarin como Cubanos; y
el Dictamen de la Comisi6n de Aranceles e Impues-
tos sobre eximir al alcohol destinado a perfumernas
del pago de los Impuestos que determine la Ley de 29
de Enero de 1931.
Habana, 26 de Noviembre de 1931.
Rafael Guds Incldn,
President.
SR. PRESIDENT (GUAs INCLAN): Tiene la palabra
el senor Urquiaga.
SR. URQUIAOA (CARMELO): Sefior Presidente y se.
fiores Representantes: Comienzo dando las gracias t1
senior Chardiet, por su gentileza. Veo que el bueu
companero interpret como debia aquello que mani.
fest6 ayer, referente a que no me interrumpiera sino
al finalizar mis ideas. No ha habido agravio, pues lo
que pudiera aparecer come descortesia, que no Jo fuW,
ha side una amabilidad suya; aparte de ello, insist






DTARTO DR qERTO',NERq n, ELA CAMATA T)W V 'PRVEFNTANTEIQ 3


en manifestar que el comienizo es el mikmo. Una peti-
ci6n cuya necesidad urgente veo, ya que el haber ocu-
rrido aqui, el haber vuelto hoy y estar dispuesto a
concurrir cada vez que sea menester para estudiar
la ley del petr6leo, lo mismo que eualquier otra, debe
hacer que no surjan impaciencias y que votemos lo
que en realidad es urgente, con prioridad, como es el
reajuste del Poder Judicial.
Si se pensara que ese distinguido conciudadane
nuestro no estaba en disposici6n de aceptar, si no
con regocijo, porque no seria human, con resigna-
ei6n, este proyecto de ley, se explicaria todavia que
hubiese compafieros que lo entorpecieran directamen-
te o indirectamente, con peticiones de alteraci6n de la
orden del dia; pero como quiera que ese proyecto de
ley es de ineludible obligaci6n que se estudie y que
se bote en la forma que crea convenient el Congreso,
ya que fu6 reajustado el Poder Civil en general, pu-
di6ramos decir el Militar, el Congresional y resta tan
s61o el Poder Judicial, no se concibe que nos obsti-
nemos en que continien sobre la mesa, pareeiendo que
ellos estan moviendo influencias para que no se les
descuente el tanto por ciento que les compete.
Si se sabe que hay un proyecto de ley relative al
Censo, de un solo articulo, sin el cual no pudiera le-
varse a vias de heeho la reorganizaci6n de los parti-
dos politicos en el mes de Enero, posiblemente, no sa;
concibe que tratemos precipitadamente una ley qun
require luz, much luz y much studio por part
de los miembros del Congreso.
SVuelvo de nuevo a suplicar al compafiero que reti-
re su petici6n, para que primero discutamos ese pro.
yecto de ley que probablemente habri de embargar
muy corto espacio de tiempo la atenci6n de la CAma-
ra, y despues podremos entrar en el que seiala; por
cierto que en relaci6n con las manifestaciones que hice
ayer, quiero declarar lealmente que gran part de la
prensa entendi6 con elevaci6n lo que quise decir a]
referirme a la campafia que se viene librando con una
comprensi6n que le enaltece: en lugar de haber esti-
mado como un ataque lo que fu6 una simple aclara-
ci6n, reconoce que, efectivamente, estuve acertado:
que podian haberse interpretado como una coacci6n
los articulos periodisticos que aparecen en los diaries
mas que excitando, conminando a la CAmara a tomar
determinadas medidas; que ellos no se obstinaban en
ese piano y que pedian sencillamente que se estudia-
ra despacio, que se estudiara con buen juicio, que se
estudiara con acopio de datos ese problema, y que se
resolviera de la manera mas convenient para el pai...
Eso enaltece a la prensa, y quiero enviarle mi felicita-
pi6n: porque demuestra que no es campafia de libelo la
que aqui se hace, sino campafia levantada y de verda-
deros prop6sitos para determinar un mejoramiento
general.
Permitame el senior Chardiet que, antes de entrar
en el studio de ese proyecto de ley, hayamos salido
por lo menos, de esos dos problems que son de ver-
dadera importancia y que son, tan, s61o, cuesti6n de
pocos minutes; y si no lo hace asi. el senior Chardiet,
culpa nuestra no habrA de ser el que no lleguemos al
studio de esa ley que todos anhelamos conocer.


debia ser entendida como una alteraci6n o si debia
ser precedida por una votaci6n en tal o cual forma.
Hubieron discursos, estuvimos cerca de dos horas en
debate, y no se bizo.nada. En nombre de esa propia
opini6n pfiblica de que hablaba el senior Chardiet, yo
le rueso que contribuya a que Ileguemos al uroblema,
del petr6leo; pero no obstaculizando otras leyes que
se sabe han de eneontrar en nosotros el mas decidido
apoyo, porque son de indole national, y sobre las cua-
les no habrA discusi6n possible. Le rueao. pues, que
acepte y se discuta esa ley, y despu6s estudiaremos la
solicitud que tiene presentada de alteraci6n de pre-
ceptos reglamentarios.
SR. CHARDIET (ARMANDO): Sefior Presidente y se-
fores Representantes: cumpleme dar debida contes-
taci6n al contraruego que me dirive el senior Urqwn.
ma, a prop6sito del ruego que le dirieiera yo a la CA
mara. Confieso que no soy un hiperestesico. Mi sensi-
bilidad iamAs se altera. Por el contrario, se mantiene
an ese trmino medio, distant, sin embargo. de lo aue
pudiera estimarse la anesthesia, o sea la falta absolute
de sensibilidad. Pero es lo cierto que, ain colocado en
ese t6rmino medio, todavia pesan en mi animo y ara-
vitan sobre mi espiritu, una series de considcraciones
en torno de la trama urdida por la suspicacia, que me
compelen sensiblemente, a mantenerme en la actitud
que antes asumiera; y contrariando sentimientos para
mi tan intimos y tan sinceros como el de la amistad
que le profeso al leader Liberal-Popular, me veo for-
zado a mantener mis puntos de vista y a insistir en
el ruego. porque quiero dear diafanizada, de una ma-
nera definitive y cierta, nuestra posici6n frente a un
problema de tanta importancia y trascendencia.
Tal parece y result ello un heeho parad6jico -
que' yo defiendo los intereses del Gobierno. Pudiera
aparecer como un gobernista, cuando pretend alte-
rar la Orden del Dia reclamando el tratamiento de
otros asuntos, antes que 6ste que represent indiseu-
tiblemente, mas importancia para el, Gobierno que el
de un simple reajuste que, al fin y al cabo, a la postre,
lo que ha de aumentar es el nfimero de descontentos
y de los agraviados por los actuales gobernantes del
pais.
Creo, por consiguieite, que interest mas al Gobier-
no y a los que con 61 comparten su responsabilidad,
que sea tratado, con carActer preferente, un proyecto
que, a no dudarlo, dAndole todo el cr6dito que se me-
rece a uno de los mis altos funcionarios del Gobieruo
actual, ha de significar para el Tesoro una inyecci6n
de esa savia de que tan necesitado esta, pues a nadie
se le oculta la situaci6n de penuria por la que atravie-
sa la hacienda pfiblica...
SR. URQuIAOA (CARMELO) : Lo que yo desearia, se-
ior Chardiet, para procurar convencerme y para con-
veneer, seguramente, a los compaiieros, es que nos di-
jera en concrete, el inconvenient que puede haber en
que se discuta antes una ley cuya discusi6n y aproba-
ci6n durara, escasamente, veinte minutes.
La CAmara lleva invertida mis de media hora es-
cuchando con much gusto la palabra de S. S., y con
tedio la mia; y ese tiempo hubiera sido suficiente para
b,-- 1 T 1.. 1 D t A, l DA T,, i .;,.,l


apruo ar ita ey ei ajuc U Ui e uIa.
Recu6rdese que si ayer, en la sesibn extraordinaria, me convenciera, primero, de que esa ley es just, y
bubiera sido aceptado nuestro ruego, se hubiera en- luego de que no va a dar lugar a debate, ereeria qua
;trado en el studio de la ley; porque mis de una hora tal vez estaba defendiendo la Ley del Petr6leo; pero
estuvimos debatiendo si la suspension de preceptos si entablamos un debate alrededor de la conveniencia





DTLR1o DU SWTONS DR IL C0AMARA DE REPRBSENENTTANTP


o 16 de discutir primero una u otra ley, estamos per-
diendo el tiempo. jPor qu4 no procuramos que se
apruebe un proyecto de ley que todo el Poder Judicial,
todos sus funcionarios lo piden? 4 Con esta oposici6n al
tratamiento preferente de la Ley de Reajuste del Po-
der Judicial no pudi6ramos pensar tambi6n que se hace
uno oposici6n de la Ley del Petr6leo ? Indiscutiblemen
te,:S. S. estA contribuyendo a que no lneguemos a la
discusi6n de la Ley del Petr6leo; porque sabe que no-
sotros no habremos de ceder. IConoce lo que oclirri.'
ayer? Pues vuelve S. S. con la misma proposici6n. Po-
demos hacer, incluso, lo siguiente: acordar quell por
media hora se tratara de la Ley de Reajuste del Poder
Judicial, y si en ese media hora no nos hubieramos
puesto de acuerdo, pudi6ramos debatir la proposici6n
de S. S.; pero si se trata de algo mAs fundamental.
ipor qu6 S. S. ha de empefiarse en que no entremiu:
ein a discusi6n de ese proyecto? Yo le ruego a S. S.,
como algo que concierne a la trascendencia del asun-
to,"que nos explique las razones concretas que ha to-
nido o tiene, para pretender que no se discuta la Ley
del Poder Judicial. Nosotros tenemos el prop6sito de
tratar la Ley del Petr61eo, pero antes deseamosi dis-
eutir y votar el proyecto de ley que se refiere al rea-
juste del Poder Judicial. Tenemos cerca de treinta
afibs de vida republican sin ese impuesto, y podemos
esperar unos dias para tratar de ese asunto; pero en
euatto al Reajuste del Poder Judicial sabe S. S. que
estamos terminando el mes de Noviembre, que es pre-
ciso confeceionar las n6minas, que es necesario que
egos funcionarios conozcan su posici6n, porque para
ellos significaria un motive de vergiienza que no se
le rebajara su asignaci6n cuando ya han sido reajus-
tados los demAs funcionarios de la Rep6blica. Por ese
motive yo deseo conocer por qu4 S. S. pretend llevar-
nos a un torneo oratorio alrededor de este asunto. Es
que S. S. es contrario al reajuste del Poder Judicial
Como hay cierta confusion sobre este problema, es qu"
deseo que S. S. nos explique el alcance de su proposi-
ci6n.
SR. PRESIDENT (GUAs INCLAN): La Presidencia ne-
cesita aelarar, sobre esta cuesti6n de interpretaci6n
reglamentaria. Se ha pedido la alteraci6n de la' Or-
den del Dia para tratar la ley procedente del Senado
que versa sobre impuestos al petr6leo, pero una vez
que se haya tratado la del Reajuste del Poder Judi-
cial; y la primera de las peticiones de suspensi6n de
preceptos es la que recae sobre la Ley del Petr6leo.
Por consiguiente, reglamentariamente, la Presidencia
no tiene otro caminio, como sucedi6 en la sesi6n de ayer
que poner a votaci6n la primer suspension de precep-
tos, que es la del reajuste del Poder Judicial.


para toda una generaci6n, porque se afirmaba en el
portentoso talent de aquel fil6sofo que educ6 media
generaci6n de cibanos, a la generaci6n tal vez mia
gloriosa de nuestra historic anterior a la conquista
de la independencia; en la mAxima de aquel Don
Pepe, que decia: Gobernar es transigir.
Si 61 represent dentro de este Congreso la fuerza
indiscutible de una mayoria, lo mAs 16gieo, y lo mis
human, es que sea 61 el que acepte mi ruego, y no yo
el que lo retire. Insisto, pues, senior Presidente y se-.
diores Representantes, en que si reglamentariamente
precede el ruego mio, se someta a votaci6n; y con eso,
evitaremos la perdida de mas tiempo.
(El Sr. Carlos Manuel de la Cruz anuncia que en-
trega a la Presidencia de la Cdmara un escrito de so.
licitud de suspension de preceptos reglamentarios).
'SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Sefiores Repre.
sentantes: Se present a la consideration de la Mesa
de la CAmara una petici6n de alteraci6n de la orden
del dia, para tratar en primer t6rmino del proyecto
de ley procedente del Senado que versa sobre el im-
puesto al petr6leo y sus derivados. La Presidencia, en
la sesi6n pasada, se proponia someter a la considera-
ei6n de la CAmara este caso, por estimarlo singu-
lar, en busca de un precedent en material de interpre-
taci6n reglamentaria.
Decia la Presidencia, en la tarde de ayer, que hay
un antiguo acuerdo de la Camara, interpretando el
Reglamento en el sentido de que, en t4rmino general,
las suspensions de preceptos gozan de prioridad, de
preferencia, en las alteraciones de la orden del dia;
pero cuando se present un caso como 4ste, de una se-
si6n extraordinaria, en que todos los proyectos se en,
cuentran en el mismo tramite de primer lectura, y
se solicita la suspension de preceptos, y s6lo en rela-
ei6n con uno se solicit la alteraci6n en la orden del
dia, la Presidencia quiere conocer lo siguiente: Si la
CAmara aplica el criteria general de estimar que la
suspension de preceptos goza en todos los cases de pre-
ferencia sobre la alteraci6n de la Orden del Dia, y,
por' consiguiente, hasta tanto se acuerde la suspen-
si6n de preceptos, no se le puede dar leetura a una
petici6n de alteraci6n de la Orden del Dia; o si, per
el contrario, tratandose de un easo como este, en que
todas son motive de suspension de preceptos reglamen-
tarios, y s6lo una es objeto de alteraci6n de la ordeal
del dia se le debe dar lectura previamente a la iini-
ca que se refiere a la alteraci6n de la Orden del Diat
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Pido la palabra, pare
aclarar.


SR. CHARDIET (ARANDO) : Pido la palabra, para
una breve rectificaci6n. SR. PRESIDENTE (GUAS INCLLN): Tiene la palabra
I el senior de la Cruz.


SR. PRESIDENT (GuAs INCLAN) : Tiene la palabra
el senior Chardiet.
SR. CHARDIET (ARMANDO): Mi distinguido. com-
pafiero el senior Urquiaga, indiscutiblemente tuViera
raz6n, y su precauci6n fuera cierta, si l1 no parties d&
una presunei6n completamente err6nea; 61 supane
que la ley que se refiere al reajuste del Poder Judi-
cial se ha de aprobar sin mayor debate, y se equivoca
de manera .lamentable, porque tengo la ecnviccion
intima de que muchos compafieros se opondrAn: a .
gunos de los preceptos contenidos en esta ley, cuand.)
n6ia su totalidad. Por otra partemi distinguido com-
pailero no se inspira en aquella mAxima que fu6 luz


SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): El problema reg!a-
mentario que se present a la CAmara por la Mesa,
es sumamente sencillo. En una sesion extraordinaria
donde la Orden del Dia estA compuesta de proyectop
de ley procedentes del Senado, todos tienen la misma
situaci6n reglamentaria y todos tienen el mismo tra-
tamiento. Luego, al pedirse la alteraci6n de la Orden
del Dia, puede ser alterada esta, porque no se trae
un proyecto a su tratamiento en el primer lugar, sine
lo que se hace es alterar el orden en que los ha co-
locado la Mesa de la CAmara. Si el criterio de ia Pre.
s.idencia prevaleciera, de darle preference atenci6n a
la suspension de preceptos reglamentarios, entonees,






DIARTO DR SfHSTONE8 De LA CAMERA DE REPRESENTANTES 5


en una sesi6n extraordinaria, para la cual la Mesa de
la CAmara ha confeccionado la'Orden del Dia, com-
puesta de proyectos procedentes del Senado, resul-
taria que no podria alterarse la Orden del Dia nunca;
porque teniendo preferencia la suspension de precep-
tos reglamentarios, no cabia la alteraci6n de la Or-
den del Dia, porque la suspension de preceptos haria
impossible el pase a la alteraci6n de la Orden del Dia.
Y existed este caso; se trata de una sesi6n extraor-
dinaria especial, donde la Mesa ha confeceionado la
Orden del Dia, con proyectos procedentes del Senado.
y ocurre que se debe aceptar la alteraci6n de la Or-
den del Dia, con preferencia a la suspension de los
preceptos reglamentarios. La CAmara, ademas, en este
caso especial, ya dentro del Reglamento, debe seguir
este criterio, no como un criterio general, porque
cuando haya una sesi6n extraordinaria, y en la Or-
den del Dia no figure proyeetos de ley procedentes
del Senado, sino meras proposiciones de ley, no po-
drAn tener todas igual tratamiento; pero figurando,
como en esta, distintos proyectos de ley proeedentes
del Senado, igual es el proyecto sobre Impuestos, que
el de Reajuste del Poder Judicial, y pueden ser con.-
siderados lo mismo, en cuanto a su tratamiento.
Y veamos otro argument, mAs s6lido, todavia, que
es un argument de fondo: Nosotros pedimos que se
trate, en primer lugar, la ley procedente del Senadri.
relacionada con los impuestos al petr6leo y a sus de-
rivados; y el leader de la mayoria Liberal-Popular,
reelama que se trate, en primer lugar, ]a ley que reba-
ja sus sueldos al Poder Judicial, antes que !a que es-
tablece impuestos al petr6leo, que ha de darle al pais
nuevas fuentes de ingreso para que el Tesoro, esquil-
mado y pobre, pueda cumplir sus obligaciones; y la
ley del Reajuste Judicial, por el contrario, rebaja ha-
beres a empleados y causa dafios grandes llevando la
miseria a distintos hogares, sustrayendo de la circu-
laci6n un dinero que el pais necesita. Es verdad que,
en estos moments, el Tesoro no puede pagar cabal-
mente las sumas presupuestadas; pero se podria ali-
viar, buscando fuentes de ingreso como la del petr6-
leo. Luego es preferente, entire los proyectos de ley
procedentes del Senado, el que crea impuestos al pe-
tr6leo, que habrd de darle nuevos ingresos al Tesoro,
y por eso debe ser tratado preferentemente.
Veamos otro argument, de mas fuerza todavia,
aunque me parece que 6ste la tiene bastante: El pro-
yecto de ley que trata de reajustar el Poder Judicial,
aunque el Poder Judicial lo ha aceptado, y aunque
la CAmara tiene el prop6sito de hacerlo salir esta no-
che, habra de crear, por la forma en que viene del Se-
nado, distintos criterios, entire los sefiores Represen-
tantes. El Senado ha votado tres proyectos de ley dis-
tintos, relatives a este asunto. Uno, coneediendo am-
plia facultad al Poder Ejecutivo para reajustar al
Poder Judicial; otro, concediendo facultad al Ejecu-
tivo, pero con audiencia y oido el Tribunal Supremo,
para hacer este reajuste; y el tercero, haciendo el rea-
juste con determinadas rebajas de sueldos y eatego-
rias, aunque con reserve, a los efectos de los ascenso'.
a los miembros del Poder Judicial. JY cuAl de los tres
proyeetos va a discutir la CAmara Sobre el primer
proyeeto, esta parte de la Camara tiene el criterio
de que no se acuerde nada que contenga delegaei6n
de facultades legislativas, porque ya conocemos que
ese es uno de los males graves en que se ha incurrido,
y cuando ya en el proyeeto de ley de reforms cons-


titucionales hay un precepto que declara que no po-
drAn otorgarse nuevas facultades por el Congreso. Si
ese es el criterio legislative de la propia CAmara, no
debe votarse contra su propio criterio otorgando nue-
vas facultades al Poder Ejecutivo. AdemAs, la CA-
mara debe acabar con esa corruptela de delegaci6n
de facultades, pues ese ha sido uno de los graves ma-
les politicos que hemos padecido y esa es una de las
profundas causes de las mAs s6lidas, que han motivado
la crisis que padecemos. La CAmara se encuentra, por
tanto, en presencia de tres proyeetos de los cuales ha
de reehazar, de piano, dos de ellos; y queda, entonces,
el tercer proyeeto de ley, sobre el cual hay criterion
profundamente distintos. Se ban presentado, a ese
proyeeto, dos enmiendas que, fundamentalmente, ya-
rian el proyecto del Senado: Una del senior Nfifiez
Portuondo, y otra del senior Castellanos. En estos ban-
cos de la CAmara se han estudiado ambas enmiendas
a ese proyecto de ley.
El senior Albanbs, que no nos acompafia esta noche
porque una misi6n muy especial le priva de poder
concurrir al hemiciclo, tiene preparado un trabajo
para orientarse dentro de la enmienda del senior Cas-
tellanos, que determinarA seguramente una votaci:'n
de esta Camara, favorable a esa enmienda.
Por algo que se ha hecho pfiblico, y no s4 -i es exae-
to, conozeo que los elements orientales apoyan el pro-
yecto de ley del otro Cuerpo Colegislador, tal como
esta redactado; y esta disparidad en los criterion de
la CAmara respect del proyecto de ley, hace que sea
dificil su aprobaci6n. Luego, tambi6n, dentro de la
forma del trabajo, de la hermen6utica, pudiera de-
cirse, para la aprobaci6n del proyecto, va a haber
dificultades para que salga el reajuste del Poder Ju-
dicial; de lo contrario, en el problema del petr6leo e
muy dificil que haya criterios contradictorios ya que
los favorables estAn en mayoria absolute, por las im-
presiones que hemos podido recoger. La Camara, por
tanto, debe acceder a que el problema reglamentario
no sea una dificultad en lo referente a la discusi6n de
este asunto; y asi, ahora, en esta filtima deelaraciSn
mia voy a hacer una aclaraci6n.
Ni a nombre del Comit6 Parlamentario que yo pre.
sido, ni en el orden personal, mis declaraciones han
sido nunea en el sentido de critical que pudieran lasti-
mar a la prensa, en la forma que 6sta tiene hoy que
dar las noticias. He podido recoger, en los peri6dicos
de hoy, ciertas manifestaciones que vienen a determi-
nar un juicio que yo emiti y que hoy aclaro en esta
sesiSn. La prensa, actualmente, sufre la misma .i-
tuaci6n. desventajosa que tiene la oposici6n. La pren-
sa, hoy, al emitir juicio, lo tiene que hacer de cierta
manera, porque de lo contrario caeria bajo la censu-
ra, y los peri6dicos no podrian exponer sus opinions
con absolute libertad. Si no funcionara la CAmara,
si la censura no estuviera establecida, si la censura
no revisara las cuartillas, seguramente que no se es-
cueharan palabras contra el Gobierno; y a estas ho.
ras la Prensa honrada hubiera podido sacar cuentas.
hacer cAlculos, determinar tiempo para demostrar quo
no es la CAmara, sino que es el Gobierno, quien no ha
dejado pasar la Ley del Petr6leo. La censura deja
pasar el ataque a un Cuerpo Legislador, pero la cen-
sura no deja pasar un ataque al Gobierno. No es, por
tanto la Prensa la que fundamentalmente lleva esa
responsabilidad, en las critics; es la censura, porque
la Prensa sufre la misma situaci6n que la oposici6n,






6 DIARIO DE SESTONES DE LA CAMERA PR RT? PPFNTANTFS


que esti bajo la mordaza y la acci6n political del Go-
bierno.
Pido pues, a esta Cfmara, atendiendo al problema
fundamental, o sea a que la Ley del Petr6leo es m:as
beneficiosa para el pais, en t6rmino general; a que la
Ley del Petr6leo no represent dificultades en la vo-
taci6n del Congreso; a que la Ley del Petr6leo ha de
dar dinero y, en cambio, el reajuste al Poder Judicial
trae consigo tristezas y angustias a la familiar cubana;
en virtud, digo, que la Ley del Petr6leo puede ser
fuente de nuevos ingresos para pagar sus gastos a la
Naci6n, para aliviar la profunda crisis economic.
pido que la CAmara, esta noche, apruebe esa Ley del
Petr6leo, en primer lugar, por tratarse de una ley
patri6tica, dAndole por consiguiente la prioridad.
Y ahora afirmo, en nombre del Comit6 Parlamen-
tario Conservador ortodoxo, que los que estamos sen-
tados en estos bancos votaremos esa patri6tica ley;
y ofrecemos permanecer en nuestos propios escafios
para concurrir a la discusi6n y votaci6n, dentro de los
criterin one ya e ban sefialado, de la Ley del Reajus-
te del Poder Judicial. No se hace, por tanto, una opo-
sici6n sistemitica para impedir la legislacidn qu,.
afeeta al Poder Judicial. Se pretend s6lo, que, ha-
ciendo las cosas ordenadamente, se apruebe primero
aquel proyecto de ley, y se discuta, despu6s, aquella
que puede traer mAs radicals y tristes consecuencias
a los hogares cubanos. Esa es la actitud que nosotros
asumimos, y esos son los fundamentos quo expone-
mos.
SR. MENDOZA (NESTOR) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GuAs INCLAN) : Tiene la palabra
su sefioria,
SR. MENDOZA (NSTOR) : Sefior Presidente y sefio-
res Representantes: Estoy conforme con mi distin-
gnirlo compafiero el senior de la Cruz, en lo aue se
refiere a que la Ley del Petr6leo y sus derivados ha
de traer nuevos ingresos al Fisco y que, por tanto, es
mas interesante para el pais que se busque el medio
de procurar ingresos, que no la Ley del Reajuste del
Poder Judicial, que ha de traer la miseria, la pobreza
y la escasez a muchos hogares de probes funcionarios
cubanos. Sin embargo, la demora en considerar la
Ley del Petr6leo esta hasta cierto punto, justificada,
aunque s6lo sea por la necesidad de conocer anticipa-
damente el informed de Mr. Manning, en que se basa
todo el proyecto de ley, informed recibido esta tardor
por el senior GuAs Ificlan, nuestro querido Presidente.
Yo soy de los que gustan estudiar los problems, y
quisiera hojear, aunque fuera durante media hora o
una hora, ese informed que, segfn tengo entendido,
consta de mis de trescientas paginas. Estimo que los
seilores Representantes deben estudiar bien los pro-
blemas antes de discutirlos, para que, en su debate
no se vaya a ojos cerrados; y para que en una mate-
ria de tanta importancia como esta, aunque se trate
de una personalidad tan prestigiosa como el doctor
Carlos Miguel de C6spedes, no se diga lo que dice el
Dr. C6spedes que dice el informed de Mr. Manning...
Sn. PINO (GUSTAvo): A Teme el senior Mendoza que
estas palabras consignadas por el doctor CBspedes,
hayan sufrido algfin error, al copiarse ?
SR. MENDOZA (NESTOR) : Yo no sospecho de nadie,
y no quisiera hacer alguna alusi6n, ni siquiera decir
en pfiblico lo que tal vez yo pienso en privado, y es


que Mr. Manning no es tan expert come nosotros
creemos. Pero no voy a referirme a la Ley del Pe-
tr6leo. Yo pedi la palabra en moments en que se sus-
citaba un asunto referente a la Orden del Dia, y es-
toy refiri6ndome a ese aspect. DespuBs tratar6 del
otro problema o del otro aspect sefialado por el se-
ifor de la Cruz. Yo creo que el asunto que se ha plan-
teado a la Presidencia para ser sometido a la considera-
ci6n de la Camara, esta resuelto por la propia Cama-
ra desde hace muchos afios; y yo voy, no a ilustrar a
la Presidencia y a los demAs compaiieros, sino a re-
frescar la memorial con algo que aparece unidos al
Reglamento de la Camara, y dice asi: "En la sesi6n
celebrada el dia 16 de Febrero de 1924 se aclar6 el
sentido de este articulo de la manera siguiente: aqui
se copian algunos parrafos, no los voy a leer todos, y
dice uno de esta manera: "terminadas que fueran
las primeras lecturas, se dard cuenta con las solicitu-
des de alteraei6n de la Orden del Dia y suspension do
preceptos reglamentarios, atendida la prioridad de su
presentaci6n". Y hay otro acuerdo tambi6n del Re-
glamento de la CAmara, que no altera esto, sino que
lo aelara, tornado en la sesi6n de 3 de Junio de 1920:
"Se acord6 que las peticiones de suspension de pre-
ceptos debian ser resueltas antes que las peticiones de
alteraci6n de la Orden del Dia". Yo entiendo, senior
President y seiiores Representantes que habi6ndose
presentado una suspension de preceptos reglamenta-
rios para cada uno de los distintos proyectos que apa-
recen en la Orden del Dia, y siendo el primero de to-
dos los presentados...
SR. DEL PRADO (PfLI) : (Interrumpiendo). ~ Se
discuten entonces las suspensions de preceptos re-
glamentarios antes de entrar en la discusi6n de la or-
del del dia?
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Por ese sistema, no
hay manera de discutir las alteraciones de la Orden
del Dia. Hay cinco presentadas, y se da el easo de
que, cada vez que se vota una, hay que discutir y vo-
far la suspension de los preceptos. Luego no hay ma-
nera habil de alterar la Orden del Dia.
SR. RAMIREZ DE LE6N (ELADIO) : El caso que se pre-
senta aqui es de relative ficil resoluci6n, a juicio mfo,
modesto y seneillo. Aceptando la tesis sostenida per
el Sr. de la Cruz, la solicitud que debe ser someti-
da a votaci6n no es, ciertamente, la formulada por 61
y sus compafieros, de alteraci6n de la Orden del Dia
para tratar de la Ley del Petr6leo en primer lugar;
porque con anterioridad hay presentada por escrita
una solicited a la Mesa, de alteraci6n de la Orden
del Dia colocando la Ley del Petr6leo en segundo lu-
gar; y, por consiguiente, debe tener preferencia en la
votaci6n, porque lo ocurrido aqui es que por la preci-
pitaci6n en la solicitud de alteraci6n en la Orden del
Dia, se present antes de que se diera lectura al acta
de la sesi6n anterior. De modo que, en esta carrera
de obstaculos, realmente hay una solicitud suscrita
por el senior Estrada y otros, que esta sobre la mesa
.con anterioridad a haberse abierto la sesi6n. Por con-
siguiente, debe la Mesa dar cuenta con la Orden del
Dia.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M .) : S. S. sabe que, en esa
solicitud, se pide que sea la segunda cuestion a tra-
tar; y si la petici6n de los sefores orientales dice que
deberA ser la segunda ley a tratar y se present una
de alteraci6n de la Orden del Dia para que sea la pri-
mera, digame S. S. como la Mesa va a dar lectura con





DTATTO PH 9EITONES DR LA CAMARA DR REPRESRINTANTES 7


una solicitud en que se.pide que se.ponga en segundo
lugar, en vez de una solicitud en que se pide que se
ponga en primer lugar.
SR. RODRiGUEZ DE LE6N (ELADIO) : Yo creo que hay
que dar cuenta primero con la solicitud de alteracion
de la Orden del Dia.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): El senior Ramirez de
Le6n y los que han presentado esa solicitud. puedeii
fijarse en que si se aplica el criteria que sostiene el
senior Mendoza, de que no puede tratarse una altera-
ci6n de la Orden del Dia cuando hay presentada una
petici6n de suspension de preceptos, tampoco se po-
dra tratar la que ha presentado S. S. y los demas
orientales; porque entonces, cuando llegue la segunda
ley que tiene en la mesa la Orden del Dia, tambion
hay una petici6n de suspension de preceptos para la
segunda ley, y se dara el mismo caso.
SR. RAMiREZ DE LE6N (ELADIO): Acepto la tesis de
su sefioria, pero debe tratarse la segunda proposi-
cion...
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M1.): La Mesa line que
someter a la consideraci6n de la CAmara aquella peti-
ci6n que sea mas radical; es decir, que despubs de ser
aprobada la primer viene la segunda. Ccmo va a
someter la segunda cuando no ha tratado todavia la
primera ?
SR. MENDOZA (NASTOR) : Sefior Presidente y serio-
res Representantes: Quiero llamar la atencion de mi
distinguido compafiero el senior de la Cruz, acerca de
que no es el criteria del senior Mendoza, sino el Re-
glamento de la Camara, el que le quita la raz6n al se-
fior de la Cruz. Por tanto, para que se pudiera hacer
lo que el senior de la Cruz pretend que esta noche se
haga en la Camara de Representantes, es precise que
se convoque a una sesi6n extraordinaria solamente a
Sese objeto. Como no se ha hecho, y no se ha solicitado
una sesi6n extraordinaria para revisar aeuerdos, te-
nemos que atenernos a los acuerdos previamente adop-
tados, y, por tanto, como la primer suspension de
preceptos reglamentarios es en relaei6n con la ley del
Reajuste del Poder Judicial, pido a la Presidencia que
ponga a votaci6n esta suspension de preceptos regla-
mentarios.
SR. RAMiREZ DE LE6N (ELADO) : Simplemente, di-
firiendo del criteria sustentado por el senior de !a
Cruz, puesto que no es una cuesti6n fundamental la
que nos separa, estamos de acuerdo en el fondo. Dice
aqui esta misma soluci6n a la que le estA dando lee-
tura el senior Mendoza, y que trata de la alteraci6n
de la Orden del Dia, que se le dard lecture y se so-
meterA a votaci6n, atendiendo al orden de prioridad
en que fueron presentadas. El senior de la Cruz esti
aplicando el criteria de la enmienda que debe discu-
tirse; primero, la enmienda que mis se aparta del
proyeeto que se discute...
SR. DE LA CRUZ (CARLOS Mo.): Si yo, en una sesi6n,
me encuentro con que hay una alteraci6n de la Or-
den del Dia que pide que una ley se discuta en segun-
do lugar y vengo y le present a la Mesa la petici6n
de que esa misma ley se discuta en primer lugar, la
Mesa no puede someter a la consideraci6n de la Ca-
mara la solicitud del segundo lugar. Se tdndra que
decir: Hay dos solicitudes. La primer que se pre-
sent6, que vaya en segundo lugar; y la que esta sobre
la mesa de la Camara, que vaya a primer lugar. Y co-


mo no.hemos empezado a tratar cuAl es la primer
ley, ]a Mesa entonces pregunta a la Camara y somete
a la consideraci6n de la misma, si esta ley debe o no
ser la primera.
SR. RAMiREZ DE LE6N (ELADIO) : Este es un crite-
rio extraordinariamente respectable, que por ser sus-
tentado por S. S. lo respetamos; pero no es ese cl
criteria sostenido por los acuerdos anteriores de la
Camara, en los que se dice que tratAndose de peticio-
nes de alteraciones de la Orden del Dia, tienen que
someterse a votaci6n por el orden de prioridad en que
ban sido presentadas. Yo no veo c6mo se le puedo
dar cabida a la interpretaci6n de S. S.
-SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Creo que lo expuesto
por el Presidente de la Camara, en esta tarde, como
motive trascendental de resoluci6n por la Climara, es
muy important que debate con toda serenidad, apar-
tandonos afn del petr6leo y de otras leyes que pue-
dan ser motive o fundamento de interns. Tengo ex-
traordinaria satisfacci6n y gusto precisamente, en
creerlo asi, porque en la iltima sesi6n tuve la contra-
riedad de que una ley mia la combatiera el senior de
la Cruz.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : Yo quiero aclarar: no
combat la ley; es mfs, soy favorable a la misma.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Pero la derrot6
anoche.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Yo pedi que esa ley
fuera aprobada en otra sesi6n. El pedir esto no es
derrotarla. Soy partidario de la ley; y cuando reg!a-
mentariamente venga al hemicielo, tendri mi con-
curso en la votaci6n.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Yo quiero decirle a
]a CAmara que hay dos puntos de derecbo en el pro-
blema: El primero. si en sesi6n extraordinaria cabe
aplicar la suspension de preceptos, en cuanto al deba-
te de cada una de las leyes que aparecen en la Orden
del Dia. Creo sobre este problema, en la interpreta-
ci6n en contrario que todos los compafieros aceptan,
que en la sesi6n extraordinaria, lo mismo que en ]a
ordinaria, cabe la suspension de preceptos reglamen-
tarios y no se lleve ]a ley a la primera, segunda y ter-
cera lectura, sino que se suprima este trmnite y se
entire a discutirla. En segundo termino, cabe la altera-
ci6n de la Orden del Dia, y esto podrA discutirse, no
nor las razones aducidas por los distinguidos compa-
fieros que han terciado en el debate, sino por la inter-
pretacion que pudiera dhrsele al articulo 53 del Re-
glamento que dice: "Articulo 59.-En las sesiones
extraordinarias s6lo podrA tratarse del ob'eto espe-
cial de la convocatoria, a menos que la sesi6n ante-
rior inmediata hubiese sido extraordinaria, en cuyo
easo se comenzara por la aprobaci6n de su acta".
De manera que, aqui el Reglamento trata de darTe
a la sesi6n extraordinaria una ordenaci6n especial.
El objeto especial de la Convocatoria, admit dos in-
terpretaciones: la primera, de que el objeto especial
de la Convocatoria debe entenderse por el crden cn
que en la Convocatoria ban sido colocadas las eyes,
cosa que consider exagerada y err6nea; y la segun-
da, si se debe estimar que el objeto de la Convocato-
ria es el que esta comprendido en las leyes que en la
Convocatoria se expresan. Y si esto es asi, el proble-
ma, a mi juicio, esta resuelto anteriormente por la
CAmara, en una resoluci6n que le da la raz6n al so-






8 DMARIO DE SBSIONDS DE LA OkMARA tI'Y RTFPR "IENTANTES


fior de la Cruz, en cuanto al punto que viene soste-
ninendo esta noche. y esft aelarado en la sesi6n celo-
brada el 16 de Febrero de 1914, que voy a leer. (lee):
"Primero: No se someterh a la consideraci6n de
la CAmara ninguna solicited de alteraei6n de la Or-
den del Dia ni de suspension de preeeptos reglamen-
tarios sino despues que hayan terminado todas las
primeras lectures que correspondan a las materials
comprendidas en la Orden del Dia de la sesion de qu--
se trata.
No es este el caso. Dice el pArrafo segundo: (lee):
Segundo: Si al darse cuenta de algfin proyecto de
ley procedente del Senado, Primera lecture del Dic-
tamen, Proyeeto o Proposici6n de Ley, se hubiese pre-
sentado respect del mismo, solicitud de suspension
de preeceptos reglamentarios para su inmediata discu-
si6n o votaei6n, el senior Presidente de la CAmara ast
lo anunciarA y quedarin uno y otro sobre la mesa
hasta que hayan terminado las primeras lectures".
Tampoco es el caso. Y este tercero que dice: (lee):
"Tercero: Terminadas que fueren las primeras lec-
turas, se dark cuenta con las solicitudes de alteraci6n
de la Orden del Dia y suspension de preceptos regla-
mentarios, atendida la prioridad de su presentaci6n".
SR. RAMiREZ DE LE6N (EIADIO): jY a quidn le da la
raz6n, esa filtima parted
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Al senior de la Cruz.
Primero es la alteraci6n de la Orden del Dia, y des-
pues la suspension de preceptos. Respecto a la inter-
pretaci6n de este problema, desde luego se entablara
un debate entire los Sres. Ramirez de Le6n y de la
Cruz, sosteniendo uno que tiene la prioridad en la
presentaci6n, aunque puede que sea en segundo lugar.
El Sr. de la Cruz sostiene que es mAs radical su pro-
posici6n y que debe tratarse en primer termino.


guido compaiiero, el sefor Castellanos, a quien todos
atendemos en su solicited. Que se discuta, en primer
lugar, la solicitud del senior Eladio Ramirez.
SR. RAMIREZ DE LE6N (ELADIO) : No es mia.
Sn. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Del Representante
que sea. La representaci6n oriental liberal ha presen-
tado una proposici6n, que figure en segundo lugar
de la Orden del Dia, y habra de venir una votacion
favorable. Entonces no podra darse cuenta con la pro-
posici6n, porque eso representaria una revision de
acuerdo, y habria necesidad de una nueva votaci6n
de la CAmara, para revisar su propio acuerdo y lie-
var al primer lugar el asunto.
SR. CHARDIET (ARMANDO) : A mayor abundamien-
to, voy a permitirme, dar lectura al articulo 87 del
Reglamento, que dice asi: (lee):
"Articulo 87.-Las enmiendas se discutirin con
preferencia a las mociones, dictamenes y bases, o ar-
ticulos de un Proyecto de Ley, empezando por las que
mas se separen de 6stos o tengan mas extension. Las
que se refieran a determinadas claustlas, se discuti-
ran por el orden de sus referentes en la moci6n, dic-
tamen, base o articulo. Las enmiendas adicionales, ea
discutiran y resolverAn despues de aprobada la mo-
ci6n, dictamen, base o articulo."
SR. SOTo IZQUIERDO (FRANCISCO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Tiene la palabra
su sefioria.
SR. SOTO IZQUIERDO (FRANCiSCO) : El deseo solamen-
te que aliento, y que manifiestan tambiAn muchos
compafieros, de entrar cuanto antes en el debate so-
bre el proyeeto de ley procedente del Senado referen-
te al petr6leo, me ha mantenido alejado de esta dis-
cusi6n, por el temor de que al consumer un turno hi-
ciera perder mis tiempo todavia. Lamento much


Yo creo que tiene raz6n, en esta oportunidad, el se- que nuestro distinguido compaiero el senior Chardiot
for de la Cruz; porque siendo mas radical su propo- no hubiera aceptado la proposici6n del leader de la
sici6n debe tratarse inmediatamente, porque hay una mayoria, consistent en discutir durante media hora
regla general que determine, en cuanto a las enmien- sobre el Reajuste del Pod&r Judicial, para entrar in-
das, que la mAs radical ha de tratarse primero. Si eso mediatamente en la diseusi6n del proyecto de ley del
es en cuanto a las enmiendas, y si eso result asi, se- petr6leo, porque ya ha transcurrido mas de la media
ria inftil tratarla en segundo t6rmino; porque si se hora, y con today seguridad que estariamos ya diseu-
aprueba que se trate en segundo lugar, podria dar tiendo ampliamente sobre la ley petrolera.
lugar a dos votaciones; y ganada la primera votaci6n.
en que se acordara que se alterara ]a Orden del Dia Creo, sinceramente, que todos los compaieros q',
para tratar el problema en segundo lugar, habria que se han pronunciado en esta cuesti6n reglamentaria,
hacer una nueva votaci6n para la segunda alteraci6n: tienen raz6n, absolutamente todos; pero a la vez to-
de la Orden del Dia en la que se acordaria que la qnu dos olvidamos algo que es fundamental. Estamos, co-
ocupa el segundo lugar pasaria a ocupar el primero. mo ocurre siempre, manteniendo una discusi6n tan
Me parece que con esta interpretaci6n que se le ha 610o por emplear equivocadamente una palabra, cuan.
dado al precepto del Reglamento, el asunto es claro, do si la emplearamos acertadamente, el problema es-
Hay que aeordar la alteraci6n de la Orden del Dia: taria resuelto. Se esta girando alrededor de un pre-
y no serAn en lo absolute los otros problems, sino el cepto del Reglamento, que se aplica a las euestiones
problema doctrinal, que puede servir de base para ordinarias, a las sesiones normales.
resolver la cuesti6n. El senior N6stor Mendoza interpretaba, a mi hu-
Veo con.bastante agrado que mis queridos compa- milde entender, muy juridicamente, el sentido del
fieros desean ajustarse a los preceptos reglamentarios, Reglamento; pero en cuanto ese Reglamento se aplica
y yo mismo hago esfuerzos para ir entrando en el Re- a las sesiones ordinarias. El Sr. de la Cruz tiene mu-
glamento e ir adoptando mis proposiciones de ley a cha raz6n desde su punto de vista, en la interpret.
los tramites del Reglamento. En la sesidn anterior. ci6n que hace de ese articulo; y el sieior Ramirez do
vi con bastante disgusto que el que se sale del Regla- Le6n tambi6n lo tiene, en cuanto ha interpretado su
mento tiene una pena, en la Camara. aplicaci6n en relaci6n con las alteraciones de la Or-
den del Dia. Pero es que la solicitud del senior Char.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Tanto es asi, que no diet no es de alteraci6n de la Orden del Dia, porque
hay problema de pena, y menos para nuestro distin- en sesi6n extaraordinaria no hay, doctrinalmento,






DTARIO DE ISESTONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTE 9


Orden del Dia, sino convocatoria. La Orden del Dia,
doctrinalmente, es para las sesiones ordinarias, y se
dividen en comunicaciones, primeras lectures y se-
gundas lectures o dictdmenes. Doctrinalmente, la.Or-
den del Dia empieza con las segundas lectures. En
esta sesi6n no hay segundas lectures; todos los asun-
tos estAn en igual ocasi6n de tratarse reglamentaria-
mente; para tratar cualquiera de ellos hay que pedir
suspension de preceptos reglamentarios. Aqui todos
los seiiores Representantes han pedido suspension de
preceptos para discutir todos los asuntos que figuran
en la convocatoria, y es eso lo que vamos a decidir;
es decir, alteraci6n de los preceptos reglamentarios,
no alteraci6n de la Orden del Dia. Aqui no hay nin-
gfin problema fundamental que resolver, esa es la ver-
dad; aqui, lo que hay es que la Camara diga cual de
los asuntos que figuran en la convocatoria debe dis-
cutirse primero, y cual otro despubs. Por eso yo creo
que teniendo todos raz6n, podemos entrar a resolve
el asunto sin mas debate.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Senior Presidente y sc-
flores Replresentantes: i Qu felicidad, escuchar al
senor Soto Izquierdo! Seg6n 61, todos tienen raz6n.
La tiene el senior de la Cruz, desde sus puntos de vis-
ta...
SR. SOTO IZQUIERDO (FRANCISCO) : Y la tiene el se-
fior Urquiaga tambi6n, desde su punto de vista...
SR. URQUIAGA (CALMELO): La tiene el se7for Char-
diet; la tiene el senior Ramirez de Le6n; la tiene el
senior N6stor Mendoza. Vamos a ver si me concede a
mi un poco de raz6n!
SR. ALBERNI (JOSE): Fu6 S. S. de los primeros a
quienes se la concedi6.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Decia el senior de la Crun
en la contestaci6n que daba, seguramente a nombre
del senior Chardiet...
SR. CHARDIET (ARMANDO): No; por su propia
cuenta; de acuerdo con sus puntos de vista, que son los
mismos que yo sostenia.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : El Sr. de la Cruz, que es-
timaba que, mientras una ley de reajuste llevaba mise-
ria o eseaceses a esos funcionarios, la otra habria de
producer ingresos en cantidad suficiente para poder
hacer innecesario ese reajuste...
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Yo no decia que la
cantidad fuera suficiente. Yo no afirmaba que los
ingresos del petr6leo pudieran dar cantidad bastante
para impedir que se hicieran esos reajustes. Yo decia
que esa cantidad podria reforzar los ingresos, y acas',
evitar esos reajustes. Por lo demAs, no conozcc la esta-
distica cierta de la recaudaci6n de esa ley, y no puedo
hacer afirmaciones coneretas. Tenia el deseo de ver
si con esa ley, que reforzaria considerablemente at
Tesoro, se hacia menos dolorosa la aplicaci6n del rea-
juste a los servidores del Estado, especialmente a los
miembros del Poder Judicial.
SR. URQUIAGA (C(RMELO): Realmente, el propio
senior de la Cruz le quita consistencia al argument,
que aducia; ya no es algo probable, siquiera; natu-
'ralmente afirma que no es seguro, sino que acaso...
SR. ALBERNI (JOSE) : La Ley del Petr6leo que est.L
sobre la mesa produce sobre dos millones mAs al Fisco,
de lo que produce actualmente la recaudaci6n sobra
el petrbleo.


SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): La Ley del Petroleo
ha de dar al Tesoro una cantidad superior a cuatro
cientos cincuenta mil pesos o medio mill6n de pesos,
que es el reajuste total del Poder Judicial. Luego, si
aprobamos la Ley del Petr6leo, se hace innecesario
votar el reajuste del Poder Judicial. Eso si lo afirmo,
y me comprometo a demostrar que si se aplican los
ingresos que produce la Ley del Petr6leo, a la canti.
dad que necesite el Poder Judicial, no habria que rea-
justar a 6ste; porque, repito, la cantidad gira alrede-
dor de medio mill6n de pesos, y la Ley del Petr61eo
habra de dar, en oecho meses, mas de medio mill6n do
pesos. Esa afirmaci6n queda hecha, y emplazada para
el debate, cuando se estime convenient.
SR. URQUIAGA (CARMELO): S. S. retire el acaso y
hace una afirmacidn concrete. Yo voy a aceptar ahora
que tal vez pudiera estar en lo cierto, a pesar de que
Squien puede conocer el desenvolvimiento de las fi,
nanzas en el future, cuando hemos visto estos iltimos
cambios? Pero, afn aceptando como cierto lo que de4-
de luego es problemAtico, hay dos hechos incontrover-
tibles que no se podrA argiiir sobre ellos: el primero,
que si el reajuste se pretend que sea general, no.ha-
bria una raz6n para que por los ingresos que se obtu-
vieran resultaren beneficiados exclusivamente los
miembros del Poder Judicial, y no los funcionarios
civiles, militares y los que pertenecen al Poder Le-
gislativo. Segundo: que no se pueden colectar esos
fondos de manera tan inmediata. Por rapido que fue-
ra el studio del proyecto de ley, por festinada quWi
fuera la publicaci6n en la Gaceta Oficial, habria que
demorar, por lo menos, dos o tres neses para que co.
menzaran a ingresar en las aduanas de la Republica,
las cantidades que habria de producer esa ley,
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : El impuesto del con-
sumo.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Bueno, el impuesto del
consume. V6ase como el impuesto, ain aceptando que
fuera eficaz, no habria de rendir resultados prActi-
cos, por lo menos en un plazo prudential, durante el
cual estarian disfrutando, esos miembros del Poder
Judicial de una situaci6n en el future muy florecien-
te, sin recurso con que poder pagar sus emolumentos.
Y, finalmente, y esto si es convincente, y lo do-
muestro con pesar por mi parte, mi distinguido
compafiero, lo mismo que aquellos que le apoyaban
en sus argumentaciones, ni han estudiado siquiera el
proyecto.
SR. ALBERNI (JOSE) : Pero es que S. S. debia ser
ben6volo y consecuente con nosotros; debia, por 13
menos, darnos las gracias por que estamos en estoa
moments defendiendo una legislaci6n que ha de pro-
ducirle al Fisco nuevos ingresos, legislaciin que es
esa mayoria la llamada mAs que nadie a defenderla.
SR. URQUIAGA (CARMELO): S. S. esta equivocado.
Si hubiera esperado que yo hubiera expuesto mi ar.
gumentaci6n, naturalmente que hubiera podido ver
que no hay tal cosa. Basta estudiar la llamada ley
petrolera, para que se vea que sus products ingresa.
ran en una euenta especial y separada, que se titular:
Impuestos del consume establecido por el articulo tar-
cero de la Ley de Obras Piblicas. Es decir...
SR. BRAvo ACOSTA (ANTONIO): Pero, a pesar da
figurar en esta cuenta especial, no se aplican a todas
las atenciones del Estado, deseontando la parte que
puede corresponder al pago de Obras Pfblicas.






10 DTARTO Dp IMESiTON-,1c PE TA AkC AR A, D R 'RPT?)F-WNTANTEA


SR. DE LA CRUZ (CARLOS 1M.) : Yo puedo afirmar que
hay un compromise con el Gobierno. Este pact6 qne
un tanto por ciento de todos estos ingresos se dedi-
carian al pago de los financiamientos llevados a efec-
to con el Chase Bank. Todos estos enredos se han
formado, porque queda todavia un tanto por ciento
de estos ingresos, que ]a Repfiblica ha de recibir. Y
yea S. S. como conocemos la ley, y hasta su alcance.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Perd6neme S. S. Real-
mente es tal el cfimulo de compaiieros empefiados en
auxiliarles, que casi no me permiten entender de ma-
nera clara aquello que se expone. Pero con claridad,
quiero repetir mi argument, que echa por su base
aquel que S. S. expone, de que pueden aplicarse esos
ingresos para que no se haza el reaiuste del Poder
Judicial: de que con esos ingresos no se pueda tender
a esas necesidades, que evitarian el reajuste del Po-
der Judicial. Luego, si no se modificaba la ley y s
ordenaba que estos ingresos fueran a engrosar los
fondos generals de ]a Naci6n, no habrian de benefi-
ciarse on mantra alguna los empleados puiblicos ni,
por tanto, pudiera evitarse el reajuste que se pre-
tende.
SR. DE LA CRUZ (CARTOS M.): A pesar de todo eso.
_S. S. est[ equivocado. Este precepto, lo que manda,
es que los ingresos products de este impuesto vayan
a una cuenta especial de Obras Pfiblicas, y estos in-
gresos especiales de Obras. Piblicas estin afectados,
por acuerdo anterior de una ley del Congreso, en un
tanto por ciento para el pazo de intereses y amorti-
zaci6n de esos empr6stitos, financiamientos o enredos
que ha hecho este Gobierno. Ademis de estos ingre-
sos. a pesar de esta cantidad dedicada a esos finan-
ciamientos, queda todavia un tanto por ciento pro-
ducto de estos impuestos, que pasa al Tesoro Pfiblico;
es decir, que el Tesoro de la Naci6n recipe una canti-
dad fluctuante en unos cuatrocientos mil pesos.
SR. C.ASTELLANOS (MANUEL) : Creo, senior Presiden-
to y sefiores Representantes, que nos metemos en el
petrileo y nos apartamos del Reglamento. El proble-
mia esta sencillamente, en discutir el Reglamento, y
perd6neme el senior Urquiaga. Decia 1l, que los que
defienden este punto, que yo sostengo, no habian lei-
do la Ley del Petr6leo. Yo la he leido, pero no la dis-
euto. Creo que no hay que meters en el petr6leo, y
los que se meten lo hacen prematuramente. El pro-
blema planteado ahora es reglamentario; si se puede
alterar la Orden del Dia, o si cabe la suspension de
preceptos. Esto es todo lo que se dispute, y no debe-
mos pasarnos.la noche deliberando si debemos tratar
primero la Ley del Reaiuste Judicial o la Ley del Pe-
tr6leo. La interpretaci6n la di6 el senior Presidente d,
la Camara, y por eso yo me permit aconsejar que
vayamos a la votaci6n.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Me extrafia que el senior
Castellanos, que ama tanto la discusi6n, al cual siem-
pre eseucho con sumo gusto, trate de impedir que un
compafiero contest aquello que estimamos equivo-
cado.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Uno de los compafie-
ros a quien oigo con mayor gusto siempre, porque tie-
ne esa reciprocidad y porque se le impone su educa-
ci6n parlamentaria, es al senior Urquiaga, como ami-
go y compafiero, a quien tengo extraordinario afecto
y distinci6n. Yo lo que he querido es llamar la aten-
ci6n sobre un problema reglamentario, defendidndo-


me de la imputaci6n de no haber leido la Ley del Pe-
troleo. Tengo much gusto en oir siempre al senior
Urquiaga.
.SR. URQUIAGA (CARMELO) : Muchas gracias. Y le
aclaro que no hay tal ataque, ni palabra despectiva
al decir a S. S. que no habia leido la ley; porque la
mayoria de las veces a todos nos ocurre, debido a las
mfiltiples ocupaciones que tenemos. Me referia a los
ingresos, en ]a forma que se invertian.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): El que habla, conoee
la inversion de los fondos, product del impuesto del
petr6leo, o sea de la Ley de Obras Pfiblicas. Lo quo
pasa es que S. S. ha creido que integramente ese im-
puesto va al fondo de Obras Pfiblicas, y no es asi.
El noventa por ciento'de esos fondos, son para pa-
gar intereses y amortizaci6n de un emprestito o fi
nanciamiento; y el diez por ciento restante, para aten-
clones de la Repfblica. Yo sostenia lo que han afir-
mado los tecnicos: que la Ley del Petr6leo ha de pro-
ducir cuatro millones, que al diez por ciento son cua-
trocientos mil pesos. Naturalmente, con esa informa-
ci6n pude hacer la afirmaci6n que hice.
SR. URQUIAGA (CARMELO): 0 yo no entiendo, o la
vez anterior of que S. S. habia manifestado que era
un 15% y ahora dice S. S. que es un 10%.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Yo dije que era un
diez, un quince o un veinte por ciento, que no 'lo re-
cordaba con exactitud; pero el senior Eladio Ramirez
me afirm6 que era un 10%. La diferencia de un 10%
a un 15% no importa lo que respect al conocimiento
del asunto. Lo que interest en el debate es one el in-
dividuo estE enterado de lo que se esta debatiendo.
El que no conoca con exactitud si es el 10% o el 15%
o m~s por ciento, no significa ignorancia sobre el
asunto. Yo queria manifestar que entribamos en el
debate enterados del asunto.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Yo, a mi vez, sin que
esto sea afirmar nada en concrete, recuerdo que s6lo
es el 5%.
.SR. PINo (GUSTAVO): El 85%, para el fondo de
Obras Pfiblicas.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Nada de particular tie-
ne que no lo recuerde, cuando compaileros tan dis-
tinguidos como el senior Carlos Manuel de la Cruz no
recordaba si era el 10 o el 15%. Pero esto si interest,
especialmente a los distinguidos miembros del Poder
Judicial, y seria convenient que se aclarara.
EstAbamos discutiendo sobre los impuestos con que
habria de contribuir el Chase National Bank al co-
brar sus bonos, y que pudiera ser satisfecha la cuenta
de Obras Pfiblicas, lo cual, desde luego, es ventajoso,
y no habremos de eneontrar inconvenient en ello;
pero tal parecia que se daba una fuente copiosisima
de ingresos, que pudiera ser que no s6lo los miembro-
del Poder Judicial, que no aceptarian...
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Efectivamente es
asi. Cuando se pague ese dinero al Chase National
Bank, se podrA abonar a los empleados y cubrir otras
atenciones del Estado.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : Hace falta que se re-
coja del Tesoro la zurrapa, hasta las fianzas para pa-
gar al Chase National Bank; y cuando en el Tesoro






DIARIO DE 8ESONB8 DB LA CAMERA DE REPRESENTANTES 11


ingresen otras cantidades por recaudaciones, enton-
ces servirAn para tender las necesidades corrientes
de la Naci6n.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Puedo afirmar a S. S.
que el fondo especial de la Ley de Obras Piblicas ha
sido bastante, hasta el present, para pagar la amorti-
zaci6n y los intereses; y no conozco que se haya torna-
do dinero del Tesoro general para tender a las obli-
gaciones del fondo especial de Obras Pfiblicas.
,SR. DE LA CRUZ ('CARLOS M.): S. S. no ha entendido
bien la idea.
SR. URQUIAGA (CARLOS M.): Creo que si la he en-
tendido.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Yo he dieho que los
ingresos ordinarios del Tesoro, de las rentas' terres-
tres, de otros capitulos, y hasta las fianzas, que de-
ben ser aplicadas a los egresos ordinarios, se ban co-
gido para pagar amortizaci6n e intereses del empris-
tito de los 35 millones; y hasta para la casa Morgan
se ha tomado tambien dinero del fondo especial de
Obras Pfiblicas, por lo cual ha bajado hasta el valor
de los bonos. Se ha cogido ese dinero para pagar ur-
gentes atenciones y otras obligaciones interiores del
Estado, por lo cual se hace esta confesi6n: primer,
que no se puede cobrar, porque se han dedicado esos
ingresos para otras atenciones del Estado; y segundo,
que de los fondos especiales de Obras Pfblicas se ha
sacado dinero, ain dentro del ochenta por ciento, para
pagar otras ateneiones ordinarias y extraordinarias
del Estado. Y esto ha producido la bancarrota del cr&-
dito, a pesar de que se han pagado los intereses y la
amortizaci6n de los bonos de Obras Pfiblicas. Esto ha
dado lugar a que se establezca una contabilidad irregu-
lar, en la que se consignan eantidades para pagar inde-
bidamente otros gastos, como se han sacado del Te-
soro cantidades para pagar a la Casa Spayer y a la
Casa 1Morgan. Por eso es la confusion, y por eso es que
nosotros no nos ponemos de acuerdo. Estamos defeu-
diendo distintas tendencies, los dos. Lo que nosotros
deciamos era que no debian sacarse los fondos d-
Obras Pfiblicas para pagar otras atenciones, sino que
debian ir al Tesoro, para aumentar la recaudaci6n y
pagar los sueldos de los empleados. Esto es absolu-
tamente claro.
Ahora bien: se coge dinero del fondo especial de
Obras Piblicas, para aplicarse a cosas distintas; por-
que si los fondos de Obras Pfiblicas se hubieran apli-
cado s61o al financiamiento, ya se habria pagado todo
y no estaria la Repiblica atravesando la situaci6a
dificil por la que hoy atraviesa. Pero esos fondos 7e
cogian indebidamente para otras atenciones. Y si loi
fondos del Tesoro, en general, se hubieran aplicada
a cada uno de los egresos a que estaban destinados.
hoy la Repfiblica no estaria en el descredito en que se
hall.
SR. URQUIAGA (CARMELO): En vez de aclarar, bI
que estamos es enredandonos mis. Antes dicsutiamos
exclusivamente sobre a que debian destinarse los fon-
dos que se obtuvieran: Si para pagar a los empleados,
o para engrosar los fondos del Tesoro de la Naei6u.
S. S. ahora, hace distinta manifestaci6n; ha variado
completamente la cuesti6n...
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M3.): Lo que he hecho es
aclarar.


SR. URQUIAGA (CARMELO): Y no es a ese campo a
donde yo queria llegar, a diseutir si el problema tio-
ne importancia o n6, sino discutir si el cargo debe ha-
cerse al Tesoro con documents, con pruebas que pue-
dan servir para ilustrar de manera terminante y d.-
finitiva a nuestros compaiieros. Ninguna de esas ra-
zones destruye la afirmaei6n de que no seria just.
que, habi6ndose reajustado a todos los demis funcio-
narios del Estado, ineluso al Poder Legislativo, no be
reajustara al Poder Judicial.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Ofrecemos, para cuan-
do venga el debate de la Ley del Reajuste del Poder
Judicial, demostrar que no es just ese reajuste, a pe-
sar de haberse heeho todos los otros reajustes. Cuan-
do venga el debate. Ahora no lo hago, para que el se.
fior Castellanos, cariiosamente, no me llame al Re-
glamento. Cuando se est6 discutiendo la ley, le ofrez-
co a S. S. demostrarle que afin hecho el reajuste de
todos los funcionarios del Estado, result injusto ha-
cer el reajuste del Poder Judicial.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Naturalmente, S. S. ha.
bra de conceder que yo, pobre de mi, no soy adivino,
y como S. S.. anuncia esos arguments para mas ada-
lante, no puedo, por tanto, conocerlos; pero estime
que los propios miembros del Poder Judicial aceptan
ese reajuste...
SR. PINO (GUSTAVO) : El Tribunal Supremo.
SR. URQUIAGA (CARMELO): El Tribunal Supremo,,
que es su mas alta representaci6n y que tiene la re-
presentaci6n maxima de todo lo que se reficre al Po-
der Judicial, est' de acuerdo con la rebaja; y no de-
bemos ser nosotros, buenos administradores de los di-
neros de la Naci6n, los que debemos tener mis gestoa
de generosidad que ellos.
Ahora bien. Se dice que el debate de la Ley del Rea-
juste del Poder Judicial habria de Ilevarnos much
tiempo. Parecia lo oportuno comenzar por realizar el
ensayo, como haee cerca de hora y media propuse que
conmenzara, y si transcurrida media hora se veia quo
habian criterios opuestos, era el moment oportuno
de solicitar la suspension del debate. Pero, mientras
tanto, me parece que por honor a los propiosJueces,
a los propios Magistrados y a los Auxiliares todos de
ellos, debemos comenzar por debatir la Ley del Rea-
juste del Poder Judicial. Ademas, sobre la Ley del
Petr6leo no s6 cual habria de ser el criterio, en defi-
nitiva, de la Camara, porque me imagine que aqui
venimos todos con un criterio que pudi6ramos l!amar
provisional, pues de lo contrario serian initi!es todas
estas sesiones. Seria ma s convenient que ncs limiti-
ramos a dar por escrito el voto en cada uno de hls
asuntos. Creo que debemos venir aqui para orientar-
nos, para escuchar los razonamientos, para computer
los datos que se nos aporten, y despubs de todo eit,
decir que hay un criteria cerrado y absolute. Porque?,
en lo que a mi se refiere, declare que en ese problem.
ma, como decia el distinguido compaliero senior Frai-
le GoldarAs, el noventa por.ciento de los Congresistas
conoce poco o nada sobre 61. Precisa que se me lleve
a la votaci6n, lo mismo que a los demis compaiieros,
con un conocimiento complete de lo que se va a ha-
cer; no porque se me diga que se estin beneficiando
tales o cuales interests, sin saber yo que ta! vez vo-
tando en otra forma habria de favorecer tambi'.n
otros intereses. Afirmo que no tengo, respect a eso
problema, conocimiento de ninguna clase; que desco-






12 T)TARTO DR SBEHTONS DI TAL CAMERA DR RFJPRESENTANTER


I I1 i
noco de manera complete el asunto, que no tengo cri-
terio formado. Lo formar6 con el juicio que emitan
aqui los distinguidos compaileros de ura y otra ten-
dencia, sin que me preocupe, sin asustarme, de qui
en ese candente problema estin mezclados interes'es
poderosos, que por muy fuertes que fueran no harian
vacilar en la balanza de la justicia el fall definitive
que habria de acordarse. Por eso insist en que, adop-
tAndose en todo caso como buena la petici6n del se-
fior Ramirez de Le6n sobre su petiei6n de alteraci6n
y suspension de preceptos que habia presentado an-
tes que ningfin otro compafiero, se discuta esa sus-
'pensi6n, porque interpreta el sentir de esta Mayoria.
El estima que debemos ir a discutir la Ley del Pe-
tr6leo cuando hayamos discutido el Reajuste del Po-
der Judicial. Aceptado asi por esta CAmarn, solicito
que en su oportunidad se someta a votaci6n por h.
Presidencia.
: 'SR. DEL PRADO (FALIX) : Para un ruego al senior
Ramirez de Le6n y demis compaiieros que han suscri-
to la solicitud de alteraci6n de la Orden del Dia con
el.
Yo les ruego que acepten la proposici6n de ellos co-
mo original, y la nuestra como enmienda a la suya,
;para que aplicando el Reglamento, se discuta la en-
mienda primero, por ser la mas radical.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Que se le d6 lecture
a la enmienda del Sr. Ramirez de Le6n; que los fir-
tmantes de esa solicitud acepten la enmiends de que,
en lugar de ir a segundo lugar, sea al primero; es de-
cir, que ellos mismos hagan la petici6n, retirando asi
nosotros la nuestra.'
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : No he podido com-
prender nada de esto.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Los seilores que han
heeho solicitud de la alteraci6n de la Orden del Dia,
que mantengan su prioridad, que acepten la enmien-
da; y que en lugar del segundo lugar, pasen al pri-
mero.
SR. SANTA CRUZ PACHECO (EMILIO) : Pide la pala-
bra.
SR. PRESIDENTE (Gu s INCLAN) : Tiene la palabra
el senior Santa Cruz Pacheco.
SR. SANTA CRUZ PACIECO (EMILIO) : Senior Presi-
,dente y seilores Representantes: Al abrirse la sesion
extraordinaria, el senior Chardiet, por medio de un
ruego, solicit de la CAmara que discutiera con pro-
ferencia el problema relative a la Ley del Petr6leo. En
esa oportunidad en que el senior Chardiet formulaba
su ruego, ni la CAmara ni un solo senior Representaii-
te, a pesar de conocer cuAl era el prop6sito del senior
Chardiet, se opuso a que formulara el ruego; sola-
mente el senior Urquiaga, como jefe mAximo del Co-
mit6 de la Mayoria, pidi6 al senior Chardiet que apla-
zara su ruego para despu6s que se leyera el acta de
la sesi6n extraordinaria .anterior. Se ley6 el acta, ei
senior Chardict reprodujo su ruego y ese ruego signi-
fica, como quiera interpretarse, la alteraci6n de la
Orden del Dia o la alteraci6n de suspension de pre-
ceptos reglamentarios. Yo creo que la CAmara, cuan-
do no se opuso de ninguna manera al derecho que
pedia el senior Chardiet, de que se le oyera sobre el
ruego, reconoci6 implicitamente su derecho a quc es:t
Sruego fuera conocido per la CAmara. En esas condi-


cones, estima este Representante, que el senior Char-
diet, por ese ruego que conoci6 la CAmara y que no
fu6 deseehado ni discutido, ha adquirido un derecho
de preferencia a que se discuta primero su petici6n
de alteraci6n de la Orden del Dia y variaci6n de sus-
pensi6n de preceptos reglamentarios. Creo, por tanto,
que la Mesa, sin apartarse del Reglamento, puede so-
meter a votaci6n el ruego del senior Chardiet. Yo qui-
siera conocer la opinion de la Presidencia, respect a
este particular.
,SR. NMIEZ MESA (DELIO) : Sr. President y sefiores
lepresentantes: Habi6ndose presentado por el senior
7astellanos una cuesti6n reglamentaria e incidental,
)ido que se someta a votaci6n, como una cuesti6n de
orden.
SR. PRESIDENT (GU S INCLAN) : Sefiores Represen-
tantes: Se ha pedido a la Presidencia que someta a
votaci6n la proposici6n incidental del senior Caste-
llanos, pero la Presidencia quiere indicar que este pro-
blema se ha iniciado con un ruego del senior Char-
diet.
La Presidencia no puede poner a votaci6n un ruego,
frente a peticiones de suspension de preceptos regla-
mentarios y de alteraci6n de la Orden del Dia, sino
simplemente trasmitir el ruego a los que tengan pre-
sentadas solicitudes de suspension de preceptos regla-
mentarios y de alteraci6n de la Orden del Dia, por
si estiman convenient aceptar el ruego. La realidad
es que se ha debatido intensamente, si tiene prioridad
o no el ruego de suspension de preceptos reglamen-
tarios o de alteraci6n de la Orden del Dia. Por eso la
Presidencia no ha sometido a votaci6n el ruego del
senior Chardiet. El senior de la Cruz, a su vez, ha he-
cho otro ruego, que no ha sido contestado. Y la Pr--
sidencia, antes de someter a votaci6n las distintas
proposiciones incidentales, quisiera rogar a los que
han pedido al alteraci6n de la Orden del Dia, que de-
claren si aceptan o no la proposici6n del seflor de la
,Cruz.
Senior Luis Estrada: el senior de la Cru:, dAndose
cuenta de que el senior Eladio Ramirez tenia raz4ri
en el problema reglamentario que planteaba, le diri-
gi6 un ruego a S. S. y a los demAs firmantes, de la
alteraci6n de la Orden del Dia, para que accedieran
a modificar su propia petici6n en el sentido que
la alteraci6n de la Orden del Dia consista en que A
primer asunto a tratar, sea el proyeeto de ley proce-
dente del Senado, sobre impuestos al petr6leo.
'SR. ESTRADA (Luis): Hemos acordado acceder a
la petici6n del senior de la Cruz.
(Aplausos en los bancos de la minoria).
Sefiores Representantes: Solicitamos la alteraci6n
de la Orden del Dia, porque nosotros entendemos que
el pais exige que prontamente se vote la llamada
Ley del Petrrleo. No queremos seguir sintier.do sobro
nosotros el latigo de la opinion pfblica, que estA pi-
diendo a gritos la votaci6n de esta ley, que creemos
salvadora para los intereses de la Naci6n; nl creemos
firmemente asi, por conveniencia patri6tica y per
conveniencia altamente political.
Accedemos gustosos al ruego del compafiero de Ia
Cruz, a fin de que esta ley sea diseutida ampliamen-
te, de acuerdo con el criteria de la Camara, cuanto
antes.






DIARIO DE 8E8IONB8 DI LA CAMARA DI REPRESENTANTES 13
r- i


Si. PRESIDENT (Gul INCLAN): &LOS demis fir-
mantes de la alteraci6n de la Orden del Dia, sefiorcs
Bover, Infante y Castelvi, tambi6n accident

SR. ESTRADA (Luis): Al hablar yo, lo hice despues
de haber consultado la opinion de todos.

SR. PRESIDENT (GUAs INCLAN): La Presidencia,
que ya tiene formado juieio sobre la cuesti6n regla-
mentaria que se plantea, sin embargo, no va a resol-
ver de por si, sino que va a someter a la considera-
ci6n de la Cfmara, en los informes de votaci6n, el
problema, que consist en determinar si, tratindose
de una sesi6n extraordinaria convocada para conocer
de determinados asuntos que se encuentran en el mi3-
mo tramite reglamentario y que sobre todos estos hay
presentada suspension de preceptos reglamentarios,
si se le da prioridad a la suspension de preceptos o a
la alteraci6n de la Orden del Dia en relaci6n con uno
de los asuntos que figuran en esta Orden del Dia.
La Presidencia cree interpreter asi el problema, y
solicit votaci6n nominal.
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): (La Presidencia
propone la votaci6n nominal


SR. PRESIDENT (GuAS INCLAN): Si sefor. La Pre-
sidencia va a someter el particular a votaci6n:
Ios sefiores Representantes que esten de acuerdo
con que se trate en primer termino la alteraci6n de Is
Orden del Dia en este caso especifico, votarin que
si; y los que esten de acuerdo, en cambio, con el cri.
terio general citado aqui; esto es, de que la suspensiiin
de preceptos tiene prioridad sobre la alteraei6n de I&
Orden del Dia, votaran que no.
SR. CASTELVI (GUILLERMO) : Quiere decir que esto
no resuelve el problema planteado por nosotros sobre
la alteraci6n de la Orden del Dial
SR. PRESIDENTE (Guls INCLAN) : Es una mera oues-
ti6n previa, la que va a resolver la CAmara.
Ruego a los sefiores Representantes que contested
a la votaci6n.
(Comienza la votacid).
SR. PRESIDENT (GUA1 INCLIsN): Agotada la hora
reglamentaria, sin haberse solicitado la pr6rroga de
la sesi6n se levanta la sesi6n.
(Eran las 8 p. m.)


ew.. mVdimmr




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs