Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/01015
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID01015
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text










DIARIO DE SE S NES

DFL
CONGRESS DE LA REPUBLICAN DE CUBA

S DECIMO PER1ODO CONGRESSIONAL

CUARTA LEGISLATURE

: VOL. XXXIV Habana, 11 de Diciembre,de 1922 NUM. 4:


CAMERA DE REPRESENTANTES'

'Sesi6n:solemne de 7 de Diciembre de 1922 en honor de Mayor Gene-
ral Antonio Maceo y de martires de la Independencia

Presidencia del Sr. Ibrahim Consueora y Guzmin
Secretaries: Sres. Jos6 R. del Cueto y German Wolter del Rio

: '' SUMARIO

A las 9 p. m. se abre la sesi6n.-Discurso del Sr. Santiag o Verdeja Neyra.-A las 10 p. m. se levant
la sesi6n.


S PSR. PRESIDENT' (CONSUEGRA): Se iabre la sesi6n.
S 7''r,i.,' s 'nueve, p. im;)
T.l-,-. la palabra el doctor Verdeja.,
SR. VERDEJA (SANTIAGO)::.
Sefior Preside'nte:
*. i, ,-;,i, Congresistas:
Sintiendo el espiritu impregnado del alto patrio-
tismo quie Ilevara a las generaciones pasadas a las
'luchas del 68 y del 95, que viven en el mundo
del recuerdoo o en las piginuas de la historic, que es
el recuerdo tiambien, aunque eserito, para ensefianza
S. de la- iiii.ntl1.. cual dijera Cicer,6n; nt c il,, el
alma, repito, rini.- sumergida' en ei ambientei que
Senvolviera, primeroi a Carlo's Mani'-! :de, C&spedes
y despubs, al inmenso Mni i, porqUe de intent he
; pasado estos dias, observando ante documents y
.libros, el conglomerado politico social que ni de pro-
p6sito.bubiera sido ri'-.ir credo para que, como
hecho inatuiralisimo, siguiendo las leyes' de la biolo-
gia .yla a'nl.ringponii desde el pnunto de vista socio-
6lgieo, 'surgiesen a la existencia'los' defensores de la


libertad de Cuba; sintiendo todo eso, que ,. iui.,
much n'ams ,que las facultades _t Ii:1ti 1 l,. que me
asisten para darle congruente forma en el order de
las ideas y adeueada expresi6n elX ellorden d:e- I.N
pialabras a ese mismo q-,itiimint-., que me .prl;i,:,ir
enteramente, por asi idecirlo, me hallo en el caso
de hablar en el dia y sobre el .dia que ha sefiaiado
la Repiblica con iel fin de rendir tiibuto p.i'tli:'..
de tristeza y de luto por cuantos desaparecieron
tan s6lo de la existencia material (pouesto .que eni la
del espiritu han de vivir in secula seiloruo-m), lu-;
chando heroicamente por la' idependencia y los ,dere-
chos cubanos, ora en el campo de las ideas, 'ra en
los de batalla, ep donde, iserenos y tranquiloi ya,
plarece' que .ain se oye, al. -.ii; .i'-. del recuerdo,; el
eco fraii'.r..l d; la 'contienda,'llevado de monte en
mont-., .,.1.- :nillb- .r a ll,. como niota colosal e in i
oextirlilr 1, que li.e ';repjercutir. eni todos los eora:
zones cubanids, .por el suave impvlso Il la 'brisa,
que auihenta su rumor iarmonioso al roaar eon- el
verde y gigantesco abanico de'las palmas.
Nadie hubo de indicarme para ocupar ,este lugar.
He sido yo quin, coeo impulsado p., u'.in. fuerza:
ciega" de la ,naturaleza, ime he rtri'-.lll. a 'pesar de
,,btil :.;.:lnu e. el temor del fracaso, a robarles a -los


* I






"2 : 1 DIARIO DE SESI(NE.s DEL (CON(RESO.-CAMARA DE REPRESENTANTES


-:, .' grandes de la paiabra en ,esta Camara una de las
o:'.- i.,-,i. en que, mAs qua. en otras, su c.clcueania
. seria luz para la',inteligencia, vigor';para la volun-
tad, constanciap'arael sentimiento. Yo hubedcte ha-
llarme, y me hall, irip-li'1' :; hablar esta nochie,
per la energia que desarrollara en mi sla I. 1.r:i
S el studio reciente que he heeho, no tan dc.-i1,i,
u". al quisiera, de los hombres y las cosas q.ue fue-
ron de nuestra patria, iy aqui estoy eumplicndo jal
impulse psiquico, onvertido quizss en imperative
c:: ateg6rieo de mi conhieneia. Perdonadre, pues, en
S mrito de todo ello'.
S Hay com'o un paralelismo entire los fe'nbmenos 11-
sicos y morales. Si con la eosmongonia kantiana, pre-
S ursora de la de Laplace, observamos la formaci6n
de los mandos, y a la luz de la. ciencia politiea ob-
'ervamos tambien la formaoi6n, no ya ,de los ,pue-
blos, sino de las naiionalidades-qt la. rl.e:nluir;:i'n conseiente del Etadlo,-veremos co-
io, los fen6menos, de -uno y otro orden, se desenivuel\
vein similares o semejantes. Para Cuba, cumpli6ndo-
se la ley de las atna:ciones, -el sol o gran centro
plpin lr;fi politico fu6-y es-la America libre. De
ella, ,de ese sol partieron las principals ideas de so-
berania y democracia (los anillos vaporosos de que
habla Kant en sa "Teoria del Cielo" como de em-
briones de mundos), que, primero, en una opinion
piblica inestable, si la habia bajo el mando de los
Clapitanes Generales de' entonies, y, despu6s, en la
S lite ,de log nativos, hallaron entire nosotro4 atmos-
f.era o anbiente, propicio para que, del, estado de in-
diferencia, o digamos vaporoso, pasaran al de soli-
dificaei6n o conareci6n .
Fu6 en tales moments cuando, gracias a los ten-
denelosos a veces, franeos otras y siempre brillan-
tes trabajos de los pensadores aubanos como Saco,
S Varela, Luz y Caballero, el Lugareio, el Conde de
Pozos Dnlees, etc., comenz6 a tomar en Cuba, en
la inmensa mayoria de la sociedad culta, sangre de
su sangre, vida de su vida, el ideal definido de un
Estado Cublano democAtiico, libre e independiente;
fue entonces euando, de nebqlosa que era en el es-
piritiu patrio, la Repfblica en que respiramos. pas6
a ser gradual, pero r.piJamente, una r.'aldad cos-
mog6nica, en la conciencia de, los cnhanos, ur; mun-
do politico con todas sus leyes ineludbhles, inclusas
las del "dolor y el ascrificio; mundo, que, gravitan-
S do sobre los corazones en verdad amantes, e a pa-
tria, los, inclin6 a la grandiosa epopeya, de los die.'
afios, despues de apurar el ci-Ali de la amargura
S on el fracaso de las conspiiraciones de los Soles de
S Bolivar. y del Aguilh N era, cuyas feehss debieran
sefialarse con piedra blanea. de Tnanera ostensible,
en los fastos de esta querida tierra.
La Guerra del 68 fiiu a no dudarlo, el resultado,
por una -part,;. de, los desmanes de todo genero efec-
tirados por los Gobiernos de la Ex-Metr6poli-basta.
para .conveneernos de ello, el fijar la atenceiin un
instant en el regimen politico y econ6mico de aque-
Ila 6poaea,-y, por otra part, fu el 'resultado tant-
S bin de la propaganda de las ideas Rlevnda a cabo
por los ilustres varones que centre nosotros oeiparon
el lugar de los enciclopedistas del siglo XVIIT. pre-
cursores de la gran Revoluei6h n'rancesa, de donde
emanan easi todos los dereohos consignados en las


Constituciones pilir i .: modernas, incluso el tan dis-
cutido de innunidad parlamentaria, si exagerado
algunas veces, necesario siempre para la debida in-
dependencia del Poder Legislativo, como si se di-
jera del penslamiento de da naci6n.
Si, como dicen Ren'in, Em,.r-iu. Rod6 y Henne-
quin,-para justificar ciertos privilegios personates
en las democracias o para former juicio de la cul-
tura de'los puI.-bl ;-si, .como dicen tales pensado-
res en los individuos en que se:han encarniado los
principios m's elevados de la ciencia, la filosofia y
la political, en ellos, estan niijt.-liz.id-.. como en esen-
cia, el sentimiento, la inteligencia y, la voluntad de
su patria, y no en la. mayoria delos ciudadanos .en
general, segiramente en los que fraguaron y sostu-
vieron nuestra guerra grande se hallaban vincula-
dos, junto con diehas cualidades, los vehelmentes an-
helos aubanos; porque si es iverdad que en ella
tomb parte .buen nfirero de la masa an6nima del
pueblo,-no tan important ese nfirmero como se ae-
seaba-no lo es nienos que, en cambio, toda al so-.
ciedad distinguida, toda la sociediad culta de .enton-
ces, la native, aquella que habia bebido eni el ex-
tranjero y en los libros las ideas de progress en los
diversos 6rdenes de la vida, ese conjunto social que
da la nota m.ns alta deo eivilizaei6n en todos y ea
c'ada uno de los pueblos, por lo mismo que en 61
se adunan las mis brillantes condiciones, del pen-
sar y el sentir; ese nieleo de almas escogidas, for-
jadas para el dolor en el yunque del estoicismo y.
templadas para el combat en la fragua, de la he-
roicidad, se lanz6, aunque consciente de su obra y
de sus fines, conio tromba arrolladora, para arrasar
las vetustas institueiones coloniiales, arraigadas en
el santo suelo de la patria,- mis por la fuerza del
terror y la tirania, que per el curse incesante de
los siglos, y despleg6 a los aires, ante el mundo. at6-W
nito y eonsternado por la bravura y el -a.-rifi-:i de,
los eubanos, la bandera de las estrellas y las barras,
-en cuyos colors estin simbolizadas las caracteris-
ticas de este pueblo: la noble rp3,in'; y la sincera
generosidad.
SPero fu6 en vano entonces aquel esfuerzo colo-
sal; de nada valieron para el buen 6xito inmediato
que perseguian los libertadores del 618, su- voluntad
gigantiesca, su energia. ciel6pea: afimn ins fuego-
itodo el fuego del Averno, henehido en el pecho de
la totalidad de los cubanos-se neeeesitaba para
derretir la cadena que tepia aherrojada, como a Pro-
meteo en la cima del Ciacaso, a la pobre Cuba en
la cima de la ignominia politicia, mientras el bui-
tre del fisco colonial le devoraba las entrafias.,
iAh! Pero comenz6 a faltar el fuego-el fuego
material, pues que el moral fundia ya, los corazones
todos en un solo sentimiento paroxismal de patrio-
tismo-comenz6 a, faltar el fuego en la inmensa,
pira de la Revoluci6n Redentora, en donde, con ma-
yor fe que la de los ladeptos dd Calvino en fecha
hist6rico-religiosa. lanzaron su euantioso patrimonio
las antiguas families del pais, y eomenz6 tambi6n
a faltar la ignea claridad del cielo, que iluminaba
la send de la libertad, y comenzaron las sombras,
y con ellas la disparidad de criterio de los ilustres
jefes revolucionarios' y con la disparidad de 'crite-






DIARIO DE, SESIONES DEL CONGRESO.--OAMARA DE REPRESENTANTES


rio hubo de acercarse, iy lleg6 al fin.! el trisfe Pac-
to del Zanj6n.
No sB por qu6 se me antoja que en tales momen-
tos -se sinti6 Cuba mis qua nunca' desgarrada en
sus entrafias y que su dolor profundo, sin iguial,
dantesco, s6lo supo'recogerlo, en la sublimidad de
su trascendencia, el heroe por antonomasia, el in-
victo Antonio 3f:-,i :., que, como un le6n herido, cual
nuevo Espartaco cansado de injuries y ae otensas,
corre a la campifia cubana, siempre verde y fresca
como iera su esperanza, y en los Mangos de Bana-
gum', eerguido en eel caballo, el machete en lo alto
en euyka hoja rompianse los rayos del sol cual si
fueran 1s de la gloria piara nimbarlo como una 1i-
gura hom6rica, consigna contra el Pacto su viril
.protesta, que en eco formidable se- extiende por el
mundo y queda en el libro de la historic con los
honors de un monument levantado por el mis her-
moso patriotism.
Las brumias de la fatalidad eubrian ya el hori-
zonte, y ese acto de Maceo no fu6 sino el cArdeno
e intense relimpago que denunciara la tempestad
que ain existia en 'no pocos espiritus y que dejara
ver un instant, como entire luees funerarias, las
tristas ruinias en que yacia la patria esclava.
SVino luego el 6xodo de los que, con sus families,
deseaban un ambiente mas generoso, m~s tranquil,
mis pure, mis libre, done llorar las angustias de
la patria o desesperar de su terrible sino. He creido
siempre, por asociaci6n de ideas, que habia una es-
trecha similitud entire el aturdimiento y la desola-
ci6n en que el suplicio de Jesfis dej6 a la grey cris-
tiana, y el aturdimiento y la desolaci6n asimismo
que embargaban ia los verdaderos cubanos, termina-
da la guerra -del 68. iY c6mo no, sefiores, si agoni-
zanln exangiie la Patria, crucificada en el duro ma -
dero de la esclavitud y la expoliaci6n, sin tener si-
quiera a d6nde volver sus desorbitados;ojos, ya que
tambi6ni el cielo, con su n'egrura political, se nega-
ba % concederle, las claridades de la esperanza! Y
habia. algo todavia en que tal semejanza se acentua-
ba: la peregrinaci6n religiosa de los ap6stoles cris-
tianos, iluntinados de la fe mesiAnica, por todo el
orbe ,~-cli. ir,> entonires; la peregrinaci6n political
de los mas fuertes y generosos patriots cubanos.
iluminados de la fe en lo por venir, ppr todos los
puntos de la Am6rica;-los unos. con el coraz6n.
en Jesu's y la mente en .el reino de los cielos; los
otros, con el coraz6n. en Cuba y la mente en el
esfablecini'ento de nna repfiblica libre y sobera-
na. y todos, todos movidos de la. energia, de Ia
voluntad esoterica, misteriosa, incontrastable, que
leva a la ejecuci6n de una obra a pesar de que al
final de ella se encnentren las palnias del marti-
rio.
De seguro que al Ilegar aqui; de vuestros cora-
zones se aviva el ritmo y en vuestra imaginaci6n
se levanta ingente la figure de Miarti;-a veces. co-
mo inclinado por el enorme mundo de ideales que
lleva'en su privilegiado eerebro: a veces come ja-
deante ,por el hermoso coraz6n pleno de amores -on
no le cabe en el pecho; ahbra suave, duke. larrulla-
dor cual tierna paloma que conmueve y esclaviz'a en
el afecto: luego en la tribune, con palabras de ilu-
minado, magnifico, sublime, tonante ncual nueyo .Ti-


piter, lansando los rayos de la maldici6n sobre la
eselavitud y la tirania; mds tarde como Jesuis en
ei Tabor, transfigtrado, apolcaliptico, aasi divino,
envuelto en los resplanldores del genio y de la glo-
ria, la cabeza en el cielo y el indices fijo, sefialan-
dole imperturbable el camino de las grandezas al
pueblo eubano que se retuerce entire eadenas.
Y es, sefioes, que en Marti sabia como la per-
sonificaci6n de todo el pensar, de todo el sentir, de
todo el querer de la sociedad cubanla; no s61o de la
sociedad distinguida que fue bajo cualqtuier concep-
to el factor principal de la revoluci6n del 6'8; pero
tambi6n de la media y la pobre. Pu6 Marti como el
hermoso diamante en. que, en las profundas entra-
fnas del pueblo cubano, bajo el fuego del mayor en-
tusiasmo, se coner9cionaron las ideas de libertad, las
ansias de progress, el amor al derecho que abrigaba
ese mismo pueblo, no ya finicamente por la espon-
taneidad de su espiritu; mas al propio'tiempo por
1l eco simpatico, caluroso, apasionado que encontra-
ron en todias parties las palabras del Ap6stol, siem-
pre insinuantes y portadoras come ninguna otra, tan-
to de la nobleza que obliga como del aliento 'en-
cendido de la revoluei6n, de la cual era a veces lati-
go que la enfurecia para los efectos cercanos y ne-
cesarios, y, a veces domador temerario que la su-
jetara o dirigiera a su antojo.
De ahi que lo vi6ramos do ach -para alld, incan-
sable, cual otro Ahasvero, recorriendo palmo a pal-
mo la .tierra americana para llevar a todos lks co-
razones y a todas las cabezas el sentiment, y la
idea, come un principio de derecho universal, como
un postulado irrebatible, como la soluei6n exacta
de un problema geom6trico, .de que buba debia ser
libre y tenia que ser libre en ,el cincierto de la'fa-
milia deo nacione de este hemisferio, para honqr
de ellas mismas sobre todo, que disfrutaban ya de
la plena soberania y que no podian aducir su me-
jor cultural o cosa por el estilo, porque la Perla del
Caribe poseia ya tambi6n, en grade eminente, cuan-
tas condiciones se exigieran para figurar de nanera
honrosa en el nimero de los pueblos de gobierno
propio.
No fua en vano esa peregrinaci6n que marca una
6poca en el mundo por ser quien fu6 el que la l1e-
vara a t&rmino: ifaro luminosisimo, alto entire los
mas, gigante eumbre de las'grandezas humianas, dig-
no emulo del colosal Bolivar-padre de las liberta-
des en Hispano-Am6rica.-No fu6 en vano, digo,
porque desde la Tierra del Fuego hasta los confines
opuestos del Nuevo Mundo, hall eco simpAtico, cuian-
do no en las esferas oficiales de los diversos Es-
tados, en el pecho generoso de sus dignos, ciudadanos
la prAdica constant del Ap6stol, consagrado por su
sangre y divinizado por sus sentimientos e ideas,-
[inerecedor de una gloria mas hermosa aun que la
que describiera el Dante en la obra que es y sera
pasmo de los siglos!
Come esa :gesti6n realize otra mis elevada toda-
via: pone de acuerdo, despu&s de buscarlos en dis-
tintos lugares del continent americano, sin m'is au-
xilio pecuniario que.el suyo propio, consistent en:
lo que le porducia su nerviosa pluma, a los grande
capitanes de la revoluci6n, del 68; les habla ,al oido,
con palabras que hacen sangrar el ,coraz6n, de las





3







4 DIAIRIO DE NEI(pNES IIDEL C0)NuS(_l.-C(AMARA DE R-E[RESENTANTEiS,


/ nmensas desdichas de la Patria; tonifica el espi-
S ritu de los mis deeaidos desesperando de la salva-.
ci6n de ;tiqIla ,envia inn.umerables mensajes escri-
tos eon la claridad sugestiva de un vidente, a sus
amigos o hermanos en la. pobre Cuba, y logra con
ello llenar de decision y de ira el peeho otros, de blaneos y negros, de p:bre', y rieos, de
S aristocracia, y democracia, y empieza a eseucharse
'entonces el ri';l.'i que anuncia la furiosa tempestad
del 95. No quiere perder este sintoma valioso para
Ila cauas de la independencia cubana; y vuela como
sobre un.rayo, luego qu.e del eoraz6na de Maweo hbace
uno solo con el suyo, a donde se halla el G n-:ali-
Ssimo Ml.ixilin' G6mez; io deide. a dejar la tranqui-
lidad del hogar y las caricias de su esposa e hijos,
para qgue, ,a pesar de la nieve de su cabello, desen-
vaine el machete que reluciera como un astro de
fuego arrastrando a los cubanos a la lucha y al'
martirio en la guerra del 68. Escribe entonoes el
Program de Monte C'r't; y lo suscribe con la in-
tima convieei6n -de que 61 es el reto formidable de
- guerra a muerte al soberbio poderio colonial.... Un
como espasmo sacude intimamente a la sociedact cu.
bana, y, primrero en Matanzas y1poco despues en
Oriente, retumba en el espacio el grito de i viva
S Cuba!, y flota .al viento la' bandera del triAngulo.
y rompe el silencio'de la campifia tranquila el agu-
; do sonido del. clarin d,e, batalla, y se consume con
Sesto el sueio de Marti, que, como un, rarisimo tau-
S :'maturgo, tiene la virtud de lognar entusiasmo y.fuer-
za de done no habia o no debia habe'r mia que
soledad y muerte.
De to6as parties de la Isla van los hombres a en-
grosar las filas revolueioniarias.. Se conoce por los
patriots que en los campos de combat se hall el
ind6mito, Maceo, y raya en la mayor altura la olia.
de fe, arrodjo y valentia. La tierra misma parece que
S volupttiosamente se conmibeve a las pisadas del he-
roe ep6nimo del 95. Ya en todos los espiritus no
existen sino promesas de victoria. Y era, seiiores.
Sque si en Marti se veia. toda el alma de la revoluci6n
Syen G6m.ez la eabeza de la campiafia guerrera, en
'' aceo se veia el l'raiz,, pujante, la acci6n vindicao-
ria, movido por la idea y la direction de aquellos,
heehlas crnm, misculo y sangre en el mulato su-
blime que asombraba a los estrat6gicos t-.pi',olej y
S extranjeros con su arte de guerrear sui generic, 1
combinaciones y sorpresas geniales, en que no eran
lo inenos la .acometividad y .la osadia.
/ Por ieso es notaba como nuna obsesion cn los que
se lanzaban a conquistar la libertad de Cuba: la
1..;, -;i,. de incorporarse a. la legi6n de Maceo. Se
le tenia por un Aquiles; per, mAs que un Aquiles,
puies al cabo el protagonista iliesco era vulnerable;


se le creia inmortal, algo extrahumano, ,, el,. hue-
na' parte a supon6rsele asi el. hecho de que ras de
veinte vc'.:, las balas enemigas.entraron en su euer-
po, iln lograr quue la muerte lo rindiera. Nadie co-.
mo 61 supo guardar en 'el pecho la' ira sin bajeza,
la rabia sin".'*nanai lie l-..ptilnc; la arngustiosa
-itu,-i..n de Cuba esclava. En todo moment viuru-
ba s,8 alma en amor a la patria; en todo motnento
tenia pronta la'mano p,;ar;i bIhi-er relucir el acero en
defense de l., i.li.'i1:I~ cubana; y en .41 eneontr6:o
Ma rti .el coraz6n mias decidido; 'mas r~,-! .:di.. para
La el', .,-.r, que culmin6 con la libeiracin de la Per-
Il del Caribe; liberacion a lal cua lIheibewim el de-
recho de que 'disfrutairos.
Pero ah!, seiiores: el frbol 'de la liberthd, como
se ha dicho mil veces, no arraiga, no brota, no se
desarrolla sino regado por la: preciosa .i .nr- de los
mejores. Marti y Maceo lo eran, a no dudarlo, en
grado eminentisimo entire .los cubario. A ellos so-
bre todo se debi6 la iltima ~ l.,;4:--r,:.1- 1'i:.-'i: por
la independencia,; ellos por il.-sinii:i.s spli'ri,'iii.l te-
nian que selljarla'con su muerte gloriosa, y on ell-..
rindi6ndoles fervoroso culto a ellos, se lo rinde el
Congreso esta node, ,por tnedio de mi himilde pa-
labra, a todos los heroes y mirtires de las revolu-
i-.-r, i -..,l.ntoras oubanas.
s.ii'irs: he cansado la atenci6n de ustedes econ
el reeorrido hist6rico, ipobre como -mio, que acabo
de. efectua.r; pero era que deseaba con la evocaci6n
de 6l pasado vivir unh:tanto las indecibles ;Iugu.,-
tias de nuestros padres y: hermanos, grande ayer,
inmensos.hoy, magnificos y excelsos siempre. Asi he
creido que les 'mostraba del mejor modo rTiestro
reconocimiento; asi, he N-filr-, saiti.f;i~.;r plenamente
la.i ai.c-;e de mi espiritu. Muchas veces la vision de'
lo que fu6 sobre to'do si es triste-y triste se desliz6
el ayer de Cuba-nos apereibe para lo adverse de
10 future.
Yallo dijo el elAsico: "quien mira lo pasado, 1o
por venir advierte". Nos hallhmos en dias de preo-
eiip.1:.-.ii'n, s.-~i' l'r. Recordemos, sintamos los doi-,lir- ,
el llanto, lia sriw-ro. todo cuanto destroz6 el alma y
el cuerpo de i.- n ,,i .:.-,rmporirnt.i, enr luca y en
martirio por la independencia y soberania de' Cuib.
y, en un s'61o .haz, a;Ipri.il:., inmuy apretado! sin dis-
tin'ci6n de political o de.:partido, un coraz6n uniido:.
al otro, Ia inente en los mejores destinos de la' Pa-
tria, hagamos torque su vidas sea feliz, proigresiva,
eterna en la libertad y el derecho!
He dicho.
SR. PRES1DENTE '(CoNstEGRA) f Se levanta la' se-
si6on.

(EEran las diez p. m.)


IMP. P. FERNANDEZ Y CA..'Pl Y MAPOALL 17, HAOANA




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs