Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/01005
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID01005
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text



REPUBLICAN DE CUBA


DIARIO


DE
DE LA


SESiONES


CAMERA DE REPRESENTANTES
DECIMO PERIOD CONGRESSIONAL
TERCERA LEGISLATURE
VOL. XXXVIII LA HABANA, 28 de Septiembre de 1922. NUM. 68

Sesi6n ordinaria de 26 de Septiembre de 1922.

Presidentes: Sr. Santiago Verdeja Neyra y Francisco Soto Izquierdo
Secretarios: Sres. Jos6 R. del Cueto y German Wolter del Rio
SUMARIO
A las 3 p. m. la Presidencia declara abierta la sesi6n. Se di6 cuenta de unos datos pedidos el Eje-
cutivo, sobre el Tratado de Paz con Turquia. Continu6 el debate sobre el Proyecto de Ley
autorizando la contrataci6n de un Empr6stito de 50 millones de pesos.-El senior Sagar6 ter-
min6 en discurso en contra la totalidad del Proyecto de Ley. Se acord6 prorrogar la sesi6n in-
definidamente. El senior Gonzalo Freyre de Andrade consumi6 el primer turno a favor del Pro-
yecto de Empr6stito.- El Segundo turn en contra lo consumi6 el senior Wolter del Rio. -Am-
pliado el debate, habl6 en favor del Proyecto el senior Viriatd Guti6rrez.- A petici6n del seflor
Sagar6 el senior Ferrara hizo declaraciones sobre su actuaci6n en las juntas verificadas en el Pa-
lacio Presidencial alrededor del Proyecto.- Se acord6 que la CMmara se reuniese en sesi6n se-
creta, en pr6ximo dia, para escuchar revelaciones privadas del senior Ferrara en relaci6n con el
Empr6stito. Fu6 desechada la suspension del debate pedido por el sefier de la Pefia. Varios
sefiores Representantes hacen declaraciones sobre el asunto. Usa de la palabra en contra del
Proyecto, el senior Heliodoro Gil. El senior Pefia suscita una cuesti6n de orden, por entender que
no podia seguir el debate sin la presencia de las dos terceras parties del niimero total de Repre-
sentantes. La Camara desecha la solicitud do suspension del debate. Ocupa la Presidencia el
senior Soto Izquierdo y continuia su discurso el senior Gil.- A propuesta del senior Rey, se acuer-
da suspender la sesi6n para reanudarla el pr6ximo dia y es levantada la sesi6n a las nueve y
quince p. m.


SR. PRESIDENT (VERDEJA) : Se abre la sesi6n.
(Eran las tres p. n.)
Se va a dar lectura al acta de la sesi6n anterior.
(El Oficial de Actas la lee):
SR. MARTiNEZ GOBERNA (FELIX): Pido la pala-


SR- MARTINEZ GOBERNA (FELIX): Para rogar a !a
Presidencia tenga la bondad de informarme por qu6
circunstancias, en contra de lo que previene el Re-
glamento, no se di6 cuenta con el Voto Particular en
relaci6n con el Dictamen de la Comisi6n Especial en
el Proyecto de TLey de Comunicaciones que se trati
en el dia de ayer.


SR. PRESIDENT (VERDEJA ): Tiene la palabra el SR- PRESIDENT (VERDEJA): La Presidencia pue-
se or Martinez Goberna. de informal a su seforia que cuando ese asunto se








2 DIARIO DE SESIONES DE LA OAMARA DE REPRESENTANTES


trat6 no actuaba el que en estos moments preside;
pero puede decirle a su sefioria que 'alprobada la to-
talidad del Proyecto, ,en la oportunidad debida, se
dara cuenta del Voto Particular, como enmienda al
mismo.
Sn. MARTINEZ GOBERNA (FELIX) En realidad,
parece improcedente esa discusi6n del Voto Parti-
cular a posteriori.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Tenga la seguridad
de que la Presidencia no ha querido infringir el Re'
glamento.
SR. MARTiNEZ GOBERNA (FELIX): Pero, en ver-
dad, result normal que tratAndose de un Voto
Particular, que debe ser discutido con relaci6n a on
Dictamen, no se haya dado cuenta con 61 en su opor-
tunidad .
SR. PRESIDENT (VERDEJA): La Presidencia ya
ha explicado a su sefioria lo sucedido.
SR. MARTINEZ GOBERNA (FELIX) : El afecto per-
sonal que me obliga a la Presidencia y la extraordi-
naria delicadeza con que ella actfa, me vedan el pe-
dir que se declare nulo ese acuerdo, como seria pro-
cedente.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Se pone a votaci6n
el acta.
SR. SAGAR6 (BARTOLOMA) : Sefior Presidente: Pa-
ra evitar luego un pase de lista, yo solicito que se
ponga a votaei6n el acta, nominalmente.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Se pone a votaci6n
nominal el acta.
(El Oficial de Actas, pasa lista).
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Han respondido 72
sefiores Representantes queda 'aprobada el acta y con-
tinfa la sesi6n.
Se va a dar cuenta con una comunicaci6n del Eje-
cutivo, remitiendo determinados datos a la Cimara
referente al estado de Tratado de Paz con Turquia.
(El Oficial de Actas leyendo):
Habana, 2 de Septiembre de 1922.
Sefior Presidente de la COmara de Representantes:
Senior:
Como consecuencia de la atenta comunicaci6n que
me dirigi6: con fecha 16 de Agosto, ppdo. trasladAn-
dome el acuerdo adoptado por su digna presidencia,
de solicitar se informed en qu6 estado se encuentra el
Tratado de Paz con Turquia, tengo el honor de re-
mitirle el adjunto escrito que a esta Presidencia ha
dirigido la Secretaria de Estado, en relaci6n con
dicho particular.
De usted atentamente,
(f.) Alfredo Zayas.
Habana, 29 de Agosto de 1922.
Sr. S'ecretario:
Tengo el honor de acusar a usted atento escrit.o
nfero 2570, .de 24 del corriente mes, por el que se
sirvi6 trasladar el que con fecha 16 del actual li-
rigi6 el Sr. President de la Cam.ara de Represen-
tantes al Jefe del Estado en solicitud de que se le
informed respect al estado en que se encuntra el
Trataao de Paz con Turquia.
En contestaci6n me honro en comunicar a usted
que se espera recibir de Paris el ejemplar aut6n-
ticado de dicho Tratado, para enviar la traducti6n
al espafiol, del mismo al Congreso, para su aproba-
cion.


De usted respetuosamente, por autorizaci6n del se-
fior Secretario,
(f.) G. Patterson.
Estos datos fueron solicitados por el Representan-
te senior Pedro Herrera Sotolongo, y quedan, por
tanto, a su disposici6n.
Se va a dar cuenta con una solicitud de licencia
del senior Carlos Guas.
(El Oficial de Actas leyendo):
Habana, Septiembre 18 de 1922.
Sefior Presidente de la Camara de Representan-
tes.
Senior:
Teniendo necesidad de ausentarme de esta Capi-
cal para resolver asuntos de familiar, ru6gole d6 cuen-
ta a la Camara con el fin de que se me conceda la
licencia que dispone el atriculo 44 del Reglamento
de este Cuerpo Colegisl'ador.
Muy atentamente de usted,
(f.) Carlos Guas.
Representante por la provincia de la Habana.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Esth de acuerdo la
Camara en conceder la licencia solicitada?
(Xeiales afirmatzivs)
Acordada.
Se va a dar cuenta con las Proposiciones de Ley.
(El Oficial de Actas, leyendo) :

A LA CAMARA
Hasta el temple sagrado de la ensefianza ha lle-
gado la corrupci6n imperante, dindose el triste es-
pect~culo de estarse ealminando en los Institutos
Provinciales por los aliumnos matriculados en los
mismos, otras personas, que arriendan, mediante ro-
tribuci6n, sus conocimientos, con grave detrimento
de la ensefianza y del future intellectual del pais. A
salvar en lo possible esta grave deficiencia, viene la
siguiente Proposici6n de Ley del Representante que
subscribe:
PROYECTO DE LEY
Articulo lo.-Todo alumno de Instituto o de la
Universidad al solicitar su inscripci6n como tal, ade-
mias de los otros requisitos previstos por las Leyes y
Reglamentos actuales, que rigen para el ingreso en
dichos centros docontes, deberan acompafiar dos re-
tratos de tamaiio pequefio recientemente hechos de
su persona, uno que se unirA a su expediente y otro
que serT fijado en ]a matricula o carnet.
Articulo 2o.-EstA maiticula o carnet, impresa
en cartulina, adenias del retrato que se menciona en
el articulo precedent llevarA todos los antecedentes
y requititos que se usan en las matriculas actuales
que se entregan en la Universidad de la Habana a
sus alumnos.
Articulo 3o.-No sera examinado ningin alumno
que al presentarse ante el Tribunal que lo ha de exa-
minar no acompafie su matricula o carnet en la for-
ma prevista en la present Ley; o un certificado ex-
pedido con los propios requisitos del articulo 2o. de
csta Ley, en caso de perdida o destrucci6n de dicha
matricula.
Articulo 4o.-Los alumnos matriculados con ante-








DIARIO DE SESIONES DE LA OAMARA DE REPRESENTANTES 3
Jl i | i i i-


rioridad a la promulgaci6n -de la present Ley, de-
berAn acogerse a la misma al efectuar los pagos co-
rrespondientes al present aiio escolar.
Articulo 5o.-Esta Ley comienzarA a regir desde
su publicaci6n en la "Gaceta Oficial de la Repfibli-
ca."
Sal.6n de Sesiones de la CAmara de Representan-
tes, a los veinte y cinco dias del mes de Septiembre
de mil novecientos veinte y dos.
(f.) Doctor Manwel Alonso Amp udia. Germdn
Wolter del Rio. Oscar Soto. G. Barreto.-Vi-
riato Gutigrrez.
Tomada en consideraci6n, pasarA a la Comisi6n
de Instrucci6n Pfiblica.
(El Oficial de Actas, leyeado):

A LA CAMARA
El Representante que suscribe:
Considerando: Que la ratificaci6n exigida por
la Ley Escolar a los maestros de certificado, no tiene
otro objeto que en un period de practice compro-
bar su capacidad para el ejereicio del cargo, y, justi-
ficado esto, huelga exigirle una nueva ratificaci6n
al cambiarr de Distrito Escolar, ya que su certifica-
do de aptitude lo capacity para ejercer en toda la Re-
pfiblica.
-Considerando: Que on los Maestros de Certifi-
cado, que han ejercido mAs de cinco aiios perfeccio-
nando sus conocimientos, matariamos el estimulo en
perjuicio de la enseiianza si les cerramos el paso a
todo mejoramiento, y a la par seriamos injustos al
no tener en cuenta que el maestro Normalista no
quiere servir .sacrificndose en las apartadas Escue-
las Ruhrales donde ha venido sirviendo el Maestro
de Certificado.
Propone a la CAmara que adopted la siguiente:

PROPOSICITN DE LEY
Articulo I.-El Maestro que haya sido ratificado,
no necesitara de nueva ratificaci6n al ser nombra-
do en otro Distrito Escolar.
Articulo II.-Todo Maestro de Certificado que
complete cinco afios de ejercicio, gozarA de todos l.s
derechos que la Ley concede a los Maestros Norma-
listas
Articulo III.-Se derogan todas las leyes y dispo-
siciones que se opongan al cumplimiento de la 'pre-
sente.
Sal6n de Sesiones de la CAmara de Representan-
tes, a los veinte y cinco dias del mes de Septiemhbre
de mil novecientos veinte y dos.
(f.) Dr. Heliodoro Gil. Oscar Soto. Enrique
Mazas. Santiago Rey. Germdn S. L6pez.
'SR. PRESIDENTE (VERDEJA) : Tomada en conside-
raci6n, se pasara a la misma Comisi6n.
Continua la discusi6n del Proyecto de Ley sobre
el Empr6stito. Esta en el rso de la palabra, el senior
Sagar6.
SR. SAGAR6 (BARTLOMA) : Sefior Presidente y
sefiores Representantes: No voy a repetir mis argu-
mentos de la tardc de ayer, muy conocidos de los ge-
ilores Representantes y del pais en general; pero si
he de pedir un poco de benevoler.cia a mis compafie-
ros, a virtud de que se trata de un asunto de impor-
tancia tal, de trascendencia suma, a virtud del cual


el Congress de Cuba vA a echar sobre sus hombros
una enorme responsabilidad, a tal extreme que es
impossible que nosotros en este problema nos este-
mos jugando la soberania de Cuba, no en la forma
amenazante con que algunos se han expresado res-
:pecto a que si esta CAmara aprueba o no aprueba el
Empr6stito va a alejar una intervenci6n o la va a
determinar, sino en el sentido de que vamos a con-
traer compromises de tal naturaleza, que vamos a
comprometer la independencia de Cuba, sin o para
un pr6ximo futuro, si para un future no muy leja-
no, a virtud de lo cual las generaciones venideras
maldecirAn la resoluci6p que en la tarde de hoy
adoptemos respecto al problema del Emprestito que
aqui se debate.
Si yo Tuese a dejarme Ilevar por mis sentimientos
de cubano, yo declararia en la tarde de hoy que nos-
otros vamos a hacer una realidad aquel antiguo re-
frin que dice: "Palos porque bogas y palos porque
no 'bogas". Si nosotros votamos el Emprestito en la
forma que aqui se intent realizar, haremos un gra-
ve mal; si nosotros no votamos el Empr6stito, hare-
mos otro grave mal; y es porque indiscutiblemente ?s
indispensable, es rigurosamente necesario e imperio-
so que nosctros hagamos un empr6stito para pagar
las deudas que Cuba ha contraido, y que la Adminis-
traci6n no ha srbido o no ha querido pagar; pero
no es rmenos cierto que ese emprestito se puede rea-
lizar en una forma completamente distinta a la for-
ma en que se ha presentado en esta OCmara, a vir-
tud de la cual estamos sosteniendo este debate.
El doctor Ferrara, que no se encuentra en estos
momentca en la Camara, sostuvo en meses anteriores
una ruda batalla, mantuvo tan altos como candentes
debates alrededor del Empr6stito. combatiendo deno-
dadamente contra el mismo; el doctor Ferrara man-
tuvo un criterio intransigente, no s6lo en contra del
Empr6stito en si, sino manteniendo el crtriterio de que
era enorrme y criminal...
Sn. REY (SANTIAGO): AMe perdona, su sefioria
nna interrupei6n? aSSe refiere su sefioria a este Em-
pr6stito de ahora o al anterior?
/SR. SAGAR6 (BARTOLOMT) : Al anterior.
SR. REY (SANTIAGO) : Pues quiero aclararle que
el doctor Ferrara lo combatia por la forma en que
se iba a invertir, no por el empr6stito en si.
SR. SAGAR6 (BARTOLOIM) : AMantuvo tn criteria
completarmente 'radical, no salo en lo que se referia
a ]a Ley del Empr&stito sino contra los imipuestus
que se pretendian crear 'para pagar los intereses y
la amortizaci6n, y el senior Rey me acaba de mani-
festar que la oposici6n del doctor Ferrara se con-
cretaba a la forma de la aplicaci6n del empr6stito
en si. Pero es que este Proyeeto de Empr6stito, si
algo tuviera con respect al Proyeeto anterior, es,
justamente, a favor del Proyeeto anterior v en con-
tra del que *aqui se debate. (Murmullos). Lo voy a
explicar. Este Proyecto contiene todo lo malo que
tenia aqu&1; en camblo no tiene nada de lo bueno
que contenia el otro. Si los sefiores Representantes
cotejaran los Proyectos y vieran en qu6 forms se
iban a aplicar los dineros produetos del emprestito,
s" vieran en qu6 manos se iban a poner las cobran-
zas de los impuestos que se crean en el Proyeeto,
convendrian conmigo en que aquel ofrecia mns ga-
rantias que 6ste.








4 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


SR. GUTIERREZ (VIRIATO): Los papcles se han tro-
cado.
SR. SAGAR6 (BARTOLOM') : No me extrafia que asi
suceda; efectivamente, los papeles se han trocado.
Los que defendimos y votamos aquel Proyecto pero
que nos detuvimos ante los impuestos por conside-
rarlos una enormidad, estamos alhora, combatiendo
ese Proyecto despuEs de haber meditado y reflexio-
nado y estudiado las predicas de los hombres que en
aquellos moments defendian el EmprBstito.
Justamente. los defensores de este Proyecto. los
que atacaron el Proyecto anterior, no he visto has-
ta, ahora que hayan aducido ninguna raz6n ni de
orden econ6mico. ni de orden politico ni de order
patri6tico que me hagan convencer de que aquello
que se hizo entonces era malo y que era bueno Jo
que se pretend ahora. Es que acaso no recordamos
aqui aquellos discursos elocuentes del doctor Ferra-
ra oponi6ndose con today la argumentaci6n de su for-
midable talent a la implantaci6n del odioso impues-
to del uno por ciento
SR. REY (SANTIAGO) : No se trataba del impuesto
del uno por ciento, asi es que el doctor Ferrara no
pudo haber pronunciado esos discursos formidable.
.SR. SAGAr6 (BARTOIOM9) : Yo le garantizo a sui
sefioria que el doctor Ferrara se ha pronunciado
abiertamente contra la imposici6n del Impuesto del
uno per ciento.
SR. REY (SANTIAGO): Yo no me refiero al hecho,
sino a la 6poca. *
Sn. GUTIERREZ (VIRIATO): En esa 6poca no se
trataba del Impuesto del uno por ciento.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Me permi-
te el senior Sagar6. con la venia. de la Presidencia?
SR.. SAGAR6 (BARTOLOMI) Con m'ucho gusto.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Tiene la palabra el
senior Freyre de Andrade.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Para que se
eumpla el deseo del senior Martinez Goberna, de que
si el doctor Ferrara no se defiende, porque no esti
aqui, algfin otto compafiero lo pueda defender...
SR. SAGAR6 (BARTOLOMB) : Aqui nadie ha ataca-
do al doctor Ferrara.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Su sefioria
ha dicho que el doctor Ferrara atacaba el impuesto
del uno por cientc.
SR. MARTINEZ GOBERNA (FELIX): El senior Saga-
r6 no atac6 al senior Ferrara, porque si lo hubiera
atacado no hubiera tenido necesidad de que su se-
fiaria lo hubiera defendido. porque lo hubiera he-
cho yo.
Sn. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Es que me
he expresado mal. El seifor Sagar6 es tl'n amigo del
doctor Ferrara, como todos nosotros...
Sn. SAGARn (BARTOLOME) : Son los razonamientos
del senior Ferrara los que yo ataco.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Es que el
sefior Ferrara entonces y ahora sustenta la misma
opinion. Lo que Ql trataba de evitar era que el Im-
puesto del uno per ciento se impusiese hipotecendole
al Empr6stito que se trajo; porque el impuesto del
uno ipor ciento, como venia en el prim:itivo Proyee-
to, no hubiera podido ser derogado por el Congreso.
Porque no era ya una Ley de libre voluntad para vo-
tar este Congreso sino en una cliusula del con-
trato que por la buena fM deberia durar...


SR. SAGAR, (BARTOLOMB) : Su sefloria esta dicien-
do una enormidad. I Es que el Congreso al votar
vua Ley de Impuestos. no tiene facultad para dero-
garla despus ?
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Tratindosc
de una Ley, si; pero despues de una clAusula de un
contrato, n6; y yo no llamo una enormidad a lo que
dice su sefioria, sino que lo lamo una infracci6n de
la Ley de opinar.
SR. SAGAR6 (BARTOLOME): Pueden votarse leyes
derogando esos impuestos y sustituyindolos ipor
otros.
:SR. GUTIERREZ (VIRIATo): No es possible hacer
eso, a menos que los banqueros lo aceptasen.
SR. SAGAR6 (BARTOLOMA) : Lo pueden hacer. Lo
que buscan los banqueros cs la garantia en el pago
de los intereses y amortizaci6n.
Sn. FREYRE DE ANDRADE ('GONZALo): No lo puede
hacer.
SR. SAGAR6 (BARTOLOlMA) : Sefior Presidente y se-
fiores Representantes: Yo desaeria que el debate de
esta tarde no se desenvolviera en la misma forma en
que se dessenvolvi6 en la tarde de ayer; porque. in-
discutiblemente, que aparte del cansancio que esto
ocasiona a los que tenemos que usar de la palabra,
result que no se puede mantener una hilaci6n de
las ideas, ni se puede llegar al convencimiento la
los contrarios al criteria que sustenta el que hace
uso de la palabra.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Tiene raz6n
el senior Sagar6.
Sa. SAGAR6 (BARTOLOMO) : Por esta: raz6n, yo qui-
siera que torpemente, como yo lo s6 hacer. y con la
mas sana intenci6n, la Camara me oyese de la mis-
ma manera con que yo pudiera oir despuis los dis-
cursos de los que sustentan un criteria opuesto al
mio.
SR. REY (SANTIAGO) : S. S. es de los que mejor lo
hace.
SR. SAGAR6 (BARTOLOM) : Que tal 'vez llegaria es-
to a modificar mi opinion de igual manera que se
ha modificado en el sentido de que cuando hace un
afio se apelaba a ciertos procedimientos, se apelaba
a ciertas razones para convencerme de la necesidad
de un empr6stito, aunque no lleg6 a convencerseme
de ]a necesidad de aquellos impuestos, despu6s de
oir las manifestaciones de personas muy autorizadas
en la material, al conocer la campafia sustentada nor
la prensa alrededor del problema, al.oir las manifes-
taciones de las Corporaciones Econ6micas. muchos
de nosotros hemos modificado el eriterio en el asun-
to; y de la misma manera puede que otros razona-
mientos en otro orden de cosas, nos obliguen a modi-
ficar tambi4n, y podamos votar en un sentido u otro
con arreglo a las conveniencias generals del pais v
con arreglo a las razones que aqui se exuongan. No
ha. de hacernos variar a nosotros--por lo menos a
mi-de criterio, cuando aqui se diga *que amenazas
de cierto g1nero nos ian de obligar a votar el em-
pr6stito en una forma u otra, torque somos nosotroJ
los que debemos busear las formulas de cuestiones.
de compromises internacionales que nos atafien, den-
tro de las facultades aue tiene el Conzreso y de las
necesidades que tiene la Repfiblica; y de acuerdo con
cuanto el pais pueda producir y .de acuerdo con cuan-
tos impuestos el pais pueda aguantar. Si no son









MAJU1O DE SEES1ONS DM TA CAM.ARA 1A 'REPRESEINTANTES


otras razones mas que la amenaza de una ingerencia
extraiia-que despu6s de todo no significaria nada
en estos moments cuando todos estamos convencidos
que la ingerencia .de hecho la tenemos-Podria ha-
cernos variar nuestras opinions; pero si razones de
otro orden, como la aducida por el doctor Ferrara
cuando trajo a esta CGmara su Proyecto para pagar
las deudas pendientes y para recaudar lo neeesario
a fin de hacerle frente a las necesidades nacionales.
En este sentido puede que muchos de nosotros modi-
fiquemos nuestra opinion; pero no es con amenazas,
sino con razones, como se convince a las personas
que tienen un criterio libre y que tienen sobre au
conciencia el pleno conocimieno de las responsabi-
lidades que sobre ellos ban de recaer en el present
y en el future.
El Proyecto de Empristito que se ha traido a de-
bate, seiiores Representantes, como yo antes decia,
contiene toda la primer parte del Proyecto de Ley
presentado hace algunos meses a esta C'imara; m
cambio, no contiene ninguno de los articulos del
otro Proyecto que se referia a Ja forma de tributa-
ci6n y a la forma de cobranza de los impuestos. Y
esto contiene todo esto: lo primero y no lo segundo;
no hay ningfin motivo para que los que combatieron
el Proyecto present, que no tiene ninguna de las
buenas condiciones de aqu6l y si todos los defects.
Pero es que aparte de todo eso el Proyeeto anterior,
tenia en un solo cuerpo el que se refiere a la contrata
ci6n del Emprestito, a la distribuci6n del dinero que
se va a obtener en virtud de ese Empr6stito, y al
mismo tiempo today la Ley de Impuestos necesaria
para cumplir las obligaciones que se iban a contraer
con dicho Emprestito p y este Proyecto no tiene nada
de esto. Se me ha manifesado por la Presideneia que
sobre la msa hay un Proyecto de Ley que se refie-
re a los impuestos pero son justamente los mismos
impuestos que figuran en el expediente del anterior
Proyecto y en lo absolute ninguna modificaci6n
respect del mismo adaptdndolo al Proyeeto nuevo.
De manera tal que si aquel Empr6stito ya votado por
la COmara fu6 detenido en su aprobaci6n definiti-
va y enviado a una Comisi6n Especial para que es-
tudiase los Impuestos que se habian de rear para
cumplir el pago de intereses y amortizaci6n de est
Emprestito, 6ste no lo tiene. & QuB autoridad hay,
que. motives existen, qu6 razones se pueden aducir
para que nosotros votemos esta Ley de Emprestito y
no estudiemos en una forma mas detenida y mas am-
plia lo que se refiere a los impuestos y que fue so
metido a una Comisi6n Especial, cuya Comisi6n no
ha podido emitir dictamen acerca de los impuestos
que se creaban?
SR. REY SANTIAGO) : LSu sefioria me permit una
aclaraci6n, con la venia de la Presidencia?
SR. SAGAR6 (BARTOLOMi) : Con mucho gusto.
SR. REY (SANTIAGO) : Yo siento que su sefioria,
por inspiraci6n natural, repita la misma argumen-
taci6n de ayer y vuelva a planter el mismo caso.
Como decia ayer el doctor Ferra.ra, se acord6 que la
Comisi6n Interparlamentaria que se habia reunido
para tratar de la anterior proposici6n del senior Fe-
rrara, cuando volvi6 a reunirse para tratar el asun-
to, se aeord6 que se volviera a reunir la Comisi6n y
que entire las distintas enmiendas presentadas hicie-


ra un nuevo Proyecto; pero no se trat6 de los nue-
vos impuestos, se dej6 los que figuraban en el Pro-
yeeto original, no para mantenerlos asi, sino para
hacerle tambi6n cuantas modificaciones se creyerau
convenientes, pero en su oportunidad, por ejemplo
mariana. Ya esti ese Proyeeto modificado en armo-
nia con el Proyeeto de Emprestito; pero como esta-
mos discutiendo el Emprisito en su totalidad, y des-
pues de la totalidad habra que diseutir todos y ca-
da uno de esos articulos, cuando vayamos a la parte
de los impuestos habra estado estudiado y modifica-
do tambien. Esta es la aclaraci6. que yo queria. ha-
cer al senior Sagar6.
SR. SAGAR6 (BARTOLOME) : Ya ve su sefioria que
yo no estoy repitiendo la misma argumentaci6n.
SR. REY (SANTIAGO) : Es la misma aelaraci6n que
le hizo ayer el doctor Ferrara.
SR. SAGAR6 (BARTOLOMl) : Y tan no estoy repi-
tiendo la misma argumentaci6n, que yo, en la tarde
de ayer, no habia hecho la mAs ligera alusi6n al pro-
blema de los impuestos en relaci6n con la Comisi;n
que se nombr6 para su studio, y lo hago en la tar-
de de hoy porque entiendo que de la misma manera
que en noches anteriores se suspendi6 el debate al-
rededor de la Ley del Empr6stito porque la Comi
si6n nombrada al efecto para refundir los dos proyec-
tos no habia rendido su dictamen, nosotros en la tar-
de de hoy ni en tardes posteriores podemos discutir es.
te Proyecto en tanto la Comisi6n nombrada en aque-
Ila fecha no redacte una formula, una ponencia o
un Proyecto, como quiera llamarsele, alreredor de
estos impuesitos creados; porque no es possible, sefio-
res Representantes, que nosotros dividamos en dos
aspects el problema.
St. REY (SANTIAGO) : No lo dividimos, lo que ha-
cemos es deeir que es susceptible de enmienda.
SR SAGARO (BARTOLOUM) Entonces la Comisi6n
nombrada qu6 papel hace?
SR. REY (SANTIAGO) : He sido yo el que la he pre-
sentado.
SR. SAGAR6 (BARTOLOMI) : Su sefioria no es la
Comisi6n.
,SR. REY (SANTIAGO): Pero la Comisi6n encar-
g6 que lo redactara despues .de aprobarlo.
Sa. SAGAR6 (BARTOLOM) : Pero no vamos nos-
otros, por nuestro propio concept, por nuestra pro-
pia seriedad-y much mis tratindose de problems
de esta indole- a resolver en la forma en que desde
el primer dia hemos estado queriendo resolver este
problema. Si se nombr6 una Comisi6n para que ha-
ga un studio de esta naturaleza, este asunto no de-
be traerse a discusi6n en tanto la Comisi6n no rin-
da el dictamen reglamentario; porque de otra mane-
ra, sefiores Representantes, nosotros estariamos ha-
ciendo una labor legislative. perturbadora. No era
possible, bajo ningin aspect, que se trajera a dis-
cusi6n el Proyecto de Empr6stito sin antes conocer
la opinion de la Comisi6n Inter-parlamentaria; no
es possible que nosotros vayamos a discutir un Pro-
yeeto de Presupuesto que debe former un s61o cuer-
po, porque se refiere a los impuestos para el pago
de los intereses del Empr6stito y no debemos hacer-
lo hasta tanto la Comisi6n nombrada oficialmente
por la COmara para estudiar los impuestos creados,
no rinda el informed debido. De otra manera habia
que declarar que revisten poca seriedad nuestras de-









rn.&iEi6 DE~ SESIONES DE IA dAMARA DE REP1RES2NTA9i'ES


cisiones. No quiero hablar alrededor del Empres-
titj, que aun cuando se va a hacer para pagar deu-
das que la Rep6blica no contrajo, sino ipor el con-
trario la Repfiblica pag6 y sus ifunciona~ios han
malversado, pero no aceptando el criteria sustentado
por algunos compafieros de que no podemos entrar
a discutir en estos moments si estas deudas son le-
gitimas o n6 porque hay una ley votada por esta
CAmara designando una Comisi6n que es la encarga-
da de estudiar este problema y resolver en definiti-
va, no es menos cierto que no podemos dejar sin que
esto implique un desconocimiento del asunto o an
abandon en nuestros deberes, de hablar alrededor
de estas deudas; porque el pais, sefiores Representan-
tes, esta viviendo engafiado en este problema del em-
prestito. El pais no va a recibir benefieio alguno del
mismo. Apenas si llegarin algunos cientos de miles
de pesos para ser distribuidos en el pais. Yo recuer-
do alrededor de esto- y quisiera que acerca de lo
mismo me informase el leader de la mayoria-cuan-
do aqui se vot6 la Ley creando la Comisi6n Depura-
dora de la Deuda Flotante, como cuando se vot6 ol
Proyeeto de Ley de Contabilidad; ambos proyectos,
si se quiere, un poco duros, debido a las anormales
circunstancias en que hemos venido desenvolvi6ndo-
nos, aunque muy necesarios dentro de la gran rigi-
dez que contienen los mismos; pero despu6s, y al ser
enmendados esos proyectos de ley, uno a virtud le
un veto del Ejecutivo, otro a virtud de modifica-
ciones introducidas por el Senado, se les ha quitalo
la virtualidad que les di6 la CAmara a virtud de esa
circunstancia del moment; ya hoy no se necesita
el articulado aquel que obligaba a los miembros de
la Comisi6n para que, al encontrarse con una deu.la
ya satisfecha pero -de manera indebida porque a Jo
mejor era por materials no suministrados u obras
no realizadas, procediese criminalmente contra los
que habian ordenado esos pagos y obtenido esos be-
neficios. Eso ha desaparecido de la Ley, y ha des-
aparecido tambi6n otra cosa mas grave: Se decia en
el Proyecto que las deudas ya aprobadas por la Ad-
ministraci6n, pero no pagadas, fueran objeto de un
detenido studio; y de no ser perfectamente com-
probada su realizaci6n o legalizada su situaci6n, no
fuesen pagadas. Tambi6n ha desaparecido esto de
la Ley. S61o queda un precedent pueril, sefiores
Representantes, quo los finicos acreedores del Esta-
do que son legitimos, que los finicos acreedores que
a sabiendas de que su obra habia sido realizada y sus
efectos habian sido suministrados no se quisieron
prestar a una combinaci6n miserable, esos son los
finicos que van a tener que pasar de la Comisi6n
Depuradora. Y los otros, los c6mplices de la defrau-
daci6n, los verdaderos autores que ponen ahora al
Congress en la disyuntiva de votar este Emprestito
y al pais en la obligaci6n de cargar con la enorme
deuda y con una tributaci6n inmerecida, iah! esos,
disfrutando de sus cobros ilegales, se reirAn de todo
6sto, despues de haber puesto a la Repfiblica al bor-
de de su desaparici6n. Pero as que se dice por todas
parties que el precepto de la Ley que obligaba a que
se depuraran, no ya las deudas pagadas indebida-
mente, sino las que no fueran reconocidas, no llega-
rian a desaparecer porque los tenedores de esos er--
ditos los habian traspasado a ciudadanos america-
nos para que asi nos vi6semos en la imperiosa obli-
gaci6n de votar este Empr&stito, porque de lo con-


trario, el Gobierno de la poderosa naci6n amiga nos
obligaria a cumplir con las obligaciones contraidas
por una Administraci6n, aunque no por el pais.
Estos son los motives que me han obligado a con-
sumir un turno en contra del Proyeeto Ide Ley de
Empr6stito; de otro modo, claro esta que ningiin
congresista, velando por el honor de la Repfblica,
como cualquier ciudadano velando por su propio ho-
nor, podria asumir una actitud contraria al pago
de un cr6dito -debidamente adquirido, al pago de una
deuda debidamente contraida; pero cuando alrede-
dor de este problema aparecen todas esas enormida-
des, es necesario, es convenient que nosotros abru-
mados por las circunstaneias, que nosotros, ante el
dilema de ver la Repfiblica retorci6ndose en el des-
cr&clto en que hoy se retuerce y la necesidad de vo-
tar una Ley de esta naturaleza, aunque sea contra
nuestras propias conciencias, contra nuestra propia
voluntad y contra nuestro patriotism, tengamos cl
deber y la obligaci6n de hacerlo; pero n6 sin que el
pais sepa que aqui no se ha votado ese Emprestito por
el gusto de hacerlo, ni que aqui se va a echar sobre
el pais la enorme carga de impuestos onerosos, por
el gusto de hacerlo, que no es tampoco el fantasma
ese que se ha venido agitando en las classes popula-
res de la necesidad de pagarles dos meses de sueldo
a los empleados pfiblicos, lo que se obligue a la vota-
ci6n de este Empr6stito. No; los empleados pfblicos
han podido y pueden cobra en cualquier momen-
to, siempre que al Administraci6n tenga buen leseo
y dccidida voluntad para hacerlo; porqae so deuda
-s pequefia, porque los ingresos actuales din do so-
bra para ello; pero se ha querido agitar esa opinion
popular contra el Congreso, haeiendo aparecer al
Congress como culpable de que las families cubanas
de esos empleados est6n pasando los actuales momen-
tos de miseria y de dolor. Yo he visto to-la la rela-
ci6n de los impuestos que se tratan de votar en la
CAmara. de Representantes para pagar los intereses
y amortizaci6n de este nuevo empr6stito. Ese Em-
pr6stito traido por la present generaci6n de una ma-
nera indebida, de una manera poeo patri6tica de una
manera criminal, porque so ha contraido esta deuda
a sabiendas de que todo lo que se hacia iba a caer
sobre la Repfiblica, no en forma de un enorme des-
credito, sino en forma de una amenaza de interven-
cion exterior; y, sin embargo, nada contuvo a los
defraudadores del Tesoro, absolutamente nada obli-
g6 al Poder.Judicial a su persecuci6n en el momen-
to oportuno, y estas son las consecuencias de estos
actos realizados, de los que el pais cubano va a tener
una cadena por espacio de veinticinco afios por un
delito que no ha cometido y del que ligeramente ha
disfrutado. Ese Emlprestito de cineuenta millones de
pesos que se va a convertir en cien; ese Emprestito
de cincuenta millones del cual en el mismo memento
de firmarse la escritura s61o aparecerin cuarenta y
seis millones para el -pais; en el que se ha'la de de-
dunci los nueve millones de pesos para la reposici.n
de los fondos de cuentas, de los nueve millones de
pesos de pensions atrasadas y sueldos de los meses
de Mayo y Junio que el pueblo pag6 religiosamente
y que los funcionarios de la Administraci6n hicieron
desaparecer por arte de birli-birloque; por obliga-
cicnes de otro orden, por el pago de aquellos cinco
nillones de pesos de pignoraci6n de bonos que fu6
el inieio de nuestras desgraclas, que fue la puerta









bitARiO bI SESiONES bjE LA OAMABA DE REPRESENTANTES7
bL16kRA "


de escape por donde habia de pasar este nuevo em-
prCstito, y que no fue suficiente para que en aque-
llos moments se reconocieran por los que amenaza-
ban a la Repuiblica para hacer un alto en el mal que
venian realizando, y tratar de poner a flote nuestra
hacienda. Ese impuesto a que antes me referia se-
flores Representantes, ese Impuesto del uno por cien-
to, el impuesto mAs odioso que puede caer sobre un
pais, el impuesto que trat6 de imponerse al pueblo
de los Estados Unidos en los moments en que la
guerra amenazaba a perturbar la Hacienda Pfblica
de aquella gran naci6n, y que fue rechazado fnica-
mente por el pais, ese impuesto se pretend ceharlo
sobre las espaldas de este pueblo agobiado, sobre
las espaldas de este pueblo empobrecido, sobre las
espaldas de este pueblo inicuamente explotado. IY
sab6is lo que significa ese impuesto del uno por cien-
to? Es un impuesto sobre la pobreza, sobre el ham-
bre, sobrb la miseria del pais; es un impuesto por el
que se aleja el pan de la mesa del pobre, pero que
en cambio concede los manjares m's exquisitos a la
mesa del rico, nosotros podriamos votar aqui un im
puesto sobre la renta, un impuesto sobre las ganan-
cias, un impuesto sobre otras multiples cosas...
SR. REY (SANTIAGO): Me permit una interrup-
ci6n? Para proponer la pr6rroga de la sesi6n
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Se pone a votaci6n
la pr)rroga solicitada.
(Senales afirnmtivas)
Acordado.
SR. SAGAR6 (BARTOLOM ) : Un impuesto sobre
otras muchas cosas que nosotros todos conocemos,
sobre gastos sup6rfluos que hacen todos los ciudada-
nos, sobre los articulos de lujo, sobre los bultos que
entran y salen por -los puertos de la Repfiblica, so-
bre la venta de los billetes; pero nunca un impuesto
sobre los articulos de primera necesidad, sobre los
articulos de consume indispensable, un impuesto,
sefiores Representantes, que dentro de muy pocos
meses, cuando estos mismos ciudadanos que ahora
por la votaci6n de este Empr6stito estin creyendo
que va a ser vertido sobre el pais.como una especic
de cuerno de la abundancia que habra de derramar
sobre 'Cuba los mayores dones, cuando en realidad
vean que la vida se les encarece, que los alquileres
de la vivienda suben, entonces, sefiores Representan-
tes, por el contrario de esas bendiciones, caerA sdbre
nosotros la maldici6n del pueblo, y caerA precisa-
mente por haber votado nosotros el Emprestito; que
en filtimo caso si se me demuestra la imperiosa ne-
cesidad del mismo hasta yo lo votaria, pero caerA ,s-
pecialmente por esos impuestos, por los que nosotros
venimos aqui a defender los interases del pueblo y
de ninguna manera a esclavizarlo y agobiarlo, iah!
sefiores Representantes, se hace muy duro el tender
que hacer estas cosas, y much mas duro, seniores
Representantes, tener que votarlas; aunque yo crieo
que no llegaremos a ese extreme, porque la CAmara
de Representantes, dAndose cuenta exacta de su mi-
si6n, de la alta misi6n que le estA encomendada con
la representaci6n que ostenta, que no es la represen-
taci6n ni de un Ejecutivo ni de muchos interesad.s
en el Emprestito, ni de banqueros ni de particula-
res, sino que es la representaci6n del pueblo cuyeos
interests setA llamado a defender y velar por los


mismos, no podemos votar eso sin antes ponerle una
modificaci6n que haga llevadera esta enorme carga
que queremos echar sobre. el pais cubano.
A media que va avanzando el tiempo, cada vez
que se promovia un debate sobre el problema ael
Empr6stito, despues que yo aqui oia un dia la pala-
bra autorizada del doctor Ferrara, alrededor de es-
te problema, despue que yo he consultado con inte-
ligencias, no superiores a la mia, porque superiores
lo son todas, despues .de haber leido aunque torpe-
mente todas las obras que tratan sobre este proble-
ma, he llegado al convencimiento de que unicamente
transcurriendo muchos aflos, finicamente olvidando
que este pais modern y joven debia marehar al
frente de los pueblos mis civilizados en las modernas
democracies, finicamente olvidando todo esto, 'podria
el Congress votar ese emprAstito.
Nuestro pueblo, ese pueblo tan manso, tan bueno,
tan d6cil, rayando en la inconciencia-hay que decir-
lo asi- en cuanto se le toca la fibra sensible del pa
triotismo accede a todo, se somete a todo; ese pue-
blo no se ha dado exacta cuenta de lo que significa
en estos mementos la aprobaci6n del impuesto del
uno por ciento sobre la venta bruta. Ese impuesto,
sefiores Representantes, significa el cienfo por cien-
to de lo que el pueblo va a comlprar para el consu-
mo diario en articulos de primera necesidad; ese im-
puesto se paga desde el moment en que el agent
importador desearga su mercancia en los muelles de
los puertos de Cuba, y aumenta otro uno por ciento
cuando el agent se lo vende al almacenista, y se
aumenta otro uno por ciento cuando el almaceenista
se lo vende a los detallistas; pero si ese uno por cien-
to se va aumentando en cuanto a la totalidad de la
mercancia, se va multiplicando en cuanto a la divi-
sion de la misma. Es lo mas enorme de lo que se ha-
ya podido hacer en el mundo respect .de un impues-
to sobre un pais. Fijense en este detalle: Un agent
trae un cargamento de mil saeos de harina, y pag'i
un centavo al descargarlo en los muelles; si ese car-
gamento del muelle va al almacenista que compra 1i
totalidad del mismo, paga otro uno por ciinto; sT al
salir del almacen se distribuye en pequefios lotes, pa-
ga el detallista, por cada pequefio lote, el uno por
ciento; y cuando la harina llega al industrial que la
elabora y fabric el pan paga otro uno por ciento.
SR. GUTIERREZ (VIRIATO): S. S. esta equivocado.
No hay que pagar tantas veces el uno por cien.o.
SR. SAGAR6 (BARTOLOM): Se paga cada vez que
pasa de una mano a otra.
'SR. GUTIERREZ (VIRIATO): Los agents importa-
dores no pagan nada.
SR. GUTIERREZ (VIRIATO):, Sume su sefioria las
personas que intervienen en esa entrada.
SR. SAGAR6 (BARTOLOM) : Uno el agent impor-
tador...
SR. GUTIERREZ (VIRIATO): No paga nada.
SSR. SAGAR6 (BARTOLOME): ~Quien lo paga?
SR. GUTIERREZ (VIRIATO): Nadie. Cuando el co-
merciante recibe, no paga nada; cuando lo vende pa-
ga el uno por ciento el que se lo compra, el deta-
Ilista.
SR. .SAGAR (BARTOLOM) : N6; su senioria esta
equivocado. Un almacenista recibe un cargamento
de cualquier articulo; y otro almacenista, que no ti!-
ne el articulo, lo compra, y al comprarlo paga el im-
puesto.









9 lLAito bE StSIMNVS D9 LA 0ZAMARA NE REk~BPR&ENtAN1ftA


SR. GUTIERREZ (VIRIATO) : No es asi.
SR. SAGAR6 (BARTOLOMA) : Si no se hace asi, si
no es el uno por ciento progresivo, vamos a hacer que
se pague por la hoja de Aduana finicamente, peifo
que no sea un impuesto progresivo.
SR. GUTIERREz (VRIATO): Esa era mi enmienda.
SR. SAGAR6 (BARTOLOM) : Entonces, yo tengo ra.
z6n; y es necesario tener en cuenta lo siguiente: que
nunca las eyes se aprueban o se aplican per la pro-
pia virtud de la ley escrita, sino que todo lo que se
Ha votado se hace en consonancia con la psicologia
del pais done esas leyes han de ser aplicadas. Y cs
por esto que todas las leyes de procedencia extran-
jera que se han aplicado en Cuba han dado resulta-
dos contraproducentes, porque todos sab6is que aun-
que los comerciantes de todas parties del mundo no
tienen nada de santos ni de buenos, en Cuba el co-
merciante es el menos santo y el menos bueno de los
comerciantes del orbe.
*SR. FERNANDEZ HERMO (LORENZO): N6;) el Go-
bierno es el que es el malo; el comerciante siempre
es honrado.
SR. SAGAR6 (BARTOLDOM) : Ningfin comerciante
es honrado. El comercio nunea puede ser honrado.
Yo proelamo que no lo 6s; yo proelamo que la pro-
piedad es un robo.
Sn. FREYRE DE ANDRADE (GONALO) : Y a veces
el robo es una propiedad.
SR. SAGAR6 (BARTOLOM) : El comerciante del
corte de los bodegueros que nos gastamos en Cuba.
(Risas) Sefiores, es necesario decirlo con gran mali-
cia, como lo hace su sefioria para negar este hecho.
Todos vosotros sab6is que ese Impuesto del uno por
ciento sobre la venta bruta lo va a pagar el consu-
midor con un eiento por ciento sobre los articulos
de primera necesidad que tenga que consumer; y si
no, sefiores Representantes, aunque vosotros opin6is
en contrario, siempre que he sostenido una opinion
en esta. CAmara y la he defendido equfvocadamente
o n6, con toda la impetuosidad de mi carter pero
con toda la sinceridad de mi alma, he tenido, por
desgracia para todos, la suerte de equivocarme may
pocas veces. Siempre lo he dicho; y no s6 si habrai
sido porque me he dedicado un poco mis al studio
de ciertos problems que arraigan mis on la masa del
pueblo que no los que se debate en las alturas de los
palacios y las easas de banca. He tenido la desgra-
cia de acertar, como antes dije, y en este problema
no es que voy a tener la desgracia de acertar, es que
afirmo rotundamente que he de aeertar. Apenas la
Cimara de Representantes vote esa Ley, el pueblo
cubano, el pueblo pobre, va a sentir los efectos de
nuestros errores...
SR. FERNANDEZ HERMO (LORENZO): Los errors
del Gobierno que contrajo la Deuda Flotante.
SR. SAGAR6 (BARTOLOM) : N6, senior; la Deuda
Flotante siempre se podri pagar, y el doctor Ferra-
ra trajo aqui soluciones.
Creo necesario el Emprkstito, pero creo que pode-
mos llegar a una soluci6n con respect al mismo. Lo
que creo no necesario, lo que consider torpe, lo que
consider inicuo, es echar sobre el pais, sobie el pue-
blo pobre, un tribute de esta naturaleza, un tribute
de esta elase; y recorded, sefiores Representantes,
que la vez anterior, cuando se fueron a discutir aqui
los impuestos para el pago del Emprestito se suspen-


di6 la discusi6n, porque todos convinimoso en que
era un impuesto indebido, un impuesto oneroso el
que habia traido las mIs hondas perturbaciones en
toda las sociedades; que como consecuencia de ellos
habia venido hasta la desmembraci6n de los grandes
territorios...
SR. REY (SANTIAGO): Con la venia de la Presi-
dencia, para hacerle una aelaraci6n a S. S.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Tiene la palabra el
senior Santiago Rey.
SR. REY (SANTIAGO): Para hacer una aclaracidn
al senior Sagar6, porque ayer volvi6 a hacer esta mis-
ma declaraci6n, nosotros dejamos en suspense la Ley
del Empr6stito anterior, despu6s de haber aprobado
el texto de la Ley, tratando los impuestos, no porque
los impuestos fuesen buenos o malos, ni porque pre-
dujesen una exacci6n mas o menos onerosa al pais,
sino porque llegada la-fecha en que debiamos discu-
tir el articulo 14, habian desaparecido los motives a
virtud de los cuales nosotros ibamos a contratar un
empr6stito de cincuenta millones de pesos para dar-
selos a los hacendados, con caricter reintegrable. Por
esto es que dejamos la Ley en ese caso, no suspen-
di6ndola por virtud de los impuestos, sino ponque
los motives que recomendaron la presentaci6n de ese
proyecto, ya habian desaparecido. Yo mismo fui el
que la mand6 a retirar.
SR. SAGAn6 (BARTOLOMK) : No estoy de acuerdo
con su sefioria. Su seforia no recuerda exactamente
los heehos. Puede ser que se, trajese nuevamente a
debate el proyeeto, por virtud de esas razones que
expone, pero la suspension del debate, el hecho de-
terminante de la suspension del mismo, en la noche
en que se discutia, fu6, justamente, el studio de los
impuestos....
SR. REY (SANTIAGO): Circunstancialmente, pue-
de ser que ese fuera el motivo.
SR. SAGAR6 (BARTOLOM) : A eso es a Jo que me
refiero.
Por otra part, sefiores Representantes, el senior
Rey, si es que yo no he comprendido mal, cree que
nosotros, en la tarde de hoy, podemos votar la tota-
lidad de la Ley del EmprAstito y dejar para mas
tarde la de los impuestos...
SR. REY (SANTIAGO) : N6; yo no he dieho eso.
SR. SAGAR6 (BARTOLOME): Pues entonces, senior
Rey, si la CAmara no conoce, porque no puede cono-
cer, porque no se han repartido copies, iporque si se
repartieron fue en una 6poca muy remota...
SR. REY (SANTIAGO) : Perdone su sefioria; no ha-
ce ocho o nueve dias se han repartido copies del Em-
prbstito y de los Impuestos.
SR. SAGAR6 (BARTOLOMI) : Su sefioria me perdo-
narA, pero yo tengo aqui el Proyecto del Empr6sti-
to y no tengo copia de los Impuestos. Pero eso no
importa. Yo no tengo la copia de los impuestos, pero
en definitive eso no es un detalle que a nada contri-
buye. Pero lo cierto es que mientras que el Proyec-
to adel Empr&stito ha sido objeto de studio de distin-
tas Comisiones, mientras ese Proyeeto de Ley ha
sido sometido al anAlisis de la Camara en distintas
ocasiones, el Proyeeto de Impuestos que tiene que
ser discutido y aprobado conjuntamente, no ha sido
objeto de ninguna de esas discusiones, no ha sido
objeto del mismo analisis que el Empr6stito, ni se
ha sometido a la consideraci6n de ninguna. Comisi6n.








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 9


El Empr6stito pudiera ser aprobado, por circuns-
tancias que no son del easo explicar, y que el doctor
Ferrara ha anunciado que explicaria en una sesi6n
secret en la tarde de hoy; pero los Impuestos, que
es la parte principal, iporque aquello que nosotros
tenemos que arranear de las entralias del pueblo, eso
debe ser objeto por parte del Congreso, de un estu-
dio mis detenido, miis amplio, mas sereno y ms con-
cienzudo que el propio problema del Empr&stito;
porque de 61 es de donde se vA a determinar que el
pueblo, el dia de mariana, cuando se convenza :ie
que no le ha de reporter ningfin beneficio el Em-
pr6stito, y que en cambio le vi a irrogar graves per-
juicios durante muchos afios. Porque esto sucederi
por much tiempo: vamos a dejar sobre las genera-
clones presents y -futuras el pago de los intereses
de un Empr6stito cuya aplicaci6n ellos no van a ver
per ninguna parte; y en cambio, cuando ya result
que solamente como un eco muy lejano de las cosas
de Cuba, suene al oido de nuestros hijos o de nues-
tros nietos el nombre de Gelabert como Administra-
dor de la Hacienda Piblica, el nombre de Iribarren,
el nombre de Cancio, y todos esos nombres que so
perderAn con el tiempo, entonces les queds.rA el re-
cuerdo doloroso y palpitante de ese impuesto inicuo
y odioso en el pago de esos interests que van a ser la
argolla en que vamos a agarrotar esa nacionalidad
que nosotros pretendemos salvar en este memento,
y que, sin embargo, a virtud de esos impucstos esta-
mos cavando nuestra propia sepultura...
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Pido la pa-
labra.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : Tiene la palabra en
pr6, el senior Freyre de Andrade.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Scior Pre
sidente y sefiores Representantes: Hace algunas se-
manas que al debatirse las respectivas leyes, pude
declarar, combatiendo en esto las opinions de com-
pafieros que me afirmaban lo contrario, que aque-
Hlas leyes en debate habian sido dos de ellas redacta-
das por mi, teniendo en cuenta tan s6lo mis propias
convieciones, sin consultar con ningin personaje na-
cional o extranjero por muy encopetado o por mlny
ilustre y poderoso que ese personaje pudiera ser; y
hasta era en realidad asi, porque tanto ]a Ley que
reformaba la del Poder Judicial y en cierta part
la de Enjuiciamiento Criminal, es mia, absolutamen-
te mia; asi como la Ley llamada de la depuraci6n
de la deuda flotante, la traje a debatir en una 6po-
ca lejana. Nosotros nos encontramos ahora en esta
situaci6n enojosa. es decir, invocando nombres ex-
tranjeros, para afirmar que por la disposici6n de las
personas que esos nombres llevan, es que nosotros
nos reunimos para legislar; pero asi como yo recta-
maba y sigo reclamando la paternidad de ese Pro-
yecto de Ley, ahora me present a debatir este Pro-
yecto nuevo, declarando que yo no fui el que lo re-
dact6, aunque aparezca poniendo la primera firma.
Quien lo redact6 yo no lo conozco, ni quiero averi-
guarlo. Aqui han corrido diversas versions acerra
de qui6n es su autor, pero yo puedo afirmar a esta
Cmara que lo he torado integramente de manos Je
un Coronel del Ej6rcito Libertador, de manos de un
hombre absolutamente puro, de manos de un hombre
que ya,-y yo no s6 si l1 me oirA con agradecimien-
to o con rencor,-c-asi se estA despidiendo de la vida
despubs de haber llenado de gloria muchos pigings


de la historic de nuestra patria, el Coronel Despaig-
ne.
SR. GIL (HELIODORO) : Estark decr6pito.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Pero no lo
tom6 tan Tilo para traerlo a esta CAmara, de las ma-
nos patri6ticas del Coronel Despaigne, actual Secre-
tario de Hacienda; lo tom6 de manos de una Comi-
si6n que no tenia mis camino que traer a est,. CAma-
ra alguna soluci6n y yo quise traer alguna. Y la
quise traer, porque yo era el indicado para traerla,
desde el mo-nento en que llegu6 a la convicci6n de
que habia una deuda flotante que habia que pagar,
despu6s de depuradla; yo -omprendi que no habia
mAs que un camino para pagar la deuda. y ese ca-
mino era el camino .el empr6stito exterior. Y decia
que la toiie de manos de una Comisi6n, porque ese
proyecto sigui6 el siguiente itinerario, que yo bre-
vemente voy a proferir.
.rn dia nos cit6 el senior Presidente de la Repix-
blica, para que fueramos al Palacio Presidencial, los
miembros de la Camara y el Senado que formAba-
mos la Comisi6n interparlamentaria. para estudiar
la forma de pagar la deuda flotante, y que concu-
rri6ramos a Palacio a discutir estas cuestiones fren-
te a frente 'del Enviado Especial del Presidente Mar-
ding, frente a frente del General Crowder. Y nos-
otr-s, los miembros de la Comisi6n, fuimos alli sin
saber, realmente, cual iba a ser la consecuencia de
(ste debate; pero no fuimos con las manos vacias,
fuimos con dos Proyectos de Ley del Empr6stito In-
ter:or. Fuimos 'on un Proyecto hecho por un senior
Senador, muy bien redactado y muy bien estudiado,
que se referia a emisi6n de obligaciones del Tesoro
a breve pla;;o de dos afios, y tambi6n con otro Pro-
yecto sucedaneo no menos bien estudiado y medita-
bano, tambiin para ser recogidos en un period bre
be, aunque no tan breve como las obligaciones del
'Tesoro. Yo llev4 *a esa conferencia un prejuicio, el
p.'i.,,icio contrario a la solnecin anterior; pero no
o;ie valer mi preinicio, dejiindolo a un lado, en pri-
mer termino en favor de las dos soluciones exterio-
re i, .a pesar de que desde el momento.en que esas so-
luniones se presentaron, y despu6s de haber debati-
d- en el Senado entire Senadores y Representantes,
ye resumi mi opinion acerca de ambos Proyectos
,-on el simil simniente, simil que voy a exponer y si-
so manteniendo. Yo dije: esta es una. bomba per-
feetamente hecha y perfectamente montada, para
sacar agua de un pozo vacio. La bomba es el Pro-
vecto de Ley. el pozo vacio es nuestra finanza pi-
`lica. Porque en Cuba no hay dinero, y 'a eso me
voy a referir., Los Gobiernos dAn soluciones inte-
riores a sus crisis ecor6micas, cuando las crisis son
de los Gobiernos, cuando las crisis son de los teso-
ros pfiblicos. Pero cuando ]a crisis es de la finanza
national, no hay posibilidad de soluci6n interior y
hay qre ir a buscar el dinero en donde existe; hay
que pedirselo prestado a aquella Naci6n que tenga
numerario de sobra, para que pueda facilitArselo a
aanella otra Naci6n o pueblo que career de numera-
rio.
SR. FERRARA (OREsTES) : Pero este no es nuestr-
caso.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Si. senior
Ferrara. su sefioria no me podra demastrar lo con-
trario, prroue este es un punto fundamental. Los
sefiores Representantes recordaran la historica de








10 DIARIO DE SESTONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


nuestra crisis nacionol y del Tesoro Pfiblico. Tubo
un moment en que dici6ndose que existia una gran
prosperidad en el pais y cuando las areas del Te-
soro estaban repletas y tan repletas que por estar-
lo precisamente el dinero se lanzab3a de esas areas
al exterior en enormes cantidades, en unn verdadera
dilapidaci6n, empezaron a quebrar los bancos. A1
principio se dijo que los bancos quebraban ponque
faltaba confianza, porane habia un desnivel entire
sus existencias y sus salidas .de numerario.
SR. FERRARA (ORESTES) : TTna especulacion.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZ\T,O) : 0 nor re
sultado ide una es'eculaci6n. Lo vov a afadir, por-
lne se diin tambi6n entonces: one dinero habia: one
lo que faltaba era confianza. Yo tambi6n. senores
Representantes, no hbora sino en un'i 6noca critn-
da, sostuve en esta misma Camara one el pais tenia
exceso ile numerario. nne era r;co, v In ii,~. faltalb
ora confianz s v ac:0hb prer decir. connli.,s'indo scl.ir
mi la odiosicda5 de los e)C-onf'ics econ-micoi v po.
liticos que mantenian en Cuba la fuerza y la efi-
cieneia econ6mica. cne este Tais .;e resisti~ia la idea
de one su Jefe econ6mico m's gerrnrmico fuera "Po-
te", v su Jefe administrative politico mns alto fue-
ra el doctor Zayas. Porque en esti Rerniblica habia
hombres para la politien, snperiorps: v bombres p:-
ra las finanzas, tambi6n. Pero el tiempo pas6, vi-
nieron acont"cimientos sucesivos y vn no s6 si en-
tonces yo estaba equivocado y las condiciones han va-
riado; o si, meior idieho, entonees vo estib. equibo-
cado y las condiciones son las mismas. Pero yo sos-
tenao y afirmo, como premise. nara declaraciones
mias o declaraciones ajenas, que Cuba earece de nu-
merario. Y no lo difo norane vn In afirmo, lo digo
porque se ha afirmndo, despu6s de minncios.~s y com-
petentes investigaciones, por personages nacionales v
extranieros. Hace muchos meses que estudiaba esta
cuesti6n. no como un inter6s nacion'l, sino como un
interns international, porone los comerciantes de to-
dos los praises del mundo tienen que interesarse prin-
cipalmente no tan s61o en el numerario ne circular
en los paises donde habitan, sino en aquellos paises
con los cuales tienen negocios, en aquellos paises con
los cuales sostienen un intercambio commercial: v en
una conferencia que celebraron el senior Gelabert.
one entonces era Secretario de iHacienda, el senior
Portuondo, enviado de los hacendados y colonos cu-
banos, a quien interesaba mnebo ess cnesti6n. v -1
senior Harding. no el actual Presidente de lob Est..
dos Unidos. sino un eminente financiero america-
no emparentado con el seflor Presidente r" los Esta-
dos IUnidos, y que es un personaie prominente en el
"Federal Reserve Bank of New York", en una confe-
rencin sostenida alli, se lleg6 a la conclusion ide ,que
en Cuba circulaba, o, meior dicbo, de aue en Cuba
existian ciento veinte y cinco millones de pesos pa-
ra hacer frente a todas las finanzas pibliois v pri-
vadas del Gobierno y de los cindadanos. Yo no me
he atrevido a near esto: por eso es qu(n no tenio
ningun a premise aue colocar en su Ingar. Yo no
vengo a combatir el Emprestito interior; yo anuncio
a la C:mara que no me guia el prop6sito, en este
discurso, que voy a hacer muy breve, y que casi ha-
go correspondiendo a la solicited del leader de la
mayoria. que me ha designado p3ara que consuma u1!
turno en este debate; y que creo adem.s one no 'le-
bo prolongar, porque es evidence que la CAmara no


estil deseosa de oir grandes discursos, como lo de-
muestra el hecho de que haya solamente unos vein-
ticinco sefiores Representantes en el hemiciclo y
unos sesenta en los pasillos, sin oir lo que aqui "
debate; y poi este motive yo pienso abreviar tolo
lo que pueda, y anuncio que no voy a tratar de acep-
tar o acometer el debate con respect a la improce-
dencia de las soluciones interiores para resolver
nuestro problema actual...
SR. PRESIDENTE (VERDEJA): Ruego a los sefiores
Representantes, se sirvan ocupar sus escafios.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): De manera
que creo que estoy documentado, que creo que tenso
ordenadas bastantes ideas, para poder disooner de
los documents; y he llegado a aceptar las ideas ge-
nerales que hayan podido adquirir de un modo sis-
temA~ico, no quiero entrar en ese debate, Sin embar-
go. ir6 a l1 si al debate se me llama, en otra oportn-
nidad en que la Presidencia tenga la generosidad
de ofrecerme la palabra, auizis para defenderme do
alusiones, quizas para ec.nt-,star aranmentos que me
convenga contestar; pero quiero afirmar que yo he
sido el primero que me he prestado a que todo este
proyeeto de soluci6n exterior tenga la permanencia,
el provecto ide soluci6n exterior de que yo estaba con-
vencido antes y despurs de haberlo presentado a la
Mesa de ]a OCmara; y lo he hecbo asi, y quiero hn-
cer hincapi6 en que asi lo he hecho, no porque cre-
yera que ese Proyeeto fnera mas acertado, porque
en manera almuna nunca lo acept6. sine corane na-
ra defender ese Proyecto se tremolaba frente a las
huestes la bandera de ]a patria; v yo creo que aque-
1los one la tremolaban tenian solvencia moral y an-
tecedentes natri6ticos nara b cerlo: no queria qne,
ldseabellado o acertado, se presentara mi nombre
ante el pais como queriendo que se arriara una ban-
dern one yo siempre quiero ver tremolar en la Re.
niblica, y much mas cuando quienes la tremolan
tienpn esos antpedentes y esos prestigious a que yo
antes me referia.
iPero en qcl situaci6n nos encontramos ahora?
Nos eneontramos en la situaei6n evident de
de one por nnas razones o por otras. despu6s de ha-
berse sostenido el debate mas amplio, desnnas do
hahbrfe hebho 1e exnmen mas eircunstancial desnu6s
,de baberse heebo el anAlisis m6s acabado, esos Pro-
yectos no solamente ban sido recbazados. sino. casi
yo me atreveria a afirmar que hen sido retiraidos
por sns propios antores. Y nos encontramos enton-
ces, seniors Representantes, exactamente en las mis-
mas condiciones en one nos encontraibamos en el ins
tante on one yo le pnse mi primer firm-i al Pro.
vecto de Lev one se debate v lo present a la con-
.dera.'iin de la C:irmara de Repre.entant"- Antes le
hacerlo tuve eran interns en qne se reuniera la ma-
voriq de esti OCmara y obtener nn voto en esa ma-
voria. no de acuerdo con sus clusulas.-poraue la
mayoria nnnca emite votes acerca de las clAusulas
de esos Provectos-- sino nn voto favorable acerca
de la totalidad del mismo. Pero tampoco quiero ha-
cerlo sin antes ofrecer las firms a alurnos de mis
compafieros one despuis firmaron en segundo Inlar;
v solamente los traie a la consideraci6n de la Cama-
ra enando eada uno de ellos me fu6 diciendo aon
preferia one yo fuera el firmante de esos Proyectos
de Ley. Entonces lo traje a la CAmara jPero c6mo








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTBE


pude traer yo esos Proyectos? LYo podia, o debia,
lealmente, 16gicamente, traer esos Proyectos haci6n-
doles por mi mismo y ante mi mismo las supresione:,
y las mutilaciones que yo tuviera por convenient? En
manera alguna yo podia proceder de esa. manera.
En primer lugarr, porque yo be comenzado mi dis-
curso afirmando el hecho cierto de que el Proyecto
es mio; y en segundo lugar, porque si nosotros ha-
biamos combatido ese Proyceto en cada unm de sts
clUusulas, en debates sostenidos ante el seofor 'Pre-
sidente de la Repuiblica y ante algunos sefiores Se-
cretarios del Despacho y aun ante el propio Gene-
ral Crowder, y si despu6s de esos debates sostenidos
durante dia consecutivos, en que yo puse a disposi-
ci6n de mis compafieros a veces toda la violencia de
mi voz en contra dde algunos de esos preceptos; i
despu6s de esos debates, no yo, sino nosotros todos,
convinimos en que no habiamos podido arranear una
soluci6n que no fuera la de ese Proyecto, yo no creo
estar (otros juzgarr n como quieran mi conduct :.)
yo no estaba ni siquiera lealmente capacitado para
hacer la mutilaci6n de uno solo de los preceptos que
contenia ese Proyecto de Ley. Yo tcnia que hacer
lo que hice: traerlo aqui, como traigo las leyes mias,
no las que no son mias y no hnn salido de mi pro-
pio intelecto; traerlas aqni y ponerlas a disposici6n
de quienes estan, segfin el Reglamento, poni6ndolas
a la libre disposici6n de la CAmera de Representan-
tes.
SR. Gmi (HELIODORO) : iPor que se calcula en diez
y ocho millones de pesos la deuda de Obras Pfibli-
cas?
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Ya legrare-
mos alli. Me propongo analizarla despu6s. Es el
punto principal que yo atacard.
De manera que ya hi quedsdo explicado c6no vi
no e-:e ?royccto a la Caiiara de Representan!as. Yo
hubiera querido, sefiores Representantes, que el se-
iior Ferrara hubiera asistido a las primeras confe-
rencias que nosotros celebramos. porque acaso, y sin
acaso, con toda seguridad su presencia hubiera sido
muy convenient para la resoluci6n de este proble-
ma, no solamente por el hecho indiscutible de su ca-
pacidad, no solamente por el hecho tambien indis-
cutible de sus competencia, sino tambi6n por la in-
fluencia positive que yo s6 que el senior Ferrara tic-
ne, tanto en el Animo del Honorable seoor Presiden-
te de la R.epfiblica como tambi n en el animo del En-
viado Especial del Presidente de los Estados Unidos.
Porque yo tengo que confesar que nosotros, que de-
batimos amplia y concienzudamente a veces con exa-
geraci6n de arguments y a veces sobre una base de
excitabilidad a que no estan acostumbrados los an-
glo-sajones, sin embargo, nosotros, acaso porque en
esos moments no se conocian todavia los arguments
expuestos yA, nosotros no adueimos algunos de los
arguments que despu6s en su peri6dico y en estf
misma C4mara ha expuesto y ha analizado el doc-
tor Orestes Ferrara. Pero, en fin, el Proyecto vino
aqui en las condiciones en que vino; el Proyeeto vi-
no aqui estando su autor, dispuesto, como estaba, a
retirar su Proyecto en cuanto algfin compafiero tra-
jera otro Proyeeto que opener a este.
SR. DE LA PERA (LUCILO): j, Me permit su se5i-
ra, una interrupei6n con la -enia de la Presidencia?
SR. FREYRE DP ANPRArt (GONZAoL) : Con much
gusto.


SR. PRESIDENTE (VERDEJA): Tiene la-palabra ci
senior Lucilo de la Peiia.
SR. DE LA PENA (LUCILO) : Dice su sefioria que se
habia presentado ese Proyecto, pero que seria retira-
do en cuanto se presentara un nuevo Proyecto que
lo sustituyera. &No present un nuevo Proyecto el
senior Ferrara?
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONzALO): No se ha
presentado en los moments a que me estoy refierien-
do, la enmienda del doctor Ferrara.
SR. DE LA PERA (LUCILO) : Yo deseaba tan s6lo
aclarar este concept, en honor y acatamiento a 11
verdad hist6rica en el -desenvolvimiento de estos des-
graciados sueesos.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Esti equivo-
cado su sefioria con esa interrupci6n que me hace.
El senior Ferrara trajo aqui su Proyecto, un dia en
que habia noventa y seis sefnores Representantes pre-
sentes, lo ley6 ante la COmara e impresioun muy fa-
xorablcmente a todos los sefiores Representantes. Yo
cideo ponerme de acuerdo con el senior Lucilo de la
Fefia, porque partiendo de 6l una base errSne?, to-
das las conclusions a que llegaramos serian igual-
mente err6neas.
SR. FERRARA (ORESTES): Es s6lo cuesti6n de fe-
chas.
SR. DE LA PErA (LUCLO) : S. S. dijo que en cuan-
to se presentara un nuevo Proyecto mejor, ese se-
ria retirado; yo le pregunto si al presentarse pos.
teriormente el Proyecto del doctor Ferrara, ese fu6
retirado.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): iCual es el
del doctor Ferrrara?
SR. DE LA PENA (LucILO) : El que enmendaba el
Proyecto primitive.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Esa es una
enmienda que no estaba presentada entonces.
SR. DE LA PENA (LUCLO) : Pero ya ha sido presen-
tada; y yo quiero hacer constar la manifestaici6n, la
afirmaci6n del senior Freyre de Andrade respect a
que cuando se presentara otro Proyecto,, habia de
ser desechado. retirado el Proyecto presenta-do; y
result ya un hecho evidence, conereto y terminante
que el senior Ferrara present una Enmienda pa a
sustituir el -Proyecto primitive, quedando practica-
mente desechado el primitive Proyecto.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): El senior le
la Pefia no perturba con sus interruppciones, pero
lo que hace es variar en lo absolute el orden que ya
habia establecido. De manera que el senior de la Pe-
fia ordena, pero el senior de la Pefia pone un orden
distinto al orden que yo vengo siguiendo; y aunque
la ordena para toda la C:mara. no asi para mi, pues
me varia el orden por mi estableeido.
SR. DE LA PERA (LTCILO) : Exefiseme su sefioria la
interrupci6n.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Yo voy a
contestar a su seiforia, expresAndole que lo que el
doctor Ferrara trajo a la C'mara no fu6 un Proyec-
to, sino una Enmienda; y yo voy a acabar por decir
que yo la acept6 con los brazos abiertos. Y, es mis,
yo puedo afirmar a su sefioria no tan s6lo que y/
acept6 la Enmienda del senior Ferrara, sine que la
Enmienda que su sefioria llama del senior Ferrara.
es mia; porque yo me adelant6 a redactar la En-
mienda del senior Ferrara antes del moment actual,
y apenas yo me entered por boca del senior Secretario


= _I = --- ----


11








12 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES
-- --


de Estado de que se aceptaban las indicaciones del
senior Ferrara, yo me apresur6 a todas las iniciati-
vas, y traje una enmienda quo en sustancia es la
misma del sefior Ferrara.
SR. FERRARA (ORESTES): 4Me permit S. S. una
interupi6n ?
Sn. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Con muclio
gusto.
'SR. FERRARA (ORESTES): Es cuesti6n de fechas.
sefiores; el senior Freyre de Andrade estaba en cl
period precedent en la presentaci6n do mi En-
mienda, luego mi Enmienda fu6 present'da y 61 ia
acept6; luego vinieron aeontecimientos de los cuales
habl6 el seior Lucilo -de ]a Pefia y de los cuales va
a hablar el senior Freyre de Andrade, y si no habla
el senior Freyre -de Andrade hablar6 yo.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Ya v6 el s.
tor de la Pefia ec'mo al fin se le ha contestado y no
yo, porque yo quiero ser con el senior de la Pefa ex-
cesivamente complaciente, porque 61 se lo merece y
porque esti en mi voluntad serlo. El sefor Ferrar:i
le ha contestado que yo estaba on una feeha anterior
todavia; ya yo llegar6 a la fecha a que so rofiere el
senior de la Pefia. Yo esta'ba explicando los antece-
dentes de esta cuesti6n. Pues biWn, ,oinoros, vamos
al moment actual, ya que se me ha nuerido traer a,
e1. En el moment actual nos encontramos virtual-
mente en las mismas condiciones en que nos eneon-
tribsmos cuando se trajo un Proyecto de Ley; no
hay mns cmino que votnr algo. no hay mas camino
que resolver esa cuesti6n. Porque yo crco que la Ci-
mara, que se ha dcspoblado constantomente por in
diferencia do sus miembros activos. la CjAmara, quo
se ha despoblado dia tras dia sin ofrecer nucrum en
los moments de m.'is grave ppliiro para In Patria
-anuizAs no por indiferencil sino por falta de condi-
ci6n en algunos de sus miembros,- la CAmara se
despoblaria por la patri6tica renunnia de muchos do
nosotros si vi6ramnos one nuestros lm!lpiritrri per-
sistian en la actitud de abandoner este bhmicielo y
sus deberes de Representantes cuando el pais recla-
ma una 'aetuaci6n. cuando reclama una soluci6n .a-
bre la que puedn basar la existenDia o no existencia
(,por qu6 no deeirlo?) de nuestra propia. persona-
lidad national. De manera que en el moment actual
hay que ofrerer uni soluei6n y yo ncepto la soluci(n
que se ha dado en lam'ar "Ferrara", y fue vo aeep-
to que se llame asi. Dorque a 61 ]e corresponde 'en su
mayor part la victoria: pero a9eptaria culruier
otra soluci'6n. Cuando ciento veinte saiiorps Repro-
sentantes que debieran haber aqui. 'dan al pais una so-
luci6n, tenea Ia seouridad s seflori" v i Camarn
y 5izame el pais one 1o afirmo d lsdo in alto clo es-
ta tribune eon absolute convicci6n. Oun no habrA
personalidad propi, ni cxtraf'a one SR atreva a pro-
poner nada que empane siquiera el honor del Con-
croso, ni ]a seguridad -de nuestra personal;dad mun-
dial.
(El senior Gil interruenve aYl oraidor).
SR. FREYRE DR ANDRADE (GONZALO) : No me hago
entender de S. S.. o es aone S. S., oniere mover los
debates cnn sus interrupciones. Lo one he dicho es
one la Cimara. on su inteeridad constitnida. tiene ,de-
reho a dar una sheni6n; lo que no tiene derecho la
CiOmara es a abandoner el hemiciclo...
SR. GIL, (HTHELODORO) : Creo one en un isunto der
est6 naturaleza, dadas las repetidas frases del se-


Ror Freyore de Andrade de que debe estarsele aqui
oy6ndole, con mayor motive cuando estamos inter-
pretando el Reglamento no tiene derecho a votar
quien no oye el debate. Pido a la Presidencia que
invite a los Representantes a que ocupen sus esca-
fos, o que se pase lista, porque en el sal6n no hay
quorum.
SR. PRESIDENT (VERDFJA) : La Presidencia hace
present a la Camara quo carece de medios coerci-
tivos para obligar a los seiiores Representantes a que
penetren en el Sal6n de Sesiones.
SnR. FERRARA (ORESTES) : Los seiores Representan-
tes tienen derecho a no oir aun cuando est6n dentro
del sal6n, porque si no quieren oir se taparAn los
oidos.
Sa. GIm (HELIODORo) : Eso demuestra ineapaci'dad
para el gobierno propio.
Sn. FREYRE Dr ANDRADE (GONzALO) Lo que ocn-
rre senior Gil y sefiores Representantes, es que en eg-
te como en todos los Congresos hay opinions cons-
cientes que se ilustran y opinions inconscientes que
vienen a emitir sus votes sin saber lo que votan.
Sn. GmI (HELIODORO): Tambi6n puede haber la
duda de que hay opinions que de antemano tienen
la intenci6n 'de votar los diez y oecho millones de pe-
sos para Obras Pfiblicas.
Sn. ESPINOSA (JUAN): Eso es lo finico grave del
Em'pr6sito.
SR, FREYRE DE ANDRIDE (GONZALO): Aceptemos
las deficiencies de nuestrc cari'cter y no querramos
ser perfectos; porque queriendo ir 9a la porfeoci6n,
caeremos en falta mayor. Yo aprecio la atenci6n de
los sefiores que me escuehan, como si ellos represen-
taran integramente la C0mara de Representantes.
porqIo representan la mejor y In mis ilustrada opi-
ni6n de ]a OC'mara misma, y me basta con que los se-
5ores presents oigan mi argumenta'ciOn, como yo
oiro la de todos los que hablan en esta Cimara. cesi
sin h.bandonar mi puesto.
,Pues bi6n, sefiores Representantes: estamos ahora
en la misma situaci6n en qle nos encontr'bamoi
enando yo present ung soluei6n. Puede que la di-
ferencia de uno y otro est6 en que yo me present
ahora a sostener mi opinion venciendo y otros se
presented a sostener con el voto, opinion que no
tennan, vencidos...
SR. ALBERNI (JOSE): 0 convencidos; es lo mas
practico.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Su sefioria
tiene riz6n, porque no conveneren tan s6lo los arnu-
mentos que se refieren al mecanismo de una Ley,
sino los arguments que se refieren a la ciencia eco-
n6mica. Los Parlamentos. cuando decide su op;-
ni6n la decide siempre de a'uerdo con todos los ar-
gumentos que la Camara. para resolverlos, ha tenido
en cuenta; y yo puedo declarar a la CAmara que oi
no estuviera desde antes conven-ido por mi propia
conciencia, con respect a la nce'sildad de un em-
pr6stito exterior, yo me hubiera convencido honra-
da y patri6ticamen+e, per los mismos arguments
por los cuales se ban *coivencido todos y cada uno
de mis otros compafieros. que antes opinaban que la
soluci6n interior era mejor, era superior a la solu-
ci6n del EmDr6stito exterior; pero, sefiore:;, estamos
en uns condici6n de ventaja positive, estamos en
una condici6n de unAnime victoria, porque yo me
declare victorioso en la victoria mia de que lo quo









DIARIO DE SESIONES DE LA OAMARA DE REPRESENTANTES 13


vaya a, prosperar sea el Emprestito exterior, y yo
me declare tambien mas radicalmente victorioso por-
que 1, que vaya a prosperar sea el Emprestito exte-
rrior con la supresion de todas las cliusulas llama-
das political que el mismo contenia. Desde luego
que al poner el Proyecto a la disposici6n del juicio
libre de la OAmara de Representantes, yo nunca tu-
ve la intenci6n de defender ni un solo articulc, de
defender ni una sola linea, mientras uno solo le
nuestros compaileros afirmara que habia una mernma
para la soberania national. Porque no hay ning6n
cubano, es mas, yo afirmo que no hay ningun ex-
tranjero, que en realidad vaya a obtener una ven-
taja de la merma de de la capacidad de la soberania
cubana. Porque si desgraciadamente para nosotros
existiera en el mundo una naci6n tan poderosa como
la Naci6n Americana cuyo pueblo -estuviera deci-
dido a arrebatarnos nuestra soberania, o cuyo Go-
hierno hubiera formado la convicci6n, hubiera adop-
tado la linea de conduct de mermar nuestros dere-
chos soberanos y de arrebatarnos nuestras liberta-
des puiblicas, en esas condiciones desgraciadas, el
pueblo cubano ya no tendria mas camino que tomar
las armas para el suicidio o retirarse a sus casas pa-
ra ver la ignominia imperante en el territorio nacio-
nal. Yo, sin ser un optimista decidido. sino viendo y
palpando la, realidad, afirmo y creo que el pueblo
americano desea mantener la soberania que conquis-
t6 con sus armas al lado del pueblo cubano; y yo
tengo la convicci6n, que no sa si mis comnpaieros
compartirAn, porque yo la guard en el fondo de mi
animo, que el Gobierno que tiene hoy como el que
tenia aiyer y como el que tendra mailana el pueblo
americano, n ,realizara a concieneia ning6ih acto
que est6 en contra de la opinion national en cuanto
a la vida de esta Repiblica se refiere.
,SR. DE LA PERA (LIJCILO) : Pues no es nada lo que
afirma su sefioria.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Yo s6, efed-
tivamente, que mi palabra es pobre.
SR. DE LA PERA (LUCILO) : Con la venia de la Pre-
sidencia. No es que yo quiera suponer que su pala-
bra es pobre, es que la afirmacion es excesivamente
grande.
SR FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Yo se biWn
lo que he afirmado.
SR. FERRARA (ORESTES) : Pero la afirmaciOn es
sumamente grande tambien.
,SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Pero yo s6
que hay doctrinas que mueren por la debilidad de
sus defensores, asi como hay otras que Ilegan a ob-
tener la victoria por el valimento de sus paladines,
y que las escriben en sus banderas acostumbrados
siempre a veneer; pero como por mi debilidad y apo-
camiento tengo esa convioci6n, y no es la convicci6n
tomada al calor de un debate, no es sa afirmaci6n
aventurada con la cual yo quiero lanzar un bdlsamo
en el coraz6n adolorido del pueblo eubano,; es la
convicci6n que se toma de la historic, es 1a. convic-
-i6n que yo he tomado de los que vinieron a Cuba
para decidir en pocos dias con su formidable poder,
la contienda, y para darnos una libertad de que hoy
en dia ese pueblo y ese Gobierno son gara.ntes en el
concerto general de las naciones; es la convicci6n
que yo he tomado de aquellos que por espiritu ame-
ricano, que es utn espiritu general que se esparce por
todo el Continente en que nosotros vivimos, antes de


traer sus armas para darnos la independencia en
viaron .por delante a sus mujeres para traer aqui
con sus enfermeras abnegadas sus alimentos y sus
medicines para reafirmar el derecho fundamental
que se le negaba al pueblo eubano, para alimentar-
se, para curarse y para vivir.
SR. FERRARA (ORESTES) : Esto no significa que no
haya cierta tendencia political de otro orden.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Y si ahora
nosotros, sin basarnos en antecedentes muy firmes,
nos entregamos a suspicaaces y mal encaminadas afir-
maciones, yo creo 'que no seriamos apoyados rpor
nuestros grades libertadores que lucharon junto al
yankee por un mismo ideal de libertad que ahora
nosotros disfrutamos, sino que tambien, sefiores Re-
presentantes, nosotros seriamos impugnados por esos
niios y por esas mujeres que viven todavia y que
en la 6poca de la reconcentraci6n, cuando todos les
volvian la espalda porque los cubanos estaban en el
eampo luchando por la. independencia patria, fueron
reclinadas sobre sus lechos de dolor, esas mujeres
norteamericanas inspiradas por un sentimiento mAs
grande que el sentimiento de hermana y que el sen-
timiento de madre, esas mujeres fueron inspiradas
por el sentimiento de la Caridaid y de la Piedad qne
predict y practice en Cuba Clara Barton, bajo la
amenaza del General Weyler, como la predict y la
practice Jesfis en la 6poca tenebrosa del emperaido
Tiberio.
Y yo quiero star engafiado si lo estoy, ipero yo
quiero ser optimist.
SR. MAzAS (ENRIQUE) : ,S. S. esta justificando
a los Estados Unidos?
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Y yo quiero
ser optimista y creer que siempre, y much rmas si
nosotros cumpliinos con nuestro deber, si venimos
aqui a ofreeerle al pais solueiones, nunca la amenaza
habri de cernirse sobre nuestro porvenir politico.
Pero el otro diia, en la sesi6n proxima pasada, yo
tuve el honor de declararlo casi en baja voz y hoy
lo proclamo, ya en uso official de la palabra, en esta
Camara: esa situaci6n de ventaja, esa situaci6n de
victoria, se debe indudablemente a la iniciativa cons-
tante, a la iniciativa que ;algunas veces (,por que no
decirlo?) juzgu6 hasta peligrosa del doctor Ferra-
ra. El doctor Ferrara encontr6 en el Proyecto elAu-
sulas que 61 llam6 politics y contra ellas combati6;
pues bien, seiiores Representantes, ya todas esas clAu-
sulas han desaparecido de este Proyeeto de Ley; asi
es que los que formamos parte de la primer Comi-
si6n Inter-parlamentaria, los que formamos part
de la segunda Comisi6n, la CAmara entera, el Sena-
do, el pueblo de Cuba, le han abierto los brazos al
Proyecto de Ley tal como viene, con las enmiendas
que inici6 el doctor Ferrara y que yo fui el primero
en redactar y firmar y presentar como se encuen-
tra presentada, a la Mesa de la COmara; porque cuan-
do el Secretario de Estado me llam6 jubiloso por te-
lWfono, eneontrindome yo en este hemiciclo y me pi-
di6 que fuera a visitarlo para anunciarme la buena
nueva, yo concurri; y apenas me explie6 para que
me 1amaba, me apresur6 a redactar yo mismo esa
enmienda que esta ahi sobre la mesa de la CAmara.
Para mi, el debate, si fu6ramos a cefiirnos a 61, ha-
bria de ser microsedpico. porque los sefiores que va
yan a atacar fundamentalmente el Proyeeto de Ley








.14 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


o la enmienda presentada, antes .de atacarla tienen
que traer una soluei6n. si n6, no tienen derecho a
atacarlo en su aspect fundamental, es deeir, no tie-
nen derecho a atarcar la totalidad del Proyeeto de
Ley; podrin hacerle enmiendas a todos los articu-
los y creo que esto me pondri de acuerdo con el se-
5ior Gil, porque la totalidad del Proyeeto...
SR. GIL (HELIODORO) : Viviendo la vida de la rea-
tidad, traer enmiendas que hay que consultarlas pre-
viamente con mister Crowder, y mister Crolwder,
con una indiferencia diplomhtiea, contest que hay
que Eonsultarlas a Washington, es tonto y ridiculo.
Hay que confesar que somos unos esclavos.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Yo no pue-
do confesar eso.
SR. GIL (HELIODORO).: Pues yo lo confieso, porque
delante de mi, ha dicho mister Crowder a los Comi-
sionados, que cualquier impuesto que no sea el del
uno por ciento, tenia que consultarlo-a 'Washington,
y esperar que lo decidiera un expert, porque 61 no
es expert en la material. Y a la objeci6n que se lo
hiciera de que eran impuestos perfectamente proba
dos los derechos de Aduana, y que bastaria un au-
mento de su proporcionalidad, para garantizar la
amortizaci6n; y en ese caso porque no se adoptaba ese
sistema, repiti6: "Yo tendria que consultarlo alla".
De suerte que no hay Congreso, no hay soberania
national, y tenemos que estar con la cabeza humi-
llada a los pies del interventor que de esta manera
nos gobierna. Es ridiculo, porque aqui no hay en-
miendas, ni soluciones que presentar si no las quie
ren aceptar ellos.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Yo no estoy
conforme con eso, y voy a aelararlo, sefiores Repre-
sentantes, y ruego que se me escuche, porque forzan-
do la voz voy a perderla y quizas no ahora, sino
despu6s, tenga que hablar a cada rato. Yo creo que
el senior Gil va a convenir conmigo en lo siguiente:
esos puntos que 61 ha, sefialado, constituycn una cues-
ti6n del -debate del articulado, y la cuesti6n que se
trata ahora es la cuesti6n del Empr6stito exterior.
SR. GIL (HELIODORO): N6, tampoeo; porque nos-
otros estudiamos una formula que 'ha podido ser
aceptada como buena, que ha sido aceptada en Es-
pana, en Inglaterra y en los propios Estados Uni-
dos, y que esti perfectamente justificada; porque
los arguments al esgrimirlos en contra de esa f6r-
mula, son sofisticos, cuando no hay mis de tres mi-
llones de pesos que comprometen el cr6dito de nues-
tra Repfiblica, y los otros son obligaciones interiores
sujietas a un contrato, que pudiera afirmarse en to-
dos los casos se pagarA con los sobrantes si los hu-
biese.
De modo que aqui lo que ocurre es que de los diez
y ocho millones de pesos que se presuponen para
esa deuda de Obras Piblicas unido a los cuarenta y
ocho millones de pesos de Obras Pfblicas que nadie
v6 por ninguna parte, esos individuos han heeho
contratos con determinados Baneos de aqui, con un
treinta por ciento de comisi6n, para trabajar cerea
de la Secretaria de Estado Americana, la contrata-
ci6n del empr6stito. Desde este instant la prensi
americanm ha 'heomenzado una campafia :infamante
contra Cuba; y ha hecho caer en el lazo a determi-
nados elements cubanos muy impresionables. espe-
cialmente a los Congresistas.


SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Yo voy a
contestar la afirmaci6n de su sefioria. Todos vamos
a poder exponer razones; ahora a mi me ha tocado
que la Presidencia me concedia la patlabra, para ex-
poner las mias. Pero voy a contestar al senior Gil,
porque el distinguido compafiero no s6lo por serlo
sino por la antigua amistad que a 61 me une. se me-
rece que me detenga en su argumentaci6n. Por eso
decia que el que viniera a deba.tir en contra de ese
Proyeeto no tenia mas camino que tener otro Pro-
yeeto que defender. Parece que el senior Gil tiene
otro Proyeeto que defender, luego esta en las condi-
ciones a que yo me referia. Ahora, en cuanto a la
afirmaci6n que el senior Gil hacia, yo la quiero reco-
ger; no porque crea que en estas cuestiones se de-
be poner a. contribuci6n el sentimiento, sino la idea;
y porque a mi, como estudioso de estas cuestiones
que se refieren a las leyes y a la Constituci6n y los
Tratados que a nosotros nos obligan, me interest ya
much dilucidar esta cuesti6n fundamental de la in-
terpretaci6n que el Gobierno americano le estA dan-
do al Tratado Permanente que rige ente los Estados
Unidos y Cuba; interpretaci6n, sefiores Represen-
tante que todavia no ha sido aceptada por nosotros,
interpretaci6n que se encuentra pendiente, a pro-
puesta mia, precisamente, del studio de la Comisi6n
de Relaciones Exteriores de esta Camara; interpre-
taci6n que en un future pr6ximo, cuando haya ver-
dadera tranquilidad para opinar, y cuando nosotros
vayamos a expresar una opinion de derecho medi-
tada y conscience, nosotros vamos a tratar de lle-
var a la legislaci6n pfiblica del Estado, en una inter-
pretaci6n, de como el Gobierno cubano entiende
nuestro Tratado Permanente. Pero ye quiero expre-
sar de an'emano e6mo el Enviado Especial del Pre-
sideante Harding )ha interpretado el Tratado que
existe entire Cuba y los Estados Unidos; porque pue-
de ser ineonveniente para nosotros, pero nosotros
mismos, por ser inconvenient, no vamos, en nues-
tros discursos de la GCmara a :.mpliarlo, de tal ma-
nera que en el future puedan ser nuestras mismas
palabras el anzuelo por donde quedemos sujetos en
una forma en que no queramos quedar sujetos al ex-
tranjero, y afirmo meditando, lo que a mi juicio fu6
lo que expreac en las reuniones palaciegas el En-
viado Especial del Presidente Harding. El Envia-
do Especial del Presidente Harding dijo: "Yo creo
que nunea se debe haber debatido el hecho bAsico,
fundamental, que yo no diseuto, de que el Congreso
cubano es absolutaimente libre y soberano para darle
al pais las leyes que tenga por convenient, pero
existen Tratados celebrados entire el Gobierno cuba-
no y el Gobierno norteamericano, y el Gobierno nor-
teamnericano se reserve el derecho de estudiar y opi-
nar con respect a la procedencia de las leyes que
tengamos nosotros la obligaci6n o el derecho de ana-
lizar o estudiar'.
Asi el heeho fundamental de que el Congreso cu-
bano est6 libre y soberanamente reunido para votar
una Ley que entiende que es convenient, ese heeho
no lo quiero negar ni acepto que nadie lo niegue; y
puedo afirmar a los sefiores Representantes que si yo
encontrara en mi conciencia de eubano,por convie-
ciones patri6kticas o convicciones econ6micas abso-
lutamente enfrente de una solicited de un Enviado
Especial o ante un Ministro extranjero, cualquiera
que fuera su naeionalidad, en la Camara de Repre-








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMARA DE REPRESENTANTES 15

sentantes, yo no seguira mas eamino que emitir mi nar aqui, entire eubanos, como se dice vulgarmente,
voto de acuerdo con mi conciencia, y despues haria -que yo no creo que la frase se deba interpreter
lo que hizo ese c6lebre constitutionall nuestro, el nun- que quiere decir en la ignorancia de las cosas,-yo
ca bien ilorado y bastante apreciado don Pedro Gon- he querido saber lo que se hace en otras naciones
zAile Llorente, que despues de diseutirle una solu- frente a esos problems trascendentales de la econo-
ci6n al General *Rius Rivera, que acababa de llegar mia national.
de la guerra, nada menos que sustituyendo al Gene- fR. DE LA PERA (LUCILO) : Con la venia de la Pre-
ral Antonio Maceo, cuando se sent en su pupitre sidencia y de su sefioria, senior F.reyre de Andrade,
de constitutional, despu6s de encararse con 61, Ie di- cuando regrese a la tierra tenga la bondad de avi-
jo: ",General: si su sefioria no esti conforme, man- sarme (Risas).
deme a fusilar". De manera que yo ereo que el Con- Sn. FREYRE DE ANDRADE (GoNZALO) : Ya estoy en
greso es libre, que la Camara v~ libremente a estu- la tierra, senior de la Pefia y sefiores Representan-
diar y vi a votar; y la prueba de que la Cdmara es tes, pero no estoy tan s6lo en esta tierra, sino que
libre, la esta dando el senior Gil que no quiere de- estoy ahora realizando un pequefio recorrido por las
clarar que sus compafieros no tengan la misma for- naciones .que nos circundan y que viven la misma.
taleza de Animo y la misma convieci6n para cum- vida palpitante que vivimos nosotros; porque todos
plir con su deber como cumple siempre denodada y estos problems que creemos que son tan s6lo nues-
resueltamente el senior Gil. La prueba la est~ dando tros, pesan tambi&n y han pesado sobre todas las na-
el senior Lucilo de la Pefia, que con su carecter imi- clones de la tierra. De manera que para proponcr
,pulsivo. siempre *bi6n inclinado. estb dispuestk a una soluci6n, hay que hacer antes lo que yo he he-
dar toda elase de batalla para sostener, con toda cla- cho, es decir, estudiar lo que se esta haciendo ahora
se de opinions, en contra de nosotros mismos, per en otroz paises, sin contar conque hay tambi6n que
turbando la-iCk'mara si la tiene que perturbar, per- estudiar la historic, porque el pasado es prenda del
turbando el trabajo de los nacionales o de los ex- future y sin el pasado como antecedente y el future
tranjeros si necesita perturbarlos. De manera que como conseeuente, no se puede vivir ni siquiera a
nosotros, los que opinamos en favor .de esta Ley, de- conciencia este pequefio punto del espacio que so
jamos a nuestro querido compafiero en la vanguar- llama el moment present y que casi no existe, por-
dia para combatir;,y hasta deciamos que sostenien- que cada vez que lo toeamos se escapa a nuestro pro-
do vuestras opinions de minoria sostengo tambien pio sentido, y cuando lo hemos toeado ya ha pasado,
la situaci6n real de libertad en que se encuentra pa- de manera que nos deja siempre frente a frente con
ra discutir y votar en estos asuntos ambas rams el porvenir.
del Congreso cubano. ;QuB hacen las naciones, seiiores? Yo voy a decir
Sefiores Representantes: Yo conozco la debilidad e la Camara que en este aiio de 1922, desde el pri-
de mi preparaci6n; si a mi se me llama y se me di- mero de Enero, quince naciones libres de la tierra
ce que sobre mis hombros pesaba tan s6lo la redac- har contratado quince diferentes emprestitos exte-
eibn de un Proyeeto de Empr6stito exterior, yo me riores con los Estados Unidos; y al lado de esas
hubiera declarado incapacitado para ello, porque yo quince naciones que son la Argentina, Brasil, Bo-
no soy especialista en esta material; y si tal obra se livia, CanadA, Checo-Eslovaquia, Chile, Dinamarca,
me hubiera encomendado, hubiera heeho lo que he- Holanda, Noruega, Perui, Yugo- Eslavia, etc., al la-
cho, es decir, consultar y seguir la opinion ajena. do de esas quince naciones hay quince Estados li-
Pero, sin embargo. despu6s de formulado el Proyee- bres como las naciones, que tienen hombres libres pa-
to. yo me he documentado. ra opinar, y tan eminentes o mids eminentes dentro
Sefior Presidente: los compafieros en los pasilios del terreno cientifeio para estudiar y emitir sus opi-
esthn tan excitados con el debate de la Ley y no como esas naciones, quince Estados que tam-
quieren someterse a las normas reglamentarias, sino bien han concertado emprestitos exteriores con los
combatirla libremnoiL sin pedir la npaTbra, q'ue no Esados Unidos durante este afio de 1922; y los em-
nos permiten a nosotros oirnos. prestitos contratados por esas naciones suman la su-
(El Presidente agita la campanilla y reclama si- enorme de quinientos ochenta y dos millones de
lencio). pesos. Pero hay mis, sefiores Representantes, en fe-
Pues bi6n, sefiores Representantes: Yo me he do- 'cha pr6ximo pasada, precisalmente en Septiembre
cumentado. Yo oi decir una vez que un hombre muy del afto 1921, yo me tome ]a libertad de hacer un via-
sabio que se dedicaba a los studios astron6micos, se je de mes y media y elegi, porque ya otras naciones
lamentaba profundamente de que la humanidad no las conocia, la Repfiblica mejicana, para trasladar-
hubiera adelantado en sus conquistas cientificas, lo me a ella y preseneiar las interesantes fiestas del
suficiente para poder entablair relaciones intelectua- centenario de aquella naci6n.
les siquiera con el planet Marte; porque quizas nos- Puedo informar a la Camara, y la. Camara no ne-
otros, con una hora tan s6lo de esas relaciones, hu- cesita mi informaci6n, porque ya lo sabe, y el se-
bi6ramos llegado a conquistar muchos siglos de pro- fior Lucilo de la Peiia puede ver a su regreso al he-
greso que ese planet ha conquistado y que iosotros miciclo que yo estoy en la tierra.
todavia no hemos podido adquir r. Yo no soy tan Sn. DE LA PERA (LUCILO) : Todavia no ha llegado
ambicioso como ese sabio amigo; y a mi me basta. SR, FREYRE DE ANDRADE (GONZAI)) : Ya llegar6.
cuando se trata de los problems nacionales, estudiar M6jico es el pais mas rebelde de la tierra, el mis
en primer tOrmino el derecho comparnao y enterar- prActicamente rebelde del universe, y desde aqui yo
me despues, ya que no puedo saber lo que se ha.e en quiero rendir un tribute de admiraci6n y simpatia
el .planeta. Marte o en Jipiter o en Saturno o en e. a esos grandes hombres mejicanos que al recibirme
astro mAximo del sistema: el Sol, con saber lo que en sus brazos con verdadero jfibilo, no por ser yo,
se hace en las naciones extranjeras; y antes de opi- sino por ser cubano, y por haber sido recibido aqui








DIARIO DE SESIONES DE LA COAMARA DR REPRESENTANTES


en Cuba antes con verdaderos agasajos y con mues-
tras de simpatias en nombre de Cuba, muchos meji-
eanos, no solamente me ofrecieron una :fiesta smo
que tambien se prestaron a departir acerea de todos
los problems americanos que son nuestros y son de
ellos y que han sido estudiados por los mis grandes
estadistas.
(Un seflor Representante iViva Mejico!)
Viva M4jico, si. No tan s6o1 por los que ocupan
el Poder, sino por mejicanos caidos del Gobierno,
can grandes y tan eminentes como Jos6 Maria Loza-
no, intellectual de tanta nota que yo afirmaria que
es el Lanuza de MAjico; el senior Federico Gamboa,
el General Sa.ra, que es una eminencia de la milicia
mejicana, y otros muchos que siento silenciar per,)
que departieron conmigo, hablando de esos proble-
mas mejicanos se refirieron a los problems econ6mi-
cos porque estaba atravesando Mejico; entonces, se
fiores, qu, pasaba en aquella naci6n que tiene mo-
numentos levantados, no a los norteamericanos que
cayeron junto a ellos como hicimos nosotros luchan
do por el mismo ideal de independencia, no monu-
mentos levantados a norteamericanos qud icayeron
luchando por la independencia national, sino a me-
jicanos que cayeron y murieron como heroes pr;nien-
do su peeho frente a las balas americanas que vc-
nian a mermar la independeneia mejicana; 4 que
estaban haciendo los mejicanos entonees? Estudian-
do con verdadero ahinco y con deseo un empr6stito
exterior que contratar en los Estados Unidos. Ellos
olvidaron sus rencores de la manera misma come
nosotros hemos olvidado nuestro agradecimiento..
SR. GIL (HELIODORO) : No, aqui no hay quien olvi-
de el agradecimiento que tenemos a los Estados JUn;
dos; pero el pueblo de los Estados Unidos es una
cosa y la Secretaria americana otra, y 6sta cree po-
der convertir nuestra tierra en una colonia snya.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Contra eso,
senior Gil, siempre hay defense. Y la prueba que hay
defense, la tenemos en esta. C'lmara con las solucio
nes que le estamos dando a nuestros problems. Pue-,
bien: se encontraba en M6jieo el delegado especial
de mister Morgan, con el intent de contratar en los
Estados Unidos Mejicanos un emprestito de eien mi-
Ilones de pesos; yo oi todo lo que se deoati6; yo oi
c6mo ese personaje, que podia llevar oro a M6jieo,
era agasajado, atendido, llevado y traido por todo,
los mejicanos. Y el empr6stito no se contrat6 for i~
Repfiblica Mejicana, porque los Estados Unidos cre-
yeron que M6jico no se encontraba en condiciones
financieras adecuadas para responder al pago de
los intereses de ese emprestito; y, en cambio, el em-
prBstito se puede realizar en Cuba, porque, lo tengo
que afirmar porque ]o creo, el pueblo americano y
el Gobierno no tan s6lo tienen f6 en lo ventajoso de
nuestra situaci6n econ6mica y en lo s61ido (le nues-
tro porvenir, sino tambien en la buena f6 y en la
honradez de todo el pueblo cubano.
Sefiores Representantes: yo no cierro los ojos a
la realidad, yo s6 que nosotros hemos tenido que
combatir y hemos salido victoriosos contra las sospe-
cha que el Gobierno americano tiene con respect a
la honradez de los administradores de nuestras co-
sas pfiblicas.
SR. GIL (HELIODORO) : De algunos, que no son in-
feriores ni a mister Rathbone ni a mister Migoon.


SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : NO discuto
eso con su sefioria; pero registre nuestro DIARIO DE
SESIONES, y se veri qui6n es, quien se ha eneargado,
en primer lugar, de proclamar, ante el pais y ante
el mundo, la incapacidad de nuestros gobernanfes.
Ha sido nuestra 'Cmara, quiz6,s nuestro Senado.
Aqui se han pronunciado discursos tremendous, afir.
mandlo que los admini.irs-,dores que hoy tenemos no
son fieles guardadores de la Repfiblica.
SR. GIL (HELIODORO): Eso mismo ocurre en los
Estados Unidos. Precisamente, acabo de leer el dis-
curso'de un Senador americano, afirmando que la
administraci6n del Estado, que la Secretaria de Es-
tado, esta al servicio de los millonarios de Wall
Street.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Yo no nie-
go, yo no puedo negar ese heeho ni lo estaba negan-
do; lo que ocurre es que se me adelantan a mi in-
tenci6n y me obligan despubs a declararlo. En todos
js paises de la tierra pugna la opinion honrada con
la que no lo 6s, y en todos lo pararlamentos del globo
se hacen acusaciones de inferioridad contra determi-
nados funcionarios pilblicos; pero es evidence que
nosotros lo hemos hecho tamlbin. De manera que no
tan s6lo esas naciones, que yo no conozeo cuales son,
pero que son multiples sobre la tierra, han querid,
y no han podido contratar empr6stitos exteriores.
Y esta era la primera de las condiciones que yo que-
ria estudiar: en todos los paises del mundo se con-
tratan empr6stitos exteriores. L Cu'dles son los puntos
del articulado que debemos discutir? Yo opino, que
si nosotros nos limitaramos a analizar el articulado
de la Ley y n6 sus puntos fundamentals, como ha-
remos mis adelante, no hariamos nada mas que aten-
tar contra el Reglamento. Yo tengo quizds macho
que discatir acerea de esta Ley; y aunque yo mis-
mo la present, tendria algunas eniieadas que in-
troducir a ese mismo Preyecto de Ley. Para mi, nos
puntos fundamentals a discutir-otros compafieros
pueden opinar lo contrario-son los iguientes: pri-
mero: si el empr6stito es exterior o interior; segun-
do: qu6 facilidades se han de dar para contratar
este empr6stito y tercero: qu, impuestos han ads-
cribirse o comprometerse al pago de estos impuestos.
Esto filtimo, para mi, ya ahora desaparecidas las
clausulas llamadas politics, el punto fundamental
a tratar. Yo recuerdo, como dice el senior Gil, que
caando discutiamos en Palacio, se decia siempre que
el Impuesto del Uno por Ciento era el inico impues-
to que se aceptaba como basico para afectarlo al pa-
go de los interests y amortizaci6n; pero ahora las
condiciones son muy otras; los dias han transcurri-
do, el debate se ha hecho no aqui, en el hemiciclo,
sino en el seno de las Comisiones; y nosotros nos en-
contramos en la siguiente condici6n: a a(fectamos
al pago del Empr6stito el Impuesto del Uno por
Ciento, o no votamos el Impuesto del Uno por Cien-
to, porque eso estd sometido a nuestra lib6rrima vo-
luntad, pudiendo substituirlo por otro. Esta es una
de las conquistas que se pueden atribuir al senior
Ferrara. Indudablemente que hay en el pais un es-
tado .de opinion, o por lo menos en el comercio, he-
cho ya en contra de este Impuesto del Uno por Cien-
to; y nosotros, por consiguiente, podemos ahora no
votar parai el emprstito el Impuesto del Uno por
Ciento, sino darle facultad al Ejecutivo para que de
los impuestos ya aceptados, comprometa al pago de








DIARIO DE SESIONES DE LA OAMARA DE REPRESENTANTES 17


los intereses y amortizaci6n los que tenga por conve-
niente.
Y yo voy a terninar; pero reservindome el dere-
cho, suplicandole a la Presidencia que si en el trans-
curso de este debate se me present ocasi6n, me con-
ceda ]a palabra otra vez para contestar alusiones o
interpretaciones; porque sefiores, yo he querido dar
el frente a esta euesti6n; yo que siempre estoy en
el hemiciclo, que nunca lo abandon ni siquiera por
moments transitorios, que me cnesta4 vnucho tra-
bajo dejar do oir a todo el que habla aqni y tambi6n
much trabajo para ausentarme auque me reelameni
fuera del hemiciclo perentorias ocupaciones: yo no
podria dejar de aceptar este debate; yo no he podi-
do hacer lo que hacen muchos compaficros, que tc-
niendo una convicci6n no vienen a sostenerla, to-
mando el camino ficil de que en su ausencia no se
discuta, de manera que so excluyen por propia vo-
luntad del problema mAs espinoso, del problema mas
traseendental, del problema que compromete la con-
ducta no del moment actual, que eso no me intere-
sa, si no compromete la actuaci6n de la conduct
del mafiana, para que cuando llegue el moment en
el porvenir y se demuestre que ha dado males re-
sultados, no podamos evadir las responsabilidades y
tengamos que aceptarlas. Yo acepto todas las res-
ponsabilidades. Yo he traido al hemicielo esta cues-
ti6n del empr6stito exterior; en cada moment de su
itinerario yo he estado opinando alro, yo he tenido
una ley que combatir, y no he estado con el silencio
a esa enorme interrogaci6n que sobre nuestra frente
ha escrito desde hace mas de un afio el pueblo cuba-
no. Si me he equivocado, me someto al juicio de lo0
compafieros, como me someto gustoso al juicio de la
historic.
SB. PRESIDENT (VERDEJA): Tiene la palabra el
senor Wolter del Rio, en contra.
Sn. WOLTER DEL RiO (GERMAN) : Sefior Presiden-
te y sefiores Representantes: Con gran abatimiento
y con gran confusion voy a consumer el segundo tur-
no en contra de este Proyecto de Ley; con abati-
miento que es fisico, y con confusion que es mental:
situaei6n mas dificil, ann despnus de haber escuch?-
do al senior Freyre de Andrade el turn que aca-
ba de consumer, y que la Camira, nerviosa, no quie-
re oir; y repitiendo algo que se ha dicho no en es-
pafiol precisamente, sino en ingl4s y en franes, he
de seialar el defecto de 'muchos parlamentos que on
las mayores solemnidades, con los bancos vacios, dis-
cuten y resuelven los problems de mayor trascen-
dencia, como ya aqui se ha significado: El haber oide
al.sefior Freyre de Andrade en la cireunstancia en
que 41 haya consumido el turn inmediatamente an-
terior al mio, produce confusion en mis ideas; por-
que yo no vov a ajustarme, al consumir mi turn,
ni a la discipline ni al orden, ni al 'metodo; sino que
habri de referirme. por el orden de unas notas one
diariamente he venido tomando aquni en este tan de-
hatido asunto, tan debatido y tan maltratado.
Cosas ciertas ha dicho el senior Freyre de Andrn-
de, pero tambien ha dicho cosas equivocadas el senior
Freyre de Andrade.
Sn. FERRARA (ORESTES) : Empiece por las equivo-
cadlas.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN) : Voy a empezar


por las equivocadas, para complacer a mi querido
amigo y jefe, senior Ferrara.
SR. FERRARA (ORESTES) : Asi serA mas ameno su
discurso.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMIN) : El senior Freyre
de Andrade, cuando descendi6 de Marte y vino a la
tierra, sigui6 en Marte, sin embargo. El senior Frey-
re de Andrade quiso hacer un studio del tiempo y
del espacio, y a mi juicio ha estado equivocado en
el espacio y en el tiempo. El senior Freyre de An-
drade, hace breves mementos, 'afirm6, para llevar-
nos a la conclusion .de que el Congreso cubano debia
acerdar un empr6stito exterior, que en el mindo en-
tero, en esta epoca. El argumento es false y hasta
in'ierto. o hace afn tres dias se ha pulblicado que
uno de esos passes citados por el senior Freyre de
Andrade, la Repfblica Argentina, por el acuerdo de-
cidido y terminante de su CAmara .de Diputados, ha
rechazado de piano la concertaci6n de un empr6sti-
to de Norte Am6rica, por doscientos doee millones de
pesos.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : S. S. no
podra negar que en Febrero primero de 1922, se
contract por los Estados Unidos para la Repfblica
Argentina, un emprestito de veintisiete millones de
pesos al noventa y nueve por eiento de descuento,
con nn interns de site por ciento annual.
SR. SOTO (OSCAR): ,Por peuntos afios?
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONzALO) : Es que nos-
otros no sabemos por cuantos so vi a contratar 6,ste.
SR. WELTER DEL RIO (GERMAN) : Lo que puedo
afirmar a su sefioria es que venzo combatiendo un
armnmento exonesto por sn sefioria, y respeeto al
enal su sefioria venia preparado. v one hace tres
dias solamente la prensa today de Ia Repi'blica de Cu-
ba ha dado euenta de esa resoluei6n del Congreso
asrentino. Pero es one esta igualmente equivocailo
el senior Freyre de Andrade hnsta al hacer referen-
cia a M6iico, se ha referido a dos emineneias meii-
ranas, como realmente lo son: ppro no ha heho re-
for.ncia. n mi inicio, a Il mas alta mentalidad en el
orden politico v en el ordon international, al senior
Carlos Pereyra, nombre que seguramente conoce el
sefinr Freyre de Andrade...
Sn. FERRSR'. (ORESTES): S. S. no podri near
one los meiicanos estAn intentando concertar un em-
nrkstito con los Estados Unidos. Esto so sabe en to-
do el mnndo.
SR. WOLTER PET, Rio (GERMLN) : Tal vez eso su-
eoed porone en M1iico se viene ofreeiendo el espee-
tAen o de la mis abso nta indiferencia entire su Go-
hierno v sus gobernado'es.
SR. FERRARA (ORESTES) : No exaeeremos, porquc
en definitive no nos entenderemos nosotros mism:os.
El pueblo mejicano estA deseoso del emprestito: aho-
ra el npeblo meiicano va a invertir el emnr6stito en
'osas fitiles, y nosotros en cosas del pasaido, bob"or-
nosas para todos.
SR. WOTTER DEI, R1i (GERMN) : El seficr Ferrara
podra observer, cuando yo concluya. que estamos
In:s cerca de lo one 41 puede suponer eon esas afir-
maciones a one 61 mismo me leva.
SR. FERRNRA (ORESTES) : Lo fnico une yo no deseo
es rue e hazan ciertas afirmaciones one luero los
1Ministros de los demas raises las pueden recover.
Aoni so ha dieho one la Republiea Argentins no
quieie hacer el empristito para no tcner la Enmien-








,18 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES
.... II ,, 1 I ,


Ja Platt. Nadie, en la Rcp6blica Argentina. puode
pensar en la posibilidad de una Enmienda Platt. Yo
lo que deseo es que no haya una protest por parte
de algin Ministro, muy justificada, y que la impo-
pularidad que rodea a Cuba, en la America Latina
no aumente.
Sn. WOLTER DEi( Rio (GERMAN) : Esa impopulari-
dad, puede tener la absolute seguridad su sefioria,
que no va a nacer de las palabras que yo pronuncie
esta noche, porque me siento en comuni6n con los
ideales de toda Am6rica Latina.
SR, DE LA PERA (LucILO) : En cambio, esa impo-
pularidad, probablemente prosperaria con la adop-
ci6n de un empristito adoptado bajo la f6rula dol
extranjero.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN) : Yo voy a hablar
ahora con las palabras de yanquilandia. En esta
propia ciudad he leido en feeha reciente un mani-
fiesto suscrito por Gompers, a nonmbre de to'dos los
trabajadores norteamericanos, y se dirigen a Norte
Am6rica para llamarnos la atenci6n con respect a
los peligros que nos ofrece esa continue political de
Wall Street.
SR. RODRiGUEZ (WALFREDO) : Ese t,3mbi6n es otro
problema, el de Gompers, que qiuiere llevar a los
Estados Unidos por un camino de perdici6n.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN): A cuAl camino?
Su. RODAiGUEz (WALFREDO): El de invitar a los
obreros el imitar a Rusia. Ese camino no puede por
menos de ser considerado por todo hombre de esta
'poca como un positive p-'i'., en primer lugar pa-
ra los elements trabaj:'dores. Asi es que no se pue-
de entonar una loa a ese senior.
SR. WOLTER DEL Rio ('GERMAN) : Yo creo que si
se le puede enfonar una loa a ese sefioz, a quien no
conozco mAs que de nombre, cuando justamente en
estos propios dias el Presidcinte fracasado en los Es-
fados Unidos, Mister Harding, en el asunto de la
huelga, ha Ilamado a ese senor para que le auxilie
en la soluci6n de ese problema. Pero :eso no impor-
ta; yo no quiero referirme a arguments de efectos.
SR. FERRARA (ORESTES) : ~,Pero estamos haciendo
process a los Estados TUnidos?
S WOLTER DEL Rio (GERMAN) : Yo contestaba al
sefior Freyre de Andrade.
Sr. FERRARA (ORESTES): El error ha empezado
por el sciior Freyre de Andrade, y lo esta continuan
di su seoria.
SR. WOLTER DEL Rio (GE RMn N) : No hago otra co
sa que contestar al senior Freyre respect a sus erro
obediente al sesgi que se le ha dado a la cuesti6n; pe-
ro tambi6n estaba equivocado el senior Freyre de An-
. rade al decir que no s61o en las circunstanaias ac-
tuales, sino ante la propia historic enreentra afir-
maci6n en esta doctrine y este principio. No hace
muchos dias para contribuir a la soluci6n de este
problema, yo he sefialado que Inglaterra hace mis
de un siglo, para evitar la conoertaci6n de un Em-
pr6stito interior, acndi6 a la elevaci6n Je sus im-
puestos y a la creaci6n de nuevas tarifas. No se ha
hecho esto en Cuba. V6ase que en la propia historic
ancuentra el senior Freyre de Andrade la negaci6n
de los principios que ha afirmado. Col6n era uno y
el mundo estaba contra 61; sin embargo, 'Col6n esta-
ba en lo cierto. Yo no voy a seguir en ese orden de
cosas, porque no quiero tampoco que se interpreted
mi oraci6n en el sentido de desarrollar lo que hace


poco llamaba el doctor Ferrara degeneraci6n del pa
triotismo, que es un nacionalismo rancio y equivo-
cado por lo exagerado. Voy, sin embargo, a sefialar
y a catalogar, aunque desde un principio quizas co-
menzara sin discipline, las doctrinas que el' senior
Freyre de Andrade ha estado sosteniendo en defen-
sa de la opinion que 61 sostiene. Ninguna material
en esta OAmara mie ha preocupado tanto como 6sta
a mi; ningfn asunto me ha llevado a mas distintas
conclusions que 6ste; en ninguna otra material mi
convicei6n ha vacilado mas ni tan pronto se ha sen-
tido inclinada a una or ntaci6n; pero es que las
propias afirmaciones que en esta OGmara he oido;
el doctor Ferrara, por ejemplo, en dias pasados, hi-
zo una afirmaci6n de tal indole, que me tuvo duran-
te much tiempo en una perplejidad extraordinaria;
61 dijo que esta operaci6n que se iba a realizar, por
sus consecuencias internacionales, quizAs traspasara
los limits de nuestro propio mandate; afirmaci6n
que ha sido recogida por el DIARTO DE SESIONES y
que me hizo vacilar, porque tengo fM absolute en la
percepci6n clara, en el juicio sereno del doctor Fe-
rrara, y procure siempre seguir sus consejos...
SR. FERRARA (ORESTES) : gDesea su sefioria que
yo explique a qu6 me referia?
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN): Lo oiria con mu-
cho gusto.
SR. FERRARA (ORESTES) : Habia una clAusula .de
orden politico en el Proyecto de Emprestito, que era
eminentemente constitutional: reducia el poder so-
berano del pueblo cubano. Y como nosotros somos
el product de la Constituci6n y representamos al
pueblo en esta plenitud de soberania, yo entendia
que para votar aquella clausula no era suficiente el
mandato del Representante, sino que debia venir pa-
ra votarlo, aprobandolo o rechazandolo, el mandate
constitutional: quiere decir, una Asamblea Consti-
tuyente. Esta fu6 mi afirmaci6n.
,SR. WOLTER DEL Rio ('GERMAN): Agradezo la
aclaraci6n del doctor Ferrara; y antes que 61 la hi-
ciera, estaba meditando respect a los distintos as-
pectos del problema que se discutieron el filtimo dia
en que celebramos sesi6n, y a esos extremes voy a
referirme. Pero quiero continual en el segundo con-
cepto expresado por el doctor Freyre de Andrade,
no hace ain diez minutes, en la tarde de hoy. No s6
si por la influencia que ejeree en todo espiritu lo
impreso, o por si porl a fecha reciente en que lo he
leido, pero lo cierto es que tengo muy present en
mi 'cerebro, o en mi memorial, para ser mas correct,
una afirmaci6n que e leido en 6poca muy reciente en
un texto extranjero, en un texto francs. Yo he leido
como afirmaci6n de esa escuela del Dereeho que se
1ma Escuela Sociol6gica, que las leyes son produe-
to de la sociedad, que es la socidad qulen hace las
, yes y no es la lev nunca quien hace a la sccildad.
El doctor Freyre de Andrade, en el dia de hoy, con-
sumiendo el primer turno en favor de este Proyecto,
.obedeciendo quizlas a esa Escuela Soci:6gica del
Dcrecho, ha sefialvlo vagamente la raz6n de este
Proyecto; pero realmente no ha sefialado la que de-
be ser razdn fundamental del mismo. El ha hablado
y yo aplaudo su iniciativa, de algo que realm nte
debemos decir muy alto aqui en Cuba. El ha habla-
do de qeu Norte Am6rica no ha definido todavia la
significaci6n y el alcance de la Enmienda Platt, y
yo creo que mi distinguido y culto comptiiiero, el








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 19


doctor Freyre de Andrade, a quien no quiero rega-
tear aplausos de ninguna clase, porque reconozco su
inteligencia, su competencia, su magnifica intenci6n
y su laboriosidad. Yo creo que mi distinguido conm-
pai.tro ha estado equivoeado cuando hizo esa afir-
maci6n. Norte Am6rica por obra de su Gobierno si
ha definido el alcance de la Enmienda Platt. Lo que
ocurre, por desgracia, es que sus gobernantes u otras
personas, no actuando como tales gobernantes, sa-
liindose de los limits naturales, de las facultades
que el dereeho politico sefiala a cada sujeto, expre
san gen6ricamente, y muchas veces con caricter par-
ticular, como lo ha hecho en este caso el General
Crowder, afirmaciones, concepts, definiciones, inter..
pretaciones que no se ajustan a la realidad.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Con la venia
del senior Wolter del Rio. Lo que afirme es que
Cuba, si tiene el dereeho tambien de interpretarlas,
que no ha interpretado todavia la Enmienda Platt;
y decia que tiene dereeho, y tendrA much resonan-
cia en Am6rica la interpretaci6n que Cuba le d6 a
su Tratado; y tambien decia que por iniciativa mia
esa cuesti6n estaba sometida al studio de la Comi-
si6n de Relaciones Exteriores de la Caamara de Re-
presentantes, porque al llegar del Senado un acuer-
.Io a la COmara, yo propuse que pasara a la Comi-
si6n de Relaciones Exteriores de la Ckmara, la que
esta estudiando estas cuestiones; Cuba tiene dereeho
a dar su opinion sabre la interpretaci6n, y algfin
dia la darA, y yo espero que sea aceptada.
SR. WOLTER DER Rio (GERMA3N): Es de celebrarse
esa iniciativa del senior Freyre de Andrado; pero es
que yo creo que ya alguien ha dado la verdadera y
legitima interpretaci6n a la Enmienda Platt, y esa
interpretaci6n no es la interpretaci6n vaga, en los
trrminos genricos expresiones no concretas que
nos ha dicho el doctor Preyre de Andrade, y yo lo
creo ha enunciado el General Crowder. Esa Enmien-
da Platt que fu6 obra de Root, y ya ha sido defini-
do su alcance por el propio Root siendo Secretario
rio de la Guerra, y por el propio Bryan, el Presiden-
to del Instituto de Dereeho Internacional, y tambi6n
por el mismo Platt en comunicaciones dirigidas al
doctorr Mendez Capote, Presidente de la Asamblea
Constituyente Cubana. Y s6lo en dos casos-y este
es un extreme que debe afirmarse en Cuba para que
se conozca el alcance de nuestro dereeho- sAlo en
,os casos conform a ese Articulo tercero de la En-
mieda Platt tiene derecho Norte AmBrica a interve-
nir en Cuba. Esos dos casos son en el supuesto de
;ina revoluci6n, de una guerra con un pais extran-
jero que haga peligrar nuestra independencia, y el
otro caso es aquel en que Cuba no ofrezca un Go-
bierno constituido, es decir, en el caso de una anar-
quia. No siendo en uno u otro caso, Norte America
no tiene ning6n derecho para efectuar la mis ligera
intromisi6n en el Gobierno de la Repfblica de Cu-
ba. Y yo me he formulado esta pregunta, y he rc-
cogido ese concept en el dia de hoy per la cita con-
tinua que se ha venido hacienda de la presi6n ex-
traf'fi con objeto de llevarnos a esta conclusion. Re-
cuerdo vivamente que en el dia anterior, un culto
Congresista, el doctor Panad6s, hizo en otros tArmi.
nos que no recuerdo ahora, una afirmaci6n, que tam-
bi6n ha hecho en la tarde de hoy el doctor F.reyre de
Andrade; y Dios quiera que al menos no sean cier-
tas ambas afirmaciones en lo que a mi se refiere. Yo


recuerdo haber recogido ese concept cuando decia
el senior Freyre de Andrade que muchas causes y
doctrinas, no obstante su bondad, mueren, a pesar
de reconocerse que tienen eficacia por la debilidad
misma de sus defensores. La otra, la del doctor Pa-
nades, no puedo reeordarla exactamente en sus t6r-
minos, porque esta no fu6 formulada en el dia de
hoy. Pero mas o menos dijo que el Gobierno, el
Congress de la Repfiblica, tenian que producirse en
un sentido determinado, por la presi6n que se hacia
por parte de un Gobierno extranjero. Creo que algo
semejante dijo el senior Panad6s.
SR. PANADES (JOAQiN): No es un secret para na
die, eso.
SR. FERRARA (ORESTES): Yo conocia la Dortrina
de Monrroe y la Doctrina Drago, pero no conocia la
doctrine Panad6s (Risas).
SR. PANADES (JOAQUIN): Yo tambi6n tengo el de-
recho de sustentar una teoria (Risas).
La intervenci6n del General Crowder en los asun-
tos cubanos no es un secret para nadie; pues que
nosotros tratamos de engafiarnos mutuamente. Y yo
creo que' el Congreso cubano se eneuentra reunido
en estos mementos, en que nosotros debieramos es-
tar descansando en nuestros hogares, porque bastan-
te intense ha sido el trabajo que nosotros hemos rea-
lizado; y esto se debe finicamente a la presi6n de una
manera significada que se ejerce por el interventor
quc se ha ingerido en nuestros asuntos piblicos.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN) : Esta es la terce-
ra teoria, como ha dicho el senior Ferrara, del .doc-
tor Panad6s.
SR. PANADES (JOAQUIN) : Muchas gracias por ha-
ber reconoeido la paternidad.
S:. FERRARA (ORESTES): La maternidad. (Risas).
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN) : Yo la creo equi.
vocada, y este es un concept que debe explicarse,
que por ser la tribuna popular debe ser la mis alta
de la Repdiblica. No basta la existencia de esa pre-
si6n extraila; Cuba ha ganado algo en este iltimo
afio. Hoy existe una Liga de Naciones en la que yo
realmente no creo much, pero en la que algo qui-
siera career; en esa Liga de Naciones, en su texto
fundamental, existed un precepto contenido en su ar-
ticulo 17, que obliga a todos los paises que formen
parte de esa Liga a someterse a su 'arbitraje cuando
se encuentran frente a una discusi6n relative a un
Tratado Internacional. Esa Enmienda Platt ya no
es parte integrante de nuestra Constituci6n; esa En-
mienda Platt hoy es un Tratado Internacional; y
aun cuando Norte A.mBrica no forma parte de la Li-
ga de las Naciones, es bueno tener present y darle
la mas seria atenci6n que 6sta merece, porque para
colocar en situaci6n mix's dificil a Alenmania se lleg6
a ese precopto contenido en el articulo 17 en el Tra-
tado determinante de la Liga de las Naciones y que
coloca a Cuba en situ'aciones magnificas frente a
cuaiquier interpretaci6n equivocad a por part de
Norte America con referencia a esa Enmienda Platt
o a ese Tratado Permanente. Quiero decir, en resu-
men, que si la raz6n de esta. operaci6n de cr6dito que
quiere realizarse fuera solamente la presi6n extran-
jera o una interpretaci6n equivocada -de ese Tratado
Permanente, yo en forma alguna lo.aceptaria y creo
que la Camara tampoco prestaria su concurso a esa
iniciativa.








20 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


Terminada la explicaci6n, hecha segin excitaci6n
del senior Ferrara, voy a referirme a la parte econ6-
mica del problema; pero antes de entrar en la parte
econ6mica, en la que prometo que he de ser breve,
porque no tengo voz,-la perdi el domingo filtimo al
concurrir a una fiesta y hacer uso de la palabra-
quiero hacer una afirmaci6n: que yo no soy enemi-
go, que no puedo serlo de todo aquello que nazca en
Norte America. Hace muy poeos dias el "Heraldo
de Cuba" me hizo el honor de pubicar un trabajo en
el cual hacia yo referencia a un pensamiento del mis
grande de los cubanos: .de Jose Marti, y recuerdo
que alli afirm6 que era itil y prActico fomentar la
amistad de Norte Am6rica, y en cambio era torpe y
peligroso provocar su enemistad, su animosidad. Yo
no quiero eso, reconozco la grandeza de aquel pais,
reconozco que muchas veces su Gobierno no repre-
senta la realidad ni la grandeza de ese pueblo; reco-
nozco la grandeza de ese pueblo pero solamente
quiero ahora sefialar sus defects, del propio modo
que ellos sefialan los nuestros, especialmente en este
caso, cuando alguno de esos defects afectan e in-
teresan grandemente a esta Repfiblica, a la que yo
tengo la; obligaci6n de defender.
Pero vamos a la parte 'prlctica. Una operaci6n de
er6dito puede llevarse a la realidad por una le es-
tas tres razones: o por una necesidad cierta, por
una situaci6n de necesidald o por una necesidad cier-
ta y eficaz, o por una satisfacci6n de una necesidad
a virtud .de un reclamo de opinion piblica; o, en el
easo de Cuba, por consecuencia de una exigencia ex-
tranjera. Este -ltimo extreme, por fortune bastan-
te dificil, ya ha sido traido por la misma discreci6n
con que debe ser estudiado por nosotros; quedan los
otros dos, el referente a la necesidad cierta de una
operation de cridito y al estado de opinion fingida
que se ha producido lalrededor de este asunto. No
quiero ocuparme de este precepto, porque las ficcio-
res no deben mercer ]a atencion de quicn quiere
legar a lo cierto y encontrar una soluci6n positive,
vcrdadera y n'eabacia. Vamos, per consigui(cnt ;al
primer particular, o sbase a la existencia de una ne-
cesidad real que hay que satisfacer. Yo creo que en
Cuba, efectivamente, nos encontramos en una situa-
ci6n dificil, no absolutamente comprometida; pero
lo que me produce confusion es el argument que no
he oido a ninguno de los que han hablado, ni siquie-
ra; el primer defensor de esta iniciativa; es la ex-
plicaci6n de esta necesidad para que esta Ley, obe-
deciendo a esa propia escuela sociol6gica del dere-
cho, a que hizo referencia el senior Freyre de An-
drade, respond, obedezea y traduzea una realidad,
cual es esa necesidad. Yo no creo que el senior Ferra-
ra sea una persona ligera; yo creo que el senior Fe-
rrara, cuando propone una iniciativa, lo hace por-
que la ha estudiado bien, la conoce bien y se encuen-
tra documentada con relaci6n al particular. Yo lie
leido la enmienda del doctor Ferrara, y la hubiese
votado con el mayor gusto hace pocos dias y hoy
mismo, si la operaei6n de credit solamente se limi.
taba a doce millones de pesos. Si no reeuerdo mal,
en ese Proyecto se sefial6 como una cantidad que no
encierra una cifra cerrada sino una cifra cobrada,
lo que habia que dedicarse para el pago de la deu-
da interior, y es inferior a lo que se propone en el
Proyecto. En el Proyecto que se discute se preten-


de una operaci6n de cincuenta millones de pesos; y
yo creo que el destino que a ella se sefiala no acon-
seja una operaci6n de cr6dito de esa naturaleza; es
doecir, yo no creo que la operaci6n de cr6dito deba
ser de cincuenta millones de pesos. Aun cuando fue-
ran rigurosamente ciertas y exactas y veridicas es-
tas frases, lo repito: no creo que la operaci6n debe
ser de cincuenta millones de pesos, no me explico
que para conservar un fondo especial de nueve mi-
llones de pesos se requiera una operaci6n de crbdito,
ecando esos nueve millones de pesos no van a. nece-
sitarse inmediatamente; y, en cambio, opino como el
doctor Ferrara, que esas sumas deben ser precisas,
cuando, por ejemplo, hacen referencia a los cuatro-
cientos mil pesos de fianzas judiciales. Quiero de-
cir que yo entiendo que hemos debido fijar la; cifra
al detalle, fijar la cifra absolute y precisamente ne-
cesaria para legar a la conclusion del limited m'xi-
mo, procurando que fuera lo menor possible esa ope-
raci6n de cr6dito. Y yo creo que con un'a operaci6n
de cincuenta millones de pesos vamos a excedernos,
y mAs cerca -de esta verdad estAbamos con la enmien-
da del senior Ferrara de doce millones de pesos. Acer-
ca del mismo capitulo de obras piblicas, que es el
principal, yo recuerdo haber leido hace agfn tiem-
po, que era absolutamente precise la cifra de diez y
ocho millones de pesos para pagar los compromises
atrasados de obras pfiblicas, y en este Proyecto de
hoy ya se lee que s6lo basta la cantidad de doce mi-
llones de pesos para satisfacer esa necesida:d. Real-
mente, ante contradicciones semejantes...
SR. GIL (HELIODORO) : Diez y ocho millones de pe-
pesos.
SR. WOLTER IDEL Rio (GERMAN): iBien, diez y
ocho millones de pesos.
SR. FERRARA (ORESTES): Sefior Wolter del Rio,
si su seiioria quiere seguir las afirmaciones de los
experts, so volvera loco, porque esto me ha pasado
a mi, queriendo saber la verdad, no he podido lle-
gar -a conocerla, y al final he llegado a saber que los
cincuenta millones de pesos no eran suficientes.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN) : Yo celebro much
que mi maestro, el senior Ferrara, me haga esa afir-
maci6n; porque, reallmente, no voy a continuar de-
batiendo en esta material; pero antes de terminar es-
te capitulo, si quiero dejar en el Animo de la CAma-
ra, por lo menos, esta impresi6n, ya que nos encon-
tramos ante una situaci6n tan vacilante, tan indecisa
que no puede decirse euil es el alcance de las nece-
sidades que nosotros debemos satisfacer, por qu6 ra-
z6n no se limit a veinte millones de pesos y que sea
absolutamente precisa la operaci6n de cr6dito que
debemos realizar, con mayor motivo, cuanto que par-
te de ella, la parte principal, va a estar sujeta a uni:
liquidaci6n que sin duda alguna no habra de prae-
ticarse ni en uno, ni en dos, ni en tres, ni en cuatro
meses.
SR. GIL (HELIODORO) : Pero en eso creo que estA
en un error su sefioria, cuando precisamente trata de
sefialar un error. Ya se han expedido certificados de
crbditos y se han expedido cheques, que estin en ma-
nos de entidades extranjeras a las cuales han pasa-
do, y que se pretend cobrarlos sin que se llegue a co-
nocimiento de esa Comisi6n Liquidadora que se nom-
br6 por medio de una Ley del Congreso.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): N6, senior eso
no puede ser.








DMA1Io ItA SESIONtS DE LjA CAMERA DE AREPR1E@ENt&NTk9 2i


Sa. GIL (HELIODORO): Es un problema de inter-
pretaci6n. Un precepto de esa Ley dice: ",Conoceri
de toda deuda pendiente de pago al reclamarse el
pago"; y como ya lo han reclamado, hasta lo han
liquidado y lo han declarado bueno...
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Dice un parra-
fo de la Ley que no se pagara ninguin adeudo que
no sea investigado previamente por la Comisinn.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN): Yo quiero reco-
ger los propios concepts de deudas piiblicas sefiala-
das por el .selor Gil, para hacer una ligera indica-
cion a algo que es muy prActico y muy fitil conocer:
es que aun cuando fuera cierta la existencia de esa
deuda publica, nunca podrr producirse por raz6n
de ella, una intervenei6n americana en Cuba.
SR. FERRARA (ORESTES) : Pero podria haber una
intervenci6n en nuestras conciencias.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN) : Voy alli, senior
Ferrara. Con buen juicio ha hablado el doctor Fe-
rrara en esa forma potential pero no de caracter ab-
solute, que podria haber pero que no hay.
Este articulo segundo del Tratado Permanente, da
el derecho a Norte Am~rica que debe tener necesa-
riamente una obligaci6n correlativa, que tiene inge-
rencia, no intervenci6n en la concertaci6n de nue;-
tra deuda pfiblica, al objeto de que puedan ser sa-
tisfechas con los ingresos de la Naci6n. Es decir, que
Norte Am6rica tiene el derecho, que determine este
otro deber: tiene el deber de ser previsora, cuando
frente a una deuda piblica contraida por Cuba, ex-
presa su afirmaci6n para que esa deuda haya 'podi-
do conlcertarse. En ese Isupue to, Norte A.m6rica
prevge que Cuba, en el caso de pagar va a encontrar-
se en la situacTon econ6mica o fiscal para satisfacer
esas deudas. Si Cuba, hoy, por circunstancias del
moment, por cualquier raz6n, sea la que fuere, no
puede tender a sus gastos pfiblicos, no puede aten-
der a su deuda pfiblica, nunca al amparo de este Tra-
tado Permanente puede Norte Am6rica formular
una acusaci6n contra este pais, porque Norte Ame-
rica, en el caso de una imprevisi6n tambien incurre
en esa imprevisi6n.
SR. SOTO (OSCAR): IC6mo empieza el articulo?
El Gobierno de Cuba no asumira...
SR. WOLTER DEL Rio (GERMAN): Si, senior.
SR. Soro (OSCAR): No habla del pueblo de Cuba
para nada; lo cual quiere decir que se pone entire
el pueblo de Cuba y el Gobierno.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMXN)': En este caso no
hace falta, por fortune, distinguir entire Gobierno
y pueblo.
SR. SOTO (OSCAR) : Vea como habla de la Repidbli-
ca de los Estados Unidos y no del Gobierno de los
Estados Unidos.
ST. WELTER DEL Rio (GERiMkAN): Lo que yo he
querido decir y voy a repetir es, que Norte AmBrica,
frente al prop6sito de cualquier Gobierno cubano de
concertar una deuda pfblica, tiene el derecho de de-
cir si el Gobierno de Cuba puede o n6 concertarla;
y para que ese derecho se manifieste, estA s6lo con-
dicionado con la posibilidad de la previsi6n de quo
los ingresos generals de la Repfiblica permitan ]a
concertaci6n de la deuda. Y la conclusion es esta.
Ese es el derecho; la obligaci6n es esta otra: Si Nor-
te AmBrica, cuando esa deuda fu6 concertada, la
deuda interior que es deuda de confianza, di6 sa
consentimiento previo de que Cuba estaria en situa-


ci6n de powder hacer frente a ese pago en cual'quier
moment, y Cuba, hoy, no se encuentra. en esa situa-
ci6n, no puede hacer frente a ese pago, la imprevi-
si6n no es s6lo cubana, es tambi6n norteamericana.
Pero es que tampoco en el orden moral a que antes
se ha hecho referencia, podria formularse contra, nos-
otros ningun cargo ante una demora en el pago. Yo
recuerdo que en esta propia CAmara, hace cerca de
dos afios, dije algo y presented una soluci6n a la; cri-
sis econdmica sufrida por la Repdblica o manifesta-
da el diez de Octubre de 1922. En aquella ocasi6n
yo hice referencia a principios de derecho privado
sino tambi6n a conclusions de derecho pilblico; con-
clusiones que en esta propia Camara y en estos mis-
mos dias se han enuneiado por el doctor Ferrara; por
ejemnlo, cuando hizo cita para replicar al doctor
Panades como el alcance de la doctrine Drago. En
aquella ocasi6n yo hice present, per referencia al
derecho privado, algo que hoy mismo se hace, se di-
ce, se afirma y se sostiene que en el orden del dere-
cho public, y es lo que se llama en Alemania a,-
tualmente la teoria de la sobre viviencia, o sea lo que
vulgarmente hemos estado llamando en nuestra li-
teratura juridica, casos fortuitos y de fucrzas mayo-
res. Recientemente, la Cancilleria inglesa se ha di-
rigido al mundo entero, para tratar del pago de la
deuda, un trabajo notable como beeho por la diplo-
macia inglesa, y en ese trabajo se hace referencia a
las dificultades que viene atravesando el mundo en-
tero para hacerle frente a esas deudas contraidas en
el period de la guerra, es decir: quiero que se tome
nota de esto, como una conclusion, como una ense-
fianza de que en el mundo entero se habla como co-
sa moral de la exposici6n de razones que puede opo-
ner un deudor de buena f6, deudor de una deuda
particular o de una deuda entire naciones, frente a
un acreedor, cuando circunstancias im'previstas lo
colocan en la imposibilidad de satisfacer sus obliga-
clones.
SR. SOTO (OSCAR) : El caso no es igual. En el pri-
mer caso lo ampara el derecho, en el segundo caso lo
amparan los cafiones; y el que tenga canones mas
grandes ya sea el *acreedor o el deudor, ese sera el
victorioso.
SR. WOLTER DEL Rio (GERMA.N): No tanto. Yo he
leido en estos propios dias, doctor Soto, que ese pro-
pio Gobierno norteamericano no ,ha ni siquiera co-
brado los intereses de los deudores mis d6biles de las
naciones de Europa, de deudas que fueron contrai-
das durante la guerra, que desgraciadamente ha sur-
gido en 6poca reciente; y la misma Tnglaterra, sien-
do excitada para el pago por los Estados Unidos, en
una forma muy concrete, es que so ha d:_igido ia. las
otras naciones para manifestarles que solamente en
el supuesto de que ella se viera obligada a efectuar
esos pagos, es que ella reclaemaria de sus respectivos
acreedores el pago de sus deudas. Pero yo quiero
ser concrete, porque no es el Parlamento una cAte-
dra, aunque por fortune en este dia he tenido oca-
si6n de recordanme a mi mismo una impresi6n que
yo de antiguo tenia que tampoco oi, ni lei en caste-
llano sino en idioma extranjero. El senior Freyre
de Andrade, que ha dicho en el dia de boy nmuchas
cosas ciertas, ha formula.do una afirmaci'6n que en
otias palabras han dicho tambien otras eminencias
de la America Latina, que la ha dicho recientemen-









22lARIo IYb st-sOlNFs M~ LA. cOAARA D1 R VSPNTA1TBS


te Ingenieros, en un trabajo que yo he leido, en que
afirma que ,los Gobiernos deben gobernar, deben ad-
tuar y no cruzarse de brazos, no hacer absolutamen-
te nada. Ha tenido raz6n sobrada el senior Freyre
de Andrade, *al decir que nosotros, necesariamente,
imprescindiblemente, fatalmente, no por raz6n de
ninguna ingerencia extraila, sino porque somos Go-
bierno, no tenemos .mas que un camino, el camino
de hacer alguna cosa, y ese punto yo quiero recoger-
lo, siquiera sea para mover un poco la atenci6n le
estra Camara, ya que estamos otra vez volviendo a
esa situaei6n que sefialaba el critic francs, de que
estos asuntos se discuten ante los bancos vacios. Y
yo quiero declarar, y voy a hacerlo sefialando conclu
siones coneretas; voy a hacerlo porque creo que al
igual que eada onda lleva a la playa su rumor yo ven-
go dando tambien mi nota en esta CAmara, como cada
compafiero acaso cierto, acaso quivocado, dA la suya
respeetiva; pero per lo menos he sefialado que Nor-
te Am6rica tiene limitadas sus facultades de inter-
venir, y que por ningin motivo ella podria produ-
eirse en Cuba en los actuales moments, si esta ope-
raci6n de cr.6ito no fuera terminada. Pero voy a
tratar de sefialar ese particular precise, respect al
eual yo lamo la atenci6n de .mis compafieros. Mn-
chas veces, en esta C;mmara, prestando atenci6n .a. mis
compafteros, me he determinado en un sentido con-
trario a aqunl en el cual yo pensaba al llegar al sal6n
Voy a sefiaalr esa conelusi6n, a pesar, lo repito, de
que en uni6n de otros sefiores Representantes he acu-
dido a sesiones especiales, a la plitica privada con
distinguidos compafieros en una forma sencilla y mo-
desta, apuntandole conclusiones que tampoco me he
ocultado para m'anifestarlas en la prensa o en la tri-
buna de los Partidos Politicos.
Esos puntos son los siguientes: Llamar la aten-
ci6n de los compafieros que dirigen el debate y orien-
tan la voluntad de la Cdmara sobre estos extremes:
En primer t6rmino, respecto a la aseendencia de es-
ta operaci6n, con objeto de que me digan si no se-
ria conveniente limitarla a veinte millones de pesos,
que seria una cifra intermediaria entire esos doce ,mi-
llones propuestos por el doctor Ferrara y los cin-
cuenta millones del Proyecto, por las razones que ya
se han explicado, por la misma incertidumbre en qlue
nos venimos desenvolviendo. En segundo lugar, de-
seo llarimar la atenci6n de mis compafieros sobre una
conclusion que voy a hacer en forma absolute. Yo,
por fortune o por desgracia, no soy miembro del
Partido del Poder; pertenezco a la oposici6n y soy,
por fortuna,-y lo he sido siempre-oposici6n den-
tro de la oposici6n; es decir, que jams he interve-
nido en la direcei6n de mi Partido, acaso por mis
propias facultaddes, por mi temperament y por mis
convicciones, y esta es la segunda afirmaci6n: si yo
fuera la persona mns intima, m'Bs cercana, m's adie-
ta al senior Alfredo Zayas, honorable Presidente de
la Repfbliea;, yo no le daria en o1 absolute faculta-
des para que levase a cabo una operaci6n de eredi-
to ni nada que afecte al Tesoro Nacional, ni a los
derechos fiscales. El doctor Alfredo Zayas no
quiero haeer referencia a sus condiciones de hono-
rabilidad, ni afirmo ni niego nada con respect a
esto--por causes que tampoco quiero indicar, lo cier-
to es que 41, actualmente, es un prisionero de la in-
gerencia extranjera, de esa propia ingerencia. con
la eual va a contratar el empr6stito; y no me parece


discrete darle amplitud de facultades para que 61 se
produzea con la libertad necesaria frente a esa in-
gerencia. Quiero deeir, en resfmen, al tratar ese ex-
tremo, que entiendo que se le presta un servicio a la
Repfiblica y al propio Presidente, restringiendo y
limitando todo lo possible sus facultades para llevar
a cabo esta operaci6n de cr6dito. Por ahi nos puede
venir el peligro. He hablado por la supresi6n de las
clAusulas political en este Proyecto, y quiero afir-
mar que derivada de aquel principio, en este Pro-
yecto de Ley, ain se mantienen desgraciadamente
preceptos de orden politico. L6anse las facultales
que se concede al Presidente de la Repfiblica en su
articulo primero. Yo las he dividido en dos grupos.
Hay facultaides netamente econ6micas, por ejemiplo:
aquella que di libertad para fijar el tipo del inte-
r6s o para fij'ar el tipo de emisi6n, para sefialar el
t6rmino de la amortizaci6n, para pagar las prim'as
anticipadas del impuesto; esas son clMusulas neta-
mente econ6micas. El peligro de esas cliusulas con
que no estoy conforme, el peligro qa que estas clfausu-
las nos pueden Ilevar, es que la Repiblica pierde Ji
diez a doce millones de pesos. Pero, en cambio, hay
otro precepto, en este mismo articulo primero, que
tiene un alcance politico respect al eual yo quie-
ro Ilamar la atenci6n de mis compafieros. Yo ereo
que seria discreto hacer lo que sienipre se ha hecho,
y es fijar el tipo de emisi6n. No voy a repetir los
anteriores arguments ni tampoco los expuestos por
el senior Sagar6 en esta propia C'mara; creo que
seria discreto, y lo creo neesario, seilalar el tipo de
emisi6n, el tipo de interns y el tipo de amortizaci6n;
y, en fin, todas esas condiciones que son propias de
una Ley de esta indole. Pero es que hbay algo de mais
importancia, que es la supresi6n, en esta Ley, de to-
das aquellas frases que puedan prestarse a una in-
terpretaci6n en el future por parte de cualquier Go-
bierno de Norte Am6rica, que no obedezca, que no
respond a, esa buena f6 y a esos buenos sentimientos
que yo quiero reconocer en el pueblo de Norte Am&-
rica. Cuba debe recorder que hace mis de diez y sie-
te afios que fu6 suscrito el Tratado que reconoce la
soberania de Cuba sobre Isla de Pinos, y que Cuba
debe tener present que ese Tratado hace mans de
diez y siete afios que estd pendiente afin de aproba-
ci6n por el Senado de Norte Amnrica. Cuba debe
tener present esa vacilaci6n de algunos gobernantes
de aquel pais, y, por consiguiente, la posibilidad de
que este Proyecto de Ley de Emprestito venga a
traducirse, en el dia de maijana, como dijo el doctor
Ferrara, en una nueva Enmienda Platt.
Un joven, que debe ser leido ipor nosotros, como
lo he leido yo en .poca reciente, que no se lee por
muchos j6venes, porque, desgraciadamente, los asun-
tos mis series solemos tratarlos con bastante ligere-
za, acaba de prestar a la Repfiblica un gran servi-
cio: me refiero al doctor Luis Machhado, que acaba
de prestar a la Repfiblica el servicio de editar un tra-
bajo por 61 pronunciado 'yi escrito recientemente,
respect a ese alcance de la Enmienadsa Platt, al eual
yo acabo de referirme. Yo recomiendo a mis compa-
fieros quue lean ese trabajo, siquiera para que vaci-
len frente a la solicited de operaciones con un Pro-
yeeto como este en el que se establecen concepts
absolutamente vagos e indeterminados. V6ase, por
ejemplo, la Ley de 1903, que autoriz6 a don Tomis
Estrada Palma para concertar el primer empresti-








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 23
i f '


to. Cierto que se habl6 en esa Ley del afio 1903 de
las condiciones de dar facultad al Ejecu-tivo p:ara
convenir respect al servicio de los bonos y re:pecto
a la emisi6n de los mismos. Pero vase que en es-
te Proyecto .de Ley, en su Apartado Terccro, se con-
tienen otras frases que pueden ser interpretadas en
el future por Norte A.mrica como un alcance que
yo tengo la mas absolute. ccnvicci6n que en estos mo-
mentos no tiene ninguno de los sefiores Representan-
tes que en estos mementos me honran con su aten-
ci6n. Se dice, por ejemplo, que se le da facultad al
senior Presidente de la Repfiblica para convenir en
el convenio del emipr&stito respect de la garantia
que habrA de darse sobre el mismo. Ya el senior So-
to ha hablado sobre eso. Eso es muy grave. Y dice
tambi6n los demis pormenores relatives o incidenta-
les a eualquiera de los objetos de esta Ley. En el
Apartado Tercero del Articulo Primero hay dos cla-
ses de estipulaciones, unas puramenter economicas,
pero tambi6n contiene estipulaciones de carActer po-
litico. El Apartado Quinto tambien contiene esti-
pulaciones de character politico, porque autoriza para
acordar las condiciones y celebrar los contratos que
estimen convenientes para el ciumplimiento de esta
Ley. Ya no es, y yo recuerdo la atinada observaci6n
que nos hizo como un sabio professor de derecho po-
litico el doctor Ferrara, en cuanto a lo que son las
facultades reglamentarias del Presidente de la Re-
pfiblica. Pero es que yo quiero que ustedes observen
que ademis de las ficultadcs reglamentarias que por
el derecho politico y por el derecho positive consti-
tucional' tiene todo Presidente de la Repfiblica, h y
cambi6n aquellas facultades que son delegadas, que
no son las que pueden calificarse de funeiones neta-
mente administrativas. Y este apartado sexto, en
la forma en que esta redactado, a mi juicio vi a ha-
cer possible que el senior Presidente de la Repfiblica
nos informe como ya lo hizo en asuntos reeientes
frente a un ataque decidido de la opinion pfiblica.
Que 01 habia tenido que suscribir un contrato con la
casa Morgan para recibir aquellos cuatro millonns
de pesos, porque estaba bajo la presi6n de un Tra-
tado Permanente. Es decir, yo quiero evitar que el
senior Presidente de la Repfiblica, que me inspira to-
dos los respetos, que me merece todos los respotos,
a quien dedico todos mis respetos, pere en quien re-
conozco que es un prisionero del prestamista, yo
quiero evitar que esa presi6n del prestamista, al am-
paro del apartado sexto o del tercero del Articulo
Primero de este Proyecto de Ley, llegue a la conclu-
si6n de que en el future pueda.n ser grandemento
perjudiciales a la Republica. Una cosa es levar a
una escritura un contrato, y otra cosa es convenir el
propio contrato. Los autores de este Proyeeto cono-
cen de sobra el idioma castellano y saben el alcance
de todo convenio. Celebrar un contrato no es firmar
una escritura. La escritura es la parte formal de la
convenci6n; la celebraci6n del contrato es la esen-
cia misma de la operaci6n. Y v6ase que en este
apartado sexto se le dan facultades al Presidente
de la Repfiblica no para la firm, que realmente se-
ria innecesario el consignarlo, porque eso consta dcn-
tro de las facultades reglamentarias a que se hizo re-
ferencia en dias pasados conforme al articulo sesen-
ta y ocho de la Constituci6n. Entrafia eso una dole-
gaci6n del Poder Legislativo en favor del Ejecuti-
vo. Y para que se observe que esto vA mis ,allA de lo


que nosotros hemos podido pensar en un principio,
tomen ustedes nota de que en el mismo apartado
tercero se habla de facultad al senior Presidente pa-
ra fijar los m6todos m's adecuados para hacer efec-
tivo el gravamen que ha de pesar sobre los impues-
tos; vean ustedes que en ese limited de facultades se
viene avanzando. Si fuera poco lo que yo he dicho
para llegar a la conclusion de que la autorizaci6n
que se le dA al Ejecutivo no es aquella que entrafia

tod.o acto incidental o de menos importancia, que
queda comprendido dentro del marco T[e las facul-
tades reglamentarias, lean el final de ese articulo
tercero y observen que esta Cimara, que el Congre-
so, va a autorizar al Ejeeutivo para estipular con
respect al contrato que celebre en cumplimiento de
la misma, es decir, para llegar a una conclusion de
convenio.
Yo no quiero cansar a la CAmara con arguments
de efecto; si yo quisiera impresionarla, si yo creyera
que la CAmara para compartir conmigo mis ideas,
necesitaxra de una frase de efecto, podria decir que
este pArrafo primero del articulo cuarto esti de mas,
porque dice:
(Lo lee).
Yo creo que, por desgracia, lo que hacia falta es.
timular es la no enmicnda de los bonos. Yo no pre-
lendo que la CAmara--y llamo la atenci6n de mis
companeros respect al articulo sexto en su parte
final- insist en ese particular de dar facultades
realmente mayores que las constitucionales al Pre-
sidente de la Repfiblica para llegar a un contrato.
Yo felicito sinceramente al senior Freyre de An-
drade y a todos los compafieros que han actuado en
este asunto; yo reconozco que este Proyeeto esta en
me'ores condiciones que el primero que se pretenldi6
votar, respect al cual se interest la votaci6n de la
CAmara, y creo que esos tres extremes que yo no he
acabado afn de explicar, porque solamente al filtimo
voy a referirme, si esos tres extremes se satisfacie-
ran, habrian de remover la posibilidad de todo per-
juicio future. El primer extreme es:
Suprimir todas aquellas frases que conmeden fa-
cultades ilimitadas al Poder Ejecutivo para que lle-
gue a la contrataci6n del Empr6stito, limitAndolo a
las facultades permanentes que le concede la Consti-
tuci6n y que le autorizan para levar a cabo la con-
trataci6n del Emprestito.
El segundo lugar es llamar la 'atenci6n en cuanro
a la cantidad de la operaci6n a realizar; y el teree-
ro respect de la conveniencia que entrafiaria el que
se fijara. el tipo de interns y de emisi6n, extremes
que son puramente econ6micos; pero yo prefiero que
se quiten del Proyecto esas frases que para muchos
podr6n no significar nada, pero que para mi signi-
fican much. Yo prefiero ver suprinmidas esas fra-
ses y que se concedan facultades al Poder Ejecativo
para concertar el emprestito con un interns de '6, 8,
10 o 20, el miximun, porque esto nunca podria traer
las consecuencias del ultimo extreme que yo he se-
fialado.
Y en tercer lugar, lo que se refiere al impuesto.
Yo reconozco que esta 'Cainara ha obtenido un triun-
fo o que lo han obenido distinguidos compafieros a
los cuales me he acercado en las reunions que ellos
han celebrado, para exponerles mis puntos de vista;








24 DIARIO DE SESLONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


reconozco que han obtenido un 6xito evidence al eli-
minar el impuesto del uno por ciento; pero creo que
ese 6xito no es afn definitive, ni siquiera en la for-
ma subsidiaria que en este Proyecto se anuncia de-
bia mantenerse s6lo el impuesto. Ciertamente, si no
hay otra soluciOn que mantener, en buena o mala ho-
ra que se mantenga; pero quiero llamar la atenci5n
de mis compafieros sobre los acuerdos de la 'OAma-
ra que se determinarAn por la voluntad de la mayo-
ria respect a la conveniencia de suprimir el impues-
to del uno per ciento en la forma subsidiaria en que
ese impuesto estA indicado en ese Proyecto de Ley.
Todos debemos estar satisfechos, porque no es esta
una hora de reclamaciones, una hora de formular car-
gos, sino que es una bora de actuaciones, es una ho-
ra do pensamiento. Tampoco es hora do dar con mai-
yor o menor ligereza, con mayor o menor sensatez,
con mayor o menor criterio tropical los sentimien-
tos, la soberania, los temores de ningin cubano, con-
gresista o n6. Yo creo que a la propia RepTiblica
se le presta un mal servicio con una labor de criti-
ca fuerte y aguda contra las personas que han ocu-
pado y ocupan cargos pfiblicos. Nadie en mi pais tie-
ne mis titulos que yo-muchos los tend rn iguales
pero no mayores- para reclamar un poco de bene-
volencia y sujeci6n a esa critical; todo el mundo sa-
be, no tengo que decirlo, que jaimAs nada ha man-
chado mi actuaci6n pdblica ni privada. A pesar de
eso, y por lo mismo-acaso si estuviera en situacibn
distinta no lo haria,- quicro reclamar y sefialar la
conveniencia de no emplear adjetivos fuertes ni acu
dir en estos moments a una critical continue que va
a ser oida con satisfacciOn por elements extrafios y
que realmente va a determinar situaciones Ocomo
aquellas en que no queremos encontrarnos coloca-
dos. El Congreso de Cuba debe observer la misma
conduct de nuestros hermanos de Santo Domingo,
que yo he visto precisamente en la "Revista Social",
firmado por la pluma del distinguido escritor Jacin-
to L6pez, un articulo por el cual he podido enterar-
me de la conductoa de nuestros hernanos de Santo
Domingo resistiendose al primer plan que les fu6
ofrecido por los interventores extranjeros para de-
volverles su Gobierno propio, con una resistencia se-
ria, honrada. valiente, por parte de aquel pais. Ellos
han rechazado el ofrecimiento de una segunda con-
fesi6n que entrafia mayors libertades para aque)
pais. Quiero decir, que aun cuando fuera cierta la
circunstancia de ]a presi6n extraniera, annque fuern
positive, si no fuera bastante nuestra uni6n para na-
gairla y para hacerla eficaz, debemos seguir el ejem-
plo, repito, de nuestros hermanos de Santo Domin-
go; y observemos que ya aqui mismo la propia inge-
rencia ha accedido, prestAndose a la supresi6n de
esas clausulas politics, las cuales, para concluir, ya
que no quiero cansar la atenci6n de la CAmara, no
son, per desgracia, a mi entender, las 6nicas elusu-
las political de este Proyecto, que yo aspire a comba-
tir. (Aplausos).
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : Tiene la palabra el
senior Viriato GutiBrrez.
SR. GUTIERREZ (VIRIATO): Sefior Presidente y se-
fiores Representantes: Yo que vot6 en contra y com-
bati todos los Proyectos de empr6stito que se hhan
traido a la 'Cimara. en las distintas legislatures or-
dinarias y extraordinarias y que ahora voy a votar
y estoy defendiendo el que se refiere a este empres-


tito, me consider en el deber de exponer, no como
explicaci6n de voto y si como defense del Proyecto
en su totalidad, las ideas que me ban 'levado a de-
fenderlo y que son las razones que han producido
en mi cste cambio de tiempo; porque exponi6ndolas
ahora tal vez pueda llegar a producer en otros los
efectos que en mi han causado si para la votaci6n
final del Proyecto podria derivarse algfin beneficio,
pues de aprobarlo, la Patria ha de orbtener efectivoei
y positives bienes.
Realmente son tries las 6rdenes de consideraciones
que me han levado a cambiar de opinion sobre es-
ta. material, y el primero de ellos es el que tal vez al-
guien no comprenda o no quiera entender. Pero es
incuestionablemente para mi el principal, el peso
mayor, la espada decisive puesta sobre la balanza
de mi conciencia, que me ha llevado a pensar y ra-
zonar sobre este Proyecto de Empr6stito. Esta ra-
z6n, sefiores Representantes, es, y no tiene otra ma-
nera de expresarse, una raz6n de orden moral. Yo
defiendo este Proyecto de Emprestito, porque estimo
que 61 es altamente moral, que en su iniciaci6n y en
su tendencia, en lo que 6l va a perseguir y como 61
va a aplicarse y desenvolverse, predomina una ten-
dencia altamente moral; y como yo no veo que esta
misma idea predomine en aquellos otros proyectos
de empr6stito, es por lo que sin entrar a estudiar
consideraciones, ya en este caso tuve de antemano
el prejuicio en contra de ellos mismos, y per eso en
contra de ellos me pronuncio. La explicaci6n de es-
te sentimiento mio seria muy escabroso exponerlo en
piblico, en el hemiciclo de la Cimara. Ello estai,
sin embargo, on la mente de todos; ello ha sido, tal
vez, argument y base de alguno de esos c6lebres
menmorandums cruzados centre el Enviado Especial del
President de Norte Amrica y el Presidente de la
Repfiblica de Cuba, Pero ello es tan cierto, son tan
evidentes las razones que en ello existen, que no creo
que por nadie pueda ser discutido, y sin duda fue-
ron ellas las que Ilevaron a .decir al seflor Ferrara,
en una de las distintas sesiones que hemos celebra-
do estudilndo esta material, que 61 aseguraba, con
toda su buena fd, que este empr6stito habria de ser,
sin duda alguna, el mejor empr6stito contratado pa-
ra la Repfiblica de Cuba. Las otras razones que me
llevaron a pensar en favor de este Proyecto de Em-
pr6stito, son, unas, de un orden cientifico estricta-
mente, y otras, de orden incuestionablemente politi-
co, atendiendo a la situaci6n de la patria. Las ra-
zones de orden cientifico yo no he visto que hayan
sido tratadas hasta el present por ninguno de los
que me han precedido en el uso de la palabra, ni en
pr6 ni en contra; no he visto que hayan sido estu-
diadas por aquellos que han estado trabajando sobro
esta material: hasta el present, pero si en el curso del
desenvolvimiento de nuestros conocimientos hemos
tenido que pasar por las ensefianzas political que
hace referencia a material de esta naturaleza o que
guardian relaci6n con ella, es natural y 16gico que
en su espiritu y en nuestra mente quede un sedimen-
to propio de esta ensefianza y de esos conocimientos
adquiridos y sean los que nos sirvan despu6s para
juzgar, para apreciar, para calcular, para decidir-
nos en fin, de una manera o de otra, en los proble-
mas con que en el curso de nuestra vida hemos de
enfrentarnos y hemos de conocer; y esta ensefianza
de orden politico se planted, en el caso present de









DIARIO DE SIESIONES DID LA CAMERA Dt REPkEtS1ENPANTLES


Cuba, de esta manera. Yo tomo los heehos tal como
vienen a mi.Por esto, por las circunstancias que to-
dos conocen, de una positive y evidence deuda del
Estado eubano. La Repfiblica debe mns o menos imi-
Hones de pesos, pero debe, ciertamente, una canti-
dad de dinero que tiene que saldar, que tiene que
pagar. Dos medios la ciencia brinda y los studios
ensefian para obtener esta finalidad: uno, el expues-
to brillantemente por el doctor Ferrara, en un pro-
yeeto o enmienda al proyecto primitive en si, en su
prinitiva forma y en la que se discute ahora.. Cuan-
do el doctor Ferrara trajo su enmienda de allegar
los recursos extraordinarios al Estado para pagar
sus deudas por procedimiento de cobro extraordina.-
rio, yo tuve desde el punto de vista cientifico mis
reparos, y cuando se discuti6 el problema en nues-
tro Comit6 Parlamentario, yo quise reservar mi opi-
ni6n, y afin creo que mis ideas influyeron en una
resoluci6n de cierta naturaleza, no definitive, sino
de cierto modo prudent que en aquel Comit6 lleg6
a adoptarse. Otras razones de orden politico exter-
no ban influido sobre el inimo del doctor Ferrara y
de otros comisionados en el sentido de que el proce-
dimiento de los recursos o de las exacciones extraor-
dinarias para producer los ingresos extraordinarios,
no es el mis recomendable en estos moments para
la Repfiblica de Cuba. Yo entiendo, como entendia
entonces y sigo creyendo ahora. que realmente el
procedimiento mis cientifico, el mis recomendado,
en el que no tiene critical alguna en el orden de la
ciencia para resolver nuestros problems, es el del
em'prestito exterior, que permit allegar los fondos
extraordinarios necesarios a la Hacienda Pfiblica pa-
ra que 6sta salve todas sus dificultades del moment,
colocando la march normal del pais en la forma en
que debe desenvolverse una Hacienda perfectamente
normalizada y equilibrada. Estas tendencies y estas
ideas estan abonadas por la opinion de un gran nil-
mtro de tratadistas; y yo no voy a eansar a la C.A-
mara ni es mi prop6sito el hacerlo, a mis de que
ellas, los mismos miembros de la, OCmara la conocen
por ser la opinion de los principles hacendistas, es-
pecialmente de los mas modernos que han tratado es-
tas materials; se manifiesta franca y decididamente
sin duda sobre ello ,por la tendencia del emprestito
para resolver el problema de las deudas, para resol-
ver el problema de allegar recursos extraordinarios.
SR. FERRARA (ORESTES) : De deudas, pero no de
estas deudas; de deudas, no de este cardcter, sino
de deudas reproductivas.
SR. GUTIERREZ (VIRIATO) : Yo entiendo y esperaba
la argumentaci6n, aunque no del senior Ferrara, que
aun los mismos tratadistas quo estu lian estas mate-
rias Ilegan a convenir que estas mismas deuda de
un caricter realmente no reproductive, de repara-
ei6n moral, merecen lo empr6stitos; y las razones que
alegan son muchas veees razones de orden politico,
y de aqui la argumentacin aquella de que los em-
prestitos son recomendables desde el punto de vista
politico, porque han servido, porque pueden servir
para liberar a los Estados de la restricci6n de su so-
berania.
Sa. WOLTER DEL Rio (GERMAN): Por eso dijo
Marti que los emprestito. eran cadenas.
SR. GUTIERREZ (VIRIATO) : Son eadenas, pero tam-
bi&n son salvavilas. Si la opinion muy respetable
de Marti se express en esa forma, esta en contradic-


ci6n con la de otros iratadistas clue opinan lo ccntra-
rio. Si un tratadista, estudiando el problema del
Emprestito en un pais cualquiera, llega a la conclu-
si6n de que el Emprestito, dandole al Estado recur-
sos extraordinarios, permit separar la presi6n ex-
tranjera y quitar el dominio extranjero, esos tra-
tadistas tienen 16gicamente que pensar que el Em-
pr6stito es una media patri6tica; y asi pensaron
los tratadistas franceses cuando aiquellos hombres
lanzaron los empr6stitos interiores y con el produc-
to de esos emprestitos pudieron expulsar en un bro-
ve plazo, del territorio national, a los extranjeros
que estaban alli manchando su soberania,.
SR. DE LA PENA (LUCILO): S. S. no respeta si
mentalidad, la mia y la de la CAmara en general; eso
es una ignominia, una falta absolute, complete, por
que no hay correspondencia alguna entire las cir-
cunstancias actuales y las que existian en el territo-
rio frances cuando aquello se realizaba.
SR. 'GITIEREZ (VIRIATO): Qu6 mis quisiB6ramos
nosotros que tener un pueblo que en estas circunw-
tancias tuviese el sentido patri6tico que entonces tu-
vo el frances.
Y vea su sefioria como no dice nada, pues yo ar-
gumento contra las razones expuestas por el senior
Ferrara, y yo traigo aqui razones hist6ricas y cien-
tificas para demostrar que lo que yo habia dicho to-
nia su rar6n de ser y su apoyo en los mismos trata-
distas, y se me dice que lo que sostienen esos trata
distas estA f'uera de raz6n, que es una cosa baladi;
y los tratadistas tienen raz4n al deelarar que esos
emprestitos desde el punto de vista cientifico tienen
Eu defense en cuanto pueden ser un modio de salvar
la soberania national.
Todo esto que yo he dicho en contra de la argit-
mentaci6n del senior Ferrara, muy admirablemenhto
expuesta...
SR. DE LA PERA (LUCILO) : ~Me permit su sefioria
una interrupci6n, con la venia de la Presidencia?
SR. GUTIERREZ (VIRIATO) : Con much gusto.
Sc. PRESIDENTE (VERDEJA): Tiene la palabra el
sefor Lucilo de la Pefia.
SR. DF LA PERA (LucILO) : Su sefioria decia, cuan-
do yo penetraba en el hemiciclo, que frente a la opi-
ni6n de Marti estaban las de otros tratadistas que
estimaban todo lo contrario.
SR. GUTIERREZ (VIRIATO) : Yo no he dicho eso.
SR. DE LA PERA (LucILo): Su sefioria dijo que
frente a la opinion de Marti habia otros tratadis-
tas que positivamente opinaban de manera contra-
ria; y yo le digo a su sefioria que Marti no era tra-
tadista, pero Marti era un hombre que sentia vibrar
en su coraz6n todas las inquietudes patri6ticas de su
pueblo. Esta iltima parte es la que tenia el deseo de
exponer y aclarar, en honor de la verdad. Su sefio-
ria puede continuar i.levando su diseurso sobre la
afirmaci6n de que Marti estimaba que los empres-
titos son cadenas, aunque muohos tratadistas opinen
que pueden ser salvavidas. Asi las cosas, su sefioria,
como corroboraci6n de esto, nos cit6 a tratadistas
franceses; y yo le citaba el ejemplo hist6rico de la
deuda contraida por los franceses con los alemanes
cuando la guerra franco-prusiana, en que los fran-
ceses, con un gallardo gesto de patriotism y con-
tando solamente con sus recursos internos, pagaron
aquella deuda de guerra extraordinaria; y nosotros,
que hoy estamos sufriendo todo el imperialisao nor-









26 DIAARO DE SEStONES DE LA COAMARA DE REPRESENTANTES


teamericano, todo el odio y toda la amenaza que se
cierne sobre nuestra soberania, en vez de unirnos co-
mo se unieron patri6ticamente los franceses, y pro-
curar resolver con nuestros recursos internos esta
grave crisis econ6mica que padecemos, estamos pi-
diendo a los aimericanos que nos traigan dinero, que
es lo mismo que si los franceses en aquella ocasi6n
le hubieran pedido dinero a los alemanes. Esta es
la realidad.
SR. GUTIERREZ (VIRIATO) : Yo no dije, sefiores Re-
presentantes, de ninguna manera, que los empr6sti-
tos no dejen de ser eadenas para los Estados que los
toman, porque los emprestitos, en el orden nacio-
nal, son como los ,pr6stamos en el orden privado;
todos sabemos por experiencia personal lo que son,
los que hemos tenido que pasar por una situaci6n o
por otra, sabemos que el ,prestamista, segfin la cuan-
tia del pr6stamno, tiene m'fs o menos amarrado al
deudor. Ese es el inico argument que se puede
aducir en contra de un empr6stito a favor de la. Re-
pfblica de Cuba, porque realmente, cualquier em-
prestito que se haga en Cuba habra necesariamente
de ser destinado a favorecer el desenvolvimiento na-
tural de su riqueza.
Hasta se ha manifestado que el senior Presidente
de la Repiiblica fu6 siempre contrario al primer em-
pr6stito que se proyectaba. Pero al decir esto no es
argumentar en contra de lo que he expuesto, por-
que si mi argument es que el empr6stito debe pro-
ducirse de determinada manera *por razones de or-
den politico, yo podia argumentar con los ,mismos
iratadistas que se han citado en contra, que los em-
pr6stitos han servido para salvar la nacionalidades
que los contrataron...
*SR. FERRARA (ORESTES): Sefior Guti6rrez: hay
quien consider al General Crowder como un prusia-
np.
SR. GUTIERREZ (VIRIATO): Yo no lo consider co-
mo un prusiano; pero usando un arguimento de se-
gunda mano, es decir, que ha sido usado por otr,,
he de decir que la Patria estA en situaci6n de verda-
dero peligro, que la Patria desaparece si no pagamos
nuestras deudas; y si el hcaho es cierto, sefiores, yo
quiero que me digan si no es natural que piense co-
mo el pueblo frances, y pida un empr6stito para que
la Patria se salve...
SR. GIL (HELIODORO): Eso es que su sefioria tie-
ne el mismo concept de la Patria, que tenia de su
hacienda el hijo de aquel hacendado cubano que se-
grn la an6cdota pedia diariamente dinero al bode-
guero espafiol para ju-gar a, la baraja y a los gallos,
y al fin y a la postre fu6 a parar la hacienda a ma-
nos del bodeguero espafiol. De la misma suerte nos-
otros, para pagar des'vergiienzas e inmoralidades,
concertamos un empr6stito y llegaremos a entregar
la Patria al bodeguero americano.
Sn. FERRARA (ORESTES): iMe permit para hacer
nna aclaraci6n ?
SR. GUTIETTEZ (VIRIATO): Con much gusto.
SR. FERRARA (ORESTES): Para, poder determinar
mi conduct, para que no pase la sesi6n sin que lo
haya hecho. Yo lo que deplore es que los que estAin
defendiendo el Proyecto de Empr6stito lo quieran
hacer a la luz de las necesidades econ6micas de Cu-
ba, como lo ha hecho el senior Freyre de Andrade,
y a la luz de una necesidad patri6tica, como lo est.i


haciendo el senior Viriato Guti6rrez. Yo tengo la idea
de que nosotros tendremos que votar el Emprestito
por otras razones, por razones absolutamente distin-
tas, y de eso me reserve a hablar bastante y proba-
blemente en sesi6n secret; y mientras tanto yo de-
searia que esta noche misma se reunieran todos los
contrarios a este Proyecto de Ley y reunidos busca-
ran y recorrieran el mismo camino que yo he recorri-
do, para ver si ellos le pueden prestar a Cuba el mis-
mo servicio que yo le he prestado. Es la part nega-
tiva de los adversaries del Empr6stito y la part po-
sitiva de los favorables al Empr6stito. Oiganme bi6n
todos: no me gusta el emprestito, yo no creo que ese
amnpristito debiera Ihacterse, pbrque creo que este
empr6stito, dolorosamente, tendrA que hacerse. Aho-
ra, los que no tienen .esta opinion, que se reunan,
que batallen, que luchen, que busquen una soluci6n;
pero que, con una negative, no pongan en peligro la.
Repvblica.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS MANUEL): No advierte
el senior Ferrara en los que defienden el empr6stito
la convicci6n de que el emprestito tiene que hhacerse?
SR. FERRARA (ORESTES) : Si; pero lo hban querido
justificar con otros arguments, cuando nada es mne-
jor como argument que la propia verdafd. Vamos a
deeir la verdad; vamos a reconocerla y a afirmarla;
aqui hay dos campos; pero cuando yo he leido mi
proposici6n de ley que fu6 elevada a Proyeeto, la
fCAmara today acept6 elevarla a Proyeeto, por lo tan-
to, la COmara toda, sin una voz en contra, le di6
su sanci6n.
,SR. DE LA CRUZ (CARLOS MANUEL): Lo que de-
muestra al senior Ferrara que no hay partidarios del
cmpr6stito. Nosotros quisimos seguir el camino que
sefial6 el doctor Ferrara y nos sumamos a 61.
SR. FERRARA (ORESTES) : Hay un grupo que eree
que no hay mas remedio que el empr6stito, y otro
grupo que cree que puede evitarse el hacerlo. Si es-
te pequefio grupo o aquel gran grupo me prueba que
puede evitarse, yo votar6 con 61; pero no con diseur-
sos en esta CAmara creo que se puede triunfar.
SR. GIL (HELIODORO) : Yo le probar6 al senior Fe-
rara que es possible, si es que hay el gesto decoroso de
reto del Congreso, demostrando al pueblo que so'mos
libres y soberanos y no estamos con la cadena en
los pi6s.
SR. FERRARA (ORESTES) : Se debe probar, al mis-
mo tiempo, que sabemos pagar nuestras obligacio-
nes.
SR. DE LA PERA (LUCILO) : En veinte afios lo he-
mos tenido bien probado, senior Ferrara.
SR. GUTIERREZ (VIRIATO) : Las manifestaciones de
las interrupciones del doctor Ferrara, para mi, se
fiores Representantes, resultan inexplicables; no les
encuentro explicaci6n, y tengo que decirlo con ab-
,soluta frauqueza. Yo he sido un conveneido de la
necesidad del empr6stito por las palabras del doc-
tor Ferrara, y 61 diciendo lo que siente ha llegado a
i!evarme al convencimiento .de que necesitamos uu
empr6stito; y tan cierto es 6sto, que el doctor Ferra-
ra trajo 'un enmienda y la llev6 al seno del Comi-
t6 Parlamentario y estuvo a, punto de ser aprobada
su enmienda en lugar del empr6stito, y yo opino que
61 no tu'vo otra raz6n para pensar de esta manera
que una raz6n de orden pumaamente patr6tica. Aun-
que fuera todo lo cientifico, yo aseguro que este em
pestito no nos traera la victora...









DIARI0 DE SESIONES DE LA CAMERA I)E REPRESF4NTANTES


SR. SAOAR6 (BARTOLOME) : Pido la palabra para
una cuesti6n de orden.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) Tiene la pala',ra el
senior Sagar6.
SR. SAGAR6 (BARTOLOMa) : Sefior Presidente y se-
lores Representantes: Las manifestaciones del sefnor
Gutierrez de que el senior Ferrara tiene razones de
orden patri6tico que obligarian a la Cmara, sin
discusi6n, a votar el empr6stito, me hlacen solicital
que el senior Ferrra explique esas convicciones, sua;-
pendiendo *por breves minutes el debate sobre el em-
prestito, porque de esa manera tal vez nos ahorraria-
mos tiempo y discusiones infitiles. Si las manifesta-
ciones que el doctor Ferrara debe hacernes alredc-
dor de este problema son de tal naturaleza, revisten
tanta importancia, que s6lo debemos conocerlas los
sefiores Representantes, yo pido a la CA nara que se
declare en sesi6n secret y que se nos d6n a cono-
cer esos .grandes nmotivos que han de obligar a la CA-
mara a votar un empr.stito en esas condiciones.
SR. DE LA PERA (LUCILO) : Yo me opongo a la de-
ilaraci6n de sesi6n secret.
SR. GIL (HELIODORO): Entiendo que en asuntos
de esta gravedad, deben quedar escritos cuales son
los motives que obliguen a an Congreso a votar una
cuesti6n de esta indole.
SR. SAGAR6 (BARTOLOMf) : Pero si tienen impor-
tancia que no debcn conocerse pfiblicamente sin an-
tes conocerlas nosotros, yo pido que nos declaremos
en sesidn secret. Nosotros ya estamos reunidos
aqui, d6mosle una, soluci6n u otra; yo, por mi par-
te, me declare contrario al emprestito, con la misma
intransigencia con. que hace .pocos dias se declar.-
ba el Sr. Ferrara. Si el doctor Ferrara ha varia-
do de opinion, sus razones tendri; yo deseo tambien
conocer esas razones.
.SR. GIL (HELIODORO) : Si la hipocresia yankee no
quiere que conste en el DIARIO DE SESIONES: el mo-
tive de su omposici6n, el Congreso no debe votar,
en imanera alguna, lo que quiere haeer solapadamen-
te el General Crowder, y el Congreso debe decirle
que lo pida oficialmente 'por conduct de la Secre-
taria de Estado.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Apoyada la propo-
sici6n del seilor Sagar6.
-SR. GIL (IHEI ODORo): Pido votaci6n nominal.
,SR. FERRARA (ORESTES) : El que tiene que habalr
soy yo, de manera, que si yo no estoy dispuesto a
hablar, no puede haber nada.
Comprendera el senior Presidente y la CAmara de
que ha recibido en esta forma, hablando el senior S -
gar6 de que son trascendentales las declaraciones
que yo voy a hacer, ouando el senior Sagard las co-
noce tanto como yo...
SR. SAGAR6 (BARTOLOM) : Yo no las conozco.
SR. FERRARA (ORESTES): Si, porque yo se lo he
dicho a su sefioria (Risas). Cuando es recibido de
tal manera lo que sale de mis labios, dicin'dose que
sera la expresi6n de la hipocresia yankee, como de-
cia el senior Gil, comprenderA el senior Presidente y
comprenderi la CAmara que me coloca, en una situa-
ci6n muy dificil.
SR. DE LA PEfA (LUCILO): La expresi6n de sus
labios serA la verdad, pero el sistema de no decirlo
en el Diario de Sesiones, es lo que criticaba.
SR. FERRARA (ORESTES): Comprenderd la CAma-


ra y el senior Presidente que yo no estoy inclinado a
hablar. El senior Sagar6 dice que yo soy favorable
al emprestito alhora, y que he cambiado. Yo no soy
favorable ni contrairio hoy; me encuentro en la si-
tuaci6n de 'un hombre que no quiere votar y que no
encuentra otro remedio. Queria demostrar esto a la
CAmara, y en el memento oportuno si la CA'mar.i
quiere que yo lo diga en pfiblico, lo dire; yo siem-
pre he sido favorable a decir en pfblico toda la ver-
dad; sera que nos sonrojaremos nosdtros mismos,
despu6s de todo, ec un comienzo de virtud.
SR. DE LA PERA (LUCILO) : Y pudiera suceder que
tuviera tambi6n que sonrojarse alguien que com-
prendiera que es una transgresi6n, una violaci6n,
una ingerencia innecesaria en la vida de un pueblo
que no es merecedor de eso.
SR. FERRARA (ORESTES): Si hay que decirlo en
pfiblico ,yo lo dir6 con today precision y con toda
ex.aititud.
SR. DE CARDENAS (RAUL) : S. S. debe ser el pro-
pio Juez de su aetitud.
SR. FERRARA (ORESTES): Con toda precision;
porque en este caso yo no dire lo que a mi se me ha
c'icho, porque yo soy duefio de expresar mis ideas al
pfiblico, pero no las palabras de otro; yo si dir6 to-
do lo que yo pienso sobre el asunto; porque yo no
deseo que puedan aparecer en este moment en que
se ha quitado la cuesti6n political de este empr6sti-
to, que scan mAs patriots los que voten a favor que
los que voten en contra. Porque en mi alma, lo digo
con complete sinceridad y con iprofundo amor para
mis compaiieros que son contrarios, en mi alma si yo
tuviera que votar el enmpr&stito me sentiria hands pa-
triota al votarlo, que al no votarlo; porque al no vo-
tarlo yo demostraria una complete desprecen: aci6n
del future de mi pais, y al votarlo yo sentiria en mis
entrafias un profundo dolor para salvar la vida de
mi patria. Asi, yo pondria el problema y asi lo sien-
to. Probablemente yo me equivoque, porque habia
entes otros compaileros en esta misma situaci6n en
que yo me encuentro, y per esto yo pilo a las com-
paneros que c:een que ellos todavia pueden salvar
la Rtepiblica de los males presents y de los males
"uturos, que hagan lo que yo hice, que se 'pongan de
acuerdo, que se reunan y vean al General Crowder
ya que es al General Crowder a quien yo he visto,
que .o he visto con respetd, porque respeto me me-
leoe la naci6n que 61 rep'resenta, su alta categoria
military, su edad y su alta dignidad, y porque yo no
pueblo near lo que es un heeho: el General Crow-
der esti aqui, porque el Tratado Permanente entire
Cuba y los Esta'dos Unidos ha side violado y en lu-
gar de aplieArsele el remedio a esta violaci6n, estA
aqui para evitar y resolver las dificultades que sur-
jan por la violaci6n de ese Tratado. Esa es la misi5n
del General Orowder. &Quieren discutir los sefio-
res Representantes -ste punto cualquier dia? Seria
itil. La inlustraci6n que debiera darse sobre esta
afi'nmaci6n es la de que el Trsta'do Permanente en-
tre Cuba y los Esbados Unidos ha sido violado, por-
que en Cuba no se respeta la, propiedad y esto la re-
quiere y lo 1pide y lo exige la Enmienda Platt; por-
que la finanza, de Cuba esta en un desconcierto tal
que esto no era un pais bien constituido y en lugar
de venir aquella intervenci6n que el Tratado exige,
se ha mandado ,a un hombre para iponer sobre el ca-
mino recto esta fin'anza que estaba en un estado de









28IWARtO DiJe SRSIOIS MlE LA. OAMAUA DE REPRESENTANTES


I
eaos; se nos ha mandaldo a un hombre que puede re-
solver todas las dificultades nuestras sin llegar a
exigir, como etendiri;a dereeho, el ,oumplirmienito de
todos los preceptos del Tratado, que yo no quisiera
que haubiera existido en ningdn momiento, pero que,
despu6s de habor existido, despu6s de baber sido
aeeptado por nosotros, despues de haberse consignn-
co en nuestros preceptos legales en donde la part
contratante empefiara su buena fU, yo tengo el deer
de respetar y lo que yo siento y deplore, en la hora
actual, es que hayan aeonteeido los males que nos
han traido a esta situaei6n. (Aplausos).
Esta es la situaci6n, sefiores, yo estoy dispuesto a
hablar en p6blico y en privado. A decir en privado
lo q ue he oido a otros; y estoy .dispuesto a decir en
pfblico lo que yo pienso de la situaici6n actual. An-
tes de terminar, yo me permit rogar a los que es-
tin combatiendo este Proyeeto que se reunan, que
hagan algo positive, ,que procuren hacer lo que he-
mnos heeiho nosotros en nuestra Comisi6n, teniendo
el econtacto con aquel que, despu6s de todo, debe fae-
cidir sobre estas euestiones y procuren obtener un
resultado tan favorable como aquel que nosotros he-
mos obtenido o mis favorable para que entonces, al
entrar en esta CAmara, nosotros los aplaudamos y sin
duda, aunque por sus afilo no halyan podido comba-
tir en las luchas por las libertades patrias, merece-
rAn ser considerados con tanto honor como los liber-
tadores. (,Grandes aplaissoS).
Esto es lo que hay que hacer, este es .el deber enkr-
gico que hay que ipracticar para salvar al pais en los
moments dificiles, no la mera critical q'ue se diluye
en .un mar de .palabras bellas, hermosas, sonoras a
veces violentas, pero igualmente ineficaces. Esto es
lo que yo les pido, que se reunan esta misma noche,
si eis possible, con un'a actividad fe:unda apra evitar
que nosotros tenga'rmos que votar este errprestito co-
mo si arroj'ramos .de nuestro peeho un ,pedazo de
nuestro coraz6n. (Grandes aplausos.)
SR. SARAR6 (BARTOIOME) : Pido la palabra.
S-R. PRESIDENT (VERDEJA) : Tiene la palabra S. S.
SR. SAGAR6 (BARTOLOMI) : En vista de las mani-
festaciones que acaba. de hacer nuestro distinguido
eompariero senior Ferrara, de que esthi dispuesto a
decir en sesi6n sccreta todo cuanto 61 sabe respect
a la eritica situaci6n econ6mica porque atraviesa
Cuba en estos moments, yo insist en solicitair de
a Camaira iacuerde la celebraci6n ide la sesi6n secre-
ta, para que nosotros 'leguemos al conocimiento ]e
todo :cuanto el doctor Ferrara acaba de anuneialr.
SR. FERRARA (ORESTES) : Yo me reserve para la
p.r6ximia sesi6n el tratar este asunto, si mis compa-
fieros me permiten hacer uso de la palabrna. La CA-
mara decidirA si quiere tratar el asunto ptiblica o
privadamente, pero yo me reserve el derecho de ha-
blair en la proxima sesi6n.
SR. SAGAR6 (BARTOLOMIk) : Yo insist en que la
CAmara. se constituya, en sesi6n secireta.
!SR. DE LA PENA (LUCILO): Con permiso; el doc-
tor Ferrara hablaba, y en su voz emocionada y elo-
cuentisimas yo me he creido aludido; nos plantea un
problema a los que pretendemos combatir un em-
pr6stito con la soluci6n del que tiene un fire criteria
decidido y honrado sobre una material que se des-
compone en dos partes: una de conoeimientos y otra
d dedeologia. En primer lugar, en material de pro-
edimniento no estamos en las mismas cineanstancias


eY ep aionales y4 extraordinarias ide 'la individduali-
dad sobresaliente del doctor Ferrara. El doctor Fe-
irara puede perfectamente resistir toda elase de con-
tacto y conmpareseelcia en cualquier parte en que so
cncuentre por sus alcurnia mental, por su gran pre-
paraci6n y por sus antecedentes patriOticos, porque
hoy por hoy 61 represent en este pais el latido vi-
brante del alma national deseosa de una soluci6n,
peio de una soluci6n cubana. Pero no esbariamnos en
la misma circunstancia, homnbres que no tenemos la
misma misi6n cosmopolita que a 61 le asiste en los asun-
tos internacionales de Cuba con otros paises y que
estemos afiliados a un sentido de la vida, a una ma-
nera de ver las cosas circlinstancialmente distintas,
fundamentalmente ,diversas, que no so parece a la lu-
minosa vision que tiene el doctor Ferrara de los pro-
blemias internacionales.. De suerte que la entrevista
seria est6ril, y hacer dejacion de nuestro .derecho le-
gitimo de usar en la Cimara de todos nuestros re-
cursos y todas nuestras futerzas de espiritu al ser-
vicio de lo que ereemos la santa causa del 'patriotis-
mo, no tiene para nosotros' objeto, toda vez que no
podemos hacer esa ,dejacion a cambio de las entre-
vistas que el senior Ferrara me aconsejaba. Y en
cuanto a reconocer ofieialmnente al General Crow-
der y pernmitir que el Gen'eral Crowder intrdduzea
una enmienda Crowder en |Cuba, en sustituei6n a la
Enmienda Platt, hay que decir que este Tratado, co-
mo todos los Tratados norteamneiremcanos, por la inter-
pretaci&on de todus los grandres juristas de aquel pais,
esta incorporado a la Corstituei6n Nacional norte-
americana, y no es possible que nosotros, teniendo
ana situaci6n tan fire, teniendo un estado de cosas
international tan s6lido y tan serio, vayamos a cam-
biarlo por las conveniencias ci.ncunstanciales del mo-
mento y las dificultades econ6mieas de la hora pre-
sente.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): La Presidencia rue-
ga a los sefiores Repiresentantes, ya que se ha acor-
dado la ampliaci6n indefi'hida del debate, que ca-
da senior Representante qie desee hacer uso de la
palabra en ipro o en contra, lo communique a la Pre-
,idencia, y 6sta le hard saber el turno que le corres,
ponde.
SR. GIL (HELIODORO) : Yo he pedido un turn en
contra, y ideseo saber cuial es el qu eme correspond,
porque quiero que queden mis palabras en el DIARlI
DE SESIONES, y el future dira quiines estaban en po-
sesi6n de la. ver'dad.
(El seinor Piresidente dd lecture a la list de los
que han pedido la palabra.)
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Tiene la palabra el
senior Viriato GutiBrrez.
SR. GUTIERREZ (VIRIATO) : Yo creo que todos us-
tedes, despues de las palabras brillantisimas del ;doc-
tor Ferrara, habrAn Ilegado al convencimiento de
la exactitud de las manifestaciones que yo hiMe al
coamienzo de mi discurso. Creo que una de las razo-
nes que habian influido decididamente o excesiva-
mente en mi anismo para hacerme partidario de es-
ta Ley de Ernprstito, eran razones de orden pattri.)-
tico, porque despues de las manifestaciones del doc-
tor Ferrara, si algunos, empezando par 61 mismo,
se atreve a sostener aqui que no son causes de orden
piatri6tico aquellas que nos imipulsan a 'variar de
opinion y a sostener esta Ley, yo quiero entonces








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMARA DE REPRESENTANTES 29


que vosotros me digAis qu6 otras cosas de mayor im-
portancia .pueden haber influido en vuestro Anitmo
que csa -idea esbozada l. iilw-nrit, ipor el doctor
Ferrara. Yo exponia cuil fu6, cuAl 'habia sido mi
process mental sobre esta material; y despu4s de ex-
plicar las razones de orden moral que me 'predispu-
sieron favorablemente a esta Ley, de haberme expli-
cardo a mi mismo, desde el punto de vista cientifico,
por quo el procedimiento de empr6stito es mejor que
el procedimiento de ca gas y de las exacciones ex-
sepcionales y violentas. Despues de haber explicado
ksto, tenia que llegar, natunralmente, a emitir mi opi-
ni6n sobre los empr6stitos, para finalizar mis pala-
bras breves, mis ideas desde la ,parte filtima:mente
expresada Ipor el doctor Ferrara. Yo entiendo, y he
entendido siempre, y he creido que tambien nuestro
primer Presidente el sefior TomAs Estrada Palma,
fu6 un vidente al decir que los emprAstitos habrian
de ser la, ruina de este pais, como lo es de los demAs
que se v6n sujetos dentro ;de las 'cadenas de los em-
pr6stitos exteriores. Dado el primer paso por nos-
otros, hemos avanzado con una rapidez asombrosa, a
tal punto, que nuestra vida .domstica se ha venido
irigiendo mAs que por los ingresos con el product
de los em!pr6stitos realizados por los distintos Go-
biernos que hemos tenido, y hemos Ilegado al caso
present en o6 cual el empr6stito que se pretend no
es para gastos que se tengan que realizerr, sino para
el pago de deudas contraidas; y este emprestito, co-
mo todos los anteriores, desde el punto de vista do
la independencia national, es una disposici6n nue-
va, es una restricci6n mAs que se imipone, ciertamen-
te, a la independencia econ6mica de la Repfiblica, in-
dependencia econ6mica que va muy estrechamente
unida a la independencia political. Ademas, en nues-
tro caso especial, dadas las relaciones quo mantenemos
con el Gobierno de los Estados Unidos, per esta ra-
z6n y por todas las dem4s que puedan agregarse en
contra del sistema 'de gravar con deudas a la naci6n,
es por lo que yo, desde el punto de vista doctrinal,
soy deciididamente opuesto a la concertaci6n de em-
prestitos; pero si el caso nuestro nos lo plantean de
ana manera especial, si el case nuestro nos lo plan-
tean determinando la (realidad de los hechos, las cir-
cunstancias especiales en que estA envuelta la. Re-
piblica desde el punto de vista politico, si el csso
nuestro nos lo ponen de tal mantra que venga a ser
una disyuntiva entire la posibilidad del empr6stito y
la estabilidad de la. Repibliica en su estado actual
de soberania y la possible perdida de na misma por
nuestra negative o imposibilidad de cumplir deter-
minadas atenciones que estamos comprometidos a
satisfacer, yo quiero entonres que se me diga si ses
possible titubear y no decidirse efectivamente por 6s-
ta tendencia del emprestito. Ese ha side 0e process
que en mi 'tnimo me ha obligado definitivauente a
resolverme. Si es cierto que ese dinero hay cue pa-
garlo, el Gobierno se v6 en la necesida'd de afrontar
un medio que le permit satisfacer estas obligacio-
nes ante la possible desaparici6n de la soberania; y
si eso 'parece cierto, pero todavia admit una duda
de que no sea asi ponque algunos piensau lo contra-
rio, yo, como cubano amante de mi patria, s61o an-
te la duda iposible no puedo poner a la Repfblica en
este trance. Yo puedo dudar de que eso sea cierto o
n6 y decidirme por la negative, ppero en ese case lo
que haria seria exponer mi patria a la perdida de la


soberania. Yo, como cubano, no estoy autorizado pa-
ra jugar con la inidependencia de mi pais. 0o creo
que el que so sienta verdaderamente patriota, cl que
verdaderamente ame a su patria, y el quo sienta alli
en el fondo de su coraz6n lo que el sentimiento de
la patria, significa, no puede menos de decidirse por
la afirmativa s6lo ante esa duda; porque no es cues
ti6n de poner, repito, la existencia de la Repfiblica
en un juego sobre si es cierto o n6 lo de las amena-
7as.
Vea pues, la Camara, como las razones de orden pa-
trl6tico que yo dejaba en mi ,discurso para expre-
sarlas en iltimo trrmino, son las que definitivamen-
te me han Ilevado a opinar de esta namsera. Si na-
turalmente los compaiieros que opinan en sentido
contrario razonan de modo diferente y 'ponen los an-
tecedentes del silogismo de una manera distinta pe-
ro que no es ciertamente la real, podrAn ellos tener
opinion diferente, -pero si ellos razonan, si ellos dis-
cuten y quitan de su mente todo 'prejuicio y se lan-
zan al silogismo fria y decididamente, no podrAn
menos de Ilegar a la misma conclusion a que yo he
Ilegado. Desde luego, sefiores Representantes, que yo
podria tambi6n llegar a otra conclusion como ellos,
pero honradamente declare que para llegar a esa
conclusion a que ellos Ilegan, no hay ciertamnente la
correspondencia necesaria entire los antecedentes que
tenemos patra resolver y l1egar a esa conclusion. Yo
llegaria a algo mas, yo podria decir que he dudado
acerca de las enmiendas que areia convenientes den
tro de este Proyecto de Ley dde Emprstito, a fin de
que el mislmo pudiera desenvolverse dentro de los
preceptos de esa Ley para que fuese acceptable, pero
he tenido que o1egar a la conclusion de que no nos
queda otro camino que aceptarlo en la forma en que
esta. Ciertamente, scores Representantes, que es
una gran ventaja ipara la soluci6n final cubana -l
que el impuesto especial que per esta Ley se vi a
rear, no se afecte de un modo expreso al pago del
omprestito que vA a acordarse; cierto aue eso ha de
ser de ogran beneficio para el desenvc.lvimiento pos-
terior de ]a finanza cubana, porque dejando ese im-
puesto gravoso y antipftico paira decirle al pueblo
que puede ser borrado y sustituido por otro que se
acordare, porque este no esta afecto expresamente al
emprestito, ello harA possible que en el future, en el
mnaiana,, nosotros mismos, considerando aqui todas
cstas cuestiones, hagamos un Proyecto general de
Ley de tributaci6n al Estado, hacienda algunas re
forms en este sentido, en el sentido aduanal, que
nos permit acabar 'con ese impuesto que nace con
la antipatia de la mayor parte del pueblo.
Tambien puede decirse en contra del otro precep-
to nuevo que se trae que no preeisa, el aumento que
se va a afeetar para el page del Emiprkstito y que
se van a tomar medidas que resultanrn perjudiciales
en el future. Pero este mismo argument, es como
la base de este Proyecto de Ley desde el punto de
vista constitutional aue nos obligz, a votar impues-
tos de carActer especial Dara aterider al pago de in-
tereses y amortizaci6n del Emipr6stito. -Yo debo ex-
pliicar que esta soluci6n es mas acceptable que cual-
quier otra soluci6n, porque se le deia en libe'rt-d al
President de la Repfiblica para sefalar los impues-
tos al aumento afectado por este Emprestito. Pero
es cierto que hemos suprimido el que se refiere al
uno por eiento y cualquiera de los impuestos exis-








30 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


tents que resulten afectados por disposici6n del se-
Ifor Presidente de la Repfiblica. De imanera que aun-
que lancemos este impuesto sobre el pais con la obli-
gaci6n de mantenerlo u.n 'determinado nimero de
aiios, no se acordaria mas que este gravamen que es-
ta deconoeido, 'como un impuesto deseable, o, por !o
menos, atendible.
Vean pues, los sefiores Representantes, como to-
das estas argumentaciones han pasado por mi mente
para Ilevarme a opinar en aentido favorable a la
aceptaci6n de esta Ley de Emprkstito, bien entendi-
do, sin embargo; y sobre todo, estas razones de orden
t&cnico, de orden legal, sobre la consideraci6n cie-i-
tifica y juridica que pudieran aducirse y que pu-
dieran obtenerse como la 'principal, la fundamental,
la decisive quc ha de influir sobre mi animo y pa-
ra colocarme en el grupo de aquellos que estiman
que este eo un mal menor. Es cierta la consider.t-
cion dde orden patridtico teniendo la mente puesta en
la salvaei6n de la patria, en la conservacibn de las
institueiones republicans que parecen amenazadas,
y lante el temor y el peligro que pudieran correr
nuestras instituciones y la nacionalidad cubana, yo
me decide por este Proyecto -de Ley
(Aplausos) .
SR. DE LA PE1A (LUCIO) : Pido la palabra, para
proponer la suspension del debate, de acuerdo con
lo 'propuesto por el doctor Ferrara, a. fin de traer en
la pr6xima sesi6n una formula concrete, una solu-
ci6n 'viable que respond a la manera de ver las co
sas a nuestro juicio v que sea mIas ipractica y mnas
s'aludabble para el bi6n dc la patria.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Debe estar apoyada
por dos sefiores Representantes.
(Los Sres ..**'r.,,, y Gil apoyan la proposici6n).
Se opone a votaci6n la suspension del debate, pro-
puesta por el senior Lucilo de la Pefia,
(Desechada).
SR. DE LA CRUZ (CARLOS MANUEL): Pido vota-
ci6n nominal.
'SR. PRESIDENTE (VERDEJA): Tiene la ipalabra en
contra, el senior Lucilo de la Pefia.
SR. DE LA PE1NA (LucnO) : Yo renuncio al uso de
la 'palabra, senior Presidente, porque el problema que
tenemos planteado a todas luces result para nos-
otros una situaci6n clarisima y diafana, de buena fe,
aniaados del deseo y de la mejor voluntad de traer
una formula que pudiera resolver decorosamente la
grave crisis econ6mioa, .que nos agovia; y por eso p~
dimos que se nos concedan aunque sean veinticua-
tro horas 'de t6rmino para Ipoder traer a esta 'CAmaa-
ra una formula qne cristalizara en Proyeeto de Ley;
pero el senior .de la Cruz parece que se opone.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS MANUEL) : Yo no me he
opuesto al deseo expresado por su sefioria. Yo sola-
mente he pedido votaei,6n nominal, porque deseaba
que constara en acta, en la explicaci6n de m i voto,
porque no deseaba- yo que so aceptara, en estos ins-
tantes la suspension del debate, porque quedan toda-
via various turnos por consumer en contra del Pro-
yeeto y por que entiendo que pudieran esta noehe
agotarse esos turnos dejando en suspense para la
proxima sesfin la aprobaei6n de la totalidad del Pro-
yecto; y dentro de esas veinte y cuatro "ioras qu:.
median desde esta sesi6n hasta la pr6xima pudiera


ext'raerse 'una nueva formula a la CGmara, pudieran
muy bien tener los opositores la oportunidad de infl-
ciar un Proyecto 'distinto al quo se debate, para que
elegada la hora de la votaci6n pudiera haber la po-
sibilidad de hacer lo que se hizo con el del doctor
Ferrara, y no votar el Proyecto del Empr6stito.
SR. SAGAR6 (BARTOLOME): Es que el senior Fe-
rrara tenia que pedir la, suspension del debate. Nia-
gtin otro senior Ropresentante tiene autoridad para
ello.
SSR. DE LA CRUZ (CARLOS MANUEL): EstA equivo-
eado su seijoria, lo finico que se solicit es que al fin
y al cabo los turns en pro y en contra se llegaron a
consumer. No soy yo el que deseo, el que tengo Ipre-
cipitaci6n Ipor laprobar el Proyecto; lo que quiero es
que esta tarde, consumidos y agotados los turnos,
se espere a mariana para que los sefiores Gil, Saga-
r6 y Lucilo de la Pefia presented un Proyecto dis-
tinto y la '~inara ipueda considerarlo. Es -To'nico
que deseo.
SR. SAGAR6 (BARTOLOME) : Es que aqui se Tia. lan-
zado un reto por el Sr. Ferrara, contra los que se
oponen al Emprestito, hacienda manifestacionFs que
hieren el sentimiento de los que nos hemos manifes-
Lado en ese sentido. Ademis, otros sefiores han lan-
zad> tamibi6n otros retos; y nosotros pedimos una
tregua para estudiar y resolver, y la C'Amara noi
nioga eso. Es que acaso el patriotism esta mnono-
polizado por un gruipo -de Representantes? 1Es que
el deseo de servir a Cuba existe solaimente en n un ni
mero de Rep:resentantes? Es que se cree que los
que defienden el Empr6stito son m'as patriots, sien-
ten muns en cu'bano, que los que nos oponemos a bl?
SR. DE LA CRUZ (CARLOS MANUEL) : De ninguna
manera..
SR. SAGAR6 (BARTOLOME) : sPor quB, entonces se
nos niega el recurso de la defense?
-SR. DE LA CRUZ ('CARLOS MANUEL) : Es una cues-
tion -de forma; se ha diciho que queremos escuchar los
turnos ique han de consumirse.
iSR. SAGAR6 (BARTOLOM) : Es que no podemos
consumer mis turns en contra, sin antes resolver
In que vamos a hacer.
Sr. REY (SANTIAGO): Pido la 'palabra pa,ra hacer
una aclaraci6n al senior Sagar6.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Tiene la palabra el
sefior Santiago Rey.
,SR. REY (SANTIAGO) : Quiero hacer la *aclaraci6n,
porque el doctor Ferrara esti ausente; pero yo, co-
mo lo conozco profundamente, puedo asegurar que
on ninguna circunstancia su 'prop6sito ipudo estar
inspirado en el deseo de mortificar a nadie; y si al-
guien se ha sentido mortificado...
SR. SAGARO (BARTOLou)i) : Yo no he dicho eso, no
he dicho que el 'doctor Ferrara ha tenido intenci6n
de mortificar; 1e dicho que el doctor Ferrara ha lan-
zado un reto, -y apelo al testimonio de los taqui-
grafos- a los que nos oponemos al E:rpr6stito, di-
ciendo que nos debemos reunir en Comisi6n y traer
inafiana soluciones propias y prActicas con respect
i11 i roblemi, do la ml;ma maaiera que los sefiores c)*-
misioinad(s han tenido a'iertas durnnte. todo este
tiempo las puertas de la mansi6n Presidencial para
ir a recabar del Ejecutivo cuanlos informes han ne-
cesi'tado, y las puertas dde la casa del Enviado Extra-
ordinario 'para ,.ir sus opinions; de la misma mane-
ra los que estamos aqui en estos moments opouien-








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


donos al Emprestito dadas las manifestaciones del
doctor Ferrara, tambi6n necesitamos tiempo para
traer soluciones.
Ahora, en cuanto a. lo demis, si es cierto que se
han 1hecho manifestaciones, uno de ellos el senior Vi-
triato .Guti6itrez, respeecto al sentimiento patri6tico
que inspira a los que son favorable al Emprestito.
Ese es un :reto al patriotism de los que nos opone-
mos. Puede que tengan raz6n los que lo defienden;
puede que nosotros, estudiando detenidamente el
a.sunto, comprendamos quo estamos en un error, y
convencidos de ello vengamos a acompafiarlos en esa
votaci6n. Pero, 1 por que raz6n, per qun motive, si
ayer a una simple indicaci6n deT--octor Ferrara pa-
ra que los comisionados se reuniesen nuevamente si
anteriormente, a, otra simple indicaci6n del doctor
Ferrara-y aqui se ha dado el caso en sestones aln-
teriores- que habiendo propuesto el que habla, a
las cinco de la tarde, la suspension del debate para
que los comisionados dieran cuenta, no se quiso aten-
der, y, sin embargo, moments mis tarde se acordaba
lo mismo, ,propuesto por el doctor Ferrara? iEs que
albaso hay aqui Representantt' :mejores unos que
ctros ?
SR. DE LA PERA (LUCILo): Es que el doctor Fe-
rrara conoce mejor que nosotros la "'menagerie".
SR. CASUSO (ENRIQUE): iPudiera su sefioria ex-
plicoarme qu6 quiere decir eso de que el seflor Fe-
rrara conoce mejor que nosotros la "menagerie?"
SR. DE LA PERA (LUCILO): N6.
SR. CASUso (ENRIQUE) : La "menagerie" es una
casa de fieras; y esa es una frase insultante "que S.
S. dirige a la OAmara.
SR. ALBERNI (Jos-): En esta casa de fieras, el
senior Lucilo de la Pefia, es el leoneito.
SR. DE LA 'CRUZ ('CARLOS MANUEL) : Yo estaba en
el 'so de la. palabra...
SR. SAGAR, (BARTOLOMi) : Yo hubiera cedido en
algo, poro vuestra intransigencia me esta poniendo
en condiciones violentas de pensar que, de todos mo-
dos, lo que se pretend es obligarnos a votar esta no-
che el Emprestito.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS MANUEL) : El senior Sa-
gar6 me dejarA continuar. Yo no sB cul sera el (pro-
p6sito de la mayoria de la CAmara, para producir-
se en uno u otro sentido. Yo eI explicaba al senior
Lucilo de la Pefia la finalidad que perseguia, que, sinceramente, los dias han transcurrido; la si-
tuaci6n oada vez mias difMcil porque atravesamos, nos
impone la necesidad de que todos con mayor sensa-
tez, Ileguemos a una finalidad para powder dar la im
presi6n de que seguimos un camino prActico, un fin
viable en nuestras deliberaciones. Hasta ahora no
se ha hecho mAs que halblar a favor y en contra del
Proyeeto. Podemos agotar los turns esta noche; y
como no se acabarA de aprobar el Proyeeto, lo cua.1
no iimpedirai que mafiana traigan los sefiores Lucilo
de la Pefia, Sagar6 y Gil un nuevo Proyeeto a !a
consideraci6n de la COmara,, segin recomendaba el
doctor Ferrara, que no sea para perder el tiempo,
sino para que se realice iana labor praItica, fIceite
a la situaci6n que se ha creado y que estb reconocida
y pueda darse una soluci6n mejor, si es possible, que
la que nosotros hemos propuesto.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : Habiendo la Camara
mostrado su inconformidad con la suspension del de-


bate, puede continuar en el uso de la, ipalabra el se-
for Lucilo -de la Pefia.
SSR. DE LA PERA (LUCILO) : Ruego a la cortesia de
la CAmara que no crea que hay en esto nada que no
sea enteramente cierto; que me reserve el.turno en
contra para otra oportunidad, porque estoy realmen
te fatigado en estos moments, por la situaci6n ins6-
lita que nos ha creado el doctor Ferrara; estamos
un tanto desorientados los que venimos aqui siguien-
do una linea de conduct preestableeida y no quere-
mos cambiar; tenem"s una verdadera fatiga mental,
y en el instant mismo en que me corresponde a mi
hablar, me veo en la imposibilidad de hacerlo, por lo
que me -permito rogar a la Presidencia ya a la Cmara
me reserve el turn en contra de la totalidad del
Proyeeto para el -proximo dia.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): S. S. propone, pri-
mero, suspension del debate. La COmara acord6 lo
contrario. Abora su sefioria pide que se le reserve
un turno en contra de la totalidad. Y lo le digo: si
se han acabado los debates esta noche, c6mo le serA
possible a la Presidencia reservarle un turno para
iafiana?
SR. DE LA PERA (LUCILO): Realmente esa es la
'nioa imposibilidad de usar de la palabra, por el he-
cho de que se agotara el debate sobre la totalidad es-
ta noche; y por eso yo quiero, por lo menos, en este
moment hist6rico en que cstoy hablando, hacer
constar que no me siento en disposici6n adecuada
para continuar en el uso de la palabra; pero como
permanecerH en la CAmara y seguiri el debate, me
reserve el dereeho de intervenir en el mismo con un
turno en contra de la totalidad.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : Tiene la palabra en
contra, en este caso, el senior Gil.
SR. GIL (HELIODORO): Sres. Representantes, se-
flores taquigrafos, a quienes pido que presteis aten-
ci6n a las frases que quiero queden escritas en el li-
bro de la historic del Congreso. No pretend delel-
tar a nadie, quiero medir y calcular cada una de las
palabras que yo pronuncie, porque es mi prop6sito
que quien despu6s leyere, cuando transcurran algu-
nos afios o meses, esas palabras que en ese DIARIO DE
SESIONES van a quedar escritas, aprecie que tiene so
brada raz6n para hacer algunas consideraciones quo
quizis en este moment parescan un poco duras.
Este Proyecto tiene dos parties: una que ban ca-
iificdo de political y otra econ6mica. Y como las dos
conciernen y afectan directamente a la Repibblica,
yo voy a tratar en primer t6rmino el problema po-
litico que este Proyecto contiene. El senior Freyre
de Andrade quiso remontarse al cielo 'y despu's ve-
nir a la tierra y con una series de arguments que a
mi juicio son teorias como las .de Laplace sobre la
!ormici6n de la tierra,'no convencen a nadie. Yo no
quiero ir al cielo, sino desenterrar algunos datos de
la Historia para llegar a conclusi6nes positivas. Un
camagii.yano cuando tomaba el barco para ir depor-
tado a Espafia, me hizo esta exclamaci6n: "iCuan-
tas luchas sobre este pedazo de tierra colocado por
Dios a la entrada del Golfo Mejicano, para que sir-
va de lHave a su entrada!" i Cuinta raz6n tenia al
hacer esta exclamaci6n! Y hoy, despubs de la cons-
trucci6n del Canal de Panama, es la Isla de Cuba ]a
IHave del Nuevo Continente; es hoy, por estas cir-
cunstancias, el pais que result codiciado por los
que quieren invertir en 61 ca-pitales; es por eso que


- -- --


31








32 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


distintas corporaciones industriales de los Estados
Unidos laboran cerca del Secretario de Estado, por-
que no teniendo el valor de proceder francamente,
se valen de esos procedimientos para perjudicar
grandemente los intereses cubanos.
Y aqui result, que cuando se habla de ]a Patria,
tal parece que se habla como los actors cuando po-
nen un gran gesto en el drama que representan, pc-
ro sin sentir absolutamente nada; parece que sienten
y que sufren, y aqui parece que hay una vcrdadera
inconciencia que ha venido demostidindose hasta por
el Centro de Veteranos de la Indcpendencia, por to-
dos esos hombres que debieran dar el ejemplo de a))-
negaci6n y de sacrificios por la Patria y que han :si-
do precisamente los que han venido llevando las
riendas de la Re'pblica desde que 6sta se constitu-
y6, y la han llevado a pasos agigantados hacia el
abismo. ~Qui6n fu6 el Secretario de Hacienda que
lanz6 a la called infinidad de millones de pesos, con
cargo al Presupuesto del afo corriente distribuidos
en numerosos cheques, en cuarenta dias, por contra-
tos que estaban sujetos en su pago a la liuqidaci6n
del Presupuesto? Pues, un Coronel del Ej6rcito Li-
berta'dor, que gseguramente hoy, eenriquecido, ham:r
alarde de sus inmoralidades y de sus desvergiienza.i,
ri6ndose de los riesgos y de los peligros que corre
actualmente la Repfiblica.
Yo que, si fui muy joven cuando la Guerra de In
dependencia, puedo decir que he sentido y.siento ver-
dadera admiraci6n y verdadero carifio por todos los
que lucharon por ella, entiendo que siguen siendo
dignos de respoto y carifio los que en la paz se si-
guen sacrificando por ella, pero n6 los que creyenclo
que por haber contribuido a constituir la Repfiblica
estDn autorizidos para explotarla y envilecerla y
para traeria a los males actuales a que la han trai-
do.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS MANUEL): Pido la pa-
labra.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : La tiene S. S.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS MANUE,) : Yo, por un
deber de amistad y en honor a la verdad, frente a
las manifestaciones que acaba de hacer ante la 'CA-
mara el senior Gil, respect a algo que afecta muy
gravemente al Coronel Iribarren, sobre ventajas que
ha podido obtener en los cheques echados a rodar
por la ciudad durante el tiempo que fu6 'Secretario
de Hacienda, puedo afirmar que el Coronel Iriba-
rren pudiera haber realizado hechos por omisi6n o
por desconocimiento; pero yo, que conozco la vidp
del Coronel Iribarren, s6 que es una vida modest y
recluida la que lleva, entregado a sus negocios pe-
quefios, casi depauperaido, estando en muy malas
condiciones econ6micas; y puedo asegurar que el Co.
ronel Iribarren no tiene esas riquezas que aqui es-
ta tarde so le han atribuido. El Coronel Iribarren
puede ser un hombre que por error, por falta de co
nocimiento en la material haya podido expedir che-
ques contra el Estado sin quo hu'biera los fondos ne-
cesarios para ser abonados; pero de ninguna man,'-
ra ha podido hacer eso con mala f6 ni con prop6sito
doloso, porque siempre *fu6, se mantuvo, y en mi coin-
cepto lo es, un hombre honorable que cooper con I
mejor buena fB en la administraci6n pilblica de sa
pais. No voy a entablar debate en este punto; senci-
llamente quiero que conste, por lo menos en el DIA-
rIO DE SESIONES, que aqui en la CAmara de Repre-


sentantes hay quien estima que el Coronel Iribarren
sigue siendo el mismo, puro, intachable, de alma ele-
vada, que por su patria supo exponer la vida, y si
alguna vez se equivoc6 no tuvo en su proceder ni el
dolo ni la malicia de los funcionarios prevaricadc-
res; que del error todos somos hijos, y sobre toJo
cuando se coje la administraci6n en moments difi-
ciles como los moments en los que 61 fue designado
para la Secretaria de Hacienda.
SR. GIL (HELIODORO) : El senior de la Cruz con-
,fiesa que so expidieron cheques sin haber situaci6n
de fondos, es decir, confiesa el delito de malversa-
ci6n clara y terminante, y como en material de delito
la voluntad se supone siempre...
,SR. DE LA CRUZ (CARLOS MANUEL): N6, yo no
cnnfieso nada. He dicho que pudo haber realizado
hechos err6neos, sin que en l1 faltara la buena fM.
Yo no hago afirmaciones de helcho. Lo creo possible,
cuando lo afirma el senior Gil, pero no los afirmo.
SR. GIL (HELIODORO) : Lo prueba la Ley del Em.
prestito que tenemos que votar. Y se han lanzado
cheques en tal forma, que es necesario ese Empres-
tito. Es evidence que se ha girado sin tener fondos
en el Tesoro, en perjuicio de las atenciones que es
indispensable cubrir, para crear este estado que po-
ne en peligro la Repfiblica. Y teniendo la capacidad
y el patriotism que se le suponen al Coronel Iriba-
rren, el que tal ha procedido no tiene mas camino, a
mi juicio, que ir a la prisi6n a cumplir la pena que
debe imponerse en tales casos.
ISR. DE LA PE'A (LUCILO) : No se puede tener to-
.do: enriquecimiento, cr&dito, honoraibilidad, fama;
todo no se ppuede tener. Los hombres nos dirigimos
por un camino o por otro; las sendas se abren a la
libre voluntad -de todos los humans; pero hay sen-
das totalmente incompatible; el enriquecimiento ful-
minante casi siempre es incompatible con la conser.
vaci6n del credito personal.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS MANUEL) : Pero yo pue-
do afirmar que el senior Iribarren no ha tenido ese
enriquecimiento fulminante.
SR. GIL (HELIODORO): La historic lo dirA; hay
quien parece que no se ha enriquecido porque el di-
nero lo ha invertido en acciones al portador; pero
mis adelante dirAn: "he hecho .este dinero en nego-
cios del azficar, o me lo he sacado a la loteria", eso
es muy socorrido en 'Cuba.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS MANUEL) : NO es just ii
legitimo, levantar sobre la honra de un hombre sos-
pechas de esta naturaleza.
,SR. GIL (HELIODORO) : Aqui no hay mis que una
de estas dos cosas: O los hombres que proceden asi
estin incapacitados 'mentalmente y deben ser reclui-
dos en Mazorra, o son hombres que se han enriqueci-
do ilegitimamente; porque no es possible que hayan
enriqueeido a otros sin enriquecerse a si mismos.
Pero voy a prescindir de ese detalle. La historic lo
calificard a 61 y a otros mis de los que han traido es-
ta situaci6n y ahora hablan de las desgracias de la
Patria, cuando no ban tenido el desinter6s y el pa-
triotismo necesarios para respetar la Constituci6n
y para aplicar y hacer cumplir las leyes. Es por eso
que muchos de esos hombres que dicen que es nece-
sario el E:mpr6stito, se dice que tienen amigos que
quieren cobrar cuarenta y cinco pesos por el metro
de carretera, para rebajar diez. Yo quiero que en es-
te orden .de cosas empecemos por decir que necesita-









biARto DE 82StONES DE LaA CAMERA DR IAfl8EWNTANTES 23


mos un examen meticuloso, por el cual se procure
que no vaya a pagarse un mill6n de pesos por lo que
vale cien mil; y de esta manera hacer que los tribu-
nales de justicia conozcan y traten evitar que estos
cr6ditos vayan a manos de extranjeros...
SR. DE LA CRUZ (CARLOS MANUEL): Yo pongo
punto final a esta discusi6n, .porque no hay ninguin
heeho concrete que result probado.
SR. GIL (HELIODORO): Deciamos que el aspect
:ms grave del asunto es, a mi juicio,-lo digo con
toda sinceridad- la gran hipocresia con que estA
procediendo el Gdbierno de los Estados Unidos, con
respect a nosotros. Para mi la politicala que viene
observando ilos Estados Unidos desde la revoluci6n de
Agosto, con respect a Cuba, es el venir Magoon al
Poder, porque ellos no quisieron probablemente que
se llegara a una soluci6n entire cubanos, que pudie-
ron haberla impuesto, como ahora quieren hacer con
el Empr6stito y desde entonces empezaron a practi-
car esa political de despilfarro de los dineros del pue-
blo, al instituir la botella y el fomento de todos los
vicios. Son ellos los que han venido a dar los malos
ejemplos y los que han querido aprovecharse de la
inexperiencia de un 'pueblo joven, imitando en 6sto
a aquel bodeguero espafiol que con cuatro latas de
sardinas y unas cuantas botellas se establecio en un
rincon apartado, para ver c6mo, en definitive, se
quedaba con la hacienda vecina de un hombre, hijo
de uno de los hacendados, que estaiba avido de pla.
ceres, y prestandole cantidades crecidas, uno y otro
dia, ayud'Lndole para que jugara a los gallons y a la
baraja e induci6ndole al vicio de la bebida, en de-
finitiva se qued6 con la finca. Por eso decia el senior
GutiBrrez que hay diferencia en prestar dinero a
aquel que se sabe que va a pagar y en prestarle al
pr6digo, porque existen muchas probabilidades de
quedarse, llegada la oportunidad precisa, con la hi-
poteca; y Ipuede llegar el caso que la Repfiblica de
Cuba, por falta de cumplimiento de esta obligaci6n,
pueda verse en el caso de nuestras hermanas las Re-
pfiblicas de Haiti y Santo Domingo, que por el in:
cumplimiento de cantidades relativamente pequefias
se han visto intervenidas por laf poderosa naci6n
norteamericana. Y algo parecido nos estb ocurrien-
do a nosotros con el pago de las atenciones que se
nos han reclamado y que asciendeh solamente a la
infima cantidad de tres millones de pesos, ,porque
las demAs obligaciones que con este Empr6stito van
a pagarse, no estAn esti'puladas en contrato alguno;
y yo puedo decir, seiiores Representantes, que he
examinado los contratos de los suministros de obras
pilblicas y en ellos he visto que consta que los acree-
dores no podran establecer reclamaciones judiciales
contra el Estado, si resultara de la liquidaci6n de
los presupuestos que no hubiera sobrantes suficien-
tes para pagar; es decir, que si ya el contrato esti-
pula que esos individuos no podrAn crear conflicts
a la naci6n, y que esas deudas son de carActer par-
ticular, ,por qu6 circunstancias 'hAbilmente se han
heoho pasar a marios extranjeras esos cr6ditos, dan-
do el character de international a los mismos? LNo es
lo mismo el aereedor yankee que el acreedor espa-
iol? Sobre todo cuando han pactado sujetindose a
esas condiciones. La tActica seguida por ellos con-
siste en que tomemos no lo que necesitamos, sino mu-
ch' mIs. Lo que ellos quieren es que despilfarremos


lo suficiente, y de paso establecer determinadas con-
diciones que nos amarren para que no sea possible
entrar en la modificaci6n de los -Aranceles; porque
ellos temen a la actuaci6n del Congreso en esos
Aranceles; ellos saben que modificaron los Arance-
les espafioles previamente al Tratado de Reciproci-
dad, y con vistas a ese Tratado, es decir, estable-
ciendo un Arancel de Aduanas que beneficiara gran-
demente a todos los products americanos, aun per-
judicando muchas veces a los products de Cuba, pa-
ra venir al mercado cubano e imponer sus produc-
tos, no dejando que los nuestros prosperasen. Y
ahora qu6 es lo que quieren? Ahi estf contenido en
1as clAusulas de ese Proyecto de Ley; pues que se
les obliguen todas las rentas que puedan producer
un sobrante para que mafiana, cuando el Congreso
cubano quiera,' %eformar esos Aranieeles, tengamos
que contar con ellos so pretexto que afectamos las
garantias de ese contrato que hoy se quiere celebrar.
Esa campafia political que tanto ha impresionado a
inuchos congresistas, pero que a mi no me ha impre-
sionado ni me convince, ha sido el eje de la argu-
mentaci6n. El doctor Ferrara nos habia dicho que
esa era una imposici6n del Gobierno de los Estados
Unidos; que dolorosamente haibia que confesar, que
-i no votkbamos ese Emprestito, era possible una in-
teivenci6n aqui, y la p6rdida de nuestra soberania.
Y no es possible que 6l, que ha sido siempre contra-
rio, tenga ahora la necesidad de convertirse hasta
en su defensor. Pero cuando le interrogamos si l1 po-
dria decir en qu6 consistian esas amenazas, 'para que,
por lo menos, si el General Crowder no ha dicho ,'e
lna manera exacta lo que 61 quizas entendiera m,
constindole en el DIARIO DE SESIONES estk obligado
a aclararlo o a desvirtuarlo por complete; ha dicho:
''"Ah! Yo no puedo decir mAs que las conclusions
a que yo he llegado, pero no puedo decir nada
mas..."
SR. ALONSO AMPUDIA (MANUEL): El lo que ha
dicho era que en pfiblico decia sus pensamientos, pe-
ro que en privado podria decir los motives que 61 tie-
ne.
SR. GIL (HELIODORO): EstA bi6n; pero yo digo
quien ostentando el caricter que ostenta el Gene-
ral Crowder diga algo en la Camara de Representan-
tes por quien ha estado representando a esa propia
CAmara, tratandose de manifestaciones de tanta gra-
vedad como puede ser, segin se 'ha dejado entrever,
hasta la ,pIrdida de nuestra soberania con una ra-
pidez vertiginosa, ya no tendria incon'veniente en de-
clararlo asi; y es mis, de que la Camara adoptara
el acuerdo de pedirle que aelarara esas frases al Ge-
neral Crowder, para saber si tenemos que actuar ba-
jo esa menaza o si es que vamos a actuar con lib6-
rrima voluntad. Porque si francamente no hay mAs
soluci6n que aceptar esto como aceptamos el Cddi-
go Ellectoral sin poderle formular enmienda alguna,
me parece que es una comedia de lo mAs ridicule la
que realizarA la CAmara de Representantes; y en
este caso los que esten dispuestos a realizar la come-
dia, que voten como quieran, pero yo no lo har6. Es
neeesario que se vea que esa amenaza, si es possible,
se haga por escrito, para que los americanos, en este
caso, tengan que quitarse la careta y no puedan pro-
ceder en lo sucesivo con la hipocresia conque hoy lo
hacen.









34 tAAIO D-2E SESIONES Dti LA OAMARA lE REPRESENTANTh98


Cuando nosotros concurrimos por primera vez a
la entrdvista con el General Crowder, el General
Crowded tuvo como interprete al ,Secretario de Obras
Piiblicas, y lo primero que nos dijo fu6: "ISepan us-
,edes que 61 va a traducir, mAs que mis palabras, mis
ideas"; es deeir. dejando siempre la puerta de es-
cape para que si el dia de maiiana habia alguna con.
tradicci6n, no se dijera: "eso no es exacto, aut6nti-
co", sino para poder decir: "eso no es lo que yo di-
ie". Vamos a examiner por qu6 se va a caer la Re-
piblica: Pues porque hay acreedores que reelaman
el pago inmediato. 1Cuantos son los que pueden re-
elamar el pago inmediato? A mi juieio solamente los
empleados pfblicos, los que tengan alguna acreen-
cia, que estuvieran sujetos al impuesto para el cual
iebi4 ordenarse el pago. Los mAs de los contratis-
tas, esos que reclaman hasta la suma de diez y ocho
millones de pesos al Estado, deben ser sometidos a
un trabajo de depuraci6n y deben establecer la co-
rrespondiente reclamaei6n, porque en los contratos
con ellos celebrados se consign6 de una manera cla
ra y terminante que cobrarian de los sobrantes del
Tesoro. Estoy seguro que la ascendencia de esa deu-
da no ipasarA de tres millones de pesos, y siete en
cuanto a jornales; que suman diez millones de pesos.
IY para pagar esos diez millones de pesos vamos a
comprometei a la Repfiblica por trelnta o cuarenta
afios ? Si ya se ha aprobado que la recaudaci6n de los
impuestos por alcoholes, que es la mas desatendida,
ha producido durante los seis primeros meses que
ha sido algo atendida para evitar fraudes, trescien-
tos y pico de mil pesos mas de lo que produjo el afio
de las vacas gordas, aparte de los tres o cuatro mi-
lones de pesos que faltan por cobrar de las Zonas
Fiscales, y que ya se han iniciado con rapidez las
gestiones necesarias para el cabro de esa cantidad;
y si vemos que se esta normalizando la vida econ6-
mica del pals, ademas de la perspective que se nos
present de una zafra en que se venderA a mas le
tres centavos la libra de azicar, por qu6 vamos a
career que se nos esta apremiando y hostigando para
que paguemos inmediatamente, cuando, por otra apar-
te, el 'General Crowder, en su memorandum nfimero
treee, ha declarado terminantemente que es necesa-
ria la previa aprobaei6n de determinadas leyes para
llegar a la concertaci6n del Emprestito? Es decir,
que tenemos various meses por delante en que se po-
drAn votar por el Congreso otras leyes que se recla-
maban como previas en sut memorAndum n6inero
trece iCu'l es, pues, la raz6n que nos obliga a proce-
der de tan rApida manera?
Pero, por otra parte, si esos diez millones de pesos
se pueden pagar preferentemente aceptando ese im
puesto del uno por eiento en que seguramente en un
afio se recaudarin mAs de quince millones de pesos;
y cuando,adem';s, puede disponerse, como yo decia
antes, de los sobrantes que resulten a la liquidaci6n
del Presupuesto, jpor qu6 vamos a. comprometer por
cuarenta afios la existencia de la Repfiblica?
Yo quiero que se me digan las razones por los que
han estudiado, por los que han analizado ese Pro-
yeeto, por los que han estudiado esa deuda; pero n5
que se estW aqui constantemente hablando de la Pa.
tria y diciendo que queremos ser libres aunque lle-
vemos el .grillete en los pies.
SR, ALONSO AMPUDIA (MANUEL) : iM(e permit


su sefioria una interrupci6n, con Ia venia de la Pre-
sidencia?
SR. GIL (HELIODORO) : Con much gusto.
SR. ALONSO AMPUDIA (IMANUEL): S. S., a quieri
yo estoy oyendo con verdadero gusto, esth presen-
tardo aqui unas nuevas teorias de Hacienda Pfibli-
ca que realmente yo desconozco.
SR. GIL (HELIODORo): IS. S. es doctor en Dere-
eho Civil?
SR. ALONSO AMPUDIA .(MANUEL): Si, pero esas
teorias no me las han ensefiado a mi en la Universi-
dad. Las teorias que sustenta nuestro compafiero el
senior Gil resultarian grandemente perjudiciales pa-
ra los cubanos, pues los colocaria en las mismas ma-
las condiciones en que se encuentra 61 colono de
Puerto Rico.
SR. GIL (HELIODORO): Si, pero el colono de Puer-
to Rico vive mueho mejor que el colono de Cuba,
porque lo suyo lo entra libre de derechos en los Es-
tados Unidos y entonces se enriquece con rapidez.
SR. ALONSO AMPUDIA (MANUEL): Con la venia
del senior Gil y del Presidente. Yo estoy aprendien
do Hacienda Pdblica con las discusiones que aqui
se sostienen y las ideas que aqui se sustentan. Soy
Doctor en Derecho Publico, pero hay ideas que no
me han ensefiado, porque realmente yo tengo el con-
cepto de que Cuba es uno de los paises en que menos
tribute pagan los contribuyentes, y el senior Gil di-
ce lo contrario. Yo pregunto si en Cuba se tribute
en iproporci6n a los capitals en circulaci6n, comn
sucede en los Estados Unidos y en Puerto Rico.
SR. GIL (HELIODORO): Ese no es el problema. El
pueblo cubano puede pagar un elevado presupuesto
annual, pero no seria lo mismo pagarlo haciendo que
los impuestos pesaran sobre los products del suelo
y de la industrial de Cuba, haci6ndoles recaer sobre
los products extranjeros. Si nosotros pudi6ramos
lihcer que el azicar nuestro entrara en los Estadcs
Unidos como entra el de Puerto Rico, entrarian en
Cuba eien millones de pesos. Venderiamos el azicar
a ese precio. Ellos vendian el arroz a diez y ocho
centavos, mientras nosotros vendiamos a cinco cen-
tavos nuestro azficar. Yo digo lo siguiente: Y ese
sacrificio de convertirse en eselavo en el orden eco-
n6mico, i.para qu6 es? 4 Para que se diga que en el
Morro tenemos la bandera de la estrella solitaria?
i Para que se diga que elegimos un Congreso y que
sus miemibros estamos cobrando sueldo de seiscien-
tos pesos jPara que se afirme que tenemos Minis-
tros galoneados en el extranjero que no pueden con-
certar nada con otros paises?
SR. DE LA PERA (LUCILO) : Esa es la realidad. Yo
creo que la esclavitud econ6mica absorb la eselavi-
tud political, y es preferible que tengamos nervio y
digamos: "No estamos dispuestos a votar eso, Esta-
mos conformes en pagar nuestras obligaciones, como
no las hahbri pagado ni pagard ningfin otro pueblo
de la tierra, ninguno de los que formaron parte con
ustedes de la guerra mundial; porque al pueblo de
Cuba lo ha afectado esa guerra, porque no s6lo pro-
ducen dafios las guerras donde se siente el ruido de
los cafiones."
,SR. ALONSO AMPUDIA (MANUEL): Por consecuen-
cia de esa guerra, hasta tenemos que hacer un Em-
pr6stito.









bhiaio biE 9ELIONER 8 k aU dAk&]A DE tEP1PEkEVNEtiNt


SR. GIL (HELIODORO) : Si preguntamos a los Es-
tados Unidos, en el orden econbmico, cual fu6 el sa-
crificio de ellos y cuil fue el nuestro, se diria que
mientras nosotros sacrificamos nuestro azufcar a cin-
co y medio centavos, teniamos que comprar la libra
de arroz a veinte y dos centavos, a setenta centavos
la manteca, y a quince o veinte pesos el par de za-
patos. De manera que, con el azficar era con lo que
pag~bamos esos products. Y los hemos pageado diez
veces mAs de lo que valian en la 6poca normal. Ellos
son los que se han beneficiado. Qu6 raz6n tenfar
ellos para exigirnos que pagAramos inmediatamente
las deudas...?
SR. DE LA PERA (LUCILO) : Los seis meses de cu-
pones y aiio y medio de bonos autorizados en los Es-
prestitos, no llegan a los tres millones a que se re-
feria su sefioria. iCuanto le debe Europa a los Es-
tados Unidos sin que la apremien
SR. GIL (HELIODORO): Pero hay mas: para pagar
esos tres millones de pesos sobran reeursos. No ha-
mnos prestado diez millones a los Ferrocarriles
SPueden los Ferrocarriles retener ese dinero a .pr-
petuidad? No puede el Estado exigir el pago de
esa deuda, aunque sea en parte? No tiene el Esta-
do, por lo menos, la posibilidad de cobrar de diez a
doce millones de pesos que tiene del Banco Nacional,
con lo cual habria dinero suficiente para pagar?
S;Esta tan grave la situacii6n? Pues recfrrase a esos
fondos que legitimamente pertenecen al Estado...
SR. DE LA PENA (LUCILO) : Si cobraramos simple-
mente la deuda del Ayuntamiento por la compra de
los terrenos del Mercado y por el Alcantarillado,
quitariamos un gran margen de dilapida-i6n. Y si
empleamos los site millones de bonos del afio 1917,
con todo esto habria recursos mAs que suficientes
para tender a todos nuestros compromises presen-
tcs, empezando por cosas que hacen todos los paises,
como es suspender la amortizaci6n de deudas. Asi
riosotros estamos a flote antes de afio y medio; por-
que los fondos especiales, que con perd6n del senior
Gil son nueve millones de pesos y no tienen que de-
voliverse mientras exista un mill6n de pesos para pa-
gar las obligaciones vencidas, era lo bastante para
,peallar esa necesidad, mientras tanto, porqu' la Te-
soreria Nacional no tiene el carActer que tiene el de-
positario regular, sino que es un tesorero lnico que
no tiene cincuenta cuentas corrientes y veinte cajas.
SR. GIL (HELIODORO): La campafia periodistina
que se ha venido realizando alrededor de este asun-
to, yo me permit estimar que es una campaiia que
en los Estados Unidos se viene pagando por los ban-
cos extranjeros residents en Cuba, que han acapa-
rado mAs de un treinta por ciento de casi todos los
cr6ditos que correspondent a obras pilblicas y a su-
ministros. Tened en cuenta, sefiores Repr.sentantes,
que esa campafia, sostenida y pagada con un mar-
gen de cinco millones cuatrocientos mil pesos, yo
creo que es t davia una campafia floja, .porque creo
que ha debido sugestionar a todo el mundo, creo que
ha debido sugestionar desde el Presidente de la Re-
pilblica hasta el filtimo ciudadano; han debido hacer
career que hay notas oficiosas, que sabian que los con-
gresistas estaiban dispuestos a reunirse a las doce de
la noche, y anunciar para aqui una oeupaci6n mili-
tar; yo creo que han podido decir. stc y muchas co-
,as mAs, para asustar al Congre"o cubano y hacer


que con la rapidez vertiginosa del rayo votemos a
ojo cerrado el Emprestito.
.SR. DE LA PENA (LUCILO) : Con la venia del senior
Gil, senior Presidente; y conforme al senior de la
Cruz le ofreci6 dudas el qu6rum, hace breves ins-
tantes, a mi tambien me los ofrece ahora, para que
podamos continuar. Le ruego, pues, proceda a su
<-omprobaci6n.
'SR. PRESIDENTE (VERDEJA) : Se va a pasar list,
por haberlo solicitado un senior Rpresentante.
(El Oficial de Actas, pasa lista).
SR. PRESIDENTE (VERDEJA): jFalta algin senior
Representante por votar?
(Silencio).
Han respondido a la lista 65 sefiores Representan-
tes. Hay quorum. Continfia la sesi6n.
'Continfa eni el uso de la palabra el senior Gil.
SR. GIL (IHELIODORO) : Yo creo, senior Presidente
y sefiores Representantes, que con la presencia de
65 sefiores Representantes no se 'puede tratar este
asunto.
SR. PRESIDENTE (VERDEJA): Si se puede discutir,
aunque para votar se necesita un qu6rum especial.
,SR. GIL (HELIODORO) : Yo entiendo que si no Fe
puede votar, tampoco se puede discutir; a apelo an-
te la Camara sobre la interpretacion de este precep-
to constitutional.
SR. DE LA PERA (LUCILo) :Con la venia de la Pre-
sidencia, pido la palabra para una cuesti6n de or-
den.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Tiene la palabra el
senior Lucilo de la Pefia.
SR. DE LA PENA (LUCILO): Terminantemente dice
la Constituci6n de la Repuiblica que todo acuerdo
sobre empr6stito tendra que tomarse con el voto de
las dos terceras parties de los Representaites. Donde
la Ley no distingue no caben distingos. Este es un
fcuerdo relacionado con el EmprBstito por de $l se
trata. El articulo es terminante. (Lo lee). Esto es
asi o los escolasticos no han tenido raz6n al inve-
tnr esta figure de razonamiento.
SR. SOTO IZQUIERDO (FRANCISCO): No la tuvie
ron.
SR. DE LA PERA (LUCILO) : Lstima que su sefioria
naci6 tan tarde, pues de lo contrario no se hubieran
ellos tomado el trabajo de fundar esa escuela que S.
S. pretend equivocada. Lo cierto es, defiores, que
este es un aeuerdo relacionado con el Empr6stito.
SR. SOTO IZQUIERDO (FRANCISCO): No hay tal
acuerdc.
'SR. PRESIDENTE (VERDEJA): Se require un qu6-
rum de 61 sefiores Representantes, para que la CA-
mara pueda celebrar sus sesiones. La Presidencia
entiende que dentro del Reglamento procede la con-
tinuaci6n de la sesi,6n y, por lo tanto, concede la pa-
labra al senior Gil.
SR. GIL (HELIODORO) : Yo no estoy conforme, y
apelo a la CAmara para que manifieste si esta con-
forme con la afirmaci6n de la Presidencia.
SR. DE LA PERA (LUCILO) : Yo lo que deseo es que
se vote la suspension del debate sobre el Empresti-
to, y quiero que se me diga si este voto no es un acuer-
acuerdo relacionado con el emprestito. (Varios se-
iores Representantes) : N6.
'SR. PRESIDENTE (VERDEJA) : El acuerdo se refie-
re a que la C:-mara d6 su autorizaci6n 'a la contrata-
ci6n del Emprestito. Mientras no haya tal acuerdo,








DkkidR DR S'EkiONE'S DE" L'A 'AMAR E RE'PRESENT.ANTES


la C6mara puede proceder como conviene al Regla-
mento IS. S. propone la suspension?
SR. DE LA PERA (LUCILO): Si, y pido la votaci6n
nominal.
SR. DE LA PERA (LUCILo): Si, y pido la votaci6n
la suspension del debate.
SR. PRESIDENTE (VERDEJA) : La votaci6n sera no-
mninal, por haberlo solicitado un Sr. Representante.
VotarAn que si los conformes, y los contraries,
que no.
(Se efectia la votaci6n)
SR. PRESIDENTE (VERDEJA): Han votado 61 sefio-
res Representantes, 4 que si y 57 que n6; queda,
pues, rechazada la suspension del debate. Continue
en el uso de la palabra el senior Gil.
SR. GIL (HELIODORO) : Alguien esta noche, sefiores
Representantes, dijo que en vez de formular criti-
cas al Proyecto, debian traerse soluciones. Y yo quie-
ro aprovechar esta. oportunidad para hacer saber qut
yo he tenido mIs de una soluei6n, pero que por con.
fesi6n de todos vosotros, no es a vosotros a quien
tengo que presentarla; no es al Congreso cubano,
que no tiene voluntad, que tiene que ir primero a
consultar al extranjero que nos manda y nos gobier-
ha; porque tal parece que desde que 61 ha estable-
cido este sistema de ir a Palacio para decir lo que
se va a aeeptar o rechazar, de que el Congreso de la
Repfiblica es un element secundario que tiene que
aceptar ciegamente lo que 161 ordena y dispone, he-
mos perdido nuestra propia inicjativa en 'las leyes.
Ese Proyeoto de Emisi6n de Certificados de Bonos
del Tesoro es una idea dada por mi a la Comisi6n que
se reuni6 en el Senado; y llev6 alli para el convenci-
miento de los sefiores que nos reuniamos como ele-
anento demostrativo de que esa media habia sido
adoptada por otros paises; pero al ser consnltado
Crowder, no pudo en manera alguna aceptar ning,
na otra forma, dijo, que no fuera la del Empr6stito,
ni ningfin otro impuesto que no fueran aquellos es-
tudiados por un expert americano, porque 61 no
era expert en material de impuestos; pens6 entou-
ces que era iniitil mi permanencia en aquella Comi-
si6n, como despu6s aqui he llegado al convencimien-
to de que es un .perjuicio el votarlo en la forma en
que se nos present. Porque todo lo que se nos pre-
senta viene hasta con la redacci6n extrafia como la
que contiene este Proyecto; y pretender enmendar-
lo seria contrariar a Crowder y no seria aceptado.
Desde entonces he pensado...
(A las nueve y cino p. m. abavndona la Presiden-
cia el seflor Verdeja, y la oc-pa l senior Soto Izquier-
do.)
SR. GIL (HELIODORO): ...que este Proyecto seria
mal acogido por el General Crowder, que no seria
aceptado por 61; y desde entonces he pensado que
voy a trabajar infitilmente, pues aunque yo los con-
venciera a ustedes de que era viable mi proposici6n,-
no seria aceptada, porque tropezaria con la no acep-
taci6n del General Crowder.
.SR. DE CARDENAS (RAUL): Eso no es asi; 'pero si
fuera, S. 'S. dA una nota de patriotism muy triste,
restregAndonos eso por la cara.
SR. ALBERNI (Josa): Tan no es asi, que yo me
propongo presentar distintas enmiendas y defender-
las.
SR. GIL (HELIODORO): Eso debemos demostrarlo
con heehos. Yo quiero que se me diga si nosotros


* aprobamos ese articulo-que dice que la renta puede
ser comprometida por todo el t6rmino que dure el
Scontrato, que seguramente no sera menor de treinta
afios, cuando quisidramos modificar los Araneeles ide
SAduana--tendriamos que contar o n6 con la otra
parte contratante? No hay ninifn abogado que me
pueda decir que n6, que podemos prescindir de la
t.!ra parte contratante, y habria que consultar inme-
diatamente a Washington.
SR. DE CARDENAS (RAUL) : Su sefioria habla con
mucha repetici6n de consultar a. Crowder; y desgra-
ciadamente, quien respalda la actitud del General
Crowder es el propio pueblo cubano, que acaba de
respaldar al senior Presidente de la Repfiblica en su
cambio de Gabinete, y el propio pueblo de Cuba es
el que ha respaldado la Reorganizaci6n de la Renta
de Loteria, y la reorganizacidn de las finanzas de Cu
ba. Ya v6 su sefioria que no es solamente Washing-
ton, sino tambi6n el pueblo de Cuba, el que respalda
la actitud del General Crowder.
,SR. DE LA PERA (LucIL) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (SOTO IZQUIERDO) : La tiene su se-
fioria.
SR. DE LA PERA (LUCILO): Para contestar al se-
fior de CArdenas. El pueblo de Cuba, como todos
los pueblos, lo que quieren es orden; lo que quiere
es elevaci6n y honradez en los funcionarios admi-
nistrativos, y sanos prop6sitos y buenas intenciones
en sus gobernantes; y si esto lo represent el ex-
tranjero, esta dispuesto en parte a aceptarlo, pero
esto no puede dejar de ser doloroso al comprender
que el extranjero y no los nacionales son los que se
interesan por la honradez y la moralidad administra-
tiva. Pero esta teoria malsana, verdaderamente sui-
cida, es inexplicable que sea sostenida por una men-
talidad tan limpia, tan cultivada, y por una persona
de relieve social tan distinguida como el senior de
;Cardenas. Esta teoria es una de las mAs dolorosas
manifestaciones de la esclavitud colectiva, que pug-
na por esta boca de un cubano consciente, que esti-
ma que en realidad de verdad esto no es mins que
una manifestaci6n de lo que 41 decia que puede ser
nuestro pueblo.
SR. PRESIDENT (SOTO IZQUIERDO): Puede eonti-
nuar en el uso de la palabra el senior Gil.
,SR. GIL (HELIODORO) : Lo que decia yo era que un
grupo de congresistas, consciente de sus deberes, ha-
bia indicado -dos oluciones que permitian pagar con
toda seguridad y que ninguna de las dos soluciones
habia sido aceptada por el General Crowder; que
esos congresistas habian llegado a un criteria de
transaecidn con el General Crowder respect 'a l
que le habian propuesto, pero que el General rrow-
der no habia aceptado ningfin criterio, expresan'lo
que era necesariamente consultarlo a Washington;
es decir, que el Gobierno americano, lo finico que
pretend es que paguemos; que demos, para pagar,
suficientes garantias, que son las que tiene que pre-
sentar el Congreso cubano. Y siendo esto asi, lqu6
raz6n ni argument podian tener ellos para decir:
"Si ustedes no votan eso, aunque voten otro Pro-
yecto con el que est6 demostrado que se paga, podee-
mos intervenir en los destinos de Cuba?" i caso
con los impuestos de Aduana no se han concera-lo
otros empr6stitos? Si ha sido suficiente garantia en
Epoca de normalidad, si ha habido ocasiones en que
se han recaudado mTs de cincuenta millones de pe-


__ __ __









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 37
i i i i


sos, con un aumento de un diez por ciento en los de-
reclhos de importaci6n, podiamos pagar los interests
y la amortizaci6n. Y si se dijera no acepto eso, por-
que no soy expert en impuestos y persist ensu
idea, aunque se diga que los nfimeros no mienten y
que debe saber aritm6tica un preboste que ha orga-
nizado un Cuerpo de Ejercito como fu6 el que pas6
a pelear a Francia, ,c6mo no vamos a pagar, cuando
la recaudaci6n ha de ser superior a cincuenta mi-
lones de pesos? Hay que deeir entonces que el pro-
p6sitos de ello ses cerrarnos el paso a las modifica-
ciones de los Aranceles; y nosotros, por una patrio-
teria ridicule de inconscientes, Ivotamos ese Proyec-
to precipitadamente para quc nos vengan manana
a decir: "Vosotros, los que no aceptaistes la solu-
ci6n, llevAis sobre vuestra conciencia la responsabi-
lidad de haber producido la intervenci6n". Pfie~-yo
no quiero llevar esa dolorosa responsabilidad; yo
quiero ver cufndo y c6mo, ellos, por escrito diga:n,
o deereten la intervenci6n. En ese dia podremos nos-
otros repetir la fa'bula del esearabajo, la liebre y el
Aguila. Yo tenia, a mas de aquella formula, esta
ctra: el aumento de ese diez por ciento para el ps-
go exclusive de intereses y amortizaci6n deT Em-
pr6stito. Si es que lo llegAis a *votar, si es que apor-
tando la cantidad suficiente para el caso de que no
pudiera ese impuesto del diez por ciento cubrir la
'amortizaci6n de los interests, proponia que s6lo so
tomara la cantidad necesaria para el pago de los
empleados publicos y el suministro del ejercicio eco.
n6mico anterior; es decir, de aquello que no estu-
viera sujeto a los contratos -de Obras Pfiblicas, con
lo cual no tendriamos de improvise que desenvolver
mayors cantidades; y proponia que cuando se co-
brara lo que deben el Banco Nacional y esos Ferro-
carriles, se fuera construyendo un fondo de reserve
para ir pagando esas atenciones. & Por que tien'e que
ser indispensable el Impuesto del uno per ciento,
cuando lo inico que se pide es que paguemos y ofrez-
camos garantia suficiente para pagar y estipulaba
el Proyecto que cl Congreso se reserviaba la modifi-
caci6n de sus Aranceles de Aduana y el derecho eI
establecer un aumento de treinta por ciento en las
partidas que creyera necesario para pode restableccr
]a tarifa maxima y la minima, en relaci6n con el
trato mas favorecido que nos .dieran en aquellos ]u-
gares? Pero parece qu lo que se pretend es cerrar
esta puerta; lo que se quiere es que el Congreso vote


rApidamente esto; y yo me Ipregunto: 1 el dia en que
hubiera votado este Proyecto en los t6rminos en que
esti y cuando mai.ana viniera la situaci6n de inter-
venci6n, entonces, qu6 le diriamos al que trabaja y
suda en Cuba, qu6 le diriamos a nuestros hijos en el
mafiana cuando, quizds ,por una perturbaci6n en la
administraci6n, se tuviera que hacer otro emprksti-
to? Nosotros, por un cscrapulo patri6tico muy refle-
sivo, votamos todo lo que quiso un General. ya'nkee
que vino a 'Cuba; nosotros hemos matado a la Repfi-
blica por nuestra inconsecuencia, es decir, que he-
mos querido tanto al nifio, que en un rapto de locu-
ra lo hemos estrellado contra el suelo.
SVamos a votar el Empr6stito sin ver que hay, en
material de impuestos, cliusulas que dafian el por-
venir econ6mico de la Repfiblica, que nos pueden co-
locar en la situaci6n de decir: pagamos por amor
a la Repibblica, teniendo la bandera en la mano, pe-
ro el grillete en los pies? hEso es patriotism refle-
xivo? N6; eso es represent runa comedia ridicule,
y por eso pido que os tom6is el trabajo de leer esto,
*porque es possible que muchos no se lo hayan tora-
do, para que votemos conscientemente esta Ley;
porque este no es un problema de choteo, donde so
puede estar con el chiste ridicule: 'aqui esta com-
prometido el porvenir de la Repiblica". Yo tengo
la seguridad de que he cumplido con mi deber, y los
que me critical deben demostrar que han estudiado
mAs que yo este problema, y no tranquilamente ve-
nir aqui a votar, porque lo made un General yan-
kee, un emprestito para pagar todas esas deudas des-
ver.gonzadas de la anterior administraci6n.
(Aplausos).
SR. REY (SANTIAGO) : Pido la palabra.
'SR. PRESIDENT ('SOTO IZQUIERDO) : Tiene la pala-
bra el senior Santiago Rey.
SR. REY (.SANTIAGO): Para rogar a la Camara
que acuerde la suspension de esta sesi6n para con-
tinuarla mariana a las tres.
SR. PRESIDENT (SOTo IZQUIERDO): Esta confor-
me la Camara con Jla proposici6n del doctor Rey?
(Se iales afirmativas.)
Aprobado.
Se levant la sesion.
(Eran las nueve y quince p. m.)


IMP. P. PERHANCEZ Y CA.. PI V NAFNIALL 17. HABANA




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs