Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/01255
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID01255
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text





REPUBLICAN DE CUBA


DIARIO DE SESIONES
DE LA
CAMERA DE REPRESENTANTES

DECIMO TERCERO PERIOD CONGRESSIONAL

QUINTA LEGISLATURE

VOL. LII LA HABANA, 29 de Mayo de 1929. NUM. 18


Sesion extraordinaria de 27 de Mayo de 1929.

Presidentes: Sres. Rafael Guas Inclan y Emilio Martinez Quiroga
Secretaries: Sres. Federico de la Cuesta Cardenas y Jose Alberni Yance

SUMARIO

Comienza la sesi6n a las 5 p. m.-Continiia el debate sobre el articulado y enmiendas presentadas
a la proposici6n de ley que modifica la de jubilaciones y pensions de los obreros ferroviarios
y tranviarios.-Puesto a debate el art. 2 el senior Aguiar present una enmienda sustitutiva, en-
mendada con otra adicional por el senior Urquiaga.-A propuesta de este ultimo; y despu6s de ma-
nifestaciones de los sefiores Gil, Mendoza, Wolter del Rio y Aguiar, se acuerda posponer la discu-
si6n del art. y sus enmiendas.-Se acuerda tambi6n la suspension del debate sobre los articulos del
3 al 8 inclusives.-A propuesta del sefor Aguiar, se acuerda discutir el art. 9 por incisos.-Es
discutido y aprobado el inciso A, y rechazada una enmienda del senior Urquiaga.-El senior Guis
Inclin explica su voto en favor de la enmienda del senior Urquiaga.-Es aprobado el inciso B, con
una enmienda adicional del senior Aguiar.-Sucesivamente y con declaraciones de los sefiores Ur-
quiaga, Wolter del Rio y Aguiar son aprobados los incisos C al L, inclusives.-Es rechazado el in-
ciso LL.-Es aprobado el inciso M, con una enmienda del senior Aguiar.-A petici6n del senior Ur
quiaga, se acuerda suprimir el inciso N y aprobado el siguiente suprimidndole la fltima parte.-
A propuesta del senior Tome se toma el acuerdo, (puestos de pie los sefiores Representantes), de
enviar testimonio de p6same al senior Wolter del Rio, con motivo de haber fallecido un hermano
suyo.-A solicitud del senior Aguiar se acuerda suspender el debate, para continuarlo en la pr6xi-
ma sesi6n.-Termina la sesi6n a las 8:05 p. m.

SR. PRESIDENTE ('GuAs INCLAN) : Se abre la se- Se va a dar lecture al articulo segundo.
(E E official d actas lee).
(Eran las cinoo p. TO.)
(Eran las cin ..) ARTICULO II.-Quedan comprendidos en esta
Continfa el debate sobre el articulado y enmien- ley, los empleados y obreros de ferrocarriles y tran-
das presentadas a la proposici6n de ley que modifica vias de servicio pfiblico, establecidas actualmente en
la del Rdtiro Ferroviario. la Reptiblica y los de aquellos que en adelante se es-









2 DIARIO DE 8ESIONES DR LA CAMARA DE REPRESENTANTE8


tablezean, y los de las Compaiiias, Sociedades o Em-
prce.-as de servicios pdblicos que les sean conexas o le
esten relacionadas en cualquier forma.
Todos los empleados y obreros de cualquier orga-
nizaci6n ajena a las empress que se determinan en
el pArrafo anterior, que, por necesidades o conve-
niencias de dichas empreaas, lleguen a prestar sus
servicios a las mismas, queaaran incluidos en los be-
neficios y obligaciones de esta ley.

SR. PRESIDENT (GuAS INCLAN) : Se va a dar lec-
tura a una enmienda
(E: official de actas lee).

Enmtienda al Articuio II.

El articulo II del proyecto de ley que reform la
que cre6 el Retiro Ferroviario y Tranviario, quedarA
redactado asi:
ARTICULO II.-Quedan comprendidos en esta
ley los empleados y obreros de Compafiias o Empre-
sas de Ferrocarriles y Tranvias de servicio pfblico
establecidas actualmente en la Repfiblica, y los de
aquellas que en lo adelante se establezean; y asimis-
mo estan comprendidos en esta ley y disfrutaran de
sus beneficios, cumpliendo con las obligaeiones que
la misma impone, los de las Compaiiias, Sociedades o
Empresas de servicio pfiblico que sean eonexas o est6n
relacionadas en cualquier forma con las anteriores, o
lo hubieren estado de alguna manera, a partir de la
promulgaci6n de la ley de 9 de Octubre de 1923, o
pudieren estarlo en lo future, a los fines de suminis-
trarles fuerza o tracci6n o de prestar los propios ser-
vicios a que aqukllas se dedican.

Todos los empleados y obreros de cualquier orga-
nizaci6n ajena a las empresas que se determinan en
el parrafo anterior, que, per necesidades o convenien-
cias de dichas empresas, lleguen a prestar sus servi-
cios a las mismas, quedaran incluidos en los benefi-
cios y obligaciones de esta ley, pero con sujeci6n a lo
dispuesto en el filtimo pArrafo del articulo anterior.
Sal6n de Sesiones de la Camara de Representan-
tes, a 18 de Abril de 1929.
(f.) Miguel Angel Agudar.

SR. PRESIDENT (GUAS INCLIN) : Se va a dar lec-
tura a otra enmienda.
(E) official de actas lee).

Enmienda al Articulo II.

Donde dice quienes se consideran comprendidos en
la present ley, se agregara: y todos aquellos que tra-
bajen en Compafiias, Empresas o con particulars,
dedicados a la traeci6n, en cualquier forma que sea,
bien de servicios pfiblicos o privados, siempre que por
el nfmero de afios de funcionamiento, que debe ex-
ceder de tres, y seriedad en su actuaci6n, tenga fun-
dados y racionales motives la Caja de Juibilaciones,
para estimar ofrezcan garantias de perdurabilidad y
de vida stable.
(f.) Carmelo Urquia.ga.


SR. PRESIDENT (GUAS INCLIN) : Senior Urquiaga,
SS. S. acepta el texto de la enmienda del senior
Aguiar y adiciona esas palabras que figuran en la
enmienda ?
SR. URQUIAGA (CARMELO) : No, senior; yo modifico
el texto, desde el moment que lo adiciono. En la fil-
tima sesi6n se oestaba tratando respect a la enmien-
da del senior Aguiar. Yo estaba haciendo uso, de la
palabra, al terminarse la ;sesi6n, en contra de la en-
mienda, por no star de acuerdo con el espiritu res-
trictivo de la misma. A eso obedece que haya presen-
tado una enmienda que viene a ser adicional a la del
senior Aguiar.
SR.- PRESIDENT (GUAS INCLN) : Tiene la palabra
el senior Urquiaga, para defender su enmienda.
SR. URQUIAGA ('CARMELO) : Sefior Presidente y se-
fiores Representantes: Me da pena que el qu6runm en
estos moments, no sea, en realidad, el que esperaba,
sino el necesario para debatir estas cuestiones; pues
mi prop6sito mris vehemente hubiera sido verme ro-
deado de buen nfimero de compafieros, dada la im-
portancia del asunto. Pero, en fin: habremos de acep-
tar la tesis de que los que no concurran estarAn iden-
tificados con nosotros y habran de sumarse a lo que
aprobemos. En ]a iltima sesi6n tuve la fatalidad, pu-
di6ramos decir, de agotar casi el tema, tratando por
mAs de dos horas de convencer a mis distinguidos
compafieros de que se debia comprender en los benefi-
eios de esta ley del retire a todos aquellos que ejer-
cen trabajos similares. El problema es este: El senior
Aguiar declar6 comprendidos en loA beneficios de es-
ta ley a los obreros de empresas ferroviarias o tran-
viarias, o eompafiias conexas, en igual forma que
aquellas compafiias que suministran fuerza motriz.
Es decir, que si la compafiia de tranvias de la Haba-
na compraba cualquier empresa de transport de ser-
vicio piblico movida por fuerza que no sea el6ctrica,
-o sean de 6mnibus, por ejemplo,-esos obreros go-
zaban in continc'ti de los beneficios de la ley; y, en
cambio, todas las demAs compafiias de servieios pi-
blicos establecidas en la Habana o en el interior, por
ser empresas d& otra indole, sus empleados no
podran ser ,comprendidos en los -beneficios de
la ley. Me pareee injusta la preterici6n de esas empre-
sas ferroviarias, como son los empleados de las com-
pafiias privadas, como son las de ingenios que tienen
lines ferroviarias, con empleados que vienen pres-
tando servicios desde hace largos afios. No veo la ra-
z6n one puerle uducirse en contra de que sean com-
prendidos tambiin esos obreros de ingenio, de empre-
sas ferroviarias de los centrales. El senior Garcia Mon-
tes, cuya ausencia deploro, y al cual invite a que me
expusiera las razones por las cuales se hace esa ex-
clusi6n, lo hizo en forma que no lleg6 a convencerme,
seguramente porque no entendi sus luminosas razo-
nes. Pero como me consider obligado a defender este
punto y creo que no se debe poner obstaculos al in-
greso de esos empleados, que se llamaron aqui, "del
volante", es por lo que continfo mi oposici6n. Hoy
por hoy, mantengo esta oposici6n en una enmienda
por la que trato de desarrollar las razones que se ex-
ponen, de que no presentan estabilidad ni seguridad
esas compafias de 6mnibus que un dia, por un de-
creto mas o menos injusto, (a mi juicio injusto), de
la Alealdia, pueden 1egar al final a su existencia.








DIARI-O DE SESIONES DE LA OAMAAA DE REPRESENTANTES 3


La enmienda dice asi: "Y t6dos aquelios que traba-
j.n en Compaiiias, etc."
Hay quien piensa que es limitadisimo el nfmero
de las compafiias dedicadas al servicio piblico de au-
tom6viles, en la Habana especialmente. Se queria
presentar como un brote esporidieo de indisciplina
econ6mica, como un fen6meno propio de la imagina-
ci6n de los criollos, el que existieran esas compaiiias.
Nada mas ageno a la verdad. Por datos obtenidos de
manera fehaciente en la Alcaldia de la Habana, se ve
lo siguiente: Que en esta municipalidad existen 27
concesionarios, etc.".
Se ve, por lo tanto, que esas compafias estAn inte-
gradas casi en su totalidad por cubanos, que obede-
cen a un esfuerzo de laboriosidad de cubanos; y mu-
chas de ellas dan una hermosa prueba de cooperativis-
mo noble y elevado, rayano casi en el comunismo,
aceptado con el orden fiscal,' porque son duefios de
elas los propios choferes o conductors de las gua-
guas que se han unido en un inteligente esfuerzo pa-
ra hacer viable su prop6sito de restauraci6n de servi-
cio pfiblico; y esos choferes merecen que se les ampa-
re, con tanto mis derecho que aquellos que dependent
de una compafiia poderosisima y extranjera ademas.

No veia raz6n de clase alguna por la cual no pudie-
ra comprenderse en la ley, a esas compaflias; no pue-
de alegarse que llevan una vida precaria, torque eso,
en todo caso, a quien perjudicaria seria a los propios
empleados que sufririan las consecuencias de la falta
de perdurabilidad de esas empresas a que pertene-
cen; porque si prestaran cinco, afios de servicios en
cualquiera de esas empress, al final de esos cinco
afios quedarian excluidos de sus puestos por haber
desaparecido las compafiias. El fnico derecho que les
restaba era el que se les computara esos cinco afios de
de servicios, para que se les sumara a los que con-
tinuaran prestando en cualquiera otra compafiia. En
cuanto a los empleados que prestan sus servicios en
empresas particulares, como son los ingenios, pero
dedicAndose directamente a los trabajos ferroviarios,
no habia raz6n alguna, tampoco, para excluirlos. Po-
dia alegarse que no'trabajan todo el afio; apart de
que yo no comparto esa idea, porque entiendo que la
mayoria de ellos trabajan durante todo el afo, en la
zafra, en el trarisporte de la cafia y en el acarreo de
los materials y preparaci6n de la zafra. venidera, en
el otro tiempo que se llama muerto; entendiendo que
nosotros podiamos hacer con ellos lo mismo que se
hizo con los estibadores, a los cuales se les exigieron
ciento cincuenta dias de labor. Yo no veo la raz6n de
tal exelusi6n. Tampoco estoy de acuerdo con el argu-
mento que me expuso el senior Garcia Montes y que
apoyaba el senior Aguiar, de que mientras mayor fue-
ra el nfimero de individuos que tenian derecho al re-
tiro en una caja, mayor seria la posibilidad de quie-
bra de esa caja, pareci6ndome que eso iba precisamen-
te contra el coneepto matemAtico que debe regir las
cajas de retire. Tenemos el ejemplo de las distintas
cajas de retire que han ido a la quiebra; mientras mis
pequefio ha sido el nimero que amparara, mas rapi-
do habia' sido el fracaso; y s61o abriendo el Estado
de manera generosa su bolsillo, habia sido possible su
estabilidad. Tenemos el ejemplo de la ley del Retiro
del Poder Judicial, que apenas si tuvo una vida
lnguida de tres o cuatro afios, pues s61o cuando el


Estado concurri6 a ella y autoriz6,-con una libera-
ldad que no es el caeo tratar ahora, pero que pudiera
11amarse casi prodigalidad,-que las multas que impo-
nen los juzgados correceionales, las correciones dis-
ciplinarias, los sobrantes del personal y otros diver-
,s ingresos fueran a integrar los fondos de la Caja
dcl Poder Judicial es entonces, que se ha podido po-
ner a flote dicha caja.

En ]a Ley del Retiro Ferroviario, en cambio, hemos
visto c6mo, a pesar de ser numerosisimo el nfimero
d- obreros que abarca, ha podido ir sobrellevando las
distintas circunstancias adversas; y aun, hoy por
hoy, a pesar de tener un deficit' mensual, no se en-
eventra todavia en bancarrota, si. e entiende por ban-
carrota cuando no es possible pagar aquello que se de-
be, puesto que se va pagando poco a poco, y de esta
manera se van cumpliendo sus compromises. Seria
eso igual que pretender que no se permitiera la exis-
tencia de las compafiias an6nimas, porque osas serian
ruinosas para aquellos que aportaran su dinero a
ellas, pues segfin esa. teoria del seilor Aguiar, mien-
tras mayor fuera el nfmer.o que concurriera a esas
compafiias, mayor habia de ser el dinero que se re-
partia y de ese modo mis pronto irian a la quiebra.
Vemos, por el' contrario, que cuanto mas poderosas
son estas compafiias an6nimas, mientras mayor es el
capital de que disponen, mayor es su prosperidad y
mayor su rendimiento. En cuanto a los obreros, preci-
samente hace breves instantes tres significados lea-
ders de ellos, el senior Ar&valo, el senior Fabregat y el
senior Mufioz, con un espiritu liberal y amplio, con el
prestigio y la representaci6n que les confieren las her-
mandades ferroviarias que dirigen, estimaban que
era just, que era moral y que era convenient a la
caja de jubilaciones el que se incluyeran esos obreros
del volante, hermanos de aquellos otros que habian ob-
tenido ese privilegio y esas posiciones por defender
de una compa.fia extranjera, en vez de a una compa-
fiia cubana.

Los retires no pueden ser considerados como una
granjeria, como una ventaja de orden personal, por-
que eso seria inicuo y egoista y contrario, ademAs, a
los altos principios de moral public que deben de in-
fluir en estos problems. Los retires son leyes de De-
recho Pfiblico y no de Derecho Privado; no es una
archicofradia de unos cuantos individuos que van a
beneficiarse con una especie de sociedad mutua. Y el
bolseviquismo no es product mis que de mentes des-
quiciadas por ]a necesidad, mas que por los arguomen-
tos que llegan a ellos, porque, indiscutiblemente, todo
aquel que no se encuentra satisfecho con una situa-
cion, lo que desea es que esa situaci6n cambie.
SR. GI (HELIODORO) : Segfn esa teoria, los jubila-
dos civiles,-a quienes se les propone ahi un impues-
to consistent en la reducci6n de sus jubilaciones, en
vez de proponerseles un impuesto comQ los que dis-
fruta el Ej6rcito Nacional, para que tenga su Caja
rcpleta de dinero y pueda vivir como los mejores que
viven en la Repfblica,-tienen el legitimo derecho de
empezar a organizer en Cuba el bolseviquismo.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : El seflor Heliodoro Gil
me interrumpe, con gentileza que agradezco; aun-
que es dudoso si lo que me dice es en favor de mis
arguments o en contra, pero su interrupci6n demues-








4 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRUESENTANTES


tra que van pensando los arguments que expongo.
Cuando ileguemos al Retiro Civil-porque soy parti-
dario del orden en todas las cosas-expondre mis
puntos de vista sobre l1; pero, indiscutiblemente, el
principio de que todo aquel que no se encuentra sa-
tisfecho con una situacion, quiere su camoio, nadie
pueue dudarlo. For eso decia yo que, mientras mayor
sea el nimero de retiros, mientras mayor sea el nu-
mero de individuos que ceontribuyan al fondo de jubi-
laci6n, mayor seria el ndmero de personas quue pro-
ponderia a que esa situaci6n perdurara. Por eso, al
restringir el retire a determinado numero de oore-
ros, incurrimos en una falta de visi6n para el future,
ya que les privamo.s de la atenci6n, dei esiuerzo, del
estimulo y de la cooperaci6n i.e esos individuos. He
ahi por qu6 decia yo que todas esas leyes de retire
deben ser consideradas desde el punto de vista del De-
recho Pfblico y no con criterio mezquino, pequefio,
circunstancial quizas. Al preguntarle en dias pasados
al sefior Aguiar, autor de la enmienda, por qu6 ex-
cluia a esos obreros, iguales exactamente, en condici6n
y en todos los demis 6rdenes, a los demas obreros
que el favorecia; al preguntarle cueal era la raz6n, 61
deleg6 en el sefor Garcia Montes y expuso que el se-
flor Garcia Montes seria el encargado de defender
esos puntos de vista y, con el estudio'que conjunta-
mente habian realizado, demostrar la bondad de su
causa. El senior Garcia Montes habl6, y yo, por lo
tanto, a esos arguments que expuso el senior Garcia
Montes, tengo que referirme; y por no encontrarse
pregente el senior Garcia Montes...
SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : Me siento orgulloso de
estar identificado con el senior Garcia Montes.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Creo que tiene raz6n el
seofor Aguiar, para mostrarse satisfeeho de esa susti-
tuei6n. Ya habia adelantado su creencia por esto,
porque sabia que el senior Garcia Montes no habria
de hacerle quedar mal; pero como son los argumen-
tos y es la bondad de la causa lo que pueden llevar
adelante oualquier encomienda, y no el buen deseo
que se pusiera en ello, el senior Garcia Montes no pu-
do convencerme de la raz6n o de la sin raz6-n de esos
sefiores, que tienen igual dereeho que aquellos a que
ellos protegian; pero aqu6llos exponian que era con-
veniente para esos empleados excluidos que no se les
hiciera participes del dereeho y de la obligaci6n de
la caja de retire ferroviario, porque esa caja, decia
el senior Garcia Montes, escasamente tenia vida pa-
ra seis u ocho afios. A mi me parece que, si eso fue-
ra cierto, lo que competia era suprimir inmediatamen-
te la Ley del Retiro Ferroviario; porque iban a encon-
trarse engafiado igualmente aquellos ,que, hoy por
hoy, con gran fe, con gran esperanza, estiman que se
encuentran amparados por una ley previsora y sabia
para los dias tristes y l6bregos de la vejez, y que,
dentro de ocho o diez afios se encontrarAn con que
todas sus ilusiones vendrAn por tierra y que lo fni-
co que h'abrin hecho ha sido contribuir mensualmen-
te con una cantidad que representaba, sabe Dios,
cuantos placeres o cuantas necesidades insatisfechas.
Pero yo exporia al senior Garcia Montes que me sen-
tia optimista, que no creia que una instituci6n pode-
rosa y fuerte como la caja de jubilaciones de los fe-
rroviarios, fuera a perecer en tan breve tiempo; y
que, aparte de eso, me pareeia just y democritico,
ademAs, llegado el caso, que todos perecieran conjun-


tamente y que no hubiera exclusion tampoeco en ese
orden de los perjuicios, ya que seguramente los otros
obreros...
*SR. AGUIAR (MIGUEL A.): AMe permit una inte-
rrupci6n S. S., con la venia de la presidencia?
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Con much gusto.
SR., PRESIDENT ((GUAS INCIAN) : Tiene la palabia
el senior Aguiar.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Para fijar un concept.
El senior Urquiaga se refiere constantemente a injus-
Licla.s per exclum.une.s. Aunque, espeelaimente cuando
debate sobre probiemas de esta naturaleza, no me
preocupa lo que se diga fuera del hemiclelo, en este
uaso quiero aclarar la cuesti6n, porque he sostenido
y sostengo que a trav6s de esta ley que tuve la infor-
tunada suerte, si cabe la frase, d. presentar a la con-
sideraci6n de la Cimara hace diez y ocho meses, se
ha tergiversado much y se ha orientado la opinion
por un camino equivocado. El proyecto de reform
que he presentado a la consideraci6n de la CAmara y
que ahora se del 'ate, no excluye a ninguno de los obre-
ros o empleados que pertenecian o disfrutaban de los
bcneficlos de la vigente ley. La enmienda del senior
Urquiaga tiende a traer nuevos elements. De mane-
ra que el senior Urquiaga debe referirse ia aquellos
obreros que 61 quiere incluir en esta ley, y no hablar
de exclusiones que no existen.
SR. URUIAGA (CARMELO) : He ahi, distinguido
compafiero, como a mi juicio S. S. olvida su propia
enmienda, porque manifiesta que por ella no se le
concede derechoc a obreros que anteriormente no 1o
tuvieran, y al efecto dice: (Lee). Es decir, que si se
le da entrada a nuevos empleados, no tendran 6stos
amparo. Voy a poner un ejemplo: La Compafiia Cu-
bana de Transporte, empresa poderosa, desligada por
complete de la compafiia de tranvias el6ctricos de la
Habana, es comprada por 6sta e inmediatamente pa-
san los obreros de esa compaiiia a ser incluidos en.la
ley de retire feroviario.

SR. AGUIAR (MIGUEL A.): No es inna innovaci6n.
Permita el senior Urjuiaga que lo invite a leer el ar-
ticulo correspoeijiente, en la vigente ley, y verA que
las mismas palabras estan en ella y que, en cualquier
momenfo en que una empresa ferroviaria sea compra-
da por otra empresa, los empleados pasan a la otra.
A lo que el Sr. UIrquiaga quiere referirse es a la Com-
paiia Cubana de Electricidad. Me habia propuesto
no tomar part en el debate en la tarde de hoy, y me
figure que el debate sobre este articulo habrA de ser
suspendido para tratarlo mis adelante. Un problema
muy serio se le planted al legislator que habla, al con-
siderar la situaci6n creada por el cambio de mano de
la Havana Eleciric a la Companfia Cubana de Electri-
cidad, dividi6ndose lo que significaba. el servicio pu-
blico de tranvias y el suministro de fuerza motriz y
alumbrado.. Consecuente con un principio que es la
base fundamental de mi oposici6n a la enmienda del
senior Urquiaga. he redactado la ley. No es que yo
me oponga a que entren nuevos elements. Al contra-
rio, soy partidario de ello; y entiendo que, en un fu-
turo quizAs un poco largo, habrA la caja finica del re-
tiro obrero; pero per la situaci6n en que se encontra-
ba la eaja de jubilaci6n ferroviaria, consideraba que









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPREIENTANTES 5


no era convenient aumentar el personal que sus be-
neficios gozaba, con lo que tambi6n se aumentaban'
los riesgos de la instituci6n. Ese auumento de per-
sonal no resolveria su crisis present ni su mis agu-
da crisis del future; pero al controlar la Compafiia
de Electricidad todas las plants de la Repfiblica, me
eneontraba con un problema que no podia formular
en la proposici6n,'en los t6rminos en que proponia el
sefior Mendtza, de que fueran comprendidos en ella
solamente los que hasta ese moment habian contri-
buido al retire.
Si. MENDOZA (MABIO G.).: Pero es que cada plan-
ta tiene su n6mina aparte, y por ello se sabe los que
ban cgntribuido y los que no han contribuido.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): No puede hacerse, pdr-
que de la plant el6ctrica de Cienfuegos, (que antes
no pertenecia, porque no era de ferrocarriles y tran-'
vias), muchos de esos empleados ban pasado a pres-
tar sus servicios a las plants el6ctricas de la Haba-
na y viceversa, porque alguuos empleados de la plan-
ta de la Habana han pasado a prestar sus servicios a
otras plaptas; y seria un problema a resolver quienes
habian prestado servicios en determinadas. plants y
quienes no lo habian prestado.
.SR. MENDOZA (MARIO G.): Ese argument es bue-
-no, pero tiene la misma validez que si un individuo
que ha prestado servicio en la Compaflia de Ferro-
carriles por una series' de aios, 'se mete -a bombero.
Desde'elmomerito' en que se ha metido a. bombero, ya
no es empleado de la Compania de Ferrocarriles, y
no puede' disfrutar de los beneficios que otorga la
Ley de Retiro Ferroviario.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : El empleado no pasa de
un lado a otro por su propia voluntad, sino es la Com-
pafiia la que ordena su traslado; esidecir, que un em-
pleado de la Compafiia que presta sus servicios en la
Habana puede,ser trasladado a Cienfuegos, Gibara.
Holguin, etc.; y mIs tarde, si a la Compafiia le con-
viene, puede-volver a trasladarlo a. la Habana.
-SR. URQUIAGA (CARMELO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GUAs INCIAN) : Tiene la palabra
su sefioria.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Veo que, a media que
transcurre el tiempo, se van sumando adalides gene-
roses a la idea que sustento; porque aunque no s6 de
manera cierta, de manera absolute, qu6 es lo que ex-
presa el ingeniero sefior-Mendoza, el hecho cierto es
que arremete contra el senior Aguiar.
SR. MENDOZA (MARIO G.): Perdone S. S., yo no
arremeto contra nadie.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Lo cierto es que puedo
considerar un aliado al ingeniero senior Mendoza.
SR. MENDOZA (MARIO G.): Yo me fijaba en que to-
dos los retires estaban fracasados, y por eso es que ode-
seaba que se formara un nuevo retire; y, por consi-
guiente, yo quiero estableeer una modificaci6n con
esa enmienda, en el sentido de comprender las empre-
sas conexas, que hasta ahora hayan contribuido; o, de
lo contrario, se haga una nueva ley del retire para
Fulanito o Menganito. Porque no me explico, en rea-
lidad, lo que en estos moments estf ocurriendo con


la Ley del Retiro Ferroviario, que hasta ahora eota-
ba muy bien y, por razones que no me he explicado,
en estos momcntos esta muy mal. Estimo, por lo tan-
to, que deben former parte de este retire, deben ser
beneficiados con 61, los obreros que hayan contribui-
do; no afiadir nuevos obreros que no van a venir a
contribuir.

SR. URQUIAGA (CAEELO) : Mis por la firma con
que se producia el s4fior Mendoza, que por el argu-
mento en si, no le comprendi bien. Supuse que era un
aliado que me salia al camino, que combatia en estos
moments la proposici6n hecha por el senior, Aguiar
y que se dirigia a 61 en forma que parecia de pol6mi-
ca. Como lo veia en tal actitud, supuse que era con-
trario a 61. Pero ahora veo que los dos sustentan, po-
co -mis o menos, las mismas ideas, el mismo espiritu
restrictive, la misma falta dle amplitud en et retire;
y lo estiman como una prerrogativa de- Menganito y
Sutanito, como si fuera el retire algo asi como una
cuenta corriente abierta por los obreros en una caja
de ahorros o en un banco.
No me explico, sefiores Representantes, c6mo ,pue-
de sustentarse esta idea anti-social, idea que es con-
traria precisamente al capital y a la sociedad estable-
cida, idea apuntada por hombres que luchan, que
trabajan y que practican la. democracia de manera
amplia en las, relaciones intimas y political de si
vida.
No voy a tratar de ahondar las diferencias que exis-
ten entire los criterios respectivos del ingeniero senior
Mendoza y del Sr. Aguiar. Pudiera demostrar que
ellas estan tal vez en mayor discrepancia que la que
pudieran existir entire el Sr. Aguiar y el Representan-
te que en estos moments se dirige a sus companeros.
Pero ya qlue no voy a plantear una cuesti6n de for-
ma, al ingeniero senior Mendoza, voy a contiriuar com-
batiendo la enmienda del senior Aguiar.
SSR. AGUIAR (MIGUEL A.): IY qu6 hace entonces el
senior Urquiaga?
SR. URQUIAGA (-CARMELO) : Lo que hago es defen
der la enmienda que tuve el'honor de presentar. Mi
enmienda es adicional a la enmienda de S. S.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Entonces, AS. S. no la
combate?-

SR. URQUIAGA (CAAMELO) : Lo que hago es no acep-
tarla como S. S. la present. El senior Aguiar pre-
senta una political econ6mica que pudiera decirse de
filosofia china, de -los tiempos antiguos.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Le garantizo al senior
Urquiaga que no hablo el idioma chino.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Hablo de filosofia. El
seinor Aguiar pretende levantar una muralla, una
muralla que, estando contra el progreso-, ha de ser tan
infitil como aquella altisima que levantara la intran-
sigencia del pueblo que primero alcanzara la civili-
zaci6n del mundo y que precisamente por su estanca-
miento se encuentra. atravesando por un estado de de-
cadencia, boy por hoy.
Estimo que por esta ley, tal como se present, se
crea una casta privilegiada...








6 DIARIO DE SESIONES DE JA CAMARA DE REPRESENTANTES


SR. AGUIAR (MIGUEL A.): S. S. opina que se
crea una casta privilegiada, aprobando esa ley tal co-
mo se encuentra redactada?
SR. URQUIAGA (CARMELO): Si. En este asunto hay
que ver dos aspects: El del privilegio irritante que
se crea y el de la inutilidad y la inconsecuencia en el
propio orden num6rico. Creo que es antidemocrAtico
el establecer divisions entire los obreros; el hacer que
obreros que prestan sus servicios en el mismo sector,
puedan disfrutar en el future de un retire, y otros
obreros que se ven ampara'dos por esa misma ley vo-
tada por el Congreso de la Repfiblica, que debe ser
con todos y para todos...
SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : Por qu6 si el senior Ur-
quiaga es tan amplio y quiere que la Ley de Retiro
Ferroviario y, Tranviario, no se adapte a las necesi-
dades que la realidad le ha impuesto, sino que quiere
innovarla, por qua, repito, no la hace extensive a
toda la industrial rodada y mAs tarde a los obreros
de todas las ramas Porque tan obrero es el ferrovia-
rio como lo es un albaiil, un cocinero, o un carpin-
tero. De.manera que el senior Urquiaga, valindose de
esa filosofia china que practice, debia hacerla exten-
siva a todas.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Ciertamente que debe-
ria traer esa enmienda; pero como por encima de los
hellos ideales esti la posibilidad de los mismos, he en-
tendido que, por lo menos, deberia concederse esa
igualdad para aquellos que -prestan similitud de tra-
bajo. Y como el argument que trajo el binomio Gar-
cia Montes-Aguiar...
SR. AGUIAB (MIGUEL A.) : A nombre del senior Gar-
cia Montes protest contra esa afirmaci6n; el senior
Urquiaga no entendi6.
,Sa. URQUIAGA (CARMELO) : Deberia circunscribirlo
a aquellos que pertenecen a empresas particulares;
pero empresas solventes y series. Claro esta que esto
lo hago con sentimiento, que esto lo hago con dolor,
pareci6ndome que no soy todo lo liberal, o lo popular
que debiera, porque eso que parece una utopia es sen-
cillisimo; porque, por ejemplo, un chofer de alquiler,
de plaza, parece muy dificil que se comprendiera de
manera equitativa en el retire. Pero voy a citar un
ejemplo; vamos a poner al-choafer al servicio del se-
fior Aguiar, pongo por caso, y durante veinticinco
afios estuviera contribuyendo con su cuota correspon-
diente, igual que la de un chofer que lo fuera del Ad-
ministrador General de los Ferrocarriles Unidos; y
el senior Aguiar contribuyera con la misma cuota, o
sea con el 11/2% con que debe de contribuir la Em-
presa de los Ferrocarriles Unidos para la caja de re-
tiro...
SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : Ya que el senior Urquia-
ga me toma como ejemplo, puedo decirle que tengo
retirados un cocinero y dos criados con mi peculio
particular; 'con que (a seguir el ejemplo!
SR. URQUIAGA (CARMELO) : De manera que el senior
Aguiar, que no puede monopolizar la generosidad en
Cuba, porque seria eso realmente triste para el con-
sensus public, con un poco de esfuerzo que pusiera,
ilevariamos adelante lo que ha convertido en realidad
el. Pero no era solamente en el orden particular, co-
mo eso era compatible. Yo pudiera insistiendo en
aquel argument, preguntar: Y A que diferencia hay


entire el chofer d&l senior Aguiar, que contribute exac-
tamente igual al chofer del administrator de los Fe-
rrocarrires, que quiza figure en la n6mina de la com-
pafiia? a Qu6 ventajas le acarrea prestar sus servicios
con el uno o con el otro? i-Por qu6 no vamos a supo-
ner que el administrator general, en vez de tener un
chofer, tuviera dos? i Ah!, pero en el caso que el se-
nior Aguiar, por economic, se viera precisado a despe-
dir a su chofer, jen qu6 situaci6n quedaba ese hom-
bre? Exactamenle igual que si fuera despedido el
chofer del administrator de los Ferrocarriles. Se hu-
biera beneficiado tan s61o en que se pusiera ese ni-
mero de alios, tan pronto como, vencfdo otro numero
de aioas, quedara comprendido entire los afios que se
requieren para lisfrutar del retire. Esto salta a la
vista, y yo he querido ser en esto influido por el am-
biente, un poco conservador, un poco moderado, lle-
gando casi a limits que no debieran haber acepta-
do, ya que tengo el honor de haber presentado a la
consideraci6n de esta CAmara una ley que se refiere
al seguro contra el pare forzoso, ley de la cual, segfin
tengo noticias, las vagas reminiscencias que existen en
la de retire ferroviario se requieren recortar, por es-
timar que es liberal. Todo trabajador realize una
funci6n social, y debiera tener dereeho a las ventajas
del retire, preste o no sus servicios al letrado; ya que
todo trabajador puede, en determinado moment,
verse en situaci6n angustiosa, ya porque la industrial
decade, ya porque no tiene las simpatias del patr6n,
ya por cualquier otra circunstancia, como la de en-
fermedad; y ec6mo no habria de ver con gusto que
para librarse de la miseria y para no tener que re-
currir a la mendicidad horrible, o a la delincuencia
espantosa, como no habia de ver con gusto, digo, que
aquel que pueda contribuir con una cantidad men-
sual, en una forma o en otra, sea beneficiado por las
ventajas del retire? Pero es que a todo esto llegare-
mos; .es que aunque no lo vea ahora el senior Aguiar,
aunque no sea el puntq de vista del senior Mendoza,
es que aunque no acepte que el que venga de nuevo
se beneficie con lo que otros han estado aportando,
(porque es desconocedor de la ley de retire); aunque
asi fuera, todas las ventajas que ofrece la sociedad
serian compensaci6n amplia a ese pequefio desequili-
brio en el aporte de cantidades miserables y mezqui-
nas. Pero decia que no era precise llegar a ese extre-
me; porque; vamos a ver: qu6 es el retire esencial-
mente ferroviario y c6mo se ha desenvuelto ese retire ?
Si al comenzar el retire ferroviario se hubiera de-
clarado que empezaria a regir a los treinta afios, por
ejemplo, de establecido el uso de sus beneficios, pu-
diera estimarse que cualquiera que llegara iba a apro-
vecharse del otro, de lo que se fu6 depositando en la
caja de retires; pero no es asi, sefor Mendoza: Se ha
creado una ley e inmediatamente comenz6 a regir,
ddndose el caso de que individuos comprendidos en
ella durante no mds de un afio, al morir crearon un
derecho para sus herederos. Pero eso es algo que trae
la ley encima, que no habria de favorecer al que vie-
ne de nuevo; de la misma manera que el chofer de
6mnibus, el conductor, el despedidor, esos empleados
que son ahora d, la Compafia Cubana de Electrici-
dad, pasarAn inme:diatamente a beneficiarse en esa
ley de retire sin mis raz6n que aquella de pertenecer
a una compaiiia poderosa, porque no veo yo qu6 otra
raz6n pueda existir.










DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 7


Actualmente se esta fabricando una magnifica ca-
rretera central, uno de los aciertos del Gobierno que
actualmente nos preside, y un bell cumplimiento de
las ofertas que este Gobierno habia realizado. Por
consecuencia de ello, segfin manifestaba Mr. Hill,
president de las compafias de ferrocarriles mAs im-
portante de Cuba, aquella que comprende las provin-
cias de Pinar del Rio, Habana, Matanzas y Las Vi-'
llas, y a causa, tafibien, de la situaci6n eeon6mica del
pais, la recaudaci6n de la Compafiia habia mermado,
tan pronto como qued6 al servicio pfblicQ la carrete-
ra central, resultando que los trenes a Guanajay no
llevaban pasaje, porque el piblico preferia los 6mni-
bus, vi6ndose entonces precisados, las empresas fe-
rroviarias, a rebajar de dos pesos que costaba el viaje
de ida y vuelta, a setenta y cinco centavos; como
tambien rebajaron el transport de mercancias, pues
el pfiblico preferia enviarlas por camiones, evitandoo-
se el trasbordo y la manipulaci6n, que siempre se
presta para extraviar mereancias, aun cuando reco-
no:co la honradez de los obreros ferroviarios, que es
ejemplar. Los obreros que vengan a prestar servicios
en compafiias de 6mnibus, en cierto modo van a ser
rompe-huelgas. Las compafiias pequenias no pueden
ofrecerle grandes garantias a los obreros, como las
grandes empresas. No debemos crearle al pais difi-
cultades ni discordias. Estos nuevos obreros a que yo
me referia, senior Mendoza, no vienen a llevarse nada
que no les pertenezca, vienen a disfrutar de lo que
ellos aporten. RequiBrese, por la ley actual, si la me-
moria no me es infield, diez afios de servicios para po-
der gozar de los beneficios del retire. Esos nuevos
obreros tendran que star aportando durante diez
afios la cuota correspondiente. Y dira S. S. por que
no se crea una caja para esos obreros ? Pues, por mfil-
tiples razones. Primera, la de la similitud o facilidad
para dedicarse a esos trabajos, a esos ofici6s; segun-
da por economic. PorquB, qu6 ventaja habria de re-
dundar de crear otra caja de jubilaciones, a la cual
pudieramos llamar de clase B, para material rodante,
que no estuviera amparada per ]a anterior ley de la
CAmara? La verdad es que el titulo resultaria algo
largo; y mAs molesto y largo que el titulo resultaria
el tener que pagar cuantiosos emolumentos a esos se-
fiores delegados y empleados de la nueva caja. Esas
son algunas de las razones que existen.
Pero yo quiero tender a un ruego que me habia
formulado el senior Welter del Rio hace breves mo-
mentos, por el cual estimaba que la discusi6n pudiera
acortarse,-aunque veo que estoy s61o en el comienzo
de mis argumentos,-para tratar otros asuntos res-
pecto de los cuales no hay dificultad. No tengo in-
conveniente, si la CAmara lo acuerda, en posponer la
discusi6n de este articulo segundo y de sus consi-
guientes enmiendas para el final de la propia ley.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN) : Para ratificar la
solicitud que hice al senior Urquiaga, y ampliarla en
el sentido de que tambien se posponga la discusi6n de
todo el eapitulo segundo y los articulos que siguen
hasta el articulo nueve.
SR. PRESIDENT '( GuS INCLIN) : La solicitud de
S. S. constitute una suspension del debate y tiene
que estar apoyada per dos sefiores Representantes.
(Varios seiores Representantes apoyan la propo-
sici6n).


Se pope a votaci6n la suspension propuesta por el
senior Wolter del Rio.
Los que est6n conformes se servirAn ponerse de
pie.
(La mayoria de los senhores Representantes se pone
de pie).
Aprobada.
Se va a dar lectura al articulo noveno.
(E, official de actas lee).
ARTICULO IX.-El fondo de la Caja se formarA
con las siguientes asignaciones:
(a) .-Con el imported del deseuento forzoso del tres
por ciento de los sueldos y jornales o cualquiera otra
forma de remuneraci6n de los empleados y obreros
que presten servicios dentro del territorio de la Re-
publica, definidos en el Art. III de esta ley, siem-
pre con el limited en la dedueci6n sobre quinientos
pesos mensuales. Este descuento del tres por cien-
to, podra ser elevado por la Junta de Gobierno, gra-
dualmente, o de una vez, hasta el cinco ptor ciento,
cuando sean insuficientes, en cualquier tiempo, los in-
gresos mensuales, para cubrir los egresos de cada mes
por todos concepts. De igual manera se podrA, por
1i Junta ,le Gobierno, en todo tiempo, reducir este
tipo de contribuci6n hasta el trees por ciento, cuando
compruebe su suficiencia para obtener el equilibrio
entire los ingresos y los egresos mensuales. Y sin mas
limitaci6n que la derivada de este tipo minimo del
tres por ciento y del maximo del cinco por ciento,
se podrA en todo tiempo, hacer nuevos aumento y
rebajas de la cuota contributiva. El aumento o re-
baja de Asta, no podra hacerse efectiva, sino despues
de transcurridos treinta dias de publicado en la Ga-
ceta Oficial el acuerdo respective.
(b).-Con el imported del primer mes de sueldo, pa-
gadero en treinta y seis mensualidades consecutivas,
de los empieados y obreros que, por primera vez, en-
tren al servicio de las Compafiias, y con igual des-
cuento y en igual forma, a todos los empleados y obre-
ros comprendidos en esta ley, a los que no se les hu-
biere heeho ese descuento, tomindose como tipo de
sueldos o jornales los que tenian asignados en Octu-
bre de 1923.
Si durante ese lapso de tiempo, el empleado u obre-
ro ocupara un puesto menos retribuido, s61o se des-
contara la parte proporcional correspondiente al nue-
vc sueldo.
(c).-Con la diferencia de sueldo correspondiente
al primer mes, deducido de una sola vez, cuando el
empleado u obrero pase en cualquier concept a ocu-
par un puesto mejor retribuido o perciba un aumen-
to de sueldo, siempre que el aumento dure por lo me-
nos tres meses pero el descuento se le hard desde el
primer mes, sin perjuicio de que, si no transcurren
los trees meses, se le devuelva la cantidad descontada.
(d).-Con la contribuci6n mensual de las Empre-
sas o Compafiias. equivalentes al uno. y medio por
ciento del imported total de los sueldos y jornales de
todos los empleados y obreros y del imported de los
sueldos y jornales del personal en los trabajos a des-
tajo, por tarea o por piezas o por contratos de cual-
quier clase. Esta contribuci6n se elevara y luego
reducirA, en todo tiempo, en igual proporcion y si-









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRIBSENTANTES


rmultaneamente a la del trees por ciento expresada
en el apartado (a) de este articulo, sin qu? pueda
ser inferior al uno y mediO por ciento, ni superior, al
dos por eiento, pero se conservard el minimum, cuan-
do se mantenga en ese limited la contribuei6n del apar-
tado (a).
(e).-Con el impo.rte liquid de las ventas de los
articulos abandonados y no reclamados en los ferro-
carriles y tranvias, dentro de un plazo de un aio, los
cuales se subastarAn en la misma Empresa idel Fe-
rrocarril, ante un Tribunal compuesto de dos Jefes
designados por la Empresa y una persona designada
por la Junta de Gobierno; para la venta de artieu-
los de facil descomposici6n, se seguirA igual procedi-
miento, abreviandose los terminos, segun se consi-
dere necesario por las Empresas; con todo cobro in-
debido heeho por las Compaiiias o sus empleados y
que no sera devuelto sino por reelamaci6n escrita y
dentro de dos aios; con los sueldos y cantidades de
reclamaciones abandonadas en las diferentes Compa-
fiias comprendidas en esta ley, y con las cantidades
de jubilaciones y pensions no reclamadas, hacienda
el ingresd despu6s de su prescripci6n para lo que se-
fiala un t6rmino de dos anos.
(f.) .-Con las multas impuestas con arreglo a esta
ley.
(g) .-Con los interests y beneficios de las inver-
siones'hechas con los fondos acumulados.
(h) .-Con las donaciones y legados que se hicieren
a la Caja y cualquier otra-trasmisi6n de bienes a ti-
tulo gratuito.
(i) .-Con el descuento. forzoso de un diez por eien-
to de todas las jubilaciones y pensions que se paguen.
(j).-Con los sueldos o jornales no reelamados por
los empleados y obreros por cualquier causa y dentro
del plazo de dos afios, contados a partir del iltimo
mes en que se devengue.
(k) .-Con el descuento del setenta por eiento, so-
bre el exceso de doscientos pesos, a los que perciban
mas de esta iltima cantidad, como jubilaci6n o pen-
sion.
(1) .-Con el descuento de un veinte por eiento so-
bre toda jubilaci6n que se pague en el extranjero,
ademas de los descuentos que a dichas jubilaciones y
pensions les fija esta ley.
(11).-Con el veinte y cinco por ciento del imported
de las jubilaciones por inutilidad concedidas al am-
paro de la ley que se modifica y de la anterior.
(m).-Con el quince por ciento de la cotizaei6n
sobre todas las jubilaciones ordinarias concedidas has-
ta la promulgaci6n de esta ley.
(n) .-Con el product de las iniciativas que se
pongan en prkctica por la Caja General de Jubila-
cionfs y Pensiones con el objeto de acrecentar sus
fondos.
(fi).-Con las cantidades que libremente aporte el
Estado, acordadas por las correspondientes leyes, en
la media de sus fuerzas econ6micas y previo los in-
formes de la Junta de Gobierno, despu6s de cinco
aios de la vigencia de esta ley, sobre la situaei6n fi-
nanciera de la Caja de Jubilaciones y Pensiones.


SR. PRESIDENT (GuiS INCLN) : Se va a dar lec-
tura a una enmienda al inciso M.
(E; official de actas, lee).

Enmienda la Articulo IX.

El Representante que suscribe propone que el in-
ciso M del articulo IX quede redactado en la forma
siguiente:
Con el quince per eiento del imported de las jubila-
ciones ordinarias coneedidas antes de la promulga-
ci6n de esta ley, sin perjuieio del deseuento a que se
refiere el apartado letra I; pero sin gue en ningin
caso aquellas jubilaciones pudieran quedar reducidas
a una cantidad menor de la que aleanzarian de acuer-
do con los preceptos de esta ley.
Sal6n de Sesiones de la CAmara de Representantes,
a 23 de Abril de 1928.
(f.) Miguel A. Aguiar.

SR. AGUIAR (iIGUEL A.): Yo quisiera proponer a
la presidencia que fu6ramos discutiendo phrrafo por
parrafo.
SR. PRESIDENTE (Guis INCLAN): Entonces, se va a
dar lectura al inciso "A."
(El official de actas lo lee).
SR. PRESIDENT (GUIS INCLAN): Se pone a dis-
cusi6n.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Tiene la palabra

el senior Urquiaga.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Sefior Presidente y se-
iiores Representantes: Este articulo tiere una parte
que probablemente yo no he entendido bien, pero que
me parece sumamente rara; esa parte limita al tres
por ciento el descuento hasta la cantidad de quinien-
tos pesos. Quiero career que est4 equivocado; porque
no concibo que los administradores de las poderosisi-
mas empresas a que esta ley se refiere, los altos em-
pleados, extranjeros, desgraciadamente, en su totali-
dad, auditors, alta empleomania, que devengan
veinticinco y treinta mil pesos al aiio y que ademis
tienen dietas y gastos de representaci6n que suman
otros veinticinco o treinta mil pesos, no est6n obliga-
dos a contribuir nada mas que con el tres por cien-
to del sueldo, que significarian quinientos pesos men-
suales. Es decir, que un administrator de una de esas
compafias poderosas, que gana cincuenta mil pesos
al aflo, no habria de pagar el tres por ciento m6s que
de un sueldo de seis mil pesos al afio. Pero no; yo
quiero pensar que esto sea una equivocaci6n del texto,
o sencillamente una mala interpretaci6n mia; y por
ello, sin formular oposici6n, yo rogaria al senior
Aguiar me explicara lo que hay sobre esto y, si es asi,
seguramente para combatirlo.

SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Como el Sr. Urquiaga
me hace el honor de concederme un turno forzoso, .yo
le rogaria que dirigiera exactamente esta. gregunta a!
Congress, y al Presidente de la Repfiblica que sancio-
n6 la ley vigente. Sin embargo, yo quiero hacer algu-


I









DIARIO DE SESIONES DE LA GAMARA DE REPRESENTANTES 9


nas aelaraciones. La vigente ley limita el descuento a
quinientos pesos, pero admitia jubilaciones hasta 375
pesos; mientras que esta ley mantiene los quinientos
pesos, pero limita el retire a doscientos pesos. Me pa-
rece, pues, que la pregunta debe estar mAs encamina-
da al Congreso de la Repiblica que no al safior
Aguiar
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Tiene la palabra
el senior Wolter del Rio.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN): Tanto el precepto
de la proposici6n de ley del senior Aguiar como el ar-
ticulo de la vigente Ley del Retiro Ferroviario, estan
inspirados grandemente por la ponencia que yo des-
pach6 en esta Camara, hace seis aios; al extreme de
que puedbo afirmar que algunos pArrafos de este pre-
cepto han sido red-actados por mi hace mis de seis
anos.
Cuando .en la Comisi6n de Justicia y C6digos de
la CAmara nos enfrascamos en estos problems de los
fondos para former el retire ferroviario, considera-
mos estos aspects: De una parte, si el seguro habria
de ser obligatorio o voluntario. La Comisi6n de Jus-
ticia y C6digos se orient6 en las resoluciones de los
congress obreros que han establecido que el seguro
social ha de ser obligatorio y no facultativo; y llega-
mos a las mismas conclusions a que lleg6 el famoso
tratadista espaiool GonzAlez Posada en Espafia, en
una notable memorial sobre seguros sociales. Tuvimos
en cuenta esta conclusion: que el seguro social se es-
tablece para aquellas personas que no pueden encon-
trar en el seguro privado la previsi6n necesaria para
subsistir en el future. Por eso fu6 que al establecer el
retire ferroviario finicamente para los empleados que
alcanzaran un determinado haber, la Comisi6n de
Justicia y C6digos adopt el primer criterio, es decir,
que el descuento alcanzara a todos los obreros. Pero
tambi6n tuvimos en cuenta ese mismo particular in-
dicado por el senior Aguiar, recomendado a la Comi-
si6n de Justicia y C6digos y no adoptado por la CA-
mara, en el sentido de limitar el imported de las jubi-
laciones; y no creimos bastante que si un individuo
que devengabar unos veinticinco mil pesos, iba a gozar
en el future solamente de una pension de doscientos
pesos, que creo fu6 la recomendada por la Comisi6n
de Justicia v C6digos, no parecia just que se en-
cuentre, sin embargo, contribuyendo al retire con la
cuota en proporci6n a esa cantidad de mil pesos men-
suales. Es decir, que la Comisi6n de Justicia y C6di-
gos tuvo en cuenta esta otra declaraci6n de la ciencia
social, de que los riesgos buenos deben compensar a
los riesgos malos en este sistema de seguro social.
Realmente, este precepto (contra el cual no me mani-
fiesto ahora, porque en mfiltiples circunstancias no
debo hacerlo, ya que las leyes se hacen por un criterio
de realidad), este precepto estA apoyado quizas por
un defecto que no podemos orillar.
Hoy mismo yo leia, facilitada bondadosamente por
el senior Aguiar, la vigente ley argentina que tuvo
tambien en cuenta la Comisi6n de Justicia y C6digos
cuando inici6 este dictamen. Esta ley que venimos
modificando evidentemente tiene desequilibrio en el
present y tambi6n va a sufrir desiquilibrio en el fu-
turo, como ha observado' recientemente en esta CAma-


ra el senior Aguiar y tambi6n lo ha observado el se-
fior Garcia Montes. En esa ley argentina que es el
precedent inmediato de esta iniciativa nuestra, el
obrero contribute con un cinco por ciento, el patrono
con un ocho por ciento y el Estado contribute con to-
do lo que sea necesario para mantener el equilibrio
del retire. Es decir: en Argentina se sigue netamente
el sistema prusiano. En Cuba seguimos el sistema
prusiano, aparentemente; porque si bien es verdad
que reclama la cuota del obrero y del patron, en
cuanto al Estado, por circunstancias especiales de la
economic national, limitamos su intervenci6n a un
precepto redactado tambi6n por mi, segin el cual
ofrece el Estado contribuir cuando pueda hacerlo. Es
decir, que estimo que este precepto obedece a la rea-
lidad y que en el mismo han sido tomados en conside-
raci6n todos eso.' particulares recomendados por !a
ciencia del seguro social. En ese sentido yo contest
la pregunta del senior Urquiaga, y ruego a la Camara
que apruebe este precepto; salvando mi opinion ya
manifestada anteriormente en el sentido de que bien
estaria que en Cuba tuvi6ramos una mayor organiza-
ci6n social, para que el obrero pudiera contribuir con
una cuota mayor y el patrono con una cuota mayor
y tambi6n el Estado cubano estuviera en coniiciones
de hacer legitimo este sistema prusiano, que en Cuba
no lo es por complete.
SR. URQUIAGA ('CARMELO) : Por muy prusiano senfo-
res Representantes, que sea ese sistema, a mi no me
convince; porque seguramente el senior Wolter del
Rio ha querido tratar con brevedad este punto, pero
si nos hubiera explicado como son estos aportes de la
finalidad social que deben perseguir los seguros de
retires, nos habria repetido lo manifestado reiterada-
mente por el propio senior Wolter del Rio y por el se-
iior Aguiar, o sea que no deben ser un beneficio ex-
clusivo para aquel que disfrute en el future, sino un
amparo para su vejez, en el cual de manera m6dica,
de manera razonable, se atienda a los filtimos dias de
su subsistencia. Viene a ser el desequilibrador de de-
ficiencias personales, pudi6ramos decir, en la mayo-
ria de los casos; porque para aquellos que tenemos
habito de orden,.para aquellos que han disfrutado in-
cluso de grandes sueldos, no es problema ninguno el
mafiana triste de la vejez y el desamparo; lo es para
aquel que o no ha tenido medios abundantes para vi-
vir o no ha sabido hacer acopio para el future, como
hace la hormiga en el verano, para el invierno. No es
una especie de regal que la sociedad gratuitamente
otorga a determinados miembros de ella, no; es algq
que pudieramos decir lleva implicito un soplo divino,
la bondad, la piedad, la propia seguridad general. To-
do eso viene al suelo, si lo constrefiimos a los nfmeros
escuetamente, si lo desarticulamos. Ya tiene suficien-
te ventaja el afortunado hijo de la Gran Bretafia que
control esos ferrocarrilew, con devengar sueldos que
suman cuarenta mil pesos al afio; pero no debemos
impedir que contribuya a los fondos de jubilaci6n
con una suma crecida, para que compensara cOn cre-
ces el tres por ciento de la cantidad que disfruta.
Aquellos hombres cue tienen grandes emolumentos,
que han estado ganando veinte y cinco mil pesos y
otro tanto como gastos de representaci6n, deben aho-
rrar diez mil pesos anuales, con lo cual no necesita-
rian ni siquiera de esos doscientos pesos de retire'; pe-
ro circunscribendo la cantidad con la cual deba con-









10 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REBPRESENTANTES


tribuir, cometemos una gran injusticia y desequilibra-
mos las entradas de la caja de jubilaciones que bien
necesita esa ayuda, porque los aportes del tres por
ciento de los treinta y cuarenta pesos que gana un
obrero, son cantidades muy pequefias, que no van a
compensar los egresos. Los herederos de un obrero
que ha estado contribuyendo al retire durante diez o
quince ailos, en dos afios han rescatado las cantida-
tes con que 61 contribuy6 a los fondos del retire.
Pero aun hay mis, ya nos decia el senior Aguiar
que en la ley anterior se llegaba a estabiecer que las
pensionerapudieran llegar a aleanzar la cantidad de
trescientos setenta y cinco pesos o mas, en cuyo easo
venia a devengar un porcentaje mis crecido que en
cualquiera de los otros empleados. En esta ley, por lo
que he visto hasta ahora, no se pone limited de doscien-
tos pesos; al menos en la ley, porque precisamente
uno de los incisos que discutiremos a continuaci6n es-
tablece un impuesto de setenta y cineo por ciento so-
bre las cantidades que excedan de doscientos pesos;
luego se deja que sigan subsistentes. Es decir, que el
que tenia cuatrocientos pesos, tendra doscientos cin-
cuenta pesos.

SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Lo que pasa es que, para
discutir la ley, hay que conocerla toda. Por ejemplo:
el asunto a que el senior Urquiaga se refiere, es bas-
tante injusto, tanto en la ley vigente, como en la en-
mienda que yo he presentado. Y si, como decia el se-
flor Urquiaga, el que no quiere que se ensombrezea
en su coraz6n el sol de la equidad y de la justicia,
(creo que 6stas fueron sus palabras) no debe conside-
rar just que el que contribuya con una eantidad pro-
porcional a quinientos pesos de haber, disfrute de un
retire menor a la cantidad proporcional con que con-
tribuye.
El senior Urquiaga se refiere al inciso de este ar-
ticulo, que tiende a lo siguiente: Hay jubilaciones
concedidas que alcanzan un alto retire, y a esas jubi-
laciones es a las que se impone ese impuesto, para
equipararlas al nuevo tipo que se va a conceder en lo
adelante. Esa es la explicaci6n de ese precepto. Ade-
mas, puedo informar que el niimero de esas jubilaeio-
nes es limitado, el de cuarenta y cuatro.
,SR. URQUIAGA (CARMELO) : Sefior Presidente y se-
iiores Representantes: No era mi prop6sito el entrar
ahora a discutir sobre el montante de las jubilaciones;
pero, desde luego, se afirm6 que habra pensions de
doscientos cincuenta pesos.


No quiero hacer de esta discusi6n un campo de ba-
talla ni de ataque hacia nadie; pero el hecho cierto
es que se ha dado el caso de que determinadas empre-
sas hayan asignado sueldos fabulosos, con el fin de de-
fraudar el fisco national, porque a mayors sueldos
menores ganancias tiene esa compafiia jr menor es la
cantidad con que tiene que contribuir del ooho por
ciento o de oualquier otra tributaci6n a que esten obli-
gados; es decir, que son realmente privilegiados, por
io que entiendo que no debe imponerse ese tres por
ciento para la caja de jubilaciones de los obreros de
Cuba.

Suponiendo' que no fuera asi, debiera imponerse
penalidad a los lue tratan de burlar la ley para evi-
tar el pago de contribuciones a que estan obligados
a nuestra hacienda national.
Yo pediria a ]a CAmara que aprobara ese articulo,
con la supresi6n de la parte que se refiere al sueldo
de los quinientos pesos.

SR. PRESIDENT (Gu S INCLIN): Lo que" S. S. so-
licita entrafia una enmienda. Ofrece S. S., presen-
tarla por escrito?
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Lo ofrezco, senior Presi-
dente.

(EX official de aotas lee).

Enmienda al Inciso A del articulo IX.

ISe suprime la parte que se refiere a que la eanti-
dad hasta la cual se descontara el retire serA de qui-
nientos pesos.
Habana, Marzo 27 de 1929.
(f.) Carmelo Urquiaga.

SR. PRESIDENT (GUAS INCLIN) : Se pone a vota-
ci6n la enmienda del sefior Urquia.ga, que consiste en
suprimir, del precepto, las palabras que se refieren
al tres por ciento sobre el sueldo de quinientos pesos.

Los que esten conformes se erviran ponerse de
pie.
Rechazada la enmienda, con el voto favorable de la
presidencia.
(Abandona la presidencia el senior Guds Incldn y
la ocupa e, senior Martinez Quiroga).


.SR. MENDOZA (MVARIO) : Las habia, pero ya no las SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN) : Pido explicar mi
habrd. voto favorable.


SR. URQUIAGA (CARMELO): Si las habra. No podrAn
concederse pensions de doscientos eincuenta pesos,
pero las que existen actualmente de cuatroeientos pe-
sos, aun aplicAndoles el descuento del setenta y cinco
por ciento, alcanzarAn a doscientos cineuenta pesos y
otras seran de doscientos veinticinco pesos.
Yo he formulado mi oposici6n a la parte que se re-
fiere este inciso, en que se establece un limited de qui-
nientos pesos mensual de sueldo, respect a los cua-
les debe concederse a cualquier empleado para los
efectos del descuento del tres por ciento, porque lo
estimo injusto.


SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA): Tiene la pa-
labra el senior Wolter del Rio.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Yo deseara, senior Pre-
sidente, que se rectificara la votaei6n.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA) : Se va a pro-
ceder a la rectifeaci6n de la votaci6n. Pero ahora se
van a invertir los t6rminos: Como quiera que la vez
anterior se pusieron de pie los que estaban de aeuer:
do con la enmienda, ahora los que estan de acuerdo
con ella quedaran sentados; los contraries, se servi-
rAn ponerse efectivamente de pie.









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 11


(La mayoria de los seiiores Representantes perma-
nccen senta.dos.)
Aprobada la enmienda.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (MAARTiNEZ QUIROGA): Tiene la pa-
labra el senior Wolter del Rio.
SR. WOLTER DEL Rio (GERnMN): Yo he votado, se-
ilor Presidente y sefiores Representantes, en contra
de la enmienda del senior Urquiaga; y quiero expli-
car mi voto, porque respetando, como siempre he res-
petado, las orientaciones y resoluciones de la Camara,
me permit afirmar.que la CAmara ha votado favora-
blemente la enmienda del senior Urquiaga, tal vez sin
haber meditado suficientemente el caso, sin entrar en
el propio studio cientifico de este asunto. Nada ha
encaminado tanto a las personas que se interesan por
los seguros sociales, como el particular referente a si
los seguros sociales deben ser obligatorios o volunta-
rips. Yo no voy a remontarme a la exposici6n de an-
tiguas teorias sociales para llegar a la conclusion de
que en una epoca reciente al fin se alcanza el acuerdo
respecto al caricter obligatorio del seguro social, pero
con una explicaci6n muy convenient. En los congre-
sos obreros filtimos, y en el propio congress obrero de
Roma en epoca reciente, se tom6 el acuerdo unAnime
de que los seguros sociales deben ser obligatorios y
no voluntarios. Porque el seguro social, sefiores, obe-
dece y responded a. ese principio de que, l1, s6lo vive
en donde el seguro privado no puede vivir.

Yo celebro que otra explicaci6n de voto anunciada,
venga a ilustrar mas a esta Camara respect a este
extreme. En una forma terminante, quiero afirmar,
una vez mAs, que el seguro social s6lo se legitima y
s6lo se justifica en aquellos casos en que el seguro
privado no es possible. En obra que yo acabo de citar,
que no tiene dos afios de premiada, se ha afirmado
que el seguro social, aunque en formaci6n, constitu-
ye realmente una ciencia; y esa ciencia ha expresado,
como conclusion filtima, lo que yo acabo de mencio-.
nar.

La Comisi6n de Justicia y C6digos de la CAmara
hace ocho aios, frente a este problema, tuvo que con-
siderar una de estas dos soluciones: o dejaba fuera
del seguro social a todos aquellos individuos que al-
canzaban un haber mensual mayor de quinientos pe-
sos y que estaban, por consiguiente, en condiciones
de ir al seguro privado, o incluir a esos individuos.
Si la Comisi6n de C6digos de la CAmara y la pro-
pia Cimara, que dict6 esa declaraci6n, segdin la cual
el seguro social debe ser obligatorio y opin6 debia vi-
vir en aquellos casos en que el retire privado no pu-
diera tener aplicaci6n, la Comisi6n de C6digos de la
CAmara y la propia Camara, tenian que orientarse en
el sentido de excluir, en aquella ley, a todas aquellas
personas que alcanzaban un haber mensual de 200,
300, 6 400 pesos, ]a cantidad que se consider necesa-
ria para un standard de vida esencial en este pais.
La Comisi6n de C6digos, en aquella ocasi6n, y la
propia C6mara, que lo dict6, y el Presidente de la Re-
pilblica que lo sancion6, (porque lo que nosotros hace-
mos es derogar la ley vigente), tuvieron en cuenta
esta otra consideraci6n, que yo la indiqu6 hoy mismo


y que fu6 mis tarde recogida por el senior Urquiaga:
En los seguros sociales como en los propios seguros
privados, debe tenerse en cuenta que el riesgo menor
debe compensar o equilibrar al riesgo mayor; y en
e.se sentido la Comisi6n tuvo en cuenta, por tanto,
que aquellas personas que devengaban un haber men-
sual de quinientos pesos,-y ese propio precepto es el
adoptado por el senior Aguiar,-vendrian a tener de-
recho a un retire proporcional de cerca de 375 6 400
pesoa.
Tengamos en cuenta que en esta misma ley vigente,
y en la propia proposici6n del senior Aguiar, existe
un articulo, el 17, segfin el cual el promedio de la ju-
bilaci6n se produce por un tipo del setenta y cinco
por ciento hasta cien pesos... (Conti;qia leyendo)-.
Sin embargo, con muy buen criterio, tanto el se-
fior Aguiar en esta proposici6n de ley, como los pro-
pios Poderes de la Repiiblica, en la vigente ley, esta-
blecen un limited a las pensions; y nos encontramos
con individuos, de acuerdo con el criterio de esta ley,
que debian disfrutar de una pension de 360 pesos y,
sin embargo, los obligamos a disfrutar de una pension
de 175 6 200 pesos a lo sumo, segun que se mantenga
el sistema vigente o, como ha anunciado hoy el senior
Aguiar, se introduzca una nueva enmienda para li-
mitar esas pensions de 200 a 175 pesos.

En resume, y para concluir: He votado que si,
porque estimo .que el seguro social s6lo puede ser obli-
gatorio para aquellos individuos que no puedan ir
al seguro privado; y, en ese sentido, el que disfruta
de un haber mayor de quinientos pesos, guede ir al
seguro privado para obtener esa previsi6n, y que yo
rompia aquella discipline recomendada por el propio
Congress obrero en el sentido de que el seguro para
ese individuo deberh tener un principio, establecien-
do que s6lo la cantidad de quinientos pesos estuvie-
ra obligada a contribuir a los fondos pfiblicos.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA): Tiene la pa-
labra el senior GuAs InclAn para explicar su voto.
SR. Guis INCLAN (RAFAEL): Sefior Presidente y
seliores Representantes: El senior Wolter del Rio es
uno de los talents mas vigorosos de la Camara. Es
uno, ademis, de los Representantes a quien observe
con mAs detenimiento; y esa observaci6n constant
ha ido engendrando y aumentando, a travys del tiem-
po, no ya una simpatia personal y una profunda es-
timaci6n, sino un verdadero carifio, porque veo el in-
ter.s que 61 se toma en todos los problems nacionales
y el tiempo que dedica al studio de todos estos asun-
tos. Lo consider, pues, en esta material, un entendi-
miento privilegiado y una cultural superior a la mia.
Reconozco que dentro del campo de mis aficiones al
studio, esta material no es de aquellas que me han
embargado tiempo. No le he dedicado, porque no ha
sido possible, mis mejores afanes ni mis mayores des-
velos al studio de, este problema. Esto vale tanto co-
mo a decir .que no le salgo al camino al senior Wolter
del Rio para entablar una polemica, que no debo ini-
ciarla en condiciones desiguales frente a un talent
y una capacidad superiores a los mios. Quiero decir
s61o que voy a explicar mi voto, que voy a darle a la
CAmara las razones por las cuales me sum6 a la ini-
ciativa del senior Urquiaga y me convenci de la raz6n









12 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMABA DE REPRESENTANTES


que le asistia para que, en definitive, nuestro criteria
cristalizara en mayoria.
Si este problema lo enfochramos a trav6s de un
prisma netamente juridico, como queria el senior Wol-
ter del Rio, posiblemente 61 tendria la raz6n. Si este
problema lo enfocaramos desde un punto meramente
aritm6tico, el sefor Wolter del Ro tendria raz6n tam-
bi6n; pero no es con ese espiritu, como yo enfoco ni
como yo contemplo este problema. He votado favora-
blemente por otras consideraciones que, en el camino
de la vida, van abriendo en mi coraz6n una corriente
cada dia mis amplia y en mi criteria un convenci-
miento cada dia mas intimo. Es que los que vemos a
la humanidad y contemplamos la felicidad de brazos
de la miseria, quienes volvemos los ojos al cuadro
que nos rodea y encontramos hombres que nacen ri-
cos, que nacen felices, que nacen poderosos y que,
junto a ellos, tienen al que nace infeliz y nace desdi-
chado, definitivamente desdichado, no podemos com-
penetrarnos de esa injusta distribucion de la felicidad
y la ventura, de la amargura y de los dolores en la
humanidad; es que, a la postre, todos nosotros vamos
siendo socialists; es que, a la postre, todo-s vamos re-
cibiendo para la humanidad una distribuci6n mas
just de la alegria y del dolor. Y si hay un emplea-
do ferroviario que tiene la fortune de percibir unos
emolumentos que son cuantiosos; que percibe un suel-
do que llega a un limited mas allA de quinientos pesos,
Sno debe contribuir con el tres per ciento de la totali-
dad de su sueldo? Si la Camara de Representantes
esta confrontando como una realidad que los ingresos
de la caja de jubilaciones no son suficientes, que la
caja de jubilaciones esti en quiebra, que es necesario
allegar otros recursos, para que el ofrecimiento del
Congress en su ley de retire sea una realidad y no
una utopia de los legisladores; si la Camara se en-
cnentra con otra realidad, con la existencia de em-
pleados que tienen sueldos cuantiosos, Lpor qu6 res-
tringir a un limited su aportaci6n, por qu6 restringir
a la cantidad de quinientos pesos su aportaci6n?
&No es verdad que se le present al legislator una
ocasi6n, aunque sea meramente accidental, de distri-
buir de manera mis just, mas equitativa, mAs igua-
litaria, las ventures y los dolores de la humanidad?
Porque si los unos, empleados de los ferrocarriles, ga-
nan tan s61o sesenta pesos y viven una vida llena de
privaciones y de dolores, y los otros, junto a ellos en
la misma empresa, desplegando las mismas energies,
no a veces por diferencia de capacidad, sino por di-
ferencia de fortune, perciben sueldos cuantiosos, que
les permiten una vida e6moda, una vida holgada, re-
galada, no es nada que el legislator les imponga, co-
mo obligaci6n, que han de contribuir con el tres por
ciento de la totalidad de su sueldo. Tan arraigada
tengo en mi coraz6n esta creencia, que me parece que
en material de aportaci6n al retire, no ya al retire fe-
rroviario, sino al retire civil, al escolar y a todos, de-
be comenzar a tomar cuerpo en la legislaci6n la.esea-
la progresiva, como una formula de compensaci6n de
los desniveles humans.
Si en material fiscal,-las contribuciones, por ejem-
plo,-el derecho viene sefialando la escala progresiva,
en raz6n direeta a la fortune individual; v en Dere-
cho Penal la sanci6n econ6mica, la multa, no es la
misma para el rico que para el pobre,- por qu6 no


hemos de permitir esta aparente desigualdad en vir-
tud de la cual los empleados de ferro-carriles que per-
ciban sueldos superiores a quinientos pesos, contribu-
yan con el tres por ciento de la totalidad de sus ha-
beres y, sin embargo, no reciban una jubilaci6n pro-
porcional a su sueldo, sino limitada a un mAximo de
doscientos pesos? El derecho puro no podra dar una
respuesta satisfactoria; pero tampoco podra darla a
los interesantes problems de los aceidentes del tra-
bajo, porque si los enfocramos a la luz de los viejos
principios del Derecho Romano que informaron la
instituci6n de la culpa, seria incomprensible que el
patrono pagase la lesi6n sufrida por el obrero por
causa agena a la voluntad del patron, derivada, bien
del easo fortuito, bien de la misma negligencia del
obrero. Y sin embargo, vistos a trav6s de otrQ pris-
ma, conceptuado el obrero como uno de los elements
que engendra el capital y la felicidad del patrono,
equiparado en este aspect a uno de los engranajes de
las maquinarias industriales, debe el. patrono pagar
el riesgo de su obrero, aun cuando el event que lo
causa no depend, ni dte la acci6n ni de la voluntad
del capitalist.
Es, sefiores Representantes, que en estos problems
el viejo derecho se esta resquebrajando, y el indivi-
dualismo absolute que preconiz6 la revoluci6n fran-
cesa y cundi6 en todos los c6digos del universe que
imitaron el de Napole6n, esta abatido por el impulse
y la corriente avasalladores de un socialismo genero-
sq y humanitario que ha de consagrar en las leyes, en
fecha tal vez no lejana, esta supreme idealidad en pos
de la cual tiende cada dia mas mi espiritu: los hom-
bres son desiguales por naturaleza, pero no debe ha-
ber otras desigualdades que las que se conquisten por
el frabajo, por virtud y por el talent; nunca las
que se driven de la herencia: que la felicidad y la
miseria no deben ser trasmisibles de padres a hijos.
(Grandes y prolongados ap.lausos).
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIOGA) : Tiene la pa-
labra S. S.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN) : Dos palabras, o
muy breves palabras, para contestar al querido Pre-
sidente y compafiero, senior Guds InclAn, por los be-
n6volos concepts que me ha dedicado.
Yo celebro haber provocado, quizas con la explica-
ci6n de mi voto, el brillante discurso que ha pronun-
ciado esta tarde, el querido Presidente de esta Cama-
ra, senior Rafael Guas Inclan.

Yo comparto las propias ideas del senior Guas In-
clan. Yo tuve el pudor mental, cuando 'expliqu6 mi
voto, de enunciar los dos problems con que me en-
frentaba: De una parte aquella conclusion obrera,
aquella conclusion socialist aceptada unanimemen-
tc, segfin la cual el seguro socialist no debe alean-
zar a aquellas personas que tengan un haber mensual
que les permit acudir al seguro privado; pero yo
tambi6n tuve el pudor mental de hacer referencia al
argument bisico del que se ha servido con much
raz6n el querido compafiero, prestigio indiscutible de
la juventud cubana, senior Rafael Guas Inclan, aquel
argument bUaico por el. cual el riesgo mayor debe









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


compensar el riesgo menor. Pero hay mils, seiiorcs;
mi satisfaeci6n, esta tarde, es mis intima aun, cuan-
do he oido al Presidente' de este organismo hacer la
calida defense de una conclusion .que, para orgullo
mio, he sidg yo quien introdujo por primer vez en
el program olvida(.o de los partidos cubancs, el prin-
cipio pirogresivo a que ha hecho referencia nuestro
querido Presidente el senior Guis InclAn. En el afilo
1919, el progrima del Partido Liberal que.ful el pri-
merd que se escribi6 en Cuba, acept6 la ccnclusi6n
que mAs tarde consignara tambien el Partido Conser-
vador por brillante ponencia del senior Collantes, con-
clusi6n que mIs tarde acogiera el Partido Popular,
por la que se admitia la proposiei6n que yo habia for-
mulado en virtud de la cual en el sistema fiscal y en
todos los sistemas debe ailoptarse el principio progre-
sivo, y en forma alguna el principio proportional.
En la mesa de la *CAmara, con el ndmero 32 6 34 de
la orden del dia, se enauentra una modest proposi-
ci6n de ley que yo he sometido a la consideraci6n de
este organismo, estableeiendo el principio de la pro-
gresividad de todos los sistemas de impuestos, en vez
de la proporcionalidad, conclusion o principio que es
debido, segfn unos, a, Cucen y segfin ot'ros a Arist6-
teles,_segfin me explicaba brillantemente, haee poco,
quien es igualmente soci6logo como yo, el professor
Consentini.
Aquella conclusion de Cuc6n, que justificaba pre-
cisamente el princilio de la progresividad que tan
brillante y elocuentemente' nos explicaba aqui nues-
tro querido Presidente el senior Guis InclAn, consiste
en esta simple enunciaci6n: "la igualdad no esti en
la proporcionalidad, la igualdad esti en el sistema
progresivo; porque la igualdad estA en tratar desi-
gualmente a situaciones que son desiguales."
(Grandes aplausos).
En esta proposici6n de ley, nosotros tambien he-
mos recogido el sistema progresivo a que ha hecho re-
ferencia el senior' Gus Incln. Yo no quiero sentar
una cAtedra en esta CAmara. Desgraciadamente no
tengo ni las condiciones de orador del senior GuAs In-
elan, ni tampoco su preparaci6n intellectual tan jus-
tificadamente cimentada en este propio organismo.
Sin embargo, yo podria hacer referencia, porque lo
recuerdo, de que son dos nada mis los sistemas pro-
gresivos que existen en el mundo: el sistema frances
y el sistema italiano. Yo podria detenerme aqui a de-
cifrar el sistema frances, que es el sistema de frac-
ciones, y el sistema italian~ que es el sistema global;
pero sin acudir, sin descender a esos detalles, yo pue-
do citar el apartado segundo del articulo diez y siete
de la proposici6n de ley del senior Aguiar, en la. que
con un just criterio especialista contemporaneo lo
hace, y obedece este principio progresivo establecien-
do el sistema frances de las esealas que dice: "Que
se establezca-la jubilaci6n. (Contin M leyendo).
Con este sistema frances, el senior Aguiar remueve
el finico inconvenient que la critical contemporAnea
ha ofrecido al sistema progresivo, aquel con el cual
es possible incurrir en la injusticia del salto y que
consiste en establecer, por ejemplo, una cuota del diez
per ciento hasta una pension de cien pesos. y hasta el
ocho -por ciento a una pension de noventa y nueve
pesos; lo cual hace possible que, quien tenga el haber


mayor, por raz6n, del sistema progresivo, reciba en
definitiva el haber menor.
Termino, pues, felicitando al senior Aguiar, felici-
tando a la CAmara y felicitando a la Repfblica, por-
que tengo la mis intima convicci6n de que esa con-
quista existente en todo el mundo civilizado, del sis-
tema progresivo, que fu6 una idealidad, noble, gene-
rosa y pura expregada por Marx Engels y Jaures en
sus manifiestos comunistas hace mas de medio siglo,
parece que va al fin a ser una just y franca reali-
dad en esta Repfiblica cubana que sera una verdade-
ra. democracia fiscal.
(Aplarusos).
(Ooupa la. presidencia el se5or Guda Iro! n.)
SR. PRESIDENT' (Gus INCLAN) : Se va a dar lee-
tura al inciso B.
(El official de actas lo lee).
Sn. PRESIDENT (GUiAS INCLAN): Se pone a dis-
cusi6n el inciso.
ISR. AGUIAB (MIGUEL A.): Por un error, probable-
mente de mIquina, faltan en el primer rengl6n del
inciso estas palabras: "Con el imported del primer
mes de sueldo o journal Igualmente, el filtimo ren-
gl6n del iltimo pirrafo, debiera terminar asi: "El
nuevo sueldo hasta completar el sueldo gue ganaba
en 1923."

SR. PRESIDENT (GUiS INCLAN) : Se va a dar lec-
tura, nuevamente, en la forma en que queda redac-
tada.
(El official de actas lo dee).
SR. PRESIDENT (GUAS INCLIN): Se pone a dis-
CUSi6n.
(Silencio).
A votaci6n.
Aprobado.
Se va a dar lectura al inciso "C."
(El official de actas lo see).


SR. PRESIDENT (GUAS INCIAN) : Se
cushion.
(Silencio).


pone a dis-


A votaci6n.
Aprobado.
'Se va a dar lectura al inciso "D."
(El official de acta to tee).
SR. PRESIDETTE (GuiS IlNcIN) : Se va a dar lee-
tura a una enmienda.
(El oficia do actas lee).

Enmiewnda al iniso D del articuto IX.

El inciso "D" del Articulo IX del proyeeto de ley
que reform la que cre6 el Retiro Ferroviario y Tran-
viario, quedari redactado asi:


_ _I___


13










14 DIARIO DE 'S'SIONES DE DA CAMERA DE REPRESENTANTES ,


"D".--Con el quince por ciento de las jubilacio-
nes ordinarias concedidAs antes de la promulgaci6n
de esta ley, y (sin perjuicio del descuento a que se re-
fiere el apartado letra 'I"), pero sin que en ningnin
caso aquellas jubilaciones pudieran ser reducidas a
una cantidad menor de la que alcanzarian, de acuerdo
con los preceptos de esta ley."
Sal6n de Sesiones de la Camara de Representantes,
a 18 de Marzo de 1929.

(f.) Miguel Angel Aguiar.

SR. PRESIDENT (GuAs INCLIN): Se pone a dis-
cusi6n.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GUls INCIAN) : Tiene la palabra
su sefioria.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN): No voy a consu-
mir unturno en contra del precepto, sino voy, sim-
.plemente, a llamar la atenci6n de la Camara, inclina-
da evidentemente, en el dia de hoy, a una franca vi-
si6n social.
Recuerdo que, hace aproximadamente nueve aios,
cuando Cuba padeci6 el crack bancario, el ilustre Ge-
neral Jos6 Miguel G6mez, tuvo la gentileza de pedir-
me un studio con referencia a esa situaci6n dificil,
adicionada con este consejo: higame algo que sea
real; escriba usted desde la tierra y no escriba usted
pensando en el cielo.
Esa propia conclusion del General G6mez, la he oi-
do ya tambien y la he leio4 en la notable obra de
Grasserie, Sociologia del Derecho Civil.
La primer condici6n que debe tener toda ley,. es
que sea real.

Hecha esta explicaci6n previa, deseo invitar a mis
compafieros a que me digan si ereen real, si screen po-
sible, si screen que pueda lograr efectividad esta con-
clusi6n que voy a hacer a la Ley del Retire Ferrovia-
rio. Esta ley, como lo anunci6 en esta propia Camara
hace oecho afios, naci6 quebrada y va a continuar que-
brada, a pesar do nuestro esfuerzo, si mantenemos es-
tas propias fuentes de ingreso. Yo dije entonees que
existian tres sistemas de seguro social; que existia el
sistema belga, ese que no es voluntario y que ya ha
rechazado la propia naci6n que le di6 el nombre; que-
existia el sistema ingl6s, y este sistema alem~n, en
que se inspir6 la ley argentina y en que nosotros nos
hemos inspirado, que exige el concurso de trees facto-
res para la formaci6n de esta Caja: el concurso del
obrero, el concurso del patrono y el concurso del Es-
tado.
Recuerdo que en mi ponencia, sabiendo, conociendo
cl fantasma que habria de enfrentarse con mis conclu-
siones, cit6 el caso de mis de veinte compaiiias ferro-
viarias norteamericanas y de otros paises extranjeros
cuyos sistemas de seguros se nutrian exclusivamente
con la aportaci6n de las propias empresas; y recuer-
do que entonces yo hice referencia a lo que es el se-
guro, que en forma alguna era una dhdiva de la em-
presa al obrero, sino una forma del salario que iba a
pereibir el propio obrero. Recuerdo que .tambi6n re-
eogi el pensamiento del professor Gide, quien demues-


tra que si no se obtiene una cuota del nueve por cien-
to pagadero durante veinte y cinco anualidades, y en
forma alguna una pension que sea inferir a ese nue-
ve por ciento. Y ahora bien, sefores: yo present a la
consideraci6n de ustedes, para que me diga si, den-
tro de ese criterio de realidad, puede llegarse a la
aspiraci6n que yo persigo. Yo present a la conside-
raci6n de ustedes este cuadro:. los fondos que expre-
sa el articulo 9 no alcanzan al 9%. En todo el Dere-
cho comparado, el patrono contribute cpn una cuota
*que nunca es inferior a la cuota del obrero. En la
propia Argentina, el obrero contribute con un cinco
por ciento y las empresas contribuyen con un ocho. En
la ponencia que yo present hace siete u ocho afios a
la Comisi6n de Justicia y C6digos de esta Camara,
ponencia que parcialmente fu6 aprobada, yo reco-
mend4 un tipo mayor al uno y medio por eiento, per
parte de las empresas. Ya que no se ha establecido el
oecho o sea el tipo mayor, a las empresas, ruego a la
CGmara que, dentro de ese principio social que tan
brillantemente han venido sustentando nuestros com-
pafieros en el dia de hoy, piense si seria possible, ya
que-no igualar la contribuci6n de las empresas al
mismo tipo de la contribuci6n'de los empleados y de
los obreros, por lo menos se eleve a un uno y medio
por ciento o a un dos por ciento, la cuota con la que
contribuyen las empresas.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GUAs INCLAN) : La tiene S. S.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Sefior Presidente y se-
fiores Representantes: Deede los comienzos de los
trabajos que realic6 para la cristalizaci6n de esta
proposici6n de ley, enderec6 mis pasos Avidamente a
obtener el aumento de contribuci6n de las empresas,
y tambien la contribuci6n de los empleados y obre-
roa. Gestiones de indole privada que no haeen al ca-
so y que no deseo referir ante la CAmara y el pbbli-
co, me Ilevaron a la conclusion de que, al menos en
un moment c.omo el. de crisis por que atraviesa el
pais, no era viable la ley que reelamaba su urgente
aprobaci6n. Entendia y entiendo que dada la crisis
en que se encuentra la Caja de Retire necesita la
contribuci6n de los Poderes del Estado, para llegar
a la soluci6n del problema, soslayando todo aquello
que pueda hacerla fracasar. Hoy mismo, seg6n los
datos que he obtenido en la caja de jubilaciones, el
desequilibrio inensual de la caja asciende a ciento
cincuenta mil pesos; y como los. fondos de reserve
son de cuatrocientos mil pesos, es evidence que la ca-
ja durarA tres meses. Quiere deeir que si el Congre-
so de la Repfblica no aporta cualquier ley antes de
que comiencen las vacaciones, la caja de retire entra-
ri en un franco period de prorrateo, para tender
]oscompromisos que tiene. Como quiera que la ley,
do aprobarse, es hastante restrictive en cuanto a las
cuantias y a ]a concesi6n de las pensions; y como
quiera, ademAs, que recogiendo sugerencias que me
hicieran la propia representaci6n obrera, de suspen-
der la aplicaci6n de la misma durante tres afios pa,
ra los retires voluntarios u ordinaries, la caja po-
drA vivir al menos durante el period en que nues-
tra crisis hays desaparecido y estemos en condiciones
mejores para cursar un aumento; aunque sea lu-
ehando con las empresas ,que, seguramente, opondrin
sn oposici6n a tal aumento, y no obstante el conoci-








DIARIO DE SESIONES DE DA CAMERA DE REPRESENTANTES


miento que tengo de la realidad del problema y la po-
ca esperanza de 6xito, con todo, si la Cimara entien-
de que debe votar el aumento, yo lo votaria con mu-
cho gusto.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMIN): Yo doy fe del ce-
lo con que el seflor Aguiar ha venido estudiando es-
ta ley, con relaci6n a la cual ha sido un ap6stol y un
mdrtir; 61 ha tenido una serenidad extraordinaria,
hasta cuando se le han hecho imputa.iones que no
correspondian a las conclusions por 61 sostenidas.
Dentro de esa realidad a la que tan discretamenfe
hemos hecho referencia el senior Aguiar y yo, no he
hecho otra cosa sino plantear, por ejemplo, la cues-
ti6n de si seria possible elevar del uno y medio al dos
por ciento la cantidad con que las empresas habrian
de contribuir para en alguna forma nutrir ese des-
nivel que se apuntaba. Esta ley, lo que necesita es
una urgente modifeaei6n. No propongo, en conse-
cuencia, ninguna enmienda.
SR. PRESIDENT (GGU-S INCLAN): Se pone, pues, a
votaci6n el inciso.
Los que est6n conformes con 61, se pondrAn de
pie.
(La mayoria de los seiores Representastes se po-
we de pie.).
Aprobado.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Pido la palabra, para
explicar mi voto.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLIN) : Tiene la palabra
el senor Urquiaga, para explicar su voto.
SR. URQUIAGA (CARMELO): DOS palabras, para de-
cir que estoy conform en un todo con la teoria sus-
tentada por el senior Wolter del Rio, reference a que
el tanto por ciento con que contribuyan las empresas
se eleve del uno y medio al dos por ciento; pero he
visto que 61 no formula la enmienda particular, obede-
ciendo a ruego que me parece muy juicioso, del se-
for Aguiar, por lo que accedi a votar favorablemen-
te, reservAndome en su oportunidad el mantener mis
puntos de vista.
,SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Celebro que la CAmara
sea discreta en estos moments, sin perjuicio de que
lleguemos a la elevaci6n de esa contribuci6n tan
pronto como las circunstancias lo permitan, pues la
administraci6n de la caja estarA obligada a aumen-
tar del tres al cinco y del uno y medio al tres, tan
pronto como ocurra el desnivel en los ingresos.
SR. PRESIDENT (GuiS INCLIN): Se va a dar lee-
tura al inciso siguiente.
(El official de act as lee e inciso E.).
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Se pone a dis-
cusi6n.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Hay una omisi6n, que
no es error material, sino que fu6 desconocimiento
mio en el moment de redactar la proposici6n, que
ha sido advertido despu6s por otras personas, inclu-
so por los mismos obreros, respect a fianzas abando-
nadas por consumidores, y fianzas que quedan a be-
neficio de las compaiiias, y que ahora deben pasar
al fondo de ]a caja. (Lee).


SR. URQUIAGA (CARMELO) : Sefior Presidente y se-
fiores Representantes: No voy a formular una oposi-
ci6n a este articulo, que comprende diversos extre-
mos. Lo mejor del mismo me parece la enmienda
presentada filtimamente por el senior Aguiar, a pesar
de que, a mi juicio, es completamente legal. Pero hay
algo que no quiero dejar pasar, por lo menos sin se-
iialarlo, y es aquello que se refiere a los cobros in-
debidos hechos por compailas o empleados, cobros
que no serAn devueltos sino por reclamaci6n escrita
dentro de los dos afios. Esto me parece atentatorio
al principio de honradez, e indelicado, en la idea y el
procedimiento, los dos extremes.
Creo que ni los empleados ni las Compafias de-
ben de cobrar indebidamente a nadie. Pero en el
caso de cobrar indebidamente, si se trata de un em-
pleado, mereceria una buena correcci6n por robarle
al pfiblico; y si se trata de la empresa, el castigo se-
ria mas severe, porque no cabria la posibilidad del
desconocimiento o la festinaci6n con que se procedia.
Si todo eso me parece mal, peor me parece lo que
aqui se establece referente a que tendrk que recla-
marse por escrito y dentro del t6rmino de dos afios.
Es decir, que si un empleado de la companfia de fe-
rrocarriles le cobra a alguien diez pesos por lo que
realmente vale seis, pongamos por caso, aquel que
ha sufrido ese trato injusto no puede obtener la de-
voluci6n de lo que le han cobrado indebidamente, si-
no presentando la reclamaci6n por escrito y dentro
del t6rmino de dos afios. Tal parece que buscamos la
manera de dificultar, en lugar de facilitar la solu-
ci6n de todos estos problems.
A mi me parece que a una caja que surje con tan-
to estimulo, con tanta alteza de miras, no debe darse-
le ingreso a aquello que provenga de faltas o infide-
lidad de los propios empleados. Por eso yo rogaria al
senor Aguiar, si no tiene un interns especial respect
de ese precepto,-que lo suprimiera.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GUAS INCILN) : Tiene la palabra
S. S.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Voy a empezar, vali6n-
dome del sistema inverso al usado por el senior Ur-
quiaga. El terminaba preguntando si yo no tenia
ningun interns especial en conservar o en mantener
dicho precepto, y debo contestarle que, en el orden
personal, ninguno. Pero en el orden general, que es
el finico sentido en que debe haberse referido el se-
fior Urquiaga, si tengo interns en todo lo que signifi-
que ingreso en la caja de jubilaciones, aunque sea
de un niquel. La caja de jubilaciones, en ese orden,
no puede despreciar un solo ingreso, cualquiera que
este sea. Pero tampoco quiero atribuirme la paterni-
dad del precepto. Yo, en la ley, no he estado hacien-
do irinovaciones, sino niodificaciones, ateni6ndome a
las necesidades que la reali'dad ha impuesto y que la
experiencia nos ha suministrado. El precepto existed
en la ley vigente y esth contenido en el ineiso E del
articulo 9. Habria, por tanto, que modificar la ley
vigente, tambi6n en ese extreme.
No es cierto que se exija la reelamaei6n por eacri-
to, senior Urquiaga. Se ha querido evitar una de las
tantas maneras que tienen las empresas, de burlar









16 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


los ingresos a que estdn obligados, ,pues cuando no
consta la reclamaci6n escrita, la empresa puede de-
cir: Recaud6 de mis, por el coricepto de flete o pa-
saje indebido, cinco pesos; pero fueron reclamados
por el senior Aguiar; y, por consiguiente, no los in-
gresa en la Caja de Jubilaciones. Pero como quiera
que la empresa tiene que exhibir al directorio la
prueba escrita de haber entregado esta cantidad, la
empresa, de esta manera, no puede defraudar la
Caja.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN): Pido la palabra.
'SR. PRESIDENTE'(GuAs INCLAN) : Tiene la palabra
el senior Wolter del Rio.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN): El senior Aguiar
tiene razon. El cobro indebido es un cuasi-contrato
que existe desde el Derecho Romano y que esta ex-
presamente estipulado en el C6digo Civil que rige
en nuestra Repfiblica.

La enmienda del senior Aguiar es mejor que el
precepto vigente, porque establece un plazo de pres-
cripci6n de dos afios, que es convenient. No veo, en
consecuencia, que sea gravoso este precepto. PTr tan-
to, yo le ruegp al senior Urquiaga que apruebe este
apartado del articulo ocho, como esta redactado.
.SR.'URQUIAGA (CARMELO) : Retiro mi oposici6n.

SR. PRESIDENT (GUiS INCLAN) : Se pone a vota-
ci6n el inciso.
Los que est6n conformes se servirAn 'ponerse de
pie.
(La mayoria de los sefores Represemtantes se po-
ne de pie).
Aprobado.
Se va a dar lectura al inciso "F."
(El oficiai de actas lo iee).
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Se pone a dis-
cusi6n.
(Silencio).
A votaci6n.
Aprobado.
Se va a dar lecture. al inciso "G."
(El official de actas lo see).
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Se pone a dis-
cusi6n.
(Silencio).
A votaci6n.
Aprobado.

Se va a dar lectura al inciso "H."
(El official de actas lo eeo).
SR. PRESIDENT (GuAs INCLAN): Se pone a dis-
cusi6n.
(Silencio).
A votaci6n.


Aprobado.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Se va a dar lec-
tura al inciso "I."
(El official de actas lo 'ee).
SR. PRESIDENT ('GUAS INCLAN) : Se pone a dis-
cusion.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Yo rogaria al senior
Aguiar que me explicara ese inciso.
SR. AGUIAR ('MIGUEL A.): Aqui lo que se hace es
establecer una contribuci6n que ahora no. existe, es
decir, crear una nueva fuente de ingresos. Ahora se
impone el diez por ciento, como se ha hecho con la
ley de retire maritime y la de los maestros.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Es que la forma en que
esta redactada, lo mismo puede referirse al presen-
te que al future.

SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Ahi se dice que todas
las jubilaciones que sean pagadas por las cajas de-
ben percibir un descuento de un diez por ciento.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : A todas las jubilacio-
nes que se paguen.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): A todas.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN): En la proposi-
ci6n de ley del senior Aguiar, ademas de ese inciso
"I" que venimos estudiando, estd el inciso '"M",
que establece: el quince por ciento de cotizaci6n.
(C(ontin ta. leiy'ndo).
Como un prccedente a esa iniciativa, yo me encuen-
tro con el apartado "I" de la ponencia que se despa-
ch6 hace seia aios por la Comisi6n de Justicia y Co-
iligos y que dice asi: Con el descuento forzoso que
pueda aportar el directorio. (Continia leyendo).

Es decir, que yo creo que el senior Aguiar ha te-
nido una de esas 'dos orientaciones: o bien establecer
una contribuci6n a las jubilaciones que se pagan,
cuando sean insuficientes las cuotas mismas de los
obreros y los patrons; o bien, con una vision que yo
le aplaudo,-y que por eso deseo llamar su atenciin
al inciso letra M,-establecer una pension para aque-
llos individuos que van a disfrutar de la jubilaciin
sin haber contribuido a los fondos durante aquellos
afios que son necesarios. Realmente, estas leyes se en-
frentan con este problema pavoroso: que las jubila-
ciones, actualmente, van a disfrutarlas aquellos in-
dividuos que no han contribuido a los fondos comu-
nes durante el nimero de afios que la ley exige. Y
nunca podria gozar de jubilaci6n el que tuviera cua-
renta afios de edad, euando comenz6 la ley; o con un
criteria bien armonizado se establecen estos impues-
tos a aquellas personas que no han contribuido du-
rante los alios suficientes. No s6 si el senior Aguiar
se ha inspirado en el principio que establece la le-
tra M.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Una nueva fuente de
ingresos. Una de las mas importantes, porque ascien-
de a doscientos treinta y siete mil pesos al afio. De
manera que suprimir tal fuente ae ingresos, seria
acabar de destrozar el fond6 de jubilaciones; sin
perjuicio del precepto que se contiene en el inciso








DIABIO DE SESIONES DB LA CAMERA DE REPRESENTANTES 17


M., a que se refiere el senior Wolter del Rio, que tie-
ne otra explicaci6n. Al rebajar nosotros ep esta pro-
posici6n de ley la cuantia de las pensions, nos en-
contramos con que a partir de la promulgaci6n de la
ley, las jubilaciones serian del 60%, mientras que
las jubilaciones concedidas con anterioridad a la ley
son del 75%, habiendo una situaci6n de privilegio
en relaci6n con las otorgadas en lo que se refiere a
las que estan por otorgar; sin que debieran ser tnis
castigadas. Por eso el inciso M. dice que se dezcuen-
te el 15%, sin perjuicio del descuento que impone e'l
inciso M.
SR. PRESIDENT (GUAS INCrAN) : Se pone a vota-
cion.
(Silencio).
Aprobado.
Se va a dar lectura al inciso J.
(El official de atas lo bee).
SR. PRESIDENT (GuAs INCLIN): Se pone a dis-
cusi6n.
(Silenoio).
A votaei6n.
Aprobado.
Se va a dar lectura al inciso K.
(El official de aatas lo 'ee).
SR. PRESIDENT (GUAS INCLN): Se va a dar lec-
tura a una enmienda del senior Urquiaga.
(El official de actas lee).

Enmienda at inciso K del Articulo IX.

En vez del 75% se entendera el 100%.
Habana, Marzo 27 ,de 1929.
(f.) Carmelo Urquiagae.

SR. URQUIAGA (CARMELO): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GUiS INCLIN) : Tiene la palabra
su seforia.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Sefior Presidente y se-
fiores Representantes: Este inciso se refiere a uno de
los problems mIs interesantes de esta ley, o sea el
de la cuantia de las pensions. El senior Aguiar, en el
inciso K, sefialaba un descuento de un 70% para la
cantidad que exceda de doscientos pesos, refiri6ndo-
se a las pensions ya conqedidas; porque aunque no
hemos llegado a ellas, segfin nos adelantaba el pro-
pio sefor Aguiar, para las pensions futuras no se-
rd possible conceder las que excedan de doscientos pe-
sos. Con la enmienda mia, en vez del 75% se sefiala
el cien por cien. Lo que se ha querido es que ningu-
na pension ni future ni pasada, exceda de doscien-
tos pesos. Yo, a la verdad, no veo raz6n de clase al-
guna por la cual pueda establecerse una preferencia
hacia aquellos que ban venido disfrutando de pin-
giies pensions de trescientos y cuatrocientos pesos,
y que ahora, como una pequefia reminiseencia de los
tiempos aquellos, seguiran cobrando doscientos trein-


ta o doscientos sesenta pesos mensuales. Cuando el
Congress trata de declarar y declara que ninguna
pension future deberA exceder de doscientos pesos,
Spor qu6 raz6n se ha de beneficiary a esos sefiores que
ban sido precisamente los eulpables del desiquilibrio
de la caja del retire ferroviario?
Es mas; es que, ni num6ricamente, debemos ha-
cer tal cosa. Esos sefiores ya han estado disfrutando
por largos afios de trescientos cincuenta y cuatro-
cientos peso de retire. Todo eso completamente illegal,
completamente injusto, completamente en contra de
la organizaci6n modern de lo que deben ser los prin-
cipios que integran las leyes de retire. Ese ha sido
el gravisimo mal, ademas, que ha llevado la ruina a
estas leyes y a otras que viven respaldadas por el Es-
tado, gracias al apoyo official que se les brinda. Aqui
so ha dado el caso de que haya fiscales del Supremo,
retirados, que han tenido retires de ochocientos cin-
cuenta pesos mensuales o sea un retire superior al
que en active tienen de sueldo los propios fiscales.

SR. WOLTER DEL Rio (GERMIN): El senior Urquia-
ga tiene much raz6n en lo que viene exponiendo
con referencia al desequilibrio que existe en la caja,
producido por las altas pensions. Un impuestode
,cien por cien realmente es confiscatorio. Y como
quiera que el senior Aguiar tiene seguramente el mis-
mo principio que defiende el senior Urquiaga, yo, co-
mo un criterio de transacci6n, me permit ofrecer
que en vez de 70, se establezca el 85%, que prActica-
mente es el mismo.

SR. URQUIAGA (CARMELO) : Yo no puedo desairar
al compailero senior Wolter del Rio; y aunque en rea-
lidad estimaba que siempre existe un ligero benefi-
cio hacia aquellos que han sido los culpables de la
caida de la Caja, acepto lo que 61 propone.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Yo tambi6n.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLIN) : Se pone a vota-
ci6n la enmienda, en la forma en que result redac-
tada.
Los que est6n conforme se serviran ponerse de
pie.
(La mayoria de los seiiores Representantes se po-
ne de pie).
Aprobada.
S va a dar lectura al inciso M.
(El official de actas lo lee).
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Se pone a dis-
cusi6n.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GuIs INCIAN) : Tiene la palabra.
el sefior Aguiar.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Sefior Presidente y se-
fiores Representantes: Yo me hiee eco, al formula
este inciso del articulo que estamos estudiando, de la
encomienda de distintos elements de las classes tra-
bajadoras, formulada a este respeeto, no reconoeien-
do para el trabajador nacionalidad, dejando al jubi-
lado en libertad de vivir donde mejor le convenga.








18 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


No es obra mia, sine recogida de una fuerte corrien-
te de opinion.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN): El senior Aguiar
ha, recogido una aspiraci6n de los obreros, recomen-
dada per la propia ciencia econ6mica, que es el fan-
tasma del absentismo; pero el sefior Aguiar tiene
raz6n en lo que express, y ha hecho buena la decla-
raci6n de un c6lebre escritor suramericano, ,de que,
para acertar, uno debe colocarse en el t6rmino medio
y no en el extreme. Yo creo que el precepto tal come
esta redactado per el senior Aguiar, quiza sea un po-
co duro. En la ponencia que aprob6 la Comisi6n de
Justicia y C6digos hace tiempo, pero que no ha sido
aprobada per la Camara, se defini6 el absentismo en
la forma que van a oir ustedes. (Lee). Es decir, que
la Camara, anteriormente, habia considerado en prin-
cipio la conveniencia de establecer un impuesto a ese
fen6meno del absentismo; pero al mismo tiempo ha-
bia querido tender al case del extranjero enfermo,
a que ha querido referirse con muy buen juicio el se-
for Aguiar.
-SR. AGUIAR (MIGUEL A.): A mi no me satisface la
forma en que aparece redactado el precepto, en ese,
dictamen de la Comisi6n de C6digos, porque deja
siempre las puertas abiertas al fraud y a la mentira,
salvo el case de enfermedad, cosa que no puede con-
frontarse si el individuo se encuentra en Londres o
en la Corufia, per serle ficil enviar un certificado
m6dico.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLIN) : Se pone a vota-
ci6n el incise.
(Silencio).
Aprobado.
Se va a dar lectura al inciso L1.
(El official de actas lo lee).
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Este incise L1 estA su-
primido. Hay un incise final que establece la revi-
si6n para los eases de los jubilados per inutilidadl,
ajustAndolos a la escala que establece la nueva ley.
SR. PRESIDENT (GuAs INCLAN) : iLo que su sefio-
ria propone es la supresi6n de este incise y que el si-
guiente venga a ser el incise Ll?
SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : Si, senior Presidente.
SR. PRESIDENT (GuAs INCLN) : Se pone a vota-
ci6n la.supresi6n de este incise.
(Silencio).
Aprobado.


Se va a dar lectura al incise siguiente,
ahora el incise L1.


que serA


(El official do actas lo lee).
SSR. PRESIDENT (GuAS INCLAN): Hay una en-
mienda.
(El official de actas lee).

Enmienda al Artculo IX.

El Representante que suscribe propone que el inciso
M del articulo IX quede redactado en la form si-
guiente:


Con el quince por ciento del imported de las jubila-
ciones ordinarias concedidas antes de la promulgaci6n
de esta ley, sin perjuicio del descuento a que se re-
fiere el apartado letra I; pero sin que en ningfin ca-
so aquellas jubiiaciones pudieran quedar reducidas a
una cantidad menor de la que alcanzarian de acuer-
do con los precptos de esta ley.
.S16n de Sesiones de la CAmara .de Representantes,
a 23 de Abril de 1928.
(f.) Miguel A. Aguiar.

SR. PRESIDENT (GUAS INCLIN): Se pone a dis-
cusi6n la enmienda.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GuAs INCLAN): Tiene la palabra
su seforia.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN): Realmente, me
gustaba mas el inciso como estaba antes. El senior
Aguiar ha enmendado su proposici6n de ley expli-
cando que este. impuesto consignado en el inciso que
s"-llamaba M y que ahora se llama LI, es, sin perjui-
cio del impuesto consignado en el inciso I. Es decir,
que esa aclaraci6n yo ]a aplaudo; pero yo creo que
debe adicionarse la enmienda con la expresi6n final
de que se sirve el senior Aguiar, porque, a mi juicio,
este ingreso se va encaminando a castigar a aquellas
personas que van a disfrutar de la jubilaci6n sin ha-
ber contribuido a la caja comfin durante aquellos
arios que son necesarios.
En su consecuencia, yo suplicaria que se mantuvie-
ra el inciso en [a forma en que estaba redactado, sin
perjuicio de agregar el impuesto a que se hace refe-
rencia en el apartado I, segfin propone el sefor
Aguiar.

.SR. AGUIAR (MIGUEL A.): No puedo estar confor-
me con el senior Welter del Rio, que pide que se em-
p]ee la palabra castigar. Yo no puedo castigar al que
hace use de un dereeho que la ley le da. Si despu6s
tenemos necesidad de establecer restricciones de or-
den econ6mico, que se haga; pero no podemos decir
que castigamos a aquel individuo que ha venido dis-
frutando de esla jubilaci6n al amparo de una ley y
que le rebajamos la cuantia de su pension, pues oca-
sionariamos un desnivel extraordinario a la persona
que, en un memento y en uso de un derecho que la
ley daba, calcul6 que sus ingresos mensuales estarian
eubiertos con la pension que iba a cobrar. De esta
manera, seiiores Representantes, habria individuos
privilegiados, los que se jubilasen ahora, en relaci6n
con los jubilados de antes; los de ahora, disfrutarian
de una pension mayor a la que alcanzaron los jubila-
dos anteriormente. Yo he querido equipararlos a to-
dos, no castigarlos por haber cobrado antes, y es por
eso por lo que impongo un impuesto de un diez per
ciento.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN) : Yo emple6 el
verbo castigar .como una acepei6n familiar, no pre-
tendi establecer una .pena. Voy a emplear una expre-
si6n mas elegant. Voy a hacer una explicaci6n de
hacienda pfblica. Yo deseo que ese precepto obedez-
ca a la funci6n social que sobre el impuesto recomien-
dan entire otros los autores Wagner y Seligman. El









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 19


impuesto, hoy en dia se recomienda como una fun-
ci6n social tambi6n, no como una funciSn fiscal. Yo
quiero que en este caso se realice una funci6n just.
igualitaria, de aquellas personas que vengan a dis.
frutar de pensions sin haber contribuido durante
los afios suficientes; deseo que contribuyan tambi6n
estos individuos a la caja comiin, con esta cuota. Yo
no castigo realmente al empleado jubilado, al preten-
der que 61 contribuya con ese quince por ciento a
que hace referencia el senior Aguiar; yo hago possible
este impuesto con el objeto de que contribuyan a esa
caja de jubilaciones aquellos individuos que no han
contribuido equitativamente, en realidad. En defini-
tiva,' yo no establezco enmienda alguna v, en reali-
dad, no he querido emplear el verbo "castigar."'
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): He quedado plenamente
convencido de la modificaci6n que ha querido intro-
ducir el senior Wolter del Rio, con el verbo "casti-
gar." Veri el senior Wolter del Rio que mi primer
intenci6n fu6 crear este impuesto obedeciendo a los
principios a que 61 se referia. En el hacer de los nu-
meros y de las constantes visits que recibi alrededor
de esta ley, (que no pasa un dia, no digo ya un dia
ni seis horas siquiera que no haya muchas per-
sonas que me hablen de lo mismo), me encontr6
que, efectivamente, la 'Cmara iba a cercenar la ma-
yor parte de las pensions de que disfrutan actual-
mente los jubilados, y que son en su mayoria pensio-
nes de euantia inferior a cien pesos. Aunque a los
fondos de la Caja fuera convenient la imposici6n
de ese impuesto, inspirindonos en principios que
pueden ser de justicia, es verdad que, no teniendo
obligaci6n de contribuir a ella los jubilados, a pesar
de eso, repito, en el orden practice de las protests
que yo he mencionado, me hice eco de las mismas y
modifiqu6 el inciso en la forma en que se ha prehen-
tado a la Camara.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Se pone a vota-
ci6n la enmienda.
(Silencio).
Aprobada.
Se va a dar lectura al inciso M.
(El official de. actas to lee).


SR. PRESIDENT (GUAS INCIAN)
cusi6n.


: Se pone a


SR. URQUIAGA (CARMELO) : Pido la palabra.

SR. PRESIDENT (GuAs INCLAN) : Tiene la palabra
su senoria.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Sefior Presidente y se-
fiores Representantes: Para manifestar inconformi-
dad con este inciso, por estimarlo peligroso, por lo
menos; no quiero calificarlo. de otra forma.
Hemos visto que siempre que en una ley se em-
plean terminos ambiguos, el uso que se hace de ese
precepto es desconsiderado y excesivo. Ademis, debe-
mos legislar en forma concrete y clara. Qu6 clase de
iniciativas son esas para las cuales se autoriza a la
caja de jubilaciones y pensions?
SR. MENDOZA (MARIO): Para beneficio de los
fondos.


:SR. URQUIAGA (CARMELO) : No; pueden ser hasta
rifas autorizadas. Es decir, que yo entiendo que debe
ser restringido, o mejor dicho, suprimido, porque ya
se ha hecho un studio minucioso de todos los ingre-
sos con que debe de contar esa caja. C6mo vamos
nosotros a dejar a libre arbitrio de los sefiores que
integran la caja de pensions y jubilaciones, mixime
cuando si lo aprobamos le concedemos facultades ili-
mitadas para cualquier clase de iniciativas, lo mismo
en un orden que en otro? Es tan evidence la raz6n
que, a mi juicio, me asiste, que tengo la seguridad de
que el senior Aguiar, tras de estudiar de manera so-
mera este inciso, no se opondrA a que se suprima.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Tiene la palabra
su sefioria.

SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Realmente, no es de tan
transcendental importancia dicho inciso; porque es
evidence que, si' por disposiciones posteriores de la
ley, o por disposiciones que se contengan en el regla-
mento que oportunamente dicte el Poder Ejecutivo
o el organismo director de la caja de jubilaciones, se
dan determinadas facultades para que hagan inver-
siones, ciertamente que esas inversiones han de ser a
beneficio de la caja. De manera que creo que no tie-
ne importancia, y no tengo inconvenient en quai se
suprima.
SR. PRESIDENT (GUIS INCLAN): Se pone a vota-
ci6n la supresi6n del inciso.
Los que est6n conformes se serviran ponerse de
pie.
(La mayoria de los seniores Representaates se po-
ne de pie).
Queda suprimido.
Se va a dar lectura al inciso N.
(El official d cdotas to lee).
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Se pone a dis-
cusi6n.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GUiS INCLAN) : Tiene la palabra
su sefioria.

SR. URQUIAGA (CARMELO) : Para oponerme a una
part de ese inciso, que seguramente de manera im-
premeditada ha sido incluida en 61. La ho-ra es avan-
zada; no voy, por tanto, a ser extenso para explicar
la necesidad absolute de que el Estado coadyuve a
esa bella realidad que se llama seguro y que conoce-
mos, concretamente, por retire de los ferroviarios.
Contribuye el Estado en part principalisima, en es-
te moment, al retire del Poder Judicial; contribute
en parte, tambi6n, por medio de sobrantes, al retire
de los maestros; y debe contribuir, del mismo modo,
hasta donde las fuerzas econ6micas alcancen, al reti-
ro de los ferroviarios. Pero hay aqui un precepto
que parece contrapuesto a esa norma, y es aquel que
dice: "Que dado los informes de la junta de gobier-
no, etc.". Es decir, que por esta part del inciso no
pudiera el Congreso de la Repfiblica votar cantidad
alguna en auxilio de esa caj.a de retire, mientras no









20 DIABIO DIE SESIONES DR LA. CAARA DE RHEPRESNTANTES


transcurran cinco afios. Por lo tanto, yo pediria que
quedara el inciso redactado en esta forma: "Por las
cantidades que libremente aporte el Estado, acorda-
das por las correspondientes leyes en las medidas de
su fuerza econ6miea," y suprimir el resto del inciso.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Estoy conforme.
SR. PRESIDENT (GuIs INCLIN): Se pone a vota-
ci6n lo propuesto por el senior Urquiaga.
Los que est6n de acuerdo, se servirhn ponerse de
pie.
(La mayoria de los seiores Reipresentantes se po-
ne de _ie).

Aprobado.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Sefior Presidente y se-
iiores Representantes: Realmente, yo he venido hoy
a la Cmnara sinti6ndome enfermo y bastante mal.
Tengo la seguridad de tener una temperature bas-
tante alta, en estos moments. He venido accediendo
al ruego de mis compafieros los sefiores Tome y Wol-
ter del Rio, quienes con mAs conocimiento que yo so-
bre la material pudieron haberse ocupado de mante-
ner el debate, pero que no querian prescindir de mi
presencia, de mi cooperaci6n y de mi compaiia en
esta. sesi6n. Ademis, como la hora es avanzada, yo
propondria la suspension del debate.
iSR. PRESIDENT (GUAS INCLN) : iPara continUiar-
lo mafiana a las cinco de la tarde?
SR. URQUIAGA (CARMELO): Para.un ruego final:
Tal como lo habia.previsto y lo manifesto, se ha visto
inmediatamente realizado. Ha sido exiguo el nfmero
de compafieros que ha concurrido. Especialmente d6-


bese ello a no haberse celebrado sesi6n ordinaria y
haberse ausentado, por ese motivo, un gran nfmero
de sefiores Representantes. Para pedir que mafiana,
en la sesi6n ordinaria, se acuerde la discusi6n de es-
ta ley.
SR. PRESIDENT (GuIS INCLAN): Ese es otro pro-
blema.
SR. TOMf (MANUEL); Sefior Presidente y sefiores
Representantes: Queria sefialar un hecho, que al
mismo tiempo que abona a favor de la laboriosidad y
de la ya reconocida mentalidad de nuestro querido
compafiero el senior Wolter. del Rio, prueba de ma-
ncra inequivoca tambien su amor acendrado al estu-
dio y a la puntualidad. El acaba de recibir, en los
moments de inaugurarse esta sesi6n, la noticia de la
perdida irreparable de un hermano suyo, en la ciu-
dad de Moron. y quiero que la Chmara exprese su
-entimiento y se asocie al dolor del compafiero.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLIN): Esta de acuer-
do la CAmara?
(Senales afitmativas).
Aprobado.
SEstA de aeuerdo en suspender este debate, segfn
ha propuesto el senior Aguiar?
Los que est(n de acuerdo se servirin ponerse de
pie.
(La mnyoria de los seiores Representantes se po-
ne de pie).
Aprobado.
Se levanta la sesi6n.
(Eran las o~ho P. M.)


IMP. P. FMNA*MU V CA., 0"46" 17V. PA


-------




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs