Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/01071
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID01071
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text





REPUBLICAN DE CUBA


IIIRI


CAMERA


DE LA
DE REPRESENTANTES


UNDECIMO


PERIOD


CONGRESSIONAL


CUARTA LEGISLATURE

VOL. XLIII LA HABANA 9 de Diciembre de 1924. NUM. 3

Sesi6n solemn de 7 de Diciembre de 1924 en honor del Mayor Gene=
ral Antonio Maceo y demis martires de la Independencia.

President: Sr: Clemente Vizquez Bello
Secretaries: Sres. Luis F. Salazar y Vito M. Candia y de Le6n

SUMARIO
A las 9 p. m. se abre la sesi6n.-Discurso del Sr. Jos6 Ram6n Cruells Reyes.-A las 10 p. m. la Pro
sidencia levant6 l6 sesi6n.


SR. PRESIDENT (iViZQUTZ BELLO) : *Se abre la se-
si6n.
(E.ra', ls nueve p. m.)
Tiene la palabra el Dr. Josi R. Cruells.
SR. CRUEIJLS (JosE RAMxN) : Sefior Presidente y
9efiores Reipresentantes: Una de las oumbres nais al-
tas 'del pensamiento franes en el siglo pasado, me
refiero a Renan, al preguntarse 6Que es una patria?
en una conferencia memorable dada en la Sorbona,
hizo estas afirmaciones de orden 6tico transcendental,
que sie ban vertido la todos los idiomas, y aeeptaao spor
todos los tratadistas de Dereclho Politico: "Una ra-
za, un territorio, una lengua, y una religion comunes,
no son telementos bastantes para former ,una patria,
es necesaria una historic." Es decir, que los agrega-
;dos nacionales para creier, perpieituarse y asppirar a
mayor mejoramiento, necesitan 'el haber pasado sus
components idknticas alegrias, los mismos dolores, y
sentir los mismos ideales: plara ello, es necesario el
eulto del pasado, de las tradiciones, el recuerdo de
los caidos, la memorial angr'ldn de los muertos...


Es asi, como se fortifican espiritualmnen'te los pue-
blos, por leso estamos, aqui todos esta noehe solemn,
es lo que vengo yo aqui a evocar hoy a la mediJa
de imis pobres fuerzas, pero con el, coraz6n rebosante
de patriotism, desde esta honrosa y alta tribune de
la Repdiblica: la tribune del Parlamento.
Se puede afirmar, que la la caida del miperio Ro-
man:o, al agonizar la civilizalcin latina en medio
del desastre moral de los 'Csares, e iniciarse la Edad
Media, se, produjo en el mundo, lo que pudiiramos
lamiar, un period esitico de la energia y activida-
des humans, o como ha dicho con notable acierto
el publicist argentino Agustin Alvarez: "Las li-
teraturas medioevales, product de su medio social,
eran s61o antorchas finebres quce servian finicamen-
te para iluminar el camino de las almas para la
tida future"; mataron el dinamismo human; y las
Cruzadas, a 'cual mis heroic, fueron s6Io mereci-
mieantos individuals para prepararse para el otro
mundo.
A trav4s de esa patina spiritual, produeto del
naufragio de ?-s grandes imperios, surgi6 el Renaci-









2 1IARLIO DE SESIONE8 DE LA CAMERA DE REPd.nI:ENTANTES


mwento, reviviendo el pasadi literario y artistic,
reencendiendo la limnpara del pensamiento human,
y a pesar de los esfuerzos de la Inquisi'ci6n que
trataba de apagarla, no 1pudo detener la vida del
pueblo espaiiol, que inici6 su marcha lhacia el por-
venir. El viernes tres ide agosto 'de .1492, all salir
el Gran Almirante del puerto de Palos ide Mogner
con sus tres frigiles carabelas, y un puliado dte es-
pafioles esforziados, se inici6 la gesta grandiosa de
la vida 'humana, que empez6 'con el descubrimiento,
y termin6 con la conquista de un nuevo mundo,
que Espafia domino durante tres centuries, pera per-
sistiendo como era natural, los earacteres de la raza
y lia herencia spiritual 'de los que la realizaron, se
hizo para Dios y para el Rey; en ese sentido desen-
volvierorn los espafioles "su activi.dad, y su pollti..-a
colonial en Am4rica.
Pero el tiempo pasamba, y en suelo ameri"an,o es-
pafioles y criollos empezaban a miraarse con hostili-
dad, cuando se producia la revoluci,6n inglesa del
siglo XVII, fuente en que bebieron los *Enielope-
distas ique prepararon la gran revoluci6n .de Francia
del siglo XiVIII, que pudo arrancar de riaiz con todo
un regimen carcoamdo y vertusto, porque la idea fas-
cinante e Rousseau, penetr6 en la naasa .popular:
revoluei6n grandiosa, que fu6 mis .despiadada afin
que el dios Siaturno, porque no s61o como 6ste de-
vor6 a sus propios hijos, sino taimbi6n a sus mismnos
progenitores. La revoluci6in francesa, no fu6 como
dijo ,Saint-Just: "Un fanal en el 'fondo de u-na tum-
ba", sino el fanal inmenso de libertad, de igualdad
y fraternildaid, encendido sobre tumbas; cuyos rayoes
de luz, trasmutaron los mares y l1egaron al conti-
nente americano, donde iniciaron un esplendido' flore-
cimiento -de las ideas, y la juventud criolla, comen-
z6 a prepararse -para el dia grandioso de laa libertad.
Aild, en la ciudad die' Santa Fe, en la plazuela
de San Francisco, en los atardeceres maravillosos,
en su casa colonial, en la hoy capital de -Colombia,
se eongrnegaba alrededor ede Antonio Nariflo lo mi.s
brillante de la juventud americana; alli se leyeron
por vez primera ien suelo americano los diez y site
articulos de la famosa "Decliaraci6n de los iderechos
del hombree, alli, se imprimieron febrilmente, y se
hicieron, circular pdr todo el Continente americano,
desde MIjico hasta la Tierra del iFuego, preparan-
'do los Inimos para el moment supremo de la feli-
dad nacionmal.
Y un Idia, en que espaioles y criollos se congrega-
ban por motives comunales .en vista de la situaci6n
reinante en Espafia presa *de Bonaparte, prendi,6 la
chispa, se independizaron. los 'Cabildos, se formaron,
Juntas de 'Defensa, y despues poco a poco, embria-
gados con el licor divino de la libertad, se lleg6,
el 5 de Julio de 1811 a proclaiar por lel Congreso
National la indepenidencia de Venezuela.
El vasto eseenario formiado por el Continente amne-
ricano, cruzado por caudalosos rios, ddnde se des-
tacan oomo arrugas formidable los nevados Andes,
maravillosos que e confunden con los cielos; en 'que
existen llanos inmensos, done, el hombre camina
dias'y dias y sus ojos vyen siempre un mis iali, la
pampa infinita; done al decir del ilustre Meneini:
"La tierra fermnenta dia y nodhe, con tal potencia
eneadora, que le parece a uno oir los rresoplidos de
su respiraci6n y las p'lsacioies de su fiebre. Donde
a cada paso que uno va dando, se ve una vegieacia6n


frondosa que nace, creee y muere, para rcnacer cen-
Utipl.io:ada, en an hminio 1". p'.li ., de.veemencia y de
amor"... Ese fu6 el sangriento teatro de una epo-
peya, mis ,gloriosa afin que la de la conquista, por-
que fu6 de la libertad, desarrollandose la guerra mis
terrible y feroz que han conoeido los tempos mo-
demos, done los libertadores, escribieron en cada
batalla, una pkgina de gloria y heroism en el poema
de la redenci6n.
El genio politico de Bolivar, la capacidad military
de Sucre y San Martin, el .arrojo inmortal de 06rdo-
va, de Pidez, y tantos generates americanos, realiza-
ron el milagro y se pudo decir sin eufemismo, que
al capitular en Ayacucho los teroios espaioles, see
escribi6 la filtima pigina, de esa sangrienta triage-
dia, qute no hubiera ,le-,i,-ia.li, .atilr el misano Ho-
mero. Peio el poema estaba trunco, ya lo dijo nues.
tro Marti, faltaiba lain por romper un eslab6n, de la
cadena. En suelo americano, quedaba una Isla her-
meosa y pequefia, bafiada por mares de esmeraldaa
y de zafiros, don e es mas azul el cielo, mi;s brillan.
te el sol, mas puro el aire y arrulladora la brisa,
que no compartia con sus hermanos de America el
bendito pan de la Libertad: era Cuba, la patria
querida, pobliada Ide una raza triste, no en la acep-
ci6on ,tnia a que se h4 referido, tal vez con exa-
gera.das pinceladas, uno de nuestros mis j6venes y
brillantes literates contemporAneos, sino una raza,
espiritualmente triste, que no llevaba la rativica tris-
teza del gaucho, del cholo o del laniero, exteriorizadA
por 6stos en sus eaneiones y en su vida, sino la tristeza'
inextinguible, de unos .hombres, .que descendiientes
director de los conquistadores, los mas latinos de
Amirca, porque el siboney, fu6 barrido desde los
primieros tiermpos de la conquista, que vviian a pesar
de sus protests continuadas, bajo un frrreo yugo
politico: eran, "ilotas" en su propio suelo, "Apoli-
des" en su propia patria, y por eso poseidos de seed
insaciable de libertad...
En nuestra Cuba, sefiores, se encendi6 tambi6n
la lAmpara de la idea, se volvi6 igualmente hacia
Europa el pensamiento, y los cubanos, pneparados
para la gran obra, comenzaron a conspirar contra
el poderio espafol. Se iniciaba la rebeldia, y surgie-
ron las conspiraciones de los Soles de Bolivar, el
Aguila Negra y la Escalera, y al ser Ilevados al
p-tibulo los Pint6, los D'Estrampes, los PliBeidos, los
Betancourt, y tantos otros, se empez6 a regar con
sangre cubana la tierra de la .patria, preparando el
dia grandiose de Yara.
Un ilustre soci6logo argentino del siglo present,
me refiero ia Ricardo Rojas, ha dieho, tal vez repi-
tiendo ideas parecidas de otros contempornleeos, tal
vez bebiendo en, la misma copa spiritual que Aulard:
"Que la Historia no es la l,.: van. quee lo fu6 en
tiempos preteritos, porque. con ella se confundia,
pero que en los presents, su studio detenido y
serio, no es s6lo el de lia vida de los hombres, per
grande que sean, sino el conjunto de los .heehos
acaecidos, los grandes y los pequefios, es deicir, lo
que ipodriamos llamar un Folk-lore espiri'tual de los
pueblos. Pero yo me digo, que aunque esto sea ver-
dad incontrovertible, aunque esas apraciaciones sean
ciertas, lias figures de hombres innensos como dio-
ses, siempre descollaiAn, brillando como soles ent to-
dos los cielos. Por eso nos reunimos aqui esta noche
porque el Congreso Cubano, reconioiendo con acier-









DIARIO DE SESIONES DE LA C AMARA DE REPRESENTANTES 3
S---,, ,


to que era necesario en an dia de cada ailo, en medio
religioso recogimiento, evocar el recueerdo ,patri6tico y
.'al.'.li-, 'de los muertos, eligi6 el dia de launta Bra-
va, done cay6 el gran Ma.i-.-, porque s4 personali-
dad inmensa .de hombre de aceii6n, de heroism y de
cerebmo, fu6 .el espiritu mismo de la guerra; ,porque
sus actos, fueron a la vez, Eneida y E'polpceya, con
todos sus dolores, lalegrias y anhelos, de tal iodo,
que pudiera decirse, que esos actos ihmornn tles, so-
breipasan el' limited de las aeciones humans para caer
en la esfor:a de hom6ricas leyiendas.
Bien hizo, pues, el Congreso COubano cuando es-
cogi6 pa.'a este glorioso homenaje de los mirtires de
la Independencia un dia de tan irreparable pirdi-
da, y es'tAn **.il.i:. .,.1.. los que piensan. queo debi6
h.aberlo sido el de su naciariento. Ya lo dijo Shopen-
hailer: "el dolor hermana mis a los hombres que
la alegria fren6tica". Es necesario, que los cubanos
se reunan el dia 7 de Diciemibre, para conmomorar,
no s:61o ese dolor glorioso de lia patria, sino el de
tantos eaidos por elli: el ,de ]a Trmuerte de Ignacio
Agramonte, el de Carlos M.ii., de CBspedes,, el de,
Panchito G6mez Toro, el hijo del Generalisinmo qcue
se inmoI6 gloriosamente; el de su propio padre e' Ge-
neralisimo: el ide aquel iap6stol cubano quoe se llam'i
Marti, y muri6 por Cuba sonriente; el de los mArtires
del Virgini.s, tranquilos como girondinos a la hora de
la muerte; el de' la madre de Maceo, en su 'mudo do-
lor, cuando march para la iguerra; el der lia madre
de Marti, cuando reeibi,6 de 6ste aquella carta hom6-
rica, redactada en el dintcl augusto del sepuler-o que
no hu'bicra desdeft'ado suscribir Lieurgo, al desaipa-
reer 'para sie'mpre de las i,.1 i ... griegas; el de
tantas esposas viudas, el de tan bas mujeres eubana's,
que han muerto sin q.uerer traicionarlos, files a su re-
cuerdo; el ide la adorada de Leoneio Vidal, al conocer
que en el parqu e de Villaclara, done la piedra conme-
mora ese recuerdo, di6 6ste su vida por la patria, lu-
ciendo con orgullo en sui uniform, las mismas estre-
llas solitarias queoella habia confeecionado con tan
patri6tico anhelo; el ide aquella patricia llamada la
Varona, que presa de los soldadog espaiioles, la coloca-
ban a la vanguardia del .ejBrdito, !..1, evitar con
.a", que presa de los soldados .* -..il.,... la coloea-
ello las .argas libertadoras y defender sus convo-
yes militares, magnifica en su heroismo, cuando se
ofrenda por Cuba y gri a: "' Cbanos, fueigo... "
Do nuestro gran Maceo, no venimos cesta noche.a
hacer su 'acabada biografia o minueiosa f i,1.s,
sino a re'cordar, que enearna el genio aetivo de la
rervoluci6n; el valor supreimo que sobreipasa al he-
roismo; -el modelo de patriotismo puro; el homnbre
de gran coraz6n; el general de capacidad military
sin paralelo; y por l1timo sus afinidades gloriosas
con todos los Libertadores de Amirica.
Para ieoivenir que enearna el glenio action de la
revolution basta.saber que asisti6 a ma ide mil ac-
ciones de guerra en su relativamente corta vida de
soldado, mientras el gran Libertador de Am6rica,
no pudo llegar a quinientas; que se irgui6 animoso en
anedio de los mayores peligros empufiando el mca-
chete justiciero, organizandolo todo, y reeprriendo
la Isla encima del caballo como Centauro glorioso,
de oOrien.te a Oceidente y de Oceidente a Oriente.
Que'.fu6 su valor iextraordinario, q.ne no admit
comp.araci6n con ninguno de los genios de la In,,
rra, lo dicen su vida today en el campo de


las gloriosas cicatrices de sus veintis'is heridas de
arma blaea y deo fuego, reeibidas en funciones de
guerra; 'el arrojo gallardo con que cargaba al ma-
c'hete ll ii it,: de la caballeria cubana al toque de de-
giillo; jugando coA la vida, siendo de todos el pri-
riero. Cuando leemos en las cr6nicas marciales sru
paso de la Trooha, en una nohbe horrible, eri medio
de los deseneade:ndos elements, nos paric e qu e mi-
ramos a un piasado milenario confundido con la no-
che de los tiempos, y dudamos, si es nuevo Jas6a, ar-
gonau'ta fabuloso que va en busca de -'1. I.1., liber-
tad o un nuevo Ulises mitol6gico, que brega voctorio-
so los desencadenados elements.
De, su valor sin paralelo, se puede decir' como re-
su.me q, que s61o un general de su temple, hubiera
podido derrotar en cien coimibates a los mi'smos esfor-
zados herederos de aquellos recios tercios esipafioles
de San Quintin y de Genblaux, a los prolpios nieitos
de log heroes de Zaragoza y de Numnancia, a los bra-
vos soldados del ('.i,..; no en vano dijo en versos
castellanos el Areipestre de Hita:
El vencedor ha honra ddel precio del vencido.
Su loor es a tanto, cuanto es lo debatido.
itQue fu6 un modelo de patriotism puro! Como no
iba a serlo aquel hombre, que impulsado por su gran
amor a Cuba al tener conocimiento ide que la gran
hora de la guerra se aoereaba, en una reuni6n de fa-
milia, -i.,n ini' itii. Kt. con sus euatro hermanos, jura
a sus propios padres en el hogar modesto, consia-
grarse a la independencia de Cuba, marchando todos
ellos a ofrecer su sangre en el altar de la patria.
No. lleaba para ello, otro bagaj.e military que su bra-
zo recio, acostumbrado a manejar el machete, ni otra
aictitud conocida que la de ser un jinete maravilloso.
F'u6 tan grande su patriotismo, tuvo tanta concien-
cia del juramento prestado, una noei6n tan exacta
de que su vida estaba consagrada como ,por Fuerzas
invisibles a morir por la patria, que siempre repetia
"861o a Cuba me debo; nosotros, los Maceos, todos
tenemos que imorir por la patriaa". Avergonzado por
el paeto llamado idel Zanj6n, que hicieran los cuba-
nos con Martinez Campos despu6s de la sangrienta
guerra de los di'ez afios, di6 el grito de resistencia
en Baragua, y le sorprendi6 la capitulaci6n en Ja-
maica. C6mo no iba a ser puro el patriotism lue
siempre alert en aquel hombre consagrado a Cuba,
llega a Haiti para ponerse en acci6n cuando la fra-
casada guerra Chiquita; e6mo no iba a ser puro el
patriotism de aquel hombre, 'que emigrado, reeorri6
la America laborando por Cubia, y viviendo en Costa
Rica acoge jubiloso la vista de Marti euando 6ste
liega a pedirle su cooperaci6n para libertar la Pia-
tria, y hace decir entusiasmado al Maestro: "De la
visit que le hice, me traje una de lias mas puras
in.;it,.s de la vida: ya Cuba puede ser libre y
feliz despuns de libre". C6mo no iba a ser puro el
patriotism de aquel cubano extraordinario que al
sonar la hora gloriosa del 95, al conjuro del mani-
fiesto de Monte-Christi, vino a ocupar, puesto de ho-
nor en la brega de la libertad y pase6 la Repfiblica
victoriosa, para inmolarse 'en Punta Brava al atar-
decer del 7 de Diciembre de 1896.
Prob6 tambi6n, sefiores, .en la paz y en la guerra,
que tenia un gran, coraz6n, que sentia las dulzuras
del hogar y los lazos inquebrantables de la amistad
w ,excelentes virtudes ciudadanas y fu6 bueno y cle-
---......... al enemigo y no lo mand6 a asesi-









4 DIAR1O DE SEIONE'S DE LA OAMARA DE REPRESENI''ANTES


nar impunemente despu6s de la batalla; y .*ouo:,i-u-
do tal vez los frutos nefastos que di6 el degiiello ean
Amnrica, en los tiempos en que Cuba adolorida y enl-
masa 'a los inermes en la guerra de la libertad de
san.grentada contemplaiba con espanto, la actuaci,n,
del general Weyler, contra los mismos no combatien-
tes, no respondi6 al asesinato con id6ntioa madida,
y eseribi6 en, cambio aquella earta hermosa que tanto
rebaja aquel funesto COap:i'tcn 'General y tanto enal-
'tce a nuestro Maceo.
Que su capacidad military no tuvo igual y puede
medirsei on la de todos los generates de la guerra,
lo demuestran sus hechos gloriosos. Nadie mras que
61, en las maismas condiciones, no teniendo nunoea
bajo sus 6rdenes much mis de dos mil eubanos y a
veces muohos mnenos hubiera sido capaz de atrave-
sar la Isla, erizada de soldados, desdie Oriente a Oce-
cidente, y desde Oocidente a Oriente, blati6ndose a
diario con columns eiemigas que duplicaban
sus fuerzas y su capacidad en. arreos de guerra. Que
capaceidad military tian extraord'naria la de aquel
hombre, casi Dios, que no pudo ser detenido en su
carrera, ni ain por las mismias troohas militares que
soe dijeron ser infranqueables y en su amino los espa-
fioles interpusieron. No vamos a describir una por
una sus aeeiones guerreras, pero Ipara darse idea de-
finitiva de sus condiciones militares, es necesario se-
fialar entire otros hechos, que cnando Espafia conta-
ba en esta Isla durante la revolu.i6n del 95, con un,
ej6rcito perfeetamente organizado y equipado hasta
con artilleria y fusiles de repetici6n que eran enton-
ces un modelo perfect; con oficiales militaries, pre-
parados en las escuelas de guetrra; cu'ando los su-
puestos tctiecos Ilegaban a la conclusi,6n de que los
cuadros de infanteria no podian ser deseehos, si 6sta
se eolocaban en determinadas formaciones para abrir
en determinadas condiciones cl fuego, 61, al frento
die la caballeria eubana, cargando al machete a fon-
do, lal toque de degiiello, roimpi6 siempre los ouadros
espafioles, haciendo ilusorios en la practice los ,su-
puestos de las escuelas doe guerra.
Y si esto no fuera aun bastante para calificarlo
como un general de genio, bastaria seguirle en sus
campafias, so'bre todo en la de Ocidente, en medio
die fuertes columns militares espafiolas que se com-
binaban para batirlo y deshaceorlo y siempre era 61,
por el contr'ario, .el que despu6s de batirlas en detalle,
so escurria entire ellas, el que puede bacer eso con
los escasos reicursos que 61 tenia, no es un 'general
brillante, es un verdadero genio de la guerra.
Ese hombre extraordinario que. se llamn6 Maeeo,
fue auin mis inico y genial, porque tuvo muohas ve-
ces superAndolos, afinidades clarisimas con todos los
libertadores de Am6rica.
Un .dia, un joven americano, Sim6n Bolivar, el
que luego fu6 el Padre de Colombia y Gran Liberta-
dor de America, traspuso el mar inmenso, preso de
inquietud indefinilble, y con el coraz6n sangrando de
dolores, recorri6 la Europa son saber lo que le inquie-
taba 'el alma era el afisia ide la libertad. Ese hombre,
una noche memoorable estando en Roma, la cuana de
los Graces, ascendi6 eon su amigo y maestro al Aven-
tino, y a la misma luz plateada Ide la luna qui habia
iluminado la grandeza de la Repfblica, las luchas del
Patriarcado y el esplendor y la infamia de los 0C-
sares, jur6 trnmulo de patriotism realizar la inde-


pendencia de Ami4ci-.a. Nuestro.,gran Maceo, agrioul-
tor sencillo, ciudadano modesto, tambien .en dia me-
morable en su rfstica casita, jur6 ante sus propios
padres consagrarse a la libertad de Cuba. En eso am-
bos libertado'res se plarecien.
Jos6 de San MaIiini, el nifo jesuita de Yapeyd, el
primer military id .Uri'..ii.I cuando era mis recia
la guerra de la independencia, euando so necesitaba
deslumbrar al enemigo y batirlo con la celeridad del
rayo sin que 6ste pudiera. prevenirlo, imitandr a los
cndolnes,s subi6 las heladas cimas de los Andes para
derrotar a los espafioles en Chacabueo, afirmando con
ello la libertad de Chile, que 61 mismo consolid6 en
Naipui. E .General Antonio Maceio, cuando era neee-
.-.iii en Cuba para los fines de la guerra, caer so-
bre el enemigo, deslumbrarlo y destruirlo, haciendole
convencer de su impotencia, pas6 la Trocha de Jfieaaro
a .M,,31i 'uilplli-.: barrera tictica indestructible ien
medio del aso'mibro de los peritos militares; y no con-
forane con ello, llega a la provincia de Pinar del
Rio dondce tiene en jaque a las mins iaguerridas colum-
nas espafiolas, para realizar 'de nuevo, en noche me-
morable, otra hazafia portentosa, la dell paso *ace Ia
Trocha de 1Mi i. I a Majana, que fu6 para Espafia, co.
mo anuncio fatidico precursor del gran desastre.
Antonio J. de Sucre, el Washington del Sur, el
gran M.11.i-; die Ayacucho, el tietico sereno y mias
preciado de los generals del Libertador, y como el
caudillo eubano, de trato afable y gran coraz6n, tie-
ne tambi6n con 61 punts de contaeto: fu6 siemprle
justiciero y odi6 el asesinato, regularizando la gue-
rra en honor de la piidad humiana; y cuando la reti-
rada de Arequipa, al protestar porque el Libertador
le encomendara el mando de la retaguardia, al sefia-
]iarle &ste, que en bien do la discipline lo creia nere-
sario al triunfo de Colombia y de la libertad de
Am6rica, el glorioso Sucre snupo poner el coraz6n en
alto, y cediendo el amor propio, nmand6 la retaguar-
idia del ej6rcito. Cuando el General Maeeo por deter-
minadas lli f. i1, Pi personales, entendi6 una vez en
el campo de int illi que su personalidad podia ser
un obsteculo para 'determinadas aspiraciones, supo
I..ri I:l.'Ii poner su puesto a la disposici6n del Genera-
lisimo, pero tambin, obedecer sus 6rdenes eomo sol-
dlado idisciplinado y deligente.
Y finalmente, dircomos, que si Pez con sus llane-
ros fu6 mis que una cabailleria, una troeha que de-
cidi'6 las batallas de las "'Queseoas del Medio"' y
Carabobo, Maceo, en Paralejo y en MVal Tiempo,
fu6 -con la caballeria cubana come un inmenso al-
fanje de acero, que cercen6 los cuadros espafioles;
coincidencias todas 6stas eixtraordinarias del Desti-
no, que quiso distinguir en La muerte, pero asemejar
en vida, los libertadores cubanos a los otros liberta-
dores americanos. Y vamos a verlo:
iSim6n Bolivar, el genio extraorlinario, el estadis-
ta inmenso, mil vec(e- alirmnldo por Ics Niles, el
que am6 los inmisericordes capampaentos y las alcobas
tibias; el que diurmi6 envuelto en el eapote military
sobre el duro suelo de Colombia bijo la "'lemenncia
de los cielos, y tambi6n en los brazos amado-s; aqud]
euyo nomibre esta escrito en la tierra, en Boyaca, en
Carabobo y en Junin, y en los infinitos cielos, al dar
recientemente a la Astronomia Prancesa su nombre
glorioso a un pl'neta nuevo; del que pudo decir on
im'agen grandiosa el poeta venezolano:











I~IARIO DE SESIONES DB LA CAMERA DE REPRESENTANTES 5


Palpitante de amor los eorazones,
Se pusierou en, pie oeuatro na.fliones,
Para verle pasar.
Aquol que Jo fu6 todo, Padre de Colombia y Jefe
del ej6eito, tuvo la hora feliz de haber realizado
la Indopenedncia de AmBrica, pero luego, desatadas
sobre 61 las Ipasionies insanas, fu6 a morir en Santa
Marta de San Pedro, desolado y triste, el 17 de Di-
ciemlbre de 1830, frente al war inmenso, tal viz pien-
sando en lo efimero de las glorias de este munndo,
tal, vtz en los dos grandies amoies 'ide su vida: en
aquella Fanny Du Villars que teniendo ann entire
ambos el oceano mantenia viviente su recuerdo, tal
vez de aquella Manuelita La Bella, que desvi6 de su
cuerpo en noche memorable de Septiemrbre, el ace-
ro de Bruto, cuyo amor fu6 tan inmenso, que se, ago-
t6 poco a poco para no sobrevivir a su recuerdo.
Jose -de San, Martin, ain retirado del trdgico es-
cenario de la guerra, tambien sobrevivi6 )a la indie-
.pendencia, y fu6 a morir adolorido y triste, otro
dia 17, en la Francia hospitalaria, easi ciego, sin
otro amor que su hija desolada.
Sure, el Marisoal de Ayacucho, de Bayardo de
Am6rica, tuvo tambi6n la satisfaoci6dn inmensa die
ver realizada su obra, y al caer dolorosanmente en
Berruecos, no lo mataron las balas espafiolas, sino
que lo hiieiron las dirigidas por ses propios herma-
nos de Venezuela.
Jos6 Gervasio Artigas, el libibertador del Uruguay,
el guerrillero de hierro de "Las Piedras', el deste-
rrado de la pat'ria libre, muri6 en, la granja ,de
Iviray, tranquilo y sereno, debajo del Manduvi-Igua-
zu o Ivira-Pyta, los dos Arboles bendficos, bajo los
que mediaba a la sombra, recordando los dias mag-
nificos del il.-r,- I r. .
No fud, por cierto, igual a la de esos grandes li-
bertadores de Amnrica, la suerte que tuvieron los
libertadores eCqbanos: Nuestro Maceo, muri6 el dia
doloroso de Pwnta Barva, tal vez, cuando era nece-
sario para que su sangre vertida diese mix's eneendi-
do fragor a la guerra, y tan convencido estaba 61
del sacrificio necesario, que relataba el dia anterior,
que habia tenido la aparici6n, supreme de sus quie-
ridos muertos, conminindole a emprender el viaje de
este mundo, porquie era hora de que el sacrnicio .se
cunmpliera.
Ignacio Agramonte, el libertador generoso y ar-
diente, alma templada para la paz y la ,guerra, el
heroe legendario del bravo Camagiiey, del que pudo
decir nuestro Marti, mirando sin quererlo, en su per-
sonal (,p-.ij: "Que era un diamante con el alma de
bieso"; el bravo rescatador de Sanguily, cay6 en, Ji-
maguayfi, en medio de los azares de la guerra.
Carlos Manuel de C6spiedes, el que toc6 a rebato
en La Demajagna el 10 de oetubre de 1868, Ia gloriosa
campana que hasta entonces habia Ilamiado a faena;
el que proclaan6 la libertad de los esclavos, empe'zan-
do pop los propios, el que di6 a la guerra de Cuba
su bravura incomparable y su ineonmensurable ha-
cienda; el que fu6 Presiddnte de la Repliblica en
armas, al hervir de las propias pasiones cuibanas, des,-
terrado y depuesto, fue a recibir el Ibeso de la muer-
te en San Lorenzo, en, su hacienda oriental, que ba-
fia el Contramialestre, 1il,,dtl..,,1 por Jas fuerzas es-I
prafiolas, porque tambin tuvo an Bruto, un compa-
triota que lo vendi6, cuando sus propios hermanos


tuvieron la 4ctdueza de imnipedirle miaW har al extran-
jero a Ulorar junto a su esposa a.-ongojada la ~iNus-
ti-ca quoe con 61 se vomfetiera.
NuI..t ro gran (Geerali-iinm, el exinio MAximo G6-
mez, el tictico genial y sereno de nuestras gaerras,
que nos di6 mis que su vida, porque pudo Ilorar el
dia dde Punta Brava, al titan de bronee y a si hijo
Panchito, el Ayudante de Maceo; el que pas6 a a
categoria de los heroes al inmolarse sin miedo por
Cuba y por su Jefe: Ese ilustre Generalisimo, tuvo
tambien el dolor inmoenso .de dar por la libertad d'e
su patria aidoptiva otro pedazo de su alma, ua hijo
mis pequefio, y 61 mismo, no encontro Ja m~erte
en los camipos de batalla a pI-sar de desafiarla, se-
reno, erguido en el caballo come un nuevo Campea-
dor de los tiempos modernos, porque no lo quiso asi
el secret destino, porque aunique 6l queria Cuba con
el alma, no habia naeido en ella, sino en la tierra
gloriosa de Santo Domingo, que tantos bravos gue-
rreros di6 a la Revoluei6n COubana; pero, en cam-
bio, entire nosotros reposan sus restos queridos, y
aqui lo Lonramos esta noche entire nuestros queridoB
mnerte~
Y nuestro Marti, el jovencito que desde los diez
y seis afios emnpezo a sufrir por Cuba los m's gran-
des dolores, que por. ella hizo todos los sacrificios,
desde el de su patrimonio personal, hasta su propia
vidia; el que llev'6 con dulzura el grillete de presi-
diario; el que anduvo errante por Europa y Am6
rica, predicando el evangelio de la libertad eubana
y solicitando, junto con la cooperaei6n; material, una
limosna spiritual de simpatia para la obra emanei-
padora; aquel que tenia, como 41 dijo de Agramonte,
"una rosa done esta colocado el coraz6n"; 61 que
fu6 el alma vibrant de la Revoluci6n Oubana, el
que eseribi6 estos sencillos versos:
Yo quiero cuando me mnuera,
sin patria, pero sin amo,
tener en mi losa un ramo
de flores y una bandera.
Ese, no sobrevivi6 ia la odisea ide la libertad, sino
quo un trigico 19 de Mayo, en una mafana de sol
radiate, muri6 en Dos Rios, cuando contestando con
la accidn a la calumnia, vino a dar su sange)e gene-
rosa por la libertad de Cuba.
Los que han ido, come yo, al cementerio de San-
tiago de Cuba, saben que en la patria libre se renue-
va, cada dia un ramo do flores sobrne la bandera qu,
cubre su tumba gloriosa. Se cuneplieron sus tra-giewo
deseos, porque 61 lo habia dicho: "El poema de 1830
estd incomplete y yo quise escribir su filtima estrofa";
y la escribi6 con su propia sangre. Pero ese hombre
extraordinario, que lo di6 todo por Cuba, escribi6
con el coraz6n, lacerado por los desengafios, este verso
doloroso, lanzamos al espaeio .este apotegma:
Todo el que lleva luz se queda solo...
No Maestro, todo Yaquel que 1leva luz no queda
solo, nosotros et seguiremos, y len lugar de tu verse,
doloroso, lanzamos ;al espacio este apotegma:
"Tfi eres la luz en medio de las sombras".
Te lo dice tu pueblo y tu Congreso: ese buen
pueblo cubano .q:e supo ilevar entire sus brazos el
cadaver del Generalisimo hasta la 1iltima morada
ese buen pueblo cubano, que cada 7 de Diciembre
se renne en iOacahual junto a la siepultura de MN
ceo, y 'cuando el cornetin toca a silenei9 site pa-
ralizado el ritmo de la vida; ese buen pueblo cu-











6 DIA3IIO DE SESIONES DB IA OAMARA DE REPRESENTATIVES


ibano que se agrupa, conmo ha heeho esta mafiana, a1-
rededor de La estatua del Titan, erguido sobre su
eaballo ide batalla, repitiendo fervoroso el evangelio
que td le predieaste y 61 tradiajo en aquel grito de
guerra memorable: "INDEPENDENCIA 0 MUER-
TE", para que resonando de cidaid en ciudad, de
pueblo en pueblo, y levado por las alas de la brisa,
lo repiten cada viernes los nifis eubanos en las es-
cuelas piblicas emando juran la bandera, y llevado


por los vientos resuene poderoso, pon todos los m-
bitos del miudo, como un clarin de guerra.
He dicho.
(Gramdes aplausos.)
SR. PRESIDENT (VizQUEz BEUIO): Se levanta la
sesian.
(Eran las diez p. m.)


IMP.. FERNANDEZ Y CA., P V KARGALL 17, HAIANA




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs