Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/01322
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID01322
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text




REPUBLICAN DE CUBA


DIARIO DE SESIONES
DE LA
CAMERA DE REPRESENTANTES

DECIMO TERCERO PERIOD CONGRESSIONAL

OCTAVA LEGISLATURE

VOL. LV LA HABANA, 28 de Noviembre de 1930. NUM. 7


Sesi6n ordinaria de 25 de Noviembre de 1930.

President: Sr. Rafael Guis Inclan
Secretarios: Sres. Jose R. Cruells Reyes y Jose Alberni Yance

SUMARIO

A las tres p. m. la Presidencia declara abierta la sesi6n.-A solicitud del senior Castellanos se pasa
lista y se comprueba la existencia del quorum.-Se da lectura al acta de la sesi6n anterior, de
feclia 24 del corriente, la que se aprueba sin modificaciones.-Al anunciar la Presidencia la con-
tinuaci6n del debate acerca del proyecto de ley del Senado, relative a la suspension de las garan-
tias constitucionales, el senior Carlos Manuel de la Cruz defiende la prioridad para una moci6n
del senior Castellanos.-Se promueve un incident en el que toman parte el citado sefor de la
Cruz y los sefiores Castellanos, Verdeja y la Presidencia.-En votaci6n nominal la Cimara coln-
firma el criterio del senior Presidente sobre la confecci6n de la orden del dia; explican sus votos
los sefiores Aguiar, Castellanos, Prado, Chardiet, Soto Izquierdo y Verdeja.-A petici6n de los
seiores Rodriguez Ramirez y de la Torre se acuerda declarar la sesi6n permanent; esta determi-
naci6n se adopta en votaci6n nominal a petici6n del sefor Castellanos.-Ocupa la Presidencia el
senior Quintin George.-El senior Castellanos ruega se sometan a votaci6n las proposiciones de
suspension de preceptos reglamentarios presentadas a la Mesa; la Presidencia inform que dicho
asunto habia sido resuelto con anterioridad por el senior Presidente de la C6mara, y, para acla-
raciones, hablan los sefiores Verdeja, de la Cruz y el propio senior Castellanos.-Ocupa la Presi-
dencia el senior Guas Inclkn.-La Presidencia declara que conforme a la demand del senior Cas-
tellanos, que estima reglamentaria, dispone que se dB cuenta de las peticiones de suspension de
preceptos.-El senior Rodriguez Ramirez ruega a los sefiores Representantes firmantes de las re-
feridas peticiones que las retiren momentkneamente, a fin de que pueda entrarse sin demora en
el debate de la ley que trata de las garantias constitucionales; esa petici6n es acogida favora-
blemente.-La Presidencia pone a discusi6n la totalidad y articulado del proyecto del Senado por
el que se autoriza al Ejecutivo Nacional para suspender las garantias constitucionales en todos
los Municipios de la Repfiblica.-Consume el primer turno a favor de la totalidad el senior Tome,
Sy le interrumpen los sefiores Aguiar, Chardiet, Carlos Manuel de la Cruz y Piedra; la Presiden-
cia hace exhortaciones a los sefiores Representantes para que mantengan serenidad en el debate.
Continfia el senior Tome su discurso, y, antes de terminar, surgeon nuevas interrupciones de los








2 DIARIO DE SESIONEIS DE LA (IAMARA DE REPRIDSIENTANTES

sefiores de la Cruz, Chardiet, Verdeja, Vizquez Bello, Castellanos, San Pedro y George.-Ocupa
la Presidencia el sefior Quintin George.-El senior Castellanos hace uso de la palabra para con-
sumir el segundo turno en contra de la totalidad del proyecto que se debate; lo interrumpen los
sefiore Tom6, Aguiar, Rodriguez Barahona, Rodriguez Ramirez, Alliegro, San Pedro, de la Torre,
Alvarez de Real, Verdeja y de la Cruz.-Nuevamente ocupa la Presidencia el senior Guas InclAn.
Da lectura el senior Alvarez del Real a su di-.;.--o favorable a la totalidad de la ley, qie corres-
ponde al segundo turno.-Acordada la ampliaci6n del debate, hacen uso de la palabra los sefio-
res Chardiet, en contra, y Rodriguez Ramirez, a favor--A este ifltimo le interrumpen los sefiores
Chardiet, Castellanos y Ariza.-En votaci6n nominal queda aprobada la totalidad del proyecto
del Senado por ochenta votos a favor y catorce en contra.-Explica su voto el senior Carlos Ma-
nuel de la Cruz, y le hacen interrupciones los sefiores Alliegro, Rodriguez Ramirez y Recio.-Sin
debate y en votaci6n nominal, se aprueban los tres articulos de que consta el proyecto de ley,
remiti6ndose al Ejecutivo Nacional.-Se aprueba una petici6n de suspension de preceptos regla-
mentarios para el inmediato tratamiento de la proposici6n de los sefiores Gu6s i.neiei. y otros,
relative a la amnistia para los obreros; sin oposici6n, y en votaci6n ordinaria, queda aproboda la
totalidad y el articulo primero del referido proyecto.-Al articulo segundo present una enmien-
da el. senior Tom6, la que se aprueba como proyecto de ley aparte.--Sin debate se aprueban los
articulos 3o. y 4o. del proyecto, y se acuerda que el art. 3o. forme parte de la enmienda aprobada,
anteriormente, del senior TomB.--A petici6n del senior Urquiaga se acuerda remitir el proyecto de
ley directamente al Senado.-Acordada por unanimidad la suspension de los prItcp.o'- reglamen-
tarios, se entra en el debate de la proposici6n de ley de los seiiores FinalBs y otros, acerca de la
pr6rroga de la Ley de Amnistia Fiscal.-Queda aprobado el proyecto de ley en su totalidad y ar-
ticulado, con una enmienda sustitutiva del senior Alberni al'Art. lo.---Se acuerda remitir el pro-
yecto directamente al Senado.-Por unanimidad se suspended los preceptos reglamentarios, para
tratar de la proposici6n de ley de los seiiores L6pez Morales y otros, disponiendo que en la con-
fecci6n del pan y sus similares se utilice un diez por ciento de harina de yuca; sin discusi6n y
en votaci6n ordinaria se aprueban la totalidad y el articulado del referido proyecto de ley, acor-
dandose remitirlo directamente al Senado.-A propuesta del senior Beltrkn, se acuerda suspender
la sesi6n; la Presidencia la levanta a las 11 y 55 minutes p. m.-Texto del Proyecto de Ley remi-
tido al Senado, prorrogando hasta lo que rest del actual afo fiscal, la Ley de Amnistia Fiscal.
Texto del Proyecto de Ley remitido al Senado, concediendo amnistia por d(flitos cometidos con
motivo u ocasi6n de diferencias entire el capital y el trabajo.- Texto del Proyecto de Ley re-
mitido al Senado, concediendo amnistia por delitos electorales.-Texto del Proyecto de Ley remi-
tido al Senado haciendo obligatorio el uso de harina de yuca en la confecci6n del pan.


SR. PRESIDENT (GUlAS INCLAN) : Se abre ]a sesi6n.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Solicito que antes se
pase lista.
Sn. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Se va a pasar ]is-
ta por haberlo solicitado un senior Representante.
(El oficiae de actas pasa lista).
SR. PRESIDENT (GUiS INCLIN): gFialta algfn se-
iior Representante por contestar a la lista?
(Silencio).

Han respondido 72 sefiores Representantes.
Hay qu6rum.
Continfia la sesi6n.
Se va a dar lecture al acta de la sesi6n anterior.
(El .;'. '., dc actas la lee)

'S. PRESIDENT (GUAS INCLIN): I Se aprueba el
acta ?

(Senales ;..., ii ii .*.).
Aprobada.
Se continnia el debate de la totalidad del proyec-
to de ley procedente del Senado sobre suspension de
garantias constitucionales.
Tiene la palabra el i...... Tome.


SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : Para una cuesti6n
de orden pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Tiene la palabra
el senior de la Cruz.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : Antes de entrar en el
debate sobre el proyecto de ley a que ha heeho i.- -.-! i-
cia el Sr. President, la Chmara tiene la norma esta-
blecida, conforme lo que el Reglamento determine, de
entrar a dar cuenta con las mociones, llegando con
posterioridad a la discusi6n de los proyeetos de ley.
La orden del dia de hoy contiene una moci6n que de-
be anteponerse al debate sobre la suspension de ga-
rantias constitucionales. Segfin la norma establecida,
debe dare cuenta primero con la lectura del aeta,
despues con las comunicaciones que esten sobre la
mesa, luego las proposiciones de ley, y flltimamente,
vienen los debates sobre los proyeetos de ley. Por eso
hoy, como esti en la orden del dia ese debate, pero
antes debe figurar la moci6n a qihe me refiero, y que
es del senior Castellanos, entiendo que se debe dar
cuenta con dicha moci6n preferentemente, y de;pues
continuaremos en el debate sobre suspension de las
garantias constituoionales.
Sa. PRESIDENT (GuSs INCLAN) : Sefior de la Cruz
y sefiores Representantes: La sesi6n anterior termin6
por agotamiento de ]a hora reglamentaria; en ese mo-
mento so estaba debatiendo el I.,' v..'.. de ley sobre
suspension de las garantias, y se habia consumido un
turno en contra. Por consiguiente, a .Presidencia, al
confeccionar la orden del dia, ha colocado en el pri-








D.DIARIO DE SESIONEFS DE LA C AMARA DE REPRESI~NTANTES 3


mer lugar, para no romper la contineneia de la cau-
sa, para evitar que los asuntos perdiesen la hilaci6n,
ha colocado en primer lugar la continuaei6n del
debate del proyecto de ley sobre suspension de las ga-
rantias, y en segundo lugar la moei6n del senior Cas-
tellanos. Seria necesaria una alteraci6n de la orden
del dia para diseutir con prioridad la moei6n del se-
fior Castellanos.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS A.) : Yo no estoy confor-
me con el criteria de la Presidencia, y perd6neme en
este caiso. Lo primero es ]a lectura del acta; .1.-qI.I-
dar cuenta con ]a serie de escritos, comunicaciones,
etc., que haya sobre la mesa; luego las proposiciones
de ley; despues las mociones, y por iltimo los deba-
tes que estAn pendientes o que surjan, o se puedan
iniciar sobre los proyectos de ley que figuran en la
orden del dia. Es una norma estableeida en la Cama-
ra. Yo tengo en ese aspect muy buena memoria, y
conserve cierta concatenaci6n en el desenvolvimien-
to de las prActicas parlamentarias en el tiempo que
levo aqui y he visto que esa ha sido la situaci6n crea-
da dentro del Reglamento y dentro de las costumbres
camerales que no rompen la continencia de las cosas
ni destruye los acuerdos anteriores el heeho de que la
moei6n que figure en la orden del dia se discuta pre-
viamente, porque guardian siempre la misma posici6n
que tienen en la orden del dia y porque una vez tra-
tadas las moeiones comienza a discutirse o comienz-
a debatirse lo que se habia dejado de discutir en la
sesi6n anterior. Lamento, pues, no estar de acuerdo
con el criterio de la Presidencia porque este seria un
precedent que se va a crear y una nueva interpreta-
ci6n de los preceptos del Reglamento.
En lo adelante las mociones, con esta interpretaei6n,
jams llegarian a ser discutidas porque entonces se po-
drian colocar despues de la discusi6n ide los proyectos
de ley y no llegaria el moment de su debate en ningu-
na oportunidad. Por el contrario la Camara siempre
ha colocado en todas las 6rdenes del dia-y yo lo
aseguro y podria probarlo y estoy dispuesto a ello-
las mociones antes de los debates de los proyeetos de
ley. Luego la Mesa, en este caso, debe seguir la misma
determinaci6n y proceder a discutir las mociones con
anterioridad a la discusi6n de este proyecto de ley
procedente del Senado. Yo pido, pues, a la Cdmara
que no adopted hoy, ni en el future, ese acuerdo que
podria ser un precedent para interpreter o para im-
pedir la discusi6n de las mociones que surgeon de la
propia Cgmara.
Ademis hay otro criteria: la moci6n es siempre
product de los sefiores Representantes, no es como
las leyes, que como en este caso, son product de
otro Cuerpo Colegislador y se va a crear una situa-
ci6n especial en la COmara dandole preferencia a la
discusi6n y al conocimiento de asuntos que no han
surgido en la propia Camara, dejandolos indefensos
y dAndole la preferencia en la discusi6n a aquellos
asuntos que no son product de esta propia CGmara.
Yo, por tanto, insist en que la CAmara esta tarde
mantenga su mismo criterio de siempre y sostenga
que en la orden del dia figure, antes de la discusi6n
de los proyeetos de ley, las mociones como es costum-
bre y en ese caso p6ngase a discusi6n la moei6n del se-
fior Castellanos que ha sido pospuesta y colocada en
segundo lugar en ]a orden del dia.


SR. PRESIDENT (iGuAs INCLAN) : La Presideneia va
a someter a la consideraci6n de la CAmara la propo-
sici6n incidental del senior Carlos Manuel de la Cruz,
pero antes quiere manifestar que ya la CAmara ha
resuelto la prioridad de este asunto en relaei6n con
la moci6n a que se refiere S. S. En la sesi6n pasada,
a virtud de una solicitud de suspension de los pre-
ceptos reglamentarios se autoriz6 la prioridad en el
tratamiento, dAndole preferencia a la proposici6n de
ley procedente del Senado para que esta CAmara la
conociera antes de entrar en el studio de la moci6n
del senior Castellanos. La Pres.idencia en cumplimien-
to del acuerdo de ]a Cmnara, y en cumplimiento de
esa prioridad reconoeida por el acuerdo de suspen-
si6n de los preceptos reglamentarios, incluy6, en pri-
mer lugar de la orden del dia la continuaci6n del de-
bate sobre el proyecto de ley procedente del Senado.
No obstante, la Presideneia, dada la trascendencia del
asunto reconoce que es de interns lo propuesto y ade-
mis material de interpretaci6n y va a someterlo a la
consideraci6n de la CAmara.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Tiene la palabra
su senoria.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Para apoyar lo pro-
puesto por nuestro distinguido compafiero el senior
Carlos Manuel de la Cruz, estan los preceptos regla-
mentarios. En ellos se determine que despubs de apro-
bada el acta se le dB leetura a las comunicaciones y
proyaectos de ley procedente del ,Senado, luego las pro-
posiciones de ley y antes de entrar en el debate de
ningin asunt6 se leeran las mociones que estuvieren
presentadas a la Mesa.
De manera que, segfin la orden del dia, se va de-
senvolviendo la sesi6n dAndose cuenta por la Mesa
de la CAmara en el orden correspondiente y
por virtud de este precepto reglamentario, de una
manera taxativa y explicit, que a mi juicio no ad-
mite interpretaciones de ninguna clase, se ha de se-
guir el tratamiento de esa moci6n. Pero apoyando es-
ta interpretaei6n del Reglamento, y no interpretan-
dolo sino aplicando lo que literalmente dice el articu-
lo 86 y ademis tenemos el articulo 84 que dice asi.
(Lo lee). De lo contrario resultarA que una moci6n
siempre que haya alteraci6n de la orden del dia no
se podrA tratar, porque ]a moei6n no tiene el earic-
ter de proyeeto en ninguin moment, segfin el arti-
culo 84. Por eso se hace necesaria la interpretaci6n
del articulo 56, para que se pueda discutir la urgen-
cia de la moei6n. Ademas, el articulo 853 dice: (Lo
lee) y ahi esta precisamente, en la orden del dia,
la moci6n y no se puede, por una alteraci6n de pre-
ceptos, tratar un proyeeto de ley, tomando el lugar
de la moci6n porque entonces, repito, nunca podra
esta en la prActica ser tratada.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : Ruego nuevamente
a la Mesa que resuelva este caso.
SR. PRESIDENT (GUIS INCIAN): La Presidencia
ha resuelto ya el caso y estima que no solamente lo
ha resuelto ella, sino la propia CAmara. En la sesi6n
pasada, la Camara acord6 la suspension de precep-
tos para darle prioridad al proyecto de ley proce-
dente del Senado, antes de entrar en la orden del dia,
cosa que se aprob6 nada menos que por las trees








4 DIARIO DE SBSIONES DE LA C AMARA DE REPRESENTANTES


cuartas parties de los sofiores Representantes. Por
consiguiente, la Presidencia cree que el problema
es't resuelto desde ayer, y en su eonseeueneia ha
colocado a debate el proyecto de ley referido, antes
que la moci6n.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : Permitame una uil-
tima 1,:I:,1'.i.n La CAmara tiene resuelto este asunto
en sentido contrario, y no solamente el articulo 56,
como lo indicabael "-..i Cartellanos, deja prevista
esta cuesti6n de orden que yo he.planteado, sino que
la COmara en la sesi6n de 16 de Febrero de 1914, a-
clarando este precepto, adopt este acuerdo expreso.
(Lo lee). Nosotros en el dia de ayer acordamos la sus-
pensi6n de preceptos reglamentarios, una vez que la
Mesa di6 cuenta con el aeta de la sesi6n anterior y
con las primeras lectures, hoy, para continual el deba-
te tiene que llegar a lo que regiamentariamente se
llama la orden del dia y de acuerdo con el articulo
56, la Mesa no puede, nada mas que, violando ese
precepto, alterarla, colocando las moeiones con pos-
teridad a la discusln de un proyeeto de ley pi.oce-
dente del e n. ., porque el articulo 56 determine,
como se hace la orden del dia. El articulo 56 manda
que primero se den cuenta de las comunicaciones, pro-
posiciones de ley, dictamenes recibidos y de las mocio-
nes presentadas a la .\. .. Y despues de hecho to-
do esto, inmediatamente,-dice el articulo,--se pasa-
rh a la orden del dia, que no puede ser alterada, sino
por acuerdo expreso de la Camara. Esto es lo que ha-
bia que hacer en la sesi6n de hoy, cumpliendo espe-
cialmente un aeuerdo anterior para seguir el debate
del proyecto de ley procedente del Senado sobre sus-
pensi6n -de garantias constitucionales. La Mesa debi6
ajustarse al precepto reglamentario que le orderaba
dar primero cuenta con el acta. de la sesi6n anterior,
despu6s las proposiciones de ley y comunicaciones
recibidas y mas tarde las mociones, como dice este
precepto, y por filtimo llevar a la Camara a conti-
nuar el debate iniciado en el dia de ayer. Esa es la
formula que estableee el articulo 56 y esa es la cues-
ti6n de orden que yo planteo a la Mesa y que pido
a la CAmara resuelva manteniendo ]a pureza e inte-
gridad de ese articulo, porque se va a dar el caso coomo
.-jl'l.' ,1,' el Sr. Castellanos que van a ser inatiles las
moiciones en la Camara. Ca:da vez que sea necesario Ele-
var a debate proyectos de ley, se colocardn en situaci6n
de preferencia, de manera tal, que las mociones no lle-
garan a ser discutidas nunea.

Yo, por lo tanto, insist en que para mantener
nuestro Reglamento, ia Cimara acuerde el tra-
tamiento de la moci6n, aunque despu6s el Sr. Castella-
nos por una cortesia renuneie a ello.

SR. VERDEJA (SANTIAGO): No hay sobre la mesa
solicitudes de suspensions de preceptos reglamen-
rios".
SR. PRESIDENT (GU(iS INChIN) : Si, senor.
SR. VERDEJA (SANTIAGO) : Entonces debe darse
cuenta con la suspension de preceptos reglamenta-
rios porque ciertamente en la tarde de ayer se
suspendieron estos, para tratar del proyeeto de ley
procedente del Senado, pero eso fu6 en el dia de a-
yer. Hoy habrA necesidad de suspender nuevamente
los preceptos reglamentarios para conocer de ese a-
sunto.


Si la Camara rechaza las suspensions de preeep-
tos reglamentarios entonces deberi entrar en la or-
den del dia ddndose euenta con los dictamenes de
comisiones; y corresponderA proceder despu6s a se-
gundas leeturas, eligiendo entonees el turno a la conti-
nuacicn del debate de los asuntos tratados ayer, pero
entiende el Representante que habla que las susppen-
siones de preceptos.....

SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : Es que la sesi6n de
hoy se quiere considerar como continuaei6n de la de
ayer.
, SR. VERDEJA (SANTIAGO) : La sesi6n de ayer ter-
min6 a las echo de la noehe y esa es a mi juicio la
interpretaci6n reglamentaria.

SR. SAN PEDRO (EmILIO) :El asunto no es nuevo.

SR. VERDEJA (SANTIAGO): El asunto no es nuevo.
efectivamente, la sesi6n es la nueva; el asunto es el
de un proyeeto de ley puesto a debate que fu6 sus-
pendido por haberse terminado la sesi6n.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): El Sr. Verdeja
plantea una cuesti6n de 6rden pero como es un pro-
blema distinto del que habia tratado el Sr. de la
Cruz, ]a Presidencia va a someter a discusi6n el pri-
mer problema que el Sr. de la Cruz habia planteado.
Se pone pues a votaci6f nominal a solicitud de la
propia Presidencia. Los que esten de acuerdo con el
eriterio del Sr. de la Cruz votaran que si, los con-
trarios que no.
SR. GEORGE (QUINTIN) : Es decir que los que esten
.,1, i,,., con el criterio de la Presidencia votaran
que si, los contraries que no.

SR. VERDEJA (SANTIAGO) : Yo le rogaria se me in-
formara cual es la proposici6n del Sr. de la Cruz,
porque entendia se .trataba de un problema de inter-
pretaci6n sobre la orden del dia.

.Sa. GEORGE (QUINTIN) : Quiero ",IiiI-' ir, que el
Sr. de la Cruz apela de la resoluei6n de la Presiden-
cia

SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : El senor de la
Cruz no ha empleado el t&rmino apelar.

SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): No, no. El se-
fior Guas sabe que especial estimaei6n tiene en mi
persona, son tantos"y multiples los motives, que, por
un problema de delicadeza haeia 61, no los expongo,
porque conozco su susceptibilidad y no quisiera tam-
poco herirlo en lo mls minimo; pero estamos en un
moment muy especial, en que circunstaneias poli-
ticas nos vdn llevando por el camino de determinar
reglas, posioiones y acaso caminos o derroteros para
el porvenir. Antes hubo una CAmara done esta si-
tuaci6n de oposiei6n estaba limitada 1... f, t.I, r..it.-.
Ilasta ahora no la habia, y ahora quizas en estos mo-
mentos eomienza a surgir;'es necesario, por tanto, de-
jar perfeetamente aclarada la interpretaci6n del Re-
glamento y la line de conduct que se ha do adop-
tar, porque lo que hoy aparece como una (' ; 1. u., uni-
forme acaso no lo sea en el dia de mafiana y pudie-
ra suceder tambi6n que lo que hoy es una mayoria
pudiera ser maiana, una minoria. El que habia fue
jefe parlamentario de una mayoria en esta CAmara y








DIARIO DE SESIONES DE DA CAMERA DE REPRESENNANTES 5


se cuid6 muy mucho en aquella oportunidad de to-
dos los problems reglamentarios, cuando afectaban a
una decision que habria de adoptar la Camara; a
tal punto, que podra~ recorder el Sr. Rodriguez Rami-
res respect a una inculpaci6n que hacia respect a
Ja forma en que la Cimara discutia un asiinto, autori-
zando su discusi6n sin tenerlo siquiera sobre la mesa,
y I,,]. probable a] Sr. Rodriguez Ramirez con el pro-
pio .)JARIO DE SESIONES en la mnano, que estaba sobre la
mesa el proyecto dde ley, procedente del Senado, ahora
annque mi respeto, mi ideologia y mi afecto personal
sea mnucho al Sr. G(uas que preside, y que en el dia
do ay-er di6 uno de los ejemplos mas hermosos en la
Camara, que to(lo, debemos recoger, mayoria y mi-
noria, haciendo respetar un criterio aunque fuera el
mas absurdo, pero criterio al fin, de un senior Re-
presentante, ahora, yo, tributandole un aplauso por
ese hermoso gesto de ayer, debo recurrir a la Cama-
ra para que trace la linea de condueta que debe se-
guir en el porvenir ]a Mesa para que quede sentado
como precedent. Quiero por tanto recurrir de la re-
soluci6n o del criterio, para que se d6 una interpre-,
taci6n reglamentaria al asunto y en el dia de mafiana
se sepa si una suspension de preceptos reglamenta-
rios votada en una sesi6n anterior sirve para que en
una nueva sesi6n, se traspongan, sin discutir, mocio-
nes que figuran en la orden del dia. Esto es claro.
La votaci6n vY a determinar la actitud de la mayo-
ria, y yo quiero que conste en el DIARIO DE SESIO-
NES para que en su oportunidad la tengamos, no
como una censura, sino como una ensenanza que
sirva para mantener un criterio y un respeto al re.-
glamento que defiende al Congresista, puesto que es
su dnica arma, toda vez que el Representante no tiene
wmis amparo quo aquellos derechos que le da el pro-
pio reglamento, aunque en el orden personal pueden
tener los arrests y las valentias que quieran y que
acaso cuando recibe agresiones o las repele, ya no sea
de orden interior de la (.' ;1 i n, porque en la Cimara
no deben luehar situaciones de fuerza ni agresiones
absurdas de palabra, si no las ideas para legislar en
beneficio de un pueblo. Por eso yo quiero que todo
eso se resuelva aqui esta tarde y que quede como una
demostraci6n de cuAl es la conduct en estos ins-
tantes del Congreso. Yo no hago esta tarde obstrue-
ciOn para entrar a debatir un proyecto al cual asisto
y concurro para impugnarlo y votar en contra de il,
porque tengo convicci6n en mi criterio para oponer-
me. No estoy haciendo oposici6n para impedir que se
llegue a discutir ese proyecto de ley; estoy queriendo
que se me den las garantias neeesarias y la sensaei6n
de que podra haber en el Congreso garantias suficien-
tea para las luchas parlamentarias. Por eso pido es-
tricta aplicaci6n del Reglamento; y en toda esta pro-
testa que yo hago no se entibia absolutamente mi
amistad y mi consideraci6n a la Presidencia. Yo ape-
lo a la Cimara, apelo, y celebro la orden de la Pre-
sideneia de que sea en votaei6n nominal, porque qui-
z6s yo pueda sefialar, no equivocadamente, sino con
raz6n, lo que el senior Rodriguez Ramirez me sefiala-
ba, ya que dentro de poco tiempo puedo yo traer el
DIARIO DE ,SESIONES para que se vea como se habia con-
feccionado la orden del dia. Y para terminar, para
que los cubanos vean el error que cometen al no ha-
cerse respetar los que tienen la ley en sus manos, yo
voy a relatar una seneilla an6edota sueedida no hace
much tiempo: Habia un funcionario que erey6 que


el cargo servia para perseguir, con pasiOn y castigar
con intrigas, a los que perteneeieron a la situation
anterior. Y v6ase como con pasiones, con peque-
fias venganzas no se puede gobernar. llubo un ciu-
dadano' que lleg6 al despacho de ese funcionario y
cuando reeibi6 disposiciones gubornativas que le eran
vejaminosas, le dijo a ese Secretario: no se olvide us-
ted *que en Cuba cambian las cosas rApidamento, y que
el que hoy es Secretario probablemente 111.111 ., no
lo sea. No pasaron muchos meses, y aquella persona
que estaba a mi lado en el despacho, l1eg6 a ser--y
creo que lo es todavia-Secretario del Despacho; y
entonces vino la Ley del Tali6n; se trajo el expedien-
te a su vista, y, hoja por hoja, disposicion por dis-
posici6n, media por media, fueron invertidas en el
mismo tono vejatorio que las recibi6 el segundo del
primero. En ese moment estamos; y esa es una de
las manifestaciones de toda esta perturbaci6n que te-
nemos. Por eso yo he veni.do a esta Cnmara, no a
combatir, como so ercia, levantando pasiones, si-
no a combatir con respeto a todos y al amparo de las
leyes, dejando en el porvenir una sineera rectifica-
ci6n y a todos nosotros una garantia moral y una
tranquilidad de conciencia en el paso que vamos a
adoptar.
SR. PRESIDENT (GU-S INCLAN) : La Presidencia
pone a votaci6n la apelacidn del senior de la Cruz a
la Camara. Los que esten de acuerdo con el criterio
de la Presidencia, votaran que si; los contrarios,
que no.
SR. SOTO IZQUIERDO (FRANCISCO) : Para una acla-
raci6n. Las iltimas pala'bras llegadas a mi han con-
fundido un poco la interpretaci6n en cuanto a la pro-
'posici6n concrete que se va a votar. Tengo entendi-
do que se han suscitado dos cuestiones de orden, la
primera del senior de la Cruz que no se referia para
nada a la suspension de los preeeptos reglamentarios
sino solamente a la colocaci6n de la moci6n en ]a or-
den del dia. Si es asi deseo se aclare la forma en que
se va a votar.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Se esta sometien-
do a votaci6n de la Camara la proposicei6n del senior
Carlos Manuel de la Cruz, recurriendo ante la mis-
ma de una apreciaei6n de esta Presidencia. Los
que esten de acuerdo con el criteria de la Presiden-
cia votaran que si, los contrarios votaran que no.
SR. RECIO (ENRIQUE) : Tal parece que se apela de
una resoluci6n de la Presidencia y pudiera interpre-
tarse como que se le plantea una cuesti6n .de con-
fianza.
(Varios sefiores Rep'resentantes: No, no.)
Por eso es, sefiores que yo queria aelarar la cues-
ti6n y poner los puntos sobre las ies, porque no se
trata de plantear al senior Presidente una cuesti6n
de confianza sino que s61o se trata de una. interpre-
taci6n, no precisamente de la Presidencia porque la
orden del dia la confecciona el Presidente con los de-
mis miembros de la Mesa de la Camara. Es una in-
terpretaci6n del Reglamento.
SR. MORA (MARTIN) : Lo sabemos todos.
SR. RECIO (ENRIQU) : Yo no estoy dando classes,
porque no siento inclinaci6n a la Pedagogia, no soy
catedrAtico.


I ,








6 DIARIO DE SESIONES DE DA AMARRA DE REPREESENTANTES


SR. MORA (MARTIN): Lo parece.
SR. RECIO (ENRIQUE) : He sido artist y tambien
he derramado mi sangre por la libertad de Cuba,
aunque no estoy dispuesto a. derramarla nuevamente
porque mis afios ya no, me lo permiten.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLiN) : Contina la vo-
taci6n.
(Se efectia la votacidn).
SR. PRESIDENTE (.Guis INCLAN) : Falta algin se-
fior Representante por votar.
(Silencio).
Han votado 92 sefiores Representantes. 79 que si
y 13 que no.
(Votaron a favor los sefiores: Acosta, Aguiiar, Al-
buerne, Rafael Alfonso, Elio Alvarez, Alvera, Allie-
gro, Aragones, Ariza, As6n, Alfredo Barrero, Octa-
vio Barrero, Beltrdn, Bover, Campos Martinez, Cam-
pos Prieto, Castelvi, Castilio, Cisneros, Claret, Cruz
Gonzdlez, Cuesita, Cueto, Diaz Vald6s, Echeverria,
Escobar, Espinosa, Final6s, Fundora, Garcia Mon-
tes, George, (r,.';.i. -: Morales, Luis Grau., Baldomero
Grau, Gronlier, Haedo, Hirzel, Infante, Le6n, Lom-
bard, Lopez Morales, Machado Morales, Machado No-
dat, Martinez Quiroga, Menci6, Mendoza, Meso, Mi-
lands, Mola, Mora, Navarrete, Ngiiez Mesa, Ricardo
Padierne, Parodi, Perez, Piedra, Planas, Ponce, Ra-
mirez de Ledn, Remedias, Rey, Rivero, Rodriguez
Barahona, Rodriguez- Ramirez, Rubio, San Pedro,
Santa Cruz, Sierra, Soto Izquierdo, Tom6, Torre,
Ttiijill,,, Ubeda, Urbino, Urquiaga, Vdzquez Bello,
Verdeja, Villaverde, Alberni, Cruells y Guds Incedn.)

(Votaron en contra los sefiores: Aguiar, Calds,
Castellanos, Cruz Ugarte, Chardiet, Cardet, Fonse-
ca, Goderich, Herryman, Prado, Recio y Rodriguez
Creme).
SR. PRESIDENT (GuAS INCLIN): Queda, pues,
confirmado el criterio de la Presidencia.

Tiene la palabra para explicar su voto el senior Mi-
guel Angel Aguiar.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : '.'-,... President y sefio-
res Representantes: Muy brevemente, y mAs que una
explicaci6n de voto, una explicaci6n a la Presidencia.

No me ha movido en este acto nada mis que el de-
see de que la CAmara definiera, de una manera de-
finitiva, la line de conduct que ha de seguir en lo
adelante ya que parece que esta Cimara se inieia,
por razones diferentes, por caminos distintos a los
seguidos durante los filtimos tiempos. Por lo demis,
declare lo siguiente: Declaraci6nes de orden pfiblico
y no privado, porque en este orden privado, de sobra
sabe el senior Guas Inclan haista que :.....1.. lega el
afeeto personal que le profeso, y en el orden piblico
lealmente declare que me siento honrado con su Pre-
sideneia, no solamente en la ('; in sino fuera de
ella, ya que me Aiento tanto o mas garantido con la Pre-
sidencia del senior GuAs InclAn, come me sentiria con
la de cualquiera otro compafiero de los que hoy for-
man parte de la exigua minoria a la que contribuyo
en estos instantes.


SR. PRESIDENT (GUkS INCLAN) : Tiene la palabra
el senior Castellanos para explicar su voto.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : El afecto que yo
siento por el senior Gubs Inclan, Presidente de la CA-
mara me obliga a explicar mi voto al diferir del cri-
terio que 61 sustenta, ya que no se trata de un pro-
blema de confianza, porque si fuera asi yo estaria
con el senior Guas Inclan, pero come se trata de un
problema de interpretaci6n reglamentaria y en 61 ha
emitido ,su opinion juriseonsulto tan distinguido
como el senior Carlos Manuel de la Cruz y Represen-
tantes como el senior Santiago Verdeja que ha desem-
pefiado la Presideneia de la Camara y que han opi-
nado de una manera distinta al senior Guas Inclan y
ademAs ha venido a robustecer esta opinion la del se-
for Soto Izquierdo uno de los Representantes que co-
noce e interpreta con verdadera felicidad el Regla-
mento de la CAmara, es por lo que tengo interns en que
la moci6n se trate primero por el precedent que ha
de sentar, y despues por el interns pfblico que repre-
senta la moci6n.
El articulo 56 del Re.glamento que tuve la opor-
tunidad de leer y que ley6 tambi6n el senior Carlos
Manuel de la Cruz es terminante, hace menci6n de
cuindo hay que leer las mociones y en que oportuni-
dad hay que tratarlas. El articulo 83 ratifica lo que
dice el 56 y si no fuera suficiente lo que literalmente
se consigna en esos preceptos del Reglamento, lo se-
ria nuestra asistencia diaria a la Camara de Repre-
sentantes. Desde hace cinco afios he visto siempre el
tratamiento de las mociones antes que las suspensio-
nes de los preceptos reglamentarios y alteraciones de
la orden del dia. Es mas, el propio Representante
que habla en muchas oportunidades, ha solicitado da-
tos del Ejecutivo Naeional y antes del tratamiento de
las leyes se han leido las mociones, se han pedido da-
tos, peticiones a las cuales he tenido luego oportuni-
dad tambi6n de convencerme que no les hace, absolu-
tamente, ningin caso, el Presidente de la Repfibli-
ca, porque en ningun moment esos datos pedidos
reiteradamente por nosotros fueron contestados si-
quiera por el Presidente de la Repfblica General Ma-
ehado. En otra oportunidad hemos asistido a la Ca-
mara y hemos visto como los propios Congresistas se
apresuraban, llegaban desde hora temprana para lo-
grar el tratamiento de la ley por la eual venian in-
teresdndose y hemos visto como el pugilato se esta-
bleeia en la presentaei6n de solicitudes de alteraci6n
de la orden del dia, dia por dia, para que el asunto
a tratar fuera el primero que se colocara, en la se-
sion ordinaria correspondiente. De manera que no es
problema nuevo, problema sde interpretaei6n del me-
mento; es problema conocido en la prActica per todos
los sefiores Representantes.
Hay tambi6n una resoluci6n de 30 de Junio de
1920, que esta en el Reglamento como interpretaci6n
del propio articulo 56, y en una llamada o nota que
dice: "en la sesi6n de 30 de Junio 8'e 1920 se aeor-
d6 que las proposiciones incidentales de suspension
de preceptos reglamentarios deben ser resueltas an-
tes que las peticiones de alteraci6n de la orden del
dia." Es decir, ratificando el orden que sefiala el ar-
tieulo 56, y en ese orden, ante de las alteraciones, de
la orden del dia est. la suspension de preceptos y
ante de la suspension de preceptos esta el tratamien-
to de las moeiones que se presented, despues de leer







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 7


el acta de la sesi6n anterior y de dar cuenta de las
comunicaeiones que se reciban. Eso es algo de todos
conocido, y la interpretaci6n que le he daedo, a mi
juicio, es la interpretaci6n que debe dArsele a! pre-
cepto reglamentario. Pero hay m6s: es que han su-
cedido determinados hechos despu6s de presentada
esa ,moci6n, que ameritan el tratamiento con urgen-
cia por esta C.Amara de la moei6n que se refiere a la
defense de los estudiantes y del pueblo, defensea que
se hace frente a lo que se realize por el ej6reito y la
policia. Si, han sueedido hechos que yo tendr6 opor-
tunidad de exponer a la Camara con la amplitud ne-
cesaria para que la Cimara conozea y tome nota de
esos hechos y cuando se haga la historic de los seiio-
res que integran el Partido Liberal actual, se eonoz-
can los actos realiza'dos por el General Presidente. To-
dos estos son heehos que he de aportar a la considera-
ci6n de la CAmara y que repito tendr6 oportunidad de
dar a conocer en el curso del debate cuando se trate de
la ley de suspension de garantias constitueionales.
Por eso he votaido con el senior Carlos Manuel de la
Cruz y entiendo que debe resolverlo la Cimara po-
niendo a inmediata diseusi6n y debate la moci6n pre-
sentada por mi en la oportunidad debida.

,SR. PRESIDENT (GuAS INCLAN) : Tiene la palabra
el senior del Prado para explicar su voto.

SR. DEL PRADO (FIux) : Sefior Presidente y seno-
res Representantes: Vot6 en contra del eriterio -de la
Presidencia por entender que en el problema regla-
mentario planteado por el senior de la Cruz, este te-
nia ]a raz6n; pero quiero consignar que eso nunca
puede traducirse como censura al Presidente de la
Camara, por quien siento admiraei6n, respeto y ca-
rifio; que ha dado pruebas precisamente en la tarde
de ayer de ser un Presidente recto y justiciero, y,
porque esa manera de ser significa una garantia pa-
ra todos los que tienen el honor de sentarse en esta
CAmara de Representantes. No en balde tanto el se-
fior Guas Inclin come el senior de la Cruz son dos
fi.guras de ]a vanguardia de nuestra juventud en la
cual el pueblo cubano debe tener cifrada grandes es-
peranzas para el porvenir. Yo no hubiera deseado
que ese asunto se sometiera a la consideraci6n de la
CAmara sino que se hubiese resuelto por la Presiden-
cia. Cualquiera que hubiera sido su resoluci6n la hu-
biera acatado satisfecho, pero planteada asi, por ra-
zones de que en el porvenir han de suscitarse otras
cuestiones de interpretaci6n, he querido consignar mi
criterio, y repito que esp no significa censura de nin-
guna manera para el que hoy, tan dignamente, ocu-
pa la Presidencia de la Camara.

SR. PRESIDENT (GuAs INCIAN) : Tiene la palabra
el senior Soto Izquierdo para explicar su voto.

SR. SOTO IZQUIERDO (FRANCISCO) : Sefior Presiden-
te y seiiores Representantes: el que habla, humildisi-
mo Representante, agradece much las frases del dis-
tinguido compafiero senior Castellanos. El que hablb
no cree interpreter el reglamento en forma extraor-
dinaria, sino en una forma seneilla; pero le interest
dejar sentada su opinion en el DIARIO DE SESIONES,
porque sieihdo un viejo parlamentario, como tal soy
un celoso defensor del Reglamento, porque como de-
cia el senior de la Cruz, creo que es un arma de las
minorias en la Camara, por lo que no seria capaz de


votar en contra de lo que fuera mi opinion sincera y
arraigada en su interpretaci6n.

,Creo que el caso es muy sencillo. No tenian raz6n el
senior Castellanos y el senior de la Cruz. Las mociones,
al ser presentadas a ]a Mesa de la Camara, se les da
la primer lecture; pero luego el articulo 83 del Re-
glamento las coloca en situaci6n de una proposici6n
susceptible de discusi6n. El articulo 83 dice que se
imprimiran y repartirin copies y se incluirAn en una
pr6xima orden del dia. Y eso es lo que ha hecho en
este caso la Mesa de la CAmara al confeccionar la or-
den del dia, de acuerdo con esa facultad que el Re-
glamento le confiere. Por eso yo estimo que la Pre-
sideneia ha estado acertada en su interpretaci6n.

SR. PRESIDENT ('GuA INCLAN) : Tiene la palabra
el scior Verdeja para explicar su voto.

*SR. VERDEJA (SANTIAGO) : Seior Presidente y se-
iiores Representantes: He solicitado la palabra para
explicar mi voto, sencillamente por una cuesti6n de
interpretaci6n reglamentaria, mas no como una cues-
ti6n de confianza que pudiera plantearse a la Presi-
dencia, puesto que no ha estado en mi Animo semejan-
te cosa.
Si mal no recuerdo, cuando tuve el honor de presi-
dir esta Camara, no se si por vez primer o por segun-
da vez, yo dije que la virtud por excelencia es el amor
a la justicia.

La Presidencia de la Camara, que nos honra a todos
por la forma en que conduce los debates, esta inspi-
rada en ese espiritu de estricta justicia, lo cual yo re-
conozco siempre en el honorable Presidente de esta
C'mara. Por eso estimo que a 61 no puede plantearsele
ninguna cuesti6n de confianza.
En cuanto a la interpretaci6n reglamentaria,
entiendo que la confecci6n de la orden del dia co-
rresponde a la Mesa de la Camara, y el tramite regla-
mentario de toda proposici6n es, su primer lectura,
mejor dicho, dar cuenta con ella a la Cdmara, y 6sta,
al tomarla en consideraci6n, la pas a las Comisiones
respectivas, y, cuando 6stas dictaminan, viene a la
Cfmara. Entonees figure en la orden del dia ya en
segunda lecture y es entonces cuando se coloca ese
proyecto -de ley en condiciones de ser discutido.

Esa es, a mi juicio, la situaci6n de la moci6n de que
se trata en esta sesi6n. Pero entiendo que al confec-
cionar la Mesa de la CAmara la orden del dia pudo
haeerlo en la forma que lo ha hecho, aunque al en-
trar en la sesi6n debe darse cuenta previamente con
las suspensions de preceptos reglamentarios, y, una
vez rechazadas o aprobadas, entrar en la orden del
dia y la Presidencia anunciar la continuaci6n del de-
bate del proyecto de ley que se estuvo discutiendo en
]a sesi6n anterior. Esa es mi humilde opinion que no
envuelve ninguna censura a la Presidencia, ante al
contrario: le doy mi felicitaci6n mIs cordial como hu-
be de darsela ayer por la gentileza con que hubo de
tratarme, no a mi s61o, sino a esta Camara de Repre-
sentantes en la tarde de ayer.

SR. RODRidUEZ RAMiREZ (JUAN): Ruego al senior
President que me informed cuantas suspensii.-, Ide
preceptos reglamentarios existen sobre la mes i.








8 1 DIARIO DE SESIONES DE LA OAMARA DE REPREIS'ENTANTES


SR. PRESIDENT (GulS INCLAN): Seis peticiones.
SR. RODRiGUEZ RAMiREz (JUAN): Para proponer a
la Camara acuerde la pr6rroga de la sesi6n para con-
tinuar discutiendo el proyecto de ley pendiente de
aprobaci6n en la noche de ayer y las distintas peti-
ciones de suspensions reglamentarias que est6n so-
bre la mesa.

SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Hay un problema
previo planteado por el senior Verdeja que no ha si-
do resuelto.

SR. Vi oiU.i.% (SANTIAGO): El problema que yo ha-
bia planteado ha sido resuelto Rya por la Camara.
SR. CASTELLANOS (1M 'N;1.L) : Puede haber sido re-
suelto a juicio del sefor Verdeja, pero a juicio de la
CAmara o por lo menos a juicio mio no ha sido re-
suelto. El -.:;i.r de la Cruz habia sostenido que de-
bian tratarse las mociones inmediatamente y el sefior
Verdeja decia que las mociones debian tratarse en la
oportunidad en que se encuentran en la orden del dia.
La Mesa entendi6 y resolvi6 uno y otro problema en
el sientido 1 i 11ue.se pasara a tratar la suspension de
los preceptos reglamentarios sobre asuntos que figu-
ran en la orden del dia, pedidas por determinados se-
fiores Congresistas. De seguir tratando el proyecto
deley sobre suspension de garantias constitucionales,
teniendo dos problems a tratar antes de cualquier
otro, de urgencia en su tratamiento, no podemos pa-
sar a otro asunto o a darle ]a prioridad a ningun
otro problema que se present. Por consiguiente yo
interest de la Presidencia que pase a tratar el proble-
ma planteado por la propia Presidencia acerca de
que es necesario seguir tratando como 61 desea, el
proyeeto de ley de suspension de garantias constitu-
cionales por entender que no era neeesario nueva sus-
pensi6n de preceptos reglamentarios. En ese orden
debe tratarse el problema.

S. PRESIDENT (GUAS INCLIN) : Se pone' a vota-
ci6n ]a proposici6n incidental de pr6rroga de la se-
si6n, que por su naturaleza tiene un caricter prele-
rente a todas las demis.

SR. DE LA TORRE (CARLos) : Con caricter perma-
nente, senior Presidente.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Se pone a vota-
ci6n.

SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : Nominal, pero modi-
ficandola en el sentido de que sea hasta las seis de la
tarde.
SR. PRESIDENT (Guls INCIAN) : Se pone a vota-
ci6n la proposici6n mAs radical de pr6rroga de sesi6n,
que es la de los sefiores Rodriguez Ramirez y de la
Torre. Votaci6n nominal.

Los que estkn de acuerdo votarAn que si y los con,
trarios que no.
(Se efectia la votacidn).
(Ocupa la Presidenoia el se6or Quintin C ..-.. ).
SnR. PRESIDENTE (GEORGE) : i Falta algnul senior Re-
presentante por votar?
(Silencio).


Han votado 93 sefiores Representantes. 77 que si
y 16 que no.
(Votaron a favor los sefiores: Acosta, Aguilar, Al-
buerne, Rafael Alfonso, Elio Alvarez, Alvera, Alie.-
gro, A l*,,.i,.'. Ariza, Ason, Alfredo Barrero, Octa-
vio Barrero, Beltrdn, Bover, Campos Martinez, Cam-
pos Prieto, Castelvi, Castillo, Cisneros, Claret, Cruz
Gonzdiez, Cuesta, Ctueto, Diaz Valdds, Echeverria,
Espinosa, Finales, Fundora, Garcia Montes, Goderioh,
Gonzdlez Morales, Luis Gran, Bald:omero Grau, Gron-
lier, Haedo, Hirzel, H.-, ,,../.., Infante, Leon, Lombard,
Ldpez Il., .,!, Machado Morales, Macihado Nodal,
Martinez Quiroga, .ll '.e, Mendoza, Milanes, Mola,
Mora, .\,,.,r, Ndiez Mesa, Ricardo Padierne, Pa-
rodi, Perez, Piedra, Planas, Ponce, Ramirez de Leon,
Remedios, Rey, I,'..,,.., Barahona, Rodriguez Ra-
mirez, Rubio, San Pedro, Santa Cruz, Soto Izquierdo,
Tomi, Torre, /I i.'/. Ubeda, Urbino, Urquiaga, Vdz-
quez Bello, Villa verde, Alberni, Cruells y George).
4Votaron en contra los ..-*,..,--: Aguiar, Calds, Cas-
tellanos, (',: Ugarte, C ',,,.i';. t, Cardet, Fonseca,
Marrero, Meso, H .....,. Pracp, Recio, Rodriguez
Creme, Sierra, Verdeja y E. Zayas).
SR. PRESIDENTE (GEORGE) : Queda, pues, aprobada
la permanencia de la sesi6n.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Yo entiendo que no
ha sido resuelto por la Camara, en la oportunidad
que se solicit la cuesti6n planteada sobre la suspen-
si6n de preceptos reglamentarios, pedida con ante-
rioridad.
SR. PRESIDENTE (GEORGE): El que ocnpa acciden-
talmente la. Presidencia entiende que ha quedado re-
suelto por decision del Presidente en propiedad, se-
flor Guas Inclan, en el sentido de que aprobada ayer
la petici6n de suspension de preceptos dlebe conti-
nuarse tratindose del misnm asunto.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : No se trata de lo re-
suelto ayer, ni de lo resuelto hoy, pues todavia no se
ha tratado ese particular. Es un problema que ha
surgido ocasionalmente con motive de la solicitud del
'.w de la Cruz, pero no ha sido planteado a la Ca-
mara, y yo pido que se ponga a votaci6n.

,S. PRESIDENTE (GEORGE) : La Presidencia va a so-
meter a votaci6n el criterioade si proecede o no con-
tinuar en la sesi6n de hoy el debate del proyecto de
ley procedente del Senado sobre suspension de garan-
tias, que acord6 tratar con prefereneia a la petici6n
de suspension de preceptos reglamentarios.
SR. VERDEJA (SANTIAGO) : Ese no es el problema.
El problema resuelto por la Camara ha sido el plan-
teado por el senior de la Cruz en cuanto a la priori-
dad de la moci6n. La CAmara ha resuelto que el se-
fior de la Cruz no tenia raz6n; pero queda en pie el
problema de si debe darse cuenta con la petici6n de
suspension de los preceptos reglamentarios antes de
entrar en la orden del dia. Yo creo que no es proble-
ma de discusi6n, sino de cumplir el Regliamento.
SR. PRESIDENTE (GEORGE): La Presidencia ha en-
tendido el problema que se ]e planteaba y someti6 a
la consideraciOn de la CBmara la interpretaci6n regla-
mentaria, en el sentido de si precede o no en la sesi6n
de hoy con preferencia conocer de la suspension de








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 9


preceptos en virtud del acuerdo torado aver de en-
trar a tratar con prioridad el proyeeto de ley proce-
dente del Senado.
Sa. CASTELLANOS (MANUEL) : Quiero ver como vo-
ta el senior Soto Izquierdo.

SR. SOTO IZQUIERDO (FRANCISCO): Voy a anunciar
claramente lo siguiente: si la votaci6n que se va a
llevar a efecto es la que se refiere a dar cuenta
primero eon las alteraciones de la orden del (:ia,
votare que no; pero si se somete a votaci6n, como de-
cia la 'Preaidencia, si en esta sesi6n se debia conti-
nuar el debate sobre las garantias, votar6 de acuerdo
con la Presidencia, porque no hay raz6n de ninguna
clase para que no continue el tratamiento de eae
asunto.

SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : A la Presidencia se
le pide que, antes de continuar el debate de la ley
que suspended las garantias constitucionales, d6 cuen-
ta con la suspension de preceptos que tiene sobre la
mesa. La Presidencia no esti en el caso arbitrario ('e
someter a la'eonsideraci6n de la Camara lo que Tlla
quiere; la Presidencia por el contrario esti en el ea-
so de someter a la consideraci6n de la CAmara lo que
le piden los Representantes. .Si un Representante ]e
pide a la Presidencia que someta a la consideraci6n
de la Camara si antes de continuar el debate sobre
el proyeeto de ley del Senado que suspended las ga-
rantias constitueionales, debe de dar cuenta o no con
la petici6n de suspension de preceptos que es'tin so-
bre la mesa, asi debe hacerlo. Ese es el problema.

SR. MACHADO (CARLOS) : Desearia que la Presiden-
cia me informase si la ley a discusi6n y que figure
en el primer lugar de la orden del dia fu6 motive en
la tarde de ayer de suspension de preceptos regla-
mentarios, y si 1a opinion de la Camara fu6 favorable
o contraria. Es decir, si vamos a discutir una ley que
fue motive de suspension, de preceptos, y si reeay6
acuerdo favorable o contrario a esa suspension.

Sa. PRESIDENTE (GEORGE) : La Presidencia infor-
ma que figure en primer lugar de la orden del dia
el proyecto de ley procedente del Senaro que fue ob-
jeto ayer de un acuerdo de la Camara, para tratar-
se preferentemente a today otra cuesti6n.

SR. RODRiGUEZ RAMIREZ (JUAN) : La CAmara segu
ramente va a star de acuerdo con el seilor Castella-
nos. Nadie es contrario a la amnistia para obreros
pero, ya que so ha diseutido tanto ]a maniera
de desenvolver esta sesi6n en la forma mas re-
glamentaria, la mayoria desea respaldar de modo re-
glamentario ]a decision que ha tenido la Mesa de la
Chmara al confeccionar la orden del dia. Come esta
sesi6n es de carActer permanent, vy Ie ofrezco a S. S.
y a todos los demis sefiores Representantes, en nom-
bre de la mayoria liberal, que aqui estaremo's hasta
el iultimo memento para tratar todas las propo.;ieiones
rie ley que hayan side objeto de solicitud de suspension
de preceptos reglamentarios, tanto las que interes.an a
los obreros come las otras de caricter national.

La mayoria liberal lo que quiere ahora, es, en for-
ma reglamentaria, respaldar a sn Presidente de aeuer-
do con sun criterio de que el primer proyeeto de ley
a tratar sea el que qued6 pendiente en la noche de


ayer sobre suspension de las garantias constitueio-
nales.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GEORGE) : Tiene la palabra S. S.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : El problema de la
amnistia a los obreros es un problema planteado por
nuestro propio Presidente de la Camara senior Guis
Inclin; es fin problema de inmediato tratamiento, es
un problema que no debe aplazarse por ningfin moti-
ve, por ninguna causa por sa trascendencia e impor-
tancia, ya que estan los gremios desorganizados y sin
poderse reunir siss components; a tal extreme que se
eatan celebrando en la Audiencia de la Habana jui-
cios orales per causes contra obreros que estAn com-
prendidos dentro de esa ley de amnistia; a tal extre-
mo que se estan eelebrando dia por dia juicios co-
rrecionales en que se castigan y cumplen penas esos
obreros por delitos que estAn o van a ser seguramen-
te com-prendidos dentro de esa Ley de Amnistia para
Obreros. y no es possible que mientras los obreros es-
t.an en la carcel eumpliendo penalidades, se demore
en ser aprobada esa Ley de Amnistia, por lo que en-
tiendo que no es possible proceder al tratamiento de
ninguna otra ley, sine acordar la i-n.-i-. i del trata-
miento de esta media de noble conciliAci6n social.
Por consiguiente, yo pido a la Camara que observe
el tratamiento por el,orden en que han sido presen-
tadas esas suspensions de preceptos y que esta Ley
de Amnistia para los obreros, que tiene una traseen-
dencia y una importancia extraordinaria y que la re-
clama la opinion pdblica, sea sometida inmediatamen-
te a discusi6n.
.SR. RODRiGUEZ RAMiREZ (JUAN) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GEORGE) : Tiene la palabra S. S.
(El selor Guds Ineldn ociepa nuevamente la Pre-
sidencia).
SR. PRESIDENT (GuAS INCLAN): Senior Castella-
nos: La Presidencia le suplica que plantee "onereta-
mente el problema.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Yo someto a la Mesa
el problema de interpretaci6n reglamentaria siguien-
te: que se diera cuenta primeramente con todas las
suspensions de preceptos reglamentarios qne se en-
cuentran sobre la mesa, y que no se tenga en cuenta
lo aeordado en la tarde de ayer, porque eso se referia
a la sesi6n de ayer, que termin6 a las 8 de la noehe
de aver. Por eso yo pido que ]a CAmara trate hoy esas
nuevas suspensions de preceptos reglamentarios.
.SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Sefiores Repre-
sentantes: El senior Castellanos plantea un problema
que habia iniciado el c efior Verdeja, y que la \[.,
de la CAmara no lleg6 a resolver.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : NO; el senior Verde-
ja se referia a las mociones en el orden en que estaban
en la ordenf del dia; se trataba de las moeiones, v se
discutia alrededor de las moeiones...
S,. VERDEJA (SANTIAGO): El senior de la Cruz
planted el problema respect a la prioridad de ]a mo-
ci6n y sobre la no continuaci6n del debate sobre el
proyeeto de que se trata. Yo, que no habia escuchado
al senior de la Cruz, porque lleguA en esos moments,








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMARA DB REPRESENTANTES


v


entendia que la prioridad correspondia a todas las
suspensions de preceptos reglamentarios. La Presi-
deneia resolvi6 que el senior de la Cruz no tenia ra-
z6n, y la CAmara apoy6 la resoluci6n de la Presiden-
cia. Luego qued6 en pie si se debe dar cuenta con la
continuaci6n del debate, o si es que debe darse cuenta
con las suspensions de preceptos reglamentarios.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Sefiores Repre-
sentantes: La Presidencia, aceptando el problema que
plantean los sefiores Castellanbs y Verdeja, estima
que so debe dar cuenta preferentemente con las sus-
pensiones de preceptos reglamentarios. En consecuen-
cia, se va a dar cuenta,, con la primer suspension de
preceptos.

(El official de actas lee):

A LA CAMARA:

Los Representantes que suseriben interesan de la
Cdmara la suspension de los preceptos reglamenta-
rios que se opongan a la inmediata discusi6n y reso-
luci6n de la proposici6n de ley de los sefiores GuAs
Inclan y otros, concediendo amnistia a los obreros.

Sal6n de Sesiones de la Camara de Representan-
tes, a 25 de Noviembre de 1930.

(f.) Rafael Guds Inclin, Giordano Herndndez, Er-
nesto Menci6, M. Castellanos, Martin Mora.
SR. RODRiGUEZ RAMiREZ (JUAN): Para haeer un
ruego a los distintos compafieros que han presentado
solicitudes de suspension de preceptos reglamenta-
rios y que se encuentran sobre la mesa. de la Camara
para que las pospongan, con objeto de que se discuta
con prefereneia a todo otro asunto el que figure en
primer lugar de la orden del dia.

SR. CASTELLANOS (MANUEL): Pido la palabra.


ria necesario que todos los otros sefiores Representan-
tes que tienen presentadas proposiciones de suspen-
si6n de preceptos, estuviesen de aeuerdo con el ruego
que dirige el senior Rodriguez Ramirez. La Presiden-
cia les va a contestar y a su vez desde la propia Presi-
dencia les va a hacer un ruego a los sefiores Represen-
tantes que tienen solicitada suspension de preceptos
si aceptan la prioridad de la de amnistia obrera.
SR. RODRiGUEZ RAMIREZ (JUAN): Ruego a la Pre-
sidencia me informed quignes son los firmantes de las
otras suspensions de preceptos reglamentarips.

SR. PRESIDENT (GUAS INCIAN) : Voy a referir los
nombres y al propio tiempo deseo que me informed si
aeeptan la pri.r;, lL1 que se ha solicitado.

SR. FINALES (AMADO) : La acepto.
SR. PRESIDENT (Gus INCLAN) : &El senior Caste-
lanos la acepta?
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Sitdo. un problema
obrero si, si es cnesti6n political, no.

SR, PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Acepta el sefor
Rodriguez Crem6?

.SR. RODRiGUEZ CREM1 (ALEJANDRO J.) : Acepto.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Yo deseo que ahora
correspondiendo a la aeeptaci6n que hemos heebo del
ruego del senior Rodriguez Ramirez. la mavoria libe-
ral se comprometa a tratar la moci6n estudiantil con
posterioridad al problema obrero.
SR. RODRiGUEZ RAMiREZ (JUAN): No tengo incon-
veniente alguno.
SR. CIIELLANOS (MANUEL): Quiero que alguien
haga la promesa a nombre de la mayoria liberal.
SR. SAN PEDRO (EMILTO) : Despu6s que se vote la
suspension de garantias, si.


SR. PRESIDENT (GuAs INCLAN) : Tiene la palabra S. R CASTELLANOS (MANUEL) : Oiero ofr la voz de
su senforia. alin autorizado. del leader, si esti aqui..


SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Deseo saber si el rue-
go del senior R,-nli-4i ,. Ramirez va dirigido a los que
solicitaron la suspension de los preceptos reglamenta-
rios para el inmediato tratamiento del Proyeecto de
Ley de Amnistia a los obreros; y tamb-in a los
quo tengan presentada alguna solicited de sus-
pensi6n de preceptos reglamentarios, ya que pudiera
ser quie el tratamiento de la ley de suspension de las
-,.ii l.ii..1 constitucionales consumiera mayor tiem.po
que el que ocupara el tratamiento de todos las dema6s
leyes presentadas con posterioridad a ]a suspension de
preceptos, y es por ello que yo queria que la Presi-
dencia de la CAmara me informara si tienen que es-
tar de acuerdo absolutamente todos los sefiores que
tienen presentadas solicitud de suspension de precep-
tos reglamentarios en retirar 4stas.

.Sn. PRESIDENT (GUIS INCLAN): Sefiores Repre-
sentantes: El senior Rodriguez Ramirez, se dirigi6 a
la Presideneia como autor de la proposici6n de ley
de Amnistia Obrera y formula un ruego para que se
acordase la suspension de preceptos y entrar despu6s
en el tratamiento de los demis asuntos. El senior Cas-
tllnnns preguntaba a ]a Presidencia, si para ello se-


Rn. ToMI (MANUEL) : En las cirerlstancias en que
me diriio a la Camara, por la imposibilidad de nnes-
tro distinguido compafiero el senior Carlos Machado,
de terciar en este debate, me toca declarar que la ma-
voria liberal de la Cimara accede al ruevo del senior
Castellanos. siempre aue se trate preferentemente la
evy de suspension de las garantias.
SR. MACTADO (CARLOS) : MuV breves palabras na-
ra manifestar one un tanto quebrantado mi espiritu
Dor las continues luchas hube de rogar a mi distin-
.uido comnafero el senior Tom6 que en su caricter
de sub-leader me sustituvese en las funciones de este
cargo; v yo, que no estoy actuando en estos momen-
tos, nada mas que como Representante, quiero decla-
rar esta tarde que estoy identificado con el'Presiden-
to de la CAmara en la ley aue ha presentado para re-
solver el problema obrero. Esta mafiana hemos trata-
do este asunto y no tengo la menor duda de que ha-
bre de producirme en sentido favorable del mismo
modo en euanto a lo que manifestaba el senor Cas-
tellanos, y ya ven que el sub-leader que esta respal-
dado por esta mayoria ha manifestado, como el se-
ior Castellanos deseaba...


-








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 11


SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Nosotros tenemos
muchisimo gusto en oir al leader del Partido Liberal
porque el problema no se referia s6lo a la parte re-
ferente a los obreros sine a la moci6n que se ha pre-
sentado acerca del problema estudiantil.
SR. MACHADO (CARLOS) : No puedo esta tarde ha-
blar en nombre del Partido Liberal...
SR. TOME (MANUEL) : Cuando yo me levant del
eseafio lo hice debidamente autorizado. Puede tener
la seguridad el cimpafiero senior Castellanos que
se eorresponderi al ofrecimiento echo por este par-
tide.
*SR. MACIADO (CARLOS) : Yo quiero decir al senior
Castellanos, y decir a esta Chmara que todos los pro-
blemas que aqui vengan, especialmente el de los estu-
diantes, tendrd mi france concurso, mi patri6tico con-
curse, mi sincere concurso.
SR. PRESIDENT (GuAS INLAN) : Continua, pues,
el debate sobre el proyecto de ley procedente del Se-
nado que trata sobre la suspension de las garantias
constitucionales. Tiene la palabra el senior Tome.
SR. ToME (MANUEL) : Sefior Presidente y sefiores
Representantes: He esperado largamente esta opor-
tunidad que me ofrece de nuevo, enalteci6ndome ex-
traordinariamente el Partido Liberal. Al decir el
Partido Liberal quiero signifiear que mis palabras,
en esta tarde, van a responder al estado de opinion
latente en los mlp.,, o-..-i todos en el dia de ayer que
'en cantidad extraordinaria concurrieron al Comit6
Parlamentario Liberal para significar, por unanimi-
dad, su identificaci6n absolute y terminante con la
solicitaci6n hecha per el honorable Presidente de la
Repfiblica al Congreso de nuestra Naci6n en el sen-
tide de interesar una autorizaci6n a que habr6 de re-
ferirme en lo adelante, que permitiera la suspension
de las garantias constitueionales que confiere la Car-
ta Fundamental de la Naci6n. Es per tanto esta tar-
de, come lo decia al comienzo de mis palabras, honor
sefialado para mi persona, ya que debido al estado
quebrantado de su salud, desde el dia de ayer, nues-
tro jefe parlamentario, el senior Machado, no ha podi-
do concurrir a estos debates.

He podido, aunque no en today la intensidad del
debate, pero a manera de anticipo de las ideas y de
los razonamientos que se han expuesto para combatir
esta media' del senior Presidente de la Repfiblica, he
podido recoger, repito, algunos puntos que se han
creido come fundamentals para que la CAmara no
le imparta su aprobaci6n en definitive.
Yo creo, senior Presidente y sefiores Representan-
tes, que la solicitud formulada por el senior Presiden-
te de la Reptiblica es una media que se ajusta en
toda su integridad, en lo absolute, a los preceptos
constitueionales. Yo estimo y consider, salvando
siempre mi respeto mis exquisite al eriterio de los
opositores, que esta media que va a adoptar en de-
finitiva ]a Camara de Representantes no significa, co-
mo se ha querido plantear, un deseonocimiento a de-
rechos sacratisimos del ciudadano, ni en manera al-
guna va a significar medidas impremeditadas o ca-
rentes de juicio para la mareha y el desenvolvimien-
to fecundo de la naeionalidad cubana. Creo, per el
contrario, que esta media viabiliza la march orde-


nada de nuestras instituciones. Estimo y consider..
que es una media, en los mementos en que se acuer-
da, de alto patriotism, de verdadera trascendenci.,
en lo que respect a la perdurabilidad definitive d.
]a Repfblica cubana.
No sB si estar6 atrevido en mi tesis, no lo pienso
asi; consider que los instantes porque atravesamos
no tuvieron su trascendencia ni su importancia en
otros mementos de nuestra vida republican y mas
adelante habr6 de referirme a ello. Sin embargo, en
aquellas ocasiones tambi6n se estim6, a mi juicio y a
mi criteria modestisimo, de manera atinada, la con-
veniencia fundamental, sustancial, de acordar la sus-
pensi6n de las garantias constitucionales. Y nada me-
jor en el process y en la direetriz de los hombres pfi-
blicos, en la consecuci6n definitive de sus propi s
anhelos que buscar siempre, a semejanza del letrado
y el hombre de ciencia, el precedent y el anteceden-
te que justifiquen su conduct posterior.
No es la primera vez que el Congreso de la Repi-
blica suspended las garantias constitucionales. Pudie-
ra pareeer que es una perogrullada de mi parte ha-,
eer esta afirmaci6n en la forma que lo he realizado,
pero no lo serA tan pronto come yo penetre en el ani-
lisis de las distintas suspensions de garantias rea-
lizadas en nuestro pais para que se Ilegue entonees a
la conclusion juici sa y sensata de que en nuestra Pa-
tria, por motives que no tienen raigambre ni funda-
mento y que s61o la media en estos mementos fue-
ra suficiente para justificar la que come caso excep-
cional quiere presentarse a la consideraci6n del Con-
greso cubano. Pero ha side siempre un motive eho-
cante, en realidad, de preoeupaci6n de mi part. Yo,
come que he intervenido en estos primeros debates
preliminares del asunto, espero oir, sin embargo, en
labios de todos los Representantes, sin hacer excep-
ei6n de aqu6llo;s. que afirmaban ya o anticipaban ]a
seguridad de la oposici6n al asunto, la afirmaci6n ca-
teg6rica de que en el pais cubano se vivian moments
de intense incertidumbre y de zozobra, y un califica-
tivo mns que debe, per su graficismo, revelar la in-
tensa situaei6n que atravesamos: el intense estado de
desaosiego. Eso lo he oido yo aqui, y yo pense .ue
esos ealificativos eran mAs que sobrados los motives
para sumarse, de manera entusiasta y decidida, a la
adopci6n de esta media. Oi de labios de un Congre-
sista ilustre, con quien me honro y prestigio en tener
amistad, come me honro y prestigio con la de todos
mis compafieros, afirmar de manera categ6rica y ter-
minante, que esto que convive en la concieneia del
pueblo eubano es un estado profundo de revoluci6n
moral. Eso dijo el senior Aguiar. Y esto ('"iii'nI,'.I.
de manera rotunda que es una realidad la que palpa-
mos. Se decia y se afirmaba, categ6ricamente, que ese
estado, ya no se concretaba a los hogares y a los lu-
gares pfiblicos, sino que habia trascendido tambien
a 1'" propios cireulos sociales, que habia trascendido
a las sociedades cubanas; y es de una importancia in-
diseutible y de una precision matematica en la de-
terminaci6n de nuestra voluntad, en el future de esa
media adoptada por el Congreso de la Repdblica:
cuando ese estado ya sale de los hogares, de las esqui-
nas y del cafe, para romper con el influjo avasalla-
dor de su fuerza y de su poder los propios valladares
que ofrecen la amistad y el carifio que con tanto en-
tusiasmo saben los compafieros se ha de cultivar







12 DIARIO DE SE$IONES DE LA CAMARA DE REPRESENTANTES


siempre en el eampo de las actividades sociales, alli
tambi6n prende y se difunde en la propia conciencia
colectiva. de las asociaciones, en done cada uno ve
al compafiero como a un hermano, un estado defi-
nitivo de intense revoluci6n moral, como decia nues-
tro distinguido eompafiero.

Yo no s6 como comparten el criteria mio mis ilus-
tres compafieros en esta Cimara con respect a la
exigencia del 1.!... i, constitutional. Dice la Cons-
tituci6n de nuestra Repiblica que la suspension de
las garantias constitucionales se justifica cuando se
hall en peligro la seguridad del Estado, en primer
lugar; o es por estas dos eircunstaneias: primer, por
invasion del territorio national; segunda, por una
grave alteraci6n del orden pfiblieo que pueda afectar
la paz en ]a Naci6n. Pues bien, yo estimo, a mi mo-,
desto criteria, y esto en enanto se refiera a la altera-
ei6n grave que pueda amenazar la paz piblica de ]a
Naci6n, yo he pensado. y he meditado los anteeeden-
tes a que habr6 de referirme mis adelante y que asi
lo comprueban, vo he pensado siempre, que esa ame-
naza, que esa alteraei6n del orden p6blico no puede
representar jams el hecho ya material de que en
unestras calls se levanten barricades, en que se es-
tablezean dos bandos distintos Y qne mediantes las
armas de guerra fueran dilucidaidas en una formal
batalla la situaei6n definitive de la Patria cubana.
No ereo que ese concept tan radical, tan extremist
hava si'do pensado por los poderes pfblicos en la in-
ternretaci6n juiciosa del precepto constitutional. Yo
entiendo que el nrecepto constitutional al referirse a
ePst i-;i a: ,'.i del orden ane nuede amenazar la paz
p6blica se est5 contrayendo a aquella situaci6n a Ihe.
aver so referia de una manera especialisima v lne es
imnosible imitar en estos moments, a que se referia
-diyo-nuestro ilustre compafiero el senior Aguiar,
al estado de revolucibn moral aue romniendo loa, la-
zos cle la nmistri y del carifio se coloca va en una si-
tuaci6n dlfinitiva.
SR. ATTTAR (fTGTTEL A.): 1,Me permit una inte-
rrnipi6n sn sefiora ?
SR. TOM (MANJUEL) : Con muchob gusto.

SR. AOTTnaR (MTGTTUE A.) : ;,No cree su sefioria one
dentro de los prineiTios demoeraticost o.s admisible
el derecho del eiudadano, nara bacer'intenwi nropa-
oanda a favor de un cambio de r6'imen que 61 esti-
ma fraeasado? -,No cree eso S. S.?
SR. TOMR (MANTTEL) : YO entiendo. (listinunildo
comnafiero. one me nlantea con su ilnstraci6n habi-
tnal un problema al que vo bhubiera heeho referencia
poeteriormente nero coma ten'o necesariamen+e ine
anticinar mis ideas a otro asunto el eual teno'o nne
exteriorizar. vo debo decirile, ue consider; ano efee-
tivamente 1 ciudadano eneel di'frute. en (o ,.op deo
esas qaran'tias oe nueItra Constituei6n. la Cart a
TVl .ni.-lfaTl 'do todo pueblo libre enncede al cinda-,
dano, es un desprondimiento por asi decirlo. de laq
propias fnacltades, del nropio derecho one nara su
eonservaei6n tienen tambi6n el dereeho do mantener
el nropio oetado, la propia Naoi6n one la eontiene.
Oniero deeir con esto, que si es licito, one si ei nlau-
sible one si es 6lgico, que por determinardos e.lmen-
tos pueda haeerse una propaganda en beneficio de
una situaei6n mAs pr6spera a los interests y a los de-


rechos del ciudadano, no es possible que el ilustrado
compafiero deseonozea que cuando esas demands,
cuando esas solicitaciones de mejoria en el derecho
del ciudadano se realizan de una manera sistemAtica
como se ha estado realizando en estos iltimos tiem-
pos, entonces para mi el Estado recobra tambi6n la
libertad de mantener sus derechos, pero mantenien-
do sus dereehos necesariamente tiene que establecer
el principio fundamental del orden para que de esta
forma pbeda lograrse la eonsecusi6n de sus fines, pe-
ro nunca con el quebranto de la Naci6n.
No ha habido alteraci6n de orden piblico; a mi
criteria o que ocurre es una tergiversaci6n original,
ya lo decia al prineipio al referirme a las palabras
que pronunciara en el dia de ayer el senior Aguiar,
61 decia que habiamos Ilegado a un estado de revo-
luci6n moral y yo quiero manifestar que aqui lo que
hay es un estado de subversion en el orden del sen-
timiento Niudadano.
Yo entiendo que no debe ser asi. Yo consider que
el Estado lejos de realizar una labor de represi6n,
debe siempre verificar una labor de prevenci6n.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : ,A trueque de sus-
pender los dereehos de la Constituei6n?
SR. TOMP (MANUEL) : Si, senior.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : Permitame la Presi-
dencia y el sefior Tom6. No es que el senior Aguiar y
los que pensamos asi, queramos ver plasmadas en
una realidad revolucionaria material, la revoluci6nr
moral. Es que estimamos que esas medidas excesivas
del Poder han traspasado todos los limits de lo que
es orden para Ilegar a la tirania. que ha provoca.do.
como protest, ]a revoluci6n moral y porque entende-
mos que ]a suspension de garantias no va a resolver
el problema. sino que va a haeer que la perturbaci6n
moral sea mis grande, mds profunda. Al oponernos
hoy, le estamos hacienda un gran servicio al Gobier-
no y a la Repuliica: Al Gobierno. porque vamos a
evitarle que. desgraeiadamente, caiga en un par6n-
tesis muy largo, en que todo el mundo se preonuntari,
quE rp. en Cuba para suspender las garantias por
tanto tiempo? En realidad el mal se debe al exceso
del criteria *nilh.i', iiil*,,l i1 con respect a To que es
el orden, pues sin querer el pueblo pelear, ha sido
analeado, que cnando ha salido a la ealle una algara-
rda estudiantil sin armas, ha sido disuelta a palos,
nlan de machete v tiros y cuando ha salido un grupo
de mujeres a pedir libertades, conauistadas por sus
padres y abuelos. se le hizo agrresi6n por la fuerza
pfiblica, por entender que el orden debe ser impuesto
a fuerza de palos y plomo.
La tirania ha ido mIsn alli de 0o que significa la
estabilidad del Estado. Cuando no habia una eiudad
que peleaba, se ha visto en Cuba el caso absurdo de
que la policia provocaba al pueblo dAndole ,palos.
.Ese es el orden a qune se referia S. S.?
SR. TOMv (MANUEL) : Yo no explicaba asi el orden,
no lo interpretaba asi.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : Yo o1 he interpreta-
do para variar el concept de lo que S. S. expone.
S. S. ha querido explicar y mantener que frente a
un estado de perturbaci6n moral, sin busear los an-
tecedentes, precisa aplicar medidas de represi6n y sin








DIARIO DE SEiSIONES DE LA OAMARA DE REPPRESENTANTES 13


las causes no se produce efectos en la naturaleza.
La perturbaci6n la provoc6 el Gobierno con esas me-
didas violentas, que hicieron llegar a lo mis rec6ndi-
to de la conciencia cubana la protest mas virile Por
eso decia yo.que mientras S. S. miraba como orden
el querer combatir con la suspension de garantias esa
perturbaci6n moral, nosotros estimamos que hay que
darle al pueblo mas libertad, mis garantia, para que
esa protest, saliendo a la luz pdblica, no se convier-
ta en revoluci6n, sine que termine garantizanco al
ciuaadano en sus derechos y que 6ste exponga civica-
mente sus ideales.
SR. TOMB (MANUEL) : Yo decia en uno de los pa-
rrafos de mis mal hilvanadas palabras, que precisa-
mente el Estado realizaba una funci6n no solamente
represiva, sino la mas plausible, o sea funciones de
prevenclon. Yo no quiero que S. S. con su capacidad
extraordinaria, que yo reconozco, pueda Ilevarme a
un terreno done no quiero ir, planteando ahora ei
problema de los estudiantes y de nuestras mujeres, a
las que yo rindo pleitesia.

SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Yo no he ido a bus-
car ese aspect del problema, para que produzca sen-
saci6n y popularidad mi discurso. Advierto que el
que habla asi esta tarde se produce relatando un he-
cho cierto que es conocido en la opinion cubana, pero
no porque en ello busque ni apoyo como politico ni
a trav6s de nucleos estudiantiles con los cuales no es-
toy en contact aunque respeto y celebro al ver que
hay una juventud cubana que surge y que en lugar
de fijarse en los pufios de Uzcudum y en las trompa-
das de "Chocolate", se ocupa del porvenir cubano,
se ocupa del derecho que corresponde a los eiudada-
nos. Y tambien respect a las mujeres tampoeo me he
dirigido come bandera political ni de entusiasmos de
otra indole que pudieran aparecer cuando ellas han
salido a recavar libertades, porque acaso parece que
en un medio como 6ste en que los hombres han perdi-
do todo el interns por defender y sacudir determina-
dos yugos que han quebrantado la libertad, las mu-
jeres se han levantado para recavarlas. Lo he citado
como hecho de policia, come agresi6n a una nifia a
quien le rompieron las costillas en Santiago de Cuba...
SR. DE LA TORRE (CARLOS): Eso es uno de tantos
infundios que la prensa ha lanzado. No se le han ro-
to costillas a ninguna nifia.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : 1En Santiago de Cu-
ba no hubo una nifia que recibi6 lesiones ?
SR. DE LA TORRE (CARLOS): No le han roto las ces-
tillas que se dice.
SR. DE LA CRUZ' (CARLOS M.) : Pues aqui hay otros
Representantes orientales que afirman que si.
SR. ALLIEGRO (ANSELMO) : s Me permit S. S. una
interrupci6n con la venia de la Presidencia?
'SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : Con much gusto.
SR. ALLIEGRO (ANSELMO): Es absolutamente in-
cierto. La nifia Torres Abril, sobrina del periodista
a que S. S. se refiere y que es, precisamente el talen-
toso escritor y soci6logo, senior Eduardo Abril Amo-
res, Director del "Diario de Cuba" que, por cierto,
es un fraternal amigo mio y persona con la que me
siento sincera y profundamcnte identificada, sufri6


unas lesiones, sin duda, de bastante consideraci6n.
4 Pero correspond, por fortune, la responsauflidad
ue tan fatal y desagradable suceso al Gooierno A iEs
possible que sobre el Jefe del Estado se lancen esas
lesponsabiildades, sin meditaci6n, ni acierto. Es
consecuencia, acaso de impremeditaci6n guuernamen-
tall No. En lo absotuto. Estoy segurisimo de que el
defe del Estado lament esos sucesos, con sentimien-
Los de cubano noble e hidalgo, que ama la paz y la
civilizacion ue su fatria. La reanidad- es otra y los
responsables son otros. La realidad es'que la nina To-
rres Auril se encontraba, quizas involuntariamente,
on el lugar en que se desarroliaba un tumulto y un
poiicia municipal de la ciudad de Santiago de (aoa,
al pretender agarrar, detener a un individu o o e-
lenuerse del ataquue ue 6ete le hizo, sin que ueran
esos sus propositos, oprim16 a la reteriua nina contra
un poste del alumracto public o del tenuido tele-
ronico, sufriendo, por consecuencia, jas lesiones de
que lue victim. l'ero quien o quienes son los res-
ponsables de tan lanentaioes acontecimientos. 1AH,
i:efores Representantes! Para bochorno del cuoano,
responsables son, por mala fe y por imperdonable im-
prudencia, por laita de amor a la puolica tranquill-
dad, los poiiticos perversos y maivados; los pomlicos
ciegos ce pasirn y de odio; los politicos cobardces y
emioscados que para sonrojo nuestro no tienen la al-
tivez ni la arrogancia necesarias para asumir las res-
ponsabilidades derivadas de su conduct y que lejos
de combatir a los partidos organizados, a los Ioderes
Piublicos constituidos, al Gobiern o a quien creyeran
convenient hacerlo, se emboscan en las agenas deter-
minaciones y artera y cobardemente, en vez de uti-
lizar procedimientos correctos y aceptables, en6rgicos
o pacificos, revolucionarios y armados, como estima-
ran procedente, excitan los sentimientos y arrogan-
cia de la juventud estudiantil, en que la Patria cifra.
cars ideals y escudados en ella, pretenden torpe y
descabelladamente conducirla por senderos dde irre-
flexi6n y de locura, en la generalidad de los casos,
lanzandola en contra de las fuerzas pfiblicas; pero
que, en definitive, los j6venes que integran la clase
estudiantil, en la Repdblica, con sentimientos gene-
rosos y clara vision de nuestra nacionalidad, sobre-
ponen a los empefios de los perturbadores y obseca-
dos, su sincere amor a la nacionalidad cubana y prin-
cipalmente, los orientales, que son files int6rpretes
de la grandeza impecable de la generaci6n que nos
precedi6. Esos politicos para quienes el peso y las
exigencias de la Ilistoria habran de ser implacables,
son los finicos cr1...i.II.-., de los disturbios'y de la
sangre en ellos derramada; pero en manera alguna ni
el Ej6rcito, ni la Policia, ni las autoridades, ni el Go-
bierno, obligados, por dificiles que sean las circuns-
tancias, por ministerio de la ley, a mantener el or-
den pfiblico y a garantizar la paz para el pleno dis-
frute de los derechos ciudadanos. El Representante
que habla conoce cuanta virtud y euantos altos sen-
timientos se reunen en cada un estudiante cubano; sa-
be cuanto amor hay en el coraz6n de cada obrero na-
cional para la Patria; pero le consta id6nticamente,
que los inductores, los que se escudan en el an6nimo
para alentar esos movimientos, estin ciegos por el des-
pecho, por la soberbia, por la ambiei6n y por el egois-
mo, que no son al cabo, mas que factores de disocia-
ci6n y de alarm pfblica, con detrimento de nuestras
instituciones, con menoscabo de nuestra swberania.








1.1 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMARA DE REPRESENTANTES


'R. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Yo soy un hombre
que me agrada ver todo cuanto a una exposici6n
d.e hechos se estA a lo mks cierto, a lo mIs veridico
respect a la verdad; pero en cuanto al criterio y
apreciaci6n de una persona, libremente la puede te-
ner S. S...
Sn. ALLIEGRO (ANSELMO) : La dniea responsible
de esa situaci6n es la nifia aquella que imprudente-
mente...

SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Yo declare firme-
mente que en los conflictos habidos en la ciudad de
la Ijabana y otros lugares del pais, promovidos por
los estudiantes y parte del pueblo, no hemos- tenido
participaci6n ni intervenci6n de ninguna clase los po-
liticos que desde esta CAmara hacemos oposici6n por-
que direct ni indirectamente hemos incitado ni a los
estudiantes ni al pueblo a esos disturbios.
(Varios *, "..,.o Representantes: no, no, no.)
SR. ALLIEGRO (ANSELMO): Yo le asegnuo a S. S.
que si.
SR. PIEDRA (PRISCILIANO): Son los agitadores que
estin agitando desde aqui, desde aqui, desde aqui...
SR. VERDEJA (SANTIAGO): Desde aqui nadie agita.
SR. ALIAEGRO (ANSELMO) : Sefior Presidente, el Re-
presentante senior Tom6 pide que se le apoye en el
uso de la palabra.
SR. PRESIDENT (GuAS INCLkN): Continda en el
uso de la palabra el senior Tome que esti consumien-
do un turno reglamentariamente.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Sefior Presidente, el
senior Piedra tiene que retirar las palabras que ha
pronunciado porque los hombres que respondemos a
una idea no toleramos inculpaciones.
SR. PIEDRA (PRISCILIANO) : Desde aqui se haee po-
]itica, desde aqui...
SR. VERDEJA (SANTIAGO) : Si fuera cierto lo que
afirma S. S. no rehuiriamos responsabilidaides, co-
bardemente.

(FPertes murmullos se sienten en el hemiciclo).
SR. PRESIDENT (Guls INOCLN): Sefiores Repre-
sentantes: La Presidencia de la Chmara al amparo
del carifio que se le tiene, al amparo del respeto y la
consideraci6n que siempre se le ha demostrado y al
amparo del estricto cumplimiento del Reglamento su-
plica a los sefiores Representantes que garden silen-
cio, que garden compostura y ocupen sus eseanos,
que soliciten de la Presidencia el uso de la palabra,
antes de usar de ella; que permitan que en el Par-
lamento choquen las ideas, pero solamente las ideas,
porque tal parece que estamos dando la sensaci6n
de una grave perturbaci6n del orden en el propio he-
miciclo de la Cdmara, donde debe reinar por encima
de todas las pasiones, el respeto, el carifio y la con-
sideraei6n que todos los Representantes se ideben
tender. (Aplausos).
Los Parlamentos demuestran su nivel moral, de-
muestran su cultural, demuestran su capacidad en
moments como 6ste en que no deben exhibirse he-
roismos ni valentias, sine se defiende la ley, se res-


peta la Constituci6n, y se lueha porque triunfe
la idea. Cuando en el Congreso de la Republica y,
cuando en el hemicielo de esta COmara no se encuentre
el sagrario en que predomine el pensamiento y triun-
fe la idea, abandonar4 la Presidencia de la misma.

Suplico por consiguiente a los sefiores Represen-
tantes que le den cauce natural a su pensamiento y
a sus ideas. Todo se puede decir y todo se dird; el de-
bate se ampliarA; todos los sefiores Representantes
harAn uso de la palabra si lo desean y asi ]a Camara
de Representantes pondrd a prueba su capacidad pa-
ra legislar, porque si la CAmara de Representantes
da el ejemplo en el hemiciclo, de perturbaci6n, nada
le podra exigir ni a los estudiantes, ni a las mujeres,
ni al Gobierno, ni a nadie, pues somos nosotros mis-
mos los que damos el mal ejemplo.

(Aplausos).
SR. IERRYMAN (MANUEL): i Eso si es hablar pa-
tri6ticamente, no lo que se decia por algunos Repre-
sentantes, porque aqui no hay nadie que cst6 detris
do los estudiantes

SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : Una sfplica a la Pre-
sideneia y al sellor Tome para algunas manifestacio-
nes. Este incident se promovi6 cuando yo haeia
la afirmaci6n de que today esa situaci6n ereada, aun-
que se estimaba relacionada con la propaganda poli-
tica en contact con estudiantes y obreros, sin em-
bargo, no tenia nada que ver con los politicos de los
partidos legalmente organizados y al tiempo de ha-
cer yo la realirmaci6n de que los politicos que en es-
ta Camara vienen haciendo oposici6n al Gobierno
desde hace cinco afios o seis, nada tenian que ver con
;os des6rdenes pfiblieos, el -. ... Alliegro insisti6 en
near los heehos ocurridos en Santiago de Cuba y ade-
mis en acusar de tener participaci6n, en todos esos
acontecimientos, a los politicos de oposici6n. Frente a
esas afirmaciones y sus negatives surgi6 el incident,
precisamente en el memento en que yo hablaba, irrum-
piendo en forma tumultuaria la representaci6n li-
beral...

Sn. SAN PEDRO (EMILIO) : El sefllr Carlos Manuel
de la Cruz siempre se produce en esta Camara con
alteza de miras; el senior Carlos Manuel de la Cruz
tiene comprensi6n y tiene que estar en la seguridad
de que el moment politico no es para estar aeeptan-
do, de cierta manera, aunque se diga con toda la de-
licadeza que el caso require, ciertas acusaciones que
se quieren hacer contra el Partido Liberal.

SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Yo no creo en las
actitudes descompuestas, ni que haya un senior Re-
presentante mas valiente que los demds; nadie le va
a tener miedo a esa actitud, que muchas veces se
adopta, como ahora, haciendo un papel para la ga-
leria que presencia esta sesi6n. Vamos a aprender a
comportarnos en la Comara como ha de ser la con-
ducta del caballero y del hombre educaldo en las asam-
bleas deliberantes. Cuando alguno de nosotros se
sienta ofendido, injuriado y la ofensa no sea retira-
da o la injuria no tenga inmediata satisfacci6n, que-
da entonces un camino ageno a la Cimara para re-
solver y terminar la cuesti6n. En la Cimara venimos
a luchar con la inteligencia y apoyados en los pre-
ceptos reglamentarios, pero para otra clase de luchas








DIARIO DE 8ESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 15


quedan otros campos que no es preeisamente el hemi-
cielo. Yo, por mi parte, aunque no presumo de ser
valiente, he demostrado siempre que s6 responder en
todos los terrenos; que cuando mi propia correcci6n
me obliga a reconocer un exceso en mis actividades
y dar una explicaci6n, lo hago si el caso lo amerita;
cuando por el contrario he debido mantener mi acti-
tud he sabido llevar fuera de la Cdmara el incident
y terminarlo en el terreno donde responded los caba-
lleros. Asi es que vamos a desenvolvernos sin esas ac-
titudes y ofuscaciones y a tener por sabido, como vul-
garmente se dice, que nadie se come-a nadie. Vamos
a debatir sin altitudes violentas que no son propias
de este hemicielo.
Y mi iltima recomendaci6n sea para colocar este
debate en el tono y elevaci6n que debe tener y le co-
rresponde. Las interrupciones son admitidas en to-
dos los Parlamentos y los parlamentaristas por su
propia correcci6n no deben permitir que surja fren-
te a la interrupci6n la contestaci6n tumultuaria y
violent en los bancos....
SR. TOME (MANUEL) : Yo he aceptado las interrup-
ciones.

SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Porque eso hace
aparecer, sefiores Representantes, que no se recono-
ce en el interpelado capacidad bastante para respon-
der y adem6s porque produce una anarquia produc-
to de la violencia en todos los bancos que destruye la
labor del Parlamento.

Por eso debi6 esperarse la contestaci6n serena y
juiciosa, mis o menos ajustada a la realidad de los
hechos, con mas o menos raz6n, pero siempre eleva-
da y correct del que est6 en el uso de la palabra, del
senior Tom6. Pero no fu6 asi y ello origin el inciden-
te que termin6 con las palabras vibrantes y patri6ti-
cas de la Presideneia.
SR. GEORGE (QuINTiN) : AMe permit S. S. una
interrupei6n ?

SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Con much gusto.
Sn. PRESIDENT (GUAS INCLiN) : Tiene la palabra
el senior George.
SR. GEORGE (QuINTiN): Sencillamente para pro-
testar carifiosamente del giro que le da a sus pala-
bras el senior Carlos Manuel de la Cruz. El que ha-
bla, tuvo, si se quiere, la falta reglamentaria de pa-
rarse en su escafo y deeir que no compartia el pare-
cer del senior de la Cruz. Es mas, tengo easi la segu-
ridad que nuestro querido compafiero el senior Piedra,
cuando, apasionado, decia que aqui se hacia political,
no tenia el prop6sito de comerse al senior de la Cruz.
El senior de la Cruz, de una manera talentosa, ca-
lific6 de falta de juicio a todo aquel que le hacia in-
terrupeiones.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : No senior, nada de
eso.
;SR. GEORGE (QUINTIN) : Y deeia que no se le con-
testaba juiciosamente.


SR. GEORGE (QUINTiN): Si la Claii 11, I .. li. ii..
estas palabras, yo le doy a S. S. la man adiphLd vx-
plicaci6n, pero tengo la seguridad de que el senior de
la Cruz las ha pronunciado de esa manera. Yo s6 que
el senior de la Cruz es un hombre talentoso, un hom-
bre perfectamente preparado, un perfect parlamen-
Stario; yo s6 que el senior de la Cruz es valiente y es
valiente, porque por sus venas corre efectivamente
sangre de valientes, es de una cepa de valientes y
patriots y tengo la seguridad que cuando el senior
de la Cruz increpa a la Camara llamando a la correc-
ci6n y al juicio, se ampara en su destreza, porque yo
s6, que 61 tiene el dominion de todas las armas, pero
tambi6n tengo la seguridad que hay aqui compaieros
que no tienen, desde luego, el dominio que 61, en el
manejo de esas armas, pero tienen tambi6n el valor
de saberse jugar la vida cuando es necesario, por la
Patria en que nacieron.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : Se ha torado una
ruta completamente distinta. Yo he sido el que ha
sufrido una interrupei6n y he visto un estado de vio-
lencia alrededor de mis palabras; he advertido esta
situaci6n agresiva de parte y part. Me referiaa al cur-
so total de la Camara, a tal extreme que a mi me gus-
ta,-6igalo bien su senioria,-me gusta rehuir hasta
donde lo permit mi dignidad, una cuesti6n. Prefie-
ro si he de tener en esta esquina una cuesti6n, doblar
por la otra, pero cuando mi dignidad estd puesta a
contribuci6n, aun con much miedo, entonees si voy
a ventilar, voy a resolver esa cuesti6n. No quiero te-
ner titulo de valiente, ni de caudillo; eatos titulog
muahas veces he preferido tenerlos despu6s de muer-
to,-en estos moments hemos visto a algunos tocar
la campana de gloria;-prefiero vivir dentro de la
vida ciudadana, recabando mis derechos, yo no pre-
tendo herir la dignidad de nadie, yo no pretend de-
primir a nadie, iah! pero si debo decir que cuando
se pretend herir la mia, entonees ppngo a contri-
buci6n mi persona. Yo no soy tirador, ni manejo to-
das las armas como aqui se ha dicho; alguna que otra
vez han sido puestas en mi mano...
SR. ALFONSO (JUAN M.) : Para estar aqui hay lue
saber manejar algin arma.

(Risas).
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : Yo soy incapaz de
deprimir a mis compafieros del Congreso; yo s6lo as-
piro, como cubano, no al 6xito personal, sino aspiro
a que el Congreso se desenvuelva como debe desen-
volverse, yo no me levanto aqui mis valiente que los
demis, porque no creo en eso, sino para que al cabo
se League a una conduct juiciosa, como explicaba el
President de la Cdmara, que permit desenvolverse
esta tarde una oposici6n con dignidad, una oposici6n
que si tiene que enfrentarse con el Gobierno, debe te-
ner del otro lado grandes parlamentaristas y amigos
del Gobierno que lo defiendan, con otros calificativos
y con otras razones distintas a las nuestras, pero no
que se conduzca en forma distinta, a una lucha de ]a
inteligencia. Ese es mi recto pensar y mi posici6n en
este moment en la Camara .de Representantes. Y
ruego a todos que me perdonen estas molestias.
(Aplausos).


SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): S. S. me lleva a un SR. VAZQUEZ BELLO (DIEGO): Pido la palabra p:ira
plano muy distinto... una aclaraci6n.








16 DIARIO DE BBSIONBS DB LA CAMARA DB REPRESENTANTRO


SR. PRESIDENT (GUIS INCLiN) : Tiene la palabra
el seiior Vazquez Bello.
SR. VAZQUEZ BELLO (DIEGO): Senior President y
sefiores Representantes: Esta representaei6n, la mis
modest y tal vez la mis joven de la representaci6n
parlamentaria de la mayoria, va a recoger, para im-
pugnarlas, algunas palabras y concepts vertidas en
esta tarde por el senior de la Cruz, elocuentisimo tri-
buno y eselarecido parlamentario, digno de pertene-
cer o former parte de aquellos gloriosos parlamenta-
rios espafioles, que formaron la gesta tribunicia mAs
gloriosa y mas brillante que tuvo Espafia en la 6lti-
ma parte de la pasada centuria y entire los que figu-
raban Pi y \1.ii.i ,!. Salmer6n y Castelar.

Declaro que yo siento por 61, una extraordinaria
simpatia, y antes de entrar en la impugnaci6n de los
coneeptos por 61 formulados en la tarde de hoy, voy
a hacer un .. q-i., i ...i l!.iwjo de las razones y fun-
damentos que me inspiran las simpatias hacia esta
gallarda ti,,! i de la juventud cubana, que se llama
Carlos Manuel de la Cruz. Las simpa'ias que le pro-
feso comenzaron en el fervoroso studio de nuestros
hombres del pasado, que Ilenos de idealidad y de ro-
manticismo lucharon y se desvelaron en la consecu-
ein de rear una Patria Libre en la tierra de sus
amores y de su nacimiento, que era la colonia mAs
preciada que tenia la Naci6n Progenitora en la Am&-
rica Latina, o en el coraz6n del nuevo mundo, y entire
cuyos hombres, y entire cuya gesta formaba part pro-
minente su ilustre padre, Don Manuel de la Cruz, no-
table literate, orador eminent y publicista. insigne
que ofreci6 a la Revoluci6n su mentalidad como ap6s-
tol para persuadir a sus compatriotas la necesidad
de vivir bajo la bandera de la libertad que se habia
desplegado en los campos insurgentes de Cuba en la
Revoluci6n del 68, y que de nuevo se hizo desplegar,
en 1895.

Estos ant.ecedentes gloriosos de su padre unidos a
las multiples virtudes del hijo, el notable tribune
Carlos Manuel de la Cruz, que con su dialectica pro-
funda ofrecen a esta Cdmara ejemplos dignos de se-
guir, son los que me inspiran la devoci6n de simpa-
tias naturales y legitimas al -,,,._r de la Cruz. Y vol-
viendo a la impugnaci6n o a la rectificaei6n que me
proponia hacerle al senior de la Cruz, quiero deeirle
a la Cfmara y a su sefioria, que de ninguna manera
la representaci6n parlamentaria del Partido Liberal,
puede aceptar el juicio lanzado en este hemiciclo por
el eminente orador, de que, solamente pudiera res-
ponderle nuestra representaci6n parlamentaria, de
manera violent y agresiva, porque, entire nuestra re-
presentaci6n hay ilustres mentalidades y autorizadas
,palabras capaces de producirse de manera inteligen-
te y con el juicio mesurado, para responder -a cual-
quier cargo injusto a cualquier imputaei6n que de
aquella otra parte de la representaicin parlamenta-
ria le fueran inferido al Gobierno o al Partido Li-
beral.
SR. PRESIDENT (GiUAs INCIAN) : Continue el senior

SR. TOMd (MANUEL) : Sefior Presidente y sefiores
Representantes: Yo le suplicaria a mis compafieros
que me prestaran un moment su atenci6n porque
voy a ser breve en el studio y anlisis de los poste-


riores motives que justifican, a mi criterio, la deter-
minaci6n del Partido Liberal apoyando esta solicitude
del honorable Presidente de la Repfiblica.
Yo decia que no queria entrar en el studio y and-
liais del problema estudiantil ni de la participaci6n
que haya podido tener en ese puesto que definia y
piasmama el senior de la Cruz de la mujer cubana,
porque no queria sentar conclusions ,de ninguna na-
turaieza y solamente me hubiera atrevido, y no resis-
to at deseo de exponerlo tampoco, en lo que respect
al problema estudiantil y a la partieipaci6n de la Cd-
.mara cubana en este problema. Yo creo y estimo que
en realidad sus aspiraciones dentro del Gobierno el
Partido Liberal han sido satisfechas ampliamente. Yo
recuerdo y conmigo debeu reeordarlo tambi6ni algu-
nos de mis ilustres compafieros de esta Camara que
a partir de la exaltaci6n al Poder del Partido Libe-
ral se inici6 en nuestra Repdblica una total y radical
modi:icaei6n de todoo lo ue se referia a la ensefian-
za pdblica. Yo tuve el honor indiscutible de pasar
por esas aulas universitarias en donde otros compa-
fieros, con mis capacidad que yo, dejaron una estela
de su talent y de su preparaci6n; pero modesto y to-
do, fui uno de los tantos que cubri filas en aquella
legion de hombres deseosos de conquistar un titulo y
he de decir en esta tarde, porque ello significa que
represent un honor para el Partido Liberal y para
el ... i,', Presidente de la Repdblica, que simboliza en
su persona uno de los tres. Poderes de que se compo-
ne el Estado; quiero declarar que cuando discurria
a trav6s de esas aulas, en muchas ocasiones se hizo
palpable que no se contaba con los medios necesarios
para difundir la enseiianza. El General Machado,
respondiendo a la political del Partido Liberal, es in-
cuestionable, sefiores Representantes, que ha satisfe-
cho ampliamente ese sector de la ensefianza pdblica.
Nuestra Universidad es una prueba evidence del en-
grandecimiento de nuestra ensefianza a ese respect.
Y es tambi6n la creaci6n de escuelas, el funciona-
miento de las Normales con edificios propios, las Es-
cuelas de Comercio, con los elements necesarios pa-
ra dotar a la nifiez de los conocimientos fitiles para la
vida y para la lucha por la vida misma.

Por eso a mi se me hacia cuesta arriba, queridos
compafieros, cuando presenciaba esas que se han lla-
mado aqui, ",,r.'lu yo no 'o he expresado, "algaradas
estudiantiles" en la capital de la Repdblica que te-
nian repercuci6n en otros t6rminos del pais. No me
explicaba por qu6 puede ser 16gicamente la soluci6n,
cuil ha de ser otra, que no sea obtener una mejor
preparaci6n para desenvolverse en la existencia. Es
un honor que corresponde al Partido Liberal, es un
honor del que tambi6n han participado otros parti-
dos ...ili .... existentes aqui en la Cimara a quienes
no he de negar el concurso patri6tico que han pres-
tado a esa obra de gobierno. Pero decia al principio
de, mis palabras, cuando yo analizaba el precepto
constituciorial, que bastaba que la alteraci6n pudie-
ra representar una amenaza para ]a paz p6blica para
que se justificara racionalmente la suspension de las
garantias constitucionales, decia que juzgando como
es de rigor, siempre de acuerdo con los anteeedentes
en nuestra Patria, ninguno mejor que ese motive pa-
ra justificar, en estos instantes, que precede en rea-
lidad que la Camara se decide, en definitive, por la
aprobaci6n de ese proyeeto de ley. Se han solicitado








DIARIO DE SBSIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 17


muchas suspensions .de garantias constitucionales.
Suman cuatro o cinco, si no me equivoco; pero yo
quiero sefialar, de manera especial, la fltima que se
acordara por el Congreso de la Repdblica, para que
se pueda apreciar y aquilatar completamente c6mo
este criterio del Partido Liberal, fu5 el de la que
entonces era mayoria del Congreso de la Repfiblica:
la del Partido Conservador.
En las postrimerias del Gobierno del General Ma-
rio Garcia Menocal, se promovi6 en la capital de la
Repfblica, en sus terminales maritimas, un estado
de huelga, que recordarAn perfectamente mis ilustra-
dos compafieros, que hubo de dificultar intensamente
el desenvolvimiento econ6mieo del pais. Esa huelga
]levaba de declarada eseasamente 20 dias, y por un
Mensaje que remiti6 al Congreso'el entonces Honora-
ble Presidente, General Mario Garcia Menocal, sig-
nificaba, como ver6is mis adelante, la necesidad im-
prescindible, por esa sola.circunstancia, de que se sus-
pendieran las garantias constitucionales, y alegaba
que si el moment no era critic de por si. en el ins-
tante en que tal solicited hacia, si aconsejaban las
circunstancias que se acordara en definitive, para
prever mayores males y peores consecuencias. Oid los
principles pArrafos de ese Mensaje:
"No 'recomiendo la inmediata suspension porque
quisiera reservarla para el moment critic en que
sea evidence su necesidad, y no precise el tiempo,
porque cuando se produzca la urgencia no habr' mo-
do de prever con fijeza la duraci6n de la crisis, como
no han po-dido preverla otros Gobiernos dotados de
mayors y mejores medios de prevenci6n, que el de
nuestra Repfiblica."

"Las cireunstaneias actuales son, como ya he dieho,
bien conocidas de todos. Hace mAs de veinte dias que
estAn suspendidos los trabajos de earga y descarga
de los muelles y en el puerto de esta capital, sin que
haya sido possible reducir a t6rminos de aveniencia
a los huelguistas, como si su objeto no fuera' mejorar
de condici6n, sino promover un conflict insoluble de
classes '

"Sabido es que, por efecto de ]a peculiar organiza-
ci6n econumica de nuestro pais,; ste importa casi to-
do lo que consume, dedicando la mayor y mejor par-
te de sus fuerzas econ6micas a ]a enorme producci6n
de azicar, tabaco, minerales y frutas que necesita
exportar en fechas determinadas. Suspender el tra,
bajo en los puertos equivale, por.consiguiente a sus-
pender toda la vida econ6mica del pais, comprome-
tiendo a la vez la primera y mis cuantiosa de las ren-
tas del Estado, que es la de Aduanas."
SR. CIHARDIET (ARMANIX)) : Una pequefia interrup-
ci6n. ,Y cree S. S. que un error del pasado autori-
za la"reincidencia en el mismo error ?
SR. ToM~ (MANUEL) : Yo no he dicho que fuera un
error.
SR. CHARDIET (ARMANDO) : Pero yo llego al piano
de aceptar que fuera un error.
SR. TOME (MANUEL) : Yo he dicho que entendia
que era una media necesaria...
SR. CIARDIET (ARMANDO) : Yo debo declarar de
una manera clara y terminate que la media de


suspension de las garantias constitucionales, no pue-
de aplicarse, ni debe aplicarse en ning-in mo-
mento como media de policia, como media preven-
tiva; al contrario, debe por respeto y por la conside-
raci6n que merecen los derechos de los eiudadanost,
reservarse para casos en que precisamente se reela-
man del Gobierno una represi6n inmediata. Por eso
mantengo mi criterio de que es un error del pasado,
ereyendo que ese error no autoriza la insisteneia en el
propio error.

SR. DE LA CRUZ (CARLaMo M.): Se pone como ante-
cedente y opinion en sentido contrario el que el Ge-
neral Menocal confront, como Gobierno, una huel-
ga cuyo alcance y situaci6n fu6 de extrema gravedad
llevando veinte dias las mercancias depositadas en
los muelles, las cuales se descomponian; el primer
perjuicio, lo sufria el comerciante, el segundo lo su-
fria el pais, porque no tenia esas mercancias a su
disposici6n y, tambi6n, porque no habia ingresos en
la Aduana y entonces para poder solucionar este con-
flicto fu6 que se tomaron aquellas medidas dentro
de las cuales se les permiti6 a los comerciantes que
ellos hicieran el trasiego de esas mercancias, y que
pudieran sacarlas de las Aduanas en sus eamiones y
carretones, tomando participaci6n, como ya digo, en
estas labores personas precisamente que no eran de
la Aduana, y cuando esto ocurri6 se tomaron estas
medidas despuis de un conflict de 20 dias. Todos
estos antecedentes yo los tomo en cuenta, mejor di-
cho, los tendr6 muy present para contestar en su
op rtunidad a mi distinguido compafiero, que estin
muy lejos de parecerse a los de la actual situaci6n.

Sn. CHARDIET (ARMANDO) : Cuando 11I.-._, la opor-
tunidad yo leer6 ante la Camara algo que aqui he
traido para que mis compafieros vean que distinto,
de que distinta manera y con que mesura se condujo
el Senado de la Repiblica, cuando concedi6 al Gene-
ral Jose Miguel G6mez autorizaci6n para suspender
las garantias.
SR. VAZQUEZ BELLO (DIEGO) : S. lo que mantie-
ne es un error. No hay que negar que es una facuj-
tad constitutional. La suspension de las garantias es
una facultad que se otorga al Presidente de la Repd-
blica por el Congreso cubano, dentro de los precep-
tos de la Carta Fundamental.
Sn. CHARDIET (ARMANDO) : Esta facuitad se can-
cede cuando existe una grave perturbaei6n iel orden
pdblico en el pais o cuando hay una invasion del te-
rritorio national.

SR. TOMw (MANUEL) : Yo no comparto, senior Pre-
sidente y sefiores Representantes, el criteria de mi
ilustrado compafiero el senior Carlos Manuel de la
Cruz, yo consider que el hecho especifico delimitado
perfectamente de una huelga partial que se reducia
exclusivamente a la terminal maritima de la Rcp6-
blea, no tiene a mi juicio la consecuencia ni la efec-
!ividad que vive boy el pais cubano. Vamos a la ver-
dad, la verdad es que en aquella situaci6n, aun mer-
mandose la renta de aduanas,--y ya se habia acep-
tado el criteria previsor de suspender las garantias,-
en definitive 6stas se coneretaban a una determina-
da area, a un pedazo del territorio cubano. Y yo le
pregunto a la CAmara; si eso aconteei6 en el afio de
1920, y hubo de preocupar la atenci6n del gobernan-








18 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESIENTANTE8S


te que presidia los destinos de la Patria eubana, cuan-
to mis no debe haberle preocupado al gobernante que
rige ahora los destinos de ]a Republica, cuando pre-
sencia que ese estado de perturbaei6n es la conse-
cuencia de un estado general que se ha extendido a
toda la Repuiblica contrarrestando, de paso, .el de-
senvolvimi-ento normal de los negoeios en la Republi-,
ca, porque no se puede negar que, en estos moments,
Cuba confront ciertamente una situaci6n delicada
en. el orden econ6mico, pero que es cierto, tambi6n,
y muy veraz, que a esa situaci6n aflictiva por que
atraviesa nuestra Republica, es consecuencia del al-
za de los aranceles en el territorio americano, cosa
que ha hecho mIs oneroso, todavia, el estado .de alar-
ma existente en la Repfiblica, que impide la circula-
ci6n de los negoeios y que tiende a la desaparici6n
de la propia nacionalidad. Esa es una verdad, es gra-
ve nuestra situaci6n econ6mica, pero mis grave afin
es la lefia con que se sostiene el fuego de esta situa-
ci6n, con ese estado de alarma, con la perturbaci6n
de los espiritus cubanos, del estado de zozobra que
impera en la conciencia eubana y de un retraimiento
absolute y total. Yo me atreveria a hacer esta decla-
raci6n y conste que, como cubano, no quisiera nunca
ver correr la sangre en mi Patria, de hermanos que
en luchas fraticidas dirimen sus diferencias political,
pero estimo que es preferible una revoluci6n a este
estado de resistencia pasiva.

Ayer, yo no pude preeisar quien fu6, pero cual-
quiera que lo hubiera manifestado, habria tenido mi
mayor respeto y consideraci6n; ayer un distinguido
compafiero, hizo la afirmaci6n de que ya era tiempo
de finiquitar de una vez y para siempre con esas au-
torizaciones al Ejecutivo, delegaci6n que era '-.i"
dicial, por tratarse de funciones inherentes, al Con-
greso.
A mi juicio no existe tal autorizaci6n, a mi criteria
'u6 una autorizaci6n que se vot6 en el mes de Oetu-
bre del corriente afio. A mi juicio la nueva solicited
condensada en el proyccto de ley procedente del Se-
nado no concede autorizaci6n, no hay delegaci6n de
fi..[i. .. del Congreso en lo que es material a regu-
lar per nuestra Carta Fundamental. Porque si bien
se dice en el primer articulo de ese proyecto de ley,
"que se autoriza al Presidente de la Repfblica para
hacer extensive a eualquier t6rmino municipal del
territorio national, y siempre que lo crea necesario,
la suspension de las garantias expresamente sefiala-
das en la ley de cuatro de octubre de mil novecien-
tos treinta; e igwalmente se 'e autoriza para mante-
ner esa suspensi6d por un nuevo plazo de sesenta
dias, que comenzard a contarse desde la publicacion
de esta ley).
A rengl6n seguido se vera literalmente desvirtuado
por el compaficro senior del Prado su apreciaci6n por-
que se afiade lo siguiente: "igualmente se le autori-
za para mantener esa suspensi6n"...
Es decir, no valen las palabras cuando el espiritu
debe prevalecer. Qu6 import que se le diga al Pre-
sidente que se le autoriza para powder suspender las
parantias counstituc.ionales cuando esta media de
tener algin motive de anAlisis seria para estimarla
favorable porque se deja en la potestad de 61 que si
los acontecimientos no son necesarios no se ponga en
ejeeuci6n la media de suspension y en cambio siem-


pre se fija un I,1.i;. de sesenta dias a partir de la
promulgaci6n de esta ley y pasados esos sesenta dias
no podrh usarlo.
Siento que mi falta de claridad en ]a expresi6n no
me permit llevar a la mentalidad de mis compafie-
ros cual es la finalidad porque aunque, en realidad,
se le dice al Presidente que esta autorizado para sus-
pender las garantias constitueionales, es lo cierto que
Se condiciona esa facultad porque se le dice que por
sesenta dias y no a contar desde la fecha del decreto,
si no a partir de la publicaci6n de 6ste.
SR. VERDEJA (.SANTIAGO) : Entonces esto se consi-
dera menos mala que la del 4 de Octubre.
SR. TOME (MANUEL) : Claro que si.
Estimo que esta proposici6n del Senado, en estas
condiciones, se hace desde luego mis viable, mAs fA-
cil a la apreciaci6n y al criterio y determinaci6n de
las conciencias en esta Crniara en favor de la legis-
laci6n procedente del Senado.

Yo creo, sefiores Representantes, haber dejado ana-
lizados los puntos principals de esta cuesti6n que
tan intensamente ha preocupado a la Camara de Re-
presentantes. Como liberal debo declarar que no me
preocupa, en lo absolute, al ofrecer mi voto y mi con-
curso a esta legislaci6n, ninguna determinaci6n futu-
ra que pueda hacer esta media odiosa, amenazado-
ra, o merecedora a la censura o a la critical de la Na-
ci6n cubana; sostengo este criterio y no de una ma-
nera impremeditada, sino tomando, tambi6n, respe-
tuoso como soy de los antecedentes, el pasado de esa
inmediata 1.--i l:.-,.i'L en el orden anterior, que vota-
mos el 4 de Octubre de este afio y que es conocido so-
bradamente de los sefiores Representantes que, a su
amparo, no se ha realizado hecho alguno que pudiera
estimarse como abusive de la media otorgada al Po-
der Ejecutivo. Precisamente los hechos acaecidos, a
los que no quiero referirme esta tarde, porque ansio
de manera intense la compenetraci6n con mi pueblo,
en el ansia incuestionable de fiii,-r .-i ri una Repi-
blica progresista afirmada sobre bases de libertad y
de grandeza; digo one con ]a legislaci6n que se ha-
brA de votar mas tarde, el honorable senior Presidente
de la Repviblica s61o hara uso de ella cuando las air-
cunstancias lo exijan. Por eso concluyo pidi6ndole a
1l CAmara mil perdones por mis mal hilvanadas pa-
labras y solicitando que contribuyan con sus votos a
la aprobaci6n de este proyecto de lev, que no consti-
tuye un agravio ni una injusticia contra el pueblo eu-
bano, sino que habra de -.'.ii,;lni al mantenimiento
del principio del orden como base inestimable y sus-
tancial de la propia estabilidad de la Ril'ibi;-..- cu-
bana.
SR. PRESIDENT (GUTTA TNCLAN) : Tiene la palabra
el senior Castellanos en contra.
(Ocaupa la Presidencia el segor George).
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Sefior President de
la Cimara: Sefiores Representantes: Sin fe ni en-
tusiasmo, vengo esta tarde a combatir la filtima y
desgraciada iniciativa del senior Presidente de la Re-
pfblica, que interest del Congreso, haga en su fa-
vor una nueva delegaci6n de sus facultades consti-
tucionales, autorizandolo para decretar la suspension
de las garantias individuals establecidas en el ar-
ticulo 40 de la Carta Fundamental de la Repfiblica,








DIARIO DE SESIONES DE L k CAMERA DE REPRESENTANTES 19


cuando 61 lo estimare convenient y en el lugar del
territorio national que creyere oportuno.
i Cudi es el motivo que alega el Presidente para
pedir que el Congreso ]o autorice a suspender otra
vez las garantias constitueionales? No motives, sino
ffitiles pretextos alega en su Mensaje, donde lo inte-
resa y en donde dice:
"Reprimida, en eierto modo, la propaganda sedi-
ciosa a que me referi en mi mensaje de fecha prime-
ro de octubre pasado, en cuya virtud vot6 ese IHono-
rable Congreso la ley del cuatro del mismo mes, au-
toriz~ndome para suspender en el termino municipal
de la Habana y sus limitrofes las garantias constitu-
cionales que esa propia ley sefiala, pude preseindir
de tal autorizaci6n utilizando solamente, en presen-
cia de aqu6lla ya debilitada propaganda, las ordina-
rias facultades que las leyes me ofrecian.
Sin embargo, recrudecida sfibitamente el dia 13 del
mes en curso la oniiiipaa contra el Gobierno, me vi
precisado, a fin de contener ocultos prop6sitos de la
misma, y de castigar prontamente determinados le-
chos delictuosos, a dictar el consabido decreto sus-
pendiendo las antedichas garantias.

Es necesario ahora proveer con toda eficacia al
mantenimiento de un orden absolute; es indispen-
sable, mejor dieho, que cese de una vez y en total
la present perturbaci6n. Y a tales fines, demand
una nueva ley de ese Honorable Congreso, que me
autorice para hacer extensive a cualquier tirino
municipal de nuestro territorio la suspension de las
garantias -.-,`:ll1.l. expresamente en la citada ley
del cuatro de octubre iltimo, que amplie al que se
juzgue necesario el t6rmino de veinte dias sefialado
en la misma ley y, finalmente, que me faculte para
tender a log gastos que ocasionen las medidas ex-
traordinarias motivadas por semejante perturbaci6n,
disponiendo de los fondos del Tesoro en la forma que
proceda y sin perjuicio de dar cuenta en su oportu-
nidad al Poder Legislativo.
Asi lo espero, confiadamente, de ese Honorable
Congress."
De la lectura de este Mensaje result la evidencia
de la sinraz6n de la media que se pretend estab'-
cer. No hay estado de guerra ni de alteraei6n del or-
den piblico, fnicos motives determinantes, de justi-
ficaci6n para solicitar y obtener el coneurso que pide
el Gobierno del Congreso.
SCu6l es la verdad, de la mentira guberna'enta ?
iSi no hay alzados en los eampos, si nadio pienu.:
alzarse en armas contra el gobierno, por qu4 6ste sos-
tiene en pie de guerra un ejercito que nos eonmiiune
econ6micamente. pero que esta p-rfectamente disci-
plinado, parqueado y en cindiciones de hacer impo-
sible toda tentative revolucionaria! iSi los propios.
caudillos, los hqmbres que puleden hacer la revolu-
ci6n, lo,saben, y no piensan reclamar por las armas.
ya que lo hacen por medio de manifiestos, proclamar.
etc.; si nadie conspira contra el regimen que odia, si
ninguna persona tiene armas con que lanzarse a vin-
dicar los derechos conculcados; si es s61o la "len-
gua" la que se mueve por los elements mis civicos
del pais; si el propio gobierno, sus esbirros. sus es-
pias mas despreciables, saben todo esto; si ellos cono-


cen la debilidad del pueblo, desarmado e inerme ih. i-
te al gobierno omnipotente y desp6tico; 1,por qu6 ra-
z6n se pidi6 primero y se decret6 despuBs, ]a suspen-
si6n de las garantias individuals que garantiza la
Constituci6n, en el t6rmino de la Habana y sus ]i-
mitrofes, durante 20 dias; y se piden ahora, por
tiempo m6s largo, en todo el territorio de la Repfi-
blica?
SEs que el Gobierno no se da cuenta del perjuicio
enorme que oeasiona a la Naci6n cubana, la suspen-
si6n de garantias en todo o parte del territorio ? Es
que los gobernantes no saben que el cr6dito de nues-
tra patria, sufre enormemente euando hay un esta-
do normal. como necesariamente tienen que suponer
que exista, al suspenderse las garantias individuals
que garantiza la Constituci6n ? i Es que el General-
Presidente y los otros sat6lites de su gabinete, no sa-
ben que ello afecta hasta las negiciaciones econ6mi-
eas de Cuba con las naciones que forman part del
concerto eivilizado del mundo? j Es que no alcanzan
a comprender, los ciegos gobernantes, que el turismo,-
esa fuente de riqueza, que quizAs salvaria a nuestro
comercio y nuestras vacilantes industrias-no vendra
a Cuba, si se suspended las garantias constituciona-
les? iEs que no se tienen en cuenta todos estos da-
fios, con tal de satisfacer una cuesti6n de puro amor
propio ?
Todo esto lo tiene que conocer y apreciar el go-
bierno. El se da cuenta de su impopularidad, de su
fraeaso, de su mala gesti6n ante'los intereses del pue-
blo, que desea cuanto antes su caida. El Presidente
de la Repiblica. sabe que todo el pueblo de Cuba, ni-
fios, mujeres, hombres, ruegai constantemente, como
una bendici6n del eielo, que cese este gobierno, y los
hombres que lo integran. Que todo el mundo cree,
en este pais, que al eaer el. gobierno, desapareceran
todos los males que nos agobian; que la miseria, el
hambre, se :ilejara de nosotros, surgirAn nuevos me-
dios de vida. a alegria volvera a reinar en los cora-
zones, el horizonte .de cada cubano se ha de ensan-
char, .1,-.. -i1andose; Dies nos ha de tomar de la ma-
no ..

F, que el pueblo-con raz6n o sin ella-eree que
i.:das las desgracias que nos aflijen, tiene la cul-
eI :e gobierno, y mrs que todos, el General Presi-
de ;.
o hay estado de guerra, pero es verdad que exis-
le una verda-dera "revoluei6n moral", que los espi-
ritus estAn conturbados, que la conciencia pilblica vi-
ve en estado de alarma constant, sin raz6n efectiva
para ello, que hay un estado de opinion pdiblica, del
uno al otro extreme de ]a isla, que repudia al gobier-
no del General Presidente.
Pero esa situaci6n especial de malestar pfiblico, de
revoluci6n moral. no justifica la suspension de las
garantias individuals que se pretend, porque ese
estado es puramente subjetivo, es de conciencia de
cada uno de los ciudadanos de la Repiblica, pero no
se ha traducido, ni puede traducirse en una revolu-
cion armada.
El President de la Repiblica, como sus demas
compafieros de gobierno, advierten el fen6meno;
sienten el vacio que se les hace alrededor; se dan
cuenta de que estan "solos", que nadie los sigue, ni


'_" .I ';








20 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPREISENTANTES


los quiere y en su desesperaci6n,-como el Caballe-
ro de la \ ii,., ,--arremete, lanza en ristre, eontra
imaginariois enemigos; quiere acabar contra "la con-
eieneia del pueblo" y arma policies con rifles, solda-
dos con bayoneta calada, espias pagados con el dine-
ro del pueblo, para descubrir a los "revolucionarios''
que no existen, a los "conspiradores" que no se han
reunido nunca, para atacar a sus enemigos, que son
irreales, por que estin "en la conciencia de cada uno
de los hombres quo vive en este pais." Lucha contra
fantasmas; en las tinieblas hiere y golpea, sin orden,
ni concerto; enearcela y mata, sin justicia verdade-
ra, combatiendo, lo que no puede combatirse de ese
moldo: "la opinion pfblica consciente."
Ya Marti, el ap6stol de nuestras libertades, lo di-
jo: "Contra un ej6rcito de ideas, nada puede un
ej6rcito de bayonetas!
El pueblo de Cuba ha dado una demostraci6n de
inteligencia, de capacidad extraordinaria, no. levan-
tandose en armas frente a este gobierno de fuerza.
Los propios caudillos, han demostrado, no solo su ins-
tinto de conservaci6n, sino sus dotes guerreras, al
protestar civicamente. por medio de :i, ,!' -.i".. y pa-
peles, sin lanzarse a la revoluci6n armada. Nadie tie-
ne el derecho de pedir lo impossible, e impossible es.
luchar sin recursos, sin armas, contra un gobierno que
estA preparado con el ej6rcito para barrier un al-
zamiento; contra un Presidente, que ha heeho de los
cuarteles y de los soldados, "su base stablee; que
gasta en esta preparaci6n lo que debia gastarse en
escuelas, en maestros, en ensefianza para la juven-
tud. Seria un sui'cidio la revoluci6n. Seria una ver-
dadera demostraci6n de incapacidad intellectual.
4 Si no hay estado de guerra, ni posibilidad de que
surja, por qu6 raz6n se pidieron primero y se pide
ahora la suspension de las garantias constitucionales ?
Ha obedecido a un movimiento nuevo de opinion.
A una nueva forma de exteriorizar la juventud sus
deseos, sus anhelos, sus aspiraciones...

Los estudiantes de la Universidad Nacional, las ni-
fias de las Normales y de los Institutos provinciales,
los adolescents que todavia no estan contaminados
con las miserias de la vida, que tienen sus almas lim-
pidas, nitidas, transparentes, en gesto heroico,-que
recojerA la historia-se declararon en "rebeldia ideo-
16gica" contra las injusticias que'dentro y fuera de
los centros docentes realizaba con ellos y con el pue-
blo este gobierno.
Sin armas, -sin maldad, levantaron sus voices ange-
licales de protest, que no fueron oidas, como tenian
el deber de hacerlo los gobernantes. Esas nifias y esos
imberbes estudiantes, crearon un estado de "intran-
quilidad general en los espiritus serenos," de "opi-
ni6n pfiblica hostile al gobierno", y para hacer paten-
te su desagrado, contra los procedimientos dictato-
riales, rompieron algunas vidrieras, dieron al.gunos
gritos, sin consecuencias de ,iIII,: I clase.
El President cogi6 miedo al estado de opinion pfi-
blica. No era possible que por la "rotura de unas vi-
drieras" peligrase la naeionalidad, y fuera necesa-
rio, como 61 lo estim6, la suspension de las garantias
constitucionales. El Presidente obtuvo del Congreso
-como ha obtenido en cada ocasi6n en que le ha in-


teresado-su concurso decidido. El Mensaje pidiendo
la suspension tenia fecha 1 de Octubre y la ley se
acord6 en 4 de dicho mes, dictando el Presidente el
Deereto de suspension con fecha 13 de Noviembre,
con el nfmero 1512. Es decir, no tuvo necesidad el
President de suspender las garantias hasta tree dias
despu6s de hecha la solicitud en su Mensaje, lo que
indica que no existia realmente eausa bastante para
aquella solicitud.
Snspendidas ]as garantias por el t6rmino de 20
dias en el t6rmino municipal de la Habana, los "mu-
chachos" se declararon inactivos suspendieron sus
actividades," y asi pasaron los 20 dias, sin proble-
mas de ninguna clase para el gobierno. La opinion
pfiblica, supremo juez de estos aconteeimientos, tuvo
un nuevo motive de agravio contra el gobierno del
General Presidente. Era un nuevo acto de injustifi-
cada dictadura.
Terminados los 20 dias,-que impacientes espera-
ban los "muchachos"-hubo various ataques (cinco o
seis vidrieras rotas) en toda la Isla, uno o dos cohe-
tes, sin fuerza alguna, hicieron explosion, .causando
la natural curiosidad ptiblica, y ello ha bastado pa-
raque el Gobierno, se consider en .peligro, para que
crea que hay un movimiento "oculto" para que vea
fantasmas en todas parties, para que lance sus esbi-
rros, en persecuci6n de las personas m'is decentes y
respetables, para que pida nuevamente la suspension
de las garantias, no s6lo en el t6rmino de la Haba-
na, sino en todo el territorio de la Repfiblica. Es un
gobierno que teniendo ]a fuerza bruta,-el ej6rcto,-
se consider 61 mismo .d6bil, por no contar con la
".fuerza de la raz6n."
Qu6 vamos a hacer dindole esta nueva autoriza-
ci6n al Presidente? Se suspenderAn otra vez las aco-
metidas estudiantiles, los muchachos 'se auedarAn
tranquilos, esperaran que se vuelvan a restablecer las
garantias y entonces volveran a las "andadas", vol-
verAn a protester, volverAn a poner los "coheticos."
;, Qu harA el gobierno entonees? g Suspenderin otra
vez las garantias constitucionales? 1,Es oue vamos
nosotros a ser juguete del gobierno que tiene miedo
a ]a situaei6n que 61 mismo se ha creado? 1Es que
nor falta de verdadera direcci6n gubernamental, por
falta de eqnilibrio en los cerebros de los dirigentes
del gobierno. vamos nosotros a prestarnos para que
cuando los muchachos tiren piedras a las vidrieras
"susnendamos las garantias constitucionales" y
enando no las tiren, se restablezean?
Es que puede darse mis infantilidad en unas de-
cisiones gubernamentales? iEs que puede baber ma-
yor desconcierto? ,Es que ]a Constituci6n, que debe
ser lo mas serio para nosotros, se puede dejar en vi-
gor o suspenderla por unas cuantas algaradas, sin
repercusi6n, sin importaneia, por solamente unas pro-
testas estudiantiles
.En la Constituci6n de la Repfiblica, qued6 intact
del filtimo atentado, el articulo 40, el cnal literal-
meite dice asi: "las garartias establecidas en los ar-
ticulos 15, 16, 17, 19. 22, 23, 24, y 28 de la Secei6n
Primera de este Titulo, no podrAn suspenderse en
toda la Repfiblica ni en part de ella, sino temporal-
mente y cuando lo exija la seguridaid del Esta;,o, en
caso de invasion del territorio o de grave perturba-
ci6n del orden que amenace la paz pfiblica."








DIARIO DE SESIONES DE LA OAMARA DE REPRESENTANTES 21


Ahora es evidence que no hay invasion del territo
rio, a no ser que el gobierno se refiera a la invasi6r
de ideas de libertad, de renovaci6n, de restableci
miento de los dereehos coneulcados; no hay pertur
baci6n del orden, que amenace la paz pfiblica, no hay
ninguna perturbaci6n del orden, ya que no pueder
considerarse como tales, las algaradas estudiantilea.
Pero es que la Constituci6n exije, para que puedar
suspenderse las garantias individuals, que la pertur-
baci6n del orden, no s6lo exista y amenace la paz pi-
blica, sino que sea grave, que tenga importancia, que
pueda estimarse como una amenaza real y efeetiva.
Sobre la interpretaci6n de este precepto constitu-
cional, puede verse la autorizada opinion de uno de
los mis respetables jurisconsultos, el doctor Jos4
Clemente Vivanco, Magistrado de la Audiencia de
la Habana y actualmente Fiscal del Tribunal Supre-
mo de Justicia, el cual dice asi: "En cuanto la for-
ma vaga que reviste la filtima parte del articulo que
comentamos, la creemos peligrosa, por cuanto se pres-
ta a varias interpretaciones. La grave perturbaci'n
del orden que menace la paz publica, es frase, que
segfin el temperament del llamado a apreciarla, pue-
de sujetarse a error de criterio; podria dar lugar
(dice el doctor Vivanco) como elocuentemente decia
el doctor Eudaldo Tamayo-Delegado Constituyente,
al impugnarla-"a arbitrariedades gubernativas que
debemos prevenir siempre, sobre todo en este pais, ne-
cesitado de las garantias de la libertad y del respeto
a las leyes que el pueblo se d6 en uso de su powder so-
berano."

(Pero la opinion mas acertada, mas juridica, sobre
este precepto y sus equivocadas o maliciosas interpre-
taciones, la ha dado el referido doctor Eudaldo Ta-
mayo, miembro de la Convenci6n Constituyente y
Magistrado que fu6 de nuestro Tribunal Supremo de
Justicia. Dijo .1 comentando el articulo 40 de la Cons-
tituci6n discutida entonces: "Esta forma del precep-
to pudiera interpretarse como en Espafia se ha in-
terpfetado la de su Constituci6n vigente, aplicindola
en plena paz, en provecho de interesadas miras del
Poder (parece que preveia esta situaci6n) tenden-
tes a favorecer las ideas reaccionarias que informant
su desacertada political "
"Yo profeso el principio de que las garantias
constitueionales deben mantenerse, aun en los perio-
dos mis perturbados, porque los gobiernos que tie-
nen fuerza y apoyo en la opinion pfiblica, disponen
siempre de los medios necesarios para mantener y
restablecer el orden, sin recurrir a extremes contra-
rios a la libertad y a los derechos de la personalidad
humana, que nunca deben ser mas respetados que
cuando los amenaza la ciega c6lera de las revolucio-
nes injustas o la inicua represi6n de las reacciones
desatendidas.''
SE. TOME (MANUEL) : Yo entraba en el sal6n de se-
siones cuando S. S. estaba a la mitad de esa lectura
y quisiera saber si esa era la opinion personal de un
cubano tan ilustre como el senior Eudaldo Tamayo.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Si, senior. Ilustre y
patriota.
SR. ToMI (MANUEL) : Pero lo malo es que, contra
la opinion particular de esa distinguida personali-


dad, esta el precedent de la CAmara del afio 1920,
i a que ya me he referido.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Los precedents
- cuando son malos no deben aceptarse como tales y
Ssi se sostiene que hubo error entonces, el precedent
Sno puede citarse como un precedent bueno.
SR. TOMv (MANUEL): Lo he citado porque lo en-
tiendo justificado.

SR. CASTELLANOS (MANUEL): Yo creo, y creo con
sinceridad absoluta, que a pesar de la labor distinta
ae toaos los opositores politicos at Gobierno, que a
pesar de la amenaza que signifiea para el Gooierno
actual la actitud de caudillos retraidos lanzando ma-
nifiestos, que a pesar del dolor extraorinarlo que
anima a los estudiantes...

,SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Yo deseo que S. S. nos
expilque que quiere decir eso de. caudulos retraiuos
ianzando manifiestos.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Es una apreciaci6n
mia un poco complicada. (Ktsas).

Yo entiendo que a pesar de todo eso, el fnico 4ue
en Cuba es responsible de la situaci6n actual, el que
produce la alarm public, el que produce en la con-
clencia del pueblo la intranquinuad, intranquiliaad
que Ilega hasta el extranjero, el nlico hombre, la uni-
ca persona que ha tomato medidas de guerra, el fni-
co que ha armado a los hombres, el fnico que ha he-
cho poner bayonetas calada a los soldados, ei unico
que ha hecho usar rifles largos a la policia, el time
que estima que no debe haber libertad de prensa, y
que se deben registrar los domicilios particutares, el
unico que ha hecho todo esto y algo mis, es el res-
ponsablie, el inico responsible, y este lo es el -'resi-
cente de la Republica, el General Gerardo Machado
y Morales.
SR. SAN PEDRO (EMILIO) : Ese no estA retraido.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Yo no digo que est6
retraido el Presidente de la Repdblica, i ojall estavie-
ra retraido! (Risas).

SR. CASTELLANOS (MANUEL): Yo quisiera que mis
queridos compafieros no pusieran los rostros ceilu-
clos, la actitud agria, sino que por el contrario flore-
ciera en los labios de cada uno la sonrisa placentera
que corresponde tener cuando tratamos problems de
alta trascendeneia para la Patria por hombres cultos
cuyas ideas deben ampliamente expresar (Dos o tres
senores Representantes aplauden.)

Aunque el aplauso es muy bajito yo lo agradezco.
(Grandes aplausos y risas.) Yo quisiera que esa son-
risa no se desprendiera de vuestros labios hasta el
t6rmino de la sesi6n, porque deseo que la historic re-
coja todos los datos veridicos del moment, a fin de
que pueda en el maiiana juzgar como corresponde a
este Gobierno. Y lo hago como Representante del pue-
blo, cumpliendo un penoso deber.

Hemos convenido todos en que hay una revoluci6n
moral, en que hay un estado de opinion pfiblica, y el
reflejo de ese estado de opinion pfiblica, yo lo deseo
consignar aqui, para poder sefialarlo, para .que los
recojan los taquigrafos que hacen la resefia de esta


.1'. ij. ... ,.--







22 DIARIO DE SESIONEIS DE LA CAMERA DE REPREIJENTANTES


sesi6n, y pueda quedar grabado en el Libro de la His-
toria.
"Situaci6n econ6mica." "Deudas de la'Repdibli-
ca:" Ciento noventa millones de pesos, mis cuarenta
y dos del plan Chadbourne, resultan doscientos trein-
ta y dos millones de pesos que debe nuestra Repfibli-
ca de Cuba. Deficit en cuatro mess en el presupues-
to actual se consignan cuatro millones quinientos mil
pesos. Si ]os meses de .Julio, Agosto, Septiembre y
Octubre, que son los liquidados en este afio nos dan
un deficit de cuatro millones quirlientos mil pesos, al
finalizar el afio tendremos trece millones quinientos
mil pesos, mas doscientos treinta y dos millones de
pesos, tendremos una deuda de doscientos cuarenta y
cinco millones de pesos.

Las industries quebradas, el comercio arruinado,
los empleados pfblicos sin sueldo. Dentro de poco se-
ran lanzados a la calle mas de la mitadl de los em-
pleados pfiblicos que prestan servicios ai '.-atado eu-
bano porque no habrA con qu6 pagar a .~, emplea-
dos pfiblicos. Jubilados y pensionad, n cobrar,
maestros con una deuda de arrastre. crei que hasta
rel gobierno anterior de "Fe y Adelante". Poder
Judicial. Modificada la consignaci6n del Poder Ju-
dicial y reducido sus sueldos, a pesar de que la Cons-
tituci6n prohibe que se haga ninguna rebaja de esa
olase sino cada cinco arlos. Veteranos de la Indepen-
dencia,-y entire los cuales aqui tenemos el honor de
contar con algunos que serian ellos los mejores testi-
gos de lo que digo-cobrando su pension reducida al
minimum y los hu6rfanos de veterans en una situa-
ci6n de verdadera indigencia. Monopolios estableci-
dos: El de telfono. Lucha del pueblo y del Gobierno
que ampara, protege y defiende. Luz el6ctrica, intan-
gibilidad de ese monopolio, los propietarios persegui-
dos, nadie puede hablar de rebajas. De inspectors
que cobran multas; interminable caravan de hom-
bres de pueblo en pueblo pidiendo que comer. Ese es
el reflejo de la situaci6n econ6mica en estos momen-
tos.

SCual es la situaci6n de los obreros en Cuba?

Los gremios y sindicatos obreros en nuestro pais,
han sido perseguidos sistematicamente por el gobier-
no y considerados como sociedades con fines ilicitos-
es decir, criminales-se ha dispuesto la suspension en
sus actividades, que se clausuren los locales de las
sociedades, y que se formen process contra los que
figuraban como dirigentes de las mismas, cuyas cau-
sa.s,-en las cuales bay muchos obreros procesados-
estan pendientes de su resoluci6n per las audiencias
territoriales de las distintas provincias de la Isla.

No puede ser mis abusiva la situaci6n y el trato
que se ha dado a los obreros por este gobierno, el cual
no ha oido las justas protests contra los abuses del
capital, tratando como rumors sediciosos eualquie-
ra voz de defense que en apoyo de esos. desheredados
de la fortune se ha levantado.
Antes de clausurar sus gremios, y de impedir sus
reuniones, 6stas venian siendo fiscalizadas por miem-
bros de las distintas policies, que irrumpian-sin de-
recho-en esos locales, tomando notas taquigraficas
de los diseursos que se pronunciaban, para emitir in-
formes-muchas veces inexactos y amafiados-los


que traian como sccuela la prisi6n de los oradorcs y
la clausura del gremio o sindicato.
La acusaci6n-falsa y mal6vola-de "actividades
comunistas" ha servido como un "cliche" policiaco
para niandar a las crceles a miles de obreros de ten-
dencias moderadas, y para sumir en la deagracia y
la miiseria, el dolor y el hambre, a muchos cientos de
honradas families de trabajadores.
Las insidias entire los mismos hombres del traba-
jo han sido fomentadas por miembros de la policia,
a fin de retraer a los leaders de buena fe, de todo mo-
vimiento de las masas. Han despertado malivolas sos-
pechas, han lanzado hojas aueltas, han empleado el,
"soborno", la dadiva, han utilizado a obreros "ve-
nales" como espias de sus compafieros, creando den-
tro de la clase trabajadora, una minoria-de obreros
amarillos- traidores a la causa, los cuales han ope-
rado en interns y defense del gobierno, contra los le-
gitimos derechos de sus hermanos del trabajo.

Se han otorgado por el gobierno-petici6n heeha
al Congreso-amnistias de criminals vulgares, espe-
cialmente de delitos politicos, entire ellos se han pues-
to en libertad hombres condenados por asesinato, por
homicidio, y sin embargo, no han side comprendidos
en esas amnistias a los obreros, lo que levanta un sen-
timiento de agravio en esa clase que se ve tratada
sin equidad, sin justicia.

En estos mismos mementos en que dirijo la pala-
bra a mis compaferos, hay muchos leaders obreros
presos en la fortaleza military de la Cabafia, en que
segdn la propia Constituci6n, no pueden star pre-
sos, pues tienen que serlo en ''prisiones comunes y no
militares"; hay otros leaders obreros que tienen que
star escondidos, huyendo, para evitar los vejamenes
injustos de.la prisi6n, entire ellos se encuentra un jo-
ven estudiante, el senior Manuel Cotoeno, que es per-
seguido con safia y sin raz6n por la policia, que lo
acusa de hechos fantisticos.

Durante este gobierno del General Presidente, han
ocurrido entire los obreros hechos sin precedents. Se
recuerda diariamente las muertes de varies leaders
obreros, que han quedado en la impunidad, que real-
mente no se han investigado, que causan un malestar
y una protest constant en esa clase social.

.La muerte de Alfredo L6pez, el Secretario de la
Federaci6n Obrera de la Habana, uno de los hom-
bres de mas concept y de mis arraigados prestigious
per sus ideologias; ocurrida en condiciones especia-
i,'ihi-. despu6s de haber side sacado de su casa per
dos hombres, que se decian pertenecer a la policia,
desaparece por complete, y no se vuelve a saber ja-
mas de su paradero.

La de Enrique Varona, ocurrida en Camagiey,
leader de los obreros agrarios, orador elocuente, que
lo asesinan en medio de la calle, cuando llevaba en
sus brazos una hijita de meses. Sin respeto a lo mAs
sagrado, a la familiar. Tambi6n ha quedado en el mis-
terio de lo desconocido.

La muerte de Cuxard, de Neske Yalob, el cual apa-
reci6 en el fondo de la bahia de la Habana, con una
cadena al cuello y un lingote .de hierro.








DIARIO, DE SESIONFDS DE LA COMviAlI DE R1iPREPEENTANTES 23


La de Bouz6n, que se supo por haber apareeido
uno de sus brazos en el vientre de un tibur6n en la
propia bahia de la Habana.
La muerte .de Brooks, y de cientos mis de trabaja-
dores an6nimos, en el interior de la Isla, cuyas desa-
pariciones y muertes quedan en el mAs doloroso de
todos los misterios. De manera tal, que ni siquiera les
queda a sus familiares el consuelo de ir a llorar sobre
sus tumbas!...
Los obreros "rojos", los comunistas, protestan an-
te tanto crime, sin castigo, y es por eso que ello
en su exaltaci6n piden la libertad absoluta...
SR. RODRiGUEZ BARAHONA (VICTORIANO): Lo que
piden no son libertades: lo que piden es la dictadura
del proletariado.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Tiene much raz6n
S. S., aspiran a la dictadura del proletariado, que
siempre sera much mejor que la dictadura de la ti-
rania.

El Gobierno ha llegado a encarcelar a varias se-
floras y sefioritas que defendian a los obreros en des-
gracia. La doctor Sara Pascual y la seiiorita Rosario
Guillaum6, personas de reconocida solvencia moral,
han sido privadas de libertad por defender a los
obreros, por former part de una instituci6n orga-
nizada con fines filantr6picos, para ayudar a los
obreros press, a las families de esos obreros sin tra-
bajo!...

Todo esto ha trai.do, lo que tenia que traer, el odio
general de los trabajadores contra el Gobierno y los
gobernantes actuales de la Repdblica de Cuba. Es de-
cir, el miso gobierno con sus errors y sus injusti-
cias fomenta la lucha de classes; el mayor peligro de la
sociedad modern. No obstante todo esto, los trabaja-
dores se han mantenido apartados de la lucha politi-
ca del moment.
Los politicos de todos los partidos, de todos los
credos, en una gran mayoria, que en casi la totalidad,
cedieron sus dereehos, y 4levantaron como "finico
hombre", como cumbre de todos los sistemas, al Ge-
neral Machado. Eso ha traido la realidad que poae-
mos observer; que todos los partidos estin atomiza-
dos. Que no hay fe en -el pueblo, que ya no hay line
divisoria entire un liberal, un popular y un conserva-
dor. Que se ha llegado a lo que decia el gran La-
nuza: "No hay nada mas parecido a un liberal, que
un conservaldor."
Decia que todos los partidos estin atomizados...
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Menos el Popular que
crece cada dia.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Menos el Popular
que va creciendo; pero qu6 trabajo le costar lIlegar
al nivel de los otros partidos, pues aunque tiene gran-
des ideas, tiene pocos hombres. (Risas.)
Todos los valores politicos estan destruidos en
nuestra patria, porque centralizados los poderes po-
liticos en un solo hombre, el Presidente de la Repd-
blica, 6ste que es faro y luz, eelipsa, haee desapare-
cer la actuaci6n de los demAs. Viene a ser el astro que
con sus irradiaciones impide la division de los otros
planetas...


Es doloroso el fen6meno que se ha dado en esta Ca-
mara con nuestros compafieros los Representantes
que cesaron en sus mandates, y fueron a la elecci6n
del pasado 18 de Noviembre. De 56 Representantes
que eesaron,-la mayoria de los cuales habian vota-
do todas las leyes pedidas por el Presidente de la Re-
pdblica entire ellas el Plan de Obras Pdblicas, la
pr6rroga de poderes y tantas otras de igual indole
presidencial,-se han caido en la lucha electoral 25
compafieros, han perdido sus actas...
SR. MENDOZA (MARIO) : Eso demuestra la impareia-
lidad del Presidente de la Republica.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Yo no hablaba aho-
ra del Presidente de la Repuolica; hablaoa cde nues-
Lros companeros en desgracia, que fueron a esa iu-
cha, que habiendo sido consecuentes con el propio
Presiaente ac la Republica, tenian derecno a su pro-
tecci6n, y que a pesar de ello, no vueiven mas a esce
hemiciio. Ello significa que los valores politicos es-
tan en quiebra; que el potter de centralizacion politi-
ca del Presidente, destruye el poder individual de ca-
da uno de nosotros en political; que la opinion pubil-
ca esta divoiciada ael Presidente y de su goulerno y
castiga a todo aquel que se suma a su obra, de una
o de otra manera. Tenemos el caso del senior Giordano
llernandez, uno de los Representantes liberates, mas
cultos, inteligentes e ilustrados, de preparation ex-
cepeional, de palabra convincente, con un termino
suyo, el de .San Jos6 de las Lajas, done constante-
mente hace favors y sirve a todo el mundo; sin em-
bargo, ese hombre que es honra del Congreso cubano,
ha perdido su aeta de Reipresentante, no vuelve a
sentarse-ahora-con nosotros, lo han ahogado sus
mismos correligionarios, lo ha hecho caer una combi-
naci6n political gubernamental.
Todus los p1"ilti,..,, estamos sin dinero; se han reba-
jado nuestras asignaciones y se volveran a rebajar
; seguranente; no tenemos influencia-no digo yo que
soy de la oposici6n-tampoco los del gobierno, por
que el Presidente no necesita a ninguno, por que los
tiene a casi todos.
Por si toda esta triste realidad fuera poca, tene-
mos en estos moments a distinguidos compafieros
nuestros en el exilio, que no pueden volver a Cuba.
En los Estados Unidos estdn el sefior Ram6n Zay-
din, el senior Heliodoro Gil, Representantes a la Ci-
mara y el Senador de la Republica, Coronel Colla-
zo. Tambion sufren el destierro, voluntario, otros
cubanos meritisimos como Octavio Sui.lI-, y otros,
que han formado-como en tiempos de la ominosa-
un Club "Revolucionario cubano."
El Gobierno del General Presidente, ha persegui-
do con insistencia tesonera al grupo de patriots que
constituyeron la Asociaci6n Uni6n Nacionalista. A
esos cubanos, cuya bandera es la prestigiosa figure
del Coronel Carlos Mendieta, y que preside el Coro-
nel Roberto M6ndez Peiiate, ex-Magistrado de la Au-
diencia de la Habana, y entire cuyos directors figu-
ran hombres de tanto prestigio como los doctors
Cosme de la Torriente, Aurelio Alvarez, Aurelio He-
via, y los sefiores Juan Gualberto G6mez, y el Gene-
ral Francisco Peraza, han sido victims de esta situa-
ci6n de fuerza, ,de esta crisis del dereeho.
No se les ha permitido constituir un partido poli-
tico para contender en las luchas electorales. Se les








24 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


impide realmente la libre expresi6n del pensamiento
por medio de la palabra y de la prensa.
Una fiesta que habia de celebrarse el lo. de Abril
de 1927 en el local de Consulado ndmero 47 y en sus
calls adyacentes, a pesar .de tener la autorizaein de
la Alcaldia Municipal, fu6 suspendida por Decreto
I',i:.-l.-m:i.i. nimero 484'del mismo dia lo. de Abril,
y como el pliblico, desconociendo la suspension, llega-
ra hasta aquel sitio, fu6 disuelto de manera violent
por la policia national.

Un meeting, que comenzaron a celebrar-con per-
miso de las autoridades locales en el pueblo de los
Palacios-en la provincial de Pinar del Rio, el dia
11 de Septiembre de 1927, fu6 suspendido por fuer-
zas del ejercito al mando del Capitan Miguel Agui-
la, expresando que cumplian instrucciones de sus
superiors.

.El dia 20 de Septiembre de 1927 cuando se encon-
traban en el pueblo de Bataban6 para celebrar un
cambio de impresiones various de los mis connotados
miembros de la Uni6n Nacionalista, entire ellos el Co-
ronel Roberto 1-i.le,.: Pefiate, el doctor Miguel Suh-
rez, sefor Aurelio Alvarez, y el General Peraza, fue-
ron seguidos y materialmente impedidos de su ob-
jeto. por el Capitan del EjGrcito Alberto Ruiz Can-
tillo y con fuerzas a su mando, siendo denunciado es-
te heeho y formada la causa nfimero 209 de 1927 del
Juzgado de Instrucci6n de Bejucal.
Eso mismo dia, pretendieron dar un meeting en
Marianao, con permiso del Alcalde Municipal y fu6
impedido por el Teniente Francisco Echenique, cuyo
hecho fu6 denunciado y por 61 se instruy6 la causa
nimero 823 de 1927 del Juzgado de Instrueci5n de
Marianao.
En Matanzas, y en el teatro "Sauto" trat6 de dar
un meeting la referida asociaei6n el dia 2 de Octu-
bre de 1927, y teniendo la autorizaci6n -de la autori-
dad municipal, en los moments en que se dirigia a
la concurrencia el Coronel Mgndez P'l-.,l.-, el Co-
mandante Rafael Carrera, que era el Jefe de la fuer-
za del Ej6rcito, procedi6 a disolver el meeting, con el
escuadr6n que.mandaba. Este heeho di6 motive a la
formaci6n de la causa nfmero 879 de 1927 del Juz-
gado de Instrucci6n de Matanzas.
El dia 3 de Noviembre de 1927 los partidarios del
Coronel Mendieta, por ser su onomAstico, le rindie-
ron una demostraci6n de carifio, recorriendo varias
calls en manifestaci6n hasfta llegar al local del eircu-
lo en Consulaodo 47, y al estar en el uso de la palaTrra
uno de los oradores, la policia national, disolvii a
palos a los reunidos.
El peri6dico "Uni6n Nacionalista" que represen-
taba los intereses de la agrupaci6n, sali6 el dia 7 de
Septiembre de 1928 bajo la direcci6n de los doctor,
Alejandro Vergara y Antonio Beruf Mendieta, figu-
rando tambi6n en- la direcci6n el General Francisco
P.,-i ; Fu6 de hecho clausurado por la policia, por
orden superior, y ello di6 motive a la formaci6n de
las causes nfmeros 1176 y 1193 de 1928 en el Juz-
gado de Instrucci6n de la Seeci6n la. -
La policia, en su fantasia servil, acus6 a un gru-
po de hombres de la alta direcei6n de la Asociaci6n


Uni6n Nacionalista, como autores de un delito de re-
beli6n y ello di6 motive a la formaci6n de la causa
nfimero 228 de 1929 del Juzgado de Instrucci6n de
la Secci6n 2a., y pretexto para que fueran detenidos
y enearcelados durante cuatro meses, algunos de los
cubanos que hacian aquella digna propaganda en de-
fensa de los dereehos conculcados.
La Asociaei6n anunci6 que daria un meting en el
Parque 'Central el dia 30 de Enero de 1930, y ello di6
motive a que el senior Presidente de la Repdblica dic-
tara un Decreto con el nfmero 39, insertado en la
Gaceta Oficial del 15 de Enero, por el queeprohibia
todas las reuniones pfiblicas a partir del expresado
dia 15 de Enero a pretexto de evitar la interrupciOn
.de la zafra. Contra ese. Decreto se estableci6 por el
doctor Cosine de la Torriente a nombre de varias per-
sonas un reeurso de inconstitucionalidad, y el Tri-
bunal Supremo diet6 sentmcia con fecha 14 de'Mar-
zo, declarando inconstitueienal el Decreto Presiden-
cial.
El meeting, pudieron darlo el dia 19 de Abril de
1930 en el Parque Central.
El 18 de Mayo de 1930 so celebr6 un meeting en
Artemisa. El hecho es de todos conocidos, el Ejercito
orden6 la disoluci6n del mismo, y alli murieron un
joven teniente del Ejercito Nacional el -, r.r' Alberto
Silva, y los eiudadanos r,[i, .-l Arozarena, .Mlgii.-I
Serra, Jose Mier y Corrales, y fueron heridos de ba-
la como un centenar de personas tranquilas y paci-
ficas. Con motivo de este hecho, los components de
la Uni6n Nacionalista formularon querella criminal
ante el senior Fiscal del Tribunal Supremo de Justi-
cia, acusando al Jefe de Estado Mayor del Ej6rcito,
como autor de la orden illegal de disoluci6n del meet-
ing. Instruidas diligencias en el mis alto Tribunal,
el senior Presidente de la Rep6blica, remiti6 a dicha
'Sala de Justicia una comunicaci6n official, diciendo
Sque esa orden la habia dado 61, por lo que era el ini-
co responsible de esos hechos. Esto di6 motive a qui
no se continuara tramitando la querella.
Por los sucesos de Artemisa, en relaci6n con las
acusaciones de la policia y el ejercito, contra los pai-
sanos, se instruy6 la causa numero 72 de 1930 en el
Juzgado de Instrucci6n de Artemisa, donde esthn
procesados la mayoria de los directors de la Uni6n
Nacionalista y se encuentra dicho process pendiente
de terminar por el Juzgado.
Esta es una ligera resefia de los hechos ocurridos
con los miembros de esa parte de la oposici6n political
al Gobierno.
Ultimamente, el doctor Pedraza, miembro promi-
nente de la sociedad de Santa Clara, persona de reco-
nocida solvencia moral e intellectual ha sido deteni-
do por miembros del ejercito, por el solo hecho de fi-
gurar en las filas de la Uni6n Nacionalista...
SR. SAN PEDRO (EMILIO): Hasta ahora no tengo
noticias de eso.
'SR. C.\- ILI, '.N.. (MANUEL) : Yo ]e dare los datos a
S. S. de lo quc pasa en Santa Clara con relaci6n
al doctor Pedraza, para que lo investigue.
SR. SAN PEDRO (EMILIO): Con mucho gusto, 61 es
amigo mio, en aquella localidad todo el mundo ]o con-
sidera, a pesar de ser naeionalista.








DIARIO DE SESIONES )D LA CAMERA DE REPRESENTANTES 25


,SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Ser naeionalista es
un honor para el senior Pedraza.

Yo decia en noches pasadas en esta misma Camara
y 1o repetire ahora, cuando pedia el seflor Presidente
de la Reptiblica la misnma autorizaci6n q(ue hoy solici-
ta, para suspender por vez primera las garantias in-
dividuales que garantiza la Constituci6n. i Con sangre
de la juventud se reg6 siempre la simiente de la li-
bertad !

Esas inocentes victims inmoladas, se recordarAn,
al igual que aquellos estudiantes del 1871. Se recor-
daran con horror y remordimiento, como victims ide
una hora de egoismos incomprensibles, de ofuscacidn
absolute.

Los nombres de esos estudiantes que hoy eaen bajo
el plomo y las bayonetas del ej6reito; de esas nifias
cuyos lindos rostros quedaran ipara siempre 1i, I.!-g-
rados por la cicatriz que sefiale la herida producida
por el club de la policia o la brutal culata del rifle
del soldado; de esos otros j6venes estuiiantes que con
estoicismo sufren injustas prisiones-por defender la
libertad-en las cireeles cubanas; todos protagonis-
tas inocentes de estos horribles sueesos, merecen la con-
sagraci6n de la gloria, seran los, mrtires venerados por
el pueblo cubano, los idolos de las nueva:. generaeiones,
ya que se sacrificaron en aras de la patria! Sus do-
lores, sus angustias, sus agonias, la inmolaci6n horri-
ble de su inoeente sangre, han heeho conmoverse el
sentimiento dormido de todo el pueblo de Cuba; han
eneendido ]a llama del patriotism, como en los pri-
meros tiempos de amor a la libertad patria; han he-
eho surgir la protest en los corazones mas despreo-
cupados contra la injusticia y el crime; han desn-
bierto el alma popular, sefialando para siempre a los
perseguidores y a los verdugos!
El martir de esta jornada estudiantil es el joven
RaEael Trejo y Gonzalez, estudiante del l6timo afio
de Derecho, Vice-Presidente de la Asociaei6n de Es-
tudiantes Universitarios, miembro del Directorio Es-
tudiantil. Fu6 herido a las 9 de la mafiana del dia 30
de Septiembre de 1930, en la esquina de Infanta y
Jovllar, cerca del "Alma Mater" por un disparo de
rev6lver de un policia national. Falleci6 el dia 1'' de
Octubre a las 10 de ]a noehe en el Hospital de Emer-
gencias. Su cadAver, despuis de tratar de llevArselo
la policia, fu6 reseatado por los estudiantes, los cua-
les lo condujeron a la casa de sus padres enl la Cal-
zada de Jesfs del Monte.
El policia que did muerte al joven Trejo, 'sigue
prestando servicios, y vestido de uniform.
Sobre lo que Trejo -igilr ,., quiero leer lo que di-
ce el eminente doctor Enriquc Jo,6 Varona:
''Sefioras y sefiores: Nunca, como en estos momen-
tos, he deplorado tanto el e"tado ca6tico de la con-
ciencia en Cuba. A la petici6n de las distinguidas da-
mas que me han traido a este sitio, quisiera corres-
ponder con palabras que llevaran el sosiego a los es-
ipiritus, espantados todavia por la vision de aquellos
j6venes inermes bailados en sangre. Pero e61mo bo-
rrar, como atenuar siquiera el hecho de que la fuer-
za pfiblica, llamada por el mismo jefe de la Univer-
sidad, volviera contra ellos sus armas, puestas en sus


manos, no para agredir a los ciudadanos, sino para
custodiarlos y defenderlos?
SNecesitamos prueba mAs evidence de que hemos
Ilegado a una situaci6n de tal desconcierto, que re-
elama esfuerzo de cuanto queda sano en nuestra so-
eiedad, para ponerle remedio?
En plena juventud, rebosante de esperanzai, en
todo el vigor de una alta inteligencia y una voluntad
bien dirigida, cae TREJO fulminado. Aun lo vemos
empapado en sangre; conducido por manos amigas,
entire el horror de los circunstantes, al leeho, que se
trueca en mortuorio; llevado en ligubre apoteosis,
en hombros de un pueblo entero a su tumba prematu-
ramente abierta. Dolorisima perdida para sIus padres,
para sus amigos, para la Universidad; tremenda lee-
ci6n para Cuba, que tiene alli ante su's ojos el ejem-
plo lamentable de a donde puede conducir el menos-
preeio de algo que debiera ser intangible para el hom-
bre, la vida humana.
Nos import proclamarlo; para que no caiga sobre
todos el estigma de sanguinarios. \ importa pre-
gnntar a nuestros jueces, si no les tiembla la mano al
firmar con tan terrible frecuencia la sentencia que
ha de privar de la vida a un semejante. i Oh! que no
se parapeten detras de lo que liaman el cumplinien-
to del deber; su deber es de vigilancia y de repara-
eion. Hay que decirlo, la sociedad mata por cobardia.
Cegar la vida en flor como ha sueedid? con RA-
FAEL TREJO, no es proclamar que se tiene en po-
co ]a existeneia humana? Y no se diga que el genero-
so mancebo no fu6 muerto intencionalmente. .El he-
cho resalta por eso, si no menos lastimoso, much
mis grave. Por cohartar el dereeho de un grupo, :Sie
ha sacrificado una vida. Los disparos no iban con-
tra 61, iban contra nuestra libertad.
"I'1Ul.,- es ya, sobrado tiempo, de que se recapaci-
to por los que tienen el poder y la fuerza si un r6gi-
men de comprensi6n violent es el adecuado parn un
'pueblo tan sensato y tan deseoso del I'..'-! .-.. orde-
nado como el pueblo -de Cuba. Los manes de TREJO,
la sangre de sus compaferos demandan que cese.-
Enrique Jos( VARONA.-HIabana, 4 de noviembre de
1930."

..Despu6s de la muerte de Trejo, la Universidad ha
sido cerrada. Los estudiantes, de este centro y de los
Institutos Provinciales, asi como de las escuelas Nor-
males y demas Colegios particulares, han deelarado
su prop6sito de no ir mis a clause hasta que eaiga "el
regimen."
Las muchachas de la Normal de la Habana, cuan-
do en manifestaei6n paeifica-propia de muehachas
-se dirigian cantando el Himno Nacional, de cnatro
en fondo hacia la plaza de la Fraternidad. fueron di-
sueltas por la policia national, que ocasion6 lesiones
de eonsideraeidn a algunas de las :efioritas que mar-
chadban en la manifestaci6n.
Ese hecho ins61ito did motivo a que distinguidas
damas de nuestra sociedad, se acercaran al Coronel
Castillo, Jefe de las fuerzas militares del Camipamen-
to de Columbia y le leyeran el siguiente manifiesto:
Senior Coronel, sefiores Ofctiales: Por mi eondici6n
'de nieta de MAximo G6mez, he sido designada para







26 DIARIO DE SESIONES DE LA CA.MARA DE REPRE~ENTANTES
,,, d " .. .


hablar la primer en este acto, que ojala, y para bien
de todos, tenga la trascendencia que de 61 espera-
mos.
Sinceramente, no me hubiera atrevido a dirigirme
a ustedes, si no me sintiera como impulsada por aquel
hombre extraordinario que hace hervir en mi sangre la
sangre de sus heroismos. De aquel que en su vida no
odi6 mas que una cosa: La Guerra, y que aconsej6 al
pueblo de Cuba : "Aprended'a hacer uso en lo paz de
vuestros de echos que hab6is .,, .i ',J., en la gue-
rra.; que no se deben conformar los hombres con me-
nos, porque esto conduce al servilismo; ni ,*' .'" '
m6s, porquue os 3levaria, a la. a.narquia." (Seg'in la
proelama de Yaguajay).
Nosotros venimos, sefiores Oficiales, en nombre de
las mujeres cubanas, hijas y nietas de aquellas vale-
rosas matronas que en la ciudad y en la manigua,
ayudaron a conquistar la independencia, confirman-
do con esto, que ahora y siempre, la mujer, la mujer
cubana, ha sabido defender los sagrados derechos
ciudadanos, aun a trueque de su vida misma. Veni-
mos a pedirles protecci6n, contra los inicuos atrope-
llos de que.hemos sido victims, por parte de la poli-
cia, que sirviendo de d6cil instrument, y olvidando
los mis elementales deberes que su misi6n le impone,
ha cargado contra indefensas nifias, que no habian
cometido otro delito que reclamar sus derechos.
Es necesario, sefiores, que se le devuelva al pueblo
sus libertades, es necesario que esta independencia
conquistada a fuerza de tanta sangre y de tan gran-
des heroismos, sea una cosa efectiva y no un mito. Es
necesario que se respeten los derechos del ciudadano
libre y consciente.
Y no hemos vacilado en dirigirnos. a ustedes, por-
que tenemos la certeza, de que este Ej6rcito es digno
sucesor de aquel otro, que al mando de G6mez y Ma-
ceo, y poseido de b6lico heroismo, extremeci6 la isla
de un extreme al otro haciendo germinar la Liber-
tad: Del Ejgrcito Invasor.-Cdndita G6dmez de Ban-
jo.-Habana, Noviembre 13 de 1930."

La Comisi6n estaba integrada por la Dra. Lol6 de
la Torriente del Valle, Dra. Flora Diaz Parrado, Dra.
Ofelia Dominguez Navarro, Dra. Candita G6nez de
Bandujo, Sra. Maria Teresa Casuso de Torriente
Brau, Srtas. Ofelia Rodriguez Acosta y Sarah M6n-
dez Capote, en uni6n de un grupo de Universitarias
y de Normalistas.
Quiero referirme a los sucesos que han ido ocu-
rriendo en las demas provincias con motive de las
persecusiones a los j6venes estudiantes, con los eua-
les no tengo otro nexo que ser un portavoz, como Re-
presentante del pueblo y en cumplimiento de mi de-
ber.
En Pinar del Rio hay un verdadero estado de alar-
ma, hay terror, pues obligan a los estudiantes a en-
trar en clase bajo la amenaza de dejar cesantes a sus
padres--si son empleados pfblicos.-Al Director de
"La Voz", una revista estudiantil, lo trajeron espo-
sado para la Habana por fuerzas del Ej6rcito Nacio-
nal y el Supervisor les ha pegado a los muchachos en
el Malec6n, frente a la estatua de Marti; han expul-
sado del Instituto a los hijos de Jueces y Magistrados
y se les amenaza con un process ppr comunistas, por-


que aqui todo el que defiende la libertad se le somete
a un process por comunista. Alli hay un Sargento
que se ha hecho c6lebre en poco tiempo, y que por
rara coincidencia se apellida Machado; este hombre
es el terror de las j6venes normalistas en aquellos
t6rminos. Matanzas se ha adelantado a Pinar del Rio.
La Normalista Armenia Lipiz, una muchacha inte-
ligente y buena fu6 acusada, caso inusitado, por can-
tar, por radio, una poesia vulgarmente conocida,-
que no es comunista, que se titula "El Triingulo Ro-
jo." Algunos j6venes han sido recluidos en el Castillo
de San Severino y unas cuantas nifias en la Benefi-
cencia. Es decir, aquel Castillo de San Severino, de
tan t6trica memorial en la .poea de la ominosa domi-
naci6n espafiola ha sido utilizado por el Gobierno co-
mo prisi6n de los estudiantes y la Beneficencia para
prisi6n de las estudiantas.
SR. RODRiGUEZ RAMiREZ (JUAN) : Me permit S. S.
ana interrupei6n con la venia de la Presidencia?
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Con much gusto.
SR. PRESIDENTE (Guls INCLAN): Tiene la palabra
el senior Rodriguez Ramirez.

SR. RODRiGUEZ RAMiREZ (JUAN) : Hemos estado es-
euehando al senior Castellanos con toda la atenei6n
que 61 merece, tanto por el respeto que nos inspira
a todos los Representantes, como por la brillantez de
su exposici6n, aunque no estamos conformes con sus
ideas sustancialmente. He procurado no interrumpir
al senior Castellanos para que no pierda la hilaci6n
de su discurso y nos reservamos para un moment
oportuno, ya que tomamos nota de su argumentaci6n,
para aceptar aquello que efectivamente creamos com-
patible con la verdad y para no aeeptar y rechazar
las apreciaciones suyas que juzgamos insipiradas en
una alta oposici6n political. Pero lo 1nico que quiero
interrumpirlo es ahora para que no subsista el error,
no existe nin.g6n estudiante en la ciudad de Matan-
zaa, actualmente, guardando prisi6n, detenido, porque
esos que citaba el compafiero fueron puestos en li-
bertad hace various dias y a su salida hicieron cons-
tar que estaban satisfechos de las atenciones, consi-
deraciones y deferencias que habian tenido con ellos,
tanto las normalistas como los estudiantes.

SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Ya hubo otro caso
igual cuando detuvieron a dos periodistas. Los detu-
vieron y los encarcelaron en la Cabafia y les dieron
rancho, y cuando salieron dijeron que estaban muy
agradecidos del senior Presidente de la Repiblica por
todas las atenciones de que habian sido objeto duran-
te su prisi6n. Esos documents que se firman en las
earceles y bajo la presi6n del carcelero, son muy tris-
tes y no prueban mAs que la maldad de quien los ha-
ce firmar y la debilidad de quien los firm. Es bas-
tante, desde luego, como nos ha dicho el senior Rodri-
guez Ramirez que hayan sido puestos en libertad. Ya
eso es algo. Pero lo que si es mis grave, y ello lo pu-
blica "Heraldo de Cuba", 6rgano del Gobierno, es el
manifiesto del Supervisor Provincial de Matanzas, el
Bando, mejor dicho, como en 6poca de Espafia, en el
que prohibe a los ciudadanos cubanos menores de 16
afios que transiten solos por el pueblo despues de las
nueve de la noche, es decir, una prohibici6n contraria
a todas las leyes y contraria al derecho de libertad
y a la Constituci6n de la Repfibliea.








DIARIO DE SESIONEIS DE LA CAMERA DE REPRES'IBNTANTP" 27


SR. RODRiGUEZ RAMiREZ (JUAN) : Me permit una
interrupci6n el senior Castellanos. Yo quiero decla-
rar que no conozco el Bando a que hace referencia el
senior Castellanos y yo que no he tenido participa-
cion en ninguno de esos problems, pero que los co-
nozco, puedo decir: que los propios estudiantes de
Matanzas hablan favorablemente de todas las auto-
ridades, del Gobernador y el Alcalde, y les he oido
decir que el Supervisor designado para aquella ciu-
dad. el Capit'n Sacramento, se habia comportado con
ellos, en forma admirable y plausible y que en reu-
niones de ellos se habian dado vivas. a ese CapitAn.
que no querian que lo cambiaran, ya que el Dropio
Supervisor tenia hijos que tambien eran estudiantes,
todo lo que ha.cia que ellos estnvieran satisfechos de
su actuaci6n, al extreme de darle vivas. Esas son las
noticias que he tenido respect a ese asunto.

SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Acaso ellos creian
que podian mandar otro peor, y como realmente -po-
dia suceder, por eso hacian esas manifestaciones.

Por eso no es possible que nosotros veamos sin pro-
testa lo que es una agresi6n constitutional. No es po-
sible consentir en una Repfbliea democrAtica y libre
que sucedan esas cosas. No podemos permitir que ha-
ya quien se permit a su vez dar banjos prohibiendo
que ciudadanos de la Repiblica transiten por las ca-
11es.

En Santa Clara dieron los estudiantes un mitin n
el Parque Central y fueron detenidas las sefioritas Ju-
lia Alvarez, Juana Jos.efa Rivero y Marinela Rivero.

Los elements liberals de Santa Clara y guberna-
mentales no liberals fueron armados con rifles; los
elements del Liceo armados de revolver para defen-
der la integridad del gobierno, y hubo un choque en-
tre los estudiantes y los j6venes del Liceo, defenso-
res del Gobierno, donde precisamente estaba uno de
nuestros queridos compafieros y su actitud digna e
hidalga no debe silenciarse esta noche en la CAmara.

Hubo un estudiante, hijo del Magistrado Duval al
cual le pegaron un golpe, y fu6 un compafiero de nos-
otros,-segdin el informed que tengo,-fui el senior Die-
go VAzquez Bello quien con la hidalguia con que
siempre se produce, se coloc6 en :ituaci6n de impe-
dir que pudiera cometerse ninguin otro atropello con
los estudiantes, en aquella oportunidad. Los profeso-
res de la Normal y de la Escuela de Comercio han
ido de easa en casa saeando a los estudiantes para
levarlos a clase, coaocionando, verdaderamente, a las
estudiantas normalistas a las que han sacado una fo-
ti; rn 1.i (publicada en un peri6dieo de la capital),
done "ellas iban a la estatua de Marta Abren para
demostrar su arrepentimiento por no haber asistido
a classes y protes;tado contra el regimen actual." Y
esas normalistas fueron sacadas de sus casas por el
ejereito y llevadas alli llorando, seg6n muchas de
ellas cuentan, para obligarles a hacer la promesa y
el juramento de que estaban arrepentidas y de clue
no volverian a incurrir en esa falta!
SR. SAN PEDRO (EILIO) : iMe permit una inte-
rrupci6n? Querido amigo -Castellanos: Yo vivo
en la ciudad de Santa Clara, y como he estado en
el teatro de los acontecimientos estudiantiles, puedo
demostrarle que efeetivamente ha habido alli un co-


nato de huelga estudiantil, pero que no ha habido ab-
solutamente ninguna alteraci6n del orden. Todos los
estudiantes, conquistados con el revolver, como decia
S. S. han concurrido a clase; si efectivamente hubo un
grupo de estudiantes que venian por la calle en un
auto cargado de piedras, esos fueron detenidos y tra-
tados con much consideraici6n por- el supervisor In-
mediatamente que intervenimos en el asunto, el senior
VAzquez Bello y el que tiene el honor de hablar, fue-
ron puestos en libertad; es decir, que en Santa Clara
no se han interrumpido, en absolute, las classes en la
Escuela Normal ni en el Instituto.

SR. PRESIDENT (GUAS INCLiN) : Continide el sefir
Castellanos en el uso de la palabra.

SR. CASTELLANOS (MANUEL) : QuizAs por eso que
decia el distinguido compafiero, las madres villacla-
refias publicaron un manifiesto en que protestan, des-
de luego, y dicen:

"AL PUEBLO: Como es genera'mente sabido, he-
mos sido llamados los padres de los alumnus del Insti-
tuto Provincial, Escuela Normal y. de Comercio para,
en uni6n de los Profesores de esos Centros, buscar una
formula resolutoria del actual cnflieto estudiantil.

A fin de que no haya duda ni interpretaci6n torci-
da en cuanto a nuestra actitud frente a los hechos en
que han intervenido nuestros hijos y pupilos en est3s
61timos dias, queremos hacer constar lo ;Ii_.; t :

Que, sin merma del natural respeto que ha de exis-
tir de hijos a padres y tutores, estimamos norma sa-
ludable y fomentadora de la complete persqonalidad y
tignidad de nuestros hijos y pupilos, dejarles total
libertad en su acci6n cuando, en este caso, proceden
en virtud de acuerdos que obligan su honor y hom-
bria.

Que toda vez que se han registrado con motive del
actual problema estudiantil hechos de sangre de los
cuales resultan responsables agents de ]a autoridad
oonvertidos en atacantes inciviles de derechos ciuda-
danos, estimamos que la protest de nuestros hijos y
pupilos contra estos hechos bochornosos es plenamen-
te just y razonable y que si, como repulsa a tales
hechos, se ha decidido ana huelga pacifica y ordena-
da, no podemos los padres y tutores, conocedores ,de
los hechos abominables sucedidos en ciudades eomo
la Habana y Santiago de Cuba, forzar el Animo de
los que nos estin confiados para hacerlos desistir de
una aeci6n adecuada a la lesi6n sufrida.

Y que, por filtimo, y ratificando nuestro total es-
piritu de identificaci6n con las reivindicaciones estu-
diantiles, prometemos solemnemente a las autirida-
des y al pueblo en general, aconsejar a nuestros hi-
jos y pupilos que eviten alteraciones del orden pil-
blico asi como toda acci6n que vaya contra las leyes
vigentes.-Santa Clara, 18 de Noviembre de 1930.-
(f.) Concepcidn Setikn, Vda. de Rivero, Dulce Maria
E. de Landa, Anglica L6pez de Martin, Concepcidn C.
de la Fuente, Justina G. Vda. de Alvarez ;', Del-
gado de Ruiz, Juana Garcia Llerena, Mercedes F. de
Figueroa, Ed'wvigis L6pez de Eu -1,' :, C',, .'.;*i. Ma-
teos, Vda. de lIn;':, Rosa L6pez, Luisa A. Rodriguez
de. Garcia, Cdndida Hurtado, Dolores S. de Antuja,
Josefa R. de PNrez.


rc~nai~au,~.








28 DIARIO DE SESIONE'S DE LA CAMERA DE REPRESENT ANTES


Sn. SAN PEDRO (EMILIO) : En Santa ("'.t no se
ha registrado ningfn snceso que sea lamentable.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Nada mas que Ilevar
a esas ,i!i i l1orando ante la estatua de Marta Abreu.
Pero hay que declarar que el Supervisor, Comandan-
te Betancourt, se ha portado caballerosa y dignamen-
te, como cuadra akun military, y no ha cometido atro-
pellos de ninguna elase.

Aparte de eso, los estudiantes del Directorio estin
todos escondidos porque los perasigue la policia para
]levarlos sencillamente a la crecel; y .los estudiantes
del Instituto publicaron este: "MANIFIESTO":
Son muchas las almas de los estudiantes cubanos,
pero todas laten bajo un solo coraz6n.
Somos hermanos y "maldito sea" quien nos trai-
cione; hablamos asi, porque queremos la uni6n como
la ha habido hoy.
No lamentamos los heehos de ayer en la Normal,
porque todo culpable merece su castigo, nuestro de-
ber de :..!!i-,1 i o .. es seguir hasta el fin, y asi esta-
mos dispuestos.

Los padres no deben llevar sus hijos a elases, por-
que ya conociendo el program de los Estudiantes sa-
ben que es just "el derecho" que pedimos.
Saben esos padres que nos encontramos hoy mias
que nunca abrazados con carifio y llorando con valor
los atropellos que con nosotros han cometido en otras
provincias; no deben querer que se repitan con los
Estudiantes de Villaclara, deben evitar que nos ma-
temos con quien nos interrumpa por defender nues-
tra causa. Piensen los padres que las autoridades de
yanta Clara han sido hasta ahora nuestros grande
amigos y si por desgracia nos tenemos que enfren-
tar con ellos, "el pueblo civico de Villaolara forma-
rd el Jurado para castigar los padres prevenidos que
rompieron nuestra huelga poniendo .de instrument a
sus hijos."
\l,:i,.., son los padres de nosotros que han sido
estudiantes, deben conservar adn el recuerdo de
cuando besaban la Bandera Estudiantil, "alegres"
de sus tiempos, y en honor a ese recuerdo que tienen
la suerte de disfrutar no deben ser ellos los que inte-
rrumpan la Caravana Estudiantil, que persigue
nuestros dignos derechos. Deben respetarnos y pen-
sar que ya son muchos los recuerdos "malos" que nos
quedan en nuestra vida de estudiantes para el ma-
fiana. Si contribuyen a interrumpirnos har'n nims ne-
gra aun la Historia que contemos cuando estemos como
ellos.
El sentimiento de los Estudiantes cubanos no es
mias que la percepei6n de ]a verdad a travys del ven-
daval de la injusticia. Nuestra huelga es el triunfo
de la raz6n, del sentimiento y de la propia estimaci6n.
Estanmos viviendo horas tristes en sumo grado y
quiera el Cielo que triunfe la sensatez y la transigen-
cia de nosotros los estudiantes, porque toda lucha en-
tre cubanos es un "error."-Directorio. /..t ,.,.'
del Instituto."
En Oriente, el dia 10 de noviembre, el pueblo de-
rrib6 el busto del gobernador senior Barcel6, y caus6
desperfecto, al del senor Presidente de la Repiblica,


los cuales estaban en ]a Alameda Michaelson. Con ese
motive hubo una pequefia cuesti6n de orden p6blico,
y seg6n mi informaci6n, fue muerto un obrero, Kin-
de]An, y fu6 herida una sefiorita, sobrina del senior
Abril Amores agresi6n que explicaban el senior Allie-
gro y el senior de la Torre, cada uno de ellos de dis-
tinta manera, pero que ciertamente fu6 lasionada.
TambiEn lo fu6 Maria Catalina Cortina, que fu6 de-
tenida en los primeros moments, la que- declare la
huelga del.hambre y estuvo entire la vida y la muerte.
El Supervisor Militar, conocido por Arsenio Or-
tiz...
SR. ALLIEGRO (ANSELMO) : bMe permit S. S. una
interrupci6n con la venia de la Presidencia?
SSR. CASTELLANOS (MANUEL): Con much gusto.
SR. PRESIDENT (GuAs INCLIN) : Tiene la palabra.
el senior Alliegro, para una interrupci6n.
SR. ALLLIEGRO (ANSELMo) : No es el conoeido por
Arsenio Ortiz. Es, muy r, -.i.i,-ai,.oltf. el Coman-
dante Arsenio Ortiz, que ello responded exactamente
a sus nombres propios y apellidos muy legitimos, sin
ningfin g6nero de menoscabo. El Representante que
habla sabe 'I .. :1; nii,.- que el distinguido compa-
fiero, senior Castellanos para poder llevar con honor
]a alta investidura que ostenta, tiene el prop6sito de
fundarse siempro en la verdad, en la verdad absolute
y plena, sin que admit discusi6n, ni tenga el mas
ligero asomo de 1.... i,.1; pero su informaei6n no es
exacta, diserepa, por tanto, de la realidad de los he-
chos. Los bustos que en el paseo de la Alameda Mi-
chaelson estaban situados, del General Machado y
del Gobernador Barcel6, no fueron derribados por el
pueblo. Aquel pueblo que en ambos ilustres gobernan-
tes tiene motives muy sentidos y definitivos de con-
fianza; de seguridad y de gratitud; aquel pueblo que
fu6 autor de magnificas y estupendas ensefianzas pa-
ra amar ]a libertad y para conquistar la R.l-,ll1i...i.
no tiene esas determinaciones, que tanto desdieen de
la cultural y buena preparaci6n ciudadana. AiiIlli.-
bustos situados para honrar a dos grande cubanos
de las presents horas, levantados como testimonio
de admiraci6n, de respeto y de indiscutible conside-
raci6n y mereeimientos, fueron derribados por indivi-
duos sin escripulos de conciencia, por perturbadores
del orden p6blico, inspirados y estimulados por esos
mismos politicos a que hace un moment me referi,
cobardes, sin coraje y sin dignidad para actuar dan-
do el frente y responder pdblieamente de las conse-
cuencias, como corresponde a hombres dignos y res-
ponsables, acreedores a la confianza del pueblo.
Me costa que los estudiantes de Santiago de Cuba
no fueron responsables de aquellos escandalosos ac-
tos. Los estudiantes de mi region honran el recuerdo
do sus grandes y sienten con ealor y entusiasmo el
patriotism. Ellos fueron aquel dia terrible, de tris-
te y dolorosa recordaci6n, disueltos frente al edificio
del periodico "Diario de Cuba", despu&s de haber es-
ouchado un brillante discurso, pleno de sabia ense-
fianza, de amor patrio, exposici6n magnifica de rectos
principios y testimonio de cordura, de sensatez y de
serenidad, que les pronunciara el gran cubano Eduar-
do Abril Amores. Los disturbios no fueron ocasiona-
dos por los estudiantes. Elementos que reiteradamen-
te he hecho resaltar en esta noche, mezclindose entire








DIARIO DE SESIONES DE DA OAMARA DE REPRESENTANTES 29


ellos produjeron la perturbaci6n del orden pfiblico y
la alarm disociadora.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Desde luego que yo
no comparto la opinion del senior Alliegro...
SR. ALLIEGRO (ANSELMO) : Se positivamente que
S. S. no compare mi criterio en relaci6n con los he-
chos que expone, precisamente, porque aunque la in-
formaci6n que tiene no es veridica, en esa forma le
interest someterla a la consideraci6n de los Congre-
sistas presented.

SR. CASTELLANOS (MANUEL): Hay veoes que es-
tando en un lugar que parece bueno es uno quien ve
peor...

,SR. ALLIEGRO (ANSELMO) : Eso ocurre a los ciegos
y a los torpes; a los obeecados por la mala fe y a los
ignorantes; pero no a mi, que s6 observer y meditar
det'enidamente para no caer en las exageraciones per
nieiosas que tanto envenenan la conciencia publiea.

SR. CASTELLANOS (MANUEL): Pero hay veces que
estd uno en otro lugar y conoce mejor la verdad de
lo sucedido. Yo no discuto al senior Alliegro que, des-
de luego, lo estimo mejor informado que yo, que scan
algunos perturbadores los que derribaron los bustos,
hay que reconocer que desde el moment que atenta-
ron contra algo que esti establecido...

SR. ALLIEGRO (ANSELMO) :'Permita el senior Caste-
llanos. Me interest que quede definitivamente senta-
do: No fueron los estudiantes, fu6 una turba de per-
turbadores dirigida, repito, por politicos sin con-
ciencia y sin valor, que pretendi6 rescatar a los indi-
viduos que estaban detenidos en el Vivae Municipal
y esto, como es natural, no podian tolerarlo las auto-
ridades, pues con ello se quebrantaba la ley cubana
que no es, precisamente, la ley que rige en Moscou.

SR. CASTELLANOS (MANUEL): Es verdad, que casi
siempre a los que han tratado de imponer el orden
se les ha llamado tiranos, y a los que han tratado de
defender la libertad se les ha dicho revolucionarios.

Pero yo voy a pasar por alto lo de los bustos y se-
fialar una imputaci6n concrete y, estoy seguro que
el senior Alliegro lo debe haber leido, com o o he leido
yo. Me refiero al bando publicado en Oriente por el
Comandante Arsenio Ortiz. En ese bando se decia
que era necesario obligar a los padres a que inflaye-
ran sobre sus hijos, porque 61 no respetaria sexo cuan-
do tuviera que usar' de la violencia; es decir, el su-
pervisor military de un lugar, en un estado en que no
hay guerra, en que no hay una alteraci6n del orden
pdblico dicta este bando...

SR. ALLIEGRO (ANSELMO) : A today persona sensata,
forzosamente, sin vacilaciones ni dudas, tiene que
parecerle atinado y oportuno el band dictado por el
Supervisor Militar, senior Arsenio Ortiz, porque de
nadie mejor que de los padres pueden solicitar las au-
toridades, interposici6n de consejos y orientaciones
entire sus hijos para conducirlos, en cumplimiento de
los deberes que a los padres de familiar imponen la
sociedad, la moral y las leyes, por rectos caminos de
sabiduria y de acierto, salvo que S. S. entienda que
Sdebi6 dirigirse al Jefe Supremo de la Internacional
Roja de Moscou.


SR. CASTELLANOS (MANUEL): Esa es la ventaja del
parlamento, mientras de unos bancos se ve un asun-
to bien orientado, de los otros bancos se ve el mismo,
en forma opuesta.
Pero sigamos sobre el problema en general.
SR. RUBIO (MATIAS) : i Me permit una interrup-
ci6n su sefioria con la venia de ]a Presidencia?
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Con much gusto.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Tiene la palabra
el senior Rubio.
SR. RUBIO (MAiAS) : Aunque no tenia el propjsi-
to de interrumpir a S. S. por haberlo asi solicitado,
ya. que otros compafieros lo han hecho, quiero, antes
que se .pase a otro asunto, hacer varias importantes
rectificaciones a las informaciones que le han sumi-
nistrado a S. S. en relaci6n con el problema estu-
diantil de la ciudad de Pinar del Rio.

No es cierto que el Capitian Quintero haya atrope-
llado a los estudiantes -pinarefids. El Capithn Quin-
tero que es miembro de una familiar prestigiosa de
aquella ciudad y persona muy querida y estimada
por todos, ha conseguido por medios persuasivos que
todos los estudiantes concurran a elases dentro del
mayor orden.

No es cierto que al Director de la Escuela de Co-
mercio ni a ningfn otro Director de algfin plantel
educativo se e est6 formando expediente por comu-
nista.

SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Pero yo no ereo que
esto sea un motivo de violencia.

SR. RUBIO (MATiAs) : No estoy nada violent, aun-
que si me interest muy much rectificar lo de ]a for-
maci6n de expediente al Director de la Escuela de
Comercio por ser inexacto y porque este funciona-
rio, el cual, por cierto, es hermano mio, ni es comu-
nista ni perturbador, ni ha tenido el mis ligero roza-
miento con los estudiantes, ni con las autoridades.,

SR. CASTELLANOS (MANUEL): En Pinar del Rip
ademAs del Director de "La Voz", un estudiante fue
preso y traido a la Habana, tambion.
SR. RUBIO (MATiAS) : No s6 quien es, lo desconozco.

SR. ALVAREZ DEL REAL (EVELIO) : Eso no es un he-
cho extraiio en moments de perturbaci6n piblica, lo
natural es que cuando el orden se perturba, el Go-
bierno trate de restablecerlo, en la forma que estime
oportuno.
SuR. CASTELLANOS (MANUEL): Esto es lo normal
ahora; quiero dejarlo sentado, porque va a parecer
normal dentro de poco tiempo.

Tenemos en el extranjero, en el exilio, a j6venes
intelectuales cubanos, como Borges, Barcel6, y otros
muchachos mIs de nuestra Universidad, en mis de
cien o doscientos, que ban perdido su carrera y que
estan perseguidos por las autoridades y que'no pue-
den vivir en nuestro pais. En Mejico, uno de esos es-
tudiantes fu6 asesinado, me refiero al senior Julio
A. Mella y no se ha podido castigar al autor de ese
vil asesinato.







30 DIARLO DE SESIONRS DB LA CA&MARA DB RtPREISZENTANTE


Cuba va perdiendo, con todos estos problems estu-
diantiles, el tiempo indispensable para la preparaci6n
de los hombres del mariana, pero realmente esos estu-
diantes y esas normalistas, a mi juicio, han reivindi-
cado el honor de la generaci6n present.
Para que pueda apreciarse, en el future, la prepa-
raci6n y ecuanimidad del grupo estudiantil, que diri-
je el movimiento, vamos a leer el filtimo Manifiesto
del Directorio y la hoja que han publicado sobre el
retraimiento el pr6ximo 27 de Noviembre, dicen asi:

"EL DIRECTORIO ESTUDIANTIL UNIVERSI-
TARIO: Acuerda correspondiendo a las gestiones rea-
lizadas ante este Directorio por los sefiores Comandan-
te Alberto Barreras y doctor Lucas Lamadrid, lo si-
guiente:
El dia 29 de octubre, por medio de varies periodi-
cos, se hizo pfblico un MANIFIESTO-PROGRAMA
autorizado por el Directorio Estudiantil Universita-
rio en el cual se exponian ocho bases precedidas de
un important exordio, como condici-nales inmedia-
tas para reanudar entonees las actividades acad6mi-
cas paralizadas. En ese document, a pesar de la re-
ciente muerte de nuestro compafiero Rafael Trejo,
victim de las balas de la fuerza piblica que lo de-
rribaron para siempre mientras luchaba, legitima-
mente, por el triunfo de nuestras aspiraciones, se
compendiaban nuestros ideales inmediatos con today
serenidad y era entonces nuestra mis s6lida esperan-
za que el Gobierno nos atenderia sin dilaci6n, como
cumple a todo Gobierno que confront problems y
que los resuelve de buena fe, cumpliendo sus ineludi-
bles deberes de mandatario de la democracia.

Pero con gran sorpresa e indignaci6n por nuestra
part la actitud de las autoridades, lejos de corres-
ponder a la nuestra, tan legitima y justificada, deri-
v6 haeia un plano de arbitrariedad y de violencia in-
concebible, cuya primer manifestaci6n fue impedir
por la fuerza y por la coacci6n el proyectado home-
naje a la memorial del inolvidable camarada violenta-
mente desaparecido, como si se tratara de un delito
contra la seguridad del Estado. Violando ostensible-
mente las garantias constitucionales e hiriendo el mas
respectable de los sentimientos humanos-el recuerdo
a los muertos y el tribute doloroso a los hermanos
desaiparecidos-las masas estudiantiles que protesta-
ban de la absurda prohibici6n fueron disueltas y per-
seguidas durante various dias seguidos, y en todo el
territorio national, por los distintos cuerpos de la
mala entendida "seguridad", que golpe6 e hiri6 sin
piedad a los estudiantes de ambos sexos y a los ciuda-
danos que con nosotros simpatizaban a lo largo de
una series de incidents que han conmovido hasta lo
mds hondo la sociedad cubana, hoy espantada de ese
brote cruento de represi6n implacable contra la ju-
ventud.
No queremos hacer historic de los atropellos que
conoce el pfblico; por denunciarlos, los peri6dicos
de mAs autoridad fueron condenados a la ominosa e
inconstitucional censura previa, que fu6 rechazada
vigorosamente por medio de una abstenci6n que
constitute la mis ardiente y civica de ]as repulsas.
Miembros de este Directorio fueron encarcelados. A
los hogares se hizo llegar tremebundas amenazas. Y
como si fuera poco, la list de nuestras penalidades


se ha coronado con la humillante calumnia, echada
a volar por agents gubernamentales de que nuestra
actitud responded a la instigaci6n mal6vola de los lla-
mados "perturbadores de oficio", "politicos descon-
tentos" y "comunistas". Es bueno hacer constar que
si nuestro program coincide con el program de
otrao coiectividades ciudadanas, igualmente persegui-
das, ello no indica sino que en Cuba existe ya un fren-
to inico de opinion que clama por reivindicaciones
fundamentals y que lucha por principios sagrados,
y que la torpe administraci6n y la supresi6n de la li-
bertad conquistada en los campos de la Revolucion
afecta por igual a TODOS los sectors del conglome-
rado national, el cual pide unanimemente no un habi-
lidoso cambio de subalternos, sino un TOTAL Y DE-
FINITIVO CAMBIO DE REGIMEN;
Adaptandonos a las circunstancias, que se agravan
por mementos, el Directorio Estudiantil Universita-
rio, pues, se ha visto obligado a proceder cada vez
con mas cautela en lo que a sus determinaciones se
refiere. A nuestra causa se ha sumado todo el pue-
blo de Cuba; por nuestra causa muchos ciudadanos
que no son estudiantes, pero que tienen plena con-
ciencia de sus responsabilidades han sido coacciona-
dos en el ejercieio de derechos imprescriptibies. Con
gran sorpresa nuestra, despu6s de injuriarsenos con
el calificativo de INSTRUJMENTOS irresponsables
e inconscientes de otros elements que nada tienen
que ver en nuestras determinaciones ahora se preten-
de sfibitamente llevarnos a un arreglo precipitado sin
otra finalidad que la de conjurar por el moment la
crisis estudiantil. Y esta maniobra, lejos de tranqui-
nzar nuestros animos, ha sembrado una profunda
desconfianza entire los estudiantes de today la Repti-
blica, que impide a este Directorio arriesgarse a una
componenda festinada que bien pudiera culminar en
el descr6dito de la clase y en el fracaso de todos nues-
tros ideales. Los estudiantes no tenemos prisa.
Compendiando todas estas ideas en una resoluci6n
,final, el Directorio Estudiantil Universitario decla-
ra que la situaci6n present, amparadora de todos los
desmanes y a.tropellos cometidos en los dias en que
el Gobierno escogi6 la fuerza como dnico remedio a
nuestros males y como respuesta inica a nuestras pe-
ticiones, no le brinda garantias suficientes para la
rectificaci6n total de los atropellos realizados.
Cuando apelamos a la cordura y a la buena fe de
los que gobiernan, la replica fu el estableeimiento
del terror. Ahora, por motives que ignoramos, se pre-
tende atraernos con inesperadas y halagadoras pro-
mesas, pero la clase que representamos, con harto
motive, cree que no son sinceras. Y el Directorio Es-
tudiantil Universitario, esperando mejores tiempos
en que la libertad y la justicia resplandezcan en
nuestra angustiada patria, resuelve no aceptar nin-
guna negociaci6n, no sin antes agradecer profunda-
mente las buenas intenciones de los que hasta el mo-
mento present se han aproximado a nuestras puer-
tas con el patri6tico objeto de poner feliz termina-
ci6n a este estado normal de cosas, que nosotros no
hemos provocado.-La Habana, noviembre 18 de
1930.-Por la Facultad de Derecho: Carlos Prio So-
carrds, Manuel Varona Loredo, Augusto V. Miranda
Garcia, Justo Carrillo HernAndez, Jos6 Sergio Ve-
Iazquez, Rafil Ruiz Hernandez, Jos6 Morell Romero,
Francisco Suirez Lopetegui.








DIAR10 DTE SESIONBS DB IA CAMERA DE 1IENPRESENTANTES


Por la Facultad de Medicina: Rub&n Le6n Garcia,
Jos9 Leyva Gordill, Carlos Guerrero Costales, Fer-
nando L6pez Fern'ndez, Juan Antonio Rubio Padi-
lla, Rafael Escalona Almeida, Roberto Lago Pereda,
Por la Facultad de Letras y Ciencias: Ram6n Mi-
yar Millan, Carlos M. Fuertes, Ramiro ValdBs Dau-
ssA, Rafael Sardifias, Antonio Viego,-Por la Facul-
tad de Medicina: Zoila Mulet, Virginia Pego, Delia
Echeverria.
Por. la Facultad de Derecho: Angela Rodriguez,
Bertina Mourisset, Emelia L6pez, Isolina Perez.

Por ha Facultad de Letras y Ciencias: Silvia Shel-
ton, Clara L. Duran, Silvia Martel, Ines Segura, Ca-
lixta Guiteras, Sarah del Llano."
"AL PUEBLO DE CUBA: El Comite Universita-
rio 27 de Noviembre, representante legal de los Estu-
diantes de la Universidad de la Habana para conme-
morar el luctuoso aniversario del 71 expone:
Que a virtud y como protest de la suspension de,
las garantias constitucionales, originada por el estado
de excitaci6n reinante en la masa ciudadana desde
los tristes sucesos del 30 de Septiembre, que fueron
causa de otros similares e igualmente dolorosos, sc ve
en la obligaci6n de no verificar POR PRIMERA
VEZ EN LA HISTORIC DE CUBA REPUBLICAN,
los actos piblicos a dicho comit6 encomendados.
No sabemos cuantas victims faltan. Y antes de
exponer a un nuevo e initil derramamiento de san-
gre a mujeres y nifios, lo que exeitaria afin mAs al
vampirismo de los modernos "voluntarios" de Cuba
Libre, optamos, los estudiantes de 1930, por no cele-
brar el homenaje acostumbrado a los mArtires de
1871.
Habana, 27 de Noviembre de 1930. Comite
Universitario 27 Noviembre.
Con oeasi6n de los disturbios estudiantiles en la
Habana, en la noche del 13 de Noviembre filtimo, fu6
muerto de un disparo de arma de fuego, el menor
Luis Roche Rojas, que transitaba en uni6n de otro
nifio por la calle de Arroyo de Matadero entire Mon-
te y Manglar.
Parece que el menor arroj6 una piedra a un farol
y fu6 herido por la policia de la Octava Estaci6n,
que dispar6 contra l1, con rifle de reglamento. El
padre del menor acusa a varies vigilantes de este
hecho sin precedentes.
En estos moments hay que recorder las frases de
Renan, cuando decia: "La Revoluci6n mIs hermosa
la hizo Jestis, con las mujeres y los nifios." Puede ser
que ellos nos sefialen el camino de la libertad y del
honor.
La prenma, al no salir sus peri6dic'os, ha tenido un
gesto de gallardia extraordinaria, gesto que se tradu-
ce en la imposibilidad de que cientos de periodistas y
families de periodistas puedan vivir; en la muerte
possible de grandes empress constituidas por cuba-
nos y con dinero cubano; y ellos han preferido no pu-
blicar sus ediciones a salir con la censura estableci-
da. Esa es la realidad, y esa realidad debe conocerse,
para que juzgue la CAmara de la conduct que se
observa con la Prensa cubana. Yo podria decirle a


mis distinguidos compafieros,-porque he tenido el
honor de former parte de la redacci6n de un peri6di-
co de esta capital,-que se dict6 un decreto creando
la previa censura y que ese decreto fue sustraido de
la publieaei6n, porque se vi6 que era contrario a los
prmncipios constitucionales, pero de hecho no pueden
salir los peri6dicos, si-no se someten a la censura
previa.
Lean los compaieros la Constituei6n de ia Repd-
ileca y veran que dentro de sus articulos no pueue
suspenders la libertau de la irensa. Aio existe nm-
guna ley en la tepuolica que establezca la consura,
y no me explico como ha podudo estaolecerse, a tai ex-
Lremo que los periodicos no se publcan por la exi-
gencia ae esa misma censura.
En un pais libre, en un pais democratic, en un
pals done las instituelones deuen respetarse, se ex:
pnea eata censura, que a mi juicio es la mas grave
agresion que puede hacer el goblerno actual, a un
aerecho que gaintiza la Constitucion, porque si to-
uavia el Goblerno actual dictara un decreto porque
estimara que era un blen para la RIepublica y con-
siderase que era inuispensaDle para la supervivencia
ae nosotros mismos declarar la censura previa, enton-
ces tendria la responsabilidad de sus actos ante la
nmstora; entonees ese gobernante afrontaoa el pro-
olema posterior respect a la censura. No 1o hace asi,
se esconde, pero impone la censura y la censura es
abierta y manifiestamente inconstitucional.
"El Pais", uno de los peri6dicos que no se publi-
ca es 6rgano, no s6lo de la opinir n plblica sino del
Congress de Cuba, porque cada uno de los sefiores
congresistas tiene en ese peri6oico del H.o;... Horne-
do un lugar en sus columns para d.klulr-i todo lo
que a su persona y sus derechos corresponde; es ahi,
donde han aparecido articulos de los mas eximios de-
fensores del Gobierno, como el senior Alvarez del Real
y hasta del sefor Urquiaga...
SR. URQUIAGA (CARMELO) : No, yo no he eserito na-
da en "El Pais."
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Pero ha tenido fas
puertas abiertas en cualquier moment, y todos los se-
fiores Representantes aqui presented tambi6n las tie-
nen; sin embargo, ese organo de publicaci6n no pue-
de salir a la calle, porque se le impone la censura.
SR. RODRiGUEZ BARAHONA (VICTORIANO): Me per-
mite una interrupci6n S. S.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Con much gusto.
Sa. RopDiGUEz BARAHONA (VICTORIANO) : En uno
de los paises que yo tengo la seguridad que ha de
tener todas las simpatias del senior Castellanos, en la
Rusia actual, la censura previa se practice constan-
temente e impide, por todos los medios, la caida del
regimen por campaias de prensa, y se le prohibe no
solamente a los que estdn en la oposici6n, si no a los
que estdn al lado del Gobierno que hablen direct e
indirectamente de nada que pueda provocar la caida
del regimen.
SR. VERDEJA (SANTIAGO) : ~Y S. S. ve analogia en-
tre el Gobierno de Rusia y el de Cuba?
SR. RoDRiGUEZ BARAHONA (VIOTORIANO) : NO veo
analogia, pero en todos los paises en done existe un


-*-s,.-^. -'-*-,-'.*s3-.,. ';*-.' .L.ri'.-.t-'ite^&KAit'tft'aii'rt^--; r,*"1








32 DIARIO DE SESIONEIS DE LA C AMARA DE REPRAS'ErNTANTES


ideario nuevo se le ponen cortapisas a la prensa, y
no solamente en paises como Rusia sino en paises tan
adelantados como los Est&aos Unidos del Norte, por-
que yo pienso. y asi lo declare como cubano, que el
movimiento que aqui se present como estudianti'-
que en el orden de la juventud y de sus aspiraciones
tiene todas mis simpatias-en el orden de la protest
van acompafiados no s61o por elements de ]a oposi-
ci6n al Gobierno sino de los que'se aprovechan de to-
dos esos movimientos y los alientan, con otros fines
que no son los mismos que tienen esos estudiantes.
SR. VERDEJA (SANTIAGO) : No me i. i.'n a ese or-
den. S. S. encuentra semejanza entre,este Gobierno
y el Gobierno dictatorial de Rusia. Siendo asi, nos-
otros estamos bajo un regimen dictatorial.
SR. RODniGUEZ BARAHONA (VICTORIANO) : Yo no he
hecho analogia de ninguna clase respect a los Go-
biernos; y con la simpatia que siempre me inspira el
senior Castellanos, yo le decia que taLvez tuviera laa
simpat'ias de 61 a pesar de que alli se practice la cen-
sura constantemente.

SR. CASTELLANOS (MANUEL) : YO le agradezco al
distinguido compafiero las frases galantes que me ha
dirigido, pero no me conviene su galanteria. (Risas.)
En estos moments acercarse a los rojos es meters
en la candela.

SR. RODRiGUEZ BARAHONA (VICTORIANO) : Si es tan
malo para los que estamos en el Gobierno debia de ser
simpatico para los que estiAn con los rojos.

,SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Al Gobierno no lo
combaten los rojos, lo combat el pueblo. Es distinto
el problema.
(Abandona la Presidencia el e ; .., Quintin G, ,"'
y la ocupa el senior Guds Incldn.)
Aceptando esa interrupci6n, yo hubiera querido oir
del labio del distinguido .Il'.oi. i. senior Barahona
una argumentaci6n legal, es decir, una argumentaci6n
ft.-ilrll- a convencerme de que el gobierno actual
tenia el derecho de suspender los i, ..., i' -.- de la
Constituci6n cualquiera que fueran, para establecer
censura previa; que habia realizado ese acto en ejer-
cicio legitimo de un derecho; que la censura previa
esti dentro del orden legal; si el senior Rodriguez Ba-
rahona estima que se puede establecer por el Gobier-
no, rigiendo esta Constituci6n, la censura, yo quisie-
ra que me indicara cual es el precepto que permit al
Gobierno realizar eso que esta considerado por todos
los tratadistas como un atentado a la libertad de im-
prenta.
SR. RODRiGUEZ BARAHONA (VICTORIANO): No re-
cuerdo en qu6 fecha, pero en 6pocas pasadas un Go-
bierno de nuestra Repfblica no solamente estableci6
la censura, sino clausur6 peri6dicos. En el moment
actual no se ha clausurado ninguno, si no que no se
publican por acuerdo voluntario de.' eallos por no so-
meterse a la censura previa.

SR. DE LA CRUZ ('CARLOS M.) : iY por qub esti pro-
cesado ese famoso teniente de policia de apellido Cal-
vo ? EstA procesado por haber clausurado y haber vio-
lado el domicilio, sin autorizaci6n judicial, de la re-
vista 'Karikato."


SR. RODRiGUEZ BARAHONA (VICTORIANO): Me agra-
da que el senior de la Cruz haga una defense de nues-
tro Gobierno mejor que como la pudiera hacer yo: 61
demnestra como est, procesado el que tal cosa ha he-
cho. (Aplausos.)
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : No es esa una com-
petencia del Gobierno, es una competencia del Poder
Judicial. El Gobierno mand6 al teniente Calvo a clau-
surar la revista "Karikato", y el Poder Judicial, que
es el que regular las extralimitaciones de ley, process al
agent policiaco senior Calvo y lo tiene sometido a
causa, y en su dia, cuando se le sentence, la senten-
cia afirmari que hubo extralimitaci6n o violaci6n de
14 ley. 0
SR. RODRiGUEZ BARAIIONA (VICTORIANO) : Vuelvo a
felicitar al senior de la Cruz porque el Poder Ejecu-
tivo permit ]a independencia del Poder Judicial y
en otras 6pocas el Gobierno no permiti6 esa indepen-
dencia del Poder Judicial.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Esta noche sucede
algo raro. Para justificar los aetos de este Gobierno
se sacan a relucir los actos de otros, que pasa:r n ya a
la historic.
SR. AGUIAR (A\ill J.L A.): .Si el senior Rodriguez
Barahona se refiere al Gobierno del General Meno-
cal puedo decirie que ese Gobierno permiti6 el libre
ejercicio del Poder Judicial.'
Sn. RODRiGUEZ BARAHONA (VICTORIANO) : En el de-
bate no aludo a ning6n golierno, porque me gusta
seguir las inspiraciones de los sefiores de la Cruz y
Castellanos sobre que el debate debe ser elevado y
no debe personalizarse.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : El President* de la
Repiblica ha modificado la Constituci6n del Estado
cubano, cuando ]o ha considerado convenient a sus
intereses politicos.
El President de la Re:pfblica, ha declarado "clue
cumple las leyes siempre que las mismas sean consi-
deradas en beneficio de la patria", ha probado que
deja de cumplirlas, cuando-a su juicio-lo estima
convenient. Ha vulnerado la Constituci6n de la Re-
pdblica, varias ocasiones, cada vez que lo ha conside-
rado oportuno para sus planes de gobierno. Es deeir,
que, reasumiendo, el Presidente de la Rep6bliea tiene
todos los poderes piblicos en sus manos, no necesita
que el Congreso le autorice a suspender los derechos
individuals que garantiza la Constituci6n.
Para demostrar nuestro aserto, podemos decir, que
el senior Presidente de la Repfiblica ha suspendido-
por hechos evidentes-las garantias individuals, en
cada oeasi6n en que lo ha creido necesario. A los
obreros los ha detenido, los ha reeluido en fortalezas
militares (Manuel Mache, Presidente de la Herman-
dad Ferroviaria, a quien se exigi6 la renuncia del
cargo en la misma fortaleza de la Cabafia) y los ha
puesto en libertad cuando lo ha considerado oportu-
no. A los periodistas, los ha detenido tambi6n de la
misma manera, los ha internado en la propia fortale-
za military (Manuel Duefias, Pedroso, Alfredo Santia-
go, Algeciras) y otros, y despu6s los ha puesto en li-
bertad, todo sin mandate judicial. Los propios estu-
diantes del Directorio, fueron detenidos, y fueron li-
bertados, sin que hubiera un motivo judicial bastan-








DIARIO DE 5ESIONES DE LA JAMAIRA DE, REPRESENTANTES 33
--i


te justificado para ello, por la presi6n official del Go-
bierno.
Vamos a probar, con dates y citas irrefutables,
'nuestra manifestaci6n relative a que el senior Presi-
dente de la Republica ha dictado multiples Decretos
inconstitucionales,-aparte del Decreto suspendien-
do el meeting de los Nacionalistas, que asi lo declare
el Tribunal Supremo de Justicia.
El doctor Raul de Cardenas y Echarte, ilustre abo-
galdo, de extraordinaria inteligencia y conocimientos
juridicos, de modestia excesiva, que ha sido compa-
fiero nuestro en esta Camara, y que hoy-trabaja en
uno de los bufetes de mis prestigio de Cuba, el del
doctor Luis de Solo, en una conferencia pronuncia-
da en el Circulo de Aboga.dos de la Iabana el dia 11
de Febrero de 1927, estudi6 de magistral manera el
problema de las atribuioenes presidenciales, del al-
cance de la potestad reglamentaria de las leyes, que
al. President de la Reopblica le concede la Constitu-
ci6n de la Repfblica. No podemos sustraernos a leer a
]a Cimara parte de ese trabajo, que per su medular
argumentaci6n, merece la atenci6n serena de los dis-
tinguidos compafieros.
La Co'nstituci6n de la Repfiblica en su articulo 68,
inciso primero se ].!i.:.i- a la patent reglamentaria.
Dice el doctor Cardenas: "Al Presidente de la Re-
pdblica le correspond, dice, dictar cuando no lo hu-
biere hecho el Congreso, los Reglamentos para la me-
jor ejecucion de ias leyes, expeair, ademas los decre-
tos y las 6rdenes que para este fin y para cuanto in-
cumba al Gobierno y a la administracidn del Estado
creyere conveniente, sin contravenir en ningun case
lo es,iablevido en dichas leyes."

Segdn expresa el que fu6. nuestro Maestro, el doc-
tor Antonio Govin en su obra de Derecho Adminis-
trativo, al comentar el citado precepto, la potestad
reglamentaria del Presidente de la Repuiblica ofrece
tres aspects, que define de esta manera: 1? Dictar,
cuando no lo hubiere hecho el Congreso, los Regla-
mentos para la mejor ejecuci6n de las leyes; 2? Ex-
pedir los decretos y las 6rdenes para la mejor ejecu-
ci6n de las leyes; y 3? Expedir los decretos y las
6rdenes para cuanto incumba al Gobierno y adminis-
traci6n del Estado.
Me voy a referir, separindolos, a estos tres aspec-
tos de la potestad reglamentaria.
El primero de ellos, "dictar cuando no lo hubiere
hecho el Congreso, los Reglamentos para la mejor eje-
cuci6n de las leyes", esta indicando, come lo expre-
san las propias palabras de la Constituci6n, que pue-
den ocurrir tres cases: que el Reglamento lo dicte el
Congress al votar una ley, que delegue dicha facul-
tad en el Presidente de la Repdblica, o que no diga
absolutamente nada, que se abstenga de hacer decla-
raci6n, en cuyo case correspond la facultad dic-
tarlo al Presidente de la Relp6blica.
Nuestro Tribunal Supreme en diversas resolucio-
nes, ha establecido algunos criterios con respect al
alcance de la potestad reglamentaria: doctrine que es
muy acertada, muy en consonancia con lo que dicen
los tratadistas de la material al definir el concept de
dicha potestad reglamentaria: a ella me voy a refe-
rir inmediatamente.


Seguin auto de 14 de Octubre de 1905, "Reglamen-
tos son las disposiciones que se dictan para la mejor
aplicaci6n de las leyes, pues no es otro el objeto de la
potestad reglamentaria, que en el articulo 68 de la
Constituei6n se confiere, en primer tbrmino at Con-
greso y si este no lo ejercita, al Presidente de la Re-
pdblica."
En sentencia de 22 de Febrero del afio 1912 se di-
ce, "que el Reglamento no debe contravenir en nin-
gun ease a ]a leyf ni contener disposiciones nuevas."
En otras sentencias, nfimero 14 y 18 de 6 y 30 de
Septiembre de 1910, se consign la doctrine de que el
President de la Repflblica, al dictar un Reglamento,
no puede definir nuevos delitos, ni establecer tampo-
co penas que no estbn consignadas en nuestras leyes
penales.
Es lamentable, sefiores, que estas lecciones, que es-
ta doctrine de nuestro Tribunal Supreme no merez-
can al Poder Ejecutivo el respeto que deben inspirar,
digo esto, porque se observa, que en mas de una oca-
si6n como esta a que me acabo de referir, se hace una
declaraci6n de principios, se estableee una doctrine
y despu6s se reincide en lo mismo, se vuelve a dictar
un Reglamento inconstitueional. Con posterioridad a
la feeha en que se dictaron aquellas sentencias, ha
tenido que declarar de nuevo el Tribunal Supremo,
per otra de 24 de Noviembre de 1926, que el Presi-
dente de la Repfiblica no puede definir delitos ni es-
tablecer penas. En otra sentencia, de 22 de Marzo de
1917, se establece la muy important doctrine de oue
el President de la Repfblica, so pretexto de dictar
un Reglamento, no puede establecer reglas de inter-
pretaci6n de las leyes; que 6stas, despu6s de sancio-
nadas inicamente pueden ser interpretadas por el
Poder Judicial, esto es, por los Tribunales de Justi-
cia y no obstante esta declaraei6n, terminante y cate-
g6rica come se ve, per una Resoluci6n reciente de la
Secretaria de Hacienda (apareci6 en la Gaceta de 31
de Enero iltimo), se establecen verdaderas reglas de
interpretaci6n con respect a la aplicaci6n de otra
eiy del Congreso, la que vulgarmente se titula "Ley
del 8o."
Y vamos al segundo aspect de la potestad regla-
mentaria del Presidente de la Republica: expedir los
Decretos y las Ordenes para la mejor ejecuci6n de
las leyes.
Dice el doctor Govin, que realmente, una orden
que se expide para la mejor ejecuci6n de una ley, que
no suele tener a veees mis que dos renglones, tlenica-
mente no es un reglamento, pero que la material es
reglamentaria, porque ]a finalidad de tal disposici6n
no es otra que la mejor ejecuci6n de las ]eyes y que
siondo esa dicha finalidad, cae, por asi decirlo, dentro
de la material propia de la potestad reglamentaria.
Vamos ahora al tercer aspect que es este: expedir
los Decretos y las Ordenes para cuanto incumba al
Gobierno y a la Administraci6n del Estado.
Para mi, sefiores, este es el aspect do la po-
testad reglamentaria de verdadero cuidado, hata
el punto de que no existe en muchos passes, en los
Estados Unidos, per ejemplo. Los tratadistas lo lla-
man independiente o espontineo, porque no supone
la preexistencia de una ley. Muchos autores, algunos
tan conocidos de mis compafieros come Goodnow, di-








.3. 1 DIARIO DR SESIONES DBI LA CAMALRA DII REPRESENTANTES


-'-ii, 'li. e-i,. aispeeto de la potestad reglamentaria es
11.,1 \-,ia.:l.,i reminiscencia del Poder absolute de
r.. .*.l...I.tj.... Digo que, a mi juicio, este aspect es
.I. C-oil,,l,,. jlorque con much frecuencia el Poder
Ej,-in\... ,,, pretexto de dictar una resoluci6n que
i,.-irnlj, .i ,.iobierno y Administraci6n del Estado,
,.. talMl...:, lain la forma de un Reglamento, una dis-
I .:-.i:i .i. i... mrcado sabor y de marcado earacter le-
!latl.,., ,- i, .una palabra, dicta verdaderas leyes.
Me voy a referir, para que lo veaiA bien claro, a un
ejemplo: el Decreto nfmero 772, de 1923, vulgarmen-
te conocido por el Deereto de las Palmas. Por esta
disposici6n se prohibe a los propietarios de fineas
risticas tumbar los Arboles frutales y desmoehar las
palmas, sin el permiso de la autoridad; ademis se im-
ponen multas y se dispone que se hagan efectivas, en
defecto del page, por los Juzgados Correocionales. Co-
mo este caso hay muchos, se dietan verdaderas leyes
por el Poder Ejecutivo so pretexto de que sobre eaa
material no se ha legislado por el Congreso. La mate-
ria es arida y un tanto dificil. I Hasta d6nde llega la
facultad del Congreso? D6nde empieza la del Pre-
sidente de la Repuiblicat LCual es la material propia
del Congreso? ICual1 es la material propia del Presi-
dente de la Repiblica? En una palabra, 4cuhl es la
material legislative? I Cuil es la material reglamenta-
ria?
'A mi juicio, sefiores, para definir el asunto,
para establecer un criterio, es necesario acudir a
los autores de Dereeho y a los precedentes. La Cons-
tituci6n, como todo texto legal de esta clause, es breve
y concisa. En el articulo 59 se dice: "Es atribuci6n
del Congreso former las leyes de character general,'"
y en el articulo 68 se dice: "Es facultad del Presi-
dente de la Repfiblica dietar los Reglamentos para la
mejor ejecuci6n de las leyes." No resuelve la cues'-
ti6n, no define lo que es ley y lo que es Reglamen-
to, porque supone, desde luego, que para interpreter
su texto, como interpreter el de todas las leyes, es ne-
cesario, acudir a los precedentes, a la legislaci6n de
otros paises, a la opinion de los Tratadistas, a cuan-
to se haya escrito por los que se han ocupado de la
material. Es necesario, pues, para distinguir la Ley
del Reglamento, acudir a aquellas fuentes.
Segfin los Tratadistas de Derecho Politico mAs re-
nombrados, como Esmein, Haurion, Duguit, y los Ci-
vilistas mis insignes, como Planiol, Colin y Capitant,
Baudry Lacantinerie, Ricei y otros muehos: ley es to-
da disposici6n, today regla de derechos de caracter
general, obligatoria para los ciudadanos. Y segfin esos
propios autores es Reglamento, toda disposiei6n ema-
nada del Poder Ejecutivo, con objeto de comiplemen-
tar una ley, regulando los detalles de su aplicaci6n.
Segfn este criterio, cuando veamos un Reglamento
dictado por el Poder Ejecutivo que contenga verda-
deras reglas de derecho y que no se circunseriba a
complementary la ley, a regular los detalles de su eje-
cuci6n, podremos asegurar que se ha invadido la es-
fera de acci6n del Poder Legislative.
Hay otra fuente de interpretaci6n, si cabe, mis au-
torizada que la opinion de los Tratadistas, una que
constitute el A. B. C. por asi decirlo del Derecho Pu-
blico: la declaraci6n de los derechos del hombre y del
ciudadano y el Bill of Rights de las Colonias Ameri-
canas; pues bien, vamos a examinar ese mismo decre-


to sobre "las palmas" a que me referia antes, a la
luz de estos textos.
Segfin el articulo 4 de la declaraci6n de los dere-
chos del hombre y del ciudadano, "Los derechos na-
turales de cada hombre s6lo pueden ser regulados por
la ley." AnAloga disposici6n contiene el articulo 10
del Bill of Rights de Massachusset. En este Deereto
niumero 772 se coarta la libertad del individuo desde
el moment que se le pone una limitaci6n al derecho
de disponer de su arbolado en la forma que lo tenga
por convenient; contiene, pues, verdaderas reglas
de derecho. El articulo 8? de la propia deelaraci6n
de los derechos del hombre y del ciudadano dice:
"Nadie puede ser castigado ma que en virtud de una
ley'establecida y promulgada con anterioridad al de-
lito y legalmente aplicada"; un precepto analogo es-
tA contenido en el articulo 18 del Bill of Rights de
New Hamsphire y en el articulo 15 del de Maryland.
En este Decreto, come antes he dicho, se contienen
disposiciones de caracter penal y hasta se previene
que de la multa que se imponga a los infractores par-
ticiparan los agents del Orden Pfiblico que hagan
la denuncia. "Las Contribuciones, dice el articulo 14
de la declaraei6n de derechos del hombre y del ciuda-
dano, serdn establecidas por el pueblo mismo o por
su representante." Analogo precepto estd contenido
en el articulo 23 del Bill of Rights de Massachusset.
En este propio Decreto se establecen impuestos, desde
el memento que se previene que part del imported de
la multa ingrese en el erario piblico. Por este tenor,
sefioras y sefiores, podriamos referirnos a infinidad
de Reglamentos dictados per el Presidente de ia Re-
pifblica que son verdaderas leyes, porque contienen,
repito, verdaderas reglas de derecho.
Pero se dird si las leyes, come dice un principio de
derecho, deben ser interpretadas en forma que pro-
duzean algfin resultado. 6 Con qu6 objeto entonces la
Convenci6n Constituyente corisign6 en esta disposi-
ci6n que el Presidente de la Repftblica puede expedir
los Decretos y las Ordenes para cuanto ineumba al
Gobierno y Administraci6n del Estado? A mi juicio
para referirse a una material que es muy vasta, que
es muy amplia: la que abarca cuanto se refiere a las
funciones activas de la Administraci6n. No hay mas
que hojear cualquier tome de nuestra Coleeci6n Le-
gislativa y se eneontrarh en 61 infinidad de Resolu-
ciones del Presidente de la Repuiblica que correspon-
den a la 6rbita de acci6n de esta facultad.
Dice un Tratadista tan ilustre como Duguit, censu-
rando por cierto este aspect de la potestad reglamen-
taria, que a su juicio no debe star circunscrito mis
que el ejercicio de aquellas facultades que se refieren.
a la organizaci6n de los servicios piblicos o a la con-
servaci6n del orden pfiblico.
Y vamos ahora a la segunda parte de mi tema: La
Potestad Legislativa y la corruptela conque se incu-
rre en la practice, en la actualidad, en el ejericiio de
Ia misma.
Desde que Montesquieu di6 a conocer el principio
ingl6s de la separaci6n de los poderes, no ha habido
pueblo que al redactar su constituei6n, no haya con-
signado en ella dicho principio: la division de los Po-
deres en Legislative, Ejecutivo y Judicial. Segfin
Montesquieu cada uno de esos poderes represent un








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 35


aspect distinto de la soberania popular: el Parla-
mento, la voluntad soberana legislative; el Jefe del
Estado, la voluntad soberana Ejecutiva; y los Tribu-
nales de Justicia, la voluntad soberana judicial; y es-
triba la garantia del derecho de todos los ciudadanos,
ddecia, en que cada poder se circunscriba a su 6rbita
de acci6n y no se salga de ella.
Nuestro Congreso, en estos tiempos, iltimnos, ha ve-
nido delegando reiteradamente sus tacultades en el
President de la Repdblica y a mi juicio, semejante de-
legaci6n es la infracci6n mas clara, evidence y mani-
fiesta que se puede dar del texto constitutional. Dice
Esmein, que la competencia nunca es delegable, que
cuando se confiere una atribuci6n a un Poder es pa-
ra que la ejercite, nunea para que la delegue. El Po-
der Legislativo, dice otro escritor, Duguit, es titular
de sus facultades, pero esas facultades no son un bien
patrimonial de ese Poder Legislativo, es decir, no
puede ,disponer libremente de ellas, ha de ejercitarlas
el y inicamente e1.
Voy a referirme a algunos casos recientes en que
ha sido delegada la facultad de legislar.

Segin la Constituci6n de la Repiblica, articulo 59,
inciso 89, es atribuci6n del Congreso establecer las
contribuciones e impuestos de character national que
sean necesarios para las atenciones del Estado; pues
'bien, por el articulo 12 de la lamada Ley de Ouras
Pdblicas, se autoriza al Presidente de la Republica
para establecer un impuesto de trinsito y locomoci6n
sobre vehiculos que circulan en la Replblica. Por
cierto, que el Presidente de la Republica, al hacer use
de esta atribuci6n, hace algo mas que establecer los
impuestos; por su Decreto numero 487 de 1926 esta-
blece penas, establece multas para los infractores del
mismo, y por una disposici6n posterior, la instrucci6n
de la Secretaria de Hacienda numero 38 de dicho afio,
se previene que los infractores, en defecto de pago,
serdn conducidos para su castigo a los Juzgados Co-
rreceionales.

Se dice en otra ley posterior, la de 9 de Febrero de
1926, que per un period de tres aios, a contar desde
la fecha de la promulgaci6n de la misma se concede
al Poder Ejecutivo de la naci6n la mis amplia facul-
tad para revisar la vigente Ley de Aranceles de Adua-
na, pudiendo sefialar nuevos tipos de derechos, ex-
tinguir los existentes, crear nuevas partidas de cual-
quier sistema de column y gravar o proteger espe-
cialmente determinados products extranjeros por ra-
z6n de su origen, con la sola obligaci6n de dar cuen-
ta, en mensaje especial, de lo que hiciere en esta ma-
teria, al Congreso de la Rep6blica.

Dice el propio articulo de la Constituci6n a que me
acabo de referir, en su inciso 11?, que es tambi6n
atribuei6n del Congreso, fijar el numero de las fuer-
zas de mar y tierra y determinar su organizaci6n y
por una ley de 2 de Marzo de 1926 se autoriza al Pre-
sidente de la Republica, en su caricter de Jefe Su-
premo de las fuerzas de mar y tierra, para la reorga-
nizaci6n del Ej6rcito y la Marina Nacional utilizan-
do los organisms existentes o creando otros nuevos,
si lo creyere necesario, revisando y adaptando las dis-
posieiones legales vigentes para ambas instituciones.
Otro easo de delegaci6n de facultades en el Presiden-
te de la Repfblica. En este easo como en el de la Ley


de Obras Pfiblicas, el Poder Ejecutivo, se excede de
la delegaci6n que le fu6 otorgada.
Por el Decreto 1700 de 1926 se dice en su part dis-
positiva: "Por tanto, hacienda uso de la facultad que,
me concede la ley de 2 de Marzo-6sta a que me aca-
bo de referir-a reserve de dar cuenta al Congreso,
de acuerdo con lo prevenido en el articulo 4 de esta
ley, a propuesta del Secretario de la Guerta y Mari-
na, resuelvo que los Tribunales se rijan p-or las dis-
posiciones de la siguiente Ley de Reorganizaci6n de
los Tribunales de las Fuerzas de Mar y Tierra." Se
le dieron facultades para reorganizar la Marina y et
Ej6rcito, y se dicta una ley, reorganizando los tribu-
nales de mar y tierra, infringi6ndose no s6lo el pre-
cepto constitutional a que antes aludi sino el articulo
90 de ese propio texto que dice: Los Tribunales de
las fuerzas de mar y tierra se regularan por una ley
organica especial.
La mas grave de todas estas infracciones es, a mi
juicio, la que se contiene en la ley de 3 de Marzo de
1926. Hasta ahora hemos visto que se le ha dado fa-
cultad al Presidente ue la Repfblica para dietar le-
yes; en 6sta se le faculta para modificar una que po-
cos dias antes votara el propio Congreso. El Congre-
so vot6 la llamada Ley de los Registros; fu6 remitida
at selor Presidente de la Repdblica y poco despues,
es aprobada esta otra, en cuyo articulo 19 se dice:
'Se concede autorizacidn al Ejecutivo Nacional para
que por una sola vez al dictar el Reglamento chaga
ias modificaciones y supresiones a la ley aprobaua
por la Cdmara en la seai6n celebrada el 9 de Febrero
de 1926 y por el Senado en 15 del propio mes y ado,
que estime necesarias a la mejor apiicaci6n, desenvol-
vimiento y ejecuci6n de esa media legislative que
divide los Registros .de la Propiedad Inmuebles y
Mercantiles y crea el de la propiedad Mueble, de Cr6-
ditos y Ferrocarriles."
Por fltimo, por otra ley reciente la de 27 del mes
pasado, a pesar de que se consigna tambi6n en el ar-
ticulo 59 de la Constituci6n a que me he referido con
reiteraci6n, en su inciso 29 que es facultad del Con-
greso, diseutir y aprobar los pres.upuestos de gastos
e ingresos del Estado, se previene, que queda autori-
zado el Poder Ejecutivo paraque durante lo que res-
ta del present afio fiscal acuerde en la aplicaci6n de
todas las leyes econdmicas y fiscales vigentes, las dis-
posiciones que consider convenientes para la mejor
administraci6n y regimen del Estado.
Y tenemos, por fltimo, la ley esta que faculty al
President de la Repdblica para acordar la suspen-
si6n de las garantias constitucionales en los lugares
que estime oportuno y por el termino de sesenta dias.
.Si es una facultad del Congreso el suspender las ga-
rantias constitucionales y el Congreso ejercita esa fa-
cultad, en buena hora. Si el Congreso determine que
suspended esas garantias per un period de tiempo en
tales o cuales lugares, esta bien, pero delegar la fa-
cultad que al Congreso corresponde, en manos del Po-
der Ejecutivo para que 61 suspend las garantias
constitucionales cuando quiera es despojar al ciuda-
dano de uno de los derechos mas sagrados consigna-
dos en la Constituci6n.
Sefiores Representantes: La mayoria de nuestros
compafieros de provincial saben que en el campo ra-
so, en la campifia cubana, en ese desamparo en que








36 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


se vive en Cuba por el guajiro, en los lugares donde el
guajiro no tiene mas defense y albergue que la ley,
me quiere decir esta Cimara si no entiende que es un
grave peligro que se crea a los hombres del campo
votando la suspension de las garantias constitueiona-
les. El hombre del campo vive solo; el finico amparo
que tiene es esa Constituci6n, que como decia ante-
riormente vs el cielo donde se refugian todos los de-
biles; si esas garantias se suspended el pobre guijiro
setr el que mis sufra las consecuencias.

No quiero molestar mas la atenci6n de mis compa-
fieros que han sido muy carifiosos y ben6volos conmi-
go. Ellos han recibido mi palabra como expresi6n de
mi pensamiento veridico, yo he expuesto mis ideas
como lo hago siempre, sin odios ni rencores, con todo
el afecto de que soy capaz, I'.... 'i.. yo croo que so-
lamente sefialando errors, es possible que Dios
nos oiga, y al decir "Dios", me refiero al "egregio",
al senior Presidente de la Reptblica, porque es nece-
sario que 61, conociendo la situaci6n de su pueblo, im-
pida que haya mas alarma, mas zozobra y se d6 cuen-
ta que el pueblo lo que desea es que le hablen al alma,
per6 no por medios violentos, no con medidas drasti-
cas, no derramando sangre, no lanzando al ej6roito
contra los estudiantes y las nifias, sino por medios
carifiosos de convicei6n, por otros medios que no sean
los de la fuerza y violencia, tnicos que sabe emplear
este Gobierno.

Si niosotros pudi6ramos resolver el conflict, si con
nuestra propia renuncia pudiera acallarse el mal que
estamos palpando, si la normalidad se restableciera
porque todos los Representantes presentaran la re-
nuncia de sus cargo, tengo la seguridad que no ha-
bria un solo i,,n.r1,,. i" que no pusiera esa renuncia
aobre la mesa con tal de salvar a la patria. Si renun-_
ciando el Presidente puede desaparecer el malestar
general, por qu6 no renuncia el General Machado?
He dicho.

SR. PRESIDENT (GuAs INOIAN) : Tiene la palabra
para consumir-un turno en pro el senior Alvarez del
Real.

SR. ALVAREZ DEL REAL (EVELIO) : Sr. President y
--i,... Representantes: Mi querido amigo y compaie-
ro el senior Caste]lanos, ha ejercitado con elocuencia
implacable sus facultades de fiscal. Ha hecho un dis-
curso notable epmo todos'los suyos; pero de tono ru-
giente. Yo lo har6 apacible. Como decia un peri6dico
a prop6sito de dos conocidos personajes: 61 es la tem-
pestad; yo soy el c6firo .(Risas).

iEI1 -.. l. con un ruego: el de que no se me inte-
rrumpa. Ya s6 que aqui se acostumbra, y yo mismo
me reprocho de hacerlo a veces. S6,.tambi6n, que este
es un procedimiento, parlamentario que suele usarse
por algunos compafieros con extraordinaria habilidad
e ingenio. L~n cambio, result fatal para el orden
normal de las ideas. Y si el orador no es un pilot
de altura, en este mar proceloso de las luchas y de las
agonias, irremisiblemente se pierde.

Lejos estoy yo de ser ese piloto, como lo prueba la
precauci6n que he torado de fijar las ideas funda-
mentales de mi discurso, en estos apuntes. No soy un
orador, sino un periodista que viene humildemente a


colaborar, como puede, en el brillantisimo debate que
nos ocupa.
En realidad, no pensaba intervenir en 61, y, si aho-
ra lo hago, mis adelante explicar6 por qu6. No lo con-
sideraba necesario, porque una de dos: o la Camara
ha perdido la noci6n de su deber y de la realidad
que atravesamos, o hay que aprobar ]a ley que se dis-
cute, tal como viene del Senado.
No estamos en el primer caso por fortune. Pero si
la ley npo necesita defense, se imponen determinadas
aelaraciones. Si se nos acusa, tenemos que defender-
nos. Estamos viviendo una hora de terrible confusion,
de grandes pasiones, de lamentable insinceridad, y
ha llegado el moment de pedir, como lo hiciera, en
ocasi6n memorable, el eminent parlamentario espa-
fiol don Antonio \i.m,,: Luz y taquigrafos.
Luz, pido yo, para las inteligencias extraviadas y
para ]as conciencias turbias.
Luz, para los que c6modamente aspiran a envol-
verse en la penumbra de la irresponsabili-dad perso-
nal cuando se formula formidable acusaciones co-
lectivas.
Luz, para que se exhiba plenamente todo lo que
hay de mentira, de falsedad, de egoismo, de interns
personal y de plebeya groseria, en la campafia que
se realize.
Luz, para que no resulten infecundos, por envol-
verse en las estridencias de la 6poca, ni el noble es-
fuerzo, ni !a legitima aspiraci6n de mejoramiento, ni
el impulse generoso y patri6tico que muchas elases,.
muy especialmente las humildes, aportan siempre con
sinceridad y buena fe, a los grandes movimientos po-
liticos y sociales.
Luz, que tampoco nos excluya a nosotros y que ilu-
mine las culpas propias; pero junto con las agents,
a ver si de este modo se serenan los espiritus, y la ra-
;z6n sustituye a la soberbia que es double pecado capi-
tal para el cristiano y el patriota.
Taquigrafos, para que lo recojan todo: acusaci6n y
defense. Afirmaci6n y contradicci6n. Lo que nos de-
nigra y lo que nos enaltece. La cumbre y el llano. Lo
grande y lo pequefio. El resplandor de las inteligen-
cias, y la sombra de ]as almas. (Aplausos).

T "1"'.'11", para que recojan este episodio de la
historic de Cuba, y a costa de muchos nombres que
se consideran invulnerables, a costa de los mas mo-
destos como el mio, rememorando las grandes desdi-
chas de la 6poca, se le pueda ensefiar a nuestros hi-
jos: Aprendan como se desgarra y se empequefieee a
la Patria. Aprendan como se recorre el amino de las
grande claudicaciones hist6ricas. Vean la formula
supreme con que Cuba se salvaba en 1930: Derriban-
do Presidents. Clamando por la intervenci6n extran-
jera. Pretendiendo sacrificar las instituciones fun-
damentales a la integridad de un C6digo Electoral.
Deolarando que todo es intangible en Cuba, menos la
Repfiblica: las ambiciones legitimas, o no de sus pr6-
ceres; la legislaci6n que redact6 una pluma ..xii .i;.,;
los interestss cada vez mas diversos y oscuros de los
adversaries de la situaci6n; el triste espeeticulo de
los grandes patriots refugiados en su egoismo y en
las grandezas de su historic, y que se enferman de








DIARIO DE SESIONES DE LA CAIMARA DE REPRESENTANTES 37


reneor y de despeeho cuando los vaivenes de la po-
litica los condenan al ostracismo. (Aplausos).
La cuesti6n planteada, nos obliga a todos en tres
aspects esenciales. Y sin: la defense de ]as institu-
ciones, puesto que ha llegado a pedirse la caida del
regimen; la de los partidos actuales; la de las respon-
sabilidades comunes a ]a political solidaria del Eje-
cutivo y del Congreso.
Lo primero, no puede quererlo nadie en esta Ca-
mara. Pertenece a un mundo de ideas, llamado nue-
vo, aunque en realidad significa una regresi6n a los
estados primaries del agregado social. R6gimen y go-
bierno son cosas distintas. Regimen es ]a organizaci6n
estatal, o, como dice Spengler, la forma del Estado.
Cuando se pide la destrucci6n del regimen, lo que se
pide es la destrucci6n _d la Repfiblica.
1,Pero a qu6 insistir? Nadie en esta Camara, lo re-
pito, querria cambiar la ribera segura por el oleaje
tempestuoso. Ni siquiera el senior Castellanos que al-
guna vez ha coqueteado con las ideas rojas, como nos
recordaba haee un moment con much ingenio el se-
fior Rodriguez Barahona. Ni siquiera el senior Bosch
que un dia nos revel6 sus curiosidades intelectuales,
honrando ]a memorial de Lenin en las serranias de su
rincn natal. (Risas).
Conviene, sin embargo, anotar ]a existencia del fe-
n6meno, siquiera como sintoma de algo que no se ve
todavia de un modo claro y concrete, pero que se di-
buja como uno de tantos peligros entire los muchos
que ya nos conturban. Parece coma que empiezan a
sonar en nuestro medio, los primeros latidos de qui-
meras sociales que ya amenazan y mantienen en esta-
do de inquietud al mundo entero, como consccuencia
de la post-guerra.

Hay una clase de politicos que el tratadista alemaun
Fish, en el pr6logo de su obra mis reeiente de Dere-
cho Pfiblico, califica con frase grifica de "servidorte
de 16s acontecimientos."
A ellos me dirijo-en este caso. A los "servidores d(c
los acontecimientos." A los que por afAn inmodera-
do de popularidad, siempre estlin pregnntandose
d6nde estin las pasiones grandes o pequefias, justas o
injustas de la multitud, para correr a servirlas. Cuan-
do se habla de derribar al regimen, no se piensa so-
lamente en el Poder Ejecutivo, sino que todo e.,stA en
peligro: nosotros y nuestros adversaries. Los parti-
dos y las instituciones.

Recorran la historic de estos filtimos tiepnpos. Aeu-
dan al ejemplo de lo que ha ocurrido en otras nacio-
nes. Cuando por campafias de indole parecida a la
que ahora se rcaliza en Cuba cuando ciertos impul-
sos demag6gicos del espiritu colectivo han pretendi-
'do destruir o debilitar los resorts del Poder Pibli-
co, ]a conseeuencia inmediata ha sido 6sta: o ]a die-
tadura de tipo fascista, como en eiertos paises de Eu-
ropa, o el imperio de las dictaduras militares como
en Sur AmBrica. De todas maneras, el regimen de la
fuerza sustituyendo al regimen del derecho; sitnacio-
nes de facto, al margen de las leyes; el desorden so-
cial y la dictadura de la multitud sustituyendo a la
personal como en Rusia: millones de series desangrin-
dose en la probeta de ensayo de una humanidad
nueva.


La sociedad cubana se organize y deseansa en las
ideas liberals y democr6ticas de la burguesia del pa-
sado siglo. Con ellas fundaron nuestros padres la Re-
pfiblica, en la manigua heroic. Es el legado glorioso
de nuestros antepasados, y tenemos que defenderlo
frente a formulas nuevas en process de formacin y
de tanteo, algunas; otras, definitivamente I ..- i.-
El mejor amino para ello, es conservar las i,-f..,,
del euerpo social en vez de atomizarlas en intestines
luchas. Que en las alturas oficiales se reeuerde en to-
da 6poca la supreme formula: "Gobernar es transi-
gir." Que las oposiciones no acumulen contra el go-
bernante, como ahora, y como siempre, cargos'exage-
rados, acusaciones despiadadas, resentimientos que
acaban por hacer impossible cualquier intent de ave-
nencia.

Ya eolocadas las cosas en este plano desdichado, la
reacci6n del Poder no puede ser amable y transigen-
te, sino en6rgica y dura hasta donde result neecesa-
ria. Esto 1o saben por experiencia propia los que ayer
lo ejercieron en circunstancias pareeidas, y pretenden
ahora a la sombra de las libertades piblicas, que se
les deje realizar, sin molestias y sin peligro, la obra
de desconcierto y de disoluci6n, que se han propues-
to. Las transgresiones de la ley y de la justicia, si son
intolerables cuando las realize el gobierno, no !o son
menos cuando se convierten en prictica constant de
sus enemigos. Y si al frente del Ejecutivo no estu-
viese un amigo personal del que habla; si por razones
que mis adelante explicar6 no me considerate obliga-
do a prestarle mi apoyo en este moment dificil, 1o
haria de todas maneras. Porqne siempre me parece-
ra un mal eintoma en mi pais, un sintoma de disolu-
ei6n, un sintoma de muerte, la relajaci6n del princi-
pio de autoridad, la falta de compenetraei6n y de
apoyo reciproco en los Poderes Pfblicos, la actitud
subversive de ciertas classes, el grito de guerra cue se
lanza, como decia antes, no ya contra un gobierno,
sino contra la esencia misma de las institneiones.

Si aqui se estuviera haciendo political en el verda-
dero sentido de esta palabra, political de partido den-
tro de los canes del derecho, political de partido den-
tro de ]a norma constitutional, el hecho de que se
pidiera la suspension de garantias, seria inadmisible.
Ningfin gobierno puede, en efecto, dentro do un r6gi-
men democritico, colocarse en situai6n de privile-
gio frente a las oposiciones. Pero este no es el caso
que ahora confrontamos. E-i -. no son las circunstan-
cias actuales. Tal criteria inexpugnable en boras de
paz, deja de serlo en horas de borrasca. Y aunque
pretendan negarlo. aunque afecten deseonocerlo nues-
fros adversaries. lo cierto es que de un afio a la fe-
cha, hay un estado de perturbaci6n en el Dais: que se
agitan enel ambient amenazas de toda indole; que
se annncian catastrofes mis o menos cereanas; que la
conciencia pfiblica viene constantemente perturbada
por un estado de desorden que ya se ha coneretado
algunas veces en aetos materials y desgraciadamen-
te sangrientos.
Near que vivimos en plena propaganda revolucio-
naria e intervencionista, es near la verdad misma.
Negar que el gobierno ha hecho today clase de esfuer-
zos para busear soluciones pacificas y resolver deter-
minados problems, no es, sino una mis entire las
muchas injusticias que se le atribuyen. Negar que








38 -. DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPREISENTANTES


todo ensayo de political transigente, en vez de ate-
nuar algunos males s61o ha servido para empeorarlos
por entender los enemigos del gobierno que esto era
un sintoma de debilidad, tambien es otra de las in-
justicias de la hora actual. Como lo es igualmente,
desconocer que muchos amigos de la situaci6n, come
Wifredo Fernandez, el senior Santiago Rey y el Re-
presentante que habla, fuimos a tocar no ha muchos
dias a la puerta de personalidades eminentes que hu-
biesen podido ayudarnos en una tarea conciliadora.
,Y sabois lo que encontramos, sefiores? Encontramos
el frio en los corazones y en ciertos cerebros privile-
giados, las mismas intransigencias de 1906 y de 1917,
resultando vencidos, tambi6n, en esa oportunidad, el
consejo luminoso de Montoro y el nobilisimo y de-
sinteresado de Miguel Angel Aguiar,

Pretender que el Presidente se cruce de brazos, que
I,., rugir impAvido la tempestad que ]e amenaza,
que presence impasible c6mo se agiganta el ej6reita
de sus adversaries hasta en el propio recinto de esta
Cfmara que ]e rindiera tantos liII..m. Ii.- y tantas
voluntades en dias de esplendor y de omnipotencia,
es querer decirle: espera a que las multitudes se or-
ganicen y suban las escaleras de Palacio a dictarte
la dimisi6n o a arrancarte la vida. Cuando el gobier-
no se defiende, tiraniza. Cuando la oposici6n ataca,
ejercita un deber patri6tico. Cuando el gobierno pre-
tende mantener el orden, el desorden reclama la im-
punidad. Si el gobierno se defiende, es sanguinario.
si se deja atacar. lo derriban. (Ova,ci6n prolongada.
Algunos seiores Representantes aban-Tonan sus esca-
ios y acuden a estrechar la mano de' senor Alvarez
del Real).

He aqui la 16gica de nuestros adversaries; he aqui
come razona la oposici6n. Por lo que se refiere a la
que algunos entienden que debe ser la actitud de la
CAmara y de los partidos en estos moments, no son
menos peregrinos los eriterios imperantes.

Se reconoce que la situaci6n es grave, y se preten-
de que la CAmara le niegue al Poder E l.-~it- .- los
recursos que establece la Constituei6n, precisamente
para usarlos en oportunidad como la present. aun-
que ello despierte los escripulos juridicos muy res-
petables del sefor Castellanos. Se proclama que el
gobierno esta vacilando come consecuencia de actos
realizados en comfin por los Poderes Eiecutivos y
Legislativos, con el concurso de los partidos politicos
organizados, y hay quien se levanta a pedir aoui que
le retiremos nuestro apoyo. Ustedes recordarAn que
asi lo pretendi6 la otra tarde un distinguido comna-
fiero de mi mis grande estimaci6n. olvidando ante-
cedentes que, ni por instinto de defense. ni por mo-
tivos elementales de decoro, podemos desconocer. En
primer lugar, y asci lo diie ya en este hemiciclo, el
patriotism no es un problema de almanaque, no es
una mera cuesti6n de fechas. Si la political practica-
da por el Partido Conservador antes del dos de No-
viembre o antes de que se produjeran las protests
aetuales es nefasta y nos deshonra, nos deshonrari
despu6s, cualquiera que sea nuestra actitud posterior.
Si nos enaltece. come vo lo creo, y como lo creveron
tambien en no leiano dia sus impugnadores aetuales:
si servimos a la Patria con desinter6s v elevaci6n mue
na'die tiene el derecho de near sin calumniarnos esa
es gloria nuestra, antes y despu6s de determinada


fecha. En segundo lugar, no se ha llegado al momen-
to actual sino despu6s de realizar colectivamente, co-
mo decia en su diseurso el .Senador Fernandez, de-
terminados actos de gobierno, una political solidaria
de todos los partidos con el Poder ,i.-..,vn... Y yo
pregunto: jd6nde consta, en qu6 DIARIO DE SESIONES,
en qu6 peri6dicos, en qu6 actos piblicos, la protest
de ciertos predicadores? Si se figuran que pueden
sorprender a la opinion pfiblica, cuan equivocados
estAn! Nuestros actos comunes nos absuelven o nos
condenan a todos. Con una sola diferencia: Caidos,
si caemos, nuestros adversaries sabran respetarnos,
porque habremos mantenido con dignidad nuestras
ideas. De mi se decir, que, si debiera abjurar de aque-
llas que yo estoy seguro de haber mantenido con ab-
soluta honradez y sinceridad, para reconquistar la
popularidad perdida o para mantener por la reelec-
ci6n mi investidura de Congresista, desde ahora de-
claro que desdefio la formula, a pesar de mi absolute
respeto personal por los que la mantienen, adminis-
trando sus altitudes al compAs de los tiempos. Ayer,
cortesanos de Palacio. Hoy, cortesanos del pueblo,
porque se figuran q'ue el Poder estA en la calle.
i Siempre cortesanos! (Aplausos).
Oigo proponer a diario. numerosas soluciones que
se consideran panaceas extraordinarias para los ma-
les de la political actual. No se si sera porque mis afi-
ciones literarias me levan con frecuencia al studio
de autores que son un sedante para las pasiones. o
por la innata inclinaci6n del hombre a buscar en re-
giones mas serenas el remedio de las penas que le en-
sombrecen la vida, lo cierto es que me van cansando
todos los ensayos de rectificaci6n que he visto desen-
volverse en la historic national al trav6s de unos
cuantos afios. Asi. yo me atreveria a proponer una,
muy sencilla, y al alcance de todos: la lectura del
Kempis. El saerificio sinceramente realizado. de toda
inclinaci6n a la conquista violent de posiciones que
por muy altas que est6n, siempre serin efimeras. La
conclusion consoladora de que todo es vanidad de va-
nidades. Asusta pensar oue los eubanos en tantos.
anos de experiencia republican, s6lo hayamos apren-
dido a despedazarnos.

Como decia Heine, Dios tiene que perdonarnos a
todos, buenos y malos; afin a los gubernamentales:
"Ese es su oficio." A los cooperativistas, por el de-
lito de sofiar que la felicidad de ]a Patria consistia
en unir a los cubanos, en inteligenciar a los partidos,
en hacer una obra de gobierno fecundo, en extinguir
eRt6riles odios y agresiones, en restafiar heridas pro-
fundas y disolver los rencores peligrosos que dividian
la conciencia cubana. A nuestros adversaries, por ne-
oarle eficacia a la historic, por pretender lo contra-
rio, per considerar que el eivismo estA en crisis en
un pais donde los partidos no se acometen y las vir-
tudes, ciudadanas se afianzan. cuando la lucha poli-
tica se ensangrienta. Al gobierno actual por haber
derrochado el tesoro en ]a construcci6n de caminos
piblicos y -de una residencia fastuosa para el Con-
Creso. A sns predecesores, por haberlo derrochado
tambi6n, acaso en menesteres no tan confesables ni
tan disculpables, ni tan gloriosos. A las figures ilus-
tres come Varona, per ser uno de los pocos cubanos
que tienen el rare privilegio de conservar impeccable
el armiflo de su toga... aunque... g a cambio de qu6?
A- cambio de no haber sentido apenas, ni la emocidn,








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 39


ni el peligro, ni las tristezas, ni las alegrias de todas
estas luchas que dejan manchas, responsabilidades y
heridas, except para quien tuvo la fortune de vivir
cincuenta afios en la condici6n inatacable de idolo
protegido por todas las reverencias, y ungido con to-
dos los homenajes. Y Emilio Sardifias, que es su an-
titesis, tambi6n obtendrd su lugar en el Paraiso, por
algo que tiene, sobre todo, valor de humanidad: por-
que "vivi6 y sufri6." (Grandes aplausos).
LPero a que seguir? A todos, a todos nos perdona-
rd. A mi por mis articulos, y al senior Castellanos por
sus discursos. Al senior Verdeja por su diagn6stico
irreverente, y al senior Rodriguez Ramirez por ser en
este reeinto el poeta siempre inspirado de todas las
grandezas de Palacio.
Voy a terminar, pero antes quiero ofrecerle a mis
compafieros la explicaci6n de esta literature risuefia
y que pudiera parecer extrafia. Me propuse antes que
nada suavizar el ambiente que resultaba bastante cal-
deado al iniciarse esta sesi6n. Pero ademAs, y en tesis
general, estimo que es la que convene en los actua-
les moments, a pesar de lo que se ha dicho por un
gran maestro de la ironia, de que el estilo no sirve en
tiempos de guerra. Precisa que la atm6sfera actual
se desahogue un poco de la hinchaz6n de hiperboles y
del sabor de epopeya que lo inunda. Vemos' pr todas
parties ap6stoles enfurecidos, y generals en agraz
de las revoluciones futuras i Calma, compafieros! ; Se-
renidad, hermanos! No es verdad que haya escondi-
das por ninguna parte, formulas novisimas para ]a
salvaci6n del pais, ni procedimientos inefables refu-
giados en la doctrine nacionalista, ni en otra algu-
na. Aprendamos de una vez a conocernos, y no alen-
temos esperanzas falaces que s61o pueden conducir-
nos por caminos de extravio. Tirios y troyanos, todos
somos uno y lo mismo. Si no partimos de esta afirma-
ci6n central para prodigarnos la justicia reciproca,
para buscar juntos la felicidad de la Patria, para es-
tudiar los remedies qie nos convienen, jams nos
amaremos ni nos entenderemos. He dicho.
(Grandes aplausos).
SR. PRESIDENT (GUAS INCLIN): Agotados los
turnos reglamentarios, entiende la CAmara que debe
ampliarse el debate a un turno mis en pro y otro en
contra para que lo consuman el senior Chardiet en
contra y el senior Rodriguez Ramirez en pro?
(Senales afirmativas).
Aprobado.
Sn. ALLIEGRO (ANSELMO): Pido la palabra para
explicar mi voto.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Tiene la palabra
su sefioria.
SR. ALLIEGRO (ANSELMO) : Sefior Presidente y se-
fiores Representantes: Conocen los distinguidos com-
pafieros que en esta noche est.n presents, que no es
costumbre sistemAtica en el Representante que habla
explicar el voto que emite en los distintos asuntos
que se estudian y resuelven en cada sesi6n, sometidos
a la consideraci6n de este Cuerpo Colegislador; pero
declare con toda la sinceridad de mi alma que nunca
como en esta oportunidad he considerado tan obliga-
torias las circunstancias que me impelen a esta deter-


minaci6n. Declaro que he sentido mi Animo contur-
bado y mi mente obscurecida ante la gravedad inque-
brantable de las manifestaciones hechas en esta noche.
y ante la urgencia y desagrado de los acontecimientos
que las han motivado; pero quizAs sirvan, manifesta-
ciones y sucesos, para ir determinando limits; pro-
dueiendo sabias ensefianzas y exigiendo la depuraci6n
de responsabilidades, tanto en los que integramos este
Cuerpo Colegislador en representaci6n de la sobera-
nia popular, como entire todos los que actfian en la
vida pdblica de la Naci6n.
Escuch6 de labios de uno de los congresisstas m"s
distinguidos de esta CAmara, caracterizado sincera-
mente como ejemplar caballero, a quien profeso sen-
tida y positive devoci6n y a quien admiro por sus
magnificas virtudes, del senior Verdeja, en ]a noche
de ayer, manifestaciones de tan alta y transcendental
gravedad, que fueron suficientes a causar en mi es-
piritu un verdadero estado de sobresalto y de amar-
gura, y l!evaron mi mente y mi atenci6n a fijarlas
no s6lo en los recientes acontecimientos que tanta
tristeza han Ilevado al seno de la sociedad cubana,
sino entrando en el campo de los recuerdos a recor-
dar una obra que vi en uno de los teatros de esta
capital cuya denominaci6n y cuyo autor, ni recuerdo
ni vienen al caso mencionar, pero que en sintesis se
concretaba a representar lin manicomio habitado por
creeido nfmero de enagenados mentales, sometidos
alli a tratamientos curativos. En un instant deter-
minado los recluidos sorprendieron al cuerpo facul-
tativo del Sanatorio y a los que cuidaban del orden
y de los servicios administrativos de aquel lugar. Los
enfermos asumieron el mando de aquel estableeimien-
to y aplicaron a los facultativos, guardianes y servi-
dores los mismos procedimientos curativos a que ellos
habian sido sometidos y como consecuencia de todo
aquello se produjo un estado de confusion y de alar-
ma que los propios medicos no supieron determinar
si eran ellos los enfermos o si, por el contrario, lo eran
los enagenados que se habian insubordinado. i Ah, se-
fiores Representantes! en esta noche, en que bien pu-
diera derramar toda su luz sobre nuestras mentes y
sobre nuestros corazones el Supremo Director del Uni-
verso, tambien yo, despu6s de haber escuchado las pa-
labras que en la sesi6n de ayer pronunciara el senior
Verdeja, congresista de tanto talent, de tanta cul-
tura, y en quien concurren tan sobrados motives pa-
ra disfrutar, como merecidamente disfruta, mi res-
peto y mi devoci6n, me siento profundamente con-
fundido y no acierto a determinar si en esta Camara
los que mantienen la oposici6n son los enagenados
mentales cierta y positivamente, o si, por el contra-
rio, los que levantamos nuestra voz en just defense
del Poder Ejecutivo, del Gobierno, somos los que es-
tamos padeciendo ausencia absolute de nuestras fa-
cultades mentales; pero como en la comedia a que me
he referido al fin y a] cabo, sobreponiendo a preocu-
paciones causadas por exposicioones efectistas y ma-
nifestaciones graves, consecuencias las primeras del
deseo de aumentar el caudal de popularidad, 16gica
aspiraci6n, y las segundas, de improvisaciones mis o
menos apasionadas, he sobrepuesto a la alarma tran-
sitoria de mi espiritu el influjo poderoso de ]a raz6n
y llego a la definitive conclusion de que los cuerdos
son los que se produce en favor de la media legis-
lativa solicitada por el Poder Ejecutivo y como con-
secuente derivaci6n perturbados mentales los que en








40 DIARIO DE SESIONEIS DE LA CAMERA DE REPRISENINTANTES


esta noehe han levantado la voz ,de la oposici6n y ase-
guro que a ninguno de ellos falta ni mi respeto ni la
alta estimaci6n a que son acreedores.
Considerar6 siempre laopini6n de ealda un congre-
sista seria y respectable y la estim6 product de su
deseo de acertar dentro de las mayors actividades
que puedan desenvolverse en estricta buena fe; pero
ello no quiere decir ni con much, que deje de alar
marme y de causarme i l'.fi ..l preocupaci6n cuan-
d6 se march y se actila dentro de orientaciones. que
exeluyen para uno de los Poderes Pfiblicos de la Re-
pfiblica la consideraci6n y el respeto que es debido
dentro de un regimen de civilizaci6n y de cordiali-
dad. Y aseguro que se han hecho manifestaciones y
aseveraciones que aunque lejos de poder desacredi-
tar un Gobierno que ha tenido rectitud de principios
en su funcionamiento; que ha tenido sabia -y patri6-
tica inspiraci6n para regir los interests publicos y
que ha estado empefiado en organizer todos los see-
tores de la humana actividad en nuestra Patria por
senderos de feliz acierto y de prosperidad, s61o tie-
nen como inico resultado impresionar brevemente la
part debil entire aqu6llas que integran la opinion
del pais; que no pueden tener mas resultado que es
desvanecerse como los suefios de la noehe; pero ello
es en el aspect que interest a los opositores porque
en lo que respeeta a los que en el Congreso mantene-
mos las orientaciones del Poder Ejecutivo, las con-
secuencias son mis traseendentales y beneficiosas pa-
ra los interests de la Repfublica, porque ya ske deter-
mina en el ambiente que muchos de los Congresistas
que en estas horas que vivimos levantan su voz para
formular oposici6n al Gobierno del General Macha-
do, en dias no lejanos subian las escaleras del Pala-
cio Presidencial para quemar en el incensario de sus
alabanzas mirra e incienso en tribute al Jefe del Es-
tado, y alli .1.ir.,!] escuchar lo mis intense de sus
frases halagadoras e insinceras; todo lo que sus men-
tes producian, como medio para conquistar, ilegiti-
mamente, el favor que solicitaban; pero hoy, cuando
screen d6bil; cuando screen vaeilante; cuando ereen
complicado; euando ereen en desgracia al Jefe del
Estado, al que tanta cooperaci6n no sentida ofreeie-
ron; al que tantos tributes y homenajes rindieron; y
del que tantq esperaban en 1~.-I, Ii.-,.. personal con de-
trimento do los intereses generals del pais defrau-
dadas estas esperanzas, corren a integrar ]a fila de
la oposiciOn adoptando actitudes que son tainbi6n
falta de sinceridad y ausentes de buenos prop6jitos,
como fueron las que en pasados moments asumieron,
,desde luego, con las excepeione, qu(e palpitan en el
alma .de cada uno de los Congresistas presented. Pero
no tema el pais; pero no tema el Gobierno sl6ido, rec-
to y constitutional del General Machado; pero no
naufrague en la zozobra la sociedad eubana, Si es ,ier-
to, como no cabe duda admitir, la existencia de un
estado de perturbaci6n moral en el pais, no es menos
cierto que tambien existe, en parte, perturbaci6n ma-
terial, y para adoptar medidas que culminen con la
terminaeiOn de ese estado que contribute acelerada-
mente a desquiciar ]a nacionali(ad eubana, el Con-
greso de la Reppiblica pondra en manos del Jefe del
Estado la autorizaci6n solicitada, para que sabia y
reflexivamente le d6 just aplieaci6n. y entonces los
que hoy escudados en el an6nimo; los que embosea-
dos artera y cobardemente perturban la conciencia
colectiva; los que hoy claman por la caida de ]a so-


berania national; los que hoy sienten nostalgias in-
mensas por la p6rdida de la esclavitud, cesaran en
sus actividades que constituyen un crime de lesa pa-
tria o purgarin sus responsabilidades dentro de la
aplieaci6n estrieta de la ley; porquc esos individuos
que integran factor de perturbaei6n del orden p6bli-
co, que integran una especie de ej4reito oculto, des-
tinado a impedir la prosperifad y el desenvolvimien-
to de la Patria, no combaten al Partido Liberal; no
combaten al Partido Conservador, no combaten a la
tendencia cooperativista ni a ningdn otro partido or-
ganizado. Estin ocultos tras la trinchera del an6nimo
esgrimiendo con mala fe inaudita armas que s6lo sir-
ven para destruir la propia Repiibliea, cristalizaci6n
de tantos magnificos ideales y de los fli,- alen-
tados por los mirtires de la epopeya emancipadora.
Y al levantar mi voz para explicar mi voto lo he
hecho ademis animado por un energico prop6sito que
me permit dejar sentado .I-i,,, ii, I..t.- en la con-
ciencia pfiblica y en el DIARIO DE SESIONES de este
Cuerpo Colegislador, que he votado en favor de la
media que se consider, con tanto hon3r, con tanta
dignidadc y con tan buena inspiraci6n, como puedan
i.I-,i,, 1.. hecho, en criterio de cllos, los que han man-
tenido la oposici6n, porque como Congresista conoce-
dor de mis deberes, field int6rprete de los sentimientos
populares, como eubano y como hombre joven. cons-
ciente de la plenitud de sus responsabilidades y como
testigo preseneial de los dolorosos sucesos acaecidos
en ]as calls de la ciudad de Santiago de Cuba, con-
sidero de imperiosa necesidad poner en manos del Po-'
der E ..-nilvo facultades que le permitan, sin corta-
pisas, reprimir los disturbios y perturbaciones del or-
den pdblico, que entrafien peligros para la seguridad
del Estado, y al propio fiempo, para ,., Ili..r que
es altamente doloroso,y deplorable que un Congresis-
ta de tanto talent y de tanta cultural como el senior
Castellanos, quiera ver en el silencio de sus demis
compafieros o en la discrepancia de criterio manteni-
da contra el que 61 sostiene, twn motivo de desmereei-
miento y de falta de amor a la Repfibliea, ya que
otra cosa no significa el que de manera terminante ase-
gure que el honor estA monopolizado por y para los
oposicionistas de esta noche...
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Yo no he expresado
esto ni he podido expresar eso.
SR. ALLIEGRO (ANSELMO): Sus ii .- ..-,
aon tan ciertas como las consider y acepto ]a aelara-
ciOn de S. S., porque ella result altamente ,, 1. t,-
ciosa para el bnen nombre de la CAmara ; en dejar-
]a "... .- I.1.' tengo singular inter6s.
Expuestos los motives que movieron mi animo pa-
ra producirme, votando que si, s61o me precisa hacer
un llamamiento, terminante y definitive, a mis dis-
tinguidos compafieros que integran la representaei6n
congressional del Partido Liberal y a los que perteue-
ciendo a otra colectividad political cooperan al 6xito
y al acierto del Gobierno del General Machado, para
lque atentos a estos movimientos que empiezan a pro-
ducirse formulando oposici6n, cerremos un Frente
unico que permit la estabilidad de ese Gobierno, que
sea garantia y respaldo inquebrantable para sus fun-
ciones y determinaciones; que sea l.l,*..- preponde-
rante para el engrandecimiento de la Repdbliea, ba-
jo la Administraci6n del insigne patriota que hoy ri-








DIARIO DE SESIONEIS DE LA CAMERA DE REPREB~INTANTES 41


ge los destinos de la Patria y a quien combaten la
generalidad de los oposicionistag, salvando las excep-
clones que son respetables, porque equivocados, cuan-
do mAs fuerte y mis decidido estA en su labor cons-
tructiva y de consolidaci6n national, le screen d6bil y
se apresuran a eludir el tanto de responsabilidades
que ellos no tienen el feliz acierto de asumir. Pero
Ilamo la atenci6n de manera mas singular y de mane-
ra mAs decidida afin, a los que l!!I !.ii., en las filas
del Partido Liberal, porque a nosotros corresponde
de acuerdo con todas las supremas grandezas del pa-
sado de nuestra organizaci6n political; con todas las
glorias que el liberalism ha conquistado en bravas y
heroics jornadas, salvar y consolidar definitivamen-
te la Repiblica para poder contestar con arrogandia,
con altivez y con justicia, en el instant critic en
que debamos asumir nuestras responsabilidades en el
juicio definitive que de nuestra conduct formula la
Historia.
Sirvan, pues, mis palabras, para dejar concreta y
terminantemente explicadas las razones por las cua-
les he votado en favor -de las medidas que estudiamos.
SR. PRESIDENT (GUiS INCLAN) : Tiene la palabra
el senior Chardiet en contra.
SR. CJIIARDIET (ARMANDO) : Seior Presidente y se-
iores Representantes: El haber oido con la mejor de
las atenciones los discursos y las euartillas leidas en
,.f'.:7),-., del proyecto de ley de suspension de las ga-
rantias constitucionales aprobadas por el Senado, y
que se debate en estos dias en la Camara, ha traido
a mi memorial el recuerdo de cierto togado, que ha-
bia defendido a su patrocinado con el mayor entu-
siasmo, poniendo a contribuci6n lo mejor de su sa-
lud y su experiencia. Fu6 tan admirable la defense,
fueron tan poderosos los arguments invocado. en
favor de aquel que aparecia amenazado por la acci6n
de la justicia, que, al terminarse la vista, queriendo
el abogado ..r,2l:.:.r una curiosidad, al preguntarle
al inculpado, para que le confesara en confianza si 61
era efectivamente responsible de aquel acto, Bste le
IIifii.]l..: "Sefior Letrado, ante su admirable defen-
sa, estoy plenamente convencido de- que soy inocen-
te."

Asi ocurri6 con esta ley, ley extemporinea, que ha
tenido a su servicio los mejores oradores de esta CA-
mara. Y me interest declarar que no soy un agita-
dor, ni un revolucionario, pues cifro en la paz todas
mis esperanzas y convengo con un admirable autor,
cuyo nombre no viene al caso, que el orden es la esen-
cia misma del universe, a tal extreme que al consu-
mir un turno en contra de este proyeeto, no deseo
pasar por sospechoso, sino que deseo y aspiro a que
surja una soluci6n cubana, patri6tica, que d6 termino
al actual estado de cosas. Quien haya ojeado un li-
bro de cociologia de esos que sintetizan la obra de los
distintos autores, habria podido comprobar que se da
en Cuba el caso experimental, que se comprueba la
certeza de aquello que se ha dado en llamar la ana-
logia pletoplasmaria, y que la sociedad guard analo-
gia con los organismos humianos; teoria que arranca
alli en la remote historic de la ciencia, por uno de
los fil6sofos que la posteridad ha consagrado, el for-
midable Plat6n, que a travis de los tiempos ha sido
reforzado, por otros sabios ilustres, que ahondando
.en la material han llegado a pensar que la sociedad


sufre tambien de enfermedades. Extremo que se ha
confirmado en la historic political de estos tiempos y
efectivamente, a poco que la repasemos, hemos de ver
que contra semejante tratado, contra semejante doc-
triria y semejante teoria en la vi.da, hay una ley de fi-
siologia que siempre encuentra su aplicaci6n de una
manera precise y constant en el desenvolvimiento
de los organismos y las colectividades. Esta misma
tarde hemos asistido en esta CAmara al cumplimiento
de esa ley: "La depresi6n esta en raz6n direct de.
la excitaci6n." La Camara en un moment tras unas
frases fogosas de un distinguido compafiero se excit6
de manera extremada. Parecia que se encontraba en
estado convulsivo, y de acuerdo con esa ley de fisio-
logia, me toca a mi consumer un turno en los momen-
tos en que la CAmara esti bajo la depresi6n consi-
guiente y necesaria para que se cumpla esa, ley.
Quien haya observado de cerca la vida y desenvol-
vimiento del pueblo cubano desde la 6poca en que
fu6 exaltado a la Presidencia de la Republica el Ge-
neral Machado, eneontrara una plena confirmaci6n
a la doctrine sustentada porque habrA podido ad-
vertir, que en un principio, durante los primeros mo-
mentos de las etapas iniciales de su Gobierno, todos
los elements que integran la sociedad: el comercio,
ia industrial, el proletariado, los hombres de ciencia,
etc., se apresuraron a testimoniarle su' adhesion, ex-
presarle su reconocimiento a quien ocupaba el Po-
der. Ha corrido el tiempo y hemos podido comprobar
que hoy, en los actuales instantes., aquella epilepsia
iniciada que se manifestaba con una admiraci6n unA-
nime, se vuelve hoy airada y surgeon combatientes y
opositores por donde quiera. Y yo, que no me preeio
de profeta, que jams me ha gustado presagiar los
acontecimientos, puedo declarar que este Gobierno no
procede hoy con mias ni con menos acierto que antes.
Siempre lo juzgu6 desacertado y por eso desde estos
eseafios, cada vez que se ha producido una votaoi6n,
he consumido un turno en contra y he formulado mi
correspondiente voto en contra tambi6n.
Sn. ARIZA (GABRIEL) : Como oposici6n sistemitica.
,Sr. CHARDIET (ARMANDO) : Cuando se invocan ra-
zones y se exponen a la luz meridiana de las inteli-
gencias claras que pueden apreciarlas, no puede, bajo
ningun concept atribuirse a una oposici6n sistemd-
tica contraria a la conveniencia del pais y tambi6n
al desenvolvimiento de todo gobierno.'La propia in-
culpaci6n que se me hace prolongari el debate, pues
me va a llevar de nuevo a rememorar hechos hist6ri-
cos.

Inici5 este Gobierno sus gestiones enviando a es-
ta CAmara un memorable mensaje en donde declara-
ba que el pais cubano habia llegado al limited de su
capaeidad contributiva. Un mes despuis de semejan-
te declaraci6n, que parecia ser el product de un se-
reno juicio, en que se palpaban las realidades de la
economic national, un mes escaso despues de esa de-
claraci6n, envi6 a este Congreso la Ley de Obras Pd-
blicas, la creadora del famoso plan en la que se esta-
blecia nuevos impuestos, porque se aumentaba del
uno al uno y medio por ciento; rompi6 la autonomia
municipal haciendo que el Estado recaudara deter-
minados impuestos que por mandate expreso de la
ley fundamental siempre ha correspondido recaudar
al Municipio; y en fin, restringi6 las facultades del








42 DIARIO DE SESIONES DE LA OAMARA DE REPREISENTANTES


Cungreso por una propia determinaci6n de los pro-
cedimentos legislativos a esas prerrogativas, ya que
se facultaba al Poder Ejecutivo para realizar cuan-
tas obras fueran comprendidas en el plan. Y vino esa
ley, sefiores, y esa oposici6n sistemitica de un Repre-
sentante que conviene con el Ejecutivo, como ha con-
venido otras veces, que la Il iLi.'-.', que e1 hacia
respondia a un eriterio grave y reflexivo y a un es-
tudio meditado de la situaci6n del pais. Y ese Re-
presentante que vot6 en contra, a juieio de algunos
compafieros realize labor de oposici6n sistemAtica; y
ved ahora lo que entonces deia ese Representante:
Me agrada el comfort; yo quisiera vivir lujosamente,
yo quisiera tener una vivienda comfortable en done
pudiera habitar con toda la placidez de un nouveau
riche. Se me ocurre pensar en la hacienda privada
done se procede a la inversa de como se procede en
la hacienda public, y si cierto es que en la hacienda
piblica se determinan previamente los gastos aten-
diendo a que el fin primordial del Estado es procu-
rar la satisfacci6n de las necesidades que experimen-
ta la sociedad, en la hacienda privada, el individuo 4ue
so dispone a realizar un gasto, lo que primero que ha-
ce es comprobar el estado de su capacidad econ6mica,
ver de lo que dispone para la realizaci6n de la obra,
a fin de ajustar los gastos a sus recursos. & Qu6 hizo
el Estado .-it.. -i:,.? Cre6 un plan fantastico,
y recuerdo que en aquella oportunidad yo dije
que muchas de las obras que alli se comprendian, ha-
bia sido la labor de alguien que sentado en su despa-
cho, con un mapa a la vista, iba sefialando los pue-
blos que encontraba en el piano que se le presentaba.
Y, efectivamente, el plan de obras pfblicas, esta ha-
ciendo sentir, en los actuales moments, sus duras
consecuencias. Dos, y posiblemente un tercer reajus-
.te, estAn liil.! .,n.in., y dando fe, de una manera ca-
bal y positive, de las inconveniencias de ese plan, que
yo, en todo moment, estim6 contrario a los intereses
del pueblo, por cuanto que aumentando en circuns-
tancias asaz dificiles, cuando precisamente la mesu-
ra econ6mica recomendaba reducci6n de impuestos,
aumentaba, como antes decia, la carga que ya resul-
taba penosa para el contribuyente, al punto de que
en los actuales momentous se encuentra exhaust, ex-
tremo que se puede comprobar con s6lo examinar la
merma creciente de todas las contribuciones, ya scan
del Estado, la Provincia o el Municipio.

Si seguimos observando,-yo, desde luego, en mB-
rito a no procurarle cansaneio a mis distinguidos
oyentes, tratar6 de ser breve-si proseguimos hacien-
do un andlisis de cada uno de los actos del Gobierno,
se veri que, efectivamente, tanto ayer como hoy, no
atendia ni respondia a las verda.deras necesidades del
pais.
Una series de leyes se han aprobado en que al igual
que en esta el Congreso delegaba sus atribuciones,
faltando con ello a lo que ensena la Ciencia Politica,
dando la espalda al principio de la independencia
de los poderes del Estado; se ha abusado de la delega-
ci6n de fii.:i..i.-, con perjuicio notable para el regi-
men que precisamente descansa en la diifana y exacta
distribuci6n de las funciones, a fin de que, se reali-
ce la repartici6n establecida por :\[..it, ..p,-ii De ese
mndo finieamente la organizaci6n political respon-
.li.ndo a la ideologia que se forjara al trav6s de tan-
r,,, y tantas revoluciones, para consagrar definitiva-


mente el principio de la soberania popular, pudo ba-
rrer con tantos reyes y principles, pudo barrer con
tanto tirano que procedia con la arbitrariedad como
norma en cada una de las circunstancias en que se en-
contraran.
Luego, seilores, con esta breve exposici6n, queda
demostrado, para todo aquel que no se empene en
activinar el pensamiento ajeno sino acertario a traves
de los aconteeimientos adecuados, queda revelado
que mi actitud ha sido siempre en consecuencia con
el juicio sereno y siempre le he dispensado a toaa mi-
eiativa del L'oder Ejecutivo, para powder fijar orien-
laciones determinadas que habia de adoptar, siempre
l e die spensado la mayor considerac16n.

Queda, pues, tambien demostrado, que este Gobier-
no no es mejor ni peor que los otros, as el mismo y
siempre merecio mi oposiclin y aun sigue merecien-
cola y, ia merece mis en este acto, puesto que entien-
do que lejos ae procurar la solution del problema lo
que haee es agravarla, _01uILL u.J... la celebre frase
cie Montigne, quien decia "que cuando nos faltan las
verdades, las eiencias nos prestan las suyas." Efecti-
vamente, no existed una gran perturbaclon del.orden
puolico y podemos decir, que esta ley la erea porque
o1 que hace, es aumentar los recelos, la ,desconiianza,
la zozobra en los ciudadanos de la Repaiblica, crea y
aumenta el mal preexistente con perjuicio manifesto
para touas las classes del pail que aspiran ansiosas la
cristalizaci6n de una formula que practice y defini-
tivamente consiga la armonia, la concordia necesaria
para laborar en beneficio de la Repfiblica.
Los .l.1,.-u-.i :., de esta ley han insistido, y se ban
hecho fuertes invocando la autoridad de los prece-
dentes. Cuando un pueblo quiere vivir un problema,
lo quiere resolver, cuando una organizaci6n quiere o
anhela marchar en pos de la civilizaci6n, lejos de mi-
rar haeia atris, procura dirigir su visual hacia el
porvenir, porque muchas veces el pasado debe servir
de ensefianza para saludables y necesarias rectifica-
clones reclamadas por la salud piblica.
lace pocos .dias, precisamente, en una publicaci6n
extranjera, pude yo advertir las inconveniencias y
los perjuicios de esta legislaci6n. Esta ley en Fran-
cia, en los Estados Unidos, y sobre todo en su pais
de origen, Inglaterra, se conoce con el nombre de ley
marciai. Consultando el diccionario juridico de Es-
crich y queriendo conocer el significado de lo que es
la ley marcial, verA la Cdmara lo que dice. (Lo lee;).

El gran diccionario de la Encielopedia francesa
hace una historic de lo que ha sido la ley marcial, se
remonta a su origen y luego es aeogida en esa ley por
los revolucionistas franceses, en oeasi6n del famoso
acontecimiento que ha sido considerado como la cu-
na de la libertad. La revoluci6n francesa, de que tan-
to se vanagloria el pueblo frances, sefiala el hecho de
que en ocasiones de protests, el pueblo frances reu-
nido cierta vez frente a una panaderia, consult a
Robespierre, si debia aceptar la privaci6n del pan,
cosa prohibida por el que lo suministraba, cosa que
restaban a los infelices habitantes de Paris y fu6 en-
tonces, que, el pueblo amotinado, conmin6 a uno de
los que burlaban sus legitimos derechos para que le
suministrara aquel articulo de primer necesidad, y
como se negara, fu6 llevado a la plaza pfiblica y de-








DIARIO DE SESIONEIS DE LA CAMERA DE REPREIS'ENTANTES 43


capitado, y mAs tarde pasearon su cabeza en el ex-
tremo de una vara, por todos los barrios de Paris.
Fu6 en ocasi6n de este acontecimiento que se pro-
mulg6 una ley de amparo al pueblo y fue entonces
cue Mirabeau hizo cristalizar en una sesi6n de la
asamblea la famosa ley martial.

Sufri6 el pueblo de Paris las conseeuencias y el
pueblo frances las ha sufrido de tal modo que la pro-
testa general a trays de los tiempos se ha dejado
sentir y en los actuales moments solamente se acuer-
da cuando, como ellos dicen, el pais o una region
cualquiera se encuentra en estado de sitio reciaman-
do semejante declaraci6n que se cumplan determina-
das formalidades para evitar los excess del'Poder,
aprovechando las circunstancias eventuales en que la
exclusion de responsabilidades permiten, como dijera
el senior Recio, el ejercieio de la venganza y la satis-
facci6n de reneores al amparo de una legislaci6n; y
esta ley, sefiores, repugna a la conciencia del pueblo
hasta por su propio nombre. Se llama Ley Marcial
para dar una idea de que su denominaci6n s6lo tra-
duce el empleo de la fuerza, su ejereicio durante si-
tuaciones de guerra y por eso emplea el derivado de
Marte que la mitologia simboliza como el Dios Guerre-
ro. Esta ley que tuvo su cuna, como antes manifestaba
en la propia Inglaterra, ha sido objeto de modificacio-
nes, porque por encima de las momentAneas necesi-
dades de un Gobierno, se destaca el respeto y la con-
sagraci6n que deben merecer los principios y reco-
nocimiento de los derechos individuals obtenidos en
todas las gpocas. Inglaterra ha llegado hasta el piano
de cambiar su propia denominaci6n y en los dias ac-
tuales con limitaciones, con la exigeneia de requisitos
que deben llenarse previamente, s6lo acuerda el Par-
lamento ingles to que ellos llaman "diuty motive",
ley para los motives. Yo precisamente habia reclama-
do cuando llegu6 a la Camara que se me trajese la
ley que, por virtud de la supresi6n de las garantias
constitucionales ha de regir en las actuales circunstan-
cias por acuerdo de este propio Congreso y veo que es
nada menos que la ley espafiola que se llama ley de
orden pdblico. Sefiores: esta ley parece que en su orn-
gen fue copiada de aquella tan aborrecible ley fran-
cesa, porque efectivamente en su articulo V precep-
tfa el medio y concede autorizaei6n para disolver
los motines en una forma, en una manera exacta-
mente igual, con la dnica diferencia de que en Fran-
cia euando se aprobaba la Ley Marcial se dis-
paraban los cafiones y se enarbolaba una bandera ro-
ja. Semejantes actos no son consentidos por esta ley
y si todos aquellos contrarios a los sagrados interests
que supone la seguridad personal del derecho de reu-
ni6n de los ciudadanos siempre y cuando lo hicieran
en forma pacifica. Dice el articulo V de esta ley: "Si
se formaran grupos, dictarA las medidas oportunas
para su disoluci6n, intimando a los autores y auxilia-
res de la agitaci6n a que se disuelvan, y en caso de
no ser obedecido a la tercera intimidaci6n, utilizarA
la fuerza de que disponga al efeeto de restablecer la
calma y dejar expedite la via pfiblica." Se emplea
la fuerza para el restablecimiento del orden y pareee
algo 16gico; pero todas las legislaciones que rigen en
6pocas normales sefialan ]o que reclama y exige la
sociedad civilizada: un derecho consagrado en la le-
gislaci6n, pero que al mismo tiempo reconoce un de-
reeho subjetivo al ciudadano. En sintesis, el conoci-


miento de una esfera de competencia al ciudadano y
la fijaci6n de un li-mite al Gobierno, a quien se le se-
riala responsabilidad cuando incurriere en excess o
se extralimitase en el ejericiio de sus funciones.
Y esta ley, sefiores, quo en todas parties se conoce
con el nombre de Ley Marcial, por el hecho de su pro-
mulg'aci6n, result perjudicial, nociva a los interests
econ6micos del pais, porque es lo cierto que los. de.
mis paises hablan de nuestro estado politico actual
y al hablar de 61 no entenderAn que se encuentran
suspendidas las garantias constitucionales, termino
que no result tan impresionante aunque lo es el
declarar que en Cuba rige la Ley Marcial. Los afec-
tos inmediatos, las inconveniencias de esta legisiacie6n
1o esta sintiendo y sufriendo el pais en los actuales
moments; y quien haya aeudido a los muelles ha-
bra podido advertir los poeos tourists que este afio
nos visitan, y los pocos que nos habran de visitar, s6-
lo porque entienden que estando en vigor semejante
ley, el pais sufre las consecuencias de una grave al-
teraci6n del orden pilblico y que sus vidas segura-
mente habrian de peligrar si viniesen a visitarnos.
Conclusi6n, puea, logica. Y sentada esa premisa, es
que esta ley result, a todas luces, perjudicial a los
intereses econ6micos del pais.
En el orden juridico, esta ley falta a lo que de una
manera terminante exige nuestra Constituei6n para
que sea aprobada. Y en estos moments me voy a
apoyar, precisamente, para reforzar mi tesis o mi
afirmaci6n, en un Mensaje que enviara cuando fue-
ra President constitutional de la Rep6blica, el Ge-
neral Jose Miguel G6mez, quien consciente de la
oportunidad en que procede suspender las garantias,
hacia una declaraci6n previa al Congreso en el si-
guiente tono: (Lee): "Al Congreso: Dada ]a grave
perturbaci6n del orden que amenaza... etc."

De manera que el Poder Ejecutivo, en aquella
oportunidad, hizo la declaracion previa de que en
Cuba existia una grave perturbaci6n del orden que
amenazaba la paz pfblica.
El Mensaje enviado por el senior Presidente de la
Repfiblica al Senado con ocasi6n de esta ley, no con-
tiene afirmaci6n alguna, en forma categ6rica, que in-
forme al Congreso de que se encuentra en oportuni-
dad de discutir y aprobar semejante ley, cumplien-
do, desde luego, lo estatuido en la Carta Fundamen-
tal.

Esta ley, en el orden juridico, result contraria,
por demas, a lo que -dispone nuestra Carta Funda-
mental, porque no determine, de manera categ6rica,
el lugar donde precisa al Gobierno la suspension de
las garantias constitucionales, sino que de una manera
vaga solicita esa autorizaci6n, para aplicarla, en par-
te, o en todo el territorio national.

Vea este Congreso, con que mesura procedi6 el Se-
nado de la Repfiblica en aquella oportunidad en que
pidiendo el Ejecutivo que le concediera autorizaci6n
para suspender las garantias constitucionales, juzg6
s6lo convenient darle la autorizaci6n exclusivamen-
te para la region de Oriente. Y vea esta CAmara, en
que, termino tan elevados estA redactado el dictamen
de la Comisi6n de Justicia y C6digos de ese Alto
Cuerpo Colegislador. Yo no voy a leerlo todo, sino








44 DIARIQ DE SESIONES DR LA CAMERA DE REPRESENTANTES


solamente el considerando al cual hacia alusion. Di-
ce asi: (Lee.) : "Considerando: que en las actuales
circunstancias teniendo en cuenta las noticias e in-
formes"... (Continiz a leyendo).
Vea con que juicio, con que acierto procedi6 el Se-
nado en aquella ocasi6n porque consider que esa le-
gislaci6n, no p"i-.ai en ningun moment juzgaria re-
presiva. No soy de las personas aIp.i-'.'i I.l en su
juicio que ..iI ,':I negar al adversario el derecho le-
gitimo de ejereitar la fuerza cuando las circunstan-
ias lo aconsejen, pero no creo yo que en estos momen-
tos Ja situation del pais reclame tan .rattica media,
sino por el contrarlo, mejor tratamiento. El mas
aconsejable de todos los planes para solventar las di-
licultades del moment, seria un plan que procura-
ra el que eesara el estado pasional que en estos mo-
mentos esta atravesando el pais, que se aportara una
legislacion adecuada, que garantizase a todos aque-
l.los que protestan y que se maniflestan contrarios al
actual Gobierno, oreeimiento per parte de todos nos-
otros de una legislaci6n que rectificase los cerechos
conculcados y en definitive, asegurase la estabilidad
de las instituciones con el desenvolvimiento de los
P'oderes Publicos mantenida dentro de la esfera de
sus atribuciones fire garantia y seguro soporte del
regimen ae gobierno que por voluntad de unos cuba-
nos, que lo sacrificaron todo, se constitute en hora
solemne, cristalizado por la labor serena de aquellos
Constituyentes, que consagraran a semejante prop6-
sito y a tan noble empefio sus mejores afanes, sin
escatimar nada en aras de la Constituci6n que debia
ser garantia de todos.
Politicamente la media como arte de buen gobier-
no no result adecuada, porque parece como que la
ley pretend :,n.,ti iii sus fuerzas y cumpliendo una
ley fisica, que siempre se cumple, lejos 'de pre-
tender ejercerla por el empleo de la fuerza, bien
puede el director de la cosa pfblica utilizarla en sus
medidas de buen gobierno y se vera que la Constitu-
ci6n esta bien iII-..~l~IlI hacia la estabilidad de la Re-
pfiblica.

Recogiendo precisamente una alusi6n de mi diatin-
guido compafiero el senior Alvarez del Real, creo que
esta era la oportunidad en que debia tener una con-
sagraci6n practiea la frase que inmortaizara aquel
e6iebre educador que se llam6 Jos6 de la Luz y Ca-
ballero, cuya frase magistral, debiera eseulpirse en
una de esas columns, para que sirviera de eterna
recordaci6n y tuviera en todos los moments realidad
tangible. Este es el moment, seilores, en que el go-
bierno debe, recordando esa inmortal frase, transi-
gir, porque como bien dijera Don Pepe: "Gobernar
no es ejercitar una fuerza si no 11i.,ii;.-, con el pue-
blo." Una vez mis encontramos en esta legislaci6i
el renunciamiento que hace el Congreso a sus prerro-
gativas en el articulo segundo de esta ley, cuando le
concede al Gobierno una amplia autorizaei6n para
disponer de los fondos sin sefialarle cuantia si-
no simplemente obligdndole a dar cuenta al Con-
greso de los gastos que tenga a bien realizar con mo-
tivo de la movilizaei6n de las tropas que se hardn en
los actuales moments y que sospecho yo que seri
por via de ejereicio, porque que yo sepa o que sepa
este Congreso, el enemigo no se ha hecho visible y
los campos se encuentrari libres de alzados yde rei-


vindicadores y perdura, por doquier la mis absolu-
ta tranquilidad y la mis apacible de las calmas.
Sospeeho, sefiores Representantes, que en las ac-
tuales circunntaneias en que mermadas las fuentes o
ingresos del pais con esta ley los gastos que oca-
sionara la movilizaci6n de las tropas en esas
maniobras militares, posiblemente agravardn la si-
tuacion economic y ya se pueden disponer nuestros
pobres -..Ii,].,,,I,, a sufrir una nueva reduction de
sus haberes, porque por double via, por razon de un
double eteeto, esta ley result contraria a todos los
intereses economics, porque por un lado rest via
o posibilidad do ingreso al Estado y por otro lado ha
de oeasionarte gastos con lo eual aumentara el deficit
que aetualmente sufre el Presupuesto General de la
.aaci6n.
Dicho cuanto acabo de exponer tengo la seguridad
que el juicio sereno, reflexive de la Inmensa mayoria
de mis compaileros ha ue juzgar que mi actitud no
responded a prop6sitos de ntransigencia ni a oposi-
ci6n sistematica, solamente responco con esta mi ae-
titud a la expres16n sincera y leal de mi estauo de
conciencia frente a los aconteeimientos que abaten al
pais, que tejos de reclamar 1 i,l.iLcin' de fuerza, exi-
ge y dlemanda en aras del bienestar public, una le-
gislacion que procure calmar los animos excitados,
encauzando las pasiones para que a fin ae cuenta
se destaque, juiciosa la reflexi6n, que coloque a cada
uno de los gladiadores en su verdadero sitio: el go-
ierno respondiendo a los fines y principios que in-
formaron su creaci6n, y al sufrido pueblo reconoci&n-
dole los sagrados dereehos por los que tanto ha lu-
chado y luchara. En tanto, lata la concieneia al influ-
jo ue los ideals, para que asi confirm que el pue-
blo cubano es un pueblo que realize conscientemente
la gran cruzada revolucionaria y ha sabido en la paz
ser consecuente con aquellos que oontribuyeron a for-
mar esta patria, sabiendo mantenerse eiudadanos de
una R1.-!l;I.,I. .1 donde todos los corazones pueden ex-
pansionarse dando rienda suelta a sus sentimientos
y afrui.tand, firms y resueltos el porvenir, segu-
ros de que en Cuba el sol de la Libertad y la estrella
de la Justicia brillarian porque asi lo demand la sa-
lud de la Patria. Es cuanto tenia que decir.
(Aplausos).
SR. PRESIDENT (GUAS INCIuN) ; Tiene la palabra
para consumer un turno en pro el senior JRodriguez
Ramirez.
Sn. RoDRiGUEZ RAMiREZ (JUAN) : Sefior Presidente
y -. i-;i. Representantes: Considero initil el exten-
derme en un largo y extenso discurso en pro de este
proyecto de ley que ha sido defendido con tal leo-
cuencia y con tal seguridad por los compafieros que
me han precedido.
Sn. CHIARDIET (ARMANDO) : Sefior Presidente: Me
veo en el caso de dudar de la existencia del quorum,
y deseo que los compafieros presten atenci6n debida
a] senior Rodriguez Ramirez, ya que no lo reclam6
para mi.
(Ocupa, la Presidencia el senior George).
SR. RODRiGUEZ RAMiREZ (JUAN) : Comenc6 dicien-
do que consideraba innecesario que oonsumiese el
turn que se me habia designado para defender este








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 45


proyecto de ley que precede del Senado, porque ya
otros compafieros, con arguments convincentes y con
ideas y concepts brillantes, habian lcevado a la Ci-
mara el prop6sito de votar favorablemente este pro-
yecto de ley. Pero un deber de cortesia que yo quie-
ro cumplir eon mi distinguido compafiero el senior
Chardiet, me obliga a consumer este turno...
SR. CHARDIET (ARMANDO) : Es que el Reglamento
me concede el derecho de rectificar.
SR. ODRniGUEZ RAMIREZ (JUAN): El Reglamento
le concede el derecho al senior I'ih i..i, y a todos los
demAs seilores Representantes, no s6lo de rectificar,
sino de hacer uso de la palabra cuantas veces quiera;
pero me interest hacer constar que principalmente
como devoci6n y culto a la amistad, a. una cortesia
obligada y a las consideraciones que merece un com-
pafiero tan distinguido y destacado como el senior
Chardiet, al que hay que contestar es que hago uso
de la palabra. Yo consumir6 mi turno, pero no en la
forma cxtensa que pudiera hacerlo en otra bora mis
temprana y en otras circunstancias mais necesarias,
en que la Camara no hubiese empleado tantas horas
de trabajo y si el problema no estuviese tan debatido
como lo ha side, en que todos los sefiores Represen-
tantes tienen ya un pleno y absolute conoeimiento del
mismo y formada una opinion .1. ijii- i. Pero yo no
puedo dejar de hacer algunas consideraciones en de-
fensa 'del proyecto quo se discute. Voy a entrar en lo
que pudiiramos llamar la part tecnica, ]a parte ju-
ridica del proyecto que se estA debatiendo, y que los
impugnadores tenaces del mismo no han enfocado
debidamente desde ese punto de vista que es de don-
'de hay que considerarlo. Hay que verlo en su aspec-
to legal. No en su aspect politico, no es este un pro-
blema en el que haya que resolver ninguna euesti6n
econ6mica; es este un problema que hay que estudiar-
lo exelusivamente en sn aspect juridico. Muchos de
los -.'....i-- R. I'...I, ,I 10, .: todavia pueden tener es-
ta idea err6nea sobre el proyecto que se esta discu-
tiendo. So ha dicho con evident error, que este es
un proyecto. que suspended las garantias constitucio-
nales en today la Repfiblica, cuando este es un proyec-
to-y los sefiores Representantes van a liegar a esta
misma conclus.in-que en material de suspension de
...Il:i.I, es de lo nmis tolorante, el mis suave que
puede considerarse. El Gobierno, a pesar de ser tan
combatido en esta situaci6n, pide la suspension do
las garantias on forma tal que no alarma y s61o pa-
ra cuando sea indispensable y aunque pudiera itili-
zarse en toda su amplitud, sin embargo no ha queri-
do llevar la zozobra a todo el pais, y ha dicho: sola-
mente cuando me vea compelido a ello, lo har6 en los
t6rminos municipals en que sea necesario, exclusi-
vamente. De ahi que puede resultar que en niginn
otro termino de la Repfiblica sea necesario fsu.spn-
der las garantias, porque no haya alteracion del or-
den, y entonces se verA que este proyeeto no pued.e
producer alarm, porque lejos de llevarla a today la
Repfblibca de Cuba se contrae, segun sn redaccion a
estas palabras: hace extensive la anterior ley a cual-
quier otro t6rmino municipal del territorio national,
done ocurriese la grave alteraei6n del orden pfiblico.
Con esto se consigue, sefiores Representantes, lo si-
guiente: que donde surja el movimiento armado, don-
de haya perturbaci6n del orden, alli va a actuar el
Gobierno, para no alarmar de esta manera a todo el


rest de ]a Repfiblica. Aqui se ha afirmado, aqui se
ha dicho que no ha ocurrildo un levantamiento, que
no hay motive para que el Congreso autorice una
suspension de garantias si no hay una verdadera re-
voluci6n material. Otro error en el cual se incurre,
per que el Congreso lo que debe hacer siempre, es
la political de previsi6n, la que evita los males mayo-
res, la que impide que surjan las circunstaneias des-
graciadas que ya no se pueden remediar, que despu6s
de estar el dafio realizado entonces sea cuando ven-
gan a ponerse en vigor la suspension de las garantias
constitucionales, es decir, el efecto de los carros fi-
nebres, que aparecen despu6s de ocurridas las des-
gracia.s y no tienen mris fines que Ilevarse los cadi-
veres al cementerio.
Se ha dicho aqui y se ha reconocido por todos los
impugnadores de este proyeeto, que estamos en pre-
sencia de una revoluci6n moral, y frente a esta revo-
luci6n moral, hay que decirlo, no cabe otra cosa sino
pedir, solicitar ]a suspension de las garantias mora-
les tambi6n; contra esta revoluci6n moral no hay
mis, no hay otra cosa que conceder la suspension de
las garantias morales tambi6n, con ello se pone de
manifiesto que el Gobierno esta dispuesto a actuar
si se paia de la revoluci6n moral a la revolucion ma-
terial, para eso, 'para contestar a la alarm, a esa alar-
ma a que se referia nuestro distinguido compafiero el
seofor Chardiet, cuando decia que este aio no lega-
rin a. Cuba los tourists americanos a causa del es-
tado de intranquilildad en que. el pais se eneontraba.
Yo puedo afirmar contra lo que aqui se ha dieho
que el Gobierno. si tiene que suspender las garantias
constitucionales, no va a utilizar el ej6rcito ni la po-
licia contra el pueblo indefenso porque el General
Machado tiene el mayor respeto y ofrece las mayors
garantias a todos los que estan dentro del orden, v
s6lo contra los elements que lo pert'urben y persi-
gan una revoluci6n, ej.ecutari la facultid que le da-
mos hoy, nunca contra los estudiantes ni contra las
personas que amen a Cuba, sino contra los que quie-
ren la desgracia y perdici6n de este pais contra los
que quieren la caida de nuestro regimen, contra los
que prefieren a nuestros gobernantes nacionales, la
intervenci6n de los extrafios.

Ante este hecho, la suspension de las garantias
constitucionales hay que darlas al Poder Eiccntivo,
para que las estudie v decide con el criteria oue co-
rresponde al Jefe del Estado, que es ie verdadero
responsahle del orden. no con el criteria de 'us ad-
versarios, sine con su personal responsabilidad y iiui-
cio mnien debe resolver sobre la oportunidad de apli-
car la ley v juzgar de la mayor o menor gravedad de
la situaci6n.
TLa Cimara recordari quoe cnando se present/6 el
primer provecto pidiendo la susnenasi6n de gaarantfas,
on el mes de Octubre, se eombati6 v so hizo referen-
cia tambi6n a que al Poder Ejecutivo no deoia, en
manera alguna. autorizarsele y, entonces el Conarcso
di6 la autorizaci6n y se hicieron buenas nuestras pa-
la'bras en 'que afirmabamos que el Presidente do la
Republiea no cueria susnender las grantias, quoe no
las suspenderia nada mis que en easos imprescindi-
hbes, necesarios. en aquellos cases, en que policrase la
Patria, y asl ocurri6 a pesar de los disturbios ocu-
rridos con los estudiantes, 6stas no se suspendieron,







46 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES
,i


y s6lo se hizo use de ]a autorizaci6n por el Ejecutivo
cuando surgieron en esta capital los disturbios y
grave alteraci6n del orden y de la paz piblica, lle-
vada a cabo por los elements que sin ser estudian-
tes, ni personas que tuvieran nexo con la Universi-
dad, el Institute, ni las escuelas normales, sino que
como revolucionarios iban de calle en calle, abatien-
do los faroles pfblicos, rompiendo las vidrieras y cau-
sando dafio a la propiedad privada, fu6 entonces
cuando se decidi6 a suspender las garantias consti-
tucionales, porque esa campafia, amenazaba y des-
truia no 61o a la propiedad sino que iba tambi&n
contra el regimen politico estatuido.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Aunque rompieron
faroles, no resultaron policies beridos.
SR. RODRIGUEZ RAMiREZ (JUAN): Debemos ale-
grarnos de ello, pues es mejor que no haya heridos,
ni muertos en ninguno de los bandos, que todos son
cubanos, y es preferible en Cuba, resolver nuestros
problems en un piano de franca cordialidad. Por
eso surgi6, en aquellos moments, la acci6n del Po-
der Ejecutivo, que a pesar de cuanto se diga, en con-
trario, seiores Representantes, pod6is tener la segu-
ridad que no hay nadie que lamente mis los sueesos
ocurridos, ni nadie que sienta mayor dolor por los
acontecimientos desenvueltos en 'Cuba, que el Ge-
neral Machado, que supo ser un guerrero excels en
nuestra manigua redentora y que sabe inspirarse en
el amor a su pueblo cuyo engrandecimiento y presti-
gios busca, come lo ha probado. y no s6 qu6 cosa ha
ocurrido, ni que raz6n justifica que de poco tiempo
a esta part se intensifiquen los ataques, a pesar de
que 61 se afana en acertar, dindose el caso de que
las mismas personas que aver lo consideraban como
un gran gobernante, boy lo censuran.

Volviendo a la suspension de las garantias consti-
tucionales, puedo decir que no d'ebe tener la Camara
escrfipulos de ninguna clase, porque esta noche con-
ceda esa nueva autorizaci6n al Presidente de la Re-
pfiblica, porque posiblemente y ojalA sean ciertas es-
tas palabras el Ejecutivo no suspenders las garan-
tias, si continfa la situaei6n dde tranquilidad exis-
tente en el pais, que haga possible una conciliaei6n en-
tre cubanos, cosa que desea el General t [.-i ,.1 mns
que nadie.
Pero es necesarioo para obtener esa paz moral en
Cuba, que no se ponga como premisa, como condici6n
"sine qua non", la dimisi6n del Presidente de la Re-
pfiblica, porque eso no puede resolver el problema.
Examinese el pasado y se verh que no hay derecho
a pedir hoy tal cosa, porque el Presidente estla en ese
puesto a virtud de ]eyes de la Repfiblica, y como pro-
ducto dde una elecci6n popular, y al pretender derro-
carlo, se emplea un argument de fuerza y contra
la fuerza esti el principio de autoridad, como muy
bien decia en su brillante diseurso el senior Alvarez
del Real, con ese su estilo ameno y filos6fico, filoso-
fia digna de admirarse y que corona el talent de
ese gran parlamentario y escritor, quien ha dicho es-
ta noche concepts exactos y verdaderos Oobre el prin-
cipio de -autoridad que ejerce el Gobierno v que no
debe entenderse nunca come un principio dictatorial,
ni debilitado, sino de aplicaci6n just ordenada y
siempre a tono con las circunstancias. Eso es lo que
hacen todos los Gobiernos, o inismo los Presidentes


de la Repuiblica que los Reyes, los gabinetes m6s li-
berales como los mis reaccionarios, cualquiera que
sea la forma que les obligue a mantenerse integros
para que puedan ser respetados. El prineipio de li-
bertad debe estar en armonia con el principio de au-
toridad. Entre el principio de autoridad y libertad
debe haber armonia, porque si no hay equilibrio, no
es possible que la sociedad se mantenga en el orden
politico y no es possible que sin orden pueda haber
vida ni desenvolverse los pueblos, las naciones y la
familiar. Para nadie es un secret que desde que el
hombre vino al mundo existe el principio f;!....f.'-..
de que es sociable por naturaleza, y si es asi, tuvo que
surgir con su existeneia la libertad y la autoridad.
La libertad, que consist como todos vosotros sab6is
en el derecho que tenemos eada uno de nosotros en
producirnos, sin tra'ba alguna, hasta tanto no lastime-
mos el derecho de los demas, pues cuando se perturba
el ageno, viene el desorden. El orden y la libertad no
pueden estar separados porque cuando se rompe el
equilibrio entonces surge el desacato a la autoridad
V frente al desaeato a la,autoridad surge el gobierno
de orden y de fuerza; y ]a tirania y la libertad sin el
orden da lugar a que sarja el gobierno de las revolu-
ciones, el que no respeta nada. Para mantener esa si-
tuaci6n...
SR. CHARDIET (ARMANDO) : S. S. era contrario a la
revoluci6n de Agosto.
SR. RODRIGUEZ RAMiREZ (JUAN) : No puedo serlo
porque la hizo mi Partido, el Partido Liberal, y las
revolueiones cuando triunfan no tienen contrario.
SR. CHARDIET (ARMANDO): Agradezco la- fran-
queza.

SR. RODRIGUEZ RAMIREZ (JUAN) : Yo si quiero re-
coger uno de los aspects ya que es impossible hacer
referencia a todos por lo avanzado de la hora. Yo
no quiero dejar de recoger tambi6n en atenci6n a otro
de los ilustres impugnadores de esta ley, al senior
Castellanos, una afirmaci6n que 41 hacia. El selfor
Castellanos queria convencernos, en esta part de su
informed, que nna mentalidad ilustre, que perteneci6
a la primer Asamblea Constituyente, el doctor Eu-
daldo Tamayo, habia dado su opinion v concept
respect a la forma en que debia interpretarse ese
precepto constitutional y yo. para opener a esa res-
petable y autorizada opinion que merece todos los
respetos, otra que tiene para la Camara de Repre-
sentantes los mismos y altos prestigins, pero que tie-
ne todavia uno superior el del afeeto y el recuerdo
de quien perteneei6 a este Cuerpo y, que afin, a. pesar
de haberse ido continfia aqui y constitute todavia pa-
ra nosotros, en la Camara. un modelo de virtud y de
patriotism y de trabajo: el Dr. GonzAlez Lanuza;
cuando se debatia en esta propia Cimara de Represen-
tantes una suspensii6nde garantias constitucionales re-
lacionada con la revolucion de 1912 en Oriente. expli-
cando su voto favorable a esa suspension decia estas
palabras que son much mas elocuentes y autorizadas
que las modestas que yo tengo el honor de decir a us-
tedes: "Yo ereo que si el Poder Ejecutivo no nos pide
una cosa realmente enorme, realmente grave y real-
mente inconcebible debemos inclinarnos y otorglrsela
"porque 61 lo que pide son armas legales para evitar
algo que pone en riesgo la misma vida de la Repu-
blica, etc.... (Sigue leyendo),"








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRIS'EINTANTES -17
,


;SR. AGUIAR (MIGUEL A.): El voto favorable del
doctor Lanuza a la suspension de garantias constitu-
cionales se debi6 al estado en que se encontraba Cu-
ba en aquellos instantes.

.SR. RoDDiGUEZ RAMIiREZ (JUAN) : Habia efectiva-
mente un movimiento revolucionario armado en la
provincia de Oriente, pero ya hemos llegado a un
acuerdo, o por lo menos yo lo he aeeptado asi, de que
todos los impugnadores aceptaban y reconocian de
que estibamos en presencia de una revoluci6n mo-
ral. Para la misma el CQngreso acord6 la suspension
anteriormente; nosotros ante la perturbaci6n moral
autorizamos la suspensi6nn e el caso de que surja el
movimiento armado. V6ase come efectivamente los
sefiores Representantes se encuentran en esta situa-
ci6n: 0 se da al Poder Ejecutivo la facultad consti-
tucional para que 61 se desenvuelva con arreglo a la
ley, o se le autoriza ticitamentc para que 61 por si
suspenda las garantias, y para evitar que proceda
de manera arbitraria, este Congreso, como el propio
doctor Lanuza aconsejaba, prefiere que se utilicen
los medios legales, por lo que la mayoria esta confor-
me en dar su voto favorable al proyeeto.

Son tantas las ideas y los arguments que pueden
desenvolverse para contestar a los inipugnadores de
esta ley que si no fuera la premura y el deseo de ter-
minar esta larga sesi6n yo lo haria; pero me veo
obligado a finalizar mi discurso, en obsequio de lo
avanzado de la hora. Yo quisiera, como es la opinion
de la mayoria y es el deseo de los sefiores Represen-
tantes, que nosotros entraramos a votar esta ley de
una vez; s6 que este es el sentir de la CAmara y
quiero que mis iltimas palabras sean las siguientes.
.Tengo una series de datos y pruebas documentales
respect a lo que se ha heeho en Cuba per las ante-
riores administraciones y gobiern.s. Los iba a citar
no como censura ni come motives politicos ni como
ataque a ninguno de los Partidos que para Inhra
nuestra estin representados en estos eseafios, sine iba
a citar esos procedimientos como demostraci6n de que
en todas parties y por todos los gobiernos siempre han
sido los mismos recursos y los mismos.medios de de-
fensa los que se han utilizado per los gobiernos para
poder subsistir frente a las perturbaciones y a las
amenazas revolucionarias. Cuando se le ataca y ame-
naza a uno de muerte, cuando se le dice que so le va
a derribar, no se puede pensar que se respond con
earicias y palmadas, sine que frente a frente se po-
nen las dos potencias a ver quien vence a quien.

SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : Ojala nunca llegue esa
situaci6n en Cuba, sine que por el contrario, que ha-
ya paz y armonia entire todos los cubanos.

SR. RODRiGUEZ RAMiREZ (JUAN): Ojala nunca lle-
gue esa situaci6n, y en ese piano estamos de acuerdo,
que no haya vencedores ni vencidos; lo que el Pre-
sidente de la Repiblica y sus amigos deseamos es la
i .l'1i;,.-.,i entendernos en un plano exclusivamen-
te cubano, con la renuncia de todos absolutamente,
si asi las circunstancias lo demandan, pero en un
plano, come digo, absolutamente eubano...
SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : IPor qu6 cntonces el se-
fior Rodriguez Ramirez no vot6 conmigo ayer el nom-
bramiento de una comisi6n encaminada a ese fin?


SR. RODRiGUEZ RAMIREZ (JUAN): Per unr I '., .I :
porque S. S., que es un abogado ilustre, conoce que
los pactos bilaterales una sola .de las parties no pue-
d .resolverlos. Pero *S. S. puede tener la absolute
convicci6n de que tanto el Presidente de la Replbli-
ca come todos los components del Partido Liberal
en el Congreso, estariamos dispuestos a ello.
Y volviendo a la parte en que ya yo iba a
terminal, queria hacer esta afirmaci6n de un hecho
que me da la raz6n y que permit ver hasta qu6 pun-
to los movimientos de oposici6n, las revoluciones, que
parecen traer la libertad sofiada, la salvaci6n de to-
dos los principios y la pureza de las eostumbres pf-
blicas muchas veces fracasan en la realidad. Voy a
citar un cable que acabo de leer, procedente de la
Repdblica del Perfi, donde hace muy poco tiempo
fu6 derrocado el Gobierno de Leguia por la revolu-
cion y asumi6 el Poder, el Teniente Coronel Sanchez
Cerro, y todos conocemos que el Gobierno de 6ste,
que estaba considerado come la salvaei6n Lde aquel
pais y que vino al powder en medio de las aclamacio-
nes de todo el pueblo que lanzado a la calle al toque
de las campanas, sirenas y manifestaciones pIll'l.-..,
ostensibles de alegria, se regocijaba porque ya no es-
taba alli el Dictador, porque habia caido el Tirano,
como le han 1lamado, ahora se entrega a una nueva
revoluci6n para derrocar a Sanchez Cerro. Lo que
demuestra, .f'-. ;vamente, que nosotros, laborando y
queriendo que por los medios legales se resuelvan to-
dos los problems, propiciamos un estado de mayor
civilizaci6n, mis humane y mAs just.
Se va a dar al pais ahora el Codigo hecho por cu-
banos, aunque se le llama de Crowder; el Senado de
la Repiblica lo acaba de aprobar. Nosotros vamos a
responder a esa petici6n de la oposici6n, dindole al
pais ese C6digo, dAindole la Ley del Censo y la de
Reorganizaci6n de los partidos, y habrk todas las mo-
dificaeiones political necesarias, y habra el medio
legal de que en unas elecciones, ya reorganizados los
partidos, nos venzan con sus votes si es verdad que
existe todo ese numeroso contingent que se dice te-
nemos en contra. Las alcaldias y los gobiernos pro-
vinciales podran ser ganados per ell6s y todas las
otras posiciones political. Pero vamos a hacer todo
esto en una form racional, esperemos las vias lega-
les, que esa la ofrece el Partido Liberal y la ofre-
ce tambi6n el General Machado, porque cree que asi
hara su 61timo y mis grande servicio a ]a Repfbli-
ca cubana. (Aplausos).
SR. PRESIDENTE (GEORGE) : Se pone a votaci6n la
totalidad del proyecto.

SB. DE LA CRIIZ CAROLSS M.) : Nominal.
SR. PRESIDENTE (GEORGE) : Votaei6n nominal.
Contestarin si, los i. -.,llii. no, los contraries.

(Ocucpa la Presidencia el senior Guds Incldn).
(Se efectua la votacidn).

SR. PRESIDENT (GUI.S INCLAN) : ~Falta'algin se-
fior Representante per votar?
(,Silexcio).
Han votado 94 sefiores Representantes, 80 que si
y 14 que no.








48 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESBNTANTES_
,, = !, i i ,, i .,, ,


(Votaron a favor los r.. : Acosta, Aguilar, Al-
buerne, Rafael Alfonso, Alvarez del Real, Alva'ea
Ramirez, Aivera, Alliegro, Aragones, Ariza, Aso6n,
Alfredo Barrero, Octavio Barrero, Beltrdn, Bover,
Campos Martinez, Campos Prieto, C'i.,,, Castelvi,
C(',,.ii,1,, Cisneros, Cruz Gonzdlez, (Ocesta, Cueto,
Diaz Valdds, Echeverria, Espinosa, Finalds, Fundo-
ra, Garcia Montes George, Goderich, Gonzdlez M1o-
rales, Luis Grau, Baldomero Gran, Gronlier, 'Haedo,
Hirzel, Infante, Lombard, L6pez lMoral'es, !., i.'.,
Morales, Machado Nodal, Martinez Q ,'..., MeniciO,
M1 ,,,,i:,,, 1/i,,,,.',, .li,/.,, Mora, Navarrete, NAiiez
Mesa, Ricardo Pa.dierne, Parodi, Perez, Piedra, /'...
nas, Ponce, L'II.,;, :- de Le6n, 1.... 1;.I., Rey, Rio,
Rivero, Rodriguez Barahona, Rodriguez Ramirez,
Rubio, San Pedro, Solo Izquierdo, T'.r', Torres,
Trujillo, Ubeda. Urbino, U'd !,;ii.,l Vdzquez Bello,
Villaldn, V.''.,, ',.7, /....'.- Arrieta, Alberni, Cruells,
y Guds Ineldn).

(Votaron en contra los sefiores: Aguiar, Juan M.
Alfonso, Calds, Castellanos Cruz U.,.,,-., (, ,,..i. ,,
' .. ..l,,., Cardet, Fonseca, Iferryman, Prado, Recio,
Rodriguez Cremd y V- l;. f).


SR. PRESIDENT (GuAs INCLAN):
aprobada la totalidad del proyecto.


Queda,


pues,


Tiene la palabra el senior de la Cruz para explicar
su voto.

,SR. DE LA CRUZ (CARIXS M.) : Sefior Presidente y
sefiores Representantes: Confieso que cumplo peno-
samente un deber; porque ya en horas tan avanzadas
de la noche, no solamente tengo un cansancio men-
tal bastante fuerte, sine que supongo que la totalidad
de los sefiores Representantes lo tenga tambien por
seguir, come yo, con interns y atenci6n todas las ideas
expuestas a trav6s de tanto debate ya producido. Pe-
ro, de today suerte, no he querido dejar de consignar
los motives contraries que han inspirado mi voto ai
proyecto de ley procedente del Senado, que faculty
al President de la Repfiblica a suspender en cual-
quier municipio las garantias constitucionales.

Quiero, para no entrar en r.-, *iii.- ;..i ~ que pre-
tendan producir mis compafieros, ;-.,., ,,' y descono-
cer todas aquellas frases y concepts vertidos, en los
que hay acusaciones que indefectiblemente, al ser de
nuevo sefialadas, habrAn de provocar nuevas inte-
rrupciones; pero no debo omitir las filtimas palabras
del senior Alliegro, que contienen un grave cargo pa-
ra todos los que votamos en coitra del proyeeto de
ley debatido, considerAndonos faltos de juicio.
SR. ALLIEGRO (ANSELMO) : Quisiera rogar al senior
de la Cruz diga cuales son las palabras mias a que
se refiere.

SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): El seflor Alliegro-di-
jo que los contraries a la aprobacion de la ley (que
nos oeupa, careciamos .de raz6n, estabamos locos; y
que los favorables a la ley demostraban su buen jui-
cio. Y a ese respect hizo una breve historic de una
comedia o pequefio melodrama que habia eseuchado
en un teatro...

SR. CASTELLANOS MANTELE) : Pero 6l se refiri6 a
todos. (Risas).


Sn. ALLIEGRO (ANSELMO): Yo no he .;,inii.-,,i.,
que fueran locos los unos ni los otros, sino quienes
eran los cuerdos. Y en mi criterio, los locos eran los
que votaban en contra y los cuerdos a favor.

SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : De sabios, poetas y
locos, dijo un gran escritor, todos tenemos nn poco;
y en el curso de mis palabras podr6 demostrar a S. S.
que locos son los que votan a favor, y cuerdos los que
lo ban hecho en contra de la ley.
Sn. ALLIEGRO (ANSELMO) : eo creo lo contrario.

SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : Ese es el criterio de
S. S., muy respectable, come muy respectable tambi4n
es el mio.

Al iniciar la explicaci6n de mi voto contrario al
proyeeto de ley, no voy a relacionar los hechos que
como cargos se ban .., m.1.,,. 1 contra el Go'bierno y
como antecedentes para probar, como se ha probado,
la inexplicable conduct del Poder Ejecutivo solici-
tando la autorizaci6n para suspender las garantias
que a los ciudadanos .i' ..... la Constituci6n. Eso se-
ria repetir y alargar innecesariamente mi explicaci6n.

El senior Alvarez del Real di6 lecture a un magni-
fico y brillante trabajo de exquisite forma literaria,
con una series de razmnamientos e ideas 1'-i .i i,' -.
te encadenadas, para .1. f.-ini.-, el I.-... I, de ley tan
combatido y sospechado y para '1i. lI'; la political
seguida en todo el period de Gobierno del general Ma-
chad'o. Y precisamente per virtud de ese trabajo aqui
leido, tan reflexive y serene, es que yo creo que la
Cimara debe escuchar tambi6n, con I:: '..ii y me-
sura, come pretend exponer, los antecedentes que
han motivado la grave situaci6n que hoy palpamos, y
asi dejar sefalada la opinion contraria a la sostenida
por los defensores de esa ley del Senado y de la po-
litica actual.

En Cuba, come debe recor.dar el PIartido Liberal,
fu6 siempre motive de profunda y grave perturbaci6n
la reelecci6n presidential. Los liberates iniciaron lu-
cha deecidida y tenaz para acabar con la re-elecci6n
desde tiempos del primer Presidente, el honorable
Tombs Estrada Palma. Combatieron la reelecci6n de
aquel hombre que fu6 honest, honrado y modelo de
ciudadano y de gobernante. Su reelecci6n hizo rodar
y caer su obra; todas sus grades virtudes fueron ig-
noradas; y se lanzaron injuries, denuestos y graves
acusaciones contra aquel hombre que, pobre y entris-
tecido, fue a un rin6en de la provincial oriental a mo-
rir de pena y de dolor. No valieron, para contener el
desalfuero en la agresidn, ni la rudeza en el ataque,
aquellos grandes ejemplos que habia dado cuando en
la Revoluciin redentora, siendo Presidente y hecho
prisionero, hubo de poner a riesgo su vida y sus in-
tereses, al suscribir en ana planilla que le presentaron
sus opresores, "que su ocupaciOn era ]a ide Presiden-
te de la Repfiblica de Cuba.'' No valieron sus altas
virtues. El echo de ]a reeleecion ofuse6 la concien-
cia cubana; y en breves instantes, un hombre de his-
toria tan ,sagrada y tan larga que no es possible eseri-
bir la de su pais sin dejar de meneionarlo preferen-
temente, cay6 y rod(, como esos series que salen a la
vida y que vuelven a la madre naturaleza, sin dejar
recuerdos ni huellas de su paso, come las olas en el
mar, que se levantan furiosas y amenazantes y mue-








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPREISENTANTES 49


ren en apacible playa sin marca en el inmenso Oc6a-
no de su real existencia.
Despu6s presenciamos el gobierno de un liberal, del
general Jos6 Miguel G6mez. Recibi6 este Gobierno los
rudos ataques de una oposicion que tuvo sus tonos
violentos, pero sus mis serenas opinions. Un grupo,
el mas formidable de la intelectualidad cubana, com-
pacto, unido, con decision que demostr6 carActer y
eivismo, sostuvo la bandera de la oposici6n; figuraron
en 6sta, un grande de la palabra, el doctor Jos6 Anto-
nio GonzAlez Lanuza; un hombre de pasiones, pero de
valer, el general Fernando Freyre de Andrade; un
fil6sofo y un maestro, sobre el que hoy hemos escu-
chado una critical a sus actividades ciudadanas, cuan-
do con su palabra, su inteligencia y su conduct ha fa-
bricado, con amorr indiscutible, ciudadanos a la Pa-
tria; y ese grupo hizo formidable campaila para im-
pedir que el general G6mez intentara su reelecci6n
como Presidente.

El general G6mez, acusado de muchos errors, te-
nia y tuvo la vision del estadista y el sentido del go-
bernante. Advirti6 el peligro de la reelecei6n y, por
respeto al program de su Partido, a una ideolo-
gia que habia mantenido anteriormente y a la deman-
da del pueblo contrario a que el Poder, por virtud de
la reelecci6n del Presidente, intervenga como intere-
sado en la elecci6n, decidi6 no ser candidato-que pu-
do serlo-y presidi6 unas eleeciones que hizo possible
el cambio de poderes y de los hombres y la march
serena y firm de nuestra democracia.
4Cuil fu6 el resultado de esta conduct? Un cons-
tante reconocimiento al general G6mez que, muerto
poco tie.mpo despu6s, afin sus opositores, los hombres
que mas le combatieron, le dedicaron un aplauso; y
todavia su tumba se ve favorecida por flores frescas,
que llevan manos del pueblo a.genas a las amorosas de
la familiar, que como 6sta guard un recuerdo de
aquel que abandon la Presidencia sin derramamien-
to de sangre del pueblo que dirigia.

Despu6s lleg6 al Poder el general Menocal. Sus pri-
meroe cuatro aios de gobierno se desenvolvieron bajo
una administraci6n honest con un fuerte nficleo de
opinion al lado de su gobierno. Lleg6 el moment de
la terminaci6n de su period, y el general Menocal
fu6 a la reeleeei6n. Aqui fu6 el pecado de mi devote
amigo; fu4 su grave-error. Entonces el Parti'do Libe-
ral levant6 enhiesta y valiente la bandera de la re-
voluci6n; el ej6reito, en una gran parte, hizo armas
contra el Gobierno; los Tercios Taeticos se apodera-
ron de las principals cindades de Oriente y Cama-
giiey; la guerra civil cundi6 por todo el pais. Y se
vi6, por segunda vez, que la reeleeei6n era el motive
bAsico y fundamental de nuestras luchas y guerras,
el motive de nuestros males.
El general Menocal, por estrategia, por fuerza o
por lo que querrdis llamar, logr6 veneer al Partido Li-
beral y al nicleo del ej6reito sublevado. Contuvo y
venei6 la revolnei6n y se mantuvo en el Poder; pero
ya io fu6, hay que confesarlo, el mismo Poder ni la
misma situaci6n political de su primer period de go-
bierno. Cuba vivi6 dias de intranquilidad; la revo-
luci6n dej6 huellas indelebles, hubo necesidad de
transacciones; y aunque el gobernante y el estadista
tuvo ecuanimidad para no Ilevar a cabo persee'ciones


y mantener una mis peligrosa situaci6n, sin embar-
go, ya qued6, desde esa reelecci6n y desde esa guerra,
destruida la gloria de un gobierno y quebrantada la
fuerza de un Partido.
De ahi, sefiores Representantes, que el Partido Con-
servador en ciertos instantes en que vacilaba su pro-
pia candidatura para un nuevo period presidencial,
entendi6 que era labor patri6tica abandonar el oder,
en vez de mantenerlo a toda costa; y encamin6 sus
pasos a pactar, como pact, con el doctor Zayas, que
con el Partido Popular representaba un desmembra-
miento de las genuinas y mas antiguas tuerzas libera-
les, para provocar no 61lo la renovaci6n del Poder,
sino el Gobierno de liberals que no eran los mas ra-
dicales ni los que habrian de hacer resurgir odios ni
persecuciones en venganza de la reelecei6n y guerra
provocada por la misma reelecci6n de los que aban-
clonaban el Poder.
Asi se install en el Poder el doctor Zayas, que re-
cibi6 desde el inicio de su gobierno los ataques mas
rudos y crueles de una violent oposici6n. No s6lo lo
atacaron los partidos politicos y la casi totalidad de
la prensa, sino un movimiento de opinion bajo el titu-
lo de Veteranos y Patriotas, en los que figuraron mu-
chos de los que hoy combaten al general Machado y
otros de los que figuran como devotos de 6ste. Los
congreeistas, en esos moments, estaban en peores con-
diciones que actualmente, porque reeibian tambi6n las
critics mis destempladas de esa' opq~ici6n. Pero el
doctor Zayas, un hombre frio, con serenidad supe-
rior a muchos sajones, con la vision de un porvenir
mas largo, no implant medidas represivas; li'bremen-
te se publicaron las injuries y los denuestos, que cuan-
do llegaron a la familiar presidential, fueron motivo,
en algun case, de persecuci6n judicial o policiaca.
Entonces se amenaz6 la seguridad del Estado, por
la constant provocacion a una guerra civil; se hacian
proclamas incitando a la rebeli6n, firmadas desde los
campos de Cuba Libre; para haeer mayor la alarm
se escondian los hombres, a pesar de no ser persegui-
dos ni buscados por las policies. Y, frente a todo esto,
Zayas imperturbable. En Cienfuegos, un grupo de
hombres se reuni6 en una finca con sus armas. La no-
ticia corri6 por todo el pais y se trasmiti6 al extran-
jero; Cuba ya estaba en guerra, era possible la intro-
misi6n americana. La Embajada de este pais ya ha-
bia comunicado a su Gobierno la noticia.

Y Zayas, en esos mementos, para evitar peligros a
la nacionalidad y destruir valor a la noticia de la Em-
bajada americana, se traslad6 a Cienfuegos, no en un
tren military, sino en carros corrientes, con un modes-
to jipi y en traje de puro criollo, con un grupo de
amigos para traer a la legalidad a los rebeldes herma-
nos. Y asi visit en el campo a los alzados, y los re-
dujo a la obediencia satisfaciendo hasta el amor pro-
pio de los que se habian colocado fuera de la ley, de-
jdndoles sus armas, que a Zayas, segin su propia con-
fesi6n, no le servian para nada. De esa suerte venci6
el doctor Zayas esa dificultad y lleg6 a terminal su
gobierno. Y ]ogr6 todo esto por una raz6n muy senci-
lla, porque no fu6 a la reelecci6n. Es cierto que tuvo
el prop6sito, pero fu6 vencido en 61. Y just es reco-
nocerle que no hizo fuerza para ello, cerrando asi su
period de gobierno con unas elecciones que presidi6
sin ser parte en ellas.








-50 DIAiRIO DE SESGIONIS DE LA CAMERA DE REPRiES'ENTANTES


Despu6s surgi6 el Gobierno del general Machado.
Recogi6 en su inicio el consensus y el ap]auso de todo
el pais; recibi6 no ya la valiosa cooperaci6n de ]a ca-
si totalidad del Congreso, sino el apoyo de las classes
econ6micas, de la Universidad,-profesorado y estu-
diantes-de los obreros y hasta de los .1.in.,.-....) Y
asi gobern6 el general Machado, con inas o menos
suerte por un ndmero de afios, sin difieultades ni gra-
ves problems a su gobierno ni al pais, mientrai no
ileg6 la reelecei6n que pudo cristalizar a trav6~ de
una reform constitutional y pr6rroga de poderes ha-
ciendola mins grave y odiosa, porque en lugar de cua-
tro aiios se extendi6 a seis, en virtud de la inexpiica-
ble conduct de la iltima Convenci6n Constituyente.
El general Machado, como candidate a la Presi-
dencia de la Repfblica, declar6 que respetaria el pro-
grama politico del Partido Liberal, que s6lo goberna-
ria cuatro aios y que, por nada ni por nadie, ocupa-
ria un dia mis la Presidencia de la Repiblica; por-
que estimaba que todos los males que Cuba habia pa-
decico, los debia a la reelecei6n. \ Machado jur6 an-
te la tumba de los mirtires y patriots min esclareci-
clos no ir a la reeleecein; ser en esto superior a Estra-
da Palma, superior a Jose Miguel G6mez y a Zayas,
por su gobierno regenerador; y mejor que Menocal,
porque no -daria lugar a levanter, por ambieiones poli-
ticas, discordias entire los cubanos.

El general Machado, despu6s de esto, cuando ya
habia reiterado su juramento, cuando el pais habia
respaldado sus actividades como gobernante y espera-
ba su valioso ejemplo y el eumplimiento de tan sagra-
das declaraciones, provoca una reform constitueio-
nal de tal naturaleza, que habia de ser, como lo Eu6
y es, el obtener por esa reform constitutional, la ree-
lecci6n mAs larga en el period, que la disfrutada por
otros Presidentes, el punto de partida y el motive fun-
dado y fnico de todas las terrible y graves cuestio-
nes que hoy sufre el pais.
El Congress vot6 una ley reformando la Constitu-
ci6n; pero esa ley, esa reform, no hacia possible la
reelecei6n presidential. En esto hay que reconocer
que el pecado y la culpa del Congreso no llegan al
punto que la opinion pdblica sefiala. El Congreso de
la Republica, siguiendo una orientaci6n political de-
finida, tanto esa mayoria liberal que me eseucha co-
mo una gran parte de los conservadores cooperativis-
tas que. en sus respectivos partidos combatieron la
reelecci6n, acordaron, conformes con sus programs
y conduct political de otros moments, evitar a toda
costa la reeleceidn presidential; y, al votar la refor-
ma constitutional, llegaron, como media de transac-
ci6n para con ello, (satisfacer en part al Poder y
evitar su reeleeei6n), a dar y tomar el propio Con-
greso, al mismo tiempo, una pr6rroga de dos arios
que hiciera possible la media que impidiera la ree-
lecci6n del Poder Ejecutivo, evitando nuevas caidas
alas instituciones nacionales.
Pero la Reforma Constitucional acordada por el
Congress no fu6 ni aprobada ni rechazada, fu6 des-
virtuada y modificada en su esencia y en sus for-
malidades. Hubo un instant triste, desgraciado, ini-
cio o antecedente de los graves sueesos que, como con-
secuentes de aquel instant, hoy padecemos; y fu6,
esa la conduct de la Constituyente. A esa iltima
Convenci6n no fueron s61o politicos militants de


los partidos organizados, ni la orientaci6n y respon-
sabiaidad de la Asamblea se puso en manos de poli-
Licos de proiesi6n. Se eligieron conocidos y valiosos
intelectuaies, para hacer caer sobre sus hombros la
direemcin y responsabilidad de los acuerdos de esa
Constituyente. Todos creiamos que esos intelectua-
ies, serenos y honrados en sus juicios, ratificarian su
conuucta .de respeto a su valer intellectual y de pro-
oiacd, como deiensores de la: leyes y de la propia
Jonclitucion; y esos intelectuales, comenzanuo por la
iigura cle mas relieve que presidio ia Asamblea, un
internaeionalista que ha prestigiado a Cuoa en el ex-
rranjero, pero que es ahora un cirrus nebuloso en el
cielo de nuestra I'ii '.b.., el doctor Antonio -San-
chez de 13ustamante, se lanzaron a modificar y aite-
rar la fietorma Constitueional acordada por el Con-
greso, cle tal suerte que, precisamente lo prohibido
por el Congreso, eato es, la reeleeei6n presidential,
,a hicieron viable hasta por mayor tiempo que el au-
torizado en la primitive Carta Fundamental, cuan-
do tosaa la Retorma habia girado precisamente en el
mbtivo de impedir la reeleccin presidential. Y ya,
desde este instant, se provoc6 y cre6 la real y ani-
ca causa de la trisuisima situaci6n que atravesamos.
Lja reeleccion presidential.
SY c6mo vino la reieecei6n presidential La ree-
ieceion del general Machado se someti6 al pais de
una manera muy singular, sin candidate contrario,
sin luchas de.partidos, bajo una formula de candida-
tura UNICA, qcue impedia conocer si el pueblo acep-
taba o no la continuaci6n en el Poder del propio Pre-
sidente. Y ahora, poni6ndonos la mano en el corazdn,
ya que esa reelecei6n y la formula de llevarla a cabo
fu6 una jugada political product de la Convenci6n
Constituyente, y los Congresistas no tienen culpa de
ello y estin exentos de la ij:-l..Ju.jlil;d..l qcue entra-
fia esa jugada political, debemos declarar que la ree-
leecidn fu6 heeha a espaldas del electorado cubano,
pues a esa elecci6n no concurri6 el elector, no con-
currieron mAss que los interesados en mover la mi-
quina electoral. Y asi se reeligi6 el general i\l,..:hd....
Prente a esa reelecci6n y frente a la conduct de
la Constituyente, como frente a la political palacie-
ga de dominar y recoger para devotos e intimos to-
das las posiciones political y gubernativas, surgi6 la
protest, en el seno del liberalism, en el campo con-
servador y en todos los sectors de opinion del pais.
De esa manera, comenz6 a resquejabrarse el Partido
Liberal; y persona de dicho partido que formaba
parte del Gabinete del propio General Machado, al
ver que la pr6rroga y reelecci6n del Presidente ce-
rraba a todo cubano sus aspiraciones hasta el afio de
1935 y que no podia haber mAs aspiraci6n que la del
propio Presidente, a pesar de haber sido uno de los
mayores mantenedores del Gobierno y de sus 6xitos,
un cubano en el que ademas de sus pasiones hay que
reconocer grande virtues, el Comandante Zayas
Bazan, renunci6 su cargo de Seeretario de Goberna-
ci6n y se retir6 de un Gobierno que habia quebran-
tado ya un juramento y un program de partido. El
pais, desde ese instante, forj6 conciencia contraria al
Gobierno y comenz6 a perturbar y dificultar la evo-
lucion political del regimen, porque de lo contrario
se habra de mantener hasta el afio de 1935.
Para saber lo que represent el interns del cubano
.en destruir el regimen o gobierno que se prolong








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 51


: ..OEt
hasta el afio de 1935, no hay que perder de vista un
antecedente propio de nuestra, condici6n. El cubano,
como el espafol, pronto se cansa de su gobierno. En
Espafia, donde se han ensayado todos los regimenes
y forms de gobierno, desde el mondrquico absolutis-
ta hasta el republican, y donde todos han fracasado,
se advieute ese caeaneio, ese deseo de cambiar, en
cada period mas o menos largo de tiempo. Y entire
nosotros, que antes no soportamos ni al dulce ma.es-
tro don 'lin ,i ni al apacible Zayas que en sus cua-
tro aflos de gobierno tuvo inquietudes, ni al valeroso
y sereno Menocal cuya reelceei6n de un cuatrenio
motive la mis grande guerra civil que ha sufrido Cu-
ba, entire nosotros, donde organizamos una democra-
cia a corto plazo de gobierno para renovar sus hom-
bres, no es possible que pueda perdurar ahora un go-
bierno que leva ya mas de cuatro afios y que pre-
tende cumpiir un period de diez bajo un regimen
que mais que Presidente de la Repilblica, tiene por
cabeza un Rey absolutista que destruye derechos ciu-
dadanos y acaba con los partidos politicos.

El regimen democrdtico, en Cuba, no ha fracasa-
do. Nosotros, los politicos dirigentes, hemos hecho
mal uso de las leyes en que descansa el sistema; por
lo general, no hemos aplicado correct y honestamen-
te esas leyes ni ese sistema. Leyes dictadas por este
Congress, impidieron a los partidos la reorganizaci6n
que hacia possible la renovaei6n de los hombres y la
vida de la democracia; despu6s, la filtima Conven-
ci6n Constituyente, al variar la reform constitueio-
nal acordada por. el Congreso, hizo impossible que ya
hoy, sin dificultades y graves problems como los
que existen por ese error de la Convenci6n, nos vie-
ramos muy pr6ximos, con la previa propaganda ci-
vica, a la lucha comicial para sustituir al Presidente
de la Republica y asi reafirmar mas nuestra indepen-
dencia y soberania.

De ahi que la responsabilidad de este moment
grave debe achacarse no s61o al Partido Liberal, sino
a los hombres que, ocupando el Poder, faltaron a sus
juramentos de honor y a sus compromises ciudada-
nos; burlaron los programs de sus partidos e hicie-
ron alterar, en su esencia y base, la Reforma Cons-
titucional acordada por el Congreso, para llegar a la
reelecci6n presidential.

SQue ha ocurrido, despu6s? iSe ha iniciado por
algun partido politico la revoluci6n para derrocar
el sistema e impedir la reelecei6n acordada e impues-
ta? No. gPor qu causa no ha sido esto possible La
vez que esto fu6 possible se debi6 a que el ej6reito hi-
zo causa comin con la political, para derribar un Go-
bierno product de una reeleeci6n. Y ahora el fen6-
meno es contrario. La political que hace el Gobierno
ha llegado al ej6rcito, y este entiende que cumple su
deber acatando esa political y respaldando al Gobier-
no, aunque extienda su mandate a un period que
su pueblo ni le ha dado ni lo acepta.

Frente a esa situaci6n .de un ejereito que mantiene
al Poder, perfeetamente preparado y defendido con
fuerzas de policies que impiden toda confabulaci6n
para un alzamiento o propaganda contaria al Gobie-
no, esth un pueblo indefenso que no tiene medios pa-
ra adquirir arnias y hacer una revoluci6n; pero que
inicia una protest, y la mantiene con tal fuerza y


arraigo en todas las classes sociales, que ha quebran-
tado seriamente al Poder.
Ahora se oye la critical contra caudillos y genera-
les que no exponen su vida frente a la incesante de-
manda del Poder, que pretend ponerlos en franca
position de rebeldia para lanzarles las fuerzas de
ejercito que los destruya; y surje la propaganda que
se hace en hojas sueltas sin pie de imprenta, que va
de casa en casa, y el recado telef6nico y la noticia y
el laborantismo para perturbar y hacer impossible ]a
vida normal del Gobierno; y los estudiantes y las ni-
fias y los obreros mantienen tambi6n un estado de al-
teraci6n del orden, y el capital se retrae, y sure el
pais las consecuencias de esa falta de negocios y de
movimiento de dinero, afectando esto tambi6n al Go-
bierno que no recauda para pagar sus gastos; y, todo
eso se hace y se mantiene porque ya nadie quiere so-
portar la reelecci6n, que habrd de durar y llegar has-
ta el afio de 1935.

Los hombres que estin alrededor del general Ma-
chado y que a diario hacen saber que estan dispuestos
a todo g6nero de sacrificios por mantener a su ami-
go como Presidente, adn a trueque de las gsiiid.-.
desgracias que sufre el pais, olvidan que antes que
el amigo, que antes que el servicio, favor y lealtad al
amigo, tienen el deber de eiudadanos que les obliga a
servir primero a la Patria que al amigo. Y cuando el
amigo, equivocado o no, es la causa o motivo de las
desventuras patrias, se esta en el caso primero de
tender y proteger a la Naci6n antes que al amigo.
Y ahora nadie se ha atrevido, en esta situaci6n, a de-
clarar que lo cierto es que el estado de perturbaci6n
public no es de los elements rojos, ni de los estu-
diantes, ni de los politicos por cambiar el sistema re-
publicano ni nuestra forma de gobierno, ni por aten-
tar a la vida y seguridad del Estado, sino que todo
ese estado de cosas lo motiva inicamente la protest
contra la reeleeei6n del Presidente de la Repiblica,
del general Machado, que es el denominador comfin
de todas estas angustias, de toda esta perturbaci6n,
de toda esta zozobra en que vive la Repfiblica, y que
se mantiene y mantendrA, seguramente, si el general
Maehado persist en su decision de actuar como Pre-
sidoente hasta el aiio de 1935.
Es evidence que ese es el mal. El general Machado
pide ahora, frente a esa situaei6n, medidas que son
infitiles. Yo no he votado en contra de la ley, porque
estime que la ley va a agredir mis derechos de los
que ya ha conculcado otra anterior sobre suspension
de garantias. No he votado en contra de la ley, por-
que crea que 6sta va a quebrantar mis los hogares
cubanos. Eso seria una idiotez. No he votado en con-
tra de la ley,.porque crea que esta ley pueda ser ftil
ni servir a un Gobierno cuya cesaci6n deseo. He vo-
tado en contra de la ley, porque creo que es perfec-
tamente indtil. No hay en el pais gente armada a
quien reprimir, pero tampoco hay a quien imponerle
esta media como preventive.
Esta ley que autoriza a la policia para penetrar en
el domicilio de los ciudadanos, sin un mandamiento
judicial; y que permit otras absurdas activi'dades
policiacas impedidas por la Constituci6n, cuando ri-
ge; esta ley, que s61o crea una situaci6n de temor en
el campo econ6mico, no puede aer eficaz en ninguno
de sus aspects.








52 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESRENTANTES



El asunto no esti en reprimir movimiento armado,
no esta en combatir a un enemigo que no se ve; el
problema gira en otro campo. Y gira en otro campo
porque no existed ni revoluci6n ni enemigo que actue
a manera de recibir frente a. su conduct la fuerte
reprensi6n de la fuerza armada. El Gobierno podra
detener hoy a un estudiante, mafiana a un obrero,
luego a un politico, y estimar que con esto y con el
estado dde temor que i ilii.tl.. por la suspension de las
garantias constitucionales, ha podido reprimir y aca-
bar*totalmente con la protest y la perturbaei6n que
se advierte en todo el pais. Pero se equivoca, porque
no termna sino con el agotamiento il! i init-.. del pais
o con la caida del Gobierno.

Esta ley es indtil; porque las eyes que suspended
las garantias constitucionaies son para estados anor-
males, y hoy, en Cuba, desde la reelecci6n del gene-
ral Machaco, el estado normal es la normalidad;
porque es evident que en nuestra Repfiblica desde
que la filtima Convenci6n Constituyente violent an
sagrado derecho y oblig6 al pais a vivir anormalmen-
te, esa anormalidad es el estado normal.
El cable ha'bra de trasmitir a todas parties del
mundo la noticia de que el Congreso cubano acaba
de dictar una Jey autorizando la suspension de las
garantias constitucionales en cualquier .,nii. !11.i, de
nuestro pais. Y ese cable, que no lo puede contender
la censura cubana, que no lo puede detener ni impe-
dir el Gobierno del general Machado, provocard in-
mediatamente esta interrogaci6n: i quc ocurre en Cu-
ba, que el Gobierno neeesita autorizaei6n para, sus-
penaer las garantias constitucionales?

El panico que esto provoca, en el orden economi-
co, es tan evidence que el daio inmediato lo reeibe
nuestro propio pais: los Bonos de Obras Publicas,
que tienen buena garantia para su pago, se cotizan
ya al 79 por ciento; y el azdcar, que espera'ba una
mejor cotizaci6n aprobado el plan Chadbourne y de-
cretada como esta la retenci6n de un mill6n quinien-
tas mil toneladas para que al impedir su venta el
precio subiera, ha bajado enormemente en valor. Los
Bancos no hacen una operaci6n econ6mica, y las
grandes tiendas y comercio de la Habana a penas si
recaudan, como product de sus ventas, pequefias
cantidades. Y nada de eso puede impedir la ley de
suspension de garantias constitucionales.

Es infitil que un Gobierno crea que puede, por vir-
tud de esas leyes, destruir un estado de conciencia
que se traduce en una protest; ni tampoco que pue-
de mantener un estado de paz, de armonia, de sosie-
go y de tranquilidad imponiendo con soberbia, (y
con esto contest al senior Alvarez del Real, que de-
cia que la soberbia se imponia a la raz6n, para de-
mostrarle que, por el contrario, es el Gobierno quien
utiliza y mantiene la soberbia frente a la raz6n, y no
la oposici6n la que quiere imponer su soberbia fren-
te a la raz6n), las medidas legislativas y de policia
que dicta.
El estado .de conciencia que so traduce en una pro-
testa de cuya parte esta la raz6n, lo sostienen no s6lo
los estudiantes, obreros y pueblo, sino los mismos
afiliados al Partido Liberal que no aceptaban la ree-
leci6n, y a quienes se les impuso reelecci6n y me-
dia; como esti tambi6n de parte de los cooperativis-


tas, que en gran nfmero combatieron siempre la ree-
leccijn; a unos y a otros no puede la ley de suspen-
si6n de garantias constitucionales, Ilegar a lo mis re-
c6ndito de su conciencia para acallar su protest,
aunque sirva para agredirlos en sus personas y en
sus .derechos.
El Poder, desde que se inici6 la protest frente a
la transgresi6n constitutional, se levant fuerte y
,arrogante, soberbio muchas veces. Se encar6 con la
critical y dijo de este modo: "yo cuento con las fuer-
zas econ6micas, con los partidos politicos y con el
ejercito; pero cuando comenzaron a former nficleo
los intelectuales, y surgieron manifestaciones estu-
diantiles, y los obreros so unieron a las protests, y
tos partidos politicos quedaron reducidos a an6micas
asambleas, y los disturbios pdbinos tomaron serious
,caracteres; observdndose que ya el Presidente no re-
cibia las muestras de adhesion de otros tiempos, don-
de hasta los nms modestos Clubs de solaz esparci-
miento lo nombraban su Presidente, 6ste se irgui6
un dia y en la Estaci6n de Policia de la calle 23 di-
jo: "alcense, que yo tengo un ej6rcito para coger-
los"; y otro dia, cuando los Gobernadores Provin-
ciales inieiaron un movimiento de adhesion al Go-
bierno, porque ya le faltaba hasta el concurso de los
carretones de las fibricas de cervezas y jabones, el
propio Presidente, al dirigirse a los politicos congre-
gados por esos Gobernadores, en lugar de dar una
nota de paz y de armonia, declare con arrogancia y
soberbia que "le sobraba, como hombre, lo que les
hacia falta a otros, para mantenerse en el Poder."
SR. RODRIGUEZ RAMiREZ (JUAN) : g Me permit una
interrupei6n S. S., con la venia de la Presidencia?
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) ; Con much gusto.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLIN) : Tieno la palabra
sU .ilut lci.

Sn. RODRiGUEZ RAMiREZ (JUAN): No he querido
interrumpir al senior de la Cruz en su brillante infor-
me, que toda la Camara estd escuchando con verda-
dera complacencia, pero 61 esta haciendo una afir-
macion de hechos que, puede quedar en el DIARTO DE
'.-,,'i.-, como una verdaid, cuando no es asi, Aqui
hay muchas personas que estuvieron presentes y que
eseucharon ese discurso del senior Presidente de la
Repdblica, y ellos pueden afirmar conmigo que esos
fueron los comentarios que de piblico se hicieron, pe-
ro tales palabras no fueron dichas por el senior Pre-
sidente de la Repdblica. El no hizo esas afirmaciones,
si no que el radio, hizo una pausa y muchos pudie-
ron entender que en la interrupei6n de los aplausos
hubo el silencio que 'propici6 ese comentario, pero
esas palabras no fueron dichas realmente.

SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): OjaliA que sea, asi,
en provecho de la propia situaei6n del senior Presi-
dente de la Repfblica! i Ojald que el radio y yo este-
mos equivocados!
Puedo declarar que en toda esta relaci6n de hechos
qcue he consignado procuro, sin pasiones, ajustarme
a la verdad que conozco; y que con amargura y pena
los sefialo, para fijar bien el moment critic que
atravesamos, y para ver si, con el conocimiento de
ellos y la experience del pasado, no se repiten las
tristes escenas de 1906.








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRFS'ENTANTES 53


No insist en esas manifestaeiones para demostrar
la soberbia y la actitud arrogante y agre'iva del Go-
bierno, aunque me sobran otros hechos. A los prime-
ros ,I.I. que se ofreeieron en la plaza pfiblica, se
mostr6 el Gobierno inquieto, neryioso, excitado; per-
di6 la serenidad y entr6 en el plano de las agresio-
nes. Yo no voy a reproducir aqui todos los, heehos
acaeeidos en la ciudad de la Habana y en distintos
lugares de la Repuiblica, porque el senior Castellanos
se encarg6 de ponerlos de manifiesto con cita muy
exacta, hasta del nombre de las victims; pero si voy
a consignar determinados movimientos de militares
y funcionarios que demuestran estas afirmaciones
mias.
En la ciudad de la Habana, dirigia la Policia Na-
cional un military, de cuya consecuencia y adhesion al
general Machado no cabe duda. El coronel Pcrdonmo
estaba a] frente de la Policia y su administraci6n al-
canz6 6xitos muy notables. (Vea ]a Camara c6mo yo
hago justicia a quien la merece). Ese military, con el
presupuesto de la Policia, aborrando cantidades de
las consignadas en dicho presupuesto, construy6 cua-
tro o cinco grandes Estaciones y reform dos o tres
edificios del Estado; discipline el Cuerpo que esta-
ba bajo su mando; supo ser military y policia, porque
el policia no es military y tiene determinada labor
ciudadana que cumplir. Y a este military se le retire
del mando, en los precisos moments en que se ini-
ciaban las protests pfblicas.
Despu6s, cuando ya Perdomo no era Jefe de Po-
licia, en el primer choque entire los estudiantes y es-
to Cuerpo, rocibieron los indefensos muchachos gol-
pes, plan de machete y plomo homicide.
En otro lugar, creo que fu6 en la ciudad de Cama-
giiey, por haber consentido un military y un Jefe de
Policia una manifestaci6n pfblica llevada a cabo por
estudiantes y pueblo, en la que no hubo disturbios ni
consecuencias quc lamentar, se depuso del mando de
Supervisor al military y creo que al Jefe de Policia.
Parece que la orden era dar palos y tiros a toda cos-
ta; y como no fu6 eumplida y so permiti6 la mani-
festaci6n, recibieron el castigo por su labor humana
y discreta, los funcionarios citados.
Tambi6n Perdomo, en Matanzas, di6 pruebas de su
eensatez durante una fiesta estudiantil que se cele-
br6, presidi6ndola 61 sin que hubiera dificultades en
su desenvolvimiento; el Poder, cuando se siente ata-
eado y es fuerte y tiene valor y serenidad para aqui-
latar el ataque y resistencia del enemigo, no emplea
ni las armas de sus fuerzas ni la sfoberbia product
de su ofuseaci6n, porque esto haee mAs dafio al pais
que la protest misma.

Este es el cuadro y los anteeedentes de lo que hoy
padecemos. Veamos ahora la confusion, la anarquia
que confront el cubano. Eni el Congreso se ven
adhesiones al regimen, porque se estima que (:I quie-
re destruir el regimen, que caigan el general Maclha.
do y el Congreso, que se eclipse la Replfblica. Eso es
un error. El pueblo, tengo la convieci6n intima, por-
que como politico acaso recibo el sentir de las multi-
tudes, no pretend ni aspira a destruir la soberania,
ni ]a caida del regimen, esto es, de la democracia
representada por el Congreso. El pueblo aspira a que
cese y termine el poder que extralimit6 su tiempo con


la absurd reelecci6n, que es la ,que ha provocado es-
te estado de cosas. Esa es la aspiraci6n supreme. No
la de destruir la Repfiblica. No ]a de quebrantar la
soberania ni atacar la vida del Estado. La ,rw,'i.i
se produce porque muchos de vosotros cre6is que al
cesar o caer el general Machado, cesan y van al ostra-
cismo todo este grupo de hombres politicos que de-
senvuelven sus actividades en este moment hist6ri-
co, y que por tal motive deben respaldar como cosa
supreme el poder reelecto del general Machado, aun-
que el pueblo no quiera conformarse con 61.
La caida del general Machado, que estimo no se
producira al cabo por perturbaci6n en el pais. debe
Ilegar por un gesto patri6tico del propio Presidente,
renunciando a terminar su period; y ello podra
traer como consecuencia cambios en los hombres y en
el Gobierno, pero nunca la total condenaci6n al ostra-
cismo de una mayoria de los propios politicos que
hoy ocupan distintas posiciones; la caida, la renun-
cia o la terminaci6n del actual poder, en cualquier
forma en que se produzca, abrira nuevos horizontes
a la conciencia cubana; dar6 lugar a que tomen dis-
tintos caminos los que hoy en un frente finico de opo-
sici6n figuran sin afiliaci6n determinada, con la uni-
ca aspiraci6n de derrocar el actual Poder y que cons-
tituyan y levanten partidos politicos con sus candida-
tos y sus legitimas ambiciones a los cargo:s de go-
bierno.
De ahi que estimemos lue lo que provoca y man-
tiene y mantendri. a toda costa, ]a protest en el
paip, sea la reelecci6n del general Maehado, que no
ahorarwi ese estado de conciencia con la suspension
de las garantias constitucionales, qre a mi juicio es
un parche ridicule a la sitnaci6n que atravesamos.
Por eso y con vista a todos los anteeedlentes y razo-
namientos one hemos aducido basta este moment,
nodemos decir al senior Alliegro que estamos en lo
cierto y somos los cuerdos los. quoe rocedemos asi,
oponi6ndonos a Ta ley; mientras, por el contrario. les
falta la raz6n v estfn locos. los one pretenden utili-
zar la suspension de las garantias Pontitucionaleos
cnmo remedio a los males anotados.

Es neesario que recojamos los anteeedentes qun
tenemos en nuestra propia vida political. para con
ellos saber velar por la existencia de la Repfblica.
TTna vez hubo un hombre de gran valer, que en el
afio de 1906 no permiti5 en determinado moment un
aenerdo dep Congreso cubano oue al acentar una-re-
nunnia del Presidente de la Reniblica elii.era otro
eubano para sustituirlo. La pasi6n de acuel hombre
v de sus amigos 1lel6 al 'exiremo de hacerles ver que
superior a la Repiblica v a Cuba, era el Presidente
eaido. Y en la intransigencia provocaca nor la pa.si6n
y la amistad, con el Presidente cav6 la Rep)blica.
Ahora. el conceeto de los amieno de Machado es
anAlogo. No hav mal que Machado. Y muchos hom-
bres que sacrificaron su sangre v su dinero nara fun-
dar csta Patria, ereen one su debor de amigos es rea-
lizar. en beneficio de Machado, todos los sacrificios.
Salvar a Machado e imponerlo hasta el aio 1935,, adn
a trueque de llegar a esa feeha con nn pueblo des-
truido y diezmadoo con un Poder manchado muchas
veees en sangre de su pueblo, es la divisa de esos ami-
gos que estiman, ademns, que seria depresivo e ig-
nominioso para el Presidente, renunciar su mandate.








54 DIARIO DE SBSIONES DE LA CAMERA DE REPRBSIENTANTES


Luz, much luz, recabo yo ahora en la conciencia
Ide -esos hombres adictos al Presidente, para resolver
de acuerdo con lo que el pais reclama. Luz, much
luz, en la conciencia del general a:\I.,.I..,L, para .Iue
sepa, con desprendimiento y valor, reafirmar otra
vez el sentimientQ patrio y sin egoismo saerificar am-
biciones e intereses, en provecho de la Repiblica.

El Partido Liberal debe cumplir su program, co-
mo los cooperativistas tambi6n. No es esta la bora
de hacer inculpaciones ni de lanzar injuries ni diete-
rios a los que han hecho la political pasada; que la
eulpa principal es de esa Constituyente. Y yo advier-
to en todos vosotros el criterio favorable a mis ideas;
de tal suerte que, si pudiera _i-' I -o1, recogiendo del
fondo de vuestros cerebros, vuestras ideas y pensa-
mientos en un papel. como se graba aGn sin necesi-
dad del alambre la fotografia y la palabra, recogeria
ahora, en valioso document, vuestra definitive deci-
si6n que habria de resolver este grave problema.

Es la hora de tender la mano al Partido Liberal
y al cooperativismo, para que, en uni6n del propio
general Machado, procedan a una rectiFicaci6n de
nuestra political, y dar la garantia de one Cuba no
va a mantenerse a today costa en un .estado de per-
turbaci6n, para que la soberbia la imponga. norone
eso es s6lo de hombres que viven eargados de pasio-
nes y de errors. Los hombres, mientras mAs diinos se
estiman y mis obligados se ereen con su Patria. mis
pronto reetifican sua errors; v nor eso liberals v
cooperativistas, con el general Machado, realizando
una labor patri6tica, no deben cerrar el camino cin-
dadano a nuestro pueblo que asnira a renovar sus po-
deres v sus gobernantes antes del afo da, 1935;- v en
nluar de initiles suspensions de garantias constitu-
cionales, deben ofrecer medios de ejercitar los dere-
ehos civicos que reafirman nuestra nacionalidad. Por
eso he votado que no.
(Grandes aplaunos).
SR. PRESIDENT (GUts TNCTLAN) : Tiene la palabra
el senior Recio para explicar sn voto.
SR. RECIO (ENRIQUE) : Seior Premidente y ... *
Representantes: Voy a consumer brevemente el tur-
no que solicit para exulicar mi voto, bajo la imnre-
si.n gratisima de las elocuentes v ultra -1i.;~If 1,i
palabras del sefor Carlos Manuel de la Cruz. que han
tenido la virtud de conmover todas las conciencias y
ilegar al fondo de todos los corazones.
Breve, brevisimo, voy a ser. Pero quiero, baeiendo
iusticia al digno Presidente de la Cimara de Repre-
sentantes. ya que en esta sesi6n. y en la ealle, y en
otras sesiones, y en la prensa, enando habia mrs nren-
sa, se hablaba de violencias, lamar la atenci6n sobre
un exponente honroso para esta COmara dignamen-
te representada por un joven que se ha levantado so-
bre un pedestal de oro...
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.) : (Poniendose de
pie) : Yo pido un aplauso para el Presidente de la
CAmara. (Grandes y ,..J...' v.... aplausos).
SR. RECIO (ENRIQUE). (Continuando). En los al-
rededores de la Camara, ni ayer, ni boy, se ha situa-
do la fuerza piblica. Dentro de la Camara no ha en-
trado ni un s6lo policia con tolete, ni un solo solda-
do; aqui no hay policies especiales; aqui hay sola-


mente la policia de la Cmara, que esti junto al pue-
blo, que ha tenido libertad absolute para ir a los al-
tos sitiales que ocupa, mis altos que los nuestros,
ya que pertenecen al pueblo qoberano: el pueblo
ha estado correctisimo, lo mismo los que piensan de un
modo, que los que piensan de otro, juzgando en el in-
terior de su conciencia y contrapesando los distintos
arguments que aqui se han expuestos. El debate se
ha producido en la forma mis serena. Si ha habido un
poco de intensidad en 61, se ha sostenido entire nues-
tros mismos companeros, en una situaci6n natural,
cuando las pasiones bullpen; y bajo la Presidencia mis
cumplida, mis acertada y prestigiosa que ha tenido
esta CAmara de Representantes. (Aplauslos).
Yo he votado que no por convencimiento absolute,
no ya de inutilidad en el procedimiento que se va a
adoptar, sino por estimarlo ademis perjudicial, como
lo dije en la sesi6n de ayer; con la suspension de ga-
rantias no se venee esta situaei6n. En forma mis elo-
cuente se han expresado otros distinguidos Repre-
sentantes. Con esto, se agrava la situaci6n que sufre
el pais, y cuando se venzan los sesenta dias de sus-
pensi6n de garantias constitucionales, ocurrira lo que
ha ocurrido antes de vencerse los 20 dias en la Ha-
bana, vendrA una nueva solicitude de suspension de
garantias o autorizaei6n para suspenderla, que es to-
davia peor porque es la espada de Damocles y con el
mismo razonamiento volveran a intentar obtener el
voto de la mayoria de la CAmara, y vamos a tener
que vivir perennemente sin garantias constituciona-
les, y, para eso, no se ha fundado esta Repfiblica.
Yo estimo que lo que debemos es ;,i"..'1.-, h.. el
tiempo en busear soluciones arm6nicas y patri6ticas
y, que es inftil, mAs bien perjudicial la suspension
de las garantias.
Yo termino adolorido, por la media que esta no-
che aqui se ha tomado y deseo sinceramente que no
ocurra ningun mal a la patria cubana ni a los cu-
banos. (Aplausos).
SR. PRESIDENT (GuAS INCrAN) : Se va a dar lee-
tura al articulo primero.
(El official de actas lo lee).
,SR. PRESIDENT (rGuAS INCLAN): Se pone a discu-
si6n el articulo primero.
(Silencio.)
A votaci6n.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS M.): Votacion nominal.
Sn. PRESIDENT (GUAS TNCLAN) : Votaci6n nomi-
nal por baberlo solicitado un sefor Representante.
(Se efectfia la votaci6n).
SR. PRESIDENT (GuA.S TNOLdN) : IFalta algfn se-
fior Representante por votar?
(Silencio).
Han votado 94 sefiores Representantes. '80 que si
y 14 que no.
(Votaron a favor los sefiores: Acosta, Aguilar,
Albuerne, Rafael Alfonso, Alvarez del Real, Alvarez
Ramirez, Aevera, .ll,', ,., Aragones, Ariza, Asgn,
Alfredo Barrero, Octavio Barrero, Beltrdn, Bover,
Campos 11,t I. Campos Prieto, Candia, Castelvi,







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMARA DE REPRESENTANTEB 55


Castillo, Cisneros, Cruz Gonzdlez, Cuesta, ( '.,
Diaz Valdes, Echeverria, Espinosa, li,.,.'. -, Fundo-
ra, Garcia Montes, George, Goderich, Gonzalez Mo-
rales, Luis Grao, Baldomero Grau, Gronlier, Haedo,
Hirzel, Infante., Leon, Lombard, Lopez Morales, Ma-
chado Morales, Machado Nodal, Martinez Quiroga,
Menci6, Mendoza, Milangs, Mola, Mora, Navarrete,
Ngiiez Mesa, Ricardo Padierne, Parodi, P6rez, Pie-
dra, Planas, Ponce, Ramirez de Le6n, Remedios, Rey,
.Rio, Rivero, Rodriguez Barahona, Rodriguez Rami-
rez, Rubio, San Pedro, Santa Cruz, Soto Izquierdo.,
Tome, Torres, Trujillo. Ubeda, Urbino, Ui,'.!;'.i, .
Vdzquez Bello, Villal6n, Vidaver:e, Zayas Arrieta,
Alberni, Cruells y Guds Incldn).

(Votaron en contra los sefiores: Aguiar, Juan UM.
Alfonso, Calds, Castel'ianos, Cruz Ugarte, i...,-..',
Escobar, Cardet, Fonseca, I. Ir,,,i .I. Prado, Recio,
Rodriguez Creme y Verdeja).

SR. PRESIDENT (GUiS INCILAN) : Queda, pues,
aprobado el articulo primero.
Se va a dar lecture al articulo segundo.
(El official de actas lo lee).

SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Se pone a discu-
si6n.
(Silencio).

A votaci6n nominal. Los que est6n conformes vo-
tarin que si y los contrarios que no.
(Se efectua la votacidn).

SR. PRESIDENT (GuIS INCLAN) : iFalta algfin se-
fior Representante por votar?
(Silencio).

Han votado 94 sefiores Representantes, 80 que si
y 14 que no.

(Votaron a favor los seilores: Acosta, Aguilar, Al-
buerne, Rafa.e Alfonso, Alvarez del Real, Alvarez
Ramirez, Alvera, Alliegro, Aragons, Ariza, As6n,
Alfredo Barrero, Octavio Barrero, Beltrdn, Bover,
Campos Martinez, Campos Prieto, Canidia, Castelvi,
Castillo, Cisneros, Cruz Gonzdlez, Cuesta, Cueto,
Diaz Vald6s, Echeverria Espinosa, Finales, Fundo-
ra, Garcia Montes, George, Goderich, Gonzdlez Mo-
rales, Luis Grau, Badlomero Grau, Gronlier, Ha.edo,
Hirzel, I,,',,,:!, Le6n, Lombard, L6pez Morales, Ma-
chado Morales, Machado Nodal, Martinez Quiroga,
Menci6, Mendoza, Il'l.,r,', Mola, Mora, Navarrete,
Ndiiez Mesa, Ricardo Padierne, Parodi, P6rez, Pie-
dra, Planas, Ponce., Ramirez de Le6n, '1, .i..i .., Rey,
Rio, Rivero, Rodriguez Barahona, Rodriguez Ranmi-
rez, Rubio, San Pedro, Santa Cruz, Soto Izquierdo,
Tolme, Torres, Try .ill,, Ubed;a, Urbino, Urquiaga,
Vdzquez Bello, Vilal6n, Villaverde, 7.',..<- Arrieta,
Alberni, Cruells y Gu6s Incldn).
(Votaron en contra los sefiores: Aguiar Juan M.
Alfonso, Calds, Castellanos, Cruz Ugarte, Chard/iei,
Escobar, Carde-t, Fonseca, Herryman, Prado, Reicio,
Rodriguez Cremd y Verdeja.).


SSR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Queda.
aprobado el articulo segundo.


p.ues,


Se va a .dar ~ctura al articulo tercero.
(El official de actas lo lee).
SR. PRESIDENT (GuIS INCLIN) : Se pone a dis-
cusi6n.
(Silencio).
A votaei6n. Los que est6n de aeuerdo se servirin
votar que si y los contrarios que no.
(Se efectila la votacidn).

Han votado 94 sefiores Representantes. 80 que si,
y 14 que no.
(Votaron a favor los sefiores: Acosfa Aguilar, Al-
buerne, Rafael Alfonso, Alvarez del Real, Alvarez
Rammirez, Alvera, Alliegro, Aragones, Ariza, Asdn,
.f'i,. 7. Barrero, Octavio Barrero, Beltrdn, Bover,
Campos Martinez, Campos Prieto, Canlia, Castelvi,
Castillo, Cisneros, Cruz Gonzdlez, Cuesta, Cueto,
Diaz Valdes, Echeverria, Espinosa, Finales, Fundo-
ra, Garcia Montes, George, Godericth Gonzdlez Mo-
rales, Luis Grau, Baldomero Grau, Gronlier, Haedo,
Hirzel, Infante, Le6n, Lombard, L6pez Morales, Ma-
chado Morales, Machado Nodal', Martinez Quiroga,
Mencio, Mendoza, Milands, Mola, Mora, Navarrete
Niiez Mesa, Ricardo Padierne, Parodi, -.'' -, Pie-
dra, Planas, Ponce, Ramirez de Ledn Renzflios,
Rey, Rio, Rivero, Rd7,i.,,. : Barahona, Rodriguez
Ramirez, Rubio, San Pedro, Santa Cruz. .Soto Iz-
quierdo, Tomi Torres, Trujillo, Ubeda, Urbino, Ur-
quiega, Vdzquez Bello, Villalon, Villaverde, Z.'l'r-
Arrieta, A'berni, Cruells y Guds Incjdn).
(Votaron en contra los sefiores: Aguiar, Juan M.
Alfonso, Cals, Castellanos, Cruz Ugarte, C?..,,r-I'.f
Escobar, Cardet, Fonseca, it- r,,ii".r ',.'ii, Recio,
Rodriguez Creme y Verdeja).
SR. PRESIDENT (GUAS TNCTAN) : Queda aprobado
el articulo.
SR. RECTO (ENRIQUE) : Desfo que se haga constar
mi voto en contra.
SR. DET, PRADO (FLIX) : Y el mio tambi4n.
SR. PRERTDENTE (GuAS INCLIN) : Se remiitirA di-
reetamente. al Ei.-~nilf.. esta lev por tratarse de un
proyecto de ley procedente del Senado.
Se va a dar lectura a una petici6n de suspension
de preceptos reglamentarios, para poder discutir el
provecto de ley de amnistia obrera.
(El official do actas la lee nuevamente).
SR. PRESTDENTE (GUAS TNCON): Se pone a vo-
taci6n nominal. por la indole del asunto esta petici6n
de suspension de j1 -.-. pt,,r reglamentarios. Los que es-
ten de aenerdo con e1lla votaran que si, los contrarios
qee no.
(Se efelctia la votacidn'.
SR. PRESIDENT (GUiS INCLAN) : lFalta ale:in, .e-
fior Representante por votar?
Han votado 94 sefiores Representantes, todos fa-
vorables a la suspensi6n de preceptos regiamentarios.
(Votaron a favor los sefiores: Acosta, Aguiar,
Aguilar, Albuerne, Rafael Alfonso, Juan M. Alfon-
so, Alvarez del Real, Alvarez Ramirez, Alvera, Allie-








56 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPREISSENTANTE ==


gro, Aragonds, Ariza, Ason, Ai6,..1, Barrero, Octa-
vio Barrero, Beltrdn, Bover, Calds, Campos ll. ,ti-
nez, Campos Prieto, Candia, Castelvi, Castellanos,
Castillo, Cisneros Cruz Gonzdles, Cruz U.rl.'I. Cues-
ta, Cueto, Chardiet, Diaz Valdus, Echeverria, Esco-
bar, Espinosa, Final6s, C'l,,i., Fonseca, F.,, i,.....
Garcia Montes. George, Goderich, Gonzdlez .!.rale's,
Luis Grau, Baldomero Grau, Gronlier, Hirzel, In-
fante, Ledn, Lombard, L6pez 1.,,.'., .1.,. ,,.,.1, Mo-
rales, Machado Nodal', Martinez Quiroga, Mencid,
Mendoza, _ii ,,.. Mola, Mora, Navarrete, Nuiiez
Mesa, Ricardo Padierne, P ',i...i, Herrymarn, PWrez,
Piedra, Planas, Ponce, Prado, Ramirez de Le6n, Re-
cio, Remedios, Rey, Rio, Rivero, R1. 7,;.,,, Barahd-
na, Rodriguez Creme, Rodriguez Ramirez, Rubio,
San Pedro, Soto Izquierdo, T .'., Torre, Trujillo,
TIbeda, Urbino Urquiaga, Vdzquesz Bello, Verdeja,
Villal6n, Villaverde, Alberni, Crue'ls y Guds Incldn).
SR. PRESIDENT (GiJAS INCLAN) : Se va a dar lec-
tura a la proposici6n de ley.
(El official de actas lee) :

A LA CAIARA:

Aunque la amnistia es una instituci6n .juridica que
debe aplicarse como media, por via de excepci6n,
es lo cierto que su uso es indispensable en aquellos ca-
sos que por su resonancia general, por el nuimero ex-
traordinario de personas a quienes comprende; por
otras diversas razones la imposici6n de la pena lejos
de propender al restablecirniento de la tranquilidad
social por el delito perturbada viene a hondar los ma-
les y trae consigo una agitacidn en el pais contraria
a sn progress y bienestar.
Tal acontece a juicio de los Representantes que
suscriben, en relaci6n con la que se ha dado en Ila-
mar la causa de los domunistas, que ha llevado apa-
rejada la suspension de los gremios obreros y que,
como es natural ha producido entre'todos los traba-
i..,,-...- el desasosiego de quedar sin organizaei6n y
sin representaci6n adecuada en la defense de sus in-
tereses. En casos como 6ste, bien disimil del delito
comain, se propende major a la tutela del derecho con
una amnistia generosa, amplia y sincere que extingue
la acci6n y borre el delito y sus consecuencias, que
con la aplicaci6n de las tremendas sanciones del C6-
digo Penal que sembrarian gormenes de disociaci6n,
de reneores y de odios entire distintas classes de la So-
ciedad Cubana.
En m6rito de tales razones. los Representantes que
suscriben, someten a la consideraeiOn de la CAmara,
]a siguiente:

PR'POSIC16N DE TEY

ARTICULO I.-Se concede amnistia para toldos
los delitos contenidos en los Titulos Primero, Segun-
do y Teerero del Libro ~,..,,,.1,, del C6digo Penal,
siempre que hubiesen sido cometidqs con motive de
los problems obreros a que da lugar la lucha entire
el Capital y el Trabajo.
ARTICULO TI.-Quedan restablecidos los Gre-
mios o Asociaciones obreras que hubiesen sido sus-
pendidos, por resoluci6n judicial dictada en cual-
quier causa criminal comprendida en esta amnistia.


ARTICULO III.-Esta ley se aplicart de oficio
o a instancia de parte por la Audiencia que conocie-
re de la causa y si no estuviesen las actuaciones en
su powder se le remitirin sin dilacidn. Contra el auto
cue la aplique o la deriegue cabri el recurso de ea-
saci6n en el tbrmino y por los trAmites que regular
dicho recurso en lo Criminal.
ARTICULO IV.-Esta ley regiri desde su publi-
caci6n en la Gaceta Oficial de la Repfiblica.
Sal6n de Sesiones de la Cimara de Representantes,
a los diecioeho dias del mes de Noviembre de mil no-
vecientos treinta.
(f.) Rafael Guds Incldn, Manuel Castellanos,
Giordano THerndndez Juan M. Alfonso, Aquilino
Lombard.
SR. PRESIDENT (GUIS INCLiN) : Se pone a dis-
cusi6n la totalidad.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): La ley presentada
por el senior GuAs Inclin, nuestro Presidente. tiende
mAs que nada a la restituci6n de los gremios obreros.
La demora de la causa criminal, desde luego, evita
que esos gremios vuelvan a organizarse, y la amnis-
tia borra el hecho que motive esa suspension, por lo
tanto, sin discusi6n, la CAmara debe aprobar esa le-
gislaci6n.
SR. PRESIDENT (GUAS INCIAN) : So pone a dis-
cusi6n.
(Silencio).
Los que est6n de acucrdo ae servirin ponerse de
pie.
(La mayoria de los ;"'**, Representantes se po-
ne de pie).
Aprobado.
Se va a dar leetura al articulo 1
(El official de actas lee) :
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Se va a dar lec-
tura a una enmienda adicional.
(El official de a.ctas lee):

Enmienda adiciona al aarticulo I:

Los beneficios de esta ley s6lo alcanzaran a los
obreros pertenecientes a gremios legalmente consti-
tuidos en el moment de la comisi6n del delito y a
los patrons que acrediten cumplidamente este earic-
ter.
(f.) M. Tome.

SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Se pone a dis.-
cusi6n.

Sn. CASTELLANOS (MANUEL) : Yo rogaria al -, I.ir
Tom6 que retire sn enmienda, porque va a impedir
ios efectos de la ley.
SR. TOME (MANUEL) : Yo rogaria que se le diera
nuevamente lecture.
SR. PRESIDENT (GGUIS INCLkN) : Se le va a dar
lectura nuevamente.







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 57


(El official de' actas la lee,.
Sn. CASTELLANOS (MANUEL) : YO creo que leyendo
el articulo detenidamente, debe aprobarse tal como
estA redactado, porque puede surgir la diferencia en-
tre los capitalistas y los propietarios, y si se obliga
a justificar la condici6n de obrero se impide la apro-
baci6n de la ley. AdemAs, por la indole de los delitos
comprendidos result que casi todos ellos estan co-
metidos por la lueha entire el capital y el trabajo. Esa
conditional que se establece en el articulo salva por
complete que puede aplicarse a casos que no sean de
conflicts entire el capital y el trabajo.
SR. TOMi (MANUEL) : Yo quisiera que se leyera
nuevamente el precepto.
SR. PRESIDENT ('GUIS INCLAN): Se le va a dar
lectura nuevamente.
(El official de acts lo lee).
SR. TOME (MANUEL) : Voy a acceder al ruego de
mi distinguido compafiero; no solamente por su com-
petencia en esta material, sine tambicn por las afir-
maciones que me hacia el senior Cruells.
Sn. PRESIDENT (GUAS INCLIN) : Retirada la en-
mienda queda aprobado el articulo. Se va a dar lectu-
ra al articulo 2?
(El ,... ;,i de actas lo lee).
.SR. PRESIDENT (GUIS INCLiN) : Se pone a discu-
sion.
(Silencio).
A votacion.
Aprobado.
Se va a dar lectura a una enmienda que, case de
ser aprobada, pasarA come proyeeto de ley apart.
(El official de actag lee) :

ENMIENDA

Se concede amnistia a los responsables, condena-
dos o no, por los delitos y faltas previstas y penadas
en el C6digo Electoral y sus modificaciones, cometi-
dos despues del veintiocho de Junio de mil novecien-
tos veintiocho y con anterioridad al veinticinco de
Noviembre de mil novecientos treinta.
Tambi6n se concede amnistia por los delitos casti-
gados con penas correcionales, siempre que en la sen-
tencia se haya declarado que el hecho ocurri6 per as-
piraeiones antag6nicas a posiciones en asambleas o
comit6s politicos.
Esta ley se aplicarA de oficio o a instancia de par-
te por la Audiencia que conociere de la causa y si no
estuviesen las aetuaciones en su poder se le remiti-
ran sin dilaci6n para la inmediata aplicaci6n de es-
ta amnistia en el tramite en que se encuentre la cau-
sa. Contra el auto que la aplique o la deniegue cabra
el recurso de casaci6n en el t6rmino y por los trAmi-
tes que regular dicho recurso en lo criminal.
Sal6n de Sesione(1 de la Camara de Representantes,
a los veinticinco dias del mes de Noviembre de mil
novecientos treinta.
(f.) M1. Tome.


SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Se pone a dis-
cusi6n.
(Silencio).
A votaei6n.
Apro'bada.
Pasarh come proyeeto de ley aparte al Senado.
Se va a dar lectura al articulo 3?
(El official de actas lo lee).


SR. PRESIDENT (GuAs INCLAN) : Se
eusi6n.
(Sileincio).
A votaei6n.
Aprobado.


SR. PRESIDENT (GuAS INCLIN) :
tura al articulo cuarto.
(El official de actas lo lee).
SR. PRESIDENT (GuAS INCLAN) :
cusi6n.
(Silencio).


pone a dis-


Se va a dar lee-



Se pone a dis-


A votaci6n.
Aprobado.
SR. URQUIAGA (,CARMELO) : Pido que pase inmedia-
tamente al Senado.
Sn. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Estin de acuer-
do los sefiores Representantes con la solicitud formu-
lada por el senior Urquiaga ?
(Seo iaies ,i,,,, i;,.,,r ).
Aprobado.
Se va a dar lectura a otra suspension de preeeptos
reglamentarios.
(El official de actas lee) :

A LA CaMARA:

Los Representantes que suscriben interesan de la
CAmara la suspension de los preceptos reglamenta-
rios que se opongan a la inmediata discusi6n y reso-
luci6n de la proposition de ley de los sefiores Fina-
les y otros, prorrogando por 90 dias la ley de 14 de
Julio de 1930.
Sal6n de Sesiones de ]a Camara de Representantes,
a 25 de Noviembre de 1930.
(f.) Amado FinaM's, Juan M. li, .il ,, Juan Rodri-
guez Ramirez, Prisciliano Piedra, Federico de la
Cuesta.
SR. RODRIGUEZ RAMIREZ (JUAN): j Me permit la
palabra la Presidencia?
Sn. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Con muelo gusto.
.Sn. RODRiGUEZ RAMIREZ (JUAN) : Como algunos se-
fiores Representantes no conocen esta ley yo quiero
explicar brevemente, que es la misma que la Camara
aprob6 eon otra oportunidad, y is aquNlla por ]a enal








58 DIARIO DE SESIONES DE LiA C kMARA DE tIREPRESENTANTES


se concede un nuevo plazo a los contribuyentes para
que 6stos puedan pagar sin neeesidad de recargo las
contribuciones que adeuden Es una ley buena y
resuelve en este moment dificil porque atraviesa el
pais la situaci6n. Yo ruego que se sirvan darle su
aprobaci6n.
SR. ALBERNI (JOSE) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GunS INCLAN) : Tiene la palabra
el senior Alberni.
SR. ALBERNI (JosE): Sefior Presidente y sefiores
Representantes: Efectivamente, esta es una ley muy
necesaria y que el pais esta reolamando a gritos, pe-
ro en la forma en que esta redactada, no puede ir
adelante. Ya se lo habia dicho yo al senior Final6s
que me hizo el alto honor de pedir a la Camara pro-
rrogara esta legislaci6n que se inici6 con el proyec-
to de ley por mi presentado, y que no fu6 rectamen-
te interpretado en su aplicaci6n.
Estimo, que en la forma en que esta redactado, no
puede prosperar porque no es possible que pueda pro-
rrogarse una cosa que ya ha vencido. Los 90 dias por
los cuales se estableci6 la Amnistia Fiscal ya han ter-
minado. Yo voy a proponer una enmienda sustitutiva
del articulo primero de la ley que dirA mis o menos
lo siguiente: "sin perjuicio de que los contribuyen-
tes continien dentro de este afio fiscal pagando su
contribuci6n al Estado, la Provincia y el Municipio,
se condonan todas las multas, reeargo y demAs pro-
nunciamientos que se les hayan impuesto, siempre
que en el resto del t6rmino de este afio fiscal previo
acuerdo con los departamentos correspondientes, abo-
nen ]o que anteriormente adeudan por cualquier con-
cepto al Estado, la Provincia o el Municipio." En es-
ta forma conseguimos dos cosas: que el contribuyen-
te continue pagando las contribuciones de este afio
fiscal sin recargos y en segundo lugar, pueda efee-
tuar el pago de lo que adeuda de afios anteriores en
disti-ntos plazos; por ejemplo, en ocho mensualida-
des, que es lo que falta para la terminaci6n de este
afio fiscal.
Yo me atrevo a solicitar del senior Finalis que acep-
te esta enmienda sustitutiva del articulo primero,
con lo cual conseguiriamos ayudar, efectivamente, al
contribuyente y conseguiriamos, ademas, que el Es-
tado, la Provincia y el Municipio obtengan un in-
greso extraordinario por este concept.
.SR. RODRIGUEZ RAMiREZ (JUAN): Como uno de los
firmantes de la propoaici6n de ley acepto la enmien-
da del senior Alberni.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Los que est6n
conformes con la suspension de preceptos se servi-
rAn ponerse de pie.
(La mayoria de, los senores Repreosentantes, se po-
ne de pie).
Aprobado.
Se va a dar lectura al proyeeto de amnistia fiscal.
(El */ ;.';,, de aetas lee):

A LA' CIMARA:


PROPOSICI6N DE LEY

ARTICULO I.-Se prorrogan por un plazo de
noventa dias todos los efectos de la ley de 14 de Ju-
lio de 1930, publicada en la Gaceta del dia 17 del
mismo mes y afio, conocida con el nombre de Amnis-
tia Fiscal, referente a dejar sin efecto los recargos y
multas impuestas a los contribuyentes morosos del
Estado, la Provincia y el Municipio.
ARTICULO II.-Esta ley comenzara a regir des-
de el dia siguiente de su publicaci6n en la Gaceta
Official de la Repdblica.
Sal6n de Sesiones de la CAmara de Representan-
tes, a los 17 dias del mes de Octubre de mil nove-
cientos treinta.
(f.) Amado Finales, Juan Rodriguez Ramirez,
Agustin Gronlier, Juan M. Haedo, P. Piedra.
,SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Se pone a dis-
cusi6n la totalidad.
(Silencio).
A votaci6n.
Aprobado.
Se le va a dar lectura a] articulo primero.
(El official de actas lo lee).
,R. PRESIDENT (GUAS INCIAN) : Se le va a dar
lectura a una enmienda del senior Alberni sustitutiva
del articulo.
(El official de actas lee):

Enmienda sustitutiva del articulo primero.

Sin perjuicio de que, los contribuyentes del Esta-
do, la Provincia o el Munieipio, continihen pagando
sus adeudos correspondientes a este afio fiscal; se le
condonen las multas, recargos y demas penalidades,
de lo que est6n adeudando de afios fiscales anterio-
res, siempre que, dentro de lo que rest del present
afio fiscal de 1930-1931, previo acuerdo con el De-
partamento correspondiente, abonen el principal que
adeudan en pagos parciales mensuales.
Asimismo se declaran sin efecto las multas impues-
tas por el Estado, la Provincia o el Municipio, ante-
riores al afio fiscal de 1930-1931, por infracciones co-
metidas por los contribuyentes en cumplimiento de
las leyes fiscales.
Sal6n de .Sesiones de la Camara de Representan-
tes, a los veinte y cinco .dias del mes de Noviembre
de mil novecientos treinta.
(f.) Jose Alberni.

SR. PRESIDENT (GuAS INCLAN): Se pone a dis-
cusi6n.
(Silencio).
A votaci6n.
Aprobada.


El Representante que suscribe tiene el honor de SR. ALBERNI (JosE) : Pido que pase directamente al
someter a la consideraci6n de la Cimara, ]a siguiente Senado.








DIARIO DB 8ESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 59


SR. PRESIDENT (GUkS INCLAN) : Los que estn
conformes se servirin ponerse de pie.
(La mayoria de los seiores Representantes se po-
ne de pie).
Aprobado.
So va a dar lectcra a otra suspension de preceptos
reglamentarios.
(El official de actas lee):

A LA CMARA:

Los Representantes que suscriben interesan de la
CAmara la suspension de los preceptos reglamenta-
rios que se opongan a la inmediata discusi6n y reso-
luci6n de la proposici6n de ley de los sefiores L6pez
Morales y otros, disponiendo que un tanto por ciento
de harina de yuca se empleara en la confecci6n del
pan.


PROPOSICI6N DE LEY

ARTICULO I.-A partir de la promulgaci6n de
esta ley quedan obligados los duefios de panaderias,
a emplear en la confecei6n de sus products, tales
como pan, galletas y sus similares, un diez por ciento
de harina pura de yuca, cuya proporei6n se aumenta-
ra a juicio del Poder Ejecutivo segfn vaya aumen-
tando la producci6n de ese articulo.
ARTICULO II.-Los infractores de la disposi-
ci6n contenida en el articulo anterior serAn multados
desde treinta y un peso a cien por la primera infrac-
ci6n y los reincidentes con pena de arrest de sesenta
dias a ciento ochenta, siendo competentes los Jueces
Correccionales para imponer esos correctivos.
ARTICULO III.-Queda autorizado el Poder
Ejecutivo para dictar el Reglamento para la mejor
aplicaci6n de esta ley.


Sal6n de Se ns d la Cdmara de Rpresentan- ARTICULO IV.-Esta ley regird a los diez y
Sal6n de Sesiones de, la Camara de Representan- 3
8 de Novie e de 1930 cho meses de su publicaci6n en la Gaceta Oficial de
tes, a 28 de Noviembre de 1930. la Repfiblica.
s la Republica.
(f.) A. Lopez Mora,?es, Ricadido I';iir 1-,,1, Julio C.
(f.) A. L6pez Moraes, Ricaido 1.11, ,,F, Julio C. .Sal6n de Sesionei de la Camara de Representan-
del Cascillo, Jorge Garcia Montes, Jose Acosta, tes a 12 de Marzo de 1930.
SR.tes, a 12 de Marzo de 1930.


SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Se pone a dis-
cusi6n.
( Silencio).
A votaci6n.
Aprobado.
Se va a dar lectura a la proposici6n de ley del se-
fior L6pez Morales.
(El official de actas lee) :

A LA CAMARA:

El Gobierno de la Repfiblica est Hlevando a cabo
con el aplauso de todo el pueblo una sabia political
de proteeci6n a la agriculture y la industrial nacio-
nales, estimuldndolos a fin de conseguir que se am-
plien las zonas de cultivo y tengan complete garantia
los capitals invertidos en la fabricaci6n de los pro-
ductos mas necesarios para la vida.
Francia e Italia, para no citar mas que estas dos
grandes Naciones Europeas, han obligado a mezclar
con el trigo otros cerelaes para obtener una panifi-
eaci6n que ademis de ser alimento de mis alta nu-
trici6n utilize en la confecci6n del mismo products
del suelo national.
Es important la industrial almidonera de yuca,
pero hoy puede decirse no puede competir con las si-
milares del extranjero, ya que usa procedimientos
arcaicos y es ineficaz para abastecer al mercado de
un product tan estimado y de tan alto valor nutri-
tivo.
Con una disposici6n legal que obligue a fabricar
el pan y sus derivados y similares empleando un tan-
to por ciento de almid6n puro de yuca, se le dara a
esta industrial un impulso necesario que beneficie al
1-ii. .. utilizando obreros en mis alta escala y crean-
do amplias zonas de cultivo tan necesarias en nues-
tros campos.
A esa Il,,ii.i ,.I tiende la present:


(f.) Agustin L6pez, Ricardo Padierne, Rafael Pa-
dierne, Justo Carridlo. Rwiz, Pastor del Rio.
SR. PRESIDENT (GuAS INCLIN): Se pone a dis-
cusi6n la totalidad.
(Silencio).
A votaci6n.
Aprobada.
Se va a dar lectura al articulo primero.
(El official de actas lo lee).

SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Se pone a dis-
cusi6n.
(Silencio).
A votaci6n.
Aprobado.
Se va a dar lectura al articulo segundo.
(El official de actas lo lee).
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Se pone a dis-
cusi6n.
(Silencio).
A votaci6n.
Aprobado.
Se va a dar lectura al articulo tercero.
(El official de actas lo lee).

SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Se pone a dis-
cusi6n.
(Silencio).
A votaci6n.
Aprobado.









60, DIAR10 DE RESITiN4ES DE DA CAMARIA DE REPREIS'ENTANTES


Se va a dar lecture al articulo cuarto.

(El official de actas lo lee).
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Se pone I dis
cusi6n.
(Silencio).

A votaci6n.
Aprobado.


SR. REMEDIOS (BENITO) : Solicito
mente al Senado.
SR. PRESIDENT (GUTA INCLiAN) :
la Cimara ?

(Seiales afirmantivas).
Se remitira al Senado.
Se levanta la sesi6n.
(Eran las 11 y 55 p. m.)


(Texto del '."r. .*'. do ley remitido al Senaodo, pro-
,....''n.7 hasta lo que resta del actual ada fiscal, la
Ley de Amnistia 1'i...!).


PROYECTO DE LEY


ARTICULO I.-Sin perjuicio de que, los contri-
buyentes del Estado, la Provincia o el Municipio,
continften pagando sus adeudos correspondientes a
este afio fiscal; se le condonan las multas, rhcargos y
demds penalidades, de lo que esten adeudando de
afios fiscales anteriores, siempre que, dentro de lo
que rest del present afio fiscal de mil novecientos
treinta a mil novecientos treinta y uno, previo acuer-
do con el Departamento correspondiente, abonen el
principal que adeudan en pagos parciales mensuales.
Asimismo se dejan sin efecto las nnilty impuestas
por el Estado, la Provincia o el Municlpio, anterio-


res al afio fiscal de mil novecientos treinta a mil no-
vecientos treinta y uno, por !!i'.r,.-i..!. cometidas
por los contribuyentes, en cumplimiento de las leyes
fiseales.

ARTICULO II.-Esta ley comenzarA a regir el
dia siguiente de su publicaci6n en la Gaceta Oficial
de la Repfiblica.

Sal6n de Seeiones de la CAmara de Representan-
tes, a los veinte y cinco dias del mes de N... ;.ii_,-
de mil novecientos treinta.


(Texto del prayecto de ley remnitido al Senado, con-
cediendo amnnistias por delitos cometidos con moti-
vo a ocasidn de diferencias entire el capital y e




PROYECTO DE LEY


ARTICULO I.-Se concede amnistia para todos
los delitos a que se refieren los Titulos Primero, Se-
gundo y Tercero del Libro Segundo del C6digo Pe-
nal, siempre que hubiesen sido cometidos con motivo
u ocasi6n de diferencias entire el Capital y el Tra-
bajo.

ARTICULO II.-Quedan restablecidos los Gre-
mios o Asociaciones obreras que hubiesen sido sus-
pendidos, por resoluci6n judicial dictada en eualquier
causa criminal comprendida en esta amnistia.
ARTICULO III.-Esta ley se aplicark de oficio
o a instancia de part por la Audiencia que conocie-


re de la causa y si no estuviesen las actuaciones en
su poder se le remitirhn sin dilaci6n para la inmedia-
ta aplicaei6n de esta amnistia en el trimite en que
se encuentre la causa. Contra el auto que la aplique
o la deniegue cabrA el recurso de casaci6n en el t6r-
mino y por los trimites que regulan dicho recurso en
lo criminal.

ARTICULO IV.-Esta ley regird desde su publi-
caci6n en la Gaceta Oficial de la Reptiblica.
Sal6n de Sesiones de la CAmara de Representan-
tes, a los veinte y cinco dias del mes de Noviembre
de mil novecientos treinta.


que pase directa-

.1:i I1 conform







DIARIO DR SESIONES DB LA (AMARA DE REPREISENTANTES 61
(Tert de r et eiq 'mtd tSnd)cn


(Texto dee proyecto de ley remitido al Senado, con-
cediend'o amnistia por delitos electorales).




PROYECTO DE LEY


ARTICULO I.-Se concede amnistia a los res-
ponsables, condenados o no, por los delitos y faltas
previstas y penadas en el C6digo Electoral y sus mo-
dificaciones, cometidos despuns del veintiocho de Ju-
nio de mil novecientos veintiocho y con anterioridad
al veinticinco de Noviembre de mil novecientos
treinta.
Tambi6n se concede amnistia por los delitos casti-
gados con penas correccionales, siempre que en la
sentencia se haya declarado que el hecho ocurri6 por
aspiraciones antag6nicas a posiciones en asambleas o
comites politicos.
ARTICULO II.-Esta ley se aplicard de oficio o
a instancia de parte por la Audiencia que conociere
P*


de la causa y si no estuviesen las actuaciones en su
poder se le remitirkn sin dilaci6n para la inmediata
aplicaci6n de esta amnistia en el trdmite en que se
encuenitre la causa. Contra el auto que la aplique o
la deniegue cabrd el recurso de casaci6n en el termi-
no y por los trAmites que regulan dicho, recurso en
lo criminal.

ARTICULO III.-Esta ley regirA desde su publi-
caci6n en la Gaceta Oficial de la Repiblica.

Sal6n de Sesiones de la Cdmara de Representan-
tes, a los veinticinco 'dias del mes de Noviembre de
mil novecientos treinta.


(Texto del .r I.l. de ley remitido al Senado ha-
cie'ndo obligatorio e' uso de la harina de yuca, en
la confecci6n del pan).




PROYECTO DE LEY


ARTICULO I.-A partir de la. promulgaci6n de
esta ley quedan obligados los duefios de panaderias,
a emplear en la confecci6n de sus products, tales
como pan, galletas y sus similares un diez por ciento
de harina pura de yuea, sin exceder de un cuarenta
por ciento.
ARTICULO II.-Los infractores de la disposi-
ei6n contenida en el articulo anterior 'serdn multados
degde treinta y un pesos a cien pesos por la primera
infracci6n y los reincidentes con pena de arrest de
sesenta dias a ciento oehenta, sien-do competentes los
Jueces Correccionales para imponer esos correctivos.


ARTICULO III.-Queda autorizado el Poder
Ejecutivo para dictar el Reglamento para la mejor
aplicaci6n de esta ley.

ARTICULO IV.-Esta ley regirA a los diez y
olcho meses de su publicaci6n en la Gaceta Oficial de
la Repfblica..

Sal6n de Sesiones de la Cmnara de Representan-
tes, a los veinte y cinco dias del mes de Noviembre
de mil novecientos treinta.


-MP. Pc FeRNANDEz Y C11. calsPo 17-, Ha-NA




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs