Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/01268
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID01268
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text




REPUBLICAN DE CUBA


DIARIO DE SESIONES
DE LA
CAMERA DE REPRESENTANTES

DECIMO TERCERO PERIOD CONGRESSIONAL

QUINTA LEGISLATURE

VOL. LII LA HABANA, 14 de Junio de 1929. NUM. 31

Sesion extraordinaria de.12 de Junio de 1929.

President: Sr. Rafael Guas Inclan
Secretarios: Sres. Manuel Capestany Abreu y Jose Alberni Yance
SUMARIO
A las 5 p. m. comienza la sesi6n.-Continfia el debate sobre el articulado y enmiendas presentadas
al proyecto de ley sobre modificaci6n de la Ley de Jubilaci6n de Empleados y Obreros ferroviarios
y tranviarios.-A propuesta del senior Aguiar se acuerda suspender el debate sobre el articulo 31.
En votaci6n ordinaria y sin debate es aprobado el articulo 32.-Con aclaraciones de various sefio-
res Representantes, es aprobada una enmienda adicional del senior Castellanos, declarando con de-
recho a pension, a los familiares de empleados u obreros que pierdan sus destinos por causa de
alcoholism cr6nico.-Es aplazado el debate sobre otra enmienda adicional del senior Zaydin, de-
clarando embargables las jubilaciones y pensions, a los efectos de la Ley del Divorcio.-Es apro-
bado el articulo 33, y seguidamente el 34, con una enmienda del senior Castellanos fijando el ter-
mino de diez y ocho meses como prescripci6n del derecho a solicitar jubilaciones o pensiones.-
Es puesta a discusi6n una enmienda del senior Alberni, al art. 35, referente a que el jubilado que
resida fuera del territorio national por mfs de seis meses consecutivos, sufrirk un descuento de
un 50% en el imported de su jubilaci6n.-El senior Guas Inclin amplia la enmienda en el sentido
de que se prive de jubilaci6n al empleado u obrero que permanezca durante mis de dos aiios fue-
ra del territorio nacional.-En contra de ambas enmiendas usan de la palabra los sefiores Rodri-
guez Barahona y Uirquiaga; y en favor, el senior Guas Inclin.-Intervienen en el debate, los sefio-
res Carlos Machado, Aguiar, Castellanos, Final6s, Garcia Montes y Zaydin.-A propuesta de este
filtimo, se acuerda suspender la sesi6n, para continuar el debate el pr6ximo lunes.-Termina la se-
si6n a las 8 p. m.
.SR. PRESIDENT ('GUAS INCLAN) : Se abre la se- SR. PRESIDENT (GUAs INCLAN) : ~Se aprueba el
sin. aeta?
(Eran las cinco p. m.) (Se4ales afirmativas).
Se va a dar lectura al acta de la sesi6n anterior. Aprobada.
(El official de actas la lee). 'Se va a dar lectura al articulo 31.







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


(El oficia; de actas lee).
ARTICULO XXXI.-Las jubilaciones seran acor-
dadas por la Junta de Gobierno, cuyo Presidente
aceptarA, o no, la ponencia de un Consejero, a quien,
para este tramite, se pasarA cada expediente, debien-
uo evacuarlo en el t6rmino de diez dias habiles. Una
vez concedidas, serLn pagadas desde el dia en que
el interesado deje de percibir sueldo, journal o remu-
lieraci6n de la Empresa por motivo de la inutilidad.
Si se refiere a empleados y obreros que continfien
piestando servicios las jubilaciones seran liquidalas
a partir desde el dia en que cesen en el servicio y
dejen de percibir sueldos, journal o remuneraci6n de
la Empresa.
Si se tratare de empleados y obreros que hayan
dejado el servicio voluntariamente, se liquidaran y
abonaran las jubilaciones, despu6s de transcurridos
noventa dias, a partir del dia en que se anoten las
solicitudes en el "REGISTRO DE ENTRADA DE
CORRESPONDENCIA DE LA CAJA GENERAL
DE JUBILACIONES Y PENSIONS" o los docu-
mentos que complete el expediente.
Si se tratare de empleados y obreros declarados
cesantes y que necesiten anticipar su expediente de-
purativo y 6ste fuere resuelto favorablemente, en-
tonces la jubilaci6n se abonara a partir del dia en
que hubieren cesado en el servicio de la Empresa y
de percibir sueldo, journal o remuneraci6n de la mis-
ma.
Si ]a demora de la presentaci6n de la solicitud de
jubilaci6n obedeciese a ilue el interesado result su-
jeto a algfin proceso,-entonces la liquidaci6n y pago,
en su easo, de la jubilaci6n que pueda corresponder-
le, tendra como punto de partida, la fecha de la sen-
tencia firme.
El empleado u obrero que se consider con dere-
cho a la jubilaci6n presentarA al Presidente de la
Junta de Gobierno, un escrito expresando las circuns-
tancias en que fund su solicitud, acompafiando los
documents que acrediten su derecho, y entire esos
documents, serh requisite indispensable una certi-
ficaci6n de todos sus servicios, que le expedira, sin
demora, la Compafiia respective; la cual remitira,
simultaneamente, a la Caja General de Jubilaciones
y Pensiones, una copia autorizada de dicha certifi-
cacion.

La Junta de Gobierno, por mediaci6n de su Pre-
sidente reclamara de la Empresa, si lo estima nece-
sario, el expediente o expedientes del empleado u
obrero, asi como cuantos datos y certificaciones se
requieren para la comprobaci6n del derecho que se
reclama.
La Caja General de Jubilaciones y Pensiones ten-
dr6 un plazo de noventa dias habiles, para la trami-
taci6n y resoluci6n de cada expediente; salvo demo-
ra motivada por causa extrafia a dicha instituci6n.
Si por causa injustificada no se resolviere dentro
de ese plazo y si mediase queja ante el Secretario j
de Justicia, este, si lo cree procedente, impondr
multa de cinco pesos, por cada dia de demora, al
funcionario o empleado que, result responsible. Es- i


t6 multa se hara efectiva descontAndola del sueldo,
y formarA parte del fondo de la Caja.
Cuando mediante prueba documental, consistent
en las n6minas de las respectivas Empresas no re-
sulte directamente la demostraci6n de ser cierto el
tiempo de servicio alegado por el promovente, y siem-
pre que, al efecto, no existiere de esos servicios al-
guna prueba documental 'indirecta, consistehte en
libros, actas, credenciales, nombramientos o cual-
quier otro medio de prueba an6logo, entonces se le
aceptari al promovente la prueba te-rif;- il de no
nmenos de tres testigos y sujeta siempre a ia exelusiva
apreciaci6n de ]a Junta de Gobierno y limitandola a
un tiempo que no se r'emonte a mas de veinte afios pa-
sados.
Contra la resoluci6n de la Junta de Gobierno, po-
dra el interesado apelar a la Sala de Gobierno de la
Audiencia de la provincia, donde residiere el pro-
movente al iniciar su expediente. Para esta apela-
ci6n, habrA un termino de quince dias hAbiles y se in-
terpondra con un escrito dirigido al Presidente de
Ia Junta de Gobierno que, dentro de los siguientes
diez dias hAbiles, elevarA el expediente a la Sala de
Gobierno. Esta, para mejor proveer, podrA acordar
la prActica de alguna- actuaci6n que consider omi-
tida tendientes a aclarar algfin hecho, pero exclu-
yendo la prueba testifical, y dictarA auto de reso-
]uci6n, dentro de los quince dias hAbiles siguientes
a la practice de tales diligencias, si las hubiere. Del
auto de la .Sala de Gobierno de la Audiencia, podrAn
tanto el promovente, como la Junta de Gobierno, re-
currir ante la Sala de Gobierno del Tribunal Supre-
mo, que resolverA sobre todos los puntos de hecho y
de dqrecho, s61o con lo que arroje el expediente y en
el termino de treinta dias hAbiles.

El plazo para recurrir al Tribunal .Supremo, serA
df- quince dias hAbiles, contados, para el promovente,
desde la fecha de ]a notificaci6n, y para la Junta de
Gobierno, desde la fecha en que se anote en su "RE-
GISTRO DE ENTRADA" la del expediente que la
Sala de Gobierno de la Audiencia habra de devolver-
le y que el Presidente de la Junta de Gobierno, lo
elevara, entoncee al Tribunal Supremo.
El President de la Junta de Gobierno interpondra
esos recursos direetamente ante la Sala de Gobierno
del Tribunal Supremo, con un simple escrito, en el
que podrA hacer cuantas alegaciones consider pro-
ccdentes. Cuando sea el promovente quien recurra,
para ante' el Supremo, presentara un escrito ante la
Sala de Gobierno de la Audiencia que devolvera el
expediente a la Junta de Gobierno, y 6sta lo elevara
epguidamente al Tribunal Supremo, acompafi6ndolo,
si lo cree procedente con un escrito suyo de aclara-
ciones. Y tambien la Sala de Gobierno de la Audien-
cia, devolvera el expediente, cuando transcurridos los
quince dias hAbiles que tiene el promovente, no pre-
sentare alli su escrito, recurriendo ante el Tribunal
Supremo.
Los empleados y obreros que se encuentren traba-
ando, una vez que hayan sido.notificados de la con-
cesi6n de su jubilaci6n, podrAn hacer uso de ellas en
cualquier tiempo, notificAndolo por escrito a su Jefe
nmediato, la fecha en que deseen retirarse del servi-









DIARIO DE SESIONES DE DA CAMERA DE REPRESENTANTES- 3


cio active, que sera siempre treinta dias hdbiles, a ar-
tir de la fecha de la notficaci6n.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : Para proponer se suspen-
da el debate del articulo 31, por estar en relaci6n
con el gobierno de la Caja, acerca de la cual existe
acuerdo de aplazar los debates.
SR. PRESIDENT (GUAs INCIAN): La proposici6n
necesita ser apoyada por dos sefiores Representantes.
(Los seiores Alfonso y San Pedro apoyan la pro-
posicisn.)
Se pone a votaci6n.
(ISilencio).
Aprobado.
Se va a dar lectura al articulo 32.
(El oficia? de actas lee).
ARTICULO XXXII.-Los empleados y obreros
que.teniendo mds de diez afios de servicios, fuesen
destituidos de sus cargos, por mal cumplimiento de
los mismos, comprobados ante la Junta de Gobierno
o por alcoholism cr6nico, o por haber sido conde-
nados por sentencia de delito grave, no serdn jubila-
dos sin que puedan tomarse en consideraci6n a los
efectos de este articulo; hechos acaecidos con ante-
rioridad a la promulgaci6n de la ley de veinte y cua-
tro de Noviembre de mil novecientos veinte y uno.
Cuando los motivos de una destituci6n se comprue-
ban arte la Junta de Gobierno, la resoluci6n podrd
ser apelada ante la Audiencia, tramitAndose este re-
curso, por las mismas reglas prefijadas en el prece-
dente articulo XXXI.
SR. PREqIDENTE (GUls INCLAN): Se pone a dis-
cusi6n.
(Silencio).
,Se va a dar lectura a una enmienda del senior Cas-
tellanos.
(El oficiaw de actas lee).

A LA CAMARA:

El Representante que suscribe, propone a la ley
modificando el Retiro Ferroviario y Tranviario, la
siguiente:

Enmienda adicional del articulo XXXII.

(Se acepta integramente el primer y segundo pi-
rrafo del articulo). Si tuvieran familiares de los ex-
presados en el articulo XXXVII, o sea c6nyuge, hi-
jos, padres o hermanos, no se devolvera al penado el
imported del descuento heeho a su sueldo, pero goza-
rin de la pension que corresponda a la jubilaci6n
perdida las personas que tengan derecho a ella con
arreglo a esta ley.
Cuando los motives de una destituei6n se comprue-
ben ante el Directorio de la Caja por medio de expe-
diente con audiencia y prActica de la prueba que pro-
pusiere el interesado, la resoluci6n del Directorio po-
drA ser apelada ante la Audiencia, tramitAndose este
recurso, por las mismas reglas explicadas en el pre-
cedente articulo XXXI.


Las empresas, sociedades o compafiias podran va-
lerse de.preoedimientos secrets o de espionaje para
investigar la conduct de sus empleados y obreros,
pero sera nulo todo acuerdo que se tome fundado en
tales investigaciones o'denuncias, pues en todo caso
el cargo que se haga al empleado u obrero sera reali-
zado por una persona conocida y que lo ratifique an-
te el expediente que instruya, siendo nulo si asi no
se efectuare. La infracci6n de este precepto sera
considerada como violaci6n de la ley y castigada se-
grin el articulo LIII de la misma.
Habana, 2 de Junio de 1929.
(f.) Manuel CasteUlanos.

,SR. PRESIDENT (GUtS INCLAN) : Como la enmien-
da es adicional, se pone a votacion el articulo 32.
Los que estin conformes se servirAn ponerse de
pie.
(La mayoria de los seoores Representantes se po-
ne de' pie).
Aprobado.
Se va a dar lecture nuevamente a la enmienda.
(El official de actas la lee).
SR. PRESIDENT (GUASs INCLIN): Tiene la pala-
bra el senior Castellanos, para defenderla.

.SR. CASTELLANOS (MANUEL): Actualmente, cuan-
do un individuo, por motive de una condena dictada
en causa criminal, o por mal cumplimiento en el car-
go, es separado -de la empresa, queda sin derecho a la
jnbilaci6n, segfin el precepto que se acaba de apro-
bar; pero seria injusto, seria arbitrario, que los fa-
miiiares de quien durante un tiempo ha trabajado y
ha contribuido a la Caja de Jubilaciones con el des-
cuento de su sueldo y cuya familiar ha sufrido la per-
dida del tanto por ciento del haber del trabajador
para contribuir a la Caja del Retiro, seria injusto y
arbitrario, digo, que esa familiar sufra las consecuen-
cias de la condena impuesta por embriaguez, incapa-
cidad o eualquiera otra situaci6n, o por su mal com-
portamiento. Esta enmienda tiende a defender los
familiares de ese hombre que ha perdido el trabajo,
que ha perdido su medio de vida por un vicio. Por
eso en mi. enmienda .se dispone que ese tanto por
ieento de la jubilaci6n se entregue a los familiares,
a la esposa y los hijos de ese obrero que ha sido sepa-
rado por su mal comportamiento.
SR. ZAYDIN (RAM6N): Yo quisiera que fuese leida
nuevamente la enmienda.
(El official de actas la lee).
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Pido la palabra, en con-
tra.
SR. PRESIDENT (GuAS INCLAN): Tiene la pala-
bra S. S.
.SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Sefior Presidente y se-
fiores Representantes: Aunque el pArrafo primero,
del articulo veintitres que acaba de ser aprobado, no
habla de empleados que est6n -gozando de la jubila-
ci6n, sino de empleados destituidos de sus cargos por
su mal comportamiento, comprobado por el organis-








4 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE RE PRLESENTANTES


mo director de la Caja, este empleado pierde su em-
pleo, pero no la jubilaci6n porque no estd disfru-
tando de ella.
Ademis, un empleado que consigue un empleo me-
j6r que aquel del cual viene disfrutando en una com-
paiia o empresa, si renuncia a ese puesto, pierde to-
do derecho y lo que hace es no renunciar para no,
perder tal derecho. Se conduce indebidamente en el
desempeifo de su cargo y no le import, entonees, co-
meter errors y faltar al cumplimiento de su deber,
sabiendo que va a obtener la separaci6n de ese em-
pleo por parte de esa empresa, po'rque de esa mane-
ra, sus familiares van a disfrutar de una pension.
De manera que es un precepto que ha sido fuente
-de inmoralidades, y eso se ha querido evitar en esta
ley que estamos discutiendo ahora.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Tanto en el precep-
to como en la enmienda, estbn comprendidos no s6lo
ci mal comportamiento sino el alcoholism cr6nico y,
ademds, el que hubiese sido condenado por delito
grave.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Creo que no es possible
suponer que un individuo cometa un delito grave,
con tal de que sus familiares disfruten de una pen-
sion. Acepto eso. En cuanto al alcoholism cr6nico,
me resisto un tanto, porque se presta al fraude.

SR. ZAYDiN (RAMO6N): 4 Qu6 mayor desgracia !e
puede ocurrir a una familiar en la que el jefe de ella se
dedique al alcoholism cr6nico, cuando esta circuns-
tancia esta ya considerada en algunos proyectos del
C6digo Penal'como una eximente? bPor qu6 no se
le reconoce derecho a una pension correspondiente a
los diez afios que ha trabajado y durante los cuales
ha contribuido al fondo de la Caja? Es el case que
dice: "el alcoholism cr6nico"; pero esta no es una
enfermedad como las enfermedades mentales. Por
eso yo agregaria: "en los casos de enfermedad men-
tal."
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Ya esta previsto.
SR. ZAYDIN (RAM6N) : Si el senor Castellanos reti-
ra la parte referente al alcoholism cr6nico, yo la
mantengo. El alcoholism cr6nico no quiere decir el
hombre que toma una copa.
Si. AGUIAR (MIGUEL A.) : No, porque en ese caso
nos encontrariamos muchos de nosotros incluidos.
(Risas).
SR. ZAYDIN (RAM6N) : El senior Aguiar ha torado
algunas copas, conmigo.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : La enmienda dice asi.
(La lee).
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Es preferible po-
ner: "en los casos que esto ocurra, con derecho a la
jubilaci6n."
SR. ZAYDIN (RAM6N): El empleado, a los diez
afos de trabajo ya ha adquirido el derecho a la jubi-
laci6n.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : Puede darse el caso de
que, a pesar de los diez afios de servicios, no tenga
derecho a la jubilaci6n.


SR. ZAYDIN (RAMON) : En ese easo debemos prote-
ger a la familia...
Sc. AcUIAR (Mi: a. A.): &Por que vamos a
prestar mayor protecci6n a la familiar de un delin-
cuente que a la de un hombre honrado?
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Podria determinar-
se que, si no tuviera derecho a la jubilaci6n, se le de-
volveria a la familiar la cantidad con que ha contri-
buido.
SR. AGUTAR (MIGUEL A.): Solamente en los casos
apuntados por el senior Castellanos.
SR. ZAYDIN (RAM6N) : En ese caso voto por la en-
mienda del senior Castellanos.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLiN) : Puede decirse
que si en el moment de ocurrir la cesantia estaba el
individuo con derecho a la jubilaci6n, 6sta pasara a
la familiar; y si no estaba en actitud de jubilarse, la
familiar tendri derecho al tres por ciento, que hubie-
ia sido el dereeho que tenia la familiar.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : La modificaci6n es
mas amplia que la enmienda presentada por mi, por-
que ahora comprende los dos extremes y antes no com-
prendia mis que uno; antes no comprendia mis que
el caso en que el trabajador tuviera derecho a la ju-
bilaci6n; pero si caia en la embriaguez o en el mal
eumplimiento, quedaba fuera.
SR. ZAYDiN (RAIMN): Sefior Castellanos: ITen-
dria S. S. inconvenient en expliear nuevamente\c6-
mo queda el articulp?, porque el senior Wolter del
Rio acaba de llegar y le interest saber en que esta-
do queda.
SR. CASTELLANOS ('I.\:NiEL) : Se acaba de aprobar
un pr.cepto por el cual el trabajador que cae en es-
tado de embriaguez, abandon o mal cumplimiento
en la empresa, pierde los derechos a la jubilaci6n; y
la enmienda presentada tiene por objeto el que, per-
diendo los derechos el obrero, vengan a disfrutarlos
los familiares, inclusive los hermanos. En este sen-
lido, estdbamos en un criterio de transigencia. El
senior Aguiar sostenia que debia excluirse el mal
cumplimiento y el de pena grave; pero el senior Pre-
sidente, senior Guis Incln, indicaba la posibilidad
de que el empleado no tuviera el derecho de jubila-
ci6n, en cuyo caso la familiar perderia todo, y se plan-
teaba este problema: si este hombre tuviera diez afios
de servicio, pero no tuviera el derecho a la jubilaci6n
por cualquier motivo, a la familiar se le devolveria el
aporte que 61 hizo a la Caja, y el que tiene derecho a
la jubilaci6n, que pase ese derecho a la familiar.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN) : Conforme.
Sn. URQUIAGA (CARMELO): Podiamos pasar a otro
articulo, mientras se redacta la enmienda.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLN) : Es que el articu-
lo comprende various particulars.
(El senior Castellanos redacta la enmiew.da).
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Se va a dar lec-
tura a la enmienda.
(El oficiae de actas lee).






DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 5


ENMInNDA

Cuando la destituci6n obedeciere a las causes de
alcoholism cr6nico o condena por delito grave, los
familiares a que se refiere el articulo XXXVII dis-
frutarAn de la pension de que hubiere disfrutado
quien tuviere derecho a retire en la proporci6n y
cuantia que dispone'esta ley. Pero en el caso de que
cl empleado u obrero destituido por alcoholism cr6-
nico o delito grave que tuviere mis de diez afos de
servicio no hubiere alcanzado derecho al retire, se le
devolverA a los familiares antes mencionados el im-
porte con que hubiere contribuido a la Caja.
(f.) M. Castellanos.

SR. MACHADO (CARLOS): Yo desearia que se le
volviera a dar lecture, con un poco mis de claridad.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Se va a dar lec-
tura, nuevamente, a la enmienda.
(El official de actas la lee).
SR. PRESIDENT (GuAS INCLiN): Se pone a dis-
cusi6n.
SR. GEORGE (QUINTIN): Pido la palabra, para ha-
cer una pregunta.

SR. PRESIDENT (GuAS INCLAN): Tiene la pala-
bra el senior Quintin George.
SR. GEORGE (QuINTIN) : Mi pregunta parecerA ma-
jadera, pero, a pesar de las respeetivas lectures que
s, le ha dado a la enmienda, yo quiero hacer esta in-
terrogaci6n: I Es decir. que si un trabajador, obrero
o empleado, compete un delito, se premia a su familiar,
devolvi6ndole el dinero con que ha contribuido a la
Caja, y si tiene los afios requeridos, se le da una pen-
si6n ?

SR. ZAYDiN (RAM6N): Probablemente, mi distin-
guido compafiero el senior Quintin George no oy6 la
explicaci6n que sobre este precepto hubo de darle el
senior Castellanos y, luego, brevemente, el que habla.
Actualmente, sobre el articulo 32 de la ley en vigor,
se mantiene este mismo precepto, con una sola dife-
rencia, y es, una causa que' daba lugar, (seglin el se-
fior Aguiar explicaba) a que sirviera de pretexto pa-
ra que, a su amparo, se protegiesen individuos que
no debian tener dereeho a. ello, per mal comporta-
miento en el trabajo, siendo esto motivo de p6rdida
de los derechos de jubilaci6n. Eso se ha suprimido
en la enmienda del senior Castellanos; pero, en cam-
bio, se deja intacto el resto del articulo. Por que se
ha dejado y cuil fu6 el motivo de este articulo trein-
tu y dos, product de la ponencia de un compafiero
nuestro muy versado en estas materials sociales, co-
mo el senior Welter del Rio, se express en el dictamen
de 6ste cuando la ley que estA en vigor se discutia
hace afios en la CAmara.
Esta ley no da premio, la ley mira el caso de un
obrero que tiene derecho a la jubilaci6n y que, ya
con ese derecho, compete un delito, o se vuelve alcoho-
lista cr6nico. El alcoholism cronico,-y aqui .hay
un m6dico ilustre, el senior Rodriguez Barahona, que
podrA decirlo,-el alcoholism cr6nico no estA consi-
derado como una enfermedad. El obrero ese tiene
perfect derecho a la jubilaci6n, no debe ser motive


de castigo ni se le debe perseguir como un delincuen-
te; ni se le debe hacer perder la jubilaci6n, que no
se le da a 61, se le da a la familiar; y esa jubilaci6n
no es un premio a sus familiares, puesto que esta ley
tiene por objeto proteger, lo mismo al obrero que a
sus familiares, para que no caigan un dia en estado
de indigencia y se conviertan en carga pfiblica. Si
ese criterio prosperara, esa familiar quedaria en el
mayor desamparo, por la p6rdida de un derecho ad-
quirido, con la double inmensa desgracia de la falta
de recursos y de la ayuda que el jefe de familiar les
brindaba cuando era un hombre moral que se habia
conducido bien en la sociedad, pero que tuvo la fa-
talidad de caer en el delito, y de ir a la creel. No
vamos a imponerle a esa familiar el castigo de privarle
ie lo que legitimamente le corresponde. Es como si
se quisiera privar de fortune a los familiares de quien
la adquiri6, porque este haya cometido, despu6s, al-
g6n delito. En el caso de que el empleado no tenga
derecho a la jubilaci6n, tordo lo que se pretendS, estA
bueno; pero en este caso-no es possible condenar una
familiar que tiene derecho a recibir un auxilio de la
Caja, familiar que no tiene la culpa de la desgracia
que le ocurre a su jefe, a quien la sociedad no debe
perseguir, porque quizas si esa misma sociedad fu6 la
culpable del delito cometido.
Por estas razones, sostengo el precepto, a virtud
de la sugereneia del senior Aguiar. Yo creo que con
esta explicaci6n podrA quedar satisfecho el ilustre
Vicepresidente de la Camara.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : En realidad, los ar-
gumentos del senior Zaydin son convincentes, y estoy
seguro de-que el senior George estara completamente
convencido. Pero hay un argument que yo quisie-
ra agregar: el obrero, al entregar su aporte a la Ca-
ja, realize un contrato de seguro social, y en ese con-
trato de seguro social garantiza various riesgos, el pri-
mero es de la vejez, el de la muerte, el de la enferme-
dad, el de la invalidez y el del paro. Cuando el obre-
ro eae dentro de uno de esos riesgos, como 61 cumpli6
con la Caja, la Caja tiene que cumplir con 61; si es
por muerte, cumple con sus familiares; si es por en-
fermedad o por paro, cumple con 61; y si es por un
riesgo professional, cumple' tambi6n con 61, dandole
una pequefia indemnizaci6n del aporte que 61 hizo a
la Caja.

Nosotros, en este caso de la enmienda, garantiza-
mos un nuevo riesgo, si el senior George lo quiere asi,
el riesgo de la condena, por el cual se priva a los fa-
miliares de ese obrero, sin morirse, sin enfermarse.
Puedo asegurar a la CAmara que yo he leido todas o
casi todas las legislaciones sobre esta material y en
ninguna de ellas esta comprendido ese riesgo de la
condena; y es evidence que nosotros, con esa enmien-
da, garantizamos ese riesgo, en favor de la familiar
del obrero.

Sn. GEORGE (QUINTiN) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Tiene la pala-
bra S. S.
SR. GEORGE (QUINTIN) : No voy a insistir en mi
argument, ni agregar absolutamente nada, alrede-
dor del escrfipulo de concieneia que tenia, cuando
formula mi pregunta antes de votar; pero yo ruego







66 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMARA DE REPRESENTANTES


cl distinguido senior Castellanos que me diga si den-
tro de los preceptos de la ley que estamos votando,
figure c- no un precepto por virtual del cual puede,
el Directorio o la Empresa, separar a un obrero o em-
pleado por faltas en el cumplimiento o en el desem-
pefio de la obligaci6n a 61 encomendada; y si esta se-
paraci6n lleva aparejada, tambi6n, una devoluci6n
de lo que 61 ha ingresado para su familiar.

,SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Precisamente se ha
suprimido este precepto en el articulo que acaoamos
de aprobar; y ese es el motivo de la pre.entaci6n de
la enmienda, para que los familiares de ese obrero
no sufran los perjuicios conjuntamente con 61, de su
mal comportamiento. Pero hay un precepto, en la
enmienda, que al discutirse el articulo tercero se co-
nocer'; y cuando llegue ese moment, su seforia va
a tener motivo y fundamento para esos escripulos.
SR. GEORGE (QuINTiN): Yo no tengo la tonta pre-
tcnsi6n de venir a ilustrar a esta Camara en un de-
bate en que intervienen personas de tanta capacidad
y cultural, no s6o1 en esta material sino en las distin-
tas ramas. de los conocimientos humans, como los se-
fiores Zaydin, Castellanos, Aguiar, Garcia Montes y
otros; pero es innegable que los que venimos a con-
tribuir a esa labor ciclopea, si se quiere decir, de tan
distinguidos compafieros, debamos tambi6n recabar
por lo menos el ejereicio de este pequefio derecho a
la conciencia libre. Al que habla se le ocurre que pa-
rece realmente una ligereza, que mientras por un,
falta leve de cumplimiento solamente se le lleve a la
separaci6n, en cambio, el que compete un delito obten-
ga para sus familares la devoluci6n de aquellas can-
tidades con que ha contribuido a la Caja.

SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : Para tratar de desvane-
cer los escripulos de conciencia del senior George, e
insistiendo en los arguments que expuse anterior-
mente, voy a repetir lo siguiente: la causal de mal
cumplimiento de un empleado en su cargo, apreciada
arbitrariamente por la compafia o empresa, despu6s
de determinado nfmero de afios, habrh de ser trata-
da en el iltimo phrafoa del articulo tercero. No cabe
en estos moments la discusi6n. Si nos propusiera-
mos aceptar que la indemnizaei6n que se propone
sea dada por la Caja al empleado separado, dicha
Caja correria este riesgo: el empleado que, como _ca
s; todos ellos, gana un sueldo pequefio en las empre-
sas ferroviarias o tranviarias, trata de buscar un em-
pleo mejor retribuido. Cuando esto logra, no renun-
cia a aquel empleo, porque en ese caso perderia todos
los derechos a la Ley de Retiro; mas, sabiendo que si
so le separa por mal cumplimiento, sus familiares
cobran la susodieha indemnizaci6n, voluntariamente
cometerian faltas de asistencia, errors inescusables
etc., que obligarian a la Compaiiia a separarlo en el
cargo por incumplimiento en el mismo, para lograr
lo que pretend el senior George, esto es, la indemni-
zaci6n a sus familiares; esto eqaivaldria a sacar ile-
gitimamente una cantidad de la Caja y ello procura
evitar la modificaci6n a la ley vigente que formula-
mos a la proposici6n de ley que hoy se dispute.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Ademns, para em-
plear un argument de derecho: El senior George sa-
be que en el matrimonio existe una causal de divor-
cio, por la sentencia por pena aflictiva de delito gra-


ve. De manera que ya la ley ha previsto'el caso en
que una pena viene a quedar como la muerte civil
de una persona. Existe, tambi6n, el caso del ausente,
que se consider muerto cuando no viene, no regresa
a los noventa afios; es decir, que hay situaciones le-
gales para la familiar que queda. Es evidence que en
esta forma no puede sostener .a su familiar; y si ese
hombre ha faltado a la Caja, no' parece just que a
la familiar se le prive de aquello cue es indispensa-
ble para subsistir, desde el moment en que el que
represent a la familia.no puede sostenerla.
SR. GEORGE (QuINTiN) : Yo, en ese caso, recabo la
libertad de votar en contra del precepto. Entiendo,
desde luego, que hay una gran diferencia con la cau-
sal establecida por la ley del divorcio en virtud de
la cual se permit llegar al divorcio cuando un c6n-
yuge compete un delito infamante. En este otro caso
no parece lesionarse ningfn derecho, sino que, por
el contrario, pone al amparo de una mas ficil vida
a personas que no han realizado el delito.
SR. ZAYDiN (RAM6N) : Si al cometerse el delito
por el obrero, 6ste tiene derecho a la jubilaci6n, I qu6
derecho se lesiona diciendo que pase a la familiar?
,SR. GEORGE (QUINTiN): Es possible que en este ca-
so, no. Pero en el caso de la devoluci6n, existe la
lesi6n del derecho de los otros individuos.
Sn. ZAYDiN (RAM6N) : A los diez afios?
SR. GEORGE (QuINTiN) : Si al individuo, por comi-
sion de una falta, se le separa y no se le permit de-
volverle a la familiar las cantidades con que ha con-
tribuido a la Caja; y, en cambio, en un delito gra-
ve se premia ese delito devolvi6ndole a la familiar
aquellas cantidades...
SR. ZAYDIN (RAtMN) : No es un premio.
SR. GEORGE (QUINTiN) : Es mis, es un estimulo;
porque en un moment de desesperaci6n, se llega
hasta a la comisi6n de un delito, para salvar a una
situaci6n apremiante en el seno de una familiar.
SR. ZAYDiN (RAM6N) : 4Pero .S. S. cree que pue-
da haber un obrero que cometa un delito de los que
llevan aparejada sentencia grave, (que implica una
series de afios de presidio, de doce aios para arriba)
para venir a obtener una indemnizaci6n que seria
de ciento y pico de pesos?
SR. GEORGE (QUINTiN) : S. S., que ha intervenido
en tantas defenses, sabe que por un peso se ha come-
tido un delito, y hasta personas de mayor prepara-
ci6n realizan y cometen delitos. Por mi parte, yo di-
je que iba a dar mis excusas y a votar en contra del
precepto.
SR. WOLTER DEL RiO (GERMAN): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GrUA INCLAN): Tiene la pala-
bra S. S.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMIN) : IEn el parrafo
primero, tal como queda aprobado, se establece la ex-
cepci6n de la indemnizaci6n civil en la causa penal?
Porque en la vigente ley, a mi juicio, y con muy
buen criteria, se dice que eso se efectfie sin perjuicio
de la indemnizaci6n por la responsabilidad consi-
guiente.







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 7
- -


SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Hay un precepto en la
ley, por el cual los sueldos y los jornales de los em-
pleados y obreros, asi comp las jubilaciones y pensio-
nes son inembargables; y por ello es claro que nun-
ca pueden ser afectados por la responsabilidad civil.
.SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN): En la vigente ley
estA tambi6n esa disposici6n.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Por la vigente ley no
son inembargables los sueldos de los empleados y
obreros; de manera tal que las empresas, cada vez
que tienen conocimiento de que un buen senior de esos
que llaman "garrotero" apremia a un empleado pa-
ra que le pague alguna deuda, la empresa le pide en-
seguida que pague, o lo deja cesante, para evitar el
embargo.
SR. GARciA MONTES (JORGE) : Pero eso destruiria
el fundamento que los senires Castellanos y Zaydin
han aducido para mantener el derecho de la jubila-
ci6n a favor de la familiar del obrero. Entonees de-
sapareceria el precepto.

SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN): Es que yo estimo
que la argumentaci6n que se ha heeho para justifi-
car el precepto en la forma defendida por los sefio-
res Castellanos y Zaydin, aunque muy sabiamente
explicada por ellos,'realmente no ha aclarado el
asunto como debia ser, en todos sus aspects. La ra-
z6n fundamental de los sefiores Castellanos, Aguiar
y Zaydin es 6sta: es el concept mismo del seguro
social; mis afn en Cuba, en que no es otra cosa que
una forma del propio salario, y, en su consecuencia.
el mantenimicnto de ese derecho en favor de la fa-
milia; el concept modern de la propiedad fami-
liar, ese concept que tiende a la formaci6n del ca-
pital y que comprende tres factors, el factor indivi
dual, el factor familiar y el factor social. A estos
tres principios cientificos, obedece el fondo de la en-
mienda que yo apoyo.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Agotados los tur-
nos reglamentarios, se pone a votaci6n la enmienda,
que es de caracter adicional.
Los que est6n de acuerdo con ella, se serviran po-
nerse realmente de pie.

(La mayoria de los senores Representantes se po-
ne de pie).
Aprobada.
Se le va a dar lectura al pArrafo segundo de la
enmienda.

(El official de actas lee).

ENMIISNDA

Cuando los motives de una destituci6n se comprue-
ben ante el Directorio de la Caja por medio de ex-
pediente con audiencia y practice de la prueba que
propusiere el interesado, la resoluci6n del Directo-
rio podrA ser apelada ante la Audiencia, tramitan-
dose este recurso, por las mismas reglas explicadas
en el precedent articulo XXXI.
(f.) Manuel Castelianos.


SR. AGUIAR (MiriUtL A.): Pido la palabra, para
una aclaraci6n. Deseo que'el senior Castellanos me di-
ga si .esta enmienda coincide con el pArrafo segundo
del articulo, con la diferencia de que hace especial
menci6n de la necesidad de cursar un expediente.
Acepto esto; pero la finica aclaraci6n que quiero ha-
cer es que en el articulo se consignan dos pArrafos;
fu6 aprobado asi porque la enmienda dice que acep-
ta los dos parrafos primeros. Es menester, por tanto,
redactar el parrafo segundo del articulo de acuerdo
con la enmienda que yo acepto.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Se puede poner un
precepto adicional, y entonces queda perfectamente
definida esta situaci6n. Voy a presentarlo a la mesa.
SR. PRESIDENT (GuAs INCLIN): Se pone a dis-
cusi6n la enmienda, en la forma que ha resultado
modificada.
Los que est6n de aeuerdo con ella, se servirAn po-
nerse de pie.
(La mayoria de los se4ores Representantes se po-
ne de pie).
Aprobada.
Se va a dar lectura al pArrafo siguiente:
(El official de actas lo lee).
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GuIs INCLAN) : La tiene S. S_
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Este precepto, o me-
jor dicho esta enmienda tiende a resolver una situa-
ci6i grave que hoy se plantea, especialmente, no a los
trabajadores ferroviario,,-porque ya los ferrocarri-
les no emplean personal secret para separar a los
conductores, etc., ya casi todos son inspectors de
chapa, que pueden ser vistos por los propios trabaja-
dores,-pero si en los tranvias electricos, especial-
rente en la Havana Electric que tiene un cuerpo de
inspectors secrets, de verdadero espionage, desco-
nocidos por complete de los conductores, de los mo-
toristas y de todos los empleados. Este cuerpo a que
yo me refiero esti compuesto de profesionales de la
delaci6n, que mandan sus denuncias ocultamente
sin que se sepa de quien proceden, y acusan de frau-
de en el conteo de los pasajes a los propios conducto-
res, es decir, de estafa a la compaiiia. Y esta a su
vez instruye un expediente, -por medio de un conduc-
tor o de otro empleado de importancia, limitAndose
entonces la compafiia a separar al conductor, sin que
iste pueda explicar na'da a su favor, sin que pueda
defenders de la acusaci6n que se le hace. Es decir,
que a estos hombres, asi tratados, se le separa de su
cargo de una manera injusta, haci6ndose pesar so-
bre ellos una acusaci6n que les priva del destino y
its denigra fuera del destiny; y cuando esos hombres
van a buscar el comprobante del por qu6 han sido se-
parados de ]a compahia, no se les quiere dar. En evi-
taci6n de eso que parece inexplicable en tierra demo-
cratica y republican; para evitar eso, se ha present'
tado la enmienda que dice: "La empreia, sociedad o
compafiia podra valerse" (debiera decir, "podrian
valerse"). (Continia leyendo). Yo quisiera recono-
cerles esa facultad, pero es una facultad abusive, la
que 'se funda en el espionaje para tomar determina-







8 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES *


das medidas contra hombres que tienen derecho a la
jubilacion y.que son separados de las compafiias o
empress por la delaci6n secret *o por el espiona-
je, que no merece tanta consideraci6n. Por eso sos-
tengo la enmienda.
SR. AGUIAR (M\.i i.. A.): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Tiene la pala-
bra el senior Aguiar.

,S. AGUIAR (MIGUEL A.) : Dccia que no podia con-
aumir un turno en contra de la enmienda, porque,
realmente, estoy identificado con el principio que
inspira la enmienda, soy un aminirador de esa doc-
trina y de esa idea, y ser6 un coadyuvante decidido
del senior Castellanos cuando la oportunidad se pre-
sente y sea propicia para lo que 61 quiere mantener
en esa enmienda. A mi juicio, ello cae completamen-
tc dentro del C6digo del Trabajo, dentro del contrato
colectivo de trabajo; pero no encaja en la ley-del re-
tiro, porque es mczelarse en el demnvolvimicnto inte-
rior de la manera de trabajar de una empresa priva-
da, a lo cual nosotros no debemos llegar en estos mo-
nentos; y, al propio tiempo, no se le concede a la
cmpresa el derecho correlativo, lo que podrA ser, a
mi jnicio, un grave escollo con que tropezarA la ley.
Por eso yo, no creyendola viable en esta oportunidad,
]e ruego al sofior Castellanos que suprima esa parte
de la enmienda.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : El senior Aguiar estia
bien fundado en sus objeciones; y yo estoy confor-
me con lo que 61 solicita, es -decir, en que aquellos
que esten comprendidos en la ley de retiro...
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Esa es la enmienda del
senior Guas Inclin al articulo tercero.
Sn. PRESIDENT (GUAS INCLIN) : La presidencia
entiende que, la enmienda del senior Castellanos, tie-
de de original que suprime la acusacion anonima.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Yo, creo que sobre es-
te precepto...
SR. AGUIAB (MIGUEL A.) : Corresponde al articnlo
tercero; por eso yo propuse ayer, para que el senior
Castellanos no dijera lo que acaba de decir hoy, que
debi6ramos terminar la. discusi6n del articulo terce-
ro, y nos quitamos de delante esa sombra.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : 4Esta de acuer-
do la Cfmara en la suspension momenthnea del de-
bate. para incluir este parrafo en el articulo tercero?
(Seiiales afirmativas).
Aprobado.
Se va a dar lectura a otra enmienda del senior Zay-
din.
(El official de actas lee).

ENMIENDA

Se exceptfian del embargo las pensions a que se
refieren la Ley del Divorcio y el C6digo Civil respec-
to a alimentac.i6n y educaci6n.
(f.) Ramdn Zaydin.


SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Voy a dirigir un ruego
al senior Zaydin: Yo creo que procede discutir esta
enmienda cuando lleguemos al articulo tereero de la
ley, qua trata de lo inembargable de los sueldos y
pensions. Esta enmienda no encaja dentro de este
articulo.
SR. ZAYDiN (RAM6N) : EstA bien. Yo fui informa-
(do mal. Se me habia informado que estaba aprobado
ya el precepto por virtud del cual se prohibia em-
bargar esos sueldos o pensioner, de una manera abso-
luta y terminante.
.SR. AGUIAE (MIGUEL A.) : El articulo 47 de la ley
dice: "los sueldos y jornales, etc." (Sigue leyendo).
SR. ZAYDIN (RAMO1N) : Esta bien. Yo fui informa-
do mal. Por lo tanto, la retire o la dejo para presen-
tarla al articulo 47.
SR. PRESIDENT (.GUAS INCLAN): La enmienda
queda sobre la mesa, para incorporarla al articu-
lo 47,
Se va a dar leetura al articulo 33.
(El official del actas lee).
ARTICULO XXXIII.-El indiilto no hara rena-
cer los derechos perdidos como consecuencia de lo dis-
puesto en esta ley.
SR. PRESIDENT (GUiAS INCLAN): Se pone a dis-
cusi6n.
(Silencio).
A votaci6n.
Aprobado.
Se va a dar leetura al articulo 34.
(El official del actas lee).
ARTICULO XXXIV.-E1 derecho para pedir la
jubilaci6n se extingue en el termino de un afio, con-
tados desde el dia siguiente a aquel en que haya de-
jado de prestar servicio efectivo, el empleado _u
obrero.
Cuando se promoviere un expedient y por infrac-
ci6n del reclamante no pudiese resolverse en un tGr-
mino de seis meses, a partir de su radicaci6n, se acor-
dara archivarlo definitivamente y caso de nueva re-
clamaci6n, 6sta se tramitara sin relaci6n en nada al
expediente anterior.
SR. PRESIDENT (GUAiS INCLAN) : Se va a dar lee.
tura a una enmienda sustitutiva, del senior Castella-
nos.
(El official de. actas lee).

A LA CAMA~A:

El Representante que subscribe, propone a la ley
sobre modificaci6n al Retiro Ferroviario y Tranvia-
rio, la siguiente:

Enmienda sustitutiva del articula XXIV.

El derecho para pedir la jubilaci6n se pierde a
los dos afios, a contar desde el dia en que el emplea-









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMARA DE REPRESENTANTES 9


do u obrero pudo ejercitar ese dereeho, cuyo termino
se interrumpe con la sola presentaci6n de una solici-
tud hecha ante el Directorio 'de la Caja.
Habana, 2 de Junio de 1929.
(f.) Manuel Castellanos.

SR. PRESIDENT (GUAS INCLIN): Se pone a dis-
cusi6n la enmienda, que es sustitutiva.
SR. RODRIGUEZ RAMIREZ (JUAN): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Tiene la palabra
su sefioria.
SR. RODRIGUEz RAMIREZ (JUAN-) : PudiBramos pro-
poner un criterio de transaeci6n para que, en vez de
los tres aios, fueran dos. Hay necesidad de que el
plazo sea mayor de un afio. El distinguido eompaiie-
ro senior Castellanos lo ha considerado asi, juieiosa-
mente. Hay personas que pueden pedir su jubilaci6n
con gran facilidad, y, por tener todos los documents
les es facil la tramitaci6n.

SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Estamos conformes.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : Yo tengo que estar con-
forme con esto, tambi6n, porque fui autor de una en-
niienda a la Ley de Retiro Maritimo, elevando a dos
el afio que se pedia.
Sn. PRESIDENTE- (Guls INCLAN) : La enmienda de
S. S. se refiere s6lo al pArrafo 1? Acepta el segundo
phrrafo?
Se va a dar lecture al pArrafo segundo.
(El official de actas lo lee).
SR. PRESIDENT (GUiS INCLAN) : Se pone a dis-
cusi6n la enmienda del senior Castellanos, que susti-
tuye el parrafo 10.
Se va a dar lectura a la enmienda.
(El official de aclas la iee nuevamente).
SR. ZAYDIN (RAM6N) : Me gustaria mAs decir: "la
acci6n", en lugar de decir derecho; y en vez de res-
trinja, prescribea."
SR. PRESIDENT (GUiS INCLLN): Se vaa dar lee-
tura a la enmienda, como result modificada.
(El official de actas lee).
A LA CiMARA:

El Representante que suscribe, propone a la ley so-
bre modificaci6n al Retire Ferroviario y Tranviario,
la siguiente:

Enmienda sustitutiva del articulo XXXIV.

Pirrafo primero.

La acci6n para pedir la jubilaci6n prescribe a los
dos- afios a contar desde el dia en que el empleado u
obrero, pudo ejercitar ese dereeho, cuyo t6rmino se
interrumpe con la sola presentaci6n de una solicitud
hecha ante el Directorio de la Caja.
Habana, 2 de Junio de 1929.
(f.) Manuel Castellanos.


Sr. PINO (GUSTAVO): Yo pondria "este t6rmino
se entenderi interrumpido", en lugar de "cuyo t6f-
mino."
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN) :Para rogar una
explicaci6n al senior Castellanos: Yo deseo que el se-
nor Castellanos me explique por qu6 raz6n, en la re-
dacci6n del precepto prefiere decir: el t6rmino de
prescripci6n comienza a contarse desde que deja de
prestar servicio", pues puede ocurrir esto: que un
empleado ejercite la acci6n, despues de veinticinco
ailos de estar en servicio. Deseo que se me explique
por que esta variaci6n.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Yo creo que el pirrafo
primero de la ley podia haber quedado en esta for-
ma: "El derecho.para pedir la jubilaci6n... (Conti-
ia leyendo).
SR. WOLTER DEL RiO. (GERMAN) : Esa es mi pre-
gunta. Por que raz6n se cambia un concept por
otro ?
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Porque en la practi-
ca, en las pensions que yo he gestionado y tramita-
do, me encontr6 con que hay muchos de esos hombres
que mueren y que sus families estAn fuera y no cono-
cen la muerte de ese hombre; y si ponemos "a los
d!os ailos de prestar servicios efectivos el errnleado u
obrero", es mas amplio todavia como lo ponemos
nosotros.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN) : Piense el senior
Castellanos en este case: un empleado u obrero que
lleva veinticineo afios de servicio y no ejercita la ac-
ci6n de jubilaci6n, pierde su derecho. Yo creo que
es mejor el precepto, en la forma en que esti redac-
tado.
SR. PRESIDENT (GUts INCLAN) : Se va a dar lec-
tura nuevamente a la enmienda.
(El official de actas la lee).
*SR. URQUIAGA (CARMELO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GUA~ INCLAN) : Tiene la palabra
su sefioria.
SR. UJRQUIAGA (CARMELO) : Seiior Presidente y se-
fiores Representantes: Un argumento del senior Cas-
tellanos me ha movido para pronunciarme en contra
del fondo de la enmienda, entendiendo que no deben
ser dos aiios sino uno para que pueda prescribir el
('erecho a solicitar la jubilaci6n. Decia el senior Cas-
tllanos que podia darse el caso de que los familiares
del causante no se enteraran de su presunto derecho
hasta mAs alla de un aio. Esta 'ey de previsi6n so-
cial tiende a protege al obrero y a los familiares del
mismo que de 61 dependan, no a crear una ganancia
gcnerosa, a pedir una herencia, para aquellos que en
ultramar esperan que les venga una muy fabulosa.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Es verdad que el senior
Castellanos, entire sus arguments, expuso eso; pero
no es ese el caso. Un empleado de una empresa mue-
re, y los familiares tienen que promover el correspon-
diente expediente. Esa familiar viene, por ejemplo,
de Rusia, y es necesario que justifique que estaba al
abrigo de 61 y que dependia de 61, y tiene, para no
privarse de ese derecho, que buscar los documents
probatorios.









10 DIARIO DE SESIONES DE LA C'AMARA DE RBPRESENTANTES


SR. URQUIAGA (CARMELO) : Es un error lo que aqui
s ha manifestado por mi querido compailero, por-
que no es necesario que aporten los documents du-
rante el afio; basta con iniciar el expediente.


th, su fe de vida. Las viudas enviaran su fe de viu-
dedad y las solteras mayors de quince ailos, su fe
de solteria. Todos estos certificados los expedird gra-
tuitamente el Juez Municipal correspondiente.


SR. CASTELLANOS (\ .NiLL): Es que al iniciar el SR. PRESIDENTE (GUlS INCLAN) : Se pone a' dis-
expediente so les exige que aporten los documents. cusi6n los dos primeros phrrafos del articulo.


SR. URQUIAGA (CARMELO) : Pero se les da seis me-
ses para que los present. Lo que se busca es poner
un termino para recurrir contra la Caja.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Conoce el senior Ur-
quiaga, en alguna ley, algin derecho que prescribe
al afio?
SR. URQUIAGA (CARMELO): Exactamente, en estos
moments me informa el senior Wolter del Rio que en
el C6digo Civil prescribe al aio el derecho por da-
i0os y perjuicios.
SR. MACHADO (CARLOS) : Yo hablaba con el senior
Castellanos y hacia una indicaci6n al compaiero se-
fior Urquiaga, en el sentido de que, existiendo entire
nosotros un buen prop6sito, llegasemos a una tran-
sacci6n; es decir, que no fuera de uno a dos afios, si-
ino de diez y ocho meses.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Yo la acepto, en areas
de la mayor armonia.
SR. PRESIDENT (GuAS INCLAN) : Se pone a vota-
*ci6n la enmienda, en la forma en que result modifi-
cada por iltima vez.
Los que est6n conformes, se serviran ponerse de


(Silencio).
A votaci6n.
Aprobado.
Se va a dar lecture a la enmienda del senior Cas-
tellanos.
(El official de actas lee).

AI LA CAMARA:

El Representante que suscribe, propone a la Ley
de Retiro Ferroviario y Tranviario, la siguiente mo-
dificaci6n:

Enmienda, sustitutiva del articulo XXXV.

Se aceptan el primero y segundo pArrafo del ar-
ticulo tal conio aparecen redactados en la proposici6n
ce ley que se dispute.
El tercer prrrafo quedara redactado asi:

Los jubilados y pensionados que residan y cobren
fuera de la Habana, tendrin que enviar a la Caja
General de Jubilaciones y Pensiones, CADA UN
A-O, su fe de vida.


(La mayoria de los Represenlantes se po- Las viudas enviarAn su fe de viudedad y las solte-
Sde pie.). ras mayors de doce aos su fe de solteria.


Aprobado.
.Se va a dar lectura al segundo parraEo del articun
lo 34.
(El official de actas lo lee).
SR. PRESIDENT (GUiAS INCLAN): Se pone a dis-
eusi6n.
(Silencio).
A votaci6n.
Aprobado.
Se le va a dar lectura al articulo 35.
(El official de actas lee).
ARTICULO XXXV.-La jubilaci6n es vitalicia,
salvo que el derecho a percibirla se pierda por las
causes expresadas en esta ley.
Si el jubilado o pensionado se domicilia en el ex-
tranjero, deberA notificarlo por escrito a la Caja Ge-
neral de Jubilaciones y Pensiones, y tanto en este ca-
so, como si reside en Cuba y cobra mediante un apo-
derado o tutor, no se hard el pago sin la previa pre-
sentaci6n de la fe de vida correspondiente al jubila-
do o pensionado.
Los jubilados y pensionados que resident y cobran
fuera de la Habana, tendran que enviar a la Caja
General de Jubilaciones y Pensiones, trimestralmen-


(f.) Manuel Castellanos.

SR. FINALES (AMADO) : Algunos sefiores Represen-
tantes deseamos que se aclare eso de fe de vida.
SR. GUSTAVO (PINO): iY la fe de solteria y viude-
dad, no?
SR. FINALES (AMADO) : Tambi6n.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : El senior Finales puede
sugerir una frase nueva.
SR. FINALES (AMADO) : Un certificado de todos los
registros civiles de la Repfblica de que ese hombre
no estA muerto, lo cual es irrealizable.
Sn. CASTELLANOS (MANUEL) : Es el tecnicismo le-
gal que se ha empleado. Yo puedo informar, como
juez municipal que he sido durante algdn tiempo,
que en los juzgados municipales comparece una per-
suna, acompafiada de dos testigos y se inicia un pe-
quefio expediente que justifica que aquella persona
estaba viva en determinada oportunidad.
SR. FINALES (AMADO) : En cuanto a fe de vida, es-
ta bien; pero gy la solteria, c6mo se justifica?
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Es un procedimilento
nuevo.
SR. FINALES (AMADO) : Entonces, ponerle una san-
ci6n a los que se casan y no lo dicen.








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMABA DE REPRESUENTANTES 11


SR. PRESIDENT (Guis INCLIN) : Se va a dar lec-
tura nuevamente a la enmienda del senior Castellanos,
que sustituye el precepto;
(El official de actas la. lee).
(Abandona la presidencia el senior Guis Incldn y
la ocupa el senior Quintin George).
(Eran l1s seis y veinte p. m.)
SR. PRESIDENTE (GEORGE): Se pone a discusi6n
la enmienda.
SR. FINALES (AMADO)': Pido la palabra, en contra.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Para evitarlo, voy a
explicar la enmienda. En este precepto, el articulo
determinaba que cada tres meses se tuviese que traei
esa fe de vida, de viudedad y de solteria; es decir,
obligaba a la persona a moverse en un juzgado mu-
nicipal, iniciar el expediente y acompafiarlo a la caja
de jubilaciones. Es una previsi6n sabia, que garanti-
za la caja; porque esti sucediendo con frecuencia-
y es uno de los motives de ataque a la caja-que se
cosan las viudas, que hay personas muertas en Espa-
fRa a nombre de las cuales se estA cobrando todavia
como si vivieran. Queriendo evitar todo eso, el senior
Aguiar hi hecho el precepto; pero yo lo modificaba
en el sentido de que, en lugar de cada tres meses, esas
molestias se dieran eada afio. simplificando el proble-
ma y tratando de evitar esos gastos y, ademis, el en-
granaje que siempre es costoso. La enmienda, fun-
damentalmente, no tiene m.s diferencia que, en vez
de cada tres meses, sea cada afio. Con esta sugesti6n
del senior Urquiaga...
SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : Es del senior Zaydin.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Con esta sugesti6n
del senor Zaydin o del senior Urquiaga, (dos compa-
fieros que siempre me convencen), queda modificada
lIa enmienda en el sentido,de que, en lugar de quin-
ce, sean doce. .
Respecto a lo que decia el senior Finales, en la ley
esta establecida la fe de vida, y nosotros vamos a es-
tableeer por esta ley la fe de viudedad y la fe de sol-
teria... !
SR. FINALES (AMADO) : Si yo llego a un juzgado
municipal y solicit se me expida una fe de soltero,
el juez municipal no podrA entreghrmela, porque a 61
no le consta que yo sea soltero. Podra certificar que
en el registro a su cargo no aparece que yo haya con-
traido matrimonio; pero hacer constar que es soltera
determinada persona, eso no lo puede certificar nin-
gun juez.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : El sefor Finales tie-
nc raz6n, a mi juicio.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Pido la palabra, para
decir c6mo, a mi juicio, no tiene raz6n el senior Fi-
nal6s. '(Risas). La Ley del Retiro Escolar establece
este particular; asi es que no es una innovaci6n, co-
mo decia el senior Castellanos que era la primera vez
que figuraba en la legislaci6n vigente. En la Ley del
Retiro Escolar se establece que el maestro comparece-
r5 con dos testigos a solicitar...
SR. FINALES (AMADO) : Aqui no se dice eso. Aqui
se dice que el juez certificara si es soltera la pensio-
nada.


SSR. ZAYDiN (RAMON) : Eso es material reglamen-
t-iria. En la Ley del Retire Escolar hay un precepto
que dice que se tiene que dar fe de vida, de viude-
dad o de solteria, y se regular en esta forma: El inte-
resado comparece ante la Junta de Educaci6n con
dos testigos, y bajo juramento declara que es soltero.
Pero como esto es material reglamentaria, en el regla-
mento se establecerA que el interesado comparezca
ante el juez municipal, cl que promoverd un expe-
diente con dos testigos, etc. Eso no es material para
la ley, sino mis propia para. el reglamento.
,SR. FINALES (AMADO): A mi no me ha convencido
el senior Zaydin diciendo que .esto es material regla-
mentaria y no de la ley. Nosotros estamos discutien-
do una ley, y el reglamento lo hace el Poder Ejeeu-
tivo; de manera que nosotros no podemos atenernos
a ]o que el reglamento va a establecer. El deber de
los legisladores es prever todos esos particulares.
SR. PRESIDENTE (GEORGE) : Sefior Finales: el sefioi
Castellanos, accediendo a su deseo, ha enmendado
nuevamente la enmienda. Se le va a dar lectura.
(El official de actas lee).

A LA CAMARA:

El Representante que suscribe, propone a la ley
modificando el Retiro Ferroviario y Tranviario la si-
guiente:

Enmienda sustitutiva del articulo XXXV.

Se aceptan el primero y segundo phrrafo del ar-
ticulo tal como aparecen redactados en la proposition
de ley que se discute.
El tercer parrafo quedard redactado asi:
Los jubilados y pensionados que residan y cobren
fuera de la Habana, tendran que enviar a la Caja Ge-
neral de Jubilaciones y Pensiones, CADA UN A5O.
su fe de vida.
Las viudas enviaran su fe de viudedad y las solte-
ras mayors de doce afios su fe de solteria por medio
de una declaraci6n jurada portada ante el Juez Mu-
nicipal de su residencia o Notario Pfiblico.
Habana, 2 de Junio de 1929.
(f.) Manuel Castellanos.

'SR. RODRiGUEZ RAMiREZ (JUAN): Debe decir: "an-
Ie juez municipal y ante notario pfiblico" y asi faci-
lifamos la labor.
.SR. ZAYDiN (RAM 6N) : Y con dos testigos.
SR. PRESIDENT (GEORGE): Se pone a votaci6n
la enmienda.
Los que est6n conformes se servirfn ponerse de
pie.
(La mayoria de los seFores Representantes se po-
ne de pie).
Aprobada.
Se va a dar lectura a una, enmienda adicional.
(Ee official de actas lee).







12 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPREISENTANTES


ENMIENDA ADICIONAL

El articulo XXXV del Proyecto de Ley del Retiro
Ferroviario se afiadirA el pArrafo que se consigna a
continuaci6n.
"El jubilado o pensionado que haya nacido en
Cuba, sea o no ciudadano cubano, el que sea cubano
por naturalizaci6n o el extranjero, que resida fuera
del territorio de la Repdiblica mas de un afio conse-
cutive, sufrirA mientras dure su atsencia, de un des-
euento del 50% en el imported de su jubilacidn o pen-
si6n, que beneficiary a !a Caja."
Sal6n de Sesiones de la CAmara de Representantes,.
a 10 de Junio de 1929.
(f.) Jose Alberni.

SR. Guis INCLAN (RAFAEL) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GEORGE) : Tiene la palabra S. S.
SR. Guis INCLAN (RAFAEL): Sefior Presidente y
seilores Representantes: He venido a los escafios a
defender esta enmienda, por la especial considera-
ci6n de que su autor el senior Alberni, per no estar
present, no se encuentra en aptitud de hacerlo. La
enmienda preve y resuelve lo que ya en esta material
s' viene conociendo con ]a denominaci6n del proble-
ina del ausentismo. Esta iniciativa procura evitar
que en suelo cubano, al amparo de la ley cubana, se
adquiera el derecho a una jubilaei6n, y adquirido es-
te derecho, no sea en Cuba donde se disfrute, no sea
en Cuba donde circle la riqueza que de la jubilacion
proviene, sino que sea en tierra extranjera.

Muchas veces, es en la tierra de la cual era hlijo el ju-
bilado, el lugar done se disfruta la jubilaci6n y
donde se reciben todos los beneficios de caricter so-
cial que la jubilaci6n trae consigo. La enmienda del
'efior Alberni procura resolver este problema, gra-
vando ]a jubilaci6n con un impuesio de cincuenta por
ciento. Yo voy a modificar "los trminos de la en-
mienda, en el sentido no s6lo de gravarla con una
contribuci6n del cineuenta por ciento, sine determi-
nando que transcurridos dos afios de la residencia en
el extranjero, se pierde el derecho a disfrutarla, sin
perjuicio de que el derecho se readquiera una vez que
so vuelva a readquirir el domicilio en Cuba.
Yo quiero salir al paso a dos posibles arguments
que pudiesen esgrimirse contra esta iniciativa. El
primer argument es este: En el apartado L del ar-
ticulo 9 del proyecto de ley que estamos discutiendo
y que ha sido. aprobado ya, se grava con un impues-
to del veinte per ciento toda jubilaci6n que se cobra-
se en el extranjero. La enmienda esta planted una si-
tnaci6n nueva o una modalidad distinta. En el pa-
rrafo del precepto ya aprobado, se grava con el vein-
te por ciento toda jubilaci6n, por el mero hecho de
cobrarse en el extranjero; en el instant mismo en
que comienza a cobrarse la jubilaii6n en el extran-
jero, comienza ya este gravamen del veinte por cien-
to. Esta situaci6n la preve la enmienda. Juridica-
mente, el case es distinto; es el case de la estabilidad,
de ]a permanencia del jubilado que resida mas de
seis meses, para que contribuya, no ya con el veinte
por ciento, sind que contribuya con un cincuenta
por ciento; y el jubilado que resida no ya seis meses,


sino dos afios o mis, pierde entonces el derecho a la
jubilacion.
Es, a mi juicio, una enmienda de earicter naciona-
lista, de sabor nacionalista, que esti inspirada ade-
mas; por sano y recto prop6sito. Y no so me diga que
viene a establecer distingos entire el obrero national
y el obrero extranjero, no; se ha esgrimido el argu-
mento de que el trabajo no tiene nacionalidad, como
ro lo tiene la justicia, como no lo tiene el derecho ni
la libertad; es ese un principio que estA arraigado
en mi coraz6n. Los paises deben abrir sus puertas
a los brazos extranjeros y a las iniciativas extranje-
ras; pero cuando el que ha adquirido la jubilaci6n,
ora cuando es national, ora cuando sea extranjero,
no quiera seguir viviendo en Cuba y separe de la cir-
culaci6n de la riqueza cubana ese aporte, esa jubila-
ci6n debe entonces contribuir con un 50% ; y si ra-
dica mis de dos afios en el extranjero, debe perderse
la jubilaci6n.
Vean, pues, los seiiores Representantes, que esta
enmienda no viene a establecer situaciones distintas
entire nacionales y extranjeros, sino que viene a me-
dir con el mismo just y racional rasero al native y
al extranjero, cuando no quieran cobijarse bajo nues-
tro cielo ni sentir con nuestros problems y nuestras
dificultades, si no quieren en Cuba trabajar y abrir-
sc paso al amparo de nuestras ]eyes, que no existen
en muchos paises extranjeros, sino que vienen a nos-
orros para tomar nuestra protecci6n y cuando tie-
nen adquirido derechos, no radicar en Cuba y se van
al extranjero a buscar bienestar. Por estas razones,
pido a la CAmara que vote la enmienda en la forma
que yo la dejo modificada.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : Pido la palabra.
Sn. PRESIDENTE (GEORGE) : Tiene la palabra S. S.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : No para oponerme a la
enmienda, sino para hacerle dos indicaciones al senior
GuAs Inclan. Y decia que no para oponerme, porque
he estado siempre conforme con ese principio, y cuan-
do redactaba la ley que ahora se discute, quise asi es-
tableeerlo; pero me salieron .al paso trabajadores y
empleados, patrons y obreros, y ante las considera-
ciones que me hicieron...
SR. URQUIAGA (CARMELO). & Cuales fueron?
SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : El senior GuAs Inclin
anunciaba los arguments que ya se han esgrimido:
que el trabajador es trabajador universal. Ante esas
eonsideraciones, yo argiii en este sentido:. si, pero es
un dinero que se va de Cuba y no contribute al fisco
con nada; y por eso. estableci el 20%. He explicado
en este sentido por qu6 no combat la enmienda del
senior GuAs InelAn; pero si quiero hacerle estas dos
sugerencias: La primer, el t6rmino que 61 indica,
de seis meses, a mi me parece poeo, porque puede ha-
ber casos de cubanos que tengan que ausentarse para
tender a un plan curative, per un plazo mayor de
seis meses, y yo me atreveria...
SR. Guis INCLAN (RAFAEL): Acepto el t6rmino de
un afio, y con ello hago honor a una ponencia lumi-
nosa del senior Welter del Rio sobre este problema,
que tiene, a mi juicio, la virtud de no envejecer nun-
ca, y en que justamente se resolvia el problema en es-
ta forma: con el termino de un afo.







DIARIO DE SESIONES DE LA OAMARA DE REPRESENTANTES 13


SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : La otra es una aclara-
ci6n, mis bien. RecordarA el senior Guas Inclan que
las jubilaciones, como las pensions, tienen un des-
cuinto de un 10%/o. El inciso noveno, al definir estas
jubilaciones, viene a ponerle un 20%, sin perjuicio
de las demas tributaciones. Y yo quiero que el senior
Guas Inclin me diga si se les descuenta el 50%, mis
el 10%, mis el 20%...
Sn. GUAS INCLAN (RAFAEL) : A mi juicio, el 20%
de(be comprenderse en ese 50%.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : Creo que debe aclararse,
de todos modos.
SR. RODRiGUEZ BARATIONA (VICTORIANO) : Pido la
palabra.


Verdaderamente, yo no encuentro modo, en el or-
den legal, aunque a mi mente vienen a armonizar
los sentimientos que en este sentido he visto producir-
so en esta. CAmara, con los ideals avanzados de la
epoca actual. Creo, sinceramente, que una enmienda
de esta indole viene a empequefiecer una ley que se
esta tratando con alteza de miras y con un espiritu
amplio y elevado, como hasta la fecha se ha produ-
cido.
Yo invito a mi querido amigo el senior Castellanos,
tan conocedor de los problems de esta indole, a que
tome participaci6n en este debate; lo invito para que
aporte el conocimiento que 61 tiene tanto en el orden
social como por lo avanzado de sus principios, para
ver si de esta manera 61 logra impedir que esta en-
mienda sea aprobada en la Cdmara. Es una sdplica


BR. PRESIDENT (GEORGE) : Tiene la palabra S
S- que yo le hago.


SR. RODRiGUEZ BARAHONA (VICTORIANO) : Sefior
President y sefiores Representantes: A la verdad
que me cuesta trabajo, y siento dificultad, al oponer-
me a la enmienda que present nuestro querido Pre-
sidente senior Guas Inclin; y quizas no encontrando
yo suficientes arguments para powder oponerme a
ella, si quiero someter a la consideraci6n de la Cama-
ra determinados particulares, para que aquellos com-
pafieros que estando mis documentados en el orden
legal, en este que aqui voy a exponer, pido que me
aelaren lo que en la parte esta sea pertinente.
Yo consider que el llevar de una manera tan res-
trictiva como se pretend por medio de la enmienda
pasada del veinte hasta del cincuenta por ciento a los
obreros que disfruten de una jubilaci6n en el extran-
jero va en contra de la libre determinaci6n, del libre
albedrio que tienen ellos para gozar y disfrutar, en
esta 6poca de la vida, lo que han alcanzado despu6s
del grande y duro trabajo, una jubilaci6n que les per-
niita, libre y serenamente, ir a disfrutarla a un pais
que por sus condiciones climatol6gicas o por otras
razones que no son del caso analizar, quieran esco-
ger con arreglo a su voluntad libre para hacerlo, No
encuentro just que se venga a restringir eso en los
obreros, cuando en nuestro pais, que yo sepa, no se
ha becho todavia ninguna legislaci6n para impedir
que aquellos que habiendo hecho su fortune, habien-
do gozado de la renta y bienestar que por medio del
trabajo u otras ocupaciones nuestro pais les ha pro-
porcionado, se trasladen despu6s al extranjero, sin
trabas ni cortapisas, a gozar de las riquezas del capi-
tal que ellos tienen adquirido.
Me parece que esta CAmara que se ha pronunciado
,con tanto espiritu de libertad...
SR. GuAs INCLN (RAFAEL) : Haga S. S. la ley y
vamos a estar de acuerdo.
SR. RODRiGUEZ BARAHONA (VICTORIANO) : Me pare-
ce que el argument que me present mi querido Pre-
sidente, el senior Guas InclAn, es pequefio. No vamos
a empezar una media restrictive, para que recaiga
contra los elements de la colectividad social mas in-
fima en el orden econ6mico;.y en cambio, no lo ha-
cemos contra aquellos de posici6n privilegiada, que
son los que verdaderamente se llevan el gran capital,
la gran cantidad de capital al extranjero y van a
disfrutar los beneficios de su riqueza, donde les pa-
rece.


SR. Guis INCLIN (RAFAEL) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE (GORGE) : Tiene la palabra el se-
fior Guas Inclin.
SR. GUis INCLAN (RAFAEL): Seiior Presidente y
sefiores Representantes: El problema es mis grave,
mis transcendental de lo que a primera vista aparece.
Encuadra una supreme dificultad al pais cubano y
confront uno de las primeras iniciativas de la que
yo estimo buena senda en esta material.
Cuba es un pais en formaci6n, todavia; Cuba ha
abierto sus puertas a la emigraci6n, a toda la varie-
dad de emigraci6n, hasta ahora, sin cortapisas de
ningufn genero; pero el ideal cubano, en esta mate-
ria, ha de ser que cada uno que llegue a su suelo se
arraigue definitivamente con nosotros y -se identifi-
que con nuestro problema, se solidarice con nuestras
dificultades, se hermane con nuestros ideales, sienta
de: la misma manera que los demas cubanos. Este pro-
blema toca, a mi juicio, uno de los sectors o uno de
los aspects de un gravisimo problema que Cuba es-
t confrontando. Cuando yo oigo, por ejemplo, ha-
biar de ideales extranjeros, cuando yo oigo, por ejem-
plo, rendirle tribute, pleitesia y aun admiraci6n a
lnaciones extrafias, confront siempre la trascenden-
cia y la importancia de este problema.
A Cuba llegan, un dia y otro dia, inmigrantes que
-abandonan su tierra; de corta edad, sin horizonte,
sin ambiente; cada uno de ellos cue se da a los ma-
res, es un Col6n redivivo, con todas sus osadias, con
todas sus audacias y con todo su empuje.
Cuba, como America, le abre la tierra virgen, le da
la fertilidad de su suelo, calor de hogar, simpatia de
hermano; y el inmigrante extraiijero, por lo general,
en Cuba haee familiar, fortune, y felicidad. Yo le abro
de par en par mi coraz6n generoso a cada uno de los
que llegan, y como cubanos los conceptio; pero qaie-
ro que se desvinculen de su patria de origen, quiero
que se solidaricen con nosotros, que no sientan las
nostalgias del pasado, ni sientan las angustias de nues-
tra libertad y de nuestra soberania. (Muy bien; muy
bien). Yo quiero, pues, que cada uno que pise nues-
tra tierra, que cada uno que en Cuba se abra paso
y conquiste su felicidad, sea definitivamente cubano,
que se arraigue a nuestro suelo; pero no quiero que
scan palomas mensajeras; yo no quiero que vengan a
Cuba sin horizonte y sin ambiente, sin relieve, sin








14 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


personalidad y sin fortune, y que cuando la hayan
adquirido y la hayan conquistado, al amparo de
nuestras eyes y de nuestra hospitalidad generosa,
vuelvan al extranjero a disfrutar de su tiqueza y a
gozar de su felicidad. Por eso es que yo creo que los
'cubanos debemos comenzar a actuar en estos proble-
mas, en los problems de la industrial y del comercio
y en todos los problems andlogos, para que arrai-
guen aqui en Cuba; que no vengan los capitals ex-
tranjeros a fomentar industries para que los dividen-
,dos se repartan en el extranjero, sino para' que en Cu-
ba dejen y circulen el product de sus ganancias, y
en Cuba esas empresas radiquen definitivamente, con
todas las bienandanzas que esas riquezas traen apa-
rejada al pais'de residencia.

Cuba va a confrontar ingentes dificultades. El
President de la Repfiblica ha iniciado una political
eeon6mica sabia, ha alentado el fomento de nuevas
in'dustrias; pero Cuba, dentro de poco, va a confron-
tar este gravisimo problema. Con los aranceles, ha
evitado que el Estado ingrese por las Aduanas lo que
esos products hubiesen dejadp al pasar'de una fron-
tera a otra; y, sin embargo, como compensaci6n a es-
to, el capital de esas industries va a emigrar y esta
emigrando al extranjero.
Cuba va a tender que confrontar, dentro de poco, la
necesidad de fomentar esas industries y procurar que
en Cuba se estabilicen, que en Cuba arraiguen y que
en Cuba dejen todos los beneficios y todas las utilida-
des de la industrial y del comercio.
Ese problema se esta confrontando en material in-
dustrial, ese. problema se estA confrontando en el pro-
blema econ6mico y ese pioblema se esta confrontan-
do en material de trabajo.

Cuba necesita brazos extranj6ros, trabajadores ex-
tranjeros que se van a medir con el mismo rasero que
al trabajador cubano; no con el mismo rasero, por-
que en algunas materials, como esta material de ferro-
carriles y tranvias, el extranjero en una proporci6n
extraordinaria se ha apoderado de esos empleos y de'
esos trabajos, mientras hay un nfimero extraordina-
ric de'cubanos con virtud, con tes6n, con ansia y con
estimulo, a quienes se les ha cerrado todas las puertas
para library decorosamente su subsistencia.
D6mosles, pues, a los cubanos, esas facilidades; d6-
moselas tambi6n al extranjero; midamoslos con el
mismo rasero, ampar6mosles con nuestra ley de jubi-
laciones; jubilemosles con la misma cuantia con que
jubilamos a los nacionales; pero si sienten la nostal-
gia de su patria, si sienten la nostalgia de su tierra
y quieren sisfrutar alli, que dejen a Cuba y a los cu-
banos, como una compensaci6n bien pequefia, en con-
cepto de tributaci6n, algo que equilibre esa igualdad
del extranjero que se ileva la riqueza que es cubana
y la felicidad que en Cuba pudo adquirir.
(Grandes y prolowgados aplausos).
SRn RODRiGUEZ BARAHONA (VICTORIANo) : Pido la
palabra.
SR. PRESIDENT (GEORGE) : Tiene'la palabra S. S.
SR. RODRiGUEZ BARAHONA (VICTORIANO) : Sefior
President y sefiores Representantes: Mucho me ale-


gro haber sometido a la consideraci6n de esta Cama-
ra, por medio de mis manifestaciones anteriores, lo
concerniente a la oposici6n a la enmienda presenta-
da por el senior Alberni y mantenida por el querido
President de esta CAmara senior Guas Inclan; y
mucho me alegro, por haber dado oportunidad una
vez mas al senior GuAs Inclan a haber pronunciado,
como acabamos todos en estos moments de escuchar,
i de solazar nuestro espiritu con 61, un discurso de
tonos patri6ticos, hermoso, sentido y sincere como to-
dos los discursos a que nos tiene acostumbrados.
Pero yo insist, despu6s de haber oido su magnifi-
co discurso, en oponerme a la enmienda suscrita por
el querido compafiero senior Alberni; porque, efecti-
vamente, yo estoy en un todo identificado con la pri-
miera parte del discurso pronunciado esta tarde por
cl senior Guas Inclan; yo estoy identificado con esas
condiciones de nuestra isla que abre su pecho y brin-
da su coraz6n a todos los inmigrantes que a ella lle-
gan; estoy identificado con esas manifestaciones he-
chas por el senior Guas Inclan, y aelarindolas un po-
co mAs dire que el mayor nfmero, el mayor contin-
gente de esos inmigrantes que aqui vienen y sientan
sus reales, estan identificados con nosotros, sufren
y gozan con nosotros; pero ]a mayor parte de ellos,
los que vienen aqui a constituir capital, a hacer for-
tuna, no pertenecen a la caja de jubilaciones y pen-
siones, pertenecen a otros sectors de la vida econ6-
mica, de la industrial y del comercio. Esos filtimos,
que son los que vienen aqui a capitalizar, y por ra-
zones especiales que yo no voy a analizar han veni-
do ocupando, han venido adquiriendo posiciones que
acaso correspondent *a nosotros los cubanos. Ellos, al
legar a determinada 6poca de la vida, se trasladan
al pais de su origen, a gozar de los beneficios de su
trabajo, de la existencia en este pais y de la hospita-
lidad que se les ha brindado para la formaci6n de ese
capital; van a disfrutarlo fuera de Cuba, unas veces
sintiendo la nostalgia del pais que dejaron muchos
afios atras, otras acaso por necesidades perentorias o
por razones de otra indole; pero el hecho es que se
trasladan a otros lugares y no s6lo llevan los capita-
les hechos en esta tierra. sino que cuando realizan al-
guna obra ben6fica, lo hacen en su pais native, y son
muy contados los que en mi memorial lo han echo
en esta tierra, en la que les di6 el capital y donde dis-
frutan de esa riqueza.
SR. ZAYDiN (RAMN) : Pero donde lucen los titulos
que han comprado.
SR. RODRIGUEZ BARAHONA (VICTORIANO): Yo estoy
conform con esa primer parte del discurso del se-
fior Guas Inclan, pero no con el resto, con los que
constituyen la part mas inferior, los que vienen
aqui a trabajar en la tierra o en los ferrocarriles, y
vienen a fomentar con su familiar, a crear con su fa-
milia, a casarse con la mujer cubana, porque es una
excepci6n el que manda por una paisana para casarse
aqui. Estos pobres que se dedican a esta clase de
trabajos, cuando llegan a alcanzar el retire, es por-
que han pasado veinte y cinco o treinta afios de su vi-
da en Cuba, y es entonces que por una necesidad muy
imperiosa nunca lo disfrntan ni lo gozan. Porque yo
quiero preguntarle a rmi querido compafiero el senior
Guas Tnelfn, que tiene tanta inteligencia, sobrante
para regalarme a mi, qu6 puede, hacer un retirado








DIARIO DE SESIONEIS DE LA CXAIARA DE REPRESENTANTES 15


Sde la caja de jubilaciones, qu6 le pueda dar esa caja
para disfrutar y gozar en tierra extrafia.

SR. GuAS INCLAN (RAFAEL) : Algunas jubilaciones
llegan hasta doscientos pesos. En algunos lugares de
la tierra esto es un capital.

SR. RODRiGUEZ BARAIIONA (VICTORIANO) : Ese es
cl maxiino. Y yo le digo: Si nosotros vamos a restrin-
gir en la forma que lo hacemos este sector del traba-
jo, en esta ley de previsi6n y de protecci6n al obre-
ro, me parece que la CAmara no estara a la altura del
principio que ha venido manteniendo en esta ley, una
kiy liberal amplia y de protecei6n para el obrero. Yo
conrsidero que es tan pequefio lo que eso fueraa pro-
ducir en beneficio del pais, que me opongo y encuen-
tro fundamentos sobrados para oponerme a la en-
mienda mantenida por el querido Presidente senior
Guas InclAn.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : En realidad, es asi
como decia el senior Rodriguez Barahona. Ha sido
un 6xito la enmienda, s6lo por oir a su defensor y
a su impugnador. Existen dos principios: El princi-
pio humanitario, sostenido principalmente por el
partido comunista, que determine que el obrero no
tiene patria, que la patria es el mundo; y el principio
nacionalista, que viene a defender al obrero en su
propia naci6n, y, por ende, al cubano, que tiene dere-
cho a vivir en su propia patria. Esa es la lucha de los
principios, pero no es la lucha que surge con motive
de esta enmienda. Esta es una lucha establecida des-
de hace much tiempo y se ha tratado en diversas
,convericiones; pero, en realidad, la enmienda no ha-
ce mAs que apuntar timidamente el problema del tra-
tamiento por igual del obrero extranjero y del na-
tivo.

SR. GUAS INCLAN (RAFAEL) : Si S. S. borra la ti-
midez y la hace mas acentuada, posiblemente lo va-
mos a acompanar.

SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Yo tengo prescntado
el problema, francamente, eri la enmienda. Debe de-
cirse que 'el obrero extranjero tiene los mismos dere-
chos.

-SR. GuAs INCLAN (RAFAEL): Pero no existed esa
distinci6n entire nacionales y extranjeros, porque la
enmienda abarca a los unos y a los otros y los trata
de la misma manera.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Por eso decia que la
enmienda tieneo timidez en el tratamiento. Yo quiero
ir al punto principal, al que era objeto, a mi juicio,
del brillante discurso del senior Guas Inclin. Yo quie-
ro sostener que el obrero tiene el derecho de vivir
donde quiera, de sostener que el obrero extranjero
tiene el mismo derecho cuando trabaja en Cuba; pe-
ro que la familiar extranjera no tiene ese derecho.
SR. RODRiGUEZ BARAIONA (VICTORIANO) : Para una
pregunta. Mi querido compafiero el senior Castella-
nos interpret la jubilaci6n como un ahorro?
SR. Guis INCLAN (RAFAEL): Esperaba S. S. un
refuerzo en el senior Castellanos, y encontr6 que toda-
via toma el principio y ilega mas alto, que'va mas le-
jos.


Si. RODRIGUEZ BARAHONA (VICTORIANO) : Yo le iba
a hacer una pregunta al senior Castellanos. La jubi-
laci6n que la caja de jubilaciones y pensions conce-
de al obrero es un product de ahorros, de sacrificios
durante muchos afios de su vida, o es un capital ob-
tcnido facilmente ?
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Es el product del
ahorro, del sacrificio, que el obrero tiene derecho a
disfrutar despues; pero que Cuba tiene derecho a quo
el dinero que en Cuba se obtenga, no salga de su te-
rritorio....
SR. RODRIGUEZ BARAHONA (VICTORIANO): Enton-
ces consider el senior Castellanos que Cuba debe ir
sobre los pobres, modestos ahorros del obrero, esquil-
niandolo, y que, en cambio, Cuba debe permanecer
indiferente cuando se trata de riquezas acumuladas?
|Sn. CASTELLANOS (MANUEL) : Pues aqui esos son
los dos principos que chocan; y no chocan ahora, si-
no qie han chocado ya hace tiempo.
La legislaci6n de la Repfiblica Argentina sobre es-
ta materia...
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Que esta fracasada, que
est en: suspense.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): La legislaci6n de la
Repiblica Argentina, en el articulo 14 de la ley res-
pectiva, -dice: "Los sucesores del obrero extranje-
ro... (Continia leyensdo).
Y luego viene la Sexta Conferencia Internacional
del Trabajo, de Ginebra, de 1924, que no esta suspen-
dida como la Ley Argentina, y dice: "Hay un pro-
yecto de Convenci6n... (Contin? a leyendo).
De modo que no s61o en Cuba se va a tratar de ese
problema de defender al national y a la familiar del
national, sino que allb, enla Convenci6n Internacio-
nal del Trabajo, de Ginebra, se ha tratado el proble-
ma y se ha visto que es necesario defender al obrero
national contra el obrero extranjero. Ademas, la CA-
mara tiene un ejemplo en los Estados Unidos de Nor-
te America. La riqueza americana no depend mis
que de la restricci6n que ella hace de los emigrantes.
Alli existe el cupo, no dejan entrar obreros, dentro
del territorio national, sino en nimero determinado,
para que no haya la competencia del obrero extran-
jero con el obrero national.
Pero hay mas: en cuatro de los Estados de la'Uni6n
Americana, no se le da ningfn derecho a la familiar
de los extranjeros no residents, se le niegan todos
los derechos, y eso se hace en el pais mas libre del
mundo. De manera que el problema se planted den-
tro de ese orden; un problema material, sostenido
por los obreros del mundo, por el partido comunista,
es decir, un partido que tiene al mundo por naei6n.
Si se acepta el problema nacionalista, hay que res-
tringir el pago de la jubilaci6n a los obreros que vi-
ven fuera de Cuba.
Si la CAmara analiza esta cuesti6n, verA c6mo se
va "el dinero de la Caja; verA c6mo salen los cheques
mensualmente hacia la naci6n espafiola. Si la CAma-
ra estudia esto se podra dar cuenta detalladamente
del n6mero de cheques, de la cantidad que se paga o
se manda a families residents en Espafia y en otros







16 DIARIO DE SESIONEB DE LA CAMARA DE BEPRESENTANTES


paises, a families de esos hombres que tienen derecho
a la jubilaci6n; y entonces el senior Rodriguez Ba-
rahona verd que, prActicamente, defendemos a la Ca-
Ja con esta restricci6n y no result injusto lo que se
pretend.
SR. DEL CUETO (JOSE R.) : Yo quiero que S. S. me
informed si la enmienda se refiere a los obreros ex-
tranjeros o a los obreros que resident en el extran-
jero.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Los obreros no pue-
den residir, porque estin muertos.
SR. DEL CUETO (Jos4 R.): Pero puede referirse a
los jubilados. Yo creo que nosotros debemos tratar es-
tc problema como si fuera national. Yo creo que de-
bemos aclarar un poco la parte que defendia el senior
Rodriguez Barahona, y que se refiere a los obreros
que hayan trabajado en Cuba, que hayan obtenido los
beneficios de la jubilaci6n y que no hayan nacido en
Cuba, cuando nosotros en la enmeinda no nos referi-
mos para nada a los obreros que hayan nacido fuera
de Cuba sino que residan y obtengan la jubilaci6n en
Cuba.
SR. RODRIGUEZ BARAHONA (VICTORIANO): Me feli-
cito por haberme quitado de encima la losa de na-
cionalismo que me estaban echando.
,SR. CASTELLANOS (MANUEL): Yo estimaba, senor
President y sefiores Representantes, que la enmien-
da no iba precisamente al fondo de la cuesti6n, y te-
nia presentada otra enmienda adicional a esta, ha-
biando de los obreros extranjeros; y por eso, apro-
vechando la solicitud generosa del senor Rodriguez
Biarahona, queria explicar cual era el principle que
informaba la enmienda, ahorrindole un turno a fa-
vor de la propia enmienda presentada.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE (GEORGE) : Tiene la palabra el se-
fior Urquiaga.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Senor Presidente y se-
fiores Representantes: iQu6 honrado me siento, le-
vantando mi voz en este moment ante esta Camara,
a] conjuro de la elocuencia de que han hecho gala y
derroche mis compafieros y de las razones altamen-
to sociales y cientificas que se han expuesto, dando
a la Cdmara aspect de academia cientifica y de are6-
pago de hombres ilustres. Se siente el espiritu en-
sanchado, se siente el coraz6n content, viendo como
la Cimara detiene su atenci6n y la fija en estos asun-
tos que no son problems mezquinos y pequefios, si-
no -que es el debate de altos principios sociol6gicos
que indiscutiblemente habrin de enaltecernos ante
propios y extrafios.
Revisando en estos dias un trabajo casi forzado,
las legislaciones extranjeras en esta material, he vis-
to, con placer, que en pocos paises del mundo se han
discutido estas cuestiones sociales como en Cuba.
Tan es asi que yo, que conceptuaba a la Argentina
como nuestra maestra en este problema, me encontr6
en un C6digo de Trabajo, promulgado hace arios, que
el senior Castellanos, por cierto, llama siempre por su
nimero, la ley 11227, la cual, tras promulgarse, fu6
derogada por ineficaz a petici6n de patrons y obre-
ros; y que, en la actualidad, esa Repfiblica progresis-


ta que se nos antojaba muchas veces como nuestra
precursor en esas ciencias sociales, si la compara-
mos con nosotros, se encuentra en pafiales. Si estu-
diamos la legislaci6n en los Estados Unidos, vemos
lo mismo, pues esa gran potencialidad y ese mutua-
lismo que se nota en materials sociales, es product
do un intercambio de intereses y de una inteligencia
entire ambas parties, algo asi como un convenio pri-
vado. Sl6o desde hace cuatro afios han confrontado
este problema y han dictado una ley de retire civil
para los empleados.
i Que satisfacci6n, pues, para nosotros, al confron-
tar estos problems de absentismo a veces, que mu-
chos llaman ausentismo, pero que el t'ermino cienti-
fico es absentismo!
Cuando el senior Guis Inclan descendi6 de la pre-
sidencia, tuve la convieci6n de que todo un proble-
ma de trascendencia habia de impulsarlo a ello; por-
que conocemos su rectitud y su modo de actuar y,
efectivamente, nos ha deleitado con sus ideas y sus
consejos y su oratoria ateneista, a que nos tiene acos-
tumbrado. Sus palabras me convencieron a prima
facie y asi se lo manifesto a mi compafiero de escaiio
el senior Rodriguez Barahona y 6ste, tras de manifes-
tarme que pensaba combatirlo, me hizo una obser-
vaci6n que voy a declarar paladinamente. Me decia:
"Es used un contrasentido en muchos de estos prin-
cipios. Su radicalismo choca a veces con un naciona-
lismo exarcebado." Y yo decia: no es que choque pre-
cisamente la manera de pensar, sino los principios
contrapuestos que corren aqui en estos mementos y
que haeen a uno sentirse inclinado a veces hacia un
lado y en btras ocasiones hacia el lado contrario;
porque no es el problema claro, evidence, notorio,
que puede aceptarse tan pronto come se enfoque, si-
no que es un problema que envuelve diversas facetas
o aspects: el patri6tico de un lado, y el social, sobre
todo; cl mercantil en su mis alta.acepci6n, y el pro-
blema juridico, en si.
i C6mo y en qu6 fornia pronunciarse, despu6s de
escuchar a mi querido compafiero que es un discipu-
1l aventajado de Juan Jacobo Rosseau en su expre-
si6n y en su pensamiento, apto. para acompafiarlo,
aunque pudiera sentir alguna duda, atendiendo a
que era realmente criminal el detener cualquier idea,
por modest que fuera, que pudiera servir de suge-
rencia a justificar determinados particulars? En
ese sentido es en el inico que lo acompafio contra la
enmienda de mi querido Presidente y compafiero.
Varias son las razones que me movieron a ello.
Primero el de los precedentes sentados en esta Ci-
mara. Hace muy breves sesiones surgi6 una enmien-
da, luminosa a mi juicio, del senior Castellanos, en la
que proponia que ninguna pension excediera de cien-
to eincuenta pesos. El senior Tom6, el senior Machado,
cl sefior Garcia M)ontes y various distinguidos compa-
fieros entendieron que ]a enmienda era muy just,
pero que habi6ndose discutido anteriormente respec-
to de la ascendencia en forma mis o menos direct
sobre esas pensions, y habi6ndose fijado por la Ci-
mara un limited para las mismas, no parecia bien, sin
una revision que no estimaban plausible, que se vol-
vieran sobre sus propios acuerdos, estableciendo una
dualidad en la manera de pensar en la discusi6n de
]a misma ley. Y eso fu6 lo que definitivamente trajo







DIARIO DE BE'SIONES DE DA OAMARA DE REPRESENTANTES 17


como consccuencia la derrota de la enmienda justisi-
ma del senior Castellanos. Y yo digo: c6mo vamos,
por similitud, a aplicar ese procedimiento, ese prin-
cipio, en este caso diferente? -
El senior Guis Inclin, de manera habilidisima,-y
perd6neseme la inmodestia, porque contribui para
ello en la enmienda del senior Castellanos,-sefialaba
los obstAculos que significaba y pensaba de que aque-
1c era cosa juzgada.
El inciso del articulo noveno,-que se relacionaba
s6lo con aquellos que cobraban en el extranjero,-de
manera habilidosisima y sutilisima, cono expresaba
el senior Guis Inclan, establece un pequefio distingo,
que viene a contrariar el acuerdo de la Cimara fijan-
do s6lo un veinte por ciento para aquellos que cobra-
ban en el extranjero.
No parece just, no parece serio, (entro del proce-
dimiento procesal, que lo que movia a esta Camara
a pronunciarse en contra de una enmienda que pare-
cia acceptable, nosotros ahora lo dejemos a un lado pa-
ra aceptar ctra enmienda, por muy just que pueda
ser. Me parece, seiiores Representantes, que con ello
le infeririamos una ofensa a nuestro querido compa-
fiero el senior Castellanos, que veria en esto una pre-
teriei6n injusta.
SR. MACHADO (CARLOS): Me permit S. S. una
interrupci6n, con la venia de la presidencia?
SR. URQUIAGA (CARMELO): Con much gusto.
SR. PRESIDENTE (GEORGE): Tiene la palabra el se-
fior Machado.
Sn. MACHADO (CARLOS): El senior Urquiaga me
aludia hace un' moment en relaci6n a un asunto con
el que encontraba cierta similitud. Yo declare no s6-
lo que no *conozco que exist ese extreme, sino que
el asunto que se esta debatiendo, es completamente
claro.

Tenemos fijado el veinte por ciento para los que
en cualquier moment marchan al extranjero, y esto
,e hace con el fin inico,-y este es el espiritu que
anim6 al legislador.y esto fu6 tambi6n lo que me ins-
pir6 a votar en favor de ese precepto--de mantener
la Caja y darle mis vigor. Este es un particular de
una importancia extraordinaria, tan extraordinaria
que yo me declare partidario francamente de 1e. Y
voy a terminar, porque no quiero abusar de vuestra
condeseendencia; pero quiero declarar que aquellos
particulares qie planteaba acertadamente el senior
Guis Inclbn, cuando abogaba por la imposici6n de un
descuento de cincuenta por ciento a los que radican
mis de seis rheses en el extranjero, no envuelve como
alguien ha querido interpreter aqui, ninguna lesi6n
contra los intereses del hombre que viene a Cuba a
constituir una familiar, que al amparo de una ley ad-
quiere el beneficio, que ha mantenido la paternidad
de esos hijos, conserve el derecho a la ciudadania.
No es just, en mi concept, que cuando ese hombre
tiene el bienestar asegurado se vaya con su esposa
y sus hijos, causando con esto un perjuicio a la in-
migraci6n. Por eso es un derecho del Congreso, el
defender cuantas medidas eviten que esto pueda su-
ceder. Yo no miro este problema sino finicamente
desde el punto de vista que acabo de sefialar, y por


eso es que me declare partidario de la enmienda del
senior Guis Inclan.
Sn. URQUIAGA (CARMELO).: Sefior Presidente y se-
fiores Representantes: Albricias, porque el senior Ma-
chado se produzca en ese sentido. No lo siento; yo
creo "que cumple con su conciencia, haciendolo asi.
'I.nyil ..-i. Yo aprovecho eon ello darle vida a mi dis-
eur.o, porque es come una piedra preciosa en una
pronda de bisuteria. Que niegue la .aimilitud qu! exis-
ze entrc una .situaci6n y otra, no sera tal vez exacto. Yo
reeurro a mis compafieros para que mediten si tengo
o no raz6n. Aqui existe parecido entre las dos situa-
ciones, parecido mis o menos concrete, mis o menos
amplio, pero siempre se podri apreciar que ya an-
teriormente se habia tratado con algo que guard se-
mejanza con .o que ahora se va a hacer.
SR. MACHADO (CARLOS) :.Yo recue'rdo perfectamen-
tc que la enmienda que citaba mi distinguido amigo
el senior Urquiaga se referia al problema de si los
obreros 'debian tener o no pension maxima de cien-
to cincuenta pesos o doscientos. Este problema, en
re'alidad, era un asunto resuelto, pero pudo ser mo-
tivo de una modificaci6n; y yo voy a decir por qu6
era partidario del mismo. Yo llegu6, en mi deseo de
accptar, a comprobar cuantos eran los jubilados que
en la actualidad tenian derecho a la pension; y en-
tonees se supo que habia dos mil quinientos cuarenta
y tres jubilados con pensions, que correspondian a
sueldos inferiores de ciento cincuenta pesos, y ciento
treinta y cuatro jubilados cuyos sueldos excedian de
ciento cineuenta pesos. Desde ese punto de vista,
realmente, con relaci6n a otro precepto habia una
similitud. Pero con este problema, senior Urquiaga,
no tiene ninguna similitud. Sobre este problema ha-
bMan opinado abogados ilustres; y anteriormente, al
tratarse de otro asunto, yo preguntaba al senior Zay-
din como iba a votarse. Ahora no estamos tratando
de aquel que sc retire por cualquier motive, sino de
aquel que se va y reside mis de seis meses en el ex-
tranjero, que ilega alli, y alli se establece, que fija
alli su residencia; y ese es el caso: uno es el que se
va, por eualquier motive, y que vuelve;'y otro es el
que se va para no volver.

SR. URQUIAGA (CARMELO) : Yo ponia un ejemplo
y como todos los ejemplos, puede decirse que cons-
tituye material apreciativa; pero en vista .de que se
insisted en lo mismo, yo voy a hacer un ruego a un
compafiero mio que se encuentra distraido en estos
moments, el senior Aguiar, el cual desearia nos ilus-
trara respect a esto que, en si, no tiene importancia
principal, pero puede servir para aclarar el asunto.
Yo recurro, no a la buena fe del senior Aguiar, por-
que ella es amplia en todas las manifestaciones, sino
a su memorial, al studio que ha hccho sobre la ley,
para que nos diga si a] aprobarse el inciso "L" del
articulo noveno, que dice: "El descuento de un
20%... (Continfia leyendo), 1no habiamos entendido
que ya, definitivamente, dejibamos gravadas las pen-
siones de todos,aquellos que se ausentaran al extran-
jero? Yo quisiera que el senior Aguiar, como perito,
nos informara.
SR. GuAs INCIAN (RAFAEL): Voy a utilizar una
formula procesal corriente; cuando se le pide al pe-
rito que dictamine, todas las parties tienen derecho






18 DIARIO DE- SESIONES DE DA CAMERA DE REPRESENTANTES


a ampliar su dictamen. Yo quisiera ampliar el dicta-
men en este sentido: Si el inciso L, ya aprobado, no
es cierto que le abre el camino a esta otra enmienda,
o si, por el contrario, estan en contradicci6n. Una, la
residencia ya arraigada, un afio en el extranjero; y
otra, la misma condici6n de hallarse en el extranjero.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Yo le rogaria al senior
perito que contestara, antes que todo, a lo que yo me
referia.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): El Representante que
-habla, que no se siente perito,-porque para sentir-
se perito a trav6s de una ley de esta naturaleza se re-
qaiere una series de aieos de dedieaci6n y studios es-
peciales, y las necesidades materials de la vida le im-
piden a uno muchas veces hacerlo,-el Representan-
te que habla, repite, no el perito, va a tratar de sa
lir lo-mAs airosamente possible en este problema.
Es cierto que al redactar el inciso L del articulo
noveno, quise, si no castigar, por lo menos, gravar es-
pecialmente las pensions o jubilaciones de aquellos
que fueran a disfrutarlas al extranjero. Ese fu6 el
gravamen que yo quise establecer en este precepto.
Ese gravamen establecido en el precepto, pens6, in-
clusive, hacerlo mayor; quise, quizas por telepatia,
el mismo 50% que ha establecido el sefior Guas In-
clAn. Me pareci6 exagerado y lo disminui al 20%, te-
niendo en cuenta estos dos principios: el principio
del trabajo y el principio nacionalista. Estableci el
principio en esa forma en el articulo noveno, reco-
giendo las diversas opinions y objeciones en pro y
en contra que se hicieren, como dije antes, por diver-
sos empleados, patrons y obreros jornaleros. Hubo
quien me pidiera, invocando la ley general del traba-
jo, que lo suprimiera de la ley; y le dije que yo te-
nia que armonizar este principio con el nacionalismo
y que yo votaria como se produjera la Camara en la
oportunidad que se discutiera, para orientarme en
este sentido, con la mayoria.
Al discutirse el precepto, encontr6 que la mayoria
de la CAmara se mostraba partidaria de defender es-
to principio nacionalista, manteniendolo yo asi tam-
bi6n.
Honradamente declare, que entendi, que seria el
unico gravamen que se impondria a la pension que
se pagara en el extranjero y que, al consignarse en
este apartado, "sin perjuicio de los demas gravame-
nes que la ley disponga" en mi mente, s6o1 estuvo el
gravamen del diez por ciento que establece el propio
articulo noveno.
Pero contestando a la ampliaci6n del dietamen pe-
dido por el senior GuAs Inclin, que ya si cae de lleno
en el campo juridico, tambien declare que no en-
cuentro ihcompatibilidad entire el precepto aproba-
do por la Camara y el precepto que el senior Guas. In-
clan planted; y no lo encuentro, porque en la mente
del legislator estuvo qde esa pension quedara grava-
da solamente en esa cuantia; pero aun cuando esa
fuera la mente del legislator, es evidence que la re-
dacci6n del precepto, admit la proposici6n del se-
fior GuAs Inclan.
Ademas, en la. interpretaci6n netamente juridica
que pudieramos dar al precepto, como el senior Guas
InclAn decia, no se refiere a la situaci6n de residen-


cia, sino al pago de las pensions. Por ello y a mayor
abundamiento, entiendo que la enmienda del sefioe
CGus InclAn no es incompatible coin la ley.
SR. RODRiGUEZ BARAIIONA (VICTORIANO): Pido la
palabra.
SR. PRESIDENT (GEORGE) : Tiene la palabra S. S.

Sn. RODPJGUEZ BARAHTONA (VICTORIANO): Yo he
vito con muchisimo gusto, al senior Castellanos, aun
cuando estaba en contraposici6n con lo que yo ex-
ponia, mantener siempre aqui principios de liber-
tad; pero me ha sorprendido, grandemente, esta tar-
de, verlo mantener y considerar cosas que yo hasta las
eaiifico de inhumanas. Perd6neme el senior Castella-
nos que yo me dirija a 01, primordialmente, en este
sentido; perq yo lo he visto en esta tarde tener una
distinta opinion sobre este particular, sostener una
opinion eompletamente distinta.

Sa. CASTELANOS (MANUEL) : Quiero haeer una
aelaraci6n. Los principios socialists, no son los prinei-
pios comunistas. Es idea comunista esta de que el
obrero tiene por patria ei mundo.
SR. RODRIGUEZ BARAHONA (VICTORIANO) : Yo no he
dcfendido este criterio, aunque no tengo inconvenien-
le en decir que simpatizo con las ideas comunistas.
Yo he manifestado, aqui, que consider inhumane, in-
justo, qu'e al obrero cubano,-no hablo del obrero ex-
tranjero, sino del obrero cubano,-aquel que estA tra-
bajando durante veinte *y cinco afios y estA pagan-
do mensualmente a la caja una cantidad determina-
da, que despu6s de todo esto, por medio de una ley,
se le prohibe el que vaya: a disfrutar su pension a
done 61 desea hacerlo; y, en cambio, no lo haeemos
con aquellos que no. son cubanos o que, siendo cuba-
nos, se vayan a gozar, se va a desbaratar en el ex-
tranjero capitals adquiridos en Cuba, con el sudor
del obrero cubano, que han estado trabajando cons-
tantemente. En ese sentido me parece una injusticia,
me parece que no debemos nosotros disponer de aque-
ilo que les pertenece, de lo que han estado ahorrando
mensualmente, para tener derecho a la jubilaci6n.

No me he fundamentado en principios comunistas,
sino en el aspecto mismo nacionalista, para defen-
der esto que me parece que es una injusticia. En ese
sentido me he pronunciado.
SR. FINALES (AMADO): E1 senior Rodriguez Ba
rahona estaba ayer en la CAmara?

SR. RODRiGUEZ BARAHONA (VICTORIANO): Si, senior.

SR. FINALES (AMADO) : Entonces recordara el se-
fior Rodriguez Barahona que la CAmara acord6 prohi-
bir el derecho al trabajo al individuo jubilado con
arreglo a la ley que estamos diseutiendo; a tal extre-
mo, que cualquier individuo que estuviera jubilado y
dedicara sus aetividades a otra cosa, perderia su ju-
bilaci6n. Eso es menos lesivo que negarle el derecho
de residir en el extranjero.

SR. RODRIGUEZ BARAHONA (VICTORIANO) : El acuer-
do de ayer me parece uno de los mAs hermosos que
se han votado en esta Camara, y es algo que preocu-
pa al mundo enter, aliviar la. situaci6n de los sin
trabajo.








DIARIO DE SESIONES DE LA CA.MARA DE REPRESENTANTES 19


SR. PRESIDENTE (GEORGE): Continfe el senior Ur-
quiaga en el uso de la palabra.
SR. URQU;AGA (CARMELO) : Ruego a la Camara que
se retrotraiga algo a sesiones pasadas, con respect a
la opinion emitida por el sefior Aguiar, acerca de es-
le problema que discutimos. El senior Aguiar es el
autor de este proyecto de ley, y aunque no fuera miAs
que por ese titulo,-que a 61 le sobran muchisimos
para tigurar en primera linea,-debiera merecer au-
torizada atenci6n lo que ha manifestado, y a mi jui-
cio, se habria terminado la cuesti6n del ausentismo.
Luego existe la misma similitud, no de fondo, sino
de forma, con lo que ya se habia entendido que era
el principio de la ,cuantia mAxima de las Iensiones,
de doscientos pesos; los dos puntos'cardinales, segin
Cl senior Aguiar.

La CAmara estim6 que no debia volver sobre sus
pasos, que no debia ir contra sus acuerdos en el asun-
to de la cuantia de las pensions y se pronuncio en
contra de la enmienda del senior Castellanos. Y de-
bia, por lo tanto, tener esa misma actitud con e'sta
enmienda que va sutilmente enderezada al mismo pro-
p6sito de tergiversar lo que ya la CAmara tiene acor-
dado. Vea, pues, el senior Machado, el ejemplo. Yo
abaudono este primer argument, porque voy a ex-
poner otro.
Se ha hablado aqui, y voy a decirlo en t6rminos ge-
nerales, para luego hacerlo en el orden cientifico, se
ha hablado aqui de nacionalismo; se ha dicho aqui
que se quiere ingertar el amor y la identificaci6n a
Cuba a esos extranjeros que vienen a trabajar y han
contribuido a una caja con parte de su salario; se ha
dicho que esos extranjeros tienen que sentir con nos-
otros; se quiere que ellos quieran a Cuba y que so
queden en Cuba. Y yo, que soy contrario a today ten-
dencia de violencia en el orden sentimental, creo que
el afecto y el amor no se pueden inculcar a viva fuer-
za, creo que para Cuba serA un dafio grande tener
en su seno a hombres que vivan s6lo obligados por
una necesidad, hombres que sentirin en el fondo de
su conciencia el latigo de ]a injusticia que no les per-
mita ir a su tierra...

SR. Guis INcIAN (RAFAEL) : NO se le impide ir a
su tierra, se les permit ir cuando quieran y en buena
hora. S61o se les estableee una contribuci6n.
SR. URQUIAGA (CARM~ELO) : Hombres que al regre-
sar a su tierra se ven privados de lo que legitimamen-
te les correspond, esos que van alla a pasar mise-
rias, no habran de sentirse identificados con estb
pais. Yo creo que, en esas condiciones, no se puede
esperar que en ese individuo nazca amor y afecto
hacia Cuba. Parece que a esos inmigrantes que han
dado a esta tierra sus dias de juventud, su moeedad,
sa mfsculo fuerte, parece que se les recrimina por
el hecho de que quieran a su familiar y que deseen pa-
sar los iltimos dias de su vida en su tierra natal; pa-
rece que, como un castigo mayor al que la propia na-
turaleza y las circunstancias aciagas les impusiera,
de no haber creado un hogar con una mujer cubana,
habremos de imponerle el castigo de no poder ausen-
tarse allA junto a su viejecita querida, cerca de su
familiar, solamente porque entendemos que eso es ir
contra un principio nacionalista...


SR. Guis INCLAN (RAFAEL) : Lejos de reeriminar
ese regreso de paloma mensajera, que lo estimo bien,
interpreto el problema mis bien dentro de un nacio-
nalismo econ6mico. Yo creo que lejos de irse al ex-
tranjero done esta la viejecita, debe traer la viejeci-
ta para aci, junto a nosotros.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Seguramente si las cir-
cunstancias le fueran adversas seria eso lo que ten-
dria que hacer, pero en el caso que 61 pudiera, de que
61 quisiera, la prohibici6n resultaria injusta.
Se habla de que le cobre afecto a esta tierra, y se
comienza por pretender que la quiera de una manera
forzosa. Malhaya de aquellos que quieran sentirse
cubanos menospreciando su patria. De esos no puedo
S-ntirme hermanos en manera alguna, ni puedo sen-
tirmc orgulloso de que se llamen m'is compatriotas.
Me sentiria honrado de aquel que viene con alparga-
tas y boina y llega aqui y hace una fortune y se que-
da en esta tierra y se siente compatriota nuestro; pe-
ro no de aquel que viene aqui y que pasa largos afios
de su vida trabajando para poder adquirir un peque-
fo retire y que entonces, afiorando ir a su tierra, pe-
ro impedido por una ley, se siente ciudadano cuba-
no, a la fuerza, en este pais. Me parece que eso es lo
que menos debe proporcionar satisfacci6n al cubano
y ese hombre que a la fuerza le imponemos que se
quede aqui, que le impedimos que se pueda ir al ex-
tranjero, no va a querernos mas. Sobre esta base no
puede cimentarse internacionalismo firme de clase
aiguna. Y hay otras razones: Se ha hablado de que
es convenient, de que es necesario proteger la inmi-
graci6n. Aquel que piense venir de lejanas tierras,
no podra el senior Guas Inclan, con su nacionalismo,
desde luego, encomiable, pedirle que sienta por anti-
cipado el amor a la tierra de Cuba que para 61 es s6-
lo una promesa future como puede serlo el Brasil,
Chile, Uruguay. El no podra sentirse inclinado a ve-
nir, si no se le ofrecen circunstancias iguales a las
de otros paises. Iabra de imputArsele, como raz6n,
que no podrA ir a disfrutar del retire a su tierra en
los filtimos dias de su vida y que por lo tanto, debe
preferir ir a otr~os paises donde se le d6 lo que le per-
tenece. Yo voy a tratar de demostrar que la interven-
ci6n del Estado seria injusta, porque el inmigrante
no recibe nada' del Estado, en ninguna'forma.
SR. GuAs INCLAN (RAFAEL) : Pero es que esa con.
tribuci6n de cincuenta por ciento no es en favor del
Estado, sino de la Caja, de los obreros, de los cuba-
nos, de los que aqui viven y trabajan.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : No voy a tratar, ni ha-
Lia tratado, a favor de quien era, sino del argumen-
to empleado; porque a esos,individuos les seria in-
diferente que la cantidad fuera a engrosar los fon-
dos de la instituci6n de los hu6rfanos de la patria
o de cualquier otra. Pero vamos a analizar el proble-
ma en el orden cientifico, porque la hora es avanza-
da. iPor quo establecemos nosotros este gravamen?
I que da el Estado, arbitraria y graciosamente, a de-
terminado obrero? no, es una tnedida legislative. El
Estado intervene, pudidramos decir a posteriori, en
todos estos asuntos. S61o cuando se trata de una so-
ciedad mutua, como existia en Cuba en determinado
sector, como por ejemplo la Sociedad de Cocheros,





20 DIARIO DE SESIONES DE LA OAMARA DE REPRIHSENTANTE.S


una sociedad de auxilios mutuos, que presta sus ser-
vicios tiles a los que los necesitan. Es decir, que no
es una media ni de beneficencia ni de prestaci6n,
que es el t6rmino cientifico que realize el Estado. Y
Sc6mo se forman los seguros sociales ? ~en todas par-
tes del mundo, menos en Cuba, desgraciadamente y
excepcionalmente en esta ley del retire ferroviario?
Pues haciendo su aporte con tres parties distintas: El
Estado, el patrono y el obrero. .PPor que lo hace el
Estado? El Estado lo hace antes que todo, como
apunta Portpi, citado por el senior Zaydin, para evi-
tar una situaci6n molesta que habria de perjudicar
a su desenvolvimiento. Contribuye a ello el Estado o
debe contribuir. &Por que aqui no contribute, repi-
to? Se evita el tener que recibir, como una carga
enorme, los necesitados que acudirian a los hospitals
y a los asilos, a todos aquellos individuos que en el
seguro tienen una manera de vivir. Y c6mo aqui no
aporta nada el Estado, este esta, como suele decirse,
a las maduras y no a las verdes. Por que contribute
el patron? El. patrono contribute, como apuntaba
rmuy bien Sismendi y Bibinaud-y per.d6nenme este
alarde de erudici6n, porque lo he leido hace pocos
mementos, y perd6neme tambien el compafiero senior
Wolter del Rio, de mueha memorial y de erudici6n
sin limites-el patrono aporta, no como una regalia,
no como una didiva que le da al trabajador, sino ex-
clusivamente como una parte del salario del olirero.
Es decir, que el patron earga eso al sostenimiento
del negocio, a lo que pudieramos decir "necesidades
o entretenimiento del mismo"; y lo que da al obrero
es como una parte de su salario. Tampoco puede es-
timarse como un acto de beneficencia, porque es una
parte del salario que debe al obrero y que 61 lo car-
ga, en una forma o en otra, al consumidor o al clien-
te. El obrero, bpor qua contribute? Hay quien es
contrario a que el obrero contribuya. Ni en Iusia ni
en Francia, ni en Espafia, el obrero contribute; por-
que entienden que es criminal que a un obrero que
gana un journal minimo, se le obligue a un ahorro for-
zoso, y que bastante beneficio tiene el patrono con
sn ganancia inmensa de gran industrial, para que no
pueda privarse de una pequefia part con la que con-
tribuya; y bastante ganancia tiene el Estado con lo
que se ahorr.a por el concept de todos esos servicios
de asilos y hospitals, por medio de estas leyes de re-
tiro. El obrero contribute, pudieramos decir, por un
espiritu de hidalguia, de alteza mental. Ha entendi-
do, y lo ha recabado en los Congresoa del mundo, en
el de Ginebra y en el de Turin, porque entendia que
debia hacerlo para tender mayor fuerza en la realiza-
-ci6n de su trabajo. Pudiera estimarse que el gobierno
cubano puede intervenir en la cercenaci6n de la pen-
si6n que ha tenido ese obrero, y eso seria injusto, ar-
bitrario, que entrara en lo que no es propiedad del
Estado, que es lo que el obrero se gana en el orden
social.
SR. GuAS INCLAN (RAFAEL): Una interrupcidn.
Seria injusta la cercenaci6n si fuese a favor del Es-
tado; pero si es a favor de todos los obreros, no veo
la injusticia, a pesar de todas las bellisimas premises
que viene sentando S. S., con gran erudici6n, sobre
la material.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : El Estado-y dejo a la
consideraci6n de la CAmara la apreciaci6n de la inte-


riupei6n que me hace el senior Guis Inclan con su in-
teligencia habitual--el Estado, finalmcnte, ha interve-
nido, en forma especialisima, en los seguros. No se
habia tratado, durante toda la discusi6n de esta ley,
de problema mas capital, tal vez, durante las filtimas
dos decenas del siglo pasado, que el que se movi6 al-
rededor de los seguros y que tuvo su resoluci6n en
1909. Se trataba de dos classes de seguros que existen:
del seguro obligatorio, y del seguro libre. Los obre-
ros entendieron que el seguro debiera ser una carac-
teristica voluntaria en ellos. Por eso los seguros se
organizan, a fines del siglo pasado, como seguros li-
bres en su mayoria, por estimarse que era contra-
rio al libre albedrio, a la iniciativa de cada uno. de
los obreros, el imponer seguros; pero ante la coac-
ci6n moral y afectuosa del Estado, se lleg6 a acep-
tar la posibilidad del establecimiento del seguro obli-
gatorio, despues del seguro voluntario.
El tipo de seguro nuestro, es obligatorio. Asi, pues,
no damos libertad, al obrero retirado, de excluirlo de
una pension que en determinado moment habria de
beneficiarle. Y con arreglo a esa moral, legalmente
debieramos abstenernos a establecer trabas a una co-
sa que a ellos pertenece y no al Estado cubano, que'
no tienen participaci6n en ella nada mis que en cuan-
to a la de reglamentar y legislar sobre el mismo.'

Voy a terminar el argument final. Tuve el honor
de presentar una enmienda de caricter- amplisimo.
especialmente contra los extranjeros que cobran al-
tos sueldos en las empresas relacionadas con el retire
ferroviario, por ]a cual, en vez de tributar, segfin el
criterio aqui sustentado por mi distinguido amigo el
senior Aguiar, hasta lo que equivale a la suma de qui-
nientos pesos, estaban obligados a tributar esta o
cualquier cantidad, lo mismo si devengaban quinien-
tos pesos que si devengaban mil, dos mil o tres mil
pesos, como lo que ocurre al Administrador de los
ferrocarriles y a una series de brillantes oficiales ex-
tranjeros que a su alrededor realizan trabajos que yo
desconozco por su importancia, pero si conozeo por
la cuantia de sus emolumentos. Tuve el honor, en
aquella oportunidad, de ser acompafnado por el'senor
Guas InclAn; y se estableci, al fin, que tributaran
con el tres por ciento, aunque devengaran cinco, seis
o siete mil pesos al aiio, llegando a obtener de ingre-
so la Caja de Jubilaciones, por esos concepts, mil
doscientos o mil oehocientos pesos anuales.

Se limit despu6s la cuantia a doscientos pesos.
Esos hombres que han estado contribuyendo con una
ca-ntidad realmente exagerada, aunque no injusta.
pero exagerada,-me refiero en comparaci6n con la
que antes tenian,-son extranjeros y no ocultan que
aman a su tierra. Es injusto, repito, y me parece una
indelicadeza, que nosotros les obliguemos a tributar
rats de lo que, en cambio, le damos para. pagar todo
aouello...
SR. GIUS INCLXN (RAFAEL): Entonces parte S. S.
del supuesto penoso de que casi todos los altos suel-
dos estAn en manos de extranjeros.
SR. URQUIAGA (CARMELO): S. S. debia decir la
realidad penosa.
SR. GuiAs INCL.N (RAFAEL) : Contra eso va la en-
mienda.






DIARIO DE SESIONES DE LA CAMAIIA DE REPRHSEENTANTES 21


SR. URQUIAGA (CARMELO) : NO. No lo entiendo yo
asi. Cuando S. S. lo haga, yo tendr6 muchisimo gus-
to en acompafiarle. No me parece just que si nos-
otros acabamos de establecer una alta contribuci6n
para esos altos empleados, si acabamos de establecer
cantidades fuertes que ascienden hasta mil pesos, le
privamos de que se marchen al extranjero, cuando
sabemos que ese es su prop6sito. No me parece que
ello sea equitativo, pues en derecho no debe pedirse
mis de aquello que se ha recibido y que el que exi-
ge contrae obligaciones a la vez.
Por to-das estas razones, sin hablar del espiritu am-
plio que debe animar a los hombres, sin pensar que
debemos romper las fronteras mezquinas y dejar el
amor a la patria.para cuando sea necesario defen-
derla de un peligro comfin, y no para castigar a hu-
mildes hombres que s61o percibirAn una modest pen-
si6n, termino formulando mi oposici6n a la enmien-
da del ilustre senior Guis Inclan.
(Aplausos).
SR. ZAYDiN (RAM6N): Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE (GEORGE) : Tiene la palabra el se-
fior Zaydin.
SR. ZAYDiN (RAM6N) : Yo voy a hacer un ruego a
mis compafieros. El senior Guas Inelan ha planteado


un problema que ha movido a la CAmara, al extreme
de que el senior Rodriguez Barahona y el senior Ur-
quiaga han esgrimido arguments interesantes.

Yo pensaba consumer un turno ahora, pero creo
que la hora es muy avanzada y que nosotros debe-
mos suspender la sesi6n para continuarla el pr6xi-
mo lunes, ya que quizas los arguments que yo expu-
siera darian lugar a una series de interrupciones que
prolongarian el debate hasta las nueve de la noehe,
sin terminario.
(Varios se4ores Representantes apoyan la propo-
siciMn). '
SR. PRESIDENTE (GEORGE): Apoyada la proposi-
ci6n por varies sefiores Representantes, se somete a
votaci6n.
Los que esten conformes se serviran ponerse de
pie.

(La. mayoria de los selores Representantes se po-
ne de, pie).

Aprobado.

Se levanta la sesi6n.
(Erah las ocho p. m.)


mr. r. PausMM- T "t., W2o I?, uALUm




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs