Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/01388
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID01388
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text



REPUBLICAN DE CUBA


DIARIO


DE
DE LA


SESIONES


CAMERA


DE REPRESENTANTES


DECIMO


CUARTO


PERIOD


CONGRESSIONAL


PRIMERA LEGISLATURE


VOL. LVI LA HABANA, Septiembre de 1931. NUM. 45


Sesi6n extraordinaria de 14 de Septiembre


de 1931.


Presidentes: Sres. Rafaal Guis Inclan y Santiago Rey Gonzalsz.
Secretarios: Sres. Jose R. Cruells Reyes y Jose Alberni Yance
SUMARIO
A las 5 y 59 p. m. comienza la sesi6n.-Se da lectura a la convocatoria y a una comunicaci6n del
Secretario de la Guerra participando a la COmara la detenci6n y encarcelamiento de los se-
fores Representantes Santiago Verdeja, Pedro Martinez Fraga, Miguel A. Aguiar y Jos6 L. Me-
neses, en causa seguida por rebeli6n.-Puesto a debate el asunto, usa de la palabra el aefior Al-
varez del Real, solicitando que la Camara niegue autorizaci6n para continuar el procedimien-
to iniciado contra los sefiores Representantes encarcelados.-En apoyo de la anterior solicited
habla el senior Freyre de Andrade.-En nombre de la mayoria usa de la palabra el senior Carmelo
Urquiaga, para mostrarse conforme con lo propuesto por el senior Alvarez 'del Real y propo-
niendo el pase de la comunicaci6n del Secretario de la Guerra a la Comisi6n de Actas7 Incom-
patibilidades y Autorizaciones para procesamientos.-Los sefiores Freyre de Andrade y Alban6s
interrumpen al senior Urquiaga, en relaci6n con el conocimiento de un escrito del Comit6 Conser-
vador Ortodoxo sobre la ac'itud de ese grupo fre4te al debate de la Reforma Constitucional.
A propuesta del senior Rodriguez Ramirez se acuerda declarar la Cimara en sesi6n permanen-
te.-El senior Castellanos se opone a que la comunicaci6n del Secretario de la Guerra pase a
la Comisi6n de Actas.-El senior Castellanos es interrumpido por los seiiores Urquiaga, Mendo-
za y Fraile.-Este iltimo declara que los components del Comit6 Conservador Ortodoxo, en
cnmplimiento de un acuerdo se retiran del sal6n *de sesiones, para no tomar parte en el debate
politico.-Sucesivamente hacen declaraciones political los seiiores Urquiaga, Lombard y GuAs In-
clkn.-El senior Freyre de Andrade declara que los miembros del Comit6 Conservador Ortodoxo
habian ocupado de nuevo sus escafios, para escuchar las declaraciones del senior Guis Inclan.-
Se da lectura a) escrito del ComitO Conservador Ortodoxo.-El senior Bravo Acosta solicit que
en caso de acordarse pasar la comunicaci6n del Secretario de la Guerra a la Comisi6n de Ac-
tas, se le fijara a esa Comisi6n un breve plazo para dictaminar.-Sobre esta proposici6n ha-
cen declaraciones los sefiores Castellanos, Garcia Montes, Urquiaga, Chardiet, Lombard y Valls.-
Por 65 votos en favor y 26 en contra, es aprobado el pase a la Comisi6n, quedando autoriza-
da la Camara para conocer del asunto en cualquier momento.-Explican sus votos respectivos








2 DIARIO DE SESIONES DE LA GAMARA DE REPRESENTANTES

los sefiores Freyre de Andrade, Garcia Montes, Herryman, F61ix del Prado y Castellanos.-Es-
te filtimo propane la suspension del debate s-bre Reforma Constitucional.-No recae acuerdo,
per falta de quorum.--Termina la sesi6n a las 10 y 45 p. m.


SR. PRESDENTE (GU'AS INCLAN): Se abre la sesi6n.
(Eran las 5 y 59 p. m.)
Se va a dar lectura a la Orden del Dia objeto de la
convocatoria.
(El official de actas lee):
CONVOCATORIA
De conformidad con lo dispuesto en el articulo cin-
cuenta y siete del Reglamento de este Cuerpo Cole-
gislador, cito a la COmaraa sesi6n extraordinaria quc
se celebrarh el pr6ximo lunes catorce de los corrien-
tes, a las cinco de la tarde, para continuar el debate
sobre el proyecto de ley y enmiendas sobre Reforma
Constitutional.
Habana, S de Septiembre de 1931.
Rafael Guds Incldn,
President.
SR. PRESIDENT (GuAs INCLAN): Se va a dar lectu-
ra a una comunicaci6n.
(El official de actas lee):
Hay un membrete que dice: "Repfiblica de Cuba.--
Secretaria de Guerra y Marina. Ejercito." Cau-
sa nfimero 6-931. 8.O Distrito.-Habana, Septiembre 7
de 1931. Sr. President de la Camara de Repre-
sentantes.-Capitolio, Habana.-Sefior: Tengo el ho-
nor de elevar a usted escrito de fecha 2 del actual,
que le dirige por este conduct y a los efectos del ar-
ticulo 751 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, el
Capitan Pelayo Capdevila, Oficial Investigador de la
Causa N. 6-931 del 8.0 Distrito Militar, seguida por
el delito de "REBELION" contra los miembros de
esa Camara sefiores Santiago Verdeja, Pedro Marti-
nez Fraga, Miguel Angel Aguiar y otros, quienes por
tratarse de delincuentes in fraganti fueron detenidos
y se eneuentran en la actualidad en las prisiones de
la Fortaleza de "La Cabafia", sujetos a las results
de la expresada causa. De usted respetuosamento.
(F.) C. M. de Rojas, Secretario de la Guerra y Ma-
tina.
Repfiblica de 'Cuba.-Secretaria de la Guerra y .1a-
rina. Ej6rcito. "Octavo Distrito Militar".-Pi-
nar del Rio, Septiembre 2 de 1931. Sefior Presiden-
te de la CAmara de Representantes. Habana. -
(Por conduct del Jefe del Departamento de Direc-
ci6n). Sefior: Tengo el honor de comunicarie
que los miembros de ese Cuerpo .Colegislador nombra-
dos Dr. Santiago Verdeja y Neyra, Dr. Pedro Mar-
tinez Fraga y Dr. Miguel Angel Aguiar por tratarse
de delincuentes in fraganti fueron detenidos y se en-
cuentran en la actualidad guardando prisi6n provi-
sional en la Fortaleza de la Cabafia y sujetos a una
causa por "Rebeli6n" de que se encuentra conoeien-
do la jurisdicci6n military, por ser la competent para
ello, de acuerdo eon el Articulo veintiseis y pArrafo
segundo del Articulo veintiocho, ambas disposiciones
legales correspondientes a la Ley de Orden Pfiblico
mandada*a publicar en Cuba el 24 de Septiembre de
1879 y la cual se encuentra en vigor en la actua-
lidad en la Repuiblica. A los efectos del citado Ar-


ticulo 751 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal se
hace constar que no se puso en conocimiento de esa
IPresidencia lo relative a la detenci6n y estado
procesal de los legisladores de referencia debido a la
naturaleza especial del procedimiento military vigente
y por haberlo impedido las exigentes operaciones de
la pasada campafia librada contra los que se alzaron
en armas para derrocar al Gobierno legalmente cons-
tituido. Respetuosamente de usted. (f.) Pelayo
Capdevila. Pelayo Capdevila. M. M. Capitin
del Ej,'-rit.'. Juez Instructor."
SR. ALVAREZ DEL REAL (EVELIo): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GUAS INGLAN) : Tiene la palabra
el senior Alvarez del Real.
SR. ALVAREZ DEL REAL (EvELIO): Sefior President
y sefiores Representantes: Se ha dicho que yo pretend.
dia plantear como cuesti6n previa, la libertad de los
compafieros detenidos en una fortaleza del Estado,
con motive de los filtimos acontecimientos. Es decir:
que los conservadores no asistiamos a las sesiones de
la Reforma Constitucional si no se decretaba previa-
mente la libertad de dichos compafieros.
La version es inexacta y me interest aelararla. Yo
he pedido en una carta que sobre este particular tuve
el honor de dirigirle al senior Guas Inclhn, que apro-
vechdramos las circunstancias de estar reunidos hoy,
eon motive de la Reforma, para resolver ese proble-
ma. De modo que yo be pedido una sesi6n previa;
pero no he planteado una cuesti6n previa. Yo no he
pretendido imponer condiciones a cambio de nuestro
ioncurso, porque seria parad6jico o tal vez algo peor,
absurdo, plantear el asunto en forma de forcejeo po-
litico. No caben estas actitudes, cuando se habla en
nombre de la cordialidad, cuando se invocan superio-
res motives de orden national y patri6tico.
Las razones contenidas en mi carta al senior Guas
InclAn, eran mhs que breves, sintiticas. Yo le decia
esto, que voy a leer:
"Opino que debemos recabar la libertad de nues-
tros compafieros, y omito los motives de orden patri6-
tico y politico que aconsejan esta media, porque ne-
cesitaria repetir tus propias ideas, y no quiero apa-
recer desconociendo la actitud elevada y las activida-
des generosas que desde el primer moment has ex-
teriorizado en relaci6n con ese problema. Por tanto,
acepta esta carta como una simple sugerencia enca-
minada a facilitar una tarea que a todos nos inte-
resa.
"La raz6n ofrecida por algunos peri6dicos en el
sentido de que la Reforma no debe votarse sin el con-
curso de los compafieros detenidos, no me parece deci-
siva. MAs bien la consider sofistica, puesto que es pfi-
blico y notorio que dichos congresistas son adversa-
rios de aqu6lla. Pero si consider muy important,
para destacar la responsabilidad future de todos, la
libertad de acci6n de cada uno, material y moral, ya
se produzcan en pro o en contra. Consider por otra
part que el valor de la Reforma no consiste simple-
mente en transformar un regimen de derecho, sino
en producer consecuencias y bienes superiores a today









DIARIO DE ISESION'ES DE DA CAMERA DE REPRESENTANTES 3


ilusi6n doctrinaria. Seguramente no vamos a tener
el voto de esos compafieros, ni lo necesitamos. Pero si
nos import mueho contar con su concurso y con el
de todas las classes directors del extinguido movi-
miento revolucionario, para restablecer la fraternidad
entire los cubanos. Esto es indispensable si se quiere
que no result esteril la legislaci6n que nos propone-
mos ensayar como.remedio para ciertos males que no
consistent tanto, como tu sabes, en la deficiencia de
unas cuantas reglas estatales, como en la preponderan-
cia de los factors de disoluci6n predominantes en las
naciones de nuestra estirpe".
Como ha visto la Chmara, yo parto de una conclu-
si6n absolutamente desprovista de matices de secta.
Y el heeho de que sea un Representante conservador
el que reclama-la libertad de los Representantes con-
servadores, no debe tomarse, sino como una simple
coincidencia. En igualdad de circunstancias, y si se
tratara de otros compafieros de distinta procedencia,
haria lo mismo. Yo siempre he sido al trav4s de mi
actuaci6n modestisima en la political cubana partida-
rio ferviente y constant de las soluciones de transi-
gencia. Y recuerdo que cuando la revoluci6n de Fe-
brero, aunque yo no era Representante, sostuve como
periodista, en numerosos articulos, id6ntico criterio,
frente a personalid.ades ilustres de mi Partido, el
doctor Dolz entire ellas. El doctor Dolz era contrario a
la amnistia de la responsabilidad civil de los revolu-
cionarios. Yo, que no sospechaba entonces ni remota-
mente el porvenir, le lance un epiteto satirico en el
ardor de la pol6mica: le dije que l1 era "el filtimo mi-
liciano". i'Quien hubiera previsto que, en el correr
de los afios, yo tendria que invocar en favor suyo, y
de sus adversaries de entonces, los mismos sentimien-
tos de concordia, y de fraternidad entire hermanos!
AclararB enseguida que cito este caso sin el mis
leve prop6sito de deprimir la figure insigne de este
ilustre representante del Partido Conservador, por
quien siento de veras profunda y sincerisima admira.
ci6n. Lo hago exclusivamente para reforzar mi tesis,
que, hoy como ayer, es idWntica: todos somos cubanos
con los mismos defects y las mismas virtudes. Todos
tenemos que perdonarnos los mismos errors y los
mismos vicious del caricter. El yunque de boy es el
martillo de mariana y vice-versa. Nuestros problems
politicos no pueden resolverse sino con criterios de
transacci6n amistosa, porque, en definitive, todos so-
mos algo parientes por la educaci6n, por las costum-
bres, por los hibitos mentales, por la extructura psico-
16gica; y todo cubano Ileva, como los soldados de Na-
pole6n en su mochila, el bast6n de mariscal.
Asi, las distinciones political no son mAs que r6tu-
los, sin realidad doctrinal. El tipo del intellectual pu-
ro o. del politico apacible que suefia con soluciones
pacificas para los problems de su patria, result in-
comprendido y ridiculizado. 'Como dijo Ortega y
Gasset, todo el mundo quiere ser jabali, sin perjuicio
de ser tambien payaso y tenor, realizando de esta
suerte el milagro de resumir en un solo tipo, los tres
de la conocida clasificaci6n gasotiana.
Se explica, pues, que todos hayamos presenciado en
estos filtimos tiempos, sin asombro y sin pena, el cu-
rioso fen6meno recogido en reciente proclama por el
jefe de los conservadores: que pareecieran jeremiadas
absurdas, cosas de evangelio y de misal, con perfume
de incienso y de sabor d& sacristia, la sabia previsi6n


que quiso detener a los caudillos en el proleg6meno
del desastre; la palabra sensata que un dia u otro se
elev6 por todos los Ambitos de nuestra tierra, como
una canci6n de amor, predicando la paz y la unidad
moral de los cubanos por encima de los intereses po-
liticos. Esa palabra conmovida y angustiada con ter-
nuras de endecha y con supremos acentos de patrio-
tismo, fu6 a perderse como un eco'vacio, sin valor y
sin respuesta, en la sima de las pasiones desatadas y
ciegas.
Pero hay mAs. Junto a la palabra se alzaban los
hechos que no pueden ser discutidos. Un Presidente
en Palacio ansioso de cordialidad, paciente hasta lle-
gar a aparecer d6bil. Los Partidos politicos unidos
en el Congreso, alrededor de un program de rectifi-
caciones extraordinarias y reforms trascendentales.
Muehos conservadores arrostrando todas las critics,
todas las negaciones, o inclusive la division, antes
que plegar la bandera del orden, de la legalidad y
de la paz, que era la tradici6n mas hermosa de nues-
tro Partido. Todo infitil. Esos conservadores revolu-
cionarios, eran cubanos, son cubanos. Se alzaron por
ser cubanos, y no por conservadores ni por nacionalis-
tas. Cubano quiere decir en nuestra Patologia poli-
tica un agitado, un indisciplinado, un individuo en-
fermo de impaciencia, presto a violar el ritmo de la
Historia. I Que cosa son, si no, nuestras contiendas
civiles, sino la obra inconsulta de la impaciencia, que
ignora las leyes normales de ]a evoluci6n y nada espe-
ra del porvenir, porque se apresura a construir los
aconteeimientos a su gusto?
Ya s6 que todas se han heeho en nombre de princi-
pios puros y levantados ideals. Eso es lo que las de-
fiende del deshonor. Pero n6tese que mientras se salva
la honra revolucionaria, el pais se hunde mis y mAs:
y entonces se produce la paradoja pavorosa y terri-
ble en su ironia que preseneiamos en las naciones de
Hispano-AmBrica: muohos generals iwnencibles, mu-
ohos paladines ilustres en patrias empequeiecidas y
miseras que viven como agobiadas par el excess de
gloria de sus hijos.
Quisiera para los cubanos en particular laureles
mis modestos, y much prosperidad para el pais. Na-
da de caudillos fulgurantes en una Repfblica opaca,
sino exactamente al revs: Repfiblica fulgurante y
audillos oscuros, trabajadores an6nimos, heroes en
la tarea lenta, pero segura, de afianzar la nacionali-
dad en una lucha Aspera, minima, paciente, y sin bri-
l!o, en que no haya generals sino soldados descono-
cidos. Sobre todo, paciente. Porque repito que nues-
tra enfermedad principal, la que nos incapacita para
el trabajo constructive y para la realizaci6n de un
ideal definitive y 6ptimo, ideal de sembrador que ro-
tura la tierra y se detiene a esperar el fruto, es la
impaciencia, madrastra de nuestras luchas fratrici-
das. Precisa dejar bien sentado que no hay revolicio-
nes justas frente a gobiernos transitorios que nunca
exceden de cuatro u ocho afios, etapa insignificant
en la vida'de un pueblo; y que los males derivados de
la contienda civil, sobre todo si triunfa, superan siem-
pre a los que se pretend corregir.
Concibese la revoluci6n frente a sistemas perma.
nentes de injusticia social y political, frente a la die.
tadura que se eterniza o frente a la monarquia here-
ditaria. Contra Menocal que se quiso quedar, pero
que se tenia que ir al expirar el pequefio period do
su reeleccion; contra Machado que se iba voluntaria-









SDTARIO DF qFqlC)TON~V nFE LA CAMERA DE REPRzFVENTT\TES


mente, la rebeldia result inexplicable; obra de la im-
paciencia y no del patriotism. Por lo menos de un
patriotism bien inspirado, sin polainas y sin estri-
dencias orales ni cafioncs arreos. Porque el patriotis-
mo, en el estado actual de' la civilizaci6n, va siendo
cosa de Ateneos y de Academias, va tomando un aive
solemne de formula cientifica, tiene un contenido
econ6mico y moral que antes no tenia, tiene mis ma-
.temitica que ret6rica, y reclama cultural, talent,
preparaci6n y studio, antes que titanes a caballo.
Pensando de esta. suerte, nunca he podido ser un
sectario. Nunca he podido entusiasmarme much ni
con las ideas, ni con ciertas personalidades predomi-
nantes en nuestro Partido. Soy, pues, un pequefio ico-
noclasta.que tiene previsto el descr6dito de los dioses
presents y futures y lo descuenta de antemano como
cosa inevitable. Nuestro panorama politico no me
emociona mas que por sus consecuencias probables
que me aterran; menos por las figures del cuadro.
Quiere decir, que no he venido esta tarde al hemicielo
a hacer political por 6ste ni por aqu61, porque como
el personaje descreido de la leyenda, yo s0 que en
este sentido por lo menos, el cielo esti vacio. i C6mo
envidio, .5, .-i, en este moment, la elocuencia apa-
sionada de Guas Inclhn; la palabra vibrant de Ur-
quiaga; la citara que tan bien sabe pulsar Pastor del
Rio para reverdecer en el altar de los heroes, los lau-
reles rom6nticos de Verniang! ; Con cuinto placer le
robaria a Rodriguez Ramirez la lira que convierte en
florido jardin de las Hespirides las Reformas Cons-
titucionales, y nos arrastra a sofiar la maravilla de
verlas convertidas en dulce remanso, destinndo a di-
luir en su seno todas las desdichas, todas las ambi-
clones, todas las turbulencias de la hora actual!
LY sabeis por qu?.
Porque si dispusiera de estas armas, yo no estaria
en este pupitre divagando en do menor, segun el mb-
todo de Baroja. El tema que me ocupa es sumamente
dificil. Algunos, muchos, consideran premature plan-
tearlo..Yo creo que nunca es demasiado temprano pa-
ra servir al pais. Y consider, por el contrario, como
muy urgent, la necesidad de que iniciemos cuanto
antes un segundo ensayo de reconciliaci6n, empezando
naturalmente por la libertad de los compafieros de-
tenidos.
Noten los sefiores Representantes, que lo que pido
es un segundo ensayo. Lo eual significa que no se me
olvida el primero, sin precedentes en nuestra historic.
XT _. .. .. 1-_ 1 __ _1 1 .. _- 3 ] 1 I 1t "


de todos ellos, nos superamos a nosotros mismos. Por-
qne renunciar al Poder desde el Poder, cuando se
dispone de la fuerza para aplastar simplemente al
adversario, es un, gsto de supreme elegancia desco-
nocido en nuestros anales politicos. Tan desconocido,
que las propias oposiciones se asombraron que fuera
verdad tanta belleza, y como el. detractor de Dofia
Elvira, no quisieron ereer en ella, no quisieron darse
por enterados, y, como siempre, la impaciencia, la en-
fcrmedad national, hizo lo demas. Fracas6 el intent
do reconciliaci6n, y ahora nos reunimos de nuevo pa-
ra ver si pegamos los pedazos de la copa del Rey
Thule, como en el soneto de Proudhon.
Pues bien, mi tesis es 6sta, conform lo insinuaba
en mi earta al senior GuAs Inclin, y la esboc6 en de-
claraciones a los peri6dicos: Creo que el prop6sito fun-
damental de la Reforma no puede encaminarse sim-
plemente a la realizaci6n fria, sin calor de vida y sin
contar con la sangre del cuerpo social, de un fin ju-
ridico. Lo esencial es producer aquellas consecuencias
y aquellos bienes indispensables a la felicidad colec-
tiva y a la estabilidad de las instituciones. El pro-
blema cubano no esti solamente en las deficiencies
del regimen. No podemos ni debemos engaiiarnos di-
ciendo que la cuesti6n es de Dereeho 'Constitucional.
Esta es una part de la cuesti6n, pero no es toda la
cuesti6n. La soluci6n hay que buscarla primordial-
mente en la concordia, en la fraternidad, en el enten-
dimiento mutuo, en la unidad moral y material de
los partidos y de los corazones. Esta es la formula su-
prema a que apelan los pueblos con sabias tradicio-
nes political en las grandes crisis nacionales, como
acaba de hacerlo Inglaterra.

Olo que *es igual: isi se pretend que las reforms
curen nuestros males, o por lo menos los atende; si se
realizan para conseguir la paz y asegurar la exis-
tencia normal de la Rep6blica, lo primero es liquidar
el pasado y que se abra cuenta nueva en el libro de
los errors comunes. Yo las voy a votar; yo he dicho
al principio que la prelaci6n solicitada por mi para
tratar do este asunto no envolvia necesariamente el
prop6sito de plantear condiciones previas; yo no pue-
do rectificar por mi propia euenta, ni deseo hacerlo,
los acuerdos de mi Partido sobre la conveniencia de
]a Reform. Pero vean los sefiores Representantes:
una media de esta indole no puede ser como un pur-
gante de ricino que se le da a un muchacho a pesar
de 61, so pretexto que lo cura. Hay que contar un poco
con el enfermito, hasta donde sea possible.


No es possible olvidar la generosiuaa, la alteza de mi-
ras, la sincera elevaci6n y el abnegado patriotism Como primera media en el orden cronol6gico de
con que el Poder Pfblico acogi6 los clamores de una la liquidaci6n propuesta, yo pediria la libertad de los
parte del pais en relaci6n con las circunstancias poli- compafieros detenidos y, al efecto, solicito que la CA-
ticas. C6mo inici6 la rectificaci6n; c6mo el Congreso mara rechace los suplicatorios de procesamiento, en
y el Ejecutivo se aprestaron al sacrificio; c6mo la in- este mismo acto. Creo interpreter asi los sentimientes-
justicia y la calumnia nos hiri6 a todos; c6mo en el de los sefiores Representantes de todos los partidos
oleaje revolucionario que se iba formando y crecien- en este recinto, donde el compafierismo no se ha en-
do, se juntaron y se confundieron la verdad y la men- turbiado ni ensombrecido.nunca, cualesquiera que fue-
tira, el hecho real y la vileza inventada, la maledi- sen las circunstancias. Creo que no hay nadie aqui
cencia y la certeza, la ambici6n interesada y el puro que pueda contemplar sin honda emocion esos pupi-
idealismo, los celajes de la altura y el limo de los tres vacios; esos pupitres que no ha mueho honraban
pantanos. Vivimos dias aciagos y tremendous de pro- y enaltecian la gallarda oratoria de Verdeja, la ju-
funda confusion y conturbaci6n. Pero nosotros no nos ventud talentosa y active de Martinez Fraga, la ama-
,confundimos ni nos conturbamos. Y los representan- ble camaraderie de Meneses y, sobre todo, sefiores, la
tes del Poder Politico que tambi6n somos pueblo, y figure simpitica y noble de Miguel Angel Agniar, que
que cuando Ilegamos aqui venimos como filtrados al yo no puedo evocar aqui sino con much carifio y con
.travis de todos los vicios y de todas las virtudes de respetuosa pena, porque no .ha sido sectario de un
nuestros compatriotas, y somos una sintesis refinada interns, ni siquiera posiblemente de una convicci6n








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 5


political, sino de impulses elevados y leaves que en-
grandecen en la desgracia su personalidad. Creo por
filtimo que, aunque los Representantes detenidos lo
fueran in fraganti, la Camara, en uso de facultades
que la ley le atribuye, puede y debe reclamarlos. Nun-
ca como en este caso debe prevaleeer el privilegio de
la inmunidad que, si en alguna ocasi6n ha podido ex-
tenderse hasta el delito comfin, bien puede con mejo-
res razones amparar una figure de delito que no se
dibuja y adquiere realidad en el horizonte de la res-
ponsabilidad penal, sino cuando se pierde. Asi lo en-
tendi6 la CAmara en situaciones anilogas, y asi es
como se entiende en otros Parlamentoa en que la in-
terpretaci6n de la inmunidad es todavia.mAs amplia,
puesto que alcanza a las actividades de los diputados
antes de serlo, y muchas veces saltan desde la CArcel
al escafio.
Como segunda media, yo solicito la amnistia, en
plazo mas o menos pr6ximo. Una amnistia muy am-
plia, muy generosa, que se extienda como un iris de
paz sobre el pasado tormentoso, ese pasado en el que
tanto nos parecemos unos a otros y por lo cual no
tenemos derecho ni autoridad para mostrarnos intran-
sigentes en el reciproco perd6n.
Este parecido, -r.is..rt. result bastante desconso-
lador y debemos tender a que desaparezca. Debido a
61, la amnistia se ha convertido en una especie de de-
recho consuetudinario. La costumbre la consagra por-
que los que hoy la dictan, mafiana la reciben y asi
confiamos en que el porvenir nos vaya diferenciando
un poco, y en que esta diferencia nos salve.
A un lado los jabalies, los tenores y los patyasos. Al
otro, un pueblo que no sea la misma cosa en capullo.
He dicho. (Aplawsos).
SR. PRESIDENT (GuAs INCLAN): Tiene la palabra
el senior Urquiaga.
SR. URQUIAGA ('CARMELO) : Sefior Presidente y se-
fiores Representantes: Yo preferiria escuchar, antes,
a mi distinguido compafiero el senior Freyre de An-
drade, que habia solicitado la palabra.
SR. PRESIDENT (GuAS INCLAN) : Tiene la palabra
el senior Freyre de Andrade.
SK. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Sefior Presi-
dente y sefiores Representantes: Si la deferencia que
el distinguido leader de la Representaci6n Liberal-
Popular ha tenido conmigo y con la minoria que ten-
go el honor de presidir, cedidndome su turn, obe-
dece a su creencia de que nosotros hemos de planter
esta tarde un debate politico, sera oportuno que de-
clare, al empezar, que los Representantes que com-
ponemos el Comit6 conjunto de ortodoxos e indepen-
dientes, hemos resuelto y acordado no iniciar ni acep-
tar debate politico alguno, en tanto la Camara no ha-
ya resuelto la cuesti6n primordial de la libertad de
nuestros compaficros press. Por muchos esfuerzos,
pues, que hicieran los compafieros pertenecientes a
los otros partidos en que se divide la CGmara, no se-
ria possible que nosotros rompi6ramos nuestro acuer-
do interviniendo en ningfin debate politico.
Nuestra representaci6n ha roto su acuerdo vigen-
te de mantenerse retraida del hemiciclo, con el finico
prop6sito de concurir a Ia Camara en la tarde de hoy
o en las ,;I*,, mill.,,l.-, que sean necesarias, para ri-
valizar con los otros partidos en el vivisimo deseo,


-que nosotros esperamos que todos los sefiores Re-
presentantes compartan por igual- de que seafi rei-
vindicadas las prerrogativas del Congreso y puestos
on libertad, en temprana feeha, los distinguidos y
valientes companeros que estkn sufriendo prisi6n mi-
litar.

Sin embargo, sin Animo de entrar en debate algu-
no, pero obligado por las palabras que ya hemos
escuchado y previendo palabras que se puedan pro-
nunciar, nosotros queremos manifestar y afirmar qte
estamos unidos, ahora mAs que nunca, con esos com-
pafieros press en los ideales que los llevaron al cam-
po de la revoluci6n. (Aplausos en la mimnora).
No son, los nuestros, compafieros derrotados; son
tan s6lo compafieros en desgracia. Porque nunca pue-
de considerarse derrotado aquel que sustenta un
ideal, que impera siempre por eneima de la fuNrza,
pues, segin la frase del c6lebre fil6sofo Rosmini:
"el derecho brilla con su luz mas ins6lita en el mo-
mento mismo de su violaci6n".
De manera que reiteramos a todos los sefiores Re-
presentantes nuestro ruego de aplazar el debate po-
litico para otra oportunidad, con el fin de que es-
te debate sea planteado cuando se eneuentren en-
tre nosotros nuestros compafieros hoy press, lo cual
ninguno de nosotros duda que ha de ser el deseo mis
ferviente de todos los sefiores Representantes que
component la CAmara.
SR. PRESIDENT (GuAs INCLAN) : Tiene la palabra
el senior Urquiaga.
Sa. URQUIAGA (CARMELO) : Sefior Presidente y se-
fiores Representantes: 'Quiero felicitar, antes que
todo, a nuestro querido compafiero el senior Evelio
Alvarez del Real, por su magnifico discurso, de altos
-onceptos doctrinales, pleno de unci6n patri6tica y
rebosante de afecto, de amor y fraternidad para to-
dos. Y quiero darle las gracias por las palabras afec-
tuosas y sumamente encomiasticas que dirigi6 a, los
miembros de esta mayoria. Sepa que siempre habrA
de encontrarnos en ese propio piano de cordialidad
v de mutua comprensi6n. Y quiero manifestarle a mi
querido compaiero, senior Freyre de Andrade, que
no fu6 mi prop6sito, en manera alguna, el entablar
un debate, al cederle la palabra, lo cual hice gusto-
samente porque me pareci6 que iba a tratar del pro-
pio tema, que en parte abarc6 el senior Alvarez del
Real, relacionado con la libertad de queridos compa-
fieros nuestros. Entendi que siendo el propio tema,
*era atinente que escuchara las razones y las peticio-
nes que se exponian, para contestarlas en un mis-
mo tiempo. No fue otro mi prop6sito, pues entiendo
que ellos se encuentran asistidos de un dereeho que
su conciencia es la 11amada a dictarle, entablando de-
bates o posponiendolos para otra oportunidad. Eu-
tiendo que el debate es siempre fitil y convenient;
que el debate, cuando se mantiene a gran altura,
dignifica y, en vez de hacer mas candentes las pa-
siones, tal vez con las aclaraciones que se derivan del
mismo, muchas veces se rectifican errors en que la
buena fe pudo habernos hecho incurrir; y si se man-
tiene con cordialidad, posiblemente la palabra, de
cubano a cubano abrira surcos en el coraz6n del her-
mano, nunca reacio a nada que pueda significar pac-
to de honor, de afecto y de earifio entire todos los
cubanos.









DI6AR10 DE SEITTO0NW DET LA CAMARA DE REPR1ESrEI-TNTAFq


En, verdad, he de anotar con pena que, frente a
la aetitud sumamente comedida y de respeto hacia
el Congress o hacia la (' innr.i, del leader conserva-
dor, que trata de calmar las pasiones, de hacer una
defonsa. efeetiva de aquellos compafieros nuestros que
se encuentran encarcelados, llamhndoles al corazon
a titulo do compafieros y de cubanos que se dejaron
guiar,por ideals' (yo creo que los tenian) y que se
encuentran vencidos, surgiera la declaraci6n, a mi
juicio inoportuna del senior Freyre de Andrade, de ma-
yor trascendencia afn pues yo creo recorder que nos
dijo que representaba el sentir de un grupo de compa-
fieros nuestros que se denominan conservadores ortodo-
xos, los cuales hacen suyo de nuevo aquellos principios
y aquellos procedimientos que los llevaron a una re-
voluci6n. Creo y entiendo que, si se trata de abrir
nuevos horizontes, si se trata de oneaminarnos por
senders de paz y de armonia, si se pretend que se
abran las puertas de las prisiones, que una ley ae
amnistia mas o menos cercana venga a echar un ve-
lo de perd6n y de olvido, no debe 'hablarse de nuevo
del pasado sino debe hablarse may levantado y de cu-
bano a cubano y de eoraz6n a eoraz6n. (Aplausos).
Algo me hacia presentir todo esto, desde que lei
un escrito que, calzado por las firmas de un respe-
table n6mero de compafieros del Comit6 Parlamenta-
rio Ortodoxo, fu6 presentado a la CAmara y en el
que se manifestaba que no estaban dispuestos a co-
operar a la Reforma Constitucional ni al Censo que
en breve ha de comenzar, mientras continuara la an6-
mala situaci6n del pais, mientras intervenga la ma-
no military, lo cual, a juicio de los firmantes de ese
document, impide que se acometa. el studio de las
tales Reformas.
SR. FREYRE DE ANDRADE (4UONZALO) : Yo hubiera
preferido que ese document se hubiera conocido en
el moment reglamentario de darle lectura; porque
de esta forma no reglamentaria, la C~mara se ente-
ra de manera fragmentaria de un document que de-
beri conocer en la hora oportuna. Y, realmente, a no-
sotros todos nos duele que este debate se haya plan-
teado en un moment no reglamentario, pues a ese
document no se hubiera podido referir ningin se-
fior Representante como lo hace ahora el senior Ur-
quiaga.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Sefior Freyre de
Andrade y sefiores Representantes. La Presidencia
ordenard que se le d6 lectura al document aludido
en la oportunidad reglamentaria, que es aquella en
que se trate de las comunicaciones referentes a la
Reform Constitucional. Ha querido la Presidencia,
por la naturaleza del asunto y por solidaridad con
compafieros suyos, leer como la primera de las cues-
tiones y como la fundamental, la comunicaci6n que
afectaba a los Congresistas press. Continfa en el
uso de la palabra el senior Urquiaga.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : No me explico, en verdad,
senior Presidente y sefiores Representantes, la sor-
presa del senior Freyre de Andrade por el hecho de
que un document firmado por diez y siete o diez y
ocho compafieros...
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): A quien iba
dirigido?
Sn. URqUIAGA (CARMELO): Al Presidente de la CA-
mara.


*S. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : NO senior, a
la *CAmara de Representantes.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Creo que pertenezeo a
la Camara de Representantes. Y apart de ello, voy
a decirle lo siguiente, al Sr. Freyre de Andrade y es
que ese document no debi6 mantenerse con carActer
tan secret, cuando lo conocen muchos otros sefiores
que no pertenecen a la C'l.i.:,i de Representantes. Pa-
rece que la discreci6n no ha sido norma, alrededor de
ese escrito, pues lo que en 61 se dice no es nada nue-
vo, sino la repetici6n de lo sostenido por los sefores
Representantes del grupo Conservador Ortodoxo, en
peri6dicos, en revistas y en deelaraciones piblicas.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : En manera al-
guna es fisicamente possible que ese document haya si-
do conocido -por nadie, antes de ser entregado a la Me-
sa de la (' ,i, .ri; porque se redact6 esta mafiana en la '
misma Camara y no se hizo mAs que una sola copia,
por lo tanto, nadie podia conocer ese document. De-
be haber error en la informaci6n que ha llegado has-
ta mi querido amigo y compafero el leader de la
mayoria.
SR. PRESIDENT (GuAS INCLAN) : El document en
cuesti6n ha sido entregado al Presidente de la CA-
mara; y la Presidencia lo ha dado a conocer al lea-
der de la mayoria senior Urquiaga, creyendo que con
ello no se infringe ningfn precepto reglamentario.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : No voy a insistir sobre
este incident, que a mi juicio no tiene trascenden-
cia alguna. Maura, el gran politico espafiol, express
en cierta oportunidad, en el Congreso de la naci6u
progenitora, que lo que 61 deseaba era siempre, en re-
laci6n a los debates parlamentarios, luz y taquigrafos,
es decir, que todas las cosas fueran conocidas. Apli-
cando el criterio de Maura, no me parece que ten-
ga trascendencia el document en cuesti6n, que no
es un document privado sino de orden pfiblico.
Estimo que giramos en un circulo vicioso, pues
nuestros opositores entienden que no debe haber Re-
forma, mientras no haya normalidad; y yo digo que
habrA anormalidad, mientras no haya Reforma.
SCCuindo han de aquietarse las pasiones, si afin exis-
ten rescoldos de lucha,? Imposible, porque determina-
dos movimientos populares han surgido por falta do
la Reforma, y es por lo que debemos aplicar el cau-
terio de esa Reforma. Precisamente si 6sta hubiera
sido tratada hace algunos meses, cuando se preten-
di6 y cuando lo deseaba esta mayoria, no hubieran
tenido lugar los luctuosos sucesos desarrollados. Si
cuando una tarde se pretendi6 encarecidamente que
el senior Carlos Manuel de la Cruz accediera a ello,
se hubiera entrado en la discusi6n de la Reforma,
esta, posiblemente, seria ya ley y estuviera aplicn-
dose en todos los ambitos de la Repdblica para la pr6-
xima lid presidential, para el nuevo Censo, la reorga-
nizaci6n de partidos y todas las demAs operaciones
a que se refiere el C6digo Electoral.
Hay un ambiente de desconfianza, que va desarro-
llndose poco a poco. Aqui dijo el senior Castellanos,
en tarde memorable, que nadie cree en nadie. Aque-
llo provoc6, tal vez, dias tristes de revoluci6n, no lo
dicho por el senior Castellanos, sino el estado de opi-
rnAn que 61 recogi6. Hoy se pretend que sigamos
en ese mismo camino de no ereer, de dudar de todo
y de no consentir intervenciones generosas, siquiera
que pueda haber nobleza en los bancos de la mayo-


6


-- -- --









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA, DE REPREBSJENTANTES 7


ria y en los bancos del propio Partido Conservador,
que -iul.?.I:i su buena fe conjuntamente con el senior
President de la Repuiblica, inspirado en el mejor
prop6sito de prestar garantias, de que venga un man-
to de olvido para el pasado y de que se mire s61o
para el fututro.
Lo que se ha hecho es algo ins6lito. Lo que se va a
hacer no tiene anteeedentes, como decia el senior Al-
varez del Real. Si nosotros, en forma rutinaria, mi-
ramos al pasado, ah, senior Presidente v sefiores
Representantes! no nos encontrariamos aqui ahora
a punto de discutir la Reforma Constitucional, que
significa sacrificio y aporte de todos los cubanos. No
estariamos estimando ya como algo possible la amnis-
tia, no estariamos estudiando aquello que se refiere
a la propia libertad de nuestros compafieros press.
No creo que deba mirarse el pasado para rebuscar lo
malo que hay en 61. No demostrariamos con eso mas
que un pobre concept de nosotros mismos; pero si es
bueno que se sefiale una diferencia y que se haga
coristar cudles son los distintos procedimientos de lu-
cha.
El senior Freyre de Andrade, si mal no recuerdo,
-y creo recorder bien, porque tengo buena memorial
-fu6 el ponente de la amnistia de 1918, aquella am-
nistia recortada que se le impuso contra su volun-
tad al propio Partido Liberal. Aquella amnistia co-
menz6 a discutirse en el hemiciclo de la Camara el
25 de Enero de 1918. Roto el quorum despu6s de
brillantisimos diseursos en que intervino el propio
senior Freyre de Andrade, el senior de la Cruz, el senior
Verdeja y otras personalidades que para suerte
nuestra afin viven, se continue su discusi6n en la se-
si6n del 28 de Enero de 1918.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Pido la pa-
lalbra, para contestar alusiones.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Fu6 al Senado de la
Repiblica y regres6 de nuevo, el 18 de Marzo do
1918, a la CAmara de Representantes, para aceptar
las modificaciones que se le habian introducido; y
fu6 promulgada el 22 de Marzo de 1918 o sease un
afio despu6s de comenzada la revoluei6n de Febrero
de 1917. Hubo compafieros nuestros como el Co-
mandante Enrique Recio que habiendo perdido, (per-
mitaseme emplear esta palabra) el Gobierno Provin-
cial de Camagiey, estuvo en prisi6n cerca de tre-
ce meses en el Castillo del Principe. La Ley de Am-
nistia fu6 completada despu6s con la que se referia
a los suplieatorios que concernian a los Congresistas
encausados, y que fu4 aplicada cerca de dos afios
despu6s de aquella revoluci6n. Estos son los antece-
dentes, estos son los hechos, no que yo trate de ins-
pirarme en ellos o de pedir tampoco a ningfin com-
pafiero que se inspire en los mismos, sino para se-
fialar la realidad de como ocurrieron las cosas en el
pasado y para que, como cubanos, podamos sentir-
nos orgullosos de haber mejorado en cuanto a nues-
tra generosidad y de mejorar en el orden de la ge-
nerosidad los procedimientos con que estamos dispues-
tos a tratar a nuestros compafieros. (Aplausos).
Yo me siento conturbado cuando recuerdo tanta
juventud generosa, realmente idealista, que cay6 lu-
chando; cuanta madurez plena de savia que sucum-
bi6 tambi6n. Yo tuve el honor de tratar, de enaltecer
con mi debil palabra la figure egregia de aquel an-
cianito que se llam6 el General Peraza, que cay6 lu-


ehando por lo que consideraba su ideal. Me ha con-
movido tambi6n la caida de un joven official de nues-
tro Ejercito que vino a sumarse a la. del Teniente
Silva, caida tambi6n victim de artera celada; me
ha conmovido asimiimo la suerte de oficiales y poli-
cias que cayeron en el cumplimiento de su deber,
que eran como los otros cubanos y que dejaron
tambien hijos en la orfandad y viudas inconsolables.
Todo eso me ha parecido doloroso y triste. No hel que-
rido lrt'i.-iii,'m a examiner por culpa de qui6n ha oeu-
rrido todo eso; por culpa de quin hay families que
llorarAn eternamente la desaparici6n de algfin ser
querido; por culpa de qui6n .hay cubanos en el exi-
lio; por culpa de qui6n el pais, en estos moments,
en vez de encontrar voices de aliento en algunos de
los dirigentes de la oposici6n ha recibido artera pu-
fialada, con la que se trata de llevarle al abismo.
No he querido pensar en nada de eso, porque tal vez
mi frase hubiera sido amarga y mi concept hubie-
ra estado viciado por la ira y el rencor, y estos son
moments de olvido. Pero no se venga a presentar-
nos en ese piano de inferioridad, porque no esta-
mos dispuestos a consentirlo. Estamos preparados pa-
ra todo lo que sea nobleza y generosidad... (Aplau-
sos).
Si aquello que se pide ha de venir Ilamando a
nuestro coraz6n, venga en buen hora; no queremos
ni siquiera que se piense que negamos la iniciativa
para el perd6n. Somos bastante dem6cratas; y es-
tariamos dispuestos a olvidar y a ,hacer lo que es-
dentro de las atribueiones que la Constituci6n le
concede al Congreso, si nos dieran oportunidad pa-
ra ejereitar aquello que nos iguala a Dios, que es el
olvido de lo que se ha hecho, no s6lo contra noso-
tros sino contra ]a propia Patria, al menos, como no-
sotros lo entendemos. No estamos tampoeo dispues-
tos a la frase airada en el orden politico, ya que en
el personal seriamos incapaz de ello, porque enten-
demos que eso no es just, que eso no es adecuado a
nuestra delicadeza. Pudi6ramos, sin embargo, bus-
car antecedentes de esto y veriamos, por ojemplo, co-
mo a un ex-compafiero nuestro, que tiene todo nuestro
respeto y a quien consideramos en un alto piano, el
Comandante Campos Marquetti, se le llam6 "Capi-
thn Arafia" por un compafiero que se sienta pre-
eisamente entire las filas ortodoxas, porque no ha-
bia ido a combatir. Cuando lei el nfimero del DIA-
RIO DE SESIONES en que tal frase se recogio, me pa-
reci6 una crueldad exagerada el hecho de que a
quien estaba vencido se le eehara ain en cara que
no habia ido a combatir; realmente, me pareci6 po-
co propia de generosidad, por lo menos, y me dije:
i Ah, e6mo habremos de cuidarnos en lo sucesivo, en
!as sesiones que se celebren, en cuanto yo pueda in-
tervenir, para no agraviar, para no decir nada que
pueda parecer molesto, para que no se pueda entre-
ver siquiera el rictus injurioso del vencedor cuando
quiere haeer escarnio sobre el vencido! Trataremos
siempre, me dije, con el mayor respeto y considera-
ci6n a los cubanos que fueron derrotados yque pu-
dieron haber sido vencedores, los cuales, en ese caso,
yo quiero generosamente career que hubieran tenido
tanta nobleza y tanto afecto con nosotros vencidos,
como estamos nosotros dispuestos a prodigar.
No me explico que es lo que pueda pretenders
con altitudes de reto, que por cierto ya no encuen-
tran eco, ni siquiera en las mis avanzadas revistas.
I-ace tres o cuatro dias leia yo el articulo de fondo de









8 DIARIO DE SESIONiB DP LA O MARA DE REPRESENTANTES
-- ,, ,


una de las revistas que mayor participaci6n tuvieron
en el levantamiento de las pasiones en los meses ante-
riores, ; me refiero a la revista "Bohemia". Y en
ese articulo de fondo habia una frase que, si no li-
teralmente, tratar6 de expresarla en cuanto a su
pensamiento. Decia: 'C'iegos son los que con una
gran miopia political no se dan cuenta de que el mo-
mento actual es de inl.,i-'.-ii y de acercamiento
entire todos los eubanos". En aquel moment, un
profundo goce invadi6 mi alma, porque soy de los
que screen que el aquietamiento y la paz no se pueden
imponer por Deereto, que eso hay que sentirlo y hay
que vivirlo y viene por sus propios pasos. Y pensaba
con alto orgullo, en aquel instant, en el ejemplo quw
daba aquella revista, dirigida por cierto por un cu-
bano joven y talentoso que en vez de tratar con fr.,i-
ci6n, egoistamente, de dedicarse a vivir tranquilamen-
te con su fortune, se ha dedicado a terciar, con ma-
yor o menor acierto en las lides pfiblicas, segfin su
buena fe le habia inspirado y ]e inspire. Y si como
se dijo en una obra teatral famosa: "Un minute de
contrici6n escapaz de salvar una vida", al tratarse
de la vida de la Repfiblica, creo que ese moment de
contrici6n ha de venir por el patriotism de los hom-
bres que integran nuestro pueblo, y que seguramente
habr! de salvar nuestra Patria. Y ese mismo sentir
es el que se nota en los otros peri6dicos, que lo dicen
sin trabas de ninguna clase, leal y espontineamente
porque nos hemos dado cuenta de que esa impacien-
cia a que se referia el senior Alvarez del Real, es fu-
nesta no s6lo para el Partido de gobierno, sino para
el pueblo todo.
iQu6 motives hay me decia un extranjero que
rApidamente se encarifi con nuestro pueblo, llamado
por la simpatia cascabelera de 6ste y que esta al tan-
to de nuestros problems que motives hay, decia,
para quo esta Isla, que como dijo Col6n es la mas her-
mosa que ojos humans vieron, donde nuestros ciu-
dadanos tienen aspect europeo y donde pareee que la
naturaleza prodigara todas las bellezas, se lleve de las
pasiones a ese grado exacervado? Qu6 motives pue-
de haber para que en un pueblo que fu6 forjado al
calor de una centuria de eruentos sacrificios y dolo-
res, so odien y se considered sus hijos como enemigos
de muerte? Y yo pensaba: iCuunta raz6n tiene! Qu6
motives hay para que nuestros problems no puedan
resolverse, si los errors son pasajeros y, en eambio,
queda como algo stable, algo firm, la Repilblica que
debe ser nuestra mayor idealidad, que debe ser nues-
tra riqueza y el legado que debemos dejar a nuestros
hijot?
Despu6s he visto que, por encima de todos los odios,
surge el espiritu de transigencia cordial y afertuosa.
Al comenzar la Revoluci6n, junto con un nfmero de
compafieros, me dirigi a Santa Clara. Desedbamos
cambiar impresiones con el Ejecutivo y estkbamos na-
turalmente ansiosos de conocer noticias del desenvol-
vimiento de la campaiia. Se habia dicho que el Gene-
ral Machado habia ido a la Provincia de Santa Clara
a dirigir personalmente las operaciones. He de con-
fesar que yo llevaba la idea de encontrarme al Gene-
ral Maiadio con su uniform de General, rodeado de
un sequito military, dando 6rdenes de muerte y exter-
minio. Mne imaginaba un Cuertel .General en forma,
erizado de bayonetas y donde se brindara con cham-
pagne cada vez que llegaran noticias de que algfin
Jefe o alguna partida, o algfn Cuerpo de Ej6rcito
.enemigo, quiero llamarle asi, habia sido sacrificado o


hecho prisionero. Pero, qu6 placer mas intense, que
desilusi6n tan grande, cuando al legar a Santa Cla-
ra, frente al Parque que evocara la figure gloriosa de
Leoncio Vidal, vi, en la puerta del Palacio Provincial,
a un paisano que con simpatia y verdadera camarade-
ria hacia pasar a todo el que lo deseaba, al tercer piso.
AlIa me encontr4 la figure conocida y simpatica del
senor Rey, que fungia, en realidad, como Jefe de Es-
tado Mayor; la figure del -. i-.r Vazquez Bello, la
del senior Garcia Montes. El primer pensamiento mio
fu6 que, positivamente, estabamos vencidos, si habia-
mos de contar con la direcci6n de esos queridos com-
pafieros. Pero pronto el General Machado me hizo
salir de dudas, cuando surgi6 con su tipica guayabe-
ra; y le eneontr6 realmente preocupado, en uni6n de
los citados edecanes, combinando sus planes, que no
eran otros que el consejo constant de que fueran a
busear a los que se habian alzado, a fin de que no se
derramara mns sangre; de manera que fueran cerca
do ellos a decirles que en el General Machado no ha-
bia odios, sino un cubano que lo que queria era que
volvieran a sus casas. Y lo vi preocupadisimo, cuan-
do se le interrogaba por los modernos medios de co-
municaci6n y sobre las medidas y aprestos militares
que habrian de tomarse en relaci6n con el caudillo
del levantamiento y demis prisioneros de guerra,
apresados all en Rio Verde; y 61, personalmente, con
nerviosismo acucioso, cursaba 6rdenes de que tuvie-
ran para ellos toda clase de miramientos, y que los
jefes militares debian responder con su vida, de la de
aquellos que habian sido hechos prisioneros; cosa que
no era necesario, porque los militares tienen por nor-
ma el honor y el respoto de la vida de los indefensos
que se entregan. Peropudo haber surgido un pensa-
miento contrario en el propio General Machado, pues
cualquier otro, porque hay que ser human, tal
vez se hubiera encontrado sediento de venganza, des-
pubs de una campafia de injuries que dur6 cerca de
un ano.
Esto es cierto. Esto que yo digo, sefiores, no son
arguments engafiosos que traigo aqui. Ese es el san-
guinario, el despota, el tirano que tratan de presen-
tar a quienes no lo conozean, en las revistas naciona-
les y en los peri6dicos extranjeros. Cuando tuvo no-
ticias de la caida de uno de los combatientes a quien
el apreciaba, lo vi profundamente conturbado y como
si hubiera sido un dolor personal que se le hubiera
eausado; lo vi despues intereshndose de una manera
extraordinaria por uno de los Jefes mas grandes de
la revoluci6n, por M~ndez Pefate, al cual cerc6 ma-
terialmente por numerosas fuerzas, no para apre-
sarlo, sino con el fin de cuidar de su vida, *cosa de
que no fuera a caer en un fuego cualquiera conocien-
do como conocia su natural arrojo y su valentia. Por
todos los medios trat6 de que se extremara ]a bondo-
sidad. En Gibara, fueron hechos prisioneros hombre~
que habian pertenecido al ejercito al que ain algu-
nos pertenecian como desertores; lo natural hubiera
sido que se les hubiera formado un consejo de guerra
inmediatamente, y, sin embargo, hacienda uso de sus
atribuciones como Jefe de las fuerzas armadas, orde-
n6 que se les diera toda elase de garantias.
iSR. ALBAN&S (WIFREDO) : Fueron presentados.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : No quiero recorder c6-
mo fueron tratados algunos presentados en 6pocas
anteriores. No hay que olvidar que si 6stos fueron
presentados, algunos fueron hechos prisioneros. Esa








DIARIO DE ISESIONES DE LA CAMERA DE REFPRESENTANTES 9


fu6, sefiores Representantes, la actitud del senior Pre-
sidente de la Rep6blica, y de todo su Gobierno, de
cuya generosidad nos hacemos solidarios nosotros con
orgullo. Esa fu6 la actitud que 41 tuvo frente al bro-
te revolucionario que pudo haber sido formidable.
Sin embargo, sefiores Representantes, a pesar de ello,
Spor qu6 no se habla de la generosidad con qu6 se
procedi6 ? C6mo se insisted, todavia, en que hay mala
fe en todo esto? i Ah!, senior Presidente y sefiores Re-
presentantes, yo quiero recurrir al sentido comfin.
Si hubiera habido el prop6sito de engafiar en el futu-
ro, seguramente se hubiera sido menos parco en la
magnanimidad en la 6poca pasada. Aquel que se sien-
te guiado tal vez por el espiritu de venganza, trata
de eliminar, como sucede en algunas de las Repi-
blicas Latino-Americanas en 6poca anterior, el con.
trario vencido.

Por lo menos, sefiores, debia reconocerse la grati-
tud, porque la gratitud es un principio en todos los
series humans. De que no ha habido determinado es-
piritu de persecuci6n, de exterminio, ni mueho me-
nos de crueldad; de que nos encontramos animados
de la mayor buena fe y de que venga una cordialidad
y una paz real entire todos los cubanos, lo prueba la
manera c6mo se ha procedido.

4 D6nde estA el patriotism, d6nde esta el ideal que
puede animarnos en los presents moments? I Cuiles
son las plataformas, los principios que pueden invo-
car, en este caso? A mi juicio, absolutamente ningu-
no. Hechas estas consideraciones, que estimaba nece-
sarias, con referencia a los t6picos de actualidad que
habia tratado el senior Alvarez del Real (para el cual
principalmente las he heeho, y no para el senior Frey-
re de Andrade, porque no deseo con esto tratar de
entablar un debate con 61, porque no quiero impo-
nerle mi voluntad, incluso dispuesto a sojuzgarme y
a que 61 me imponga siquiera su deseo), voy a refe-
rirme a los compafieros press. Simpatia profunda
hay hacia todos ellos; i qui6n puede no sentirla hacia
la gallarda figure del mosquetero de la fuerza, el se-
fior Santiago Verdeja, que fu6 Presidente de esta Ca-
mara y la enalteci6 en grado sumo con su talent y
con su patriotism? Martinez Fraga, llamado por el
senior Alvarez del Real joven talentoso, efectivamen-
te lo es, con su apasionamiento, con las injusticias
que tuvo con nosotros, cuando se molest porque le.
registraron su bufete dias antes de lanzarse a la re-
voluci6n, llamAndole la atenci6n al Presidente de la
Repiblica por ello, pero a pesar de todo, hay que
reeonocer que posee un acendrado patriotism y ua
talent; Meneses, a quien menos oportunidad he te-
nido de tratar, nos merece respeto por las referencias
que tenemos, porque verdaderamente se lanz6 a la
revoluci6n teniendo todavia por delante siete afios, ya
que habia sido electo en los filtimos comicios; rindien-
do culto a la amistad y respeto a la consecuencia, se
fu6 a la revuelta siguiendo a su Jefe mAximo. El se-
fior Miguel Angel Aguiar: euanto afecto, cuAntas
simpatias hay hacia ese eaballero, verdadero caballero
en toda la acepci6n de la palabra, que supo granjear-
se todos los afectos, que supo granjearse respeto y
carifio en esta Camara, otro a quien en grado mAs su-
perlativo puede calificarse como modelo de consecuen-
cia, de lealtad y de afecto. i C6mo no interesarse por
todos; c6mo no interesarse por la mejor suerte del
Comandante Herryman, que fu6 compafiero nuestro,
glorioso libertador de nuestra epopeya emancipadora


y que tuvo el honor inmarcesible de haber sido ayu-
dente del General Maceo. (Aplausos).
El Comit6 Parlamentario de la mayoria estuvo tra-
tando de este particular; pero no habia datos con-
cretos que nos permitieran conocer cual era la ver-
dadera situaci6n legal de esos compafieros, ya que
si bien es cierto existe la comunicaci6n official que so
envi6, la parquedad de esa comunicaci6n no nos per-
mite apreciar la forma, el motive y la causa por la
cual se realizaron esas detenciones. Se acord6 que 8e
enviara a la Comisi6n de Actas e Incompatibilidades,
que es a la -que compete. Esa Comisi6n se eneuentra
integrada por un nfmero pequefio de Congresistas,
doce -o trece. Me honro de pertenecer a la misma, y
la forman otros distinguidos compafieros nuestros,
que hicieron la mas formal promesa de abordar inme-
diatamente el tramite y enviar la ponencia para que
esta CAmara pudiera resolver sobre el asunto. No hu-
bo prop6sito alguno de obstrucci6n, lo hubo tan s6lo
de aquilatar y conocer lo que habia sobre ello y como
debiera procederse, de conocer cuAl era el estado de
la tramitaci6n de todos esos problems; en la seguri-
dad de que, ya que a nuestras manos viene, habremos
de tratar de resolverlo con la alteza de miras y el
afecto que nos inspiran esos distinguidos compafie-
ros. No puede pensarse que haya argucias de ningu-
na clase. Quiero adelantar, como opinion personal
mia, como voto de esa Comisi6n, que si la mayoria no
me ordena otra cosa (tengo la seguridad no habra
de hacerlo), har6 lo possible porque rApidamente ven-
ga la ponencia que haya de resolver, mediante el voto
de la CAmara, la situaci6n de esos compaiieros, ha-
ciendo present que se va a establecer una nueva li-
nea de conduct, que es just que se conozea.
No hace ain dos meses, hoy los hace precisamen-
te, un Senador de la Repfiblica, en moments de
ofuscaci6n, abati6 a tiros a un distinguido compalie-
ro, esperanza de la Patria. Se curs6 el suplicatorio de
rigor. Ciertamente, las pasiones political eran las
que habian movido la mano homicide, ya que en el
orden personal habia afecto entire ellos. Pasiones can-
dentes lo llevaron a ese piano; no obstante, el Senado
de la Repfiblica acept6 el suplicatorio y ese compa-
iero fu6 procesado.
IIace algunos afios, la CAmara de Representantes
acept6 un suplicatorio tambi6n a pesar de haber sido
motivados todos esos hechos por partidarismo politi-
co; sin embargo, pudi6ramos escudarnos en este pre-
codente si nos guiara el prop6sito deliberado de no
acceder a lo que nuestro coraz6n nos manda y que'
nuestros compafieros nos piden.
Nosotros entendemos que no es el mismo caso, que
no es igual cuando se priva de la vida a un semejan-
te, que euando se realize un acto de rebeldia sin con-
secuencias inmediatas. Nosbtros no hemos querido
sutilizar, exponiendo que por causa de aquel levanta-
miento cayeron otros hombres, aunque fuera luchan-
do en otro frente de combat; nosotros hemnos querido
ver en esto, tan s6lo, un movimiento personal de in-
dole political quo llev6 a dichos compafieros a donde
ereyeron que su deber habria de conducirlos. Y con
esto, tras de corresponder a las frases bellisimas del
discurso del senior Alvarez del Real y a las del senior
Frcyre de Andrade, hago a ]a Presidcencia ]a solicitud
de que la comunicaci6n referida paise a la Comisi6n de
Actas, Incompatibilidades y Autorizaciones para pro-








10 DIARO1 DE SESIONES DE LA CAMARA DE REPRESrNTANTES


cesamiento. Termino estas frases haciendo constar que
hubiera deseado tener el verbo apost6lico del gran
Marti para tratar de levantar, en todos, la convie-
ci6n mas firme de que es el amor el que reina tan s6lo
en mi coraz6n y es el que consider salvador para los
intcress de la Repfiblica, y que sobre el amor, come
sobre una base granitica, habri de levantarse la Re-
pfblica grande, eterna e imperecedera. (Aplausos).
SR. PRESIDENT (GUAS INCLIN) : Tiene la palabra
el senior Freyre de Andrade para contestar alusiones.
Sn. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Sefior Presi-
dente y sefiores Representantes: el deseo do ser breve
en mi contestaci6n, me obliga a concretar. Concretan-
do y abreviando, guiado por el prop6sito .que nos ha-
biamos propuesto en relaci6n con la solicitud de nues-
tro compafiero, debo decir que cuando pedi la pala-
bra para contestar alusiones, era una tan s6lo la que
me habia dirigido nuestro querido compailero y ami-
io, el leader popular y liberal, senior Carmelo Urquia-
ga; pero ya, en estos moments, las alusiones pasan
de doce y yo no me encuentro con fuerzas ni con de-
seos para contestarlas en una breve improvisaei6n.
Tan diversas alusiones de distinta indole me ha diri-
gido el distinguido compafiero, quien hablando es
muy ameno y como ameno tiene que ser variado en las
materials a que se refiere en sus discursos, incluy6ndo-
las de todas classes, hist6ricas, dogmatieas, apolog6ticas
-que realmente no me encuentro preparado para tan-
ta amenidad ni para tanta variedad. No obstante, entire
todas esas alusiones que han sido aromatizadas al fi-
nal por frases altas, nobles y realmente sentidas, por
nuestro distinguido compafiero, tengo recogidas dos
que no quiero dejar de contestar Una de ellas, que fu6
la primer, se refiere al incident sin importancia
sobre el document que nosotros tuvimos el honor de
presentar a la C:mara. No pas6 por mi mente dirigir
una censura a la Mesa. La conduct de la Presiden-
cia, franca y leal, al entregar esos documents en
manos del leader Popular-Liberal, demuestra onw
ha procedido bien el senior Presidente de la C&ma-
ra, guiado por el prop6sito de que el document fue-
ra ampliamente conocido; de manera tal, que aho-
ra nosotros le dirigimos el ruego especial de que,
previa lectura ante la Camara, entregue a la Pren-
sa ese document, del cual existen ya mis de cin-
cuenta copias en las oficinas de la Cdmara, que puede
utilizarlas el senior Presidente de la misma para en-
tregarlas en mano de los representatives de la Prensa,
a fin de que las hagan pfiblicas; y, si fuera possible,
extendiendo nuestro ruego al senior Presidente de la
Camara, para que interceda con los representantes de
la censura previa, a fin de que hagan una excepci6n
y permitan que la Prensa publique y divulgue este
document.
Terminada esta cuesti6n, entro en la segunda y ill-
tima en relaci6n con las alusiones del senior Ur-
quiaga acerca de un debate promovido en una se-
si6n de la Cdmara, celebrada hace ocho o diez aiios,
cuando yo tenia, como ahora, el honor de pertenecer
a ]a misma. El senior Urquiaga bacia referencia a un
distinguido compafiero, cuya auseneia la CAmara tie-
ne siempre que lamentar: el Comandante del Ej6r
cito Libertador Generoso Campos Marquetti. Nunca,
ni en aquella 6poca ni en ninguna oportunidad pudo
el que habla haber tratado al Sr. Campos Marquetti enr
forma despectiva, cosa que tampoeo 61 hubiera permi-
tido. Y puedo garantizar que el senior Campos Mar-
quetti no necesita mi defense, pero si 61 hubiera sido


lastimado, si en su ausencia se hubieran hecho esas
manifestaciones a que se refiere nuestro distinguido
compafiero, yo hubiera sido el primero en defender
* a esa figure gloriosa de la Revoluci6n, que siendo un
niiio esgrimi6 las armas resuelto a morir por la
SIndependencia. Recuerdo haber leido en el DIArIO
DE SESIONES de la Camara de aquella 6poca, algo
de lo referido por 6e senior Urquiaga; pero desconfie

much el senior Urquiaga de la exactitud del DIARIO
DE SESIONES, porque dada la confusion con que algu-
nas veces se desarrollan las sesiones las palabras que
se pronuncian no pueden ser recogidas con absolute
fidelidad.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Para una interrupci6n.
Deseo hacer constar lo siguiente: Que tengo a la vis-
ta el DIABIO DE SESIONES del dia 25 de Enero de 1918,
y que, con respect a la sesi6n ordinaria de ese dia,
textualmente se dice lo siguiente: (lee). Da la casua-
lidad que el que dijo tal cosa del senior Campos Mar-
quetti fu6 el senior Freyre de Andrade. Y el senior
Campos Marquetti contest en un diseurso en&rgico,
demostrando que 61 no era CapitAn Arafia, cosa que
aparece en las pdginas 35 y 37 del mismo nfmero. Vea
el senior Freyre que si hay error, es del DIARIO DE SE-
SIONES y no mia.
SB. PIIYRE DE ANDRADE (GONZALO): El senior Ur-
quiaga no haee mas que corroborar lo que yo venia
diciendo. No creo que sea necesaria una satisfacci6n
p6stuma, que siempre resultaria tardia, que yo, ofre-
ciera al senior Campos Marquetti, al cual me ligan los
mis hondos afectos y admiraci6n.
SR. BRAVO AcosTA (ANTONIO) : Para rogarle a. los
sefiores Urquiaga y Freyre que dejen este problema
reference al senior Campos Marquetti, para otra opor-
tunidad, con el fin de que la discusi6n quede termi-
nada.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Por mi parte
queda complacido el senior Bravo Acosta. Mas, antes
de terminar en el uso de la palabra, reproduzeo mi
solicitud de que se d6 lectura al document entregado
por mi a. la Presidencia.

SR. PRESIDENT (GUiS INCLAN) : Se va a dar lectu-
ra al document.

(El official de actas lee):
A la Camara de Representantes:
Los Representantes que componemos el denominado
Comit6 Ortodoxo y los independientes que a este Co-
mit6 nos hemos unido, pertenecientes todos al Parti-
do Conservador Nacional, hemos creido necesario vol-
vernos a reunir para deliberar en la hora present
acerca de la conduct que el patriotism nos impone
seguir ante la nueva convocatoria hecha para una
sesi6n extraordinaria, a virtud del Mensaje del Eje-
cutivo de 8 de los corrientes, en el que insisted en la
aprobaci6n por el Congreso de determinadas refor-
mas constitucionales.
Y, despu6s de un cambio de impresiones celebrado
en la maiana de hoy, hemos acordado por unanimidad
mantener nuestro retraimiento del hemiciclo, por no
haber cesado las causes que lo provocaron y para no
prestar ni siquiera el apoyo de nuestra presencia, ni
de nuestra cooperaci6n al quorum reglamentario, a








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMARA DE REPRESENTANTES 11


unas reforms constitucionales que no es prudent nl
oportuno entrar a discutir mientras se mantenga por
el Gobierno en el pais el actual estado antijuridico de
fuerza, que suprime totalmente la paz moral en nuei-
tro pueblo e imposibilita toda lucha civica propia de
una democracia civilizada.

Subsiste, en efecto, el "estado de guerra" decre-
tado; las garantias constitucionales se encuentran
desde hace largo tiempo, suspendidas por medio de un
decreto inconstitucional, y las garantias constitucio-
nales que no son suspendibles han sido y son constan-
temente violadas. La Prensa peri6dica esta sometida
a una censura previa tan illegal y tan estricta que
mantiene al pais en un estado intense de obscuridad
e incertidumbre con respect a los sueesos que mAs le
pueden interesar, y, en general, han sido suprimidos
por el Gobierno los derechos fundamentals de expre-
si6n del pensamiento, de asociaci6n y de reunion. En
este orden de cosas los jefes de los distritos militares,
en cuyas manos ha sido, entregado el pueblo inerme
y sus libertades puiblicas, han ilegado hasta promul-
gar, al amparo de una ley colonial, incompatible con
la Repiblica, un decreto, aplicado profusamente, que
crea el anacr6nico e incivilizado delito de "hablar mal
del Gobierno"; y, a virtud de este delito guardian pri-
si6n hombres, mujeres y hasta jovencitas casi nifias.
Las circeles estan llenas actualmente de press po-
liticos, entire los cuales se encuentran los mas ilus-
tres jefes de la oposici6n al Gobierno, que se alzaron,
en armas, lanzados a esta protest extrema bajo la
presi6n del pueblo oprimido, por no encontrar ningfin
otro medio para reivindicar los derechos pfblicos; y
casi todos estos press estan incomunicados contra
toda ley, sometidos a la jurisdicci6n military y despo-
jados e imposibilitados del fundamental derecho de
defense. Miembros de esta misma Cimara de Repre-
sentantes han sido encarcelados por simples sospe-
chas y puestos en libertad despu6s por 6rdenes gu-
bernativas tan arbitrarias como su mismo encarcela-
miento; y con respect a los miembros de esta Cama-
ra que han sido hechos prisioneros en el campo, no se
han cumplido los preceptos de la Constituci6n y de
las leyes, vulnerAndose de este modo las normas de
la inmunidad parlamentaria y convirti6ndose, por
tanto, al Congreso en una presa de la voluntad arbi-
traria del Poder Ejecutivo.

Estos hechos, que tan esquemkticamente sefialamos,
y otros muchos de menos trascendental importancia,
pero quizAs m's dolorosos desde un punto de vista
particular, mantienen al pais en un profundo estado
de intimidaci6n, y el pueblo teme con raz6n que se
repitan las agresiones gubernamentales, que tan co-
piosamente ha sufrido, contra los derechos fundamen-
tales a la vida y a la libertad.
Cunde y se arraiga en el pueblo la convicci6n de
que ningfin derecho esti garantizado, cuando la ga-
rantia debe constituir y es precise que constituya pre-
cisamente el element esencial del Derecho; y el pue-
blo, en cambio, tiene fundados motives para career que
los derechos de que esporhdicamente se le permit
gozar, no son tales derechos sino tolerancias capricho-
sas o favors veleidosos cdneedidos por el Gobierno.
En las antes referidas condiciones no es possible
acometer ninguna clase de reforms constitucionales.
Tampoco es possible, mientras no se cambie radical y
previamente este estado de cosas, pensar en el levan-


tamiento de un censo de poblaci6n ni de electores,
ni en ]a reorganizaci6n de los partidos, imprescindi.
ble para designer despu6s los candidates a la Con-
venci6n Constituyente; ni puede el pais hacerse la ilu-
si6n de que han de tener garantias los comicios ple-
biscitarios ni, en suma ninguna indole de luchas ci-
vicas.
Los .Representantes que tenemos el honor de diri.
girnos a la Camara en este moment, nos sentiriamos
jubilosos si pudieramos fundar alguna esperanza en
las reforms constitucionales que el Poder Ejecutivo
en su referido Mensaje de 8 de los corrientes prome-
te conceder; pero no nos es dable entrar siquiera a
debatirlas porque, aparte nuestra opinion ya expues-
ta, estamos convencidos de que el pueblo de Cuba las
rechaza sin fe, como letra muerta, porque les falta to-
talmente el alma de la garantia.
El restablecimiento de la paz moral es imprescin-
dible, como antecedente previo, para entrar despu6s
a adoptar cualquiera case de medidas legislativas, y
esta ansiada paz moral no depend del Congreso, ni
de la Constituci6n, ni de las leyes sino de su cumpli-
miento y, muy especialmente, de la fe que el pueblo
pueda cifrar en los encargados de cumplir y hacer
cumplir esta Constituei6n y estas leyes.

Tenga a bien la Camara recibir en este document
el testimonio sincere de nuestro fraternal compafie-
rismo.
Camara de Re'presentantes, a los catorce dias del
mes de Septiembre de mil novecientos treinta y uno.
(Fdo.) Gonzalo Freyre de Andrade.-Wifredo Al-
bames.-Angel Calds.-Armando Chardiet.-F6lix del
Prado.-Carlos Fraile. Miguel Albarrdn. Julio
Fundora. Antonio Bravo Acosta.-Aristides Ro-
driguez. Francisco Escabar Tamayo. Antonio
de Armas. Rafael Padierne. Olimpo Fonseca. -
Manuel Herryman. Lino Marrero Lima. Jma-
quin Meso.
AUSENTES
Nota.-Carlos Manuel de la Cruz (en el extranje-
ro); Santiago Verdeja (preso); Miguel Angel de
Aguiar (preso) ; Pedro Martinez Fraga (preso) ; Jo-
s6 Meneses (preso).
Sn. PRESTDENTE (GUIS INCLAN): Tiene la palabra
el senior Castellanos.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Senior President y
sefiores Representantes: Cuan un gladiador romano
despu6s de la lucha sangrienta en el circo, asi se ha
levantado esta tarde en el hemicielo de la Camara. la
gallarda figure del leader del Partido Liberal-Popular
senior Carmelo Urquiaga; como heraldo del triunfo
ahlanzado por el Partido Liberal despu6s de avasallar
la revoluci6n naciente. Asi ha hablado esta tarde de
victorias, el leader del Partido Liberal. Yo no quiero
amargar la dicha de los liberals con unas gotas de
acibar; no quiero apurar la copa del amargor, a cos-
:a del triunfo que ellos creen haber obtenido; pero si
quiero dejar sentado en el DIARIO DE SESIONES, que no
es el Partido Liberal el que ha triunfado, sino el Ejer-
cito Nacional; que no son ustedes ni somos nosotros,
y que ese 6xito del Ejkrcito Nacional vamos a pagarlo
ambos muy pronto. Sin entrar a discutir problems








12 DIARIO DE ISESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


politicos que no son del caso, sin hacer de esta sesi6n
una contienda que pudiera...

SR. URQUIAGA (CARMELO) : Para una interrupci6n:
Lamento que las pala:bras del sefor Castellanos, de
tanta trascendencia, se .queden sin una explicaci6n
y sin sacarnos de duda del por que decia que no pre-
tendia amargar la victoria nuestra con unas gotas de
acibar, pues sus palabras resultan verdaderamente
amargas. Nos decia que el triunfo lo conquist6, en el
terreno de las armas, el EjBrcito Nacional que ern el
que debia conquistarlo, porque para mi hubiera sido
odioso que se hubieran movilizado hombres del pue-
blo para luchar contra sus hermanos en pianos dis-
tintos; y hago constar que si no hubo esos moviliza-
dos, como los hubo para reprimir otras revoluciones,
no fue por falta de ardor sine porque el Presidente,
velando como cubano por que no se encendieran mas
ain las pasiones, estim6 que, esa misi6n era del Ej6r-
cito a qufien le competia. Si el Ej6rcito fu6 el que in-
tervino, si demostr6 una lealtad tan acrisolada, no al
General Machado, no al Congreso, sino a las institu-
ciones de la Repfiblica de Cuba, .qu6 peligro puede
venirnos de semejante triunfo ? Creo que el senior Cas-
tellanos, que es franco y abierto, que odia la diplo-
macia de trastienda, que odia pactos secretes, que le
gustan las cosas no a media luz, sino muy claras y
diafanas, debiera sacarnos de esta duda, de cuAl es
el peligro que atravesamos por el 4xito del Ej6rcito,
que no hizo mas que cumplir con su deber; de ese
Ejrcito que si algo merece no es desconfianza, sin
eonfianza plena, como la tenemos en l1 los miembros
de esta mayoria. Y como el Ej.6rcito nos inspira ple-
na confianza por su lealtad, no creemos en forma al-
guna que pueda surgir un golpe revolucionario de
parte de los hombres que han permanecido fieles a
las instituciones republicans. Entendemos que debe
quitarse ese temor y ese sefiuelo con que se ha estado
adormeciendo a la conciencia pfiblica; que se sepa
que del Eje6rcito, con su jefe, sus oficiales, classes y
soldados, no debe esperar la Repfblica sino respaldo,
acatamiento y su m6is firme salvaguardia. Porque lo
estimo asi, porque creo que esas frases encubiertas son
las que tienden a turbar la conciencia pfiblica, es que
le ruego al senior Castellanos que diga cuil ha sido
su intenci6n; porque nosotros creemos que dudar de
la lealtad del Ejereito es dudar de la luz meridiana.

SR. RODRiGUEZ RAMiREZ (JUAN): Nos queda media
hora de la sesi6n, si no la prorrogamos; y como el de-
bate result interesante y con posterioridad debemos
entrar en la discusi6n de la Reforma, pido se acuerde
continuar la sesi6n con carhcter permanent.
SR. PRESIDENT (GuAs INCIAN): Debidamente apo-
yada, se pone a votaci6n para tratar exclusivamente
los asuntos motive de la convocatoria.
Los que est6n conformes se servir6n ponerse de pie.

(La maiyoria de los sewores Representantes se pone
de pie).
Aprobada.
Continuard, pues, la sesi6n, con caracter perma-
nente.


que ha sido el Ej6rcito quien sofoc6 la revoluci6n, ra-
pida y fAcilmente; pero es que contra el Gobierno Li-
beral s6lo se alzaron jefes. El pueblo no se alz6 con-
tra el Gobierno del Partido Liberal.

SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Tiene la palabra
el senior Castellanos.
SR. CASTELLANOS (SMANUEL) : A veces, los mhs ex-
traordinarios polemistas como el senior Urquiaga, in-
curren en levar la pol6mica por el m6todo de O'llen-
dorf, es decir, contestando lo que no es motive ni ob-
jeto de pregunta; y en este caso, perd6neme el Sr. Ur-
quiaga, yo me expliqu6 lo suficientemente claro para
que se me entendiera. Yo no dije que el Ejercito sea
un peligro; ni lo he dicho, ni lo quiero decir, ni me
conviene decir tampoco que el Ejercito vaya a hacer
una revoluei6n, porque tambi6n ignore si piensa tal
cosa. No he podido decir nada contra el Ej6rcito. Al
contrario, yo he querido reclamar para el Ej6reito,
como si del Ej6rcito fuera, la victoria que le estamos
diseutiendo en la Camara. Cuando el leader del Par-
tido Liberal hablaba de que nosotros no vamos a ha-
cer uso de nuestras prerrogativas ni de nuestras ar-
mas por la victoria obtenida; cuando el senior Ur-
quiaga, con gesto magnifico y extraordinario, llenan-
do con su voz elocuente el hemiciclo de la Camara, a
nombre del Partidp Liberal, hablaba de victoria, que-
ria yo decirle al senior Urquiaga que oadn cuando el
'Partido Liberal se arrogaba esa victoria, en realidad
el Ej6rcito es el que ha podido, con las armas, domi-
nar el brote revolucionario.

Aqui no se puede hablar de veneedores ni vencidos.
En la Cimara de Representantes no debe hablarse de
vencedores ni vencidos. En laCimara no puede hablar-
se mas que de compafieros y de ideas, de ideas afines o
de ideas contrarias; de compafieros que profesan una
idea y de compaiieros que profesan otra contraria.
Y ese es mi prop6sito y ese es mi objeto. Yo siento
haber amargado en algo el triunfo que suponia del
Partido Liberal. Las cosas son o no son, los hechos
se realizan o no se realizan. Las acciones son grades,
son nobles, son generosas, son elevadas; o las acciones
son pequefias, son humans. Hay que poner a media
casi todo en la vida pfblica cuando de la competen-
cia se trata. Si la revoluci6n esta acab6 como dice el
senior Urquiaga, el brote revolucionario ya ha termi-
nado por complete; si la revoluci6n moral que sostie-
ne el pueblo frente al Partido Liberal gubernamental
no es absolutamente nada de tenerse en cuenta; si la
revoluci6n de hecho esta dominada con la prisi6n de
algunos hombres y con la muerte de otros, entonces
si es verdad que la revoluci6n ha terminado. Si es
cierto lo que dice el Presidente de la Reptfblica y ha
declarado el Estado Mayor del Ej6rcito, que el brote
esta dominado y liquidada la revoluci6n, por quo
raz6n, por qu6 motive, por qu6 causa la C~mara de
Representantes, en estos moments, cuando se da
cuenta que por esa raz6n de ideologia revolucionaria
hay cuatro de sus miembros press, demora unos mi-
nutos mas la solicitud inmediata de la libertad de
nuestros compafieros, que son nuestros hemanos? No
puede haber ningfin motive fundamental, ni puede
haber nada que permit demorar un solo instant
una petici6n.


,SI. MEND~Z. (MARIo): Quisiera recoger alguna glo- SR. URQUIAGA (CARMELO) : Para una interrupci6n,
ria del triunfo para el Partido Liberal. Es verdad con la venia de la Presideneia.








DIARIO DE SESIONES DE iA OAMARA DE REPRESENTANTES 13
r ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ l i, ,.. f r... .. r. .


SR. PRESIDENT (GUIS INCLiN) : Tiene la palabra
el senior Urquiaga.
SR. URQUIAOA (CARMELo): Sefior Presidente y se-
fiores Representantes: El senior 'Castellanos, si es un
terrible polemista; y no lo digo en una devoluci6n de
frases amables y de concepts gentiles, porque va a
par.-,-.-: esto una er6nica\social parlamentaria si segui-
mnow iniistiendo en ello. Desde luego, lo de terrible o
algo parecido no quiere decir ique me atafie a mi, sino
en cuanto a que discuto de buena fe y ardorosamente.
Porque ese es mi carActer, pero acostumbro siempre
ra.onar aquello que digo y no dejar sentadas pre-
misas que aceptadas por el contrincante por lo menos
de manera theita d6n lugar a confusiones equivoca-
das; yo quiero career que, en realidad, el peligro a
que se referia el senior Oastellanos fu4 s61o una form
de ret6riea. Y quiero hacer constar lo siguiente: aqul
nos encontramos disthitas tendencies; da la casua-
lidad de que los mis, probablemente porque somos
Representantes de los mAs, tambien pensamos en de-
terminada forma, ereemos que pertenecemos al pue-
blo, y nos sentimos orgullosos de ser, ademAs de Re-
presentantes, ciudadanos de la Repiblica y hombres
que formamos part del conglomerado que se llama
pueblo. Cerca de nosotros hay correlaci6n political,
hay quienes simpatizan con nuestras ideas y hay quie-
nas nos siguen. Por qu6 ha de achacar el senior Cas-
tellanos la revoluci6n luctuosa y triste, al pueblo cu-
bano? Con qu6 autoridad que no sea la voluntaria
intima y personal, pero no la 16gica, ha de decir que
la revoluci6n la hizo el pueblo cubano contra el Go-
bierno? Rechazamos tal cosa. Primero, por la raz6n
que exponemos, porque entendemos que hay pueblo
que nos secunda; y en segundo, porque los hechos
precisamente se ponen en contra del aserto de S. S.
Si el pueblo todo iba a hacer la revoluci6a, ec6mo ese
pueblo no secund6 a los revolucionarios? Se me dirh
que porque no combatian. ; Ah! amigo mio, pues si
no combatian no se les puede llamar revolucionarios.
Por eso no se puede decir que esa revoluci6n la reali-
z6 el pueblo, porque a pesar de la intense campafia
que se hizo, a pesar de que las llamadaa classes inte-
lectuales, que disponian de 6rganos do publicidad
muy bien preparados para que la propaganda de su
palabra y su acci6n, llegara hasta ese pueblo, la re-
voluci6n no triunf6; y es bueno que se sepa que no
contaron con los elements del pueblo, de la clase mo-
desta, del guajiro. Puede decirse que fue una revo-
luci6n de algunos de los ciudadanos del pueblo, de
algunas poblaciones que se lanzaron al campo en for-
ma revolucionaria; pero no contaron con los guajiros,
con los hombres modestos, con los obreros, con los ele-
mentos de la clase de color de que hablaba el senior
Lombard, con los cuales habia que contar, cormo se
cont6 en las luchas por la independencia. No estaban
esos elements en la revoluci6n. Cul era, por
tanto, el pueblo que secundaba la revoluci6n? Se di-
ra que no tenian armas. Eso podra decirse en otros
lugares; pero alli en Gibara habia para armar un
ejrcito y para revolucionar toda la Provincia de
Oriente. En otros lugares se encontraron grandes de-
p6sitos de armas.
No voy a insistir en ello, pero bueno es, queridos
compafieros, que cuando se hable de la revoluci6n se
diga la revoluci6n que intent una part del pueblo
contra el Gobierno; pero que no se diga la revoluci6n
del pueblo, porque eso seria querer envolvbr a todos
los que simpatizan con nosotros, a todos los que nos


siguen a nosotros. Le ruego, pues, que no emplee la
frase "revoluci6n del pueblo cubano contra el Go-
bierno", sino de una part del pueblo cubano.
SR. CASTELLANOS (MANUEI) : La revoluci6n la ini-
ci6 el 99 por ciento de los habitantes del pueblo de
Cuba, y a la misma concurrieron grandes partidas de
hombres, en nimero de siete mil en Santa Clara. Pero
yo no quiero tocar el problema politico, porque ed lo
cierto que distintos sectors del Partido Conservador
asi lo ban acordado, acuerdo que yo co'nsidero nece-
sario. Pero si quiero, antes de pasar adelante, referir-
me a algunos extremes, porque es el DIARIO DE SESTO-
NES donde se debe recoger la impresi6n de los Con-
gresistas al reunirse la Cimara de R'preurntautes,
despues de una revoluci6n; y yo quiero tamiibin, obli-
gado por las palabras del senior Urquiaga, haeer re*
ferencia a algunos hechos despues de la revoluci6n,
para que los recoja ese DIARIO DE SESIONES. Quiero
que se sepa que hay Representantes de la Naci6n Cu-
bana que no han ido a la revoluci6n porque .-ntendian
que la revolucion no contaba con armas y pertreehos
suficientes para derribar al Gobierno que etalba pre-
parado para luchar con el Ej6reito y con el du-rroche
extraordinario de dinero que habia hecho para de-
fender la estabilidad de su dictadura. Yo quiero de-
clarar, tambi6n, algunos hechos que se refieren a ese
estado revolucionario, como protest por la situacion
critical de alguno de esos hombres que lucharon en la
Revoluci6n; y asi como el senior Urquiaga se r.-li ir.*
esta tarde, condolido, al Teniente.Sil,.., que muir'i.'
no en esta revoluci6n, sino en los sucesos de Artemi-
sa, y a la muerte del Teniente Coralino Hidalgo y a
la de algunos policies, quiero decirle a la Cimara
para que conste en el DIARIO DE SESTONES, que en esta
revoluci6n ha sido done por, vez primer. el General
President 'ha sido magnAnimo con los ho:imbres que
se presentaron. Pero quiero tambi6n declarar que el
Dr. Jos6 Hernandez, de Giiira de Melena, eminente
Abogado, hijo de un Notario Piblico, de extraordi-
nario imerito; que el Dr. Andr6s Bacallao, de Giiira
de Melena, hombre joven, en la plenitud de la vida,
Ileno de ideals, luchador, con su familiar, su esposa
y sus hijos; y que el Dr. AndrBs Hedesa, tambien de
Giiira de Melena; que esos tres, que eran profesiona-
les, compafieros y amigos nuestros, fueron fusilados
despues de presentarse a las fuerzas del Gobierno, y
que ese hecho pesarA como un anatema sobre la si-
tuaci6n actual...
SR. URQUIAGA (CARMELO) : bMe permit el senior
Castellanos? Deseo, senior Presidente, que iniciado el
debate...
SR. CASTDLLANOS (MANUEL) : Y no quiero de-
bate. Sefialo a S. S. dos o tres hechos; y voy a sefia-
lar el cuarto...
SR. URQUIAGA (CARMELO): Pero es que el debate
no es una palabra abstract, y desde el comienzo esta-
mos debatiendo. El hecho cierto es que yo creo que
aquel que lanza acusaciones debe, y S. S. lo conoce
porque es abogado y ha sido Fiscal, dar el derecho a
Ia contestaci6n, en el acto, a la otra part. Lo contra-
rio no creo que, a mas de juridico, se quiera entender
que es democrdtico. Se da el case curioso de que esta
mayoria ha estado siempre ansiosa de discusi6n; y los
Ortodoxos, primero, cada vez que surgia un problema,
entendian que la finica soluci'6n era levantarse y mar-
charse del ,hemiciclo; y despu6s parece que es un lei-








14i DIARIO DB ESIONTF)8 DE LA"CU\3[ARA D REUPRE$SENTANTES


motiv eel que no se quiere debate: lo dice el senior
Freyre, y 10 dice el senior Castellanos; pero hacen sus
inculpaciones y comienzan, aunque sea de manera in-
cidental, el propio debate.
Yo, que con la frente alta creo puedo venir aqui a
debatir, entiendo que no es s6lo por amor propio, por
respeto al pueblo al cual representamos aqui, al que
debemos decir lo que realmente pensamos y sepamos
para que la luz pfiblica se conozca, y todos, absoluta-
mente todos, sepan lo ocurrido.
,Y voy a tratar respect del lamentable asunto a
que se referia el senior Castellanos; pero quiero decir
que si fu6ramos a bablar de hechos de esta revoluci6n,
t.':ciai;i,.-, que hacerlo comenzando por el tristisimo
y lamentable suceso que S. S. seguramente repudiarA
desde lo, mas profundo de su conciencia, como fu6 el
asesinato realizado alli en Gibara en la persona del
.;I.11:.,1i GonzAlez, que en cumplimiento de su deber,
encontrandose en el muelle de la ya citada poblaci6n,
jo 1Ill.. de preguntar a los expedicionarios sobre la
pr,.l-i.,i del buque en aquel lugar, recibiendo por
todacontestaci6n 38 tiros de fusil en el peeho. Esto,
serii.-, Representantes, es un hecho piblico, no tiene
disculpa de ninguna clase, no es un. hecho obscure que
pnil..- decirse que fu6 realizado alli en la obscuridad
de la selva sin mas testigo que la conciencia del inte-
resado; este hecho, sefiores Representantes, fu6 reali-
zado por los que se dijo que venian persiguiendo un
ideal, por los que venian a este pais trayendo la pala-
bra divina de justicia, de equidad; por los que se de-
cian paladines gallardos de una idea santa. Estos pa-
ladines, sefiores, los hemos visto ensafiarse contra un
pobre hombre; estos hechos fueron realizados pot lo
que se llama la 41ite de la revoluci6n, por sus figures
mas sobresalientes, por los directors de los peri6di-
cos y revistas que habian atacado desde el principio
al Gobierno, por hombres de alta graduaci6n, de alta
solvencia en otros 6rdenes; eso se realize por un her-
mano, a mas de otros, del que hasta hace poco fu4 -Se-
nador de la Repfblica: Rosendo Collazo; eso si que es
un verdadero asesinato.
Conozco personalmente a algunos de los que se le-
vantaron en la Provincia de la Habana, siguiendo al
Coronel Baiz6n; algunos de los caidos eran intimos
amigos mios, como por ejemplo Machin, padre de fa-
milia, hombre bueno, que se vi6 arrastrado por falsos
leaders que lo llevaron a este movimiento. Tengo re-
ferencia, s6 que desde los primeros moments inter-
vino en el apaciguamiento de aquel movimiento revo-
lucionario la figure prestigiosa e insospechable del
senior Guas Inclan; se que por todos los medios se
trat6 de Ilegar al Animo de los individuos que toma-
ron las armas, para que se acogieran a la legalidad;
y no se puede culpar a nadie, sino a la fatalidad, de
que aquellos hombres cayeran combatiendo frente a
frente, y no fueran imitados en otros sectors. Ahora
bien, sefiores Representantes, decir que estos indivi-
duos fueron asesinados, es faltar a la verdad. Hay
que ver que los restantes miembros de la partida, he-
chos prisioneros, se les dieron todas las facilidades
para que vinieran a la Habana...
SR. FRAILE (CARLOS): iMe permit S. S. una inte-
rrupci6n, con la venia de la Presidencia?
;SR. URQUIAGA (CARMELO) : Con much gusto.
SR. PRESIDENTE (Gui INCiAN): Tiene la palabra
el senior Fraile.


SR. FRe IE (CARBOS) : Sefior Presidente y sefiores
Representantes: Todos ustedes conocen, por haberlo
ya manifestado el leader provisional del Comit6 Or-
todoxo y de los conservadores independientes, que nos
hemos sometido a esta divisa en las actuales circuns-
tancias; que hemos adoptado el acuerdo de no enta-
blar debate politico en la tarde de hoy. Esa actitud
nuestra, se debe a que afrontamos un estado de ani-
mo especialisimo que nos coloca en un plano de infe-
rioridad al entablar este debate politico, ya que
en estos mementos la circunstancia de hallarse
press nuestros compafieros y el interns que tenemos
en que scan libertados cuanto antes, nos impide eal-
dear los Animos. Nosotros vemos que, a pesar del
grandisimo interns que hemos manifestado por que
no se nos Ileve a este debate politico, el distinguido
compafiero senior Castellanos, que en este caso no esta
sujeto a nuestra discipline, pues no pertenece al gru-
po en que militamos, hace manifestaciones a las cua-
les forzosamente tiene que contestar el leader de la
mayoria, entablindose un debate politico. Y nuestra
situaci6n no puede ser mAs dificil: estamos escuchan-
do cargos e imputaciones con las cuales no podemos
de ning6n modo estar de acuerdo, y razones de dis-
ciplina nos hacen permanecer callados.
Ante este conflict hemos decidido abandonar el
hemiciclo y yo hago estas manifestaciones para que
el leader de la mayoria senior Urquiaga y el senior Cas-
tellanos, no interpreten como una falta de delicadeza
nuestra ausencia del sal6n de sesiones. Ruego al
senior Presidente que cuando se someta a vo-
taci6n el document de la Secretaria de Guerra
dando cuenta de la .itrii.'.:n en que se hallan nues-
tros compaieros, nos lo anuncien para acudir al he-
miciclo y votar a favor de la libertad de los deteni-
dos ya que ese es el motive inico de nuestra perma-
nencia en esta sesi6n.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Para desdicha nuestra,
estamos ya acostumbrados a la ausencia de los Orto-
doxos, cosa que lamentamos muchisimo. Ellos entien-
den que le prestan un beneficio mas grande al pais
no acudiendo a las sesiones a deliberar, que entrando
al hemicielo a conocer de los debates. Alli ellos.
Pero voy a terminar contestando al senior Castella-
nos y diciendole que rechazamos la imputaci6n que
se hace, de que hubieran sido fusilados esos sefiores
a que se referia y que se levantaron con el grupo del
Coronel Baizan; porque precis.amente he hecho in-
vestigaciones sobre este asunto y puedo garantizar
que las informaciones que trae S. S. estan muy lejos
le ser ciertas, y que los hechos a que S. S. se refiero
fueron realizados en una forma distinta a como su
sefioria fu6 informado. Creo que se trata de obscure-
cer algo aquello a que el senior Castellanos se refi-
ri6 anteriormente, como es la generosidad con que
procedi6 el General Presidente, como 61 mismo lo lla-
ma. Es initial, por much que quiera S. S., sostener
que fue cruel. La opinion pfblica, acostumbrada a es-
cuchar otras versions fantisticamente exageradas y
que han circulado por plazas y corrillos, creeria quo
no es verdad; y entonces podria venir a colaci6n
aquello de que aqui nadie cree a nadie.
SR. PRESIDENT (GuAs INLAN) : Tiene la palabra
el senior Castellanos.
ISR. CASTELLANOS (MANUEL) : Aqui, cada uno cum-
ple con su deber a su manera; y asi como los compa-








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMARA DE REPRESENTANTES 15


ieros que se dicen Ortodoxos, disidentes del nficleo
conservador, estiman que entrando y saliendo del Sa-
16n de Sesiones, cumplen con su deber; yo estimo que,
quedAndome en el mismo Sal6n de Sesiones, es como
cumplo mi deber de Representante, defendiendo a
mis compafieros. (Aplausos).
Y voy a defenderlos, no creando una situaci6n di-
ficil y levantando pasiones entire los liberals y los
conservadores, que pudieran perjudicar y perjudican
a nuestros compafieros press.
Si yo creyera que los liberals eran capaces de al-
bergar en su pecho pasiones innobles y de tomarlas
como causa o motive para propieiar eualquier debate
politico, yo no estaria aqui con ustedes, yo no seria
compafiero de ustedes. (Grandes aplausos).

Yo he hablado de todos los problems y hablo con
el deber que tengo como Representante, para protes-
tar contra los heehos que yo estime que es just y
necesario que protest. No buscar&, ni planteare un
debate politico, pero si contestar6 al senior, Urquiaga
sobre los tres muertos a los que me referi; y ain po-
dria sacar otro muerto mas, el cuarto, el tuerto Ma-
chado, a quien sacaron del hospital para matarlo.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Me permit S. S. una
interrupci6n ?
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Con much gusto.
SR. PRESIDENT (GuAS INCLAN) : Tiene la palabra
el senior Urquiaga.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : 8efior Presidente y se-
fiores Representantes: Tal vez parezca esto algo can-
s6n, pero quiero advertir que me propongo levantar-
me para contestar, &n tanto me lo permitan mis com-
pafieros, todas y cada una de las veces que se mani-
fieste algo que a mi juicio no sea exact; no para tra-
tar de convencer a nadie, porque no se puede conven-
cer al que no quiere ser convencido, pero si para ha-
cer constar mi protest y para que ella quede en ese
DIARIO DE SESIONES (no tan infitil como muchos pien-
san, pues ya hemos visto como en esta misma noehe
se han citado textos del DIARIO DE SESIONES de hace
trece afios para atestiguar heclos e ideas que tuvie-
ron lugar en nuestra historia political Se habla del
tuerto Machado, a quien yo, con mis respeto, quiero
llamar Emiliano Machado y se dice que fu4 asesinado
en Gibara. Quiero iacer constar que en Gibara hubo
en el hospital mas de cuarenta heridos, a los cuales se
les di6 asistencia esmeradisima, llegandose al extreme
de permitir que actuara como m6dico, en el mismo
hospital, un revolucionario, una especie de Walter,
aquel famoso Walter, Jefe de Sanidad Militar de que
nos habla la historic de Nicaragua, y que fu6 asesina-
do por las iras de un pueblo que no permiti6 la intro-
misi6n de un poder extranjero.
El senior Emiliano Machado fu6 herido de tres ba-
lazos y asi se le encontr6 cuando se entr6 en la plaza.
Y es 16gico pensar que si ese ciudadano hubiera es-
tado en condiciones fisicas de poderse ausentar, lo
hubiera hecho, como lo hieieron con gran ligereza los
otros expedicionarios. Ahora, no veo yo que haya an-
tecedente alguno que haga pensar que habia ensafia-
miento contra Emiliano Machado. Precisamente el
soldado Valdes, que nadie puede discutir que coloc6
la bomba, estA tan bien tratado en la prisi6n, que has-
ta ha aumentado de peso. Y el senior Castellanos, que


es un buen abogado y fue un buen fiscal, tiene que
convenir que no hay raz6n alguna que haga career que
Emiliano Machado fu6 asesinado, cuando podria ha-
ber escapade junto con otros encontrados refugiados
en el asilo de los pobres y escondidos en los montes.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Pido la palabra, para
contestar al argument del senior Urquiaga cuando
decia que el senior Emiliano Machado tenia tres ba-
lazos en el cuerpo. Precisamente, esos tres balazos
que recibi6 el senior Emiliano Machado, fueron los
que le impidieron marcharse del hospital..Sefialo es-
te hecho para llamar la atenci6n a mis compafieros,
respect a lo que significa la guerra, el horror de la
guerra. Y tendiendo un manto de olvido sobre ella y
buscando en el coraz6n de los hombres liberals, de
los hombres populares, no el perd6n, porque no hay
que perdonar en este caso, sino el olvido de esos he-
chos, yo pediria al senior Urquiaga, yo diria a la re-
presentaci6n liberal, al Partido Liberal en pleno y
al Partido Popular, yo les diria que son nuestros com-
pafieros los que estan press, que son ellos que hasta
ahora han compartido nuestras labores parlamenta-
rias, que esos hombres son nuestros amigos; que se
va a discutir dentro de poeo el proyecto de la, Refor-
ma Constitucional, que vendrA a restafiar todas esas
heridas causadas por la revoluci6n, que vendrA a sa-
tisfacer los anhelos populares y que abrir -las puer-
tas a los hombres nuevos, a las ideas nuevas. Si eCo
va a hacerse, crea el senior Urquiaga, crea el Partido
Liberal, crea el Partido Popular, que se pueden dis-
cutir per nosotres las reforms constitucionales, sin
que est6n en sus escafios los compafieros que las im-
pugnan, los Representantes que han levantado la
bandera tratando primeramente de esa Reforma sa
el Congress, en la Camara de Representantes. 'Crre
el senior Urquiaga, que para el future del Partido I i-
beral, que para el future del Partido Popular, para
el future de nosotros mismos, para el historic de esta
CAmara, no queda maculada la Camara en el caso do
votar la Reforma Constitucional estando press cua-
tro de los Representantes que la. impugnaron y quo
primero la trajeron para su aprobaci6n?
Yo quisiera dirigir el ruego al senior Urquiaga y
conjuntamente al Partido Liberal y al Partido Popu-
lar; quisiera decirles algo que va a contrariarlos, tal
vez, pero va a hacer pensar a cada uno de ellos en la
realidad de lo que yo pido. Si el Partido Liberal re-
cuerda que algunos de sus miembros mis distinguidos,
como el Comandante Recio y el propio General Pre-
sidente, estuvieron press durante un espacio de tiem-
po por que levantaron la bandera de la revoluci6n;
si los miembros del Partido Liberal todavia tienen el
recuerdo del pasado, entonces yo no dirijo ningin
ruego, entonces no hago ninguna solicitud, porque re-
cordaran que algunos de ellos estuvieron treece meses
press. Pero si es que el Partido Liberal es noble,
es mas grande, es mAs generoso, y sus miembros no
pueden recorder las tristezas y el dolor de un me-
mento pasado; si los miembros del Partido Liberal-
Popular quieren escribir en la Historia de Cuba una
phgina de gloria y de honor, en este ,caso, deben ser
puestos en libertad el General Menocal que firm la
ley de amnistia del propio Presidente y de miem-
bros de este Congreso, y deben ser puestos en liber-
tad, igualmente, los congresistas que ahora gstAn pre-
sos per una causa semejante.
Ahora, come entonees, despubs de pasada la con-








16 DIARIO DR 8ESIONE8 DB LA QAXARA DE REPRESENTANTES


tienda 6erreSponde olvidar los ai-iavii, -i hace eso,
31 Patido Liberal se .,rrtan.l.,-ria ; el Partido Libe-
ral, a is far de todos tindria el reeonocimiento pfi-
blido del pueblo de Cuba. Si el Partido Liberal no
quierP humillar a nuestros compafieros y no quiere
hacerles pasar las mismas amarguras que sufrieron
lo6 miembros del mismo en otra 6poca; si el Partido
Lib.r:al ti,'n, un gst'', hunan,, debe restituir la li-
bertanl a llniii-iie~ por la libertad pelearon y no pute-
de r..gat4.ir-ele- esa libertad tenitidoles un solo mi-
nuto mis eicarcelados; no debe demorarse la nega-
tiva del suplicatorio que manila el Juez Militar. Y
como yo conozco a los liombres del Partido Liberal;
coiio yo se el s,-ntinii..iit, magnAnimo que les earacte-
riza; y eomo en este momtento no ptlinmis perl.'u,
(porque pr.lin' tienent que pedir en Cuba easi todos
los eiid-in.-,, por sus culpas y faltas), sino que pedi-
mos justicia y olvido, yo f'lrmuil- un ruego carifioso,
como hermnanos que soios todos nosotros aqui, para
que el ,rSl'r r-lruiir,-a. a nombre del Partido Liberal
eI-'.'ln l inliii.,. Y .ls.:.., que por esto no se contrarie
:e1 s'flr Utquiaga, ya que piln'i que fuera a una Co-
inis;i.' el escrito de iupliv., acaso por eumplir un trA-
mit6e r:1eg:1imntairk: Perooomno el senior Urquiaga, en
el fondo do su condiencia y de su coraz6n, como hom-
bre generous, esta sintiendo en estos instantes lo mis-
mto ,-li:. i-htimos todos nosotros, yo le pido que oi,2,i
1ti pialal;'ra dIel Presidente de la COtmara y le rue-
go al 'r..l>,-inte de la :Cmara, tefvir Guas Inelan,
pare quien todos tenemos afecto y carifio, que baje
al hemiciolo, y desde un escafio diga su sentir y
Su pensar, y que la Camara y el senior Urqhiaga, des-
pu&s, re,:'.iii la palabra del s,,:,ior GuAs Inclin, que
ha de ser la expresi6n i.l.1 sentimierito y del alma del
Partril., Liberal, del Partido PP.nl'iitr y del Partido
('rn-. rv:yrlr y de todos nosotros los miembros de la
Camtara de rl'.-rpl.t.itl --i Cubana. (Aplausos).
SR. PRESIDENT (GUAs INOLAN) : Tiene la palabra
. el ,lr,,, [Trilllu-1d.
SR. UtQUIAGA (CARMELO): Sri.'i.r Presidente y se-
f'irr-,. Representantes: Tantas veces me he enterne-
cido con el afecto y la devoci6n que siento haeia el se-
fior Castellanos, con los ruegos que 61 me ha hecho,
que vacilo realmente, al contestarle; y si fuera algi
que de mi d'i.'llli.-ir. algo IlLt fltila.r, probablemente
me encontraria dispuesto. lPero un aeuerdo del Co-
mite Parlamentario de la mayoria, torado por unani-
midad, o mejor dicho casi por unanimidad, excep-
tuando contados votos, me imposibilita de poder sa-
tisfacer el ruego en lo que pudieramos llamar part
formal, aunque en el fondo seguramente habria. de
estar dispuesto a ello. No es que nosotros nos ne-
guemos a que sean de nuevo llevados a la vida de la
libertad los distinguidos compaiieros que se encuen-
tran encarcelados, no; es que en este problema con-
curren especiales circunstancias que es bueno que se
sepan. El deseo principal ha sido nuestro, y prueba
de ello es que traigo un nuevo dato para que conste
en el DIAmIO DE SESIONES. Los miembros del Comite
Parlamentario Ortodoxo se negaron a firmar la con-
vocatoria que como mero trAmite se les llev6 a ellos
para tratar de este problema; y si de ellos hubiera
dependido no se hubiera celebrado esta sesi.n, en la
cual tantas frases hermosas y bellas se han vertido.
Como dije antes, entiendo que no es lo formal lo
que se pide, sino el fondo; y sobre el fondo podemos
asegurar que muy en breve habrd de recaer un acuer-


do favorable. Pero tenemos entendido qiio precisaba
que la Comisi6n designada por el propio -Reglamento
diera su dictamen, que conoci6ramos cuails ban sido
las causes legales por las cuales han sido encarcela-
dos nuestros enipatifr.r.s; qu6 motivo habia para ello
y qu6 medidas aeonsejaban que nosotros rechaziAramio
o aprobaramos el .uplwiat:rio, de acuerdo con nues-
tra voluitad que e- -l.-rn.ii prir s-r lo.i r..pre.iitan-
tes del lIii..li. Mia, en estos moments, en que se es-
t6 terminando esa labor de sosiego moral, nos parece
que es pedir demasiado; por lo tanto, con profundo
dolor declaramos que nos es impossible acceder al rue-
go del senior Castellanos, sin que se eniitiii]d que esta
declaraei6n ;s bl>-t.nitiii, sino qlr e@s algo que proba-
blemente signit'i-arA i.-1 iomienzo de lo que anhela su
sefioria.
SR. PRESIDENT (GUlS INCLAN) : Tiene la palabra
el senior Lombard.
SR. LOMBARD (AQuiliro):.Sfii.r Pre,,I,;lt y se-
fiores Represenitantes: He sentido, mn el dia de hoy,
un gran temor por la CAmara, Me habia hecho el pro-
p6sito de no tomar part en los debates que se inieia-
ran al comenzar la sesi6n, porque tenia la eertidum-
bre de que estos debates tenian que ser forzosamente
de caraiter politico; pero en el curso de los mismos,
,vari6 de opinion; y varied de opinion cuando oyera
que algunos elements de los bancos denominados or-
todoxos expresaron ciertas ideas que me pareci6 pru-
dente anotar, por el moment en que vivimos.
Cuando las cosas resultan inaplazables, aplazarlas
es por demis inconvenient. Los debates politicos en
derredor de esta cuesti6n candente de la revoluci6n
que azota a Cuba desde hace un afio y que tuvo su
epilogo en la revuelta armada que comenz6 en los uil-
timos dias de Agosto, tendra que plantearse defini-
tivamente en ]a Cdmara. El senior Castellanos, no sin
quererlo, y 61 lo ha expresado de modo claro -
estim6 que debia toear los puntos ya conocidos por la
Camara en virtud de que esa era su opinion, y en
virtud de estimar que cualquier cosa puede ser trata-
da libremente por cualquier senior Representante. Yo
lamento, sinceramente, que los elements denomina-
dos Ortodoxos hayan abandonado su sitial de la CA-
mara, en-csta noehe; y lo 0l;i.li.i. por ellos y por el
pais. Por ellos, porque perderin la oportunidad de
mantener sus puntos de vista, alrededor de la Refor-
ma de la Constituci6n que habrA de ser votada defi-
nitivamente por la Camara; por ellos, porque el pais
habrd de sefialarlos, naturalmente; y por el pais, por-
que se privard del servicio de un grupo de cubanos
magnificos, dignisimos y ri..l,:i ,iii-liin... cuya pala-
bra debe dejarse sentir en esta CAmara acaso para
hacer juz sobre estas cuestiones oscuras del moment.
Pero ellos han estimado que debian retirarse, y en ello
nosotros no podemos poner punto, porque su volun-
tad es lib6rrima; nadie podra detenerlos, ellos no se
dejar.n detener en sus opinions mantenidas al calor
de esta cuesti6n. Es muy dificil tratar ciertas cues-
tiones cuando se trata de compafieros.
Durante el tiempo que llevo en la Camara, jams
he votado en favor de ningfin suplicatorio venido de
los Tribunales de Justicia, en demand de autoriza-
ci6n para procesar a ningun compafiero; y durante
el tiempo que llevo en la misma puedo afirmar que
han habido tres autorizaciones para procesamiento,
dadas por esta Camara. Es una norma que no quisie-








DIARIO DE SESIONES DE LA CA.MARA DR RBEPRENTANTES 17


ra quebrantar, que posiblemente no habr. de quebran-
tar. Pudiera ser que caando la Cimara entrase a co-
nocer de modo formal el suplicatorio enviado por el
Tribunal military que .conoce de la detenci6n y acaso
del procesamiento, si cs que en ese campo tambien
existe procesamiento de las personas encausadas,
acaso, no hay que dudarlo, me produzca en contra de
los suplicatorios que se envien pidiendo la autoriza-
ci6n para procesar a los distinguidos compafieros en
desgracia. Pero la CAmara no debe incurrir en ciertos
errors. Nuestra labor debe ser constructive. Noso-
tros, en manera alguna debemos dar phbulo a la opi-
ni6n pfiblica para que censure la actuaci6n del Con-
greso Cubano. El articulo 38 de la Constituci6n, que
habla de la inmunidad de los sefiores Representantes
y Senadores, refiere que la inmunidad debera ser por
las opinions que se emitieran en el ejereicio del car-
go que se desempefie. Y en esta misma C'imara, en
ocasiones anteriores, especialmente en derredor do
aquel celebre process en que pereciera el General
Riva, Jefe de la Policia Nacional, se planted por el
eminente jurista Dr. GonzAlez Lanuza un debate ex-
traordinario para determinar el aleance de la inma-
nidad parlamentaria. Y no quiero entrar, aunque pu-
diera hacerlo, a analizar esos aspects de la manera
que me fuese dable, porque ahi esti el DIARIO DE .SESIO-
NES al cual se pudiera acudir, y conocerse los ale-
gatos mantenidos por las distintas parties contendien-
tes en aquel celebre debate en derredor del aleance de
la inmunidad parlamentaria.
Mi punto es otro. Mi punto es un punto de carkcter
moral. A mi me consta que las personalidades de nues-
tros compafieros hechos prisioneros de guerra, actual-
mente en la Cabafia, son personalidades abrillantadas
en el medio cubano. Personalidades distinguidisimas,
lo mismo en el orden social que en el orden politico;
pero no menos abrillantada ni menos distinguidas re-
sultan las personalidades que conjuntamente con ellas
fueron heehas prisioneras en Rio Verde, en la oportu-
nidad en que el Ej6rcito Nacional, de acuerdo y en
combinaci6n con la MIarina de Guerra cubana, apre-
saron a esos compafieros nuestros. Como la petici6n
del senior Castellanos, asi como la petici6n de otros
elements, va especialmente dirigida a que la Cimara
de Representantes procure el excarcelamiento de esos
compafieros, para que vengan al hemiciclo a discutir
las leyes, o mejor dicho los preceptos que tienen re-
laci6n con la reform de la Constituci6n, resultaria
a todas luces algo que mereceria la censura mas acre,
m's dura, y mks fundada del pueblo cubano, si noso-
tros accedi6ramos a ese suplicatorio para que esos
compafieros nuestros, de acuerdo con la petici6n for-
mulada por algunos compafieros, viniesen aqui a dis-
cutir la reform de la Constituci6n, y si al mismo
tiempo no fuesen excarcelados los demis cubanos dis-
tinguidos y abrillantados tambi6n como el propio Ge-
neral Menocal, Mayor General del Ej6rcito Liberta-
dor, ex-Presidente de la Repfiblica, que cayeron pri-
sioneros de guerra conjuntamente con ellos...

SnR. CASTELLANOS (MANUEL) : Me permit una in-
terrupci6n, el senior Lombard? Hay una proposici6n
de ley en ese sentido, una amnistia que comprende a
todos los demas, y que pudiera discutirse conjunta-
mente, si el senior Lombard y los demas compafieros
estuvieran dispuestos a ello.
Sn. LOMBARD (AQUILINO): Sefior Castellanos, su
sefioria conoce mas que yo, porque es abogado y ha


ejercido las funciones de su cargo, cuAles son los trA-
mites de un process. Si la revoluci6n estuviese com-
pletamente liquidada, lo mismo en el orden material
que en el orden moral, podria ser possible que la CA-
mara entrase ahora a conocer del suplicatorio de esos
compafieros; pero cuando todavia la paz moral no se
ha hecho en la Repfiblica, y euando en la propia CA-
mara los elements denominados conservadores orto-
doxos se levantan todavia en son de protest, mante-
niendo los mismos criterios y actitudes de la vispera,
es impossible que la COmara pueda en modo alguno
entrar a discutir ese asunto. Esa es la moral que de-
bemos mantener, si es quequeremos que la Camara se
levante al nivel que le corresponde.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : El senior Lombard no
debe hacer responsables a los press, de la actitud de
los conservadores Ortodoxos. El problema de los pre-
sos es distinto.
SR. LOMBARD (AQUILINO): Vamos por parties. No
quiero analizar el pasado, sino esbozarlo de la mane-
ra que me fu6 conocido, pocos dias antes de la revolu-
ci6n. La propaganda por esta revoluci6n que termino
en una revuelta armada, no fue una cosa secret ly pe-
quefia, fu6 un secret a voices. No habia nadie en el
pais que no supiera el prop6sito decidido de los ele-
mentos ortodoxos, en relaci6n con otros sectors de
la oposici6n, de realizar una algarada armada, no ya
para tumbar simplemente al Presidente de la Repui-
blica del alto sitial en que se mantiene, sino para
arrasar en definitive con todas las institueiones de
character politico de la Naci6n y quizas con la propia
CAmara y con los propios intereses de los elements
que mantenian esa conduct en la oportunidad a que
me refiero. Es necesario que seamos serenos, que ten-
gamos el valor de nuestras convicciones, que hablemos
claro al pais; que no mantengamos criterios absurdos,
cuestiones irrealizables desde cualquier punto de vis-
ta en que se las mire. Lo mismo que se analiza el pa-
sado en relaci6n con un aconteeimiento id6ntico ocu-
rrido con los miembros del Partido Liberal, que si
no se mira al pasado y se confront el hecho al calor
de la raz.6n mas pura...
SR. CASTELLANOS (MIANUEL): El Partido Liberal
debe mirar al porvenir, no al pasado, solamente por
su doctrine liberal.
SR. LOMBARD (AQUILIN) : Sefior Castellanos, siem-
pre ha mirado al porvenir el Partido Liberal, y me
figure que tambien ha mirado al porvenir el Partido
Conservador. Yo no quiero establecer aqui lines di-
visorias entire los procedimientos de un partido y los
procedimientos de otro partido. Esas son cosas que
nosotros debemos mantenerlas en los mitines que rea-
lizamos, en la calle, por la propaganda de nuestro cre-
do y por lo conquista de los intereses de character par-
tidarista. Nosotros aqui conocemos perfectamente
que somos cubanos, iniciados y desenvueltos en la mis-
ma discipline, que hemos bebido en las mismas fuen-
tes, que tenemos las mismas costumbres, que somos
absolutamente identicos en nuestros procedimientos;
y que estos procedimientos se manifiestan indistinta-
mente en unos y en otros, segfin la posici6n que ocu-
pa, bien cuando usted es mayoria o cuando usted es
minoria. Y como nosotros, elements todos de origen
latino no s6 si S. S. me tiene a mi por latino, pero
todos tenemos ese character de inconformidad, porque
vivimos en ese medio latino, tal como lo afirmaba
hace un moment el senior Alvarez del Real, sabra su








DIARIO DE SESIONES DE LiA CAMERA DE REPRESENTANTES


sefioria de la desesperaci6n y la vehemencia de nues-
tro caracter que nos lleva a realizar actos que no de-
biamos realizar.
En fin, senior Castellanos, yo no tenia el prop6sito,
ni lo tengo, de hacer un discurso; queria solamente
hilvanar algunas ideas y queria, al mismo tiempo, re-
coger algunas palabras vertidas, no en los bancos de
los Ortodoxos, sino algunas palabras vertidas por su
sefioria para hacer justicia en estos mementos a un
element que merece que se le haga justicia, justicia
plena.
Yo nunca estuve conforme con la organizaci6n dada
a los elements que constituyen nuestro Ej6rcito, con
los procedimientos que imperaban en los campos
cuando realizaban funciones de orden pfiblico. Estas
cuestiones las he vivido de cerca, senior Castellanos,
y no inculpo en lo absolute al Ejercito, como institu-
ci6n, por determinados procedimientos habidos en la
conduct llevada a cabo como fancionarios de orden
pfblico en los campos; porque no es possible que no-
sotros pidamos a quien no tiene, ni se nos d& lo que
no se tiene. La generalidad de los elements que cons-
tituian hasta ahora las fuerzas de orden pfiblico en
los distintos lugares de la Repfblica, eran de prepa-
raci6n deficiente, arrancados al arado, a la guataca,
al hacha o al machete, para llevarlos a ejercer una
de las funciones mAs delicadas en los pueblos: la fun-
ei6n de policia y especialmente de policia rural. No
es possible que la Instituci6n cargue con la responsa-
bilidad que pueda ser atribuida solamente a diversos
miembros que no realizan una labor educational y
preventive contra los elements a quienes esthn lla-
mados a corregir, sino que, por el contrario, emplean
muchas veces un tono descort6s, y provocan con ese
procedimiento inadecuado, la protest airada del ciu-
dadano reconvenido. Asi pasaba hasta hace algun
tiempo, senior Castellanos, entire nuestra oficialidad,
entire aquellos elements procedentes de la Guerra de
Independencia, heroicos mambises que alcanzaron,
por su valentia y arrojo, galones y estrellas bien me-
recidos, y de entire quienes, al venir la paz, fu6 esco-
gida la oficialidad de nuestro Ej6rcito Nacional. Pero
de quince a veinte afios a la feeha, senior Castellanos,
el Ej6rcito de la Repfiblica esti constituido por una
oficialidad brillante y distinguida, compuesta por j6-
venes educados al calor de la ensefianza y que en com-
petencia de dia en dia, alcanzaron sus grades, sus ti-
tulos y sus galones en las'aulas de nuestras institu-
ciones militares.
Ahora mismo, nosotros hemos podido ver el ejemplo
magnifico en nuestra hermosa Repiblica, frente a
trece paises, once paises americanos y dos passes eu-
ropeos que han tenido revoluciones del mismo carac-
ter. La revoluci6a que nosotros los cubanos hemos
afrontado de un afio a la fecha, no tiene un origen de
cardcter politico, sino se debe al estado econ6mico que
mantiene la desesperaci6n. Las trece repfiblicas de que
yohe hablado son: Santo Domingo, Haiti, Peri, Argen-
tina, Brasil, Chile, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Gua-
temala y Costa Rica, entire las americanas, y E-p:,,'i
y Portugal europeas. Estas replblicas han producido
movimientos revolucionarios en que han sido derri-
bados los gobiernos existentes; y constitute un tim-
bre de honor para Cuba por su civilidad, la conduct
observada por el Ej6rcito Nacional que merece un ho-
menaje, no del pueblo de Cuba, sino de la propia Ca-
mara de Representantes, sin distinci6n de bancos ni


de partidos. Yo no soy military ni he cultivado el trato
de los militares; soy un hombre civil, civil porque
esa es mi vida; un hombre civil porque esa es mi idia-
sincrasia. Si a mi me concedieran el grado de Coro-
nel o Brigadier, con toda seguridad que no lo acepta-
ria, a pesar del honor thin grande que eso significa;
porque yo soy tan indisciplinado que .~1r-nlramente
habria de faltar a mi deber, y como ello habria de re-
dundar en perjuicio del Cuerpo de que yo formara
parte, habria de ser expulsado del mismo. Yo no soy
military, no podria ser military; pero cuando hablamos
del Ej6rcito, senior Castellanos, no nos mantengamos
mas que en un punto, y no en la formaa consignada
por su sefioria, protestada por el leader de la mayo-
ria, porque su sefioria no quiso explicar, de mode am-
plio, la insinuaci6n que hizo y que nosotros pudimos
entrever, si es que nuestra mente es capaz de llegar
a la mente de su seioria.
Aboguemos por que el Ej6rcito Nacional se manten-
ga brillante, que sea el orgullo de.todos los cubahos
en todas las oportunidades, asi como en las naciones
europeas, y yo no he salido jams del Morro pero
he leido y he visto en peliculas como el pueblo aplau-
dia y seguia a esos soldados arrojhndoles flores, guan-
tes, paraguas y sombreros.-Nosotros no podremos lan-
zar guantes, porque no los usamos, pero si podreinos
lanzar nuestros sombreros al paso de nuestros solda-
dos victoriosos. Por eso es mejor que nuestros solda-
dos se mantengan como se han mantenido hasta aho-
ra; militares solamente y no politicos. Esa es su mi-
si6n, senior Castellanos, y lo mismo de los bancos de la
mayoria, como de los bancos de la minoria, debemos
decir: iViva nuestro Ej6rcito!, i honor a nuestro Ej6r-
cito! porque es honor a Cuba que se mantenga firm
en su discipline, incapaz de mezelarse en otras cosas que
no sean las propias cuestiones militares, para que no-
sotros podamos seguir teniendo por 61 el mismo cari-
fo y la misma consideraci6n que en la hora present
merece del Partido Liberal, lo mismo que debe me-
recer del Partido Conservador. Porque si estos ban-
cos y esos baneos constituyen la Camara, es necesario
reconocer, senior Castellanos, que ese Ej6rcito ha lle-
vado a sus hogares a la casi totalidad de los que se pre-
sentaron sin realizar ningfin crime que pudiera ser
infamante.
Esas son pues, mis palabras, senior Castellanos, di-
rigidas a usted como leader de su propio Partido, por-
que yo he visto que en la tarde de hoy se ha, reafir-
mado como leader de su propio Partido y que no re-
presenta usted a los Ortodoxos ni tampoco a los que
Ilaman aquiI Heterodoxos, y a los elements de la ban-
da liberal. Concluyamos de esa manera, y en la opor-
tunidad que habri de venir habremos de ver en la
calle, libres y respetados como antes, a nuestros pro-
pios compafieros,- que quizis no perderdn sus actas-
y yo me atrevo a deeir que no la perderan-; y tam-
bi6n a nuestros adversaries contumaces, a aquellos
que no estuvieron conformes en ninguna oportunidad
y que en un rapto de desesperaci6n so unieron para
producer en Cuba una catAstrofe, que de haber triun-
fado hubiera side peor que el resultado obtenido por
la victoria actual en manos del propio Presidente de
la. Repfblica. Y ahi esth el ejemplo en las propias Re-
publicas hispanas; ahi esti el. ejemplo en la Argen-
tina con Uriburu, que despu6s de haber triunfado en
una revoluci6n armada, en unas elecciones fu6 derro-
tado. Ahi esti el caso de Getulio Vargas, en el Bra-
sil, que despu6s de mantener una tirania fu6 derri-


.UJ








DIARIO DE 'ESI' NES DE LA CAM3ARA DE REPRESENTANTES 19


bado, sucedi6ndole una tirania peor que la suya. Ahi
esti el case de Bolivia con Quesada. Tambi6n esta en
el mismo caso Chile, que despu6s de haber sido arran-
cada de las manos de IbAfiez, ha habido una revoluci6n
peor. El Per6, ,que despues de haber triunfado en
una revoluci6n iSAnchez del Cerro y los otros ele-
mentos, surgieron mayors trastornos que aquellos
que se trataba de corregir. Y en Cuba, senior Castella-
nos, que de haber tenido nuestra naci6n la desgracia
del triunfo de la revoluci6n, las consecuencias hubie-
ran sido mks funestas, pues el General Menocal no se
hubiera sometido jamAs a los dictados del Coronel
Mendieta, ni el Coronel Mendieta hubiera podido es-
tar a las 6rdenes del General Menocal, y hubiera sur-
gido el caos en la propia victoria y como con-
secuenoia un eAado de anarquia mas perturbadora
que cualquier perturbaci6n que pudiera haber con el
actual Gobierno.
Y ahora para terminar, senior Castellanos,. escuche
bien estas palabras: Si S. S. pudiese quitar lo mejor
que tiene el General Machado, pudiese quitar lo me-
jor que tiene el General Menocal, y pudiese quitar lo
mejor que tiene el Coronel Mendieta, y con estos tres
pedazos pudiese hacer un hombre con brazos y con
piernas perfectas, con un cerebro perfectamente equi-
librado y con un coraz6n bien contrapesado en el pe-
cho, ese mismo gobernante, a los tres o cuatro meses
de estar en el Poder, habria de tener la misma critical,
quizis ain mks grande que la recibida por el General
Machado en sus seis afios de Gobierno, y en los cua-
les, si es cierto que pudo haber cometido algunos erro-
res, siempre perdonables, en cambio ha realizado una
verdadera labor de gobernante, muy digna de enco-
mio; y como si esto no fuera bastante, lo vemos como
ha procedido en esta fltima revoluci6n, en que el
hombre se ha vestido de Jesds para perdonar a los
que cayeron bajo 61, para no tener la menor venganza,
el menor rencor, sino el amor para todos. Es necesa-
rio, senior Castellanos, reconstruir; es necesario que
usted, que yo y que todos los sefiores Representantes,
nos dirijamos a todos nuestros amigos, a todos los que
forman la oposici6n, a los muchachos que tiran bom-
bas, a los CatedrAticos inconformes, a los que tienen
-n titulo y quieran vivir a titulo del titulo inicamen-
te, para pedirles que haya paz moral, que acepten es-
ta derrota; que si es cierto que ha caido sobre un gru-
po de cubanos, es una derrota que no mancilla; por-
-que nadie que sea derrotado como lo han sido los ele-
mentos que perdieron la batalla iniciada en el orden
revolucionario contra el Gobierno actual, pueden sen-
tirse humillados. Debemos, sefiores Representantes, de-
dicarnos todos a reconstruir nuestro pais. Lamento
*que no est6n aqui los sefiores Ortodoxos, para decir-
les que no se salva al pais abandonando los escafios
de la Camara, sino viniendo aqui a laborar y a votar
leyes congruentes eon nuestras necesidades; a votar
la Reforma Constitucional y una series de leyes eco-
n6micas que necesitamos para mejorar nuestra situa-
ci6n present, para traer la normalidad y para hallar
la soluci6n que el cubano ansia por moments, de la
crisis que a todos nos efecta. (Aplausos).
(El se4or Santiago Rey ocupa la Presidencia).
,SR. PRESIDENTE (REY) : Tiene la palabra. el senior
Guas Inclin.
SR. GuAs INCLIN (RAFAEL) : Sefior Presidente y se-
iiores Representantes: Me honro descendiendo a estos


escafios, con un double prop6sito: en primer termino,
para rendirle pleitesia a lo que en mi-siempre es un
mandate imperative, la cortesia hacia mis compafieros.
Requerido amable y carifiosamente por el senior Cas-
tellanos, para que pronunciase las iltimas palabrag
sobre este problema, he querido complacerlo; pero
vengo, ademis, a estos escafios, para no rehuir respon-
sabilidades, para asumirlas plenamente; para decir
sin adornos ret6ricos, sin arranque oratorio, que
seria trasnochado a estas alturas, c6mo yo pienso;
mis ain, c6mo yo siento; mis ain, c6mo yo sufro al-
rededor de estos problems. No pretend, senior Cas-
tellanos y sefiores Congresistas, trazar una norma de
condLta que obligue a mis compaferos de represen-
taci6n political, Este problema, debatido ampliamen-
to ha sido en la tarde de hoy, en el seno de nuestro
Comit6; y aunque alli era casi unknime la opinion
generosa e hidalga para resolver en ultima, instancia
este problema, sin embargo, prosper el criterio de
esperar algunos dias mis, enviando este asunto a una
Comisi6n que lo dictaminara. En el seno del Comit6
Parlamentario Liberal crei cumplir mi deber, man-
teniendo vuestra tesis, senior Castellanos; crei cum-
plir mi deber sosteniendo, como-soluci6n de este pro-
blema, no el trAmite reglamentario de enviarlo a una
Comisi6n que dictaminara, sino una soluei6n rapida,
nunca mis plausible que en estos moments, para que
volvieran al seno de la CAmara, a nuestro seno, com-
pafieros cuyas ideas no compartimos pero, de los cua-
les, los problems transitorios de la political no nos
han podido distanciar tanto, que no palpite nuestro
coraz6n euando se les llama compafieros.
Sefiores Representantes: cuando un hombre cum-
pie con su deber, como lo eumplo yo en estos instan-
tes, disintiendo del criterio de mis compafieros de re-
presentaci6n, se esta obligado a deeir la verdad, ple-
namente, sin titubeos de ningfn g6nero. Y esa verdad
dolorosa, esa verdad que es, senior Castellanos, una
gota de acibar, flagela mis labios y amarga mi cora-
zon.
Yo creia que bien podiamos hermanarnos, todos los
Representantes en la Ckmara. Yo creia que el cielo
del apasionamiento habia terminado, y terminado ese
oiclo, no s6 quienes debian de ser mis presurosos en
la generosidad: si vosotros, Representantes 'Conser-
vadores, o nosotros, Representantes de la mayoria. Yo
esperaba, y he aqui la decepci6n intima que quiero
confesar, yo esperaba una sesi6n de otro tipo, un
ambiente de otra naturaleza, unos discursos de otros
vuelos; crei que por encima de la tempestad de las
pasiones, un iris de bonanza debia presagiar dias ven-
turosos para la Patria; pens6 que con el ayer doloro-
so y cercano de sangre, de luto, de horror, de crisis
de la Repdblica, unos y otros debiamos confesar la
rulpa, que al fin y al eabo todos somos pecadores, los
de unos bancos y los de los otros; pero por encima de
esos pecados y sirvi6ndole de base a. la confesi6n do
los unos y los otros, debia reinar un criterio de reci-
proca rectificaci6n que permitiese a Liberales y Con-
servadores y a Populares, sefialarle a la Patria, para
el porvenir, dias mas tranquilos y mas venturosos.

Yo no espereba que el escalpelo abriese los 6rganos
del cadaver, caliente todavia; yo no esperaba el ana-
lisis caldeado de los factors determinantes de esta
nuestra iltima crisis political; porque crei que ponien-
do un velo sobre ese tema eseabroso, que poniendo un
velo sobre esos problems dificiles que nos distaneian








20 DIARIO DE S1ESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES
i- -- ,


a los unos y a los otros, fuese la palabra cordialidad e
y armonia, la palabra patriotism, la que figurase en c
todos los labios como presaggio de dias felices y ven-
turosos. No ha sido asi, sefiores Congresistas. Aque-
llos que screen que afin no estA resuelto este problema
politico, tal vez se sientan satisfechos con el especticu-
lo de esta tarde. i QuB pequeiios seriamos, nosotros, si
en la hora de la generosidad le pidieramos, a la repre- I
sentaci6n conservadora, humildad, humillacidn y co-
bardia! i Qu6 pequefios seriamos nosotros si, para de-
cidir con generosidad una soluci6n hidalga, preten-
dieramos que se presentaran chatos en el orden mo-
ral, sin criterio, sin convicciones, ap6statas de su pen-
samiento traidores de su Patria! La representaci6n
liberal no podria pretender de nuestros compafieros,
de una de las ramas conservadoras, esa actitud. Pero,
sefiores, tampoco debe ser la hora de la altaneria, tam-
poeo debe ser la hora de las pasiones, tampoco. debe
ser la hora de la actitud retadora.

Sefiores, yo llevo en el eoraz6n el hondo dolor de
haber querido evitar estas cosas, sin haberlo conse-
guido; present los dias que vinieron, vi el cuadro de
nuestra Replblica en tremenda zozobra y quise tocar
en todas las puertas, a las puertas amigas y a las
puertas adversaries, buscando una soluci6n de paz
y de derecho, una soluci6n que no entrafiara peligros
para la Patria, una verdadera soluci6n de los proble-
mas cubanos. Y ahora, tras el intent revolucionario
que ha fracasado, mi eriterio no varia. Siento ahora
los mismos impulses de antes, tengo en el coraz6n la
misma generosidad, quisiera que los cubanos tomasen
la senda que antes se les indicaba. Yo me digo: si los
clamores de algunos factors de la opinion pfiblica,-
que yo no quiero obscurecer la verdad con el sofisma
-exigieran a los politicos determinada actitud, en~
consonancia con esos clamores de la opinion piblica;
si esos hombres han arriesgado, por lo que han esti-
mado un ideal, su libertad, la seguridad personal y
su vida misma; si lo han arriesgado todo, y el intent
revolucionario ha fraeasado por causes que yo no
quiero analizar aqui, 1 por qua, cubanos los unos y
los otros, no deponen su actitud? Y por qu6, los que
se dieron a una revoluci6n que determinada tenden-
cia del pueblo les seiial6, con la tremenda autoridad
que les da el haber acudido a la manigua, cuando
aquellos que los incitaban no acudieron; con la tre-
menda autoridad que les da el haber acudido a la cita
a donde no todos estuvieron; por qu6, con esa tremen-
da autoridad, no decir ahora: pedimos en el regimen
de la paz y en el regimen del derecho, que aquellos
principios que nos llevaron a la revoluci6n se conten-
gan en normas de derecho, en normas de una reform
constitutional, en normas que obliguen a los cubanos
por igual? Y nosotros, partido de gobierno que no
pretend aprovecharse del botin de guerra, partido
de gobierno que no pretend ponerle precio a una vic-
toria de las armas, debemos decir: luchas political
nobles, abiertas, francas, con plenas garantias para
los unos y para los otros; y con esa deposici6n de ac-
titud de todos, el olvido; leyes generosas, la amnistia
que los comprenda a todos, la actitud de un Congreso
denegando los suplicatorios, la reform constitutional;
d~ndole a los clamores de la opinion pfiblica la sa-
tisfacci6n que, en la democracia, los gobiernos estin
obligados a rendirle a la opinion pfiblica.


l senior Urquiaga, leader del partido, no me lo veda
'omo una orden disciplinaria, mi voto se sumara a
vuestros votos; mi criterio al criterio que pretend re-
solver, esta misma noche, la situaci6n de esos com-
pafieros; porque todavia, cuando yo contemplo con
dolor que no todas las actitudes, se han depuesto, que
no todos los planes estan extinguidos, que el cielo de
as violencias no ha terminado del todo;. euando yo
contemplo con dolor, repito, todo eso, y auin cuando
el Congress adopted la actitud hidalga y generosa a
que me referia, se reincida en el prop6sito violent
y en la agresi6n armada ain en ese supuesto, 1-,rior:
Ci.L-Ln',:.i-ti-, me veo tan grande, veo tan grades a
mis -rllljpaliir-ll y veo tan grande al Cornirrso, si
acuerda esta noche la media, que ain cuando todo
ello ocurriera... (Los aplausos interrumpen al ora-
dor). Queda, pues, complacido el senior Castellanos.
Ese es mi criteria y esa sera mi conduct. Pero con-
fesemos que queda much por andar; confesemos que
todavia los Animos no estan del todo preparados, pa-
ra la soluci6n de derecho que todos apetecemos. Fren-
te a este problema que a todos nos incumbe, existe
una responsabilidad para nosotros, miembros del Go-
bierno, para exigir dentro de nuestra tesis, dentro de
nuestro partido, soluciones generosas: a vosotros, Re-
presentantes conservadores ortodoxos y no ortodoxoa,
a todos me dirijo, para deciros a vosotros y a vuestras
huestes que son numerosas y a vuestro pueblo
-que es grande, que la bandera por nosotros le-
vantada, 1a. cual quisimos Ilevarla por procedimientos
rApidos y expeditivos, sigue en nuestras manos; pero
ahora no se defiende con el fusil al hombro, ahora se
defiende en la reorganizaci6n de los partidos, en los
C'.,!l;t,:. de barrio, en las urnas electorales, con las
prA~ticas de la democracia. Y si no se os brindan ga-
rantias, si el derecho se desconoce, si la justicia no se
os da, si se os cierran todos los caminos, entonces, se-
fiores, habra llegado la hora de confesar nuestras cul-
pas y aceptar nuestra responsabilidad. (Grandes
aplausos).
SR. PRESIDENTE (REY) : Tiene la palabra el senior
Castellanos.
,SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Sefior President y
sefiores Representantes: He solicitado la palabra, pa-
ra agradecer extraordinariamente al senior Presiden-
te de la Camara, senior GuAs InclAn, y al senior Ur-
quiaga, leader de la mayoria Liberal-Popular, el afee-
to y el carifio con que han acogido mi ruego. Si yo no
hubiera conseguido, esta tarde, otra cosa que oir la
palabra de uno y de otro, y recoger los ofrecimientos
de ambos, respect al seguro 4xito de nuestra gesti6n,
para restituir a nuestros compafieros al seno de la CA-
mara y de sus familiares, yo habria hecho bastante;
pero, ademAs, quiero declarar, respect al honor
que me ha dispensado especialmente el senior Guis
Inclan, respondiendo a mis palabras, con respect al
Ejercito, quiero agregar, digo, que no acuso,
sino defiendo al Ej6rcito y que tanto los politicos co-
mo el Presidente de la Repfiblica, con el triunfo de
la revoluci6n, hemos caido prisioneros del Ej6rcito
National.
SR. PRESIDENTE (REY) : Tiene la palabra el senior
Freyre.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Sefior Presi-


dente y -, ,....- Represencantes: Cuando cuOenzI a
Asi .pensaba y asi queria yo que se actuase, sefio- It.-,.i ill. -.- el debate politico, un miembro del Co-
res Representantes; asi sigo pensando todavia.. Y si, mit6 Conservador Ortodoxo, o un Representante que









DIARIO DE IOESIONES DE LA CAMARA DE REPRESENTANTES 21


defendia a este Comit6, el senior Fraile, manifesto
que nosotros, los que pertenecemos a ese COmit6, nos
retirdbamos del hemicielo, sin que esto significara
mis que un deseo de no participar de ese debate poli-
tico; y aun cuando nos habiamos hecho ese prop6sito,
quiero hacer constar que todos mis compafieros esth-
bamos interesados en escuchar el brillante discurso
del senior Presidente de la CAmara, y que el senior
Gufs Inclhn, no ha defraudado nuestras esperanzas.
Quiero que esta declaraci6n conste en el DIARIO DE
SESIONES.
SR. PRESIDENTE (REY) : Tiene la palabra el senor
Bravo Acosta.
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO) : Yo deseo que se le
de lecture a la comunicaci6n, nuevamente, antes de
ponerse a votaci6n. Para despues de leida, solicito la
palabra.
SR. PRESIDENTE (REY) : Se va a dar lecture, nueva-
mente, a la comunicaci6n recibida.
(El official de actas la lee).
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Seiior President
y s -.i...r.-- Representantes: Yo he oido con gran satis-
facei6n las manifestaciones del leader de la mayoria
cuando nos anunciaba su prop6sito firmisimo, ha-
ciendo llegar a nosotros el sentir de la mayoria Libe-
ral-Popular de que este problema seria resuelto de
imanera rapida, que o1 por su parte y tambien a nom-
bre de sus companieros tenia el prop6sito de que este
legara a una soluci6n en el mas breve plazo possible.
Despu6s he oido con much gusto las manifestaciones
de nuestro Presidente. Y yo rogaria al senior Urquia-
ga, proponents de que el asunto pasara a la Comisiron
reglamentaria, que aceptara una adici6n mia en el
sentido de que esa Comisi6n rindiera su informed en
la pr6xima sesi6n ordinaria o extraordinaria que ce-
Jebre la CAmara y que se traiga el problema, con o
sin el informed correspondiente.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Sr. President y sefiores
Representantes: Me felicito del tono de comprensiva
transigencia en que se ha expresado el Sr. Bravo Acos-
ta, cuya actitud me parece que en realidad es distinta
a la de todos aquellos que han laborado por el ex-
carcelamiento de nuestros compafieros press, pues 1l
ha comprendido de manera mAs acertada cufl es el
procedimiento a seguir. Me refiero, naturalmente, a
los del grupo conservador ortodoxo, y no a los demAs
que lo han hecho en forma tan cordial, tan gentil y
tan acogedora que no podia referirme a ellos. Me la-
mentaba, en mi fuero interno, de que un problema
ficil pudiera convertirse en dificil y complicado, por
intransigencias que no habia lugar a ellas; porque si
hubieran transcurrido meses, si se viera que perma-
necian solos aquellos que se encontraban sufriendo en
cautiverio, si se pudiera suponer que habia un dspiri-
tu de intransigencia en nuestra parte se concebiria
que se tratara de llevar a una rapida y repentina vo-
taci6n este asunto; pero si precisamente al mes escaso
de realizadas esas prisiones de compafieros nuestroas
sorprendidos in fraganti en la comisi6n del delito, en
la primera reunion que convoc6 el Presidente de la
Cfmara, reunion que nosotros propiciamos con la pre-
sencia de la casi totalidad de la mayoria, y obstacu-
lizada, en cambio, por quienes se habian negado a
firmar la convoeatoria, en esa primera sesi6n se ma-
nifiesta un e-piritu de transigencia y se pide que el


asunto vaya a una Comisi6n para que se estudie; pero
el senior Bravo Acosta, comprensivo, en ese punto,
con su gran inteligencia y su coraz6n un1h.li que todos
le reconocemos, trata de orillar esta dificultad y ha-
cer que se llegue al acercamiento entire el criterio de
aquellos que desean ver inmediatamente en libertad
a sus doblemente compafieros, compafieros de es-
cailo y de Comit6 Parlamentario y el de aquellos
otros que, demostrando los mis generosos y puros
sentimientos, desean tambin que eso se realize, pero
con la pauta y el procedimiento que entienden debe
seguirse. Yo propuse la formula de que pasara inme-
diatamente a la Comisi6n, para que 6sta dictaminara
sobre estos extremes. Sostengo mi ofrecimiento. Y
como no es possible que de un dia para otro, con segu-
ridad absolute, pueda dictaminarse sobre este asunto,
ruego al compafiero que no me haga incurrir en una
promesa que pudiera tal vez no realizarse. Tal vez no
en la primera sesi6n, pero si en la segunda, puedo ga-
rantizar que habria de venir el dictamen.
Este problema no es un problema de regateo; este
problema no debe ser empequefiecido en cierta forma,
porque noble es el intent. Abrigo casi la seguridad
de que ese asunto estara dictaminado en las primeras
sesiones que se celebren en la Camara. Empefio en
ello mi buena fe y la buena fe de la mayoria, en que
asi habrh de suceder.
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONI) : j En las primeras
sesiones?
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Si. Pero como me gusta
siempre cumplir aquello que prometo, me parece pru-
dente ese plazo que pido. RecuBrdese que el senior Ver-
deja nos urgi6 para que el dictamen de la Comisi6n
sobre la Reforma Constitucional viniera en un plazo
perentorio. Se lo garantic6 que vendria: Y la Refor-
ma, que fu6 presentada en Abril, ya a fines de Ma-
yo estaba dictaminada, y no se habia comenzado a
discutir en el hemiciclo, no por eulpa nuestra, sino
por vacilaci6n del que la habia propuesto. Quien hizo
esa promesa y quienes la cumplieron en esa forma
pueden encontrar crdito de sus compafieros, pue-
den confiar que en el tiempo prometido se eneuentre
el dictamen en disposici6n de ser discutido por la
Camara.
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Para contestar.
SR. LOMBARD (AQUILINO) : Para una cuesti6n regla-
mentaria, en la oportunidad que se pueda.
SR. PRESIDENTE (REY) : Para una cuesti6n de or-
den?
SR. LOMBARD (AQUILINO) : No, reglamentaria.
SR. PRESIDENTE (REY): Es cuesti6n de orden.
Tiene la palabra el senior Lombard.
SR. LOMBARD (AQILINO) : De orden, en cierto sen-
tido, queria decir; porque era mi prop6sito aclarar el
alcance del articulo 38 de la Constituci6n, que es el
que se refiere a la inmunidad parlamentaria de Se-
nadores y Representantes. Acabo de oir la lectura del
escrito enviado por el Capit6n Auditor del Ejrcito,
que conoce de la causa por rebeli6n; y en realidad, el
contenido de la misma no me acaba de complacer, o
no me acaba de convencer. No s6 si serA por la falta
de capacidad para comprender o interpreter, pero es-
timo que toda petici6n a la CAmara, de un suplicato-


V,- Z: k 1,i,;









22 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPREISENTANTES
,- .. ,,


rio para procesamiento, debe contener una series de
motives y entire ellos la petici6n misma de la auto-
rizaci6n para procesar. Esa comunicaci6n no pide en
modo alguno la autorizaci6n para procesar, sino sim-
plemente se reduce a dar cuenta; y el hecho de dar
cuenta tiene un significado tan especial, en mi modo
de comprender, que convendria que la Camara cono-
ciese de ese aspect, para atenuar dificultades, ya que
todos estamos -empefiados en darle la mejor y mis
pronta soluci6n a este asunto.
El articulo dice asi: (Lo lee).
Nosotros podemos, ahora, de acuerdo con esos ll-
timos renglones del mismo parrafo --porque no es
m6s que un solo pirrafo- acceder al suplicatorio o
no acceder. Y la autoridad military pudiera tomar o
no en consideraci6n el hecho de acceder a no acce-.
der; porque segfin yo interpreto el articulo 38, tan
pronto como un Representante o Senador es halla-
do in fraganti en la comisi6n de un delito, primero s-
le puede detener, y despubs se le puede procesar, a
reserve de dar cuenta al Congreso. Y la autoridad
military, ya que tiene detenidos a estos individuos, y
ya que en su poder esta el procesarlos o no, pudiera
no hacerle caso al suplicatorio. Tengo esta duda;
y pido a la Presidencia, y si no a la Presidencia al
grupo de abogados notables que hay en esta Ca-
mara, que me ilustren acerca del particular.
SR. PRESIDENTE (REY): El senior Guas, que conoce
este problema, ilustrar6 a S. S. y a la Camara. Tie,
ne la palabra el senior Guas.
SR. GuAs INCIAN (RAFAEL) : La duda que sugiere
S. S., a mi juicio queda resuelta por la Ley Procesa!
que, desde luego, en esta material rige: la Ley de En-
juiciamiento" Criminal. Esta ley determine el pro-
cedimiento a seguir en los dos casos que prev6 nues-
tra Constituci6n: cuando se trata de delito no in fra-
ganti, y cuando se trata de flagrant delito. En es-
te filtimo caso, ]a autoridad que detiene no estA obli-
gada a elevar suplicatorio. Simplemente dard cuen-
ta al Congreso del hecho de la detenci6n. Pero la pro-
pia Ley resuelve que, dentro de las veinticuatro ho-
ras de la detenci6n o del procesamiento, ha de darse
cuenta; y queda en suspense la causa criminal pa-
ra que el Congreso resuelva, en definitive, lo que es-
timare convenient. Y un precepto posterior suprim':
toda posibilidad de duda, porque determine que en
el caso en que la Camara no acceda, sobreseerh la
causa en cuanto a los Congresistas, sin perjuicio de
seguir el procedimiento en cuanto a las demas per-
sonas.
SR. LOMBARD (AQUILINO): Perfectamente. A mi
no me guia ningfn otro prop6sito que el de allanar
el camino.
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE (REY) : Tiene la palabra el senior
Bravo Acosta.
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO) : Sefior President y
efiores Representantes: IIe oido con gusto al senior
Urquiaga y agradezco sinceramente sus frases. Pro-
curo ser practice, y siempre en la CAmara habrin
notado mis compafieros que, cuando hago uso de l.a
palabra, lo hago en la forma mIs breve possible, ex-
presando sinceramente mi opinion y aspirando s6lo
:a flegar a una finalidad.


Nuestro deseo, el deseo de todos, es resolver ests
problema cuanto antes. Da la coincidencia de que se
encuentran en esta capital la totalidad de los miem-
bros de la Comisi6n que habri de resolver este asun-
to. Si es muy urgente, pudiera tratarse en la sesi6n
de mafiana. Nosotros, lo que quisi6ramos es que fue-
ra cuanto antes; no import que sean unashoras mis
o menos. Esta Comisi6n puede reunirse mafiana; y
si no es possible conocer su informed mafiana mismo,
que ello fuera el pr6ximo mi6reoles. Ya que vamos a
ser generosos, vamos a serlo en grado sumo...
.SR. GARCIA MONTES (JORGE): Yo soy el Presiden-
te de esa Comisi6n, y le ofrezco citar para el mi6r-
coles.
SB. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): iY traer ese dia
la ponencia?
SR. GARCIA MONTES (JORGE): S. S. sabe que yo
no puedo ofrecerle lo que no tengo. Como Presiden-
te de la Comisi6n puedo ofrecerle, finicamente, ci-
tarla con urgencia; pero no puedo asegurarle la
asistencia de los miembros de la Comisi6n, ni mueho
menos el voto, favorable al dictamen. Agradezco a
S. S. los suposiciones halagadoras que hace respec-
to a mi conduct y respect a mi voto. Pero esta
no es cuesti6n de suponer, porque respect a mi con-
ducta y a mi voto no puede haber dudas; ya que he-
mos sido nosotros, precisamente, quienes por boca de
nuestro distinguido compafiero el senior Evelio Al-
Svarez del Real hemos planteado en la tarde de hoy,
a la Cimara, el problema de la libertad de nuestrog
eompafieros press. Nadie, pues, puede reelamar ni
pretender mayor interns que nosotros, en este pro-
blema.
SR. CHARDIET (ARMANDO) : Pido la palabra, pars
una cuesti6n incidental.
SR. PRESIDENTE (REY): Tiene la palabra S. S.
S. CI-IARDIET (ARMANDO) : Para pedir a la CAma-
ra que acuerde conocer del dictamen de esa Comisi6n
en cualquier tiempo en que llegue a la Mesa de la
Camara. Que o sta quede en actitud de conocer, en
cualquier oportunidad, de ese dictamen.
SR. LOMBARD (AQUILINO) : Para otra euesti6n in-
cidental: Para rogar a mis compafieros de la mino-
ria que no avancen demasiado de prisa hacia las
trineheras, porque puede ser peligroso un advance de-
masiado precipitado.
Este es un consejo amistoso y carifioso.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Para una cuesti6n de
principio. Yo quisiera que el leader de la mayoria y
el senior Guas InclAn oyeran mi proposici6n: Sosten-
go que debemos tratar las reforms constitucionales
estando con nosotros todos los Representantes que la
han impugnado. Siguiendo esta cuesti6n de princi-
pio, me atrevo a proponer, ya que esta sesi6n ha sido
convocada para tratar de la Reforma Constitucional,
que la Camara acuerde dejar en suspense el trata-
miento de la Reforma, hasta tanto no se resuelva el
problema de nuestros compafieros press.
SR. PRESIDENTE (REY): Lo que S. S. pide es una
suspension de debate, y tiene que star op.ll,..l..i por
otros sefiores Representantes.
SB. CASTELLANOS (.I.'_NL F.I ): No esta iniciado el
debate, afin; por lo tanto, propongo, como cuestidn









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMARA DE REPRESENTANTES


incidental, que la Camara acuerde tratar en primer
termino, el problema de nuestros compafieros; y re-
suelto este asunto, entonees se trate la Reforma Cons-
titucional, como euesti6n de principio. Yo rogaria
al leader de la mayoria, que sobre este problema no
puede tener ninguna norma trazada por el Comit6
Parlamentario Liberal, que, como cuesti6n de prin-
cipio, accediera a mi solicited, planteada con caracter
de cuesti6n incidental.
Sn. URQUIAGA (CARMELO) : Sefior Presidente y se-
fiores Representantes: i'Cuknta buena y carifiosa in-
tenci6n de part del senior Castellanos! i Cuanto es-
fuerzd digno de admiraci6n! Pero, tal vez, todo ese es-
fuerzo pueda ser contraproducente. El ambiente que
reina en la Camara es facil que cualquier median ob-
servador pueda conocerlo; el ambiente quehay en la
mayoria es tal vez mAs fecil ain de conocer. Si afecto
hay en esos bancos por los compafieros press, afecto,
admiraci6n y prop6sito existe tambien entire nosotros.
, Por qu6, pues, ha de tratarse de ponernos pautas y
normas, que estin por eneima del alcance de tratados
y arreglos, si todo ello debe ser espontAneo a base de
nuestra mejor armonia y buena fe? 6 Acaso la Reforma
Constitutional es algo que correspond a otros a los
cuales vamos a beneficiary, o se trata de algo que que-
remos dar al pueblo, a la opinion pfiblica como una
satisfaeci6n cumplida, satisfacci6n de part de noso-
tros mismos? j Que mayor homenaje para nuestros
propios compafieros press, que el discutir la Refor-
ma que fue acogida de una manera tan cumplida por
ellos
'S. CASTELLANOS (MANUEL) : Discutir la Reforma
estando ellos en la Carcel? 1,.Constituye eso un home-
naje a ellos?
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Creo que esa reform
ha de demorar, no unos dias, sino various, tal vez al-
guras semanas en su discusi6n, y con ello se ha de
dar tiempo para que asistan nuestros compafieros a
las sesiones.

Yo, querido compafiero, lamento el no poder acep-
tar esa petici6n que se nos hace, porque estimo que
pareceria, primero, que la Reforma era algo que nos
beneficiaba a nosotros, cuando lo que nosotros que-
remos es darle al pais, que esta ansioso de ellas, unas
verdaderas reforms constitucionales; pues no hay
'que olvidar que unas veces porque se anunciaba la
revoluei6n, otras porque estibamos en plena revolu-
ci6n y mas tarde porque algunos compafieros estaban
press, no iban a llevarse a efecto estas reforms, e
ibamos haci6ndole perder al pueblo la fe, perdiendo
nosotros toda la confianza y mereciendo entonces el
que nos calificaran duramente.
Yo no s6 si hoy mismo habremos de acometer el es-
tudio de esta reform. La hora es avanzada, proba-
blemente algunos compafieros habrAn de pedir sus-
.pensi6n del debate, muy brevemente quizas habremos
de tratar del problema del suplicatorio; por que,
pues, imponer esa condici6n, pareciendo con ello que
lo que se pretend es aherrojar la mayoria?


pais; y que fueramos dejando para mAs tarde todas
aquellas cuestiones batallonas que habrian de dar lu-
gar a discusiones ardorosas y a votaciones que habrian
de producirse en una u otra forma.
Ruego al senior Castellanos, ya que el senior Bravo
Acosta aceptaba la forma en que venia desenvolvien-
dose este process, que no insistiera en su ruego, pues
nosotros tenemos interns grandisimo en que nuestros
compafieros hoy press concurran a discutir la Refor-
ma Constitutional, pero que concurran como resul-
tado de 'las circunstancias y no como una imposici6n
forzosa.
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO) : Quiero avanzar
mAs en el piano este en que estamos colocados, de obte-
ner la libertad de nuestros compafieros. Y planteo
esta cuesti6n: Que la Camara acuerde tratar el supli.
catorio, si no es possible en la sesi6n del mi6rcoles, que
sea en la primera oportunidad, ya en sesi6n extraor-
dinaria u ordinaria. Al hacer esta observacion, no
hablo de Reforma Constitucional sino del suplicatorio.
SR. LOMBARD (AQULINO) : Declaro sinceramente
que esta noche estoy animado del mejor prop6sito
con mis compafieros en desgracia; y como lo acabo da
expresar pfiblicamente, es dificil que yo vote en esta
Camara contra ningun compafiero, cualquiera quo
sean las circunstancias que le rodeen; pero si ha de
establecerse condici6n de tener que votarse el supli-
eatorio antes de discutir la Ley de Reforma, que el
pais espera con verdadero anhelo, declare que estoy
relevado de todo compromise. Esa condici6n que se
pone, no puede ser aceptada; yo, por mi parte, niego
mi asentimiento y me dispongo a quebrar lanzas en
este sentido, aqui.
SR. CASTELLANOS (MA.NUEL) : En una cuesti6n co.
mo esta, de compafierismo, no deben empezarse a sen-
tar condiciones de ning6n gnnero. Nunca la minoria
puede imponer condiciones; nunea el d6bil puede im-
ponerse al fuerte, como no sea por el convencimiento.
SR. LOMBARD (AQUILINO) : Porque no tienen la ra-
z6n; la raz6n bsta de part de la mayoria.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Esta solicitud que yo
hago, no envuelve ninguna petiei6n. Quiero conocer
si la CAmara de Representantes, si la mayoria liberal,
va a entrar en el studio, conocimiento y votaci6n de
la Reforma Constitucional, a conciencia y a sabien-
das de que hay cuatro miembros de esta CAmara de
Representantes press, que no pueden tomar part en
nuestras deliberaciones. Eso es lo que yo quiero ha-
cer constar, para que la historic los juzgue a ustedes
y a nosotros.
SR. LOMBARD (AQUILINO) : Bien decia el senior Pre-
sidente de la CAmara que era penoso llegar a este ex-
tremo y haber avanzado tanto metiendo el escalpelo
en el cuerpo; pero realmente yo creo que los sefiores
Representantes que tomaron parte en la revuelta ar-
anada, son hombres tan conscientes como nosotros, ca-
paces de cenocer su propia responsabilidad.
N X l hitA 1 tII +CU ,


tUosUoIs LtUnlllllUO Us u tJ p llllUO JL L U lVO Jt cI;ILr en es:
Por el Comite Parlamentario de la mayoria se to- tenemos el caso de Don Jos6 SAnchez Guerra en Es-
m6 el acuerdo,-y quiero hacerlo piiblico, para sati3- pafia, y tambien el del senior Niceto Alcala Zamora.
facci6n del senior Castellanos de que se eomenzara Ellos organizaron dos revoluciones contra la monar-
por discutir y por votar aquella parte de la reform quia espafiola, aceptaron el encarcelamiento, conse-
en la cual todos estuvieramos de acuerdo, o sea et cuencia del fracaso de sus movimientos armados y
principio fundamental, lo mAs convenient para el aceptaron la responsabilidad de sus propios hechos;








24 DIARIO DE SIESIONES DE LA CAMERA DRE REPRESENTANTES


no pidieron a las autoridades de la monarquia miseri-
enrdlia ni clkini-iioin que podian haberles dado.
Dije hace un moment, y lo voy a repetir, que la
personalidad de nuestros compafieros press esta
abrillantada pdr sus propios m6ritos; pero no estkn,
por s~l m6ritos, mis abrillantados que la del General
Mlnocal, que fu6 Presidente de la Repdblica, ni mas
abrillantada que las del Coronel MWndez Pefiate, del
4General M.T.iiieta y de otros elements que tambi6n
est.'in mcl.cinr:::idIi.. Yo, por mi parte, me negaria a
dontribuir a esa gstri.n de sacar de la Carcel a unos
individuals porque son compafieros mios en el Con-
greso, mientras otros, complicados en los mismos de-
litoi, permanecen en la prisi6n.
SR. C.\ TELL.ANO:,- (MANUEL) : Ese es otro problema
completamente distinto.
SB. LOMBARD (AQUILINO): 1Lo cree S. S.?
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Pido la palabra,
para una cuesti6n de orden.
-SR. PRESIDENTE (REY) : Tiene la palabra S. S.
SR, BRAvo ACOSTA (ANTONI) : Entiendo que son
totalmente distintas estas cuestiones del suplicatorio
y de la ieforma; y yo pido al senior Presidente que
las ponga a votaci6n separadamente. En primer la-
gar, el asunto del suplicatorio propuesto por el se-
fior Urquiaga y modificado por mi, para, inmediata-
mente despues, entrar en la discusi6n de la moci6n
del senior Castellanos.
SR. PRESIDENTE (REY) : S pone a votaci6n si el su-
plicatorio pasa a la C'.rlisi-.n de Actas y Autorizacio-
nes para Procesamiento.
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Votaci6n nominal.
Y si es possible, traer el dictamen el mi4rcoles; pero
si no es possible, en la primera oportunidad.
SR. PRESIDENTE (REY) : Los que esten conformes
con que pese a la Comisi6n, con la adici6n propuesta
por el Representante senior Bravo Acosta, votarAn que
si; los que no est6n conformes, votaran que no.
SR. CASTELLANOS (MVANUEL) : Como son cosas dis-
tintas y tengo el prop6sito de votar que no a la pro-
posici6n del senior Urquiaga, si esta fuese derrotada
votaria entonces, a favor de la del senior Bravo Acos-
ta. Por tanto, pido que se ponga a votaci6n: primero
lo propuesto por el senior Urquiaga, y despuns lo pro-
puesto por el senior Bravo Acosta.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE (REY): Tiene la palabra S. S.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Sefior Presidente y se-
ii.., Representantes: No me explico como un asun-
to tan claro no lo entienda un compafiero de inteli-
gencia tan hicida como el senior Castellanos. Tuve el
honor de hacer la proposici6n de que el suplicato-
rio pasara a la Comisi6n de Actas e Incompatibili-
dades, etc. El senior Bravo Acosta modific6 mi pro-
posiei6n en el sentido de que, si era possible, se tra-
jera el dictamen el mi6rcoles; y si no, tan pronto co-
mo fuera possible. Yo acept6 la modificaci6n del se-
for Bravo Acosta y, per tanto, lo que se va a po-
ner a votaci6n es la proposici6n mia, enmendada por
el senior Bravo Acesta. De lo contrario, pudiera apa-
rccer que yo era partidario de que ese informed no so


rindiera nunca, y que el senior Bravo Acosta era par-
tidario de que se rindiera rapidamente.
SR. PRESIDENTE (REY) : Se pone a votaci6n. Los
que est6n conformes con que pase a la Comisi6n, vo-
tarAn que si; y los que no esten conformes, votaran
que no. La proposici6n adicional del senior Bravo
Acosta, sera votada independientemente.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Es que la pro-posici6n
del senior Bravo Acosta es la mia.
SR. PRESIDENTE (REY): Es que el senior Bravo
Acosta pide que se vote separadamente.
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO) : Al hacer yo la adi-
ci6n y solicitar del sefor Urquiaga que dl hiciera su-
ya, es una sola la proposici6n; y yo digo a mis coiiipa-
fieros que tienen distintos criterios, que nos demos
cuenta de la realidad.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Acepto que se vote
conjuntamente. Y voy a explicar el por que voto que
no, a la proposici6n del senior Urquiaga, y si a la del
senior Bravo Acosta.
Si: PRESIDENTE (REY) : Se pone a votaci6n nomi-
nal, por haberlo solicitado un ser'ir Reilpriesetaute.
Los que est6n conforme con la proposiei6n del se-
fior Urquiaga, de que pase a la Comisi6n respective
el escrito recibido, votarAn que si; y los inconformes
votaran que no.
(Se inicia la votaci6n).
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Voto qit,- no, en cuan-
to a lo primero; y que si en cuanto a lo segundo, o
sea con la adici6n propuesta por el senior Bravo
Acosta.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Voto que no,
y explicar6 mi voto..
SR. PRESIDENTE (REY) : Falta algfin senior Repre-
sentante por votar?
SR. BRAvo ACOSTA (ANTONIO) : Yo no vote. Voto
que si.
(Ocupa la presidencia el Sr. Guis Incldn).
SR. PRESIDENT (GU-s INOIAN): Han votado 91
sefiores Representantes: 65 que si, 26 que no.
(Votaron a favor los sefiores: Acosta, Albands, Al-
buerne, Alemdi, Alvarez Ramirez, Alvarez Sudrez,
Alvera, Alliegro, Anglada, Arcocha, Ariza, A. Barre-
ro, O. Barrero, Blanco, Bosch, Bover, Bravo Acosta,
Cammpos Martinez, Castelvi, .Castillo, Cisneros, Cruz
Ferndndez, Cullar, Cueto, Diaz Valdds, Eguilior,
Estrada, Finalds, Garcia Ramos, Gonzdlez Morales,
Gonzdlez Sarrain, Grau, Gronlier, Haedo, Herndndez
Leal, Hirzel, Infante, Lomnbard, Madrid, Meqcin6,
Mendez, M. Mendoza, N. Mendoza, Milands, Mola,
Mora, Niiiez Portwondo, de Para, Parodi, Piedra,
I'l.n,i, Prado, E. Ramirez, M. Ramirez, Rodriguez
Ramirez, Rodriguez Creme, Ruiz, Salas, San Pedro,
Tomd, Urquiaga, Valls, Zorrilla, Cruells y Guds In-
cldn.)
(Votaron en contra los sefiores: Aguilar, Alvarez
del Real, Aragones, A. de Armas, Beltrdn, Bravo Sud-
rez, Calds, Cl,.i;ii, Carrillo, Castellanos, Chardiet,
Echeverria, Fraile, '~i yi, de Andrade, Fundora,
Herryman, L6pez Morales, Martinez Quiroga, Peia,
Perez Maribona, G. Pino, Rey, A. Rodriguez, Rubio,
Trujillo y Alberni).








DIARIO DE SIESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 25


Queda, pues, acordado el pase a la Comisi6n.
Tiene la palabra, para explicar su voto, el senior
Freyre de Andrade.
SR. FREYIRE DE ANDRADE (GONZALO) : Senior Presi-
dente y sefiores Representantes: Desde que se plan-
te6, en votaci6n, lo propuesto, por el senior Bravo
Acosta, todos pudimos comprender que esta proposi-
,ci6n iba a ser victoriosa, porque representaba el aeuer-
do, muy inteligentemente obtenido por el senior Bra-
vo Acosta, de la representaci6n Popular-Liberal o sea
de la mayoria en esta Camara. Y no obstante ser una
transacci6n habil e inteligentemente pactada con nues-
tros adversaries por el senior Bravo Acosta, que sa-
..'i,:.', prActicamente los anhelos de esta minoria, yo
*he votado en contra de esa proposici6n, para mante-
ner un principio que yo sabia que iba a ser derrotado:
el principio de la inmediata discusi6n de la libertad de
nuestros compafieros press. De manera que celebran-
do la actuaci6n del senior Bravo Acosta, perfectamen-
te de acuerdo con ella en el terreno prActico, en el
terreno de los principos y por mantener un ideal,
es solamente que he votado en la forma que lo he
hecho.
SR. PRESIDENT (GUTAS INCLAN) : Tiene la palabra,
para explicar su voto, el senior Garcia Montes.
SR. GARCiA MjONTES (JORGE) : Sefior Presidente y
sefiores Representantes: En mi nombre y en el de mis
compafieros del Comite Parlamentario Conservador,
para indicar que hemos votado en contra del pase a
Comisi6n, en cumplimiento de un acuerdo torado en
el dia de hoy por el mismo Comite, que se pronunci6
en el sentido de la inmediata discusi6n y tratamiento
del problema de los suplicatorios enviados a la Ch-
mara. Concordante con ese acuerdo en la tarde de
hoy, el senior Alvarez del Real planted en el seno de
]a Cimara esta cuesti6n. Aunque nos hacemos cargo
de las razones de orden practice que han iimpedido a
la mayoria Liberal-Popular votar en el propio sen-
tido que el nuestro, a pesar de juzgar formula habil
de transacci6n la planteada por el senior Bravo Acos-
ta, hemos decidido cumplir nuestro acuerdo y mante-
ner el punto de vista que fu6 objeto de ese acuerdo
del Comite Parlamentario Conservador y el principio
del tratamiento de este problema y de esta cuesti6n.
,SR. PRESIDENTE (Guis INCLIN) : Tiene la palabra
el senior Herryman.
SR. HERRYMAN (MANUEL) : Sefor Presidente y se-
fiores Representantes: Sencillamente, he votado en la
forma que lo. he hecho, porque entendia que al votar
de esta manera demostraba mi intenci6n de que fue-
ran puestos en libertad nuestros compafieros press.
SR. PRESIDENT (GUiS INCLIN) : Tiene la palabra
el senior del Prado, para explicar su voto.
SR. DEL PRADO (FELIX) : He votado que si, por el
anhelo fervoroso que siento en mi alma de que la CA-
mara de Representantes resuelva en el mas breve pla-
zo possible la situaci6n de nuestros compafieros encar-
celados. Ha habido una confusion al votar; porque'
muchos han entendido que negAndole el voto a la
proposici6n del senior Urquiaga, enmendada o adicio-
nada por el senior Bravo Acosta, quedaba de heebh
denegado el suplicatorio, o por lo menos quedaba en
condiciones de que se discutiera esta noche ese pro-
blema. Pero yo no lo entiendo asi. Entiendo que si


la mayoria hubiera votado que no, sencillamente se
habria resuelto que no pasaria a Comisiones ese pro-
blema y que despues, de acuerdo con nuestro Regla-
mento, para discutirse en la noche de hoy, hubiera
side indispensable aprobar una suspension de precep-
tos reglamentarios, para lo cual no tenia la seguridad
de contar con los votos suficientes y, por lo tanto,,
iba, con mi voto contrario, a demorar la soluci6n del
problema que todos los Representantes estoy se-
guro tenemos empefio de resolver lo mis breve-
mente possible. Adem6s, de algo debe servir la expe-
riencia. La mayoria, por boca de su leader, habia ex-
presado que tenia el acuerdo de llevar ese asunto a
Comisi6n, y si no en esta ocasi6n, en otra, se hubiera
llevado; y entonces, sin la sabia adici6n del senior
Bravo Acosta, hubieramos demorado indefinidaiente
este problema. En ]a forma en que he pronunciado
mi voto, favorable, me voy con la tranquilidad de que
lo que es para mi elemental, en esta noehe, o sea el
logro de la mis pronta libertad de los compafieros en-
carcelados, se ha conseguido; porque asi tenemos la
seguridad de que si la Comisi6n, como su Presidente
nos ha dicho, se reuniera el miercoles, y en ese dia
emitiese su dictamen, en ese caso el mismo dia podri
tratarse el asunto; y en caso contrario, en la primera
sesi6n despues del mi6rcoles, con dictamen o sin 61,
sera resuelto el problema. De modo que al votar que
si, me he colocado en el terreno en que debieran estar
todos los que como yo tienen el mismo inter6s en la
mas pronta libertad de los compaiferos encarcelados.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Pido la palabra, pa-
ra explicar mi voto.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLiN) : Tiene la palabra
el senior Castellanos.
Sa. CASTELLANOS (MANUEL) : He votado que no, a
la primera parte de la proposici6n, por entender que
de esa manera habria de tratarse en la misma sesi6n
de esta noehe; y he votado que si a la segunda parte,
por entender que de no tratarse esta noche, seria me-
jor que se tratara .oon la mayor urgencia.
SR. -PRESIDENTE (GUAS INCLAN) : Se va a dar lec-
tura a un Mensaje Presidencial.
,SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Hay una proposici6n
incidental, hecha anteriormente, que determine se
suspend el tratamiento de toda otra ley, hasta tanto
sea resuelta la situaci6n de nuestros compafieros. Pi-
do que se ponga a votaci6n.
SR. PRESIDENT (GUiAS INCLAN) : iS. IS. pide la sus-
pensi6n de la sesi6n?
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Yo no pido la sus-
pensi6n de la sesi6n, ni la suspension del debate qua
se ha iniciado.
SR. PRESIDENT (GUAis INCLAN) :IS. -S. lo que pide
es suspension de la sesi6n hasta que venga el suplica-
torio.
ISR. CASTELLANOS (VMANUEL) : Si el acuerdo lleva
implicita la suspension de la sesi6n, eso yo no lo pido.
Yo pido preferencia para ese asunto.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : La sesi6n ha sido
convocada para continuar el debate sobre el dictamen
de la Comisi6n Especial con referencia a la Reforma.
Por consiguiente, lo que oS. S. propone es la suspen-
si6n de la sesi6n, hasta tanto quede resuelto el asunto
del suplicatorio.








26 DIARIO DE IS'ESIONES DE LA CAMARA DE REPRESENTANTES


SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Concreto mi proposi-
ci6n en el sentido de que la Camara acuerde resolver
con prioridad el asunto de los Representantes press;
resolverla con prioridad a todo otro asunto.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Yo me permitiria hacer-
le un ruego al senior Castellanos, ya que con tantos
nos ha honrado 61. En realidad, es bueno que se haga
constar que esos cuatro compafieros nuestros encar-
celados no se oponian a la Reforma, ya que son pre-
cisamente sus firmas las que aparecen al pie de la
primitive Reforma que lleg6 a la Cimara...
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Aquella era una Re-
forma en favor del pueblo, y esta Reforma pudiera
ser contraria al pueblo.
SR. VALLS (FELIPE) : Alguna vez el Partido Libe-
ral se ha pronunciado en contra del pueblo?
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Yo no he dicho que
una vez; pudieran ser varias.
SR. UBQU'AGA (CARMELO); Las reforms que se in-
tentan, aunque S. S. diga lo contrario, no pueden ser
ni son en contra del pueblo. S. S. viene hoy lleno de
suposiciones vagas. S. S. viene hoy sibilino, lanza fra-
ses, nos amenaza con tormentas, nos hace entrever pe-
ligros que a nadie se le habian ocurrido, y ahora nos
quiere hacer pensar que estas reforms van en con-
tra del pueblo. La actitud de S. S. me recuerda una
an6cdota ocurrida en cierto pueblo gallego. A ese lu-
gar lleg6 una vez un rico indiano, como llaman a
aquellos que han hecho fortune en America; y pen-
sando ese individuo en .qu6 forma podria contribuir a
engrandecer aquel pueblo, para demoistrarle su afecto,
ide6 regular un reloj de gran tamaiio, que seria colo-
cado en una torre por 61 tambi6n costeada y que ha-
bria de ser erigida en la plaza principal y finica de
aquella poblaci6n. Con motive de las ofertas genero-
sas del indiano, se reunieron los vecinos de la aldea,
y tras largas deliberaciones acordaron no aceptar el
reloj ni la torre, porque llegaron a la conclusion de
que cuando aquello se les regalaba, por algo seria. A
S. S. le ocurre tambi6n eso mismo, incurre en las mis-
mas suposiciones. Es decir, parece no concebir que
por parte de esta mayoria no existed generosidad, lar-
gueza, patriotism ni buen comportamiento. Yo digo
que la Reforma de la Constituci6n que present la
mayoria Liberal-Popular es precisamente por el bien
del pueblo; y no vayamos a pensar que S. S. la re-
chaza con el respeto que nos merece pensando
que no puede haber nobleza ni hidalguia de parte
nuestra...
.SR. CASTELLANOS (MANUEL): Yo he invocado la
nobleza del Partido Liberal, de los bombres que lo in-
tegran, asi como del Partido Popular, para hacer el
ruego del tratamiento inmediato del asunto en favor
de nuestros compafieros. Yo no puedo suponer que
no exista nobleza en hombres cubanos...
SR. URQUIAGA (CARMELO): Esa Reforma Constitu-
cional, entire otras muchas cosas, bueno es que se sepa
que tiene una clAusula por la cual el senior Presiden-
to de la Repfiblica, en vez de cesar el afio 35, cesa el
afio 33.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Esto ha causado mu-
cho jfibilo.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Empiezo a dudar de eso,
porque S. S. es precisamente opuesto a que se llegue


pronto a su discusi6n. Asi es que S. S. parece no
estA de acuerdo, porque en vez de propiciar esta me-
dida, quiere aplazarla hasta que sean puestos en li-
hertad nuestros queridos compafieros press. Hay una
eltusula aceptada, que es muy important, puesto que
por ella se crea un Tribunal Superior Electoral; y pa-
rece tambi6n que S. S. no quiere que haya esa garan-
tia; parece que S. S. no quiere que tengamos ese tri-
bunal, que representarA un alto valor. Y asi, sucesi-
vamente, una series de cl6usulas, como la que se re-
fiere al voto femenino, de cuya iniciativa S. S. alar-
deaba ser el autor. i Qu6 pensarin nuestras distingui-
das amigas y compafieras en la lucha de la vida, cuan-
do vean que precisamente el leader, el iniciador de la
tendencia del voto femenino, propone que se suspen-
da por un period mis o menos largo la discusi6n de
este asunto!
Me atrevo a suplicarle al senior Castellanos que, a
reserve de que el punto sustancial, aquel que se
refiere a que debian encontrarse presents la totali-
dad de los sefiores Representantes para discutir la
Reforma Constitucional, retire la proposiei6n que
ha hecho. Mucho respeto nos merece esta proposici6n,
pero no hay que olvidar que la C6mara se compone
de ciento veintiocho seniores Representantes, y con
sesenta y cinco hay quorum. A mayor abundamiento,
tienen magnifica representaci6n aqui esos encarcela-
dos, aunque no fuera mas que en S. S. que posee gran-
des condiciones parlamentarias, que es un intellectual
de primer orden y sabe, por tanto, hacer honor a sus
companeros.
Nosotros no estamos dispuestos a que esta discusi6n
se posponga, creemos que ella afecta grandemente al
pueblo; y esto lo decimos recordando frases de su se-
fioria que por largo tiempo lo ha venido sosteniendo.
Yo le suplico, pues, que no ponga mas trabas al de-
senvolvimiento normal de esta reunion, ya que hemos
estado aqui debatiendo hasta -ms de las diez de la
noche; yo le ruego que nos deje entrar en el fondo
de la cuesti6n, para conocer el Mensaje del hombre
que comienza a ser generoso, y esto lo reconoce su se-
fioria al referirse al jfibilo con que veria como el pri-
mer mandatario de la Naci6n, al tratar de la Reforma
Constitucional, se cercena su period. Por lo tanto,
ruego a mi distinguido compafiero que no insista en
su petici6n, porque, pricticamente, lo que 61 pide es
una suspension del debate.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLN) : Tiene la palabra
el senior Castellanos.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Yo tendria much
gusto en acceder al ruego por partida double que me
hace S. S. Respecto al period del General Machado,
see ve que ya 61 se retira el treinta y tres, por su pro-
pia solicitud. Y el problema que se relaciona con el
voto a la mujer, no ha de sufrir demora de ninguna
especie, porque entremos a tratar de la defense de
nuestros compafieros.
El asunto que planteo, relative a que suspendamos
la discusi6n del debate sobre la Reforma Constitu-
cional, lo hago una cuesti6n de principio. Me parece
que la Ccmara cubana, por primera vez, va a definir
cudl es su verdadera actuaci6n; la CGmara cubana,
con asistencia de casi todos sus miembros, va a de-
elarar si acepta la proposici6n del senior Urquiaga o
rechaza mi proposici6n. Nos vamos a encontrar con
que la mayoria Liberal-Popular de la Cn':.:,r, on.







DLkRIO DE SMIONEI DE IlA AMARA DE APT~HBFNTANTES 27


nombre de un Gobierno que por la fuerza ha obteni-
do un triunfo, va a tratar de esta. Reforma Consti-
tucional sin que est4n todos los miembros de la Ca-
mara en condiciones de asistir a ella. Este es un pro-
blema muy important. Estoy seguro que en la pri-
mera Convenci6n Constituyente a raiz de la Indepen-
dencia, no se hubiera atrevido a tratar ning6n proble-
ma por la falta, por prisi6n, de uno solo de sus miem-
bros. Estoy seguro que es tan important la Reforma
Constitucional, en cualquier Congreso del munlo
donde se plantee, que la solicitud de uno solo de sus
miembros por indisposici6n momentAnea, seria sufi-
ciente, dada la gravedad de lo que en definitive pu-
diera resultar una ley de esta naturaleza, para sus-
pender el debate. Yo estoy seguro de que en la his-
toria political de Cuba ha de quedar definitivamente
juzgada la Camara de Representantes, especialmente
el Partido Liberal-Popular, si esta noche rechaza mi
proposici6n; es decir, si esta noche resuelve entrar a
discutir la Reforma Constitucional teniendo press
cuatro Representantes a la Camara que son opuestos
a esa Reforma, y que han sido cuatro hombres, cuatro
Representantes que presentaron determinadas bases
para una Reforma anterior. Yo no quiero debatir so-
bre la verdad o no verdad de las enmiendas presen-
tadas; porque si se va a estudiar y analizar esta cues-
ti6n, nos encontraremos con que la Reforma que se
discute hoy es desconocida para la mayor parte de
los sefiores Representantes. La Reforma vino presen-
tada por un grupo de Representantes dirigidos por el
senior Carlos Mlanuel de la Cruz; la iniciativa fu6 lue-
go a una Comisi6n compuesta de treinta y cinco sefio-
res Representantes, que desfiguraron la Reforma;
despu&s pas6 a una Comisi6n bicameral, que estran-
gul6 muchas enmiendas; y filtimamente, esas propias
reforms han sido transformadas por el senior Presi-
dente de la Repfblica, por medio de dos NMensajes:
uno proponiendo determinadas normas de conduct
para esa Reforma y otro modificando su proposici6n
anterior, en vista del curso distinto que tomaron los
acontecimientos politicos. Es decir, sefiores Represen-
tantes, que nos vamos a encontrar con que en la actua-
lidad la Reforma no la conocerian ni sus propios au-
tores. Pero aparte de estas razones, no-es ese el pro-
blema que yo quiero tocar. Lo que yo quiero tratar


es lo siguiente: si la Camara entra a debatir el pro-
blema fundamental de la Reforma Constitucional es-
tando press cuatro compaiieros (para mi eso es lo
fundamental en estos moments) la Camara no pue-
de hacer eso; yo estimo que no debe hacerlo, pues de
acuerdo con las propias palabras del senior Guhs In-
clan, la Camara no puede prescindir de sus afeetos,
del principio de uni6n, de solidaridad que debe aunar
a todos sus miembros; y la Camara incurrir. en ese
proceder indebido, si entrara en el debate de la Re-
forma preseindiendo del problema personal de nues-
tros compafieros press.
Yo, por consecuencia, ruego que se ponga a vota-
ci6n, si es que dos compafieros mios me apoyan en
ello, esta solicitud de suspension, para que se trate
y resuelva el problema de los cuatro compafieros pre-
SOS.
sos.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): El senior Caste-
llanos debe estar apoyado por dos sefiores Represen-
tantes.
(Varios selores Representantes opoyan la propo-
sici6n del senior Castellanos).
'SR. PRESIDENT (GuAS INCIAN) : Se pone a vota-
ci6n la proposici6n del senior Castellanos, de suspen-
si6n del debate hasta tanto, que no se resuelva la si-
tuaci6n -de los sefiores Representantes que estAn
press.
Votaei6n nominal, por haberla solicitado el propio
senior Castellanos.
Los que est6n de acuerdo con el eriterio del senior
Castellanos, votarin que si, esto es, favorablemente a
la proposici6n; y los contrarios votaran que no.
(Se efectia la votaci6n).
SR. PRESIDENT ('GUAS INCIAN) : ,Falta algin se-
fior, Representante por contestar a la lista?
(Silencio).
Han votado 58 sefiores Representantes.
No hay quorum.
Se levanta la sesi6n.
(Eran las 10 y 45 p. m.)


p. P. PusaN Y a%- "W *. MuniA




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs