Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/00913
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID00913
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text



REPUBLICAN DE CUBA


DIARIO


CAMERA


DECIMO


DE


SESIONES


DE LA
DE REPRESENTANTES


PERIOD CONGRESSIONAL


SEGUNDA LEGISLATURE
VOL. XXXVII LA HABANA, 9 de Diciembre de 1921. NUM. 9


Sesi6n Solemne de 7 de Diciembre de 1921 en honor del Mayor General
Antonio Maceo y demas martires de la Independencia


President: Sr. Santiago Verdeja Neyra
Secretaries: Sres. Jos6 R. del Cueto y Germin Wolter del Rfo
SUMARIO

A las 9 p. m, se abre la sesi6n. Discurso del Sr. German Wolter del Rio. -A las 10 y 55 p. m., la
Presidencia levant6 la sesi6n.


SR. PRESIDENT (VERDEJA) : Se abre la sesi6n.
(Eran las nueie y quince p. m.)
Tiene dla palabra ,el senior Wolter del Rio.
SR. WOLTER DEL RIO (GERMAN): Senior President
y sefiores Representantes: Una Ley de la Repdblica
declara dia de duelo national el 7 de diciembre de
caida afio, y un acuerdo de esta C'mara dispone que
en .este idia se eelebre, cada afio tambi6n, una sesi6n
solemn, una verdadera velada fi'nebre en honor del
Mayor General Antonio Maeeo, de su ayudante Pan-
ehito G6meq Toro y de todos los mkrtires die LIa Inde-
pendencia cubana.
Los passes aliados en la filtima guerra idel mundo,
para honrar a sus m irtires, han ido de lo ignorado
a lo conocido; los Poderes de la R.ep,(ili-a 'de 'Cuba y
]a C6mara Cubana, en objetivo semejante, han ido y
van de lo conocido a lo desconocido. Acquellos paises


aliados han tornado unos restos, absolutamente des-
conocidos, acaso del mAis pacifico de los combatientes,
tal vez del menos guerrero de los hombres, y en esos,
restos .quieren honrar y honran a todos los que han
luchado por el triunfo ide sus programs b6lieos. Los
Poderes Piblicos de Cuba y esta C'mara han particdo
y parten no de lo ignorado para ir a lo conocido, no
de unos restos faltos de identificaci6n, sino de uina
fecha, que os como dijo Victor I-Hgo la idea conver-
tida en cifra, idea de veneer en la lucha por la li-
bertaid o morir por ella, para conmemorar 'en lesa
fecha en la que cay6 un hombre de origen humil'de,
pero que oonquist6 la gloria y' los honors del cono-
cimiento, las fechas deseonocidas en que cayeran to-
dos los mirtires cubanos, tanto los que reciben la
luz de la IHistoiria como aquellos *qu.e permanecen
hubrfanos ide la notoriedad.







2 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESS. CAMERA DE REPRESENTANTES.


El asunto de estas sesiones anuales parece en '1o
absolute trillado y el orador designado cree que es
impossible espigar en lo que anteriormente ha mere-
cido ]a eloeuente palabra 'de otros compafieros; y
sin embargo, siemp're se encuentra motivo original
para oraciones semejantes.
Cuando haee muy pocas h-oras el senior Presidente
de esta Camara me comiunic6 la designaci6n por vir-
tud *de la cual bcupo esta tribune, vacil6 antes 'die
aceptar empefio semejante, vacil6, porque nunca me
he eneido con aptitudes oratorias, porque si no me he
creido 'el fltimo de esta C6mara en obros 6rdenes de
la vida, siempre me he reconocido de los menos aip-
tos -en estos torieos de Ia palabra; diud4, porque me
sentia realmente fatigado, abrumado por un excesivo
trabajo, porique me sentia abatido por los rumors
que vienen eirculando references a la felicidad d.e la
Repiblica, y temia que al aceepitar empefio de esta
indole yo pudiera ser indiscreto en mi oraci6n; porque
siempre he tenido muy present el pensamiento del1
inmoortal Miarti, Ia oratoria parece que tiene oomno
algo de vergiiensa en estos tiempos en que las pala-
bras sobran y los hechos faltan; vaeil6, y sin embargo
llegu6 a determinarme a consumir este turno, por-
qu e mhs pudo en 'mi el deseo de cumplir con un Ideber,
porque pens6 que aeaso el senior Presidente de esta
CiOaara al honrarme con su designaci6n, no ignoran-
do mi falta de condiciones oratorias, tuviera funda-
menta'lmente present las circunstancias ide que en
mi concurren una voluntad honrada, un carabcer ci-
vico y sinoero y aal Ipropio tieemipo 'disereto, para no
discurrir demasiado respect a temas 'esabrosos, ei-
tando sin embargo anteoedentes ciertos y situaciones
excepcionales.
Estas sesiones solemnes comenzaron a celebrarse
en el afio 1909 y aqui 'es't6n presents el General Gon-
zaiez Clavel y 'el senior Pardo Su'rez, autores, de esta
iniciativa. En todo el tiem'po tra'nscurrido desade
1909 hasta la feeha, jam as la CiAmara eubana se ha
reunido para honrar a sus mArtires en situaci6n mis
dificill para la Repiblica, que la que actualmente
se atraviesa, con difieultades reales o puramente lar-
tificiosas.
En el present mes ide diciemibre, del .que apenas
han transcurrido siete dias, se hian eelebraldo en dis-
tintos templos religiosos estableeidos en nuestro te-
rritorio, rogativas especiales len favor del sosteni-
miento Ide la Repiblica; en las reuniones pirivadas
se oye hablar 'de amenazas contra los intereses na-
cionaales y la Prensa toda, sin distinci6n de partida-
rismo politico, haee referencia a las idesgracias que
nos afligen para indicar si unos u otros son respon-
sa'bles die las mismas; y' afn ,en el extranj.ero se pu-
blican caricatures ofensivas plara la Naci6n. Y ese
movimiento de alarma o de inquietud ha logrado
alcanzar caracteres tan 'excepcionales, que en el pro-
pio dia ide hoy en uno die los peri6dicos que se editan
en nuestra capital con motivo de la funci6n que anun-
eia unna empresa, mercantile se hace Ia afirmaci6n
eateg6rica de que sobre la Repiblica se ciern'en des-
gracias irreparables y que ella sufre las mis graves
aflicciones. La afirmaci6n que me habeis 'oido sobre
el abatimiento de mi espiritu no es pues una insin-
cera 'exeusa de esas de las que generailiente se vale
la oratoria charlatanesca; pero justamente ha sido
por raz6n de esias speciess inquietantes por lo 'que he.
aceptaido el honroso enceargo del senior Presidente


de esta 'C'mara. Al fin, nadia es indtil en la vida;
acaso mi palabra torpe no sepa mover y realzar las
memories de nuestros heroes, pero viene humilde y
decidida a servir la causa por la que ellos murieron,
come fu6 a la guerra aquel espartano impotent por
su ceguedad que al ser interrogado por un coompa-
iero sobre la eficaeia .de su concurso contest que
su 'cuerpo al menos habria de servir para que en 61
sufriera mella ell sable de un enemigo.
No ocupo esta tribuna ipara colaborar en la obira
de la ret6rica cuibana, sino para servir los interests
de la Historia, para reclamar los derechos Ide los natr-
tires, que son los dearechos de la Patria. Estos ho-
menajes dieben realizarse con una double signifi'aci6n:
como una funci6n de justicia p6stuma que al propio
tiempo hace ver lo inmortall ,de los falls ide aquella;
y como actos de fines utilitarios o prAeticos, para
que esas vidas sirvan de ejemplo y ensefian a vivir,
para levantar el espiritu coleetivo sefialando to 'que
debe ser el present que los hombres pasados nos ile-
garon, para que observen los contemporkneos que .as
virtudes se premian y forman un capital que ide-
jasmos a nuestros hijios, para que el mundo sepa bien
nuestro dereeho y nuestra resoiluei'6n :de constitair
un Estado soberano. Pero hay que confrontar el pasa-
do 'con el present, para decir si Ia obra de aquellos
s'e ha realizado, para anotar si la continuaimos o di-
fircultamos, para observer si estuvieron o no equivo-
cados al creernos merecedores de la Independencia
los que lucharon por ella, para ver, ien fin, si somos
digpos de rendir un homenaje, ai somos aptos para
el tribute. El homenaje 'redlama aptitudes, condicio-
nes especiales ein quilen lo rinde. El coimpailero del
Titan Maeeo, el ap6stol Marti, puro coano aqu6l, y'
como aqu6l, enemigo del insincero aparato de las ico-
medias humans, dej6 escrito, para que no lo olvi-
demos y ,para recordarlo en homenajes como el ide
esta noche, que un pueblo libre y just es 6l mejor
triibuto plara los que se han sacrificado por 61. No
quieren pues, ni necesitan nuestros mfirtires la reali-
zaci6n de estos homenajes de la ipalabra. La fieci6n
y el formullismo 'pretenden imperar en todas las ma-
nifestaciones humans, no consintarmos que se apode-
ren de estas fiestas deo nuestros muertos queridos,
y no callemos ,en ellas lo que su recuerdo ondeua
afirmar. Esbos actos no pueden ser ni lUgrima, ni
alabanza, solamente-; las circunstancias que 'parecen
near raz6n a las luchas ide nuestros mArtires exigen
que estos homenajes sean tambi6p, y fundadaamente,
defense de nuestros heroes, afirmando y justifican-
do sus nobles sacrificios.
Aquel pensauniento del Ap6stol fu6 sin duda la
causa de que cuando yo recibiera la in'vitaci6 p.ara
este acto, me formulara inmiediatamente estas dos
preguntas, cuyo asunto constituirh tema de mi dis-
curso: Ltenemos aptitude para honrar a nuestros miar-
tires? Mliereoe el pueblo cubano el sacrificio die sus
heroes
Contestan afirmativamente a estas preguntas la
conduct abnegada de estos mirtires a quienes hoy
rendimos homenaje, el afan labbrioso de nuestros
,rrb-.,tll l,,,. la constancia dell obrero de nuestras
fAbricas, los sanos entusiasmos de nuestra juventud.
No pueden sonstituir elements para ei ju.icio; no
pueden ser respuesta de estas interrogacionies las .eo-
micildades y miserias del politicastro que con falsas
palall as en la tribune o con in'aerecidos eliogio. en







DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-- CAMARADE REPRESETANTES 3


la prensa sorprende la buena fB de nuestro pueblo,
ni 'el mandatario venal que ultraj a nuestros honors,
porque ni unos ni otros constituyen el vendiadero
pueblo de Cuba, ni lo representan, no han represen-
tado a ese pueblo al que no solamente han dejado
de dirigir hacia el sano progress, sino que hasta
han llegado a contender.
No puede habl'arse de incapacidad del pueblo
de Maceo y Panchito G6ne7z, no se le puede atri-
buir la 'responsabilidad de los errors padecidos.
Las virtudes de nuestros mAirtires y la observaei6n
serena die nuestra corta vida republican autorizan
y exigen que se afi.rmen con todo 6nfasis las si-
guientes conclusions. Si es cierto que la libertad
de los pueblos atraviesa tries etapas, constituida
la primera poir el anhelo de esa libertad, le segun-
da, paor su conquista y la ultima, por su arraigo
y justificaci6n, Idebemos doolarar p blicamente que
el pueblo cubano en esbe process evolutivo de su
libertaid no ha podido desgiraciadaimenbe manifes-
tarse en ese tercer period del movimiento, el del
arraigo y justifieaoi6n de esa libertad, .por la ac-
ei6n Ide circunstancias internal y externas, que
dirianse enemigos, y contra las que debemos unir
nuestras voluntades sin distincii6n ninguna pair-
tidaria, en forma de que podamos mierecer que nos
11amen .dignos deseendientes .de Maceo, de G6mez,
die Marti, de C6spedes y d'emAs patriots cubanos.
Nuestra Patria se ha 'desenvuelto y se d'esen.vuel-
ve no :con voluntad y espon'tAuea manifestaei6n, sino
sujeta a limitaciones y ordenamientos exitrafios que
han cambiado el ciurso natural de nuestra vida
cada vez que lo hemos estado tomando; hemos
tenido que vivir fuera, .de la naturaleza y de sus
eyes; no hemos podido fijar y seguir nuestro
rumibo.
Qlue no se able de nuestras aflicoiones econ6-
micas, ni de las luchas, a veces violentas, de nues-
tra poltica partildaria para deduci:r de oeiHas in-
capacidad coleitiva, porque la Historia no sefiala
una sola nadi6n cuya organizaci6n no haya sildo
tormentosa. La capacidad de los eubanos para el
gobierno propio y sus sentimientos de independen-
cia nuh'a eclipsados son principios que pro-
clamian la vida de Antonio Maeo y las de todes
los miartires eubanos.
La C&mara ha recojido la ensefianza Idel Ap6s-
tol y ante el possible aturdimiento de nuestro pue-
blo nos cita a esta sesi6n, a estas tumbas de los
heroes eubanos, en las que la pasi6n partidaria se
deltiene para ,que 'con el ibrillo de esas vilrtudes,
mks hermoso en la muerte, renueve, si es precise,
la determiinaei6n y la fuerza ide imitarlos.
No es necesaTio repetir la enunciaei6n de esas
virtues. La vida ide Maceo es sobradamente co-
nocida del pueblo cubano, y sabiamente se ha es-
tudiado cada afio desde esta tribune, ocupada a ve-
ces por quienes tuvieron el honor de ser sus compa-
fieros en el clampo de batalla.
&Qu6 aspect de Maeeo no conocido, o al menos
.no estudiado en las sesiones preoedentes ide esta
C(anara, puedo yo sefialar esta nuoche? Hace muy
breves moments el distinguido Generall Gonzklez
Clavel, Senador ,de la Repiibliica, que tuvo el al-
to honor 'de ser su Ayndante de Campo, me in-
formaba sobre el temperament, a ve es tocado por
la supertici6n'die nuestro inimortal Titan. Tuvo raz6n
de ser esta caracteristica superticiosa ide la perso-


nalidad de Antonio Maceo, porque segrn la feliz ex-
presi6n 'de Marti, Maoeo era hijo de le6n y de leona,
porque su apellido al igual que el ide Miarti, como 'el
de Mlarmol, su primer jefe en la Guerra .de los diez
afios, 'como el nombre propio del Generalisimo Ma-
ximo G6mez, comenzaba eon esas dos lebras que son
tambien iniciades de la palabra que en nuestro idio-
ma expresa el ser mis grande de la ereaci6n, lo que
represent y da la vida misma, lo que significa abne-
gaci6n, y ia mds absolute consagraci6n, porque Ma-
ceo empieza con las dos letras inieiales de Madre, y
.41 di6 Ja vida a la Repiblica; tuvo raz6n de ser su-
perticioso porque su propio apellido significa la ac-
ei6n de macear, y 'macear es da'r con la maza, y Ma-
ceo fu6 una continue maza .contra las cadenas de la
ilibortad, contra la opresi6n que sujetaba a la Repd-
bllica (Aplausos). Raz6n tuvo Maceo plara ser super-
tieioso. Naci6 a 'la vida de la Repiblica, no con un
jefe ignorado, sino eon un general .euyo nombre es
el mismo ide ila pieddra de 'a que nos valemios para dar
vida e inmortalizar al sentim'iento. .,C6mo no ha-
bria de serlo :el hombre que antes de los veinte alos
luchaba por la independencia de su patria y antes
die los treinta era Mayor General, y tenia :mIs he-
aridas, tres veces, que grades hay en Ia gerarquia mi-
litar, y nifio afn, en los eampos de la Revoluci6n, tie-
ne el alto honor de ser jefe de su propio padre? La
embarcaci6n que le trajo a Cuba desd& playas extran-
jeras en 1895 tenia un nombre exoeipcional, propio
para su indomable pasaje'ro, se Ilamaba "Honor";:
dos noehes antes de su muerte atraves6 casi solo la
bahia del Mariel en un pequefio bote liamado ''For-
tuna", y si 6xito feliz tuvo en esa arriesgada travesia,
diriase que al abandonar el bote abandou6 tambi6n
la fortune; raz6n tuvo para ser suipertioioso quien
habiendo sufrido tantos ataques, quien reeibli6 tantas
heridas, quien corri6 tantos peligros y pudo encon-
trair la muerte en cualquier lugar de sencilla d'eaomi-
naci6n, anticipindose a la gloria, para comunicarse
mis pronto eon el ltlavero del eielo; encuentra la mnner-
te en un lugar al que este filtimo di6 su nombre,
muere en la finca San Pedro y como un verdadero
Titan result un gigante que toma el cielo por asal-
to. Solo Dios es capaz de preparar coincidencias se-
mejantes, produncidas en cada uno ide los aetos de
este gigante. En 1878, un pacto engaiioso, como en-
galiosos son todos los acuerdos* que en alguna forma
restringen el deseo de libertad, obseureei6 el sol de
la emancipaci6n, y contra ese pasto del Zanj6n pro-
test6 Maoeo en. su conferencia eon Martinez Campos,
hacienda inmortal los Mangos de Bairagud, ,en que esta
iltiama se cellebrara; y en el mismo Baragua, eon
coincideneia que no parece humnana, inicia 17 afios mAs
tarde su gran mrovimiento invasor de 1896.
Los actos mismos relaeionados con su muerte, tie-
non la significaci6n de los simbolos. La tierna aten-
ci6n amorosa de una nmujer cubana le habia obsei
quiado en esa provincia occidental muchos meses an-
tes de su muerte con un pafiuelo de estaumbre, y al caer
de su caballo, muerto, en San Pedro, quoed flamean-
do en su montura come primer ofrenda al caido y
ta~mbi6n aomo bandera 'de amoir aquel puro testionio
de adhesi6n; y mere junto a 1 con fidelidad extraor-
dinaria para reafirmar la intima uni6n que debe
existir entire todos los hijos de esta tierra, su ayu-
dante el hijo querido del General en Jefe de la Re-
volucoi6n, aquel Panehito G6mez que nacido en la
manigua eubana muere en ella, que viendo herido a







4 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMLARA DE REPRESETANTES


Maeeo grita que va a morir al lado del General, aquel
nifio que sangrando per miiltiples heridas fu6 rema-
tado porque segihn sus victimarios las palabras que
expresaba eran .de provocaci6n, cobarde iexeusa ide
quienes en su terror al insurrecto cubano ni veian la
imposibillidad de toda fisioa agresi6n por parte del
nifio oeado y sus aeompafiantes, ni eran caepaces de
sentir la significaci6n ide una alitivez y la !belleza ide
una gailardia.
Ignorantes los enemigos del alto rango de los cai-
dos quedan estos abandonados en el campo breves
mementos hasta que sus herrmanos de libertad recu-
peran sus ,ea'dveres y preparan sus funerailes. En
dos caballos realizan estos funerals diel Titan y su
ayudante, y en dificil y afligida peregrinaei6in se
busca el lugar secreto para levantar al fin la caepilla
ardiente, en primitive bohio criollo, miAs propio para
el aeto por el defeeto mismo de su techo, que permitia
'a concurrencia de las estrellas, .que con Jos cirios fu-
nerarios, rcomapuestos de cera amarilla y de lienzo por
pabillo, y los rostros y las posturas y los trajies de la
guarldia de honor, constituian un conjunto de realida-
des que hacia pialideceer la inspiraci6n del artist de
los primeros funerals,
Constituida la Repfblica se erige al Titan una
estatua ecuestre on parque principal de esta ciudad
y eritioaeda la simple colocaci6n de la estailua mismia
por razones de supuesta blelleza la coincidencia qui-
so, sin que nadie pusiera euidado en elilo, que el recio
cuerpo que en el monument representa al Lugar-
Teniente de espaldas al !mar, y mire -a tierira, como
si no quisiera salir de ella, ni dejar de verila, como si
solo ide la tierra cubana esperara la obtenci6n de nues-
tras felicidades.
De Maceo pued decirse que no obstante la riqueza
de nuestro idioma agot6 todas'aquellas voices con las
euales se exipresan las mis bells cualidades huma-
nas.
Maceo no fu6 soldamente un guerrero, fu6 tambikn
un organizador. En su misma correspondencia resal-
ta esta :cialidad. Al propio tienpo que 'dirige y pre-
para una batalia inmediata esta atento de la conduct
.del jefe insurrecto que no se mneve y euida de d que
es recauden fondos para el Delegado Revoluei'onario
Estrada Palma y en el Cubano Libre, para manite-
ner la mejor organizaei6n, aeonseja a los militares que
no 'distraigan su atenei6n escribienido en la prensa
y 1lo repite en carta intimna a Lacret, y en correspon-
dencia con Sanguily, respondiendo a esos priniai-
pios de organizaei6n, critical que en plena revoluci6n
se oonstiutya un gobierno en forma de Repfiblieia
doemocrftica cuando adn el 6xito feliz de las armas
no la ha impuesto y sefiala que esa organizaoi6n re-
publicana deberd hacerse despu6s del triunfo revo-
luicionario.
Maceo no fu6 solo guerrero, aunquie esta resuiltara
su condici6n exeepcional. En pueblo como el nuestro,
que tiene entire sus principles defeetos la insubor-
dinaci6n y la indiisciplina, 61 fue subordinado, civieo
y 'disciplinado, cualidades bien sefialadas en su oarta-
protesta al General Vicente Garcia oponi6ndose al
movimniento de la Lagunas de Varona en 1877, en la
quoe 'al propio tiempo que significa su disgusto eof
ell gdbierno de la Revolvei6n afirma la necesidad de
mantenerlo.
kfaceo fue desinterasado, afirmando esta cualidaid
eon. gesto repetido, bien escribiendo a Cisneros que
no aspira a ningfin cargo en el Gobierno de la Revo-


luci6n, su absolute desinter6s, su voluntad iinica de
servir' a la Repiblica, bien en carta al Generalisimo
signifidAndole que podia 'disponer de su puesto para
satisfacer vanidades o exigencias ajenas, aunque 61
pasara a ocupar an cargo inferior que no mereciera
ni por sus aniteeedentes, ni por su valor, ni por sus
virtues.
Fu6 trabajador, y cuando sus actividades guerre-
ras no podian manifestarse, oultiva el tabaco en Cos-
ta Rica, adonde come a un nuevo Cinoinato fu6 a
buscarle aquella adivina briijula que se llam6 Marti.
Fu6 perseverante, y en la protest de Baragua
afirm6 gallardamente esta cualidad.
Fu6 estratega y astuto, y per tener estas cualida-
des le nombran General en Honduras y idespuz s de
haber contendido en Peralejo sitia sin soldados, con
humo, a Miartinez Campos en Bayamo llegando 61 a
Holguin mientras el artibficio del fuego inofenslivo
simulador de un campamento se desarrolla; roba a
los griegos el secret ide su discipline que les plermiti6
la famosa retirada de los diez mil y sin hospitals,
sin remontas, sin bases ide provision, desarrolla en no-
venta dias la invasion que iniciada en Baragua. a
fines del 95 terminal en Pinar del Rio en los primeros
dias del noventa y' seis.
Fue previsor y en eartas a PBrez y a Foyo se ma-
nifiesta contrario a intervenciones extranjeras que
estimaba innecesarias e inconvenientes porque en-
trafiarian una gratitude pesaida.
Fu conciliador, y recordanido sin iduda que fueron
victims de las discordias privadas C6spedes, el pri-
mer Presidiente dde la Repfiblica en arm;as, y 'Cisne-
ros el segundo Presidlenite, seguido por Slpotorno, y
tantos otros miartires, en sus cartas y en sus actos
todos combat esas inltimas querellas.
Precoz f.u quien a los diez y nueve afios se lanz6
a una revoluci6n alcanzando a los veintisiete il grado
de Mayor General; valiente quien vaci6 la Geografia
en la Historia, porque no fueron sllo Peralejo, Sao
del Indio, Mal Tiempo, Coliseo, y Cacarajicara sus
acciones, ya que cada ciuddad,-eada pueblo, cada fin-
ca dan nombre a una batalla o a una idea del Titan;
fu6 excepciona'l pudiendo, niio afn, ser jefe de su
padre; y justicieieo; y tuvo la dignidad b-astantie para
ofreoer nasgos de justificados celo y snueptibilida-
dcs; y ofrece en fin un bello ejemplo de caballerosi.
Idad e hidalguia oponi'ndose indignado a a1 idea de
asesinar a 1Martinez -Caimpos, cuando acudiera a la
entrevista de paz de 18.78; y es por fin oportuno le-
vantando el espiritu revolucionario afligido por la
muerte del Ap6stol en 19 de Mayo ide 1895, con la
derrota que iniflingi6 a M1artinez 'Campos e'. Pera-
lejo.
Nuestro present es dificil, nuestro pasaido es glo-
rioso y idesde la primera de estas sesiones soilemnnes
en 1909 afirm6 la palabra elocuente del Dr. Cortina
la necesidad die .que en estos actos se examine nues-
tro pasado en relaci6n con nuestro present, prkctioa
indicada tamibi6n poir la palabra autorizada de nues-
tro ilustre maestro el Dr. GonzAlez Lanuza. Con este
examien relacionado se podra afirmar si somos dignos
de las virtudes y libertades conquistadas por nuestros
anitepasados. Porque estas vlaidas no pueiden ser
simple enunciaci6n de los meritos de nuestros mirti-
res, de la piropia manera que la Historia no es senci-
Ila narraci6n de Ila vida de los pueblos; no; estas se-
siones solmnes, hoy mias que nunca no pueden ser








DlAjlO DE SESSIONS DEL CONGItSO.- CAMIARA DE REPRESENTANTES. 5


lo que el premio en el ordien pedag6giico; mAs que un
premio p6lstumo, un acto de justicia deben y tienen
que ser estas sesiones solemnes, realizando una fun-
ci6n de defense de la conduct de nuestros heroes
para legar a la conclusion de que ellos no estuvieron
equivocados cuando pensaban que el pueblo cubano
tenia derecho a una ampla libertad, amplia y no men-
guada como la que actualmente tenemos. (Aplausos).
Nosotros mismos debeemos roeelamar la aten'oidn *del
mundo sobre la vida de nuestros, heroes, posrque la
Historia, llamada con raz6n la political dell pasado.
suele tender a la grandeza material de los pueblos
dejando en el oilvido a las pequefias colectividades
como la nuestra.
En honor de todos los mArtires de la Independen-
cia cubana cellebramos esta sesi6n. Son tantos que lie-
nan el cielo y representan toidas las virtuedes huma-
nas.
Ellos, dindolo a Culba, han 'dado a todo el Conti-
nente oel honor de una guerra de cien afios co'mo aque-
H1a de Francia limited ide dos Edades. Nuestra guerra
de eien afios comen.z6 en 1810 con la muerte del negro
Aponte y termrin6 -en 1898 con el tratado de Paris;
y si de los labios de Juana de Arco, ell ingl6s que acer-
c6 un nuevo lefio a su hoguera vio salir cuando ella
agonizaba, una paloma, que fu6 la libertad de Fran-
cia; cuando Vfaceo fu6 recilbido por San Pedro en la
tierra y no en el cielo, con vision colectiva del future,
no con apociaci6n del momtento, afirm6: Esto va bien,
dando asi sailida a la ipaloma ,de la ililbertad cubana.
iY que continue luchar en estos cien afios inicia-
dos en 1810 eon Aponte ofreeiendo en periods me-
nores de diez afios nuevas y nobles manifestaciones
de .rebWidia, con los Soles de Bolivar, con Agilero
y Snchez en CamagUey, con el Aguila Negra, con
el Mariscal Lorenzo, con Pleido y La Escalera, con
Narciso L6pez, con Pint6, eon. Cspedes, eon 'Calix-
to Garcia, con Bonachea, con SAnchez y Varona,
con la legi6n del 95! Y que temple el de una raza que
di un Vicente Aguilera, ejemplo, no igua'lado en el
mundo, de probidad, transportando a pie veinte mil,
pesos paira la Junta Revolucionaria, sin tocar Ide ellos
un solo centavo, porqu'e los golpes ide la Revolucei6n
habian empobvecido a quien como e1 naei6 lleno de
riquezas propias.
Nos iobservan las naciones todas, ;ms y r4is que nin-
gnna ua que se dice protectora nuest'a N que .n pue-
blo que lueha inecesantemente en el transcurso 'die cien
afios para obtener su independencia es impossible que
pueda perderla, que quiera perderla, que se resigned
a perderla, sean ouales fueren los errors ide sus go-
bernantes.
No hemos podido aleanzar el, terrier period de la
evoluci6n libertaria, el de su arraigo y justificaci6n,
por la aeei6n .de causes exteriores y no solamente
por razones internal. Sin embargo con absolute in-
justicia y con hondo disgusto por nuestra parte, ob-
servamos que alguna prensa extranjera ,de pais quoe
se dice amigo, que debe serlo, y que ojalA lo sea,'
present al pueblo cublano, en -estos dias, como inca-
paz -de la libertad. Iemos sufrido y sufrimnos real-
mente, quoebrantos en nuestra diemocracia, pero sus
causes no son solaumente intimas. Estas fltimas han
sido de continue pfibllicamente confusedias en nuestra
tribune y en nuestra iprensa, y no es necesaria una
nueva exposilci6n de ellas. Basta qu'e reiordemos,
como motive de aliento, las maximas -de nuestros edu-


adores Varela y Luz Caballero. La del ipiimero
que afirma no ser defects los errors, mientras no
se sostienen con temeridad, y la del segundo que re-
conoce a la confesi6n del propio error como ell aeto
que mas enaltece a un hombre.
Pero por grandes que fueran esos errors nues-
tros, sin el concurso de esos fia!toires exteriores nues-
tra democracia no habria experimentado tantos que-
brantos. Reclamamos por eso el dereeho de nuestro
pueblo a fijar su propio rumbo y en esta 6pocea en
la que se habla de conferencias de desarmie, ide Liga
de Naciones, del .dereeho de las pequefias naciona-
lidades, del interno sufragio universal y del sufra-
gio plural en el orden international, result opor-
tuno que reclamemos la solicited del mas grande
de los americanistas, nuestro iViarti: lo que el ame-
ricanismo puiro pide es que cada pueblo de America
viva con el libre ejercicio de su albedrlo, aunque
al eruzar el rio la ropa se le moje, y aunque all subir
tropiece, mientras que no afect'e a la libertad 'de
otro pueblo. No hemos vivido ni con nuestro propio
albedrio, ni en el ejercicio die nuestras propias de-
terminaciones; por raz6n de ordenamientos extra-
fios hemos tenido que vivir fuera &de la ley natural
de todos los pueblos; por exigencia extrafia, en ,la
propia Cartaf Fundamental, bajo la excusa de fijar
rumbos a nuestra evoluci6n democritica, fu4 limi-
tada nuestra libeftad. Y ,en los veinte afinos de vida
republican que llevamos el pueblo cubano no ha
podiido fijar su orientaci6n querida, su rumbo, y
cada vez que por la fuerza misma ide las leyes na-
turales ha estado tomiando ese rumbo, una ingeren-
cia extrafia, al amiparo de aquelilos pirecelptos de
ordenarmiento, ha contenido la aoci6n de la volun-
tad cubana. Y estas ingerencias han sido intermi-
tentes, y mejor diria exporidicas, porque este 61-
timo t6rmino haoe referencia a esta)dos patol6gicos,
y normal en si misma ha sido siemplre aquella pe-
netraci6n.
No hay una solar, naei6n en el mundo que en veinte
afios de vida independiente, -con esa independdeuia
viciada de external penetraciones, .ofrecia una si-
tuaci6n semejante, en cuanto a sentido politico,
al pueblo eubano.
La Tribuna de esta velada no es dle partildarismo
politico, ni de diplomacia, ni ide convencionalismo,
ni de insinceridades, y por ello puedo afirmar quue
en esta propia 'C'Omara en 6poca reciente se han
discutido leyes que afectan a lo fundamental de la
vida econ6mica, que es base de la political, de nues-
tTa nacionailidad, y la acci6n de esa ingerencia ha
evitado que el process natural y 16gico ,determine
nuestras evoluciones, que fijemos nuestros rumbos,
determinando en definitive que eaigamos en errors
que ya todos estamos observando. Acaba de produ-
cirse nuestra crisis econ6mica y se habl6 de deudas
extranjeras, queriendo confundirse los principios
del derecho international privado con los del pI-
blico y en las leyes oircunetanciales que se ilmpusie-
ron no se permit ni la liquidaci6n ni Ila vida a nues-
tro sistema bancario, ni se reconoci6 a la fuerza
mayor y al caso fortuito, para mantener la vida
de nuestro sistema, toda la iraz6n que el dercho les
reconoce para excusar circunstancialmente el Ouin-
plimiento 'de las obligaciones. Y con una ley injusta
y falta de realidad se deja caer la banca cubana,
como lo anunci6 en iniciativa por mi presentaida







6 DMARI0 DE SESIONES DEL CONGRESS. CAMARA DE REPRESENTANTES.


en este Cuerpo y que no mereci6 los honors de la
approbaci6n. Sabemos que donde no haLy indepen-
deneia econ6mica no puede, producirse la political,
y no ignoramos que la Banea qu e los Ferrocarrides,
que las Industrias, que el Comereio, sin un control
efectivo national imposiibjIiitan today ,independen'ciaa
econ6mica. Y por estas o aquellas razones se impidle
nuestra acci6n definitive en estas miaterias. No soy
partida:rio dee que la Reppiblica, contraiga ntuevos
emprestitos, pero ya que se habla por elements ex-
tranjeros de nuestra present penuria es conve-
niente recorder que euando el senior Charles Magoon
abandon el Gobierno de la segunda intervenci6n
entregando el Poder Pi6blico al segundo Presidente
cubano, dej6 en situaci6n tan dificil nuestlo Tesoro
National que diet6 un deereto para que su sucesor
el President oubano pudiera contratar un empres-
tito. Tanmpoco es just el cargo que se nos hace de
incapacidad por raz6n dell desequilibrio fiscal que
venimos exiperimentando. La propia naei6n norte-
ameiricana segfn lo anot6 en extenso informed ren-
dido por mi al senior Dr. Gonzlez Mianet, Presi-
dente de la Comisi6n Especial de Impuestos, to-
mAndolo del Boletin ,de Esta!distica Firancs, en su
presupuesto Altimo de veinte y cuatro mil miilo-
nes de pesos, ha tenido un deficitt de mAs de oeho
millones, lo que significa un poroentaje en nimero
mis alto al treinta y tires. No tiene nada de particu-
]ar que el pueblo de Cuba, afligido simultanea-
mente ipor causes generals quite afectan a todos los
pueblos y por causes circunstanciales derivadas del
bajo precio de nuestro principal product, sufra una
crisis finaneiera.
Es evidence que nuesbros padecimientos se han
piroduieido por las dos causas que con vision geniall
de soci61ogo anot,6 el Ap6stoll de nuestra Independen-
cia, tanto homos sufrido ,por exceso de freno, como por
exceso de ealdera.
No solamente por ciegos aunque en alguna forma
lo hayamos sido, sino tambien por lese exceso de freno,
no hemos podid.o lograr las proyeeciones de la inde-
pendencia, y conquistada la litbertad no'hemos podido
organizarla, siguiendo la evoluci6n que el mismo Ti-
tan Maceo anot6 en oarta a nuestro insigne Manuell
Sanguily. No hemos organizado la democracia; conti-
nuamos rigi6ndonos por las eyes .de la monairquia,
nuchas de ellas modificadas ya por nuestra antigua
metr6poli, incumpliendo asi lo afirmado por Maceo
ddesde los campos de la Revoluci6n en su carta a San-
guily, y lo ofrecideo por Diego Vicente Tejeera en e
hist6ri'co Cayo Hueso a los obreros cubanos de quienes
se obtenia la m's generosa contribuci6n para la gue-
rra emancipadora, cuando al mismo tiiempo que les
recomendaba la necesidad de su preparaci6n para que
actuaran eficazmente en la vida de la future Repp-blica
les sefiailaba la implantaci6n de sistemas legislativos
de una amplia, y cunmplida democeracia. Negamos en
fin. el prop6sito del Maestro que enemigo ide libertades
ficticias, express en una de sus mis preciosas joyas
literarias que las redenciones de los pueblos han ve-
nido sienido te6ricas y formales debiendo ser de'fi-
nitivas y eficaces.
Paira honrar la memorial de estos mirtires necesi-
tamos estudiar esa lay bioi6gica tan sabiamente ex-
plicada por Enrique Jos6 Varona, el Himalaya de
nuiestra intelectualidad, .en sIq notable conferencia
pronunciada en la Universidad Nacional hace unos


quince afios: Ja del imperialismo norteamericano, que
.en sencilla frase de psic6logo y de patriota sefiala como
fenn6meno de un determinismo que asusta y frente al
cual debemos evitar ser el punto ide menor resistencia.
Por intense y sane que sea el oarifio del pueblo nor-
teamericano al nuestro, por bondadosas que sean las
inteneiones de los gobernantes de aquel gran pueblo,
por sineeras que sean las frases de Mr. Harding en
Panamd en su discurso de hace un afio, electo ya
President y antes de tomar posesin ldel cargo, por
much que todos anhelemos la uni6n de los pueblos
de este Continente, estamos frente a una ley fatal,
como toidas las biol6gicas, la de ese imrperialismo pro-
ducido en Roma y en Inglate'rra, que q'uiso desarro-
llar Alemania y que intent practicar la Francia.
Su enunciaci6n no express malquereneia para el pue-
blo norteamericano que no tenemos ni debemos tener
y cuya amistad nos serA siempre ftil, pero manteni-
da, como la recomendaron nuestros libertadores, con
decor firme y con sagaz independencia.
Repetidamente han afirmado nuestros pensadores,
Varona el primero cuales son esos remedios que de-
bemos adoptar para no ,.,:niiitir el punito de la
menor resistencia frente a ese fen6m'eno del imupe-
rialismo.
Delbemos desatertder a las coriporaciones econ6-
micas que en Asamblea reeiente han tornado el aocuer-
do equivocado de recomenldar a nuestro 'Congreso
qne no modifique la legislaci6n fiscal de la Reppbli-
ca, sporque como lo expresara Varona en aquella con-
ferencia, lo ofreciera Tejera desde Key West en 1897,
las leyes fiseales que padecemos, encareeiendo la vida
dei obrero, favoreciendo desigualdades soeiales, cons-
tituyen inconvenient fundamental para el arraigo y
p'rogreso ide una democracia, porque nuestra legisla-
ci6n atiende solo al aspect fiscal del tributo y no a la
funei6n politico social que fudamentalmente debe des-
arrollar. Y para estos studios no necesitamos de ex-
pertos extranjeros, aunque rTecibamos siempre con la
mayor satisfacei6n cualquiera enesefianza sin tender
a la nacionalidad del pensador. En iCuba nos sobran
autoridades en este ramo del saber.
Es convenient favorecer, estrechar la mas intima
uni6n con los pueblos de nuestra r.aza, pero el otro
remedio fundamental que debemos atendeir es el de
una amplia y eficaz funci6n elducadora, porque como
dijo el Maestro las trincheras de ideas defienden mAs
que las trincheras de pieidra.
Necesitamos, en fin, favorecer por todos los me-
dios la mas eficaz de todas las fuerzas, la fuerza mo-
rall. con la prkctica de esas virtudes que fueron ea-
racteristica comdn de todos nuestros antepasados. Re-
cordemos, que Roma venci6 a Cartago cuando mante-
nida aquella dentro de principios morales, esta il-
tima solamente atendia a los intereses materials, y
que la Roma misma cay6 cuando sus virtues se ex-
tinguieron. Nuestra posici6n geogrAfica inspir6 en
Maaeo y en Marti su resistencia al auxilio extranje-
ro, yp la justificaron con los coneeptos del mismo Jor-
ge Washington, el gran libertador, quien advertia a
sus 11.,pl t i.,taIs que es locura ue parte de una na-
ci6n esperar de otra favors desinteresados porque
con porciones de ila libertad haibra de pagar todo lo
que en esa forma reeiba; y esa posici'n geogrkfica,
nuestra proximidad a una naci6n poderosa que ne
cesita de nuestro azfcar, d'ebe hacernos recorder un







DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES. 7


ante6edente de las guerras pinicas para defendernos
,de la actuaci6n interesada que algin comerciante ex-
tranjero pudiera desarrollar aunque de seguro no se-
ria atendida por el generoso pueblo norteamericano,
y esa defense nuestra debe consistir en la vida senci-
lla, juiciosa y llena de virtudes rceomendada por nues-
tros mArtires. Ca't6n, embajador romano en Cartago'
compareci6 ante el Senado de su Patria a punto de 1e-
gar del pais en ell que ejlercia sus funciones. Bajo su
toga llevaba ocultos hermosos higos que intencional-
mente dej6 caer para llamar la atenci6n de los sena-
dores quienes al recojerlos celebraron frutos tan ex-
cepeionales. Cat6n desarrollando su program de ab-
sorci6n afirm'6 entonces que la tierra donde esos fru-
tos se producian solo distaba tres jornadas de Roma
po.r lo que era neoesario la dominaci6n de Cartago.
No hablemos, frente a nuestras desgracias, de re-
medios heroios, no recordemos a los hijos de Numan-
cia y Sagunto que su'pieron destruir suus eiudades y
morir en ellas antes que sufrir el dominio extranj.ero,


ni a Csspedes y sus soldados incendiando a Bayamo
cuand-o el poderio enemigo les oblig6 a su abandon,
ni pidaimos a nuestros sabios, para usarlo si fuere pre-
ciso, el secret que hizo pasar las aguas del Atl'ntico
per so'bre al Itsmo que nos uni6 al continent, porque
todo eso y much mAs sabriamos hacer para que nues-
tra estrella solitaria, antes dde fulgurar en el azul
de otra bandera se hundiera, segiin lo pidi6 el lirico
contempoir6neo, como una lAgrima en el mar. Pida-
mos a la muerte el seereto de sus hijos, de nuestros
,mArtires 1lorados, y tengamos f6 en las fuerzas mo-
rules que ellos levantaron dde las que son, hey, sus
6rganos mas preeiosos, las classes trabajadoras ouba-
nas, ansiosas de realiidades y llenas de virtues, y
nuestra juven'tud intellectual, enemiga de politicos
incapaees y mandatarios deMealees y reseu'lta servi-
dora del imperio de la Justicia. (Grandes applawusos).
SR. PRESIDENTE (VERDEJA) : Se levanta la sesi6n.
(Eran las once menos cinco p. m.)


IMP. P. FERNANDEZ Y CA., PLY MARGALL 17, HABANA




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs