Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/00524
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID00524
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text














DCARIEO DE LA SESSION



CONGRESS DE LA REPUBLICAN DE CUBA


SEXTO


PERIOD CONGRESSIONAL


LEGISLATURE EXTRAORDINARIA

TOMO XIX HABANA, 30 DE JULIO DE 1913 NUM. 2


Crmara de


Representantes


Segunda sesi6n.--28 de Julio de 1913


Presidencia del Sr.


Jose A.


Gonzalez Lanuza


Secretaries:


'Sres. Alberto Barreras Fernandez


y Nemesio Busto Delgado


SUMARIO


Se abre la sesi6n las 3 p. m.-Comunicaciones del
Tribunal Supremo y del Senado.-Proyecto del
Senado de reform de la Ley de Enjuiciamiento
Criminal; moci6n del senior Campos Marquetti pi-
diendo que pase el asunto 6 la Comisi6n de C6di-


SSR. PRESIDENT (GoNklEZ LANUZA): Se va A pa-
sar list.
(El Oficial de Actas pasa lista).
Han contestado A la list 51 sefiores Represen-
tantes. Se abre, por consiguiente, la sesi6n.
(Son las tres p. m.)
Se va A dar lecture al acta de ]a sesi6n anterior.
(El Oficial de Actas la lee).
SR. DiAz PARDO (R.): Pido la palabra para una
aclaraci6n al acta.
SR. PRESIDENT (GONZALEZ LANUZA) : Tiene la pa-
labra el Sr. Diaz Pardo.
SR. DiAz PARDO (R.): Para suplicar que en la par-
te del acta que se refiere A lo que yo dije y que dice
"que hice manifestaciones", agregar que hice mani-
festaciones respect A que entendia que era inconsti-
lucional el Decreto del Sr. President de la Repfi-
blica convocando al Congreso.


gos y se place el debate hasta Noviembre.-Inter-
vienen en la discusi6n los sefiores Gonzalez Lanu-
za, Campos Marquetti, Vizquez Bello y Pino. Sin
llegar a un acuerdo se suspended la sesi6n por falta
de qu6rum a las 4 y 30.


SR. SOTO CALDER6N: Pido la palabra para hacer
aclaraciones al acta.
SR. PRESIDENT (GONZALEZ LANUZA) : El Secreta-
rio se servira leer la parte del acta que se refiere A
las manifestaeione sdel Sr. Diaz Pardo.
(El Oficial de Actas la lee).
t Desea el Sr. Diaz Pardo que se haga constar que
hizo manifestaciones respect A la inconstitucionali-
dad del Decreto del Sr.-Presidente de la Repfiblica?
(El senior Diaz Pardo hace signos afirmativos).
Se harA constar.
Tiene la palabra el Sr. Soto.
SR. SOTO CALDER6N: En la parte del acta que se
refiere A las manifestaciones hechas por el senior Ba-
rreras se ha omitido la conminaci6n que hizo A los
sefiores Representintes apelando Lt su hombria de
bien para que imitasen al Sr. Arias. Entiendo que
esa parte debia hacerse constar en el acta.


---~----CC---cc------


-- --












2 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA DE REPRESENTANTES


SR. PRESIDENT (GONZALEZ LANUZA) : El acta es
un resume de'lo que ocurre en las sesiones. Los de-
talles 6 incidents pueden verse en el DIARIO DE SE-
SIONES.
Se aprueba el acta con las modificaciones pedidas
por el Sr. Diaz Pardo?
Los sefiores Representante sque est6n conformes
se servirAn ponerse de pie.
(Los seiiores Representaiites en mayoria se ponen
de pie)
Aprobada,
La Presidencia ha recibido dos excuses de los
Representantes Miguel Arango que se encuentra en-
fermo y del senior Mario Recio, que dice que como
apoderado del Sr. Omelio Freyre, present su excu-
sa por encontrarse este actualmente en Europa. El
Sr. Torralbas igualmente envia una comunicaci6n
acompafiada de certificaci6n m6dica, en la que justi-
fica que se encuentra enfermo y que por ese motive
no puede asistir A la sesi6n de hoy.
SR. SAGAR6 BENiTEZ: Sefior Presidente: Puede in-
formarme S. S. si el Sr. Cardenas, que asisti6 A la
sesi6n anterior, ha enviado alguna excuse por su
falta de asistencia actual.
SR. PRESIDENT (GONZALEZ LANUZA): Si hubiera
enviado excuse la Presidencia hubiera dado cuenta
de ella. No hay mis excuses que aquellas de que se
ha dado cuenta hasta el moment present.
Se va A dar cuenta de una comunicaci6n del Tri-
bunal Supremo.
Sn, SECRETARIO (BARRERAS) : (Leyendo):
Habana, 26 de Julio de 1913.
Sr. President de la Camara de Representantes.
Senior:
La Sala de Vacaciones del Tribunal Supremo, en
funciones de Sala de lo Criminal, con motivo de co-
municaci6n de ese Cuerpo sobre la causa nfmero dos
del corriente afio, ha dictado la siguiente providen-
cia: "Por reeibidas las anteriores comunicaciones,
agregu6nse al rollo de la causa nfirero dos del co-
rriente ailo y en nm6rito de lo acordado por el Se-
nado y la Camara de Repreentantes, de la Republi-
ca, se alza la suspension del procedimiento dispuesta
en el auto de diez del actual, y comuniquese, con cer-
tificaci6n de esta providencia, al Magistrado instruc-
tor para que continue la investigaci6n sumarial par-
ticipAndose esta 'resoluei6n A dichas Cimaras Legisla-
tivas. Lo provey6 la Sala y rubrica el senior Presi-
dente, certifico hay una rfbrica.-M. S. Portillo.-
Al margen:-Pichardo.-Giberga.-Tapia.-Demes-
tre.-'Gutidrrez.-La Torre.-Avellanal.
Lo que tengo el honor de trasladar A usted para su
conocimiento.
De usted con toda consideraci6n.-Jose M. Pichar-
do, Presidente de la Sala de Vaeaciones".
SR. PRESIDENT, (GONZALEZ LANUZA) : La CAmara
se da por enterada.
Hay una comunicaci6n procedente del Senado.
SR. SECRETARIO (BARRERAS) : (Leyendo):
"Iabana, 18 de Agosto de 1913.
Sr. President de la CAmara de Representantes.
Sefior:
En cumplimiento y 6 los efectos del articulo 15 de
la Ley de Relaciones entire la CAmara de Represen-


tantes y el Senado, tengo el honor de comunicar A
usted que este Cuerpo ha sido citado a sesi6n extra-
ordinaria continuada para el dia veinte del corriente
mes, A fin de que, si lo estimiare convenient, proceda
a la discusi6n del Proyecto de Ley referente a la de-
rogaci6n del Titulo I del Libro cuarto de la vigente
Ley de Enjuiciamiento Criminal y sus sustituci6n
por otras disposiciones; cuyo Proyecto de Ley fu6
comunicado A ese Cuerpo en 25 de Julio pr6ximo pa-
sado,' los efectos del articulo 12 de la expresada Ley
de Relaciones, habi6ndose abstenido el Senado de
today discusi6n sobre el mismo A virtud de lo dispues-
to en el articulo 14 de la indicada Ley.
De ousted muy atentamiente.-E. Sinvhez Agramon-
te, Preidente.-Anlonio Berenguer, Secretario.-
11. F. Giuvara, Secretario".

Si. PRESIDENT (GONZALEZ LANUZA) : Se va A dar
lectura tambi6n A otra comunicaci6n procedente del
Senado.

SR. SECRETARY (BARRERAS) : (Leyendo):

"IHabana, 25 de Julio de 1913.

Sp. P'residente de ]a Cimara de Representame.
Sefior:
En cumaplimiento de lo dispuesto en el articulo
doce de la Ley de Relaciones entire la CAmiara de Re-
presentantes y el Senado, tengo el honor de remitir A
usted copia de una Proposici6n de Ley derogando
el Titulo I del Libro cuarto de la Ley de Enjuicia-
miento Criminal, y copia de un Proyecto de Reso-
luci6n Conjunta autorizando desde esta fecha todos
los suplicatorios que se dirijan A los Cuerpos Cole-
gisladores para la detenci6n A procesamiento de Sena-
dores 6 Representantes con motivo de delitos comu-
nes, cuyos asuntos han sido presentados y leidos en la
sesi6n extraordinaria celebrada por este Cuerpo en
el dia de hoy; acordandose, visto lo dispuesto en los
articulos 14 y 15 de la citada Ley de Relaciones, ro-
gar A ese Cuerpo el cumplimiento del articulo 16 de
la misma.
Lo que tengo el honor de comunicar 6 usted en
cumplimiento de lo acordado.
De usted atentamente.-E. Sdnchez Agramonte, Pre-
sidente,-Julidn Godinez, Secretario.-Gonzalo P&rez,
Secretario.
AL SENADO:
Para responder al Mensaje del Sr. President de la
Repfiblica, que es, A su vez, un eco de la opinion ge-
neral del pais, el Senador que suseribe propone el
siguiente
PROYECTO DE LEY:
Articulo 1--Se deroga todo el articulo I del Libro
cuarto de la Ley de Enjuiciamiento Criminal vigente,
el cual sera sustituido por la present Ley y bajo la
siguiente denominaci6n: "Del mlodo de proceder en
los delitos inmputados a algfin Senador 6 Represen-
tante A la CAmara".
Articulo 2--No podrA formarse causa criminal
contra Senadores y Representantes, ni A instancia del
Miniri. i Pfiblico 6 de acusaci6n particular, ni con
autorizaci6n del Cuerpo respective 6 sin ella, ni du-
rante el desempefio del cargo despu6s, por los deli-
tos que se les imnputen por las opinions y votos que
hayan emitido en el ejercicio de sus cargo.








DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA DE REPRESENTANTES 3


En los denmis delitos, salvo el caso de delito fla-
grante y de que no est6 reunido el Congreso, los Se-
nadores y Representantes no podran ser detenidos ni
procesados sin la previa autorizaci6n del Cuerpo vt
que pertenezca.
A'rticulo 4-En el caso de delito flagrante podran
ser detenidos y procesados los Senadores y Represen-
tantes, sin necesidad de autorizaci6n alguna; pero se
pondra el hecho, A la mayor brevedad possible, en co-
nocimiento de la Camara respective, si estuviese reu-
nido el Congreso, sin que se suspend por ello el cur-
so de la causa y los efeetos que luego se expresan.
Articulo 5-En el caso de que no estuviere reu-
nido el Congreso podran ser detenidos y procesados
los Senadores y Representantes sin necesidad de auto-
rizaci6n alguna pero se pondra el hecho en conoci-
miento del Congreso al primer dia de su inmediata
reunion, sin que se suspend por ello el curso de la
causa, ni el cumplimiento de la sentencia si se hubje-
se dictado, y 4 los efectos que luego se expresaran.
Artieulo 6-La solicitud se harA siempre mediante
un 'Mensaje, firmado por el Preidente del Tribunal
Supremo de Justicia, eon testimonio de todos los par-
ticulares que a su juicio sean necesarios para former
cabal conocimiento del caso, y dirijirlo al Presidente
de la CAmra respective 6 interesAndole su autoriza-
ci6n para detener 6 procesar, continuar el curso de
la causa 6 el cumplimiento de la sentencia, segfin los
casos A que se contraen los articulo precedents.
Afrticulo 79-Recibido el lensaje de la Camara
respective, el Presidente de la misma lo pondra en
la Orden del Dia de la sesi6n mAs inmediata.
Articulo 8-La C4mara tendrA que adoptar, ade-
mAs de las medidas interiors que estime convenien-
tes, alguno de los acuerdos siguientes:
a) A'utorizar 6 negar la detenci6n.
b) Autorizar 6 negar el procesamiento.
e) Autorizar 6 negar la continuaci6n de la causa.
d) Atutorizar 6 negar la continuaci6n del cumpli-
miento de la sentencia.
'e) Pedir, por una sola vez, mayors antecedentes.
Articulo 9"-Al recibirse los nuevos antecedentes a
que se refiere ]a letra c) del articulo anterior, la Ca-
mara de que se trate, tendra necesariamente que
adoptar alguno de los otros acuerdos consignados en
el propio articulo.
Articulo 10.-Cuando la. Camara respective negab
la autorizaei6n para continuar la causa 6 para que
sigd cumpli6ndose la sentencia, se pondra inmediata-
mente en libertad al Senador 6 Representante de que
se.trate.
Cuando la Cimara correspondiente celebrase cineo
sesiones cousecutivas A aquella en que se hubiere
dado cuenta de cualquiera de los Mensajes referi-
dos,. sin adoptar ninguna resoluci6n, se entenderir
concedida la autorizaci6n de que se trata, y asi lo co-
municar su Presidente al del Tribunal supremo de
Juticia.
Articulo 12.-En todos los casos en que quede de-
tenido el ejercicio de la acci6n criminal contra Se-
nadores 6 Representantes A virtud de un acuerdo ne-
gativo de ]a CAm:ara respective, la causa continuarh
de nuevo, 6 Ia sentencia seguirh cumpli6ndose, tan
pronto la persona de que se trate cese en su cargo
legislative.
Articulo 13.-E1 Presidente del Senado y el de la
CAmiara de R:presentantes deber6n certificar dentro
de las veinte y cuatro boras siguientes 6 la solicitud
que le haga el Fiscal del Tribunal Supremo de Justi-


cia, acerca de si determinada persona es 6 no Sena-
dor 6 Representante.
Articulo 14.-Si una persona sujeta A procedimien-
to criminal fuese elegida Senador 6 Representante y se
aplicarAin por analogia, segfn el estado de la causa
y si estuviese 6 no reunido el Congreso, los articulo
precedents.
Articulo 15.-Las detenciones de la acci6n crimi-
nal no inipliearin las de las acciones civiles. que
puedan enmanar de los hechos delictuosos, cometidos,
las cuales podran ser ejercitadas por los perjudica-
dcs en el juicio civil correspondiente.
Articulo 16.-Los Jueces Correccionales podran
imponer penas pecuniarias a los Representantes y
Senadores sin las limitaciones de esta Ley, la cual
solo sera aplicable A los casos en que tenga que im-
poner penas privativas de la libertad.
Articulo 17.-El derecho de inviolabilidad de los
delitos cometidos, con la Palabra 6 el voto, en el ejer-
cicio de los cargos de Senador 6 Representante es
irrenunciable. Las limitaciones para el ejercicio de la
acci6n penal, repecto de los demas delitos, y h que se
contrae esta Ley, son renunciables. Toda persona, an-
tes 6 despu6s de haber sido elegida Senador 6 Repre-
sentante, puede acudir ante un Notario, renunciando
las garantias de la present Ley, siendo obligaci6n de
dicho Notario remitir una copia autorizada al Presi-
dente de la CAmara de que se trate. Una vez hecha
esta renuncia es irrenunciable, y en caso de delito el
President de la Camara lo comunicarh, sin necesidad
de acuerdo de la misma comb contestaci6n al Mensaje
que reciba del Poder Judicial.
Palacio del Senado, a 23 de Julio de 1913.-Ricardo
Dozl.-Para autorizar su lectura.-Eugetnio Sdnchez
l.ri'.'-i,,l. .-Manuel M. Coronado.

AY SENADO:

Sin perjuicio de lo que se resuelva en los Suplica-
torios librados en el Tribunal Supremo de Justicia
en la causa nmimero dos de este afio y A que se refiere
el Mensaje del Sr. President de la Repfiblica, el
Senador que suscribe propone el siguiente proyecto de

REsoLucI6N CONJUNTA:

Articulo 1-El Senado y ]a Camara de Represen-
tantes autorizarfn desde esta fecha en adelante todos
los suplicatorios que se les dirijan para la detenci6n
6 procesamiento de Senadores 6 Representantes con
motive de delitos comunes.
Articulo 29-Para aue el Senado 6 la. Cnimara pue-
dan dejar de acceder 4 la referida autorizaci6n se ne-
cesita que expresamente lo acuerde la. C6miara res-
peetiva con una votaci6n de las tres cuartas parties
de los miembros que la compongan.
Articulo 3-En un caso de duda acerca de si el
delito de que se trate sea de car6cter comfin 6 poli-
tico, se resolverA por una Comisi6n de dos Senadores
y dos Representantes, elegidos por cada Cuerpo, y
bajo la Presidencia del Presidente del Senado, si se
trata de un Senador, y del de la CAmara, si se trata
de un Renresentante. Esta Comisi6n resolvera por
mayoria obre el carecter del delito, sin ulterior re-
curso.
Articulo 49-En los delitos politicos el Senado y
la Cm'ara de Representantes podrAn acordar, en vo-
taei6n ordinaria de la mitad mas uno, si se accede 6
no sl SuDlicatorio.
Articulo 39-Esta resoluci6n no podrA ser alterada
por ninguna de las Cnamaras separadamente, sino que







4 DIARIO, DE SESIONES DEL OONGRESO.-CAMIARA DE REPRESENTANTES


tendrA que serlo por otra de su propia naturaleza,
adoptada por ambos Cuerpos conjuntamente.
Palacio del Senado, A 25 de Julio de 1913.-Ricardo
Dolz.-Para autorizar su lectura.-E. Sdnchez Agra-
nmonte.-Manual M. Coronado".
"A LA CAMARA
Los Repreentantes que suscriben tienen el honor
de proponer A la Camiara se digne acordar en virtud
de la trascendencia que envuelve la Proposici6n de
Ley que referente al Miensaje Presidencial objeto de
la convocatoria que nos reune, presentada por el
doctor GonzAlez Lanuza, se sirva acordar se remlita
dicha proposici6n de Ley A la Comisi6n de C6digos,
y se den por terminadas las sesiones extraordinarias,
comunicAndolo asi al Senado y Ejecutivo de la Na-
ci6n.
Sal6n de .la CAmara, A 28 de Julio de 1913.-Gene-
roso Campos Marquetti.-R. Guerra.-M. Delgado.--
E. Messonier.-Clemente Vdzquez.-Carlos GonzSlez
'lavel.-M. G6mez Rubio".

SR. PRESIDENT (GONZALEZ LANUZA): La Cimara
se da por enterada de este Proyecto de Ley y de es-
te Proyecto de Resoluci6n. Respecto al primero no
podemos discutirlo, porque de acuerdo con el ar-
ticulo 14 de la Ley de Relaciones tiene preferencia
el trabajo de la CAmara sobre el del Senado cuando
en el mismo dia se presentan dos cuestiones. de la
misma naturaleza. En referencia con el Proyecto de
Resoluci6n acerca del cual no se ha presentado na-
da en esta CAmara, no podemos tomar en considera-
ci6n ni discutir el problema de que se trata porque
el Senado no ha discutido ni votado tampoco aque-
lla proposici6n alli presentada.
En el dia precedent se di6 lectura A la Proposi-
ci6n de Ley que los sefiores Representantes pudie-
ron oir. No se pudo tomar acuerdo sobre ello porque,
por la hora y moment en que lleg6 A la Mesa no se
habian podido sacar las.copias y repartirlas de ma-
nera que en esto smomento spudiera votarse si se
toma 6 no en consideraci6n que es lo que procede,
a menos que los sefiores Representantes deseen que
se vuelva A leer, no creo la lectura necesaria porque
lo que faltaba era el reparto de las copias, las copias
se han repartido y la votaci6n puede venir ahora.
I'ay acerea de este particular la moci6n que se ha
presentado A la Mesa, pero como ella no impide el
que se tome en consideraci6n si no se refiere A una
material posterior, debemo svotar primero si se toma
6 no en consideraci6n la proposici6n anteriormente
citada y. despues dar cuenta de la moci6n suscrita
por los sefiores Campos Marquetti y otros Represen-
tantes. ~Se toma en consideraci6n la proposici6n A
que se ha referido la Presidencia?
Los que esten conformes se servirAn ponerse de
pie.
(Acordado).
Tomada en consideraci6n.
Se va A dar lectura nuevanente A la moci6n in-
,dicada.

(El Secretario, Sr. Barrcras, le da lecture).

SR. PINO QUINTANA : Pido la palabra para hacer
una enmienda A la proposici6n.
SR. PRESIDENT (G)NZALEZ LANUZA): Tiene la pa-
labra el Sr. Pino.
SR. PINO QUINTANA: Es que se remita A la Comi-
si6n de C6digos, pero con encargo de que este dic-


taminada para el viernes y resolver en ese dia sobre
el Proyecto de Ley, ya que ese ha sido el objeto
linico de la convocatoria.
SR. VAZQUEZ BELLO: Pido la palabra para oponer-
me A lo que pide el Sr. Pino como enmienda:
SR. PRESIDENT (GONZALEZ LANUZA) : La Presi-
dencia iba A ocuparse de eso.
SR. PINO QUINTANA: jLo tengo que presentar por
escrito ?
SR. PRESIDENT (GONZALEZ LANUZA) : No, es que
realmente no es una enmienda. La moci6n tiene dos
extremes y me parece que ha de votarse separada-
mente, porque sobre uno puede reinar acuerdo y
sobre otro no; un extreme es que se remita a Justi-
cia y C6digos, otro que se place la discusi6n hasta
la pr6xima legislature de Noviembre; pero lo que
el Sr. Pino propone no es una enmienda.
De modo, que se abrirA A discusi6n la segunda
part de la moci6n.
*SR. PINO QUINTANA: Yo estoy de acuerdo con la
primer parte de la moci6n de que pase A la Comi-
si6n de Justicia y C6digos.
SR. PRESIDENT (GONZALEZ LANUZA): Vamos A po-
ner a discusi6n esta primera parte.
SR. CAMPOS MARQUETTI: Pido la palabra para ha-
cer una pregunta al Sr. Pino; A quien ruego me
contest como l6 acostumbra a hacerlo siempre. El
pide que vaya A la Comisi6n de Justicia y C6digos
y recomienda que se resuelva para el viernes.
SR. PINO QUINTANA: De modo que el dictamen
llegue para discutirse en la pr6xima sesi6n.
SR. PRESIDENT (GONZALEZ LANUZA): La Presi-
dencia quiera tomlar el acuerdo primero de la remi-
si6n A la Comisi6n de C6digos. Creo que sobre eso
no habrA dificultad.
SR. CAMPOS MARQUETTI: Yo no tengo inconvenien-
te, reserv6ndome para entonces la pregunta al se-
fior Pino.
Sn. PINO QUINTANA: Y yo la respuesta al senior
Campos Marquetti.
Sn. VAZQUEZ BELLO: Pido la palabra para des-
pues.
SR. PRFSIDENTE (GONZALEZ LANUZA) : Se pone A
discusi6n si debe tomarse 6 no en consideraci6n la
proposicidn de pase A la Comisi6n de Justicia y C6-
digos.
Los conformes se serviran ponerse de pie.
(Aprobado).
Se pone 6 discusi6n la segunda part, relativa...
Si. PINO QUINTANA: Deseo hablar en contra, pe-
ro desearia que el Sr. Campos Marquetti hiciera
primero la pregunta que me anunci6.
SR. CAMPOS M ARQUETTI: La pregunta es sencilla,
pero deseo oir primero al senior Pino.
S'i. PINO QUINTANA: Sefior Presidente y sefiores
Representantes: No voy realmente A consumer un
t-irno, porque el argument que adueir6 en contra
de ]a solicitud de los compafieros que suseriben esa
comunicaci6n de que nos ha dado cuenta la Presi-
dencia, es sencilla y puede condensarse en pocas pa-
labras. Nos ha convocado el sefior'Presidente de la
Repfiblica para una sesi6n extraordinaria con el fin
de tratar de eso que precisamente quieren los sefio-
res congresistas que no se trate, y acordamos apla-
zar las sesiones del Congreso para tratar ese parti-
cular en Noviembre. Y yo me pregunto: A qu6 he-
mos venido aqui?'Yo entiendo que A eso no hemos
venido aqui. Nosotros hemos aceptado las convocato-
rias porque ese es el punto principalisimo de ellas y
posotros no podemos acordar hoy la suspension de









T)TAP10T UP, SESIONES DEIL CONGIESIO.-. CAMARA DR REPRESENTANTES 5


este debate sin resolver el pro 6 el contra de la con-
vocatoria.
SR. V&AZQUEZ BELLO: Porque no se hizo en la le-
gislatura anterior.
SR. PINO QUINTANA: Puede ser que el Sr. V6zquez
Pello con tanta autoridad como yo y quizAs con mas
conocimientos, se pueda contestar asi mismo la pre-
gunta que me ha hecho.
SR. VAiZQUEZ BELLO: Yo soy de la minoria y no
fui de los que hizo la convocatoria y S. S. es de la
mayoria y pertenece al Partido de los que la hicie-
ron.
SR. PINO QUINTANA: Si la minoria es la que sus-
cribe esta solicitud de aplazamiento, no hay duda de
que lo que venimos aqui A resolver es el suplicato-
rio.....
SR. VAZQUEZ BELLO: Obedecemos al interns del
President de la Repfiblica.
SR. PINO QUINTANA: No se .habia comunicado ese
interns A los conservadores.
SR. DiAZ PARDO (R.) Ya yo aclarar6 ese punto.
SR. PRESIDENT (GONZkLEZ LANUZA): Tiene la pa-
labra el Sr. Campos Marquetti.
SR. CAMPOS MARQUETTI: Sefior Presidente y sefo-
res Representantes: Como veis el Sr. Pino no ha
consumido ningfin turno en contra. El lo ha dicho
al comenzar, aunque se habia expresado en forma
distinta, es decir, nos habia anunciado consumer un
turno en contra y un poco despu6s repiti6, que,
efectivamente, no iba 6 consumirlo. Y no podia ser
de otro modo. El Sr. Pino ha alegado, dirigi6ndose
al Vicepresidento del Comit' Parlamentario Liberal,
su condici6n de Abogado..
SR. PINO QUINTANA: No he hablado de eso.
Sa. CAMPOS MARQUETTI: Aludia S. S. de modo in-
directo. Y es que el Sr. Gustavo Pino esta de acuer-
do en el fondo con la imperiosa necesidad que exis-
te de estudiar con detenimiento este asunto.....
SR. PINO QUINTANA: Hace dos aiios que soy Re-
presentante y desde que entr6 aqui lo estoy estu-
diando.
SR. VAZQUEZ BELLO: Pero no ha consumido nin-
grin turno. (Risas).
SR. CAMPOS MARQUETTI: Me alegro: porque eso
indica lo grave del problema: eso sefiala la impor-
tancia del mismo. I Cufndo un hombre de los pro-
fundos conocimientos del Sr. Pino, ha dedicado dos
afios al studio de un asunto, quiere que los demas,
que no nos habiamnos fijado en 61, le resolvamos de
plano en un segundo? Reconozca el Sr. Pino para
los demas el mismo derecho en que ha vivido.
SR. PINO QUINTANA: Los demis lo han tenido, s6-
lo que no lo han aprovechado como lo he aprovecha-
do yo.
SR. CAMPOS MARQUETTI: Puede que sea, y en eso
tal vez estemos conformes S. S. y yo, porque S. S.
viene A demostrar que todo su tiempo en la CAmara
lo ha dedicado A una sola cuesti6n por mas que ello
implicaria una especie de clarividencia de que S. S.
carece.
SR. PINO QUINTANA: No todo el tiempo, el nece-
sario.
SR. CAMPOS MARQUETTI: Lo que puede alegar su
sefioria es que ha dicho el tiempo que es seguro que
tambi6n hemos dedicado todos en buscar la soluci6n
de c6mo habia de proceder la Camara, en los casos
de suplicatorios. Esta es una cuesti6n completamen-
te distinta de la que se debate. Aqui se pretend
modificar una Ley sustantiva....


SR. PINO QUINTANA: No, adjetiva.
SR. CAMPOS MARQUETTI: Perfectamente, mejor.
SR. PINO QUINTANA: La sustantiva no se puede
modificar, es la Constituci6n.
SR. CAMPOS M\ARQUETTI: Mejor, he dicho: no le
quita importancia y en cambio nos acerca. El se-
for Pino pretend modificar una Ley de esa natu-
raleza de un simple plumazo, sin studio previo al-
guno?
SR. PINO QUINTANA: Con el conforme de la Comi-
si6n de C6digos.
SR. CAMPOS MARQUETTI: iEl S-r. Pino sabe mas
que yo c6mo se hacen esas cosas! Pero sobre todo,
el argumnento capital, es que un hombre tan ilustra-
do como el Sr. Pino ha gastado dos. afios en el estu-
dio de una Ley que ahora 61 quiere que se resuelva
ipso facto, porque lo ha pedido el Ejecutivo y sin
tomarse el ilustre Representante el trabajo de razo-
nar sus deseos.
SR. PINO QUINTANA: Yo quiero que se resuelva
para que nosotros cumplamnos el compromise que
contradimos al reunirnos aqui despu6s de la con-
vocatoria.

SR. CAMPOS A ARQUETTI: Nosotros no tenemos com-
promisos' que cumplir.
SR. PINO QUINTANA: Con nosotros mismos. Hemos
venido para eso.
SR. CAMPOS MARQUETTI: Hemos venido en cumpli-
miento del deber que tenemos de concurrir A las
sesiones extraordinarias, siempre que la convocato-
ria se haga en forma constitutional, por el Ejecuti-
vo 6 por el Presidente del Congreso mismo. Hemos
concurrido aqui para resolver, no de aeuerdo con las
instancias y deseos del Ejecutivo, sino de acuerdo
con las conveniencias verdaderas del pais. Creo que
todos los selores conservadores convendrkn conmi-
go en que este en un asunto que merece profunda y
muy seria meditaci6n, estamos jugando, qu6 todo
el porvenir de la Repiblica de Cuba, no es eso?
No podemos proceder tan ligeramente en una cues-
ti6n de tan-grandisima importancia. Aqui no puede
pasar por la mente siquiera, pensando en el alto
patriotism que inspira A los sefiores conservadores,
la idea de que se pretend amordazar de alguna ma-
nera la minoria que represent actualmente el Par-
tido Liberal en esta Camara. No creo tampoco que
los sefiores Representantes conservadores, por satis-
facer un gusto momentineo, un capricho tal vez, un
exceso de amor propio, pretendan, por un miedio hi-
bil si se quiere darle ese nombre, que el Congreso se
reuna y resuelva para complacer al Gobierno, sin
tender a las legitimas demands de la opinion, y,
en este caso, las graves conseeuencias que se dedu-
cirian. No creo, repito, que se pretend cerrar el
paso para el porvenir a los propios sefiores congre-
sistas conservadores cuando en breve se constituyan
en minoria. No. Debemos reconocer lo siguiente:
aqui es verdad que hay pendientes de resoluci6n
muchos suplicatorios. Por eso el Ejecutivo nos dice
que es necesario que dictemos una Ley de Procedi-
mientos. Yo sostengo que es verdad; que es necesa-
rio que dictemos esa Ley. Pero mks que una Ley
de Procedimiento Exterior es una Ley de Procedi-
miento Interno que fije de una vez y para siempre
la manera c6mo debemos proceder en el caso de
presentarse suplicatorios. Esa es la cuesti6n. Por
qu6? Porque anticipadamente nos hemos encontrado
enfrente de problema tan grave como 6ste que se
ventila. Ahi esti el caso del senior Corona. El senior
Corona habia realizado un delito de sangre. Los se-








6 IARIO DE SEStONES DEL CONGREtO.-CAMARA DE REPRESENTANTE',


fiores Representantes se reunieron como lo hicieron
esta vez, y no entonces convocados A sesi6n extraor-
dinaria, sino regularmlente, y votaron, de acuerdo,
como se ha hecho ahora, con el acusado, dejarlo en-
tregado f los Tribunales de Justicia.
SR. SAGARO BENiTEZ: Entonces Corona estaba pro-
cesado solo, no habia un Asbert por el medio.
SR. CAMPOS MARQUETTI: Yo no quisiera entrar A
tratar de este particular con mi compafiero querido
el Sr. Sagar6. Me va a perdorar que pase por enci-
ma de esa especie de elucubraci6n de la political ac-
tual, para tratar, como lo vengo haciendo, del pro-
blema planteado.
SR. SAGAR6 BENiTEZ: Esas no son elueubraciones,
esas son verdades.
SR. CAMPOS MARQUETTI: Bueno, no quiero que dis-
cutamos. Esas son elucubraciones 6 algo mas; son
verdades, son cosas que se ven? pero de todas ma-
neras, yo ruego al Sr. Sagar6 que me disimule que
yo no puedo caer ahi donde 61 tiene deseos que yo
caiga.
SR. SAGAR6 BENiTEZ: Si no quiere caer el. sefor
Campos Marquetti, no caiga, siga adelante.
SR. CAMPOS MARQUETTI: Muchas gracias. Yo pue-
do continuar que en el caso del Sr. Corona cumpli-
mos como se cumpli6 ahora; pero es que entonces
no habia los suplicatorios pendientes de que nos ha
informado de manera brillante el Sr. Barreras, por-
que las cosas no eran entonces iguales, pues que aho-
ra, muchas veces, nos hemos enfrentado con supli-
catorios de character netamente politico.
SR. SAGAR6 BENITEZ: Cunles son los suplicatorios
de car6cter politico y cu6les los comunes, senior Cam-
pos Marquetti?
SR. CAMPOS MARQUETTI: El Sr. Sagar6 no lo sabe
y se llama periodista y es director de un peri6dico?
SR. SAGAR6 BENITEZ: Yo he consultado con mu-
chos abogados sobre cutles son los suplicatorios de
los delitos politicos y cuAles los de los delitos comu-
nes y no han sabido contestarme porque el C6digo
no establece cuiles son los delitos politicos.
SR. VAZQUEZ BELLO: Pero si los comunes.
SR. CAMPOS MARQUETTI: ...el senior Sagar6 que
indudablemente esta de acuerdo conmigo, parece sin
embargo no estarlo con 61 mismo: lo demuestra el he-
cho de que 61 sabe seguramente desde hace tiempo
que yo no soy abogado, y me pregunta sin embargo
lo que muchos abogados no han sabido decirle.
SR. SAGAR6 BENiTEZ: Porque usted es el que ha
tratado la material.
SR. CAMPOS MA-RQUETTI: Dirijase al senior (Seoa-
la al Sr. VWzquez Bello que le habla) que 61 lo ex-
plicara.
El hecho, sefiores Representantes, es que no es
una habilidad political, que no emplearia ni ha em-
pleado jams en casos semejantes, la ininoria liberal;
no es una oposici6n caprichosa; aqui se dispute este
asunto ahora mismo con much festinaci6n, y lo que
me hace molestar la digna atenci6n de vosotros es el
afan de que resolvamos serenamente, de que no
aprovechemos la desgraciada circunstancia que ha
preocupado durante muchos dias la atenci6n popu-
lar, para discutir alrededor de hechos generalmente
sentidos, una ley de tanta monta. Yo quiero que los
sefiores conservadores se fijen bien. El Partido Li-
beral, por desgracia nuestra, est6 en la oposici6n; el
Gobierno cuenta con los elements necesarios para
gobernar; nosotros queremos una amplia garantia
para desenvolver la oposici6n en la forma cordial en
que la venimos haciendo aunque aspiramos 6 estar


listos para responder eficazmente A todas las contin-
gencias. La finica manera que el pueblo tiene para
exponer con libertad y hasta con gallardia si se quie-
re sus aspiraciones, sus grande esperanzas y sus
mis vigorosas protests, es por medio de las CA-
maras legislativas. Si el Gobierno cuenta en sus
manos el mode de amordazar 6 la inmensa mayoria
que forma en su frente, y de acallar violentamente
las censuras de la opinion pfiblica, nos hemos de en-
contrar en situaciones muy peligrosas. Se critical, se
habla continuamente de las revoluciones de otros
paises de la Am6rica, y es precise reconocer que el
estado de: perturbaci6n en ellos predominant tiene
sn origen precisamsente en la falta de garanti'as de
sus elements representatives. Por eso querem'os que
el Gobierno tenga absolutamente todos los respetos,
todas las consideraciones, prefiriendo hasta imitar
la conduct doe algunos sefiores conservadores cuan-
do al referirse al Gobierno Liberal lo han hecho sin-
ceramiente, sin toemores posibles, segurois siempre de
que la C6mara habria die ser recta int6rprete del
derecho legitimo que tiene el ciudadano. a emitir su
pensamiento, y de que no tenia que temer A las ven-
ganzas. No quereemos vivir bajo la esparda de Dam6-
cles: exigimos del Gobierno los mismos respetos, las
mismas consideraciones que para 61 tenemos, Y he-
mos de confesar que vemos quebrantados esos altos
principios de la sociedad modern, si en la misma
forma que lo anunciais de dais sanci6n A una ley im-
premeditadamente, violentamente en favor de una
tendencia antidemocritica, de una especie de repre-
si6n al inalienable derecho del pueblo. Por eso yo
he pedido que dejemos este asunto doloroso para
nosotros por haber concurrido A la llamada del sefior
President de la Naci6n, A estas sesiones extraordi-
narias; para que no sea en vosotros tambi6n'doloro-
so en el porvenir haber realizado un acto contrario
A vuestros propios intereses: Hoy somos minoria,
tal vez mariana seamos mayoria. No nos mueven es-
piritus mezquinos sino el deseo noble de que como
nosotros tengais las manos sueltas, como las tuvis-
teis en el Gobierno Liberal. De manera, pues, que
voy a terminar haciendo constar lo siguiente: no so-
mos en definitive y de manera absolute contrarios a
que se discuta esta Ley; no, queremos por el contra-
rio que se discuta, pero pedimos tiempo que no to-
dos al cabo, tenemos la reconocida mentalidad del
Doctor Lanuza, Doctor en Derecho por su capaci-
dad, Catedrdtico de nuestra Universidad, en Dere-
cho tambi6n, preeisamente en Derecho de la clause,
que se relaciona con esto; y claro esta que 61 no
es que tenga estudiado como el Sr. Pino, sino dema-
siado sabido c6mo debe desenvolverse este asunto,
por eso es 61 el autor del Proyecto de Ley. Pero es
que yo no pido solo A su mentalidad sino a su pa-
triotismo y A su clarisimo talent que reconozca la
legalidad y hasta la lealtad con que estamos proce-
diendo nosotros al solicitar de la mayoria conserva-
dora que place la discusi6n de este asunto, y si se
quiere que se place hasta el mismo mes de No-
viembre, si se quiere que se le de fijeza A un dia
determinado de aquel mes; pero que nos dejen exa-
minar todo nuestro interns, leer bien nuestro porve-
nir, consultarnos uno a uno con respect A ese par-
ticular que nos permitan A los que como yo, el Doc-
tor Lanuza es testigo de ello, se esfuerzan por saber
y estudiar continuamente que tengamos tiempo para
hacerlo hoy. Entre vosotros mismos, miembros de la
mayoria, si honradamente, como proceden siempre,
si lealmente se levantase cada uno'en la soledad de












DIARIO )E.SESiOVES DEL CONGILESO.-CAMARA DE REPRIESENTAN'~ES 7


j i : ;,; ;|. i| : i | \[. !: ,';niip ,
su gabinete para conversar con nosotros, tendria
que hacer esta declaraci6n: reconozco que estdn e,
la raz6n, que tienen derecho a pedirlo, y hasta yo
lo haria, si lo preguntamos en votaci6n nominal qui-
zAs nos contestasen eso; si lo someti6semos A una
votaci6n secret, si esto fuera possible, es seguro que
consultados personalmente de conciencia
cia, votarAn de acuerdo con lo que yo solicito. El
Gobierno no puede, por su part, estimarse desaira-
do; no, el Gobierno reconoce que desire seria no:
concurrir 6 la sesi6n extraordinaria, el Gobierno no
sabe que no es desire desde el moment en que no
solo concurrimos y nos brindamos & discutir el asunto
que ahora se nos propone, sino que indicaremos las
razones por qu6 solicitamos ese tiempo. Ninguno de
los sefiores conservadores puede estimar, como decia:
el senior Pino, que dejemos de cumplir compromises
que nadie contrajo, ni siquiera que nos apartemos
de nuestro deber, sino por el contrario que cumpli-
mos con nuestro deber y para seguir cumpliendo
hoy mismo les brindamos una nueva ocasi6n. Nada
mis tengo que decir.
SR. PRESIDENT (FERNANDEZ DE CASTRO) : Tiene la
palabra el Sr. GonzAlez Lanuza.
SR. GONZALEZ LANUZA: Tengo entendido que la
habia pedido antes el Sr. Coyula.
SR. COYULA LLAGUNO: La cedo gustoso A su se-
iioria.
SR. GONZALEZ .LANUZA: Entonces har6 uso de la
palabra. Seiior Presidente y sefiores Representan-
tes: Tengo necesidad de comenzar recogiendo algu-
nas manifestaciones del Sr. Campos Marquetti, con
el cual, en algo, puedo estar realmente de acuerdo.
El asunto merece atenci6n, cuidado, studio y con-
sideraci6n detenida, por eso es que el senior Campos
Marquetti con sus amigos que suscriben la moci6n
que diseutimos quieren dejarla para la legislature
ordinaria de Noviembre. Hasta este punto no le
acompafio. Le doy las gracias por las manifestacio-
nes que ha hecho relatives & mi persona y y prepa-
raci6n para tratar de estos asuntos relatives a mi
persona y a mi preparaci6n intellectual para tratar
de estos asuntos, pero no puedo acompafiarle A que
yo lo rectifique en ese sentido en cuanto a aquello
que se desprende del discurso por 61 pronunciado, no
dieho claramente, pero si parece dar A entender que
yo, autor de la proposici6n, soy la inica persona ca-
pacitada para tratarlo en estos moments y que po-
dia por esa capacidad que se me reconoce, empujar
A mis compafieros A una soluci6n inconvenient.
SR. CAMPOS MARQUETTI: No, tal vez yo dijese eso
que dice S. S.....
Sn. GONZALEZ LANUZA: Yo no he dicho que S. S.
lo dijera, sino que se desprendia del contest de su
diseurso.
SR. CAMPOS MARQUETTI: Exactamente, nos vamos
A poner ahora dentro de la verdadera realidad. Lo
que yo digo es que de este lado no estamos muy bien
informados de eso y yo ponia como un ejemplo....
SR. GONZALEZ LANUZA: Ain no me parece la cosa
completamente ciirta. Yo tengo delante de mi dos
nlboEaos, j6venes, es v-.ril,3. Pero que y.: creo per
j:itarmnte capacitadoi; y con lt necesaria prepara-
ei6n para tratar de este asunto hoy. Es verdad que
cuando la sesi6n comenzaba podria no recorder las
cuestiones en otro tiempo estudiadas, pero han te-
nido -en sus estudios universitarios la preparaci6n
amplia y s6lida para digerir pronto cualquier pro-
blema, mixime 6ste, en el cual no me negaria yo 6
dar cualquier explicaci6n por detallada y amplia


que se pidiese respect a la Proposici6n de Ley que
hoy se ha tornado en consideraci6n. Es claro que en
una C6mara no hay exclusivamente Abogados, ni
puede haberlos, ni debe haberlos. debe haber aboga-
dos, debe haber que no lo sean, y de otras cosas se
ocupen, debe haber ingenieros, debe hamer m6dicos,
etc., porque entire nosotros hay mfiltiples y comple-
jos problems de indole diverse que exigen conoci-
mientos especiales y llegar6 siempre la oportunidad
en que cada uno de ellos se levante a ilustrar la opi-
.i6n de sus compafieros; pero esto no es un proble-
ma pura y simplemente juridico, es fundamental-
mente politico tambi6n, es el d6senvolvimiento pro-
cesal de un precepto de la Constituci6n y en cuan-
to el problema es fundamentalmente politico tam-
bi6n, es el desenvolvimiento procesal de un precep-
to de la Constituci6n y en cuanto el problema e#
fundamentalmente politico, todos tenemos por lo me-
nos lhs ideas directors.
Yo no quiero que tomemos en cuenta la Proposi-
ci6n de Ley sin que la Comisi6n de Justicia y C6-
digos haya dictaminado; pero si se le concede el t6r-
mino que nosotros legalmente podamos darle, esto
,es, sin que la CAmara deje de reunirse tres sesiones
consecutivas, entonces le habremos dado tiempo su-
ficiente para estudiar un proyecto igual al de la
proposici6n y 6 los miembros que componen esta
Camara tiempo suficiente para estudiar esta cues-
ti6n. Studio que si no se hace en diez dias no se
hard nunca. Es tiempo suficiente para estudiar esta
cuesti6n en las generalidades y detalles que en ella
se envuelvan; y t6ngase present que estamos en una
legislature extraordinaria convocada para tratar de
este asunto, y que en Noviembre se encontrar6 la
C6mara con una legislature ordinaria de indefinida
extension para tratar de otros muchos asuntos. Por
eso creo que esta Tesulta la ocasi6n oportuna para
tratarla.
Es tiempo bastante para que los sefiores de la Co-
misi6n de Justicia y C6digos de todos los matices
politicos, que son Abogados, tengan un criterio so-
bre la material. Ese tiempo por estos empleado en es-
tudiar el problema juridico por los demas Represen-
tantes que no forman part de la Comisi6n y para
prepararse para los debates cuando se discuta la
cuesti6n en la Camara. Por consiguiente puede de-
dicarse de este modo al studio de un solo asunto
y tener en 61 concentrada su atenci6n toda para de-
jarlo terminado y asi no tendremos que concurrir
en Noviembre para tratar de esta cuesti6n y podre-
mos discutir serenamente sin preocupaciones y yo
acompafio al Sr. Campos Marquetti en aquellas
intenciones si hubi6ramos resuelto primero esta cues-
ti6n y luego el problema de los suplicatorios, si hu-
bi6ramos entendido, trat6ndose de la Ley la idea ex-
plicita 6 implicita de que estibamos haciendo una
Ley para un process determinado.
Podria discurrirse si ella era mis favorable 6 per-
judicial A los encausados 6 .era aplicable 6 no retrolac-
tivamente. Felizmente, no hay nada de eso, los he-
chos realizados por el Congreso han dejado las cosas
en su curso natural; el process esta entregado a los
Tribunales de Justicia del viernes en adelante, por
complete; podremos hacer alusiones A l1, pero no
tendremos que resolver nada sobre 61, y nada que
resolvamos afectarA al process. Es pues una situa-
ci6n desinteresada y desembarazada aquella en que
podramos encontrarnos para discutir y votar sobre
las Proposiciones de Ley.
Es curioso, y las interrupciones del Sr. Pino lo












8 DIARIO DE SESIONES DEL CONGBESO.-CAMARA DE REPRESENTANTES


indicaban, que se piense que nosotros venimos aqui
pura y simplemente A otorgar aquel suplicatorio y
que el Senado se ha reunido tambien para otorgar
el otro. Eso sera si nosotros queremos que asi sea,
pero a nosotros se nos ha convocado para que discu-
tamos y resolvamos esa Ley y, por lo tanto, debemos
discutirla y votarla. Si nosotros no lo hacemos, no
tendremos derecho A decir A nadie que se haga tal
6 cual cosa. Y cuAl sera la situaci6n de la Camara
ante la opinion general del pais ante nuestros pro-
pios ojos? Una muy grave sobre la cual no so ha fi-
jado tal vez el Sr. Campos Marquetti y que yo quie-:
ro sugerirle.
Realmente la Ley procesal actualmente vigente, la
Ley procesal Espafiola, desenvolvia el precepto de la:
Constituci6n de Espafia de una manera como podia
haberlo desenvuelto de otra manera. Yo no la creo:
contraria A la Constituci6n espafiola ni A lo nues-'
tra, no la creo contraria A la nuestra porque ella, si
en la letra difiere de la Constituci6n espafiola en:
el contenido de sus disposiciones es completamente
id6ntica; si esa Ley desenvolvia aquellos preceptos;
de una manera comb de otra podia haberlos desen-
vuelto, pero sin ir contra aquellos preceptos, no
puede ir ahora; la diferencia entire esas Constitu-i
clones es pura y simplemente verbal: la espafiola tie-.
ne un articulo para la inmunidad absolute, la irres-,
ponsabilidad para lo que el Senador haga en eli
ejercicio de sus funciones, la otra es la que se suele
lamar inmunidad relative: la que no quiere que se
le detenga cuando el Congreso est6 abierto 6 que lo
procesen y le permit cuando el Congreso este ce-:
rrado 6 cuando el delito es flagrante. Lo mismo dice
la Constituci6n espafiola que la nuestra, lo ufnico vii
que se diferencian es que esta parte la reserve para
otro articulo y la nuestra reune ambas cuestiones
en uno solo y que en ese articulo de la Constituci6n!
espafiola se habla primero del Senador que delin-:
quiere estando el Congreso abierto 6 cerrado, in-:
fraganti 6 no, y luego viene A repetir el mismo pre-'
cepto, pero las dos Constituciones son intrinseca-
mente iguales. Y nosotros no vamos a tocar la in-
munidad parlamentaria ni la podemos tocar en este
punto; todo lo que se ha dicho respect de definir y
tocar la inmunidad parlamentaria es completamente
erroneo, una manera de hablar equivocada, asi pord
parte de los doctors como de los indoctos, de losg
abogados como de los que no son abogados, porque
yo reconozco que algunos abogados han empleado.
hasta un lenguaje inadecuado.....
SR. CAMPOS MARQUETTI: (Interrumpiendo). Me da&
la raz6n S. S.
SR. GONzALEZ LANUZA: Bien, vamos A tomar todo
el tiempo necesario paro discutirlo, vamos a convo,
car A la Camara para discutir una sola cosa, para
que nuestra atenci6n se fije tan solo en esa cosa, pa-
ra discurrir sobre la orientaci6n indicada 6 en otra,
para que no tengamos los inconvenientes y dificulta-
des de las sesiones ordinarias con sus alteraciones de
la Orden del Dia y sus peticiones de urgencia sobre
tal 6 cual cuesti6n, para plantear determinado deba-
te, cono ha sucedido en muchas sesiones de la le-
gislatura anterior, por ejemplo, yo recuerdo una queo
hare present A los sefiores de la minoria en cuantq
sirve para expresar mi desapasionamiiento sobre el
particular que actualmente se debate; Qui6n fu4
quien se opuso i los sefiores del Partido Liberal cuani
do so trataba de hacer por los sefiores del Senadoe
una jurisdicci6n privativa para juzgar A los Secreta-
rios del Despacho y a los Gobernadores de Provin-


cias, cuando, tenemros los Secretarios del Despacho y
cinco Gobernadores nuestros tanibin ?
Sa. DiAz PARDO (R.): S: S.
SR. GONZiLEZ LANUZA: De modo que yo procure
aprovecharmte del tiempo en que somos powder pa-
ra obtener determinadas ventajas, porque a mi me
preocupa mas el porvenir de mi patria que la ven-
taja del moment. Precisamente ese empefio constan-
te de mis compatriotas de mirar solamente lo que
esta pr6ximo y no lo remote, de discutir lo actual, lo
del dia de hoy no pensar las ventajas del maiana,
me ha impulsado siempre a realizar un esfuerzo pa-
ra sustraerme A esa atm6sfera y he preferido mirar
al mariana mAs que al present y cuando algo me ha
parecido fitil 6 convenient en el dia de hoy lo he
pesado en la balanza de las contingencias futuras.
Ahora, por tanto, estoy discurriendo en ese senti-
do. Se bien que dentro de poco podemos dejar de
ser Gobierno, dentro de cuatro afios, cuatro afios que
son bien poco para la vida de un pueblo y para la
vida de un hombre tanbien, se bien que podremos
dentro de poco no ser mayoria, pero eso no me im-
porta ante la consideraci6n gravisima que me obliga
a excitar A los sefiores Representantes a que no de-
jen para el pr6ximo Noviembre la resoluci6n de este
asunto, sino que lo resuelvan en esta legislature ex-
traordinaria, para que no se diga luego que las CA-
maras se han limitado tan solo A conceder el supli-
eatorio, para procesar a uni Senador y a un Repre-
sentante para que contra ellos continue la causa. Si
tal hici6ramps mereceria que tal se dijera, porque
en nuestras manos estA precisamente hacer lo con-
trario.
Mi consideraci6n es la siguiente: qu6 va A decir el
pfblico de esa actitud: se levant6 una determinada
corrierite de opinion que provoc6 una emoci6n pro-
funda un suceso desgraciado, que no tengo que de-
cir que todos hemos lamentado muy profundamente,
todos, todos, todos. Ese suceso arrastr6 A personas
que. nunca pensaron verse envueltas en semejante
process y que nunca creimos nosotrcs que en un
process de esa indole se vieran envueltos, pero ante
esta impresi6n general,ante esa emoci6n colectiva,
ante esa resonancia del acontecimiento dentro y fue-
ra de los limits de la Repilblica, qu6 hemos hecho
nosotros los Representantes y Senadores? Arrojar
dos press para satisfacer esa opinion, para calmar
esa emoci6n, y esas press son dos compafieros nues-
tros y quedarnos despu6s disfrutando del antiguo
privilegio y no tomarnos el tiempo necesario para
nuestro buen nombre y por nuestro prestigio para
redactar una Ley que es para lo que nos ha
convocado el Ejecutivo Nacional A una legislature
extraordinaria.
Por esas consideraciones que he indicado, por el
tiempo de que disponemos para estudiarla en la Co-
misi6n de C6digos con toda la amplitud necesaria,
no reuni6ndose hasta el lunes, en cuya sesi6n se dis-
cutira el asunto, es por lo que creo que la moci6n no
se debe votar ahora, es por lo que creo que debemos
votar en contra de ella.
Esto -es, sefiores, lo que tenia-que decir sobre este
particular, intimamente estoy convencido de que es
asi, y no se diga, repito, que tal 6 cual ha sido la
intenci6n de la convocatoria, porque serA charla bal-
dia para hacer esto, mAis desapasionado, para plan-
tearlo y discutirlo, porque la Ley de autos no afec-
tarA en manera alguna a ese proeeso como antes de-
cia y ahora quiero repetir. Por lo demAs yo no hu-
biera procurado nunca limitar esa inmunidad ni res-








DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.---'.\IA RA DE REPRESENTANTES 9


tringirla ni amordazarla. He leido en un peri6dico
liberal, lo he leido un poco de rechazo (por el co-
mentario de un peri6dico conservador), pero des-
pu6s por esee comentario busqu6 el peri6dico de re-
ferencia y alli lo lei, una cosa curiosa. So dice en el
trabajo periodistico de dicho peri6dico que yo
respeto la inmunidad parlamentaria y que no trato
dme mrenoscabarla ni de restringirla, como lo demuestra
la Proposici6n de Ley que he redactado, pero la in-
munidad parlamentaria est6 escrita en la Constitu-
ci6n y lo finico que nosotros podemos hacer es en-
mendar esas reglas procesales que son perfectamen-
te absurdas, que no resisten el mn4s ligero examen,
que son tan absurdas que no resisten el mis ligero
examen de la atenci6n de un hombre de sentido co-
miin y sin conocimiento del derecho si se fija en
ellas. Por eso hay que substituirlas por otras rational,
efectiva y precisas, eso es lo finico que podemos ha-
cer, hasta el punto de que habi6ndose manifestado
que en aquella Proposici6n de Ley en uno de sus
articulos se dice que pasados treinta dias sin haber
tomad6 acuerdo las CAmaras sobre el particular, con-
tinfie el process, y tenia el prop6sito de rectificarlo
yo mismo, pues no me gusta crearle trampas A na-
die, generalmente no acostumbro A crearle trampas
A nadie, porque siempre donde hay trampas me re-
sisto yo A caminar, de tal manera que cuando uno
de los sefiores Representantes de la minoria liberal
me ha ensefiado una enmienda que ya dej6 sobre la
mesa, y que piensa presentar, en que se entiende
concedida la autorizaci6n no cuando concurran 30
dias, sino cuando se celebre efectivamente un nfime-
ro determinado de sesiones, lo he dicho que yo mis-
mo iba A hacer la enmienda y que me alegro que se
presentase. Por consiguiente, esto se puede discutir
con tiempo como cosa exclusive, sin referirle con el
desdichado process, que ya nosotros accedimos, y sin
necesidad de prejuicios, sin necesidad de simpatias
debenos diseutirlo ahora, y lo repito, por la raz6n ca-
pital que importa much a nuestra buena posici6n
que debemos mantener ante el pais. para que no se
diga que salimos de la situaci6n que la opinion nos
creara entregando A esos dos compafieros y qufe qui-
somroi conservar para. nosotros la antigua situaci6n
verdaderamente insostenible. He concluido.
SR. CAMPOS AMARQUETTI: Pido la palabbra para
rectificar.
SR. PRESIDENT (FERNXNDEZ DE CASTRO) : Tiene la
palabra el Sr. Campos Marquetti para rectificar.
SR. CAMPOS MARQUETTI: Sefior Presidente y sefio-
res Representantes Las filtimas palabras del doctor
Lanuza han puesto en evidencia que nos separan
muy poca cosa, la diferencia que nos separa es que
el doctor Lanuza opina que en una semana es bas-
tante y yo que con unas cuantas semanas. Nos dis-
tancia muy poca cosa, en principio cuando el doctor
mirando hacia la opinion pfiblica se pregunt6 qu6
dirAn de nosotros, y habl6 entonces de la conser-
vaci6n de nuestro buen nombre. Y yo me pregunto
del mismo modo. En este particular yo decia que nos
distanciaba muy poca cosa; pero en donde si nos
separa bastante es en la consecuencia que deduce
el doctor Lanuza de esa pregunta, y 61 dice que la
opinion nos motejaria que nos hubi6semos reunido
por una convocatoria Presidencial 6 un efecto y que
no lo discuti6semos. Y reforzando el criterio que ten-
go, ilustrando lo que respect A esa cuesti6n de nucs-
tras facultades he leido en nuestra Constituci6n, de-
cia que podiamos hacer en uso de nuetro lib6rrimo
derecho, y yo deduzco estas consecuencias. &Qu6 di-


rd la opinion pfiblica si nosotros nos reunimios para'
votar inmediatamente una cuesti6n fundamental do
gran importancia cuyas consecuencias pudieran pe-
sarnos un dia despubs? La confianza que el pais ha
demostrado tener en nosotros descansa en que nos
supone hombres ecuAnimes, hombres civicos, estudio-
sos, deseosos de interpreter bien su manera de sen-
tir y de querer que las cosas y sobre todo de resol-
ver con alteza de miras. Defraudamos esa confian-
za, quebrantamos nuestra posici6n si procedemos de
manera contraria, violentamlente, cediendro A los de-
seos del Ejecutivo, yo creo sin embargo que debe-
mos discurrir en este punto con much juicio, con
much calma, examinando la cosa no bajo el punto
de vista de political general que no puede, en mane-
r; alguna. diesligarse de esta cuesti6n. Aqui hay
un hecho del que todos estamos verdaderamente po-
seidos abora que el doctor Lanuza nos ha explicado
que en este particular de la Constituci6n cub'ana y
la constituci6n espafiola son una especie de mera
pa.rfrasis, j esa es la palabra?
SR. GONZALEZ LANUZA: ParAfrasis, relaci6n del
precepto con otras palabras pero manteniendo la
misma sustancia; decir las cosas de otro modo, pero
las mismas cosas, como vulgarmente se dice.
SR. CAMPOs MARQUETTI: Y en cuanto a la Ley de
procedimiento que se pretend modificar en previ-
si6n talvez que no result algo que ha ocurrido con
profundo dolor de todos nosotros, con verdadera
amargura de mi parte; yo creo que muy poca cosa
podremos hacer: la Ley de Procedimiento, una vez
entregado el Senador 6 Representante que haya de-
linquido A los Tribunales de Justicia, nos mida A
todos por el mismo rasero, nos deja una prerrogati-
va, una'ventaja, y es ]a de consultar al Cuerpo A
que pertenecemos; pero la Ley de Procedimiento
continfia su march indeclinablemente hasta llegar
al fin. Si eso es asi por que hemos de resolver ahora
sin studio si el propio doctor Lanuza reconoce que
era hAbilmente necesaria una cuesti6n tan grave,
tan profundamente grave.
Yo no quiero molester mis la atenci6n de la CA-
mara, solo le suplico que atienda 6 la propia llama-
da del doctor Lanuza respect de esta cuesti6n que
se debate que el tiempo sea mayor porque para to-
dos nosotros, los del lado de acA, aun cuando entire
ellos yea el doctor Lanuza algunos Abogados, el
tiempo de una semana es demasiado corto, necesita-
mos mis: ellos mismos, esos sefiores abogados que
sefialaba el doctor Lanuza conocen si hay 6 no de-
fecto en la Ley de Procedimiento; pero yo tengo la
seguridad que influye en ellos el sentir de la colec-
tividad qne representan; influyen en ellos la opor-
lunidad de la discusi6n que se impone A esta Ley;
influye tambi6n ]a necesidad de aplicarla en su hora.
Pero ,el doctor VYzquez Bello, Vicepresidiente del Co-
mit6 Parlamentario Liberal va A usar ahora de la
palabra y vera el doctor Lanuza como el doctor Vaz-
,uez Bello igual que el que tiene el honor de mo-
lestar en estos moments A la CAmara.....
Sn. GONZALEZ LANZTA: Influido por lo que su se-
fioria Ilamaba el sentir general de la colectividad po-
litica A que pertenece, en estos moments dira lo que
'luiera. pero yo se que S. S. sabe mas de lo que dice
cue sabe.
Sn. CAMPOS I/ARQUETTIS No tiene nada de extrafio
que el Sr. Vazquez Bello sepa m6s de lo que dice
que sabe, pero entienda el doctor Lanuza que como
hq de proceder ahora el doctor VAzquez Bello pro-
cede el doctor Lanuza de acuerdo con el sentir de la








10 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESS 0.- CAMERA DE REPRESENTANTES


colectividad que represent. Pero es mIs, quizis
tambien nosotros en estos instantes seamos int6rpre-
tes y hasta voceros del sentir de muchos conservado-
res. El doctor Lanuza empefiado en redactar con la
exquisitez con que nos ha presentado la Ley, en-
mienda 6 modificando la de Procedimientos, quien
seguramente no ha podido ponerse aqui de acuerdo
con el sentir de esa colectividad. Por eso yo pido
tiempo para que de acuerdo nosotros consultando la
opinion de unos y otros lleguemos A un acuerdo de-
finitivo en la prOxima legislature de Noviembre si
eso es lo que ]a CAmara ahora acuerda resolver.
SR. PRESIDENT (FERNiNDEZ DE CASTRO) : Se han
consumido los turnos reglamentarios.
SAcuerda al CAmara ampliar el debate?
SR. VAZQUEZ BELLO: Hay dos en contra y uno en
pro consumidos.
SR. GONZALEZ LANUZA: El Sr. President me pei-
mite una indicaci6n?
SR. PRESIDENT (FERNANDEZ DE CASTRO): Si se-
nor.
SR. GONZALEz LANUZA: Yo creo realmente que se
han consumido, que ha habido dos en pro y dos en
contra y yo crco que no habra obstAculo para que
se consumiera uno mAs en pro y otro en contra.
SR. CAMPOS MARQUETTI: El Sr. Lanuza sabe que
un Representante no puede consumer dos turns ni
en pro ni en contra.
SR. GONZALEZ LANUZA: Ya habia caido yo en eso
Yo proponia una soluci6n para que hablara el senior
Vazquez Bello.
SR. VAZQUEZ BELLO: Yo voy simplemente A recti-
ficar.
SR. PRESIDENT (FERNANDEZ DE CASTRO) : Tiene la
palabra el Sr. Vazquez Bello.
SR. VA1ZQUEZ BELLO: Sefior Presidente y sefiores
Representantes: No es para abrir un debate, no es
para debatir una Proposici6n de Ley presentada A
esia CAmara en momentous dificiles por distinguidos
abogados; no es para sefialar ante la opinion gene-
ral del pais c6mo piensa el Partido Liberal en ese
problema mal llamado de la restricci6n parlamenta-
ria y presentar la moci6n que se dispute en estos
moments en la CAmara, es simplemente para tratar
un particular: sobre la proposici6n del Sr. Mar-
quetti y otros sefiores Representantes, entire ellos el
.que habla, presentada A la consideraci6n de sus
compafieros, con la oposici6n del Sr. GonzAlez Lanu-
za, en esta CAmara, autor de la proposici6n y que
desea y pide A la propia CAmara, que con la preci-
pitaci6n natural que tiene que ser tratado un pro-
blema de esa naturaleza, se rechace la proposici6n
que pide la remisi6n A Comisiones y el cierre de la
legislature, tratindoee ,en esta CAmnara de la propo-
sici6n referida.
Aparte de razones juridicas, aparte de argunento
de derecho que no puede venir a este debate porque
no se trata de debatir una proposici6n; se viene
simplemente A tratar un problema en donde de so-
guro el Sr. Lanuza habrA de poner la raz6n de nues-
tra parte. porque no venimos A debatir juridicamen-
te, sino voni nos con discipline juridica A solicitar
de ]a Camara tiempo para tratar este problema, no
con el nfimero que la CAmara reune en estos momen-
tos y con la ausencia de distinguidos compafieros
qce so encuentran en el extranjero, los que pudieran.
tender no irna restricci6n de la inmunidad narlamen-
taria.,pero si una modificaci6n de la Ley de Enjui-
ciamiento Criminal, hasta cierto punto un resto de
prerrogativa, como tendra la CAmara oportunidad


de conocer una vez que se desmenuce la proposition
que se present A ]a consideraci6n del Congreso.
El Partido Liberal en estos moments, quizAs en
su totalidad, se present favorable A tratar en su
tiempo y en su moment el problema que hoy se
present A la consideraci6n del Congreso y que so.
present por hechos lamentables, por sucesos inespe-
rados, por cosas que nadie puede prever ni pensar y
por lo tanto en tiempo y moment que no habiendo
estado en la capacidad de su Consejo y parciales,
podrian ellos esperar esta oportunidad para que se
discutiera este problema important mal llamado
por la prensa y abogados, de la restricci6n de la in-
munidad parlamentaria. Nadie desconoce y la opi-
ni6n general lo sabe, que nos apremiaba A todos por
un lamentable sueeso y porque deseaba conocer co-
mo se portaria la CAmara y el Senado A presencia
de un hecho que conmovio la sociedad cubana. Y es
la opinion piiblica, y asi nos habla el Dr. .GonzAlez
Lanuza, quien apremia, y es la opinion pfiblica quien
nos pide A todos una soluci6n por los hechos r6ali-
zados. La opinion esta satisfecha, la opinion pfiblica
conoce nuestras resoluciones, la opinion sabe que
no estan los press en powder de los tribunales, sino
los presuntos culpables A disposici6n de los Tribuna-
les de Justicia. Qu6 mas se puede dar, qu6 mas se
puede entregar, qu6 mAs se puede presentar A la
opinion pibhlica en estos miomentos que lo que ha re-
suelto la CAmara, que lo que ha resuelto el Senado
en su oportunidad: la autorizaci6n A los suplicato-
rios para procesar A dos personas que se presentaban
ante la opinion pufblica como cubiertos por una in-
munidad que podia romperse y que se habia hasta
cierto punto exagerado por el Congreso cubano.
SR. SAGAR6 BENiTEZ: Que ellos renunciaron.
SR. VArZQUEZ BELLO: Y que ellos mismos aqui y
alli voluntariamente renunciaron para ponerse A la
disposici6n de los Tribunales de Justicia, para cono-
cer de la culpabilidad 6 inocencia de los mismos; y
me refiero A estos distinguidos compaieros, porque
yo no lie escchado de los labios del Sr. Lanuza mAs
razones juridicas que el apremio de la opinion ph-
blica, 'porque entiende que la opinion pfiblica debe
satisfacerse. A la opinion pfiblica pertenecemos to-
dos, nos pide cuenta y A ella cuenta le damos, pero
no es possible que demos cuenta A la opinion pfiblica
aprobando un Proyeeto de Ley que necesita tiempo
para su studio juridico, para que pueda ser cono-
cido por distinguidds compafieros nuestros que estin
hoy ausentes, por personas que pudieran combatir-
lo, pidiendo modificaciones 6 alteraciones de la Ley
d(e Enjuiciamiento Criminal, yo mie atrevo A decir
cue aprobindolo como se pretend seria una r:;so-
luci6n festinada del Congreso, que i:o estaria al al-
cance de la satisfacci6n que reclama nuestra opi-
ni6n pilblica, como lo demnestra la prensa que ya
esta satisfecha con el acuerdo del Congreso.
SR. SAGAR6 BENiTEZ: La prensa no estA satisfecha.
SR. VA7QUEz BELLO: No se A que clase de prensa
-e refiere el Sr. Sagar6.
Si el Sr. Lanuza quiere comprender, c6mo no va
4 ro-preinder el Sr. Lanuza, si el Sr. Lanuza quiere
fijar un moment su atenci6n en nuestra Carta Fun-
damental, no habrA de near oue por lo menos de-
,lara que la Proposici6n de Ley que aqui se ha
Presentado planted un problema de inconstituciona-
lidad A debatirse mas tarde y que diria muy poco
re la seriedad del Congreso que en moments difici-
les se atrevia A proponer, a resolver un problema
que originaria mAs tarde una inconstitucionalidad.










DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA DE REPRESENTANTES 11


Esa Proposici6n de Ley que fija un plazo de treinta
dias para uno y cinco sesiones en que si la Cimara
y el Senado no se reunen para acceder A los suplica-
torios se entenderAn que estan autorizados esos su-
plicatorios y podrAn los Tribunales de Justicia pro-
ceder. Y eso es constitutional? Pueden los Tribuna-
les proceder sin que la CAmara y el Senado conce-
dan los suplicatorios? VWase el articulo 53 en la
parte final, de la Constituci6n, y se verA como dice
lo siguiente: (Lo lee).
Y si aqui se autoriza el procesamiento por no ha-
herse tratado el problema dentro de los 30 dias, 6
por no haberse tratado en cinco sesiones, si eso no es
asi, es una resoluci6n tAcita, y no es de resoluci6n
tAcita de lo que habla el articulo 53 de nuestra Cons-
tituci6n. sino que quiere resoluciones express, por-
que de su texto asi se desprende, asi se manifiesta.
Y yo no quiero referirme de una manera complete
A otro particular tratado por la prensa general del
pais, insinuado de cierta manera por organismos ofi-
ciales de la Repuiblica de Cuba. En estos moments
yo no quiero referirme A ellas, sino sefialar nada
mAs que el alcance que tiene, de que pueda ser cier-
to de que aqui estamos reunidos, de que aqui esta-
mos congregados A virtud de exigencias que vienen
de fuera, de los Estados Unidos, que de cierta ma-
nera ejercen una presi6n que nos rebaja, que nos
disminuye y que nos retira, no el privilegio,. sino
las garantias constitucionales que nos da la Carta
Fundamental, no privilegios sino garantias que la
Carfa Constitucional nos ha legado para defense
precisamente de este alto poder frente A los otros po-
deres que pueden en determinado moment mermar
las prerrogativas que son necesarias para el mante-
nimiento de la Repfiblica.
SR. GONZALEZ LANUZA: Me permit un moment
el Sr. VAzquez Bello.
SR. VAZQUEZ BELLO: Con much gusto.
SR. GONZALEZ LANUZA: Yo cuando creo que no
debo decir una cosa la callo, no digo que es cierta
una cosa que no lo es, pero cuando una cosa es cier-
ta y creo que debo decirlo, tambien lo digo. Respecto
A esto se habra podido decir todo lo que se quiera,
pero no es cierto todo lo que se ha dicho, en lo ab-
soluto.
SR. VAZQUEZ BELLO: Si no es cierto, mejor para
Cuba, mejor para ]a CAmara de Representantes, pe-
ro la autoridad del senior Lanuza al negar eso que
ha sido manifestaci6n continue y diaria de la pren-
sa, yo no la creo ni bastante ni suficiente para una
opinion pfiblica, no para este Congreso, sino para
una opinion pfiblica que se siente alarmada Sr. Lanuza
de cierta manera con la perspective de que ha sido una
Nota, una indicaci6n de un Poder extrafio para que
el Congress se reuniera y tratara de dictar una Ley
semejante.
SR. GONZALEZ LANUZA: Yo creia que tenia el de-
her de decirlo, no el derecho de imponer A los de-
mAs que me crean.
SR. DIAZ PARDO (R.): Yo creo plenamente lo que
ha dicho el doctor Lanuza.
SR. VAZQUEZ BELLO: Hablaba de la opinion pfi-
blica que no podia sentirse satisfecha, como no se
siente naturalmente ante un problema de esta natu-
raleza. De cualquier manera que el problema se exa-
mine no podemos ocultar que estamos frente A un
problema de orden legislative que no reclama las ne-
cesidades de la Repfiblica, que no puede la opinion
pfiblica que se siente satisfecha, que no exige la re-


forma de una Ley de Procedimientos arcaica, y que
exige frente A un problema que se habia desenvuel-
to, y frente A un problemna que parece queria indis-
cutiblemente el respeto de los Tribunales de Justi-
cia. Esas personas ya estfn A disposici6n de los Tri-
bunales de Justicia, ya esa ley .esta modificada por
lo que A ellos respect y hay que modificarla para el
resto del pais, y A mi me parece distinguidos compa-
fieros que nosotros necesitamos el tiempo necesario
para el studio, el tiempo necesario para conocer la
proposici6n, y para descansar de las tareas legisla-
tivas, y para que vuelva A nuestro lado ese nfimero
de compaieros hoy ausente y que tiene derecho A co-
nocer los motives que impulsan A discutir y aprobar
este problema que debe ser tratado con cuidadoso
esmero.
Yo me atrevo A asegurar que en este problema,
que no es problema fundamental en lo que se refiere
a la Proposici6n de Ley sino es de tiempo y que
la CAmara debe escoger sin mira alguna political, sin
resoluciones de partido, sin conocimiento especial de
conveniencias particulares el camino mAs trillado,
el camino mis seguro, el camino mis cierto: el del
tiempo y el de dejarlo para la pr6xima legislature
en done deberAn conocerse todos los detalles y to-
dos los datos que se necesitan para introducir esas
modificaciones que se introduced, porque es verdad
que con la modificaci6n, que se introduce puede re-
sultar beneficiada una m~ayoria, la conservadora,
pero no debemos olvidar que la mayoria no es ma-
yoria por toda la vida, que no se sientan en esos
bancos formando mayoria las mismas personas, que
muchas veces se cambian esas mayorias y se convier-
ten en ninorias, y que cuando aqui se legislan y se
resuelven problems trascendentales que significant
para mi restricciones que se establecen, cArceles que
se construyen, calabozos que se fabrican, debe tener-
se por ]a menos bastante tacto, bastante calma y se-
renidad de espiritu para ilegar A saber que esos ca-
labozos que se fabrican y esas carceles que se cons-
truyen jamAs serviran para caer sobre las personas
que las hacen y cubrirlas y quebrantarlas bajo su
peso que estas consecuencias traen siempre las Le-
yes festinadas como A mi juicio seria la que en bre-
ves dias se quiere aprobar.
SR. PRESIDENT (FERNANDEZ DE CASTRO) : Tiene la
nalabra el senior Diaz Pardo.
)SR. DIAZ PARDO (R.) : En pro de la proposici6n del
Sr. Campos Marquetti y con palabras muy breves.
Yo no debo negar que cada vez que se levanta en
esta CAmara el Sr. GonzAlez Lanuza, ejerce verda-
dera influencia sobre mi espiritu; no por su elocuen-
cia, que admiro much la elocuencia de un hombre
y cuando tiene la palabra del doctor Lanuza la ad-
miro mas, ni por sus extraordinarios y profundos
conocimientos, sino porque lo conozeo intimamente,
y se que es de rigida escuela, que no sostiene nunca'
sino lo que cree sinceramente, que no defiende' nun-
ca sino lo que es una convicecin honda, sincera y
arraigada de su espiritu. Lo he demostrado; si de al-
guna Ley era yo partidario, pues entendia que benefi-
ciaba. uno de sus mis intimos y queridos amigos, el
Gobernador de Camagiiey que defendia ante el Tri-
bunal Supremp; sus argumientos de hombre sincero,
veridico 6 ilustre me convencieron y yo no pude dar-
le mi voto A esa Ley; por eso le escuch6 con deteni-
miento. Creo cono el doctor Lanuza que para el
problema juridico, para el studio de la cuesti6n ju-
ridica no se necesita del tiempo que se ha pedido,
pero se necesita de ese tiempo por otras razones y en










12 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA DE REPRESENTANTES


esto voy A apoyar decididamente A mi amigo el se-
iior Campos M.arquetti y 6 apoyar decididamlente al
doctor Clemente Vazquez Bello, una de las inteli-
gencias mas brillantes y una de las palabras mis elo-
cuentes del foro cubano.
Yo oi una frase del doctor Lanuza que me caus6
impresi6n. Decia el doctor Lanuza: si esta Ley se
hubiese discutido antes del suplicatorio habriamos
corrido el peligro de hacer una Ley para un proce-
so determinado; y frente a ese argument yo le
opongo otro al Presidente de esta Camara de Repre-
sentantes: si esta Ley la discutimos ahora ,corremos
el peligro de hacer una Ley para un estado determi-
nado de opinion. Y error grande, error important,
error politico en el amplio sentido de la palabra, el
argument del doctor GonzAlez Lanuza no queriendo
que se hiciera una Ley para un process determina-
do, no pienso que esta Camara le niegue fuerza ni
argument queriendo que se haga una Ley para un
estado de opinion determinado, para un estado de
opinion que no puede ser permanent, que no puede
sostenerse en el estado en que se sostiene ahora por-
que la opinion pfiblica tiene el oleaje cambiante del-
mar: unas veces estAn encrespadas y amenazadoras
sus olas, otras veces vienen blandas, tranquilas y su-
misas besando la arena final de la playa. Esperemos
ese moment, esperemos el instant en que la opi-
ni6n pfiblica se haya serenade, en que estos vientos
de tempestad hayan pasado, en que 'aqui vengamos
todos con un espiritu sereno, con un criterio just,
sin apasionamientos del moment A resolver la cues-
ti6n y viese como influye el estado de la opinion en
este caso. En el Senado el Profesor de Derecho de la
Universidad de la Habana, una de nuestras grandes
mentalidades, uno de nuestros grandes jurisconsul-
tos, Senador por la provincia que me honro en re-
presentar en esta. CAmara, ha hecho una proposici6n
que si no fuera por el respeto que debemos A sus ta-
lentos y a sus conocimientos, yo me atreveria A de-
clarar sin que ninglin Abogado de esta CAmara me
desmintiese, que es un enorme disparate juridico. Se
ha dicho cuando un hombre sea elegido Senador 6
Representante 61 tiene derecho A venir ante un No-
tario A renunciar el derecho de garantia que le da
como inviolable, por el articulo 53, el propio articu-
lo; y una vez heeha esta renuncia,. ah! ya no puede
ser revocada, y nunca seiiores Representantes una
Ley que se opusiera 6 la Constituei6n podria ser
- anolada por el Tribunal Supremo de Justicia; pero
el derecho, una instituci6n del Derecho Pfiblico que
no obedece A intereses privados, A garantias priva-
das, sino a grandes y extraordinarias garantias del


Derecho Pfiblico, pudiendo renunciarse por un acta
notarial y que esa renuncia sea irrevocable despu6s
de firmada por el que la hizo.
En el mes de Noviembre estoy seguro que la mis-
ma mentalidad que firma esta Ley no la describe y
que la, palabra del Profesor ilustre no se levanta a
sostenerla en la Alta CAmara en la que la ha presen-
tado. QuizAs despu6s de este anuncio mio si lo haga;
pero ya seria otra cosa, no un problema juridico, no
un problema de ciencia sino un problema de alto
amor propio, para sostener el argument que hemos
enunciado.
Y cuAl es el argument de la opinion pfiblica?
Qui6nes mas respetuosos de la opinion piiblica que
nosotros que nosotros que de ella venimos ? somos sus
products y en sus brazos hemos ascendido a la in-
vestidura honrosa de nuestra patria. Pero la opinion
p-iblica c6mo se satisface?
Pues se satisface con una Ley just. QuB quiere la
opinion pdiblica una Ley apasionada? Pues yo estoy
en contra de ]a opinion piblica, porque la opinion
piublica en sus impulses pasionales es eiega, pero en
sus estimulos de reacci6n es serena y reconoce la ra-
z6n.
La, opinion piblic'a quiere una Ley just, serena,
razonable, liberal, diseutida sin prejuicios, que no
respond ni a un process ni A estado determinado de
las pasiones; 6 la opinion piblica tendrA responsabi-
lidad de haberse votado una Ley en circunstancias
anormales, que debe votarse en circunstancias nor-
males, cuando haya desaparecido el estado de opi-
ni6n lamentable que existe hoy, y que no es este el
moment de agriarla ni de exacerbarla, finalidad A
que debemos contribuir todos, el Congreso primero
con su legislature extraordinaria, A que no se debate
el asunto sino en la pr6xima ordinaria del mes de
Noviembre.
Sn. PRESIDENT (FERNANDEZ DE CASTRO) : Se pone
a votaci6n.
SR. PINO QUINTANA: Nominal.
SR. PRESIDENT (FERNANDEZ DE CASTRO) : Votaci6n
nominal la segunda parte de la proposici6n del senior
Campos Marquetti y otros, done se dice: "proceder
A dar por terminadas las sesiones extraordinarias co-
municindolo asi al Senado y al Presidente de la Re-
pfiblica".
Los que voten que si, lo harAn en pro de la propo-
sici6n; que no, los contraries.
Resultado de la votaci6n. 9 que si, y 24 que no.
Se suspended la sesi6n por falta de qu6rum.

(Eran las ciatro y treinta p. m.)


Imp. Iambla, Bouza y 0.", Obispo 33 y 35, Habana.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs