Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/01253
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID01253
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text




REPUBLICAN DE CUBA









DIARIO DESESIONES
DE LA
CAMERA DE REPRESENTANTES

DECIMO TERCERO PERIOD CONGRESSIONAL
QUINTA LEGISLATURE

VOL. LI I LA HABANA 16 de Mayo de 1929. NUM. 16

Sesion extraordinaria de 14 de Mayo de 1929.

President: Sr. Emilio Martinez Quiroga
Secretaries: Sres. Federico de la Cuesta Cirdenas y Miguel A. Aguiar Ballori

SUMARIO
A las 5 p. m. comienza la sesi6n.-Continiia el debate sobre el articulado y enmiendas presentadas
al proyecto de ley del Senado relative a la reform de la Ley de Retiro Maritimo.-Es aprobado
el art. 8?, con una enmienda del senior Wolter del Rio sefialando como limited de la pension, la
cantidad de 150 pesos, y 30 pesos como minimum.--El senior Rodriguez Crem6 present una enmien-
da al articulo 10, enmendada a su vez por el senior Wolter del Rio.-Es aprobada esta filtima,
Sen el sentido de que la jubilaci6n ordinaria pueda obtenerse por los empleados maritimos a los
veinticinco afios de servicios y cincuenta o mas de edad; y al empleado u obrero, cualquiera que
sea su edad, que haya prestado respectivamente 30 6 25 afios de servicios.-A propuesta del senior
Wolter del Rio, se acuerda que los obreros de 50 o mfs aoies de edad podran obtener la jubila-
ci6n voluntaria siempre que hubiesen prestado diez aiios de servicios.-Son discutidos y aproba
dos con algunas enmiendas los restantes articulos del proyecto, y toman parte en los debates los
sefiores Wolter del Rio, Urquiaga, Aguiar, Garcia Montes y Rodriguez Ramirez.-Es enviado el
proyecto, al Senado.-El senior Rodriguez Ramirez solicita aclaraciones, sobre el orden de los asun-
tos a tratar.-Despubs de aclaraciones de la presidencia y de los sefiores Aguiar, Wolter del Rio,
Urquiaga y Rodriguez Ramirez a propuesta de los dos filtimos se acuerda tratar de la proposici6n
ley del seflor Aguiar sobre modificaciones del retire ferroviario.-En sustituci6n del art. primero
es aprobada una enmienda del sefor Aguiar, incluyendo en los beneficios de la ley a los empleados
y obreros de las compafiias organizadas despu6s de la ley de 9 de octubre de 1923.-Puesto a de-
bate el art. 2?, habla en contra el senior Urquiaga, quien es objeto de interrupciones por lo sefiores
Garcia Montes, Rodriguez Ramirez, Aguiar y Wolter del Rio.-A ruego del sefor Urquiaga, se
acuerda suspender el debate y la sesi6n, y terminal esta a las 8 p. m.-Copia del proyecto de ley
del Senado que modifica la Ley de Retire Maritimo y que modificado tambi6n por la Chmara fu6
devuelto al Senado.
SR. PRESIDENTE (MARTiNEZ QUIROGA): Se abre la (El Oficial de Actas la lee).
session. SR. PRESIDENT (MARTiNEZ QUIROGA): LSe aprue-
(Eran las cico P. M.) ba el acta?
Se va a dar lectura al acta de la sesi6n anterior. (Seiiales afirmativas).









2 DIARIO DE SESIONES DE IA CAMERA DE IEPRiESENTANTES


Aprobada.
Se va a dar lectura al articulo octavo del proyec-
to de ley sobre retiro maritimo, que ayer qued6 pen-
diente.
(El Oficial de Actas lee).
ARTICULO VIII.-El articulo XVI de la Ley de
cuatro de julio de mil novecientos veinte y siete,
quedari redactado en la siguiente forma:
"El monto de la jubilaci6n ordinaria se calculara
en relaci6n al promedio de los sueldos o jornales
percibidos durante los dos filtimos afios de servicios,
con arreglo a la siguiente escala:
I.-Hasta $100.00 M. 0. mensuales el 65%.
II.-Entre $100.01 M. O. y $200.00 mensuales el
60%.
III.-Entre $200.01 y $500.00 mensuales, el 55%.
IV.--Si excediese de $500.00 mensuales, no ha-
br& derecho a la mayor retribuci6n en consonancia
con lo dispuesto en el inciso (a) del artioulo IX, y
nunca la jubilaci6n o pension pasara de DOSCIEN-
TOS PESOS MENSUALES."
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA): Tiene la
palabra S. S.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN): Sefior Presidente"
y sefiores Representantes: Este articulo octavo del
proyecto del Senado, modifica el articulo 16 de la
ley vigente, en el sentido de reducir al sesenta y cin-
co por ciento el setenta y cinco por ciento que esta-
blece la ley vigente; y tambi6n en el sentido de que
distingue el haber que fluctfia de cien a quinientos
pesos, estableciendo dos escalas, una de cien a dos-
cientos pesos y otra de doscientos a quinientos. Res-
pecto a este precepto, los obreros han elevado a la
Cimara tres exposiciones distintas, a fin de que se
tenga en cuenta este particular, al discutir el precep-
to. He procurado. inspirarme. en esta exposici6n pre-
sentada por los trabajadores cubanos y elevada a la
CAmara, asi como tambien en el aeuerdo torado
por los obreros que celebraron una reunion en el
teatro Actualidades, como asimismo en la celebrada
por la propia Federaci6n de Bahia. Ellos alegan
que debe establecerse una pension minima; y, a mi
juicio, tienen sobrada raz6n. En consecuencia, some-
to a la consideraci6n de la Camara una enmienda.a
este articulo octavo, para que quede redactado en la
siguiente forma: "el monto de jubilaci6n ordenada se
calculara... (Contin"ia leyendo).
En resume, yo propongo que la enmienda a este
precepto sea en el sentido de que la pension mfs al-
ta se fije en ciento cincuenta pesos; y que se intro-
duzca una pension minima, nunca inferior a treinta
pesos.
SR. PRESIDENT (MARTiNEZ QUIROGA) : Se pone a
votaci6n la enmienda.
Aprobada.
Se va a dar lecture al articulo X que qued6 en
suspense en la sesi6n de ayer.


(El Oficial de Actas lee).
ARTICULO X.-EL articulo XVII -de la ley de
cuatro de julio de mil novecientos veinte y siete,
quedarh redactado en la siguiente forma:
"Corresponde a la jubilaci6n .ordinaria, dentro de
las condiciones establecidas en el articulo anterior:
Primero: Al empleado u obrero que haya prestado
treinta afios de servicios y tenga cincuenta afios de
edad; Segundo: al empleado u obrero, cualquiera que
sea su edad, que haya prestado treinta y cinco afios
de servicios."
SR. PRESIDENT (MARTNEZ, QUIROGA) : Se va a dar
lecture a una enmienda.
(El Oficial de Actas lee).

A LA CAMARA:

El Representante que suscribe, present al pro-
yecto de ley que modifica la Ley de Retiro Mariti-
mo, de 4 de Julio de 1927, la siguiente:

ENMIENDA

El articulo dicimo de la ley que modifica la del
retiro maritime de 4 de Julio de 1927, quedarA re-
dactado como sigue:
"Articulo X.-El articulo XVII de la ley de cua-
tio de Julio de mil novecientos veinte y siete, queda-
r~ redactado en la siguiente forma:
"Corresponde a la jubilaci6n ordinaria, dentro de
las condiciones establecidas en el articulo anterior:
Primero: Al empleado u obrero que haya prestaido
veinte afos de servicios y tenga cincuenta afios de
edad. Segundo: Al empleado u obrero, cualquiera
que sea su edad, que haya prestado treinta y cinco
afios de servicios."
.Sal6n de Sesiones de la Camara de Representan-
tes, a 19 de Marzo de 1929.
(f.) Alejandro Rodriguez Crenm.

SB. WOLTER DEL Rio (GERMAN): Con relaci6n a
este precepto del articulo 10, existed no solamente la
iniciativa que en forma de enmienda ha presentado
el senior Rodriguez Creme, sino tambi6n la exposi-
ci1n de esas dos entidades obreras a las que me he
venido refiriendo. La enmienda del senior Rodriguez
Crem6 acepta el apartado segundo del precepto del
Senado en cuanto a los treinta y cinco aflos de ser-
vicios, sin tender a la edad del solicitante; pero man-
tiene la ley vigente en el sentido fijado de veinte afios
de servicios y cincuenta afios de edad, como actual-
mente se reclama en esa vigente ley de retire mari-
timo.
Con referencia a este precepto, la Federaci6n de
Bahia ha elevado una exposici6n a la CAmara, mani-
festando su oposici6n a la reform e interesando
que se deje el precepto tal como esta actualmente en
ul articulo 17 de la vigente ley, o sea con veinte y
cinco afos de servicio y cincuenta afios de edad, y
con treinta aflos de servieio, con cualquier edad. Es-
ta misma exposici6n ha enviado otro.girupo de obre-








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMARA DE REPRESENTANTES 3

ros que se reuni6 en el teatro Actualidades con el z6n del tres por ciento de la jubilaci6n ordinaria
mismo fin. por cada afno de serv.icios."


En la sesi6n de ayer, el senior Zaydin, apoyado
por los sefiores Tomb y Urquiaga, hizo exposici6n
de la necesidad de distinguir los trabajos rendidos
por los obreros, trabajos que son realmente aniquilan-
tes, de los simples empleados.
Por eso me opongo a la enmienda del senior Rodri-
guez CremB; y creo que armonizo la aspiraci6n de
las entidades obreras y, al mismo tiempo, esa expo-
sici6n que ayer se hizo en la CAmara por los seiio-
res Zaydin, Tome y Urquiaga, en una enmienda que
dice asi: "Corresponde la jubilaci6n voluntaria."
(Sigue leyendo).
Me fundo en esto filtimo, que era la diferencia del
proyecto del Senado, en el sentido de que los afios de
servicios prestados por los obreros aniquilan mas
que los prestados por los propios empleados. D6eimo
tercero: (Lee). En su consecuencia, ruego a la CA-,
mara que no acepte la enmienda presentada por el
sefior Rodriguez Cremi, y que acepte, esta otra, con-
forme con la propia enmienda del senior Rodriguez
Creme y con esa iniciativa que han elevado a la CA-
mara las colectividades obreras mencionadas. La en-
mienda dice asi: (Lee).

Articulo X.

Corresponde la jubilaci6n ordinaria dentro de las
condiciones establecidas en el articulo anterior:
Primero:-Al empleado que haya prestado veinti-
cinco afios de servicios y tenga cincuenta o m's afios
de edad.
Segundo:-Al obrero que haya prestado veinte
afios de servicios y tenga cincuenta o mas afios de
edad.
Tercero:-Al empleado u obrero, cualesquiera que
sea su edad, que haya prestado respectivamente trein-
ta o veinte y cinco afios de servicios.
(f.) G. Wolter del Rio.

SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA) : Sefiores Re-
presentantes: El senior Wolter del Rio propone una
enmienda a la enmienda del Representante -sefior
Rodriguez Creme.
Se pone a votaci6n la enmienda; entendi6ndose
que, caso de ser aprobada, modifica el articulo lei-
do. Se pone a votaci6n la enmienda.
(Silencio).
Aprobada.
Se va a dar lectura al articulo trece, cuya discu-
si6n esta pendiente de la sesi6n de ayer.
(El Oficial de Actas lee).
ARTICULO XIII.-El articulo XXI de la ley de
cuatro de julio de mil novecientos veinte y site,
quedarA redaetado en la siguiente forma:
"Corresponde la jubilaci6n voluntaria al emplea-
do u obrero que teniendo diez afios de servicios y
sesenta de edad, desea acogerse a ella, aunque no al-
cance al nfimero de afios de servicios exigidos por
el articulo XVII. Esta jubilaci6n se calculara a ra-


SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA): Se pone a
discusi6n.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN) : Con referencia a.
a este precepto, yo present tambien una enmienda
que obedeee al propio principio que anteriormente
hemos aeeptado, para distinguir el trabajo rendido
por el obrero de aqu6l que ofrece el empleado. La
enmienda lice asi: (Lee). Podrdn obtener la jwbila-
cion voluntaria los obreros can dies aiios de servicios
y cincuenta de edad, asimjismo la obtendrdn los
empleados con diez asio de servicios y sesenta de
odad si asi lo deseare). Es decir, la enmienda es
sustancialmente igual al precepto con la diferencia
que distingue entire el empleado obrero y el de
oficina, manteniendo para los obreros cincuenta afios
y sesenta para los empleados.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA): Se pone a
vctaci6n la enmienda; entendi6ndose que, de ser
aprobada, modifica el articulo que la original.
(Silencio).
Aprobado.
Se va a dar lectura a los articulos 14 y 15 que es-
taban pendientes de discusi6n.
(El Oficial de Actas lee).
ARTICULO XIV.-Se deroga el articulo XXII,
de la ley de cuatro de julio de mil novecientos vein-
te y siete.
ARTICULO XV.-El articulo XXIII de la ley
de cuatro de julio de mil novecientos veinte y site,
quedara redactado en la siguiente forma:
"Los empleados u obreros que tuviesen menos de
diez afios de servicios y fuesen declarados cesantes
por no ser necesarios o por raz6n de economies, for-
maran el cuerpo de empleados- u obreros excedentes
y si reingresan en el servicio, tendrAn derecho a los
efectos de esta ley a que se les compute el tiempo
prestado con anterioridad a la declaraci6n de exce-
dentes, sin que durante 6sta tengan que tributar al
fondo de retire maritime.
Los que tuviesen mas de diez afios de servicios si
iuesen declarados cesantes por las razones expresa-
das anteriormente, tendrAn derecho a una "jubila-
ci6n" equivalent al dos por ciento de la jubilaci6n
ordinaria, por cada afio de servicios, pero sin que
pueda exceder del monto de la jubilaci6n ordinaria.
Si reingresan en las entidades a que se refiere el ar-
ticulo primero de esta ley cesarAn en el goce de la
jubilaci6n.
Los empleados u obreros que hubiesen obtenido en
cualquier tiempo esta clase de jubilaci6n, perderan
definitivamente todo dereeho a la que hubiesen ve-
nido cobrando, si se comprueba que aplican su acti-
vidad a cualquier trabajo. A ese efecto, prestaran
juramento de comunicar por escrito, a la eaja gene-
ral de jubilaciones y pensions, que han emprendido
cualquier clase de trabajo. No obstante lo anterior,
la caja general de jubilaciones y pensions, hara
cuantas investigaciones estime convenient sobre el
particular, utilizando los expedientes y recursos co-
rrespondientes.'








4 DIARIO DE SESIONES DE IA CAMARA DB BEPRESENTANTES


SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA): Se pone a
discusi6n.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN) : Este precepto- del
articulo quince del pr.oyecto del Senado, modifica el
articulo 23 de la vigente ley, tan s6lo en dos puntos:
en una parte porque reduce a dos el tres por ciento
de la vigente ley, y en otra, porque el parrafo final
de este articulo 15 del Senado es completamente
i.uevo. Con referencia a este precepto, los obreros
Lan demostrado su conformidad, en cuanto al pirra-
fo primero de los tres que tiene el articulo quince
del proyceto del Senado, manifestando oposici6n a
los otros dos, sin alegar ninguna consideraci6n con-
creta para fundamental su objeci6n.
Yo creo que la Cimara puede y debe aceptar el
precepto tal como viene del Senado; con s6lo una
modificaci6n, que consiste en agregar al parrafo fi-
na.l de este proyecto, la palabra maritimeo." De es-
te modo (dir asi: "Los empleados u obreros que hu-
biesen obtenido en cualquier tiempo esta clase de ju-
bilaci6n perderAn..: (Continia leyerndo).
El precepto del Senado habla de la caja general
de jubilaciones, y esta caja no existe; y por eso yo
recomiendo a la Camara que modifique este articulo
para que, en vez de decir caja de jubilaciones, diga
"directorio de retire maritime."
SR. RODRiGUEz RAMiREZ (JUAN): Para manifestar-
me conforme con lo expuesto por el senior Wolter del
Rio, pero con la modificaci6n de que el tanto por
ciento que se seiiala sea de tres, en vez del dos; por-
que una jubilaci6n del dos por ciento, para quien ha
sido declarado cesante a los diez afios, result muy
exigua.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN) : NO tengo incon-
veniente. Precisamente yo habia e.plicado que la di-
ferencia esta en que reduce del dos al tres por ciento.
Esta reducci6n tal vez obedezca a que se quiera man-
tener un equilibrio en el fondo de la caja.
SR. GARCiA MONTES (JORGE) : Pido la palabra pa-
ra mbstrarme contrario a la enmienda presentada por
el senior Rodriguez Ramirez. Porque la CAmara, re-
cientemente, -ha sentado un precedent y, por una-
nimidad, aprob6, en la ley de retire escolar, un pre-
cepto por el cual se concede el dos por ciento por
cada afio de servicios a los retirados forzosos; y, por
consecuencia con ese mismo precepto, debemos apli-
carlo a todas las disposiciones analogas que aprobe-
mos. No veo, por tanto, por. que se va a establecer
esa distinci6n en esta oportunidad.
-SR. RODRiGUEZ RAMIREZ (JUAN): Hay que fijarse
que 6ste no es el precepto de daracter general, que
va a conseguir una economic o aumento en la caja de
jubilaci6n. Es un caso exceptional, para aqulllos
que son declarados cesantes y tienen diez afios de
servicios en el retire maritime. Un tres por ciento ele-
va la cuantia; y yea el distinguido compafiero que
es tan pequefia la cantidad, que merece el aumento
de un uno por ciento ms .por resultar tambi6n mas
just y equitativo para el obrero.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA): ~El senior
Garcia Montes retira su proposici6n?
SR. GARCIA MONTES (JORGE) : Deseo oir primewo al
senior Urquiaga.


SR. URQUIAGA (CARMELO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA) : Tiene la
palabra el senior Urquiaga.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Para un ruego, que do-
blemente formula con voluntad y con espiritu satis-
fecho, ya que antes de hacer uso de la palabra de
Puevo el senior Garcia Montes, mostr6 deseos de es-
cuchar lo que yo habria de manifestar, en este caso.

Esta parte de la ley es algo que pudiera conside-
rarse como un injerto de nuevas tendencies. No me
refiero, precisamente, a la ley en si. Lo que se hace
cs afrontar afn de manera muy d6bil y muy timida,
si se quiere, el problema de los hombres sin trabajo,
que en todas parties del mundo constituyen una gra-
ve preocupacin'. Vease c6mo se establece,-desde
laego, injustamente, en parte,-que s6lo a aqu6llos
que tengan mas de diez afios de servicios, sin que su
tempo llegara tampoco a aqu6l que se requeria para
ser retirado, se les da como una compensaci6n, mAs
que 'Ie indole moral de indole econ6mica, un peque-
io tanto por ciento con que 61 pueda ampararse de
la miseria.

Sostuve ayer aqui,-y el compafiero no pudo oir-
me porque no estaba presente,-que la ley de retire
era mas bien ley de derecho pfiblico que de derecho
privado; y que, por lo tanto, debia tratarse de con-
seguir mas directamente el bienestar general que el
particular en ellos.
Por eso debia haberse heeho extensive tambien a
aquellos obreros que tuvieran mas de diez afios de
servicios y que fueran declarados cesantes.

Si nosotros sefialamos el dos por ciento, como de-
cia el senior Rodriguez Ramirez, practicamente se-
ria inapreciable el beneficio que habria do recibir ca-
da obrero; porque como en estas compafiias se va
ascendiendo a media que transcurre el tiempo, los
que eleven pocos afios de servicios son los que gana-
rAn menos. Supongamos algunos que estuviesen de-
vengando $50 o $60 al mes, el dos por ciento de esta
cantidad vendria, por tanto, a equivaler a una pe-
quefia cifra que no excederia de seis o siete pesos al
Lies, que en realidad no serviria para contribuir a
remediar sus necesidades. Vemos que a los que lie-
van menos de diez afios de servicios se les reconoce
s6lo la excedencia y no esa misma cuota a que debie-
ran tener derecho; maxime cuando de manera previ-
sora en el tercer parrafo se establece que perderan
por complete el dereeho de la jubilaci6n desde el mo-
mento en que encuentren trabajo u ocupaci6n en cual-
quier otro lugar. Vemos, pues, que sta es una ley
mns de carAeter social que de caricter personal; pe-
ro tampoco debemos darle tan pequefio alcance que
no venga a beneficiary en nada a aqu61 a quien que-
remos favorecer. Por eso, recurriendo a las matemA-
ticas, yo rogaria al senior Garcia Montes que retirara
,a oposici6n a la enmienda formulada por el senior
Rodriguez Ramirez. No me explico, en realidad, la
similitud que pueda haber entire esta, ley y la del re-
tiro escolar, pues en realidad a los maestros no se
les despite como simples obreros; ellos no se en-
cuentran en el casg, por ejemplo, de un fogonero de
una compafia a quien se le retira, o un empleado de
ia misma compafia que teniendo que reducir su per-









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMARA DE REPRESENTANTES 5


sonal, tambi6n es despedido. Afortunadamente no ha
llagado todavia la crisis de nuestra Republica a es-
te extreme.
Yo rogaria, por tanto, a mi compafiero el senior
Garcia Montes, que no formulara nuevas objeciones
al precepto aqui presentado.
SR. GARCIA MONTES (JORGE) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA): Tiene la
palabra el senior Garcia Montes.
SR. GARCIA MONTES (JORGE) :. Para mantener mi
(imienda o para retir'arla si la CAmara lo estima
c.nveniente; y para ampliar ain mAs mi argumen-
taci6n, atacando ya no s6lo la enmienda del enfior
Rodriguez Ramirez, sino el precepto mismo.
Antes que nada, sin embargo, deseo contestar la
argumentaci6n brillante, pero un poco artificial-
perd6neme el compaiero la expresi6n--del sefor
Carmelo Urquiaga. El senior Urquiaga, a juicio del
Representante que habla, al oponerse a la enmienda
del senior Rodriguez Ramirez, partia de un error, de
una confusion, que consistia en equiparar este pre-
cepto al aprobado en la ley del retire escolar, cuan-
do decia 61, en el caso de la ley del retire escolar, no
Fxistia la posibilidad de la cesantia. Por consiguien-
te, los casos no son iguales.
El argument, asi expuesto, produce efecto; pero
el senior Urquiaga, seguramente, olvida que el pre-
cepto de la ley del retire escolar se referia a un ca-
so que puede darse y tan grave como 6ste, cual es
el easo de la inutilidad fisica; en ese caso, la Camara
dcecidi6 que el maestro inutilizado fisicamente para
el trabajo, bien en servieio o bien por enfermedad,
tiene derecho s6o1 a disfrutar de un dos por ciento
de su haber. Este caso, como ve el senior Urquiaga,
es absolutamente id6ntico al otro puesto que en uno
v otro caso se trata de remediar la necesidad de una
persona que, bien por cesantia o por incapacidad
fisica, se ve imposibilitada de trabajar.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA): Tiene la
palabra S. S.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Yo no me explico-y
tratar6 de refrescar mi memoria,-que en caso de
inutilidad fisica se otorgue s61o el dos por ciento,
porque existe una de las clAusulas, expresamente,
por la cual se debe obtener el retire forzoso en los
casos de inutilidad fisica.
SR. GARCIA AMONTES (JORGE) : Exactamente, obtie-
nen el retire forzoso por inutilidad fisica y se les da
un dos por ciento por cada afio de servicio. Y aun-
que me hacen sefiales negatives los sefiores Urquia-
ga. y Rodriguez Ramirez, yo s6 que la CAmara apro-
b6 un precepto por el cual se concede el tres per
ceento en vez del dos, en la ley de retire escolar, y
quiero ser consecuente eon el propio criteria que
manifesto al discutirse la ley de retiro escolar que
aprob6 la Camara.
Pero, ahora, en relaci6n con el precepto express
que el cesante con mAs de diez afios de servicios tie-
ne derecid a una pension o una jubilaci6n, a menos
ilc que reingrese en las empresas o entidades en las
eualeeeatuvo:Arabajando> De'manera que si no acla-


ramos este precepto de modo que coluerde con el
-Jguiente, va a introducirse la duda de si los obreros
cesantes en esta empresa, y que puedan o encuentren
trabajo en cuaiquiera otra empresa no acogida a los
ieneficios de esta ley, tienen derecho de estar per-
cebiendo ese sueldo y tambi6n la jubilaci6n, con lo
cual vamos a incurrir en el grave mal que se ha pro-
<.ucido en otros retires en que un hombre capacitado
para trabajar, demostralo en el ejercicio prcktico
del trabajo, percibe una pension.
En la forma en que el prcepto esta redactado, me
opongo; pc.rque se ha sido una de las grandes difi-
eultades con que ha tropezado la lcy del retire ferro-
-vario. Yo rogaria, por consiguiente, a las personas
cque ae han ocupado de estudiar esta ley y las en-
miendas, la aclaraci6n de este precepto en la forma
que ye lo he indicado.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA): Se pone a
o;scusi6n el parrafo primero.
(Silencio.)
Se pone a votaci6n.
Aprobado.
Se pone a discusi6n el segundo p.Arrafo.
SR. RODRIGUEZ RAMIREZ (JUAN): Propongo que
sc suspend la discusi6n de los pArrafos segundo y
ttrcero, y se made a buscar la ley de retire eseolai
para estudiarla en concordancia oo.n estos preceptos.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA): Lo acuer-
da asi la Camara?
(Seiales afirmativas)..
Suspendida la discusi6n de los p6rrafos segundo y
tercero, se va a dar lectura al articulo 24.
(El Oficial de Actas lee).
ARTICULO XXIV.-El parrafo segundo del ar-
ticulo XLV de la ley de cuatro de julio de mil no-
vecientos veinte y site, quedara redactado en la si-
guiente forma:
"Si el empleado u obrero tuviere mAs de diez afios
de servicios o falleciere sin derecho a jubilaci6n or-
clinaria, las personas enumeradas en el articulo
XXXVIII, tendrAn derecho a disfrutar la pension
.n la proporci6n de un tres per ciento de la jubila-
cidn por invalidez, indicada en el parrafo final de
ese articulo por cada aiio de servicios."
!-R. PRESIDENT (MARTiNEZ QUIROGA) : Se pone a
discusi6n.
(Silencio).
A votaci6n.
Reehazado.
(El Oficial de Actas da lectura al art. 26).
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN): El articulo 49
de la ley, estimo que no debe ser totalmente deroga-
do, aqui se hace referencia al articulo 26 del proyec-
:to del Senado que contiene una disposici6n final.
Este articulo, en su pirrafo tercero, que debe man-
tenerse, declara que las aetas del directorio son do-
cumentos pfiblicos. Y en consecuencia someto a'la
consideraci6n de la CAmara la siguiente enmienda, al
;articulo 26 del proydcto, para que quede redactado en
lesa forma.









6 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


(El Oficial de Aots lee).
"Se derogan los pirrafos primero y segundo del
articulo XLIX de la ley de cuatro de Julio de mil
novecientos veinte y siete.
Sal6n de Sesiones de la Camara do Representan-
tes, Habana, Abril de 1929.
(f.) G. Wolter del Rio.

SR. URQUIAGA (CARMELO) : Y rogaria al senior
Wolter del Rio que nos explieara el alcance del ar-
ticulo. _.
SR. WOLTER DEL Rio (GEMAN): Este precepto del
articulo 26 del proyecto del Senado va encaminado
a derogar totalmente el articulo 49 de la vigente ley.
Ahora bien: el articulo 49 consta de trees parrafos,
de los cuales el filtimo, a mi juicio, no debe ser dero-
gado, pues dice asi: "Las resoluciones del Directo-
rio"...
La enmienda que he presentado va encaminada a
mantener este parrafo final del vigente articulo 49
de la ley. Los dos parrafos anteriores son a los que
hizo referencia el senior Urquiaga, que imponen una
multa de cien pesos a las compafiias que dejen .de in-
gresar las cuotas correspondientes en las cajas de
jubilaciones. La raz6n que aeonseja la derogaei6n,
es la siguiente: Las disposiciones penales de la vi,
gente ley estan confusas; y este articulo 49 tiene re-
laci6n con los articulos 27 y 28 del proyecto del Se-
nado, articulas que ofrecen una ambigiiedad que en
el present proyecto se aclara en el apartado 27, que
se refiere a las infracciones que sean por culpa y no
por dolo, y el articulo 28 a las que sean inspiradas
con intenci6n maliciosa. En su consecuencia, ruego
a la CAmara que acepte la enmienda por mi.ofrecida,
tn el sentido de que se mantenga ese parrafo final
del articulo 49.
SR. PRESIDENT (GUIS INCLAN): iEsta la CAma-
ra conform?
(Se~iales afirmativas)).
A probado.
Se va a dar lectura al articulo 27.
(El Oficial de Actas lee).
ARTICULO XXVII.-El articulo LII quedara
redactado en la siguiente forma:
"Toda acci6n u omisi6n culposa o negligente que
burle o infrinja cualquier precepto de esta ley se
castigara con multa de un peso a treinta pesos o con
arrest de uno a treinta dias."
SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA): Se pone a
discusi6n.
Tiene la palabra el senior Urquiaga.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Sefior Presidente y se-
fo.res Representantes: Por lo que veo, llegamos de
nuevo a la batallona cuesti6n de la penalidad con
que debe castigarse a aqu6llos que dejaren de ingre-
sar las cantidades a que estan obligados, en la co-
rrespondiente caja de jubilaciones. Yo le ruego a mis
distinguidos compafieros, que me atiendan. Se trata
de lo siguiente: La ley anterior establece que toda en-
tidad o empresa que dejare de ingresar, en la caja


correspondiente de jubilaciones, las cantidades a que
estaba obligada, seria castigada con una penalidad
caja de jubilaciones; y yo explicaba que la ley no
era muy several en ese caso, porque se trata de una
burla a la confianza de los que tienen su dinero de-
positado, pues hay empresas que retienen ese tanto
por ciento, que cobran a sus empleados especulando
con ese dinero, cuando debian ingresarlo en la caja de
jubilaciones o en algfin banco de la localidad. Es de
gran importancia el impedir quo esas empresas se
reserve tales cantidaes de dinero, para hacer opera-
ciones bursatiles con ellas. La'ley anterior establece,
como he dicho, una penalidad de cien pesos diaries, y
ahora result que la penalidad no guard propor-
ci6n con el delito. (Lele). Es decir, que una compa-
lia puede retener las eantidades que estA obligada
a ingresar en la caja de jubilaciones, uno o diez me-
sies, y no incurre mAs que en un delito que puede ser
juzgado en el Correccional, y penado con un peso de
multa. No hay raz6n que aoonseje esta innovaci6n,
que tambi6n pudiera hacerse disminuyendo la pena-
lidad de los cien pesos a cineuenta; pero nunca en
forma alguna que hiciera desaparecer casi por com-
pleto, sobre todo la responsabilidad, que pudiera lla-
marse civil, que era en realidad la que llevaba apa-
rejada el incumplimiento del convenio que siempre
resultaba convenient para los obreros. Incluso po-
dria estableeerse que queda sin efecto ese precepto,
en caso de que la compafila demostrara que no le ha-
bia si'do possible realizarlo. Por eso yo le suplicaria
al senior Wolter del Rio que le diera otra forma dis-
tinta, en la cual llevara la responsabilidad civil o
multa por estimar tal vez crecida la que se establece
,en este caso.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): El senior Urquiaga se
ha referido al precepto de la ley por virtud del cual
re sefialaba una multa de cien pesos a las compafiias,
y yo tengo mis dudas porque ereo que la derogaci6n
del precepto fu6 aprobada; pero de toddos modos de-
searia que la presidencia me informara si fue apro,
bada o no.

SR. PRESIDENT (MARTiNEZ QUIROGA): Queda pen.
diente la discusi6n de esa enmienda.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN): Estamos diseu.
t:endo el articulo veinte y siete. El 26 es el que de-
roga el cuarenta y nueve, que es el que contiene el
precepto de los cien pesos; y se present una enmien-
da en el sentido de que se considerara que las actas
del directorio fueran documents pfiblicos.
SR. URQUIAGA (CARMELO): No es possible que se
aprueben las cosas sin darse uno cuenta en el mismo
n omento. Estos articulos estan relaeionados entire
si, y se habia pedido que se aplazara su discusi6n. Si
se aprueba el 26, huelga el otro; porque derogado
este lo dejaremos sin sanci6n alguna. No ha sido so-
metido a votaci6n, porque en ese easo yo me hubiera
opuesto, pues tenia el firme prop6sito de presentar
mis protests y objeciones contra la derogaci6n de
este articulo.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Permitame el sefior
Urquiaga, con la venia de la presidencia. Yo entien-
do que ayer fu6 aprobado el articulo del proyeeto
que se dispute, por el cual se derogaba el precepto









DIARIO DE 8ESIONES DE LA IGAARA DE REPRESENTANTES 7


de la ley vigente, a virtud del cual se sefialaba una
multa de cien pesos a las compafiias...
-SR. URQUIAGA (CARMELO): Ese articulo, a mi jui-
cio, no ha sido aprobado.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Si el senior Urquiaga
tiene un poco de paciencia, puede ser que nos enten-
damos.
Precisamente cuando se entraba en la discusion
del siguiente articulo que se refiere a la culpa, el se-
iior Wolter del Rio, si mal no rccuerdo, sohicit6 que,
antes de someterse a discusi6n ese precepto, se le
*dicra tambi6n lectura al siguiente que se refiere a la
infracci6n por dolo. El senior Wolter del Rio, cuan-
t.o hable, dird si tengo o no raz6n; porque entram-
bos preceptos podrian aprobarse como vienen del
Senado o introlducirse en ellos las modificaciones que
el senior Urquiaga creyera convenient, sin que pa-
ra eso fuera obsticulo que hubiese sido aprobado el
articulo anterior que derogaba el precepto de la ley
vigente, porque lo que ha sostenido el legislator del
Senado y lo que sostenemos otros legisladores de la
C'mara de Representantes en estos mementos, es el
precepto -igente, que tal cual esta no puede subsistir.
Hay, si no recuerdo mal, una entidad en Bataba-
n6, a la que si se le fuera a aplicar una multa de
tien pesos diaries, sumaria una enorme cantidad que
no podria pagar, y el precepto resultaria comple-
tamente indtil. Habia que modelar la penalidad de
acuerdo con la realidad existente. De ahi esta mo-
dificaci6n.

SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN): Pido la palabra
para hacer algunas declaraciones, que ciertamente
van a satisfacer al senior Urquiaga.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA): Tiene la
palabra el senior Wolter del Rio.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMIN): Sefior Presidente
y sefiores Representantes: la vigente ley tiene tres
preceptos de carxcter penal. Este precepto de las pe-
nalidades a que ha hecho referencia el senor Urquia
ga, esta contenido en los arts. 52 y 53. El 52, es-
tA redactado en una forma tal, es tan extenso, que
parece referirse a todos los casos que puedan ofre-
corse, de infracci6n de la vigente ley. Dice asi: "To-
da acci6n u omisi6n que burle"... (Caotinfia leyendo).
Realmente, la intenci6n de quien redact6 este ar-
ticulo 52 fu6 el referirse a las infracciones culposas.
Es por eso que en el proyecto del Senndo a esos tres
preceptos de caracter penal, se ha llegado a la reduc-
ci6n de solo dos preceptos. El articulo 27, el que se
viene discutiendo y el 28.
El articulo 27 modifica el 52, y el 28 modifica el
53 en el sentido que explicara el senior Aguiar; o sea,
el 52 se refiere a las infracciones culposas, en la que
no existe la intenci6n maliciosa, como ese caso que
citaba el senior Aguiar, de Bataban6. Es por eso que
en el precepto del ISenado, las disposiciones penales
se concretan en dos preceptos.
El senior Urquiaga va a tener una gran satisfac-
ce6n cuando oiga la lectura del articulo 28 del pro-
yecto del Senado, que contiene una innovaci6n que
ba sido pedida insistentemente por las propias en-


tidades obreras y que consiste en dar la via correc-
cional para que se haga efectiva esta infracci6n. Yo
estoy seguro que el senior Urquiaga, con esta inno-
vaci6n, ha de quedar satisfecho en el sentido de que
queda aiin mas fuertemente garantizado este extre-
mo de los eien pesos.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (MARTiNEZ QUIROGA): Tiene la
palabra el f.aor Urquiaga.
SR. URQIUIAGA (CARMELO) : Sefior Presidente y se-
liores Representantes: desC.e luego, que la explica-
ci6n amplia, brillante y clara que han dado los se-
fiores Aguiar y Wolter del Rio, dan nueva luz, res-
pecto de la cual y sobre estos pro-blemas, nos permi-
tr enfocar mas claramente las oscuridades que en 61
habia.
Veo que no habia tanta impremeditaci6n como era
de pensarse en los primeros moments, al derogar un
articulo que era sabio y previsor, aunque tal vez fue-
ra algo draconiano, algo duro en su aplicaci6n. Pero
me parece que contiene dos puntos flacos, debiles, in-
(:eterminados en grado sumo, la innovaci6n. El pri-
inero es la division que se hace de acci6n u omisi6n
culposa o negligente con el calificativo de doloso. No
Noy a enfrascarme en disquisiciones de alta teoria de
derecho penal, porque no es la oportunidad de efec-
tuarlo, y por la escasez del tiempo disponible. Pero
radie que haya ojeado y lo han hecho distinguidos
compaiieros, las distintas teorias de Derecho Penal,
desconoce que 6ste es un problema muy dificil, uno
de los problems mas dificiles en la teoria y doble-
raente en la prActica, el determinar cuando una ac-
cd6n u omisi6n es culposa, o cuando es, por el con-
trario, dolosa. Resulta dificilisimo, porque ha habido
tribunales donde se encuentra establecido el jurado,
que al someter a su criteria determinados casos de
e,:ta naturaleza, han vacilado y han tenido que de-
clarar su incompetencia para powder juzgar.
6 C6mo puede apreciarse, en si, si la falta. de ingre-
so de determinadas cantidades en la zona fiscal o en
el lugar que corresponde fu6 culposa o fue dolosa,
si fu6 una simple negligencia o si realmente hubo
dolo?
Asi es que el juez siempre, o en la mayoria de los
casos, debe ser muy prudent o ben6volo para deci-
dir si se trata de culpa o negligencia, en cuyo caso se
,iaba la situaci6n a que antes me referia y en que
tendria que pagarse un peso de multa, porque se
infringia determinado precepto y no se veia obligado
a ingresar como debia, en la caja de jubilaciones, las
cantidades correspondientes. Muy cierto que se esta-
blece una hermosa innovaci6n, pero no menos dificil
de practicar debidamente, y es aqu6lla que se refiere
a la doctrine complicada, de indemnizar derechos y
perjuicio al directorio, asi es que no me explico c6-
mo puede tener alguna efectividad, pues a esos
obreros, en vez de una cantidad que ingresaban en
sus cajas, de cien pesos diaries, se les da un pleito,
una reclamaci6n. Si dificil era el problema de la
.(ulpa o del dole, mas dificil es el problema de de-
:trrminar el tanto y el cuanto de esa culpa.
Es decir, que serian sano y oportuno, a mis de no
hacer confusa esta ley, sefialar una cantidad que, si









8 DIARIO DE SESIONES DB LA CKMARA DE REPRESENTANTES


no fuera de cien pesos, fuera menor, pero aplicando
clara y terminantemente el procedimiento correccio-
nal, como bien me indica el Sr. Tom6; y si resultara
eso excesivo, algin otro, pero que sea concrete, por-
que no se perjudicarian ni los obreros ni los propios
patrons. Por eso yo rogaria que el senior Tome y el
senior Wolter del Rio, o alguna de las otras perso-
nas que han estudiado este asunto, como los sefiores
Aguiar, Garcia Montes y Rodriguez Ramirez, ipropu-
sieran una forma en la cual se concretara, de mane-
ra determinada, en que consistiria esa penalidad y
la forma de cobro.
SR. GARCiA MONTES (JORGE) : Para mostrarme de
acuerdo, en t6rminos generals, con la proposici6n
del senior Urquiaga de fijar, de la manera mas con-
creta possible, la penalidad en que ha de incurrir la
persona fisica o juridica que incurra en el delito o
lalta que consiste en no 'depositar la cantidad que,
de acuerdo con esta ley, estA obligada; pero me atre-
,eria a rogar al senior Urquiaga que desistiera de su
prop6sito de que se borrara de la ley la diferencia
entire la omision por dolo y la omisi6n por culpa,
porque los concepts de dolo y culpa son distintos,
pues en determinado moment la prueba hace difi-
cil la apreciaci6n de si el agent Actu6 por dole o
por culpa, pero los concepts no pueden jams con-
fundirse; y el hecho de que, en determinado momen-
to, la prueba sea dificil no puede llevar al legislator
a imponer, al que obra por culpa, igual sanci6n que
aqu8l que actu6, como decia Carrara, con intenci6n
o voluntariedad en la acci6n y en el resultado. Y co-
nio pueden darse numerosos casos de esta naturaleza
en que la entidad fisica o juridica no entregue la
cantidad que debia entregar por un error o por una
omisi6n de sus empleados, es decir, por no haber
empleado la diligencia que debia,-caso que es dis-
tinto al que planteaba el senior Urquiaga, de la em-
presa que se niega, rotundamente, a entregar la
cantidad a que estA obligada, cometiendo, a mi juicio,
un delito de estafa al retener en su poder fondos
que no le pertenecen,-no seria just imponer en
uno y otro caso la misma sanci6n o pena. Por eso
cntiendo que la ley es just en cuanto distingue los
dos casos y deja al juez la carga de apreciar, en ca-
c:a moment, con la prueba que a su disposici6n tie-
no, si el agent obr6 con negligencia o con volunta-
riedad en la acci6n. Por consiguiente, yo haria el
ruego al sefor Urquiaga de que mantuviera la (lti-
ma parte de su enmienda.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Sumamente satisfecho
por la brillante disertaci6n con que nos ha honrado
el compafiero senior Garcia Montes, y haciendo la de-
ciaraci6n de que en principio esboce la idea de que
podia llegarse a lo conclusion de que, aun en la pric-
tica, se puede apreciar que existe la diferencia, reti-
ro la primera parte de mi enmienda dejandola cir-
cunscripta en los casos en que se estableciera la pe,
nalidad.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA): Yo rogaria
a los sefiores Representantes que concretaran sus ob-
servaciones al articulo 27, que es el que esth a diseu-
si6n, y al cual va a dirsele nuevamente lectura.
(El Oficial de Actas 19 lee).
SR. PRESIDENT (MARTINEz QUIROGA): Se pone a
discusi6n.


(Silencio).
A votaci6n.
Aprobado.
Se va a dar lecture al articulo 28.
(El Oficial de Actas lee).
ARTICULO XXVIII.-E1 articulo LIII quedarA
redactado en la siguiente forma:
"Toda violaci6n dolosa que burle o infrinja cual-
iiuier precepts de esta ley, serd constitutiva de deli-
to y se castigiari con multa de treinta y un pesos a
quinientos pesos o con una pena de privaci6n de li-
bertad por un period de treinta y uno a ciento
ochenta dias.
"Tanto en este caso como en el del articulo ante-
ror seri competent para conocer de la infracci6n
eI juez correccional del domicilio del infractor y la
pena que se imponga implicara la de indemnizar da-
ifos y perjuicios al directorio, las que se harhn efec-
livas, conforme al procedimiento que sefiala la Orden
124 de treinta de abril de 1902. Los jueces correccio-
nales remitirin a la Tesoreria General- de la Repfi-
blica par conduct de la Zona Fiscal donde radi-
quen, las multas que impongan por infracci6n de es-
ta ley, con abono a los fondos del retire maritime
dentro del tercero dia a contar de la fecha en que
las hicieren efectivas."
SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA): Se pone a
discusi6n.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA): Tiene la
palabra S. S.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN) : Sefior Presidente
y seiiores Represntantes: Deseo que la CAmara mo-
difique este precepto en estos dos sentidos: En vez
de directorio. que diga, indemnizar dafios y perjui-
.ins a la caja del retire maritime. Y sigo el concep-
to del senior Urquiaga respect a dafios y perjuicios
porque no voy a hablar de lo que en Derecho Civil se
llama el lucro cesante. Yo recuerdo que el mejor au-
tor de tratados sobre dafios y perjuicios Cherony,
habla de la indemnizaci6n del dafio moral y dice que
-s susceptible de la indemnizaci6n econ6mica.
Este precepto se refiere a la orden 124 de 30 de
Abril de 1902, cuyo articulo primero dice asi: (Lee).
Quiere esto decir que no seri necesario, despu6s de
la sentencia de un juez correctional, tramitar un
juicio de mayor o menor cuantia o verbal, para la
indemnizaci6n de dafios y perjuicios, sino que se
ajustarA la sentencia a lo que sefiala la ley de En-
juiciamiento Civil.
SB. TonM (MANUEL): Si viene en tramite de eje-
"uci6n la sentencia, de acuerdo con el precepto de la
propia orden es como se exige el pago de idafios y
perjuicios. Es necesario fijar la valuaci6n de los da-
fios y perjuicios, y por eso se sefialaba una cantidad.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN): Yo creia haber
encontrado ]a formula que armonizara las dos ten-
dencias, en el sentido de definir, en esta propia ley,
en qu6 consistent los dafios y perjuicios.









DIARIO DE SBSIONES DE -IA. CAMERA DE REPRESENTANTES 9


SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Se puede decir. (Lee).
Que se imponga el duplo de aquellas cantidades que
ctaban obligados a ingresar.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA): Se pone a
votaci6n.
(Silencio).
Aprobado.
Se va a dar lectura la articulo 30.
(El Ojicial de Actas lee).
ARTICULO XXX.--Se dercgan los articulos
XXIV y LIV.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA): Se pone a
discusi6n el articulo.
SR. URQUIAGA (ICARMELO) : Ruego al senior Wolter
del Rio que nos explique cuales son los articulos que
se van a derogar.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN): El articulo 30
del proyeeto del Senado que es el linico que nos
queda por discutir, deroga dos preceptos de la vigen-
te ley. Deroga el 24, que dice asi: "Los empleados
a obreros comprendidos en el segundo pArrafo"...
(Sigue legendo).
Voy a explicar el asunto. Este precepto debe qui-
tarse, porque es una malisima adaptaci6n del con-
cordante con la ley ferroviaria. En sintesis, este pre-
cepto que se trata de derogar, dice lo siguiente: Un
individuo se encuentra cesante, a pesar de eso est'
jubilado, mds tarde, es objeto de un nuevo destiny y
se quiere que, aunque no se halle en servicio active,
continue pagando igual cuota como si lo estuviera
y que, al cabo de veinte y cinco aiios, tenga una ju-
bilaci6n mayor. Este precepto debe derogarse.
Y el otro precepto, el 54, equivale al 55 de la ley
lerroviaria. Este articulo 54 dice asi: "Los emplea-
dos y obreros que al promulgarse la present ley...
SSigue leyendo).
La derogaci6n de este precepto esta inspirada en
los que hemos aprobado, en el sentido de que los
obreros tienen derecho a una jubilaci6n en una edad
mayor.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Estoy conform.
SR. PRESIDENT (MARTiNEZ QUIROGA): Se pone a
votaci6n el articulo.
(Silencio).
Aprobado.


,efior Garcia Montes, aun cuando, en realidad, no
guardan la misma analogia, porque la ley de retire
escolar se refiere al caso del maestro cuando solicit
su retire o cuando se le concede 6ste por inutilidad
fisica, y en este caso se refiere al obrero declarado
c-esante. Y como en aqu6llos estA sefialado el tiem-
po fijo del dos por ciento, y como parece que 6se va
a ser el criterio de la Camara, retire, por tanto, la
tnmienda que habia presentado anteriormente.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA): Se pone a
votaci6n el isgundo parrafo.
Aprobado.
Se va a dar lecture al tercer parrafo.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN) : Deseb hacer no-
tar que a ese parrafo le he introducido una enmienda.
SR. PRESIDENT (MARTiNEZ QUIROGA).: El Official
de Actas le dara lectura.
(El Oficial de Actas lee.).

ENMIENDA

Al parrafo tercero:
Se sustituiran las palabras "Caja General de Jubi-
laciones" por Directorio del Retiro Maritimo.
(f.) Wolter del Rio.

SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA): Se pone a'
discusi6n.
(Silencio.)
A votaci6n.
Aprobado.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN): Deseo hacer una
Ceclaraci6n, que ha de ser muy breve: En mi deseo
Lie no apartarme del proyecto del Senado, no he in-
troducido otras enmiendas a este proyecto que re-
forma la vigente ley del retire maritime. Pero yo
creo que deben engrosar los fondos de la caja comfin;
porque estimo que, a pesar de esta reform, no se
mantiene el necesario equilibrio para que esta ley
pueda tener efectividad en el future. Por tanto, me
rservo, en su consecuencia, introducir enmiendas a
esta propia ley que rige actualmente en la Repi-
ilica.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA) : 6Se da por
enterada la Camara?


Se va a dar lectura a una enmienda del doctor (Seiales afirmativas).


Tom6.
SR. ToME (MANUEL): Retiro mi enmienda, por
una consideraci6n 16gica, ya que se acaba de aprobar
una enmienda del senior Welter del Rio en el senti-
do de fijar la escala de los empleados en el disfrute
de la jubilaci6n.
'SR. PRESIDNTE (MARTINEZ QUIROGA): Retirada la
enmienda del sefor Tom6, se va a dar lectura al ar-
liculo quince.
SR, RODRIGUEZ RAMIREZ (JUAN): Ya lo conoce-
mos, porque se le ha dado lectura anteriormente, y
en ese sentido coincidimos con las observaciones del


Como quiera que se trata de un proyecto de ley
procedente del Senado, y ha sido objeto de modifica-
clones por la Camara, volvera este proyeeto al otro
cuerpo colegislador.
Se ha mandado a buscar la ley de retire ferrovia-
rio, para tratar sobre ella.
SR. RODRiGUEZ RAMIREZ (JUAN): Los Representan-
tes que estamos presents y que asistimos a la ante-
rior sesi6n en la cual se trat6 del studio de los re-
tiros, queremnos recorder que el acuerdo fu6 de en-
trar a discutir la jubilaci6n 'civil, despu6s que termi-
nase la discusi6n del retire maritime.









10 DIARIO DE SESIONES DE LA (AMARA DE REPRESiENTANTES


No tengo inconvenient, sin embargo, en que se
trate la ley del retire ferroviario; porque, despu6s
de todo, tanto 6sta como la de jubilaci6n de emplea-
dos civiles van a ser aprobadas. Ahora bien, yo quie-
ro proponer a la Camara que entremos en la discu-
si6n del retire ferrovario, sin perjuicio de que no
pierda la preferencia la ley del retire civil, y de que
se discuta esta cuando concluyamos con la ley del re-
tiro ferroviario, entendi6ndose que la Camara, en
cualquier moment, puede traer, con o sin diotamcn
de la Comisi6n de Justicia, y C6digos, la proposioi6n
de ley sobre reform del retire civil.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA) : El senior
Rodriguez Ramirez tiene raz6n. El proyeeto de re-
'orma de la ley del retire civil no ha sido traida a la
mesa, siendo esa la causa por la que se va a entrar
en la discusi6n del retire ferroviario.
SR. RODRiGUEZ RAMiREZ (JUAN): Sobre el proyec-
to de ley de reform del retire civil, tengo noticias
de que el ponente ha rendido su dictamen.

SR. PRESIDENT (MRTiNEZ QUIROGA): El informed
ha si(.o rendido, pero no lo ha aprobado afn la co-
;nision.
SR. RODRjGUEZ RAMiREZ (JUAN): Entonces pro-
pongo que, despuns de la ley del retire ferroviario,
se discuta la de retire civil, con o sin dictamen de
la Comisi6n de Justicia y C6digos.
SB. PRESIDENT (MARTiNEZ QUIROGA): La presi-
dencia oye la proposici6n del doctor Rodriguez Ra-
mirez, pero se permit indicarle que el proyecto de
itforma de la cey del retire civil, es de exceptional
interns, por lo que seria convenient esperar a que la
ponencia fuera aprobada por la comisi6n.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA): Tiene la
palabra S. S.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Sefor Presidente y se-
ihorea Representantes: Me cabe alguna responsabili-
dad en esto, porque fui precisamente quien tuvo el
honor de proponer a la Camara la prelaci6n-y orden
en que habrian de discutirse estas leyes; y como hu-
bo algunos comentarios alrededor de este orden, quie-
ro significar lo siguiente: por un motive de deferen-
cia cstim6 que debian discutirse preferentemente las
leyes sobre retire procedentes del Senado, en el .orden
que se ha seguido hasta el moment actual. Pero si
no se habia activado, incluso la discusi6n de esta ley,
ha sido por causes agents a nuestra voluntad. Sur-
gieron algunos problems que los obreros maritimos,
los empleados civiles y los obreros ferroviarios, res-
pectivamente, desearon estudiar con detenimiento; y
la Camara, aunque comprende que debe conservar su
soberania absolute, estim6 que era just tambi6n
que se escuchara a los interesados. Asi es que estas
leyes no se han discutido hasta el moment actual,
no por culpa nuestra, sino debido al buen deseo de que
cada una resultara una obra mas complete despu6s
de obtener la cooperaci6n moral e intellectual de di-
chos elements. Estimaba de igual importancia los
proyectos de reform de la ley del retire civil que
la, del retire ferroviario, porque si un .ampara a
hombres meritisimos, ciudadanos ejemplares qUe li-


bran su existencia en nuestros verdes campos, arras-
trando su vida junto a esos monstruos de la civiliza-
ci6n, aunque ya esta. muy gastada la frase, la otra
se refiere a hombres que, aunque trabajan en la som-
bra, en un trabajo rutinario y lento, tambien ago-
tan su existencia y se hacen dignos y acreedores a es-
te estimulo.

Media una circunstancia, y es la de que la ponen-
cia fu6 encomendada a nuestro distinguido compafie-
ro el senior Villal6n que no la habia terminado hasta
hace breves dias; y aunque conocida extraoficial-
mente de todos, no ha sido aprobada por la Comisi6n
de Justicia y C(digos. En lo que a mi concierne, voy
a aceptar, tambi6n, c6mo lo ha hecho el sefior Ro-
i1riguez Ramirez, que entremos inmediatamente en
la discusi6n de la reform del retire ferroviario; pe-
ro hacienda la salvedad de que si al terminarse esa
discusi6n, que probablemente serA en la semana ipr6xi-
ma, la ponencia de retire civil no ha sido aprobada
por la Comisi6n de Justicia y C6digos, se discuta de
todos modos, el proyecto, con o sin dictamen.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN) : Quiero manifes-
tar que estoy de acuerdo con la-proposici6n; pero en
mi caricter de president de la Comisi6n de Justicia
y C6digos, deseo advertir que el senior Villal6n, po-
nente de la reform del retire civil, ha realizado su
trabajo; y que la comisi6n ha estado trabajando en
cse asunto, celebrando sesiones con referencia a ese
particular. Lo que falta inicamente es que por la
Comisi6n de Justicia y C6digos se envie la comuni-
caci6n oportuna a la CAmara. Y tambien me uno a
lo solicitado por el senior Urquiaga, en atenci6n a
que el senior Villal6n, ponente, no se encuentra en
este moment en el sal6n de sesiones.
.SR. PRESIDENT (MARTNEZ QUIROGA) : Queda
aprobada la proposici6n del senior Urquiaga, nor una-
nimidad.
SB. AGUIAR (MIGUEL A.): Vamos a entrar en la
discusi6n del articulado. Y como yo hube de presen-
tar distintas enmiendas al referido proyecto, y mis
tarde, en consideraci6n a lo que pudimos conocer y
apreciar en las diversas reuniones que celebr6 la
comisi6n conjunta de la CAmara y de los obreros en
relaci6n con este problema, asi como de las entrevis-
tas que en diversas oeasiones he tenido con diversos
grupos tambien de esas entidades de obreros, he mo-
dificado las enmiendas que en aquella oeasi6n hube
de presentar, por tanto, ruego a la presidencia que
tenga por retiradas todas las enmiendas que, con an-
terioridad a este moment, hube de presentar al
proyecto que va a ser discutido, reservhndome ir
modificando eada uno de los articulos en consonan-
cia con lo que dije anteriormente. Y empiezo por
presentar la primera enmienda al articulo primero.
SR. URQUIAGA (CARMELO.: No voy a formular mi
oposici6n a la totalidad del proyecto de ley; pero co-
mo existen algunos puntos con los cuales no estoy de
acuerdo, quisiera hacer constar mi voto en contra,
especialmente con determinados extremes referentes
al gobierno de la caja de jubilacines.
SR. PRESIDENT ('MARTINEz QUIROGA): La presi-
dencia entiende que el senior Urquiaga podria hacer
csas aclaraciones en su oportunidad.









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 11


SR. URQUIAGA (CARMELO): Pero podrian hacerse
constar tambi6n en este moment.
SR. P'RESIDENTE (MARTINEZ QUIROGA) : Se va a dar
l-etura a la totalidad.
(El Oficial de, Actas lee.).

A LA CXMARA:

Los Repre--ntantaes que su:,criben tienen el honor
de someter a la consideraci6n de la Camara la pro-
posici6n de ley que se contiene en el present escri-
lJ, l ormanuo la de Jubilaciones y Pensiones de
Lmpleados y Ooreros de Ferrocarriles y de tranviab,
cle fecha 9 de Octubre de 1923.
Las principles reforms que proponemos, son las
siguientes: que las jubilaciones o pensions tengan
on limited maximo de doscientos pesos; que se gene-
ralice la prevenci6n que sefiala el inciso (b) del ar-
ticulo IX, deduciendo un mes de sueldo a todos los
cmpleados y obreros'que ya no lo hubieren satisfe-
cho, distribuyendo la deduoci6n, no en dos afios, co-
mo se hace actualmente, sino en treinta y seis men-
sualidades; que las jubilaciones por inutilidad, en
vez del tipo inico, injusto, hoy establecido, tengan
una escala gradual, -desde la total permanent, por
accident del servicio, a la parcial por ese motivo,
siguiendo la total permanent y la parcial de esta
clase, por motives no imputables al servicio; que la
pension correspondiente a la viuda e hijos de un ju-
bilado, sea un cincuenta por ciento de la jubilaci6n
y no esta integra, eliminindose, ademas, los colate-
rales con otro-s parientes menos pr6ximos que se des-
2uente de toda jubilaci6n lo que se perciba per la
Ley de Accidentes del Trabajo; que el seguro de
paro forzoso establecido en el articulo XXIII, ter-
mine, si, quien lo disfrute, se aplica a otro trabajo
hBbil; que se regulen los reconoeimientos facultati-
Nos en las jubilaciones por inutilidad, para ser mis
rApida y mis facil su demostraci6n; que las reso-
luciones de las Salas de Gobierno de las Audiencias,
revocando las del Directorio, que ahora seri la Jun-
ta de Gobierno, no sean firmes; sino que se d6 con-
tra ellas un recurso ante el Tribunal Supremo, en
su Sala de Gobierno; que el organismo gobernante
de la Caja General, lo constituyan una Junta de Go-
bierno compuesta de un Presidente y dos Vocales
retribuidos, designados 6stos filtimos libremente por
t1 President de la Repfiblica, entire funcionarios,
empleados y obreros de las Empresas o Compafiias,
]a cual Junta de Gobierno, como organismo superior,
resolverA en definitive, aceptando o no, las consul-
tas que evacue el Consejo que mis adelante se esta-
blece, y un Consejo Consultivo, de cuatro Delegados,
cligiendo dos cada una de las parties antes indicadas
y disfrutando de la misma retribuci6n que tuvieran
cn el puesto que originariamente sirvieron ,dos meses
antes de su elec.i6n, y todos nombrados por seis afios,
oue las jubilaciones o pensions actuales que pasen
de doscientos pesos mensuales tendrdn en el exceso
ce esa cantidad, una deducei6n del setenta por cien-
to en favor de la Caja General; que como edad para
la jubilaci6n voluntaria se requerirAn sesenta afios
y como termino medio cincuenta y cinco afios de
.'dad, para la jubilaci6n ordinaria; que no se compu-
ten servicios sino a partir de los veinte afios de edad,


;. no anteriores a la instauraci6n de la Repdblica,
y que, en vez de un cinco por ciento, actualmente
establecido, sobre algunas jubilaciones y pensions
1e generalice a todas ese descuento elevandolo al diez
por ciento.
Resta hacer constar que, .la recomendaci6n sobre
ja pronta atenci6n possible de la Camara a este asun-
to, esta suiicientemente razonada, par el hec'ho ue
que en consecuencia del slatema establecido en la
ley de cuya reform se trata, existe un desequili-
brio econ6mico creciente en la Caja General de Ju-
bilaciones referida, el cual nccesita ser atendido cuan-
to antes, segin las reforms que se dejan indicadas;
sobre esta base, ruegan a la Camara los Representan-
tes que suscriben, se digne acordar la urgeneia en
deliberar y resolver sobre 6sta:

PROPosicI6N DE LEY

CAPITULO I

De la. ley y su objeto.

ARTICULO I.-Se crea una Instituci6n Pfblica
denominada "Caja General de Jubilaciones y Pensio-
nes ile Empleados y Obreros de Empresas de Ferro-
carriles y Tranvias", establecidas en la Republica,
y los de las demis Compafiias, Sociedades o Empre-
sas de servicio pfiblico conexas o relacionadas, en
cualquier forma, con las primeramente nombradas.
ARTICULO II.-Quedan comprendidos en esta
ley, los empleados y obreros de ferrocarriles y tran-
vias de servicio pfblico, estableeidas actualmente en
la Repfiblica y los de aquellos que en adelante se
cstablezcan, y los de las Compafilas, Sociedades o Em-
presas de servicios pfblicos que les scan conexas o
ie esten relacionadas en cualquier forma.

Todos los empleados y obreros de cualquier orga-
nizaci6n ajena a las empresas que se determinan en
cl parrafo anterior, que, por necesidades o conve-
liencias de dichas empresas, Ileguen a prestar sus
cervicios a las mismas, quedaran ineluidos en los be-
neficios y obligaciones de esta ley.
ARTICULO III.-Para los efectos de esta ley, la
I'enominaci6r de empleados y obreros, comprende a
todas las personas que prestan servicios, en cualquier
'orma, en el territorio de la Repiblica a las Empre-
sas de Ferrocarriles y de Tranvias y a las demas Em-
presas de servicio pfblico conexas a las citadas an-
Teriormente o con ellas relacionadas, en cualquier
forma, percibiendo de las mismas, sueldo, journal, u
otra forma de remuneraci6n.

Los empleados y obreros a quienes se refiere la
present ley, cuando sean separados de sus cargos o
empleados por las Empresas a las que presten servi-
cios, no perderan los derechos a los beneficios que has-
ta la fecha de la separaei6n tengan adquiridos al am-
paro de esta ley, si la separadi6n se funda en causes
que no sean las enumeradas'en el articulo XXXII.
A solicitud escrita del empleado u obrero que ha-
ya sido separado del servicio y que habra de presen-
tarse, dentro de los treinta dias hibiles, contados a
partir de la fecha de la separaci6n, se ineoara expe-









12 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


diente depurativo, y dentro del cual se celebrarA una
audiencia del interesado y de la Empresa, o de sus
respectivos representantes, a mas de cualquier otra
actuaci6n que estime la Junta de Gobierno proceden-
te para el eselarecimiento de los hechos.

CAPITULO II

Gobierno y Adminisftraci6n de. la Caja.

ARTICULO IV.-El gobierno y administraci6n de
la Caja General y todo otro encargo. que por esta
ley se le atribuye a la instituci6n, seran oonfiados
a una Junta de Gobierno y a un Consejo de Dele-
gados, designados por seis afios, aqu6lla y este.
La Junta de Gobierno se compondrA de un Pre-
zidente y dos Vocales
El President de la Junta, que tambien lo sera
del Consejo, habrA de ser un CatedrAtico Titular de
la Facultad de Derecho de la Universidad de la Ha-
bana, designado per una mayoria de los profesores
titulares de esa Facultad y no podrA tener relaciones
profesionales con ninguna de las Empresas o Com-
paiias comprendidas en esta ley. Tendra, como re-
tribuci6n, diez pesos diaries, por estos trabajos.
Los dos vocals serAn nombrados libremente por
el President de la Repfiblica, entire funcionarios,
empleados y obreros de las Compafiias comprendidas
en esta ley o de su Caja General de Jubilaciones y
Pensiones.
Para ser vocal se require ser ciudadano cubano
por nacimiento, tener mas de cuarenta aiios de edad
y computer mas de diez afios de-servicios efectivos
en las Compafiias o Empresas a que esta ley se re-
fiere o en su Caja General de Jubilaciones y Pen-
siones. TendrAn una retribuci6n de trescientos pe-
sos mensuales.
El Consejo de Delegados se compondra de cuatro
miembros, dos de ellos designados libremente por las
Compafiias o Empresas comprendidas en esta ley,
y otros dos, por los empleados y obreros de las mis-
mas, y disfrutaran como retribuci6n una cantidad
Igual al sueldo o journal que huobkren obtenido dos
meses antes de su elecci6n en la Compafiia a que pres-
taren sus servicios; pero dicha retribuci6n no podrA
exceder dc trescientos pesos mensuales.
Los dos sustitutos del Presidente, seran dos Cate-
drAticos Titulares de la Facultad de Dereeho, de-
signados, como primero y segundo, por el Claustro
de Profesores Titulares indicado. Cuando sean ne-
cesarios los sustitutos de los vocales de la Junta de
Gobierno, los designara libremente el Presidente de
la Repfiblica, con las mismas condiciones de los sus-
tituidos. Los sustitutos de los dos Consejeros Dele-
gados designados por las Empresas, seran nombra-
dos libremente, cuando ocurriera la vacant, por la
Empresa o Compafiia a que correspondiera- el que
(esa. Los sustitutos de los dos Consejeros Delegados
de los empleados y obreros, serAn los que, en las elee-
ciones, resulten con el mayor niimero de votos, in-
mediatamente despu6s de los que fueron elegidos
Delegados.
Los empleados y obreros comprendidos en esta ley,
~legirA6n Compromisarios y 6stos elegiran a los Con-


sejeros. Aqu6llos y 6stos tendrAn la condici6n de
empleados u obreros en active servicio, con diez o
mns afios .de servicios activos. No podrAn ser elegi-
dos los que tengan con las Compaiiias o Empresas,
.elaciones de intereses que no sean los de su trabajo
exclusivamente.
Los Compromisarios y los Delegados al Consejo,
serin cubanos nativos, y tanto 6stos como los vocals
de ]a Junta y los empleados y funcionarios de la
Caja, se considerarAn como empleados de ferrocarri-
les y tranvias en active servicio., a los efectos de to-
das las disposiciones de esta ley, sumdndoseles, a
su antigiiedad en el servicio, el tiempo que sirvan
en la Caja General de Jubilaciones y Pensiones. Los
vocales de la Junta y los miembros del Consejo de
Delegados, asi como los actuales miembros del. Di-
rectorio, que, para ocupar esos cargos, hayan aban-
Jonado sus empleos en las Compafiias o Empresas a
las que se refiere esta ley, seran repuestos en Astos
ultimos, si lo desearen y el tiempo durante el cual
dejaron de servirlos, por aquella causa, no excede
de seis afios; pero los que cesen teniendo mas de
cuarenta y cinco afios de edad, tendrAn derecho a
una jubilaci6n igual a la ordinaria.
Los miembros .de la Junta de Gobierno y del Con-
6ejo de Delegados, los empleados de la Caja y los em-
pleados y obreros jubilados, emitiran sus votos en las
Compafiias de donde proceden, al efectuarse las elec-
ciones de Compromisarios obreros y sus suplentes, y
los que carezcan de Compafiias de origen, porque 6s-
tas no subsistan o por otros motives, votaran en aque-
la Compafiia que tenga el mayor nfimero de electo-
res.
El Poder Ejecutivo, en el Reglamento que diete,
dara la forma de realizar la elecei6n, tanto de los
Compromisarios y Consejeros como de sus sustitutos.
ARTICULO V.-La Junta de Gobierno hara la
planilla del personal en la forma que estime conve-
niente, y formulary el Presupuesto de Gastos de la
Oficina, para cada afio fiscal, pero sus gastos por to-
dos concepts, no podrAn exceder de la cantidad ac-
tualmente fijada, para estos fines en el Presupuesto
vigente a la promulgaci6n de esta ley.
ARTICULO VI.-El Presidente decidira con su
voto en las deliberaciones de la Junta de Gobierno
y -del Consejo de Delegados. Serd el ejecutor de las
resoluciones de la Junta de Gobierno y su represen-
tante legal y de la Caja General de Jubilaciones. Los
empleados de la misma son inamovibles. Estarin
bajo las exclusivas 6rdenes del Presidente y el nom-
bramiento y remocion de los mismos, previo expe-
diente, con cargos y defenses, corresponderA a la
Junta de Gobierno. En el personal que se nombre
se dara preferencia, en igualdad de aptitudes, a tiem-
po de cubrir los cargos, a los que hayan sido emplea-
dos con buenos antecedentes en las Empresas a que
se refiere esta ley y a los jubilados, pero 6stos fil-
timos, no percibiran mas que el sueldo correspondien-
te al cargo que sirvan.
La Junta de Gobierpo, cemo organism superior,
tiene atribuido todo Io que se refiere a la resoluci6n
de expedientes, aprobaci6n de presupuestos, nombra-
!itientos y remoci6ntl el personal y euantas mis fa-









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 13


ailta.de. son inherentes a la actuati6n necesaria para
que esta instituci6n cumpla sus funciones, por lo
cual actuard permanentemente, reservandosele exclu-
sivamente las iniciativas sobre cuanto imported a la
Instituci6n.

El Consejo de Delegados se reunird, a lo menos,
una vez por semana, en la oportunidad que fije el
I'residcnte, sin necesidad de citaci6n, y ademis cuan-
co eiste lo ccnvoque, siendo sus funciones meramente
(cnsultivas y para los easoe. rxpresos que esta ley
determine y los demas en que el Presidente crea con-
\eniente 0oir' s. opinion. Tamnbien evacuari, cada
('onejcr, las ponencias que el Presidente le enco-
miende, para que la Junta de Gobierno dicte las re-
soluciones que crea de justicia en eada expediente.
Anualmente hara el presupuesto de ingresos y egre-
sos de la Caja General de Jubilaciones y Pensiones
y fijarA el monto de las jubilaciones y pensions que
deban s"er satisfechas durante el afio con los fondos
de la Caja, sefialando una cantidad prudential para
aquellas jubilaciones y pensions que por haber sido
reconocidas en el curse del afio fiscal, no tengan
asignaci6n determinada en el presupuesto corriente.
La Junta de Gobierno aprobarA el presupuesto que
en el mes de Abril de cada afio le propondra al Con-
s,.jo de Delegados, o lo modificarA segfin lo estime
mis convenient. Si el Consejo no cumple ese tra-
mite oportunamente, la Junta de Gobierno formarA
y aprobara el presupuesto, enviando siempre, para
su conocimiento, una copia autorizada al Secretario
de Hacienda y otra al de Agricultura, Comercio y
Trabajo.

ARTICULO VII.-En caso de ausencia, enferme-
dad o imposibilidad, justificada debidamente, el Pre-
sidente sera sustituido por las personas designadas
en el articulo IV.
ARTICULO VIII.-La Junta de Gobierno y el
Consejo de Delegados se regiran por el Reglamento
interno que aqu6lla dicte al efecto.

CAPITULO III

Del Fondo de la Caja.

ARTICULO IX.-El fondo de la Caja se formarA
con las siguientes asignaciones:

(a) .-Con el imported del descuento forzoso del tres
por ciento de los sueldos y jornales o cualquiera otra
forma de remuneraci6n de los empleados y obreros
que presten servicios dentro del territorio de la Re-
piblica, definidos en el Art. III de esta Ley, siem-
pre con el limited en la deducci6n sobre quinientos
pesos mensuales. Este descuento del tres por cien-
to, podrA ser elevado por la Junta de Gobierno, gra-
dualmente, o de una vez, hasta el cinco por ciento,
enando scan insuficientes, en eualquier tiempo, los in-
gresos mensuales, para cubrir los egresos de cada mes
por todos concepts. De igual manera se podra, por
ja Junta de Gobierno, en todo tiempo, reducir este
tipo de contribuci6n hasta el tres por ciento, cuando
compruebe su suficiencia para obtener el equilibrio
entire los ingreaos y los egresos mensuales. Y sin mas
limitaci6n que la derivada de este tipo minimo del
tres por ciento y del mAximo del cineo por ciento,


se podra, en todo tiempo, hacer nuevos aumentos y
rebajas de la cuota contributiva. El aumento o re-
baja Ie 6sta, no podri hacerse efectiva, sine despues
de transcurridos treinta dias de publicado en la Ga-
ceta Oficial el acuerdo respective.
(b).-Con el imported del primer mes de sueldo, pa-
gadero en treinta y seis mcnsualidades consecutivas,
de los empleados y obreros que, por primera vez, en-
tren al servicio de las Compaiiias, y con igual des-
cuentc y cn igual forma, a todos los empleadoJ y
obreros comprendicdoa en e~:a ley, a los que no se
les hubiere hecho ese descuento, tomindose como tipo
de suetdo o jornales los que iteiau asignados en Uc-
iubre de 1923.
Si durante ese lapso de tiempo, el empleado u obre-
ro ocupara un puesto menos retribuido, s61o se des-
contara la parte proporcional correspondiente al nue-
vo sueldo.
(c).-Con la diferencia de sueldo correspondiente
il primer mes, deducido de una sola vez, cuando el
empleado u obrero pase en cualquier concept a ocu-
par un puesto mejor retribuido o perciba un aumen-
to de sueldo, siempre que el aumento dure por lo
menos tres meses, pero el descuento so le hara des-
de el primer mes, sin perjuicio de que, si no trans-
curren los tres mess, se le devuelva la cantidad des-
contada.
(d).-Con la contribuci6n mensual de las Empre-
!sas o Compaiiias, equivalentes al uno y medio por
ciento del imported total de los sueldos y jornales de
todos los empleados y obreros y del imported de los
sueldos y jornales del personal en los trabajos a des-
tajo, por tarea o por piezas o por contratos de cual-
quier clase. Esta contribuci6n se elevard y luego
reducira, en todo tiempo, en igual proporci6n y si-
multineamente a la del tres por ciento expresada
en el apartado (a) de este articulo, sin que pueda
ser inferior al uno y medio por ciento, ni superior
al dos por ciento, pero se conservard el minimum,
cuando se mantenga en ese limited la contribuci6n del
apartado (a).
e).-Con el imported liquid de las ventas de los
articulos abandonados y no reclamados en los ferro-
carriles y tranvias, dentro de un plazo de un afio, los
cuales se subastaran en la misma Empresa del Fe-
rrocarril, ante un Tribunal compuesto de dos Jefes
designados por la Empresa y una persona designada
por la Junta de Gobierno; para la venta de articu-
los de fAcil descomposici6n, se seguird igual procedi-
miento, abreviAndose los terminos, segidn se consi-
dere necesario por las Empresas; con todo cobro in-
debido hecho por las Compafiias o sus empleados y
que no sera deyuelto sine por reclamaci6n escrita y
dentro de dos afioa; con los sueldos y cantidades de
leclamaciones abandonadas en las diferentes Compa-
filas comprendidas en esta ley, con las cantidades
de jubilaciones y pensions no reclamadas, hacienda
el ingreso despues de su prescripci6n para lo que se-
fiala un t6rmino de dos afios.
(f.) Con las multas impuestas con arreglo a esta
ley.
(g).-Con los intereses y beneficios de las inver-
siones hechas con los fondos acumulados.










14 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRIESENTANTES


(h).-Con las donaciones y legados que se hicie-
ren a la Caja y cualquier otra trasmisi6n de bienes
a titulo gratuito.
(i).-Con el descuento forzoso de un diez por cien-
to de todas las jubilaciones y pensions que se pa-
guen.
(j).-Con los sueldos o jornales no reclamados por
los empleados y obreros por cualquier causa y dentro
del plazo de dos afios, contados a partir del filtimo
mes en que se devengue.
(k).-Con el descuento del setenta por ciento, so-
bre el exceso de doscientos pesos, a los que perciban
mis de esta fltima cantidad, como jubilaci6n o pen-
si6n.
(1).-Con el descuento de un veinte por ciento so-
bre toda jubilaci6n que se pague en el extranjero,
ademas de los descuentos que a diehas jubilaciones
y pensions les fija esta ley.
(11).-Con el veinte y cinco por ciento del imported
de las jubilaciones por inutilidad coneedidas al am-
paro de la ley que se modifica y de la anterior.
(m).-Con el quince por ciento de la cotizaci6n
sobre todas las jubilaciones ordinarias concedidas has-
ta la promulgaci6n de esta ley.
(n).-Con el product de las iniciativas que se
pongan en prActica por la Caja General de Jubila-
ciones y Pensiones con el objeto de acrecentar sus
condos.
(fi).-Con las cantidades que libremente aporte el
Estado, acordadas por las correspondientes leyes, en
la media de sus fuerzas -econ6micas y previo los in-
formes de la Junta de Gobierno, despubs de cinco
afios de la vigencia de esta ley, sobre la situaci6n
financiera de la Caja de Jubilaciones y Pensiones.
ARTICULO X.-Las Empresas comprendidas en
esta ley, cuyo personal estA incluido en sus benefi-
cios, estan obligadas a practicar los descuentos a que
se refieren los incisos (a), (b) y (c) del articulo
anterior, en los sueldos del personal de su dependen-
cia, y a remitir su imported a la Tesoreria General
de la Rep-iblica, por conduct de la Zona Fiscal res-
pectiva, dentro de los primeros diez dias de cada mes
siguiente al mes vencido y dentro del mismo plazo
remitiran los products provenientes de las demAs
operaciones a que estan obligadas por las disposicio-
iies del citado articulo. La Tesoreria General de la
Repiblica constituira un fondo especial con el pro-
ducto de todos los ingresos explicados en el preceden-
te articulo, que tendra exclusivamente a disposici6n
de la Junta de Gobierno y que, por ningfin motivo
podra aplicarse para fines distintos de los que ex-
presamente les da esta ley.
ARTICULO XI.-Los fondos y las rentas que se
obtengan por esta ley, seran de la propiedad colec-
tiva de las personas comprendidas en sus beneficios
y la Junta de Gobierno atendera don ellos al pago de
las jubilaciones y pensions que se acuerden, gastos
a inversiones que esta ley autorice. En ningfn easo
podra disponerse de dichos fondos, para otros fines,
bajo responsabilidad personal de los miembros de la
Junta de Gobierno que se hari efectiva judicial-
mente.


ARTICULO XII.-Los fondos de la Caja, descon-
tadas las sumas indispensables para el pago de ju-
bilaciones y derams atenciones corrientes, podrAn ser
invertidos, previa resoluci6n razonada de la Junta de
Gobierno, en cada caso, y con la aprobaci6n del Se-
cretario de Agricultura, Comercio y Trabajo, en la
adquisici6n de bonos de la Repiblica de Cuba, de su
deuda exterior, adquiridos y pagados al preeio de co-
tizaci6n, mediante el procedimiento mas beneficioso
para la Caja General de Jubilaciones y Pensiones.

En caso de necesidad, previo acuerdo razonado de
la Junta de Gobierno, aprobado por el Secretario de
Agriculture, Comercio y Trabajo, serAn vendidos los
bonos al tipo de cotizaci6n del mercado el dia de la
venta.

Cuando la Junta de Gobierno lo acuerde y el Pre-
sidente de la Repfblica lo apruebe, se podra dedicar
Sauna decima parte de los fondos sobrantes a inversio-
nes de earHcter social, que positivamente acrecienten
los fondos de la Caja.
ARTICULO XIII.-Los fondos, valores y bienes
que se adquieran por consecuencia de la ley, son
inembargables.

CAPITULO IV

De la-s Jubilaciones.

ARTICULO XIV.-Los empleados y obreros a que
se refiere el articulo II que hay:an contribuido a]
fondo de la Caja con los descuentos establecidos en
el articulo IX, disfrutarin de la jubilaci6n que les
corresponda, segfn las classes que fija esta ley, que
ro excederdn en ningfn caso de doscientos pesos men-
suales.

El tiempo de servicios se computarA, a los efeetos
de esta ley, tomando el que los empleados y obre-
ros hayan prestado en el territo-rio national, en las
Compaiiias y Empresas, a la que la misma se refiere,
asi como tabhi6n en aqu6llas de que las mismas sean
sucesoras, bien por compra de sus propiedades, en
cualquier forna o manera, bien por fusi6n o por
otros medios de trasmisi6n, contdndoseles el tiempo
de servicios a partir de la fecha de la compra, fusion
u otra forma de trasmisi6n.
ARTICULO XV.-La jubilaci6n se clasificarA co.
mo:
Voluntaria.
Orlinaria.
Inutilidad.
ARTICULO XVI.-Corresponde la jubilaci6n vo-
luntaria al empleado u obrero que tenga sesenta afios
de edad y mis de diez afios de servicios efectivos, pe-
ro menos .de 16s requeridos para obtener la jubilaci6n
ordinaria.
Esta jubilaci6n se calculara a raz6n del trees por
ciento por cada afio de servicios efectivos, del pro-
inedio del sueldo, journal o remuneraci6n, obtenido
7 calculado en la forma que indica el articulo XVII
de la ley.








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 15


ARTICULO XVII.-E1 monto de la jubilaci6n or-
dinaria se calculara sobre el promedio mensual de
sueldos y jornales, percibidos por los empleados y
obreros, durante un afio de trabajo efectivo, que em-
pezara a contarse, retrospectivamente, desde la fecha
en que dejen de percibir sueldo o journal de las Em-
presas y cevengado en tiempo ordinario de servicio,
despu6s de la promulgaci6n de la ley de veinte y
nuatro de Noviembre de mil novecientos veinte y uno.
.Estcs sueldo.s y jornales se tomaran exclusivamente
de las u6minas existentes en las Empresas respecti-
vas y dicha jubilaci6n ordinaria se aplicard con su-
jecec6n a la ,iguiente escala:

Primero.-Promedio mensual de sueldo o journal
hasta cien pesos, el setenta y cinco por eiento.
Segundo.-Promedio mensual de sueldo o journal
mayor de cien pesos, el setenta y cinco por ciento
de los primeros cien pesos y el sesenta y cinco por
ciento de la diferencia entire cien pesos y el resto
del promedio mensual, siempre con el limited mAximo,
de doscientos pesos, seilalado para el monto de las
jubilaciones.

ARTICULO XVIII.-Corresponde la jubilaci6n
ordinaria, al empleado u obrero que justifique con
documentos indubitabaes, haber prestado veinte y
cineo afios de servicios efectivos y tenga cincuenta y
cinco afios de edad, o treinta afos de servicios efec-
tivos con cincuenta o mds afos de edad, o treinta y
cinco afios de servicios efectivos con cualquier edad.
Para el c6mputo de los servicios no se contar6n los
prestados antes de tener veinte afios cumplidos de
edad y no anteriores a la instauraci6n de la Repfi-
blica.
ARTICULO XIX.-E1 monto de la jubilaci6n por
inutilidad se ealculara sobre el promedio mensual de
sueldos y jornales percibidos por los empleados y
obreros, durante dos alios de trabajos efectivos, que
empezard a contarse, retrospectivamente, desde la
fecha en que dejen de pereibir el mayor sueldo o
journal que hayan aleanzado en las Empresas y de-
vengado un tiempo ordinario de servicio, deopues de
la promulgaci6n de la ley de veinte y cuatro de
Noviembre de mil novecientos veinte y uno. Estos
sueldos y jornales se tomarin exclusivamente de las
n6minas existentes en las Empresas respectivas y
dicha jubilaci6n por inutilidad se aplicara con suje-
ci6n a la siguiente escala:

A la jubilaci6n por incapacidad permanent to-
tal, corresponderA el sesenta por ciento del sueldo
promedio.
A la jubilaci6n por incapacidad permanent par-
cial correspondera elcuarenta por ciento del sueldo
promedio.
ARTICULO XX.-Corresponde la jubilaci6n por
inutilidad, con arreglo a la clasificaci6n hecha en el
articulo anterior:
Al empleado y obrero que, cualquiera que fuese
el tiempo de servicio prestado, se inutilice en sentido
total o parcial y de manera permanent, en un acci-
dente del servicio y por causa imputable, con plena
Sevidencia, al mismo servicio.


Al empleado y obrero que, despubs de diez afios de
servicios efectivos, fuese declarado fisica o mental-
mente infitil, de manera total o parcial, para con-
tinuar en el ejercicio de su empleo.
Se entend'era por inutilidad permanent total, a
los efectos de este articulo.
Haber perdido definitivamente la vista en ambos
cjos; las dos manos o los pies.
Padecer alguna enfermedad incurable que impida
realizar today clase de trabajo.
Se entenderA por inutilidad parcial, a los efeetos
de este articulo:
Haber perdido definitivamente la vista en un ojo;
o tener inutilizada una mano o un pie.
Padecer alguna enfermedad incurable que impida
realizar el trabajo que se viniere prestando en fe-
rrocarriles, tranvias y sus conexas, sin producer inu-
tilidad para cualquier otra clase de trabajo.
ARTICULO XXI.-Los jubilados por inutilidad
permanent total, perderAn definitivamente todo de-
recho a jubilaci6n que vinieren cobrando, si se com-
prueba que aplican su actividad a cualquier trabajo.
A ese efecto, prestarin juramento de comunicar por
escrito a la Caja de Jubilaciones y Pensiones, que
ban emprendido cualquier clause de trabajo. No obs-
tante, la Caja General de Jubilaciones y Pensiones,
hara las investigaciones que sobre el particular es-
time procedentes, por medio de expedientes, con los
recursos establecidos.
Cuando se gestione una jubilaci6n por inutilidad,
despues de haber dejado de pertenecer al personal
de las Empresas incluidas en esta ley, no se conce-
derA la jubilaci6n, si no se comprueba que la inuti-
lidad se origin cuando el empleado u obrero forma-
ba parte del personal de dichas Empresas, y la so-
licitud no se presentara dentro de los seis meses a
partir de la fecha en que se deje de percibir sueldo,
journal o cualquier forma de remuneraci6n de la Em-
presa respective, incluso las dietas de las Compafias
de Accidentes del Trabajo.
ARTICULO XXII.-En el caso de accident a
in empleado u obrero, a virtud del cual tenga dere-
cho a ser indemnizado o pensionado, de acue'do con
la legislaci6n de Accidentes del Trabajo, la Caja Ge-
neral de Jubilaciones y Pensiones s6lo le abonara la
diferencia que result a su favor entire la. indemni-
zaci6n o pension extrafia a esta ley y la cantidad
que tuviese derecho a percibir por la jubilaei6n que
esta ley le concede.
ARTICULO XXIII.-Los empleados u obreros que
tuviesen menos de diez afios de servicios efectivos
que fuesen declara.dos cesantes por. no requerirse
sus servicios, por razones de economic o que cesen
por cualquier causa, distintas a las que se refiere
el articulo XXXII, formaran el cuerpo de emplea-
dos y obreros excedentes, y si reingresaren en el ser-
vicio, tendrAn derecho, a los efectos de esta ley, a
que se le computer los servicios prestados con ante-
rioridad a la declaraci6n de excedencia, sin que, du-
'rante 6sta, tengan que cotizar al fondo de la Caja.
,Los que tuviesen mis de diez afios de servicios efec









16 DIARIO DE SESIONES DE LA C_.MARA DE REPRESENTANTES


tivos, si fuesen declarados cesantes por las razones
antes expresadas, o ces n en su cargo por causes aje-
nas a su voluntad y en las condiciones expresadas en
el parrafo precedent, tendrAn derecho a una jubi-
lac16n equivalent al tres por ciento por cada afio de
servicio efectivo del promedio de sueldo, journal o re-
muneraci6n que disfruten, obtenido y caleulado en
la misma forma que indica el articulo XVII de la
ley; pero dicha jubilaci6n no podrA exceder del mon-
to de la jubilaci6n ordinaria. Si reingresaran al ser-
vicio de las Compaiiias comprendidas en esta ley,
cesarin definitivamente en el goce de la jubilaci6n,
percibiendo solamente el sueldo asignado al nuevo
empleo y continuando como todos los demAs emplea-
dos y obreros a los efectos de la ley. Los emplea-
(..os y obreros que tengan menos de cuarenta arios de
edad y hubieren obtenido esta clase de jubilaci6n, en
cualquier tiempo, perderan definitivamente todo de-
recho a la jubilaci6n que vinieren cobrando, si se
comprueba que aplican su actividad a cualquier tra-
bajo. A ese efecto, prestarAn juramento de comu-
nicar por escrito a la Caja General de Jubilaciones
y Pensiones, que han emprendido eualquier clase de
trabajo. No obstante la Caja General de Jubilacio-
nes y Pensiones hara las investigaciones que solbre el
particular estime procedentes, por medio .de expe-
dienteo con los recursos establecidos.
ARTICULO XXIV.-Cualquiera que sea la cuan-
tia o journal que devengue el empleado u obrero, no
habrA de tributar mAs que con los documents se-
fialados en los incisos a, b y c, del articulo IX de
esta ley, ni tendra derecho a jubilaci6n mayor de
doscientos pesos.
ARTICULO XXV.-A los efectos de la jubilaci6n,
s6lo se tomarAn en cuenta los servicios efectivos, aun-
que fuesen discontinuos, durante el nimero de anlos
requeridos; pero sera requisite indispensable a los
empleados y obreros que reingresen en las Empresas
despubs de la promulgaci6n de esta ley, y sin haber
contribuido antes al fondo de la Caja General de
Jubilaciones y Pensiones, hacerlo por los diversos
concepts, durante un period no menor de diez ainos.
Trescientos dias de trabajo harAn un ailo de ser-
vicio para todos los empleados y obreros. Al perso-
nal que preste servicios por horas, se les computara
un dia de servicio por cada ocho horas de trabajo;
pero en ningfin caso se computara mas de ocho ho-
ras de trabajo por dia de trabajo efectivo, ni mas
de trescientos dias por un afio de trabajo efectivo,
en cada dia o ailo natural.
ARTICULO XXVI.-No se acumularAn dos o mAs
Jubilaciones o pensions de las que concede esta ley,
en la misma persona. Al interesado le corresponde
optar por la que le convenga, y hecha la opci6n, que-
dara extinguido el derecho a las otras.
ARTICULO XXVII.-Las jubilaciones por inutili-
dad se acordarAn con carActer provisional y podrAn
sor revisadas una o varias veces, mediante el oportu-
no expediente, dentro de los cinco afios siguientes a
la fecha en que comience el disfrute de la jubilaci6n,
quedando como definitivas si la resoluci6n se con-
firma despu6s de este tiempo.
ARTICULO XXVIII.-No se podran acordar ju-
bilaciones por inutilidad sin previo examen e infor-


me por eserito de uno o mas m6dicos designados por
la Junta de Gobierno de la Caja General, a su costa,
los que realizardn el examen del interesado sin co-
brarle honorarios. Ademas, pedird al interesado
cuantos datos crea procedentes, y ordenara las ave-
riguaciones que estime convenientes. El promoven-
te de una jubilaci6n por inutilidad, no acompafiara
ringin certificado facultativo, referente a las enfer-
medad que padece, sino cuando se le pidiere, y se
limitara a exponer en su solicitud el motivo en que
ia fund. La Junta de Gobierno podra solicitar
que haga un reconoeimiento el Jefe Local de Sani-
cad respective que gratuitamente lo expedira y en-
viara en un t1rmino de cinco dias.
Caso de apelaci6n, la Sala de Gobierno de la Au-
diencia respective, si alli se promoviere prueba peri-
cial, insaculara los nombres de tres medicos para que
el reconocimiento se practique por el medico cuyo
iombre result saeado en suerte.
ARTICULO XXIX.-Los que hayan obtenido la
jubilaci6n ordinaria o voluntaria, podran volver al
servicio. En este easo, el jubilado cesara en el goce
de la jubilaci6n y percibira solamente el sueldo asig-
rado al nuevo empleo. Al cesar en 6ste, por cual-
quier causa, volvera al goce de su anterior jubila-
ciUn, sin que pueda recurrir para que le sea aumen-
tada y se le exigiran las cuotas establecidas en el
articulo noveno, con relaci6n al nuevo empleo.
ARTICULO XXX.-Los jubilados por inutilidad
parcial, cuyos servicios fuesen utilizados por las Em-
presas comprendidas en esta ley, con un sueldo, jor-
nal o remuneraei6n menor que el monto de las jubi-
laciones que disfrutaran, percibiran de la Caja Ge-
ieral de Jubilaciones y Pensiones, la diferencia que
result entire el sueldo, journal o remuneraci6n que
recibhn y el imported de las jubilaciones que se les
haya concedido y contribuirAn al fondo de la Caja
General de Jubilaciones y Pensiones, con todos los
descuentos que sefiala esta ley, para los empleados
y obreros en active servicio. Los aiios nuevamente
trabajados scrin tomados en consideraci6n, para com-
putarlos con los acreditados anteriormente, a los
efectos de la jubilaci6n que pueda corresponderle.
ARTICULO XXXI.-Las jubilaciones seran acor-
cadas por la Junta de Gobierno, cuyo Presidente
aceptar.d, o no. la ponencia de un Consejero, a quien,
para este tramite, se pasara cada expediente, debien-
do evacuarlo en el t6rmino de diez dias hAbiles. Una
vez concedidas, seran pagadas desde el dia en que
el interesado deje de percibir sueldo, journal o remu-
neraci6n de la Empresa por motivo de la inutilidad.
Si se refiere a empleados y obreros que continfien
prestando servicios, las jubilaciones seran liquidadas
a partir desde el dia en que cesen en el servicio y
dejen de percibir sueldos, journal o remuneraci6n de
la Empresa.
Si se tratare de empleados y obreros que hayan
dejado el servicio voluntariamente, se liquidaran y
abonarAn las jubilaciones, despubs de transcurridos
noventa dias, a partir del dia en que se anoten las
solicitudes en el "REGISTRO DE ENTRADA DE
OORRESPONDENCIA DE LA CAJA GENERAL
DE JUBILACIONES Y PENSIONS" o los docu-
mentos que complete el expediente.









DIARIO DE SESIONES DB LA OAMARA DE REPRESENTANTES 17


Si se tratare de empleados y obreros declarados
cesantes y que necesiten anticipar su expediente de-
purativo y 6ste fuere resuelto favorablemente, en-
tonces la jubilaci6n se abonarA a partir del dia en
que hubieren cesado en el servicio de la Empresa y
ae percibir suelo, journal o remuneraci6n de la mis-
ma.

Si la demora de la presentaci6n de la solicitud de
jubiiaci6n obedeciese a que el interesado result su-
eto a algfin proceso, entonces la liquidaci6n y pago,
.n su caso, de la jubilaci6n que pueda corresponder-
le, tendra ccmo punto de parida, la fecha d-e la sen-
ten-ia firme.

El empleado u obrero que se consider con dere-
cho a la jubilaciSn presentara al Presidente de la
Junta de Gobierno, un escrito expresando las circuns-
tancias en que funda su solicitud, acompafiando los
documents que acrediten su derecho, y entire esos
documents, serA requisite indispensable una certi-
ficaci6n de todos sus servicios, que le expedira, sin
demora, la Compafiia respective; la cual remitira,
simultaneamente, a la Caja General de Jubilaciones
y Pensiones, una copia autorizada de dicha certifi-
cacion.
La Junta de Gobierno, por mediaci6n de su Pre-
sidente reclamarA de la Empresa, si lo estima nece-
sario, el expediente o expedientes del empleado u
obrero, asi como cuantos datos y certificaciones se
requieren para la comprobaci6n del dereoho que se
reelama.

La. Caja General de Jubilaciones y Pensiones ten-
dra un plazo de noventa dias hAbiles, para la trami-
taci6n y resoluci6n de cada expediente; salvo demo-
ra motivada por causa extrafia a dieha instituci6n.

Si por causa injustificada no se resolviere dentro
de ese plazo y si mediase queja ante el Secretario
de Justicia, 6ste, si lo cree procedente, impondrA
multa.de cinco pesos, por cada dia de demora, al
funcionario o empleado que result responsible. Es-
ta multa se hara efectiva descontandola del sueldo
y formara parte del fondo de la Caja.

Cuando mediante prueba documental, consistent
an las n6minas de las respectivas Empresas, no re-
sulte direetamente la demostraci6n de ser cierto el
tiempo de servicio alegado por el promoverte, y siem-
pre que, al efectu, no existiere de esos servicios al-
guna prueba documental indirecta, consistent en
libros, actas, credenciales, nombramientos o cualquier
otro medio de prueba analogo, entonces se le acep-
tarA al promovente la prueba testifical de no menos
de tres testigos y sujeta siempre a la exclusive apre-
ciaci6n de la Junta de Gobierno y limitandola a un
tiempo que no se remote a mis de veinte afios pa-
sados.
Contra la resoluci6n de la Junta de Gobierno, po-
drA el interesado apelar a la Sala de Gobierno de la
Audiencia de la provincia, donde residiere el pro-
movente al iniciar su expediente. Para esta apela-
ci6n, habrA un t4rmino de quince dias hAbiles y se in-
terpondra con un escrito dirigido al Presidente de
la Junta de Gobierno ,que, dentro de los siguientes
diez dias hibiles, elevara el expediente a la Sala de


Gobierno. .Esta, para mejor proveer, podra acordar.
la prActica de alguna actuaci6n que consider omi-
tida tendientes a aclarar algfin hecho, pero exclu-
yendo la prueba testifical, y dictari auto de reso-
luci6n, dentro de los quince dias habiles siguientes
a la prActica de tales diligencias, si las hubiere. Del
auto de la Sala de Gobierno de la Audiencia, podran
tanto el promovente, como la Junta de Gobierno, re-
currir ante la Sala de Gobierno del Tribunal Supre-
mo, que rcsolvera sobre todos los puntos de hecho y
de derecho, s6lo con lo que arroje el expediente y
en el t6rm:no de treinta dias hibiles.
El plazo para. recurrir al Tribunal Supremo, sera
de quince dias hAbiles, contados, para el promovente,
desde la fecha de la notificaci6n, y para la Junta de
Gobierno, desde la fecha en que se anote en su "RE-
GISTRO DE ENTRADA" la del expediente que la
Sala de Gobierno de la Audiencia habra de devolver-
le y que el Presidente de la Junta de Gobierno, lo
clevari, entonces al Tribunal Supremo.
El President de la Junta de Gobierno interpondrA
esos recursos directamente ante la Sala de Gobierno
del Tribunal Supremo, con un simple escrito, en el
que podra hacer cuantas alegaciones consider pro-
cedentes. Cuando sea el promovente quien recurra,
para ante el Supremo, presentara un escrito ante la
Sala de Gobierno de la Audiencia que devolvera el
expediente a la Junta de Gobierno, y esta lo elevari
seguidamente al Tribunal Supremo, acompafindolo,
si lo cree procedente con un escrito suyo de aclara-
ciones. Y tambi6n la Sala de Gobierno de la Au-
diencia, devolvera el expediente, cuando transcurri-
dos los quince dias habiles que tiene el promovente,
no presentare alli su escrito, recurriendo ante el Tri-
bunal Supremo.
Los empleados y obreros que se encuentren traba-
jando, una vez que hayan sido notificados de la con-
cesi6n de su jubilaci6n, podrAn hacer uso de ellas
en cualquier tiempo, notificandolo por escrito a su
Jefe inmediato, la fecha en que deseen retirarse del
servicio active, que serA siempre treinta dias hibiles,
a partir de la fecha de la notificaci6n.
ARTICULO XXXII.-Los empleados y obreros
que teniendo mis de diez afios de servicios, fuesen
destituidos de sus cargos, por mal cumplimiento de
los mismos, comprobados ante la Junta de Gobierno
o por alcoholism cr6nico, o por haber sido conde-
nados por sentencia de delito grave, no seran jubila-
dos sin que puedan tomarse en consideraci6n a los
efectos de este articulo; hechos acaecidos con ante-
rioridad a la promulgaci6n de la Ley de veinte y cua-
tro de Noviembre de mil novecientos veinte y uno.
Cuando los motives de una destituci6n se comprue-
ban ante la Junta de Gobierno, la resoluci6n podrA
ser apelada ante la Audiencia, tramitandose este re-
curso, por las mismas reglas prefijadas en el prece-
dente articulo XXXI.
ARTICULO XXXIII.-El indulto no hara rena-
cer los derechos perdidos como consecuencia de lo dis-
puesto en esta ley.
ARTICULO XXXIV.-El derecho para pedir la
jubilaci6n se extingue en el t4rmino de un afio, con-
tados desde el dia siguiente a aqu61 en que haya









uS DIS~a~R~I~D O lYE MISfS D9 LA CAMARA DXE3 REPRBESENTANTES


dejado de prestat servicio efectivo, el empleado u
obrero.
Cuando se promoviere un expediente y por infrac-
ci6n del reclamante no pudiese resolverse en un ter-
mino de seis meses, a partir de su radicacin, se acor-
dara archivarlo definitivamente y caso de nueva re-
clamaci6n, 6sta se tramitara sin relacionar nada el
expediente anterior.
ARTICULO XXXV.-La jubilaci6n es vitalicia,
salvo que el derecho a percibirla se pierda por las'
eausas expresadas en esta ley.
Si el jubilado o pensionado se domicilia en el ex-
tranjero, debera notificarlo por escrito a la Caja
General de Jubilaciones y Pensiones, y tanto en este
easo, como si reside en Cuba y cobra mediante un
apoderado o tutor, no se hara el pago sin la previa
presentaci6n de la fe de vida correspondiente al ju-
bilado o pensionado.
Los jubilados y pensionados que resident y cobran
iuera de la Habana, tendrAn que enviar a la Caja
General de Jubilaciones y Pensiones, trimestraimen-
te, su fe de vida. Las viudas enviaran su fe de viu-
dedad y las solteras mayors de quince afios, su fe
de solteria. Todos estos certificados los expedira gra-
tuitamente el Juez Municipal correspondiente.
ARTICULO XXXVI.-A los'efectos de esta ley,
los permisos o licencias sin sueldo, que las Compa-
Lias concedan a los empleados y obreros, para ausen-
tarse de sus labores, no serAn eficaces, sino por el
t6rmino de un afio consecutive, y al vencimiento del
mismo, comenzara a decursar el termino en que se
pueden pedir las jubilaciones.

CAPITULO V

De las pensions.

ARTICULO XXXVII.-El empleado y obrero que
fallezca, estando jubilado o teniendo las circunAtan-
cias que le daban derecho a jubilarse, o a otro de
los beneficios que esta ley otorga, trasmitira el de-
reeho a disfrutar una pensi6In o una indemnizaci6n,
en la proporci6n y las condiciones que la misma es-
tablece, a los familiares siguientes que estan en ap-
titud legal de reelamarla al tiempo del fallecimiento
le su causante: '
La viuda; el viudo totalmente iniitil para el tra-
bajo; los hijos, hasta los diez y ocho afios de edad;
las hijas solteras hasta los veinte y tres afioa de edad
y los padres totalmente infitiles para el trabajo y
que vivieran exchlsivamente bajo el abrigo y protec-
ei6n del causante.
Los hijos y las hijas totalmente initiles para el
trabajo, ino perderAn la pension mientras est6n infi-
tiles.
El imported de la pension o indemnizaci6n, no sera
mraydr qtie el moati de la jibilaci6n que disfrutaba
o a que tenia dereeho a disfrftar el catsante.
El disfrute de la pension, comenzara desde el dia
del fdileeiiiento dtl eimpleado u obrero, sea cual fue-
r- la feeha en que la Jinta de Gobietno aduerde su
coftesi6n.


No obstante el derecho de los llamados a disfrutar
de pension o indemnizaci6n, el empleado u obrero
puede elegir a uno o a various de entire ellos, con ex-
clusi6n de los demds, sin esiar obligados a manifestar
los motives de esta disposici6n, que deberA ser docu-
mentada, bien mediante aun acta levantada ante el
Secretario del Juzgado Municipal respective, que fir-
marA dando fe, junto al interesado, si este supiere
firmar, con el visto bueno del Juez y el sello del
Juzgado, quedando archivalta el acta original de la
cual se entregarA inmediatamente una copia al in-
teresado; o bien ante un Notario, a su costa, acom-
pafianlo el testimonio correspondiente a su solicited
de jubilaci6n o indemnizaci6n.
Cuando se extinga el derecho a las pensions, se
refundiran a fl fondo de la Caja General de Jubi-
laciones y Pensiones.
ARTICULO XXXVIII.-Las pensions o indem-
nizaciones se otorgaran en la forma siguiente:
A la viuda y al viudo totalmente indtil para el tra-
bajo; a los hijos legitimos y naturales; a los padres
del causante siempre que 6stos hubieran estado ex-
clusivamente a cargo de aqu6l.
ARTICULO XXXIX.-La viuda o el viudo total-
mente infitil para el trabajo, tendrin derecho a una
pension igual al cincuenta por ciento de la jubila-
ci6n que disfrutaba o a que tenia derecho el cau-
sante.
Los hijos del causante, cuando concurran en uni6n
de la viuda o el viudo incapacitado totalmente para
e! trabajo, disfrutari de una pension que disfruta-
ba o a que tenia derecho el causante, distribuida por
parties iguales entire ellos, acreciendo la parte de
la pension de los que fallezean o lleguen a la mayo-
ria de edad que esta ley sefiala, a la de los otros her-
manos con derecho a pension. Al falleeimiento de
la viuda o del viudo incapacitado totalmente para
el trabajo, el cincuenta por ciento de la pension que
disfrutaba, acrecera a la de los hijos, refundiendose
el otro cincuenta por ciento en el fondo de Jubilaeio-
;nes y Pensionest
Cuando concurran los hijos, solamente, tendrin
(Oerecho a una pension, igual al setenta y cinco por
ciento de la jubilaci6n' que disfrutaba o a que tenia
derecho el causante, distribuida en la misma forma
que se express en el pArrafo anterior.
Los padres del causante, infitiles para el trabajo,
cuando 6ste no deje viuda ni hijos, tendrAn derecho
solamente a una pension igual al cincuenta pot cien-
to de ]a jubilaci6n que aqu61 disfrutaba, o a la que
tenia derecho, distribuy6ndose por parties iguales en-
tre ambos padres y Si alguho de 6stos fallediere, su
parte acreceer la del superviviente del propio modo,
corresponderd este cincuenta por ciento, integro, si
'el reclamante concurre a solicitar la pension en es-
.ado de viudez.
ARTICULO XL.-Las cantidades que de su jubi-
laci6n e inddinnizaci6n dejen pendiente dd cobro los
.empleados ii obreros jubilados, que fallecean, corres-
ponderti a, las personas que resillteil con derecho a
ipeisi6i donm fAihiliafes de dichos empleados y obre-
6os, y si ein un' l i6 116 se feelami~'en, inigresftian de-









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES .19

finitivamente a engrosar los fondos de la Caja Ge- mitir las comprobaciones que se juzguen pertinentes
niral de Jubilaciones y Pensiones. a los efectos de esta ley.


ARTICULO XLI.-Si a la muerte del empleado u
obrero, dejare hijos de distintos matrimonios, con
derecho a la pension; 6sta se distribuiri en la pro-
pocei6n que corresponde a los mismos, y sera entre-
gada a sus respectivos representantes legales.
ARTICULO XLII.-Las pensions son vitalicias
y el derecho a percibirlas s61o se pierde en los casos
establecidos por esta ley, y en todos los casos, el tar-
mino para reclamarlos sera de un afio a partir de
la fecha del fallecimiento del causante.
ARTICULO XLIII.-No se acumulardn dos o mis
pensions de las que concede esta ley en la misma
persona. Al interesado le corresponde optar por la
que le convenga, y hecha la opei6n, quedarA extin-
guido el derecho a las otras.
ARTICULO XLIV.-Las pensions seran acorda-
das por la Junta de Gobierno, en la misma forma y
con iguales t6rminos y recursos que se han sefialado
para las jubilaciones en el articulo XXXI y demis
concordantes de esta ley.
ARTICULO XLV.-Las personas enumeradas en
el articulo XXXVII, tendrAn der6eho a una indem-
nizaci6n igual al tres por ciento de las sumas perci-
bidas en concept de sueldos, jornales o remunera-
ci6n por el empleado u obrero fallecido, que no de-
jare derecho a pension.
Si el empleado u obrero tuviere mas de diez aieos
de servicios respectivos y falleciere sin dejar adquiri-
do el derecho a las jubilaciones que determinan los
articulos XVI, XVIII, XX y XXIII de esta ley.
Las personas enumeradas en el articulo XXXVIII
tendrAn derecho a percibir la pension en la propor-
ci6n de un tres por ciento por cada aiio de servicios,
de la jubilaci6n por inutilidad total permanent.

ARTICULO XLVI.-E1 disfrutede la pension se
extingue:
Para la viuda y la madre viuda, cuando contraje-
ran nuevas nupcias.
Para las hijas menores de veinte y tres afos o ini-
tiles para el trabajo, desde que contraigan matrimo-
pio.
CAPITULO VI

Disposicio-nes Generales.

ARTICULO XLVII.-Los sueldos, jornales, jubi-
laciones, pensions e indemnizaciones de los emplea-
dos y obretos comprendidos en esta ley, son inem-
bdrgables, y sera nula la venta, cesi6n o constituei6n
de dere-eho que grave o im-pida el libre disfrute de los
mhismos.
ARTICULO XLVIII-Las Empresas a que se re-
fiere esta ley, quedan obligadas a suministrar a la
Jtinta de Gobierno de la Caja General de Jubilaeio-
nes y Pensiones, a las autoridades y funcionarios p1g-
blicos que conforme esta ley intervengan eo dual-
quier forma en su ejecuci6n, todos los informes que
s sdflicite- sbbre el peiso-ti, eoi relacion a datos ,y
dMifeddenftle que tfiviedn dichas Ei~ipresas, y a per-


Del propio modo estarin obligados a facilitar sin
demora a los empleados y obreros jubilaciones o pen-
siones, certificados de tiempo de servicios, certifica-
dos de sueldos o jornales percibidos, certificados de
contribuciones al fondo de la Caja General de Jubi-
laciones y pensions y certificado de cese en el ser-
vicio debidamente autorizado por el Administrador,
con destine a la promoci6n de los expedientes respec-
tivos.
De todos estos documents, la Compailia enviara,
simultaneamente, a la Caja General de Jubilaciones
j Pensiones, un duplicado debidamente autorizado.
En caso de que las Empresas se negasen u opusie-
ren injustificada resistencia al cumplimiento de es-
tas disposiciones, incurriran en multa, que sera im-
puesta por el Juez Correccional del lugar en que ra-
diquen las oficinas principles, -en el territorio na-
cional.
Queda establecido que las Compafiias comprendi-
das en esta ley tienen la obligaci6n de conservar in-
definitivamente las n6minas y demas documents
que acrediten el de sueldos y jornales y tiempo de
servicios prestados por sus empleados y obreros.
ARTICULO XLIX.-Las Empresas o Compafiias
que no depositaren en el tiempo y forma estatuido
en esta ley en su articulo X, las sumas a que est6n
obligadas, incurriran, previo acuerdo de la Junta
de Gobierno, en una multa de cien pesos, por cada
dia de demora, hasta tanto efectlen el dep6sito con
el interns legal, a contar desde el primer dia del in-
cumplimiento, salvo justificar ante la Junta de Go-
bierno, la demora.
El President de la Caja General de Jubilaciones
y Pensiones como representante legal de la misma y
previo acuerdo de la Junta de Go'bierno, planteara,
bien ante el Poder Ejecutivo o bien ante los Tribu-
rales de Justicia, las reclamaciones que sean proce-
dentes para hacer efectivas las obligaciones y pena-
lidades establecidas en esta ley, pudiendo utilizar
la via de apremio.
Las resoluciones de la Junta de Gobierno, asenta-
Oas en su Libro de Actas, y aprobadas, conistituyen
instrument pfiblieo.
ARTICULO L.-La Junta de Gobierno, por con-
ducto de su Presidente, elevara al Poder Ejecutivo,
un informed annual, en el que haga conocer la situa-
cion financiera y administrative actual y future de
la Caja, cuyo informed debera ser publicado en la
Gaceta Oficial.

CAPITULO VII

Disposkioirnes Penales.

ARTICULO LI.-Todd adci6n u omisi6i de las
Empresas o Compafias, tendiente a burlar o inftirn-
gir cualquier precepto de esta ley, que no tuviere
ofra sanci6n penal establecida, se castigara con mul-
ta de uno a treinta pesos y en defecto de pago, un
dia de arreao p6r-cada peso que se dejare de pagar.
Si se persistiere en la acci6n u: misi6n, el'Jues Co-









DIARIQ DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


rrecional elevari las actuaciones al Sr. Fiscal de la
Audiencia correspondiente, quien incoari el oportu-
no sumario. La Audiencia podra imponer seis me-
ses y un dia, o un afio, ocho meses y veinte y un
aias de prisi6n correctional.
ARTICULO LII.-Los miembros de la Junta de
Gobierno que dispongan de los fondos de la Caja,
de manera contraria a lo previsto en esta ley, bien in-
virti6ndolos sin cumplir los requisitos exigidos, bien
destindndolos a otros fines distintos de los expresa-
mente determinado, bien ordenando el pago de jubi-
laci6n o pension injusta o indebida, bien no invirtien-
do los fondos sobrantes o bien disponiendo la venta
de los valores de la Caja, sin observer las formalida-
des prescriptas, seran responsables del delito de mal-
versaci6n de caudales pdblicos, previsto y castigado en
el Capitulo X, Titulo V, del Libro 80. del C6digo Pe-
nal.
ARTICULO LIII.-De toda acci6n tendiente a di-
famar a la Caja General de Jubilaciones y Pensiones
u a los organisms que la rigen, se darh cuenta al
Juzgado Correecional que' la castigara con multa de
cincuenta a quinientos pesos y en defecto de pago,
un dia de arrest por cada peso que se dejare de
pagar. Si se reincidiera, el Juez Correccional ele-
vara las actuaciones al Juzgado de InstrucciSn co-
rrespondiente que iniciar' el oportuno sumario, y
en el juicio oral respective, la Sala de lo Criminal
podrh imponer pena de uno o cinco afios de arrest.

CAPITULO VIII

Disposiciones Transitorias.

ARTICULO LIV.-Los empleados y obreros y los
familiares de los mismos, que al promulgarse la vi-
gente ley tuviesen en tramitaci6n su expediente de
jubilaci6n o de pension, serin tramitados y resueltos
de acuerdo con la present ley.
ARTICULO LV.-La Junta de Gobierno podri
iniciar, previo acuerdo al efeeto, dentro de los ciento
ochenta dias hhbiles posteriores a la fecha de la pro-
mulgaci6n de esta ley, la revision y rectificaci6n
de las jubilaciones y pensions concedidas hasta esa
fecha que, a su juicio, deban someterse a dicha re-
visi6n, por contener error de hecho u otra causa que
la determine.
ARTICULO LVI.-Las revisiones quedarAn suje-
tas a los t6rminos, recursos y dem'As requisitos que
esta ley sefiala, y la Junta de Gobierno, al acordar-
las, resolvers si debe ratificar, modificar o anular
las jubilaciones o pensions revisadas, y en estos dos
iltimos casos, se atendrd a la present ley.

ARTICULO LVII.-En los casos en que, como re-
sultado de la revision, sean anuladas las concesio-
nes de jubilaciones y pensions, esta resoluci6n de
nulidad no tendri otra consecuencia para los que es-
taban en posesi6n de ellas, que la perdida de las mis-
mas.
ARTICULO LVIII.-Tan pronto como esta ley
sea publicada en la "Gaceta Oficial" y se dicte su
Reglamentd por el Poder Ejecutivo, se procederA a
las elecciones necesarias para que resulten designa-


dos los miembros de los distintos organismos que en
esta ley se crean y hasta que 6stos comiencen sus
funciones continuarh actuando el actual Directorio
de la Caja General de Jubilaciones y Pensiones.
ARTICULO LIX.-La Junta de Gobierno con-
signard en sus Presupuestos cantidades suficientes
para hacer los studios tecnicos necesarios a fin de
darle estabilidad econ6mica definitive a la Caja y
las medidas que se tomen con este objeto se somete-
rAn a la aprobaei6n del senior Presidente de la Re-
piblica.

CAPITULO IX

Disposiciones Finales.

ARTICULO LX.--E Poder Ejecutivo Nacional
dentro de los sesenta dias siguientes a la promul-
gaci6n de esta ley, en la Gaceta Oficial dictara el
Reglamento para su ejecuci6n.
Se derogan cuantas leyes, decretos y demis dispo-
siciones se opongan en todo o en parte a lo que en
la present ley se establece.
Sal6n de Sesiones, Camara de Representantes, a
15 de Marzo de 1928.
(f.) Miguel A. Aguiar, Gustavo Pino, Jorge Gar-
cia Montes, Giordano Hernindez, Ernesto Menci6,
Ismael Martinez, Vito M. Candia.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA) : Se pone a
discusi6n.
(Silencio) .
Se pone a votaci6n en la forma ordinaria.
Queda aprobada.
Se va a dar lecture al articulo primero.
(El Oficial de Actas lo lee).
SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA): Hay una
tnmienda a que se va a dar lectura.
(El Oficial de Actas lee).

Enmienda al articulo I.

El articulo I del proyecto de ley que reform la
que cre6 el retire ferroviario y tranviario, quedara
redactado asi:
ARTICULO I.-La instituci6n pfiblica denomina-
da "Caja General de Jubilaciones y Pensiones de
Empleados y Obreros de Ferrocarriles y Tranvias"
estara integrada por todas las Compafiias de Ferroca-
rriles y Tranvias establecidos en la Repfblica y que
en lo adelante se establezean; y las dem's Compa
fias, Sociedades o Empresas de servicio pfblico de
alumbrado y fuerza motriz, conexas o relacionadas
en cualquier forma con aqu6llas, aun las organiza-
das despubs de la ley de 9 de Octubre de 1923, si se
componen en su totalidad o en parte, de secciones de
otras compafias que hubieren estado comprendidas
en dicha ley.
Si despu6s de promulgada esta ley, alguna de las
compafias comprendidas en ella, por fusi6n, compra


___


20 .









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMARA DE REPRESENTANTES 21


o cualquier forma de traspaso, pasara a ser propie-
dad de otra constituida o que se constituyera, la
nueva entidad asi formada quedaria comprendida
en esta nueva ley. Los empleados comprendidos por
primera vez en los beneficios de esta ley, no podrdn
gozar de ellos, con excepei6n de la invalidez por ac-
cidentes del servicio, sino despues de haber contri-
buido al fondo de la caja durante diez afios.

Sal6n de Sesiones de la Cimara de Representan-
tes, a 18 de Abril de 1929.
(f.) Mig'uel Angel Aguiar.

SR. PRESIDENT (MARTiNEZ QUIROGA): Se pone a
discusi6n la enmienda.

SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Para explicar, breve-
mente, en qu6 consiste la modificaci6n que introduce
la enmienda al articulo primero de la proposici6n de
ley. El objeto del Representante que habla, al redac-
tar la proposici6n de ley, fu6 dejar comprendida en
ella a todos aquellos empleados que hubieran estado
comprendidos en la legislaci6n vigente antes de ha-
berse producido en la Repfiblica la venta o traspa-
so de la Compafila Cubana de Electricidad. Pens4 un
moment, consecuente con la equidad y la justicia,
incluir en aquella ley solamente a los empleados que
hubieren estado contribuyendo a los fondos de jubi-
laci6n de las empresas tranviarias, con anterioridad
a la venta de la Havana Electric a la Compafiia Cu-
bana de'Electricidad; pero eso resultaba dificil, por-
que todas las empresas y compafiias el6ctricas estPn,
hoy, en una sola mano; y se da el caso de que el em-
pleado que pertenece a plants donde no existia la
caja de jubilaciones, ahora han sido trasladados a la,
compaila que antes era Havana Electric y vicever-
sa, lo que traeria perjuicios para unos y beneficios
para otros, que no debian existir. Yo acepto, por tan-
to, que todas las compafilas de electricidad sean in-
cluidas en esta ley, en la forma que se consigna en
la filtima linea del filtimo pArrafo del articulo pri-
mero de la proposici6n de ley que se dispute.

S8. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA): Se somete
a votaci6n la enmienda; bien entendido que, en caso
de ser aprobada, sustituye al articulo.
Los que estin conformes se servirAn ponerse de
pie.
(La mayoria de los seiores Representantes se po-
ne de pie).
Aprobada.
Se va a dar lectura al articulo segundo.
(El Oficial de Actas lo lee).
SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA): Hay una
enmienda del doctor Aguiar, a la que se le va a dar
lecture.

(El Oficial de Actas lee).

Enmienda al articulo II

El articulo II del proyeeto de ley que reform la
que cre6 el Retiro Ferroviario y Tranviario, queda-
rd redactado asi:


ARTICULO II.-Quedan comprendidos en esta
ley los empleados y obreros de Compafiias o Empre-
sas de Ferrocarriles y Tranvias de servicio pfiblico
establecidas actualmente en la Repiblica, y los de
aquIllas que en lo adelante se establezcan; y asimis-
mo estAn comprendidos en esta ley y dis'frutarAn
de sus beneficios, eumpliendo con las obligaciones
que la misma impone, los de las Compaflias, Socie-
dades o Empresas de servicio piblico que scan co-
nexas o est6n relacionadas en cualquier forma con
las anteriores, o lo hubieren estado de alguna mane-
ra, a partir de la promulgaci6n de la ley de 9 de Oc-
tubre de 1923, o pudieren estarlo en lo future, a los
fines de suministrarles fuerza o traoci6n o de pres-
tar los propios servicios a que aqu6llas se dedican.

Todos los empleados y obreros de cualquier or-
ganizaci6n ajena a las empresas que se determinan
en el parrafo anterior, que, por necesidades o con-
,eniencias de dichas empresas, leguen a prestar sus
'ervicios a las mismas, quedarAn incluidos en los be-
neficios y obligaciones de esta ley, pero con suje-
ci6n a lo dispuesto en el filtimo pArrafo del ar-
ticulo anterior.

Sal6n de Sesiones de la CAmara de Representan-
tes, a 18 de Abril de 1929.

(f.) Miguiel Angel Aguiar.

SR. RODRiGUEZ RAMiREZ (JUAN) : Yo le rogaria al
senior Aguiar que me explicara si en ese precepto
estan comprendidos los que trabajan en tracci6n
el6ctrica y los obreros que prestan servicios en los
ingenios, en las locomotoras, trenes, etc.

SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Este precepto no tiene
nada que ver con los empleados de ingenio sino so-
lamente con los de las compafiias de ferrocarriles.

SR. RODRiGUEZ RAMiREZ (JUAN): 'Y los de trac-
ci6n el6ctrica?

SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : La Compafia Cubana de
Electricidad suministra tracci6n electrica para mo-
ver el ferrocarril el6ctrico que va de la Habana a
Giiines. Esta compafiia, conectada con el ferrocarril
para suministrarle fuerza, esta comprendida en la
ley.

SR. URQUIAGA (CARMELO): Pido la palabra.


SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA):
palabra el senior Urquiaga.


Tiene la


SR. URQUIAGA (CARMELO) : Seiior Presidente y se-
fioras Representantes: El senor Rodriguez Ramirez
esbozaba lo que pudiera llamarse una parte sola del
problema, que ha de hacer que con mayor calor se
debate esta ley. Quienes, c6mo y en qu6 condiciones
han de ser comprendidos en losT-eneficios, en los de-
reehos y obligaciones de esta ley? Teniamos la espe-
ranza de que el senior Aguiar, en sus enmiendas, se
mostrara abierto, de un criterio amplio, y no queda-
ran excluidos obreros que tienen conexi6n direct, in-
tima, grande con los ferroviarios, como con la loco-
moci6n en general, siendo beneficiados de manera
exclusive aquellos series privilegiados que prestan
sus servicioswen las compaiias taxativamente deter-









22 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE RERESENTANTES
~- r- ,. r/ I,, ',,r,


minadas en este proyeeto; o sean la Compaiiia Fe-
rroviaria y de Servicio Pfiblico y Compaiia Cubana
de Electricidad.
En realidad no hay una sola raz6n que pueda abo-
nar ese criterio restrictive; no la hay ni puede ha-
berla, de indole moral, legal, ni econ6mico tampoco.
No puede haberla de indole moral, porque tan obreros
son aqullos que prestan sus servicios en la Cuba
Company o en la Compafifa Cubana de Electricidad,
como aquellos otros q'ue apuntaba el senior Rodri-
guez Ramirez, y que en los ingenios, ayudando al
desenvolvimiento de su zafra, prestan servicios me-
ritisimos; aparte aquello a que se referia Juan Ja-
cobo Rousseau al decir: que la continuidad de los pe-
queios servicios exige tanto valor como aqu61 que es
precise poner en las acciones mAs heroicas.
Pero hay mis afn; hay otros que tienen un nexo
mas estrecho, mIs intimo, como son los que mane-
jan omnibus en la ciudad de la Habana-y supongo
que en otros centros de importancia de la Republi-
ca tambi6n ocurrir lo mismo,--quienes van a en-
contrarse divididos en dos elases: la de aqu6llos cu-
ya compafnia esta manipulada y tiene conexi6n con
la empresa de tranvias, por ejemplo, que todo es
Compafiia Cubana de Electricidad, que aquellos otros
cuyos propietarios son cubanos y que forman un bello
ideal socialist de los tiempos modernos, una especie
de cooperative en cierto orden comunista que den-
tro de nuestra ley es un adelanto digno de studio,
de consideraci6n y de respeto.
4 Qu raz6n moral puede influir para que un con-
ductor o ch6fer de una guagua cuyo propietario sea
un hombre pobre o que esti integrada a su vez por
un conjunto de duefios, modestos en el orden eco-
n6mico, (puesto que no poseen mAs propiedad que
aqu6lla), no experimenten los mismos beneficios
que los ch6feres o conductores de unas guaguas que
pertenecen a esa otra compafiia a que antes me re-
feria? A mi juicio ninguna.
De indole legal, tampoco; s6lo un precepto que es-
tableciera una diferencia entire ellos pudiera dar
sanci6n a ella y no existe, puesto que la propia Cons-
tituci6n declara que todos los cubanos son iguales
ante la ley y que la Repfiblica no reconoce fueros ni
privilegios.
De orden econ6mico, me parece que ain hay me-
nos motive y menos raz6n para ello. Mientras ma-
yor sea el nfimero de los que reciben los beneficios
de esa ley, mayor ha de ser tambi6n la cantidad que
ingresarA en la caja de jubilaciones; porque a id6n-
ticas obligaciones, id6nticos derechos; y aqui pudie-
ra estimarse viceversa.
Es mas: en el orden de las funciones sociales a
que he venido refiri6ndome, no debe perderse de vis-
ta esta consideraci6n; porque ha de tenerse en cuen-
ta los beneficios que en general habrian de reporter
a la sociedad, y que habria de recibir, tambi6n.
Se me habri de argumentar, seguramente, que ha-
bria dificultades para poder incluir en las ventajas
de esta ley a aqu6llos que prestan sus servicios fe-
rroviarios en los ingenios, y que prestan en la ciu-
dad el mismo servicio que aquellos que a su vez estin
eontrolados por la Compafiia Cubana de Electrici-


dad. Pero la dificultad no ha de ser tan grande,
pues para algo existe y ha sido creado el cuerpo le-
gislativo: para orillar esas dificultades, para estu-
diar el problema y llegar a soluciones y no para rea-
iizar injusticias.
SR. ZAYDiN (RAM6N) : Seria S. i3. partidario de in-
cluir en esta ley a los empleados de la compafiia de
omnibus ?
SR. URQUIAGO (CARMELO) : Si, senior; soy partida-
rio, y con mueho gusto repito mi argument que ex-
ponia cuando no estaba aqui el senior Zaydin. Me
referia, y en esto tengo un criterio conservador, a
todos aqu6llos que prestan sus servieios en pianos de
la vida precisamente iguales; y digo conservador, y
lo voy a explicar. Aqui, por ejemplo, se trata de una
Icy de retire ferroviario; y al ddrsele la extension
de que comprenda tambi6n a los tranviarios, a los
(,breros de la Compaiia Cubana de Electricidad y a
los chauffeurs de las compaiias que en cierto modo
.me causan cierto enojo, porque sus vehiculos ban si-
do lanzados para destruir la competencia que pue-
dan hacer a las compafiias integradas por elements
nativos que tienden a defenders en su propio suelo.
Lo que se pretendia era equipararlos, pero sin Ile-
gar a lo que en justicia le correspondia, que era lo
siguiente: Los chauffeurs de autom6viles de alqui-
ler, de plaza, que tienen una manera sui-g6neris, es-
pecial de desenvolverse, son quizas pequefias indus-
trias (pudi6ramos llamarlos asi) en que son ellos
los capataces y los obreros, porque alquilan el auto-
m6vil cuando no es de su propiedad, por un tanto
determinado, qued~ndose con el resto de lo que ga-
r.an; y deberia; realmente, buscarse una formula
dentro de esta ley, que comprendiera a estos obre-
ros.
Asi es que, v6alo el senior Zaydin, c6mo me mos-
traba mAs restrictive en el precepto para los que van
a ser comprendidos en los beneficios de esta lej. Pu-
diera argumentarse que era precise consultar a esos
chofers de plaza, aunque creo que en leyes generals
no debe consultarse mas que la conciencia, cuando
no se causa perjuicio a individuos determinados. Pe-
ro si me referia a aqu6llos a quienes hacia referen-
cia el senior Rordriguez Ramirez, que es a los que en
los ingenios prestan servicios ferroviarios, como ma-
quinistas, conductores, fogoneros, retranqueros, je-
fes de estaciones, porque hay algunos centrales que
tienen una extensi6n tal de lines ferreas, que pudie-
ran llegar a considerarse como pequefias compafiias
de servicios pilblicos, aunque en realidad no lo fueran
por no convenir a sus intereses, y en esa forma pu-
dieran sentirse obligadas en otros aspects distintos
del problema ferroviario. Por eso manifestaba mi
cposici6n, que desde luego habrA de traducirse en
una enmienda ampliativa a favor de aquellos a quie-
nes ha de amparar este articulo, y enmienda que no
presentt, porque aguardo con verdadero interns las
razones que ban movido al senior Aguiar a hacer esa
exclusion, a mi juicio iijustificada, de individuos
que tienen relaci6n, no con las compafiias podero-
sas, sino con el propio asunto a que se refiere el
retire ferroviario en si.
SR. AOUIAk (MIGUEL A.): No creo que mi queridp
amigo el senior Urquiaga pueda considerar como una









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMARA DE REPRESENTANTES 23


descortesia el que no sea yo quien le respond, toda
vez que el senior Zaydin desea hablar sobre este
particular; y tambi6n entiendo que el senior Garcia
Montes tiene manifestaciones que hacer en concor
dancia con el problema. Si entire ambas manifestacio-
nes no quedara satisfecho al senior Urquiaga, con mu-
cho gusto yo lo complaceria despuEs.

SR. GARCIA MONTES (JORGE): Para tratar de ex-
plicar, por lo menos, algunos de los aspects de es-
ta cuesti6n; y las razones que a juicio del Represen-
tante que habla, (ligado bastante intimamente al
senior Aguiar en la confecci6n de esta ley y en el
trabajo de la comisi6n) tuvimos para omitir del
proyecto de ley, tal como viene redactado, las dis-
tintas empresas, o mejor dicho los distintos obreros
y empresas o entidades a que se refirieron los sefio-
res Rodriguez Ramirez y Urquiaga. La manifesta-
ci6n del senior Urquiaga es evidentemente una bella
idealidad. La aspiraci6n del senior Urquiaga es, en
el fondo, la aspiraei6n ideal de todos los Represen-
tantes que nos sentamos en esta Camara; pero, des-
graciadamente, los ideales .pueden muy pocas veces
realizarse. Por qu6 hemos de limitar nosotros los
efectos de una ley de jubilaci6n a determinados
obreros, si, como dice el senior Urquiaga, la Consti-
tuci6n de la Repibli.ca no reconoce fueros ni privile-
gios personales? jPor qu6 nosotros incluimos a los
empleados de empresas ferroviarias y tranviarias, y
aquellos empleados que trablajan en la Compaiiia
Cubana de Electricidad, y excluimos a los obreros de
omnibus o aqu6llos que trabajan en otras compa-
fias de electricidad que no fueron primitivamente
incluidos en la ley? Pero la objeci6n del senior Ur-
quiaga puede ampliarse ain mis. Esa parte de idea-
lidad que todos llevamos en el fondo de nuestra al-
ma y de nuestra conciencia se levanta para gritar,
ampliando la objeci6n del senior Urquiaga: 1Por que
no la ampliamos tambi6n a todos los obreros de la
Repfiblica? Aqui recuerdo que, euando discutimos
la primera o la segunda modificaci6n a la actual ley
del retire ferroviario, alguien de un modo genero-
so, aunque algo imprenreditado, present una en-
mienda adicional estableciendo el principio a que
aludo, esto es, estatuyendo que todos los obreros de
la Repfiblica tendran derecho a jubilaci6n. Pero,
-desgraciadamente, no se siguieron las disposiciones
necesarias para hacer efectivo ese precepto; y aque-
lla idealidad, manifestada en aquel precepto, tuvo
que naufragar en la Camara.

Es precise, para combatir la enmienda enunciada
por el senior Urquiaga, recurrir a la necesidad a que
nos obliga no ya el sentido comiin, sino el sentido
prActico, para ahogar esa voz de idealidad que lle-
vamos dentro del alma, para defender el precepto en
la forma restringida en que viene redactado. No es
possible, ni siquiera en esa forma idealista, ni siquie-
ra a favor de las personas que el senior Urquiaga se-
i.alaba, extender los beneficios de esta ley. En el se-
no de la comisi6n especial que trabaj6 durante algiin
tiempo en este problema, no pudo incluirse en el re-
tiro ferroviario a los empleados de 6mnibus. Razones
de orden econ6mico hicieron desechar la idea, no
obstante los deseos que la comisi6n tenia en ese sen-
tido, sin que hubiera dejado de orillar el problema,
como aqui se ha dicho. ,Y no se pudo incluir a esosi


obreros, por la absolute desorganizaci6n en que se
encuentran las empresas que los emplean. Para que
se pueda incluir en los beneficios de una ley de ju-
bilaci6n al trabajador, es precise que existan empre-
sas organizadas en debida forma, llevando relaci6n
de los obreros que en ella trabajan, niimero de ailos
lespectivos de servicio, etc., puntos esenciales que
.olamente pueden obtenerse cuando se trata de em-
presas bien organizadas, respetables y series. Y estas
empresas, ademas, tienen que contribuir con una de-
terminada cantidad a los fondos del retire; ellas se
encargan de descontar el tanto por ciento a sus em-
pleados, y si no ingresan esos fondos, dejan al em-
pleado en situaci6n triste o en la alternative siguien-
te: O el empleado que ha contribuido durante un ni-
mero de afios a los fondos del retire, pierde las can-
tidades aportadas, o quedan desamparados sus fa-
miliares, con lo cual se compete una injusticia.
Pero, ademas de eso, hay un aspect fundamental,
que fu6 el que determine al senior Aguiax y a la
comisi6n, a no incluir a los obreros de 6mnibus en es-
ta ley. Los fondos de retire no pueden concretarse,
por si solos, a ser suficientes para pagar los retiros
a los que de 61 esperan la tranquilidad de sus alle-
gados, con la sola tributaci6n de las personas com-
prendidas en la ley. Por consiguiente, si nosotros es-
tablecicramos que los empleados de omnibus quedan
comprendidos en esta ley y comienzan a disfrutar de
~us beneficios en iguales condiciones que los actuales
obreros ferroviarios, es decir, inmediatamente de
aquullos que se encuentran en las condiciones que la
ley establecen para disfrutar de los beneficios del
retire, nosotros lo que hariamos con eso es conseguir
la inmediata quiebra de la caja. h Entonces, cual era
la posibilidad? Incluyamos, nos decian, los obreros
o los empleados de omnibus, pero establezcamos que
no podrdn disfrutar de los beneficios de la ley sino
diez afios despu6s que empiece a regir. Ahora, sefio-
res Representantes, yo pregunto: Cuil es el Repre-
sentante que se sienta en un escafio en la Chmnara
que pueda, con tranquilidad de conciencia, decla-
rar que la ley a que nos referimos va a vivir, efecti-
vamente, sin posibilidades de riesgo de ,quiebra, doce
o quince afios? Ninguno. Y si nosotros no podemos
ofrecer esa seguridad a un obrero y empleado al que
obligamos a contribuir, cometemos un verdadero cri-
men incluyendo a los obreros de 6mnibus para que
contribuyan sin ofrecerles, en correspondencia, la
absolute seguridad de que han de disfrutar, en el
dia de mariana, de los beneficios de la caja. Y ante
esa seguridad, ante los nfimeros frios, verdaderamen-
te terrible, que la comisi6n especial ha tenido que
confrontar para powder traer a la consideraci6n de la
C'Amara un proyecto de ley que asegure ocho o diez
afios la vida de la caja de jubilaci6n, la comisi6n pre-
firi6 sacrificar esa idealidad y excluir de los benefi-
cios de esta ley a los empleados de 6mnibus.
He aqui, senior Urquiaga, las razones por las cua-
les la comisi6n, reconociendo las bellas y nobles aspi-
raciones de S. S., se ve en la necesidad de insistir en
que se apruebe el precepto en la forma en que que-
d6 redactado.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ QpIROGA): Tiene la
palabra el senior Urquiaga '









24 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE RE PRESENTANTES


SR. URQUIAGA (CARMELO) : Sefior Presidente y se-
fiores Representantes: La verdad, lo confieso con pe-
na, esperaba otras razones mis convincentes, mis
precisas, mis claras y mas terminantes, de mi ilustra-
do y distinguido compafiero, que habrian de cons-
tituir una especie de valladar infranqueable para
que no se vieran comprendidos, en los beneficios de
esa ley, obreros a los cuales en el orden moral se co-
mienza por reconocer que seria just darles las mis-
mas facilidades y ventajas que a sus' compafieros;
pero, o no lo he comprendido bien, o a mi juicio son
razones de pequefia importancia y ficilmente sub-
sanables las que el senior Garcia Montes expone.
Bdsase en la dificultad de aceptar que se beneficien
con esta ley aquellos obreros que pertenezcan a em-
presas no organizadas; y a mi me parece, primero,
que es d6bil ese razonamiento, porque hay obreros
que pertenecen a empresas organizadas tal vez con
mayor firmeza que esos colosos de nuestra industrial
(cuya firmeza no conocemos hasta donde habra de
llegar, puesto que dependent, en gran parte, de evolu-
ciones mercantiles que podrian dar al traste con su
poderio), ni tampoco habria de encontrarse una di-
ficultac suma de poner a esos obreros en condiciones
de colocarse en el mismo piano de sus compafieros,
para que disfruten de los mismos beneficios. Tene-
mos, por ejemplo, los obreros ferroviarios que pres-
tan sus servicios en los ingenios de compafiias orga-
nizadas, puesto que las compafiias son los propieta-
rios de esos colosos de nuestras industries, como son,
cl Central Preston, el Chaparra y otros mis. Cual-
quiera de ellos tiene tanta solvencia y tanta segui-
ridad de su supervivencia, como pudieran tenerla
las dos o tres compafiias o algunas mAs que se inclu-
yen en esta ley. Es decir, que en este sentido, el ra-
zonamiento no hace mnella en lo absolute para aque-
llos obreros a que de manera mis especial se dirigia.
el senior Ro-driguez Ramirez. En ellos no habria esa
dificultad, puesto que son compafiias permanentes,
que cuentan con suficiente confianza para el futu-
ro; pero referente a aquellos otros a los que yo me
referia...
SR. GARCiA MONTES (JORGE) Yo, realmente, no
me hice cargo del argument del senior Rodriguez
Ramirez. En mi pobre disertaci6n me referia sola-
mente al doctor Urquiaga. Y con respect a los obre-
ros ferroviarios de ingenios, note S. S. que yo no
di a ella contestaci6n. Esos obreros trabajan duran-
te un period de cinco meses al afio, cuando mis.
SC6mo podria calcularse la pensi6n de esos obreros,
cuando ellos no contribuirian al fondo de la jubila-
ci6n sino durante cinco meses?

SR. AGUIAR (MIGUEL A.): No debemos olvidar que
precisamente estA presentada por el senior Wolter
del Rio una proposici6n de ley, en relaci6n con los
obreros de la industrial azucarera; y obreros de la
industrial azucarera son 6stos que rinden labores fe-
rroviarias.
SR. URQUIGA (CARMELO): Voy a contestar esos
arguments. Acerca del primero que expone el se-
ior Gareia Montes, me parece que la soluci6n es f-..
cil; hemos confrontado el mismo problema al discu-
tirse la ley del retire maritime. Alli teniamos obre-


menor, como son los obreros estibadores, algunos de
los cuales no Ilegaban ni siquiera a poder aportar
cien dias de trabajo al afio, escasamente tres meses
nada mas; y fu6 precise hacer una rebaja de este
tiempo para poder incluirlos. Creo que pudi6ramos
confrontar determinado tiempo, para compartir el
ailo, a los efectos de la caja de jubilaciones; y, por
lo tanto, quedarian en una situaci6n mas ventajosa
ya que se ha reconocido que tienen derecho al dis-
frute de los beneficios del retire.

Para eso, ni aun acepto que esos obreros ferrovia-
rics presten sus servicios s6lo durante la zafra, en la
6poca que se llama tiempo muerto. Durante ese tiem-
po hay trabajo, porque se eneuentran con lo que se
llama el transport, con el acopio de aperos y tiles
para la preparaci6n de la propia zafra, proporcio-
nandoles todas estas cosas trabajo a los obreros. Es
decir, que reconociendo que en cuanto a los obreros
que dependent de entidades poderosas como son los
ingenios, no ofrecen dificultad grave y pensando,
por tanto, que en ese extreme habriamos de llegar el
senior Rodriguez Ramirez y el que tiene el honor
de hablarle, a un acuerdo, no insist sobre este ar-
gumento. Pero sobre el argument a que se referia
el senior Aguiar, puedo contestar: que el heeho de
que exista en proyecto una iniciativa de nuestro
querido compaiiero Wolter del Rio, no empece para
que nosotros hagamos en este moment justicia ple-
na y absolute, porque seria realmente absurdo que
hoy dejaramos de practicar un bien, para practicar-
lo mas tarde; y entonces si vamos nosotros a hacer
una composici6n hibrida, porque no veo una rela-
ci6n tan estrecha entire los obreros ferroviarios de
los ingenios que se dedican a las labores azucareras,
como la que existe entire los obreros ferroviarios de
los ingenios y los de las compafiias organizadas le-
galmente. Pero yo creo, precisamente, que las difi-
cultades que l1 sefialaba con referencia a aqu6llos
que prestan servicios de manera aislada, de manera
casi particular en las ciudades importantes, pudiera
ser contraproducente; de lo contrario promoveria
mayor seriedad en esas empresas, propenderia a or-
ganizar debidamente por las mismas ventajas que
les traeria el tener organismos capacitados.

Esas dificultades tal vez hubieran podido encon-
trarse en aqu6llos que prestan sus servicios particu-
larmente, sin conexi6n con otras compafiias; pero no
como aqui en la Habana, que vemos que estas com-
pafiias organizadas a virtud de grandes esfuerzos,
las cuales tienen veinte, cuarenta, cien duefios' de
vehieulos, o por algunos que prestan servicio en for-
ma especial, desconocidos en el derecho mercantil
antiguo, en los servicios pfblicos. Ellas tienen esta-
bilidad. Hay compafia que lleva cinco y seis afios
de establecida, y son respetadas y gozan de credito;
la compafiia "Cuba", por ejemplo, que cada vez
mejora sus servicios y que tiene empleados a muchos
obreros cubanos.
SR. GARCIA MONTES (JORGE): S. S. podra citar
easos de dos o tres, en la Habana, donde hay cin-
Luenta. De modo que de cincuenta puede citar dos o
tres.


ros que prestaban sus servicios, no ya los cinco me- SR. URQUIAGA (CARMELO):. Aunque no sean mas
ses que dura la zafra, sino una cantidad de tiempo que dos o tres, merecen respeto esos obreros, y es de









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 25


tenerse en cuenta cualquier imprevisi6n que pueda
reportarles perjuicios: Pero yo no veo cual es el pe-
ligro que se sefiala para la Camara; per el contra-
rio, el senior Garcia Montes sefialaba ventajas para
esas cajas y se mostraba compasivo para el obrero.
SR. GARCiA MONTES (JoRGE) : En este caso, aun-
que muy pobre mi disertaci6n, S. S. la esta empo-
breciendo mis. Yo precisamente sostenia, como ar-
gumento bAsico, la necesidad .de no traer mas per-
sonas a la caja; porque ninguna caja, absolutamen-
te ninguna,-y hago la afirmaci6n absoluta,-puede
sostenerse en tales condiciones. De manera que S. S.
no resuelve un grave problema, sino que lo agrava
de manera extraordinaria, aumentando las personas
que contribuyen, porque son personas que a su vez
van a saear los fondos de jubilaci6n en cantidad
muy superior a aqu6lla con que respectivamente con-
tribuyen. Y por eso yo planteaba este dilema: o se
va a disponer que esas classes de obreros cobren in-
mediatamente, en cuyo caso arruinan inmediatamen-
te, tambikn, la caja de jubilaciones, o se dispone que
no cobren hasta dentro de diez afios, como lo hacen
los obreros ferroviarios, en cuyo caso, si se les co-
bra a los obreros ferroviarios su participaci6n o su
descuento, abandonarian el canipo donde no se les
va a dar nada.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Veo que el sefor Gar-
cia Montes va reforzando su argumentaci6n.

SR. GARCiA MAIONTES (JORGE): Se equivoca S. S.
Ese fu6 el argument bisico que yo esgrimi, pero
que seguramente S. S. no eseuch6.
SR. URQUIAGA ('CARELO): Veo, repito, que el se-
for Garcia Montes va reforzando sus arguments,
los cuales llegaron a mis oidos, que hasta ahora, sin
embargo, habia tenido yo como fieles servidores de
mi persona; porque si de algo presumo,-que de
muy poco lo hago--es de escuchar.
Sa. GARCiA MONTES (JORGE): Pues yo presumo
de hablar con much claridad y de saber lo que digo.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Probablemente fu6 que
mis oidos no me hicieron el servicio a que yo estaba
acostumbrado. Pero nunca es tarde. Negar en abso-
:uto que el concurso de una mayor cantidad de per-
sonas a un retire, sea motive de quiebra de ese re-
tiro, no me parece juicioso; al contrario, donde no se
concibe el retire es donde el nfimero de personas que
tengan derecho a 61 sea reducido. Los retires que
ban ido al fracaso son aqu6llos restringidos, como el
del Poder Judicial, que ha sido una quiebra espan-
tesa debido al nfimero pequefio de miembros que lo
integraban; y fu6 por eso que nosotros hicimos una
verdadera obra de excepci6n a favor de esos dignos
magistrados, afiadiendo a los fondos de que disfru-
tan cantidades que pertenecen en rigor al Estado,
como son las multas, las correcciones disciplinarias
y de otra indole, que nosotros juiciosamente le do-
ramos a ellos. El senior Wolter del Rio fundament6
de una manera elocuente en esta CAmara que, mien
tras mayor era el nfmero de personas que iban al
retire, mayores eran las probabilidades de 6ste.
SR. GARCiA MONTES (JORGE): Se trata de una sen-
cilla operaci6n aritm6tica. Tome S. S. el tanto por
ciento del salario queg se le deseuenta al obrero, por


el nfimero de afios de trabajo; y yea, despu6s, si la
pension que ese obrero va a pereibir es mayor que
Ja cantidad con que ha contribuido a la caja de ju-
bilaciones. De manera que esta operaci6n aritm6ti-
ca demuestra que el retirado percibe, por concept
de pension, una cantidad mayor siempre que aqub-
lla con que ha contribuido al fondo del retire. Lue-
go no es possible solventar la crisis aumentando el
nfimero de retirados.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Ya el problema no es
i.e si es3uch6 o no bien las razones que me expusie-
ron. Desde luego, hay disparidad de criterio entire
nosotros; porque yo me fundaba en la autoridad del
senor Wolter del Rio, que exponia en esta CAmara
el concept que no podria contradecirse, porque ten-
;riamos que remontarnos a la base de todos los re-
tiros.
SR. GAaCiA MONTES (JRGE) : Solamente a la arit-
m6tica.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Si a la aritm6tica. Yo
citaba el caso del retire del poder judicial. Sostengo
que mientras mAs numeroso sea el nfimero de los re-
tirados, mayores probabilidades hay de que el reti-
ro sea un 6xito. En las leyes de retire intervene el
factor human; no es possible que se consider como
algo mecinico. Las leyes de retire se basan, en gran
parte, en el mismo principio que se basan las com-
pafiias de seguro. Hay que tener en cuenta las dis-
tintas circunstancias que el azar proporciona, hay
que tener en cuenta las personas que no llegan a re-
tirarse, porque se separaron voluntariamente de la
compafiia, de personas que fallecen sin -dejar here-
deros con dereeho al retire y otras que a su vez no
disfrutan del derecho al retire porque van a desem-
pefiar otros cargos y otros muchos mAs casos, por lo
cual no es possible calcular de una manera exacta.
Al menos yo lo entiendo asi, y asi consta en todoslos
libros que tratan de seguros,
SR. GARCiA MONTES (JORGE) : S. S. asimila el se-
guro al retire, y son dos cosas distintas; puesto que
el seguro es una cantidad que se paga a una perso-
na en easo de muerte.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Comparaba, no decia
que fueran iguales. Y sin embargo no podra negAr-
seme la similitud que existe en ciertos aspects, en
el del azar y en determinadas condiciones, entire el
seguro y el retire; con lo que habria que darle una
organizaci6n especial a la ley del retire ferroviario,
si acepthbamos el principio expuesto por el senior
Garcia Montes. En tal caso tendriamos qfie estable-
cer una especie de grupos, en los cuales no excede-
ria de quinientos el nfimero de retirados de la series
A, por ejemplo, B, C, etc., para que no fueran nu-
merosos los que disfrutaran del beneficio de la jubi-
inci6n; porque mientras menos fueran las personas,
iejor estaria la caja del retire.
SR. GARCIA MONTES (JORGE): S. S. esta presen-
tando arguments que son absurdos, atribuy6ndo-
melos, cuando estoy muy lejoe de decir tales cosas.
Yo no he dicho que mientras menor sea el nfmero de
personas que disfruten del retire, mejor serA la si-
tuaci6n de la caja. Yo no dir6 esto mientras est6
cuerdo. Lo que yo digo es que, como medio de solu-
cionar la ciisis del retiro...









26 DIARIO DE SeSIONES DE LA CAMARA DE REPRESENTANTES


SR. URQUIAGA (CARMELO) : Yo entendia que...
(La confusion de palabras centre los seiores Gar-
cia Montes y Urquiaga no deja distinguir las pala-
bras de este iltimo).

'SR. GARCIA MONTES (JORGE) : S. S. no puede dis-
cutir la bellisima manera de tratr mis -personas a la
caja de retire.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Mi distinguido compa-
iero, en cierto sentido me acusaba de no enfocar sus
arguments en forma debida, tal vez por faltarme
condiciones para entenderlo; ppro puedo decirle
que sus arguments no concuerdan con la realidad.
Yo no soy abogado de los empleados de 6mnibus, ni
de las empresas, pues no tengo nexo de ninguna
clase con ellos.
SR. GARCIA MONTES (JORGE) : En este caso, posi-
tivamente S. S. no esgrime los arguments que de-
bia. Pero esta tarde se ha manifestado defensor de
los obreros de 6mnibus, y yo pensaba que S. S., en
tan bello cardcter, no podia sostener como soluci6n
que los obreros de 6mnibus no cpbraran sus pensio-
nes hasta despu6s de diez afios de estar en vigor la
ley; porque nosotros hemos hecho lo que S. S. se-
guramente no habrA hecho todavia, que es hacer nii-
meros, y despu6s de veinte mil sacrificios, despu6s
ce buscar todas las soluciones posibles, llegamos a
la conclusion de que la ley durara, cuando mis, diez
o doce afios; y yo nunca he pensado que el defensor
de los obreros de los 6mnibus quiera que contribu-
yan.sin esperanza siquiera de poder disfrutar de los
beneficios de la ley.

SB. URQUIAGA (CARMELO): Defensor de los obre-
ros de 6mnibus y de los obreros de ingenios, si es
que se me quiere honrar con ese titulo, aunque la
verdadera paternidad correspond al senior Rodri
guez Ramirez, pues yo, lo finigo que estoy haciendo,
es secundar al senior Castellanos que es el verdade-
ro autor de esta iniciativa.
SR. GARCIA MONTES (JORGE): Que fu6 derrotado
en la comisi6n.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Yo no pretendia, en
manera alguna, que cobraran inmediatamente; pero
no pretendia tampoco que dejaran de cobrar. Son
dos extremes opuestos que nos dan oportunidad pa-
ra colocarnos en un just medio y que pudieran dar-
nos oportunidad de buscar una proporeionalidad
just y juiciosa, entire ellos. Me he dado perfect
cuenta de que nunca debian de cobrar enseguida,
torque aqu6llos que pertenecen a retires organiza-
dos, como el maritime, no tienen dereeho sino a co-
brar, a los diez afios de servicio, jubilaciones muy
pequefias. Asi es que, c6mo iba yo a pretender que
esos ch6feres de 6mnibus disfrutaran de los benefi-
cios de la ley Y & c6mo iba a pretender yo, tampo-
co, que esos hijos postizos disfrutaran de los bene-
ficios desde los comienzos?
Ahora bien; ya que esos sefiores se conforman
con los diez afios, &en que forma se le va a recono-
ctr esos diez afios?
SR. GARCiA MONTES (JORGE): S. S. sabe que no
va a durar mas de diez afios esta ley? .


-SR. URQUIAGA (CARMELO) : Si yo supiera que es-,
ta ley no iba a durar mis de diez afios, me opondria
a ella; pero tengo fe en los destines de mi patria, en
las instituciones, en la propia Cimara de Represen-
tantes y en el Senado de la Repfiblica, que habrAn
de ir adoptando las medidas que los tiempos aconse-
jen, y en lo sucesivo harAn lo que hacemos en estoa
moments, navegar de conformidad con el viento
que nos sopla. Yo creo mis; que si esta ley, conforme
al pesimismo del senior Garcia Montes, no estuviese
Ilamada a tener mas que diez afios de vida, debi6ra-
mos llamar a los obreros y debieramos deeirle con
sinceridad: "Renunciad a vuestras esperanzas; por-
que esta ley que se os ha dado, s61o tendrd echo afios
de vida."
SR. GARCIA MONTES (JORGE) : Ya eso se les ha ad-
vertido a los obreros.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Yo no puedo pensar
que esta Cimara permanezca estacionaria. Creo que
aqui se hard lo mismno que se ha hecho en la Argen-
Lina y en el Uruguay: que a media que nazcan los
ubst-culos habrd de irse evolucionando, haci6ndose-
les nuevas concesiones a los obreros.
Pero en esto, yo, que me he arrogado, per fuerza
de las circunstancias, la representaci6n de esos ch6-
feres, (con cuya amistad no me honro, dadas mis
multiples 'ocupaciones, y porique tampoco tengo
oportunidad para disfrutar de estos medios de lo-
comoci6n, done se vive unido al pueblo, donde se
palpan sus necesidades y se escuchan. sus lamentacio-
nes, escuehAndose tambi6n en muchas oportunida-
des, manifestaciones de esperanza hacia esta Cdma-
ra, no me honro, per tanto, con ]a amistad de esos
hijos del trabajo, con la cual me enorgulleceria);
pero arrogdndome la representaci6n de ellos, puedo
decir al senior Garcia Montes que en estos mementos
ostenta la representaci6n de los ferroviarios burgue-
ses...
SR. GARCiA MONTES (JORGE) : ,S. S. llama bur-
guesa a la uni6n ferroviaria?
SR. URQUIAUA (CARMELO) : Come debian serlo to-
dos los obreros. El ideal seria que no hubiera nadie
que se llamase proletario en si, que todos pudieran
considerarse burgueses, que tuvieran un techo am-
plio, una mesa bien puesta, y en ese sentido no pne-
de S. S. extraliarse que yo able y que yo llame
burgueses a los obreros. Burgueses puede llamarse
la Asociaci6n Ferroviaria que disfruta de pensions
actualmente, y desheredados de la suerte aqu6elos
que corren todos los riesgos, aqucllos que se encuen-
tran con estas dificultades para concurrir con su
6bolo a luchar contra las incertidumbres del futuro
y a luchar contra la suerte inconstante en la mayo-
ria de los tiempos. Me extrafia que de manera tan
liberal, tan amplia se quiera favorecer a aqu6llos a
quienes yo defiendo; pero se me ocurre que pudie-
ra aparecer come aqu6llos que deseubrieron a Jauja
y que regresando a determinados deberes a otras tie-
rras, a aqu6llos que les preguntaban e6mo les habia
ido, contestaban que muy mal, que era una tierra
inhospitalaria que alli no se disfrutaba de ventaja
alguna, con el objeto de no compartir con nadie las
ventajas de aquella tierra .venturosa, mis, a pesar
de eso, encontraban que con el tiempo se multiplica-









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 27


ba el nimero de los compafieros, a media que iban
acudiendo a aquel lugar; y lo mismo sucederh con
la caja de jubilaciones ferroviarias, que aunque se
anuncia que deniro de diez afios desapareceri, y
aunque se les diga que no vengan a una caja que no
labrA de darles nada, acuden a contrihuir para que
la ruina de esa caja no sea tan inminente. Yo estoy
deguro de que esos obreros, que no tienen actualmen-
Le nada, aceptarian los diez afios; porque esa situa-
ci6n existe para los empleados ferroviarios y para
los obreros maritimos.
SY se me dir, ahora, c6mo puede garantizarse de
una manera eficiente, firme, el Ipago de la contri-
buci6n a que estaran sometidos esos obreros. El
senior Garcia Montes exponia, ya de antemano, an-
ticipando juicio, que esa compafiia seguramente no
habria de cumplir con sus deberes; que en esa compa-
fiia, tal vez pensando que se trataba de personas no
habituadas al manejo de fondos numerosos, habria
de engolosinarse, pudieramos decir, con las cantida-
des que, siendo de los,obreros, ingresaran en la caja
de jubilaciones. Crei entender, al mencs, algo de es-
to. Pero yo le contestaria que creo en la honradez
innata, que creo en la eficacia de los castigos; aun-
que creo que, si se dejara a esos sefiores a su libre
alberdrio de ingresar esas cantidades en la caja de
jubilaciones, probablemente no lo harian.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Cree, por ta.nto el se-
for Urquiaga, que ha sido imprescindible, o que ha
zido necesaria la intervenci6n del Estado en esta
material de retire, para que ella sea possible?
'SR. URQUIAGA (CARMELO) : Para determinados as-
pectos del cumplimiento de las 6rdenes que dima-
nan de la caja de jubilaciones, elegidas libremente,
si creo que sea precise; de la misma manera que pa-
ra toda ley, aunque se trate de pequefias cosas de
la vida, el Estado ha ereido de su deber intervenir;
pero si para sefialar determinados nfmeros de obre-
ros o de empresas, que es a la que me refiero, es
precise sefialar una sanci6n, tambien seria fAcil se-
-ialar en este caso a estas compafiias, compafiias que
si no tributaban, serian acusadas de estafas.
SR. GARCIA MONTES (JORGE): Yo no preveia el
caso a que el senior Urquiaga se referia, el caso de
que una empresa subsistente dejara de pagar. Yo
preveia que esas empresas mal organizadas, pobres,
con escasos recursos, desapareciesen en cualquier
moment, que cobraran, y al cobrar esos fondos no
los ingresasen, porque desapareciese la empresa.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Precisamente el pro-
blema es tan complicado que no puedo enfocarlo de
una manera total, y tengo que ir exponiendo caso
por caso.
SR. GARCIA MONTES (JORGE) : Pero es que yo no
me referia a eso.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Pues a eso me voy a
referir ahora. Le voy a devolver su buen nombre al
sefior Garcia Montes; porque sin entender bien al
senior Garcia Montes, le habia achacado ideas que 61
no habia emitido.
SR. GARCfA MONTES (JORGE): Es una posibilidad
que no podia concebirse; porque estaba el remedio
a mano, que era la sanci6n.


-SR. URQUIAGA (CARMELO) : En esto me parece que
le sucedi6 al senior Garcia Montes lo que al botica-
rio que, teniendo los remedies a mano, a veces los
confunde, y ocurri6 lo mismo cuando crey6 que el
ch6fer de 6mnibus cobraba inmediatamente.
SR. GARCiA MONTES (JORGE) : Se me ocurre en es-
te moment que el boticario es el senior Urquiaga, y
que nos estA envenenando.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Yo tendria gusto en
pertenecer a esa honrada profesi6n, que han enalte-
cido al senior Castillo y a otros compaiieros.
Por otra parte, yo planteaba problems verdade-
ros, con lo cual me parece que cumplo con mi deber,
porque entiendo que hemos venido aqui a pensar y
a diseurrir y a intervenir en la discusi6n; porque si
yo pensara que en este debate, por lo avanzado de
ia hora o por el cansancio de los compafieros, no de-
bia exponer mis ideas y mis arguments, me hubie-
ra retirado; pero, por el contrario, entiendo que es-
ta ley debe salir de la Camara con el aporte que ea-
da uno de los Representantes crea que deba dar al
problema.


SR. GARCIA MONTES
tra el discurso de S.
el hecho de que S. S.
no habia esgrimido.


(JORGE) : Yo no protest con-
S. ; solamente protestaba por
me atribuyera arguments que


SR. URQUIAGA (CARMELO) : Habl6 antes para aela-
rar a S. S. que yo estaba equivocado.
SR. GARCIA MONTES (JORGE) : Por eso quiero acla-
rar a S. S. que su discurso nos complace.
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Sigo cumpliendo con
mi deber y, al mismo tiempo, complaciendo al com-
pafiero. Manifestaba que pudiera entonces irse a lo
que concretamente decia a su vez el senior Garcia
Montes, o sea que no cree que ellos dejen de satis-
facer esos aportes, porque para eso estan las pena-
lidades. Ante todo hay la esperanza de que la ma-
yoria de esas compaiiias vienen viviendo hace afios;
y s6lo no viven aqu6llas que, por circunstancias que
no son del caso analizar, han sido abarcadas en dis-
posiciones alcadicias que, a mi juicio, son several e
injustas, hacienda recaer la culpabilidad de uno o
dos, si existe, sobre un conjunto de hombres serious
y buenos. En todos los demas casos, las compafiias
han seguido mejorando cada vez mas y cumpliendo;
pero yo retaria al senior Garcia Montes a que me
dijera cuAles son esas compafiias que desaparecen
de la noche a la mariana. Quiero aceptar que asi su-
cediera y que, tras de haber inscrito los 6mnibus con
otros nombres y haberlos pintado, el trabajo de ch6-
fer continua'ba. No siendo esas personas caidas del
cielo, siendo en su mayoria cubanos o espafioles que
aqui se han desenvuelto y han arraigado, merecen
para mi las mismas consideraciones de los natives.
SQui6nes son esos ch6feres? Cubanos, que desenvuel-
ven sus iniciativas en determinado sector.
SR. TOMi (MANUEL): Son los hombres de la goma.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Lo que quiero decir es
que los ch6feres constituyen una clase infortunada,
porque prestan servicios en lugares donde no tienen
protecci6n, todo lo eontrario de los obreros que
prestan servicios en empress o compafias estables,









28 DIARIO D 8SESIONES DB LA CAMERA DE REPBRESENTANTES
i~ i,i v l l i ,


aunque tienen la ventaja de disfrutar mayor inde-
pendencia. Si yo, alguna vez, perteneciera al prole-
tariado, que tal pudiera acontecer, preferiria perte-
necer a una de esas compafiias de 6mnibus, donde
se disfruta de mayor independencia, donde los obre-
ros no esthn sometidos a los vejhmenes de los jefes
ensoberbeeidos, y donde tienen el aliciente bellisimo
del mejoramiento y no les ocurre como aquellos
otros a quienes yo me referia Esa persona que pu-
diera considerarse dedicada exclusivamente a su
profesi6n, si no trabaja en una compafiia trabaja en
otra que le pudiera exigir que prestara servicios diez
afios de trabajo y que contribuyera al sostenimiento
de la caja durante diez afios para que pudiera dis-
frutar de la ventaja de ella. A mi me parece tan
claro esto, que no s6 que argument pudiera expo-
nerme en su contra el senior Garcia Montes.
SR. GARCIA MONTES (JORGE): PY si esa compaiia
quiebra a los cinco afios?
SR. URQUIAGA (CARMELO): Vamos a suponer que
la compafia quebro a los cinco afios. Y vamos a .su-
poner que ha estado, durante esos cinco afios, con-
tribuyendo hasta que ese individuo no vuelve de nue-
vo a trabajar en otras compafiias o en alguna otra
entidad. Que sucede a un empleado de los ferro-
viarios, actualmente, si a los cinco afios se le despi-
de por economic o por alguna otra causa? IAcaso se
le computa el tiempo que esti sin trabajo? No se le
coloca en situaei6n de excedente, sino que se le ad-
vierte que, tan pronto como vuelva a prestar traba-
jo, se le seguira computando el tiempo para el re-
tiro correspondiente.
SB. GARCiA MONTES (JORGE) : Pero en este caso
tenemos la excedencia, el qae sea despedido y la po-
sibilidad de la quiebra de la compaiia.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Si nosotros colocamos
a la caja de jubilaciones en una situaci6n especiali-
sima, no podrA haber retire. No hay riesgo absoluta-
mente ninguno. Ese individuo trabaja cinco afios.
A los cinco afios quiebra la compafia. Muy bien;
queda en la misma situaci6n que el obrero ferroviario
que ha sido rebajado o que ha sido separado por al-
guna causa: No tiene la compaiia nada que pagar-
le, la caja de jubilaci6n tampoco. Transcurre un
mes, dos, un afio o dos y se fomenta otra nueva com-
pafiia, que surje como un ave fenix de las cenizas
de aqu6lla; todo no serA quiebra, pensemos tambien
que habra nuevas iniciativas, que se llevari adelan-
te la nueva constituci6n de compafiias. Al llegar a
los diez afios se encuentra en la situaci6n de los obre-
ros ferroviarios, y a los once afios sufre otro colap-
so, de esos tan frecuentes, queda en la misma con-
dici6n al excedente y entonces tiene el derecho a
que se le dB una pequefia cantidad, ese dos por cien-
to a que se referia el sefor Garcia Montes. Creo, por
lo tanto, que no puede presentarse argument serio
contra la entrada de las compafiias de omnibus, de
los obreros del volante y de los obreros ferroviarios
de los ingenios, en esas compaiiias. Es mIs; lamento
que mAs de la mitad de la CAmara est6 distraida en
estos moments, y se pierdan mis pobres palabras en
e] vacio.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Pocas veces, senior Ur-
quiaga se le ha escuchado con mayor atenei6n que
boy.


SR. URQUIAGA (CARMELO) : Me lament, entonces,
por las otras oportunidades.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : Nada de eso. Es que en
esta oportunidad, por lo que a mi respect, no he
perdido ni una coma, y much menos un gui6n.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Resumiendo'la contra
argumentaci6n que yo exponia al senior Garcia
Montes, me parece haber demostrado de manera evi-
dente e incontrovertible,-y apelo a la seriedad de
l1 CAmara para ello,-que la caja de jubilaciones no
sufrirA dafio de ninguna clase por su ingreso en ella
de los. ch6feres de 6mnibus y de los obreros ferrovia-
rios de los ingenios; y por entender que una ley que
no tiene como norma un principio bAsico de justi-
cia, de amplitud y de equidad...
SR. TOM' (MANUEL): No resist senior Urquia-
ga, al deseo de interrumpirle con la venia de la pre-
sidencia; pero S. S., que hacia referencia a la jus-
ticia y a la equidad para qfie se presentara un pre-
cepto en la ]ey,-creo que a eso se referia S. S.-
cn el sentido que se estipulara de que no podrian
disfrutar del derecho de jubilaci6n hasta pasados
diez afios, Ino es ese su pensamiento, senior Ur-
quiaga ?
SR. URQUIAGA (CARMELO) : Tal como existe esta-
blecido para los obreros ferroviarios.
SR. TOMb (MANUEL): No en cuanto a los obreros
ferroviarios. No creo, cuando invoca los principios
de justicia-y yo s6 perfectamente,'y lo declare con
toda sinceridad, que S. S. es uno de los mas fieles
mantenedores de esos principios, en esta CAmara,-
que seria establecer un verdadero estado de privile-
gio y de inferioridad y, por consiguiente, con res-
pecto al obrero de determinada empresa, el estable-
cer este precepto, que no se disfruta de la jubilaci6n
hasta que no hayan transcurridos diez afios de ha-
ber contribuido a los fondos de la caj.a de retire; es
decir, que nos encontramos conque un hombre fe-
rroviario, aunque ingrese en la compafiia, al segun-
do dia de estar trabajando, en servicio active, si a
Waste le ocurre cualquier motive de invalidacion,
puede ya entonces disfrutar de esos beneficios:. en-
contrandose, en cambio, con el infeliz que, por el he-
cho de pertenecer a una compafiia de 6mnibus no
puede disfrutar de esos derechos que la ley sefiala.
LNo cree S. S. que seria establecer, dentro de la
ley misma, un estado de desigualdad?
SR. URQUIAGA (CARMELO): Lo creo, senior Tome,
e invito a S. S. a que me acompafie a borrar esa de-
sigualdad.
SR. TOME (MANUEL) : Quiero decirle que no en-
cuentro el medio de salvar esta desigualdad. Lo que
yo hago es sefialar el mal, a que creo conduce el pro-
g6sito, la finalidad que persigue mi distinguiido com-
pafiero con la inclusion de esos elements trabaja-
dores del tim6n, dentro de una ley que ya viene
constituida en la Repfiblica desde hace muchos afos;
a un sector de trabajo exclusive de compaiias de se~i
vicios piblicos de ferrocarriles y tranvias; que la
inclusion, en este moment hist6rico, de esos traba-
Jadores muy dignos de respeto y protecei6n por
nuestra parte, lo que va a. traer como consecuencia









DIARIO DE SESIONES DE LA OAMARA DE REPRESENTANTES 29


es que, a cambio de ello, sufran una disminuci6n en
sus derechos; y eso seria a lo que yo nunca contri-
buiria, en mi modesto criterio y con mi modesto vo-
to, porque entiendo que ello seria establecer un ver-
dadero estado de inferioridad para esos trabaja-
dores.
SR. URQUIAGA (CARMELO): iQue moments mis
gratos depara, a veces, la vida! Ver un rasgo va-
lientisimo de sinceridad, de distinguido compaier'o,
dandome una prueba mis de su generosidad, sefia-
lindome el camino del cumplimiento Jel deber! Si,
senior Tom6, querido compafiero, creo que eso seria
un cago irritante, creo que eso seria una desigual-
dad, que tal vez seria lesivo para el future. Pero ya
que S. S. como leader ferroviario, expresa que esa
situaci6n no debiera existir, aunque no encuentra
un remedio para ella, yo me atreveria a manifestarle
que no habria de permitirse que entire cubanos exis-
tieran diferencias, entire cubanos que se dedican al
trabajo; porque sucederia como en los tiempos anti-
guos, en que habia esclavos y libertos; porque todos
son dignos, lo mismo el ch6fer que presta sus ser-
vicios en una compafiia transitoria, el cual puede
ser incluido en la Compafiia Cubana de Electrici-
dad, pongo por caso, y al serlo estarian ineluido en
los beneficios de la ley de retire ferroviario, porque
se consideraria ya dentro de esa compafiia. A mi es-
to me parece muy claro y evidence; y yo quiero que
se me diga si no es cierto que una compailia cual-
quiera, al ser adquirida por la Compafiia Cubana de
Electricidad, que es la de los tranvias el6etricos, los
obreros pertenecientes a esa compafiia no disfruta-
rian inmediatamente de los beneficios de los demis
retirados aetualmente? Pues si esto es asi, y el si-
lencio con que son acogidas mis palabras es una
prueba de ello...

Sn. AGUIAR (MIGUEL A.): No es asi; lo que pasa
es que es demasiado tarde y estas interrupciones
nos hacen perder el sentido de las palabras del se-
fior Urquiaga. Por eso prefiero contestarle cuand9
haya terminado.
SIt. URQUIAGA (CARMELO): Yo desearia que se me
informara si es cierto o no ese particular, porque
no quisiera perder mas tiempo infitilmente ni ha-
cerlo perder a mis compafieros. Por eso ruego que se
me contest, si es cierto o no que cualquiera de esas
compafias al ser adquiridas por la Compafiia Cuba-
na de Electricidad, sus obreros pasarian a ser com-
ponentes de la caja de retire ferroviario.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Sencillamente, para de-
cirle a S. S. que si.
ISB. URQUIAGA ('CARMELO): Puesto entonces, ya se
ve si tenemos o no raz6n. Creo que debe ser asi, y
debe ser asi para los demis. (Risas).
Son las ocho de la noehe. Yo habia convenido
con el senior Tom6 que la sesi6n durara tan s6lo


hasta la siete. La culpa ha sido mia excedi6ndome
en el tiempo acordado.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Dos horas ha estado
hablando S. S.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Lamento que se haya
medido tan bien el tiempo y no se hayan medido las
razones. Pero como no quiero cansar la atenei6n de
mis compafieros, y como pienso agotar todos los ra-
zonamientos de que disponga para llevar al Animo
de la Camara las razones que me asisten, pediria la
suspension del debate. Si se cree oportuno, que se
suspenda la discusi6n de este articulo solamente, y
continuar la discusi6n con el resto de la ley.
SR. AGUIAR (MIGUEL A:) : Precisamente various
compaileros y yo, no habiamos pedido ya la suspen-
si6n del debate, para que S. S. concluyera su dis-
curso; pero no quisiera terminar sin hacer constar
que los arguments de S. S. hubieran sido mis
oportunos expuestos en una enmienda adicional al
articulo, y no combatiendo el mismo, que ohubiera
podido ser aprobado.
SR. URQUIAGA (CARMELO): Para contestar al se-
fior Aguiar que, efectivamente, confieso mi falta:
Debia haber redactado una enmienda, sobre la cual
hubiera girado la discusi6n durante este tiempo; pe-
ro quiero decir, en mi descargo, que no pens6 que
ibamos a discutir la reform de la ley del retire fe-
rroviario; en el ambient estaba s6lo la discusi6n del
retire maritime. Como un esfuerzo estimamos que
debiamos comenzar la discusi6n del retire ferrovia-
rio; asi es que creo que estamos entrando en mate-
ria. iEn ]a pr6xima sesi6n no repetir6 los mismos ar-
gumentos, y quizis tenga oportunidad de presentar
otros nuevos. Asi, pues, regaria a la presideneia que
sometiera a la consideraci6n de la CAmara, la sus-
pensi6n del debate, para continuarlo en otra opor-
tunidad.

SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA): La proposi-
ci6n de S. S. debe estar apoyada por dos sefiores Re-
presentantes.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Yo la apoyo.
SR. GARCiA MONTES (JORGE).: Yo tambien.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ QUIROGA) : Debida-
mente apoyada, se pone a votaci6n la suspension del
debate propuesto por el senior Urquiaga.
Los que esten de acuerdo, se servirAn ponerse de
pie.

(Todos los se~ores Representantes so ponew de
pie).
Acordado.
Se levanta la sesi6n.
(Eran las ooho y cinco P. M.)









30 DIARIO DE SESIONFIS DE LA CGAMARA DE REPRiHSENTANTE.S

(Texto del proyecto de ley procedente del Sena-
do que modifica la Ley de Retiro Maritimo y que
modificado tambi6n por la COaura fu6 devuelto al
Benado).

PROYECTO DE LEY


ARTICULO I.-El articulo I de la Ley de cuatro
de Julio de mil novecientos veintisiete, serA adiciona-
do con el siguiente parrafo:
"S61o se tomarxn en cuenta para los efectos de
esta Ley los servicios prestados per los empleados y
obreros maritimos a partir de la instauraci6n de la
Repfblica".
ARTICULO II.-El articulo IV de la Ley de cua-
tro de Julio de mil novecientos veintisiete, quedar~
redactado en la siguiente forma:
"A partir del segundo afio de su constituci6n la
Administraci6n de la Caja del Retiro Maritimo y to-
do otro encargo :que por esta Ley se atribuye a la
Instituci6n, serA confiada a un Directorio elegido por
tres aflos, formado por un Presidente, dos Represen-
tantes de los patrons y dos Representantes de los
empleados y obreros de las Empresas Maritimas, en
la forma siguiente: Uno por los obreros manuales y
de oficio y otro por los oficiales, profesionales y los
empleados de oficina. Cada uno de los susodichos re-
presentantes tendrA su respective suplente."
"El Presidente sera un Abogado con cinco afios
de ejercicio professional, designado libremente por el
Poder Ejecutivo, quien igualmente designarA un su-
plente. Las personas designada para uno de esos car-
cos, no podrAn tener relaci6n alguna con las entida-
des patronales comprendidas en esta Ley. No podrin
ser miembros del Directorio en representaci6n de los
empleados y obreros quienes no tengan la condici6n
de empleado u obrero, con mks de cinco afios de ser-
vicios, en una o varias de las entidades patronales
incluidas en esta Ley y que se encuentren en servicio
active. Los dos representantes patronales serAn de-
signados libremente por las entidades de esta indole,
comprendidas en la present Ley. Todos los miembros
del Directorio, incluso el Presidente y su suplente,
tendran que ser ciudadanos cubanos."
"Los miembros del Directorio del Retiro Maritimo,
podrAn ser reelectos."
"Todos los miembros y empleados del Directorio
de este Retiro, se consideraran incluidos en la pre-
sente Ley para los efectos de la jubilaci6n, pension
y pago de cuotas."
"Los miembros del Directorio, que para ocupar esos
puestos abandonen algiin empleo en las entidades pa-
tronales a que se refiere esta Ley, bien sean singu-
lares o colectivos, serin repuestos en los mismos al
terminar sus mandates."

ARTICULO III.-El parrafo segundo del articu-
lo quinto de la Ley de cuatro de Julio de mil no-
vecientos veintisiete, quedara redactado en la siguien-
te forma:
"El Directorio organizara la plantilla del personal
en la forma que proceda y tanto el Presidente como
sus miembros percibirin la remuneraci6n que les fi-
je el Presupuesto del Retiro Maritimo. Dicha remu-


neracin para el Presidente sera de tres mil seiscien-
tos pesos anuales, el suplente del Presidente y los de-
mas miembros del Directorio tendrAn una remunera-
ci6n que no podra exceder de dos mil cuatrocientos
pesos anuales."
"Los gastos por todo concept, asi del personal,
alquiler del local, material, como cualquier otro, ex-
cepto las cantidades que se consignen para jubilacio-
nes y pensions, no podrAn exceder de cincuenta y
cinco mil pesos anuales, durante este segundo afio
fiscal de la Instituci6n. Durante el tercer afio, este
presupuesto quedarA limitado a la cantidad de cin-
cuenta mil pesos anuales, y a partir del cuarto afio,
ese presupuesto quedara limitado a la cantidad de
cuarenta mil pesos anuales."
ARTICULO IV.-E1 articulo VI de la Ley de cua-
tro de Julio de mil novecientos veintisiete. quedara
adicionado en la siguiente forma:
"Ningin empleado del Directorio podra ser sepa-
rado de su cargo, sino mediante la formaci6n de ex-
pediente, en el cual debera ser oido, practicAndose
las diligencias de pruebas, citandolo para los mismos
y con su intervenci6n si compareciere, o la de su de-
fensor si quisiere designarlo, y de la resoluci6n que
recaiga en el mismo, podrA apelar el interesado para
ante la Sala de iGobierno de la Audiencia de la Ha-
bana, durante un tlrmino de diez dias, a contar des-
de la fecha en que le fuere notificada."
ARTICULO V.-E1 articulo VIII de la Ley de
cuatro de Julio de mil novecientos veintisiete, que-
dara redactado en la siguiente forma:
"El Directorio se regirA por el Reglamento in-
terno que dicte al efecto y anualmente fijara su
presupuesto de gastos y el monto de las jubilaciones
y pensions que deban ser satisfechas durante el
afio, con los fondos del Retiro MVaritimo, sefialando
la adici6n una cantidad prudencial para aquellas
jubilaciones o pensions que estime hayan de con-
cederse durante, el curso del afio. Tanto el Regla-
mento como cada presupuesto annual, se remitirA al
Secretario de Agricultura, Comercio y Trabajo, pa-
ra su aprobaci'6n. El Directorio, ademas, publicara
trimestralmente en la Gaceta Oficial de la Repfbli-
ca, un Balance General del estado de la Caja, ex-
presando los ingresos y los egresos."
ARTICULO VI.-E1 inciso (a) del articulo IX de
la Ley de cuatro de Julio de mil novecientos vein-
te y .siete, quedara redactado en la siguiente forma:
(A) Con el imported del descuento forzoso del
tres por ciento de los sueldos, salaries y jornales,
que en cualquier forma devengaren los empleados
y obreros que presten sus servicios dentro del terri-
torio de la Repfiblica o en buques de bandera na-
cional, definidos en el articulo tercero de esta Ley,
siempre que no exceda de quinientos pesos mensua-
les, en cuyo caso el descuento sera solamente sobre
esta filtima cantidad. Este 'descuento del tres por
ciento podrA elevarse al cinco por ciento como ma-









DIARIO DE SESIONEIS DE LA CAMERA DE REPREISENTNTNTES 31
PHIl


ximo de una vez o gradualmente, por el Directorio
cuando este compruebe la insuficiencia en cualquier
tiempo de los ingresos para cubrir los egresos. Po-
dra el Directorio efectuar esta comprobaci6n bien
directamente por el c6mputo de que los ingresos
mensuales no alcancen a cubrir los egresos, bien por
medio de trabajos fundamentals de carkcter ac-
tuarial en previsi6n de ese extreme. De igual ma-
nera podri el Directorio disminuir en todo tiempo
este tipo de retribuci6n hasta el tres por ciento,
cuando compruebe su suficiencia para obtener el
equilibrio present y future entire los ingresos exis-
tentes y los egresos calculados, sin mas limitaci6n
que la derivada de dicho tipo minimo de tres por
ciento y el mAximo del cinco por ciento. El Directo-
rio podra, cuando lo estime convenient, acordar
dicho aumento o reducci6n de la cuota contributiva,
pero dicho aumento no podrA hacerse efectivo, sino
despu&s de transcurrir sesenta dias de su publica-
ci6n en la Gaceta Oficial de la Repfiblica y en uno
o mAs peri6dicos de los de mayor circulaci6n."
El inciso (i) del propio articulo IX quedarA re-
dactado en la siguente forma:
"Con el descuento forzoso que podrA acordar en
cualquier tiempo el Directorio desde un cinco a un
diez por ciento, de las jubilaciones y pensions que
se paguen, cuando elevadas a su tipo maximo las
contribuciones explicadas en los apartados (A) y
(B) do este articulo se comprueben por dicho Di-
rectorio, que no obstante aquellos aumento, no exis-
te o no existira el equilibrio necesario entire los in-
gresos y los egresos calculados."
El inciso (J) del susodicho articulo IX quedara
redactado en la siguiente forma:
"Con el descuento forzoso del diez por ciento de
las jubilaciones y pensions de todos los empleados
y obraros que al ser jubi'lados no hubiesen contri-
buido al fondo de pensions durante veinte y cinco
afios por cualquier oausa. Este descuento s61o se
le hara al jubilado o pensionado por el 'tiempo que
le falte para completar dichos veinte y cinco afios.
ARTICULO VII.-El Articulo XIII de la Ley de
cuatro de Julio de mil novecientos veinte y siete,
quedarA adicionado en la siguiente forma:
"Se exceptfian los casos en que el beneficiario,
fuere condenado por sentencia a pagar alimentos
a las personas que con arreglo al C6digo Civil, go-
cen' de este derecho, aun cuando la resoluci6n judi-
cial que tal disponga no fuere dictada en juicio
plenario."
ARTICULO VIII.-E1 Articulo XVI de la Ley de
cuatro de Julio de mil novecientos veinte y siete, que-
dara redactado en la siguiente forma:
"El monto do la jubilaci6n ordinaria se calcula-
rA en relaci6n al promedio de los sueldos o jornales
percibidos durante los dos iltimos afios de servicios,
con arreglo a la siguiente escala:
I.-Hasta $100.00 m. o. mensuales, el 65%
II.-Ent're $100.01 m. o. y 200.00, ei 60%.
III.-Entre $200.01 m. o. y $500.00, el 55%.
IV.-Si excedi'ese de $500.00 mensuales no habrA
derecho a la mayor retribuci6n en consonancia con
lo dispuesto en el inciso (A) del articulo IX y nun-


ca la jubilaci6n o pension pasara de ciento cincuen-
ta pesos mensuales, ni sera inferior a treinta pesos
mensuales.'
ARTICULO IX.-El Directorio del Retiro Mari-
timo, gozarA de franquicia postal y telegrAfica.
ARTICULO X.-E1 articulo XVII de la Ley de
cuatro do Julio de mil novecientos veinte y site,
quedara redactado en la siguiente forma:
"Corresponde la jubilaci6n ordinaria dentro de
las condiciones establecidas en el articulo anterior:
Primero:-Al empleado que haya prestado veinte
y cinco afios de servicios y tenga cincuenta o mAs
afios de edad.
Segundo:-Al obrero que haya prestado veinte
afios de servicios y tenga cincuenta o mis afos de
edad.
Tereero:-Al empleado u obrero cualquiera que
sea su edad que haya prestado respectivamente
treinta o veinte y cinco afios de servicio.
ARTICULO XI.-E1 articulo XVIII de la Ley de
cuatro de Julio de mil novecientos veint3 y site,
quedara redactado en la siguiente forma:
"El monto de la jubilaci6n Ipor invalidez, se calcu-
larA con relaci6n al promedio de los sueldos perci'-
bidos durante los dos filtimos afos do servicios, de
acuerdo con la escala establecida en el articulo
XVI."

ARTICULO XII.-El articulo XIX de la Ley de
cuatro de Julio de mil noveeientos veinte y site,
quedarA redactado en la siguiente forma:

"Corresponde la jubilaci6n por invali'dez, dentro
de las condiciones establecidas en el articulo ante-
rior:
Primero:-Al empleado u obrero que despues de
diez afios de servicios fuese declarado fisicamente
imposibilitado para continuar en el ejercicio de su
empleo o de otro compatible con su actividad actual
o su preparaci6n comprobada.

Segundo:-Al empleado u obrero, cualquiera que
sea el tiempo de servicios prestados, que se incapa-
cite permanentemente, de manera total o parcial,
en actos del servici'o y por causes evidexntemente im-
putables al mismo seryicio. La clase de incapacidad
se determinara y el monto de la jubilaci6n, se se-
fialarA, en la forma que establezca el Reglamento
para la aplicaci6n de esta ley, pero siempre la inca-
pacidad parcial originara una jubilaci6n menor que
la total."

ARTICULO XIII.-El articulo XXI de la Ley de
cuatro de Julio de mil novecientos veinte y site,
quedara redactado en la siguiente forma:
"Corresponde la jubilaci6n voluntaria al emplea-
do que teniendo diez afios de servicios y sesenta de
edad y al obrero que teniendo diez afios de servicios
y cincuenta de edad, deseen acogerse a ella, aunque
no alcancen al nfmetro de afios de servicios exigidos
por el articulo XVII. Esta jubilaci6n se calculard
a raz6n del tres por ciento de la jubilaci6n ordina-
ria por cada afo de servicios."









32 DIARIO DE 8ESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES
i i i i i i i I I


ARTICULO XIV.-Se deroga el articulo XXII
de la Ley de cuatro de Julio de mil noveci'epntos
veinte y siete.
ARTICULO XV.-El articulo XXIII de la Ley
de cuatro de Julio de mil novecientos veinte; y sie-
te, quedark redactado en la siguiente forma:
"Los empleados u obreros que tuviesen menos de
diez afios de servicios y fuesen declarados cesantes
por no ser necesarios o por raz6n de economies,
formarin el cuerpo de empleados u obreros exce-
dentes y si reingresan en el se.rvicio, tendran dere-
cho a los efectos de esta Ley a que se les compute
el tiempo prestado con anterioridad a la declara-
ci6n de excedentes, sin que durante esta tengan
que tributar al Fondo del Retiro Maritimo."
"Los que tuviesen mks do diez afios de servicios
si fuesen declarados cesantes ipor las razones expre-
sadas anteriormente, tendrin derecho a una jubila-
ei6n equivalent al dos por ciento de la jubilaci6u
ordinaria, por cada afio de servicios, pero sin que
pueda exceder del monto de la jubilaci6n ordina-
ria. Si'reingresan en las entidades a que se refiere
el articulo primero de esta Ley cesarin en el goce
de la jubilaci6n."
"Los empleados u obreros que hubiesen obtenido
en .cualquier tiempo esta clase de jubilaci6n, perde-
ran definitivamente todo dereeho a la que hubiesen
venido cobrando, si se comprueba que aplican su ac-
tividad a eualquier trabajo maritino. A ese efecto
prestaran juramento de comunicar por escrito, al
Directorio del Retiro Maritimo, que han emprendi-
do cualquier clase de trabajo. No obstante lo ante-
rior el Directorio del Retiro Maritimo, hard cuan-
tas investigaciones estime convenientes sobre el
particular, utilizando los expedientes y recursos co-
'rrespondientes."'
ARTICULO XVI.-E1 articulo XXVIII de la Ley
de cuatro de Julio de mil novecientos veinte y siete,
quedara redactado en la siguiente forma:
"Las jubilaciones por invalidez Se acordaran con
caracter provisional y los interesados quedaran su-
jetos en todo moment que lo acuerde el Directorio
al reconocimiento facultativo y revision de expe-
diontes.''
ARTICULO XVII.-El articulo XXIX de la Ley
de cuatro de Julio de mil novecientos veinte y siete,
quedari redactado en la siguiente forma:
"No se podrd conceder jubilaci6n alguna por in-
validez, sin que el interesado sea reconocido previa-
mente por un medico designado por el Directorio.
Una vez practicado este reconocimiento serh exa-
minado el interesado por el Jefe Local de Sanidad
del TWrmi'no donde resida o por el Jefe de, Sanidad
Maritima para los embarcados, quienes prestarin
ambos servicios 'de examen e informaci6n, gratui-
tamente. Sin perjuicio de, lo anteriormente dispues-
to, el interesado expondrA al Directorio las pruebas
de haber sufrido un examen de m6dico desi'gnado
por si mismo, mediante un informed dc las causes que
justifican el estado de invalidez. Este informed no
lo aportara a su expediente, sino despu~ s de haber
sido efectuados los anteriores reconocimientos."
ARTICUDO XVIII.-El articulo XXX de la Ley
de cuatro de Julio de mil novecientos veinte y siete,
quedara redactado en la siguiente forma,:.


"Los que hayan obtenido jubilaciones podran vol-
ver al servicio active. En este caso el jubilado ce-
sarA en el disfrute de la jubilaci6n y percibira s61o
el sueldo asignado al nuevo destino. Al cesar en es-
te por cualquier causa volverA al goce de su anti-
gua jubilaci6n, sin que pueda recurrir para que sea
aumentado, a cuyo efecto no so le exigirAn los apor-
tes establecidos en el articulo IX con relaci6n al
sueldo del nuevo empleo, pero si, el descuento for-
zoso correspondiente a la pension que disfrutaba,
de acuerdo con el inciso "I" del dicho articulo."
ARTICULO XIX.-El articulo XXX1 de la Ley
de cuatro de Julio de mil novecientos veinte y site,
quedard redactado en la siguiente forma:
"Exceptflase de lo dispuesto en el articulo an-
terior al jubilado por invalidez, cuyos servicios fue-
ren de nuevo utilizados en otro emploo. En este ca-
so percibir finicamente la fracci6n de jubilaci6n
que acuerde el Directorio y que serk proporcional a
la diferencia que hubiere entire el sueldo del nuevo
empleo y el que disfrutaba durante su plena capa-
cidad. Cuando cesare en el nuevo empleo podra dis-
frutar de la primitive jubilaci6n."
ARTICULO XX.-E1 pirrafo cuarto del articulo
XXXII de, la Ley de cuatro de Julio de mil nove-
cientos veinte y site, quedard redactado en la si-
guiente forma:
"Contra las resoluciones. del Directorio podra
apelar el interesado o cualquier miembro del mis-
mo, para ante la Sala de lo Civil de la Audiencia
respective, en un termino de quince dias y contra
las que dicte [a Audiencia podra recurrir en alzada
para ante, la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo,
en igual t6rmino; este se contara a partir de la no-
tificaci6n de la resoluci6n y la Sala de lo Civil com-
petente ser6 la de la Audiencia de la Provincia don-
de resida el apeiante, a la cual remitirk el Directo-
rio el recurso, con el expediente a que se refiere."
ARTICULO XXI.--Se deroga el articulo XXXIII
de la ley de cuatro de Julio de mil novecientos vein-
te y site.
ARTICULO XXII.-El Articulo XXXIV de la
Ley de cuatro de julio de mil novecientos ve-inte y
site, quedarf redactado en la siguiente forma:
"El derecho a solicitar la jubilaci6n se extingue a
los dos afios, a contar del dia en que el empleado
u obrero deje el servicio active, cuyo t6rmino se
interrumpe con la reclamaci6n establecida por cual,
quier interesado ante el Directorio."
ARTICULO XXIII.-E1 articulo XXXV de la. Ley
de cuatro de Julio de mil novecientos veinte y sie-
te, quedara redactado asi.:. .
"Las jubilaciones son vitalicias y el derecho a
percibirlas s61o se pierde por las causes expresadha
en esta Ley. Las pensions o jubilaciones que se pa-
guen a residents en el extranjero sufrirAn un des-
uuento de un diez por ciento en beneficio de la
Caja; cuando la ausenci'a del territorio national se
extienda mfs de un afio, entonces sufrirfn un des-
cuento de un treinta por ciento, a menos que se
justifique plenamenteh a juicio del Directorio y en
el oportuno .expediente, que la ausencia continuada
es determinada por enfermedad del jubilado o di
algfin familiar qua vive,en su compafia." ,i






1AF.bJ V lJ JXiJ~uijNf IJA AMAAYON-PBE S- I1'1iDESENTANTES 33


ARTICULO XXIV. Se deroga el articulo
XXXVII de la Ley de cuatro de Julio de mil nove-
cientos veinte y siete.
ARTICULO XXV.-El parrafo segundo del ar-
ticulo XLV de la Ley de cuatro de Julio de mil no-
vecientos veinte y siete, quedark redactado en la si-
guiente forma:

"Si el empleado u obrero tuviere mks de diez
afios de servi'cios o falleciere sin derecho a jubila-
ci6n ordinaria, las personas enumeradas en el ar-
ticulo XXXVIII tendrAn dereoho a disfrutar la
pension en la proporci6n de un tres por ciento de
la jubilaci6n por invalidez, indicada en el parrafo
final de este articulo por cada afio de servicios."
ARTICULO XXVI.-El articulo XLVII de la Ley
de cuatro de Julio de mil novecientos veinte y
site, quedara redactado asi:
"Las poreiones de sueldos o jornales con que
por ministerio de la Ley deban de contribuir a la
Caja de Retiro Maritimo, los empleados u obreros,
se declaran inembargables a los efectos del articu-
lo 1449 de la Ley de Enjuiciamiento Civil y el
montante de los sueldos a ese efecto se computarA
descontando las cuotas con que se contribute al Re-
tiro Maritimo; seran asimismo inembargables igua-
les porciones de los sueldos de los miembros del Di-
rectorio del Retiro Maritimo y del personal del mis-
mo. Serin nulas las ventas o constituci6n de dere-
cho que graven o impidan el disfrute de. la jubila-
ci6n, pension o porci6n de sueldo o journal al po-
seedor de los mismos."
ARTICULO XXVII.-Se derogan los parrafos
prilero y segundo del articulo XLIX de la Ley
de cuatro de Julio de mil novecientos veinte y
siete.
ARTICULO XXVIII.-El articulo LII quedara
redactado en la siguiente forma:
"Toda aeci6n u omisi6n culposa o negligente que
burle o infrinja cualquier precepto de esta Ley se
castigara con multa de un peso o treinta pesos o
con arrest de uno a treinta dias."
ARTICULO XXIX.-El articulo LIII quedara
redactado en la si'guiente forma-.

"Toda violaci6n dolosa que burle o infrinja cual-
quier precepto de esta Ley, sera constitutiva de de-
lito y se castigara con multa de treinta y un pesos
a quinientos pesos o con una pena de privaci6n de
libertad por un period de treinta y uno a ciento
ochenta dias."
"Tanto en este caso como en el del articulo an-
terior serA competent' para conocer de la infrac-


ci6n el Juez Correccional del domicilio del infrac-
tor y la pena que se imponga implicarA ademis la de
indemnizar dafio% y perjuicios a la Caja del Retiro
Maritimo, que consistira en el pago del duplo de la
ascendencia de los mismos, la que se hark efectiva
conforme al procedimiento que sefiala la Orden 124
de treinta de Abril de 1902. Los Jueces Correcciona-
les remitirhn a la Tesoreria General de la Repfibli-
ca por conduct de la Zona Fiscal, donde radiquen,
las multas que impongan por infracci6n de esta
Ley, con abono a los fondos del Retiro Maritimo
dentro del tercero dia a contar de la fecha en que
las hicieren efectivas."
ARTICULO XXX.-El articulo LV quedard re-
dactado en la siguiente forma:
"Las jubilaciones que se otorguen conforme a es-
ta Ley por retire ordinario o voluntario no comen-
zar~n a hacerse efectivas ni a devengarse ni' habr,
por tanto derecho a percibirlas, sino despubs que
transcurra el quince de Julio de mil novecientos
treinta."
ARTICULO XXXI.-Se derogan los articulos
XXIV y LIV.
ARTICULO XXXII.-El Directorio del Retiro
Maritimo, podrA auxiliarse de los Jueces Municipa-
les en la practice de las pruebas que fueren nece-
sarias en la tramitaci6n de todos los expedientes
que se promuevan ante el mismo, utilizando para
ello la forma de comunicaci6n.
ARTICULOC XXXIII.-Dentro de los treinta dias
subsiguientes a la promulgaci6n de esta Ley debe-
ra ser modificado el Reglamento de diez de Sep-
tiembre de mil novecientos veinte y siete. A la ma-
yor brevedad el Directorio del Retiro Maritimo con-
feccionarh un nuevo presupuesto de gastos anua-
les, incluyendo en el mismo aquellas partidas omi-
tidas por falta de credito disponible. Tambien se
consignara en partida al efecto la necesaria canti-
dad que permit inmediata y just compensaci6n
a los servicios practicados por el personal y miem-
bros de la Instituci6n, que no hayan sido equitati-
vamente restribuidos por falta de cr6dito. Se adop-
tarhn para ello los limits que se establecen en el
parrafo segundo del articulo V de la Ley de cuatro
de Julio de mil novecientos veinte y siete, confor-
me queda modificado por la present Ley.
ARTICULO XXXIV.-Esta Ley empezarh a re-
gir el dia de su publicaci6n en la Gaceta Oficial de
la Repfiblica.
Sal6n de Sesiones de la CAmara de Representan-
tes a los catorce dias del mes de Mayo de mil no-
vecientos veinte y nueve.
(f.)Rafael Guds Incl6n, Presidente.-Josg Alberni,
S'ecretario.-Manuel Capestany, Secretario.


Imp. P. PE3MAM3i' VSA PY KA0NWAL 17. HAMMW




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs