Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/00796
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID00796
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text











DIARIO DE SESIONES

DEL
CONGRESS DE LA REPUBLICAN DE CUBA

NOVENO PERIOD CONGRESSIONAL

SEGUNDA LEGISLATURE

VOL. XXXII HABANA, 9 de Diciembre de 1919 NUM. 8


CAMERA DE REPRESENTANTES

Sesi6n solemne de 7 de Diciembre de 1919 en honor del Mayor General
Antonio Maceo y demAs martires de la Independencia


Presidencia del Sr. Santiago Verdeja Neyra
Secretaries: Sres. Francisco Soto Izquierdo y Arturo Betancourt Manduley

SU MARIO

Discurso del Sr. Horacio Diaz Pardo.-A las 10 menos 10 p. m. la Presidencia levant la sesi6n.

SR. PRESIDENTE (VERDEJA): Se abre la sesi6n. cer, ante la pupila deslumbrada, los laureles alean-
Tiene la palabra cl senior Horacio Diaz Pardo. zados por aquel soldado de la libertad, enorme per-
sonificaci6n de la pujanza y de la entereza del cuba-
SR. DIAZ PARDO (HORACIO) : Sefiores Representan- no en los campos de batalla; sintiendo aun en nues-
tes: tros oidos los rumors de ej6rcitos que avanzan, de
El senior Presidente de esta Cimara, dispensAndo- bridones que galopan en la lianura, de banderas que
me un honor y otorgindome una distinci6n que nunca al air.e se despliegan, de gritos de combates y anhe-
habr6 de agradeeer bastante, me ha designado para los de triunfo, de heroes que caen para hundirse en
que sea yo, acaso el mAs modesto de todos los sefiores el seno de la gloria o despefiarse en la inmortalidad,
Representantes, el qu.e pronuneie en este acto solem- y alli, a lo lejos, en el fondo del cuadro, la figure
ne el diseurso en memorial de los muertos amados, apuesta, sugestiva, impetuosa del h6roe de los heroes,
caidos en los campos gloriosos de batallas por la li- del gran Maceo, parece que no hay dificultad en el
bertad y la independencia de la Patria. hablar, ni pereza en el pensamiento, ni vaeilaci6n en
Y he aceptado la encomienda seguro de que habr la voluntad, ni sombras en la fantasia, porque a los
de defraudar todas vuestras esperanzas, pero a la vez, mAgicos resplandores que refluye sobre nuestro es-
convencido de que bajo el halo de luz que irradia la piritu el pasado de heroismos y santos sacrificios por
figure gigantesca de Antonio Maceo, la palabra toma la patria, se desvanecen, como espectros de una ho-
vibraciones sonoras en el ambiente, el sentimiento se rrible pesadilla, las pasiones enardecidas y tempestuo-
expande a su albedrio y la imaginaci6n, ante el re- sas que nos muerden el alma y nos azotan la con-
cuerdo de aquella gloria inmarcesible, ante la memo- ciencia.
ria de aquel heroismo admirable y ante la evocaci6n Y por eso, el culto a los muertos, la evocaci6n de
de aquel excelso soldado de la libertad, se eleva a la aquellos que por la tierra. cruzaron dejando tras si
contemplaci6n, augusta y soberana, de la gloria y de un reguero luminoso de acciones fecundas y de hechos
la inmortalidad. her6icos, sera siempre santo y bendito en los pueblos
Y al amparo de estas evocaciones, teniendo ain afin no tocados por el virus maldito de la ingratitud.
frescos en la menta los recuerdos de los mis glorio- Y por eso es que estamos aqui; por eso es que ce-
sos episodios de la vida del Titan; viendo reverde- lebramos esta sesi6n solemne y por eso es que tene-









2 DIARIO DE SESIONES DEL CONGIRESO.-CAMARA DE R1EPtREENTANTES


mos ahora la vision radiosa de un pasado en que se
escribi6, con esfuerzos de heroes, con alientos de ti-
tantes, con -..1i-t.: de martires y l6grimas de mujer,
la estupenda epopeya de nuesrtas luchas por la li-
bertad y la independencia.
Todo invita en esta noche a la meditaci6n y a la
plegaria. Son las almas de los muertos amados que
vienen ahora hacia nosotros, entrando en nuestros co-
razones y flotando por encima de nuestras cabezas.
Es la evocaci6n piadosa de aquellos que, melanc6licos
o bravios, cayeron en la encrucijada del sendero o
bajo el sol en lo mis reeio de ]a pelea. Es la ima-
gen entristecida de la patria que se ofrece a la con-
templaci6n y al amor, pidi&ridouos un recuerdo para
los que fueron y exigi6ndonos nuevos esfuerzos para
hacerla miis dichosa y otorgarle el supremo bien de la
felicidad. Son por filtimo, seiiores Representantes,
como dijo el poeta cubano, "las sombras de nuestros
amigos", que tejieron, con urdimbre de sangre y glo-
ria, la leyenda fuerte y viva en los dias sublimes de
supremas idealidades.
Venimos a rendir en esta noche tributo a todos los
heroes, a todos los martires, a todos los santos inmo-
lados en aras de la independeneia. Es tribute senti-
mental y tierno. Es siempre-viva, laurel imperecede-
ro y flor inmaculada la que ofrecemos, levantando an-
te nuestra vista el ideal pleno, a los valerosos solda-
dos, a los esforzados paladines, a los melane6licos so-
fiadores que nos trazaron la ruta, ancha y abierta,
por donde los pueblos llegan a la conquista del dere-
cho, al disfrute de la libertad, a la consagraci6n so-
lemne de la personalidad y de la Patria.
Todos ellos, con sus arrests, con sus corajes, con
sus heroismos, con sus idealidades, con sus suefios,
desfilan ahora ante la ,l,..-i". deslumbrada; y la
procesi6n es larga, inmensa, inacabable, infinita. Y
es el nifio imberbe que se muerde los labios de entu-
siasmo; y es el mocet6n de la sabana hecho al sol y
a los vientos; y es .el joven "de pie como una joya",
que dej6 atr6s la casa y la ciudad; y es el viejo h6roe,
ayer desencantado y triste, viendo plegarse los co-
lores del ideal, a los halagos de la brisa y las caricias
del viento, en la fatalidad del Zanj6n y que se bebe
las lhgrimas que so deslizan por los surcos de su ros-
tro; y es, por filtimo, la sonrisa amorosa de aquel
pobre soflador que dej6 a su lira y a su novia y que
lleva en el alma un pdjaro de luz. Y todos avanzan,
todos marchan, todos se agitan y retuercen press de
la misma fiebre del Ideal. Y por lo alto de los
montes, en lo profundo do los valles, en la angostura
de los vericuetos, parece como si hubicra una'fiesta
de aromas nuevas, una sinfonia de rumors, un him-
no, bendito y gigante, que gime, y llora, que se alza
magestuoso para despu6s caer en arpegios de blanda
dulzura, cuando el angel de la libertad, con cara de
sol y aras de luz, desciende a la tierra para besar la
frente del soldado caido en la lanura en holocaust
del ideal de los ideales: de la santa libertad.
(Grandes aplausos).

Pero, por encima de todos ellos, mis alto, mis ga-
llardo, mas apuesto, mis ideal, se destaca uno, uno
que es el gran Maceo, erguido y enhiesto sobre su
corcel de guerra, sonriendo a las balas y a la muerte,
fuerte como h6roe de leyenda, de poema; guerrero
genial, coloso imponente, con mfisculos de hierro y
nervios de acero, que tenia como Anibal la fiereza en
los combates, como Yugurta la altivez en la desgracia,
como los Gracos el amor a la libertad y como Espar-
taco la sangre hirviente y el impetu irresistible, comr


pendio complete, sintesis admirable del heroismo y
de la virtud, levantindose, a los reclamos de la voz
tempestuosa de Carlos Manuel de CUspedes en la mis-
teriosa mafiana de la Demajagua, de la sima profun-
da de la esolavitud maldita a las alturas inmarcesi-
bles de la libertad.

(Aplausos).

Los heroes y los inmrtires, al caer y al legar sus
nombres a la Historia, forman todos una especie de
familiar spiritual. So deshaeen los afios, rompien-
dose con rugidos de hurac&n en las playas remotas
de los tiempos, y poco a poco, van perdiendo los he-
roes y los inrtires algo de sus fisonomias propias, ex-
clusivas, se van desprendiendo su propia persona-
lidad para integrar y completar la familiar de los idea-
listas que pusieron manos amorosas en la obra es-
tupenda de la edificaci6n de la patria.
Pero cada pueblo tiene siempre su heroe legenda-
rio y procura siempre forjar en torno del mismo, la
guirnalda de oro de todos sus recuerdos.
Nosotros hemos escogido el nombre excelso y la fi-
gura legendaria del gran Antonio Maceo, para rendir
culto ferviente y piadoso en su memorial a todos los
caidos en los campos de la libertad y del rereeho;
porque Maceo no es solamente soldado excelso, gue-
rrero impeuoso y titAn de alientos soberanos, sino que
es, ademAs, compendio y arquetipo de heroismo y de
virtud, el mas grande, el mas hermoso, el mas bello,
de todos nuestros heroes.
Consagremos, pues, en esta noche, palabras de
nuestros labios, ofrendas de nuestros corazones, a la
memorial excelsa del gran soldado de la libertad.
Alcemos en lo alto el pensamiento y sobre la memo-
ria del Titan derribado, volquemos, integra y com-
pleta, la copas de todas nuestras ternuras.
Para hablar de Macco hay que tener aliento de
tempestad, palabras de bronce, periods bravios, ideas
fuertes y firmes, como fuerte fun el carActer del h6-
roe y firme su incontrastable voluntad.
A veces, yo que tuve la suerte de verlo, me lo ima-
gino sobre su corcel de guerra que se encabrita, ga-
llardo y apuesto; y sobre la montura, inconmovible,
le cae la lluvia y le quema el sol, sin que estu per-
turbe su pensamiento y su jovial sonrisa, abarcando
con la mirada todo un campamento. Y todos huirAn,
todos, si se nubla el horizonte y sopla la tormenta,
menos 61, que mirard de frente la tempestad, porque
eso era Antonio Maceo; tempestad en los combates
y sonrisa bajo las banderas de la patria.
Hay hombre que hablan un leguaje divino. Son
los poetas los que mejor oexpresaron siempre los sen-
tinientos de los pueblos. Si borrdramos de nuestra
Historia el canto a Misolongi de Luaces, el Niagara
de Heredia, la Oda. de Fornaris a la muerte de Luz
y Caballero, la plegaria de Placido; si la mensajera
golondrina de Zenea no revoloteara, como ave en-
sangrentada, por sobre todas nuestras angustias y
dolores por la libertad y por la patria, habriamos qui-
tado encanto a la tristeza y divinidad a la leyenda.
Para hablar de Maceo, del Titan, de sus arrests,
de sus heroismos, do su honradez, de su virtud, de sus
Sproezas, de su genio, tenemos que exclamar como el
bardo mataneoro:
S"Para narrar sus 6picas hazafias,
Shay que escribir exametros de acero,
interrogando al mar y las montafias.









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA DE REPRESENTANTES 3


Y para este milagro, es lo primero,
descender de la tuniba a las entrafas
y a Dios pedir que resucite a Homero'".


da ."i ".i ""i iluminada por los pAlidos resplandores
de un dia moribundo, come si quisiera sellar la fu-
si6n de dos razas hermanas, que viven bajo un mis-
mo eielo, porque de la igualdad de los sacrificios en


Resueitar el genio de Homero es milagro que Aio los campos de la. guerra brot6, cual dorada mariposa
podemos realizar, pero ya que no otra cosa, por la in- la idea de la igualdad de los cubanos en la antigua
suficiencia de los medios y de la palabra torpe, de- tierra del latigo y el coloniaje, en tanto aquellas dos
mos rienda suelta al entusiasmo y al amor, y consa- almas, hermanas trhgicas volaron hacia las regions
gremos los episodios mis notables, las victoria mis mis puras y serenas, dejando, con el reguero de su
legitimas, conquistadas por el character y bravura, de sangre, cubiertas de dolor las pAginas de la Historia.
este excelso h6roe de los tiempos. La caida del joven blanco al lade del coloso de
En Maceo todo es grande. Todo tiene la solemni- bronze, es un simbolo y una ensefianza; y mengua-
dad trdgica de la Epopeya. Cuando la Revoluci6n do sera quein pretend. sembrar la division entire
del 68 parecia desviada y rota en Las Lagunas de Va- los cubanos, y maldito sera el que pretend romper
rona, fu6 su voz la que so levant para imponer aca- el simbolo, el que traicione toda la esperanza y toda
tamiento a la discipline salvadora; cuando esta revo- la idealidad de la patria cubana.
luci6n parecia impotente para el avancc, es 61 quien (Grandes aplausos).
toma a Sagua de TAnamo, y con mil hombres, en mar-
cha de diez dias, guiado por el sol que ]e ilumina y Yo quisiera, sefiores Representantes, antes de ter-
lo castiga, atraviesa la montafia abrupt, inhabitada, minar, referirme brevemente a una de las fases
que se extiende al Norte de GuantAnamo, Santiago y mis brillantes de la compleja personalidad de An-
Punta de Maisi, y sorprende, ante los mismos muros tonio Maaceo. Todos sabemos de sus heroismos, de
de Baracoa, al Brigadier Borb6n, quitandole la es- sus ansias, do sus luchas, de sus decepciones, de sus
pada y el sombrero; 61 es aquel que cuando parecia corajes, de sus ideales politicos, pero acaso no nos
vencido el ideal revolucionario y plegada definitiva- hayamos fijado bastante en lo que era su carceter.
mente la bandera de Yara, tiene heroismos y alientos Y es bueno, y es consolador, que aqui, donde hay
bastantes para protester en "i\'[ ,i.. de Baragua"; sobra de oradores, sobra de poetas, sobra de acad6-
61 es el que cree, el primero, en Marti, y desembarca cos, busquemos caracteres, porque ellos son los que
en las playas de Duaba, atraviesa la provincia orien- dan siempre orientaciones firmes y fijas a los pue-
tal, llega a Peralejos y da la arremetida primera a los blos y a las colectividades.
ejercitos espafioles; 61 es el que con Maximo G6mez Marti, que llevaba un mundo de ensuefios pren-
jamAs pierde la fe y pasea triunfante la bandera de dido a sus cabellos, escribi6 estas letras inmortales.
la estrella, solitaria, en los dias inmortales de la In- No recuerdo literalmente el pensamiento, pero si la
vasi6n, del uno al otro confin de la Isla; 61 es el que,, idea, Marti decia: su caracter era como el marmol,
encerrado, acorralado, se bate con cien batallones one- duro y blanco: blanco, por su honradez inmaculada;
migos en los llanos y en los montes de Pinar del Rio, duro, por la pujanza y la entereza de su voluntad
en Ceja del Negro, Candelaria, el Rubi, Cacarajicara; incontrastable.
61 es, en fin, el brazo herefileo, incontrastable, que Y este era Maeeo: come el marmol, duro y blan-
lleva a la victoria como esclava y a la gloria como no- co. Blanco por su honradez sin tacha, blanco por su
via que le sigue y acaricia. falta de ambicion personal, blanco porque nadie le
No hay, no puede haber en nuestra historic de bajaba ni subia, blanco, sobre todo, cuando en 27 de
heroismos generosos y haz:ifia portentosas, un pa- junio de 1896, en lo mas recio de la contienda de
saje mis po6tico, mas emocionante, por la realidad Pinar del Rio, tuvo fuerzas y desinter6s bastantes
en que se desenvuelve, por la forma en que se lleva para escribirle al Generalisimo dici6ndole que a la
a cabo, que el paso de Maceo, en d6bil -.it-, azo- primora dificultad que tocara en la nueva organiza-
tado por las ondas, la lluvia y los vientos, por la ei6n del Ej6rcito Libortador, dispusiera de su pues-
bahia del Mariel, a la vista, de los soldados espalio- to para cualquiera que fuera, pues 61 solo queria la
les, muy cerca de los fortunes y retenes del enemi- independencia de la patria.
go...
Cuando se lee el relate de este episodio de la vi- Duro, cuando se lanzaba contra el enemigo, cuan-
da de Maceo, realmente recibimos la sensaci6n de do entire la. metralla y los gritos del combat y los
que estamos asistiendo a una ficci6n de la fantasia toques de clarines de victoria, lucia come un sol su
humana, pero es en este period precisamente, don- escarapela de soldado inmarcesible en medio de la
hIndia. Duro, cuando, sin modir las fuerzas del one-
de mejor podemos aquilatar y medir lo que valn u Duro, uando, sin medir las fuerzas del ene
la voluntad de un hombre, la decision de un h6roe, migo, sin contar el nfimero de ellos, arremetia en
cuando voluntad y decision se ponen al servicio de cargas 6picas y llevaba sus hombres a la victoria.
eausas justas, santas, inmortales. Creo, sefiores Representantes, que debo terminar;
El derrumbamiento de Maceo en los campos de creo que con estas evocaciones hemos fortalecido
San'Pedro, so parece a la caida majestuosa de los nuestra fe; creo que no habrin side infitiles mi es-
heroes hel6nicos. En hora aciaga las balas, que ha- fuerzo ...I| i.n,,, y vuestra benevolencia incom-
bian respetado hasta entonces aquella existencia, lo parable; creo que de esta manera, honrando la me-
hieren mortalmente; y en aquella hora infinitamen- moria de los grandes y trayendo a nuestra fantasia
te trigica y triste, es cuando se dibuja el busto en- el recuerdo de los dias gloriosos que fueron, es co-
sangrentado de Pachito G6mez Toro, aquel joven mo mejor estamos robusteciendo los hilos invisibles
animoso, que luciendo sobre su frente la escarapela por done se forja el alma de la patria.
del soldado de la libertad, en sus labios la elocuen- Cuando se recuerda a los grandes, no es ocasi6n
cia de la fe y en su alma la sublimidad del martirio, propicia para el Hloro y el desconsuelo. Los'h6roes,
herido, jadeante, en los estertores de la agonia he- los martires, los santos, no pertenecen a la familiar
r6ica y entire granizada de balas, vuela hacia su Ge- privada, ni al sentimiento subjetivo; pertenecen a
neral, y cae junto al coloso derribado en la desola- la humanidad entera y se convierten en ejemplo pa-










4 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA DE REPRESENTANTES'

ra los pueblos y en motive de amor para las ge- dondez del planet se habla de nuestros trabajado-
neraciones. res y de nuestros industriales, como los mejores y
El ap6stol Marti, en oeasi6n memorable, en con- m6s fuertes; me vais a permitir que antes de aban-
memoraci6n luctuosa como esta, so levantaba en la donar este sitio, antes de dejar este lugar, una mi
tribune de la emigraci6n, que era bajo sus plants pensamiento ccncebido bajo las lineas admirables,
Tabor en que se realizara el milagro de la transfi- casi apolincas, del crineo de Maceo, que quiso fun-
guraci6n, y Ic decia al pueblo: "Cubanos: esas ban- dar la prosperidad y la grandeza de la patria, y
deras estAn a media asta, mas no los corazones". junto a su reeurdo, que es doliente, y a esta solem-
Y en esta noche, en esta fecha, en esta oportuni- nidad, que es luctuosa, ponga la chispa, luminosa y
dad, en este 7 de Diciembre, que cae precisamente fecnunda, de la esperanza que todos debemos tener
en el inicio de una era de rectificaciones sinceras y en la felicidad y en los gloriosos destinos de la na-
hermosas, de esperanzas firms, no engafiadoras, eon cionalidad cubana.
la reform de la Ley Electoral y con el ensanche (Grandes aplausos).
de la garantia de la justicia para todos los ciudada-
nos, a virtud de la reform de la Ley OrgAnica del SR. PRESIDENTE (VERDEJA) : Se levanta la sesi6n.
Poder Judicial: en que el desarrollo de nuestra ri-
queza es realmente portentoso; cuando en toda la re- (Eran las diez menos diez p. m.)


MONTALVO, CARDENAS & CO.-HABANA


i




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs