Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/01257
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID01257
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text




REPUBLICAN DE CUBA


RIO


DELAY
DE LA


SESIONES


CAMERA


DE REPRESENTANTES


DECIMO TERCERO PERIOD CONGRESSIONAL
QUINTA LEGISLATURE
VOL. LII LA HABANA, 30 de Mayo de 1929. NUM. 20

Sesion extraordinaria de 28 de Mayo de 1929.

Presidentes: Sres. Rafael Guis Inclin y Vito Candia y de Ledn
Secretaries: Sres. Federico de la Cuesta y Jose Alberni Yance
SUMARIO
A las 5 p. m. comienza la sesi6n.-Continiia el debate sobre la proposici6n de ley que modifica la ley de -
retiro de los obreros ferroviarios y tranviarios.-En sustituci6n del articulo 10 es aprobada una en-
mienda del senior Urquiaga.-Sin debate es aprobado el art. 11.-A propuesta del senior Urquiaga,
se acuerda suspender el debate sobre el articulo 12.-Es aprobado el art. 13, con el voto en contra
del senior Urquiaga.--Es aprobado el art. 14, con una enmienda adicional del senior Sardiias, y
con los votos en contra de los sefores Wolter del Rio y Guis Inclan.-Son aprobados, sin discu-
si6n, los arts. 15, 16 y 17, con una enmienda del senior Aguiar a este filtimo.-En sustituci6n del
art. 18 es aprobada una enmienda del senor Aguiar modificada por el senior Garcia Montes.-
Se aprueba el art. 19, sin debate.-Se pone a discusi6n el art. 20, por pirrafos, a propuesta del
senior Urquiaga.-A favor del pfrrafo primero consume un turno el senior Garcia Montes y otro
en contra el senior Urquiaga, quien present una enmienda sustitutiva.-En contra de la enmien
da, habla el senior Garcia Montes; y en favor, el senior Guas Inclan.--Se suscita un debate acerca
del concept de la palabra "accidente".-Intervienen en el debate los sefores Aguiar, Urquiaga,
Rodriguez Barahona; Alfredo Barrero, Tome,.Ramirez de Le6n y GuAs Incln.--A propuesta del
senor Walter del Rio ,apoyado por los sefiores Guis Inclan y Tom6, se acuerda suspender el de-
bate, para continuarlo en la pr6xima sesi6n.-Termina la sesi6n a las 7:50 p. m.


SR. PRESIDENT (GuiS INCLAN) : Se abre la sesi6n.
(Eran las cinco p. m.)
Se le va a dar lectura al articulo decimo.
(E& official de actas lee)).
ARTICULO X.-Las Empresas comprendidas en
esta ley,,cuyo personal estA incluido-en sus benefi-
cios, estan obligadas a practicar los descuentos a que


se refieren los incisos (a), (b) y (c) del articulo an-
terior, en los sueldos del personal de su dependen-
cia, y a remitir su imported a la Tesoreria General de
ia Repiiblica, por condueto de la Zona Fiscal respec-
tiva, dentro de los primeros diez dias de cada mes si-
guiente al mes vencido y dentro del mismo plazo re-
mitirAn los products provenientes de las,,dems ,ope-
raciones a que estAn obligadas por las disposieiones
del citado articulo. La Tesoreria General de la Re-


Dl










2 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPREtSENTANTES


pfiblica constituird un fondo especial con el product
de todos los ingresos explicados en el precedent ar-
ticulo, que tendrd exelusivamente a disposici6n de la
Junta de Gobierno y que, por ningDn motivo podra
aplicarse para fines distintos de los que expresamen-
te les da esta ley.
SR. PRESIDENT (GUAS INCIN) : Se le va a dar
letura a una enmienda sustitutiva.
.(Elp official de actas lee).

Enmienda al Articula X.

El Articulo X del proyecto de ley que reform la
que cre6 el Retiro Ferroviario y Tranviario, queda.
ra redactado asi:
ARTICULO X.-Las Empresas y Compafiias com-
prendidas en esta Jey, cuyo personal est6 incluido en
sus beneficios, estan obligadas a practical los des-
cuentos a que se refieren los incisos A, B y C del ar-
ticulo anterior y cuantos mas le ordenare y comuni-
care la Junta de Gobierno, en los sueldos, jornales,
contratos, etc., del personal de su dependencia; y a
rcmitir su imported a la Tesoreria General de la Re-
pfblica, por conduct de la Zona Fiscal, respective,
dentro de los siguientes treinta dias al mes vencido;
y dentro del mismo plazo remitiran los products
provenientes de las demas operaciones a que estan
c.bligacias por las disposiciones de esta ley. La Tesore-
ria General de la Repdblica constituira un fondo .es-
pecial con el produeto de todos los ingresos a que se
refiere esta ley, el cual estara exclusivamente a la
disposici6n de la Caja General de Jubilaciones y Pen-
siones y por ningin motivo podra aiplicarse a fines
distintos de los que exprecamente le da esta ley.

Sal6n de Sesiones de la CAmara de Representan-
tcs, a 18 de Marzo de 1929.
(f.) Miguel Angel Aguiar.

SR. URQUIAGA (CARIELO): Pido la palabra.

SR. PRESIDENT (GUiS INCLN) : Tiene la palabra
el senior Urquiaga.

SR. URQUIAGA (CARMELO) : Seior Presidente y se-
nores Representantes: Antes de entrar enel fondo de
la enmienda, antes de pedir al senior Aguiar que nos
explique en qu6 consist la diferencia entire la en-
mienda y el articulo diez, quiero formular mi oiposi-
ci6n mas en6rgica a algo que realize el senior Aguiar
en su enmienda y que, a mi juicio, equivale por lo
menos, a adelantar los acontecimientos. En efecto, el
retire ferroviario estaba regido anteriormente por un
directorio integrado por site miembros, tres elegidos
por los obreros, trees por los patrons y uno por el
claustro de la Universidad. Ese organismo tenia el
nombre official de directorio, y aun lo tiene, porque
afortunadamente esa forma democrAtica de gobierno
subsiste todavia. Pero el senior Aguiar crea una nue,
va forma por la cual el gobierno recaera en una jun-
ta integrado por cierto niimero de individuos en los
evales se sustituye la libre determinaci6n 'de los obre-
ros por la voluntad del Poder Ejecutivo, y Aste es
un caso raro y nuevo, por complete, porque los inte-
resados en el retire no podrAn disponer de lo que li-


bremente les pertenece. Mas, no quiero ir al found de
la cuesti6n. Ese problema fue dejado para el final,
ipor lo mismo que alrededor de 61 se han de suscitar
enconados debates, y no puede adelantarse nada, en
manera alguna, como pretend hacerlo el sefibr
Aguiar, estableciendo en su enmienda que en vez de
ir esos fondos al directorio se establezca que iran a
esa junta de gobierno designada por el Poder Ejecu-
tivo y no por los obreros. Por lo tanto, entendiendo
yo que es un error del senior Aguiar, le pido que lo
subsane y despu6s formular6 mi oposici6n a la en-
mienda.

SR. AGUIAR (MIGUEL A.) :.Pido la palabra.

gSR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Tiene la palabra
el senior Aguiar.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Sefior Presidente y se-
iores Representantes: Es cierto que en la proposici6n
de ley que he presentado a la CAmara y que estamos
discutiendo, pretendo cambiar la forma de adminis-
traci6n de la caja general de jubilaciones. Es cierto,
tambi6n, que la CAmara acord6 ayer el aplazamiento
del debate de este particular. Y mientras no se re-
suelva, en definitive., cual debera ser la administra-
ci6n de la caja, bien a cargo del directorio o en la
forma plural que.yo propongo, claro es que quedan
pendientes los articulos subsiguientes de la ley res-
pecto al nombre del organismo que yo creaba y que
todavia no ha sido resuelto.
Entiendo, no obstante, que cualquiera que sea el
acuerdo de esta Camara, en relaci6n con el articulo
10 que se estA discutiendo, quedara despu.s a cargo
de la Comisi6n de Estilo la simple labor de armoni-
zar ese acuerdo con los articulos subsiguientes, en la
forma y denominaci6n que correspondd, o sea de di-
rectorio o de junta de gobierno.
Quiero anticipar dos cosas: La primera que no es
una wal;- .l i'., sino la repetiei6n del articulo de la
ley vigente, con la sola diferencia de que en lugar de
hacerse el dep6sito. dentro de los cuarenta dias, se es-
tablece que sea dentro de los treinta dias. De mane-
ra que sse obliga a la compaffia a consignar sus canti-
dades diez dias anteo de lo que establece la ley vi-
gente. Y la segunda...
'SR. URQUIAGA (CARMELO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GGUAS INCLAIN): Tiene la palabra
su sefioria.

SR. URQUIAGA (CARMELO) : Me parece que los argu-
mentos del senior Aguiar pueden volverse a la inver-
sa. Si llegara a cristalizar la innovaci6n que 61 pre-
tende, entonces, no creo que deba ser la Comisi6n de
Estilo la encargada de eso, ya que no me explico e6-
mo aqui se puede eonfundir la funci6n de la Comi-
si6n de Estilo con los derechos de la propia Ckmara;
porque la Comisi6n de Estilo puede, exclusivamente,
poner alguna coma o aigfin punto en el texto de la
ley, pero no puede en lo absolute variar nada de la
ley.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Tiene la palabra
su senioria.









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 3


SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN) : Creo que se po-
dria armonizar lo indicado por los s2fiores Urquiaga
y Aguiar, en la inteligencia de que al aprobarse el
precepto quede a reserve de lo que la CAimara acuer-
l-e respect a si ha de ser junta de gobierno o direc-
torio.
Al propio tiempo me permit rogar al senior Aguiar
que tome nota en su enmienda respect a que esos
fondos no deben estar a disposici6n del directorio,
sino del organismo que administre la caja.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLN) : Tiene la palabra
su sefioria.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Yo no paso al segundo
punto sin que se dilucide previamente el primero. Se
trata de una enmienda que fija termino fuera de la
realidad legal de la misma. Es como si a mi se me
antojara que fuera regida la caja de retire ferrovia-
rio por un sindicato o triunvirato que lo formaran el
obispo de la Habana, un magistrado y un capitAn de
policia.
Yo entiendo que esa junta de gobierno, en tanto
no sea aprobada por esta Camara, no tiene virtuali-
dad alguna. Creo que debemos establecer la palabra
directorio, tal como esta, porque es lo que en reali-
dad tiene vida legal, a reserve de que esta CAmara
apruebe la enmienda de nuestro distinguido compa-
itero el senior Aguiar; o, de lo contrario, entrar direc-
tamente a discutir lo que se refiere a la junta de go-
bierno, para la caja de jubilaciones del, retire ferro-
viario.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : Cosa rara; pero la bri-
llante exposici6n del senior Urquiaga, que siempre me
convince, no me ha podido convencer en esta oeasion,
con referencia a lo que 1l supone un error mio, pero
que lo comparten conmigo otros compafieros.
A mi se me ocurre observer que si mantenemos la
palabra directorio, en la forma que inteligentemente
propone el senior Urquiaga, tendriamos despues que
cambiarla, aunque 61 se produzca diametralmente
opuesto a la misma, en el caso de que 'la COmara pre-
firiese someter la caja al nuevo, regimen administra-
tivo que yo propongo.
En cuanto al criterio a que se referia el senior Wol-
ter del Rio, en el sentido de que los fondos queden a
disposici6n de ]a caja, a mi no me preocupa la idea,
y no quiero entrar en un debate gramatical. Pero
le pregunto al senior Welter del Rio: Si la Compa-
flia X.X. deposit los fondos en el Baneo H, la cuen-
ta corriente de la compafiia no esta a la disposition
de la junta directive de la compafiia, aunque Asta, a
su vez, conceda facultades a determinados oficiales de
la misma, para extraer esos fondos? Se abre la cuen-
ta, y cualquiera que sea el organismo que dirija la
caja de jubilaciones, .se sera el organismo autorizado
para girar sobre tales fondos; y por esto es que yo ha-
bia propuesto que se pu'iera el dinero a disposici6n
de la instituci6n juridica. Pero como antes dije, yo no
auiero enfrascarme en un debate sobre cuestiones gra-
maticales.
Y refiriendome al senior Urquiaga en cuanto se
opone a que sea la Comisi6n de Estilo quien en su


oportunidad adopted los nombres o los acuerdos, si el
senior Urquiaga se empeiia, yo le pediria una diser-
taci6n sobre las facultades de la Comisi6n de Estilo,
a fin de que algunos compafieros mios, y yo no repi-
tamoa nuestro "lamentable" error.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Pido la palabra.
,SR. PRESIDENT (GuiS INCLIN) : Tiene la palabra
ei senior Urquiaga.
SR. URQUIAGA ('CARMELO) : Antes que nada, para
explicar a mi distinguido compaiiero el senior Aguiar
que no ha sido mi gnimo mortificarlo; las palabras
equivocaei6n y disparate son diametralmente opues-
tas...
SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : Calificar de lamentable
crror un concept, estd rayano, casi, con calificarlo
de disparate; sobre todo cuando se trata de personas
que deben de tener alguna preparacion.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : No quiero insistir con
respect a ese punto, pero las inteligencias mis pre-
claras incurren en errors; y desde luego, en luchas
de ideas, pudiera ser que yo estuviera equivocado.
Lo que si quiero es que la CAmara declare en este mo-
mento si se pueden emplear terminos que no han si-
do ni siquiera considerados por la propia CAmara.
En esc es en lo que yo quisiera que se diese respuesta
definitive.
SR. RAMIREZ DE LE6N (ELADIO) : Yo quisiera saber
si el termino conciliatorio propuosto por el senior Wol-
ter del Rio no seria aceptado por el senior Urquiaga,
a fin de dejar ese punto en suspense hasta que en el
curso de los debates se apruebe la enmienda y se de-
je eso para, en su oportunidad, ponerle el nombre
que se resuelva.
-SR. URQUIAGA (CARMELO): Yo estaria dispuesto a
.aceptar, siempre que se comenzara con la enmienda,
poniendo junta de gobierno o directorio, o aquel or-
ganismo que tenga la direcci6n de la caja.
SR. AGUJAR (MIGUEL A.) : No quiero debatir sobre
el asunto; tengo mis ideas especiales. Entiendo que
la junta de gobierno no es el organismo director de la
caja de jubilaciones. Creo que la caja general va a
tener dos organismos, que van a ejercer funciones
fisealizadoras, reciprocamente, y no se sabria cuAl es
el organismo director. A tal extreme esto es asi que
una de las facultades mis grandes e importantes se
le da al consejo de delegados en el articulo 3?. No me
preocupa que se le ponga organismo director; por
eso me parece prudent que se deje el nombre para
despuns.
SR. PRESIDENT (GUiS INCLiN) : gEntonces, S. S.
propone que se apruebe la enmienda, sin definir
cuil es el organismo, antes que se resuelva por la CA-
mara el otro asunto?
SR. URQUIAGA (CARIELO) : Acepto lo.propuesto co-
mo transaei6n, en la cual extreme mi transigencia. Y
digo eso porque creo que estaba en lo eierto, puesto
que el organism que rige se llama directorio; pero
puede dejarse en blanco.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) Se pone a vota-
cion la enmienda en la forma .solicitada, bin' enten-
dido que es sustitutiva del articulo 10 de la ley. '









DIARIO DE SESIONE'S DE LA CAMERA DE REPREISENTANTES


Los que est6n conform se servirin ponerse de
pie.
(La mayoria d:e los seiiores Representantes se po-
ne de pie.)
Aprobado.
(EE official de actas lee).
ARTICULO XI.-Los fondos y las rentas que se
obtengan por esta ley, serin de la propiedad colectiva
de las personas comprendidas en sus beneficios y la
Junta de Gobierno atenderd con ellos al pago de las
jubilaciones y pensions que se acuerden, gastos e'
inversione. que esta ley autorice. En ningfin caso po:
drA disponerse de dichos fondos, para otros fines.
bajo responsabilidad personal' de los miembros de la
Junta de Gobierno que se hari efectiva judicial-
mente.

SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Pido que quede igual-
mente en blanco el particular que dice "junta de
gobierno."
SR. PRESIDENT (GUis INCLIN) : Se pone a vota-
ci6n, en la forma indicada por el senior Aguiar; es
decir, sin determinarse cuil es el organismo que
rige:
Los que esten de acuerdo se serviran ponerse de
pie.
(La mayoria de los seioores Representantes se po-
ne de pie).
Aprobado.
(El official' de actas lee).
ARTICULO XII.-Los fondos de la caja, descon-
tadas las sumas indispensables para el pago de jubi-
laciones y demis atencioenes corrientes, podrin ser
invertidos, previa resoluci6n razonada de la Junta de
Gobierno, en cada caso, y con la aprobaci6n del Se-
cretario de Agricultura, *Comercio y Trabajo, en la
adquisici6n de bonos de ]a Repdblica de Cuba, de su
deuda exterior, adquiridos y pagados .al precio. de co-
tizaci6n, mediante el procedimiento mAs beneficioso
para la Caja General de Jubilaciones y Pensiones.
En caso de necesidad, previo acuerdo razonado de
ha Junta de Gobierno, aprobado por el Secretario de
Agriculture, Comercio y Trabajo, serin vendidos los
bonos al tipo de cotizaci6n del mercado el dia de la
venta.
Cuando la Junta de Gobierno lo acuerde y el Pre-
sidente de la Repfiblica lo apruebe, se podri dedicar
una decima parte de los fondos sobrantes a inver-
siones de carActer social, que positivamente. acrecien-
ten los fondos de la caja.
SR. AGUIAR (MIGUET A.) : Para proponer que en el
iiltimo pArrafo, donde se dice: "La d6cima parte", se
diga: "una parte", suprimidndose la palabra "Deci-
ma." Y para proponer que, si en definitive triunfa
la instituci6n como junta de gobierio, se diga:
"Cuando la junta de gobierno y el consejo de delega-
dos asi ro acuerden."
SR. PR'ESTDENTE (GUvs INCLAN) : Seria una propo-
sici6n condieionada.


SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Que en caso de triunfar
la junta de gobierno, no sea esta sola la que maneje
los fondos; sino que los fondos est6n a disposici6n
del acuerdo de entrambos organismos,,con iguales fa-
cultades.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Para insistir precisa-
mente en ello; porque aparte de que resultaria de-
masiado alambicado adelantarse, para el caso de una
aprobaci6n, hay, ademis, diversas parties respect a
las cuales pienso oponerme, por ejemplo, la parte
aquella que autoriza adquirir bonos de la deuda exte-
rior. Esto, en realidad, convierte los bonos de la deu-
da interior, a mi juicio tan respetables como los
o0ros, en valores menos positives. Yo creo que la pro-
pia Cimara de Representantes no debe dar un golpe
de muerte a nuestro credito, estableciendo prioridad
y preferencia de unos bonos sobre otros. Este es un
asunto que debe discutirse con tiempo.
SR. GARCIA MONTES (JORGE) : Pero, ya no hay una
suspension del debate sobre este articulo?
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Si senior, la hay; pero
yo queria aclarar.
SR. GARCIA MONTES (JORGE):, Lo que ocurre con
eso es, que perdemos el tiempo.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): A pesar de la observa-
cion atinada del senior Gareia Montes, quiero hacer
constar lo siguiente: Ya que el senior Urquiaga alude
al precepto que dice: "Que se adquirirdn bonos de
it deuda exterior," debo hacerle present que ese
precepto tampoco es obra mia, sino de la ley an-
terior.

SR. PRESIDENT (GUAS INCLIN) : Estin de acuer-
do, los sefiores Representantes, con la suspension
momentinea del debate, de este precepto, para
tratarlo una vez que por la Cdmara se haya resuelto,
que organismo ha de administrar los fondos de la ca-
ja de jubilaciones?
(Senatles afirmativas).
Aptobado.
(Ei official de actas lee).
ARTICULO XIII.-Los fondos, valores y bienes
que d aedquieran por consecuencia de la ley, son
inembargables.
SR. PRESIDENT (GuAs INCLAN): Se pone a dis-
cusi6n.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GuIS INCLAN) : Tiene la palabra
el senior Urquiaga.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Sefior Presidente y se-
fiores Represent.antes: En distintos mementos se han
planteado problems parecidos al que suseita ahora
este articulo trece. La Constituci6n de la Repfiblica es-
tablece que no reconoce fueros ni privilegios; y aqui,
en realidad, se crea un privilegio respect a la caja
de jubilaci6n del retire ferroviario. Es mis: prejuz-
gar con respect a la deficiente administraci6n del
directorio, o asegurar que probablemente ha de pre-
ceder, enel orden mercantil, con tan mala fe que se
ha de versasediado por deudas que se prevent ya, que


__


4









DIIARIO DE SESIONES DE DA CAMARLA DE REPREISENTANTES 5


hay que hacer lo possible porque no sean embargados
los valores y bienes que la caja pueda haber adquiri-
do, todo esto es algo inadmisible. Se trata, acaso, de
un asilo de ancianos o de incapacitados, que no pue-
dan en forma alguna competir, en igualdad de con-
diciones, con las diversas sociedades mereantiles y'
hacer transacciones con diafanidad, con puleritud y
con conocimiento exacto? No; se trata de un directo-
rio integrado por obreros, por delegados de los pa-
tronos y por un eatedritico de la Universidad, que
estan suficientemente capacitados para saber qu6 cla-
se de operaciones han de realizar. No se concibe que
se le d6 esa ventaja de orden civil, por sobre de todos
Ics demds organismos similares, por sobre de todas
las demas organizaciones mercantile, porque a esos
efectos han de ser exclusivamente iguales una insti-
tuci6n de orden mercantil y cualquiera otra de orden
bancaria que pudiera fundarse. Se le va a autorizar
para comprar y vender bonos. Se intent tambien
autorizarlos para que dediquen part de sus fondos a
eNpecular en determinadas condiciones, claro esta, pre-
via aprobaci6n del Presidente de la Repfiblica; pero
asi como el Papa no es infalible, el Presidente de la
Repfiblica no ha de saber, en as'untos bursitiles, mis
alla que un corredor de bolsa. LY por qu6, si autori-
zamos al directorio para realizar esa. gesticnes, he-
mos de poner la traba de que sus bienes no puedan
ser embargables? No me importaria lo que significa
esa traba, porque nadie querria pactar con el direc-
torio del retire ferroviario; pero me import, porque
crea un preceiente funesto y porque nosotros quere-
mos darle ventajas ilimitadas para que puedan com-
prar y realizar determinadas transacciones y despu6s
poner sus bonos a cubierto. Y esto, a mi juicio, no
parece que sea just ni razonable. Tal parece que se
sospecha que esos jueces y esos magistrados honora-
bles pudieran dictar algo que estuviera en consonan
cia con la mas estricta justicia; porque se teme que
decreten un embargo. Y ese embargo no vendria sino
despu6s de haber sido bien estudiado. Por tanto, por-
que me parece atentatorio a los principios que regu-
]an las libres actividades mercantiles y porque me
parece injurioso para nuestros tribunales de justicia,
yo pido que se rechace el precepto.

SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : Pido la palabra.

SR. PRESIDENT (GUAS INCLiN): Tiene la palabra
el senior Aguiar.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : Me voy sintiendo un po-
co mas tranquilo y un poco mis satisfecho de mi mis-
mo. Tantas veees oye uno repetir una imputaci6n,
qne aun aqu6llos que somos bastantes firmes en nues-
tras convieciones llegamos a vaeilar y pensamos que
estamos ciertamente en errores crasos y lamentables.
Al ver, en el desenvolvimiento de esta sesi6n, a un
compafiero tan ilustre como el senior Urquiaga, batir-
se fuertemente contra todos y cada uno de los pre-
ceptos, yo mismo anoche reflexionaba y decia: g Sera
cierto que yo habr6 cometido tan gran ensarta de dis-
parates que en ningfn easo me encuentre de acuer-
oc con el senior Urquiaga? Porque ann en aqu6llos en
que ha votado algunos preceptos, la manifestaci6n de
su rostro y su sonrisa ir6nica, parecian como una
transaci6n. Pero me siento mas confortado, como de-
cia antes, porque el senior Urquiaga esti combatiendo
la vigente ley, y la estA combatiendo no s61o, en 'lo


que se refiere a la junta de gobierno. Es que el senior
Urquiaga no encuentra que son pequefias modifica-
ciones en unos casos y trascendentales en otros, de
una ley que fu6 product de largas y conscientes de-
liberaciones en ambos cuerpos colegisladores y que
despu&s obtuvo la sanci6n del senior Presidente de la
Recpdblica. Y aquella ley no fu6 obra mia, como se
ve por lo que acabo de decir. Mas, aun: como algunos
de los preceptos por 61 impugnados son iguales o se-
mejantes a otros de eyes extranjeras, result no s6lo
yo el equivocado, sino mis compafieros del Congreso
o los que a 61 entonces pertenecian, y tambien los
legisladores de aquellos paises en cuyas leyes se con-
signan tales preceptos.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GUiS INCLAN): Tiene la palabra
su sefioria.
Sn. URQUIAGA (CARMELO): Para consumer el se-
gundo turno; si es que algfin compafiero no quiere
secundarme en mi prop6sito, en cuyo caso le eederia
la palabra con much gusto.
Quiero aclarar, ante todo, al distinguido compafie-
ro senior Aguiar, que yo combat lo que me pareee in-
jnisto, lo que creo injusto ya sea en la ley anterior,
en la ley vigente o en un proyeeto que se present.
No import quehaya sido presentada por el senior
Aguiar que me merece todos los respetos y todas las
consideraciones personals, o que haya sido saneiona-
da por la Camara de Representantes y por el Sena-
do, y promulgada por el senior Presidente de la Re-
pfblica. Precisamente,-ahi estA el Diario de Sesio-
nes que no me dejarA mentir,-cuando se.trat6 la Ley
del Retiro Maritimo, combat, (sin 6xito, lo declare),
este mismo asunto, porque me pareei6 injusto.
Yo trato de buscar la luz, la verdad. No me impor-
ta que venga la ley de fuera, que tambi6n puede ser
defectuosa. Precisamente el senior Wolter del Rio ha-
ce pocos dias, calificaba la Ley del Retiro Ferrovia-
rio, de una mala copia de la Ley del Retiro Ferrovia-
rio Argentino. Asi, pues, si esa ley ha sido deficien-
tc y ha sido modificada, al devenir de los tiempos,
ademas fu6 mal interpretada; por lo que no debe ex-
trafiarse que tenga 'leterminadas normal de conduc-
ta inaceptables. Yo lanzo arguments, buenos o ma-
los, y espero ansiosamente que de los arguments con-
trarios me venga tambien la verdad. Si no se con-
testan mis arguments, o los que se me exponen no
me parecen claros y diifanos, es indiseutible que no
neben convencerme. Expuse que no habia una razon
de equidad para aconsejar tal cosa, y lo ratifico, por-
que la propia beneficencia national es embargable,
contra la cual puede producirse cualquier procedi-
miento juridico. I Por qu6 esta sociedad, que no es
de beneficencia,-porque yo reehazaria hasta el titu-
lo con altivez, y hasta los mismos obreros no lo acep-
tarian,-por que ha de tener privilegios? No hay nin-
guna raz6n, porque en ese sentido deberiamos decla-
rar que los bienes de los ancianos no eran embarga-
bles. Ciertamente que, si ese anciano se dispone a
vivir de lo suyo, nadie debe embargarle sus bienes;
pero si ese anciano especula, como se quiere hacer
con la caja de jubilaciones, entonces, necesariamen-
te, nosotros debemos darle las mismas ventajas y las
mismas desventajas, los mismos deberes que dereehos.








6 DIARIO DE SESIONEIS DE LA CAMARA DE REPRISIEBNTANTES


Decia que era inconstitucional, y no me ha contesta-
do a ello el senior Aguiar. La Repfiblica no reconoce
fueros ni privilegios, segfin el. Articulo 11 de la
Constituei6n-que me esti recordando mi coadyuvan-
tc el senior Mendoza.-Fij6monos, pues, en que vamos
a rear privilegios que pueden dar al traste, si no con
la ley, con el propio precepto, porque cualquier acree-
dor que tenga un just titulo contra la caja de jubi-
laciones; puede recurrir al Tribunal Supremo.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Un privilegio? Por
qu6 es privilegio? Quien fuera a tratar, en cualquier
material mercantil, con la caja, sabia que tenia que
prestar atenci6n al contrato que llevara a cabo, pues-
lto que si no lo cumplia, la caja general de jubilacio-
nes no podia proceder .al embargo; y, por consiguien-
te, estaba en su perfect dereeho de no contratar con
la caja, sin que esto fuera un privilegio para ella.
Sn. URQUIAGA (CARMELO): Lo que me expone S. S.
es las dificultades con que tropezaria aqu6l que fue-
ra a contratar eon la caja de jubilaciones; pero no
me dice que no existe privilegio. Claro esti que 6sta
es una cuesti6n de hecho y no una cuesti6n de de-
recho.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : El que quiera contratar
con un menor, sabe que no puede hacerlo si no esth
debidamente autorizado por el tutor o consejo de fa-
milia, etc.

SR. URQUJAGA (CARMELO) : Si, pero es que a ese me-
nor se le confieren derechos y no se le confieren obli-
-aeiones: mientras que, aqui, nosotros le damos dere-
chos como si la caja fuera.mayor de edad, pero sin
embargoo no le conferimos obligaciones.
SR. GARCIA MONTES (JORGE) : C6mo no? Se de-
claran obliga-do al contrato otorgado en esas condicio-
nes. No es un derecho el que se da .al menor, cuando
se establece que el contrato realizado sin el tutor, es
nulo.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Yo sostengo que al me-
nor no se le da la plenitud de su derecho para con-
Iratar. El menor depend del tutor o del consejo de
familiar; pero nosotros, al directorio de la caja, no le
cercenamos su derecho a realizar negociaciones de to-
ido g6nero.
Sn. GARCIA AMONTES (JORGE): Suponga S. S. que
contrata con un menor, sin saber que lo es; que ese
menor contrae una obligaci6n de prestamo de cien o
mil pesos, S. S. va a reelamar el pago de la deuda,
v el tutor del deudor alega que &ste era menor cuan-
do contrajo la obligaei6n; y S. S., por ese privile-
gio que se le otorga al menor, pierde la cantidad del
pr6stamo de cien o mil pesos.
SR. MENDOZA (MARIO) : En easi todas estas sesiones
me he sentido inclinado al senior Aguiar; no por no
estar conforme con los arguments del senior Urquia-
ga, sino porque el senior Aguiar ha hecho un studio
muy concienzudo .de esta ley. Realmente es notable
el trabajo que el senior Aguiar ha realizado; pero en
este caso de poner la caja en condiciones de inferio-
ridad, creAndole ese privilegio, no me pareee bien.
Yo no quisiera tener el privilegio de que me consi-
deraran incapacitado o menor, pero hoy en dia se es-
t:i viendo que le convertiria en caso de inferioridad,


pues se tienen que saear a subasta los bonos y vender-
los, cuando es un moment muy malo para vender
bonos, con motivo del gran fimulo de bonos de la
nueva emisi6n que estdn en el mereado; no porque la
garantia sea menor, sino porque en bonos s6lo se in-
vierten ciertos intereses que desean verdaderas ga-
rantias, y al ser menor la demand que la oferta, en
estos mementos los bonos han tenido depreciaei6n
grande, por lo cual, en vez de venderse al ciento cua-
tro o al eiento tres, la misma caja vende al 1023/4.
Si en estos mementos estin los bonos por debajo de
esa cantidad o a la par, cuando la caja estuviera ne-
eesitada de dinero y fuera la cotizaci6n menor a la
que han sido adquiridos los bonos, yo entiendo que
estos bonos podrian ser pignorados en vez de vender-
los; pero I quien va a pignorar un bono que no es em-
bargable? En ese caso no habria quien pignorara un
bono que no fuera embargable; y, por consiguiente,
creo que no es una ventaja, sino una desventaja la
que se quiere otorgar.
Sn. URQUIAGA (CARMELO): Con verdadero placer
reanudo estas mal pergefiadas palabras, despu6s del
refuerzo que significa ppara mi la notable opinion de
ni compafiero, excatedritico de la Universidad y, so-
bre todo, hombre de negocios, que es el titulo de ma-
yor capacidad para esta discusi6n. Indisatutiblemen-
te que antes de pasar a otro razonamiento debemos
estudiar lo que aqui significa en desprestigio de la
propia caja el hecho de que se le consider en situa-
ci6n de inferioridad o en condiciones desventajosas
respect a las demAs organizaciones de comercio que
realize una operaci6n bursdtil. No me convene el si-
mil del niiio, a pesar de ser muy bien traido, a pesar
de la reminiscencia que tiene con aquella c6lebre fra-
se de Lev6n, pues me parece que son dos casos
distintos. El senior Garcia Montes, nos presen-
taba la exceptional, del nibio precoz, que negocia sin
star autorizado para ello; y la caja que estd autori-
zada para hacer toda clase de negociaciones, y no es-
tL autorizada para pagar porque se le ponen trabas a.
fin de que no se le puedan embargar sus propie-
dades.

SR. GARCIA MONTES (JORGE) : Este precepto no
priva a la caja de pagar de buena fe. Sin coacci6n
juridica, la caja puede pagar sus obligaciones. Lo
que se prohibe es el embargo de sus bieries.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Evidentemente que si
la caja pagara a todo el mundo, no llegaria al em-
bargo.

SR. GARCIA MONTES (JORGE) : Es el caso del menor
que toma dinero prestado y no cumple.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Indiscutiblemente, el
caso del menor no me convenee, no insist sobre 61;
era un ejemplo tan radical el que presentaba S. S.,
que no voy a tratar mis sobre este particular. Pero
ya me parece que hemos llegado a reunir material
bastante para juzgar respect a esta parte del pro-
blema, en si.
Voy a tratar desde otro punto de vista la cuesti6n,
desde un punto de vista amplio.y elevado, cual debe
ser la norma que deben observer los legisladores, de
todo el mundo. La justicia mis estricta, que es la de
darle a cada uno lo que le pertenezca, segfin reza el









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPREISENTANTES 7


viejo aforismo. I Qu6 debe asustarnos mAs, el que una
caja de jubilaciones se vea precisada, se vea constre-
fiida a pagar judicialmente una cantidad que pueda
tomar -.; por ejemplo, cien mil, doscientos mil, un
mill6n de pesos, y que sufra determinado perjuicio
con ello, oc que haya un individuo con derecho claro
a percibir esa cantidad, y nosotros gratuitamente se
1o deneguemos ? I Qu6 es lo just, en este easo ? qu6
aqu6l deje de percibir su dinero, o que la caja se
beneficie con lo que legitimamente no le corres-
ponde? Esto es el problema claro, terminante. Ante
una injusticia, por pequefia que pueda ser, l1evada
adelante de manera consciente, debemos nosotros de-
tenernos, sin importarnos el dafio problemntico, te6-
rico, que pueda experimental esa caja de jubilacio-
nes. rorque nada que se cimente en lo injusto, pue-
de ser perdurable. Y no mereeeria nuestra simpatia
esta caja de jubilaciones, y no merecerian nuestro
afecto estos obreros, si hubieran de basar su future
riqueza en una injusticia, por pequefia e insignifican-
to que pueda ser.

Yo me explicaria, que se tomaran, medidas para
que se custodiara esa caja, de manera eficaz; para
que no se permitiera a nadie tomar dinero de ella.
Pero no me explico que la C~mara de Representan-
tes confirm un precepto que por error, seguramen-
te, fu6 aprobado, y por el cual se da un bill de in-
dcfmnidad para 'toda clase de transacciones y colocar-
la en una situaci6n privilegiada; una situaci6n de
desconsideraci6n hacia otra similar. Por eso, por
amor a la justicia, por amor a la igualdad, y por amor
a la equidad, yo pido que se suprima este precepto.

Sn. PRESIDENTE (GuAS INCLiN) : Agotados los tur-
nos reglamentarios, se pone a votaci6n el articulo.
Los que est6n de acuerdo con el precepto se serviran
ponerse de pie.
(La mayoria de los seiores Representaintes se po-
ne de. pie).
Aprobado.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Pido que se haga cons-
tar mi voto en contra.
SR. PRESIDENT (GUS INCL.N) : Asi se harA.

Se va a dar lectura al articulo catorce.
(El official de actas lee).
ARTICULO XIV.-Los empleados y obreros a
que se refiere el articulo II que hayan contribuido al
fondo de la Caja con los descuentos establecidos en el
articulo IX, disfrutarin de la jubilaci6n que les co-
rresponda, segfin las classes que fija esta ley, que no
excederAn en ningfin caso de doscientos pesos men-
suales.
El tiempo de servicios se computara, a los efectos
de esta ley, tomando el que los empleados y obreros
hayan prestado en el territorio national, en las Com-
pafiias y Empresas, a la que la misma se refiere, asi
como tambien en aquellas de que las mismas sean su-
cesoras, bien por compra de sus propiedades, en cual-
quier forma o manera, bien por fusion o por otros
medios de trasmisi6n, contindoseles el tiempo de
servicios a partir de la fecha de la compra, fusion u
otra forma de trasmisi6n.


SR. PRESIDENT (GTUtS INCLAN): Se pone a dis-
lcusion.
(Silencio).
A votacidn.
Aprobado.
Se va a dar lecture a una enmienda adicional, del
senior Sardifias.
(El official de aclas lee).

A LA CAMARA:

El Representante que suscribe propone a la Ley
de Jubilaciones, la siguiente enmienda, al artieulo
pertinent.
Al liquidar el tiempo de servicio a los funciona-
rios, empleados y obreros de los' Ferrocarriles de to-
(.as classes, ya scan de vapor, ya tranvias electricos,
a que se contrae esta ley, se les contara el tiempo que
hayan prestado de servicio al Estado, a la Provincia
o al Municipio, en cargo de caracter elective a par-
tir de la Constituci6n de la Repnblica, siempre que
contribuyan en la Caja de Jubilaciones, con la can-
tbdad que le corresponda por el tiempo que hayan
servido el cargo elective, estando en vigor la presen-
te ley y en cuanto al cargo de Concejal, s6o1 desde
la fecha en que fu6 retribuido.
Sal6n de Sesiones de la Camara de Representan-
tes, Mayo quince de mil novecientos veinte y nueve.
(f.) Emilio Sardiias.

SR. WOLTER DEL Rio (GERnnivl) : Pido la palabra,
en contra de la enmienda.
SR. PRESIDENT (GuLs INCLAN): Tiene la palabra
el senior Wolter del Rio.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN): Realmente yo no
alcanzo a comprender por qu6 raz6n a los funciona-
rios electivos va a computarseles el "tierpo de esos
cargos para un retire tan distinto como es el ferro-
viario. No ieo relaci6n alguna entire el servicio que
se presta al Estado, 1 Provincia o el Municipio y el
servicio que se presta en los ferrocarriles. Por lo tan-
to, solicito del senior Sardifias que retire su enmienda.
SR. SARDINAS (EMILIO) : Yo no retire mi enmien-
da, sino que la mantengo, porque consider que es
antidemocrAtico no aprobarla. Mi enmienda no se ha
comprendido bien, y voy a poner un ejemplo para
que los sefiores Representantes puedan darse plena
cuenta de ella. Un conductor de tranvias o un con-
ductor de ferrocarriles ha estado prestando servicios
en una companiia determinada, durante un espacio de
tiempo de diez o doce afios; y por haber contraido
meritos con el partido en que militaba, ha llegado a
ocupar un escaio bien en uno de los cuerpos colegis-
ladores o bien como conceal, y despues de cumplido
su period vuelve nuevamente a prestar sus servicios
a la compafiia en que estuvo anteriormente. No me
parece just que este caso perdiera su antigiiedad; y
de ahi mi enmienda, para que, pagando el fondo de
retire, se le coloca en condiciones iguales a los demAs.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN).: l, Para qu6 dej6
su puesto, si podia continuar siendo ferroviario y









8 DIAIRIO DE SESIONEIS DE LA OANMARA DE REPREEiNTANTES


concejal? Ese ferroviario concejal, no esti ampara-
do por la ley del retire civil?
SR. SARDINAS (EMILIO) : El cargo de conceal no se
encuentra comprendido en la ley del Retiro Civil.
SR. WOLTER DEL Rio ('GERMAN): En la ponencia
redactada por la Comisi6n de Justicia y C6digos, es-
tiin comprendidos.

SR. SAtRDI&AS (EMILIO) : Pero eso esti por venir.
Yo la creo just, y por eso les pido a mis compaiieros
que voten a favor de ella.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN): Pues yo les pido
a mis compafieros que voten en contra de la en-
mienda.

SR. PRESIDENT (GCUAS INCLIN) : Se pone a vota-
ci6n la enmienda adicional.
Los que est6n conforme se servirAn ponerse efec-
tivamente de pie.
(La mayoria de los se-iores Representantes se po-
ne de. pie).
Aprobada la enmienda.
Se va a dar lectura al articulo quince.

(El official de actas lee).


ARTICULO XV.-La jubilaci6n se
como:
Voluntaria.
Ordinaria.


Inutilidad.
.SR. PRESIDENT
cusi6n.


clasificara


(GuAs INCIAN): Se pone a dis-


(Silencio).
A votaci6n.
Aprobadao
Se va a dar lectura al articulo diecis6is.
(El official de actas lee).
ARTICULO XVI.-Corresponde la jubilaci6n vo-
luntaria a empleado u obrero que tenga sesenta afios
de edad y mAs de diez afios de servicios efectivos, pe-
ro menos de los requeridos para obtener la jubilaci6n
ordinaria.
.Esta jubilaci6n se calculara a raz6n del tres por
ciento por cada afio de servicios efectivos, del prome-
dio del sueldo, journal o remuneraci6n, obtenido y cal-
culado en la forma que indica el articulo XVII de la
ly.
SR. PRESIDENT (GuAS INCLAN): Se pone a dis-
cusi6n.
(Silencio).
A votaci6n.
Aprobado.
Se va a dar lectura al articulo diecisiete.
(El ofi i.viJ 'e acts e).


ARTICULO XVII.-El monto de la jubilaci6n
ordinaria se calculari sobre el promedio mensual de
sueldos y jornales, percibidos por los emplcados y
obreros, durante un afio de trabajo efectivo, que em-
pezari a contarse, retrospectivamente, desde la fecha
en que dejen de percibir sueldo o journal de las Em-
presas y 'devengando en tiempo.ordinario de servi-
cio, despu6s de la promulgaci6n de la ley de veinte
y cuatro de Noviembre de mil novecientos veinte y
uno. Estos sueldos y jornales se tomarAn exclusiva-
mente de las n6minas existentes en las Empresas res-
pectivas y dicha jubilaci6n ordinaria se aplicarA con
srijecci6n a la siguiente escala:
Primero.-Promedio mensual de sueldo o journal
hasta cien pesos, el setenta y cinco por ciento.
Segundo.-Promedio mensual de sueldo o journal
mayor de cien pesos, el satenta y einco por ciento de
c's primeros cien pesos y el semsnta y cinco por cien-
to de la diferencia entire cien pesos y el resto del
promedio mensual, siempre con el limited mAximo, de
doseientos pesos, sefialado para el monto de las jubi-
laciones.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLIN) Se pone a dis-
cusion.
Sn. AGUIAR (MIGUEL A.): En el primer parrafo,
'onde dice: "el monto de la jubilaci6n, etc.", falta la
palabra "mayor."
SSR. PRESIDENT (GUis INCLIN): Se pone a dis-
cnsi6n el precepto, en la forma enmendada por el se-
lior Aguiar.
(Silencio).
A votaci6n.
Aprobado.
Se va a dar lecture al articulo dieciocho.
(El official de acts lee).
ARTICULO XVIII.-Corresponde la jubilaci6n
ordinaria, al empleado u obrero que justifique con
documents indubitables, haber prestado veinte y
cinco afios de servicios efectivos y tenga ciheuenta y
cinco ainos de edad, o treinta afios de servicios efee-
tivos con eincuenta o mas afios de edad, o treinta y
cinco afios de servicios efectivos con cualquier edad.
Para el c6mputo de los servicios no se contarAn los
prestados antes de tener veinte afios cumplidos de
edad y no anteriores a la instauraci6n de la Repi-
blica.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Hay una en-


mienda.


(El official de actas lee).

Enmienda al Articulo XVIII.

El Articulo XVIII del proyecto de ley que refor-
ma la que cre6 el Retiro Ferroviario y Tranviario,
quedarA redactado asi:
ARTICULO XVIII.-Corresponde la jubilaci6n
ordinaria al empleado u obrero que justifique con
documents suficientes, a juicio de la comisi6n, ha-
ber pri-,tado veinticinco afios de .ervicios efectivos y


i ( .










DIARIO DE SESIONES DE LA CAMARA DE REPREISENTANTES 9


tenga cincuenta y cinco afios de edad; treinta afios
de servicios efectivos y cineuenta aios de edad, o
treinta y cinco afios de servicios efectiyos, con cual-
quier edad.

Sal6n de Sesiones de la Caimara de Representan-
tes, a 18 de Mlarzo de 1929.
(f.) Miguel Angel Aguiar.

.Sn. PRESIDENT (GCAS INCIAN): Se pone a dis-
cusi6n.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Pido la palabra.

SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Tiene la palabra
su sefioria.

SR. -URQUIAGA (CARmELO) : Sefior Presidente y se-
fiores Representantes: No voy a combatir el fondo.
de la enmienda; porque, segfn tengo entendido, ha
sido estudiado con bastante detenimiento y se ha con-
sultado a los obreros para ello, tambi6n. Pero en es-
ta enmienda hay algo qae, a mi juicio, se presta espe-
cialmente a confusiones: lo que se refiere en el ar-
ticulo y en la enmienda, a documentss indubita-
bles." Documentos indubitables, a mi juicio, son s6lo
los documents que pudieramos llamar fehacientes, y
cilos son los documents notariales, porque a una cer-
tificaci6n privada no puede ddrsele la condici6n de
indubitable, Lc6mo, pues, va a probar ese obrero el
tiempo que ha prestado servicio?; ha de protocoli-
zar esos documentss; Lha de dar fe, un notario, del
tiempo que estuvo prestando servicio?, lha de con-
siderarse obligado el notario., a requerir al adminis-
trador legal de la compaiiia ? Todos 'stos son proble-
mas que surgeon. Y por ello rogaria al senior Aguiar
que aclarara cuil es la interpretaci6n que se da a do-
cumentos iwndubitables; y, en todo caso, que tratara
de encontrar otra palabra de significaci6n mis con-
creta y que no se prestara a confusion como esta pa-
labra indubitable.

SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Yo no estoy encarifiado
con la palabra y aceptaria cualquier otro vocablo, que
me sugiriera el senior Urquiaga o cualquier otro com-
pafiero. Se ha querido exigir en el nuevo proyecto
una prueba documental cierta, porque uno de los
grandes errors cometidos en la legislaci6n vigente
fu6 aceptar cualquier clase de pruebas; y por ese mo-
tivo hay un gran nfmero de operaciones concedidas
no habiend6 aportado los interesados los nombramien-
tos de las empresas en que trabajaron, no trayendo
de esas empresas certificaciones de la feeha en que
comenzaron a prestar servicios, sino testigos, que ya
sabemos lo que esa prueba significa, especialmente en
los paises de poblaci6n latina; y cuando alguien que-
ria jubilarse y le faltaban dos, tres o einco afios para
l!egar a tal cosa, se presentaba al directorio de la ca-
ja y le decia: No tengo la prueba documental de la
fecha en que comenc6 a prestar servicios, pero pre-
sento a dos amigos, Pedro Fernandez y Juan Rodri-
guez, que declaran que yo era empleado de la com-
pafiia en el afio 1900; y con esa prueba ya el direc-
torio no pedia otra y concedia la pension, indebida-
mente.


creo que prueba indubitable es el certificado que
prescnte del director de la empresa o el nombramien-
to otorgado al propio interesado.
SR. GAROtA MONTES (JORGE): Para solucionar el
asunto, propongo lo siguiente: que se diga: "Corres-
ponde la jubilaci6n ordinaria al empleado u obrero
que justifique con documents suficientes, a juicio de
la comisi6n, etc."

SR. PRESIDENT (GUAS INCIAN) : iSe va a dar lee-
tura al precepto, en la forma que result modificado
por el senior Gareia Montes.
(El official de actas lo lee).
SR. PRESIDENT (GUJAS INCLN) : Se pone a vota-
ci6n el precepto.
Los que est6n de acuerdo se serviran ponerse de
pie.
(La mayoria de los seftores Representantes se po-
ne de pie).
Aprobado.
(El official de actas lee).

ARTICULO XIX.-E1 monto de la jubilaci6n por
inutilidad se calculard sobre el promedio mensual de
sneldos percibidos 'por los empleados y obreros, du-
rante dos afios de trabajos efectivos, que empezarl a
contarse, retrospectivamente, desde la fecha en que
dejen de percibir el mayor sueldo o journal que hayan
alcanzado en las Empresas y devengando un tiempo
ordinario de servicio, despu6s de la promulgaci6n de
la ley de veinte y cuatro. de Noviembre de mil nove-
cientos veinte y uno. Estos sueldos y jornales se to-
marAn exclusivamente de las n6minas existentes en
las Empresas respectivas y dicha jubilaci6n por inu-
tilidad se aplicarA con sujeci6n a la siguiente escala:

A la jubilaci6n por incapacidad permanent total,
corresponderA el sesenta por ciento del sueldo pro-
medio.


A la jubilaci6n por incapacidad
cial corresponderB el cuarenta por
promedio.


permanent par-
ciento del sueldo


SR. PRESIDENT (GUAS INCLIN) : Se pone a discu-
si6n.
(Silencio).
A votaci6n.
Aprobado.
(El official de actas lee).
ARTICULO XX.-Corresponde la jubilaci6n por
inutilidad, con arreglo a la clasificaci6n heeha en el
articulo anterior:

Al empleado y obrero que, cualquiera que fuese el
tiempo de servicio prestado, se inutilice en sentido to-
tal o parcial y de manera permanent, en un acciden-
te del servicio y por causa imputable. con plena evi-
dencia, al mismo servicio.


Buscando un remedio al fraude y a la falsedad, es- Al empleado y obrero que, despu6s de diez afios de
tim6 que debia exigirse una prueba indubitable; y yo servicios efectivos, fuese declarado fisica o mental-








10 DI-ARIO DE SESIONEIS DE LA CAMAR.A DE REPREISI1ENTANTES


mente infitil, de manera total o parcial, para conti-
nuar en el ejercicio de su empleo.
,Se entendera por inutilidad permanent total, a
los efeetos de este articulo.
Haber perdido definitivamente: la vista en ambos
ojos, las dos manos o los pies.
Padecer alguna enfermedad' incurable que impida
realizar toda clase de trabajo.
Se entenderi por inutilidad parcial, a los efectos
de este artieulo:
Haber perdido definitivamente la vista en un jo0;
o tener inutilizada una mano o un pie.
Padecer alguna enfermedad incurable que impida
realizar el trabajo que se viniere prestando en ferro-
carriles, tranvias y sus conexas, sin producer inutili-
dad para cualquier otra clase de trabajo.

SR. PRESIDENT (GUiS INCLIN) : Se pone a discu-
si6n.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GUiS INCLN) : Tiene la palabra
el senior Urquiaga.
,SR. URQUIAGA (CARMELO) : Sefior Presidente y se-
fiores Representantes: Este es uno de los articulos
mis important de la ley; merece, por lo tanto, que
se conozca a fondo, que se yea bien lo que se va a ha-
cer. Aqui tenemos los mis brillantes juristas, asi co-
mo tambien medicos notables como el senior Rodri-
guez Barahona, que pudieran, de manera elocuente,
ilustrarnos respect de este particular. Trata, el ar-
ticulo 20, de a quien correspond la jubilaci6n por
inutilidad, y clasifica en esta forma: "El empleado
u obrero, cualquiera que fuese el tiempo de servicio
prestado. (Coontinita leyendo).
Es decir, que son dos los asuntos que comprende
este pArrafo: Primero: a que clase de accidents; y
despuus en qu6 forma debe ser estimado ese acciden-
te, para ser incluido y comprendido en los beneficios
de esta ley. Se exije que sea en un accident del ser-
vicio, y por causa imputable al mismo servicio. Es
decir, que se deja fuera a aquel que sufre un acci-
S'ente fuera del servicio. Por ejemplo: un empleado
que se dirige a su trabajo, y es arrollado per un au-
tom6vil, accident bastante frecuente, no queda com-
prendido en los beneficios de este articulo. Un em-
pleado que en moments de prestar servicio se dis-
trae y sufre un accident que no tenga relaci6n di-
recta con el servicio en si, tampoeo queda incluso en
los beneficios de esta ley; pero se trata de un acciden-
te que sufre ese empleado en ocasi6n de prestar ser-
vicio y por causa del mismo servicio. Se exije enton-
ces plena evidencia.
Soy contrario a la exclusion que se hace de aque-
l1os que sufren el accident, aunque no sea prestan-
do servicios en esos mementos y de manera direct;
porque lo que se busea es una garantia para el obre-
ro, lo que se busca es un amparo para su vejez o pa-
ra los dias en que no se encuentra con fuerzas sufi-
cientes para luchar y trabajar; y aqui no se ampara
sino al que directamente sufre el accident prestan-
do el servicio. & Qu6 garantia se ofrece, en tesis gene-


ral? Ninguna. Pero aun la forma que se exije para
aquellos poeos que sufren el accident de manera
conereta y direct es tan restringida y es tan several,
que practicamente es casi impossible llevarla a la rea-
lizaci6n del empefio que se proponia el legislator.
SPlena evidencia? Otro t6rmino vago que queda al
arbitrio del directorio o de la audiencia en apelaci6n
o del organismo que correspondiera y que habria de
aer, por lo tanto, sinonimo de confusion y de inutili-
dad.
Pido, pues, que este parrafo del articulo 20, que
creo, desde luego, debe ser discutido por separado,
sea reehazado por demasiado estrieto, demasiado se-
vero y draconiano.
SR. PRESIDENT (GuAS INCLAN): ,S. S. solicita
que se rechace el precepto, o que se modifique?
SR. URQUIAGA (CARMELO) : LoC aceptaria si se mo-
dificara.
SR. PRESIDENT (GuiS, INCLN): El senior Urquia-
ga pide, de acuerdo con ]o que establece el Reglamen-
to, que se discuta por parrafos.
Se va a discutir el parrafo primero.
(El official de actas lo lee).
SR. PRESIDENT (GUiS INCLiN) : Se pone a discu-
si6n este parrafo.
SR. GARCIA MONTES (JoRGE) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLIN) : Tiene la palabra
el senior Garcia Montes.
,SR. GARCIA MONTES .(JORGE): Para rogar al senior
Urquiaga que se apruebe el pirrafo primero, tal co-
mo esta. Si el senior Urquiaga deaea ampliar el efee-
to del precepto a otras personas, o comprender otros
aceidentes que pueden sufrir las personas, puede ha-
cerlo en el precepto posterior. Podemos aprobarlo y
desde luego-sugerir enmiendas si S. S. lo estima con-
veniente.
,SR. URQUIAGA (CARMELO) : Yo sugiero la enmien-
da que habr6 de formular por escrito inmediatamen-
te en relacion a este pSrrafo, para que quede redac-
tado en la forma siguiente: "los empleados y obre-
ros, cualquiera que sea." (Sigue leyendo).
SR. GARCIA MONTES (JORGE) : S. S. extiende los
beneficioas de este precepto .al obrero, cualquiera que
sea el tiempo que ha prestado de servicio, que se inu-
tilice en actos agenos a su trabajo, en un accident
automovilista, por ejemplo ?
Sn. URQUIAGA (CARMELO) : Si.
SR. PRESIDENT (GUiS INCLiN) : Se pone a discu-
si6n la enmienda del senior Urquiaga, que es sustan-
tiva del precepto y que consiste en conceder los be-
rieficios de la jubilaci6n a los casos de accident age-
nos al servicio..
.SR. GARciA MONTES (JORGE) : Pido la palabra en
contra.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLiN) : Tiene la palabra
su senora.
SR. GARciA MONTES (JORGE): Sefior Presidente y
sefiores Representantes: El criterio que formula en








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPREIS'ENTANTES 11


su enmienda el Representante senior Urquiaga, pare-
ce al Representante que habla demasiado radical.
El Congress, en otras leyes similares,-recuerdo, por
ejemplo, la Ley del Retire Escolar,-ha estado de
acuerdo en conceder favors y 1.i I1. especiales
a aquellas personas que en el cumplimiento de su
deber se inutilizan para los propios trabajos, para
el propio cumplimiento de ese deber; porque estim6
que el hombre, en la batalla diaria de la vida pcr el
cumplimiento del deber, para la conquista del pan,
sc queda inutilizado para continuar esos trabajos y,
come herido o invAlido de la batalla per la vida, me-
rece consideraciones especiales; y a 6sos, a quienes,
en tales condiciones se han inutilizado', per esas ra-
zones, por esas consideraciones especiales, le otorga
la jubilaci6n, sin exigirles afio alguno de servicio.
Puede haber entrado hoy en el trabajo (e los ferro-
carriles o puede haber empezado ayer sus labores en
el magisterio y sufrir un accident, aunque sea al si-
guiente dia o un minute despu6s de haber comenza-
do sus labores; y el Estado le concede la jubilaci6n,
por medio de las leyes votadas per el Congreso.

Pero, evidentemente,-a mi juicio, per lo menos,-
no se encuentran en igual caao las personas, aunque
sean obreros, aunque sean miembros del magisterio
que sufran una incapacidad a consecuencia de algo
distinto al desempefio de su trabajo, al cumplimien-
to de su deber. Para 6stos, la ley, a juicio del Repre-
sentante que habla, no puede tener la misma consi-
dcraci6n.
Yo hacia una pregunta al senior Urquiaga para
liegar a una inteligencia precisa respect del alcan-
ce de la enmienda que 61 proponia, y a mi juicio de-
mostr6 de manera clara lo injusto del precepto que
mantiene: Aquel individuo que sufre un accident
en algo ajeno al cumplimiento de su trabajo, en una
cucsti6n personal, per ejemplo-, segfn me indica mi
distinguido compafiero el senior Mendoza, y se que-
da inutilizado para continuar su trabajo, no puede
tener en la ley la misma protecci6n que el obrero que
se inutiliza en su propio trabajo, en el cumplimien-
to de su deber. Para estos la ley, a juicio del Repre-
sentante que habla, debe tener todas las considera-
clones. Un precepto que able en general de la inu-
filihad fisica, pero que exija diez afios o m6s de ser-
vicios, come votamos en la Ley del Retire Escolar,
as lo que precede que aprobemos en esta ley. A esa
enmienda yo me sumaria; pero yo no puedo ni creo
que la CGmara debe votar la enmienda propuesta
'por el senior Urquiaga, que otorga a aqu6l que se in-
capacita fuera del trabajo, los propios beneficios que
al que se incapacita en el trabajo.
SR. DE LA CUESTA (FEDERICO) : Permitame S. S.
que le haga una aclaraci6n: Si un obrero sale de su
c.sa, para ir a su trabajo y se lesiona en el camino
por un aceidente, no va este obrero a tener los be-
neficios de la caja de jubilaeiones ?
SR. MENDOZA (MARIO G.): La Ley de Accidentes
del trabajo lo comprende.
SR. GARCIA MONTES (JORGE) : DDe manera. que si
en este ease loerara probarse en el expediente que
el obrero se dirigia al trabajo, se pondria "lesi6n con
ocasi6n del trabajo?"


(El selor Guds Incldn, abandon la presidencia, y
la ocupa el senior Vito Candia).
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): No hace falta. Es un
ease que se preve en el articulo 23 de la ley.
SR. GARciA MONTES (JORGE): En ese case queda
contestada la pregunta del senior de la Cuesta.
SR. Guis INCLAN (RAFAEL) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE ('CANDIA) : Tiene la palabra el se-
iior Guas Inclan.
SR. GUis INCLAN (.RAFAEL): Sefior Presidente y
sefiores Representantes: Yo voy a decir brevisimas
palabras, para defender la enmienda del senior Ur-
guiaga.
Yo creo que esta ley del retire ferroviario debe
amparar, no s6lo el case de incapacidad sobreveni-
C.a durante el trabajo, sine aun a los cases sobreve-
nidos fuera del trabajo. Para esto yo voy a puntua-
lizar mis consideraciones, enfocando el problema
desde el Angulo en que yo me coloco.
Esta ley del retire ferroviario es una previsi6n de
la vejez, de la invalidez, de los riesgos; no es una
ley de accidents del trabajo; es algo distinto. Me
pareceria a mi adeeuado que si estuvibsemos legis-
lando en material de accidents del trabajo, excluy6-
'slmos de los beneficios de esta ley los cases sobreve-
nidos fuera del trabajo, sin relaci6n de ningfin g6-
nero con el trabajo; pero es que son problems dis-
tintos los que enfoca la ley de accidents del traba-
jo y los que debe enfocar una ley de retire. La ley
del retire es, al fin y al cabo, un seguro, un seguro
del obrero, un seguro social que quiere prevenir to-
das las contingencies que se le presented a un hom-
bre en la vida, per virtud de las cuales se incapaci-
te de una manera parcial, o de una manera total pa-
ra library su subsistencia. De manera que si la cau-
sa fundamental que se da es el estado de incapaci-
dad en que se encuentra el individuo y la dificultad
que 61 tiene para library la subsistencia, poco impor-
ta que haya sobrevenido en el trabajo o fuera del
trabajo.
SR. GARCiA 3'.' I .- (JORGE) : Me permit una in-
terrupci6n, S. S. ?
SR. Guis INCLAN (RAFAEL) : Con much gusto.
SR. PRESIDENTE ('CANDIA) : Tiene la palabra el se-
fior Garcia Montes.
SR. GARciA MONTES (JORGE): S. S. puede, sin
embargo, fijarse en este aspect del problema: la
ley esta, como las leyes anteriores que el Congreso
ha votado, exige un minimo de aiies de servicio pa-
ra poder disfrutar de los beneficios que la ley esta-
b!ece, y s61o hay una excepci6n a favor de aqu6l que
se invalid en el cumplimiento de sus deberes; aqu6l
que, trabajando', cumpliendo con su deber, se inuti-
liza sin tener los aiios de servicio que la ley estable-
ce. De manera que lo que, hasta ahora, la ley ha
convertido en una excepci6n, lo quiere convertir
S. S. en una regla.
SR. GUAs INCLAN (RAFAEL) : Sefior Garcia Mon-
tes y sefiores Representantes: Yo no' alcanzo a com-
.prender el argument del selfor Garcia Montes. Me
parece que 61 ha dieho lo siguiente: la ley exige un









12 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRES'ENTANTES


nfmero de aiios en el ejercicio de las funciones, pa-
ra que haya la posibilidad del retire. Eso es asi, se-
fior Garcia Montes, cuando se trata del retire vo-
luntario, cuando el funcionario, espontdneamente,
quiere retirarse; pero esta ley no exige, ni ha exigi-
do, ni puede exigir, ni debe exigir tiempo de servi-
cios, cuando el event es fortuito, ageno a la volun-
tad del agent que produce un estado de incapaci-
dad a que se esta refiriendo el senior Garcia Montes.
Aun' este mismo precepto, no require tiempo de ser-
vicios para ofrecer la proteeei6n de la ley. Este
precepto que estamos discutiendo no require, a los
efectos de conceder la jubilaci6n, tiempo alguno de
servicio; require un caso distinto, que la incapaci-
dad se haya producido en accidents propios del
trabajo. El punto de discrepancia entire el senior
'Garcia Montes y yo, no es que haya prestado servi-
cios; el punto de discrepancia, es que el element
que produce la incapacidad provenga de la funci6n
propia del empleado ferroviario.
SR. GARCiA MONTES (JORGE): No es que el pre-
cepto que venimos discutiendo contiene la excepci6n
que en este se determine. S. S. que, como presiden-
te de la Camara, conoce perfectamente las leyes que
aqui se acaban de aprobar, y por consiguiente el
criterio sentado por esta Cimara en problems id6n-
ticos, no, puede ignorar que, cuando aqui discutimos
la Ley del Retire Escolar, se estableci6 una distin-
ci6n que es exactamente la misma a que yo me refe-
ria, del caso del retire voluntario. La Ley del Reti-
re Escolar tiene tres casos: retire voluntario, cuan-
do la persona desea retirarse voluntariamente; reti-
ro forzoso, por inutilidad en el cumplimiento del
trabajo, (y para 6ste no hace falta. ningfn afio de
servicios, pues inmediatamente que sufre el acciden-
te tiene dereeho a la jubilaci6n) ; y un caso inter-
medio, que es la tesis que vengo defendiendo, de
individuos que se inutilizan pero que no se inutili-
zan en el trabajo, y es precise que tengan diez afios
de servicios. De manera: que vea el senior GuAs In-
cldn c6mo esta Camara ha tratado el problema.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Los tiempos cambian.
SR. GU-s INCLAN (RAFAEL) : Yo no digo que la
Cimara no haya manifestado su criteria en ese sen-
tido; es 6se un aspect nuevo, que aduce S. S., so-
bre el cual estamos de acuerdo; pero es que la Ca-
mara no tuvo la oportunidad, entonces, de que el se-
fior Urquiaga planteara el problema; pero plantea-
.do el problema por el senior Urquiaga, yo formula
esta pregunta: 1 Al empleado de los ferrocarriles que
en un accident fortuito se incapacita totalmente
para toda clase de trabajos, debe abandonarlo el le-
gislador, debe abandonarlo el Estado, o debe prote-
gerlo esta ley? Si se tratase, repito, de una ley de
accidentes del trabajo, el problema no me produci-
ria dudas: La ley no deberia ampararlo; pero si en
realidad estamos votando un seguro, el seguro no
distingue la forma en que se produce, sine que se
produzca el estado de incapacidad. A mi juicio, el
legislador viene a ser muy cuidadoso en la compro-
baci6n del estado de incapacidad. Generalmente, es-
tas eyes de retire estan fracasando por la facilidad
con que se estima acreditar el estado de inutilidad
total o parcial; pero comprobado el estado de inu-
tilidad total en que se encuentra un obrero, se debe,


en una ley de seguro social como 6sta, ampararlo
tambi6n, aunque no haya contribuido en ningin mo-
mento a esta caja de jubilaciones. Vea la .Cmara
que estamos simplemente debatiendo una ley de se-
guro social, que estamos frente a un caso de ineapa-
cidad total o parcial. Si estuvi6ramos en un proble-
ma de retire voluntario, bien estaria que se. exigie-
ran aportaci6n durante un nfimero de tiempo, bien
.estaria que se exigieran afios en la prestaci6n del
servicio; pero en casos de event fortuito, desgracia-
do, que no regular nadie y que nadie prev6, ni domi-
na, ni determine, no es. just, a mi juicio, que se pri-
ve a esas personas, a esos obreros, del derecho de la
jubilaci6n. Por eso...
SR. TOME (MANUEL): i Me permit S. S. una in-
terrupci6n, con la venia de la presidencia?
SR. GUAS INCLAN (RAFAEL) : Con much gusto.
SR. PRESIDENTE (CANDIA) : Tiene la palabra el se-
lior Tom6.
SR. TOME (MANUEL): Sefor Presidente y .sefores
Representantes: Con deleite, como sucede siempre
que nuestro ilustre president abandon su sitial pa-
ra intervenir en los debates en esta Camara, yo he
s~guido con verdadera acuciosidad y con interns ex-
traordinario, el debate original alrededor de este
asunto.
A fuer de sincere, quiero hacer esta revelaci6n, en
esta tarde, a la CAmara: que de primera intenci6n,
a prima facie, me mostraba partidario del p6rrafo
primero del articulo XX; pero, en realidad, se plan-
te6 con esa diferenciaci6n que estimo muy plausible'
y muy acertada por part iel senior GuAs Inclin, al-
rededor del debate de una ley del retire, y no per
cierto de una ley de accidents del trabajo. Tam-
biAn me incline, a la duda, o por lo menos asalta 6sta
a mi espiritu, acerca de la legitimidad del precepto
que debatimos. Y me fundamento mAs que nada,
despu6s de haber escuchado a nuestro ilustre Presi-
dente, en esta circunstancia que la Camara no 'debe
pasar desapercibida, aunque ya hiciera de ella men-
ci6n el querido compafiero senior Garcia Montes.
Porque, 4qu6 fundamento tiene en esta tfrde el le-
gislador, al abarcar en su previsi6n legislative el ca-
so de inutilizaci6n total o parcial del obrero, hecha
la diferencia como hace en el pirrafo primero, en
que incuestionablemnte tenga que ser acaecida esta
inutilizaci6n en actos del servicio, en el trabajo a
que viene dedicando sus actividades el obrero, cuan-
do a continuaci6n, en el parrafo sub-siguiente a que
yo voy a darle lectura,-y quiero que lo escuche con
atenci6n la CAmara,-dice asi: "El empleado u obre-
ro que despu6s de diez afios de servicio... (Contintia
leyerndo).
Como observara la CAmara, en este pArrafo, no se
hace ya diferenciaei6n ninguna. Ese interns por el
hecho de que la inutilizaci6n provenga precisamente
de actos realizados en el servicio o fuera de 61, me
induce a preguntar a la CAmara,-y 6sta es una in-
certidumbre que agobia mi mente, que hace poner en
duda mi espiritu en la determinaci6n final de este
problema:-I-Por qu6 en el parrafo segundo se hace
esa limitaci6n de diez afios; por qu6 se exige esta
circunstancia, necesariamente; y por qu6 cuando
concurre la circunstancia de los diez afios de servi-









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMARA DE REPREIS'ENTANTES 13


cio, por parte de los obreros, entonces si, la inutiliza-
ci6n habrA de ser ampliada necesariamente, proven-
ga de dentro o de fuera del servicio? j QuB razones,
--y yo las quisiera oir de labios de mis queridos com-
*pafieros, los sefiores Garcia Montes y Aguiar, porque
indiscutiblemente, ellos han hecho un verdadero es-
tudio de esta ley,-que razones, repito; qu. funda-
mentos tiene esta limitaei6n de los diez afios, para
establecer, mejo.r dicho, para borrar toldas las fronte-
ras, toda limitaci6n en el disfrute del obrero al de-
recho de jubilaci6n, por motive de inutilidad? Y en
cambio, cuando se trata de un obrero que no tiene
la circunstancia fortuita de no haber tenido antes
event alguno, la suerte de haber servido durante
diez afios, ese hombre, sin embargo, queda fuera por
esa circunstancia, de estos beneficios, nada mas que
por una limitaci6n original y caprichosa, con todo el
respeto lo digo, pero que va a fijar el legislator sin
un fundamento legal. gPor que no se hace un pre-
cepto general, aun para aqu6llos que sin haber trans-
carrido los diez afios de haber contribuido a los .fon-
dos de la jubilaci6n, han experimentado la inutiliza-
ci6n, partial o total?
SR. GuAS INCLAN (RAFAEL) : Las palabras del se-
for Tom6 abonan mi pensamiento. Por consiguien-
te, no debo ser yo quien las contest, porque las ha-
bri de contestar brillantemente el senior Garcia Mon-
ies. Yo no voy a insistir mis sobre el problema.
Queria simplemente emitir mi opinion, mi manera
de pensar; y declarar ahora, como Presidente de la
Cdmara, que estoy alegre y content viendo como los
legisladores es'tin tratando este problema y que al
margen de cada una de estas discusiones estoy for-
mando opinion con lo que escueho de labios de los
sefiores Representantes que estan interviniendo en el
debate, ora para mostrarme contrario a una enmien-
da del senior Sardifias, ora para combatir otra del se-
iior Urquiaga, y ora para defender una enmienda
que consider just y equitativa del senior Urquia-
ga.
SR. GARCiA MONTES (JORGE) : Pido la palabra.
*SR. PRESIDENTE (CANDIA) : Tiehe la palabra el se-
fior Garcia Montes
SR. GARciA MONTES (JORGE) : Sefior Presidente y
sefiores Representantes: Yo no quisiera realmente
abusar de la amabilidad y bondad de la Camara, ha-
blando con frecuencia, porque ella sabe que no me
gusta hacerlo; pero casi pudiera decir que a instan-
cia del senior Tome, me veo precisado a hacerlo.
El senior Tome planteaba este problema: El reti-
ro voluntario que exige veinticinco o treinta afios de
servicio, (no recuerdo bien) ; el retire por inutilidad
fisica que exige al inutilizado, para poder disfrutar-
lo, diez afios de servicio, por lo mehos; y por filtimo
el retire por inutilidad contmaida en el ejericiio o
desempefio del trabajo, para el cual no se exige nin-
gfin tiempo en el desempefio del trabajo. Y el senior
Tom6 protestaba contra la disposici6n que exige
diez afios de servicios para que el inutilizado pueda
disfrutar de la jubilaci6n.
Yo veo el problema de esta manera: La ley de ju-
bilaciSni, eXsig coulo regla, fundamental para poder
disfrutar le I.- l1ctjcfi>:ios de la misma,un nminiero de


aiios durante los cuales se contribute a la caja respec-
tiva. Esa es, a mi juicio, la regla general que establece
la ley de jubilaciones. Nadie puede jubilarse con vein-
to o veinticinco afios de servicios. Pero la ley que esta-
blece esta regla general se encontr6 frente a casos
que, aunque contribuyan o podrian contribuir a de-
bilitar econ6micamente la caja, era problema de or-
den moral que obligaron a establecer excepeiones.
Se encontr6 con la persona que quedaba inutilizada,
aunque no por consecuencia o en aeto del servicio, y
que esa persona no podia disfrutar de la jubilaci6n
si no habia prestado veinticinco afios de servicio; y
frente a ese problema moral dijo: Si este individuo
ha prestado diez afios de servicio, tiene dereeho a la
jubilaci6n; no necesita veinticinco. Es decir, que ya
este individuo recipe un beneficio, pues se le abonan
quince afios de servicios que, de no estar inutiliza-
do, tenia que prestar. Es claro, el argument del se-
flor Tome, como de hombre inteligente, tiene que
pesar en el dnimo de la Cimara. &Es just que una
persona-decia 1--que no pueda seguir trabajan-
do antes de haber prestado diez afios, quede privada
del beneficio de la ley ? Pero el senior Tome tiene que
fijarse que el beneficio que la ley establece es de ex-
cepci6n, y que la exigencia de diez afios de servicio
es una exigencia que, contrariando nuestros senti-
mientos morales y quizis hasta nuestro espiritu no
de justicia, pero si pudieramos decir de beneficen-
cia, nos constrifie a establecer una limitaci6n a esta
case de jubilaciones, si no queremos dar al traste
con los fondos de la caja de jubilaciones.

Si nosotros estableciesemos, segfin propone el se-
fior Tome, que la persona que presta servicios pue-
de jubilarse cuando quede fisicamente incapacita-
da, cualquiera que scan los afios de servicios presta-
dos, abririamos un camino peligroso que puede con-
ducir a la quiebra de la caja de jubilaciones. Por-
que, por lo menos el senior Tome tendria que estable-
cer una disposici6n legal que impidiera dar traba-
je en esas empresas a personas que hubieran con-
traido, con anterioridad, enfermedades por causa de
las cuales esas personas pudieran inutilizarse rapi-
d.amente y tuvieran necesidad de acudir a la caja de
jubilaciones.

El tercer caso es de excepci6n mayor. A la consi-
deraci6n del legislator se le present el caso de la
persona que cae en la modern lucha por la vida, en
los campos de batalla del trabajo. Frente a ese easo
.so establecen, precisamente, las excepeiones mas
rrandes. Para el hombre que muere trabajando, con
cl fusil al hombro, para ese no hay duda de ningin
gSnero que se reconocen todos los derechos.
SR. GUAs TNL.N (RAFAEL): iMe permit S. S.
una interrupeiin ?
SR. GARCIA MONTES (JORGE): Con much gusto.
SR. PRESIDENTE ('CANDIA) : Tiene la palabra el se-
fior GuAs InelAn.
SR. GuAs INCLIN (RAFAEL) : Para hacer notar al
senior Garcia Montes que, en realidad, el problema
se contrae al primer parrafo que es el que estamos
discutiendo, relative a los accidents que produce,
que causan el' estado de inutilidad total o partial.
Estamos todos de acuerdo en que a la persona que








14 DIARIO DE SEiSIONEIS DE LA CAMERA DE REPREBSENTANTES


muere con el fusil al hombro, se le coneedan los ho-
nores de General muerto en campafia; pero es que
nosotros debemos ir mas alli; y en estas situaciones
dificiles, en que el obrero tiene frente a si el hambre,
y la miseria por delante, nosotros debemos ser mAs
generosos, y concederles los beneficios de la ley. de
j ubilaciones.
SR. GARCIA MONTES (JORGE) : Su sefioria debe te-
ner present que yo estoy mAs bien contestando los
arguments del senior Tom6. Todos estamos' de
acuerdo en que se concedan los beneficios de la ley
de jubilaciones a los obreros que sufren accident en
el trabajo; pero a lo que yo me opongo es a que se
concedan esos beneficios a aquellas personas a quie-
nes se referia la enmienda presentada por nuestro
distinguido compafiero el-sefior Urquiaga. Y preci-
samente al sostener el precepto tal como esta redac-
tado, estoy dando razones que justifican o abonan el
que a esas personas se les conceda los beneficios que
se otorgan a los obreros que han sufrido aceidente,
del trabajo. Yo me opongo a la aprobaci6n de la en-
mienda del senior Urquiaga, y estoy de acuerdo con
el articulo 23 que dispone que a los inutilizados fue-
ra del servicio se les concede jubilaci6n, pero en con-
'diciones mas limitadas, mAs restringidas que las que
concede el senior Urqiiaga en la enmienda que pro-
pone.
SR. Gu.s INCLIN (RAFAEL) : Tengo entendido que
este articulo no estA previendo aquellos easos (ie
inutilidad, sino los easos de cesantia.
SR. GARciA MONTES (JORGE): Estoy discurriendo
alrededor del articulo 23, segin la informaci6n del
senior Aguiar; puesto que el senior GuAs InelAn sabe
que el precepto que se va a poner a discusi6n es una
enmienda sustitutiva del senior Aguiar. Pero, ade-
mas, el senior GuAs InclAn debe darse cuenta de que,
cuiando comenz6 la discusi6n, yo me mostr6 favora-
ble a la aprobaci6n de una enmienda declarando que
los inutilizados fuera de servieio fueran comprendi-
dos en los beneficios de la ley de jubilaeiones, pero
con ciertas restricciones, con ciertas limitaciones, no
en las mismas condiciones que aquel que se inutili-
za o incapacita trabajando en actos del servicio. De
manera que sabe el senior GuAs Inclan que soy par-
tidario de otorgar a los inutilizados fuera de servi-
cio, los beneficios de esta ley, pero con ciertas limi-
taciones que no pueden ser las mismas que se esta-
blecen en la enmienda del senior Urquiaga.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE (CANDIA) : Tiene la palabra el se-
fior Aguiar.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Para impugnar la en-
mienda del senior Urquiaga: para oponerme a que
esa enmienda se apruebe por esta CAmara; porque
si se aprobara, se cometeria un error muy grande.
Precisamente en estos mementos en que estamos dis-
cutiendo y queriendo aprobar una ley restrictive,
precisamente cuando parece, que vamos llegando al
convencimiento de la necesidad de restringir los re-
tiros, la CAmara se va a mostrar mAs amplia que la
vigente ley. La vigente ley ha producido un gian
desembolso a la caja, en este capitulo del retire por
inutilidad, precisamente por no haber hecho distin-
'cs entire las difcrrnte.s IcI;ses i inutilidad:s, dan-


doles a todos la misma proporei6n y cuantia de pen-
sion; pero no habia sido tan liberal como la enmien-
da presentada en estos. mementos per el asfior Ur-
quiaga y apoyada por el senior Guas Inclan, que se-
ra de un resultado desastroso para la caja.
La ley vigente dice, en su Articulo 19: "Corres-
ponderA la jubilaci6n por exeepci6n... "Covtinfia. le-
yendo).
Era natural el distingo de la ley, y era natural que
as mantuviera en el proyecto que ahora se dispute:
y ninguna de las entidades obreras han venido a re-
clamar lo que, con palabra brillante, pero con argu-
mentos muy deficientes, a mi juicio, reelaman los
sefiores Guas Inclin y Urquiaga.
SR. Guis INCLAN (RAFAEL): Nada dice que los
obreros no lo hayan solicitado; quiere decir finica-
mente que los legisladores van mAs alil que los obre-
ros. En unos casos les negamos lo que solicitan. y
en otros vamos mas lejos que ellos.
'Sn. AGUIAR (MIGUEL A.): Con un movimiento de
sientimentalismo, vamos mAs alia del vacio de la
caja.
No se puede pensar y no se puede calcular cugn-
tos seran los retires que habrin de concederse por
enfermedad.. Piensen un moment en lo dificil aue
result determinar si un individuo esti enfermo o
no, al ailo de prestar sus servicios en la compafiia;
y podri suceder que los empleados de earpeta que
padecen dispepsia, vengan a pedir su retire por no
poder continuar trabajando.

SR. URQUIAGA (CARMELO) : Para que no dirija sus
tiros a un blanco ideal: el caso del disp6ptico, a pe-
sur de ,ar muy doloroso y muy triste. no serA com-
prendido; porque .aqui se refiere a aqu6llos que pier.
den las dos manes, los dos pies, o los dos ojos, es de-
cir. s6lo a determinados accidents
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Eso es la inutilidad to-
tal y no la parcial; porque el disp6ptico puede aco-
gerse a una inutilidad parcial, diciendo que no pue-
de continuar de empleado de carpeta. El tuberculo-
so vendria en iguales circunstancias, y quizA cuantas
otras enfermedades. Yo creo que es initial insistir, a
este respect. De manera que, simplemente, quiero
fcrmular, de antemano, mi protest formal por esti-
mar que no se viene a juzgar esta ley como debe ser,
en un orden matematico y econ6mico, aprobando una
ley.que le va a producer a la caja mAs dafio que no
haber aprobado ninguna.
SR. RODRIGUEZ BARAHONA (VICTORIANO): Pido la
palabra.
SR. PRESIDENTE (CANDIA) : Tiene ]a palabra el se-
fior Rodriguez Barahona.
SR. RODRiGUEZ BARAHONA (VICTORIANO) : Sefior
President y sefiores Representantes: En este aspee-
to de la ley de la caja de jubilaciones, en el referen-
te a la edad, y en esta otra parte del retire forzoso
yo habia estudiado y meditado con respect a los
distintos particulares que ellos pudieran traer a es-
ta. CAmara; y con respect al primero, ya despu6s
de haberse aprobado el articulo, yo habia pensado y
creia,-porque asi Jo' habhia hablado con el senior








DIARIO DE SESIONEIS; DE LA CAMERA DE REPREMFSNTANTES


Aguiar,-que la jubilaci6n nunca htibiera sido an-
tes de los sesenta afios de edad y los veinte y cinco
anos de aervicio, y naturalmente la escala que le si-
gue; porque tenia fundamentos para poder demos-
trar a la Cdmara que en Cuba no debe retirarse na-
die con veinte y cinco alios de servicios, sin tener se-
senta de edad, como se hace en otros paises. En ese
particular iba a ser extenso y fui sorprendido por la
liberalidad del senior Aguiar, acaso por influencia
sentimental tan corriente en nosotros, para traer en
sa ley esa modificaci6n que me impidi6 tratar ese
particular con la extension que yo queria. Y ya en
ese aspect, en lo que yo pens6 que debiamos ser de-
masiado exigentes, pensando que en esta otra parte
ide la ley abririamos la puerta grande, como vulgar-
mente se dice, se ha traido a condici6n un particular
que consider de trascendental importaneia. En es-
ta ley como en las similares, al presentarse este par-
ticular, se fija una cifra, un niimero de alios que son
los que le dan al individuo trabajador cierto dere-
cho adquirido con respect a lo que va a ser el mo-
tivo de su pension. A primera vista los arguments
expuestos por el senior Guis Inclan y por el senior
Urquiaga despiertan un sentimentalismo, como el
senior Tome manifest esta tarde, cuando en el fondo
-del mismo penso que no puede ser asi.
SR. TOM (MANUEL) : Se lo supone S. S.

SR. RODRiGUEZ BARAHONA (VICTORIANO): Tene-
mos en Cuba el caso siguiente: Las sociedades regio-
rales y otras entidades, antes de admitir a sus aso-
ciados, los someten a un reconocimiento m6dico pa-
ra tener la certeza de que se encuentran en perfect
estado de salud; y aun asi, a esos aso-ciados no se les
conceden los beneficios sanitarios hasta despu6s que
llevan una cantidad de tiempo como socios, segin el
reglamento social.
,SR. Guis INCLAN (RAFAEL) : Veo que el senior Ro-
driguez Barahona esta enderezando su argumenta-
ci6n al caso que se deriva de la enfermedad mental;
pero estamos discutiendo el ptrrafo primero, en que
se prev6 exclusivamente el problema del accident,
que es el asunto que estamos debatiendo.
SR. RODRiGUEZ BARAHONA (VICTORIANO) : Pero es
que la enfermedad es un accident.
SR. Gu'is INCLAN (RAFAEL) : Voy a leer el parrafo
enter. (Lo lee).
Estas filtimas palabras las sustituye el senior Ur-
quiaga trayendo el precepto del caso fortuito.
SR. GARCiA MONTES (JORGE) : En el parrafo se-
gundo se define lo que es el accident.
SR. GUAs INCLAN (RAFAEL) : El pArrafo segundo
esta probando un caso de inutilidad fisica. Note el
senior Garcia Montes que esta contemplando el legis-
lador sin duda distintos casos. En el parrafo pri-
mero que estamos discutiendo, no exige tiempo de
servicios; en el otro pirrafo, si lo exige; en el caso
segundo, en la inutilizaci6n, se exigen diez ailos de
servicio.
SR RonniTGUETT BARAHOTTNTA /VTnrrANKTO.)r V


sidero tan accident el que sufre un individuo, bien
sea arrollado por un tren en actos del servicio,. co-
mo si sufre una hemorragia cerebral, la pardlisis de
un brazo, etc.

SR. GARCiA MONTES (JORGE): Quiero demosirarle
al senior Guas Incl~n, que estoy en lo cierto.
SR. Guis INCLiN (RAFAEL): Es que el articulo
tiene muchos preceptos.
SR. GARCiA MONTES (JORGE): El precepto dice:
En el primero, "jubilaci6n en accident del servi-
cio" y en el segundo, "jubilaci6n por inutilidad
fisica." Ahora, dice aqui: "Se entendera por inuti-
lidad permanent, total o parcial... (Continfia le-
yendo).
Y dice en este otro: "la habrA perdido definitiva-
-mente, el que padeciera de alguna enfermedad, etc."
:De manera que vea S. S. que esta previsto en este
articulo, est6...
SR. GuAs INCIAN (RAFAEL) : Pero en este aspect
del problema estamos todos de acuerdo. Yo estimo
que, tanto la inutilidad fisica como la inutilidad
mental, estAn previstas por el legislator, pero no asi
la inutilidad por accident.

SR. GARCiA MONTES (JORGE) : El articulo no da el
derecho por inutilidad fisica, es cierto, no es eso?
Entonces, en el inciso tercero se define lo que es inu-
tilidad fisica, y tambi6n se define lo que es una en-
fermedad permanent. &S. S. puede negar el dere-
cho a la jubilaci6n a la persona que esta inutiliza-
da en actos del servicio?

SR. GUAs INCLIN (RAFAEL) : Si la enfermedad es
la consecunecia de un accident. En eso estamos de
acuerdo.

SR. RODRIGUEZ BARAHONA (VICTORIANO) : Yo qui-
siera suplicarle al senior Urquiaga que explique o
defina lo que 61 entiende por accident; a ver si de esa
manera podemos ponernos de acuerdo.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Yo no soy el llamado a
definirlo. Accidente es una palabra que concrete al-
go que todos conocen de una manera general. Yo no
quiero referirme a la etimologia latina, porque ten-
dria que ser demasiado extenso y el tiempo apremia;
pero proviene de acci6n. Se trata, por lo tanto, de
un hecho, de una acci6n del mismo servicio.
SR. RODI'GUEZ BARAHONA (VICTORIANO): Hasta
ahi todos estamos conformes. Pero seria convenien-
te que expusiera algin caso particular.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Le expondr6 un easo
de accident fuera del servicio: Cualquier hecho de
indole particular que le ocasionara al obrero una
inutilidad' fisica permanent, a eso me referia. Es
decir, que aqui se circunscribia el accident que se
sufria prestando servicio, y con relaci6n evidence y
plena con el mismo.
El sailor Garcia Montes queria hacer aparecer, de
manera muy habilidosa...


siera que se me permitiera interpreter como debo yo SR. GARCiA M
entender la palabra accident, en este articulo. Con- recer la verdad.


ONTES (JORGE) : Queria hacer apa-


1o









16 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRIES'ENTANTES


SR. URQUIAGA (CARMELO): El senior Garcia Mon-
tes queria hacer aparecer lo que l1 entiende por la ver-
dad, porque tiene una gran habilidad para ello, que
yo le reconozco. Aun aquellas enfermedades que
,pudieran llamarse incurables, podrian ser concep-
tuadas, en determinados casos, como accidents del
trabajo. El senior Rodriguez Barahopa apuntaba es-
peciales casos, en los cuales podrian presentarse esos
accidents en un individuo que tuviera determina-
do nimero de afios trabajando; por ejemplo, que le
diera un ataque de embolia a un individuo. Proba-
blemente este accident se lo habria originado su
trabajo, el exceso de celo que ponia en el mismo; pe-
ro no podia, en forma alguna, ta' como estd redac-
tada laley, .estimarse la causal del parrafo prime-
ro que exige accidents del servicio por causa impu-
table a esas exigencias. Por lo tanto, nosotros que-
remos comprender ese caso, que no esta amparado,
que no es una enfermedad y respect del cual no
cable duda. Por ejemplo, un individuo conductor
pretend bajarse del carro en que sirve, y es arrolla-
do por el propio tren. .oSe pretenderia como com-
prendido en el parrafo primero a ese individuo, co-
mo si fuera arrollado per un tranvia o un automd-
vil? En estos casos no estaria comprendido, y no es-
timo just que la Cfmara lo comprendiera.
SR. RODRIGUEZ BARAHONA (VICTORIANO) : Pido la
palabra.
SR. PRESIDENTE (CANDIA): Tiene la palabra el se-
flor Rodriguez Barahona.

SR. RODRiGUEZ BARAHONA, (VICTORIANO) : Despues
de haber oido con mucho gusto las explicacione.' del
seinor Urquiaga, yo creo que todos los legisladores,
al enfocar esta parte de la ley de jubilaci6n, no de-
bemos actuar inducidos por el sentimiento, sino tam-
bi6n con vista a los casos concretos. Yo creo que de-
bemos ir mis alli y mirar hacia .la colectividad, en
este aspect, desde dos puntos de vista: Desde el
punto de vista del obrero que cumple con su deber
y acepta esta ley votada por nosotros como algo in-
vulnerable; y desde el punto de vista de aquel otro
obrero con el que diariamente estamos en contact,
(y del que yo podria traer una series enorme de da-
tos en ese sentido), que desde los primeros momen-
tos de su ingreso en determinados trabajos no persi-
gue otra finalidad que la de conseguir lo mis rApida-
mente possible el retire, la jubilaci6n y que para ob-
tenerla busca la influencia de sus amigos politicos,
del medico que ha de expedirle el certificado y .de
todo aqul6 que estA a su alrededor y que pudiera fa-
cilitarle en alguna manera su aspiraci6n, la realiza-
ci6n de su deseo.
Los sefiores Aguiar y Urquiaga entremezelaban los
dos t6rminos de accidents en el servicio y fuera de
1l; pero yo entiendo que se debe hacer una aclara-
ci6n del t6rmino accident, porque dejado en esa for-
ma en que esta, seria objeto, despu6s, de diversas in-
terpretaciones por part de los abogados probable-
mente, y- de los midicos, con toda certeza. Acciden-
te no es s6lo traumatismo; traumatismo es aquella
lesi6n fisica que se sefiala aqui en la ley y que es pro-
ducida por un choque, por la caida de un caballo,
per la eaida de un tranvia, per una causa de earAc-
ter violent; 6sos son trastornos traumdticos y sobre


eso se funda el tOrmino accident consignado en la
ley de retire.
Pero en el orden estricto de la palabra, en su ver-
dadera significaci6n, tan accident es el que se su-
fre a consecuencia de un choque violent que deter-
mina un traumatismo de cardcter fisico, como el
que se sufre a consecuencia de un ataque sufrido
por una persona a consecuencia de una enfermedad
cualquiera. Tan aecidente es el uno como el otro,
considerado. en ese sentido amplio. Asi es que el
obrero esta tan sujeto a sufrir un accident de ca-
racter violent, (un choque, una caida, etc), como a
sufrir un accident ocasionado por cualquier enfer-
medal propia de ese tiempo, de los primeros diez
afios de servicio en que un individuo sufre un ata-
que a consecuencia de una avariosis o de'cualquiera
otra enfermedad que lo inutiliza y por la cual solici-
ta y obtiene la jubilaci6n. Pero despu&s, aquel in-
dividuo, sometido a un tratamiento cientifico se me-
"jora y puede dedicarse a otra clase de trabajo y con-
'liuar al propio tiempo percibiendo el retire o la ju-
bilaci6n. Casos como 6ste pudieran constituir una le-
giln.
Hay otros .casos de individuos que salen de su ca-
,a en direcei6n al trabajo y en el camino sufren un
accident, son arrollados por un tranvia, etc. que los
inutiliza parcial o permanentemente. Y asi pudiera
seguir citando muchos casos en ese sentido, que ha-
iian interminable la. list de los que se acogerian a
este particular. Y ademis es frecuente, muy fre-
cuente,-y esto lo deben prever las leyes de pensio-
nes y jubilaciones,-el caso de individuos recion in-
gresados a prestar servicios de esta clause que buscan
la ocasi6n de obtener un retire fAcil, en perjuicio de
quienes levan muchos afios de servicio. Estos, los
empleados y obreros intiguos, sienten, por lo gene-
ral, un verdadero culto al trabajo; mientras son en
mayor proporci6n los de reciente ingreso, los que
tratan de violentar estas eyes previsoras para la ve-
jez que tratan de proteger a los obreros en sus filti-
mosi dias, y las ilevan al estado ruinoso que actual-
mente se encuentran. Es por eso que yo me opongo
a esta modificaci6n, porque seria contrario a la for-
ma restrictive que actualmente se les quiere dar a
estas leyes de jubilaciones y pensions.
SR. BARRERO (ALFREDO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (CANDIA) : Tiene la palabra S. S.
SR. BARRERO (ALFREDO): Sefior Presidente y se-
fiores Representantes: Muy breves palabras. Nada
mas que para pedirle al senior Urquiaga, autor de la
enmienda que se discute, que me aclare ciertos ex-
tremos, a fin de star de acuerdo eon su criterio, asi
como con el criterio expuesto por nuestro presiden-
te senior Guds InclAn.


Se esta
ticulo 20,
(CoioinQa


discutiendo el pArrafo primero del Ar-
que dice: "que el empleado y obrero...
leyendo).


El senior Urquiaga propone la enmienda a este
precepto del proyeeto de ley en discusi6n, para que
se comprenda, no solamente al que se inutiliza en el
servicio mismo, con plena evidencia, sino tambign al
que se inutiliza fuera del servicio; pero yo quisiera
que el senior Urquiaga me aclarara. si se pudiera








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMARA DE REPREiS'ENTANTES 17


comprender no solamente el caso de accident, del
que se ha venido hablando y a que se ha referido ill-
timamente el senior Rodriguez Barahona, sino tam-
bidn otros de inutilizaci6n que no proceden de acci-
dente; y, si fuera possible, suprimir para ello esta
propia palabra accidentte. Yo he conocido este ca-
so: En la estaci6n de ferrocarriles de Santa Clara
hay, como en todas las estaciones, un dep6sito llama-
do arenero, donde se seca la arena, y habia alli un
individuo que trabajaba en' ese arenero, donde ha de
haber un fuego fuerte, necesario para secar la are-
na; ese individuo, una vez, sali6 del calor del arene-
ro a la puerta de la casa para entregar arena que se
necesitaba en moments en que lloviznaba, y a con-
secuencia de ello le provino una enfermedad que lo
incapacit6 para el trabajo; pero, promovido el ex-
pediente de jubilaci6n le fu6 denegada, porque no
se estim6 que la inutilizaci6n se hubiera ocasionado
en el servicio; y yo quisiera aclarar con el senior Ur-
quiaga si'se pudiera suprimir esa palabra "acciden-
te", sustituy6ndola por la de causaa fortuita". Yo
quisiera que se aclarara esto, porque, por lo demds,
entiendo, de acuerdo conTo expuesto por los seniores
Urquiaga y Guas Inclhn, que, efectivamente es una
injusticia el concederle jubilaci6n al que sufre un
accidente despu6s de diez afios de servicio y no con-
ced6rsela al que no los tiene, ya que en el mismo ca-
so se encuentran uno y otro, porque ambos, al su-
frir la inutilizaci6n, quedan imposibilitados de pro-
curarse el sustento. Entiendo, pues, que es injusto
y que la incapacidad, despues de haber entrado en
el servicio, da derecho a la jubilaci6n. En ese t6rmi-
no no se le concede a nadie ese derecho a la jubila-
ci6n; pero, de concederse, ha de adoptarse un crite-
rio general, no ese criterio eclhctico del que ha sufri-
do el accident o resultado incapacitado despu6s de
los diez afios de servicio y negArselo a los que se han
incapacitado antes de los diez afios de servicio. Yo
quisiera que el senior Urquiaga me dijera si esti con-
forme en que quedara redactado el precepto en el
spntido de conceder ]a jubilaci6n a todo,aquel que se
inutilizara por causes fortuitas, sobrevenidas des-
pues de estar en el servicio.
SR. Guls INCLiN (RAFAEL): Estoy de acuerdo
con el senior Barrero, pero quisiera concretar su
pensamiento agregando el concept de previo el caso
fortuito. Es necesario prever el caso, pues cuando
se produce por causa agena a la voluntad del agent,
no es un caso fortuito. Por ejemplo, en un cloque
de trenes donde existe la imprudencia del fogonero,
bien del maquinista, si un empleado de la compa-
iiia del tren recibe la inutilidad en esa cireunstan-
cia, no estaria comprendido dentro del caso fortuito
que.preve S. S., porque ese caso no seria fortuito.
Podemos completar el pensamiento de S. S. agre-
gando: "En caso fortuito o por causa agena a la vo-
lintad del agente"
SR. BARRERO (ALFREDO) : Estoy conforme con esa
modificaci6n.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Estoy conforme con la
filtima modificaci6n que introduce el senior Gufs In-
clAn, y la acepto.


SR. RODRiGUEZ BARAHONA
do que In mils. disiante de la
la palabra actidenfe.


(VICTORIANO) : Entien-
palabra voluntario, es
i,


SR. URQUIAGA (CARMELO): Yo aceptaba lo que
proponia el senior Barrero, por considerarlo oportu-
no y mas elegant. Acepto el parrafo tal como es-
ta, menos las dos filtimas lines: "Los empleados u
obreros, cualquiera que fuera el tiempo de servieio
prestados, que se inutilicen de una manera parcial
o de una manera permanente"
SR. GUAS INCLAN (RAFAEL) : Si lo dejara redacta-
do en esa forma, iba a incluir el caso que se produce
por la voluntad del agent: El que en una rifia re-
cibe una lesi6n, por ejemplo, o el que en un estado
de embriaguez se inutilizara, iban a estar compren-
didos.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Desde luego que com-
prendia tambi6n el suicidio; pero estoy dispuesto a
aceptar lo que propone el senior Barrero, referente a
'casos fortuitos o agenos a la voluntad del agent.
SR. RAMIREZ DE LE6N (ELADIO): Yo no voy a ocu-
par much tiempo la atenci6n de la Camara, pero
estimo que uno de los cliterios mas juridicos de in-
terpretaci6n de la ley es, precisamente, el debate par-
lamentario; y uno de los defects fundamentals de
nuestras leyes es que, cuando nos decidimos a inte-
grar quorum y discutirlas, por regla general la dis-
cusi6n es s6lo nominal, porque no existe en el deba-
te; y cuando en el curso de la vida tenemos necesi-
dad de aplicar estas leyes y de interpretarlas, va-
mos al Diario de Sesiones, y generalmente no en-
contramos una sola idea que nos ilustre, respect a
los antecedentes que 'hubo para redactar la ley en
una forma u otra. En este sentido...
SR. MENDOZA (MARIO) : I Pero es que S. S. le nie-
ga capacidad a la Camara, para legislar?

SR. RAMiREZ DE LE6N (ELADIO): Debo manifestar
a la Camara, que todas estas leyes de beneficencia,
en la practice han traido funestos resultados. Al
poco tiempo de dictadas, ha habido necesidad de mo-
dificarlas; no han dado resultado alguno.
Algunos Representantes, como yo, han venido aqui
con la mente absolutamente en blanco, sin criterio
formado respect de las distintas tendencies y bus-
cando orientaciones precisamente en el debate. De
ahi que, en el curso de la discusi6n del articulado de
esta ley, unas veces me he sentido atraido y conven-
cido por los contrarios del proyecto en discusi6n.
Por ejemplo, en el caso del articulo que se referia a
que los fondos de la caja de jubilaci6n no debian ser
embargados, se adujo como supremo argument, pa-
ra justificar ese precepto, sus precedentes en legisla-
ciones extranjeras; cuando, precisamente, nosotros
debemos legislar de acuerdo con las orientaciones
cientificas del moment. En estos instantes, yo me
siento atraido por el criterio mAs conservador, que
mantienen los que estan de este lado del hemicielo.
Todos estos problems que afectan al interns so-
cial, son extraordinariamente sugestivos, y, por re-
gla general, se miran muchas veees, no atendiendo
al fondo cientifico de los mismos, sino mis bien, al
fondo sentimental que ellos tienen.
Yo recuerdo que, cuando en la Rusia se tuvieron
que enfrentar los obreros con ese problema del pro-
letariado, initerpretando por igual el sentimiento que








18 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPREISENTANTES


otorga a cada individuo, por el solo hecho de subsis-
tir, de vivir, igualdad de derecho a todos los demas,
ellos se encontraron con el problema de que todos
los hombres no eran iguales, y que la igualdad con-
siste en dar a cada uno lo que en realidad deba dhr-
sele. El derecho no es una concepci6n vaga, no es
tampoco algo que existe en teoria ni en principio.
Yo, oyendo los partidarios de una u otra tesis, he
ilegado a esta conclusion: en principio, en teoria, el
seguro obrero es una especie de aportaci6n que con
el esfuerzo comfin va hacigndose para que, cuando
se llegue a cierta edad bien por incapacidad fisica
o mental o por ancianidad, pueda tener tranquilo sus
(ltimos afios de vida.
Es natural que, cientificamente, s6lo debia tener
derecho al retire el individuo que ha aportado a, la
eaja, durante cierto nfmero de afios, su concurso en
dinero.

El criterio de transacci6n con este prineipio, ha
sido otorgar iguales derechos a aquellos individuos
que, por circunstancias fortuitas y en el desempefio
de su cargo caen en el ease de incapacidad. Y en-
tonces habria estas dos situaciones de derecho: La
incapacidad producida por el accident fortuito en
el ejereicio del cargo, o el caso del individuo que ha-
ya desempefiado sus funciones y trabajado en ese
empefio. durante determinado nfimero de afios.
Esos dos individuos y esas dos situaciones eran las
que debian considerarse como protegidas por el se-
guro obrero; es decir, la incapacidad por el acciden-
te fortuito o ]a incapacidad producida por el des-
gaste que en el cursor de la vida se produce en el in-
dividuo. Pero criteria de transacei6n fu6 el de acep-
tar un principio, una situaei6n ecl6ctica, en la cual
forzosa y necesariamente habia de exigirse al indivi-
duo su aportaci6n en el trabajo durante un ndmero
de afios. Y pregunta el senior Tom6 por qu6 ha de
ser el nimero de afios el que d6 ese derecho? En
principio parece que la tesis del senior Tome es for-
midable, pero es la necesaria contemporizaei6n de
las ideas, de los principios y de la doctrine con la
realidad. Cada uno de nosotros...
SR. GuAs INCLAN (RAFAEL) : Hay que tener en
cnenta, entonces, el supuesto del fraud para con-
ceder la jubilaci6n; tener en cuenta los certificados
m6dicos, etc.
SR. RAMIREZ DE LE6N (ELADIO): Como S. S. no
me estaba atendiendo o posiblemente no me he sabi-
do explicar, voy a repetir mi arggumentaci6n.
SR. Guis INCLAN (RAFAEL) : Yo he estado aten-
diendo a S. S., y S. S. se ha explicado bien.
SR. RAMIREZ DE LE6N (ELADIO)': El seguro debe
ser para aquel individuo que ha :aportado su concur-
so, en determinado nimero de afios, a esa caja co-
miin que es el recinto o amparo de todos los que tra-
bajan en esa clase de empresas. TVcnicamente de-
be ser asi, pero la ley se encontr6 frente a este pro-
blema: el del individuo: que se incapacitaba par un
accident del trabajo, y. que no estaba amparado por
la ley de accidents del trabajo; y reconoce enton-
ces, fambien, a ese individuo, los derechbs de disfru-
tar de los -beineficios de la ley. Pero ya en el cami-
no: de la liherali.la.1. de la beneficencid, 'de acoger


ampliamente a todos los individuos que se encuen-
tran trabajando en una, determinada empresa o coin-
pafiia, viene el criteria de transacci6n que es el de
ese precepto, que exige determinado tiempo de ser-
vicios prestados a la empresa y a la vez el accident
fortuito, aunque no sea necesariamente en el desem-
pefio del trabajo.

Decia nuestro distinguido .compafiero el senior To-
me, en este punto, que si se reconoce co-mo un prinei-
pio que .el individuo, por el solo hecho de prestar sus
servicios, cuando le ocurre algfin accident tiene de-
recho a la protecci6n de la ley, entonces no se compa-
gina este principio con el otro del tiempo. Yo voy a
decir a nuestro distinguido compafiero el senior To-
mi por qu6 yo entiendo que ese precepto esta bien
ideado y bien redactado, y era ahi a donde yo estaba
en mi argumenfaci6n.

Las eyes, para que sean justas, tienen que refle-
jar la vida diaria. Asi, en nuestro propio hogar, no
le otorgamos ni le concedemos igual protecei6n, igual
consideraci6n, igual respeto, igual interns a un cria-
do que lleva muchos afios de servicio con nosotros,
que a aqu61 que acaba de entrar a nuestro servicio;
a tal extreme que, cuando un criado que acaba -de
entrar a nuestro servicio se enferma, en el acto ha-
cemos que se vaya a un hospital para que alli lo
atiendan y, en cambio, al que ileva muchos aflos de
servicio con nosotros, nos hacemos cargo de su cuida-
do y lo atendemos como si fuera un miembro de la
familiar, haciendolo objeto de nuestra consideraci6n,
por el tiempo que lleva a nuestro lado. En el orden
del trabajo, en general, ocurre precisamente lo mis-
mo.

De manera que-yo eneuentro que el precepto, en
esa forma, tiene perfect raigambre en el terreno le-
gal; y esta tambien dentro de la realidad, este pre-
cepto, porque es indiscutible que si un individuo lle-
va determinado niimero de afios de servicio en una
empresa, tiene creados vinculos de afecto, nexos de
interests, identidad de pro'p6sitos.y de identificaci6n
con esa empresa; y es 16gico que a ese individuo, si
se incapacita, si se inutiliza en el trabajo, aunque no
sea prestando servicios, debe la empresa otorgarle su
protecci6n.
Es la raz6n que yo encuentro a ese precepto. Por
eso entiendo que se debe aceptar, porque se atempe-
ra perfectamente a la ideologia en que encajan los
beneficios y amparo que deben disfrutar los obre-
ros que se inutilizan en el eumplimiento de su de-
ber, y porque hasta cierto punto son ideas conserva-
doras las que imperan en esta ley, que de no ser asi,
caeria en la banearrota en que otras leyes han caido.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (CANDIA): Tiene' la palabra S. S.

SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN) : Sefior TPresiden-
te y sefiores Representantes.: .El asunto que se esta
debatiendo es en extreme interesante. La ley de -re-
tiro ferroviario ha pretendido tender los cinco ries-.
gos clasicos que sufren los obreros, porque pretend
lender a la v..i..z, a los accidents del trabajo, a las
enfermedades, a li ancianidad, al paro forzoso y a la
muerte. '"







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPREIS'ENTANTES 19


El tema es muy.interes:ante. Y es bueno que la CA-
mara sepa que, en el proyecto de ley que viene del
Senado y que determine la vigencia de la ley ante-
rior de ferrocarriles, no se contenia el precepto que
se viene discutiendo con referencia a los diez afios de
servicios. Ese precepto fu6 introducido por la Ca-
mara de Representantes.

Yo no voy a terciar en el debate, dado lo avanza-
do de la hora y porque me siento fatigado. El asun-
to es muy interesante; y seria doloroso que este
cuerpo colegislador, en una cuesti6n tan importan-
te, fuera a resolverlo en hora tan avanzada, despu&s
de seis horas continues de labores. Es tan interesan-
te el problema, que absorbi6 per complete la atenci6n
de la peniltima sesi6n celebrada por la Asamblea de
Trabajadores, de Ginebra, exclusivamente dedicada
a tratar del seguro por raz6n de enfermedad.

En su consecuencia, me permit rogar a la CAma-
ra que acuerde suspender el debate, para continuar-
lo en la sesi6n pr6xima.

Sn. URQUIAGA (CARMELO): Pido la palabra, en
contra.


SR. PRESIDENTE (CANDIA): Es una cuesti6n inci-
dental que no admite discusi6n. Pero el senior Wol-
ter delRio debe estar apoyado por dos sefores Re-
presentantes.
(Varies seiores Representamtes apoyan la proposi-
ci6n incidental del senior Welter del Rio).
SR. PRESIDENTE (CANDIA) : Se pone a votaci6n la
proposici6n del senior Wolter del Rio sobre la sus-
pensi6n del debate, para continuarlo mafiana.
Los que esten conforme se servirin ponerse de
pie.

(La mayoria de los seiores Representantes se po-
ne de pie).
Aprobado.
'SR. URQUIAGA (CARMELO): Con mi voto en contra.
SR. PRESIDENTE (CANDIA) : Con el voto en contra
del senior Urquiaga.
Se levant la sesi6n.
(Eran las site y cincuenta p. m.)


IMP. P. FERNANDEZ Y ,A., OBISPO 17. HIIAAN




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs