Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/01262
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID01262
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text




REPUBLICAN DE CUBA


DE LA
CAMERA DE REPRESENTANTES


DECIMO TERCERO PERIOD CONGRESSIONAL

QUINTA LEGISLATURE


VOL. LII LA HABANA, 6 de Junio de 1929. NUM. 25



Sesi6n extraordinaria, de 4 de Junio de 1929.


President: Sr. Rafael Guis Inclin

'Secretarios: Sres. Jose R. Cruells Reyes y Jose Alberni Yance


SUMARIO

A las cinco y diez p. m. la Presidencia declara abierta la sesi6n.-Continuaci6n del debate del Pro-
yecto de Ley sobre el Retiro Ferroviario.-El senior Urquiaga retira su enmienda sustitutiva al
parrafo primero del articulo veinte, aceptando en su lugar otra del senior Castellanos; hacen ma-
nifestaciones los sefiores Urquiaga, Castellanos, Zaydin, Garcia Montes, Aguiar, Tome, Rodriguez
Barahona y Wolter del Rio.-A favor de su enmienda consume un turno el senior Castellanos, in-
terrumpiendole los seinores Aguiar, Rodriguez Barahona y Garcia Montes; en contra usa de la
palabra el senior Rodriguez Barahona. interrumpido a su vez por los sefiores Zaydin, Garcia Mon-
tes, Rodriguez Ramirez, Aguiar y Castellanos.-Queda aprobada la enmienda del senior Castella-
nos, explicando sus votos los sefiores Aguiar, Rodriguez Barahona y Urquiaga.-El senior Alfre-
do Barrero present una enmienda adicional que explica y aclara, esto iltimo a petici6n de los
sefores Aguiar, Garcia Montes, Zaydin y Rodriguez Barahona.-Una adicional del Sr. Castellanos
es aceptada por el senior A. Barrero, y abierto debate acerca de la enmienda es apoyada por el
sefor Zaydin interrumpi4ndole los seniores Rdriguez Barahona, Garcia Montes, A. Barrero, Cas-
tellanos, Aguiar y Wolter del Rio.-Consume un turno en contra el senior Rodriguez Barahona,
siendo interrumpido por los sefiores A. Barrero, Zaydin, Tomr, Castellanos, Garcia Montes, Wolter
del Rio y Rodriguez Ramirez.-Se aprueba la enmienda con otra adici6n del senior Zaydin y ex-
plican sus votos la Presidencia y los sefiores Urquiaga, Zaydin, Wolter del Rio y Aguiar.-Al pa-
rrafo segundo del articulo veinte present una enmienda el senior Castellanos quien ofrece aclara-
ciones solicitadas por el senior Wolter del Rio; se aprueba la enmienda sustitutiva del citado pi-
rrafo segundo.-Es rechazada una enmienda del senior Castellanos a los filtimos parrafos del articu-
lo en discusi6n, quedando 6ste aprobado.-El senior Castellanos hace constar su voto a favor de
su enmienda y propone la suspension del debate, acordandolo asi la Cimara.-La Presidencia le-
vanta la sesi6n a las ocho p. m.









2 DIARIO DE SESIONES DE DA CAMARA DE REPRESENTANTES


,SR. PRESIDENT (GUAS INCIAN): Se abre la se-
si6n.
(Eran las cinco y diez p. m.)
Se va a dar lecture al primer parrafo del articulo
veinte y a la enmienda que estaba a debate en la uil-
tima sesi6n.

'(E:l official de acotas lee).

EN'MIENDA

Al empleado u obrero que despues de diez afios de
servicios efectivos fuese declarado fisica o mental-
mente infitil, de manera total o parcial para conti-
nuar en el ejercicio de su empleo.
(f.) J. Garoia Montes.

SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Se pone a dis-
cusi6n la enmienda.
SR. GARCiA MONTES (JORGE): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GAiS INCLAN) : Tiene la palabra
su sefioria.
SR. GARciA MONTES (JORGE): Senior Presidente y
sefiores Representantes: El penuiltimo dia al solici-
tarse por un senior Representante la comprobaci6n
del qu6rum, mediante el pase de list, el Represen-
tante que habla se encontraba en el uso de la pala-
bra con el objeto de explicar a la Camara que el dia
anterior, despues de un debate interesante en que lo-
gr6 demostrarse que las dos parties que contendian
tenian raz6n en alguno de los puntos de vista que
respectivamente mantenian, se habia Ilegado, por los
propios Representantes que tomaban parte directa-
mente en ese debate, a un acuerdo o compromise, me-
diante el cual quedaba redactada una enmienda que
sustituia. a la presenta'da por el 'sefor Urquiaga y que
parecia contar con el apoyo uninime de la, Cmara
o por lo menos con el apoyo de aquellos que habrian
contendido el dia anterior. Por consiguiente solici-
taba yo la palabra para presentar esa enmienda que
no es mia sino el product de un acuerdo entire los
Representantes que han tornado parte en este deba-
tey solicitar de la Cimara su aprobaci6n.

Esa enmienda consiste en extender los beneficios
del precepto legal, tal como se encuentra redactado
a todo aquel que sufra un accident, no solamente
en el moment en que materialmente se encueiitre
trabajando, sino en relaci6n con el trabajo que reali-
za. De esta manera se cubren las objecciones que ha-
cen, especialmente los sefiores Urquiaga y Guas In-
clan respect al obrero que en ocasi6n de dirigirse
al trabajo. o salir de '61 le ocurre un accident y se
.encuentre desamparado, a los efectos de los benefi-
cios que el precepto *concede a los empleados. ferrovia-
rios. Asi, pues, presefito la enmienda en la forma que
1o he indicado y solicito de la CAmara su .aprobaci6n.
SR. RODRIGUEZ RAMIREZ (JUAN): Para pedir que
se le de lectura nuevamente a la enmienda.


(El official do acts e lee nulevawnete).
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Se va a dar lec-
tura a otra enmienda del senior Castellanos.


(El official de actas lee).

A LA CAMARA

El Representante que suscribe, tiene el honor de
proponer a la .CAmara y a la ley sobre modification
servicios fuese declarado fisica o mentalmente ini-
del Retiro Ferroviario y Tranviario, la -siguiente:

Enmienda sustitutiva del articulo XX.

ARTICULO XX.-Corresponde la jubilaci6n por
inutilidad, con arreglo a la anterior escala; al em-
pleado y obrero que, cualquiera que fuese el tiem-
po de trabajo prestado, se inutilice en sentido total
,\ parcial y de manera permanent, con motive a oca
sion del servicio.
Al empleado u obrero que, despues de diez afios de
til por cualquier causa o motive, de manera total o
partial, para continuar en el ejercicio de su empleo.
Habana, 2 de Junio de 1929.
(f.) Manuel Castellanos.

,SR. GARCiA MONTES (JORGE) : Para una explica-
ci6n. Yo estoy de acuerdo con el preceipto del senior
Castellanos, pero entiendo, y si me equivoco deseo
que me rectifiquen los sefiores Castellanos o Aguiar,
que el segundo extremo de la enmienda se encuentra
contenido en el articulo 23 de esta ley.
SR. TOM (MANUEL) : Es el parrafo tercero del ar-
ticulo 20.
SR. GARCiA MONTES (JORGE) : Por lo tanto, estan-
do comprendido en el precepto, yo rogaria al senior
Castellanos que retirara la enmienda.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Yo quisiera, antes
de entrar en el debate hacer alguna aclaraci6n del
por que voy a entrar en 61; y tambien hacer una so-
licitud respect a la organization del mismo.
Yo que he impugnado esta ley, porque la creo fa-
tal para los trabajadores, porque la creo perjudicial
en gran escala para esos hombres, pensaba no asistir
a estas sesiones, dejar que la ley se aprobara con el
voto de los Representantes conformes y despues la
responsabilidad mia quedaba salvada en ese sentido.
Pero entiendo que mi deber es asistir a esta session,
que mi deber era impugnar los preceptos que estima-
ba perjudiciales, aunque fuera derrotado por la ma-
yoria y as1 es que de acuerdo con este criteria ven-
go trayendo las enmiendas sustitutivas de los pre-
ceptos, en realidad, sin gran esperanza de exito; por-
que creo que hay una mayoria franca en favor de
determinados preceptos sustanciales de esa ley, y en
la esperanza tambien, de que esa mayoria pudiera
transformarse en una minoria, y pudieramos nos-
otros, los que impugnamos la ley, obtener el exito de
nuestra aspiraci6n. Por eso yo traigo para cada uno
de los preceptos, una enmienda sustitutiva, y para
la que yo entiendo perjudicial, una enmienda adi-
cional. Por lo tanto, yo deseo que sea discutido comci


es de reglamento el precepto o la enmienda que se
aparte mas del precepto; y si se deseeha la enmienda
que se aparte del precepto, sea discutida la enmien-
da que mas se aproxima, etc., etc., seg'in determine
el Reglamento de esta Camara de Representantes.








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMARA DE REPRESENVANTES 3


Por consecuencia, y con respect a este articulo
20, que yo estimo, que no esta de acuerdo con la
idealidad de los trabajadores; que no esta de acuer-
do con las modernas doctrinas que informan todo lo
que a la ineapacidad de los trabajadores se refiere;
que no esta de acuerdo con las distintas legislaciones
que sobre este problema del trabajo existen en e]
mundo entero, y de la que yo traigo aqui copia li-
teral de alg~na de ellas; que no esta de acuerdo con
cuanto en l.a practice pueda hacerse en favor de los
hombres del trabajo en relaci6n con ese articulo de
la ley, es por lo que yo pido que estas enmiendas sean
discutidas, sin someterlas, desde luego, a la posibili-
dad de que exista otro precepto de esta misma ley,
otro a'liculo que pueda referirse ,a esta enmienda,
por;que si no, no fuera possible llevarse a efecto la
discusi6n en un breve espacio de tiempo y como re-
quieren los trabajadores.

Aqui habia la imposibilidad de impedir que la ley
surtiera sus efectos; pero los que nos ocupamos de
estos problems, a ruego de los mismos trabajadores.
vamos a tratar de hacer porque la ley salga; no que-
remos pedir votaciones nominales, ni vamos a hacer
nada para interrumpir estas labores, no queremos
hacer tampoco nada que pueda perjudicar la viabi-
lidad de la ley; queremos salvar nuestras responsa-
bilidades, asi como tambien queremos dejar la res-
ponsabilidad, la gloria o el exito a los distintos ami-
gos y' compaieros, que han presentado esta ley. Por
tanto, yo pido al senior Presidente de la Cimara, que
ajustindose a lo que correspond al reglamento, pon-
ga a discusi6n por el orden reglamentario, los pre-
ceptos que mas se apartan del proyecto, y por el or-
den sucesivo, hasta llegar al total.

SR. PRESIDENT (GUAS INCLN) : Eso ha hecho
siempre la presidencia. La enmienda que estima la
presidencia que mils se aparta del texto de la ley, es
la enmienda del senior Urquiaga, porque va mas alli
afn, que la del senior Castellanos. El senior Castella-
nos discrepa en el precepto, en material de tiempo y
servicio, pero abunda en la doctrine del precepto, en
el sentido de conceder los beneficios s61o en caso en
que se produzca el accident en actos del servicio.
El senior Urquiaga va mis lejos, discrepa en material
del tiempo y del moment, es decir, que es partidario
que se concedan los beneficios aun cuando el acciden-
te se sufra fuera de los actos del servicio. Por con-
siguiente, la enmienda mas avanzada, mas radical, es
la del senior Urquiaga.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Yo rogaria al eefior
President, ordenara la lectura de ]a enmienda del
senior Urquiaga..
SB. ZAYDIN (RAMt6N): Para ampliar la proposi-
ci6n del Sr. Castellanos, en el sentido de que se lea
primero el precepto .de la ley, despubs la enmienda
del Sr. Castellanos, y luego, la enmienda del Sr.
Urquiaga y con objeto, de que cuando se ponga a
discusi6n una enmienda, la Cimara conozca la di-
ferencia que hay entire el precepto legal, y las en-


miendas presentadas.
SB. PBESIDENTE (GUAS INCLAN): *Se le va a dar
lectura al precepto, y a las enmiendas de los sefio-
res. Castellanos 'y Urquiaga.


(El official de actas lee).
Al empleado y obrero que, cualquiera que fuese
el tiempo de servicio prestado, se inutilice en sentido
total o parcial y de manera permanent, en un acci-
dente del servicio y por causa imputable, con plena
evidencia, al mismo servicio.

ENMIENDA

Al empleado y obrero que, cualquiera que fuese
el tiempo de servicio prestado, se inutilice en sen-
tido total o parcial y de manera permanent, en
un accident del servicio y por causa imputable, con
plena evidiencia, al mismo servicio.
Al empleado y obrero que, cualquiera que fuese
el tiempo de servicio prestado se inutilice total o
parcialmente y de manera permanent, por causa
fortuita o no imputable a su voluntad.

(fdo). Carmelo Urquiaya.

SB. AGUIAR (MIGUEL A) : Pido la palabra para
dirigir un ruego. Hay algunos sefiores Represen-
tantes que parecen interesados en intervenir, en la
tarde de hoy, en el debate, sin embargo de no haber
concurrido a la ultima sesi6n y como pueden haber
olvidado la totalidad del precepto, yo pido que se de
lecture intntegramente al articulo 20.

SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Se va a dar lee-
tura integramente, al articulo, aunque no este todo
ei a debate, para ilustrar a los sefiores Representan-
tes.
(El official de actais lee).
ARTICULO XX.-Corresponde la jubilacion por
inutilidad, con arreglo a la clasificaci6n hecha en
el articulo anterior:
Al empleado y obrero que, despues de diez afios
dc servicios efectivos, fuese declarado fisica o men-
talmente .inftil, de manera total o partial, para
continuar on el ejercicio de su empleo.

Se entendera por inutilidad permanent total, a
los efectos de este articulo.

Haber perdido definitivamente la vista en ambos
ojos; las dos manos o los pies.

Padecer alguna enfermedad incurable que impi-
da realizar toda clase de trabajo.
Se entendera por inutilidad parcial, a los efec-
tos de este articulo:
Haber perdido definitivamente la vista en un
ojo; o tener inutilizada una mano o un pie.
Padecer alguna enfermedad incurable que impi-
da realizar el trabajo que se viniere prestando en
ferrocarriles, tranvias y sus conexas, sin producer
inutilidad para cualquier otra clase de trabajo.


SR. PRESIDENT ('GUAS INCLAN) : Se va a dar lee-
tura a la enmienda del senior Castellanos.
(El official de actas lee).








4 DIARIO DE SESIONES DE LA QAMARA DE REPRESENTANTES


A LA CAMERA

El Representante que suscribe, tiene 1 honor ci
proponer a la Camara y a la Ley sobre modificaci6n
del Retiro Ferroviario y Tranviario, la siguiente:

Enmienda Sustitutiva de 1- Articulo XX.

ARTICULO XX.-Correspondo la jubilaci6n por
inutilidad, con arreglo a la anterior escala; al em-
pleado y obrero que, cualquiera que fuese el tiempo
de trabajo prestado, se inutilice en sentido total o
parcial y de manera permanent, con motive u o-cu-
sidn del. servicioa

Al emipleado u obrero que, [lc.pu.s de diez afios
de servicios fuese declarado fisica o mentaalmente
infitil por cualquier causa o motivo, de manera to-
tal o parcial, para 'continuar en el ejercicio de su
empleo.
Habana 2 de Junio de 1929.
(f.) Manuiel Castellanos.

SR. PRESIDENT (GUAis INCLUN): Sefiores Repre-
sentantes: La Presidencia estima que la enmienda
que mas se aparta del texto de la Ley, es la del se-
fior Urquiaga, despuwi le sigue en orden la del senior
Castellanos, y la que mis se_ a-cerca al texto de la
Ley es la del senior Garcia Montes. Reglamentaria-
mente se pone a discusi6n la enmienda del senior Ur-
quiaga.
SR. RODRIGUEZ RAMIREZ (JUAN): Yo deseo hacer
una pregunta. Yo tenia entendido que el senior Pre-
sidente de la Cimara habia presentado una enmien-
da que conciliaba los interests que sostenia la pre.
sentada por el senior Urquiaga, y la que defendia
el senior Garcia Montes. A esa enmienda creo que
habia logrado sumarse la mayoria de las opinions
de todos los elements que estaban en la Camara,
y como no se le ha dado lectura, yo me permit ro-
gar que se lea.

SR.. PRESIDENT (GUAS INCLAN): La Presidencia
no ha presentado ninguna enmienda a ese respec-
to. Acept6 un criterio eclectico entre-los sefiores
Garcia Montes y Aguiar, que no era ni el propio
precepto de la ley ni 1 enmienda radical que he
biamos presentado el senior Urquiaga y yo.
Se pone a discusi6n la enmienda del senior Ur-
quiaga.
SR. RODRIGUEZ BARAHONA (VICTORIANO): Pido, la
palabra en contra.
SR. GARCIA MONTES (JORGE): Pido la palabra pa-
ra una cuesti6n previa. Yo comenc6 en la sesi6n de
hoy declarando que habiamos llegado los que debatia-
mos en dias pasados, a un acuerdo. Deseo saber si
dije bien o dije mal. Quisiera saber antes que el de-
bate se entable si el senior Urquiaga mantiene la en-
mienda, o si persist en el acuerdo a que llegamos
en dias pasaldos.


Sft. PRESIDENT (GUAS INCLAN): La Presidencia
habia dicho que habia sido aceptada la enmienda
de S. S. como un criterio eclectico.


,SR. URQUIAGA (CARMELO): En dias pasados s ssus-
cit6 una candente discusi6n alrededor de una en-
mienda que tuve el honor de presentar. Con crite-
rio muy amplio se trataba de comprender entire las
inutilidades que daban (derecho al obrero a disfru-
tar de la pension, a aquellos que sin llevar diez afios
Cce s-rvicios hubieran sufrido el aecidente con o sin
ocasion del trabajo. Aqui en el pzirrafo segundo del
articulo 20 se trata de que solo los empleados y obre-
ros, cualquiera que fuese el tiempc, de servicios pres-
Lados que se inutiizar.a quedaran comprendidos. Mi
enmienda suprimi6 aquellos que se refieren a los ac-
cideintes del servicio por causa imputable al mismo
servicio.
Uno de lol compafieros que mas han batallado con
la ley, y que segfin entiendo es el autor de la modi-
ficaci6n, lleg6 .a declarar que la aprobaci6n de ese
priepto era un golpe mortal para la vida de la Ca-
ja. Temeroso ante las consecuencias que pudiera
traer el insistir en ese camino y Ilegar a causar tan
grave dafio de manera involuntaria, cuando solo me
guiaba la defense de un principio liberal amplio y
cientifico, porque es el que impera en la mayoria de
las legislaciones acordadas y recomendado por un au-
tor tan ilustre como GonzAlez Posada, hable con va-
rios compaineros acerca de la posibilidad de llegar
a una transaeidn sobre ella y me mostre propicio a
cualquier acuerdo que pudiera conciliar esos extre-
Inos; pero sineeramente encuentro que la enmienda
conciliatoria que present el Sr. Garcia Montes no
*es tal enmienda, sino que viene a ser casi el mismo
precepto con distintas palabras porque en la enmien-
da establece que sea cuando sobrevenga el accident
con ocasi6n del servicio. Tal como se pide en el
precepto, se establece que sea en aceidente del ser-
vicio. Yo desearia que se explicara en que consist
]a variaci6n, cual es la transigencia por part de ellos
para estimar si llega hasta alli el espiritu amplio
que nos guiaba, porque mientras se trate solo de un
cambio de palabras, no veo yo raz6n alguna para
retirar la enmienda presentada por mi en este sen-
tido.
SR. GARciA MIONTES (JORGE): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Tiene la palabra
i0 senior Garcia Montes.
SR. GARCiA MONTES (JORGE): Sefior President
Ssefiores Representantes: El senior Urquiaga se ha-
bra dado cuenta seguramente, por la lecture de la
enmienda, de que no solamente se agregan palabras,
sino que se suprimen tambien. Las palabras por re-
gla general, expresan ideas. Es 16gico suponer, que al
suprimirae en el precepto legal, las palabras: "'Por
causa imputable con plena evidencia, del mismo ser-
vicio", se ha reducido much la rigidez del precep-
to legal, por cuanto eso no se exigiera si la enmien-
da mia triunfa. Que la causa sea imputable al mis-
mo servicio con p!ena evidencia. La evidencia en pri-
mer lugar puede ser ya, de cualquier clase que el
derecho admita, y adem.s, no es necesario que la


causa sea imputable al servicio mismo, porque apar-
te de haberse suprimido como yo indicaba las pala-
bras: "y por causa imputable" se han agregado es-
tlas otras: "o con ocasi6n del mismo". Es decir, que
el accident que sufra el obrero, para que lo ampare







DIARIO DB SESIONES DB LA CAMARA DE REPRESENTANTES


este precepto, no tiene que ocurrir forzosa y nece-
sariamente en el mismo trabajo, en el desempefio de
la labor a que se dedica, sino que basta con que ten-
ga una relacion inmediata y direeta con el trabajo
que rinde, para que el obrero se encuentre ampa-
rado por este precepto legal. Esta es la teoria que
tambien sustentaba. nuestro distinguido compafiero
el senior Rodriguez Ramirez, al referirse al accident
que sufra un obrero en los moments en que se di-
rigia al trabajo.

Tan radical es la variacion que yo hago, que al-
gunos compafieros mios estimaban que mi enmien-
da es tan amplia, tan liberal, que la aceptaci6n de
ella, resultaba casi impossible.

Si estas razones convencen al senior Urquiaga, por
este espiritu de transacci6n que reina entire nosotros,
yo me alegraria, y de este modo quedaria terminada
la discusi6n; de lo contrario, no quedara otro re-
medio que continuar discutiendo el precepto.

SR. URQUIAGA (CARMELO): Sefior Presidente y se-
lores Representantes: No deseo que la Camara se
detenga en estos moments, en la discusion de esta
enmienda mia, aunque la sigo creyendo just y acep-
table. Acepto el criterio del Sr. Garcia Monte:s, y
rc-tiro por tanto mi enmienda.

SR. PRESIDENT (GuAi INCLAN) : Se le va a dar
lectura a la enmienda del senior Castellanos, por ha-
berse retirado la del senior Urquiaga.
(El official de (actas la lee nuevamente).
SR. PRESIDENT (Guis INCLAN): Se pone a dis-
cusion.

SR. GARCiA MO1NTES (JORGE) : El senior Castella-
nos y la Pr-csidencia, asi como todos los demais com-
pafieros, se hab:in dado cuenta, de que en la enmien-
da del seiior Castellanos se suprimen los extremos;
uno, es una enmienda que estA en el pfrrafo prime-
ro, del artieulo que esti a discussion, y esta enmienda
por consiguiente, puede y debe ser tratada ahora por
la CAmara, pereo la que contiene el pairrafo segundo
(e la enmienda del Sr. Castellanos, es una nenmienda
a otro parrafo de esta propia disposici6n legal, que
no estfi a debate.

Yo rogaria, por consiguiente, que se limitara el
debate de esta enmiendca al pArrafo primero, que es
atinente al precepto legal que se encuentra a dis-
cusIon.

.SR. C.\~ELI.ANOS (1MANUEL) : Efectivamente; pero
yo cncontraha Asto expuesto en la. enmienda con ma-
yor claridad que como esta en la Ley que v.a a deba-
tirse, y por eso yo comprendia en un articulo los dos
casos: e. primero, cuando el emnpleal0o u obrero, cual-
quiera que sea el tiempo de servicio, se inutilice eni
motivo u ocasi6n del servicio, y el segundo parrafo,
cuando el empleado u obrero, con motivo del servicioa
se inutiliza, tiene dereeho a una jubilaci6n por inu-
tilidad. Pero me parece que en este mismo precepto


ra 10 afios de servicio y se inutilizara, no necesitara
debe star 6sto: cuando el empleado u obrero presta-
que la inutilidad fuera en el servicio, sino por cual-
quier causa.


SR. GARCiA c MONTES (JORGE) : Permitame el senior
Castellanos: Pero es que en el precepto legal que
nosotros estamos discutiendo esta incluido esto; lo
que pasa es que por exigencias del orden en la dis-
cusi6n, nos hemos limitado a discutir el parrafo pri-
mero: cuando vayamos al parrafo segundo, se da-
ra cuenta de esto el senior Castellanos.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Seoior Garcia
MAontes: La Presidencia estima que la enmienda del
Sr. Castellanos, en lo que se refiere al parrafo se-
gundo, discrepa fundamentalmente del texto de
la ley porque acoge el criterio del !Sr. Urquiaga y el
criterio del que habla: siempre que el obrero lleva-
se mis de 10 afios de servicio.

SR. GARCIA MONTES (JORGE): Es que en el parrafo
segundo de la ley esta consignado ese particular.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Pero no lo dice.
SR. GARciA M1ONTES (JORGE): 1:i, dice: siempre
que lleve 10 ailos de servicio.
SR. AGUIAR (MIGUEL A): Un moment. El otro
dia hube de explicar, en relacion con este precepto,
lo que voy a repetir ahora: El articulo 20 compren-
de dcs classes de seguro; el seguro al obrero que sufre
;un aeldente en el servicio, y el seguro al obrero que
-uf'-re un cecic(dente ,durante el servicio, siempre que
dste paoe de 10 afios. Por eso el primer pirrafo se
re liere a los accidente, sufridos cuando estan pres-
tando servicio, y el segundo parrafo se refiere al ac-
cidente y enfermedad que contrajera por cualquier
motivo, siempre que hayan transcur'ido 10 afios de
servicio.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Si la Presidencia me
lo permit, yo ruego que se lea el segundo parrafo,
para que vean que no dice asi.
SR. GARCIA MOONTES (JORGE) : Yo pido a los sefio-
res Aguiar y Castellanos que dejen esta discusi6n pa-
ra cuando se vaya a discutir el pirrafo segundo.

;-R. PRESIDENT (UGTAS INCLAN) : Se le va a dar lec-
tura al pArrafo primero de la enmienda.
(El official de aoctra lo lee nueawmente).
SR. PRESIDENT (Guis INCLAN) : Se pone a discu-
sion la enmienda del senior Castellanos.
SR. RODRIGUEZ BARAHONA (VICTORIANO): Pido la
palabra en contra.
SR. PRESIDENT (GUiS INCLAN): Tiene la palabra
S. S.
SR. RODRIGUEZ BARAHONA (VICTORIANO): Aunque
con gran trabajo, puedo hacer uso de la palabra es-
ta tarde, porque en varias ocasiones anteriores lo
intent6 inutilmente.
El hecho que me oponga a ]a palabra "ocasi6n'
no s61o fundaindome en el argument expuesto en la


pasada sesi6n sino que en este dia tratando de bus-
car otros para el fundamento en esa distinci6n de
los diez afios de servicio. asisti a la 'Caja de Ju-
,bilaciones y trate de enterarme de los fundamen-
tos y de los perjuicios que pudieran traerle a la ley
el hecho de dejar esa amplitud a que se pueden aco-


- 1. I--~ ~--~I~-I-


5









6 DIARIO DE SESIONES DB LA OAMARA DE REPRES'ENTANTES


ger lo mismo en actos del servicio que fuera del ser-
vicio.
Y efectivamente. tanto el Presidente de la Caja
de Jubilacione como distintos elements que repre-
sentan la part dirigente del mismo, consideran
que toda la finalidad que persigue la Ley Aguiar
product de un media do studio con idea de resol-
ver cl problema de la Caja de Jubilaeiones, caeria
por si con ese precepto que aqui se quiere aprobar,
porque result muy amplio. porque la Ley de Jubi-
laciones tiene una finalidad general, que es la de
llevar al desvalido y al que llega a la vejez un re-
curso en su ancianidad. Ese es el fundamento de
todas las Leyes de Seguro Obrero y si nosotros, aho-
ra, damos today esa amplitud en un articulo de la
Ley, vamos a abrir las puertas, de manera tan am-
plia, que no vamos a poder resolver el problema que
preteride en la Ley nuestro querido compafiero el
;fenor Aguiar, que trata de resolver la situacei6n
aflietiva en que se encuentra la Caja de Jubilaciones.
Ese precepto, en esa forma, con la palabra "oca-
si6n" daria al traste con ]a finalidad que persigue
la ley, p:orque daria entrada al mayor nfmer'o de
individuos que buscan, amparo en la inutilidad fi-
sica, obtener un seguro, una jubilaci6n y serian, pre-
cisamente, los que menos numero de alios de servi-
cio hubieran prestado, porque los que llevan mayor
nfmero de afios de servicio, no piensan en obtener
indebidamente un retire, sino que defienden la Caja
de Ju'bilaciones, sienten por ella un verdadero culto
y no se valen de las malas artes para powder entrar
a gozar de los beneficios de la ley.
Por eso es que yo me opongo a la aprobaci6n de la
enmienda presentada por el senior Castellanos.
El senior Aguiar ha estudiado, durante largos me-
ses, este particular y o1 consider una autoridadc en
el problema que aqui estamos debatiendo y que lo
conoce intimamente porque no solamente lo ha estu-
diado y meditado much, sino que ha ido a Cama-
giiey y ha conferenciado con loc obreros discutiendo
con ellos, hasta obtener la aprobaci6n de todos estos
particulares, que ha demostrado hasta la saciedad
los motives que tenia para llevar esta ley adelante
y es por eso, por lo que hago constar mi oposici6n
a que se modifique la parte primera del articulo 20
de la ley.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GuTAS INCLAN): Tiene la pala-
bra S..S.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Yo no quiero entrar
en el problema directamente. El seior Rodriguez
Barahona, acaso indereetamente, trata de lievarme a
esa parte del viaje a Camagiiey a donde el senior
Aguiar concurri6 a una asamblea ,de obreros.
SR. RODRiGUEZ BARARONA (VICTORIANO) : Pido la
palabra :para u'na aclaraci6n.


SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Yo no quiero entrar
en ese problema porque lo consider de una insigni-
ficancia tal, que no quiero tratarlo.
SR. PRESIDENT (GUAIS INCLN) : El senior Caste-
llanos no desea ser interrumpido.


SR. 'ODRIGUEZ BARAHONA (VICTORIANo) : Pido la
palabra para una aclaraci6n, senior Presidente. Es que
yo no consider que sea insignificant el viaje a Ca-
magiiey. Yo no lo hice pero se ha aludido a un compa-
fiero que lo realize y no me pareee que se debe decir
que el viaje ha sido insignificant. Yo le suplico al
senior Castellanos que eleve un poco mas la categoria
del viaje. (Risas).
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Yo no quiero llevar
este problema, esta discusi6n, a un problema perso-
nal en propaganda de determinado viaje, no. quiero
hacer valer derecho en esta oportunidad, ni quiero
restarlo tampoco a los distinguidos compafieros que
,puedan haber ido a solicitarlo de los trabajadores o
que los trabajadonre, le puedan haber otorgado gra-
ciosamente; quiero cenfirme al asunto, y por eso no
quiero complacer al senior Rodriguez Barahona, por-
que seria un debate inneeesario y podria resultar en
perjuicio para el mismo, por 1 tanto voy a cenirme
exclusivamente al problema. Aqui no hay quien
conozca muy bien o que conozca muy mal la ley, to-
dos los Representantes la conocen, porque todos han
hecho un studio detenido de la misma. Vamos pues
a separarla por complete, y respect o' problema de
abrir las puertas si los trabajiadores pueden em-
plear artimafias para valerse de ellas, no es possible
clue la Cimara este de acuerdo con ese criteria, no
puede suponer que haya trabajadores; que utilicen
artimafias para disfrutar de lo que no les correspon-
de, porque seria dudar de su buena fe y sino tuvie-
ran esa buena fe los trabajadores ahi estan los direc-
tores de la Caja para no permitirle que disfrutaran
graciosamente. El problema de poner yo "con oca-
si6n del servicio", no es problema mio sino que es
problema, que si el Sr. Rodriguez Barahona hubiera
leido como seguramente lo habra leido la ley argenti-
na y el decreto recaido sobre la ley que sobrec esto
trata, que es la No. 9698 y que corresponded al decreto
de 14 de Enero de 1916, se hubiera eneontrado el Sr.
Rodriguez -Barahona de que no es una idea nueva
poner "con ocasi6n del servicio", sino que es una
idea arraigada en la Argentina, que se ha practicado
con exito. Hay que dar amplitud al precepto de
que los trabajadores que van al trabajo y son alcan-
zados por algo que les priva de ia vida, esos traba-
jadores que pierden sus vidas, habran de tener su.,
herederos el derecho al disfrute de la pension. Es
indispensable darle esa amplitud, que no es una
puerta de escape, que no priva del derecho a la Ca-
ja ni a los familiares del trabajador. Si el Sr. Rodri-
guez Barahona conoce del asunto tal como en la Ar-
gentina se desenvolvi6 por ese decreto, se encontrara
que tuve raz6n :al poner esas palabras. Por tanto la.
Camara puede resolver libremente sobre el asunto
votando en contra o a favor.

SR. AGUIAR (MIGUEL A): Sr. President y sefiores
Pepresentantes: El senior Castellanos queria eludir
el problema que no habia enunciado 'el senior Rodri-
guez Baraho-na sino que ni siquiera de paso hizo re-
ferencia a e1; pero a mi si me conviene referirme


a ese problema y me conviene, porque me interest
mucho dejar sentado mi nombre y mi character don-
de quiera que me present. He dicho en la .Cimara
cuando se discuti6 la totalidad de la ley, hace apro-
ximadamente un afio, el mes de Julio del anio pasado,








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 7


dije en las distintas reuniones del Comit6 Parlamen-
tario, en pleno y de la Comisi6n especi4l, y lo
dije la fnmca vez que para honor mio concurria a
una Asamblea de trabajadores en Camagiiey y no
como Representante de la Naci6n, todas esas veces,
repito, he dicho, que no me consider Representante,
ni leader de las clauses de trabajo ni de ninguna cla-
se especial del pais, sino que estaba obligado'con to-
das las classes que integran la naci6n, que estaba obli-
gado a tratar de resolver cualquier conflict que
se presentara, cualquier problema que hubiera que
resolver y que afectara a cualesquiera de las distin-
tas classes sociales de Cuba. Jamas he visitado nm
siquiera en mi carrera political, ninguna asamblea
obrera. El famoso viaje a Camagiiey a que se ref.ere
el senior Castellanos fue un viaje professional mio
que ni el senior Castellanos ni nadie en la Repuiblica,
hubiera podido impedirme que yo lo hiciera; y asi-
mismo, ni el senior Castellanos ni nadie, podria
obligarme a cometer una manifiesta descortesia. Sa-
biendo la hermandad central ferroviaria, asi como
las distintas colectividades similares que radican en
Camagiiey, mi estancia alli, no anunciada, casi de
incognito, pues estaba 3olo en el hotel, se present
una comisi6n a visitarme, y al mismo tiempo a invi-
tarme para que concurriera a una asamblea que alli
habria de celebrarse, en relaci6n con algunos pun-
tos de vista que eran contrarios a los que yo venia
sustentando: Y al objeto de que expusiera las razo-
nes que tuve para consignarlas en la proposici6n de
ley.
Una invitaci6n que cortesmente ,se me hacia so-
bre un asunto que se estaba debatiendo, y que era
de palpitante actualidad, me pareci6 faltar a los mas
elementales deberes de cortesia, negarme a concurrir
aquella noche a la .asamblea. Esta se reuni6, concu-
rri a ella, explique mi manera de pensar, recuerdo que
a ella tambien, cgncurrieron los Representantes por
aquella provincia, Sres. Rodriguez Barahoana y To-
m6* que se encontraban en ]a ciudad. Esta asam-
blea dur6 por espacio de 4 horas, y, en definitive,
de modo official nose tom6 ningfin acuerdo que no
fuera recomendar a los legisladores, la discusi6n y
e! debate de dicha ley.
Yo no fui a la provincia de Camagiiey, haciendo
propaganda de ninguna clase, no fui a conquistar
votos a favor de la ley..
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Me permit S. S.,
porque sus palabras, en realidad, resultan un poco
incomprensibles, yo no he dicho que S. S. fuera a
buscar votos de ninguna especie. Yo tampoco los
he buscado, pues he salido solo, en la provincia de
la Habana, sin tener que ligar intereses....
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Yo los he ligado senior
Castellanos y no me sonrojo por ello.. Los he ligado
a otros compafieros muy queridos y tan dignos y
populares como el senior Castellanos.
El senior Castellanos se ha ido por otro camino
61 fu6 quien dijo, en el curso de su peroraci6n, que
fui a un viaje de propaganda y esto no es asi, yo me
remito al Diario de Sesiones, y se vera. que el senior


Castellanos dijo que era un viaje de propaganda.
Yo he ido mias lejos. Aqui en la Camara, entire mib
compafieros de representaci6n, entire los mas intimos


no he solicitado, ni. una sola vez, que voten a favor
de ese precepto, porque yo tengo ja seguridad, que
todos se habran de producer como siempre lo ban
hecho, con arreglo a sus conciencias y a sus inteligen-
cias, la-, que de manera alguna deseo coaccionar.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLIN): Terminado el in-
cidente, y agotado los turns reglamentarios...
SR. RODRIGUEZ RAMIREZ (JUAN): Yo rogaria se me
dijera, si la enmienda de que se ha hablado al co-
menzar esta sesi6n, del Sr. Garcia Montes, es exac-
tamente igual a la que ha pre.sentado el senior Cas-
tellanos.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : En lo fundamen-
tal, coinciden las enmiendas; ahora la del Sr. Cas-
tellancs, se aparta mas.
SR. RODRIGUEZ RAMIREZ (JUAN): Este es un pro-
biema sobre el cuai, los sefiores Representantes, no
queremos que ninguno de los compafieros que han
debatido sobre este asunto, pnedan creerse que nos
decidimos por uno u otro en la votaci6n.
SR. PRESIDENT (GUAS INCIAN): La Presidencia
quiere hacer constar, que no debe estimarse nunca,
que ningin senior Representante se consider pre-
terido, ni afectado por una votaci6n que se produzca,
pues aqui chocan ideas, y no se discuten personas.
En estos problems no se puede sentir, nadie, ni
afectado ni disminuido por una votaei6n que se
produzca.
Tiene la palabra el senior Garcia Montes.
SR. GARCIA MONTES (JORGE): A ruego de algunos
sefiores Representantes, y contra mi voluntad, para
aclarar que la enmienda del Sr. Castellanos, que se
encuentra a debate, es exactamente igual a la que
yo he presentado, y no es mia, sino el conjunto de
las ideas de los sefiores Representantes que hemos
cambiado impresiones sobre este asunto. Por tanto,
yo pido a los sefiores Representantes que voten la
enmienda del senior Castellanos.
SR. PRESIDENT (GuAS INCLAN): Se pone a vota-
ci6n la enmienda del senior Castellanos, que es sus-
titutiva del parrafo primero. Los que esten confor-
mes se serviran ponerse efectivamenite de pie.
(La ma>yoria de las senorees Represeitantes se po-
nen de pie).
Aprobada.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Hago constar mi voto
en contra, y pido la palabra.

SR. RODRIGUEZ BARAHONA (VICTORIANO): Con mi
voto en contra.
S SR. PRESIDENT (GU6s INCLAN) : Tiene la palabra
el senior Aguiar, para explicar su voto.
SR. AGUJAR (MIGUEL A.): Realmente, propiamen-
, to dicho, no cabe una explicaci6n de voto en una
votaci6n corriente; es fijar, una vez mas, mi protes-


ta a lo que yo consider altameite perjudicial para
la Caja de Jubilaciones de los obreros ferroviarios y
tranviarios. Consider, como elocuentemente decia
s el Sr. Rodriguez Barahona, que si se concede esa cla-
, se de seguro.con ocasi6n del servicio, es abrir una puer-








8 DIARIO() DE SE10NLES DE LA CU.2JARA DE REPRESENTANTES


ta muy grande y dar muehas facilidades a muchas ju-
bilaciones que habran de concedere en tiempo no muy
lejano, y que si anteriormente no me pronuncie
abiertamente en contra, fue porque en la sesi6n ll.-
tima, con ocasion de haberse intensificado el debate
acerea de este asunto, estime. yo que el articulo que
se discute y que se acaba de aprobar enmendado es
unco de los fundamentales,..en el ordce c'onllinico, de
la ley que he tra,ido a la Camara, al extremo d'
Ca.i.-.ietiar que de no aprohbars- c n ia forma por mi
propuesta, sino en ia forma en que se ha cn:uendado,
se produciria ese dafio a que antes me referia; y
lleguC a decir que pensaba retirarme del debate de
esta ley por ese motivo. La sei-i6n termin6 sus-
pendiendose el debate, a petici6n del senior VVoiter
del Rio; y al siguiente dia, various conipanleros y en-
tre ellos nuestro querido Pre:.:idente el Sr. Guas In-
clan, me propusieron que continuara asistiendo y
acep ara lo que la mayoria quisiera y siguiera pres-
ancidole mi modesto concurso a este debate; pero, en
manera alguna puedo star conform con CSte que
se refiere a molifieacini de un precCepto flnaniCiln-
tal, el cual, tal como ha sido aprobado, no con-
cuerda con el precepto de la Ley argentina...

SR. CASTELLANOS (MANUEL): Con el Decreto re-
g;amrentandola del 14 de enero de 1926.
SR. AGUIAR (MIIGUEL A.) : El Reglamento nunea
modifica ,a una ley, y la ley dice, y me dirijo es-,
poeialmente a los abogados que puedan ser 1porito,
en la interpretaci6n de eye.-., lo .;gueuile: "Al em-
pleado u obrero...(ContinitPe oycndo).
Luego el Articulo de la Ley argentina es casi
textualmente lo que dice la Ley que hube de presen-
tar a.la consideraci6n de la Caimara. Tambien si en
cl reglamento se dice "en ocasi6n del servicio" y no
"con ocasi6n del servicio"', es decir que en ocasi6n
del servicio significa que el accident ocurri6 en el
propio servicio, en un acto del servicio, mientras que
con ocasi6n del servicio quiere decir a consecuencia
del servicio, que no es lol mismo y que es la ampli-
tud del concept, a que yo he venido refiriendome.
Sn. PRESIDENTE (GUAS TNcwiN) : Tiene la palabra
el senior Urquiaga para explicar su voto.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Seior Presidente y se-
nfores Representantes: Tal vez para fortune de la
CAmara, yo no me siento hoy bien, porque he con-
currido a este debate con el espiritu mas bien decai-
do, algo febril y eso me resta fuerzas para conten-
der 'en la discusi6n de esta ley que me parece de
importancia capital y much mrs cuando por virtu
-de esta iniciativa puede sentirse orgullosa la CAma-
ra de Representantes.
Voy a explicar mi voto en cierta parte nada mas
porque en otra es innecesario. Me ha mo-vido a usar
de la palabra en este moment el prop6sito de recha-
zar un concept a mi juicio no muy ajustado a la
realidad, que fue emitido por nuestro distinguido
compafiero el senior Rodriguez Barahona, que a pe-
sar de ser medico y no abogado, se encuentra capa-


'citado de manera amplia para terciar en estos de-
bates.
Manifestaba, el Sr. Rodriguez Barahona, sentando-
lo como axiomatico, que el prop6sito la finalidad de


los seguros y los. retiro~-es practica.r un bien ai in vi-
lido, ai ck-.' otaddo, al caido, al miserable, al que no
tne ni diLspone de recursos.
En ese aspect tal parece que lo que se realize
caGn esta ley es una obra de miscrieordia, una obra
de caridid. Eso no es exact ni en el orden juridico
ni en -el orden real.
En el orden jui ii1o social no puede ser exact
iorqelue los retiros son leyes de carActer pdblico, o le-
yes de utilidad general. Dice GonzAlez Posada: al
comienzo de su magnifico trabajo sobre seguro social
que el origen de los seguros "es un legitimo egoismo
letc .. ({ iguc loljc~do).
Tenemos pues que el retire es un favor que se
hace no s6lo al obrero sine tambien a la sociedad.
Partiendo por lo tanto de ese prineipio debemos
ceptelar un -eriterio liberal y amplio en todo lo quc
.ieno.? a hacer mis amplio y mias liberal a su.vez el
seguro en su ejecuci6n practice.
Convencido- estoy de que si los obreros no lo de-
searan asi no lo aceptarian y hubieran seguido el
antiguo sistema de la Caja de Socorros Privadus de
;u sociedad y de sus cooperatives privadas.
Nosotros hemos liegado precivamente a los obre-
ros que mis necesitan la ayuda del Estado asi co-
mo hemos acudido al magisterio, a la milicia y a
otros 6idene.s, done de manera liberal hemos acu-
dido; y c6mo no pensaba asi el senior Rodriguez
Barahona cuando so trat6 del Retiro de los Milita-
res al que acudiera el Estado con cantidades fabulo-
sas, con mis dce medio mill6n de pesos anuales?;
. como no pensaba entonces el senior Rodriguez Ba-
1ahona que era. sclo para tender una necesidad, pa-
ra remediar una miseria, para lo que acudimos alli
y como en cambio aceptaba que el Esrtado diera los
sobrantes 'del pcrrsonaI para las jubilaciones del Po-
der Judicial, y las multas que se cobraban?
Por ,eso he querido explicar mi voto y hacer
incapie en esta verdad que parece que s61o un olvi-
(o del cultisimo compafiero podia haber hecho que
no fuera conisiderada por l1.
En cuanto a otro aspect del problema que se ha
Ipresentado no quiero sine, referirme al juicio *de un
peri6dico de los de mayor cir'culaci6n en esta ciu-
dad, peri6dico que merece todos mis respetos, porque
en este problema obrero se conduce con un criterio
amplisimo- y que no es otro que el peri6dico "El
M'ltndo"; dice que no se debe de critical aquellas
acciones sobre las cuales no se tengan perfect co-
nocimiento; decia: Tal parece que al mirar en esta
forma restrictive el seguro obrero se piensa que esos
obreros son unos desequilibrados que se van a lanzar
sobre las ruedas del tranvia o del tren para conse-
guir una pension para sus familiares". Efectiva-
mente debemos pensar que los obreros puedan te-
ner los propios vicios, pero tambi6n las propias vir-
tudes que los demas ciudadanos de la RepTiblica, no


debemos suponerlos siempre como individuo apto y
propio para la maldad cuyo cerebro maquina con-
tinuamente artimafias con que beneficiarse. Debe-
mos pensar que habra asi un procentaje numeroso,
pero no mayor que el que pudiera haber en otras
colectividades ciudadanas.








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMABA DE REPRESENTANTES 9
-_ I .. "ll i ll I I


SR. RODRiGUEZ BARAHONA (VICTORIANO): Sefior
President y sefiores Representantes: Soy un gran
admirador y un gran devoto de todos los compafieros
de la Camara de Representantes y me consider uno
de los mas modestos que integran esta Camara y re-
conozco en mis distinguidos compafieros como el se-
ior Castellanos y el senior Urquiaga, gran habilidad,
much inteligencia y una gran cultural y muy bue-
na intenci6n. Yo al presentarme ante ellos tengo
que suprimir la inteligencia, la cultural, el caudal
(,e conocimientos, pero les suplico a ellos que me re-
conozcan a mi, por lo menos, la cualidad de la buena
intenci6n que ellos tienen y yo les reconozco. El
seinor Castellanos, primero, quiso interpreter mis
palabras sin intenci6n de ningfin genero, porque cir-
cunstancialmente vinieron y como si quisieran salir
al paso, 41 quiso ver mas de lo que yo quise decir.
Ya el senior Castellanos, posteriormente, oy6 acla-
raciones en ese sentido del querido compailero se-
for Aguiar; y ahora mi admirado compailero el se-
ior Urquiaga, sin llegar a hacer una inculpaci6n con
la misma habilidad y talent que el sabe esgrimir
en todos los moments de su vida y que lo hacen ar-
tifice de la polemica ir6nicamente, con una ironia
que me encanta, porque es una ironia inteligente,
me quiere llevar, haciendome inculpaciones en un
campo en que me consider lego, pero que en un
problema de esta indole me permit emitir mi juicio
para, despues de elaborar durante much tienmpo,
mostrar este criterio que aqui expongo.

Respecto a que yo hubiera tomado parte en los
debates de la ley del Rero d Ejrcito, hubiera
sido necesario que tuviera el don ,de la ulicuidad,
porque no pertenecia a este Cuerpo y por lo tanto
no pude tomar participaci6n en los debates de esta
ley. Respecto al concept, que si lo tengo, de la
finalidad de esta ley como al de la Caja de Jubila-
ciones, entiendo que se persigue con ello la finali-
dad de que los obreros en los filtimos afios de su
vida, y despues de haber laborado en las jornadas
gloriosas del trabajo, encuentren, cuando esten im-
posibilitados para proseguir en la lucha, un susten-
to, algo que les garantice la vida, aunque sea en
forma modest y finica, pero que les permit sufra-
gar sus pequefios gastos. Es por lo .que yo deseo
que sea esa la finalidad que se persiga y que no se
malogre.
En realidad, sefores Representantes, nosotros de-
bemos buscar la manera de que esta ley sea real y
efectiva, que sus efectos puedan verse, y que no por
un sentimentalismo' mal entendido, vayamos a hacer
algo que, en la prictica, sea inaceptable. Yo esti-
mo, estoy de acuerdo, con el senior Castellanos en
cuanto a la parte fundamental de la ley, soy un de-
cidido partidario de los obreros, soy un decidido
partidario, tambien, de que, si estuvihramos en con-
diciones de hacerlo, se Ie 'iera mayor amplitud a1,
precepto, pero me encuentro con el easo que todos
estamos contemplando. Aqui se han aprobado infi-
nidad de retiros, y hemos visto que por esa libera-


lidad que le hemos dado, por ese sentimentalismo que
todos hemos puesto en esas leyes, las cajas del re-
tiro estan en quiebra. Yo soy un lego en esta mate-
ria, pero por lo menos he leido .todo lo que se ha
escrito sobre socialismo.


No es que yo discrepe de la opinion que sustenta
mi distinguido compafiero el senior Castellanos, pe-
ro nosotros no debemos perder el tiempo, ni olvidar
las condiciones en que se encuentra esa caja de
jubilaciones, ya que dos mil setecientas families es-
tan amenazadas de quedarse sin amparo, y nada sa-
carin con palabras hermosas sobre beneficios, y am-
plitud de la ley. Repito que nosotros, sobre este
particular, debemos haceri una ley que se ajuste a
la realidad, y no dejarnos llevar del sentimentalis-
mo contrario a los intereses de los obreros.
Por las razones expresadas, es por lo que yo esta
tarde he votado en contra.
,SR. PRESIDENT (GuAS INNCLiN): Se va a dar lec-
tura. a una enmienda del' senior Barrero, que es adi-
cional al parrafo primero.
(El official de acts lee).

Enmienda

Al parrafo primero del Articulo XX del proyecto
de Ley de Jubilaciones y Pensiones de Empleados
y Obreros Ferroviarios, de los sefiores Aauiar y
otros,se le adicionara:
"O a consecuencia de enfermedad professional .
Sal6n de Sesiones de la Camara de Representan-
tes, a 3 de Junio de 1929.
(Fdo.) Alfredo Barrero.

SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Se pone a dis-
cusi6n.
SR. BARRERO (ALFREDO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Tiene la pala-
bra S. S.
SR. BARRERO (ALPREDO): Sefior Presidente y se-
flores Representantes: Para mantener la enmienda.
Yo entiendo que realmente esta enmienda no impli-
ca nada fundamental; me parece que puede estar
comprendida dentro del context de la que hemos
aprobado, hace pocos minutes, del seinor Castellanos.
La enmienda del senior Castellanos, se refiere a que,
se concede jubilaci6n, por inutilidad, al que con mo-
tivo, u ocasion del servicio-creo que esto lo que
dice la enmienda-se inutilice. No es nada funda-
mental, pues, mi enmienda, y creo que puede estar
comprendida dentro de la del senior Castellanos. Pe-
ro me parece a mi que debe de admitirse en el sen-
tido de que significa una aclaraci6n para que, en
manera alguna, algo que si es fundamental en esta
material de seguro obrero, pueda entenderse que esta
desamparado por esta misma Ley que estamos dis-
cutiendo y que vamos a aprobar.
Si se estimara que es fundamental, que no es una
simple aclaraci6n a la enmienda del senior Castella-
nos, sino que es a.lgo esencial y distinto, yo enton-
ces mantendria tambien con todo vigor, esta en-


mienda, y me parece que la CAmara la aprobara, y
hasta, en cierta manera, esta en el deber de aprobar-
la. Si se ha aprobado ya un precepto en virtud del
cual se concede jubilaci6n a la victim del acciden-
te del trabajo, ocasionado el accident, no ya si-







DIARIO DE SESIONES DE LA CA-MAhRA DE REPRISiENTANTES


quiera en el trabajo, sino hasta con ocasi6n o mo-
tivo del trabajo, debe comprenderse tambien y :m-
pararse ean el precepto del trabajo, debe comprender-
se tambien y ampararse en el precepto relative a
estas jubilaciones por inutilidad, al que en el. traba-
jo adquiere una enfermedad que, en definitive, le va
a traer, como consecuencia, la inutilidad para el tra-
bajo mismo.
Yo no voy a offender la ilustraci6n de la Camara
hacienda un largo alegato para demostrar que el
accident del trabajo y la enfermedad professional
tienen el mismo origen, y son asi considerada en to-
das las teorias, como en casi todas las legislaciones;
el mismo tratamiento legislative tiene el accident
del trabajo, que tiene. la enfermedad professional,
pues la causa es la misma. La causa es lo que debe
determinar el que se le comprenda al que se inutili-
cc, en los derechos de la jubilaci6n. La causa es la
misma, en ambos las circunstancias que concurren
en cada uno de ellos son las que los distinguen, es
acidente del trabajo, cuando lo determine un agen-
te que obra bruscamente, ra1pidamente, en tanto que
la enfermedad professional, que tambien se original
en el mismo trabajo, y a consecuencia del trabajo
no tiene esta caracteristica, sino que va obrando pau-
latinamente en el organismo del obrero hasta que
determine su inutilidad para el trabajo. Esto, real-
mente, que esta aceptado asi en todas las doctrinas
de la material, es indiscutible, tambien, en el terreno
de la legislation. Lo finico que ha llegado a discu-
tirse es la obligaci6n del patrono a indemnizar a la
victim de la enfermedad professional; es lo unicoe
que ha llegado a discutirse, y la discussion so ha
orientado en el sentido de que los mismos que opinan
que la victim de la enfermedad professional, no debe:
ser indemnizada por el patrono, entienden que debe
ser comprendida en el seguro por inutilidad. Y
decia yo que la Camara estaba en la obligaci6n, en
cierto modo, de apro.bar esta enmienda, por esta cir-
cunstancia: La parte decima tercera del Tratado de
Versailles--y lo sabe la Caimara-, determine la crea-
ci.6n del organismo internacibnal del.trabajo. Esa
parte decima tercera, en su preambuilo, establece, co-
mo program de ese organism, el que se adopten
medidas que mejoren equitativamente las condicio-
nes del trabajo, que mejoren econ6micamente al obre-
ro en esas condiciones. Ese program ha estado de-
sarroillandose en la Conferencia Internauional del
Trabajo y el Estado cubano pertenece a ese organis-
mo. Y el, Organismo Internacional del Trabajo, en
su conferencia celebrada en Junio ,de 1925, adopt
una moci6n, una convenci6n que ha sido trasladada
a todos los Estados, miembros del organism, en vir-
tud del cual se recomienda la adopei6n de medidas
legislativas por las cuales se indemnice a las victi-
mans de la enfermedad professional. Esa convenci6n,
acordada en el mes de Junio del afio 1925 en la Con-
ferencia Internacional del Trabajo, ha sido, ratifi-
cada po-r el Senado de nuestra Republica y el Esta-


do Cubano tiene la obligaci6n international, en la
forma en que pueden ser exigidos los acuerdos de
este Organismo Internacional del Trabajo, de ampa-
rar a las victims de la enfermedad professional, por
eso la Cimara debe aprovechar esta oportunidad pa-
ra cumplir esa obligaci6n official del Estado eubano.


SR. RODRIGUEZ BARAHONA (VICTORIANO): Pido la
palabra.
SR. PRESIDENT (GuAS INCLAN): Tiene la pala-
bra S. S.
SR. RODRIGUEZ BARAHONA (VICTORIANO): Senior
President y sefiores Representantes: Para suplicar
a mi querito compafiero de que en vez de las pala-
bras "'enferniedad professional" que 1l pide que se
adjunte al articulo, que figure en el Diario de Sesio-
nes como aclaratoria para autenticar que en el ar-
ticulo que se apruebe en la tarde de hoy, esti com-
prendidca la enfermedad professional.
Yo consider que en el articulo, tal como esti re-
dactado en la ley, esta comprendida la '"enferme-
dad professional .
Pongamos un ejemplo: estamos haciendo una ley
de Retiro Ferroviario y tratando lo concerniente a
la enfermedad professional mis frecuente que se en-
cuentran en el grupo de acidentes del trabajo, que
no es solo el traumatismo, no, el traumatismo es solo
una variedad, un aecidente de la enfermedad pro-
fesional que puede sufrir un obrero, puede ser una
enfermedad de forma nerviosa que se produce fre.
cuentemente por un tic por una forma de neurosis
que se produce en ese grupo de obreros retranqueros,
fogoneros y maquinistas. Todo eso entra en el grupo
de accidents del servicio y tan eneaja esto en la en-
fermedad professional que se consider ese grupo co-
mo accidents del servicio y por eso pido, por si
queldara la duda, que conste la discusi6n habiia al-
rededor de este articulo en el Diario die Sesiones, co-
mo la interpretaci6n dada por esta Camara en ese
sentido amplio a los accidents en servicio que es
tambien la enfermedad professional.
SR. BARRERO (ALFREDO): Permitame su sefioria
una aclaraci6n. Esto esta reconocido en la legisla-
ci6n de diversos paises y tambi6n en la doctrine co-
rr'iente en material de derecho industrial, de legisla-
ci6n industrial, que el aecidente del trabajo com-
prende finica y exclusivamente el traumatismo y
la intoxicaci6n.
Lo que no es el traumatisnmo ni la intoxicaei6n, lo
que no es de origen mecanico ni fisico ni quimico;
esa es la enfermedad professional. Es eniermedad
professional por ejemplo, el lumbago, y el mal cardia-
co que sufren los trahbajadorew obligados a subir esca-
leras con earga demasiado pesada; ese es el tipo de la
enfermedad professional, como lo es tambien el pie
plano de los obreros que tienen que permaneeer de
pie, mueho tiempo y la enfermedad que se present
a los que manipulan el plomo, en tanto que toda le-
si6n orginica, que se original por la intoxicaci6n, o
le de'origen traumitico, es accident. Por eso queria
que se especifieara si las enfermedades profesionales
estAn ineluidas dentro del precepto.
SR. RODRiGUEZ BARAHONA (VICTORIANO): He oido


con much gusto la explicaci6n de mi distinguido
compaiero, pero entiendo que esa distinci6n se hace
en una ley de Accidentes del Trabajo, en la cual se
define lo que es un accident.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): El senior Barrero
tiene tanta raz6n que, como dije anteriormente no


- =- --_ .,.. == _=: = _L__


10







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMAEA DE REPRESENTANTES


quiero traer opinions mias, sino opinions de otros
mas autorizados, que han estudiado estas leyes, y
que han reglamentado el problema en la forma en
que el senior Barrero lo exponia acerca de las enfer-
medades profesionales y se ha comprendido la aey
del Seguro de la cual es una copia servil la nuies-
tra. "Las enfermedades profesionales dan derecho
a la indemnizaci6n como si fueran accidents del
trabajo, con tal que la enfermedad professional reu-
na los siguientes requisitos: a) que sea debida al tra-
bajo de la victim en la profesi6n que desempefia.ba;
b) que sean declaradas exectos exclusives de la cla-
se de trabajo que realize la victim; c) que el obrero
no. haya sufrido esa enfermedad antes de entrar a
.la ocupaci6n que ha tenido que abandonar.
Yo creo que seria convenient, para evitar que se
diera interpretaci6n amplia a la enmienda del senior
Barrero, que se reglamentara en esa forma.

SR. WOLTER DEL RIO (GERMAN) : Para que la CA-
mara yea que la copia que hizo el Senado no fu6
tan servil....
.SR. CASTELLANOS (MANUEL): Retiro la palabra co-
pia servil y la sustituyo, por "copia literal".
SR. WOLTER DEL RIO (GERMAN) : Justamente el
precepto concordante de este precepto que venimos
discutiendo es el 19 del Proyecto de Ley que vino
del Senado a la Camara respecto al Retiro Ferrovia-
rio. Ese precepto 19 es concordanute con el 21 ar-
gentino y tengo a mano la ponencia que emiti a esta
Camara al proyecto del Senado y hago esta observa-
ci6n, que ruego a los taquigrafos copien, pues es
corta, para una mayor claridad acerca de estos dos
preceptos, el articulo 19 del Proyecto del Senado y
el 21 de la Argentina. El articulo 19 del Proyecfo
del Senado emplea el participio "imposTbilitado"
para expresar el concept generico amplio general
*para la invalidez, y sefiala dos causas para esa in-
validez; "A" la enfermedad cr6nica o incurable.
'"B" la inutilidad fisica. Vease que el proyecto del
Senado y el vigente se refieren al extreme que trate
el senior Barrero.
En su consecuencia, a mi juicio lo que 61 reclama
esta contenido en el precepto que esta a discusi6n.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): He de usar de la pala-
bra brevemente, para hacer constar, una vez mis,
mi oposici6n a todo lo que sea amplitud a uno de es-
tos preceptos que ha de traerle a la Caja peores
consecuencias, en su aplicaci6n, a los que viene su-
friendo .
Precisamente, de aprobarse la enmienda propuesta
peor mi distinguido amigo el Sr. Barrero, se abriran,
afin mis, las puertas por las cuales podrin pasar un
sin nimero de jubilados. Si es cierto, que Ta enfer-
imedad professional ca.be en el calificativo de acci-
dentes del trabajo, segun t6cnicamente explicara ha-
ce breves moments el senior Rodriguez Barahona,
me parece que agregarla ahora a la ley seria. traer
ain mayor confusion para dArsela al organismo en-
cargado de aplicar esta ley, es decir darle una in-


terpretaci6n mucho mis amplia.


refiere al empleado incapacitado fisica o mentalmen-
te, total o parcialmente, para el trabajo, y es el caso
en que se require, por lo menos, diez afios de servi-
cio. Es natural que seria muy human, seria ideal,
darle un seguro al obrero, aunque la enfermedad o
incapacidad ocurriera a los tres dias de star pres-
tando servicio, pero ya lo decia el senior Rodriguez
Barahona, que. todo ese sentimentalismo, y toda esa
idealidad, nos pone fuera de la realidad de las cosas,
nos pone fuera de la resistencia econ6mica de la ca-
ja, resultando a la posture, un verdadero fracaso. En
tal sentido pido a la Camara, que se pronuncie en
contra de la enmienda del distinguido compafiero el
senior Barrero.
SR. ZAYDIN (RAM6N) : La enmienda presentada por
el senior Barrero, hace una sugesti6n de palabra al
senor Castellanos, que manteniendo el mismo prin-
cipio del senior Barrero, quelria aclarar dentro de la
ley, el precepto por el cual se inspiraba la legislaci6n
argentina. Yo ereo que no mengua, ni el prestigio de
la Camara, ni el de los sefiores Representantes indi-
vidualmente, el hecho de que cuando en una legisla-
ci6n que ha sido debidamente, estudiada por otros
hombres encaminados a la misma finalidad que nos-
otros, se encuentre un precepto que es convenient y
proveehoso adaptarlo a nuestras necesidades, porque
adn el studio que pudi6ramos hacer hist6rico, de las
legislaciones sustantivas vigente, en la Reptiblica, nos
encontrariamos que todas ellas tienen su origen fue-
ra, y que en.materia civil se remonta al derecho roma-
no, y no por eso nos podemos declarar en contra del
derecho creado.
Yo pido, pues a la CAmara, que se de lectura a la
enmienda que el senior Castellanos ha presentaido.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLiN) : Se le va a dar
leetura a la enmienda adicional del senior Castellanos.
(El Oficial de actas lee).

ENMIENDA ADICIONAL

Que la enfermedad professional reuna los siguien-
tes requisitos: "a) que sea debida al trabajo de la
victim en la profesi6n que desempefiaba; b) que sean
declarados efectos exclusivos de la clase de trabajo
que realize la victim; e) que el obrero no haya su-
frido esa enfermedad antes de entrar a la ocupaci6n
que ha tenido que abandonar".

Habana, 3 de Junio de 1929.
('Fdo). Manuel Castellanos.

SR. AGUIAR (MIGUEL A.):: Pido la palabra en
contra.
SR. ZAYDIN (RAM6N) : Pido la palabra a favor.
SR. ALBERNI, (Jose) : Para hacerle un ruego al se-
fior Castellanos; para que sustituya la palabra vic-
tima por otra.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Todas las leyes dicen
victimss del accidente; la palabra es t6cnica; aho-


ra, si a S. S. no le gusta, yo la suprimo.


En el parrafo siguiente del malhadado articulo SR. PRESIDENTE (GUAS INGLAN) : Tiene la palabra
20 que todavia no hemos comenzado a discutir, se el senior' Aguiar.


11







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Reitero lo que anterior-
mente decia: Si van todos los enfermos de acuerdo
con la especificaci6n que se hace en la enmienda adi-
cional que acaba de someterse a la aprobaci6n de la
CAmara, sin exigirle tiempo alguno de servicio. Pue-
de un empleado o un obrero adquirir cualquier en-
fermedad; pudiera ier que a consecuencia del servi-
cio que viene prestando, porque su complexion es d6-
bil; pero, sin embargo, por la inutilidad de uno, dos,
o diez, vamos a perjudicar a miles que estan acumu-
lando sus funds para el desenvolvimiento normal de
su future. Supongamos a un individuo que trabaja
a la intemperie y contrae una enfermedad, y no quie-
ro quitarle los papeles al Sr. Rodriguez Barahona, pe-
ro en una pleuresia, en una congestion pulmonary, a
consecuencia de la cual queda invalido para seguir
trabajando, todos los medicos certificaran que esta en-
fermedad se ha contraido a consecuencia del servicio,
y con tres meses, o con dos meses, un empleado se aco-
geria a los beneficios del retiro; y asi suecederia
,diariamente, y el Directorio u Organismo Supremo
concederia no se sabe cuantos cientos de jubilaciones.
Por esta razon me opongo a que tambien se apruebe
esta enmienda.

SR. PRESIDENT (GuAs INCLAN): Tiene la palabra
el senior Zaydin.
SR. ZAYDIN (RAM6N): Yo, antes de hablar, porque
quizAs esto concilie un poco el criterio, iba a hacer'
una sugesti6n del senior Wolter del Rio; ella con-
siste en que se agregaran estas palabras "enfer--
medad professional, cr6nica o incurable". Ya con ello
se aclararian aquellos casos a que se referia el senior
Aguiar.
El senior Rodriguez Barahona declaraba aqui que
estaba dentro del precepto que se habia aprobado..
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Yo quisiera que se me
dijese si vale mas suprimir la clasificaci6n que se
hace en la Ley vigente, aquella que se refiere al acci-
dente durante el servicio, y aquella que se refiere
al accident sufrido con ocasi6n del trabajo teniendo
10 afios de servicio, agregAndole ahora enfermedades
profesionales. Todos los enfermos pueden argiiir que
han adquirido la enfermedad durante el servicio, por-
que el hombre se gasta trabajando; puede seguir tra-
bajando, pero puede no estar en condiciones de hacer-
lo; y los empleados entonces se acogeran al retire
creyendo que van a disfrutar de los retires, como
creyeron los jubilados actuales....

SR. ZAYDIN (RAM6N): El senior Aguiar me estA
dando el argument. Si ya la experiencia ha hecho
que los jubilados comprendan que no tienen comple-
ta garantia, no hay que temer de que por la propia
ley vayan a ser muchos los jubilados !porque no se
jubilaran hasta que no llegue el moment fatal de
jubilarse, el moment en que necesariamente tendrAn
que acogerse a la Ley del Retiro.
Pero ahora yo voy a hacer esta pregunta al Presi-
dente de la Federaci6n M6dica y Representante muy


ilustre de la naci6n por la provincial de Camag'iey,
senior Rodriguez Barahona: si e1 cree que los me-
dicos de la Republica vayan a declarar en el caso en
que tengan que diagnosticar una enfermedad, como
que la ban adquirido antes del trabajo y no como


consecuencia del trabajo? Y despu&s, ~si es cierto o
no, que en nuestra Republica hay determinadas en-
fermedades que imposibilitan para el trabajo y que
las genera precisamente el trabajo y que entire ellas,
especialmente en los trabajadores ferroviarios, esta
la perturbaci6n nerviosa?
SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : Parece y no es asi que
nosotros no queremos aceptar el criterio de que exis-
ten enfermedades que se contraen por el trabajo. En
lo que no estamos conformes es en que, cuando no sea
producida la incapacidad por accidents del trabajo,
se necesiten diez afios de servicios.
SR. ZAYDIN (RAM6N) : No veo la justicia ni la equi-
dad en que un individuo que se dirige a su trabajo y
sufre un percance, se consider que tiene derecho a
la jubilaei6n, y en cambio, euando una persona, un fo-
gonero o maquinista a consecuencia de un choque fe-
rroviario, en que no se produce lesi6n ninguna, pero
que por el choque sufrido se le produce una pertur-
baci6n nerviosa y a virtud de ella padece una gama
de ]a locura, una de las manifestaciones de la locura
que le imposibilitan para el trabajo, declaremos que
este individuo, que ha adquirido una enfermedad
por product de su trabajo, no puede acogerse a los
beneficios de la Caja de Jubilaciones, y en cambio...
SR. GARCIA MONTES (JORGE) : Ese si se puede aco-
ger a los beneficios de la Caja de Jubilaciones. Lea
el senior Zaydin el iltimo parrafo del articulo que es-
tamos discutiendo y vera que es cierto lo que le di-
go; que esta comprendido ese individuo en los bene-
ficios de la Caja de Jubilaciones.
SR. ZAYDIN (RAM6N): Estamos en un juego de pa-
labras. Yo he leido el precepto y lo he oido leer.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Pero es que tampoca
se puede uno atener al precepto de la ley porque
result en miuchas ocasiones que un precepto esta
modificado por una enmienda que despues se present
en el moment de la discusi6n. Por eso entiendo que
en realidad para debatir hay que tener present sola-
mente el articulo que se esta debatiendo; no se pue-
de tener en cuenta lo que dice el texto de la ley.
SR. GARCiA MONTES (JORGE): Ese es un derecho
del cual esta usando el senior Castellanos como los
demas sefiores Representantes, pero ese es un precep-
to de la ley qu:e debe servir de base a la diseusi6n y
mientras no se modifique tenemos que aceptarlo tal
como esta.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Yo entiendo que tiene
raz6n el senior Zaydin al decir que en ese articulo
no esta comprendido ese extreme.
SR. GARCIA MIONTES (JORGE): Si esta comprendido
y mientras no se modifique hay que tenerlo en cuenta.
SR. ZAYDIN (RAM6N): Yo ya estoy acostumbrado
a que aqui cuando se va a discutir algo que no enca-
ja dentro de las ideas de un compafiero, este crea
que se esta perdiendo el tiempo; yo ereo en cambio
que se esta aprovechando.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Cada vez que S. S.


habla aqui, yo estoy aprendiendo.
)SR. GARCiA MONTES (JORGE) : Yo creo que cuando:
habla en la Universidad es cuando se aprende.


--


12







DIARIO DE SESIONES DE. DA CAMERA DE REPRESENTANTES


SR. ZAYDIN (RAiMN) : Yo creo que es una gentileza
del senior C'atellancs deeir que aprende cuando yo
hablo. Creo, poor el contrario, que el senior Garcia
Montes no puede de mi absolutamente aprender nada.
SR. GARCIA MONTES (JORGE) : Francamente, hoy no
aprendo nada de S. S.
SR. ZAYDIN (RAM6N) : El fior Rodriguez Bara-
hona esta siempre en la cumbre de la montafia. Eih
este caso prefiero no escribir un Quijote de 'iCrva-ii
tes, cosa que no. puedo hacer y me conformo con e. -
cribir el de Avellaneda. No soy aguila ni tengo .afi-
cion de ninguna clase, para volar.
SR. GARCIA MONTES (JORGE): S. S. vuela aqul en
la Camara y vuela a gran altura. Como la Avella-
neda vuela S. S.
SR. ZAYDIN (RAM6N) : No confunda S. S. el Quijote
de Avellaneda con la escritora camagiieyana. Si lo
que se pretend es que hagamos una exhibicion de
agudezas, vamos a perder el tiempo. En cambio no
olvidemos que un Representante tiene el derecho co-
mo todos los demns a que se le oiga, a que se le atien-
da, a que se, le consider, a que se le respete, lo mis-
mo si esta diciendo algo ajustado a la verdad, algo
ajustado a los principios cientificos que se discuten,
como sino fuera asi.
Declaro y conste que en este debate ferroviario
vengo manteniendomc en el campo de la observacioin
y permitiendo que otros compafieros que han estudia-
do el asunto con mins detenimiento lo discutan a su
gusto, estimaba que el senior Barrero presentaba una
observaci6n interesante y que despues el senior Caste-
llanos estableciendo un magnifico criterio l!amaba la
atenci6n de la 'Camara sobre la posibilidad de que
pudiera abrirse por medio de ese precepto una puerta
de escape.
Podra estar comprendida la enfermedad profesio-
nal en el1 precepto de la ley, y queda como una in
torpretae.ion; podrain estar comprendida, podrAn te-
ier raz6n en estar comnprendida; pero si hay Repre-
sentantes que queremos que esten comprendidas.
Podremos star nosotros probablemente equivceados;
pero si ya empezamos en la propia Camara a conside-
rar como fuente de interpretaci6n si esta o no compren
dida la enfermedad professional en la forma propuie-
ta por el senior _-rarrero, pelsad que habra de ser
cuando se trate de aplicar por los Tribunales ese pre-
eepto. Luego, si consideran mis compafieros que estin
conmprendidas, por qu6 se oponen a -que se aclare en
Ia ]ey, si ese principio se dice que esta mantenido
en el articulo 20; eso es lo que no entiendo. Si se
dijese que no se quiere comprender la enfermedad
professional, si se dice que el debate e.ta, circuns-
ripto a un grupo de Representantes, que no quie-
re que se comprenda...
,SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : Dije claramente con ante-
rioridad que de'biamos referirnos al segundo parra-
fo que exige que sea despu6s de los diez afios de ser-
vicios, con objeto de que la Caja tenga consistencia
econ6mica. El senior Zaydin no me quiere enten-
der, pues lo dije claramente.


SR. ZAYDIN (RAMON): Yo lamento much que el
secilo Aguiar y los demas Representantes tomen una
actitud aparentemente violenta...


SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : No se trata de ninguna
actitud violent. El senior Zaydin pensaba que es-
tabamos en contradicci6n y no es asi.
SR. ZAYDIN (RAM6N): Es que no es possible inte-
rrumpir al que habla antes de exponer su pensamien-
to, porque no se puede adivinar, por fuerte que sea
el powder ni en el orden de las ideas, ni para presen-
tir donde va el orador. Si el senior Aguiar, hubie-
ra tenido ei-a serenidai l que ha tenido otras veees en
los debates, hubiera visto la raz6n que me asiste.

Yo me estaba refiriendo a los sefiores Garcia Mon-
ies y Rodriguez Barahona. El senior Garcia Mon-
tes habia dicho en el uitimo parrafo del articulo 20,
que la enfermedad estaba comprendida...
SR. GARCiA MNCTES (JORGE): Con la venia de la
pre-1idencia. me permit una interrupci6n S. S. se-
fior Zaydin.
SR. PRESIDENT (GuIS INCLIN): Tiene la palabra
el senior Garcia Montes.
SR. GARCIA MONTES (JORGE) : El senior Zaydin en
el curso de su argumentaci6n, presentaba el caso con-
ereto del obrero, que a consecuencia de shock trau-
aritico, sufre en su ideaci6n, y yo le decia al senior
Zaydin, que ese caso no le sirve como argument a
favor de la innovacion, por que este caso de enferme-
dad a consecuencia de un accident del trabajo, esta
ya comprendido en Ia ley. Yea el senior Zaydin, c6-
mo mi argument no tiene nada que ver ,con el que
e1 exponia.

SR. ZAYDIN (RAMON) : La enmienda del sefior Ba-
rrero trata de mantener en la ley un principio, que
61 explicaba y que no solamente esta aceptada por di-
versas legislaciones 'de otros paises, sino tambien ha
sido product de un acuerdo international, en la con-
venci6n de GinebrMa del afio 25, y que. fue aprdbado
por el Senado de la Rpepuiblica. Pero es que para
aquellos y no voy a citar nombres, porque esta tarde
pareee que mi mentalidad no comprende por falta qui-
zas de preparacion o agudeza o inteligencia, lo que
dicen mis otros compafieros, per.o es que yo estimo
que aquellos que entienden que la enfermedad profe-
sional esit comprendida dentro del riesgo ordinario
de la enfermedad como es a lo que se refiere alflltimo
parrafo del articulo 20, yo los levaria a leer el filtimo
parrafc, de una obra que .aqui ha citado el senior Ur-
quiaga, asi como tambi6n mi querido compafiero el
senior W'olter del Rio, a quien yo estimo en estas ma-
terias sociales, perfectamente documentado. con una
capacidad y discernimiento tan grande que produce
siempre en mi, la admiraci6n de un maestro. Este
pArrafo, (Lee.) "Dentro del riesgo de la enferme-
dad.... (Continua leyenmdo).

SR. RODRiGUEZ BARAHONA (VICTORIANo)" Lo recla-
mo para mi, senior Zaydin, que en la sesi6n pasada y
en la de hoy, he estado defendiendo este criterio, pe-
ro ademis yo quisiera tambi6n, para que el senior
Zaydin...
SR. ZAYDIN (RAM6N) : Yo no le discuto la gloria al


esnor Rodriguez Barahona...
SR. RODRIGUEZ BARAHONA (VICTORIANO) : No, nada
de eso, yo no aspiro a ninguna gloria.


__ __ _j __ __ ___
- 7


13







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


SR. ZAYDIN (RAMON): Yo lo que no quiero, es
hacerle perder mas el tiempo esta tarde a la Camara,
.no quiero tratar en estos moments mas de lo que es
objeto de discusi6n de la enmienda, que es la enfer-
medad professional, porque entiendo que precisamen-
te encaja en este precepto de la ley.

Perd6neme el senior Rodriguez Barahona, pero
cuando lleguemos a ese problema yo no tendre incon-
veniente en terciar en el debate con el senior Rodri-
guez Barahona o con eualquier otro, compafiero.

La premisa esta sentada en una obra premiada
en n concurso; luego quiere decir que esa premisa
no es ideol6gica, que esa premisa no es fantastica, que
esa premisa no es una creaci6n artificial, sino que esa
premisa obedece, como todas las leyes de character
social a la experiencia de la practice, y ha ido dando,
no solamente el studio en el gabinete por parte del
erudito, sino lo que es mas important aun, el estu-
dio que en los hechos, en la practice, va arrojando
a virtud de los fen6menos juridico-sociales.

Yo recuerdo las frases que hace unos dias pronun.
ciara uno de los mas grander clinics de Cuba, el
doctor Ortega, que decia: en Cuba hay numerosas
enfermedades, especialmente aquellas que se refieren
a la ideaci6n o enfermedades mentales, que no sc
atienden como debieran atenderse. Discurren por
nuestras called muchos hombres que, al parecer, son
normales, pero que, sin embargo, estan enfermos, y
6ste es debido a la organizaci6n del trabajo en Cuba,,
sin que haya leyes que los protejan y pongan en con-
diciones a esos hombres, victims del trabajo de que
puedan obtener su curaci6n. Y yo me pregunto,
y no se si en la obra de Freus sobre psicopatolo-
gia se define esto acerca de los trabajadores en los
ferrocarriles. Como muchos padecen de numerosas 'en-
fermedades, unas que atafien a su patologia y otras
a su cerebro, 3y otras a sus desgastes intestinales, a
esto yo senialo como enfermedades profesionales, que
son enfermedades que se produce como consecuen-
cia ineludible del trabajo, son similares, en el terreno
de los principios y de la fp'ktica, a losl-aeiidentes,
solamente que, como muy bien explicaba el senior
Rodriguez Barahona, el accident es producido en va-
rias formas, bien que ocurra pronto, como en casos
de un choque, que en la opinion public conmueve a
todos los corazones, y hay siempre una piadosa senti-
mentalidad cuando hay un choque, y en cambio, con-
tra aquellos que adquieren una enfermedad como con-
secuencia del trabajo, y que precisamente por la fal-
ta de alimentaci6n, por los jornales baratos, por ca-
recer del dinero suficiente para sufragar medicos y
medicines, por consecuencia de la misma civilizaci6n,
produce en ellos los efectos que posteriormente les
produce esas enfermedades; y contra eso no se vuel-
ve la mirada piadosa de la sociedad, porque esos es-
tin alli hundidos en el misero hogar a donde no lle-
ga la piedad de los demis. Y yc ahora me pregu.n-
to 1 por qu6 raz6n hemos encontrado bien y hemos
votado, y con el voto mio tambien, que el accident
occasional del trabajo sea comprendido, y en cambio,


la enfermedad professional no quede equiparada, cuan-
do lo dicen todos los tratadistas, es decir, que el retire
por accident o por incapacidad es igual tambien al
de enfermedad professional. y si esto es asi, comenzar


a diacurrir diciendo que nosotros estamos abriendo
las puertas de escape porque no podemos legislar en
cl hemiciclo de esa manera sino que tenemos que adap-
tar la ley que habra de ser la restrictive, que no ha-
bra de ofrecer esos conflicts en lo future, y una ley
dei este character ha de amparar a la colectividad obre-
ra de la Repuiblica de Cuba?
Por eso es que yo mantengo la enmienda del senior
Barrero apoyada por el senior Castellanos.
SR.- RDRIGUEZ BARAHONA (VICTORIANO) : Senior Pre-
sidente y sefiores Representantes: Despues de oir con
c,1 mismo gusto con que siempre oigo al senior Zaydin,
voy a empezar contestando la primera de sus pregun-
tas, haciendo constar que la situaci6n que he asumido
en todos los moments, es la menos simpatica, pero
que la hago entendiendo que realize una labor tan util
y provechosa como la que han venido realizando los
compafieros que se han pronunciado en sentido con-
trario.
Sin alas, asi de pie y en la tierra, voy a decir la
que yo pienso respect al particular aqui enunciado,
aqui emitido por el se.fior Zayuin. El inmerecido car-
go que como Presidcnte de la Federacion Medica de
Cuba que tanto me honra, y que soy el que menos lo
merece, pero que el senior Zaydin esta tarde ha es-
grimido tratando de elevar mi personalidad, hacien-
dome una pregunta que quiere que yo le contest. Lo
voy ha hacer con much gusto en mi caricter de Pre-
sidente de la Federaci6n Medica y de Representante
de la Nacion.
Voy a decir la verdad, y le ruego a los compafieros
de esta Cimara, si es que esta -verdad result dura
o entienden que pueden rebajar el nivel de una case,
en ese caso yo retire las frases que voy a decir, pe-
ro yo las digo porque son la verdad e invito a los com-
paile-ros de la Camara a que, con la mano puesta en el
coraz6n, digan si esto no suede, a diario, en nuestra
vida republican y creo que sucede lo mismo en la
clase medical que en la clase de los abogados y en
tcdas las classes profesionales de Cuba.

He sido hasta intransigent en el ejercicio de mi
profession, respect a todos estos particulars que aqui
voy a presentar. Los meidicos de Cuba forman una
gran colectividad que mantienen un concept tan ele-
vado de la moral professional que en todos los mo-
mentos, en todos los instantes, antes de la Federaci6n
y despues de la Federaci6n, han adoptado una nor-
ma de conduct con tal rectitud y de tal dignidad que
coloca a los medicos de Cuba a la misma altura de los
primeros de cualquiera otra naci6n civilizada del or-
be; pero pudiera haber alguno, no para mi, sino para
quienes estiman que no es malo subordinarse a la pie-
dad o al favor politico, que incurriera en esa debi-
lidad.
Y ha sucedido que hoy dia, sobre todo en la clase
m6dica, porque la Federaci6n M6dica con muy buen
juicio ha restablecido el nivel professional; pero sin
embargo, eso suceede en todas parties y no constitute


un motivo para que la clause m6dica pueda sentirse-
deprimida per las frases pronunciadas, porque tam-
bien pudiera haber otros profesionales que tienen re-
laci6n de identico orden, que igualmente hayan en-
trado en ese camino de transigencia, y much me ale-


- -;--- --- --e -"; =- -


1Q







DIARIO DE SESIONE1 DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


gro que el senior Zaydin me haya hecho esta pregunta,
porque con ella me ha dado ocasi6n de emplear otros
arguments.
SR. ZAYDIN (RAM6N) : Es decir, pues, que el senior
Rodriguez Barahona entiende que, solo en un caso
exceptional como fijaba yo, pudiere ocurrir, por tan-
to que cuando actfian como peritos, procuran acertar
con la verdad cientifica.

SR. RODRIGUEZ BARAHONA (VICTORIANO) : Yo no me
he referido a los peritos, a los que tieien que empe-
fiar su palabra de honor. Yo, por mi parte, le pre-
gunto al senior Zaydin si en todos los actors que se rea-
licen con motivo del retire, tienen que acudir peritos
para que ese retire pueda llevarse a efecto. Yo, ver-
daderamente, como decia el senior Urquiaga, hago
mis incursiones en el campo del derecho inconsciente-
mente y pudiera ser que no este, realmente, en lo
cierto, pero entiendo que el mecanismo de la trami-
taci6n de este expediente consist en que un medico
da el certificado y, despues, tiene que ser confirmado
por el Jefe Local de Sanidad, por el medico de Sani-
dad que es el que extiende el otro certificado; y en el
caso de que se enable un litigio o se suscite una con-
troversia es, precisamente, el caso en que es necesario
el nombramiento de perito, pero esa es una excepcion.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Nosotros realmente
aunque fuera cierto, y desde luego la apreciaci6n es
exacta, nosotros no podemos tomar como base la po-
sible bondad, la condescendencia de un m&dico
con objeto de defraudar la Caja de Jubilaciones.

SR. RODRIGUEZ BARAHONA (VICTORIANO): Yo no he
aludido a eso. Simplemente ha sido una pregunta que
me hizo el senior Zaydin y que yo le contest.

SR. ZAYDIN (RAM6N) : Yo hice la pregunta, porque
ese argument se ha esgrimido, y me pareee por mi
part que es uh argument que no se debe esgrimir.

SR. ALBERNI (JosE) : Es una realidad del medio.
SR. ZAYDIN (RAMON): Si eso es una realidad del
medio yo declaro, senior Alberni que es una triste rea-
lidad.
SR. ALBERNI (JOSE) : Es que S. S. podra negar hoy
que es una realidad, porque pierce la memorial, por-
que es una realidad y es una verdad que esta situa-
ci6n que ha confrontado el senior Rodriguez Baraho-
na la ha confrontado tambien S. S. en la practice de
su profesi6n..
SR. ZAYDIN (RAM6N): Yo declare francamente que
nunca la he confrontado y como no me he encontra-
do en esa situaci6n es que tengo que estimar con to-
dos sus prestigious a la clase medica. Pero ademais
cuando ese temor hay y esta era mi pregunta, sin
ninguna double intenci6n, al senior Rodriguez Barahona
a quien estimo y consider much para poderlo co-
locar en determinada situaci6n mi pregunta fu6 mis
bien formulada para decirlo asi, a quien es maestro en
la esgrima, y maestro tambien en la esgrima de la


palabra, asi que no iba al fondo de este problema.
Si asi fuera, ya, con esos conocimientos, nosotros po-
diamos aprobar que esa certificaci6n de los medicos
se preste bajo juramento ante uno de los funciona-
rios de la Caja, apercibidos del delito de perjurio, pa-


ra que cuando se descubra que algfn informed de esos
ha sido dado falsamente, se pueda iniciar procedi-
miento judicial con el mismo.
SR. RODRIGUEZ BARAHONA (VICTORIANO): Despues
de oir al senior Zaydin, yo que lo he oido todas las
tardes y todos los dias en la Camara de Represqentan-
tes, producirse siempre con una gran altura, esta tar-
de ha querido esgrimir arguments, aunque no ha si-
do su voluntad, si su palabra, planteando una cues-
ti6n sobre los medicos...
SR. ZAYDIN (RAMON): No, no, yo no puedo acep-
tar eso: mis palabras fueron otras, perd6neme el se-
*fior Rodriguez Barahona, que le diga que no ha com-
prendido mis concepts; mis palabras no iban enca-
minadas a censurar a los medicos, protest, iban a los
medicos que pudieran dar esos informes falsos, y es
por eso que hice esta pregunta al senior Rodriguez Ba-
rahona, y lo dije en un tono risuefio, nada serio, si
como Presidente de la Federaci6n Medica podia con-
testarme ese extreme. Y despues, en el discurso mio
defendiendo la enmienda del senior Barrero, y en la
iltima aclaraci6n que hube de hacer, porque el senior
Tome pareci6 entender que yo habia querido colocar
ai se-ior Rodriguez Barahona en una situaci6n difi-
cil, cuando no fue tal mi intenci6n.
SR. ToME (MANUEL) : Y yo sigo creyendo, que es
muy dificil pues osteritando mi querido amigo el se-
fior Rodriguez Barahona, el cargo de Presidente de
la Federaci6n Medica de oCuba, no se le deben hacer
preguntas acerca de la moral de todos aquellos que in-
tegran esa colectividad. Yo, creo, con perd6n del Sr.
Zaydin, a quien siempre he seguido en esta Camara
con -deleite, estimando esto no un halago, sino un jis-
to tributo que rindo al compafiero querido, a quien es-
timo siemnpre como un compaiiero digno, yo creo
que nunca debi6 haber hecho al senior Rodriguez
Barahona, una pregunta tan especial, en que pudiera
perfectamente, por su propia condition de Presiden-
te de la *Federaci6n Medica de Cuba, sufrir por lo
menos, algo que constituyera, si n6 una ofensa, si un
desire, para aquellos mismos que le han conferido
un alto cargo dentro de esa colectividad.
SR. ZAYDIN (RAMON) : Hay dias en que uno no sabe,
sl es uno el que patina, o son los dem.s quienes lo
hacen.
SR. GARCIA MONTES (JORGE) : Me parece que hoy
es S. S. el que patina. (Risas).
SR. ZAYDIN (RAMON) : En esta tarde puedo decir,
como decia el senior Aguiar, que como se trata de una
ley de ferroviarios, sa y o, que no soy ni maquinista
ni fogonero, el que patino. Desde que empece a hablar
cayeron sobre mi, un aluvi6n de interrupciones, pare-
cia ta-lmente que querian que yo no consurmiera un
turno, acostumbrado siempre a aceptar toda clase de
interrupeiones, desde aquellas mis sencillas, e indfen-
sivas, que parecen ingenuas, hasta aquellas mal in-
tencionadas que pueden tener cierta ironia. Yo creo,
senores, que el Parlamento es para todos estos casos;
yo creo que hay que venir preparados con una gran


ecuanimidad para poder reisistir todas las sonrisas, y
hasta las carcajadas de los compafieros, pero precisa-
mente en defense del prestigio de la clase medica,
no pronuncie, y no digo esto por halagar a nadie, no


__


15







DIARIO DE SESIONES DE LA OAMARA DE REPRESENTANTES


digo esto por los medicos, porque ellos no necesitan,
ni yo necesito a mi vez, convertirme en un defensor
de los medicos, ni yo tampoco he querido, a pesar
de lo que diga ei. Sr. Tom%, colocar en ninguna situa-
ci6n dificil al Sr. Rodriguez Barahona, al extremo de
que cuando hube de formula esa pregunta, en una de
las tantas respuestas que tuve que dar a los distintos
compaieros que me interrumpian, hubo de levantar-
se el sefor Rodriguez Barahona para contestarme, y
yo, que no llevaba el de0seo de emplazar al senior Ro-
driguez Barahona para ese debate, si hubiese querido
colocarlo en una situaci6n dificil, en ese moment hu-
biera dejado contestar al senior iodriguez Barahona;
pero comno yo no deseaba que el Sr. Rodriguez Baraho-
na me ,contestara, le dije: un moment, es que todavia
voy a formula una pregunta mas trascendental, de
miis importancia, en un terreno eientifico en que po-
dr contestarme, como 61 esta acostumbrado a hacerlo
Y cuando me sent, despues de un discurso en que no
aludi mas absolutamente a ello, sino que me eoloque
en el campo cientifico, algunos en el sector juridico,
otros en el sector social del problema, nunca hice mis
alusi6n a ello y nunca pens4 que el Sr. Rodriguez
Barahona pudiera contestarme algo que dije en una
de las multiples interrupcioneas cuando inicie mi dis-
curso en un combat de guerrilla, pues que me sa-
lieron ,guerrillas por todas parties, y yo tuve que usar
el machete de mi palabra a diestra y siniestra, hasta
lograr eneauzar mis palabras...
SR. GARCIA MONTES (JORGE) : Quien us6 el machete
fue precisamente la guerrilla.
SR. ZAYDIN (RAM6N): Si-el senior Garcia Montes
tiene interns en apropiarse ta.mbien el machete, se lo
cedo.
SR. GARCIA MONTES (JORGE) : Es que yo pertenezco
a la guerrilla y reelamo para ella el machete redentor
(Risas).
SR..ZAYDIN (RAM6N) : Pues yo tambien le cedo al
senior Garcia Montes ese exito. Tambien yo esta tar-
de le cedo a todos mis compafieros, como les cedi
ayer y les cedere mafiana, todos los exitos que opueda
alcanzar en los debates parlamentarios, porque nunca
produce en mi espiritu, ni el triunfe de ningun com-
pafiero, bien en el ejereicio de la palabra, o bien en
el exito de una proposici6n d. -ley, la mas leave en-
vidia, ni tampoco me sonroja ni me perturba, sino
que, por el contrario, ser sdienmpr': a!dmiranle de In
inteligencia y habilidad de mis compafieros y celebra-
re sus triunfos y exitos much mas que los mios pro-
pies, porque entiendo que dsto:s, cuanrdo los logro, son
product mis bien, de la benevolencia de mis com-
panieros...

SR. GARCIA MONTES (JORGE): La aclaraci6n es ab-
solutamente innecesaria. S. S., haciendo una acla-
raci6n se sale con este "domingo siete" dando a com-
prender que alguien pueda sentir envilia de los triun-
fos de S. .. Por consiguiente, la aclaraci6n de S. S.
en esta ocasi6n es absolutamente improoedente.


SR. ZAYDIN (RAM6N): Parece que lo ha. estimado
asi el senior Garcia Montes. Es una fatalidad. Cada
vez que yo me levanto a decir algo en eata Camara
result una. -xposici6n. Permitaseme, pues, que oye
no haga mais easo a tantas interrupciones que se me


hacen, porque yo no me voy a sentar en el banquillo
de los acusados para responder a todas las acusacio-
nes de la series de fiscaies que me han salido esta tar-
de. Yo no necesito defenderme esta tarde en la Ca-
mara, y esto no lo hago mas que con. el senior Rodri-
gucez Barahona en estos momentoa, porque lo: estimo
y lo estimare y porque no puedo aceptar sus frases
de que yo haya atacado el prestigio de la case m&di-
ca, sino que, por el contrario, lo he defendido, y que
tampoco he tratado de colocar al senior Rodriguez
:niabona en una situaci6n dificil; y ahi estan las
cuaitillas taquigrificas donde constant las palabras
jprc.nunciadas por mi, y donde, apartdndome de...
SR. RODRIGUEZ BARAI-IONA (VICTORIANO): Pues aho0-
ra, colocado yo ya en el banquillo con las filtimas
irascis del senior Zaydin, voy a continuar en el uso
de la palabra, contestando la otra pregunta que e1 me
lUciai. En el tran.-'urso del trabajo en los ferroca-
rriles, hay enfermedades que pueden tener relaci6n
o pueden ser dependientes de los distintos accidents
quo 'e ellos puedeni producirse, y en ese sentido, hay
un tiatadista ingld, euyo nombrie no recuerdo, que
define un grupo de accidents que quedan definitivos
despues de un choque de trenes en que el individuo.
en que el obrero, fogonero o maquinista no ha sufri-
do lesi6n de ningfn g6nero ni ha tenido traumatismo
(le ninguna clase y que, sin embargo, produce graves
Sia.-torics de orden nervioso y que eneajan dentro de
1o que se denomina hoy dia ]as Neurosis o sea la co-
rriente neurast6nieca y que puedan considerarse como
tales accidents que den dereeho a disfrutar de los be-
neficios de la Caja de Jubilaciones; pero en el concep-
to de enfermedad professional, con la amplitud con que
se. trata de aprobar en el articulo que estamos dis-
cutiendo, daria lugar a una interpretaci6n que no fue-
ra en el sentido en que el senior Barrero la pretend,
con muy buena intenci6n, con el mejor deseo y con
una anelracion que yo entiendo que esta perfectamen-
lto bien, pero que llevaria, en sentido contrario, a
encajar a ese grupo a las que no son enfermedades
p 'o' e-i.nales, entonces resultaria que el termino
aclaratorio o es necesario porque.en el termino 'ac-
eidente'" estan incuitas esas enfermedades profesio-
nates y ademas porque daria lugar a que otro grupo
de enfermedades, adquiridas con anterioridad a ingre-
sar en el trabajo dieran un pretexto para acogerse a
los benefiicos de la Caja de Jubilaciones.
SR. BARRERO (ALFREDO): La enfermedad profesio-
n.al no se presta a esa interpretaci6n, porque es pro-
ducida, precisamente, por el trabajo.
SR. RODRIGUEZ BARAHONA (VICTORIANO) : Yo le di-
ria a su sefioria que en medicine no existe, en el orden
de enf-ermedades, un termino concrete en el cual pu's
la encajar esa denominaci6n.
SR. BARRERO (ALFREDO) : El termino no es de medi-
cina, es de derecho social.
SR. RODRiGUEZ BARAHONA (VICTORIANO): Pero tie-


nen que tomar de la medicine los fundamentos para
definir ]a enfermedad porque toda enfermedad lIeva
consigo un cortejo de sintomas que la caracterizan y
yo creo que por muy experts que sean los profesio-
nales del derecho social, no pueden tender los suficien-
tes conocimientos clinics que se necesitan para ha-
cer un diagn6stico acertado.


-- --- -- I


16'







DIARIO DE. SESIONES DLE LA CAMARAD DE R PRIESENTANTES


SR. ]BARRERO (ALFREDO): Yo quiero decir a S. S.
que el concept "enfermedad professional" es de de-
recho social, pero desde luego para determinar y pre-
cisar la existencia de la enfermedad, que despues se
habra de clasificar en el derecho social como enfer-
medad professional, se necesita del perito m6dico.
SR. RODRIGUEZ BARAIIONA (VICTORIANO) : A mi se
me ocurre un simil, para contestar a su sefioria. Si
aqui se trajera una de esas victims de accidents o
eniermedad professional, al seno de esta CAmara se
le exigiria todos los requisitos que la medicine exige
para clasificaria en el grupo de enfermedad profesio-
nal. Pero no ahora, sino dentro de tres dias, busca-
ramos un tribunal, un grupo de elements que fuera
a decidir sobre esa enfermedad professional, tengo la
seguridad de que no se llenarian esos requisitos tan
estrictamente como se llenarian aqui, esta tarde, en
estos moments.
Y no es como decia el senior Zaydin, que pretenda-
mos nosotros cerrar las puertas a los que deban entrar
por ella ni a abrirlas a los que no tengan derecho...
SR. BARRERO (ALFREDO) : Esto de la enfermedad
professional ha sido clasificado ya. Son en general
enfermedades que se ocasionan exclusivamente con
motivo, de determinado trabajo; son enfermedades
que a otros individuos no se les pueden presentar y
si a 16s que estan en cierta case de trabajos. Eso
es conocido en material social y que S. S. seguramente
no lo ignora.

SR. RODRIGUEZ IARAHONA (VICTORIANO): Yo le ase-
guro que en ese termino amplio de la enfermedad
professional, si se llegara a colocar en la ley, traeria
consigo lo que temia el senior Aguiar, que se aumenta-
ra considerablemente el numero de los que se acogie-
ran a la ley. El senior Barrero hablaba de la enfer-
medad peculiar de los que trabajan en el plomo y yo
le podria citar la series grande de trastornos que se
pueden contraer igualmente y que podian producer
el- mal de Bright y otros parecidos. Yo le podria de-
cir que el medico mas expert no podria distinguir
entire dos enfermos cuyas primeras manifestaciones
fueran las producidas por el contact del plomo.
SR. BARRERO (ALFREDO) : Yo creo entonces que el
organismo international del trabajo no debi6 haber
tomado su acuerdo.
SR. -RODRIGUEZ BARAHONA (VICTOBIANO) : Se ha tra-
tado en la ley de Seguros contra enfermedades, pre-
t-endiendo poner ese nuevo capitulo; y el senior Emilio
Martinez tiene confeccionado un proyecto de seguros
contra las enfermedades y estas enfermedades pueden
encajar perfectamente dentro ,de ese proyecto. Yo en-
tiendo que dentro del concept amplio que se esta dis-
cutiendo tanto debe tenerse en cuenta el que sufre un
ataque apendicular, con todas las consecuencias de
esa enfermedad, que cudlquiera de las" otras enferme-
dades que se tienen por professional, porque igualmen-
te se inutilizarian. Yo creo que un individuo que
va en un tren y sufre una lesi6n, y a consecuencia de


esa lesi6n se le present una hernia, esa hernia no
debe entrar en ese grupo, eso es tan atendible en el
orden del sentimentalismo, como el otro. Yo entien-
do que si se coloca el concept en la forma amplia
en que se pretend, seria algo impossible por el proce-


so evolutivo de la medicine, en que todos los dias se
estan descubriendo nuevos trastornos.
SR. BAR~ERO (ALFREDO): Un medico puede deter-
minar si una enfermedad ha sido producida en el
trabajo ?
SR. RODRIGUEZ BARAHONA (VICTORIANO) : Si, es jus-
tamente una de las parties de la medicine mas dificil,
sobre todo cuando se trata de sustaneias t6xicas, de-
terminar el origen de esos trastornos nerviosos, bio-
l6gicos o pat6genos que pueden producirse, por.conse-
cuencia de un choque de trenes. Sobre todo, el me-
dico debe poner un extremado cuidado en la deter-
mninacion de esa forma nerviosa que son tipicas y
en esos mismos fen6menos nerviosos que se produce
en aquellos individuos que llevan una vida de traba-
jo habitual en los ferrocarriles.
Ese es un argument mas, tambien, que esta per-
fectamente previsto en la ley del sefor Aguiar. Co-
mo es natural, todo ello require tiempo, eso no se
present de una manera inopinada, no se present a
los dos o tres afios, no; sino que se present dentro
de los 6, 8 o 14 afios, es decir, que hay una cantidad
de tiempo, un period largo, para que se produzca.

SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Esto en mi en-
mienda, queda determinado de una manera categ6rica;
que la enfermedad sea. exclusivamente debida al tra-
bajo de la victim en la profesi6n que desempefie.
Si eso se establece en la enmienda, un medico que
sepa su profesion, puede dar un certificado y' puede,
por lo tanto, quebrantar la caja en esa cantidad, de-
terminando que es debido a la enfermedad que pade-
ce el obrero. Puede dar un certificado equivocada-
mente, estima el senior Rodriguez Barahona, que es
tan dificil determinar si la enf4rmedad es debida al
trabajo o n6, y que pueda facilmente incurrirse en
error ?

SR. RODRiGUEZ BARAHONA (VICTORIANO): Yo creo
que si, en line generals, puede darse un certificado
equivocado, de buena fe.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : No hay que olvidar,
senores que hasta ahora se determinant aqui una se-
rie de enfermedades que son debidas, exclusivamen-
te, al trabajo, aqui figuran nombres, que no leo, por
no demorar la atenci6n de la Camara.

SR. RODRIGUEZ BARAHONA -(VICTORIANO) : Este ar-
gumento del senior Castellanos, sirve para reafirmar
los que yo exponia. El concept de la enfermedad
parcial no es definitive, sino que es implio, y se pres-
ta a mfiltiples interpretaciones.

,SR. CASTELLANOS (MANUEL): Suponiendo que un
medico pueda equivocarse, y determinar que una en-
fermedad ha sido producida por el trabajo, quedan
dos medicos mis, para evitar que la ley pueda vio-
larse.
Son tres personas que tienen un titulo universita-
rio, que prestan un juramento, y tienen que cum-
plirlo.


No hay que olvidar, que nosotros hacemos la ley,
para acertar, y que nadie vendra de mala fe a inter-
pretarla.


: -- I


17







18


DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


SR. RODRIGUEZ BARAHONA (VICTORIANO) : Yo en-
tiendo, que, en terminos generals, se puede aceptar
lo que dice el senior Castellanos, pero de una manera,
matematica y precisa, es impo-sible el poder sefialarlo.

SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Agotados los tur-
nos reglamentarios, se ponen a votaci6n las enmien-
das de los sefiores Rodriguez Barahona y Castellanos.
Los que esten de acuerdo con la enmienda que se
adiciona al pirrafo primero del articulo en cuesti6n
aprobado ya, se serviran ponerse efectivamente de
pie.
'(La nmayoria de los sejiores reopresentantes se po-
ne de pie).
Aprobada.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Hago constar mi voto
en contra.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Y yo hago constar mi
voto favorable.
SR. ZAYDIN (RAMoN) : Mi voto favorable tambien.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Se haran constar
los votos en contra y favorables. El voto de la Pre-
sidencia, tambien favorable.
Se va a dar lectura a otra enmienda.

(El official de actas lee).
A LA CAMARA

El Representante que suscribe propone a la Ley
sobre modificaciones del Retiro Ferroviario y Tran-
viario la siguiente:

ENMIENDA ADICIONAL AL ARTICULO XX

(Primera Adicional)

A los efectos de la Ley, se consideran INGAPACI-
DADES ABSOLUTAS: "la pardida total, o en sus
parties esenciales, de las dos extremidades superiores,
de las dos inferiores, o de una extremidad superior y
<:ra inferior, conceptuandosc para ese fin la mano y
el pie; la lesi6n funcional del aparato locomotor, que
puede considerarse en sus consecuencias anilogas a
la mutilaci6n de las extremidades: la perdida de los
dos ojos, entendida como anulaci6n del 6rgano o p6r-
dida total de la fuerza visual; la perdida de un ojo,
con disminuci6n important de la fuerza visual en el
otro; la enajenaci6n mental incurable; las lesiones or-
ganicas o funcionales del cerebro y de los aiparatos
circulatorios y respiratorios, ocasionadas direct o
indirectamente, y que se reputen incurables; las her-
nias inginales o crurales, simple o doubles :
Habana, 2 de Junio de 1929.
(Fd6.) Manuel Castellanos.

SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Yo desearia que se leye
ra nuevamente la enmienda.


SR. PRESIDENT (GUS. INCL~ N) : Se le va a dar lee-
tura nuevamente a la enmienda y al precepto.
(E' official de actas los lee nue'vamennte).


SR. WOLTER DEL RIO (GERMAN): Para una aclara-
ci6n. Una enmienda no puede aprobarse o rechazarse
sin saber antes si ella tiene relaci6n con preceptos su-
eesivos; y yo deseo conocer si en la ideaologia del se-
iior Castellanos existe alguin precepto posterior que
inca;pacite para la jubilac'i6n, por ejemplo, por raz6n
de incapacidad.
SR. CASTELLANOS (MANUEL),: Precisamente, y en
este mismo articulo, he hecho una enmienda adicional
deteirminando cuando se estimara la incapacidad ab-
soluta y cuando se estimara l.a incapacidad parcial.
Precisamente, en relaci6n con este precepto, en el ar-
ticulo 20, y por esto he puesto yo en la primera par-
te del articulo 20 cuando hay que estimar la incapa-
cidad con motivo u ocasi6n del servicio,, sin tiempo
determinado de servicio limitado, y en el articulo se-
gundo, cuando despues de prestar 10 afios de servicio,
por cualquier motivo result que un empleado u obre-
ro, por cualquier circunstancia, se incaipacite para el
trabajo, que tenga derecho a todos los beneficios que
la ley concede al obrero incapacitado para el tra-
bajo. Este articulo esta en relaci6n con todos los de
la ley, done quiera que se les da un beneficio a los
obreros que se incapacitan en el servicio, porque es
natural que debe dairnlo desde el moment en que
por cualquier circunstancia o motivo se incapacita
para seguir trabajando, siempre y cuando ello sea
despues de haber prestado, por 10 aiios, su contribu-
cion a la Caja de Jubilaciones.

SR. PRESIDENT (GuiS INCLIN) : Se pone a votaci6n
la enmienda, bien entendido que ella es sustitutiva
del precepto contenido en la ley del senior Aguiar.
Los que esten conformes con la enmienda se servi-
ran ponerse efectivamente de pie.
(La mayoria de los senlores Representan.tes se po-
ne de pie).
Aprobada.
Se va a dar leitura a la enmienda del senior Caste-
llanos.
,(El official de act as lee).

A LA CAMARA

El Representante que suscribe, propone a la ley
modificando el Retiro Ferroviario y Tranviario la
siguiente
Ensmienda Adicional at Articu7do XX

(QSegunda Adicional)

Son incalpacitados parcialess la perdida de la ex-
tremidad superior derecha en su totalidad o sus par-
tes esenciales, considerandose parties esenciales la
mano, los dedos de la mano en su totalidad, aunque
subsista el pulgar o en igual caso la perdida de to-
das segundas y terceras falanges y la sola perdida
del pulgar; la p&rdida de la extremidad superior


izquierda, en su totalidad o en sus parties esencia-
les, considerandose parties esenciales la mano y los
dedos de la mano en su totalidad; la perdida de una
de las extremidades inferiores, en su totalida-d o en
sus parties eseneiales, conceptuandose como partes


~ I-I -- -I I -- --- -- ------- -- -- ----------
-- -- ----~ ____ -- ----- '- -- --







DIARIO DE SESIONES DB IA CAMERA DE .REPRESENTANTES


esenciales el pie y en este, los elements absoluta-
mente indispensables para la sustentaci6n y progre-
si6n.
Habana, 2 de Junio de 1929.
(f.) Manuel Castellanos.

SR. PRESIDENT (GUAS INCLiN): Sefiores Repre-
sentantes: Como la inutilidad permanent esta defi-
nida en el proyecto de ley en dos parties, se pone a
discusi6n la part que tiene relaci6n con la incapa-
cidad permanent. Por consiguiente el segundo pi-
rrafo de este articulo, se pone a dispusi6n y siendo
sustitutiva la enmienda del senior Castellanos, se po-
ne a discusi6n.

SR. CASTELLANOS (MANUEL)": Pido la palabra en
favor de mi enmienda.
SR. PRESIDENT (GUAS INCILAN): Tiene la palabra
S. S.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Yo decia que en toda
esta legislaci6n de seguros, sobre ella se han hecho es-
tridios fundamentals por multiples personas y en
todas las naciones, y del resultado de ese studio se ha
llegado a puntualizar, cuales son las incapacidades
.que deben tenerse en cuenta en este problema del se-
guro obrero y en la ley presentada se estima incapa-
cidad la perdida de las dos manos, la perdida de los
dos pies y la perdida de los dos ojos, pero no se es-
tima incapacidad la p6rdida de una mano o de un
pie. Efectivamente en la legislaci6n argentina el hom-
bre que no tiene un ojo, una mano o un pie, es un
incapacitado.

SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Para justificar mas la
risa del senior Urquiaga, porque en la legislaci6n ar-
gentina no hay mas que una ineapacidad, y aqui la
incapacidad se divide en total y en parcial.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Efectivamente des-
pues probar al senior Aguiar que alli hay incapaci-
dad parcial y hay incapacidad que se consider to-
tal tambien, nuando llega a afectar la capacidad de
production en el hombre.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Eso lo oonsideran los me-
dicos cuando la enfermedad impida realizar toda cla-
se de trabajos.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : En esta enmienda se
determine la diferencia de incapacidad, porque puede
no haberse cercenado las piernas ni los brazos y sin
embargo tener perdida la locomoci6n.
Debo decir que precisamente en esa Ley que se es-
tima como la de mayor adelanto en la Argentina,
que es la ley nimero 9688, se determine la ineapaci-
dad total en la forma que yo he explicado. Despu6s
hay otra incapacidad, cuando la relative se hace per-
manente y absolutea, que no se trata en este precepto.
Por eso entiendo que en este caso debemos copiar lo
que es una legislaci6n modelo.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Sefior Presidente y se-


fiores Representantes: Con much placer me levanto
a defender, tal vez por vez primer y por falta de
oportunidad con la amplitud que me habia propuesto
al estudiar esta ley, porque entiendo que en la forma


en que se encuentra redactado el articulo lo esta de
manera mas amplia de lo que esta en la enmienda que
nos present el senior Castellanos. Ademas de ser
mis clara, cualidad que debe.buscar siempre.el legis-
lador. En efecto, en la ley se definen completamen-
te las dos cases de incapacidad, la incapacidad total
y la incapacidad parcial, refiriendose a algun caso
particular que pudiera considerarse tipico, que no po-
dria dar lugar a discusi6n de clase alguna ante el or-
ganiwano que tuviera que resolver sobre el mismo. La
incapacidad absolute refiriese a la perdida de las dos
manos de los pies o padecer alguna enfermedad incu-
rable que impida realizar toda clase de trabajos. Por
inutilidad parcial define haber perdido definitiva-
mente la vista de un ojo o tener inutilizada una mano
o un pie.

Abarca a mi juicio, y de manera absolute y concre-
ta, todo lo que pudiera referirse a la incapacidad,
bien permanent o parcial. En cambio, el senior Cas-
tellanos, nos la present sin mas respaldo a mi jui-
cio, que el de su brillante concepcion respect a todos
estos problems, y la opinion, que no me merece res-
peto absolute y concrete, de otro legislator, que pro-
bablemente se habrai ido modificando, al devenir de
los tiempos, una series de diversas inutilidades que
complica el problema. Sin entrar a detallarlos, hay
algo que afin los mas legs en medicine, como el que
habla, no pueden estimarlo como cierto y acceptable,
como es por ejemplo, la hernia, que todos sabemos que
es operable, que es una intervenci6n sencilla, y que
puede realizarse sin gran peligro, sufriendo solo sus
rigores, aquellos que sean timoratos, y que no quie-
ran prestarse a ser operados por cirujanos habiles,
como el senior Rodriguez Barahona. Creo que eso
seria obligar al directorio de la Caja a asesorarse de
tecnicos y experts, porque result casi incompren-
sible esa relaci6n de enfermedades, para un profano.
Ademas, que enfermedad habria de sufrirse aqui en
este pais, que no conozcan nuestros galenos, y cuan-
tas, habra, que no se presented en la Argentina pa-
ra copiar de manera tan estricta esa legislaci6n ar-
gentina? Aqui se dice, de una manera clara y pre-
cisa, "el que padeciese alguna enfermedad incurable,
impedido de prestar el trabajo que viniera prestan-
do ". Yo quisiera que me contestara el sefor Caste-
llanos, que clase de enfermedad pueda encontrar en
esa relaci6n, que no este aqui.

SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Yo voy a contestar al
seCior Urquiaga. El sabe, que con arreglo a esta ley
la p6rdida de dos brazos, es una incapacidad absolute
permanent, c6mo la perdida de los dos ojos, o de las
dos piernas; pero fijese el compafiero, que la p6rdi-
da de uno de los ojos, o de los brazos, o tambi6n de.las
piernas, no es una enfermedad incurable, y la victi-
ma, no esta comprendida dentro de este articulo, es-
tandolo sin embargo, dentro de lo que yo he presen-
tado.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Aunque yo creo que este
caso seria notable por lo extraordinario que resulta-
ria, puesto que mas que una victim, seria un caso des-


dichado, y estaria comprendido en la inutilidad par-
cial.
De todos modes, quien tuviese la desdicha de la
p6rdida de un ojo, de una pierna o de un brazo, in-


-


19


--








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


discutiblemente pudiera ser comprendido entire los
que padeciesen una enfermedad incurable.
A mi me parelce, que yendo al terreno de la posibili-
dades, debemos atenernos a los casos generals, y no
a estos. Y es por eso, que me pronuncio en contra de
la enmienda del senior Castellanos, pidiendo que seai
aprobado el texto del articulo tal como se encuentra
redactado.

SR. PRESIDENT (GAS 'INCLAN) : Agotados los tur-
nos reglamentarios, se pone a votaci6n la enmienda
del senior Castellanos, que sustituye el segundo parra-
fo del precepto, y que se refiere a las enfermedades
permanentes. Los que esten de acuerdo con la en-
mienda del senior Castellanos, se pondran efectiva-
mente de pie.

Desechada la enmienda.


SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Se pone a dis-
cuoi6n la enmienda.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GGuAS INCLAN): Tiene la palabra
S. S.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : En este caso entiendo
que debe aclararse el precepto, pues auin cuando 16gi-
camente debe entenderse ai, es preferible que el
precepto lo expres-e claramente, porque no basta sola-
mente a los que pierdan totalmente un miembro por
resultado de un choque u otro accident, sino que de-
be enten(lerse que es para aquellos que ain cuando
en elios subsista el miembro se consider que esta in-
ca:pacitado porque, por ejemplo, tratAndose de la ma-
no, los deduos y las articulaciones que no tengan mo-
vimiento.


SR. URQUtiGA. (CARMELO) : Pido la palabra en con-
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Deseo consignar mi
oto a faortra.
voto a favor.


SR. PRESIDENT (GuAS INCLsN) : kSi se harTi
constar.
:Se va ha proceder a la lectura del precepto si-
guiente.

(E2 official de a cas to lee n1ueva-mente).

SR. PRESIDENT (GuAs INCLAN): Se va a dar lec-
tura a una enmienda del senior Castellanos, que es
sustitutiva de este precepto.

(El ofiaial de actas lee).

A A GAMARA

El Representante que suscribe, propone a la ley
modificando el Retiro Ferroviario y Tranviario la
siguiente:

Enmienda Adic'iona- al Articulo XX.

(T'ercera Adicional)

Las incapacidades Parciales se consideraran como
absolutas y permanentes, en el siguiente caso; cuan-
do ademas de la lesi6n de un miembro ealificada co-
mo parcial, existan por causa del accident lesiones
en los otros miembros, que valuadas en conjunto
las lesione s corporales sumen en totalidad un cin-
cuenta por ciento de disminuci6n de capacidad para
el trabajo.
En todos estos casos hay que apreciar la incapa-
cidad para la profesi6n habitual y no plara otra
accesoria o accidental.
Habana 2 de Junio de 1929.
(f.) Manuel Cactellamws.


SR. PRESIDENT (GUAS INCIAN) : Tiene la palabra
cl senior Urquiaga.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Muy brevemente. Para
cstimar que la enmienda, a mi juicio, huelga. A mi
me parece que en todo caso en que se requiera el in-
forme de un medico, este no habra de esti.mar que la.
perdida de la mano deba ser absolutamente material,
sino que se entendera que la perdida de la mano es
cuando el individuo no pueda utilizarla en modo al-
guno; y en este caso yo estimo que estos casos estin
comprendidos en el precepto de la ley del sefnio
Aguiar.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Como este es un asun-
to important, desde luego, y veo a la Camara incli-
nada a favor de la enmienda, voy a pedir la suspen-
si6n del debate para que la enmienda sea votada en
otra oportunidad.
SR. P'RESIDENTE (:GiS INCLiN) : La proposici6n de
c. debe star apoyada por dos seiores Represe.
tantes.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Yo la apoyo.
SR. CAPESTANY (MANUEL): Yo tambien.
SR. PRESIDENT (GUiS INCLAN) : Apoyada la solici-
tud por dos sefiores Representantes, se pone a vota-
ci6n la suspension del debate para continuarlo en el
dia de maiana.
Los que esten conformes se servirin ponerse de pie.
(La magyoria de los sei'iorcs Ropgrese-itaftes se po-
no de pie).
Acordado.
Se levanta l.a. sesi6n.
(Eran las ocho p. m.)


IMP. P. FERNANDEZ CA., OBilEPO 17, HABANA


~--- I- =- 1 =--I---


20




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs