Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/01346
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID01346
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text





REPUBLICAN DE CUBA


CAMERA


DE LA
DE REPRESENTANTES


DECIMO


CUARTO


PERIOD


CONGRESSIONAL


PRIMERA LEGISLATURE


VOL. LVI LA HABANA, Abril de 1931. NUM. 3


Sesi6n extraordinaria de 13


de Abril de 1931.


Presidentes: Sres. Rafael Guas Inclin y Quintin George Vernot

Secretarios: Sres. Jos6 R. Cruells Reyes Jos6 Alberni Yance

Ram6n Bover Guara y Fidel Alonso Caifias


SUMARIO

A las 3 p. m. comienza la sesi6n, y la Presidencia dispone un receso de cinco minutes a fin de p1l epl'a
las candidaturas para la elecci6n de miembros de la Mesa.-Reanudada la sesi6n, se procede a la
elecci6n, por papeletas, del Presidente de la COnara.-Se efectfia el escrutinio y result elegido el
senior Rafael Guas Inclin por 76 votos, uno a favor de Quintin George y 13 en blanco.-A continua-
ci6n se efectfia la votaci6n para elegir dos Vicepresidentes, y resultan elegidos, respectivamente, los
sefiores Quintin George por 52 votos y el selor Oscar del Pino por 26, mks un voto a favor del se-
fior Ariza y 12 boletas en blanco.-Seguidamente son electos Secretarios los sefiores Jos6 R. Cruells,
por 53 votos y el senior Jose Alberni por 26, y doce boletas en blanco.-La Presidencia proclama a
los elegidos para ejercer sus funciones durante el 14 period congressional, y los interesados pa-
san a ocupar sus cargos.-El senior Cruz Ugarte expone las razones que motivaron la votaci6n en
blanco de los 12 sefiores Representantes que asi lo hicieron; se declara satisfecho por la elecci6n del
senior Guas Inclin y demks elegidos, y hace manifestaciones de carkcter politico en relaci6n a un
program de leyes presentadas por 1 y por otros compafieros, rogando la mas pronta discusi6n de
las mismas.-Los sefiores Alvarez del Real y Carmelo Urquiaga, leaders respectivos de los Co-
mit6s parlamentarios liberal-popular y conservador hacen tambi6n manifestaciones political en re-
laci6n con el program de la nueva legislatura.-Se expresan, igualmente, en sentido politico, los
sefiores Castellanos y Lombard, con interrupcio les de los sefiores George, Martinez Fraga, Ramirez
de Le6n, Aguiar y Cruz Ugarte.-Los sefiores Cruells y Alberni'usan de la palabra para agradecer
su elecci6n.-Finalmente, habla el senior Guas Inclin, para expresar su gratitud por haberlo exalta-
do de nuevo a la Presidencia de la Ckmara; y terminal citando a los sefiores Representantes para la
sesi6n del dia siguiente con objeto de designer los miembros que habrkn de constituir las Comisio-
nes permanentes.-A las 7 y 40 p. m. terminal la sesi6n.


go

vl


AWL
OF-








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPREISENTANTES


SR. PRESIDENT (GEORGE): Se abre la sesi6n.
(Eran las tres p. m.).
Se va a dar lectura a la convocatoria.
(El official de actas lee):
CONVOCATORIA
A fin de cumplir lo dispuesto en el articulo catorce
del Reglamento de este Cuerpo Colegislador, convo-
co a la Ckmara de Representantes a sesi6n extraordi-
naria, para el pr6ximo lunes dia trece de los corrien-
tes, a las tres de la tarde, para elegir la mesa defi-
nitiva.
T.abana, 7 de abril de 1931.
Quintin George,
SPresidente p. s.

Sn. PRESIDENTE (GEORGE) : Sefiores Representantes:
De acuerdo con el Reglamento y con la convocatoria
a que se ha dado lectura, se concede un receso de cinco
minutes para ponerse de acuerdo sobre la elecci6n del
senior Presidente.
(Eran las 3 y 3 p. m.).

Sn. PRESIDENTE (GEORGE) : Se reanuda la sesi6n.
(Eran las 3 y 10 p. m.).
Se va a proceder a la votaci6n.
(Se efectia la votacidn).
SR. PRESIDENTE ('GEORGE) : (Falta algin senior Re-
presentante por votar?
(Silencio).
Se va a proceder al escrutinio.
(Se efectfa el escrutinio).
IHan votado 92 sefiores Representantes: 78 a favor
del senior Rafael GuAs InclAn, un voto a favor del se-
iior Quintin George y 13 en blanco.
(Graendes aplausos).
Se va a proceder a la elecci6n de dos Vice-Presiden-
tes.
.SR. DE LA CRUZ ('CARLOS MANUEL) : Para la oportu-
nidad en que el senior Guas InclAn tome posesi6n de
la Presidencia, ruego que se anote que seran expli-
cados los votos en blanco, por el que habla.
SR. PRESIDENT (GEORGE) : Perfectamente.
Se va a proceder a la votaci6n de los dos Vice-Pre-
sidentes.


del Pino, uno a favor del senior Ariza, y doce votos
en blanco.
(Aplausos).
Se va a pro'ceder a la votaei6n para la elecoi6n de
los dos Secretarios.
(Se efectia la votacidn).
SR. PRESIDENTE (GEORGE): Se va a. proceder al es-
crutinio.
(Se efectia el escrutinio).
IIan votado 92 sefiores Representantes: 53 a favor
del senior Jose R. Cruells; 26 a favor del senior Jos6
Alberni y 13 votos en blanco.
(Grandes aplausos).
SR. PRESIDENTE (GEORGE): Sefiores Representantes:
Quedan, pues, proclamados: para Presidente de la
CAmara de Representantes, el senior Rafael GuAs In-
clAn.
(Aplaiusos).
Para primer Vice-Presidente, el senior Quintin
George.
(Aplausos).
Para segundo Vice-Presidente, el senior Oscar del
Pino.
(Aplausos).
Y para Secretarios, los sefiores Jos6 R. Cruells y
Jose Alberni.
(Aplausos).
Suplico a los sefiores electos que pasen a tomar po-
sesi6n de sus respectivos cargos.
SR. DE LA CRUZ ('CARLOS MANUEL) : Sr. President:
En esta filtima votaci6n, la totalidad de la represen-
taci6n conservadora, aun la que no ha (..iIIa'rll,, en
]a primera, vot6 totalmente en favor de los .Congre-
sistas electos; y es su deseo que conste asi.
SR. PRESIDENTE (GEORGE): La Presidencia trasmite
a la CAmara el resultado de la votaci6n, no obstante
la explicaci6n que hace el senior Carlos Manuel de la
Cruz.
(Ocupa la Presidencia el senior Rafael GWds In-
cldn).
SR. PRESIDENT ('GUAS INCLIN) : Tiene la palabra,
para explicar su voto, el senior Carlos Manuel de la
Cruz.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS MIANUEL) : Sr. President
..r t -tl Difi il nn +1 + r. nn+ t;I


y o-l epi3 ILr esJAliLcs eJ-I-JA. C- me. nn1VIV para
(Se efeltga la votaacin). poder explicar lo que es una line de condueta poli-
tica, cuando pesan, a trav6s de consideraciones muy
SR. PRESIDENTE (GEORGE) : IFalta algfin senior Re- fundadas, una predisposici6n natural y un afecto sin-
presentante por votar? cero por quien se elige y por el cual, al emitir nues-
(Silencio). tros votos, hemos tenido que hacerlo en blanco. Difi-
cil tambi6n es la posici6n de los que, en nfmero muy
Se va a proceder al escrutinio. pequefio, vienen con determinada linea de conduct
(Se efectia el escrutinio). en el orden politico a compartir tareas, legislativas;
much mAs, porque lo hacen en moments y circuns-
Han votado 92 sefiores Representantes: 53 a favor tancias en que el pais sin reflejar todavia, dentro de
del senior Quintin George, 26 a favor del senior Oscar los distintos sectors de oposici6n, lines de conduct


-








DIARIO DE SESTONES DE LA CAMARA DE REPRESIETNTANTES 3


normales y pre-estableeidas para mantener una posi-
tiva cordialidad a trav6s de lo que se desea por la opi-
ni6n pdblica, en la Camara surgeon distintas medidas
y peticiones para ver si, al cabo, se logra, si no resta-
blecer la normalidad tan desea.da, por lo menos traer
la quietud y la paz moral que tanto ansia la Repfi-
blica.

La oposici6n, hoy, despu6s de muchos dias de au-
sencia, vuelve con nuevos entusiasmos y deseos de co-
laborar; porque la oposici6n colabora cuando inves-
tiga, fiscaliza y cooper a aquellas medidas legisla-
tivas que en el Congreso tiendan a normalizar la vida
del Estado. La *oposici6n no podrd nunca imponer
medidas legislativas, porque la oposici6n no tiene ni
los votos de mayoria ni la fuerza suficiente para im-
poner medidas, dado que las medidas no se pueden
imponer mis que cuando los criterios lo hacen por
medio de los votos o mediante una revoluci6n triun-
fante por medio de los rifles. La oposiei6n 6sta, que se
hace dentro de la Camara, 6sta que se ha venido soste-
niendo durante largos afios, 6sta que ha previsto amar-
guras y dolores desde que se vot6 la reform Constitu-
cional, 6sta que en aquellos dias en que una Convenci6n
Constituyente alteraba lo que la 'C6mara vot6, eota opo-
sici6n estuvo alejada durante various dias, por las tri-
bulaciones y dificultades del moment; pero los que
integramos esta oposici6n volvemos de nuevo al he-
miciclo satisfechos, como antes, de quien fu6 su Pre-
sidente en el pasado y, teniendo el honor de saber que
este Presidente es garantia, no solamente de las dis-
cusiones y de las grandes fuerzas y luchas political
de la Camara, sino tambi6n personal de cada uno de
los sefiores Representantes que ocupan los escafios.

La oposici6n, los que de esta parte hoy venimos con
un program sofiado y fijo no para imponernos,
sino para recabar buena voluntad de todos vosotros
a la discusi6n de un program en todos sus aspects,
hemos tenido que votar en blanco, no porque esto
signifique que discutimos los prestigious del Presiden-
te de este Cuerpo Colegislador, sino porque al votar
en blanco determinamos que existe un nfimero no ya
mis alzado que otras veces, para encauzar, dirigir, y
pedir, dentro de las normas legislativas, aquellas me-
didas que recaba la opinion pfiblica y que indudable-
mente vendrian a restablecer la paz y la armonia en
Cuba.

La oposici6n ve con sumo agrado y con honda satis-
facci6n que haya sido reelegido el senior Guhs. Lo con-
fesamos de la manera mas espontAnea y entusiasta,
sin hablar de hechos pasados, much menos de aque-
Ilos que afectan al orden personal. Por eso no voy a
repetir aqui todos sus hechos generosos, tendiendo la
mano y siempre ostentando una actitud civic, siem-
pre defendiendo de los peligros que se presentaban a
los Congresistas, defendiendo tambi6n el derecho que
se pretendia quebrantar y la libertad de criterio de
aquellos hechos que pudieran figurar, no solamente
en el sal6n de esta Camara, sino fuera de 61.

Por eso nuestros votos, sin ningin nombre para ele-
gif la Mesa, sin ningfin candidate, estAn en blanco
precisamente para determinar el nfimero, la activi-
dad y la acci6n de los que tienen un program que
seguir, pero nunca para discutir al senior Guas In-
clan la posici6n en la Mesa, o para significar que,


acaso, no deba ocuparla; porque el senior Guas InclIn
es garantia absolute para todos los ..ri,,,,-, Represen-
tantes y produce f6 en el ambiente para los que han
de admirar en este Cuerpo Colegislador, uno de los
Poderes del Estado, a un hombre de talent y patrio-
tismo indudables.
Eelicitamos a la Camara por esta elecci6tl, la feli-
eitamos por una designaci6n tan digna y felicitamos
al senior Gu6s Inclan a quien reiteramos nuestra adhe-
si6n personal. Nuestra concurrencia al hemieielo de-
muestra, una vez mis, este criterio y esta devoei6n
que tenemos por el Presidente de la Camara de Re.
presentantes.
Yo no voy, (seria herir la modestia del senior Guas
Incldn), a hablar de sus condiciones personales. To-
dos vosotros conoc6is la mentalidad del senior Guis,
su cultural y sus condiciones especiales para dirigir
esta Camara de Representantes.
Pero esta tarde, haciendo mera referencia a 6sto,
quiero que se sepa que tenemos el prop6sito de venir
a defender en el Congreso, ciertas medidas preci-
sas y necesarias que hace tiempo viene recabando una
gran parte de la opinion pfiblica. La oposici6n ha re-
dactado un program que yo voy a permitirme esbo-
zar, explicando de paso nuestra posici6n, esta tarrl.
en la C.mara de Representantes. El program -I ,
condensado en dos leyes y unas bases para una refor-
ma constitutional. La primera ley es de amnistia, com-
prendiendo en ella todos los delitos cometidos con mo-
tivo y ocasi6n de campafias y des6rdenes pdblicos on
que han intervenido los politicos, llegando esta amnis-
tia a comprender, tambi6n, aquellas facultades de ca-
r'cter que pudi6ramos llamar administrative, cometi-
das o imputadas a la 'Ctedra y a los estudiantes; pe-
dimos tambien la derogaci6n de la Ley de Orden Pfu-
blico, que ha sido tachada de inconstitucional por el
Tribunal Supremo; y pedimos, en esa ley, determina-
dos preceptos concordantes a los que sefiala el C6digo
Penal, para que las fuerzas pfblicas'aun considerando
que actfan con su derecho, no puedan detener a lol
ciudadanos sin presenter las debidas garantias que
,marca la Constituci6n de la Republiica, y por filtimo
venimos a votar por una Reforma Constitucional don-
de se toman algunas medidas que afectan a la situa-
ci6n intima del Congreso, pero estas son acaso las m6s
fundamentals que la CGhmara debe recoger rApida-
mente, para ver si podemos, fijAndonos en una deman-
da que ya existed en todos los corazones y en todos los
hogares, traer a la 'CAmara, definitivamente, la solu-
ci6n de este problema.
La Reforma Constitucional que se pid.-. h ... Ii,..
con el mero empefio de modificar los d-'- .. .1,. I,,
leyes y todos los graves males que hemo- -ii,. E.
to ya se conocia y se afirmaba que r -...... ,
pre busc6bamos las culpas en las ley.-. i., ,i1,.
las leyes fueran las responsables de lo ...."i11 .. ,, I.
leyes de Cuba, regularmente han sido 1.n, i., i ,
previsto todos los casos; pero tambi6n 1 --,- ,i r;.
cientes, unas veces, y en otras nuestras I.t',, i, ,,.ti.
vidades, han provocado grandes males; ,i,
sefialar a uno s61o de los Gobiernos, sir1.. 1,i- li,- i
reconocer, fijense bien los sefiores Re.i--.-,t,,iI,.1
quiero reconocer que todos los Gobierno-. ,.n i, ,.,,--
cado este estado de cosas por los cuales .,ilr- 1i.n,1;,
perturbaci6n todo el pais.


k ,.3 t~i:: ,r









4 DIARIO DE SESIONE'S DE LA CAMERA DE REPRES'ENTANTES

A nosotros no nos interest la sustituei6n de un hom- cipios, que pueden i'111-i i- -.. en todos los moments
bre ni el cambio de una persona. Claro es que la opo- hist6ricos de nuestra vida republican.
sici6n aspira a la sustituei6n del Poder, pero no nos


interest come cuesti6n idpica y I. iiiiva, sino que
queremos dejar establecida, planteada una legislaci6n,
leyes bAsicas que impidan de una manera definitive
que en Cuba vuelvan a reiterarse, a repetirse, los he-
chos que han motivado nuestras desgracias y nuestros
grandes dolores. Por eso pedimos la i;' i....I Consti-
tucional, para incorporar a la ('..,-.I,11. i.'. medidas
que hagan impossible que los Congresos unas veces y
los Ejecutivos otras, actuen de acuerdo con sus com-
promises politicos y con intereses creados y puedan
hacer que salga una legislacin6 que rompa con deter-
minados principios que hagan impossible la vida nor-
mal de nuestra democracia; incorporando a la Cons-
tituicin medidas por las cuales los militares no sean
mns que militares y no irrumpan dentro de la legis-
laci6n civil y en cierto modo oen la legislaci6n electo-
ral; incorporandose medidas por las cuales el Con-
greso no ceda atribuciones y dicte leyes en contra de
los propios precepts establecidos en ]a Constituci6n;
dictando medidas por las cuales los indultos y la-s
amnistias no den patente para violar los principios
civicos y los C6digos Electorales y para llevar a la.
Constituei6n impediments de esta ilase que dieran
e.., i I. al pais en lo porvenir y f6 a ]os que de bue-
na voluntad se interesen por el respeto del dereeho
eiudadano y por que resplandezea siempre la verdad
a tra.v6s del .,i;i.. electoral.
Pedimos Ilevar a ]a Constituci6n la restituci6n del
Municipio de la Habana, asi como el voto a la mujer,
que ha demostrado en trabajos periodisticos y en to-
da.s las actividades civicas su buena disposici6n, su
valimiento natural y su gran preparaci6n para com-
petir con los hombres en todas las fiim.:.... ciuda-
danas.
Pedimos, en aquella transitoria que sefialamos co-
mo filtima y I. -.,ini i-., el fijar la fecha y determinar
la forma a realizar las nuevas elecciones, y esto, que.
es lo que apasiona, lo dejamos para tratarlo despu6s
entire nosotros mismos; porque a trav6s de tanto cla-
mar en piblico y de tanta excitac16n, se ha podido
recoger una parte de pasi6n que no mira mis que para
el cambio de hombres, para la sustituci6n de perso-
nas; y nosotros, que hace tiempo hemos venido pre-
senciando y lamentando las, grandes desgracias de la
Repfiblica y que hemos visto estas desgracias en uno v
otros gobiernos, conveneidos estamos que no hacemo,-
nada con sustituir una persona por otra, sino que
debemos tomar medidas para impedir que esos males
se repitan en lo porvenir.
Por eso pedimos la sustituci6n del regimen presi-
dencial, por un regimen parlamentario.
El regimen presidential es, en las' democracies, lo
que en las monarquias es el rey absolute. El regimen
presidential concentra en sus manos, en manos del
President de la Repfiblica toda la potestad y toda la
fuerza del Poder. Y a un hombre a quien se le pone
en sus manos la fuerza del Poder, es ficil llevarlo
por el camino del error, porque son muchas las perso-
nas que circundan. al Presidente de la Repiblica. En-
ti6ndase que no quiero justificar ni a Machado de
hoy, ni a Menocal de ayer, ni a Zayas del pasado, ni
mis alli a Estrada Palma, en la reelecci6n. Estoy
hablando ahora desde el punto de vista de los prin-


Pedimos un Tribunal de Cuentas para que- fiscali-
ee con enter autonomia las cuentas del Estado. Una.
administraci6n fiscal tiene'hoy a su cargo la investi-
gaci6n y fiscalizaei6n de las cuentas, pero depend
del Poder Ejecutivo; manfana podemos tener un Tri-
lunal que, analizando la contabilidad, persiga el frau-
de. Uno de los grande males que sufre ]a Repdblica
es que los presupuestos nunca se han cumplido. To-
dos los cr6ditos ban sido siempre alterados, los gastos
han sobrepasado a cuanto se ha sefialado en el Presu-
puesto; y la denda aumenta por afo, no solamente en
las obras que se produce ni par aquollas leyes del
Congress, sino porque, en el Presupuesto, el dGficit
va aleanzando iI, i- considerable, creando los dis-
pendios que la administraci6n nunca persigue ni cas-

Esas son on sintesis o lines generates, nuestras pe-
ticiones en las bases para la I. .,II Constitucional.
Rogamos al distinguido Presidente, al seflor Guis In-
clan, a quien ponemos en sus manos esta tarde todo
eol problema de las dos leyes, que lo incluya en la pri-
rneta sesi6n ordinaria que celebre esta C'amara, que lo
someta a discusi6n, a debate y a votaei6n en defini-
tiva. En este sentido hacemos un llanmamiento que yo,
ni por mi fuerza ni por mi palabra consider bastan-
te, a onantos hoy por error se llamen politicos.

Y permitaseme que haga una digresi6n, porque en-
tiendo, sefiores. Representantes, que en Cuba, preci-
samente, lo que debemos hacer y busear son verdade-
tos politicos. Sin politicos, no hay gobierno; y sin go-
bierno, no hay pais. El marine necesita tener ]a mano
fuerte y el coraz6n de ledn, para enfrentarse con la
tormenta, dirigir la nave y salvar a los hombres que
lleva en ella. El pintor necesita tender la expresi6n
del color. El mfisico, .el sentido del sonido. Pero para
dirigir a un pais se necesita de politicos que sepan re-
eoger las aspiraciones del pueblo, lo que reclama el
pais, que sepan perder una elecci6n y sacrificarse
done deban; y comportarse siempre a la altura de
la confianza pfiblica que se les otorga. El politico sa-
be ir a la prisi6n, al ostracismo, como sabe ir al triun-
.o. Sabe de las grandes desventuras de la patria, de
sus grandes quejas. Pero cuando un pais carece de po-
liticos y tiene, dentro de sus actividades a individuos
que nunca han sido politicos, que llegan por ocasi6n
a su terreno, entonces la perturbaci6n es mAs profun-
da y los errors mas graves.

Nosotros, por tanto, con este program de carActer
politico, venimos ilamando al coraz6n y a la concien-
cia de los Representantes, para que esta tiarde recojan
el program que nosotros presentamos, sin pasiones;
y aquellas medidas que crean equitativas y justas, las
tomen como propias, para ser objeto de studio y de
debate; y las que acaso bajo el prisma de su inteli-
gencia las vean exageradas o acaso apasionadas, pi-
dan su :i .... que aceptaremos en todo lo que sea
razonable, equitativo y just, en el debate mis am-
plio.

Traemos este program, y os pedimos que lo acojais
para que, en los actuales moments culminantes de
nuestra historic political, el pueblo de Cuba fije su vis-
ta en la Cimara y adquiera la convicci6n y la esperan-








DIARIO DE SESIONEIS DE LA CAM-ARA DE REPRSENTANTES 5


za de que nosotros queremos crear un nuevo ambiente,
en el que terminen las caidas y las tristezas actuales,
en beneficio no solamente de un grupo, sino de todos
los sectors de esta patria, que por igual estamos .obli-
gados a conservar.
(Grandes aplausos).
SR. PRESIDENTE (Gu-s INCLAN) : Tiene la palabra
el senior Evelio Alvarez del Real.
SR. ALVAREZ DEL REAL (EVELIO): Sr. President y
sefiores Representantes: Voy a molestar brevisima-
mente vuestra atenci6n.
Es costumbre traditional en esta Camara, que al
iniciarse un nuevo period legislative, los jefes de los
partidos pronuncien algunas palabras. Estas palabras
no pueden ser de mera formalidad: consistent en la
exposici6n de un program future de conduct poli-
tica y parlamentaria.
Para el nuevo leader de los liberals, el senior Ur-
quiaga, en quien saludo con admiraci6n y carifio, una
de las inteligencias mas vigorosas de esta Camara, y
excepcionales condiciones parlamentarias, la ocasi6n
no puede ser sino de lucimiento. Para el senior Rey,
jefe de la minoria conservadora, que durante tantos
afios nos ha iluminado con su consejo y con su di-
recci6n, 6sta no seria sino una nueva oportunidad
para que resplandeciera su magnifico talent, su ex-
traordinaria elocuencia, todas las nobles energies de
su gran coraz6n y de su elevada mente. Para mi, cons-
tituye un penoso deber. Yo puedo sustituirlo regla-
mentariamento, pero no podr6 sin duda, revestir mis
palabras con la misma autoridad y la misma brillan-
tez que 61 lo habria hecho en esta ocasi6n solemn.
Hay, ademis, otra circunstancia, que acrecienta las
dificultades en que me encuentro. Faltan por pro-
clamar numerosos Representantes; el organismo que
transitoriamente represent, no esta integrado afin;
agitanse en nuestro seno orientaciones contradicto-
rias; y yo no puedo, realizando una funci6n interina,
trazarle pautas para el porvenir a' una colectividad
que no lo ha decidido todavia.
Dir6 por qu6:
Al iniciar sus tareas el actual gobierno, el Parlido
Conservador, con rarisimas excepciones, con el apoyo
de sus jefes mIs ilustres, con el asentimiento general
acord6 otorgarle su concurso. Se anunciaba un plan
constructive, rectificaciones unanimemente reelama-
das por la opinion, reforms de vastos horizontes y
vastas finalidades nacionales: esto en el orden admi-
nistrativo. En el orden politico, el Presidente electo,
con vision de estadista, con sentido generoso de su
deber, con la experiencia de anteriores desastres, pro-
clam6 desde Palacio que la reconciliaci6n de los par-
tidos, la unidad de los cubanos, el sacrificio del espi-
ritu de represalia que predominaba entire muchos li-
berales como consecuencia de la political practicada
en anteriores afios, eran imprescindibles para la reali-
zaci6n de aquel patri6tico program.
De otra part, el pais extenuado por largos afios de
lucha infecunda, de agitaciones est6riles, de political
personalista, de perturbaciones revolucionarias, de pe-
ligro constant para los destinos de la Repliblica, re-
Sclamaba una vez mas lo que ya se habia llamado en
circunstancias parecidas, la "cura del reposo".


iLa cura del reposo! Reecurdese que en esta frase
va envuelta la tradici6n mas gloriosa de nuestro par-
tido. Recuerdese que la finalidad inmediata de sus
fundadores no fue sino esta: la cura del reposo. Es
decir, la cura de la democracia enferma de bizanti-
nismo, de disoluci6n, de atomizaci6n de la nacionali-
dad. La cura por m6todos educativos, ejemplares, des-
interesados. Si luego los abandon, no fu6 precisa-
mente por la presi6n de los jefes menos brillantes que
a] trav6s de estos filtimos tiempos han sustituido a los
pr6ceres, cuya ausencia se evoca por muchos, como si
con ella se iniciaran los errors, las tergiversaciones
y rectificaciones fundamentals de su program. Por
el contrario, fueron esos pr6ceres los primeros en cam-'
biar de rumbo, los que transformaron radicalmente la
doctrine inicial; los que aspiraron al Poder; los que
pactaron con el liberalism triunfante; los que con-
sagraron el principio de la inteligencia con el adver-
sario.

En aquella ocasi6n, el pacto era el gobierno y lo con-
quistamos asi. En mil novecientos veinticinco, fue mAs
desinteresado: no era de beneficio material; no era
el gobierno; pero era la cordialidad, era la paz, era
]a reconciliaci6n, era el olvido de viejos agravios. En
resume: era un alto en la vorigine de pasiones y de
intereses que estremecian los cimientos de la Repfi-
blica; era un gran cubano en Palacio con la resolu-
ci6n de realizar grandes bienes; era un program tras-
cendental. Obras pfiblicas, escuelas, acueductos, mo-
ralidad administrative, regeneraci6n de las cpstum-
bres, robustecimiento de la personalidad international
de Cuba; proyectos a los cuales ningfin partido, en
ningdn pais, puede negarle su apoyo.
Acudimos los conservadores a prestArselo, y es en
este moment que surge la political llamada del "Co-
operativismo'.
La doctrina no puede nacer con mas pureza. Di-
gamos en su honor que, pese a todas las acusaciones,
esa pureza permanece inc61ume, porque muchas de
las cosas que han ocurrido luego, eso no es cooperati-
vismo ni puede atribuirsele. Es, simplemente, la re-
producci6n de viejos hAbitos, de males comunes a to-
das las 6pocas, de intereses y de causes anteriores y
posteriores a 6l. Es la historic que estamos viviendo
desde que se fund la Repiblica. El cooperativismo
no ha inventado el fraud electoral, las transgresio-
nes de la ley, las ambiciones desenfrenadas que unas
veces estan en el arroyo y otras en las ajturas oficia-
les: el cooperativismo no es violencia, ni persecuci6n,
ni conspiraci6n, ni revoluci6n. Todo esto ha existido
siempre y constitute la gama de nuestras desdichas.
Esto que ahora oimos no es cooperativismo, sino la
eterna lira de nuestra political, que, hoy como ayer,
tafie la misma canci6n: la aleluya de los triunfadores.
y la protest de lcs ven:iiid.l.
*Con nosotros y sin l,,:' l eli. .l -...ulrltn l ..~ r.i ex-':1-
to. El problema no *.: ,:1. per,-,ui i .-1. Ii.rtfil.:.s. El
problem a es de edu,:'a':i1.:n -i% :a i : .1, *" I,.**-'i,. v. .. ,i-
so tambien, un poco Il.i:l''l:.ico.
Pero volvamios a il.- hwelilo. Itue I,1ii l: 11: ie i i.
interesan; no la inlerl)rita>:r n n' i la :l.-sit'ic,.,:.'n -iel
fen6meno.
Al principio, decia, tolo i con Lariiiii- I x':-li-:i,-
nes, 6ramos cooperati\ist;a.. Ahlira, en el in'ii,,'nto e'i








i DADIARIO DE SBESIONIBS DE LA CAMARA DE. REPRESENTANTES


<.|.,' hI1l.l..,. ei i':irtido Conservador result dividido en
1i... .,.,indli.-s ilencias igualmente respetables: los
i.In.- .:t Ilin..i .. los que estamos en el punto initial
*.i.: ,-t. L...Il.l' i: [1.s que estaban y ya no estan. Todos,
,i i:.,i..,ii., e.n i., misma actitud de nobleza, de desin-
1i,:1.:. 5 ... iiti.'.'1..l patriotism que corresponde a las
1 .j,.[.ii.i. in'-i.es de nuestro gran partido, y a las
-l..'-.,Il'.il..,i. o.,dlarecidas que representan y encar-
i. .i..Ii .1. .1 -aidad y alteza de miras, ambas ten-

I CuIle -un lu. deberes que nos reserve el future?
No me atrevo a predecirlo. Me limitar6 a consignar
que, si la concordia entire los partidos ha fracasado
como se dice, cnalquiera podria probar con la histo-
ria en la mano, que la otra political, la del disenti-
miento, la de la agresi6n, la de las grandes tormentas,
aquella cuyp resurgimiento se aconseja, habia fraca-
sado primero, dejando como estela .dolorosa, al tra-
vis de cinco lustros, sombrias experiencias, las inati-
tuciones vacilantes, huellas de sangre y dolor, acaso
no extinguidas todavia
El observador p... r!.ri' dictaminaria enseguida
que 6ste es un medio extrafo y singular en el que to-
dos los m6todos fracasan. La oposici6n nos lleva a la
revoluci6n. La ausencia de ella nos arrastra al mis-
mo resultado. Pero esta no es la verdad, verdadera,
por fortune, para nuestros destinos. Ahora mismo,
lo que pone en peligro la Repiblica es ]a quiebra del'
cooperativismo; el exceso de oposici6n. Y si pudiera
decirse con raz6n en un pais que lo que salva es des-
truir, desunir, promover y desatar en un ambiente
de sobra caldeado, nuevos elements de perturbaci6n,
ese pais estaria irremisiblemente perdido.
No quiero sugerir, naturalmente,.que esa sea la in-
tenci6n de ningfn conservador. No. Los que dentro
de nuestro partido sustentan ideales contrarios a los
nuestros, merecen todos nuestros respetos, y creemos
de modo absolute, sin reticencias de ningin g6nero,
que la ilusi6n que los impulsa es irreproachable. He-
mos librado juntos grandes batallas. Algunos, como
el -.-.it Carlos Manuel de la Cruz, el senior Verdeja,
el senior Aguiar y el senior Castellanos, por sus ti-
tulos intelectuales, por su gallardo entusiasmo, por la
elevaci6n de su conduct y de sus ideas, ofrecen un
alto e(ii-lpl,:, de sana energia y de plausibles arrests.
Cuba necesita muchos hombres como ellos, que sepan
y puedan afrontar y mantener una intense batalla
civica. Acaso necesitan ta.mbi6n de nosotros los timi-
dos, los apacibles, los que no la queremos en estos
moments, pero que podemos estar equivocados y con
perfect lealtad, sin prejuicios ni dificultades, ve-
riamos asumir la direcci6n del partido a los que pre-
conizan ideals de combat.
De mi s6 decir, que esta es la ultima vez que me
dirijo a la CAmara desde el sitial de leader; y que
bajo ningfin concept aceptar6 posiciones representa-
tivas de ninguna elase, en la pr6xima renovaci6n de
nuestro Comit6 Parlamentario.
Lo hago por humildad, no por soberbia. Me siento
mis soldado que jefe, y por eso me apresur6 a decir,
al comenzar mi discurso, que no me consideraba con
1,.-! e.:.h: a l,1l; .r *'n 1 In: Ibrei d.-el P;aitido.
i(',.In: ,inii-,l altilii,'.l ,*.iuo: ii1l.jan si puedo ha-
lil '. ii i d:,ri o .,, i-,? ki,. li ,., ,:-lh ridad y energia


inconfundibles que, sosteniendo determinada political
en esta Camara, he cumplido con mi deber y que de
nada tengo que arrepentirme. Me dice que mi r*'. -
sentaci6n es legitima y legitimos tambi6n los actos
realizados al amparo de ella, porque, si no lo fueran,
antes seria precise declarar que 6sta es una tierra
desdichada en la que no han existido nunca poderes
legales.

Desde hace treinta afios, estamos oyenda las mis-
mas acusaciones formuladas por todos los partidos.
iDesde hace treinta afios, se viene produciendo el mis-
imo espectAeulo: los cubanos se deshonran en el poder
y se dignifican en la oposici6n.El fraude que engran-
dece a los unos, degrada a los otros. El favor politico
iobtenido de asambleas sin reorganizar y de partidos
desacreditados, son, arbitrariamente, titulos de desho-
nor para unos y de gloria para otros. Esta tesis fun-
dada en la versatilidad y en el capricho, es inadmisi-
ble. Digamos de una vez la verdad, aunque sea dolo-
rosa para todos; para los que estamos aqui, y para
los que estando fuera, se consideran impecables. El
error y la injusticia con que se nos juzga, consiste
en olvidar que los partidos, los congresistas y los go-
bernantes, no son jams en la hist6ria causa, sino
efecto; espejo, que, paseado por la vida national co-
mo queria Sthendal que se hiciera para escribir una
buena novela, limitase a reflejar la conciencia colee-
tiva

Produeto de mi 6poca, no me siento mejor ni peor
que cualquiera de mis contemporAneos. Ansio para
mi Patria todos los bienes, todos los progress y to-
das las transformaciones que puedan hacerla pr6s-
pera y feliz. No hay uno solo entire los eompafieros que
me escuchan, que no sientan latir en su alma los mis-
,mos sentimientos. Lo important es saber c6mo se en-
cuentra el camino de la Arcadia que suefian nuestros
impugnadores. Lo important es saber c6mo se acier-
ta ei un medio tan inestable como el nuestro, donde
todo es efimero, confuse y falaz; donde la gloria es
crime y el crime es gloria; donde las flores produ-
cen pantanos y loi7pantanos flores; donde lo que hoy
se llama patriotism, mafiana se llama tirania; done
la luz se convierte en tinieblas y las tinieblas en luz;
donde el diablo renuncia a su tridente para vestirse
las galas impolutas del serafin, y los Angeles descien-
,den al Averno; donde todo perece o vive, se levanta
y cae, sin que se sepa por qu6. Lo important es dis-
tinguir lo que hay de honradez, de sentida ansiedad
en el espiritu pfiblico por una nueva era de rectifi-
caci6n profunda y eficaz; lo que hay de respectable
por su sinceridad y por la influencia generosa de las
nuevas,generaciones, y la vulgar maniobra de poli-
ticos fracasados, siniestros herederos de la toga de
Catilina. Porque para ellos parece escrita la frase de
Michelet comentando las cuitas del clero frane6s,
cuando la supresi6n de sus privilegios: "Se pusieron
a invocar a Dios un poeo tarde, cuando ya 1o habian
dispersado en-las conciencias'

El sentimiento de la patria, el amor a la patria,
no es ni puede ser el privilegio de unos po'cos. Sus
desdichas, sus tropiezos,. sus caidas, sus adversidades,
tampoco son, como se pretend, el triste privilegio de
los partidos politicos y de los gobernantes. -Somos, co-
mo antes decia, el efeeto de la causa: la causa es to-
do el pueblo de Cuba. Si nos equivocamos, con nos-









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


otros se equivocaron los mks significados sectors de
la opinion: la Universidad que consagr6 la obra del
gobierno actual doctorando al Presidente; la prensa
que lo endios6; la multitud que lo aclam6 en hist6ri-
ca apoteosis, aqui en este palacio que acaso todavia
conserve entire sus marmoles el eco inextinguible, por
lo recien'te, de aplausos formidable
En todo paisaje human, ha dicho un poeta, hay
rincones de luz y de sombra. La tarea de los oposicio-
nistas, tarea daiiina no para el politico cuya existen-
cia es transitoria, sino para la Repfiblica, ha sido
siempre exhibir con fruici6n las miculas del adver-
sario y escamotear sus excelencias. Asi se explica la
tempestad de injusticia que sopla sobre nuestra ta-
rea reformadora. Asi la pretension de que con ella se
inician todas nuestras desdichas, mientras se calla lo
que tiene de fundamental.
Hemos colaborado en una obra de gobierno que no
intentar6 ponderar. Un periodista esclarecido de la
oposicin, el senior Abril Amores, la califica de gi-
gantesca. Suprimimos la reelecci6n, fuente de todos
nuestros males, condenada tambi6n por nuestros ad-
versaries. Consagramos en el Senado el derecho de
representaci6n de las minorias. Realizamos la refor-
ma trascendental que hace pqsible el veto femenino.'
El debate queda reducido a una miserrima cuesti6n
de tiempo: a .a reducci6n de los periods electivos;
a cuestiones secundarias.
Como se ve, no es tan deleznable nuestra obra, y
casi coinciw'e con los puntos de vista esenciales de la.
oposieion que, sin embargo, no ha cesado un momen-
to de azotarnos con su critical despiadada.
Ultimamente, hemos votado todas aquellas leyes
que se proclamaban como imprescindibles para ga-
rantizar el derecho electoral.

No es cierto, pues, como se afirma con error o con
malicia, que este eerrado para nadie el amino de las
aspiraciones legitimas dentro de las norms constitu-
cionales. Esto es un argument envejeeido. Se pro-
clam6 que el censo era falso y el Congreso ha orde-
nado que se haga nuevo. Se proclam6 el descredito
de las asaiablea.s sin reorganizar, y el Congreso ha or-
denado que se reorganicen. Se clamaba contra la im-
posibilidad de organizer nuevos partidos, y el Con-
greso ha legislado para que todos los niceleos de la
opinion puedan organizarse. Si no bastan estas ga-
rantias, se darin otras; ya lo afirm6 asi, en reciente
discurso, el doctor V6zquez Bello, ilustre Presidente
del Senado.
Pero hay mis. El afio treinta y dos, dentro de unos
meses, vaearkn ciento veinticinco alcaldias, seis go-
biernos civiles, la mitad de la Chmara; eso es el po-
der para quienes quieran conquistarlo. Los partidos
viejos y los nuevos, todos los cubanos que aspiren a
influir en la vida national de una manera eficaz y
fitil, dentro de los causes legales, tienen en estos pr6-
ximos comicios una oportunidad magnifica que no
deben desechar. El voto libremente otorgado, es la
mejor de las armas en todas las democracies. La con-
quista de las posieiones oficiales por el ejercicio del
sufragio, es obra de ciudadania y de orden, de paz
y justicia. Los m6todos revolucionarios, la apropia-
ci6n del poder por la fuerza, eso es demagogia, anar-
quia, desorden, violencia realizada en nombre de los


principios mas puros si Ie qiuiir.-, p.rT. :e .. n...,,:.-ii-
cias destructivas, peol'.: -a;i.; j i|, I i !-ii i .- ..1
remedio se pretend.
Como decia "El M ii.h:.,". ,n n n..t:ille tr.,.,.i.,
de estos dias, que por ..un id:l,- y -u -tl.:.. 7i-,i.,l-ai
adivinar la pluma inigne dee uln .-n'iip.'lie.ie nunsti.r,,
el senior Weolter del Ri',. lsi zitransi'_,:n:ia i .d s in:r.
funesta donde quiera qupe e* Leulntre. N.: imlip .rt.
que sus fines sean eleva'.l:,o y u.l)'bIh; Ilil.len .-i r ,'-ll-
sa de graves trastornos y o,':a.-,i'u de .oitllliictr.,-r irrla'-
rables. Ensombrece las almas, fanatiza I' ,.:razi'in-..
impulsa las inteligen.ia.sl niis eqi llibrai..is a ii..'r[ll-
dos extravios, se tradiuce en nar.lxi.lies tl'llr:'lntas.
Bajo su malsana inflenii.ini suirve on la hlit...la. .:-
mo nos recordaba el nf'tioniliita, l la tflr-i.;a si.ri.'nllo
de Robespierre el ine lr ultil.'l. ilue iz., c.:.].r ,11.-'
mil cabezas sobre el ca:laLk'lo in noini1ire .li lI libll.rt,.l..
La semana que pan." a sid, il pi6ig ,l n m:.i.ill.-i-
mientos. Ya se conocein ftrliilmla, 'I.llil-t;;il. v ,1 ,i-
yo, dispuesto siempre a ti.-.s I..s -;i)rifi:iti.,s ,-uijn
las discuta ni las entorpezea. Estas y las que pudie-
ra sugerir al gobierno, todas son buenas en teoria.
i Bendita la que nos redima !
Entre tanto, hay una norma general que puede
servir de pauta: la critical negative, los juicios exa-
gerados, las agresiones mutuas, la apelaci6n a inge-
rencias extrafias deben considerarse como factors di-
solventes. La unidad moral, los bienes de la paz, el
reconocimiento de comunes errors y la resoluci6n de
enmendarlos, el regreso inmediato a la normalidad
constitutional y legal, son los principios bAsic s de
toda soluci6n, y los fnicos a que debemos atenernos.
Cuba no puede salvarse sino por la fraternidad de
sus hijos, por el perd6n de'las culpas reciprocas, por
el amor. que restafia las heridas y extiende sobre las
miserias de una 6poca, los cendales del olvido.
Ya s6 que esta doctrine se califica por muchos de
evang61ica. Procede de una escuela bien conocida, que
ha predicado siempre las mismas ideas al trav6s de
los afios, en horas como 6stas de supreme angustia
para la patria. No importa. El Evangelio es ('.,.1i- .
imperecedero de la conduct humana y como acaba
de proclamar el ap6stol de la liberaci6n india, tam-
bi6n es un program politico.
Voy a terminar.
Perd6neme la CAmara por hal.erla ;.nai- ... 1.,,!.
pocas palabras mas para destacar un il.-li.. qi ih
debe pasar desapercibido.
La minoria conservadora ha votZ-.l, la i :.iii.,lj..jl iiI
del senior Rafael Guds Inclin Ip;i ii Pi'rl-..,-- :.
Este voto earece de significaci6n liliti.i- : l* I., \,'l].
mAs. Porque es un homenaje esp,.it iii-',. -i:-P-.
sentido a la rectitud de su caract.c: a ii-i ,)r.-ijli-
dad, que es garantia para todos d*:..luiidl.l ,- iiti.-i. :
a su grandeza intellectual que es tii- l.-1. i i' illr l,-.Ir
la Camara y para Cuba.
He dicho.
SR. PRESIDENT ('G As INCLAN I : Ti .,:I. I.- Al,11.1.1
el senior Urquiaga.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Sef..,- P'r.-i,1 t. :.-
fiores Representantes: Corresp6nd.-i,,i'., 1c i.i i. i.ii








DEAIAY DE SESIIONES DR LA. CAMERA DE REPRESENTANThS


tancia de haber sido designado leader: de la mayoria
liberal-popular, hace breves instantes, dirigir, a ma-
nera de salutaci6n y anuncib del plan de futuraJ,
orientaciones, unas poeas frases, en las que habre
de excusarme, tambi6n; pero seria imperdonable que
acometiera esa tarea, sin hacer algunas aclaraciones,
que surgeon del fondo de mi alma.
Conceptfio este honor, no como algo que debe enor-
gullecerme respect a mis compafieros, que pudiera
interpretarse como una superioridad de clase alguna.
Aqui, donde brillantes cerebros tan privilegiados hay,
donde mentalidades tan formidable existen, seria
una vanidad y un error ridicule el pensar semejante
cosa. Quiero interpretarlo como una prueba de afecto,
de consideraci6n y de respeto del Partido Liberal ha-
cia su aliado, el Partido Popular, rama desprendida
de aquel glorioso tronco. Y, en todo caso, si algo pu-
diera corresponderme en el orden personal, yo alega-
ria una caracteristica mia, de la cual se podria estar
orgulloso: De la sinceridad y lealtad que inspire
todos mis actos y que tienen como norma el culto al
i.,,',,,.,ii. .i-;, el afecto mAs acentrado hacia todos
aquellos a cuyo lado me siento.

Dificil es mi tarea, en este moment y en estas cir-
cunstancias; pero es doblemente dificil, por la cir-
cunstancia especial de venir a sustituir al senior Car-
los Machado, glorioso veteran de nuestras guerras,
orador elocuente, de alto fuste, y caballero exquisi-
to, delicado en todas sus manifestaciones, que lleg6
a parecernos insustituible en el cargo de leader del
Partido Liberal, que desempefi6 con el aplauso de to-
dos. Pero me siento esperanzado contando con la be-
nevolencia y la consideraci6n de todos mis compafie-
ros, contando con la cooperaci6n que la minoria con-
servadora presta en todos los instantes a lo que pudie-
ra ser considerado como una finalidad patri6tica. Y
con esa otra minoria que surg6, capitaneada por el
senior Carlos M. de la Cruz, paladin glorioso de las
luchas por la democracia; y que si hay otros que, con-
juntamente con 61, cooperan, 61, por si solo, pudiera
considerarse una bandera, como un nficleo importan-
te de esta CAmara de Representantes.
Y antes de entrar en el objeto principal de estas
palabras, quiero hacer tambi6n una aclaraci6n que es-
timo necesarisima: he sido electo por la amayoria del
Partido Liberal y Popular y me creo en el deber de
conservar un contact estrecho con el Presidente de
la Repfiblica, General Gerardo Machado, electo por
esos partidos, cuya political en el orden personal res-
paldo y que la mayoria de esta Camara respalda tam-
bi6n y ha heeho suya. Si surgiera una discrepancia,
un choque, .que estimo dificil, puesto que todos
debemos marehar en concordancia si eso surgiera,
yo presentaria mi renuncia, porque estimo que los ho-
nores, mientras m'is altos sean, obligan a aquel que los
recibe.

Y cuento como auxiliar poderosisimo en estas ta-
reas y en estas luchas, con el apoyo de la prensa,
supreme orientadora de la opinion piiblica, cuyos
aplausos recogeremos siempre con estimulo y cuyas
censuras acataremos con respeto y nos servirkn de
norma orientadora en el future.


mara. Esta mayoria hizo suyo el program. con el cual
lleg6 a la Presidencia de la Rep-iblica el General Ma-
ehado. Aquel program se sintetiz6 en agua, caminos
y escuelas. Fu6 viable y se trat6 de poner en ejecu-
ci6n por las medidas legislativas que adopt el Con-
greso; y no es precise haeer un alarde de historic, no
es precise hacer larga digresi6n para convenir en que
aquel program ha sido cumplido de manera total u
easi total en sus aspects mais importantes.

Con referencia a los acueductos, aparte de los in-
numerables que han surgido en distintos t6rminos
municipales, de las mejoras que se han realizado en
el de la Habana, aquellos que constituyen no s61o una
aspiraci6n legitima de la region Oriental heroic y
bravia que tiene todo nuestro afecto y simpatia, el
acueducto de Santiago de Cuba se encuentra casi ter-
minado.
Se hablaba de caminos, se prometi6 al pueblo de Cu-
ba que los habria y luchando con las circunstancias
mis adversas como un sello indestructible, tenemos la
Carretera Central, hilo de plata que une a las distintas
provincias y que sirve de 'base de uni6n no s61o ma-
terial sino patri6tico y de significaci6n de indole mo-
ral tambi6n.
Se prometieron escuelas, y millares de aulas han
sido creadas, y mejoras en la ensefianza realizadas.
Gracias a la iniciativa .de aquel program y al genio
de un hombre que fu6 gloria de Cuba, tristemente
desaparecido, el General Aleman, que coadyuv6 a to-
das aquellas iniciativas, surgieron las Escuelas de
Comercio, la Escuela T6enica Industrial y diversas
mejoras en el ra:mo de Instrucci6n Pfiblica.
Partido, mayoria que hace tales promesas y que des-
puBs puede alardear de haberlas cumplido, tiene de-
reeho a hablar de program y tiene derecho de hacer
promesas nuevas ante el pueblo, con la firme convie-
ci6n de que habrAn de ser cumplidas.
El program nuestro debe abarcar tres extremes,
tres sectors principles: el econ6mico, tan olvidado
por aquellos que hacen oposici6n y que parece que 31
pueblo, segin ellos, no vive sino de diatribas y de es-
peranzas futures, de odios y recriminaciones, pero que
no trata de solventar esas esperanzas y de ilevarlas a
una cristalizaci6n feliz.
En el sector econ6mico,, precisa que acudamos de
manera principal, pues atravesamos una crisis que no
se circunscribe solamente a Cuba, una crisis que pre-
senta el caso raro y prodigioso de que los pueblos se
sienten pobres por exceso de riquezas, por la super-
producci6n; una crisis que hace que el caf6, el azfcar
y el tabaco, los tres principales produetos de nuestra
tierra, sufran los mismos embates que sufren las car-
nes y el trigo y los products todos del mundo ente-
ro, y sobre los cuales tambien cifraban otros paises
todas sus esperanzas.
Se han intentado cuantas medidas han aeonsejado,
y se han creido mas sanas; se ha escuchado a todos y
de todos hemos tomado algo; pero esas medidas, alga-
nas acertadas y otras que han sido de tanteo, deben
ser estudiadas de manera firme y tratar de cristali-
zarlas en una legislaci6n adecuada.


Nosotros podemos esbozar, aunque sea de manera Precisa estudiar un presupuesto cientifico que sea
incipiente, un program a desenvolver en esta Ca- ajustado a nuestras necesidades. Todo se tratarA, en








DIARIO DE SESIONES DE LA (AMIARA DE REPRBDSENTANTES


un plan de acuerdo con las circunstancias del momen-
to; pero una de las cosas mis necesarias, es que aco-
metamos la reform tributaria.
Hace algunos meses votamos aqui en la Cdmara una
ley de car6cter economic, que como su nombre lo
indica es de caracter transitorio; he ahi algo que debe
preocuparnos profundamente, que debe obtener una
soluci6n rApida y adecuada, que esta mayoria segu-
ramente ha de verse comprometida a llevar a feliz
realizaci6n.
En el sector social, bastante se ha hecho. La CAma-
ra, al menos puede erguir su frente, pues ha acome-
tido iniciativas como retires obreros de todas elases,
el seguro para los mismos, leyes y accidents del tra-
bajo, el salario minimum para defense de la mujer,
etcetera. Todo eso se ha hecho; y si no se hallan en
vigor, no es por nuestra culpa, pues se encuentran
detenidas en otra dependencias pfiblicas, pero, segu-
ramente, si insistimos en ello, hemos de obtener otras
grandes mejoras con otras nuevas leyes, y habremos
de hacer que se alivie un poco la situaci6n del pueblo )
modesto, que tiene derecho a que se haga, en vez de
la political del odio y la diatriba, la political del bien
pfiblico, del bien general, del mejoramiento colectivo.
Y en el orden politico, que tal vez sea el mas impor-
tante del moment actual, esta mayoria no se ha mos-
trado remisa en tiempo alguno para aprobar medidas
que fueran favorables a la paz piblica: !a ley que
propicia la reorganizaci6n de los partidos, el censo
electoral, la autonomia universitaria y otras mAs que
se ban dictado. Pero seguramente dispuesta estA la
mayoria a propiciar cualquier otra media que, sin
mengua ni empequefiecimiento hacia nadie, y sin que
signifique humillaci6n, pudiera hacer comprender a
todos que lo que ansiamos es la mejora de la patria
y que todos se sientan satisfechos en esta comunidad
en la cual no debe haber nadie postergado. A eso nos
sentimos inclinados, no por temor personal de ningu-
na clase, lo declare, pues esto no se abriga en el cora-
z6n de ningin legislator, ni por temor ta.ipoco a que
pueda desaparecer esta patria que fu6 fundida al ca-
lor de todos los heroismos y sacrificios. Yo soy de los
que creo que estamos expuestos a cometer errore,,
pues 6stos son propios de todas las democracies, mA-
xime si es joven come la nuestra y exaltada por temn-
peramento; pero no creo que por el fantasma povo-
roso de que la Patria va a hundirse si no contempori-
zamos con una caprichosa legislaci6n de alguien; de-
bemos cambiar nuestra conduct, porque nosotros
seriamos iridignos si tal creyeramos de aquellos que
sacrificaron sus vidas por crearnos esta Patria que
estA basada sobre pedestal de granite, inconmovible
en el tiempo e inconmovible en las circunstancias.
(Grandes aplausos).
En cuanto a nuestro program interno, casi huelga
decir que ha sido norma en esta CAmara el respeto
mAs profundo para las opinions de todos los compa-
fieros;, que ha sido norma que se sientan respetados
de la manera mAs amplia todos aquellos Congresistas
que deseen hacer uso de la palabra para exteriorizar
sus ideas; porque lo contrario hubiera sido un ultra-
je no contra el Congresista sobre el cual se hubiese
ejercido esa coacci6n, sino que hubiera sido la Camara
entera la que lo recibiera; y para garantia de todo
ello esta \a.Presidencia en manos de quien durante


cuatro afios ha sabido granjearse el afecto y i, -1it,
patia de todos sus compafieros, no s61o por -i ilr,'.
gencia sino por su hombria de bien, que ha ,;,r.:-li, .
zado siempre la actuaci6n del senior Rafael Gii.- ln-
clan.
(Aplausos).
Y voy a terminar, sefiores, enviando el m.i. ,in.:eil'
y cordial saludo al Presidente del Congreso senior
Clemente Vazquez Bello y al Presidente de la Repfi-
blica General Gerardo Machado y Morales. Y me voy
a permitir, como final, manifestay lo que constitute
mi mas fervido anhelo: desearia que esta Camara se
levantara y parangonara al nivel de la CAmara Fran-
cesa que tuvo su cuna en la Convenci6n famosa donde
se declararon los Derechos del Hombre; desearia pa-
ra esta CAmara el mismo alto nivel de la Camara In-
glesa, cuna de toda democracia; desearia que se en-
contrara a la misma altura de aquellas famosas Cor-
tes de Cadiz donde tuvo su asiento la virilidad y el
patriotism espafiol; pero desearia por encima de
todo ello, que esta Camara fuera digna sucesora de
aquella Camara nacida en GuAimaro, de aquella CA-
mara de la Repfiblica en armas que durante diez afios
de lucha y persecuciones, a veces era precise suspen-
der las discusiones de alto vuelo para alternar con el
manejo del fusil, de aquella CAmara gloriosa, eapaz
de darnos los mas nobles ejemplos de cordura; de no-
bleza y de patriotism.
(Grandes aplausos).
SR. PRESIDENT (GulS INCLAN) : Tiene la palabra
el senior Castellanos.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Sefior Presidente y se-
fiores Representantes: Perdonen que mis palabras de-
sentonen o disientan del concerto arm6nico de voices
political de distinguidos y queridos compafieros y
amigos que aqui se levantaron para proclamar la cor-
dialidad cubana entire todos los que vivimos en este
pais. Perdonad que yo, esta tarde, en la explicaci6u
sencilla y clara de mi voto en favor del Presidente de
la Camara senior Rafael GuAs Inclan, explique, no por
mi, sino por la CAmara, el motivo fundamental do
mi linea de conduct.

Agobiado por la munificencia extraordinaria del he-
miciclo del Capitolio, cuya obra oportunamente com-
bati; impresionado y conmovido porque no habia te-
nido la suerte de concurrir a este lugar en oportuni-
dad anterior, tengo que declarar por que motivo, por
qu6 fundamento, en primer trrmino, la oposici6n a.
gobierno del General Presidente no ha estado nunca,
absolutamente nunca, ausente del hemiciclo de la Ca-
mara de Representantes; por qu6 motivo, 'por qub
fundamento no me someto a la oposici6n que nace aho-
ra, cuando estuve siempre en la oposici6n antes; por
que motivo, por qu .fundamento yo no puedo some-
terme a ella, y seguir6 mi linea de conduct, seguida
a trav6s de todos los tiempos. En Cuba, como en casi
todos los paises civilizados del mundo, nadie sigue a
nadie; las piaras de hombres, desde hace much tiem,
po se acabaron: los hombres hoy viven libre, absoluta-
m eiit- liwr.- ,. i ,.l ,,'ien. lit' -I'll .:.lu lt n inh l I -
die)i',- .:lw-],lr], J,- liiiirin :, eritri,:. Y -to t.,r,1.
yo t,+ *-,' ,iui di ,.-latar, ;rnt,: l, C(',',nat,3. p'.l, '[,Ht, ,-\ |1"
hablM *'n nI, lc, y ,oi_ r,-lpi, i na.l- ,n ,ld! uhi.il l,. .,Nl
pu elhl, lih, l.'. r11 "I d,,'i-..:-i ,l-- 1.101 it,: m ,:iti l |,,.,r









1II '1AiRIi'I DE SESIt0NES DE LA CAMARA DE REPRISENTANTES
,ii~~.I.*, noercoabso


,i,'.- i ,h. i i, .-n? I... |."' 'l. .'!. aili-t.iw.:i, no creo abso-
ii.n .... ,,.,.,. ,.I.. ', ..- .1 .I i,-l .!... la p osible cor-
.1, -,!.i. .il .,,l I., n :,.Ii.- .-Iq .. .-,.1in iifiestos n i en
l.. ,'1,, 1..- .- in., l. il I.. .., .. i,. l .1' i. Los program as
i.,-, nI.1..-!, 1:1,. .;--: t.,.,II.I ,-.. hill de cum plirse,
,.,.,n ... .,I.:.i, uI. 1 u i- i .' i. I,, i.lm ente. N o es,
n.-ni,. 1, i,,,,1i !.! ..., i. It I ..,, i .I oposicionista,
,, I .. ,. ...... ,- ,- m ,.,.. -1 ,l i.blem a es m As
,it,,. ,. i|i].-1i ,-m ,, ,- ._.r. ...*, ,i ;',, ti.i-cendental. IF -
,I,., I... .. m is .,.- ,, .1,- ,|ii ,: t,...l.. abordem os el
I, ,,l, in i .,., l., i.- l ,ii. '- .r, -- ,it i e indispen-
,,i i, ,|H,. ..r,.- i, ..i.i.-[i.. .. i,',,..,. .- E l p ais esta su -
I. ,,, i . .- .. -,. .. ii .. ..li a), toda clase
,- ,[,,. -. .. I I ., I ... ..1 !, [ .-- ,i .I.- tristeza y .1
II -.,1 1. l i ,.] E .-- .1 .1 '- ,i ir, ,t i,:ci6n qu'e con-
,, .. ,- n, .-.ri.-m .. .. I.. ..- i., 1..- i. blica, estam os
en una gran intranquilidad de conciencia, esperando
algo que no se da, algo que-nosotros, los Representan-
tes del pueblo, debemos darle al pais; es decir, hater
justicia en eada una de las. oportunidadea en que ]a
justicia se reparte; no diciendo que se restituyan de-
terminadas ,!; .ij 1;.1. que son initiles de dereeho,
cuando no se restituyen de hecho. Es necesario que
abordemos todos esos problems.
Yo se que mi voz des'entona del concerto arm6nieo
politico que esta tarde existe en el hemicielo; pero yo
me sentiria miserable, si al llegar a este sitial yo no
le refiera a ]a Camara de Representantes, dos he-
chos que conmueven la atenci6n del pais y que exigen
que los representantes del pueblo se pongan en una si-
tuaci6n de legitima defense.
Lo que el pais quiere es sencillamente que se haga
justicia. Cada sector de la -oposici6n ha cumplido con
su deber. Aqui nadie, absolutamente nadie, estA auto-
rizado para hablar en nombre de la oposici6n. La
oposici6n la integran los estudiantes de la Uniyersi-
dad Nacional, las nifias de los centros docentes, en
fin, todos los que se han puesto frente al Gobierno;
la integran los hombres del pueblo, los trabajadores,
la integran muchos otros factors, que no han otor-
gado mandato de ninguna clase a ninguno de nosotros,
por lo cual no podemos hablar a nombre de la opo-
sici6n. Pero siendo ese nuestro deber en este caso:
interpreter el sentimiento national, lo que el pueblo
pide, lo que la oposici6n desea, es que se le diga al
President de la Repiblica: Sefior Presidente de la
Repfiblica, es necesario, es indispensable, dar garan-
tias al pueblo de Cuba, eneauzar los acontecimientos
y los hechos, orientarse por un sendero de estricta
justicia. No hay nada mis hermoso que la justicia, no
hay nada que comprometa y obligue mds a los hom-
bres que la virtud. Y esto es necesario decirlo cuando
se llega a moments graves, como los que atravesamos,
aun con i.l1!1-.. de la vida. La verdad es 6sta, la ver-
dad es que nadie represent nada, la verdad es que
hay un estado de opinion pdblica, la verdad es que
con palabras y con promesas no se puede satisfacer a
'.sa opinion publica ; la verdad tenemos que decirla
,, 1 i .. -,1.-i I.-A I,!.. torque el pueblo la sabe y la cono-
,.- L,, .ipt i.i 1.- .e reclama es 6sta. No se le puede
I,..,~1 ,,1 Pl-, -i ni que haga ofertas, no se le pueden
h,,i,<.-,-; P, -l.-..-. nuevas solicitudes; porque ya ese
i,,,! .... 1.- 1.,.- -.'i.-it ades y las promesas ha pasado en
in!,..ii i .,iti. 1, no es possible career en nada ni en
,:,i.l,.. ,1 !,,- .1. i'. Es neeesario que en esta CAmara
..- .,1.. r I!" ii"'., una voz que le diga al Presider-
t.- .I.I I. r:.,'jillI:. 'lesde aqui: Sefior Presidente: esta


es una Reptiblica democrAtica, esta es una Ip'il..i.::,
liberal, esta es una Repfiblica i.- ,1lit.,,i., ry vos sois el
primer MVagistrado de la Repfiblica. Pero, e6mo es posi-
ole, senior iresidente, c6mo es possible que un gobier-
no que se dice liberal, aqui, en plena ciudad, en una
Repfiblica demoeratica, en que deben imperar los sen-
timientos de justicia y de igualdad, c6mo es possible
que haya hombres que .pblicamente y por eso es
.ii. yo digo que se abra una investigaci6n e6mo
es possible que haya hombres que han sido torturados
por los miembros del Ej6rcito, aprovechAndose que
esos hombres se hallaban press, en un estado de infe-
rioridad y de indefensi6n? Yo voy a sefialar a esos
hombres por sus nombres, porque hay algunos de ellos
que estan dispuestos a ir ante el 'T' i;'1,,. que se for-
me, que estAn dispuestos a ir ante eualquier Tribu-
nal cubano, para formular su protest.
Se dice que Panchito Diaz ha sido torturado. Me
lo ha dicho a mi, personalmente, y esta dispuesto tam-
bi6n a sostenerlo un hombre civico, Jos6 A. B. -..,--
hermano del arquitecto, que a 61 lo han torturado en
el Castillo de Atar6s y que lo ha torturado el Capi-
tan Manuel Crespo, y ahi esta la certificaci6n m6dica.
Y ahi e:stA Jos4 A. Borges, a quien le pusieron cepo
de campaia y le hicieron pegar la cara al suelo. Y
eso no es possible que pase, seilores Representantes,
sin que se -!.., y sin que se conozca, para que se haga
justicia, aunque a algunos les parezca indtil que la
justicia se haga.
Y ahora vamos a la parte political. Yo he votado
por el Presidente de la Camara senior Rafael Gu's
Inclin, porque un sentimiento, de justicia innato en
mi me ha obligado a ello. Yo consideraria una indig-
nidad, por mi parte, no votar'por el Presidente de ]a
Camara, quien en moments en que se suspendieron
las garantias constitucionales, cuando yo levantaba
'mi voz contra el Gobierno en una situaci6n verdadera-
mente critical, de fuerza, en aquellos instantes, sin ha-
her ninguna otra oposici6n en el moment, porque ha-
bian acordado el retraimiento mis compafieros y ami-
:gos, yo tuve siempre, en todas las oportunidades e
instantes, la garantia del Presidente de la :CAma-
ra hacia este Representante que levantaba su voz
de protest. Como en todos los moments, la opo-
sici6n, sin estar aqui representada mas que por noso-
tres mismos, ha encontrado en el senior Guhs Inclan
:la garantia absolute de sus derechos y por esto, como
:un acto de estricta justicia, yo he querido darle mi
voto.
Y, sin que a nadie le imported, pero para definir mi
linea de conduct, yo quiero declarar que en esta Ca-
mara, ahora, al venir esta oposici6n bajo la bandera
hermosa de un Caudillo de las guerras libertadoras, el
General Menocal, seguio de pfiblico se dice...
SR. DE LA CRUZ ('C'ARLZS MANUEL): Me permit el
senior Castellanos una interrupci6n, con la venia de la
Presidencia ?
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Con much gusto.
SR. PRESIDENTE (Guis INCLIN) : Tiene la palabra
el senior Carlos M. de la Cruz, para una interrupci6n.
SR. DE LA CRUZ ('CARLOS MANUEL) : El senior Caste-
llanos hace ver dos, cosas, que no responded a dos rea-
lidades que ban ocurrido. En primer lugar, en esta
Camara, desde el inicio del afio 25, en que el General








DIARIO DE SESIONFS DE LA CAMARA DE REPREISENTANTES 11


Machado tom6 el Poder, ha habido otra oposici6n ade-
mis de l1 del senior Castellanos; y en segundo lugar,
esta Otra que se produce en.la CGmara no e la del
General Menocal, que ni la inspira ni la. dirige, aun-
que son positivamente admiradores y devotos del Ge-
neral Menocal, como yo, los que la hacen, con la li-
bertad de pensamiento que siempre han tenido; por-
que cuando yo no creia que eran pasos acertados los
del propio General, ya aqui se hacia critical political,
con respetuosa consideraci6n para quienes tienen en
su pais, mis que devotos, fanhticos, como los tienen
otros caudillos de la independencia cubana. El Gene-
ral Menocal ha cambiado impresiones con algunos de
los que se sientan en estos escafios; pero no es 61 el que
inicia un program. ni le imprime orientaciones poli-
ticas, porque no forma parte de este Cuerpo, si bien
creo que se sentiria muy honrado con sentarse en es-
tos escafios; pero el General Menocal, que es una fi-
gura political respectable y que recibe en su casa a
muchas personas, cambia impresiones con ellas, orien-
ta, reune opinions, concuerda voluntades con alta
finalidad y, oidlo bien, sin tener mas aspiracion, en
estos graves moments, que traer paz a la familiar cu-
bana.
Y esto no quiere decir que pueda ser exacta la ma-
],f!'.*..,.;I'. del senior Castellanos, en cuanto a que la
oposici6n respond a una decidida inspiraci6n de cri-
terio del General Menocal; esta oposici6n que se le-
vanta aqui, que ha venido levantAndose en mayor o
menor niumero, con un buen prop6sito, con la buena
intenci6n de combatir todo lo que haya de erroneo en
el Gobierno del General Machado; esta oposici6n no
tiene conexi6n, tampoco, ni obligaci6n alguna con la
que hacen otros sectors de la opinion pfiblica; y es
de advertir que seria una ofuscaci6n nuestra, el pen-
sar que vamos a irrogarnos aqui representaci6n que no
tenemos.
SRealmente, estariamos encantados, profundamente
satisfechos, altamente complacidos, si fuera el senior
Castellanos el que dirigiera este sector de oposici6n;
pero no logramos verlo en los dias en que precisamen-
te se formulaba aquel program que pedia justicia.
Ahora es todo lo contrario: pues el program que per-
seguimos no es de justicia abstract, sino algo mis
grande que esa justicia del moment. Porque el aliviar
a un torturado no es impedir que mafiana se torture
a otro; y nosotros, lo que queremos, es que haya una
ley por virtud de la cual no puedan llevarse a efecto
esas torturas, y que se castigue entonces al que las
made ejecutar. Nosotros, lo que pedimos es algo mas
fundamental, es algo mas important; no es un bello
gesto de oposici6n, sino. una realidad para el porve-
nir. Por eso hemos traido a la 'CAmara este program,
esta tarde. Nosotros, sinceramente, no tenemos aqui
cabeza dirigente, aunque el Sr. Urquiaga, con un exce-
so de afecto, me consideraba con este carActer; nosotros
s6lo respondemos unAnimemente a nuestra conciencia
y al criterio de trece o catorce firmas que se han estam-
pado en el document entregado en manos tan dignas
como las de nuestro Presidente senior GuAs InclAn,
Por lo demAs, lamento profundamente que esta opo-
sici6n no se haya podido organizer mejor, para que la
dirija nuestro ilustre amigo el senior Castellanos. Sin-
ceramente, el senior Castellanos ha sido un brillante
paladin y un esforzado luchador frente a todas las
medidas del Gobierno del General Machado; pero eso


no quita ni quiere decir que en este nficleo de ]a Cl--
mara no haya habido personas que sin habcr tenid;,
tal vez, la popularidad ni los aplausos conseguidos por
el senior Castellanos, porque su inteligencia y el arrai-
go de esas personas no sean tan .-:,...il1i,.tii.., no
obstante, estas mismam personas tienen en su espiritu
la mas profunda convicci6n de los que, cumpliendo
con su deber, no creycron en promesas. del Ejecuti-
vo ni aceptaron su program y, desde los primeros
dias que aquel tom;6 posesi6n del Poder, no vota-
ron ninguna de aquellas reforms, ni aun, siendo
algunos de ellos, como el que habla, amigo del doctor
Carlos Miguel de C6spedes, no vot6 aquella famosa
Ley de 'Obras Pfiblicas, aquel famoso plan que llamara
mi distinguido amigo el senior Urquiaga,' de Acueduc-
tos, Caminos y Escuelas, dpnde Cuba ha pagado mis
de doscientos cincuenta millones de pesos, con est-
balance sint6tico, pero sombrio, de una carretera, de
un acueducto, grande, pero que no se ha concluido --
el de Santiago de Cuba y ninguna casa escuela, por-
que .siguen existiendo los vetustos caserones de la
6poea colonial.

Y voy a aprovechar la- breves palabras de esta.in-
terrupci6n, para corresponder a una muestra de afec-
'o y distinci6n de mi distinguido amigo el senior Ur-
quiaga, aunque el program que ha esbozado no res-
ponde a las peticiones de esta oposici.6n, que aunque
no la dirige el General Menocal, si se siente satisfecho
con compartir no ya el criterio del General Menocal,
sino el de los catedrAticos, el de los estudiantes, el de
los obreros y el de todo el pais -que opina sobre los pro-
blemas nacionales, porque debemos tener abierta nues-
tra alma y nuestra inteligencia fresca, para recibir
la opinion y el criterio de todos los que con buena fe
y con prop6sitos sinceros deseen intervenir para resol-
ver los problems cubanos. Y aunque esta oposicidn
no ha visto la promesa del senior Urquiaga a nombre
del Partido Liberal, se permit decir que de nuestra
parte, o por lo menos de la mia, le expreso mi recono-
cimiento por sus palabras de afecto y por sa caballe-
rosidad, que no nacen ahora que comienza a dirigir
una minoria parlamentaria, sino de cuando tenia un
pequefio nficleo bajo su direcci6n, en esta 'CAmara de
Representantes.

Me felicito de contender con quien es una ilustre
figure del Parlamento; y ruego, para terminar, a mi
amigo el senior Castellanos, que no yea en mis anun-
cios de oposici6n, ni el program del caudillo, ni el
prop6sito personal de querer levantar ninguna ban-
dera. Yo puedo decir que el General Menocal no es
aspirante a sustituir al General Machado. Chlmense
los que vean en esa aspiraci6n al h6roe de las Tunas.
El caudillo, que ya fu6 Presidente, no ambiciona en su
vejez la Presidencia; y en sus prop6sitos patri6ticos
anhela s61o una Patria que garantice la paz moral en
el territorio de la Naci6n; una paz moral para todos
sus hijos. C6lmense los fetichistas de la hora political,
porque todos nosotros estamos en este caso corriendo
tras ideales y no nos animan prop6sitos personales de
ninguna clase, sino que venimos a confecionar un
program, no para defender a un hombre, sino para
que' no se repita on rulh ni 1a tortlra ni ol Pxilin y
para que no vuelN n i i 'l., -. '-I, 1..I e 1 ., i -
va revoluci6n cow.. inr:- I ,, lil-ll:I.l.1.r,.
(Grandes apla .....








12 LIl I. ,1E E SII.E., DE LA CAMERA DE RE'PRESENrTANTE.S


i-r P-i.L.- ILN I E lr-i -. IN,.i N"i : i.'.litli,'lj e l l 0 '.i.o
i. 1I; Ip .l,1J. ,-, I .:I ', t" lln .

SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Las ventajas del de-
bate son siempre extraordinarias. Cuando yo oia ha-
,blar, en el comienzo de su primer discurso, al senior
, '.t l., -.,Lu.-I de la Cruz, mi querido amigo y com-
panfi.ro, de 4ue e1 no era mas que el paladin, el leader
de un grupo de Congresistas representando aqui a un
sector de amigos y compafieros del General Menocal,
yo creia, por sus palabras, y lo creia por haberlo leido
en todos los peri6dicos y en todos los diaries, lo que
dice ahora el senior Carlos Manuel de la Cruz; que no
es el General Menocal quien dirige la oposici6n en la
Camara de Representantes. Yo lo oi hablar como re-
pres.entante de la oposici6n frente al Gobierno del
General Presidente; y creia, con franqueza, que el
,efior de la Cruz y sus compafieros y amigos train csa
representaci6n de la oposici6n a la Camara de Repre-
sentantes. Y ahora, de sus propios labios hemos, oido
que ellos no representan mas que lo que represent yo.
Decia el senior de la Cruz como si quisiera gentil-
mente .explicar alguna omisi6n de delicadeza en qu'3
desde luego nadie ha incurrido, que yo podia dirigir el
grupo de la oposici6n. Yo le agradezco el buen deseo
que siempre anima al senior de la Cruz, pero no puedo
por mi propio temperament dirigir la oposici6n. De-
cia el senior de ]a Cruz que no debian alarmarse los
hombres que aspiran en nuestro pais. Y como, real-
mente, el fnico que se habia alarmado en la oposicio6n
era yo, debo decirle que yo nunca veo visions ni me
coloco detras de ninguna vision, para que no puedan
verme en la franca oposici6n. Decia el Sr. de la Cruz
que habia que emplear un procedimiento mis alto que
la decision expresa, frente a un atropello cometido. Pe-
ro, en mi modesto juicio, yo estimo que es una contra-
dicci6n lo que se ha dicho, pues no puede haber nada
mas grave en la Repdblica que la privaci6n de un de-
recho a un ciudadano; que el ejercicio de una ti-
rania.

Voy a terminar, y para ello quiero e xplicar mi lined
de conduct en el future, sin que mis palabras puedan
lesionar absolutamente a mis queridos compafieros y
amigos, sin que ellas tengan otro prop6sito que expli-
car mi conduct a la Camara. He de seguir, como has-
ta este moment, fiscalizando la obra del Gobierno
del General Presidente. Yo he de seguir frente a los
liberals, que sostienen la bondad de este gobierno;
frente a los conservadores, que sostienen el cooperati-
vismo con el gobierno del General Presidente; fren-
te al grupo que se forma de las trece papeletas en
blanco, lij,,ir,.-I," asi, del grupo blanco de los trece,
cuando ellos no est6n de acuerdo con mi propia ideo-
16gia y mi line de conduct; es decir, he de seguir
s61o con mi conciencia. Y explicando asi mi voto, rue-
go a los sefiores Representantes y a la Presidencia
que me disculpen haberlos sermoneado en esta tarde
de luz y armonia.
(Aplalusos).

SR. PRESIDENTE (Guls INCLiN) : Tiene la palabra
el senior Lombard.
.'o. L '-!BARD (AQUILINO) : Sefior Presidente y se-
f,...-.s H'-i.esentantes: Yo no se si, en una votaci6n
;,-,l:I.u, 1.. sefiores Representantes, amparados por


el Reglamento de la CAmara, pueden explicar sus vo-
tos. Es algo que realmente me ha sorprendido en la
tarde de hoy; pero a fue'rza de estar uno en un lugar,
aprende las costumbres de los otros, y yo, esta tarde,
he aprendido algo mas, respect del Reglamento de
nuestra Camara, que a mi juicio no ha sido variado
en ninguna sesi6n, que yo conozca al menos.

Mis, de todas maneras, aqui se han pronunciado
discursos. Yo creia que la tarde de hoy y la sesi6n
de esta tarde debian ser-considerados como cosa so-
lemne, por tratarse de la elecci6n de la 11.-i, cuyos
cargos han recaido en nuestros antiguos y queridi-
simos companleros, el que era ya Presidente de ella,
senior Rafael GuAs InclAn, el no menos estimado com-
pafiero -,.*..] Cruells. y otro no menos estimado y que-
rido compafiero tambien, el senior Alberni.

Creo que debemos consagrar a ellos, por los mere-
cimientos personales que tienen y por la extraordi-
naria circunstaneia del acto, la sesi6n de esta tarde.,
Pero no ha sido asi, el debate se ha abierto y se ha
abierto el debate alrededor de los problems mas in-
teresantes del moment politico y del moment so-
cial de nuestro pais. Hemos podido 'eontemplar el es-
pectaculo agradable sinceramente lo acepto de
buen grado y hasta lo aplaudo de un nieleo enor-
me de Congresistas, que se sienta a la derecha mia,
que en compact formaci6n se disponen a hacer lo
que ellos llaman la oposici6n; noto, despues, en igual
lado de la CAmara, otro nficleo politico de distingui-
dos '.", i fli-i'., tambien, que a juicio mio pertene-
cen al mismo partido politico y que parecen no star
conformes con el ya sefialado grupo de distinguidos
compafieros que han de hacer la oposici6n.

Sobre esos particulares hablaremos despugs; pero
yo quiero aprovechar la oportunidad de esta tarde,
para hablar de la oposici6n, para ver si nosotros lle-
gamos a comprender que es lo que se llama, en la era
present, oposici6n.

Yo no conozeo la oposici6n de elements que se sien-
tan en este hemiciclo de la CAmara, y much menos
conozco la de elements que pudieran sentarse en el
hemiciclo del Senado. Yo entiendo que al variar de
casa con fecha seis de este mes, deberiamos haber
cambiado de procedimientos.
Por esto yo surjo a la vida pfiblica, en este nuevo
period, con nuevos brios y nuevos empefios.
La oposici6n cubana inicia sus puntos de partida
al calor del articulo 115 de la Constituei6n, dicen los
opositores de la calle y no los de la casa, porque a es-
tos nada les he oido sobre el particular, de que este
articulo fu6 vulnerado en la anterior Constituei6n, es
decir, que se viol6 precisamente el articulo 115 de la
antigua Constituci6n de la Repdblica.

Si desde ese punto parte la oposici6n de la calle,
sefiores, los que aqui estamos, estamos de mas, tanto
los que han salido electos, como los que desde el dia
seis de este mes comenzamos a disfrutar de la llamada
pr6rroga de poderes; entonces ni ellos ni nosotros es-
tamos constitucionalmente sentados aqui; y ni ellos ni
nosotros, pueden levantarse aqui para hacer lo que se
llama la oposici6n.
(Aplausos).








DIARIO DE (SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 13


Nuestro pueblo, sefiores, es un pueblo mis avisado
de lo que nosotros creemos. Nuestro pueblo vive acu-
cioso de nuestros movimientos, de nuestras sensacio-
nes, de nuestras orientaciones en todos sus aspects
en que se produce. Nuestro pueblo sabe de estas co-
sas que nosotros hablamos aqui, y conoce la forma en
que nosotros hablamos de estas cosas. Los que no sabe-
mos bien c6mo hablamos de estas cosas somos nosotros,
agregados de ese pueblo, que pasamos hasta un tanto
disgregados del propio pueblo. Sin embargo, esto, que
parece una especie de acusaci6n, no lo es. A mi me
consta que la generalidad de los Congresistas cuba-
nos, los que son mis companeros, elements surgidos
de las entrafias del pueblo a quien deben las posi.
ciones que ocupan, comprenden al pueblo, salen del
pueblo, viven del pueblo, estdn con el pueblo, defien-
den al pueblo y caerAn con el pueblo; pero es necesario
que los campos se deslinden y se deslinden de una
manera clara, precisa y terminante, para acabar de
una vez con lo que yo llamo en mi pais falsa political.

Yo sabia, desde hace tres afios, de una oposici6n
constituida por un grupo de cubanos distinguidos que
presidia el doctor Carlos Mendieta, y al que acompa-
fiaban distinguidos varones de nuestros medios que
se apellidaban nacionalistas. Yo se de los esfuerzos
heroicos realizados por este grupo de cubanos que un
dia y otro dia, un moment y otro moment, bregaron
empeiiosos por conquistar lo que ellos estimaban sus
derechos coneulcados. Yo s6 de esa oposicion que in-
tent6 en mis de una oportunidad mantener puntos de
vista en derredor de la Constituci6n que nosotros mo-
dificamos hace ya algfin tiempo; pero yo! no sabia,
entonces, de la oposici6n sui gineris surgida mds tar-
de, al calor de determinados sectors de la vida poll-
tica, surgida mas tarde al calor de los elements vi-
vientes de la sociedad eubana, surgida de un grupo de
eminentes catedrdticos de nuestro centro docente mais
elevado, y surgida al mismo tiempo de un sector muy
important de los antiguos partidos politicos exis-
tentes. Yo no sabia hasta entonces de la existencia, en
el.palenque de la oposici6n, de Ia presencia de nues-
tro ilustre general Mario Menocal. Pero el pais hace
ya unos seis meses ha podido contemplar, no sin asom-
bro, muchas veces, que la oposici6n surgia al calor de
aquel grupo de varones selects, bifurc6 su derrote-
ro, se acallaron las voces de ellos y surgieron voices
juveniles aplaudidas por los elements mAs salientes
de la intelectualidad cubana, que en manifestaciones
distintas, uno y otro dia, por las calls, por ]a prensa,
en las tribunas, donde quiera, manifestaron a los ojos
del pais su oposici6n al regimen y al Gobierno ac-
tual; y esos elements empezaron y constituyeron lo
que pudieramos llamar la oposici6n intellectual, pro-
testando contra los procedimientos universitarios. Pro-
testaban, primero, contra las normas de ensefianza;
protestaban, despues, contra cierto program de la
propia ensefianza para los altos centros docentes; des-
pues, mis tarde, exigian autonomia para el desenvol-
vimiento de sus funciones en los propios planteles a.
que cada uno de estos elements universitarios y estu-
diantiles correspondian; y se esbozaron programs, se
tantearon a aquellos factors que debian ser tantea-:
dos para conocer como opinaban. La prensa, siempre
dispuesta a llevar a sus columns la cooperaci6n del
pais, los sentimientos del pueblo y los latidos de la
conciencia de los ciudadanos, acogi6 todo aquel pro-
grama lanzado, todas las indicaciones lanzadas tam-


bien, todas aquellas sugerencies :-ia'- I.;ii.; tI-, mI'-
dificaci6n de los propios pre: --[.t... 'i :,t,. la
vida universitaria estudiantil. Y ;,.ii l-mi[i... ,, .--t;i
Camara se esboz6 el prop6sito .I1.- -i I .i, i lItr-
molde aquellos preceptos que 1~-nian ili-t., ii ni\-r-
sitarios. La Camara, no se si hil'.r, \.:.i i.1 ,il1-ui;m .-'
en este sentido, no s6 si el Sena.l.. .- 1 [., l.-l' li,.. i .- .-
brA hecho alguna legislaci6n sol'i. t.-ile i.liri ;-I.l.*. .-
ro yo he leido, en un peri6dico d.- I., in,.i .jm.: ih I:.. Ii ,-
o cuatro dias, que el Congreso de la Republica habia
tratado la cuesti6n de la reform universitaria, la
cuesti6n de la independencia universitaria. Declaro,
realmente, que no s6 en que oportunidad fu6 diseu-
tida, ni por la CAmara ni por el Senado, ese aspect
de la oposici6n cubana; pero eso no me interest tan-
to, eso pudiera ser que interest poco al pais. Yo conoz-
co que los estudiantes del present serin, a no dudarlo,
los varones del porvenir; a mi no se me escapa que
todos estos elements j6venes .de la actualidad seran
los que sostendrdn la Repoiblica en el mafana; yo s.
que la Repfiblica le debe a nuestra juventud intelee-
tual todo el apoyo, todo el apreeio, todo el carifio, en
fin, y todo lo que pudiera demandar de nuestros po-
deres pdblicos; pero los estudiantes de la Repuiblica,
con todo y representar una clase muy important, que
yo sepa, al menos, no han podido presentar un frente
unico.
Ahora bien; no hay que dudar que la oposici6n si-
gue, y yo creo que tiene motive para seguir. Yo creo
que nuestra nacionalidad y los derechos que hoy dis-
frutamos fueron conquistadas al golpe de nuestros
heroicos varones, con el pomo de sus machetes en 'a
mano, a fuerza de sangre generosa; pero la oposiei6n
que hoy se hace frente al poder, no es una oposici6n
enderezada de modo formal, cierta y positive para
terminar lo que ellos pudieron llamar la representa-
ci6n del estado de cosas inadecuado e injusto.
Esta situaci6n actual es el product de una modifi-
caci6n intellectual q'ue si no fu6 real y cierta en el
fondo, tuvo todas las apariencias de la realidad. A
ella concurrieron todos los factors de nuestra socie-
dad; y yo conozco, -- quiero afirmarlo, porque en
aquella oportunidad no vot6 ninguna de las leyes que
se contenian en el program de la Reforma Consti-
tucional y de la Pr6rroga de Poderes, yo puedo.'
afirmar a ustedes que, entonces, muchos de los elemen-
tos que se llaman hoy oposicionistas constituyeron par-
te de aquella Asamblea Constituyente que vot6 la
Reforma de la Constituci6n, declararon tambien que
aquellas reforms introducidas en la Constituci6n
eran perfeetamente legales. Por ejemplo, en esta cues-
ti6n habrAn de perdonarme mis compafieros y habrAn
de perdonarme tambi6n especialmente, los que sean
amigos particulares de nuestro ilustre cerebro, el doc-
tor Sanchez de Bustamante. Yo conozco como en
aquella ocasi6n este c6lebre jurista y este ilustre va-
r6n que presidi6 la Asamblea Constituyente, afirma-
ba que todo cuanto se hacia en esa oportunidad re-
sultaba perfectamente legal. Imposible es que este
senior entrado en afios, este hombre con extraordina-
ria capacidad y sus profundos conocimientos juridi-
cos reconocidos por todos, pueda hablr ,.-rimetid.-l. nn
error de bulto, porque personas d: iliiiti-i;.'.n ii .
pueden cometer esos errors y n-iien: .1 a I-..li..i *.i.
sesenta o setenta afios. He visto, rr;. tiri,-. i).. I- I1. -.1
en los peri6dicos, que el ilustre d'..:t,,r .Aint-.ni... sii-








14 DIIARI1' DE 1Q'E.sI-',NES DE LjA CAMARAE DE REPR.ESENTAINTES


.-< <. r- l l l'IR ll .l l irll I ..- ;- -. a:,.' t.. liI t
ill. r ,-il. ,- ,1-I1 I_', 1 1,-.-,:.. nl .,-. -, t,, 1 ,'l1.l F .i .-, u ti ,,.
,:,,i; ,,. t,,,h., 111 1, 1- It I I'-. -.I fL' l' 11t' n

] , i l., .ii .-. ti'i., '. ,7, V i. t ,. .. t t'. i:..taF ",,,* Il--
inatm, i. N ,I lr- l,-,t t',ti"r ,1. ,-e ina ,. d, spu
il,- r'.; llz i a lL ri .i' r.' ,* i] l 1 iii;lll,. rli **,l I.iIl. I-,Ii ri- l',-i
hzaron.
De la misma manera que el doctor Shnchez de Bus-
tamante, otros distinguidos sefiores de la intelectua-
lidad cubana del moment present, que acudieron a
la Convenci6n Constituyente y sancionaron con su
voto y con su presencia la Reforma Constitucional,
vemos que proclaman hoy que esa reform constitu-
ye un estado de ilegalidad.
Yo lamentaria much que ciertas personas, de sen-
sibilidad muy exquisite y muy sutil, se sintieran las-
timadas, con estas manifestaciones; y voy a entrar de
lleno en la cuesti6n.
Yo quisiera que la oposici6n y el Gobierno liegasen
a un acercamiento. Acepto como sinceras las palabras
del senior Carlos Manuel de la Cruz, nuestro ilustre
compafero que se excus6"de oirme por sentirse indis-
puesto, antes de comenzar mi discurso; acepto come
sinceras esas manifestaciones, porque s6 que, real-
mente, el senior Carlos Manuel de la -Cruz es sincere,
s6 que, en el fondo, es rebelde; acepto el program
que presentan a la consideraci6n de esta CAmara los
elements que constituyen la oposiei6n; acepto si se
quiere, tambi6n, la conduct uni-personal y la res-
ponsabilidad unipersonal del Partido blanco, de mi
ilustre amigo el senior Castellanos; y acepto esa ilustre
representaci6n del Partido blanco del senior Castella-
nos o la representaci6n unipersonal del senior Caste-
llanos, porque s6 que el senior Castellanos tiene capa-
cidad suficiente para batirse lo mismo con aquellos
bandos de la Cdmara, que con estos bandos. Lo acepto,
sefiores, todo; pero lo que no acepto es que sigamos
representando a la vista del piblico una comedia. Los
que acaban de ser electos Representantes por siete
in,-., supongo no estdn dispuestos a renunciar. Si lo
dicen, a mi juicio, no dicen la verdad. Y con respect
a los ilustres Senadores que acaban de ser nombrados
por un period de diez afios, yo le aseguro a. ellos y a
la oposici6n, aunque declared lo6contrario, que ellos
no estdn dispuestos a renunciar. Los que se encuen-
tran en mi caso quizAs estarian dispuestos a renun-
ciar. Pero si los otros no renuncian, afirmo por mi fM
de caballero que tampoco habr6 de renunciar. Y en
ese sentido no debemos, engafiar a nuestro pueblo.
ER. GEORGE (QUINTiN) : jMe permit una interrup.
>;'i,. .:on la venia de la PreSidencia?
S L. LOMBARD (AQUIINO) : Con much gusto.
S-r PRESIDENTE (Guls INCLAN) : Tiene la palabra
-l -lor George, para una interrupci6n.
SR. GEORGE (QUINTIN) : El modesto Representante
,.li,- habla, en recientes declaraciones ha dieho, pftbli-
;-,ir-uite, que no elude la parte de responsabilidad,
pI..:- ... much, en que haya podido incurrir como ga-
I,,'-im;,aental, como politico liberal, a partir del arran-
iiue- d1, esta situaci6n liberal en el afio 1925 hasta el
ijiirn.nto actual. Tengo entendido que, efectivamente,
rt- hiie political de camouflage alrededor de la oposi-


,'t,'-ih -;! l p|ii-.: i..-r. entiendo que no obstante la
i.-it .,L.1 .,-i Iu.ril.. por el cual estamos consagra-
i,.. l..s I -, .-. h-.-i.hnirt- 7, Senadores de la filtima elee-
:i,',1. I. in :...'.i:i, ;-nti.i .l del pais require un criteria
.1.- t..I.-rn.-l'. 1, ,- tilll..leci6n; y respetando la expli-
.,;';il.n .1i.-l ':,..r LImiiiard, quiero afirmar que estoy
,lil,,-,r-t.. ii.. ..,.-rntI. la pequefiez de mi persona y
I. JIrlr.i..tIr u .itui:nri6n econ6mica, a hacer la re-
nuncia que sea.necesaria para llegar a un acuerdo que
tenga come base una finalidad patri6tica.
SR. LOMBARD (AQUILINO): Yo hago mias las pala-
bras del senior Quintin George. Creo que el senior Quin-
tin George es uno de los j6venes mds sinceros que to-
man asiento en esta Camara. Yo s, cuanto 61 estima el
valor del moment en que vivimos, y conozco perfec-
tamente hasta d6nde alcanza el patriotism del senior
Quintin George. De la misma manera me atreveria a
asegurar que, si en un moment dado, la Repfiblica
pudiera necesitar del-sacrificio de sus hijos aqui pre-
sentes o ausentes con cargos representatives en la ho-
ra actual, me figuro que tambi6n habrian de tener un
gesto semejante al que acaba de darnos el senior Quin-
tin George. Pero yo hablo, sefiores, en un lenguaje
claro, diAfano y sencillo, con el prop6sito de llegar al
fondo de esta cuesti6n que ya pesa ,duramente sobre
los hombros de cada cubano, sobre los hombros de ]a
nacionalidad. Sefiores, la Repfiblica existe y se man-
tiene por el engranaje natural de sus tres Poderes: el
SPoder Ejecutivo, el Poder Legislativo y el Poder Ju-
dicial. Si en un moment dado de nuestra vida faltase
uno de esos tres poderes, la Repfiblica, de hecho, deja-
ria de existir. La Repliblica estA, seguramente, para
todos nosotros, por encima de nuestros propios intere-
ses personales; la Repfiblica no debe ser juguete, y se-
guramente no lo es; porque menguados seriamos, si
la Repfblica constituyese un juguete para nosotros.
La Republica, pues, no puede constituir un juguete
para los elements de la oposici6n. Presentar bases
por la oposici6n, en:los actuales moments, para llegar
a una conciliaci6n de los intereses politicos y publi-
cos que se debate, seria tarea muy fdcil y sencilla si
los que demandan un estado de cordialidad quisieran
mantenerse en un punto equidistante entire lo que pu-
di6ramos llamar la oposici6n y el poder pfiblico cons-
tituido. Los opositores parten del articulo 115 de la
antigua Constituci6n de la Repuiblica. La oposici6n
camera parte de una series de leyes y de procedimien-
tos que ellos estiman que no debieran existir; pero la
oposici6n no se sitfia en un piano concordante con la
realidad, y nadie que no se sitfle en un piano concor-
dante con la realidad puede llegar a la soluci6n de los
S111, i I -. problems actuales.
En el moment actual, en el orden de resolver los
problems cubanos entire cubanos, es necesario depo-
ner todo odio, es necesario no tocar el pasado para
nada, es necesario no toear ciertos intereses creados.
Digamos la verdad: es necesario, pues, un espiritu de
transigencia, sobre todo para los que forman la opo-
sici6n; porque si ellos, en.determinados aspects, pu-
dieran tener dereeho a pedir rectificaci6n, de cuatro
a seis meses a la fecha ha habido en nuestro medio,
per parte de todos nuestros Poderes, una series de rec-
tificaciones pfiblicas suficientes para satisfacer a los
elements que viven en la oposici6n.
Y es que pasa una cosa: a fuerza de ser incr6dulos,
los cubanos no creemos en nosotros mismos. Porque









DIARIO DE SESIONEIS DE LA CAMERA DE REPREIS'ENT'ANT1q 1


si ayer tuvimos que mentir por H o por B, ya s
ir.,ll-.. que siempre tendremos, que mentir. Sin embar
go, a mi me consta que hay una rectificaci6n en todo
los sectors de la vida national, y no podia ser de otr
manera, dadas las demands constantes que han exi
gido una tregua y una cesaci6n en determinados pro
cedimientos. Pero la oposici6n no cree en eso, la oposi
ci6n continfia demandando rectificaciones; y yo crei
que esas rectificaciones, en el sentido que las deman
da la oposici6n, esta, posiblemente, no habrA de lo
grarlas. Luego es el Congreso, es el Poder Ejecutivo
son los Poderes constituidos de la Naci6n, los que de
bemos de dar, en definitive, la pauta para que la opo
sici6n quede content y satisfecha en sus exigencias
Pero d6nde estd la formula, seilores Representantes
iQuiin la tiene? Hlay algfin senior Representante
algdn politico que tenga alguna formula conciliator
ria de estas cuestiones? LHay alguna persona qu
pueda decir que sin atropellar los positives ideales 3
derechos de Juan, podra llegarse a una soluci6n de
problema? Impossible de todo punto result legar a
una soluci6n de los 1;!. :..-,- politicos cubanos, si n(
deponemos las ambiciones que cada uno pueda tener
y si la propia oposici6n no cesa en su exigencia des.
mesurada para llegar a una compenetraci6n de los in-
tereses.
(Aplausos).
Sefiores, vamos a ser francos, vamos a ser leales con
nosotros mismos, vamos a terminar haciendo un bos-
quejo ingenuo del moment actual. Vamos a decir que
el moment dificil que atraviesa la Repfiblica no se
debo, en modo alguno, a las cosas political. Tengamos
el valor de afirmar que el moment dificil de la hora
present se debe mais que nada al malestar econ6mi-
co de la Rep6blica. Afirmemos que en eso todos tene-
mos responsabilidad; seamos indulgentes con nosotros
mismos y afirmemos tambien que un pueblo joven
como un nino que comienza su carrera por la vida, no
puede menos que cometer errors constantes, caidas
una tras otra, hasta llegar a adquirir la experien-
cia necesaria para andar con mejor cautela. El pue-
blo cubano ha pagado cara su ignorancia, ha pagado
caras, pudi6ramos decir, sus novatadas. El pueblo de
Cuba ha sido victim de su propia candidez. Nosotros
hemos sido demasiado ingenuos, en todos los proble-
mas de caracter econ6mico que hemos tenido que
afrontar. Nosotros, a los errors del pasado debemos
el desquiciamiento de la Hacienda Pdblica; pero como
el cubano tiene la educaci6n aquella que recibimos de
nuestros colonizadores, no tenemos nunca el ideal de
resolver todos los problems con character particular
y privado, sino que esperamos la soluci6n de todos los
problems pfblicos por la iniciativa de los Poderes na-
cionales. Es al Gobierno a quien nosotros eehamos to-
da la responsabilidad y es del Gobierno de quien es-
peramos todas las soluciones, sin tener en cuenta que
los Gobiernos no son mas que organizac.iones mante-
nidas para el equilibrio de todos los poderes y para
el recogimiento de todas las ideas que puedan ser con-
venientes al acercamiento de una vida mis Ilena, mas
halagadora y mis satisfactoria para los elements que
represent.
Por eso, sefiores, nosotros no tenemos que echar la
culpa a nadie, de nuestros errors; y yo quiero citar,
en la tarde de hoy, no para defender al Gobierno
del General Machado, que no necesita defense y que


e tiene aqui tantos defensores mAs carl.. iti.l ... ,- -..
- sino con el prop6sito de poner los it.... .I ..lI I,,
s ies, yo quiero exponer aqui un c..- r. r I. .-t.I
a reciente. Cuando en el afio 19.28 los I,...-.. l.l...- I, 1.-
- Repiblica se acercaron a los Poder,. p,!']I, -... i..,,.-...
-nales, pidiendo que el Gobierno interviniese en las
- cuestiones azucareras del pais, reclamaron una legis-
o laci6n por la cual se limitase .el nimero do sacos que
- debia moler cada ingenio y la cantidad de toneladas
- que debia producer la Isla para colocarlas en el mer-
,cado local y en el extranjero. Aquella media fu6 in-
- mediatamente satisfeeha por el Gobierno. El Gobierno
- vot6 las medidas solicitadas por los hacendados, en
. aquella oportunidad, y la zafra se hizo. El fracaso fui
? inmediato. La quiebra estaba a las puertas de *,\.1:
o uno de los hacendados cubanos y extranjeros; aquella
- restricci6n se prest6 a diversos comentarios, y enton-
ces los clamores de los propios haeendados, ante la
Sprensa del pais y ante los elements del Congreso, sir-
l vieron para que el Presidente de la Repdblica, por
Sun Dccreto, anulase la ley que el Congreso habia vota-
do restringiendo la zafra de 1929. Pero vino la zafra
, de 1929 a 1930, los hacendados estimaban que ellos no
-debian tener restrioci6n de ninglin g6nero, y efecti-
- vamente, el Gobierno y el Congreso hicieron la volun-
tad de los hacendados cubanos, y sucedi6 que la zafra
pasada produjo un exceso de 1.800,000 toneladas,
que aun estAn en el mercado cubano. Y estos propios
hacendados, que el afio 1929 pidieron que la zafra no
fuese limitada, pusieron el grito en el cielo y achaca-
ron al Gobierno y al Congreso de la Repiblica la res-
ponsabilidad de haber sobrado 1. ,i', iiii toneladas de
azicar; y, cuando hace unos meses, determinados ha-
cendados cubanos y algunos baeendados extranjeros
se acercaron al Poder Ejecutivo y al Congreso de la
Repfblica, para pedir una nueva legislaci6n sobre
este particular, algunos representantes pusieron al-
gunos reparos a las medidas pedidas por estos elemen-
tos, por estimar que sus peticiones entrafiaban la sal-
vaci6n del pais.
Y los propios hacendados cubanos, en la hora ac-
tual, afirman que la restricci6n no le conviene al pais,
que la restricci6n azucarera perjudica al fisco.
'Con estos antecedentes yo me pregunto, sefiores, si
este sector de la opinion, formado por los hacendado-s
y los colonos cubanos, que estAn perfectamente pre-
parados, vienen al Congreso en demands de esta na-
turaleza, son los primeros que van a censurar al Go-
bierno y al Congreso, 4qu6 debemos nosotros esperar
de los pobres incapacitados que constituypn la gleba
de nuestros pobres guajiros, de los infelices negros?
6.Qu6 vamos a pedir, entonces? Por qu6 se persisted
en una campafia de oposici6n torpe, a todas Iuces., con-
tra los intereses nacionales? g Por qu6 no ilegamos a
una soluci6n cordial, cubana, humana, en la cual las
partes pudieran llegar y cada uno pudiera tam'bin
responder desde sus puntos de vista; pero no a una
oposici6n planteada en la forma'en que lo estA la
oposici6n actual, porque esta. result perjudicial a los
interests. nacionales?
Y voy a terminar, sefior--. El i.'l ni... [p 'ia ...-l.i
tes, porque hace calor. Voy ; t-tin ii;; li..i 11ii.' i .1 li-
curso va resultando demaio..l ex:r.-i ... ,i-1,i ,..
mi costumbre, como los -l',..r.. 1-.--llr..,l t.il.t,:s .,,-
ben, pero he querido hablar dl 1,: iiJ.ia I! Lia :la. "---
ra que todo el mundo me >-..'l]il.r,:.l,11 in i:.-ii'.in ... 1









.11____


DIARJ, DE 1-ESIONErS IXE IA CAMERA DE REPRJESENTANTES


el prop6sito de llegar a una soluci6n real de todos los
problems vitales del pais; pero para llegar a esita
soluci6n, se ha hablado de programs y yo quiero
pronunciar esta tarde unas palabras todavia, con re-
laci6n a este asunto, con deseos de abordar los verda-
deros problems que tiene que resolver nuestro Con-
greso. Y permitidme que yo os diga que si la oposici6n
pide leyes, que si la oposici6n tiene un program en
el cual se contienen determinadas leyes de car6cter
fundamental, no puede dejar de incluir una de las
leyes mIas capitals y que constituyen uno de los pro-
blemas mds graves de los tiempos modernos, que es el
que se refiere al problema social, al problema entire
el capital y el trabajo. Nosotros no podemos dar un
paso en el camino de nuestra legislaci6n future, sin
tropezarnos con este magno problema social, con este
problema vital, en este problema del proletariado;
porque mientras en otras naciones, como en Inglate-
rra, en Alemania, en los Estados Unidos y en otros
paises de Am6rica y de Europa, los problems obreros
son problems apremiantes para los Gobiernos, en
Cuba, el Congreso y el Ejecutivo ni .liil.-ri hablan
de ese gravisimo problema.
Felicito calurosamente al senior Urquiaga, por ha-
ber tocado de soslayo ese problema obrero; y yo le
prometo al senior Urquiaga que si en esta legislature
nosotros no tenemos necesidad de marcharnos de esta
casa tan comfortable y tan suntuosa (gracias a nuestro
querido Secretario de Obras Pfblicas, el doctor Car-
los Miguel de C6spedes), le habremos de ayudar en la
soluci6n de estos problems obreros, de estas leyes de
caracter social del proletariado, que tanto necesita de
nuestras medidas legislativas.
Es necesario, tambien, adoptar una legislaci.n de
caracter bancario; una ]---is1; i'.n de character agra-
rio; es necesario que repartamos las tierras de Cuba
entire los cubanos y es necesario que protejamos al na-
tivo; es neeesario que nos ocupemos de resolver los
problems de casa, los problems dom6sticos, los pro-
blemas locales, que son los verdaderos problems a
que nosotros debemos dar preference atenci6n; es ne-
cesario resolver en definitive todos estos gravisimos
problems pfiblicos, para que, una vez resueltos, y
como una consecuencia de esas soluciones, disfrutemos
de la paz moral tan necesaria.
Yo nunca fui un opositor a la aprobaci6n de ciertas
leyes. Desde el dia seis del pasado mes, desde ese dia,
sefiores Representantes, yo entree en una nueva faz
de mi vida, al cambiar del Palacio modesto del hist6-
rico Apostadero de Marina, al Palacio magnifico, es-
pl6ndido y suntuoso del Capitolio. No es que hayan
variado mis ideas, pero si mis procedimientos, en ra-
z6n de las necesidades del moment.
Perdonen mis digresiones. He dicho.
(Grandes aplausos).
.SR. PRESIDENT (GuAs INCLAN) : Tiene la palabra
el senior Pedro Martinez Fraga.
*SR. MARTINEZ FRAGA (PEDRO) : Sefor President y
sefiores Representantes: Dos grandes sorpresas he ex-
perimentado, en la primera sesi6n en que tomo parte
como miembro de esta CAmara de Representantes.


da al pasar, en una explicaci.6n de voto de mi distin-
guido y elocuente amigo el senior Carlos Manuel de
la Cruz; y la -.-*idi, y es &sta mayor el disgus-
to, el resquemor, la ira casi con que han sido recibi-
das en la CAmara esas palabras de oposici6n. Tal pa-
rece, sefiores, que la 'Cmara babia perdido el hAbito
de oirlas, que las habia olvidado, y que en el correr
de los filtimos alios se consideraba la oposici6n, come
un ente nebuloso y distant, que jamAs habria de ma-
terializarse en este hemiciclo.
Y de sorpresa en sorpresa, he experimentado otra,
- y hablo ahora para rectificar el brillante discurso
pronunciado por el distinguido legislator matancero
senior Lombard-yo vine a la Camara, o mejor dicho,
vengo a ella porque acabo de llegar con un mun-
do de ilusiones I quin no las ha traido aqui? -
y conociendo las mas bellas tradiciones de este 'Cuerpo
Colegislador, entire 6stas figuraba en primer termino
la de que en el ambiente de esta casa reinaba siempre
el mis alto respeto, la mayor cordialidad, el mas acen-
drado afecto, fueren las que fueran las divergencias
political que nos separaran. No parece corresponder
Sla realidad a la leyenda y por eso, como miembro de
esta oposici6n que hoy se ha declarado aqul, quiero
recoger para rechazarla de la manera mas energica
possible, la acusaci6n de insincera con que con frase
dura la calificara el senior Lombard al hablar esta tar-
de de "'farsa y de comedia".
SR. LOMBARD (AQUILINO) :Yo creo que el senior Mar-
tinez Fraga no tom6 nota de las frases dichas por mi.
Cuando yo me referia a la comedia que representk-
bamos, no lo hacia con dureza ni me referia a persona
alguna. El senior Martinez Fraga a media que vaya,
entire nosotros, haciendose mas camarada, podrA co-
nocer que siempre existe por parte de todos y cada
uno de los Representantes de esta Camara el mayor
respeto y el mayor cariflo hacia sus compafieros. Asi-
mismo el mayor respeto, por los juicios y opinions
que todos y cada uno de los compafieros haya podido
emitir. Pero el senior Martinez Fraga no puede pri-
varme de que yo tenga una palabra mas o menos ex-
presiva de cualquier sentimiento personal, de cual-
quiera apreciaci6n mia, de cualquier criterio mIs o
menos eierto; porque esq es poco parlamentario, se-
fior Martinez Fraga. Por eso si S. S. se ha sentido
mortiticado por las palabras que yo haya podido ver-
ter respect a la oposici6n, ereame el senior M.irIiin--.
Fraga que las recojo, porque no he tenido el prop6-
sito ni de mortificar a S. S. ni a la oposici6n.
SR. MARTiNEZ FRAGA (PEDRO): Muy agradecido a
las declaraciones tan nobles y tan amables del senior
Lombard. Importa aclarar que el objeto principal de
mi rectificaci6n se refiere precisamente al concept
que yo no me explico c6mo puede seguirse mantenien-
do aqui, despuds de las rectificaciones del discurso del
senior de la Cruz y del senior Castellanos, sobre el m6-
vil o base con que comienza esta oposici6n.
SR. LOMBARD (AUILINO) : Aunque este no es un de
bate, siquiera en obsequio de esto, para explicarlo,
quiero decirle a la oposici6n que si mantiene como
punto fundamental de partida la violaci6n del ar-
ticulo 115 de la Constituci6n, S. S. y todos los demas,
inclusive, estamos de mIs...


La primera, que se haya debatido en una sesi6n ex- SR. MARTINEZ FRAGA (PEDRO) : A eso precisamente
traordinaria alrededor de una declaraci6n intereala- me voy a referir; no se fundamental esa oposici6n en


----- --








DIAR&1O DE ISSIOSONEI8 DIsE hA CAMA.RA DE REPRESEINTANTES 17


eso ni en much menos, pero hay una raz6n funda-
mental, una raz6n sagrada, para que la oposici6n en la
Camara no piense en fundamental sus actors en la vio-
laci6n de ese articulo 115, cuando lo que pide es jus-
ticia, cuando lo que pide es rectificaci6n.
S.S. LOMBARD (AQUILINo) : Su sefioria quisiera ex-
plicarme claramente este asunto?

SR. MARTiNEZ FRAGA (PEDRO) : El doctor Pedro Ie-
rrera Sotolongo planted un recurso que se resolvi6 en
el sentido a que yo me referia. Yo le puedo traer el
auto del Tribunal Supremo y demas particulars, en
'otra oportunidad.
iSR. LOMBARD (AQUILINO): IY cudl fu6 el resultado
de esa sentencia?
SS. MARTiNEZ FRAGA (PEDRO) : Desfavorable para
el recurrente.
SR. LOMBARD (AQUILINO) : Ah!, entonces...
SR. MARTINEZ FRAGA (PEDRO) : Nosotros respetamos
la decision del Tribunal Supremo, y en modo alguno
fundamentamos nuestra argumentaci6n basindonos
en la inconstitucionalidad de nuestro status politico
actual. Y quiero manifestar a la Camara que, los
miembros de la oposici6n, tenemos el mayor empeiio
en que se conozca que nosotros nos inclinamos siem-
pre ante las decisions de los Tribunales, sean 6stos
los que fueren.
Para terminar esta rectificaci6n, permitaseme re-
coger la alusi6n hecha por el senior Lombard a la fi-
gura ilustre de un cubano excelso, mentor de varias
generaciones de cubanos, el doctor Antonio Sanchez
de Bustamante. Yo estoy ligado a ese nombre, desde
hace muchos afios, y quiero recoger esa alusi6n y de-
clarar, con el respeto que me merecen las opinions
de los demas, que no creo que sea necesario defenderlo
en la Camara de Representantes. Eso era, senior Pre-.
sidente y sefiores Representantes, lo que deseaba ma-
nifestar.

SR. AGUIAR (MIGUEL D.): Para un ruego: para ro-
gar que en una sesi6n como la de hoy no ofrezeamos
debates de esta clase. Cuando un Representante del
grupo a que pertenece el que habla, solicit de la Pre-
sidencia la palabra, fu6, no para explicar un voto, sino
para manifestar que estamos prestos todos y cada uno
de nosotros a responder a las preguntas que se nos
hagan, pero no en la sesi6n de hoy.
SR. RAMiREZ DE LE6N (ELADIO) : Yo deseaba acla-
rar este particular: el grupo oposicionista de que el
senior Martinez Fraga forma parte, L sostiene que la
referida Constituci6n del afio 1928, es legitima y es
legal?
SR.. AGUIAR (MIGUEL A.) : Vuelvo a insistir en mi
ruego de que, en una sesi6n como la de hoy, no debe-
mos enfrascarnos en esta clase de debates; y si esta-
'mos dispuestos a responder, todos y cada uno de no-
sotros, a cualquier pregunta que se nos quiera hacer
en una sesi6n ordinaria y no en la de hoy.
SSR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Tiene la palabra
,e senior Ramirez de Le6n, para contestar al ruego.
SR. RAMiREZ DE LE6N (ELADo) : Yo no he tenido el
gusto de oir la explicaci6n del senior Miguel Angel


Aguiar; pero oualquiera que -l1.i --1, i. ai:-1:'lo ein.:'
buena, porque todo lo que 1l diira y i -'i. iinr,.':e nu
acatamiento y aceptaci6n.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : Agradez'o ad -ei'..'r Ra-
mirez de Le6n que acepte mi proposici6n, aunque no
me haya oido. Mi voz, siempre defectuosa, lo sera mu-
cho mrs en este hemiciclo, que creo es aun mas de-
fectuoso.
Deeia que yo entendia (y por eso rogaba que re-
tirara su pregunta), que la sesi6n de hoy no era la
adecuada para plantear debates y formular preguntas
del matiz que la hacia el senior Ramirez de Le6n, y
afiadia que cuando un Representante de este grupo
habia solicitado la palabra, lo habia hecho simplemen-
te para explicar a lo qu6 obedecian las boletas en
blanco que se encontraron en la urna al efectuarse la
votaci6n de la Presidencia de la Cimara.
Sa. URQUIAGA (CARMELO) : Yo uno mi ruego al del
senior Aguiar, porque entiendo, ademAs, que la pre-
gunta es innecesaria. Ya la habia contestado el senior
Martinez Fraga, al decir que le merecia acatamiento
]a resoluci6n del Tribunal Supremo de Justicia de
Cuba, cuando declaraba legal la Reforma Constitu-
cional.
SR. RAMiREZ-DE LE6N (ELADIO) : Voy a tener mu-
chisimo gusto en complacer el ruego del compafiero
queridisimo senior Miguel Angel Aguiar, y de nuestro
leader senior Urquiaga, pues desde el moment que 6ste
lo hace, ya no es un ruego sino una orden que yo, dis-
ciplinado, la acato; pero quiero aclarar que hice ess
pregunta porque con verdadera sorpresa para todos
se ha torado como justificaci6n una explicaci6n de
votos para hacer declaraciones de principios y de
orientaciones political, y en el fondo ataques ofensi-
bles a una situaci6n de Gobierno.
SR. PRESIDENT (GUiS INCL.N) : Tiene la palabra
el senior Cruells.
SR. CRUELLS (JOSE R) : Sefior Presidente y sefiores
Representantes: La solemne emoci6n de este momen-
to, su trascendencia pfiblica y la importancia que tie-
ne para mi por lo que revela, ecasi me impiden hacer
uso de la palabra, que se ahoga en el pecho antes de
exteriorizarse.
Pero dominando esa emoei6n, con esfuerzo supre-
mo, quiero daros las gracias mas expresivas y caluro-
sas, por la confianza que en mi de nuevo hab6is de-
positado. La designaci6n para un cargo en la Mesa de
la Caimara es siempre un honor para un senior Repre-
sentante, pero cuando esto se repite consecutivamente
tres veces, como hoy conmigo acontece, entonces ese
honor debe colmar y colma la media de las satisfao-
ciones que un hombre puede apeteeer, porque revela
la estimaci6n inmerecida con que todos ustedes me
enaltecen y a la que yo tratar6 de continuar siendo
acreedor, procediendo como hasta aqui en el desempe-
io de mi cargo; que es cuanto os puedo ofrecer en
prenda de tanta gentileza.
Vaya tambi6n mi mrs calurosa felicitaci6n para to-
dos los eleetos de esta tarde, con mis meritos que yo;
piara el senior Guis Inclin, de cuya perennalidad so-
bresaliente me ocupar6 despui6s; para el seiojr Quin-
tin George, nuestto querido compafiero, ijnI s,'lio n,:,s
acompafiard por breve tiempo, porque wiy pr,,nto









DI`x1A:. DE FIE, LA CAMERA DE REI'RENTANTEs


IIre c oli m ii .- .i :l, l ial.el esill 'ite. t .1*,In.l'., i (.,ii' .1 ,i ide'l,.
,\ .-i11. af'.1, i'L,:' y .|il'. -,',l '.d i '.l i il aliilla.l, 1111 .
Ht oyal.o, ,,- a.':t, ln l,,,i- inn.ic-.atr.a : el de-',i.,r -i .l l .1lr lI'lln. .r mIll ,,ii li c "o nl t e,:,l.l ': i, llll -ll l'l
aiir-, l I -i l 'a.h 'pi'.' l ~ d.',ei;i' prl'-ii';' .," i 11l V, sisu .'; I -

Ill ,l m w llai '-d Isll; t.nl ll !il a 'hl Ite r.-l '];1t -l ll r. --
v:T lllI 1 r** l'.i i.I ill l i n I .\.1U *-11 II l l- l 11 lll\0 1 .'
, i'1 ii ,',1- lit ,I. 1 ii il'i t 'ii .*I l 'l .I *:N*|11 sll 'I i it ni\ ,? :-
ctil1 '. 1 ,I it I u al 1 i e- i t lti s II .iiit t'ik .l xl ii~ tl: a l la l .c : -
v lp a,.i ,-n +. ,+ tD-.l..l. -1 .t0 W, I.. l I:, _',ll T. ,;, Ol I.'1 it, II I
pI r !,, ,i ni-, '. re nlitl-- pibli,-. t- i 0'. it---j,, a'.,.- a'Irt-I
d eimrr tti t,,: p uj -I .i '", r .';,n .Ii ol+Tu',I tUiu_" . h tl-.ii .-_ ,
queri .l., d eIt', -o. aliire. i-n 11 i '.\ in:-e a, 1.el P matirl. F'.-
ll;? l. l.f,, ] "1, I '. Ij,1 1'1 I'm if l .-1 1 L11.-' li-.. 1

nestr mletr1poli1 del Cart i.I y .) V- de A J I rI
A:._ 10 .. .. 1 I ,lt,,- ." tZ ,- iml ;, .Ij II I,. t. :-' I ,'.

r I, ..: I, I.. tml i. i en l l :- r l t 1.n t -, .-d i e to e, -






a pridl a national.
H1 Y i. '- si.',l.- n i ,ii a r m .i n s e./ ,-, '. I a 11., l" i .
l,,II.l ,_, i 0 1 hj-al ,l ,I t il; _,l t n -, I,, l '. I l. .
dentro de nu.. stro derecho poli ,tico, en este Clapitoli.



.Naioni i l, re.-itan inaugur; o, t lnestimonio viviente de-
dos deba es, ifu rzos d.e un epuieblo lr e quiere, dei.' .sa-
brei, omo mias, en elst e trascendentale moment de
nuestra vida national. de



los mts andiosos de la arquitectura clisica, y cuya
aoy vamos a iniiar una uieva etapa legislativa, cn
dentro de nuestro, derecho political n este Capitolin
National, recirn inaugurado, testimonio viviente de



nlos magnos escfuerzos de un pueblo que quiere desta-
corse t i e n el condciert de las naones, monumento qu
vivir en la piedra traento de los iglos, evoan.do
los ms grandiosos de a arquitetura clr tod sia, y cuya



I.pula majesty osa en lsos dias laros sefiala, con el
brillo de su oro, al viajero de la tierra o del mar, esta



nuestra gr.an metr polish del 'Caribe y de Amueria;
como vivir tambin en el ordan en de las ideas, soenra.
la expresi6n del pensamiento y del alma national. En



l v~.i ,h~..., ,1 .-,es-,nfrontar mag nots problems, a os
q- -.r.-i,, ...l .il1.*.b.tos a eonsagrar todos nuestros em-
Pi! ,, yI ,. 1.....1.:.- .--ros esfuerzos para bien de la Pa-
tii., V., mii,,i .,. h.,, esbozado programs que demues-
titi : l.-, ii t,,,i .,.ir y transcendeneia de esta obra.'
IT,, h.. ].,i'.- z'i,,nle, hasta 11egar a genio, combatido
i'"'tr intii ... ,i n ,l .-.es alabado y otras maldecido, que
u_,, d1iI i.;"'.. \..\ -\\\es, como Anibal, para dominar Ita-,
ll., Y -~.,-1 ..in,- ;'.*-.iba al Austria, en Austerlitz; que
d1,lti i; .'. to.i..- l1:,-ibric6 monarquias e inspire legis-
la.-i..I, ,-ll. ,11' .ii'n nibsisten; que di6 su nombre a una
i.,,,l.l.l0i.l 1.- ;-i t-, y del que ha dicho el insigne Au-
l.ir., .-..in,, t',...ini-,i, que fu6 el epilogo de la revolu-
,ri.,n l'r;i,:r--,;: -- ya sabeis que me refiero a Napole6n
RPi.,il.l:-l'r -- .:n '-L ocaso de su vida, agonizando an
S;Ilt, E!.-ni,. ,:i:,r,. tormentos fisicos y morales, an-
1. i ..1. ~ t-I ir ,,,i -,iempre en el reino de las sombras,
di.,. o;t i.il,.. lp..il.lras que afin resuenan en el mun-
I,:] y .-*it.-r za 11 6.poca: CABEZA Y EJERCITO;
y... .-,ir.-<. I repito ahora, en este solemn ,mo-
i'.-t...-, Di iin -~l.l d.1 distaneia, en relaci6n con nuestra
,li,:,,?:,.. i'ADLEZ.A. a'beza direetriz tiene la Ckmara de
l'HiRr-'.'i-tt.III,:., -I1 este hombre notable que acabamos
,tl- 1.-4---:.-11 lj-ri ,i.c la presida, quien, no obstante su


,.-'.; i ii.i.l- .i lv. lin. -;i ,. f- Ii:1 figura destacada en
, 1t.1 h]1iit ,,ji. :.ii :l -I- "*. .-omunes y en nues-
ii \,i l -iii l..-*tuil .l1 t' --., li.iiiii'-40o que llegara a ser
I ... I .-,|il.l --me. y .:uy'l ,. ,l.,it.s ..I impecable caballero
y ul,,'i ,I ni.-, .lrazI' u, ...n ,.a lih.lhl-, s eomplementarias
tle i iliolwlai ir.i .i lii ..l. ii ii n yo, que desdefio
Iha. X:.-liii', .I l,- .Iiui'\,iiii, ..1.* ,-spinazo, quiero ren-
.lirl -+t, gr1, |ii.'1.j;, Il,.im, ajo I- ,1,.-,: ii o, devoci6n y ad-
Jllir r l it" ,l 1lli: 'i.
Y EJEI'I'TOi. -1 ,il..1- l Ip ].< tiene el Congreso
I.l- !; R.-i'iililia .-ii 'la iii ~ ,it- nosotros, que debe
IIprt:-r y ii Prrl. l .1 a io rt.'l a;li:nii :ta de su personali-
dlail. i 'llai '*-1, .11i ar i la ii ,'iai ll.- vamos a emprender
el-n lin- l I- l. atri, Nail ii, .ti-Itnga al arrostrarla,
, li .lii, tri'i. ni l.r ii.i'ia,;-., ili las censuras siste-
il, it, ci i.l o I. ,i .1,:,i iii i .-. tr obra sin estudiarla

El itii,,.,,.,.,l ia iii i'' .--onstitucionalmente
I ...., i hti,, 1, l. H.-.' li.o -a .*i -.ta hora de pertur-
I.. ii..i,, .1. ,'l.rl.- l --.]| y i ir -l. i 1- am biciones y de ti-
ii,- il Ii.i -,lhi.. if t-iitii -ri-, -i-i-ao, conduciendo la
I. ,- I.- E t....:. n. 1a r e.-iio,-s v. ilentas, sin vengan-
z,:i in, r' leI'-' i.n- an'ri.-iitIa.-. pi diendo siempre a
.Is I --u n uilli i.h i, 1 l- '- , re l ncores y se con-
I'tu,'l. ii 1.111 *.I.. ;:11.1/:., 'l In-.. ndo con 61 a sor-
r.r i..i.- .. ..... li,6 ,I a H. R-publica. Hermoso y
l ti ,l .:. P. *. l, l ,,. ,l i.i, ; u i g '-i'lir,,, Rn o ,***,-., l,., p or
afecto que le tengo, sino como el mds alto tributo de
justicia.
Aquel cuyas cenizas reposan en el cementerio de
Santiago y que a diario manos piadosas ponen sobre
su tumba un ramo de flores sobre la bandera que la
cubre, nuestro Jos6 M~arti, que fue llamado visiona-
rio, pero que tuvo noci6n exacta de todos los proble-
mas de Cuba y de Ca Am6rica, formula en estos versos
sencillos iu formidable y grandiose pensamiento:

Y para aquel qu me arranca
el coraz6n con que vivo,
card ni ortiga cultivo,
cultivo la rosa blanca.

Cultivemos nosotros la rosa blanca de la fraterni-
dad, y ofrezcmosl a a todos los cubanos.
Y ya que hablamos de la Repfiblica y sus dolores,
no quiero terminal sin exponer ante vosotros una
idea, que oyendo los discursos de esta tarde, y en la
emoci6n de esta hora, me esta atenaceando continua-
mente.
SUno de los grades y modernos poetas de Oriente,
de sencillez maravillosa a la vez que de profundidad
extraordinaria me refiero a Tagore formula en
una paraibola magnifica este pensamiento filos6fico,
respect a los que abandonan, por quimeras, los bienes
mas estimados que poseen, desdefi6ndolos sin reparar
en ellos.
Hubo en la Tierra un principle, que poseyendo todo
lo que un hombre puede apetecer: la riqueza, el powder,
la ciencia, la juventud y el amor, oy6 decir un dia
que habia una piedra extraordinaria, la cual trocaba
en oro todo lo que con ella en contacto se ponia, y la
dese6 tambi6n; en su busca lleg6 a las cumbres de las
montafias, a los valles profundos, al lecho de los rios,
y jamas pudo encontrarla; hasta que, en su desespe-
raei6n, lleg6 a la orilla del mar inmenso, y tomando








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMARA DE REPRESENTANTES 1!I


una a una las piedras que en la playa encontraba, las
iba poniendo en contact con su brazalete de hierro
que en un brazo ostentaba, para ver si lo convertia
en oro, arrojAndolas sin lograrlo. En esa febril acti-
vidad lleg6 el crepisculo sin que lo notara, continuan-
do en la obra hasta que a la luz plateada de la luna
pudo ver, con asombro, que el brazalete de hierro se
habia convertido en oro, porque lo habia tocado, sin
notarlo, con la piedra maravillosa que tambidn arroj6
sin darse, cuenta. Y entonces, en el ansia de su deses-
peraci6n, volvi6 de nuevo a emprender la obra antes
realizada con el brazalete de hierro que en el otro
brazo tenia, y en la fiebre de esa ansia lleg6 a exte-
nuarse de tal manera que cay6 exinime sobre las
.arenas de la playa, que besadas despues por la plea.-
mar arrastraron su cadAver, que devolvi6 el mar in-
menso.
No olviden esta idea los cubanos que viven la Repfi-
blica y desconocen el bien de disfrutarla.
'Es necesario que la amemos sobre todas las cosas,
para hacerla grande y perdurable, para que esa glo-
riosa bandera de UCspedes que ostenta el lugar de ho-
nor de este hemicielo, que reconoci6 la anciana Cam-
bula acaricidndola con manos temblorosas en un atar-
decer, mientras yo veia correr algunas lgrimas por
los rostros de los libertadores curtidos que integran
esta rama del Congreso, y nos' ahogaban los sollozos
a los que no teniamos su entereza spiritual, se per-
petrie en este recinto para nosotros, para nuestros hi-
jos y para los hijos de nuestros hijos; para que ma-
fiana nadie pueda repetirnos estas dolorosas palabras
hist6ricas:
"Llorad como mujeres, los que .no supisteis defen-
derla como hombres".
(Aplawusos).
SR. PRESIDENTE (Guks INCLAN) : Tiene la palabra
el senior Alberni.
SR. ALBERNI (JOSE): Selior Presidente y sefiores
Representantes: En estos moments extraordinarios
de nuestra vida republican, realmente no puedo,
despu6s de haber escuchado la CAmara a tantos dis-
tinguidos y preclaros oradores, molestar la atenci6n
de este Cuerpo Colegislador con mi dificil y modest
palabra; pero es que yo creo mi deber el levantarme.
esta tarde, para pronunciar algunas.
Es el de hoy uno de los dias de mayor gloria de mi
vida, y tambien constitute el de mayor satisfacci6n
spiritual para mi. Se ha compensado con creces mi
esfuerzo y mi labor sirviendo a mi Patria, a mi pais
y a la Camara, desde este sitial, para el que se me es-
cogi6 en pasada legislature; me siento compensado
eon creces cuando ahora, por unanimidad, todos los
lelementos components del Partido Conservador de
la CAmara de Representantes me honran con su sufra-
:gio, y al mismo tiempo. he podido apreciar la simpa-
tia de la propia mayoria de la CAmara al recibir esta
designaci6n con que me ha honrado el Comit6 Parla-
mentario Conservador y los sefiores Representantes
Conservadores que han concurrido con su voto a mi
elecci6n. Y yo quiero significar que constitute tam-
bien una gran satisfacci6n para mi, en esta tarde, la
-forma en que todas las tendencies de la CAmara se han
pronunciado en relaci6n con la figure prestigiosa,
isimphtica, joven e inteligente de nuestro querido


President el senior GuAs Inclin. Yo ,li'- I!,.-- t.,,L,
cerea de 61, que lo he visto producirse in i,, I'c.-id:,-i-
cia, llevando por encima de todo la jiuri.i:i .- ,1 I ,-
nor, creo que el Partido Conservador. ton I--tii t..1-,
ha hecho una obra de justicia al enalt,-.-! 1. y Yl ,I n.-
partir con la mayoria su voto en uno1 -. .'*I ;,r.I' .-.
Por las palabras del senior de la Cruz hi [i.",li.l... pi.'-r
ciarse tambiin la estimaci6n, el apreei." i Io..ictir;-
ci6n que todo el Partido Conservador y 1 C.',.iiti.' Pa['r-
lamentario de ese Partido tienen por e.-o l tiuri 1.ire-
tigiosa de la intelectualidad cubana.
(Aplausos).
Para terminar, quiero hacer ilegar h,-.-I,- i1..i,..- \..-.-
tros mi gratitud profunda y mis sentiii-,- ,i, .i., ii-
timos de amor y simpatia por todos vc-,'ti.-, y .l ii--

mo tiempo asegurar que esta. prueba d'.- -'1.!,:,, ,'i'p-
se me ha vuelto a ofrecer, esta nueva ..,,.-'t,:Li,1.i l .
brinda nuevos alientos para continue r liu.-ibl'n.1-:i .:l
bien de mi partido, de mi pais y de la I'.',m.i-o
(Aplausos).
(Al levantarse el senior Presidente, es recibido con
entsiastas aplausos por toda la Cdmara).
SR. PRESIDENT (GUiS INCLAN) : Sefiores Represen-
tantes: Debo comenzar mis palabras con una expli-
caci6n, que la cortesia indica y que el coraz6n impone.
De haber seguido la rienda suelta de un impulso cier-
to, de sfibito, tras la elecci6n con que esta Camara de
Representantes me ha honrado en la tarde de hoy,
mis palabras espontnneas hubieran corrido como un
efluvio a trav6s de todos los escafios, tocando en el co-
raz6n de todos mis amigos. Mas la Presidencia de la
Cimara, en quien la ejerce con conciencia cabal de
su cometido exige como criterio uniform que debe
ser en todo, la filtima. Y como quiera que, compafie-
ros mios estimadisimos, sentian en el coraz6n los mis-
mos fervores y la misma gratitud, ha querido ser la
Presidencia la filtima en usar de la palabra, tal vez
para desmentir la frase biblica de que "los filtimos
seran los primeros" o tal vez para hacerla buena en
un solo sentido: "Los primeros en el buen deseo, en
el carifio a sus compafieros.
En verdad que si fuese possible que desde esta altu-
ra una palabra produjese el eco y se repitiese una y
muchas veees, bastaria pronunciar esa sola y decir:
Gracias, muchas gracias, para que ella, repetida sin
cesar, pudiese distribuirse entire todas aquellas per-
sonas para quienes, desde ahora esta obligada mi gra-
titud y mi recuerdo".
Debo darlas a t'_id. mis .,: mparier:' la ilul'.ira;
debo darlas, en priiier trmiin.:, p,.r ina r*i-...u i.d
cortesia, a los tri.-,ir-s> i,ii, te d;i l IP.~ rti'.l- C 'IL.-i\'a-
dor, el Partido i'oii.-rW.i:10'r, lie no ha 1 (iurl:. iin-
mir esta tarde u,1a a tin.tud po:litia,. ,:,:in., ,.th-.a cei,,
raz6n el senior \lv;irz .ll R,;l, y qiue i :- :il z 0. l 1"*'
eso, porque su .:'iii.u.ti hi. t.id:t. d tj-rtemiizii n p1.:
una distinci6n iiil ,i.,lu .l, a i I ,.--u[ I,: h,: e.l. ,:-
timar como uno i.del-f-r'-:i 11 ',*:,.m, n 1 :iiin ie 'ih
me honra, m e en.it,.-:I-- 'N ;-, l' 1.rii ). ,: in h1'r rl'z.,'i
todavia, porque ,i. -n .1r I,- ,iii:.,:,s Iill uitlii tre ,.',-,i,:i .-,:in
los que ocupa, enC ld I-',llme r... .1 P1attid. L'..,ii-. -1e\ l..-r.

Debo dar las ..ri'-i. ld miny:ria liierl-p.,:puio:.
que me ha conf,-,id: dI- ev,:. .us \,it., _. ,t',s..i : y
debo darlas tan in i; e -.t r d: l lia lp,: ha comenzado, -iit li taid.1: e l: y, li. iiiinrva eti-to,,
de su desenvolhi ;iiilnii.









20 DIIARIO DE SESIONEIS DE LA CAMAlRA DE REPRIESrNTANTES


Sefiores Representantes: si en un dia como el de
hoy, tan nuestro, tan intimo, tan de la Camara, h'u-
biese faltado una sola de las tendencies, fuese cual
fuera, os juro por mi honor de caballero, que yo no
habria aceptado la alta investidura con que se me ha
honrado. Si en una- tarde y en u'na sesi6n extraordi-
naria, que no ha tenido otro objetivo que elegir ]a
Mesa de la Camara, hubiese sentido la frialdad de la
ausencia de compafieros prestigiosisimos, mi satisfac-
ci6n se hubiera convertido en el dolor de haber com-
probado que no cre6 afectos, alli donde quise sem-
brarlos, que no cosech6 amistad, alli donde la cultivwi
con mas esmero y mis esfuerzo. Por eso, sefiores Re-
presentantes, la presencia de ese grupo de compafie-
ros estimadisimos que se mantenian alejados de los
problems de la Camara durante un corto Japso, por
si s6lo es un homenaje que yo aquilato, que yo apre-
cio y que yo estimo. No era menester que esa tenden-
cia me otorgase su sufragio; bastaba con su compa-
recencia a la cita, .que es cita del afecto y del carifio,
para que yo me estimase, tambien, enaltecido y honra-
do, que sufragios indirectos a la postre son las candi-
daturas en blanco que deposit esa minoria.
Al dar estas gracias, la Presidencia no puede hacer
distingos; quiere que ellas vayan a sus ainiguos com-
pafieros, a los compafieros que al calor de los debates
y de las relaciones de esta casa se han vinculado defi-
nitivamente a mi persona; y a los otros, a los compa-
fieros de hoy, a los nuevos compafieros, a esos sor-
prendidos compafieros, como el senior Martinez Fra-
ga, que de seguro en el correr de los dias se atempe-
rardn al ambiente un tanto contradictorio de esta CA-
mara, cuando conozcan sus intimidades y secrets.
Mas no basta que yo d6 las gracias a todos los com-
pafieros de la Cdmara. En la hora del triunfo, forzo-
so es en justicia, compartirlo con todos aquellos que
han contribuido a producirlo y por eso debo dirigir
las gracias tambi6n a mi amigo el Presidente de la
Repfiblica, el General Machado, que a travys de los
afios y de multiples acontecimientos, me ha dispensa-
do uin carifio de padre y me ha honrado con una amis-
tad que va mis alli de las relaciones oficiales para
llegar al terreno propio del afecto sacratisimo de la fa-
milia.

Debo dirigirlas a mis otros compafieros, los compa-
fieros de la Prensa, los cronistas parlamentarios que
han fabricado con letra de molde este trono de gloria
desde el que un hombrp joven contempla la vida a
trav6s de un prisma de optimism; a los cronistas
palamentarios que me han prodigado sus aplausos y
sus halagos; y mks ain a toda la Prensa cubana, por-
que en estos tiempos turbulentos, en estos tiempos in-
quietos, en estos tiempos de pasiones encrespadas, no
ha habido un adjetivo que haya rozado mi cpidermiL,
sino, en cambio, la hip6rbole en el elogio que ha son-
rojado muchisimas veces mis mejillas con la injusti-
cia que entrafian todos los excess.

Debo darlas, por que no? a los empleados de la
Camara, a todos los empleados de la Camara, desde
el ordenanza y el mensajero hasta este hombre (sena-.
lando al senior Rafael Morales) extraordinario a quien
no conocen de cuerpo entero sus contemporAneos, has-
ta este hermano de todos nosotros, Representante sin
Acta, super Representante sin Acta, el Jefe de Des-
pacho de este Cuerpo Colegislador.


(Grandes aplausos).
.Singularmente debo las gracias a mis compafieros
de la Mesa de la Cdmara, al senior Alberni y al senior
Cruells, que a la postre son, en mIs de una ocasi6n
por mi voluntad, verdaderos Presidentes de esta Ca-
mara, porque lo digo para mi elogio goro com-
partiendo con ellos el cargo y es uno de mis mas ine-
fables placeres saber que cada uno de ell.,, 'sients
tan Presidente como me siento yo Secretario, en este
pedestal en que estamos fundidos los tres en un mis-
mo afecto.

Parece que el precedent obliga, parece que el ri-
tual conmina a que en hora tan solemne como 6sta, la
Presidencia de la Cdmara llena de presopopeya y de
aparato, haga algunas declaraciones traseendentales;
parece necesario que defina un program; parece
convenient, adems., que recoja la inquietud de la
hora y que se haga eco de los problems del dia y
ponga a su margen el comentario de algunas declara-
oiones en fin. Las reelecciones, para los hombres pfbli-
cos, son armas de double filo. Tienen de inconvenient
que alrededor de ellas no puede tejerse la ilusi6n,
porque esta, es hija de la novedad y aquello que se
conoce no puede producer ni fantasia, ni quimera, ni
esperanza. Por eso, reelecto en este cargo, debo decirle
a mis compafieros que no deben esperar, de mi, pro-
digios; que no pueden esperar, de mi, otra cosa que
lo, que ya han visto, que lo que ya saben, que lo que ya
conocen. Pero he aqui la compensaci6n de la reelec-
ci6n, que si de una parte mata las esperanzas, de otra
part, tambi4n, disminuye las decepciones y facility
mi tarea al punto de que, bastaria una frase para sin-
tetizar un program: Sere mafiana lo que he sido hoy,
lo que he sido ayer, inalterable en mi norma de con-
ducta, firme en mi credo y en mis principios.

Por consiguiente, la Presidencia de la Camara se
estimard equidistante de todos los partidos politicos.
El politico que vive en mi, el politico de coraz6n que
practice la political como una necesidad fisiol6gica,
que ha descartado todas las otras tendencies de su es-
piritu para entregarse a esa novia enloquecedora, su-
gestiva y caprichosa que es la political, el politico,
sefiores Representantes, fuera del recinto de granite
y mdrmol de este Capitolio-se multiplica, se prodiga,
lucha, trabaja, sufre, vence o fracasa. Su ideologia, su
credo, su filiaci6n political, no es necesario revelarlos,
son conocidos de la opinion pfiblica. El Presidente de
la Cdmara.de Representantes, en cambio, que ha lle-
gado a este alto sitial, cree que prestigia a su partido,
engrandece la mayoria liberal y popular de donde pro-
cede, haciendo la declaraci6n de que encauzando los
debates, contribuyendo con justicia al desenvolvimien-
to del ejercicio de los derechos, que se sustentan por
todas las tendencies, por todos los Partidos, por todos
los sefiores Representantes, estard equidistante de to-
dos.

El Reglamento, en mis manos, no sera nunca ni un
dogal ni un yugo, sera vehiculo de soluciones, que tan-
to vale como decir que la interpretaci6n del Regla-
mento tendr6 toda la flexibilidad de criterio necesa-
ria para no ahogar las iniciativas de los sefiores Re-
presentantes, sino, por el contrario, encauzarlas den-
tro del mejor sistema. Sera mi norma la tolerancia y
mi finica arma serA el carifio; que con la tolerancia
como norma, y el carifio como arma, hasta aqui he co-








DIARIO DE ISIEtSIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 21


secbado afectos y he servido a mi Patria, a mi Gobier-
no y a mi Partido, sin estridencias, ni violencias, ni
exaltacio.nes, ni intemperancias, ni crudezas, ni poses,
ni gestos, ni aparatos, sino simple, sencilla y llanamen-
te como cuadra a un hombre que se cobija en la ban-
dera del Partido Liberal y cultiva, en su coraz6n, los
arraigados principios de la democracia y de la igual-
dad.

(Grandes aplausos).
.-;;.,,!~. ...... ~1t..-*l ,: En una solemnidad como
esta, al cabo de "cuatro afios de presidir la Caimara
Baja, el sitial mis alto de la democracia, parece que
el pais cubano tiene derecho a formular esta i*, -II,
ta qu6 se ha hecho ? y a conminarnos, tambien, con
esta otra interrogaci6n: Qu6 se harA?

iQu6 ha hecho el Congreso? Si se consultara, en
un referendum, a la opinion pfblica, el fallo no seria,
acaso, favorable.

Es hora de verdades, como clamaba el senior Aqui-
lino Lombard. En esta hora de verdades, forzoso es
que el Congreso reconozea la posibilidad de un fall
adverse. .\, si a nuestra vez quisiesemos escrutar la
raz6n de ciencia de cada uno de los que formulasen
ese juicio, y preguntasemos a cada uno de los compo-
nentes de ]a sociedad cubana por qu6 se piensa asi,
tal vez un niumero muy reducido acertaria a dar una
respuesta adecuada, y los mis la darian con el ce-
rebro ajeno, porque nada es tan c6modo ni tan expe-
dito, ni tan ficil, como pensar con el cerebro de los
demAs.

Yo he oido muchas acusaciones -contra la CAmara,
de muchos hombres que hasta la CAmara lRegan en
son de ruego, para quienes esta Camara es compla-
ciente en grado exagerado y, a veces, pecaminoso; pero
es que no hay esfuerzo en llegar sin anilisis a la con-
clusi6n de que esta CAmara no ha hecho nada fitil.
Sin embargo si se abriese el Diario de Sesiones de este
iltimo cuatrenio, si sc examinara la labor de la Ca-
mara de mi pals, se veria como ha confrontado los
problems fundamentals de nuestra sociedad. Si pa-
r6semos mientes en el problema social, que tanto in-
quieta al magnifico legislador matancero senior Lom-
bard, se constataria ]a obra relevant que en este as-
pecto social ha hecho esta Cimara. Veriamos cuinta
feeundidad legislative ha- caracterizado la labor de
ella; y veriamos tambien si comparisemos los proyec-
tos de ley tratados por esta Cimara, con la legisla-
ci6n de otros paises de nuestra propia'habla y de nues-
tro propio origen, como Cuba podria marchar si no
a ]a cabeza, en un lugar de vanguardia en este pro-
biema social, en la hora contempornnea. Veriamos co-
mo la Cimara ha abordado, por ejemplo, la ley de la
jornada de oeho horas de trabajo; la ley que fija el
salario minimo a la mujer; la ley que fija el salario
minimo al hombre; la ley que regular el cierre de los
establecimientos mereantiles; la ley que declare el
libre derecho a la agremiaci6n de todos los obreros.
que impone al patr6n el reconocimiento obligatorio de
los gremios; veriamos como la Cimara ha intentado
regular el derecho a la huelga; como la Cimara se ha
preoeupado del grave problema eada dia mis hondo
y mis grave de los cubanos sin trabajo, con aquella
cubanisima ley de Aquilino Lombard patrocinada por
la Camara en pleno, conocida en el ambiente popular


con el nombre de luz y gloria, la ley del Setenta'y
Cinco por Ciento.
(Aplausos).
Veriamos, en fin, como la Cimara se ha preocupado
del retire forzoso y vejez desvalida, la hermosa ini-
ciativa del senior Carmelo Urquiaga. Veriamos como
ha abordado todos los problems del retire: el retire
ferroviario, el retire maritime, el retire azucarero, el
retire periodistico, el retire civil, el retire de la .po-
licia, el retire de comunicaciones; todas las formas
multiples mediante las cuales. el Estado ha.ido en de-
fensa de la vejez sin fuerza, de los que caen en la iu-
cha en el duro, muy duro bregar cotidiano.
Si dej/isemos el aspeeto social para iibl...-,,- el cas-
pecto juridico, veriamos como la CAmara de Repre-
sentantes aprob6 un C6digo Notarial, compilaci6n bien
estudiada de toda la legislaci6n existente sobre la ma-
teria, innovaci6n provechosa de mfiltiples aspects de
este asunto; veriamos como el initeresante problema
de la abolici6n del delito de adulterio, ha colocado a
la Cnamara de Representantes de mi pais en un lugar
de vanguardia por la abolici6n de ese delito anacr6-
nico. Y veriamos, tambi6n, como esta Cimara de Re-
presentantes que bien merece llamarse liberal, por-
que en la CAmara, t6cnicamente, no hay conservado-
res, y si hay entire todos una pugna de liberalismo-
ha :...Ii. i.. la Icy del divorcio. dandole creciente
amplitud a sus preceptos de disoluci6n del vinculo
matrimonial.
Si yolvi6semos nuestra observaci6n al aspect eco-
n6mico, veriamos tambi6n los esfuerzos de esta Ci-
mara de Representantes. :En este orden de ideas no
ha habido en Cuba otro .gobierno que haya tenido del
Congress la cooperaci6n de que ha disfrutado el ac-
tual gobierno.
Inicia sus obras con un plan de amplio miraje, de
muy dilatados horizontes, necesita recursos extraor-
dinarios para un plan de obras pfiblicas, de un alcan-
ce y en una extension que hasta entonces nadie habia
concebido en Cuba; y la CAmara de mi pais vota la
ley que se conoce.con el nombre de Plan de Obras
Pfblicas. De la aprobaci6n de esta Ley emanan mu-
chas critics acerbas, especialmente contra la .CAmara
de Representantes y, sin embargo, i qu6 ii .il ii i en-
trafia, en el fondo, todo esto! La organizaci6n demo-
critica de nuestro pais, la. or'ganizaci6n political de
nuestras luchas nos hacen a cada uno de nosotros res-
ponder, no ya a esa ficci6n que se conoce con el nom-
bre de provincia, sino a esa realidad que se llama t6r-
mino municipal. Cada uno de nosotros esta vinculado
a un t6rmino municipal de su pais, y parece que la obra
que merece mds aplausos para un legislator, es aquella
de darle a su termino por su propia iniciativa, una ca-
rretera, un parque pfiblico, un monument, una es-
cuela, un hospital. Asi entienden muchos que se cum-
ple o se deja de cumplir con nuestro deber. Y la CA-
mara de Representantes de mi Patria, a sabiendas,
con firmeza de criterio, vot6 un plan de obras pfibli-
cas que entrafiaba, en el fondo, la absolute renuncia-
ci6n de todos nuestros derechos y de todas .nuestras
iniciativas, la imposibilidad. que cada uno de los le-
gisladores devolviese a su pueblo el testimonio de su
gratitud y de su consecuencia. Pero eso lo hizo la CA-
mara de mi pais, porque de esa. suerte creia que dejaba
al Gobierno la posibilidad de llevar a la practice un
plan extraordinario.









22 DIARIO DB 8JSIONES DB LA CAMERA DE REPRESENTANTES


La CAmara de Representantes se solidariz6 con el
Qobierno en todos los gravisimos problems que el
apecto eeon6mico de nuestra vida planted.
Asi, por ejemplo, cuando los azucareros creyeron
convenient que con determinada legislaci6n se resol-
veria el gravisimo problema de la crisis azucarera y
acudieron al Gobierno, la Camara de Representantes,
con rapidez ins6lita, vot6 la ley que ponia en las ma-
nos de los tecnicos azucareros, de las propias parties
iitrer:.ibi,. la defense de sus negocios y con ella,
taiithi,,ii, il defense de los intereses generals del pais.
Y gi al trav6s de todos estos asuntos, la Camara de
Representantes ha seguido una linea ondulante impre-
cise, insegura, se debe a .que esa ha sido la line de
los abios y los tecnicos, que han variado de criterio
mfiltiples veces, pero en todas ellas han encontrado
una CAmara de Representantes ben6vola que ha crei-
do con cierta ingenuidad que la filtima media era
siempre el acierto y la panacea de todos nuestros do-
lorea,
En este propio sentido, la CAmara de Representan-
tes vot6 otra ley que ha merecido acerbas censuras: l'a
facultad al Poder Ejecutivo para que, por medio de
una Comisi6n tecnica, reformase los Aranceles. El
cargo que a la Camara se le hace desde el punto en
que la imputaci6n se produce, es cierto. La Camara
de Representantes hizo dejaci6n de facultades y de-
rechos que le son privativos y los puso en manos de
una (',.I!ii,:' tecnica que conoce de este asunto, pero
icon cuAnta bondad, con que santo interns de propen-
der al mejoramiento de todos nuestros problems, con
'que fervoroso deseo de contribuir al engrandecimien-
to del pais! PIorque, sefiores Representantes, una CA-
mara que renuncia al derecho de legislar en material
arancelaria, donde todos los parlamentos se discu-
ten la jurisdicci6n, es al menos una OAmara ,de Re-
presentantes proba, honorable, que pone por encima
de todos los problems el deseo del mejoramiento de
su Patria; porque es aqui, en la material arancelaria,
donde se dirimen en todos los Parlamentos las mayo-
res discordias, donde se produce los choques mas vio-
lentos, donde el capital libra sus batallas mas rudas,
donde los intereses antag6nicos de la industrial produ-
cen, en el seno de los parlamentos, banderias, tenden-
cias aprovechadas, campeones, defensores a veces in-
teresados, de sus derechos. Y en punto de esta natu-
raleza, la CAmara, que accede a la petici6n del Poder
Ejecutivo y confia su cometido en una Comisi6n tec-
nica en la que estuvo representado el 'Congreso en la
figure ilustre del Comandante Enrique Recio, la CA-
mara no debe merecer las critics acerbas, sino el
aplauso generoso de los prop6sitos nobles. Y es que el
cubano peca de un apriorismo ciego. No hay en todo
el Universe inteligencia mis aguda e imaginaci6n mAs
viva que la del cubano, pero no hay tampoco ser m6s
impressionable ni mAs mutable en su juicio que el cu-
bano.
Si se hiciese un referendum para conocer el juicio
de todos, sobre el problema arancelario, los que equi-
vocan la causa y el efecto, los que no estudian los pro-
cesos y las causes sino siguen lo mAs obvio, lo mis
facil, todos aquellos que sufren ahora de privaciones
y de estrecheces, imputarian a la reform arancelaria,
una gran parte de la responsabilidad de la hora difi-
cil que estamos confrontando. Y, desde cierto punto
de vista, no les falta la raz6n. Si los empleados pibli-


cos, los modestos servidores del Estado, que han visto
podados sus haberes, una, dos veces, muchas veces, se
quejasen de la media fiscal arancelaria que disminu-
ye los ingresos del Estado, posiblemente tendrian raz6n,
porque esa reform arancelaria es una media va-
liente, heroica, del Gobierno de mi pais que todavia
no se ha jiusin'-.ti':lii en su verdadero alcance y en
sti verdadero sentido por los cubanos.I Porque,, sr,-
res Representantes, con ese sistema de modificaci6n
de nuestros aranceles, renunci6 el Gobierno a la fuen-
te mas c6moda, mas facil, mAs sana de los ingresos del
fisco; mas si en la gravedad de la hora que nosotros
estamos confrontando, si en esta escasez de numerario
que nos inquieta, que proviene, fundamentalmente, de
que Cuba habia vivido organizada hasta ahora con
una principal fuente de ingress la Aduana y
un product vital, el azicar, si en la tremenda hora
en que nosotros nos estamos debatiendo no hubiera
habido una reform arancelaria que ha permitido la
producci6n domestica, de multiples products que,
hasta ahora, era necesario importar del extranjero,
l cuAl hubiese sido nuestra situaci6n, sin recursos pa-
ra importarlos y sin medios materials para produ-
cirlos ? Pero dia vendra en que todos estos problems
se enfoquen no al traves del prisma engafiador de ]a
political que produce estos espejismos de equivoca-
ci6n en el juicio; y cuando este dia venga, que ha de
venir, euando ese juicio del porvenir nos juzgue a
todos, a los Congresistas y al Gobierno y a los oposi-
tores, se verA que en veinte *y tantos afios de Repi-
blica vivimos con las tarjfas de la colonia y, lleg6
una hora en que los cubano' se dieron al ensayo de
otros proyectos, de otras normas que, tal vez, en los
inicios traiga aparejadas dificultades pero, a la pos-
tre, ha de traer el nacimiento de nuevas industries y
nuevas fuentes de nuestra prosperidad y de nuestro
auge.
(Aplasos).
En fin, sefiores Representantes, esta CAmara ha
aceptado todos los reajustes del presupuesto, con la
particularidad de que esos otros compafieros nuestros
empleados y funcionarios, que padecen, que sufren la
media, no han podido tener una manifestaci6n de
voluntad y nosotros los Congresistas, con nuestro voto
y con nuestro criterio hemos disminuido nuestros in-
gresos, sin embargo de que los mas, la casi totalidad
de los Representantes de .esta CAmara, son hombres
sin grandes medios materials de fortune.
En el aspect politico, la 'CAmara de Representan-
tes ha sido generosa. Es de fecha reciente el proyeeto
de ley presentado por el que habla, a la consideraci6n
de sus compafieros, que amnisti6 todos los delitos co-
metidos en la lucha entire el capital y el trabajo y res-
tituy6 a los gremios obreros a la vida normal del de-
reeho; y parece ayer .que esta CAmara de Represen-
tantes, esta CAmara de politicos, de luchadores, de
gladiadores de la political, vot6 la Ley de reorganiza-
ci6n de los Partidos Politicos, la Ley del Censo Elec-
toral, la Ley de los nuevos Partidos, a sabiendas de
que cada una de esas leyes ponia a debate el acta de
cada uno de los sefiores Representantes, y de que hu-
biese sido mAs facil y mas c6modo para el Parlamento
abroquelarse en la trinchera de los intereses creados,
antes de concurrir a la lucha en que todos los hom-
bres tienen iguales derechos.
Esto es lo que ha hecho la CAmara, sefiores Repre-








DIARIO DE 8ESIONES DI LA CAMERA DE REPRE.SENTANTF.o 23


sentantes, pero much mks es lo que queda por hacer.
A la CAmara le esperan problems muy graves, de-
terminaciones de conduct trascendentales. Si se me
dijese que compendiase en una frase toda la perspec-
tiva.del future, yo afirmaria que nuestra obra pudie-
ra cobijarse bajo esta afirmaci6n: Cuba necesita so..
cializar su derecho; Cuba necesita salir de los moldes
individualistas de nuestra Constituci6n, para darle
fuerza y vida a la corriente contemporanea del Dere-
cho; Cuba necesita, fundamentalmedne, rear de ma-
nera mks just, mrs igualitaria, un nuevo derecho que
no conocieron los revolucionarios franceses y que, sin
embargo, los hombres pfblicos de esta hora actual de-
ben estimar el primero de los derechos humans, el
derecho a la felicidad; Cuba necesita contribuir gene-
rosa e igualitariamente a la obra de evitar los desni-
veles, los alti-bajos en virtud de los cuales tanto cre-
tino, tanto torpe, tanto malvado, vive una vida c6mo-
da, muelle, fdcil y tranquila; y tanto hombre inteli-
gente, virtuoso, esforzado, Atil, siente que la combat
del eielo gravita sobre su coraz6n y atormenta su in-
teligencia.
(Grandes y atronadores aplanusos).
-Si con este criterio llega la Cgmara de Represen-
tantes, al Proyecto de reform Constitucional, y a la
reform de los C6digos, no estaremos agitando una
bandera de desquiciamiento social, no preconizamos
que el Estado sea una inmensa casa de Beneficencia;
es, por el contrario, reconocer que al trav6s de los si-
glos el derecho ha perpetuado muchas veces como nor-


clones, al calor de ideas fugaees, que no se median
y que sin embargo produce la sensaci6n, a priori,
de convencer a todo el Parlamento. rM.as en esta CA-
mara, en unos baneos y'en otros, porque aqui no cable
hablar de oposici6n ni de mayoria, hay hombres ca-
paces de acometer todas las empresas, y en la 'Comi-
si6n de Justicia y C6digos hay un conjunto de, hom-
bres que puedan acometer esa obra y a su frente,
de seguro, un hombre que es prenda del exito, si el
6xito viene del trabajo, de la cultural y del talent,
y si el trabajo produce la victoria: el senior German
Wolter del Rio.
(Aplausos).
La 'Camara, en fin, sefiores Representantes, tiene
que confrontar otros gravisimos problems, lo dijo
tambien de paso, de soslayo, el senior Lombard; la Ca-
mara necesita estudiar una legislaci6n bancaria. yo
s6 que esta legislaci6n produce espanto en la vida de
]os negocios, pero hora llegard en que el Congreso de
mi pais estudie esta gravisima cuesti6n, porque en
vano serf nuestra industrial, nuestro comercio y nues-
tro trabajo, si toda nuestra organizaci6n econ6mica
vive de los baneos extranjeros. Que sea.esta o que sea
aqu6lla la hora propicia, que no sea tal vez el momen-
to de crisis la oportunidad mas adecuada para aco-
meter estos studios; pero es lo cierto que nuestra
independencia political, que nadie osaria near, no es-
taria libre de peligros ni de aseehanzas, mientras no
se asiente'en la base inconmovible de una indepen-
dencia econ6mica.


ma la injusticia y ha preconizado una desigualdad irri- Cuba necesita en fin, sefiores Representantes, po-
tante; tan irritante que pasma ver su obra a trav6s nerle un dique legislative al capital que emigra; ese
de los siglos, y asombra la obediencia a tantas leyes es tambi6n un gravisimo problema. Que ligero seria
contrarias al principio mis fundamental de la vida el hombre de gobierno que le pusiese trabas a la in-
humana. migraci6n del capital; .qu6 torpe el legislator cuba-
(Aplausos). no que con un concept equivocado de lo que es el
verdadero nacionalismo evitara que los capitals ex-
La Ciamara necesita reformar sus viejos c6digos, y tranjeros en Cuba se afianzaran y a nuestro engran-
esta afirmaci6n me lleva como de la mano a defender decimiento ellos tambi6n contribuyeran. Porque, se-
de otro cargo a la Camara de Representantes. Yo he fires, no debe ser nuestro porvenir conformarnos con
leido en muchos eruditos a la violeta espantarse de que que el guajiro, mientras la banderita flamee en lo
existan, a los veinte y tantos afios de vida republican, alto, pueda sorber la taza de caf6. Los que divisan una
rigiendo entire nosotros los viejos c6digos de la Colo- vision mas amplia del panorama, los que creen que
nia Espafiola. Y si llevasen su anAlisis y su observa- Cuba tiene responsabilidades hist6ricas y responsa-
ci6n, al studio del derecho en todos los paises, verian bilidades geograficas que cumplir, ansiamos para
como en la cuna del derecho, en la vieja Europa, los nuestra patria otros horizontes mrs anchurosos y
c6digos centenarios, a despecho de las cumbres mks al- mrs dilatados; y los que tenemos este pensamiento,
tas de la intelectualidad, rigen ain en aquellas lati- queremos que el capital extranjero a Cuba venga, en
tudes. Y verian como Alemania, por ejemplo, leva 'Cuba fructifique, en Cuba circle y en Cuba viva.
mrs de un siglo intentando modificar, sin exito, su Pero sefiores, que lejos este pensamiento de otro cua-
C6digo Penal, como en Francia en lo fundamental es- dro que debe tambien espantar; que lejos este pensa-
tan rigiendo los viejos c6digos de Napole6n como en miento del cuadro de ver un capital que no se nacio-
las naciones de mentalidades mis excelsas el derecho naliza, un capital de trinsito que se usufructuia des-
escrito se detiene en la frontera de los interests crea- de el extranjero y desde el extranjero se disfruta;
dos, frente al valladar del miedo que produce todas porque nuestra tierra y nuestro tr6pico le prestan un
las innovaciones. Qu4 much que esta Repiblica que ambiente extraordinariamente favorable. Por eso, el
esta en pleno aprendizaje, que much que esta Repi- encontrar la conciliaci6n de esos dos principios a pri-
blica en la que viven todavia los hombres que la crea- mera vista antag6nicos, el atraer el capital, pero evi-
ron con sus esfuerzos y con su sangre, no haya podido tar al propio tiempo que emigre, el pretender escla-
Ilegar a esa plenitud de civilizaci6n que supone la vizarlo, el intentar que contribuya al sostenimiento
transformaci6n de todos esos c6digos. de las cargas del Estado, el exigir que esa contribu-
ci6n sea proporcional y adecuada; en la conciliaci6n
Mas, forzoso es que la Camara de Representantes de esos dos principios, a primer vista antag6nicos,
emprenda esa tarea. No son los Parlamentos los mis repito, esta tal vez el secret de nuestro porvenir.
adecuados para innovar los c6digos. Los c6digos no i OjalA que en el cerebro de los compafieros que me es-
pueden discutirse en un debate plagado de interrup- cuehan estas palabras un tanto incoherentes, muevan









24 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


a la meditaci6n y produzean la formula que resuelva
este complicadisimo problema.
Sefiores periodistas que me escuchAis, ponerle coto
a vuestra alegria, no son declaraciones espectacularesc
ni estdn revestidas de autoridad alguna. No habla
en este problema el Presidente de la Camara, habla
un joven cubano de buena voluntad, nada mis; por-
que para hablar de este gravisimo asunto con autori-
dad de Presidente de la (U' ,nI.., si se practican las
normas de la democracia, precise seria oir de antema-
no a todos los sefiores Representantes, que no han
sido consultados; precise seria mas: .que ese pensa-
miento estuviese acorde con una linea de conduct
del Gobierno, que tampoco ha sido consultada, que no
necesitaba consultarla. el Presidente de la 'Cmara
para haeer las manifestaciones que en este problema
se propone hacer. Con cuanta alegria, en la cerraz6n
del horizonte, con euAnta alegria en las perspectives
sombrias y fatidicas de nuestras pasiones y de nues-
tras luchas, yo veo surgir un areo iris de bonanza!
,Con cuanta satisfaeci6n spiritual el hombre que esta
enamorado de su Patria y de su porvenir recibe la
impresi6n de un cambio de frente en la oposici6n;
de un alto en los prbcedimientos, en el sistema y en
el ataque, de un llamamiento general a la cordura y
a la sensatez para que, con amplia vision del proble-
ma, desterrado el apasionamiento, olvidadas las ambi-
ciones, flote, por encima de todo, una vision de Pa-
tria, de Libertad y de Derecho. Con qu6 alegria el Pre-
sidente de la Camara conoce esas altitudes. Con qu,
alegria, sobre todo, se complace en ver que es en la
CAmara de Representantes donde el problema se plan-
tea, porque s61o en la COImara de Representaptes el
problema podia plantearse ,al. amparo .de nuestros
principios, de nuestra Constituci6n y de nuestras le.
yes.
(Apla seos).
No es hora de intemperancias. El senior Carlos Ma-
nuel de la ,Cruz lo decia: La oposici6n, que viene a. la
Oamara en la tarde de hoy con un program de leyes
y de Reformas Constitucionales, se da c'enta de su
papel y de su posici6n. Cuando las oposiciones revo-
lucionarias por las armas triunfan, imponen un pro-
.-1!.,.1. que hay que acatar y que hay que obedecer;
cuando la oposici6n estima equivocado el camino de la
revolu6i6n, de la violencia y las armas, y esgrime la
majestad del entendimiento y la fuerza incontrasta-
ble de ]a raz6n; cuando la oposici6n se viste de esta-
dista y viene a la COmara de Representantes con prv-
yeetos de ley, el Parlamento de mi Patria las estudia,
las consider, las debate y las resuelve.
(Grand.es aplausos).
Pero ello tiene que hacerse en el terreno comfin de
la transigencia; pero ello tiene que hacerse con el re-


conocimiento previo de la legitimidad de este Con-
greso, que si no estuviese amparado en la legitimidad,
no podria considerar estos problems.
(Aplausos)
(.1:, bien, muy bien).

No malogremos el intent, no nos abroquelemos en
la intangibilidad de un program de reivindicaciones,
como con cierto sabor ex6tico, con un lenguaje que no
es el nuestro, se ha venido diciendo. No nos abroquele-
mos en una respuesta negative sin previo examen; ni
tampoco impongamos, como un dogma, aquello que ha
de ser product de debate, del juicio sereno de los se-
fiores Representantes. Si eso es asi, si nos desposee-
mos de visions del porvenir partidarista, si nos des-
poseemos de todo lo que pudiera significar individuo,
tendencies, nombre, partidos y consultamos tan s61o
la gravedad de la hora y nos damos cuenta de que
hay una conciencia colectiva que se jiente fatigada de
la lucha estkril," de la oposici6n y el Gobierno, si nos
damos cabal cuenta de ese estado de opinion y tene-
mos conciencia de nuestra responsabilidad, hora es de
que estudiemos un program, que brinda a todos ga-
rantias en el ejereicio'de los derechos y nos pongamos
a la obra de considerar todos estos asuntos. La CA-
mara de mi Patria, con esto, se engrandece y hasta
cierto punto con ello se le rinde tambien un home-
naje a la '.II...... de mi pais. Porque quien pide --
eomo recordaba el -.i...I' Wolter del Rio, ley6ndome
un pensamiento de Marti quien pide, reconoce la
autoridad del que da. Y a la postre, al traerse todo
este problema al debate, al juicio y a la resoluei6n de
la .' ,1 ,!i. se e esta ofreciendo, hasta cierto punto,
una reivindicaci6n a todos los 'Congresistas y aun al
propio Gobierno de la Republica.

El Gobierno no ha de colocarse, ni lo ha estado nun-
ca, en un piano de terquedad y de intransigencii,
sino en un plano generoso y comprensivo donde a la
posture I.i. 1. I los Representantes de la ; 'in,,, 1 l., y de
la derecha, encontrarse en el centro del hemiciclo. y,
con los brazos abiertos, estrecharse en i ,-i- de lo
que no es de unos, porque es de todos; la Patria de
nuestras ilusiones.
( Itronadores y prolongados aplausos).

Ruego a los seiiores Representantes que concurran
maiiana a este '. ii'.1--.! a las tres de la tarde, para
proceder a la eleeei6n de las Comisiones Permanentes
de la CAmara.
Invito a los sefiores Representantes a que pasen al
Sal6n Marti.
Se levanta la sesi6n.
(Eran las 7 y 40 p. m.).


-MP. P. Fr-RNANSt Y 0A., OBISPO 17, HAIIAI




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs