Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/01284
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID01284
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text


REPUBLICAN DE CUBA


DIARIO DE SESIONES
DE LA
CAMERA DE REPRESENTANTES

DECIMO TERCERO PERIOD CONGRESSIONAL

LEGISLATURE EXTRAORDINARIA

VOL. LII LA HABANA, 3 de Octubre de 1929. NUM. 2


Sesi6n extraordinaria de 10 de Octubre de 1929.

Presidentes: Sres. Rafael Guas Inclain y Quintin George Vernot
Secretaries: Sres. Jose R. Cruells Reyes y Jose Alberni Yance

SUMARIO

A las 3 p. m. comienza la sesi6n.-Se da lectura a las modificaciones introducidas por el Senado a un
proyecto de ley de la Camara sobre retire de empleados de Ferrocariiles y Tranvias.-El senior Cas-
tellanos solicita que reglamentariamente se impriman y repartan copias del.proyecto modificado
por el Senado.-El senior Carlos Machado se opone y el senior Castellanos insisted en su petici6n.
La presidencia hace cbnstar que ya se habian repartido copias de las modificaciones del Senado,
y anuncia que se iba a poner a votaci6n una solicitud de suspension de preceptos reglamentarios
de los sefiores Tom6 y otros, para la inmediata dircusi6n de aquellas modificaciones.-Con los vo-
tos en contra de los sefiores Ariza, Castellanos y Garriga, es aprobada, en votaci6n nominal, la sus-
pensi6n de preceptos.-Explican sus votos los sefiores Ariza y Castellanos.-Puestas a debate las
modificaciones del Senado, el senior Gil consume el primer turno en contra.-El primer turno a
favor, lo consume el senior Aguiar.-El senior Urquiaga consume el segundo turno en contra.-A
propuesta del senior Rodriguez Ramirez, se acuerda prorrogar la sesi6n, declarandola permanen-
te a fin de terminar la resoluci6n del asunto en debate.-Se amplia la discusi6n, a propuesta del
senior Castellanos.-El senior Tom6 consume el segundo turno en favor de las modificaciones del
Senado.-E1 senior Garriga propone la suspension del debate, para continuarlo en una proxima
sesi6n, pero es desechada la sispensi6n, por 70 votos en contra y tres a favor.-Explica su voto
el senior Tom6.-El senior Castellanos consume el segundo turno en contra.-En votaci6n nominal,
son aprobadas las modificaciones del Senado al proyecto de ley de la COmara sobre retire ferro-
viario, por 70 votos a favor y 4 en contra, de los sefiores Castellanos, Garriga, Gil y Urquiaga.-
Explican sus votos respectivos los sefiores Aguiar y Guas Inclan.-A propuesta del senior Garcia
Montes, apoyado por el senior Carlos Machado, se acord6, puestos de pie los sefiores Representan-
tes, expresar la condolencia de la Camara al senior Rey, por el fallecimiento de un hermano de
6ste.-El senior Rey da las gracias.-En la misma forma se acuerda, a propuesta del senior Car-
los Machado, dar el p6same al senior George, por el fallecimiento de una hija y al senior Sardifas,
por la p6rdida de su sefiora esposa.-El senior George da las gracias.-Se da lecture a una mo-
ci6n de los sefiores Rey y otros adhiri6ndose al acuerdo del Senado referente a la political interior






2 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES

y exterior que desenvuelve el senior Presidente de la Repfiblica General Machado.-En contra de
la moci6n usa de la palabra el senior Gil; y en favor los sefiores Tome y Urquiaga.-En votaci6n
ordinaria es aprobada la moci6n, con el voto en contra del senior Gil, y explicando el suyo, en fa-
vor, el senior Garriga.-Termina la sesi6n a las 6 y 30 p. m.

SR. PRESIDENTE (GuAs INCIAN) : Se abre la se- de escalaf6n, quedando el articulo redactado como
si6n. Jen la Ley vigente.


SR. PRESIDENT (GuAS INCIAN):
acta?


SSe aprueba el


(Senlales afirmativas).
(Aprobada).
Se va a dar lectura a una comunicaci6n del Se-
nado.
(El official de actas lee).
Habana, 30 de septiembre de 1929.
Sr. President de la CAmara de Representantes.
Sefior:
El Senado en sesi6n celebrada el dia de la fecha,
de acuerdo con la eonvocatoria del Honorable Sr.
President de la Repfiblica, fecha veinte y cinco de
los corrientes, declar6 abierta la Legislatura Extra-
ordinaria.

Muy atentamente de Vd.,

(Fdo.) Alberto Barreras, Presidente; Martinez
Moles, Secretario; Lorenzo Ferndndez Hermo, Se-
cretario.
SR. PRESIDENT (GuAs INCLAN): LLa CAmara'se
da por enterada?
(Sefiales afirmativas).
Enterada.
Se va a dar cuenta con las enmiendas introduci-
*das por el Senado, al proyecto de ley de la Camara
referente al retire ferroviario.
(El oficia de actas lee).
ARTICULO I.-Consiste la modificaci6n en ex-
cluir de la Ley, las Compafiias de Servicio Pdblico
de alumbrado y fuerza motriz y en que incluye las
Compafijas de Transporte Terrestre de servicios pui-
biicos y las demAs Compafiias de servicios pfiblicos,
conexas o relacionadas con las Compafiias de ferro-
carriles, tranvias o de transport terrestre, de ser-
vicio pfiblico, a condici6n -de que lo soliciten del se-
fior Presidente de la Repfblica y de que el Congreso
lo conceda.
ARTICULO II.-La modifieaci6n se refiere a ex-
cluir a los empleados de los buffets y en incluir los
empleados y obreros de las Compafias nuevamente
incluidas en la Ley, haciendo este articulo congruen-
tc con el primero.
ARTICULO III.-Se modifica quitando todo lo
que se refiere a reposici6n de empleados y formaci6n


(Eran las 3 p. m.).
Se va a dar lectura al acta de la sesi6n anterior.
(El official de actas la lee).


ARTICULO IV.-La modificaci6n de este articu-
lo quita al Directorio dos de los actuales miembros,
uno corresp6ndiente a las Empresas y otro a los em-
pleados y obreros, y, ademAs, los dos que el proyecto
aprobado por la Camara deja al libre nombramien-
to del Presidente de la Repfiblica, lo reduce a uno,
quedando el Directorio integrado por seis miembros
en vez de los siete que tiene ahora y de los nueve
que hubiera tenido de no modificarse este articulo.

Ha sido adicionado en lo que respect al Presi-
dente, con la condicional de que no po'lrA tener re-
laciones profesionales ni con las Empresas ni con
organizaciones de empleados y obreros comprendi-
dos en esta Ley.
En ese propio articulo se afiaden dos suplentes,
como primero y segundo del Presidente, en vez de
uno.
ARTICULO V.-Consiste la modificaci6n en eli-
minar el limited del cuatro por ciento de los ingresos
de la Caja en el afio anterior que sefialaba para el
Presupuesto de la Caja, especifiendose que sera he-
cho 'equitativamente.
ARTICULOS VI, VII y VIII.-No han side mo-
dificados.
ARTICULO IX.-Ha sido modificado en el sen-
tido de fijar el sueldo mAximo de $500.00 del mismo
modo que se fija una jubilaci6n maxima.
Incisos b y c, no se modifican.
EL INCISO D: se modifica elevando la contribu-
ci6n de las Compafiias del uno y medio al dos por
ciento del imported total de los sueldos y jornales que
sirven de base para calcular la contribuci6n de todos
los empleados y obreros y del personal en los traba-
jos a destajo, por tarea y por pieza, o por contratos
de cualquier clase.
Los demAs incisos no han sido modificados.
ARTICULOS X AL XIII.-No han sido modifi-
cados.
ARTICULO XIV.-La modificaci6n consiste en
excluir de la Ley la disposici6n por la cual se con-
taba a los empleados y obreros, comprendidos en la
Ley, el tiempo de servicio que hubiesen prestado a
la Administraci6n Pfiblica en cargo electivos.
ARTICULOS XV Y XVI. No han sido modifi-
cados.
ARTICULO XVII.-Ha sido modificado omitien-
do la palabra Empresa, pues los empleados y obre-
ros comprendidos en la Ley, no s61o devengan jor-
nales de las Empresas, sino tambien en los trabajos
heehos por contratistas, etc., y omitiendo la palabra
Empresa se generaliza el concept.






DIARIO DE SESIONES DE DA CAMERA DE REPRESENTANTES 3


ARTICULO XVIII.-No ha sido modificado.
ARTICULO XIX.-Ia modificaci6n as la misma
heeha al articulo XVII, haci6ndolo congruente con
este.
ARTICULOS XX AL XXIV.-No han sido mo-
dificados.
ARTICULO XXV.-Ha sido modificado a decir:
"los empleados y obreros que ingresen o reingre-
sen en las Empresas despu6e de la promulgaci6n, sin
htaber contribuido antes al fondo de Jubilaciones,
hacerlo durante un period no menor de diez afios
para tener derecho a los beneficios que la Ley otor-
ga, con excepci6n de la Jubilaci6n por invalidez en
actos del servicio, en vez de decir que ingresen o re-
ingresen en las Empresas despues de la promulga-
ci6n de cualesquiera de las Leyes de Retiro Ferro-
viario que han estado vigentes sin haber, contribui-
do antes al fondo de la Caja".
Porque es impossible que antes de la vigencia de
esas eyes hubieran contribuido a dicho fondo, que
no existia, y porque despu6s de Ia promulgaci6n de
esas leyes todo el que ha sido empleado u obrero de
las Compafias ha tenido que contribuir forzosamen-
te al fondo de la Caja.
ARTICULOS XXVI AL XXXIV.-No han sido
modificados.
ARTICULO XXXV.-La modificaci6n consiste
en obligar a los jubilados y pensionados que cobren
fuera de la Habana, o por apoderados, a presentar
la f6 de vida trimestralmente en vez de hacerlo
anualmente, y en eliminar del articulo la disposici6n
que permitia disminuirle y suspenderle las jubila-
ciones y pensions a los que radiquen en el extran-
jero por este solo hecho.
ARTICULOS XXXVI al XXXVII.-No han si-
do modificados.
ARTICULO XXXIX.-La modificaci6n consiste
en eliminar la acrecencia de las pensions.
ARTICULOS XL AL XLV.--No han sido modi-
ficados.
ARTICULO XLVI.-Este articulo es nuevo y
consiste en deducir el veinte y cineo por ciento del
exceso de cien pesos en las pensions que excedan de
esta cantidad.
ARTICULO XLVII.-Ha quedado modificado
eliminando la petici6n de datos a la.y Compafilas
para fines que no sean los privativos de esta Ley.
ARTICULOS XLVIII AL LII.-No han sido
modificados.
ARTICULO LIII.-Se modific6 precisando que
las jubilaciones y pensions que el Directorio recti-
ficarA serAn las que contuvieren errors de,hecho u
otro motive que lo justifique. (Asi esta en el Pro-
yecto de Ley aprobado por la Camara).
Esta rectificaci6n y ajuste de todas las jubilaeio-
nes sin excepei6n, como esti en el proyecto aproba-
do por ]a Camara, haria perder las jubilaciones y
pension, a tolos los que las disfrutan actualmente.


pues tendrian que ajustarse a las nuevas condicio-
nes que la Ley exige ahora que son diferentes a las
que exigia la Ley anterior que se modifica.
ARTICULOS LIV Y LV.-No han sido modifi-
cados.
ARTICULO LVI.-E1 Senado ha sefialado a este
articulo el nfimero XLVII, y lo ha modificado, cam-
biando el nombre de "Caja de. Ahorros y Credito
'Ferroviario" por el de "Caja de Anticipos y Aho-
rros".
ARTICULOS LVII AL LX.-No han sido modi-
ficados, sino que cambian el nombre de Caja de
Ahorros por el de: "Caja de Anticipos y Ahorros",
congruente con el articulo LVI.
ARTICULO LXI.-El Senido ha sefialado a este
articulo el nfmero LI y lo modifica eliminando la
imposici6n a las Compafias de los fiadures de sus
empleados y obreros.
ARTICULO LXII Y EL ARTICULO LXX, no
-ban sido modificados.


El Senado, ha introducido, afiadiendo otros ar-
ticulos, las siguientes disposiciones que se numera-
rin como se indican:
ARTICULO LXIII.-La obligaci6n de las Com-
paiiias de cooperar a la Caja de Anticipos, haciendo
la deducci6n en sus n6minas, de los sueldos de los
empleados y obreros de aquellas cantidades que co-
rrespondan a las amortizaciones.
ARTICULO LXIV.-Disponiendo- la prorrata,
cuando los fondos sean insuficientes, puntualizando
que las cantidades dejadas de pagar no constituyen
d6bito de la Caja. Es una previsi6n que no han te-
nido las leyes anteriores y cuya necesidad se ha ad-
vertido al confrontar la Caja su estado de penuria
actual.
ARTICULO LXVI.-Disponiendo que las Com-
pafiias de Transporte terrestre de servicio pfblico
para ser incluidas en la Ley necesitan el acuerdo
del Directorio y la aprobaci6n del Presidente de la
Repfblica.
ARTICULO LXXII.-Disponiendo que se regis-
tren por los aereedores, dentro de sesenta dias des-
pubs de promulgada la Ley los d6bitos de los em-
pleados y obreros,,para que puedan ser embargables.
ARTICULO LXXIII.-Disponiendo que se rinda
un informed de los resultados obtenidos por la nueva
Ley el treinta de Junio de mil novecientos treinta
y uno.
ARTICULO LXXIV.-Disponiendo la forma en
que han de ser seleccionados provisionalmente los
cuatro miembros del Directorio que han de continuar
representando las Compafias y los empleados y
obreros en el Directorio.
SR. GARRIGA (MARCELINO): Yo quisiera conocer
el articulo que se modifica, referente a las peticio-
nes de datos de las Compaiiias. Me refiero al ar-
ticulo de la ley primitiva...







4 DIARIO DE SESIONEIS DE LA CAMARA DE REP-ERSIENTANTES


SR. PRESIDENT (GuAs INCLAN) : Se va a dar lee-
tura a la ley, tal como sali6 de la Camara, y al ar-
ticulo a que se refiere el senior Garriga, tal como le
modific6 el Senado.
(El official de actas lee.)

PROYECTO DE LEY

CAPITULO I

De la Ley y su objeto

ARTICULO I.-La Instituci6n Pfiblica denomina-
da Caja General de Jubilaciones y Pensiones de em-
pleados y obreros de Ferrocarriles y Tranvias, esta-
ra integrada por todas las Compafiias de Ferrocarri-
les y Tranvias establecidas en la Repihblica y que en
lo adelante se establezcan; y las demas Compafiias,
Sociedades o Empresas de servicios piblicos de alum-
brado y fuerza motriz, conexas o relacionadas en
cualquier forma con aquellas ain las organizadas
despues de la Ley de 9 do Octubre de 1923, si se
ccmponen en su totalidad o en parte de secciones de
otras Compafias que hubieren estado comprendidas
en dicha Ley.
Si despu6s de promulgada esta Ley, algunas de las
Compaiiias comprendidas en ella, por fusion, com-
pra o cualquier forma de traspaso, pasara a ser pro-
piedad de otra constituida o que se constituyera, la
nueva entidad asi formada quedaria comprendida
en esta Ley. Los empleados comprendidos por pri-
mera vez en los beneficios de esta Ley no podran
gozar de ellos, con excepci6n de la invalidez per ac-
cidente del servicio, sino despu6s de haber contribui-
do al nondo de,la Caja durante diez afios.
ARTICULO II.-Quedan comprendidos en esta
Ley los empleados y obreros de Ferrocarriles y Tran-
vias do servicio pfiblico establecidos actualmente en
la Repfiblica y los de aquellas que en lo adelante se
establezcan.
Tambi6n quedan comprendidos en esta Ley, los em-
pleados y obreros de las Empresas puiblicas o parti-
culares destinadas a Expresos o Transportes de car-
ga o equipaje, en 'conexi6n con los Ferrocarriles; y
asimismo los empleados y obreros de los buffets y co-
chcs dormitories de los Ferrocarriles.
Todos los empleados y obreros de cualquier orga-
nizaci6n ajena a las empresas que se determinan en
el pirrafo anterior, que por necesidades o convenien-
cias de dichas empresas lleguen a prestar sus servi-
cios a las mismas, quedaran incluidos en los beneEi-
cio y obligaciones de esta Ley.
ARTICULO III.-Para los efectos de esta Ley la
denominaci6n de empleados y obreros, comprende a
todas las personas que presten servicios en cualquier
forma, en el territorio de la Repfiblica a las Empre-
sas de Ferrocarriles y Tranvias; y a los que los pres-
ten asimismo a las empresas pfiblicas o particulars
destinadas a Expresos o transport de carga o equi-
paje en conexi6n con los Ferrocarriles, y en los de-
partamentos de buffet y coaches dormitories de los
mismos, percibiendo sueldos, journal u otra forma de
remuneraci6n.


Los empleados y obreros a quienes se refiere la
present Ley, cuando sean separados de sus cargo
o empleos por las empresas a las que presten servi-
eios, no perderAn los derechos a los beneficios que
hasta la fecha de la separaci6n tengan adquiridos al
amparo de esta Ley, si la separaci6n se fund en
causas que no sean las enumeradas en el articulo
XXIII.
A solicitud escrita del empleado u obrero con mis
de diez aiios de servicios, .que haya sido separado, por
causes que no scan de economies o supresi6n de pla-
zas y cuya solicitud sea presentada dentro de los
treinta dias hAbiles siguientes a la notificaci6n de
haber sido separado, se incoara por el Directorio ex-
pediente, en el que seran oidos la Empresa y el in-
teresado o sus representantes. En dicho expediente
se practicaran cuantas diligencias y pruebas se es-
timen pertinentes, para la comprobaci6n de la cau-
sa o causes de la separaci6n. Terminadas las prue-
bas, el Directorio dictarA resoluci6n dentro de un
t6rmino que no podrA exceder de quince dias, decla-
rando estar bien fundamentada la separaci6n del
empleado u obrero; y en caso contrario ordenarA su
reposici6n a la Empresa que hubiese declarado la
cesantia.
Cuando la causa de la separaci6n fuese la de ha-
ccr economies o por supresi6n de plazas, el emplea-
do u obrero quedarA en grado de excedente, con de-
recho a ocupar la primer plaza vacant igual o ani-
loga a la que desempefiaba.
La reposici6n del empleado u obrero se efectuara
dentro de un plazo de quince dias, a contar de aqu6l
en que la resoluci6n le fuese notificada a la Empre-
sa. En estos casos el empleado u obrero debera ser
indemnizado de los sueldos o jornales dejados de
percibir durante el tiempo de su separaci6n.
Contra estas resoluciones del Directorio tendrin
las parties recursos de apelaci6n ante las Salas de lo
Civil de la Audiencia respectivea; y contra las que
6stas dicten, igual recurso ante la Sala de lo Civil
del Tribunal Supremo, dentro de los t&rminos v en
la forma que se dan estos recursos en los demas ca-
sos que la present ley los autoriza.
La separaci6n de obreros y empleados, por motive
de economics se hara por orden de rigurosa antigiie-
dad, segin escalaf6n que deberAn llevar las Empre-
sas, Sociedades o Compafilas; y su reingreso en el
servicio se hart en la misma form, a no ser que ten-
ga por renunciado ese derecho, lo cual se entenderA
si notificado el obrero u empleado, 6ste no compare-
ciere a tomar posesi6n dentro de los quince dias si-
guientes a la notificaci6n personal que se le haga.
Esta notificaci6n se hara en la forma que se esta-
blezca en el Reglamento que se dicte para la ejecu-
ci6n de esta ley.
No podra estimarse como prueba por el Directo-
rio, a los efectos de la separaci6n, la acusaci6n o de-
nuncia an6nima.
CAPITULO II

Gobierno y Administracidn de la Caja.
ARTICULO IV.-La Administraci6n de ]a Caja
y todo otro encargo que per esta ley se le atribuye a






DIARIO DE SESIONEIS DE LA CAMABA DE REPREISENTANTES 5


la instituci6n, seran confiados a un Directorio elegi-
do por cuatro afios, formado por el Presidente, tres
representantes de las Empresas, tres representantes
de los empleados y obreros de dichas Empresas y dos
miembros designados libremente por el Poder Eje-
cutivo, que deberan ser profesionales, o personas es-
pecializadas, mayores de cuarenta afios y que deven-
gardn un sueldo de doscientos cincuenta pesos men-
suales, cuyos cargos duraran tambi6n cuatro afios.

El President serA Catedratico de la Universidad
de la Habana, designado por el Claustro de la misma.
El propio Claustro designara un suplente qie reuna
los mismos requisitos. La persona designada para
uno de esos cargos, no podrA tener relaciones profe-
sionales con ninguna de las Empresas o Compafiias
comprendidas en esta ley.

SNo podrA ser electo miembro del Direetorio en re-
presentaci6n de los empleados y obreros, quien no
tenga la condici6n de empleado u obrero con mas de
cinco aios de servicios en las Compafiias o Empresas
incluidas en esta ley y que se encuentre en active
servicio o jubilado. Los tres representantes de las
Compafiias o Empresas, seran designados libremen-
te por 6stas y podrAn ser o no, empleados de las
mismas. Todos los miembros del Directorio, tanto
el President como los que represented a los emplea-
dos u obreros, Empresas o Compaiias, sin excepei6n,
deberan ser ciudadanos cubanos. Todos los miem-
bros y empleados del Directorio se considerarAn in-
cluidos en las disposiciones de la present ley a los
efectos de las jubilaciones, pensions y pagos de euo-
tas. Los miembros del Directorio que para ocupar
enos cargos abandonen algin empleo en las Compa-
filas o Empresas a las que se refiera esta ley, seArta
repuestos en estos filtimos, si el tiempo durante el
cual dejaren de servirlos, por aquella causa, no ex-
ceda de cinco aiios.
ARTICULO V.-E1 Directorio harA la plantilla
del personal en la forma que estime convenient, y
formularA el presupuesto de gastos de la oficina, pa-
ra cada afio fiscal; pero sus gastos por todos concep-
tos, no podran exceder de la cantidad actualmente
fijada para esos fines en el presupuesto vigente a la
promulgaci6n de esta ley.
La Caja de Ahorros y Pr6stamos confeccionarA su
presupuesto de gastos para ca'da afio fiscal, de acuer-
do con lo que establezca el Reglamento que se dicte
por el Poder Ejecutivo.
ARTICULO VI.-El Presidente decidirA con su
voto., en caso de empate en las deliberaciones del Di-
rectorio; sera el ejecutor de las resoluciones del mis-
mo, y su representante legal y de la Caja de Jubila-
clones. Los empleados de ella son inamovibles; esta-
ran bajo las exclusivas 6rdents del Presidente; pero
el nombramiento y remocion de los mismos, previo
expediente, con cargos y defense, corresponderA al
Directorio. En el personal que se nombre se darA
preferencia, en igualdad de aptitudes, al tiempo de
cubrir los cargos, a los que hayan sido empleados
con buenos antecedentes en las Empresas a que se
refiere esta ley y a los jubilados; pero 6stos iltimos
no percibirAn mAs que el sueldo correspondiente al
cargo que sirvan.


Corresponde al Directorio, como organismo supe-
rior, la instrucci6n y resoluci6n de todos los expe-
dientes, aprobaci6n de los presupuestos, nombra-
miento y remoci6n. del personal y cuantas mAs facul-
tades sean inherentes a la actuaci6n necesaria para
que esta instituci6n cumpla sus funciones.
El Directorio se reunirA a lo menos una vez por
semana, en las oportunidades que fije el Presidente,
sin necesidad de citaci6n, y ademAs cuando este lo
convoque o lo solicite alguno de sus miembros, y se-
rin sus funciones aqu6llas que esta ley le atribuye.
Expresamente correspond al Directorio por medio
de sus miembros, evacuar las ponencias en todos y
cada uno de los expedientes, de cualquier clase que
scan que.se tramitaren, las cuales una vez evacua-
das seran resueltas por el Directorio.
El Directorio formularA cada afio el Proyecto de
Presupuestos de Ingresos y Egresos de la Caja Ge-
neral de Jubilaciones y Pensiones, fijando el mon-
to de las jubilaciones y pensions que deban ser sa-
tisfechas durante el correspondiente ejericico eco-
nomico, determinando una cantidad prudencial para
aquellas jubilaciones y pensions que por haber si-
do reconocidas en el curso del afio fiscal, no tengan
asignaci6n determinada en el presupuesto corriente,
el cual lo enviarA siempre, para su conocimiento y
aprobaci6n, al Secretario de Agricultura, Comercio
y Trabajo.
ARTICULO VII.-En caso de ausencia, enferme-
dad o imposibilidad, justificada debidamente, el Pre-
sidente serA sustituido de acuerdo con el articulo IV.
ARTICULO VIII.-El Directorio se regirk por el
Reglamento interno que dictare y el cual deberA ser
aprobado por el Secretario de Agricultura, Comercio
y Trabajo.

CAPITULO III

Del fonda de la Caja.

ARTICULO IX.-El fondo de la Caja se forma-
ra con las siguientes asignaciones:
(a) Con el imported del descuento forzoso, del
tres por ciento de los sueldos y jornales o cualquiera
otra forma .de remuneraci6n de 1os empleados y obre-
ros que presten sus servicios dentro del territorio
do la Rep6blica, definidos en el articulo III de esta
ley. Este descuento del tres por ciento, podrA ser
elevado por el Directorio, gradualmente o de una
vez hasta el cinco por ciento, cuando sean insufi-
cientes en cualquier tiempo los ingresos mensuales
para cubrir los egresos de cada mes por todos con-
ceptos.
De igual manera se podra, por el Directorio en
todo tiempo, reducir este tipo de contribuci6n hasta
el tres por ciento cuando se compruebe su suficien-
cia para obtener el equilibrio entire los ingresos y los
egresos mensuales. El aumento o rebaja de dicho
tipo no podrA hacerse efectiva sino despnus de trans-
ncrrir treinta dias de publicado en la Gaceta Ofi-
cial el acuerdo respective.
(b) -Con el ingreso del primer mes de sueldo o
journal, pagadero en treinta y seis mensualidades con-






6 DIARIO DE SESIONEIS DE LA CAMERA DE REPREISENTANTES


secutivas, de los empleados y obreros, que por prime-
ra vez entren al servicio de las Compafiias, y con
igual descuento y en igual forma, a todos los em-
pleados y Qbreros comprendidos en esta ley, a los
que no se les hubiere hecho ese descuento, toman-
dose como tipo de sueldos o jornales, los que tenian
asignados en Octubre de 1923. Si durante eee lapso
de tiempo, el empleado u obrero ocapara un puesto
menos retribuido, s61o se descontara la parte pro-
porcional correspondiente al nuevo sueldo hasta com-
pletar el sueldo que ganaba en Octubre de 1923.

(c) Con la diferencia de sueldo correpondiente
ai primer mes, deducido de una sola vez, cuando el
empleado Ta obrero pase en cualquier concept a ocu-
par un puesto mejor retribuido o perciba un aumen-
to de sueldo, siempre que el aumento dure por lo me-
nos tres meses; pero el descuento se le hara desde el
primer mes, sin perjuicio de que, si no transcurren
los tres meses, se le devuelva la cantidad descontada.

(d) Con la contribuci6n mensual de las Empre-
sas o Compafias, equivalents al uno y medio por
clento del imported total de los sueldos y jornales de
todos los empleados. obreros y del personal en los
trabajos a destajo, por tarea o por pieza, o por con-
tratos de cualquier clase. Esta contribuci6n se ele-
vara y reducirA, en todo tiempo en igual proporci6n
y simultAneamente. a la 'del tres per ciento expresada
en el apartado (a) de este articulo, sin que pueda
ser inferior al uno y medio por ciento, ni superior al
dos por ciento; pero se conservara el minimo, cuan-
do se mantenga en ese limited la contribuci6n del apar-
tado (a).

(e) Con el imported liquid de las venta5 de los
articulos abandonados y no reclamados en los Fe-
rrocarriles y Tranvias, dentro de un plazo de un
afio, los cuales se subastarin en la misma empresa
del ferrocarril, ante un tribunal compuesto de dos
jefes designados por la Empresa y una persona desig-
nada por el Directorio; para la venta de articulos de
fAcil descomposici6n, se seguira igual procedimien-
to, abreviAndose los t6rminos, segin se consider ne-
ce.sario para las Empresas; con todo cobro indebido
hecho por las Compafiias o sus empleados que no
sera devuelto sino por reclamaci6n escrita y dentro
de dos ,aios; incluyendo las fianzas a consumidores
para garantizar fletes; con los sueldos y cantidades
de reclamaciones abandonadas en las diferentes Coin-
pafiias comprendidas en esta ley; y con las cantida-
des de jubilaciones y pensions no reclamadas, las
qne serAn ingresadas despu6s de su prescripci6n. El
t6rmino de prescripci6n serA de dos afios.
(f) Con las multas impuestas con arreglo a es-
ta ley.

(g) Con los intereses y beneficios de las inver-
siones hechas con los fondos acumulados.
(h) Con las donaciones y legados que se hicie-
ren a la Caja y cualquier otra trasmisi6n de bienes
a titulo grattrito.
(i) Con el descuento forzoso de un diez por cien-
to de todas las jubilaciones y pensions que se pa-
guen.


(j) Con los sueldos o jornales no reclamados por
los empleados y obreros por cualquier causa y dentro
del plazo de dos afios, contados a partir del uiltimo
mes en que se devengue.
(k) Con el descuento del ochenta y cinco por
ciento sobre el exceso de doscientos pesos, a los que
perciban mAs de esta filtima cantidad como jubila-
ci6n o pension, al promulgarse esta ley.
(1) Con el descuento de un veinte por ciento so-
bre toda jubilaci6n que se pague en el extranjero,
ademAs de los descuentos que a dichas jubilaciones y
pensions les fija esta ley.
(11) Con el quince por ciento de las jubilaciones
ordinarias concedidas antes de la promulgaci6n de
esta ley, sin perjuicio del descuento a que se refie-
re el apartado letra (i); pero sin que en ningfin
caso, aquellas jubilaciones puedan ser reducidas a
una cantidad menor de la que alcanzarian, de acuer-
do con los preceptos de esta ley.

(m) Con las cantidades que libremente aporte el
Estado, acordadas por las correspondientes leyes, en
las medidas de sus fuerzas econ6micas.

ARTICULO X.-Las Empresas y Compalias com-
prendidas. en esta ley, cuyo personal est6 incluido en
sus beneficios, estan obligadas a practicar los des-
cuentos a que se refieren los incisos A, B y C, del
articulo anterior y cuantos mAs le ordenare y comu-
nicare el Directorio en los sueldos, jornales, contra-
tos, etc., del personal de su dependencia y a remitir
su imported a la Tesoreria General de la Repuiblica
per conduct de la Zona Fiscal respective, dentro
de los siguientes treinta dias del mes vencido; y dea-
tro del mismo plazo remitirAn los products prove-
nientes de las demas operaciones a que estin obliga-
das por las disposiciones de esta ley. La Tesoreria
General de la Repiiblica constituira un fondo espe-
cial con el product de todos los ingresos a que se
refiere esta ley, el cual estara exclusivamente a la
disposici6n de la Caja General de Jubilaciones y Pen-
siones y por ningfin motive podra aplicarse a fines
distintos de los que expresamente les da esta ley.
ARTICULO XI.--Los fondos y las rentas que se
obtengan por esta ley, seran de la propiedad colecti-
va, de las personas comprendidas en sus beneficios
y el Directorio atenderA con ellos, al page de las ju-
bilaciones y pensions que se acuerden y gastos e in-
versiones que esta ley autoriza. En ningin canm
podrA disponerse de dichos fondos para otros fines,
bajo responsabilidad personal de los miembros del
Directorio que se hara efectiva judicialmente.
ARTICULO XII.-Los fondos de la Caja, descon-
tadas las sumas indispensables para el pago de ju-
bilaciones y pensions y demas atenciones corrientes,
podran ser invertidos, previa resoluci6n razonada del
Directorio, en cada case y con la aprobaci6n del Se-
cretario de Agricultura, Comercio y Trabajo, en la
adquisici6n de Bones de la Repfiblica de Cuba, de
su Deuda Exterior, adquiridos y pagados al preeio
de cotizaci6n, mediante el procedimiento mas bene-
ficioso para la Caja General de Jubilaciones y Pen-
siones.






DIARIO DE SESIOYNES DI)E DA CAMERA DE 1UEPRESENTANTES 7


En caso de necesidad, previo acuerdo razonado
del Dierctorio, aprobado per el Secretario de Agri-
cultura, Comercio y Trabajo, sertn vendidos los Bo-
nos al tipo de cotizaci6n del mercado el dia de la
venta.
Cuando el Directorio lo acuerde y el Presidente
de la Repfiblica lo apruebe, se podrA dedicar una
decima parte ie los fondos sobrantes a inversiones
de caricter social, que positivamente acrecienten los
fondos de la Caja.
ARTICULO XIII.-Los fondos, valores y bienes
que se adquieran por consecuencia de esta ley, son
inembargables.

CAPITULO IV

Do las jubilaciones.

ARTICULO XIV.-Los empleados y obreros a que
so refiere el articulo II, que hayan contribuido al
fondo de la Caja con los descuentos establecidos en
el articulo IX, disfrutarAn de la jubilaci6n que les
corresponda, seguin las classes que fija esta ley y no
excederAn en ningfin caso de doscientos pesos, men-
suales.
El tiempo de servicios se computarA, a los efec-
tos de esta ley, tomando el que los empleados y obre-
ros hayan prestado en el territorio national, en las
Compafiias y Empresas a las que la misma.se refie-
re, asi como tambi6n en aqu6llas de las que las mis-
mas sean sucesoras, bien por compra de sus propie-
dades, en cualquier forma o manera, bien por fu-
si6n o por otros medios de trasmisi6n, contandoles el
tiempo de servicios a partir de la fecha de la com-
pra, fusion u otra forma de trasmision.
Al liquidar el tiempo de servicios a los funciona-
rios, empleados y obreros de los ferrocarriles de to-
das classes, ya sean de vapor, ya tranvias el6ctricos,
a que se contrae esta ley, se les contard el tiempo que
hayan prestado de servicios al Estado, la Provincia
o al Municipio, en cargo de character elective, a par-
tir de la constituci6n de la Reptiblica, siempre que
contribuyan en ]a Caja de Jubilaciones con las can-
tidades que les correspondan por el tiempo que ha-
yan servido el cargo elective, estando en vigor la
present ley; y en cuanto al cargo de Concejal, s6lo
desde la feeha en que el mismo fu6 retribuido.
ARTICULO XV.-La' jubilaci6n se clasificarA de
la forma siguiente: voluntaria, ordinaria e inuti-
lidad.
ARTICULO XVI.-Corresponde la jubilaci6n vo-
luntaria al empleado u obrero que tenga sesenta aiios
de edad y mAs de diez afios de servicios efectivos,
pero menos que los requeridos para obtener la ju-
ciento por cada afio de servicios efectivos, del pro-
bilaci6n ordinaria.
Esta jubilaci6n se calcularA a raz6n del dos por
medio del sueldo, journal o remuneraci6n, obtenido
y calculado en la forma que determine el articulo
XVII de la ley.


sueldos y jornales percibidos por los empleados y
obreros, durante un afio de trabajo efectivo, que em-
pezarA a contarse retrospectivamente, desde la fecha
en que dejen de percibir el mayor sueldo o journal
de las Empresas y devengados en tiempo ordinario
de servicios, despues de la promulgaci6n de la ley
de 24 de Noviembre de 1921. Estos sueldos y jor-
nales, se tomaran exclusivamente de las n6minas exis-
tentes en las Empresas respectivas y dicha jubilaci6n
ordinaria se aplicard con sujeci6n a la siguiente es-
cala.
Primero.-Promedio mensual de sueldo o journal
hasta cien pesos, el sesenta y cineo por ciento.
Segundo.-Promedio mensual de sueldo o journal
mayor de cien pesos, el sesenta y cineo por ciento
de los primeros cien pesos, y el sesenta por ciento de
la diferencia entire cien pesos y el resto del prome-
dio mensual, siempre con el limited maximo de dos-
cientos pesos sefialados por el monto total de la ju-
bilaci6n.
ARTICULO XVIII.-Corresponde la jubilaci6n
ordinaria al empleado u obrero que justifique con
documents suficientes a juicio del Directorio, haber
prestado veinte y cinco afios de servicios efectivos y
tenga cincuenta y cinco afios de edad; treinta afios
dc servicios efectivos y cincuenta afios de edad; o
treinta y cinco afios de servicios efectivos con cual-
quier edad. No se computarAn los afios de servicios
anteriores a la fecha de la constituci6n de la Re-
ptiblica.
ARTICULO XIX.-El monto de la jubilaci6n por
inutilidad se calcularA sobre el promedio mensual de
sueldos o jornales percibidos por los empleados y
obreros durante dos afios de trabajos efectivos, que
empezaran a contarse retrospectivamente, desde la
fecha en que dejen de percibir el mayor sueldo o jor-
nal que. hayan alcanzado en las Empresas y deven-
gados en tiempo ordinario de servicios, desputs de
la promulgaci6n de la ley de 24 de Noviembre de
1921. Estos sueldos o jornales se tomaran exclusiva-
mente de las n6minas existentes en las Empresas res-
pectivas y dicha jubilaci6n por inutilidad se aplica-
ri con sujeci6n a la siguiente escala:
A la jubilaci6n por incapacidad permanent total,
corresponderA el sesenta por ciento del sueldo pro-
medio.
A la jubilaci6n por incapacidad permanent par-
cial, correspondera el cuarenta por ciento de sueldo
promedio.
ARTICULO XX.-Corresponde la jubilaci6n.por
inutilidad con arreglo a la anterior escala:
Al empleado y obrero que, cualquiera que fuese
el tiempo de servicios prestados, se inutilice en sen-
tido total o parcial y de manera permanent con nro-
tivo u ocasi6n del service o a consecuencia de en-
f.rmedad professional que retina los siguientes re-
quisitos:
a) Que sea debido al trabajo Ide la victim en la
profesi6n que desempefaba.


ARTIOULO XVII.-El monto de la jubilaci6n or- b) Que sean, declarados de efeetos exelusivos de
dinaria se calcularA sobre el promedio mensual de la clase de trabajos que realize la victim?; y






8 DIARIO DJ SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


e) Que el obrero haya sufrido esa enfermedad an-
tes de entrar en la ocupaci6n que ha tenido que aban-
donar.
Al empleado u obrero que despues de diez aiios de
servicios efectivos fuese declarado fisica o mental-
mente inftil, de manera total o parcial, para conti-
nuar en el ejercicio de su empleo.
Se entendera por inutilidad permanent total a
los efectos de este articulo:.
Haber perdido definitivamente la vista en ambos
ojos; las dos manos o los pies. Padecer alguna en-
fermedad incurable que impida realizar toda clase
de trabajos.
Se entenderA por inutilidad parcial a los efectos
de este articulo:
Haber perdido definitivamente la vista en un ojo,
o tener inutilizada una mano o un pie.
Padeeer alguna enfermedad incurable que le im-
pida realizar el trabajo que vinieren prestando en
Compafiias de Ferroeariles, Tranvias o sus anexas,
sin producer inutilidad para cualquier otra clase de
trabajos.
ARTICULO XXI.-Los jubilados por inutilidad
permanent total perderan definitivamente todo de-
recho a ]a jubilaci6n que vinieren cobrando, si *se
comprueba que aplican su actividad a cualquier otro
trabajo.
El jubilado por invalidez que haya perdido los
dos pies, podra prestar sus servicios de nuevo en
otro empleo. En este ease percibira fnicamente la
fracci6n de jubilaci6n que acuerde el Direetorio y
que sera proportional a la diferencia que hubiere
entire el sueldo del nuevo empleo y el que disfrutaba
durante su plena capacidad. Cuando eesare en el
nuevo empleo, podra disfrutar de la primitive ju-
bilaci6n. Estos jubilados comunicaran a la Caja de
Jubilaciones y Pensiones, la fecha en que comenza-
ren a realizar algfin trabajo y asimismo la fecha en
que cesaren en 1l.
Cuando se gestione una jubilaci6n por inutilidad,
despu6s de haber dejado de pertenecer a las Empre-
sas comprendidas en esta ley, no se concedera la ju-
bilaci6n, si no comprueba que la inutilidad se origi-
nC cuando el empleado u obrero formaba parte del
personal de dichas Empresas, y si la solicitud no se
presentare dentro de los seis meses, a partir de la e-
cha en que se deje de percibir el sueldo, journal o cual-
quier forma de remuneraci6n de la Empresa respec-
tiva, incluso las dietas de la Compafiia de Acciden-
tes del Trabajo.
ARTICULO XXII.-En el caso de accident a un
empleado u obrero a virtud del cual tenga dereeho a
ser, indemnizado o pensionado, de acuerdo con la le-
gislaci6n de accidents del trabajo, la Caja General
de Jubilaciones y Pensiones, s6lo le abonara la di-
ferencia que result a su favor entire la indemniza-
ci6n o pension que realmente perciba extrafia a es-
ta ley y la cantidad que tuviese dereeho a percibir
por la jubilaci6n que esta ley le concede.
ARTICULO XXIII.-Los empleados u obreros
que tuvieren merios de diez afios de servicios efecti-


vos y que fueren declarados cesantes, por no reque-
rirse sus servicios, por razones de economies, o que
cesen por cualquier causa distinta a las que se re-
fiere el articulo XXXII, formarAn el cuerpo de em-
pleados y obreros excedentes; y si reingresaren en
el servicio, tendrin derecho, a los efectos de esta ley,
a que se les computer los servicios prestados con an-
terioridad a la declaraci6n de excedencia, sin que du-
rante asta, tengan que contribuir al fondo de la Ca-
ja. Los empleados y obreros que tuviesen mis de
diez afios de servicios efectivos, si fuesen deelarados
cesantes por las razones antes expuestas, o cesaren
en sus cargos por causes ajenas a si voluntad y tam-
bien en las condiciones antes expresadas, si queda-
ren sin trabajo alguno, tendrAn dereeho a una jubi-
laci6n equivalent al tres por ciento por cada aiio
de servicio efectivo del promedio de sueldo, journal o
remuneraci6n que disfrutaren, obtenido v calculado
en la misma forma que indica el articulo XVII de
esta ley; pero dicha jubilaci6n no podri exceder del
monto de la jubilaci6n ordinaria. Si reingresare al
servicio de las Compaijias comprendidas en esta ley,
cesarAn definitivamente en el goce de la jubilaci6n,
percibiendo solamente el sueldo asignado al nuevo
empleo y continuando como todas los demfis emplea-
dos y obreros, a los efectos de esta ley.
La jubilaci6n de esta clase que hubieren obteni-
do en cualquier tiempo los empleados y obreros, tue-
darA en suspense y por consiguiente no podrAn co-
brar la que venian disfrutando, si en cualquier mo-
mento se comprueba que aplican su actividad a otro
trabajo o empleo.
Esta suspension se extender por todo el tiempo
en que dichos empleados u obreros ejerciten sus. ac-
tividades en la forma anteriormente explicada. A
ese efecto, prestaran juramento de comunicar por es-
crito a la Caja de Jubilaciones y Pensiones, que" han
cmprendido cualquier clase de trabajo. No obstante
lo anterior, la Caja de Jubilaciones y Pensiones ha-
ra cuantas investigaciones estime convenientes sobre
el particular, utilizando los expedientes y recursos
correspondien es.
ARTICULO -XXIV.-Cualquiera que sea la cuan-
tia o journal que devengue el empleado u obrero, no
habrA de tributar mas que con los descuentos sefia-
lados en los incisos a, b, y c, del articulo IX de esta
ley, ni tendra derecho a jubilaci6n mayor de dos-
cientos pesos.
ARTICULO XXV.-A los efectos de las jubilacio-
nes, s61o se tomaran en cuenta los servicios efecti-
vos, aunque fuesen discontinuos, durante el n6mero
de afios-requeridos; pero serA requisite indispensa-
ble a los empleados y obreros que reingresen en las
Empresas, despu6s de la promulgaci6n de cualquiera
de las leyes de retire ferroviario y tranviario que han
estado vigente y sin haber contribuido antes al fon-
do de la Caja General de Jubilaciones y Pensiones,
hacerlo por los diversos concepts durante un perio-
do no menor de diez afios, con excepci6n del caso de
la jubilaci6n por invalidez.
Doscientos cincuenta dias de trabajo haran un afio
para el c6mputo de los servicios a todos los emplea-
dos y obreros. Al personal que preste servicios por
horas, se le computara un dia de servicio por cada





DIARIO DE SESIONES DE LA OAXARA DR REPRESENTAbLNTES 9


oeho horas de trabajo; pero en ningfin caso se com-
putarAn mAs de ocho horas de trabajo per dia de
trabajo efectivo, ni mas de doscientos cincuenta dias
por un afio de trabajo efectivo, en cada dia o afio
natural.
ARTICULO XXVI.-No se acumularAn dos o
mAs jubilaciones o pensioner de las que concede esta
ley, en la misma persona. Al interesado le corres-
ponde optar por la que le convenga; y hecha la op-
ci6n quedara extinguido el derecho a las otras.
ARTICULO XXVII.-Las jubilaciones por inuti-
lidad se acordarAn con carActer provisional y po-
dran ser revisadas una o varias veces, mediante el
oportuno expediente, en todo tiempo.
ARTICULO XXVIII.-No se podran acordar ju-
bilaciones por inutilidad sin previo examen e infor-
me per escrito de uno o mas medicos designados por'
el Directorio de la Caja General, a su costa, los que
realizaran el examen del interesado sin cobrarle ho-
norarios.' AdemAs pedirA al interesado cuantos da-
tos crea procedentes, y ordenara las averiguaciones
que estime convenientes. El promovente de una ju-
bilaci6n per inutilidad no acompafiara ningfn certi-
ficado facultativo referente a la enfermedad que pa-
d6co, sino cuando se le pidiera y se limitara a expo-
ner en su solicitud el motive en que la funda. El
Directorio podrA solicitar que haga un reconocimien-
to el Jefe Local de Sanidad respective, quien gratui-
tamente lo verificara expidiendo y enviando el cer-
. tificado correspondiente en un termino de cinco
dias.
Caso de apelaci6n la Sala de lo Civil de la Audien-
cia respective, si alli se promoviera prueba pericial,
insaculara los nombres de tres medicos para que el
reconocimiento se practique por el medico cuyo nom-
bre result sacado en suerte.

ARTICULO XXIX.-Los que hayan obtenido la
jubilaci6n ordinaria o voluntaria, podrAn volver al
servicio. En este caso, el jubilado cesara en el goce
de la jubilacion y percibira solamente el suoldo asig-
nado al nuevo empleo. Al cesar en 6ste por cual-
quier causa volvera al goce de su anterior jubilaci6n,
sin que pueda recurrir para que le sea aumentada,
exceptuando si hubiere llevado cinco afos de servi-
cios efectivos en el nuevo empleo. En todo caso se
le exigirAn las quotas establecidas en el articulo IX,
con relaci6n al nuevo empleo.
ARTICULO XXX.-Los jubilados por inutilidad
parcial podrAn prestar servicios en las Empresas o
Compafiias ferroviarias o tranviarias; pero no ten-
drAn derecho a percibir la jubilaci6n mientras tanto
desempefien esos cargos, y contribuirAn al fondo de
la Caja General de Jubilaciones y Pensiones, con to-
dos los descuentos que sefiala esta ley, para los em-
pleados y obreros en active servicio. Los afios nue-
vamerite trabajados seran tornados en consideraci6n,
para computarlos con los acreditados anteriormente,
a los efectos de la jubilaci6n que pueda correspon-
dcrles.
ARTICULO XXXI.-Las jubilaciones serAn
acordatas por el Directorio. Una vez concedidas se-
rAn pagadas desde el dia en que el interesado deje


de percibir sueldo, journal o remuneraci6n de la ,Em-
presa por motivo de la inutilidad.
Si se refiere a empleados y obreros que continfien
prestando servicios, las jubilaciones seran liquidadas
a partir desde el dia en que cesen en el servicio y de-
jen de pereibir sueldo, journal o remuneraci6n de la
Empresa.
Si se tratare de empleados y obreros que hayan
dejado el servicio voluntariamente, se liquidardn y
abonaran las jubilaciones, despu6s de transcurridos
noventa dias, a partir del dia en que se anoten las
solicitudes en el Registro de Entrada de correspon-
dencia de la Caja General de Jubilaciones y Pensio-
nes o los documents que complete el expediente.
Si se tratare de empleados y obreros depurados,
cesantes y que necesiten anticipar su expediente de-
purativo y 6ste fuere resuelto favorablemente, enton-
ees la jubilaci6n se abonarA a partir del dia en que
hubieren cesado en el servicio de la Empresa y de
percibir sueldo, journal o remuneraci6n de la misma.
Si la demora en la presentaci6n de la solicitud de
jubilaci6n obedeciese a que el interesado result su-
jeto a algfin process, entonces la liquidaci6n y pago,
en su caso, de la jubilaci6n que pueda corresponder-
Ic, tendra.como punto de partida, la fecha de la sen-
tcncia firme.
El empleado u obrero que se consider con dere-
eho a la jubilaci6n, presentara al Presidente del Di--
rectorio, un escrito expresando las circunstancias en
que funda su solicitud, acompafiando los documen-
tos que acrediten su derecho; y entire esos documen-
tos, sera requisite indispensable una certificaci6n de
todos sus servicios, que le expedira, sin demora, la
Compafiia respective, la cual remitir i simultinea-
mente a la Caja General de Jubilaciones y Pensio-
nes una copia autorizada de dicha certificaci6n.
El Directorio por mediaci6n de su Presidente, re-
clamara de la Empresa, si lo estima necesario, el ex-
pediente o expedientes del empleado u- obrero, asi co-
mo cuantos datos y certificaciones se requieran para
la comprobaci6n i3el derecho que se reelama.
La Caja General de Jubilaciones y Pensiones ten-
drA un plazo de noventa dias habiles, para la trami-
taci6n y resoluci6n de cada expediente, salvo demo-
ra motivada por causa extrafia a dicha instituci6n.
Si por causa injustificada no se resolviere dentro
de ese plazo y si medicare queja ante el Secretario de
Justicia, 6ste si lo cree procedente, impondra multa
de cinco pesos per cada dia de demora al funciona-
rio o empleado que result responsible. Esta multa
se hara efectiva descontandola del sueldo, y forma-
ra parte del fondo de la Caja.
Cuando mediante prueba documental consistent
en las n6minas de las respectivas Empresas, no re-
suite directamente la demostraci6n de ser cierto el
tiempo de servicios alegado por el promovente; y
siempre que, al efecto, no existiera de esos servicios
a1guna prueba documental indirecta, consistent en
libros, actas, credenciales, nombramientos o cual-
.quier otro medio de prueba andlogo, entonces se le
aceptara al promovente la prueba testiheal do no
menos de tres testigos y sujeta siempre a la exclu-





10 DIARIO DE 8ESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


siva apreciaci6n del Directorio y limitindola a un
tiempo que no se remote a mas de veinte afios.
Contra la resoluci6n del Directorio, podra el in-
teresado apelar a la Sala de lo Civil de la Audien-
cia de la Provincia, donde residiere el promovente al
iniciar su expediente. Para esta apelaci6n habri un
t6rmino de quince dias hibiles y se interpondra con
un escrito dirigido al Presidente del Directorio,
quien dentro de los siguientes diez dias hibiles ele-
varA el expediente a la Sala de lo Civil. Esta para
mejor proveer, podra acordar la prActica de alguna
actuaci6n que consider omitida, tendente a aclarar
algfin heeho, pero excluyendo la prueba testifical, y
dictarA auto de resoluci6n dentro de los quince dias
habiles siguientes a la prActica de tales diligencias si
las hubiere. Del auto de la Sala de lo Civil de la
Audiencia, podra tanto el promovente, como el Di-
rectorio, recurrir ante la Sala de lo Civil del Tribu-
nal Supremo, que resolverA sobre todos los puntos
de hecho y de derecho, s61o con lo que arroje el ex-
pediente y en el termino de treinta dias habiles.
El plazo para recurrir al Tribunal Supremo serl
de quince dias habiles, contados para el promoven-
te, decade la fecha de la notificacin y para el Direc-
torio desde la fecha en que se anote en su registro
de entrada la del expediente que ]a Sala de lo Civil
de la Audiencia habrA de devolver y que el Presi-
dente del Directorio elevarA entonces al Tribunal Su-
premo.
El President del Directorio interpondrA esos re-
cursos directamente ante la Sala de lo Civil del Tri-
bunal Supremo, con un simple escrito, en el que po-
drA hacker cuantas alegaciones consider procedentes.
Cuando sea el promovente quien recurra para ante
el Supremo presentara un escrito ante la Sala de lo
Civil de la Audiencia, que devolverA el expediente
al Directorio, y 6ste lo elevara seguidamente al Tri-
bunal Supremo acompafiindolo, si lo cree proceden-
te, cpn un escrito suyo de aclaraciones. Tambi4n la
Sala de lo Civil de la Audiencia devolvera el expe-
cdente, cuando transcurridos los quince dias habiles
que tiene el promovente, no presentare alli su escri-
to recurriendo ante el Tribunal Supremo.
Los empleados y obreros que se encuentren traba-
jando, una vez que hayan sido notificados de la con-
cesi6n de su jubilaci6n, podrAn hacer uso de ella en
cualquier tiempo, notificAndolo por escrito a su Jefe
inmedibto, ]a fecha en que deseen retirarse del ser-
vicio active, que sera siempre treinta dias habiles, a
partir de la fecha de, la notificaci6n.
ARTICULO XXXII.-Los empleados y obreros
que teniendo mas de diez afios de servicios, fuesen
destituidos de sus cargos, por mal cumplimiento de
los mismos, comprobado ante el Directorio, o por al-
coholismo cr6nico, o por haber sido condenados por
sentencia a virtud de delito graye, no serAn jubila-
dos. sin que puedan tomarse en consideraci6n a los
efectos de este articulo, hechos acaecidos con ante-
rioridad a la promulgaci6n de la ley de 24 de No-
viembrc de 1921.
Cuando los motives de una destituei6n se com-
prueben ante el Directorio, por medio de expedient
con audiencia y practice de la prueba que propusie-


re el interesado, la resoluci6n podrA ser apelada an-
te la Audiencia, tramitAndose este recurso, por las
mismas reglas prefijadas en el precedent articulo
XXXI.
Cuando la destituci6n obedeciere a las causes de
alcoholism cr6nico o condena por delito grave, los
familiares a que se refiere el articulo XXXVII, dis-
frutaran de la pension a que tuviere derecho el em-
pleado u obrero destituido por alcoholism cr6nico
o delito grave que tuviere mis de diez aiios de ser-
vicios no hubiere alcanzado derecho al retire, se le
devolvera a los familiares antes mencionados, el im-
porte con 'que hubiere contribuido a la Caja.
.ARTICULO XXXIII.-EI indulto no hara rena-
cer los derechos perdidos como consecuencia de lo
dispuesto en esta ley.
ARTICULO XXXIV.-La acci6n para pedir la
jubilaci6n, prescribe en el t6rmino de diez y ocho me-
ses, contados desde el dia siguiente a aquel en que
haya dejado de prestar servicio efectivo el emplea-
do u obrero.
Cuando se promoviere un expediente y por inae-
ci6n del reclamante no pudiese resolverse en un ter-
mino de seis meses, a partir de su tramitaci6n, se
acordara archivarlo definitivamente y caso de nue-
va reclamaci6n, 6sta se tramitara sin relaci6n en na-
da al expediente anterior.
ARTICULO XXXV.-La jubilaci6n es vitalicia,
salvo que el dereeho a percibirla se pierda por las
causes expresadas en esta ley.
Si el jubilado o pensionado, se domicilia en el ex-
tranjero, debera notificarlo por escrito a la Caja Ge-
neral de Jubilaciones y Pensiones, y tanto en este
caso, como si reside en Cuba y cobra mediante un
apoderado o tutor, no se hara el pago sin la previa
presentaci6n de la fe de vida correspondiente al ju-
bilado o pensionado.
Los jubilados y pensionados que residan y cobren
fuera de la Habana, tendrAn que enviar a la Caja
General de Jubilaciones y Pensiones cada afio su
fe de vida.
Las viudas enviaran su fe de viudedad y las sol-
teras mayor de doce afios, su fe de solteria, por me-
dio de una declaraci6n jurada prestada ante el Juez
Municipal de su residencia o Notario Piblico.
El jubilado o pensionado, bien sea national o ex-
tranjero, que resida fuera del territorio de la Repfi-
blica, mas de un afio consecutivamente, sufrirA mien-
tras dure su ausencia, de un descuento del cincuenta
por ciento en el imported de su jubilaci6n o penii6n,
que quedara a beneficio de la Caja. Para hacer este
descuento se computara el del veinte por ciento es-
lablecido en el inciso (L) del articulo IX de esta
ley.
Si la ausencia en el extranjero se prolongare por
espacio mayor de dos afios, se le suspenderA el pago
de la jubilaci6n. No obstante readquirira todos sus
dereohos cuando vuelva a domiciliarse en el territo-
rio national.
Se excluyen de este descuento la jubilaci6n ordi-
naria, en el finico caso de que el jubilado hubiese







.DARIO LE SESIONES Dri ,A CAMERA DE REPRESENTANTES 11


contribuido a la Caja durante todo el tiempo estable-
cido en el articulo XXVIII de esta ley, con el tanto
por ciento correspondiente.
Se exime asimismo del descuento establecido en los
parrafos anteriores al jubilado o pensionado que re-
sidiere en el extranjero por nombramiento o comi-
si6n del Gobierno cubano.

ARTICULO XXXVI.-A los efeetos. de esta ley
los permisos o licencias sin sueldo que las Compa-
fiias conceden a los empleados y obreros, para ausen-
tarse de sus labores, no ser6n eficaces, sino por el
t6rmino de un afio consecutive y al vencimiento del
mismo, comenzara a decursar el t6rmino en'que se
pueden pedir las jubilaciones.

CAPITULO V

De las pensions.

ARTICULO XXXVII.-E1 empleado u obrero
que fallezea 6stando jubilado o teniendo las circuns-
tancias que le daban derecho a jubilarse, o a otro de
los beneficios que esta ley otorga, trasmitirA el dere-
cho a disfrutar una pension o una indemnizaci6n en
la proporci6n y las condiciones que la misma esta-
blece, a los familiares siguientes que esten en apti-
aud legal de reclamarla al tiempo del fallecimiento
de su causante.
La viuda; el viudo incapacitado para el trabajo;
los hijos hasta los diez y ocho afios de edad; las hi-
jas solteras, hasta los veinte y tres afios de edad; los
padres inftiles para el trabajo, que vivieren al abri-
go y protecei6n del causante. Los hijos e hijas, cual-
quiera que sea su edad, siempre que esten indtiles
para el trabajo. A falta de todos 6stos, a las herma-
nas solteras o mayors inftiles para el trabajo y que
vivan bajo el abrigo o protecci6n del causante, y que
no tengan otro medio de vida.
El disfrute de la pension comenzard desde el dia
del fallecimiento del empleado u obrero, sea cual
fuere la fecha en que el Directorio de la Caja acuer-
de su concesi6n.

'Cuando se extinga el derecho a las pensions, se
refundirAn en el fondo de la Caja de Jubilaciones y
Pensiones.
ARTICULO XXXVIII.-Las pensions o indem-
nizaciones se otorgar~n en la forma y orden si-
guiente:
A la viuda y al viudo totalmente infitil para el
trabajo.
A los hijos legitimos y naturales, legalmente reco-
nocidos, a prorrata.
A 'los padres del causante totalmente infitiles,
siempre que 6stos hubieren estado exclusivamente a
cargo de aqu61.
A las hermanas solteras, menores de veinte y un
aiios, o mayores infitiles para el trabajo.
ARTICULO XXXIX.-La viuda o el viudo total-
mente infitil para el trabajo, tendrin dereebo a una
pension igual al cincuenta por eiento de la jubila-


ci6n que disfrutaba o a que tenia derecho el cau-
sante.
Los hijos del causante, cuando concurran en uni6n
de la viuda o el viudo ineapacitado totalmente para
el trabajo, disfrutarin de una pension igual al otro
cincuenta por ciento de la jubilaei6n que disfrutaba
o a que tenia derecho el causante, distribuida por
parties iguales entire ellos, acreciendo la part de la,
pension de los que fallezean o lleguen a la mayoria
de edad que esta ley sefiala, a la de los otros herma-
nos con derecho a pension. Al fallecimiento de la
viuda o del viudo incapacitado totalmente para el
trabajo, el cincuenta por ciento de la pension que
disfrutaba, acrecerA a la de los hijos, refundidndose
el otro cincuenta por ciento en el fondo de Jubila-
eiones y Pensiones.
Cuando concurran los hijos, sola'mente, tendrAn
derecho a una pension igual al setenta y cinco por
ciento de la jubilaei6n que disfrutaba o a que tenia
derecho el causante, distribuida en la misma forma
que se expresa en el pirrafo anterior. Los padres
del causante, infitiles para el trabajo, cuando este
no deje viuda ni hijo, tendrAn derecho solamente a
una pension igual al cincuenta por oiento de la ju-
bilaci6n que aqu61 disfrutaba, o a la que tenia dere-
cho, distribuyendose por parties iguales entire ambos
padres; y si alguno de 6stos falleeiere, su part acre-
cera a la del superviviente. Del propio modo co-
rresponderA este cincuenta por ciento integro si el
reclamante concurre a solicitar la pension en estado
de viudez.
Las hermanas tendrAn derecho al cincuenta por
ciento de la jubilaci6n que correspondiere al cau-
sante.
ARTICULO XL.-Las cantidades que de su jubi-
laci6n e indemnizaci6n dejen pendientes de cobro los
empleados u obreros jubilados que fallezcan, corres-
ponderan a las personas que resulten con derecho a
pension como familiares de dichos empleados y obre-
ros, y si en un t6rmino de diez y ocho meses no se re-
clamare, ingresaran definitivamente a engrosar el
fondo de la .Caja General de Jubilaciones y Pen-
siones.
ARTICULO XLI.-Si a la muerte del empleado
u obrero dejare hijos de distintas unions con dere-
cho a la pension, 6sta se distribuir 'en la proporci6n
que corresponde a los mismos y sera entregada a sus
respectivos representantes legales.
ARTICULO XLII.-Las pensions son vitalicias
y el derecho a percibirlas s6lo se pierde en los casos
establecidos por esta ley; y en todos los casos, el ter-
mino para reclamarla sera de diez y ocho meses a
partir de la fecha del fallecimiento del causante.
ARTICULO XLIII.-Las pensions seran acorda-
das por el Directorio en la misma forma y con igua-
les t4rminos y recursos que se han sefialado para las
jubilaciones en el articulo XXXI y demas concor-
dantes de esta ley.
ARTICULO XLIV.-Las personas enumeradas en
el articulo XXXVII de esta ley, tendrAn derecho en
todos los casos a una indemnizaci6n igual al tr s
por ciento de las sumas percibidas o que debi6 per-







12 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE EPRESENTANTES


cibir el causante en concept de sueldos, jornales o
remuneraci6n, cuando el empleado u obrero falleci-
do no dejare derecho a la pension.
Si el empleado u obrero tuviese m6s de diez afios
de servicios efectivos y falleciere sin dejar adquirido
el derecho a las jubilaciones que detreminan los ar-
ticulos XVI, XVIII, XX y XXIII de esta ley, las
personas enumeradas en el articulo XXXVIII, ten-
drdn derecho a percibir la pension en la proporci6n
de un tres por ciento por cada aiio de servicio, de la
jubilaci6n por inutilidad total permanent.
ARTICULO XLV.-E1 disfrute de la pension se
extingue:
Para el viudo, viuda, y la madre viuda, cuando
contrajera nuevas nupcias.
Para las hijas menores de veinte y tres afios o in-
fitiles para el trabajo, desde que contraigan matri-
monio.
Para las hermanas menores cuando contraigan ma-
trimonio o lleguen a la mayoria de edad; y para
las incapacitadas cuando recuperen sus facultades
para el trabajo o contraigan matrimonio.
Para los dem6s descendientes cuando cesen las cau-
sas que determine la protecci6n que les dispensa
la ley.

CAPITULO VI

Disposiciones Generales.

ARTICULO XLVI.-Los sueldos, jornales, jubi-
laciones, pensions e indemnizaciones devengados eh
todo tiempo por los empleados y obreros comprendi-
dos en esta ley, no serin embargables y el c6nyuge
y herederos a quienes correspond, no estardn obli-
gados a contribuir con ellos al pago de las deudas
hereditarias o testamentarias. Sera nula toda ce-
si6n, donaci6n, legado o constituci6n de derecho que
grave o impide el libre disfrute de los mismos.
Se exception del embargo las pensions a que se
refiere la Ley del Divorcio y el C6digo Civil, respee-
to a alimentaci6n y educaci6n.
ARTICULO XLVII.-Las Empresas a que se re-
fiere esta ley, quedan obligadas a suministrar al Di-
rectorio de la Caja General de Jubilaciones y Pen-
siones y a las autoridades y funcionarios pfiblicos,
que conforme a esta ley intervengan en cualquier
forma en su ejecuci6n, todos los informes que se so-
liciten sobre el personal con relaci6n a datos y ante-
cedentcs que tuvieran dichas Empresas y a percibir
las comprobaciones que se juzguen pertinentes a los
efectos de esta ley.
Del propio modo estarin obligadas a facilitar en
el plazo de ocho dias a los empleados y obreros ferro-
viarios y tranviarios, certificados de tiempo de ser-
vicios, de sueldos Q jornales percibidos o que debie-
ran percibir, de contribuciones al fondo de la Caja
y cuanto mAs jure el interesado serle ftil para una
gesti6n relative a lo dispuesto en las leyes de la Re-
pfblica; cuyos certificadDs deberAn estar autoriza-
dos por el administrator o quien haga sus veces en
las Empresas o. Compafiias.


De todos estos documents la Compafiia enviarA
simultineamente a la Caja General de Jubilaciones
y Pensiones, un duplicado debidamente autorizado.
Las colectividades obreras podrAn soicitar y las
Empresas deberAn expedir, certificaeiones relatives
al escalaf6n de empleados y obreros.
En el caso de falta de cumplimiento por parte de
las Empresas o Compafiias, el Juez Correecional del
distrito done radican, impondrd al representante
de las mismas una multa de diez pesos por cada dia
que dejare decursar sin entregar la certificaci6n ade-
cuada.
Las Compafiias comprendidas en esta ley, estarAn
obligadas a conservar indefinidamente las n6minas
y demas documents que acrediten el pago de suel-
dos y jornales y tiempo de servicios prestados por
sus empleados y obreros.
ARTICULO XLVIII.-Las Empresas, Socieda-
des o Compafias que no depositaren en el tiempo y
forma estatuido en esta ley, en su articulo X, las su-
mas a que estdn obligados, incurrirAn en una multa
de cien pesos por cada dia de demora, hasta tanto
efectfien el dep6sito con el interns legal,.a contar
desde el primer dia del incumplimiento. salvo que
justifiquen ante el Directorio la demora con pruebas
bastantes a este efecto. El Presidente de la Caja
General de Jubilaciones y Pensiones, como represen-
tante legal de la misma, plantearA, bien ante el Po-
der Ejecutivo o bien ante los Tribunales de Justicia,
las reclamaciones que sean procedentes para haeer
efectivas las obligaciones y penalidades establecidas
por esta ley, pudiendo utilzar la via de apremio. Las
resoluciones del Directorio asentadas en su libro de
aetas ya aprobadas, constituyen instrument pd-
blico.
ARTICULO XLIX.-E1 Directorio de la Caja
formarA un censo de empleados y obreros compren-
didos en la present ley, de las personas a que se re-
fiere el articulo XXXVII de esta ley, con expresi6n
de todos aquellos particulares que estime necesarios
para la mejor aplicaci6n de la misma, a cuyo efec-
to deberd llevar el Directorio un Registro permanen-
te que contenga todos los datos referentes a los em-
pleados y obreros y -sus respectivas families.
Este censo se formard por el Directorio dentro de
los primeros seis meses de regir esta ley.
Ademas el Directorio elevarA anual'mente al Po-
der Ejecutivo un informed annual sobre el estado de
la Caja y los nombres y direcciones de los jubilados
y pensionados, publicAndose ese informed integramen-
to en la Gaceta Oficial de la Repfiblica, sin costo pa-
ra la Caja.

CAPITULO VII

Disposiciones pcnales.

ARTICULO L.-Toda- acci6n u omisi6n de las
Empresas o Compafias o de funcionarios o emplea-
dos de las mismas, tendiente a burlar o infringir
cualquier precepto de esta ley, que no tuviera san-
ci6n especial, se castigari con multa de treinta a
cien pesos; y en defect de pago, con arrest equi-






DIARIO DE SESIONES DE LA CAMARA DE REFRESENTANTES 13


valente a un-dia por cada peso. Si se perlistiere en
la acci6n u omisi6n, el Juez Correccional elevarA las
actuaciones al senior Fiscal de la Audiencia corres-
pondiente, quien solicitark la formaci6n del oportuno
sumario. La Sala respective de dicha Audiencia co-
nocerd en su caso de la causa y eastigara tales infrac-
ciones con pena de seis meses a un aiio de prisi6n co-
rreccional.
ARTICULO LI.-Los miembros del Directorio
que dispongan de los fondos de la Caja, de manera
contraria a lo previsto en esta ley, bien invirticndo-
los sin cumplir los requisitos exigidos, bien destinan-
dolos a otros fines distintos de los expresamente de-
terminados, bien ordenando el pago de jubilaci6n o
pension injusta o indebida, 'bien no invirtiendo los
fondos sobrantes o disponiendo la venta de los valo-
res de la Caja, sin observer las formalidades pres-
criptas, serAn responsible del delito de malversa-
ci6n de caudales pfiblicos, previsto y castigado en el
Capitulo D6eimo, Titulo SBptimo del Libro Segundo
del C6digo Penal.

*CAPITULO VIII

Dispasiciones Transitorias.

ARTICULO LII.-Todos los expedientes de jubi-
laciones o pensions pendientes de tramitaci6n al
promulgarse esta ley, serAn sometidos a los trAmites
y disposiciones que la misma establece.
Las jubilaciones y pensions concedidas al ampa-
ro del articulo XXIII de la ley que se modifica, se-
rAn ajustadas a los preceptos de la present ley.
ARTICULO LIII.-EI Directorio iniciara dentro
de los ciento ochenta dias siguientes a la promulga-
ci6n de esta ley, la revision y rectificaci6n de las ju-
bilaciones y pensions concedidas hasta esa feeha y
las ajustara a las disposiciones -de esta ley.. Igual-
mente procedera dentro del propio piazo, a revisar
las jubilaciones y pensions concedidas por inutili-
dad, clasificAndolas en la forma establecida en esta
ley y determinando en cada caso la cuantia que a
las mismas corresponda, de acuerdo con tal clasifi-
caci6n y con la proporci6n que en esta propia ley
se determine.
Para la realizaci6n de lo estatuido en el parrafq
anterior, el Directorio examinarA todos los expedien-
tes, previa ponencias que hagan sus miembros; y den-
tro de los ciento ochenta dias siguientes, sin pr6rro-
ga alguna, dictara la resoluci6n correspondiente.
Contra estos acuerdos del Directorio se darn los
propios recursos que contra cualesquiera otros, pu-
diendo ejercitarlos, asi los interesados directamente
en dichas resoluciones, como cualquier miembro del
Directorio.
ARTICULO LIV.-En los casos en que, como re-
sultado de la revision, sean anuladas las concesiones
de jubilaciones y pensions, esta res'oluci6n de nuli-
dad, no' tendrA otra consecuencia para los que esta-
ban en posesi6r d(. ellas, que la phrdida de las mis-


la mutualidad, bien adninistrindola directamente o
supervisando la que establecieren entire si los em-
pleados y obreros; al propio tiempo deberd fomen-
tar y favoreeer el desarrollo de instituciones o socie-
dades que tengan por fin mejorar la condici6n mo-
ral, intellectual, social y econ6mica de los empleados
y sus families. Se autoriza al Poder Ejecutivo para
fijar en el Reglamento las normas necesarias para el
cumplimiento de esta finalidad.
ARTICULO LVI.-Se crea la Caja de Ahorros y
Cr6dito Ferroviario y Tranviario con personalidad
juridica, al objeto de tender al ahorro y al pr6sta-
mo con garantia del sueldo, jornales, jubilaci'nes,
pensions o precious de contratos, mediante plazos
mensuales que no excederAn de doce, y deducible de
aqu6llos a los efectos de reintegrar a la Caja las can-
tidades del pr6stamo y sus interests respectivos.
ARTICULO LVII.-Los prestamos no podrAn ex-
ceder dej duplo del sueldo, journal, jubilaciones, pen-
siones, etc., de que disfrutare durante un mes el so-
-licitante, y devengardn un interns que no excederA
del diez por ciento annual, siendo a los efectos de la
amortizaci6n del pr6stamo embargables los sueldos,
jornales, precious de contratos, pensions, jubilacio-
nes o indemnizaciones.
ARTICULO LVIII.-La Caja General de Jubila-
ciones y Pensiones .inicialmente destinar& de sus
fondos hasta la cantidad d.e quinientos mil pesos con
los que se crearA la Secci6n de Pr6stamos de la mis-
ma, y los que efeefivamente se realizaran a las per-
sonas comprendidas en esta ley. Cuando los fondos
de la Caja General de Jubilaciones y Pensiones lo
permit, podrA aumentarse la cantidad destinada a
prrstamos.
ARTICULO LIX.-Las operaciones de la Secci6n
de Ahorros se limitarAn a recibir dep6sitos desde
viente centavos hasta cinco mil pesos, y efectuar
prestamos con esos fondos a los empleados y obreros
comprendidos en esta ley. El Directorio de la Caja
establecer6 la tasa del interns y las demis condicio-
nes a que los dep6sitos deban sujetarse, de acuerdo
con el Reglamento que el Poder Ejecutivo redacta-
rdi para organizer esta Instituci6n de Ahorros y Pr6s-
tamos, a cuyo efecto queda ampliamente autorizado.
ARTICULO LX.-Las utilidades que produzca la
Caja de Ahorros y Pr6stamos engrosaran el fondo de
la Caja de Jubilaciones y Pensiones.
ARTICULO LXI.-La Caja General de Jubila-
clones y Pensiones, emitirA p6lizas de garantia a fa-
vor de los funcionarios, empleados, obreros o contra-
tistas comprendidos en esa instituci6n y dichas Com-
pafiias, Sociedades o Empresas estaran obligadas a
solicitar y aceptar dichas p6lizas, de acuerdo con
las disposiciones reglamentarias que al efecto die-
to el Poder Ejecutivo y el que se sujetarh a las ba-
ses que se determniian en los articulos siguientes.
ARTICULO LXII.-Las p6lizas de graantia que
se emitan de acuerdo con el articulo anterior, no po-
dran exceder cada afio de cuatro veces la ascenden-
cia del fondo de reserve que para ese afio haya cal-
culado la instituci6n a que se refiere esta ley.


ARTICULO LV.-La Caja de Retiro debera di- ARTICULO LXIII.-Las primas o contribucio-
fundir y estimular el ahorro voluntario y favorecer nes que por concept de las p6lizas de garantia a






14 DIARIO DE SESIONEAS DE LA OAMARBA DE REPRISENTANTES


que se refieren los articulos anteriores habran de
abonar las Compafiias, Sociedades o- Empresas, no
podrin exceder del promedio de lo que tales entida-
des hayan satisfecho como promedio, durante los il-
timos diez afios,. contados retrospectivamente a la fe-
cha de la promulgaci6n de la present ley.
ARTICULO LXIV.-Los gastos que originen las
.Seeciones de Ahorros, Pr6stamos y Garantia que por
esta ley se crean, o cualquiera otro que en el future
surgiere como iniciativa de la Administraci6n de- la
Ins'tituci6n Caja General de Jubilacio-nes y Pensiones
de Empleados y Obreros de Ferrocarriles y Tran-
vias, se consignaran en el Presupuesto annual de la
Instituci6n, que sera jometido a la aprobaci6n de la
Secretaria de Agrieultura, Comercio y Trabajo; pe-
ro dichos gastos de administraci6n habrAn de de-
ducirse de las ftilidades que a dicha Caja reported
tales secciones y de cuyas utilidades se deducira un
cinco por ciento que se destinara a fondo de reserve
especial de dichos fines, o sean pr6stamos, ahorros y
garantias, y para reponer las posibles p6rdidas que
tales inversiones pudieran ocasionar en algfn mo-
mento.
ARTICULO LXV.-La Secretaria de Agricultu-
ra, Comercio y Trabajo podra rectificar el Presu-
puesto a que se refiere el articulo anterior y redu-
cirlo en la forma que estimare justificado; pero
nunea podra aumentarlo.
ARTICULO LXVI.-Las jubilaciones que se otor-
.guen conforme a esta ley, por T'etiro voluntario u
ordinario, no comenzaran a hacerse efectivas ni a
devengarse, ni habrA por tanto, derecho a pereibir-
las, sino despu6s de trariscurridos tres afios de la
promulgaci6n de la present ley.

CAPITULG IX

Disposicioles finales.

ARTICULO LXVII.Las Compafiias, Socieda-
des o Empresas comprendidas en esta ley, estaran
obligadas a comunicar mensualmente al Direetorio
de la Caja General de Jubilaciones y Pensiones de
Empleados y Obreros de Ferrocarriles y Tranvias,
las altas y bajas de empleados u obreros o contratis-
tas pertenecientes a las mismas y al objeto de que
dicho Directorio diponga las consiguientes rectifica-
clones en el censo que habrA de llevar y conservar
siempre, todas las personas a quienes alcanzan las
obligaciones y beneficios de la present ley.
ARTICULO LXVIII.-E1 Poder Ejecutivo Na-
cional dentro de los sesenta dias siguientes a la pro-
mulgaci6n de esta ley en la Gaceta Oficial de la Re-
pitblica, dictarA el Reglamento para su ejecuci6n.
ARTICULO LXIX.-Se derogan todas las leyes,
deeretos o disposiciones que se opongan al cumpli-
niento de esta ley.
ARTICULO LXX.-Esta ley comenzara a regir
desde su publicaci6n en la Gaceta Oficial de la Re-
pfblica.
Sal6n de Sesiones de la Camara de Representan-
tes, a los diez y ocho dias del mes de Junio de mil
novccientos veinte y nueve.


SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Se va a dar lec-
tura al articulo 47, de acuerdo con la petici6n for-
mulada por el Sr. Garriga.
(El official de wctas lee).
ARTIdULO XLVII.-Ha quedado modificado,
eliminando la petici6n de datos a las Companias pa-
ra fines que no sean los privativos de esta Ley.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLIN): Se pone a discu-
si6n las modificaciones introducidas por el Senado,
a] proyecto de ley de la Camara de Representantes.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Pido la palabra. -
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Tiene la palabra
el senior Castellanos.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Sr. President y se-
fiores Representantes: Habiendo aprobado el Senado
en la tarde de ayer, este proyecto, no es possible que
la Camara lo discuta hoy, sin conocerlo. El Re-
glamento dispone que se repartan copias del pro-
yecto, para su debido studio. Nosotros, cuando dis-
cutimos esta ley ferroviaria, estuvimos durante un
afio oyendo opinions, estudiando el problema, con-
frontindolo; y de la CAmara sali6 una ley que po-
dria ser mala en parte, pero que tenia algunas co-
sas muy buenas, extraordinairiamente notables, por
el studio detenido que se habia hecho de ellas en
esta CAmara. En cambio en el Senado de la Repilbli-
ca, el studio de un aio de la Camari, se compendi6
en una tarde en que, sin discusi6n del articulado, se
aprob6 ese proyecto que ha venido a destruir com-
pletamente la ley aprobada por la CAmara. No es
por cuiesti6n de principios ni de fueros nuestros; es
por cuesti6n de 6tica congressional, es puramente por
un deber nuestro, que nos corresponde estudiar esas
reforms del Senado, para ver si ellas tienen raz6n,
para ver si nosotros estAbamos equivocados, para ver
si todo ese studio de un afio de la CAmara de Repre-
scntantes ha sido baldio, pues que el Senado, en una
sola tarde, lo modific6 sin discusi6n ni debate.
Yo pido, por consiguiente, a la CAmara-basan-
dome en el precepto reglamentario que la presiden-
cia conoce y que no cito para no hacerle esa ofen-
sa-que se repartan copies de esas modificaciones
para que se puedan estudiar con tiempo y se trai-
gan a debate en la pr6xima sesi6n.
SR. MACHIADO (CARLOS): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Tiene la palabra
el senior Machado.
Sn. MACIADO (CARLOS) : Sr. President y Sres.
Representantes: Las manifestaciones que nos acaba
de hacer nuestro distinguido compafiero el senior
Castellanos, en realidad muchas de ellas debieran ser
tomadas en consideraci6n; porque, efectivamente,
este proyecto de ley, discutido en la tarde de ayer
en el Senado y aprobado por ese Cuerpo, no es todo
lo conocido que debiera ser, sin embargo de que el
asunto procede de la CAmara, donde fue muy estu-
diado v cisentido. Yo puedo asegurar al senior Cas-
tellanos, y ya que estoy en el uso de la palabra as-
guraria a todos los compafieros de la C~mara que
de no concurrir las circunstancias que concurren,
opinaria como 61. Estamos en un receso que ha si-





Pages
15-16
Missing
From
Original






DIMARO DE SEiSIONEIS DE IAA UAMARA DE REPREISENTANTES 17


SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Sr. President y se-
fiores Representantes: Voy a explicar mi voto, com-
pendiando mi idea respect a la ley. La ley que
vot6 la Camara era una ley que tenia parties buenas
y parties malas; en que el patrono entraba por la
parte ancha en ocasiones y salia, a veces, por la par-
tt: estrecha; era buena para unos y para otros. La
ley que viene del Senado--y conviene a las leyes co-
mo a las personas y cosas, calificarlas con nombres
que luego no se olviden-es una ley de las que se ca-
lifican en este pais, como de -palanca y corbatin, es
decir, que en ella no tiene ninguna defense el tra-
bajador ferroviario; es una ley donde al miembro
del tribunal se le priva de todo dereeho, y es una
ley que se ha votado en el Senado sin studio pre-
vio. El Gobierno del General Machado no tiene el
derecho de que se pueda dictar esa ley sin studio
previo; y yo protcsto con todas las fuerzas de mi
d6bil persona, en contra de que se trate de sacar esa
ley sin que podamos rectificar nuestro juicio.

SR. PRESIDENT (GUIS INCLAN): Se ponen a dis-
cusi6n las modificaciones introducidas por el Se-
nado.
.Sn. GIL (HELIODORO) : Pido la palabra, en contra.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Yo tambibn pido la
palabra, en contra.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : Pido la palabra, a favor.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Tiene la pala-
bra el senior Gil.
SR. GIL (HELIODORO): Sr. President y sefiores
Representantes: Nuestro distinguido compafiero, el
Sr. Castellanos, pedia el aplazamiento de este asun-
to. Empezaba por argumentar que el proyeeto de
ley del Senado habia destrozado al de la Cimara.
El vocablo usado bastaria por si s6lo para llevarnos
al eonvencimiento de la necesidad de no aceptar las
modificaciones, y de nombrar la comisi6n mixta.
Aducia, en principio, que no conocia el proyecto del
Senado. Yo sabia que lo conocia y que estaba per-
fectamente preparado para el debate.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Oficialmente, no.
SR. GIL (HELIODORO) : El sefior Castellanps estaba
perfectamente preparado para el debate, como se va
a demostrar. Por eso he querido no hacer perder
el tiempo a mis compafieros, y votar que si. Deter-
minados extremes de las modificaciones baatan para
llevarnos al convencimiento de la necesidad de re-
chazar las modificaciones del Senado, y pedir el nom-
bramiento de la Comisi6n Mixta. La primera mo-
dificaci6n consiste en excluir de la ley a los emplea-
dos de la Compafia de Electricidad y Fuerza Mo-
triz. De manera que si los legisladores cubanos, pa-
.ra compaiiias radicadas en el extranjero hacemos
obligatorio el retire en beneficio de los obreros cu-
banos, Lcon que fuerza moral vamos a excluir a los
obreros cubanos que esthn en esas otras compafiias?
-Sn. AGUIAR (MIGUEL A.): iMe permit una inte-
rrupci6n? El Representante que habla, precisamen-
te en la proposici6n de que se trata, hubo de incluir
a las compafiias cubanas de electricidad;,pero preci-
samente la Camara de Represtntante;, al discutir la


proposici6n de ley que yo present, rechaz6 en su
articulo segundo tal inclusion. Y el Senado lo ha
modificado para hacer congruente el articulo apro-
bado por la Camara con el articulo segundo, .que
tambien aprob6, en el que se reehaz6 que quedaran
incluidas las compafias cubanas de electricidad. Por
tanto, yo entiendo que no-ha sido el Senado, sino la
Camara, la que lo rechaz6.
SR. GIL (HELIODORO) : Las notas que han sido su-
ministradas por la Ctmara, dicen: consist la modi-
ficaci6n en excluir a los empleados de la compania
de alumbrado y fuerza motriz. Yo, que conozco per-
fectamente que la eerergia el6ctrica para las indus-
trias, en casi la totalidad de los Estados de Norte
Am6rica, liega a costar un promedio general de cen-
tavo y cuarto el kilowat, y que aqui nunca el pro-
nmedio es menor de site centavos, tengo el convenci-
miento de que las utilidades de estas compaiiias van
a permitir que los obreros de las mismas ileguen a
obtener.los beneficios que obtienen en otras empre-
sas, como en las de ferrocarriles; y tambi6n conoz-
co que, a virtud de la influencia desplegada activa-
mente por el abogado de esa compania, Antonio'Sfn-
chez de Bustamante-quien represent en el extran-
jciro a Cuba y en Cuba a los extranjeros-ha podi-
do lograr que el promedio de ese kilowat, que en
los Estados Unidos no llega a dos centavos cuaren-
ta y dos centesimas, sea en Cuba de dos centavos
ochocientas treinta y tres mil6simas.
De manera que, si empresas que obtienen utilida-
des grandes, a pesar de la inflaci6n de su capital, -y
negocian con unas tarifas abrumadoras para las in-
ldustrias, no van a comprender en los beneficios del
retire a sus trabajadores, yo creo que bien merece
1o pena que la CAmara cubana est6 reunida hoy y
inanana y hasta un mes, en favor de esos emplea-
dos de esas empresas, los cuales, al fin de. los afios,
tendran que dejar de trabajar y sufriran la conse-
cuencia del hambre que estdn sufriendo tantos en el
pais, segfin ha sido manifestado por el leader de la
mayoria el senior Machado...
SR. MACHADO (CARLOS): Yo no queria interrum-
pir, porque S. S. siempre se desenvuelve sinceramen-
te, pero S. S. ha hecho dos afirmaciones que debe rec-
tificar. Una de ellas cuando dijo que las empresas
estAn cobrando a raz6n de site centavos la unidad
de fuerza motriz: Esto result equivocado, pues el
que habla, que tiene various contratos, *como muchos
de sus compafieros, con estas compafiias, sabe que
no es asi. Pero no hace el caso. No voy a discutir
si es mis o si es menos este extreme; lo que si real-
mente interest al que habla, es aclarar el t&rmino
que us6 S. S. cuando decia que el-leader ha decla-
rado que en el pais se pasa hambre. El leader, lo
que ha. declarado, sencilla, resuelta y franeamente,
es que si los obreros ferroviarios retirados tienen un
moment en quo no pueden cobrar las pensions que
les fueron asignadas, se verAn en la necesidad de
que sus families no coman, porque ellos no tienen
destiny alguno de qu6 vivir. Pero tambien quiero
declarar que todo el que trabaja, come; y que todo,
el que quiera, puede trabajar; porque tiene el res-
peto y la consideraci6n del Gobierno.
(Aplausos).






18 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


SR. GIL (HELIODORO): Algunos no pueden tra-
bajar.
SR. MACHADO (CARLOS): No puede trabajar el que
no quiere. En un pais donde se respeta el derecho
ciudadano, todo el que quiere, puede trabajar.
(Aplausos).
SR. GIL (HELIODORO): Yo no digo que aqui no
existe el respeto a los ciudadanos.
SR. MACHADO (CARLOS): Estoy de acuerdo con S.
S. Si asi no fuera, yo seria el primero quie estaria
en contra del Gobierno, sino respestara a los eiu-
dadanos de la Repiblica.
SR. GIL (HELIODORO) : No s6 si he entendido mal
al leader de la mayoria, cuando preveia yo la posi-
bilidad de que los obreros pudieran pasar hambre
por la demora de 2, 3 o cuatro dias en el tratamien-
to de esta ley..
SR. MACHADO (CARLOS): Permitame S. S. un mo-
mento: A mi me agrada tanto oir al senior Gil y al
senior Castellanos, cuando en uso de un derecho ellos
eoponen sus ideas en esta CAmara, que no quiero
que se interpreten mis palabras en el sentido de que
no deseo escueharlos; pero yo decia lo siguiente: si-
en el animo del senior Castellanos y del senior Gil
esta la necesidad del tratamiento de esta ley, euil
raz6n hay para no hacerlo esta misma tarde? Una
demora. Pero una demora para resolver maiiana lo
que pudi6ramos resolver esta tarde?
SR. GIL (HELIODORO) : Conste que yo he votado el
tratamiento urgente de esta ley.
Yo no creo que porque en el dia de hoy o en el
de mariana no terminemos la discusi6n de esta ley,
vayan a pasar hambre los obreros, al no ser esta
ley aprobada. Puede asegurar el leader de la mayo-
ria que diariamente desfilan por mi casa, por la fi-
brica y por mi bufete, 60, 70, 80 obreros, pr6ceden-
tes de mi provincia, que quieren trabajar y que di-
cen que estdn pasando hambre; y esto es necesario
que se sepa en Palacio: que hay hambre en la Re-
piblica; y esto no es un delito de lesa patria el de-
cirlo, porque cuando se busca trabajo a cualquier
precio y se mandan cartas y vuelven con las cartas
sin encontrar trabajo, yo creo que con deeir esto
para que se sepa, no se esti cometiendo un delito
de desafecto al Gobierno diciendo que en la Repli-
biica hay hambre: porque aun los que como nos-
otros tenemos una-'situaci6n definida, tenemos horas
muy amargas, porque se amaiga el alma cuando no
so puede satisfacer las necesidades de todos aque-
llos que nos han ayudado en nuestras campafias, dan-
doles la peseta y el peso, y que no podamos muchas
veees dAr-,elas cuando vemos que nuestras libretas
del Banco estin sobregiradas.
Esta es la primera modificaci6n que yo rechazo
con mi voto, porque yo entiendo que la Compafiia
Dlamada Cubana de Electricidad, cuyos accionistas
supongo que sean cubanos en su mayoria, no puede
near los beneficios de la ley de retire que nosotros
imponemos a la Compafiia Inglesa de Ferrocarriles.
DespuBs, vemos que en esta ley se reduce 'a dos
los delegados que fueron legitimamente elegidos por


los propios obreros a la Caja de Jubilaciones y lue-
go los que se quiere mantener por designaci6n rea-
lizada por el Secretaric de-Agricultura, que dice que
serin nombramientos provisionales; pero ya sabemos
lu que significa en Cuba esa palabra, pues casi todo
lo provisional be convierte en permanent. Yo re-
cuerdo un chascarrillo de un periodista que entr6
un dia en una sala de enfermos perteneciente a una
dc las Quintas de Salud y encontr6 un letrero que
decia "provisional," letrero que estaba alli desde el
afio 1899, y la cosa ocurria en 1923. Ya sabemos que
el que lega a un puesto con carActer provisional,
trata de quedarse definitivamente en 61; y esos ele-
mentos, aunque fueran obreros, no serian precisa-
mente los que mis confianza inspiraran a sus com-
pafieros, porque pudiera darse el caso a que aludia
anteriormente con respect a la sala de enfermos.
Por estas razones y por otras mis que omito, bien
merece la pena que nombremos una Comisi6n Mixta,
para que estudie 'con juicio, equidad y justicia el
problema; para conseguir que no haya privilegios
para ninguna entidad por poderosa que sea; y para
que se respete a todos los obreros, que ya se sabe no
pueden ser comunistas, porque en Cuba es un deli-
to el pensarlo, siquiera. El socialismo es un peligro
hasta para las mujeres que se dediquen a la litera-
tura; es necesario que nos demos cuenta de ello, pues
esa es la realidad. El hambre es muy mala conse-
jera y pudiera original una alteraci6n del orden pfl-
blico, que debe evitarse. Yo amo la paz, para que
la Repfiblica sea con todos y para todos, como la so-
fi6 MAarti.
'SR. PRESIDENT (GUAS' INCLAN): Tiene la pala-
bra el senior Urquiaga.
SR. URQUIAGA ('CARMELO): Se la cedo al senior
Aguiar.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Sefior Presidente y se-
niores Representantes: Para solicitar de la CAmara
la inmediata aprobaci6n de las modificaciones intro-
ducidas por el Senado de la Repfblica, al proyecto
de lcy procedente de la Cimara. Esta ley es la que
votamos hace poco tiempo, que tuve el honor de pre-
sentar a la consideraci6n de este Cuerpo; y por mu-
chas modificaciones que se le hagan, nunca quedard
definitivamente resuelto el problema de los obreros
ferroviarios.
El Senado ha introducido algunas modificaciones
al proyeeto de la Camara, precisamente en los pun-
tos que combatian los elements mas extremists. A
lo que se ha referido el senior Gil, es a adaptar el
articulo primero de la ley al articulo segundo, tal
como se aprob6 en la Camara. Por ese articulo se
exime de los beneficios de la ley a los empleados y
obreros pertenecientes a la Compafiia Cubana de
Electricidad. Por un error de la CAmara, en el cur-
so de aquellas discusiones, en el articulo primero de
la ley quedaron suprimidos los empleados, o mejor
dicho, la propia Compafia qued6 suprimida; y pare-
cia extraordinario que sus empleados contribuyeran
a los fondos del retire, cuando no iban a disfrutar
de sus beneficios. El Senado, con muy buen juicio,
ha subsanado el efror, pero le ha infroducido una
modificaci6n a ese primer articulo. que comprende
los beneficios que recibirin los empleados de la Con,-






DIARIO DE SESIONES DE LA CAM ARA DE REPREISENTANTES 19


pafiia de transport terrestre, debidamente organi-
zada, aunque no fueran obreros ferroviarios; quie-
ro decir, a una parte de las empresas que se dedican
hoy a la explota6i6n de los que se l1aman omnibus
o guaguas.
La otra modifieaci6n que se hace al articulo, es
en cuanto a los efectos del articulo tereero, aprobado
por la CAmara en su oportunidad, notdndose que se
comprendian en 61 extremes que eran mas propios
de figurar en un C6digo del Trabajo y absolutamen-
te impropios de una ley de retire.
El Senado se ajust6 mis al espiritu de ella.
Otro triunfo envuelve tambi6n el proyecto del Se-
nado, siendo cooparticipes de 61 los sefiores Caste-
lanos y Tlrquiaga, que combatieron en esta CAmara
la part que se refiere al nimero de delegados de la
Caja de Jubilaciones; pues por esta ley se nombra,
un solo delegado en lugar de dos que habia sido
aprobado por la Camara; siendo por tanto mis be-
neficiosa para los obreros la ley que viene del Se-
nado, que la que acord6 la Cimara, porque result
menor la intervenci6n del Poder Ejecutivo en las
resoluciones del Directorio.
Fuera de eso, realmente, no hay modificaci6n sus-
tancial ni de importancia en la ley que viene del
Senado, y, a cambio ae ello, se produce la siguiente
realidad: Durante el mes en curso se hace necesa-
rio que el Poder Ejecutivo promulgue un decreto es-
tableciendo el tanto por ciento que habrin de dis-
frutar los obreros jubilados, por no ser suficientes
los fondos con que cuenta la Caja para cubrir esos
egresos. Antes que tal estado se produzca, es impe-
rativo que por el Congreso de la Repfiblica se atien-
da y resuelva este problema: Parece necesario que,
sin discusi6n alguna, aprobemos la modificaci6n que
trata de nivelar los ingresos con los egresos.
Parece imperative, ademis, porque como en la
ley, en una de sus disposiciones transitorias, se dice
que 6sta va a dejar de surtir sus efectos durante
tres afios, hay tiempo suficiente para que el Con-
greso, durante estos tres,afios, haga las modificacio-
nes que estime pertinentes.
Si el Congreso de la Repfiblica hubiera, hace tres
afios, aprobado esta ley, actualmente la caja de ju-
bilaciones tendria cinco millones de pesos'; y si por
el Congress se demora un dia mAs la aprobaci6n de
esta ley, en el present names tendrian que cobrar a
prorrateo los jubilados de las empresas ferroviarias.
Por todo ello yo pido que le impartamos la apro-
baci6n a estas modificaciones del Senado.
SR. PRESIDENT (GuAS INCLAN) : Tiene la palabra
el sefior Urquiaga.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Sr. President y sefio-
res Representantes: Confieso sinceramente que po-
cas veces me he lcvantado a hacer uso de la palabra
en este hemiciclo, con menos inimo, coin menos con-
ciencia de mis propias fuerzas y con mayor seguri-
dad de que cuanto hubiere de decir ha de resultar
completamente infitil.
Flota en el ambiente el propdsito decidido .de apro-
bar las enmiendas introducidas por el Senado a una


ley que tuvo todos los afectos y todos los afanes de
esta Camara, durante largos meses, que fu6 produc-
to de pol6micas plenas de ciencias sociales y de en-
tusiasmo desbordante en discusiones que harfin his-
toria en nuestra breve vida parlamentaria y que, sin
embargo, de un plumazo, pudi6ramos decir, por la
ponencia unipersonal de un senior Senador que me-
rece todos mis respetos pero que me atrevo a opinar
que no conoce este problema a fondo...
SR. RECIO (ENRIQUE) : Es un plumazo de la rea-
lidad, en manos de un Senador. Es el nervio para
que subsista la caja de jubilacfones.
'S.R RODRIGUEZ RAMIREZ (JUAN): NO se da el caso
de que haya una legislaci6n que sea aceptada por
otro cuerpo colegislador, donde en su casi totalidad
la haga suya. Obs6rvese un proyecto tan largo co-
mo ese, que tiene tantos articulos, y si se comparan
las modificaciones del Senado, se vera que son re-
ducidas, hasta tal punto que no -es mas que para
decir que se ha estudiado y conocido y que no ha
pasado pof el Senado sin que en su Diario de Se-
siones queden rasgos de que ha sido discutido. El
mayor timbre de oigullo de la CAmara es que casi
toda la ley ha sido aprobada por el Senado.
Sn. URQUIAGA (CARLfELO) : No era ahi a donde iba
a llegar yo. Pero voy, por cortesia, a contestar al
senior Recio, que es aereedor a ello; y por esa
misma cortesia hacia el senior Rodriguez Ramirez,
voy a decir lo siguiente: La realidad no puede ir en
contra de la CAmara de Representantes, que le di6
todo su tiempo, que aprob6 la ley con tiempo 'sufi-
ciente para que el Senado lo hubiese, aprobado.y dis-
cutido. La realidad no puede ser nunca tampoco
lo que" caprichosamente puedan presentar las cir-
cunstancias, sino que la realidad debe ser sobre to-
do para hombres que hasta ahora han estado llenos
de idealismos como el sefor Recio; y mis aun ha
verdad, la justicia y la raz6n serena. Nada puede
ir en contra de eso. Hasta estos moments, S. S.
habia idealizado siempre su actuacidn parlamentaria
y su vida pilblica y ante la realidad de este moment
y al referirme a que de un plumazo se echaba abajo
toda ]a ley de la Camara de Representantes, me de-
cia que era la realidad que habia que acatar; y yo
encontraba desalentador que hombres de su talla nos
Ilevaran por ese camino.
El senior Machado nos decia que las modificacio-
nes introducidas por el Senado eran defeotuosas; y
si es asi, 6 por qu6 nosotros, por una festinaci6n in-
comprensible, vamos a precipitarnos en votar esas
modificaciones? Y se invoca el problema en esta
forma: El Senado de la Repfiblica, como una con-
cesi6n tAcita, ha aprobado la ley del retire ferrovia-
rio, que no es ley de la Camara de Representantes,
que es ley del pais, pero estableciendo determinadas
modificaciones; y en resume no se dice en qu6 con-
sisten esas modificaciones, de manera plena y abso-
luta. Lo que se intent, por algunos, que aqui se
baga. PR aprobar la ley, buena o mala, como quiera
que este, para salir del paso, en vez de estudiar de-
lenidamente una ley que ha sido modificada de arri-
ba a abajo,'que ha sido sustancialmente modificada
en todas sus parties; una ley ]a cual el Senado no
hb modificado on la parte econ6mica, con lo cual ha







20 DIARIO DE SESIONEIS DE LA CAMAIRA DE REPRE1S1NTANTES


respetado los principios de la Camara, sino en la par-
te sustantiva en la que se refiere al orden de admi-
nistraci6n de la misma,, en la parte -a que se refie-
re a aquello que fu6 mIs caro a los Represeritantes
ai hacerla, en la cual se sientan principios anti-juri-
dicos como el siguiente: En el articulo 53 se dice:
"Esta rectificaci6n (siguz leyendo).
Es decir, se manifiesta ignorancia de los principios
pliblicos. de lo que es el derecho pfblico considera-
do por los principiantee que lo estudian, que pien-
san que la ley de retire es una ley de carter .pri-
vado que sienta derecho ya en su apreciaci6n, y que
no puede ser modificada por otra ley; sino que de-
be star de acuerdo con las modificaciones que se
introdujeran, cosa carente de sentido juridico y que
va en eso contra lo que el Tribunal Supremo ha rei-
teiado en muchas ocasiones en leyes de esta indole,
como apuntaba el senior Gil al disminuir arbitraria-
mente el nimero de representantes de obreros y pa-
tronos que eran tres y los dejan en dos. En vez de
escogitar un procedimiento serio, establece en todo
caso que aquellos que habian obtenido mayor vota-
ci6n serian los que quedarian, y da el derecho de es-
coger libremente aquellos que han de permanecer en
esa propia caja.
Sn. AGUIAR (MIGUEL) : Yo preferiria que se le die-
ra lectura a ese articulo, porque muchas veces estas
cosas quedan en el ambiente y pueden ser motive de
error. Es cierto que asi como han side suprimidos
los delegados del Poder Ejecutivo, se quedan dos de-
legados nada mis; pero es cierto que estos delegados
corresponden a la Compafiia de Electricidad, que ha
sido excluida de la ley; y come da la casualidad que
esa Compafia tiene el menor nfimero de votos, la ley
dice que quedarin excluidos los que hayar. alcanzado
menor nfimero de votes. Eso he entendido; y como
el senior Urquiaga dice lo contrario, yo preferiria que
se leyera el articulo, para saber qui6n estA en lo
cierto.
SR. GARRIGA (MARCELINO): Yo quisiera que el se-
fior Aguiar me explicara si el hecho -de la exclusion
se refiere a cuando haya elecciones, o cuando est6n
en ejereicio.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Cuando cesan.
SR. URQUIAGA (CARMELO): El senior Aguiar esta
equivocado, en esto.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Siempre lo'estoy.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : No, senior. S. S. siempre
esth en lo cierto; pero en esta ocasi6n esta equivo-
cado. El articulo 74 que, por orden, deberi former
part congruente con el articulo 4 de la Camara,
dice asi: (Lo lee).
Es decir, que tenia raz6n...
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): De acuerdo con un pre-
cepto anterior que dice que serdn elegidos los que
hubieran alcanzado el mayor nfmero de votos; y co-
mo es la Secretaria de Agricultura la que podrA de-
terminar el mayor nfimero de votos...
SR. MADRID (CSAR): Pido la palabra para una
aclaraci6n, con la venia de los distinguidos compa-
fieros, sefiorcs Aguiar y Urquiaga.


SR. PRESIDENT (GuiS INCLIN) : Tiene la palabra
el senior Cesar Madrid, para una aclaraci6n.
SR. MADRID (CLSAR): El articulo 74 dice lo si-
guiente: (lee).
Eso es lo que dice la Ley.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Sefiores Representan-
tes: Este error lo ha sufrido el peri6dico "El Mun-
do"...

*SR. CASTELLANOS (MANUEL): Es una cosa anor-
mal el diseutir una ley, con el texto de los peri6di-
cos por base.
SR. MACHADO ('CARLOS): Yo le rogaria a la pre-
sidencia que pusiera a disposici6n del distinguido
compafero Sr. Urquiaga una copia de la ley.

SR. URQUIAGA (CARMELO): Yo agradezco al se-
for Machado su gentileza; pero hasta ahora no ereo
a ningun ser human capaz de poder leer y hablar
al mismo tempo.

Contaba con estos modestos recortes de un peri6-
dico, al cual no culpo por su error, porque segura-
mente por la festinaci6n con que le fu dadaa esa ley,
no era possible que pudiera completar la informaci6n
ide la misma. Pero el hecho de que en este caso con-
creto pueda aparecer que se hizo algo festinada la
ley, no quiere deeir que sea plausible esa media; y
nosotros formamos part de una CAmara de elemen-
tos populares, de ciudadanos que fueron elegidos per
el pueblo para un tiempo determinado, y que esti-
maron--para el bien pfiblico--que en vez de acor-
tarse ese period, fuera prorrogado. Aqui, en cam-
bio, a tres delegados de los obreros, que fueron a re-
iidas elecciones y que obtuvieron mayoria de votos
sobre centenares de candidates, se les cercena su re-
presentaci6n, en vez de prorrogArsela. A uno de
ellos se le merma la delegaci6n que por cuatro aiios
Ie fu6 conferida, y ese tiene que volver a su casa
con el certificado infitil, porque la CAmara de Repre-
sentanteS, con poco lespeto a la voluntad popular,
estim6 que uno de ellos estaba demas, y en vez de
ser prorrogado, fu6 acortado en su period elective.
No me parece que pueda haber equidad en ello; no
me pareca que con eso demos satisfacci6n plena a
los obreros que han visto, con just protest y jus-
tificadc recelo, qae el resultado de lo que se ha he-
cho en las elecciones nada represent y significa,
prciue caprichosamente puede en cualquier momen-
to estimarrse por cl Congreso que su mandate ha ter-
minado.
SR. RODRiGUEZ RAMREZ (JUAN): Pido la pala-
bra, para una cuesti6n previa.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Tiene la palabra
su senforia.
SR. RODRiGUEZ RAMiREZ (JUAN): Para rogar a la
CAmara que se sirva acordar que esta sesi6n conti-
niue con caricter permanent, hasta que se terminen
los asuntos que se han de tratar y que aparecen en
la orden del dia.
SR. PRESIDENT (GUiS INCLAN): 6Lo acuerda asi
la CAmara?






DIARIO DE SBSIONES; DE LA CAMAR-A DE REPRES'ENTANTES 21


(Se~iales afirmativas),
Aprobado.
'Continuia en el uso de la palabra el senior Ur-
quiaga.
.SR. URQUIAGA (CARMELO): Veo, por ejemplo,- al
azar, estudiando algunas de esas modificaciones que
saltan a la vista, que se excluye a los empleados de
los buffett de ferrocarriles, y en cambio se incluye a
otros que anteriormente estaban exceptuados. Qu6
raz6n 16gica puede haber para que esos sufridos hi-
jos del trabajo sean excluidos, cuando realizan una
labor ardua al frente de esos servicios detestables
que nos brindan las compafiias ferrocarrileras, y se
vean preteridos y en situaci6n de inferioridad? En
verdad, este problema que pudiera parecer pequefio
a los que me escuchan, no le pareceru a los propios
interesados, que suman algunas docenas, los cuales
tenian todas sus esperanzas cifradas en esta ley que
se habia sdiscutido largamente y en la que se sefiala-
ba a los empleados de las compafiias ferrocarrileras
un tribute del 3% de su sueldo, sin tener en cuen-
ta el montante del mismo; es decir, que el adminis-
trador, que es casi siempre un extranjero, el cual
devenga un sueldo de 50 mil pesos al afio, tributaria
cerca de mil quinientos pesos, habiendose sefialado
doscientos pesos como mdximnwm, como cantidad al-
zada superior para el otorgamiento de una pension,
cosas que hicimos de manera ticnica y cientifica, en-
tendiendo que el retire no es un simple contrato co-
mfn, que no es una operaci6n mercantil; que el re-
tiio es, en cambio, un seguro social de importancia
suma para la sociedad toda, en el cuail el rico debe
star mAs interesado que el pobre, porque el dia en
que hubiera una sociedad manifiestamente injusta,
en la que tuviera bienestar para unos y miserias pa-
ra otros, el peligro surgiria y la estabilidad de esa
sociedad se echaria a rodar, por lo que los elemen-
tos pudientes y los altos empleados deben mostrarqe
conformes con que -e les cercene una pequefia can-
tidad para hacer frente a las contingencies del re-
tiro.
Esto que de manera tan jocosa acoge el querido
compafiero Eladio Ramirez, me parece un problema
muy serio, a no ser que l1 se regocije oyendo hablar
de necesidades; aunque le tengo por un hombre de-
m.crata, por lo que le pido un poco de seriedad, a
fin de encauzar mejor el debate. Se aprob6 al fin,
en la COmara, la ley basandose en ese principio, a
virtud de la iniciativa del senior Cainpos, acerca del
limited del tanto por ciento que podia percibirse en
concept de retire, no siendo just que pudiera co-
brarse cantidad mayor de doscientos pesos. Ahora
recuerdo que hubo otro problema doctrinal que mo-
vi6 grandemente la atenci6n de la Camara, y es el
que se referia a si se debia pagar o no el ausentis-
mo, o sea a aquellos que se marchaban al extranjero
a disfrutar de ese retire que sale de las entrafias del
propio pueblo trabajador. El Sr. GuAs Inclin, con
elevado concept y con admirable elocuencia, abog6
por ella. Algunos tuvimos el honor de combatirlo, y
lo tuve yo, secundado por compafiero de tanta con-
sideraci6n como el Sr. Rodriguez Barahona; pero el
senior Guas InclAn convenci6 a la C-Amara de que
efectivamente debia aprobaise asi, por patriotism


y por principio y para conservaci6n de nuestra na-
cionalidad. Yo, s.inceramente, era contrario a ese
principio, 1& combat grandemente; pero acept6 y
llegu6 a convencerme de manera plena, que era jus-
1o '.o solicitado por el Sr. Gubs Inclan. Y ahora me
encuentro vencedor, pero triste vencedor por recha-
zo, no por la 16gica de la raz6n, sino por un plumazo
del Senado.
,Se estableci6, a iniciativa del Sr. Aguiar, una. ca-
ja de prestamos. Esta iniciativa fu6 combatida tam-
bihii por un gran nfimero de Representantes, pero
al fin se lIeg6 al acoplamiento de las voluntades, al
fin lleg6 a plasniarse en una soluci6n fAcil y rApi-
da. Pero el Senado combat todo eso, creando ana
especie de montepio ridicule y pequefio que titula
caja o registro de re-descuento y convierte en un ver-
dadero ludibrio lo que era una hermosisima con-
quista de la CAmara de Representantes.
Se luch6 en esta CAmara alrededor de si debian
ser o no embargables los sueldos, se consideraron y
se estudiaron las diversas teorias, se compulsaron
los precedentes que se siguen en las naciones mis
adelantadas, y triunf6 el amplio y liberal principio
dc derecho pfiblico sobre el egoista derecho privado.
El Senado, sin embargo, establece que pueden ser
embargables los sueldos, siempre que se anoten en
un registry especial que se llevarh en ese montepio
o caja de descuento...
SR. RODRiGUEZ RAMiREz (JUAN): Yo tengo enten-
dido que la expresi6n de la ley respect a que el
sueldo de los obreros fueran embargables, es s61o en
cuanto se refiere a la caja de anticipos y no a los
demAs acreedores.
SR. GIL (HELIODORO) : Es que eso sirve para que
vivan una. series de banquitos, los cuales, por la ley
de la CAmara, iban a perder su dinero...
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Nosotros declaramos
inembargables todos esos sueldos y la ley dice que
son embargables para el future. Esa es la realidad.
SR. URQUIAGA ('CARMELO) : A media que se es-
tudia mAs este asunto, se v& de manera clara que no
es possible discutir en esta forma. festinada; pues el
propio Sr. Rodriguez Ramirez, sefialaba un aspec-
to de la ley, sin atreverse a asegurar que de manera
cierta lo expresaba la ley misma; y es que estamos
discutiendo sobre bases hipot6ticas y no es possible.
que la memorial fije todos los problems que abarca
la ley, en una breve lectura de la misma. Pero yo
no voy a insistir mis sobre ello. No es mi prop6si-
to hacer obstrucciones. Seria inftil, ademis, por-
que esta mayoria abrumadora estaria aqui, por tra-
tar.- del bien pfblico, hasta altas horas de la noche;
y no seria yo capaz de inferirle ese castigo a mi que-
rido compafiero. Pero si hago formal protest con-
tra el procedimiento que aqui se sigue y contra la
manera ligerisima con que el Senado ha apreciado
la obra mimada de esta CAmara de Representantes,
ya que a ella le dedic6 todos sus empefios; y contra
la festinaei6n innecesaria a pesar de los errors a
que aludia el senior Machado se quiere discutir esta
ley; ya que, segn se dice, para el mes que viene no
habria con quB pagar esas cantidades, esos fondos de
retire; y nada habria que indicase, por lo tanto, que






22 DIARIO DE SESIONEIS DE LA CAMERA DE REPRBS ENTANTES


no le dedic~ramos dos o tres dias al studio de estas
modificaciones. Protesto contra el concept que se
vierte de que los Sres. Representantes legislan como
haciendole un favor al pueblo; porque yo creo que
ellos son los que no lo han hecho, pues el que 1lega
a sentarse en uno de estos sitiales es despues de ha-
ber sostenido grandes luchas y grande fatigas y tras
promesas que se hacen al elector; y el que acepta
el mandate en esas condiciones es para darle todo
su concurso, para concurrir a las sesiones sin mani-
festar que lo hace abandonando sus habituales ocu-
paciones. Protesto en contra de que esta ley se es-
time de caracter politico; y ojala que sirva esto co-
mo precedent para que los leaders politicos no tra-
ten estos asuntos como si fueran leyes de caracter
politico y no social, porque indiscutiblemente la ad-
miraci6n que inspiran algunos de los leaders de esta
Camara es la que hace votar lo que en la conciencia
de los Representantes es. un desaguisado, y mis que
eso un ataque a los obreros cubanos, a la verdad y
a la justicia.
.SR. PRESIDENT (GuAs INCLAN): 4Esti de acuer-
do, la Camara, con la ampliaci6n del debate? Los
que est6n de acuerdo se servirAn ponerse de pie
(La mayoria de los seiares Representantes se po-
ne de pie).
Acordado.
SR. PRESIDENTE (Guis INCLAN): Tiene la palabra
el senior Garriga.
SR. GARRIGA (MARCELINO) : Sr. President y se-
fiores Representantes: iEn que mala oportunidad
vuelvo a hacer mi reaparici6n en la Camara! El
castigo, lo tengo bien merecido. Declare una noche
que mientras se siguiera el procedimiento anti-re-
glamentario, a veces desconsiderado, de llegar a la
discusi6n de determinadas leyes sin seguir el curso
que ellas deben tener, no volveria a terciar en un
debate de la 'Cmara y quizas no volveria a ella. S
trataba'de un Mensaje Presidencial. Se trataba de
la llamada urgent a los Representantes del Congre-
so para que vinieran a conjurar el conflict inmi-
nente que teniamos encima; y tuve que quebrantar
aquella promesa, y aqui estoy; y como reapareci
en medio de una situaci6n tan brumosa como aque-
Ila que me obligara a hacer el juramento, vuelvo a
encontrarme con el senior Castellanos, con el senior
Gil y por suerte con el senior Carmelo Urquiaga.
Declaro que nunca, absolutamente nunca, pasarori
por la CAmara de Representantes moments tan di-
ficiles. Castellanos, el tipo de Lenine incontrover-
tible, y Gil, el pinarefio indomable, casi siempre me
llevan a rastras; y nos encontramos compartiendo
las mismas ideas, abundando en los mismos senti-
mientos y en los mismos principios y tambi6n en
IPs mismas amarguras legislativas. Ya ellos agota-
ron todos los arguments -del derecho pfiblico y pri-
vado paia convencer a la CAmara de una verdad que
s, evidence, que la Camara la ve, pero que la CA-
mara no quiere ver: La ley es un desaguisado. decia;
In lev m.odificada por el Senado no lo ha sido con
today la buena fe que debiera. Esto es una verdad.
El argumento socorrido de la protecci6n al obrero,
no es mAs que el efecto de una defense festinada y
c;rcunstancial, y tambien es una verdad. QuizAs


los C6digos de un pais se hacen atendiendo a raz6-
nes superificiales de que los obreros no coman ma-
fiana o pasado. Aeaso la legislaci6n de un pais se
puede fundamental en protests tan sutiles' No.
Eso no es ms que material acomodaticia, y es tris-
te que nosotros nos acomodemos a ella. Esta ley es
atentatoria a los principios del derecho de los obre-
ros. Esta ley es la negaci6n mis rotunda de nues-
tra capacidad legislative, con la manera festinada
con que abordamos los problems mas capitals. Es-
ta ley debe darle tristeza a todos los que tengan la
vista fija en la verdad de la Repiblica y en la con-
solidaci6n de la ciudadania.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLiN) : Tiene la palabra
el senor Castellanos.

SR.' CASTELLANOS (MANUEL) : Sr. President y se-
fiores Representantes: Yo desearia, ya que no ha
habido ninguno de los sostenedores de la ley que
hasta este moment haya pedido la palabra en fa-
vor, y que lo han hecho en contra los seiiores He-
liodoro Gif, Marcelino Garriga y Carmelo Urquiaga;
yo desearia oir alguna raz6n en favor.
SR. ToME (MANUEL): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Tiene la palabra
el senior Tom6.
SR. TOME (MANUEL): Sr. President y sefiores
Representantes: Agradezco extraordinariamente a
mi distinguido compafiero, el senior Castellanos, la
oportunidad que me propicia en esta tarde, de an-
ticiparme a sus ideas con respect a las modifica-
ciones que, procedentes del Senado de la Repuiblica
so debate, introducidas al proyeeto de ley proceden-
te de este cuerpo legislator, estableciendo innovacio-
nes a la ley de jubilaci6n ferroviaria vigente, permi-
ti6ndome asi que, una vez mis, levante mi voz en
este recinto, temple fecundo de las leyes, para de-
mandar de mis compafieros todos, como cubanos y
legisladores amantes de su tierra, me presten de nue-
vo su concurso a la legislaci6n que se viene deba-
tiendo, que represent la solucion humana, pero a
la vez patri6tica, de un pavoroso problema que afec-
ta de manera intense y profunda al sector del. tra-
bajo; oportunidad esta que no seran bastante nues-
tros labios, ni los corazones de tantos miles de cuba-
nos por ella afeetada, para bendecir el gesto gallar-
do, tantas veces repetido del ilustre primer magis-
trado de la Naci6n que, compenetrado siempre con
las necesidades de su pueblo, abri6 su coraz6n y pu-
so a tribute su vigorosa voluntad de gobernante
exemplar y de ciudadano generoso al logro de esta
realidad fecunda: la de reunirnos en el dfa de boy
como ayer lo hiciera esa otra rama respectable del
Congreoo cubano, el Senado de la Repuiblica, al o5-
jeto de conjurar en miles de hogares cubanos, san-
tificados por la virtud del trabajo, el -doloroso y pa.
voroso problema de la necesidad en el order de su
desinvolvimiento econ6mico, devolviendoles la tran-
quiliclad y el sosiego.
(Aplausos).
Y no ha de detenernos en este empefio que tan al-
to habla de nuestros sentimientos, respondiendo a la
feliz inicativa del ilustre Jefe del Estado, las con-






DIARIO DE SESIONEtS DE IA' OAMARA DE REPRJISENTANTES 23


sideraciones diversas que aqui se han hecho por es-
timados compaferos nuestros, en oposici6n a- esas
modificaciones procedentes del Senado de la Rept-
blica; Iporque en esta noche, como en aquellas pret6-
ritas en que esta Camara se consagraba con entusias-
mos incontenibles a la labor fecunda de restafiar el
desequilibrio economic de la caja de jubilaci6n, es-
cudrifiando con studio paciente d6nde y en que
oportunidad podria sati'sfacerse neeesidad tan apre-
miante como implazable, el sentimentalismo, enemi-
go y mal consejero cuando de leyes econ6mi.cas se
trata, de cuyo caracter participa ciertamente esta le-
gislaci6n de retiro ferroviario, fue-con toda leal-
tad, debo confesarlo-el imperative categ6rico que
mas permanentemente nubl6 nuestra mente y agui-
jone6 nuestros espiritus sensibles; y fu6 necesario un
vigoroso esfuerzo de voluntad, de independencia y
de certera apreciaci6n de la. realidad misma, para
que no resultdramos vencidos por una legislaci6n li-
beral que halagaria ciertamente el oido candoroso
aunque irreflexivo de las masas de trabajadores, pe-
ro que en breve tiempo daria al traste con las ilu-
siones y ensuefios concebidos, para que luego la tris-
te realidad nos sefialara como culpables de nuestros
errors, hijos de un sentimentalismo infecundo.

Ante la ensefianza de aquel pasado del que supi-
mos salir triunfantes, fijando consciente e inteligen-
temente los s6lidos jalones, las piedras angulares de
la legislaci6n que debatimos, debemos en esta noche
conducirnos con atinada discreci6n y sereno juicio;
que s6lo asi serviremos los intereses de esas classes
trabajadoras anhelantes de la reform y a la patria
misma de la que forman part, contribuyendo dia
tras dia, con su culto fervoroso al trabajo, a afian-
zar nuestra independencia econ6mica, guardian in-
estimable de nuestra libertad political.
Y esas bases fundamentals, senior president y se-
fiores Representantes, han sido respetadas por el Se-
nado de la Repfiblica en las modificaciones introdu-
cidas a la iniciativa de esta CAmara. En lo funda-
mental, en lo sustanciawl de sus postulados, la reform
estudiada y aprobada en la pasada legislature por
esta rama del Congreso cubano, en lo que razona-
blemente debe informer una legislaci6n de retire, se
ha mantenido por ese cuerpo colegislador hermanoi,
en sus puntos mas esenciales, sin recibir ni sufrir
rectificaci6n alguna.

SR. URQUTAGA ('CARMELO): 6Y para qu6 las hizo
entonces?

Sa. ToMd (MANUEL): He dicho, mi ilustrado com-
pafiero, que en lo sustancial se ha mantenido el en-
granaje de nuestro studio, el alma de la reform
toda realizada por esta Cimara a la ley vigente de
jubilaci6n ferroviaria; lo que se ha echo por el Se-
nado de la Repfiblica. A semejanza de como aeon-
teeiera en esta rama del Congreso cubano, el choque
intense, pero racional y 16gico de ideas doctrinarias,
alrededor de determinadas conquistas que se consig-
naban en los preceptos de la reform, determinaron
Ja supresi6n de las mismas en aquel cuerpo colegis-
lador, nunca como enemigo de tales reformas.o con-
quistas; inspirado, pese a su iden'ificaci6n con ellas,
en cl propdsito. por muchos de nosotros mismos man-


tenido Lu ]as sesiones que le dimos vida y virtuali-
dad con nuestros votos, de reservarlas para su loca-
lizaci6n en una legislaci6na iue le tra m6s afin y
apropiada: el C6digo de. Trabajo, aspiraci6n tambien
justificadamente ,-ntida y desea-ia por el proleta-
riado cubano.
Pero r :o no quiore dee-r jama que el Senado de
la Repibl ca sea contrario y no acoja con benepli-
-cito y satisfacei6n intima, aunque dentro de una le-
gislaci6n juridico-social diferente, acorde y no inar-
m6nica, esos principios a los que voy a referirme des-
pu6s de manera sucinta; hi tal supresi6n puede sig-
nificar much menos que la Camara quede incapaci-
tada para vaciarlos en oportunidad mas adeeuada,
confrontandolos con verdadera energia, con conoci-
miento del problema, dando asi cima a lo que cons-
tituye un fervoroso anhelo-que sera justicia de
nuestra parte-del trabajador cubano.
Recuerdo, sefiores Representantes, que entire esas
avanzadas ideas, gerniinadas y nacidas y cristaliza-
das en diafanos y concluyentes preceptos de la re-
forma aprobada, mereci6 los honors de vuestra acep-
ta ei6n mafs entusiasta la que fuera iniciativa del
Representante que tiene el honor de dirigiros la pa-
labra, consistent en amparar al trabajador contra
las injustas cesantias, permitiendo que el Directorio,
previa la sustanciaci6n de un expediente en que fue-
ra depurada la conduct del obrero, pudiera ordenar
su reposici6n dentro del cargo de que habia.sido pri-
vado. Y recordareis con cuanto entusiasmo, con
cuanto calor me di a la tarea de sembrar en vuestros
corazones la bondad de este principio de mi solicita-
do por multitud de obreros de los que a diario, en
mi region, en el Camagiiey de leyendas y de herois-
mos, levantan con el dignificador himno del Traba-
jo, los medios de subsisteneia para sus hogares.
Y triunfaron tambi6n, como suyas, brillantes con-
cepciones del senior Castellanos, como las del esca-
laf6n y otras muchas poderosamente sugestivas de
nuestro ilustre president, el senior GuAs, de Agiiar,
Garcia Montes, Urquiaga, etc., todas encaminadas,
en el piano de intense amor conque nos consagraba-
mos al trabajo, a obtener para el trabajador, para
el obrero, las mejoras y mAs saludables conquistas,
pero sin que faltara jamAs la voz siempre reflexiva
de algunos compafieros, aunque aceptando la bondad
del principio debatido, manteniendo la inoportuni-
dad en que 61 se producia, en atenci6n a Ia finali-
dad, a las caracteristicas que informaban la legisla-
ci6n debatida.
SY es possible deseonocer, en el campo fecundo y
sereno de las ideas, sin que la pasi6n obscurezea
nuestras mentes y el coraz6n se aduefie de nuestra
voluntad y de nuestro intelecto, que tales ideas, que
tan plausibles iniciativas no rompan con lo que de-
be ser material propia de una ley de retire? No se
puede near y no puede negarlo el senior Castella-
nos que aqui se debati6 intensamente, no sore la
generosidad del principio que todos acatamos, no
per la bondad de las ideas que todos recogiamos re-
gocijados, y si sobre la oportunidad en que tales
conquistas se materializaban, mis propias, mas ade-
cuadas y mAs fines dentro de un C6digo de Traba-
jo, donde ademas de esos principios figuraban los






DIARIO DE SBSIONEIS DE LA CAMERA DE REPREISENTANTES


generals y multiples garantizadores de las obliga-
ciones y derechos entire patrons y obreros.
Y s6lo en ese aspect es que el Senado de la Re-
pfiblica ha establecido sus modificaciones a la ley
procedente de este cuerpo colegislador, 'seguro, yo
me atrevo a afirmarlo, que tendria en la Camara su
mis sentida solidaridad y su cooperaci6n m6s entu-
siasta en el memento y en la oportunidad que con
amor intense y fecundo iniciemos la labor plausible-
de producer un C6digo de trabajo que sea amparo
del obrero y del trabajador cubano.
SR. GIL (HELIODORO) : Pido la palabra, para una
interrupci6n.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Tiene la palabra
el senior Gil.
Sn. GIL (HELIODORO) : Agradeceria al senior Tom6
me explicara si, de acuerdo con ese principio, existed
la modificaci6n que excluye a los obreros ode la Com-
pafiia de servicios piblicos de electricidad y fuerza
motriz, de los beneficios de la jubilaci6n.

*SR. ToME (MANUEL) : Con sefialado placer voy a
complacer al estimado compafiero, aunque para ello
tonga necesidad de repetir ante la CAmara, si no
sus propias palabras, siempre mAs brillantes, si los
propios concepts de mi ilustrado compailero el se-
fior Aguiar, al agotar su turno en avor y en de-
fensa de las modificaciones introducidas por el Se-
nado de la Repfiblica.
No ha sido el Senado el que hiciera la exclusion
de las compaiias de servicios pfiblicos de electrici-
dad y tracci6n, de los preceptos del proyecto de ley
aprobado por la CAmara; fu6 esta propia rama del
Poder Legislativo la que llev6 a efecto la supresi6n
de esas empresas o Compafitas del texto de la refor-
ma acordada por nosotros. Al iniciarse el debate
en esta Cimara, de la proposici6n de ley del senior
Aguiar, en los articulos primero y segundo, se in-
cluian las referidas empress o compafiias. Apro-
bada la totalidad, se di6 comienzo al debate del ar-
ticulado, aprobindose el articulo primero, donde
quodaron comprendidas las mismas; una suspension
del debate con respect a los articulos, del segundo
al octavo, inclusive, que se mantuvo hasta el trata-
miento,.deliberaci6n y aeuerdo de los restantes de la
proposici6n de ley, hizo que, al volver de nuevo al
tratamiento del articulo segundo, despu6s de mo-
vidos e intensos debates caracteristicos de todas las
sesiones, que interesaron grandemente al pfiblico y
muy fundamentalmente a los afectados por la le-
gislaci6n, la CAmara conociera del deseo y la aspi-
raci6n de todos los empleados y obreros de las com-
paiias de electricidad que venian figurando ampa-
radas por la ley vigente y comprendidas en la mis-
ma, de ser excluidos de sus preceptos en atenci6n a
otras conquistas, a sus juicios mAs ventajosos que
.'sas empress le reservaban y que les ofrecian me-
irres y mas seguras garantias; y aunque la Chmara,
como es su costumbre inveterada, ajusta sus determi-
Piaciones en toda iniciativa que debate, a los princi-
nios inmanentes del interns pfiblico, en esta, legisla-
ci6n es honrado confesar, en el deseo y en el afAn
que a todos por igual nos inspiraba de responder


lo mis acertadamente a las aspiraciones del trabaja-
dor cubano, aquella solicitud de exclusion formula-
da per los que de manera direct y fundamental te-
nian una intima relaci6n con el principio debatido,
pe-.s de manera ostensible en nuestros espiritus, de-
tcrmin6ndonos a excluir a los empleados y obreros
del precepto del articulo segundo de la reform que
,debatiamos.
SR. GIL (HELIODORO) : Yo tengo entendido que los
obreros de la Compafila Cubana de Electricidad no
han acudido a la Cfmara de Representantes, como
tampoco lo han hecho los de mi' provincia. Puede
ser que esto sea una habilidad de-algunos de los ac-
clonistas de esta Compaiia, entire los cuales se en-
cuentran algunos senadores de la Repfiblica. Yo
'creo que la CAmara debe de proceder con gran tac-
to sobre este particular; y no aceptar este escrito
que Ilega aqui, sin que se hayan autenticado las per-
sonas que lo han presentado.
Sn. ToME (MANUEL): Yo afirmo, porque incapaz
soy de sostener nada inexacto, que lo relatado por
mi hubo de acontecer en el seno de este organismo;
y es mis, le concedi absolute virtualidad desde el
instant que, conocida que esa exclusion se realiza-
ba, ningfin empleado ni obrero de esas compaiiias,
de manera individual ni colectiva. hubo de exterio-
rizar un criterio de oposici6n a lo que la CAmara
ideterminaba; ni conozco tampoco que, ante el Sena-
do de la Repfiblica, pese al tiempo transcurrido has-
ta el tratamiento del proyecto de ley, nada hayan
significado ante ese respectable duerpo legislator,
evidenciando asi, tal conduct, la realidad y exac-
titud de las impresiones por nifexteriorizadas, de-
mostrativas de sus deseos de no seguir figurando
acogidos a la ley de jubilaci6n ferroviaria v tran-
viaria,
En presencia de esas sugerencias de los empleados
y obroros de las compafiias de electricidad, a las que
deseaba complacer y a las que en definitive corres-
pondi6 la Camara de Representafites, la misma hubo
de confrontar un problema de caricter reglamenta-
rio insubsanable: por el articulo primero compren-
dia a las empresas y compafiias de fluido electric,
obligandolas a tributar de acuerdo con los preceptos
do la ley, pero por su articulo segundo se hacia de-
finitiva y absolute exclusion de los empleados y
obreros de esas propias compafias y empress. En
presencia de esta contradicci6n, de estos precepts
radicalmente contradictorios, inarm6nicos, imposibi-
litada la CAmara de realizar toda rectificaci6n en el
articulo primero, el Senado de la Repfiblica, de ma-
nera 16gica, racional, plausible, que otro tanto hu-
biera hecho este cuerpo colegislador en igualdad de
c.rcunstancias; modific6 el articulo primero, hacien-
lo en 61 cxclusi6n de las empresas y compafias de
fluido el6ctrico, eliminando el contrasentido, s6lo ex-
plicable en las circunstancias resefiadas, de que una
empresa o sociedad contribuyera a los fondos de un
retire, sin ]a finalidad de satisfacer el objetivo so-
cial bssico y esencial: la protecci6n de su empleado
y de-su obrero.
Pero.volviendo a las que eran mis ideas en el desen-
volvimiento de este debate, antes de ser interrumpi-
Ic por mi compafiero el senior Gil, al que creo ha-





DIARIO DE SESIONES DE LA CAMABA. DE REPRE4S'ENTANTES 25


ber dado contestaci6n cumplida, yo quiero recorder
nuevamente a la Ctmara que fu6 siempre motivo
prevaleciente en todos y cada uno de sus represen-
tativos que, de manera voluntariosa, nos dimos a la
Ardua tarea, pero fecundf y plausible de llegar a
esta modificaci6n del retiro ferroviario, que en lo
sustancial ha sido mantenido por el Senado de la
Repdblica, y fu6 siempre, y debo declararlo para ho-
nor de los trabajadores, sus discretas y sensatas re-
comendaciones, el hacer, no una legislaci6n liberal
que, como la que era objeto de modificaci6n, la vi-
gente, no garantizaria la estabilidad de la Caja y si
dejaria en desamparo y en la mayor de las triste-
zas y amarguras a un respectable sector del trabajo
en la sociedad cubana; nos pidieron siempre, nos
demandaron en las largas e interminables noches
que dedicamos a cambiar impresiones con sus mAs
autorizados representatives, una legislaci6n que en
sus precepts aunque menos liberal, consagrara a la
vez que los postulados inmanentes de la justicia, ga-
rantizara la estabilidad de la Caja de Retiro como
seguro medio de proteger una vejez o una ineapa-
cidad para el trabajo, ausentes de toda zozobra o
preocupaci6n.

Y a esa plausible finalidad, que es y debe ser la
fundamental dentro de una legislaci6n de la natu-
ralleza de la que debatimos, el Senado de la Repi-
blica ha correspondido tambi6n solidarizandose a
nuestra actuaci6n, realizando con el!o una labor de
probado patriotism, que sefialadamente le enaltece,
tanto es asi que ahi estA para justificarlo, probando
que en esa orientaci6n no ha pecado de mezquino ni
indiferente el precepto del articulo noveno, como lo se-
fiala con acertadojuicio el Sr. Aguiar, fijando a las
empresas comprendidas dentro de la ley, una contribn-
ci6n, que de manera normal s6lo se elevaba al uno
y medio por ciento, obligandolas a tributar de ma-
nera permanent al fondo de retire con un dos por
ciento sobre el montante de las n6minas de sus em-
pleados y obreros.

SR. URQUIAGA (CARMELO): Podia llegarse al trees
y ya no se puede.

SR. ToMi (MANUEL) : Efectivamente, ya lo afir-
-ma su sefioria, podia llagarse al tres por ciento, y de-
biera haber afiadido que tal propor.ci6n s6lo hu-
biera podido acontecer en lo extraordinario, cuando
la Caja exhaust no pudiera satisfacer la just de-
manda de los trabajadotes a ella acogidos; y no
piensa su sefioria que es preferible antes que un tres
por ciento, aplicable s61o de manera transitoria, en
estados de desequilibrio de la Caja, un dos por cien-
to de manera stable y definitive?

Sa. AOUIAR (MIGUEL A.): Por los ingresos que se
crean por el articulo noveno, viene la enumeraci6n
de ingresos y egresos; y por consiguiente, durante
eotos tres afios las empresas contribuirAn con un me-
dio por ciento menos, y ahora contribuyen con un
dos por ciento. Ademas, se crea el dia del ferro-
viario.
SR. TOME (MANUEL): Tiene raz6n el senior
Aguiar: el dia del ferroviario es y sera ciertamente
una fuente fructifera que habr, de enriquecer aun


mas la Caja del retire, asegurando su normal desen-
volvimiento para los fines que ha sido creada. Pe-
ro no s6lo elev6 la contribuci6n permanent de las
compafiias y empresas, cre6 el dia del ferroviario y
respet6 en toda su integridad los restantes epigrafes
del articulo noveno, el Senado de la Repfiblica;
tambi6n es de reconocerse en esta noche, para ho-
nor del Congreso eubano, que aquella rama del
poder legislative dej6, ademis, intaetas las milti-
ples garantias, sabiamente distri'uidas y estudiadas
por la Camara, tendientes a evitar que resulted in-
eficaces las fuentes de ingresos productivas que hu-
bo de fijar para la nivelaci6n y estabilidad de la
Caja. A la conduct de una legislaci6n coino la ac-
tual, liberal hasta el suicidio, que permitia al em-
pleado u obrero obtener el disfrute de una jubila-
cion a expenses de una simple solicitud, sin garan-
tias ni seguridades por part del Directorio" de que
el derecho demandado ciertamente respondia a la
finalidad u objetivo de la ley, el Senado ha respe-
tado los medios y formas que la CAmara fijara en
sus preceptos, como son los relatives a producer el
propio directorio las pruebas veraces que fundamen-
tan la.solicitud de jubilaci6n, para juzgar con jus-
ticia, pero con rectitud, sin burlas ni sorpresas que
en definitive 'trascienden al interns del propio tra-
bajador, ]a procedencia del disfrute de la jubilaci6n
o pension.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Escucho encantado a
S. S. Y creo que debi6ramos, entonces, de ir a la
modificaci6n de la Ley de Enjuiciamiento Civil;
porque 6sta seria una innovaci6n que nos haria fa-
mosos en el mundo enter, porque en vez de'presen-
tar el escrito, de abrir el period de pruebas, de
presentar el escrito de conclusions y mis adelante
ir a juicio oral y lograr lo que a cada uno le co-
rresponde, deberianims establecer que se presentara
la demand y. que despu6s el juez practicara la prue-
ba, la estudiara, etc. No, querido compafiero; yo
creo que esto seria retrotraernos a los tiempos anti-
guos en los cuales administraba la justicia, el se-
fior de horca y cuchillo, ante el cual s6lo cabia ex-
poner su queja y despu6s, con abono de perito, con
el studio detenido del problema que pudiera opo-
ner el propio interesado, se daba un fallo arbitrario
en las mayorias de las veces. Yo creo que aqui, en
vez de una conquista, vamos al retroceso; y seria
monstruoso que se negara el dereoho que debe tener
un individuo, de aportar su prueba; y por ese moti-
vo vamos a echar una carga abrumadora sobre los
miembros del directorio.
SR. TOME (MANUEL) : Dos palabras nada mas, pa-
ra contestar al distinguido compafiero su interrup-
ci6n. Es l6gico y racional que tales ideas exponga
el ilustrado compafiero, porque 61 hace referencia
a lo que debe ser toda contienda en el derecho pri-
vado, en donde se lucha de parte a parte, en que
existen intereses contradictorios. En esta ley que
tiene por finalidad y por prop6sito el protege el
interns pfiblico, existed tambi6n el interns privado,
grande, digno de protecci6n y de apoyo, pero infe-
rior siempre al supremo interns que lo represent
la Caja de Jubilaci6n. Los intereses que en esa
Caja se depositan deben de ser aplicados exclusiva-
mente a aquellos que justifiquen de manera cumpli-





DIARIO DE SESIONEIS DE LA CAMARA DE REPRESISENTANTES


da que tienen cierta y positivamente el derecho al
disfrute de la jubilaci6n. No es por tanto el campo
del derecho privado al que S. S..me emplaza, el ade-
cuado para que se lleve a efecto una reform simi-
lar a la instituida-en la Ley de Jubilaci6n Ferro-
viaria. Emplaceme en el terreno del derecho pf-
blico y tendr6 siempre satisfacci6n cumplida en
coadyuvar con el compailero en cualquier reform
que intent en el sentido que lo mantiene la Ley de
Jubilaci6n, ,inica forma y manera de que la misma
no sea propicia, como en muchos easos ha aconteci-
do con la legislaei6n vigente, campo apropiado de
especulaciones inmoderadas y censurables.

SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Esta bien dicho lo que
afirma el senior Tom6. Pero hay mks. Guando el
senior Urquiaga se refiere a la situaci6n de derecho,
es claro que cada part present su prueba para
que se pueda fallar con mejor conocimiento de cau-"
sa. Pero si el directorio niega su derecho al solici-
tante, surge entire el peticionario y el directorio un
conflict; y entonces el peticionario tiene el dere-
cho de acudir ante la Sala de lo Civil y aportar to-
das las pruebas pertinentes a su derecho, inclusive
la pericial, de acuerdo con la ley que diseutimos.

SR. ToME (MANUEL): Venia afirmando, sefiores
Representantes, que la parte sustancial de esta le-
gislaci6n, aquella que se contrae al factor econ6mi-
,co, que es lo bi'sico, habia sido respetada en toda su
integridad per el Senado de la Repiblica. Para
ello hacia observer la notoria diferencia que existia,
en la tramitaci6n de la solicited que autoriza la ley
vigente a los efectos de tener el dereoho a la jubi-
laci6n y los requisites que se fijan y determinan
para informarla dentro de la reform debatida y
acordada por la CAmara y que ha respetado el Se-
nado; pero ademas respetuoso asimismo ha sido a la
escala de edad que por esta Camara se acordara a los
efectos de obtener la jubilacion ordinaria; y en cuan-
to a la jubilaci6n por inutilidad sigui6 predominan-
do en el .Senado de la Repfiblica, como definitive, el
criterio que mantuvo esta Camara de estableeer, co-
mo lo hace la legislaci6n actual, una clasificaciin
acertada de jubilaci6n por inutilidad, segiri sea per-
manente o transitoria, y respet6 asimismo la simul-
taneidad, tolerada y permitida por la legislaci6n ac-
tual y que la impide la legislaci6n que ha sido mo-
dificada por el Senado de la Repfiblica; ya se refie-
ra a disfrutar el obrero la jubilaci6n con otro suel-
do obtenido en eualquier otro sector del trabajo o
conjuntamente con cualquier otra jubilaci6n o pen-
sion que le asignen otras leyes de la Repiblica; pre-
visiones todas las sefialadas que la COmara tuvo es-
pecial cuidado de prefijar en los preceptos del pro-
yecto de ley, de cuyas modificaciones tratamos pa-
ra evitar que espiritus ansiosos de especular, miran-
do como preferente su interns privado, quebrantaran
el principio de protecci6n y de amparo que infor-
man esta clase de legislaciones. En la actualidad,
no hay clasificaci6n de ningfin carActer, y espiritus
siempre ansiosos de obtener, -como 6ste, conquistas
indebidas...
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Indebidas esas con-
quistas, cuando en el mundo enter se reconocen por
todas las naciones?


SR. TOME (MANUEL) : No me ha entendido S. S.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Pero es que yo creo
que S. S. precisamente trata un problema sobre el
cual no puede caber discusi6n; ya que, seg~n dice
aqui-y ya no me valgo de recortes de peri6dicos,
sine de la ley misma-en el Art. 53, pigina 4, lo si-
guiente: ( lee).
Es decir, que de todo lo male que anteriormente
pudiera caber per la ley, no se hace nada siempre y
cuando se hubieran cubierto las formas.
SR. Tomf (MANUEL): Era, senior president y se-
nores Representantes, el precepto a que se refiere
mi ilustrado compafiero. Por eso, aparentemente, 61
notaba o sospechaba que no localizaba el precepto
acordado; que yo eseogia del Diario de Sesiones de
la Camara el precepto que ha side motive de esa
modificaci6n.
Ese precepto ha venido a sustituirse por el que
yo voy a dar lectura: "El directorio iniciard, den-
tro de los 180 dias siguientes... continda leyendo.
El Senado de la Repiblica, ha creido prudent fi-
jar un limited razonable.
Sn. URQUIAGA (CARMELO) : Es que el otro articulo
dice otra cosa, y es el pirrafo siguiente: (Lo lee).
La unica interpretaci6n que yo puedo darle-y es-
to ya es cuesti6n de discutir sobre el propio tema-,
es en cuanto a viabilidad a los efectos retroactivos,
que caben en todas las luchas de derecho pfiblico.
SR. ToM~ (MANUEL) : Si, en derecho piblico s6lo
acepto el principio de la no retroactividad cuando el
derecho que pudiera ser afectado o desconocido haya
eristalizado en algo tangible, real, permanent, en
este caso, mas grdficamente cuando el acogido a una
Ley de ]a naturaleza de la que debatimos ha obteni-
do ya, por el vencimiento del tiempo y haber satis-
feeho los demas requisitos que la legislacidn deman-
da o exige, la declaraci6n del derecho a la jubilacion.

SR. URQUIAGA (CARMELO) : El Tribunal Supremo
ha declarado que, en material de derecho pfiblico, no
hay limitaci6n en el derecho que pudiera tener al-
guien en el orden privado.
SR. TOME (MANUEL) : Yo sostenia, sefiores Repre-
sentantes, que eran mfltiples, numerosas, las face-
tas, brillantes y sugestivas que, en un orden econ6-
mico, informaban el engranaje de la Ley para ase-
gurar la estabilidad de la Caja del Retire Ferrovia-
rio; que esta Ley, en presencia de esa realidad de-
bia ser aceptada sin reserve mental alguna, aplazan-
do y reservando para un mariana muy pr6ximo, la
inmediata legislature ordinaria, la elaboraci6n cons-
ciente y cuidadosa de un C6digo de Trabajo regula-
dor, en defecto de pacto express, de las relaciones
que el trabajo, en un orden juridico, determine en-
tre patrono y obrero, entire el capital y ol trabajo
propiamente dicho; y recuerdo que tal promesa, que
debe ser realidad lo mis prontamente possible, hubo
de iniciarse en el seno de esta Camara como una pro-
posici6n en ese sentido de mi propio companero el
Sr, Castellanos, que tuvo como siempre y por la natu-
raleza del asunto el consensus, la aprobaci6n un-ini-
me de todos los sefiores Representantes.


26






DIARIO DE SESIONES DB LA CAMERA DE REPRESENTANTES


Pero entire las mis significadas refo'mas lleva- uiias mis poderosas, que son los Unidos y la Cuba
das a esta legislaci6n en un orden econ6mico; entire Company, absorbiendo por complete la representa-
las fuentes que habrin de proporcionar a la Caja ci6n de 32 compafiias restantes, entire las cuales se
de Jubilaci6n quizas mayor y mis s61lidos reeursos, eneuentran diversas compafiias cubanas ?
fieura la lue fuera iniciativw drl sepinr Cntellnnno


relative a dejar por 3 afios en suspense el otorga-
miento de toda jubilaci6n ordinaria, dejando subsis-
tente el disfrute de aquellas que se produzcan por
motive de inutilidad.
Esta iniciativa del senior Castellanos, sumada a
otras economies notorias y trascendentales que ha-
bran de producirse como consecuencia de la restric-
ci6n en otros preceptos de la legislaci6n actual, ex-
tremadamente liberals y generosos, que pugnaban
con la realidad y las caracteristicas de toda legisla-
ci6n de retire, y por ende impedian de toda forma
la supreme aspiraci6n del trabajador:' la segura es-
tabilidad de la Caja, han sido cuidadosamente pre-
vistas en las modificaciones de este cuerpo colegis-
lador que en su integridad y en cada una de ellas
ha respetado el Senado de la Repfiblica. Pero fren-
te a estas realidades que abruman, a estas bondades
que el espiritu nienos observador no puede dejar de
aquilatar y estimar en alto grado, se levanta la voz
de los opositores, pretendiendo, aunque infitilmente,
obseurecer tanta belleza, recurriendo a arguments
como el relative a la exclusion de las compaiiias de
electricidad que, en mi concept y a mi juicio, no
impedirdn el normal desenvolvinlento econ6mico de
la Caja de Jubilaciones.
SR. GIL (IIELIODORO) : Yo rogaria a S. S. me per-
mitiera dar leetura a un articulo del Diario de la
Marina, del dia de ayer.
SR. TOME (MANUEL): Con much gusto.
SR. GIL (HELIODORO): El articulo dice asi: (lo
lee).
SR. TOMB (MANUEL): Uno de los motives en que
ha descansado o se ha inspirado m"s vigorosamente
la oposici6n a estas modificaciones del Senado de la
Republica, es el que se refiere a la supresi6n de un
nimero de delegados al Directorio de la Caja, de
los que alli representan a los factors capital y tra-
bajo. Pero a poco que se medite y como explicaba
con conciencia y conocimiento pleno mi ilusfrado
compafiero, el senior Aguiar, las razones a que esa
supresi6n se debe, el espiritu m~is exigente habrA de
convenir que ella por lo menos, no ha sido obra del
caprieho, de la notoriedad o de la mala f6, y si que
ha respondido a la 16gica que se deriva del hecho
conocido de haberse efectuado la exclusion de las
Compaiiias de Electricidad y de tracci6n, por las
cuales el trabajo mantenia un representante legal al
Directorio de la Caja; pero que -'erifieada esa ex-
clusi6n, no quedando como n6 queda comprendida
en los preceptos de esta reform las expresadas Com-
pafias, no debe racionalmente continuar mantcnien-
dose una representaci6n que carece como en todo
mandate, de lo mIs fundamental que es la existen-
cia y el mantenimiento del interns o del dereeho que
ha sido motive o raz6n de ser en la existencia del
mandate mismo.
SR. GARRIGA (MARCELINO): iS. S. me puede ex-
plicar ]a forma-en que, en la ley, quedan las compa- I


SR. TOME (MANUEL) : Yo quiero explicar a mi dis-
tinguido compaiero, el senior Garriga, sin aceptar
desde luego la absorei6n, fen6meno.a que 61 hace re-
ferencia, que tal political obedece a los principles in-
manentes mismos en que el proletariado, la solidari-
dad del trabajador deseansa. Los obreros, a mi jui-
cio razonablemente, dando con ello una sensaci6n
plena de mayor capacidad que otros sdetores de la
sociedad, que como m"s ilustrados se consideran y se
estiman, forman sus organizaciones, vigorosas y en-
tusiastas, a impulses de la fecunda sabia que dima-
na de todos' los sectores del trabajo, por lo menos,
como en este easo de los ferroviarios, de todas aque-
llas organizaciones existentes en la Repiblica,, afi-
nes a esta modalidad o forma de transport existen-
te en. el Territorio Nacional. Por consiguiente, esas
organizaciones, dignas de todo aplauso, aunque no
fueran de nuestro agrado, es algo contra lo cual no
e,' possible que nosotros pretendamos ir, porque apar-
te de los beneficios incontables que d'e edlas se de-
rivan, el mantenimiento de las mismas obedece a un
sagrado y respectable sentimiento de solidaridad ga-
rantizador de la mayor unidad possible.
SR. GARRIGA (MARCELINO) : Me refiero a las pe-
quefias compafiias cubanas que-no tienen represen-
taci6n dentro de los delegados que van a former
parte de la caja de juhbilaciones. Y si se les ha fi-
jado doscientos pesos a los delegades que van a la
caja de jubilaciones, y se design un president y
dos vicepresidentes; y se dice en la propia ley que
los vicepresidentes no podran tener sueldo, sino die-
tas, cuando est6n en sustituci6n; como la ley no fi-
ja si cuando ellos. cobran, eso se extrae de la caja
de jubilaci6n o del sueldo del president, porque
pudiera darse el caso de que un president pida li-
cencia por tres o cuatro meses...
SR. TOME (MANUEL): Eso es material de reglamen-
taci6n. Dentro del reglamento que se dicte, puede
establecerse que, en el caso de sustituciones, el sus-
tituto puede devengar el sueldo del president.
SR. GARRIGA (MARCELINO): Como la rtglamenta-
ci6n es una adopci6n a las conveniencias del que re-
glamenta, esta ley es sospechosa.
SR. TonM (MANUEL) : Eso no es possible dentro de
estas modificaciones. Yo rechazo desde luego el jui-
cio de S. S., pero eso es material de reglamentaci6n
como le he dicho.
Yo queria, seiiores, antes de terminar, aclarar un
concept, una explicaci6n que hieiera con respect
al principio mantenido por la ley votada por la Ca-
mara, que seguia siendo respetado por el Senado, de
declarar imbargables los sueldos, jubilaciones y pen-
siones garantizadas por esta ley. Estimaba el doe-
tor Urquiaga que, con motivo de esos pr6stamos usu-
rarios que a diario se realizan en la Repfiblica, y a
que ha venido a poner fin, de manera saludable, la
caja de prestamos, va a ser possible ahora que sien-
do autorizado el embargo de esos sueldos, pudiera a
lo mejor, abrirse una oportunidad en el solo requi-


Y,






DIARIO DE SEIIONEIS DE LA. CAMERA DB REPRESSENTANTES


sito de la inscripci6n en el directorio, de hacer po-
sible el embargo de esos sueldos, haciendo el perjui-
cio consiguiente al trabajador cubano; y yo quiero
declarar ante la Cdmara que no hay precepto algu-
no que ampare esa disposici6n, o sease la de embar-
gar los sueldos de trabajadores por esos pr6stamos
de usureros. Yo s6 que ellos han heeho esa afirma-
ci6n, influidos por una exquisite buena fe y han
safrido el error, porque no han profundizado los
preceptos de los articulos en cuanto a las modifica-
ciones introducidas por el Senado, a las cuales yo
quiero darle lectura para que la CAmara las apre-
cie, y que es el poder embargar los sueldos de esos
obreros hasta reintegrarse del pr6stamo a ellos rea-
lizado, que como sabe la Camara, no puede pasar
del duplo del sueldo que se devengue.


for Castellanos, que va mis alli de lo que la eien-
cia del dereeho y esa propia constituci6n permit, al
pretender que se aniparen cr6ditos anteriores?
SR. GIL (HELIODORO): Es muy elistico, el proble-
ma. Hay retroactividad y retracci6n, que son cosas
distintas. Si se tiene en cuenta alguna raz6n de
interns pfiblico para sefialar que determinados bie-
nes son inembargables, no hay retroactividad, sino
retracci6n. De manera que no seria absurdo que
la Cfmara, mirando y atendienro a la inmoralidad
que en pasadas 6pocao ha habido, en que se han co,
brado intereses del creinta por ciento, se dijera aho-
ra que son inembargables en el future los bienes de
esos empleados. De modo que no seria una mons-
truosidad si se dijera que los sueldo no pudieran
ser embargados.


SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Dice el articulo 62. SR. URQUIAGA ('CARMELO): Con la venia del se-
(Lo lee). fior Tome y de la presidencia:


Sn. ToME (MANUEL) : NO puede el Congreso aten-
tar contra uno de los derechos zis sagrados, votar
un precepto permitiendo que cr6ditos anteriores a
esta legislaci6n no pudieran hacerse efeetivos en la
legislaci6n vigente.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Eso mismo debi6 de-
cirse cuando se discuti6 la ley.
SR. ToME (MANUEL) : Bastante agresivo, si es que
el vocablo se acepta, ha sido ya el Senado de la Re-
piiblica en su determinaci6n de fijar un termino ex-
tremadamente reducido que, en el orden estricto de
los principios, no debi6 por lo menos, ser menor al
que se fija en las Leyes, en nuestro derecho sustan-
tivo, para la prescripci6n legal.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Pero es que nosotros
dijimos que eran inembargables los sueldos.
SR. TOME (MANUEL) : Confieso que si yo vot6 de
esa manera, que no lo recuerdo,- he cometido un
error, el que me alegro infinite poder subsanar en
esta noche, de acuerdo con el principio de la justi-
cia y del derecho.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): La Camara no lo
puede declarar. Por_eso debemos discutir precepto
por precepto, para ir rectificando los errors que
puedan haber.
SR. ToML (MANUEL) : YO lament mueflisimo que,
en aquellas noehes done tantas energies pusieron-
se a contribuci6n, plausiblgmente, en favor de esta
legislaci6n que tanto honra y prestigia a la CAmara,
ofreciera mi concurso a la aprobaci6n de lo que como
jurista estimo una manifiesta equivocacion, un error
cuyas consecuencias, de mantenerse, no podriamos pro-
ver. Pero precisamente porque en esta noehe se
reanuda la contienda por virtud de las modificacio-
nes que ha conocido la Camara, introducidas por el
Senado de la Repfblica, en presencia de multiples
compafieros que a diario, dia tras dia prestigian la
profesi6n de abogado y enriquecen la ciencia de'l de-
recho con sus brillantes y atinadas observaciones, hi-
jas de su consagraci6n al studio, yo les pregunto,
Sc6mo es possible sin pugnar con leyes vigentes de
la Repiblica, con nuestra carta fundamental, la mis,
ma constituci6n de la Rep blica, el mantener un
precepto como es al que se le ha dado lectura y a
que viene refiri6ndose mi ilustrado compafiero, se-


En realidad, parece much que seamos tres los
que arrenietamos contra tantos distinguidos compa-
fieros.
Yo vine desde alli, desde la montafia, que diria
el querido compafiero Sr. Ariza, porque me sorpren-
dia que un letrado de la talla del Sr. Tome, quien
comienza a sentirse ya con la cabeza embargada co-
mo en aquella noche, pudiera estimar antijuridico
el establecer, en determinado moment, que no pue-
de ser embargada una pension o un sueldo; y no lo
es, por lo siguiente, sefiores Representantes: porque
se trataba de una acci6n personal y no de una ac-
ci6n juridica, expresa y exclusivamente del sueldo
que devengaba aquel individuo, sino de una deuda
que podia suponerse que se daba a otro sin garantia
hipotecaria de ninguna clase. Se trataba, pues. de
yentar un principio de interns pfiblico; y no veo que
haya choque juridico en este caso; no creo que pu-
diera establecerse, al amparo de la Constituci6n, un
recurso por cualquier acreedor de un empleado que
anteriormente tenia un sueldo embargable, porque
estimaba que habian conculcado sus derechos, por-
que el Estado no estaba obligado a una acci6n per-
sonal. Y me refiero no al orden general sino al or-
den juridico, a la pension que tenia aquel a quien no
habia sido dada de manera especial...
SR. GARRIGA (MARCELINO): Para una cuesti6n
previa: Habida cuenta de que el Sr. Tome que con
tantos brios e inteligencia esta defendiendo, es de-
cir, barnizando la ley, ha confesado que 61 esti ago-
tado, suplico a la CAmara que suspend el debate,
para continuarlo mafiana.
Sn. Toni (MANUEL) : Es que yo voy a terminar,
compaiero.
SR. PRESIDENT (GU-S INCLIN) : El senior Garri-
ga propone la suspension del debate. Debe estar
apoyada la proposici6n por dos sefiores Represen-
tantes.
(Los senaores CasteFlanos y Urquiaga apoyan la
proposicion).
So pone a votaci6n la proposici6n de suspension
del debate.
SR. GARRIGA (MARCELINO) : Nominal, senior pre-
sidente.


A/u







DIARIO DE SEISIONEIS DE LA CAMERA DE REPREISEINTANTES 29


Sn. PRESIDENT (GuAS INCLN) : Votaci6n nomi-
nal, por haberlo solicitado un senior Representante.
ContestarAn si, los favorables a la suspension del
debate; n6, los contrarios.
(Se efectia la votaci6n).
SR. PRESIDENT (GUAS INCLIAN): Han votado 73
scfiores Representantes. 70 contraries a la suspen-
si6n del debate, y tres favorables.
Votaron en contra los sefiores: Aguiar, Aguilar,
Albarr6n, Albuerne, R. Alfonso, Alvera, Alliegro,
Aragongs, Armas, Bosch, Bover, CalMs, B. Campos,
Capestamy, Castillo, C esta, Cueto, Diaz Vabd6s,
Asdn, G. Montes, George, Gil, L. Grau, Gronlier, *E.
Gonzdez, C. Guds, G. Hernindez, Hirtzel, Infante,
C. Machado, Madrid, Martinez Rivera, Marrero, Men-
doza, Mestre, Mola, Navarrete, Parodi, Peiia, Perez,
Piedra, A. del Pina, G. Pino, Plana, Ponce, Prado,
Ramirez de Leon, Recio, Rey, Rivero, Rodriguez Ba-
rahona, Rodriguez Ramirez, San Pedro, Santa Cruz,
Sardifias, Sierra, Soto Izquierdo, Tom,, Torre, Urbi-
no, Vdzquez Bello, Verdeja, Villa16n, Wolter del Rio,
Zaydin, Alberni, Cruells y Guds Incldn.
Votaron a favor los sefiores: Castellanos, Garriga
y Urquiaga.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Continfia en el
uso de la palabra el senior Tom6.
SR. ToMB (MANUEL) : Sr. President y sefiores Re-
presentantes: han sido numerosas las interrupciones
que se me han hecho, hasta inclusive se ha pedido
la suspension del debate, proposici6n incidental que
la Cimara ha rechazado por una mayoria abruma-
dora. Pese a todas esas circunstancias, en lo que
enas interrupciones. lo han permitido, he tratado de
evidenciar, como eran mis propositos, el ningfin in-
ccnveniente, como se ha sefialado de manera reite-
rada de que la CAmara en esta misma sesi6n, sin mas
aplazamientos afrontara la soluci6n rApida'y defini-
tiva de esta legislaci6n que millares de families cs-
peran ansiosas, llenas de intensas zozobras y de pro-
fundas incertidumbres. La CAmara no ha delibe-
rado en derredor de una legislaci6n que le fuera des-
conocida; los propios opositores se han encargado de
reconocer y de declarar las numerosas sesiones a que
consagr6, con entrafiable amor y dedicaci6n exquisi-
to, la CAmara de Repreesntantes, sus mejores prop6-
sites y sus mas saludables intenciones por el mejor
c(ito de esta iniciativa parlamentaria que sigue sien-
do orgullo del Congreso cubano, que ha evidencia-
do una vez mis su preocupaci6n per todos aquellos
problems que de alguna forma afecten a la nacio-
rpllidad cubana.
En conjunci6n admirable con nuestra conduct,
esti la del ilustre Jefe del Estado cubano, a cuya
iniciativa, en distintos mensajes que remitiera al
Congreso, estim6 ineludible, necesario e inaplazable,
1, resoluci6n de este importantisimo problema que
afectaba al trabajador cubano, del que ha sido siem-
pre su mas en6rgico defensor y amigo, vigilante cui-
dadoso de que este sector del trabajo en la sociedad
cubana, tenga siempre por parte del Estado toda la
protecci6n y el sefialado amparo a que son acreedo-
res los que perseverando en el trabajo, que es fuen-


te de riqueza, coadyuvan con fe de enamorados y
de ereyentes a consolidar la obra de fecundo nacio-
nalismo que desenvuelve el -Honorable Presidente de
la Repfiblica. He dicho.
(Apalausos).
SR. PRESIDENT (GuAs INCLAN): Tiene la palabra
el senior Castellanos.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Sr. President y se-
fores Representantes: Yo he heeho mi pobre per-
sonalidad desde un sitial en la Audiencia de la Ha-
bana, reunido con un grupo de personas educadas
que conocian los problems sobre la administraci6n
de justicia, que los resolvian siempre atento a cuan-
to era el bienestar coming, a.la defense de los inte-
resea sociales; y vine, francamente lo digo, aspiran-
do a un sitial a la COmara de Representantes, des-
lumbrado, quizA por mi edad, quiz: por el descono-
cimiento de la vida, come tantos hombres que lu-
chan per la libertad, con ansias de libertad, para
poder levantar mi voz en defense de mi pueblo.
He tenido en la COmara de Representantes, mo-
mentos de amargura y de tristeza; he tenido mo-
mentos en que mi voluntad de una parte, mis. dere-
chos y mis sentimientos de otra, mi inter6s por mi
vida en ocasiones, me hacian acallar mi propio espi-
ritu y mis palabras contra el dictado de lo que era
mi deber; es decir, que me limits escuetamente al
cumplimiento de lo que era mi deber, creyendo que
con ello hacia lo que debia hacer. Pero en este cuer-
po colegislador, integrado por hombres de la valia
de los Representantes nuestros, integrado por hom-
bres probes y por hombres de la guerra libertadora,
integrado por doctors en Drecho y por m6dicos
eminentes, en ocasiones he tenido que decir, (no en
un tone de critical, porque yo no puedo critical a mis
compafieros, piues me criticaria a mi mismo, y yo
soy solidario con ellos), que n'o estaba conforme con
quo el Poder Legislative o el Congreso, hiciera al-
gunas veces dejaci6n de sus facultades, entregondo-
las al Presidente de la Naci6n, al Poder Ejecutivo;
y por decir esto, he tenido ]a amargura de que mis
campafias political se tradujeran en innobi.es calum-
nias cerca de los propios gobernantes, para. seiialar
mi persona, no come un Representante del pueblo,
sine come el agresor ,onstante gel Poder Ejecutivo.
A diferelicia de lo que dijera el Presidente de la
Republica desde ese sitial aqui en la COmara,
acerca de que 61 no tenia enemigos, yo no voy a de.
cir que soy enemigo de nadie, porque en mi cora-
z6n no caben pequefias pasiones; pero yo voy a de-
crle a la Cfmara de RepresenTantes que ella no
puede haeer lo que va a realizar con esta ley. La
Camara de Representantes, no hace muchos dias, en
un debate amplio, con la ilustraci.6n de todos nos-
otros, redact6 una ley en la que pusimos nuestra al-
ma, nuestro pensamiento, nuestro trabajo y nuestro
esfuerzo; se mand6 la ley al Senado, y 6ste, en un
dia, sin consideraci6n, modific6 y destruy6 la ley
un sus basicos principios, para que nosotros, ahora,
la ratifiquemos y mandemos al Ejecutivo. La Ca-
mara de Representantes puede aceptar lo que han
Iecho sus miembros conscientes de su.~ deberes y
obligaciones; pero puede desdecirse de su propio
criteria, unos dias despu6s, sin explicarle al pueblo






30 DIARIO DE SESIONEIS DE LA CAMERA DE REPRESFGENTANTES


los motives y los fundamentos por los cuales la Ca-
mara acepta que estaba equivocada? 1Puede hacer
esto sin un amplio debate, sin una rectificaci6n opor-
tuna, sin nada que explique la conduct de la Ca-
mara? 4La C~mara puede hacer eso, sin que nos
otros quedemos ante la opinion pfiblica como algo
que no es possible que el pueblo crea en nosotros y sin
que podamos imponer nuestra autoridad?
Esta ley ocup6 la atenci6n de la CAmara durante
mi de un aflo. Nosotros fuimos-y yo lo declare
con gusto-al Comit6 Parlamentario del Partido Li-
beral y alli, ante los propios leaders, el propio senior
Machado, el leader popular Sr. Urquiaga, el leader
conservador Sr. Rey, y muchos miembros distingui-
dos de la CAmara, durante meses, comisiones d,
obreros fueron recibidas por nosotros y nos iban
planteando problems en relaci6n con el retire fe-
rnoviario. DespuBs, nosotros trabajamos bastante.
Cada precepto, cada articulo, ha sido objeto de dis-
cusi6n y debate.
Los mAs distinguidos Representantes concurrieron
a esa sesi6n. (Murmillos).
Son todos distinguidos, pero para mi es mas dis-
tinguido el que mAs trabaja. Para mi es mis dis-
tinguido, en una ley, aquel que mis presta su
concurso en esa oportunidad. Yo no creo que ha-
ya Representantes de primera, de segunda o de ter-
cera, entire los cuales, desde luego, me encontraria
yo. Pero tampoco creo possible, en absolute, que es-
ta noche, la CAmara de Representantes, despu6s del
esfuerzo que hizo en la redacci6n de esta ley, des-
puks del studio que conjuntamente nosotros hiei-
mos, y de los debates que se establecieron alrededor
de cada principio de la misma, acepte las modifica-
clones que vienen del Senado sin tratar de defender
los fueros de la Camara, sin tratar de defender lo
que dijo en aquella oportunidad; porque es lo que
hace'todo el mundo, defender sus manifestaciones, de-
fender su personalidad. Si nosotros no defendemos
lo que dijimos, no defendemos nuestra personalidad
como Cuerpo; si nosotros aceptamos que se diga que
estuvimos equivocados, que se nos made la ley he-
cha en una sola noche por el Senado, nosotros no te-
nemos derecho de mandar otra ley al Senado, en la
cual se haga un amplio debate; estaremos obligados
a aceptar las leyes que nos remita ese Cuerpo Co-
legislador, y habremos desaparecido como CAmara
representative, habremos desaparecjdo como defenso-
res del pueblo, como la m6dula misma product de
la elecei6n direct de nuestro pueblo.
Y si nosotros tenemos ese problema, si nosotros
consignamos principios, en esa ley, que el Senado
no acepta; y si esos principios consignados en la ley
son de naturaleza basica en .derecho pfiblico, como
dijera el senior Urquiaga, incompatible con los prin-
cipios del dereeho privado; si todo esto es asi, nos-
otros no tenemos el derecho de aceptar como error
nuestro 1o que no es error nuestro; no tenemos el
dereeho de decir que hace una semana nos equivo-
camos aceptando principios liberals en la ley, para
ahora aceptar el que so exeluyan los derechos de los
trabajadores.
Hay que ver que nosotros no estamos, en estos
mementos .de la historic del pais,.resolviendo todos


los problems; hay que ver que aun cuando en estos
dias estan refundidos los poderes de la Republica en
el President del Poder Ejecutivo, habri algun tiem-
po en que cada Poder tenga amplitud y pueda deser-
volverse con libertad absolute, con complete liber-
tad. Venimos a laborar para nuestra historic, ve-
nimos a laborar para nuestros hijos, y tenemos que
dejar a nuestros hijos por lo menos la demostraci6n
de quo cada uno de nosotros ha cumplido su deber
ante el pueblo que lo eligi6 para actuar en este he-
miciclo que es, repito, el sitio donde debemos venir
trayendo toda la cantidad de buena fe y aun a
traer nuestras vidas dispuestas para que las arran-
que cualquiera que no este conforme con nuestras
opinions; debemos venir a discutir los problems en
el fondo, a afrontar las situaciones como deben ha-
cer los ciudadanos conscientes que obtienen su cu-
rul por la elecci6n de un pueblo.
Esta ley no se puede defender. El maestro de los
sofistas de la antigua Grecia hubiera deseado, y per-
d6neme mi querido compailero, porque es para enal-
tecerlo, ser su discipulo. El no ha empleado un solo
argument concrete, categ6rico. El Sr. Tom6 sabe
cuanto yo lo admire y respeto y cuAnto es mi afecto
entrafiable para 61. El Sr. Tom6, yo se que ]a si-
tuaei6n que tiene, que es la de sub-leader de la ma-
yoria...
SR. ToMt (MANUEL) : No senior. Es el prisma con
que yo veo este problema. Esta tarde el Sr. Ma-
chado, leader de la mayoria, estA present en la se-
si6n de la Camara. Me he manifestado en la forma
que lo he hecho, porque entendia que las modifica-
ciones no son sustanciales, porque a pesar de que
S S., desde luego en un esfuerzo extraordinario, ha
presentado las modificaciones como sustanciales, no
hay una modificaci6n radical.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Pero es que el se-
fior Tom6 ha estado extraordinariamente hAbi y elo-
cuente. El leader del Partido Liberal es un extra-
ordinario orador, que ha actuado muchas veces en
defense de leyes que aqui vinieron; y hoy no ha
tratado de levantar su voz en defense de 6sta, segu-
ramente porque no tiene. en su alma el convenci-
miento de que ese precepto de ley merezca la apro-
baci6n de la mayoria y que pueda sentirse satis-
fecho de 61 con su autoridad indiscutible de coronel
del Ejercito Libertador...
SR. MACHADO (CARLOS) : Con la venia de S. S.
Es tan sensato, tan elevado, en opinion mia, el cri-
terio que cada Representante expone en esta CAma-
ra, y ha sido tan precise lo expuesto por el senior
Aguiar y el senior Castellanos, que yo, como leader
de la mayoria, en el inicio del debate, no quise mAs
que, como siempre lo hago y siempre la logro, que
ir al distinguido compaiero, senior Castellanos, para
exponerle lo que era una necesidad sentida: la apro-
baci6n inmediata de esta ley. De ahi que cuando
veo a los letrados discutir, emitiendo opinions, aun-
que a veces quiero seguirlos, me pierdo, porque no
s6 a d6nde me llevan, y prefiero seguirlos oyendo,
recogiendo sus propios criterios, para luego emitir
mi voto. Y voy a recoger una pregunta de mi que-
rido amigo-que sonrie-el sefior Garrriga, para de-
cirle que el sub-leader, cada vez que aetfia, habla por






DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


la mayoria. En todas las leyes en que haya equi
vccaciones, en que con frecuencia incurrimos los
hombres, estamos dispuestos, con nuestra palabra
desde ahora empefiada, a salvar esos errors como
nos imponga el deber y nos exija la seguridad.
SR. GARRIGA (MARCELINO): Muchas gracias; yo
recojo la promesa.

SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Yo voy ahora a se-
fialar escuetamente los puntos que la ley del Sena-
do tiene en contradicci6n con la ley aprobada por
nosotros, por la CAmara de Representantes; y voy. a
sciialarlos concretamente, para que el senior Tom6,
mi querido compafiero, no pueda seguir en la creen-
cia de que es sentimentalismo, de que no son puntos
esenciales, sino que se convenza de que efectivamen-
to el Senado ha suprimido de la ley los puntos basi-
cos que nosotros acordamos, los principios enaltece-
dores para la CAmara y de beneficio para los obre-
ros cubanos. Voy a seiialarle al senior Tome una
.por una, sint6ticamente, las conquistas. que hizo la
Chiaara en el campo de derecho piblico y que ob-
tuvimos por mayoria, las cuales sin raz6n se supri-
men, conquistas a las que renunciamos sin motive
y sin. explicaci6n ante el pueblo, conquistas hermo-
sas obtenidas por nuestro esfuerzo, que suprime el
Senado sin motivo rational alguno. La 'ley excluye,
ya lo decia el senior Aguiar, las compafiias de ser-
vicios pfblicos; y el senior Aguiar sostenia que esas
compafilas no estaban ni habian estado nunca den-
tro de la ley. Asi me pareci6 entenderlo.

SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Parece que el senior
Castellanos no oye bien. Yo dije, y voy a repetirlo,
que el articulo primero de la-ley que aprob6 la CA-
mara comprendia la Compafiia Cubana de Electri-
cidad; y que el articulo segundo excluye a los em-
pleados y obreros de la misma. Ese articulo se apro-
b6 en una sesi6n, y al dia siguiente no se pudo re-
visar el acuerdo, referente- al articulo primero. Des-
de el propio dia en que la ley sali6 de la Camara,
todos los Representantes que conocian ese hecho sa-
bian que el Senado tenia que modificarlo, compagi-
nando el articulo primero con el segundo, porque
era inadmisible que la compafiia contribuyera y sus
empleados no obtuvieran beneficio. El Senado su-
prime el articulo primero, que ordenaba a la Com-
pafifa a tributar.

SR. CASTELLANOS (MANUEL) : La ley que nosotros
aprobamos incluia a la compaiia de servicios pfibli-
cos; y la ley que viene del Senado excluye a la Com-
pafia Cubana de Electricidad. Ese es el punto
substantial. Los obreros de esa compafiia, en su le-
gitimo derecho, pretendieron que el Senado la in-
cluyera y al propio tiempo a ellos, para alcanzar los
beneficios de la ley, a cuyo efecto formaron una aso-
ciaci6n, aun a riesgo de que la compafiia los dejara
cesantes, cosa que sucede en esta 6poca mIs que en
ninguna; y reunidos mas ,de mil, declararon pfibli-
camente que ellos querian star incluidos en la ley
de retire ferroviario. Por su part, la Compafia
de Electricidad hizo gestiones en el Senado, para ser
excluida; y lo que as rarisimo que suceda en esta
6poca, es decir, el triunfo del capital, ocurri6 y per-
dieron los obreros, quedando excluida la Compafiia


- Cubana de Electricidad, pues como saben todos los
compafieros, habia sido incluida por nosotros den-
Stro de los beneficios de la ley ferroviaria. Eso trae
la invitaci6n siguiente: que mis de dos mil hombres
que estan trabajando en la Compafiia de Electrici-
dad, (y eso el senior Carlos Machado lo conoce, por
haber sido alto jefe de esa compaiiia, asi lo tengo
entendido)...

SR. MACHADO (CAQLOS) : Yo no tengo en mi vida
mAs que una norma de conducta' Cuando acept6
'la posici6n de leader de la mayoria de esta CAmara,
era alto empleado de esa Compafiia-no president
ni tampoco acecionista-, y entonces, por career in-
compatible aquel cargo con los problems que aqui
podrian presentarse, me conduje como siempre lo
hago, e inmediatamente renunci6 el alto puesto que
alli desempefiaba y cuyo sueldo ascendia a '625 pe-
sos. Esa ha sido la conduct por mi observada, que
es la conduct que he seguido toda mi vida: Tenia
raz6n S. S., lo declare aqui ante la Camara: yo ocu-
paba ese alto cargo, pero era mientras no fui desig-
nado leader de la mayoria de esta CAmara. Yo siem-
pre he observado una conduct diifana; y puedo de-
cirle a mis compafieros que durante los cuatro aiios
que mi hermano ha ocupado l'i presidencia de ]a
Repfiblica, no he tenido relaciones -de negocios de
ninguna clase con 61; vivo exelusivamente de mis ne-
gocios particulares y de lo que gano aqui; y no soy
todo lo rico que deseara, pero en cambio me siento
satisfechisimo, porque cuento con toda la considera-
ci6n y el respeto de mis compaiieros, precisamente
por esa diafana conduct por mi observada. No
quiero terminar sin mostrarle a todos mis companie-
ros y especialmente al senior Castellanos, que me ha
dado la oportunidad de hacer estas manifestaciones
todo mi carifio, toda mi consideraci6n y todo mi res-
peto.
(Aplausos).
SR. GARRIGA (MARCELINO) : Como el punto funda-
mental que entraia la .discusi6n de esta ley o'uno
de esos puntos, es la exclusion de la Compafila Cu-
bana de Electricidad, de los beneficios de la misma
ley, yo voy a recoger ahora la promesa del senior
Machado, de que en las sesiones pr6ximas de la Ca-
mara, al reanudar el Congreso sus laborers, 61 com-
.parta conmigo la defense de esta ley, para ver si lo-
gramos modificarla.

SR. MACHADO (CARLOS) : Yo estar6 al lado de S. S.
para impartir la aprobaci6n de esa ley, siempre que
ella sea just. S. S. tendra todo mi apoyo, todo mi
respeto y todas mis consideraciones.
SR. PRESIDENT (GuiS INCLAN): Continia en el
uso de la palabra el senior Castellanos.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): YO decia-y es la
verdad, porque yo no digo nada que pueda envol-
ver otra idea-que el senior Machado habia figu-
rado o habia sido representante de los interests de
esa compafiia; pero yo deseo hacer una pregunta al
senior Machado porque 61 conoce muy bien la si-
tuaci6n de esa compafiia, y mi pregunta es la si-
guiente: Cuantos obreros tiene la Compafiia Cu-
bana de Electricidad, actualmente?


--






32 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPR~LESNTANTES


SR. MIACHADO (CARLOS): Mi cargo, en la Campa-
flia, era puramente tc6nico. Yo no conozco el nlu-
mero exacto le los obreros que alli trabajan, y por
lo tanto no puedo contestar la pregunta que me for-
mula el senior Castellanos.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Se me ha dicho que
alli trabajan cerca de dos mil obreros. Mil hombres
habia reunidos en la asamblea que defendian sus de-
reohos y deseaban entrar en esta ley otros tantos,
que no fueron a esa asamblea; son pues, dos mil hom-
bres que quieren entrar en esta ley, y el Senado los
excluye y excluye a la Compafia Cubana de Elec-
tricidad, que tiene que hacer un aporte de mas de
cien mil pesos anuales a la caja del retiro ferrovia-
rio. Hay un murmullo que no deja oir las justas
quejas de los trabajadores, pero hay un ambiente
de protest contra esa actuaci6n del Senado, que ex-
cluye a esos hombres indebidamente, mas indebida-
mente a la compafiia. Pero es que hay un problema
mas transcendental todavia: Los empleados y obreros
de la Compafiia Cubana de Eleetrieidad se han ido
jubilando, y la compafiia hi ido aportando dinero
a la eaja, es decir, que por la ley ferroviaria actual,
la Compafiia Cubana de Electricidad estd pagando
a la caja del retire ferroviario y tiene pagado mas de
medio mill6n de pesos, y tiene presentada una recla-
maci6n pidicndole a la caja de retire' ferroviario que
le devuelva los s.iscientos mil pesos que aparece ha-
ber pagado; y cuando la ley salga, la Compafia Cu-
bana de Electricidad dejard de contribuir a la caja
y los obreros, que son dos mil, se quedardn sin ampa-
ro y protecci6n y los seiscientos mil pesos tendrA
que devolverlos el directorio de la caja ferroviaria,
porque los ha cobrado indebidamente. A esto con-
duce el articulo primero de esta ley que vot6 el Se-
nado y que la Camara, conscientemente, no lo puede
aceptar esta noche. Si es que hay alguien que pueda
desmentir eso, si hay alguien que se coloque ante
un problema de este orden que afecta trascendental-
mente al retire ferroviario, que lo diga.
Sn, GARRIGA (MARCELINO) : Yo quisiera oir al se-
fior Tom6.
SR. TOME (MANUEL) : Yo no tengo esos anteceden-
tes de caracter estadistico, a que se refiere el senior
Castellanos.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Le agradezco al com-
pafiero esa cortesia y gentileza, pero desde luego hay
que aceptar que hay obreros en esa Compaifia y hay
que aceptar que esa Compafiia pag6 retires ferro-
viarios, y hay que pagarles, aunque sea a uno. Es
cuesti6n tan grave, que no admite debate; y yo agra-
dezco la gentileza extraordinaria de mi querido ami-
go senior Tome, por la forma en que ha contestado
al senior Garriga.
El articulo segundo excluye a los empleados de
bIffett, es decir, a los pobres muchachos que hacen
la vida en el tren, que estan corriendo, continuamen-
te, el riesgo del ferroviario porque van de un lugar
a otro y estan compartiendo con el obrero de ferro-
carriles todos sus riesgos; a esos empleados de los
buffett, la Cimara los incluy6 en la ley, y esos em-
pleados, unos pobres hombres que no tienen otra co-
sa que una pequefia retribuci6n ni mls esperanza


para su porvenir, que esta ley ferroviaria, esos hom-
bres, sin que haya ningfin motivo, en el articulo se-
gundo de la ley son excluidos igualmente.
,Como estoy haciendo la impugnaci6n a los prin-
cipios con claridad y sin tratar que haya ret6rica,
yo quisiera que algunos Representantes de los que
sostienen esta ley, me dijeran los motives que exis-
ten para exeluir a los empleadoa de buffet del ca-
rro, empleados mis expuestos a riesgo que los ma-
quinistas y conductores, porque no se bajan del tren.
El-silencio otorga, y como tal lo acepto. El articu-
lo 3 suprime el escalaf6n, que era la conquista mas
formidable que se hizo por la Camara de Represen-
tantes en una ley societaria, en una ley de carActer
obrero. El escalaf6n es la garantia de la vida del
trabajador; y yo estoy viendo precisamente con do-
lor, con tristeza, al igual que tienen que verlo dis-
tinguidos compafieros del Partido Liberal,-entre
ellos el Sr. Rodriguez Barahona, quierl hizo la de-
fensa del trabajador, con gesto hermoso que conmo-
vi6 a la Camara-, que esa garantia del escalaf6n
haya sido suprimido por el Senado.
El escalaf6n, como en aquella oportunidad se re-
conoci6, es un principio hermoso, que sostuvo preci-
samente el senior Rodriguez Barahona, y creo que
tambien el senior Carmelo Urquiaga. El debate so-
bre las ventajas del escalaf6n fu6 de naturaleza tan
interesante, que aun los propios a quienes contra-
riaba aquel precepto, lo aceptaron y votaron en fa-
vor del escalaf6n, porque era la garantia de la vida
del trabajador ferroviario.
Yo s6 que la Camara no se va a convencer; estoy
seguro de eso, pero quisiera que algunos compaie-
ros pudieran oir mis arguments para que despus,
en el moment de la votaci6n, pudiesen rectificar lo
que ellos creen que esta ley contiene que deba rec-
tificarse. El escalaf6n lo suprime el Senado, sin te-
ner en cuenta que el propio senior Machado, leader
de la mayoria, cuando se frat6 del escalaf6n lo apo-
yara de una manera franca y abierta como acos-
tumbra 61 hacer cuando se trata de una buena obra.
No obstante, sin motive de ninguna clase, el Senado
suprime el escalaf6n y suprime los recursos que los
ferroviarios podrian establecer cuando fueran sepa-
rados indebidamente de sus empleos. Eso es im-
pensado, eso no se puede aceptar por la Cimara.
Despu6s del advance, el Senado impone el retroceso,
sin raz6n que lo justifique. Es decir, que si la com-
pafia, indebidamente, deja fuera al ferroviario, por-
que estima que debe hacerlo, ese hombre que nos-
otros habiamos consignado que podia recurrir y que
la compafia estaba obligada hasta a su reposici6n,
ese hombre queda fuera.
Los gastos del directorio se habia consignado que
no podian exceder del cuatro por cientoi y aqui se
establece que el directorio puede gastar sin limited
el dinero.
-Sn. AGUIAR (MIGUEL A.): Muy bien hecho.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Muy bien hecho. Eso
sl es un argument que no admite replica de ningu-
na clase. Sin limited; es decir: todo el dinero de los
trabajadores; el directorio, que no lo trabaja, que
no lo gana, lo puede gastar.






DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 33


Las acrecencias en las pensions: Las pensions.
Nosotros deciamos que la pension de la madre fuera
al hijo, y la del hijo acreciera la de la madre o' del
hermano invilido o incapacitado. EuE origen, ese
probiema, de un debate, durante noches entera.; y
estuvimos aqui haciendo el papel ridiculo-porque
fu6 un papel ridiculo-de debatir todos esos asuntos,
letra a letra y frase a frase, porque ahora el Sena-
do, tranquilamente, suprime la acrecencia en las per-
sonaa, sin exp-licar en lo absolute por qu6 lo hace y
qu6 motivo ha tenido para hacerlo.
No hay justicia ni equidad en el proyeeto que vie-
ne del Senado.
Nosotros habiamos dado un paso de advance ex-
traordinario: y ese paso se consign, despu6s de dos
o tres horas de debate, en el sentido que se pudiera,
por las corporaciones de trabajadores, por los sin-
dicatos y gremios quV tienen interns en defender a
sus hombres, pedir al directorio datos sobre el esea-
laf6n, datos sobre el censo ferroviario. Aquel pro-
blema se debati6 ampliamente, y recuerdo que el se-
fior Tom6 lo impugn6 al principio, pero que, en de-
finitiva, ail igual que el senior Aguiar, estuvo con-
forme; y se aprobo por la Cdmara que se pudiera,
por los gremios y sindicatos obrero;, pedir datos, lo
quo equivalia a algo trascendental en nuestra vida
republican, porque el Congreso de Cuba reconocia
personalidad a los gremios de trabajadores, frente al
estado pfiblico, frente al estado de autoridad del Go-
bierno. Y ese paso de advance, que nosotros luchamos
una noche entera por obtener, ese reconocimiento de
1., personalidad de los gremios y capataces obreros,
que significaba colocar nuestra ley por encima de to-
das las leyes sociales del mundo, esto- so suprime del
proyecto de la Camara, sin una raz6n, por el Sena-
do de la Repiblica. El patrono y el trabajador pue-
den inscribir en el Gobierno de la provincia los gre-
mios que constituyan; y no obstante de star reco-
nocidos esos gremios en otra ley vigente de la Re-
piublica, me refiero a la ley ferroviaria, se le niega
ahora por el Senado, al gremio y al sindicato obre-
ro, su personalidad. Esta media del Senado debe-
mos consignarla como un anatema y como un sell
para el porvenir bueno o malo, del partido guber-
namental, que es el Partido Liberal, el cual suprime
al obrero su personalidad y le quita a esa ley todo
el carieter que tenia de ley defensive del trabajador,
desamparado ahora por la ley del Senado, despu6s
de haber heeho nosotros en la Camara un esfuerzo
extraordinario por defenderlo. El senior Recio, que
es poco, crdulo, mueve la cabeza en serial de apro-
baci6n a lo que estoy diciendo. Hay veces que es me-
jor no hablar, pues si 41 hablara tendria que estar
de acuerdo con muchos de estos puntos. Si S. S.
hablara, senior Recio, romperia el hielo de otros
compafieros y podria hacer que esta ley fuera a la
Comisi6n Mixta, prestindole asi un servicio a la pa-
tria y al Partido Liberal. Es listima que el senior
Quintin George se encuentre indispuesto, para que
pudiera expresar su opinion. Se suprime la perso-
nalidad de los gremios ferroviarios a todos los efec-
tos de la ley, y no se les reconoce personalidad a los
trabajadores por la ley del Senado.
El transport terrestre viene-aqui como un anzue-
lo para que se muerda, viene en una forma apara-


tosa. Y en lugar de llevar los empleados de los ca-
miones y de los earros de transport, de .guaguas y
de los 6mnibus que hoy funcionan en la Repfiblica
-buena o mala esa fu idea mia-a los oeneficios
del retire, el Senado rechaza esa idea, por la eual so
aportaba a la caja de retire ferroviario, segfin cifra
que pudimos comprobar, trescientos mil pesos
anuales.
SR. MENDOZA (~ARIO.S.): Pero tambi6n ocurren
muchos heridos y hay muchos mutilados.

SR. CASTELLANOS (MANUEL): No hay tal cosa, por-
que hay un precepto en la ley, por el cual esos hom-
bres vienen a aportar su concurso a la caja y no
tienen derecho a los beneficios sino hasta los cinco
ailos, con lo cual se resolvia el problema del retire
ferroviario, sin engailar a nadie. En cambio, esta
ley, del Senado, que dice beneficiary a los obreros,
en realidad los va a perjudicar grandemente, porque
ellos siguen contribuyendo a la caja y no habran de
disfrutar de los beneficios de la misma, es decir, que
van a pagar y no van a poder cobrar. Esa es la rea-
lidad; porque en el articulo 46 se dice que quedarAn
incluidos despues que el directorio lo acuerde y que
el President de la Repulblica lo apruebe, que eso,
hoy, es como pedir peras al olmo, pedir lo impo-
sible.
Nosotros, al redactar la ley, por espiritu de jus-
ticia y de amplio liberalism, declaramos en la CO-
mara,- y esta fue una declaraci6n muy honrosa pal
ra este Cuerpo-, que eran inembargabies los sueldos
de los obreros, las pensions y los' retires de los em-
pleados y obreros tranviarios. Aquel era un precep-
to para amparar a todos los desgraciados obreros a
quienes los prestamistas cobran uin 30 y un 40 por
ciento mensual, y esto yo puedo asegurarlo, puesto
que yo tengo en mi bufete, no cientos de casos sino
miles de demands formuladas por esas compafiias,
precisamente alrededor de esa ley. Es decir, que
esos prestamistas son como los cuervos alrededor de
un cadaver. Estos individuos le prestan a los obre-
ros con un interns de 20 o 30 por ciento; y cuando
los obreros no pagan, la compafila, que quiere la mo-
ral de sus empleados, y que no esta de acuerdo con
los garroteros y esto lo digo honradamente, 'les re-
tiene la tercera parte de su sueldo y de esa mane-
ra le paga a los acreedores de sus obreros.
Nosotros, por espiritu de justicia, declaramos in-
embargables estos sueldos; y al hacer esto, no hiei-
mos mas que copiar las leyes de la Repfhblica que de-
claran inembargables los sueldos o haberes de los em-
pleados, funcionarios u obreros que trabajan en la
administraci6n p'Iblica.
Yo sabia, sefiores Representantes, que esas Com-
pafiias se habian de mover. Conozco perfectamente
lo que pas6 en esas Compafiias, en las cuales se iba
a declarar la bancarrota, pues iban a perder el di-
nero prestado; conozco lo que ellos hicieron: se acer-
caron a los sefiores senadores de la Repfiblica y les
expusieron la situaci6n en que se iban a encontrar,
caso de aprobarse la ley, tal'y como iba de la Ca-
mara; y los senadores, por un gesto amistoso, secu-
ramente,-porque yo tengo un alto concept de los
senadores, nuestroa compafieros del Congreso-ellos,






34 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMARA DE REPRESIENTANTES


en vista de esas razones asi expuestas, determinaron
acceder a esa demand. Pero el hecho cierto, evi-
dente, que no deja lugar a dudas, es que nosotros
excluimos todos esos Iprestamos -y que el Senado
declara que hasta hoy todos esos prestamos se co-
braran por los prestamistas, aunque el capital est6
mil veces pagado.
SR. MENDOZA (MARIO S.): Me permit una inte
rrupci6n S. S., con la venia de la presidencia?
SR. CASTELLANOS (MANUEL); Con mueho gusto.
,SR. MENDOZA (MARIO S.): Sres. Representantes:
Nunca he sido banco, siempre he sido punto, y nunca
he tenido que caer en manos de garroteros y presta-
mistas, por suerte mia; y si hubiera estado metido
hubiera querido que se me tirara un cabo .omo se
le tiende en esta ley a aquellos que estAn en manos
de garroteros. No he querido terciar en este deba-
te porque no conozco una palabra del asunto; pero
cuando se discuti6 esta ley, yo fui contrario a que
se hieieran inembargables estos sueldos, porque de
cuestiones econ6micas entiendo un poco, no much,
pero mi condici6n de ingeniero me hace fuerte en
mis ndmeros, y mi condici6n de deudor sempiterno
me Ja hecho solicitar pr6stamos de todos los bancos.
El que presta dinero pone el interns o las condi-
ciones de acuerdo con las garantias. Es un case pa-
recido a lo que ocurre con los relojeros, que cuando
uno va a arreglar un reloj, ve que se ponen una
cosa en un ojo y con el otro miran al que lo manda
arreglar. Mi reloj lo tienen tasado en ochc pesos.
Cada vez que yo mando arreglar el reloj, me cobran
esa cantidad cuando lo Ilevo yo; pero cuando lo lle-
va mi chofer, le han pedido solamente uno cincuen-
ta. El que presta dinero tiene que ver qu6 garan-
tia le da el deudor. En los Estados Unidos se esta
prestando al diez y al doce por ciento. El dinero
esta bastante escondido y el que va a pedirlo para
ciertas especulaciones, le cuesta determinado interns
de aeuerdo con su solvencia. Asi ocurre que los ban-
cos lo dan al diez, al nueve y al ocho por ciento; pe-
ro estoy seguro que al quo fuera a pedir dinero -o-
bre la Manzana de G6mez se lo darian al seis; y es
natural que al obrero, que no tiene que dar garan-
tia, se le pida mis que al capitalist Si siquiera se
diera la garantia de poder ser embargable el sueldo,
se le prestaria al diez y al ocho y no al treinta. Y,
por lo tanto, creo que la Camara esta discutiendo
un mal y no un bien; pero creo que ahora se le ti-
ra un cabo a los obreros, para que puedan salir de
los compromises que tengan; y como ahora la caja
puede prestarles hasta el double de su sueldo men-
sual, siempre tiene la garantia del sueldo que es em-
bargable, para pagarle al garrotero. De suerte que,
como se ve, es le tira un cabo y se le hace un gran-
disimo beneficio.
Ahora vamos al hecho de querer defender al obre-
ro. Confieso que me gusta cuando habla el senior
Castellanos, porque realmente me siento mal en el
partido de gobierno, pues soy mas destructor que
constructor. Yo voy al cine, y siempre aplaudo
cuando se escapa el malhechor; y me gusta tambien
oanado el que enamora a la mujer de otro sale triun-
fante en su prop6sito; en los juzgados correceionales


siempre quiero que absuelvan a todo el mundo; y
aqui me agrada el senior Castellanos, porque el senior
Castellanos es simpatico, condici6n la primera en los
eubanos por encima de todo, la simpatia; pero me
,parece que no debe el senior Castellanos decir al
obrero:-".Vas a burglar tus obligaciones", pues en-
tiendo que el obrero siempre debe de proceder de bue-
na fe, y que debe pagar sus obligaciones. De ma-
nera que creo que al obrero no debe convertirsele
en un malhechor, dici6ndole: no pagues.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Son atinadas las ma-
nifestaciones del senior Mendoza, pero hay eato: La
ley actual permit el embargo; y no obstante, a ese
empleado u obrero se le ha prestado con el 20, el
80 o el 40 por ciento. El problema de declarar em-
bargables los sueldos, no es s61o en cuanto a la caja,
sino tambi6n en cuanto a las compaiiias que hoy tie-
nen dinero prestado y estdn cobrando un inter&~ usu-
rario. Cuando uno cobra un interns del 6 por eien-
to; y cuando la situaci6n de Cuba, como ban decla-
rado aqui algunos Representantes del Partido Li-
beral, es de pobreza...
(Varios seitores Representantes): No, no.
Bueno, una situaci6n econ6mica dificil; en ese es-
tado de cosas, !o menos que podia hacer el gobier-
no de Cuba era defender a los obreros frente a los
prestamistas usurarios.
En Espafia hay una legislaci6n contra ese interns
leonino y so declara que no tiene derecho a cobrar
el prestamista que lo ha heeho en esas condiciones.
Cuando se ha cobrado con exceso, el Congreso, que
es liberal, que esti formado por hombres conscien-
tes, no debe permitir que se siga cobrando a esos
obreros centuplicado el interns del capital pres-
tado.
Sn. MENDOZA (MARIO) : Eso correspond al C6digo
Penal y no a una ley de retire.
'SR. CASTELLANOS (MANUEL): Esa es una observa-
ci6n atinada, pero no encaja en este caso. Estoy ob-
servando la tdctica de, Sr. Rey, respect a deeir que
es atinada una observaci6n, cuando a uno no le
agrada.
(Risas).
En este problema, yo quisiera oir la opinion del
Sr Rey, porque conozco que el, en estos asuntos tie-
ne espiritu generoso y amplio. Y sin que con esto
trate de poner la Camara frente al leader del Parti-
do Liberal, francamente opino que este es un pro-
blema de interpretaci6n, y creo que no es possible que
por el Congreso cubano, compuesto de hombres de
buena fe y buenos deseos, se permit que esos hom-
bres que han recibido pr6stamos de cien pesos y a
los cuales se les han cobrado cien pesos diez veces,
o sea, el capital y novecientos pesos de intereses, ha-
ya una Ley de la Reptiblica que autorice para se-
guirles cobrando esos intereses usurarios. Eso no
parece possible; eso, nosotros, Representantes del
pueblo, no debemos permitirlo; eso, realmente es al-
go que debe conmover nuestras conciencias.
SR. MACHADO (CARLOS) : Una sola pregunta, senior
Castellanos; porque yo tengo una duda y como no






DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPREISEiNTANTES 35


soy abogado, ia qui6n mejor que al senior Castella-
nos consultarla? Tengo entendido que el banco es
de los obreros y que el interns que pagan va a ser
para los obretos, y jue, con esto, se sierra las puer-
tas a los usureros de la calle. Yo tenia entendido
eso, y como es material que no conozco, por eso lo
pregunto al senior Castellanos.
SR. REY (SANTIAGO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GuiAS INCLiN): Tiene la palabra
el senior Rey.
,SR. REY (SANTIAGO) : Sr. President y sefiores Re-
presentantes: Yo no puedo sustraerme al honor de.
corresponder a la demand de nuestro ilustre com-
pafiero, el senior Castellanos; y aun cuando es pro-
blema que no conozco en detalles, se me ocurre, sin
embargo, que satisfaciendo ese intense y legitimo an-
helo que 61 siente de que no sean los obreros victi-
mas del espiritu usurario de algunos ricos de nues-
tro medio, podria haber una soluci6n, sin que, sih
embargo, ella diera al traste con las grades espe-
ranzas que las propias colectividades obreras han ci-
frado en la aprobaci6n inmediata de esta ley.

En esa ley se establece que la caja de jubilaci6n fe-
rroviaria pueda facilitar, a los que est6n compren-
didos en ella, determinadas cantidades de dinero con
un interns no mayor d.l 8 por ciento; y si ahora, al
votarse esta legislaci6n, se reconoce a los acreedores
hasta hoy el derecho de inscribir sus cr6ditos para
poder cobrar, embargando las pensions de los ju-
bilafdos que hayan contraido pr6stamos, si la caja
procede con honradez y equidad, debe establecer en
los.preceptos reglamentarios que van a regular pr6s-
.tamos futures, para poder efectuar el pago de los
Ipr6stamos hechos hasta hoy; y de esa manera, ni
nosotros votamos una legislaci6n de efectos retroacti-
vos negando el derecho legitimo, aunque sean usure-
ros los que han prestado, ni nosotros dejamos tam-
poco de tirar un cabo a esos infelices que han Aido
victims del egoismo usurario de algunos ricos de
este medio, que se dedican a esa poca honrosa pro-
fesi6n. Es decir, que si como acostumbran los go-
biernos y los propios tribunales de justicia, cuando
van a aplicar determinados preceptos de una ley, lo
hacen interpretando el espiritu y el sentimiento del
legislator, tambi6n los miembros de la direcci6n fe-
rroviaria, siguiendo esa praetica, deben decir: In-
terpretando la idea del legislator, nosotros estable-
cemos que los cr6ditos adquiridos hasta hoy son em-
bargables, con la condici6n de que no excedan del
diez por ciento legal que establece nuestro c6digo.

Nosotros podemos hacer que el directorio deTa 5u-
bilaci6n ferroviaria establezca en su reglamento que
los embargos que se autorizan tengan un limited de
un diez por ciento como interns legal. No puedo estar
de acuerdo con que votemos una ley atentatoria a
los principios fundamentals de leyes en vigor has-
ta hoy.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): El senior Rey, con
su elarividencia extraordinaria, y elocuentemente,'ha
expresado a la COmara su sentir respecto a este as-
pecto de la ley. Efectivamente, esa misma idea fu6
recogida por la Camara, oportunamente, y se.mand6'


al Senado, redactada casi con las mismas palaoras
con que las expresara aqui el senior Rey; pero el Se-
nado ha suprimido esa parte, que era buena, y ha
consignado que se pueden embargar los sueldoas sin
determinar nada, ni en cuanto al interns, ni en cuan-
to al embargo, pues basta que se inscriba el cr6dito
con sesenta dias despu6s de la vigencia de la ley.
para que se haga efeetivo.
Yo voy a terminar, porque he querido ir sefialan-
do concretamente los principios o puntos que el Se-
nado aprueba y los que reehaza. La ley, a propues-
ta del ilustre senior Presidente de la Camara, senior
Guas Incldn, tenia un precepto que era de naciona-
lismo exclusive, defendia a los nacionales y les im-
ponia contribuei6n mayor a los que, siendo extran-
jeros, iban a su pais a disfrutar de las pensions
Aquel precepto nacionalista movi6 a la Camara in-
tensamente y di6 motive para que se pronunciaran
elocuentisimos discursos, del senior Rodriguez Ba-
rahona, impugnante en aquella oportunidad del pro-
yecto, y que pudi6ramos oir al senior Guas Inelan
y a otros Representantes defendiendo el principio na-
cionalista que parecia vacilar y que triunf6 en la,
CAmara de Representantes. Mas, aqui, en esta ley
que viene del Senado, sin motivo alguno, sin*que se
explique el porqu6, dejamos desamparados a los na-
cionales frente a los intereses de los extranjeros, cuan-
do estuvimos dos noehes en la diseusi6n .de esos prin-
cipio nacioialistas, porque fu6 suspendido el deba-
te para escuchar al senior Zaydin.
Hay otro problema, que el senior Aguiar defen-
di6 hace pocos moments y que voy a argumentar en
contra de su opinion, en la seguridad de que el se-
fior Aguiar, como jurista, pensar conmigo en el
fondo del problema. El senior Aguiar, en lo rela-
tivo al directorio, establecia el recurso ante la Au-
dieneia contra la resoluci6n del directorio y cuando
la resoluci6n que dietara la Audiencia fuera con-
traria a la que habia dictado el directorio, entonees
decia el senior Aguiar, que el directorio debia esfa-
blecer y podia establecer un recurso de apelaci6n an-
te el Tribunal Supremo. Tambi6n se debati6 am-
pliamente el problema ante la CAmara. El senior
Aguiar, a pesar de su elocuente discurso, a pesar de
que vino perfectamente documentado, se quedO so-
lo en la votaci6n...
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Perdone S. S.: La ley
que sali6 de la Camara acept6 que el directorio po-
dia establecer el recurso de casaci6n ante el Supre-
mo. Asi es que tuve la suerte de no quedarme solo.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): El directorio, se de-
clar6 entonces que no debia, que rio podia ser juez
y parte, porque el directorio es un organismo official
ante quien se pide y resuelve. Es un principio de
derecho aceptado por todas las legislaciones, es un
derecho universal, el de que no se puede ser juez y
parte. No obstante, el Senado cpnsigq6 que el di-
rectorio podria recurrir de las resoluciones, como in-
teresado, lo que quiere decir, repito, que es juez y
parte. La CAmara consign un principio tan impor-
tante, en esta ley; y el Senado suprimi6 este prin-
cipio, que era enaltecedor para esta CAmara.
Voy a terminar, pero no quiero' hacerlo sin dejar
constancia de mi satisfacci6n extraordinaria por el






36 DIARIO DE SESIONES DE LA CAxIARBA DE REPRIENNTANTES


concurso o el finico concurso que hemos tenido para
hacer un ligero studio de esta. ley: Esta ley sali6
del Senado en la tarde de ayer, y la hemos visto re-
producida fielmente por los peri6dicos Diario de la
Marina y El Mundo. Eso ha servido para que al-
gunos de nosotros hayamos podido Jeer su articula-
do; despues hemos visto que esas copias son identi-
cas a la que ha venido del Senado, pero careciamos
de base para estudiar esta ley y el senior president
de esta Camara ha extractado los articulos modifi-
cados por el Senado y gracias a este pequefio ex-
tracto, hecho a conciencia por el senior president de
la CAmara para auxiliar nuestro studio, es que he-
mos podido decir algunas palabras alrededor de es-
ta ley,
El propio leader del Partido Liberal, el senior
Machado, nos decia hace pocos moments, que no
conocia la ley. Ante esa confusion del senior Ma-
chado, ante esa confusion de otros sefiores Represen-
tantes que tampoco la conocen, y ante la confesi6n
mia de que no conozco la ley mAs que por esa refe-
rencia, no podemos hacer una oposici6n a la ley co-
mo merece que se le haga, porque dentro del articu-
lado tiene otros defects que no podemos advertir
por falta de studios. Si nosotros estuvimos discu-
tiendo esa ley durante algunos mess; en la Cima-
ra, 'c6mo es possible que podamos darnos cuenta de
toda la disposici6n del articulado que hace el Se-
nado? Yo, por consiguiente, estimo que la ley no
debe ser" aprobada. Estimo, como dijera el senior
Gil, que es impremeditado este debate, que es una
ley nuestra y que debemos defen.erla nosotros tam-
bi6n. Estimo, como dijera el senior Garriga, que no
podemos esta tarde hacer eso sin que estemos en una
situacidn especial y renunciemos a lo que es nues-
tro derecho; estimo que no podemos hacer eso, sin
delegar otra facultad, no ya en el Poder Ejecutivo,
sino en el Senado. Nosotros. como cuerpo legisla-
tivo, tenemos que defender nuestras inieiativas, ob-
tener el respetuo mutuo, defender nuestro dereeho.
La Camara no tiene otra manera de defenderse, sino
per la solidaridad de sus miembros. Si todavia no
hace un mes se vot6 esta ley por la Camara y aho-
ra viene destrozada por el Senado, 6 por qu6 raz6n va
a aceptarla la 'Camara, contrariando sus propios prin.
cipios? Yo, por consiguiente, estimo que debe ser
desaprobada la ley y nombrada la Comisi6n Mixta,
para que se consignen en ella los principios b sicos
de la Camara.
SR. PRESIDENT (GU.s INCLAN) : Terminado el de-
hate, se pone a votaci6n las modificaciones introdu-
cidas por el Senado.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Pido que la votaci6n
sea nominal.
:SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Se pone a vota-
ci6n nominal. Los que est6n de acuerdo con las mo-
dificaciones introducidas por el Senado, votaran que
si. Los contrarios, que no. La presidencia advier-
te que, tratandose de un proyecto de ley procedente
de la CAmara, la votaci6n es una, y hay que acep-
tar o rechazar en su totalidad las modificaciones in-
troducidas por el- Senado.
(Se efectia la. votacion nominalmente).


Si. PRESIDENT (GUSs IjCLiN): Han votado 74
fiores -Representantes. 70 que si y 4 que no.
Votaron a favor los sefiores: Aguiar, Aguilar, Al-
barrdn, Albuerne, R. Alfonso, Elia Alvarez,'Alvera,
Alliegro, Aragonds, Armas, Bosch, Bover, Cal6s, R.
Campos, Capestany, Castillo, Carrzilo, Cuesta, Cue-
to, Diaz Vald6s, As6n, Garcia Montes, George, L. Grau,
Grodlier,E. Gonzdlez, C. Guds, G. Herndndez, Hzrt-
zel, Infante, Carlos Machado, Madrid, Martinez Qui-
roga, Martinez Rivera, Marrero, Mendoza, Mestre,
Mala, Navarrete, Parodi, Peifa, Pgrez, Piedra, A.
del Pino, G. Pino, Plana, Ponce, Prado, Ram-irez de
Le6n, Recio, RBy, Rivero, Rodriguez Barahona, Ro-
driguez Ramirez, San Pedro, Santa..Cruz, Sardilas,
Sierra, Soto Izquierdo, Tom6, Torre, Urbino, Vdz-
quez Bello, Villd:dn, Villaverde, Wolier del Rio,
Zaydin, Alberni, Cruells y Guds Incldn.
Votaron en contra los sefiores:
Castellanos, Garriga, Gil y Urquiaga.
,SR. PRESIDENT (GuiS INCLAN): Quedan, pues,
aprobadas las modificaciones introducidas por el Se-
nado. Tiene la palabra el senior Aguiar, para ex-
plicar su voto.
(Abandona la presidencia el senior Guds Incldn y
la ocupa el senior Quintin George).
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): La explicaci6n es muy
sencilla y envuelve easi una invitaci6n, con3untamen-
to con un ruego, a mi querido amigo el senior Cas-
tellanos. Yo le advertia que era de absolute nece-
sidad que el Congreso de la Repibliea le diera una
satisfacci6n a la clase ferroviaria, aprobando la ley
que viene estudiando desde hace dos arios. Pudiera
ser que, en su aplicaei6n, la ley no ofreciera defec-
tos; y yo le ruego al senior Castellanos que a partir
de este moment y ya que la ]ey no estard virtual-
mente en vigor hasta de aqui a tres afios. estudie las
modificaciones que puedan ha'c6rseles, para lo cual
le brindo mi concurso.
SR. PRESIDENT (QUINTIN GEORGE): Tiene la pa-
labra el senior Guis InclAn, para explicar su voto.
SR. GUAS INCLAN (RAFAEL) : NO voy a hacer on
diseurso, que seria extemporaneo. Dos palabras no
mis, para explicar mi actitud y mi voto en este asun-
to. He votado que si, por raz6n de tiempo y de
tramite mAs que por otra cosa. Mi voto no quiere
decir que comparta el criterio del Senado en este
problema. A mi juicio, la CAmara de Representan-
tes, alrededor de este asunto, vota una ley reflexiva.
estudiada, que merece los mas cAlidos elogios. Hay
que reconocer, en verdad, que lo sustancial de la ley
ha escapade a la guadafia del Senado; pero hay que
reconocer, al mismo tiempo, que el advance notorio
contenido en la ley procedente de la Camara, ha si-
do suprimdo por el Senado.
No comparto el criterio del Senado, que ha supri-
mido un precepto de la ley que, velando por la ri-
qaez, cubana y su circulaci6n dentro del territorio,
quiso evitar 1l enojoso problema de que desde el ex-
tranjero pudiesen cobrarse las pensions o jubila-
clones de la ley ferroviaria. No comparto la ley del
Senado, que ha suprimido el esealaf6n en los em-







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMA.RA DE REPRELENTANTES 37


pleados ferroviarios. No comparto el criterio del
Senado, en distintos otros particulares y en distintos
otros aspects. Mas es lo cierto que hay.un clamor,
hondo y facil de oir, de todos los interesados en-es-
te asunto, pidiendo la urgente, la inmediata, la in-
aplazable aprobaci6n de esta Ley. Y frente a un
clamor de esta indole, es necesario sacrificar hasta
el propio criterio y el propio pensamiento.
Algunas de las iniciativas modificadas por el Se-
nado,.han respondido a ideas de este legislator; ni
las abandon, ni renuncio a ellas; podria repetir, co-
mo el poeta, que siempre sera "la mis fermosa". Y
ese advance, ese aspect humanitario, ese aspect de
la ley que queria tratar con criterio distinto a los
ricos y a los pobres, a los poderosos y a los infelices;
que obligaban, por ejemplo, a los empleados a con-
tribuir con un tanto por ciento de sus sueldos, aun-
que fuese el mis crecido, que ha sido modificado por
el Senado restringi6hdolo a la cantidad maxima de
quinientos pesos de sueldo; esos criterios de la Ca-
mara, repito, merecen, no ya nuestra aprobaci6n, si-
no la promesa de que en el future, apartindonos de
este problema y llevAndolo mas bien a su lugar ade-
cuado, que no es una ley de retire ferroviario, pera
que si es una ley de studio de los problems socia-
les, le brinde al pais este progress y este advance que
esta relacionando el pensamiento sereno y avanzado
de toda la intelectualidad en el mundo entero.
(Aplausos).
SR. GARCiA MONTES (JORGE) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (QUINTIN GEORGE): Tiene la pa-
litbra S. S.
SR. GARCIA MONTES (JoRGE) : Sr. President y se-
fores Representa-ites: Es costumbre, y es deber de
la Camara, en aquellos casos en que un compaiiero
tiene la desventura de sufrir una desgracia en sus
mhs cars afectos, hacer eonstar en alguna forma, los
sentimientos de la Camara y el pesar con que 6sta
ve la desgracia que a ese compafiero le ocurre. Ha-
cOt breves dias, la desgracia toc a las puertas de un
compainero tan respetado, tan admirado y tan que-
rido como el Sr. Santiago Rey, que atraviesa por el
profundo dolor de haber visto desaparecer a su her-
mano; y yo pido a la Camara que, puesta de pie,
haga constar su testimonio de pesar.

(Todos los seiores Representantes se ponen de
pie). J1
SR. MACHADO (CARLOS): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (QUINTN' GEORGE) : Tiene la pa-
labra S. S.
SR. MACHADO (CARLOS) : Sr. President y .I'-i.!
Representantes: Cuando el senior Garcia Montes pi-
diO la palabra, para referirse al asunto que ha tra-
tndo. yo me lamentaba del olvido involuntario-se
lo'decia el Sr. Guas Inclan-y estaba buscando una
oportunidad par subsanar la omisi6n. Quiero, pues,
unirme, desde luego, a todas las manifestaciones que
acaba de hacer el Sr. Garcia Montes, de condolencia,
de afecto y de consideraci6n en favor de este hombre
que un dia lucfi por la libertad y que luego, en la
paz, se conduce como lo hace con todos sus compa-


fieros. El Sr. Rey sabe que tiene todo mi carifio,
todo mi afecto y toda mi consideraci6n, y que com-
parto con 61 el hondo dolor que experiment con la
p6rdida irreparable de su inico hermano, de tantos
m6ritos como 61. Le ruego que acepte mi excusa por
el aparente olvido, cosa que me contraria bastante;
y sepa que la representaci6n liberal, en estos momen-
tos, igual que today ]a CAmara, se asocia a su dolor.
Yo hago Inia, tambi6n, la invitaci6n del senior Gar-
cia Montes, para que la CAmara se pusiera de pie y
expresara al senior Rey su condolencia, su identifi-
cacion con su pena.
Sn. REY (SANTIAGO) : Deseo expresar mi profunda
gratitud por ese testimonio de condolencia per e] re.
ciente.duelo que sufre mi coraz6n y que no es po-
sible que pueda borrarse.
SR. MACHADO (CARLOS) : Para hacer la misma pro-
posici6n con el fin de testimoniar nuestra condolen-
cia a los compaiieros Quintin George y Emilio Sar-
difias, por los sensible fallecimientos de una hijita
del primero y la esposa del segundo.
SR. PRESIDENT (QUINTIN GEORGE): Permitidme,
sefiores Representantes, que desde este sitial exprese
mi gratitude por el acuerdo que acabfis de,tomar.
Se va a dar lectura a una moei6n.
(El official de actas lee).
El Senado de la Repfiblica, en su sesi6n extraor-
dinaria de ayer, acord6 expresar su honda satisfac-
ci6n por la political interior y exterior seguida por
el Jefe .del Poder Ejecutivo de la Naci6n y su iden-
tificaci6n con la conduct patri6tica del mismo.
La Camara de Representantes hace suyo, honran-
dose, el acuerdo del Senado, adicionandolo con la al-
t-t expresi6n de sus sentimientos de solidaridad con
la political international del Jefe del Estado, inten-
sificadora de relaciones de cordialidad y respeto con
todas las naciones del mundo y especialmente con
todos los pueblos del hemisferio occidental.
Sal6n de Sesiones de la Cimara de Representantes
a primero de octubr~ de 1929.
(F.) Santiago C. Rey. Rafaei Guds Incldn, Mianue
Tom'n. Carmelo Urquiaga, Giordano Herndndez, Mi-
guel A. Aguiar, Antonio Aguilar, Miguel Albarrdn,
Jose Alberni. Jose Luis Albuerne. Rafael Alfonso,
Elio Alvarez. Alvaro AXvera. Anselmo Alliegro, Al-
berto Aragones, Gabriel Ariza, Antonio de Armas,
AFfredo Barrero. Octavio Barrero. Antonio Bosch,
Ra:m.n Bover, Angel Calds, Ricardo Ca.poas, Manuel
Capestany. Justo P. Carrillo, Julio C. del Castilla,
Jose R. CrwuAfs, Federico G. de la Cuesta, Jos6 R. del
Cueto. Salvador Diaz Valdes. Jos6 M. Ferndndez So-
to. Roberto As6n, Julio Fundora, Jorge Garcia Mon-
tes. Quintin George. Agustin Gronlier. Carlos Guds.
Ledn Hirtzel, Armando Infante, Agustin L6pez Mo-
rales. Carlos Machado. Cesar Madrid. Emilio Marti-
nez Quiroga. Line Marrero. Ernesto Menci6. Mario
U. Mendoza. Joaquin Mesa. Abelardo Mola. Martin
Mora. Rail Navarrete. Ricardo Padierne. Gustavo
Parodi. Antonio Pe~a. Eladio Gonzdlez. Ramiro P.
Maribona.' Prisciliano Piedra. Agustin dec Pino. Gus
tavo Pino. Manuel Plana. Julio Ponce. F6lix del Pra-







38 DIARIO DE SESIONES DE LA UAMARA DE REPRESENTANTES


do. Eladio Ramirez. Enrique Recio. Beito Remnedios.
Mlanuel Rivero. Victoriano Rodriguez Barahona. Ale-
jasndro J. Rodriguez Crem6. Juan J. Rodriguez Ra-
mirez. Antonio Matias Rubio. Emilio San Pedro.
Emilio Santa Cruz Pacheco. Emilio Sardifas. Jose
Sierra. Francisco Soto Izquierdo. Caroos de. la To-
rre. Jos6 I. Urbino. Diego Vdzquez Bello. Manuel Vi-
llal6n. Rioardo Villaveirde. Ram6n Zaydivn, Marceli-
no Garriga, Josi Rail Mestre.
SB. PBESIDENTE (QUINTiN GEORGE): Se pone a dis-
cusi6n.
SR. GIL (HELIODORO) : Deseo se me explique qu6
raz6n fundamental hay para este acuerdo, que pare-
ce mis propio de una asamblea political.
SR. REY (SANTIAGO) El Senado de la Repuiblica,
por unanimidad, acord6 ayer expresar al Jefe del
Poder Ejecutivo de la Naei6n, su honda satisfacci6n
por los grande esfuerzos que realize en pr6 de nues-
tro mejoramiento colectivo y en aras de una nece-
saria consolidaci6n de las instituciones de la Repiu-
blica. Pareee natural, es 16gico, y ademas' yo ase-
guro que responded a un estado de sentimiento, que
parte del Senado, de identificaci6n con el :Ejecutivo.
cosa que debemos hacer nosotros como un acto de
justicia merecido; pero hay una raz6n fundamental
que es la ihnica que voy a aducir. En mi cartcter
de president en funciones del Comit6 de Relacione
Exteriores de la CAmara y, por tanto, despu6s do
haber sido objeto de un studio especial, declare que
constitute para mi un gran honor el pedirle a la re
presentaci6n de la soberania popular, declare que la
political international seguida por el Jefe del Poder
Ejecutivo no sblo ha sido para intensificar las rela
clones de cordialidad y de mutuo respeto con todas
las naciones de la tierra, sino especialmente con las
naciones del hemisferTo occidental, que nos honra
grandemente Ese es el motive que justifica esta mo-
ci6n.
SR. PRESIDENT (QTINTIN GEORGE): Se pone a vo-
taci6n.
SR. GIL (HELIODORO) : Estamos en discusi6n, toda-
via, senior president.
SR. PRESIDENT (QUINTIN GEORGE) : Es que la pre-
sidencia no habia escuchado a ningfin Representante
que pudiera hacer uso .de la palabra.
SR. GIL (HELIODORO) : Porque esto es muy rApido.
Parecp que esto es aceptar la political del Jefe del
Estado. Y como de esto no se ban repartido copies
y no es conocido por todos los legisladores, entien-
do que debe aplazarse para otra oportunidad.
SR. PRESIDENT (QUINTIN GEORGE): La presiden-
cia tiene necesidad de mandar a leer la moci6n; lue-
go abrirA debate-sobre este asunto, acerca del cual
no tiene conocimiento que haya solicitado la pala-
bra mAs que el senior Rey.
SR. GIL (HELIODORO): Deseo expresar a la CAma-
ra que en lo que respect a la political exterior, me
parece que todos los jefes de Estado hasta la fecha,
han procedido de acuerdo seguramente con el Sena-
do y, en ese caso tendria que hacerse extensive a los
presidentes anteriores, Estrada Palma, G6mez, Me-


nocal y Zayas. Y en lo que respect a la political
interior, me parece que no es esta la oportunidad de
hacer juicio critic; y yo, por mi parte, puedo ex-
presar que no estoy de acuerdo con el metodo y el
procedimiento empleado por la administraei6n del
general Machado; y no estoy de acuerdo con Il por-
que le volvi6 la espalda a los literales que lo eligie-
ron, y ha creado el cooperativismo sin tener en cuen-
ta el gran nimero de liberals que permanecieron
14 alios en la oposici6n y que siguen en ella. Tam-
poco estoy de acuerdo con el determinado numero de
facultades extraordinarias con que se ha investido el
President de la Repfiblica, en que el propio Con-
greso ha infringido preceptos constitucionales. Es-
pero que la historic juzgue si yo estoy o no en lo
cierto. Deseo, por lo tanto, salvar mi voto sobre es-
to particular.
SR. ToMf (MANUEL) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (QUINTiN GEORGE): Tiene la pa-
labra S. S.
SR. ToMB (MANUEL) : Yo tengo el sentimiento, y
lo digo a nombre de la casi totalidad de la' Cama-
ra, de no compartir el criterio expuesto por mi ilus-
trado eompafiero senior Gil, y no lo comparto, senior
IPresidente y sefiores Representantes, porque sin per-
juicio de que la historic, como 61 decia, sefale en su
dia el juicio merecido que correspond a las gestio-
nes extraordinarias del general Machado desde las
alturas del Poder, desde su elevado puesto de pri-
mer gobernante de la Repniblica, el Congreso de Cu-
ba en estos moments, respondiendo a una clarinada
justamente plausible de justicia extricta que rindi6
una rama del Congreso cubano, como es el Senado de
ia Repfiblica, la Cfmara de Representantes no pue-
de mostrarse indiferente en ningfin moment, y ha
querido en esta forma solidarizarse, ya'que el Poder
Legislative ha marehado, y eso es indiscutible, en
una perfect comunidad de ideales junto al general
Machado en su obra magnifica de gobierno, consoli-
dando una vez mis a este pueblo en el concept de
la dignidad ciudadana e imponiendole su f6 en los
destinos de ]a patria cubana misma.
(Grandes ap'usos).
Es necesario reconocer a nombre del Partido Li-
beral en esta noche, que la CAmara de Representan-
tes se solidariza con verdadera alegria, con intense
regocijo a esta declaraci6n, porque con ello estimu-
la, si se quiere, mis poderosamente las grandes ini-
ciativas de ese hombre extraordinario, de poderosa,
de grades energies, que las estA dedicando en fa-
vor de Cuba republican, a quien enaltece, ya no so-
lamente ante sus propios conciudadanos sino ante
los pueblos extranjeros.
S(Grandes apzwauos).
SR. URQUIAGA (CARMELO): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (QUINTiN GEORGE): Tiene la pa-
labra S. S.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Sr. President y sefio-
res Representantes: No creo que la CAmara deba li-
mitarse a la aprobaci6n de esa moci6n, que es mis
de caricter moral que legal, puesto que en realidad






DIARIO DE SESIONES DE IA CAMARA DE REPRESENTANTES 39


habia sido finiquitado el asunto para el cual habia
sido convocado el Congreso, y ya habiamos termina-
do; pero planteado el problema y con la sinceridad
que me caracteriza, con la norma que me he traza-
do de mirar siempre de frente todos los problems
que se presented, es que he creido de mi deber, en
nombre del Partido Popular, manifestar mi solida-
ridad mis absolute con esa moei6n, por circunstan-
cias especiales. Entendia que tal vez podia tener
raz6n el senior Gil cuando decia que esa moci6n mis
bien debiera'tener cabida en una asamblea political.
Si, eso esti bien en moments corrientes y en los cua-
lAs no mediaran circunstancias especiales; pero en
estos moments 'en que, combatiendose en el extran-
jero, de manera solapada, nuestra soberania, se di-
rigen los tiros de malos cubanos, que nQ supieron ha-
cer Patria y que tratan de destruirla, contra el ho-
norable Presidente de la Repfiblica, en estos momen-
tos, cualquiera manifestaci6n que se haga al general
Machado por medio de la Cdmara de Representan-
tes, va mas que al "Presidente de la Repfiblica de
Cuba que se ataca en el extranjero (y que al atacar-
lo a 61 se ataca a nuestra soberania), a los cimien-
tos mas estables de nuestra nacionalidad; y por eso
tengo orgullo en manifestar que, en nombre del Par-
tido Popular he suserito esa moci6n, y que invito a
los populares presents para que lo hagan, pues en-
tiendo que es un acto patri6tico, digno y viril.
SR. PRESIDENT (QUINTiN GEORGE): Se pone a vo-
taci6n. Los que esten conformes se serviran ponerse
de pie.

(La mayoria de los se4iores Representantes se po-
%0.de pie).
Aprobado.
SR. GIL (HELIODORO) : Con mi voto en contra.
SR. GARRIGA (MARCELINO) : Pido la palabra, para
explicar mi voto.


SR. PRESIDENT (QuINTIN GEORGE): Tiene la pa-
labra el sefior Garriga.
SR. GARRIGA (MARCELINO): Sres. Representantes:
Realmente se que estoy fuera de oportunidad, al
querer explicar mi voto; pero yo, que he manteni-
do en la Cimara mi fisonomia political muy particu-
lar, yo que he sostenido puntos de vista diametral-
m'nnte opuestos a las tendencies que aparece acari-
ciar el Poder Ejecutivo, por deber y.por la propia
responsabilidad personal que tengo con mi pue-.
blo, he de explicar mi voto en un acto como 6ste, en
que soy uno de los primero, firmantes de la mo-
ci6n.
No he querido ver el detalle, no me ocup6 del efec
to politic, interior que eso puede producer, en el
cual tengo mis orientaciones definidas y francas. Lo
que he vis.o es el aspect national, y el republican
de que hablaba e1 senior Urquiaga. Yo soy de los
quo entienden que cualquiera que'sea el terreno efi
qgue estuvi6ramos cojocados frente al Ejecutivo, cual-
quiera que fueran las circunstancias political, cuan-
do se ataca en el extranjero al Presidente de la Re-
ptiblica, se ataca a la soberania y cuando se ataca
a la soberania, un Representante del pueblo no pue-
de quedar callado; y por eso mi adhesi6n es fran-
ca, leal y patri6tica.
No se como voy a pensar man'ana respect al Pre-
sidente de la Repfiblica, porque yo respond, siem-
pre a los impulses de mi coraz6n; pero s6-yo lo
aseguro ahora, como luego-, que cualquiera que
sean las circunstaneias que nos coloquen frente a
frente, cuando en el extranjero se le ataque, estar6
junto a 61 y junto al Congreso.
SR. PRESIDENT (QUINTiN GEORGE): Hlabi6ndbse
agotado la material objeto de esta convocatoria extra-
ordinaria, se levanta la sesi6n.
(Eran las siete y treinta p. m.)


(Texto de la Ley que modifica la de Retiro Ferro-
viario aprobado por la Cnmara y el Benado).

LEY


CAPITULO I'
De la Ley y su objeto.
ARTICULO I.-La Instituci6n Pfiblica denomina-
da "Caja General de Jubilaciones y Pensiones de
empleados y obreros de Ferrocarriles y Tranvias",
estarh integrada por todas las compafias de Ferro-
carriles y Tranvias establecidas en la Repiblica y
que en lo adelante se establezean, y por ]is compa-
fiias de transport terrestre de servicio pfiblico que
estuvieren debidamente organizadas y que existan a
la promulgaci6n de esta Ley, o que en el future se


establecieren. Las demAs compafias, sociedades o
empresas de servicio pfiblico conexas o relacionadas
en cualquier forma con aquillas, comp6nganse o no
-en su totalidad o en parte-de secciones de otras
compafiias que hubieren estado comprendidas en la
Ley de 9 de Octubre de 1923, sera necesario' para su
inclusi6n en los beneficios de la instituci6n denomi-
nada "Caja General-de Jubilaciones y Pensiones de
empleados y obreros de Ferrocarriles y Tranvias",
sclicitarlo del Presidente de la Repfiblica y que con
vista del mensaje correspondiente obtengan acuerdo
favorable del Congreso.







40 DIARIO DE SESIONES DE LA OAM1ARA. DE REPRDSTENTANTES


Si despuBs de promulgada esta Ley, alguna de las
Compafiias comprendidas en ella por fusi6n, compra
o cualquier forma de traspaso pasara a ser propie-
dad de cualquier otra Compafiia constituida o que
sQ constituyera, la nueva entidad asi formada que-
daria comprendida en esta Ley. Los empleados com-
prendidos por primer vez en los beneficios de esta
Ley no podrAn gozar de ellos, con excepci6n de Ia
invalidez por accident del servicio sino despu6s de
haber contribuido al fondo de la Caja durante diez
anios.
ARTICULO II.-Quedan comprendidos .en esta
Ley los empleados y obreros de Ferrocarriles, Tran-
vias y Compafiias de Transporte Terrestre de servi-
cio pfiblico establecidas actualmente en la Repibli-
ca y los de aquellas que en lo adelante se establezcan.
Tambien quedan comprendidos en esta Ley los em-
pleados y obreros de las Empresas pfblicas o parti-
culares destinadas a .Expresos o Transportes de Car-
gas y Equipajes en conexi6n con los Ferroearriles,
Tranvias y Compafiias de Transporte Terrestre de
servicio pfiblico.
Todos los empleados y obreros de cualquier orga-
nizaci6n ajena a las Empresas que se determinan en
el pArrafo anterior, que por necesidad o convenen-
cias de diehas Empresas lleguen a prestar sus ser-
vicios a las mismas, quedarAn incluidos en los bene-
ficios y obligaciones de esta Ley.
ARTICULO III.-Para los efectos de esta Ley
la denominaci6n de empleados y obreros comprende
a todas las personas que presten servicios en cual-
quier forma, en el territorio de- la, Repfblica, a las
Empresas de Ferrocarriles, Tranvias y Compafiias
de Transport Terrestre de servicio pfiblico; y a los
que los presten asimismo a las Empresas pfiblicas o
particulares destinadas a Expresos o Transporte de
Cargas y Equipajes en conexi6n con los Ferrocarri-
les, Tranvias y Compafiias de Transporte Terrestre
de servicio pfiblico.
Los empleados y obreros a quienes se refiere la
present Ley, cuando scan separados de sus cargos
o empleos por las Impresas a las que presten servl-
cio, no perderAn los derechos a los beneficios que
hasta la fecha de la separaci6n tengan adquiridos
al amparo de esta Ley, si la separaci6n se funda -en
causes que no sean las enumeradas en el Articulo 32.
A solicitud escrita del empleado u obrero conr mis
de diez afios de servicios, que haya sido separado por
causes que no sean de economia o supresi6n de pla-
za y cuya solicitud sea presentada dentro de los
treinta dias hAbiles siguientes a la notificaci6n de
haber sido separado, se incoarA por el Directorio ex-
pediente en el que serAn oidos la Empresa y el in-
teresado o sus representantes. En dicho expediente
se practicaran cuantas diligencias y pruebas se esti-
men pertinenteos para la comprobaci6n de la causa
o causes de la separaci6n. Terminaidas las pruebas.
el Directorio dictarA resoluci6n dentro de un termi-
no que no podrA exceder de quince dias.
CAPITULO II
Gobierno y Administraci6n de la Caja.
ARTICULO IV.-La administraci6n de ]a Caje
y todo otro encargo que por esta Ley so le atri!.uye


a la Instituci6n, serA confiada a un Directorio ele-
gido pQr cuatro aiios, y formado por un Presidente,
dos representantes de las Empresas, dos represen-
tantes de los empleados y obreros de dichas Empre
sas; uno que serA procedente de la clase active y
(,tro de la de los jubilados; y un Delegado -designa-
do por el Presidente de la Reptiblica. Todos los
miembros del Directorio serAn mayors de edad, ciu-
dadanos cubanos, ejerceran el cargo por cuatro afios
y devengarAn un sueldo de doscientos cincuenta pe-
sos mensuales. El Delegado del Poder Ejecutivo se-
ri un professional o persona especializada en mate-
ria analoga a la tratada en esta Ley.
El President serA CatedrAtico titular de la Uni-
versidad de la Habana, designado por el Claustro de
la Facultad de Derecho. El propio Claustro desig-
nara dos suplentes, los que ejerceran funciones de
President, en su easo, por el orden de antigiiedad
de su cargo en la Universidad y no devengarAn die-
ta sino en el caso de ejercer funciones. Las perso-
nas designadas para estos cargos no podrAn tener
relaeiones profesionales con ninguna de las Empre-
sas u organizaciones obreras comprendidas en esta
Ley. SerA requisite indispensable para desempefiar
las funciones de Presidente del Directorio ser Doc-
tor en Derecho.
No. podrA ser electo miembro del Directorio, en re-
presentaci6n de los empleados y obreros, quien no
tonga la condici6n de empleado u obrero con mAs de
cinco afios de servicio en las Compafias o Empresas
incluidas en esta Ley y que se encuentren en servi-
cio active o jubilado. Los dos representantes de las
Compafiias o Empresas serAn designados libremente
por 6stas y podrAn ser o no, empleados de las mis-
mas. Son funcionarios pfblicos todos los que pres-
ten servicios, cualquiera que sea su naturaleza, en
Ja Caja General de Jubilaciones y Pensiones y se
considerarhn incluidos en las prescripciones de la
present Ley. Los miembros del Directorio que para
ocupar esos cargos abandonen algfin empleo en las
Companiias o Empresas a las que se refiere esta Ley,
seran repuestos en estos filtimos, si el tiempo duran-
te el cual dejaren de servirlo por aquella causa, no
exceda de cinco anios.
ARTICULO V.-E1 Directorio harA la plantilla
del personal en la forma' que estime convenient, y
formulary oportunamente, el presupuesto de gastos
de la Oficina para cada afio fiscal, debiendo imperar
la equidad al ponderar los gastos dentro de las ne-
cesidades del servicio. El presupuesto de gastos he-
cho por el Directorio sera efectivo tan pronto est6
aprobado por la Secretaria de Agricultura, Comer-
cio y Trabajo.
ARTICULO VI.-E1 Presidente decidira con su
veto en caso de empate en las deliberaciones del Di-
rectorio; sera el ejecutor de las resoluciones del mis-
mo y su representante legal y de la Caja de Jubila-
clones. Los empleados de ella son inamovibles; es-
tarAn bajo las exclusivas 6rdenes del Presidente; pe-
ro el nombramiento y remoci6n de los mismos, previo
expediente, con cargos y defense, corresponderA al
Directorio. En el personal que se nombre se dara
preferencia en igualdad de aptitudes al tiempo de
cubrir los cargos, a los que hayan sido empleados







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMARA DE REPRESENTANTES 41


con bienos antecedentes en las Empresas a que se
refiere esta Ley y a los jubilados; pero estos ufltimos
no pereibirAn mAs que el sueldo correspondiente al
cargo que sirvan.
Corresponde al Directorio, como organismo supe-
rior, la instrucci6n y resoluei6n de todos los expe-
dientes, aprobaci6n de los presupuestos, nombramien-
to y remoci6n del personal y cuantas mas faculta-
des sean inherentes a la actu'aci6n necesaria para
que esta Institucidn cumpla sus funciones.
El Directorio se reunirA a lo menos una vez por
oemana, en las oportunidades que fije el Presidente,
sin necesidad "de eitaci6n, y ademis cuando 6ste lo
convoque o lo solicite alguno de sus miembros, y se-
ran sus funciones aquellas que esta Ley le atibuye.
Expresamente correspond al Directorio por medio
de sus miembros, evacuar las Ponencias en todos y
cada uno de los expedientes, de cualquier clase que
sea que se tramitaren, las cuales una vez evacuadas
ser6n resueltas por el Directorio.
El Directorio formularA cada afio el proyecto de
Presupuestos de ingresoo y egresos de la Caja Ge-
neral de Jubilaciones y Pensiones, fijando el mon-
to de las jubilaeiones y pensions que deban ser sa-
tisfechas durante el correspondiente ejercicio econ6-
mico determinando una cantidad p'rudencial para
aquellas jubilaciones y pensions que por haber si-
do reconocidas en el curso del afo fiscal, no tengan
asignaci6n determinada en el presupuesto corriente,
el cual lo enviara siempre, para su conoeimiento y
aprobaci6n al Secretario de Agricultura, Comereio
y Trabajo.
ARTICULO VII.-En caso de ausencia, enferme-
dad o imposibilidad, justificada debidamente, el Pre-
sidente sera sustituido de acuerdo con el articulo IV.
ARTICULO VIII.-El Directorio se regirA por el
Reglamento interno que dictare, el cual debera ser
aprobado por el Secretario de Agricultura, Comer-
cio y Trabajo.

CAPITULO III

Del fowdo de la Caja.

ARTICULO IX.-El fondo de la Caja se forma-
ri con las si.guientes asignaciones:

(a) Con el imported del descuento forzoso del tres
por ciento de los sueldos y jornales p cualquiera otra
forma de remuneraci6n de los empleados y obreros
que presten sus servicios dentro del territorio de la
R.epdiblica, definidos en el articulo III de esta Ley,
siempre que no excedieren'de quinientos pesos men-
auales, en cuyo caso el descuento se haria solamentf
sobre esa cantidad, que se considerarA como sueldo
mAximo a todos los efectos de esta Ley. Este des-
cuento del tres por ciento podra ser elevado por el
Directorio, gradualmente o de una vez, hasta el cin-
co por ciento cuando sean insuficientes en eualquier
tiempo los ingresos mensuales para eubrir los egre-
sos de cada mes por todos conceptos.


De igual manera se.podra por el Directorio, en to-
do tiempo, reducir este tipo de contribuei6n hasta el IL


Stores por ciento, cuando se compruebe su suficiencia
para obtener el equilibrio entire los ingresos y los
egresos mensuales. El aumento o rebaja de dicho
tipo no podrA hacerse efectivo sino despu6s de trans-
eurrir treinta dias de publicado en la Gaceta Ofi-
eial el acuerdo respective.

(b) Con el ingreso del primer mes de sueldo o
journal, pagadero en treinta y seis mensualidades con-
secutivas, de los empleados y olirros que por pri-
mera vez entren al servicio de las Compafiias y con
igual descuento y en igual forma a todos los em-
pleados y obreros comprendidos en esta Ley a los
que no se les hubiere hecho ese descuento, tomAndo-
se como tipo de sueldos o jornales, los que tenian
asignados en Octubre de 1923. Si durante ese lapso
de tiempo el empleado u obrero ocupara un puesto
menos retribuido, s61o se descontard la parte pro-
porcional correspondiente al nuevo sueldo hasta com-
pletar el sueldo que ganaba en Octubre de 1923.

(e) Con la diferencia de sueldo correspondien-
te al primer mes deducido de una sola vez, cuando el
empleado u obrero, pase por cualquier concept a
oeupar un puesto mejor retribuido o perciba un au-
mento de sueldo, siempre que el aumento dure, por
lo menos, tres meses; pero el descuento se le harA
'desde el primer mes, sin perjuicio de que, si no trans-
curren los tres meses, se le devuelva la cantidad des-
contada.

(d) Con la contribuci6n mensual de las Empre-
sas o Compafiias equivalents al dos por ciento del
imported total de los sueldos y jornales que sirven de
base para calcular la contribuci6n de todos los em-
pleados y obreros y del personal en los trabajos a
destajo, por tarea, por pieza, o por contratos de cual-
quier clase. Cuando la recaudaci6n de la Caja asi
lo aconseje podrA el Directorio disminuir el tanto
por ciento con que contribuyen las Empresas y Com-
pafiias al uno y medio por eiento, pero en ningfin
caso podra aumentar el tipo establecido en este ar-
ticulo.

(e) Con el imported liquid de las ventas de los
articulos abandonados y no reclamados en los Ferro-
carriles, Tranvias y Transportes Terrestres, dentro
de un plazo de un aiio, los cuales se subastaran en
la misma Empresa, ante un Tribunal compuesto de
dos Jefes designados por la Empresa y una perso-
n,, designada por el Directorio; para la venta de los
articulos de fAcil descomposici6n, se seguira igual
procedimiento, abreviandose los t-rminos segfn se
consider necesario por las Empresas; con todo co-
bro indebido hecho por las Compafiias o sus emplea-
dos que no sea devuelto sino por reclamaci6n escri-
ta y dentro de dos afios; incluyendo las fianzas a
clients para garantizar servicios prestados; con los
sueldo-s y cantidades de reelamaciones abandonadas
en las diferenteS Compafiias comprendidas en esta
Ley, y con las cantidades de jubilaciones y pensio-
nes no reclamadas, las que seran ingresadas despu6s
de su prescripei6n. El t6rmino de prescripci6n se-
ra de un afio.


(f) Con las multas impuestas con arreglo a esta







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMLARA DE REPRESENTANTES


(g) Con lo intereses y beneficios de las inver- y el Directorio atenderi con ellos al pago de Ihs ju-
siones hechas con los fondos acumulados. bilaciones y pensions que se acuerden y gastos e in-
versiones que esta Ley autoriza. En ningfin caso
(h) Con las donaciones y legados que se hicieren podr8 disponerse de dichos fondos para otros fines,
a la Caja y cualquier otra trasmisi6n de bienes a ti- bajo responsabilidad personal de los miembros del
tu.o gratuito. Directorio que se harA efectiva judicialmente.


(i) Con el descuento forzoso de un diez por cien-
to de todas las jubilaciones y pensions que se pa-
guen.
(j) Con los sueldos o jornales no reclamados por
los empleados u obreros por cualquier causa y den-
tro del plazo de un afio, contado a partir del filtimo
mes en que se devenga.
(k) Con el deseuento del ochenta y cinco por
ciento sobre el exceso de doscientos pesos, a los que
perciban mis de esta filtima cantidad como jubila-
ci6n o pension, al promulgarse esta Ley.
(1) Con el descuento de un veinte por ciento so-
bre toda jubilaci6n cuando el jubilado resida en el
extranjero, salvo que desempefiase comisi6n o em-
pleo del Gobierno cubano.
(m) Con el quince por ciento de las jubilaciones
ordinarias concedidas antes de 4a promulgaci6n de
esta Ley, sin perjacio del descuento a que se refie-
re el apartado (i) ; pero sin que en ninguin caso aque-
llas jubilaciones puedan ser reducidas a una canti-
dad menor do la gue alcanzarian, de acuerdo con los
preceptos de esta Ley.
(n) Con las cantidades que libremente aporte el
Estado, acordadas por las correspondientes Leyes,
en las medidas de sus fuerzas ~eon6micas.
(o) Se crea "el dia del ferroviario y tranviario",
sin interrupci6n de los servicios pfiblicos. El Di-
rectorio y los empleados y obreros a que esta Ley se
refiere, estan en la obligaci6n de iniciar y organizer
actos que, fortaleciendo la moral y solidaridad de
los referidos empleados y obreros beneficiados por
esta Ley, ofrezean recuisos pecuniarios que refuercen
los fondos de la Caja General de Jubilaciones.
ARTICULO X.-Las Empresas y Compaias com-
prendidas en esta Ley, cuyo personal est6 incluido
en sus beneficios, estan obligadas a practical los des-
cuentos a que se refieren los incisos (a), (b) y (c)
del articulo anterior y cuanto miis le ordenare y
comunicare el Directorio en los sueldos, jornales,
contratos, etc., del personal de su dependencia y a
remitir su imported a la Tesoreria General de la Re-
pfiblica por conduct de la Zona Fiscal respective,
dentro de los siguientes treinta dias al mes vencido;
y dentro del mismo plazo remitirn -los products
provenientes de las demAs operaciones a que esten
obligadas por las disposiciones de esta Ley. La Te-
soreria General de la Repfiblica constituirh un fondo
especial de todos los ingresos a que se refiere esta
Ley, el cual estarh exclusivamente a la disposici6n
de ]a Caja General de Jubilaciones y Pensiones por
ningun motivo podrA aplicarse a fines distintos de
los que expresamente les da esta Ley.
ARTICULO XI.-Los fondos y las rents que se
obtengan por esta Ley, serAn de la propiedad colec-
tiva de las personas comprendidas en sus beneficios


ARTICULO XII.-Los fondos de la Caja, deseon-
tadas las sumas indispensables para ei pago de jubi-
laciones, pensions y demas atenciones corrientes, po-
drAn ser invertidos, previa resoluci6n razonada deJ
Directorio, en cada caso y con la aprobaci6n del Se-
cretario de Agricultura, Comercio y Trabajo, en la
adquisici6n de Bonos de la Repfiblica de Cuba de su
Deuda Exterior, adquiridos y pagados al precio de
,cctizaci6n, mediante el procedimiento mas beneficio-
so para la Caja'General de Jubilaciones y Pen-
siones.
En caso de necesidad, previo aeuerdo razonado del
Directorio, aprobado por el Secretario de Agricultu-
ra, Comereio y Trabajo, serAn vendidos los Bonos al
tipo de cotizaci6n del mercado el dia de la venta.
Cuando el Directorio lo acuerde y el Presidente de
la Repiblica lo apruebe, se podrA dedicar una d~ci-
ma parte de los fondos sobrantes a inversiones de
carActer social, que positivamente acrecienten los fon-
dos de la Caja.'
ARTICULO XIII.-Los fondos, valores y bienes
que se adquieran por consecuencia de esta Ley, son
inembargables.

CAPITULO IV

De las jubilaciones.

ARTICULO XIV.-Los empleados y obreros a que
se refiere el articulo II, que hayan contribuido al
fondo de la Caja con los descuentos establecidos en
el articulo IX, disfrutarAn de la jubilaci6n que les
corresponda, segfn las classes que fija esta Ley y no
excederAn, en ningun case, de doscientos pesos men-
suales.
El tiempo de servicios se computar6, a los efectos
de esta Ley, tomando el que los emrpleados y obre-
ros hayan prestado en el territorio national, en las
Compafilas y Empresas a las que la misma se refiere,
asi como tambien en aquellas de las que las mismas
sean sucesoras, bien por compra de sus propiedades,
en cualquier forma o manera, bien por fusi6n o por
otros medios de trasmisi6n, contAndoseles el tiempo
de servicios a partir de la fecha de la compra, fu-
si6n u otra forma de trasmisi6n.
ARTICULO XV.-La jubilaci6n se clasificara' de
la forma siguiente: voluntaria, ordinaria e inuti-
lidad.
ARTICULO XVI.-Corresponde la jubilaci6n vo-
luntaria al empleado u obrero que tenga sesenta afios
de edad y mAs de diez afios de servicios efectivos,
pero menos que los requeridos para obtener la ju-
bilaci6n ordinaria.
Esta jubilaci6n se calculara a raz6n del 2% por
cada afio de servicios efectivos, del promedio de suel-
do, journal o remuneraci6n, obtenido y calculado en


M_-






DIABIO DE SESIONES DE rA CAMERA DE REPRESENTANTES 43

la forma que determine el articulo XVII de esta B. Que sean declarados de efectos exclusivos de
Ley. la clase de trabajos que realize la victim; y


ARTICULO XVII.-E1 monto de la jubilacion or-
dinaria se calcularA sobre el promedio mensual de
sueldos y jornales percibidos por los empleados y
obreros durante un afio de trabajo efectivo, que em-
pezarL a contarse retrospectivamente, desde la fe-
cha en que dejen de percibir el mayor gueldo o jor-
nal devengados en tiempo ordinario de servicios,
despubs de la promulgaci6n de la Ley de 24 de No-
viembre de 1921. Estos sueldos y jornales se toma-
rin exclusivamente de las n6minas existentes y dicha
jubilaci6n ordinaria se aplicar con sujeci6n a la si-
guiente escala:
Primero: Promedio mensual de sueldo a journal
hasta cien pesos, el sesenta y cinco por ciento.
Segundo: Promedio mensual de sueldo o journal
mayor de cien pesos, el sesenta y cinco por ciento de
los primeros cien pesos, y el sesenta por ciento de la
diferencia entire los cien pesos y el rest del prome-
Sdio mensual, siempre con el limited. mximo de dos-
cicntos pesos, sefialados para el monto total de la
jubilaei6n.
ARTICULO XVIII.-Corresponde la jubilaci6n
ordinaria al empleado u obrero que justifique con
documents suficientes a juicio del Directorio haber
prestado veinte y cinco afios de servicios efectivos y
tenga cincuenta y cineo afips de edad; treinta afios
de servicios efectivos y cincuenta afios de edad; o
treinta y cinco afios de servicios efectivos con cual-
quier edad. No se computarrAir los afios de servicios
anteriores a la fecha de la constituci6n de la Repi-
blica.
ARTICULO XIX.-E1 monto de la jubilaci6n por
inutilidad se calculara sobre el promedio mensual
de sueldos o jornales percibidos por 1Qs empleados y
obreros durante dos afios de trabajos efectivos, que
empezaran a contarse retrospectivamente, desde la
fecha en que dejen de percibir el mayor sueldo o jor-
' nal que hayan alcanzado y devengados en todo tiem-
po ordinario de servicioa, despues de la promulga-
ci6n de la Ley de 24 de Noviembre de 1921. Estos
sueldos y jornales se tomarAn exelusivamente de las
n6minas existentes; y dicha jubilaci6n por inutilidad
se aplicara con sujeei6n a la siguiente escala:
A la jubilaci6n por incapacidad permanent total,
corresponderd el sesenta por ciento del sueldo pro-
medio.
A la jubilaci6n por ineapacidad permanent par-
cial, corresponderd el cuarenta por ciento del sueldo
promedio.
ARTICULO XX.-Corresponde la jubilaci6n por
inutilidad con arreglo a la anterior escala:
Al empleado u obrero que, cualquiera que fuese
el tiempo de servicios prestados, se inutilice en sen-
tido total o parcial y de manera'permanente con mo-
tivo u ocasi6n del servicio o a conseeuencia de en-
fermedad professional que reuna los siguientes requi-
sitos :
A. Que sea debida al trabajo de la victim en la
profesi6n que desempefiaba.


C. Que el obrero no haya sufrido esa enfermedad
antes de'entrar en la ocupaci6n que ha tenido que
abandonar.
Al empleado u obrero que despues de diez afios
de servicios efectivos fuese declarado fisica o men-
talmente infitil, de manera total o Darcial, para con-
tinuar en el ejericiio de su empleo.
Se entendera por inutilidad permanent total a
los efectos de este articulo:
Haber perdido definitivamente la vista en ambos
ojos, las dos manos o los pies. Padecer alguna en-
fermedad incurable que impida realizar toda clase
de trabajos.
So entendera por inutilidad parcial a los efectos
de este articulo:
Haber perdido definitivamente la vista de un ojo,
o tener inutilizado una mano o un pie.
Padecer alguna enfermedad incurable que le im-
pida realizar el trabajo que viniere prestando en Com-
paliias de Ferroeariles, Tranvias o Empresas de
Transportes Terrestres, sin producer inutilidad para
cualquiera otra case de trabajos.
ARTICULO XXI.-Los jubilados por inutilidad
permanent total perderan definitivamente todo de-
recho a la jubilaci6n que vinieren cobrando, si se
comprueba que aplican su actividad a cualquier otro
trabajo.
El jubilado por invalidez, que haya perdido los
dos pies, podrd prestar sus .servicios de nuevo en
otro empleo. En este caso percibirA finicamente la
fracci6n de jubilaci6n que acuerde el Directorio y
que serd proporcional a la diferencia que hubiere en-
tre el sueldo del nuevo empleo y el que disfrutaba
durante su plena capacidad. Cuando cesare en el
nuevo empleo, po.dra disfrutar de la primitive jubi-
laci6n. Estos jubilados comunicarin a la Caja de
Jubilaciones y Pensiones, la fecha en que comenza-
ren a realizar algfin trabajo, y asimismo la fecha en
que cesaren en l.
Cuando se gestione una jubilaci6n por inutilidad,
despues de haber dejado de pertenecer a 'las Empre-
sas comprendidas en esta Ley, no se concedera la ju-
bilaci6n si no se comprueba que la inutilidad se ori-
gin6 cuando el empleado u obrero formaba part del
personal de dichas Empresas, y si la ,so.icitud no se
presentare dentro de los tres meses, a partir de la
feeha en que se deje de percibir el sueldo, journal o
cualquier forma de remuneraci6n de la-Empresa res-
pectiva, incluso las dietas de la Compafiia de Acci-
dentes del Trabajo.
ARTICULO XXII.-En el caso de accident a un
empleado u obrero, a virtud del cual tenga dereeho
a ser indemnizado o pensionado, de acuerdo con la
legislaci6n de accidents del trabajo, la Caja Gene-
ral de Jubilaciones y Pensiones, s6lo le abonard la
diferencia que result a su favor entire la indemni-
zaci6n o pension que realmente perciba, de acuerdo
con lo legislado sobre accidentes del trabajo y la can-







44 DIARIO DB 8ESIONES DB LA OCAMARA DB BEPBESENTANTES
,. = ,, q..


tidad que tuviere derecho a percibir por la jubila-
oi6n que esta Ley le concede.
ARTICULO XXIII.-Los empleados u obreros
que tuvieren menos de diez aiios de servicio efectivo
que fueren declarados cesalites, por no requerirse sus
servicios, por razones de economic, o que cesen por
cualquier causa distinta a la que.se refiere el articu-
lo XXXII, formaran el cuerpo de empleados y obre-
ros excedentes; y si reingresaren en el servicio, ten-
dran dereeho, a los efectos de esta Ley, a que se les
computer los servicios prestados con anterioridad a
la declaraci6n de excedencia, sin que durante 6sta
tengan que contribuir al fondo de la Caja. Los em-
pleados y obreros que tuvieren mas de diez afios de
servicios efectivos, y fueren declarados cesantes por
las razones antes expuestas, o cesaren en sus cargos
por causes ajenas a su voluntad y tambien en las
condiciones antes expresadas, si quedaren sin traba-
jo alguno, tendrAn derecho a una jubilaci6n equiva-
lente al tres por ciento por cada afio de servicio efec-
tivo, del promedio de sueldo, journal o remuneraci6n
que diafrutaren, obtenido y calculado en la misma
forma que indica el articulo XVII de esta Ley; pero
.dicha jubilaci6n no podrA exceder del monto de la
jubilaci6n ordinaria. Si reingresare al servicio de
las Compafiias comnprendidas, en esta Ley, cesaran
definitivamente en el goce de la jublaci6n, percibien-
do solamente el sueldo asignado al nuevo empleo y
continuando como todos los demAs empleados y obre-
ros a los efectos de esta Ley.
La jubilaci6n de esta clase que hubieren obtenido
en cualquier tiempo los empleados y obreros, que-
darA en suspense y por consiguiente no podran co-
brar la que venian disfrutando, si en cualqui.er mo--
mento se'comprueba que aplican su actividad a otro
trabajo o empleo. Esta suspension se extender por
todo el tiempo en que dichos empleados y obreros
ejerciten sus actividades en la forima anteriormente
explicada. A ese efecto, prestaran juramento de co-
municat por escrito a a Caja de Jubilaciones y Pen-
siones, que han emprendido en cualquier clase de
trabajo. No obstante lo anterior, la Caja de Jubila-
clones y Pensiones hara cuantas investigaciones esti-
me convenientes sobre el particular, utilizando los
expedientes y recursos correspondientes.
Quedan exceptuados de esta disposici6n los emplea-
dos y obreros que, teniendo mas de veinte afios de
servicios, hayan obtenido despu6s de su jubilaci6n,
otro empleo cuya remuneraci6n sea inferior a dos-
cientos pesos,, de manera que sumado el sueldo a di-
cha jubilaci6n no pase de esta cantidad la que ob-
tenga; rebajAndosele de la jubilaci6n la diferencia
que result cuando la suma de las dos remuneracio-
nes pase de dicha cantidad de doscientos pesos.
ARTICULO XXIV.-Cualquiera que sea la cuan-
tia del sueldo journal que devengue el empleado u
obrero, no habra de tributar mAs que con los des-
cuentos sefialados en los incisos a, b y c, del articulo
IX de esta Ley, ni tendra derecho a jubilaci6n ma-
yor de Doscientos pesos.
ARTICULO XXV.-A los efectos de las jubilacio-
nes, s61o se tomarAn en cuenta, los servicios efecti-
vos aunque fuesen discontinuous durante el niimero


de afios requeridos; pero serA requisite indispensable
a. los empleados y obreros que ingresen o reingrcsen
en las Empresas despues de la promulgaci6n de esta
Ley y sin haber contribuido antes al fondo de la Ca-
ja General de Jubilaciones y Pensiones hacerlo, por
los diversos concepts, durante un period no menor
do diez afios, con excepci6n del caso de la jubilaci6n
por invalidez en actos del servicio.
Doscientos cincuenta dias de trabajo harAn un aiio
para el c6mputo de los servicios a todos los emplea-
dos y obreros. Al personal que preste servicios por
horas se el computarA un dia de servicios por cada
oeho horas de trabajo; pero en ningfin caso se com-
putarAn mAs de ocho horas de trabajo por dia de
trabajo efectivo, ni mis de doscientos cincuenta dias
por un afio de trabajo efectivo, en cada dia o aiio
natural.
ARTICULO XXVI.-No se acumularan dos o mis
jubilaciones o pensions de las que concede esta Ley,
en la misma persona. Tampoco podrA recibir jubi-
laci6n o pension de ninguna de las otras Cajas de
Jubilaciones de empleados y obreros del Estado, la
Provincia y el Municipio.

Al interesado le corresponde optar por la que le
conviniere; y hecha la opci6n queda extinguido el
derecho a las otras.
ARTICULO XXVII.-Las jubilaciones por inuti-
lidad se acordarAn con character provisional y podrAn
ser revisadas una o varias veces, mediante el opor-
tuno expediente, en todo tiempo.
ARTICULO XXVIII.--No se podran acordar ju-
bilaciones por inutilidad, sin previo examen e infor-
me por escrito de uno o mAs m6dicos designados por
el Directorio de la Caja General, a su costa, losaque
realizaran el examen del interesado sin cobrarle ho-
norarios. AdemAs pedira al interesado cuantos da-
tos crea procedentes, y ordenarA las investigaciones
que estime convenientes. El promovente de una ju-
bilaci6n por inutilidad no acompafiara ningun cer-
tificado facultativo referente a la enfermedad de que
padece, sino cuando se le pidiera y se limitarA a ex-
poner en su solicitud el motive en que la fund. El
Directorio podrA solicitar que haga un reconocimien-
to el Jefe Local de Sanidad respective, quien gra-
tuitamente lo verificara expidiendo y enviando el
certificado correspondiente en un termino de cineo.
dias.
Caso de apelaci6n la Sala de lo Civil de la Au-
diencia respective, si alli se promoviere prueba pe-
ricia], insacularf los nombres de tres medicos, para
que el reconocimiento se practique por el medico cu-
yo nombre result sacado en suerte.
ARTICULO XXIX.-Los que hayan obtenido la
jubilaci6n ordinaria o voluntaria, podrAn volver al
servicio. En este caso, el jubilado cesara en el go-
ce de la jubilaci6n v percibirA solamente el sueldo
asignado al nuevo empleo. Al cesar en este por
cualquier causa, volvera al goce de su anterior jubi-
laci6n, sin que pueda recurrir para que le sea au-
mentada, exceptuando si hubiere llevado cinco afios
de servicios efectivos en el nuevo empleo. En todo







DIARIO DE SESIONES DE LA O.AMARA DE REPRESENTANTES 45


caso se le exigiran las cuotas establecidas en el ar-
ticulo noveno, con relaci6n al nuevo empleo.
ARTICULO XXX.-Los jubilados por inutilidad
partial podrAn prestar servieios en las Empresas o
Compafiias Ferroviarias, Tranviarias o de Transpor-
to Terrestre, pero no tendrAn derecho'a percibir la
jubilaci6n mientras tanto desempeiien esos cargos, y
contribuirdn al fondo de la Caja General de Jubila-
ciones y Pensiones, con todos los descuentos quo se-
fiala esta Ley para los empleados y obreros en active
servicio. Los afios nuevamente trabajados seran to-
mados en consideraci6n para computarlos con los
acreditados anteriormente, a los efectos de la jubi-
laci6n que pueda corresponderle.
ARTICULO XXXI.-Las jubilaciones serAn acor-
dadas por el Directorio. Una vez concedidas seran
pagadas desde el dia en que el interesido deje de
percibir sueldo, journal o remuneraci6n de la Empre-
sa por motivo de inutilidad.
Si se refiere a empleados y obreros que continfien
prestando servicios, las jubilaciones seran liquidadas
a partir del dia en que cesen en el servicio y dejen
do percibir sueldo, journal o remfineraci6n de la Em-
presa.
Si se tratare de empleados y obreros que hayan
dejado el servicio voluntariamente, se liquidaran y
abonarAn las jubilaciones, despu6s de transcurridos
noventa dias a partir del dia en que se anoten las
solicitudes en el Registro de Entrada de Correspon-
dencia de la Caja General de Jubilaciones y Pensio-
nes o los documents que complete el expediente.
Si se tratare de empleados y obreros declarados ce-
santes y que necesiten anticipar su expediente depu-
rativo y 6ste fuere resuelto favorablemente, entonces
la jubilaci6n se abonarA a partir del dia en que hu-
biere cesado en el servicio de la Empresa y de per-
cibir sueldo, journal o remuneraci6n de la misma.
Si la demora en la presentaci6n de la solicitud de
jubilaci6n obedeciese a que el interesado result su-
jeto a algfin process, entonces la liquidaci6n y pago,
en -su caso, de la julilaci6n que pueda corresponder-
le, tendra como punto de partida, el dia enque hu-
biere cesado al servicio de la Empresa.

El empleado u obrero que se consider con dere-
cho a la jubilaci6n, presentard al Presidente del Di-
rectorio un escrito expresando las circunstancias en
que funda su solicitud, aeompafiando los documen-
tos que acrediten su derecho; y entire esos documen-
tos sera requisite indispensable una certificaci6n de
todos sus servicios, que le expedira, sin demora, la
Compafila respective, la cual remitirA simultinea-
mente a la Caja General de Jubilaciones y Pensiones
una copia autorizada de dicha certificaci6n.
El Directorio por mediaci6n de su Presidente, re-
clamara de la Empresa, si lo,estima necesario, el ex-
pediente o expedientes del empleado u obrero, asi co-
mo cuantos datos y certificaciones se requieran para
la comprobaci6n del derecho que se reclama.
La Caja General de Jubilaciones y Pensiones ten-
dra un plazo de noventa dias hAbiles, para la trami-


taci6n y resoluci6n de cada expediente, salvo demo-
ra motivada por causa extrafia a dicha Instituci6n.
Si por causa injustificada no se resolviere dentro
de ese plazo y si medicare queja ante el Secretario
de Justicia, 6ste si lo cree procedente, impondra mul-
ta de cinco pesos por cada dia de demora al funcio-
.nario o empleado que result responsible. Esta mul-
ta se hard efectiva descontAndola del sueldo, y for-
mara part del fondo de la Caja.
Cuando mediante prueba documental consistent
en las n6minas de las respectivas Empresas, no re-
suite directamente la demostraci6n de no ser cierto
el tiempo de servicios alegados por el promovehte; y
siempre que, al efecto, no existiere de esos servicios
alguna prueba documental indirecta, consistent en
libros, actas, credenciales, nombramientos o cualquiel
otro medio de prueba. anAloga, entonces se le acep-
taro al promovente la prueba testifical de no menos
de tres testigos y sujeta siempre a la exclusive apre-
ciaci6n dtl Directorio y limitindola a un tiempo que
no se remote a mis de veinte aiios.
Contra la resoluci6n del Directorio, podra el in-
teresado apelar a la Sala de lo Civil de la Audiencia
de la provincia donde residiere el promovente al ini-
ciar el expediente. Para esta apelaci6n habri un
termino de quince dias hAbiles y se interpondri con
un escrito dirigido al Presidente del Directorio, quien
dentro de los siguientes diez dias hAbiles elevarA el
expediente a la Sala de lo Civil. Esta, para mejor
proveer, podra acordar la pret'ica de alguna actua-
ci6n que consider omitida, tendente a aclarar algdin
ibecho, pero excluyendo la prueba testifical, y dic-
tarA auto de resoluci6n dentro de los quince dias ha-
biles siguientes a la practica de tales diligencias si
las hubiere. Del auto de la Sala de lo Civil de la
Audiencia, podrA, tanto el promovente cr/no el Di-
rectorio, recurrir ante la Sala de lo Civil del Tribu-
nal Supremo, que resolvera sobre todos los puntos
de hecho y de derecho, s61o con lo que arroje el ex-
pediente y en el termino de treinta dias hAbiles.
El plazo para recurrir al Tribunal Supremo, sera
de quince dias hAbiles, contados para el promovente,
desde la fecha de la notificaci6n, y para el Directo-
rio, desde la fecha en que se anote en su Registro de
Entrada la del expediente que la Sala de 1 Civ-vide
la Audieneia habra de devolver y que el Presidente
del Directorio elevara entonces al Tribunal Supremo.
El President del Directorio interpondmr esos re-
cursos directamente ante la Sala de lo Civil del Tri-
bunal Supremo, con un simple escrito, y en el que
podrA hacer cuantas alegaciones consider proceden-
tes. Cuando sea el promovente quien recurra para
ante el Supremo, presentarA un escrito ante la Sa-
la de lo Civil de la Audiencia, que devolverd el ex-
pediente al Direetorio, y Aste lo elevard seguidam2n-
to al Tribunal Supremo, acompafiAndolo, si lo cree
procedente, con un escrito suyo de aclaraciones.
Tambi6n la Sala de 'o Civil de la Audiencia devol-
verA el expediente cuando transcurridos los quince
dias hibiles que tiene el promovente, no presentare
alli su escrito recurriendo ante el Tribunal Supremo.
Los empleados y obreros que se encuentren traba-
jando, una vez que hayan sido notificados de la
concesi6n de su jubilaci6n, podrAn hacer uso de ella







46 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMARA DE REPRESENTANTES


en cualquier tiempo, notificAndole por escrito a su
Jefe inmediato, la feeha en que deseen retirarse del
servicio active, que serA siempre treinta dias hibi-
let, a partir de la fecha de la notificaci6n.
ARTICULO XXXII.-Los empleados y obreros
que teniendo ms de diez afios de servicios, fuesen
destituidos de sus cargos, por.,mal cumplimiento de
los mismos, comprobado ante el Directorio, o por al-
coholismo cr6nico, o por haber sido condenados por
sentencia en virtud de delito grave, no seran jubila-
dos sin que puedan tomarse en consideraci6n a los
efeetos de este articulo heehos acaecidos con ante-
rioridad a la promulgaci6n de la Ley de 24 de No-
viembre de 1921.
Cuando los motives de una destituei6n se comprue-
ben ante el Directorio, por medio de expedientes con
audiencia y prcitica de la prueba que propusiere el
interesado, la resoluci6n podra ser apelada ante la
Audiencia, tramitAndose este recurso por las mismas
reglas fijadas en el precedent articulo treinta y uno.
Cuando la destituei6n obedeciera a las causes de
alcoholism cr6nico o condena por delito grave, los
familiares a que se refiere el articulo treinta y sie-
te, disfrutarfn de la pension a que tuviere derecho
el empleado u obrero destituido, en la proporci6n y
cuantia que dispone esta Ley. Pero en el caso de
que el empleado u obrero destituido por alcoholis-
mo cr6nico o delito grave que tuviere mAs de diez
afios de servicios no hubieoe alcanzado derecho al re-
tiro, se le devolverA a los familiares antes mencio-
nados el imported con que hubiere contribuido a la
Caja.
ARTICULO XXXIII.-El indulto no harA rena-
cer los derechos perdidos como consecueneia de lo
dispuesto en esta Ley.
ARTICULO XXXIV.-La acci6n para pedir la
jubilaci6n prescribe en el t6rmino de diez y ocho me-
ses, contados desde el dia siguiente a aquel en que
haya dejado de prestar servicio efectivo el emplea-
do u obrero.
Cuando se promoviera un expediente y por inac-
ci6n del reclamante no pudiese resolverse en un ter-
mino de seis meses, a partir de su tramitaci6n, se
acordara arohivarlo definitivamente y en caso de
nueva reclamaci6n, 6sta se tramitarA sin relaci6n en
nada al expediente anterior.
ARTICULO XXXV.-La jubilaci6n es vitalicia,
salvo que el derecho a percibirla se pierda por las
causes expresadas en esta Ley.
Si el jubilado o pensionado se domicilia en el ex-
tranjero, deberA notificarlo por escrito a la Caja
General de Jubilaciones y Pensiones, y tanto en este
caso como si reside en Cuba y cobra mediante un
apoderado o tutor, no se harA el pago sin la previa
presentaci6n de la fe de vida correspondiente al jd-
bilado o pensionado.
Los jubilados y pensionados que residan y cobren
fuera de la Habana, tendrAn que enviar a la Caja
General de Jubilaciones y Pensiones cada tres meses,
su fe de vida.


Las viudas enviarAn su fe de viudedad y las sol-
teras mayores de doce aiios, su fe de solteria, por
medio de una declaraci6n jurada prestada ante el
Juez Municipal de su residencia o Notario Pfiblico.
ARTICULO XXXVI.-A los efectos de esta Ley
los permisos o licencias sin sueldo que las Compailias
concedan a sus empleados y obreros para ausentarse
de sus labores, no ser'n eficaces, sino por el termi-
no de un ailo consecutive y al vencimiento del mis-
mo, comenzara a decursar el t6rmino en que se pue-
den pedir las jubilaciones.

CAPITULO V

De las pensions.

ARTICULO XXXVII.-El empleado u obrero quq
fallezca estando jubilado o teniendo las circunstan-
cias que le daban derecho a jubilarse, trasmitira el
derecho a disfrutar una pension o una indemniza-
ci6n en la proporci6n y las condiciones que la misma
establece, a los familiares siguientes: la viuda; el
viudo, incapacitado para el trabajo; los hijos hasta
los diez y ocho ailos de edad; las hijas solteras, has-
ta los veinte y tres afios de edad; los padres infti-
le.s para el trabajo que vivieran al abrigo y protec-
ci6n del causante; los hijos e hijas, cualquiera que
sea su edad, siempre que est6n inftiles para el tra-
bajo. 'Cuando faltaren todos 6stos, a las hermanas
solteras menores de veinte y un aieos o mayores de
edad cuando est6n inftiles para el trabajo y que
vivan bajo el abrigo o protecci6n del causante y que
no tengan otro medio de vida.
El disfrute de la pension comenzarA desde el dia
del fallecimiento del empleado u obrero, sea enal fue-
re la fecha en que el Directorio de la Caja acuerde
su concesi6n.
Cuando se extinga el derecho a la pension, el im-
porte de la misma pasarA al Fondo de la Caja de
Jubilaciones y Pensiones.
ARTICULO XXXVIII.-Las pensions o indem.
nizaciones se otorgarin en la forma y 6rden siguien-
tes:
A la viuda; al vindo totalmente inftil para el tra-
bajo.
A los hijos legitimos y naturales, legalmente re,
conocidos, a prorrata.
A los padres del causante totalmente infitiles, siem-
pre que 6stos hubieren estado exclusivamente a car-
go de aqu6l.
A las hermanas solteras menores de veinte y un
alios, o mayors de edad initiles para el trabajo.
ARTICULO XXXIX.-La viuda o el viudo total-
mente initil para el trabajo, tendrAn derecho a una
pension igual al cincuenta por ciento de la jubila-
ci6n que disfrutaba o a que tenia derecho el cau-
sante.
Loj hijos del causante, cuando concurran en uni6n
de ]a viuda o el viudo incapacitado totalmente para
el trabajo, disfrutarAn de una pension igual al otro
cincuenta por ciento de la jubilaci6n que disfrutaba







DIARIO DE SESIONEB DB LA CAMERA DB REPBESENTANTES 47

o a que tenia derecho el causante, distribuida per 'Para el viudo y viuda y la madre y padre viudos,
parties iguales, centre ellos. cuando contrajeren nuevas nupcias.


Cuando concurran los hijos, solamente, tendrin
derecho a una pension igual al setenta y cinco por
ciento de la jubilaci6n que diafrutaba o a que tenia
derecho el causante, distribuida en la misma forma
que se express en el pArrafo anterior.
Los padres del causante, inftiles para el trabajo,
cuando 6ste no deje viuda ni hijos, tendrAn derecho
solamente a una pension igual al cincuenta por cien-
to de la jubilaci6n que aqu6l disfrutaba o a que te-
nia derecho, distribuy6ndose por parties iguales en-
tre ambos padres. Del propio modo corresponderA
este cincuenta por ciento integro si el reclamante con-
curre a solicitar la pension en estado de viudedad.
,Las hermanas tendrAn derecho al cineuenta por
ciento de la jubilaci6n que correspondiere al cau-
sante.
ARTICULO XL.--Las cantidades que de su ju-
bilaci6n e indemnizaci6n dejen pendientes del cobro
los empleados y obreros jubilados que fallezean, co-
rresponderAn a las personas que resulten con dere-
cho a pension como familiares de dichos empleados y
obreros, y si en un termino de diez y echo meses no
so reclamaren ingresarAn definitivamente al fondo de
la Caja de Jubilaciones y Pensiones.
ARTICULO XLI.-Si a la muerte del empleado u
obrero, dejare hijos de distintas unions con derecho
a la pension, 6sta se distribuirA en la propor( .n que
corresponda a los mismos y ser ,entregada a sus res-
pectivos representantes legales.

SARTICULO XLII.-Las pensions son vitalicias y
el derecho a percibirlas s61o se pierde en los casos
establecidos por esta Ley, y en todos los casos, el t-r-
mino para reclamarlas sera de diez y ocho meses a
partir de la fecha del fallecimiento del causante.

ARTICULO XLIII.-Las pensions serAn acorda-
das por el Directorio en la misma forma y con igua-
les t6rminos y recursos que se han sefialado para las
jubilaciones en el articulo treinta y uno y demnas con-
cordantes de esta Ley.
ARTICULO XLIV.-Las personas enumeradas en
el articulo treinta y siete de esta Ley, tendrAn dere-
cho en todos los casos a una indemnizaei6n igual al
tres por eiento de las sumas percibidas o que debi6
percibir el causante en concept de sueldos, jornales
o remuneraciones, cuando el empleado u obrero fa-
llecido no dejare derecho a la pension.

Si el empleado u obrero tuviese mas de diez afios
de servieios efectivos y falleciere sin dejar adquiri-
do el derecho a las jubilaciones que determinan los
articulos diez y seis, diez y ocho y veinte y trees de
esta Ley, las personas enumeradas en el articulo trein-
ta y oeho tendran derecho a percibir la pension ei
la proporci6n de un tres por ciento por cada afio de
servicio, de la jubilaci6n por inutilidad total perma-
nente.
ARTICULO XLV.-E1 disfrute de la pens6n se ex-
tingne:


Para las hijas menores de veinte y tres afios, o in-
ritiles para el trabajo, desde que contraigan matri-
monio.
Para las hermanas menores de edad cuando con-
traigan matrimonio o lleguen a la mayoria de edad;
y para las incapacitadas cuando recuperen sus facul-
tades para el trabajo o contraigan matrimonio.

ARTICULO XLVI.-Se entendera que el dereeho
a trasmitir cuando la pension excediere de cien pesos
mensuales, sufrira un descuento del veinte y cinco
por ciento sobre la cantidad que exeeda de la suma
de cien pesos.

CAPITULO VI

De la Caja de Anticipo con djscuento.

ARTICULO XLVII.-Se crea la Caja de "Anti-
cipo con descuento" con personalidad juridica, y con
garantia del sueldo, jornales, jubilaciones, pensions
o precious de contratos, mediante plazos mensuales que
no excederan de doce.
ARTICULO XLVIII.-Los anticipos no podran
exceder del duplo del sueldo, journal, jubilaci6n, pen-
si6n, etc., de que disfrutare durante un mes el soli-
citante y sufriran un descuento que no excederA del
diez por ciento annual, siendo a los efectos de la amor-
tizaci6n del anticipo embargables los sueldos, jorna-
les, precious de contratos, jubilaciones, ipensiones e in-
demnizaciones.

AR. ICULO XLIX.-La Caja General de Jubila-
ciones ~ Pensiones inicialmente destinard la cantidad
de quinientos mil pesos con la que se crearA ef De-
partamento de Anticipos de la misma, y los que efec-
tivamente realizara a las personas comprendidas en
esta Ley.
ARTICULO L.-El Departamento de Anticipos
recibir' cantidades en dep6sito; efectuando anticipos
tambien con. estos fondos a los empleados y obreros
comprendidos en eata Ley. El Directorio de la Caja
establecerA la tasa del interns y las demis condicio-
nes a que los dep6sitos deban sujetarse, de acuerdo
con el Reglamento que el Poder Ejecutivo redactarA
para organizer esta Instituci6n de Anticipo con Des-
cuento, a cuyo efecto queda ampliamente au-orizado.

Las utilidades que produzca 71 Departamento de
Anticipo con Descuento engrosarA el Fondo de la
Caja General de Jubilaciones y Pensiones, segfn lo
determinard el Reglamento.
ARTICULO LI.-La Caja General de Jubilaciones
y Pensiones emitira p6lizas de fianzas a favor de los
funcionarios, empleados, obreros o contratistas com-
prendidos en esa Iastituci6n y dichas Compaiias, So-
ciedades o Empresas preferentemente solicitarnp y
aceptaran diehas polizas, de acuerdo con las disp&-
siciones reglamentarias que al .efecto dicte el Poder
Ejecutivo y el que se sujetarA a las bases que se de-
terminan en los articulos siguientes:







48 DIARIO DB SESIONE8 DB LA OAMARA DE REPRESENTANTES


ARTICULO LII.-Las p6lizas de fianzas que se
emitan de acuerdo con el articulo anterior, no podran
exceder eada afio de cuatro veces la aseendencia del
fondo de reserve que para ese afo haya calculado la
Instituei6n a que se refiere esta Ley.
ARTICULO LIII.--Las primas que por coneepto
de las p6lizas de fianzas a que se refieren los articu-
los anteriores, habrAn de abonar las Compafiias, So-
ciedades o Empresas, no podrAn exceder del prome-
dio de lo que tales entidades hayan satisfecho como
promedio, durante los filtimos diez afios, contados
retrospectivamente a la fecha de la promulgaci6n de
la present Ley.
ARTICULO LIV.-Los gastos que origin el De-
partamento de "Anticipo con Descuento" que por
esta Ley se crea, se consignaran en su presupuesto
propio, el que sera sometido a la aprobaci6n del Di-
rectorio y en definitive, a la Secretaria de Agricul-
tura, Comercio y Trabajo. Se consignara un cineo
por ciento del presupuesto del Departamento de "An-
ticipo con Descuento" que se destinarA al fondo de
reserva.
ARTICULO LV.-La Secretaria de Agricultura,
Comercio y Trabajo podrk rectificar el presupuesto
de la Caja General de Jubilaciones y Pensiones, asi
como el presupuesto especial del Departamento de
"Anticipo con Descuento", reduciendolo en la for-
ma que estimate justificable, pero nunca podra au-
mentarlo.
CAPITULO VII

Disposiciones penalties.
ARTICULO LVI.-Toda acci6n u omisi6n de las
Empresas o Compafiias o de funcionarios o empleados
de las mismas, tendentes a burlar o a infringir cual-
quier precepto de esta Ley, que no tuviere sanci6n
especial, se castigara con multa de treinta a cien pe-
sos; y en defect de pago, con arrest equivalent a
un dia por cada peso. Si se persistiere en la acci6n
u omisi6n, el Juez Correceional elevara las actuicio-
nes al Fiscal de la Audiencia correspondiente, quien
solicitara la formaci6n del oportuno sumario. La Sa-
la respective de dicha Audiencia conocer6, en su ca-
so, de la causa y castigar. tales infracciones con pe-
na de seis meses a un afio de prisi6n correctional.
ARTICULO LVII.-Los Miembros del Directorio
que dispongan de los fondos de la Caja, de manera
contrarian a Jo previsto en esta Ley, bien invirti6ndo-
los sin cumplir los requisitos exigidos, bien destin'n-
dolos a otros fines distintos de los expresamente de-
terminados, bien ordenando el pago de jubilaci6n o
pension injusta o indebida, bien no invirtiendo los
fondos sobrantes o disponiendo la venta de los va-
lores de la Caja, sin observar las formalidades pres-
criptas, seran responsables del delito de malversaei6n
de caudales pfiblicos, previsto y castigado en el Ca-
pitulo X, Titulo VII del Libro II del C6digo Penal.
OAPITULO VIII
Disposiciones generalss"
ARTICULO LVIII.-Los sueldos, jornales, jubila-
clones, pensions e indemnizaciones devengados en


todo tiempo por los empleados y obreros comprendi-
dos en esta Ley, no serin embaCgables. Sera nula
toda cesi6n, donaci6n, legado o constituci6n de dere-
cho que grave e -mpida el libre disfrute de los mis-
mos.
ARTICULO LIX.-Las Empresas a que se refiere
esta Ley quedan obligadas a suministrar al Directorio
.e la, Caja General de Jubilaciones y Pensiones y a
las Autoridades y funcionarios pfiblicos que confor-
me a esta Ley intervengan en su ejecaci6n en cual-
quier forma, todos los informes que se soliciten sobre
el personal con relaci6n a datos y antecedentes que
tuvieren dichas Empresas y a permitir las compro'
baciones que se juzguen pertinentes a los efectos de
esta Ley.
Del propio modo estardn obligadas a facilitar eu
el plazo de treinta dias a empleados y obreros cer-
tificados de tiempo de servicios de sueldos, o jorna-
les percibidos o que debieran percibir, de contribu-
ciones al Fondo de la Caja y cuanto mis jure el in-
teresado serle ftil para promover su jubilaci6n o pen-
si6n, los cuales certificados deberan estar autorizados
por el Administrador o quien haga sus veces en las
Empresas o Compafiias, enviando simultAneamente a
la Caja General de Jubilaciones y Pensiones, copia
certificada debidamente autorizada.
En'el caso de falta de cumplimiento por parte de
las Compafiias o Empresas, el7Juez Correccional del
Distrito donde radique, impondra al representante de
las mismas, una multa de diez pesos por cada dia
que dejare decursar sin entregar la certificaci6n ade-
cuada sin causa que los justifique.
Las Compafiias comprendidas en esta Ley estaran
obligadas a conservar las n6minas y demas documen-
tos que acrediten el pago de sueldos y jornales y
tiempos de servicios prestados por sus empleados y
obreros durante los cuarenta afios filtimamente trans-
curridos.
ARTICULO LX.-Las Empresas, Sociedades o
Compafiias, que no depositaren en el tiempo y forma
estatuidos en esta Ley, en su articulo diez, las sumas
a que estin obligadas, incurrirAn en una multa de
cien pesos por cada dia de demora, tasta tanto efec-
tuen el dep6sito con el interns legal, a contar desde
el primer dia del incumplimiento, salvo que justifi-
quen ante el Directorio la demora con pruebas bas-
tantes a este efecto. El Presidente de la Caja General
de Jubilaciones y Pensiones, como representante legal
de la misma planleara, bien ante el Poder Ejecutivo o
bien ante los Tribunales de Justicia, las reclamacio-
nes que sean procedentes. para hacer efectivas las
obligaciones y penalidades establecidas por esta Ley.
pudiendo utilizar la via de apremio. Las resolucio-
nes del Directorio asentadas en su Libro de Actas
ya aprobadas, constituyen instrument pfiblico.
ARTICULO LXI.-E1 Directorio de la Caja for-
mara un censo de empleados y obreros comprendidos
en la present Ley, en tanto fuere possible, de las per
sonas a que se refiere el articulo treinta y siete de
esta Ley, con expresi6n de todos aquellos particula-
res que estime necesarios para la mejor aplicaci6n de
la misma, a cuyo efecto debera levar el Directorio un
Registro permanent que contenga todos los datos re-







DIARIO DIE BSIONBESDB LA OAMARA DE REPRESENTANTES 49


ferentes a los empleados y obreros y sus respectivas
families.
Este censo se formarA por el Direetorio dentro de
los primeros seis meses de regir esta Ley.
AdemAs, el Directorio elevara anualmente al Po-
der Ejecutivo un informed sobre el estado de la Caja
y los nombres y direeeiones de los jubilados y pen-
sionados, publicandose ese informed integramente en
la Gaceta Oficial de la Republica, sin costo para la
!Caja.. ....

CAPITULO IX

Disposiciones finales.

ARTICULO LXII.-Las Compaftias, Sociedades o
Empresas comprendidas en esta Ley, estaran obliga-
das a comunicar, mensualmente, al Direetorio de la
Caja General de Jubilaciones y Pensiones de emplea-
dos y obreros de Ferrocarriles, T'ranvias y Transporr
tes Terrestres, las altas y bajas de empleados y obre-
ros o contratistas pertenecientes a las mismas y al
objeto de que dicho Directorio disponga las consi-
guientes rectificaciones en el censo que habri de lle-
var y conservar siempre de todas la personas a quie-
nes alcanzan las obligaciones y beneficios de la pre-
sente Ley.
ARTICULO LXIII.-Las Empresas y Compaflias
comprendidas en esta Ley, estAn obligadas y es al
propio tiempo de su interns, a cooperar a la norma-
lidad econ6mica de sus empleados y obreros que la
Caja de "Anticipos" persigue, haciendo en los suel-
dos y jornales de sus empleados y obreros, al formu-
lar sus n6minas, las reducciones correspondientes a
los anticipos hechos que el Presidente del Directorio
les comunique. Las cantidades deducidas serAn re-
mitidas mensualmente a la Caja General de Jubila-
ciones, en igual forma que la estailecida para reme-
oar otros fondos; pero las remesas correspondientes
a anticipos seran hechas separadamente de toda otra
y se justificaran mediante una relaci6n detallada de
los empleados a quienes se hagan las deducciones y la
cuantia de las mismas que las Compaiiias enviarin
al President del Direetorio.
ARTICULO LXIV.-Tan pronto se origine un de-
ficit en la Caja por insuficiencia de los ingresos men-
suales para satisfacer las jubilaciones y pensions con-
cedidas, se prorratearh entire 6stas, la cantidad recau-
dada sin derecho a reclamaei6n future mientras se
tomen otras medidas que determine el equilibrio de-
finitivo de la Caja.
ARTI'CULO LXV.-E1 Directorio deberk difundir
y estimular el ahorro voluntario y favorecer la mu-
tualidad, bien administrAndola directamente o super-
visando la mutualidad, bien administrAndodla directa-
mente o supervisando la que establecieron entire si los
empleados y obreros; al propio tiempo debera fomen-
tar y favorecer el desarrollo de instituciones o so-
ciedades que tengan por fin mejorar la conlici6n mo-
ral, inteleetual, social y econ6miaS de los empleados
y sus families.
ARTICULO LXVI.-Las Compafilas deTranspor.
tes. Terrestres a que se refiere el articulo primero y


siguientes de esta Ley, se entenderA que quedan in-
cluidas en la misma cuando el Directorio hubiera acor-
dado su incorporaci6n y el Presidente de la Repd-
bliea apruebe ese acuerdo..
ARTICULO LXVII.-Se derogan todas las leyes,
deeretos o disposiciones que se opongan al eumpli-
miento de la present Ley, la cual comenzarA a regir
desde el dia siguiente dia al de su publicaci6n en la
Gaceta Ofidial de la Repdblica.

CAPITULO X

Disposiciones Transitorias

ARTICULO LXVIII.-Todos los expedientes de
jubilaciones o pensions pendientes de tramitaci6ii al
promulgarse esta Ley, serAn sometidos a los trminites
y disposiciones que la mimsa establece.
Las jubilaciones y pensions concedidas al amparo
del articulo veinte y tres de la Ley que se modifica,
y las pensions que ade ella se hayan derivado, serAn
ajustadas a los preceptos de la present Ley.
ARTICULO LXIX.-E1 Directorio inieiara dentro
de los ciento ochenta dias siguientes a la promulga-
ci6n de esta Ley, la revision y rectificaci6n de las ju-
bilaciones y pensions concedidas hasta esa fecha que,
a su juicio, deban someterse a di;ha revision por con-
tener error de heeho u otra causa que lo determine.
Igualmente procederA dentro del propio plazo, a
revisar las jubilaciones y pensions concedidas por
inutilidad, clasificandolas en la forma establecida en
esta Ley y. determinando en cada caso la cuantia que
a la misma corresponda, de acuerdo con tal clasifi-
cacio6n y con la proporci6n que en esta propia Ley,
,, determine.
Para la relaci6n de lo estatuido on el parrafo an-
terior, el Directorio examinarA todos los expedientes
previa ponencia que hagan sus miembros; y dentro
de los ciento ochenta dias siguientes, sin pr6rroga al-
guna, dictara la resoluci6n correspondiente. Contra
estos acuerdos del Directorio se darAn los propios re-
cursos que contra cualquiera otros, pudiendo ejerci-
tarlos, asi los interesados directamente en dichas re-
soluciones, como cualquier miembro del Directorio.
ARTICULO LXX.-En los casos en que, como re-
sultado de esta revision sean anuladas las concesio-
nes de jubilaciones y pensions, estas resoluciones de
nulidad, no tendrAn otra consecutncia para los que
estaban en posesi6n de ellas, que la p6rdida de las.
mismas.
ARTICULO LXXI.-Las jubilaciones que se otor-
guen conforme a esta Ley, por retire voluntario u or-
dinario, no comenzarAn a hacerse efectivas ni a de-
vengarse hasta despues de transeurridos tres afios de
la promulgaci6n de la present Ley.
ARTICULO LXXII.-No obstante lo dispuesto en
el articulo cincuenta y ocho, serAn embargables los
sueldos, jornales, jubilaciones, pensions e indemniza-
ciones en los casos en que los acreedores por deudas
contraidas con anterioridad a la promulgaci6n de es-
ta Ley, anoten dichas deudas en el Registro ConTi-








50 DIARIO DE SESiONEtS D]E DA CASMARA DE REPREMNTA1NTES


denial que se llevara en la Caja de Jubilaciones y
Pensiones, siempre que la petici6n de embargo se ba-
sase en los eriditos registrados. El plazo iara la ins-
cripei6n de estas deudas es de sesenta dias hibiles,
que comenzaran a regir el dia siguiente de publicada
esta Ley en la Gaceta Oficial-de la Repfibliea.
Los Juecee y Tribunales no admitirin ninguna re-
clamaci6n en cobro de los adeudos antes refeiidos que
no vengan acompafiadas de las correspondientes certi-
ficaciones acreditativas de bhaber sido anotado el ci-
tado adeudo en el Registro Confideneial a que se re.
fiere el parrafo anterior.
ARTICULO LXXIII.-El Direetorio de la Caja
General de Jubilaciones y Pensiones presentark el
treinta de junio de mil novecientos treinta y uno al
Jefe del Poder Ejecutivo de la Nici6n, una Memoria
contentativa de las observaciones queen relaci6n con


las disposiciones de car~eter general y .t6enico le su-
gieran la experiencia, con vista de los resultados de
la present Ley.
ARTICULO LXXIV.-Tan pronto est6 promulga-
da esta Ley, la Secretaria de Agricultura, Comercio
y Trabajo, procederi con caricter provisional a de-
terminar los cuatro representantes que deban conti-
nuar representando a las Empresas y a los emplea-
dos y obreros, fundAndose en el mayor niimero de
votos que hayan obtenido en las elecciones en que fue-
ron electos para estos cargos. Asimismo procedera 4
adoptar las medidas condueentes para que,. con ca-
rheter definitive, quede organizado el Directorio de
acuerdo con el articulo cuarto de esta Ley.
Sal6n de sesiones de la CAmara de Representantes,
a primero de Octubre de mil novegientos veinte y
nueve.


IMP. P. PERNANO IY OA., O*BIPO t1, HA&BAA




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs