Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/01221
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID01221
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text




REPUBLICAN DE CUBA


OlARIO


CAMERA


DE


SESIONES


DE LA
DE REPRESENTANTES


DECIMO TERCERO


PERIOD


CONGRESSIONAL


CUARTA LEGISLATURE

VOL. LI LA. HABANA 9 de Diciembre de 1928. NUM. 9

Sesi6n Solemne de 7 de Diciembre de 1928 en honor del Mayor
General Antonio Maceo y demis mirtires de la Independencia

President: Sr. Rafael Guais Inclin
Secretaries: Sres. Antonio de la Guardia Montalvo y Jose Alberni Yance
SUMARIO
A las 9 p. m. se abre la sesi6n.-Discurso del senior Victoriano Rodriguez Barahona.-A las 11 y 30
p. m. la Presidencia levant la sesi6n.


SR. PRESIDENT (GUAS INCLAN): Se abre la sesi6n.
(Eran las nueve p. m.)
Tiene la palabra el senior Rodriguez Barahona.
Sn. RODRiGUEZ BARAHONA (VICTORIANO) : Sefior
President y sefiores Representantes: El joven e
ilusitre Presidente de esta Cimara me ha conferido
el alto honor, el mis grande de mi vida, de venir a
conmemorar con mi pobre palabra, el recuerdo de
Antonio Maceo y de su Ayudante Parchito G6mez
Toro y de todos los mdrtires de la Inde-pendencia
Cubana. Y vengo a este sitio y penetro en el hemici-
clo en esta solemnidad, con sentimientous tan mfilti-
ples y deberes tan diversos, que desmayado, sin
fuerzas, siento gravitar sobre mi la magnitude del em-
pefiio y el error de nuestro president con mi desig-
nacion.
Magno empefio cuando se habla de nuestro H1roe
Nacicnal y de todos aquellos mirtires que por con-
quistar la libertad cayeron eubiertos de gloria, y


mAs grande aun cuando en su nombre y desde este
mismo lugar lo han heeho ya grandilocuentes ora-
dores compafieros nuestros, que en afios anteriores han
conmemorado, con su excelsa palabra, esta fecha tris-
tisima.
El dia 7 de Diciembre fu6 el escogido por esta
CAmara .de Representantes para conmemorar nues-
tra epopeya y a nuestro h6roe, y en el acierto que
ella tuvo para que en esa conmemoracion estuviesen
comprendidos todos los que se sacrificaron por ha-
cer patria, obligame a dedicar mis primeras pobres
frases al recuerdo de tantos heroes an6nimos que con
el titulo glorioso de ''soldado del Ej6reito Liberta-
dor Cubano" realizaron la campafia mAs asombrosa y
al evocar en este acto solemne todas sus figures,
quiero compendiarla con el titulo de "soldado cuba-
no" y decirle por su memorial y para su recuerdo:
i Soldado cubano que fuiste a la guerra sin saber dis-
parar un fusil, manejar el machete y no conocer dis-
ciplina y fuisteis un gran tirador, un excelente ma-
ehetero y un perfect disciplinado! iSoldado cubano







2 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REIPRESENTANTES


que fuiste a la guerra dejando a tu madre que con
lIgrimas e intenso placer de su coraz6n, .te dijo:
"cumple con tu deber!" Soldado cubano, que dejas-
te a tu esposa y. oisteis el "Vete, cumple, que yo
cuidar6 de tus hijos! iSoldado cubano, que fuiste
a la guerra y dejaste a tu novia para luchar por un
ideal mas bello que el de la novia, que es la con-
quista de la patria! ; Soldado cubano que fuiste a la
guerra y dejaste a tus hijos para darles nacionali-
dad, que abandonaste tus comodidades, intereses y
porvenir, que diste tu vida para la conquistar la Li-
bertad y la Justicia! i Soldado cubano, soldado main-
bi, esta generaci6n que no te ha, visto, te recuerda, te
conmemora y nunca -puede olvidar todos tus sacri-
ficios! i Soldado cubano que sobrevivisteis a la mag-
na contienda y que conquistasteis el'titulo mas glo-
rioso .de mi patria, el de veteran, recibid a nombre
de la CAmara de mi Pais, en este dia de inolvidable
recordaci6n, todos los parabienes, todos los plieemes
por los dias de glorias que hab6is dado a la historic
de nuestra Patria!
Glorioso Ej6rcito Libertador integrado por hom-
bres mal vestidos, casi sin armamentos, con los su-
frimientos de una cruenta y dura campania, ,posee-
dores de la gloria retornasteis a nuestras ciudades y
disteis al Mundo civilizado el ejemplo mas grande
de nobleza y de cordura. Fuiste grande hasta en el
moment de conmemorar el triunfo dando al Mundo
un solemne mentis, demostrando que no erais una
horda salvaje, como se os queria presenter, sino hues-
te integrada por elements de un. pueblo que mu-
cho habia sufrido, y que queriendo romper sus cade-
nas luch6 por amor a su suelo y por el mas. grande
ideal de libertad y justicia. Y fu6 ten magnAnimo
que perdon6 todas las ofensas al dia siguiente de con-
quistar el triunfo.
Tres siglos gravitaban sobre el pueblo cubano, sin
haber traducido sefiales de idealismo politico, fueron
tres siglos en que el negro estuvo sometido a la vil
trata y el blanco a la insoportable esclavitud. La
Administraci6n piblica era. motive de enriqueci-
mientos, enriquecimientos para los que representa-
ban la colonia; el hijo delpais vivia sometido y sin
poder traducir los ideales que fuera de su patria.
constituian el mas codiciado manjar de todos los es-
piritus y en los inicios de la cuarta centuria, ya al
empezar el siglo 19, la palabra de Felix Varela, en-
sefiando a pensar a los cubanos, la de Jose de la Luz
y Caballero, la de Saco, la del ('.1I.1.- de Pozos Dulce,
hicieron de la 'Ctedra, Tri.l, I.y como un nuevo
sol !.-,il.ii..l1 -,.r en la mente de aquel pueblo de co-
lonos, ideales que no habian sofiado.
Es en ese instant en que surge en nuestro suelo
una generaci6n, es decir, una colectividad de hom-
bres en ]a que una nueva simiente empieza a germi-
nar y a querer dar sus frutos.
Esa colectividad que sentia gravitar por hibi-
to, todas las costumbres ancestrales inmediatas, te-
nia en frente a una minoria de corazones de van-
guardia, nutrida con los nievos ideales de libertad y
de justicia que nuestros precursors Varela, 'Saco, el
Conde de Pozos Dulces y Luz Caballero habian
irrumpido en la nueva mente cubana que aparecia.
Junto a ]a idea, empieza, en espiritus inflamados,
a manifestarse la acci6n, y primero Aponte en el 10,


y mis tarde en la ciudad de Puerto Principe, Agiie-
ro y ISAnchez, los protomArtires; las conspiraciones
de Lemus, Soles de Bolivar, la Escalera, habian plas-
ma.do en el que parecia como ambiente muerto, una
nueva vitalidad que se trad.ucia por in amor inten-
so a la tierra y por un deseo inquebrantable de lle-
varla por derroteros nuevos de libertad y de justicia.
La primer llamarada tuvo lugar en CArdenas
con el desembarco de Narciso L6pez, que fij6 ada
mas en la nacierite alma cubana, sus prop6sitos in-
quebrantables. Ya entire los discipulos de Caballero:
Pifieiro, Agramonte, Sanguily y tantos y tantos pen-
sadores y heroes empezaban a traducir sus ansias y
sus deseos; ya la minoria de vanguardia comenza-
ba a engrosarse con elements j6venes cubanos; ya, en
el Oriented Vicente Aguilera, Marcano empezaban a
conspirar; ya en el legendario Camagiiey el Marquis
de Santa Lucia y el gran ciudadano Ignacio Agra-
monte empiezan a forjar los ideales del pueblo y asi
llega el amanecer glorioso del inolvidable sesenta y
ocho, en que Carlos Manuel de Cespedes da el grito
en Yara de i Independencia o muerte! el cual en-
cuentra eco en los mis apartados rincones de la pa-
tria.
En estos diaa, en un hogar desconocido, dos nom-
bres entonces ignorados, el de M31,.:.' Maceo y Maria
Grajales por intuici6n sublime, reunen todos sus hi-
jos y en la soledad augusta del hogar juran morir
luchando por la independencia de Cuba. Nuestro
h6roe, uno de los hijos de Marcos y Marians: Anto-
nio Maceo, desempefiaba uno de los oficios mis hu-
milde: el de arriero. Con su padre y hermanos se
alist6 en las filas del EjBreito Libertador y tom6
participaci6n en todos los he'chos gloriosos de esa d6-
cada heroic y el que nempezd de soldado alcanza, a
los 23 afios, el grado de general y el que sali6 a las
6rdenes de su padre lo cuenta, a esa misma edad, co-
no subalterno.

No hay lugar, ni monte, ni sabana ni vereda .de la
region oriental en donde el Caudillo Maceo no haya
paseado en cientos de combates la gloriosa bandera
tricolor, en todos ellos demostrando la decision in-
quebrantable de luchar por la independencia de su
patria.
Desfilan por nuestra mente, el combat de la Ma-
tilde, los dos de Majaguabo Arriba en que derrota
al Batall6n de San Quintin y recibe dos balazos en
el pecho; Michacan en done muri6 su cufiado; las
Guasimas en que recibe dos heridas y muere el ca,
ballo en que montaba; la inolvidable de Los Mangos
de Megia en que recibe siete heridas, ecatro en el
pecho, y las restantes en el costado, brazo, y mano
derecha y que al l1egar al rancho donde se encuen-
tran sus hermanos Jose y Rafael heridos, lo recibe
su madre, que en vez de ilorar y deshacerse en la-
mentaciones se yergue viril y con rugido de leona se
vuelve para el mis pequefio de sus hijo's, para Mar-
cos y le dice: "y tii, muchacho, empinate como tus
hermainos para defender a tu patria."

Sigue la list interminable de combates cuyos
nombres no cito por no cansar mis viestra aten-
ei6n; pero que al t6rmino de esa d6cada gloriosa,
con s61o treinta ii.i de edad, cuenta con mis de ocho-






DIARIO DE SESIONES D:E LA CAMERA DE REPRESENTANTES


cientas acciones y no sabemos que admirar mis, si
sus veintid6s gloriosas cicatrices, su grado de Ma-
yor General o su vigorosa alma que le permit con-
tinuar en su magna rebeldia.

Asi, un dia y otro dia, transcurren gloriosos los
moments de este 68 inmortal y agotadas las fuerzas,
imposibilitados de llevar a Occidente la campaia de
invasion, decepcionados y casi inermes, Ilegan a la
paz del Zanj6n y en estos instantes es que la figure
de nuestro h6roe, inconforme con aquello que era
una realidad, se levanta magestuoso en'las llanuras
de BaraguA y realize su famosa. protest.

Esta ocasi6n sublime, gloriosiaima de la vida de
Maceo, constitute una de las mas reales concepciones
6picas de todos los siglos. Ni Prometeo encadenado
por obra de los Dioses vengativos, ni Rolando en su
agonia sublime, ni Aquiles en su retraimiento le
aventajan, ni ain siquiera le igualan.

Un Virrey, como postrado de hinojos, pAlida la
color, al poder de la ira y del remordimiento, tem-
blando en presencia de aquel hijo del pueblo que
Ilevaba la voz de la conciencia y la representaei6n
de la Ley, conteniendo en su peeho la rabiosa tem-
postad que le estd ahogando. De pie, Maceo, el caba-
llero sin miedo y sin tacha, inflexible como una
roca, grande como la Justicia cuya causa asume,
su silencio magestuoso corre pareja con el silencio de
aquella Basilica natural, iluminalda la frente por las
reverberaciones del sol, lanzando de sus ojos relam-
pagueantes centellas que penetran como espada en
el turbado pecho del Capitdn General y de su boca
anatemas que parecen ecos de otros mundos, ponien-
do su deber per encima de todo y sacrificando la vi-
da, los bienes, la familiar, el bienestar y el reposo. Sin
duda que para cincelar la actitud de Maceo en eatos
sublimes mementos, tan llenos de ideas, tan prefia-
dos de vida no bastaria reproducir la figure de la
Nemesis griega, seria precise' fundirlas en las cua-
tro virtudes teologales: PRUDENCIA, JUSTICIA,
FORTALEZA Y TEMPLANZA.

Su figure sola es toda una epopeya, es la misma
que la de aquel su antepasado glorioso que se llam6
el CID campeador en su toma de juramento en San-
ta Gadea al soberbio Rey Alfonso VI.
Abatido, decepeionado, triste, abandon la tierra
querida y transcurren dias de dolor y de tristeza
por las repfiblicas Centro Americanas. Obtiene dis-
tintos ofrecimientos y en una de ellas, un alto pues-
to en el Ejercito, que desdefia porque quiere encon-
trarse libre para cuando su patria lo necesite. Llega
a Costa Rica en donde establece con un grupo de sus
soldados una colonial de cafia en la peninsula de Ni-
coya en donde trabaja para library su subsistencia.
En esta 6poca se dedica intensamente a la lectura;
da. sefiales su inteligencia de un gran poder de asi-
milaci6n, aumenta en su cultural y se transform ya
en su trato, aqul que unos afios antes empezara las
luchas de soldado de la Libertad siendo un humilde
arriero i qu6 constancia!, i qu6 tenacidad de carhcter
la de este superhombre, para que tropezando con to-
da clase de obst.eulo fuese en cada sector vencien-
dolos como si el destino le sefialara la dura ruta a
seguir, preparAndolo para poder alcanzar la cima de


1a inmortalidad, despues de lograr para su pueblo
la independencia y la libertad!
No fu6 en balde la labor realizada por aquella le-
gi6n de heroes del 68 que se llamaron C&epedes,
Aguilera, Agramonte, Calixto Garcia, Maximo G6-
mez, Cisneros, y otros tantos y tantos, cuya list se
haria interminable que todo lo dieron, vidas y ha-
ciendas, por libertar la patria. No en balde se perdie-
ron tantas vidas y se realizaron ineruentos sacrificios
pues todo ello sirvi6 para grabar en el alma de un
pueblo, con caracteres ya indelebles, que mas o me-
nos tarde tendria que volver a la lucha.
Ellos y la protest de visionario de Baragua demos-
traron al naciente ,pueblo de Cuba que la libertad
no se regala, se conquista. Y en ese tiempo sur-
ge a la vida con earacteres de Astro la figures evan-
g6lica de Jos6 Marti, cuya vida y apostolado predi-
cando por toda la tierra de America la santa y noble
causa de Cuba, conquistando adeptos para la eons-
tituci6n de su famosa junta revolucionaria prepa-
ra y lleva a la ;prdetica la epopeya del 95. El
con su actuaci6n de alucinado borra de una ves las
asperezas que entire el generalisimo G6mez y el Lu-
garteniente Maceo pudieran dificultar la magna obra
que se iba a empelfar, y reunidos planean y acuer-
dan la magna empresa que empieza en Baire el vein-
te y cuatro de Febrero y que se reafirma y conso-
lida con el desembarco en Duaba de Antonio Maceo,
Crombet y otros y la casi simultdnea de G6mez y
Marti en Playitas.

Al pisar de nuevo tierra eubana y al'regarse por
los ambitos de 6sta el nombre de Maceo, la revolu-
ci6n adquiere intense incremento y el nuimero de sol-
dado se multiplica.
Marti, el genio politico, G6mez y Maceo los genios
de la guerra, de mutuo acuerdo planean la invasion.
No fu6 debido al azar, fu6 product del studio.
El General Mir6, Ayudante del Caudillo, es el
poeta 6pico de'la invasion. La vivi6 y pudo con tra-
zo inigualable presentar todos los magnifieos deste-
llos de aquella ruta gloriosa. Y un joven y culto Te-
niente de nuestro EjBrcito Ren-6 Reina, en una con-
ferencia pronunciada en el Centro de Veteranos de
esta Ciudad, hizo, desde el punto de vista tbenico, un
studio minucioso a que se debe acudir para darse
cuenta exacta de lo que fueron aquellos dias de
gloria.

Con poco mds de mil hombres emprende Maceo su
gloriosa march y en los inicios de ella, Peralejo le
infunde fe inquebrantable para seguir adelante y en
17 dias lega a Camagiiey, vence y atraviesa la legen-
daria provincia en 21; repite la misma acci'6n en 17
en las Villas; en 13 pasa triunfal por la provincial de
Matanzas, en oecho por la de la Habana y en 14 llega
a Mantua, limited de Pinar del Rio.
Siempre surgird en el recuerdo como gonfalones
de esta hazafia heroica, los nombres de Mal Tiempo,
en que, con el Generalisimo MAximo G6mez abre bre-
cha en las columns espafiolas que se oponian a su
paso. En Calimete, eje principal de la acci6n, se
abren las puertas formidable al Ejercito invasor.
En Coliseo, reconoce Martinez Campos sn ineapacidad
para contender aquel advance de aluvi6n, de nuestros


i


3





4 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE IRPRESENTANTES
,, ,' ,, '


insurrectos gloriosos; la Habana y Pinar del Rio son
testigos preseneiales del paso de aquel Ej6reito que,
con pocas armas, no contando en su mayor moment
con mis de cuatro mil combatientes, cumple con el
prop.6sito de su inicio al llegar a la que ya es in-
mortal en el recuerdo, a Mantua, en donde las mu-
jeres pinarefias, locas de fren6tico patriotismo, salen
a las calls con sus hijos en brazos a saludar la fi-
gura del gran Capitin.
El Ayuntamiento conmemora el hecho concedien-
dole la Presidencia de aquel acto al Caudillo y el
aeta que alli se lee es una de las consagraciones del
genio military y del intense patriotism de Antonio
Maceo.

Portento de extrategia, de habilidad, de arrojo y
de acierto fuB esta gloriosa jornada; fue obra de vi-
sionario y clarividente y examinando los mis gran-
des guerreros de todas las 6pocas ningnno se desta-
ca y sobresale por tantos triunfos increibles, ni lo su-
pera por tantas victorias alcanzadas; porque no co-
nocemos de ninguno que haya pasado a la posteridad
con 27 heridas en el euerpo que a manera de entor-
chados y eondecoraciones sublimes fij6 el destiny en
su vida para llevarlo, entire alas gloriosas, a la in-
mortalidad serena.
Despu6s de la gloriosa invasion, desde el 24 de
Enero de 1896 hasta el dia n-f.,-t... de Punta Brava,
se present a nuestra consideraci6n el period mas
intense, agitado y tremendo, 11eno de ruinas, de san-
gre, el mas brillante y de final funesto, en que en el
espacio de once' meses se realizan las mils portento-
sas hazafias, se hacen los mils colosales esfuerzos de
patriotismos en Matanzas, Habana, y espeeialmente
en Pinar del Rio. Aqui, con el recuerdo de estos re-
latos se sienten las fuertes emociones del descomunal
desafio, sentimos abatidas las tan cacareadas del po-
derio i!n.. vemos murder el polvo a la figura de
tan triste recordaci6n: Weyler. Y refuigentes y ani-
madas del mas sano y puro patriotism, las huestes
del glorioso EjRreito Libertador, en que emerge la
figure gigantesca del heroico Capitdn- llena de ga-
Ilardia y de vigor incomparable.
Pinar del Rio, inmortal, aprendiste a ser sufrida
y abnegada en estos dias inmarcesibles en que tus
cordilleras de los Organos, en donde el invicto cau-
dillo, guiaba vuestros hijos, i.(. i teatro de la mias
,.,i. -1, grandeza. Alli tuvisteis en frente a Echa-
gue, Garcia Navarro, Suarez Incln y al prop'io Wey-
clr. A todos derrotasteis. Alli Weyler habia acumu-
lado todos los elements de guerra diI...l.-. y los
cheques tenian que ser consecutivos, empefiados, san-
grientos. Despues de la jornada atrevidisima que
realize nuestro generalisimo, en que Maceo vuelve a
la Provincia de la Habana, la Geografia y la Histo-
ria enriquecense con los nombres de Nazareno, Rio
de Agua, Neptuno, Galope, Labori, Los Arroyos,
Tumbas de E-l..ir;-,, Cejas del Negro, Galal6n, So-
roa y una lista interminable en que no sabemos que
admirar mis, si la estrategia, el arrojo, la. audacia,
la tenacidad o la cautela, del invicto caudillo.
La historic siempre recordarh en esta jornada de
gloria, al lado de Maceo, Rius Rivera y Vidal Du-
cassi, los nombres inmortales de los 1p'n i''. ,. Lazo,
Perez, Vidal y Guerra.


Digno de los tiempos mitol6gicos es la inenarrable
travesia por la boca del Mariel, con trincheras, espa-
fiolas a cada uno .de los dos lados, dos cafioneros que
esta.ban en el Puerto y la vigilancia de la ronda. Se-
rian las once de una noche obscura y lluviosa. El
bote tuvo *que ser transportado en hombros desde la
caleta de las Cafias a ]a de Duaba, dentro del Ma-
riel, a cincuenta metros de dos reductos y a double
distaneia del Lazareto, tambi6n i,,.l!tw-.l. Des-
pu6s de explorer la playa, embargo enseguida Ma-
ceo y con los tres boteros y cuatro de los acompa-
fiantes surearon a remo la bah a con rumbo al muelle
de Gerardo, cuyo nombre se debe a Gerardo Llaneras,
tripulante de la barca misteriosa. Se I'. :.-tiron cua-
tro viajes mis bajo la direccin de Llaneras. Ya todos
en tierra empez6 la alegria jestaba veneida la Tro-
cha! "silencio y en march" dijo Maceo...

Liega el dia ligubre, de triste recordaci6n .para los
cubanos, el de la caida de nuestro heroe ep6nimo des-
crita de mano maestra, por Nlir6 y con' palabras
cuya elocuencia es impossible para mi remedar, pri-
mero de Cortina, mis tarde de Corona, y illtimamen-
te los prestigious de nuestra juventud que se llaman
Guis InclBn, Z...i,,,, Pastor del Rio, Rodriguez Ra-
mirez, me hacen casi impossible la tarea de atrever-
me a exponer el moment de aquella tarde del 7 de
Diciembre, en que el gran :'.I... -..primera y unica
vez cue es sorpren.dido en su eampamento-angus-
tiado su espiritu por las noticias que Ilegaran de
la regiCn oriental y con el estado en que se encon-
traba la provincial de la. Habana, deseansa en su ha-
maca, sienite tiros a su alrededor, se viste y simult.-
neimente dicta 6rdenes, presentindose, con su ma-
Jestuosa figure, a infundir el mayor Animo a los
com.batientes, que ya se aprestaban a entablar corn-
bate formal, con la column de Cirujeda.

La consternaci6n de un principio se transform
con la presencia del insustituible jefe, en moment
dc tranquilidad y de orden y cuando nadie podia
pensarlo, despu6s de lo mis recio del fuego, los que
estaban mis cerca del General contemplaron estuper-
i".,, i.., comeo este caia abatido de su caballo, quedan-
do grabadas en sus oidos las filtimas, palabras que sa-
lieron de sus i |...-.'.1-..., labios: jesto va bien! iesto
va bien!....
Se desplom6 como un sol y la profunda pena, el
asombro y las distintas !! ii,.' -tr i:.*,-, del dolor se
i. i. 1.. .Ini en el Animo de todos aqullos que habian
sido sus mejores soldados: sus ayudantes de campo.

Alli cay6 tambi6n gravemente herido el que fuera
su I- i' de despacho Alfredo Jfistiz, y en el instant
supremo, en el fragor del moment, an joven imber-
be se dirige al lugar de mayor peligro, pregunta por
,su General y al saber que 6ste ya estaba. muerto, se
dirigi6 hacia 61 exclamando: 1yo tambi6n quiero mo-
rir!, era el hijo del generalisimo, Panchito G6mez To-
ro, que muri6 abrazado a la figure incomparable del
Titin de Bronce.

No pudiendo rescatar el glorioso cadaver, despu6s
de la lucha empefiada por Alberto Nodarse, que es
herido gravemente, vuelven sobre sus pasos en su bus-
ca y se encuentran que los guerrilleros espafioles ha-
bian desprovisto de sus ropas al cadaver querido del
Shoe incomparable, y con grandes trabajos y con mfil-





DIARIO DE SEISIONES DE DA OAMARA DE REPRTESENTANTES 5


tiples dificultades, arrastrdndole, lo llevan a un lu-
gar cercano en donde pudieran encontrar abrigo y
no fueran profanados sus sagrados restos. La no-
ticia' corri6 por todos los campamentos criollos; los
llen6 de eqnsternaci6n, todos elevaron sus lamentos
por la caida de aquel idolo, cuya presencia bastaba
para que se centuplicaran las energies, para que se
erearan nuevas fuerzas y para que el soldado insu-
rrecto adquiriera mayores brios y fuera dispuesto,
convencido siempre, a la victoria.
Lejos de producer decaimiento, en todos los Ambi-
tos de la revoluci6n, fu6 un incentive, un acicate
mas para entablar la lucha con mayors brios y parat
ir seguro a la conquista de la libertad.

Grandes fueron los inicios de la vida de nuestros
heroes, grande e innumerables las multiples acciones
que en el 68 y en el transcurso de la invasion rea-
lizada; pero la grandeza de este momento, la gran-
deza de su muerte, fnicamente podemos encontraria
en aquellos pasajes y tragedies de la antigua Grecia,
cuando caia uno de sus heroes o uno de sus Dioses,
Al llegar a este instant de la desaparici6n de
nuestro h6roe, vienen a nuestra mente las distintas
y proteiformes manifestaciones de su vida de gigan-
to. Nos aparece con su figure gallarda y atrayente,
inspirando confianza a todo el que le rodea; se nos
present bondadoso, dispuesto al perd6n, siempre
que reconocia en aqu6l que a 61 se acercaba condi-
ciones de nobleza y manifestaciones de un entrafia-
ble amor a la libertad y a Cuba.

Su trato, que llevaba a la exquisitez, multiplicaba
en el diario decursar de su vida innumerables adep-
to's.

Sus ideas political, traducidas en sus numerosas
correspondencias que sostuviera en los dias que me-
diaron desde la paz del Zanj6n hasta el inicio del
95, demuestran la entereza de su caricter, su pre-
visi6n, el inagotable tesoro de energia con que estaba
siempre dispuesto para afrontar los mas nobles y
elevados empefios, en elloe siempre demuestra un
profundo respeto a la ley y al gobierno constituido,
mostrdndose en6rgico y hasta duro con aqu6llos que
tuvieran parpadeos, con respect a 6stas que 61 con-
sideraba sus mis sagradas e intimas convicciones.

Sus progress en el orden de la cultural demues-
tran la firmeza de su volunta'd, como si el destine
le anunciara que estaba llamado a desempefiar las
mis altas y trascendentales posiciones.
Y no tuvo en la larga Y accidentada jornada de
su vida, motives de arrepentimiento, no puede sefia-,
larse un fracaso ni una macula, llegando a manifes-
tarse en este estado de perfecci6n moral a la. mis al-
ta cima, en donde los grandes hombres de todas las
6pocas no han podido escalar con su firmeza y con
su limpieza de alma.
Han transcurrido treinta y dos afios y el pueblo
de Cuba afio tras afio aumenta en su exaltaci6n y
veneraci6n al h6roe caido. Todos los afios, en este
dia, los distintos oradores que ocuparon este lugar


han establecido un parang6n entire el memento ac-
tual y aquellos ideals que sustentara nuestro ada-
lid. En algunos fueron lamentaeiones, inconformi-
dades, horas de pesimismo las que traducian en sus
discurso; en los dos o tres ultimos aqui pronuncia-
dos, frases de loa para los cambios efectuados en la
Republica.

Mi devota amistad al actual Presidente de nuestra
Repiblica, veteran glorioso de nuestra independen-
cia me impide extenderme en consideraciones alre-
dedor de su magna obra de go'bierrio, pero hago mias
las elocuentes y convincentes frases que en ese sen-
tido aqui pronunciaron en sus magistrales discursos
Guis Inclan, Pastor del Rio, y Rodriguez Ramirez.

Hlemos hecho un esfuerzo para llegar a una deter-
minada altura moral y mental y ha sido paladin en
este -i,.-! .., el actual Presidente Machado; no, so-
mos felices en el present, hagamos el mAximo I--i._. r-
zo para serlo mis en el future, qu6 mejor reco-mi-
pensa para el esfuerzo de nuestros mayors? Viva-
mos, por consigliente, de esa idea, vivamos !perfecta-
mente compenetrado de que la generaci6n que nos
precediera fu6 much mas desgraciada, much mis
sacrificada que la nuestra. Luch6 mis tiempo que
nosotros. Los que la componian se arruinaron por
complete, siendo ricos; sufrieron lo indecible, ha-
biendo nacido felices y en medio del vigor de la hu-
mana fortaleza a la mitad del camino de la vida tris-
temente se desangraron y murieron: y no, tuvieron
la compensaci6n que nosotros hemos tenido, la de
ver tremolando sobre el suelo de su patria la bande-
ra de sus ilusiones, de sus ensuefios!

A los inconformes les recuerdo aquellas frases del
inolvidable Lanuza: "que el hombre considerado co-
mo colectividad progress s61o muy lentamente y ade-
]anta de una manera andloga a aquella empleada
para cumplir su voto, por un Conde francs que, en
la. Edad media, hizo el juramento de marchar a Tie-
rra Santa eaminando cuatro pasos hacia adelante y
tres hacia atrAs; de manera que andando site pa-
sos tan s61o adelantaba uno." No march mas rapi-
clamente la humanidad. Al contrario, ain me pare-
cc que mareha con mayor lentitud, pero adelanta al
fin, y eso es lo finico que podemos pedir al destine.

General, Machado, que tanto bien has hecho a la
patria, que has fortalecido y estabilizado nuestras
instituciones republicans, que todos tus actos han
sido y son inspirados en el mis sano y pure patrio-
tismo, continue inspirandote en los manes gloriosos
de C6spedes, Agramonte, Marti, G6mez y Maceo, si-
gue acertando de mode que cuando terminus tu
mandate puedas dirigirte a tu pueblo, pronunciin-
dole las mismas frases, que salieran de los la'bios de
nuestro h6roe national, cuando cayera en Punta
Brava: iEsto va bien! iEsto va bien!

(Aplausos).

SR. PRESIDENT (GUAS INCLAiN) : Se levanta la se-
si6n.

(Eran las 11 y 30 p. m.)


IMP. P. FERNANDE Z CA.. PI Y XAWAULL 17. HA8ANA




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs