Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/00674
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID00674
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text









DIAR I DE SEMES

IDEL

0KSGRESO DELA REPUBLICAN DE CUBA


OCTAVO PERIOD CONGRESSIONAL

SEGUNDA LEGISLATURE

VOL. XXVIII, HABANA, 9 DE DICIEMBRE DE 1917 NUMB. 9


Cam r ara


de Representantes


Sesion solemn de 7 de diciembre de 1917, en honor del Mayor
General Antonio Maceo y demos martires de la Independencia'

Presidencia del Sr. Miguel Coyula.
Secretarios: Sres. Manuel Jimenez Lanier y Eulogio Sardifias.

SUMARIO

Discurso del Sr. Eulogio Sardifias.-A las 10 p. m. se levant la sesi6n.


SR. PRESIDENT (COYULA): Se abre la sesi6n.
(Eran las 9 y 20 p. m.).
Tiene la palabra el Sr. Eulogio Sardifias.
SR. SARDIRAS (EULOGIO): Sr. President y Sres. Re-
presentantes: cuando se me hizo saber mi designaci6n
para hablar esta noche, a nombre de este Alto Cuerpo,
en honor a la memorial de los Martires de la Indepen-
dencia y de la Libertad de la Patria, y especialmente
del Lugarteniente general Antonio Maceo y de su
joven ayudante el capitAn Francisco G6mez Toro, va-
cil6 antes de aceptar tan honroso encargo, porque en
mi no concurren las suficientes dotes oratorias para
lenar con 6xito este cometido. Sin embargo, yo no
podia declinar tan alto honor, porque, a mi juicio, no'
es motivo de excusa para un representante del pueblo
declararse insuficiente para hablar del Paladin de Cu-
ba, cual Maceo, y much menos si este representante
del pueblo fu6 soldado de su ejercito, cuya honra le
cupo durante largo period.
Yo no pronunciar6 un discurso que respond al
magno asunto que nos congrega en este memorable
dia, pero procurar6 llenar mi cometido de la mejor
manera possible, sobre todo narrando exactamente los
hechos gloriosos que conozco del formidable caudillo,
para que esos datos queden impresos en el "Diario de


Sesiones" de esta CAmara y sirvan de elemento a los
historiadores del mafiana, que deben decir imparcial-
mente la verdad.
La CAmara de Representantes, al adoptar el acuer-
do que cumplimentamos esta noche, obr6 con acierto,
porque no pudo escoger ninguna fecha m"s adecuada
que el 7 de diciembre, ya que ese dia cay6 para siem-
pre el verdadero representante de la parte del pueblo
cubano que ofrend6 su vida por la Independencia; y
por consiguiente, el Titan Glorioso representaba a mi-
les de heroes y de mfrtires,'-conocidos e ignorados,
que cayeron durante la lucha, armada en defense del
sublime ideal- cuyos huesos blanquean ain en los
campos que-nosotros llamibamos con excusable orgu-
1lo de Cuba Libre, sin que se hayan podido recoger, y
6sta es la oportunidad mas apropiada, que se nos pre-
senta para hablar de ellos en el orden colectivo y en el
individual, a fin de que se miantenga viva la deuda de
gratitude que con los mismos hemos contraido.
Maceo fu6 un formidable guerrero y un ciudadano
de ejemplar conduct. Su figure military se hombrea
con ]as mas ilustres del mundo, ya que el genio huma-
no no consiste, a mi juicio, en el poder milagroso y
divino de sacarlo todo de la nada; sino en coordinar y
dirigir bien los elements grandes o pequefios de quo
girie emnos






2 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESS O.-CAMARA DE REPRESENTANTES
"----------- |


uino disponga y alcanzar 6xitos y triunfos que la ge-
neralidad consider imposibles; y hay que convenir en
que si Maceo hubiera contado con los elements de su
adversario, la Independencia de Cuba se hubiera con-
quistado inmediatamente sin el concurso de nadie.
La vida military de Maceo result mis parecida a las
eampaias de Anibal, que a las de Napole6n; el juicio
de la historic dirA en su dia que logr6 tanto o mAs de
lo que aquellos hubieran podido conseguir en iguales
condiciones. Y para justificar esa afirmaci6n ahi es-
tan sus hechos gloriosos consignados brillantemente
por su leal Jefe de Estado Mayor, el glorioso general
Jos6 Mir6 y Argenter, en su hermoso libro titulado
"Cr6nicas de la Guerra", que'trata de las campaias
de Maceo durante el movimiento invasor y mas tarde
en Occidente.
Maceo naci6 en Oriente, ciudad de Santiago de Cu-
ba, el dia 14 de junio de 1845, y muri6 en Occidente,
.barrio de Punta Brava, t6rmino municipal de Bauta,
el dia 7 de dicismbre de 1896, defendiendo las liberta-
des pfiblicas. A la edad de 23 afios se incorpor6 como
soldado en el Ej6rcito Libertador-octubre de 1868,
-y en 1878 ostentaba el .grado de Mayor General
contando en su hoja de servicios ochocientas acclones
de guerra en que tom6 parte activa, ya como subalter-
no a las 6rdenes do los generals MAximo G6mez y Ca-
lixto Garcia, ya cpmo jefe de fuerza. Contaba entonces
veintid6s cicatrices de heridas de machete y bala
que le habian sido inferidas por el enemigo; puede
afirmarse que en los pueblos latinos no existe ninguna
figure mAs gallarda, pero hay que declarar que alcan-
z6 mayor relieve afin debido a su discipline y respeto a
los poderes constituidos, y por su inquebrantable pro-
p6sito de cumplir el juramento que habia prestado al
tomar las armas pars defender la libertad, de Inde-
pendencia o Muerte, y asi lo vemos salvando la Revo-
luci6n de.inminente peligro cuando la deposici6n del
President C6spedes y en el movimiento sedicioso de
las Lagunas de- Varona. haciendo respetar el imperio
de la ley, y mhs tarde con su actitud en6rgica duran-
te las negociaeiones que dieron lugar al Pacto del Zan-
j6n protestando gallardamente de ese convenio en la
conferencia que celebr6 con el General en Jefe del
ej6rcito espafiol, Arsenio Martinez Campos, en los his-
t6ricos Mangos de Baragua, desconcertando a aqu6l,
de tal manera, qua inmediatamente libr6 un despacho
a su Gobierno quo textualmente dice asi: "veo muy
dificil llegar a la soluci6n del problema de Cuba, por-
que ahora manda un mulato que ayer era arriero y
hoy es general, con much valor y de much presti-
gio." Maceo, no obstante sus esfuerzos, no pudo evi-
tar el pacto y destorazonado se vi6 obligado a abando-
nar el territorio de Cuba para mAs tarde continuar la
lucha en ara de sus ideales, embarcando para la Re-
piblica de Costa Rica, donde fij6 su residencia ampa-
rado por el Presidente Iglesias, que jamAs permiti6
que le molestasen, y alli aguard6 a que el Ap6stol
Marti, el sabio Maestro, brganizara de nuevo la revo-
luci6n, para ocupar su puesto de paladin de Cuba que
le estaba reservado.
Se dispone el combat permanent para el 24 de fe-
brero de 1895; responded los orientales en distintas
comarcas y Maceo no se hizo esperar; con un pufiado
de patriots embarca para Cuba en la goleta "Honor"
y desembairca'en las playas de Baracoa el primero de
abril del propio a-fio de 1895; pero es denunciada su
llegada y se le persigue sin descanso por guerrilleros
Scubanos que no querian la independencia y la libertad
que hoy disfrutan; la lucha era muy desigual: Maceo,
con s61o unos cuantos hombres que no todos eran com-


batientes, sin bastante prictica en el terreno, ya trans-
formado despu6s de muchos afios de ausencia, y con
sus enemigos bien armados y equipados, veinte veces
superiores en nfimero, el grupo se disperse, cayeron en
la refriega algunos expedicionarios, entire ellos el glo-
rioso general Flor Crombet, y otros fueron hechos prI-
sioneros; pero, afortunadamente, el gran Maceo burl6
el asedio que le formaron sus perseguidores, despu6s
de pasar various dias sin m6s alimento que algunas na-
ranjas cimarronas que pudo recoger, y logr6 incorpo-
rarse a un grupo de los suyos. Ya al frente de sus tro-
pas, active las operaciones; en cinco de mayo de aquel
afio conferenci6 con el General en Jefe 'MAximo
G6mez, y ambos acordaron la invasion a Occidente.
Maceo, a media que organize la expedici6n que lo
habia de seguir, sostiene rudos combates con el enemi-
go que patentizan la pujanza del Ejercito Libertador,
y asi lo vemos venciendo en Peralejo al General en'
Jefe del. Ejercito Espafiol Martinez Campos, batalla
en que cae el General Santocildes; en Sao del In-
die, en Jobito, en l ataque .al Caney; organi-
za la column expedicionaria que lo ha de acompafTar
a Occidente, y el dia 22 de octubre de 1895 hizo su
primer jornada saliendo de las hist6ricas sabanas de
Baragua hacia Jficaro; el 8 de noviembre' siguiente
entr6 en la provincia de Camagiiey abriendose paso
por la Trocha de Jifcaro a Mor6n; en 3 de diciembre
del mismo afio penetra en Santa Clara, se bate en
IguaruA, en los Indios y en Manicaragua durante los
dias once, doce y trece del propio mes; en Maltiempo
el dia quince; combates en que el. enemigo result
destruido; pelea despues en Santa Isabel de las Lajas
y mas tarde en la Colmena; entrando en la provincial
de Matanzas el dia 20 siguiente, se bate en el Desqui-
te, la Antilla, en Coliseo, en la entrada del Caimito,
en el Central Maria, en el ingenio Caney y mis tarde,
en elEstante, donde celebra una larga conferencia con
el General en Jefe MAximo G6mez, y despues de esta
continfian su marcha las-fuerzas invasiras formando
tres columnas,'mandadas por el General en Jefe Maxi-
mo G,6mez, que tom5 la direcci6n central del territo-
rio, el glorioso Maceo por el Norte y el Brigadier Ber-
mfidez por el Sur. El primero de enero de 1896 la
column invasora entra en la provinAa de la Habana,
el General en Jefe qued6 en operaciones en ella, y Ma-
ceo continue hacia Pinar del Rio, entrando en esta
provincia el dia cinco de ese mes; libra combat con
el enemigo en Cabafias, en Pilotos incorpora las fuer-
zas de Bermfidez a su column, libra, combat en las
Taironas; otro en Tirados, pelea despu6s en Guacama-
ya, y el dia 21 de enero de este mismo afio lleg6 a
Guane y el 22 a Mantua, limited de la Invasi6n, ha-
biendo hecho un recocrido de 424 leguas.
Tras el formidable movimiento invasor, emprende
Maceo la campafia de Occidente: se bate en el cen-
tral Lucia, despues en Paso Real de San Diego, don-
de sali6 herido el general Luque, que mandaba la
column espafiola. escapando su Jefe con un gru-
po que le ayud6 a salir por camino dificiles para
embarear en las Taironas, retornando a esta capital
totalmente derrotado. El general Maceo, siempre ge-
neroso, realize un acto ese dia que acaso no tenga pre-
cedentes: 61 ocupaba con sus fuerzas la poblaei6n de
Paso Real, cuyos edificios de canteria le ofrecian mag-
nificas trincheras, y obedeciendo a sus sentimientos
de civilizaci6n cristiana. y con el prop6sido de que
la poblaci6n pacifica no sufricra las consecuencias del
combat, abandon sns posiciones y aguard6 a la co-
lumna eneniga en la llanura que sigue a dicho pobla-






DIARIO DE SESIONES DEL OQNGRESO.-CAMARA DE REPRESENTANTES 3


do, para library alli la batalla: pero al empezar a fun-
cionar nuestra artilleria, estall6 el inico cafi6n con
que cont6bamos; se forma un verdadero pAnico en el
Ejercito Lbertador, y el general Maceo, que se di6
cuenta del peligro que corria su Ej6rcito, con la rapi-
dez de un relAmpago ordena -lna earga al machete, y
a la cabeza de su estado mayor y escolta atac6 al ene-
migo por el centro; la brigada de Matanzas, mandada
accidentalmente por el coronel Federico Bacallao, ata-
c6 por la izquierda, y la de las Villas, que mandaba el
valiente general Juan Bruno Zayas, por la derecha,
quedando resuelto el combat en tres cuartos de hora
de lucha refiida, con una victoria complete para nues-
tras armas. Inmediatamente despu6s, inici6 Maceo el
sitio de Candelaria ;pero antes de rendirse la pobla-
ci6n llegaron refuerzos numerosos para los sitiados y
Maceo abandon el sitio; con todo, les present com-
bate en campo abierto, el que se libr6 en Yaguasa o
Rio Hondo; esta lucha se prolong tres dias, hasta que
vencido el enemigo, el invicto caudillo qued6 duefio
del campo. Despues se bate en San Crist6bal, mks
tarde en Labori y marcha despu6s para la provincia
de la Habana, pelea en Giiira de Melena, en Quivichn,
en San Antonio de las Vegas, en Jaruco, en Moralitos,
en Catalina de Giiines, en Loma del Gato, en Nueva
Paz, en Bainoa, en Santa Cruz del Norte, en Rio Ba-
yamo y Dolores; despu4s penetra en la provincia de
Matanzas, pelea en Diana de Soler, en Rio de Au-
ra y otros puntos.
' Retorna el famoso guerrero a la provincia de Pinar
del Rio el dia 14 de marzo de 1896; se bate en el in-
genio Neptuno, en Galope, en Labori,'en Cayajabos,
en el Rubi, en San Claudio y sucesivamente sostiene
nueve combates en Loma de Tapia; pelea en Las Po-
zas, libra el glorioso combat de Cacarajicara, se bate
en Vegas de Moral, San Martin, Caiguanabos, Conso-
laci6n del Sur, Descanso, San Gabriel de Lombillo:
en Loma de Tapia sostiene seis combates mas; pelea
en Am6rica, en Bacunagua, sostiene rudo combat con
el enemigo durante cuatro dias, pelea en la Trocha de
Vifiales, en Dimas, en los Los Arroyos,.en Loma China,
en Montezuelo, en Tumbas de Estorino, en La Mana-
ja, en Isabel Maria, en Ceja del Negro, acaso el com-
bate mis important de esa heroic campana, donde
nuestras armas resultaron totalmente victoriosas; en
Galal6n, en Artemisa, en Soroa, en el Rosario, en el
Jobo, y el tres de diciembre de 1896 libra el iltimo
combat de esa campafia en la P1rovincia de Pinar del
Rio en el lugjr conocido por Bejarano; cruza la Tro-
cha sin ser visto, porque'asi convenia a los intereses de
la campaign, y el dia siete siguiente, a las tres de la
tarde, cay6 derribado en Punta Brava, y en sus brazos
su heroic ayudante Francisco G6mez Toro: juntos
exhalaron el filtimo suspiro, para pasar ambos a la in-
mortalidad.
Desde el dia primero de abril de 1895 al 7 de di-
ciembre de 1896;i c general Maceo sostuvo clento diez
y ocho combates, catorce en Oriente, uno en Cama-
giley, ocho en las Villas, catorce en Matanzas, diez y
siete en la Habana y 64 en Pinar del Rio.
Su column heroic qued6 en Pinar del Rio, pues
s6lo lo acompafi6 en esa iltima triste jornada un
grupo de su distinguido Estado Mayor; y cuando se
recibi6 la infausta noticia, que fue comunicada a su
Ej6rcito, los heroicos soldados que 61 mandaba se sin-
tieron entonces mas fuertes que nunca para la lucha,
entendiendo que el compromise contraido por todos
de independencia o muerte, tenia necesariamente que
cumplirse: asi vemos'que el mayor general Juan Rius
Rivera, que sucedi6 en el mando a Maceo en aquel
glorioso Ej6rcito, continue la obra del Titan con tena-


cidad y gallardia hasta que cay6 en poder del enemigo
con su heroico Jefe de Estado Mayor, coronel Federi-
co Bacallao; pero no importa ese nuevo golpe; los sol-
dados de Maceo seguian su ejemplo: cay6 cl glorioso
brigadier Vidal Ducasse y la Revoluci6n no decay
tampoco; los discipulos de Maceo en Pinar del Rio
mantuvieron desplegada la bandera de la Revoluci6n,
mandados por sus jefes Lorente, Varona, Peraza, La-
so, Carrillo, Juan Ducasse, el que habla y otros; y por
iltimo, con el mayor general Pedro Dia'z a la cabeza,
en 12 de agosto de 1898 pudieron retornar a las pobla-
clones, hasta entonces espailolas, con.la bandera de la
patria hecha girones, pero gloriosa, dejando en los
campos de Cuba libre numerosos patriots que perdie-
ron su existencia por la independencia de Cuba y la
libertad de su pueblo, en honor de cuyos mirtires, en
su mayor parte ignorados, tambiin se conmemora esta
fecha.
Maceo era grande, noble y generoso; jams realize
ni permiti6 que se realizara ningin acto de crueldad,
ni dej6 sin castigo a los que cometieron hechos de esa
naturaleza; era el idolo de los suyos, a quienes fasci-
naba con su presencia.
El tenia un concept acabado de la discipline y su
amor a los poderes constituidos era intense. Asi lo
demostr6 en los dias critics de la deposici6n de C6s-
pedes y en los gravisimos acbntecimientos de la Lagu-
na de Varona. En ambos mementos salv6 a la Revolu-
ci6n de un peligro inminente.
Maceo; ademis de sus condiciones excepcionales co-
mo guerrero, era un gran organizador; y asi vemos
que 61, a media que ganaba el campo enemigo, cons-
tituia una organizaci6n de fuerzas en operaciones, que
hacia permanent la ocupaci6n de las comarcas inva-
didas.
Yo no quiero, Sr. President y Sres. Representan-
tes, cansar mas a Uds. Antes de comenzar a usar de la
palabra les hice saber que habia hablado esta noche
sin condiciones oratorias de ningfin genero, porque
yo no podia dejar de cumplir el deber que se me impu-
siera de tratar el asunto que nos ocupa; pero antes de
conrcluir quiero recorder que 'en una sesi6n solemne,
como 6sta, que tuvo efecto en 1911, el Representante
que ocup6 la tribune ese dia, comandante Mariano
Corona, que fu6 a la vez uno de los ayudantes mis dis-
tinguidos del Cuartel General del caudillo Antonio
Maceo, sefialaba el olvido en que habian caido los go-
biernos de la Repfiblica por no haberse ocupado, hasta
aquel moment, en cumplir el deber que 61 juzgaba
que tenia de erigir la estatua de bronce al gene-
ral Antonio Maceo. Y hoy tenemos la satisfacci6n
de decir que ya la Repfiblica ha cumplido con esa mi-
si6n y que en lugar preferente de la capital de la
Rep6blica se ostenta el magnifico y formidable mo-
numento; por cierto que ese monument tiene gran se.
mejanza con el general Antonio Maceo, porque es do
color bronceado como era su cutis, porque es duro y
consistent como era 61 y torque esta elevado como
eran sus ideas. Asi, pues, cuando los cubanos, por di-
ficultades entire nosotros, unos ofuscados y otros apa-
sionados, veamos en peligro la la Repfiblica, debemos
ir alli, al pie de aquella'estatua, acaso de rodillas, a
pedir al gran maestro del Universo que permit al
general Maceo, en espiritu, que nos aconseje el camino
que debemos seguir para que se mantenga la patria li-
bre y todos disfrutemos de ese bien, pasando luego a
la posteridad. He dicho. (Aplausos).
SR. PRFAIDENTE (COYULA) : Se levanta la sesi6n.
(Eran las 10 p. m).
H3u. RaMbkS, S up 0,y Obispo 33S y 5.--0bap ,




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs