Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/00994
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID00994
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text



REPUBLICAN DE CUBA


DIARIO IE


CAMERA DE


SESIO


DE LA
REPRESENTANTES


DECIMO


PERIOD


CONGRESSIONAL


TERCERA LEGISLATURE
VOL. XXXVIII LA HABANA, 10 de Septiembre de 1922 NUM. 57

Session ordinaria de 31 de Agosto de 1922

President: Sr. Santiago Verdeja Neyra
Secretaries: Sres. R. del Cueto y Lorenzo Fernandez Hermo
SUMARIO
A las 3 p. m. fu6 abierta la sesi6n, declarandose 6sta permanent y recesando a las tres y cinco.-
Reanudada a las trees y cincuenta p. m. se reanud6 el debate sobre el resto del articulado del Pro-
yecto de Ley modiflcando los Articulos 61, 62 y otros de 1e, Ley OrgAnica del Poder Judicial. -
Fueron presentadas varias enmiendas, algunas de las cuales quedaron aprobadas.-Al ser vo.
tada una de esas enmiendas el senior Herrera Sotolongo, solicit que se hiciera constar en acta su
protest, por entender que no habia qu6rum.-El senior Verdeja abandon la Presidencia, entre-
gandola al sefor Panad6s, y explic6 lo ocurrido con respect a la votaci6n nominal.-Los se-
flores Ferrara, Rey y Busto hicieron manifestaciones en relaci6n con la conduct de la Presiden-
cia. -El senior Verdeja la ocup6 de nuevo y di6 las gracias. El senior Herrera Sotolongo pre.
sent la renuncia de su acts de Representante.- Los sefiores de la Pefia, Gonzalo Freyre, Rey y
Gil le rogaron que la retirara; y asi lo hizo el senior Rey, por encargo del senior Herrera.- A so-
licitud del senior Ferrara se acord6 suspender la sesi6n la que termin6 a las ocho y cincuenta p. m.


SR. PRESIDENT (VERDEJA): Se abre la sesi6n.
(Eran las 3 p. m.)
Se va a dar lectura al aeta de la sesi6n anterior.
(El Oficial de Actas le dd lectura).
SSe aprueba el acta?
(Selales afirmativas).
Aprobado.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS MANUEL): Yo pido de
la Presidencia que someta a la consideraci6n de la
Cmnara, que se declare esta en sesi6n permanent.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) ; EstA iconforme la


C'm:ara ,,ni lo propuesto por el Sr. de la Cruz?
(Seiales afirmativas).
Aprobado.
SR. ESTRADA (Lu:s): Yo pido un receso, a fin de
que el Comit6 Parlamentario Liberal pueda terminal
su reunion y venir a tomar parte en esta sesi6n.
S PRESIDENTE (VERDEJA): t Esta 'onformei la
Camara con lo propuesto por el Sr. Estrada.
(Se~ialles afismativas).
Aprobado.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : Se declara la Camara
en receso.
(Eran las 3 y 5 minvtos p.'m.)


ES








2 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES
-- =- ~ ,-~ II-


Sn. PRESIDENTE (VERDEJA) : Se reanuda. la sesi6n.
(Eran las 3 y 50 p. m.)
Continfia el debate sobre la Ley Judicial.
Se va a dar leectura a las modifcaciones propues-
tas al articulo 153 de la vigente Ley.
'SR. DE LA CRUZ ('CARLOS M ANUEL): (Leyendco): El
iati.niio 153 Sera a.1';iln.l,1: con el siguiente p'hrra-
fI,. (Lo lee.)
SR. PREP DENTE IT EE.., I : Se pone a discusi6n.
R I-IERRERA S.:,T:OLNO,:,n (PEDRO) : Pido la palabra
elln i-.illita.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Tiene la palabra cl
Sr. Herrrn Sotelogilg.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Sr. President
y Sres. Representantes: En la tarde de ayer yo ha..
bia hecho observer el peligro inmenso que trae la re.
form de ]a Ley Org.Anica del Poder Judicial en
este articulo ,el cual da una garantia de inamovili-
dad o de estabilidad a los empleados o subalternos de'
Poder Judicial; y este articulo trata de quitarle esa
garantia a todos, dAndole la facultad a -determinados
organisms del Poder Judicial, muy respetables, pa-
radejar fuera de servicios, libremente, a esos fun-
cionarios.
'Yo decia ayer que el Juzgado no funciona con (e
Juez solo. Yo pedia la seguridad en el puesto, la
garantia contra todo ataque no s61o del Juez si no
de cada uno de los auxiliaries de la Administraci6n
de Justicia. Tanto derecho al rii-st., tiene el .TJio
como el Secretario Judicial, como el Alguacil ,1,-1
Juzgado y com'o, el Oficial. Si nosotros 'queremos
convencernos de ello, bastaria que estudi'aramos en
los procedimientos la influencia que tiene la actua-
ci6n ide un Oificial ,de Juzgado, ide un Secretario dde
Audiencia o de cualquier funcionario o auxiliar de
la Administraci6n de Justicia, para conveneernos !in-,
bastas amenazar a uno de ellos con dejarlo cesante
parai aue el Jefe opueda hacer todo lo qu e e ia la
gana. Y.o voy a -,.ior un caso. La garantia do ina-
movilidad de empleados :subalternos del Poder Ju-
dieial hace que ol Juez 1.I r1-.ip:t:; de lo contrario, el
,Jii. >er.'i el duefio del J1z7.v,]'1 o y cuando un abo-
gador;se: presentara con un eserito de t6rmino: des-
pun:s de:baber 'este pasado, se lo1 levaria al'Juez
le diria: Como ti eres amigo mio, admiteme este
escrito. Y el Juez llamaria all Secretario y I, lili
Admite; ese eserito. Si el Secretario no se subordina
a la ordoen del Juez est, expuesto, a la menor cosa
que haga, a ser separado de su puesto.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) :'S S. S. o ha
leido el precepto. El Juez no puede separar al Se-
cretario. sino la Sala de 'Gobierno de la Audiencia.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): ,POr queja de
quin? Del Juez o por queja de la parte. La meior
pri'l-.1i. de que tennis temor del expediente es lo que
quer6is su.rimir. HAgase el expediente y 6igase al
;ncusado. Cuando se procede a ]a claridad y a la liz
del dia, no se debe temer nada. 'Cuando se dan estas
facultades amplias es cuando se quiere reailizar una
obra funesta; y nosotros no podemos prestarnos, co-
.mo Legislador, a facilitar al Poder Judicial el median
de (,rr una tir.,in:i,, el medio de absolver combleta-
mente toda la esfera de la Administraci6n de Justi-
cia, Ya bastante se ha hecho con darle al Tribunal


Supremo la dictadura del Poder Judicial. Ya vendre-
iros a esta 'COmara a, delatar hechos concretos; por
que yo no creo que la honorabilidad y la competencia
'.l los sefiores qu'e forman este alto Tribunal le pon-
gan a saldo de la influencia de la amistad y del
parenteseo, para que no prefieran los suyos a los
extrafios. Hemos hhecho ese mal, vamos a dejar ese
mal, 'pero no 'hbn:aan!;s 1i1ir',n.av: ~s lidlov; e. iav,'
dafio l,-.i- r c. tcdo, los d'ii -ii ari.s d:. la anlii ni.-itrn-
ci6n de .jui ti.-i; a :.xl:en as il-1 .-plri.:h a expPensa'
de lo influx .i- a,:, exp.,n> 1. !; i.. pre i,'.n :"ue pIP-
de 'tfner l Saa ..I.- G,-1lieU,. Si eu aluna oportuni-
dad Ilins ,:pon, ml. .:-...n -iieria a e-~ retorma ii s
en eto inllm.i nt., ,'n ii.e p. In .orrl'tlp'':-''n aeuer l
del p:is ,., q i,'eil iinv-iti r :i. dhl' .e i tiii-i'e ii r n-
tar' cuentos, se quieren atribuir histories a determi-
nados funciQnarios de la ,administraci6n de justicia
y se tiene preparada una list de los que le han de
sustituir. Seguramente de esa list, habria que sepa-
rar a muchos, si se les formara -expediepte; y no es
de esa manera como se rodea al funcionario de la
carrera judicial de todo el respeto y de toda la garan-
tia indispensable para que pueda dedicar sus energies
y su saber a la delicada misi',n (f1ie I e't.i e .niioiim:.n-
dada dcon I 11 la tranquilidad, con to 1i la sereniill..
y con toda la honradez que es e,-"'iria
El Precepto que se trata-de modifiear dice lo si-
allnnte:: (Lo lee).
Hay una sentencia del T ihi.nir! fluprmi- de Jus-
ticia de fecha 22 de Febrero de 1912 en que se decla-
ra terminantemrente ,l.eo las eyes que garantizan la
inanivili l ,1, 1i's i.,- pl,.,,. han creado derechos
que no pueden ser l s.htrni.los \l'r .una legislaci6n
nueva, y esta legislaci6n que ahora p[l'etr.n.l apro-
bar viene a desconocer, vine a destruir esas garantias
de que odisfrutan los empleados al amparo de la Ley
de Inamovilidad, tan ,ite. ,-- ri ':, y terminate recono-
cida y declara por nuestro mis alto tribunal 'de
in,.-ti-i, D e 'lo eontrario. .l. ia i ir,,' 1,, ip ir.'.,1 -
los huiildes 'empleados que serian p.-irgruill,,- .on
safia y n; obieto de today case de veiganzas. Si
-.xi.:.t alguin" motive do ',.in.-i ',oir.ni '-;i: enipleados,
fim', ln',.,> ,i'i,,n .,ri ,h f, 1..t l.t y a ',-, ;int,.? ..l,.ntie uiPo i ese
.xpdie'int.- se pf.a I rti: nn. i pr 1'ten ln dlejar tan
.leli-Id.:n V r;n .: .-"-', i,'i n '1 1 ,; ,i ,"i n porque
rtl,-.s s Il, : I, ,| n e t, .If.n .<, .i->.n, : -ie i n Y o
no .ro1o mi cho en I- .-,*rn iop- .1.- 1L,, r',i 1U,.i trai -
'Tos, yv ,, 1." los -,-" ,, '.'- Il l, |,".. ,h h ;r-.
fectamente que en muchas o1.i-ionl In, slOn. .1,
iusticia cuando tienen que resolver un caso de acuer-
do con su conciencia. lo resuelven de acuerdo con sus
interests o de acuerdo con sus pasiones. y el :'_ril -
dor no puede garantiza.r que en los casos qune sr
dean a la libre resoluci6n de la conciencia no so
sobrepongan las pasiones y\ las miserias hum:aiias y
que puedan, los que han de r.'l,,l-r icon norrpol a
su conciencin., sustrae-rse a las influencia political y
a otra clase de influencias inconfes.ables. Sit hay fun-
cionarios que faltan a sus debe'res, instrfiaseles ex-
pedientes, y si del expediente resultan carvos bastan-
tes para que se acuerde su separaci'6n. aeou6rdese. asi;
pero 'todos sabemos que los Jueces v enai-;.id!s ..,:,' de
la Sala .de Gobierno se atreveria a ec~trnli.r lion O- e ex-
pediente de servidio qus ha' sido' l.'!a-lIr-l1.i --.in',
por inmoral, por corruptor, por cohecho, ipero~tlue no
ha podido tocar la prueba :del hecho.Y .sin embargo,








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMARADE REPRESENTANTES 3


no hay que olvidar que vivimos en un pais tropical,
donde la inmoralidad ha sido ya objeto de trifico,
donde- todos son convencionalismos y transgresiones,
y done esos Magistrados y esos Jueces screen que su
honorabilidad y prestigio no sufren en lo. mAs mini:
mo porque ellos Irn-.ijani con esa inmoralidad.
Llegaremos al caso que todo funcionario judicial ten-
dria que estar a expenses de esas veleidades, 'de es)s
caprichos y de -esa falta de, conciencia moral. No es
possible que nosotros sustituyamos ese articulo por
este otro; no obstante hay que recorder que en los
articulos anteriores hemos establecido una forma de
expediente r6pido que yo he combatido per lo mismo
que acabo de -decir, porque no me merecen crkditos
ninguno los Tribunales de Justicia cuando fallan so-
bre cuestiones de intereses, cuando pueden haber pa-
siones -de per medio.
Dice el carticulo nuevam'ente adicionado. (Lo 6ee),
b Sab6is sefiores Representantes, c6mo puede leerse es-
te articulo? Pues se puede leer de una manera cas-
tiza en esta forma: El expediente de que habla el arr
ticulo anterior no se hard, por que tienen facultaics
los Magistrsdos de la Sala de Gobierno para dejar
cesante sin formaci6n de expediente; o sea la nuli-
dad de la fnica seguridad que nos. qiteda boy en los
Tribunales de Justieia.
Ya hemos pesto en la picota piblica la Ley Or-,
ganiea del Poder Judicial; ya la. malh.lila:la 'reformia
inspirada per el doctor Ferrara ha corraimpido a'los
funcionarios judiciales, y 61 ha: de ser el priirero
que va a levantar la voz contra esa reforma..
SR. FERRARA (ORESTES): Pido la palabra para
una alusi6n.
,SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Cuando 61 me-
dite, allk en sus mementos de retire, que era mks
garantia la double elecci6n, la seleeci6n de la Sala de
Gobierno del Tribunal Supremo formando la terna
de tres Magistrados honora'bles, que no dentro de las
cuatro paredes 'de una Sala, elegir a un solo hombhr,
sin idiscutir publicamente sus m6ritos. Recordad el
ejemplo y la observaci6n atinados que hizo el senior
Gustavo Pino cuando decia, con muy buen juicio,
que las ternas se confeccionaban en el Tribunal Su-
premo y se daban a conocer per la prensa y se ponian
en movimiento todas las influencias para llegar al
President de la Repibblica con informed sobre las
condiciones,; honorabilidad y capacidad de los trees
puestos, y ese movimiento de opinion pfiblica seleccio-
naba de tres miembros propuestos a conciencia del
Tribunal Supremo, y ponia la ceniza en la frente de
los dos que puedaban sin elegir; y el Presidente de
]a Repuiblica se encontraba informado much mis,
much mejor informado que los Vfagistrados que ha-
bian hecho las ternas, y lo menos que habrin, qu'e
ereer es que de los tres aspirantes se elegiria el que
m's infuencia tuviera y su permanencia seria eCl
tiempo que tuviera 'en el Poder el gran elector, lob,
cuatro afios que estaviera este en, el Poder, hasta que
le ,durara el padrino; y el Tribunal Supreme, eli-
giendo los Jueces, tendri subordinados 'a sus 6rdenes
a quienes podrA dictar el veto o la sentencia que ]e
convenga .y no habri garantia judicial de ning6n
g4nero, porque los miembros del Tribunal Supremo
no son privilegiados ni est6n privados de los defects
de -que adolecen los demAs hombres. Yo decia, que ya
que hemos aprobado en la Oamara-que felizmente
.no pasark en el Senado-esa malhadada, reform,


inspira.da si en una reform total que traia el doctor
Ferrara, pero no en una, forma parcial, porque la
hacia objeto de una manera absolute y no puede
aceptar esa reform de una parte para traerla como
una innovaci6n que result ex6tica y perjudicial. Y
61 declarard que esos extremes se dan la mano y que
su forma.era complete, no de una parbe. Yo queria
un Tribunal Supremo y un poder Judicial selecciona-
do; queria que una Comisi'6n Especial pudiera se-
lecionar todo, pero no puedo aceptar que una sola
parte, que un numero de privilegiados pui-da acapa.-
rarlo todo y pueda envolver toda la influeneia y
realizar todos los. actos que en la Administraci6n de
Justicia deben estar repartidos y no centralizados,
For eso aquella reform y 6sta vienen a darse la ma-
no, pudiendo la Sala de ,Gobierno dejar cesantes a
sus funcionarios y auxiliares, y el .Tribunal Supremo
elegir a los que le ..iu.-ven a. Asi tendremos una nue-
va hasta privilegiada, un Poder Judicial que asumira
la dictadura .en la Repiblica y nuestro derecho` lo
vida, nuestro derecho de ciudadanos y nuestro dere-
oho de propiedad, estar6n al arbitrio de ese Tribunal
Supremo al cual hahremos corrompido a fuerza le
d-Arle facultades que ni quiere ni necesita, ni le co-
rresponden.
,SR. PRESIDENTE (VERDEJA): Tiene la palabra el
.Sr. Ferrara, para, eontesta una alusi6n.
SR. FERRARA (ORESTES) : Sr. President y sefno-
res Representantes: Mi distinguido amigo el dotor
Herrera Sotolongo me ha aludido, afirmando que yo,
probablemente volver6 sobre mis ,pasos y renegar6 de
la reform que he presentado y que en cierto modo
han aceptado los Sres. de la Comisi6n Especial que
han presentado el proyeeto. Y en realidad, debo decir
que no ereo que podr4 volver sobre mis pasos en esta
reform que yo present6, que ha sido ol.ieto. si no de
largas meditaciones, si de profundas convieciones; y,
por lo tanto,, creo que es un servicio que he prestado
al pais con gran interns, con el mejor deseo y con el
mis grande entusiasmo.
Yo no pude estar aqui en el dia de ayer para. de-
fender el. proyeeto de ley, el 'eual, si en realidad no
es el mismo que present, tiene muchos de los pree
oeptos por mi indicados, porqu'e no me sentia bien
de salud, en las mismas condiciones en que me en-
cuentro hoy. De otra manera- yo hubiera explicado que
]a mhil Ilamada reform a la Ley Orgnica n6I es otra
cosa que una aplicaei6n exacta del principio:consti-
tucional que ha sido desconocido y: olvidado hasta el
present. La Constituei6n dice en-isu parte funda-
nental, en su prinei*pio, en su letra escrita, que en
la Republican hay tres Poderes, que uno es el Poder
Legislative, que otro lo es el Ejecutivo, y que el ter-
cer Poder es el Judicial; y nosotros debemos afirmar
que la voz juridica debe dictar la misma afirmaci6n
que voy a hacer. a la mente brillante del senior He-
rrera Sotolongo: que hasta aliora, en la Republica
de Cuba, el precepto que eleva a Poder Publico dicha
organizaci6n la justicia, no 'ha sido aplicada, no ha
existido; porque el Poder tiene funciones propias, y
Ia organizaci6n judicial no ha tenido en su organi-
zaci6n internal este powder propio, esta funci6n, esta
garantia propia, que son, como yo decia, la esencia de
todo Poder Publico.
iSres. R,:-preserntantroi si estea Poder L.-;i lipue-o,
en lugar de ser nosotros los mandatarios d(l pueblo,








4 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESEiNTANTES


lugar de ser nosotros los .mandatarios del pueblo,
fu6ramos nosotros los designados del Poder Ejecuti-
vo, yo les pregunto a todos, si pudi6ramos llamarnos
Poder, o si debiamos ilamarnos un Consejo Consulti-
vo del Sr. President de la Re'publica. Y este es el
mismo caso de la organizaci6n judicial.
Sn. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Completamente
contrario.
SR. FERRARA (ORESTES): No puede ser Poder,
cuando failta la fuente, el origen, cuando depend de
otro poder como es el Poder Ejecutivo.
SSR. HERRERA 'SOTOLONGO (PEDRO): Entonces el
defect es constitutional; porque nuestro Tribunal
Supremo se organize de acuerdo con nuestra Cons-
tituci6n.
SR. BusTo (NEMESIO) : Lo dispone asi un articulo
de la Constituci6n.
SR. FERRARA (ORESTES) : No, senior; cuando S. S.
aprendia esos preceptos constitucionales, yo ya los
tenia olvidados. Lo primero que hay que hacer es
a.prender los t6rminos, el nombre de las cosas, y
despuks discutir. El Tribunal Supremo no es pro-
ducto solo del Ejecutivo, es product de los dos Po-
deres reunidos, del Senado y del Presidente de la Re-
pfiblica.
.SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): No, senior; eso
no es asi. Es completamente caprichosa la interpre-
taci6n qu.e le da S. S.
SR. FERRARA (ORESTES) : Si; palabras y no m.is
que palabras.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Doctrinas; son
doctrine as la. qiue yo expongo.
SR. FERRARA (ORESTES) : Aqui no entran para na-
:da las doctrinas. Aqui no hacen falta. Aqui estin
los articulos de la Constituici6n que eso dicen.
I No puede el Presidente de la Repbilica nom-
brar por si y ante si a un Magistrado del Supremo ?...
'SR. HERREERA SOTOLONGO (PEDRO): No senior.
SR. FERRARA (ORESTES) : Ah, ty entonces qu6 ha-
cer?
SR. HERRERA -OTOLONGO (PEDRO) : No puede h'acer-
lo, sin antes la propuesta del propio Tribunal Sul
premo.
SR. FERRARA (ORESTES) : Eso es otra cosa, sefor
Herrera Sotolongo; eso es por la armonia que debe
existir para la mejor garantia de la Repfiblica.
SR. HERRERA BOTOLONGO (PEDRO): No sefior...
SR. FERRARA (ORESTES) : Todas estas son palabras,
como la OCmara podrd ver.
SR, HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): No son pala-
bras. Ese es el sistema de S. S.; tratar de poner en
evidencia al contrario; pero conmigo no le puede d'ar
resultado ese procedimiento. Yo formulo ideas, y se
las sostengo a S. S.
.S. FERRARA (ORESTES) : Son palabras, y pod'ria
d.ecir algo mas; malas palabras. (Risas.)
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Son tan bue-
nas, que las entiende S. S. muy bien,
,SR. FERRARA (ORESTES): De manera, que el Tri-
bunal Supremo que solamente es una parte del Po-
der Judical es el product de la concurrente volun-
tad del Poder Ejecutivo, y de parte del Poder Legis-
lativo. Creo que todo esto es bien claro, y sino el
Sr. Busto. me va a hacer el favor de pasarme la
Constituii6n, para leer el articulo .que en la misma
asi lo dispone.


Dice la Constituci6n, que el Presidente de la Re-
piiblica nombra a los miembros del Trilhmi.il Supre-
mo, pero con la aprobacion del Senado; y, saben
por qu6 los Sres. Representantes, por que ha querido
buscar esta supreme garantia la Constituci6n 1 Por-
que el Tribunal Supremo en sus funciones,
tiene la inte rpretaci6n constitutional, que hace
de l1 un Poder Ejecutivo del' Estado, como
lo ha sido en aquel period Napole6nico en Francia,
(y diga que n6, el senior Herr'ra.) como aoonteci6 en
Francia, repito, en aquel period, con el Consejo de
Estado, que tenia estas funciones de interpretaci6n
constitutional, y que m6s tarde se llam6 SenaJo
Consultivo, en el mismo period F .in:.'.. Interpre-
tar la Constituci6n, es una alta funci6n del Estado,
superior iai las de los otros Poderes, y por esto ha
querido la Constituci6n que ocurriesen los otros *dos
poideres a nombrarlos.
Sres: Todos esto que esti en nuestra Constituciiu
no es una creaci6n de una mente brillante como ]a
del Sr. Herrera Sotolongo en un moment de buen
o mal humor; es la consecuencia de altos estudios,
de una evoluci6n hist6rica. Todo responded a un pa-
sado, a todo un camino debatido de ideas y contra
ideas que hian dado lugar a una soluci6n determina-
da de principios, que luego van a former parte de
los textos legales. (Aplausos.)
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : La Constitu-
ci6n fu6 hecha por mayoria -de votos y no por doc-
trina.
SR. DE CARDENAS (RAUL) : 6 Me permit el doctor
Ferrara un interrupci6n, con la venia de ]a Presi-
dencia?
SR. FERRARA (ORESTES): Con muoho gusto.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Tiene la palabra el
Sr. de C6rdenas para una interrupei6n.
SR. DE CARDENAS (RAUL): Nuestro amigo el doc-
tor Herrera Sotolongo se reciente ,de cierto bagaje
de cultural espafiola, pues se sabe que los Magistra-
dos en Espafia son nombrados por la Corona y no
disfrutan de independencia.
,SR. PRESTDENTE (VERDEJA): Continfe el doctor

SR. FERRARA (ORESTES) : Pero yo he llegado a esta
cuesti6n del Tribunal Supremo solamente llevado
por el Sr. Herrera Sotolongo. En realidad no es esta
la cuesti6n principal, no porque el Tribunal Supre-
mo deba ser nombrado no ya como 61 decia y como a
61 se asociaba el Sr. Busto, por el Poder Ejecutivo,
sino por los Poderes conjuntamente, no por 6sto el
Tribunal Supremo se confunde con cl Poder Judi-
cial.
Yo he querido explicar el por qu6 la Constituci6Sn
cubana, a la luz de los principios, ha hecho que el
Tribunal Supremo, que tiene la funci6n maxima de
interpreter la Constituci6n, fuera la resultante .de los
Poderes que se deben someter a 61 en la, interpreta-
ci6n supreme constitutional; pero no por esto, repi-
to, podemos confundir al Tri.ibinal Supremo con la
justicia o la organizaci6n de Jueces en general.
La organizaci6n de la, Justicia en Cuba fu6 orde-
narda como Poder por nuestra Constituci6n. En el
mundo,-y por esto tiene raz6n el Sr. de CArdenas
al hacer alusi6n al period espafiol,-en el mundo,
en la casi totalidad de los Estados, menos muy po-
cos, no hay Poder Judicial, hay Administraci6n de







biARIO DE SESIONES DR LA dAMAIA DE REPt3ESENTANTES 6


Justica. Nosotros hemos aceptado, constitucional-
mente, al Poder Judicial, hemos negado la Adminis-
traci6n de Justicia, como tal administraci6n; es de-
cir, como part aut6noma del Poder Judicial que es
como existed en los otros paises. Pero no es la influen-
cia espafiola solamente, es la influencia general de la
legislaci6n mundial, de ia easi totalidad de la legis-
laci6n mundial que influye en el 'iniamo del senior
Herrera Sotolongo y en el nuestro y que hace que no
comprendamos, de una manera real y evidence, que
no puede haber Poder Judicial si no hay autonomia.
dentro del mismo.
Yo decia, cuando fui interrumpido, que esta CA-
mara no podia existir como Poder si fuera designada
por el Poder Ejecutivo. Igualmente el Poer Eje-
cutivo no seria responsible ante el pueblo y no ten-
driaanos el regimen representative actual, si el Presi-
dente de la Repibliea, en lugar de ser electo por el
pueblo, como lo es, en segundo grado, fuera el pro-
ducto de esta C~mara y del Senado, como lo es en
Francia. Entonces podria star su Gabinete a mer-
ced de esta CiAmara. y del Senado, como sucede en
Francia e Inglatera. Todo responded a una arqui-
tectura de ideas y principios, como yo decia enton-
ces. Siendo el Presidente nombrado directamente por
el puebilo y haciendo 61 la designaci6n de su Gabi-
nete, el Gabinete debe responder a la confianza del
President y no a la confianza de la OCmara. Si en
cambio fuera la Camara y el Senado el que eligiera
al President de la Repiblica, el Gabinete debe te-
ner la confianza de la CamAara. 0 el Presidente reci-
de sus mandates del pueblo y 1e gabinete debe sola-
mente defender de la confianza del misano. Esta es
la diferencia entire el r6gimen parlanentario y el
regimen representative que responded a la misma
raz6n de ser porque la Camara de Representantes y
el Senado representan un Poder y el Presidente de la
Repfblica represent otro Poder. Luego, aplicando
estos principios, no pareee 16gico, :,sefiore I'Repre-
sentantes, que continue nombrando los funcionarios
juidiciales el senior Presidente de la Repiblica.
EEl sefor Herrera Sotolongo, con esa brillantez que
le dA a las ideas mas raras, ha querido afirmair en
esta C'Omara que en el Tribunal Supremo habrA fa-
voritismo y que en estos nombramientos habrA todos
los males que se puedan presenter en el nombramien-
to de personal, todas las envidias, todas las calum-
nias, todos los errors, todas las combinaciones, todas
la intrigas. 1Ah! senior Herrera Sotolongo, a este
Tribunal al cual damos la facultad de decidir sobre
la vida de los ciudadanos, a este Tribunal al cual en-
tregamos la riqueza public, a este Tribunal que
tiene la supreme facultad de decidir la Ley que es
constitutional y la que no es constitutional, a este
Tribunal que debe resolver las leyes que deben apli-
carse y las que no deben aplicarse, los deeretos que
deben tener fuerza ejecutiva y los que no deben
tenerla; en este Tribunal vamos a encontrar, segin
el criterio de S. S. las mis grandes dificultades.
Y-en eambio, en el Poder Ejecutivo, product poli-
tico, esencialmente politico, alrededor del! ieual se
mueven todos los inteneses, todas las pasiones, todas
las exigencias, todas las malevolencias, a este Poder
Ejecutivo lo vamos a considerar angelicalmente sin la
menor sombra de desconfianza.
Yo no creo que el Tribunal Supremo es la ,mAs
alta panacea para estas cuestiones. Si yo hubiera de


seguir mis propias ideas, mis propios principios, re-
mitiria el nombramiento de estos funcionarios a la
elecci6n popular, pero no pudiendo hacer esto, lo
estando nosotros en posesion de un regimes electoral
perfect para powder realizar actos de este g&nero, yo
tengo que acudir al poder que me dN mayor confian-
za, yo tengo que acudir al poder que me de mayores
garantias de que no se habia de ejercer influencia
malsana en estos nombramientos, de acuerdo no con
nuestra voluntad, sino con lo establecido en la Ley
fundamentalmente de la Republica.
Yo creo que es aibsolutamente inconstitueional que
el Ejecutivo tenga que hacer estos nombramientos.
Yo creo que el principio constitutional rectamente
interpretado seria el ir a buscarlo en la fuente de la
elecci6n, en la voluntad popular o en la organiza-
ci6n misma de su poder. Yo comprendo que el sehor
Herrera Sotolongo, a pesar de sus ideas radicals, es
un rancio conservador y por eso las ideas juridicas
de otros siglos estin martilfadas en su cerebro y no
puede mnodificarlas y en esta Cnmara 61 siempre
present cuestiones en su part abstract radicalles
pero es su part fundamental completamente ultra
conservadora. Esta es la raz6n por la. cual el puede
hacer, eon su inteligencia, la division entire adminis.
traci6n y poder pero no la que puede hacer con su
coraz6n; 61 la comprende, pero no la siente. Deje
pues a los ique la sentimos, deje pues a. esta OCmara
cubana que haga, de acuerdo con la Gonstituci6n,
product primordial Ide los mejores entire nosotros
que comprendiendo y sintiendo estas ideas .de progre-
so y de libertad, sustituyendo el mandate del *Eje-
cutivo con la organizaci6n del mis fuerte, del mas
noble, del m6s alto de los Poderes del Estado.
(Grandes aplausos).
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Pido la palabra
para rectificar.
SR. PRESSIDENTE (VERDEJA) : La tiene S. S.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Yo me alegro
que et doctor Orestes Ferrara, Catedratico de Derecho
Puiblico de nuestra Universidad, haya planteado un
problema que la C'Amara debe conocer, no s61o por las
manifestaciones que ha hecho sino por aquellas otras
que esta obligado a hacer.
He oido con today atenci6n, con atenci6n juiciosa,
las frases del Dr. Ferrara; y me sorprendi6, cuando
decia las iltimas palabras de su diseurso, que fal-
tAndole argumentaci6n para combatir mis ideas, t-u-
viera que acudir a mis concepts y proeedimientos
personales. Creia -que tenia m6s argument; pero al
ver que adudia al anklisis de la persona, imitando
acaso la iniciativa del senior Rail de COArdenas que-
riendo remontarme a aquellos antecedentes hist6ricos
de la noble naci6n espafiola,--de quien podemos cen-
surar todo menos sus Jueces que no se subordinaron
al mandate de nadie, y afin aquellos que vinieron a
Cuba en 4poca bien preearia supieron sustraerse a la
de los capitanes generals espafioles y garantizaron
en sus derechos ain a los propios eubanos que se aco-
gieron a ellos. Si aquellos principios fueron los que
vinieron a inducirme a mi, a alentarme para susten-
tar estas opinions, bendecidos sean en buena hora,
que los prefiero a aquellos que lpliirai reo,~ers-- en
los actuales moments con una .din.liua.tini de







66 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES
I I ,, I ,I


justicia completamente ?corrompida en todos sus as-
pectos.
SR. DE 'CARDENAS (RAUL) : Con permisp de S. S.
El argument es mks sutil que la punta de una
aguja. -De eso no se trata. En mi alusi6n, a lo que
me he referido finica y exclusivamente es a que S.
S. se resentia de cierto bagaje de cultural e.sp.iioll ,
porque en Espafia no existed la independencia del
Poder Judicial, -este es alli una rama de la Admi-
nistraci6n, de la Corona, como cualquier otra depen-
dencia de la Administraci6n Piblica; pero no un
powder independiente como existe en nuestra Naci6nl
Eso no quiere decir que en Espafia no haya Jueces,
que son los Magistrados espafioles jueces, sabios y
sensato.s.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Yo me alegr4
ide la aclaraci6n. La aplicaci6n de la justicia no e
mis, en. Espafia, que la aplicaci6n sensata de las le-
yes; toda esa censura que se quiere dirigir al bagaje
de eultura espaiiola, cae de 1leno en esta 'CAmara,
porquae toda nuestra legislaci6n es eminentemente esJ
pafi6la y hemos conservado todas nuestra tradicionei
de jurisprudencia, y nuestra historic juridica no es
ans que espafiola. Y si mantuvie6ramos esa culture
juridiear de Espafia, Frantia, Italia y Alemania,
otros procedimientos seguiriamos para nuestras ta-
reas legislativas; porque no hemos avanzado tanto qua
nuestro orgullo, ni'afin movido por la hdbiles palair
bras del Dr. Ferrara, nos mueva a que querer ver
desde arriba despectivamente la gran cultural juri-
dica de los espafioles, que todavia no ha sido eclip-
sada.
SR. FERRARA (ORESTES) : S. S. confunde.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Ya, como S. S.
va a dar la vuelta para ocupar el terreno que yo
ocupaba antes.
SR. FERRARA (ORESTES) : La gran cultura juridici
espanola y europea la reconocemos t:i.l-, pero no re-
conocemos que est6n mas adelante que rnosotros en
Am6rica en cultural juridica politir,, que es de lo
que se trata. De manera que cuanto a Juzgados,- som-
brero abajo; en :iui:iito a organizaci6n internal del Es-
tado, en eso nosotros-debemos preceded.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GoNZAijo): Felipie II.
Son 'ellos todavia.
(Bisas).
SR. DE CARDENAS (RAUL): Su derecho privado,-
gjme permit el senior TH'erera S,,t,.1,ougo Es un
moniumento.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : YO voy a demo.s-
trar que el i~'re:-ho pili:-o de Espafia y Francia es
tan superior, qa-u anu.ii todos los que se eneuentran
en estos eseafios har abogado'por el sistema parla-
mentario, que no es mas que una copia servil que
de lo que rige a aquellos pauses. Yo le citaria otros
nombres contrarios; y entire todos los pueblos, el
pueblo franees. Porque S. ;S. sabe que el Presidente
del Consejo de Mini.stro. aspiraba a la Presidencia y
la perdi6 porque anunci6 en un corrillo de amigos
politicos que favoreceria un regimen representative
para Francia...
SR. PERRiARA (OBESTE) : La Cimara y el. Sena-
do lo habian elegido y l1 queria quitarles autoridad,
y estonces la. OCmara y el Senado no lo eligieron.
SR. HERRERA 'SOTOLONGO (PEDRO) : Clemeneceau,
cuando estaba, .lesigna.lo candidate por la Asamblea
de Versailles, tuvo la indiscreci6n de decir que si


llegaba a oeupar la Presidencia de la Repfiblica, im-
pondria en Finu-in el sisteima representative, porque
estaba enamorado del papel extraordinario y brillan-
te que habia :heeho el Presidente Wilson en Europa.
Juzgaba el regimen representative tan admirable y
tan eficaz, que estimaba habia que introducirlo en
Francia, sustituyendo al otro; y eso le cost la Pre-
sidencia de 1i Rpidl.Ii:a. Y:cuando acababa de haceer
6sto la Asamblea de Versailles, cuando acababa le
destituir al que. debia ser su Presidente, oy6 los cla-
mores de la Am6rica del Norte, de los Estados
Unidos, que se levantaban en su Senado, en su Ca-
mara y en su pueblo todo, prbtestando contra la dic-
tadura odiosa que habia traido durante todo el
tiempo 'de la guerra el sistema representative, que
lleg6 a faltar el respeto al derecho individual, al de-
recho de propiedad, sin que hubiese quedado.nada

SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Pero que di6
la victoria.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Si, la cobar-
dia de mezelarse en una guerra cuando estaban ago-
tados los combatientes; porque la, guerra no fue acor-
dada pox el pueblo americano que no la queria, sino
que fu6 impuesta por el Presidente de la Repfiblica.
Y fu6 impuesta por el Presidente de la Repfiblica,
con engafio, despues de haber ofrecido a sus eleeto-
res la, paz, publicndolo en todas sus proclamaas;
y cuando lleg6 la hora, queriendo buscar la dictadu-
ra, queriendo buscar ]a preponderancia political, de-
clar6 la guerra...
Sa. L6PEZ (GERMAN) : Ademids de todo eso, senior
Herrera Sotolongo, puede decir S. S. que tenemos a
Santo Domingo, Haiti y Cuba con interventores,
'pasando por encima -de todos los preceptos del Dere-
cho Internacional.
'SR. MULKAY (JOs) : Yo protest contra eso. Cuba
no 'estA intervenida hasta este moment. No acepto
esa intervenci'n. (Risas).
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Los hechos tan-
gibles son los que lo demuestran. No eabe duda de
que en political estan mas adelantados en Europa
que en Am6rica...
SR. FERR.\ (ORESTES) : Eso lo niegan los mismos
i'inrol:,eos.
SR. HERRERA .SOTOLONGo (PEDRO) : Entonces, los
europeos estan equivocados; aunque yo puedo citar-
le al Sr. Cdnovas del 'astillo, eminente estadista que
no podr6 negarme S. S., que dijo que el Gobierno
representative era la usurpaci6n del Poder por el
President de la Republica. Aqui mismo, en Cuba, la
dictadura es tan irresistible que no es fkcil antepo-
nerse a una voluntad presidential cuando el que pre-
side sabe cuales son sus dereehos.
'SR. DE CARDENA'S ((RAUL) : 'Con la venia del doctor
Herrera, Sotolongo. Puedo invocar la opinion del co-
nocido politico espafol D. Gumersindo AzeArate,
quien dijo que Espafia no era mas que una caricatu-
ra del Reino de Inglaterra; pues mientras en Ingla-
terra gobernaba la opinion pfblica, en Espafia la
finica voluntad era la del JMinistro de la Goberna-
ci6n.
;SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Esa era la opi-
ni6n de Don Gumersindo Azefrate, antes de ser Se-
nador vitalicio del Reino. Si S. S. 1i lee despues, ve-
ri como ha cambiado completamente.







DIARIO DE. SESIONES DE LA tAMARA DE REPRESENTANTES 7
Lit- ,J -- T .7 mII


Sa. FERRARA (ORESTES).: Ah!, esto es una calum-
nia. .,, ; .
SR. "HEBRERA SOTOLONGO (PEDRO): NO, esto es la
realidad.. El Sr. Azearate acept6 la Senaduria vita-
licia porque entonces estaba de acuerdo con los prin-
c.ipos monarquicos; no era un hip6crita ni un far
sante...
SR. FERRARA (ORESTES): Tenga much cuidado el
Sr. Herrera Sotolongo con lo quoe dice, pues sus pa.
labras van a quedar impresas en el "Diario de Se-
siones". El Sr. Azearate ha sido de los espafioles mas
notables y .mis fieles a su bandera. Cuando acept6
el cargo de Senador Vitalicio, declare que 61 seguia
perfectarnente,. que 61 permanecia field a sus ideas, y
nunca ha abjurado de sus ideas, ni ha escrito ningdin
libro en contra de las mismas.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Debo, en honor
a la verdad, Sres. Representantes, aclarar estos dos
conceptos: Realmente, en el calor de la disousi6n, he
hecho dos afirmaciones que quiero dejar aclaradas.
Az.:ri t e, en.realidad, permaneci6 field a su bandera;
y .-ua lo fu6 elegido Senador por la Universidad Ide
Madrid, declare que el Gobierno de Espafia, al ha-
berse democratizado el Rey, habia entrado por el
camino de la rectificaci6n; y que esto, por tanto, le
permitia acercarse en modo cierto a la corona. Quie-
ro, pues, que quede hecha esa aclaraci6n.
SAhora yo quiero invocar la ayuda del Sr. Ferra-
ra, para traer al convencimiento a esta CGmara, algo
que es necesario traer, para hacer que nuestra Cons-
tituci6n sea practice y real. Es verdad que nuestra
Constituei6n en su articulo 43, establece que los tres
poderes, aejor dicho, que la soberania reside en el
pueblo, del cual dimana los tres poderes. Cuando yo
he querido estudiar por qu- el Tribunal Supremo se
elige por dos de los Poderes establecidos sin dimanar
directamente del pueblo, y cuando quise estudiar cl
por qu6 los Jueces 'se eligen por ternas propuestas
por el Tribunal Supremo, para que. el Ejecutivo
nombre al que crea convenient, me eneontr6 eon las
dudas de que en la Constituci6n, en su redacci6n, se
pudiera haber cometido un error que la ley hubiera
sancionado; pero luego leyendo la opinion e investi-
gando, me encontr6 conque no habia, tal error, que ]o
que habia era una deficiencia complete en nosotros,
los que la 'interpretibamos. La Constituci6n previ6,
y nuestros Constituyentes diseutieron, la posibilidad
de que, realmente, los tres poderes dimanaban del
pueblo; y idejaron abierta la puerta, para que el Po-
der Legislativo completara el cohcepto costitueional,
,* el concopto constitutional, no se complement mas
que de una manera, y el Sr. Ferrara puede decirlo,
despues que yo le explique a este Cuerpo. El Poder
Judicial se forma de -dos parties, de ,dos parties inte-
grantes, indispensables y necesarias; la part tAcni-
ca, y la no t6cnica. Nuestro Tribunal Supremo esta
incomplete, no tiene mans que la parte tecnica, porque
el Tribunal Supremo no es Tribunal de instancias,
no juzga; los demAs Tribunales estan incompletos
porque nosotros no hemos querido completarlo con
las normal que nos ,dieron los Constituyentes y con
las bases, quo tiene el articulo 43 de la Constituci6n.
Cormo. el Poder Judicial debe tener las dos parties:
La parte t6enica y la part de apreciaci6n. Falta
el Juraido en lo Civil, el Jurado en lo Criminal, el
Jurado queo dimana directamente Idel pueblo. Integra-
do el Poder Judicial con el Jurado para que acesore


en Ia cuesti6n de hechos el Tribunal de Derechos, en-
tonces no podrA decir nadie que nuestros Jueees se
venden. La inmoralidad o la competencia, nuestra
en material judicial, no depend mAs que de una cosa:
en que el Juez tiene la potestad direct y absolute
de declarar sobre el hecho en material, civil, en mate-
ria criminal y en material contencioso-administrativo
y luego vienen a aplicar el derecho; y como nuestros
Jueces son Jueees peritos y cultos, antes de :declarar
sobre el hecho se aproximan al C6digo y estudian. el
Derecho y hacen la declaraci6n del Derecho, violan-
do el espiritu de la Constituci6n que ha querido que
la apreciaci6n del hecho la haga el pueblo por el pue-
blo mismo por medio del Jurado y de sus representan-
tes legitimos. Y si nosotros completamos los Tribuna.
les de Justicia con el Jurado, entonces todas esas
frases que ha pronunciado el Dr. Ferrara caen por
su base, porque nuestros Tribunales tendran todas las
garantias constitucionales cualquiera que sea la for-
ma en que se nombren los Jueces del Derecho. Por
esq yo me felicitaba de la intervenci6n del doctor
Ferrara -en esta material, porque 61 no hara mAs que
reconocer su error en este punto; porque lo que com-
pleta, lo que integra el Poder Judicial, lo que le Ida
ca;rcter piblico, lo que lo hace dimanar del pueblo,
es la falta del pueblo en el Poder Judicial es el ju-
rado que lo integra, el Jurado que lo complete, el
Jurado que define el Dereeho. Puesto el Jurado, na
die se preocupara de que se nombre el Juez por el
President de la Repfiblica o por el Tribunal Supre-
mo o que se nombre por sufragio pfiblico; porque la
suerte del ciudadado, cuando somete sus litigios al
Tribunal, no depend de la aplicaci6n del Derecho,
que es estrieto y riguroso.
,SR. FERRARA (OREESTE) : Pero dificil de inter-
pretar.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Para eso se
nombrar personas peritas. Y esas personas peritas
no causan mal porque contra sus resoluciones caben
recursos hasta el mns alto Tribunal que por ser de
doctrine se equivoca muy pocas veces; y como. Tribu-
nal de doctrine nuestro Tribunal Supremo puede
competir con cualquier Tribunal del mundo, porque
estudia y copia las sentencias de los mas altos Tribu-
nales del mundo, de los mejores.
De modo que hemos Ilegado, en esta cuesti6n, a
plantear un problema inmediato y de urgente reso-
luci6n. Nuestro Poder Judicial esta incomplete, nues-
tra Constituci6n estA incumplida;. No dimana del
pueblo, no estA integrado por lo que los constituyen-
tes dijeron. Ellos dijeron que no legislaba el Jurado
en la Constituci6n porque no era material constitu-
yente, que lo dejaban para que lo hicieran los Pode-
res de la Repdblica; y tenemos 2;0 afios de Repiiblica
y hemos oido una. frase del Dr. Ferrara que nos decia
que el Poder Judicial no estaba formado con arreglo
a la Constituei6n porque no dimanaba del pueblo y
queria seducirnos con su gran palabra, con su ilustre
cultural diciAndonos: No dimana. del pueblo sefiores
Representantes, porque lo elige el Presidente de la
Repfiblica, pero va a dimanar del pueblo ahora que
lo elige el Tribunal Supremo que tiene menos nexo
con el pueblo que el Presidente de la Repfiblica.
Sn. FERRARA (ORESTES) : iMe permit una inte-
rrupci6n el Sr. Herrera Sotolongo, con la venia 'de la
Presidencia







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANES


ISR. HERRERA SOTOLONGO (PED.RO): Con much
gusto.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Tiene la palabra el
ST. Ferrara.
Si. FERRARA (ORESTES): No pudiendo venir del
pueblo he dicho por una falta de organization
electoral ya traditional entire nosotros, debe ser pro-
ducto de una auto-elecei6n de algo que surja del pro-
pio organismo. S. S. puede estar en contra, pero no
puede decir que no he sido claro.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Pi'do la palabra.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : La tiene S. S.
!SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : En estas condi-
ciones y rectificando low preceptos que se me l~an
atribuido, sostengo que seria inconstitucional tam-
bi.n la enmienda o modificaci6n que se propone a !a
Ley, porque la Constituci6n garantiza la inamovi-
lidad, no s61o de los funcionarios sino tambien de
los empleados, y lo voy a .demostrar leyendo el ar-
ticulo 87 de la Constituci6n que dice lo siguiente:
(Lo lee.)
Y como los empleados son los que tienen empleo
y no los funcionarios, ni los emploaidos ni los funeio-
narios podnAn ser separados sin formArseles expe-
diente por causa -de delito o por otra causa grave.
Con eso se prueba hasta la evidencia, yo tengo la.
seguridad absolute, que los sefiores que han informa-
lo sobre esta reform de la Ley tendrAn que modi-
ficar su criteria y retirar la reform del articulo 153.
SR. DE CARDENAS (RAUL) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Tiene la palabra el
Sr. de Cardenas.
SR. DE CARDENAS (RAUL) : Sefior Presidente y se-
fiores Representantes: Se ha ido elevando de tal ma-
nera el debate que creo que nadie, casi nadie se
aeuerda del punto .de partida que es el problema re-
lativo a las condiciones en que se ha de poder separar
a los funcionarios subalternos de la carrera judicial.
Estas disposiciones del Proyeeto, senior Presidente y
sefiores Representantes, como todas las 'de este pro-
yecto de ley, descansan, tienen por base principal la
ensenanza, la prActica, la ensefianza de la experien-
cia que hemos tenido on cuenta los miembros que
constituyen la Comisi6n de Justicia y C6digos que
somos letrados en active ejercicio y experiencia; que
se ha ido a consultar a los que saben y conocen de esta
miateria mejor que nosotros, a los sefiores magistra-
dos el Tribunal Supremo y de la Audiencia de la
Habana, cuyos pareceres, como decia esta. tarde el
.doctor Freyre de Andrade, se ha tenido muy 'n
cuenta para formula este proyecto de ley. Segdn
estas disposiciones se les confiere a la Sala de
Gobierno de las Audiencias respectivas la facultad
de separar a los funcionarios subalternos de la ca-
rrera judicial cuando entiendan las Salas que moti-
vos de conveniencia piblica asi lo aconsejan. Y no
es possible pensar como con raz6n declare el doctor
Ferrara que si en las Salas de las Audiencias tene-
mos depositado el honor, e] interns, el capital y la
vida de nuestros conciudadanos, vayamos a entender
,que esos mismos magistrados sean capaces de dispo-
ner o ,de hacer mal uso de las facultades que ponemos
en sus manos de separar a los funcionarios subalter-
nos de la administraci6n de Justicia. Digo que se han
tenido muy en cuenta al formular esta proposici6n de
ley, las ensefianzas .de las experiencias por lo si-
giuente: porque el doctor Herrera Sotolongo sabe


tambien como cualquiera de los letrados que nos sen-
tamos en este hemiciclo que aquellos funcionarios
subalternos que observen que realmente no los hace
merecedores a continuar en el dsnmpefio de sus car-
gos; es muy dificil que existan pruebas, que esas
pruebas pueden ser llevadas a un expediente de mal
comportamiento de ese funcionario o subalterno,
porque 'precisamente aquellos que no se conducen
bien son los que tienen mas esmlero y mayor cuidado
en redondear como vulgarmente se dice, sus expe-
dientes y en llevar sus asuntos, en apariencia, en
una. forma perfectamente correct. Siendo esto asi,
sabiendo, porque lo dice la practice que a esos em-
pleados es muy dificil instruirles un expediente de
culpabilidad, hemos creido, que, dAndole a la Sala de
Gobierno, no a los jueces, se les quiere revestir de
mayor garantia, a la Sala de Gobierno la faeultal
de separarlos cuando crean que existen motives :te
conveniencia pfblica, procedimos con verdadero tac-
to y discreci6n porque nadie puede suponer que today
una Sala. de Gobierno de una Audiencia o del Tri-
bunal Supremo se ponga de acuerdo para quitarle
su destine injustamente a un funcionario probo,
porque el dia que eso ocurriera, que se presenciaran
semejantes espectAculos tendriamos que convenir
todos en que la Repfblica, estaba definitivamente
perdida. Por estas circunstancias es por lo que ter-
mino suplicAndole a mis companeros que aprueben
este proyecto de la proposici6n dde ley de que so
trata.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Tiene la palabra el
Sr. Rey.
Sn. REY (SANTIAGO) : Habia propuesto que fuese
adicionado el parrafo con las siguientes palabras:
"Pero no dejando consignado en el expediente per-
sonal el motive expreso de la separaci6n".
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Pero eso no
atclara nada, porque se inventa el motive; hasta
pueden infligir una injuria a una persona que no
tiene defense.
SR. REY (SANTIAGO) : Pero peor es que no tenga
esa aclaraci6n, y puedan suprimirla.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): No, hay que
suprimir eso de la separaci6n; hay que darles ga-
rantia; que los funcionarios y empleados del Po-
der Judicial span que tienen garantia y no los aaban-
donamos al capricho y veleidad de los Triibunales.
SR. PRESIDENTE (VERDEJA): La proposici6n adi-
eional al parrafo de S. S. es: (La lee).
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Pido la pa-
labra para esta cuesti6n.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Tiene la palabra S. S.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): .i_'o IO Re-
presentantes: Si el senior Rey y un grupo de compa-
fieros nuestros estiman que en esta forma queda mAs
concretado este articulo y mas complete, la Comisi6n
de Justicia y C6digos no tienen inconvenient en
que se haga la adici6n. La Comisi6n no ha tenido
intenci6n alguna de permitir un acuerdo en contra
de los Secretaries Judiciales como el Proyeeto en
todas sus parties .demuestra, sino el dar las facilida-
des para que scan suprimidos de sus cargos los fun-
cionarios y Secretaries Judiciales incapaces o vena-
les; y la prueba de ese criterio adoptado por la
Comisi6n es que hasta ahora los Secretarios Judicia-
les no tenian el derecho de ingresar en la carrera








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES A


judicial; y como la Comisi6n sabe que hay funciona-
rios judiciales capaces y honrados y que merecen que
se les conceda ese derecho, lo han consignado y desde
ahora desde que esta Ley se vote en la Chmara los
funcionarios judiciales pueden ingresar en el esca-
laf6n consiguiente y forma parte de la administra-
ci6n de justicia.
SR. PRESIDENTE (VERDEJA) : Se pone a. votaci6n el
pArrafo con la adici6n del senior Rey. Los confoemos
se servirAn ponerse de pie.
Aprobado.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Que conste mi
xoto en contra.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : Se va a dar lectura a
una enmienda adicional al articulo 191.
(El Oficial de Actas leyendc):

A LA CAMARA

Los Representantes que suscriben, tienen el honor
de presentar al proyeeto de ley que se dispute, mo-
dificando distintos articulos .de la Ley OrgAnica del
Poder Judicial, la siguiente:

ENMIENDA

"El articulo 191 de la Ley Orginica del Poder
Judicial quedarA redactado del modo siguiente:"
"Articulo 191.-Los Jueces 'Municipales' -com-
prendidos en el Escalaf6n Judicial tendrAn dereeho
a disfrutar de las licencias que conceden a los demis
Jueces los articulos 189 y 190 de esta Ley".
Sal6n de Sesiones de la Camara, a 30 de Agosto
.de 1922.
(f.) Vito M. Candia.
SR. PRESIDENTE (VERDEJA) : Se pone a discusi6n.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Pido la palabra
en contra.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : Tiene la palabra S. S.
SR. HERRERA SOTOLONaO (PEDRO): NO es que me
oponga sustancialmente a esta reform que creo jus-
ta; pero es que entiendo que la Camara debia, ya
que entra en este terreno. limitar las licencios de los
miembros del Poder Judicial. Todos los afios, espe-
cialmente la magistratura, vaca durante dos meses
y estan cerrados los tribunales. Hay funcionarios
judiciales que aprovechan pedir licencias para unir-
las con las vacantes de esos dos meses en que no tra-
bajan, y result que el Estado estd pagando obliga-
toriamente el sueldo entero durante cuatro o cinco
meses a una persona que no trabaja, trayendo eso tal
perturbaci6n en la organizaci6n judicial, que hay
salas que no tienen M1agistrados, porque todos sus
components gozan de licencias. Este problema ,Ie
los Jueoes municipals si es just, pues se les equipara
a los otros funcionarios, toda vez que ellos no gozan
de la licencia de dos meses por las circunstancias de
que no vacan los juzgados municipaaes. Los Jueces
municipales tendrAn derecho a pedir dos meses de
lieencia por afio con arreglo a la Ley; y figGrense los
sefiores legisladores la perturbaci6n que va a traer el
que todos los Jueces pidin su licencia al mismo tiem-
po y tengan que venir los suplentes a reemplazar a
los propietarios. Vean, Ipues, los sefiores Congresistas
la gravedad que implica esa reform que estimo ne-
cesaria, mAs neecesaria todavia que la de la. vacant


que tienen los Miagistrados .y los Jueces. Por eso no
creo qce ello sea motivo de esta legislaci6n epilip-
tica y casuistica y quizas interesada, que estanmos rea-
lizando, y de la cual se han de arrepentir los primeros,
los propios iniciadores de la refor-ma. Por eso me li-
mito, como conocedor de la material, a sefialar las
-dificultades que va a traer en la prActica. Me ex-
trafia much que 'el Sr. Planas, el Sr. Busto y el se-
fior Gil, que estin consantemente queiAn'dose de
esas suplencias de los funcionarios del Poder Judi-
eia., y que el mismo Sr. Mario Ruiz Mesa, que tarnm-
hi6n se ha lamentado de lo mismo y que ha presen-
tado un proyecto de reform, no mueva ahora ese
proyeeto pc.ra irnlui-lo en este proyecto de reforua
y no se oponga a esta pretendida reform, just, pero
que va a traer grandes perturbaciones.
Sn. GIL (HELIODORo) : Pido la palabra en pro.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : Tiene la palabra 'S. S.
SR. GIL (HELIODORO) : Yo estoy conforme con esta
,enmienda y estimoo que lo esta .l Sr. Herrera Soto-
longo. Lo que quiere el Sr. Herrera Sotolongo es que
regulemos el uso de las licencias. Vamos *a haeerlo
como adici6n a esta Ley; pero no porque una 'cosa
sea necesaria va a matar otra que tambien lo es...
SR. DE LA CRUZ (CARLOS MANUEL): Vamos a sus-
pender el debate en euanto a esta enmienda, para
esperar que los sefiores Herrera Sotolongo y Gil se
pongan de acuerdo y propongan la forma de regular
las licencias.
SR. GIL (HELIODORO) : No es neeesario. Vamos 'a
aprobar esta enmienda y despuds a regular lo de
las licencias.
SR. D; LA CRUz (CARLOS MANUEL) : El Sr. 'Gil es
trabajador, y tambi6n ]o es el Sr. Herrera Sotolongo.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): A mi me es im-
posible complacerlo, porque llevo site dias' teniendo
tres juntas diarias y la sesi6n de la Camara. Estoy
completamente agotado.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : o.Me permit
usar de la palabra, con la venia del Sr. Gil?
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Tiene la palabra el
Sr. Freyre de Andrade.
'SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Sr. Presi-
dente y Sres. Representantes: A mi, personalmente,
-y creo que tambi6n a la Comisi6n de Justicia. y
C6digos,--me es inidiferente que esa enmienda se
apruebe; porque tanto la Comisi6n, como yo, cree-
mos que dentro del Proyecto actual cabe reglamenta-
riamente discutir esa cuesti6n. Ahora bien: la cues-
ti6n de las licencias a los funcionarios judiciales, no
debe ser inclinda en este proyeeto, como una enmien-
da. Nuestro Reglamento se opone a nou un proyeeto
de ley pendiente de discusi6n en ]a C'imara, se traiga
como enmienda a otro provecto oue ya esta en dba-
te: pero ]a GCOimara puede aprobar o rechazar esa
idea. Yo apunco que nuestro Reglamento se opone
a que se discutan ma'terias distintas, y son objetos de
otro proyeeto de ley...
Sn. GIL (HELTODORO) : S. S. cita un precepto re-
-'lamentario. v olvida otro precepto, que dispone que
toda proposici6n oue tiene fines iguales, que se en-
cuentre en po er de la Comisi6n, esta debe dictami-
nar las dos conjuntamente, para que puedan ser -dis-
cutidas.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : D'esde luego,
yo ie empezado a decir aue la CAmg'ra, si lo desea,
puede o no aceptar ese criteria.








10 DIARIO DE SESIONES D.E LA C-iMARA DE REPRESENTANTES


SSR. GIL (HELIODORO): Pues que se ponga enton
ces a discusi6n.
SR. DE LA 'CRUZ ('CARLOS MANUEL).: Yo le rogaria
al Sr. Gil que dejase este asunto de las licencias
para despues que aprobemos este proyecto de ley. Le
ofrezco mi concurso, para que inmediatamente des
pu.s lo discutamos.
SR. GIL (HELIODORO) : Conforme.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): g Est'i conforme la
CAmara, con lo propuesto por el Sr. de la Cruz?
('Se4ales afirmattivas).
Aprobado.
Se va a dar lecture al articulo tercero.
(El Oficial de Actas le dd lectura.)
A discusi6n.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Pido la palabra
en contra del articulo tercero.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : La tiene S. S.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Sr. President
y Sres. Representantes: Yo liamento .abusar de la
benevolencia de los Sres. Representantes; pero crean-
me, que si yo no hubiera dicho una sola palabra en
contra, de este proyecto de ley, esta reform seria
bastante para decidirme a rogarle a todos los sefiores
Representantes que se opusieran a este proyecto que
trata, no ya de una reform de la Ley OrgAnica, sino
que ereforma la, Ley de Enjuiciamiento 'Civil, y tam-
bien la del Criminal. Es verdad que cuando se hizo
la Ley OrgAnica del Poder Judicial, yo no se si de
exprofeso se pusieron ciertas cosas en ]a Ley Or-
gdnica, que no debian ni podian estar en esta Ley.
Nosotros debemos velar por ]a pureza. do nuestro sis-
tema.legislativo? De done han sacado esta reform,
si la Ley Organica se ocupa de reglamentar 'os pro
cedimientos? Puede el Dr. F.reyre -de Andrade sacar
a relucir la opinion de algfin jurista que lo autori-
ce para recomendar a ]a Camara que ]a Ley Org,-
nica, diete medidas de procedimientos criminal, civil
y contencioso administrative, que trate .de la suspen-
si6n de los juicios orales, de los juicios civiles, de
cuestiones, en fin, tan fundamentals, que compren-
den no solo lo que la legislaci6n en material de pro-
cedimientos establece, sino otras que afectan hasta
el fondo del procedimiento...
(Fuertes murmullos y ruido en la Cdmara.)
(El Sr. Herrera Sotolonao se sienta en st escawo.
y (cor. rii i los Sres. Gwufirrez y Freyre, ternaimen
de Ihablar.)
S.SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Nos estAbamos
disputando el derecho de contestarle a S. S., y nos
i'maginAbamos la cara que pondria a la i:.-u Uil- .
que en este caso le dara el 'Sr. Guti6rrez.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : Ruego a los Sres. Re-
presentantes, que se sirvan hacer silencio, a fin de
que el Sr. Herrera pueda continuar su discurso.
' SR. HERRERA SorTLONGO (PEDRO) : Yo hasta ahora
me habia encargado de reconocer con benevolencia
la actitud que tenian los Sres. Representantes Ipara
conmigo, pero voy a tener que hacer excepeci6n del
Sr. Freyre de Andrade y del Sr. Viriato Gutierrez,
no porqu.e me hagan hablar, sino porque me hagan
hablar en medio del ruido estrepitoso de 'esta 'CA-
mara y sobre to'do cuando va a resultar infitil.


SR. GUTIERREZ (VIRIATO) : Por razones de, benevo-
lencia, por estimar infitil ,el -'fiI-rziz que sobre este
punto estA desenvolviendo S. S., es porque hablaba
yo al Sr. Freyre de Andrade. Vea S. S. que el pre-
ccpto que se modifica es just y legal...
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): S. S. le ha agre-
gado juicios orales.
SR. GUTIERREZ (VIRIATO) : Lo finico que tie-nl, os
una redacci6n 'ms castellana.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Lo finico que
hay es que ni S. S. ni el Sr. Freyre de Andrade han
tenido la amabilidad de oirme. S.i me hubieran oido,
comprenderian que no era infitil mi esfuerzo.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Yo lo he oido
y lo oigo siempre con amabilidad.
'SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): S. S., siempre
que me presta ateci6n, lo 'hace con amabilidad.
Yo decia y asi empec. mis palabras, que ninguna
autoridad podia invocar S. S. para traer preceptos
de procedimientos a una Ley que llaman'Ley Or-
gdnica 'del Poder Judicial. Legislese sobre la consti-
tuci6n de Tribunales, sobre el funcionamiento de los
Tribunales, sobre las condiciones 'de los miembros
que han de former estos Tribunales, sobre las co-
rrecciones dli-i]llimi;;i sobre las condiciones de los
que abogan y las correcciones que ellos deben mere-
cer, sobre' los Procuradores en general; 1.:_i,.l.- so-
bre eso y estaran dentro de la Ley OrgAnica del Pn-
der Judicial. Vayan a darle facultades a la Sala de
Gobierno y hahbris salido 'de la Ley Organica del
Poder Judicial y de todas las Leyes posibles de la
Repipblica, porque los Tribunales no tienen faculta-
des ]:;,l -li\t.l Y ese precepto de la Ley Organica
del Poder Judicial fu6 puesto a hurtaidillas, porque
los abogados que formaron parte de la Comisi6n
Consultiva no debieron permitirlo, como no debieron
permitir otro articulo que es el 226 que voy a l!eer
para sefialarle a los Sres. Representantes los defects
enormes que tiene al introducir preceptos de procedi-
mientos en las Leyes Otv0iii- Se pretendia, por
iitereses particulars, 'con fines mesquinos, variar los
derechos de procedimiento; y se introdujo en la Loy
Orginica del Pode.r Judicial el articulo 226. El que
hizo esto en la Comisi6n Consultiva era el misamo
ignorante que puso ese precepto que S. S. quiere am-
pliar. Oigan los Sres. Representantes el disparate
monstruoso 'que figure aqui. El articulo dice asi:
(Lo lee.)
Este ,epigrafe me di6 lugar en un habeas corpus
para pedir que declarara bajo juramento un proce-
sado; y la autoridad de Don Antonio Govin, Presi-
dente de la Sala de lo Criminal del Tribunal Supre-
mo, fue de tal intensidad, tan robusta y austera, q.ue
se volvi6 para mi y me dijo: Un procesado no puede
jurar y le dije: el articulo 226 -de la Ley Oi -ini,;..1
del Poder Judicial lo autoriza. La Ley Organica no
tiene nada que ver con el procedimiento judicial.
Y ese es un defecto mas, pero-yo no lo aplico al
Tribunal Supremo de Justicia.
Este es el articulo que S. S. quiere. ampliar, no
enmendar, sino ampliar con.las miras de hacer una
nueva modificaci6n en el Poder Judicial, que cons-
tituye un atentado impossible de aguantar; y yo voy
a referirme a lo que sucederia de aprobarse esta
modificaci6n, para que los se'iores Representantes se
den perfectamente cuenta de lo que significa. Cuan-







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 11


do el Tribunal, por cualquier motive, quiere perju-
.dicar a un letrado, le hace esp'erar dos, tres y cuatro
horas y no le avisa que se ha suspendido la vista has-
ta pasadas las cinco de la tarde, hora en que terminal
la audiencia; y en otras ocasiones puede celebrar la
vista a la una menos cinco, cuando las 'citaciones es-
tdn hechas para la una de la tarde y el letrado no
puede concurrir a ]a vista:.
Cuando la parte present certifioaci6n para pedir
la suspension de la vista, bien porque est6 de acuerdo
con la parte contra.ria o bien porque lo necesite, el
Tribunal resuelve siempre a su arbitrio y suspended o
no la vista segfn Ie convenga y eso lo sabe el senior
Freyre .de Andrade ya que en las leyes de procedi-
miento, civil, criminal o contencioso administrative,
hay recursos sobrados para resolver estos casos y no
vamos a darle facultades discresionales para que lo
suspendan sino que debe regulars la forma en que
se ha de suspender y esa facultad correspond ex-
clusivamente al Poder Legislativo que es el que debe
regular la forma en que se han de celebrar esos jui-
cios. For estas razones es que entiendo que es im-
procedente que en las leyes procesales demos facul-
taids a los tribunales de Justicia para; que' legislen
en todo lo concerniente al procedimiento judicial.
Por eso yo invito a los sefiores de ]a Comisi6n, al
senior Freyre de Andrade, al senior de la -Cruz, al
senior de Cardenas, que han intervenido en este de-
bate y que me acusaba, el filtimo, de rememorar la
eultura juridica espafiola, con la cual yo me honro,
los invito para que estudiemos, para que sefiale-
mos la linea divisoria ique debe existir entire la Ley
Organica del Poder Judicial y las leyes .de procedi-
miento, para que no lleven a esta O' mara por equi-
vocado sendero dando sefiales, en una cuesti6n .de
procedimiento, de una falta de preparaci,6n que no
es perdonable. Yo creo que la modifica:cidn de este
procedimiento judicial debe ser motivo de una legis-
laci6n especial en las leyes 'de procedimiento, pero
no dentro de la Ley Organica del Poder Judicial, pues
son dos cosas distintas. No se pueden inventar Ta-
zones donde no existen en los textos ni en la doctrine
ni en la Ley de Enjuiciamiento, como veremos des-
pu6s cuando yo la sefiale en su oportunidad, porque
en esta Ley no se hace m's .que variar la forma de
suspension de los juicios, como yo sefialaba, y que por
analogia el Tribunal Supremo aplica los preceptos
de la Ley de Procedimiento, .de la Ley de Enjuicia-
miento Civil, de la Ley de Enjuiciamiento Criminal
o de lo Contencioso Administrativo; y como no hay
una Ley Org6nica ni una Ley de Procedimiento ni
una ley objetiva en esta material, es por lo que el
Tribunal Supremo se ha convertido en dietador. Por
eso los juicios al aumparo y en los de habeas-corpus
se resuelven por el Tribunal Supremo de manera ar-
bitraria y en muchos casos no se admit la suspen-
si6n de la vista colicitada por el letrado por enfer-
medad del mismo o por enfermedad de algfin testigo
important o de alguna de las parties que han de
concurrir al juicio, no se suspended y se acuerda su
celebraci6n con falta absolute de garantia; y esto
puede haeerse impnunemente porque no hay una ley
objetiva que garantice los derechos de las parties que
solicitan la suspension del juicio. I'Qu6 se pretend?
i'Se pretend acaso que despu6s dde haber admitido
]a.dictadura del Trilb.ii.l iSupremo en !o que se re-


fiere al acapa-ramiento de todos los puestos del Poder
Judicial tenga ahora la dictadura en lo concerniente
a los procedimientos judiciales, y que no se puedan
suspender los juicios con arreglo a lo estatuido en las
eyes de procedimiento ? Esa es una modificwaei6n de
la Ley Procesal y eso no debe ser pretendido por
personas tan competentes, tan peritas y tan capaci-
tadas en esta material? Deben decir aqui los sefiores
congresistas que eon la modificaci6n de estos proce-
dimientos se pretend conseguir otra cosa, la nulidad
de preceptos que no existen en la Ley objeto de nues-
tros procedimientos.
Sn. GUTIERREZ (VIRIATO) : Yo invite a su sefioria
a que retire el precepto y me -diga como queda en-
tonces la Ley.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): 'Como esta
ahora.
SR. GUTIERREZ (VIRIATO) : Si, pero diga su 'eflio! I
eomo esta ahora. Es mAs: la enmienda result ri-
dicula, en parte, porque trata de -defender la causa
de los Jueees, que oes impossible.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Seiaor Guti6-
rrez, S. S. quiere convencer al senior Herrera Soto-
longo y no va a poder; vamos a oirle, y que continue
el debate.
SR. HERRERA SOTOLONGO. (PEDRO): Dice un refrain
eastellano, en una forma que no recuerdo exacta-
mente, que cada uno juzga a los demis con respect
a lo que 61 le sucede y por eso no lo puedo conven-
cer; cuando se tiene el prejuicio de no dejarse con-
veneer, es impossible que nadie convenza.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Hace much
tiempo que estoy buscando la ocasi6n de que S. S.
me convenza, con verdadero deseo; pongo toda mi
voluntad a contribuci6n del moment en que S. S.
pueda convencerme, pero no lo he logrado.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Pues si no lo ha
logrado, no es por falta de preparaci6n de S. S. sino
por cortedad de inteligencia mia.
SR. FREYRE DE ANDRADE ('GONZALO) : Por falta de
convencimiento.
SR. HERRERA SOTOLONGO, (PEDRO): Como S. S. es
le ideas tan avanzadas y yo tan retr6grado.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Felipe II y
Marti.
(Risas.)
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Si Cuba pudie-
ra tener el lange que Espafia tenia en tiempo de
Felipe II, quisiera yo ser Felipe II.
SR. SOTO (OSCAR): Felipe II llev6 a Espafia a su
ianina.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Pero dej6 el
Escorial para sus sueesores; el Escorial no se hizo
en tiempos de Carlos V.
SR. DE CARDENAS (RAUL) : Cada uno de nosotros
somos profundamente admirados del genio juridico
de los espaiioles...
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Yo -:,iilp'il't,
esa admiraci6n, en el derecho privado.
SR. HERRERA SOTOLONGGO (PEDRO): YO sB qua
cuando se hacen ciertas afirmaciones, la conciencia
obliga a rectificar pronto.
SR. DE CARDENAS (RAUL) : La l. -:i!..i.'*i de Ep'i-
fia 'en ma.teria de derecho privado es un vniiir,_UnJ!rtj
que dificilmente serA superado per uin.i- n .otro
pueblo, hasta tal punto, que ocada vez que.entre noso-








12 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


tros ha surgido alguna iniciativa para reformar esa
legislaci6n, yo he temblado, porque he temido que
vayamos a hacer un disparate. Prueba de ello la
constituyen algunas reforms, como por ejemplo, ia
de refac'ci6n agricola, la de el credito agricola., una
ley que nadie entiende y que se mete con todos los
derechos civiles, con la Ley Hipotecaria y con todas
las leyes habidas y por haber, las destruye y en de-
finitiva no beneficia a nadie. Creo, pues, que somos
admiradores del derecho privado de Espafia, pero
en material de organizaci6n de los Poderes Pfblicos,
en material de Derecho Piblico, como decia el doctor
Orestes Flerrara no, son dignos de 'imitaci6n; los
pueblos .americanos estamos muy por encima de ellos
o debemos a aspirar a estarlo.
SR. DE LA 'CRUZ (CARLOS MANUEL): 4 Me permit
el senior Herrera Sotolongo? Voy a abreviar el deba-
te. El articulo tal como 'estA: (Lo lee.)
SR. HERRERA .SOTOLONGO (PEDRO) : No falta mA.s
que la palabra "Juicio criminal."
SR. GUTIERREZ (VIRIATO) : No senior, queda en pie
el articulo, verA S. S.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS MANUEL): Esecuche S. S.
(Lee).
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): No me han oilo
en mi argumentaci6n. Yo he dieho que eso no era
principio de leyes orgAnicas. Ese precepto es impra,"
ticable. Este precepto no ]o dejaria pasar, porque es
onemigo de nuestras facultades en el Poder Judi-
cial. Ese precepto, en cuanto tiene de procedimiento
no debe figurar en una Ley Organica. i Qu6 tiene ,que
ver con la Ley OrgAnica la.suspensi6n de los juicios
orales? Ese es un precepto de la Ley Procesal que
encaja en la Ley Procesal; como lo que concierne a la
Ley Civil, en el C6digo Civil; y lo que procede de
lo contencioso administrative a lo de su material. El
Tribunal Supremo tiene ]a facultad de resolve 6sto
y este precepto no debemos dejarlo, porque el Tri-
bunal SuRii-wi: puede ser tambien venal como cual-
quiera otra instituci6n. Ya la Ley de EFai il-i;i i i. nt.,
la Ley objetiva, determine la forma de la suspen-
si6n. No tiene por qu6 variarse eso. No hay por qu6
perturbar nuestro procedimiento. Debemos 11 mar la
atenci6n, de los sefiores R pj.,-i tui~i 'que no se
ocupan de estas materials y debemos *1.-i.:-rt.,r. el ce-
lo de los que se ocupan, para que nos presten s
concurso, porque esta reform es perturbadora, y
porque hasta t*jrin'., nuestras facultades legisla-
tivas.
Sn. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Pido la pa-
labra.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : Tiene la palabra S. S.
,S. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Sr. Presiden-
te y sefiores Representantes: Esta mariana, en una
afable y amistosa conversaci6n, habida, entire el se-
fior Herrera Sotolongo y yo, tuve ocasi6n de decirlP,
en t6rminos de amistad y compafierismo, que 61 era
admirable en sus diseursos, pero siempre inaeeptable
en sus conclusions; y, sin embargo, cuando el senior
Herrera Sotolongo, con su gran eultura, empez6 n
hablar acerca de este articulo que ahora se debate, yo
estaba por levantarme y decla:rarle que ya por pri.
mera vez est'rbamos de acuerdo en cuanto a lo que
61 manifestaba a la Cimara y pedia que se 'aiceptasen
todas sus palabras, porque comprendi lo que era su
rguiirneuta.-iii, siempre brillante, pero, segfin, afir-


m6 y sigo lafirmando, que su :.o.'u-i.si..n es inacep-
table. Tenia raz6n el Sr. Herrera Sotolongo en re-
clamar para la leg'i>,,l-i,'i esipafiola este aoierto, si
,se tiene en cuenta la estrieta clasificaci6n de la ma-
teria en ileyes penales; porque esa legislaci6n, fuen-
te y origen de la legislaci6n nuestra y que lo seguir&
siendo, porque ese pueblo fuente y origen .de nues-
tras costumbres, esa liegislaci6n ha servido siempre,
por met6dica y por noble, a los diferentes asuntos y
desenvolverd y organizara lo que trata. El Sr. Herre-
ra Sotolongo empezaba afirmando lo que es ab-
solutamente cierto y lo que crela que iba a ser la
conclusion de su discurso, cuando no era mis que una
afirmaci'6n incidental, o una premisa de la conclu-
si6n, que despu6s, como casi todas las otras, me ha
parecido inaceptable. Afirmaba el Dr. Herrera So-
tolongo, que el articulo '207 no cabia dentro de la
Ley OrgAnica del Poder Judicial; y yo le iba a afir-
mar que era .cierto, que no constitute una material
para, tratar en esta. Ley OrgAnica; pero le iba a afir-
mar inmediatamente despu6s, que son innumerable
los casos &de articu as de procedimientos que esthn
inluidos en esta Ley Organica 'del Poder Judicial.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Es un defect
de la Ley Organica del Poder Judicial.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALo) : Exactamaen-
te, es un defecto capital, pero de esa afirmaci6n va
a s'acar la consecuencia de que nosotros, ahora en
estos mementos, vamos a tener que realizar un traba-
jo impossible y desatentado de ir sacando .de esta
ley todos los preceptos que estan mal en ella, para
llevarlo a otra legislaci6n.
Sn GUTIERREZ (VIRIATO) : Me permiten que yo ha-
ga unas observiaciones?
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Por mi parte,
tengo much gusto siempre en oir al Sr. Guti6rrez.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Yo, tambi6n.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Tiene la palabra el
Sr. Viriato Gutierrez.
Sr. GUTIERREZ (VIRIATO) : Sr. President y seino-
res Representantes: Yo entiendo que tanto el senior
Herrera Sotolongo, como el Sr. Freyre de Andrade,
estIn completamente equivocados. El precepto no es
de un orden constitutional, es un precepto que estd
'perfectamente acoplado en el lugar en que se encuen-
tra. La Ley de Procedinmientos dispone las causales
que existen para poder suspender las vistas, pero ]a
Ley de Procedimiento no regular la forma, por ejem-
plo, en que ha de venir la certificaci6n, cuando se
suspended por enfermedad; y entonees es que viene
esta ley a reglamentar esta falcultad, lo mismo 'en el
caso en que tampoco se dice cuantas veces se puede
suspender una vista por tal o cual causal. Todas es-
tas facultades que son de orden interior son las que
va a regular esta ley.
El tnico error que a mi juicio tenia la Ley OrgA-
nica del Poder Judicial y que fu- subsanado por una
Ley del Congreso, cuyo author lo era el Sr. donzalo
Freyre de Andrade, consistia en que no se podia
anticipar las fechas de sefialamientos de las vistas.
Yo reto, pues, al Sr. Herrera Sotolongo y al senior
Freyre de .Andrade, a que me digan si ellos en-
cuentran alguna otra disposici6n distinta a esta quo
yo sefialD que no est6 perfeetamente bien dentro de
esa ley.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Su sefioria co-








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMARA DE REPRESENTANTES 13


noce los articulos 423 de la Ley de Enjuiciamiento
'Civil y el 744 de lo Criminal, ,que dice: (Lee).
Yo le pregunto a S. S. si estos dos preceptos y el
del procedimiento contencioso-administrativo, quedan
derogados por esta ley, o es que eso no tiene nada que
ver...
SR. 'GUTIEmREZ (VIRIATO) : Si, tiene que ver; y
termino con esta aclaraci6n, porque el Tribunal or-
ganiza sus trabajos y si este al organizer sus traba-
jos no regular cuantas veces puede suspenderlo, 1e-
gara a un cfmulo de suspension.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Las suspensio-
nes no se pueden regular en nfimero.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Sr. Presiden-
te: despubs de este diAlago: extenso renuncio a con-
tinuar en el uso .de la palabra.
SR. 'PRESIDENTE (VERDEJA) : Se pone a votaci6n el
inciso primero.
Los que est6n conformes se servirin ponerse de pie.
Aprobado.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Yo estoy deba-
tiendo esto de buena fe y si la CAmara. no me con-
cede el derecho de sefialar los defects orgAnicos de
esta Ley, renuneiar6...
SR. PRESIDENT (VERDEJA): La Presidencia ha
concedido la palabra a S. S. cada vez que lo ha. so-
licitado.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Yo desearia que
se suspendiera Ia votaci6n de este precepto.
;SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Pido la pa-
labra.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Tiene la palabra el
Sr. Freyre de Andrade.
SR. FREYRE DE ANDRADE (oONZALO) : Quiero hacer
una aclaraci6n al Sr. Herrera Sotolongo. S. S. te-
nia terminada su argumentaci6n. Yo tenia pedida la
palabra en contra; y como el diAlogo entablado en-
tre S. S. y el Sr. Viriato Guti6rrez habia agotado el
debate, y como el Sr. Viriato Guti6rrez habia dicho
todo lo que yo podia decir, fu6 por lo que yo me
adelant4 a renunciar a continuar haciendo uso de la
palabra', no a los 'derechos de S. S. sino a los propios
mios. De moodo que ni el Sr. Viriato Gutierrez ni la
President ni yo han querido coartar los dereehos de
S. S. a.pedir la. votaei6n que estime pertinent. La
,CAmara conoce la brillantez de argumentaci6n dle
S. S. y aiempre se le oye con much gusto.
SR. PRESIDENTE (VERDEJA): El inciso primero es-
ta terminado. Se va a dar lectura a otra adici6n al
mismo articulo 207.
SR. IIERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Este articulo
se aprob6?
SR. PRESISDENTE (VERDEJA) : Ha sido aprobado el
inciso primero.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Yo tengo dudws
del 'quorum y deseo que se pase list.
'SR. PRESIDENTE (VERDEJA),: Se va a pasar lista.
(El Oficial de Actas, pasa liwta.)
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Han respondido 67
seiiores Representantes.
Hay quorum.
Continfa la sesiin.
Se va a dar lectura a una enmienda adicional al
artfiulo 207, pArrafo 3o.
(El Oficial de Actas, leyeyndo):


ENMIENDA ADICIONAL

Qiue el articulo 207 de la Ley OrgAnic, 'del Poder
Judicial serA adicionado con el siguiente inciso:
"Designar en Comisi6n pcara el desempefio de
cualquier Juzgado de Primera Instancia o Instruc-
.ion, a cualquier funcionario judicial de la misma o
superior categoria en caso de licencia, vacante o sus-
pensi6n o se haya iniciado expediente contra el fun-
eionario que lo est6 desempefiando o se tenga el pro-
p6sito de iniciarlo; en este iltimo caso, el expedien-
te deberA ser iniciado dentro de los diez dias siguien-
tes a aquel en que el funeionario hubiere sido subs-
tituido por el nombrado en Comisi6n.
La Comisi6n durar i el tiempo que la Sala deter-
mine y con su resultado podrA a.eordar que sirva
de mr'rito al funcionario .que la desempefi6 y proce-
derse a lo que hubiere lugar con respect al funcio-
sario substituido.
De esta facultad hard uso la Sala en los easos de:l
inciso anterior.
(f.) Santiago Rey.
SR. PRESIDENTE (VERDEJA) : Sefiores Representan-
tes: Esta enmienda sustituye la modificaci6n al ar-
ticulo tercero.
,Se pone a discusi6n.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Pido la palabra
en contra.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Tiene la palabra el
Sr. Herrera Sotolongo.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Senior Presi-
dente y sefiores Representantes: Yo s6 lo molesto que
es para los seiiores Representantes el estar oyendo
con insistencia a uno de sus miembros en contra 'le
una Ley que entiende que es perjudicial y funesta y
con la cual van a. sufrir los propios autores mis que
nadie. En la Ley Org nica del Poder Judicial hay
un precepto que autoriza el nombramiento de Jueoes
especiales y lo atribuye, fnica y exclusivamente, a
las causas de exceptional gravedad. Dice que 'cuando
haya causes de exceptional gravedad, se nombrarAn
Jueces especiales; y aqui se estableoe un nuevo pro-
cedimiento que consigna la dictadura que estamos
concediendo 'al Tribunal Supremo, que va a ser tan
odiosa, como van a ver los sefiores Representantes:
Ain en la enmienda que present el Sr. Rey, se dice
lo siguiente: cuando se vaya a former expediente a
un Juez, se podrA nombrar en comisi6n a un 1VMagis-
trado o a un J'uez de la misma categoria para desem-
peiiar el juzgado; o lo que es lo mismo, cuando se tenga
bastante influencia con una Sala de Gobierno para
poder quitar a un juez que va a proveer en un asun-
to, se mandara en comisi6n a un Magistrado o Juez
amigo; sera, suspendido sin la form'aci6n de expe
diente, con el pretexto de que se va a former expe-
diente al funcionario que este al frente de ese juz-
gado, y esto traerf una perturbaci6n horrenda en
nuestra organizaci6n judicial, poniendo a los jueces
a merced de la Sala de Gobierno. Y esa enmienda
del Dr. Rey para poder nombrar Jueces o Vlagistra-
.dos que sustituyan a los Juieees eneausaidos o some-
tidos la expedientes, yo la aceptaria en otra forma;
pero suspenderlos antes de formarles expedieute es
'una. media preventive que puede tener sus miras in-
teresadas. En 'esa forma, es funesta, como he sefiala-
'do. Podria presentar un mayor n'mero de argumen-








14 DIARIO DE' SESIONES DE LA CAML.RA DE REPRESEFNTANTES


tos, como podria haberlos expuesto en todos los otros
particulares, pero me limito a sefialar la mayor gra-
v'edad en cadia caso. Por eso me opongo a la enmienda.
del Sr. Rey, y le pido acepte la modificaci6n de que
s61o se haga eso cuando el funcionario judicial so-
metido a un expediente, sea suspendido de empleo
y slueldo; mientras, no.
:SR. REY (SANTIAGO) : Pido la pallabra.
'SR. PRESIDENTE (VERDEJA): Tiene la palabra el
Dr. Rey.
Sa..REY (SANTIAGO) : Sr. President y sefiores Re-
--".,i it]m: -: Despues de una aclaraci6n previa al
autor de este proyeeto de ley, o por lo menos, al Pre-
sidente de la .Comisi6n de Justicia y C6,digos, doctor
Gonzalo Freyre de Andrade, es que he presentado la
enmienda a que acaba 'de referirse el Dr. Herrera
Sotolongo. Pero el .Dr. Gonzalo Freyre de Andrade
no tiene tampoco inconveniente en aceptar que aqui
donde dice: "designarA en comisi6n cuado circuns-
tancias especiales exijan... (Sigue leyendo), se di-
ga: ''E, caso de vacant, licencia o suspension".
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Todavia tiene
un defecto, y voy a sefialarlo. Si la Sala -de Goabier-
no 'entiende que un Juez es'tI realizando una labor
eualquiera perjudicial a l.-i.-iinail...., interests que
ellos apadrinan, se le manda. en eomisi6n a reemplaa
zar a un Juez que ha vacado.
SR. REY (SANTIAGO): Eso se puede hacer hoy.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Ioy no, puede
realizarse.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Pido la pa-
labra.
'SR. PRESIDENTE (VERDEJA) : Tiene la palabra S. S.
!SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Sr. Presiden-
te y sefiores Representantes: No va a tener el orga-
llo esta ponencia de career que ha acertado en todo y
de career que su. opinion deba prebalecer sobre la
opini6n de todos sus compafieros, y ha adoptado el
criterio que siempre ha sido noirma de su conduct en
'9a ',Cmara: rendirse a la argumentaci6n, aunque esa
lerutr,,.,.._li no. haya ]legado al grado suficiente
para producer en su animo un perfect convenci-
miento. Pero en este caso, no me ban convencido las
argumentaciones' del Dr. Ferrara, y por eso no quie-
ro inclinarme ante ellas, por el estado de oduda y .de
vacilaci6n en que se encontraba el Sr. Ferrara, y
por.lui. no decirlo?, el mismo estaido en que yo me
e-i.:.trnil'..'. y porque .:ii:ii1, veo que compafieros
distinguidos, compafieros *de profesi6n dudan, yo no
teni.. el derecho a aferrarme a una idea, y por eso
creo que en lo fundamental, hemos dado un plaso
'de advance en esta legislaci6n, y con eso solo me sien-
to' satisfecho.
.SR. PRESIDENTE (VERDEJA) : Se vaa dar lectura a
la enmienda en la forma en que queda redactada.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Yo voy a lla-
mar la atenei6n de algo que creo que es perjudicial,
que. ahi, en esa enmienda, se designan a individuos
,(Juie tienen categoria in feriolr.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Se va dar lecture al
artculo. 4o.
(El Ofiiac de Aot a le dd letotra).
A discusi6n.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Pido la pglabra
en contra.


SR. PRESIDENT (VERDEJA): Tiene la palabra el
Sr. Herrera Sotolongo.
'SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : YO llamo la
atoenci6n de los Sres. Representantes, sobre la grave-
dad de todo lo que estamos haciendo. La independen-
cia del Poder Judicial, en eada uno de los grades,
es de tal indole, que no hay subo'rdinaci6n; y aqui se
cstablece que el Presidente del Tribunal Supremo y
los !de las Audiencias podrAn llamar a todos los fun-
cionarios judiciales, para pedirle cuenta, de sus ac-
tos. Yo no se hasta donde llega esa facultad. Yo no
desearia otra facultad mayor, para, imponer siempre
que quisiera el criterio que tuviera. Eso es, a mi
juicio, la base de una. dictadura tremenda, insopor-
table; y yo creo que la buena fe y el buen prop6sito
que anima a los Sres. de la Cruz y Freyre de An-
drade, va a estrellarse en la pr'ctica con la aplica-
ci6n de todas estas modificaciones. Seria funesto,
funestisimo, que un Presidente 1amase a un iVagis-
teado a un Ju.ez, para preguntarle flu6 auto ha
dictado en tal procedimiento; o para decirle qu6 ha
hecho en la demand del juicio verbal tal; esto seria
lo sufieiente, para que el funcionario Ilamado, el Juez
le 'preguntara, por quien se interest usted Sr. Pre.
sidente?, qui6n es su amigo ?, y de esta manera no
se cumple el derecho. Este articulo no tiende a otra
cosa, dado el medio en que nos desenvolvemos.
SR. DE LA CRUZ ('CARLOS MANUEL): Yo le voy a
preguntar a S. S. si estima provechoso que haya Jue-
,ces Correecionales que celebrandose los jnicios man-
tengan conversaci6n telef6nica con amigos, sentados
al lado de una ventana done a menudo se asoma una
mujerzuela; o unos cuantos amigos que le hacen reco-
mendaciones. Mientras tanto, el juez invita al poli-
cia a que acuse; y sin escrfpulos le dice al acusado:
"absuelto" o "tantos pesos." S. S. sabe tambi6n...
|SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Y los Tribuna-
les deben de Ilamar al Juez a ver como piensan en
los Juicios Correccionales.
SR. DE LA 'CRUZ (CARLOS MANUEL): PodrA enton-
ces el Prepeisite de la Sala de Gobierno llamar a ese
Juez y pedirle explicaciones de su conduct sobre la
forma que se desenvuelve en el ejercicio de su
cargos.
SR. SAGAR6 (BARTOLOMP) : No se le puede former
causa a un Juez prevaricador.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS MANUEL) : El Sr. Sagar6
sabe que en los Juicios 'Correccionales es la libre
apreciaci6n de la prueba; y sabe que en multiples
casos, un Juez Correccional, por muchas causes que
no quiero citar, 'dicta distintas resoluciones contra
las cuales no cabe ni siquiera esa fltima dde la preva-
ricacio6n.
En los otros juzgados, en aquellos donde hay otras
resoluciones cuyas apelaciones caben 'dentro del de-
recho, no hay temor a lo que dice el Sr. Herrera So-
tolongo porque afin cuando se llegara la ese favoritis-
mo la part que o :int.,i l,- en un juicio tiene las
vias abiertas para acudir a otros Tribunales.
Sa. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Si esos Jueces
son llamados a las Audiencias, no se resuelve nada.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS MANUEL): Si, se resuelve.
El derecho se resuelve hoy y se resolverA en el por-
venir; porque sabe S. S. que .cuando un Juez no
resuelve el Derecho hay el recurso necesario para ir
ante el Tribunal Superior.







DIARIO DE SESTONES DE LA CAMARA DE REPRESENTANTES 15


SR. DE LA CRUZ (CARLOS MANUEL) : Ahora existe el
derecho de girar visitasi La Sala de Gobierno tiene
interns en.depurar la moral de un Juez y ordena una
visit, y la visit se refiere a todos los asuntos. En
cambio, el sistema -de S. S. dice: Ademis de las vi-
sitas, el Tribunal puede llamar a un Juez para pre-
guntarle sobre determinado asunto; y esa, es una
corruptela.
SR. DE LA CRUZ ('CARLOS MANUEL): Para pedirle
explicaciones de su conduct y resoluciones.
.SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Pero todavia.
SR. DE LA CRUZ ('CARLOS MANUEL): Podriamos pro-
poner entonces: "Sobre su conducta"
Sn. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Yo pido la
palabra para mantener el precepto tal como esti.
S. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : S. S. quiere con-
fundirnos, porque quiere la dictadura del Poder Ju-
dicial .
Sn. FREYRE DE ANDDRADE (GONZALO): Yo no quie-
ro la, dictadura de los delitos, la impunidad de la
delincuencia judicial que hasta ahora 'ha sido libre
y sin trabas.
SR. DE LA CRUZ ('CARLOS MANUEL) : Yo ereo que el
precepto se debe mantener, excluyendo solamente de
.1 ]a palabra resoluci6n, porque en lo demas es 'ab-
solutamente moral y absolutamente cierta su necesi-
dad dentro de la Ley. Fijese el senior Herrera Soto-
longo y comprendera que me asiste la raz6n.
SR., HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Desde el mo-
mento en que el funcionario es lamado, ya. pierde
todo el respeto y toda la consideraci6n que debe
,inspirar. El funcionario ino debe ser llamado para
ser amonestado. Si result responsible, que se le
forme expediente; pero nunca debe ser llamado por
su superior jerarquico, para que no se repita el case
que se di6 cuando un gran constituyente cubano fue
llamado por el General Wood y tan pronto come 4sto
constituyente cubano salud6 al General Wood, el
General Wood lo despreci6 y dijo que su altura mo-
ral se desprendia de lo. saludos humillantes que le
habia hecho.
SR. FERRARA (ORESTES): El General Wood no era
.su jefe.
San HERRERA SOTOLONoG (PEDRO) : Peer todavia.
SR. FERRARA (ORESTES) : Peor no, mejor.
SR. HERRERA SOTOIONGO (PEDRO) : Pero el ejemplo
es peor, porque result humillante el saludo; pero
calcule su sefioria lo que seria, si un juez entra di-
ciendo: qu6 manda S. S?
SR. DE LA CRUZ (CARLOS MANUEL) : El llanar a un
funcionario para pedirle explieiaciones de su con-
ducta no es humillante; hay funcionarios que pue-
den realizar cualquier acto en su vida privada, que
de alguna manera puedan afectar a su condici6n de
funcionario, y una llamada oportuna y una expli-
.caei6n ante el superior gerirquico puede ser motive
de una enmienda. Eso es: sano y moral. Estimo que
'puede desaparecer lo palabra "resoluci6n" y man-
tener el resto del articulo para poder saber en qu6
forma se comporta dentro de la discipline a que lc
obliga la propia' justicia. Yo mantengo, pues, el pre-
cepto, suptrimiendo la palabra resoluci6n y Ie ruego
al senior Herrera Sotolongo que lo acepte en esta
forma.
: !,Sn. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Si el 1laumado
es un Juez digno, reliuncia en el aeto,


SR. FERRARA (ORESTES) : No, senior.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Se 11aiiit a an
criado.
SR. FERRARA (ORESTES): No, senior; el Presidente
de esta CAmara me ha llamado, yo he acudido a su
Ilamamiento y no soy criado del ..,r.ir Presidente.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALo) : Pido la pa-
Iabra.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Tiene la palabra S.,S.
SR. FREYRE DE ANDRADE (,GONZALO): Sefior Pre-
sidtnte y sefiores Representantes: Resulta que yo
habia solicitado la palabra en la oportunidad en que
hubiera podido .defender un precepto .que todavia
gozaba .de prestigio; pero antes las innumerables in-
terrupciones que se me han hecho, he perdido el ver-
dadero concept con que fu6 redactado. A pesar de
que yo habia pedido la palabra en el moment opor-
tuno, result que la tome ya cuando la COmara ha
formado un concept err6neo respect o lo que el
articulo dice y a las tendencies que persigue; Este
es para mi uno de los mejores articulos del Proyec-
to porque ha obeedeido a lo siguiente: bajaba yo
las escalenas 'de la Secretaria de Justicia, hace pr6-
ximamente dos meses, en uni6n de algunos compa-
fieros de esta CO-Amara, cuando la subia el sefor Pre-
sidente del Tribunal Supremo de Justicia y hube le
eambiar con 61 impresiones respect a las modifica-
.ciones que debia establecerse en la Ley Orginica lel
Poder Judicial, me manifesto que el Poder Judicial
no podia ser reformado porque sus organismos supe-
riores no tenian ninguna, absolutiamente ninguna
facultad, respect a los organismos inferiores. Me
refiri6 que los Magistrados de la Sala, de Gobierno,
que son los superiores geraquicos de los funciona-
rios del orden judicial, no podian tratar !a esos fun-
cionarios mrs que en el memento en que estos iban
alli a solicitar algiri favor, .es decir, cuando el fun-
eionario inferior queria ver al superior porque siem-
pre tenian las puertas abiertas; pero nunc:a cuando
el funcionario superior queria tratar al inferior. Me
refiri6 el case en que habias llegado a oidos de ese
alto Tribunal chismes o conversaciones ,i-rra.' sobre
la condueta privada dde determinado Juez Oriental;
y cuando el senior Presidente del Tribunal Soiprle-iiv
llam6 a ese funcionario y le hizo esa observaei6n so-
bre la compafiia abolutamente inadecuada que tenia
en ese pueblo, es 'decir sobre la condueta de ese fun-
cionario que esta poniendo en duda el prestigio de la
toga, puesto que estaba en el cafe constantemente
conversando con caciques politicos y abogados de ma-
Ra reputaci6n, ,ese Juez le dijo: S. S. no tiene de-
recho a llamarme la atenci6n; yo hago lo que qui,')r
con respect a mi conduct privada.
SR. FERRARA (ORESTES) : Muy bien dieho.
'SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALo) : MMuy bien
dicho? Eso no es defender la independencia del Po-
der Judicial, sino el descoeo.
Y agregaba ese honorable y siempre aceptado fun-
cionario, que no hay mis amino que seguir que la
formaci6n de un expediente ,al cual nadie iba a de-
clarar; y que a pesar que en el expediente fueran, a
declarar aquello que hubiesen visto que no ibana a
hacerlo no era motive suficiente tampoco para Ie-
gar a una resoluci6n contra un funcionario; y '.io
en eambio, 41 habia estimado convenient seguir el
amino que le abre esta legislaci6n. Pero es mAs;







16 DIARIO DE SEstONES bE LA. CA1MARA DII HEPRESENTANTES


este es un precepto protector del funeionario infe-
rior, porque cuando a la Sala de Gobierno llevan
thismes o cuentos con respect a las resoluciones ie
determinado Juez o a sus actos de la vida official,
esa. Sala de Gobierno, ese Presidente que debe ser
aereedor a nuestra confianza, y ruego al senior He-
rrena que me escuche pues a 61 van dirigidas mis pa-
labras ese Presidente o -esa Sala pueden llamar el
Juez para comunicarle los cuentos o chismes que ha
oido...
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Pobre papel
el del Presidente de una Sala, que viene con cuentos
y chismes a un Juez se le puede decir: S. S. con la
toga tan suntuosa, cree en chismes y cuentos y me
hace abandonar mi destine para contarme esas cosas.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Vamos a su-
poner que yo me puedo expresar en otros t6rminos
y puedo haeerlo si hubiera hablado para otros Re-
presentantes )que no hubiesen levanltddo sospechas
contra los organismos mnis altos y prestigiosos de la
administraci6n; pero yo estoy habliando para S. S.
y tengo que usar las palabras chismes y cuentos
aceptando el ]enguaje que ha usado S. S., vamos a
suponer que hubiese podido decir que habian llegado
noticias con reseepcto a ese funcionario.
SR. HERRERA SOTODONGO (PEDRO) : No; porque ha-
bia que formarle expediente.
SR. DE LA 'CRUZ ('CARLOS MANUEL): El que el Juez
coneurra por la noche a una mesa de .in.:, no es mo-
tivo para former un expediente.
SR. SAGAR6 (BARTOLOM) : Un juez que va a juz-
gar, no es ese sufioiente motivo?...
SR. FREYRE DE ANDRADE ('GONZALO): La mas lige.
ra explicaci6n del funeionario digno tiene que parar
la actuaci6n que contra 61 se pueda seguir; en canm-
bio, ninguna explioaci6n puede dar el funcionario
venal, el funcionario equivocado o el funcionario fal-
to de prestigio y acierto. No es possible, seiiores; en
la familiar, en las colectividades, en las asambleas, enl
las sociedades, hay, tiene que haber una garantia de
prestigio y de cargos; y si nosotros queremos des-
truir esa gerarquia en todos sus fundamentos en el
Poder Judicial, habremos de realizar una obra equi-
vocada, habremos realizado una obra de sospeeha
contra el prestigio, una obra contra la autoridad, y
habremos erigido en caciques judiciales, a los Jueees
de primera instancia, a los Jueoes municipales, a los
funeionarios mrs inferiores de la Administraci6n Ju
dicial. Yo digo y repit.o lo que dije ayer y lo que
ya he di.-li. hoy: hay dos cosas absolutamente diver
sas, absolutamente separa.das y contra las cuales se
.debe proceder de manera diferente, de manera radi-
calmente distinta: una cosa es el funcionario, que
.ui.tituye al funcionario que vaca, y otra cosa es la
re.solui:ii;' que dicta el funcionario mismo. Que se
busque un solo precepto contenido eo esta Ley o
propue[lo por mi, una sola palabra que yo haya
pronunciado, en que diga si es possible fuera de los
Sreursos establecidos por la Ley, destruir una sola
'resoluciones judicial; en cambio, por todos los catminos
voy buscando que el funcionario sea puro, sea acer-
tado, que el funcionario sea digno; y los funciona-
rios no son la resoluci6n. Vamos a depurar la Ad-
:ministraci6n de Justicia, vamos a establecer el res-
peto nis absolute' a tolas las resoluciones que dicten


todos los funcionarios de la Administraci6n de Jus-
ticia, desde los mAs altos hasta los mas bajos.
SR. FERRARA (ORESTES) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Tiene la palabra el
Sr. Ferrara.
SR. FERRARA (ORESTES): Sr. President y sefiores
Represlentantes: Debo declarar que estoy conTorme
eon el Sr. de la Cruz en cuanto a que el articulo de-
be recibir la aprobaci6n de la COmara, pero supri-
miendo por complete la palabra "resoluci6n"; y me
he confirmado en esta idea, .ec que se debe suprimir
esta palabra, al oir las iltimas manifestaciones del
Dr. Freyre de Andrade que precisamente ha dicho
que en ninguna parte de sus discursos ni en esta Ley
hay algo que pueda interpretarse en el sentido de
que la magestad de la interpretacin judicial dada
por un juez pueda ser violada o pueda ser discutida,
sino por su propio t6rmino, siguiendo sus propios
tramites, en lo que se refiere a las apelaciones o a los
recursos d'e quejas a los recursos fundamentals de
apelaci6n y de casaci6n. Pero creo que el articulo
debe ser aprobado sin esta palabra "resoluei6n". Yo
creo que el Sr. Herrera Sotolongo, a pesar de afe
rrarse excepeionalmente a sus ideas, estarh de acuer-
do conmigo en este asunto...
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Yo insist, por-
que hay un articulo, el articulo 3o. de la Ley Orga-
nica del Poder Judicial, que di una forma decorosa
para resolver este mismo easo; y 1a Ley; cuando se
hizo estudi6 el por qu6 debia hacer en esa forma, Ve-
ra S. S. que es mis decoroso: ("lo prescripto en el
,;rticulo anterior... (Sigue leyendo).
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): De modo que
se cierra el paso a toda esa subordinaci6n que se
quiere establecer en esa Ley.
SR. FERRARA (ORESTES) : Pues yo, Sres. Represen-
tantes, estoy con la ley, quiero decir, con la nueva,
en la que figure esta subordinaci6n, por las razones
que voy ;a dar: Hay dos funciones dentro del Poder
Judicial, una funci6n que es la de juzgar, y en ella
el Juez debe ser soberano, salvo las apelaciones con-
siguientes, y que tratan los articulos que se han leido,
y es por eso, 'es ,por lo que soy favorable a que se
suprima la, palabra resoluci6n; que no pueda un
Juez superior en grado conocer de una cuesti6n, sino
-:uando le league el tramite oportuno. Es por esto, re-
pito, por lo que soy favorable a la supresi'6n de la
palabra resoluei6n. Hay otra cosa en el orden judi-
cial, que es la segunda, la parte administrative. Un
Juez es un funcionario como los distintos de una
Aiidiencia o Juzgado y como lo son los empleados.
Ahora estos funcionarios y estos empleados, dentro
de ]a organizaci6n actual, no tienen ninguna rela-
ci6n entire si, no tienen ninguna gerarquia, en reali-
dad de verdad, no hay ninguna relaci6n entire el Su-
perior y el inferior; ellos pueden realizar todos los
actos que no constituyen delito y no estAn subordina-
dos a nadie. Un funcionario, un Representante, no
puede haber nadie mis soberano que 61, pues bien,
un Representante en ,esta C0imara se pone un poco
inconveniente,-a veces, lo estamos,' todos,-y enton-
ces el Sr. President tendrA el dereeho .que yo 'he
usado muchas veces, siendo Presidente, y el que en
la actualidad lo oeupa tambi6n, lo ha heeho; llamar
a su despacho al Sr. Representante que ha estado
inconveniente, para demandarle cierta line de con-







IbARIO DE SESIONES DE LA. CAMERA DE REPRESENTANTES 17


ducta, y nosotros somos electos de la misma manera
que lo es el Sr. President de la Camara, que es cl
primero entire nosotros, pero no superior a nosotros.
Y en cambio, en la organizaci6n judicial hay sus
grades, hay sus gerarquias, hay sus ascensos, es una
organizaci6n perfect administrative, dentro del Po-
der Judicial, y se da el caso de que un Juez no puedae
ser llamiado por su. Superior, ,mientras que vn senior
Representante, que es el genuine Representante del
pueblo, puede ser llamado por el Sr. President le
la CAmara; lo mismo que el Jefe del Poder Ejecuti-
vo puede llamar a su despacho, a un Secretario del
Despacho y ia un Director General, cargos que son
tan importantes como los de un Sr. Magistrad', no
en la parte...
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Ni en esa part
ni en nada.
SR. FERRARA (ORESTES) : S. S. confunde todo, es
una eterna confusion. El Juez tiene la facultad-sobe-
rana de juzgar, pero...
'SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDDRO): 6 Cmo vamos
a confundir a un Juez con un funcionario ad.mi-
nistrativo, en cuanto a la llamada se refiere? Y eso en
bosa de S. S. que es un abogado distinguido, es una
cosa horrible.
*SR. FERRARA (ORESTES): S. S., repito, confunde
lastimosamente todo. Si se llama a un Juez para que
responda de los actos soberanos mientras j-uzga, S.
S. tiene raz6n; pero si se le llama como funcionario,
para que respond de los actos de su vida privada,
porque no concurre a las horas de oficina con pun-
tualidad, porque no tiene la debida correcci6n en su
easa, porque asiste a diversiones que estAn ea ccn-
traprosici6n con la decencia, jc6mo es possible, por
ejemplo, que en este caso, este funcionario judicial
sea superior a cualquier otro alto funcionario:
o empleao del Estado?, ambos son absolutamen-
te iguales en la parte administrative. Ahora, bien;
en la parte relative a la justicia, de administrarl&i,
en este aspect, ese funcionario es intangible, no debt(
tocarse, no puede, ni debe dictarse reglas; debe de
Idejarse que aetfie de acuerdo con la Ley y con su
concienicia; deben ser en ese ,sentido, soberanos.
SR. HERRERA SOTOLONOO (PEDRO): Entonees el
articulo 252 queda nulo.
SR. FERRARA (ORESTES) : No senior.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): No; busquemos
los antecedentes, vayamos al orden hist6rico, y veri
S. S. lo que significa esto de las ilanmadas de los
jueces. Bastara tan solo que el superior le pregunte,
e6mo eAtdn tales y tales procedimientos, es precise
que se haga tal o cual cosa, y esto a mi juicio se
evita, no estableciendo el procedimiento de las lla-
madas.
SR. FERRARA (ORESTES) : gPero es possible hablar
en esta Okmara, ya?
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): En esta COma.
ra se puede hablar para oir razoies y combatirlas,
pero no para imponer criterios.
SR. FERRARA (ORESTES): Parece que el que lo
quiere imponer es el Sr. Herrera Sotolongo, porque
a pesar -de sus completes derrotas esta insistiendo
en un criterio propio.
Vamos a discutir el punto sin sofismos, estudian-
do el problema y con el deseo de acertar.
Lo que yo he querido deeir en todas estas pala-


bras, es que el funcionario judicial tiene dos altas
actividades: Una como Juez y en esta parte es sobe-
rano, solamente se puede apelar y recurrir segfin la
ritualidad de ia Ley; pero en cuanto que ese fun-
cionario es empleado del Estado, es hombre que debe
cumplir con su deber, debe tener alguna responsa-
bilidad y alguin Jefe. El Sr. Herrera Sotolongo di-
ce: la responsabilidad estA en el que se le puede for-
mar expediente y en la persecuci6n. A'h!, Sr. He-
rrera Sotolongo no siempre los heehos que se reali-
za.i ian lugar a esto y si la autoridad superior tiene
el derecho de expulsarlo de la carrera p3r r.-alizar
actos denigrantes, debe llamarlo y preguntarle cuA-
le son los actos que estb realizando. Y si, el Sr.
Herrera Sotolongo admite lo mis, la expulsion, como
no va a admitir una simple llamada, una simple
amonestaci6n que le pueda haeor un f'ii.:ionario ,Ile
es superior en grado. El hablaba del orden hist6rico
y yo se lo voy a decir. Lo que ha habido ha sido un
par6ntesis que ahora se esta llenando. Antes me he
eansado yo de oir que un Presidente de Au liel-n.ci-
Ilamara a un Juez hasta para reconvenirlo ya ini no
se habla de hacer reconvencciones. Me he cansado de
ver al Presidente de la Audiencia de Santa Clara
Ilamar a los Jueces para que explicaran denuncias
que se habia hecho contra ellos. Esto se hacia y da-
ba un resultado magnifico. Alli donde habia un Pre-
sidente de Audiencia que sabia cumplir con sus
deberes, los demis cumplian tambi.n, porque enton-
ces sabian estos funcionarios que ellos no eran meros
bongos dentro de la provincia y que no podian pro-
ceder a su antojo sino .que estaban vigilados por
una autoridad superior que precisamente porque
estaban mas altos que ellos debian merecer toda clase
de respetos y consideraciones. Sres: yo he visto que
los llamaba el propio Secretario de Justicia. Cuantas
veces los Jueees venian ante el Secretario de Just;
cia a explicar su coniducta. Y hubo hasta leyes mal
interpreteadas. Se crey6 que estaban derogados estos
preceptos y durante algunos afios hemos tenido que
el Juez ha sido, por una mala interpretaci6n, inde-
pendiente en lo administrative como lo es en !)
Judicial y lo .que nosotros queremos es que quede
completamente independiente de lo Judicial pero que
en el campo administrative eest sometido, como los
empleados del Esbado, a los superiores jerArquicos
dentro de la organizaci6n libre que constituimos es '
tarde y que se llama Poder Judicial.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Cada vez mia 'cn.
-enzo mas de la raz6n que yo tengo.
SR. FERRARA (ORESTES) : Pero nadie lo cree. Va-
mos a ver lo que dice la Camiara.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Las razones
hist6ricas son otras; y el Sr. Ferrara ha tomado Ta
frase en sentido distinto a lo que yo he explicado.
Cada vez que habia'.que darle instrucciones a un Juez
para que ajustara su conduct a determinado proce-
dimiento, tanto en lo civil como en lo criminal, so
ha empleado la formula del llamamiento. pues que
ese lamamiento en cualquier forma que se realize
result humillante para la autoridad judicial, por
una raz6n: porque eomo decia el senior Freyre de
Andrade, cuando tienen por base frases o denun-
eias que parten sin fundamento, no deben ser oidas
ni atendidas, cuando tienen por fundaniento algu-
na raz6n 16gica debe ser formado el exl-lpiente res-







lS DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES
W" -- r i-


pectivo de .acuerdo con el articulo 252 de la Ley
Orgdnica del Poder Judicial que sefiala todos los.
casos que han ido separando todos los sefiores Re-
pj.:i-iiL,:ctlis al ir debatiendo este asunto, y que dice
asi: (Lo lee).
Quiere decir que no deja la Ley Orginica del Po-
der Judicial ni un solo acto .de los que dan lugar a
censura o a castigo, sin citarlos en el articulo 2,52.
4Pero es que se quiere dar una especie de per'd6n
para los Juecese que reializan uno de esos actos y que
deban ser llamados al d:espacho del senior Presidente
de la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo? Es
que se quiere dejar incumplida la Ley Orginica de1
Poder Judicial, sin formarle el expediente corres-
pondiente a los que se encuentren un uno de estos
casos, tan solo con la visit de cortesia?
Yo quisiera recorder bien la an6cdota de una
,de. las comedies espafiolas en que un Alcalde (.e un
barrio lejano no hacia mas que decir a todos los que
lo veian habia sido llamado por el Gobernador de la
.provincia; y cuando se vestia elegantemente y con
su sombrero de teja y los veeinos le preguntaban qdi6
era eso, 61 contestaba, que habia sido llamado por el
sel..' Gobernador y cuando volvia y i:,>ieil-'j alguna
,alcaldada y le preguntaban porque habia hecho esa
barbaridad, 61 respondia, porque tengo instrucciones
del senior Gobernador.
Y ahora con los Jueces va a ocurrir otro tanto:
't.lp van a tener los llamamientos politicos a diario,
porque cuando un senior Representante o Senador
influyente acude ante el Presidente de la Sala de
Gol i lito y le diga que no ha sido saludado con todos
lo: ii'.?':-iii.-ii:li ai. que 61 se cree acreedor por deter-
iiin, !o ': Juez o por determinado funcionario, sera este
inmediatamente llamado. Si por ejemplo un Senador
declara que el Juez municipal de Taguayab6 no le
ha saludado como 61 entendia que debia saludarlo.
Sn. STro (OSCAR) : ZPor qu6 cita S. S. al Juez ide
T .,.: ] :,.,al .'.
SR. HERRERi. SOTOLONGO (PEDRO): Porqce yo que-
na hacer levantar a su sefioria para oir su voz en
(e.t, material tan important, siquiera fuera una voz
'.d p..l-tai. c esos Jueces van a ser llamados cada
-vez que iun 'i.rresejttatie o un Slenador se ':ii1'ej
d'e su conducta; y tendremos entones que todos los
jueces van ia ser (verdaderos eselavos de todos los
amigos de los Presidentes .de las Audieneias.
SR FErR.-I:.\ (OESTES) : Pero su sefioria no haoe
mas que preguntar io-'iiliiai:.d- catastr6ficas. (Ri-
was). Todo puede suceder: se puede eaer el mundo,
se puede caer este cielo que nos iobija. No resisted
ninguna Ley estas lobservaciones, today Ley ,puede
ser violada.
.SBR. HIERRERA SrTOLONGO (PEDRO) : !Es el inejor
prestigio que tiene nuestra carrera judicial con
auuy contadas excepeiones, .que todos los funciona-
riop i.'U iill'ei con su deber sin necesidad de vigi-
lancia, sin necesidad de Ilamamientos a: que S. S.
quiere referirse.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZAL) : Ahora son
amuy buenos, y hasta S. S. ha declarado la sospe-
n.ha de eriiirinili.dad contra todas las iSalas de Go-
biernop de la R-p1:.i.li.-a.
.SR. FERR.'.\R (ORESTES): Pero puede habier uno
nmalo, y los demAs son buenos.
SR. HERRERA SOTOLONGTO (PEDRO) : YK Creo que
no es n:ecesario esta reform; entiendo quie pode-


mos muy bien sin dare 'esta autoridaed a la Admi-
nistraci6n dde Justicia. Como todos los Ipasos que
hemos idado en la tarde de hoy en la ide ayer, con-
ducen a una autocracia, a una fuerza looercitiva que
priva de libertad ide acci6n a toldos los fui.n.ioun: rios
del orden judicial.
SR. FERRARA (ORESTES) : A1 contrario, restable-
cen la libertad.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): La libertad no
se afirma con cadenas; la libertaid se afirmaa abiien-
do las puertas, nunlca coaocionando ni deprimiendo
el espiritu del hombre.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Aeepto la su-
presi6n de la palabra, resolucionies.
Sn. PRESIDENTE (VERDEJA) : S'e ponie a votaci6n el
,parrafo, i n,;li.-n',lo la palabra 'resoluiciones.",
(.Seiales afirmativas.)
Aprobado.
SR. HIERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Que conste mi
voto en contra.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : Se va la dar lectura
ail articulo 50.
(El Oficial de Actas la lee.)
Sn. PRESIDENTE (VERDEJA) : Se iplone a diseusi6n.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Pido la palabra
en contra.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Si leste articulo
lo hubiera firmiado Torquemada, diria que era apro-
piado...
SR. FERRARA (ORESTES) : Sin embargo, existed len
un Ipais :como los Estados Uilidos, done no ha ha-
bido Torquemadas.
*SR. HERRERA SOTOLONGO I 'iei'ti ) : No puede. exis-
tir. Yo no conozco Ia l]eiPJ.-:i1;.:.i' amerioana, pero...
SB. FERRARA (ORESTES) : Si S. S. no conoce la le-
gislaci6n americana no puede afirmar que no existe.
Sn. FREYRE DE ANDRADE ('GONZALO): Permitaie
el Sr. Herrera Sotolongo? No quiero coartar su ar-
gumentaci6n, pero quiero que en los puntos de
hechos que tienen que ser bAsicos de today legislaci6n,
comprendamos -el precepto. Aqui el sistema inquisiti-
vo no se establece; se establece el sistema acusatorio.
No se puede ser Juez y parte. Tiin.-.lii1t;.11i.itfe Iue
el Tribunal acusa, deja de serlo. L.: ,i ...- -.. ,l,:,re es
que quede entregada la suerte de la acusaci6n a un
fiscal.
Si. HIEREREA SOTOLONGO (PEDRO): Yo voy a ex-
plicar una cosa que no necesita explicaci6n para los
abogados, porque lo conocen tan bien como yo.
SR. BusTO (NEMESIO) : Yo creo que es inutil el es-
fuerzo que est6 realizando S. S. No va a convencen a
ninguno de Ilos i.i-, :.ii,.-~ rii1,s de la Comisi6n: El
Sr. Ferrara los ha dormido.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): El Sr. Ferrara
no me puedo a'd'orme~cer. (Risas.)
SR. FERRARA (ORESTES) : En todo caso, el que pue-
de adormecer I lign iln, les el senior TTIlreta' Soto-
longo, que lest hablando tanto.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Deseo afir-
mar que el Sr. Herrera Sotolongo me ha eonvenci-
do a mi y ha convencido a la COmara que le hemos
I.' -l't.ll'l algunas enmiendas.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Voy a pedir la
indulgencia .de los sefiores que me escuchan, porque
la m'ateria que vamos a tratar es de las mAs impor-







DIARIO DE SESIONES DE LA CAMAR.A DE REPRESENTANTES 19


tantes. Las dos escuelas .de Derecho Penal que exis-
ten son la inquisitive y la acusatoria, y hay ademis
la mixta. Nosotros hemos rechazado totalmente el
sistema inquiscitivo y 'el sistema mixto, y queremos
tener el sistema acusatorio, pero lo queremos llevar
al grado maximo de perfecci6n. En la Ley OrgAnica
del Poder Judicial, en su articulo 305, se establece
Tribunal entiende que debe mantenerse esa acusa-
ci6n, se llama que cuando el Fiscal ha retirado la
acusaci6n y el Tribunal entiende que debe mantener-
se esa acusaci6n, se llama al perjudicado y se le ofrece
el procedimiento; y si el perjudicado no quiere se-
guir el procedimiento se envia al Fiscal del Tribu-
nal Supremo con la recomendaci6n del Tribunal de
que estudie la acusaci6n. Mientras se hayan hecho
estas dos cosas, se .sostiene el sistema acusatorio
Cuando ya se rompe con la doctrinea, es cuando el
Tribunal Supremo se convierte en parte acusa-
dora.. I
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Pero no acu-
sando.
SR. HERRERA SOTOLONOO (PEDRO): Formula la
acusaci6n y se convierte en acusador. El procedi-
miento progresivo de la inquisici6n, cuando Torque-
mada queria acusar, no era el mismo el que juzgaba,
era un tribunal inspirado por 41, era 61 quien iba
como investigator del sumario. Cuando en un go-
bierno perfect se 1lega al m6ximun que ha llegado
el nuestro, cuando se lega a declarar en un sumario
today la responsabilidad del author del delito, y el
Fiscal no acasa, por la presi6n que en 61 ejerce la
influencia political, entonces el Tribunal llama a!
agraviado y le ofrece el procedimiento, y -he aqui
que se perfecciona mis el sistema, y ,para evitar ,que
gaste nada, que se perjudique en lo .absoluto, le di-
ce; yo te doy Abogado de Oficio, esa es la enmienda
que yo voy a presentar, que se suprima el juramento,
que se d siempre, absolutamente siempre, Abogado
.de Oficio, que lo d6 el Estado en todos los casos,
hasta llegar al juieio oral.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Todo eso, yo
lo encuentro muy bueno; pero el sistema dde Torque-
mada, de .que tanto se alarma S. S. se encuentra
consagrado entire nosotros en el articulo 733, .de la
Ley de trAmites criminals, y tambi6n en el 305 del
propio Cuerpo Legal.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Cuando los Le-
gisladores espafioles 1discutian esta legisliacinu, en-
tendieron, y asi lo llevaron a ese Cuerpo Legal, que
desde el punto y moment en que se ha juzgado un
delito, se han apreciado sus pruebas, hay que mante-
ner la aeusaci6n. El Tribunal, despues de tener ei
convencimiento ,de que hay un delito, moments an-
tes de dictar su sentencia, cuando solo por la vani-
dad de un funcionario, la acusaci6n se retira, en este
caso el Tribunal que juzga, debe recooncerlo asi, y
declarar que convencido como esta de que hay delito,
no toma en consideraci6n lo propuesto por ese fun-
cionario y dicta su sentencia
SR. FREYRE DE ANDRADE '(GONZALO): Pero hay
que tener en cuenta las pruebasT.'y sino ,el Fiscal
del Supremo, velarA porque estas anormalidades no
ocurran.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Pero eso es
impossible. Darle al Fis,-al l .1Supremo atribuciones
para que :actue en relaci6n con estos procedimientos,


es, a mi juicio, no una sospecha mis o menos infun-
dada, sino ,que la OCmara dicta una resoluci6n en
forma de ley, echando el Sanbenito, sobre todo el Mi-
nisterio Fiscal, y sobre todos los agraviados. No; no
hay que llevar esto 'hasta la exageraci6n legh La Ley .Orginica, en esta parte, estA de acuerdo con
la enmienda por mi presentada. Cuando ocrra esa
anormalidad, de que un funcionario venal no cum-
pie co su deber de sostener la acusaci6n a -ir' essta
obligado, entonces el acusador particular, -iuple esa
deficiencia...
.SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Ah, pero es
que S. S. tiene un precepto miscrosc6pico del TDere-
cho Penal. El D.erecho Penal no es un derecho pri-
vado, no es el derecho del agraviado, es el derecho
de la sociedad. El daiio inmediato del delito, es el daiio
que sufre la sociedad con la delincuencia, y en ma-
nos de la sociedad estA la persecuci'6n -de los 'delitos;
los agraviados privados pueden arreglarse con una
indemnizaci6n privada, no pueden tener la; acci6n
criminal, en la misma forma que la sociedad, ya que
es esta una acci6n pfbl'ica, y qui6n la represent a
nombre de la sociedad, es el Ministerio Pfiblico.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : De manera que
el Poder Pfiblico estA representado por el Mi)ii:tel i
Fiscal, segfn el Sr. Freyre de Andrade? Y a la so
ciedad quin la represent?
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Al Poder Pi-
blico, a ]a Repfblica, la represent ante los Tribuna
les de Justicia, el Secretario ,de Justicia. Y si S. S.
tiene dudas, lea la Ley OrgAnica. El Ministerio Pi-
blico represent a la sociedad.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Yo seria parti-
dario -de dar una extension mayor al ejercicio de la
Naci6n, porque hay casos y su S. S. lo sabe, en quc
la sociedad no estara representada por el Ministerio
Fiscal. Convertir al Tribunal en acusador es corrom-
per nuestra administraci6n de Justicia y nuestros
procedimientos y encerrarnos en un circulo que .en
lugar de ser de legislaci6n progresiva, nos basta retra-
sar muchos afios que hemos adelantado a fuerza de
grandes dificultades. Por eso yo insist en que S. S.
modifique este precepto. Que permit que el defensor
del agraviado sea gratuito y 'que no tenga que pres-
tar juramento. Que se le ofrezea el abogado gratuito
a los ciudadanos que quieran sostener la acusaci6n
de la sociedad. Pero con qu6 derecho el Poder Juldi-
cial se va a tomar esa: de'fensa?
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : S. S. no es
un autorizante, aunque conoce la doctrina, S. es
un abogado de combat, .de gran combat, de excesivo
combat. S. S. conoce lo que es la prctica de nues-
tros .Tribunales. Yo no le ha ocurrido la S. S. en
multiples y numerosisimos casos, cuando va a tratar
con el cMinisterio Fiscal respect al .:il-'Iiimiit,
de una acusaci6n o al sobreseimiento, que el Ministe-
rio Fiscal le comunica que va aa consultar a la Sala
para saber si sobresee o sigue adelante el juicio. Pues
si la corruptela en el conciliibulo privado existed,
Spor qu6 no lo 1levamos al terreno prhctico ?
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Porque las co-
rruptelas no deben hacerse por leyes.
'SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : La corrupte-
Ia no es cuando result .de la legislaci6n del Estalo.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Las costumbres
mailas 'deben desecharse por leyes buenas. S. S. ha







20 DUAWto DE SESIONES DE LA CAMERA ME REPRESENTANTES


calificado esa de corruptela y S. S. no puede, con eau-
toridad, llevar ese procedimiento a una ley.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Porque la co-
rruptela consiste en no cumplir la ley. El sistenma
peor es Ilevar el procedimiento a la ley.
SR.. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Vamos a man-
tener la acusaci6n primero del Fiscal, luego del agra-
viado y ,despubs de la sociedad; pero no mezelar al
Poder Judicial en esto; no convertirlo, come se dice
vulgarmente. en Juez y parte.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : En cuanto
es pal te, deja de ser Juez.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : 'Cuando es Juez
sigue siendo Juez con ,la Ideterminaci6n que ha sus-
tentado en una acusaci6n. Le ha quitado todos los
medios de defense al reo y nosotros no podemos
exagerar nuestros intereses per la sociedald, olvidando
que hay reglas en que un hombre de la sociedad pue-
de ser victim de errors judiciales y ique coneurren
ante ese propio tribunal. Por eso nosotros debemos
dlirle una base amplia para que no resulten Jueoes y
parte. : '
SR. FREYRE DE ANDRADE ('GONZALO): Voy a citar
otro caso a su sefioria. Niega un juez el procedimien-
to, y el fiscal lo pide que lo dicte y no lo dicta. En-
tonces, se va a la Sala en queja y la Sala dicta el
procesamiento de ese individuo. Y ese acusiado va con
el procesamiento de la Sala Judicial a juicio oral.
Eso es el caso een que la Sala es Juez y part.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): No, porque la
Sala juzga y aplica la ley cuando hay indicios de
culplablididad. La Sala lo que haee es aplicar la Ley,
y aplicindola le dice al juez que debe procesar por-
que hay indicios 'de culpabilidad.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : Se pone a votaci6n.
(Seiales afirmativas).
Aprobado.
SR. HEERRERA SOTOLONGO (PEDi~O): Deseo hacer
constar mi voto en contra.
SR. PRESIDENTE (VERDEJA) : Se va a dar lecture al
articulo sexto.
(El Oficial de A. tf lo lee.)
iSR. PRESIDENTE (VERDEJA) : Se pone a discusion.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Pido la pala-
bra en contra.
Sn. PRESIDENT (VERDEJA) : Tiene la palabra S. S.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Esto es material
doctrinal. La suspension del procedimiento, cuando
se estableeen recursos de casaci6n, es necesaria y obli-
gatoria. Nadie quiere discutir sin fundamento y sin
finnliil.,.l. El recurso de casaci6n se .lilh, ..-. cuando
un juez o un tribunal deniega a una parte un derecho
que 61 cree tener por ejemplo en el moment de perso-
narse para formular conclusions un acusador popu-
lar, se le niega su personalidad, se establece el recurso.
se anuncia el recurso de casaci6n, se admite el recurso
de casaei6n. ',C6mo no va a suspenderse el procedi-
miento si el continuarlo significa sefialar el juicio
oral y tal vez elevarlo y cuando vaya a celebrarse !a
vista del reaurso ante el Tribunal Supremo ya: el jui-
cio oral se haya celebrado y el procesado haya side
condenado desde hace un mes? IY para que6 estable-
cer entonces el recurso de casaci6n, sin esa recla-
maci6n va a resultar infitil porque ya esth ejecutado


el reo? En todo recurso de casaci6n sobre material de
fondo debe suspenderse el procedimiento y aguardar
a que so le d6 o se le quite la raz6n al que lo estable-
ce. Este articulo es un articulo admirablemente bien
puesto en esta Ley para probar a las parties los dere-
chos que tienen para que se suspendan los procedi-
mientos en los casos en que se reelamen dereohos. Yo
suplico a los sefiores Representantes que no admitan,
que rechacen esta modificaci6n que se propone.
SR. FERRARA (ORESTES) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Tiene la palabra S. S.
,SR. FERRARA ('ORESTES) : En el mismo sentido en
que ha hablado el .r.4,or Herrera Sotolongo. Yo con-
vengo en que algunas veces este estado actual de cosas
y sus interpretaciones dd lugar a recursos de mala
ley; pero yo creo afin cuando se trate de un recurso
de mala ley, porque es tan sagrada la defense del
criminal que hasta lo creo permitido.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Del procesado,
no del criminal. Pero aqui se trata del procesado.
SR. FERRARA (ORESTES) : Pero yo voy hasta el cri-
aninal, senior Herrera Sotolongo; si lo digo para el
criminal, ,c.6mo no va a alcanzar al inocente?
Es tan sagrada la 6tica nuestra professional de la
defense, cualquiera que sean los limits de la misma,
cualquiena que sean los recursos que se usen, es: siem-
pre noble, es siempre just, es siempre un deber.
Ahora, en virtud de esto, yo no.,dejaria que, por, ir ra-
pidamente, se pudiera pasar por encima de todo pre-
cepto legal, de todo derecho del procesado, que, al-
gunas veces, no result un derecho, es verdad, sino un
medio dilatorio. Muy bien, no importa nada, no hay
necesidad .de ir rApidamente a una condena. Yo re-
cuerdo que mi primer ca o de defense criminal fu6
de un delincuente real, a quien la Audiencia, diez y
nueve dias despu6s de haberse *.:iu.-tili. i el delito, lo
condenaba a muerte; que el Abogado de Oficio infor-
m6 pidiendo veinte afios de carcel para aquel desgra-
ciado, e inform en seis horas; que el Fiscal que pidi6
]a pena de muerte para aquel desgraeiado, inform
en mwnos de un dia; y yo decia preeisamente en la
defense que parecia que todos se habian puesto de
acuerdo para. Ilevar al garrote muy deprisa a aquel
individuo. Y la Sala lo conden6 a los diez y nueve
dias de haber cometido el delito, y me oblig6 a ir al
juicio oral sin haber podido leer los autos, teniendo al
lado el abogado de oficio para que, en case que yo
por alguna estratagema professional abandonara aquel
lugar, estuviera alli el abogado de oficio panr, que
pudiera continuar la causa. Esto me ha impresionado
eternamente en la carrera, y esto me hace repudiar
toda obra que pueda limitar afin el exceso de defense
de los criminals. Yo creo que la Ley debe ser amplia
y pediria a los sefiores de la Comisi6n que retiraran
ese precepto que han presentado.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Pido la Pa-
labra.
SR PRESIDENT (VERDEJA) : Tiene la palabra el
Sr. Freyre de Andrade.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Sefior Piresi-
dente y sefiores Representantes: A las site de la
noche mi transigencia tiene que ser extrema, y mu-
cho mAs cuando con el proyecto no se usan solo los
arguments sino los preceptos reglamentarios que
dan derecho a dilaciones y demoras.
SR. HERRERA SOOLONGO (PEDRO): Yo tengo que
acudir a eso para hacerme oir.








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 21
n ~ ~ ~ ~ I i


'SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Yo lo reco-
nosco; y en vista de estos procedimientos legales
y reglamentarios, yo, ante el peso .de los arguments
y el peso del reglamento, me inclino a deolarar que
retiro el precepto; ademAs conviene hacer constar lo
siguiente: No dice la Ley que se suspend el proce-
dimiento en estos casos.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Pero lo dicen
los principios de dereciho.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): No, senior; S.
Se vera en el porvenir, e6mo cambia la jurispruden-
cia radicalmente.
SR. PRESIDENTE (VERDEJA) : (Agitando la camvpa-
nilla.) Retirado el precepto por el senior Freyre de
Andrade, continfia la lecture del articulo 14.
(El Oficial de Actas lo lee.)
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Pido l]a pala
bra para una explicacion.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Pido la pala-
bra en contra.
SR. PRESIDENTE (VERDEJA): Tiene la palabra 'el
Sr. Herrera Sotolongo.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Senior Presiden-
te y sefiores Representantes: No veo porque pertur-
bar nuestra legisliaci6n con estos preceptos que son
casuistas o para dterminados casos. Yo voy a explical
a los sefiores que me escuchan, cuando un letrado
pone un recurso de casaci6n por various motives, pue-
de el tribunal admitir un motive y negar otro. Cuan
do deniega aiguno y admite otro, tiene el derecho,
con areglo :a la Orden 92, de anunciar el recurso de
queja; se l dan las certificaciones legales y el letra-
do puede concurrir al Tribunal Supremo y demostrar
que se l1e debia haber admiti-do el recurso de casaci6n
por todos los motives. Ese es un principio que estA
en todas las legislaciones. Los recursos de queja se
tramitan 'dentro de los reeursos de casacion. Muchas
veces el recurso -de casaci6n se fund en mutco de luSs
motives que sirven de base para declarerr con lugar
el recurso de queja; y si el tribunal admit la cir-
cunstancia, no tendrA m'As remedio el Tribunal Su-
premo que resolver el problema. Tal como estA el
proyecto, se demora el procedimiento civil y hasta el
criminal y como eh dicho ya, eso trae unr gran per-
turbaci6n. Y si S. S. quiere convengo de que este
procedimiento no regirk en las causes que ya se es-
tin tramitando.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Ya S. S. ha
demnstroado su tendencia.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Yo entiendo y
creo que con ese articulo pasa lo mismo que con el
anterior, que trata de la Ley de Casaci6n.
SR. FERRARA (ORESTES) : Este no quita dereeho.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Si, senior; el de-
recho que limita es el siguiente: Uno de los recursos
legales que no se le puede negar a nadie es el de es-
tablecer el reeurso de queja para obtener un recurso
de casaci6n.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : Si, seffor; con
eso lo que se hace es demorar los procedimientos; ese
es un recurso 'en favor de la delincuencia.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Con su propio
derecho. No veo raz6n alguna par suprimir ese re-
curso de ley,


SR. FERRARA (ORESTES) : Pero, si no se suprime. Se
hacen conjuntamente.
SR. HERRERA SOT0OLONGO (PEDRO) : No se puede re-
solver la queja con la casaci6n. S. S. no ha oido mi'
razonamiento. En lo civil puede hacerse ese razona-
miento. En lo penal no.
SR. FREYRE DE ANDRADE ('GONZALO) : Y quier-o ha-
cer la siguiente observaci6n: No hay queja, porque
no hay de qu6 quejarse, y S. S. comprenderd que si
una parte no tiene de que quejarse no tiene derecho
alguno a' hacerlo. S. S. lo que quiere es proteger la
triquifiuela de los abogados que demoran eternamente
un juicio. Vamos a dejar el precepto como esti.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Lo finico que yo
demuestro a. S. S. es que yo acepto la modificaci6n
si se hace constar que no tendrh efectos retroactivos,
para que vea S. S. quienes son los que quieren apli-
car la ley con interns determinado. Y desde ahora en
lo adelante, pongo la enmienda. que dird, que esta
ley no regirA para ninguna de las causes que est6n
actualmente en tramitaci6n...
SR. GUTIERREZ (VIRIATO) : Hable S. S. elaro, diga
lo que tenga que decir.
.SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): S. S. se siente
aludido, explique el por qu6.
SR. FREYRE DE ANDRADE ('GONZALO) : YO, dor mi
parte, no ataco a nadie.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Diga entonces a
quien defiende S. S. Si todos los que tienen un dere,
cho adquirido en la Ley de Procedimiento...
SR. FERRARA (ORESTES): En materio de procedi-
miento no hay -derechos adquiridos, Sr. Herrera So-
tolongo...
,SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Es cierto. S. S.
tiene raz6n.
SR. PRESIDENTE (VERDEJA): Yo ruego a los sefiores
Representantes que hagan silencio, y que no inte-
rumpan.
Se 'pone a votaci6n este precepto.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): La pide No-
minal.
.SR. PRESIDENT (VERDEJA) : VTtaci6n nominal.
Contestarin que si, los favorables; que no, los con-
trarios.
(El Oficial de Actas pasa lista).
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : (,Falta alg6n Sr. Re-
presentante por votar?
(gilencio).
Ian votado 59 Sres. Representantes a farvr y en
contra 3.
Queda, pues, aprobado.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Yo aamento te-
ner que decir a la Presidencia que el nfmero de Re-
presentantes que esta en el Sa16n no llega al ni-
mer total de la votaci6n y pido rectificaci6n de la
votaci6n, rogando a la Presideneia que cada Repre-
sentante ocupe su sitio.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : La Presidencia ha da-
do a ]a CAmara el resultado de la votaci6n informada
por los Secretarios. La Presidencia, despu6s de ha-
berse informado por los Secretarios del resultado de
]a votaci6n, no puede ordenar la rectificaci6n de la
lista. Por lo tanto continfla la discusi6n sobre el pro-
yecto.
SR. HERRERA SOTOIONGO (PEDRO) : Yo hago constar








22 DIARIO DE, SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTE8


ante la OCmara mi protest por el resultado de la
votaci6n. porque quiero sentar un principio no solo
como miembro del Parlamento sino como miembro del
Partido Liberal, al cual apelo para que se me sosten
ga en mi just reela'maci6n. Esta votaci6n no ha
tenido el quorum necesario para sostenerse en esa
forma, y quiero que conste mi protest.
,SR. PRESIDENT (VERDEJA): Se harA constar su
protest.
s- va a dar lectura al .Itili.i siguiente.
(El Oficial de Actas lo lee).
SR. PRESIDENTE (VERDEJA) : Se pone a discusi6n.
SR. FERRARA ('ORESTES) : Y creo que despues de
la ovtaci6n algunos sefiores Representantes han aban-
donado el Sal6n; y, realmente, tengo dudas sobre el
quorum. Yo nunca present cuestiones de este gEne-
ro, pero creo que la ley merece la atenci6n debida y
la seguridad de que haya una mayoria parlamentaria
para poderla sancionar. Por tanto me permit formu-
lar la petici6n de pase de lista.
: SR. DE LA 'CRUZ ('CARLOS MANUEL) : Pido la pala-
bra' para un ruego.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): La tiene S. S.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS MANUEL) : Senfor Presiden-
te y e.i:..'*s Representantes: Las circunstancias quo
atravesamos no son para mantenernos en la situaci6n
on que estamos, en que nos hemos colocado.
SR. SAGAR6 (BARTOLOMl) : Pero la situaci6n actual
obliga a que se discuta con quorom, que van los Re-
presentantes a cumplir con su deber.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): El senior Presi-
dente no me ampara en mi .derecho cuando yo lo he
reclamado.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : EstA en el uso de la
palabra un senior Representante, el senior de la: Cruz.
'SR. DE LA 'CRUZ (CARLOS (MANUEL) : Y le pido al
senior Presidente que me mantenga en el uso de la
palabra.
SR. DE CARDENAS (RAUL) : Pido la palabra, para
una: cuesti6n de orden.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Tiene la palabra el
senior de CArdenas.
SR. DE 'CARDENAS (RAUL) : Realmente, senior Presi-
dente y sefiores _rpl,..-n, i.t. es una prActica par-
lamentaria seguida por esta COAmara invariablemen-
te que cada vez que por algi6n seflor Representante
se pone en dula la existencia del quorum, debe orde-
narse, por el senior Presidente, el pase de lista; y
despu6s de las manifestaciones hechas por el doctor
Ferrara de que tenia dudas respect de la existencia
del quorum, yo crco que la Presidencia, sin mayor
,dilaci,6n, -debe ordenar el pase de list.
SR. PRESIDENTE (VERDEJA) : La Presidencia sostie.
ne distinto criterio al sustentaido por S. S. Cuando
se acaba de hacer una votaci6n y se ha demostrado
perfectamente que hay quorum en el hemiciolo, la
Presidencia no esta obligada a pasar lista para la
comprobaci6n del quorum porque no hay ningfn ar-
ticlo ,del Reglamento que a ello lo obligue.
SR. DE CARDENAS (RAUL) : Perfectamente; pero des-
pues de celebrarse la votaci6n nominal el senior Fe-
rrara entiende que se han ausentalo 'del hemicilo al-
gunos sefiores E.--presePintant,, poor eso es que soli-
cita la comprobaci6n del 'quorum.
SR. DE LA 'CiUZ (CARLOS MANUEL): Sr. President


pido a la Presidencia que me mantenga en el uso de
to yo habia solicitado el uso de la palabra y yo le
,ella. El senior Herrera Sotolongo fha estado, con un
vivisimo interns, disoutiendo lo que su eriterio libre-
mente ha entendido; pero ha Ilegado un moment
acaso, si no de intransigencia, si de querer mantener
un absolute principioreclamando la votaci6n nominal
para ver en que forma se aprobaba o no aquel precep-
to combatido. Mas, esto no puede determinar ni con
much el t6rmino de una sesi6n .de esta naturaleza,
porque ereo que los moments que atraviesa el p:ais,
porque nosotros estamos ante la opinion 'pblica con
horas contadas para resolver nuestros 'destinos futu-
ros, y el porvenir de Cuba, no hay iderecho, por la
ausencia inmediata de unos cuantos compafieros y por
falta de consecuencia de otros muc'hos que se infiera
una grave ]esi6n a la Patria, y que de continuar por
ese camino acaso en el mafana pudiera califioarseles
de traidores. No estamos en el caso de mantener dis-
cusion alrededor de pequefios tramites reglamenta-
rios; estamos por el contrario en los moments mAs
gravisimos que el Pais reclama urgentemente. No cs
que se trate de imponer voluntales, no; es que con el
nmmero con que aqui iha sido formada una mayoria
'de opinion, sosteni6ndose frente a la opinion serena
del senior Herrera Sotolongo, mayoria que se ha for-
mado y a la que se han agrogado otros el'ementos del
Partido Liberal como el sen-or Viriato Guti6rrez y
figure tan brillante como la -del doctor Orestes Fe-
rrara, que han votado tambi'6n contra de la opinion
sustentada por el senior Herrera Sotolongo, y hemos
llegado a la votaci6n con los votos dde los sefiores Gu-
tierrez y Ferrara, yo creo que ningdn cubano que en
estos moments piense en las responsabilidades en que
incurre, puede pedir la terminaci6n de esta sesi6n.
Y si a nosotros se nos pide corn sanci6n a nuestra
conduct pfiblica, y de esto debe tomar buena nota la
prensa que votemos determinadas leyes para corregir
nuestra conduct 'del porvenir.
Un Sr. Representante: h Qui6n la pide ?
SR. DE LA CRUZ (CARLOS MANUEL) : La opinion pd-
blica nos lo pide como sanci6n a nuestra conduct, la
votaci6n de esas leyes. Yo declare solemnemente que
no hay ni cabe suponer que haya ningin Represen-
tante con autoridad moral bastante para apartarse
y decir: Yo, limpio de culpas y pecados, no voto, eso
que significa una imposici6n contra mi criterio, por-
que todos, absolutamente to'dos, tenemos la culpa, si-
no en ol grande, on lo pequefio, de las enormes respon.
sabildades que pesan sobre la Republica,.
Estas no son horas de llamar a la Presidencia a un
precepto reglamentario ni a un pase de lista, porque
entonces pudiera pensarse que hay el deseo de laborar
en contra de la Repfiblica. de laborar en contra de
la patria, de laborar en contra de los interests del
procomun; y que acaso los cubanos se han oonverti-
'do, por decirlo asi, en desleales y traidores.
Yo quiero que aqui marchemos por otros caminos.
He venido en moments tristes y aciagos para mi es-
piritu, a compartir las graves responsabildades que
tenemos encima; a ver si, enfrent6'ndome con ellas
ayudo en mi modest media a su soluci6n. Y ahora
me asombra y me espanta al ver que el senior Herrera
Sotolongo, que ha sido siempre un luehador decidido
y tenaz, pero no d~do a obstruir ni destruir ninguna
obra, se suma a la labor de destruir la obra 'de la CA-








DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 23
,- ---


mara, a la que tan pocas pesiones le quedan, muy
conta-das, para tomar los acuerdos que con tanto in-
que no era hora de hacer valer un derecho miniseculo
ter6s demand el pais. El propio doctor Ferrara dijo
en estos moments de reforzar nuestra labor, a fin d3
que a today costa y contra todo reglamento pueda ha-
ber las leyes que reclama la Repfiblica, las leyes ne-
cesarias para que subsista nuestra situaci6n republi-
cana.
(Alplausos.)
SR. FERRARA (ORESTES) : Pido la palabra.
SR. HERRERA .SOTOLONGO (PEDRO) : Pido la, palabra.
.SR. PRESIDENTE (VERDEJA): Tiene la palabra el
sefior Herrera Sotolongo.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Senior Presiden-
te y sefiores Representantes: No estamos haciendo
una labor patri6tica en moments graves o que se
dicen graves. En sesi6n secret hube de levantar mi
voz para decir que no creia en los peligros ni en las
amenazas de nadie; que la Repfiblica tenia una vida
por si propia y no por mercedes de nadip; y en estos
moments tengo que levantarme de nuevo para decir
que si creo necesario determinado sistema legislative,
lo ereo con el respeto de nuestra Constituci6n y nues-
tras eyes, pero no a espaldas de ellas, porque si he-
mos de recibir la gracia del extranjero pisoteando
nuestras instituciones, es preferible no defenderlas
par dejarlas maltrechas.
Nosotros no podemos venir aqui con amenazas a
que nos oiga el pfiblico, a proceder como procedia
aquella Constituyente Francesa rodeada del ej6rcito
para que tomara sus determinaciones. Nosotros no po-
demos con libertad de acci6n, no podemos con altura
ide miras votar eyes para la Repfiblica cuando esas
leyes obedecen a la presi6n de quien deseonoce nues-
tros 'derechos y nuestras costumbres. Si se nos exigen
y se nos imponen plazos para aprobarlas, si se nos
exige la dejaei6n ,de nuestra, soberania, es preferible
el gesto gallardo que le hemos pedido todos al Pre-
sidente de la Rep6blica y que no ha sabido hacer
mereciendo nuestna censura, y estamos ahora realizan-
do el mismo acto no teniendo la gallardia, el valor y
el civismo 'de las almas grades, con soberbia digamos
que estamos cumpliendo con nuestro deber, pero que
no necesitamos presiones extranjeras ni humillaeio-
nes de nadie y menos de sefiores que uno solo, con-
siderado en persona, podrA ser superior; pero colec.
tivamente en la Repfiblica y sumados todos los cere-
bros y las intelectualidades de Cuba, representan mas
mnucho mins que el extranjero que viene a imponernos
esas opiniones...
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Aqui no he
concentrado yo presi6n de nadie, ni las hubiera acep-
tado, tenga la seguridad el Sr. Herrera Sotolongo.
'SR. DE LA 'CRUZ ('CARLOS MANUEL) : No tiene dife-
reneia -de criterio conmi-go el Sr. Freyre de Andrade.
El opina exactamente como yo acerca de que lo que
hay es una opinion pfiblica que respalda ciertas pe-
ticiones de reetificaci6n exigidas por ese extraiio. S.
S., en una palabra, ha venido aqui a defender en ese
l6timo pArrafo a individuos sometidos a una causa,
causa que la opinion pfiblica tiene ya prejuzgada y
ha venido aqui a interrumpir toda una labor legisla-
tiva, no por un concept juridico, sino por ser uno de
los al.iog1'dIos interesados en un process que es micula
de nuestra sociedad, mancha .de nuestra bandera,


triste ignominia y borr6n lanzado a nuestra demoora-
eia y a nuestro sistema municipal. Yo, frente a 'eso,
vengo a levantarme, porque he visto que han venido
con nosotros tambi6n todos los miembros del Partido
Liberal die buena intenci6n sin tender a que las in-
dicaciones hubieran partido de nosotros mismos o de
un extranjero, indicaciones que, si las 'hay, van en-
caminadas-hay que declararlo sinceramente-a que
entremos por un sendero digno, -con prop6sitos mora-
les, sanos y proveohosos, favoreciendo los interests
.eubanos; mientras que nosotros hemos sido la reta-
guardia, quizAs el peso mnis enorme que ha tenido la
opinion pfiblica para poder avanzar por eate soendero
de rectificaeiones que el pueblo de Cuba exige; y esto
es tanto mhs boebornoso, porque a nosotros no se nos
ha pedido nada que mnerme nuestra soberania, que
coarte nuestra libertad, que empequefiezca nuestra in-
dependencia: se nos ha pedido, pura y -illl.m-int'il-,
tue seamos honrados, que no robemos .al Tio.i:., que
nos portemos decorosamente; se nos ha epdido honor
y virtud, y para tener honor y virtud va eneaminada
esta legislaci6n. No es S. S., en estos instantes, el 'que
debe salir con esos arranques patri6ticos le que no ad-
mite imposio 'nes 'de nadie ni oye consejos de extra-
fios; esto esta bueno para que S. S. lo Atilee en esos
mitines barrioteros, y no en este acto donde sabemos
que se juega la suerte de nuestra Repuiblica, en estos
instantes supremos. (Aplausos).
SR. FREYRE DE ANDRADE ('GONZALO): Despues Ile
esas declaraciones que la 'Cmara ha acogido con
aplausos, ya puede suspenderse esta sesi6n; y yo soy
partidario de que se suspend.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Yo me felicito
de las palabras del Dr. de la Cruz, especialmente 'de
las filtimas pronunciadas, en las cuales se ha r. f'ir;..1.
al concept de persona, extrafia, de que se nos amnena-
zaba con el peligro de perder la independencia; y
me alegro de determinadas palabras relacionadas con
un process ruidoso, de earceter politico, que ha tenido
que ser defendido, al amparo de la ley, cuando los
abogados defensores, por los preceptos legales, 'esta-
ban protegiendo a los inocentes acusados dentro de
ana trama political, se ha querido venir aqui a ener-
var los medios de defense prevali6ndose de ese proce-
dimiento indecoroso de amedentrarnos con una ame-
naza extrandjera si esa ley no pasaba inmediatamen-
te, cuando todos saben que no es paral una finalidad
moral, sino political, dado que los mismos encausados
-de un lado que de otro, han llegado o tratar de 11e
gar a un acuerdo.
SR. FERNANDEZ HERMO (LORENZO): Ha pactado el
Alcalde con los Conservadores.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Yo entiendo que
el Poder Legislativo no debe dictar leyes que vengan a
comprender process actuales. A mi juicio, el Poder
Legislative no debe inmiscuirse en estas cuestiones
political, no debe legislar oyendo la presi6n extraffa;
porque toda la legislaci6n .que aqui se haga en esta
forma, sera desastrosa, sera fatal para los destinos'de
la Repfblica. Por eso me he levantado a protester
contra esta ley, y porque quiero que no, lh.ainii. ;caso
de ninguna recomendaci6n, de ninguna presi6n, y de
ninguna ameaza de quin no tiene derecho, porque
ni tan siquiera tiene personalidad iiht-rnj.ion:l! ,en-
tre nosotros.
:Sa. ALBERNI (Jos) : I Y la opinion pdblica; senior








24-1 tARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


Herrera Sotolongo, no esta pendiente de nosotros en
estos moments, no nos hace culpables de todo lo que
ocurre ?
*.S. SAGAR6 (BARTOLOM9) : Pero lo que es inmoral,
lo que no tiene nombre, es que estamos legislando vio-
lentamente y sin quorum. Y mAs inmoral, afin es
que no vengan los Sres. Representantes, a cumplir
co su deber, en estos mementos tan dificiles para la
Patria.
SR. DE LA PERA (LCILO) : Yo le ruego a la Presi-
decia que me conceda 'el uso de la palabra, porque
creo que tengo un 'derecho a usar de ella, despu6s
que lo ha hecho brillantemente el Sr. de la Cruz, y no
deseo que lo haga antes el Sr. President, poeque esti-
mo que despubs del Papa, no pueden ni deben hablar
los Cardenales.
'SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDR) : Pero un Carde-
nal, tan ilustre como S. S. bien puede hacerlo.
SR. DE LA PERA (LUCILO) : Muchas gracias. 'Eso es
benevolencia 'del Sr. Herrera Sotolongo. Sr. Presiden-
te y Sres. Representantes: Para eehar un poco de
agua, en el fuego que hemos tenido. Como se invierten
las cosas, y como a lo largo de una comedian de la
vida, en esta un tanto fuerte y tremenda lu-cha de la
vida, vemos como se ban removido todas las viejas
pasiones nacionales, y que aparecen condensadas por
dos afirmaciones igualmente rotunda y sinceras he-
chas aqui por el Dr. 'Carlos Manuel de la 'Cruz, asis-
tidas -de un buen deseo, innegable, pero mAs ungidas
por el coraz6n que por el pensamiento, frente a la
aspiraci6n del Dr. Herrera Sotolongo, que sefialaba
los preceptos escritos, que desea que todas las aspira-
ciones del Reglamento se cumplan, solicitando del
President de la CAmara la comprobaci6n del quo-
rum; frente a eso se alza el espiritu de intransigen-
cia del Dr. Ferrara, que con las palabras ungidas por
un sentimiento patri6tico magnifico y bien sentidas,
afirm6 que despu&s de la votaci6n nominal solicitada
anteriormente habia: presenciado la ausencia tempo-
ral de distintos Sres. Representantes, que le hacian,
segfin 61, tener, en aquellos moments, evidentes du-
das sobre el quorum; eso naturalmente, no dice que
la anterior votaci6n nominal fuese estrietamente le-
gal, ni prejuzga absolutamente la rectitud conque
haya procedido la Presidencia al dar cuenta del re-
sultado de la votaci6n, conforme se lo certifcaban los
Sres. Secretarios; y en cambio, da la satisfacci6n le-
gitima, de que hay un nfimero de Representantes,
que son, cuidados 'del Reglamento, que desean la
vigencia del mismo en todo y en cad'ai uno de los ca-
sos en que ellos tengan que acogerse a esos preceptos.
Y en estas condiciones intervene el ,Sr. Carlos Ma-.
nuel de la Cruz, y hace unas cuantas aclaraciones que
yo necesito tomar notas de ellas, en primer termino,
porque los moments son de una incertidumbre tan ex-
traordinaria, los instantes son de una violencia tan
grande en el espiritu pfiblico del pais, que no es po.
sible ,que el Dr. de la Cruz con su inflamada palabra,
con su patriotism indiscutible, pueda, juzgar con
acierto a los cubanos, en la hora present, de traido-
res, a los quo no participan de determinado criterio,
y bien puede ser, que asi no sean, los que en la duda,
siguen la vieja mAxima castellana, que dice: en la
duda bastante; y bien puede ser que est6n equivoca-
,dos, que merezean ser calificados de mala manera,
los que prefieren venir aqui a actuar bajo la presi6n
extrafia, para votar una ley circunstancial, en cir-


cunstancias como las presents entire el voto bajo la
presi6n extrafia 'de un poder fuera de los Poderes de
IP. Repfiblica constitucionalmente reconocido como
tal, lo 'cual es realmente una transgresi6n a la sobe-
rania y prestAndose a ser el instrument de un sis-
tema de gobierno completamente an6malo y no ac-
tuar, absolutamente, en esta situaci6n de cosas...
SR. ALBERNI (JosE) : Yo queria recordarle a S. S.
que se proponia echarle agua al vino concentrado.
SR. DE LA PERA (LUCILO) : S. S. me recuerda una
aneedota hist6rica, muy interesante y que viene muy
a pelo en este grave problema cubano contempo-
rAneo. En ]a 6poca .de los electorados, cuando region
en Europa aquellos sistemas en que se celebraban
grandes conflicts politicos y religiosos, en un ban-
quete que se le dierar en los Paises Bajos a Felipe Se-
gundo, como pantomima de fin de fiestas apareci6 un
viejo conduciendo distintos palos unos jorobados y
otros recto que deposit en el suelo. La tradici6n dice
que ese papel se le asignaba a Roelan. Despu6s vino
otro viejo que procure separar los palos rectoss de
los jorobados y que traia sobre la espada un letrero
que decia: Erasmo. Despu&s vino otro viejo que pro-
cur6 mezclar de nuevo esos palos separAndolos com-
pletamente .del piano en que se encontraban y dice la
tradici6n que era Lutero. Pero por filtimo se aparece
un Papa de la cristiandad que pretendial, por lo visto,
como yo, echarle agua al vino y teniendo a su alcan-
ce dos escudillas, una de agua y otra de aceite, se
equivoca y ech6 el aceite sobre los palos, les prendi6
fuego y surgi6 la ,guerra .de la religion, vino la lucha
de la investidura y aquel hombre apacible se convir-
ti6 en un revolucionario. (.Ris).
Yo tengo a mi alcance un triste vaso de agua y no
puedo, por consiguiente, cambiar los liquids para
inflamar nada. Decia, cuando me interrumpieron, que
entire venir aqui a votar unjidos por la presi6n ex-
trafia, y abstenernos de hacer nada en estos instantes
critics de Cuba, no habia, en realidad de verdad,
ninguna filiaci6n moral que pueda parecer a unos
como la verdadera y a otros como la falsa. Solamente
puede haber responsabilidad cuando hay libre albe-
drio. No es possible, de ninguna suerte, que aqui ven-
ga nadie, bajo la presi6n extrafia .de las circunstan-
cias, mermando la soberania de los Poderes Pfiblicos,
a votar una ley y que crea que ha cumplido mis con
sus deberes patri6ticos; y que otro que no puede hacer
nada por cuenta propia, se abstiene de concurrir a
una COmara que estA bajo la ferula ignominiosa del
ex'tranjero.
SR. DE LA CRUZ (CARLOS MANUEL): Que prasente
su denuncia.
SR. DE LA PENA (LUCILO) : En esas condiciones, es-
te Representante no tiene porque presentar su denun-
cia, mi querido amigo y compafiero, porque ante el
mandate en potencia que puedan tener en su domi-
nio, que es lo que le ha dado la facultad accidental,
meramente transitoria -de no poder ejercitar ese de-
recho; hay la misma diferencia que entire tener un
derecho positive y no tener a mano ningin vehiculo
aprop6sito para conducirse hasta el triunfo de ese de-
recho.
Por tanto, cuando un -"fi-w Representante no
pueda venir aqui a levantar su voz para decir toda
la verdad porque clama el espiritu pfiblico, muchas
de las cuales hIa expresado el senior de la Cruz, ca-
llando otras tantas no menos importantes.







DIARIO DE SESIONE8 t)E LA CXALARA DE REPRESPNTANTE'S 25


Entre la actitud de un Representante que no viene
aqui porque no puede cumplir con su deber y otro Re-
presentante que viene a cumplir con su deber doble-
gAndose a todos los mandates y a todas las circunstan-
cias imperantes en la vida piblica de 'Cuba, no hay
mas que dos transiciones de la ley moral y no puede
decir que ninguno de los dos falta al cumplimiento
de su deber.
SR. ALBERNI (JOSg) : Cumplimos con nuestro deber
cuando venimos aqui.
,SR. DE LA CRUZ ('CARLOS MANUEL): En esta ley
se han introducido enmiendas tan fundamentals, que
han hecho variar radicalmente su primer orienta-
ci6n. Una de ellas la presentada por el doctor Ferrara,
dando la independencia al Poder Judicial.
SR. DE LA PERA (LUCIL) : Yo pido al senior Presi-
dente que me mantenga en el uso de la palabra.
'SR. PRESIDENTE (VERDEJA): Puede continuar el
senior Lucilo de la Pefia.
'SR. DE LA PERA (LUCILo) : En estas circunstancias,
yo creo que ya que todos hablamos a un tempo, que
todos tienen raz6n y por lo mismo nadie debe de al-
zase intransigentemente como si llevara en sus ma-
nos la verdad revelada y consagrada y pretender
poner la ceniza en la frente a los demis. Yo aqui no
voy a favor de nadie, sino en contra de los que sefia-
lan responsabilidad, en contra de los que quie-
pfiblico cuando se ha tratado de hablar de las res-
ponsabildades del pasado, yo he puesto sangrienta-
mente en estos escafios mi contribuci6n personal en
la comida de las fieras; yo no he temido nunca a res-
ponsabildades de ninguna clase para mi honra ni por
deficiencies de conduct, porque olvidaria mi plan de
oposici6n general. Por eso en bien de las circunstan-
cias actuales entiendo que la recta consagraci6n del
deber consiste en no poner- sobre los compafieros el
castigo de su repulsa. h Sab6is porqu lo idigo?
SR. ALBERNI (Jos&): Creo que los que venimos aqui
a cumplir con nuestro deber estamos m-is en lo cierto.
;SR. DE LA PERA (LUCILO) : Todos eumplimos con la
Patria, cuanto mis directamente sentimos sus dolo-
res del moment. En estas circunstancias, yo que
tengo el castigo de ser Representante y la amenaza de
seguirlo siendo por la amistad carifiosa de los pinare-
fios que me han vuelto a traer a una eampafia elecbo-
ral, me veo en la precision 'de decir que los que perte-
necian ya como el Dr. Ferrara, -desde la cumbre a
que le dan -derecho sus prestigious y sacrificios por las
libertades pfiblicas, son hombres que siemipre deben
hacer la labor que 61 ha heeho en la OCmara interpre-
tando bondadosamente la intransigencia de los que
dijeron que debia conservarse el quorum y los que
sustentaron el eriterio del respeto al reglamento. Esa
es la actitud que debe prevalecer; esa es la actitud
que debemos esperar de los altos entendimientos y de
las serenas conciencias en todos los easos. El amor a
la verdad en este -caso alcanza el deseo de que se
compruebe el quorum, y en todo caso el sentimiento de
la cordialidad inclina a no poner en tela de juicio la
buena fe 'de los Secretarios. Esta es pues la idea de
cspiritu de sacrificio y caridad' que ha de constituir
a la larga en todos nuestros debates el punto de par-
ti'da y arribo de todas nuestras aspiraciones; fnica-
mente asi esta CAmara podrA decir que ha venido
cumpliendo en este dificil period con la totalidad de
sus deberes, no de la suerte que queria el senior de la


Cruz, mi distinguido amigo y compafiero, no diciendo
que el que no concurra es traidor, ni pensindo de
ninguna suerte que pueda haber aqui quien pueda
ser mas patriot que otro patriota, m6s cubano que
otro cubano. Sino me tocara tan de cerca, yo pudiera
deeir qu cuando hace pocos dias dije al senior Soto
que su presencia en Palacio con otros comisionados
era deprimente para su decoro personal y el de la CA-
mara, tods recordarAn que 61, ardientemente, preci-
pitadamente fulmin6 desde su escaiio contra mi todos
los dicterios violentos que pronunci6, dici6ndome que
yo estaba equivocado, que 1l .era: un cubano de buena
fe, que asistia a ellas en uso del libre ejercicio 'de sus
deberes y derechos. Pero al principiar aquella misma
semana, con verdadero dolor por un lado, pero con
intima complacencia de hombre que acierta previso-
ramente en una situaei,6n determinada, vi que el senior
Soto se veia en la necesidad .de renunciar a su puesto
en Palacio, de no asistir a las sesiones del Palacio,
porque el preboste ni siquiera discutia con los cuba-
ros, sino les dictaba literalmente los preceptos.
SR. SOTO (OSCAR) : Lo cual afirmaba mis palabras,
que yo estaba alli mientras pudiera estarlo decorosa-
mente, que iba a servir a mi pais y nada mAs.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : De esta Ley
no se habl6 alli.
SR. DE LA PERA (LUCILO): De manera que he di-
cho y repito: mi triunfo sera el triunfo desalentador
del hombre que va a tener raz6n doli'ndose de tener-
la, porque tener raz6n es el prod'ucto de la raz6n.
Cuando venga a tenerla definitive y totalmente, ya no
quedara en 'Cuba ni un jir6n de decoro national don-
,de puedan vincularse las aspiraciones del porvenir.
Aqui vemos todos como estA la situaci6n actual ide los
cubanos que van bati6ndose *en retirada gloriosa, ahi
tenemos a Ferrara y a Mendieta, al General Delgado,
a Ra61 de CArdenas y a Coyula, miembros I.istingai
dos de uno y otro partido, resignAndose tranquila-
mente, serenamente, a no ser nada en un pais que ya
no eg nada.
Desde luego que hay la aspiraci6n a seguir comba-
tiendo como Ajax, entire las sombras, pidiendo Los ra-
yos del cielo para combatir a los propios dioses. Esa
es la aetitud de los hombres que luehan, de los hom-
bres que combaten con -decisi6n, con energia, con
ahinco, pero que luehan est6rilmente en un medio
contaminado por la corrupei6n, en una cerraz6n del
horizonte moral, infecundo, reacio a las sanas recti-
ficaciones patri6ticas.
El Dr. Oscar Soto necesit6 salir el tercer dia do
entire los muertos para acordarse de que tenia un al-
ma inmortal. Otros cubanos han necesitado que aqui
se plantee el problema mecanico, material, econ6mico,
de la balanza mercantil, del libre cambio y del pro-
teccionismo, en una palabra, para que haya una reac-
ci6n vigorosa, robusta, en los estremeiimientos de la
conciencia pfblica. Yo he necesitado, sim'plle y senci-
llamente, hace meses largos, qu:e la sombra de una
humillaci6n pretendiera empaiar el limpio azul de la
bandera, para erguirme, con toda la arrogancia de
los hombres de honor que saben velar por los intere-
ses morales de la patria que estan much mas por
eneima, que estan much mAs altos y elevados que los
intereses mercantiles que se refieren a la caiia, al
azfiar y el tabaco. Todavia es mas: esto de la oafia,
de los aranceles, del libre cambio, del proteecionismo
no es lo suficientemente serio para que el pais cubano







26 DIARIO DE SESIONES DE LA CAM.ARA DE REPRESENTANTES
,~~- ,,- t lr I


,e puuga ent pie. No puedo referirme, ni por asomo, a
las.ibrillantes teorias expuestas, conl su irrefutable
maestria, por el Dr. Ferrara, no porque no eneuentro
acertadas todas esas protests de reivindicaci6n del
cubanismo hechas per este maestro de la Universidad
y de.mi.propia vida; y en estos mementos no me refie-
ro tanmpoco a la brillante disertaci6n del Dr. Rey, al
concienzudo discurso, del Sr. Walfredo Rodriguez, ni.
d,. ninir'uno, de los otros eubanos que han tenido que
trounar oiinita las iiig'erejj.-iat extuir-ia y violentas,
,que sabhemos todos y cada uno de nosotros que hemos
ido mareand'o un estado de conciencia en el alma na-
.io:IIl. .Me refiero miy principalmente, de una ma-
nera.m s significativa y concreta, a una persona 'que
en un -regimen Presidencial como este, puede encauzar
y orientar, pues que tiene en sus manos la m&nera de
orientar,; me refiero yo,-ya que se hablaba aqui .de
las;voces de la opinion pdblica, con eierto conocimien-
to y .con verdadera penetraci6n .de su .existencia, per
el Dr. de la Cruz,-me refiero yo al respeto a la opi-
nion pilblica que han .debido tener ahora, y antes de
ahora, los quie son los directors del gobierno, los que
tienen en sus manos todas las fuerzas que mueven la
Sadiiniitr,.:i.,in Frente a esos hombres que, hoy por
hoy, optan por conservar su fortune amasada en las
sombras despreciables y abyeetas del peculado, frente
a. esos hombres que no quieren Ide Cuba otra cosa qu,
el bien y que estkn, hoy por hoy, en readidad de ver-
dad, el Sr. 'Presidente de la Repilblica y sus distin-
Iguidos-por llaimarlos de alguna suerte- auxiliares
en las a)ltas funciones administrativas, el Congreso
dI.>1- r.-;a.:i,:iio:r, el Congreso debe poner muy en alto
la ,aiiIlera de sus grandes id.liei;, el C:ongre.-.o de-
be dar la norma de 'conduclta patri6tica, a fin ide que
pie d, ilC-.-,irs- en ningoin ,easo, en ninglin moment,
,que estamos siguiendo la linea de loonducta que sigue
el Sr. President, que es de pasividad y de suicidio.
Y se da el caso, Sres. Representantes, que en todod
los .debates que aqui se original alrededor de este
problema, ya no habla un Sr. Representante, sino qiue
a un mismlo tiempo quieren hacerlo todos, llenos de
entusiasmo, porque entienden que de. esa manera va
a ser mias eficiente la labor y se va a servir mejor los
'intereses de la patria. Y en'estas .-it'.:uH.,i,.i.-;, como.
se apuntaba hoy brillantemente por un peri6dieo ,de
la oposici6n, que por serlo se ha g:ni id.:, 1,.i iras del
Ejecutivo, un grnpo de liberals podia il,-gr a aceuer-
dos con el Ej.i,:-iriv,,, a tener contubernios, a preten-
der quitar de esta COmara las p.alabras ms autoriza-
das, y los entendimientos mas esclarecidos; afirmand6
tambi&n ese propio peri&dico, que siguiendo la poli-
Stica tortuosa, que siguiendo todos estos prop6sitos que
se desenvuelven actualmente en las altas esferas gu-
bernamentales, se llegaba a un contubernio -degrada-
do, matando los sentimientos nacionales, repito, se
Ilegaba a aceptar la intromisi6n humillante del pode-
roso del No.r.-. Frente a todo esto que denuncia con
AivIisino ejrfiplr, este :,lerii.',].:l.:,, resplanfdeciente de
Sjisti,:a. y como ld han dicho tambien otreo peri.'1.:li-o,:
por pluioiri tan autorizadas, como la de Ram6n Vas-
concelos, es que ha visto notablemente impresionado
al regresar del extranjero, al ver lo que en estos mo.-
.mentos esta ocurriendo en la vida pfiblica de Cuba;
frente a todo esto, lo que se quiere es ganar tiempo,
lo que se pretend es prolongar su acci6n, lo que se
Iesea es desviar las responsabilidades que tiene el


Ejcutivo; y lo que se quiere es colocar al mandatario
del Norte frente al Congreso, y provocar sus iras, a
ver si 6ste se decide a suprimir ei Congreso, y quedar,
entonces el Ejecutivo 'en una sitiacio6n especial y pri-
vilegiada, y powder entonees desenvolverse, con mis
.,iinllit il y a su gusto en todos los negocios sucios y
i.si 1 ',.....s ,|,, hasta ahora ha venido !1i il z n..l.') '.
SI:. ALrE..cNi (Jos,) : Pero es que no :pu'ede subsis-
tir la Repdblica, sin el Poder Legislativo.
SR. DE LA PE&A (LUCILO) : Sepa mi querido ami-
go y compafiero, abogado notable y l,.i.~l~dor dis-
tinguido, que en nuestra tierra no se han escrito las
leyes ni los principios para que se cumplan. El sentido
de la Constituci6n, es decir, su significado, y el de
los -demas cuerpos legales en Cuba, me lo explicaba
un Secretario de una Junta Electoral, cuando yo al
:tratar de recorder un precepto, y preguntarle,. cul
era, me contestaba; el precepto no me acuerdo .cual
es, pero ese precepto se burla de esta manerai: y, me
cit6 otro articulo que *61 se habia fabricalo en sustitu-
ci6n del anterior, el que ponia en prcetica eada vez
que se -N .-niiiir.i1i. con un asunto l-'-ti., iil de la natu-
raleza del que estdbamos discutiendo. Eso. es, senior
Alberni el sentido que hay le las leyes en Cuba. Los
cubanos no todos conocen la Constituci6n, pero si sa-
", ,: '-.,1111.1 puede ella vulnerar. No ibiamos ya, casi, a
tratar de la pr6rroga de poderes, no se llego esto casi
a -disoutir y done ,estd esarito, donde se ampara *esto,
en. d6nde, 1le pleginito yo a mi distiii'iiidlo companfe-
ro? 4 No se han burlado todas nuestras leyes orghnicas
para. satisfacer 'determinadas, exigeneias politi.-as ?
ZNo se han heeho infinidad de 1cauns" .-,rn.'1s p;ara
complacer ambiciones desordenadas ?..
SR. ALBERNI. (JOSE) : Pero yo no me referia sino so-
lamente al ap6ndice.
SR. DE LA PERA (LUCILO) : Si; en nuestras trans-
gresiones hemos llegado.'hasta confundir al extranje-
ro y que no interpreted reetamente el apendice consti-
tucional con perjuicio eyidente de nuestra soberan'a.
Y desde luego los eubanos tenemos que reeabar eso
y ponernos frente a todo eso, y debemos levantarnoa
con energia y con vigor, lion altivez con energia, con
resoluci6n.
Yo ruego a la Presidencia de la C.iiMar., y a mi
il.stin.,iil... ':I...'lj.'liio) una breve aten'ci6n, porque
';0,Y t,_ri.,ina r. .
El problema sigue come el primer dia; porque no
caigan unos hombres y se derrumben algunos intere-
ses ureados, se prefiere que caigan todas las leyes y
'de derrumlbe la Repfiblica. (He diocho).
Sa. FERRARA (tORESTES) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE (VERDEJA) : Tiene la palabra ,el
Dr. Ferrara
SR. FERRARA (ORESTES) : Despuas de lo .1ie re ha
cdicho tan amplia y acertadmente, yo creo' que, en
realidad', solo bura obra de eon'ciliaci6n ,de ciertas ideas
es la que me pudiera estar eneomendada en estos mo.
mentos.
Yo ereo que la Cimara debe star hondamente sa-
tisfecha de la labor de' hoy. lHoy se han fijado princi-
pios basicos en nuiestras Leyes. Hoy se ha establecido,
por primera vez, la separaci6n del Poder Judicial 'de
los otros Poderes. Hoy se ha dado al Magistrado today
su autoridad y la persecuci,6n no se encuentra en ma-
nos de nn Ejecutivo que por interns, bueno o nialo,
putede ser violent o puede ser beunvolo teniendo asi







DIARIO DI. SE10ONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


el derecho de vetar a prior, fn':u.ltd ilue nunca la
Constituc6n le ha querido dar.
Yo creo que, enrealidad, a pesar de la oposi.-i. i'u dle
Sr. Herrera Sotolongo, nosotros debemos senatiros
satisfechos y. lamentar finicamente que tan brillante
letrado no nos haya acompafiado, con sus luces, en es
ta labor.
La COmara, en realidad, no ha respondido a nin-
guna sugesti6n extraiia, a ninguna indicaci6n ex-
trafia...
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO): Eso es mis difi-
cil -de probar.
SR. FERRARA (ORESTES) : Lo puedo probar con mi
enorme buena f%.
SR. FREYRE DE ANDRADE .(GONZALO) : Y la mia.
-SR. FERRARA (ORESTES) : Yo hablo de mi, la OCma-
ra tiene mds buena fe que yo porque la ha votado.
'Cuando he presentado esta Ley, la he hecho aqui, en
un moment determinado, no conocia el Proyeeto que
existia, no sabia lo que -podia pensar el General Crow-
der, no sabia cuales ideas pudiera tener la' Cmara.
La proposici'6n la he hee'ho porque hace muchos afios
que la tenia pensada; fu6 la coneepci6n de muehos
afios; fu' mi conviction, al estudiar y comentar la
Constituci6n en mi clase universitaria. 'Que influen-
cia puede tender el General Crowder sobre esto? Y,
adem'"s, yo debo decir al Sr. Herrera Sotolongo que
he encontrado al Gral. Crowder en un Hotel de esta
Ciudad, hace dos o tres dias, y que el General Crow
der me ha dicho-y por eso yo deploro esa diplomacia
secret .que se esta usando, jughndose con los interests
del pueblo-que sus deseos no han sido que el Con-
greso vote en un sentido o en otro; que 61 es respe-
tuoso de la soberania del Congreso cubano como el
que mas, que por lo inico que ha p'edido es que se
resuelva este asunto porque lo oonsidera de inmedia-
ta necesidad. Y a eso, Sr. Herrera Sotolongo, no le
puedo decir que no si soy un hombre honrado, sien-
do, cormo es, de urgent necesidad. Y contra eso,
Sr. Herrera Soolongo, yo no puedo levantarme al-
tivo; y mi amigo Sr. Lucilo de la Pefia tambi6n lo
debe comprender, a pesar de sus entusiasmos juve-
niles,-contra eso. yo no me puedo levantar altivo,
rebelde, yo no puedo protestar, como me pide ell
senior Herrera Sotolongo, no puedo protestar por-
que me falta la base moral para la protest. Ah,
Sres. si mariana yo aieptara el criterio 'del senior
Herrera Sotolongo y yo dijera que me he levantado
en contra de esta Ley porqu'e el General Crowder
la qu1rcia, la Imayoria me diria, .aprop6sito del ar-
ticulo qu.e e e est discutiendo, used se levanta en
contra el General Crawder que represent la mo-
ralidad, en nombre .de in sentimiento podrido como
deeia el senior Herrera S tollongio. (Apla.tos).
No se declara la guerra a nadli y mueho menos
a un hombre poderoso, cuando no se tiene la raz6n;
puede in estado fuerte atropellar a un estado de-
bil pero si no tiene las fuerzas de las armas, debe
tener la fuerza de la raz6n, 1la fuerza del. derecho,
la fuerza 'de la moral. (Aplausos).
Declarar la guerra! Os declaro que muchas veees
he pensado con 'dolor extraordinario que esta pre-
sencia aqui dei General Crawder es altamente ofen-
siva para todos nuestros sentimientos, es completa-
mente doloroso para nuestro patriotism, y yo nunea
penAs, cuando estaba en la manigua, hambriento y
desnudo, que semejantes cosas sucedieran, yo no po-


1di ni ni i.qiuier.l soiiar, que podiia haber en Cuba otra
autoridad frente a la ,'nlti:. i10]l cubana. P.ro tfi'ent,'
a los hechos, ftl.r,- a la verdad yo quiero haier..esta
Spregunta: es este el memento, es esta la ocasi6n p.j r
la protest 'del ,pueblo cub-ano? tPara qu6~ &Pa 'r de-
fender a unos desalm'ados que .aill.ui al Tesoro PObli-
co de una manera vergonzosa? Para qu,? tPara de-
fender a unos asesinos que se creian que la R i pfibli.:.a
era su monopolio? A Para qu.e? I Para pli:ots.-r: tantas
inmoralidades? No. Yo tengo todo el interns, yo tengo
todo el vigor, lo he dicho en esta COmara en, otra
ocasi6n,-yo tengo toda la energia, toda la volun-
tad, toda la fuerza, toda Jla virilidad de mis prime-
ros afios juveniles, para oponerme, para protester,
acaso para morir, pero en nombre de.un ideal, no
en nombre del Ayuntamiento de la Habana. (Gran-
des aplausos).
(El doctor Vewrdeja abandon la Presienc~ia y la
ooupa. el doctor PoinadgS).
SR. VERDEJA (SANTIAGO): Pido la palabra.
S~. PRESIDENTE (PANADBS): Tiene la palabra el
doctor Verdeja.
SR. VERDEJA (SANTIAGO): Sefior Presidente y se-
aores Representantes: i Hay circunstaneias en el
vida en que lucha *la honrad'ez de la conciencia con
la fuerza imperiosa de su ndeber! Yo sabia que en l.a
noche de hoy tenia que icefiirme extrieta y honrada-
mente, como si'empre, al cumnplimiento del- Regla-
mento de la CAmara. Pero yo sabia tambign, siguien-
do Tos dictados de 'mi propia conciencia, que debia sa-
lir en defense de lo que es mAs grande que esta
OCmara, .de lo que es mfis grande que todos noso-
tros: ila salud de la Patria, amenazada por nuestra
propia intransigencia, amenazada por nuestra pro-
pia culpa!
Yo, que al oeupar ese sitial inmereleidamiente, por
el afecto de mis compafieros declare, y lo recuerdo
bien, que la virtud por excelencia pfiblica y priva-
da, es el amor a la Justicia, y que para llegar a su
legitima existencia como nexo de la solidaridad so-
cial, es precise que las facultades animicas pasen por
el verdadero tamiz de la moral, que, aipartando del
espiritu las impurezas hace considerar el bien ajeno,
el bien de todos, como propia satisfacci6n; yo qu'e
desde ese sitial he sido respetuoso con todos mis com-
paiieros y los he a.mparado a todos asimismo en el
uso perfect de sus derechos, en cuanto el eumpli-
miento estrieto del R egia.'Mnto lo exigia, yo declare
solemnemente que no he querido acceder a la solici-
tud de rectificaci6n de una votaein, haciendoine so-
lidario de los informes que me suministraron los
sefiores Secretarios, porque entendia y entiendo que
en estos momen-fos en que peligra la salud .de la Pa-
tria, cuyos interests sacrosantos estan por encima de
esto que nosotros poseemos, que es .:oner.-n,.ia, le-
gitima de ello; porque entendia y entiendo, repito,
que en esta horaa en que es necesario que afin en la
conciencia de todos los eubanos resplandezean como
en brillante espejo los cruentos dolores padecidos en
la lucha por la libertad, un instant que transcurra
sin fruto, .es un instant que se escape a la vida de la
Repfiblica.
Cuando yo veia y veo que, a pesar de todo eso pa-
'ece que hay qhuien no comprende la obligaci6n que
les exige concurrir a las sesiones de esta OCmara y
facilitar an funeionlaniento, no chlr ur t las fervoro-
sas excitaciones que en obedieneia a mi deber les di-


;wiaasi~i~naa~a~irsr--- ...,, .~: ..-~







28 DtxAio bt SiksiiOs bdF, LA dAkAikA bDE REPRESENTANTES


rigiera; cuando yo veia y veo, tambi4n, en cambio.
que un grupo de Representantes conscientes del pe-
ligro que amenaza a la Repiiblica, vienen a llenar
tales deberes, me he creido en el caso supremo de
obrar cual he obrado, porque, ademas, y sobre todo,
lo demandaban y dmandan la magestad doe 1a Pa-
tria, la 'dignidad de la Camara, el honor de nosotros
mismos; porque el pueblo de Cuba, mantenedor de
su libertad, exige que pensemos alto, .que sintamos
hondo, que hablemos claro y hallemos pronto solu-
ciones que satisfagan 'dentro de la equidad y la
'Justicia.
'Como que nunca debe tenerse mAs claridad que
cuando se habla soble el cumplimiento en lo que so
nos esta encomendado, y a mi se me atribuye no ha-
ber cumplido hace poeo el Reglamento, 'declaro sin-
ceramente que si lo hubiera dejado de cumplir en
caso cual 'el de que se trata, me sentiria tranquilo,
sereno, en medio del amor a la Patria elevado al
parosismo, y excento de toda culpabilidad, porque
no es eleecci6n dudosa sefiores, la que puede hacerse
entire lo que la CAmara y su Reglamento supone y lo
que supone el interns de la Repilblica de Cuba. Yo
he realizado esfuerzos de multiple indole para que
vinieran todos a cumplir con su deber, por estas
son horas en que ignoramos a donde va, a parar la
sociedad cubana, en las que yo no s6 si serA al ex-
tranjero o al nativo... en las quo no se mAs que
una cosa ciertamente: que la opinion pu'blica estA a
punto de llamarnos incapacitados para el gobierno
propio; que se dice que el Congreso no lena su ele-
vada misi6n. iPues bien, sefiores! Si ciento veinte
hombres que tienen el deber de rep-resentan a su pue-
blo no cumplieran con su deber, yo me expondria a
las iras de todo 'el mundo y no cumpliria con mi deber
de President de la CAmara, en circunstancias como
la indicada; pero cumpliria con lo que de mi exigie
se la Patria! (Muy bien). (Aplausos).
Y he tenido que hacer esa declaraci6n solemne
aunque no conviniera ni convenga con los preceptos
reglamentarios, porque seria esa la inica vez en que
faltaria al cum'plimiento de mi deber como Presiden-
te. En la mariana de .ayer, con el propio senior Herre-
ra Sotolongo, distiniguido miembro de esta CAmara,
laborioso como el que mAs, cuando me lamentaba con
61 y otros compafieros de la dificil situaci6n que
atrave.hs.iiiamis, hube de deeir, y 61 asinti6 a ello: SI
los Sres. Representantes no vinieran a cumplir con
su deber, yo juraria que las leyes habrian de salir
con quorum o sin quorum.
iSefior Presidente y sefiores Representantes: yo
sabia que era muy peligrosa la declaraei6n que ha-
cia; pero como soy un hombre que en todos los actos
de mi vida he tenido absolute sinceridad, y yo no se
mentir, declare y juro que s61o en una ocasi6n como
la que he mencionado llevaria a cabo lo que h'ab6is
oldo. Por tanto, seguro de mis actos, renuncio a la
Presidencia de la OCAmara. Estoy satisfecho de ha-
ber cumplido con mi deber, y el pais cubano me juz-
gara.
SR. GUILLTN (ALPREDO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (PAN-ADES) : Tiene la palabra S. S.
SR. GUILAN N (ALFREDO) : Sr. President y sefiores
Representantes: Supongo que los compafieros que me
han de hacer una vez mAs el honor de eceucharme en
:esta. memorable noehe, no han de dudar de mi pro-


fund e inquebrantable amor a la integridad de Cu-
ma Libre, pues a la mayoria les consta que fui sol-
dado del deber cumplido y que sali muy joven con
18 afios, y el que dude .de esta verdad divisa y orgullo
del exponente, que pase por el Archivo Nacional del
Ejercito Libertador y pida una certificaci6n que en
el acto se le falicitar~, donde constarhn mis leales
servicios de veteran a la causa de la independencia
y mi liquidaci6n como Oficial. Pues bien; mis que-
ridos tolerantes y benevolos compafieros; por ello,
por las razones, que dejo dichas, merezco un poco
de aten'ci6n.
Los americanos, a quienes siempre llam6 herm'anos
poderosos, es verdad que nos ayudaron en el crusnto
sacrificio all en el 1898 y de ello 'puedo garantizarlo,
pues en el aserradero embarcamos junto a elos y de-
sembarcamos en el Siboney en la costa de Santiago
de Cuba. Ellos, a millares se confundian con noso-
tros en el alegre campamento mambi, y decidieron,
es verdad, a fuego y sangre el ataque al Caney, la
tomna de San Juan y la rendici,6n de la plaza; y como
esto fu6' digno de aplauso -~mril. acept6 con rego.
cijo, con agrado, con carifio y hasta con gratitude, ese
transcendental y laltruista al parecer comportamien-
to. Y entiendo, por pobre intelecto mio, quizas, que
ellos vinieran a ayudarnos en nuestros ideales de
emancipaci6n, generosa y espontaneamente; pero
hay, algo triste y doloroso, en este I:.-ho de cubanos
que arde en la limpara de su coraz6n que lo hace
con la vista fija en el firmamento, rogando por la
salvaci6n de la naci6n. Hay en el pais una crisis tan
extra ordinariamente notoria y de laments generals
que oprimen mi peeho de libertador y me obligan a
implorar ante el altar sagrado de la patria y en el
recinto honorable de este cuerpo colegislador, que
absolutamente todos en abrazo fraternal, peeho con
peeho y codo con codo, respirando el mismo aliento
de soberania national y sin matiz politico alguno ol-
videmos rencores, dejemos pasar desapercibidos algu-
nas divergencias de principios y entremos' de leno
done el deber y la obligaci6n nos llama. Cubanos,
hermanos; debemos unirnos, si; nuestra bendita tie
rra y nuestros m'As cars ideales de libertad, hoy la-
ten al impulse de ese patrimonio glorioso que nos
legaron nuestros 'antepasados y que tenemos que
trasmitir a nuestros hijos. Cubanos, todos somos igua-
les; la patria esth en peligro, y aqui no hay mAs que
dos caminos que tomar, o dos resoluciones dignas: la
primera, aeeptar, recojer, cumplir, honrada y fiel-
mente con decoro y honor para 'Cuba, todos aquellos
consejos que nos indicn los americlanos siempre que
sean dignos para nosotros, sin detrimento, ni estig
ma para el present y el future; o en segunda, caer
desplomados, de fiente al enemigo si asi se estima,
revolcAndose en nuestra sangre, suicidAndonos con
honor y con orgullo, pues la patria estA por encima
de nuestras propias personas, de nuestra propia fa-
milia, y de nuestros propios intereses. (Apl ausos.)
SR. FERRARA (ORESTEs) : Pido la palabra.
SR. PRESIDE'TE (PANDES): Tiene la palabrt el
Dr. Ferrara.
SR. FERRARA (ORESTES) : Sr. President y sefiores
Representantes: Las manifestaciones de nuestro ilus-
tre Presidente, muy justifia:das, no pueden ser aeo-
gidas por nosotros como sinceras, porque todos en
esta. Cmara, los del Partidq Conservador, o de la








DIARIO DE SESSIONS DE LA CAJ.ARA DE REPRESEINTANTES 29


Liga, como los del Partido Liberal, hemos tenido
para la Presidencia de la Cmara, ocupada por nues-
tro compafiero el Dr. Verdeja, la mayor estimaci6n,
ed mejor concept, y si se me permit que lo diga,
el mayor afecto. El Dr. Verdeja ha cumplido siem-
pre, y esta noche mAs que nunca con toda la exacti-
tud y iprecisisi6n que el Reglamento le obliga, y tam-
bi6n con el deber patrijtico que su alma grande le
ha dado, y que ha hecho que siempre los debates ha-
yan estado a gran altura, ordenados, lo mas possible,
dentro 'de fa natural vehemencia nuestra, pero siem-
pre encaminada al bien de la Patria. Por esto el doctor
Verdeja, debe ocupar la Presidencia nuevamente en
esta noche, y debe dipigir este debate, que nosotros
levaremos a tArmino. La CAmara no puede.pasar un
cia, tan magnifico de su labor, con un epilogo tan ma-
lo, ni tan feo. El Dr. Verdeja, sabe que la CAmara ha
estado, en su casi totalidad, de acuerdo con esta ley,
segfin 61 mismo ha dicho. La Camara acaba de apro-
bar su actitud, que, cualquiera que ella sea, la acti
tud del Dr. Verdeja, no puede ser mas que el senti-
miento del deber patri6tico, a que el mimo cargo le
obliga. Por esta raz6n, en la seguridad, que 61 oira
6ste mi ruego, que .debe ser para 6l mis acceptable,
por proceder de un campo politico contrario al suyo,
aceptando este mi ruego, repito, debe ocupar nueva-
mente, en esta misma sesion la Presidencia de la
CfOmara, y dirigir con la sabiduria que 61 lo sabe ha-
eer en esta hora dificil, las labores de la Oamara, a
fin de que no separAndonos del recto sentido de las
cosas, podamos cumplir con la labor que nos esta
encomendada, y *de la cual estA pendiente todo el
pueblo, ese pueblo que nos ha enviado a este reecinto.
Es mAs; estan pendiente las futuras generaciones,
que nos maldecirAn si nosotros, por espejismo, o por
falta de comprensin, no sabemos sostenernos en Ta
brega, hasta veneer el mal interno de desmoraliza-
ci6n, venciendo tambi6n el mal extreme de la inter-
venci6n. ,
(Aplamsos.)
(Varios Sres. Representantes, en conspaina Sel
Dr. Ferrara, se acercan al Dr. Verdeja, al que acom-
paiian a ocwpar la Presidencia.)
(Abandona la Presidemca el senior Panadds, y la
ocwpa el Dr. Verdeja.)
(Eran las ocho y veinte p. m.)
SR. REY (SANTIAoo) : Pido la palabra.
iSR. PRESIDENTE (VERDEJA): Tiene la palabra el
Sr. Rey.
SR. REY (SANTIAGO) : Sr. President y sefiores Re-
presentantes: Habiamos convenido un grupo de Re-
presentantes, tanto del Partido Liberal como del
Conservador, que fuera el Dr. Ferrara, una de las
personalidades mns salientes del Partido Liberal,
quien hiciera esas declaraciones en nombre de la to
talidad de la GCmara; y yo quiero, en nombre del
Partido Conservador, ratificar las declaraciones que
ha hecho el Dr. Ferrara, y declarar ademis de una
ananera expresa, que en estos moments el Parti.lo
Conservador, por unanimidad, se inspire en el bien
de la Patria, sin tener en euenta para nada, deta-
Iles que pudieran en otras circunstancias ser impor.
tantes, pero que en estas forzosamente, tienen que
pasar desapercibidos. El Partido Conservador, ha.
ciendo suyas, repito, las palabras del Dr. Ferirnra,


reitera, por mis labios, la confianza al Sr. Presiden-
te de este Cuerpo, Dr. Verdeja, y le ruega que ocu-
pe, como lo esti hacienda en estos moments la Pre-
sidencia. Y esto ya habria terminado aqui, sino fuese
convenient y necesario a los interests de la' CAmara,
que yo aclare, que las declaraciones aqui hechas por
el Dr. Verdeja, no pueden tener un caricter afirma-
tivo, un carckter matem6tico, sino que 61 les decia ante
la posibilidad de que efectivamente no existiera el
quorum; 61 admitia que recayera sobre .61 la responsa-
bilidad enorme de una infracci6n reglamentaria, ante
la conveniencia de ]a Patria y los dolores de esta.
Es decir que es precise hacer esta rectificaci6n, pa
ra que 61 no pueda ser responsible en ningfin mo-
mento de esos concepts err6neos, pues solamente ha
certificado lo expresado por los Sres. Secretaries de
la CAmara.
,SR. DE LA CRUZ ('CARLOS MANUEL) : Y qu'e yo por
mi honor, y por el de la Patria, he declarado que
hay quorum.
'SR. BUSTO (NEMESIO): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Tiene la palabra el
Sr. Busto.
SR. BUSTO (NEMESIO): Yo quiero tambi6n, sefio-
res, pronunciar breves palabras en nombre de los po-
pulares que nos sentamos en esta C'Omara de ftepre.
sentantes, para significar que nosotros tambi6n esta-
mos de perfect acuerdo en apoyar al Dr. Santiago
Verdeja en todos los moments y m6s en estos difici-
les porque atraviesa la Repdiblica. El, como si ha de-
clarado hoy aqui en la CAmara y se ha reconocido
siempre desde que ocupa ese alto sitial, ha cumplido
con el Reglamento, ha guardado toda clase de consi-
deraciones a sus compafieros de este Cuerpo Colegis-
lador; pero en estos moments ain en el caso de que
61 hubiera pasado por encima de algidn precepto re-
glamentario, la salud de la patria lo exigia y noso-
tros, lejos de reprobarle su conduct, debemos aplau-
dirlo porque es un deber de todos los cubanos.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): La benevolencia de
mi distinguido amigo el Dr. Ferrara, como la de los
Sres. Rey y Busto y al igual la de los demi s com-
pafieros a la que yo correspondo desde el fondo de
mi alma, me han traido al punto de tender que Tholes-
tar la atenci6n d-e vosotros; pero he de ser muy bre-
ve, tan breve que voy a Pintetizarlo en estas frases
nacidas en el fondo de mi alma: la de daros sincere
y sentidamente las mas expresivas gracias: Que to'do
sea por Cuba.
Se va a dar lectura a los articulos 31 y 32.
SR. HERRERA SOTOLONGO (PEDRDO) : Pido la pala-
bra para una euesti6n especial.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Tiene la palabra ol
Sr. Herrera Sotolongo.
SR.. HERRERA SOTOLONGO (PEDRO) : Para hacer
constar a la Chmara que yo renuncio al acta de Re-
presentante.
SR. SOTO (OSCAR): Hay algunos arttculos cuya
discusi6n se ha dejado para despu6s. Seria tau ama-
ble la comisi6n que aceptara que estos arficulos se
diseutieran junto con los otros?
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO) : No hay in-
conveniente.








30 DIARIO DE SESIONES DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES


SR. PRESIDENT (VERDEJA): b EstA de acuerdo 1
CAmara en que se suspend el debate sobre esti
asunto ?
,. ,,,i, (if ir;, ,,,t;,i ).

SR. DE LA PERA (LUCILO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Tiene la palabra e
Sr. Lucilo de la Pefia.
SR. DE LA PERA (LucILo): Sr. President y iefi:,
res Representantes: La labor que acabamos de rea
lizar en estos instantes, ratificando la unanimida:;
de pensamientos de que se ha hecho objeto al doctor
Santiago Verdeja, Presidente de este Cuerpo Colegis.
lador, quedaria trunca, quedaria incomplete con ik
realidad circunstante, si ella no respondiera a ur
estado de Animo en que estuviesen reprel'sent,.l.. to
das las tendeneias, todas las aspiraciones *y opi'ione,
de los distintos components.
Como el Presidente de d la CAmara debe ser la re;
sultante de la confianza y del cariffo ,de la mayoria
abrumadora de la misma, nosotros no queremos em
pefiar, por un solo moment o instant, 6sta nuestra
ratificaci6n de confianza con nada que ipueda ser la
inconformidad de ninguno de los sefiores Represen-
tanteQ que se sientan en el hemiciclo; y sin perjui-
cio de respetar profundamerite 1las convieciones pa-
tri6ticas, los desencantos politicos y los dolores mora-
les que pueda tener en estos instances el doctor
Herrera Sotolongo, apelando simple y puramente a
su. .,,iT-llr.1.-1 condici6n de ,.'rili' qr.-, que,no empe-
fie y perturbe el moment satisfactorio, el instant
feliz, la dichia fu.gaz que en estos moments no hemos
podido apreciar en nuestras almas aunque no sea
mas que por esa reflexi6n y simplemente p'ara decir
que debe guardar para otra oportunidad sus ideas y
que no quiera constrefiir e'n estos momentous el cora-
z.i1i pr-lpitant-l. de la COmara. (AiT7Jr io.
SR, REY (SANTIAGO) : Pid'o la pl;ihbr;1.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : Tiene la palabra el
Sr. Rey.
SR. REY (SANTIAGO) : Yo voy a permitirme -h.aer
a la Oamara un ruego que ereo oportuno, con muy
breves 1.inl.. -i y.esta vez con la e--.iriLi., absolute
de que he de identificarme co' todos y cada uno de
l.os s..ic,!:.... R.-l.r ,eit .ntd. que pertenecen al Parti-
do C'.:.'-rv:i.,n l C'ni ei, seguridad absolute invoco
la autoridad que aqui represent colectivamente,
para hacer un ruego sincere y carifioso al doctor Pe-
dro Herrera Sotolongo, para hacerle un ruego sincere
de que retire esas manifestaciones .aue acaba de pro-
nunciar y que envuelven el prop6sito de retirarse de
tc-t h.:'iiii,.il,, porque en nomljr,. dle e.a m.al'iota yo
declare sincera y lealmente, i.-.pondiien.l- o isi a un
estado perfect de mi conciencia, que ha sido uno de
los hombres mas sinceros, miAs honrados, que con
mis amor a la Patria y a las instituciones ha hecho
un .-tli,. perfect del proyecto de ley que *se de-
bate. (Aplausos).
No ha habido en 61 prevenciones de earacter po&;
:ltico, no ha sido inspirado por ningiin interns mez-
quino. Yo he cambiado repetidas veces impresiones
con 61 y me he convencido de que tenia puntos de
vista diametralmente opuestos a. los anit:ie.s ~ le esta
Ley pero inspirado en iguales l>atri, t1;:-ls .*ntiIrii i
tos, en iguales sinceros -niirii.iito'i de 1: Pitria.
Un lioinmre que ade esa manera vine aqui a dis~u--


a tir una Ley que estima.que puede per.juiicarn.is en
e el porvenir, merece una consideraci6n de esta colectivi-
dad, 1I1:''ii. no1 lia venido inspirado por ninghn inte-
r6s politico ni mezquino; y yo declare que muchas
veies ie coincidido con 61 en determinado orden
sentimental, pero las necesidades del present mo-
mento y la realidad me han obligado a pensar en 'Cuba
1 prescindiendo de posibilidades .li"i-'r,-:i, que noso-
tros mismos .: :j.,-rI.iii:.. Por esa raz6n yo ruego a
* mi ,li.t;i.:'.i;,l '!ij,'.,'.e.'. Pedro Herrera Sotolongo,
- en nombre del Partido Conservador, que retire la re-
nuncia presentada y que est6 perfectamente conven-
cido de que a.enta con nuestros respetos, con nuestras
Sconsidcracia.ies porque conocemos perfectamente sus
sentimientos hacia. la Patria, (Aplausos).
S SR. FREYRE DE ANDRADE (GONzALO) : Pido la pa
* labra..
SR; PRESIDE ITE :(VERDEJA): T-* 1 la palabra S. S.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GoNzAuo) : Sefior Presi-
Sdente y sefiores Representantes: Si no fuera yo el
atutor y ponente de este iproyecto. de ley, ,con today
segnridad no pronunciara una sola palabra, ya que
Svan m6s que a caier en el acerbo comuin, al efecto quf
ttddos, nosottos hemos exprl~:...l .,- sentimos por nues-
tro compafiero el senior Pedro Herrera Sotolongo.
SHace unos moments me a iernui. a 61 para pedirle
despu6s de todo las mias no van a resolver nada y no
van mAs que a Caer en el acerbo oomin, al afecto que
de amigo a igoamigo que I7i. .ti.ra .1r Su actitud, y ime
imara r.1:irq'e estaba absolute y d.1f inirvamente de-
rrotado. Esti :mis equivocado que nunca el senior Pe-
.dro Herrera Sotolongo, El triunfo del senior Pedro
Herera Sotolongo en la tarde de ayer y en la noche
de boy es absolute y definitive, porque el senior
HLI.r.a Sl)otolonu.., sin una sola frase de oltrui.:..-.
,.:n frase.s brill.intes 61 solo ha I.oil.,itido con today
lai CAmara'; y el- eo de sus palabras y la constancia
y el testimonio del "Diario .de Ssi:neii.C" han: dicho
ayer, dijeron hoy y dirAn mariana, si son o no son
brillates sus concepts y sus ideas, si son o no aten-
dibles. Y que .su .1.lrrofa no sea, aeaso como 61 ha
Iinns.-iulo. fs triinl e :le mafiana, nosotros, los quae
constantemente, e-n aI.s sucesivos nos dl.iatinin, en
estas lui.hli .-el.i..-i ',.in' que :los hombres combaten
por la ju.sti-ia, sabemos cada (lia donde esta la ma
yoria y donde esta el triunfo, a.,:i1?ental, done estA
el triunfo Idefinitivo de las ideas que se debate y
cue .ol:i'-nenIe deciide la hisloria. '(Ilu bieAn.) "'
Nosotros .,a1:einui. que hoy combatimos cada uno
,por una idea prlF.i:n, y que de parte de ]a idea nues
tra estA la victoria ,de hoy, pero nadie puede afirmar
ue'al es la victoria del mafiana. El senior Herrera So-
tolorigo ha tenido 'el triunfo de hoy aen cuanto al
efecto, en euanto a la brillantez ide los arguments.
La historic dirA d6nde esta el triunfo definitive de
todos nosotros.
SR. GIL (HELIODORO): Pido la palabra.1
SR. PRESIDENTE (VERDJA) : Tiene la pal'abra el
senior Gil.
,SR. GIL (HELIODORO) : Para rogarle al senior He
rrera Sotolongo, en nombre de sus compafieros, que
retire su renuncia, que la retire, porque 41 en un
instant ha podido estimar, euando apelaba al Par-
tido Liberal en su duda ilepe,'to al quorum, que el
Partido no tom6 en c':nii',lra,:ii'n su petici6n; es
preoiamente porque los que nos .sentamos en estos








DIARIO DE SESIONEB DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES 31


bancos, teniendo absolute confianza en el compafiero
que ocupa la Secretaria, vimos que no habia mAs que
un error de apreciaci6n, que existia el quorum y
por lo tanto que tendria que aceptar las manifest
clones de un compafiero tan respetable como el que
ocupa la Secretaria. No hay, por un amor propio mal
entendido, que sostener la renuncia que ha presenta-
do de su cargo; y en consideraci6n a este afecto que
le tenemos, no debe ni un moment mas demorarse
en retirar la renuncia. (Muy bien.)
SR. REY (SANTIAGO): Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE (VERDEJA) : Tiene la palabra. el
senior Rey.
SR. REY -(SANTIAGO): He pedido la palabra en
nombre del Dr. Herrera Sotolongo, para declarar
que agradece profunda. y extraordinariamente el ho-
nor que le ha hecho la Camara pidiendo que retire
su renuncia; y que su conduct posterior serA un tes-
tim:onio de lo que 61 ha agradecido esta demostraci6n
de la Camara. (Aplausos.)
SR. PRESIDENTE (VERDEJA) : .Se va a dar lectura al
articulo 34. Se pone a discusi6n.
SR. GUTIERREZ (VIRIATo): Este articulo guard
relaci6n con un articulo precedent, que fu6 retira
do. En vista de ello, creo que este debe ser retirado,
pero deseo oir al senior Freyre die Andrade.
SR. FREYRE DE ANDRADE (GONZALO): Pido la pa-
labra.
SR. PRESIDENT (VERDEJA) : Tiene la palabra el
senior Freyre de Andrade.
'SR. FREYRE DE ANDRADE- (GONZALO) : En mi con-
cepto no se trata del mismo caso; puedo declarar an-
te la CAmara, que me siento un poco cohibido para
decidir; porque hasta ahora me daba calor, me da-
ha seguridad en mis frases saber que tenia frente a
mi un eontraste vigoroso en la palabra brillante del
Dr. Herrera Sotolongo; pero en los moments en que
precisamente falta frente a mi ese contrast, me sien-
to dbil para seguir afirmando, no me 'atrevo ya a
pedir el triunfo de mis doctrinas cuando s6 que quien
venia combatiendo como esforzado paladin, se ha
retirado de este debate, dejindome casi solo. Pero
como no puedo hacer por mi mismo el renunciamien-
to de mis convieciones, yo afirmo que este a-rticulo
ro debe ser suprimido. El Dr. Herrera Sotolongo
afirm6 que se debia suprimir la paralizaci6n en
cuanto al pocedimiento principal cuando se estable-
se recurso de infracci6n de Ley. pero las siplicas no
son recursos de infracci6n de Ley, con cosas distin-
tas. De manera que yo pediria que permaneciera el
articulo como est'.
SR. L6PEZ (GERMAN) : Pido la palabra.
S~. PRESIDENTE (VERDEJA) : Tiene la palabra el
Sr. GermAn L6pez.
Sn. L6PEZ (GERMAN) : Yo deseo hacer unas breves
manifestaciones, porque quiero que se tenga en cuen-


ta para justifear la actitud que habr6 de asumir des-
de este moment en lo sucesivo. He tcnido tiempo,
en el lapso qile ha transcurrido desde que abandon
el Sal6n de Sesiones hasta este moment, he tenido
tiempo de recoger la impresi6n de personas que co-
nocen esta material a fondo, y he recibido la senha-
ci6n de que lo que la C6imara est6 realizando no es
una buena obra. Y permitanme los compafieros que
est~n votando en favor de esta Ley que les diga 6sto
que he recogido de labios de personas ajenas a esta
C.mara y que, por lo tanto, estAn a cubierto de inte-
resados apasionamientos. Yo, que tengo el prop6sito
de coadyuvar a toda buena obra, no lo habre de ha-
cer en este caso, porque estimo que no lo es; y tengo
el prop6sito, a partir de este instant, de que cada
vez que se vote un articulo de esta Ley, que entrafia
extraordinaria gravedad, se vote nominalmente, pa-
ra que en el dia de maffana se conozca la forma en
que cada cual ha votado.
SR. PRESIDENTE (VERDEJA) : Se pone a votaci6n la
modificaci6n introducida.
SR. L6PEZ (GERMAN) : Nominal, Sr. President.
SR. PRESIDENT (VERDEJA): Se pone a votaie6n
nominal, por haberlo solicitado un senior Represen-
tante. ContestarAn si, los favorables a la modifica-
ci6n; no, los contrarios.
(Se efectia la, votaci6n.)
SR. REY (SANTIAGO) : Yo pido por un moment,
que se suspend la votaci6n y suspendarmos la se-
si6n, porque muchos Sres. Representantes se me ban
acercado, en mi carActer de leader, y me han pedido
iutorizaci6n para 'abandonar el hemiciclo de la C,-
mara.
SR. L6PEZ (GERMAN) : Yo lamento muchisimo opo-
nerme a esa petici6n, pero es reglamentario que no
se pueda suspender una votaci6n. El Presidente lo
sabe y yo apelo a 61 para que interpreted el'Reglamen-
to en la forma que acostumbra.
SR. PRESIDENTE (VERDEJA) : Continfaa la votaci6n.
SR. REY (SANTIAGO) : Yo mantengo la petici6n pa-
ra despu6s.
(El Oficial de Actes continia paRando la lsta.)
SR. PRESIDENTE (VERDEJA) : Han votado 63 seiio-
res Representantes; 59 que si, y 4 que no.
SR. FERRARA (ORESTES): Yo pido [a suspension
del debate para mafiana .
Sn. Soro (OSCAR) : Yo la apoyo.
Sn. FERNANDEZ HERMO (LORENZO) : Y yo tambien.
Sn PRESIDENT (VERDEJA) :. Esta conTorine la
C(mara con la suspension del debate?
(Seiiales afirmativas.)
Aprobado.
Se suspended la sesi6n.
(Eran las ocho y cincuenta p. m.)


IMP. P. PERMANDZ V GA., P1 Y MARGAILL 17, MHANA




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs