Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/01035
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID01035
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text



REPUBLICAN DE CUBA


DIARIO


DE


SESI0


ES


DE LA
CAMERA DE REPRESENTANTES
UNDECIMO PERIOD CONGRESSIONAL
SEGUNDA LEGISLATURE
VOL XLI LA HABANA 9 de Diciembre do 1923 NUM. 3


Sesi6n Solemne de 7 de Diciembre de 1923, en honor del Mayor Gene-
ral Antonio Maceo y demas mirtires de la Independencia.

President: Sr. Clemente Vazquez Bello
Secretaries: Sres. Luis F. Salazar y Vito M. Candia y de Ledn
SUMARIO
A las 9 y 30 p. m. la Presidencis declara abierta 1 a sesi6n.-Discurso del senior Ram6n Zaydin.-La
Presidencia levant6 la sesi6n.-Eran las 11 p. m.


SR. PRESIDENT (VAZQUEZ BELLO):' Se abre la se-
si6n.
( (Eran las nueve y treinta p. m.)
Tiene la palabra el senior Ram6n Zaydin.
Sa. ZAYDiN (RAM6N) : Sefior Presidente y sefiores
Representantes:
Cuando el Presidente de la GCmara, nuestro ilus-
tre VAzquez Bello, me confi6, ha pocos dias, la ora-
ci6n de esta noehe, yo senti flaquear mi voluntad an-
,te la ausencia de facultades y la grandiza de la fe-
cha que conmemoramos. Pero la fuerza ideol6gica
del cubano que siente desprecio por los industriales
del patriotism y los mercantilistas de la nacionali-
dad, me impuso la satisfaeci6n spiritual de renovar
los romanticismos ,heroicos y confortadores de aque-


llos magos gestures de nuestra soberania, que reme-
morando la Grecia de Epaminondas y la Roma de los
Gracos, formaron la legi6n de los Cespedes, Agra-
monte, Aguilera, Maceo, G6mez, Marti, artifices de
la Repfiblica fundida en las disciplines constitucio-
nales de GuAimaro y Jimaguayi.
Al decir del Maestro Luz y Caballero, la oda que
Manzini consagrara a la muerte del coloso europeo,
Napole6n Bonaparte, fu4 ii3tad:t por Dios... Y a.i
yo, en esta hora de sacro recogimiento, deseara que
mis palabras bajo vencedora y excelsa inspiraci6n,
concentraran toda la luz y el calor del Universo, pa-
ra que al plasmar la acci6n y el pensamiento del que,
por ser Atalaya de la Revoluci6n cubana, simboliza
su Iliada magnifica y gloriosa, tuvieran el color y la
line -que de la paleta es valentia, la forma y la ex-
presion que del cincel es vida, el suave encanto que









DIAILIO DE SESIONELS DE hA CO.AMARA DE REPRESENTANTES


de la midsica es kxtasis y arrobo, queja y suspiro, do-
lor y amor, coraje y entusiasmo; pero que, por ser
palabras de Dios inspiradas, a las sombras del ayer
-diera por conjuro emotional, alma y realidad de
present, y a los hechos su vibraci,6n y magnificen-
cia para ejemplo de espiritus que, indiferentes a la
Religi6n de la Patria, no saben que 6sta es siempre
agonia y dolor, sacrificio y martirio, abismo y glo-
ria,..
Al recorrer los pueblos en su hoy o en su ayer,
encontramos siempre la apoteosis de su epopey-a fun-
dida en troquel de bronces y mirmoles, que el ar-
tista, iluminado por el genio divinizante, concibi6 en
prl6ogo de fantasia, o la estrofa que al trueno tom6
su emoci6n y al rayo su flamigera luz, y al viento
sus centauros de ilusi6n, para, en magica consagra-
ci6n, inmortalizar la raza, el hecho y el hombre. Asi,
los soldados de Bolivar y San Martin, desde los pi-
cachos nevados de los Andes vuelan como condores
para caer en los campos de Junin, que Olmedo, en su
oda, fascinaci6n de encajees, glorificara. Asi del Cha-
pultepec, eastillo que sobre un promiontorio som-
breado por el follaje de los Arboles se levanta, una
mafiana, envueltos en la bandera de la mexicana pa-
tria, caen al abismo ocho cadetes inmolados a la in-
vasi6n extranjera. Asi Lincoln, que de lefiador a Pre-
sidente surje como un magno Profesor de energia,
una noche se envuelve en sus sombras de eternidad,
al rojo fulgor de un pistoletazo, mientras la mdislca
teatral, quizAs, reia... Y el artifice, asi, recoje cafio-
nes y fusiles, banderas y huesos, cuerpos y corceles,
sables y machetes, cadenas rotas y tambores, trompe-
tas y gallardetes, que unas veces proteje la Rep6bli-
ca o la Libertad hedha mujer de belleza extraordina-
ria y que el gorro frigio toca, y en otras la cresta
montafiosa, la pampa dilatada, la ola que ruje o el
simbolo de la paz, y que, fruncidos en monument,
sirven de taberniculos a las generaciones de patrio-
tas y a los que para el recuerdo viven.
Cuba, para simbolizar la grandeza. ae NI [po.-",
no ha entregado ni al genio del artist ni al estro
del poeta la concepci6n simb6lica, sino que ha.esco-
jido una feoha de sus jornadas revolucionarias, aque-
lla en que el carro triunfal de hazafias estupendas
pareci6 detenerse en los campos de Punta lirava, co-
mo para significar que en los pueblos donde ]a a?-
ei6n de un Maceo fu6 la resultante de una fuerza
ideol6gica revolucionaria y la vibraci6n de un pen-
samiento que culmin., a despecho de su caida, en el
6xito redentor, no cabe al cerebro human concebir
nada mAs trigico ni m'as sublime, porque las l1gri-
mas de.todo unr pueblo fecundaron a manera de las
aguas del Nilo la tierra ansiosa de libertad y sobe-
rania.
Por eso el 'Congreso para perpetuar la grandeza
de nuestra epopeya libertadora y avivar el senti-
miento que jamAs puede ser remiso al perfume evo-
cador de sus heroes y mirtires. consigna este dia,
fecha trfigica del desplome del Caudillo, pero subli-
me, porque ella simboliza todos los sacrificios, es-
fuerzos, aspiraciones. pensamientos e ideales de la
Patria en formaei6n.
Por eso tambi6n para alcanzar toda la significa-
ci6n de este tribute rendido al nombre de Ma6eo, no
basta que destaquemos, rodeado por un halo de Iuz,


su figure portentosa, sino que es precise remontar
el curso de nuestra historic para abarcar c6mo el
Caudillo, por su genio, result ser el simbolo de cien
aiios de conspiraciones y rebeliones, ansias y anhe-
los, estoicismos y ensuefios.
Cuenta un historiador contemporineo de Herodo-
to, que en la Siria habia un temple de renomrbre, fa-
ma y atracci6n maravillosa, tanto por su suntuosa
arquitectura como por sus fiestas religiosas; pero
que lo mis notable y singular era la fragancia deli-
ciosa y seductriz que el viajero percibia mucho antes
de avistar siquiera la magestad de su contorfio; y al
cruzar por su atrio y nave, el perfume le impregna-
ha, con tal sensaci6n, que pasado el tiempo y la dis-
tancia lo conservaba *como. don extraordinario de la
sefiora del santuario.
En el buscar de la historic, las hazafias y los h6-
roes dejan tambi6n al espiritu fragancias indelebles
de su grandeza, que, en las horas de melancolias, de
excepticismo o abatimiento, orea los sentimientos y
reanima las fuerzas, prestas, de nuevo, al combat
decidor. Asi, en esas horas, en que se oscurecen y na-
blan los sentidos, debemos, viajeros del patriotism,
remontar la barca del ensuefio por los rios de la cu-
bana tierra, para buscar, tras los bosques espesos de
la leyenda rom'intica, el tempo en que las pasiones,
los prejuicios, los intereses y las flaquezas humans,
se quemaron en la fogata devastadora de nuestro
Bayamo inmortal, la Ciudad que el Patricio Egre-
gio, 'Carlos Manuel de C6spedes, oligiera como san-
tuario de fe y redenci6n...
En los albores del siglo pasado, Espafia invadida
por las huestes imperiales, defendia, con el sacrificio
heroico de Daoiz y Velarde el honor de la raza del
Cid y la libertad de un pueblo que, en Agustina de
Arag6n, tuvo, como Francia, su Juana de Arcos. Y
las naciones latinoamericanas, infiltradas por la
nueva ideologia de la Revoluci6n Francesa, el ejem-
plo de la Metr6polis y la influencia de Estados Uni-
dos. decretaron en M&xico con Hidalgo, Morelos,
Bravo y Guerrero, la libertad; y en el Sur, San Mar-
tin, Sucre, O'Higgins, Carrera, Paez y Ricaurte,
fundieron el solio del libertador de Siete Naciones,
eomo llama Blanco Fombona al excelso Bolivar.
Cuba, convertida hasta entonces, no obstante la
efimera oeupaci6n inglesa, en factoria mercantil,
crucero abierto en el Golfo Mexicano para cita de
las dos formidable ,eseuadras de galeras y galeones,
que a Buenos Aires y Veracruz iban en busca del
granero que para su satisfacci6n y bienestar alli te-
nia concentrados el le6n espafiol; Cuba, agotada por
pirates y corsarios, eerrada al comercfo exterior y
aprisionada por gabelas exorbitantes y administra-
dores detentadores de su tierra y riqueza, iniciase
por conjuro de las circunstancias expuestas, en fac-
tor politico en el concerto de las naciones, por error
de Espafia, al decir del Conde de Toreno, que ayud6
a Estados Unidos a independizarse, por fracaso de
su regimen colonial, como analiza nuestro 'Enrique
J. Varona; por fuerza de ser de la ciivilizaci6n que a
la petrificaci6n social arrapea los cuerpos para darle
movimiento y acci6n propia... Lo cierto es que Bo-
livar, afianzada la independencia de Colombia, pre-
siente las pretendidas reconquistas espafiolas de Chi-
le, de Santo Domingo, del Perfi, de M4xico, como un







DIARIO DE SESIONES DE LA C AMARA DE REPRESENTAN'Tih


peligro; y los Estados Unidos, en su doctrine Mon-
rroe, declaran America para los Americanos, porque
la garita cubana, abatida por las olas de los mares,
puede ser, un dia, pefi6n de resistencia altiva, atala-
ya de futures movimientos, observatorio peligroso...
Basta leer el discurso que Don Gabriel Claudio de
Zequeira pronunci-6 el lo. de Abril de 1,822 en el
Ayuntamiento de Matanzas, para abarcar la situa-
ci6n political de Cuba, en estas sus palabras: "Bien
puede compararse nuestra Isla como un navio espa-
fiol fondeado en la boca del seno mexicano, sin puer-
to ni auxilio de Espafia, que a tanta distancia y en
sus inquietas circunstancias, nada puede a nucstro
favor." Y comprender asi como entonces, era el co-
rrer de 1823, se constituy6 en Cuba la Legi6n del
Aguila Negra, Sociedad "establecida fnicamente con
el objeto de prop6reionar entire los buenos patriots
medios que conduzean al logro de la libertad gene-
ral de las Am ricas," como decian los Estatutos que
obran en la causa que se sigui6 al Licenciado Don
Manuel Roxo por complicidad con su Primer Jefe
en America, Don Guadalupe Victorie. Gran Var6dn
Fuerte. Y presto circulan unos manifiestos procla-
mando la Repfiblica de Cubanacan con el General
Don Jose Francisco Lemus, desde el campo de Gua-
dalupe, bajo la muralla de la IIabrna. La sedici56n
se extiende a Matanzas, Trinidad. Guatao, 'Guana-
jay, San Antonio, San Marcos, Puerto Principe y di-
versos pueblos del interior. bajo la bandera de una
sociedad que se denomina "Soles de Bolivar", y que
arrastra al ideal libertario, no s6lo a los campesinos,
menestrales y obreros, sino tambi6n a Regidores, Al-
caldes, Tenientes y Sargentos de la Milicia Nacio-
nal; al extreme de inquietar al Capitin General, Don
Dionisio Vives, como lo revelan sus comunicaciones
al Ministerio de Gobernaci6n y Ultramar.
Acrecentaba esta conspiraci6n de los "Soles de
Bolivar" la circunstancia de encontraree divid'!da
la sociedad cubana en dos bandos politicos: el de los
Pifieristas, integrados por elements rancios de la
colonia que en el peri6dico "Amigo de la Constitu-
ci6n" tenian su palenque de sAtiras y ataques, y los
O'Reyllinos, formados, en su mayor parte, por cu-
banos y espafioles que anhelaban los mismos prino-
pios que Espafia y Francia consagraron en Amermea
al ayudar en su guerra contra Inglaterra, a los Es-
tados Unidos; y los cuales lueharon en plazas y ca-
lles, armados de estoques y bastones, carabinas y ba-
yonetas.
Conspiraci6n la de Lemus descubierta y ahogada
en sus vibraciones sediciosas por el 'General Vives.
como tambi6n la queen 1826, de igual origen y cau-
sa, llev6 a la horca, dos patriots de abolengo en
Puerto Principe: Francisco de Agiiero y Bernab6
Sanchez.
Las asonadas, conspiraciones y motines se extien-
den, como un re.guero de p6lvora, por toda la Isla,
avivada por la mecha incendiaria del pensamiento,
que por virtud de las Cortes de C'diz y la Constitu-
ci6n de 18182, goza de alguna libertad. En Puerto
Piincipe, la conjura abortada de Las Cadenas, pro-
voca una curiosa y pintoresca proclama del Jefe Su-
perior Politico, Gabriel de Torres, que sumada a la
del General Vives y a la prosa de los peri6dicos ".El


Aviso de Cuba," "La Cena," "Diario Civico," "El
Centinela" y "El Ramillete," "El Eco Cubense,"
"Diario de la Habana," "El Amigo Constitucio-
nal" y otros, forman una literature colonial y me-
tropolitana que apostrofa asi a los camagiieyanos:
"La historic, con su imparcial e inflexible buril tra-
za en el cuadro de la fidelidad vuestras turbaciones,
y qu6 podreis responder a sus mudas reconvencio-
nes?"
Pero surje tambirn una literature rebelde, energi-
ca, plet6rica de civismo y verdad, que con Varela,
Saco, Dulee, Arango, Carrefio, Luz Caballero y otros
que forman el cielo de nuestros famosos enciclop'e-
distas, construyen la conciencia de nuestra naciona-
lidad; y que se desarrolla entire los intentos de Ve-
nezuela y Colombia y Mexico, por lcgrar nuestra in-
dependencia, ya fracasando en sus empefios expedi-
cionarios, ya estableciendo contact con elements
fines al ideal separatist, ya aprovechando la gue-
rra sin cuartel entire Pifieristas y O'Reyllistas, ya las
intrigas qua en torno del General Vives y sus suceso-
res tejian subordinados descontentos o poco escrupu-
losos. Y todos bajo la mirada del Aguila Americana,
que despiertan los anexionistas, en su afAn de pro-
testa contra el regimen colonial y que tiene en el pe-
ri6dico "La Verdad" en New York, fundado por
Gaspar Betancoutr y Cisneros, "El Lugareffo," su
mis vigoroso paladin, al extreme die dar aliento a
una conspiraci6n que surc6 el subsuelo de Cuba y en
Estados Unidos, mediante Juntas Cubanas que se
organizaron, soldados y rifles, presto estuvieron pa-
ra derrocar a las autoridades espafiolas. Y en pocos
dias el cielo de COrdenas y iCamagiiey es rasgado por
el relAmpago revolucionario. Narciso L6pez, venezo-
lano de nacimiento, y ex-Brigadier del Ej6rcito es-
patiol, sucumbe ante la indiferencia de sus dos expe-
diciones y cuatro patriarcas principefios. Joaquin.
Agiiero, Fernando de Zayas, Jos6 Tomrs Betancourt
y Miguel 'Benavides rompen las cadenas de sus es-
clavos y se proclaman, asimismo libres. Martires del.
ideal redentor, sus compatriotas, en serial de duelo,
plantan cuatro palmas en el coraz6n de la ciudad, en
el Parque, que, luego. en Cuba Repdblica,. IlevarA el
nombre de otro Bayardo glorioso--Ignacio Agramon-
te-y nuestras abuelas cortan sus trenzas, como si a
la belleza marchita de sus caras transidas por el do-
lor, quisieran eclipsar el fulgor de sus eabellos.
El movimiento anexionista no encuentra calor' en
Washington. Mr. Buchanan, Secretario die Estado
bajo la Administraci6n de Mr. Polk, dirigi6 una no-
ta a Mr. Washington Irving, ministry. en Madrid,
que dice: "A nosotros nos satisface que Cuba con-
tinfe en la condici6n de colonia de Espafia". Y por sn
parte Jos6 A. Saco, seren6 y. admirable, lanz6 el gri-
to de admonici6n a sus discipulos que desertaron.
Cirilo Villaverde, Miguel T. Tol6n. Miguel del Mon-
te, Jos6 A. Echavarria, Porfirio Valiente,-'e inspi-
rado por la miigica orientaci6n de Varela, exclama :
"cuando me veo en presencia de un peligro que pue-
da amenazar a la Patria, me juzgaria culpable, si ha-
biendo hablado en ocasiones menos importantes, no
manifestase en 6sta, mis ideas."
Y Saco, el rechazado de las Cortes Constituyen-
tes, teme a la revoluci6n anexionista, no por apego
a la Metr6polis, a la que combat, y de la que anhe-


3








4 DIARIO DE SESIONES DE LA AAMARA DE REPRESENTANTES


la desintegrarse, sino porque prevee el abismo, Lqu6
significa el cambio de tutela? Identidad de regimen,
vasallaje, su'bordinaci6n: colonial siempre! Sin em-
bargo, no se culpen a esos cubanos, ellos mantuvieron
cono vestales encendido el sacro ifuego de la Patria,
ansiosa de libertad e independencia, y su propagan-
da, rchazada por el pueblo, tuvo el prodigio de avi-
var la pluma de cubanos, que, como Saco y del Mon-
te, y Pedro Jos6 Guiteras, primero, y luego, mis fer-
vorosamente, mnis rebelde y mis incendiaria, la de
Marti, fundieran el pensamiento de la Roepibli.ca,
preparando a quienes, en la cruzada humana saben
transformer el verbo en acci6n, la idea en hazafia
la raz6n en energia, y el canto y la inspiraci6n y el
poema en h6rrido fragor de fusileria y rebrillar de
machetes al sol y borbotar de sangre que prence
amapolas de recuerdo heroico sobre el verdor de la
campiia...
"La verdadera base de nuestra obra liberal.decia
J. M. Mestre en earta a Jos6 A. Saco, de b de Ju-
lio de 1867, estriba en el movimiento y en la propa-
ganda de la idea." Y asi, estos obreros del pensa-
miento, desde los albores del siglo, van "preparando
las almas" para "aumentar el bien de que gozan los
hombres en la tierra, y si esto no es possible, dismi-
nuir el mal," como aconsejaba Luz Caballero. El
Partido Reformista con su propaganda intense por
medio de "El Siglo," contribute a esta labor; y un
dia, la profesia de aquel Ap6stol austero y fire
que se llam6 Jos6 A. Saco! "nuestra cuesti6n no es
ya de papeles, sino de espadas y balas," prende co-
mo' aspiraci6n rom-Antica centre los patriarcas de Ca-
magiiey y Bayamo, y del Colegio "El Salvador" sur-
jen los fil6sofos convertidos en patriots y de las ri-
mas liricas, preiadas de ternuras, de Luis Victoria-
no Betancourt, los versos de libertad o muerte que
-entre sollozos y ayes, lamentos e imprecaciones, in-
funden cora.e en los pechos rdbeldes y heroicos; y
del gesto admirable de otro poeta. en la Numancia
cubana, Jos6 Joaquin Palma, un labriego humilde y
oscuro, se transforma, potr a inspira'cibn de su ge-
nio, en la sonora y admirable estrofa revolucionaria
que a trav6s de cien combates y de mil lhazafias, co-
mo el Cid triunfante vibr6 siempre cual trompeta de
Jeric6: M'ximo G6mez.
Carlos Manuel de CUspedes, al rojo resplandor de
"La Demajagua" tafie la campana de Cuba Libre. y
luego de fundir double cadena de esclavitud, emulan-
do a los nobles Patricios de la antigua Roma, requie-
re la cota del ensuefio y la espada del triunfo para
defender la Patria soberana. Agramonte, en Cama-
giiey, entire vitores y aclamaciones recorre con su le-
gi6n de centauros los llanos que la manigua sombrea,
y cuando eae en Jimaguayfi, rolbado por celo trAgico
del Destino a su grandeza, su caballeria galopa siem-
pre inquieta y vencedora; y en los campos. como b6-
lico clarin, se escucha la hora del fragor y del corn-
bate :
iA la carga! es la voz que ronca y atronante
diffndese en las filas del bblico escuadr6n;
iA ellos! ia la carga! iarriba! iy adelante!
se sigue repitiendo en alto diapas6n...
Como heroes de leyenda luchan los eubanos en
iOriente. Camagiiey y las Villas; poetas y fil6sofos
de la Habana, arengan a los bravos paladines de la


acci6n; la Repfiblica bajo Cespedes, Salvador Cisne-
ros, Spotorno y Estrada Palma, organize sus pode-
res, legisla, batalla, crece y sucumbe luego, en la ho-
ra maldita de la Paz del Zanj6n.
Diez afios son de tempestad y muerte; de (herois-
mos y martirios, de abismo y gloria; no hay franja
de tierra que no est6 llameada por el rojo Sol del
Apocalipsis, ni familiar que no sienta la desgarradu-
ra del dolor, augusto y sombrio; ni hacienda que no
sea relicario de cenizas aventadas al espacio como
aroma de libertad, ni Arboa, ni floor, ni vi-da que no
vibre al conjuro de esa formidable sinfonia del con-
bate que extremece en espasmos de alegria unas ve-
ces, de agonia en otras, el alma de la Patria.
i Yes entonces cuando surjen los Maceos! Brava y
homerica raza de los Maceos que da hombres como
leones y mujeres como Aguilas. Mujeres como la ma-
dre augusta--Maria Grajales-qute a Marti hacia
exclamar: "Aihora vo.lver a ver a una de las muie-
res que mAs ha conmovido mi corazon: a la madre
de usedd" y como la esposa-Maria Cabrales,-
fuerte y serena, "la mis prudent y celosa guardia-
na que pudo Idarle la buena fortune", inspiraran al
propio Caudillo aquella locuci6n que es oro purisi-
mo de sentimiento: i"La Patria ante todo!" Tu vi-
da enter es el mejor ejemplo; continuar es deber,
retroceder vergiienza oprobiosa. i Adelante, pues, pa-
ra el terrufio, la gloria de sacrificarlo todo!"
Yo decia, sefiores, que al evocar ]a figure de An-
tonio Maceo toda mi vida de cubano se extremecia
de emocion y recogimlento, porque desde la infan-
cia, en esas horas hogarefias, de. paz y consuelo, la
madrecita buena y amada que en sus rezos tejia
siempre plegarias para los heroes de la Revoluci6n.
hizo surjir en mi mentalidad de adolescent como
una maravilla de poder y fuerza, de atraccion y
mando, de impetu y coraje, de 6xito y gloria, la fi-
gura de Antonio Maceo encarnada en el extraordi-
nario Angel Rebelde de las protests y ultrajes, ex-
plotaciones y servilismos. Y en tardes anteriores,
erecieron al par mi turbaei6n y mi emotividad, cuan-
do uno de los mis valerosos Jefes de la irredenta lu-
cha, y para quien en el cofre de mis afectos guard
yo siempre devocin admirativa, el General Carlos
Guas, relataba a various compafieros las 6picas haza-
fas del .guerrero que prendi6 su cuerpo con cuaren-
ta y nueve estrellas de plomo para alumbrar de li-
-bertad y de justicia nuestra tierra oprimida y ava-
sallada; del atrida inmortal que no deja una sola
paigina de la historic de nuestras Revoluciones sin
un gesto admirativo o una hazafia de Bayardo mag-
nifico.
En el Olimpo d4 nuestra grandeza, Antonio Maceo
es Jipiter por el fulminar de sus rayos veneedores;
y como el Dios Mitol6gico, su fuerza temible y sor-
prendente tiene la rapidez de lo, imprevisto, el vigor
de lo poderoso, la osadia de lo aventurado y la atrae-
ci6n de lo infinito... Ouando cruza, ginete en su in-
d6mito corcel la espesa manigua, salta el rio que es
serpentina y encrucijada en el Cauto, y trepa al pi-
cacho para en la montafia altiva plantar su tienda,
semeja un Aguila que escruta el Destino, para caer
luego, con la fuerza omnipotente del sino fatal, so-
bre las columns enemigas que Je suponen bravo ge-








'DIAr10 DE SEOE DE2 LA CA1UALA DEk RPRAESENTANTES 5


neral de multiples solados, y es caudillo de hom-
bres desnudos que ofreecen al mundo, at6nito y des-
concertado, la vision de un f.bula griega... Esparta
enmudece, palida de sonrojo... Maceo es Leonidas en
el Carril y Alcibiades en la Invasi6n, y Epaminondas
en el temple de su alma de bronce... para cantar sus
proezas require un Homero; para esculpir. su figure
a Praxiteles o Fidias y para relatar sus hazafias a
Tito Livio, Suetonio, T'cito o Herodoto!
pQuer6is conocer el carActer de Maceo? Despues
de ]a protest de la Laguna de Varona, la renuncia
del Presidente Cisneros y la exaltaci6n de Spotorno,
el Gobierno nombr6 Jefe de los dos Cuerpos de
Oriente y Camagiiey, al General Vicente (arcia,
quien inmediatamente prepare una operaci6n sobre
la zona occidental de Holguin, y envi6 6rdenes al
General Maceo y a las brigadas de Ba3 amo y Hol-
guin para que se le incorporasen en la Manteca. Ma-
ceo recibi6 el despacho cuando aun husmeaban los
escombros del que fu6 fortificado Campamento de
La Demajagua, y en campo abierto, por dos veces,
habia derrotado al enemigo; y al enterarse de que
el rebelde de ayer era el Jefe de 'hoy, los Jefes y
Oficiales protestan. Y Maceo, alcanzando la justicia
de ese sentimiento, pero r.spetuoso siempre de la
autoridad, acept6 que se redactara un Manifiesto al
Gobierno, exponiendo los graves riesgos que a la Re-
piTblica en armas acarrearia erijir, contra la volun-
tad de los mantenedores de la discipline, del orden,
de la ley, de la Constituci6n, a los turbulentos y fi-
ciles de caer en la celada sediciosa. Oriente ind6mito
protest; y pronto Vicente Garcia, obligado a renun-
ciar el mando, limit6se a dirigir Camagiiey. iLa
Constituci6n jurada por el honor de una raza la sal-
v6 Maceo!
mQuereis conocer el temple de su alma? El dia 11
de Mayo de 1877, doloroso aniversario de la muerte
de Agramontie, acampa el General Vicente Garcia
en Santa Rita, parte occidental de Camagiiey, y se
constitute un Club Revolucionario que acuerda des-
conoeer los poderes constitucionales de la Reptibli-
ca, derrocar a Estrada Palma, suprimir, la Cimara
de Representantes y proclamar la Repiblica demo-
crAtica-federal-social. La chispa sediciosa prende en
el Campamento del Coronel Bartolom6 Mas6, que
una mafiana amanece sin oficiales ni soldados en la
line occidental de Holguin. Y apunta un dia en San
Agustin, sobre el Cauto, "Campamento avanzado de
Cuba y Guantinamo, donde Maceo, como un carce-
lero, guardaba inflexible las puertas de sus domi-
nios," cuando legan y se retiran, luego de entregar
una carta de Vicente Garcia, y ser, vigorosamente
apostrofados, el ciudadano Jesus Rodriguez, el Co-
ronel Fonseca y los Tenientes Coroneles Limbano
SAnchez y Guillermo Cardet.
Maceo, mantenedor de la idea, del orden, de ]a 1ey,
del regimen, contest como un Ap6stol: "Para satis-
facer las aspiraciones del pueblo no es necesario au-
torizar la desobediencia al Gobierno constituido y a
las leyes," y como un Castillo: "Al mismo tiempo-que
indignaei6n, desprecio me produce su invitaci6n al
desorden y a la desobediencia a mis superiores, ro-
gAndole se Abstenga en lo sucesivo de proponerme
asuntos tan degradantes que s6lo son propios de hom-
bres que no conocen los intereses patriots y persona-


les; al hacerme esta manifestaei6n debi6 compren-
der que ante todo soy military. Para mi nada implica
la amenaza que hace a este Distrito, porque siempre
apoyar6 al Gobierno legitimo y no estar6 donde no
puedan estar el orden y la discipline, porque vivir
de esa manera seria llevar la vida de un perfect
bandolerismo. Cumpla usted con el deer que le im-
ponen su grado y obligaciones hacia la Patria, y verA
que ni las fuerzas se fraccionan, ni se desorganizan
como usted dice, pudiendo siempre reclamar el de-
recho y la justicia."
,Ah!, sefiores! pero si hay que estudiar el character
de Maceo a la manera que Taine y Carlyle sefialan,
recorder la casi tragedia del Coronel Limbano San-
chez, el "Le6n Holguinero," "bondadoso y d6etil
como la cera, de escasa inteligencia y limitada ins-
truccin, perspicaz e impetuoso," como lo pinta Fer-
nando Figueredo, y la protest de Baragun. Enton-
ces Maceo como los heroes de leyenda se crece; 'ya
no es el 'hombre de bravos arrests y temple de ace-
ro, ni el Superhombre de Nietzehe: es el Dios Mito-
16gico de impetuosa serenidad, audacia divina, aco-
metida bizarre, gesto olimpico y acci6n excelsa...
En el predio del Comandante Luis de Feria ins-
tala el Coronel Limbano SAnchez el Cuartel Genleral
de la sedici6n, y la tragedia traza riibrica casi fatal
en los incidents con los Coroneles S'anchez, Vidal,
Ruiz y Figueredo. Y llega Maceo, disptesto, como
habia anunciado, a terminar "de eualquier maenera
lo le Limbano."
El Caudillo, solo acompafiado por la mfisica del
viento, se internal en la montafia, perdido en la on-
dulaci6n del terreno y cubierto por el follaje de los
arboles. Lo cobija el palio azul del firmamento y le
guia un designio misterioso. Lejos, la tropa leal y
suya. Como sombras, le siguen los dos Figueredos.
De repente, resuena, en la soledad augusta de la ho-
ra hechicera y silenciosa, el i alerta! Responde viril.
Cunde como una vibraci6n, el alarido del centinela.
Corre la insurrecci6n. Pueblan el espacio gritos a
Vicente Garcia; algfin muera! restalla entire c6leras
y blasfemias. Pasa un halito de tragedia. Limbano
S'Anchez, revolver en mano, le apunta y amenaza.
Maceo, como un Dios, le grita: "Haz fuego, cobar-
de, que vas a matar a un hombre"... y le rinde y le
subyuga, y le abate y vence! Pero como en los dra-
mas griegos el vencido simula lealtad, mientras roe
en sus entrafias la derrota, y prepare la venganza;
un dia huye y levanta la sedicion. Y cuando vencido
por la altivez serena de MAximo G6mez, que como
otro Dios le reduce y amilana, con su presencia, Lim-
bano Sanchez cae; Maceo evocando su traici6n,
irrumpe la encomienda gritando: ",General G6mez-
le dice-si usted como una autoridad respectable
quiere que sus 6rdenes sean debidamente cumplidas,
no se entienda usted con el Coronel Sinchez, pues no
es un hombre de palabra; d6 used esa Comisi6n a
cualquier official o sargento si quiere asegurar quien
respond a un compromise". Cruzaronse tanjantes
como espadas, la sorpresa y el castigo, el machete y
el revolver, y sobre las cabezas formaron una b6veda
de acero, qu.e un ; Viva Cuba! fervoroso y patri6tico
diluye en abrazos y lagrimas. jEuripides y Sofoeles
habrian sentido la crispaci6n trAgica de Edipo Rey,,
Antigones, Ayax o Las Troyanas!







6 DIARIO DE SESIONES DE IA CAMARA DE REPRESENTANTES


El Destino, fatal como una 'hechiceria y misterio-
so como el abismo de unos ojos de mujer, se burl6
de la formidable Revoluci6n, reduci4ndola al peque-
flo territorio comprendido entire el extreme Oriental
y el rio Jobabo, limited de las Tunas y el Camagiiey;
y la Paz del Zanj6n puso su rictus de amargura y
dolor en los bravos elgionarios de la redenci6n cu-
bana, vencidos, pero con honor.
Solo, entonces, Maceo, el custodio de la dignidad
cubana, el Angel Rebelde, l antorcha revoluciona-
ria, el le6n que no se rinde jams, protest de la
Paz, sacudi6 la melena; y seguido de Calvar, Crom-
bert, Prado, Moncada, Portuondo, Figueredo, Jos6
Maceo, Rius Rivera y otros, en Baragun, ante Mar-
tinez Campos, el hidalgo y diplom6tico Jefe espafiol,
sell su pacto con la libertad o la muerte.
Maceo en la emigraci6n conspira y labor. Marti
lo llama, y olvidando en su -grandeza agravios y res-
;q-emores, se abraza a MAximo G6mez; y cuando so-
bre Dos Rios el fulgor de la inmortalidad abate la
frente del Ap6stol, juntos marchan a la invasion de
Cuba, que iniciada en las sabanas de BaraguA, ter-
mina en las costas de San Antonio.
Cabalgata apocaliptica que segin Mariano Coro-
na, el Ayudante del Caudillo: "cruz6 la Isla enter
bajo una lluvia de balas, envuelta en la humareuct
del comibate, alumbrada su ruta por el intense res-
plandor de los cafiaverales incendiados, terminando
un combat para empezar otro, avanzando siempre,
siempre llevando como credo el firme dilema de In-
dependencia o Muerte! y como emblema la bandera
tricolor. Y frente a la legion libertadora las huestes
de la tirania, movindose maquinalmente de uno a
otro lado, atontadas e irresolutas: Iburladas en El
Lavado, vencidas en Coliseo, aniquiladas en Mal
Tiempo, reducidas a sus fortalezas o corriendo ver-
tiginosamente en largos trees militares, cuyas lo-
comotoras, con la voz estridente de sus silbatos, des-
fogaban la horrible desaz6n de la derrota."
"La campafia de Pinar del Rio, la mis ruda, la
m'is gloriosa de las sostenidas por Maceo, es digna
de los grandes 'Capitanes de la antigiiedad. En ella
derroch6 el Caudillo Cubano *el inmenso caudal de
su nmmen guerrero; en ella demostr6 la divina duc-
tilidad de su talent. Y le vimos, prudent y discre-
to en Paso Real, astuto en Cabafias, estrat6gico en
Tumbas de Estorino, reflexivo en Cacarajicara, re-
suelto y atrevido en el Rubi, arrollador e impetuoso
en Ceja del Negro... pero siempre grande, siempre.
magnifico, siempre en el complete dominion de sus
facultades extraordinarias"...
En los dias aquellos de la protest del Baragua,
estaban acampados los bravos adalidcs de Maceo,
cuando de un 'drbol brota un nifio, medio desnudo
y medio pdlido; trae sobre la espalda un Jolo~go y,
sobre la cara pinta-la sorpresa. Al avistar tropas cu-
banas rie y grita: Viva Cuba! Hoy es un dia de
fiesta para mi! ; Los vamos a .coger a sombrera-
zos!"... Y como si escueharan al hijo del bosque, pe-
quefio gamin que recuerda al Gabroche parisi6n,
presto a la andanza y a la aventura, tropas espafio-
las diseminadas aparecen, y la lucha se entabla. El
gamin cuibano rie de igoce y bravura, y a cada mo-
mento vibra como una campana de aleluya o una
trompeta de jolgorio bl1ico su voz infantil que gri-


ta: Viva Cuba Libre y adelante! De pronto calla,
el Teniente Coronel Fernando Figueredo se internal
en la labranza y ante sus ojos se reproduce el famosa
euadro de."El Gladiador Moribundo." Torres, vale-
roso y audaz, Capitin de los tercios orientales, in-
corporado, agoniza, mientras a su lado el hijo de los
bosques, 'en un postrer esfuerzo, gime: Viva Cuba
y adelante!...
Asi caen Maceo en Punta Brava y a su lado el
Capitdn G6mez Toro, el que en los 'bosques de Cuba
form.6 su alma y cuando la tierra se levanta horri-
pilada y el Sol se hunde en el ocaso del dolor y el
pueblo at6nito solloza y la Revoutci6n tiembla, aquel
otro bravo hermano del 'Caudillo, MAximo G6mez,
'deja resbalar una l grima, que es melanc6lica y sua-
ve como el rocio y que .bafia un grito ronco y vilbran--
te de -vol.c'n Que trepida y de olas que rujen: "iVi-
va Cuba Libre y adelante !"...
Viva Cuba Libre y adelante y que en Espafia, un
critic de austeridad y rectitud, en "El '"orreo Mi-
litar de Madrid," comentaba asi: "'La muerte de
Mfaceo dej6 manca la insurrecci6n, 61 fu6 su braza
vigoroso, toda acci6n audaz y combatiente en 61 se
realize, era el que sentia fa inspiraci6n de la guerra
de partida, comprendia su jugarreta, utilizaba el te-
rreno cual ninguno, el clculo de tiempo y distancia
era para 41 un juego y nadie como 61 supo manejar
la elasticidad del organismo.rebelde, ya dindole la
consistencia necesaria para el combat, ya la distin-
ci6n necesaria adecuada a evitar... Juan Bruno Za-
yas fu6 el fnico para quien tal vez la guerra dfrecia
anchurosa pista, por donde su nombradia se elevara
rdpidamente y tal vez hubiera podido en algfin tiem-
po codearse con los primeros hombres de la insurrec-
ci6n, pero la fortune caprichosa no lo quiso asi, y
hoy tienen que contentarse los rebeldes con otros Je-
-fes. .. En resume, mentia quien dijese que la gue-
rra hoy estd en el mismo grado que haee tres meses,
y si bien es verdad que algo mds aplanada y decai-
da, es precise conceder tam'bi4n que en ello no han
influido en lo mas minimo el castigo impuesto por
nuestras armas, produj,6ronlo causes ajenas 'a nues-
tra acci6n miliar... No hay tal pacificaci'n, la gue-
rra, en idWntica texitura a la de 'boy, puede prolon-
garse hasta lo infinite."
Y he querido, esta noche, sefiores Representantes,
compendiar en un boceto breve y rpido, la fuerza
ideol6gica de nuestra A'tevoulci6n, que con su alma'
de bronce simboliz6 el 6pico Caudillo Antonio Ma-
ceo; porque, precisamente, nuestra conciencia nacio-
nal en formaci6n necesita construirse y solidificarse,
al conjuro de la .grandeza inmortal de nuestros h6-
roes y al resplandor deslum'brante de sus famosas ha-
zafias; porque al cabo de cien ainos de iniciaci6n en
la vida political, el romance de nuestra aurora his-
t6rica debe tejer sobre las proezas que nuestra fe ha
de esperar del porvenir, el 'encaje mdgico y encan-
tador de nuestra virtud y de nuestra acci6n, que si
grande fu6 la de los Patricios de la Libertad, here-
deros nosotros de su bravura y de su amor. deposita-
rios del fuego sagrado de la Independencia patria, te-
nemos el mandate imperative de conesrvar. con nues-
tro sacrificio y con nuestra abnegaci6n, si necesario
fuere, las libertades y ]a soberania de nuestra Repf-
blica, para demostrar ante la faz del Univ.erso y dejar









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 7


como reeuerdo imperecedero a nuestros descendien-
tes, que los cubanos de hoy son legitimos y orgullo-
sos legatarios de la Patria sofiada por Marti.
Grandes fueron nustros antepasados al consagrar
con esfuerzos sobrehumanos la redenci6n de nuestra
Patria esclava, pero sus manes gloriosos, sefiores, po-
drdn tener la seguridad de que los cubanos de 'hoy,
seremos tan grandes como ellos, si sabemos encausar
el desenvolvimiento de nuestras instituciones por
rumbos de progress, y logramos por la conquista del


pensamiento y de la virtud, la consolidaci6n de nues-
tra soberania definitivamente al abrigo de nuevas
acechanzas y perturbaciones...

(Grandes aplausos.)

SR. PRES'DENTE (ViZQUEZ BELLO) : Se levanta la
sesi6n.

(Efan las once p. m.)


"N. P. ERNANDEZ Y CA., P. T MAUr LL HAMr




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs