Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/01003
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID01003
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text




REPUBLICAN DE CUBA


DIARIO DE
DE LA


CAMERA


SESIONES


DE REPRESENTANTES


DECIMO


PERIOD


CONGRESSIONAL


TERCERA LEGISLATURE

VOL. XXXVIII LA HABANA, 24 de Septiembre de 1922 NUM. 66

Sesion ordinaria de 22 de Septiembre de 1922

President: Sr. Santiago Verdeja Neyra
Secretaries: Sres. R. del Cueto y German Wolter del Rio

SUMARIO
A las 3 p. m. la Presidencia declare abierta la sesi6n.- Se di6 lectura al acta de la anterior la cual
fue aprobada.-Lectura de varias Proposiciones de Ley que pasaron a distintas Comisiones.-
Continuaci6n del debate sobre el Proyecto de Ley, autorizando al Ejecutivo, para concertar un Em-
pr6stito de cincuenta millones de pesos. Al discutirse la totalidad de la Ley, el Sr. Rey solicit
dejar el debate para el Lunes pr6ximo, lo cual fu6 acordado. La Presidencia suspendi6 la sesi6n.
Eran las seis y cincuenta p. m.


Sn. PRESIDENTE (VERDEJA) : Se abre la sesi6n.
(Eran las tres p. m.)
Se v~ a dar lectura all Acta de la sesi6n anterior.
(El Oficial de Aotas la lee).
SSe aprueba el Acta?
(Seiales affirnativas).
Aprobada.
Se va a dar leetura a las proposiciones de ley.
(El Oficial de Act~s, leyendo):
A LA CAMERA
Considerando: que en el actual plan de studios
de Seganda Ensefianza, significado en la Orden Mili-
tar nfimero doscientos sesenta y site, existe una or-
ganizaci6n deficiente que la prActica ha demostrado
que entorpece el mejor 4xito de diehos studios.
Considerando: que esa organizaci6n aludida se re-


fiere a los exAmenes de las asignaturas del Grupo
"A" (Gramitica y Literatura Castellana, tres our-
sos), refundiendo en una sola convocatoria la prue-
ba de las tres materials de que consta el Grupo: Gra-
mftica Castellana, Literatura Preceptiva y Litera-
tura Castellana.
Considerando: que tanto para los efectos de la
buena ensefianza como para la mAs alta moral que
debe presidir los altos de exAmenes seria convenient.
te que las tres asignaturas arriba mencionadas se
examinarAn separadamente.
Considerando: que aunque hay puntos de contacto
entire dichas materials, hay absolute independencia
entire ellas pues cada una de por si tiene un campo
de investigaci6n completamente propio.
Considerando: que el establecimiento de tres exg-
menes finales en vez del finico de que attualmente
consta el Grupo "A" seria una fuente mas de in-
greso para el tesoro national por concept de matri-
culas.
Los Representantes abajo firmantes tienen el ho-








2 DIARIO DE SESIONES DE LA OAMARA DE REPRESENTANTES


nor de presentar a la consideraci6n -de la Oamara
la siguiente:
PROPOSICICN DE LEY
Articulo I:- (a) Por la present cly se estable-
ce la separaci6n, para los efeetos ddl examen, de
las asignaturas de GramAtica Castellana, Literatu-
ra Preceptiva y Literatura Castellana, que integran
actualmente el Grupo "A" del vigente plan de es-
tudios de Segunda Ensefianza, debiendo constitutir
por tanto, cada una, objeto de examen final.
(b) Los exaimenes de Gramitica Castellana y de
Literature Preceptiva deberin ser orales y escritos.
En los de Gramhtica consistirA el examen escrito en
el anklisis gramatical de un trozo select, y el oral
en la exposici6n de las teorias modernas sobra Fo-
n61ioa, Etimologia, Moblfologia Lexicologia y Sin-
taxis Castellanas. En los de Preceptiva, el escrito
se contraera al analisis literario de un trozo selec-
to, y el oral a la exposici6n de doetrinas est6tioas
y de conocimientos acerca de los gnneros literarios,
con citas y desoripciones de obras famosas de la li-
teratura universal.
(c) El examen de Literatura Castellana sera oral
y versard sobre el desenvolvimiento de las letras cas-
telllanas desde sus origenes hasta nuestros dias, ex-
poni6ndose la vida, la significaci6n literaria y las
principals produeeciones de los cultivadores del arte
literario en lengua castellana que han sobresallido en
Espafia y en las naciones hispano americanas.
(d) Los examenes orales deberin practicarse por
medio de bolas numeradas de acuerdo con progra-
ma preparado por los profesores del Grupo "A" en
cada curso, idebiendo guardair dicho program la
misma extension de las materials que se indica en
los incisos "b" y "c".-Para los escritos, el Tribu-
nal seleccionarh diez trozos tomados de obras de re-
conocida excelencia y en el acto del examen extrae-
ra uno a la suerte, sobre el !eual verificard el exami-
nando su prueba.
(e) No podrA ser examinada la asignatura de Li-
teratura Preceptiva sin la aprobaci6n previa ,de la
de Gram6tica, ni la .de Literatura Castellana sin la
de Preceptiva.
Articulo II:- Quedan derogadas las Leyes, Orde-
nes o Decretos que so opongan al cumplimiento de
la present ley.
Articulo III:-Esta Ley comenzari a regir diez dias
despuds de su publlicai6n en la Gal9eta Oficial da
la Rep6blica.
(f.) G. Barreto.--Wafredo Rodriguez.-Dr. Mla-
nuel Alonso. --Dr. M. Lores. -Emilio Sardiias.-
Pedro Herrera Sotolongo.
SR. PRESIDENTE (VERDEJA) : Se toma en conside-
raci6n ?
(iSeiales afirm-ativas).
Aprobaldo.
Pasari a la Comisi6n de Instrucci6n Piblica.
(El Oficial de Actas,, leyendo):

A LA CAMARA
Considerando: que en los paises mAs adelantados
dell mundo se le ha reconocido la instituci6n de Se-
guros ,como uno de los factors mas importantes de
la vida econ6mica de las naciones.
Considerando, ademis, que la acumulaci6n y con-
centraci6n de fondos por esta clase de instituciones


provenientes de una buena administraci6n de los ne-
goeios en to-dos los ramos, es motivo suficiente para
considerarlas, en lo que respect a la influencia que
ejercen en el desenvolvimiento econ6mico del pais,
en el mismo rango que a los bancos y demis insti-
tueiones de credito; se ha reconocido la imperiosa
necesidad de salvaguardar los intereses pdblicos por
medio de leyes especiales, que a la vez que procu-
ren el legitimo desarrollo del negoeio de seguros,
permitan al Estado una estrieta vigilancia de esos
negocios dentro de los limits que marca esa legisla-
ci6n, y que competan al mismo Estado; y
Considerando que no existiendo en Cuba como en
otros paises del mundo esa legisllaci6n i-',e.-iil y
t6enica que afecta de manera tan direct a los inte-
reses pfblicos en sus distintas parties, se ha conside-
rado no ya pertinent, sino de absolute necesidad,
promulgar la siguiente:

LEY DE SEGUROS
ARTiCULO I
Las Ei;,7,a7, afectadas
Quedan sujetas a las disposiciones de la presentede
ley, las Compafiias, Sociedades o Asociaciones, y en
general todas )las entidades nacionales o extranjeras
que tengan por fin realizar operaciones de seguros
sobre la vida, sobre la -propiedad mueble o inmueble,
y sobre toda otra eventualidad de eualquiera natura-
leza y cualquiera que sea su objeto, forma y denomi-
naci6n, con excepei6n del seguro contra acdidentes
del trabajo. Para Ilos efectos de esta ley, seran con-
siderados como nacionales, las Compafiias, Socieda-
des o Asociaciones cuyo domicilio social se halle en
Cuba, y no scan subsidiaries o sucursales de ningu-
na extranjera.

AATICULO II
Capital
El capital social minimo de las Compafiias an6ni-
mas Ide seguro que se forma despu6s de la promulga-
ci6n de esta ley no sera menor de quinientos mil
pesos ($50.000.000.00), totalmente pagados en efec-
tivo, y para las socieda.des mutualistas sera necesario
un fondo refaccionario por ilo menos de $ 250.000.00
(Doscientos cineuenta mil pesos) totallmente pagados
en efectivo.
Ninguna Conmpafia o Sociedad puede emitir ac-
ciones libsradas por una cantidad mayor del cin-
cuenta por ciento del capital totalmente pagado.
Las Compaiiias An6nimas y las Solciedades y Aso-
ciaeiones mutuslistas existentes antes de la promul-
gaci6n de esta ley, serAn autorizadas con sus capita-
les y deudos respectivos, siempre que sus dep6sitos
y reserves sean hechos de acuerdo con Ilos t6rminos de
esta ley.

ARTiCuLO III
Fondo Refaccionario
El fondo refa'ecionario de las soeiedades o asocia-
ciones mutualistas a que se refiere el articulo ante-
rior, se autorizara con el cinouenta por ciento de
las utilidades anuales, el cincuenta por ciento res-
tante debe aplicarse a dividends a los tenedores
de los titulos que represented el expresado fondo
refaciionario. sin que tales dividends pueden exce-









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 3


der del diez por ciento sobre la cantidad insoluta
del fondo refaccionario. El sobrante de utilidades, si
la hubiere el mismo aiio, se agregarA a la parte des
tinada a la amortizaci6n. Los asegurados no reeibi-
rAn dividends o reducciones en sus primas mien-
tras no est completamente amortizado el fondo re-
faaeionario.

ARTicUL, IV
Depdsitos de Garantia
Las Compaiias, Sociedades o Asociaciones, tanto
naciondles cono extranjeras, que deseen operar en el
pais, constitui':n en la Tesoreria General de la Re-
pdblica los siguientes dep6sitos de garantia segin el
ramo a que se dediquen:


Seguros contra incendios . .
Seguros de Transportes IMaritimos y
Terrestres . . .
Seguros sobre ]a vida . . .
Seguros contra Accidentes Personales
y Generales ........ .
Pianzas . . . .


$ 200.000.00

,, 200.000.00
,, 250.000.00

,, 150.000.00
,, 150.000.00


Las entidades que deseen hacer operaciones de se-
guros en dos o mis de los ramos enumerados (con
exicepci6n del seguro contra accident del trabajo y
del seguro de transportes maritimos y terrestres, pa-
ra el cual siempre debera constituir el dep6sito se-
fialado integro), constituiran un dep6sito fijo de
trescientos mil pesos. ($300.000.00).
Estos dep6sitos deben ser hechos precisamente en
bonos de la Repiublica de Cuba, al precio dell mer-
eado en el dia cn que se constituyan, y deberan au-
nlentarse en la cantidad que fuere necesaria para
ebrir enalquiera diferencia que pueda existir en-
tre la par y el valor del mercado el dia treinta y uno
de diciembre de cada aioo.- La constituci6n del1 de-
p6sito adicional deberi hacerse en su easo inmedia-
tamente que sea exigido por la Secretaria de Hacien-
da.- El hecho de no realizarlo dentro de los trein-
ta dias contados desde la fecha de la orden de la
Secretaria, serin motivo para que esta deje sin efec-
to la autorizaci6n otorgada y suspend todas las
operaciones de 'la entidad de que se trate.
Las Compalias, Sociedades o Asociaciones extran-
jersa existentes en la Repfiblica en la fecha de esta
ley, deberan constituir sus dep6sitos dentro de los
seis meses siguientes a la promulgaci6n de la misma,
de acuerdo con lo que cn este articulo se dispone;
v en cuanto a las entidades nacionales, se les con-
cedera para el objeto un plazo d ddoce meses.

ARTiCULO V
Au torizacidn


timo balance general en su caso, con una relaci6n
de las inversiones y de las reserves.
(c) Comprobar mediante certificado de la Teso-
reria General de la Naci6n de haberse constituido el
dep6sito de garantia a que se refiere ell articulo ouar-
to de esta ley.
(d) Las Compafiias, Sociedades o Asociaeiones ex-
tranjeras, deberni presentar ,con su documentaci6n
un certifieado otorgado por el Departamento de Se-
guros, o en su caso por la Secretaria de Estado del
pais en que ri dicare su matriz, en el c.ual se h'aga
constar que la mencionada entidad esta organizada
y funciona de acuerdo con las leyes -de ese pais.
Todos estos donumentos deberan ser debidamente
legalizados.
(e) Las entidades extranjeras presentardn al pro-
pio tiempo, testimonio dell poder conferido a su re-
presentante general, quien debe residir dentro de la
Repfibliea. SerA obligaci6n de las Compafilas o So-
ciedades extranjeras, nombrar y mantener en el pals
un apoderado con amplias facultades mientras ten-
gan en la Repiblica obligaciones y responsabilida-
des por veneer, afin en ell caso de que hayan dejado
de ha'er nuevas operaciones, o que se retiren del
pais.
Las Compafilas, Sociedades o Asociaciones, tanto
nacionales como extranjeras que operen en el pais
en la fecha de la promulgaci6n de esta ley, deberan
presentar su solicitud pidiendo la autorizaci6n para
seguir operando, de acuerdo con los t6rminos expre-
sados en los incisos anteriores, dentro del t6rmino
de noventa dias.
Junto con la solicitud, sera necesario que las em-
presas extranjeras presented una eertifica.ci6n ex-
presiva del monte total de los seguros y obligacio-
nes vigentes en la Republica de Cuba, y del impor-
te de las reserves que a los mismos correspondan,
en treinta y uno del mes de dieiembre filtimo ante-
rior a la fecha de la promulgaci6n de esta ley.

ARTiCULO VI
Publicacidn de la Autorizacidn
Llenando los requisitos sefialados en el articulo an-
terior. la Seeretaria de Hacienda, autoriza a la enti-
dad de que se trate para comenzar o continuar sus
operaciones. Esta autorizaci6n sera .publicada en la
Gaceta Oficial de la Repiblica, con expresi6n del
ramo o los ramos de seguro a que se dedicara ]a em-
presa. Esta aatorizaci6n podrA recovarse de acuerdo
con los terminos de esta ley en su caso, y el decreto
de revoeaci6n sera publicado en la Gaceta Oficial
de la Republica.

ARTICUOO VII
Reservas


Las Compafiias. Sociedades o Asociaeiones. debe-
ran ser autorizadas por la Secretaria de Hacienda Todas las Compafias, Sociedades o Asociaciones,
para operar on la Repibhlica. Esta autorizaci6n se tendrAn la obligaci6n de constituir reserves de pri-
concedera una vez que se hayan llenado los siguien- mas sobre sus seguros vigentes, en la forma si-
tes requisitos. guiente:
(a) Comprobar con su solicited ante la Seereta- Para las p6lizas de seguro de Vida, la reserve t6c-
ria de Haleienda, el pago del capital social minimo, nica no podrA ser en ningfin caso menor de la cal-
en su caso, del fondo refaccionario de acuerdo con culada, tomando como base la tabla de mortalidad
lo sefialado en el articulo segundo de esta ley. "American Experience" al tres y medio por ciento
(b) Presentar dos copies certificadas de llos esta- considerando el primer afio como Seguro Temporal
tutos y reglamentos de la empress, asi como de su ill- (tratindose de cualquier plan), y afiadiendo en cada









4 DIARIO DE SESrONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


caso cinco pesos al miller sobre la cantidad asegu-
rada.
Para las p6lizas de seguro contra Incendios Ide
Transportes maritimos y terrestres, fianzas, acciden-
tes personales .o de salud, y generals, 'a reservea se-
ra del cincuenta por ciento de las primas brutas co-
bradas por seguros de un afio de plazo o menos, y la
parte proporcional 'de la prima bruta correspondien-
te al period que falte para su vencimiento -cuando
se trate de p6lizas de plazo mayor de un afio.

ARTicULo VIII
Inversi6n *de las Reservas
Las reserves que correspondan a las p6lizas y obli-
gaciones cubanas en Compaifias, Sociedades o Asocia-
ciones nacionales y extranjeras, deben ser inverti-
das en los siguientes valores y operaciones:
A.- Bonos o titulos emitidos por el Gobierno 'de
la Repiblica de Cuba, o garantizados por 61, su ca-
pital e intereses.
B.- Bonos o titulos emitidos per el Gobierno de
los Estados Unidos, o garantizados por 61, su capital
e intereses.
C.- Bonos c titulos de empresas 'de utilidad pi-
blica, nacioa.ies o extranjeras, siempre que 6stos va-
lores se coticen en los mercados del pais o del extran-
jero, y que hayan producido y pagado sus dividen-
dos activos con toda regularidad por un period no
menos de cinco afios anteriores a la fecha de esta
Re y.
D.- Pr6stamos con garantia prendaria de los bo-
nos a que se rcfieren los incisos anteriores, siempre
que la eantidad prestada no exceda en ningun caso
de las dos terceras parties -del valor a que se coticen
en el mercado.
E.- Prestamos con garantia de sus propias p6li-
zas de vida, los que en ningin easo deben exceder
al imported de la reserve de las mismas de acuerdo
con esta ley.
F.-Pr6stamos con primera hipoteca sobre bienes
raices urbanos que produzcan una renta neta por
lo menos del ocho por ciento sobre la cantidad pres-
tada. Estos pr6stamos no podrin exceder .en ningun
caso del sesenta por ciento del valor de la propiedad
hipotecada.
G.- Fincas urbanas en la Repfblica de Cuba, de
products regularss las cuales deberAn siempre estar
aseguradas contra riesgos de Incendios.
CH.-Dep6sitos de garantia y de reserve constitui-
dos en otros paises en Ilos cuales las Compafiias o So-
ciedades tengan autorizaci6n para operar y est6n
operando.

ARTicuto IX
Comnpafias Fifrtra,' ra, y Dep6sitos de sus Re-
servas
Las Compailias, Sociedades o Asociaciones extran-
jeras deberAn depositar en la Tesoreria General de
la Repfblica, el imported de las reserves correspon-
dientes a todas las p6lizas y obligaciones que tengan
en el pais.
Dicho dep6sito se hard en titulos o valores de olos
mencionados en los incisos A, B y C, en el articulo
octavo, y cada afio antes del dia treinta y uno de
mayo, se ajustarA al dep6sito en la cantidad que im-


porten las reserves calculadas en treinta y uno de
diciembre anterior.
Del monto de las reserves se descontarhn para fi-
jar el imported del dep6sito, el valor neto de los de-
mks bienes que la Compafiia o Sociedad posea en la
Repuiblica, y qpe reunan las condiciones de los in-
cisos D. E, F, y G del citado articulo octavo.

ARTieOUiO X
Limitaciones
Ninguna Comipafiia, Sociedad o Asociaci6n podra
invertir en bienes races m's de Ila mitad del im-
porte de las reserves que correspondan a sus p6li-
zas cubanas; como tampoco podrAn vender, enage-
nar, o traspasar sus bienes races, sin la autorizaci6n
express de la Secretaria de Hacienda.
Las Compafiias, Sociedades o Asociaciones, pue-
den en cualquier tiempo retirar alguno o algunos
de los valores depositados, siempre que sean reem-
plazados inmediatamente con otros ,de igual valor,
y .que sean de las classes sefialadas en el articulo oc-
tavo, previa autorizaei6n de la Secretaria de Ha-
cienda. Pueden asimismo disponer a su vencimiento
de los cupones y utilidades correspondientes a los
valores depositedos, sin necesidad de recabar auto-
rizaci6n especial.

ARTicuTJ XI
Las Compafiias, Sociedades o Asociaciones, tanto
nacionales como extranjeras, estarkn obligadas a
mantener sus dep6sitos iniciales, y en el caso de las
entidades extranjeras, tambi6n sus 'dep6sitos de re-
servas hasta que hayan aereditado debidamente ante
la Secretaria de Hacienda, e'l hecho de no tener ya
ningiun seguro u obligaci6n pendiente en el pais.
En el caso de que fuere decretado el embargo del
dep6sito de alguna cantidad, 6sta estari obligada a
constituir inmediatamente un nuevo dep6sito, a fin
de que la part libre sea siempre igual al dep6sito
iniciall que expresa el articulo cuarto.

ARTICULO XII
Cuentas e informed
Las Compafiias, Sociedades o Asociaciones a que
esta ley se contrae, rendirAn un informed a la Seere-
taria de Hacienda a mas tardar el dia primero de
mayo de cada afio, relative a sus operaciones en el
afo, comprendido del dia primero de enero al trein-
ta y uno .de diciembre anterior, al cual informed con-
tendrd, por Lo menos:
A.- Un estado detallado de la cuenta de P6didas
y Ganancias del afio.
B.- El balance general de las cuentas del aeti-
vo y pasivo, en el cual no pod.ra hacerse figurar las
acciones Iliberadas o beneficiaries, o cualquiera otra
clase de valores que no represented una inversion en
efectivo.
Las acciones y bonos o titulos en 'el Activo, se va-
luarAn en el Balance General al precio en el mer-
cado en treinta y uno de diciembre del mismo afio.
Los bienes inmuebles se estimardn all precio de
compra o al del costo de constituci6n en su caso.
C.- Una relaci6n expresiva .del nfimero de p61i-
zas en vigor, y el imported del seguro que cubren pa-
ra cada ramo, deduciendo las cantidades reasegura-
das con el fin .dc mostrar la cantidad neta del segu-








DIAARODO~ SESI2ONtS DU LA CAMARA DE RIPJPRESIENTANTES 5


ro en vigor. Sc harA constar iguallmente en este in-
forme, el imported de las reserves que correspondan
a los seguros vigentes de cada ramo.

ARTICULO XIII
Los informes y cuentas a que se refiere el articu-
lo anterior, comprenderdn la totalidad de los nego-
cios de las Compaffias, Sociedades o Asociaciones
Nacionales, y con respect a las extranjeras, s6lo lo
relative a los seguros hechos en el pais.

ARTICULO XIV
Publicacin del Balance
Todas las Compafiias, Sociedades o Asociaciones,
deberAn publicar antes del dia 31 de mayo ide ecada
afio, tanto en ia Gaceta Oficial de la RepiLblica, co-
mo en dos peri6dicos de mayor circulaci6n de la ca-
pital, su Balance General que exprese Nlaramente el
imported de sus inversiones y reserves correspondien-
tes a sus operaciones en Cuba, y ninguna entidad
national o extranjera, podra anunciar su capital au-
torizado sin deer al mismo tiempo el imported del ca-
pitail pagado.
Las Compafias, Sociedades o Asociaeiones extran-
jeras, podrAn publicar sus balances comprendienlo
todos sus negoeios, pero estardn obligadas a publicar
al mismo tiempo, y en la misma forma, el Balance
o Estado .de sus fiegocios en Cuba, con expresi6n de
las obligaciones contraidas en el pais, y el monto de
las reserves que correspondan a las mismas.
Las Compaiias o Sociedades que no hicieren las
publicaciones en la forma asi prescripta, incurrirAn
en una multa de mil pesos sin perjuicio de quedar
obligadas a hacer la publicaci6n inmediatamente. La
entidad que se negare a hacerlo despubs de que sea
requerida para ello por la Secretaria de Hacienda, in-
currirA en Jla inmediata suspension de sus operacio-
nes y cancelaci6n de su amortizaci6n.

ARTiCULO XV
Vigilancia e Inspecci6n de las Copaiiias
La Secretaria de Hacienda ejercera la alta vigi-
lancia de las Compafiias, Sociedades o Asociaciones
conprendidas en esta ley, por medio de un Negocia-
do especial que se lamara "Negociado de Compa-
fiias de Seguros", cuyo Jefe se denominara "Comi-
sario ,de Seguros", con el personal id6neo necesario.
El Secretario de Hacienda queda facultado para la
organizaci6n del Negociado, y el nombramiento del
Comisario y sus subalternos con los haberes que les
sefialarA, y las obligaciones que se expresarin en el
Reglamento que redactara la propia Seeretaria pa-
ra la aplicaci6n de esta ley.
El Negociado de Compafilas de Seguros tendrA a
su cargo la revision y aprobaci6n de las cuentas
anuales, asi como la comprobaci6n de Ila legalidad
y exactitud de las inversiones y reserves de primas
de acuerdo con esta ley, y podra exigir en eualquier
tiempo que lo estime convenient, que las Compafias,
Sociedades o Asociaciones, le proporcionen los in-
formes que juzgue necesarios acerca de sus actos y
operaciones.
En ]a inspecei6n de una Compafia, Sociedad o
Asociaci6n, se comprobara el imported de las primas
recaudadas, ell de las reserves de reaseguros, y se in-
vestigara ademas, si la entidad ha cumplido con todas


las prescripeiones que marca esta ley. Se examina-
rAn todas las reelamaciones pendientes, y se deter-
minarA si el total de las inversiones hechas .de con-
formidad con la ley es mayor, igual o menor que
ll total de las reserves y reelamaciones pendientes,
investigarAn al mismo tiempo, si estos valores exis-
ten en poder de la entidad.
En caso de haber deficit en las reserves, se darA
inmediato aviso de ello a las Compahias, Socieda-
des o Asociaciones, ordenando que dichas reserves
sean reforzadas inmediatamente. La falta 'de cum-
plimiento dentro de los sesenta dias contados desde
la fecha del aviso serA motive para cancellar la auto-
rizaci6n y suspender las operaciones de Ia entidad.

ARTiCULO XVI
Impuesto sobre primas
Las Compaiiias, Sociedades o Asociaciones, presen-
tarAn trimestralmente a la Secretaria de Hacienda,
relaci6n de todas las primas cobradas por los trimes-
tres vencidos en treinta y uno de marzo, treinta de
junio, treinta de septiembre, y treinta y uno de di-
ciembre de cada afio. Estas relaeiones se presentarAn
dentro de los primeros quince dias siguientes a las
fechas antes citadas, y ilas Compafiias, Sociedades o
Asociaciones, pagarAn al Estado un impuesto sobre
el imported de las primas cobradas del cinco por
ciento.
El Comisario de Seguros tendrA el derecho de dis-
poner la inspecci6n de los libros cuando lo tenga
por conveniente, cuya inspecei6n se limitarA a la
comprobaci6n de 'las primas cobradas, y las entida-
des que no deo-aren exactamente su recaudaei6n in-
currirAn en las penalidades que marca el Reglamen.
to.

ARTiCULO XVII
Limitaci6n ide Riesgos
Ninguna Conipaiiia, Sociedad o Asociaci6n que ope-
re en los ramos de seguros de incendio o Maritimo,
podrA asumir por su propia cuenta, riesgos indivi-
duales por .una cantidad mayor a la mitad del im-
porte de su dep6sito de garantia; y las que presen-
tan fianzas no podrAn otorgarlas en ningfin caso in-
dividual por mAs de la mitad de su dep6sito de ga-
rantia.

ARTiCULO XVIII
Seguros en el Extranjero
Las Compafias, Sociedades o Asociaciones, esta-
rAn obligadas a decle-rar en sus cuentas y estados al
gobierno, los seguros que por motives especiales se
hayan visto obligadas a hacer en el extranjero, espe-
cificando las causes que hayan concurrido, y pa-
gando el impuesto que corresponda.

ARTiCULO XIX
Se(gwros en CoApa ias no autorizadas
Las personas, Compafiias, Sociedades, Asociaeio-
nes u otras entidades que posean propiedades en Cu-
ba, ain cuando su domicilio sea ei extranjero, de-
berAn hacerlo en Compaiiias o entidades radicadas o
representadas .en Cuba y por mediaei6n de las mis-
mas; pero en caso de que deseen asegurar esas pro-








6 DIARIO DE SE-SIONES DE L.A CAMARA DE REPRESENTANTES


piedades fuera del pais, estarin obligadas a decla-
rar a la Seeretaria de Hacienda, anualmente en 31
de 'diciembre, cuiles son las propiedades aseguradas
en el extranjero, la suma asegurada, el tiempo o im-
porte de la prima, y el nombre de la Compaiiia o las
Compafiias aseguradores, tributando al Estado un
impuesto del diez por ciento sobre el imported ,de
las primas. La omisi6n de esta declaraci6n harA que
se ineurra en una multa equivallente al imported de
la prima, sin perjuicio del pago del imported, pu-
diendo iniciarse la correspondiente via de apre-
mio, hasta satisfacer el imported de la multa, el im-
puesto, y los gastos.
La denuncia de la falta puede haceila cualquiera
persona o entidad, y se procedera de oficio contra
el duefio de la propiedad.

ARTiCULO XX
Todas las Compafiias, Sociedades o Asociaciones
extranjeras, a que se refiere esta ley, estarin obliga-
das a insertar en sus p6lizas y contratos, una elu-
sula renunciando expresamente al fuero de su .domi-
cilio, y sometiendose a da jurisdicci6n de los tribu
nales cubanos en todo easo de controversial que se
suscite.
Se prohibe a las Compaiiias, Sociedades o Aso-
ciaciones, hacer prestamos y operaeiones, por las que
puedan resultar deudores de ellas sus consejeros o
directors except los que procedan de prestamos
que se les haga como tenedores de p6lizas de Vida,
y con garantia de 6stas, dentro de las cantidades que
las mismas fijan.

ARTiCULO XXI
La falta de cumplimiento de cualquiera de las
obligaciones que esta ley impone a las entidades ase-
guradoras, si no tiene penalidad especialmente sefia-
lada, castigard con una multa que no pase de dos-
cientos pesos, la primer vez, de quinientos pesos, la
segunda vez, y de mil pesos, la tercera vez, siempre
que se trate de la misma falta; y si se ineurriere
nuevamente en ella, le sera cancelada a la entidad la
autorizaci6n para seguir operando mientras persista
en la falta. Las mulltas a que se refiere esta ley,
serAn impuestas administrativamente por la Secre-
taria de Hacienda.
La revocaci6n de la autorizaci6n que puede decla-
rar la Secretaria de Iacienda, producird el efecto
de que la Compatiia, Sociedad o Asociaci6n se abs-
tenga de hacer nuevas operaciones en la Repfibli-
ca, sin perjuicio de quedar sujeta por las ya hechas
a los preceptos de esta Iley, y de cualquiera otra que
no.pugne con ella.
Las Compafiias, Sociedades o Asociaciones, mate-
ria de esta ley. estarin snjetas a las. disposiciones
del C6digo de Comercio en lo que esta exprosamente
prevenido por esta ley.
Inmediatamente despu6s de la promulgaci6n de
esta ley, todas las entidades a que la misma se re-
fiere, depositarin en la Secretaria de Hacienda, dos
ejemplares debidamente certificados .de sus tarifas,
models de p6lizas y contratos .de seguro, o de fian-
za, sin perjuicio de comunicar a dicha Secretaria los
cambios y modificaciones que de tiempo en tiempo
se hicieren en los mismos.
ARTICULO *XXII
Todas las entidades que expidan p6lizas y otras


obligaciones de seguros, sin star expresamente
autorizadas para ello en los tOrminos prevenidos
en esta ley, serin castigadas con una multa -de qui-
nientos pesos por cada infracci6n. Los daoumentos
expedidos, y las obligaciones contraidas, no produ-
ciran efecto lt:.ial alguno. Los agents corredores
que intervengan en la celebraci6n del seguro, sufri-
ran una multa .de doscientos cincuenta pesos sin
perjuicio de las .demas responsabilidades en que in-
currieran, por los delitos que hayan cometido. Las
multas a que se refiere este articulo, asi como las
que qro'edan por infracciones del Reglamento, se-
rAn impuestas administrativamente por la Sscreta-
ria de Hacienda.
TRANSITORIO
Dentro de los cuatro meses siguientes la promul-
gacion de esta ley se expedird su Reglamento; y
dentro de dos meses de expedido 6ste, las Compa-
iias Nacionales y extranjeras constituidas de con-
formidad con la legisla ci6n anterior, que deseen
continuar practicando operaciones, solicitaran de la
Secretaria de Hacienda la autorizaci6n .correspon-
diente en Ila forma que prescribe el Reglamento.
La Seoretaria de Hacienda previo studio de los
documents pertinentes, y examen de los negocios
de la Compaflia, la otorgarA o la rehusark segfn fue-
re procedente, y al otorgarla, fijark las bases y
condiciones a que t'endrA que ajustarse .de acuerdo
con lo establecido en esta ley.
La negative de la autorizaci6n para continuar prac-
ticando operaciones s61o podri fundarse en las in-
fracciones de las leyes vigentes, incluyendo la pre-
sente y su Reglamento, o en hallarse la Compafiia
en estado de insolvencia.
Las Compaiiias que en tiempo oportuno no soli-
citaren autorizaci6n para seguir practicando nuevas
operaciones, asi como aquellas a Ilas que se niegue
esta autorizaci6n, las que se rehusarAn someterse a
las condieiones que fija la Secretaria de Hacienda, y
las que una vez aeeptadas dichas condiciones, no las
cumplieran debidamente, se abstendrkn de hacer
nuevas operacicnes, bajo las penas que sefiala el Re-
glamento de esta ley, y sin perjuicio de la nulidad
de las operaciones practicadas.
IIabana, Septiembre once de mil novecientos vein-
tidos.
(f) Raul dc; Cdrdenas.- Dr. Manuel Lores.- Ma-
nuel Villaldn y Vardaguer.- D. Lectona.- Raofael
Cabrera.
Sn. PRESIDENTE (VERDEJA) : iSe toma en conside-
ra'ei6n?
(Seoiales afirmativas).
Acordado.
PasarA a la Comisi6n de Justicia y C6digos.
SR. SAGAR6 (BARTOLOMi): Y RBeformas Sociales.
Sn. PRESIDENT (VERDEJA): Tambi6n a la Comi-
si6n de Trabajo y Reformas Sociales.
(El Oficial de Actas, leyendo):
A LA CAMARA
Los Representantes que suseriben, teniendo en
cuenta que el C6digo de Comercio vigente en la Re-
piiblica, require una modificaci6n total que se re-
conoee como necesaria, contiene preceptos cuya re-
forma puede, desde luego, ilevarse a cabo y ain
conviene hacerlo, sin esperar a que se redaete y pro-








fLAiO ixiit SESiONtS D1k LA 6AAkAiMiAR DEPiRPRt"NTANJtk


mulgue un nuevo C6digo *de Comercio; obtenien-
dose asi que siquiera en aquello que es de mas ur-
gente e inmediata atenci6n, dicho C6digo se atempe-
re a las necesidades de la vida modern mereantil
que tiende contmuadamente a simplificarse, logranda
que las operaciones comerciales se realicen cada vez
con la mayor rapidez possible; y teniendo en cuenta
que, entire esas modificaciones, que por la pronto pue-
den y deben !levarse a cabo, se encuentran aquellas
que permitan que el mAs importnate de todos los
instruments de cambio, circle con mas facilidad,
sin perjuicio de las garantias que como tal instru-
mento debe .de ofrecer, y las que tiendan a subsanar
la explicable omisi6n del legisllador al redactar el
articulo cnieto sesenta y ocho del C6digo de Comer-
cio, ya modificado en Espaila por la Ley de 29 de
junio de mil novecientos once; tienen el honor de so-
meter a la consideraci6n de la CAmara, ila siguien-
te:
PROPOSICI6N DE LEY
Articulo I:- El articulo 446 del C6digo de Comer-
cio, queda redactado como sigue:
"El librador podra girar la letra de cambio:
Primero: A su propia orden.
Segundo: A cargo de una persona, para que ha-
ga el pago en el domicilio de un tercero.
Tercero: A su propio cargo, en lugar distinto de
su domicilio.
Cuarto: A cargo de otro en el mismo punto de
la residencia del librador.
Quinto: A nombre propio, pero por orden y cuen-
ta de un tercero, expresandose asi en la letra.
Esta circunslaneia no atlterara la responsabilidad
del librador, ni el tenedor adquirirA derecho alguno
contra el tercero por cuya cuenta se hizo el giro.
Articulo II:- El articulo 504 del mismo C6digo
de Comercio quedarA adicionado con este pArrafo:
"Las aetas de protest las autorizara el Notario
por si solo, sin que en ning6n caso tenga que valerse
de testigos.
Articulo III:- El articulo 168 del C6digo de Co-
mercio quedara redactado en estos t6rminos:
"Articulo 168:- Las Sociedades An6nimas reuni-
das en junta general de accionistas previamente con-
vocada al efecto, tendran la facultad de acordar la
reducci6n o el aumento del capital social y la modi-
ficaci6n o disoluci6n de la sociedad.
En .ningin caso podrAn tomarse estos aeuerdos
en las juntas ordinarias, si en la convocatoria o
con la debida anticipaci6n no se hubiere anunciado
la discusi6n y votaci6n sobre todos los asuntos que
expresa el parrafo anterior o sobre aqu6l acerca del
cual haya de recaer el acuerdo.
Los estatutos de cada compafiia determinarAn el
numero de socios y participaci6n de capital que ha-
bran de concurrir a las juntas en que nayan de
t1marse estos acuerdos, sin que en ningfn caso pue-
4a ser la representaci6n de los socios inferior a los
dos tercios de su nfmero y la del capital a las dos
terceras parties de su cuantia, si son nominativas las
acciones que 1) constituyen.
Si fueran al portador bastara Ila representaci6n
de las dos terceras parties del capital.
Si en la primera convocatoria no se reunieran las
mayorias establecidas en el pArrafo anterior, podrA
hacerse segunda convocatoria, siempre que los esta-
tutos no lo prohiban, para tratar tan s6lo de los
asuntos objeto de la primer, y los acuerdos que


se adopten serhn vAlidos cuando concurran a ellas
la mitad mis uno del ndmero de socios, y la repre-
sentaei6n -de la mayor parte del capital social, si
las acciones son nominativas, o esta iltima repre-
sentaci6n si las acciones son al portador.
Los Administradores podran cumplir desde luego
el acuerdo de reducci6n tomado legalmente por la
junta general, si el capital efectivo restante, des-
pu6s de hecha, excediere en un setenta y cinco por
ciento del imported de las deudas y obligaciones de la
compafiia.
En otro easo, la reducci6n no podrh llevarse a
efecto hasta que se liquid y paguen todas las deudas
y obligaciones pendientes a la fecha del acuerdo, a
no ser que la Compafiia obtuviere ll consentimiento
previo de sus aereedores.
Para la ejeeuci6n de este articulo, los administra-
dores presentar~n al Juez o Tribunal un balance, en
:1 que se apreciarAn los valores en carter al tipo
medio de cotizaci6n del filtimo trimestre, y los in-
muebles por la capitalizaci6n de sus products segin
el interns legal del dinero".
Articulo cuarto: Las Sociedades an6nimas vigen-
tes en la actualidad podrAn modificar sus estatutos
de acuerdo con lo dispuesto en el articulo que ante-
cede, dentro d. un plazo de tres meses, a contar
desdo -el dia siguiente al en que esta ley comience
a regir.
No obstante, y aunque las sociedades an6nimas no
modificaran sus estatutos dentro del expresado pla-
zo, las juntas generals que se celebren a partir de
la pubilicaci6n de la present ley por Sociedades an6-
nimas cuyas acciones sean al portador por estable-
cerlo asi su escritura de constituci6n, podrAn tomar
vhlidamente acuerdos Iconforme a lo .dispuesto en el
articulo que anteeede, salvo que a ello se opusieren,
en la misma primera junta que se celebre despu6s
d( regir esta ley, accionistas que represented, por lo
menos, el veinte y eineo por ciento de las acciones al
portador emitidas, suseritas y subsistentes de las que
constituyan el capital social de la compafiia de que
se trate.
Articulo V:- Esta Ley comenzark a regir con-
forme a lo .dispuesto en la ley comun.
Sal6n de Sesiones de la CAmara de Representan-
tes, a los cuatro -dias -del mes de septiembre de mil
novecientos veinte y dos.
(F) Alfonso Duque de Heredia.- Luis F. kalazar.
-Rcul de Cdrdenas.- Gonzalo Freyre de Andrade.
-Dr. Josi Alberni.
SR. PRESIDENTE (VERDEJA) : i Se toma en conside-
raci6n?
(Se iales afirmativas).
Acordado.
PasarA a la Comisi6n de Justicia y C6digos.
(El Oficial de Actas, leyendo):

A LA CAMARA
Los Representantes que suseriben someten a la
consideraci6n de la Camara la siguiente:

PROPOSICI6N DE LEY
Articulo I:- Se autoriza al Ejecutivo Nacional,
para que con cargo a la*consignaci6n que existe en
Presupuesto para el pago de las Escuelas Primarias,








8 DIARIO DE SESO1NES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


pueda disponer de la eantidad que sea necesaria
para el pago de la casa que ocupa la Escuela Nor-
mail de Kindergarten de la Habana, para abonar el
alquiler de la misma.
Articulo II:-Esta ley comenzara a regir desde
su publicaci6n en la Gaceta Oficial de la Repfbli-
ca.
Sal6n de Sesiones de la Cimara de Representan-
tes, a Ilos once dias del mes de Septiembre de mil
novecientos 'einte y dos.
(f) P. Gbderich.- Manuel Villal6n.- Oscar So-
to. -Pedro Herrera Sotolongo. J.Carrillo Ruiz.
SR. PRESIDENTE (VERDEJA): Queda sobre la mesa,
por haber presentado una solicitud de suspension de
preceptos reglamentarios.
(El Oficial de Acta4, leyendo):
A LA CAMARA
Los Representantes que suscriben someten a la
consideraci6n la CAmara la siguiente:
PROPOSICI6N DE LEY
Articuio I:- El articulo 121 del C6digo Electoral
quedarA redactado en la siguiente forma:
A LA CAMARA
Articulo 12.1:- Los Gobernadores, Albaldes
y todos los funcionarios piblicos no eleetivos o em-
pleados del Estado, la Provincia o el Miunicipio, ex-
cepto los Catedraticos por oposici6n de estableei-
miento official, los maestros pfiblieos de Instrueci6n
Primaria, los Inspectores y Superintendentes Esco-
lares, que fueren propuestos como candidates para
alg6n cargo elective que no sea el de Miembros de
la Junta -de Educaci6n, deberan, si aceptan la de-
signaci6n, justificar que han obtenido licencia que
durarA desde ia admisi6n .de su candidatura hasta la
proclamaci6n de los candidates electos; seo 6sta o
n6 firme; debiendo haber presentado con anteriori-
dad, a la correspondiente Junta Electoral, pruebas
satisfactorias de haber pedido y obtenido dicha li-
cencia con el fundamento de que son candidates a
cargo o empleo pfibico. En defecto de la presentaci6n
de dicha prueba, la Junta rechazara inmediatamen-
te, su candidatura.
SerA obligatorio la concesi6n de dicha licencia con
carketer especial, pues no perjudicara el -derecho del
interesado par la obtenci6n de otras licencias auto-
rizadas por la ley, y no le privarA de pereibir su
sueldo durante dicho period. Los sustitutos no per-
cibirAn en su case mas sueldo que el que le corres-
pondiese por raz6n de sus cargos.
Artieulo II:-- Esta Ley empezarA a regir desde
su publicaci6n en la Gaceta Oficial de la Repfibli-
ca.
Sa)16n de Sesiones de la Camara de Representantes
a los cinco dias del mes de septiembre de mil nove-
cientos veinte y dos.
(f) Viriato Gutierrez.- Juan Espinosa. -C. Ma-
chado.- L. Ferndndez Hermo.- Dr. Angel D. Ra-
velo.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : Se toma en conside-
raci6n ?
(Sefiales afirmativas).
(Acordado).
Pasara a la Comisi6n *de Justicia y C6digos.
kEl Oficial de Actas, leyendo) :


A LA CAMERA

El Representante que suscribe, somete a la consi-
deraci6n de la Cimara, la siguiente:

PROPosICI6N DE LEY
Articulo I:- Los Catedraticos por oposici6n de
los Institutes Provinciales de Segunda Ensefianza y
Escuelas Normales para. Maestros podrAn ocupar por
traslado y en propiedad, Citedras iguales a las que
sirven, cuya provision se convoque en cualquier pro-
vincia de la Repfiblica, sin necesidad -de nuevas opo-
sieiones.
Articulo II:-En el caso de que aspiren a una
misma plaza vacant, dos o mds Catedraticos Titu-
lares, en ilas condiciones expresadas en el articulo
anterior, se designard para cubrirla al que teDga el
mejor expediente professional.
Articulo III:- Quedan derogadas las leyes y dis-
posiciones que se opongan a la present ley, la cual
empezara a regir desde su publicaci6n en la Gace-
ta Official 'de la Repiblica.
Sal6n de Sesiones dde la CAmara de Representan-
tes, a cuatro septiembre de mil novecientos veinte y
dos.
(f) Enrique Jardines.- Emilio Sardias.- Dr.
Raul Navarrete.- Pastor del Rio.- Joaquin Pana-
d4s.
SR. PRESIDENTE (VERDEJA) : Se toma en conside-
raci6n?
(Selales afirmativas).
Acondado.
Pasari a la Comisi6n de Instrucci6n P6blica.
(El Oficial de Actas, leyendo):

A LA CAMERA
Considerando: que el M!ayor General Vicente Gar-
cia, fu6 uno de los Jefes de la Revoluci6n de Yara
que mas se destingui6 luchando her6icamente en pr6
de la causa de la Independencia de Cuba, por la
que su glorioso nombre pasaaia a la Historia 'de
nuestro Ipais graba'do 'con caraicteres imborrables.
Considerando: que el senior Pedro Garcia Zalldi-
var, hijo de aquel insigne caudillo, hallase pobre, pa-
deciendo achaques de salud y abrumado por el peso
de una numerosa familiar; cuyos hijos la Repfblica
debe cuidar para que reciban una adecuada educa-
ci6n y libren el necesario sustento.
Los Representantes que suscriben, tienen el ho-
nor de someter a la consideraci6n y resoluci6n de
este Cuerpo Colegislador la siguiente:

PROPosTCO6N DE LEY
Articulo I:- Se concede una pension de mil dos-
cientos pesos anuales, al senior Pedro Garcia Zaldi-
var. hijo del Mayor General Vicente Garcia.
Artieulo II:- Se autoriza al Ejecutivo para abo-
nar esta pension con cargo a los fondos sobrantes del
Tesoro, hasta tanto se incluya en los Presupuestos
Generales del Estado.
Articulo III:--Esta Ley comenzarA a regir des-
de su publicaci6n en la Gaceta Oficiall de la Repfi-
blica.








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 9


Sal6n de Sesiones de la Camara de Representan-
tes, a los veinte y un dias del mes de septiembre de
mil novecientos veinte y dos.
(f) A. Gunilln.- C. Pupo.- Manual Balin.- Dr
M. Lores.- MI. Plants.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : Se toma en conside-
raci6n ?
(Sciiales afirm'nti'as).
Acordado.
PasarA a las Conisiones de Hacienda y Prcsu-
puestos y Sanidad y Beneficencia.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Se vA a dar lectura a
una proposici6n de ley de los sefores Jardines y
otros referente a modificar la Ley Escolar, de 16 de
marzo de mil novecientos quince.

A LA CAMARA
El Representante que suseribe, somete a la consi-
deraci6n de la CAmara la siguiente:

PROPOSICI6N DE LEY
Articulo I:- Los Catedraticos por oposici6n de
los Institutos Provinciales de Segunda Ensefianza y
Eseuelas Normales para Maestros podrdn odupdr
por traslado y en propiedad, CAtedras iguales a las
que sirven, cuya provision se convoque en cualquier
provincia de la Repfiblica, sin necesidad de nuevas
oposiciones.
Articulo II:- En ell caso de que aspiren a una
misma plaza vacant, dos o mis Catedriticos Titu-
lares, en las condiciones expresadas en el articulo an-
terior, se designarh para cubrirla al que tenga el
mejor expediente professional.
Articulo III:- Quedan derogadas las ileyes y dis-
posiciones que se opongan a la present ley, la cual
empezara a regir desde su publicaci6n en la Gaceta
Official de la Repfiblica.
Sal6n de Sesiones de Ia Camara de Representan-
tes, a cuatro de septiembre de mil novecientos veinte
y dos.
(f.) Enrique Jardines.-nEmilio Srdiiias.-Dr.
Navarrete.- Pastor del Rio.- Joaquin Panadis.
dis.
SR. PRESIDENTE (VERDEJA) : ~Se toma en conside-
raci6n ?
(,T', ,tI, afirmnativas.)
Acordado.
(El Oficial de Actas, leyendo):

A LA CAMERA
Considerando: que es injusto que a los maestros
al retirarse voluntariamente despuEs de veinte y
cinco afos de servicios se les conceda s6lo el cua-
renta por ciento de su sueldo, cuando en otros em-
pleos que no agotan mental ni fisicamente tanto, se
concede siempre un tres por eiento por cada afio de
servicios, mixime cuando contribuyen los maestros
con el cinco por ciento para el fondo de retire.
El Representante que suscribe, somete a la con-
sideraci6n de sus compafieros la siguiente:


PROPOSICI6N DE LEY
Articulo Unico: Se modifica eil pkrrafo segundo
del articulo V de la Ley de Retiro Escolar, dejhndo-
lo redactado en la siguiente forma:
"Para los que soliciten su retire voluntariamente
con mis de veinte y cinco afios ,de servicios, el se-
tenta y cineo por ciento de su sueldo, sin exceder
nunca de cien pesos".
Sailn de, Sesioines de la Camara de Representan-
tes, a veintc de soptiembre de mil novecientos vein-
te y dos.
(f) Dr. Mario R.iz Mesa.- R. Alfonso- Jose G.
Leonard.- C. Machado.- O. Barroro.
(El Oficial de Actaa, leyendo):

A LA CMARA
Considerando: que nada hay tan sagrado y respe-
table como la instrucci6n primaria, base -del porve-
nir de los pueblos: y que para que los que a ella se
dediquen tengan asegurada su vejez como just pre-
mio a los grandes beneficios que reportan a la socie-
dad en que viven, es necesario garantizarles un
fondo de retire eapaz de tender en todo tiempo a
la finalidad para ]a cual se cre6.
Considerando: rue los sobrantes de Instrucci6n
Primario reforzarian de una manera eficaz el fondo
del Retiro Escolar, al eual pueden y deben destinar-
se, como sueede con otros sobrantes y otros reti-
ros.
Considerando: al propio tiempo, que es contrario
a la naturalleza misma de esta Instituci6n que los
retirados contribuvan tambi6n para el fondo de re-
tiro, por lo que dbe suprimirse del articulo IX de
la actual Ley la frase que asi lo dispone.
El Representante que suscribe, somete a la consi-
deraci6n de sus compafieros la siguiente:

PROPOsICI6N DE LEY
Articilo TTico: Se modifica el articulo IX de la
Ley de Retiro Eseolar, para que quede redactada en
la siguiente forma:
"Articulo IX:- Los fondos para tender al pago
de esta obligaci6n los formarA: el imported del des-
cuento del cinco por ciento del haber total de los
individuos comprendidos en el articulo I, de esta ley,
como tambi6n los sobrantes de Instrucci6n Prima-
ria y las donrciones de filfntropos y sociedades y
empresas que se interesen por la ensefianza y por
el porvenir del Magisterio, para aumentar los fondos
del retire."
Sal6n de Scsiones de la C'imara de Representan-
tes, a Ilos veinte dias del mes de septiembre de mil
novecientos vinie y dos.
(f) Dr. Mario Raiz Mesa.- O. Barreto.- A. Al-
fonso.- Jose G. Leonard.- C. Mach0ado.
(El Ofirial (Te Acfas, leyendo):
Habana, agosto 2- de 1922.
Sr. President de la Camara de Representantes:
Seino-:
A los efectos reglamentarios, tengo el honor de
remitir a usted el adjunto dictamen de esta Comi-
si6n, que a propuesta del Ponente senior Freyre de
Andrade. acepin en totalidad el proyecto de ley pro-
cedente -del Senado, que trata de modificar los ar-








10 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


ticufos seiscientos cuarenta y ocho y seiscientos cin-
cuenta y uno ie la Ley de Enjuicaimiento Civil.
De usted atentamente,
(f.) Gonzalo Freyre de Andrade,
Presidente"
(El Oficial de Aatas, leyendo):

A LA COMISION DE JUSTICIA Y CODIGOS
El Representante que suscribe, Ponente a quien
incumbe informer acerca del proyecto de ley proce-
dente del Senado que propone la modificaci6n de los
articulos seiscientos cuarenta y ocho y seiscientos
cincuenta y uno de la Ley de Enjuiciamiento Civil,
que tratan acerca de ila forma en que ha de practi-
carse la prueba testifical, tiene el honor de aconse-
jar a la Comisi6n que aprueba dicho proyeeto de ley
y ordene sea .nviado a la Camara para su superior
aprobaci6n.
No tiene una explicaei6n 16gica, si no es por la
ingerencia legislative, la permanencia deil sistema de
nuestra prueba testifical en lo Civil, sometidas re-
glas que anulan casi la personalidad del testigo y
reduce a su minima expresi6n la obra .de llos abo-
gados en ese interesantisimo medio de prueba.
Todavia es mils nula la aoci6n del testigo y de los
abogados en las prActicas judiciales que, siguiendo
]a ley del menos esfuerzo han reducido, casi siem-
pre, lP papel deil testigo a responder "que es cierto"
o "que no es cierto", dando, si acaso, como raz6n
de ciencia de su dicho, para cumplir autom6ticamen-
te como la ley, la consagrada respuesta de "porque lo
vi6" o "porque lo ha oido decir" u otra semejan-
te.
Se explicaria el mantenimiento de todos estos erro-
res procesales en un pais que no conociera desde ha-
ce tantos afios. como conoce el nuestro, la admirable
instituci6n del juicio oral en lo criminal, que tan
buenos resultados ha ofrecido y en el que el testigo
constitute un medio real y postivo de convencimien-
to.
La reform actual sobre que el Ponente que sus-
cribe informa, no llega ni con much a perfeccio-
nar ese medio de prueba, pues ese perfeecionamien-
to solo vendra el dia en que se acepte con todas
sus consecuencias, el sistema del juicio oral en lo
Civil, pero coistintye un paso de avanee pues per-
mite formula al testigo preguntas que concurran
en el moment de su examen y -dan a los abogados
una mayor y mas atinada intervenci6n en ia pricti-
ca de esa prueba.
Por estas consideraciones, el Ponente que suscri-
))e aconseja a la Comisi6n que acepte su informed y
proponga a la Cimara la votaci6n favorable de este
proyecto de ley.
Sal6n de Sesiones de la Comisi6n de Justicia y
C'Odigos, a los veinte y un dias del mes de agosto de
mil novecientos veinte y .dos.
Gonzalo Frii i,'r de Andrade.

DICTAMEN

La Comisi6n ,de Justicia y C6digos, en sesi6n ce-
lebrada el cdia de la fecha, adopt el acuerdo por
mayoria de votos. de impartirle su aprobaci6ri al an-
terior informed del Ponente senior Freyre .de Andra-
de que acpta en totalidad el proyeeto de ley del
Senado, relative a modificar los articulo seiscientos


cuarenta y ocho y seiscientos cineuenta y uno de la
Ley de Enjuiciamiento Civil, y eilevarlo a la Ckma-
mara como distamen de esta Comisi6n.
SalMn de Sesiones de la Comisi6n de Justicia y C6-
digos, a los veinte y un dias del mes de agosto de
mil novecientos veintc y dos.


Gonzalo F.I, y' de Andrade,
Ponente


Raul de Cdrdenas,
Seeretario.


SR. PRESIDENT (VERDEJA) : La CAmara se da por
enterada y acuerda incluirlos en una pr6xima orden
del dia.
(El Oficial de Actds, leyendo) :
Habana, agosto 21 de 1922.
Sr. President de la Camara de Representantes.
Senior:
A 'los efectos reglamentarios, tengo el honor de re-
mitir a usted, el adjunto dictamen en que esta Co-
misi6n, a propuesta del Ponente senior Barreto, ha
aprobado, por mayoria de votos el proyecto de ley
procedente del Senado, relative a modificar el in-
ciso A del articulo tercero de la vigente Ley sobre
contratos de Refaeoi6n Agricola, Colonato y Modlien-
da de Cafias.
Muy atentamente de usted,
(f.) Gonzalo Freyre de Andrade.
President.

A LA COMISION DE JUSTICIA Y CODIGOS
El Representante que suseribe, nombrado Ponen-
te para informar acerea del proyecto de ley del Se-
nado, reference a modificar el inciso A del articulo
tercero de la vigente Ley sobre Contratos de Refac-
ci6n Agricola, Colonato y MVolienda de Cafias, tiene
el honor de rendir su cometido manifestando:
Que el precepto del ineiso A del articulo tercero
de la Ley de Refacci6n Agricola, en la forma que
se pretend quede redactado, constitute un aeto de
reparadora justicia y una buena media econ6mica;
pues viene a ,uitar trabas injustificadas al derecho
de disponer que, en las condiciones expresadas en
dicho precepto, correspondent a los que ostentan 'la
condici6n juridica de poseedor usufructuario del in-
mueble.
Por consiguiente, estimo que procede impartirle
su aprobaci6n a la mencionada iniciativa del Sena-
do.
G. BarrOto,
Ponente.

DICTAMEN
La Comisi6n de Justicia y C6digos en sesi6n cele-
brada en el dia de la facha, ha acordado por mayoria
de votos, aprobar el anterior informed del Ponente se-
fior Barreta y como dietamen de la misma remitido
a la Camara de Representantes para resaluci6n defi-
nitiva.
Sal6n de Sesiones de la Comisi6n de Justicia y C6-
digos a los veinte y un dias del mes de agosto de
mil ncvecien'tos veinte y dos.
Vto. Bno., El Presidente, Gonzalo Freyre de Aln.
drade.- Raul de Cdrdenas, Secretario.
La OCmara acuerda incluirlos en una pr6xima or-
den dell dia.
(El Oficial de Actas, leyendo)









DIARIO DE SESIONES IE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 11


Iabana, 10 de agosto de 1922.- Sr. President de
la Cimara de Representantes.- Sefior:- El Sena-
do, en sesi6n celebrada el dia de la fecha, aprobo
el proyecto de iey que se acompafia, referente a
crear various agents consulares.-Lo que tengo el
honor de comunicar a usted, a ilos efectos del ar-
ticulo diez y ocho de la Ley de Relaciones centre la
Camara 'de Representantes y el Senado.
.Fuy atentamente,
(f.) Aurelio Alvarez, Presidente.-M. River, Se-
cretairio.-A G. Osua, Secretario.

PRCYECTO DE LEY
Articulo I:- So crean las siguientes Agencias Con.
sulares:
Estados Unidos de Am6rica.
Detroit, Mich.
Aguadilla, Puerto Rico.
'Espafia.
Almeria.
Reino de la Gran Bretafia.
Nelbourne, Australia.
Articulo II:- Esta Ley comenzard a regir desde
su publicaci6n en la Gaceta Oficial de la Rep6bli-
ca.
Sall6n de Sesiones del Senado, en la Habana, a los
diez dias del ines de agosto de mil novecientos vein-
te y dos.
(f) Aurelio Alvarez, Presidente.- M. River, Se-
cretario,-A. G. Osuna, Secretario.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Enterado.
Se va a dar lectura a una moci6n del Sr. Villal6n,
referente a que los Secretarios del Despacho, puedan
concurrir al Congreso, a informer acerca de los asun-
tos .de sus referidos Departamentos.
(El Oficial de Actas, leyendo).

A LA C~AMARA
La proposici6n que formulamos tiene por fin, fa-
cultar a los Secretarios del Despacho para que puedan
concurrir cuando lo tengan por convenient, ante la
Camara y sus distintas comisiones.
No desean los autores de esta moei6n que se obli-
gue a los Secretarios a venir a la Camara, ni que se
les someta a interpelaciones de ninguna clase.- Pro-
ponen simplemente que se les invite a concurrir, de-
jando que los mismos Secretarios sean los que re-
conozcan las ventajas -de desenvolver su labor, en lo
que se relacione con las funciones del Poder Legis-
lativo, en mAs intima cooperaci6n pfiblica y official
de la que hasta el present ha existido.
Si. haciendo uso los Secretarios, de la eutorizaci6n
que se les concede se -estableciera la costumbre de
que concurrieran a la Camara. 6sta obtendria .de
este modo una informacion direota. autorizada y
complete de los asuntos de la Administraci6n Pibli-
ca, iqe le interesara conocer para conf2ecionar las
leyes; y el Ejecutivo, por sn parte, tendria mayors
facilidades que en la actualidad para presentar ant(
el Congress sus recomendaciones y sus planes d(
goblerno y administraci6n.
Se ha pensado seriamente en la necesidad de varial
n iestro sistema -de gobierno introduciondo en 61 as-
pectos del rk6imen parlamentario.- La medida qu(
aqui se propone tendria la ventaja de preparar e
terreno para ese cambio, sirviendo de escuela y ex
periencia para tranformaciones futuras.


En tal virtud, proponemos a la COmara la adop-
ci6n del siguiente:

ACUERDO:
Primero: La Caimara de Representantes declara,
que para el mejor desenvolvimiento en las funciones
de los Poderes Ejeoutivo y Legislativo y la coordi-
uaci6n do sus labores, se hace necesario que se o'e
ofrezea a los Seeretarios del Despacho la oportuni-
(lad de informar a a Camara y a sus comisiones,
acerca de los asuntos de sus respectivos departa-
mentos, Tanfo respect de las medidas legislativas
que juzgue neeesarias, como sobre cualquier proyec-
to de ley que se halle en tramitaei6n en la Camara
y que afecte alguno de los ramos de la administra-
cion.
Segundo: La Cdmara de Representantes, acuerda
dirigirse por conduct del Presidente de la Repi-
blica a 'los Seeretarios del Despacho, invitdndolos pa-
ra que concurran a las sesiones de la Camara, cuan-
do lo tengan por convenient, para informer aeerca
de los asuintos de sus respectivos departamentos an-
tes indicados.
Tercero: Cuando algdn Secretario del Despacho
desee concurir a la Camara, lo comunicarh a su Pre-
sidente con expresi6n del asunto sobre que se pro-
pone informar, el cual en el plazo mis breve posi-
ble hara figurar en la Orden del Dia, despu6s de la
lectura del acta, la concesi6n de la palabra a dicho
Secretario, expresando el asunto sobre que ha de ver-
sar su iforme.
Los Secretarios no podrAn ser interrumpidos ni
interpelados en ning6n caso por los sefiores Repre-
sentantes.
Los Secretarios se limitarin a hablar o ler sus in-
formes ante la CGmara, insertdndose los mismos inte-
gramente en el Diario de Sesiones.
Cuarto: La CAmara de Representantes, acuerda
igualmente dirigirse por conduct del Presidente de
la Repfiblica a los Seeretarios del Despacho, invi-
tindolos para que concurran cuando lo tengan por
convenient antes las comisiones-de la Camara, pa-
ra lo cual bastard 1o soliciten directamente del Pre-
sidente de la Comisi6n respective; expresando el
asunto sobre que desea informer, y el Presidente de
la comisi6n que reciba la solicited accederd 'desde
luego a la misma, notificindole al Secretario.el dia
y hora en qu.e sera oido y convocado a la comisi6n
a dicho efeeto.
Quinto: Este acuerdo formarA part del Regla-
mento interior de la Climara y estard en vigor mien-
tras no sea expresamente revocado.
Sal6n de Sesiones de la Camara de Representan-
tes, a los veinte y ocho dias del mes de junior, de
mil novecientos veinte y dos.
(f.) .Manuel Villaldn i Valdagcar.- Orestes Fe-
rrara.- Dr. Elpidio P&rez.- Gonzalo Freyre de
Andrade.- Jtisto Carrillo.
SR. PRESIDENTE (VERDETA) : Continiua el debate
Ssobre el proyeeto de ley del empr6stito.
SR. ITERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Pido la pala-
S'bra.
Sn. SAGARI (BARTOO-lO ) : La pido para una cues-
e tion previa.
l SR. PRESIDENT (VEIDETA) : La tiene S. S.
SR. SAGAR6 (BARTOIOMEa) : Sr. President y sefio-
res Representantes: Sobre la Ley del Emprestito








12 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES
I


en realidad de verdad, se puede decir que la Cama-
ra no habia empezado a discutirlo, podemos decir-
lo asi, en forma concrete: no se abri6 un debate
sobre la Ley del Emprestito. Se habia iniciado el
asunto con ese proyecto de ley, que informa la Pre-
sidencia que esta sobre la mesa, pero fu6 suspendi-
da su discusi6n a virtud d(' la enmienda presentada
por el doctor Ferrara, que desviaba por complete
el aspect del problema. La Camara de Represen-
tantes, podemos decirlo asi, por un raro fen6me-
no, se pronuni6 finicamente, a favor del proyeeto
de enmienda wresentado por el doctor Ferrara, y
suspendi6 today discusi6n alrededor de este asunto,
a fin .de que la Comisi6n Interparlamentaria desig-
nada para estudiar este grave problema, informara
a la Camara .on respect al mismo. El que habda,
estima que la CAmara, no puede ni debe entrar a
debatir este problema, sin antes conocer en toda su
amplitud e intensidad el informed de la Comisi6n In-
terparlamentaria nombrada al efecto, porque in-
discutiblemente, el asunto es de importancia suma,
y no 'debemos nosotros aventurarnos, sin tener un
conocimiento exacto y concienzudo dell mismo, an-
tes de empezar a debatir el empr6stito en la tarde
de hoy, en la forma que se pretend hacer, no me
parece ni lo Ians convenient ni los m6s patri6tico,
ni lo mis beneficioso para el pais; seria convenien-
te que antes de ponerse a debate este asunto, los
miembros que integran la Comisi6n Interparlamen-
taria, informaran a la CAmara, con respect al es-
tudio que han hecho de este problema, a la finali-
dad y conclusion a que ellos legaron despu-s deo
las distintas reuniones celebradas, no tanto entire
los miembros de la Comisi6n sino de la Comisi6n
misma del senior Presidente de la Repibilica; de to-
dos cuantos trabajos se han realizado acerca de los
mismos. Por lo tanto, vo ido como cuesti6n previa,
que los miembros de la Comisi6n informed, y des-
pues de este informed ,de la Comisi6n. como quiera que
el proyecto de ley ha sufrido enmiendas necesarias y
convenientes, como quiera que este es un problima
que se ha traido a -delante sin un anuncio antici-
nado, sin que todos Ros sefiores Representantes
hayamos estudiado las enmiendas presentadas'al pro-
yecto, sin que tengamos un conocimiento muy ple-
no de las conelusiones de la Comisi6n Interparla-
mentaria y de la finalidad a que Ilegaron alli mismo,
yo pido que no se '~aseuta este asunto hasta tanto
no tengamos conocimientos de lo que ha sido obje-
to de esas modificaciones.
SR. L6PEZ (GERMAN): Pido la palabra para una
cuesti6n previa.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Se estA discutiendo
precisamente una cuesti6n previa.
SR. L6PEZ (GERMAN) : Pues para una cuesti6n de
orden.
SR. PRESIDENTE (VERDEJA) : Tiene la palabra pa-
ra un cuesti6n de ,orden el senior German L6pez.
SR. L6PEZ (GERMAN) : Yo no quisiera apelar a re-
cursos que el Reglamento me concede para evitar
que en esta tarde. en que no hay quorum suficiente
para tratar del Empr6stito, aunque si para tratar
otros asuntos ordinaries -porque, de ilo contrario,
la COmara no estaria reunida- se trate ese proble-
ma, habiendo tantos otros, como la Ley de la Poli-
cia, por ejemplo, que estan pendientes de discusi6n
y que son urgentes...
Sn. PRESIDENT (VERDEJA): La Presidencia no


puede aceptarle a S. S. senior German L6pez, que
no hay quorum.
SR. L6PEZ (GERMAN) : Yo he dicho claramente, se-
fior Presidente, que no hay quorum para tratar del
emprestito, porque son las dos terceras parties las que
para conocer de ese asunto se requieren; pero he ania-
dido que si hay quorum para que la Camara pueda
tratar otras cuestiones. Yo lamento, por tanto, el
no haber sido comprendido por la Presidencia.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : Pero como no puede
comprnobarse el quorum hasta tanto que no se efec-
tie una votaci6n, S. S. tiene que aceptar que hay el
quorum bastante para diseutir cualquier asunto.
SR. L6PEZ (GERMAN): Yo pido, entonces, que se
pase lista, para que se compruebe que no hay las
dos terceras parties.
Sn. FERRARA (ORESTES) : Pido la palabra para sa-
ber si el senior GermAn L6pez desea que se pase lista
para ~Jeriguar si hay las dos terceras parties, o soda-
mente para saber si hay quorum ordinario.
SR. L6PEZ (GERMAN) : Para que se compruebe que
no hay las dos tereeras parties.
SR. FERRARA (ORESTES) : Para averiguar si hay las
dos terceras parties en la Cimara seria err6neo en
este moment pasar lista, porque en este moment no
estamos sino en una cuesti6n previa y no en la vo-
taci6n del Empr6stito que es donde se necesita ese
quorum, pues hasta para la discusi6n .del Empr6stito
podemos hacerlo con -1 quorum ordinario, solamen-
te para 'la votaci6n es que necesitamos el quorum
especial. Cuando eso vayamos a haeer, entonces se-
ri la oportunidad de comprobar si hay quorum.
SR. PRESIDENTE (VERDEJA) : Eso es lo que manifes-
taba la P'residencia, pues para -discutir cualquier
asunto no se necesita mAs que la mitad mas uno, y a
la hora de votarse es cuando se require el qu6rum
especial.
SR. FERRARA (ORESTES) : Yo me permit indicar a
la Presidencia que no siendo esto la intenci6n del
senior German L6pez, no debe procederse a la com-
probaci6n del quorum, porque el pr-pio senior Ger-
man L6pez sabe -y asi lo ha declarado que hay
quorum ordinario; el que no hay es el extraordina-
rio, que todos lo reconocemos.
SR. LOPEZ (GERMAN) : Yo no ideseo ostrucionar la
labor do la Camara. Simplemente estoy tratando de
obtener de mis compaileros el que no entremos a tra.
tar del -empr6stito; no pudiendo haeerlo de una ma-
nera eficaz, seria preferible que entrAramos a ,discu-
tir otros asuntos que estan sobre la mesa y que afec-
tan a intereses, aunque no tan grandes como el de
los c6lebres cincuenta millones de p-sos del empr6s-
tito, si a intereses que son muy respetables porque
responded a la ncoesidad sentida por todos de que
ciertas leasess trabajadoras puedan cobrar sus habe-
res. Debemos, pues, votar en esta oportunidad estas
eyes, a que hago referencia, quo van a remediar
necesidades muy sentidas, como he dicho; y asi pu-
,di6ramos armonizar los intereses de ese c6ebre em-
prestito de cincuenta millones; con mis sentimientos
de cubano, y, al propio tiempo, con los intereses de
esa part de nuestro pueblo que estA esperando la
aproba i6n de esas leyes a que antes he aludido pa.
ra powder cobrar sus haberes y tender a sus necesida-
des mas perentorias. Yo creo, pues. que el senior Fe-
rrara, que ha invocado los sentimientos del compa-
fierismo, me va a apoyar en mis gestiones esta tar-








WtARIO DEI SEItONES Dt~E La CAMARA DE REPRtESENTPANTE


de y dejar para otra oportunidad el tratar del c6le- d
bre emprestito de cincuenta millones.
SR. FERRARA (ORESTES) : Sr. President y sefiores t
Representantes: Yo en esta Ckmara n3 me ocupo ni 3
de los pobres ni .de los ricos... I
SR. L6PEZ (GERMAN) : Pero yo Si. t
SR. FERRARA (ORESTES): Yo n6. ]
SR. L6PEZ (GERMAN): Esa es la diferencia que i
existed entire S. S. y yo.
SR. FERRARA (ORESTES) : La diferencia esta en que
yo no soy candidate.
SR. L6PEZ (GERMAN) : Pudiera ser que estuviera en
eso!
SR. FERRARA (ORESTES): Yo no me ocupo ni de los
pobres ni de los ricos: me ocupo del interns pfiblico.
Yo no miro en las leyes por los que queden benefi-
ciados en las mismas; yo me ooupo de las leyes en
cuanto ellas representan un interns general que va a
beneficiary a la colectividad cubana. Es la finica fina-
lidad que he tenido siempre, y el senior Pardo Su-
rez lo sabe muy bien, porque muehas veces he teni-
do que discutir en contra de sus puntos de vista
cuando d6 se ha levantado en defense de una bande-
ra de democracia minima.
SR. L6PEZ (GERMAN): Permitame una interrup-
ci6n S. S. Yo no s6 cual es la situaci6n de la CAmara
en estos moments. No s6 si es el senior Sagar6, que
estaba usando de la palabra sobre una question in-
cidental, o si soy yo que he pedido pase de lista,
el que deba ser amparado en su dereeho por el Re-
glamento de esta Camara.
SR. FERRARA (ORESTES) : S. S. ha hecho una pregun-
ta. QluB es lo que quiere averiguar S. S. Si hay
el quorum ordinario? Lo puede averiguar inmediata-
mente con el pase de lista; pero si S. S. lo que quie-
re saber es si hay el quorum extraordinario que se
necesita para votar el Emprestito, no lo podrk sa-
ber hasta el moment oportuno en que se vaya a
votar el Emprestito.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): La Presidencia en-
tendi6 que el senior Germin L6pez, cuando se refe-
ria al sentimiento de compafierismo invocado poi
el senior Ferrara, habia retirado su petici6n de pase
de lista; pero si su sefioria no ha retirado la peti-
ci6n e insisted en ella se va a pasar lista.
SR. L6PEZ ((ERMAN): Tal vez asi comencemos a
entendernos.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : Se vk a pasar list.
(El Oficial de Actas pasa lista).
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Falta algin senior
Representante por responder a la lista?
(Silencio).
Han respondido 71 sefiores Representantes; hay
quorum. Continua la sesi6n. Puede seguir usando de
la palabra el doctor Ferrara.
SR. GIL (HELIODORO): Yo pido la palabra para
despues.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Yo habia so-
licitado tambi6n la palabra.
Sa. REY (SANTIAGO) : Y yo la pido tambien para
despu6s.
SR. FERRARA (ORESTES): Creo, realmente, serfor
President y sefiores Representantes, que la exposi-
ci6n de hechos que voy a hacer en -contestaci6n a la
pregunta formulada en la Cimara por el senior Sa-
gar6, podra ser continuada por el senior Freyre de
Andrade, precisamente en el lugar en donde yo ha-
br6 de terminar por desconocimiento de mayores


--------- ---- --------_~ ~


latos, debido, seguramente, a que el senior Freyre de
.ndrade ha podido continuar las gestiones en cuan-
o a la modificaei6n de la Ley dll Empr6stito, que
To emprendiera, en primer t6rmino, en esta Camara,
late ya algunas sesiones. Los hechos son los siguien-
es: Ya el senior Sagar6 ha admitido que la Ley del
Emprestito se encontraba en discusi6n, iniciada la mis-
na sobre sobre su ,totalidad, y ha admitido, igual-
nente, que en aquel entonces fue presentado por mi,
un proyecto, -n forma de enmienda, y que, en defi-
nitiva la Camara vot6 el nombramiento de una co-
nisi6n, que entendiendose con otra de igual nime-
ro del Senado....
SR. REY (SANTIAGO): ZMe permit una interrup-
ci6n S. S.? A la Camara le dimos cuenta de que ha-
biamos acordado nombrar la comisi6n.
SR. FERRARA (ORESTES): Pero la Camara la hizo
suya, y por tanto, la vot6. Pero, en fin, sea en una
forma o en otra, lo cierto es que la comisi6n tuvo
caracter cameral.- Fu6 ila Cdmara la que le di6 au-
toridad para que, de acuerdo con otra comisi6n de
igual ndmero, del Senado, pudiera estudiar, no sola-
mente la enmienda que yo habia presentado, sino la
euesti6n en su totalidad.-Yo recuerdo con exacti-
titud, y creo que las cuartilla del "Diiario de Sesi'o-
nes", abonaran mi afirmaci6n, como tambien en Ac-
ta, yo recuerdo que la CAmara aeord6 nombrar esta
Comisi6n, que unida a otra del Senado, estudiara no
solamente la enmienda presentada por mi, sino que
estudiara igualmente todos los aspects que se refie-
ran a esta cuesti6n de la deuda flotante.- En efec-
to, el Senado nombr6 un nuimero de senadores, pa-
ra que unidos con otros de igual nfimero de la 0A-
mara, integrara la Comisi6n.- La Comisi6n ya cons-
tituida oy6 mi enmienda, la eneontr6 en t6rminos ge-
nerales acceptable, lo que nosotros llamamos en prin-
cipio, y a su vez, le introdujo algunas modificacio-
nes, estudiando el problema en toda su complegidad.
-Nombr6 una subcomisi6n compuesta por el Sena-
dor Compte, el Representante Cruz, y el que habla;
la sub-comisi6n inmediatamente inici6 el studio de la
cuesti6n en su totalidad.--Yo recuerdo con exacti-
n6mico y politico, sino tambi6n desde el punto dde
vista international, que para el easo nos pareeia de
sumo interns, y a este efecto, citado por el sefior
President de la Republica, se reuni6 en Palacio la
Comisi6n, presidida por el senior Presidente, y algu-
nos otros seiiores Representantes que se encontraban
en el Palacio Presidencial, con ]a presencia del Re-
presentante dei Presidente de los Estados Unidos,
General Crowder.
Seiiores: yo no creo en diplomacia secret, yo no
creo que el destine de los pueblos deba ser discuti-
do entire muroe, yo ereo que deben ser hechos a pfi-
blica luz, que deben ser conocidos de todos, que
los intereses m:ximos del pueblo, debe de conocerlo
unanimente todo el pais, porque nosotros no somos
mAs simples mandatarios, y al discutir cuesti6n de
tanta gravedad, cuesti6n que afecta tanto a la pa-
tria, que va mis alli del mandate que nosotros he-
mos recibido, no podemos silenciar estos extremes.
Pues bien, nos reunimos -en el Pailacio Presiden-
cial, en una forma normal, en una forma extraor-
,dinaria, que respondia a lo normal y a lo extraor-
dinario de la hora actual; estaba present el Ge-
neral Crowder y empezamos a discutir la cuesti6n
del pago de ia deuda flotante de la mejor manera po-
sible, en toda su totalidad y no llegamos en esa pri-








i4 DIARIO DE SESSIONS DE LA CAMERA DE REPiESENTANThLEg


mera entrevista a ningun acuerdo definitivo.- El
General Crowder fu6 el primero eii hablar, despu6s
el President de la Repiblica usa de la palabra bre-
vemente para abrir la sesi6n.- El General Crowder
declare en primer termino, que 61 no queria dismi-
nuir en lo mis minimo la soberania o parte de la
soberania que tiene el Congreso Nacionai de Cuba,
y que por tanto, tenia absolute y complete respeto pa-
ra todas las opinions y para toaos los preceptos que
al mismo le compete; que sin embargo entendia, y
era esta la cuesti6n principal que 61 presentaba, en-
tendia que todo proyecto .d empr6stito interior, -de
empr6stito exterior, o de rapida operaci6n de 6m-
pr6stito heeha por la Tesoreria, pero con aeuerdo del
Congress cubano, constituia ailgo que caia de lleno
en el articulo segundo del Tratado Permanente, co-
nocido por nosotros bajo el nombre de Enmienda
Platt. Y en virtud de eso hacia conocer a los miem-
bros alli presents que el Gobierno de los Estados
Unidos no aceptaba las formulas hasta ahora pre-
sentadas en el Congreso cubano, y que por lo tanto
no las aprobaria, ni por consiguiente podrian tener
curso si fuesen aprobadas por virtud del ya citado
tratado permanent en su articulo segundo. Estas
fueron las deelaraciones 'de orden general sobre las
cuales sin embargo nosotros en lugar de oirlas y
aceptar.as simplemente, entablamos nuestra protes-
ta y consiguiente discusi6n. Y la discusi6n estuvo,
-yo deseo que los -- I-,.!, Representantes lo entien-
dan bien- a ]a altura de la dignidad cubana, de la
dignidad del Congreso, de la dignidad personal de
cada uno -de nosotros, afirmando en este acto que
ninguin hombre en el mundo hubiera podido tener
mas dignidad ni mas decision de la que nosotros
tuvimos en aquel moment. Nosotros hicimos las ob-
jeciones, defendimos, y afin los que no estaban de
aeuerdo con mi proyecto defendieron las elusulas
del mismo, y en general todos nosotros manifesta-
bamos algo en un sentido los unos y en otro los
otros en cQntra de un Empr6stito que tuviera ellau-
sulas political que disminuyeran el coneepto de la
soberania cubana aunque fuesen en un easo exelu-
sivamente hipot&tico y no real; y todos declaramos
solemnemente que preferiamos el sacrificio inmedia-
to, director de nuestro pueblo a la aceptaci6n de al-
go que constitnyera una nueva y peor servidumbre
pollitiea del pueblo cubano. Nosotros reflejAbamos el
sentimiento .de la CAmara de Representantes; repro-
duciamos no aquellas mudas explosions de senti-
miento que tuvo la Camara euando vi6 que frente
a la soluci6n de un Empr6stito se presentaba otra
soluci6n que podia ser aceptada o no en sus porme-
nores, pero que representaba una soluci6n que libre-
mente se daban los eubanos a asunto que ellos tenian
que resolver necesariamente. La parte principal de
la discusi6n vers6 sobre lo siguiente: Irimero el Ge-
neral Crowder sostenia que el eraprestito, si es que
el pueblo cubano lo aceptaba, porque 61 declare que
nunea lo indicaria a los cubanos, sino que deseaba
que surgiera expont6neamente en el Animo de todos;
que el c mpr6stito aseguraba la normalidad .econ6-
mica del pais, que la confianza volveria, y que por
lo tanto, los nego ios asumirian su eurso, que la ad-
ministraci6n podria proceder sin los inconvenientes
de la hora actual, que la Sanidad mejoraria enor-
memente y que las obras pfiblieas se harian mAs fi-
cil, todas las relaciones, si el acarreo de products
y se harian eiertos trabajos que darian tambi6n o-u-
paci6n a las closes trabajadoras. Nosotros sostuvimos,


o algunos de nosotros, que a esto podiamos llegar de
la misma mantra sin necesidad de obligarnos para
lo future. Pero en todas nuestras afirmaciones, y
en todas nuestras observaciones, y es convenient que
en la OCmara se fije muy bien 6sto en la mente, no
estaba la part econ6mica del Empr6stito, sino esen-
cialmente la parte political del mismo, lo que nosotros
no queriamos aceptar, y por ilo tanto busecbamos
arguments a diestro y siniestro; lo que nosotros no
-leseabamos aceptar y que estabamos decididos a no
aceptar dentro de la Comisi6n Mixta nombrada, era
que pudieran incluirse clAusulas political que pudie-
ran limitar en lo mis minimo la soberania de Cuba,
o por lo menos, hipot6ticamente, o por lo menos inter,
pretarse, ,dadas las relaciones diplomAticas entire Cu-
ba y los Estados Unidos, porque entire el fuerte y
el d6bil, el fuerte es el que manda y no queria dar
pretexto a que en el future, en los afios venideros,
las generadiones qkle vinieran pudieiran sufrir la
afrenta de una merma en nuestra soberania.
Nos separamos, no solamente sin haber llegado a
ningtin auerdo sino en una situaei6n visible de hos-
tilidad. El General Crowder apareei6, no enojado si-
no deprimido, apenado, parecia que habia perdido
una batalla por el bien de Cuba, segfin 61 afirmaba,
creyendo que nosotros esthbamos equivoeados y que
61 estaba en o1 cierto y nosotros no nos ibamos muy
contents ni muy satisfechos. Sabiamos la autori-
dad del General Crowder su importancia entire nos-
otros y lo peligroso de las posibilidades futures y
aquel iiismo dia habia aparecido la informaci6n en
la Prensa Asocia-da, que no habia heeho mins que ra-
tificar la que hacia solamente unos dias habia apa-
recido en un peri6dico 'de esta capital y que fu6 tan
diseutida en esta Camara por mi querido amigo el se-
fior Mulkay. Nosotros no nos retiramos con satisfac-
ei6n ninguna en el animo sino con pena en el ani-
mo, porque, s-aiores Representantes, hay que pensar
muy important, todos hacemos politiea, pero los que
estamos en esta CAmara, los que decidimos los asun-
tos. los que tenemos que votar, los que tenemos que
resolverlos, hacemos political teniendo toda la respon-
sabilidad sobre nuestras espaldas y los otros que dis-
curren sobre political en los eaf6s o en sus propias
easas no tienen esta responsabilidad ante el pais ni
ante la historic,
(.1ln ir bien).
Cuando hay que actuar hay que pensar con much
ciudado y con much inter6s lo que se vk a hacer
y entonees nosotros nos retiramos eon much preo-
cupaci6n en el animo. La Comisi6n se reuni6 de
nuevo en el Senado presidida por el Presidente del
Senado y la subcomisi6n fu6 invitada a eneontrar
una formula de arreglo, formula de arreglo que yo
indiqu6 porque en el filtimo moment de ]a reuni6n
del Palacio Presidencial, el General Crowder se le-
,ant6 cuando todos nosotros nos retirAbamos y yo no
queria romper el nexo de uni6n, ni queriendo dar
posibilidad a oanel imprevisto del cual ha hablade
con much acierto el Seeretario de Estado, me acer-
qu6 al General Crowder y le dije en ingles: General
no deje ousted de ayudarnos en este asunto, nosotros
podremos llegar a una soluci6n de com:n acucrdo,
ino sera possible llegar a una inteligencia? Es aca-
so que teniendo criterios distintos solo en la cuesti6n
del m6todo, en el sistema, por una cuesti6n pequefia
de interpretaci6n en los actuales mementos vamos a
romper definilivamente ? Todavia yo tengo una solu-








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 15
--


ci6n mAs y esta podra ser una soluci6n mixta por
virtud de la cual se pagarian ciertas atenciones de
upa manera y ciertas otras atenciones de otra, por
cierto que algfn peri6dico de esta capital, cerca-
mente reflejaudo la opinion de un gran nimero de
ciudadanos, creida que lo que nosotros pensabamos,
que la idea que teniamos era de pagar a los acree-
dores cubanos, por medio de bonos. Nadie tuvo por.
idea en el seno de la Comisi6n y nadie la tuvo por-
que precisamente alli nadie es aefalo en esa Comi-
si6n. todos alli tienen muy bien puesta la oabeza so-
bre sus hombros y todo el mundo reflexiona y pien-
sa en el interns pfblico y nadie seria capaz de darle
al extranjero mayores derechos en Cuba que los de-
reehos que tienen 'los ciudadanos cubanos pero yo
quiero afirmar lo que dije en esos moments, que si
ante nosotros hubiese siglos de solidaridad social, de
virtud national que tan solamente dan los siglos, co-
mo lo han demostrado Francia e Inglaterra, no se-
rian los legisladores de la patria a hacer diferencia-
ci6n y dar al extranjero, que nada tiene que ver con
Cuba, el dinero en oro; serian los propios contratis-
tas, los propios empleados, los propios acreedores
que vendrian a decir: Antes que la Patria tenga
que hipotecarse o empefiarse abandonamos nuestros
deseos, abandonamos nuestras acreencias, abandonamos
nuestros derechos, y estamos dispuestos a obtener
papeil para que nos page cuando sea necesario. Pe-
ro no fu6 idea nuestra ni lo pensamos. La Sub-co-
misi6n se reuni6 y modific6 mi proyecto hacienda
de uno, dos, haciendo un proyeeto de doce millones
de pesos de emprestito y un proyecto para pagar la
deuda flotante, por medio de certificados de deuda
reembolsables en aiio y medio o dos afios; lo digo y
afirmo y a cualquiera que tenga un poco de cono-
uimientos matenmticos podria sobre la mesa, expli-
cArselo.
Presentados estos dos proyectos nos quedaba uno
de estos .dos caminos, fijaos bien: Aprobar, o sus-
pender su aprobaci6n hasta conocer hla opinion del
gobierno de los Estados Unidos que afirmaba y afir-
ma, y yo lo ereo asi, que aquellas leyes, las dos es-
tan sometidas al articulo segundo, de la Enmienda
Platt. O aprobarlas o suspenderlas hasta conocer da
opinion del Gobierno de los Estados Unidos. Con
el President del Senado yo era de opinion do apro-
barlas y hacerlas revocar despues si fuere necesario.
La mayoria, y yo tambien, estuvimos de acuerdo en
que habia que suspender el debate y consultar al
General Crowder, porque en el caso mio, en la pro-
posici6n mia y del Presidente del Senado ibamos a
un riesgo, a un peligro bajo las amenazas que se
han ido formulando de un afio a la fecha, la audacia
invivita, el temperament, el sistema de pensar de
cierta forma me daban el deseo de correr el riesgo;
pero el sano juicio, el razonamiento me hicieron
comprender qae era much mAs fitil, quizas indis-
pensable, oir la opinion del General Crowder. Y he
sido yo mismo el que le ha .enviado al General
Crowder el proyecto de ley y no tengo ningin em-
pacho en declararlo, ni tengo miedo en que aparez-
ca en el "Diario de Sesiones." Asi que hay una reali-
dad, algo que no podemos desconocer, y no quierc
que en una noehe obseura nos venga la noticia. des-
pertandonos con sobresalto, de que hay una inter-
venci6n decretada; y mientras yo lo pueda evitar
en lugar -de pensar en mi ideal que no existe ale
jindome de la realidad, quiero mirar frente a fren


te al peligro para ver si puedo salvar a mi pueblo,
y salvarme yo mismo, -con toda mi .dignidad patri6.
tica. Fui yo niismo quien mand. a Crowder el pro-
yeeto. El General Crowder se encuentra en Cuba, de-
cide de las cosas de Cuba, intervene en los asuntos
cubanos, yo no s6 cual es la forma juridica, yo veo
solamente la realidad de la hora present, por virtud
de la cual, dia tras -dia, estando nosotros bajo la
'direjci6n .del representante personal del Presidente
Harding. Enviado el double proyecto, el General Crow-
der los ha examinado y me envi6 la siguiente contes-
taci61: No puedo decir nada; mi Gobierno se reser-
va el derecho de resolver despues. Probablemente, el
General Croyder me enviaba esta declaraci6n, por-
que habia sido yo, dentro de la Comisi6n, en las reu-
niones de Palacio, el que habia dicho: General Crow-
der, si el Gobierno Americano, en virtud del articulo
segundo del Tratado Permanente, no estA de aeuerdo
con el proyecto, lo podrA vetar en su oportunidad.
Y por eso, seguramente, respondiendo a esta afir-
maci6n mia, a esta declaraci6n mia, me enviaba el
recado de que el Gobierno de los Estados Unidos
se reservaba para estudiar despu6s. EstAbamos en es-
ta aetitud, desarrollibamos asi nuestros planes, y, hay
que decirlo, nos encontrabamos en la enorme dificul-
tad de no saber que hacer, cuando intervino el Se-
cretario de Estado. Yo no quiero formullar sospe-
chas, pero debo decir toda la verdad ante la Cama-
ra; no s6 si el Secretario de Estado intervino por su
propia voluntad, o si recibi6 indicaciones; lo cierto es
,que el Secretario de Estado, cuando mo habl6 a mi,
cuando me dijo que 61 iba a tratar de obtener del
General Crowder ciertas modificaciones: la exclusion
de la elausula political del proyecto, me pareci6 un
hombre tan satisfecho cuando yo le acept6 su propo-
sici6n, que yo pens6-la vida me ha .dado cierta as-
tucia- que 61 sabia que se iba a aceptar. Es proba-
ble que vaya m-is allB de la verdad; es probable que
sea una simple sospecha y que no acierte; pero -debo
de-cir yo lo que pienso; el Secretario de Estado me
envi6 luego una nota traida por el Secretario de la
Presidencia doctor Jose Manuel Cortina; en esa no-
ta so decia, mins o menos, lo siguiente: "He confe.
renciado con el General Crowder y me prometi6 con-
sultar con sn Gobierno sobre la eliminaei6n de los
pArrafos segundo, tercero y euarto -del articulo ter-
eero de la Ley del Emprestito Exterior....
(Continlta leyendo).
Esta declaraci6n, lo debo decir a la Camara Cuba-
na, y la CAmara lo debe recibir .de la misma manera
que yo la recibi, me llen6 de jdbiilo, porque entendi
que habiamos salvado a la Repfblica de una afren-
ta, por lo menos; seguramente la habiamos salvado
de algo peor que la propia "Enmienda Platt". Nos-
otros habiamos concurrido, esta Camara con su resis-
tencia, y el Senado, los seiiores que habian presenta-
do el proyecto, para que se rompiera el hielo, y se
pudiera Ilegar a una discusi6n, ya que habiamos pre-
sentado las modificaciones que estimabamos perti-
nentes, los que nos habiamos opuesto dias tras dia a
Sla aprobaci6n del emprestito, y que lo habiamos hecho
fracasar otras veces. Pero es, nefiores, que el empres-
tito no se encontraba mas que sobre una base eoon6-
- mica, podia ser rechazado, y puede ser rechazado,
- y puede ser aprobado, ya no es una cuesti6n politi-
, ca, ya no es una cuesti6n patri6tica; la defense de
Snuestro hogar, la defense de los sagrados principios
- de la Patria, ya no es la defense -de la Repfblica, po-








16 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REIPRESENTANT,8
i~~~1 I.- ~ --


demos hacer nfimeros y determinar si nos conviene
o n6 libremente, soberanamente, despu6s de esto, se-
fiores, yo esperaba una citaci6n de la Comisi6n Es-
pecial del Senado y de la Camara, en que aunando
los criterios, so trajera a la Cimara la discusi6n de
ese asunto, porque yo creo, que las ideas que cada uno
pueda tener, cran respetables, pero que habia forzo-
samente que llegar a un acuerdo general undnime,
que aceptase la minoria, antes de dar cuenta a la
Camara y al Senado, respectivamente. Por eso yo es-
peraba que la Comisi6n se reuniera para que.diera
las filtimas pineeladas sobre este asunto.
SR. FREYRB DE ANDRADE (GONZALo): Yo queria
que la Comisi6n se reuniera.
SR. FERRARA (ORESTES) : En efecto, yo creo. que la
Comisi6n debio haberse reunido para hacer el pro-
yecto definitive, escogiendo las expresiones de cada
uno de los components que se aceptasen por ma-
yoria, dAndole forma al nuevo proyecto que debia de
remitir a diseusi6n a la Cmara.
Sefiores Representantes: la inica cosa que me ha
causado pena, que me ha molestado, que me ha doli-
do, es que subrayen las palabras "emprestito" y
"eiricuenta millones". Yo creo que menguado y vil
seria, el que en esta hora pudiera pensar, en hacer o
tener algfin beneficio, mientras la Patria pudiera pe-
ligrar; menguado y vil seria quien hiciera tal cosa, y
sinceramente no creo capaz a ninguno de mis com-
pafieros. Y en cuanto al que tiene el honor de hablar
en estos moments, no ya cineuenta, cien, ni mil,
pueden ser suficientes, porque siempre estA ilatente
el recuerdo de que afin muy joven, vino a ofrecer su
vida, y ya decayendo en la vida, estdn dispuesto a
ofrendarla otra vez a la Patria.
(Grandes aplausos en today la Cdmara).
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : Tiene la palabra el
senior Freyre.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Sr. Presiden-
te y sefiores Representantes: Despu6s de largas im-
paciencias llegamog'-por fin all uso de la palabra, des-
pu6s .de luchas constantes durante meses seguidos,
resistiendo el empuje de la calumnia y de la. sospe-
eha menguada, despu6s del trabajo constant, de dia
y de noehe, en el secret de los gabinetes, de las con-
ferencias y de las comisiones llegamos por fin a ha-
bierla al "Diario de Sesiones" que es la historic, ha-
blarle al pais, que estA ansioso de recibir nuestras
informaciones, y hablarnos a nosotros mismos, por-
que yo ecada vez que hablo, recuerdo la gran frase -de
"Lanuza, que decia, que cada vez que hablaba para un
pfiblico, compuesto en primer t6rmino por el mismo,
y yo hago lo mismo, cuando hablo, cuando leo y euan-
do escribo, lo hago en primer lugar y antes que na-
die, la resonancia de mi propia conciencia, que me
vigila, que en estos moments me dice, antes que me
lo digan los demois, que para el caso poco me impor
ta, que yo he cumplido con mi deber.. Despu6s de las
palabras del senior Ferrara que tambi6n ha hablado
quizAs en este uismo estado ode Animo sus filtimos
pirrafos lo demuestran, al comenzar mi informaci6n
debo traer a colaci6n algunos antecedentes. Cuando
termin6 el Gobierno del General Menoeal yo Ro ha-
cia political active porque estaba retraido de today ae-
tividad political por haber sido.contrario a la aetua-
ci6n de mi propio partido, y como es natural, tam-
bi6n a la actuaci6n en la politiea del partido del ad-
versario, per' (mpcc6 a oir en todos los lugares don-
de los hom'i-es se reunen para hablar de la cosa pfi-


blica, que existia una gran deuda que pesaba sobre
el Gobierno cubano, y despu6s de oir que se repe-
tia con insistencia este acerto dia a dia, yo siempre
dud6 de que fuera cierto que sobre nosotros pesara
una enorme deuda pfiblica cuya ascendencia no se
determinaba. Termin6 aquel Gobierno y lleg6 al po-
der el Gobierno del doctor Zayas y los funcionarios
de ese Gobierno y en la plaza pfiblica, todos siguie-
ran sosteniendo que si era cierto, que sobre la Repfi-
blica pesaba una enorme deuda. Ami me parecia im-
posible acertar que fuera cierto que despu6s de la
epota rica que pudo haber pasado y que pasard la
Repfiblica cubana, despu6s de aquel period en que
el Tesoro pfiblico se echaba hacia la calle a monto-
nes .de oro, fuera possible que todavia nosotros resis-
ti6ramos sobre nuestras espaldas una gran deuda flo-
tante. Y me hizo pensar que esa deuda era eficticia,
que no era cierta, y que esa deuda no seria pagada
por ninguna comisi6n, por ningfin funcionario, y
mucho menos por ningun Tribunal de justicia cuba-
no honrado, el que al examiner primero en secret
y con la reticencia debida, y despu6s piblicamente
los pagos que de esa deuda se hacian, porque se hi-
cieron muchos pagos por este Gobierno, yo pude re-
conocer que yo no hubiera pagado, ni la mas minima,
de estas deuas que este Gobierno pagaba; y yo saca-
ba en consecucncia que si esas deudas ocultas que
nosotros nunca Ilegamos a conocer, se estaban pagan-
do por el Gobierno cubano, por el Gobierno actual y
que a cada pago que se hacia yo conceptuaba como
abogado y como eiudadano, que era un pago ilegi-
timo today la deuda en si debia ser tan ilegitima, co-
mo esos pagos que montaban mds de nueve millones
de pesos que el gobierno actual hizo con ingresos del
Presupuesto pasado, para pagar atenciones de los
anteriores.
Sn. SAGAR6 (BARTOLOME) : Cada pago era un gir6n
de cr6dito y de honor de la Repfiblica que se arran-
caba.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Asi es que yo
segui pensando que no era cierto que esa deuda exis-
tiera y quo por lo tanto en el Congreso nosotros no
teniamos que detenernos a examiner la forma en que
esa deuda se habria de pagar. Pero transeurrieron
los dias, dias de verdadera incertidumbre, dias en que
la inc6gnita de lo que podia ser, que se confirmara
como un bochorno que se levantaba sobre nuestras ca-
bezas; y se dijo y hay que decirlo todo claro, que
habia ddeterminadas presiones del Gobierno America-
no sobre el Gobierno Cubano, congeladas y materia-
les, en lo que se llamaban memorandums y al lado de
muchas de esas solicitudes de ese Gobierno hacia el
Gobierno cubano habia una, y despues se compro-
b6 en que se pedia que el Gobierno cubano pagara
sus deudas. Ya estAbamos por lo tanto en una situa-
cion muy cierta, invocando las clausulas de un trata-
do aceptado por la soberania de nuestro pueblo, nos-
otros ten;amos que examiner, que depurar y que pa-
gar una deudsA que se decia existente; desde el mo-
mento en que lleg6 a mis oidos la invocaci6n de que
habia que pagar despubs de depurada, comprendi
que para pagar no habia mas que un solo eamino,
que era el del empr6stito exterior.
SR. GIL (HELTODORO): Pues yo estoy seguro de lo
garan des-pu6s de depurada la deuda.
SR. FEYRE DE ANDRADE (GONZALO): Yo estoy se-
guro.
SR. GIL (HELIODORO) : Pues yo estoy seguro de lo








PIARid DE SEIl~oNS tht LA 0AMARA DE 1EP1ESENTANT,'IS 17


contrario, porque tengo la seguridad de que ila deu-
da legitima contra el estado no podrd ser pagada
porque ya se estAn pagando cheques girados contra
el Gobierno sin estar depurada.
SR. SoTo (OSCAR): Eso no es possible iPor qui6n se
pagan? jPor la Secretaria de Hacienda? Eso no es
possible, serAn cheques anteriores a Julio, pero desde
Julio en adelante no hay nada expedido.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GoNZALO) : Y no voy a
tratar ni por un moment ,de sobreponer el torren-
te de mi voz, al torrente mAs vigoroso de ilas inte-
rrupciones; voy a permitir que todos los debates, que
todos los conciliabulos extrafios a mi discurso se des-
envuelvan y terminen, porque dado el estado de aba-
timiento en que me encuentro despu6s de tantos dias
y tantas noches de labor, estoy seguro de que per-
deria la voz en cuanto tratara de esforzarme, pero
puedo asegurar como resume de este debate suce-
daneo del debate principal que la deuda sera depu-
rada antes de pagarse y desgraciados de aquellos de
nosotros que se lanzaran ahora a pagar deudas ile-
gitimas, porque quien lo hiciera, pondria muy seria-
mente en peligro la Repuiblica y puedo formalmente
asegurar que aunque la Ley -de la CAmara de depu-
raci6n de la deuda piublica, fu6 modificada en una
forma en que yo no hubiera querido que se hubiera
modificado, esa ley es suficiente para que puesta en
vigor por funcionarios probos d4 como resultante el
pago estricto de las deudas legitimas que pesan sobre
el Estado Cubano.
Pues bien, no era una convicci6n patri6tica la que
habia hlevado a mi Animo el studio de la situaci6n,
sino una convicci6n econ6mica, el conocimiento de
nuestra finanza, el conocimiento del numerario que
circula en Cuba y el fen6meno econ6mico, tal como
yo lo entendia y como lo entendian banqueros, co-
merciantes, abogados, hombres pfiblicos, hombres pri-
vados, todos aquellos que pudieran dar luz, a mi pen-
samiento de 'iegislador, porque yo no cereia acertar
con el secret en mi bufete, en la soledad de mi
pensamiento propio sino que consult aqui y fuera
de aqui la soluci6n mejor que proponer sobre los
asuntos piiblicos. Y si habia llegado a ese convenci-
miento, yo debia hacer lo que no podia hacer por
incompetencia y no lo podia haeer porque mis fuer-
zas eran muy pocas y muy d6biles para realizar y
redactar yo mismo por mi y ante mi, una Ley de
BEmprstito Exterior; pero no era era necesario
tampoeo que yo acometiera esa obra, que a mi no me
correspondia, porque para ello no estaba tampoeo
preparado porque inmediatamente vino lo que s"
dice que ha sido una sugesti6n, y yo no tengo porque
ereer que ha sido asi y vino el Proyecto del Secreta-
rio de Hacienda Coronel Despaigne, que con un es-
tudio previo proponia una formula para pagai
nuestras deudas, por medio de un empr6stito exte-
rior. Yo podria aqui detencr mi informaci6n y aco-
germe a la informaci6n del doctor Ferrara. Y esto ]o
digo en gran parte para ahorrarme ipalabras a mi y
para ahorrarle a la GCmara trabajo. Todo lo que el
senior Ferrara ha dicho es absolutamente cierto, may
poco tengo que agregar a lo dicho por 6l.
SR. REY (SANTIAGO): Me permit una interrup-
ei6n su sefioria, con la venia de la Presidencia?
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Con much
gusto.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Tiene la palabra el
Sr. Rey.


SR. REY (SANTIAGO) : Para rogar a la CAmara que
acuerde declarar sesi6n permanent.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Esta de acuerdo la
Camara?
(Seitales afinnativas).
Acordado.
Puede continuar el senior Freyre de Andrade en
el uso de la palabra.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Ha habido
dos Comisiones ques se han reunido en e1 Palaeio
Presidencial para discutir con el Presidente de ia
Repiblica y el General Crowder, la forma de resol-
ver la situaci6n actual. Senadores, Representantes
y Secretarios de Despacho han ido ahi a discutir con
con esos personajes, y ni uno solo de ellos, empe-
zando por el senior Ferrara y terminando por mi, es
capaz de dar una sola informaci6n que no est6 com-
pletamente de acuerdo con las informaciones que ha
dado el senior Despaigne. En cuanto al intinerario
de sos debates, en cuanto al espiritu de los que alli
debatian; pero terminaron los debates de la primer
sesi6n interpa.rlamentaria, se estudi6 el plan del se-
ior Despaigne que comprendia lo que el senior Fe-
rrara ha llamado diAsulas political y tambi6n la
inclusion del impuesto del uno por ciento. Los que
mis han debatido esa cuesti6n son el senior de la
Cruz, yo, y los demis firmantes del proyecto de ley.
Nosotros fuimos los primeros que nos levantamos
frente a nuestro impugnador, -a querer echar abajo
esas clausulas, a tratar de arrancarla del Iproyecto
de ley...
SR. GIL (HELIODORO): &Qui6n era el impugnador?
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): El General
Crowder.
SR. GIL (HELIODORO) : Crei que podria ser el se-
fior Despaigne.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GoNzALo): El senior
Despaigne iba alli a informal, no debati6, porque
a el no Ie correspondia debatir una euesti6n, que 61
no iba a votar sino el Congreso.
Nosotros adujimos mas arguments, quizAs de los
que han podido oeurrirseles a muchos de los pre-
sentes; pero se termin6 esa reuni6n y no habia
acuerdo de ninguna clase, no habia .ms que una pre-
si6n que determinaba que teniamos que pagar nues-
tras deudas y pasaban los dias y nadie se presenta-
ba, ni siquiera el doctor Ferrara ocn una soluci6n
que despues 1 tra.jo...
SR. SOTO (OSCAR): (Interrim.piendo). S. S. olvida
una cosa, nosotros convinimos en aquella sesi6n en
redactar un Proyeeto igual al que se ha presentado
en la CAmara.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Yo no con-
vine en nada.
SR. SOTO (OSCAR) : Eso se convino en aquelk, reu-
ni6n. El seiior Walfredo Rodriguez, el senior de la
Cruz y yo.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): En primer
lugar yo no he convenido nada; ipero en segundo
lugar el senior Soto es el finico que no me puede traer
a ese terreno porque se evadi6 de aquella Comisi6n
y no fun a las iltimas sesiones en done el senior de
la Cruz, otros compaineros y yo ocupamos el lugar de
peligro, el lugar dificil pa:ra combatir contra todo
aquello.








18 1iA1RO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


SR. SOTO (OSCAR) : S. S. sufre un eclipse de la me-
moria. Despu6s que yo renunci6 no hubo mas sesio-
nes.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Si hubo m'is
sesiones, hubo una que fu6 trascendental.
SR. SOTO (OSCAR) : No hubo ni una; el iltimo ac-
to que realize la. Comisi6n fu6 entregar al seflor
President de .la Rep6blica el Proyeeto que redacta
mos una noche, en el bufete del senior de la Cruz,
y despu6s ya no hubo mis reunion.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Aunque ".si
hubiese sido porque yo no he convenido nada, yo
no me hubiese prestado a seguir ese camino absolu-
tamente equivocado y que no nos hubiese traido a
este triunfo definitive, que nos hubiese Ilevado al
mayor de los desastres.
SR. SOTO (OSCAR): S. S. creerd que no conveni-
mos nada pero ahi estdn los demis senores que pne-
den afirmar que convenimos en redactar ese Proyee-
to, que fu6 un convenio formal.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : S. S. podr:i
haber ieonvenidc' .lo que quiera, pero conmigo no
ha convenido nada. Yo lo niego.
SR. SOTO (OscAR): S. S. lo negara, pero convenio
hubo.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): S. S. esIti
equivocado.
SR. SOTO (OSCAR) : S. S. es el que padece de un
eclipse de la memorial, ya lo dije antes.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Yo le roga-
ria a la Presidencia que me mantuviera en el uso de
la palabra. No tolero interrupciones de esta natu-
raleza.
SR. SOTO (OSCAR): Hay que deeir la verdad.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Estoy di-
ciendo la verdad; S. S. afirma un hecho que yo
niego en lo absolute. Yo no he convenido nada; yo
creo a S. S. radicalmente equivocado desde el prin-
cipio, y no he podido convenir nada con S. S.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : Sefior Soto. Sefi-)r
Freyre...
SR. SOTO (OSCAR) : No fu6 conmigo.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZATO) : No lo convi-
ne con nadie.
SR. SOTO (OSCAR) : Es que aqui estamos como Ja-
no hablando con una cara a la OCmara y con otria
a otros personajes...
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): A S. S. le
importaria mas que a mi presentarse con dos caras,
no solanmente en los asuntos en que h; intervenido
en la vida pfiblica, sino quizAs en la vida privada;
y yo suplico a la Presidencia que me mantenga en
el uso de la palabra, porque estoy dispuesto a que
se me respete ese derecho como yo se lo respeto a los
demas compaieros.
SR. PRESIDENTE (VERDEJA) : Ruego a los sefiores
Representantes se sirvan hacer silencio. Puede con-
tinuar el Dr. Freyre de Andrade.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Decia, scilor
President y sefiores Representantes, decia que ha-
bia que dar una soluci6n y que la soluei6n no venia;
y un dia en que nos reunimos distintos compafieros,
convinimos en presentar el proyecto que se habra
discutido, en principio, en la forma en que habia
salido de esa comisi6n. Yo creia que eso era lo mnis
leal, yo creia que eso era lo mis convenient, y el


porvenir me ha dado la raz6n, porque no parecia
16gico, no parecia civico, que nosotros, despues de
haber estado reunidos en Palacio, en condiciones
anormales, como la dicho el Dr. Ferrara, pero en
condiciones ineludibles, no dejaremos al pais sin so-
luci6n, o, por lo menos, sin viable, sin possible solu-
ci6n. Asi fu6 que firmamos el proyecto y lo traji-
mos a la GCmara; y yo recuerdo que yo ofreci la
primera firma a los distintos compaieros que.el pro-
yeeto firmaron, y uno a uno me fueron diciendo que
lo firmara yo en primer lugar, y yo no tuve incon-
veniente, sabiendo que me colocaba en una situaici6n
de peligro en firmar, en primer lugar, ese proyecto,
y traerlo, a cara descubierta, a la. Ckmara de Repre-
sentantes, para iniciar debate sobre el mismo. Y lo
hice, sefiores Representantes, porq'ie yo llevo en
la CAmara oeho afios de trabajo y present ante el
pueblo que me ha visto, toda mi actuaci6n, sabiendo
que ni uno solo de los ciudadanos que me han traido
tienen dudas con respect al heeho positive y cierto,
que le puedo presenter mis imanos tan limpias de
oro mal habido, como el primer dia que vine a este
sitial. ..
SR. DE LA PEIA (LFUCIIO) : Repita las palabras de
su hermano: tan limpias de oro como de sangre. Por
cierto que se las atribuian a su colega el Coronel
Hevia.
Sn. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Y basindo-
me en esos antecedentes, basandome en la claridad
qce para mi mismo tiene mi conciencia, arrostro la
situaci6n, e inicio el debate, con todas sus conse-
cuencias; pero el dia feliz en que en esta Camar;,
que se retraia, porque vacilaba en su conduct
-- por que no decirlo?-porque no sabia si acerta-
ba viniendo aqui o acertaba retray6ndose; en el dia
feliz en que la Camara de Representantes de Cuba,
con un quorum nutrido, con un quorum de 96 sefio-
res Representantes, entire los cuales me eneontraba,
como siempre me he encontrado yo, ese dia el senior
Ferrara vino al hemicielo y aprovechando, seg6n di-
jo, el moment en que la CGmara deseaba aeertar y
tralbajar. Y aprovechando este moment trajj ila
proposici6n de ley que no establecia un empr6stito
exterior, sino un emprestito interior.
Y el Sr. Ferrara entonces, hizo la explieaci6n de
algunas clAusulas, que decia que ese proyecto con-
tenia y que eran peligrosas para nuestro porvenir
politico, y en contra de esas clausulas, y en contra
de ese proyecto, trajo un trabajo complete para que
la Cimara lo estudiara. La Camara aplaudi6, y mis
aplausos no fueron restados al aplauso de mis com-
paileros, porque yo siempre lo que he querido mis
que nada, es una soluci6n, aunque yo estaba absolu-
tamente opuesto por convicci6n econ6mica a la so-
luci6n exterior, yo aceptaba la solucidn interior, y
aunque no la aceptara, no podia nunca tratar de
poner un obsticulo al desenvolvimiento de una ini-
ciativa, que indiscutiblemente era una inieiativa
buena, que indisentiblemente que era una iniciativa
patri6tica, y que evidentemente, porque ya no puede
discutirse era una inicitiva que ha sido la que ha
traido este arreglo feliz, esta situaci6n ventajosa
para nositros, porque de una vez vamos a poder dimr-
le una soluci6n, a los problems que el pais i-os pide.
SR. GIL (HELIODORO) : Ya estamos arreglados, ceual
es el Proyecto nuevo, qui6n lo conoce?








bIARdo Dte S'ISION19S D:)E LA OAMARA DE REPhESENTANlltES -,


SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZAIC) : Se suspen-
di6 aquel debate Sres. Representantes, se nombr6
una Comisi6n que ha trabajado much, que ha di.s
cutido much, con gran patriotism, y despuis de
todas las peripecias, de la que soy ajeno, pues yo me
quise sustraer de los trabajos director de esta Co-
mision, aunque esperaba impacientemente un rc-
sultado de su studio para aceptarlo a la postre. Y
en efeeto, hoy ha venido el Dr. Ferrara para decir-
nos, con sus propios y autorizados iabios, que tone
mos una soluci6n, no tengo que decir, si acepto, o
no acepto la soluci6n, y a mi si me interest declarar
que si hubera un solo miembro de la Camara que
sospe'ehara respect a la convenieneia political e in-
ternacional de una clAusula de este proyecto de emn-
prestito exterior, me bastaria esa sospeeha, para que
yo me sumara a ella, y luchara porque esa clAusula,
no figurara en el proyeeto. Bastantes ventajas, bas
tantes victorias hemos obtenido, como yo pens6, des-
de el primer moment, que la soluci6n fuera del
empr6stito exterior.
El Sr. Ferrara quiso al terminar su diseurso, y
en esto es realmente en lo que yo tengo que informar
a la CAmara primordialmente, en el extreme en que
61 se referia a la gesti6n hecha por el Secretario de
Estado, Sr. Carlos Manuel de C6spedes. En ella, si
yo he intervenido directamente. Estando en la CA-
mara, en una tarde, el doctor COspedes me lla-
m6 y me dijo: que seria convenient que yo me
trasladase a la Secretaria de Estado, para que
conociera de novedades importantes, que se debian
a sus gestiones como Secretario de Estado de es
Repfiblica, de aeuerdo con distintas personas qu,
en estos asuntos, previamente habia ya debatido. E!
Sr. COspedes me dijo, que estudiara la soluci6n que
se proponia en este pequeiio memorandum, que mec
entreg6 directamente a mi, y que 'he podido compro
bar es extrictamente *el mismo que el Srt Cortina, Se-
cretario de la Presidencia, entreg6 al Sr. Ferrara.
Hice el studio do esta proposiei6n, y entonces, un
compailero mio, firmante conmigo, el Sr. de la
Cruz, del proyeeto de ley, me dijo que no perdiera
tiempo, y que si esto representaba un acuerdo, que
inmediatamente redaetara las enmendas pertinentes a
la Ley del Empr6stito 'para firmarlas los mismos
firmante de la primitive proposici6n de ley. Yo no qui-
se hacerlo sin antes tener una segunda conferencia
con el Sr. Secretario de Estado y despuis de esa
confereneia he redactado esta enmienda que ya los
mismos firmantes de la proposici6n dd ley, tenia-
mos presentada a la Mesa de la CAmiara. Me -orres-
ponde, Sres. Representantes, indudablemente, en esta
informaei6n, que se va alargando mis de lo que yo
pensaba, pero que ya va a terminar, haeer un susein-
to analisis de lo que contiene esa enmienda. En- 1
proyeeto de ley, impugnado por el Sr. Ferrara halia
diversas clinsulas. Una de ellas decia que la Repi.-
blica estaba obligada a informar cuando lo piedierau
los Banqueros contratantes del Empristito, acerea
de la forma en que se estaban combrando los impues-
tos y a la inversion que a esos impuestos se daba. Ese
precepto en el Proyeeto qued6 eliminado por noso-
tros mismos. Habia otro precepto que decia que ade-
mis de los dereehos concedidos por las leyes y los
tratados, los banqueros o tenedores de bonos en el
easo de falta de pago de los intereses, tendrian el
derecho y tambiin en el caso de la amortizaci6n, de


dirigirse al Tribunal Supreme cubano, pare que este
Tribunal, nombrara un administrator de esos im-
puestos, que tendria a su cargo la administraci6n
de los mismos hasta que en una vista pfiblica y con
gran brevedad se demostrara a conciencia de ese
mismo Tribunal que estaban ya al corrente los pa-
gos, en ese caso, remover de su empleo al adminis-
trador que habia nombrado el Tribunal, y dejar que
la administraci6n siguiera su earso normal; ese pre-
eepto qued6 tambi6n eliminado. Habia otro precep-
to, y yo agradezeo a la Camara que oiga con aten-
cion estas cuestiones, habia otro precepto por el que
la Repfiblica Cubana se comprometia a haeer que se
castigaran a los defraudadores, a los indivilduos o
entidades; y el Sr. Ferrara decia que la Repiblica,
no tenia que comprometerse a castigar a los defraud
adores, que ahi estaban nuestras leyes criminals
que puesta en vigor por el Congreso y aplicadas por
los Tribunales se dirigian a lenar esas funciones.
SR. FERRARA (ORESTES) : Yo no me he fijado tanto
en vista part, que realmente no me parece de verda-
dera importancia porque hacer una declaraci6n de
que se persiga a los delincuentes, no significa que
no se lleguen a perseguir en la actualidad ofreee
porque estimo que esto de ser una base contractual,
lo cual significa que en case de interpretaci6n dis-
tinta pudiera dar lugar a que pretendiera alguna de
las partes ejereitar sus actos de soberania, preten-
diendo perseguir la del;neuencia en Cuba con extra-
limitaci6n de las funciones que corresponde a nues-
tros Tribunales, y maxime cuando se dice no solo
individuos sino tambi6n entidades, volviendo asi a ]a
ed'ad media cuando se dictaban condenas en contra
de cindades o de corporaciones.
SR. DE LA PERA (LuCILO): El castigo de Dios.
SR. FERRARA (ORESTES): Pero no era el castigo
de Dios, al que yo temia si no al de los banqueros, y
que se pretendiera perseguir a las entidades, lo cual
pudiera significar que hubiera, sido una palabra in-
til o hubiera debirdo significar que esa entidad era
la Camara de Representantes, el Senado algunos
Ayuntamientos o Coneejales Provinciales, etc., lo
cual yo queria evitar.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : El senior Fe-
rrara a mi juicio, ha explicado mas bien su pensa-
miento, que el pensamiento de ese precepto.
SR. FERRARA (ORESTES): Yo quiero preguntarle
a su sefioria que significa alli la palabra entidad.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): S. S. puede,
si quiere suprimir, esa palabra.
SR. FERRARA (ORESTES) : Yo en este asunto no me
interest ya en cuanto 'a la defense de los ciudadanos
cubanos, en t6sis general, sino a mi propia defense.
Yo no quiero, que esa base subsista -porque merma
el derecho de disponer, que tiene la Repiblica de
Cuba, de su soberania.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Es que mi
intenci6n va mAs lejos, yo creo que no es possible
aceptar, me parece una ignominia present'-r seme-
jante precepto.
SR. SAGAR6 (BARTOLOMI)): Pido la palabra para
una cuesti6n de orden.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : Tiene la palabra S. S.
SR. SAGAR6 (BARTOMf) : Sofior Presidente y
sefiores Representantes: Como promoterr del inci-
dente surgido alrededor del Proyeeto de Eni,'i',ti-
to y teniendo en cuenta que en realidad las infor-









20 DIARIO DE SEStONES DE LA CADMAA DE REPRESENTANTEY8


maciones que se han dado en la tarde .de hoy tanto
por el Dr. Ferrara, como las que esta dando en es-
tos moments el Sr. Freyre de Andrade, no ,on las
informaciones a que yo me referia, toda vez que !a
Cimara de Representantes de una manera ofioial,
en vista de los documents presenta.dos a la Mesa
como informaci6n sobre el Proyeeto de Empr&stito
exterior, no han sido presentados a la Mesa en forma
reglamentaria, puesto que este Proyecto de Em pres-
tito no ha, sido solicitado como es costumbre que sean
solicitados estos Empr6stitos, a virtud de un Mensa-
je del Ejecutivo, en que exponga los fundamentos
que hacen necesaria la concertaci6n de un empres-
tito exterior, y en virtud de que afin el Congreso
cubano no conoce todavia la finalidad ni el alcance
de las necesidades que aconsejan la concertaci6n le
ese emprestito, porque no conoce el aleance de la
deuda y en virtud seiiores Representantes, de que sc
est6 discutiendo este asunto, sin tener a nuestra dis-
posicin6 todos los anteeedentes y datos oficiales ne-
cesarios, yo pido a la OC:Amra acuerde la suspension
de este debate.
(Varios se~ores Representantes: No, no.)
Y sobre todo seiiores Representantes, porque aqui
se ha hablado en una forma tal sobre este Proyecto
de Empr6stito y sobre las informaciones hechas an-
te la CAmara, que hacen pensar cue el Proyecto Je
que se trata, tiene por base el reconocimiento de un
poder 'extranjero reconocido y autorizado por noso-
tros, para hacerlo, y que ese powder extranjero insis-
te, para qu'e nosotros aqui lo votemos en la forma
-que lo estamos haeiendo, entiendo que nosotros debe-
mos conocer de antemano la existencia del document
official conocido con el nombre de "Memornamdnum No.
13" cque determine que no podrA aprobarse el Em-
pr.stito, si previamente no se dispute y se aprueban
determinadas leyes. Por tanto, yo pido la suspension
de este debate para otra sesi6n.
(MUrnawlos.)
Yo pido que mi proposici6n se ponga a votaci6n
nominal.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Yo protest
de esta forma que se usa. para coartar al que habla
en el uso de la palabra.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : Se pone a votaci6n.
'SR. Gm (HELIODORO) : Por cortesia al senior Frey-
re de Andrade, debemos dejarle terminar.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Protesto de
este sistema -de no dejarle a uno hablar cuando se
esta defendiendo.
(Murmnblnos.)
SR. PRESIDENTE (VERDEJA) : Los que estin confor-
me, se serviran ponerse dde pie.
SR. SAGAR6 (BARTOLOME) : Que se someta a vota-
ci6n despu6s que termine el senior Freyre de An-
drale.
'SR. PRESIDENT (VERDEJA): No puede ser, esta
reehazada su proposici6n. Continfie el senior Freyre
d'e Andrade.
SR. SAGAR6 (BARTOLOM) : iC6mo! Yo he pedido
votaci6n nominal.
(Murm~llos.)
(Varios seiores Representantes dicen que no y
otros que si.)


SR. REY (SANTIAGO): Usted no la pidi6 pensaria
en pe.dirla.
SR. SAGAR6 (BARTOLOM) : Yo la he pedido. Apelo
al testimonio de los taquigrafos.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Se pone a votaci6n
nominal por haberlo solicitado un senior Representar-
te. Los conformes votarin que si y los contrarios
que no.
(Empieza la votaci6n.)
SR. FERRARA (ORESTES) : Sr. President, yo me re-
tiro de la sesi6n y no vuelvo a ella. (Se levanta, y
various seilores Representaantes lo rodean impid'iendo
que se vaya.)
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Yo anuncio.
que tardar6 muy poco en abandonar este local, pero
cuando lo haga, voy a presentar una exposici6n de
motives ante el pais. El pais me va a oir.
(Continita la votaci6n.)
S3. PRESIDENTE (VERDEJA): sFalta algin senior
KRpresertante por votar?
SR. ESPINOSA (JUAN) : Yo no he votado. y voto
q'le no.
SR. PRES.DENTE (VERDEJA): Han votado 78 sero-
res Repr(entantes: 76, que n6 y 2 que si.
Queda, pues, rechazada la petici6n de suspension
del debate.
Tiene la palabra el Sr. Gil para explicar su voto.
,SR. GIL (HELTODORO): Sr. President y sefiores
Representantes: Yo he querido aprovechar la opor-
tunidad que me brinda el Reglamento, para explicar
mi voto, porque es possible 'que yo tenga una cualidad
que falta a muchos de los hombres y es que cuando
el apasionamiento predomina, yo result todo lo con-
trario; estoy tranquilo, quizAs, porque realmente soy
yo, un espiritu de contradicci6n.
Yo creo que en esta cuesti6n, lo que hace falta es
el celculo sereno y frio, que es lo que ddebe preceded
al voto que se va a emitir, y no vayamos con una
indigestion de patriotism a lesionar gravemente lo;
int'ereses de la Repfiblica, no vayamos a dejarnos
Ilevar en un problema de esta importancia. por los
eternos paladines de un falso patriotism, para los
que siempre explotan, siendo portadores de la ban-
dera de la Patria, para el logro de sus intereses per-
sonales y bastardos; y sin hacer tampoco caso a las
exageraciones de determinados elements que por ir
de prisa, quieren colocar al Congreso 'en una situa-
ci6n dificil y perjudicial a los intereses del mismo.
Desoigamos a los unos y a los otros, y meditemos
bien lo que vamos a hacer en este asunto de tanta
naturaleza.
Yo puedo informar a la CAmara, que cuando yo
concurri a la Comisi6n intercameral de que formaba
part, para redactar -dos proyectos de ley, o various,
para escoger entire ellos, el mAs adecuado, entonees
oeurri6, que a virtud de una indicaci6n del Senador
Aurelio Alvarez, Presidente del Senado, tuvimos
una entrevista en Palacio, a la cual concurri6 el Ge-
neral Crowder, y en ella esboz6 que 61 era partida-
rio del proyecto, segfin 61 decia, del Sr. Secretario de
Hacienda de Cuba, subrayando esto, de tal manera,
que yo que soy un poco suspicaz, me imagine, que
de ese proyeeto era padrasto el Secretario .de Ha-
cienda, y el padre, el General Crowder. Ese proyec-
to de ley, fu6 discutido en su totalidad, y de el se
fueron desechando todo lo que afectaba a la sobera-
nia national, que fu6 motive de eserupulosa y mina-








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 21


ciosa atenci6n por parte de todos los comisionados.
Y me interest rectificar algo que se public en la
prensa, algo que no es exacto; se dijo en aquel enton-
ces por el General Crowder, que 6l, no era expert
en cuestiones de impuestos, que l1 consultaria al Go-
bi'erno de los Estados Unidos, para ver si se acepta-
ban esos impuestos. El estim6, repito, que era nece-
saria, previamente esa consult, pero que eso tenia
el inconvenient de que se iba a prolongar demasiado
la discusi6n de este asunto, y eso a mi, me pareeio
una evasiva, que no debia ser tomada en consider
ci6n porque no es possible, que se admit el impuesto
del uno por ciento, tan gravoso para el pais, en estos
mementos en que todos los paises de la tierra, dictan
leyes protectoras para los products de su propio
suelo, y no vayamos por el contrario a imitar las teo-
rias antiguas porque es necesario ser oportunista, y
especialmente, debemos de recomendar eso, los que
conocemos algo del Derecho Mercantil, de acepta'r el
criteria de la autoridad del Tratadista Blanco Cons
tand, que estima, repito, que la base esencial de esa
ciencia, es el oportunismo. Y buen ejemplo de eso, lo
tenemos en la propia Naci6n Americana, en que los
fabricantes de calzado, han heeho protests acerca de
la conduct del Congreso Americano, al subir las ta-
rifas sobre el azdear eubano, porque pretenden, se
grin ellos, que el pueblo cubano, tome represalias en
igual sentido, y de esa manera, iresultarian profunda-
mente lesionados sus interests. Y yo, que he recogido
la impresi6n en estos dias, de elomentos de aquel
gran pueblo, que no tiene intereses aqui, que miraai
con simpatia al pueblo cubano, estiman que cl Con-
greso cubano, debe de actuar, de modificar sus tari-
fas, para que entonces, los fabricantes de calzado,
los arroceros, los productores, nos dieran mis facili-
dades, que las que nos dan ese Tratado de Reciproci-
dar, que ha sido burlado 'por el Congreso americano,
en perjuicio nuestro, y tengan que sumarse a noso-
tros, entonces es possible que hayamos triunfado en
el Congress americeano. Por eso yo pensaba que un
asunto de esta naturaleza, no puede ser asi en un
moment ser resuelto, cuando tanto se teme que la
patria se desmorone, si no que debe procederse a an
examen meticuloso el Proyecto en su totalidad y
del articulado. Si aqui se nos viene a decir que ,on
rapidez vertiginosa votemos el impuesto del uno por
ciento, por tales o cuales causes, para amedrentar-
nos, entonees que caiga la Repfiblica, que caiga enl
buena hora, porque solo en ese caso y viendo la im-
posici6n de ello, nos quedard el recurso de powder de-
cir, que todos equellos grandiosos y fantAsticos edi-
ficios, que han sido edificados para la confraternidad
de las naciones Hispano-Americana, es una falsa hi-
pocresia, y en este caso, es possible que a la larga
ellos resulten mas profundamente lesionados de l.
que resulthramos nosotros por el moment; es posi-
ble que despubs, se restablezca la normalidad y ven-
ga la justicia para nosotros. El sometimiento me pare-
ce indigno y yo no estoy dispuesto a cometer ningu-
na indignidad, ni que ninguno de nuestros compa-
fiores la cmeta; yo creo .que parte de esas, tenemos
que melditar, cual es el impuesto que debemos para no
lesionar los intereses nuestros en beneficio de los
extranjeros, porque aunque a primer vista se diga
que vamos a pagar un interns midico, aqui viene el
cuento de aquel comerciante que prestaba dinero ai
interns del uno por ciento, y a los que so quejaban


todavia les decia que se conformaran porque habia
otros que los prestaban al uno y medio y los daba en
efectos o mercancias. Tenemos muchos que pensar
acerca de este impuesto porque es un gravamen que
vamoc a crear sobre el suelo, y la Industria de Cuba,
yo que vengo encarifiado con estas ideas, y que veo
que ellos son los sabios y las praetican, debemos imi-
tarlos, y no querer que procedamos con festinaci6n.
Varios individuos que integran el Comit6 Parlamen-
tario Liberal, me pidieron que convocara 6ste Comit6
hace dias, para oir al Dr. Ferrara en relaci6n con las
impresiones, y con los acuerdos a que en prineipio
hubieran legado, en esta emisi6n patri6tica y prhc-
tica. Pero el Dr. Ferrira se limit en este Comit6
a hacernos las observaciones que nos ha heeho en la
tardo de hoy. Hemos observado, que no se habia for-
mulado un nuevo Proyecto, si no que preeisamente
quedaba el que esta aqui, aquel que la Camara, cre-
y6 en un moment que era malo, y al cual acept6 en
prineipio las enmiendas del Dr. Ferrara. Yo creo que
en definitive las enmiendas como hay que reprodu-
cirlas a uno u otro Proyecto hay que decirle a la
GCmara de Representantes dentro de tres o cuatro
dias o sesiones definitivamente se va a tratar aquel
o el otro Proyecto, para saber a cual le yamos a
formular las enmiendas; porque yo tengo varias y
realmente no s6 a cu.l formular, si a la enmienda del
Dr. Ferrara o al Proyecto primitive. Por eso yo creo
y lo pido a nombre de determinados elements del
Comit6 Parlamentario Liberal, que despues que el
Dr. Freyre de Andrade haya aeabado de hacker 6stas
explicaeciones ]leguemos a un acuerdo sobre 6ste pro-
blema, determinando si 6ste es el Proyecto, que en
definitive se va a estudiar, para yo poderle dar cuen-
ta a el Comit6 Parlamentario, paira que por aquel tam-
bi6n se hagan las enmiendas que se estimen necesa-
rias, haeer. Por consiguiente aproveehando la opor-
tunidad que me da esta explicaci6n de voto. pido
tambi6n a la CAmara como proposici6n...
SR. PRESIDENT (VERDEJA): S. S. no puede ha-
cer esa petici6n en su explicaci6n de voto.
SR. GL (HELIODORO) : Yo me reserve entonces el
derecho de presentarla on su oportunidad.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Tiene la palabra el
Sr. Coyula para explicar su voto.
SR. COYULA (MIGUEL): Sr. President y sefores
Representantes: Al objeto de explicar mi voto,
porque queria de algin modo exponer mi modo de
pensar en este memento. Esta sesi6n ha tenido pira
mi y creo que para todos mis compafieros la ventaja
extraordinaria de obtener informaciones circunstan-
ciales en reiaci6n con la series de trabajos que han
realizado distinguidos compafieros nuestros en rela-
ci6n con esta contrataci6n de un .empr6stito exterior,
o con Jo que aparecia preferido per la CAmara: una
operaci6n de crdito de character dom6stico, que nos
evitara 6ste, a que segin ellos, se llegark en defini-
tiva. Yo opino como el senior Ferrara que seria prefe-
rible una operaci6n de cr6dito entire nosotros que
este de carAicter exterior que tiene no solo peligros de
orden politico, sino acaso inconvenientes grandes de
carterr financieros.
Cuando se trat6 de la concertaci6n de un empres-
tito en otras cireunst-ancias hace ya algunos meses
y cuando muchos compafieros mios se pronunciaron
de enter conformidad con ese empr6stito yo tuve la
tristisima suerte de figurar en arna minoria red'ui-









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


da de siete seilores Representantes, porque afin enton-
ces no me pareci6 oportuno la contrataei6n del em-
pr6stito, pero en la eesi6n actual, con las informa-
ciones de los sefiores Ferrara y Freyre de Andrade
me imagine que tiene una importancia extraordinary
ria y creo que continuando el senor Freyre de An-
drade en el uso de la palabra, como la COmara ha
resuelto que sea, creo que es lo mas razonable y que
tanto este distinguido compafiero en sus informacio-
nes, como el senior Lucilo *de la Pefia con sus inte-
rrupciones, como cualquier otro compafiero que ten-
ga objeciones que hacer, procuren poner el cerebro
sobre el coraz6n, dominar la ipasi6n, poner una mano
sobre el coraz6n y sentirse finica y exclusivamente
legislator en esta tarde, porque en los mementos ae-
tuales, para bien de la Patria e inspirado en un sano
y fecundo patriotism, refrenar los apasipnamien-
tos y poner el cerebro, en concordancia eon los sen-
timientos, muy alto, a fin .de que sea mtucha la luz
que .prevalezea sean nuestras labores fraternales.
(Grandes aplausos.)
SR. DE LA PERA (LuCILO) : Vote que no, en cuan-
to a la suspension del debate, a favor de que hiciera
iso de ]a palabra el senior Freyre de Arpdrade.
Por tanito deseo que el senior Freyre de Andrade
continue en el uso de la palabra.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Continue en el uso
uso de la palabra el senior Freyre de Andrade.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Sefiores Re-
presentantes: Vuelta la calma a los espiritus por
!a acei6n del tiempo, y por la acei6n sedante de las
palabras, de la invomci6n del senior Coyula, me re-
servo el derecho de continuar, tratando de terminal
]o mis brevemente que pueda, po-rque conozco y p'e-
siento que la Cimarra, esti cansada y siento y noto
que yo lo estoy en gradd sumo.
.Estab.a haeiendo la explicaci6n serena como el se-
flor Coyula deseaba acerca de aquello, que del Pro-
yceto se ha suprimido de acuerdo con la gestidn de
nuestra caneilleria y habia llegado a una de las
ellusuias Ilamadas political, cuando se me hizo una
series de interrupeiones cuya excitabilidad no parti6
de mi, sino encontraron en mi la natural resistencia
y en ese moment ful que el debate se suspendi6, a
pesar de que despuls la Cdmara ha dieho que no
se suspend.
Y queria especialmente explicar a la OCmara esta
cuesti6n, no para debatir sino para legar al terreno
a que yo hubiera l1egado si no hubiera interrumpido
el senior Ferrara, provocando una cuesti6n cuando
yo solamente hacia observaciones simplemente para
que mis compafieros se dieran cuenta como eada uno
de nosotros entendimos la cuesti6n, el senior Ferra-
ra yo, y los demas compafierns.
SR. FERRARA (ORESTES) : Sefior Freyre de Andra-
de, lc6mo puedo yo demostrar, lo que yo entiendo,
sin decirlo'.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONzALO): S. S. dijo lo
que entendia en 1sa oportunidad debida, pero yo de-
cia que informaba, que no debatia, senior Ferrara,
pero el senior Ferrara planted un debate, y el debate
planteado por el senior Ferrara, 'di6 lugar a estas
constantes interrupeiones, que yo despugs de todo
no lamento, porque nunea lamento que la Cimara
se exprese de acuerdo con la idiosincracia .de sus
mienbros, components; cada uno es como es; y yo
a ninguno de ellos, .os voy a variar. Pasando a los


debates informar6 a la Camara, que despues de to-
das estas supresiones hechas en el primitive proyeeto
de ley, vino una de suma importancia que la Cima-
ra debe considerar juiciosamente .para decidir su
libre voluntad y su libre voto, en el sentido primiti-
vo o en el sentido de la enmienda, anunciando que
yo, despubs de largas vacilaciones me he decidido,
por mutuo propio, por examen interpectivo, en el
sentido de la enmienda propuesta y que yo, en pri-
mer lugar, con la Ley he suscrito. So trata de lo
siguiente: uno de los principles puntos que se ha-
bian discutido en estas conferencias interparlamen-
tarias, que no se iba a tratar porque no era de noche
pero que se hacian en correct traje blanco con ame-
ricana pnesta y cubana a la vez porque era de
dia...
SR. DE LA PERA (LUCILO) : El senior Freyre de An-
drade se hia decidido a eambiar de nomenclature, y
al saco criollo le llama, americana. (Risas.)
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): S. S. sabe
que se llama americana. El siaco criollo es la filipina
que ni usted ni yo usamos.
SR. DE LA PENA (LUCILo) : Si, yo la uso, encantado
de la vida, en Vuelta Abajo.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Pues el pun-
to principal de este debate es el siguiente. Se .acepta
para el pago *de los intereses del emprkstito del uno
por ciento, en la venta bruta durante los afios, quc
dure el emprkstto, sin que el Congreso pueda dero-
garlo porque se trata de un contrato en que est:i
comprometida por determinado tiempo la voluntad
de la Repuiblica, o se comprometan al plago de los
servicios del empr6stito, los impuestos corrientes que
ahora recauda la Repfiblica, dejando el uno por
ciento para sustituir a esos impuestos corrientes, que
ahora se van a comprometer a los servicios del em-
pr6stito? Esta es la gran pregunta, la gran cuesti6n
de examen a la luz de los principios eeonomicos que
serenamente debe considerar la COkmara, para deei-
dirse por uno u otro de los t6rminos del .dilema que
planted la pregunta. Esta es la cuesti6n econ6mica
fundamental. Yo me he decidido porque se adscri-
ban al emprestito otros impuestos corrientes y no
el uno por ciento porque es evidence, en primer t6r-
mino, que el uno por ciento tiene un carA eter aliato-
rio o inseguro; porque como. nuna ha estado im-
plantado en la Repfiblica, no se -conoce cuanto va a
rendir, no se sabe cual va a ser la exactitud de su
funcionamiento, yol mis seguro, concrete, evident
y probado debe ser lo que nosotros ofrezcamos como
garantia de la nueva deuda, porque es tambi6n aque-
Ila en que va a estar comprometiido el honor de la
Repfblica, y que dejemos para el pago interior aqua-
Ilo que no esta probado todavia. Y ademls, 'porque el
impuesto del uno por ciento que di lugar a grades
debates en la opinion pfiblica y que tiene una ene-
miga marcada y ij:ifi.:-,, en el comercio, el uno
por cicuto del,, despus de ser aprobado y despuis
de ser puesto en vigor, s sometido a una, segunda
consideraei6n del Congreso para retirarlo o ratifi-
carlo, en el caso en que se demuestre, 'que esos cla-
mores que ya se levantan en la opiniDn pfblica, han
sido fundados en previsiones acertadas. Ahora bien,
hai-icndo un resumen general de esta cuesti6n, yo
puedo afirmar que me siento satisfecho, que me si.en-
to tranquilo con las enmiendas que se han podido
ntroducir con la aquiescencia en todo o en casi todo


-


--









DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 23


el primitive proyecto de ley; pero que no tengo el
derecho, ni la obligaci6n-- por que no enmplear la
palabra adecuada?-que no tengo la obligaci6n pa-
ra echar sobre mi, ni la responsabilidal de esta en-
mienda, ni tampoeo la responsabilidad de la prime-
ra firma del proyecto de ley, porque el dia en que
otros compafieros, en segundo lugar, y yo en primer
lugar, le dimos frente a esta cuesti6n, el dia en que
la presentemos a la Mesa de la Cimara como inicia-
tiva legislative de ]a misma, ya la Asamblea Parla-
nentaria del Partido Conservador se habia reunido
y habia adoptado el criteria de que se presentara a
debate en la OC'mara esta question. Y la Asamblea,
o1 mismo que yo, comparti6 esa opinion, en el grado
en que me toea compartirla dentro de los sesenta y
mis miembros que la componen, ]a Asamblea Parli-
mentaria del Partido Conservador, tuvo el criteria
de que en este proyecto de ley habria un debate
libre para que la mayoria del Congreso, una vez ini-
eiado el mismo, introdujera, al proyeto que se some-
tia a debate en esta Camara, todas -las enmiendas
que estimara convenient. Asi es que, con la entre-
vista, o sin la entrevista con el Secretario de Estado,
con el debate previo, o con el debate definitive, yo
siempre hubiera estado en la misma situaci6n de
animo on que ahora me encuentro, en que me en-
cuentro con respect a todas las enmiendas qlue
'figuran sobre la mesa de la Camara y que figuran
tam'bi6n en el cerebro de nuestros compaiieros; es
deeir, quo acepto tomar parte en las deliberaciones
de la. Camara y de dar mi voto, libremente, en el
sentido en que en cada moment lo ereo mas conve-
niente. No puedo, lo repito, oeultar mi regocijo, an-
te el hecho evident de que este proyeeto de ley, que
yo creo que nosotros tenemos que votar ahora, no
solamente lo vamos a votar cordialmente, sino que lo
podemos firmar ante el mismo pedestal de la es-
tatua de Marti.
SR. GUTIERREZ (VIRJATO) : Pido la palabra para
una cuesti6n de orden.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Tiene la palabra S. S.
Sn. GUTrIEREZ (VIRATO) : Sr. President: Yo en-
tiendo que se esta tratando esta cuesti6n de una mi-
nera normal; que el Reglamento determine los tur-
nos para resolver un debate en un proyecto de ley
de esta naturaleza, y pido, por tanto, a la Presiden-
cia, que aplique el Reglamento al asunto quo se esta
debatiendo.
SR. PRESIDENTE (VERDEJA) : Al iniciarse la sesi6n
en al tarde de hoy, la Presidencia ordenO 'la lecture
del Proyecto de Ley del Empr6stito y lo someti6 a
discusi6n, es decir, la continuaci6n .de la mismli,
puesto que en tardes anteriores se habia suispendiuo.
Pero se planted una cuesti6n previa, por el senior
Sagar6 y la Presidencia, entendiendo que debia in-
Formar sobre el particular, concedi6 la palabia. a
los miembros de la Comisi6n, a fin de que informaran
a la C'iimara. En ese trtmite so esta, y solamente
falta el Sr. Rey por hacr nso de la palabra. La Presi-
dencia hace un ruego a los Sres. Representantes:
que le permitan eneausar el debate, que no le quie-
ran guia.r, para que pueda ser una discusi6n orde-
nada, la Presidencia sabe cuales son las intenciones
del senior GermAn L6pez, y para su oportunidad le
darA la palabra. Tiene la palabra el senior Rey.
Sn. REY (SANTIAGO) Sr. President y Sres. Re


presentantes: Apenas yo tendria que agregar una
pallabra a las explicaciones que ban ofrecido esta
tarde, amplia y sinceramente los miembros de la Co-
misi6n Parlamentaria, Sres. Ferrara y Freyre de
Andrade, y como apenas si yo tendria que ofrecer
una sola palabra a las explicaciones dadas por ellos
en esta tarde, es que no lo hago y me limito sola-
mente a aclarar los siguientcs extremes: En la se-
si6n en que la CAmara conoci6 del acuerdo del Co-
.nit6 Parlamentario, que nombr6 una Comisi6n inter-
parlamentaria para que le diese a la enmienda, o
proyecto del Sr. Ferrara; en esa sesi6n que la CA-
mara conoci6 de nuestros prop6sitos, habia sido pre-
sentado un Proyecto de Empr6stito de 50 millones
de pesos, y cuando se reunieron los Comit6s Parla-
mentarios y unainimemente aceptaron la posibilidad
de que fnera aceptada la proposici6n del senior Fe-
rrara, 'porque se estimaba que ella era 'patri6tica,
nosotros no hicimos otra cosa, que dejar en suspense
el aeuerdo que teniamos de diseutir y aprobar, me
refiero a la Asamblea Palamentaria del Partido Con-
servador, al Proyeeto de Ley del Empr6stito que esa
tarde habia sido presentado.
Y cuando yo expuse a la CAmara, despues de ha-
berlo hecho brillantemente a nombre del Partido Li-
beral, el Dr. Herrera Sotolongo, que nosotros acep-
tames en principio, como soluci6n potri6tiea la
proposici6n del Sr. Ferrara, yo declare que conti-
nuaba manteniendo este proyecto, pero en suspense
hasta tanto no aceptAramos en definitva el proyecto
.iel Sr. Ferrara y se pudieran conciliar los distintos
intereses que se entremezelaban en esta cuesti6n.
Reunida la Cmiisi6n interpalamentaria, como expli-
caba el Sr. Ferrara, se nombr6 una Subcomisi6n, que
formul6 dicho proyeeto en el que quedaban compren-
didos todos los extremes quo el Dr. Ferrara habia
explicado aquella tarde, esta Subeomisi6n formu16
:dos Proyectos, uno de empr6stito exterior de doce
inillones para el pago de determinadas atenciones
primordiales, y el resto de 38 o 40 millones que con
el crater de obligaciones internal que habian de
ser satisfecho con el mismo impuesto del uno por
ciento.
Con ese proyecto, como ddijo el Sr. Ferrara, des-
pu6s de haberlo enviado persona'mente al Gral.
Crowder nos declare que mantenia sus mismos pun-
tos de vista respccto de analogos proyectos que
habian sido presentados anteriormente. Y despu6s
de todas las consideraciones que alli so hicieron de
todos los debates que se establecieron, en todo, como
decia el Dr. Ferrara, qued6 a muy buena altura la
dignidad cubana, y no habria pueblo alguno por pa-
triota que el fuera que pudiera superarla, salimos
etdos con el finimoentristecido y con la convicci6n
profunda que sin una inieva formula no venia aunar
a los distintos intereses que representibamos, el Re-
p:'ecentant, de los Estados Unidos y nosotros, co-
rrlamos la Vposibilidad de una interrupei6n en el
cesenvolvimiento de nuestra vida Republicana. Y
entonees el Dr. Ferrara y yo apelo "al testimonio de
otros compaficros que habia alli, el Dr. Ferrara con
una vision exacta del peligro que corriamos, reac-
cion5 inmediatamente en el filtimo instant y antes
de que el General Crowder se retirara con la con-
vicci6n de que sus gestiones habian fracasado, le pi-
di6 de una manera hAbil y corrects una especie de
plazo para que nosotros ofreci6ramos una soluci6n en









24 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES
II,


l; que se incluyera determinadas observaciones que
el General Crowder estimaba. Y este atendiendo de.
licada y caballerosamente al Dr. Ferrara, recono-
eiendo cual era el sentimiento .de delicadeza y de
patriotism que nos guiaba. no nos cerr6 las puer-
tas, si no que le dijo que si que 61 no tenia ningfin
inconvenient, porque 61 lo que deseaba era una so.
luci6n que positivamente beneficiase los intereses de
la Repfiblica; entonees fu6 cuando esa Subcomisi6n
realize el trahajo filtimamente que ha confeccionado
para llegar a la soluci6n de este problema. Y ese es
el que debi6ramos haber traido alqui como decia el se-
flor Gil y el Sr. Sagar6; ese u otro pero como una
soluci6n, y es precisamente el que no ha merecido
tampoco la aceptaci6n del General Crowder ni la
Cancilleria Americana, porque continue mantenien-
do el criteria de que ese problema no se resuelve si
no con el Empr6stito de cineuenta millones de pesos,
y sobre todo cuando el obsticulo que nosotros opo-
niamos a la aprobaci6n del mismo eran las clausulas
de carrcter politico; y por eso es que se ha admitido
la posibilidad de que esas desaparezean y desapare-
ciendo esas clausulas de carActer politico por las dis-
tintas enmiendas que estan presentadas, result
este proyecto de caricter esencial y exclusivamente
econ6mico, que nosotros podremos discutir amplia-
mente aqui que no hay la m6s lijera sombra de peli-
gro para la soberania national.
SR. GIL (HELIODORO) : Pero en lo que respect a
los impuestos nosotros estamos dlbligados a aceptar
o1 que ha .estudiado la cancilleria americana o los
estudiados por los Congresistas cubanos.
SR. FERRARA (ORESTES) : Esta. es otra ccnesti6n.
SR. REY (SANTIAGO): Esta s la segunda parte.
Sr. GIL I-ELIODORO): Pero no nos eingaiemos y
digamos la verdad
SR. PRE-IDENTE (VERDEJA) : Sr. Gil S. S. no pue-
de hablar sin la venia del Sr. Rey, que estk en el
uso de la palabra.
SR. GIL (HELIODORO) : Con la venia .del Sr. Rey.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : Y tambi6n con la ve-
nia de la Presidencia que tiene que concederle la
palabra y su S. S. no la ha pedido y como no se la
ha concedido. le retina por ahora el uso de ella.
SR. GIL (HELIODORO) : En ese caso pido la pala-
bra para despu6s. Yo tengo el cargo de Presidente
del Comit6 Parlamentario Liberal y veo que aqui to-
dos los Sres. Reepresentantes hacen uso de la palabra
sin necesidad de tales requisites en algunas ocasio-
nes y veo que la Presidencia no ha tenido esas infle-
xibilidades con los mismos.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : La Presidencia le ha
Ilamado la atenci6n a S. S.
Continue en el uso de la palabra el Sr. Rey.
SR. REY (SANTIAGO): Yo queria con la venia de
]a Presidencia. rogar al Sr. Gil que me expusiera de
madera concrete, cual es la pregunta que me habia
hecho anteriormente, para pod6rsela contestar tam-
bien respect del problema de los impuestos; y con
la venia de la Presidencia yo quisiera que el Sr. :Gil
me repitiera la interrogaci6n que me hizo sobre esos
impuestos.
SR. Gmi (HELIODORO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : Tiene la palabra el
Sr. Gil.
SR. GIL (ITEL3DORO) : La pregunta es 6sta, si es


possible que por el 'General Crowder, se acepte cual-
quier otro impuesto, que no sea de aquellos examina-
dos por el expert que la cancilleria americana man-
dG, porque sin saber ese resultado, el pretender dis-
cutir otro, daria lugar esa p6rdida :de tiempo en per-
juicio de la soluci6n del problema. Por consiguiente,
yo pregunto si aqui ahoTa la mayoria ,de los Repre-
sentantes en uso de su soberania, pueden votar aque-
llos impuestos que han sido objeto de studio por los
mismos, como el de los impuestos aduanales para no
cambiar el sistema de tributaci6n actual, o si tienen
que aceptarse aquellos recomendados por -el General
Crowder, quiero saber si eso fu6 aceptado o no...
SR. REY (SANTIAGO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : Tiene la palabra S. S.
,SR. REY (SANTIAGO): Sefior Presidente y sefiores
Representantes: Yo voy a tener el honor de contes-
tar al Sr. Gil, no como representnte del General
Crowder, ni siquiera como cubano, qae conoci6ndolo
intimamente pudiera estar identificaido con sus
conocimientos, que conoeiera sus ideas, sino que voy a
informarle de una manera concrete lo siguiente: El
problema vital, el que afectaba fundamentalmente a
la soberania national era el que se contenia en las
cliusulas political que han referido aqui los sefiores
Ferrara y Freyre de Andrade. Ese fu el fundamer-
to epital porque de la aceptaci6n de esas elausulas
political, podian derivarse incidents que influye-
ran de manera decisive en nuestros asuntos politicos.
El impuesto de uno por ciento, era de importaneia
desde el moment en que las corporaciones econ6mi-
ras reunidas en el Congreso habian hecho determina-
das otservaciones y se trat6 tambi6n este 'problema,
aunque no dindole preferente atenci6n que le habia-
mos dado a las elhusulas de car.icter politico.
El General Crowder nos dijo que si habia insisti-
io en la permanencia del impuesto del uno por cien-
to, sobre la venta 'bruta, era porque no se habia
sometido a su consideraci6n ningfin otro impuesto
que autoriza a crear, que daria igual garantia y
que habria de producer lo necesario para la amorti-
zaci6n y el pago de los lintereses del emprestito. Y
afin mAs, dijo que si se pretendia que por la prolon-
gaci6n del contrato del empr6stito, se pensaba que
el impuesto del uno por ciento, iba a gravitar con
pesadumbre aterradora sobre el pais por un laipso de
tiempo prolongado, podia entonces afectarse para el
pago de los intereses de la amortizaci6n del empr6s-
tito, el aument( de los impuestos en el Presupuesto
ordnario y entonces el impuesto del uno por ciento,
afeetarlo a esos ingresos presupuestales, al objeto de
que pudiera ser revocado en cualquier instant por
el Congress. Es decir que a pesar de ser muy impor-
tante ese impuesto, es susceptible de modificaci6n, es
susceptible de discusi6n. Eso es cuanto yo puedo
informal al senior Gil.
Pero en cambio lo que si nos afectaba directamen-
te porque constituia un engranaje mas ferreo e indi-
soluible eran las causes political, .que han sido conm-
pletamente suprimidas al enmendarse el proyeeto.
Por eso es que nosotros que habiamos dejado en sus-
penso el Proyecto que se habia presentado al no
aparecer las clhiusulas political que pretendian el Eje-
cutivo v la cancilleria americana sobre lo fundamen-
tal del empr6stito y manifestadas a la Comisi6n
interpalamentaria, es que nosotros hemos pedido a
la Presidencia que pusiera a debate aquel Proyeeto









MlARIO MY~ SESXONES Dfl LA 0AM AjRA DV, REPRENTANTLES 25


que habia quedado en suspense y despu6s de esta ex-
plicaci6n que seguramente no ha sido amplia ni tan
brillante cor la de los seiiores Ferrara y Freyre de
Andrade, yo ruego a la Presidencia que d6 por ter-,
minadas las explicaciones o que tan pronto como se
terminen se ponga a debate el Proyecto de Ley del
Empr6stito.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): La Presidencia en
tiende que han terminado las explicaciones porque
los sefiores miembros *de la Comisi6n ya han usado
de la palabra. La Presidencia pues va a ordenar la
!ectura del Proyecto de Ley del Emprestito, pero an-
tes va a conceder la palabra al senior German L6pez
que la habia solicitado para una alusi6n. Tiene la ,pa-
labra el senior German L6pez.
SR. L6PEZ ('GERMAlN): Sr. President y seiioresi
Representantes: El Dr. Ferrara, 'al terminar su elo-
cuente discurso explicando como se habia desenvuel-
to todo el asunto relacionado con el Empr6stito y la
Comisi6n de que 61 form parte, honrandola, y que
fu6 integrada por miembros del Senado y de la Ct-
mara, designados para que estudiaran el Proyeeto de
Empr4stito de cincuenta millones de pesos, me hizo
el honor de mencionar mi nombre hacienda alusi6n
a que yo subrayara las palabras que antes de haber
oido al Dr. Ferrara la explicaci6n que ha hecho de
la forma en que se ha desenvuelto toda esa cuesti6n,
habia subrayado la palabra "Empr6stito", y que
ahora, despu.s de haber eseuchado las manifestacio-
nes del Dr. Ferrara, tengo que subrayarla, a ser
possible, de una manera mis pronunciada.
Cuando vino a la CAmara este Proyeeto de Em-
pr6stito, que no tuvo; ciertamente, su origen en nn
Mensaje del Ejecutivo, tramite regular en todos los
paises cuando se trata de la concertaci6n de un Em-
*pr6stito tenia yo la seguridad, y quiero afirmarlo
rotundamente, desmintiendo a los que afirman otra
cosa en esta Camara de que ese proyeeto habia sido
escrito en inglks y mAs tarde traducido al espaiiol
para hacerlo traer, por conduct del Secretario do
Hacienda; y afirmo que fu6 escrito en ingl6s, porquc
tengo la absolutea seguridad de que fu6 hecho lasi, y
puedo jurar por mi honor a la Camara, que ello me
consta. Ese proyecto, pues, que ha sido traido a la
Camera por conduct dell Secretario de Hacienda,
despu6s de haber sido traducido del ingl6s, estinmo
yo, que siga paso a paso el desenvolvimiento de nues-
tra vida political y econ6mica, que debia no solamen-
te subrayarse sino hasta marcarse con signs espe-
ciales al tratarse en esta CAmara...
(Murmiulos en el Sal1n).
Yo rogaria a mi Jefe en el Comit6 Parlamentario
que me escuchara, porque estoy en desacuerdo con
sus apreciaciones en el problema del Emprestito.
Decia yo, Sr. President y sefiores Representan-
tes, que el hecho de haber sido redactado en idiom'a
extranjero el Proyeeto de Empr6stito de cincuenta
millones, me daba el derecho de subrayar las pala-
bras al halblar de 61; lo decia, y lo repito ahora, des-
pu6s que' el Sr. Ferrara, de manera elocuente, con
una sinceridad absolute, sin usar palabras de double
sentido empleando el lenguaje claro y precso. que
debe emplearse cuando de los interests de la patrial
se trata, nos ha relatado como se ha desenvuelto to-
do ese precepto, explicandonos la norma de conduc-
ta seguida por el Representante del Gobierno Ame-


ricano para imponernos este proyecto, rechazando el
otro el Dr. Ferrara, que era much mejor, pero quc,
sin duda, debia ser reehazado por tratarse de una so-
luci6n netamente cubana. Asi, pues, subrayo la :pa-
labra "Empr6stito"' afin mas, despu6s que el doc-
tor Ferrara ha dicho valiente y patriotamente que
este proyecto es una imposici6n americana; y la su-
brayo, porque no se debe hacer career a este pueblo
que no hay mas soluci6n que el empr6stito exterior,
cuando todos sabemos que hay soluciones cubanas
que no eehan a rodar nuestra nacionalidad. Por esc
he subrayado y sigo subrayando la palabra "Em-
pr6stito": no podia pensar yo que ningfn cubano
pudiera interesarse en l4 por ninguna otra circuns-
tancia, porque si tal sucediera, sobre 61 caeria la
maldici6n de esta patria y no seria yo el que hubie-
ra de sacarlo a la vindicta p6blica.
Yo he creido, y sigo creyendo, que ese Empr6sti-
to es al mas vejaminosa de las ingerencias america-
nas; y en demostracii6n de ello quiero hacer un pocoo
de historic: Creo, sefiores Representantes, que la 'po-
iitica expansionista de Norte Am6rica nos ha en-
vuelto, naturalmente, por nuestra situaci6n geogrA-
fica, dentro de ese plan de absorci6n que se tiene
trazado, absorci6n que para nosotros no habri de ser
en forma brusca como fu6 para. Puerto Rico y estA
siendo para Haiti y Santo Domingo, pero que nos
atrae paulatinamente y que se prepare, como los
tenticulos de un pulpo enorme, para ahogarnos en el
maiiana. y este empr6stito de cincuenta millones,
que obliga a la Repfblica a crear impuestos tres ve-
ces mayores de los que se necesita para pagarlo, no
es mas que el prop6sito decidido y firme de llevar-
nos a la perdici6n, no es mAs que una demostraci6n
patente de esa political de absorci6n de quienes, fal-
to a todos los principios mas elementales del Dere-
cho, colocaron en la Presidencia .de nuestra Repfibli-
ca a aquel que no habia obtenido la mayoria de los
sufragios del pueblo de Cuba.
Soy contrario, Sr. President y seiiores Repre-
sentantes, a esa political americana, porque des'de
don ToimAs Estrada Palma a la feeha, no han reali-
zsdo los americanos un solo acto que garantice la
estabilidad de la Repiiblica, y por el contranio, 'han
heeho todo lo possiblee para que so rompan los
vineulos que unen a nuestra sociedad. Quitaron la
raz6n a un Presidente honrado, primero; mas tarde,
la quitaron a un candidate, que habiendo obtenido
la mayoria de los sufragios, fu6 despojado, por la
fuerza del Ej6rcito, de su derecho; y, filtimamente,
pasando por eneima de todas las consideraciones, die-
ron la raz6n (habiendo sido el ipropio Enviado del
Gobierno Americano el que asegur6 que no se ha-
bian cometido fraudes en las elecciones pasadas-y
colocaron en la Presidencia de la Repfiblica, para des-
gracia nuestra, al hombre que hoy la ocupa. (Aplau-
sos).
Decia yo, Sr. President y sefiores Representantes,
que si es cierto que las fuerzas americanas derrama-
ron su sangre junto con la de nuestros hemanos en
.Santiago de Cuba para ayudarnos a ser libres, no es
menos cierto que la political americana pone cada dia
en al vida de nuestra independeneia, un eslab6n de
descr6dito para preparar los acontecimientos que no
se cuando vendrAn, pero que, seguramente, habrAn
de venir acontecimientos que servirAn para, justifi-
car, ante las naciones extranjeras, que Cuba no tiene









26 DtARB1O DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPiEESENTANTtES


capacidad para goebernarse a si propia. Y este Em-
pr6stito de cincuenta millones de pesos que la CA-
mara pretend votar y que no quiero calificar por
el respeto que me merecen mis distiguidos com-pafie-
ros-no es m-s que el eslab6n definitive que habrA
de completar la cadena que habr, de sujetarnos a
nuestros vecinos del Norte y que habrA de coloear a
Cuba en una situaci6n agobiante y que terminari
meti6ndonos dentro de las garras del 'Aguila america-
na. Y es por eso, que a titulo de cubano y sin faltar
a los deberes que me impone el partido que aqui me
trajo, yo declare que desde hace mucho tiempo no
veo un solo acto sincere en la political que los Esta-
cada dia mas virtudes.
Sn. FERRARA (ORESTES): Por eso debemos tener
cada dia mAs virtudes.
SR. L6PEZ (GERMAN) : Por eso es, sefor Perrara,
que me afirmo mAs en mis convicciones despu&s de ha-
ber escuchado sus palabras. S. S. que ha derramado
su sangre por la libertad de Cuba, nos ha dicho que
ha tenido que luchar constantemente para combatir
esas elAusulas que compafieros distinguidos que in-
tegran conmigo el Comit6 Parlam'entario del Parti-
do 'Conservador me aseguraban que no tenian nada
de particular. Por eso es que me afirmo nlms en esa
convicci6n, despues de haber oido a :S. S. que nos
ha convencido de que esas reuniones en el Palacio,
no han servido .mas que para abrir los ojos al pais,
advirti6ndole: no creAis en la buena f6 de los que
viene a Cuba asegurando que vienen a laborar por
su independencia; no creais en ellos, porique lalabor
que hacen es de destrucci6n de nuestra nacionalidad;
no creais en su afirmaci6n hip6crita de que lo que
pretenden es consolidar nuestras instituciones, por-
que entonces, de seguro, estambs muy cerca de la
perdici6n.
SR.- PRESIDENTE (VERDEJA) : La Presidencia desea
saber si los Sres. Representantes, quieren o no que se
d6 lectura al proyecto de ley.
SR. GIL (HELIODORO) : Yo pido la suspension del
debate.
SR. FERRARA (ORESTES): Pido la palabra, enton-
SR. PRESIDENT (VERDEJ L) : La Presidencia coin-
cederA a S. S. la palabra, en su oportunidad para que
haga esas proposiciones.
'S. PRESIDENTE (VERDEJA) : Se pone a 'votaci6n ia
totalidad del proyecto de ley. Tiene la palabra el se-
for German L6pez.
SR. FERARA (ORESTES): Pido la palabra, enton-
ces, para una cuesti6n incidental.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : Tiene la palabra S. S.
SR. FERRARA (ORESTES) : Sr. President y sefiores
Representantes: Yo creo que nosotros hemos perdi-
do el tiemipo. Con toda esti, discusiOn inftil, hemos
retrasado la discusi6n 'del proyeeto de ley, porque Ipro-
cedemos a impulses de actividades aceleradas. Desea-
mos las cosas demasiado pronto cuando, en cambio,
tenemos por otro lado el camino trillado. La C'Ama-
ra ha nombrado una comisi6n integrad-a por iniem-
'bros de ella y del 'Senado, y la Camara y el Senado
han aceptado la proposici6n, y natural es, que esa
Comisi6n se reuniera, para que diera su dictamen,
rindiera el proyeeto de ley, en la forma en que el de-
bate d'ebe sr discutido. Esto es lo 16gico, esto es lo
reglamentario, porque no me parece que ciertas co-
sas se puedan poner dentro de un par6ntesis, cuando


nos cierran. Yo creo, que la manera m'Is fkuil, de
poder llegar a un resultado, de poder hacer opinion
a fin do .que lo podamos combatir aqui con pleno
concimiento de causa. Hay un Proyecto que fu6
suspendido al cual se injert6 otro; se nombr6 una
Comisi6n, pero no se ha heeho nada en definitive;
eso es absolutamente impossible. Todos empiezan a
creer pues una Comisi6n, que un pequefio nmunero,
quiere imponer un Proyecto, lo eual no esta enel Ani-
mo de nadie. Vengamos toods aqui con la responsabi-
lidad de sus actos, que la Comisi6n resuelva, y que
informed a la Cimara para que esta proceda a 1'a dis-
cusion del Proyeeto con concimiento de causa.
'SR. PRESIDENT (VERDEJA): El Sr. Ferrara pro-
pone que se suspend este debate y que se envien
todas las enmiendas presentadas a la Comisin nomn-
brada por al Camara y qu 6sta, actuando con otra
Co(misi6n del Senado en forma de Comisi6n Mixta,
estudie todas las que se hagan en su oportunidad.
SR. REY (SANTIAGO) : Para proponer tambiin que
todos los sefiores Representantes que quieran intro-
ducirle enmiendas al Proyecto que va a estudiar la
Comisi6n vayan el lunes a las diez -de la mariana al
Senado a ofrecerlas a esa Comisi6n interparlamenta-
ria que va a confeecionar el Proyeeto definitive, pa-
ra que el lunes triigamos aqui el Proyecto elabora-
do por esa Comisi6n.
!SR. FERRARA (ORESTES) : Yo ereo que no podre-
mos traerlo el mismo lunes.
SR. REY (SANTIAGO) : Pues entonces fijemos el si-
bado a las once de la mariana para que los sefiores
Representantes que quieran introdueir ennfiendas
vayan al Senado y la Comisi6n los oiri.
SR. DE LA PEfA (LUCILO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENJE (VERDEJA): Tiene la palabra el
Sr. Lucilo de ]a Peiia.
SR. DE LA PENA (LUCILO) : Tanto m'as es de apre-
ciar la proposici6n del Sr. Rey, Sr. President y
Sres. Representantes cuanto que asi se evitaria el
motivo enojoso que ha erispado un tanto los 'inimos
de ordinarios sereno de los Sres. Representantes en
la tarde de hoy. En realidad de verdad si todos
hubi6ramos hecho eso desde el principio, nos hubi6-
ramos acercado a los distiritos compafieros que inte-
graban esa Comisi6n para tener a primera mano los
clementos de juicio necesario para ir formando nue-
vo criteria a tenor de los debates, habriamos tenido
aqui una sensaci6n exacta y clara de que esa propo-
sici6n, de que esas dos parties lamentables, por no
emplear un t6rmino que hiera la susceptibilidad del
Sr. Freyre de Andrade que aqui sucitaron tan con-
tradictorias discusiones, habriamos sabido todos des-
de el principio que esas dos parties habian sido re-
dactadas en ingl&s en el proyeeto que se le tramitiO
a] Sr. Secretario de Hacienda, y no habiamos tenido
los cubanos la dolorosa sensaci6n de que un Secreta-
rio del Despacho cubano, el Sr. Despaigne, era el
que habia introducido en el proyeeto de ley; que 41
aspiraba a que lo aprobase el Congreso de la Naei6n,
.iemejantes elAusulas vejatorias 'para la soberania
national. Evidentemente que esto habia- tenido la
supreme virtud de dejar en pie el decoro national
momentineamente puesto entire dicho por la afirma-
ci6n extraordinaria de que el propio General Craw-
dor queria que ese Proyeeto contentivo de semejante
clAusula fuese un proyeeto cubano, que era un Pro-
yeeto de origen national, que habia sido redactado








DTARto fDB SEStONES DlE tA CArARA DR REPREHENTANTBS


por elements natives de nuestra Patria. En estas
condiciones las cosas propone el Sr. Rey como abun-
daba en el mismo criteria el senior Ferrara, nosotros
estibamos completamente compenetrados con un cri-
terio sa'lvador y patri6tico y desethado por espfireo
toda intromisi6n vergonzosa del interventor. Y cr6a
me el Sr. Freyre'de Andrade que ompleo este t6rimino
con toda energia porque he mantenido aqui una line
de conduct absolutamente nitida y precisa de que es-
tos problems empiezan a conturbar la conciencia
pfiblica cubana. No he tenido el criterio de apoyar,
por ejemplo, en el seno de la Comisi6n de Hacienl.t
los Presupuestos Generales de la naci6n, sabiendo
que era una imposici6n extranjera, para despu6s
venir a debatir con alaridos estridentes a favor de
un nacionalismo que no responded a la norma de con-
ducta de una profunda convicei6n.
En estas condiciones declare que el senior Ferrara
nos ha dicho, por lo menos en petit-comit6 que esas
clausulas se atrevieron a ponerlas los nirte ameri-
canos porque nos crelan con el agua al cuello y por
lo menos este debate, esta actitud decorosa de la
CAmara de Representantes, este movimiento vivo,
.palpitante; nacionalista, civico, de opinion sana, de
idea sana ante el pais demuestra que no esti absolu-
tamente decapitado el congress cubano pero el senior
L6pez decia ademans que en el seno de su comite
estas eran las finicas frases que los americanos
presentaban intangibles. De suerte que si esto es
es asi, si es una realidad national, en nombre de qu6
cosa se me dice aqui que no se puede debatir alrede-
dor de esas frases y lo que se haga en esta Cmara
en la tarde de hoy puede demostrar doubles y que se
pretend infligir quebranto a la soberania porque se
dice que esos quebrantos que se pretenden infligir
son realizados por los propios cubanos.
SR. DE CARDENAS (RAUL) : Mle permit una inte
rrupci6n su sefioria con la venia de la Presideneia?
SR. DE LA PENA (LUCILO) : Con mueho gusto.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : Tiene la palabra el
Sr. de CArdenas.
iSR. DE CARDENAS (RAUL) : El quebranto de la so-
berania desgraciadamente no, lo ha infligido el in-
terventor como equivocadamente supone el esfior
Lucilo de la Pefia, desgraciadamente el quebranto
de la soberania national lo hemos infligido nosotros
mismos cuando llamamos al General Crowder, libe-
rales y Conservadores; desgraciadamente el quebran-
tamiento de la soberania nationall, lo infligi6 primer
el senior Estrada Palma cuando llam6 a los norte
americanos antes de legar a una transacci6n o a on
acerdo entire cubanos; desgraciadamente el que
brantamiento de la soberania national se infligi6 a
Cuba cuando el General Menocal, el General Jos6
Miguel G6mez y el doctor Alfredo Zayas han pe-
dido la intervenci6n norte-americana en nuestros
f.suntos.
SR. LORES (M1ANUEL) : El General G6mez no pi
di6 la intervenci6n americana fu6 el General Meno
cal el que llam6 al General Crowder para que redac-
tara el C6digo Electoral.
SR. SARDINAS (EMIILIO): El General Jos6 Migue
CrGmez fu6 personalmente a solicitar la intervenci6o
norte americana en Cuba al frente de una Comisi6r
de cubanos espfreos.
SR. DE LA PERA (LUCILO): Es verdaderamen cu
rioso lo que le acontece al que habla .Tiene today I


fama de un uso desapoderado de la palabra y cuan-
do al fin consigue hacer uso de la palabra despu6s
de veneer dificultades presidenciales se le haicen una
series interminables de interrupciones que no le per-
miten expresar su pensamiento planteindole cues-
tiones political y provocAndole incidents incorpo-
rados al debate sin que en lo fundamental ni en lo
principal sean indispensables al mismo. Yo quiero
que el senior Rail de Cardenas me contest conere-
tamente si tiene o no la misma idea, porque el punto
del debate es ese y no otro, si la clausula que apa-
reia en el Proyeeto del Empr6stito y que posterior-
mente ha sido retirada de 61 fu6 redactado por el
bceretario de Hacienda o no.
SR. DE CARDENAS (RAUL): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT' (VERDEJA): Tiene la palabra S. S.
SR. DE CARDENAS (RAUL) : No, no conozco en de-
talles porque no he tenido el honor de former parte
de la Comisi6n-Interparlamentaria. Lo que yo le
puedo asegurar a su seiioria es que el interventor
estA aqui Ilamado por nosotros.
SR. DE LA PENRA (LUCILO): Para otra cosa.
SR. DE CARDENAS (RAUL) : Despu6s que le llama-
mos es muy dificil decirle: te metes en esto y en
esto otro no. (Risas).
SR. DE LA PENA (LUCILO) : Yo sigo, Sres. Represen-
tantes, sosteniendo en la tarde do hoy descoso de su-
primir este turno, de leducirlo a su mis minima expre-
si6n si fuera necesario pero impedido porque debo
declarar que tengo misiones political ulteriores que
me hacen suponer que la esterilidad del esfuerzo es
absolute en estos instantes y ademis compromises
con viejos revolucionarios que tienen una noci6n pa-
tri6tica del memento fundamentalmente distinta de
ia mia, pero que creen que estas interveneiones per-
tarban en vez de esclarecer, quiero significar que
para acallar mi conciencia que me pedia a gritos
intervenir en el asunto, quise declarar que aquella
eiausula vejatoria, .para la soberania national era
una ignominia sin saber, como ya sB ahora quien
habia sido el redactor original de aquellas cliausulas.
Entonces el senior Freyre de Andrade interpretando
las mismas palabras me apostrof6 diciendo que los
ignominiosos eran los que suponian que eso era una
ignominia, y no era pensar de esa suerte. Como no
era el senior Freyre de Andrade el autor de la clausu-
ia, me extrafi6 que adoptase una. defense tan viva de
ila clAusula.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Yo no la he
di efendido.
SR. DE LA PENA (LUCIIO) : Por eso dije que el se-
fior Freyre de Andrade cs mas Papista que el Papa,
el senior Freyre de Andrade adopta una act;tud que
m al cuadra con el criterio cubano que pide claridad
Sresplandeciente de todas las personas que sepan la
honda responsabilidad patri6tica del deber que se
Scontrae cuando se nace en una tierra. No podemos
seguir sosteniendo la doctrine de que el General
SCrowder vela por Cuba, que se retira contrariado,
adolorido en cubano, cuando se separa de cualquiera
Sde las entrevistas celebradas con los elements nati-
Svos del pais. Tenomos que saber simple y sencilla-
Smente que hay dos costumbres; una la del que va,
no en mangas de camisa a los actos pfiblicos querido
- efior Freyre de Andrade, yo no soy capaz de supo-
i ner semejante pensamiento en S. S. Tuvimos un









28 DIAAto MD~ S1Io'NfS WiE LA C1AM"AR DE AEPAESENT'1ANTflS


ejemplo finico en la naci6n que aceptaron todos los
grandes mandatarios de nuestra tierra y que concu-
rria en esa forma a los actos pfblicos, que se llam6
el Licenciado L6pez Rodriguez, con el cual fracas
el precedent. Despu6s de eso no s6 que nadie se
haya presentado en mangas de camisa en ninguna
reunion pfiblica. Es que creo que el senior Freyre do
Andrade actria de buena fe, no refiri6ndose a este
problema de que ahora se trata, en dias anteriores
ha dicho al que habla que 61 batall6 cuando se con-
feccion6 la, Ley del Censo en el trabajo de aquella
legislaci6n de una manera terrible, y lleg6 a redac-
tar, en la propia oficina del Interventor extranjero
unos articulos en el m~s c6modo de los trajes do
casa, en estas condiciones, siendo cierto el anteceden-
te, no se lo imputo al companiero como agresion, no so
lo digo para enrostrarle, hoy por hoy, lo que han
hecho los cubanos despug'., hasta que eso sea una de
las virtudes a que podemos aspirar. Lo hago para
destacar aas dos doctrinas: la de los laboriosos, pero
mal orientados, la doctrine de los trabajadores, pero
sin espiritu nacionalista, la doctrine de los que la-
boran y screen que en eso est.A la salvaci6n national,
y la otra doctrina intransigentemente enamorada de
si misma, que creo que solo puede estar en nuestro
propio esfuerzo y en nuestra propia voluntad la re-
soluci6n de los problems nacionales. Esa es la dife-
reneia fundamental, y en que part de la prensa 'le
Cuba ha estado diciendo que los congresistas no eran
patriots que no eran cubanos, que no trabajaban,
y se me podrA decir, en nonbre de que iderecho se
me puede a mi decir que es mis respectable trabajar
bajo la f6rula extraila que abstenerse de trabajar en
,ana series de problems en los que se sabe que nues-
tra voluntad habri de ser est6ril?
Asi las cosas, pidiendo a todos una supreme re-
flexidn, me permit en la tarde de hoy decir, simple
v sencillamente, que no tiene autoridad moral--por-
que autoridad political es a todas luces que no puede
de ninguna manera reconoc6rsele para haeer que nos-
otros aceptemos una operaci6n de cr6dito semejan-
te-hombres como el General Crawder que tiene el
antecedente concrete, por .los Jdechos rotundos, ter.
minantes, ,palmarios, de haber intervenido en el
problema electoral cubano falseando la voluntad na-
cional; hombres como el General Crowder que man-
tiene en poder de los Ferrocarriles, que son una em-
presa extrafia a nosotros, los diez milloncs de pesos del
pr6stamo dde Cuba, sin que los devuelva porqae 61
esth interviniendo en favor de esa empresa que no
es nuestra; no es possible que tenga tampoco autori-
dad moral-porque political no hay congress quo
pueda reconocerlo-hombres que dieron en nuestro
seno el decreto del arroz, comerciantes con la situa-
ci6n accidental, pasajera de una zafra abundante,
sino cuando la consecuencia deprimente y horrenda
de nuestra imprevisi6n habia invadido el territorio
national. No se me puede decir, de ninguna manera,
que no sea algo absolutamente cierto y que no sea
algo respectable. Por consecuencia, si yo he tronado
aqui, un dia y otro dia contra la corrupci6n internal,
y se sabe que no hago 6sto para ampararlo, y que no
levanto aqui mi voz en su defense por consecuencia,
cuando me levanto, como en la tarde de boy para
repudiar la ingerencia extrafia, nadie podra decir
que tiene el defect mi razonamiento, que tiene el
inconvenient mi discurso, de que me opongo sin la


decision de que hablo de antemano para combatir
una vez mAs la afrenta de una ingerencia extrafia.
No, sefiores Representantes, el Dr. Gil, con la civic
autoridaC, que imprime siempre a sus afirmaciones
conoretas, ha afirmado que de esa deuda que se va a
pagar con tal empr6stito, con ese nuevo castigo que
caerA sobre los expoleados productores nacionales,
ha declarado que de esa deuda se han extraido ya to-
das las partidas dudosas, todas las partidas sucias,
todas aquellas partidas y creditos nacionales que
no hubieran podido resistir al examen de la Comi-
si6n que ha creado el Congreso para aclarar, para
depurar esa deuda, si esto es asi, si esto se hace por
elements abogados americanos chanehulleros, y que
todo el mundo conoce,-y la opinion sefiala como
amigos del Gral Crowder-, y esto se sabe, que lo
que pretend es crear una situaci6n mAs vejaminosa
para Cuba y una situaci6n ain m's dificil para so
Tesoro. Y yo me pregunto, en nombre de qu6 causi,
de que derecho, se puede enfrentar nadie para de-
cir, quo tiene el derecho a vilipendiar la Patria y
ultrajar la libertad pfiblica que conquistaron nues-
tros heroes y nuestros mArtires, cuando frente a la
posibilidad de caer envuelto en esa ola de fango hay
quien se decide, y lo prefiere mil veees, morir en-
vuelto en una ola de sangre, pero no transigir con
tantas miserias,-y no se crea que esto es un quijo-
tismo fuera ,de tiempo, que es un alarde de juventu.I
exaltada la que produce estas explosions de patrio-
tismo, esto es una fire y arraigada convicei6n que
tienen todos los que aman y quieran a esta tierra de
nuestros amores.
Yo pienso y digo frente a todo esto, que el mal no
estA, como se dijo en un moment dado, en allgunos
orrores cometidos, sino en que no hemos tenido maes-
tros ni hemos tenido miiltares. Y ya yo lo dije en
dos palabras condensadas, en una intervii celebra-
da eon un reporter del "Heraldo de Cuba" y lo voy
a repetir, en otras dos palabras que voy a decir aqui.
En distintas ocasiones hemos pronunciado el nombre
ilustre del Dr. Lanuza, y cuando se descubri6 su tar-
ja, yo puedo afirmar, que por mi parte tuvo el 3i-
lencio mAs complete, el recogimiento que se acompa-
fia siempre a los aetos finebres. Pero cuando se trata
de hacer deelaraciones fundamentals de princi-
pios, es preciseo decir, referente a &1, referente a Va-
rona, y referente a tantos otros fil6sofos descreidos
que no alojaron en el espiritu de las nuevas genera-
clones de cubanos, en estos veinte afios dde Repfiblica,
ninguna onsefianza spiritual, oeasionando con ello
cl espectAculo doloroso de que esas generaciones no
tienen amor a su Patria, porque no se les infiltr6 en
su conciencia para los que estaban obligados a ha-
cerlo...
SR. FERRARA (ORESTES) : Pero ellos dieron una vi-
da ejemplar a esta generaci6n, una honorabilidad a
toda prueba y una cultural que honra a la Patria, y
dieron el ejemplo de un pa.triotismo que fu6 heeho
a fuerza de sacrificios.
SR. DE LA PERA (LUCILO) : Me alegro much de la
interrupci6n del Sr. Ferrara. Precisamente ese es el
punto d6bil de ellos, es el fracaso de su individuali-
dad. Lanuza abandon esta CAmara porque la icrey6
inferior a 61 y lo mismo Varona que ha apostrofado
veinte veces a esta generaci6n de sus contemporA-
neos por creerlos ineapaces de altenar en su compe-
tencia, de comprenderlo. Yo creo que se sieve bien








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 29


a sus pr6jimos, haeiendo lo que hacia San Pedro del
Clavel, que no huia de los leprosos, sino que al con-
trario, iba cerca de ellos, y chupaba con sus propios
labios sus Ilegas, para de esa manera extraer de ellas
las impurezas que contenia. Asi es como se hace bien
a sus semejantes. Estos si son los grades hombres,
los grandes de espiritu, los que prestan verdaderos
y positives servicios a la humanidad, esto es lo que
pudieron y debieron hacer esos hombres, bajar al
pueblo para conocer sus necesidades y remediarlas.
Ellos no pudieron comprender eso, o no lo quisieron
realizar, eso que es indispensable que se haga, dicho
con todo el respeto que me merece...
SE. FERRARA (ORESTES) : Pero que S. S. debe sa-
ber que eso es cuesti6n de temperament, y ademis
no se Ipuede exigir en una 6poca en que hay poc:s
cultural que fueron ellos los que se impusieran, cuan-
do no se les hacia caso, cuando no se oian sus obser-
vaciones y no se puede decir en manera alguna que
fueran malos ciudadanos.
SR. DE LA PERA (LUCILO) : Pero yo le podria decir
al Dr. Ferrara y me entusiasman esos aplausos de
la CAmara para seguir. Cuando de aqui fu6 una Co-
misi6n a ver al doctor Lanuza para que volviera a
ocupar su escafio, el Dr. Lanuza contest de 6sta suerte
alli lleg6 ese gran patriotism de S. S. y de tantos
otros cubanos que estaban aqui, llevando a cuestas
simb6licamente el saco de los restos de todos los mir-
tires, y los pusieron en presencia de aquel gran eu-
bano le pidieron por los huesos de Marti, por las
cenizas de Maceo, por la memorial de Carlos 'Manucl
de C6spedes vuelva usted a precidir aquella Calma-
ra cubana. Y Lanuza entonces les contest de 6sta
suerte, el mismo hombre que fu6 despu6s a votar en
silencio a favor de la reolecei6n de MInoeal, sin ha-
ber heeho la declaraci6v de principio que reclama-
ban las circunstancias. Lanuza les contest.6: Desver-
nine esta en Estado; Iglesia esta en el Servicio, el
bufete esta muy abandonado; ayer ha estado Mrs.
Galdos y me ha dic'ho que si no sigo defendiendo sus
cuestiones que me va a retirar la iguala, y ustedes
comprender6n que mis negocios es una cosa muy
respetable y aquel gran cubano tuvo por encima le
todos sus intereses, por encima del sacrificio que
demandaba en aquellas circunstancias el sagrado de
ber de defender su Patria esos intereses de que ha
blaba.
.SR. FERRARA (ORESTES) : Es una cosa de tanta
importancia, que por esa finica raz6n es que yo me
permit interrumpir el magnifico discurso del doc-
tor Lucilo de la Peiia es algo realmente para los que
tuavimos la amistad de aquel gran hombre que nos
produce tanto efecto oir en esta misma 'Cimara en
done 61 agot6 el genio de sus palabras de manera
incomparable, cosas que afean un poco su memorial
que disminuyen su memorial, que y) por eso me le-
vanto .y me permito con el afecto y el carifio qu?
tengo por el Sr. Lucilo de la Pefia a haeerle esta in-
terrupci6n, crea el Sr. de la Pefia que la historic por
61 relatada debe ser pura fantasia que ha llegado a
sus oidos.
SR. DE LA PERA (LUCIL) : La oi yo mismo de ila-
bios del Dr. Lanuza cuando dias despu6s de haberlo
visitado la Comisi6n le interrogu6 en los pasillos de
]a Universidad, ,porque yo tenia por '61 una gran devo-
ci6n, la causa. por la cual yo habia vuelto a la CA-
rara.


SR. FERRARA (ORESTES) : Yo debo declarar frente
a eso lo siguiente: Que habiendo sido miembro de
una Comisi6n que fu6 a verle yo no oi de sus labios
esta afirmaci6n. Probablemente las habrA dicho en
otra oportunidad.
SR. COYULA (MIGUEL) : Yo tuve tambi6n el honor
y la satisfacci6n de ser comisionado para visitar al
Dr. Lanuza por aquel acontecimiento tristee y estoy
en el mismo caso del Sr. Ferrara.
SR. FERRARA (ORESTES) : Yo quiero decir lo si
guiente: Todos los hombres tienen sus moments de
deseneantos, y quizis cualquier palabra del doctor
Lanuza haya sido la que haya producido ese efecto:
Todos los hombres ain los mis luchadores, los que
hace treinta aiios estamos batallando tenemos nues-
tros moments de desencantos, y yo deseo que el
Sr. de la Pefia no los tenga nunca, que esta vivaci-
dad de espiritu que le earacteriza la mantenga eter-
namente para bien de nuestra Patria. Pero debe
ereerme que en esta CAmara no ha habido ningin
alma mAs pura, ni mente mas elevada que la del doc-
tor Gonzalez Lanuza. (Grandes aplausos).
SR. DE CARDENAS (RAUL): Se desengafia de la
inutilidad del esfuerzo?
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Puede continuar en
el uso de la palabra el Sr. Lucilo de la Pefia.
SR. DE LA PENA (LUCILO) : La eterna cuesti6n de
todos los cubanos, much coraz6n, much bondad, un
gran espiritu cordial, pero una ausencia complete de
aquella analitica justicia, de aquel resuelto tesonero
prop6sito de decir siempre en todos los cases lo que
las circunstancias demandan, y no creo que este sea
precisamente el caso del senior Ferrara que ve el pro-
blema desde un punto de vista personal y que no ha
escuchado esta frase que yo he escuchado y de esa
manera tengo yo el derecho de pensar de una manera
distinta..
SR. FERR!RA (ORESTES): (Interrumpiendo). En
todo caso es un juicio demasiado severe, dado el
poco tiempo que ha pasado de la desaparici6n de
aquel gran hombre. Dej6moslo a la Historia que es la
que habra de juzgar.
SR. DE LA PENA (LucLO) : No habla el parlamen-
tario, no habla el alumno, no habla el individuo que
se honr6 con su amistad y que se nutri6 con su in-
teligencia y con las enseiianzas de su privilegiado
eerebro; es que hablo por mis labios algo mas que
todo eso, habla today esta posteridad cubana sin
principios, sin f6, sin ideal, y -precisamente el senior
Ferrara es una excepcion universitaria en este terre-
no en que al mismo tiempo que nutre el cerebro de
sus alumnos engrandece el alma y eleva el coraz6n
de ]a juventud en las limpias pasiones intelectuales
mais puras y fecundas. Esto se hace cuando se ex-
plica la Revoluci6n Francesa y los grandes aconteci-
mientos de la Historia que produce grandes ense-
fianzas para la humanidad; pero no se hace ned,
que suponga el reconocimiento a los esfueros reali-
.'ados por las generaciones pasadas cuando constan-
temente se han eztado predicando las mas enervan-
tes teorias en lugar de predicar y despertar senti-
mientos de gratitude hacia los nobles paladines que
con su gigantesco esfuerzo nos trajeron esta Patria
y de que tenemos que propender a su conservaci6n y
engrandecimiento.
Yo quiero decirle al pueblo que en estas condicio-









30 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


nes no ha habido suficiente fortaleza, suficiente
energia, suficiente voluntad puesta al servicio para
la formaci6n del espiritu cubano de la nueva genera
ci6n a fin de que esta pueda levantarse en todo
moment gallardamente, no con el gesto anticuado,
pensando que se retira tranquil a su casa, que se
retira para salvar su individualidad dejando quc
ia Patria corra grandes riesgos, dejando que la Pa-
tria corra hacia el triste paraje en que hoy se en-
cuentra sino que por el ontrario debe levantar
arrogante 'firmando el pacto de vida o muerte ,ie
muerte o independencia que se firmn6 en la manigua,
haci6ndolo nuevamente en la paz y no pensando en
salvar la individualidad mientras corre inminente
peligro la Patria porque la finalidad que persiguen
los partidos politicos no es que el individuo le vuel-
va la espalda en los moments mAs critics de su
vida, porque el individuo sabio, el maestro, el fil6so-
fo, el literate, el escritor y la condici6n national del
patriot son dos cosas, no es igual, porque una per-
sona puede ser un verdadero sabio y es mas regu-
larmente mientras mas sabio se es menos tiempo se
tiene para dedicar a la comunidad en que desenvuel-
ve sus energies y es un ejemplo notable el caso del
senior Ferrara que puede tender a un tiempo las
dos cosas notable condici6n la suya en que le es posi-
ble hacer una gran afirmaci6n de su individualidad
y dar al propio tiempo a la patria un gran caudal de
energies pero en la duda, en el discrimen, en la ne-
cesidad de tomar un camino u otro, permitame so
seiioria que le diga que preficro al batallador inaan-
saible aunque indocumentado Representante senior
Sagar6, a nuestro sabio insigne senior Antonio SAn-
chez de Bustamante, porque Cuba no podrA caer sin
que Sagard vibre y palpite en estos eseaios y en
cambio y es probable 'que a esa gloria cubana le
sorprendra allA en el extranjero la noticia de que
su tierra no existed como entidad soberana.
SR. SAGAR6 (BARTOT~OMI) : Me hace justicia y an-
te la justicia me inclino. (Risas).
SR. DE LA PERA (LUCILO) : El Ejercito tiene la se-
guridad de que no va a pasar nada, esa seguridad
se la ha dado el yankee que no lo deja nunca pelear
en serio; y esto lo digo porque yo be querido ser en
los grades moments de crisis de mi espiritu, maes-
troo o military porque amo esas dos grande columns
do mi f6 patri6tica, ]a ensefianza y el Ejereito. Maes-
iro para llevar el espiritu de patriotism a todos los
alumnos, y military para hacer que se engrandeciera
la Patria formando contingents de soldados que piu-
dieran unir el espiritu revelde y active del patrio-
tismo resuelto mas necesario en el military que en el
maestro...
SR. SAGAR6 (BARTOLOMA) : S. S. me puede decir
on estos amomentos de grave crisis de la soberania
cubana d'6nde estin los fil6sofos y los pensidores?
En sus buTetes al frente de sus grandes negocios.
Sh. DE LA PENA (LucILO) : Es cierto, y nos censn-
ran si decimos una ipala'bra por otra, si aplicamos
tal o cual hermeneutica en la Ley y en cambio no so
sabe por nadie donde estin, nadie los ha visto, nos
dejan solos, como cuando -lecia un escrito un pr6cer
'vigoroso .de la juventud parece que en Cuba hay dos
espiritus pfiblicos totalmente divorciados: uno el de
nosotros que nos preocupamos por todos los peligros,
y otro el rest del pais que piensa, produce y tra-
baja absolutamente desligado del decoro nationall.


pensando que el Gobierno solo debe darle las garan-
tias de orden pfiblico indispensable para el desen-
volvimiento de su conveniencia, y cualquier gobier-
no civilizado, sea el que fuere, puede ofreeerselas.
Frente a ese pais me quiero opener para decirle:
No tiene derecho a dejarnos tan solos; frente a ese
pais me quiero poner *para decirle no estds en tu
puesto viendo con tanta indiferencia las inquietudes
patri6ticas de Cuba, frente a ese pals me quiero po-
ner para decirle yo quisiera hoy :por hoy tener un
Ejercito con la marcialidad y el valor que tienen
inaividualmente nuestros soldados; frente a ese pais
me quiero poner, quisiera poderme levantar hoy con
un ej6rcito de cien mil hombres y cincuenta sub-ma-
rinos para demostrar que Irlanda que es mis pe-
quenia que nosotros, que Bl1gica que no fu6 much
mAs grande en la 6poca 'de su poderio de lo que pu-
'di6ramos serlo nosotros si nos hubieramos aplicado
al engrandecimiento de la Patria, no son ejemplos
aislados en la 1''i.i contemporinea; que aqui est;i
un pueblo que si supo conquistar su libertad puede
mantenerla y defender]a. I Pero por qu6 no lo pode-
mos hacer? Por esas sonrisas que veo de muehos
compafieros que me escuchan; por ese dulee choteo
criollo, por esa suave laxitud que da el clima y nos
impide tomar en serio nuestra misi6n y nos h'ce
legislar sobre el moment dado y ilas circunstaneias
apremiantes sin preocuparnos de ir a la entrafia cd
los problems nacionales y de ineorporar a nuestro
espiritu las preocupaciones de la coleetividad hon-
das, sinceras y valientes. Por eso ocurre esto; por
eso el americano puede atropellarnos; por eso el
americano nos puede vejar, por eso es possible pen-
sar que se siga en Cuba trabajando y que no se
serviria a Cuba trabajando. Por eso aqui se trasto-
caron todos los criterios que odel patriotismo y el
civico criteria en la defense de las instituciones, son
verdades inconcusas, sabidas de todos los pueblos del
planet, son sentimientos patriots experimentados
por todos los hombres de la tierra. Se dira, como
siempre. que me salgo del tema, porque aqui todo lo
que no sea empequeiiecer burdamente un problem
y que inmediatamente produce en la generalidad
la impresi6n de que se divaga. pero quiero que se
me diga si la diplomacia secret habria tenido moti-
vo para desenvolverse en un pais que tuviera today
esta fuerza moral quie yo demand en activo servicio.
Yo pido que se me diga si seria possiblee que en un
pais donde estuviera la opinion piblica alerta, for-
mada reciamente para resistir todos los embates y
todas las dificultades con la lucha de los otros pue-
blo, quiero que se diga si con una opinion pdblica
asi pudiera subsistir la fuerza electoral que hay en
Cuba, en que muchas veces no depend del individuo
personalmente, sino de causes totalmente ajenas a
nuestros meritos patri6ticos, a nuestros m6ritos in-
telectuales, a nuestros m6ritos sociales. Aqui la fuer-
za esti en el autom6vil piafante, en el chalet que de-
sa'fia al cielo; aqui la fuerza esta en las fincas que
se reunen; aqui la fuerza estA en las energies que
se desenvuelven egoista y descompensadamente, pa-
ra complacer al Sr. Goderich que hace tiempo que
no me oia esta palabra, en las energies que se desen-
vuelven en el individuo absolutamente conveneido
de la personal insuficiencia, para que el pueblo, ex-
traviado, crea. tomando lo accidental por lo funda-
mental, 'tomando lo accesorio por lo important,








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


forme de ellos la idea y el concept de que posee
grandeza personal. Esta es la verdad como un ten
.plo; aqui nadie piensa en deeir, teniendo en eso el
criteria de las mujeres que no :piensan bien-aunque
hay dudas, porque estAn bien orientadas en la vida,
con un criterio muy lfcido que ya quisieran para si
muehos ihombres que tienen el criterio de que la ge-
neralidad de las mujeres son asi. La generalidad
del cuerpo electoral piensa siempre por el resultado,
, cuando ve una persona rica es bastante 'para que
la estimen respectable. En otras palabras: aqui no
se tiene en cuenta el m:rito intellectual de la pluma,
el merito intellectual de la palabra; aqui no se tiene
on cuenta el merito patri6tico de la espada liberta
flora; aqui no se tiene en cuenta el m6rito de la
espada de la milicia que defiende la soberania na-
cional, y por merito real, por causa cierta, por fun-
damento respectable, se va formando en el consensus
de la opinion pfiblica aquella arraigada noci6n del
propio respeto, que es lo 6nico qae puede hacer que
se impongan esos respetos a los demas.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Pido la pala-
bra.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : Tiene la palabra el
Sr. Freyre de Andrade.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Sr. Presidents
y Sres. Representantes: Yo tengo moments de excita-
cion, y que por lo general siempre me arrepiento,
tengo tambi6n moments de reflexi6n, en los cuales
friamente analizo el medio ambiente national, y el
medio general en que se desenvuelve la humanidad;
y como consecuencia de ese examen reflexivo, puedo
afirmar en la tarde de hoy, lo que hace much tiem-
po vengo pensando, que la humanidad no ha progre-
sado en sus conquistas espirituales. puede habwr
progresado en sus conquistas materials. Yo recuer
do haber leido hace muoho tiempo, en una de mis
primeras pruebas, en la posesi6n del idioma italia
no, un c6lebre y bAsico libro, esorito, *por quien pue-
de ser en Italia, lo que Cervantes en Espafia, Manzi-
ni. que dice: para hablar una vez tan siquiera el
lenguaje.del Sr. Ferrara, ya que 61 tantas veces ha-
bla el nuestro. En aquel libro maravilloso, se d d 1
cuadro siguiente: apareci6 en Italia en el afio 1628,
una epidemia que diezm6 la poblaci6n, y que acab6
con las dos terceras parties de la poblaci6n de Milan,
y aquello que habia sido un azote del pueblo italia-
no, fu6 atribuido por la opinion general, a lo que
dice Marguici en su libro; a los imitadores y multi-
tud de buenos y probados ciudadanos, murieron,
aplieandoseles la Ley del tali6n, porque se les acusa-
ba de haber hecho mal a la poblaci6n.
Pues, Sres., nosotros no hemos adelantado nada,
porque todavia vemos que cuando una fuerza irresis-
tible, amenaza a una sociedad modern, en lugar de
unirnos, contra esa fuerza rpara combatirla, para ani-
quilarla y para destrozarla, lo que hacemos todos, es
lo que hemos hecho en la tarde de hoy, inculparnos,
acusarnos mutuamente, esa situaci6n general de mu-
tua acusaci6n en que hemos caido esta tarde, en que
algunos ligeros ban afirmado, que hay en otros una
falta de patriotism, y han calificado como ignomi-
niosa otras cosas; me da la sensaci6n de que esto es
comparable, al cuadio que presentaba aquel pueblo
medio-eval y que de manera tan simpatica, relataba
el gran Manzini.
Despu6s de haber oido el hermoso discurso del se-


fior de la Peiia, ha invadido mi animo el mas profun-
do desencanto, porque ya no es el especticulo aquel,
de la Revoluci6n Francesa, que 61 citaba, en que el
gran patriota Diderot, muere, en que el Gran Dan-
t6n, veia su ,humanidad prodigiosa y gloriosa, cami-
no de la guillotina, que pedia su cabeza, el mismo
pueblo que antes lo aplaudia, y su cabeza rodaba
dentro del cesto que circundaba la guillotina. No es
el moment aqael en que ese hombre moria, en que
daba un grito un Convencional, que le decia a Ro-
bespierre, aquella frase eloeuentisima: "Robespie
rre, la sangre de Danton te ahoga" sin saber toda-
via que la cabeza del Patriota, habia de pagar en el
cadalso, lo que no era su culpa, sino la gloria de su
patriotism. Y nosotros hemos querido llegar, hasta
decapitar la cabeza gloriosa de nuestros muertos y
querer anatomatizar la gloria inmarcecible de un
Grande, como Lanuza...
SR. DE I.A PENA (LUCILO): El Sr. Freyre de An-
drade, puede tan s6lo hacerle una cita de primer
mano de Lanuza, en el sentido de algo, que 61 pen-
sara, que fuera original e important, para quedar
en la ideologia de un pueblo o de algo que escribie-
ra, que analizado por cualquier persona que tenga
una cultural median, merezea el respeto mAs insig-
nificante.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Yo no voy a
analizar, esta parte le tocarh a la historic, que creo,
me darA la razon.
Yo tuve, Sres., no la fortune, sino el dolor, de es-
tar el aiio pasado por esta misma 6poca en el Parla-
mento 'Mexicano en la 'Camara de Representantes
IMexicana cuando alli se discutia la gloria del Gene-
ral Iturbide.
SR. DE LA PERA (LUCILO) : Cuando Cuba lermin6
su guerra de Indeepndencia Sres. Representantes, y
quiero que mis palabras consten en el "Diario de
Sesiones", adquiri6 una libertad recortada, y en
vez de consagrarse a aquellos sus convencionales, y
sus hombres de pensamiento a crear una ciudadania
autentica y peculiar, propia de un pueblo Hispano-
Americano, que se reflejara en los sistemas de la en-
sefianza, y que so tradujera en las normas constitu-
cionales, trazaron en la Constituei6n el espiritu ser-
vil de la Constituci6n Norte Americana y se
incorporaron los mismos hombres que no fueron a la
guerra sin ninguna causa justificada con un feti-
chismo revolucionario verdaderamente deseoncertan-
te. De suerte que entire la pasi6n revolucionria de
ultima hora, y la moda americanizante sin limits, se
cre6 un mntodo artificial de vida en las leyes y se
tuvo un sistema descabellado absolutamente impro-
pio para nuestra mentalidad. El resultado de ese si..
tema ,artificial lo estamos palpando hoy por hoy al
tener como seguimos teniendo, si se sigue eternamen-
te por este camino la Repiblica sin ciudedanos de
que hablaba Estrada Palma. Nosotros necesitamos
Sr. Freyre de Andrade enfrentarnos como se ha en-
frentado Varona siempre, como se enfrent6 Lanuza
today la vida con la mentalidad espafiola pero no
para repudiarla sin extraer de ella todo lo que hay
de grande y respectable, porque hasta para combatir
la Iglesia es indispensable conocer los santos pa-
dres, y no se puede decir que la revoluci6n de las
armas no es respectable cuando a ella no la sigue la
solemnidad de las almas; y aqui en el afAn icona-


31








32 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES
I I


plasta de la 6poca se ha .derrumbado todo de lo que
pudiera quedar de respectable y de bello. todo lo que
pudiera quedar de la tradici6n gloriosa, y de res-
peto en las -diciplinas acad&micas en la Universidaj
y en todas parties y lleg6 a rechazarse la historic de
la filosofia tan grande y tan ilustre por esas otras
cosas que se llaman sociologia y filosofia moral. Yo
quiero que se ,me diga como puede enfrentarse con
las Constituciones de los pueblos, en el Derecho po-
litico, si ante todo observamos que aqui tenemos mu-
chos doctors en Filosofia que no saben una sola pa-
labra.
SR. FREYRE DE ANDRADE (.GONZALO) : Pido la pala-
bra.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Tiene la palabra el
senior Freyre de Andrade.
SR. FREYRE DE ANDDRADE (GONZALO) : Pues bien,
sefiores Representantes: Sin aceptar ese reto y para
terminar yo .puedo .decir lo siguiente, que es mi ex-
periencia personal, cuando yo entraba en esta CA-
mara el senior Lanuza. por su renuncia. salia de ella;
y yo lo fui a visitar para pedirle como antiguo dis-
cipulo de 61 que no se marehara de entire nosotros y
continuara trayendo aqui la luz elevada de su pen-
samiento y la enseiianza prdctica de su conduct
moral. El seffor Lanuza haci&ndome con ello una
grande y elevada deferencia, estuvo largo tiempo
expliecndome los motives de su actitud al retirarse
de la CAmara en aquellos moments. Sefiores Repre-
sentantes, yo oia al senior Lanuza y acataba sus pa-
labras de maestro que no tenian 'el eco que yo hu-
biera Ipensado dentro de mi espiritu, por los ocho
ailos de batallar en la CAmara. Yo, que no estoy a
la altura del senior Lanuza, yo puedo declarar lo que
yo declaraba hace un moment cuando se me inte-
rrumpia por distintos compaiieros y hasta yo casi
tengo formada mi resoluci6n definitive de retirarme
de la OCmara de ITepresentantes.
'SR. DE LA PENA (LUCILO): Le pondremos una
JIarga.
SR. DE CARDENAS (RAUL) : El doctor Lanuza se
fu4 porque s'abia que esto iba a acontecer.
,SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Yo suplico
me dejen terminar porque estas no son interrupcio-
nes, esto es no dejar hablar.
Pues bien, sefiores Representantes: yo que aqui


he laborado mueho, no s6 si por patriotism o no,
pero de acuerdo con mi conciencia, yo no s6 si acer-
tadamente o no, pero puedo hacer notar comno ur
hecho cierto que en la orden del dia vigente en la
pasada semana habia 29 asuntos que eran mios o que
estaban personalmente informados por mi en esa or-
den del dia. Yo he trabajado aqui much, estoy casi
definitivamente decidido a abandonar la Camara de
Representantes porque creo que aqui es casi imposi-
ble el esfuerzo no Ileva. a ninguna finalidad just, a
ninguna finalidad acertada. porque la norma es el
desacierto y la falta de direcci6n. El senior Lanuza
no sabia que retilado 1l de la Omara, nosotros, des-
pubs de muerto respetariamos su voluntad y le iba-
mos a traer aqui para escribir su nombre para que
o1 conocieron las generaciones futuras; pero yo ,pue-
do asegurar que si es nombre se obscurece yo quiero
frente a ese nombre dejar consignado en el "Diarto
de Sesiones" de que con intenci6n recta, pero equi-
vocada, podran empequefiecerlo para el concept
que de 61 tengan las generaciones venideras; pero
que aqui ahora los que lo conocimos, los que fuimos
sus amigos, los que fuimos sus discipulos y tenemos
la gloria en ello, una vez mis nos inclinamos ante ese
nombre ilustre en las letras y en las ciencias y le
rindamos un reiterado y definitive homenaje de ple-
tesia.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : EstA de acuerdo la
Camara con la proposici6n del senior Ferrara adicio-
nado por el senior Freyre de Andrade?
(Seinales afirmativas).
Acordada.
'Tiene la palabra el senior ,Rey.
SR. REY (SANTIAGO) : Para rogar a la CAmara que
se suspend la sesi6n y previamente acuerde que el
lanes, a continuaci6n de la Ley del Emprestito, o en
un interval tratemos las eyes pendientes, de Co-
municaciones, Servicio Civil y Obras Puiblicas.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): I EstA de acuerdo la
CAmara con la proposici6n del seffor Rey?
(Senales afirmativas).
Aeordado.
Se levanta la sesi6n.
(Eran las seis y cincuenta p. m.)


IMP. P. FERNANDEZ Y CA., PI Y MARGALL 17, HABANA




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs