Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/01247
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID01247
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text



REPUBLICAN DE CUBA


DIAR IO


DE


SESIO


DE LA
CAMERA DE REPRESENTANTES


ES


DECIMO TERCERO


PERIOD CONGRESSIONAL


QUINTA LEGISLATURE


VOL. LII LA HABANA, 25 de Abril de 1929. NUM. 10

Sesi6n extraordinaria de 23 de Abril de 1929.

President: Sr. Rafael Guis Inclin
Secretarios: Sres. Antonio Bosch Martinez y Jos6 Alberni Yance


SUMARIO


A las 5 p. m. comienza la sesi6n.-Se da lectura al proyecto de ley del Senado, modificando la Ley del
Retiro Maritimo.-Usan de la palabra: en contra, el senior Castellanos; y en favor el sefor Wol-
ter del Rio.-Intervienen en el debate los sefiores Rodriguez Ramirez, Aguiar, TomB, Garcia Mon-
tes, Rodriguez Barahona y Zaydin.-El senior Castellanos propone la suspension del debate, y el
nombramiento de una comisi6n especial; pero, a solicitud del senior Rodriguez Ramirez, accede el
sefior Castellanos a que sea votada la totalidad, y asi se efectia, siendo aprobada con el veto en
contra del iiltimo.--eguidamente es aprobada la proposicion del senior Castellanos, con una en-
mienda del senior Aguiar para que en la sesi6n del lunes pr6ximo sea discutido el articulado, con
o sin dictamen de la comisi6n.-A propuesta del senior Castellanos, se acuerda conceder un voto
de confianza a la presidencia, para que design los sefiores Representantes que habrin de inte-
grar dicha comisi6n; y al efecto son designados los sefiores Wolter del Rio, Castellanos, Aguiar,
Zaydin, Giordano Hernandez, Rodriguez Ramirez y Tom6.-Termina la sesi6n a las 7:40 p. m.


SR. PRESIDENT (GUIS INCLAN) : Se abre la sesi6n.
(Eran las oinco p. m.)
Se va a dar lectura al proyecto de ley sobre retire
maritime.
(El official de actas lee) :
Sr. President de la Citmara de Representantes.-
Sefior: El Senado, en sesi6n celebrada el dia de la
fecha, aprob6 el proyecto de ley que se acompafa,
referente a modificar la Ley de 4 de Jalio de 1927,
que cre6 la "'Caja de Retiro Maritimo".-Lo que
tengo el honor de comunicar a Vd., a los efectos del


articulo 18 de la Ley de Relaciones entire la Ckmara
de Representantes y el Senado.-Muy atentamente.-
(f.) Cleamente Vdzquez Bello, Presidente.-Alfonso
Duque de Heredia, Secre'tario.-Jose R. Villao6n, Se-
cretario.
PROYECTO DE LEY
ARTICULO I.-El articulo I de la Ley de cuatro
de Julio de mil novecientos veintisiete, sera adiciona-
do con el siguiente parrafo:
"S6lo se tomarin en cuenta para los efectos de esta
ley los servicios prestados *por los empleados y obre-









2 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


ros maritimos, a partir ,de la instauraci6n de la Re-
pfblica."
ARTICULO II.-El articulo IV de la Ley de cua-
tro de Julio de mil novecientos veintisiete, quedara'
redactado en la siguiente forma:
"A partir del segundo afio de su constituci6n, la
Administraci6n de la Caja del Retiro Maritimo y
todo otro encargo que por esta ley se atribuye a la
Instituci6n, sera confiado a un Directorio elegido por
tres afios, formado por un Presidente, dos represen-
tantes de los patrons y dos representantes de los
empleados y obreros de .las empresas maritimas, en
la forma siguiente:
Uno por los obreros manuales y de oficio y otro
por los oficiales, profesionales y los empleados de
oficina. Cada uno de los susodichos representantes
tendrA su respective suplente.
El president sera uii abogado con cinco afios de
ejercicio professional, designado libremente por el Po-
der Ejecutivo, quien igualmente designara un suplen-
te. Las personas designadas para uno de esos car-
gos, no podrAn tener relaci6n alguna con las entida-
des patrpnales comprendidas en esta ley. No podran
ser miembros del Directorio en representaci6n de los
empleados y obreros, quienes no tengan la condition
de empleado u obrero, con mis de cinco afios de ser-
vicios, en una o varias de las entidades patronales
incluidas en esta ley y que se encuentren en servicio
active. Los dos representantes patronales seran desig-
nados libremente por las entidades de esta indole
comprendidas en la present ley. Todos los miem-
bros del Directorio, ineluso el Presidente y su suplen-
te, tendran que ser ciudadanaos cubanos.
Los miembros del Direetorio del Retiro Maritimo
podrAn ser reelectos.
Todos los miembros y empleados del Directorio de
este Retiro se considerarAn incluidos en la present
ley para los efectos de la jubilaci6n, pension y pago
de cuotas.
Los miembros del Directorio que para ocupar esos
puestos abandonen algfin empleo en las entidades
patronales a que se refiere esta ley, bien sean singu-
lares o colectivas,- sern repuestos en los mismos al
terminar sus mandates."
ARTICULO III.-El parrafo segundo del articu-
lo V de la Ley de cuatro de Julio de mil novecientos
veintisiete, quedard redactado en la siguiente forma:
"El Directorio organizara la plantilla del personal
en la forma que proceda y tanto el Presidente como
sus miembros percibirhn la remuneraci6n que les fije
el Presupuesto del Retiro Maritimo. Dicha remu-
neraci6n para el Presidente sera de $3,600.00 anua-
les (tres mil seiscientos), el suplente del Presidente
y los demas miembros del Directorio tendrAn una re-
muneraci6n que no podra exceder de $2,400.00 anua-
les (dos mil cuatrocientos).
Los gastos por todo concept, asi del personal, al-
quiler del local, material, como cualquier otro, excep-
to las cantidades que se consignen para jubilaciones
y pensions, no podrAn exeeder de cimcuenta y cinca
mil pesos anuales, durante este segundo afio fiscal de,


la Instituci6n. Durante el tercer afio, este presu-
puesto quedarh limitado a la cantidad de cincueenta
mil pesos anuales, y a partir del cuarto afio, ese
presupuesto quedara limitado a la cantidad de cua-
renta nil pesos anuales."
ARTICULO IV.-El articulo VI de la Ley de cua-
tro de Julio de mil novecientos veintisiete, quedarA
adicionado en la siguiente forma:
"Ningin empleado del Directorio polrd ser sepa-
rado de su cargo sino mediante la formaci6n de ex-
pediente, en el cual debera ser oido, practicAndose,
las diligencias de pruebas, citandolo para las mismas
y con su intervention si compareciere, o la de su
defensor, si quisiere designarlo, y de la resoluci6n que
recaiga en el mismo, podra apelar el inleresado para
ante la Sala de Gobierno de la Audiencia de la Haba-
na, durante un t6rmino de diez dias, a contar desde la
fecha en que le fuere notificada."
ARTICULO V.-E1 articulo VIII de la Ley de
cuatro de Julio de mil novecientos veintisiete, que-
darA redactado en la siguiente forma:

"El Directorio se regira por el Reglamento interno
que diote al efecto y anualmente fijara su presupues-
to de gastos y el monto de las jubilaciones y pensio-
nes que deban ser satisfechas durante el afo, con los
fondos del Reliro Maritimo, sefialando, en adici6n una
cantidad prudential para aquellas jubilaciones o pen-
siones que estime hayan de' concederse durante el
curso del afio. Tanto el reglamento como cada pre-
supuesto annual, se remitir: al Secretario *de Agricul-
tura, Comercio, y Trabajo, para su aprobaci6n. El
Directorio, ademas, publicara trimestralmente en la
Gaceta Oficial de la Repiblica un balance general
del estado de la Caja, expresando los ingresos y los
egresos.''
ARTICULO VI-El inciso (a) del articulo IX de
la Ley de cuatro de Julio de mil novedientos veinti-
siete, quedara redactado en la sigiuente forma:
"(a) Con el imported del descuento forzdso del
tres por ciento de los sueldos, salaries y jornales, que
en cualquier forma devengaren los empleados y los
obreros que presten sus servicios dentro del territorio
de la Republica o en buques de bandera national, de-
finidos en el articulo III de esta ley, siempre que no
exceda de quinientos pesos mensuales, en cuyo caso el
descuento ser; solamente sobre esta 6iltima cantildad.
Este descuento del tres por ciento podrA elevarse al
cinco *por ciento como mAximum de una vez o gradual-
mente, por el Directorio, cuando 6ste compruebe la
insuficiencia en cualquier tiempo de los ingresos para
cubrir los egresos. PodrA el Direetorio efectuar esta
comprobaci6nm bien directamente por el c6mputo de
que los ingresos mensuales no alcancen a cubrir los
egresos, bien por medio de trabajos .undamentales
de character actuarial, en previsi6n de ese 'extremo.
De igual manera podrA el Directorio .disminuir On
todo tiempo este tipo .de retribuci6n hasta el tres por
ciento, cuando compruebe su suficiencia para obtener
el equilibrio present y future entire los ingresos exis-
tentes y los egresos calculados, sin mas limitaci6n
que la derivada de dicho tipo minimum de tres por
ciento y el maximum del cinco por ciento. El Directo-
rio podra, cuando lo estime convenient., acordar di-








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


cho aumentoo reducci6n Je la cuota contributiva, pero
dicho aumento no podra hacerse efectivo sino des-
pu&s de transcurrir sesenta dias de su publicaci6n en
la Gaceta Oficial de la Repfiblica y en uno o mAs pe-
ri6dicos de los de mayor circulaci6n."
El inciso (i) del propio articulo IX quedarA re-
dactado en la siguiente forma:
.'Con el descuento forzoso que podra acordar en
cualquier tiempo el Directorio desde un cinco a un
diez por ciento de las jubilaciones y pensions que
se paguen, cuando elevadas a su tipo mAximum las
contribuciones explicadas en los apartados (a) y (b)
de este artculo, se comprueben por dicho Directorio
que no obstante aquellos aumentos, no existe o no
existirA el equilibrio necesario entire los ingresos y los
egresos calculados."
El inciso (j) del susodicho articulo IX quedara
redactado en la siguiente forma:
"Con el descuento forzoso del diez por ciento de
las jubilaciones y pensions de todos los empleados
y obreros que al ser jubilados no hubiesen contribui-
do al fondo de pensiones durante veinticinco afios,
por cualquier causa. Este descuento s61o se le harA
al jubilado o pensionado por el tiempo que le falte
para completar dichos veinticinco afios."

ARTICULO VII.-E1 articulo XIII de la Ley de
cuatro de Julio de mil novecientos veintisiete, que-
darA adicionado en la siguiente forma:
"Se exceptian los casos en que el beneficiario, fue-
re condenado por sentencia a pagar alimentos a las
personas que con arreglo al C6digo Civil, gocen de
este derecho, aun cuando la resoluci6n judicial que
tal disponga no fuere dictada en juicio plenario."
ARTICULO VIII.-El articulo XVI de la Ley de
cuatro de Julio de mil novecientos veintisiete, queda-
ra redactado en la siguiente forma:
"El monto de la jubilaci6n ordinaria se calculara
en relaci6n al promedio de los sueldos o jornales per-
cibidos durante los dos filtimos afios de servicios, con
arreglo a la siguiente escala:
I.-Hasta $100.00 m. o. mensuales, el 65%.
II.-Entre $100.01 m. o. y $200.00 mensuales, el
60 por eiento.
III.-Entre $200.01 m. o. y $500.00 mensuales.
el 55%.
IV.-Si excediese de $500.00 mensuales, no habrA
derecho a la mayor retribuci6n en consonancia con
lo dispuesto en el inciso (a) del articulo IX, y nun-
ca la jubilaAi6n o pension pasarh de doscientos pesos
mensuales."
ARTICULO IX.-El Directorio del Retiro Mariti-
mo gozarA de fraaquicia postal y telegrAfica.
ARTICULO X.-E1 articulo XVII de la Ley de
cuatro de Julio de mil novecintos veintisiete, queda-
ra redactado en la siguiente forma:
"Corresponde a la jubilaci6n ordinaria, dentro de
las condiciones establecidas en el articalo anterior:
Primero: Al empleado u obrero que haya prestado


treinta afios de servicios y tenga cincuenta aios de
cdad. Segundo: Al empleado u obrero, cualquiera
que sea su edad, que haya prestado treinta y cinco
afios de servicios."
ARTICULO XI.-El articulo XVIII de la Ley de
cuatro de Julio de mil novecientos veintisiete, queda-
ra redactado de la siguiente forma:
"El monto de la jubilaci6n por invalidez, se cal-
cularA con relaci6n al promedio de los sueldos per-
cibidos durante los dos filtimos afios de servicios, de
acuerdo con la escala establecida en el articulo XVI."
ARTICULO XII.-El articulo XIX de la Ley de
cuatro de Julio de mil novecientos veintisiete, queda-
ri redactado en la siguiente forma:
"Corresponde la jubilaci6n por invalidez, dentro
de las condiciones establecidas en el articulo anterior:
Primero: Al empleado u obrero que despues de diez
afios de servicios fuese declarado fisicamente imposi-
bilitado para continuar en el ejercicio de su empleo
o de otro compatible con su actividad actual o su
preparaci6n comprobada. Segundo: Al empleado u
obrero, cualquiera que sea el tiempo de servicios pres-
tados, que se incapacite permanentemente, de manera
total o partial, en actors del servicio y por causa evi-
dentemente imputables al mismo servicio. La case
de incapacidad se determinarA y el monto de la jubi-
laci6n se sefialarA en la forma que establezca el Re-
glamento para la aplicaci6n de esta ley, pero siempre
la incapacidad parcial originarA una jubilaci6n me-
nor que la total."
ARTICULO XIII.-El artculo XXI de la Ley
de cuatro de Julio de mil novedientos veintisiete, que-
(larA redactado en la siguiente forma:
"Corresponde la jubilaci6n voluntaria al emplea-
do u obrero que teniendo diez afios de servicios y se-
senta de edad, desea acogerse a ella, aunque no, al-
cance al nfmero de afios de servicios exigidos por
el articulo XVII. Esta jubilaci6n se calculark a ra-
z6n del tres por ciento de la jubilaci6n ordinaria por
cada aiio de servicios." -
ARTICULO XIV.-Se deroga el articulo XXII
de la Ley de cuatro de Julio de mil novecientos vein-
tisiete.
ARTICULO XV.-El articulo XXIII de la Ley de
cuatro de Julio de mil novecientos veintisiete, queda-
ra redactado en la siguiente forma:
"Los empleados u obreros que tuviesen menos de
diez afios de servicios y fuesen declarados cesantes
*por no ser necesarios o por raz6n de economic, for-
marAn el cuerpo de empleados u obreros excedentes y
si reingresan en el servicid, tendrin derecho a los
efectos de esta ley a que se les compute el tiempo
prestado con anterioridad a la declaraci6n de exce-
dentes, sin que durante 6sta tengan que tributar al
Fondo del Retiro Maritimo.
Los que tuviesen mAs de diez aiios dc servicios si
fuesen declarados cesantes por las razones expresadas
anteriormente, tendrAn derecho a una "jubilaci6n"
equivalent al dos por eiento de la jubilaci6n ordina-
ria, por cada afio de servicios, pero sin que Dueda
exceder del monto de la jubilaci6n ordinaria. Si rein-


3









4 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


gresan en las entidades a que se refiere el articulo
primero de esta ley cesarAn en el goce de la jubi-
laci6n.
Los empleados u obreros que hubiesen obtenido en
cualquier tiempo esta clase de jubilaci6n, perderkri
definitivamente todo derecho a la que hubiesen veni-
do cobrando, si se comprueba que aplican su actividad
a cualquier trabajo. A ese efecto, prestaran jura-
mento de comunicar por escrito a la Caja General de
Jubilaciones y Pensiones, que han emprendido. cual-
quier else de trabajo. No obstante ]o anterior, la
Caja General de Jubilaciones y Pensiones harA cuan-
tas investigaciones estime convenient sobre el par-
ticular, utilizando los expedientes y reeursos corres-
pondientes."'
ARTICULO XVI.-El articulo XXVIII de la Ley
de cuatro de Julio de mil novecientos veintisiete, que-
dara redactado en la siguiente forma:
"Las jubilaciones por invalidez se acordarAn con
carActer provisional y los interesados quedarAn suje-.
tos en todo moment que lo acuerde el Directorio al
rreconoeimiento facultativo y revision de expediente."
ARTICULO XVII.-E1 articulo XXIX de la Ley
de cuatro de julio de mil novecientos veinte y site,
quedara redactado en la siguiente forma:
"No se podrA conceder jubilaci6n alguna por inva-
lidez sin que el interesado sea reconocido previamente
por un medico designado por el Directorio. Una vez
practicado este reconocimiento sera examinado el in-
teresado por el Jefe Local de Sanidad del T6rmino
donde resida o por el Jefe de Sanidad Maritima para
los embarcados, quienes prestarAn ambos servicios de
examen e informaci6n gratuitamente. Sin perjuicio
de lo anteriormente dispuesto, el interesado expon-
drA al Directorio las pruebas de haber sufrido un exa-
men de m6dico designado por si mismo, mediante un
informed de las causas que justifican el estado de in-
validez. Este informed no lo aportarA a su expediente
sino despu6s de haber sido efectuados los anteriores
reconocimientos.''
ARTICULO XVIII.-El articulo XXX de la Ley
de cuatro de Julio de mil novecientos veintisiete,
quedara redatcado en la siguente forma:
"Los que hayan obtenido jubilacione.o podrAn vol-
ver al servicio active. En este caso el jubilado eeara
en el disfrute de la jubilaci6n y percibiri s6lo el suel-
do asignado al nuevo destino. Al cesar en Aste, por
cualquier causa, volverA al goce de su antigua jubila-
ci6n, sin que pueda recurrir para que sea aumentado,
a cuyo efecto no se le'exigirAn los aportes estableci-
dos en el articulo IX con relaei6n al sueldo del nuevo
empleo, pero si el descuento forzoso correspondiente
a la pension que disfrutaba, de acuerdo con el inciso
"I" del dicho articulo."
ARTICULO XIX.-El articulo XXXI de la Ley
de cuatro de Julio de mil novecientos veintisiete, que-
dark redactado en la siguiente forma:
"Exceptuiase de lo dispuesto en el articulo anterior
al jubilado por invalildez, cuyos servicios fueren de
nuevo utilizados en otro empleo. En este caso perci-
bira inicamente la fracci6n de jubilaci6n que acuerde
el Directorio y que sera proporcional a la diferencia


que hubiere entire el sueldo del nuevo empleo y el
que disfrutaba durante su plena capacidad. Cuando
cesare en el nuevo empleo podra disfrutar de la pri-
mitiva jubilaci6n."
ARTICULO XX.-E1 parrafo cuarto del articu-
lo XXXII de la Ley de cuatro de Julio de mil nove-
cientos veintisiete, quedara redactado en la siguiente
forma:
"Contra las resoluciones del Directorio podra ape-
lar el interesado o cualquier miembro del mismo, pa-
ra ante la Sala de Gobierno de la Audiencia respecti-
va, en un termino de quince dias y contra las que dic-
te la Audiencia podra recurrir en alzada para ante
la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo, en igual
termino; 6ste e contarA a partir de la notificaci6n
de la resoluci6n y la Sala de Gobierno competent
sera la de la Audiencia de la provinica donde resida
el apelante, a la cual remitirA el Directorio el reeurso,
con el expediente a que de refiera."
ARTICULO XXI.-Se deroga el articulo XXXIII
de la Ley de caatro de Julio de mil novecientos vein-
tisiete.
ARTICULO XXII.-El articulo XXXV de la Ley
de cuatro tde Julio de mil novecientos veintisiete,
quedarA redaclado asi:
"Las jubilaciones son vitalicias y el derecho a
percibirlas s6lo se pierde por las causes expresadas
en esta ley. Las pensions' o jubilaciones que se pa-
guen a residents en el extranjero sufriran un des-
cuento de un diez por ciento en beneficio de la Caja;
cuando la ausencia del territorio national se extienda
rrms de un afio, entonces sufriran un descuento *de
un treinta por ciento, a menos que se justifique ple-
namente, a juicio del Directorio y en el oportuno
expediente, que la ausencia continuada es determina-
da por enfermedad del jubilado o de alglin familiar
que vive en su compafiia."
ARTICULO XXIII. Se deroga el articulo
XXXVII de la Ley de cuatro de Julio de mil no-
eeientos veintisiete.
ARTICULO XXIV.-El parrafo segundo del ar-
ticulo XLV de la Ley de cuatro de Julio de mil nove-
cientos veintisiete, quedard redactado en la siguiente
forma:
"Si el empleado u obrero tuviere mis de diez afios
de servicios o falleciere sin derecho a jubilaci6n or-
dinaria, las personas enumeradas en el articulo
XXXVIII, tendrAn derecho a disfrutar la pension
en la proporciln de un tres por ciento de la jubila-
ci6n por invalidez, indicada en el phrrafo final de
ese articulo por eada afio de servicios."
ARTICULO XXV.-El articulo XLVII de la Ley
de cuatro de Julio de mil novecientos veinte y site,
quedard redactado asi:
"Las porciones de sueldos o jornales con .que por
ministerio de la ley deban de contribuir a la Caja del
Retiro Maritimo, los empleados y obreros, se declaran
inembargables a los efectos del articulo 1449 de la
Ley de Enjuiciamiento Civil y el montante de los
sueldos a ese efecto se compulara descontando las
Scuotas con que se contribute al Retiro Maritimo; se-









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 5


ran asimisma inembargables iguales porciones de los
sueldos de los miembros del Directorio del Retiro
Maritimo -- del personal del mismo. Seran nulas las
ventas. o constituci6n de derecho que graven o impi-
dan el disfrute de la jubilaci6n, pension o porci6n de
sueldo o journal al poseeior de los mismos."
ARTICULO XXVI.-Se deroga el articulo XLIX.
ARTICULO XXVII.-El articulo LII quedarA re-
dactado en la siguiente forma:
"Toda acci6n u omisi6n culposa o negligente que
burle o infrinja cualquier precepto de esta ley se
castigarA con multa de un peso a treinta pesos o
c;.n arrest de uno a treinta lias."


ello los limits que se estableeen en el pirrafo segun-
do del articulo V de la Ley de cuatro de Julio de
1927, confurme queda mo-dificado por la present
icy.
ARTICULO XXXIII.-Esta lcy comenzara a re-
gir el dia de su publicaci6n en la Gaceta Oficial de la
iepfiblica.
Sal6n de Sesipnes del Senado, en la Habana, a los
trece dias del mes de Marzo de mil novecientos vein-
te y nueve.
(f.) Clemente Vdzquez Bello, Presidente.-Alfon-
so Duque ae Heredia, Secretario.-Jose 1i. Villaldn,
Secretario.


ARTICULO XXVIII.-El articulo LIII quedarA SR. PRESIDENT (GuAS INCLUN): Se pone a dis-
redaetado en la siguiente forma: cusi6n la totalidad.


"Toda violaci6n dolosa que burle o infrinja cual-
quier precepto de esta ley, sera constitutiva de de-
lito y se castigarA con millta de treinta y un pesos a
quinientos pesos o con una pena de privaei6n de li-
bertad por un period de treinta y uno a ciento
ochenta dias."
"Tanto en este case como en el del articulo ante-
rior, sera competent para conocer de la infracci6n
el Juez Correccional del domicilio del infractor y la
pela que se imponga implicari la de indemnizar da-
fios y perjuicios al Directorio, las que se haran efec-
tivas, conforme al procedimiento que sefiala la Orden
124 de treinta de Abril de 1902. Los Jueces Correc-
cionales remitiran a la Tesoreria General de la Repfi-
blica, por conducto de la Zona Fiscal donde radiquen,
las multas que impongan por infraeci6n de esta ley,
con abono a los fondos del Retiro Maritimo, dentro
de tercero dia, a contar de la fecha en que las hi-
cieren efectivas."
ARTICULO XXIX.-El articulo LV quedara re-
dactado en la siguiente forma:
"Las jubilaciones que se otorguen conforme a ekea
Ley por retire ordinario o voluntario no comenzaran
a hacerse efectivas ni a devengarse, ni habra, por tan-
to, derecho a percibirlas, sino despu6s que transcurra
el 15 de Julio de 1930".
ARTICULO XXX.-Se derogan los articulos
XXIV y LIV.
ARTICULO XXXI.-El Directorio del Retiro Ma-
ritimo podra auxiliarse de los Jueces Municipales en
la. prActica de las pruebas que fueren necesarias en
la tramitaci6n de todos los expedientes que se pro-
muevan ante el mismo, utilizando para ello la forma
de comunicaci6n.
ARTICULO XXXII.-Dentro de los treinta dias
subsiguientes a la promulgaei6n de esta ley, debera
ser modificado el Reglamento de 10 de Septiembre de
1927. A la mayor brevedad el Direetorio del Retiro
Maritimo confeecionark un nuevo Plresupuesto :de
Gastos Anuales, incluyendo en el mismo aquellas par-
tidas omitidas por falta de credito disponible. Tam-
bien se consignara en partida al efecto, la necesaria
cantidad que permit inmediata y just compensaei6n
a los servicios practicados por el personal y miembros
de la- Instituei6n que. no hayan sido equitativamente
retribuidos por falta de eredito. Se adoptaran para


SR. CASTELLANOS (MANUEL): Pido la palabra en
contra.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Tiene la palabra
el senior Castellanos.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): La modificaci6n de
la Ley del Retiro Maritimo que rige actualmente en
el territorio de la Repfiblica, y que hace poco tiempo
fu6 aprobada por el Congreso de Cuba, es total y com-
pletamente innecesaria. No hay un solo fundamento
bbsico para estimar que esa Ley del Retiro Maritimo
estuviera, en la prietica, fracasada; y no hay un solo
fnndamento basico parE considerarla de tal modo,
porque lo que constitute el eje principal, la mddula,
el fundamento de la ley, es la cantidad imported de
o1 que se consider Caja del Retiro Maritimo, lo que
se puede aceptar como fondo general para los tra-
bajadores que se retiran; y ese fondo general o Caja
del Retiro .Maritimo, no s6lo tiene aporte bastante y
suficiente, si que tambi6n esta libre de amenaza de
ura possible quiebra. Lo que si deja de tener actual-
mente, lo que le falta, es la cantidad bastante para
pagar los sueldos asignados a los miembros del di-
rectorio de la Caja del Retiro Maritimo. Esa es la
triste verdad, esa es la realidad palpable; y porque
tos sefiores miembros del directorio de la Caja del
Retiro Maritimo no pueden cobrar la retribuci6n que
er la ley se les asigna, se trae al Gobierno de Cuba la
modificaci6n total de la ley, y parte del Senado-y. no
de la. Cimara, como debia hacerse-la solicitud de
modificaci6n, no s6lo de los articulos que pueden ser
modificados, sino de los articulos que constituyen la
base del sistema llamado a proteger a esos hombres a
quienes el Congreso les di6 su protecci6n aprobando
esta ley. iPor que motive, por que hecho, la. cantidad
que se paga a los miembros del directorio ha fraca-
sado, en la prfitica? Ha fracasado porque el diree-
torio no tenia today la acuciosidad, toda la diligencia
debida, para cobrar las cuotas correspondientes a las
personas y a las entidades que estaban obligadas a con-
tribuir a la Caja del Retiro Maritimo. Yo podia traer
a la consideraci6n de la CAmara una series de ejemplos
de personas obligadas a contribuir a la Caja y a las
cuales el direetorio no ha tenido bastante diligencia
para cobrarles el imported de esas cantidades; pero
yc quiero sefialar solamente un sector: En el Surgi-
dero de Bataban6 los empleados de ferroearriles, grie-
gos y espafioles en su totalidad, ban dejado de satisfa-
cer a la Caja del Retiro Maritimo, por falta de diligen-









6 DIARIO DE SESIONES DE IA CAMARA DE IREPRESENTANTES


cia de los miembros del directorio, cantidades creci
das que ascienden como a la cantidad de setenta mil
pesos, dea,.e la vigencia de la ley hasta este moment
en que se discute la reform. Es verdad que no exis-
te cantidad para pagar a los hombres del Retiro Ma-
ritimo; y esta ley, que no tiene mas objeto que busca.
el aporte para ello, en el iltimo de sus preceptos asi
lo determine, viniendo a solicitar del Congreso que se
busque algfn medio de pago suficiente.
Dice el articulo 32. (Lo lee.)
De manera que los obreros, los empleados, los que
tienen la necesidad de la caja, esos estAn perfecta-
mente resguardados con esta ley; para ellos es sufi-
ciente el precepto tutelar que ampara al trabajador,
dentro de este orden aprobado por el Congreso ante-
riormente. Nosotros nos equivocamos en cuanto al
porcentaje para el pago de los sefiores miembros del
directorio y de los empleados de ese directorio mari-
time. Por eso al hacer mi oposici6n voy a funda-
mentarla dentro de los preceptos basicos de la antigua
ley, aceptando esa necesidad urgente de recabar fon-
dos para solventar esa deuda que tenemos con los
sefiores miembros del retiro maritime. Pero es que
en esta modificaci6n se ha ido mks alla de lo possible;
esta modificaci6n no la podr6 aprobar la CRmara sin
i: contra el principio de que el hombre que dej6 de
pertenecer, que dej6 de actuar para luchar por la
independencia de Cuba, ese hombre no tendra dere-
cho a que se le cuente el tiempo de trabajo anterior,
porque no se cuenta mas que el tiempo de trabajo
desde el advenimiento de la Repfiblica de Cuba. Es
decir, que se le impide, para el tiempo que estuvo
anteriormente, abandonando su trabajo para ir a
luohar por Cuba, que ese tiempo se le cuente, y eso
no puede aceptarsc por una CAmara de Representan-
tes Cubana
La modificaci6n de la ley esti hecha con tal premu-
ra y de tal modo, que se les priva a nicleos integran-
tes de los trabajadores, la representaci6n debida en
el directorio. Vean los sefiores Representantes como
en la ley hecha por nosotros anteriormente se tuvo en
cuenta cada uno de los sectors del trabajo para otor-
garle una representaci6n en el directorio y se consisr-
ne en el articulo cuarto que la eaja del retire ma-
ritimo estuviera integrada por un president y cua-
tro representaciones patronales y dos por los oihrero'
manuals y de oficio; y quiso hacer esta division la
ley, para que tuvieran los obreros manuales una re-
presentaei6n y los obreros de oficio otra. Es distinto
el trabajo y distinto el sistema; distinto el interns de
los obreros manuals que trabajan cargando sacos en
los muelles, del interns que tienen los empleados de la
oficina y el que trabaja en el barco. Por eso la ley,
sabiamente, los dividia y decia: uno por los profesio-
nales. que son loso que mandan esos barcos con titulo
que le exigen nuestras leyes para entrar y salir del
puerto; uno por los empleados de oficina, etc., lo
que hizo el legislator con previsi6n extraordinaria,
dindole cuatro representaciones a los trabajadores en
el retire maritime; y nombr6 director al president,
para que viniese a ser el juez imparcial que decidiera
tcda contienda al ocurrir empates en la votaci6n. Y
alora, en la modificaci6n, se pasa por encima de todo
eso, que era un sistema establecido mediante un per-
fecto studio, y se pasa por encima de las exigencias


- de la realidad de que cada sector debe estar repre-
l sentado en la caja y tratan de dejar solamente un
Sahorro innecesario poniendo dos representantes de los
SoDreros en lugar de los cuatro estableecidos, y se quiere
ligar sectors que no pueden ligarse, porque tienen
distintos intereses. En esta part que es fundamen-
tal de la ley, se rompe un sistema establecido por nos-
Sotros al aprobarla hace apenas un afio. Despues se
establece el principio, en ese mismo articulo segundo,
que es modificaci6n del articulo cuarto, de la reelec-
ci6n, en los miembros de la caja de retire maritime.
Es un principio, el de la reelecci6n, que debe repu-
diarse, *.n todcs los momentous, aun para nosotros mis-
mos que hemos tenido cargos conferidos en votaci6n
espontinea por el pueblo que puede elegirnos amplia-
mente sin cortapisas de ninguna clase. La reeeeeci6n
no debe existir, todos debemos someternos al dictamen
de quien nos confiere un mandate, dejando el paso
libre para que otros puedan tambien ocupar ese cargo
que ocupabamos, en cualquier oportunidad.
El principio que. se dispute, es un principio que no
es recomendable en ningfn orden, y mucho menos en
esta oportunidad de la caja del retire maritime, ya
que los miembros del directorio, precisamente, pue-
den ser considerados como miembros fracasados en
sus gestiones, puesto que no han podido ni aun buscar
e; dinero suficiente para cubrir lo que a ellos corres-
ponde.
Sigue la ley con un altruismo extraordinario para
los miembros del directorio. Dice: "Todos los miem-
bros del directorio"... (Sigue leyendo.) Es decir,
que los miembros del directorio, que tienen que ser
considerados como empleados pfiblicos y estan com-
prendidos dentro de los beneficios de los empleados
pfblicos,-porque como tales desempefian funciones
pfblicas,-se acogen a una ley de retire que es finica
y exclusivamente dictada para los hombres de mar,
para el retire de los hombres que realizan esta labor
intense; y ewos miembros del direetorio no aportan
nada para este retire, encontrhndose comprendidos
lentro de los beneficios de la ley. No hay nada, abso-
lutamente nada, que aconseje el que sean compren-
didos en la ley de retire maritime, ya que tienen la
protecci6n de ]a ley del retire civil.

Siguen defendidndose, desde luego, con muy buen
juicio, los sefiores del directorio. Y dice, al final de
ese pfrrafo del articulo segundo: "Los miembros del
directorio"... (Continia leyendo) Y es contra-
rio a la Constituci6n de la Repfblica y a las leyes na-
cionales, porque nosotros, por una ley, no podemos
obligar a ninguna empresa naviera a reponer en sus
curgos a un empleado que ha sido miembro del di-
rectorio en determinado tiempo. Esto, indiscutible-
iente, es injusto, puesto que no hay ninguna ley que
obligue a una empresa que ha separado a un emplea-
do de _u cargo, a reponerlo; porque esto seria una
coacci6n manifiesta contra el derecho de libre contra-
tcci6n que tienen las empresas.
.SR. AGUIAR (MIGUEL A.): I'Me permit S. S. una
interrupci6n, con la venia de la presidencia?
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Con much gusto.
SR. PRESIDENT (GUIs INCLAN): Tiene la palabra
el senior Aguiar.








DIARIO DB 8ESIONB8 DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 7


SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Como 6sta eo una mate-
ria a la cual estoy aficionado y por la que tengo mu-
chisimo interns, y como sB el conocimiento que de la
misma tiene el senior Castellanos, yo quisiera que el
senior Castellanos me explicara lo siguiente:
El senior Castellanos combatia antes la parte de la
ley que autoriza la reelecci6n de los miembros del
directorio, no obstante ser elegido por votaci6n vo-
luntaria de los obreros que estAn interesados en dicha
ley. Y ahora, el senior Castellanos combat el precep-
to de ley, similar al de otra legislaci6n exi'ente entire
nosotros, por el cual se obliga a las empresaa a resti-
tolir en sus cargos a los miembros del directorio. De
lutanra que L cree el senior Casteilanos que seria exigi-
ble que se pudiera llevar los trabajadores al directo-
rio, por el interns que ellos tienen y puesto que a ellos
les afecta su caja de retire, sabiendo que van a ocu-
par cuatro o seis afios sus cargos en el directorio,
cargos en los cuales no pueden ser reelectos y al cabo
de cuyo tiempo no tendrian ni retire ni empleo l
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Yo voy a contestar
con much gusto las muy atinadas observaciones de
mi distinguido amigo el senior Aguiar. QuizAs fui
parco en explicarme, al determinar la oposici6n que
hacia en cuanto a la reelecci6n de los miembros del
directorio, porque especialmente yo me referia y me
refiero no a los ,niembros electivos del directorio (cu-
ya salvedad hacia aplicando el caso a nosotros mis-
mos), sino al president del directorio que no es ele-
gido por los patrons ni por los miembros, sino por el
President de la Repfiblica, es decir, designado por el
President de la Repfiblica. Ese miembro del direc-
torio, que es el president, no debe tener el derecho
de reelecci6n, no debe poder desempefiar, durante dos
pc-riodos consecutivos, ese cargo; porque es un cargo
de control y llega a ser, en ocasiones, un cargo poli-
tico.

SR. AGUIAR (MIGUEL A.) : En ese caso, no se refiere
el precepto que permit la reeleeci6n de los miembros
del directorio, porque para tal caso habria que hacer
un precepto especial, ya que no se trata de elecciones,
sino de nombramiento.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Precisamente si nos-
otros aceptamos consignar ese precepto de reelecci6n
de miembro, aceptamos, indiscutiblemente, la desig-
naci6n, en dos periods consecutivos, del president.
Seria mIs convenient prohibir en absolute today
reelecci6n de los miembros que se designed por elee-
ci6n. Pero apartandome de ese problema, tomemos
en cuenta lo siguiente: se aumenta hasta la cantidad
de tres mil seiscientos pesos anuales el sueldo del pre-
sidente del directorio; y se concede un sueldo que no
tiene explicaci6n possible, una retribuci6n de dos mil
cuatrocientos pesos anuales al suplente del presiden-
te que no desempefia funciones, cuando el president
estA actuando, que es un cargo expectante que viene
a ser un president suplente, esperando el momentos...
SR. GARCIA MONTES (JORGE): Ahi si tiene ra-
z6n S. S.
,SR. CASTELLANOS (MANUEL): Estoy conforme en
haber conseguido que en una oportunidad el senior
Garcia Montes consider que una parte de este pro-
yecto no es razonable.


SR. GARCIA MONTES (JORGE) : Estoy oyenda al se-
fior Castellanos, para despu6s juzgar si tiene raz6n;
pero en este caso tiene tanta raz6n, que no hay que
- icnrse a pensario siquiera.
SR. CASTELLANOS ('IANUEL) : El sustituto -del pre-
sidente, en la actuali(.ad no est' retribuido, y ahora
se le va a fijar retribuci6n.
Se aumentan los gastos del directorio a cincuenta
y cinco mil pesos anuales. El tercer afio se limitan a
cincuenta mil, y el cuarto a cuarenta mil. Van ba-
jan(.o; pcro en este aio, cuando precisamente la crisis
econ6mica national es mIs intense, cuando nosotros
tenemos que restringir nuestros gastos, cuando el pro-
pio Presidente de la Repfblica ha dicho que es ne-
cesario que el Congreso de Cuba ayude al Ejecutivo
Nacional a salvar este moment por el que atraviesa
la Republica; en esa circunstancia, el directorio del
retiro maritime aumenta los gastos de una manera
innecesaria, cuando esos gastos pueden realizarlos con
much menos cantidad de dinero. El retire maritime
es muy inferior, en cuanto al nfimero de los que per-
tenecen a 61, que el retire ferroviario. El retire ma-
ritimo tiene menor cantidad de expedientes en trami-
taci6n, tiene una misi6n mas sencilla y facil, tiene una
empleomania menor que el ferroviario; y sin embar-
go, el retire maritime reclama una cantidad que es
exagerada.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Indudablemente que me
toca felicitarme, aunque despu6s de diez y seis meses,
pues al cabo de ellos el senior Castellanos viene a es-
ter de acuerdo conmigo. Cuando se discuti6 la tota-
lidad de la ley que modific6 la del retire ferroviario
hube de pronunciar las mismas palabras que ahora
pronuncia el senior Castellanos con ocasi6n de esta
ley del retire maritime. Yo decia al senior Castella-
nos lo mismo que 61 acaba de decir, y sin embargo, en
aquella oportunidad el senior Castellanos me comba-
ti6. Y ahora debo hacer la aclaraci6n siguiente: el
directorio del retire maritime rebaja los gastos a cin-
cnenta y cinco mil pesos, de ochenta mil que tenia;
pcro irA rebajAndolos gradualmente, porque habrA
menos directors, en el future, que los que 'ay ac-
tualmente.

SR. CASTELLANOS (MANUEL): Esos gastos tienen
que star en relaci6n con el 4% de la cantidad total
recaudada, y esa cantidad no asciende a los cincuenta
v cinco mil pesos; se ha fijado un limited determinado
en los cincuenta y cinco mil pesos y no podrAn tomar
ese limited. Si ellos tuvieran un presupuesto de ochen-
ta mil pesos, efectivhmente, ellos no iban a reclamar
un presupuesto menor; habiendo fracasado el pre-
supuesto mayor. Queda el articulo 4. (Lo lete.)
Este es un precepto con el cual yo estoy conforme;
pero, por qu6 no se exige tambi6n expediente, por
qu6 al modificar aqui el proyecto no se determine que
las empresas que tengan a su servicio esos individuos,
tendrAn necesidad de formarles expediente y de oir
a los interesados, para privarles de los derechos de la
ley? Creo que los compafieros no tendrAn inconve-
niente en admitir la enmienda. Yo creo que los em-
pleados deben estar garantizados cuando cumplen con
sn deber; y el obrero que esta dentro de la ley del
retire, debe estar garantizado dentro de esa mis-
ma ley.









8 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE ~BPRESENTANTES


SR. GARCIA MONTES (JORGE) : NO conozco esta ley,
pero estoy oyendo con detenimiento al senior Castella-
nos, que hace unos moments tachaba de inconstitu-
cional un precepto que le' devolvia el empleo a los
miembros del directorio que lo habian perdido al
pasar a esos puestos, y el precepto que ahora se dis-
cute me sugiere las mismas dudas que al senior Caste-
llanos hace unos moments: si dentro de ese prineipio
e;6 libertad de contrataci6n podemos impoier a una
empresa la obligaci6n de no dar por terminados los
contratos de arrendamiento de servieio.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Es una atinada ob-
serva'ei6n, sobre la cual he meditado much; funda-
mental, a mi juicio, para poder aceptar las dos tesis:
Ia tesis que obliga a la compafiia a reponer al em-
pleado; es una tesis inaceptable; porque le impone
una obligaci6n que constitucionalmente y por las le-
yes del pais no puede imponerse. Pero lo que se
exige es que, para despedir un empleado y privarle
del derecho de jubilaci6n que por una ley tiene, tra-
tAndose de una compafiia de servicios pfblicos, se
obliga a la compafiia, no a reponerlo, sino a formarle
expediente oy6ndosele. Es un problema distinto, pe-
ro es una restricei6n menos...
SR. GARCIA MONTES (JORGE): Vamos a llegar al
fondo de las cosas, vamos a ver que los dos problems
son id6nticos; y los abogados que estAn en la CAmara
y que me eseuchan me van a dar la raz6n. En uno
y otro caso, los obreros han celebrado con la empresa
un contrato de arrendamiento de servicio. En un
caso se le dice a la empresa: td tienes que admitir
nuevamente los servicios de este empleado, que ha-
bi6ndolo sido ha pasado a former parte del direc-
torio; es decir, que la ley obliga a la empresa a cele-
brar un nuevo contrato de arrendamiento. Mientras
que, en el otro caso, nos encontramos con la situaci6n
a la inversa, pero exactamente igual: la empresa tie-
ne celebrado con los patrons un contrato de servi-
eio, y la ley obliga a la empresa a no dar por rescindi-
do un contrato de arrendamiento, sin que exist un
motivo. Yo pienso, por consiguiente, que son id6n-
ticos, y en ambos casos existe una limitaci6n en el
principio de libertad de contrataci6n, por lo que el
problema tiene que ser resuelto con in criterio unico.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Pero ocurre, desde
luego, que la distinci6n es muy ligera y hay mAs bien
que ir al fondo del problema, a la observancia de lo
que esta ley quiere amparar. Si se observa la Cons-
tituci6n de la Repdblica desde un nivel superior y
elevado, juzgando las empresas de servicios pfiblicos
como personas juridicas iguales en derechos y obli-
gaciones a los de las personas naturales, segfn el C6-
digo Civil, el senior Garcia Montes tiene raz6n; pero
si se obliga a las compafiias de servicios pfblicos a
prestar al Estado una cooperaci6n en defense de los
trabajadores que a ella pertenecen, y se observan los
preceptos de esta ley que obligan a esas compafiias de
servicios piblicos a contribuir con un aporte por cada
uno de los empleados que aparecen en la n6mina,
practicaran el principio de la absolute independencia
entire la persona natural y juridica. Las empresas
ayudarAn al Estado cubano, llegando a la conclusion
de que estas compafiias de servicios piblicos no son
personas juridicas de independencia absolute dentro
del Estado cubano, sino que cooperan con este a su
desenvolvimiento mismo.


SR. GARCIA MONTES (JORGE) : La interpretaci6n del
senior Castellanos es muy plausible, pero el punto de
vista mio no es negar esa posibilidad que el senior
Castellanos brillantemente ha defendido, no.' *Yo lo
he aceptado, como el sefior Castellanos sabe, en la co-
misi6n que design la CAmara para confeccionar una
proposici6n de retire ferroviario. Nosotros hemos lle-
gado a incorporar en dicha ley un precepto igual al
que el senior Castellanos ahora defiende.
Pero en lo que yo quiero que el senior Castellanos
convenga conmigo es en que el criterio de interpre-
taci6n que 6l.adopta lleva a resolver de id6ntica ma-
nera el present caso, y aquel otro resuelto en el pre-
cepto que tildaba de inconstitucional.
SR. 'CASTELLANOS (MANUEL): Precisamente, esa ha
sido la iltima exposici6n del senior Garcia Montes; y
lo mismo he pensado y sentido yo. En realidad no lo
he dicho por falta quizA de claridad, de conocimientos
o por ]a manera de expresarme en estos moments;
pero yo he querido decir que la ley adolece de estos
mismos defects, que ampara al empleado del direc-
t.irio y no ampara al obrero que esta tambi&n en la
posibilidad de ser amparado, como decia el sefor
Garcia Montes.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): No quiero tomar part
en el debate, en estos instantes; pero deseo evitarme
consumer un turno despu6s; y por ello quiero apro-
vechar la benevolencia del senior Castellanos para
fijar mis puntps de vista a trav6s de todo este pro-
blema, y por medio de estas interrupciones.
El caso es diferente, a- mi modo de ver. El em-
pleado del directorio no puede ser separado injusta-
mente, y es por eso por lo que se le obliga a que antes
de ser separado se le forme un expediente; y, en
cambio, nos encontramos con que al obrero o con los
obreros o empleados de las empresas, se sigue otro
procedimiento. Es decir, que nos encontramos con
dos casos distintos: un caso en que el empleado resul-
ta deseable y otro en que result indeseable, por cau-
sas justas o injustas. Yo he aceptado ese principio
que exponia el sefior Garcia Montes, sin perjuicio
de mantener la tesis que encaja perfectamente no
dentro de la ley de retire, sino del C6digo de Tra-
bajo, el que en su oportunidad brillantemente vendra
a defender el senior Castellanos.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : De modo que el se-
nor Aguiar entiende que es possible sostener el prin-
cipio de la ley, que obliga a former un expediente
cuando tenga que ser separado cualquier miembro del
directorio; y es possible tambi6n obligar a la forma-
ci6n de un expediente, cuando tenga que ser separado
cnalquier empleado de su empresa. Eso es lo que yo
advierto de omisi6n en la ley, y es por eso por lo que
impugno el precepto.
El Art. 10 que modifica el Art. 17 de la ley, es
un articulo bhsico; y de la oposici6n a este proyeeto
result que ese artieulo tambi6n es bAsico de la ley.
reformando la ley del retire ferroviario. Es el pro-
blema de la edad. El debatido asunto de los afies de
servieio, para poder gozar de los beneficios de la ley
dc retire; y Aste es un problema que en realidad yo
quisiera tratar con verdadera amplitude. Este ,es
nu problema que por afectar no solo a esta ley de reti-
1o maritime, sino a la ley de retire ferroviario, sobre








D1010 DB SIONNS ]pD 14& 0AXVA14 PP. U 84NT, I9


la que yo s6 que se han hecho studios especiales por
mis distinguidos compaieros los sefiores Aguiar, Gar-
cia Montes y Wolter del Rio, y por Rodriguez Bara-
hona, en su carActer de cientifico en cuesiones de me-
dicina; yo S6 que esos studios especiales hechos por
ellos han de tener para la Camara de Representan-
tes un interns extraordinario; y yo quisiera que todos
los compafieros ilustraran sobre, el asunto para inter-
venir en el debate, pero que eso se hiciera no con el
cuurum (di esta tarde, en que unos poeos Represen-
tintes, si bien con verdadero interns, estamos delibe-
randc, sino con la presencia Oel mayor numero de
compafieros.
Otro de los articulos qte no se deben aceptar per
la CAmara es el referente a la p6rdida del derecho
a retire, por aquellos que dedican sus actividades a
eua]quier otro trabajo. Es injusto, es duro el pre-
c( al retiro o la jubilaci6n, a un hombre por el hecho
de que se le justifique que esth trabajando en cual-
quiera otro lugar...
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Yo quiero significar que
lo creo perfectamente just, desde el punto de vista
de lo que pienso yo sobre el retire; es decir, que el
retire es una instituci6n para proteger la vejez, la
invalidez o la orfandad, pero no -una caja repleta de
oro, que permit disfrutar de un sueldo a un indivi-
duo apto todavia para trabajar y en edad muy tem-
prana.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Pero result que este
precepto no envuelve el problema del double sueldo,
que es a todo lo que se podia aspirar en la ley; es que
priva del derecho a jubilarse, como se dice en el p&-
rrafo tercero del articulo.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Lo que se va buscando
es una pena; porque hay individuos que dicen que
no pueden trabajar, como ocurre hoy con la ley del'
retireo ferroviario, en que retirados por ciegos apare-
cen manejando un autom6vil, lo cual significa que
han quebrantado y falseado su juramento y han fal-
tado a la verdad.
SR. 'CAETELLANOS (MANUEL) : Pero eso es muy elAs-
tico. Un pobre hombre se jubila como maquinista
por haber sufrido una lesi6n en una pierna, que le
impide desempefiar esas funciones; pero ese hombre
puede realizar, en los ferrocarriles,-y los ferrocarri-
les vienen dando esa protecei6n,-otro cargo, como el
de guarda-via, por ejemplo, que no tiene por misi6n
mis que tocar la campana cuando se aproxima un
tren; y asi 'le dan una retribuci6n pequefia a ese
hombre, para ayudarlo a library su subsistencia.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): He sustentado como te-
sis, en la modificaci6n que he presentado a la ley de
retire ferroviario, la necesidad de dividir el retire
por invalidez en dos classes: la total y la partial. La
invalidez total es la que coloca al sujeto en la im-
posibilidad de realizar otro trabajo, y la partial es la
que le permit tener algin trabajo ademAs de la ju-
bilaci6n.
Sn. CASTELLANOS (MANUEL) : De manera que en es-
ta oportunidad, senior Aguiar, tengo el honor de que
S. S. este de aeuerdo conmigo.


SR. AGUIAR (MIGUEL A.): No; el senior Castellanos
sefiala la posibilidad de un suj'eto que no pueda rea-
lizar un tiabajo fuerte aunque si uno secundario, y
citaba al maquinista; pero es necesario clasificar la
inivalidez.
SR, TOMB (MANUEL): jMe permit un moment
e. senior Aguiar ?
,SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Con much gusto.
SR. TOME (MANUEL): Observo un pequefio error,
a mi juicio, en el debate que mantenian los sefiores
Aguiar y Castellanos; y es1 que el precepto a que se
vienen refiriendo no hace reaci6n a la jubilaci6n por
inutilidad, sino que la ley esLablece que, si despu6s de
haberse prestado diez afios de servicios, el obrero es
declarado cesante, para ese caso rige el precepto,
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Pero hay este pro-
blema: Puede considerarse just que un hombre, por
el hecho Le tener derecho a jubilaci6n, se le prohiba
trabajar en cualquier otra cosa?
SR. TOMt (MANUEL) : No se trataba del inftil, qu4
a. lo mejor pudiera tener condiciones para dedicar sus
actividades a otro trabajo, sino a quien habiendo sa-
tisfecho diez afios de servicios, pueda tener derecho
a la jubilaci6n voluntaria. En este caso quiero haser
la observaci6n de que existe un fundamento moral
que, a mi juicio, es el que se aquilata con mayor tras-
cendeneia dentro de la previsi6n de los preceptos que
venimos comentando, y es que esos individuos en eon-
diciones para library su subsistencia, sin necesidad de
jubilarse puedan obtener los beneficios de la jubila-
ci6n, que represent una condici6n mhs excepcional
para luchar por la contienda de la vida, pues estan en
situaci6n privilegiada, en relaci6n con sus demia com-
pafieros, para poder trabajar a menor sueldo, por la
cireunstancia de tener otra entrada.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Efectivamente, no habia
icido esa parte; pero mientras hablaba el senior Caste-
llanos tuve oportunidad de leerlo. Lei el articulo,
y abundo en sus razones. Se refiere al seguro de
paro forzoso, que es la protecci6n que se da al traba-
jador en determinado ipomento en que una empresa
lo deja cesante. Mientras encuentra trabajo, cobra
el dos por ciento por cada afo de servicio que ha pres-
tado pero en cuanto tiene medios de realizar otro tra-
bajo, ya no tiene raz6n de cobrar el paro.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Desde luego, son muy
fundamentadas las argumentaciones de los compafie-
ros. Se trata de defender al obrero contra.el obrero
mismo. En eso estoy conforme. Pero lo que no creo
que deba imponerse es la pena tan grave de la p6r-
dida definitive de la juhilaci6n. El dereeho de la
jubilaci6n es un derecho adquirido mediante tiempo
de servicio, con el aporte a la caja, con los sacrificios
de esos hombres. Y el hehao de que a espaldas de
esa jubilaci6n pueda un obrero dedicarse a otro tra-
bajo, no merece tan grave castigo. Eso se debe con-
siderar como un auxilio para su vida.y no como un
trabajo nuevo, porque puede pereibir una retribuci6n
y no un journal diario.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): El trabajador tiene el es-
timulo de que esa empresa esti comprendida dentro
de una ley de retire y que esta adqujiriendo los dere-


---


9









10 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


chos que esa ley le da. Cuando quede sin trabajo,
disfrutark del retire per paro forzoso, mientras no
consiga colocarse de nuevo. Piense el senior ,Castella-
nos en el easo, por ejemplo, de un individuo que ga-
nuba cien pesos, y que ha eontribuido a la caja con
doscientos pesos; ese individuo al cabo de los, diez
meses de pereibir veinte pesos, habrai recobrado todo
el dinero que aport6 y todavia la caja continuara
ayudhndolo.
SSR. CASTELLANOS (MANUEL) : Dentro de la imposi-
bilidad de conseguir una opinion acorde entire los
pocos que intervenimos en este problema, voy a pasar
a otro precepto.
. SR. RODRiGUEZ RAMiREZ (JUAN): No son pocos, se-
fior Castellanos; es casi toda la Camara, que lo escu-
cha con atenci6n.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Me refiero a los po-
cos que intervenimos en la discusi6n de este pro-
blema. Procuro siempre no decir nada .que pue-
(la lastimar, ni hacer caer en situaci6n de inferiori-
dad a nadie.
SR. RODRiGUEZ RAMiREZ (JUAN): Yo no he querido
decir nada en contra del senior Castellanos; y si deseo
manifestar que 61, como siempre, ha estado correcti-
simo en el uso de la palabra.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Pero es que yo no
dije que no se me prestaba la atenci6n debida. Esto
es una cosa que no me preocupa, porque yo supongo
que en esta CAmara siempre se presta atenci6n al
que hace uso de la palabra.
SR. RODRIGUEZ RAMiREZ (JUAN): Y a S. S., mks.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Yo decia que pocos
ban intervenido en el debate; y que no podiamos po-
nernos de acuerdo sobre este punto fundamental, por-
que habiamos expresado nuestras opinions contra-
rias, reiteradamente. Por eso yo pasaba al otro pre-
cepto.
En este otro precepto, yo si creo que vamos a po-
nernos de acuerdo, y as el siguiente: Dice la modifi-
caci6n: "'Contra la resoluci6n del directorio... (Si-
gue leyendo.) Es decir, que el directorio rompe con
todo el sistema procesal, de procedimiento. SC6mo es
possible que el directorio sea juez y part?
(Vaios se~ores Representamtes) : De acuerdo.
Y per iltimo, viene otro precepto, el 3?, que esta
en relaci6n con el procedimiento que debe observarse
por las autoridades o funcionarios del Poder Judicial.
Dice el precepto: "El directorio del retire maritime
podri auxiliarse... (Sigue leyendo.)
La Ley Organica del Poder Judicial que regular la
forma de dirigirse las autoridades administrativas a
los miembros del Poder Judicial, como son los jueces
municipales, determine que deben dirigirse en forma
de ruego, de s6plica, es decir, una forma de proce-
dimiento en derecho que va determinado segfin el
tribunal que conoce o es objeto de la solicitud. No
veo el motive por el eual se establezca una forma dis-
tinta de tramitaci6n entire las autoridades adminis-
trativas, poniendo el Poder Judicial como auxiliar de
ha caja del retire maritime.


Y, por fltimo, el articulo 32 que determine que
dentro de los 30 dias subsiguientes a la promulgaci6n
de la ley... (Sigue leyendo.) Tiene una part bue-
na, que desde luego acepto, y es que se pague a los
miembros del directorio lo que se les adeuda. Pero
lo que ha traido la modificaci6n de la ley, lo inico.
que obliga a modificar la ley, es que necesita cobrar
el directorio. Estoy de acuerdo, pero no estoy con-
forme en que cobren servicios anteriores; es decir, con
arreglo a articulos de la ley anterior modificados por
esta ley, que determinan una cantidad distinta para
el pago de esa atenci6n. No es possible aceptar que
los miembros del directorio cobren una cantidad que
entonces no tenian de sueldo, sino el sueldo mismo
que ganaron en aquel entonces. El articulo estA he-
cho de una manera ligera. Va a pagArsele a los
miembros del directorio lo que no tenian derecho a
cobrar.
Tengo que ILacer una iltima impugnaci6n, que
se refiere al presupuesto del directorio en cuanto a
la edad. Ya yo decia que, dentro de un orden de
transigencia mAxima, no puede aceptarse que se dis-
cutiera esta tarde el problema de la edad, problema
fundamental cuya discusi6n exige la concurrencia
de la mayoria o siquiera de la mitad de la CAmara de
Representantes.
SR. RODRiGUEZ RAMiREZ (JUAN): S. S. recordari
que, en sesi6n pasada, la Cimara 'habia tenido un
criteria casi unAnime sobre este extreme, y entonees
se dijo que serian bastante 25 afios de servicio y
50 anios de edad, o 30 afios de servicio y cualquier
ccad.
SR. RODRiGUEZ BARAHONA (VICTORIANO): Es que
no estoy conforme con lo expuesto per el senior Ro-
driguez Ramirez. yo no acepto ese .eriterio.
SR. RODRIGUEZ RAMiREZ (JUAN): Deseo hacer
constar que de una parte estA el criteria del m6dico,
y de la otra el del abogado. Como el distinguido
compafiero senior Rodriguez Barahona no desea discu-
tir esta tarde este asunto, podemos dejarlo para una
pr6xima sesi6n; y entonces, con mayor acopio de da-
tos y antecedentes, resolver el asunto.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLN): Continua en el
uso de la palabra el senior Castellanos.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Voy a hacker la filti-
ma impugnaci6n a la ley. Se trata de una omisi6n
a] impugnar el articulo quinto, que dice: "Tanto
el reglamento como cada presupuesto annual, se remi-
tirA al Secretario de Agricultura, 'Comercio y Tra-
bajo, para su aprobaci6n... (Sigue leye&do.)
De modo que el reglamento de esta ley debe apro-
barse, segfn esa modificaci6n, por el sefior Secretario
de Agriculture, Industria y Comercio. Y los pre-
supuestos anuales del directorio del retire maritime,
en los que hoy no tiene en absolute ninguna inter-
venci6n el gobierno, deberan someterse, tambi6n, per
esta reform, a la aprobaci6n, como he dicho, del
Secretario de Agricultura, Industria y Comereio. Y
cuando en una ley, o en algo, el gobierno no inter-
viene de ninguna manera efectiva haciendo un bene-
ficio, cuando el gobierno cubano no entrega a una
caja del retire un solo centavo para, auxiliarla (por-
que no lo hace, a difereneia de todas las naciones








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMARA DE REPRESENTANTES 11


Jdel mundo, que contribuyen con su dinero al soste-
nimiento de todos los retiros), no tiene derecho el go-
bierno cubano a pedir intervenci6n de ninguna clase
en esa caja, que sostienen los trabajadores junto con
los patrons. Ese es el fundamento basico de mis pa-
labras; y es un fundamento que se ha ocultado a
muchos, por no haber hecho un studio detenido de
esta ley, porque los que hemos estudiado esta ley no
hemos querido confrontar la realidad de las cosas,
porque conocemos que, dada la situaci6n econ6mica
que se atraviesa, no puede el Estado cubano contri-
buir como debiera al sostenimiento de la caja de reti-
ro ferroviario y maritime.
Tengo en mi casa todos los studios detenidos, que
he de traer oportunamente cuando se discuta la ley
del retire ferroviario con la amplitud que debe ha-
cerse, donde se demuestra que en todas las naciones
del mundo las cajas de retire son sostenidas por tres
personalidades distintas: por el Estado que contri-
buye con la cantidad mayor, por los patrons y por
los trabajadores. En material de retire se ha llegado,
por Inglaterra, al extreme de eque a los sesenta afios
,ya el Estado ingles se hace cargo de aquel viejo. que
no puede trabajar y lo sostiene por su cuenta, sin
que tengan que contribuir los trabajadores ni los
patrons. Y aqui, en Cuba, los retires han quebrado
no por malos manejos, sino por defectuosos manejos
de la caja.

SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Yo protest contra la
irculpaci6n que se hace a los directors, de la quiebra
&:Ie este retire. La quiebra de este retire se debe a lo
ben6volos que hemos sido nosotros votando leyes am-
plias para complacer a los amigos que han venido a
pedirnoslo.

SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Creo que en eso esta-
mos todos equivocados. Aseguro al senior Aguiar que
aqui en el Congreso no hemos tenido complacencias
cn lo absolute. Esas leyes vinieron del Senado. Esas
leyes no se trataron en la Camara, por lo cual no era
pcsible que hubiera complacencias por parte de nos-
otros. Esa ley ferroviaria fu6 una copia servil de
la que rige en la Argentina. Esa ley no pudo tener
complacencias, porque en la Argentina no se -cono-
cian los problems de la caja del retire cubano. Nos-
otros defendimos esa ley porque la entendimos bue-
na, porque creiamos que estaba llamada a subvenir
las necesidades de los trabajadores, y porque las leyes
de retire no se dictan por periods largos de afios:
son leyes de emergencia, y en todas las leyes de reti-
re, en todas las naciones civilizadas, hay multiples
modificaciones, como puede verse, y como el senior
Aguiar conoce que las hay constantemente, de un
afio a otro, pues en ese tiempo se modifican las leyes
de retire, porque de un afio a otro se modifican las
r.ecesidades de los hombres, se transform la vida del
trabajador, se modifica el mismo trabajo, surgiendo
las mkquinas que van a reemplazar a los hombres,
s:jrgiendo industries nuevas, como todas las cosas en
le vida modern, a cada minute y a cada instant; y
por ese fundamento es que la ley del retire ha veni-
do siendo modificada de instant en instant. En
este case el fundamento no es ese, es que el Gobierno
no contribute ni con un centavo a la caja de retire
maritime, ni a la de retire ferroviario; es que el Go-
bierno de Cuba ni siquiera ha tratado de cumplimen-


tar ese precepto que nosotros le pusimos, abri6ndole
una puerta de protecci6n para el trabajador cubano
y sefialdndole el aporte con que debia contribuir. Y
nos han faltado las cantidades que el Estado cubano
debia entregar para la caja de jubilaci6n del retire
maritime, nos ha faltado el brazo mis poderoso, nos
ha faltado lo mas important; nosotros contibamos
con tres aportes, y solamente la caja ha recibido dos.
Ese es el actual fundamento. La caja de retire ma-
ritimo no esti en quiebra; lo inico que ocurre es que
no puede pagar a los empleados de esa caja. Pero
me opongo de una manera terminante a que el Esta-
do tenga intervenci6n en la misma, porque entiendo
que es una vejaci6n que se realize, el querer inter-
venir en lo que no se tiene derecho, porque el Estado
no da nada para la caja. i Quien es el Estado cuba-
nc, para venir a intervenir en la aprobaci6n de esos
presupuestos, cuando nada le da al retire maritime?
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Pido la palabra para
una interrupci6n.
SR. PRESIDENT (GuIs INCLAN): Tiene la pala-
bra, para una interrupci6n, el senior Aguiar.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): 6El doctor Castellanos
cree que el poder central no debe preocuparse del
estado social que habria de producirse cada vez que
estas instituciones de beneficencia no fueran bien
dirigidas, bien administradas? Seria una responsa-
bilidad para el Gobierno, el no preocuparse de ese
problema que habria de afectar tal vez el orden pfbli-
co; porque suponga el compaiero Castellanos que
por cualquier motivo el retire ferroviario dejara de
pagarse: serian 6,700 families que no cobrarian y
llegarian a un estado de miseria cuyas consecuencias
nadie puede apreciar, y hasta*quizAs si provocaria
una alteraciOn del orden piblico, cosa que el gobier-
no tiene que evitar.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Yo, por esa, en la
impugnacion a esta ley, omito para ese iltimo ex-
tremo lo que se refiere a la aprobaci6n por parte del
Secretario de Agricultura, Industria y Comercio, de
los presupuestos de la caja. Yo entiendo que la
Camara de Representantes, en esta tarde, debe pro-
ccder a rechazar esa enmienda, que en conjunto...
SR. ZAYDiN (RAM6N): El hecho de que el senior
Secretario de Agricultura, como representante del
Gobierno, apruebe los presupuestos de la caja de
jubilaciones, cree el senior Castellanos que sea per-
judicial a los interests econ6micos de la caja, que por
el contrario puede constituir un organismo regula-
dor y fiscalizador dados los intereses de que hablaba
el senior Castellanos que se mueven alrededor de los
hombres que constituyen la directive de esas cajas
de jubilaciones que, segfn el senior Castellanos,
se preocupan extraordinariamente en cobrar sus suel-
dos y de que haya una n6mina muy cuantiosa y en
que haya un presupuesto de gastos excesivo? Es in-
discutible la necesidad de un powder fiscal regulador,
que en este caso pudiera ser el Secretario de Agri-
cultura, amen de que en Cuba no tenemos un ins-
tituto de previsi6n social que existe en otros Esta-
dos; y que puede hacer ella la labor de supervisor
todos estos particulares.
-SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Tengo extraordina-
rio gusto en contestar al senior Zaydin. En primer








.1.2 DURIO DE SESIONES D1U L4 ( AMARA DE REPRESENTANTES


lugar, me opongo por cuesti6n de principios; esti-
mando, como antes dije, que los trabajadores que no
reciben nada del gobierno del Estado cubano, tam-
poco deben permitir la ingerencia del Estado cubano
en el problema de la caja del retire. En segundo lu-
.gar, me opongo porque crearia una rueda inftil en
la miquina del retire maritime, es decir, que vendria
a hacer necesario el que fuera aprobado su presu-
puesto por la Secretaria de Agricultura, de cuya
buena fe no puedo dudar, pero con cuya interven-
ci6n no puedo estar conforme. Y en tercer termino,
me opongo porque estimo que con ello pudiera darse
lugar, quiza, no en estos mementos, pero si en mo-
mentos posteriores-si fuera en estos moments tam-
bi6n lo diria, como siempre lo hago-para que el Go-
bierno, mediante la intervenci6n del Secretario de
Agriculture, pudiera hacer political; no political ba-
ja, pero si political al fin, es decir, que ese departa-
mento del Gobierno pudiera tener ingerencia en esta
eaja y asi darle un rumbo determinado.
SR. ZAYDiN (RAMxN) : El senior Castellanos tiene
much talent, indiseutiblemente. A mi manera de
ver, l1 mantiene una paradoja en la sesi6n de hoy.
Quien por su actuaci6n pliblica tiene principios so-
cialistas, estA resultando extremadamente individua-
lista; porque el Gobierno no es mas que el represen-
tante de esa unidad political que se llama el Estado, y
todas las leyes de este carceter...
SR. CASTELLANOS (3MANU'EL) : En eso de que el Go-
bierno represent al Estado, no estin conformed to-
dos los autores.
SR. ZAYDiN (RAM6N) : Por unos es el 6rgano del
Estado, por otros es el representante del Estado.
Estima el senior Castellanos, con un criteria indivi-
dualista, de que el Gobierno sea el mandatario del
Estado, o simplemente un 6rgano del Estado. De
tcdas maneras nos encontraremos con que el Gobier-
no esta en el desempefio de su funci6n representan-
do en un sector al Estado. Y yo me pregunto, pre-
cisamente, si con el criteria individualista, como sos-
tiene esta tarde el senior Castellanos, no debe inter-
venir para nada el Estado, entonces seria necesaria
esta ley? Ya los patrons y obreros se habrian pues-
to de acuerdo por medio de una cooperative o algo
por el estilo, como anteriormente se ha hecho por
algunas industries, como han hecho los ferroviarios,
que han estable'cido la Cuban Railway Co. Pero es
que el Estado no puede abandonar este problema,
que es un problema de previsi6n social, porque entire
las graves responsabilidades que tiene el Estado, se
cuenta la de resolver el problema de los hombres
llegados a cierta edad, que por no poder rendir un
tra'bajo efectivo, se convierten en una carga piblica;
y como esa carga pfblica repercute en carga social,
es por lo que el Estado, con un sano y recto criteria,
ha entendido que cada uno de los sectors de la co-
lectividad commercial e industrial deben contribuir
para former una caja que permit, en esos casos
de necesidad, poder sostener a esos individuos.
*Con relaci6n a todos estos problems, he venido
fijandome siempre en las orientaciones politics del
selfor Castellanos, y quizhs pudiera declarar .que te-
ncmos algunos puntos de contact, porque yo comul-
go, en muchas ocasiones, con qu criteria. Precisa-
mente los socialists son los que iniciaron la inter-


venci6n del Estado. Los socialists fueron dura-
mente atacados por los que mantenian el comunismo,
per entender que esta ingerencia del Estado lo que
hacia era burocratizar y aburguesar al trabajador,
en lugar de darle a este el espiritu de lucha, .de
combat que venia sosteniendo.

Si nosotros. dadas las razones political y econ6-
micas de nuetra nacionalidad, tenemos que mante-
nernos dentro de un criteria de socialismo, no pode-
mos olvidar nunca que hay tres intereses en juego:
el interns del trabajador, el interns del capital y el
interns supremo qile es el piblico. Precisamente en
una famosa huelga minera en los Eatados Unidos, en
que no se ponian de acuerdo los trabajadores y pa-
tronos, el Gobernador del Estado interino; y en su
famosa alocuci6n dijo estas frases, que yo quiero re-
ccrdar: "Sefiores trabajadores, vosotros tennis raz6n
en vuestra petici6n. Sefnores patrons, vosotros tam-
biWn tennis raz6n en lo que manteneis; pero ni unos
ni otros contfis con la colectividad. No esthis con-
tondo con que hay una series de mujeres y nifios que
no tienen carb6n y combustible para sus mAs peren-
torias necesidades. En nombre de ese tercero, vengo
yo a intervenir para decir' que es necesaria la armo-
nia de ustedes; porque si no, en nombre del interns
piblico, que yo represent, impondr6 la soluci6n".

En este case hay el interns pfblico; y como el Con-
greso es un nuerpo legislative, tiene que poner en
mangos del Estado facultac.es para que esta ley no
sea despubs incumplida y a fin de que sea, por el
contrario, una ley que produzca .todos los beneficios
que se desean. Yo quiero ver al senior Castellanos
conforme con que es necesaria la intervenci6n del Es-
tado por medio de uno de sus organismos, cualquiera
que sea; y es necesario que esa intervenci6n est6 en
manos de un powder fiscal y regulador, para que no
acontezcan los defects, deficiencies, errors e inmo-
ralidades que seiialaba el propio senior Castellanos;
porque de no haber eso, nos encontraremos que no
podemos reclamar a los trabajadores por los actos
que realicen en la caja, en los casos en que se encon-
traran en minoria.
SR. CASTELIANOS (MANUEL) : Como siempre, el se-
fnor Zaydin ha estado extraordinariamente elocuente
en su interrupci6n; pero 61, desde luego, sigue el
camino trazado desde su catedra de la Universidad,
y yo quiero quedarme erl el debate y en la Camara.
El problema del bienestar pfblico, el principio del
bcneficio general y el sacrificio de los menos en fa-
vor de los mas, es un principio que han observado no
los individualistas ni los socialists, es un prineipio
proclamado y bajo cuya bandera se han colocado
desde los reaccionarios hasta los comunistas. El
mismo Lenine declaraba que ellos realizaban aquellos
actos de romper los objetos mas preciosos lanzAndo-
los al fuego, para sostener los medios necesarios a fin
de que los arcianos de Rusia pudieran abrigarse y
no morir de frio; y aquellos actos que se calificaban
de vandAlicos. criticados por unos y alabados por
otros, elevaron a Lenine a la categoria de profeta; y
todos aquellos actos tuvieron como principio la de-
fensa de las mujeres, de los nifos y de los desvalidos.
Ese ha sido el manto piadoso que en todos los tiem:
pos ha cobijado al pueblo, y ha sido el estandarte-
que qe ha escogido para cubrir todos esos actos.









DIARIO D 8ESSIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 13


SR. ZAYDiN (RAMI6N) : El senior Castellanos, con
su elocuencia, desvia el problema completamente.
Mis preguntas son 6stas: 'Cree el senior Castellanos
que el Estado cubano no tiene interns en las leyes
de retire? Cree, por el contrario, que el Estado
cubano si tiene interns en las leyes de retire? Si el
Estado cubano no tiene inter6s en las leyes de retire,
entiende el senior Castellanos que no es necesario que
se legisle sobre la material. Si el Estado cubano tiene
inter6s, debe legislar sobre la misma, pero debe hacer
algo para que se cumplan, para que exista siempre
un poder vigilante; porque sabe el sefor Castellanos
que cuando no es asi, por buenas que sean las leyes,
no se cumplen.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Ese es el problema.
Exactamente es lo que quiere el trabajador; y tan
es asi, que van contra su propio interns. Y voy a
decir esta tarde lo que quizAs algunos compafieros no
conozean, como conocemos los que estamoa cerca de
esos hombres trabajadores: todo sindicato 'y todo
gremio es minado en su cimiento y base, desde el mo-
mento en que surge una ley .de amparo en que el Es-
tado viene a favorecer a los trabajadores; esa ley,
desde que surge, viene a ser el germen de destruc-
ci6n en la colectividad, porque cuando el trabajador
se siente respaldado por esa ley que le protege, no
va a ning6n movimiento de protest y no hay quien
lo lleve a la protest ni a la huelga, por temor.

,SR. AGUIAR (MIGUEL A.): iEntonces, por qu6 vie-
nen a pedir la ley?
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Yo quisiera que tu-
vieran calma para oirme, como yo la tengo para oir
.a mis contradictores.
SR. RODRiGUEZ RAMiREZ (JUAN) : S. S. lo sabe.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Lo s6, como S. S.
sabe, que es necesario hoy, star muy cerca del senior
President de la Repiblica para obtener la inspiraci6n
debida y para venir al Congreso, dentro de esa ins-
piraci6n, a alcanzar el 6xito en las proposiciones que
presented. Yo s6 que, por el contrario, es muy difi-
cil que quien no tiene esas facilidades, los que no es-
tamos cerca del Presidente de la Rep6blica, podamos
obtener 6xitos en la CAmara de Representantes. Por
eso yo no los espero, y s6 que cada uno sabe done
esta y lo que espera.
SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Yo puedo decir que en
estos iltimos tiempos he sacado algunas leyes, 'sin
haber tenido la suerte de inspirarme en el senior
President de la Repdblica.
SR. RODRiGUEZ RAMiREZ (JUAN): Realmente, el
distinguido compafiero senior Castellanos parece que
evadiendo la contestaci6n a la interpelaci6n del se-
fior Zaydin, y careciendo de arguments, ha querido
no entrar en el problema de principios a que lo in-
vitaba el distinguido compafiero, para aludir al Re-
presentante que habla y que lo escuchaba con la ma-
yor atenci6n sin haberle lanzado inculpaciones de
ninguna clase. Afirmaba 61 que las leyes que salian
de aqui eran aquellas que estaban inspiradas por el
senior Presidente de la Repfiblica. Declaro que el
senior Presidente de la Repfiblica no ha inspirado a
esta CAmara absolutamente ninguna ley que no haya
sido decorosa y convenient para el pais, y que en


ningfin caso ha querido usar de las facultades consti-
tucionales que tiene para enviar proyectos, con fines
politicos. Como miembro del Partido Liberal y como
amigo personal del senior Presidente de la Repfiblica,
acepto con much gusto la imputaci6n del senior Cas-
tellanos, signifiecndole que 61 no puede quejarse de
esta Camara, porque 61 ha tenido toda clause de con-
sideraciones y de afecto, pues 61 es uno de los con-
gresistas que puede decir que tiene mayor niamero
de leyes aprobadas por la CGmara en estos iltimos
tiempos, a pesar de su oposici6n al senior Presidente
de la Rep6blica, lo cual demuestra que la CAmara ha
tenido independencia para legislar y que los congre-
si.tas que aqui se sientan, de talent como el sefor
Castellanos, sacan las leyes que presentan, por sus
condiciones personales, sin influencias de ninguna
elase. Yo suplico al compafiero que lo reconozea asi.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Desde hace tiempo
vengo observando en la Cimara, y lo voy a decir,
porque efectivamente es cierto, que la transigencia
de que yo he hecho m6rito en la Camara, ha dado
lugar a que se me creara cierta situaci6n especial,
pues cada vez que el Representante que habla se ha
levantado para defender una ley en relaci6n con los
trabajadores, parecia que lo hacia con algfn interns
politico, por clogio a esos mismos trabajadores. Y
yo, que he venido padeciendo todas esas suspicacias;
que he visto reflejada, en el rostro de mis mAs que-
ridos amigos, la sonrisa malediciente; que he acep-
tado esa situaci6n he continuado brindAndoles carifio,
abri6ndoles mis brazos y recibi6ndolos con todo mi
coraz6n, he ido amargando mi vida con esos proble-
mas; y desde hoy no estoy dispuesto a aceptar,
que ningun compafiero puede tener derecho a career
scmejante cosa de mi, pues sin interest politico ningu-
no vengo a la Camara a defender a los desgraciados,
a los infelices, a los trabajadores, que nada tienen
r:i nada dan; y es por lo que pido, en definitive, te-
ner un 6xito en este asunto. Y permitame mi queri-
do amigo y compafiero senior Rodriguez Ramirez,
que le contest diciendo que cada uno de nosotros ha
venido aqui sabiendo por qu6 ha venido y a d6n-
de va.
SR. RODRiGIGEZ RAMiREZ (JUAN): Quiero explicar
a mi distinguido compafiero y amigo, que ha estado
muy lejos de mi Animo el decir lo que 61 ha querido
interpreter. Trae a mi memorial esto un cuento que
lei no hace much en la revista americana Life. En
un.dibujo de esa revista aparecia una mujer muelle-
mente recostada y con una pierna pudorosamente
cruzada, mientras un grillo le va subiendo por el za-
pato. El comentarista expone, refiri6ndose al gri-
1lo: "El no sabe por donde va, pero va por buen
camino .
A la inversa, he querido decir al senior Castellanos,
que conoce y domina todos estos asuntos, que 61,
cuando impugnaba y combatia la tesis del senior Zay-
(tin, sabia que 61 iba, no por el camino que le presen-
taba el senior Zaydin, sino plor el que le convenia
seguir al senior Castellanos.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Yo decia que el Es-
tado cubano tiene interns en el bienestar pfiblico,
como dehe. tenerlo todo Estado y toda representa-
ci6n del Estado, o sea todos los gobiernos; pero como
E1 E'tado cubano no ha demostrado ese interns, por-








14 DIABIO DE SESIONES DB LA CAMARA DE REPRESENTANTES


que el afecto y el reconocimiento se demuestra a ve-
ces en efectivo, en dinero y el Estado no ha demos-
trado reconocimiento en dinero, de ahi que no tiene
derecho a pedir intervenci6n ni vigilancia en la caja.
SR. ZAYDiN (RAM6N): La interrupc6n es algo
important en este caso. Yo no puedo dejar pasar
por alto las manifestaciones aqui expuestas por el
senior Castellanos. El senior Castellanos dice .que
como el Estado cubano no aporta dinero a la caja de
jubilaciones, no tiene derecho a intervenir en ella....
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Yo decia que el Es-
tado cubano no parecia tener interns en intervenir
en esa caja.
SR. ZAYDiN (RAM6N) : Pero yo me digo: si el Es-
tado cubano, por el hecho de no aportar dinero, no
tiene inter6s en un asunto de tanta importancia, en-
tonces seria culpable el Estado cubano; eso haria
presumir al Estado cubano de abundantemente rico.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Es que yo lo eximo
de culpa; yo digo que esti pobre, que estan exhaustas
las cajas del tesoro.

SR. ZAYDiN (RAM6N) : El Estado cubano demues-
tra todo el interns que se necesita, en este caso, le-
gislando leyes como esta y procurando que las leyes
sean cumplidas. No siempre el supremo interns es el
dinero; hay algo mks alto que el dinero, y es el inte-
r6s moral. Es indiscutible que el Estado cubano,
por medio de uno de sus 6rganos, el Poder Legisla-
tivo, estA demostrando el interns que A1 tiene por
esas classes trabajadoras. No debe nunca decirse que
el Estado cubano no tiene interns por las classes tra-
bajadoras.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Yo no he dicho que
el Estado cubano no tenga interns por las classes tra-
bajadoras. Yo, desde luego, he oido con gusto al
senior Zaydin; pero lo que supongo es que el Estado
eubano no ha tenido interns en contribuir con su
aporte a la caja del retire maritime; lo que sostengo
es que no ha tenido inter6s en contribuir con su
aporte a la caja del retire maritime; y como el Es-
tado s- subdivide en poderes, y como el Estado tiene
el Poder Judicial, el Legislativo y el Ejecutivo, los
trabajadores estan conformes con la protecci6n que
el Estado cubano les .da por medio del Poder Legis-
lativo, con relaci6n de estas leyes de amparo y pro-
teeci6n; pero el Estado cubano, no habiendo contri-
buido con cantidad alguna de esa caja, no tiene el
derecho de intervenir politicamente, por medio de
los representantes del Poder Ejecutivo, para fiscali-
zar los actos econdmicos de esa caja. Si se quiere la
protecei6n del Estado en cuanto a la caja del retire
maritime, el senior Zaydin la tiene, como ha de com-
prender la Cdmara; porque nosotros estamos legis-
lando sobre esos extremes y nosotros somos el Poder
Legislative; porque esa ley la aplica la Audiencia,
con su sala de gobierno, y la aplica el Tribunal Su-
premo, por lo cual tenemos dos poderes constitutivos
del Estado cubano que intervienen en ese asunto, y
no necesita intervenir el tercer poder. No veo nin-
gin motive para que intervenga el Poder Ejecutivo.
Si la CAmara, en estos moments, lo que pretend
(ya que el Poder Ejecutivo va ensanchando su esfe-
ra. de acci6n, y casi todos los habitantes de Cuba


estan conformed en ampliar el ambito, el radio, la
aetividad y el trabajo del propio Poder Ejecutivo, y
en que los Secretarios de Despacho deban intervenir
en todos los actos, aun en aquellos ajenos a todo
lo que sea administraci6n), si eso es lo que se preten-
de o lo que pretend que se haga el sefior Zaydin,
yo le doy toda la raz6n; porque como 61 decia, no es
un problema material, no es un problema economic,
sino un problema de principio y de ideologia; y la
ideologia de los trabajadores es que el Estado, que
el Gobierno, no intervenga en lo absolute en los pro-
blemas que s61o son de ellos. Ruego que mis pala-
bras no lleven al Animo del leader liberal la violencia
en la contestaci6n, cual si ellas fueran un ataque al
Poder Ejecutivo, porque no doy oportunidad ni oca-
si6n a defenses que no cream indispensables ni necesa-
rias. No quiero, en la Chmara de Representantes,
servir de escal6n a aquellos que se considered en el
deber de combatir toda oposici6n al Gobierno cons-
tituido; porque trato de rehuir sempre ese pro-
blema...
SR. ToMr (MANUEL): Me permit S. S. una in-
terrupci6n, con la venia de la Presidencia?
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Con much gusto.
SR. TOMb (MANUEL): NO era mi prop6sito, desde
luego, al usar de la palabra, conquistar un escal6n que
no necesito; queria solamente, en el orden de prin-
cipio en que se venia debatiendo, hacer recorder al
senior Castellanos como esta political socialist viene
realizhndose en todos los sectors de la nacionalidad,
por parte del Poder Ejecutivo, no ya contrayendome
a la situaei6n actual, al poder que actualmente des-
envuelven los distintos poderes del Estado. Al se-
fior Castellanos yo queria acerle recordaci6ni de
uiia ley similar, en donde el Poder del Estado realize
una gesti6n altamente beneficiosa para esas institu-
ciones; me refiero a las de beneficencia. Sabe S. S.
que no s61o los hospitals y asilos creados con fondos
del Estado, sino aquellos que son product del soco-
rro y mantenimiento de propias actuaciones de par-
ticulares, estan fisealizados por juntas de patronatos
o por el Estado mismo; ly por qu6 motivo, respon-
diendo siempre a esta political en el orden de los prin-
cipios, abonada mis con estos antecedentes, el senior
Castellanos se obstina en querer sustraer la caja de
ese retire a la intervenci6n vigilante o fiscalizadora
del Estado ?
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Debo explicarle al
senior Tom--porque mi palabra ha sido mal inter-
preta-da o mal dicha-y quiero aclarar que no quie-
ro nunca ser base para una discusi6n political en
que pudiera aparecer que, en el orden de los prin-
cipios que discatimos, pasemos a discutir los del Go-
bierno; porque 6ste no necesita discutirse. Pero que-
ria decirle al sefior Zaydin que, en la ideologia de los
hombres del trabajo,--y deseo que mis palabras sean
pesadas y medidas,-este aspect del problema se es-
tudia con arreglo al ideal de la mayor independen-
cia possible de todos los poderes piiblicos, de todo lo
que sea actuaci6n political; porque la political, cuan-
lo invade las colectividades trabajadoras, las mina,
las perjudica y a veces lleva a ellas el germen de la
muerte. Por eso, sefiores Zaydin y TomB, por eso
de mi oposici6n en este easo, porque entiendo que in-
terpreto el sentimiento de los trabajadores; no por-









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 15


que hoy gobierne el senior Machado, no porque hoy
gobierne el Partido Liberal, sino porque los trabaja-
dores, segin su ideologia que pretend interpreter,
no quieren en sus colectividades e intereses, interven-
ci6n de poderes extrafios; quieren administrar lo
suyo; quieren hacer de lo suyo lo que les plaza; y
estiman que si ellos aportan a la caja de retire en
uni6n de los patrons, y la caja es de ellos, no debe
el Gobierno inmiscuirse en la direcci6n de esa caja.
SR. ZAYDIN (RAM6N): Lamento tener que estar
interrumpiendo al senior Castellanos. El senior Cas-
tellanos, filtimamente, me ha aludido en cierta forma.
*SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Carifiosa.
SR. ZAYDIN (RAM6N) : Hay carifios que matan; en
cierta forma que es necesario que yo explique, por-
que se relaciona con mi situaci6n personal. El se-
iior Castellanos y la CAmara plena saben que jams
me he querido unir a los que el senior Castellanos ha
parecido dar a entender...
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : El senior Zaydin no
puede admitir esa interpretaci6n; porque mi afecto
hacia 61 es tal, que la hace impossible. El senior Zay-
din, como el senior Wolter del Rio, como el senior To-
me y como el propio senior Aguiar, que han actuado
con los trabajadores, cuando se habla de problems
de esta indole no puede nunca interpreter mis pa-
labras c6mo intromisi6n politica- dentro del campo
del trabajo. Si es esa la interpretaci6n, no es la ver-
dadera de mis palabras.
SR. ZAYDIN (RAM6N): Yo quisiera que el senior
Castellanos me dejara expresar mis ideas. Si estoy
equivocado, 61 despu6s podra convencerme. Son cues-
tiones de principios que estamos debatiendo, y el
hombre de altura mental jams puede empequefe-
cer las ideas ni el debate con cuestiones personales.
Pero es que yo debati una cuesti6n de principios
planteada por el senior Castellanos. El senior Caste-
llanos decia que el Estado cubano no tenia por que
intervenir en la fiscalizaci6n de la caja de jubila-
ci6n del retire maritime. Y como el senior Caste-
llanos parecia dar a entender-o yo he entendido
mal, por la pobreza de mi cntendimiento que pudiera
Ilevarme a tal interpretaci6n,-que nosotros quere-
mos que el Estado cubano vaya interviniendo en to-
dos los actos de la vida publica, por eso tengo interns
en que 61 se fije que yo estoy manteniendo lo que es
un priicipio de ideologia y no .de cAtedra, principio
que he visto aplicado en aquellos paises en que el
regimen es socialist, como en la Repfiblica Alema-
na; ideas que tengo bebidas en los libros, que he
visto vaciarse en leyes promulgadas en otros paises.
Estas ideas puede que sean equivocadas, pero nunca
con vista a una absorci6n de un poder sobre otro;
porque sobre esto yo sostengo como ideologia el man-
tcnimiento de la absolute independencia de los tres
poderes basicos de nuestra nacionalidad. Cuando
yo sostengo la fiscalizaci6n del Estado en la caja de
jubilaci6n, no lo hago por entender que el Poder
Ejecutivo deba liacerlo, por tratarse de determina-
da persona, porque para mi no lo encarna una per-
sona, sino que es uno de los poderes del Estado, que
no puede estar simbolizado en la persona de este o
de aquel ilustre cubano. El Poder Ejecutivo tiene
una funci6n constitutional y dentro de las prerro-


gativas de ese poder estan consignadas atribuciones
que nadie puede restar. Cuando yo contemplo en
una ley que al Ejecutivo le correspondent ciertas
atribuciones, de acuerdo con nuestra Constituci6n,
yo soy el primero en conced6rselas, porque consider
que, con ello, no tiende a la absorci6n de ningiin otro
poder del Estado.

Ahora, yo no tendr6 la osadia, que en mi seria muy
grande, de querer interpreter la ideologia del tra-
bajador cubano. Yo he protegido siempre al traba-
jador cubano, mas que por principios, por ideologia
y por sentimiento; mds per cubanismo que por otra
cosa, como lo han hecho los sefiores Castellanos y
Wolter del Rio, como todos los sefiores Represen-
tantes que venimos aqui con el prop6sito de servir
al trabajador cubano, porque forma una parte del
pueblo cubano y formando una parte de nuestro
pueblo require por parte del Estado leyes de carfc-
ter protector, sin establecer dogmas que pudieran
estar muy bien para aplicarse en el campo politico
fuera del recinto de las leyes. Esta ley tiende a be-
neficiar al obrero; y el heeho de que una ley le d6
atribuciones al Poder Ejecutivo para fiscalizar una
caja de retire, no implica absorci6n, pues lo .que se
estA hacienda es ciencia administrative, political, eco-
n6mica. En esta labor, el Poder Ejecutivo esta ha-
ciendo no la ciencia de la political, sino el arte de la
pelitica, que a virtud de una mescolanza con las cues-
tiones electorales, se ha desvirtuado lo que la political
significa como ciencia. PudiBramos pensar mal de
la intervenci6n del Poder Ejecutivo en la fiscaliza-
ci6n de estas cajas de jubilaciones, si la political que
hicieran, eit vez de ser constructive y .bien inspirada,
fuera mezquina, apasionada, y para decirlo como pa-
labra final, torticera.
No es possible que, cuando vayamos a hacer una
ley tengamos, en nuestro cerebro y en nuestra con-
ciencia, la reserve y el prejuicio de que la interven-
ci6n del Poder Ejecutivo en esas materials pueda pre-
cisamente trastornar la ley. Entonces tendriamos
que variar nuestro regimen constitutional, tendria-
mos que ir indiscutiblemente a una variaci6n de nues-
tro regimen. Los que legislamos y los que estudia-
mos una ley, tenemos que estimar que los 6rganos del
Poder Ejecutivo, aquellos que le dan cumplimiento
a estas leyes, son 6rganos buenos, que han de velar
por el interns piblico, que es el interns de nuestra
nacionalidad; que esos 6rganos van a cumplir con el
mandate de la ley. Si estos 6rganos, que son siem-
pre transitorios y desvirtfian la naturaleza de la
ley, dejan incumplido lo que ha sido la voluntad le-
gislativa, entonces esta la acci6n civica del ciudada-
no para denunciar y perseguir ante los tribunales de
justicia a aquellos que quebrantaran los fueros de
la misma.
Creo, entiendo que en nuestro pais hay que na-
cionalizar estos problems. El trabajador cubano
estA colocado siempre ante estos dos dilemas, ante
estos dos caminos: o el camino de la revoluci6n o el
camino de la evoluei6n. Si el trabajador se lleva
do sus ideas y de sus principios, entonees el trabaja-
dor debe ser marxista y debe dedicar todas sus ener-
gias y todos sus esfuerzos a cambiar el regimen cons-
titucional; y si, por el contrario, no se siente revolu-
cionario sino evolucionista, entonces el trabaj'ador










16 DIARIO DE SESIONES DE LA QAMARA DE REPRESENTANTES


debe comprender que dada 14 situaci6n political y
econ6mica de la Repfiblica y por otros factors, por
su formaci6n ideol6gica, 61 debe seguir el camino de
la evoluci6n y acudir al Parlamento para solicitar
las leyes necesarias y el cumplimiento de las mis-
mas, para que estas marchen de acuerdo y en armo-
nia con los poderes pfiblicos; se entiende, las leyes
que a ellos benefician, para que 6stas marchen de
acuerdo, repito, y en armonia con los poderes pfibli-
cos, que representan, por medio de nuestra Constitu-
ci6n, ia soberania del Estado national.
Ese es el dilemma que esti planteado. Yo, que ja-
mis le he pedido nada al trabajador cubano,-con-
ciudadano mio a quien respeto y admiro por sus vir-
tudes, a quien yo en muchisimas oportunidades me
he dirigido,-jamas lo he excitado hacia el camino
de la revoluci6n, sino al camino de la evoluci6n; y es
por eso, por lo que en esta tarde me' pronuncio en
esta Cimara partidario de la intervenci6n del Esta-
do por medio de esta ley de previsi6n social, porque
creo que, con ella, estamos nosotros ayudando a fra-
ternizar y no a la destrucci6n, como decia el senior
Castellanos, hermanando, coordinando, armonizando,
por decirlo asi, los intereses de los trabajadores, que
estin todos ellos vinculados a la prosperidad y gran-
deza de la Repfiblica de Cuba.
No sabemos adonde nos llevaria un problema revo-
lucionario del trabajador cubano. Hay cosas que
uno puede sentirlas en su alma, despierta a las mis
generosas y a las mAs radicals ideas; es possible que
en el coraz6n de cada uno de nosotros, en presencia
de una injusticia, pensemos siempre en la revoluci6n;
pero cuando nos enfrentamos con la realidad, cuan-
do tengamos en cuenta los factors integrales socia-
les; cuando pensemos, con el coraz6n puesto sobre
la patria, cuil es la situaci6n political nuestra, enton-
ces no puede sentirse uno revolucionario, entonces
tenemos que no pensar en la revoluci6n, entonces te-
nemos que pensar en la realidad, para asi vivir, para
poner en el desenvolvimiento de ella algo que sea
convenient, algo que sea bueno de aquellos interests.
de aquellas ideas que mantenemos en el fondo de
nuestras conciencias.
(Grandes aplausos.)
(Varios sciiores Representantes) : Muy bien.
Yo no quisiera que el trabajador cubano viera
nunca, ni en el Gobierno ni en el Congreso de la Re-
pfiblica, elements hostiles a su porvenir, a su gran-
deza, a su bienestar, a su felicidad. Yo creo que el
camino a seguir, por determinadas colectividades
obreras,-lo sabe el sefior Castellanos, porque lo he
dicho aqui y en la tribune obrera,-es muy distinto
del que ]es aconsejaban elements extranjeros que
no sienten con las palpitaciones de nuestra Repfibli-
ca, que no sienten ni tienen la ideologia nuestra y
que queriah lanzar la organizaci6n obrera cubana,
por medio de sus sindicatos, contra la Constituei6n
d~' la Repfiblica. Eso fu6 altamente perjudicial para
ellos, en su avance y en su progress. El senior Cas-
tcllanos tienc 'lue reconocerlo asi, pues cuando el
trabajador cubaro ha torado la ruta de la evoluci6n
social, viniendo aqui al Congreso a pedir leyes, y pi-
diendo al Gobierno que la Constituci6n los acoja, los
defienda y los ampare, en ese caso los trabajadores


cabanos nunca han sido desatendidos; porque .no
hay que olvidar que nosotros todos tenemos que le-
gislar de manera que los trabajadores vean en el Go-
bierno, vean en el Poder Judicial y en el Legislativo,
algo que no estA para destruirlos y perseguirlos, sino
algo que esta paira defenderlos, para ampararlos y
protegerlos, para llevarlos al camino de la redenci6n
y de la justicia. Porque en Cuba lo fnico que nos-
esti quedando es el trabajo de sus hijos, pues el capi-
tal ya no es nuestro. Luego hagamos que el traba-
jador se identifique con nosotros y que vea en cada
legislador cubano algo propio suyo, sobre el cual ten-
gan derecho a pedir y a mandar; y .que esta Camara,.
identificada, identificada con sus ideales y sdnti-
nientos, le devuelva todo lo que ellos hicieron y todo
1o que estin haciendo por la Patria, para que en un
haz de amor podamos constituir la Repfiblica Cu-
bana. (Aplausos.)
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Si yo, esta tarde, no
hubiera tenido ningfan 6xito en mi gesti6n, hubiese
tenido el 6xito de darle al senior Zaydin la oportuni-
dad de pronunciar ante vosotros uno de sus mis
brillantes discursos. El senior Zaydin decia que 61
no trataba ni habia tratado de que el radio de acci6n
del Poder Ejecutivo pudiera ampliarse por la ley que
nosotros proponemos y que viene del Senado. De-
cia el senior Zaydin que los trabajadores tenian que
buscar uno de los dos caminos: o el de la revoluci6n
o el evolutivo; y 61 aconsejaba que el camino de la
revoluci6n era un camino que debia desecharse y que
debia tomarse el camino evolutivo; el senior Zaydin,
por filtimo, consideraba indispensable que asi fuera,
para que de ese modo el trabajador cubano pudiese
venir a la CAmara de Representantes a buscar las le-
yes que le son indispensables.
SR. ZAYDiN (RAM6N) : Desde el memento en que
los trabajadores cubanos, he dicho yo, venian a pe-
dirle a la Cimara leyes de este caricter, es que ha-
bWan escogi.do ya el camino de la evoluci6n, y que
en este camino debiamos de propender a estrechar
las relaciones de cordialidad que deben siempre exis-
tir entire ellos y nosotros.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Decia tambi6n el se-
iior Zaydin que 61 no tenia ]a osadia...
SR. ZAYDiN RAM6N) : Que seria osadia en mi.
SR. CASTELLkNOS (MANUEL) : Y si en 61 seria osa-
dia, siendo como es un hombre de talent extraordi-
nario reconocido, qu6 significaria en mi?
SR. ZAYDiN (RAM6N) : Eso no se lo puedo aceptar
a S. S.; porque mientras el senior Castellanos, pfbli-
camente, ha hecho una labor fecunda en el coraz6n
del trabajador; yo, por mi parte, no estoy en el co-
raz6n del trabajador; y por consiguiente, para poder
representar la ideologia de un gremio o de un sindica-
to. es necesario vivir con sus components, sentir sus
idealidades, sus intimidades, y entonces se puede te-
ner el .derecho de representar esa ideologia; pero
quien como yo esta ajeno a ese movimiento, seria una
osadia. .
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Yo acepto esa inter-
pretaci6n generosa. Pero yo se que el ,efior Zaydin
esta en el coraz6n de los hombres del trabajo, y que
el senior Zaydin es avanzado en ideas, porque yo lo









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DB REPRESENTANTES 17


he oido,-especialmente en todos ios meit-ngs, de
lcs hombres del trabajo,-exponer su ideologia. Y
porque conozco la ideologia de los trabajadores cu-
banos, s6 que 6stos representan un valor que merece
reciprocos afectos por part de los hombres que se
mueven en la vida pfblica cubana, como el senior
Zaydin y yo, que nos desenvolvemos en ese campo, y
palpitamos a la par del corazOn de los trabajadores.
Y porque conozco la ideologia de los trabajadores
cubanos, le voy a decir al sofior Zaydin, aunque 61
lo sabe como yo, y podria decirlo mejor que yo, que
los trabajadores cubanos no tienen dos caminos, el de
la revoluci6n y el de la evoluci6n; no tienen mas que
el camino de la evoluci6n. Porque el camino de la
revoluci6n frente a un ej6rcito equipado de aeropla-
nos, de ametralladoras y de los tanques cogidos a los
veterans, el camino de la revoluci6n, desprovistos
por su parte, de armas y de todo lo que puede ser
defense personal, es un camino absurdo, un amino
que no es possible que cruce por la mente ni por la
inteligencia de los hombres del trabajo del pueblo
de Cuba, ni de ninguna de las repfiblicas pequefias,
pero perfectamente equipadas al servicio de los hom-
bres que pueden representar, dirigir y sostener la
autoridad constituida. Entre nosotros no puede ha-
ber revoluci6n ni ideas de revoluci6n, senior Zaydin;
esa palabra esta de mas entire los trabajadores y
entre nosotros; es una idea tan absurda que s61o cable
en la mente del ide6logo, y para eso, para sustentar-
]a, tendria que irse de Cuba, come han tenido que
irse otros.
Los trabajadores saben que en Cuba tienen que
pedir, que en Cuba tienen que suplicar que se les
otorgue su derecho; y dentro de esa reclamaci6n, es
como los trabajadores se vienen produciendo, senior
Zaydin.
Ahora bien; el senior Wolter del Rio parece que
queria hacer un resume de todo lo que se ha dicho
esta tarde... I
i ]
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN): NO voy a hacer
uso de la palabra.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Y estaba indicndo.
me la conveniencia de que tratara todos los puntos
del senior Zaydin; pero no puedo complacer al senior
Wolter del Rio. Voy a terminar, y para terminal
voy a decir, sint6ticamente, que el proyecto que vie-
ne del Senado adolece de tantos defects como han
oido los compafieros; y dirijo un ruego al senior Wol-
ter del Rio, que es, del Partido Liberal, una de las
maximas figures representatives, para que express
sint6ticamente-aun cuando no sea un discurso, y
much menos en un discurso extenso, porque la ho-
la no es propia segfin se indicaba,-que express, di-
go, los puntos fundamentals de esa ley, que s6, por-
que lo he oido precisamente en asambleas de traba-
jadores, que no es una ley buena, que tiene sus defec-
tos, y que no la aeeptan. Especialmenite en lo que
a mi se refiere, quiero reforzar mis palabras con la
palabra extraordinaria, con la inteligencia tambi6n
extraordinaria, con la elocuencia del senior Wolter
del Rio, terminando asi mi impugnaci6n apoyado en
lo que 61 diga en esta tarde, y pedir que la ley sea
desechada y pasada inmediatamente a una comisi6n
para que la modifique y que despu6s venga en debi-
das condiciones a la consideraci6n de la CAmara, a


fin de .que entonces, con el qdru.m correspondiente,
con la presencia de todos los distinguidos compafie-
ros que hoy, por las necesidades del moment, no han
podido concurrir, podamos en ese dia escuchar la
palabra elocuentisima de otros compafieros. Yo, per
consiguiente, propongo que se coneeda un voto de
confianza al senior Presidente de la Camara para
que designe y reuna la comisi6n que se encargue de
traer un dictamen adecuado, a fin de discutirlo en
una sesi6n pr6xima.
SR. PRESIDENT (GuAs INCLAN) : Esa solicitud la
haee S. S. con el carActer de proposici6n incidental?
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Si, senior.
SR. PRESIDENT (GuAs INCIAN): Tiene la palabra
el senior Wolter del Rio.
SR. WVOLTER DEL Rio (GERMAN) : Yo no he oido una
sola expresi6n parad6gica de mi compafiero el seflor
Castellanos; he oido tres. La filtima fu6 su indica-
ci6n de que yo le rogaba que contestara al senior
Zaydin, cuando realmente le rogaba todo lo contra-
rio, que concluyera pronto su informed, porque yo no
pensaba hacer uso de la palabra...
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Yo oi bien, pero por
cortesia dije lo contrario.

SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN) : Esa declaraci6n
es una cuarta paradoja; ha querido decirme descor-
t6s, cuando yo se que esa no es su intenci6n. La se-
gunda paradoja del senior Castellanos, consist en
afirmar que esta tarde habria de tener un 6xito feliz,
a] haber dado lugar al brillante discurso del senior
Zaydin, cuando no es el inico 6xito feliz del senior
Castellanos. Y en su consecuencia, el senior Castella-
nos ha estado parad6gicamente apoyando la aproba-
ci6n que la CAmara va a hacer esta tarde, de esa pro-
posici6n del Senado, en su totalidad. Con much
gusto complacer6 al senior Castellanos, haciendo un
studio detenido de esta ley, para tener el honor de
actuar conjuntamente con 41, como ya lo tuve cuando
juntos concurrimos a una asamblea de obreros.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : El honor ha sido mio.

SR. WOLTER DEL R.io (GERMAN): Pero para que
sean viables las reforms acordadas por el Senado,
esta tarde, es necesario aprobar la totalidad del pro-
yecto, a reserve de que se discutan cada una de sus
e.nmiendas. Yo me anticipo a afirmar que no estoy
conforme con todas las reforms introducidas por el
Senado. Pero debo decir, en defense nuestra y' del
Senado, y tambi6n del senior Castellanos, que en la
Camara, hace seis aiios, venimos trabajando en pro
de leyes obreras; y al. aprobar hoy la totalidad de
este proyecto,-que eneaja dentro del propio ,ar-
ticulo 50 de la ley de ferrocarriles, y que es obra mia,
por haber sido el autor de esa ley,-que es ley mia.
SR. CASTELLANOS (MANUEL): Es argentina.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN) : NO es argentina,
senior Castellanos; porque en el proyecto del Senado,
a que hace referencia S. S., no venia ese articulo 50,
que fu6 introducido por mi en la Camara; es decir,
es obra cubana, de esta Camara. Mas ain, y perd6-
neme el senior Castellanos la inmodestia de la expre-
sion que voy a formular, ya que acaba de hablar de









18 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


una ley argentina: En efecto, yo no me proponia
haeer uso de la palabra, esta tarde; ya habia cerrado
mi pupitre y, por consiguiente, habia puesto fuera
del alcance de mi mano el dictamen modesto, como
mio al fin, pero que se me antoja uno de los trabajos
mhs acabados que en esta Camara se han hecho desde
la fundaci6n de la Repfiblica. Yo tuve el honor de
ser designado ponente, en el studio del proyeeto de
ley procedente del Senado que trata del retire ferro-
viario y en que se ha inspirado esta ley de retire
maritimo. A los seis afos de haber hecho ese traba-
jo, que dict6 al taquigrafo de esta CAmara senior
Mustelier, edit6 un folleto de mi trabajo, y esto lo
podrA ver el senior Castellanos, como lo podrAn haber
visto todos mis compafieros. Luego, este no es ar-
gentino, sino cubano.

Voy a leer los preceptos contenidos en la pagi-
na 39, que dice lo siguiente: "No obstante las consi-
deraciones expuestas, &, &". (Continfia leyendo.)

La situaci6n dificil .que atraviesa este retire ferro-
viario y maritime fue anunciada por mi en la propia
ponencia que present a esta Camara, hace seis afios.
Por consiguiente, queda evidentemente justificada,
con esto, la norma de conduct observada por el Se-
nado, aprobando una iniciativa que va encaminada a
reformar la vigente ley del retire ferroviario.

Ofrezco al senior Castellanos acompafiarle en el
debate, .porque, aparte de no estar conforme con to-
das las enmiendas aeordadas, puedo anticiparle que,
no s6lo en aquella reunion de obreros a la que tuve
el honor de concurrir, sino en otras exposiciones de
obreros en que yo he estado, he estudiado cuidadosa-
mente estas observaciones de las classes obreras y
ofrezco tomarlas en consideraci6n oportunamente, en
el debate, sugiriendo las enmiendas oportunas a ese
proyecto de ley del Senado.

La paradoja final del senior Castellanos esta en
que, no. obstante haber consumido aparentemente un
turno en contra, lo que ha consumido es un turn a
favor del proyeeto.

SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): El senior Caste-
llanos ha formulado una proposici6n reglamentaria.
Consiste en la suspension del debate y en el pase de
esta ley a comisiones, con anterioridad a que sea
aprobada su totalidad. Necesita el senior Castellanos
estar apoyado por dos sefiores Representantes.

SR. RODRiGUEZ RAMIREZ (JUAN): Para hacer un
ruego, pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLIN): Tiene la pala-
bra S. S.

SR. RODRiGUEZ RAMiREZ (JUAN): Todos los Repre-
sentantes que hemos escuchado con verdadero placer
al querido compafiero senior Castellanos, que le he-
mos oido consumer su turno en contra de la totalidad
de la ley,-porque en efecto 61 ha hecho eso, aunque
naturalmente estudiando articulo por articulo,-nos
permitimos rogarle que deje que se apruebe la tota-
lidad de esta ley, para que no result infitil y baldia
esta sesi6n, y le suplicamos que no reitere su solici-
tud de suspension del .debate.


En este sentido, squ6 inconvenient hay en que
el senior Castellanos acceda a la aprobaci6n de la
totalidad de la ley, y despu6s, en muchos de esos ar-
tioulos, haga las indicaciones procedentes por medio
de enmiendas. pidiendo para ello el apoyo de muchos
sefiores Representantes que seguramente han de pres-
thrselo con much gusto?
Ya en el curso del debate, el senior Castellanos ha
podido demostrar sus grandes conocimiento sobre es-
ta material. El sabe que tiene el afecto y el carifio
de toda la CAmara, y los Representantes que aqui es-
tamos le hemos demostrado el interns q.ue sobre este
problema nos merece 6l, que con justicia es el vocero
mas autorizado para tratar de estas cuestiones obre-
ras; por todo lo oual le pedimos que, en esta noche,
no se place mas la votaci6n de la totalidad de esta
ley y acceda a que la aprobemos en estos moments,
dejando para la pr6xima sesi6n el tratar de su articu-
lado, para hacerle entonces las modificaciones que
estime necesarias.
SR. CASTELLANOS (MANUEL) : Un ruego hecho por
el senior Wolter del Rio y por el sefior Rodriguez Ra-
mirez, despu6s de haber tenido tantas bondades con-
migo en esta sesi6n, un ruego hecho de esa manera,
debe ser tomado en consideraci6n y me obliga a aecee
der. Estoy conforme con que se acepte la totalidad,
y en que la presidencia, despu6s, design la Comi-
si6n.

SR. AGUIAR (MIGUEL A.): Deseo aclarar la propo-
sici6n del senior Castellanos. Aprobada la totalidad
y no pudiendo maiiana tratarse de ese problema,
porque esta hora esta destinada para la Qomisi6n del
Azicar, modifico la proposici6n del sefior Castellanos
en el sentido de que la comision que sea nombrada
rinda su informed en la sesi6n del lunes y que proce-
damos a discutir el articulado con o sin el informed
de la comisi6n.
SR. PRESIDENT (GUIS INCLIN) : Se pone a vota-
ci6n la totalidad. Los que est6n conformes se ser-
virin ponerse de pie.

(La mayoria de lois seiores Representantes se po-
ne de pie).
Aprobado.
SR. CASTELLANOS (MAeUEL): Deseo que se haga
constar mi veto en contra.
SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN) : Aprobada la to-
talidad, con el voto en contra del senior Castellanos.

El senior Castellanos propone que, suspendi6ndose
este debate, se nombre una comisi6n que dictamine
sobre las modificaciones al proyecto de ley y las en-
miendas que se presented; y que en la pr6xima sesi6n
del lunes de la semana entrante, con o sin dictamen
de la comisi6n, continue el debate sobre el articulado
de este asunto. EstAn de acuerdo los sefiores Re-
presentantes?
(Seiales afirmativas.)
Aprobado.
El senior Castellanos habia indicado que la presi-
deneia designase a los miembros que han de former









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 19


parte de la comisi6n; y yo, haciendo uso de ese voto
de confianza, design para integrarla a los sefiores
Aguiar, *Castellanos, Zaydin TomB, Wolter del Rio,
Rodriguez Ramirez y Giordano Hernandez. i Esti
de acuerdo la CAmara?


(Seilates afirmativas.)
Aprobado.
Se levanta la sesi6n.
(Eran las siete y cuarenta p. m.)


IMP. P. FERNANDEZ Y CA., PI Y MARGALL 17, HABANA




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs